• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Main
 Acuerdos de las salas de gobierno...
 Seccion notarial
 Resoluciones del tribunal supremo...
 Seccion electoral
 Sentencias y autos de lo civil...
 A.N.F.P.J.
 Indice general














Title: Repertorio judicial
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076996/00020
 Material Information
Title: Repertorio judicial revista ... fundada bajo los auspicios del Colegio de Abogados de la Habana ..
Physical Description: 36 v. : ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Asociacio´n nacional de funcionarios del poder judicial
Asociación nacional de funcionarios del poder judicial
Colegio de Abogados de la Habana
Publisher: Impr. de Rambla, Bouza y ca.
Place of Publication: Habana
Habana
Publication Date: 1944
Frequency: monthly[1928-1960]
bimonthly[ former 1925-1927]
 Subjects
Subject: Law reports, digests, etc -- Cuba   ( lcsh )
Law -- Cuba   ( lcsh )
Genre: law report or digest   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Dates or Sequential Designation: Anõ 1, no. 1 (marzo de 1925)-anõ 36, no. 12 (dec. 1960).
Issuing Body: Organo oficial de la Asociación nacional de funcionarios del poder judicial, 1944-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076996
Volume ID: VID00020
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13201214
lccn - 31010741

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Main
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
    Acuerdos de las salas de gobierno del tribunal supremo
        Page A-1
        Page A-2
        Page A-3
        Page A-4
        Page A-5
        Page A-6
        Page A-7
        Page A-8
        Page A-9
        Page A-10
        Page A-11
        Page A-12
        Page A-13
        Page A-14
        Page A-15
        Page A-16
        Page A-17
        Page A-18
        Page A-19
        Page A-20
        Page A-21
        Page A-22
        Page A-23
        Page A-24
        Page A-25
        Page A-26
        Page A-27
        Page A-28
        Page A-29
        Page A-30
        Page A-31
        Page A-32
        Page A-33
        Page A-34
        Page A-35
        Page A-36
        Page A-37
        Page A-38
        Page A-39
        Page A-40
        Page A-41
        Page A-42
        Page A-43
        Page A-44
        Page A-45
        Page A-46
        Page A-47
        Page A-48
        Page A-49
        Page A-50
        Page A-51
        Page A-52
        Page A-53
        Page A-54
        Page A-55
        Page A-56
        Page A-57
        Page A-58
        Page A-59
        Page A-60
        Page A-61
        Page A-62
        Page A-63
        Page A-64
        Page A-65
        Page A-66
        Page A-67
        Page A-68
    Seccion notarial
        Page B-1
        Page B-2
        Page B-3
        Page B-4
        Page B-5
        Page B-6
        Page B-7
        Page B-8
        Page B-9
        Page B-10
        Page B-11
        Page B-12
        Page B-13
        Page B-14
        Page B-15
        Page B-16
        Page B-17
        Page B-18
        Page B-19
        Page B-20
        Page B-21
        Page B-22
        Page B-23
        Page B-24
        Page B-25
        Page B-26
        Page B-27
        Page B-28
        Page B-29
        Page B-30
        Page B-31
        Page B-32
        Page B-33
        Page B-34
        Page B-35
        Page B-36
        Page B-37
        Page B-38
        Page B-39
        Page B-40
        Page B-41
        Page B-42
        Page B-43
        Page B-44
        Page B-45
        Page B-46
        Page B-47
        Page B-48
    Resoluciones del tribunal supremo sobre leyes especiales
        Page C-1
        Page C-2
        Page C-3
        Page C-4
        Page C-5
        Page C-6
        Page C-7
        Page C-8
        Page C-9
        Page C-10
        Page C-11
        Page C-12
        Page C-13
        Page C-14
        Page C-15
        Page C-16
        Page C-17
        Page C-18
        Page C-19
        Page C-20
        Page C-21
        Page C-22
        Page C-23
        Page C-24
        Page C-25
        Page C-26
        Page C-27
        Page C-28
        Page C-29
        Page C-30
        Page C-31
        Page C-32
        Page C-33
        Page C-34
        Page C-35
        Page C-36
        Page C-37
        Page C-38
        Page C-39
        Page C-40
        Page C-41
        Page C-42
        Page C-43
        Page C-44
        Page C-45
        Page C-46
        Page C-47
        Page C-48
        Page C-49
        Page C-50
        Page C-51
        Page C-52
        Page C-53
        Page C-54
        Page C-55
        Page C-56
        Page C-57
        Page C-58
        Page C-59
        Page C-60
        Page C-61
        Page C-62
        Page C-63
        Page C-64
        Page C-65
        Page C-66
        Page C-67
        Page C-68
        Page C-69
        Page C-70
        Page C-71
        Page C-72
        Page C-73
        Page C-74
        Page C-75
        Page C-76
        Page C-77
        Page C-78
        Page C-79
        Page C-80
        Page C-81
        Page C-82
        Page C-83
        Page C-84
        Page C-85
        Page C-86
        Page C-87
        Page C-88
        Page C-89
        Page C-90
        Page C-91
        Page C-92
        Page C-93
        Page C-94
    Seccion electoral
        Page D-1
        Page D-2
        Page D-3
        Page D-4
        Page D-5
        Page D-6
        Page D-7
        Page D-8
        Page D-9
        Page D-10
        Page D-11
        Page D-12
        Page D-13
        Page D-14
        Page D-15
        Page D-16
        Page D-17
        Page D-18
        Page D-19
        Page D-20
        Page D-21
        Page D-22
        Page D-23
        Page D-24
        Page D-25
        Page D-26
        Page D-27
        Page D-28
        Page D-29
        Page D-30
        Page D-31
        Page D-32
        Page D-33
        Page D-34
        Page D-35
        Page D-36
        Page D-37
        Page D-38
        Page D-39
        Page D-40
        Page D-41
        Page D-42
        Page D-43
        Page D-44
        Page D-45
        Page D-46
        Page D-47
        Page D-48
        Page D-49
        Page D-50
        Page D-51
        Page D-52
        Page D-53
        Page D-54
        Page D-55
        Page D-56
        Page D-57
        Page D-58
        Page D-59
        Page D-60
        Page D-61
        Page D-62
        Page D-63
        Page D-64
        Page D-65
        Page D-66
        Page D-67
        Page D-68
        Page D-69
        Page D-70
        Page D-71
        Page D-72
        Page D-73
        Page D-74
        Page D-75
        Page D-76
        Page D-77
        Page D-78
        Page D-79
        Page D-80
        Page D-81
        Page D-82
        Page D-83
        Page D-84
        Page D-85
        Page D-86
        Page D-87
        Page D-88
        Page D-89
        Page D-90
        Page D-91
        Page D-92
        Page D-93
        Page D-94
        Page D-95
        Page D-96
        Page D-97
        Page D-98
        Page D-99
        Page D-100
        Page D-101
        Page D-102
        Page D-103
        Page D-104
        Page D-105
        Page D-106
        Page D-107
        Page D-108
        Page D-109
        Page D-110
        Page D-111
        Page D-112
        Page D-113
        Page D-114
        Page D-115
        Page D-116
    Sentencias y autos de lo civil y de lo contencioso administrativo de la audiencia de la Habana
        Page E-1
        Page E-2
        Page E-3
        Page E-4
        Page E-5
        Page E-6
        Page E-7
        Page E-8
        Page E-9
        Page E-10
        Page E-11
        Page E-12
        Page E-13
        Page E-14
        Page E-15
        Page E-16
        Page E-17
        Page E-18
        Page E-19
        Page E-20
        Page E-21
        Page E-22
        Page E-23
        Page E-24
        Page E-25
        Page E-26
        Page E-27
        Page E-28
        Page E-29
        Page E-30
        Page E-31
        Page E-32
        Page E-33
        Page E-34
        Page E-35
        Page E-36
        Page E-37
        Page E-38
        Page E-39
        Page E-40
        Page E-41
        Page E-42
        Page E-43
        Page E-44
        Page E-45
        Page E-46
        Page E-47
        Page E-48
        Page E-49
        Page E-50
        Page E-51
        Page E-52
        Page E-53
        Page E-54
        Page E-55
        Page E-56
        Page E-57
        Page E-58
        Page E-59
        Page E-60
        Page E-61
        Page E-62
        Page E-63
        Page E-64
        Page E-65
        Page E-66
        Page E-67
        Page E-68
        Page E-69
        Page E-70
        Page E-71
        Page E-72
        Page E-73
        Page E-74
        Page E-75
        Page E-76
        Page E-77
        Page E-78
        Page E-79
        Page E-80
        Page E-81
        Page E-82
        Page E-83
        Page E-84
        Page E-85
        Page E-86
        Page E-87
        Page E-88
        Page E-89
        Page E-90
        Page E-91
        Page E-92
        Page E-93
        Page E-94
        Page E-95
        Page E-96
        Page E-97
        Page E-98
        Page E-99
        Page E-100
        Page E-101
        Page E-102
        Page E-103
        Page E-104
        Page E-105
        Page E-106
        Page E-107
        Page E-108
        Page E-109
        Page E-110
        Page E-111
        Page E-112
        Page E-113
        Page E-114
        Page E-115
        Page E-116
        Page E-117
        Page E-118
        Page E-119
        Page E-120
        Page E-121
        Page E-122
        Page E-123
        Page E-124
        Page E-125
        Page E-126
        Page E-127
        Page E-128
        Page E-129
        Page E-130
        Page E-131
        Page E-132
        Page E-133
        Page E-134
        Page E-135
        Page E-136
        Page E-137
        Page E-138
        Page E-139
        Page E-140
        Page E-141
        Page E-142
        Page E-143
        Page E-144
        Page E-145
        Page E-146
        Page E-147
        Page E-148
        Page E-149
        Page E-150
        Page E-151
        Page E-152
        Page E-153
        Page E-154
        Page E-155
        Page E-156
        Page E-157
        Page E-158
        Page E-159
        Page E-160
        Page E-161
        Page E-162
        Page E-163
        Page E-164
        Page E-165
        Page E-166
        Page E-167
        Page E-168
        Page E-169
        Page E-170
        Page E-171
        Page E-172
        Page E-173
        Page E-174
        Page E-175
        Page E-176
        Page E-177
        Page E-178
        Page E-179
        Page E-180
        Page E-181
        Page E-182
        Page E-183
        Page E-184
        Page E-185
        Page E-186
        Page E-187
        Page E-188
        Page E-189
        Page E-190
        Page E-191
        Page E-192
        Page E-193
        Page E-194
        Page E-195
        Page E-196
        Page E-197
        Page E-198
        Page E-199
        Page E-200
        Page E-201
        Page E-202
        Page E-203
        Page E-204
        Page E-205
        Page E-206
        Page E-207
        Page E-208
        Page E-209
        Page E-210
        Page E-211
        Page E-212
        Page E-213
        Page E-214
        Page E-215
        Page E-216
        Page E-217
        Page E-218
        Page E-219
        Page E-220
        Page E-221
        Page E-222
        Page E-223
        Page E-224
        Page E-225
        Page E-226
        Page E-227
        Page E-228
        Page E-229
        Page E-230
        Page E-231
        Page E-232
        Page E-233
        Page E-234
        Page E-235
        Page E-236
        Page E-237
        Page E-238
        Page E-239
        Page E-240
        Page E-241
        Page E-242
        Page E-243
        Page E-244
        Page E-245
        Page E-246
        Page E-247
        Page E-248
        Page E-249
        Page E-250
        Page E-251
        Page E-252
        Page E-253
        Page E-254
        Page E-255
        Page E-256
        Page E-257
        Page E-258
        Page E-259
        Page E-260
        Page E-261
        Page E-262
        Page E-263
        Page E-264
        Page E-265
        Page E-266
        Page E-267
        Page E-268
        Page E-269
        Page E-270
        Page E-271
        Page E-272
        Page E-273
        Page E-274
        Page E-275
        Page E-276
        Page E-277
        Page E-278
        Page E-279
        Page E-280
        Page E-281
        Page E-282
        Page E-283
        Page E-284
        Page E-285
        Page E-286
        Page E-287
        Page E-288
        Page E-289
        Page E-290
        Page E-291
        Page E-292
        Page E-293
        Page E-294
        Page E-295
        Page E-296
        Page E-297
        Page E-298
        Page E-299
        Page E-300
        Page E-301
        Page E-302
        Page E-303
        Page E-304
        Page E-305
        Page E-306
        Page E-307
        Page E-308
        Page E-309
        Page E-310
        Page E-311
        Page E-312
        Page E-313
        Page E-314
        Page E-315
        Page E-316
        Page E-317
        Page E-318
        Page E-319
        Page E-320
        Page E-321
        Page E-322
        Page E-323
        Page E-324
        Page E-325
        Page E-326
        Page E-327
        Page E-328
        Page E-329
        Page E-330
        Page E-331
        Page E-332
        Page E-333
        Page E-334
        Page E-335
        Page E-336
        Page E-337
        Page E-338
        Page E-339
        Page E-340
        Page E-341
        Page E-342
        Page E-343
        Page E-344
        Page E-345
        Page E-346
        Page E-347
        Page E-348
        Page E-349
        Page E-350
        Page E-351
        Page E-352
        Page E-353
        Page E-354
        Page E-355
        Page E-356
        Page E-357
        Page E-358
        Page E-359
        Page E-360
        Page E-361
        Page E-362
        Page E-363
        Page E-364
        Page E-365
        Page E-366
        Page E-367
        Page E-368
        Page E-369
        Page E-370
        Page E-371
        Page E-372
        Page E-373
        Page E-374
        Page E-375
        Page E-376
        Page E-377
        Page E-378
        Page E-379
        Page E-380
        Page E-381
        Page E-382
        Page E-383
        Page E-384
        Page E-385
        Page E-386
        Page E-387
        Page E-388
        Page E-389
        Page E-390
        Page E-391
        Page E-392
        Page E-393
        Page E-394
        Page E-395
        Page E-396
        Page E-397
        Page E-398
        Page E-399
        Page E-400
        Page E-401
        Page E-402
        Page E-403
        Page E-404
        Page E-405
        Page E-406
        Page E-407
        Page E-408
        Page E-409
        Page E-410
        Page E-411
        Page E-412
        Page E-413
        Page E-414
        Page E-415
        Page E-416
        Page E-417
        Page E-418
        Page E-419
        Page E-420
        Page E-421
        Page E-422
        Page E-423
        Page E-424
        Page E-425
        Page E-426
        Page E-427
        Page E-428
        Page E-429
        Page E-430
        Page E-431
        Page E-432
        Page E-433
        Page E-434
        Page E-435
        Page E-436
        Page E-437
        Page E-438
        Page E-439
        Page E-440
        Page E-441
        Page E-442
        Page E-443
        Page E-444
        Page E-445
        Page E-446
        Page E-447
        Page E-448
        Page E-449
        Page E-450
        Page E-451
        Page E-452
        Page E-453
        Page E-454
        Page E-455
        Page E-456
        Page E-457
        Page E-458
        Page E-459
        Page E-460
        Page E-461
        Page E-462
        Page E-463
        Page E-464
        Page E-465
        Page E-466
        Page E-467
        Page E-468
        Page E-469
        Page E-470
    A.N.F.P.J.
        Page F-1
        Page F-2
        Page F-3
        Page F-4
        Page F-5
        Page F-6
        Page F-7
        Page F-8
        Page F-9
        Page F-10
        Page F-11
        Page F-12
        Page F-13
        Page F-14
        Page F-15
        Page F-16
        Page F-17
        Page F-18
        Page F-19
        Page F-20
        Page F-21
        Page F-22
        Page F-23
        Page F-24
        Page F-25
        Page F-26
        Page F-27
        Page F-28
        Page F-29
        Page F-30
        Page F-31
        Page F-32
        Page F-33
        Page F-34
        Page F-35
        Page F-36
        Page F-37
        Page F-38
        Page F-39
        Page F-40
        Page F-41
        Page F-42
        Page F-43
        Page F-44
        Page F-45
        Page F-46
        Page F-47
        Page F-48
        Page F-49
        Page F-50
        Page F-51
        Page F-52
        Page F-53
        Page F-54
        Page F-55
        Page F-56
        Page F-57
        Page F-58
        Page F-59
        Page F-60
        Page F-61
        Page F-62
        Page F-63
        Page F-64
        Page F-65
        Page F-66
        Page F-67
        Page F-68
        Page F-69
        Page F-70
        Page F-71
        Page F-72
        Page F-73
        Page F-74
        Page F-75
        Page F-76
        Page F-77
        Page F-78
        Page F-79
        Page F-80
        Page F-81
        Page F-82
        Page F-83
        Page F-84
        Page F-85
        Page F-86
        Page F-87
        Page F-88
        Page F-89
        Page F-90
        Page F-91
        Page F-92
        Page F-93
        Page F-94
        Page F-95
        Page F-96
        Page F-97
        Page F-98
        Page F-99
        Page F-100
        Page F-101
        Page F-102
        Page F-103
        Page F-104
        Page F-105
        Page F-106
        Page F-107
        Page F-108
    Indice general
        Page G-1
        Page G-2
        Page G-3
        Page G-4
        Page G-5
        Page G-6
        Page G-7
        Page G-8
        Page G-9
        Page G-10
        Page G-11
        Page G-12
        Page G-13
        Page G-14
        Page G-15
        Page G-16
        Page G-17
        Page G-18
        Page G-19
        Page G-20
        Page G-21
        Page G-22
        Page G-23
        Page G-24
Full Text





REPERTORIO JUDICIAL


REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS
DEL COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA



DIRECTOR:
DR. FRANCISCO LLACA Y ARGUDIN
MAGISTRADO DEL TRIBUNAL SUPREMO


ADMINISTRATOR:

ENRIQUE LLACA Y ESCOTO
PROCURADOR



REDACCION Y ADMINISTRATION:
CALLE 28, NUM. 52, ENTIRE 5a Y 7- AVENIDAS (MIRAMAR)
TELEFONO F-O-1344


AO 1944


LA HABANA
Compala Editora de Libros y Folletos
O'Reilly Nmero 304
1944

-! ,--C IITP
awD acMUr-T ?
















\
h;>F~\\: `











REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS
DEL COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE E LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripcin annual, $ 8.00 Nmero suelto.. $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00

AO XX. HABANA, ENERO DE 1944 NU M. 1.



INDICACIONES PARA LA REFORM DE LOS
PROCEDIMIENTOS CIVILES

I.-Que nuestra legislacin procesal civil es complicada y defectuosa no se
oculta a ninguno de los que, como parties, procuradores, letrados o jueces inter-
vienen en la tramitacin de juicios, ventilan derechos o decide las diversas
cuestiones sometidas a su conocimiento y resolucin.
La variedad de procedimientos a menudo fundamentalmente anlogos, la
extraordinaria multiplicidad de trminos para idnticos fines, las pequeas di-
ferencias en asuntos similares, la remisin de asuntos a una sustanciacin co-
mn, pero estableciendo excepciones o distinciones de detalle, con frecuencia
injustificadas e innecesarias, han convertido el sistema, que debiera ser en lo
possible uniform y sencillo, en un verdadero rompecabezas de plazos, reglas y
formulas en que a veces naufraga la justicia, para cuya garanta nicamente
cabe establecer normas reguladoras de la gestin judicial.
Agrguese a ello la propensin, siempre que se crea una institucin jur-
dica o reconoce un derecho nuevo, a estatuir el modo de actuar la una o de
obtenerse el otro, en leyes dispersas, que, como las de retiro, prescriben trami-
taciones parecidas, nunca iguales, con organismos, recursos y jurisdicciones
diferentes, y se harn ms evidentes las dificultades, complejidades y riesgos
con que tropiezan los que han de moverse en campo tan accidentado y confuso.
Parece intil, despus de lo dicho, razonar acerca de la conveniencia de
una reform que sisteinatice y simplifique nuestro Derecho Procesal. A lograr
esa finalidad tienden estas notas y apuntes, escritos al correr de la pluma.
II.-Lo primero que se me ocurre es que los procedimientos civiles deben
reducirse, sustancialmente a dos: uno declarativo y otro ejecutivo, determinan-
do para cada uno las formas, trmites, trminos, recursos e instancias. Bastara,
en relacin con la importancia o urgencia de ciertos negocios, ordenar la reduc-
cin de los plazos y supresin de trmites, no sealando otros especiales, sino
proporcionalmente con referencia a los dos juicios tipos.
En el primero cabran, as escuetamente regulados, los de mayor y menor
cuanta, verbales, desahucios, interdictos, alimentos, incidents, etc., con tal pro-
fusin de nimias distinciones tratados en la legislacin vigente. En el segundo
se comprenderan el ejecutivo, el hipotecario y las innumerables vas de apremio
esparcidos en el Cdigo General y en las leyes especiales.
Tendramos entonces un sistema bsico y no una diversidad de sustanciacio-
nes llenas de similitudes y discrepencias sin razn prctica o cientfica que las
explique o sirva de gua al litigante y al professional para el ejercicio de las
acciones y su direccin tcnica.








ASUNTOS GENERALS


III.-Aparte de esa reform fundamental, conjuntamente con ella, o desde
luego y por anticipado, estimo que deben acometerse otras de ndole singular y
especfica.
Tal ocurre con la alegacin de excepciones dilatorias como perentorias, con
la consecuencia de obligar, si prosperan, a repetir el jiicio enter y, acaso, dado
su costo, a la prdida material y efectiva de un derecho cierto y legtimo, pro-
duciendo siempre dilaciones y perjuicios con grave dao del inters privado y
del pblico.
En todo caso es mejor sustanciar y resolve previamente el artculo, in-
cluso otorgando la casacin en los juicios susceptibles de ella.
Lo mismo sucede con la suspension indefinida de actos y vistas que, cuando
son muchas las parties, demoran sin limitacin resoluciones, cuya tardanza se tra-
duce en irreparables perjuicios (ocupacin de inmuebles, indisponibilidad de
bienes embargados o anotados, o de cantidades incluso indispensables para la
subsistencia o liberacin de gravmenes capaces de consumer los bienes en litigio
u otros, prdida de inversiones o negocios beneficiosos, etc.).
Sera convenient limitar el nmero de suspensions, imponer un nuevo
sealamiento breve y an, en algunos supuestos (como ya se viene haciendo),
prohibirlas.
Las impugnaciones caprichosas de documents podran evitarse sancionan-
do al impugnador cuando result demostrada la autenticidad y exactitud de
aqullos, con el pago de una indemnizacin.
No me parece necesario insistir ahora en otros dos particulares de que me
he ocupado ya en esta revista: la figure del tercero interesado (cesionario de
un litigante o afectado por el pleito) y su derecho a intervenir o no en el pro-
ceso; y la restitucin al Tribunal de Casacin de su funcin propia, liberndolo
de la series de cuestiones de otro orden que hoy se le someten. En los nmeros
de Agosto de 1937 y Enero de 1942 puede encontrarse la indicacin de las mo-
dificaciones que en ambos aspects entiendo procedentes.
En cambio dir algo sobre la aconsejable reform en material de costas. La
tradicin judicial entire nosotros, benvola y hasta piadosa para el deudor que
se defiende de una reclamacin legtima, olvida muchas veces que el demandante
result, tras de burlado largo tiempo, privado en realidad del valor econmico
de su derecho por el equivalent, o aun mayor, (le los gastos que le cuesta su
reconocimiento, en ocasiones ilusorio por insolvencia del obligado.
La discrecionalidad en la apreciacin de la culpa con que se litiga (prin-
cipio adems insuficiente) y de la temeridad, no llena debidamente los fines de
la verdadera justicia.
Entiendo que la Ley debe establecer la condena de costas del definitiva-
mente vencido, en todas las instancias, aunque haya recurrido la contraria (y
lo mismo cuando aqul triunfe slo en extremos secundarios o de escasa impor-
tancia), incluyendo en su tasacin los honorarios v derechos de letrados, procu-
radores u otros funcionarios, y los gastos de probanzas, publicaciones, inscrip-
ciones, anotaciones, etc., que por razn del pleito se originen. Y que ha de im-
poner la declaracin de temeridad o mala fe siempre que se litigue contra un
derecho evidence, o con el manifiesto propsito de ganar tiempo, o se aleguen
derechos y excepciones, o utilicen acciones caprieihosas o arbitrarias, se recurra
de lo favorable, se nieguen firmas legtimas, ocilten libros, se seen argucias, se
acte con dolo, fraude o simulacin, se sostengan actos o contratos simulados,
inmorales o ilcitos, se pretenden demostraciones maliciosas, o se falte de cual-
quier modo a la lealtad del debate.
Un rgimen adecuado de costas evitara muchos pleitos intiles y los con-
siguientes daos a los intereses dignos de proteccin v a la verdadera misin
de los Tribunales, que no deben utilizarse para eludir o retardar la observancia
de la Ley.
IV.-En lo que al recurso de casacin respect, estimo igualmente recomen-









ASUNTOS GENERALS


dable modificar las normas que lo gobiernan, concedindolo en las excepciones
dilatorias, cuestiones de competencia, acumulaciones de autos, recusaciones, au-
diencia o no del rebelde, aprobacin de cuentas definitivas de administradores
judiciales y sndicos de concurso o quiebra, cesacin o sustitucin de litigantes e
intervencin de terceros interesados en los pleitos, adems de los otros casos en
que la Ley lo otorga o admit.
Las causales de infraccin se limitaran a slo cuatro, refundiendo en la l1
actual las de error de derecho al apreciar la prueba, exceso o defecto en la juris-
diccin y negacin por el Juzgado de la personalidad o derecho a intervenir en
el litigio; llevando a la 2- el error de hecho en la apreciacin de documents, li-
bros, informes, escritos, actuaciones, diligencias o declaraciones atribuyndoles
afirmacin o contenido contrarios a su texto; o de mercancas, muestras u obje-
tos materials obrantes en los autos, en lo concerniente a su denominacin, clase,
especie, calidad, naturaleza, uso o destinacin; incluyendo en la 34 los diferentes
tipos de incongruencia y la contradiccin en el fallo; y comprendiendo en la 4'
la oposicin con la cosa juzgada, hyase o no alegado.
Las causales de quebrantamiento seran: 14, falta de emplazamiento o de
notificacin del provedo sealando actos de prueba, o comparecencia, o nota
previa a la sentencia; 2*, falta de personalidad (siempre como excepcin dila-
toria) ; 3, indebida denegacin de pruebas o del recibimiento para ellas; 4*, in-
competencia relative, y 5", resolucin por nmero insuficiente de Jueces.
No cabra recurso por infraccin contra sentencias dictadas en apelacin por
Jueces de 1Q Instancia (salvo los de desahucio en que hoy se otorga), ni en los
que permiten segundo juicio (exceppto el de alimentos provisionales), y el de
quebrantamiento en los primeramente citados antes, y en las vas sumarias sin
juicio previo.
En ejecucin de sentencia se permitira el de infraccin, como hoy, y el de
forma cuando se trate de incidentes con sustanciacin en que pueda quebran-
tarse alguna de las que lo original.
En los desahucios sin renta o con renta indeterminada, habra de consig-
narse cantidad equivalent a la que debiera ganar el inmueble, no inferior al 6
ni superior al 1271 del valor sobre el cual se satisfaga la contribucin terri-
torial.
El trmino de interposicin se ampliara a 15 das, suprimiendo la amplia-
cin, except para los que se adhieran. Slo el Fiscal podra adherirse o am-
pliar en sentido contrario al recurso, en defense de la justicia. El Tribunal de-
bera admitir y decidir en el fondo todo recurso en que pueda darse cuenta de
la cuestin de casacin que haya querido realmente plantearse, pudiendo privar,
como correccin al lelrado que lo autorice si la redaccin fuera defectuosa u
obscura, de los honorarios correspondientes al escrito en todo o parte.
Cabra, por ltimo, estimar de oficio, en inters de la justicia, infracciones
de ley, o quebrantamientos cuya trascendencia sea tal que no deba subsistir el
fallo por razones de orden pblico.
V.-Claro est que existen otras lagunas y vicios y que varias de las refor-
mas apuntadas pueden mejorarse o sustituirse. Ni.cabe el tema en las exiguas
proporciones de un artculo, ni pretend acertar en todas las modificaciones
que sugiero. Pero el problenia es interesante, amerita la reflexin y el studio
de juristas y legisladores y urge resolverlo.
Mi propsito ha sido, simplemente, llamar la atencin de los capacitados y
sealar soluciones ms o menos aceptables, abriendo el camino a otros para que
de ellas aprovechen lo til y rechacen lo desdeable, con la esperanza de que,
en un future prximo, se emprcnda y lleve a cabo la reform integral de nuestro
viejo sistema procesal.
GUILLERMO DE MONTAG,
Magistrado del Tribunal Supremo.









ASUNTOS GENERALS


ANTONIO BRAVO CORREOSO

Ha muerto en Santiago de Cuba, su ciudad natal, al comenzar el ao, este
destacado hombre pblico y reputado abogado oriental, y REPERTORIO JUDICIAL
ha querido recoger en sus pginas este acontecimiento que no puede pasar inad-
vertido en el Foro cubano.
No debo negarle, para ello, mi concurso al ilustre Director de esta revista
y accedo a su solicitud, porque, aunque no sea el ms capacitado para juzgar
la multiple personalidad del Letrado desaparecido, estuve muchos aos en es-
trecho contact con l en la profesin y en la poltica, y me honraba contndome
entire sus ms fieles amigos y compaeros.
Por tales circunstancias, y sin pretender hacer ni una exacta nota biogr-
fica, ni un studio crtico de su saliente y compleja personalidad, puedo evocar
dos de las destacadas facetas de su larga y laboriosa vida que le conquistaron re-
nombre y popularidad y le permiten trasponer "el trmino postrero" rodeado
por el afecto y el respeto de sus conciudadanos.
Nacido en Santiago de Cuba por el ao de 1864, de una familiar muy dis-
tiguida de aquella sociedad, e hijo de un patriota fusilado por las tropas espa-
olas, creci en un santuario de intenso patriotism, y al terminal muy joven su
carrera de Abogado, se inici en la vida poltica en los partidos liberals orga-
nizados tras la Paz del Zanjn. Labor activamente por las libertades de Cuba
en el Partido Autonomista y secretamente en el Revolucionario; y en la tribune
y en la prensa se distingui como orador y escritor fcil, intencionado y vale-
roso y como uno de los guas de la juventud avanzada.
Por sus trabajos revolucionarios y en conexin con Mart y los iniciadores
de la Revolucin del 1895, fu, con otros tres ilustres patriots, desterrado a
Espaa, teniendo a Madrid por crcel; y de ella se escap, viajando por Italia
y Francia en propaganda de la causa de Cuba y se estableci finaliente en
New York, al servicio de la Delegacin de la Repiblica de Cuba, hasta que se
efectu la intervencin de los Estados Unidos en la contienda y fu ocupada la
provincia oriental por las fuerzas americanas en 1898.
Regres inmediatamente a Santiago de Cuba, y a la espectativa de los acon-
tecimientos, comenz a actuar en la orientacin de sus paisanos, con un espritu
de acentuado nacionalismo y de vigilante recelo para toda solucin de] problema
cubano que no fuera la independencia absolute.
Apoyado por el histrico peridico "El Cubano Libre" y por elements de
las fuerzas libertadoras, encabez un movimiento de opinion pblica que, sin ser
adverso a los ines de la intervencin americana, no estuvo de complete acuerdo
con los mtodos empleados eii la pacificacin y reorganizaciin del pas, y cons-
tituy un ncleo de amplia base popular, en el que por bien ganada promocin
asumi el papel de leader.
Ese ncleo, conveitido en la Concentracin Patritica, gan las primeras
elecciones municipals y obtuvo gran mayora en las celebradas para la Conven-
cin Constituyente del 1901.
En las graves y arduas funciones de esta memorable Asamblea se destac
como uno de sus miembros mejor preparados por el studio y la experiencia,
para redactar los estatutos fundamentals del Estado cubano, y en las comisio-
nes de que form parte luch tesoneramente por la pureza del rgimen democr-
tico, por el mantenimiento de la buena tcnica en la ordenacin de las insti-
tuciones y contra la tendencia federalista que se manifest como un peligro para
la unidad national.
Y, como Secretario de la Comisin redactora del proyecto de Constitucin,
trabaj personalmente y sin descanso en la redaccin del articulado, labor en
que me cupo la honra de auxiliarlo, segn l reconoci en su folleto "'Como se
hizo la Constitucin de Cuba", en el que explica cumplidamente la labor de la
Convenci6n.









