• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Plan de la obra
 Julio - 1838
 Agosto - 1838
 Septiembre - 1838
 Octubre - 1838
 Noviembre - 1838
 Diciembre - 1838
 Errata
 Lista de los señores suscriptores...
 Table of Contents
 Nota














Group Title: Cartera Cubana
Title: La Cartera Cubana
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00077130/00001
 Material Information
Title: La Cartera Cubana <periódico mensual de varia literatura y ciencias>
Physical Description: 5 v. 20 cm. : ;
Language: Spanish
Creator: Castro, Victor A. de
Imprenta Literaria, a Cargo de D. Domingo Patiño ( publisher )
Publisher: Impr. Literaria, a Cargo de D. Domingo Patiño
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1839-1840
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Subject: Cuban literature -- Periodicals -- 19th century   ( lcsh )
Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Civilization -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1838-1839
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: Julio 1838-1840.
General Note: Director: Vicente A. de Castro.
General Note: Annual cumulations also called T. 1-<3>.
General Note: "Interesante revista scientifica y literaria que publicaba hasta las observaciones meteorológicas y constitución médica del mes"--Bachiller y Morales, Apuntes (1859), p. 144.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00077130
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002462746
oclc - 35661866
notis - AMG8126

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Plan de la obra
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Julio - 1838
        Page 9
        Sección primera: Ciencias
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
        Sección segunda: Literatura
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
        Sección tercera: Costumbres
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
        Sección cuarta: Poesia
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
        Sección quinta: Variedades
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
    Agosto - 1838
        Page 73
        Sección primera: Ciencias
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
        Sección segunda: Literatura
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
        Sección tercera: Costumbres
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
        Seccion cuarta: Poesia
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
        Sección quinta: Variedades
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
    Septiembre - 1838
        Page 137
        Sección primera: Ciencias
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
        Sección segunda: Literatura
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
        Sección tercera: Costumbres
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
        Sección cuarta: Poesia
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
        Sección quinta: Variedades
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
    Octubre - 1838
        Page 201
        Sección primera: Ciencias
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
        Sección segunda: Literatura
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
        Sección tercera: Costumbres
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
        Sección cuarta: Poesia
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
        Sección quinta: Variedades
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
    Noviembre - 1838
        Page 265
        Sección primera: Ciencias
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 291
            Page 292
        Sección segunda: Literatura
            Page 293
            Page 294
            Page 295
            Page 296
            Page 297
            Page 298
        Sección tercera: Costumbres
            Page 299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
        Sección cuarta: Poesia
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
        Sección quinta: Variedades
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
            Page 321
            Page 322
            Page 323
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
    Diciembre - 1838
        Page 329
        Sección primera: Ciencias
            Page 329
            Page 330
            Page 331
            Page 332
            Page 333
            Page 334
            Page 335
            Page 336
            Page 337
            Page 338
            Page 339
            Page 340
            Page 341
            Page 342
            Page 343
            Page 344
            Page 345
            Page 346
        Sección segunda: Literatura
            Page 347
            Page 348
            Page 349
            Page 350
            Page 351
            Page 352
            Page 353
            Page 354
            Page 355
            Page 356
            Page 357
            Page 358
            Page 359
            Page 360
            Page 361
            Page 362
        Sección tercera: Costumbres
            Page 363
            Page 364
            Page 365
            Page 366
            Page 367
            Page 368
        Sección cuarta: Poesia
            Page 369
            Page 370
            Page 371
            Page 372
            Page 373
            Page 374
            Page 375
            Page 376
        Sección quinta: Variedades
            Page 377
            Page 378
            Page 379
            Page 380
            Page 381
            Page 382
            Page 383
            Page 384
            Page 385
            Page 386
            Page 387
            Page 388
            Page 389
    Errata
        Page 390
    Lista de los señores suscriptores en la habana y suburvios
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
    Table of Contents
        Page 398
        Page 399
    Nota
        Page 400
Full Text






LA

CARTER
OT^AiRj






LA


CUBANA.




VICENTE ANTONIO DE CASTRO.











JULIO.-1838.



HABANA
IMPRENTA LITERARIA, A CARGO DE D. DOMINao PATIO.
Calle del Obispo NYim. 78.



















PLAN DE LA OBRA.









EL EMPRESARIO TOMANDO EL CAFE.



Empresario a su criado. 4Esta de recibo el salon?
El criado. Le estoy preparando.
Empresario. Cuida de tener buena cerveza para
los sefores que han de venir dentro de un rato. Son las
cinco de la tarde y es necesario que los pretendientes
salgan contents ya que no de mi resolution, al menos
de mi cortesania. Me olvidaba: que compren limones y
azicar de refino para el Doctor y mi estimado Perico el
de los Palotep,







EL EMPRESARIO SOLO.
En fin, tendremos hoy galeria de originales. Para
SIlevar a cabo mi obra, me bastan tres colaboradores y
vienen seis. El Doctor es hombre infatigable, j6ven y
Ileno de esperanzas: bueno sera que dirija la empresa;
mas temo que able tanto de medicine, que para no dis-
gustar al ptiblico disputaremos diariamente. Yo no en-
tiendo la material y asi acontecera i la mayor parte de
los lectores. El literato infieri, hari lo possible, mas tie-
ne el defect de no ser clasico, ni romantic: aplaude lo
bueno de todos, y dicen que el puiblico no celebra mas
que. los estremos. Si no, vamos al teatro. El triunfo
del ave Maria, es comedia romantica a que el pueblo
concurre, lo mismo .que h El si de las nifias. Es verdad
que el .Jlfredo no gust6 en la Habana, ni muchas tra-
ducciones modernas ; en tanto que aplauden 'a Breton,
Vega y otros discipulos de Moratin. En fltimo resulta-
do, mas han divertido las critics contra los romanticos,
:;egun dice Palotes, que las zumbas contra los clasicos.
Ello es cierto, que lo bueno siempre es bueno, y aunque
hoy el poder de la moda avasalle la razon, se acabari
por celebrar con mi amigo, lo bueno de todos. Quizi
diran que soy pastelero, mas si engordo a pesar de. mis
contrarios y se gasta la p6lvora en salvas, no me impor-
ta un bledo: siempre el mayor hiimero esta por quien le
instruye 6 le celebra. Y en fin, con tal que escriban co-
sas interesantes y den sus pruebas; nada me important los
egoistas que quieren de grado 6 por fuerza sigan los o-
tros su partido.
El criado. Secior, los caballeros esperan.
EL EMPRESARIO Y LOS COLABORADORES.
Empresario. Caballeros, trato de publicar una o-
bra como Vds. saben: este es el prospect, (Despues de
la lecture.) A qui se compromete V., sector de Palotes?
Palotes. A escribir mensualmente un articulo so-:
bre la Ideologia de la Oratoria. Es un tratado que lie-
n6 los ocios de mi larga epfermedad, y en 61 se halla to-
do lo bueno de los ret6ricos sin much pedanteri.. De-.







seo despertar el gusto por nuestros ci6sicos autores y
como a mi entender La Cartera Cubana tender a la
propagacion de las luces, aunque en mis lecciones no
habrla much nuevo para -las personas muy leidas y es-
cribidas, habrai lo suficiente para que los principiantes
sepan cuanto puedo ensefiarles. No hablare con los sa-
bios, mas si con los que aspiren a serlo.
Empresario. Con que se content V. con publi-
car su obra i retacitos?
Jalotes. Si el public gusta de ella, la imprimir6
despues aparte, que la tentacion de set autor, como dice
un amigo, es la peor de todas las tentaciones. Mas para
que no quede V. descontento dire algo de costumbres.
Empresario, jY V., -seflor D. Sempronio?
D1. Sempronio. Tratare de critical las obras dig-
nas, de seiialar sus bellezas y defects, ya sean naciona-.
les, ya no lo sean; estkn en prosa 6 en verso, sin lison-
jas ni shtiras personales. Amenizar6 mis tareas con ras-
gos hist6ricos y ptras materials. Dar6 pronto mis pruebas.
Un pretendiente. Y yo por'mi parte, dijo el qui-
dam, deme V. la mitad de utilidades y basto para former
la obra. Tengo grandes cosas para escritor, recibo to-
dos los peri6dicos literarios y cientificos, en una pala-
bra, no hay mas que pedir. Un estudiante me traduce,
yo elijo las. materials y veremos rivalizar la Habana con
la Europa. Todo lo bueno de alli se tendra aqui.
Elempresario. (absorto) Y los originales?
El quidam. iOriginales en una obra cientifica y li-
teraria! Y en la Habana! Do6nde se encuentra eso? Una
conozco yo, que da quinientos duros mensales a su autor,
y maldito si hay originalidad en ella. Dijo un hombre
que lo entendia, (Jouy) quelos cuatro mil libros de su
biblioteca, se podian reducir uno muy pequeio bus-
cando lo que nadie ha dicho antes que otro. 8Y los dia-
rios? con sus memories y sus versitos, dicen algo? Lo
mejor que tienen lo copian.
Empresario. Trae cerveza muchacho. (Despues
que el quidam ha bebido y celebrado el licor). Amigo mio,
creo que V. recibira muchas utilidades de su empresa,
mas como nos proponemos tratar iinicamente de la Ha-





8
bana, de la Isla y de sus cosas, no acndiendo casi nunca
a los estrafios ,.fude V. su peri6dico, que yo y mis a-
migos nos suscribiremos con gusto, si quiera porque se
imprime en la Habana.
Retirado el quidam dijo el medico. jY yo?
Empresario. V. senior Doctor, llenara un pliego a
lo sumo del cuaderno, con sus observaciones y escritos:
en todo caso, poco y bueno.
El Doctor. En lo poco nada digo, en lo bueno mi
instruction y Dios lo quieran. Pero cuando Doctores
distinguidos con quienes cuento, espliquen las cnferme-
dades del pais, el m6todo que mas les conviene y sus ob-
servaciones; nos sera licito hablar en la material con la es-
tencion que exige: cosas interesantes hay en nuestra flo-
ra medica, y el vulgo de los lectores nos perdonari ho-
jas robadas al placer si las dedicamos a conservar su vi-
da y it nuestra'comun ilustracion.
Unpoeta. jY que senior empresario, no adornark V.
su Cartera, con versos interesantes, sentidos y a la moda?
Empresario. Cada cosa en su sazon y con cordura.
Bastante me agradan los buenos versos, mas los malos...!
En verdad, no hay muchos Heredias en la Habana, aun-
que sobren versificadores que nos diviertan en la mesa y
horripilen en la lectura. Salvo no obstante, algun poe-
ma epico sabre la Habana; una tragedia de Faldoni; la
Mariposa & la Habana, &c. Estos son libros de oro que
me duermen cuando me siento desvelado. Si V., amigui-
to, busca lugar en la Cartera, sea dulce como Heredia,
sentido como Mata, 6 elevado como Zorrilla; en fin, que
cada verso bueno 6 malo, dig'a siempre alguna cosa.
Un abogado. jY de education, y de historic, y de
legislation, y de artes y ciencias naturales?
Empresario. Mucho aprieta V. senor mio, y con
otra letania da con mi cabeza al traste. Creia que tres
colaboradores me bastaban; pero ahora... ahora... iDios
nos asista! Yo que vi a, uno redactar Anales ino puedo
ni con cinco lenar una Cartera? -iDebo sin duda ser mas
torpe! En conclusion, trabajemos los seis de mancomun
en honor de nuestra patria; que si no llenamos nuestras
miras, alguno aplaudirk nuestros deseos,























CIENCIAS.






CONSTITUTION MEDICAL
0
INFER IEDADES IIEINANTES EN LOS XESES DE ENERO, FEBIIBERO, MARIZO
Y ABRIL DE 1838.

PRECEDIDA DE OBSERVACIONES METEOROLOGICAS
HECHAS

sMg %A WMa&W&

Sirviendlo el metro francrs parn Ins baiom6tricas; el instrument en espiral de
Jiipamonti, para las termnoineticas, y el de Saussure para las higrometricas.


IMES DE BAROMETRO TEI.1MOMETRO DE HIGROMETRO DE
ENERO. FRANCES. FAHRENHEIT. SAUSSURE.
8 de la 2 de la 8 de lae de la 2 de la 8 de la I de la 2de la 8 de la
mamana. tarde. noche. imanana. tarde. noche. mahana. tarde. noche.

1 27p.80 27V 72 27p.78 68.075 73.0 ,,'70. ,, 77 70 o 77
2 84 ,,'76, 87 69 73 50 73 70 ,, 7
3 78 72,, 78 70 ,, 74 72 ,, 76 ,,71 ,, 78
4 78 70,, 75 70 50 74 72 50 80 ,, 74 81 ,
5 76 68 75 71 ,, 76 73 ,, 80 ,73 ,,79
.6 ,, 8 74,, 79 70 50 75 72 50 79 72 ,82
7 82 76 83 71 50 76 75 73 50 82 ,,75 80
8 80 ,, 71 7 712575 ,,73 ,, 78 71 ,,80
9 75 70,, 75 71 50 76 72 ,, 82 ,,70 ,,75
10 74 68 ,, 72 773 50 77 ,,75 79 75 ,,79
11 ,, 72 70 ,, 75 72 75 76 ,,74 50 83 ,, 78 77 ,,
12 ,, 83 79 81 73 73 50 72 25 77 80 77 ,
13 81 76 80 73 65 77 ,, 74 82 ,,77 ,,82
14 ,, 78,, 73,, 73 73 78 25 76 ,, 83 ,,78 ,82
15 75 70,, 75 74 50 79 ,, 77 82 ,,77 ,,
16 ,, 74,, 69,, 73 75 ,,79 50 77 25 84 ,,80 ,,84 ,
17 78 7 ,, 75 75 50 80 ,, 76 75 82 ,,76 83
18 ,, 75 68,, 70 75 80 50 75 82 ,77 80
19 75 67 69 75 ,,81 ,,77 82 ,, 75 ,, 1 ,
20 74 66 ,, 68 75 5 80 ,,77 80 50 70 ,79 ,
21 71 66 70 76 8, 1 77 77 ,, 68, 77 ,
22 ,, 70 70,, 73 76 ,,75 50 73 50 82 ,,78 ,,76
23 75 ,, 73 74 73 ,, 76 ,, 74 50 73 ,,63 70 5
24 77 ., 72 ,, 73 ,, 77 75 74 50 77 ,,72 ,,80
25 78,, 73,, 75 74 ,, 79 ., 76 50 79 ,,70 81
26 81,, 74,, 75 74 ,, 80 5 76 75 81 ,,73 ,,80 50
27 80 ,, 70 ,, 75 74 50 81 ,, 76 25 78 ,, 72 ,, 79
28 ,, 82,, 76,, 81 75 82 .,77 25 7 ,, 66 75 ,
29 3 78,, 81 75 50 77 50 76 25 78 82 77
30 80,, 70 75 74 50 80 75 76 64 7
31 79 ,, 73, 75 1 72 ,,79 15 75 50 78 70 ,79
II l "























CIENCIAS.






CONSTITUTION MEDICAL
0
INFER IEDADES IIEINANTES EN LOS XESES DE ENERO, FEBIIBERO, MARIZO
Y ABRIL DE 1838.

PRECEDIDA DE OBSERVACIONES METEOROLOGICAS
HECHAS

sMg %A WMa&W&

Sirviendlo el metro francrs parn Ins baiom6tricas; el instrument en espiral de
Jiipamonti, para las termnoineticas, y el de Saussure para las higrometricas.


IMES DE BAROMETRO TEI.1MOMETRO DE HIGROMETRO DE
ENERO. FRANCES. FAHRENHEIT. SAUSSURE.
8 de la 2 de la 8 de lae de la 2 de la 8 de la I de la 2de la 8 de la
mamana. tarde. noche. imanana. tarde. noche. mahana. tarde. noche.

1 27p.80 27V 72 27p.78 68.075 73.0 ,,'70. ,, 77 70 o 77
2 84 ,,'76, 87 69 73 50 73 70 ,, 7
3 78 72,, 78 70 ,, 74 72 ,, 76 ,,71 ,, 78
4 78 70,, 75 70 50 74 72 50 80 ,, 74 81 ,
5 76 68 75 71 ,, 76 73 ,, 80 ,73 ,,79
.6 ,, 8 74,, 79 70 50 75 72 50 79 72 ,82
7 82 76 83 71 50 76 75 73 50 82 ,,75 80
8 80 ,, 71 7 712575 ,,73 ,, 78 71 ,,80
9 75 70,, 75 71 50 76 72 ,, 82 ,,70 ,,75
10 74 68 ,, 72 773 50 77 ,,75 79 75 ,,79
11 ,, 72 70 ,, 75 72 75 76 ,,74 50 83 ,, 78 77 ,,
12 ,, 83 79 81 73 73 50 72 25 77 80 77 ,
13 81 76 80 73 65 77 ,, 74 82 ,,77 ,,82
14 ,, 78,, 73,, 73 73 78 25 76 ,, 83 ,,78 ,82
15 75 70,, 75 74 50 79 ,, 77 82 ,,77 ,,
16 ,, 74,, 69,, 73 75 ,,79 50 77 25 84 ,,80 ,,84 ,
17 78 7 ,, 75 75 50 80 ,, 76 75 82 ,,76 83
18 ,, 75 68,, 70 75 80 50 75 82 ,77 80
19 75 67 69 75 ,,81 ,,77 82 ,, 75 ,, 1 ,
20 74 66 ,, 68 75 5 80 ,,77 80 50 70 ,79 ,
21 71 66 70 76 8, 1 77 77 ,, 68, 77 ,
22 ,, 70 70,, 73 76 ,,75 50 73 50 82 ,,78 ,,76
23 75 ,, 73 74 73 ,, 76 ,, 74 50 73 ,,63 70 5
24 77 ., 72 ,, 73 ,, 77 75 74 50 77 ,,72 ,,80
25 78,, 73,, 75 74 ,, 79 ., 76 50 79 ,,70 81
26 81,, 74,, 75 74 ,, 80 5 76 75 81 ,,73 ,,80 50
27 80 ,, 70 ,, 75 74 50 81 ,, 76 25 78 ,, 72 ,, 79
28 ,, 82,, 76,, 81 75 82 .,77 25 7 ,, 66 75 ,
29 3 78,, 81 75 50 77 50 76 25 78 82 77
30 80,, 70 75 74 50 80 75 76 64 7
31 79 ,, 73, 75 1 72 ,,79 15 75 50 78 70 ,79
II l "

















DE LOS MESES DE FEBRERO Y MARZO.


MES DE BAROMETRO TERMOMETRO DE HIGROMETRO DE
Febrero. FRANCES. FAHRENHEIT. SAUSSURE.

Ds 8 de la 2 de la 8 de la 8 de la 2 de la 8 de la 8 de la 2 de la 8 de la
maflana tarde. noclche. malana. tarde. noehe. omanana. tarde. noche.

1 27p.75 27p.6; 27p.6, 74. ,, 80. 0501 6.0 ,, ,, 61.0 ,, 72. ,
2 ,, 67 60 67 76 ,, 79 ,, 75 73 ,,72 ,,78
3 65 ,, 68,, 75 74 25 74 50 71 50 79 70 65
4 83 83,, 85 68 50 70 50 68 67 65 50 67
5 ,, 89 84,, 88 67 ,,68 25 67 50 57 ,69 ,, i5
6 90,, 81, 83 65 ,,71 ,, 68 :2 ,, 6 ,, 80
7 ,, 81 74 75 68 50 75 71 78 ,, 70 ,, 7
8 ,, 71 66,, 67 72 78 2576 3 73 ,,62 73
9 ,, 75, 68 73 75 ,,81 ,,78 20 72 ,,62 ,,70
10 78 ,, 70,, 7 74 ,,79 ,,76 70 74 ,. 60 ,,67
11 83,, 80,, 83 71 ,73 70 50 81 ,70 ,, 80 5
12 ,, 83 75, 80 69 ,,76 50 74 82 50 74 71
13 78 70 74 73 ,,80 50 77 80 ,,66 ,, 5 ,
14 77, 70 75 75 8, 1 77 77 60 73
15 75,, 63,, 66 76 5 79 10 76 ,56 ,,67
16 66 60,, 69 75 50 84 50 79 70 ,,58 ,,77
17 ,, 7 73 75 76 ,, 77 25 76 75 -', 2 ,,76
18 ,, 77,, 72 75 75 ,,80 ,,77 70 59 ,67
19 ,, 75, 68 70 75 ,, 1 ,,77 2 76 60 75
20 73 66 67 74 ,,81 ,,73 77 61 ,,78
21 7. 64 68 76 ,,81 50 79 25 77 ;;65 ,,76
22 69,, 66,, 81 77 ,,74 ,,70 50 3 ,, 78 ,,60
23 84 80 80 68 ,,74 72 66 57 ,,63
24 ,, 85,, 79 79 69 ,,74 ,,71 5 60 ,56 ,,61
25 85 76 77 70 ,, 75 ,,73 60 ,,52 ,, 0
26 ,, 77, 751 76 70 ,,74 50 73 ,, 60 ,,51 ,,59
27 82 ,, 76 83 72 75 ,,71 50 63 53 ,50
28 80 75 82 69 50 75 5 72 ,, 64 ,, 47 58

MES DE BAROMETRO TERMOMETRO DE HIGROMETRO DE
MARZO. FRANCES. FAHRENHEIT. SAUSSURE.


8dela 2dela 8dela
malana. tarde. noche.

27p.85 27p.79 27p.83
86 ,, 80 84
80 ,, 70 77
75 ,, 60, 66
62 ,, 56 5
56 ,, 52 56
S 62 ,, 60 63
62 ,, 58,, 66
S75 ,, 68 ,, 74
75 ,, 69 71
74 ,, 69 69
S70 68 70
S75 ,, 72 75
75 ,, 68 69
68, ,, 64 67
70 ,, 66 70
71 ,, 67 75
75 ,, 73 76
83 ,. 81 85
85 ,, 80 ., 83
84 ,, 80 83
84 ,, 80,, 84
S 85 ,, 80,, 82
83 ., 78 ,, 80
S 78 ,, 75 77
75 ,, 75 76
79 76 79
76 ,, 73 75
74 ,, 68 ,, 70
69 66 ,, 6
S 68 66,, 69


8 de la 2 de la 8 de la
malana. tarde. noche.

69.0 ,, 74.,, 71.050
68 ,, 77 ,, 73
72 ,, 78 ,, 73
74 80 75 77 50
74 50 81 75 78 '50
78 50 83 79 50
79 ,, 84 ,, 81
79 ,, 80 78
76 82 77
77 83 77 50
77 ,, 81 50 78
75 50 80 25 76 50
75 ,, 79 73 50
71 50 77 74
73 ,, 78 ,, 75
74 ,,79 73 50
73 ,,78 ,,73 ,,
72 76 71
69 ,, 74 70 25
70 ,, 75 72
71 50 77 73 50
72 50 77 74 50
73 ,, 77 74 50
74 ,, 78 50 75 50
74 50 78 25 75
74 ,, 78 20 74 45
73 50 78 74
74 ,, 78 75 74 50
73 ,, 79 75 ,
71 50 77 74
73 ,, 79 ,, 75 ,


8 de la 2 d
allana. tarI


Sla 8 de
de. noc

,, 57
n 54
,, 58
69
74
73
,, 70
72
,, 69
S73
S73
,, 65
,, 59
,, 62
, 75
,, 55
,, 55
,, 49
S51
,, 56
,, 62
S64
,, 65
,, 70
,, 72
69
67
,, 56
,, 70
72
,, 73


la
be.


Dias.


--














DEL MES DEABRIL.


MES DE BAROMETRO TERMOMETRO DE HIGROMETRO DE
AIRIL. FRANCES. FAHRENHEIT I. SAUSSURE.


dela 2 dela 8 de la
Dias. aana. tarde. noche.

1 27 69 27 65 27 65
2 ,, 65 ,, 56,, 62
3 ,, 60 ,, 56 ,, 56
4 ,, 62 ,, 58 ,, 64
5 ,, 68 ,, 64 ,, 70
6 ,, 70 ,, 66 ,, 71
7 ,, 73,, 67 ,, 70
8 ,, 76 ,, 67 ,, 73
9 ,, 75 ,, 68 ,, 73
10 ,, 68 ,, 62 ,, 68
11 ,, 72 ,, 68 ,, 73
12 ,, 77 ,, 73 ,, 75
13 ,, 75 ,, 73 ., 76
14 ,, 76 ,, 72 ,, 75
15 ,, 77 ,, 73 74
16 72, 6 ,, 70
17 ,, 70 ,, 66, 70
18 ,, 72 ,, 681,, 72
19 ,, 79 ,, 81,, 90
20 ,, 93 ,, 92 ,, 3
21 ,, 90 ,, 86:,, 90
22 ,, 88 ,, 84 ,, 85
23 ,, 85 ,, 79 ,, 82
24 ,, 81,, 73 ,, 75
25 ,, 78 ,, 70 ,, 76
26 ,, 79 ,, 72 ,, 78
27 ,, 77 ,, 70 .. 76
28 ,, 75 ,, 68 ,, 73
29 ,, 75 ,, 64 ,, 70
30 ,, 74 ,, 62 ,, 68


8 de la de la 8 de la
maliana.! tarde. noche.

74050 bO ,, 750 ,
75 50 81 50 76 ,,
74 75 79 ,, 78 ,,
74 ,, 79 50 76 50
75 ,, 81 ,, 76
74 ,, 81 ,, 78 ,,
75 50 82 ,, 78
76 ,, 82 ,, 78 50
76 50 82 50 79 ,
77 ,, 78 50 76 50
75 ,, 80 50 77 ,,
75 50 81 78 ,,
76 ,, 82 ,, 79 ,,
76 ,, 80 50 78
76 50181 ,, 77 80
77 25 82 ,, 78 50
78 50 83 ,, 79 ,,
79 25 82 75 79
77 ,, 78 '90 73
72 50 75 30 72 ,
73 50 78 ,, 75 ,
74 ,, 79 ,, 75 ,,
74 ,, 79 30 75
75 ,, 80 ,, 76
75 50 81 ,, 76 ,
76 ,, 82 ,, 77 ,,
77 ,, 82 50 77
77 ,, 82 50 78
78 ,, 84 ,, 78 ,,
77 50 84 ,, 77 50


ENERO.
LovIZxAs. Las hubo el 1, 5, 9 y 13 por la marana, y el 22 y 29 de cuando en
cuando.-CHunAscos. El 11 per la tarde y el 12 de cuando en Luando.-ApGacE-
ns, El 16 a las 6 y media de tarde.

FEBRERO.
CHUBAscos. El 3 y 16 porla manana, y el 22 de 1 A 5 de Ia tarde.--Aeu CE-
nos. El 2 i medio dia y el 11 i las 8 de la manana.

MARZO.
LLovIZ~iAs. El 15 de 3 : 5 de la tarde y el 23 4 las 7 de la maiana.-CnunAs-
cos. El 8 y 23 despuds de oraciones y el 24 a medio dia.-AGcuACEOS. Fuerte
cl 8 4 las 8 de la noche y el 25 4 las 6 de la tarde.

ABRIL.
LrLorzIAs. El 10 de 3 i 4 de la tarde, y el 20 y 21 algo despu6s: idem el 22
por la manana.-CHUBAscos. El 20 por la manana-AcvucAlos. El 2 i las tres
de la tarde; el 17'i 4 y 5 de idem, y el 18 a las 5 de idem.


8 de la 2 ie la |8 de la
|mn!ana. tide. noche.