ASUNTOS GENERALS


Alcanz entonces la cumbre de la popularidad poltica en Oriente, y fu
sucesivamente Jefe Provincial del Partido Nacional Cubano y Presidente de la
Junta Provincial del ]'artido Moderado, Senador de la Repblica al constituirse
sta en 1902, y uno de los polticos ms celebrados y combatidos de la Repblica.
Tena para ello excepcionales dotes de organizador y propagandista; des-
plegaba habilidad, astucia, tesn y era incansable; impona discipline a las
masas con su ejemplo, y dispona de un tacto especial para captarse la adhesin
de los elements populares.
La cada de la primer repblica lo arrastr, y aunque es de justicia reco-
nocer que su actitud como legislator y poltico estuvo a la altura de su respon-
sabilidad, en los momntos crticos de la intervencin extranjera, y que se pres-
t a cualquier sacrificio por evitarla, hubo de quedar en situacin de retrai-
miento al advenir el rgimen provisional; y aun cuando prest luego su con-
curso a la formacin del Partido Conservador Nacional, abandon la direccin
y jefatura direct de los elements que le haban seguido hasta entonces y pas
a un segundo trmino en poltica, dedicndose de lleno al ejercicio de su profe-
sin.
Aos ms tarde, de 1921 a 1931, fu Senador por dicho Partido y posterior-
mente miembro de la Asamblea Constituyente de 1940, a la cual por sus aos
y sus achaques, no pudo llevar el aporte de laboriosidad y entusiasmo que a la
primera Convencin, y fu esa la ltima actuacin til a la patria de quien por
singular privilegio ostentaba el honroso ttulo de ser el ltimo superviviente de
los Delegados a la Asamblea Constituyente de 1901.
No me corresponde en estas pginas enjuiciar ni critical su participacin
en la poltica national, ni me incumbe sealar los aciertos o los yerros que de
ella derivaran; pero tengo el derecho de decir que sirvi durante ms de medio
siglo a su pas con alteza de miras, con abnegada devocin, con sacrificio de
sus intereses y sin derivar ilcitos provechos ni ventajas pecuniarias; que se
mantuvo siempre en la observacin de los principios democrticos y de justicia
social y que disfrut de just y bien ganada popularidad.
Hombre de limpia cuna, que gan el dinero y lo derroch a manos llenas,
que viva en suntuosi residencia, distraa sus ocios en una quinta versallesca y
rodaba los mejores coaches y automviles en su ciudad natal, era un demcrata
sincere y nunca mir por encima del hombro a los humildes que le llamaban con-
fianzudamente "Bravito" o con igual cario y ms respeto: "Licenciado"; y
siempre tuvo la mano presta para el socorro, o la palabra bondadosa para levan-
tar su condicin.
En el famoso "Club Maceo", crculo poltico que cre como modelo de su
clase, se le vea da y noche alternar con la abigarrada concurrencia de corre-
ligionarios, senta la necesidad de hallarse en contact con el pueblo; y por
hbito inveterado recorra a pie generalmente los barrios pobres de la ciudad
detenindose a charlar con los conocidos que formaban corrillos a su paso.
Senta la necesidad de hacer poltica, en el mejor sentido de la palabra,
dedicando tiempo y afn al studio sistemtico de los problems nacionales,
preocupndose por la gestin de los intereses pblicos y opinando en todo mo-
mento sobre sus males y remedies, para contribuir a mejorar las condiciones
existentes y asegurar "dentro de un perfect orden, hermanado con la liber-
tad, el sendero recto, el camino de la felicidad national", segn sus propias
expresiones; y, cuando no se le ofreca la ocasin de ponerse en contact con
el pueblo de Santiago, lo convocaba a concurrir al "Teatro Oriente", de su
propiedad, y le ofreca, l solo, conferencias sobre tpicos nacionales de actua-
lidad.
En esa forma y desde esa tribune enjuici la Segunda Intervencin y la
reform constitutional de 1928, e invit al Presidente Machado a renunciar su
cargo.
SCooperaba. adems en todo movimiento cientfico, literario o artstico; con-








ASUNTOS GENERALS


tribua a toda iniciativa benfica, piadosa o educational, y a todo acto de exal-
tacin patritica y de rememoracin de los hechos y hombres de la Indepen-
dencia; y como un tributo a la cultural de su ciudad, se neg en todo moment a
enajenar su gran "Teatro Oriente", viejo coliseo contemporneo de "Tacn" y
de "Sauto", de reconocido historical artstico, porque no quera que, al liquidar
el mal negocio de conservarlo en su dominio, fuera destinado el local a otros
usos, y clausurado el nico templo del arte escnico en la capital de Oriente.
Como abogado, ejerci la profesin con plena vocacin, brillo y dignidad.
Tena slida preparacin universitaria, lea fcilmente en tres idiomas extran-
jeros y estudiaba sin descanso todas las materials para el ejercicio cotidiano y
para ampliar sus conocimientos en otras disciplines de su aficin.
Dispona de una bien seleccionada biblioteca y la nutra pidiendo constan-
temente los mejores libros publicados en espaol, francs e italiano, y en los
mismos idiomas reciba los Repertorios de Jurisprudencia y las ms acreditadas
revistas jurdicas, en el empeo siempre logrado "de estar al da" en las lti-
mas y ms completes manifestaciones de la ciencia del Derecho; y hombre indu-
dablemente vanidoso, tena el orgullo de su Biblioteca, la cual deja como un
legado valioso a la Provincia oriental.
Se envaneca, adems, en ese empeo de superacin professional, en anotar
diariamente las nuevas leyes y disposiciones publicadas en la Gaceta y en extrac-
tar la jurisprudencia del Tribunal Supremo cuando todava no se publicaba
La Jurisprudencia al Dia, para hallarse tambin siempre al da en esos particu-
lares.
Con tales elements para la lucha professional, su viva inteligencia, su cer-
tera intuicin y ese don especial congnito del abogado listo, de emplear tcti-
tas desconcertantes en la estrategia del litigio, no es de extraar que durante
algn tiempo se reputara como el primer abogado de Oriente y como un Letrado
de talla en el Foro Nacional.
Las grandes defenses criminals, los pleitos ms ruidosos, le correspondan
por derecho propio, y con ms motivo si en ellos tena por contrario al insigne
jurista oriental, Luis Fernndez Marcan; y, tal empeo pona en triunfar,
que estas contiendas trascendan al pblico provinciano, y hasta eran objeto de
apasionados comentarios, y an tema para la poesa festival del gran ironista
Mariano Corona, quien en regocijado romance relataba: "Fueron a la Audien-
cia un da-Mattirolo y Garzonet-Uno con Bravo Correoso-El otro con Mar-
can...
Como estradista era notable: preparaba sus informes con profundo studio
de la cuestin en todos sus aspects y minucioso cuidado de los detalles, citas
oportunas de autores y de copiosa jurisprudencia national y extranjera, hasta
dejar agotada la material; y, por ello, a veces se resentan de innecesaria exten-
sin, a pesar de que procuraba hacerlos interesantes, exponiendo con claridad
el caso, elevando el tono de la elocuencia en los pasajes que lo ameritaban, dn-
doles variedad y amenidad con el empleo de ancdotas y episodios incidentales,
y en cierta medida, de efectos teatrales, que, como viejo aficionado a la farn-
dula, usaba con intencionada habilidad, con vistas al pblico, aunque, desde los
altos sitiales de los juzgadores, sola advertirse el hilo de la tramoya.
Pero, indudablemente, sus informed eran conceptuosos, slidos y convincen-
tes, y realizaban a conciencia la misin del Letrado que defiende los pleitos
como propios.
Fiel a las viejas costumbres del Foro Cubano, mantena, en su trato con
Jueces y Magistrados, las relaciones respetuosas v corteses de los letrados a la
antigua usanza, y nunca los halag ni festej para captarse su complacencia,
y, consecuente con la tica traditional, tampoco los visit para influir en sus
decisions, y limitaba sus gestiones despus de la vista, a enviarles memorna
dums de los puntos tratados en ella.
Por e1 esta do cle sallud y su nmlevan lddicaciu A lns toreps parlamenta-






A I'.\ \Til l. ; \1 I: 1k\l1. s


rias. abandLon. i \a i eddvaadd lvia a, la actividtadl profl'sional; y euanldo ces en
aquellas \ quiso re, nildarla eln los lillJimos anos. era larde para recuperar su
clientela, prodnci ln lole Ila nmayeor de las deepciones n, iener asulntos o conse-
guirlos det1 larde C1i larde, a pesar de ique su ded'lii'itii a ellos constitua el
mavor alivienle de : vida. y se senta apto para llevarlos.
llaba pasado e Moda Vctinia dle ese sino que suele aleanzar a los pro-
iesionales halagado- por la popularidad y la fania eluando ain conservani Ilas
cualidades que les ilieron reputacin y renolmure.
As lleg al lt'minl de una larga vidal: octgenario, enmpbreeido, en el
replsceulo le iIlo 1i ente1 esclareidal. agobiadli por los males fsicoos y los tesen-
gaios, pero .on f' e iiextiniuible en los destinos de la Patria, Antonio Bravo
Correoso, el ltimon muperviviente de los Colnveneionales de 1901.
DR. F vNCISeCO ('AVl S MiLA.\NIf.
Magistra,1 ti hl '1 Tril 1 it l premi e.
--- )o( -

LA NOBLE FE DE UN MAGISTRADO

Todolos los homresiiii qule p lr razn del ot'iio adlinii ram is Icia nec i-
ilnios p]ineL entusizsmio en inestras laborers ctidianas. Y tambiin necesitansos
(iue ese 'e eintsiasnio 'e prroyeet sobre los heclios engen'dradtost s potr luna fe profun-
da eln l lusticia.
Al rel''eircnw esta virtud, a la I'e. n, le tconfiero el senl idot tolgico de
ieeiniiL eici'a siL i iii'iiprensi Estimii que la fe en la .J1iiticia debe consisti
eni nii sti tientoil i itlzado a 11u est;dtI mental ]pro'l'iiidamente tconsiente. Tal
es la le ei sentido jurdict, la f' It com creeni ia de pleno coiiiLcitnienlto. la 'e
coo intenin rect, la fi, l'e colo rlia de condlucta Ienderezada hacia la verdad.
('laro es que alrlilnos Magistrados y .eves 1tiene l ta\o grado dfe e n la
Jsticia qule otros torque alesoran lilejores alidadles nlli'cas y poseen c(o-
cimieintos mlis amil'ios. Pero ni todos existe esa fe y la seCLI'ua posibilidad do
eng'raldee la. D)e otr moido trai ionaran el sagrado ministerio ique ejerecen.
La posesi6n del grad Id e fe lnecesario es presumible en tiodos. Y -reo firimeeniite
ique esti araigrada 1por 1'ort'nll eni las ailis ll de los IMagistlads v .JluC'es de

Acaba de publ '(lrse niii libro en que e S revela esa i'e, eni la -. licia dtt' nii
imodo exlrordinarii y valiente. lRel'irome al lilro escr'iito ipr el Magistrado del
Tribunal Siilpremi I)r. Hielardo 1. IDuv~l FlleCytes bajo el titl .1 T.I PilcI(a.
Se irata de un lil)ri notabl. redacltado en 'oma sencillL. ablee v alrayente.
que tiene por encimila (le otros merecim ientos el muy destlaCtlo y valiissimo de
evidenciar, la noble fI'e d un Magistrado por la .Iustiia.
D)lval es iamainite de los nlls elevadots valore'(s de la Vida; pro, pr e'iil de
lod profundo mor a 1; Justicia, quie constitute el alma de si libro, )inval se ao.je
a tnu principio relig'ioso de culto a la nlltral]e.a v a la eunereza el d lart'eler.
!>' eso imanlietne. .on reference a i ljusticia peniial, en ulo le los captulos
esenciales de la ob'a (pagina 265,) tiqe il clase de esa jusii (cia "'su Lxitt, su
virlud slu jprestigito stLin, prlisamentie en algo ique lnot es jiidico,. tque o es
de dere.lho, que no 1 dana la eiena ni l doctvrinma, ni l normal ni pr onsi-
ui'enlte ltos libros Li las cttedras; en algo que no es del Mlagistrl'do sih, del
1ho1mbre psquico (p`e lleva dentro". Esta jubihlsa y enftia proposici del
autor cionstituye la nmiula dle su doctrine. Y me ocurre pensar que. aplieada
aL ]as los forms do justieian que t l concibe --la penal la civil- constitsii e
una demnostr'acin admirable de su fe por el elerno priincipio al que consag'l'arl.s
nuestros diaries, arU.le.s.
No entra on niis prop6sitos hiaVe un anlisis del interested conenido del
'"libr. e' querido, im111y l)e. Tye'(av E'R S IT Y 'O'.F "el"2 P '


L.NAW LIORAOY


VOL.N.O,









.\ SANTOS 1;ELN .lHAI,;S


su aparicin conlo un acontecimient, exiroldill'nario ( iIesI'o ambilnte juil-
cial. Digo extraordinario porlque no es lo atostilmbradii cntre los nuestros que
un hombre digno y capaz, que desempea tan el'vadlo cargo en la Judicatura,
descienda al llano (le los hechos vitales, se pouga a escuchar con sencilla y
atenta devocin los latidos de la Vida, narre a su miii0 personal lo que sabe de
hombres y cosas, desaude su experiencia ntiia v uiiiestre con valetia sus
pensamientos acerca de los problems esenciales. No puede dudarse, por ello,
que el notable libro (le I)uval constitute iin aro acontecimiento.
Leyendo algunos de sus prrafos tuve la i'nespraai asociacin micilal de
evocar aquella figure simiptica y de profunda originalidad spiritual del Jus-
tice Holmes, el insigne jurista norteamericano desaparecido hace pocos anos, que
honr los estrados del Tribunal Supremo de los Estadt s 1'nidos, y cuya actua-
cin ea algunos aspects tuvo analogas con la de D)uval, salvanto desde luego
las caractersticas diferentes del medio social y de la legislacin aplicable al
administrar justicia.
Creo sinceramente que el libro de Duval debe ser lelo co(( paciencia y
amorosa atencin por todos los de nuestra clase y especialenlte por los jvenes
que comienzan a luchar dentro de la Magistratura Judicial. Para ellos Duval
ha trabajado con ms fervor. Y para ellos, futures paladines (le la nueva Jus-
ticia que se gesta en el mundo con el dolor terrible de la sierraa, l; noble fe del
Magistrado Duval ser un estmulo eficaz y trascendente.
J lUAN BACTISTA MOR1,
Magistradio le la Audiencia ldo L., Villa-.
-- --------------)o -----(

COME NTARIOS

Segri aniiiiciamos en el aniterior uiiti(r luo, er 'to l d1 a 2!) de Di-
ciembre ltimo, el acto de la (Constitucin de la "Asociai(,i Nacional de Fun-
cionarios Judiciales de la Isla (le (uba". A la asamiblea acudieron unos dos-
cientos cincuenta 'uncionarios lde teod ls las categoras, nimiiadlos del noble deseo
de crear ese organism que a todos uiliese para prop!,enler al mlejoralilienlto de
los intereses cult'uales, espirituales y materials de los componelntes ld la
administracin de justicia de la Repbl ica.
Se aprobaron los Estatutos sociales, se eligi el Conmit Ejecutivo Nacional,
se crearon las Comnisiones. y todos hicieron votos por el auge de la naciente Aso-
(.iacin.
En otro lugar de este inimero ofrecemos abundantes detalles del expiresado
acto y de otros realizados, siguiendo nuestro lpropsito de coadtyvar a la diul-
gacin del los mismos, para que los poc.s que an no se lian asociado, se decidan
a integral la Asociacit para proveceho de loids.
La Audiencia de Oriente solicil), a virtud (le lmoc inl de su Presidente
Dr. IN ii, 1 G. Miranda y del ('astillo, (lue se autorizara el traslado de una
Sala de Justicia con su Fiscal y Abogado de Oficio, su Secretario y un auxiliary,
a la ciudad dl Baracoa, con objeto (le celebrar all los juicios orales de dicho
Partido Juidicial pendientes por no ser possible (e traslado de los testigos a la
Capital de la Provincia, utilizanldo parIa dichlo traslado la va area, por ique era a l nica solucin possible al confllicto phlanteado.
La Sala (le Gobierno del Tribunal Suprelmo autor1iz; el traslado. Se obtuvo
del Consejo de Ministros 111 cvdlito de $120 para p agar pasajes y fletes de las
causes. Se consiguieron las prioridad'es para el avi (). Se hiicieron todos los pre-
parativos necesarios y el da 2 l de Noviembre enbar- )para Baracoa la comii-
tiva a que se ha hecho referencia, conoenzando a actular a la una v media de la
tarde dle ese da en el Saln de Sesiones del Ayuntamfiento, trabaj-ando todo el
da y terminanlo a las 11 de la maiana del la 4 dle Diciembre. Se celebraron









.AI'NTOS (GENEIRAILES


en esos cinco das completos, trabajando en ocasiones hasta las siete de la noche.
51 juicios orales, de ellos 24 de la jurisdiccin de urgencia y 27 de la jurisdic-
cin ordinaria.
Slo se gastaron $100.80 de pasajes y $7.00 de conduccin de las siete per-
sonas de la ciudad de Santiago al aerodromo y viceversa, mis las dietas de esos
funcionarios y auxiliares. No hubo necesidad (le pagar fletes, porque el peso
a que se tena derecho por los siete pasajes cubri tambin el peso de las causes
en ambos viajes. Iacviendo un clculo aproximado, en los 51 juicios orales de-
bieron haber declarado 250 testigos, pues slo en una causa de asesinato hubo
ms de 40.
Entre los juicios de press que se celebraron, dos de ellos fueron exonera-
dos de toda culpa en causas distintas y puestos en libretad. Uno de los dos haca
ms de nn ao que estaba guardando prisin.
Al terminal la labor el da 4 en Baracoa, y al informar desde Santiago,
el President de la Audiencia que fu a dicha ciudad presidiendo la Sala, te-
legrafi e inform al Presidente del Tribunal Supremo que el primer viaje de
la Sala de Justicia de la Audiencia de Oriente a Baracoa haba sido un com-
pleto xito para la administracin de justicia.
La Sala estaba integrada en la siguiente forma: Presidente, Dr. Manuel G.
Miranda y del Castillo; Magistrados, Dres. Joaqun Barroso y Acevedo y Rafael
Herrera y Tellez; Fiscal. Dr. Juan Jos Llaurad; Secretario, Antonio Planas y
Ramrez. y Escribiente. Adolfo Alomii y Serrano.
El prximo viaje de la Sala (le Justicia a Baracoa ser en el mes de Marzo.
Hemos dado todos estos datos para dejar constancia de la labor realizada
por esos funcionarios y del xito obtenido.
OAN'.
---)o(--
LEYES Y DECRETOS

1943
(Continuacin)
RETIRO DE OBREROS Y EMPLEADOS DE LA INDUSTRIAL AZUCA-
RERA.-D)ecreto Presidencial :;:38 (a;crl, 666. 2 Noviembre 19.43).-C-'apitulo
VII.-Disposi-cionif. Pc J ls.--.Art. 7.'.- Toda acci(n iu oiisin voluntaria ten-
diente a burlar 0 iniringir ciialincier disposicion relative al seguro aqu regla-
mentado, ser sancionada cn l t co) Ii iii correccional de 31 a 180 quotas estable-
cida en el art. 17 del Aeiierdo-Lev NN' 5.
Si se persistiere en la acci"i u omisin, el Juez Correccional. elevar el
expediente al Tribunal dle Urgencia para la imiosicin de la multa penal a que
se refiere el N" 3 del inciso a) del citado art. 17, en rc'laciu con( el e) del pro-
pio artculo.
Art. 76.-Toda violacin intencional (le las aludidas disposiciones regula-
doras del Retiro Az icarero que vaya encaminada a daiar o que efectivamente
dai los derechos per ella p'rotegidos, ser saneionada con la multa penal esta-
blecida en el nmero 3 del inciso a) del referido art. 17 del Acnerdo-Ley N- 5,
dndose cuenta al Tribunal le Urgencia que correspond aplicar la sancin, de
acuerdo con el incis, () del mismo artculo.
Art. 77.-Los Jueces (orreccionales y el Tribunal de Urgencia, en su caso.
remitirn directamiente y dentro del :'1 d(a a la Tesorera General de la Rep-
blica, con destino al Fondo Especial de la (aja de Retiro y Asistencia social de
Obreros y Eiiileados (le la Industria Azucarera, el imported de las multas que
impongan a tenor di lo prevenido en este Reglamento, quedando autorizado el
remitente para dese ntar del iimporte de la miulta, el valor del giro postal co-
rrespondiente.









A\ SI I'$ \T E N lEI;HAI ;I':S


Capitulo IX.-Dispoiiciom s Fiales.- Art. S7.-Se derogan las disposicio-
nes reglamentarias que se opongan a lo establecido en el present Decreto y se
declaran en estado de suspension, a tenor del art. 19 del Acuerdo-Lev N'" las
disposiciones legales que se oponigan a lo dispuesto en el mismo.
Art. sS.-El Ministro del Trabajo queda especialmente encargado del cum-
plimiento de este Decreto y autorizado para resolve las dudas que puedan
presentarse en su aplicacin, dictando a esos efectos las resoluciones perti-
nentes.
Art. 89.-La institucin pblica aqu reglamentada slo podr ser disuelta
por una Ley y, en tal caso, los fondos sobrantes, despus de liquidadas todas sus
obligaciones, tendr el destino que la propia Ley seale.
Art. 90.-Este Decreto y la part del Acuerdo-Ley NI' 5 que con sus dis-
posiciones guard relacin, entrarn en vigor el p;'imer da del mes posterior
al que est decursando el da de la publicacin del present en la Giceta Oficita
de la Repblica.
Dado en La Habana, Palacio de la Presidencia, a los 16 das del mes de
Noviembre de 1943.-F. Batista, Presidenle.-tRamn Zaydin, Primer Ministro.
Jos SRdre" Irnas.. Ministry del Trabajo.
-- )o(--

COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

SEGUNDO CONGRESS JURIDICO NATIONAL. Previa convocatoria
cursada. por el Colegio de Abogados de Santa (lara, se reunieron en el Palacio
de Justicia de Las Villas los delegados de los Colegios de Abogados de la Ha-
bana, Matanzas. ('ienfuegos. Saundi Spritus y Santa Clara para ultimar los
trmites de la organizacin del Segindo (on'greso Jurdico Nacional que se
celebrar en la primera quincena del mes d1< Marzo del present ao.
Despus de un amplio y animado debate se acord por iinnimidad como
bases para dicho ('oiigreso:
Primero: Que la sede del Congreso fuera Santi Cltara pero qne li sesin
le clausura y actos anexos, se celebre en la Habana.
Segundo: Designar una Junta Nacional Ejecutiva en la que figure todos
los Decanos de los Colegios de Abogados de la Repblica, y nombrar una Comi-
sin Organizadora del Congreso, compuesta pior los cinco miembros designados
y por el (olegio dle Abogados de la Hbanaiii Drcs. Emilio Marill, Pedro Eintcei-
za y J. M. Carballido, Dra. Isabel Siero y )Dr. Natalio Cliediak, y los niiembros
dle la Juita de Gobierno del Colegio de Santa Clara, lque conifeccioinair el Re-
glamento interno lel (ongreso, pirogramia y temario.
Tercero: El Congreso tendr dos objetivos fundaltentales: Propeitder a
la reform de la Legislacin y gestionar de los Poderes Pblicos las mejoras de
la clase de abogados.
Cuarto: A ms de recibir sugerencias de los distintos Colegios. sobre lemas
a tratar, aceptar los sealados en el programia que exalt al Decanato de la
Habana al Dr. Alberto Blanco; a saber:
a) Gestionar todas las medidas que conduzcan a la ms complete protec-
cin de la profesin de abogado y a la ampliaidn del campo de sus actividades,
b) Laborar para que quede sancionado cuando antes el (provcto le Ley
relative al seguro c) Propender al progress de nuestra legislacin en general y con la mayor
urgencia a la adeueada reform de la vigente para dejarla adaptada al texto
constitutional.
d) (olegiac.in obligatoria de los abogados.
e) Estimular la celebraci;i hle ( ,itCres, lPrvincial, is conii Coi'igiesos
Jurdicos Nacionales Bianualcs.
f' Laborar por la c creaciin cula;i colgis dl abogatlhs.









A.- I ;l T \:.D)\;l ,LS


El Colegio de Abogados de la Habana, viene prestando su valiosa coopera-
cin a dicho Congreso y de un modo especial su Decano el Dr. Alberto Blanco
y Snchez. Ya se han reunido las distintos comisiones permanentes, recabando
de sus miembros trabajos preparatorios al efecto.
MOCION SOBRE AUMENTO DE SUELDOS AL POWDER JUDICIAL.-
A la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de la Habana: Recientemente
el peridico "El Pas', por iniciativa de su Presidente, Senador Alfredo Hor-
nedo y Surez, ha vel ido realizando una campaa en pro de la restitucin de
los sueldos del Poder Judicial, en la cual lan manifestado su opinion, no slo
en el sentido de la justicia de dicha restitucin, sino de la necesidad de que se
aumenten esos sueldos. numerosos abogados del Foro de esta ciudad.
Creemos que no slo debemos cooperaciin a nuestros compaeros de pro-
fesin que ejercen sus funciones en el Poder Judicial, sino que nuestros propios
intereses como abogados y los de nuestros clients estaran indudablemente me-
jor servidos con un Poder Judicial adecuadamente pagado. Ms an, opinamos
que es de conveniencia general para Cuba que los hombres que ejercen esa ele-
vada funcin no se encuentren apremiados por necesidades econmicas, sino que
disfruten de la paz esiiritual necesaria para dedicar todo su tiempo y toda su
meditacin a los difciles problems que a diario les estn encomendados.
La vigente Constiiucin de la Repblica ha asegurado al Poder Judicial in-
dependencia poltica. ,1 poner en manos del Tribunal Supremo las designacio-
nes de todos los funcionarios de esa carrera, except los Magistrados del propio
Tribunal, quienes, a su vez, son designados por el Presidente de la Repblica
de una terna preparada por un Colegio Electoral, lo que tambin elimina en lo
possible las influencias polticas en esas designaciones. Pero este alto pensa-
miento de los (onstituyentes no result del todo eficaz si no se les garantiza
tambin la independencia econmica.
Por otra part, es necesario que los sueldos de la carrera judicial sean ade-
cuados, desde los coinenzos, a fin de que el ingreso en la carrera pueda cons-
tituir una aspiracin atractiva para los jvenes profesionales y permit con
ello una mejor seleeei(n de aspirantes.
El Poder Judicial no ha estado nunca bien pagado, pero hoy lo est, en
forma completamente insuficienle.
Desde el inicio d<1 la Repblica hasta el ao 1930. los sueldos fueron en
aumlento.
Damos a continiiuici una relacin de esos sueldos, segn la Ley Orgnica
de 27 de Enero de 190!9 yv li de 19 de Julio de 1917:
1909 (Ley Orgnical): Presidente del Tribunal Supremo, $8,000 anuales;
President do Sal, d'l Tribunal Supremo. $7.000; Magistrados del Tribunal
Supremo. $6,500: Preid(lente dle la Audiencia de la Habana. $6,000; Presidente
de Sala de l; A ludiecia de la Habana. $,.50()0; Presidente de Audiencia de
Provincias, $5,500; MIagistrados dle Provineia y .Jueces dle la Habana, $4,500;
Jueces de 2. $3,00): Juiees Municipales de la Habana, $3.000; Jueces de 3-,
$2,500: Jueces Municipales de 2", $1,500.
Ley dle l19 de Julio ide 1917: Presidente del Tribunal Supremo, $9,600 anua-
les; Presidente de Sala del Tribunal Supremo. ,$8,400; Magistrados del Tribu-
nal Supremo, $7,800: Presidente lde la Audiencia de la Habana, $7,200; Presi-
cente de Sala dle la A uiencia de la Habana, $6,600; Magistrados de la Audien-
cia dle la Habmna y I'residentc de Provincias. $6,000; .neces (le la Habana y
Magistrados de Provincia. $5,625: Jueces (le 2" y Municipales de 1*. $4,375;
Jueces de 3 y 'Municipales (le 2j. $3.250; Jueces Municipales de 3" $2,400.
En la Ley de 29 de Enero de 1924 se asign a los miembros del Poder Ju-
diiial. romo gasts do relpeseniitrin, un 1(0') a los funcionarios que perei-
bier'an 1i1 hiiler imenii al miiiyo1r dle $250 y ui 20)' para los que tuvieran se-
fialada inelior reriibhiili.
Ess fheron los suehl's )ui;s altos iuie








ASUINTOS (iENERALIES


Judicial, pero a partir del ao 1930 fueron aplicadas a dichos sueldos reducc-
ciones drstica: La Ley de 27 de Junio de 1930 sefIl los siguientes sueldos
(ms los gastos de representacin en la misma form que haba establecido la
Ley de 1924):
President del Tribunal Supremo, $8,160 anuales; Presidente de Sala del
Tribunal Supremo, $7,140; Magistrados del Tribunal Supremo, $6,630; Presi-
dente de la Audiencia de la Habana, $6,120; President e de Sala de la Audien-
cia de la Habana, $5,610; Magistrados de la Audiencia de la Habana y Presi-
dentes de las de Provincias, $5,100; Jueces de la Habana y Magistrados de
Audiencias (le Provincias, $4,680; Jueces de 2'' y Municipales de I'. $3,718:
Jueces de 3" y Municipales de 2%, $2,762.50; Jueces Municipales de 3', $2,160.
El Decreto Presidencial 1484, (le 5 de Noviembre tle 1930, suprimi los
gastos de representacin, y despus la Ley de 22 de Enero de 1932 redujo esos
sueldos en un 25~, pero establecindose en su art. 3' que los sueldos o haberes
del Poder Judicial y Administracin de Justicia seran restablecidos en su total
cuanta tan pronto lo permitievra el estado del 'Tesoro 1'blico.
Los sueldos a partir de 19.38 a 1939 lian veniido siendo lo aplicacin le dicha reduccin del 25'> al total a que ascendan en virtud de la
Ley de 27 de Junio (le 1930. La Ley de 3 de Enero d(e 1938 dispuso un aumento
por gastos de representanin, de un 15' i respect a los sueldcs de $3,600 anua-
les o menos, y det 10i < a los superiors a $3,600 anuales. ipero el Decreto
Presidencial N'' 3, de fecha 4 del mismo mes y ao, suspendli la aplicacin
de esa Ley y ese Decreto no fu' dejado sin efecto hasta ique se dict el nemro
2621 en 27 (le Septiembre de 1940.
Finalmente, la Ley N'' 7, de' 5 de Abril de 1943, amnenit el tipo de los
gastos (le representaci6cn 1l 20'; sobre lodos los sneldos.
De acuerdo con la vigente legislacin, por lo tanto, el sueldo y gastos ld
representacin de un Magistrado del Tribunal Suipremoi es de $546.97 al mes,
del cual hay uiie hacer las deducciones por ('lconcto d contibucicn al Fondo
de Jubilacin, al Fondo de 1)Dsocuplados y f'iilnlmente el Impuesto sobre la
Renta, quedando un nieto d(e $509.71. En igual lpropor'ci6n resultan reducidos
los sueldos de todos los denies 1uncicionarios d(e dicho Poder.
Si se comparan estos haberes con los (qe dlisfrtruni los fnciionaricos de la
carrera judicial en los paises miiis (civilizaldos, se ve(el ean inadecuiadamente Cuba
paga a esos funcionarios. Por ejeimplo, en la obra (le R. 1(. K. Eiisor "Los Jueces
en Inglaterra, Franc.ia y Alemania'" aparece que in Inglaterra el Lord Can-
ciller, que es el funcionario supremo de dicha carrera. ganaba en 1932 n1 suel-
do de $10,000 libras esterliens; el Lord Justicia 8,000 libras; el Master of the
Rolls 6.000 libras; cada uno de los siete Juneces Siuperiores (L aw Lords' 6.000
libras y cada uno de los treiniia y tres J ueces de ia ('Clte Sulpreima 5.000 libras.
En Francia, el Priii residente del Tribinal (le (asaci ganaiba 150,000
francos; los Presidentes (le Sala, 125,000 francos; el Presidente del Tribunal
de Apelacin de Pars 125,000 frances;: un Presidelnte deSalca del Triblunal de
Apelac(ii de Pars, 75.)00 fl'rancos; los dems miembros de dic(ho Tribunal,
62,000 franeos; el Presidente lde los Tribunales lProvinciales, 90,000 friiinics: los
Presidents de Sala de dichos Tribunales 58,(000 fralicos v los lde'ls micimbros
46,000 francos; el Presidente del Tribunal de lrinmera Instaini a del Sena,
110,000 francos; el Vice-Presildente, 58,000 francos; cadla 'Prcsidente (le Sec-
cin, 55,000 franeos; los Jueces (le instaicia. 58,000 friancos v los iJueces ordi-
narios, 55,000 francos; pero adeims disfrutaban de una gralificacin segn el
iimero (le hijos que tuvieran que sostener, entire 6( 00 y 7,000 francos.
En Alemania, el Presidenii del Tribunal (de Aiplacini de Berln ganaba
22,000 marcos. mis 1,500 de representacin y gratificacin para casa. Los dems
funcionarios del Tribunal de Apelacin gaii an de 14.000 c 1 8. .000 marcos.
ms gastos de representacin y gratificacin para asa.
En Espania, en 1910, el >Preisidente del Triiunal Siupremii ganaba 30.000









ASU\NTIOS (ENEl:ALES 15-

pesetas y ]os \1Magistruados 1.,00() pesetas. Los sueldos de los Magistrados en las
Audiencias (le Provinc.ias s(scilaba entire 11.500 y 7.(00. Los Jueces de trmino
ganaban 5,750 lpsets,. lIs lde ascenso 4,750 pesetas y los de ntirada 4,250 pe-
selas. El coslo de la vida en Espaa en i esa fecha, en comparacin con el de
Cuba, era tal. ique all i a peseta tena un powder adquiisitivo miiiy prximo al
de un peso en 'Cuba.
Debe tenerse iii in eii cuenta quie cuandou se hizo la reduccin del 25<'/ de
los sueldos al Poder .J1tdicial por la Ley de 22 de Enero del 1932, el Tribunal
Supreme de Cuba acilpt esa reduicciin por razn de patriotism, pero esa Ley
era inconstitucional, pesto quie el art. 89 de la llentonces \vigente (onstitucin
de la Repblica prohiba alterar la dotacin de los funcionarios del orden judi-
cial por perodos meiores de 5 aos, y ya en 1930 se haba hecho una reduc-
cin. Prueba esa aclilud patritica del Poder Judicial de Cuba el acuerdo de
la Sala (le (lobierno lel Tribunal Supremo de fecha 25 de niiero ile 1931 (RE-
PERTORIO JUDICIAL. acuerdos del Tribunal Supremo. pgina 9).
Nosotros consideranmos qule para que los sueldos de los funiiionarios de la
carrera judicial sean por lo menos adecuados al alto costo actual de la vida,
elel l Presidente del Tribunal Supremo (le Cuba no debe ser mentor (te $15,000
al ao. ni el die n Magistrado le diico Tribunal de 1.000 mensuales, ni el de
un Juez dle Primera Instancia de la Habana (le $750 meisuales. y que ningn
Juez de la mas nfinia categora debe ganar menos de $250 imensuales, asig-
nndose los sueldos cn las dems categoras ein !popori(iiin a (stos.
('ono en e e ia expresado ianeriormente. ciisideraumos que los abogados
debemos cooperar a que se page en Cuba al Poder .Judicial en forma adecua-
da, estimaimos que los (Colegios de Abogados de la Repblica deben hacer una
gestin official cerca del Gobierno y del Congreso en ese sentido y pr lo tanto,
sometemos'a la consideracin de la Junta de Gobierno la siguiente M(-in:
"Que se acuerde por la J unta de Gobierno del Colegio de Abogados de la
Habana des isgna i cOisin que en representacin de dicho (Colegio se entre-
viste con el Ministro de Justicia y con los Presidentes del Senado v de la C-
mara de Representantes solicitando el aumento de sueldos a los miembros del
Poder Judicial, y qu' se dirija comunicacin a los dems Colegios (le Abogados
de la Repblica para que cooperen en esa gestin."'
Habana, Enero 11 (le 1944.-(Firmado) : Antoio S. de Buslaurami8te, Jos
E. Gorrin, J. T. Bravo, Jorge Garcia Mointes, Eurique Jacia, Pedro En rteza,
Jorge Navarrete, Nstor G. Mend.oza, Emilio Marill, Enrique Hernndcez Car-
taya, Julio Batista, Juan Rodrgiez Ramrez, Mario Neiz Mesa, Antoqilo Igle-
sias, Fernando G. M( noza, Lilis Machado, Alberto G. Mendoza, Arturo Solana,
fI a1 R, Medlia, Ai ,tndlo Rosales, l11 ..,i Vega, SaJIvado-r W. Castroverde,
Luis Artime, A. ,le Bustaniante, Jr., Luis Vidlaa, J. A. Fernndez lPorta,
Oscar Bonachea, Jos, Gvcz (Quintero y Ramrez, Toms F. Camiacho, Jorge de
Cuibas, Domntigo F. Canaclho, Francisco Figiieroa, Ramiro Collazo, Donmingo
Santodominigo, A. (Grcia iHrnandez, Hctor F. Beta.nourt, Ral de (Clrdeinas,
Luis (le Solo, liu.n,( Giberga Touzet, Oscar Garo,a Montes, J. E. Ca.aondo, '1 .
Hernndez Figueroa. R. Fernndez, M. Fernndez Su.pervielle, Jos Macid, L.
Botifoli, E. Lla.nsw, A. Loimbard yi A. M. Maas.
- ----) o 0 ---

ASOCIACION NATIONAL DE FUNCIONARIOS
JUDICIALES

SU CONSTITUCION.-EI da 29 de Diciembre de 1943, segii se anunci,
qued constituda dicha Asociacin, en el saln de actos del Tribunal Supremo.
asistiendo unos 250 funcionarios judiciales de todas las categoras.
Presidi el acto el Magistrado del Tribunal Supremo Dr. Evclio Tabo,











quien brevemente expuso el origen, Fines y trabajos reazlizados para dejar cIons-
titidla la Asociacin.
Seguidamente el Juez de Primera uInsianci; I)r. EMniqiue RubiJ, solicit
que, como primer acto, se seolicitase la restitucin lde los sueldos rebajados al
Poder Judicial y que se felicitase al periodic El 'his y al Sr. Benito Alonso
pei la campala sostenida al logro (le aquella aspiraein; y se aprob lo segundo
ms no lo primero, por no estiimarse iiecesario dado el anuncioi, hecho le (iue se
restituirn.
Se procedi a la lecture de los Estatutos Provisionales acordadl s por el
Comit Gestor, siendo aprobados en su totalidad, y ldespuis cada artculo fu
discutido y aprobado, aunque algunos de ellos con lig'ers modificaaiones.
Seguidamente se procedi a elegir el Comiit Ejecutivo Nacional. resultando
electos, por aclamacin: Presidente. el Dr. Evelio Tahio. y por 221 votos lo si-
guientes funcionarios:
Vice-Presidentes: Dres. Die('o V. Tejera, .-os Perevra y .Jmin Torres Toms,
Magistrados del Tribunal Supremo.
Tesorero: )Dr. Francisco Llaca. Magistrado del Triblnal Sulpremo; y Vire,
Dr. Emilio Meiindez, Magistrado de la Audiencia.
Secretario: Dr. Armando AM. Haggi, Juez de Instruiccin; y ices: Dres. C'e-
cilio Caneda y Gilberto Mosquera, Juez Municipal Suplenle y Jiuez Corree-
cional.
Bibliotecario: Dr. Ral Amaro, Juez iMuicipal Siuplente.
Delegados: Pinar del Ro: Dr. Francisco (alderii, Juez de 1P Instancia e
Instruccin; Habana: Dres. Benito Costo, Magistrado. Fidel Vidal, .Jnez Co-
rreccional, y Arturo Hevia. .Juez de Instriccinii ;l' Mutlonts: l)D. \Andrs M'
Lazcano, Magistrado; Las Villas: Dlres. Pedrlo i('tero Mla istrado del Tribuniil
Supremo, y Eduardo Niez, Juez de Prinmera Instaneia; (' lipe lmaces, .Juez iMnicipal; y Oriet: l)res. Firacisco leaveses, Magistrado
del Tribunal Suprem o y Arturo mez, Juilz :Municiil)al.
Tambin se eligieron las siguientes Conmisiones:
De Reglamento: Dres. Pedro Cantero, Presidentie y \AriIi C'rdova. Pa-
blo Gonzlez, Armando Raggi y Cecilio Canedi.
De Seguros Sociales: Dres. Francisco Llaca, Presidente; y Fraincisco Cha-
ves, Manuel Miranda, Diego V. Tejera. Antoniiio areras y Fidel Vidal.
De Asuntos Culturales: Dres. Juan Alor, Presidente; y Juia E. Casass.
Emilio Menndez, Andrs AM' Lazcano y Edua'rdo Niez.
Se di cuenta con comunicaciones de la Asociaeinr Nacional de Auxiliares
Judiciales, Federacin de Empledos dle la Administracii n Pblica y Asocia-
cin de Jubilados Judiciales congratulando a la aciente Asociacin y poniendo
a su disposicin sus recursos materials y su a!poyo spiritual, ofreeimiientos que
fueron muy bien recibidos y agradecidos.
Y termin la sesin, en la que se exterioriz el entusiasmo de los all pre-
sentes, vislumbrndit ose de ello el xito future de la Asociacion.
Primera reunin,-El da 14 de este mes tuvo efecto la primer reunin
del Comit Ejecutivo, con nutrido iiuruii, bajo la presidencia del Dr. Tabo.
Se aprob el acta de la asamblea national; se dispuso el cobro de la cuota
social a partir del present nies; solicitar la Franqu interesar de los Delegados que gestionen en sus respective provincias la cons-
titucin de las Delegaciones Provinciales a la mayor birevedad; que el Comit en
pleno visitase al Presidenie del Tribunal lSupirenii, lo que se cumpli al si-
guiente da; que el Presidente hiciese unai visila de cortesa al 'Presidente de la
Repblica y a los Presidentes del Senatdo (' imiara de Rlepresentantes y soli-
citar autorizacin para usar el escudo na(ionauil (ni la docmnentacin.
Las Comisiones.-El' da 14 se reunieron todas las ('omisiones bajo la pre-
sidencia del Dr. Tabo, a objeto de dejarlas constitidas para inioiitr sus laborers.
En esta reunion, el Presidenle de la Comisidn de S!ea'ur.s Sociales. doctor


.\ASlr'N S'rns ;I:N 1.\I.i:









ASNiTOS GENERALS


Llaca, hizo saber que haba iniciado gestiones cerca de la Compaa de Seguros
de Vida "La Cubana ", de esta capital, con objeto de ver la manera de conseguir
una pliza "de seguro de grupo', de modo que todos los asociados queden ase-
gurados para que en caso de fallecimiento de alguno reciban sus familiares
inmediatamente la cantidad que se fije, que podr ser, posiblemente, hasta de
tres mil pesos, informando que a ella se presta la citada solvente compaa,
quedando en dar detalles posteriores, y si se aprueba el plan por la Comi-
sin, someterlo al Comit Ejecutivo, siendo muy bien acogida por los all pre-
sentes tal iniciativa, de positive inters para los asociados.
He aqu la carta de la compaa de seguros:
"Sr. Dr. Francisco Llaca Argudn, Tesorero de la "Asociacin Nacional de
Funcionarios del Poder Judicial".
Distinguido sefcr: En relacin con nuestra entrevista del da de ayer, me
place comunicarle que esta Compaa Nacional de Seguros est en disposicin
de emitir una pliza de grupo que cubra las vidas de todos los miembros que
componen la "Asociacin Nacional de Funcionarios del Poder Judicial" y de
la que es usted digno Tesorero.
Como quiera que la emisin de esta pliza est basada en un promedio de
prima de acuerdo con las edades alcanzadas por todos y cada uno de los com-
ponentes de la entidad que solicite el seguro, se hace necesario tener como dato
inicial la fecha de nacimiento de todos los que han de quedar asegurados en
virtud de esta pliza.
Una vez conocida esta prima promedio que pagaran por igual todos los
miembros de la Aso iacin de referencia, podemos llegar a establecer la escala
para, de acuerdo coi la categora de sus components, establecer la cantidad
de seguro que ha de corresponder a cada asegurado.
Con dichos datos en nuestro poder presentaramos dos o tires formas a fin
de que, hecho el studio por esa Institucin, se llegue a la que ms pueda llenar
las necesidades cuyo fin se persigue.
Sin otro particular y al tanto de sus gratas noticias sobre el asunto a tra-
tar, queda de Ud. con la mayor consideracin y muy atentamente, N. Conejo
del Valle, Departamento de Vida."
Ya est en poder de la compaa el dato pedido, y de llegarse a un acuerdo.
la prima ser pagada con parte de la cuota social.
La Delegacin de Pinar del Ro.-El dominigo 15 del actual mes, con la
asistencia de los Sres. Tabo y Raggi. del Comit Ejecutivo Nacional, qued
constituida la Delegacin de Pinar del Ro, y presidieron el acto junto con el
Dr. Taurino Rodrguez, Presidente accidental de la Audiencia.
El Dr. Tabo abri el acto explicando el fin que persegua la Asociacin.
Despus se eligi la Asamblea Provincial, resultando electos los siguientes fun-
cionarios:
President: Dr. Antonio Barreras. Magistrado; Vice: Dr. Taurino Rodr-
guez, Magistrado; Secretario: Dr. Miguel A. Busqucts, Magistrado; Tesorero,
Dr. Jos Fernndez. Juez de Instruccin; y Vocales: Dres. Orestes Tarajano,
Humberto Quiones y Lorenzo Negret, Jueces Municipales. El Dr. Barreras di
las gracias por su eleccin en muy sentidas frases.
Se celebr un almuerzo al que asistieron gran nmero de funcionarios.
)o(
LIBROS Y REVISTAS
Cdigo Civil concordado, por el Dr. Eduardo R. Nez y Nez.-Haba-
na, 1943.-Se ha publicado este Cdigo, edicin de bolsillo, "revisado y aco-
plado a nuestro nuevo status constitucional", y se hace dedicado especialmen-
te "a los suscriptores de mi Cdigo Civil, concordado con la Legislacin y
Jurisprudencia, y a los estudiantes de Derecho de nuestra Universidad", segn
las notas del author que precede al texto legal,









ASUNTOS GENERALS


Comentarios en torno al art. XXV de la Ley de Accidentes del Trabajo,
por el Dr. Jorge L. Quintero y del Pozo.-Guanajay, 1943.-En este folleto
se recoge un artculo publicado por el Juez Municipal Suplente de Candelaria
en esta revista.
27 de Noviembre en la Universidad por la redencin de Cuba, por el In-
geniero Rafael Fiterre.-Habana. 1943.-Discurso pronunciado por el Cate-
drtico de la Universidad de la Habana en la noclihe del 27 de Noviembre de
1943.
Objetivos fundamentals de la Facultad de Ciencias Sociales y Derecho
Pblico de la Universidad de la Habana, por el Dr. Pablo F. Lavin y Padrn.
-Habana, 1943.-Informe del Decano de dicha Facultad al Consejo Univer-
sitario oponindose a que la Facultad de Ciencias Comerciales agregase a este
nombre el de Ciencias Econmicas.
La personalidad de Rafael Serra y sus relaciones con Mart, por el doctor
Pedro N. Gonzlez y Veranes.-Habana, 1943.-Conferencia pronunciada en
el "Club Atenas" de esta capital, en la noche del 17 de Diciembre de 1942.
Constitucin, fianzas y economa, por el Dr. Manuel Dorta y Duque, lHa-
bana, 1943.-Discurso pronunciado en el Club Rotario de esta capital.
Nuevas tareas culturales, docentes y edificaciones en la Universidad de
la Habana durante el perodo rectoral 1940-43.-llabana. 1943.- Ixposicin
del Rector Dr. Rodolfo Mndez Pefiate.
El Problem Econmico de Cuba, por lRogelio (ass y (adilla.- 1la1,hamb
1943.-Distintos aspects de dicho problemia (uie se dan a luz "para que la
riqueza pueda venir a Cuba en enormes cantidades".
Almanaque del Campesino del A. B. C.-labana, 1944.-Publicado Ipor el
Bur lde Publicidad e Informacin del Partido A.,B. C.
Revistas extranjeras.-HIemos recibido: Rerista de Derecho IProcc~sl, Bue-
nos Aires, Argentina, Julio-Septiembre; Los Tribunales, Mxico D. F., Noviem-
bre; Revista del Colegio de Abogados, NY 2, de 1943, Buenos Aires, Argentina;
La Justicia, Mxico, Noviembre; Foro Hondurerio, Tegucigalpa. IIonduras, Ju-
lio; Revista Pernana de Derecho, Lima, Per: y ,Reista de Derecho y Adnmiis-
tracin, Buenos Aires, Argentina, Septiembre.
Otras revistas.-Tambin liemos recibido: Informacin Fiscf!. Enero; .L
Jurisprtudencia al Da, Octubre; Recisa del ('olegi dle Abogados, Octubre; Po-
lica Secreta Nacional, )iciembre; Boletn. Official de1l Tribuil Superior Elec-
toral. Diciembre; Ler, Diciembre; Saludl y Sanidad, Mayo; La Farfmacia Cibra-
na, Diciembre; El Siglo, Diciembre; Boleti' de la Oficina de NIm'ncros Indices,
Diciembre; Revisla A S')-.0, Enero; l.,. i,. Poltico, Diciembre; y Viajantecs.
Noviembre; todas de la Habana.
------ ) o (- ----

MISCELANEA

MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el nmero anterior,
lia habido el siguiente:
Ascensos.-El Dr. Felipe Luaces y Sebrango, Juez Municipal del Oeste de
la Habana, no acept el cargo de Magistrado de la Audiencia de Oriente. Es
el 59 que no acepta ese puesto.
-Para cubrir el cargo de Magistrado de la Audiencia de Oriente, lia sido
nombrado el Dr. Antonio Carrillo de Albornoz y Pint. No acept el ascenso
y es el 6' funcionario que lo relusa.
-IIa sido ascendido a Presidente de Sala de la Audiencia de la Habana,
por el turno de- concurso de mrito, el Dr. Andrs MQ Lazcano y ~tazn, que
era Magistrado del propio Tribunal. Ocupaba en el escalafn de los de su
categora el nmero 8. Ingres, en la carrera, por oposicin, como Juez Mu-
nicipal de Mariel, el da 4 de Noviembre de 1919. Desl,u(is desempe igual









ASUNKTOS GENERALS


cargo en San Antonio de los Baos y los de Juez de Primera Instancia e Ins-
truccin de Isla de Pinos y Bejucal, Juez Municipal de Gilanajay, Juez de
Primera Instancia e Instruccin de Guanajay, Juez Municipal del Centro de
la Habana y Magistrado de la Audiencia desde 14 de Mayo de 1934. Ha dado
a luz various libros de todos conocidos.
-Ha sido ascendido al cargo de Magistrado de la Audiencia de Camagey,
por el turno de mritos, el Dr. Antonio Ros y Blanco, Juez Correccional de
Santa Clara. Ocupaba en el escalafn de los de su categora el nmero 16. In-
gres en la carrera ornmo Juez Municipal de Sagua le Tnamo, por oposicin,
el da 10 de Noviembre de 1919. Despus fu Juez de 1" Instancia e Instruc-
cin de Bayamo, Juez de Instruccin de Pinar del Ro, pasando al cargo que
ahora desempeaba en 7 de Junio de 1935.
Ingreso.-Ha sido nombrado Juez Municipal Suplente de Sagua de Tna-
mo, el Dr. Teodoro A. Fernndez y Prez Alejo, opositor aprobado.
Mrito.-En las oposiciones efectuadas para cubrir el cargo de Magistra-
do de la Audiencia de la Habana, para el que result electo el Dr. Juan J.
Expsito y Casasis, se acord consignar como mrito que quedaron en segundo
y tercer lugar los Dres. Jos Argote y Valds, Juez Correccional de Cienfue-
gos, y el Dr. Juan i'. Solis y Carrillo, Juez Municipal de Morn.
Aspirantes.-Al cargo de Magistrado de la Audiencia de Camagiey aspi-
raron los siguientes funcionarios que obtuvieron la siguiente calificacin: An-
tonio Ros, 40 puntos; Eloy Merino, 31; Mario Vzquez, 28; Alberto Caizares,
27; Marcelino Albuerne y Manuel Gmez, 26; Pedro Valds y Jos A. Canals,
24; Luis Fortn, 23, y Rafael Gutirrez, 22.
Jubilacin.-Ha sido jubilado voluntariamente el Sr. Lucas Reyes y Mar-
tnez, Mozo de Limpieza de la Audiencia de Las Villas, con un retiro annual
de $405.
Causas, expedientes, etc.-El Juez de Instruccin de Camagey instruye
causa contra el Alguacil del Juzgado de Primera Instancia de la ciudad, por
la prdida de un expediente de deslinde de una hacienda comunera.
Consulta sin lugar.-La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, en 23
de Junio de 1943, a consult formulada por el Juez de Primera Instancia del
Sur de la Habana, respect a si a pesar que el trmino de 3 meses para pres-
tar audiencia al demandado rebelde contra sentencias firmes recadas en juicios
verbales de que conocen en primera instancia los Jueces Municipales, se em-
pieza a contar desde la notificacin en estrado de la sentencia que haya cau-
sado ejecutoria (art. 784 de la Ley de Enjuiciamiento Civil), en contradic-
cin y estableciendo excepcin en relacin con los dems juicios (arts. 774
al 776 del Cdigo procesal), es de aplicacin y debe cumplirse el precepto del
283 de la propia Ly en relacin con sentencias que se dicten contra deman-
dados rebeldes; resolvi, que debiendo el particular consultado surtir efecto
en determinado juicio, la Sala, siguiendo la prctica establecida, deba abs-
tenerse de evacuar la consult.
Cargos vacantes.-Uno de Magistrado de la Audiencia de la Habana; uno
de Magistrado en las Audiencias de Las Villas, de Oriente y de Matanzas; el
Juzgado de Primera Instancia de Remedios; y los Juzgados de Instruccin de
Holgun y Puerto Padre y el Juzgado Correccional de Santa Clara.
Varias noticias.-Se proyecta crear la Caja de Reliro de Comerciantes e
Industriales y ser Presidente un Magistrado del Tribunal Supremo que nom-
brar el President> de la Repblica de una terna que le someter la Sala de
Gobierno de aquel Tribunal.
-Se ha hecho pblico que pertenecen al sexo femenino en la Repblica,
6 Jueces, las Dras. Rosa Caarte y de la Torre, en Santa Clara; Paula Negret,
en Palma Soriano: Ladiska Ponzoa y Canella, en Consolacin del Sur; Hermi-
nia de Zalba v Fernndez, en Bauta; Graziella Miartn y Enrquez, en Rancho
Veloz, y Gloria M. Fresno y Martnez, en San Jos de las Lajas; 2 Abogados









ASUNTOS GENERALS


Fiscales; 12 Abogados de Oficio; la Secretario de Gobierno, del Pleno y de
la Presidencia del Tribunal Supremo, Dra. Margarita de Aragn y del Pozo:
y la Secretario de la Audiencia de Las Villas, Dra. Mara Rojas.
-En los 7 Juzgados Municipales de la Habana, durante el ao pasado
se establecieron 25,000 juicios de desahucios y 24,624 juicios verbales.
-Durante el pasado ao, los accidents del trabajo pasaron de 10,000.
-La prensa diaria ha publicado que anunci el Ministro de Justicia,
que cumpliendo instrucciones del Jefe del Estado est estudiando la posibi-
lidad de fijar sueldos a los Jueces Municipales (le 4* clase, ya que son los
nicos funcionarios judiciales de la Repblica que no devengan emolumento
alguno por su labor. El dinero que se necesita para cubrir esa atencin as-
ciende a $96,800.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-1ltan
sido nombrados para el cargo de Presidente de la Comisin, el Dr. Pablo F.
Gonzlez y Enrquez, y Suplente el Dr. Emilio Mje.nindez y Menndez, ambos
Magistrados de la Audiencia de la Hlabana; el Dr. Gustavo Ramrez y Olive-
Ila, Abogado Fiscal del Tribunal Supremo y Suplente el Dr. Jos MN. Fuentes
y Carretero, Abogado Fiscal de la Audiencia, el Dr. Gabriel Vandama y Gon-
zlez y Suplente el Dr. Ral Trelles y Govn, ambos Magistrados del Tribunal
Supremo jubilados.
-Durante el mes (le Noviembre tuvo los siguientes ingresos: Saldo
del mes anterior, $22,868.12; multas correccionales, $31.276.91; descuentos.
$16,937.59; ingresos Registro Civil, $11,919.52; fianzas decomisadas, $10,618 18:
licepcias, $45.50; Administracin de Rentas, $5; correcciones disciplinarias.
$1.95; liquidacin de orden de adelanto, $3.25.-Total, $93,706.02.
Egresos: jubilaciones y pensions, $43,138.54; personal, $240.30; mate-
rial, $40: devolucin, $5; saldo, $50,282.18.-Total igual, $93,706.02.
-La Comisin abon el mes de Diciembre la totalidad de las pensions y
jubilaciones.
COMPAIAS DE FIANZAS.-Segn aviso de la Secretara de Comercio,
inserto en la Gaceta 9 de 7 del mes actual, estn autorizadas La Alianza, The
Boston Surety Co., La Comercial, El Comercio, Cienfuegos, Cubana de Fian-
zas, Cuban American Ins. Co., La Caera, The London Surety, La Insular, New
York Loan Co., El Sol, Orbe. La Mercantil, General Surety Co., La Tabacalera,
Unin (le Comerciantes e Industriales, New England Surety Co., La Unin An-
tillana, La Victoria, Fidelity and Deposit Co. of Maryland, The Maryland Ca-
sualty Co. y Liverpood and London and Globe Ins. Co.
COMPRAMOS.-Colecciones de REPERTORIO JUDICIAL de 1925 a $8
y de 1928 a $12. Tambin nmeros sueltos de 1928 correspondents a los mess
de Abril, Mayo, Junio, Agosto, Septiembre y Octubre, a $1.25. Por telfono
F.O.1344 o en Calle 28 nmero 52, entire 59 y 7' Avenidas, Miramar, pueden
proponerse.
NOTICIAS VARIAS.-La firm de Abogados de New York Sres. Curtis,
Mallet-Prevost, Colt & Mosle, ha hecho saber que el Sr. Federico K. Seward,
que por muchos aos perteneci a la firm, ha fallecido.
-El Ministerio de Justicia se la dirigido al de Salubridad evacuando una
consult que se le hizo sobre el cumplimiento del art. 14 de la Ley de 10 de
Marzo de 1930, que determine la sancin por el ejercicio illegal de la profe-
sin de optometrista, exponie.ndo que el caso que se somete a consult por la
venta de espejuelos en una vidriera de tabacos y cigarros, no constitute un
ejercicio illegal de la profesin, ya que el individuo no se atribuy la profesin
para vender dicho material, sino que se trata de un caso de venta ilcita de
material ptico; y que en cuanto a quin corresponde sancionar la infraccin,
que no compete al Ministerio de Salubridad, como entendi el Juez Correccio-
nal que se inhibi del conocimiento del caso, sino al Juez de Instruccin,