700, 400,, 700,,
73 ,, 68 ,, 74 ,,
75 ,, 67 ,, 75
70 ,, 61 ,, 70 ,,
73 ,, 65 72 ,,
70 ,, 60 ,, 71
75 ,, 63 ,, 72 ,
75 ,, 67 ,, 73
76 ,, 70 ., 78
77 ,, 72 ,, 75 ,
75 ,,63 ,, 70
71 ,, -62 ,, 67
73 ,67 ,, 77
75 ,, 64 ,, 72
76 ,, 70 ,,;75
80 74 ,, 82 ,,
82 ,,!73 ,, 80 ,,
79 ,, 77 82 ,,
75 ,, 66 50 62
65 ,,;54 ,, 60 ,,
55 ,, 50 ,, 62
63 ,, 52 ,, 62 ,
65 ,, 55 ,, 67
67 ,, 58 75 ,,
68 ,, 58 ,, 70 ,,
70 ,, 60 ,, 70 ,,
69 ,, 57 ,, 68
72 50 61 ,, 69 ,
72 ,, 63 ,, 67
73 ,, 65 70 ,,














ESTADOS DEL REAL HOSPITAL MILITARY E. SAN AMBROSIO DE ESTA PLAZA QUJ
COMPRENDEN EL NUMERO DE ENTRADOS Y LAS ENFERMEDADES QUE
PADECIERON EN ENCRO, FEBRERO, MARZO Y ABRIL.


MEDICINE. ENTRA IDOS.

ENFERMEDADES. ENERO. FEBRERO. MARZD. ABRIL.

Tifo ............... 6 18
Fiebres catarrales. .. ... 18 13 19 17
Id. intermitentes... . .. 52 12 15 8
Diarreas. . . ... 6 4 17 15
This. ............... 2 2 8 10
Pleuritis ........ .. 2 7 5 4
Apopleia. ........ ...... 1 ,, 1
Epilepsa y convulsiones ..... 4
Esca atina. .......... 1 9
Reumatismos agudos ...... 3 ,, 5
Hepatitis agudas ........ 6 3 9
Id. cr6nicas ........... 4 5
Hidropesia ..... ...... 3 38 2
Escorbuto . . . 2 1
Hemoptisis. . . 4 1
Afectos catarrales. . 37 48 11 30
Gastritis agudas. ......... 5 S1 13 9
Id. crnicas ......... 3 4 25 12
Nefritis simple ......... 2 6 3 1
Id. calculosas . ... 1 2
Afectos del corazon. ..... 2 4 2
Obstrucciones . ... .. 5 4 1
Artritis ........... 2 3 5 4
Esplenitis. . . 3 4 111

SUMAS PARCIALES . .. 174 187 156 143


CIRUGIA. ENTRADOS.

ENFERMERDADES. ENERO. FEBRERO. MARZO. ABRIL.

Heridas ............. 2 2 2 1
Ulceras y pustulas venereas. ... 4 24 19 31
Contusiones . . ... 1 3 7 5
Fracture . . . 2 3 2 1
Tumores. ............ 8 6 2 3
Bubones. . . . 18 29 15 17
Uretritis. . . ... 16 18 21 24
Erapciones sarnosas .. 64 32 6 28
Erisipela. . . 4 5 4
Flmosim y parafimosis .... 16 12 6 25
Fistulas en el ano. ........ 8 1 2 2
Ofialmas agudas.. ..... 5 2 7 4
Id. crnica . .... 12 9 5
Hernias............ .. 4 4 3
Heridas de armas de fuego ... 2 1 8 7
Dolores osteocopos. ........ 8. 8 32 46 32
Herpes ............. 2 2 6 1
Henorroides ... .. .. 3 5 5
Catarros vexicales . 5 1 2 1
Escrofula. . . 1- 14 4 4
Hemorragis ..... 1 ,
Ulceras cancerosas. ...... 2 1 2 1
Ulceras subinflanatorias .... ,, 3
Lupias .. .. .. .. .. 1 1 .

SUMAS PARCALE ...... 222 83 187 206

IMESES. ENTRADOS. CURADOS. MUERTOS. OBSERVACIONES.

2Exitian en I.o deo
Enero .... 396 2 14 er 284 enferos.
RESUME Febrer... 70 410 12 uedron en 30 d
Iato.... 343 312 7 Abrii 315.
Abril 349 332 17 La mortandad de los
TOTALES, cuatro rmeses eit bt ta-
1420 1 577 ZIau de ;87p.














MEDICINE. ENERO. FEBRERO. MARZO. ABRIL.

Particu Particu- Particu- Partlicu-
Enfermcdadcs. Presos. lares. Presos lre. Press lares. Preso. large.

Ti ----------------- -- --1 1
Fiebre------------17 2 5 7 5
Id. catarrmles --- 37 17 12 17 10 12 11
intritete 16 15 12 9 11 7 9 12
Diarreas ------ 6 20 3 31 4 16 4 19
Dislerta- - 1 1 3 1 4 2 ,,
Sarampionl- s 19 ,, 4 2 12 1 7
2VafilL ------ 1 1
,ri ---i .. .5 14 a 5 17 7 14
1'leultis --- -- 2 3 2 4 3 2 4
Apoulegia 1 -,, 2 1 "
Epjie.s- ---- 2 1 ,, ,
FAienas- 1 1 5
E c.rlatin----------I ,,
Rcarlastin---------i-- 11 7. 15 14 2' 22 10 0 11
c olic o t -nos - 1 1 7
Neagi..n ---as. -- --- 1 ,

Hepatitis- --- 5 1 2
Sili- 1 ,, 2 2
IIidropesia --- ,2 1
Paralisis -- 1 2 ,, 2 ,,
Peritonitis - 1 ,, "
Escorlbuto- - ,, ,, 1 ,,
Ictro - I
Aula- --,, 1 ,, 1

Sumo parciales 122 88 63 98 101 94 78 90

CIRUGIA. ENERO. FEBRERO. MARZO. ABRIL.

Particu- Particu- Particu- Particu-
Enfermedades. Presos. lares. Presos. lares. Press. lares. Presos. lares.

Heridas- - 8 3 4 1 10 13
Ulcera ven6reas 7 13 5 13 7 12 8 9
Contusiones- - 5 2 4 3 2 2 3
Fractures -- 1 1 1 ,
Tumores - 1 i 2 1 5 ,, 8 2
Bublus - 1 2 1 5 2
Panadlizos------ 1 1 ,, ,, 1
Uretlitis --- 1 1 1 1 2 1
Orquiti- - 4 1
Ecpciones - 15 3 12 B 10 2 10 1
Intlamaciones esteras- 1 3 2 3 2 3
Eli ipela - 1 10 1 3
Fimosis- - -- 1 I 1
Fisula - 4 1 1 2
Oftalias - 1 1 1 1 1
Hernias- - 1
Anasarca - 3 1 1 ,,
Bubtas- - ,, 1 -1 -, I,
Quemaduras- ,, 1 ,, ,,
Lamparones- ,, ,, ,, ,, 1 ,,
Pnlipo- - ,. 1


Sumita parciales- 45 35 41 43 42 27 47 27
Id. de medicine 122 88 63 98 101 94 78 90

Totale--- ---- 167 123 104 141 143 122 125 117

Meses. Entrados. Curados. Muertos. Observaciones.
Enero- 290 254 47 Existian e i. o de Eer
Febrero- 245 222 30 279 enfemoi .
RESU EN.M"ueo ....0 265 21 Ab
U Abril -M 265 219 5 Quedao en 0 de Abrlr
Abi .- 242 208 35 267.
La mortandad esto a ra
Totale-- 10 89 1U66 uo de 126 p. 1.











DE SAN FRANCISCO DE PAULA.



En 1.0 de Enero de 1838 existian ........... 130 251
Entraron en todo el primer cuatrimestre ....... 121 5
Se curaron ........................... 57 34
Fallecieron............................ 77
Existfan en 30 de Abril de 1838 ....... 117

La mortandad de los euatro meses estd 6 razon de .0,59 por
100. La mayor parte de las enfermas de este hospital han sido
tisicas, hidr6picas y sifiliticas rebeldes. Los amos mandan en
general sus criadas a la hora de la muerte,lo que tambien sucede
A menudo en S. Juan de Dios; y los pobres solo van cuando se
agotan sus recursos. Con todo, sentimos no clasificar los males
que padecieron con la exactitud de los otros hospitals, y nas
aun no esplicarlos en los dos meses que contender el prLximo
ndmero; pero los facultativos de este hospital, ansiando contri-
buir 6 los progress de la ciencia, se han prestado gustosos a
Ilevar por si misnos apuntes exactos, aiadiendo la historic de.
]as enfermedades raras que se presented ; oferta generosa que
nos han hecho tambien muchos de los profesores de S. Juan de
Dios y S. Ambrosio.

RESUME.

Se deduce de los estados precedentes y de la pr6ctica de
los facultrtivos de esta ciudad, que han reinado en los cuatro
metes estas enfermedadas, siguiendo en su predominio el brden
en que se colocan.

Enero.

Fiebres intermitentes- Fiebres y afectos catarrales.--
Sarna.-Dolores osteocopos.- Afectos sifiliticos.-Sarampion.
-Diarreas.-Reumatismos.-Erisipelas.-Tisis.-Pleuritia; y
algunos caso. de viruelas, con particularidad enla gente de co-
lor, aunque no con.la furia de otros aiiop,










Febrero.

Afectos y fiebres catarrales.-Reumatismos.--Gstritis a-
gudlrs y tifoideas.-Diarreas.- Hidropesias.-Tumores y erup-
ciones.-Fiebres intermitentes.
Marzo.
Reumatismos.-Gastritis cr6nicas.-Fiebres simrples, catar-
rales 6 intermitentes.-Diarreas.-Afecciones sifiliticas.-Gas-
tritis agudas.
J1hril.
Afectos y fiebres catarrales 6 intermitentes.- Afecciones
sifiliticas.- Diarreas.- Reumatismos.- Tisis y Esplenitis.-
Gastritis cr6nicas.
Debemos advertir que hubo mas heridos en Enero que en
Febrero; y que en Marzo y Abril fu6 el ndmero igual y mayor
que en los dos meses primeros.
Observaciones pr4cticas.
Los catarros y los afectos nerviosos y convulsivos fueron
los mas dificiles de curar en los hospitals y en el p6blico. El
sarampion que comenzb lentamente desde principios delaiio,es-
tallo como epidemia a mediados de Abril, teniendo muchas ca-
sas necesidad de buscar fuera quien les cuidase : pero ha sido
muy poca la mortandad pereciendo unicamente los muy pre-
dispuestos y los niios muy nerviosos Los dolores pleuriticos
cedian pronto en Enero; mas las pneumonias agudas han esta-
do muy rebeldes. En general, el m6todo ha curado mas enfer-
mos que las mnedecinas y revulsiones; lo que ya no sucedia i
fines de Abril en los males agudos.
Se han enterrado en el cementerio general.
ADULTS. PARVLOg.
En Enero............ 238 138
En Febrero ... ........ 202 129
En Marzo ........ .. 239 124
En Abril ............ 240 151
Totales parciales .. 919 542
Total general ..... 1461.













Aunque nuestra primera intention fu6 esponer en este
cuaderno una de las enfermedades end6micas mas frecuentes en
ciertos puntos de la Isla, esto es, la fiebre intermitente que to-
ma con facilidad el caricter pernicioso, desistimos de la idea
considerando que hallaria despu6s mejor lugar; siendo por otra
part de mas necesidad aclarar la question del grado de certeza
en medicine, no solo por que desgraciadamente la obra inmortal
de Cavanis es ap6nas conocida de nuestrosjSvenes, sino por que
6 la mayoria de los lectures interest en alto grado conocer una
ciencia de la cual pende su vida y saber las circunstancias que
han de adornar los profesores en cuyas manos por lo comun
ciegamente la entregan.
Aplaudiendo los trabajos de aquel cl6ebre escritor, no se-
guiremos sus huellas al tratar la question interesante que nos o-
cupa ; pues guiados de la mira deacertar, espondremos libre--
mente nuestras ideas y las de los que han tocado la material 6
procurado llenar el vacio que aqui dolorosamente se notaba.

Del grado de certeza en medicine.

Muchos han hablado y por diferente manera del grado de
certeza en medicine; quien mirando esta ciencia como un con-
junto de sistemas, quien como una coleccion de axiomas, quien
como de observaciones y teorias: los unos imaginando que sen-
cilla en los principios y verdadera en las bases, se desvanecia
en la aplicacion: los otros que apoyada en observaciones, no
podia alejarse much de la verdad. En este conflict de opi-
niones, donde cada uno se creia facultado a inventar y destruir,
si hubo hombres de talent que consideraron todas las teorias,
todos los sistemas como nacidos de un punto de partida real y
verdadero, de una observacion, de un hecho que debia cuidado-
samente investigarse, de modo que reuni6ndole 6 los demas y
entresacando con 16gica las inferencias exactas, podria formar-
se la doctrine mas complete; no faltaron muchos que d6biles y
pusilanimes, ignorantes y f6tuos, alzaron el grito de maldicion
csclamando en su impotencia:-"La medicine cs un caos; no
hay talent bastante poderoso 6 comprcnderla, y es delirio el







17:
intentarlo."- Solt' la voz la mediania, y le hizo eco la igno-
rancia.
Que creada por la necesidad, hija del tiempo y de la ob-
servacion, haya vagado la medicine & merced del siglo y de las
preocupaciones, bien notorio es a todos; pero que no obstante
el transcurso de los aiios, la propagacion de las luces, los in-
ventos de las artes y :los adelantos de la quimrica y la fisica,
permanezca aun en su cuna y en el laberinto que el esc6ptico
imagina, es un delirio.
Como todas las ciencias que merecen este nombre, la me-
dicina es un conjunto de hechos; y no de hechos histtricos 6
raros que mueren para no volver, sino de los que diariamen-
te se repiten. Maravilloso es por cierto, que cosa tan palpable
est6 sugeta 4 tantos errors, y que deslu6s de innumerables ,i-
glos haya tan pocos que los aclaren 6 desvanezcan. Esto con-
siste en la multitud de hechos que se han de examiner, en las
analogias y diferencias que dehen dstudiarse, en los de otras
ciencias accesorias que no pueden prescindirse; en fin, en que
v.na es la ciencia y otros los professors.
Si la medicine consta de cuatro ramos que constituyen.
ciencias separadas,-bastari analizarlos; pues el grado de certe-
za del todo, estari en razon direct del de las cuatro parties que
le componen.
La anatomia estudia los 6rganos. Nos dice que esta parte
es dura, aquella blanda: que este m6sculo e prolongado y re-
dondo, se ata en un hueso y terminal en otro; que aquel nervio
nace aqui y atraviesa estas parties; que aquella arteria recorre
este camino, y luego se divide en tantos ramos. No hay dudas
queno se resuelvan al moment en el cadaver: lo que existe
en un hombre se halla en otro. La primera parte de la medici-
na, la anatomia, es ciencia exacta.
Pero este m6sculo se contrae, aquel vaso conduce liqui-
dos, este corazon late y aquel est6mago digiere. La fisiologia
estudia estos hechos, y no con solo los sentidos, con solo la
tnemoria; es precise discurrir y apelar al entendimiento. Este
brazo se ha movido: le diseco, descubro y exito sus masas car-
nosas: veo un punto de :poyo en el tronco, noto la resistenlcia
en la estremidad, percibo que la potencia existe en las fibras
carnosas: es una palanca en action. Hasta aqui ]a fisiologia es
cierta. Mas porqu6 muevo yo mi brazo & mi voluntad? Por-
que comunica con el cerebro por nervios 6 prop6sito que le o-







s18
bedecen: si quiero demostrarlo corto el nervio 5 un animalPy
desaparece la accion. Y qu6 es la voluntad? Obra en la mate-
ria, O es su resultado? Conf6ndense aqui la Filosofia y la Fisio-
logia: son ya una misma ciencia, y la una no es mas cierta que
la otra. Este est6mago digiere: imas en virtud de que ley el
alimento se convierte en nuestra sustancia? por qu6 se compo-
ne la asimilacion de actos multiplicadisimos 6 inimitables? Lo
ignoramos, asi como el quimico ignora por qu6 el mercurio se
descompone al fuego, por qu6 el 6xido neutralize al cido, por
qu6 siendo el diamante carbon puro, es impossible aun formar-
le. Qui6n conoce la causa de las cosas?
La fisiologia es tan cierta como la filosoffa, tan esperimen-
tal como la quimica. Y si hay en ella fenbmenos dolorosamen-
te ap&nas conocidos, los hay tambien cuyo studio perjudica-
ria al adelanto de la ciencia. Introducido un veneno convendra
saber como ulcera los tejidos y por qu6 mata al hombre y no al
carnero, 6 evacuarle y neutralizarle incontinenti? En el part
de un feto monstruoso, en una prefez dstrauterina, iconvendrai
ejecutar las operaciones que libren a la madre de la muerte, 6
penetrar el arcanoincomprensible de la generation? Hay sin
duda much que aprender en fisiologia, pero mas cosas hay
aun que no debemos al present investigar.
En patologia, las dificultades pululan: conocer la causa
de los males, es conocer todo el mundo fisico y moral: saber
el modo con que alteran el organismo, es el mayor esfuerzo del
talent: concebir la manera con que los 6rganos se han ido su-
cesivamente afectando, es penetrar la naturaleza de las enfer-
medades. El que no comenz6 desde la ninez esta gimn6s-
tica intellectual, sucumbird en ella, quedando al talent la
victoria.
Para obtenerla son requisitos indispensables la mayor per-
feccion en los conocimientos anatomicos y fisiologicos, un lar-
go studio de la fisica, de la moral y del corazon human. Si
en las enfermedades esteriores los sentidos decide, solo la in-
teligencia habla en las interiores. Y no se diga que la practice
y la esperiencia bastan en todos casos;:porque aquella pudo ser
mal dirigida, y esta no servirA mas que para los hechos cono-
cidos y apenas complicados. El. m6dico sin teoria, es solo un
rutinero que se confunde con las comadres y curanderas. El
m6dico sin esperiencia es un diccionario donde se halla de to-
doc, sin hilacian ni consecuencia. La patologia apoydndose en









los otros ramos de la medicine, en el studio de la action de loa
tejidos, en innumerables autopsias cadav6ricas y en la 16gica
mas exacta, es en si verdadera: abraza hechos numerosos, re-
petidos y la mayor parte comprobados; constitute el ramo mas
esencial y casi toda la medicine: lo que una vez se dud6 en el
vivo, queda casi siempre resuelto en el cadaver: no puede ha-
ber errors de muy larga duracion, mas a6n cuando perfeccio-
nados en el dia los descubrimientos anatomo-patol'gicos, co-
nocidos los tejidos que nos componen, 6 ilustrados con la antor-
cha de la fisiologia; si hay enfermedades dudosas, no podemos
caer en las abstracciones de nuestros antepasados.
La terap6utica cimentada en la quimica, la historic natu-
ral y la botlnica, ofrece pocas dudas : conocer las plants, los
minerales y animals, es ejercicio de la memorial; concebir la
influencia de los modificadores, es peculiar de la fisiologia; sa-
ber sus efectos en las enfermedades, corresponde a la patologia.
Luego si la medicine no podrA colocarse nunca en la clase
de las ciencias exactas, no cede A la jurisprudencia, I la moral
ni 4 la filosofia. Pero como la aplicacion de sus principios exige
dilatados studios, un talent observador tan eminente y las mas
distinguidas facultades intelectuales; podr6mos afirmar sin te-
mor de equivocarnos que no hay muchos m6dicos verdadera-
mente dignos de este nombre.
Asi convendremos ei que es la ciencia de mas dificil a-
plicacion. Que en la prActica se mide su grado de certeza por
el talent del professor y sus estud-ios; que el que compare con
mas facilidad, el que deduce con mas 16gica exactitud y tino
ese es el mejor patblogo, el meior m6dico. Y como en un ins-
tante ha de verse la causa, concebirse el estrago y emprenderse
la curacion qui6n negari que una es la ciencia y otros los
profesores? Que cierta, indudable en los principios, yace en la
prictica 6 merced de los conocimientos del facultativo, y que
ni basta el saber, ni basta el estudiar, si carecemos de la facul-
tad de concebir con fuerza y deducir con precision?
El vulgo que ignora por desgracia las cualidades que de-
ben adornar al professor A quien confia su existencia, nuere
victim de sus preoeupaciones. Creyendo que basta la posesion
de un titulo para saber la facultad, 6 imaginando que la ciencia
es una simple esposicion de sintomas que tienen su remedio
conocido; piensa que todos los medicos son iguales. Y cierta-
mente (que trabijo fuera aprender dos lists, una de males v








.otra de medicamentos cuyo uso estuviese confirmado por la es-
periencia? Desdichadamente no es asi, y no se conoce enfer-
medad por sencilla que sea que ataque de la misma suerte 6 to-
dos los individuos y exija siempre las mismas indicaciones.
iFelices nosotros si fijando la vista en este articulo, que
solo el deseo de ser tiles al pals nos estimulb 6 escribir, logra-
mos que al menos los padres de familiar inquieran los studios
y conocimientos del professor 6 quien se entregan, y desoyendo
las recomendaciones interesadas del amigo y la charlajactan-
ciosa del pedante, llaman a que les asistan los dignos descen-
dientes de Esculapio!








FRACTURES.


M. Larrey ha propuesto usar en las de las piernas una ek-
pecie de vendage de Scultet mojado en una mezela de agua ve-
geto mineral, clara de huevo y alumbre, que forma al secarse
una especie de coraza. Muchos casos prueban la utilidad de
este medio contentivo.



El mejor modo de contener la sangre de Ids picaduras de
las sanguijuelas.

El m6todo de Ridolfo con'siste en la aplrcacion de una ven-
tosa al punto 6 puntos de donde fluye la sangre; aquella produ-
ce rApidamente su coagulacion al rededor de la herida, y sus-
pende la hemorragia. La ventosadebedejarse puestaalgunos mi-
nutos, y tanto mas tiempo cuanto mas hinchados estuvieren los
tegumentos. Cuando se levaate, no se ha de tocar la sangre coa-
gulada, mas la portion fluida que corriere de !a herida se enjuga-
r:i. Despuns se aplicara la ventosa por segunda, tercera y cuan-
tas veces fuere necesario hasta que no salga la sangre.























Cuadro andlitico del comercio, navegacion y rentas de la isla de Cuba du-
rante el uinquenio corridor desde 1.0 de Enero de 1833 hasta 31 de Di-
ciembre de 1837, sacado de las balanzas generals y particulars, y de
otros documents oficiales publicados de drden delExmo Sr. Conde de Villa-
nueva, Intendente de Ejdrcito, Superintendente general delegado de Real
Hacienda de la misma isla c c.



Destinada principalmente la Cartera Cubana a genera-
lizar el conocimiento de todo lo que puede ser itil al pais en
que se describe, y a dar una idea exacta de sus progress, su si-
tuacion actual y su prospect para lo future ; nos ha parecido
convenient insertar en este primer n6mero el cuadro de su
comercio, navegacion y rentas durante el iltimo quinquenio, en
que tan gran desarrollo esperimentaron los manantiales de la ri-
queza p6blica, como el medio mas seguro de poner al lector en
estado de apreciar en sujusto valor los resultados pr6speros que
ofrecen. Ademas, la obligation de acudir a las graves urgencias
de la metr6poli con el subsidio estraordinario de guerra, decre-
tado en la ley de 3 de Noviembre del precedent afio y regula-
rizado por la del 30 de Enero del que cursa, ha de causar alte-
raciones mas o menos profundas, si no en el sistema tributario
de la isla, f lo menos en las cuotas relatives y en el product
total de los impues'tos, las cuales a su vez influirhn en el comer-
cio y navegacion de un modo muy. perceptible. Este es por
consecuencia, el moment mas oportuno para fijar definitiva-
mente las relaciones anteriores, y establecer un punto de par-
tida para las que han de efectuarse en lo sucesivo.











Importacion por articulos.

.RAos. Vivere.v. Manufactu'ras. Maderas.

1833 $ 8.094,531 31 4.316,175 G6 778,427 3
1834 8.166,144 7 4.691,923 6 813,847 6
1835 8.297,027 6 5.892,988 6 370,712 7
1836 8.830,315 7 7.035,032 5 973,772 ,,
1837 8.925,745 6 7.712,215 2 979,838 2
Sumas.... 42.303,765 51 29.648,336 1l 3.916,598 2
Promedioq 8.460,753 1 5.929,667 2 783.319 5

,dnos. Metales. .lrticulos various. Totales.
1833 $ 2.543,137 7a 2.778,856 6t 18.511,132 3
1834 1.652,363 ,, 3.239,020 6 18.563,300 1
1835 2.270,792 i 3.290,550 4- 20.722,072 ,,
1836 1.613628 ,, 4.109,220 5 22.551,969 1
1837 1.899,627 6 3.422,930 22.940,357 ,,
Sumas.... 9.979,548 6 16.840,578 6 103.288,830 5
Promedios 1.995,909 6 3.368,115 6 20.657,766 1

Importaeion por banderas.
o. Ciercio national Id estrangero Id. estrangero
Sen buques nacionales. en buques nacionales. en buqucs de los E-Unidou

1833 $ 3.185,781 7 4.777,580 4 4.461,472 3-
'1834 3.412,487 7 4.970,013 7 3.690,101 6
1835 3.508,349 4j 5.200,955 5 5.406,919 74
1836 4.470,725 2 5.680,070 2 6.553,281 4
1837. 4.659,153 5- 4.966,191 i 6.548,957, 61
Sumas.... 19.236,498 2 25.594,811 z 26.660,733 3
Promedios 3.847,299 5i 5.118,962 2 5.332,146 51
'. Id. en buques de Dep6sito de Total de
otra naciones. 'entrada. importacion.