ASUNTOS GENERALS


porque son los Tribunales de Justicia los que en virtud de los preceptos del
Cdigo de Defensa Social imponen las sanciones por las infracciones sanita-
rias y los delitos conira la salud pblica, as como todas aquellas violaciones
de la Ley.
-Se encuentra de esta capital, desde el 25 del actual mes, el Dr. Luis Ji-
mnez de Asa, que viene a explicar un curso que versar sobre "La Ley Penal,
su validez y eficacia'.
-Se anuncia que una Comisin de Abogados se dirigir al Gobierno para
que se conceda a la Caja de Resarcimientos un crdito de $200,000 para que
pague sus adeudos a partir de 1940.
INCONSTITUCIONALIDAD.-El Pleno del Tribunal Supremo por sen-
tencia 83, de 10 de Diciembre de 1943 (Gaceta 715, del 23), ha declarado in-
constitucional el art. 2- del Decreto Presidencial 2699 de 8 (e Diciembre 1938,
el cual no podr aplicarse en lo sucesivo.
DOCTRINA VARIA.-El Juez de Primera Instancia del Sur ha declara-
do que si los abuelos estn autorizados por la Ley del legistro Civil para
efectuar la inscripcin de nacimiento de sus nietos, nada impide que inicien
el expediente de inscripcin fuera de trmino, que en definitive no tiene otro
objeto que autorizar dicha inscripcin.
-El Juez de Primera Instancia del Centro ha declarado que el juicio
adecuado cuando el propietario justifica su propsito de derribar el inmueble
es el de desahucio y no el verbal, por cuanto el art. XVII de la Ley de Alqui-
leres expresa claramente que la accin de desahucio se continuar ejerciendo
de acuerdo con la legislacin comn, aunque al contrato en que se funde le
fueren aplicables las disposiciones de la present Ley; que no importa que
la licencia se haya expedido para derribar las dos plants altas y no la tota-
lidad del inmueble, ya que los preceptos legales hay que interpretarlos lgica
y racionalmente de acuerdo con la intencin del legislator, pues de lo con-
trario se conducira al absurdo de no poder realizar las obras hasta que desa-
pareciera la Ley de Alquileres, mxime cuando las autoridades municipales
y sanitarias le han dado a la propietaria plazos para que haga obras, y sta
se encontrara en la situacin de desobedecer a la autoridad y encontrarse
sujeta a las results del procedimiento correccional sin quererlo; que cuando
se justifica que el inmueble arrendado est destinado a vivienda, la indem-
nizacin debida al inquilino es slo de dos mensualidades, pues las cuatro
mensualidades de que habla la Ley de Alquileres es para cuando se destina el
inmueble a cualquier gnero de comercio o de industrial, no teniendo ese ca-
rcter de industrial el subarrendador, ya que el verdadero sentido de la pa-
labra industrial es el de transformacin de materials primas en objetos ela-
borados en cualquier forma en que lo sean y la llamada industrial de sub-
arrendador es slo a los fines de la contribucin municipal, a que est sujeta
esa actividad, lo que no es ni constitute propiamente una industrial.
-El Juez de Primera Instancia del Sur ha declarado en un juicio que la
demand ofrece una notoria incongruencia en su encabezamiento, fundamen-
tos de derecho y splica, pues fundndose en privar a la madre de la guard
y cuidado de la hija, lo que se solicita es el internamiento de la menor en un
colegio; y aun aceptando existente el incumplimiento, la media que se pro-
pone es inadecuada e inconducente, ya que si la desobediencia sera causa
bastante para que quien tenga la guard de los hijos sea privado de ella,
temporal o definitivamente, a quien habra de concederse en su defecto sera
al otro cnyuge, y nunca a un colegio, y, en defecto de cnyuge, a quien
procediere, antes que nada por razn de los vnculos de parentesco, y no a
un centro de enseanza.
SOBRE FIANZAS.-En relacin con la incautacin de fianzas prestadas
por determinadas compaas que se dedican a ese giro, autorizadas por las









ASUINTOS GENERALS


autoridades judiciales, asunto planteado por el Ministerio de Hlacienda, el
Jefe de Asuntos Legales de Justicia, especficamente en el caso de "La Co-
mercial, S. A.", muestra su conformidad con. el criteria de la Consultoria de
Hacienda y agrega que dictado fall por la Audiencia (ie las Villas, dispo-
niendo la incautacin a favor del Fondo de Jubilaciones y Pensiones del
Poder Judicial de la fianza prestada a favor de un procesauo, y puwsto por
esa autoridad judicial en conocimiento de Haciendaa la relenia incautacin,
en cumplimiento de preceptos legales, no puete llacienca suspender el pro-
cedimiento, si no procede la orden do la autoridad que lo dispuso o de aquella
ante la cual puede, conform a la Ley, acudirse en apelacin para obtener la
revocacin del auto de incautacin.
Los arts. 418 de la Ley Orgnica del Poder Ejecutivo y 7 del Decreto-Ley
293 de 15 de Junio de 1934, analizados en los dictamenes a que hace referen-
cia la Consultoria de llacienda, no conceden otra alternative al Ministerio de
Hacienda; por lo que no es possible dar cumplimiento a la orden de suspension
dictada dentro de un procedimiento judicial ajeno a aquel en el cual se dis-
puso la incautacin, sin desobedecer, con infraccin de los preceptos legales
ya mencionados, lo expresamente dispuesto por la autoridad judicial.
LA SEPARATION DE LOS APRENDICES.-La Presidencia de la Rep-
blica, al resolver un recurso de alzada interpuesto contra resolucin del Mi-
nisterio del Trabajo, ha declarado que al contrato de aprendizaje no son apli-
cables las disposiciones generals del Decreto 798, y por consecuencia las que
en ellas se refieren al despido.
Aclara la resolucin aludida que a tenor del art. 8v del mencionado De-
creto 798, el contrato de apren.dizaje se terminal por las mismas causes que
cualquier contrato de trabajo, y, adems, dentro de los 6 meses primeros,
por la libre voluntad de cualquiera de las parties.
Ello quiere decir, que tratndose de aprendices, el patrono puede des-
pedirlos sin necesidad de formarles el oportuno expediente, siempre que el
despido se realice dentro de los 6 primeros meses de labor.
La declaracin de la Presidencia est contenida en el siguiente conside-
rando de la Resolucin:
"Considerando: que procede revocar el acuerdo combatido porque los pre-
ceptos en que se basa son inaplicables al caso que se resuelve, pues no se trata
del contrato de trabajo propiamente dicho, sino del de aprendizaje, regulado en
el Captulo 2"' del Decreto 79.8 de 1938 y que, por sus caractersticas especiales,
escapa a la reglamentacin general, tan es asi, que en su art. 84, de correct
aplicacin a estas actuaciones, autoriza que se rescinda, por la libre voluntad
de cualquiera de las parties en los primeros 6 meses de su duracin; y como
est demostrado que el recurrente tuvo a su servicio a X. X. como aprendiz,
y a prueba, por menos tiempo del sealado, es visto que, a tenor del precepto
aludido, pudo legalmente dar por terminado el contrato de aprendizaje, entire
ambos concertado, sin que cometiera las infracciones que le atribuye la resolu-
cin recurrida."
Interesante la doctrine que contiene dicha resolucin, y que por su inters
para la clase patronal reproducimos.-Dr. Salvador Juncadella.
INFRACCIONES DE LA LEY DE EXTRANJERIA.-Con motivo de ne-
garse algunos Jueces Correccionales, a conocer de infracciones de la Lev de
Extranjera que no obligan a los infractores a abonar juntamente con el im-
porte de la multa, los derechos adeudados al Estado, el Jefe del Negociado de
Asuntos Legales del Ministerio de Justicia ha evacuado la siguiente consult:
Con posterioridad a la promulgacin del Decreto-Ley 532 de 25 de Enero
de 19,36, se puso en vigor el Cdigo de Defensa Social, contenido en el Decreto-
Ley 802 de 4 de Abril del propio ao, y por el inciso 3' de su art. 578, se llev
a conocimiento de los Jueces Correccionales las infracciones de las disposicio-
nes sancionadas en el Decreto-Ley 788 de 28 de Diciembre de 1934 sobre ins-








ASTN'TOS GENERALS


cripcin obligatoria en el Registro de Extranjeros, considerndolas como con-
travenciones administrativas y estableciendo sancin de privacin de libertad
de 1 a 60 das o multa de 1 a 60 cuotas o ambas. Adems, en el Captulo IX
del Libro III de dicho Cdigo de Defensa Social, relative a las Reglas para
la adecuacin de las sanciones en los casos de contravenciones, se establece en
los apartados A, B y C del art. 579, lo siguiente: "En los juicios por contra-
venciones no podr imponerse, en ningn caso, una sancin de privacin de
libertad superior a 60 das o de multa mayor a 60 cuotas o ambas. Los Jueces
y Tribunales, en la adecuacin de las sanciones que impusieren en las contra-
venciones, procedern con arreglo a su prudent arbitrio, aplicando, dentro de
los lmites establecidos para cada caso, la media de sancin que estimen ade-
cuada."
"En los juicios que se celebren por virtud de la competencia atribuida a
los Juzgados Correccionales por Leyes especiales administrativas o de cual-
quiera otra clase, no derogadas expresamente en el present Cdigo, los Jueces
no se sujetarn a las medidas de las sanciones all preestablecidas, sino que de-
terminarn libremente la que debe imponerse dentro de los lmites sealados
en el apartado A de este artculo."
Tambin se agrega en el informed emitido por el Dr. Garca Ordez: Como
despus de la promulgacin del Cdigo de Defensa Social la legislacin del
Registro de Extranjeros ha quedado modificada, en tal forma, en cuanto a las
sanciones por infracciones de dicha legislacin, que queda hoy da al arbitrio
de los Jueces Correccionales, aplicar dentro de los lmites establecidos para
cada caso, la media de sancin que estimen adecuada, as como en los juicios
que se celebren por infraccin de dicha legislacin, y, por ltimo, despus de la
vigencia del Cdigo de Defensa Social, las Jueces Correccionales no estn obli-
gados a imponer a los extranjeros las sanciones consistentes en el cobro de los
derechos por el Carnet de Extranjeros, adecuada a favor del Estado.
Por tanto, mientras el Congreso de la Repblica no legisle modificando el
vigente Cdigo de Defensa Social, se aplicar esa ley, libremente, por los seo-
res Jueces Correccionales.-Jos A. Garca Ordoez.
NOTIFICACION.-La Audiencia de Oriente ha declarado lo siguiente so-
bre las notificaciones hechas por medio de la Gaceta Oficial:
Considerando: que si, ciertamente, nuestro Tribunal Supremo ha limitado
en algo las notificaciones o requerimientos hechos por la Gaceta. y esta Sala ha
anulado algunas por no haberse efectuado en el lugar que corresponde teniendo
en cuenta que las referidas notificaciones o requerimientos son supletorios, o
sea, cuando se desconozca el domicilio del interesado, no es menos cierto que
en algunos casos se hace imprescindible el uso del peridico official al efecto de
que lleguen a conocimiento de los interesados, cuyo domicilio se ignora, lo que
a ellos concierne, condicin esta ltima precisa para que tenga valor y eficacia
el sustitutivo establecido por la Ley, por ser evidence que no est a merced de
las parties valerse del referido rgano de publicacin caprichosamente, o en otros
trminos, cuando con una mnima diligencia hubiera llegado a conocer el lugar
donde vive la persona a quien proceda hacer la notificacin o requerimiento,
habindose pronunciado sobre el particular el procesalista Ricardo Dolz y Aran-
go y el hoy Presidente de la Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo Gregorio
de Llano y Raymat.
Considerando: que consignndose en la escritura de prstamo con hipoteca
que... es vecino de Santiago de Cuba, sin especificar el lugar, lo que se repite
en la cesin del crdito, es visto que en los referidos ttulos no se ha expresado
el domicilio del deudor, por lo que el requerimiento hecho por la Gaceta Oficial,
de acuerdo con lo consignado en el document de 11 de Diciembre de 1939, es
procedente, sin que le reste valor y eficacia la notificacin notarial hecha por
el Dr. Rafael Portuondo del Pino, mediante acta nmero 14 de fecha 23 de Ene-
ro de 1940, dado que ya con anterioridad el Notario haba expedido el edicto
para su publicacin en el citado peridico.








ASUNTOS GENERALS


Considerando: que a mayor abundamiento, no se ha justificado que el pro-
pietario del crdito tuviera conocimiento del domicilio del deudor, y, por ende,
tiene aplicacin lo dispuesto en la ltima parte del art. 72 del Decreto-Ley 412
de 14 de Agosto de 1934, en relacin con el 92 del 594 de 16 de Octubre de
1934, as como lo resuelto por la Audiencia de la Habana en su sentencia n-
mero 202 de 15 de Junio de 1936, y por la del 1 ribunal Supremo de la Nacin
en la nmero 125 de 28 de Septiembre de 1936.-Sres. Guira, Aguitar (Ponen-
te) y Diaz.
RECURSO GUBERNATIVO.-Ley del Timbre.-Personalidad.-Presen-
tado un mandamiento al Registrador de la Propiedad del Norte de Crdenas,
para anotar en bienes del marido la demand de divorcio que se le interpuso,
el interesado acudi al Presidente de la Audiencia de M\atanzas interponiendo
recurso gubernativo, que lo rechaz de plano, por no haberse cumplido la Ley
del Timbre ni acreditado la personalidad del que compareci a nombre de dicho
interesado; y recurrido para el Tribunal Supremo, la Sala de Gobierno, por
auto nmero 9 de 9 de Noviembre de 1942, resolvi:
Considerando: que el inciso s) del apartado 6v del Decreto-Ley 250 de 21
de Septiembre de 1935, dispone que en los recursos gubernativos de todas classes
contra resoluciones dictadas, entire otros, por funcionarios del Estado, se fijarn
sellos de 20 centavos; y como la promocin del que se trata, aunque producido
como consecuencia de una demand sobre divorcio en tramitacin, a la que se
le haya fijado los sellos que para esa clase de procedimientos establece el propio
Decreto-Ley, es un recurso gubernativo, pues as lo denomina el art. 117 del
Reglamento de la Ley Hipotecaria y no est amparado por los sellos del timbre
fijados a la demand de divorcio, el cual no lo resuelve el Juez, sino el Presi-
dente de la Audiencia ante el que hay que acudir promovindolo, el que no es
equivalent a recurso de apelacin, pues la resolucin interpelada no la dict
el Juez, sino el Registrador de la Propiedad, es visto que al escrito originario
del mismo tena que fijarse el sello que aquel precepto establece.
Considerando: que a ello no empece que el apartado 50 del Decreto-Ley 250
disponga que carecern de eficacia en toda clase de actos y no sern admitidos
los documentso" que carecieren de los sellos exigidos, pues en el present caso
el vocablo documentso" hay que entenderlo referido al recurso gubernativo
que se trat de promover, dado el enlace de ese precepto con el del apartado 69,
anteriormente examinado, que require que al recurso gubernativo se fije un
sell de 20 centavos, y por tanto, que no tendr eficacia y no ser admitido sin
la referida estampilla.
Considerando: que si al document, en el present caso recurso guberna-
tivo, se le hubiese fijado, con posterioridad a su presentacin, el sello corres-
pondiente, pero dentro del trmino de 8 das que el art. 120 del Reglamento
citado concede para su interposicin, el defecto habra quedado subsanado y el
recurso sera admisible, pero como ello no ha ocurrido, subsiste el sealado por
el President de la Audiencia.
Considerando: que para establecer a nombre d(e otra persona recursos gu-
bernativos, es indispensable tener, a ese efecto, powder bastante de aqulla, no
siendo suficiente para ello que, como mandatario de dicha persona, haya sido
admitido y consiguientemente gestionado en las actuaciones judiciales en que
se libr el mandamiento, porque esos hechos no implican ni suponen que est
investido de la representacin que en el expediente pretend ostentar, ya que
es possible que un poder sea bastante para intervenir en dichas actuaciones y
no lo sea para la gestin gubernativa de naturaleza distinta a aquellas, decla-
raciones estas que, hechas ya en las resoluciones nmero 15 de 15 de Diciembre
de 1906 y nmero 2 de 7 de Enero de 1918, abonan la negative del Presidente
de la Audiencia contra la que se recurre.
Considerando: que por lo expuesto procede confirmar la resolucin recu-
rrida.-Sres. Edelmann, Llano, Martnez, Pichardo, Llaca (Ponente), Montag
y Duval.











REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS
DEL COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

INSCIlPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripcin annual, $ 8.00 Nmero suelto.. .. $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00


AO XX. HABANA, FEBRERO DE 1944 NU M. 2



LA FAMILIAR EN EL DERECHO DE SU ORIGEN,
Y EN LOS TEMPOS QUE CORREMOS

Al tomar la pluma plara tratar someramente este interesante tema, surgeon
de mis recuerdos las palabras de dos eminentes cubanos con los cuales he con-
vivido: el uno que a mi lado, brillando como un sol, curs los aos universita-
rios de nuestra carrera; y el otro que nutri el entendimienlo de sus discpu-
los con las emanaciones de su fecundo nmen jurdico.
Estos hombres excepcionales eran constantemente rogados por los discpu-
los y profesionales de su poca para que escribieran libros sobre los diversos e
innumerables aspects de la ciencia del Derecho, a fin de dejar a la posteridad,
en vida eterna, los destellos de su sabidura en bien de las generaciones veni-
deras y para gloria de Cuba. Y estos dos hombres que en campos polticos
opuestos se encontraban distanciados, de buena fe, en la esfera del Derecho
coincidieron siempre en el mismo propsito por la propia razn; y contestaban
a sus mltiples estimulidores de aquella poca: "que no escriban libros de
Derecho porque nada nuevo podan agregar a lo que tan repetidamente ya se
haba dicho en el curso de los aios v constaba en todas las bibliotecas."
Claro est que no t.nemos la odada de decir algo que estimemos nuevo y
objeto de orientacin para el porvenir; repetiremos en esencia lo que era la
familiar en su origen y desenvolvimiento cientfico social, para fijar lo que esa
institucin es en la actualidad en el propio sentido.
Se ha dicho que la institucin jurdica del matrimonio da forma y origen
a la familiar, y que sta, por ello, no slo estaba integrada por el hombre y la
mujer, arrastrados por la necesidad de satisfacer la unin sexual en beneficio
de la reproduccin de la especie hunana, como base de las relaciones sociales,
sino que los latinos integraban el hogar familiar, creado por el matrimonio, con
las derivadas de la propia filiacin y hasta con los adoptivos, que concurren a
vivir unidos bajo el mismo techo; por eso, los que con Planiol piensan, consi-
deraban esa asociacin como una institucin necesaria, impuesta por la civi-
lizacin por medio de leyes inspiradas en el sentimiento religioso y en las vir-
tudes morales.
De modo que dados los elements concurrentes y los derechos y obligacio-
nes que por virtud de tal concurrencia nacen, no ya entire el marido y la mujer,
sino entire ellos y los hijos que crean y demis colaterales que se produce, es
forzoso admitir, como se admiti por los reguladores de esta institucin, la ne-
cesidad de mantener el estado de permanencia que caracteriz a la familiar ro-
mana bajo la supreme soberana absolute del "Pater familiar" y que define el
vnculo diciendo que era "la unin de dos personas de sexo diferente, para la
moralizacin del instinto natural del sexo, y las relaciones por l establecidas'';









ASIUTNTOS OENERALES


y as concebido, y de ese modo practicado, vivi I ; instituci casi hasta nues-
Iros das a travs del derecho histrico.
Nadie ha podido correr el velo que cubre el origen de la eterna e incompa-
rable ciudad de Roma, porque se nos ha dicho que haban transcurrido seis siglos
de la invasion de los galos cuando surgi el historiador lque nos inform, por el
anlisis de los elements heterogineos creados por las costumbres, de las condi-
ciones de ese pueblo llamado a dominar el Mundo en el c(uirso del tiempo.
Y as surgi el matrimonio como un contrato civil, para el que bastaba la
voluntad acorde de los contrayentes, con cnya informacin concuerdan todos los
tratadistas de la poca, cuya unin a la postre vino a realizarse entire personas
no impedidas por determinadas circunstancias sugeridas poi el emperador Jus-
tiniano, que en todo caso de concurrir anulaban el coitraio celebrado.
Aunque el derecho espaol difiere en diversos aspects del derecho romano.
ya que le otorga la condicin de un sacramento. y comno tal indisoluble, esto im-
puso determihadas circunstancias esenciales en li institucin (le nuestro origen,
que no slo Obligaron a regular la legitimaci(n en la Patria Potestad, sino que
se pas a tratar de la adopcin, o sea del tercer aspecto que abarea la institu-
cin; sin que a mantener la indisolubilidad de modo absolute se llegase a la pos-
tre, porque las Leyes de Partida, 5' ttulo XIII Partida IV. y la 2'. ttulo XIII
Partida IV, establecieron las condiciones para que la indisolubilidad no impi-
diera que se separaran judicialmente los contrayentes, quedando libres de vivir
en comn.
As las cosas, surge la Ley espaola de 11 de Mayo de 1888, que autoriz
al Gobierno para publicar un Cdigo Civil dando las bases al efecto, y cuya
redaccin definitive qued fijada el 24 de Julio de 1889, y promulgado en la
Habana por Real Decreto de 31 de dicho mes para regir en Cuba. en la Gaceta
Oficia.l del 3 de Septiembre del mismo.
Y es de notar que ese cuerpo legal tan entiisis tiiiaente acogido en todo el
territorio de la colonia, no sufri modificacin sustancial durante la dominacin
espaola.
Manuel Alonso Martnez, Ministro de Gracia y Justicia, deca a la sazn
a la reina Mara Cristina en la exposicin con motive dle la citada Ley de 11 de
Mayo de 1888, entire otras consideraciones, las que siguen: Pocos sern ya hoy
en Espaa los que desconozcan la conveniencia (le sustituir la legislacin civil
vigente, desparramada en multitud de cuerpos legales promulgados en la poca
gtica, en la edad media y en tiempos ms recientes pero siempre distantes de
nosotros; y que, de todos modos, retratan estados sociales distintos y an opues-
tos, por un monument legislative armnico, sencillo y claro en su mtodo y
redaccin que refleje fielmente nuestras actuales ideas y costumbres, y satis-
faga las complejas necesidades de la modern civilizacin espaola... !"
Fueron stos los instantes histricos que necesariamente debieron mantener
en la mente de nuestros hombres pblicos aquellas herimosas palabras que en
los "Nuevos Horizontes" lanz a la posteridad el insigne publicista Enrique
Ferri, cuando dijo: "Si con el divorcio podeis suprimir uno de los impulses del
adulterio, es evidence que en vez de ofender el santo caricter (le la unin con-
yugal, lograis con el divorcio hacerlo ms respectable y seguro."
Despus de las vacilaciones e incertidumbres surgidas al romperse nuestra
dependencia espaola, y ya en plena libertad de accin, la discutida institucin
qued constituida como un contrato civil: dice el art. 62: que "slo producir
efectos legales cuando se celebre en la forma establecida en este Cdigo."
Pero aqu no se detuvo, y ya en la pendienl e reformatoria en el curso del
tiempo, se apresuran para desligarse de la perma netciua del vnculo matrimonial,
esencial del derecho histrico que consolidaba las relaciones jurdicas funda-
mentales y accesorias del mismo; y como es natural se van rpidamente rela-
jando en nuestro estado social, hasta en perjuicio de los propios hijos, las liga-
duras de todo orden, creadas como medio de obtener la nica aspiracin legtima
para lograr la realizacin de la verdadera felicidad en el curso de nuestras








ASUNTOS GENERALS


vidas, y surge la Ley de 29 de Julio de 1918 creando una nueva forma de di-
vorcio, es decir, rompiendo la ruta de la perpetuidad matrimonial y borrndola
como element de existencia fundamental de nuestro orden social, tantas veces
repetido.
Y ya en esa pendiente llegamos a la realidad jurdica actual, para formu-
lar algunas consideraciones ante los hechos desintegrantes del medio social en
que vivimos, al acoger como expresiva de las nuevas corrientes del Derecho esa
realidad que ha borrado las enseanzas de la Historia en su largo process; y
pongamos delante, como nica legislacin a la postre en el curso de la ltima
dcada, los Decretos Nos. 206 de 11 de Mayo y 740 de 8 de Diciembre de
19,34, que aunque se trata de disposiciones emanadas del Poder Ejecutivo y no
de un poder legislative, que no exista a la sazn, resultan de obligatoria apli-
cacin con fuerza de Ley; y por eso es que el primero, en su art. 65, poniendo
un punto final a la incertidumbre existente, deroga las Leyes de 29 de Julio
de 1918, 4 de Julio de 1927, 7 de Mayo de 1928, 4 de Junio y 31 de Julio del
propio ao, 6 de Febrero de 1930, 7 de Marzo de 1931, 30 de Noviembre de 1933
y cualesquiera otra modificativa de alguna de las anteriores relacionadas.
Despus de breves consideraciones para justificar la derogacin de las leyes
que se enumeran, basta la simple lectura de sus artculos y darse cuenta de
que se dictan con la mejor buena fe, no al objeto de consolidar en la forma
possible el matrimonio, como una de las instituciones bsicas del orden social,
preocupacin en todos los tiempos y a travs de todas las pocas de los pueblos,
sino de regular por los procedimientos menos dilatorios la disolucin del mismo.
Y es por eso que no resuelven problems jurdicos, que no se plantean, sino de
orden social; a tal grado, que aparte de las It crasalles alegables para hacer
desaparecer el repetido vnculo matrimonial, el art. 53 del Decreto 206, des-
gus de admitir el niituo disenso, regular en breves incisos ese omnmodo acuerdo
dndole todo gnero de facilidades, sea cual fuere la verdadera causa que lo
determine que permanece en absolute reserve.
Y por si alguna duda cupiera. los tribunales del orden civil asumen, con
respect a los hijos, la tutela legal, pudiramos decir, no obstante, que el art. 21
declara que la disoluci6n del vnculo no eximir a los padres de sus obligaciones
para con los hijos, y agrega, que ni los privar de sus derechos respect de
aquellos y viceversa. Y por ltimo los incisos (d) y siguientes del 24 otorga a
los Jueces la facultad de privar a los padres de la patria potestad y entregar los
hijos para su guard a un establecimiento de enseanza, constituyndolos en
tutela, sealando la pension con que han de contribuir los padres, entregada a
dicho tutor, quien le rendir cuenta al Juez trimestralmente de su inversin,
sindole embargables a dichos padres la 3' parte de lodos, absolutamente todos,
los ingresos que por cualquier motivo tengan, exigibles en la va de apremio
regulada por las leyes.
As las cosas, surge la invasion constitutional en la esfera del derecho
comn, y comienza el art. 43 de la carta fundamental del Estado, votada por la
Convencin Constituyente, que inici sus labores en 9 de Febrero de 1940 por
declarar, entire otras cosas, que la familiar, la maternidad y el matrimonio tienen
la proteccin del Estado, y que ese matrimonio es el fiundanmiento legal de la fa-
milia y descansa en la igualdad absolute de derechos para ambos cnyuges. Pero
a rengln seguido declara tambin que: "Los tribunales determinarn los casos
on que por razn de equidad, la unin de personas con capacidad legal para con-
traer matrimonio ser equiparada, por su estabilidad y singularidad, al matri-
monio civil."
Y a estas declaraciones se agrega seguidamente en el art. 4, que los hijos
nacidos fuera del matrimonio de persona que al tiempo de la concepcin estu-
vieran en aptitud de contraerlo, tienen los mismos derechos y deberes que se
sealan a los legtimos, salvo lo que la Ley prescribe en cuanto a la herencia;
y dice ms, dice que a ese efecto lendrin iguales derechos los habidos por perso-
na casada cuando sta los reconociere o cuando recayere sentencia declarando la








ASUNTOS GENERALS


filiacin y terminal el repetido art. 44 diciendo, que: "' ueda abolida toda cali-
flcacion sobre la naturaleza de la filiacin, y no se consignar declaracin al-
guna diterencianclo los nacinienLos, ni sore el estado civil de los padres en las
actas de inscripclon de aquellos, ni en ningutn aestado, partida cte bautismo o
cerl1ncacion reierente a la lailacioil.'
J)espues de estas estipulaciones constitucionales, no nos parece possible ne-
gar que en irente Udel inmaCrInouI o lia actquitrico carla de naturaleza jurdica el
concuinato como base (e la laniUla y runctaieileno del orden social, sea cual
fuere el esLado legal ue los concubinos, y que los hijos de semejante union, adul-
terinos, sacrilegos e micestuosos, collprenlclaos en tocio el curso de la historic
dentro ue la cainicacion general ee putatNos, surgeon por equtad, dice el cons-
tituyente, como iunlameiiio c(e la reormia que se anaiuza, alegandose por algu-
nos que extangue y borra en reallicad los lujos consagractos por la legitimidad
moral de su origen.
Y ya coiocauos en la mieta, dirijamos los lentes, desde el pico de Turquino,
a la vida social que se realize, y a la que iorzosamente tienen que adaptarse
nuestros lujos, los series ms queridos surgidos de la lamilia creada en todas las
epocas de nuestra historia, por la moral cristiana y nacida del amor en la ho-
nestciau cte las costumbres pblicas
El divorcio tal como noy existe instituido entire nosotros, destruye el hogar
y borra de la realidaa todos sus elemientos tiles para la tormacin del hombre
ael porvenir; elements que dentro de la instlucion histrica del matrimonio
destacaban a la madre a.un en los mias remotos tiempos de la historic humana,
a tal grato que: "Las miujeres de isparta -nos dice _euernco Enggel, al tratar
dei origen ue la aiamma, te la propie-ad y del Estado- tenan una posicin
muleo mas respeacda que entire los otros griegos. Las casadas espartanas y la
tior y nata ce ias lieairas a-eiemelss, son las unicas mujeres de quienes hablan
con respeto los antiguos, y de las cuaies lo. nronsc el trabajo de recoger los di-
chos"'; por eso en la lanllna, agrega V V. V V. Atkiison discurriendo en "El
exito depend del character ', que: "~Nadie como la mnadre puede desarrollar en
el nino aquellas tendencies que han de fortalecer su carcter, ni nadie tampoco
puede hacer mejor que ese carcter adquiera aquellas cualidades que hagan
apto al hombre de nmaiana, para responder a los fines sociales a que est lla-
mado. La madre es la primera educadora del carcter..."
Para los que hemos pasado la vida observando durante cerca de un siglo
de nuestra exisencia como se van disolviendo las ms respetables instituciones,
creadas para mantener la integridad social en interest public y en pro de la
felicidad de ios pueblos; en el momento histrio present slo podemos repetir
con Ernesto Renan en sus "'Dilogos Filosficos", en uno de esos estados de
grandes crisis porque atraviesa la hunmanidad, comno los que actualmente nos
agobian por diversas causes, que: "Los tiempos son tristes. Veinte veces por
da nos preguntanios si la vida vale la pena de ser vivida cuando asiste a la
ruina total de cuanto amamos. Dichoso aqul que cree todava en la ciudad de
Dios, eterna, y puede, como San Agustn, morir consolado."
Da. Josl RODRGUEZ ACOSTA,
Magistrado de la Audiencia de la Habana.
)0o(--

SUSPENSION DE RESOLUCIONES ADMINISTRATIVAS

Qu efectos produce la suspenisinS de las rcsol7.ciones admuinistrativas acor-
dada, conforme al art. 100 de la Ley die lo Contencioso Admvinistrativo, en los
Tribunales de lo Criminal?
La complejidad de los problems sociales de la hora actual, ha invadido
todas las ramas del derecho, pues mientras en poca an no lejana, slo estaba
regulado el contrato de arrendamiento de servicios en el Cdigo Civil, actual-
mente es muy difcil encontrar una discipline jurdica que no se encuentre








ASUNTOS GENERALS


relacionada con las cuestiones que surgeon constantemente entire el capital y. e4
trabajo, factors fundamentals de la produccin y de la economa mundial.
Las conquistas de los trabajadores, algunas muy lentas y distanciadas hasta'
1932, se abrieron paso con mpetu a partir de 1933 con las llamadas Leyes de
la Revolucin, y saliendo de los causes estrechos del derecho comn, invadiero4
el derecho administrative; y fueron an ms all, pues requirieron la garanta
de la sancin en pleno campo de defense social, para su mayor efec ividad e
ineludible cumplimiento.
Nuestro Estado, que haba dado sus primeros pasos en los s:stemas de "eco-
noma dirigida" interviniendo en la industrial azucarera, bsica en nuestro pas,
tambin sent plaza en nuestro problema social; y adems de los diversos orga-
nismos creados para resolverlos, encabezados por el Ministerio del Trabajo, es-
tableci procedimientos adecuados en lo possible a los fines propuestos para
aplicar el derecho sustantivo nacido a raudales con la nueva legislacin.
En lo adelante, el problema que surgiera no se limitaba a una cuestin
privada entire el obrero y el patron, pues la importancia suma que para el
orden social tienen las relaciones entire el capital y el trabajo, hacan que in-
terviniera un tercero, muy interesado en la estabilidad de sus instituciones
econmicas fundamentals, el Estado, que dira la ltimna palabra en el orden
administrative.
El sistema di lugar a que, en definitive, casi todos los problems sociaTes
los solucionara el Presidente de la Repblica por medio de una resolucin ad-
ministrativa, susceptible de ser revisada por los Tribunales competentes de Jus-
ticia, mediante el planteamiento del correspondiente recurso contencioso-admi-
nistrativo.
Y precisamente el planteamiento de ese recurso y las reciliaridades de su
tramitacin especial, son las que nos han servido de esimnlo para redactar
este ensayo.
En el Cdigo de Defensa Social se enc-entran previs1 is mra series do hlhos
(arts. 265, 575-9, 575-16 y otros), casi todos Irs erales tien n su bhs~ en reso-
luciones administrativas, que, al aplicarse, lesionan derechos de carcter admi-
nistrativo preestablecidos singularmente a favor de particulares, y que stos,
en ejercicio de sus derechos, los recurran en la va contenciosa.
Puede ocurrir lo siguiente: la resolucin administrative definitive y que
causa estado, por lo cual es susceptible del recurso contencioso-administrativo,
es de ineludible cumplimiento, y a pesar de establecerse el recurso, debe eje-
cutarse. El que la recurre no la cumple, por entender que no debe hacerlo por
haber establecido el recurso que en definitive pudiera revocarla; pero la parte
interesada en que se cumpla, acude al Juzgado Correccional, denuncia el hecho,
se radica el juicio correspondiente y se seala da y hora para la celebracin del
acto oral.
Llegado ese da, instruido de cargos el acusado, alega en su defense que no
ha cumplido la resolucin porque la ha recurrido en la va contenciosa; o bien
que, adems de haberla recurrido en esa va, ha interesado la suspension de la
resolucin conforme al art. 100 de la Lev del Procedimiento Contencioso Admi-
nistrativo, o que ha obtenido la suspension de la resolucin conforme al citado
precepto.
Constituye, cualquiera de esos particulares, una cuestin prejudicial ad-
ministrativa que obste a la celebracin del juicio y a su fall en su cas%, y que
deba esperarse a su resolucin para entonces conocer del juicio correctional?
Examinemos los casos ms importantes que puedan presentarse y resolv-
moslo conforme a nuestro modesto criterio.
Si la resolucin administrative no se recurre en la va contencieso-admi-
nistrativa, no existe problema alguno, pues debiendo cumplirse aquella tan
pronto causa estado, recrrase o no, ante los Tribunales de Justicia, si su i-u
cumplimiento est sancionado por el Cdigo de Defensa Social, puede celebrar.