1833 $ 4.258,104 4 828,193 1 18.511,132 3
1834 5.356,288 7 1.134,407 6 18.563,300 1
1835 5.498,501 5 1.107,345 2 20.722,072 ,
1836 4.838,120 31 1.009,771 52 22.551,969 .1
1837 4.126,533 ,, 2.639,521 32 22.940,357 ,,
Sumas.... 24.077,548 3i '6.719,239 2 103.288,830 5
Promedios 4.815,509 5j 1.343,847 7 20i657,7668 1








Eh los tres primeros afios de este quinquenio compren-
den las balanzas varias importaciones de efectos nacionales en
buques estrangeros ascendentes en su totalidad a 84.457 pesos
un real, que heinos agregado 6 la column del comercio nacio-
nal en buques nacionales, haciendo esta advertencia para la de-
bida exactitud que debe observarse en estas materials.
Se ve pues que la totalidad de las importaciones verifi-
cadas-durante el quinquenio se eleva 6 103.288,830 pesos 5 rs.,
6 saber: en viveres, 42.303,765 pesos 51 rs. ; en manufactures,
comprendiendo tejidos de algodon, lanas, lenceria, sederia y
peleteria, 29.648,336 pesos 1I rs.; en maderas de construction,
embases, &c. 3.916.598 pesos 2 rs. ; en metales precipsos y co-
munes, asi en barra como elaborados, 9 979,548 pesos 6 rs. ;
en articulos various, tales como rerceria y prenderia, cristaleria
ferreteria, muebles, drogas; resinas, libros, papel &c. 16.840,578
pes6s 6 reales.
Las importaciones de efectos nacionales verificadas por
buques espafioles ascienden A 19.236.498 ps. 2 rs. ; las de efec-
tos estrangeros efectuadas tambien por buques espanioles, 6
25.594,811 ps. 2. rs.; el comercio americano, el mas conside-
rable despu6s del espanol, A 26.660.733 pesos 3 rs.; el de las
demas banderas reunidas, 6 24.077,548 pesos 31 rs. ; y los e-
fectos entrados 6 deposito componen la suma de 6.719,239 ps
2 reales.
Las importaciones verificadas durante el quinquenio pue-
den distribuirse del modo siguiente;



'iveres ..................... 41 p.g
Manufacturas. ................ 28
Maderas ................... 4
Metales.................... 10*
Articulos various. ....... ..... 17

Total. .... 100



Con respect a la procedencia de los articulos y A las ban-
deras importadoras ,se observan las proporciones siguientes:









Efectos nacionales en bandera national .... 181 p. g
Idem estrangeros en la misma .......... 25
Comercio de los Estados-Unidos ........ 26
Idem de otros estados americanos ....... 7
Idem de Inglaterra................... 71
Idem de Francia ................... 4-
Idem de Alemania.................. 21
Idem de los Paises Bajos ............. 1
Idem del Baltico, de Italia y Portugal. ... 1
Generos entrados h dep6sito. ........... 61

Total. .. 100

El comercio de harinas, uno de los principles articulos de
importacion, merece algunas consideraciones especiales: has-
ta el aino de 1835 las de Santander introducidas en bandera es-
panola pagaban 3 ps. de derechos por barril, y 4 ps. 51 rs. cuan-
do la importacion se hacia en bandera estrangera; mientras que
lasdelos Estados-Unidos y otros pauses pagaban 7 pesos bajo la
primera bandera, y 9 pesos 4 rs. bajo las l6timas. A favor de
estas regulaciones se aseguraba a precious cbmodos la subsisten-
cia del pais en un renglon como este de indispensable consume;
la production national estaba suficientemente protegida, aun-
que sin el aliciente de importar como espaniolas harinas estran-
geras; y la navegacion de nuestra bandera adquiria de afo en
ano un desarrollo notable. En 1S26, la importacion total fu6
de 147,995 barriles, entire ellos 37,749- de production espa-
fiola. Las importaciones de esta clase crecieron con rapidez du-
rante los afios de 1828, 1829 y 1830, a merced de los permisos
concedidos a los buques estrangeros para comerciar en nuestros
puertos disfrutando el beneficio de bandera ; pero abolidas es-
tas concesiones ruinosas a nuestra navegacion, bajaron de nue-
vo, de manera que en 1831, en que la importacion total fu6 de
162,7823- barriles, la de harina espafiola no pasb de 70,464, y en
el siguiente baj6 todavia & 51,5951. La Real 'rden de 4 de Ju-
lio de 1834 dispuso que en lo sucesivo la harina espanola intro-
ducida en propia bandera pagaria el derecho 6nico de 2 ps. por
barril, mientras que la misma introducida en buque estrangero
deberia pagar 6 ps. y ademas el derecho de balanza. Igual dere-
cho se. impuso la harina estrangera importada en buque espa-









iol, y el de 9 ps. 4 rs. mas el espresado de balanza, cuando la
importacion se hiciese en buque estrangero. Las de una y o-
tra clase que se han efectuado durante el quinquenio que nos
ocupa, se especifican continuacion:

.Alos. Harina espanola. Estrangera. Totalidad.


1833 barriles 72,5044
1834- ,, 40,036
1835- ,, 81,9624'
1836 90,027
1837 128,669


108,598
101,8584
91,061
91,519
55,0983-


181,1024
141,8944
173,0234
181.546
183,7674


Por regla general, todos los articulos que como las harinas
no estan sugetos al pago de dcrechos especiales, adeudan 6 su in-
troduccion 27 por 100 si son estrangeros y vienen bajo bandera
tambien estrangera; 18 por ciento si siendo estrangeros son im-
portados en bandera national, 6 si siendo nacionales son im-
portados en bandera estrangera; en fin, solamente 6 por 100 los
products del reino importados bnjo la propia haiidera, 6 todo
lo coal se aniade el I por 100 de lo que imported el derecho por
el Ilamado de balanza.

Esporlacion por articulos.


.zfrcar.
6 671,483 7
7.357.202 4
7.628,512 4
7.862.720 2
7.927.546 6
37.447,465 7
7.489.403 14


Cafd. Otros prod. de la sla.
2.566,359 2 2.987,332 2
1.817,315 2.885.094 24
1.416,014 6 2.747,392 1
1.610,441 3.356,405 3
2.133.567 4 4.256,731 3
9.543,697 4 16 232,955 34
1.908 739 4 3 246,591


J.nos. Products ultramarins. Metales preciosos. Totales.
1833 5 1.42:3618 14 347,306 54 13 996.100 6
1834 1.461,871 6 966,471 7 14 487,955 34
1835 1.997,132 2 270.195 28 14.059,246 74
1836 1.421.015 5 1.147,663 4 15.398,245 24
1837 3 914,263 6' 2.114,298 1 20.346.407 14


.Sumas .... 10 2 7,001 5
Promedios 2.043,580 24


1833 $
1834
1835
1836
1837
S'nmas ...
Promnedios


78.287.955 5
15.657.591 1


4.8-t5,9S5 -
969,18,7 ,,










Esportacion por banderas.


dilos. Comercio national
eh buques nacionales.
1833 $ 1.854,714 4
1834 2.070,502 4
1835 1.801.092 5
1836 2.348,453 1
1837 2.91.9,474 4
Sumas .. .. 10.994,236 62
Promedios 2.198.847 3


Id. estrangero
en buques nacionales.
1.z74,040 ,
1.401,568 24
1.112,695 6
917,733 2
1.294.282 6
6.002,319 7
1.200,463 7-


Id. estrangeros
en buqies de los E.-Unido~
S4.386,885 2
3.824,724 3
4.365,569 ,
5.543,924 ,
5.792,623 ,,
23.913,725 5
4.782.745 1


.3nos. Idem en buques de Dep6sito de Total de
otras naciones. salida. esportaciones.
1833 $ 5.621,648 2- 858,813 1l- 13.996,100 6
1834 6.236,544 5 954,615 5 14.487.955 3
1835 5.578,637 1 179,252 4 14.059,246 7-
1836 5.455,192 4 1.132,942 5 15.398,245 2-
1837 8464.108 ,, 1.875,918 7- 20.346,407 11
Sumas. ..... 31.356,130 3- 6.001,542 7 78.287,955 5
Promedios. 6.271,226 1.200,308 41 15.657,591 1
Las esportaciones para la Peninsula hechas en buques es-
trangeros durante los tres primeros affos del quinquenio, y a-
gregadas I la column del comercio national; se elevaron a
124,310 pesos 2 rs.
La totalidad de las esportaciones asciende & 78.287,955
pesos 5 rs.; a saber, en products de la isla 63.224,118 pesos
6-! rs., y en efectos ultramarinos esportados 6 pasados a con-
sumo desde el dep6sito, 15.063,836 pesos 6- rs. He aqui el va-
lor absolute y relative en que unas y otras se han efectuado.
.drticulos esportados Valor absolute. Valor relalivo.
Az6car ............. $ 37.447,465 7 48
Miel de purga ........ 4.775,115 3 6
Aguardiente de caia .... 400,580 ,, 0.
Caf6............... 9.543,694 7 12L
Tabaco torcido ........ 4.612,572 ,, 6
Tabaco en rama....... 2.227,984 71 2j
Cera........... .. 716,372 6 1
Miel de abejas ........ 241,814 5 0O
Otros products de la isla; -3.268,515 64 4
Efectos ultramarinos ... 10.207,901 54 13
Matales preciosos. ..... 4.845,935 6
Sumas ........ 79.287,955 5 100









Las tres primeras partidas del estado anterior nos hacen
ver que los products de una simple gramfnea equivalent a mas
de los dos tercios de la riqueza commercial de la isla.
Despues del az6car y el caf6, el tabaco es el articulo mas
imporlante de nuestro comercio : sus products esportados se
elevan 6 6.840,556 ps. 73 rs., mas de un noveno de la insi-
nuada riqueza commercial. Las esportaciones verificadas durante
el quinquenio son las siguientes:

.1ios. Tabaco en rama. Tabaco torcido. Totales.


1833 $ 288,985
1834 272,356
1835 391,570
1836 714,124
1837 560,948
Sumas...... 2.227,984


975,328 1.264,313 7i
985,564 1.257,920 2
554,680 ,, 946,250 2
829,504 ,, 1.543,628 1
1.267,496 ,, 1.828,444 3
4.612,572 ,, 6.840,556 7-


La proportion en que han concurrido 6 la esportacion
de frutos y efectos las diversas banderas que han frecuentado
los puertos de la isla, y el destino de unos y otros, es la que en
seguida se eppresa.


Comercio national en bandera nacional- -
Idem estrangero en la misma bandera- -
Idem de los Estados-Unidos - - -
Idem de Inglaterra- ----------------
Idem de Alemania- ----------------
Idem del BSltico------------------
Idem de Francia- -----------------
Idem de los Paises-Bajos- - - -
Idem de Italia y Turquia- - - -
Idem de Portugal -----------------
.dem de various estados americanos- - -
Depbsito de salida y consumo- - - -


14 p.
7i-
304
13
10{
52


53

73-
4


Total- ----------- 100

Por regla general los frutos de la isla pagan a su esporta-
cion 21 por 100 de derechos cuando se registran para la Penin-
sula en buque national, 4- cuando en buque de la misma clase
se dirigen f puertos estrangeros, y 61 cuando son estraidos en
buques estrapgeros, con las siguientes excepciones:.








1.a El az6car cualquiera que seasu calidad, paga 3 rs. por
caja en bandera espanola, y 4 en handera estrangera.
2.a El aguardiente de cana, sin distinction de banderas ni
destino, 4 rs. por pipa. La miel de purga en los mismos tfrmi-
nos, 4 rs. por bocoy. El tabaco torcido 4 rs. por miller.
3." Los animals vivos gozan igual prerrogativa, pagando las
mulas el derecho 6nico de 36 rs. por cabeza; los cabalios y re-
ses 28, y los cerdos 12.
4.a El tabaco en rama estraido por buque estrangero paga
el derecho de 12- por 100; si el buque es national y se dirige e
punto estrangero, el derecho es de 61 y solo de 21 cuandu sale
para la Peninsula.
5.a Los metales preciosos bajo cualquiera forma que se pre-
senten son libres de derechos en su estraccion para la Peninsula,
pagando el oro el 1- por 100 y la plata el 2- si se esportan
para pais estrangero, cualquiera que sea la bandera bajo la cual
naveguen.
6." Las frutas verdes de toda especie, losjarabes, el zumo
de limon y los palitos de tabaco, son libres de todo derecho.

Movimiento commercial.

Elevindose como hemos visto las importaciones efectuadas
durante el quinquenio a 103.288,830 pesos 5 rs. y las esporta-
ciones f 78.287,955 pesos 5 rs., hay una diferencia a favor de
las primeras de 25.000,875 6 sea un 32 por 100 de las ultimas
.prbximamente.
Esta diferencia proviene en parte de las utilidades del co-
mercio, que pueden estimarse en un 10 por 100 ; y en lo de,
mas, de la moderacion de los aforos que sirven de base a la co-
branza de derechos en las aduanas, la cual aunque se nota & cada
pigina de los aranceles en los articulos principles de impor-
tacion, es todavia much mas perceptible en los que constituyen
la esportacion. El az6car, aunque sujeta A un derecho fijo, estl
valuada en 7 rs. arroba, el cafe en 8, la cera blanca y amarilla
en 36 y 24, la miel de abejas en 150 rs. bocoy, y la de purga
en 50. el tabaco en rama en 100 rs. quintal y asi de los demas
articulos.
Los antiguos economists, que aunque entrevieron algu-
nas verdades, sembraron en sus obras una infinidad de errors,
motive por el cual es necesario leerlos con much precaucioo,









pensaban que la difereheia en las importaciones y esportaciones
se saldaba con numerario, y de aqui nacia el cefio con que mi-
raban el incremento de las primeras, crey6ndole un signo de
puiblica decadencia. Segun esta doctrine, la isla de Cuba, que
present un exceso annual de importacion ascendente A cinco
millones de pesos, se habria arruinado precisamente en la 6poca
de su mayor prosperidad. Si fuese possible incluir en la balan-
za todos los articulos importados y esportados, con los valores
que tienen en el moment que llegan A la orilla del mar 6'A la
frontera del estado, se encontra'ria siempre una diferencia A fa-
vor de las.importaciones que representaria exactamente las u-
tilidades del comercio.
El movimiento commercial del quinquenio, es decir ]a su-
ma de las importaciones-y esportaciones verificadas en todo el
period, ha sido de 181.576,786 ps. 2 rs. 6 sean 36.315,357 ps,
2 rs. al afio, en el cual ha tornado cada uno de los puertos ha-
bitados de la isla la parte absolute y proporcional que A conti--
nuacion se espresa:


Puertos habilitados.

Habana---------- $
Matanzas -------
Cuba -- -------
Trinidad ---------
Puerto Principe -
Manzanillo- ----- -
Gibara- ----------
Cienfuegos ---------
Baracoa---------
Remedios---------

Sumas ------


Movim. commercial. Tanto al miller.

125.191,739 6 689,4
23.102,694 7 127
19.183,323 1 106
8.623.929 4 47,5
1.654,738 ,, 9
1.546,857 6 8,5
1.073,621 64 6
810,680 7i 4,5
872,874:2 2
16,326 2 0,1


181.576,786 2


1000


El puerto de Matanzas present una anomalia comparado
con los demas de la isla, cuyas importaciones superan con ex-
ceso A las esportaciones, sucediendo eh aquel lo contrario; pues
habiendo efectuado una esportacion de 15.297,996 pesos ) real,
su importation solo se elev6 A 7.804,698 pesos 46 rs., lo cual
consiste enlas grandes estracciones que hace de miles y otros
frutos del pais, para los Estados-Unidos, al paso que general-








mente se surte de esta capital por medio del cabotaje de los
efectos que necesita para su consume.


Movimiento commercial de los metalespreciosos.

Como muchas personas atribuyen una grande importancia
al comercio delos metales preciosos, temiendo siempre al mons-
truo imaginario de la escasez de numerario, y la paralizacion
de las relaciones mercantiles que tampoco seria su consecuencia
forzosa, hemos creido aunque sin participar de tan ridiculous
temores, que debiamos incluir en este trabajo los datos que
sobre el particular ofrecen las balanzas.

J.ios. Importacion. Esportacion. Diferencias.

S1833 $ 2.377,835 6A 347,306 5A +2.030,529 1
1834 1.478,141 5 966,471 7 + 511,669 6
1835 2.082,S76 2i 270,195 2- +1.812,681 ,,
1836 1.369,282 1 1.147,663 i + 221,619 B
1837 1.583,965 ,, 2.114,298 1 530,333 1
Suma ..... 8.892,100 7 4.845,935 i 4.046,165 61
Promedio .. 1.778,420 11 969,187' 809,233 1


Resulta pues, durante el quinquenio un movimiento co-
mercial en metales preciosos de cerca de catorce millones de
pesos, dejando a favor de las importaciones una diferencia de
mas de cuatro midlones de la misma moneda, sin contar las
gruesas sumas que han entrado clandestinamente, como se e-
videncia por la gran circulacion de monedas que no tienen cur-
so legal, lo cual prueba que el estado monetario del pais es el
mas lisongero que pudiera imaginarse.






El numero de los buques que han visitado los puertos de
la isla durante el period de que vamos hablando, y las nacio-
nes a que pertenecieron, se espresan 6 continuacion.












Espaholes. Jmericanos. Ingleses. Franceses.
Anos.
Entrados. Salidos. Entrados. Salidos. Entrados. Salidos. Eutrados. Salidos.

1833 713 (36 969 905 110 101 79 64
1834 797 717 946 911 113 100 58 62
1835 722 607 1123 1029 127 120 57 45
1836 744 643 1225 1169 186 197 47 45
1837 753 626 13,0 1276 201 202 54 44

Sumas. 3729- 3229 5593 5290 737 720 295 262

Jlemanes. Holandeses. Belgas. Dinamarqueses.
Jnaos.aqu .
Entrados. Salidos. Entrados Salidos. Entrados Salidos. Entrados. Salidos

1833 48 54 6 9 7 9 18 20
1n34 42 55 20 21 14 11 19 19
135 46 59 34 29 17 14 11 12
1836 46 59 29 29 13 14 22 21
1837 39 56 30 17 7 8 14 17

Sumas. 221 283 119 105 58 56 84 89

Suecos y Rusos. Portugueese. Italianos. Totales.
Jlhos.
Entrados. Salidos Entrados Salidos Entrados. Salidos Entrados. Salido.

1833 14 12 9 6 7 7 1980 1823
1834 6 8 8 3 13 10 2036 1'17
1935 13 12 11 5 13 12 2174 1944
1836 12 14 18 27 15 13 2357 2231
1837 7 8 78 62 11 10 2524 2326

Sumas. 52 54 124 103 59 52 11071 10241

Bajo la denominacion genrrica de buques americanos se
han incluido, ademas de los pertenecientes i los Estados-Uni-
dos, diez megicanos y dos haitianos entrados, y ocho de los pri-
meros con dos de los segundos salidos.
La diferencia de 830 embarcaciones que se nota entire las
salidas y las entradas, proviene no solo de las que quedan de
un aflo para otro en los puertos y de las que se destruyen por
inservibles, sino tambien de las que habiendo entrado en las-
tre, salen en el mismo estado, las cuales no se anotan en las ba-









lanzas generals por no estar sugetos al derecho de toneladas.
Este derecho le adeudan todos los buques que visitan los
puertos habilitados de la isla, a razon de 12 reales por tonela-
da los estrangeros, y cinco los nacionales, 6 exception de los
que se acaban de inlicar, y los que entren en solicitud de a-
guada y viveres, 6 a reparar averias sufridas en el mar. Mas si
unos 6 otros dejan el todo 6 parte de su cargamento, 6 toman 6
su bordo frutos del pais, tienen que pagar integro el referido
derecho. Los que entran en el de la Habana, sean nacionales
6 estrangeros, pagaban ademas 1I rs. por tonelaia, arbitrio con-
sular para sostener el ponton de limpieza del puerto. Despu6s
se agreg6 1 real que hacen todo 1a reales.
El porte de las embarcaciones insinuadas, con distinction
de espafiolas y estrangeras, ha sido el siguiente:


Buques espanoles. Buques estrangeros. Porte total.
.anos.
nitrados. Salidos. Entrados. Salidos Entrados. Salidos.

1833 70809 632891 219288_ 2250711 2900971 288361
1834 78418 73045 -2tL60634 *23-2994; 2948811 306010
1835 749154 64735 2510561 2652891 32597-2- 330024.
1836 76030 68284 !265375 *271332) 3411051 339616.i
1837 76786 623384 290922R 2NO642.1 3670144 342981

Sumas. 3769584 331692a 1242012' 1-2753301 1619371J 16070231


En el ano de 1826 entraron en los puertos de la isla 188
buques cspaioles con porte '.e 13.0024 toneladas, y aun en el
s'guiente bajaron todavia 6 183 buques y 12,1552 toneladas.
I)esde esta 6poca eminezb h crecer gradualmente la navegacion
espaTiola a merced de las ventajas que disfruta en los mismos
puoirtos tanto en el derecho de toneladas como en los de im-
portacion y esportacion, empleindose en especial muchos en -
el comercio de los Estados-Unidos, cuyas harinas importaban
con beneficio conocido de ambos paises. A la combination de
estas causes se debi5 que en el alfo de 1834 entrasen en nues-
tros puertos 797 embhrcaciones espanolas, cuyo porte ascendi6
a 78.418 toneladas. Mas como esta inusitada prosperidad exi-
tase los celos de algunos especuladores americanos, alarmados
por la frecuencia con que nuestra bandera se mostraba en los









puertos de la Union, promovieron la promulgacfon de la ley de
33 de Junio del mismo afio, en cuya virtud los buques espaiio-
les procedentes de Cuba y Puerto-Rico estan sujetos a un de-
recho diferencial de toneladas, equivalent al imported de lo que
pagarian de mas sus cargamentos si hubiesen sido esportados
de una 6 otra de di2has islas en buques de aquella nation. Esta
medida,coincidiendo con la modification desfavorable que cau-
sb en los derechos sobre harinas la Real .brden de 4 de Ju-
lio del propio aiao, que ya dejamos mencionada, fu6 un golpe
funesto para nuestra marina, cuyos efectos se dejaron sentir
desde el siguiente ario, bajando el n6mero y porte de los bu-
ques espalioles entrados a 722 con 74,915i toneladas, y la
importation de harina estrangera en bandera national, desde
92,888 barriles a 38,593l. Afortunadamente, la seguridad y
grandes utilidades con qie brinda el rico mercado cubano, han
atenuado el golpe y hecho menos sensible sus perniciosos re-
sultados, y la navegacion espafola no solo se' ha sostenido sin
mavores quebrantos, sino que vuelve A reanimarse, como se
advierte en el aumento de entradas de los alios sucesivos.






Las rentas de la Corona en la isla de Cuba pueden divi-
dirse en las seis classes siguientes:
1.' Rentas maritimas; que comprenden los derechos
de arancel cobrados A la importation y esportacion de los efec-
tos de comercio maritime, el de toneladas, y los arbitrios con-
sulares 6'municipales que se cobran en algunos parajes.
2." Impuestos interiores, como son las alcabalas,'dere-
cho de consume sobre los ganados, composicion de pulperias,
venta de bulas y papel sellado, y los juegos de loteria y gallos.
3.a Deducciones sobre las rentas eclesidsticas; tales son
los novenos reales y de consolidation, amortizacion, media an-
nata, anualidades y mesadas eclesiasticas.
4.a Deducciones personales, a saber: lanzas, medias an-
natas seculares, invilidos y montes pios.
5.a Diversas entradas, como son los products de ven-
tas de tierras realengas, rAditos de censos, alquileres de fincas,
5









bieries vacantes y mostrencos, vacantes eclesidsticas y espolios,
oficios vendibles, hospitalidades y penas de cimara.
6.a Entradas casuales, como depositos, comisos, dona-
tivos, cobrantas de aios atrasados, &c.
Los products recaudados por rentas maritimas se ven a
continuacion.


Jinos. Importacion. Esportacion. Totales.

1833 $ 4.208,706 1 1.026,664 7 5.235,371 ,
S1834 4.405.314 1 692,974 5 5.(98,288 6
1835 4.791,777 3 634,256 36 5.426,033 61
1836 5.017,217 4i 726,576 01 5.743,793 5
1837 4.997,780 811,995 2 5809,775 2

Sumas.... 23.420,795 1 3.892,467 2 27.313,!62 3j
dTSo medio. 4.684,159 i 778.493 3- 5.462,652 4

La fuerte baja que desde el segundo afio de este quinque-
nio se advierte en los derechus de esportacion, proviene de los
alivios concedidos A esta para reparar los desastres del cblera-
morbo, y principalmente de la disminucion efectuada en el
az6car, que antes pagaba 12 rs. por cada caja que se esporta-
ba, y ahora solo paga 3 rs. cuando la estraccion se hace en ban-
dera espafola y 4 eh las estrangeras, segun ya dejamos notado.
Los derechos de importacion estan con los de esportacion
en razon de 6 a 1; y equivalent al 222 por ciento de las impor-
taciones, mientras que los dLtimos representan solamente el 5
por ciento escaso de los valores esportados.
Los products de rentas territoriales y demas ramos no
comprendidos en la balanza, durante el quinquenio, son come
sigue:

1833................... $ 3.660,185 2
1834.................... 3.847,446 1~
1835... ................. 3.371,149 1
1836................... 3.523,472 5
1837.................... 3.027,390 51

Suma ........ $ 17.429,643 7


J.io medio .....


3.485,928 6







35
De consiguiente la totalidad de las rentas que se recau-
dan en aiio medio del quinquenio de que tratamos, se.r de
$8.948,581 2 rs.
Dividiendo en 100 parties la suma de ingresos del Real e-
rario, correspondent pr6ximamente 6 rents maritimas 61; a
impuestos interiores "22; a deducciones eclesi'isticas 11; B de-
ducciones personales 2 ; 6 entradas diversas 2-1; y 6 entradas
casuales 10-.
De las seis classes en que hemos dividido esta suma, las
cuatro primeras son las que propiamente hablando representan
las cantidades con que el pueblo cubano contribute al gobier-
no para los gastos generates de la isla y otras atenciones'es-
traordinarias, y de consigu;entepueden estimarse en 7.812,000
ps., cuya cantidad distribuida entire la poblacion libre, que esti-
maremos en 480.000 almas, ya por el aumento que debe haber
tenido desde la 6poca del 6ltimo censo, ya por los transeuntes,
que pagan, come la poblacion sedentaria, su parte de los im-
puestos corresponde a cada individuo por toda.contribucion
$16 2 rs. que equivalent A menos del 14 p. de los consumos,
cuando en Espana ha sido algunas veces el impuesto igual 6 la
mirad de estos; siendo en Inglaterra de 17i p. y en Francia
de 152.
Nuestros impuestos gozan la ventaja de ser en corto n6-
mero, y por 1o mismo, de f6cil y econ6mica recaudacion. Los
mas considerable son indirectos, y asi apenas advierte en ellos
el eontribuyente: otros son puramente voluntarios, como los de
bilas, gallos y loteria; los de la tercera y cuarta clase pesan so-
bre personas acomodadas, 6 se reduce 6 deducciones en bene-
fi.io de los mismos que los pagan, y de consiguiente, son poco
sensibles. Hay algunas contribuciones directs; pero estas son
tan moderadas y de tan evidente utilidad, que no teTmemos afir-
mar que el sistema tributario de la isla es esenci;lmente el mas
perfect y el menos molesto que pudiera imaginarse. Decimos
esencialmente, porque salta 6 la vista la enorme desproporcion
qle hay por un lado entire los derechos maritimos y la totali-
dad de los demas impuestos, y por otro enlre los de importa-
cion y los de esportacion asunto sobre el cual no insistimos
por haberse hecho recientemente y con frecuencia por perso-
nas versadas en estas materials.
Reuniendo los principles resultados de este laborioso a-
nilisis, los presentaremos al lector en los siguientes t6rminos:









Comercio.

Importacion, en afro medio ............ '20.657,766 1
EDportacion, idem .......... ... .. 15.657,591 1
Diferencia a favor de la importacion ..... 5.000,175 ,,
Movimiento commercial ............... 36.315,357 2
Idem idem de la bandera espafiola ....... 12.365,573 2
Comercio de la Peninsula. ......... 6.046,147
Comercio de los Estados-Unidos. ........ 10.114,891 64
Movim. commercial de los metales preciosos. 2.747,607 ,,2
Importacion media annual de los mismos... 809,433 ,,j

Navegacion.

Buques espafioles en Entrados ........ 3,729
todo el periodo.... (Salidos. ..... .. 3,229
Idem americanos en Entrados... .... 5,593
idem.. . ... Salidos ........ 5,290
Idem de otras nacio- 1 Fntrados......... 1,749
nes en idem .... Salidos. ...... . 1,722
Toneladas espaftolas en abo medio ...... 75,391 -
Idem estrangeras en idem .......... 248,402

Rentas.

Derechos maritimos De importacion ., 4.684,159
en aiio medio.. De esportacion ... 778,493 32
Rentas territoriales y demas ramos...... 3.485,928 6
Totalidad de las rentas en aflo medio .... 8.948,581 2


; fl0




















LITERATURE.





ARTE DE BIEN DECIR
0
TRATADO DE LA ELOCUENCIA CASTELLANA, ARREGLADO A LOS PRECEPTOS DE LA
IDEOLOGiA Y DEL GUSTO MODERN.





Consideraciones generals.


Siguiendo la analogia, parece indudable que desde los
principios de la vida social, el hombre & semejanza de los sal-
vajes distinguiera en sus compafieros los que mejor pintaban
las pasiones y las sabian mover, para encargarles sus negocios,
defender sus derechos, impetrar el favor de los estrafios y con-
ducirle como gefes a la cabeza de los ej6rcitos: que ansiara per-
feccionar aquel arte resultado del ingenio y del talent, por el
cual da conocer sus necesidades, infunde sus pasiones, ense-
fla y aprende, canta sus heroes y celebra sus dioses.: por l6ti-
mo, que premiara los que mas sobresalieran en 61, con los lau-
ros de su admiracion sencilla y los does gratuitous que le ins-
piraba su entusiasmo.