ASUNTOS GENERALS


se el juicio ante la jurisdiccin criminal, y sancionarse, si procediere, al incul-
pado, sin que por ello se incurra en responsabilidad alguna.
Quizs el encartado anuncie al Tribunal de lo Criminal, que dentro del
perodo de 3 meses que le concede el art. 7 de la Ley del Procedimiento Con-
tencioso Administrativo va a interponer el recurso, pudiendo seguirse (los pro-
cedimientos: hacer caso omiso de tal anuncio y resolve conforme a derecho de
acuerdo con lo que result del acto que se celebre, sancionando o absolviendo al
acusado; o bien tomar en consideracin dicho anuncio y esperar el transcurso
del plazo para interponer el recurso contencioso, considerando el particular
como una cuestin prejudicial, determinante (le la culpabilidad o de la inocen-
cia del acusado, que en tal caso parece serlo, y aplicar el art. 4 de la Ley de
Enjuiciamiento Criminal.
De las dos soluciones nos quedamos con la primera, pues si bien la segunda
aparentemente es mis jurdica y mis respetuosa del derecho del encartado, en
el fondo no lo es, por las razones siguientes: porque las resoluciones administra-
tivas que causan estado son de ineludible cumplimiento desde que adquieren
esa situacin administrative definitive; y si bien el recurso contencioso va diri-
gido a revisarlas judicialmente y pudieran dar lugar a su revocacin, dado lo
dilatado que normal y legalmente result el procedimiento contencioso, por lo
extenso de los trminos que concede la legislacin de la material para sus diver-
sos trmites, entire nosotros result mayor an por la cantidad enorme de re-
cursos que se interponen ante nuestros Tribunales, productores de un excesivo
y agobiador trabajo, que dilata los sealamnientos y retarda las sentencias, pu-
diendo calcularse una duracin media de 2 a 4 aios, hasta obtener una resolu-
cin definitive y ejecutoria en nuestro ms alto Tribunal de Justicia; y como
ello producira a su vez un retardo en la administracin de la justicia penal,
que rompe uno de los postulados fundamentals del procedimiento criminal,
cuyo es, su esencial rapidez, el menor t6rmino possible entire el hecho y su reso-
lucin para satisfaccin de la sociedad e inmediata reparacin de los perjuicios
sufridos, el dao que se causara a la causa pblica y a los interesados sera in-
menso por esa espera, que nada recomienda.
Pudiera argumentarse que, cual sera la situacin del Tribunal de lo Cri-
minal que sancionara al enjuiciado por el incumplimiento de una resolucin
administrative que llevara aparejada sancin penal, y que en definitive los
Tribunales de lo Contencioso-Administrativo la. revocaran. Estimamos que en
tal caso el Tribunal de lo penal no ha incurrido en responsabilidad alguna,
pues sancion por el incumplimiento de una resolucin administrative que debi
cumplirse de inmediato y no se cumpli, sin que a su cumplimiento obstara el
recurso contencioso-administrativo contra la misma interpuesto, y que a pesar
de su interposicin, debi cumplir el encartado, a no ser que obtuviera su sus-
pensin, event que ms adelante examinaremos, o su revocacin en sentencia
definitive.
Si se produce la revocacin, el sancionado no tiene last el present ins-
trumento legal alguno a su disposicin para que se revoque la sancin impuesta,
se le rehabilite y se le indemnice por los perjuicios sufridos, pues el extraordi-
nario recurso de revision en material criminal no se concede sino en los casos
expresamente sealados en el art. 954 de la Lev de Enjuiciamiento Criminal
(Auto de 29 de Agosto de 1902), que ni por analoga comprende al que nos
ocupa, lo que nicamente pudiera ocurrir por una reform legislative acorde
con el progress de nuestra legislacin social, c(in 1 ique (iiedara sancionado por
el incumplimiento de una resolucin administrative que en definitive no tena
que cumplir por haberla revocado los Tribunales competentes.
Quizs por estas ltimas consideeii(iones pudiera ocurrir que algn Tribu-
nal de lo Criminal, en cuya general denominai6n estn comprendidos los uni-
personales Juzgados Correccionales, suspendieran, el curso del procedimiento
hasta que se resolviera el contencioso conf irmanido o revocando para resolver en
definitive; pero ello es compatible con el snma.isiriino juicio correctional. y no








ASUNTOS GENERALS


equivaldra, en la prctica, a borar la sancin penal por esos incumplimientos,
al distanciarse el juicio, en el tiempo de espera que todo lo atena y diluye,
frustrndose el propsito del legislator de contribuir con la fuerza coercitiva de
la sancin penal al m:s eficaz cumplimiento de la legislacin social?
Algunos razonamientos ms pudiramos agregar al pro y al contra de cada
una de esas dos soluciones; pero dejamos al criterio jurdico de los cultos com-
paeros que bondadosamente me sigan, escoger entire ambos el que les parezca
ms correct.
El siguiente caso que se present a nuestra consideracin, es aquel en que,
al iniciarse el procedimiento criminal, ya el encartado ha establecido el recurso
contencioso-administrativo. Las soluciones son las mismas que en el caso ante-
rior, pues no anuncia la interposicin del recurso, sino que ya lo tiene estable-
cido, y entonces habria que esperar o no a la resolucin definitive del mismo
para conocer en la va criminal del asunto, segn se consider el particular como
prejudicial o no.
En el orden que vamos siguiendo nos encontramos con el caso del encar-
tado, que no slo ha establecido su recurso contencioso-administrativo, sino que
adems ha interesado, conforme al art. 100 de la Ley de la material, la suspen-
sin de la resolucin administrative interpelada; y si as lo hace saber al Tri-
bunal de lo Criminal, estimo que a ste no le quedar otro remedio que esperar
a que se resuelva dicho incident, por las razones siguientes: en primer lugar,
porque el mismo se resuelve brevemente, accediendo a suspender o denegando la
solicitud. Si no acuerda la suspension, el Tribunal se encuentra frente al caso
analizado anteriormente y adopta, segn su criterio, cualquiera de las dos solu-
ciones que hemos propuesto; pero si accede a la suspension de la resolucin ad-
ministrativa y se hace fire, esta media tiene nicamente un carcter pro-
cesal dentro del recurso contencioso, o sus efectos se salen del mismo, es decir,
tienen sustantividad suficiente como para evitar el curso de la accin criminal.
paralizndola hasta que se resuelva el recurso en definitive ?
Segn nuestro criterio la suspension fire no tiene efectos nicamente
procesales, es decir, dentro de los mbitos del recurso contencioso-administrativo
nicamente, sino que los tiene sustantivos, es decir, qce no slo los produce den-
tro del recurso y durante su tramitacin para las parties nicamente, sino que
suspended los efectos administrativos de la resolucin para las parties interesadas
y para todos, pues por la media exceptional que constitute la suspension, no
tiene que cumplirse inmediatamente la resolucin administrative, o puede sus-
penderse su cumplimiento si ya se hubiere comenzado.
Si efectos tan absolutos tiene la suspension firme acordada conforme al
art. 100 de la Ley del Procedimiento Contencioso-Administrativo, es impossible
admitir que puedan subsistir los efectos penales por su incumplimiento; y en-
tonces la tal suspension constitute una verdadera cuestin prejudicial conten-
cioso-administrativa. que obsta al progress del procedimiento criminal, mientras
aquella no se resuelva.
Por ello el Tribunal de lo Criminal ante el cual se acredita que la resolu-
cin administrative, por cuyo incumplimiento procede, ha sido suspendida por
el Tribunal de lo Contencioso-Administrativo, debe paralizar el sumario en el
estado en que se encuentre hasta que se resuelva el recurso contencioso, o se le
communique que la suspension ha sido levantada por cualquier motivo legal,
desistimiento del recurrent que la obtuvo, no renovacin de la fianza, cadu-
cidad, etc. etc.
La razn es obvia. pues si se ha decretado la suspension, ello se ha debido
a que el Tribunal de lo Contencioso ha llegado a la conclusion de que la resolu-
cin recurrida produce perjuicios irreparables en definitive; y ninguno ms
irresarcible que la sancin que pueda llegar a imponerse al interesado por su
incumplimiento, pues como hemos visto, una vez sancionado, carece de medios
hbiles para que se deje sin efecto la sancin, se le indemnice por los perjuicios








ASUNTOS GENERALS


causados, ni siquiera se le rehabilite, y no le queda ni el recurso extraordinario
de revision, que no procede.
Estimamos, pues, que no haya dudas para el Tribunal de lo Criminal con-
siderar la suspension fire de la resolucin administrative, acordada en la va
contenciosa, como una media procesal que obsta al progress de la causa, una
verdadera cuestin prejudicial administrative, a cuya resolucin debe esperar
para seguir procediendo en la va penal.
Si el Tribunal confirm la resolucin interpelqda, levanta la suspension y
el Tribunal Criminal sigue conociendo de la causa; pero si en ltima instancia
la revoca, confirm la suspension, al Tribunal Penal no le queda otro remedio
que dictar un auto de sobreseimiento libre, conforme al nmero 2' del art. 637.
por no ser el hecho constitutivo de delito, ya que si la responsabilidad del en-
cartado naca del incumplimiento de la resolucin administrative, sta, al ser
revocada, prcticamente result inexistente, y estando ausente la norma es impo-
sible cumplirla y much menos incumplirla, y no puede aplicarse sancin alguna.
Ser muy difcil que el incumplimiento d(e una resolucin administrative
se plantee ante los Tribunales de lo Criminal, a los efectos de su sancin, cuando
ya hubiere sido revocada por los Tribunales de lo ('ontencioso-Administrativo.
pues si la sancin emana de su incumplimiento, ste se producir de inmediato
y no al cabo del largo trmino que require el procedimiento contencioso al re-
solverse en ltima instancia; pero pudiera ocurrir que el recurrent, obediente
a la norma administrative, le diera cumplimieuto desde su nacimiento, no obs-
tante la interposicin del recurso, y que una vez obtenida su revocacin, la
dejara de cumplir y los perjudicados denunciaran el hecho y se formara la causa
correspondiente. En tal caso, una vez comprobado por el Tribunal de lo Cri-
minal la revocacin de la norma administrative, cuyo incumplimiento se de-
nuncia, dictara el auto de sobreseimiento libre a que nos hemos referido ante-
riormente; y en cuanto a los Juzgados Correccionales, dadla la prctica seguida
en muchos de ellos, se llevara el caso a juicio oral, y se absolvera libremente a
los encartados, tanto en el caso del prrafo anterior como en el present.
Tal es nuestra modest opinion en el problema a que se contrae este ensayo.
DR. PABLO F. GONZLEZ,
Magistrado de la Audiencian de la Habana.
- -- )o( -) o ( ------ --

COMENTARIOS

Hemos dicho en otra ocasin, y hloy lo repetimos para recordarlo,.que en
la Audiencia de la Habana funciona la "Caja Mutual para Socorro de los Auxi-
liares y Subalternos" de dicho Tribunal y cuya creacin se debi a iniciativa del
entonces Presidente de Sala Dr. Francisco Llaca y Argudi, quien al observer
que cada vez que ocurra una desgracia familiar se promova una cuestacin
entire todos para auxiliar al compaero en tal trance, les indic que deba cons-
tituirse dicha Caja, la que habra de nutrirse con una cuota mensual, y as se
hizo.
La cuota inicial fu de 50 centavos el primer mes y de 20 centavos los meses
sucesivos. El mes en que hay que hacer algn socorro la cuota del siguiente es
de 50 centavos, y as sucesivamente. El montante de la cuota se deposit en el
Banco Gelats y no puede hacerse extraccin alguna sino mediante cheque auto-
rizado por el Presidente de la Audiencia, por haberse prestado a ello el Ledo.
Balbino Gonzlez, aquel excelente funcionario desaparecido que entonces desem-
peaba el cargo, y el Ledo. Mario Montero, actual Presidente titular, no menos
estimable.
Pues bien, ahora agregamos que la Caja Mutual ha recaudado desde su
fundacin $2,688.34; ha efectuado 32 socorros de $50 cada uno y uno de $25
con un montante de $1.625, y tiene en el banco mn saldo de $1.063,34. Estos








ASUNTOS GENERALS


datos alcanzan hasta el da 12 de Enero de 1944, fecha en que el Presidente de
la Caja nos los facility.
Cuando la Caja se cre, seguramente no estimaron algunos de sus fundado-
res que se alcanzara ese brillante resultado. Ello, no obstante, hay Auxiliares
y Subalternos que no pertenecen a esa cooperative. Ya lo lamentarn en su da,
que para todos llega, por desgracia.
La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, por su acuerdo de 2 de
Diciembre de 1929, dispuso decir a los Tribunales, que modificada la Ley de Ju-
bilaciones en su art. 2, inciso (a), la capacidad fsica e intellectual del funcio-
nario, auxiliar o subalterno que haya cumplido 75 aos de edad ha de ser apre-
ciada por la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, y para que esta dispo-
sicin pueda llevarse a cumplido efecto, es necesario que se forme el oportuno
expediente de jubilacin forzosa a los que han cumplido 75 aos, a objeto de
saber si deben o no continuar en el desempeo del cargo, lo que se har de ofi-
cio, debiendo procederse de igual modo en los dems casos del propio artculo.
Esto no siempre se cumple, pues recientemente hemos ledo un acuerdo en
el que se hace constar que un Juez particip que un subalterno estaba hospita-
lizado y contaba 77 aos, y la Sala de Gobierno dispuso se formara el expe-
diente de jubilacin. Pudo habrsele dicho al Juez por qu haca dos aos no
haba iniciado el expediente de jubilacin.
Recientemente la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo requiri a los
Magistrados del mismo para que acreditaran su edad en su respective expe-
diente personal; y podra hacerse extensive el acuerdo a todos los funcionarios,
auxiliares y subalternos.
OAN.
-----)o(------
LEYES Y DECRETOS
REGISTRO CIVIL.-Nacimientos.-Decreto Presidencial 160 (Gaceta 49,
31 Enero).-Por cuanto: al Estado interest de modo muy especial, y sobre todo
a los fines estadsticos de tan vital importancia para el mismo, saber el nmero
de nacimientos ocurridos en cada trmino municipal, y el medio ms eficaz para
ello, es facilitar la inscripcin (le los (que hayan.ocurrido en el territorio na-
cional.
Por cuanto: sin embargo es tambin deber del Estado, sobre todo en mo-
mento de crisis universal como la que desgraciadamente atraviesa la humanidad,
extremar las precaiu iones a fin (le que no se cometan fraudes en las inscrip-
ciones de nacimientos que permitiran con incalculables daos para la Nacin,
que al amparo de las reglas que se dicten para facilitar las inscripciones, se ins-
criban como nativos extranjeros adults.
Por cuanto: teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto, procede conceder
una prrroga para la inscripcin de las nacimientos, sin formacin de expediente
alguno, pero limitndose a aquellas personas menores de 14 aos, con lo que
se evita el peligro apuntado, y se acude a llenar la necesidad en que se encuen-
tran no pocos individuals, sobre todo aquellos comprendidos en edad escolar.
Por cuanto: el art. III de la Ley de 6 de Julio de 1932, faculta al Ejecu-
tivo, para cuando lo estime convenient a propuesta del Ministro de Justicia,
ample transitoriamente por un perodo de tiempo mayor que el concedido en el
art. 12 de la Ley del Registro del Estado Civil, la inscripcin del nacimiento.
Por tanto: en uso de las facultades que me estn conferidas, a propuesta
del Ministro de Juslicia, y asistido del (onsejo de Ministros, resuelvo:
Artculo I.-Conceder un plazo de 6 meses para que puedan inscribirse en
el Registro Civil de la Repblica, sin previa formacin de expediente, los naci-
mientos de personas menores de 14 aos de edad, que por cualquier motivo no se
hubiesen inscripto dentro del trmino legal.
Art. II.-Quedan en suspenso cuantas disposiciones reglamentarias se opu-
sieren a lo que en el present se dispone.








AS' NTOS GENEAiALES


Art. III.-Este Decreto empezar a regir desde su publicacin en la Gaceia
Oficial de la Repblica.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en la Habna, a 25 de Enero de 1944.
F. Batista, Presidente.-Ramn Zaydin, Primer Ministro.--J. A. Martinez, Mi-
nistro de Justicia.
ORDEN NATIONAL DE HONOR Y MERITO "LANUZA". -Decreto
Presidencial 174 (Gaceta 57, 3 Febrero).-Por cuanto en el desenvolvimiento de
sts actividades el Gobierno de la Repblica ha sentido la necesidad de sealar los
servicios relevantes o extraordinarios prestados por los nacionales, as como las
pruebas repetidas de amistad a Cuba o de amor a la humanidad dadas por ex-
tranjeros; y a este fin en distintas oportunidades ha establecido rdenes hono-
rficas, como son, entire otras, la Orden Nacional de Mrito Carlos Manuel de
Cspedes, la Orden Finlay y la recientemente creada en el Ministerio de Co-
mercio, dedicadas, principalmente, a dejar constancia del reconocimiento official
por'trabajos internacionales o de sanidad y de beneficencia o en el desarrollo de
la vida commercial.
,Por cuanto hasta ahora no existe una orden dedicada a reconocer, exclu-
sivamente, el agradecimiento de la Nacin a los que especializados en la ciencia
del derecho aportaron al adelanlo de esta discipline los frutos de sus meditacio-
nes, studios y experiencias, ni a los que investidos de funciones judiciales, le-
gislativas o administrativas esforzronse en el cumplimiento de sus deberes por
mantener la integridad del rgimen democrtico y el progress de nuestro status
jurdico,
Por cuanto para nominar la orden que se establece debe estudiarse la his-
toria de algn procer cubano que a ms de ser jurisconsulto eminente, hubiere
dado pruebas numerosas de patriotism en los das de nuestras luchas por la
independencia de espritu y actuaciin eminentemente civiles, y que su vida
toda pueda sealarse como la del ciudadano ejemplar, para que cuantos reciban
la Orden comprendan que no slo se agradece el esfuerzo realizado sino que la
Repblica espera que lomen como modelo la actuacin pblica y privada del
prcer elegido.
Por cuanto en la existencia fecunda del Dr. .lose Antonio Gonzlez Lanuza
concurren los requisitos sealados anteriormente, torque l fu quien inici los
studios de la ciencia penal entire nosotros, porque tfu abogado en ejercicio de
reputacin inmaculada, a ms de cultivador brillante del derecho civil y de la
economa poltica; porque fu legislator de iniciativas fecundas y funcionario
equilibrado y austero; porque como patriota sufri los horrores de la crcel y
las estrecheces del exilio, y porque su vida today represent el modelo ms aca-
bado del ciudadano ejemplar.
Por tanto: En uso de las facultades que me confieren la Constitucin y las
leyes, a propuesta del Ministro de Juisticia y odo el (onsejo (le Ministros, re-
suelvo:
Primero: Se crea la ()rden Nacional de Honor y Mrito "Lanuza", de
character civil, para sealar los servicios relevantes en pro del adelanto de las
ciencias jurdicas o del nmantenimienlo del rgimen democrtico.
Segundo: El Ministro de uiisticia redactar el Reglamento que establezca
sus norms orgnicas, reqlisitos de ingreso, insignias y cuantos ms fueren ne-
cesarios para que la Orden Civil "Lanuza llene cumiplidamente los fines para
los cuales ha sido establecida.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en la Iabana, a 1' de Febrero de
1944. F. Balista. Presidente.- -]?awoi Zaydjirn. Primer Ministro.-J. A. Marti-
nez, Ministro de .usti(i;i.
.... ...... o (-- - .

COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
DENUNCIA.-La Sala de ('ohbieno del Tribunal Supremo, en sesin de
24 de Enero de 1944, conociendo de escrit, del L1etrado Pedro J. Candeau y








ASUNTOS GENERALS


Daz, abogado en ejercicio, denunciando que el Sr. Eric Nussbau Kaahan, ex-
tranjero que obtuvo titulo de Doctor en Leyes en la 'niversidad de la Habana,
lo inscribi en la Secretara de Gobierno del Tribunal, previo juramento de
reunir todos los requisitos exigidos por nuestras Leyes para el ejercicio de la
profesin de Abogado, apareciendo inscripto en la Direccin del Registro de
Extranjeros del Ministerio de Gobernacin con el carnet nmero 281828; acor-
d remitir el escrito original y la copia fotosttica ciqe se acompa, con el acta
de ratificacin, al Fiscal del Tribunal Supremo.
CAJA DE RESARCIMIENTO.-Los Dres. Jos Miguel Prez Lamy,
Isaac Casariego, Octavio Serra, Carlos Tablada, Pedro Oliva, Raimundo Des-
paigne, Guillermo Prez Arteche y otros, se han dirigido al Colegio de Aboga-
dos en demand de que se apruebe una mocin, en la que se solicite del Presi-
dente de la Repblica un crdito extraordinario de $200,000 a favor de la Caja
de Resarcimiento, para que la misma pueda hacer efectivo los adeudos que por
concept de honorarios, indemnizaciones a las vctimas de los delitos y sus here-
deros, se encuentran pendientes desde 1.140. ('on esa suma. la Caja de Resar-
cimiento pondr al da sus operaciones.
GESTION.-Cumpliendo acuerdo adoptado por la Junta de Gobierno, los
Dres. Alberto Blanco. Decano, Miguel Villaln. Oscar Garca Montes y Luis Ma-
chado, visitaron al Ministro de Hacienda interesando del mismo la modificacin
del Reglamento para la fiscalizacin y cobranza del tributo sobre la renta per-
sonal, en el sentido (le que se equipare a los togados a otros profesionales obli-
gados al pago de esa imposicin en cuanto al ndice sealado para sus. gastos,
tomndose como tal el 30 por 100 a deducir, al menos, en vez del 20 por 100
como tienen fijado, en atencin a las innumerables erogaciones que tienen que
realizar, muchas de ellas costosas, para el ejercicio de la profesin. El Ministro
de Hacienda prometi a los comisionados estudiar su peticin.
HOMENAJE.-El da 18 del actual tuvo efecto en el Colegio de Aboga-
dos el homenaje organizado en honor del ex-De:'ano del Colegio de Abogados,
Dr. Manuel Fernndez Supervielle y dems miembros de la anterior Junta de
Gobierno. En dicho acto le fu entregado al ex-Decano un libro de cerca de 400
pginas contentivo de los principles informes rendidos por esa Junta y los dis-
oursos del Dr. Fernndez. Hicieron uso de la palabra el Decano Dr. Alberto
Blanco; el Dr. Enrique Alonso Pujol, ex-Secretario de Justicia, a nombre de
la Comisin Organizadora; el Dr. Antonio Snchez de Bustamante, ofreciendo
el homenaje; y el Dr. Manuel Fernndez Supervielle. agradeciendo el mismo.
AUMENTO DE SUELDOS.-El Colegio aprolb por unanimidad la si-
guiente mocin: "Que se acuerde por la Junta de Gobierno del Colegio de Abo-
gados de la Habana designer una comisin que en represontacin (le dicho Co-
legio se entreviste con el Ministro de Justicia y con los Presidentes del Senado
y de la Cmara de Representantes, solicitando el aumento de sueldo a los miem-
bros del Poder Judicial, y que se dirija comunicacin a los dems Colegios de
Abogados de la Repblica para q(le cooperen en esa gestin."
-- )o(,------
ASOCIACION NATIONAL DE FUNCIONARIOS
DEL POWDER JUDICIAL
ORGANO OFICIAL.-Hemos recibido la siguiente comunicacin:
"Habana, Febrero 10 de 1944.-Sr. Dr. Francisco Llaca Argudn, Direc-
tor del REPERTORIO JUDICIAL.-Ciudad.
Distinguido compaiero: Me es grato participarle que en sesin celebrada
por el Comit Ejecutivo Nacional de esta Asociacin, el da 3 de los corrientsi
se. adopt el acuerdo, por unanimidad, de designer a esa Revista de su digna
direccin como Organo Oficial de esta Agrupacin, en mrito a la ntima vincn-








ASUNTOS GENERALS


lacin de la misma con los Funcionarios del Poder Judicial, a la extraordinaria
labor de difusin cultural e informacin que ofrece y a la desinteresada y va-
liosa cooperacin que ha prestado desde su inicio a nuestro propsito. Al cum-
plimentar el expresado acuerdo para su conocimiento y efectos, aprovecho la
oportunidad para reiterarle el testimonio de mi ms elevada consideracin per-
sonal y reiterarme su aftmo. amigo y compaero, E:elio Tabio, Presidente."
Mucho agradecemos el honroso acuerdo de referencia y damos las ms sen-
tidas gracias a los que lo adoptaron.
DELEGACIONES.-La segunda Delegacin constituida fu la de Matan-
zas, el da 28 de Enero, con asistencia de los Dres. Evelio Tabo, Juan F. Torres,
Francisco Llaca y Armando Raggi, Presidente, Vicepresidente, Tesorero y Se-
cretario del Comit Ejecutivo Nacional. Tuvo efecto en el saln de actos de la
Audiencia con asistencia de su Presidente el Dr. Juan F. Nodarse y de muchos
funcionarios. Fu electa la siguiente Directiva:
President, Dr. Arturo Bohorques, Magistrado; Vice, Dr. Francisco de los
Reyes, Magistrado; Tesorero, Dr. Humberto Bez, Juez suplente; Secretario,
Dr. Oscar Quintana, Juez Municipal; y Vocales, Dres. Ismael Lpez de Villa-
vicencio, Juez de Primera Instancia; Toms Perrote, Juez de Instruccin, y
Enrique Hart, Juez Correccional.
-La constitucin de la tercera Delegacin fu la de la Provincia de Orien-
te el da 30 de Enero, con asistencia de los Dres. Tabo y Raggi del Comit
Ejecutivo Nacional, y tuvo efecto en una Sala de la Audiencia, con asistencia
de su Presidente Dr. Manuel Miranda, el Fiscal Dr. Rafael Portuondo y nume-
rosos funcionarios de toda la Provincia. La reunin se desenvolvio cordialmen'e
y se eligi la siguiente Directiva:
President, Dr. Julio Guerra, Magistrado; Vice, Dr. Fernando Roa. Ma-
gistrado; Secretario, Dr. Pablo Enrquez, Juez de Primera Instancia e Instruc-
cin de Victoria de las Tunas; y Vocales, Dres. Adolfo Fernndez, Magistrado;
Eduardo Cuti, Juez de Instruccin, y Rafael Herrera, Juez de Primera Ins-
tancia.
Posteriormente ha renunciado el Secretario, por estimarse en el seno de la
Delegacin, que no residiendo permanentemente en la capital, donde slo acta
como Juez Especial, no pudo ser electo.
-La cuarta Delegacin constituida tuvo efecto el da 9 de Febrero en
Camagey, con asistencia de los Dres. Tabo, Llaca y Raggi, en la Presidencia
de la Audiencia, asistiendo el Presidente Dr. Dionisio Lamas y muchos funcio-
narios de la Provicia, resultando electa la siguiente Directiva:
President, Dr. Jos M. de Rojas, Presidente y Vice, Dr. Antonio Ros, Ma-
gistrados; Tesorero, Dr. Rafael Gutirrez, Juez de Primera Instancia; Secretario,
Dr. Vicente Lorenzo, Juez Municipal, y Vocales. Dres. Ral Masvidal, Juez de
Primera Instancia e Instruccin; Juaqun Biosca. Juez Municipal Suplente, y
Jos M. Cabaleiro, Juez Municipal Suplente.
Por la noche tuvo efecto una comida en el Gran Hotel asistiendo ms de 20
funcionarios.
-El da 24 del actual mes qued constituida la ltima Delegacin, la de
Las Villas, acto que revisti extraordinaria brillantez. Asistieron los Dres. Ta-
bo, Llaea, Raggi y Amaro, del Comlit Ejecutivo Nacional: el Dr. Pedro Can-
tero, Presidente de la Comisin de Reglamento, v el Dr. Pedro Br, ambos Ma-
gistrados del Tribunal Supremo. y iu gran numero de funcionirios del Dis-
trito, estando representados todos los Partidos Judiciales.
Presidieron el Dr. Tabo y el Dr. Tnoms Loredo, Presidente de la Audien-
cia. El Dr. Tabo dirigi la palabra exponiendo los fines que persigue la Aso-
ciacin y ratificando que dentro de ella tantos derechos tiene el ms alto fun-
cionario como el de menor categora ; pero que la Asociacin deba desenvolverse
sin menoscabo de la ms estricta discipline, el respeto al superior jerrquico y,
sobre todo, dentro de la ohediencio de(1,l;i la Lev Orgnica del Poder Judicial
y a las decisions, siempre respetables. de su ms alta representacin. las Salas