.38
Los siglos sucedi6ndose unos tras otros en su carrera co-
mo las olas del mar, pasan para no volver. La montana liqui-
da que amenaza con su mole inmensa, invadir los cielos, sepul-
tar la tierra, se desvanece sin ruido; muriendo 6 su turno aque-
lla que la sigue. Detenernos en inquirir la sucesiun direct de
los conocimientos humans, seria lo mismo que calcular el va-
riable empuje de las aguas. Este universe que vive de la muer-
te, estos siglos que son su imagen, nunca sergn bien conocidos
de los hombres. Contentos pues con las noeiones modernas y
sin investigar con mas ahinco el origen del arte de bien decir,
hijo tal vez del orgiullo, la vanidad y la astucia, confesaremos
que la tendeneja de los pueblos a la perfection, debib inducir-
les 6 lograr con la palabra sus intentos, y 6 gozar en la palabra
las delicias de la misica y del canto.
Los dechados no correspondieron a su afan sino con el
transcurso del tiempo, y si algunos individuos animades del
deseo de.conquista 6 nombradia conmovieron a su antojo los
pueblos de la remote antigiledad, sus obras no han legado hasta
nosotros; nacian 6nicamente de las circunstancias. Grecia nos
ha transmitido las suyas, por que sus producciones son el esfuer-
zo del studio del corazon humano. El talent de Ja palabra se
desdrroll6 en ella con su gobierno democritico: fu6 Arbitio de
la felicidad de los pueblos y ora le vimos destruyendo la tirania
por boca de Dem6stenes, ora ciment6ndola y acallando lo razon
huniana por la de Pisistrato y Clistene. Su d6cada ha sido en-
vidiada de los pueblos civilizados, y tan solo Ciceron en Ro-
ma y Mirabeau en Francia fiicron sus rivules. Viviendo en u-
na nation libre donde se podia honrar la virtud y reprender el
vicio; el uno se inmortaliz6 con los primores de su lengua.en-
pantadora, el otro manifestando 6 los franceses sus derechos.
Hijo de la sensibilidad nace este talent de aquella dispo-
sicion del-alma que enajena y arrebata; por eso se dice que to-
dos los hombres verdaderamente apasionados son oradores, y
asi lo era el salvaje que contest" al gobernador europeo cuan-
do queria desterrar su tribu: "Nosotros hernos nacido en esta
tierra y en ella estan enterrados los huesos de nuestros padres.
Diremos 6 los huesos de nuestros padres, lavantaos y venid
con nosofros una tierra estrafia?"
Pero l naturaleza.no basta en todos casos, No siethpre
hay esds movimientos, las'mas veces instant6neos, y el salvaje
que improvise rasgo tan sublime, no daria fin 6 un-disciuro ea-









tero; que el orador no solo ha de decir bien lo que siente, sino
hasta lo que no le inniuta.
Aplicindose a cuanto el hombre ensefa, nadie puede
ciertamente por medio de este arte crear ni producer ninguna
cosa; mas teniendo bien sabido el asunto que ha de esponer, le
hari,hahlar de modo que consiga sus deseos: Y como quiera
que el hombre abandonado a si mismo, se estravia, apasiona y
ciega, el arte de bien decir le aparta del precipicio y leva con
firmeza por el sendero escabroso de la razon y buen seutido.
Pues asi como el minero tiene el suyo para beneficiary las mi-
nas, abrir las entrafias de la tierra, descubrir la veta y despojar
al precioso metal de las parties inmundas y hetcrogeneas que
le envuelven, careciendo de arte para criar el oro; de la misma
suerte el de bien decir enseia al orador, no los pensamientos
que ha de esponer, sino el medio de hacerlos claros, interesan-
tes y sblidos, las diversas formas de presentarlos, las espre-
siones de que ha de valerse y los varies modos de emplearlos
y coordinarlos para que produzcan el efecto apetecido.
La ideologia no basta para conseguir estos fines: las gran-
des masas de hombres no se mueven con raciocinios lbgicus y
est6riles, pronto se fastidian de una demostracion didactica,
quieren que les hablen al senlimiento, que les muevan las
pasiones, que les encante la melodia de las paiabras 6 les ar-
rebate la impetuosidad de los afectos.
Y nunca como en la edad present deberan los j6venes
esmerarse en manifestar bicn sus ideas, ya tie palabra ya pur
escrito, pues nunca se han cultivado en nuestro pais las bciias
letras con la passion de ahora, nunca el gobierno ha favorecido
con mas solicitud la education primaria y por ultimo nunca
han salido a la palestra tan buenos critics, ni los hombres iian
podido juzgar con mas sblidos fundamentos. Los que vimos
en los siglos pasados dictdr eyes al buen gusto, eral ingenious
privilegiados que se libertaban milagrosamente de la general
ignoralicia, de la suspicacia inquisitorial y que refugiauus casi
siempreen tierra estrafa, escribian para sus nietos. Alas hoy que
no existe reunion de personas distinguidas por su merito perso-
nal, que esel 6nico verdadero,dondeno se ventiien euestioues de
buen gusto, pasariamos por ignorantes si no habliramos bien al
decir nuestraopinion. Si la iiinuencia que los hon,bres tienen en-
tre si la deben principalmente 6 la palabra,aumentada aquella por
la representation national quin negar, la necesidad absolu-









ta de espresarse bien y captarse la voluntad de los oyentes?
Por fin, si consideramos que no se logra poseer este arte
sin el buen gusto y la instruction, que incesantemente ocupa al
hombre en descubrir lo bueno, lo 6til, lo sublime; parece difi-
cil, si no impossible, que pueda amalgamarse con las costum-
bres depravadas y los principios revolucionarios. El studio
de las bellas letras es el mas active morigerador de las costum-
bres: Ilena los ocios de la carreras agitadas solozando el 6nimo
y dulcificando los sinsabores de la vida: una vez conocido, de-
leita; y tantas criaturas perdidas hoy en la vagancia, en vez de
yacer encenagadas en la inmunda cloaca de los vicios, serian
buenos padres de familiar, si en la primera edad sus directors
protegidos del gobierno 6 forzados por 61 les llevAran donde
conocieran los destellos del santuario de las letras.
De la necesidad de las reglas.
,Qui6n no tocar6 sino temblando esta question tan intere-
sante y debatida, en la cual los grandes ingenios de las naciones
ilustradas ban sostenido el pro y el contra, donde callan los
raciocinios de los cl6sicos ante las obras portentosas y sublimes
de los rominticos? En un siglo codicioso de ideas, sediento de
placeres, que anhela la novedad y todo lo postpone A la emo-
cion, qui6n. pondr6 limits A la esclavitud de los unos y la
libertad de los otros? El tierhpo y la razon.
A la verdad, el poeta saca de propio marte sus concepts
atrevidos, en su organization encuentra las reglas fijas 6 in-
mutables de nuestro modo de sentir, y ellas le guian, no los
preceptos de una escolastica pedantezca que nunca career6 los
grades hombres. Estos son hijos predilectos de la naturaleza
a quienes descubre sus arcanos. Ni IHonmenl, ni el Dante, ni
el Petrarca, ban tenido predecesores, niriva'les ; el talent
po6tico se revela en la primera juventud, sin studio preli-
minar, sin imitaciones, ni comparaciones; jams ellas supli-
r5n su inspiration. Asi los rominticogse burlan con justicia de
los que pretenden amontonando reglas infundir cosas sublimes;
aquellas sirven al orador y al poeta para la fotma.esterior, e-
vitar defects de contestura y nada mas.
Pero si todos convienen en la necesidad de hablar con 16-
gica,j)erfeccion y maestria, concediendo que solo el studio nos
"enseyij mover y 'persuadir cuando nos adornan facultades e-
inien'tes; que la piedra mas preciosa necesita pulimento, icbmo








negar la importancia del ex6men de los grande maestros y de
las bellezas de su poesia y suoratoria? Algunospiensanque basta
el an6lisis minucioso de sus escritos; mas considerando que no
hay obra perfect en su clase, que quien le principia sin ningun
antecedente no distingue lo bueno de lo malo hasta adquirir en la
vejez la instruction necesaria, que pocos en fin pueden dedi-
car sa vida enter a la literature ; si en un pequen~o tratado se
examinan los medios de que los grandes hombres selhan valido
para inmortalizarse y si con 61 se puede decidir con exactitud
de lo bueno y malo de enalquiera production literaria, este es-
tudio sera no solo interesante, sino necesario. Por l6timo, u-
niendo a las reglas exactas de la ret6rica, las de ideologia, como
intentamos, su utilidad es mas considerable, puesto que en uno
darn lbgica, naturalidad y encanto A los pensamientos.
Si el talent po6tico es una facultad intellectual propia 6 in-
denendiente delas otras,porla misma causa puede maridarse con
la incorreccion del lenguaje, el mal gusto en la election y ar-
reglo de las materials y quizi en el estilo. De aquf la,necesidad
del studio y de la observancia de las reglas naturales; pues el
poeta de mas aventajado ingenio debe examiner, pulir y compa-
rar. Por esto cuando los rom6nticos pretenden en su exclusismo
que las reglas son enteramente in6tiles, van errados,y se destru-
yen sus sofismas con la facilidad que el humo se disipa al viento.
Dicen que siendo las reglas ciertos convenios hijos del
capricho 6 de las costumbres antiguas, est6 claro que variando
estas, deben cambiar los modos qie tenemos de espresar nue's-
tras ideas. Aiaden que es muy ridicule afirmar que una com-
posicion es buena si se parece a las de Homer) 6 Marco Tulio,
y mala si se deja campear el ingenio como en las obras de Sha,
kespeare y Lope ; que aquel necesita de libertad 6 incentives,
no de cadenas que le opriman. ;A que estudiar, si Homero sin
studios nos'asombra? Hasta existen romInticos que desechan
la poesia, por que viviendo en el siglo del interns y de la uti-
lidad, es arte indtil y menospreciable.
Parten de una falsedad, pues las verdaderas reglas de la
literature no son las fantasias del hombre sino los principios
dictados por el buen sentido. En vez de servirlas de fundamen.
to un convenio arbitrario, antojadizo, estin apoyadas en el a-
nalisis profundo del corazon human. No pudieron conocerse en
el nacimiento del mundo por que el hombre solo por grades a.
delanta: algunos las descubrieron poco 6 poco, se aseguraron d&
6







42
su certeza y unicamente la ignorancia, el mal gusto, la necesidad
de trabajar para vivir y circunstancias desgraciadas impidieron
sujetarse 6 ellas a los poetas y oradores : siendo hijas de la na-
turaleza y la razon, si estas nunca cambian las reglas tampoco.
Ese Homero que tanto repiten improvise su Yliada, estuvo
muy distant de la rusticidad de Shakespeare. Es notorio que
en su tiempo habia en Grecia una clase de literature a que con-
curri' en su juventud, que antes de 61 se hizieron poemas 6picos,
que fu6 contemporineo de S6focles; y nadie duda de los tr6gi-
cos que le antecedieron. Asi tuvo donde aprender y comparar,
se forjo un dechado y le trasunt6 alpapel: como examine la natu-
raleza aun virgen el observador advierte en sus producciones
]a existencia de estas eyes hasta ent6nces desconocidas, y las
recoge y analiza, no para former grandes talents, sino para i-
lustrar la mediania. Homero siguf6 pues las reglas del arte de
bien decir; lo mismo hicieron Virgilio Tasso, Racine y Mo-
ratin y cuantos sobresalientes escritores presentan los antiguos
y modernos, y las obras en que sus principios est6n mejoc ob-.
servados son las mas leidas y estimadas. Los hombres de inge-
nio si suelen olvidar alguno es para seguir otro mas important;
si cometen una fAlta, es para sacar de ella tan bellilimas conse-
cuencias que se encubre y se olvida. El arte que los guia les en-
sefa cuando deben salvar las reglas; y como la primera de todas
es la de agradar, claro estA que deben sacrificar lo menos para con-
seguir lo mas, y ent6nces no han menospreciado sino seguido las
reglas. no las ingnoraron que con exactitud las comprendieron.
*": ',No se imagine por esto que admitimos el c6miilo de las de
los clasicos; hay en todas parties un gusto national, y si el Baja-
zet de Recine por ser un francs veslido de turco, privb la o-
bra-de "lImitad de su m6rito ; no nos gustark ver la Grecia en
el teatro. Otros son los preceptos del buen gusto, y sus reglas le-
jos de encadenar al ingenio, le sirven al contrario de eolum-
nas: que los hombres incapaces de crear no se lamenten de tra-
bas que desconocen, y si screen que ha habido personas de ta-
lento que juzguen de la perfection de un escrito por que hable
de S turno que se comia sus hijuelos y de Polifemo que sal-
picaba al sol con la roca que al mar tiraba; discurran con imb6-
ciles, no cbn los que piensan y raciocinan. Si les encantan Sha-
kespeare y Lope de Vega, nores en los puntos multiplicados en
que chocan 4 la razon y buen sentido, sino en los rasgos bri-
Ilantes que su n6men les inspiraba: las pinturas sublimes de la








43
pasion en Otelo, Hamlet y Oscar, no las necias discusiones de
un cuerpo de guardia dinamarqu6s y las obscenidades que em-
puercan las mejores piezas del primero: no el culteramismo, la
pedanteria, ni el amontonamiento de los hechos, sino la belli-
sima pintura de los hombres y sus costumbres, conlaarmoniosa
y fluida versificacion castellana que brilla en el segundo.
Una de las principles reglas consiste en la novedad de los
pensamientos, luego si la f6bula est6 casi agotada, los rom4nti-
cos hacen bien en escluir las ficciones mitol6gicas de las obras
modernas. Pero hace much tiempo que Boileau y La Harpe
lo exigen con instancia y son dos de los mas clbsicos autores;
asi los romdnticos nada dicen de nuevo, por que a nadie en-
canta el poeta si no habla al corazon, y poco interesar4n al cris-
tiano los falsos dioses del paganismo idblatra. Y si el negocio
le proporciona de si mismo que razon hay de coartar al poeta
la facultad de volver al curso una moneda que tanto enriquecib
nuestros mayores? el buen agricultor no saca pingUes frutos del
terreno mas cansado? y por ventura nuestra religion several con-
viene a la illusion como la fant4stica de Homero? Dios, la Vir-
gen y los santos, tienen las debilidades y pasiones de nosotros,
y no seria burla parodiarles con los de aquel como ahora se pre-
tende?
Considerando ademfs que aunque insensibles no han sido
menos notorious los progress de las ciencias y las artes, icomo
imaginar que una de las mas amenas 6 instructivas, la de per-
suadir y conmover, exista como en los tiempos primitivos. sien-
do ociosos los trabajos de nuestros ascendientes? Por que hoy
desde la infancia aprendamos lo que el studio del corazon hu-
mano revel6 con tanta lentitud a nuestros mayores iser just
afirmar que las reglas, simple esposicion de hechos corrobora-
dos con el transcurso de los siglos, son in6tiles y enfadosas pe-
danterias? Acaso los grandes poetas y oradores brillaron en la
cuna de los pueblos, o al alcanzar el miximun de su ilustracion?
Los Demostenes, Cicerones y Miraboes no personifican el sa-
ber de'la 6poca en que florecieron?
Cansado fuera prolongar la discucion y fastidioso en dema-
sia manifestar con razones que el arte de Virgilio no es in6til y
menospreciable. Tomen otros a su cargo hablar al ciego de co-
lores y al sordo de armonia, que el que tiene un corazon para
amar y un alma para sentir, reir4 con los sofismas del erudite
y compadecer6 al que de buena f6 repita sus discursos.














EMANCIPACION LITERARIA.


DIDACTICA DE A. RIOT.

Barcelona, imprenta de Oliva, en la Plateria, aio de 1837.
Un tomito en 16.0 de 270 pdginas.

4Mi didbctica es didWctica, pero es una didactica
que enselna i despreciar todas las didictica."
EL AUTO


Lo estrafio del titulo que encabeza este articulo, y lo avan-
zadn de las pretensions que acabamos de transcribir, dirigidas
como es de razon al lector preocupado, nos habrian hecho de-
sear verlas sostenidas por un hombre de verdadero talent, que
no faltan entire los que se han propuesto emancipar la literatu-
ra y rescatarla del Argel de los antiguos preceptistas ; y esta
esperanza, y el deseo de encontrar algo nuevo y original en
asunto tan manoseado, fu6 uno de los incentives mas podero-
sos que nos hicieron arrostrar la lectura del librito del Sr. Ri-
bot; pero dici6ndonos el mismo que "actualmente los titulos de
un libro son tan vanos como los de un hijodalgo, y que fiar en
ellos es fiar en las promesas de un pretendiente 6 en los ante-
cedentes de on ministry," podriamos haber ahorrado semejan-'
te trabajo, 6 al menos renunciar a tan lisonjera esperanza. Sus
principios y sus preceptos, con algunas ligeras variaciones de
que despu6s nos haremos cargo, son los mismos-que han esta-
blecido y ensefiado sus predecesores, y causa & la vez indigna-
cion y risa verle escarnecer y blasfemar de sus maestros. y ha-
cer no obstante indtiles 6 impotentes' esfuerzos para salir del
profundo carril que le dejaron-trazado. Su primera leccion, ti-
tulada: insuficiencia del arte sin la naturaleza, y de la na-
turaleza sin el arte, que no es mas que un difuso comentario
de la fibula de Iriarte elpedernal y el eslabon, arruina por los
cimientos el quim6rico edificio de las doctrinas que pretend
establecer una juventud presuntuosa y estraviada, mas amiga
de producirse que de estudiar, pues ningun clasiquista, por
preocupado que se le quiera suponer, ha pretendido jamIs que








45
para componer una buena poesia, cualquiera que sea su g6nero,
baste el conocimiento de las reglas de Aristoteles y Le Bat-
teux, sino que estas reglas, fruto de la esperiencia de los siglos
precedentes, deben guiar al ingenio para hacerle evitar los yer-
ros en que por despreciarlas 6 no conocerlas incurrieron mu-
chos hombres de un merito superior. Asi pues hasta aqui ti-
rios y troyanos, todos estamos de acuerdo.

El hombre nace 6 la instruction dispuesto,
pero no nace el hombre ya instruido....
Los nobles rasgos del sin par Homero
fuoron tal veZ el norte de Virgitio,
cuando al cavar de Trcya las cenizas
desenterr6 sus heroes consumidos.
Los higubres cantares de Torcuato
snn las plegarias fijnebres de Ovidio;
y el temple de Meletndz florecia
de Glrcilazo en el agreste idilio.
L6e, estudia, medita; esi algun dia
el delicado tacto, el gusto fino
adquirir.s, que es el talent innato,
pero se desenvuelve con los libros.

Estos son nobles pensamientos, bien espresados, pues
aunque no es absolutamente indispensable, casi siempre van
juntas la belleza de la espresion con la exactitud y verdad de
la idea: si toda la obrita del Sr. Ribot estuviera escrita de esta
manera, muchos y sinceros serian los elogios que le tributi-
semos.
En la leccion segunda establece el autor que para ser buen
escritor, y sobre todo buen poeta, es necesario ser hombre de
bien, y que la fuente de las dulces y tiernas inspiraciones est6
no tanto en la cabeza cuanto en el corazon:

Solo I espiritus libres y piadosos
este encanto los cie os reservaron,
sin que eopiar i la nhtura pueda
un corazon protervo y degrddddo.

Esta doctrine es consoladora, y por amor A la humanidad ,
deseariamos que fuese verdadera; pero por desgracia tiene mas
exageracion que realidad: hemos visto hombres duros, insen-
sibles y plagados de vicious, escribir sin conviction paginas
elocuentisimas en que respiran los afectos mas virtuosos;









y desde que la literature es una profession mercenaria y casi
mecanica, se nos ha presentado varias veces el triste espect6-
culo de algunos que por ganar unos cuantos reales mas, soste-
nian a la vez doctrinas contradictorias en distintos peribdicos.
Es cierto que siempre tendri sobre ellos una gran ventaja el
que escriba lo que siente; pero el p6blico que no est& iniciado
en estos misterios, carece de medios para distinguir quien lo
hace con el corazon, y quien con la cabeza.
La buena reputation, que era una de las cualidades que
los antiguos exigian en el orador, y que al parecer ha querido
inculcarse en esta leccion, es necesaria en los que hablan en
p6blico para dar peso y autoridad a sus dpctrinas; pero menos
indispensable en los que solo se dan 6 conocer por el conduc-
to inanimado de la imprenta.
En la leccion tercera y en la cuarta, repite el autor con
escrupulosa fidelidad (iasi pudiera observarlos!) los preceptos
y las reflexiones que se leen en todas las po6ti.as acerca de la
versificacion y del lenguaje que conviene & esta clase de com-
posiciones....
Si los versos son asperos y duros
si los oidos del leotor castigan
voraces y continues sinalefas,
La palabra mejor inutilizan.

El precepto no puede ser mejor, mas el que le da, debi6
evitar la inclusion de siete monosilabos y un disilabo en el si-
guiente verso, casi desde el principio de su obra:

Que dB lo que no tiene ni ha tenido.

No son menos duros ni menos desapacibles estos otros:

Coaa mejor nunea jams la he visto....
Qte alli enn la Alhambra hacen sonar sus harpas....
No escrihe bien quien bien no siente....
Aprovechando cuanto es jitil, debe-....
Por vez primera al que mas ama mira....

Para ejemplo de sinalefas voraces sirvan de muestra los
que siguen:
El placer. la ;nrcpncia de una aldeana....
La perspective de uir pais plaleado....
A ahrazarla rendido y afectuoso....
Golpear el suelo con crujpete lanza....









Y el defecto contrario le encontraremos en los que se co-
pian a continuacion:

Del polo glacial cuando le veo....
Para envolver diaquilon 6 nitro....

Guarte
De plagiario ser y pordiosero....
He aqut las bellezas que describe...,
Tan jovial, pero inocente menos....
El poeta ameniza las ciencias....
El plan sencillo, fluidos los versos....

Los defects de incorreccion 6 impropiedad de lenguaje
abundan en esta composicion, tanto mas reparables cuanto que
en ella se pretenden inculcar las reglas del buen decir, v. g.

Yo no puedo, y 1l puede, porque 61 tiene
los miusculos mas grandes que los mios.

La legItima espresion no era grades, sino robustos 6 vi-
gorosos.

En vano sudas, infeliz, elquilo
para hallar an concept: st noo hay nada
dentro de tu cabeza: si es vacio
tu crdneo, que pretendes.

Para la guerra no naci6 el coharde,
ni el estenuado tisico ha nacido
para siifn: los improbos sudores
que exigfn los trabajos campesinos.

Si el bnen gusto tu juicio no ilumina
por distinguir lo malo de lo bueno.

iQue atencion! que silencio! ni un resuello
se deja percibir.

Pero al mirar la tez de su sefiora....
QIIP en el hnmano espiritu se entronan....
Armadas del imp dico zapato....

Dificil seria esplicar lo que puede haber de imp1dico en
un zapato.
Y debes desnudarlas sin romperlas.









Desnndar por desanudar 6 desatar es una intolerable li-
cencia: siguiendo este modo de contraer las palabras pronto
llegariamos 6 no entendernos.
Divierte _. veces el ver al autor que arrastrado por la fuer-
za de la verdad tira mandobles y reveses contra los de su mis-
ma secta, como cuando critical la siguiente frase:

Aqui yace, ioh dolor! el noble cuerpo
del no nublado infante D. Francisco.

Sin advertir que estos giros crespos y gongorinos abun-
dan precisamente en los poetas que 6 cada paso celebra y pre-
senta como models 6 una incauta juventud.
La aurbra que con sus dedos de rosa abre las puertas del
oriented, V6nus saliendo llena de pureza y gracia virginal de la
espuma de las olas, el amor animando 6 la naturaleza, y Satur-
no que devora sus propios hijos, son im6genes necias, insulsas
y envejecidas, indignas de un poeta progresista: las que con-
vienen a nuestra 6poca de ilustracion son las siguientes 6 otrae
que se les parezcan:

Qne no son las palabras como el vino,
cLyo valor aumenta con el tempo;
son como la mager, que cuando es vieja
pierde los embelesos de su sex).

No cuelguen de una rustica cabaiia
riquisimos retratos ettre espejos;
ni el tocador adornes fie una dama
con perejil con salchichon y queso.

En un banquet opiparo sentado
nojuzga del huen pan an pordiosero,
que la habitual miseria le obligaba
a catar solamente el pan mas negro;
le gusta lo mas male: mientras tanto
que corniendo A su lado Un opulento,
fi una filta en el artp gastronomo
tira el bocado y echa al cocinero.

Y hablando de un ahorcado, cuadro en que al parecer se
recrean ciertos escritores:

Mira en eu cuello las recientes huellas
del sangriento dogal; mira su boca









Krida, medio abierta, y et sus labios
la baba advierte que espumosa brota.

Es desgracia que un hombre eminente perezca en la hor-
ca; pero el escritor que se respeta y respeta la sensibilidad de
sus lectores, lejos de presentarles en su horrible fealdad la im.-
gen de su agonia, la cubre con un velo discreto y caritativo.
Si el autor de la Emancipacion literaria se hubiese li-
mitado i, reprender el abuso de las alusiones mitol6gicas, trai-
das muchas veces por los cabellos, seriamos los primeros a dar-
le la razon; pero aun en este caso deberia haber unido el ejem-
plo al precepto, y no decir:

El1vatp no tanto que te abrases
con los rays del sol....

Reminiscencia evidence de la fAbula de Icaro.
La leccion 5.n esplica una por una las reglas que dan los
clasicos para la composicion de la 6gloga, el idilio, la elegia, la
oda, la letrilla, el romance, la cancion, el epigrama, el madri-
gal, el soneto, la fabula y la s6tira; bien que al hacer aplicaicon
de estas denominaciones las poesias de la nueva escuela, con-
fiesa, que casi nunca les convienen ; "porque no siguiendo los
romanticos ningan carril, apenas presentan dos composiciones
parecidas. Su entendimiento, libre de toda especie de trabas,
puede desplegar su vuelo por infinitas direcciones; cada direc-
cion es una indole: para caracterizar pues, cada indole, necesi-
tarian denominaciones infinitas." Admitiendo esta doctrine,
lo que de ella se deduce es que el autor ha perdido el tiempo
y cl trabajo en dar reglas in6tiles para una escuela que sienta
por la primera dp todas el no admitir ninguna. Asi no es es-
tranio que present como ejemplo de la 6glogauna elegia, de Co-
llins, bien 'o mal traducida por Aribau; como ejemplo de la e-
legia, una cancion de Romea ; que ll.me odas a una multitude
de letrillas irregulares ; y otra infinidad de desaciertcs en que
incurre por querer aplicar las clasificaciones de la escuela anti-
gua A piezas que no las toleran.
Llegamos por fin A la leccion 6.a y 61tima, la leccion por
excelencia, en que el autor trata del drama y la epopeya, y na-
vega A velas tendidas por el oc6ano ilimitado del romanticis-
mo.-Oigimosle:









Reglas me.pides? no las.hay, Lorenzo,
aqui acab6 el maestro, no mas reglas....
No ya mas servitud: siga en buen hora
los gastados carries el que quiera,
que yo ya no me empolvo la peluca,
ni uso casaca de algodon y seda.