ASUNTOS GENERALS


de Gobierno y Especial del Tribunal Supremo, segn se dej establecido por la
Asamblea Nacional al aprobar sus Estatutos. El Dr. Cantero pidi un aplauso
para el Presidente de la Audiencia por el calor que ha prastado a la organiza-
cin de la Delegacin, que se prodigy con entusiasmo; y el Dr. Llaca, que di
cuenta, como Tesorero, de los progress sociales y como Presidente de la Comi-
sin de Seguros Sociales, de las gestiones que se hacen para la obtencin del
seguro del grupo, prximas a cristalizar, terminando sus frases con las siguien-
tes manifestaciones:
"Los miembros del Comit Ejecutivo que hemos salido de la Habana para
presenciar la constitucin de las Delegaciones (le lo que hoy es gran "Asocia-
cin Nacional (le Funcionarios del Poder Judicial", conservaremos un gratsi-
mo recuerdo de estas visits. Creo interpreter fielmente el pensamiento de mis
compaeros de Comit al declararlo as.
En todas parties liemos recibido muestras de consideracin, amabilidades a
granel y mltiples cortesas, que siempre agradeceremos.
Hemos vuelto a ver cars amigas de antiguos compaeros y caras nuevas de
otros compaeros, lo que nos ha resultado grato en extremo.
A todos, nuestras gracias ms expresivas, las que extendemos a los compa-
eros de las restantes provincias, al dar por terminada nuestra misin."
Seguidamente fueron electos para dirigir los destinos de la Delegacin los
siguientes funcionarios: Presidente, Dr. Victoriano Rivas: Vice, Dr. Ral Blan-
co, y Tesorero. Dr. Fidel Requejo, los tres Magistrados; Secretario, Dr. Carlos
Jimnez, Juez Suplente; y Vocales, Dres. Augusto Vidaurreta, Magistrado; Ma-
rio Quirs, Juez de Primera Instancia. y Enrique Castellanos, Juez Municipal.
El Dr. Rivas di las gracias con frases sentidas por su exaltacin a la Pre-
sidencia.
Posteriormente se celebr un banquet de 125 cubiertos, no pudiendo acep-
tarse ms adhesiones por no haber capacidad en el hotel "Santa Clara"' para
ms concurrentes. Ocuparon la Presidencia del Banquete, el Dr. Tabo, el
Dr. Loredo, todos los Magistrados del Supremo que fueron a Santa Clara, el
President electo de la Delegacin, el Jefe del Distrito Militar v el Decano del
Colegio de Abogados. Result esplndido y animado. Se adhirieron no slo los
funcionaries judiciales de la Provincia, sino Abogados. Notarios, Registrador
de la Propiedad y elements de vala de aquella sociedad.
Ofreci el banquet a nombre de la Comisin de Magistrados organizadora
del acto el Dr. Montero. Magistrado de la Audiencia, el Decano del Colegio de
Abogados, Dr. Esparza, felicity a los funcionarios judiciales por la constitu-
cin de su Asociacin, ofreciendo la cooperacin decidida y el apoyo entusiasta
de aquel foro; y el Dr. Tabo resumi el acto exponiendo lo que sera la Aso-
ciacin y para agradecer la celebracin del banquet, especialmente por lo que
representaba.
El Dr. Loredo, todos los Magistrados de aquella Audiencia y los funcio-
narios de la Provincia hicieron gratsimas las horas a los funcionarios oQe fue-
ron de esta capital, los que han regresado sumamente complacidos de tantas
atenciones recibidas -le los mismos y de otros elements (de aquella sociedad.
DELEGADOS.-Para integrar la Asamblea Provincial de Caniagev han
sido designados: por Camagey. los Dres. Manuel Gmez. Juez Correccional:
Miguel Agramonte, Juez de Instruccin; Rubn de Quesada, Juez Municipal
Suplente, y Jos Peilate. Juez Municipal: por Florida. los Dres. Eduardo Za-
yas Bazn. Juez -Suplente, y Othon Garca. Juez Municipal; por Ciego de
Avila, Dr. Gustavo de Ribeaux. Juez Suplente: por Morn, Dr. Pedro Valds.
Juez de Instruccin; por Nuevitas. Dr. Francisco del Pino. Juez Suplente, y
por Santa Cruz del Sur, Dr. Pablo Estrada. Juez Suplente.
La de Oriente estari integrada: por Santiago de Cuba, los Dres. Jos Guira.
Joaqun Barroso. Adolfo Nieto y Fernando Aguilar, Magistrados; Marcelino
Albuerne, Juez de [nstruccin: Antonio Valln, Juez Correccional. ,y Joaqun,
Ruiz, Juez Municipal; por Holgun. los Dres. Luis Fortn. Juez .de Tns-








ASUNTOS GENERALS


truccin, y Eloy Merino, Juez Correccional; por Puerto Padre, Dr. Juan
Melndez, Juez Correccional; por Banes, Dr. Manuel Veranes, Juez Municipal;
por Baracoa, Dr. Pablo Enrquez, Juez de Primera Instancia e Instruccin;
por Manzanillo, Dr. Carlos Daz, Juez de Primera Instancia; por Songo, doctor
Pedro Repilado, Magistrado; por Bayamo, Dr. Elifio Ginarte, Juez Municipal
Suplente; por Guantnamo, Dr. Arturo Rebollar, Juez de Primera Instancia
y Juan Hardy, Juez Suplente; por Gibara, Dr. Eradio Bacallao, Magistrado;
por Victoria de las Tunas, Dr. Roberto Ravelo. Juez Suplente; por Mayar,
Dr. Toms Ortiz, Juez Municipal; y por Palma Soriano, Dr. Guillermo Mora-
les, Juez de Primera Instancia, y Dr. Jos Rivero, Juez Suplente.
La de Matanzas estar integrada: por Matanzas, Dres. Ricardo Trelles, Juez
Municipal; Antonio Surez y Angel Crespo, Jueces Suplentes, y Manuel Her-
nndez, Juez Municipal; por Crdenas. Dres. Manuel de la Concepcin, Juez
de Primera Instancia; Eduardo Obregn, Juez Correccional; y Manuel Gmez,
Juez Suplente; por Coln, Dr. Manuel Urrutia, Juez de Primera Instancia; Jos
Sobern y Gladstone Oliva, Jueces Suplentes; por Alacranes, Dres. Jorge Si-
berio, Juez de Primera Instancia e Instruccin; Julio Vigil, Juez Municipal, y
Ral Acosta, Juez Suplente; y por Pedro Betancourt, Dres. Carlos de Armas y
Csar Silvestre Jueces Suplentes.
-Y la de Las Villas estar integrada: por Santa Clara, Dr. Claudio Mon-
tero y Armando Rodrguez, Magistrados; Juan E. Delgado y Flix Len, Jueces
Municipales, y Virgilio Arango y Mariano Ros. Jueces Suplentes; por Cienfue-
gos, Dres. Juan Padrn, Juez de Instruccin; Juan Argote, Juez Correccional;
Ren Grave de Peralta y Jorge Prez, Jueces MVunicipales, y Alberto Prez, Juez
Suplente; por Sagua la Grande, Dres. Pedro Lozano, Juez de Instruccin, y Fi-
liberto Rodrguez, Fernando Flores y Horacio Meruelo, Jueces Municipales;
por Remedios, Dres. Antonio Rosado, Juez de Instruccin; Guillermo Freyre y
Francisco Romaac, Jueces Municipales, y Miguel Torrens, Juez Suplente; por
Sancti Spritus, Dres. Alberto Caizares, Juez de Primera Instancia, y Juan
Mejas, Juez Municipal; y por Trinidad, Dr. Isidro Vilches, Juez de Primera
Instancia e Instruccin.
COMITE EJECUTIVO.-EI da 3 de Febrero se reuni en el local del Tri-
bunal Supremo con nutrido quorum. El Presidente di cuenta de la constitu-
cin de las Delegaciones de Pinar del Ro, Matanzas y Camagiiey; de haberse
concedido franquicia postal a la Asociacin; de haber saludado al Presidente
de la Repblica segn acuerdo anterior, quien expontneamente ofreci a la
Asociacin los products de un sorteo de la Lotera Nacional despues de Mayo:
y a los Presidentes del Senado y Cmara de Representantes.
Y se adoptaron los siguientes acuerdos:
A mocin del Presidente, designer rgano official de la Asociacin a REPE~R
TORIO JUDICIAL.
Aceptar el ofrecimiento del Presidente de la Repblica de dedicar a la
Asociacin los products de un sorteo de la Lotera Nacional.
Aprobar, a reserve de lo que se resuelva al aprobarse el Reglamento, de
que en ste se incluya a los Fiscales del Tribunal Supremo Y Audiencias, entire
los funcionarios que puedan pertenecer a la Asociacin.
Dar las gracias a los organizadores de las Delegaciones constituidas, por las
atenciones dispensadas a los miembros del Comit Ejecutivo que asistieron a
esos actos.
Quedar enlerado de la concesin de la franquicia postal,a la Asociacin v
dar las gracias al Ministro de Comunicaciones y al Vocal Dr. Lazcano por sus
gestiones.
Que se pague una cuenta de impresos y se adquieran materials de escri-
torio que se necesitan.
Quedar enterado de que los Dres. Tabo, Raggi, Caneda, Gmez Anaya y
Amaro renuncian al cobro de la part que abonaron para la adquisicin de los
sells que necesit la Comisin Organizadora de la Asociacin, que ascendieron
a ms de $30,








ASUNTOS GENERALS


Quedar enterado de lo informado por el Presidente de la Comisin de Se-
guros Sociales Dr. Llaca, del curso de las gestiones que hace para obtener una
pliza de seguro de vida para todos los asociados.
Y quedar enterado de lo informado por el Tesorero de haber abierto una
cuenta corriente en el Banco Continental Americano'' donde est depositando
los ingresos sociales. (Estos ya ascenden a ms de $500).
INICIATIVA.-El Presidente del (omit Ejecutivo tiene en studio la
creacin de una seccin en esta Revista dedicada a la Asociacin. Los asociados
que no sean suscriptores de REPERTORIO JUDICIAL recibirn las pginas de aque-
lla por correo.
VARIAS NOTICIAS.-EI asociado )Dr. Waldo Bacallao, Juez Municipal
de Gira de Melena, abon expontneamente por adelantado la cuota social co-
rrespondiente a un ao.
-Son tres las conipaas de seguros de vida que harn proposiciones con
el fin de library una pliza de seguro a favor de todos los asociados, para que en
el caso de fallecimiento. reciban sus familiares el imported de su participacin en
aquella.
-El nmero de asociados aumenta continuamente. Los adheridos hasta
ahora son: en Pinar del Ro, todos los funcionarios del Distrito, o sea 49; en
la Habana, 146; en Matanzas, 53; en Las Villas, 75; en Camagey, 39; y en
Oriente, 80.-Total, 442. Y como los funcionarios son 519, result que no se han
adherido hasta ahora 77, de cuyo nmero hay que descontar los cargos vacantes.
-Se han asociados los funcionarios jubilados Dres. Juan Gutirrez Quirs,
Pedro Pablo Rabell, Andrs Domingo y Mariano Vil.
-La Comisin (le Cultura ha celebrado una nueva reunin, acordando ini-
ciar una series de conferencias, la primera de las cuales correr a cargo del Ma-
gistrado del Tribunal Supremo, Dr. Evelio Tabo y ser en Marzo. Se estima
que la segunda la pronunciar el tambin Magistrado de ese Tribunal Dr. Gui-
llermo de Montag.
)o(
LIBROS Y REVISTAS

Memoria del Fiscal de la Audiencia de Oriente, por el Dr. Rafael Por-
tuondo Domenech.-Habana, 1943.-Es la leda por dicho funcionario el da
19 de Septiembre de 1943, en la apertura de los Tribunales, en Santiago de
Cuba, que vers sobre "El chantage y la demand de falsa paternidad". Es un
studio acucioso de dichas figures de delito, muy interesante y documentado.
Los fundamentos del Socialismo en Cuba, por Blas Roca.-Habana, 1943.
-Este libro se public, segn las frases del autor, "sin otras pretensiones
que las de presentar un resume, breve y popular, de los fundamentos cien-
tficos de nuestro program nacional-liberal y socialist, basado en el anlisis
de los elements principles de la sociedad cubana" y estimando "que ser
un estmulo y una base para trabajos posteriores ms completos y meditados."
Isla de Pinos y Mart, por el Dr. Waldo Medina.-Isla de Pinos, 1944.-El
Juez Municipal de Isla de Pinos, un decidido martiano que public hace algn
tiempo en esta Revista un trabajo sobre "Mart: norma y advertencia", ha
dado a la estampa este folleto, en el que se compendia la estancia del Apstol
en Isla de Pinos durante el tiempo que estuvo deportado por el Gobierno es-
paol.
Estampas y Camafeos, por el Dr. Jos Machado y lernndez.-Habana,
1943.-El Juez Municipal de Niquero, autor de obras jurdicas, dedica sus ratos
desocupados a la poesa, y ha escrito "Versos de Juvenlud", "Gemas y Tro-
feos" y ahora este folleto que comprende treinta sonetos.
La Jurisprudencia al Da,-Habana. 1943.-Acaba de publicar el Indice
de material penal correspondiente al ao 1942.








\SL'UNTOS GENERALS


Revistas extranjeras.-Hemos recibido: Los Tribunales, Mxico D. F., Di-
ciembre; Foro HondurcTo, Tegucigalpa, Honduras, Agosto; Revista del Colegio
de Abogados, Buenos Aires, Argentina, N9 3; y lRevista (le Derecho y Adminis-
tracin Municipal, Buenos Aires, Argentina, Octubre.
Otras revistas.-Tambin hemos recibido: La Jurisprudencia al Da, No-
veimbre; Revista del Colegio de Abogados, Noviembre; Revista Cubana de De-
recho, Octubre-Diciembre; Polica Secreta Nacional, Enero; Seguros, Diciembre;
Lex, Enero; Boletn d.e la Comisin Panamericana de Cooperacin Inlermunici-
pal, Octubre: Boletn del Bur Jurdico, Febrero; Mayazine Poltico, Enero;
Viajantes, Diciembre; y Salud y Sanidad, Julio-Septiembre, todas de la Ha-
bana.
------- ) o (--------

MISCELANEA
MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el nmero anterior, ha
habido el siguiente:
Ascenso.-Ha sido nombrado Magistrado de la Audiencia de Oriente, el
Dr. Rodolfo Pichardo y Arrondo, Juez (le Instruccin de Gines. No acept
y es el 79 funcionario que rehusa.
-la sido nombrado para dicho cargo el Dr. Lincoln Brito y Mederos,
Juez Municipal del Norte. No acept y es el 8' que rehusa.
Ingreso.-Ia sido nombrado el Dr. Agustin lizondo y Serize, Juez Mu-
nicipal Suplente de Sagua I Grande, opositor aprobado.
Jueces Municipales.-lla sido noiiilrado Juez IMuniicipal (le Bez, el seor
Jos Rufino Bez y )az.
Permuta.-Ha sido aprobada la concertada entire los Drcs. D)elfn de Fe-
ria y Dumois y Fabio Raimundo Ny Snchlez, Jueces Muniiiiipales (le (abaigun
y Sagua de Tnamo.
-Tambin la concertad:i cnire los Dres. Jos MA. Morales y Pea v Ho-
berto Morat y Acosta, Ju.ces Municipales suplentes de ('rces y Santa isa-
bel de las Lajas.
Abogados de Oficio.-llan sido niomblrados los Dr)es. El'rn ('rdova "
Cordovs y Alfredo L. Fernndez Supervielle y )Dominguez. Premiios Gonzlez
Lanuza, para la Audiencia de la Hlabana.
-Tambin lian sido nombrados los Dres. Luis Monre Pavn y Juan Va-
leri y Busto para la Audiencia de la Ialbana: el Dr. Ernesto R. (iuerrero y
Setin, para la de Matanzas; Armando (Chalrdiet y Fernndez, para la de Pi-
nar del Ro; Carlos Mirandla y lRocdriuez, para la de ('aag'iiey: Andrs Truji-
llo y Roseada y R;sa B. Daz, para la de Las \'Villas; y Luis S. lodrguez y
Walli.ng; todos Premio Ricardo Dolz y Arango.
Cargos vacantes.-Elstin vacantes un cargo de Magistrado de la Sala le
lo Civil de la Audiencia de la Ilabana; otro en la de las Villas; otro en la
de Oriented; el Juzgado de Primera Instancia de Remedios; el .1Jzgahdo de
Instruccin de la .m Seccii, en la Ilabana; el Juzgado ('orreccional de
Santa Clara; el Juzgado de Instruccin de Holgun; el Juzgado (le Primera
Instancia e Instruccin de Puerto Padre y el Juzgado Municipal de Guane.
Oposiciones.-El la 24 (le Enero ltimo comenzaron las oposiciones para
cubrir el cargo vacate (de Magistrado de la Audiencia de Matanzas. Los as-
', ; ,. -..ii los Dres. Eloy G. Merino Brito, Manuel Hernndez, Oscar J.
Quintana. Ricardo A. Trelles, Jos Argote, Mximo Martnez, Fernando Al-
varez. Jorge Siberio. lEvelio Morales, Adolfo Abascal, Elpidio Garca, Enrique
IIart, Manuel iBuigas y Mariano Vivanco, todos Jueces, y Francisco Rodr-
guez Len, letrado en ejercicio.
Calificaciones.-En el (oncurso de mritos efectuado para cubrir la plaza
de Magistrado de la Audiencia de Oriente, se hicieron las siguientes: Dr. An-
tonio Ros, 40 puntos; Dr. Eloy Merino. 31; Dr. Mario Vzquez, 28; Dr. Alber-
to Cafizares; 27; Dr. Marcelino Albuerne, 26; Dr. Manuel Gmez, 26: Dr. Juan








ASUNTOS GENERALS '

Cana:s, 24; Dr. Pedro Valds, 24; Dr. Luis Fortn, 23, y Dr. Rafael Guti-
rrez, 22.
-En el concurso de mritos efectuado para cubrir la plaza de Presidente
de Sala de la Audiencia de la Habana, se hicieron las siguientes: Dr. Andrs
Lazcano, 51 puntos; Dr. Benito Costo, 49; Dr. Jess Rodrguez, 45; Dr. Gon-
zalo Alvarado, 39, y Dr. Emilio Menndez, 38.
Jubilaciones.-la sido jubilado voluntariamente el Sr. Alfonso Prez y
Lamar, Secretario del Juzgado Municipal de Joan Gualbcrto Gmez, con un
nual de $852.93.
-Tambin voluntariamente el Sr. Leopoldo Montoto y Castro Palomino,
Alguacil del Juzgado de Primera Instancia de Pinar del Ro, con un retiro
annual de $437.40.
-Y tambin forzosamente el Sr. Augusto de la Torre y Olarte, Oficial del
Juzgado Mkunicipal del Norte de Pinar del Ro, con un retiro annual de $590.49.
Causas, expedientes, etc.-La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo,
conociendo de una certificccin de una Audiencia contentiva de las veces que
un funcionario ha hecho uso del art. 197 de la Ley Orgnica del Poder Judi-
cial desde el da 26 le Abril de 1943 en que tom posesin, hasta el 18 de Ene-
fo del present ao. acord que por el Miagistrado de la Audiencia de la Ha-
bana Dr. Eduardo Rodrguez Sigler, se practique una investigacin sin actuacio-
nes escritas, respect a si dicho funcionario, al hacer uso del precepto antes
citado, se quedaba >,n la localidad o se ausentaba de la misma, y en su caso,
a que lugar iba, todo lo que consignar de manera clara y precisa en el in-
forme que rinda.
-La propia Sala, con motivo de telegrama de un Juez Correccional a la
Sala de Gobierno de la Audiencia de Las Villas informando que haba regre-
sado de Santa (Jara donde fu llamado para sustituir a un Magistrado, y que
no se encargaba de su Juzgado debido a encontrarse indispuesto y tener que
concurrir el da siguiente 14 ante aquella Audiencia; y del acuerdo de dicha)
Sala que dispuso decir al aludido Juez, que la causal que aleg para no ha-
cerse cargo de su Juzgado, o sea la de tener que concurrir el da siguiente
ante la repetida Audiencia para la continuacin de un juicio oral, no le au-
torizaba para no hhacerse cargo del Juzgado; acord que por el Magistrado de
la Audiencia de Las Villas, Claudio Montero Sarrasola, se practique una in-
vestigacin sin actuaciones escritas informando,
-La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, con motivo de un escrito
producido por un Escribiente del Tribunal, en el que consigna que "en repe-
lidas ocasiones la Oficial de Sala.... se ha expresado del producente en
forma vejaminosa, al igual que de otros auxiliares de este Tribunal; y diri-
gido en formas descompucslas e insultantes; y que el 10 de los corrientes, a
presencia de las personas que en dicho escrito cita, hubo de proferir contra el
expresado... una frase soez, a la vez para su persona"; acord, que pudiendo
haber incurrido la Oficial de Sala..., de ser ciertos los hechos consignados en
el escrito de referencia, en la causal contenida en el inciso (2) del art. 252 de
la Ley Orgnica del Poder Judicial, formarle expediente de correccin disci-
plinaria, designndose para la instruccin del mismo al Secretario de la Sala
de lo Civil.
-La Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo, segn la prensa diaria,
ha incoado causes contra un Juez de Instruccin, acusado de prevaricacin
del art. 295 del Cdigo de Defensa; al Juez Municipal Suplente de Niquero,
tambin por previ ricacin; y al Juez Municipal de San Francisco, por infi-
delidad en la custodia de documents.
-Se dispuso el archivo del expediente de separacin iniciado contra el
Juez Municipal de Bez, por que falleci.
Solicitud.-El Dr. Jos Daz Bango, Secretario de la Audiencia de Matan-
zas, se ha dirigido a la Sala de -Gobierno del Tribunal Supremo, recabando de
la misma se reconwzea y declare -su derecho a ocupar iua plaza de funcionario








ASUNTOS GENERALS


correspondiente a la 9" categora, alegando que ingres por oposicin; que fu
Juez Municipal de Ceja de Pablo, de Cabaas y Agramonte, y ces despus de
8 aos de servicios por haber sido ascendido al cargo que desempea; que pos-
teriormente por la Ley de 9 de Octubre de 1937 se excluy a los Secretarios de
ser designados Juez; que esa Ley no borr ni pudo borrar los mrjtos y derechos
adquiridos por aqullos que ingresaron por oposicin y ejercieron funciones ju-
diciales con anterioridad a su promulgacin y luego pasaron por ascenso a ser
auxiliares; que se cree amparado por la Ley 10 de 1940 que se ha aplicado a
los que cesaron en la carrera sin formacin de expediente, caso anlogo al suyo.
pues pas de Juez por ascenso a Secretario y luego se le priv del derecho de
volver a ser funcionario.
Consulta sin lugar.-flabiendo consultado el Juez Correccional de Coln
a la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo sobre si puede celebrar un juicio
oral en que hay citadas 112 personas, en varias sesiones, de acuerdo con lo
dispuesto en la Ley de Enjuiciamiento Criminal para la celebracin del juicio
oral e.n las causes de Instxuccin; examinando en cada sesin al nmero de
personas que razonablemente deben ser citados, continuando el acto con los
que se citen, sin que haya necesidad de que concurran a las sesiones siguientes
los que hayan sido examinados, y qu destino debe darse al combustible ocu-
pado en dicho juicio, sea la sentencia absolutoria o condenatoria; la Sala le
contest, que tratndose de particular que ha de surtir efecto en determinado
juicio, deba abstenerse de evacuar la consult.
Varias noticias.-La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo acord ha-
cer saber al Presidente de la Audiencia de Oriente la satisfaccin que ha pro-
ducido el celo y diligencia demostrados por dicho funcionario formando parte
de la Sala integrada para trasladarse a Baracoa y celebrar los juicios orales
procedentes de aquella region, al prestar su concurso personal presidiendo la
misma.
-La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, conociendo de escrito del
Sr. Rafael lHiplito Rojas estableciendo recurso de queja contra el acuerdo
de la Sala de (-obierno de la Audiencia de Las Villas, por el que se confec-
cion terna para el .nombramiento de Juez Municipal de 4'' clase de Bez;
acord por mayora no haber lugar a sustanciar la queja por carecer de base
legal.
-El Juez Municipal del Sur de Matanzas se ha quejado a la Sala de Go-
bierno del Tribunal Supremo de la manera de llevar el turno de las sustitu-
ciones en el Juzgado de Primera Instancia de Matanzas; y acord tramitar la
queja pidiendo informed sobre el particular al Juez de Primera Instancia de
Matanzas.
-Los Jueces de Primera Instancia de Almendares y del Sur (le la Habana
han interpuesto recurso de queja contra acuerdo de la Sala de Gobierno de la
Audiencia de la llabana, por el que se les nombr Presidente Propietario y
Primer Suplenle, respectivainente, (le la Conisin de Inteligencia del Puerto
de la Habana.
-Los Dres. Jorge Freyre Llovet y Eduardo Manrique y Artola, Jueces
Municipales de Remedios y de Primera' Instancia e Instruccin (le Bayamo,
respectivamente, interesaron la aprobacin de la permuta de sus cargo, pero
posteriormente el Dr. Freyre desisti.
-La Sala de Gobierno Especial del Tribunal Supremo, con motivo de
escrito del opositor aprobado Sr. Teodoro A. Fernndez Prez de Alejo rehu-
sando el cargo de Juez Municipal Suplente de Sagua de Tnamo, para el que
fu nombrado, acord tener por rehusado el cargo referido y que no debe
figurar en la lista de elegibles en lo adelante por haber rehusado en dos oea-
siones cargos para los que lha sido designado.
-El Ministro de Justicia inform a los periodistas que llevar al Presi-
dente de la Repblica un proyecto relacionado con el pago de $100 a los Jue-








ASUNTOS GENERALS


ces Municipales de 4, case que hoy da no devengan sueldo, para lo que se
necesitan $94,860 al ao.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-La Co-
misin, por acuerdo del da 10 de Enero de 1944, acord distribuir entire los
jubilados y pensionistas cuyas pensions hubiesen sido prorrateadas durante el
ao 1943, la cantidad de $2,956.33 que result como sobrante despus de haberse
acordado el pago total de las jubilaciones y pensions del mes de Diciembre de
ese ao y comunicarlo a la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo; y sta, en
sesin del da 24 de Enero, acord quedar enterada y que se acusara recibo.
-Durante el mes de Diciembre tuvo los siguientes ingresos: saldo anterior,
$50,282.18; multas correccionales, $25,597.71 ; descuentos, $25,232.45; ingresos
Registro Civil, $11,402.23; fianzas. $1,898.92; licencias, $45.50; Administracin
de Rentas, $6:50; devolucin de Hacienda, $440.39.-Total, $114,906.38.
Egresos: jubilaciones y pensions, $49,852.27; impuesto de guerra, $296.57;
personal, $239.13: material, $40; saldo, $64,478.41.-Total igual, $114.906.38.
-La Comisin abon a los jubilados y pensionistas el mes de Enero la to-
talidad de sus acreencias.
COMPAIA DE FIANZAS.-Segn aviso de la Secretaria de Comercio,
inserto en la Gaceta 6;' de 7 del mes actual, estn autorizadas La Alianza, The
Boston Surety Co., La Comercial, El Comercio, Cienfuegos, Cubana de Fianzas,
Cuban American Ins. (o., La Caera, The London Surety, La Insular, New York
Loan Co., El Sol, Orbe. La Mercantil, General Surety Co., La Tabacalera, Unin
de Comerciantes e Industriales, New England Surety Co., La Unin Antillana,
La Victoria, Fidelity and Deposit Co. of Maryland, The Maryland Casualty
Co, Liverpool and London and Globe Ins. Co. y La Aseguradora Nacional.
COMPRAMOS.-Colecciones de REPERTORIO JUDICIAL de 1925 a $8
y de 1928 a $12. Tambin nmeros sueltos de 1928 correspondientes a los meses
de Abril, Mayo, Junio, Agosto, Septiembre y Octubre, a $1.25. Por telfono
FO-1344, o en calle 28 nmero 52, entire 5* y 7 Avenidas, Miramar pueden pro-
ponerse.
FALLECIMIENTO.S.-Ha fallecido el Ledo. Jos M* Barraqu y Adu,
que fu Secretario di Justicia, Consejero Provincial, Senador, Decano de los
Colegios de Abogados y Notarial, persona muy bien reputada en el foro y en el
seno de esta sociedad, habiendo constituido su supelio una sentida manifesta-
cin de duelo.
-Tambin ha fallecido el Procurador Pblico de Marianao, Sr. Jacinto
Cano y Rodrguez.
NOTICIAS VARIAS.-E1 da 25 de Enero ltimo comenz el curso de
conferencias del Profesor Luis Jimnez de Asa en el Saln de Actos del Minis-
terio de Justicia, patrocinadas por el Instituto Nacional de Criminologa.
Dichas conferencias versaron: 1. Concepto del Derecho Penal; 2. Aspecto y
contenido del Derecho Penal; 3. El mtodo y el sistema; 4. La Ley penal: la
norma; 5. El contenido de la, Ley; 6. La justicia y la libertad como contenido
del Derecho: 7. Fuentes del Derecho Penal; 8. La Ley Penal y su exclusivis-
mo; 9. Concepto y classes de interpretacin; 10 y 11. Interpretacin judicial;
12, 13 y 14. La analoga. Finaliz el curso con una series de casos prcticos de
aplicacin en el Cdigo de Defensa Social, en cuatro das, sobre los siguientes te-
mas: Concurso aparente de leyes; Inconsciencia: Dolo y Tentativa en los deli-
tos contra la propiedad.
Comenzaron las conferencias el da 25 de Enero y terminaron el da 25 de
Febrero. Durante ellas el Dr. Jimnez cautiv al auditorio con su elocuencia y
saber, el cual fu nutridsimo, pues se inscribieron 170 personas.
El Dr. Jimnez (le Asa pronunci una conferencia en la Escuela de Pe-
riodistas que vers sobre "Los delitos contra el Honor y la Prensa".
El propio Profesor ofreci en el Tribunal Supremo dos conferencias auspi-