Pero podriamos objetarle que ahora como en tiempo de
suestros abuelos, dos y dos son cuatro,-lo blanco es blanco, y
los despropbsitos son siempre desprop6sitos.
Sin embargo, aunque abominando de las unidades, come
si el primor del arte no fuese hacer que

Una action sola en un lugar y un dia
conserve hasta su fin lleno el teatro;

y detestando de las reglas, como si fuese algun eniorme erimen
st observancia, no deja de establecer algunas tan titiles come
sensatas, que si fuesen debidamente atendidas cual correspon-'
de, se verian menos dramas silvados, como por ejemplo:

Lejos de mi la absnrda tolerancia
de soportar demonios a. docenas,
y l1pnar el proscenio de fdntasmas,
como si faese inagica linterna....
'rocura conferir las personas
iin caracter visible con que puedan
las unas de las otras distinguirse,
y qua hasta el fin del drama lo sostengan....
Es fuerza que en el drama gradualmente -
progresando la action se desenvuelva,
y. que sin ser forzados los sucesos
ni el mas perito adivinarlos pueda.

Con mas facilidad que del teatro se desembaraza el autor
de la epopeya, reduciendose a dar por consejo a los poetas, que
no celebren i los heroes carcomidos que duermen en la paz de
sus sepulcros, y que tomen por tema dc sus cantos cierto en-
te de razon, entire duende y quisicosa, que ha de venir A pro-
clamar no se que doctrine

De mutuo amor, comun benevolencia,
y universal frateTridid;


durante cuya dorinacion







51
Las mnjeres
ser.n castas y hermosas; las riquezas
serAn la consecuencia del trabajo;
no habr, mas que una ley, mas que una fuerza,
porque los hombres juntos serin uno;
solo una patria habrd, serA la tierra.

En efecto, si hasta que estas cosas sucedan no se han de
componer poemas, ha hecho bien el autor en suprimir las re-
glas de la epopeya.
No se crea que este regenerador universal, cuya venida
anuncia el autor como pr6xima, es una idea suya, aislada y sin
consecuencia. En varias de las poesias que inserta como ejem-
plos le vemos indicado, aunque de un modo tan confuse y mis-
terioso, que no es ficil adivinar si es el Mesias, el antecristo,
un angel, un hombre, 6 un ser colectivo personificado.
El carActer dominant de la nueva escuela, si tal nombre
se le puede dar con justicia, es el de la exageracion, tanto en
las ideas como en las frases. "La tragedia y la comedia clisica,
dice el Sr. Ribot, tiritan del frio de la vejez en la portada del
Parnaso, sin que haya una mano compasiva que le suministre
una gota de cordial para retardar su l6timo suspiro. A pesar de
todas las preocupaciones alejas que sostienen en las manos de
Melpbmene este pufial de veinte y cinco siglos, harto embota-
do ya para que el escfrneo brazo de una mujer caduca pueda,
hacerlo penetrante; el siglo XIX ha dado una convulsion es--
pantosa, y los antirevolucionarios sin poderse rehacer han que-
dado ahogados en su carril lleno de lodo. Tambien los atrac-
tivos de Talia moza han desaparecido, y las arrugas de su ros-
tro nos hai hecho olvidar que en otro tiempo habia sido gra-
ciosa."
Estas son frases huecas y pomposas sin un 4tomo de ver-
dad: Edipo 4 pesar de los veinte y cinco siglos que cuenta de
existencia, est6 todavia lleno de vigor y lozania; y Tisbe que
nacib ayer maiiana es ya una vieja decr6pita.
"Una calma celestial, dice en otro lugar, baiiaba el espiri-
tu del poeta al oir la voz de una aldeana, que jamas agostada
por el hilito impuro de una sociedad corrompida, descubria
sus primeros afectos S un amador dichoso, mas embelesado con
la inocente sonrisa de la virgen, que el vicioso aristbcrata cou
el dote de su opulenta desposada."
Este trozo adolece del mismo defecto que el anterior'









porqu6 no se ha de hbblar de la sociedad cual es realmen te,
sin ealumniarla? iporqu6 dotar 4 la aldea con todas las virtudes
y a la ciudad con todos los crimines? porqu6 la rica desposa-
da del arist6crlata no ha de pader ser tan inocente y pura co-
mo la pastora que vive sola y sin defense en medio de los cam-
pos, espuesta A continues peligros y tentaciones? Dificil seria
dar respuesta satisfactoria i estas y otras preguntas semejantes.
Como ningun espiritu de partido mueve nuestra pluma, y
el unico m6vil que nos guia es el anior de la verdad, cerrare-
mos este articulo con una bellisima cancion de Espronceia,
que no desmerece nada por pertenecer al g6nero romfntico:
lo bueno es siempre bueno, y asi se tendrd una prueba convin,
center de la imparcialidad de nuestros juicios.


Q&AWQaoW Tra PaE Sak-io T


Con diez caiiones por banda,
viento en popa f toda vela,
no corta el mar, sino vuela
un ligero bergantin.
Bajel pirata, que Ilaman
por su bravura el temido,
en todo mar conocido
del uno al otro confin.

La luna en el mar riela,
en la lona gime el viento,
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul:
Y ve el.capitan pirata
cantando alegre en la popa,
Asia a un lado, al otro Europa,
y alli frente Estambul.

"Navega, velero mio,
sin temor,
que ni enemigo navio,
ni tormenta ni bonanza,
tu rumbo a torcer alcanza,
ni A sujetar tu valor.
Veinte press
hemos hecho
i despecho
del ingl6s,









56
y han rendido
sus pendones
cien naciones
a mis pids.
Que es mi barco mi tesoro,
qnp es mi dios la libertad,
mi ley la fuerza y el viento,
mi inica patria la mar.

"'Ali. muevan feroz guerra
ciegos reyes
por un palmo mas de tierra:
que yo tengo aqui por mio
cuanto abarca el mar bravo
i qtuien nadie impuso ley.
Y no hay playa
sea cualqueiia,
ni bandera
de esplendor,
que no sienta mi derecho
y d6 pecho 6 mi valor.
Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley la fuerza y el viento,
mi inica patria la mar.

"A la voz de barco viene!
es de ver
como vira y se previene
6 todo trapo A escapar:
que yo soy el rey del mar,
y mi fuerza es de temer.
En las press
yo divide
lo cogido
por igual:
solo quiero
por riqueza
ia belleza
sin rival.
Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley la fuerza y el viento,
mi (inica patria la mar.

"Sentenciado estoy A muerte!
yo me rio,
no me abandon la suerte
y al mismo que me condena










colgar6 de alguna entena
quizi en so propio navio.
Y si caigo,
iquB es la vida?
Por perdida
ya la di,
cuando el yugo
del esclavo
como un bravo
sacudi.
Que es mi bareo mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley la fuerza y el viento,
mi finica patria la mar.
"Son mi misica mejor
Aquilones,
el estr6pito y temblor
de los cables sacudidos,
del negro mar los bramidos
y el rujir de mis cafiones:
Y del trueno
al son violent,
y del viento
al rebramar,
yo me duerme
sosegado
arrullado
por el mar.
Que es mi barco mi tesoro,
que es mi-dios la libertad,
mi ley la fuerza y el viento,
mi uica patria la mar."




















COSTUMBRES.





Entre las cosas mas divertidas que he visto en mis.pocos
afios, cuento el baile de MatAnzas por una de ellas. Este pue-
iblo, el mas bailador de todos, siempre tiene un bailecito al canto
para salir de apuros. Fuera de los naturalmente establecidos en
las pascuas y temporadas, hay baile cuando llega un gefe, bailey
cuando viene un rico, baile cuando pasa un pobre y tres bailes
si es una autoridad distinguida. Alli se enamora una muchacha
dando un baile, se adula a la madre con el baile, y no falta quien
baile en la muerte de un reciennacido, y en el alumbramiento
de la perrita de la casa. Nadie me quitarA de Ia cabeza que hay
en esto algo de brujerfa; porque da que causa atribuir aquel pru-
rito brincador y saltimbanquis en un pueblo tan econ6mico y
commercial?
Da gusto ver el embullo de los hombres, el atareo de las
muchachas y la astucia de las viejas. El uno viene con la pa-
peleta en el bolsillo y la suscripcion en la mano para hacer u-
na ponina, y como siempre abundan suscriptores y sobra di-
nero, al siguiente dia hay nueva suscripcion, nuevo baile, nue-.
va sobra y nueva busca, y esto seguiria por los siglos de los si-
glos, si las Matanzeras que comen pavo no hallAran diques pa-
ra contener la irrupcion. Es el caso, que en aquel pueblo de
Dios, caben 4 cada hombre casadero, 6 6 cada notabilidad, para
dar a las cosas su verdadero nombre, diez muchachas: haga V.







56
'ahora que queden todas contents. Desde que el anuncio del
baile se generalize can rapidez telegr6fica, las j6venes comien-
zan d preparar atavios: se vuelca la casa en un moment; la hija
buscando el punto, la madre recorriehdo el cors6, la criada pre-
parando la bafiadera y el negrito comprando cintas de tienda
en tienda. He gozado de muchos tocadores, y era un primor lo
lindo de las cabezas: he visto muchachas con tantas flores, plu-
mas, sortijas, mariposas y tembleques, que no habia mas que
pedir. Y no porque tengan mal gusto, que bien saben algunas
componerse con sencillez y elegancia; mas dicen otras que asi
las celebran y no comen pavo.
i Ay que pavo tan maldito, dedia yo ignorante del signifi-
cado de la espresion! Me devanaba los sesos y sentia no saber
historic natural para apreciar las diferencias y guardarme de los
pavos de Matanzas, que sin duda eran muy dafiosos;y yo que
andaria una legua por comer un pavo bien asado, miraba con
dolor tanta modista odiar aquel alimonto tan nutritivo y con-
fortante en el ambigic de un baile.
En fin partimos, yo para ver y divertirme, ellas para'lucir
sus lindos talles y sus gracias encahtadoras. Admireme en un-
principio al observer hombres grandes y gordos, hombres de
cuarenta y sesenta, hombres del comercio, hombres de la fa-
cultad, que tan bien estarian en un Senado, sacando muchachas
al igual de los de quince y veinte y cinco, .nica edad on que
nos asienta esa pueril 6 inocente diversion. El baile en todos
pauses es cosa de j6venes, alli se citan, alli se enamoran, alli se
abrazan.y se estrechan al descuido y con cuidado; mientras el
padre y la madre rezan 6 roncan. iCuantos matrimonios se en-
tablan y decide! No digo ni por pienso que halla en esto
maldita la picardia, y mas si es gente escogida la que baila,
gente que no tiene corazon, que ni se encanta con lo bello, ni
se electriza al suave contact de uina mano delicjosa. Cuando la
la m6sica, el placer y la belleza nos seducen de consuno jhe-
mos de pensar en estas cosas? solo los plebeyos tienen sensi-
bilidad.
Sea de ello lo que fuere, bailaban los viejos y no las viejas,
y sobraban muchachas. Acerqueme 6 una que desde el principio
ostaba sola y pr6xima a retirarse:no habia aunbailad oi Quedulce
sonrisa dilatbsus facciones contraidas! P.obrecita! CComo se in-
mutb al ver que en lugar de prescntarle la mano, me sentaba y-
emprendia conversation? Mas ellala siguib y tomando por te-








ma lo alegre de un baile, me pregunt6 con delicadeza si no
salia por estar enfermo: dijele que era casado y por esto no bai-
laba. Y tantos que V. v6? Vaya senior no se singularize V, en
la tierra 6 quefueres has lo que vieres. Era tan linda! y sola,
sin nadie que la convidara! Bailamos y al bajar la contradanza,
no comipavo, dijo 6 un j6ven con furor y desprecio, ya he
bailado.
Descifrose el enigma y vi un poema. Jure desde ent6nces
no bailar, pues buscar gustos donde hay despego y fastidio es
buscar un impossible! Muy tonto es el casado que cree intere-
sar 6 una j6ven soltera y virtuosa! Mas necio tadavia si al ad-
mitir su convite de baile, no conoce el sacrificio de la political
6 que solo le siguen por no sufrir el chasco de estar quedas, 6
como en Matanzas dicen: comiendo pavo.






De Juan Perez 6 su amigo Pablo Insubarri en Periiian.


IIabana y Octubre 10 de 1837.


Pablo amigo: me pides con instancia noticia de mis viajes,
de cuanto he visto en este nuevo mundo, nuevo para mi en ver-
dad por lo que he hallado, y n6 sospech6; viejo por que lo sa-
bia. jTe acuerdas, querido Pablo, de nuestra ida k Paris, de la
admiration que nos causaron los mentores de ciertos individuos
que en vez de enderezar a la virtud sus infantiles deseos, los im-
pulsaban al delito? Que en lugar de conducirles a la Universidad
les abrian los ojos y los deseos'en el Palais-Royal? Pues digote
que en la Habana, donde estoy hace dos meses no hay men-
tores, ni ayos que los padres costeen para educar sus hijos con
mas economic y menos quebraderos de cabeza; en lo cual an-
dan muy acertados. Pequeiio ha de ser el ingenio y much la
holgazaneria del que sacrifique su existencia por veinte 6 treinta
duros 6 la education de un solo j6ven, indiferente y estralo; y
por eso vimos en Paris muchos discipulos que en cuatro meses
enseiaban al preceptor, iPobres gentes!








Mas volviendo & tomar el hilo de mi narracion, que en esto,
de contar mas que medianamente me deleito, si en la Habana.
no hay mentores, no faltan viejos que toman con gusto el en-
cargo de mostrarles el vicio cebindoles con la esperanza d'el de-
leite. Fui convidado a tomar la sopa en.casa de mi correspon-
sal, un amigo de mi padre 4 quien este me recomendo y A quien
debo los mayores obsequios. Es comerciante, tiene cuatro hijos
todos varones;.y como aquel dia.era el de so rumple anos, ha-
bia concurrencia de primos y amigos: pues la parentela es larga.
Fui 4 las dos de la tarde y no qued6 poco sorprendido viendo
much gente y ninguna A quien saludar. En una sala donde a-
penas caben diez personas con comodidad, habia tres mesas: en
una se jugaba tresillo, en otra malilla de companero.y en o-
tra burr. .La primera mesa estaba con solo un miron, la segunda
sin ninguno; mas hombres,.viejas y nifios todos jugaban 6 chi-
llaban en la tercera. Te dir6 en honor del sexo que las j6venes
no tomaban parte en el negocio, y se atrincharon en un aposento
para hablar con sus compaieras ya que los galanes las dejaban.
Salud,. mas nadie me contest sino dandome cartas para
el burro,.y como no entendia este juego, que debe ser bien or-
dinario,. tanto.por el nombre como.por aquello que incitaba la
risa de la concurrencia.... dgy burro 6 mi abuelo; mondo, zur-
ro, rapo, pelo, y que se y6 cuantos t6rminos del mismo jazy
que me creia entire manolas y, chulillos ;.me acerqu6 al miron
de la primera mesa con el.intento de trabar conversation con
l1. Era.hombre como de cincuenta y cinco anios, canoso, alto,
fli-co y colorado: sus cabellos muy untados en.pomada, su pan-
talon de vitoria y de plieges, so casaca muy limpia, mas sin pelo
de puro acepillada, sus zapatos roidos, su paruelo de algodon y
si political con quien siquiera le miraba, me hicieron al punto
tenerle por un pardsito de estos que buscan la vita bona y sa-
hen el arte de que los conviden, donde no.los aprecian.
Pronto el vejete me inform de las vidas y milagros de los
jugadores y jtgadoras. La una no tenia mas Dios que la baraja,
y cuando estaba sola se divertia con el solitario. HIabia sido lica
y pasaba la.vejez en triste y miserable situation. iQue charlar
tan imprudente! Mis-.j6venes amigos, cansados de verjugar al.
bu'rroacudieron done estabamos, y el viejo animandosecon la.
concurrencia prosiguio refiriendo sus amorios con la segunda.
jug'dora. Confi6sote en verdPd que me hizo reir con sus tontu-
nas, y tal vez la cosa no hubiera paralu en n.al, si uno de los.









jugadores de malilla no se levantara i tomar parte en la conrver-
sacion por haber concluido las dos horas que convinieron enju-
gar. Este viejo, cara de jutia y con hocico de tenaza, con un pi6
en el sepulcro y el otro en la eternidad, volvia sus ojos legafo-
sos a las jbvenes y comenzh i, zumbar al parlanchin sobre las
proezas que contaba, y referir las suyas. Habian enamorado
la condesita ta'l, se correspondieron con'fulanita y aun ahora e-
jecutaban 4 porfia cosas dignas de Faublas y Lovelace. Mis j6b
venes relan A mas y mejor, les hacian preguntas burlonas A que
contestab'an con narraciones inmundas. El mayor de los her-
manos, que apenas alcanza los veinte y 'tres, se avergonzaba
conmigo de ver dos ancianos ostentarse corruption en pre-
sencia dejbvenes de quince y diez y seis. Mas los chicos no de-
jaban la partida ; y el 6nico medio que hall el mayor, fu6 el
cubrir de desprecio a los caducos. Indiferente y mohino hasta
entbnces, incita los viejos, que se esplayan mas, y mi jbven a-
migo, de question en question y de an6cdota'en an6cdota, lie-
g, insensiblemente 6 poner en claro, que sus cuentos eran men-
tiras, sus proezas de taberna, y sus amores de Maritornes. Los
hermanos que al principio les tomaban por oraculos de ra ga-
lanteria, siguieron la zumba y los vejetes Ilevaron su merecido.
iOjali que igual desprecio 6 irrision acompafie siempre 4 esos
viejos, que sin Dios ni conciencia, corrompen lajuventud, y fal-
tAndoles el talent y la instruction que lenan de flores los 61-
timos afios de la vida solo pueden hacerse interesantes mos-
trindose corrompidos! Mehe relacionado con muchos sefiores
de edad en esta poblacion y como en mis conocidos notaba vir-
tud y cortesania, llegu6 a imaginar que eran mejores que noso-
tros, y aun vivian en el I'atriarcado de nuestros mayores: ,Pero
en donde faltan Judas?
A mi entender estos vicios dependent de corruption, fatui-
dad 6 ignorancia. Antiguamente el terror del infierno, las pe-
nitencias, los ayunosy amonestaciones religiosas,'traian camino
estos ancianos que se preparaban al gran viaje. Hoy disminni-
dos los temores y medio rotos los diques, la instruction y la
moral solo nos salvarAn de! precipicio.
A Dios amigo, y procuremos en nuestros l6timos dias ser
padres y conservadores de la virtud y la inocencia, qie el an-
clano corrompido llcva tras si el desprecio del mundo y la ral-
-dicion de sus descendientes.









EL ENCUENTRO.

Paseandome 6 la calda del dia por la calle de Mercaderes,
vi un j6ven de estos que llamamos petimetres, de talla esbelta
y graciosa, vestido con un estrecho y bien cortado pantalon,
media de seda color de care, zapato escarpin muy charolado,
camisa de final holanda que guarnecian dos hermosos brillantes
por botones y un solitario magnifico, chaleco lujoso y casaca
de rico pafio con el cuello hMcia atr6s, de manera que descubria
perfectamente su corbata anudada con estudiado descuido, com-
pletando su vestimenta un sombrero lechuguino. Esto en cuan-
to 6 la vestimenta y respect 6 su persona el aire de satisfaction
que se notaba en su semblante y en todos sus movimientos, la
sonrisa halagiienia que vagaba por sus labios, la viveza y pene-
tracion de sus ojos, las patillas 6 lo .bencerrage, la nariz agui-
lena y el corte griego de su cara que realzaba mas so erguido
continent, hicieron que de todos los balcones y ventanas se
volvieran a l6 los brillantes ojos de las Ninfas Habaneras. Yo
tambien sin ser ninfa me detuve a contemplar aquel modelo de
hermosura masculina y 6 mi entender mas de una j6ven entu-
siasmada esclamb al verle: "El es! Le vi en mi sueno!" Pero
como ya pasb para mi el tiempo de esas apariciones fantisticas,
y no era una virgen la que se ofrecia fi mis ojos, sino un que-
rubin ; consideraba al nuevo Narciso con el interns del artist
que se queda estasiado delante de una pintura de RafaBl.
Acerqueme para verle mejor y repar6 en una casi impercep-
tible contraccion de sus cejas:' me fu6 aun mas dificil perci-
bir el movimiento de disgusto que manifesto al divisar por la
esquina 6 Mr. Tompson, sastre de todas modas, que 1 Ql se di-
rigia. Sin embargo, continue impivido su camino manifestan-
do mas afabilidad en el semblante; pero al moment conoci
que habia entire ellos relaciones atrasadas. EncontrAronse por
fin y el impolitico sastre le salud6 diciendo: "Diga V. senor
cuando me paga lo que me debe?" Sin manifestar ninguna
alteracion y con tono satiric, le respondi6 nuestro Adbnis :
"Es much su curiosidad amigo ; quiere V. le diga una cosa
que yo mismo ignore." Y salud6ndole con much contesia si-
gui6 el paseo como si nada hubiera sucedido, dejando al sastre
absorto con una repuesta tan inesperada, y 6 mi como quien ve
visions.






















POESIA.








EN LA BENEFICENCIA.



Te vi en el temple: el sacrificio Santo
el ministry del cieto celebraba
y en el sagrado asilo resonaba
de la inocencia el religioso canto.

Nunca tanto sent, ni lati6 tanto
de Alonso el corazon cuando miraba
que entire las virgenes del sol brillaba,
de la modest Cora el dulce encanto.

Td a mi los ojos linguidos volviste,
yo en los tuyos clavy los mios de fuego
y ontendl tu mirada y me entendiste.

Perdona, oh Dios, si alli de amor ardia
y en mi delirio arrebatado y ciego
ni al sacerdote ni al altar veia.











EL CANTO DEL PESCADOR.


Del pPiasco abovedado
de arena y de muzgo lleno,
su debil barea Fileno
des~ta apesadumbrado.
Y ardiendo en honest amor
triste abandon la playa,
los remos muevey ensaya
el canto del pescedor.
"A Dios Mirtila hechicera
"delicia del alma mia,
"a Dios hasta el nuevo dia
"encanto de la rihera.
"Que el que tan solo hered6
"so barquilla y pobre hogar,
"en el golfo ha de buscar
"lo que en la tierra no hall.
"No temas que me remote
"hermosa taitad del alma,
"que la mar reposa en calma
"y esta claro el horizoiite.
"'No temas; pas6 el moment
"del equinocio importuno
"y puedo sin riesgo alguno
"]a ancha vela dar al viento.
"Entre las ondas y el cielo
"y la luz de' las estrellas
"seguir6 del pez las huellas
"con mi cordel y mi anzuelo.
'"Y cuando tore a la orilla
"ly mi red tienda en la arena
"'de pargos hermosos Ilena
"rerds mi pobre barquilla.
"iOh quien aqui te tragera
"y en los brazos te estrechara;
"y mientras el pez picara
"ardientes hesos te diera!
"Ardientes besas, herimoaa,
"como aquel beso dp fiego
"con que delirante y clego
"abra.e tu faz de rosa
"En el dilicioso dia
"que contign me enlaz6,
"y tiyn ser yo jire
"y tu jurabte ber mia.








63
"Casta espnsa, A quien debi
"las caiicias qii bendigo,
"si dnermp~, suena conmigo
"si despiertas, piensa en mi."





LA MISSION DEL POETA.




iQn" es la vida despu6s que el primer hombre
di6 un dia de gozo al angel del inferno!
un ainargo sareasmo del eterno
al arrojarle del feliz Eden.
Patrimonio de lfgrimas y sangre
corona ruda de punzante espina
con que Dios en su c61era divina
cifi6 de Adan la desdorada sien.
La maldicion del cielo fu6 la herencia
que les cupo a los miseros mortales
al pisar do la vida los umbrales
desterrados del Eden terrenal.
Que en su frente al nacer impreso queda
de la culpa primer el. negro sello
eclipsando el parisimo destello
de inocencia el pecado original.



En medio de los hombres y del mundo
otros hombres habitan, macilentos
puros como la luz, siempre sedientos
de ternjura, de goces y de amor.
Raza por el Eterno bendecida
en onyos labios Aridoe y ardienites
el cizhz de delicias inocentes
se quiebra al soplo airado del dolor.
Poetas les llima el mundo con escarnio
y al contemplar su faz p.lida y mustia
y al verlos llenos de tediosa angustia
desdefioso les mira suspirar.
Y no compreuden de que on pecho tienen
y dentro de 61 un corazon que late
y no adivinan al glorioso vate
condenado al oprobio y al afan.









Si audaz se atreve i levantar la frente
en su fetido suelo corrompido
despojada del polvo envilecido
que sobre 61 sacudiera la maldad,
Al punto claman mil confusas voces
maldicion, maldicion sobre el impfo
y no comprenden que aquel ser sombrio
osa medir la inmensa eternidad.
El se refleja puro sobre el mundo
cual en agna de f6tida laguna
el mustio resplandor de opaca luna
melanc6lico simbolo de paz.
Sin poder darle forma 6 un pensamiento
que revuela en su ardiente fantasia,
encarnacion de luz y poesia,
hermosa imogen que no fu6 jams.
Y este ser infeliz de horrible duda
siente en su pecho la ponzofia amarga
al sacudir la ponderosa carga
de su existir en ligubre ataud.
Y al ver cual triunfa el insolente vicio
habitador de alcizares dorados,
ve con desden los hombres engaiiados
abandonar la fdlgida virtud.
Y ve la vida, estipido, sombrio,
cual ve una virgen al perdido amante,
y en su mission de duelo, agonizante
eleva el canto que destila hiel.
Y huyendo al mundo y sus engaiios cruelest
para siempre los hombres abandon
lanzdadoles airado la corona
que orn6 su frente de oro y de laurel.
Su mente es un paraiso
de ilusiones celestiales
y su voz en los mortales
derrama un sublime hechizo.
Y de sus lIbios cindidos se eleva
nn canto de perfumes y de miel
cantico de angel que hasta el cielo lleva
el ay que exhala un corazon de hiel.
De hiel su corazon que le amargara
del pecador Adan la raza impia
cuando envidiosa, at6nita mirara
la creation de su inmensa fantasia.
Con su pura sonrisa y su mirada
y sus ensueiios candidos de luz
vive, el alma la angustia condenada
cual la del hpmbre que espir6 en la cruz.










En el desierto inmenso de la vida
erizado de espinas y de abrojos
a veces lucir suele ante sus ojos
ornada de hermosura alguna floor.
Y al acercarse d respirar su aroma
huye con rapidez Ia floor ingrata
por que el perfume de su caliz mata
y se aleja agoviado de dolor.
Y esta floor con sus tintes y perfumes
es la nugpr, que en sus miradas Ileva
el hechizo feliz que Dios di6 a Eva
y es la llamW que anima el existir.
Es la muger que Adonai lanzara
en su sagrada c6lera 6 la tierra
para qne al hombre declarara guera
y p6rfida emponzoiie su vivir.
En vano el misero implora
un instant de ventura
y esa angelica ternura
que la beldad atesora.
Oyele at6nita ella
por que su amor no comprende,
y en otra llama se enciende
sin esenchar su querella.
Y al ver la mejilla mustia
donde una ligrima rueda,
helada, insensible queda,
que no adivina su angustia.
No comprende la mission
que 6 cumplir-vino a la tierra
ni el arcano que se encierra
en su augusta creation.
No ve un ser spiritual
bajo de su adusto ceiio,
que busca un rostro risuenio
puramente material.
Y 61 at6nito la mira
y la bendice arrobado
y i su genio ahandonado
por ella pulsa su lira.
Y le ofrece su existir
idolatrando su encanto,
y linzala con su canto
al renoto porvenir.
Por ella de dulces sones
puebla la tierra y el elilo
y audaz remonta su vuelo
de la luz & las regiones.









Por ella & la sociedad
pide un nombre que le niega,
por ella su vida entrega
a la amarga realidad.
Por ella se ha desterrado
del brillante firmamento
y desciende de su asiento
que ocupa de.Dios al lado.
Y aquella imbeeil muger
troca un angel por un hombre
y por ou eterno renombre
perecedero placer.
El perdiera por ella el paraiso
y de Jehovah los cdlicos favors
y un legado de muerte y de dolores
los humans inocentes hizo.
Pobre poeta, Querube desterrado
i un mundo por el cielo maldecido,
i infortunios sin cuento condenado,
de los horhbres injustos perseguido.
Tu mission es sembrar pura doctrine
Ilevando la palabra y el ejemplo
y predicando la virtud divina
alzarle con tus centicos an temple.
Y reflejar el iris de tu vida
en la corrupt humana sociedad
cual en la esfera de negror vestida
del arco triunfador la magestad.
Cuando ya duermas en marm6reo lecho
y tus huesos blanquear mire el profano
y seri el porvenir limited estrecho
i contender tu nombre soberano;
Los malvados dirin: fu6 cual el Cristo
que vino declarar al vicio guerra,
por eso el infeliz cruz6 mal quisto
los asperos senders de la tierra.
Y ent6nces una estatua te levantan
que al porvenir revela tn alto nombre
y otros poetas que vendrin to cantan
y te bendice alborozado el hombre.
Cumple pues tu mission, con pecho faerte
arrostra fire los inmensos males
aunque te asedie la contraria suerte
hasta holiar de la tumha los Iumbrale=.
Que una lira inmortal alli to espera
euando la tuya al universe leagues
y las alas esplendidas desplegues
y cruzes raudo la brillante esfera.

















VARIEDADES.



EL



I.
Aparecia la luna reclinada sobre un grupo de cAndidas nu-
bes como una virgen beldad que posa sus formas sobre un le-
cho de jazmines, y yo fijaba mis ojos Ilenos de lgrimas en su
disco plateado que vertia en su tibia luz una bals6mica triste-
za, 6nico consuelo en mis pesares: 6 lo lejos veia los 16gubres
pinos agitar sus mbviles copas, y el susurro del aura entire sus
ramas me parecia un cantico f6nebre y conmovedor como el
de los muertos.
II.
EL CEMENTERIO.

Dirigi mis pasos 6 aquel lugar sombrio donde van 6 abis-
marse los hombres, donde las pasiones callan y donde tiende
su velo la augusta eternidad! alli plega sus alas el tiempo, alli
habitan los limits de la vida..... sobre las losas frias de aque-
Ias huesas se quebrantan los deseos humans, y solo descien-
de con el hombre a los abismos de la nada, la esperanza.... Lle-
gu6 & los umbrales de la muerte y entr6.
Cien tumbas esparcidas ae6 y all6 coronadas de osamen-
tas revelaban un mundo pasado, una generation que fu&: mi
vista erraba sin fijarse en ninguna part, yo respiraba el aura
de la eternidad y el silencio profundo que reinaba en aquellas
mansiones de lo pasado era frio como el mirmol de sus bbve-
das, pavoroso como el iltimo ay de un moribundo....










III.
LA FLOR DE PENSAMIENTO.

Un rayo de la luna reflej6 de repente sobre un fracmento
de hombre.... me acerqu6 y era un cr6neo sobre.el cual se mo-
via una florecilla: tom6 aquel resto mortal que fu6 en otro tiem-
po morada de la imogen de Dios, y me puse i examinarle. A-
lli donde existieron los instruments de las facultades teatra-
les se advertia un notable desarrollo, y sobre el 6rgano po6ti-
co, sobre el entusiasmo, se mecia al aliento de la brisa, una floor
de pensamiento y una siempreviva de los tr6picos : t6 fuiste
poeta, dije condolido, porque solo en tu crineo podian haber
abierto su caliz estas florecillas, hermosa la una y eterna la o-
tra como los pensamientos que concebiste: cuando la muerte ha-
ya turbado este sueiio de vida que me adormece, cuando des-
pierte h la eternidad, mis huesos blanquear6n tambien sobre
esta tierra sagrada y alguna flor de pensamiento, alguna siem-
previva, vendr6 ; mecerse en mi crineo desecado.
IV.
LA ARANA.

Arroj6 aquella calavera y tom6 otra: los 6rganos predomi-
nantes eran la astucia y la avaricia: examinela con minuciosa
detencion y hall una arafia que habia establecido su domicilio
donde en otro tiempo un espiritu se albergaba: el insecto se a-
larmb con mis investigaciones y se ocultb entire los cadgveres
de sus victims: yo esclam6 con indignacion:-he aqui sin du-
da el cr.nreo de un letrado que emple6 su existencia en enre-
dar sus clients y destruirlos, cual la arafia que le habitat enre-
da y.chupa los incautos insects quienes prende en los hilos
de su tela.
V.
LA FLOR DE MUERTO.

Desterr6 de mi alma las 16gubres ideas que habia desper-
tado en mi aquel crfneo y tome otro ennegrecido, sobre el
cual estendia sus hojas tristes y p6lidas la flor de muerto: toda
la concavidad de aquella calavera encerraba cadiveres de in-
sectos, predominando el 6rgano de la destruction. Palve, senior









Doctor, dije, al fin venisteis a habitar con las sombras de vues-
tras victims, despu6s de haber despoblado un reino: y al aca-
bar estas palabras batib con siniestro ruido sus alas fatidicas u-
na lechuza, y fijando su vista en el crineo que inspeccionaba,
lanz6 un penetrante y l6gubre chillido que me hizo estreme-
cer y arrojar aquel simbolo de muerte.... era el craneo de un
m6dico.
VI.
LA MAR POSA.

Seguf mi inspection craneol6gica, porque veia ante mis
ojos abierto un libro que contenia revelaciones terrible: cada
craneo era una pigina, y cada pigina ofrecia una leccion: to-
m6 uno pequefio y leve sobre el cual doblaba su p6talo una ro-
sa marchita, y en cuyo caliz yacia una mariposa en estado de
desecacion: el brgano menos desarrollado era el de la constan-
cia: ioh sexo encantador! dije profundamente conmovido: la
inconstancia es tu divisa, es el resultado de tu organization y
corres desalado tras la novedad como la hoja arrebatada por el
huracan: icuintas ligrimas no ha arrancado a mis ojos ya ex-
haustos esta fatal verdad! una mariposa posb sobre este craneo
y crey6 libar en esa mustia flor que alimentaste, sabrosa miel;
pero la venenosa inconstancia la emponzofib y encontr6 la
muerte creyendo hallar la vida: yo tambien halle el desengafio
donde juzgu6 encontrar la felicidad. A Dios para siempre, res-
tos horrorosos: ni aun en la tumba reposareis tranquilos, que
el sello de maldicion impreso en nuestra frente, revelarf en
los crtneos & las generaciones venideras nuestros vicios mas o-
cultos, nuestras debilidades y flaquezas.





EL ENAMORADO.
El enamorado es on ente lanzado en medio de la creation
como el emblema del movimiento perpetuo: ni est& despierto,
ni dormido, pasando rapidamente de la rabia de los zelos a la
ternura del amor, de la illusion a la realidad, del Paraiso al In-
fierno: un ente A quien nada satisface y que A todos aburre, que
habla solo, que camina acelerado, que suefia sin cesar, que en








medio de una sociedad se aisla y entrega a sus delirios de amor:
si va A un baile no baila, fijos los ojos en su idolo que gira tal
vez en brazos de otro por el salon la sigue, empinado en la
punta de sus pi6s, alzada la cabeza que sobresale y la sigue A
todos lados como el remordimiento: si va al temple permanece
estitico contemplandola, no se afinoja, no se santigua, no golpea
su pecho, una sola cosa le ocupa, sus miradas se concentran en
las formas de una mujer arrodillada mas adelante : el enamo-
rado medio animal, medio vegetal, medio espiritu, elfstico; im-
permeable, crurticeo, todo en fir segun las diversas circunstan-
oias en que se encuentra: si se posa en una esquina echa races
y nada v6, nada siente aunque lanze Enero sus lluvias, aunque
vibre Setiembre sus rayos abrasadores, aunque abata los robles
el vendabal; 61 permanece impasible como un torreon de la e-
dad media sobre quien han pasado los siglos, las guerras y los
hombres y aun existe en pi6: si se arrima A la ventana se enla-
za con sus brazos semejante i la yedra, se consustancia con ella
como una ostra a la-roca que la vib nacer: en el silencio de la
noche se desliza entire las sombras como una vision: su poten-
cia locomotora es estraordinaria, se hall en todas parties: colo-
cado en su avanzada sirve de especticulo a unos, de estorbo a o-
tros : embelesado por la contemplacion no da serial alguna de
sensibilidad: este le pisa, aquel le empuja haci6ndole girar en
torno y 61 queda en la misma position sin echarlo de ver, y sus
ojos vuelven A fijarse en el idolo que los facina como la aguja
magn6tica que por mas que la muevan siempre indica el polo:
si un tuno un cegato dan con 61 6 le vuelven como ala de mo-
lino, 61 se equilibra prontamente sin notarlo: todos los hom-
bres son sus rivals; y cuando los zelos se levantan en su corazon
inquieto, se pasa horas enteras atisbando por una rehendija y
alli colocado entire la esperanza yel temor, sufre las angustias
del infierno,.agoniza A cada instant y Ilora y se sonrie y es
por 61timo un fren6tico: este ser caprichoso ,es sin embargo un
jbven adornado de bellas prendas: estd dotado de una imagi-
nacion volcanica, ama con toda su alma, siente hasta la deses-
peracion : su juventud es una corona de rosas y de abrojos; su
frente, como el firmamento en las siestas del Estio, aparece mt-
dable 6 cada moment: ya la vemos radiar de content, ya obs-
curecida con las nubes del dolor b encendida con el fuego de los
zelos: verdugo y victim 6 un mismo tiempo es el remedo de
la locura y un objeto de risa y de compassion: sin embargo es








sensato, pero nadie puede comprender aquella alma borrascosa
Eden 6 infierno, luz y tinieblas.


FRAGMENTS.



I.
iPartiste cruel y no has querido consolarme-en mis des-
gracias! En qu6 incertidumbre me tiene tu ausencia! Mi es-
piritu agitado de mil temores, mi imaginacion acalorada y mi
negra menlancolia, realizan todos los males que mi corazon
pronostica. Porqu6 no fui contigo, ya que no pude conseguir
demorases tu partida? Qu6 presagiaban tu tristeza, tu pesadum-
bre y las 16grimas que vertian tus ojos 6 pesar de los esfuerzos
que hacias para contenerlas? Qu6 significaban los funestos pen-
samientos que al alejarme de ti me asaltaron sin compassion?
Oh hermano, amigo, compainero de mi infancia, i qu6 es de ti?
Porqu6, consideraciones mundanas me impidieron acompaihar-
te y correr tu suerte?
II.
Vogue feliz el bajel que te conduce a un pueblo amigo,
surque los anchos mares, tendidas las velas por una blanda bri-
sa que apenas arrugue la faz inmensa del gran lago, fuente ina-
gotable de ideas.
La pl6cida luna que melanc6licamente contempl6bamos
en tierra, llamarg tu atencion; tu vista vagari distraida con el
suave reflejo que platea la tr6mula superficie de aquella inmen-
sidad, blandamente movida entonces y hermosa como la pri-
mera sonrisa de una.virgen inocente; la boveda del cielo pura
y limpia, sembrada de un sin n6mero de globos luminosos que
se representan en ese azulado espejo, donde gusta mirarse el
navegante, formari en el horizonte una barrera vaporosa cubier-
ta de un velo fantAstico; y el agradable rocio y el fresco am-
biente de la noche, contribuiran en medio del pi6lago profun-
do a hacer mas grato el abandon de tu imaginacion, que ro-
dando de objeto en objeto se fijard tal vez en tu aflijido herma-
no, que ansia por saber de ti, y sufre mas de lo que alcanzaria
I manifestar en la cruel incertidumbre que le agita.







72

III.
Incertidumbre infernal! Tu me matas y tiemblo salir de
ti! Tiemblo, si, porque cuando veo que un punto casi imper-
ceptible en el horizente se aumenta y crece, y pronto se es-
tiende por toda la atm6sfera convirti6ndose en denso velo, som-
brio manto que oscurece el sol y enluta la tierra, cuando true-
nos sordos y repetidos se oyen 6 lo lejos, cuando sopla el ven-
dabal y de repente cesa como para concentrar todo su furor, ro-
deindose la naturaleza de una horrorosa tranquilidad' con que
nos amenaza 6 la manera del tigre que con aparente calma ace-
cha su victim; una ansiedad inesplicable me acongoja, un tem-
blor convulsive agita todo mi cuerpo, te miro en lucha contra
los vientos desencadenados, atorment::do por una fuerte Iluvia
que arrastran furiosas rdfagas y aturdido con la luz de los re-
limpagos y el estampido del rayo. Mi acongojada imaginacion
me transport a los peligros que te cercan, veo al envanecido
bajel arrebatado por las olas que el mar embravecido levanta
gigantescas, y oigo el triste gemido del infeliz marinero y el
rajante crujir de los missiles y miro la nave abandonada cor-
rer A la ventura de precipicio en precipicio hasta desaparecer
en esa tumba sin fondo y ocultarte y sumergirte en los profun-
dos abismos que se abren 6 tus pi6s!...
IV.
;Cuando te cansarAs de perseguirme, suerte impia! Qu6
sera de tu infeliz hermano, si eres victim de una muerte pre-
matura? De qu6 me serviri la vida? Que el crep6sculo derra-
me los 61timos rayos de su apagada luz sobre la eterna verdu-
ra de los campos de Cuba, que la reina de las sombras blanquee
la cima de los arboles cuando aparezca en el horizonte, que el
sonido grave y prolongado de las campanas nos llame al reco-
gimiento religioso, que toda una poblacion se ponga en movi-
miento qu6 me importa & ml que miro la tierra como un ser
abandonado? Que el sol salga 6 se ponga, que el dia sea claro'
y sereno, 6 nublado y tempestuoso, que el rico insulate con su
orgullo miserable, 6 que J los corazones sensibles aflija el tris-
te canto del mendigo qu6 me importa lo que el sol alumbra
si yo no pido nada al dia? qu6 me important el campo, la ciudad
ni el universe entero, si el ser que busco, mi hermano perdi-
do, no se encuentra en ninguna parte?









LA










*CUBANA.


AG3STO.-1838.











CIENCIAS.


CONSTITUOcrI MEDTCA 6 ENFER MEDA11f .S RE1 IN'TATES F.I LOS MEESES TE YATO
Y JUNIOR, PltECEpIDAS DE OBSERVACIONES METEOIOL6GICAS.


IMES DE1l BAROMETRO TESIMOMETRO DE- HIGROMETRO DE i
MAYO. FRANCES, FAHRENHEIT. SAUSSURE.
8 de la 2 de la 8 de la 8 a 2 dela 8 de la 8 de la 2 delay 8 de la
as. ml.'ana,. tar de. n1o1,n ..n... tarde. nocle. lana. tarde. Io..

1 p. 83 75 27 .81 77. ',, 83. ,, 79. 70. ,, 60 ,, 69 '
2 ,, 78 ,, 76 '9 84 1 81 ,, 73 2 73 ,
3 75 ,, 66 70 84 5082 ,, 70 ,, 6 ,, 6
4 70 63,, 64 -85 60 79 71 65 74 .,
5 66 66 75 7 25 79 75 ,,9 78 ,, 75 ,, 8 ,
S 75 70 72 80 75 78 ,, 80 ,, 70 7 ,
7 70 66,, 72 -: 50 80 20 ,77 ,71 bl ,,70 50
S 7 5 67 ; 82 5 0 : 64 0 72
9 ,, 70 CG ,, 783 :I 75 82 50 77 50 u77 72 76 '5
1 70 63 66 83 50 80 7 ,, 73 77 50
]11 ,, 07 ,, 6 6 8 ,, 18 8581 I 0 79 .
12 66 2 ,, 64 : ,, :85 40 83 50 ; 66 ,,71
13 l O 60 ,t 1, 50 5 50 82 50 ,, 66 71 50
611 T 62 1 I 86 40 83 60 '. ,, 1 50 O7 ,
15 1 6 69 '. 50 86 ,, 82 50 5) ,65
16 75 72 7 5 1 50 ; 81 5 f3 ,,
17 75 1 70 (9 79 50 75 ,, 80 40 ,, 43 ., 6 ,
13 ,, C 67 83 40 80 ,, 64 U
9 72 ,, 6 ,, 7! -* 9 ,, 84 50 82 50 6 ,. i7 ,, 66 .
20 73 ,, ., 50 84 50 82 50 64 71 ,,
21 71 ., C" I j *, ,0 S 50 RB 80 : 7 8i b, 76 ,
22 t ,, ; ,, 1 ., ,8 70 85 i, i 68 73 50
'! 71 68 50 87 50 84 63, ; ,| 63 74 ,.
24 69 ., 65 ,, 1 !87 75 83 ,, .. 60 75 ,,
2.5 68 ,, 65 ", 85 ,, 82 ,, I 72 75
26 76 ,, 73 71 1 ". 50 81 0 78 50 |I 'i ,, 52 ji56
27 78 ,, 75 ,, i ':" ,, 81 25 78 50 1 'I ,, 53 ,, 65 ,,
28 75 70 ,, 84 75 81 60 1 ,, 61 1 50
2 67 ,, 65 ,, ." 25 85 50 82 50 6 72
76 6, 73 71 81 _2 '

30 67 65 : I" 5086 .,82 10 ,, 8 66 ..
31 ,I 67 66 ,i .* ,, 85 ,, 83 ., ,, 64 ,, 72 50
r, r r r I









LA










*CUBANA.


AG3STO.-1838.











CIENCIAS.


CONSTITUOcrI MEDTCA 6 ENFER MEDA11f .S RE1 IN'TATES F.I LOS MEESES TE YATO
Y JUNIOR, PltECEpIDAS DE OBSERVACIONES METEOIOL6GICAS.


IMES DE1l BAROMETRO TESIMOMETRO DE- HIGROMETRO DE i
MAYO. FRANCES, FAHRENHEIT. SAUSSURE.
8 de la 2 de la 8 de la 8 a 2 dela 8 de la 8 de la 2 delay 8 de la
as. ml.'ana,. tar de. n1o1,n ..n... tarde. nocle. lana. tarde. Io..

1 p. 83 75 27 .81 77. ',, 83. ,, 79. 70. ,, 60 ,, 69 '
2 ,, 78 ,, 76 '9 84 1 81 ,, 73 2 73 ,
3 75 ,, 66 70 84 5082 ,, 70 ,, 6 ,, 6
4 70 63,, 64 -85 60 79 71 65 74 .,
5 66 66 75 7 25 79 75 ,,9 78 ,, 75 ,, 8 ,
S 75 70 72 80 75 78 ,, 80 ,, 70 7 ,
7 70 66,, 72 -: 50 80 20 ,77 ,71 bl ,,70 50
S 7 5 67 ; 82 5 0 : 64 0 72
9 ,, 70 CG ,, 783 :I 75 82 50 77 50 u77 72 76 '5
1 70 63 66 83 50 80 7 ,, 73 77 50
]11 ,, 07 ,, 6 6 8 ,, 18 8581 I 0 79 .
12 66 2 ,, 64 : ,, :85 40 83 50 ; 66 ,,71
13 l O 60 ,t 1, 50 5 50 82 50 ,, 66 71 50
611 T 62 1 I 86 40 83 60 '. ,, 1 50 O7 ,
15 1 6 69 '. 50 86 ,, 82 50 5) ,65
16 75 72 7 5 1 50 ; 81 5 f3 ,,
17 75 1 70 (9 79 50 75 ,, 80 40 ,, 43 ., 6 ,
13 ,, C 67 83 40 80 ,, 64 U
9 72 ,, 6 ,, 7! -* 9 ,, 84 50 82 50 6 ,. i7 ,, 66 .
20 73 ,, ., 50 84 50 82 50 64 71 ,,
21 71 ., C" I j *, ,0 S 50 RB 80 : 7 8i b, 76 ,
22 t ,, ; ,, 1 ., ,8 70 85 i, i 68 73 50
'! 71 68 50 87 50 84 63, ; ,| 63 74 ,.
24 69 ., 65 ,, 1 !87 75 83 ,, .. 60 75 ,,
2.5 68 ,, 65 ", 85 ,, 82 ,, I 72 75
26 76 ,, 73 71 1 ". 50 81 0 78 50 |I 'i ,, 52 ji56
27 78 ,, 75 ,, i ':" ,, 81 25 78 50 1 'I ,, 53 ,, 65 ,,
28 75 70 ,, 84 75 81 60 1 ,, 61 1 50
2 67 ,, 65 ,, ." 25 85 50 82 50 6 72
76 6, 73 71 81 _2 '

30 67 65 : I" 5086 .,82 10 ,, 8 66 ..
31 ,I 67 66 ,i .* ,, 85 ,, 83 ., ,, 64 ,, 72 50
r, r r r I













lES ODE BAROMETRO TERMOMIETRO DE HIGROMETRO DE
JUNIOR. FRANCES. FAHRENHEIT. SAUSSURE.
8 d ela 2 de la 8 de la 8 de la 2 de la 8 de'la 8 de la 2dela 8 de la
Dia. manna. tarde. noche. mallana. tarde. noche. maanan. tarde. noche.

1 27 p.66 27p.63 27p.59 81.0,, 84.90 82. O,, 75. 75 71. ,, 74..50
2 ,,53 53 40 79 ,81 50 80 ,. 78 ,,73 50 78 ,
3 ,,42,, 41,, 41 80 ,, 83 81 77 74 79 ,
4 50,, 49 50 79 60 85 ,, 825 76 508 ,,75
5 57, 56 ,, 62 80 25 84 75 82 3 7571 735
S ,, 66 63,, 66 81 50 5 40 83 70 63 ,,74
7 ,,67,, 66,, 69 82 83 ,, 82 ,, 73 ,70 ,,75
8 ,, 63 67,, 70 80 85 75 80 75 76 063 ,,75
9 71,, 74 ,, 72 80 25 80 50 80 50 74 ,, 75 76
10 ,,73,, 72 70 80 50 83 3 80 50 775 5 72, 7 50
11 ,,69 67,, 71 79 7.5 80 50 79 25 77 25 77 77 50
12 ,, 60,, 58, 59 79 50 80 ,, 79 77 75 ,,77 ,
13 ,, 59 50,, 43 7 1 9 ,8 79 5 75 ,, 73 79 ,
14 3, 9 ,, 32,, 32 79 25 81 79 50 77 75 7 .
15 40,, 43,, 47 79 ,83 ,,80 75 77 73 70
16 54, 55,, 64 80 85 83 78 74 76 ,
17 ,, 65,, 61 66 81 ,,0 5 80 ,75 78 ,, 80
18 ,, 68,, 64,, 68 81 86 75 84 77 ,05 72
19 70,, 68,, 70 82 5 84 50 83 75 ,,76 ,,7
20 ,, 71 ,, 70,, 73 83 86 75 33 50 74 500 ,, 75
21 ,,70,, 68,, 68 81 75 85 50 83 50 76 71 74 50
22 68,, 67 68 82 50 87 ,,82 ,,74 67 ,,73
2 ,, 67 ,, 67,, 67 81 50 8 70 82,, 71 50 64 ,, 70
24 70 ,, 67 68 81 86 ,,83 ,70 58 ,66
25 72,, 74,, 73 82 50 87 75 85 50 71 66 20 70 75
26 ,,72 68 70 83 25 88 85 7 776 63 ,,71
27 71,, 69,, 72 83 75 88 5 8 ,, 73 50 65 50 72 ,
28 ,,75,, 73,, 75 84 87 ,,85 50 70 ,,70 ,,71
29 ,, 75,, 69 72 83 50 88 3 86,, 70 64 72
30 72,, 69 79 8 50 88 50 86 ,r 71 65 40 73


MAYO.
Lloviznas.- Las hubo insignificantes el 25 6 la una y 6
las 4 de la tarde, y el 31 6 las 9 y tres cuartos de ]a noche.-
Chubascos.-Casi toda la noche del 4 al 5, que duraron has-
ta las 2 de la tarde de este; el 16 a las cuatro de la mafiana y
el 23 6 la una de la madrugada.- gdguaceros.-El 4 a las 5 de
la tarde y al oscurecer con truenos; el 24 6 las 43 de la tarde.
JUNIOR.
Lloviznas.-El 1.0 en la tarde y al oscurecer; el 8 a las
4 de la tarde; el 10 6 las 11 de la mafiana; el 11 y el 13 de 2 6
5 dela tarde ; el 14 de cuando en cuando; el 15 i las 8 de la
mariana y 3 de la tarde; el 18 con truenos A la 1 del dia; el 23
de 10 12 del dia, y el 28 en la tarde con truenos.-Chubas-
cos.-El 1.0 a las cuatro de la maiana; la noche del 14 al 15;
el 16 al oscurecer; el 22 6 la 1 del dia con truenos, y la tarde
del 23.-JlIguaceros.-Casi todo el 2; el 3 de cuando en cuan-
do ; el 7 A las 12 del dia con truenos ; el 8 a las 6 de la tarde,
el 9 6 las 2 de idem; el 14 a las 6 de id.; el 17 de las 12 del dia
las 5 de la tarde con truenos, y el 22 6 las 8 de la noche con
relimpagos.-Nubarrones.-El 2o y 21 de 2 a 3 de la tarde.












S. AMBROSio. S. JUAN DE DIOS.

MEDICINE. MAYO. JUNIO; MAYO. JUNI.

Enfermedades. E"tr. Entr. Presos. Part. Preoa. Part.

Tifo - ---- 23 53 1 ,, 4
Fiehres intermitcntcs- 12 1 1
Idem catarrales------- 50 47 8 8 6 2
Idem perniciosas - -
(astritis agudas - - 19 37 43 34 42
Idema conicas -- - -- 4 1
Diarreas ----------- 14 15 4 1
Di-enteria - 2 ,, 4 1 2
Colics - ,, 1 2
Ilepatitiaguds aguds- 3 2 ,, 2
Id. cr6mcs - - -- 3 ,, 1 ,,
Esplenilis - 1- ,
Neifriis simple - - 6 4 ,, ,,
Obstruccilnes - ----- 2 ,
Afectos catalrales - 7 26 1 5
Pleuriti - - - 2 3 2 2 2 1
Tisis ------------ 12 3 5 8 10
Iemoptis - - 3 5 ,,
Afectos del corazo - 4 1 ,,
Sarampion -- - ,, ,5 1
Escarlatina - 2 1 ,
Varicela - - - ,, 1
Viruelas - - -
Sfilis---- - ,, -
Convullsioes - 7 ,
Paralisis ----------- ,, ,, ,, 1 ,,
Espasmos - - ,, 1 1
Anginas ---------- .. ,, ,1 1
..umati.mos ag.udos - -.8 4 11 5 10
Artritis --- - 1
Ilidropesia- -- ,,2
uidropsia - - I 1 2
Escorbto - -- 2 8 ,, ,

Totales - - - 197 206 87 112 54 89

S. AMBROSIO. S. JUAN DE DIOS.

CIRUGIA. MAuO JUNIOR. MAYO. JUNIo.

Enfermedades. Entr. Entr. Presos. Part. Presos. Part.

Quemadurs. .... ,, 1
Contusiones.. 2 2 1
Heridas de armas blancas .. 1 8 1 11 2
Idem de idem de fuego .. ... 3 ,,
Fractures . . .. ,, ,, 2 2
Tumores simple ...... 7 1 4 3
Bubones ............. 24 24 ,, 2 1 1
Hernias .............. 4 6 1
Escr6fulas ..... 3 3
Ulceras p tridas . . ,, ,
Idem caneerosas.............. .. ,
Idem subinflanmatorifis ..... 11
Idead v pd tulas venbreas ..... 4 17 8 10 4 16
Panadizos .....,, ,, 1 ,, 2
Orquitis . .
Fimosis y parafiaosis. ........ 21 ,,
Uretiitis... ..... 28 27 1 1 i
Catarros vcxicales ......... 4 10 ,, ,,
Dolores osteocopos ..... 60 47 ,, ,,
Hemorroides .......... 8 1 ,
Fistulas del ano . ....... 6 ,, 4 2
Erisipelas . . . 3 ,, 1
Inflamacioness tenas .. . .. 2 14
Erupciones sarnosas ...... 36 3 4 2 1
erpes . ... 2
Oftilmin agudas . 36 4 2 1
Idem cr6nicas ........ 8 4 ,, ,,
piaa . . 2
Gota . . .
-Hemorraglas . . ,,


Total . . .... 27 21 27 28 32 53







76




S. AMBROSIO.
Existencia en 1.0 de mayo ... . 315 12
Entraron en mayo yjunio . . 8935
Se curaron ..................... 833 858
Fallecieron .................... 25 5
Quedaron para 1.0 de julio de 1838. . 350

La mortandad de los dos meses esti 6 razon de 2,07 p .