ASUNTOS GENERALS


ciadas por el Colegio de Abogados sobre "Frmula de la irresponsabilidad cri-
minal" y "La legtima defense subjetiva".
Dicho Profesor dar los das 2, 3 y 4 de Marzo, en Santiago de Cuba, tres
conferencias. La primera patrocinada por la Sociedad de Estudios Psicolgicos
con el tema "Don Juan delincuente y polgamo"; la segunda en el Colegio de
Abogados sobre "Libertad y Derecho Penal"; y la tercera de carcter poltico
para sus compatriotas.
-El Dr. Jorge Cowley y Fernndez-Saavedra, Magistrado de la Audiencia
de Pinar del Ro, que est en comisini en la Cmara de Representantes, ha
hecho circular el proyecto de Ley sobre Tribunales de Menores y relaciones
familiares, del que ha fungido como ponente, y que merecer la atencin de los
que se dedican a esa clase de studios.
-El Club de Leones dedic una sesin-almuerzo a la "Restitucin de los
haberes al Poder Judicial", habiendo sido invitados el Ministro de Justicia, el
President de la Asociacin Nacional de Funcionarios del Poder Judicial, el
de la Asociacin Nacional de Auxiliares de la Administracin de Justicia y los
Presidentes de los Colegios de Abogados, Notarial y de Procuradores, habiendo
hecho uso de la palabra el Presidente del Club Dr. Entenza y los Abogados
Dres. Esteban Alfonso, Jos Gorrn y Ricardo Eguilior en apoyo de la tesis.
-El Sr. Pablo Amvil Jrez y Bazn ha interpuesto recurso de apelacin
contra acuerdo de la Sala de Gobierno de la Audiencia de Oriente, por el cual
se declar sin lugar su solicited a ser admitido a examen de Procurador.
-Una comisin del Colegio de Abogados de Santa Clara visit al Primer
Ministro con objeto de ultimar lo relacionado con el 29 Congreso Jurdico que
tendr efecto en dicha ciudad en el mes de Marzo.
-El Lcdo. Antonio Bravo Correoso ha legado por testamento su valiosa
biblioteca al Consejo Provincial de Oriente, como muestra de gratitud al pueblo.
Se trata de adquirir la casa donde viva el Ledo. Bravo, cuyo piso alto est ocu-
pado por aquella. El Club de Leones hi designado tres de sus miembros para
que estudien el caso a fin de viabilizar el proyecto.
-La Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Santiago de Cuba, con
motivo de su toma de posesin, nos ha enviado un saludo cordial que agradece-
mos, la cual ha quedado integrada del siguiente modo: Decano, Dr. Jos F.
Valls; Tesorero, Dr. Jorge Pagliery; Secretario, Dra. Eva Queipo; Diputados,
Dres. Rafael .\I.i;i-, Mario Norma, Maurique Morante, Alcibiades Poveda, Gui-
llermo Infante y Rafael Palenica.
-El Ministro de Justicia ha informado que elev al Presidente de la Rep-
blica un proyecto de Decreto por el que se ordena la recons.ruccin de todos los
libros del Registro Civil que han sufrido deterioro o hayan sido destruidos con
motivo de incendios u otras causes mayores.
-Tambin ha dicho que en breve comenzarn a publicarse las sentencias del
Tribunal Supremo.
-En un informed enviado al Ministro de Estado por el Embajador de Cuba
en Mxico, se da cuenta de que el Gobierno de ese pas ha brindado cordial aco-
gida al propsito de celebrar en esa capital la Tercera Conferencia de la Fede-
dacin Intramerclana de Abogados, que lendr efecto del 1' al 10 de Agosto del
present ano, esperndose que participarn en la misma ms de 400 profesio-
nales de todo el Continente.
SEGUNDO CONGRESS JURIDICO NACIONAL.-Temario para el que
se celebrar en Santa Clara los las 10, 11 y 12 de Marzo de 1944.
Parte Primera: Mejora de la clase.-1. Medidas que conduzcan a la ms
complete proteccin de la profesin de Abogado ya a l ampliacin del campo de
sus actividades. 2. Bases para el establecimiento del Seguro del Abogado y me-
dios ms efectivos para llevarlo a la prctica. 3. Colegiacin obligatoria de los
Abogados. 4. Creacin de la Federacin de Colegios de Abogados de la Rep-
blica. 5. Intrusismo prolesional, 6. Bases para un Cdigo de Etica Profesional.








ASUNTOS GENERALS

7. Celebracin de Congresos Provinciales de Abogados, as como sucesivos Con-
gresos Jurdicos Nacionales, bienales.
Parte Segunda: Materia cientifica.-1. Reforma de nuestra Legislacin en
general. 2. Modificacicnes que deben introducirse con la mayor urgencia en
nuestra Legislacin vigente para dejarla adaptada al texto constitutional. 3. Mo-
dificaciones, supresiones y adiciones que deben realizarse en los preceptos de la
Legislacin Civil vigente para que result conform a la Constitucin. 4. Como
deben ser modificados o adicionados los preceptos de la Legislacin Civil en vigor
o cul o cules deben ser suprimidos de acuerdo con los arts. 22 y 23 de la Cons-
titucin. 5. Idem de conformidad con el art. 23 de la misma Constitucin.
6. Idem segn el art. 44 de la propia Constitucin. 7. Idem a tenor del art. 46
de dicha Carta Fundamental. 8. Idem conforme a la Seccin Segunda del Ttulo
Sexto y a los arts. 272 y z13 de la Consditucin. 9. Idem de acuerdo con los
arts. 274 y 275 de la Ley Fundamental. 10. Reform de la Legislacin Hipote-
caria general y especial. 11. Disposiciones que deben regular la formacin del
Catastro. 12. Reforma de la Legislacin Mercantil general y especial. 13.-Dis-
posiciones bsicas par; la organizacin de un sistema bancario conforme al
art. 280 de la Constituin. 14. Adaptacin del Cdigo de Defensa Social a los
preceptos de la Constitucin y otras modificaciones que deben introducirse en
dichas leyes. 20. Reformas de la Legislacin Electoral. 21. Disposiciones regu-
ladoras del Servicio Civil y del Tribunal de Oficios Pblicos. 22. Reforma de
la Legislacin Minera y de otras Leyes Especiales. 23. Unificacin y metodiza-
cin de la Legislacin Azucarera y dems Leyes reguladoras de la Economa
Nacional. 24. Unificacin y reform del Rgimen Fiscal. 25. Bases para la co-
dificacin de la Legislacin Social. 2(i. Disposiciones que deben regular los Se-
guros Sociales. '27. Custiones de Derecho Internacional Privado y Pblico.
El congresista pu.'de presenter trabajos sobre uno o various de los puntos
concretos comprendidos dentro de los temas generals enunciados anteriormente.
Los trabajos se piesentarn escritos a mquina y acompaados de un resu-
men del contenido, sin que en ningn caso pueda exceder dicho resume de dos
pginas del tamao le-gal escritos a dos espacios. El trabajo y su resume de-
bern presentarse por triplicado y adems deber acompaarse a los mismos,
de ser possible, un anexo que contenga el proyecto de Ley, Decreto, Reglamento
o Resolucin que resuma el contenido de cada uno de los trabajos, los que debe-
rn ser presentados o enviados a la Secretara General del Congreso antes del
5 de Marzo de 1944.
Santa Clara, Febrero 8 de 1944.-Dr. Antonio Esparza, Presidente.-
Dr. Oscar A. Alvarado, Secretario.
--La Comisin Organizadora del Congreso ha combinado el siguiente pro-
grama:
Da 10.-8 a. m.: Sesin privada de la Comisin Organizadora. 9 a. m.:
Sesin solemne en el Ayuntamiento, done se declarar hulspedes de honor a los
congresistas y el Alcalde Municipal les entregar las leaves simblicas de la
ciudad. 9.30 a. m.: Ofrenda floral en los monumentos del parque Vidal que
perpetan la memorial del apstol Mart y de la benefactora Marta Abreu.
10 a. m.: Sesin plenaria de inauguracin del Congreso, en la Audiencia. 2 p. m.:
Sesin de trabajo, en el Instituto de Segunda Enseanza. 8 p. m.: Ponche ofre-
cido por el Gobernador en el Palacio Provincial. 9 p. m.: Banquete ofrecido
por la Comisin Organizadora a los congresistas, en el teatro "La Caridad".
Da 11.-8.30 a. im.: Sesin de trabajo en el Instituto de Segunda Ensean-
za. 12 m.: Aperitivo en el parque Cubanacn, del Liceo de Villaclara. 1 p. m.:
Almuerzo en el Club Deportivo del Casino Espaol, ofrecido por la Comisin
Organizadora. 3 p. m.: Sesin de trabajos en el Instituto. 10 p. m.: Bailes de
gala en las sociedades "Liceo de Villaclara" y "Gran Maceo".
Da 12.-8.30 a. 'm.: Sesin de trabajo en el Instituto. 11.30 a. m.: Ponche
de honor en el Club (le Oficiales del campamento General Monteagudo, ofrecido
por su Directiva. 1.30 p. m.: Cafe de honor en la sociedad "Gran Maceo".








ASUNTOS GENERALS


2 p. m.: Sesin general de clausura en la estacin radioemisora (CMHW. 12
p. m.: Despedida dle los congresistas en la estacin de ferrocarril.
DOCTRINA VARIA.-La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha de-
clarado que dentro del procedimiento establecido en los arts. 118, 119 y 120
del Reglamento Hlipotecario, el mandamiento o document judicial una vez ca-
lificado, se devuelve al Juzgado a los fines all consignados, y principalmente
para que pueda ejercitarse el correspondiente recurso gubernativo; y que en
este sentido no se ajusta al procedimiento adecuado que un mandamiento judi-
cial ya calificado se present dle nuevo en la Oficina del Registro; por lo que,
y aunque en el caso que se resuelve esta nueva presentacin se hiciese al objeto
dle que se practicara la anotacin preventive de suspension a que se refiere el
art. 99 del citado Reglamento, el apremio hecho por el Juez al Registrador para
que sin excusas procediera a tomar dicha anotacin result siempre improceden-
te, y de todas suertes no poda invadir el Juez atribuciones propias del Regis-
trador, que mediante la queja acertadamente ste defiende.
-El Juez de Primera Instancia del Sur lia declarado que el Cdigo Civil
en material de filiacin, sobre el principio de no admitir la investigacin de la
paternidad sino en los casos de delito o cuando exista escrito del padre en el que
conste su voluntad indubitada dle reconocer con ese fin, o cuando medie pose-
sin de estado, estatuy en su art. 137 que las acciones para el reconocimiento
de hijos naturales slo podran ejercitarse en vida lde los padres, salvo que
stos hubiesen fallecido durante la minora de aqullos, o que despus de la
muerte del padre o de la nmadre, apareciese algn docunento, del que antes no
se hubiese tenido noticia; que an estimando autnticos y legtimos los docu-
mentos acompaados, stos no aparecieron, ni de ellos sc tuvo conocimiento por
la actora despus de la muerte del supuesto padre, ni se careca de noticias de
ellos, sino que se fueron recibiendo y guardando en sus respectivas oportunida-
des de expedicin y recibo, por lo que reconocindole a los mismos la condicin
a la demandante, el no uso de los mismos y el no ejercicio de la accin durante
la vida del padre, trajo consigo la caducidad del derecho, no la prescripei6
extintiva, tal como la regular el art. 137, el cual no.puede dejar de aplicarse por
ser de orden pblico y consiguientemente no puede ser modificado por la vo-
luntad de las parties.
-El Juez de Primera Instancia del Sur ha declarado que la equiparacin
en la herencia del hijo natural al legtimo viene prevenida en la Constitucin lde
1940 slo para el caso de concurrencia de hijos de ambas filiaciones, y agrega
que cuando concurren slo hijos naturales, sin que existan ascendientes, a ellos
les correspond por entero la herencia.
-El Juez de Primera Instancia del Sur ha declarado que no vienen obli-
gados los Jueces a practical today prueba que para mejor proveer propongan las
parties, sino slo aquellas que, adems de indispensables para llegar al cabal co-
nocimiento de la verdad, sean admisibles o pertinentes, versen sobre cuestiones
planteadas, vengan en forma y sean de possible cumplimiento.
-El Juez de Primera Instancia del Sur ha declarado que a pesar del alla-
namiento hecho por el demandado, no puede aceptarse como causal de injuries
graves lo expuesto por la actora, porque no sabindose cules fueron las verti-
das, no puede decidirse si entraaban i o oel ininis i,'!riandi.
SUBSANACION DE ERROR MATERIAL.-La Sala de lo Civil del Tri-
bunal Supremo, por auto de 2 de Febrero de 1944, resolvi lo siguiente:
Considerando: lque por error material en la redaccin (de la sentencia, se
consign en el ltimo considerando y fallo transcripts la condena de costas de
casacin, cuando lo acordado fu que el citado considerando en su ltima parte
dijera: "ni condenar al pago de las costas o apreciar temeridad o mala fe";
y que el fall, en cuanto a costas, expresara "sin costas, ni apreciar temeridad
o mala fe"'








ASTNTTOS GENERALS


Considerando: que evidencia el error indicado, en primer trmino, la cir-
cunstancia de que ni existe "sociedad recurrente, sino un particular recu-
rrente, y en segundo lugar la de que resultara absurdo, como contrario a la
Ley y a las reglas ms elementales de la lgica, que al litigante que obtiene, por
la estimacin de su recurso, la casacin de la sentencia impugnada, se le im-
ponga el pago de las costas causadas.
Considerando: que al ser advertido el error, procede su subsanacin inme-
diata, conforme ha declarado la jurisprudencia, con relacin a los errors de
clculo aritmtico, con los que ofrece cierta analoga el present, ya que la
rectificacin, lejos de ir contra la sentencia, tiende a su cumplimiento, en los
trminos en que fu acordada.
Considerando: que en todo caso, el mantenimiento del error conducira
prcticamente a la misma conclusion de no existir condena de costas, pues im-
puestas a una "sociedad recurrent" que no existe, no puede entenderse con-
denado el recurrente victorioso, que no es sociedad, ni la entidad no recurrent.
que por lo tanto no tiene el concept contrario de parte recurrente.
Se rectifica el error material cometido en la sentencia de casacin, y en con-
secuencia el ltimo considerando y fallo se entendern redactados en la siguiien-
te forma:
Considerando: que por lo expuesto procede la casacin del fallo recurrido
que contradice la ejecutoria, segn se denuncia en el aludido primer motivo.
sin que sea necesario el examen de los restantes: ni condenar al pago de las cos-
tas o apreciar temeridad o mala fe.
Fallamos: declarando con lugar el recurso y en su consecuencia casamos y
anulamos el fall recurrido, sin costas ni apreciar temeridad o mala fe.-Ma-
muiel Martinez Escobar, Julin de Rolrzaano, Jos F. Perera, Pedro Br, Aure-
lio Alvarez Maruri.
REGISTRO CIVIL.-Ciudadana.-UTna persona promovi en un Juzgado
Municipal expediente para que de acuerdo con el inciso 69 del art. 6Q de la
Constitucin, en relacin con lo dispuesto en la 24 de las Instrucciones dictadas
por la Direccin General de los Registros y del Notariado, de 20 de Noviembre
de 1935 y prrafo b) del art. 13 de la Constitucin, se procediera a su inscrip-
cin como ciudadano ,ubano y renuncia de la ciudadana espaola, toda vez que
es casado con cubana y reside en Cuba desde hace 17 aos; y el Juzgado, en 2
de Diciembre de 1942. provey "que una vez que se deje sin efecto la limitacin
establecida por el Decreto 2349 de 21 de Agosto de 1942, procdase a extender el
acta correspondiente"'; y el Juez de Primera Instancia confirm dicha resolu-
cin por auto de 16 (e Enero de 1943. Llevado el caso a la Direccin, sta re-
solvi en 6 de Marzo de 1943 lo siguiente:
Considerando: que el fundamento del auto del Juez de Primera Instancia
citado, que deneg la inscripcin de ciudadana solicitada por el promovente,
se basa en la limitacin establecida por el Decreto 2349 de 21 de Agosto de 1942.
que en su inciso 29 dispone que mientras dure el actual estado de guerra slo
se admitirn las solicitudes de ciudadanas que se encuentren comprendidas en
el apartado (a) del art. 13 de la Constitucin vigente.
Considerando: que la anterior disposicin fu derogada por el apartado 19
del Decreto 1194 de 6 de Marzo del corriente ao al disponer: que por el Minis-
terio de Estado se admitirn las solicitudes de cartas de ciudadana que cum-
pliendo los dems requisitos legales, se formulen al amparo del inciso (b) del
art. 13 de la Constitucin.
Visto lo dispuesto en el apartado 19 del citado Decreto 1194 de 6 de Marz/)
de 1943.
Resuelvo: declarar con lugar el present recurso de alzada y en su conse-
cuencia que procede la inscripcin de la ciudadana cubana del Sr. Jos Alonso
Perellezo, promovente de este expediente.-Pedro Yod. Director General.
SOBRE HIPOTECA.-La Sala de G(obierno del Tribunal Supremo, por re-
solucin 5 de 19 de Julio de 1943, resolvi:








ASUNTOS GENERALS


Considerando: que subsistente en el Registro la inscripcin del dominio de
la parcela de terreno de que se trata a favor de quien sobre ella, mediante la
correspondiente escritura pblica y sin alteracin alguna de los linderos o me-
didas de dicha parcela, constituyo la hipoteca cuya inscripcin se deniega por
*1 fundamento de "estar ocupado el tei;reno objeto del gravamen por la va
pblica, o sea la calle 9'', sin que por los datos o antecedentes registrales que
al efecto de justificar esta aseveracin se consignan en la nota denegatoria; en
trminos sta, en realidad, carentes de la suficiente claridad y precision, ni por
otro antecedente official o autntico alguno resultante del Registro y trado al
expediente, pueda llegarse a la conclusion de que la dicha calificacin se funda
en datos concretos e indubitables, y no en deducciones ms o menos lgicas o
razonables, se hace forzoso, sin necesidad de mayor anlisis, reconocer que no
puede mantenerse el reparo impugnado, y debe, en consecuencia, confirmarse la
resolucin recurrida que as lo entendi.- Sres. Pichardo, Perera, Tejera, Tabio,
Chaves, Alvarez y Rodrguez.
COMIPETENCIA.-Al Juez (orreccional de Santa Clara se denunci que
various comerciantes y otras personas se negaban a cumplir el Decreto 2090 de
17 de Julio de 1943, y el Juzgado se inhibi a favor del Tribunal de Urgencia,
que resisti el conocimiento del asunto; y sometido el caso al Tribunal Supremo,
la Sala de lo Criminal, por auto 297 de 28 de Octubre de 1943, resolvi:
Considerando: que apareciendo de las presents diligencias acusados de la
infraccin de lo dispuesto en el Decreto 2090 de 17 de Julio del corriente ao,
sobre fijacin de precious de fabricacin y venta de tabaco torcido, indistinta-
mente, fabricantes, comerciantes del ramo al por mayor y menor, comisionistas
y obreros; y estableciendo el inciso 11 del mencionado Decreto que las sanciones
aplicables a los infractores de sus disposiciones sern (le entire las sealadas en
el art. 17 del Acuerdo-Ley N" 5 de 20 de Enero de 1942, las "de multa penal de
31 a 180 cuotas o clausura de establecimiento o industrial, segn se trate", o
ambas a la vez, sin limitar la duracin de esta ltima que puede extenderse se-
gn el inciso 49 de dicho artculo a 100 das, es visto que excede a la que pu-
diera imponerse en la va correctional segn la 3:' de las Disposiciones Suple-
mentarias del Cdigo de Defensa Social, y en tal concepto procede qeu conozca
de los hechos el Tribunal de Urgencia del Distrito de Las Villas.-Sres. Llamo,
Tejera, Tabio, Rodriguez y Chaves.
COMPETENCIA.-Maltrato de obras.-llabindose denunciado al Juzga-
go Municipal de Manguito, que un conductor de mnibus haba sido maltra-
tado de obras por una persona, aqul se inhibit a favor del Tribunal de Urgen-
cia, que resisti la inhibicin; y sometido el caso al Tribunal Supremo, la Sala
de lo Criminal, por auto 300 de 28 del Octubre de 1943, resolvi:
Considerando: que ni en el Decreto-Ley 800 de 1936, que regular el servicio
pblico de transportes en camiones y mnibus, ni en ningn otro cuerpo legal,
se equipara a los conductores de estos vehculos de pasaje a los conductores de
trenes de ferrocarril en la condicin de agent de la Autoridad que a estos l-
timos atribuye la Orden No 34 de 1902, y por eso no es dable apreciar en los
primeros ese carcter cuando son agredidos o maltratados por otra per-
sona, hallndose en el ejercicio de sus funciones, para estimar que el hecho in-
tegra un delito de atentado; puesto que faltara para ello esa condicin en el
sujeto pasivo de la transgresin penal; sin perjuicio de que dichas circunstan-
cias pueden ser tomadas en consideracin para valuar la gravedad del hecho en
su tipo y la peligrosidad del comisor.
Considerando: que procede decidir la cuestin de competencia en el sentido
de que no es el Tribunal de Urgencia de Matanzas, sino el Juez de Manguito, el
competent para conocer del hecho a que se refieren estas diligencias.-Seores
Llano, Tejera, Tabio, Rodriguez y Chaves.











REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS
DEL COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS D LA HABANA

Suscripcin annual, $ 8.00 Nmero suelto.. $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00


AO XX. HABANA, MARZO DE 1944 NU M. 3



EL II CONGRESS JURIDICO NATIONAL (1)

Hace ms de un cuarto de siglo se celebr en la Habana el primer Con-
greso Jurdico Nacional; o'bra principalmente del eminente jurista D. Antonio
Snchez de Bustamante y Sirvn, entonces Decano del Colegio de Abogados; el
Congress alcanz extraordinaria brillantez y el aporte de cuantos en l inter-
vinieron, en los trabajos, debates y problems de sus distintas secciones, cons-
tituye una de las ms elocuentes y slidas pruebas de la preparacin jurdica
de los cubanos y de la aptitude en la que ya desde entonces se encontraban para
asumir la responsabilidad de una labor cientfica de primer orden. Los tra-
bajos presentados en aquel primer Congreso Jurdico Nacional tuvieron extra-
ordinaria repercusin; no slo sirvieron para que en nuestro medio se dieran
a conocer notables juristas o se ratificara el altsimo concept que muchos de
ellos nos merecan, sino para que a travs de sus aportes y de sus trabajos la
labor de los mismos y la significacin de Cuba en el campo de lo jurdico, fuera
conocida en todo el mundo: ocasiones repetidas hemos tenido de aquilatar el
valor de aquel esfuerzo, a travs del examen de los trabajos presentados, de los
debates manteiidos y (le los acuerdos adoptados en el primer Congreso y, aun
ms, si cabe, pues en ello no entra el apasionamiento que pudiera despertar en
nosotros el hecho de tratarse de compatriots esclarecidos y admirados, el juicio
favorable que en relaciin a los trabajos de ese primer Congreso Jurdico cubano
hubo de hacer la crtia extranjera, mediante apreciacin de ellos en las Re-
vistas cientficas de diversos pases; muy especialmente, como es lgico, en los
de habla espaola. En libros y trabajos que han visto la luz desde entonces, la
cita de los realizados en el primer Congreso Juridico Cubano se encuentra fre-
cuentemente, y el tono halagador con que se les menciona y aun el elogio que
de ellos se hace en muchas de esas referencias, han sido simpre del ms alto
valor. Para mencionar slo un ejemplo, recurdese la frecuencia con que el
ilustre professor Castn. hoy Magistrado del Tribunal Supremo de Espaa, se
refiere a algunos de ess trabajos en sus numerossimas producciones.
Aquel Congreso celebrado a fines de 1917, cuya importancia y repercusin
(1) El Dr. Alberto Hlanco y Snchez, Decano dql Colegio de Abogados de la Ha-
bana, que presidi, junto ,-on el Dr. Antonio Esparza y Monteagudo, el 29 Congreso Juri
dico Nacional que acaba de celebrarse en Santa Clara y que termin sus tareas en la
Habana, en el Banquete efectuado en el Hotel Nacicnal en la noche del da 13 de este
mes, al que asisti un nutridsimo concurso de Abogados y al que concurri el Presidente
de la Repblica, pronunci el Discurso que aqu reproducimos, en el que se analizan some
ramentq las labores de dicho Congreso y se aprecian los resultados obtenidos, cuya re-
produccin se hace possible por haber favorecido el Dr. Blanco a .esta Revista facilit&n.
dole las cuartillas originals de su brillante peroracin, lo que much agradecemno.-
N. del D.









ASUNTOS GENERALS


acabamos de sealar, no pudo olvidar ni ,desasirse de los problems que el mundo
se planteaba, bien puede afirmarse la evolucin extraordinaria en el campo
de las ideas filosficas y en el de las jurdicas particularmente que el mundo ha
experimentado desde entonces; sera impossible tratar, aqu, por much esfuerzo
de sntesis que realizara, los numerossimos aspects de esa transformacin;
bastara dirigir una ojeada a la legislacin social, a la que se contrae a los de-
rechos de la mujer y del nio; a la emancipacin de la primera dentro y a
pesar de los cauces tradicionales que la subordinaban al hombre o al marido;
a las relaciones familiares en general, a las sucesorias y aun a la esfera con-
tractual, en la que apenas el Estado poda intervenir porque era campo reser-
vado a la autarqua personal, para comprobarlo.
SEntonces como ahora el mundo se hallaba en guerra y los juristas eran y
deban ser los primeros en prever las consecuencias, una vez lograda la paz;
entonces como ahora se hacan conjeturas y proyectos, se trabajaba afanosa-
mente para el logro de una paz just y definitive; entonces como ahora se pen-
saba que un mundo mejor sucedera y que la humanidad habra de asentarse y
marchar noble y justamente sobre normas jurdicas inconmovibles. El resultado
ya lo conocemos: a la paz derivada del Tratado de Versalles y a la organizacin
de la Sociedad de Naciones sucedieron los acontecimientos que culminaron en
la. guerra de 1939, y ahora como entonces nuevamente se preguntan los hom-
bres que ser del mundo cuando se logre la paz, que ideas habrn de prevale.
cer, sobre que bases ha de originarse para evitar catstrofes semejantes. Ahora
como entonces, los hombres de leyes han de buscar las formulas adecuadas que
sirvan de base a la organizacin del mundo de la post-guerra y un Congreso
Jurdico como el que acabamos de celebrar no poda por menos que pensar en
estas cuestiones, planterselas y ofrecer sus criterios directrices para resolverlas.
As hubo de adoptar, en su ltima sesin plenaria, la declaracin cuya parte
dispositiva dice as:
19-Adherirse al informed preliminary de la Comisin de Estudios sobre Pro-
blemas de la post-guerra del Colegio de Abogados de la Habana, as como a los
trabajes realizados hasta ahora, por esa Comisin y contenidos en el folleto so-
metido a la consideracin de este Congreso.
29-Recomendar el tratamiento de esos trabajos por la Comisin especial
creada por la Inter American Bar Association, enviando el folleto contentivo
de esos trabajos a todas las organizaciones jurdicas afiliadas a dicha Asocia-
cin, por intermedio de la misma.
Asimismo, el Congreso hizo pronunciamientos express concretados en el
criterio de que los ideales y objetivos de la profesin no pueden mantenerse ni
lograrse fuera de un rgimen poltico de libertad y democracia.
En un orden ms tcnico la Seccin correspondiente mostr su aprobacin
al Proyecto del Dr. Antonio Snchez de Bustamante sobre "la creacin de una
Corte de Justicia Interamericana", sin perjuicio de las modificaciones sugeri-
das por algunos de sus miembros al Proyecto ya articulado por el sabio maestro
cubano.
Puedo afirmar sin temor a equivocarme que la caracterstica esencial de los
acuerdos adoptados, trasunto de otros tantos proyectos, en que a la reform
legislative se contrae, ha sido la de lograr que los bienes de la naturaleza sirvan
para el usufructo comn de los pueblos y que las relaciones entire los hombres
estn presididas por el respeto y la consideracin recprocos, en un ambiente
d: ipaz, que el ordenamiento legal habr de propiciar y mantener. La demostra-
cin de este aserto fcilmente podra hacerla con el examen de algunos de esos
acuerdos o proyectos de reform, pero el escaso tiempo de que dispongo me lo
impiden.
Bajo otro aspect el Segundo Congreso Jurdico Nacional ha dado a sus
labores una tnica peculiarsima que apenas pudo apreciarse en el primero: la
de una urgentsima revision de las leyes vigentes que, much ms ahora que en








ASUSTOS GENERALS


1917, reclaman, de una parte, los principios que el tiempo ha ido conformando
y definiendo, en trminos a veces incompatible con aquellos cuya vigencia pa-
reca indiscutible hace unos cuantos aos; y, de la otra, el hecho de haberse
llevado a nuestra Constitucin, ms que principios y criterios orientadores, la
regulacin minuciosa de relaciones jurdicas que slo la Ley ordinaria contem-
plaba: problema privativamente nuestro, del mayor inters y del ms dilatado
alcance es, en los actuales moments, el de la reform, integral si se quiere, de
nuestra legislacin, desde ha tiempo demandada por la opinion jurdica del
pas y ahora inaplazable en razn de lo establecido en la Constitucin de 1940;
con razn se ha dicho que sta no ha de tener verdadera vigencia sino cuando
a ella se acomoden, desenvolviendo sus principios y dndole ejecucin a sus
mandates, las leyes complementarias que en numero extraordinario exige su
texto. De aqu la oportunidad, la importancia y la trascendencia de la reunin
de Santa Clara.
Si se examine su agenda se apreciar en seguida que de los temas a consi-
derar la gran mayora corresponde a esta cuestin esencial; del mismo modo
que la lectura de los acuerdos y proyectos aprobados igualmente suponen la pre-
ferencia otorgada a su tratamiento; acaso su contenido doctrinal haya sido pre-
terido para prestar mayor atencin a la reform legislative; acaso tambin sus
pronunciamientos y decisions no lleven consigo labor especulativa capaz de
ensanchar nuestros conocimientos tericos, pero es absolutamente cierto que su
obra constructive abarca la reform integral aludida y an supone, en much-
simos aspects, la elaboracin detallada, concienzuda y peculiarmente tcnica
del texto legal llamado a regir nuestros bienes, nuestra familiar, nuestra vida de
relacin. Tuvo el acierto el Congreso de no poner fin, con su clausura, a sus
labores; la designacin de una Comisin Permanente para el studio definitive
de los proyectos legislativos presentados que el tiempo escaso de que dispona-
mos impidi hacer, iniciativa plausible del Sr. Primer Ministro en la sesin
inaugural, seguramente ofrecer la oportunidad de completar tales trabajos, de
madurar esos proyectos y de asegurar, en definitive, para Cuba la que seme-
jante labor ulterior estime la mejor Ley.
Una obra paralela en su realizacin a la reform esbozada surge tambin
inaplazable de los acuerdos de Santa Clara: la de ordenar nuestra dispersa le-
gislacin, ya en nico Cdigo, como ocurrira con el del trabajo en relacin a
las numerossimas disposiciones sobre tan important material, ya en diversos
cuerpos u ordenamientos que la dotaran, sin embargo, de cierta unidad, de
cierto mtodo, expurgndola de preceptos prcticamente inaplicables o sustan-
cialmente derogados, al igual que de aquellos otros que an se repiten y man-
tienen, con significado dudoso, en incontables leyes y decretos.
De la realizacin de esa double tarea, (le contenido distinto, pero con rasgos
comunes inconfundibles, han de surgir las nuevas leyes de la Repblica hacin-
dose tangibles y eficaces los preceptos de nuestra carta fundamental, la unidad
que una buena tcnica legislative exige y, lo que es ms important, el recono-
cimiento de derechos y la exigibilidad de deberes en cuyo ejercicio y cumpli-
miento ha de asentarse el bienestar de la patria cubana.
Pero el Segundo Congreso Jurdico Nacional tuvo, aparte de las mencio-
nadas, otra significaciin importantsima: la de haber sido convocado y haber
llevado a cabo su reunin con la finalidad de sugerir, obtener y reclamar las
que se estiman medidas justas de mejoramiento para una clase que teniendo
por funcin y por divisa la defense de los intereses ajenos, apenas se haba
preocupado por la defense de los propios. Por esto una de las Secciones del
Congress hubo de dedicarse especialmente al studio de las cuestiones relatives
al inters particular de los Abogados, no para hacerlo privar en todo caso, no
para hacerlo valer sin razn o sin tasa, antes para hacerlo respetar, para defen-
derlo con criterios y con medidas capaces de comprenderla en un inters social
superior que en nada afecte la situacin respective de las dems classes sociales.