S. JUAN DE DIOS.
Existencia en 1.0 de mayo .. . .. 267
Entraron en mayo yjunio .... ...... 482 5
Se curaron.. ....................401
Fallecierar ............... ........ 79 480

Quedaron para 1.0 dejulio de 1838. 269

La mortandad en estos dos meses estA a razon de 10,54 p


S. FRANCISCO DE PAULA.
Existencia en 1.0 de mayo . . 117
Entraron en mayo yjunio. ............ 795
Se curaron.................. ... 40 .
Fallecieron .......................... 31
Quedaron para 1.0 dejulio de 1838. 125
La mortandad de los dos meses est& 6 razon de 15,81 p .



RESUME.

De estos estados y de la practice de los faculiativos de ]a
Habana, se deduce, que en mayo- y junio reinaron las enfer-
medades siguientes: el 6rden en que se colocan indica su ma-
yor 6 menor predominio.









Mayo.


Sarampion.-Gastritis agudas.-Fiebres intermitentes.-
Cat3rros.-Anginas.-Reumatismos.-Diarreas.-Dolores os-
teocopos.-Males venereos.-Erupciones.

Junio.
t'iebres y afectos catarrales.- Gastritis agudas.- Males
ven6reos.-Diarreas.-Fiebres intermitentes.-Dolores osteo-
copos.-Hemorragias.-Pleuritis.-Erupciones-Disenterias.
-En los europeos el tifo.

Observaciones prdcticas.

La enfermedad predominante en los veinte primeros dias
del mes de mayo, fu6 el sarampion. Luego siguieron esta mis-
ma eruption, las anginas y afectos catarrales y reumdticos.
Desde el 15 de junior comenzaron a estenderse las diarreas sim-
ples 6 sanguinolentas y aun los v6mitos, indigestiones y disen-
terias. Despu6s de los 6ltimos aguaceros de este mes, la bron-
quitis, los corizas y las diarreas, fueron las enfermedades mas
comunes aunque no muy rebeldes, pues el m6todo y algunos
emolientes las curaban con facilidad, sin que en muchos casos
fueran precisas las emisiones de sangre. El v6mito negro 6 ti-
fo intertropical, atac6 portion de iridividuos en el puerto des-
de principios de mayo, luego comenz& en la ciadad hasta que
las aguas principiaron; despu6s de las cuales hubo gran dismi-
nucion, curfndose con la mayor prontitud tanto en el piime-
ro como en el segundo mes. De suerte que la naturaleza de es-
te mal que retraia antes 6 los europeos de venir a nuestras cos-
tas, es ya tan conocida, que hasta los principiantes instruidos
la curan maravillosamente bien, muriendo apenas cinco entire
cien personas atacadas.
Se han enterrado en el cementerio general.
ADULTS. PARVULOS.
'En mayo. 234 122
En junio. .. 231 124
Sumas. 465 246
Total general. 711










')BSEITACIO-NS SOBRE LAS PIEBIES INTERMITENTES tUE TOMAN CON TACILIDAD Ei
OARACTER PhRXICIOSO, Y SON TAN COMUNES EN LA CIUDAD DE MATANZAS I SUS AL-
DEDEDORES, PRECEDIDAS DE NOCIONES TOPOGRAPICAS INTERESANTES.



PRIMERA PARTE.
TOPOGRAFIA.

Aunque en el comercio de esta isla ocupe la ciudad de Ma-
tanzas el segundo lugar, hasta e! anio de 1816 no hizo progress
notables, pues estaba limitadosu gentioa, solo la descendencia de
los pobladores que vinieron de las Canarias, 6 algunas families
que emigraron de Santo Domingo y 6 cuatro 6 seis mas proce-
dentes de otros puntos.
Su situation geogrifica es en la costa del Norte de la isla
emboaduras de los canales Vjejo y de Bahama, entire el Pan
de Matanzas y las Tetas de Camarioca ; puntos de demarca-
cion de grande importancia y por consiguiente muy conoci.
dos en el golfo Mejicano; pues al entrar 8e61 los buques, lo pri-
inero que se v6 de la isla son aquellas loni3s.
En el fondo de la bahia, que se internal cerca de tres leguas
figurando un borcegui, y al Oeste, se encuentra la ciudadque se
fund centre los rios San Juan y Yumuri, en una especie de ca-
ye como de seis varas de elevacion sobre la superficie del mar,
formado al Este por la part de la bahia que se halla entre'la
embocadura del S. Juan, y una ci6nega que formaba el Yumuri,
al Norte por esta misma ci6nega que hoy est5 fabricada, al Oeste
por una caiiada que segun tradition unia los dos rios con much
frecuencia, y al Norte por el rio San Juan. Este islote que
viene 6 ser hoy la octava part de la ciudad, sin los barrios
extrapuentes, es de una piedra algo blanda, 6 mejor dicho de
coc6, por lo que se desmorona en part con el trifico : con las
luvias corre i la cafiada en-forma de arena, y asi se va rehin-
chendo, de suerte que aun en laamayores avenidas de los rios,
que antes se unian con frecuencia, no pueden elevar sus aguas
por la canada mas de una cuadra.. Hemos visto una habitacion
construida en los dltimos ialos del siglo pasado cue ya tenig en








los primeros de este su piso vara y media mas bajo que el de la
calle, y en once ailos, es decir desde 1827 hasta la fecha, ha su-
bido la calle tres varas mas; por lo que debemos inferir que an-
dando el tiempo no quedari vestigio de aquella cafada.
Poco antes de la sublevacion del Guarico se construyeron
los barracones, destinados a cuartel de las milicias, a la otra par-
te de la canada y en line recta con dos de las tres 6 cuatro calls
que componian la poblacion: estodio margen a que se habitara
la parte del Oeste de la referida caniada, aunque tan lentamerite,
que en 1816 tenia la poblacion el estado que queda dicho. Dos
afos despu6s empez6 4 fabricarse Pueblo Nuevo al Sur del rio
San Juan, separado de la ciudad por el rio y una ci6nega de 400
varas.de anchor; el aiio de veinte y cinco principi'o a habitarse
el barrio de Versalles.
El aire de esta ciudad es h6medo y frio por las mafianas y
noches; clido abrasador en el peso del dia, reverberando de tal
suerte en el estio los rayos del sol en el suelo blanquizco de sus
calls, que es insufrible la permanencia en ellas. Las habita-
clones son en general bajas, y su poblacion asciende 6 catorce
mil almas de todos colors. Infinidad de personas infelices se
mantienen con pescado y came salada, no siendo del mejor el
vino que se consume, pues casi siempre le adulteran: en ge-
neral todos abusan excesivamente del caf6. El agua es de pozo
6 del rio San Juan, traida de alguna distancia del mar, pues solo
los ricos gastan la'lluvia. La neblina de las manianas y las no-
ches en invierno, es espesa y abundante; el punto ;uy llu-
vioso, y sujeto como toda la isla, a repentinas vicisitudes atmos-
f6ricas 6 transiciones rapidas del calor al frio, de la sequedad i.
la humedad.
Constituye la agriculture de Matanzas un espacio de mas
de 300 leguas plans, casi todo de terrenos feraces, pues ini-
camente le manchan algunos lunares de tierra pedregosa, culti-
vable en la mayor portion, y algunos cuabales, que abundan
en piedra arenillosa y metdlica. En la 6poca que hemos toma-
do por comparacion, destinaban estos terrenos 6 la cria del ga-
nado vacuno y de cerda,excepto unas sesenta leguas que se re-
partieron labradores; pero como solo la cuarta parte se habia
talado, estaba reducido el comercio al cabotaje; y la poqulsi-
ma cosecha de az6car y caf6 que colectaban, la conducian 4 la
capital' para venderla al estrangero.
Los limits de este espacio, son: al Norte, la costa desde








Canasi hasta la ensenada de Ccrdenas (nueve leguas de costa
descubierta) y la ci6nega de san Anton hasta la ensenada de
Conconi; y al Sur, la gran cienega de Zapata.
Todos sus puertos estan al Norte, 6 saber: la bahia de Ma-
tanzas, la ensenada de Camarioca que tiene dos embarcaderos sin
abrigo, la de CIrdenas que comprende los de Siguaguas, CArde-
nas y Signapa, y la de Conconi con un embarcadero nombra-
do la Teja, el rio la Palma y los surgideros Canasi, Puerto es-
condido, y Bacunayagua, que solo son desembocaduras de tires
riachuelos de sus mismos nombres.
Nacon y corren por este territorio los rios Canimar, San
Juan y Yumuri que desaguan en la bahia de Matanzas; la Pal-
ma, que atravesando la ci6nega de San Anton, desemboca en la
costa (estos cuatro son navegables 6 diferentes distancias por
emibarcaciones menores); Camarioca, que desemboca en la ense-
nnda del'mismo nombre, conocido tambien por el golfo de los
tierradentros ; Canasi, Puerto escondido y Bacunayagua, que
se unen al mar en los surgideros de sus nombres, y otros mas
chicos que mezelan sus aguas con los que van mencionados como
navegables, tales son Moreto que se une a Canimar, Canas y
San Agustin al San Juan, y Rio Chiquito al Yumuri.
I-ay rios que se sumergen y no se unen A otros, ni Ilegan
a las costas del mar; como el Caimito que derrama en la gran
cianega de Zapata, sin tener en ella curso marcado; Palmillas,
que empiczay concluye en la hacienda de su;nombre; San An-
dres, qur tiene su origen en la otra asi lliamada y concluye en la
de Alacranes su colindante ; el de la sierra, que nace en las
faldas de las Tetas do Camarioca', corre por terrenos de la
sierra de Guamacaro y terminal al entrar en los de Lagunillas;
y el Iatlibonico, que nace en la gran citncga de Zapata y en e-
.la terminal mezclindose con sus aguas. El rio Anton que de-
Femboca en la ensenada de Cardenas al este de Siguaguas, nace
en la cienega do San Anton y corre por ella hasta el mar, por
lo que no es de utilidad 6.la agriculture ni al comercio,
El rio del Roque no se ha mencionado entire los deinas,
porque merece se haga de 61 un particular eximen. Quiz. no
habia hasta el prbximo Junio vcinte y cinco personas que hu-
bieran visto este rio, pues solo en Guanajayabo se advertia una
casi imperceptible canada seca. Ha solido lihuer c.firagos con-
siderables en sus inundaciones, que segun tradition fueron
muy frecuentes en el siglo pasado, y ya la 61tima contaba cin-









euenta arios de fecha, cuando despu6s de murhos dias de Iluvia,
hubo, segun noticias de cuya veracidad no respondemos, f fi-
nes del mes citado, otra de sus inundaciones que afortunada-
mente dicen no ha hecho muchos perjuicios a nuestra agricul-
tura. Su denominacion haria career que tiene su origen en la
hacienda de su nombre; mas la debe & que en ese punto se no-
ta la mavor profundidad en sus crecientes. Cuando ha de ha-
ber avenida corren las aguas desde algunas leguas mas al sud,
hacienda un gran ruido que oyendose en el Roque da el tiem-
po necesario para que los habitantes se refugien en un punto
elevado y i poca distancia que nombran el Retiro. Pocas ho-
ras despues el rio ocupa una extension mas 6 menos considera-
ble, desde I hasta 3 leguas, y su prcfundidad se debe A la mayor
6 menor elevacion del terreno: en el Roque Ilega hasta a 8 6 9
varas, y se une a la laguna de Guanajayabo, desaguando en la
ci6nega de S. Anton. En la direction de las agias del Roque,
entire las haciendas Guayabal:-laro y Guamahales en un bosque
pedregoso que denominan la Montana por su much extension,
hay un espacio de 9 S 10,000 varas cercado de riscos cortados en
forma de paredon cuya altura esde 12 a 14 piBs. En su part
Norte se encuentra una caverna que por escalones de 3 a 4
varas desciende hasta unas 18 6 poco mas, en cuyo t6rmino se
ve pasar con una corriente rapidisima de Este & Oeste un rio
dividido en su longitud y en el centro por una piedra de tres
cuartas de ancho sobre 5 varas de largo, que es el diAmetro de la
caverna en su fondo, bastante parecido 6 un pozo en su figure.
Esta caverna esti con corta diferencia en linea recta en-
tre los rios Palmillas y Hatibonico, es decir, entire Palmillas
que se sumerge al Este, y Hatibonico que nace al Oeste, y co-
mo esta es la direction que Ilevan las aguas del rio subterraneo,
es presumible que los tres sean uno mismo que sumergido en
Palmillas, despu6s de correr ocuito diez y ocho leguas, apare-
ce nuevamente en la cinnega de Zapata y toma el nombre de
Hatibonico. Aun hay mas: en toda esta extension, no existed o-
tro rio ni ningun manantial, pues hasta los pozos tienen poca
agua y las avenidas del Roque no pueden tener otra causa que
alguna obstruccion en el curso del rio subterrineo que obliga
sus aguas a subir hasta que derramando por la boca de la ca-
verna causa la terrible inundation que se ha visto ; de done
result que Palmillas, el rio subterrineo, el Roque y Hatibonico
no deben ser, como se indic6 arriba, mas que un solo rio.
11







82
Al Oeste de Matanzas y media legua distant, comienza el
valle de Yumuri que comprende unas seiscientas caballerias de
tierra y es lo mas poblado de sus campos; pues solo hay dos
ingenios y tres potreros de median magnitude, y todo lo demAs
se compone de estancias pequefias, llegando muy pocas Acuatro
6 cinco caballerias de tierra: la mayor parte no tienen una com-
pleta. Esti limitado este valle al Este por la loma de la Vigia,
a! Norte por la de la Cumbre que comprende parole del realen-
go San Alejandro y el corral Ojo de Agua, al Oeste por unos
cuabales y al Sud por una Sierra que se estiende desde las fal-
das del Pan de Matanzas hasta la ciudad, la loma de Yumuri y
la del Tundidor. Manifiesta el valle haber sido en otro tienipo
una inmensa laguna, pues siendo el punto que en toda esta parte
de la isla esta mas provisto de manantiales, no se ve ningun con-
ducto por donde haya podido desaguar, si no es el rio de su nom-
bre. El que haya observado con alguna atencion este valle y
las lomas que le cercan, no puede menos que deducir la exis-
tencia de la laguna aunque en tiempos muy remotos. El rio
corta una loma que no es la menos elevada, tiene en Ambas mi;r-
genes paredones que no dan la menor muestra de haber sido la-
vadosporsusaguas, y seguramente consistian en una sola piedra.
Observando este valle al amanecer desde cualquiera tie las
alturas que le rodean, parece un lago, pues solo se ve una espesa
niebla que empieza 6 desvanecerse regularmente a las 8 de la ma-
fiana, y 6 las 9 se percibe un estenso campo casi siempre verde y
cubierto de chozas. Es la perspective mas amena de los alrededo-
resde Matanzas. Un campo de aquel color donde vemoslashuer-
tas, arboledas, un palmer frondoso, listas irregulares de un verde
mas tierno interrurrpidas por algunos bosquecillos que forman
las mismas lines y manifiestan el curso de los innumerables ar-
royos que serpean en aquelterreno, reuniendose unos a otros y
todos a los rios Yumuri y Chiquito, quienes por l6timo se jun-
tan tambien al entrar en la cortadura de la loma. El mismo sis-
tema forman los caminosque se advierten en el valle. Hay lines
pardas algo mas regulars que las del verde tierno, que se unen
dela misma manera, haci6ndose cada vez mas gruesas,y a la falda
de la loma terminan en el camino de Yumuri donde es una ranfla
eortada para hacerla accessible. Este valle es en general h6medo
y gredoso, algo quebrado y sin piedras. En tiempo de agua, es
apenas transitable, y el calor bochornoso del mnedio dia, con-
trasta con la frescura de las noches y la humedad de las maianas.













El deseo de proparcionar 4 los farmac6uticos (que lo ig-
noren), y al p6blico on general una noticia exactasobre la fal-
sificacion del agua de azahares de tanto uso en esta Isla; me in-
dujo, recorriendo el diario de conocimientos usuales y prdcticos
redactado en Paris el anio de 1834, a traducir la siguiente nota

SOBRE LA FALSIFICACIOi DEL AGUA DE AZAHAR.

El agua de azahar es el objeto de un comercio importan-
te para la Francia, y sobre todo para los paises meridionales.
Por este motivo, se halla sujeta i ser falsificada, durante su pre-
paracion, por las hojas y otras parties del naranjo, y con mas fre-
cuencia, despu6s de la destilacion, por el aumento de una solu-
cion acuosa del aceite volAtil de la misma flor. Si se limitara la
codicia del fabricante A esta l6tima sustitucion para aumentar su
product, seria muy ficil conocerla por el que tiene ejercitado
el 6rgano del gusto; pero es mas dificil de seiialarse, cuando se
hallan mezcladas en su preparation ramas tiernas fl jridas, fru-
tos no bien maduros y flores de limon que est6n distantes de
tener la suavidad de las del naranjo.
Se han practicado diversos ensayos para hallar el medio de
conocer su falsificacion. V6ase el resume de los esperimentos
de M. E. Ader, que ha resuelto el problema.
Echando algunas gotas de acido nitrico concentrado sobre
una peqiiena cantidad de agua de azahar bien preparada, toma
esta uun bello color de rosa despu6s de algunos ninutos de con-
tacto. Si se le agrega el acido en mayor cantidad, aparece inme-
diatamente el color algo mas encendido, y si se empleauna por-
cion de acido igual al vol6men de agua, produce un bello co-
lor encarnado que se conserve intacto por muchos dias ; pasa
al carmesi. si se calienta ligeramente la mezela i si se emplean
dos parties de acido para una de agua ; much mas pronto se a-
cl:ra el color ech ndo el agla s-obre el 6eido, que cuando este
se agrega en peqieias parties. Poco 6 nada cambian los fcidos
sulf rico, hidrocl6rico y fosfirico puros, el color del agua de
az har, segun la cantidad de 4cido empleado; y jams le hacen
llegar al encarnado subido. El 4cido sulfdrico del comercio la








colora prontisimamente de un rosado claro; aunque no dM sino
unaligera tintura, despu6s dehacerlehervir durante cierto tiem-
po. Esta accion mas decidida en el primer caso, parece deberse
f la presencia de una corta cantidad de icido nitrico que se en-
cuentra constantemente en el acido sulf6rico del comercio, y
del que ha sido desembarazado en parte por la ebullicion.
Ninguna agua aromitica present el mismo fen6meno; so-
lo un pequeno n6mero d. el color amarillo 6 verdoso.
He aqui los resultados. Si el agua de azahar ha sido pre-
parada guardando las debidas reglas y proporciones, el Acido
nitrico deterninari prontamente un bello color de rosa: si esta.
cargada de aromAtico, no di mas que una leve tintura.
La preparada en Provenza presentar6 el mismo tinte, pero
exhalari un olor herbAceo. Si esta ultima se ha falsificado por el
aceite volitil conocido bajo el nombre de Neroli, el color serk
poco aparente; y menor cuando se obtiene por la mczcla de Ne-
roli b por la destilacion de hojas de naranjo. Si el aceite volitil
es de an afio dos, el color sera nulo.-Juan Pin6t.






GUSANOS DE SEDA.

Es un error bastante acreditado y no poco"perjudicial al
aumento de la riqueza de las naciones el apreciar las industries
por el rendimiento de los fondos empleados, y ei considerar
como mas perjudiciales que tiles aquellas que apenas cubren
los gastos que ocasionan: segun estos principios la cria de aves
y animals dom6sticos debiera abandonarse, porque esti pro-
bado que siendo pocos los que se crian al mismo tiempo, no
pagan lo que consumer y el trabajo que exige sl cuidado, aun-
que entire en cuenta el valor de los huevos,plumas,plumon,lana,
leche y otros products que algunas de ellas suministian y tie-
nen ficil salida e: los p:,ises frios y templados. Sin embargo, a
pesar de estas lesventajas, no creo q.e haya agriciultor que des-
conozca la uticidad de aquella industrial en las estancias peque-
ias. don'le con los sobrantes de la mesa y otros desperdieios,
y beoeficio de un trabajo que las mas veces se ignora en que







85
emplear, al fin del ano las families pobres se hallan con un ca-
pitalito que quizi les seria impossible adquirir de otro modo.
El cuidado de los nifos necesariamente hace 4 la muger seden-
taria, y no habiendo en los campos el recurso de lavar, planchar,
coser para otros, ni industrial alguna casera; se quedaria la ma-
yor parte del tiempo entregada I la ociosidad y espuesta 6 to-
dos los vicious que le son consiguientes, si no tuviera que aten-
der 6 sus animals y aves; y se perderian sin utilidad alguna los
sobrantes de sus frugales comidas y una porcion de desperdicios
que la cria reduce 4 dinero. Hay una industrial 4 que mugeres,
ninios y ancianos podran dedicarse, aunque de tan poco rendi-
miento como aquellas crias: la fabricacion de sombreros, jabas,
esteras y otra porcion de cosas que pueden hcerse con el guano;
pero cuyo trabajo es fastidioso y ademis priva del egercicio tan
6til en todos climas para la conservation de la salud y tal vez mas
en este que en otro cualquiera. Una muger sentada y entrete-
nida siempre en una obra que adelanta f pasos tan lentos como
un sombrero, acabaria por fastidiarse si careciese de la diversion
de las crias: A lo mejor se entregaria al suenio, A la conversation
con sus vecinas 6 tal vez 4 cosas menos inocentes, con perjuicio
de sus intereses 6 de sus buenas costumbres: y lo que digo de
las mugeres es igualmente aplicable f los niiios 4 quienes la na-
turaleza impele continuamente al movimiente
En otras naciones la parte d6bil del g6nero human halla
f4cilmente en qie ocupar su tiempo de un 'modo provechoso, y
con tal que haya amor at trabajo ninguna familiar por numerosa
que sea padece escasez; bien al contrario, el tener muchos hijos
es realmente una bendicion del Cielo, porque desde la edad de
seis anios 6 4ntes ya ganan con que mantenerse; y si hay eco-
nomna y salud, la fami!ia toda entraen la abundancia en pocos
anos, porque hay una porcion de trabajos en las f.ibricas y te-
lares qae pueden desempena!r los ninos de tan corta edad, las
mujeres, los invalidos y los ancianos mas d6biles. En la provin-
cia de Normandia, por ejempio, no hay un mendigo, y seria muy
mal visto el que recurriese a la ca-idad p6blica.porque todos sa-
ben que no hay homb. e que deje de ganar la vida, si quiere de-
dicarse.al trabajo proporeionado 6 su inteligencia y A sus fuerzas
corporales. Aqui no puedesuceder lo nismo, tanto porque nohay
fibricas, ni telares en que puedan emptearse 6tilmente, cuanto
porque aunqiie los hubiese, las preocupaciones se oponen 4 que
los blauco. hagan ciertas areas que son propias de los negros,








Ya que las industries en que podrian ocuparse las families
blancas en el campo se reduce casi & la cria de animals, me
parece que es hacerles un servicio de importancia el ofrecerles
otra que no tenga tacha alguna y pueda producer tantas utilida-
des como las anteriores.
La que voy a proponer nada tiene de desagradable ni pe-
nosa, ni menos de degradante en la opinion p6blica, mas bien
tiende 6 mejorar las costumbres proporcionando trabajo a in-
dividuos que las mas de las veces no tienen en que emplear el
tiempo; ella, en ]ugar de hallarse en manos de los siervos esti
precisamente en las de los hacendados. Hablo de la cria de los
gusanos de seda que A fuerza de cuidados se ha conseguido es-
tablecer en esta Isla, aunque no est6 tan generalizada aun como
debiera. En Europa, Asia 6 Islas Canarias la preparation de
la seda es ocupacion propia de las families pobres, y pocas son las
ricas que empleen sus capitals en esta industrial por la misma
preocupacion que aqui retrae a muchos de dedicarse 5 ciertos
trabajos, siendo tan productive como las demas que alli se co-
nocen : pero los estranjeros a pesar de los adelantos que han
hecho en la civilizacion, son tan esclavos' como nosotros del
que dirdn, y menos disculpables sobre todo en Europa, donde,
fuera de Rusia, Polonia y Turquia no es el hombre la propiedad
de otro, ni hay esa distinction de colors que aqui levanta una
barrera insuperable. Entre nosotros, los hacendados son los que
naturalmente se dedican a la cria de los gusanos de seda, y 6 la
verdad no es de poca consideration el m6rito que han contraido
dando el ejemp!o 4 los dem6s: si no fuera por ellos tal vez se ha-
brian malogrado los esfuerzos de la Real junta de Fomento para
dotar la isla con esta nueva fuente de riquezas, que los pobres no
consideran aun dignas de su atencion.
Sin embargo, si hay una industrial que pueda llamarse
popular por los pocos desembolsos que exige y las d6biles
fderzas que reclama, ciertamente es la cria de estos gnsanos.
Con in cordel de tierra plantado de moreras, unos cuantos es-
tantes de caNas braves, un cuadernillo dos de papel de estra-
za y uno o dos nifos, mugeres 6 ancianos casi initiles, ya hay lo
suficiente para criar annualmente 100.000 gnsanos de seda que
darl otros tantos capullos que 4 20,000 por libra de seda hi-
lada proporcionaran cinco libras, las que al respect de seis
pesos una, hacen treinta pesos : pero como son ocho 6 nueve
las crias que pueden hacerseal aao, result que esta sola indus-








trial pulede dear una utilidad de doscieetos cincuenta pesos en
todo 61 a families que tal vez no cuentan con tanto para man-
tenerse. En que otra industrial ganarian esto dos niios, dos
mugeres, b dos invAlidos sin otro capital que so trabajo?
Lo que probablemente habra retraido nuestros campe-
sinos de estas crias, es que la mayor parte de ellos son euro-
peos 6 sus descendientes y saben por experiencia 6 tradition
que alli no se logra mas que una sola cria al ano y que todos
los ensayos que se han hecho para conseguir otras 6 han salido
mal 6 no produjeron los resultados que se esperaban.
Qie en Europa no sc logre mas que una cria al ano, con-
vengo en que es argiumento poderoso para near la posibilidad
de conseguir ocho 6 nueve en esta Isla, sobre todo en sentir de
aquellos que no conocen la influencia de la temperature en los
series vivientes ; y para destruirle no bastan raciocinius, por-
qi(e la incredulidad sigue la misma proporcion que la igno-
rancia. Cada uno de nuestros labradoros dice como Santo To-
mas lo creer6 cuando lo vea" y el intentar disuadirlos es
tiempo perdido; es menesterdemostarlo con la esperiencia, y
quien se encargar6 de este trabajo y lo podr4f desempeniar en
toda la Isla? No veo mas que una clase de personas y esta es
la de los curas pdrrocos en cuyo derredor se reunen los feligre-
ses a lo menos una vez la semana y en cuya casa podria ver
cada uno de ellos y cerciorarse por si mismo que no es una
mentira el que se puedan lograr ocho 6 nueve crias de gu-
sanos de seda en esta isla. En Suiza, Francia 6 Inglaterra son
los sacerdotes no solo los padres espirituales de los pueblos,
sino sus m6dicos, sus cirujanos, sus boticarios, sus consejeros
y directors en la mayor parte de los negocios que quieren
emprender, por que no limitan sus funciones a velar sobre
sus costumbres y hacerlos buenos y virtuosos, sino que las es-
tienden hasta promover so riqueza y prosperidad: so vanidad
no se cifra solo en que sus hijos espirituales vivan cristiana-
mente, sino en que sean felices, y ya se sabe que sin recursos
no hay dicha aca en la tierra. Tan pronto como se anuncia
en los peribdicos algan descubrimiento en las artes, 6 alguna
mejora en cualquier ramo de industrial, cada uno de esos hom-
bres benem6ritos se apresura A examiner si conviene 4 su feli-
gresia y puede plantificarse sin perjuicio de otra industrial ya
establecida, y una vez convencidos de su utilidad, A fuerza de
consejos, de solicitud y ruegos, casi siempre acaban por lo-








grar que alguno d6 el ejemplo, cuando no .e pueden dar e-
Ilos mismos. iCuantas pequenas industries no hubieran pe-
netrado en los campos, a no ser por la poderosa influencia de
los p6rrocos! Si esto hacen los sacerdotes en otra regions por
qu6 no lo harian los nuestros ya que su mission es la misma?
El gusano de seda es uno de los animals mas ficiles de
criar de cuantos salieron de las manos del autor de la hatura-
leza, y uno de lo mas productivos, como lo prueban los c~lcu-
los qie anteceden: a darle de comer con abundancia y defen-
derle de las hormigas y ratones, se reduce el cuidado que exige;
y en cuanto devanar la seda, es operation tan facil, que hasta
los hombres mas ignorantes la pueden ejecutar en habisndola
visto hacer una vez, y no consist en otra cosa que en echar los
capullos en una tina de agua casi hirviendo, en revolverlos con
una escoba pequefa, en coger las hebras que se pegan y apli-
carlas sobre una rueda que otra persona pone en movimiento.
Es verdad que para que salga igual el hilo es precise cuidar de
reponer las hehras que se van rompiendo, pero "quien no es ca-
paz de hacerlo?
Tambien screen muchos que el gusano de seda es delicado
y que las menores turbunadas y otras alteraciones de la atm6s-
fera destruyen una portion de ellos y i veces acaban con la
cris entera, y asi sucede efectivamente en Europa y en Islas
Canarias; pero aqui en nada influyen en su salud el calor ni el
frio, la sequedad ni la humedad, las turbunadas ni las borrascas,
ni nada de lo que regularmente altera las funciones de los series
mas robustos: el verano 6 el invierno, la primavera 6 el'otoio,
todo es ignal para 61 con tal que no le falte de comer ni la cor-
respondiente limpieza, que se reduce a quitar las hojas roidas
y secas y en sacudir las escreciones. Bien puede haberlo visto
cualquiera en el jardin botinico donde por meses enteros es-
tuvo confiado este trabajo A un negro que no era por cierto de
los mas inteligentes, y logr6 buenas crias.
Si esta industrial se introdujese en todas las estancias, pro-
duciria una utilidad no despreciable, sin perjiicio de ninguna
de las demis species de cultivo adoptadas en ellas, y se au-
mentaria much la riq'ieza de la Isla sin disminucion de nues-
tros actuales recursos. Son cerca de 14,000 las estancias: A dos-
cientos cincuenta pesos de produccto en sedas al afio cada una,
ascenderia 3.500,000 pesos el aumento de riqueza 6 cercade
la octava parte de la actual. P. Ad. /duzber.



