ASUNTOS GENERALS


Adems, era menester dar cumplimiento a mandates imperativos del texto cons-
titucional que exigen la adopcin de algunas de esas medidas por las que la
Clase ha venido reclamando desde hace tiempo. Seguramente por ello el Go-
bierno de la Repblica, tan dignamente representado por el Honorable Sr. Pre-
sidente y por el Sr. Primer Ministro que nos honran con su asistencia a este
acto, hizo suya la demand del Congreso y le ofreci como fruto anticipado de
su gestin el Decreto de Colegiacin Obligatoria que reglamenta y hace efectivo
el art. 70 de la Constitucin. Complcenos sobremanera, interpretando el sentir
de todos los abogados de la Repblica, rendir un tributo de simpata, de grati-
tud y de alta consideracin a los dignsimos mandatarios que han hecho realidad
tangible lo que para muchos habra de continuar siendo esperanza inalcanzable.
Como complement de las disposiciones generals contenidas en el Decreto
a que aludo, el Congreso de Santa Clara tuvo a bien solicitar la promulgacin
de otro en el que de manera especfica y acabada se conceda y se regule la cole-
giacin de nuestra Clase, favoreciendo con ese antecedente legal la organizacin
y funcionamiento adecuados de la Federacin Cubana de Colegios de Abogados,
Otros muchos acuerdos surgieron del Congreso en relacin a la material
que ahora nos ocupa; ya en lo que se refiere al aseguramiento de una pension
o retiro para el abogado en los casos y en las circunstancias en que as la Ley
lo establezca, ya en relacin a la preferencia que debe concedrseles para el
desempeo de determinados cargos tcnicos, ya respect de muchas otras acti-
vidades por cuya realizacin debe merecer el abogado consideracin mayor y
mejor pago; y como justificacin suficiente de que en este aspect de sugestin
no le ha guiado un inters privativamente suyo, el Congreso de Santa Clara en
ms de una ocasin y bajo distintos aspects hubo de considerar la cuestin re-
lativa a las mejoras que deben introducirse en nuestra administracin de jus-
ticia, en lo puramente externo como es cuanto se refiere a la obtencin de loca-
les adecuados en donde llevar a cabo esas altas funciones, ya en lo que atae a
quienes siempre la han servido con dignidad, honradez y eficiencia, a los fun-
cionarios de esa rama esencial de la Administracin para quienes tan slo se
reclama un trato just.
Sera cansar la atencin de cuantos benvolamente me escuchan el tratar
pormenorizadamente de los numerossimos asuntos que fueron objeto de discu-
sin y aprobacin en este Segundo Congreso Jurdico Nacional. Su denomina-
cin por si sola demuestra que hemos querido enlazar sus labores a las de aquel
otro, inolvidable, a que hubimos de aludir al comienzo, cuya sola evocacin nos
conmueve en un complejsimo sentimiento de satisfaccin y de pena; satisfac-
cin enorme por el xito logrado, por la prueba inequvoca que ha de represen-
tar en todo tiempo de nuestra capacidad jurdica; pena indecible por la desapa-
ricin, en el lapso transcurrido, de muchos de los que fueron sus principles
mantenedores; maestros de una generacin a quien los aos, ms que los mere-
cimientos, la ponen en el trance riesgoso de ser ejemplo de las sucesivas, aunque
siempre mirando a ese pasado como ejemplo mejor, y sillares indiscutibles de
nuestra capacidad jurdica que, al fin y al cabo, en aquellos cimientos ha de
encontrar siempre su ms slido asiento y su ms perfect estructuracin. i Cmo
no recorder aqu, en efecto, a Jos Antonio Gonzlez Lanuza, a Jos Antoln del
Cueto, al entonces Presidente del Tribunal Supremo Jos Antonio Pichardo, a
Pablo Desvernine y a tantos otros que ilustraron con su talent y con su saber
las sesiones del Primer Congreso Jurdico Nacional! No pretendemos, los que
formamos fila en el segundo, parangonarnos con aquellas figures cumbres de la
intelectualidad cubana; slo ambicionamos que nuestro esfuerzo, unido a nues-
tra buena voluntad, logre para Cuba las bienandanzas que fueron objetivo pri-
mordial de las actividades de aquellos hombres y que a ese esfuerzo respondan,
y si es menester a nuestro ruego, las autoridades llamadas a convertir en reali-
dad tan nobles propsitos. DR. ALBERTO BLANCO Y SNCHEZ,
Decano del Colegio de Abogados de la Habana.








ASUNTOS GENERALES


ASCENSO JUDICIAL EN TURNO DE MERITS

La Constitucin de 1940 introdujo para el Poder Judicial mejoras indis- ,
tibies, entire las cuales se encuentra el turno de mritos para los ascensos; Estos.
han de discernirse, en turnos alternatives, al ms antiguo y al de ms mritos.
de los funcionarios de la categora inferior.
Nuestro Tribunal Supremo hace esfuerzos inauditos, por medio de su Sala
de Gobierno Especial, para acertar al escoger al funcionario que ha de ser 'as-
cendido por mritos. Y en cumplimiento de lo dispuesto en el art. 178 de la
Constitucin ha determinado, clasificado y publicado los mritos que hal de
ser reconocidos a los funcionarios de cada categora, dictando reglas que, segn-
la interpretacin que del art. 179 de la propia Constitucin ha hecho,' modifica
cada seis meses.
Esta institucin del ascenso por mritos, como nueva, an no funciona con.
la perfeccin que sus fines imponen.
En el convencimiento que tengo de la honrada inspiracin que en ste, como
en todos los asuntos que se le someten, tiene nuestro mximo Tribunal en' su
deseo de hacer justicia, no con espritu de crtica sino con el propsito de coad-
yuvar al bien de todos. y con el fin de cooperar, en la media de mis fuerzas,
a la labor de mejoramiento que se ha impuesto el Poder Judicial, me he deci-
dido a redactar estas lneas, en las cuales ofrezco el resultado de mis medita-
ciones sobre material que tan hondamente interest a todos los ciudadanos de
nuestro pas, a unos, funcionarios judiciales, por series de utilidad direct y
personal, y a los otros, por los beneficios que a la Nacin ha de reporter la labor
de seleccin que se est realizando.
Se ha interpretado la parte final del art. 179 susomentado en el sentido de
haberse de modificar, cada seis meses, las reglas dictadas como pauta de pun-
tuacin por categoras. Entiendo, y ya se esboza esta interpretacin en la Sala
de Gobierno Especial, que no son las reglas las que han de modificarse cada seis
meses, sino el escalafn de mritos, haciendo las alteraciones en el orden eri
que, en sus respectivas categoras, han de ser colocados los funcionarios eni
atencin a los mritos que cada uno alcance.
Esta interpretacin tiene su base en la referencia que el artculo hace a
"cada funcionario". .Porque esa mencin si lo que ha de variarse son las
reglas ?
Si en el precepto se habla de puntuacin por categoras y de rectificacin
semestral de esa puntuacin en consideracin exclusive a la capacidad, actua-
cin, mritos y produccin jurdica de "cada funcionario", es porque la vo-
luntad del legislator, objetivamente manifestada en el precepto analizado, va
encaminada al ordenamiento, por categoras, de los funcionarios que las inte-
gran, de acuerdo con la puntuacin correspondiente. De no ser as, huelga la
referencia a "cada funcionario". Si lo que ha de modificarse son las reglas.
bastaba con decir: "El Tribunal Supremo establecer la pauta de puntuacin
por categoras, rectific;ndola semestralmente en consideracin exclusive a la
capacidad, actuacin, mritos y produccin jurdica'". Y, hasta podra afir-
marse que sobraba el artculo, pues con aadir al 178: "los cuales variar cada.
seis meses", quedaba expresada la idea sin necesidad de un precepto para ello.
El art. 178 de la (onstitucin establece que la Sala de Gobierno determi-
nar, clasificar y publicar los mritos, pero no autoriza la variacin de stos,
despus de determined( s, clasificados y publicados.
Se argue que la variacin se fund en el art. 179, pero ya liemos razo-
nado que dicho artculo tampoco la autoriza.
No es til, y s contraproducente, que se varen las circunstancias que han
de constituir mritos, as como la alteracin de la puntuacin que a cada cir-
cunstancia se asigne. Esta variacin hace que quien tena adquirido un derecho









ASUNTOS GENERALS


a determinado mrito, lo pierda; y los derechos adquridos son siempre respeta-
bles y han sido siempre respetados, salvo que intereses colectivos o de otra n-
dole especial hayan determinado la necesidad de pasar por sobre aqullos, siem-
pre a cambio de un resarcimiento. Esas alteraciones pueden significar que,
quien al amparo de upas reglas hubiera obtenido un ascenso, no lo obtenga con
reglas subsiguientes, y viceversa.
Ahora bien, ya establecido por la Sala de Gobierno Especial que las reglas
han de variarse semestralmente, tratar de exponer los cambios que en ellas
deben hacerse, refirindose solamente a la 54 de las generals y a los mritos
para la 9* y 101 categoras.
AsmUIDAD.-Dice la regla: "A la asiduidad del funcionario, es decir, a la
asistencia ininterrumpida al Juzgado, o interrumpida tan slo por el perodo
en que la Ley concede a los Jueces el derecho a la licencia del art. 1,89 de la Ley
Orgnica del Poder Judicial. Las licencias por enfermedad debern ser someti-
das a la apreciacin de la Sala de Gobierno Especial, la que segn los casos de-
cidir si obstan o no a la apreciacin de esta cualidad de la asiduidad".
Esta cualidad se califica con una puntuacin que puede llegar hasta diez
puntos. Esto es, que aqul que no haya hecho uso de licencias por enfermedad,
ni del derecho del art. 197, ha de calificarse con el mximo de la puntuacin:
diez.
Ahora bien, qu calificacin se merece el que haya faltado al trabajo 20
das? Y, si ha faltado al trabajo por 200 das, qu calificacin ha de alcanzar?
En algunos acuerdos se ve que ha habido Magistrado que no est conforme
con la mayora al calificar esta circunstancia, en relacin con uno de los aspi-
rantes. Tambin se nota, que por ese concept no se ha calificado a otros com-
paeros, alguno de los cuales, seguramente, u~, habr dejado de concurrir a su
trabajo un nmero de das que le reported un cero como calificacin.
La asiduidad se ha de medir, no por el nmero de das de faltas al trabajo,
no por el nmero de das en que se ha concurrido. No! Su media exacta,
just, nos la ha de dar una proporcin, que est establecida entire los das que
se ha asistido al trabajo, que llamar "A", y los das de antigedad del fun-
cionario, que llamar "T"; que es igual a la que existe entire el mximo de la
calificacin, que ha sido fijado en diez, y la calificacin exacta que merece el
funcionario, que ser la incgnita de la ecuacin.
Con esa formula slo tendremos que sustituir las letras por las cifras co-
rrespondientes a cada funcionario y, despejando la incgnita, obtendremos la
que da la media proporcional de su asiduidad en relacin con el mximo de la
calificacin.
Pongamos un ejemplo: un funcionario que lleva 3,519 das de antigedad
(T), haya estado ausente por enfermedad 358 das, que restados de los de
antigedad, dan un total de 3,161 das de asistencia (A). Estableciendo la ecua-
cin tendremos: 3,519 : 3,161 como 10 : X, luego X es igual a 3,161 x 10, divi-
dido por 3,519, lo que arroja un total de 2,976 puntos, que es la calificacin
que corresponde al funcionario del caso.
La reserve de la Sala al acordar la regla deja traslucir el criteria que sus-
tenta en relacin a la verdadera existencia de las enfermedades que motivaron
las licencias, pero la posibilidad de la inexistencia de la enfermedad alegada en
algunos casos, no debe servir de ndice en perjuicio de quienes no se valen de
ese sistema para conseguir vacaciones.
Tanto derecho da a licencia un ataque apendicular agudo, que tiene su ep-
logo en una sala de ciruga de urgencia, como el molesto y menos peligroso ata-
que catarral, o el clico nefrtico, que hace padecer un mes de dolorosa crisis
y otros de peligrosas consecuencias; o el reuma, que en el pasado ao me ator-
ment por espacio de siete meses, durante los cuales, debido a grades esfuerzos
de voluntad, pocos das dej de concurrir al trabajo, a pesar de no poder apenas
caminar.









ASUNTOS GEINERALES


:Deben ponderarsp cuidadosamente las causales alegadas, ya que',al-sere
concedida la licencia, se ha dadco por acreditada en forma la enfermedad. Si.:ld,
a 'i jicio, ms acertado hallar la proporcin a que me refiero, y, si se quiere,
establecer que aqul que exceda en sus faltas al trabajo durante un tiempo prot"
porcional, que podra fijarse en un 25%' del tiempo de servicios, no ser cata-
logado como asiduo. Aunque, desde luego, me parece ms just la proporcin
en'todos los casos, ya que, de otro modo, aqul que tuviera la desgracia de ca-'
recer .de salud correra el riesgo de ser mal calificado por causes ajenas a su'
voluntad.
LABOR EXTRAORDINARIA O EXCESIVA.-Dice la regla: "La permanencia efc-
tiva por ms de dos aos en Juzgados cuyo desempeo represent una labor'
extraordinaria o excesiva, circunstancia que deber apreciarse atendiendo en
primer trmino a la radicacin del Juzgado y a la calidad .o clase de asuntos
instruidos o fallados durante el ao; sobre este ltimo extremo debern infor-
mar especialmente cada semestre los Presidentes de Sala o de Secciones de las
Audiencias, y la aceptacin de la bonificacin para que pueda beneficiary al
funcionario deber ser aceptada por no menos de cinco votos de los compo-
nentes de esta Sala de Gobierno". Por esta circunstancia se concede una pun-
tuacin que puede llegar hasta ocho puntos.
Esta regla establece un mnimo de dos aos que debe ser suprimido. Por-
que ha de ser de dos aos? Y, si esa propia labor se ha realizado por un ao y
ocho meses, no es meritoria ? Ser menor la puntuacin que se conceda, claro
est, pero no puede negarse que es tan meritoria una labor como la otra, ya
que el mrito radica en la demostracin que el funcionario ha hecho de sus,
buenas condiciones como tal. .
Bien est que se seale un trmino a partir del cual se d por d,' il-t'rad,
el mrito del funcionario, y que se establezca que todo aqul que desempe.e un
Juzgado de excesiva labor por ms de un tiempo dado, dos aos p..r j, .1-p1,. e>.
acreedor al mximo de la calificacin; pero todo aqul que no ilh.,!air' .*e
mximo se.le debe calificar disminuyendo la puntuacin en proporcin al tiem-
po de trabajo que se le acredite. Esto es, que si a todo aqul que desempee
por ms de dos aos un Juzgado de labor excesiva se le acreditan ocho puntos.
como dice la regla, al que solamente lo haya desempeado un ao, se le acredi-
tarn cuatro puntos.
Creo tambin que el verdadero mrito de un funcionario judicial radica en
la labor excesiva que el desempeo de Juzgados de gran radicacin le impone.
Por lo cual esta regla debe elevar la puntuacin por lo menos a diez puntos.
Desempear un ao un Juzgado como era el de Primera Instancia e Instruc-
cin de Palma Soriano, es ms meritorio que concurrir diariamente, sin' inte-
rrupein, durante various aos, al .despacho de otro Juzgado que, por su radi-
cacin escasa, puede despacharse en media hora. Esta afirmacin es produito
de la experiencia; y quienes hayan pasado por ella me darn la razn. Un voto
particular del Dr. Piedra, que fu Juez de Primera Instancia e Instruccin de
Sagua la Grande, min tiene este criterio.
FUNCIONES ELEC ORALES.-Con relacin a esta regla slo he de apuntar que
por las inspecciones que se hayan desempeado en forma relevant deben al-
canzar una puntuacin double a la establecida.
No hay razn alguna para que las otras comisiones a que se refiere la
regla 64 sean as calificadas, y stas, de condicin exceptional, por conceptuarse
as por todos los Cdigos Electorales que nos han regido, no lo sean igualmente.
ANTGriEDMAD---Dice la regla: "Los aos de servicios prestados por cl fun-..
cionario en la carrera". Se concede un punto por cada dos aos o fi.'.'.ir,
mayor de uno.
Esta circunstancia debe ser suprimida. El mero transcurso del tiempo da.
derecho a ascender en el turn de antigedad, de modo que no debe de tenerse
en cuenta como mrilo. Ya la propia Constitucin establece la distincin:entre-









ASUNTOS GENERALS


la antigedad y los mritos al determinar dos diferentes turnos de ascenso en
atencin a esas circunstancias.
De mantenerse se dar el caso de ser la antigedad la determinante de casi
todos los ascensos, con lo cual se desvirtuar el precepto constitutional que es-
tablece los dos turnos alternatives.
SERVICIOS O COMISIONES NO JUDICIALES.-Dice la regla: "Servicios o comi-
siones prestados de otra ndole distinta a la judicial, pero en relacin con otras
disciplines jurdicas; y servicios pblicos de otra ndole, o prueba de capacidad
docente. Por cada servicio, comisin satisfactoriamente desempeada se con-
cede un punto, que puede duplicarse en caso de haber simultaneado esas fun-
ciones con las del cargo; concedindose un punto por cada ttulo expedido por
centros superiores docentes".
Como la regla no distingue sobre la clase, tiempo ni dependencia de la ad-
ministracin, deben de ser calificados los servicios, cualquiera que ellos hayan
sido, de acuerdo con la puntuacin que se determine. Esto es, que tanto vale
haber sido Letrado Consultor, como mecangrafo de una dependencia del Es-
tado. Hasta tanto no se modifique la regla han de ser as apreciados los "ser-
vicios pblicos de otra ndole"
En cuanto a las pruebas de capacidad, un ttulo universitario debe valer
ms de un punto si se tiene en cuenta el esfuerzo que represent la obtencin
del mismo.
En cuanto a la regla subsiguiente nada tengo que decir, como no sea re-
petir lo mantenido en cuanto a la anterior: que no distingue entire comisiones,
sea cualquiera la ndole de ellas, si lian sido conferidas por una Sala de Go-
bierno y se han desempeado satisfactoriamente alcanza un punto cada comi-
sin.
Para terminar slo agregar que la obligacin de alegar y justificar las
circunstancias propicias, debe estar correspondida por el derecho de ser anali-
zadas en el acuerdo que se tome. razonndose su no aceptacin.
GUILLERMO MORALES Y NEZ,
Juez de Primera Instancia de PnQlma Soriano.
----)o(------

"EL ESCANDALO" EN EL CODIGO DE
DEFENSE SOCIAL

"Los que turbasen levemente el orden en los actos pblicos, solemnidades,
espectculos, reuniones numerosas... "
"Los que promovieren o tomaren part active en cencerradas u otras reu-
niones tumultuosas con menoscabo del sosiego pblico..."
"Los que en rondas u otros esparcimientos nocturnos turbaren el orden p-
blico... "
"Los que causaren perturbaci(n o escndalo con su embriaguez...
As regulaba el Cdigo Penal Pblico", toda actuacin humina, exterior, productora de alboroto, tumulto,
ruido, desenfreno, desvergiienza, mal ejemplo, que es lo que en el lxico caste-
llano y en su acepcin jurdica se conoce con el nombre de escndalo.
Cul es la situacin despus de la vigencia del Cdigo de Defensa Social?
En primer lugar, la Falta de Escndalo ascendi a la categora de delito,
aunque no fuera el escndalo de grave trascendencia a que se refera la Orden
213 de 1900.
En segundo lugar, el Escndalo se limita a cuatro casos especficos: el que
result del ejercicio de la "pederasta'; el de las "exhibiciones impdicas";
el de las "publicaciones obscenas" y el de los "espectculos que ultrajen el pu-
dor o las buenas costumbres".









ASUNTOS GENERALS


'Pero el hecho, vulgar y corriente, de former escndalos -grandes y pe-
queos- en discusiones y rifas, no siendo con fines sediciosos, que vena penada
por el Cdigo del 70 por su art. 267 y los antes mencionados de las Faltas, por e?
simple hecho de producirse en cualquier "sitio pblico", no est penado por el
Cdigo de Defensa Social ni como Desorden Pblico en los arts. 244 y siguien-
tes, ni como Contravencin en el art. 582, N9 10, ni como Escndalo Pblico. e
los arts. 490 y 491.
EDUARDO R. NEZ,
Juez de Primera Instancia de la Habana.
)o(

COMENTARIOS

El 2'1 Congreso Jurdico Nacional que comenz sus sesiones en il cindad Santa Clara, donde a.tu tres das, y termin en esta Capital con actos ea ea
Tribunal Supremo y un el Capitolio, ha sido un complete xito, seg4 lok a qe
tuvieron la suerte de asistir a las miisas.
El program que se di a conocer en esta revista, en el nmern at~erior,
tuvo fiel cumplimiento.
De toda la Isla acudieron numerosos abogados que activamente participa-
ron en el desenvolvimiento de las Comisiones, que conocieron de numeroo& tra-
bajos acordes con el temario que tambin publicamos.
El banquet de clausura, efectuado en el Hotel Nacional, result. n aeto
lucidsimo, con asistencia del Presidente de la Repblica, el Premier, el Mi.istro
de Justicia y numeroso concurso de Abogados.
El Colegio de A ogados de Santa Clara, iniciador del Congreso, con su
Decano a la cabeza, el Dr. Antonio Esparza y Monteagudo, cuya Junta de Go-
bierno trabaj tesoneramente en su organizacin, merecen plcemes.
El Decano del Colegio de Abogados de la Habana, con la Junta de Gobierno
del mismo, que secundaron con entusiasmo esos trabajos, en los que tomaron
parte principalsima, 'n dicho banquet ley un Discurso en el que resumi la
labor desarrollada por el Congreso y que reproducimos en lugar de preferenci
de este nmero por habernos favorecido el Dr. Blanco con las cuartillas qae
contienen el mismo. Recomendamos su lectura porque da somera idea de la lahbo
desarrollada durante la celebracin de aquel Congreso, cuyo recuerdo, perda .
rar y del que se esperan pimos frutos en el-campo de la legislacin nacional.
El prximo Conpreso tendr efecto dentro de dos aos en la ciudad de
Matanzas.
e De un peridico de esta capital recogemos la siguiente informacin que
guard relacin con parte de los auxiliares judiciales, por estimar de j~ti~eia
la aspiracin de los mismos y as dice:
"La Delegacin de Oriente de la "Asociacin de Auxiliares de la Adai-
nistracin de Justicia"', que preside el Sr. Alfredo Ferrer Pomar, ha dirigido
al President de la Repblica y a los Ministros de Hacienda, Justicia y de la
Presidencia una razonada exposicin en la cual interesan la solucin de un asue-
to de vital importance para los escribientes y mecangrafos de las audienoia de
Oriente, Camagey, Sinta Clara y Pinar del Ro y escribientes de las Fiafjlas
y Juzgados Correccionales de dichas provincias.
La exposicin dice que hace dos afos se dict una resolucin guberna~mn ta
equiparando a todos los escribientes de La Habana, a los escribientes. ae 1ls Juz-
gados Correccionales de esa propia ciudad, basndose en el art. 206 de la C~ma-
titucin de la Repblica, que en su 2" prrafo express que no podrx asiguafft
distintas retribuciones a cargos de igual grado, categora y funciones, y estando
todos los escribientes de las Audiencias y su Fiscala de la Repblica compxea-
didos en ese prrafo, pues los escribientes de los Juzgados Correceioaales de 2*,
teniendo igual grado, categora y funciones que ellos, deveagalba Un sEiM








ASUNTOS GENERALS


mayor, que aun subsiste, se dirigieron a los distintos funcionarios que podan
intervenir en ese asunto a fin de que se les incluyera tambin en esos beneficios,
a lo que contestaron que 'eso no era para ellos", teniendo que seguir paciente-
mente cargando con esa injusticia.
Ahora acaba de dictarse otro nuevo Decreto Presidencial, basndose nueva-
mente en el art. 206 de la Constitucin, equiparando, como es de Ley, a todos
los escribientes del Tribunal Superior Electoral y Junta Provincial de La Ha-
bana a los escribientes del Tribunal Supremo, Audiencia y Juzgados Correccio-
nales de La Habana, respectivamente; pero ese Decreto, aun pretendiendo hacer
justicia, tambin compete injusticia al dejar fuera de esa resolucin a todos los
escribientes de las dems Audiencias, Fiscalas y Juzgados Correccionales de la
Repblica, que actualmente devengan un sueldo menor que los escribientes de
las Juntas Provincial y Municipal Electoral. Se hace constar en la exposicin
que dichos escribientes ganan un sueldo lquido de $62.37, lo que consideran una
injusticia, por ser iguales en comparacin a los de La Habana, pues si los de
dicha capital son de 1, y han sido igualados, tambin ellos deben ser igualados a
los escribientes de 2", mxime cuando esto se podra reparar con una suma insig-
nificante para el Gobierno, pues en conjunto no le aumentara sino una cantidad
aproximadamente de $5,000 mensuales. Dice finalmente la exposicin que actual-
mente devengan sueldos iguales, como es lo just, el Secretario de la Junta Pro-
vincial, en comparacin con el Secretario de la Audiencia, los Oficiales de Sala
en igual grado que los de la Audiencia y los Oficiales de Secretara de ese
organismo con los de igual grado de la Audiencia."
Como se desprende de la lactura de esa argumentacin, es notoria la jus-
ticia que asiste a los reclamantes.
OAN.
)o(
---.^..--------- )0(c---------
LEYES YDECRETOS

INSTITUTE NATIONAL DE CRIMINOLOGIA. -Decreto Presidencial
N1 214 (Gaceta 62, 5 Febrero 1944).-Por cuanto: El "Instituto Nacional de
Criminologa" ha sido creado en cumplimiento de acuerdo adoptado en la Se-
gunda Reunin Interamericana del Caribe, celebrada en Ciudad Trujillo, Re-
pblica Dominicana y viene funcionando, en la actualidad, al amparo de la
vigente Ley de Asociaciones.
.Por cuanto: En consideracin a los fines de dicho Instituto y a la labor
cientfica que desenvuelve, el Gobierno estima convenient y necesario atribuir
al mismo el carcter de corporacin official y de inters pblico siguiendo el pre-
cedente creado con otras organizaciones semejantes, al objeto de que el Ministe-
rio de Justicia pueda aprovechar los beneficios de su actuacin cultural y do-
cente.
Por tanto: En uso de las facultades de que estoy investido por la Consti-
tucin y las Leyes, odo el parecer de los Ministros de Estado y Comunicacio-
nes, asistido del Consejo de Ministros y a propuesta del Ministro de Justicia,
resuelvo:
SPrimero: Se reconoce el carcter de corporacin official y de inters pbli-
co del "Instituto Nacional de Criminologa", creado en cumplimiento de acuer-
do de la Segunda Reunin Interamericana del Caribe.
Segundo: El Instituto continuar funcionando de conformidad con el Re-
glamento aprobado por el Gobernador Provincial de La Habana, con las modi-.
ficaciones introducidas en el acta constitutiva, siendo sus fines:
a) Fomentar el studio de las ciencias penales y en especial de la Crimi-
nologa.
b) Contribuir al progress del pas, en el orden penal, desde el punto de
vista cientfico y legislative.








ASUNTOS GEfNERALES


c) Organizar conferencias, certmenes, discusiones pblicas y congress
sobre esta especialidad, y
d) Mantener relaciones de intercambio cultural con los Institutos simila-
res del Caribe, y, adems, con todos aquellos que existan en los restantes pases
y principalmente en los del Continente americano.
Tercero: Los Miembros del Instituto, sern de seis classes: de Honor, Pro-
tectores, Titulares, Supernumerarios, Correspondientes Nacionales y Correspon-
dientes Extranjeros.
Cuarto: El Instituto estar regido, como su organismo mximo, por la
Asamblea General, integrada por la totalidad de los Miembros Titulares y Su-
pernumerarios, que se reunir anualmente, en la oportunidad que acuerde la
Junta de Gobierno, tan slo para conocer del Balance y la iMemoria de los tra-
bajos realizados durante el perodo anterior.
Quinto: Mientras no est reunida la Asamblea General, el Instituto ser
regido por la Junta de Gobierno, la cual tendr plenas facultades para encauzar
los destinos del organismo, dirigir sus actividades cientficas y culturales, asu-
mir su ms amplia representacin legal y administrar sus bienes. Esta Junta,
integrada exclusivamente por los Miembros, Titulares, ser elegida con carcter
definitive