LITERATURE.




ARTE DE BIEN DECIR.




CALIDADES ELEVADAS DEL TALENT ORATORIO.

Todos los hombres traen al nacer una organization parti-
cular que la education mal entendida pervierte con frecuencia.
Ni ellos ni sus padres alcanzan para la que fueron destinados,
y separindose de la carrera en que debian brillar, se confunden
con la mediania. El uno nacido en las riquezas, por no parecer
vago, codicia empleos y honors militares: el otro, en su necio
orgullo, tiene pur mengua y deshonra el estudiar y el escribir:
este, pobre y engreido deja la azada y se mete a abogado como
Fr. Gerundio & predicador: aquel, por complacer a sus padres
estudia medicine, y si profundiziramos la material icuantos de-
ben al acaso so colocacion en el mundo! Hasta los de grande
ingenio deben conocer sus fuerzas y no ocuparse sino en el tra-
bajo a que su natural les convida; porque a muy pocos es dado
sobresalir en muchos g6neros, y Moratin que igual6 6 MoliR-
re no hubiera ni imitado & Crebillon. Bien se sabe la conseja
del m6dico florentino que al fin conocio no era propio sino pa-
ra la arquitectura.








El orador necesita una memorial de cosas cultivada sin cesar,
un espiritu profundo y diestro en concebir las relaciones que a-
quellas guardian entire si, una induccion several, abtndancia de
palabras ('melodia en su pronunciacion y enlace; 6 veces cierta
inclinacion satirica y propension 6 lo maravilloso ; valor, cir-
cunspeccion y fii'meza ; en fin, un cerebro bien desarrollado y
un alma ardiente capaz de grandes sensaciones..
Hay dos classes de oradores, unos dotados del talent po6-
tico 6 la idealidad que algunos llaman imaginacion; y otros que
carecen de su interesante requisite. Entr6ganse los primeros
los arrebatos pintorescos de su imagindcion: lo personifican to-
do y anhelando herir con sus imzgenes, mas atienden 'a la con-
mocion que produce, a los medios que emplean, a las pasiones
que mueven, que a la veracidad de los hechos y a la inteligen-
cia del auditorio. Temibles cuando la astucia anina sus proyec-
tos, gobiernan a so antojo el vulgo, excitan sus afecciones y le
impiden el raciocinio. La segunda clase, oradores 1gicos y ma-
teriales, esponen sencillamente sus ideas; al oirles creeriase u-
no en ]a mesa de on negociante con sus cargos y sus datas, 6 es-
cuchando la estadistica en una administration Los dos son 6-
tiles en el consejo, pues cada negocio exige esposicion distinta;
pero seran mejores los que adiestrados en uno y otro estilo pro-
porcionen 6 las circunstancias la clause de su elocuencia. El o-
tador mas po6tico necesita que la logica apoye sos discursos.
Esto es lo que muchos romanticos no hap entend;do; emplea-
ron models fantAsticos que repugnan a la naturaleza, y sus e-
xageraciones brillantes y desnedidas, solo nos dejaron el initial"
oropel de su parole. sin interns ni conviction.
Los antiguos colocaban al talent, al ingenio y la imagi-
nacion en las calidades que requerian para el talent oratorio.
Mas como estas palabras no se toman en s'i verdadera acepcion,
que la teoria filosffica que las invent ha envejecido para ios
qie entienden de facultades intelectua!es porque no son sino
los various actos con que cada unade ellas se ejecuta, y que to-
inar la accion 6 la manera con que se desempeia una facultad
por la fac.iltad misin, es in delirio; ibandonaimos esta material
elegant 6 inutilmente espuesta por Capmani.
Tan solo diremos que las facultades no pueden infundirse,
pero que ejercitlndolas se desarrollan y alquierin today la e-
nergia A que fiteron dcstinndas. ILa repeticion de sus acto- hace
S" as fAcil su desempefio, y ,e advierte en 61 uha'imaginacionI







91
un ingenio, un talent de que antes careciamos; 6 lo que vale
tanto, una prontitud y energia en el ejercicio de las facultades
intelectuales, que pod !nos comparar al qle consigue el atleta.
en los gimnasios aiacstrando sus fuerzas corporales.
Del buen gusto.
El fin deaquiella dis.iplina literaria, de aquella gimn"stica
intellectual, es la adIquisicion del bien gusto, blanco 6 que de-
b:mos enderezar nuestros penTsamicntos y obras, pues con 61
conocemos y nos damos razon de las beilezas de la naturaleza,
del entendimiento y de las artes. Es una facultad natural, ea
cunIto depend de la tendencia a la perfection que se halla en
todos los hombres bien organizados, dcl conocimiento del br-
den. de lo ballo y lo sublime; mas tambien se debe la razon,
porque si el uno por la sensibilidad nos di & conocer lo que a-
grada 6 molesta al orginismo de un modo general, la otra en-
seina por qiu guIsta y en qiu comp-lace, esplicando en sus casos
los motivo) por que desagrada: la naturaleza solo nos daria un
hombre sensible, la razon uno de buen juic'o y los dos uno do
bhen gusto. No bastan sentidos perspicaces, esquisita sensibi-
lidad, sano y perfect desarrollo del cerebro; se necesitan para
conseguirle instruction y constancia en el studio. Pues asi co-
mo el fruto no responded a la sementera sino cuando el cosechero
la riega suficientemente, en vano aquellas premises ofrecerian
pingi~t cosecha de saber 6 ilistracion, si el examen y la critical de
los models A manera de riego vivificador no hicieran germinar
los conocimientos adquiridos. Estudiando los j(;venes se veri,
que el que no sahe de obras maestras, al tocarlas por primera vez
tiene una idea confusa de su m6rito y solo dice que le agradan:
si las compare m6tuamente conoce lo bueno y los lunares que
las desfiguran, sabe apreciar sus sensaciones; mas sole decimos
tiene buen gusto cuando palpando las bellezas siente y se con-
mueve, percibe los matices mas ligeros, aprobando siempre lo
bueno y condenando sin piedad lo malo.
Le llamamos buen gusto y no el gusto como los franceses,
para no equivocarle con el sentido del paladar, con la fantasia 6
afecto arbitrario A cierta clase de adornos, 6 las distintas modas,
a la inclinacion particular 4 un arte 6 ciencia, cosas que carecen
de principios exactos, mientras los suyos son inalterables: por
manera que aunque el vulgo desprecie aus fallos,tarde 6 tempra-
no confesari su error: cuando Racine compuso la dtalia en today







92
la Francia le ridieulizaron y solo Boileau dijo que era la mejor
de sus tragedies; murib, y la posteridad ha seguido la opinion
del satirico famoso. Algunos quieren que se llame el gusto por
cierta semejanza que tienen las sensaciones que produce, con
las del sentido del paladar; At mi entender esta es una double ra-
zon para diferenciarlos.
No puede confundirse con el buen juicio, por que este es
puramente inteleetual, no exige sensibilidad delicada y solo a-
tiende a la moralidad de las cosas; mientras el buen gusto la re-
quiere esquisita, obra en el moment y result quiza de una ac-
cion interior 6 inesplicable como la que produce una hermosa
perspective. La aptitud para adquirirle, 6 sus rudimentos, se
ven en todos los racionales; les encanta lo grande, lo nuevo, lo
mnagestuoso, sienten la belleza de la creacion en la tierra y en
el cielo, y no hay nacion barbara a quien no electricen las en-
cantadoras artes de la Europa.
Las aplicaciones del buen gusto son muchas y es menester
entenderlas, para que con mas limpieza comprendamos lo que
nos va en su posesion. Para lo cual es de saber, que ocup6ndo-
se el buen gusto en conocer lo bello, es el alma de Ja critical. Y
aunque fuera dificultoso esponer todos sus preceptos con la es-
tension necesaria, si pudi6ramos reducirlos A ciertas observa-
ciones aplicables las cosas que mas tratamos entire las manos,
como son las producciones artisticas literarias; nos parece que
esta muestra de su virtud, en lugar de considerarse intempes-
tiva, nos incitar6 a conocer todas sus bondades y 6 estudiarlas
con emperio para igualar y veneer nuestros elocuentes escritores.
Sefialadamente ayudan al logro de la perfeccion en las o-
bras humans la utilidad, la naturalidad, el decoro, la.nove-
dad y la elegancia.
La utilidad es un principio fundamental no solo en cuan-
Sto conserve las obras que de otra suerte perecerian en su naci-
miento, sino en cuanto se mide por ella el talent del autor.
Basta sola darle gloria y 6 inmortalizar sus invenciones. Lo
que principalmente nos atrae es lo 6til, porque sin utilidad no
hay inter6s y sin inter6s no hay placeres -Mas la natura/idad
debe ser su inseparable compaiera: acostumbrados 6 observer
en la naturaleza cierta armonia cierta sencillez, nos pa1-ecen
monstruosos los objetos falsos 6 irregulares, y los repugnamos
por una sensation de disgusto hija tal vez de la lejana idea de
la destruction y la muerte.-El-pudor y la vergtenza que di-








manan de la estimacion de si mismo y del conocimiento de le
just y de lo injusto, no han sido engendrados por la socie-
dad, se deben a la naturaleza, y la civilizacion solo puede au-
mentarlos. Asi exigiendo el decor seguimos las reglas que
nuestro corazon nos dicta. Todo lo que ofende al pundonor se,
tiene por grosero y desabrido por lo cual la naturalidad de nues-
; -tras producciones ha de reducirse a los limits de aquel, sin
irritar el entendimiento ni encender los sentidos.-Dios mis-
mo nos enseii6 a buscar la novedad haciendo cosas en si tan di-
ferentes: lo nuevo nos atrae, deseamos que cada uno estudie y
pinte A su modo la naturaleza, y medimos nuestra vida no por
los alos sino por los goces. La sensacion-mas delicada, la mas
dulce, fastidia repiti6ndose. ,Qui6n poseyendo un original per-
fecto se deleita con la copia?-Por fin, el buen gusto formado
en parte por la correcion, pide en nuestras obras aquel tino y
limpieza de los grandes maestros que tan bien califica el nom-
bre de elegancia.
En materials de buen gusto debemos elegir por guias a los
hombres eminentes amaostrados con la lectura 6 iluminados
por el ingenio. Pero como los grandes hombres preceden a su
siglo y adelantan 6 sus mayores, no debemos ser viles esclavos
de la opinion agena. Cuando Racine consult a Corneille en
sus primeros ensayos, le tuvo por lirico y mal tragico: Racine
en contestacion dib su ~Andr6maca y eclipse al padre de la tra-
gedia francesa: toda la corte de Luis catorce aplaudib el soneto
que Moliere critical Orontes en el Misantropo, y solo al ter-
minar sil vida la mir6 desengaiada.
&En qu6 consiste qie las naciones mas ricas en cbras de
buen gusto despu6s de inmortalizarse re.trogradan? En que la
naturaleza tiene muy pocos rasgos esquisitos en cada g6nero, los
cua'es se acaban cuando los-grandes artists los descubren. Y asi
como en la tierra incesantemente ha de haber producciones, de
modo qie cuando no forma trigo, da espinas; de la misma mane-
ra el ingenio del hombre que anda siempre A caza de lo intere-
sante y maravilloso, cuando no ilustra, desbarra. En general, las
revoluciones, las nuevas dinastias, otros descubrimientos y con-
quistas, vienen de tarde en tarde a cambiar la faz del muindo y
suministrar materials a lo bello; 6 bien hombres eminentes
roban A [a naturalaza sus arcanos que creiamos impenetrables.
El buen gusto se pervierte tambien por la emulacion, la
envidia, la corruption de las costumbres, y mas que todo por








Ja demasiada instruccion cuando trae de compai~eras la singu-
laridad yla ambicion. Abramos los fastos de la historic y ve-
remos que en el siglo brillante de nuestra literature, cuando en
todas las naciones las personas ilustradas conocian la lengua de
los Cervantes y Leones; aparecieron ingenios atrevidos, que
fuertes con su instruction y anhelando la gloria, elevaron i las
nubes sus concepts tan simb:licos y enigmaticos que fatigada
la imaginacion por comprenderlos los rechaz6 con hastio. No
gustamos de que todo se nos diga, pero menos no entendur lo
que nos dicen.
Si el mal gusto reina algun tiempo, no se sostiene; en va,
no nues'tra nation crey6 divino lo dificil 6 incomprensible; bas-
t:' un hombre para ridiculizar el error, y termin6 el engafio.
Puede haber naciones enteras sepultadas en la barbarie ; pero
esto consiste en que faltan objetos de comparacion. Cuando los
europeos vinieron a Am6rica enseiiaron 5 los indios algunas ic-
tes y pronto se confesaron inferiores en destreza a aquellos que
tenian por ignorantes.
En vista de las causes que le destruyen, se comprende que
le difuntdir6n la generalizacion de las luces, el studio de las
ciencias naturales y el de la literature. Ello es cierto que para
illistrar los grandes pueblos es precise que lo esten los indivi-
duos que los forman. El teatro donde un gusto depurado para
la election de los dramas y la excelencia de los cbmicos, ilus-
tra los individuos; done se ponen las virtudes y los vicios de-
lante la vista, es otra de las escuelas del buen gusto. Mas des-
ti6rrese primero ese farrago del mal traducidas piezas que man-
ch: la literature. esas otras que dan por fundamento lo increi-
ble y las de estilo truhan y tabernario en que se ofende al pun-
donor y depravan las costumbres.





DEL VIAJR POR EGIPTO Y SIRIA, DURANTE LOS ANOS DE 1783, 84 Y 85 poR C.
J. VOLNEY TRADUCIDO AL CASTELLANO CON NOTAS Y ADICIONES POR UN
HABANERO, DOS VOLUMIENES EN 4. IMPRESS EN PARIS.

Aunque ocupaciones preferentes no nos hubiesen per-
mitido hasta ahora dar conocer al p6blico por medio de la
grensa, nuestro juicio sobre esta'excelente traduceion con que







95
'nos ha enriquecido un estimable compatriota., que sabe antel-
poner el trabajo a las frivolas disipaciones 6 que parecian natu-
ralmente inclinarle su juventud y su fortuna; no por eso pen-
sSbamos renunciar jams, por mas tarde que fuese, al placer de
pagar la deuda de gratitud que habiamos contraido por el ser-
vicio que con tanta felicidad supo hacer a la literature nacio-
nal. Porque como tal miraremos siempre al de el que consa-
gra su tiempo y sus desvelos a transmitir h nuestro idioma las
blienas obras que se produce e'atre los estrangeros, vivifican-
do, con este 6til comercio de luces, la antorcha del saber, que
no puede menos de animarse con esas frecuentes importacio-
nes de las riquezas intelectuales, que los hombres mas distin-
guidos ban ido sucesivamente atesorando en cada uno de los
periods de su varia existencia.
Y aunque tal vez seria este un motive suficiente para le-
gitimar de nuestra parte el deseo de romper el incognito bajo
el cual se nos oculta el traductor, todavia respetaremos su mo-
destia, y sin sacarle del anFnimo con que quiso cubrir su nom-
bre, solo diremos sobre su persona que ha sabido seguir el e-
jemplo de aquellos ho:nbres muy'raros y verdaderamente es-
timables que todo lo sacrifican 6 su deseo y noble entusiasmo
por el studio y las ciencias ; y sin duda nada sera mas carac-
teristico de un talent que se distingue, como ese gusto cons-
tante por los studios preferido a vanos y ligeros pasatiempos,
que acusnn por lo general un espiritu mezquino y vaciado en
uno de los moldes mas comunes.
Pero como el m6rito de una traduccion sea independien-
te del de la persona del traductor, desentendiendonos de esta,
solo nos ocuparemos de aquella, que es ii la que nos toca con-
traernos aqui, donde no hacemos profession de lisonjear 6 las
personas, sin lo o que es much mas 6til de hablar 6nicamente
de las cosas Ya la re'vista de Paris, precedi6ndouos en este tra-
bnio, public') en uno de sus n6ineros un articulo aunque li-
gero muy sensito sobre esta traduccion, que hemos visto con
gosto en niestros diaries; y que a no pasar de los limits de un
simple anuncio de la obra, casi en los moenentos de su publi-
cacion en aqiella capital del mundo sAbio, haria mirar como una
indi crecion que rayase en la mis absurda temeridad de nues-
tra pirte. otra mas amplia iltstracion sobre la material. Pero
eomo alquellos editors no hicieron mas que ofreceria al ex6-
men del lector, quizd para llamar sobre ella.la. opinion pd+







96
blica, no creemos que nos tacharin de presuncion Ilenando una
tarea que parece corresp:)idernos de derecho y que todavia no
he'nos visto lesempeRiada por otro algono. Sin duda que se tie-
n, much razon en ser mas severos en nuestros juicios con res-
pecto i una traduccion qiie co i las obras originales. Es just
tener mas condescendencia con estas, porque nadie es respon-
sable de proucir mas alli de Io qie le permit la esfera de su
capacidad intellectual. Pero se tiene derecho para exijir de un
traductor que no n'os transmit de los otros idiomas sino ajue-
llo que por su merito y superioridad ya reconocida, se hava he-
eh- realmente digno de este honor. La denis seria no enri-
q:ieccr sino ahogar la literature con indtiles y m:ltiplic idas su-
perfluiddes: las traducciones no tienen este oficio, y lo q;ie ha
de justificarlas es esi mira de utilidal y de ventajas sin las cua-
les nunca pasiarn de ser el 6nico espediente de los que sin nin-
gun talent y ocupando los 61timos rangos de la literature le
abrazan comno un rec'urs) pira poJer vivir. En una palabra:
las tradicciones son i los idiom s, lo que 6 la ciencia de la or-
ganizacion h imana es la anatomia comparada ; sirve para per-
feccionarlos y mejorarlos introduciendo en los unos lo que fal-
taba 6 no era bastantemente conocido en los otros. Mis si es
cierto que nada hay tan mezquino y desairado comr esas tra-
ducciones mercenaries con que una multitud de oscuros traduc-
tores, en abierta conjuracion contra la lengia, han procurado
corro nperla; es tambien indidable qie una b:iena traduccion,
cuando se hace de obras que lo merecen, es una verdadera con-
quista del talent ; porque las obras superiores, por 11 pro-
fundidad de miras, 6 lo vasto de las concepciones, 6 la perfec-
cion del m6todo, son siempre el patrimonio de los hombres ra-
ros y estraordinarios que solo se produce de siglo en siglo, y
6 quienes toca como de derecho el privilegio de ser los maes-
tros no ya de su 6poca y de su nation, sino tambien de la es-
pecie humana ; a tales genios es & quienes debe hac6rseles ha-
blar en todos los idiomas, porque a todos pertenecen, y todos
pueden utilizarse de sus luces. La traduccion entbnces es un-
oficio noble y ventajoso y que no desdefiaria ni aun el mismo
talent ejercitado ya en producer. Pope y Dryden, Delille y
tantos otros, no menos distinguidos en sus literaturas respecti-
vas por sus excelentes producciones originales, no han desde-
iiado cultivar ese campo, y dejando el honor de ser autores e-
llos misinms han prestado su talent superior A los grandes mao








delos que les habian precedido para hacerles hablar en su idio-
ma: especie de sacrificio de gloria, abnegacion de si mismos
muy digna de contarse entire los mas grandes servicios que hi-
cieron A su pais y i las letras.
Considerado bajo este punto de vista, el traductor del via-
je por Egipto y Siria ha llenado completamente aquella con-
dicion esencial 6 sa clase. La obra de Volney estk ya univer-
salmente juzgada, y los buenos jueces la han colocado entire las
clisicas del g6nero. Mirado antes este como frivolo y cultiva-
do solo por difusos analistas, 6 narradores mas 6 menos elegan-
tes, el genio de Volney produjo en 61 una feliz revolution ; y
alzindole tan alto como correspondia, le hizo servir como de
auxiliar i la historic; y sin duda, como 61 lo dice, Ilena este o-
ficio con much mas ventaja que aquella, por que proponi6n-
dose el mismo fin que es el de anticipar los costosos frutos de
la esperiencia a las generaciones presents por la memorial de
los hechos pasados, los viajes lo alcanzan con much mas se-
g'iridad, ples que coino tratan de objetos que inmutan inme-
diatameate nuestra vista, se podr6 en sus narraciones con mas
facilid id que en las del escritor p5stumo, percibirse el enlace
de los acontecimientos, deslindar sus relaciones, penetrarse de
sus causes y entender mas rpenudamente el juego comnplicado
de la miquina political.
,,Poniendo asi de manifiesto el viajero, ha dicho 61 mismo,
el estado de un pais y las varias circanstancias de su adminis-
tracion, es como un indicador que coloca en nuestras manos de
los m6viles de su grandeza y decadencia, y el medio quiza mas
exacto de apreciar el t6rmino actual de una nacion." Este hello
y feliz pensamiento ha sabido realizarle el autor, y su obra en
que se ha abierto esa 6til revolution quedard siendo para siem-
pre el modelo mas perfect de un viaje filos6fico y razonado.
Se hallarA el 6rden mas perfect y colors naturales y veridi-
cos, es un cuadro complete 6 instructive que satisface todos los
deseos. iY que cuadro! El de unas nacionescuyosnombres basta
oir pronunciar, como lo ha dicho miy elegantemente el traduc-
tor, para penetrarse de la mas prnofinda veneracion y represen-
tarse al vivo por una parte la madre de la civilization universal,
la cuna de las ciencias y de las artes, la patria de los Faraones
y Tolomeos, la colossal grandeza de sus monumentos, el arcano
impenetrable de las inscripciones que los decoran: por otra, los
siglos de los patriarcas, Mois6s y el monte Sinai, Salomon y su
13








magnificencia, los Fenicios y sus bajeles, Alejandro y su pre-
potencia, Jesucristo y nuestra religion, Godofredo y la conquis-
ta de Sion; y como si debiesen multiplicarse sobre aquella tier-
ra clisica los recuerdos histbricos hasta en los tiempos moder-
nos, transportindonos la fantasia a las arenosas planiciesde Jjiz6,
nos hace ver al conquistador de la Italia, abriendo la grandio-
sa epopeya de su vida delante de los testigbs de cuarenta si-
glos para haeer huir con el esplendor de su gloria la hidra re-
volucionaria que devorabi la patria.
Todo, pies, concurria 6 hacer esta obra digna de los ho-
nores de la traduccion: so ginero, el asunto particular de que
se ocupa, y hasta la misma manera de tratarle. Es verdad qie
nuevos esploradores dotados de fina critical y profunda sabiduria
han recorrido con posterioridai aquel pais ; mas su in6rito to
por eso ha decaido ni se la olvidarn jamrs; "porque miientras ins-
piren inter6slaSiria y el Egipto, ha dicho muy bienel tradictor,
la obrade Volney, que segun se espresa la comnision de Egipto ha
sido la guia mas segura para los vi;jeros posteriores, scrvird tam-
bien de preliminary a su studio, asi como por mas descubrimien-
tos que ensanchen el dominio de la historic natural, los pri-
rm roi que nos abran su santuario ser6n siemlpre Buffon y Chr-
los Linneo." Mas no basta el tino en la election de la obra qie
se traduce, si no se justifica con el de la buena ejecucion. Es facil
acertar con aquella sin poseer las calidades necesarias para reali-
zar la otra, y si ambas cosas no van acompafiadas, si reciproca-
mente no se ayudan, es seguro que se perderA el poco m6rito que
podria contraerse con haber llenado una sola de estas condicio-
nes. Todo el mundo siente y puede reconocer la superioridad de
una obra; pero no todos tienenlamisma capacidad paratraducir-
la; y aunque a cualquiera serd facil desfigurarla por medio de in-
fieles versions, a muy pocos estar4 concedido el privilegio de
hacerlasolo mudardeidioma conservandointegro alautor, quees
en nuestro concept lo que constitute las buenas traducciones.
La desgraciada facilidad del g6nero que permit a hombres
sin vocacion y sin talents, dedicarse su cultivo, es positiva-
nente una de las mas reales y que mas han contribuido 6 su de-
gradacion. No hay miserableint6rprete,que por mal que entien-
da su lengua y la estrangera, no se crea ya autorizadoporsu solo
titulo y sin mas studio que el escaso que hizo en on curso de
idio-nas, para poder entrar en la carrera de los traductores; y
sin calcular el daio que causa A la lengua que corrompe y desfi-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs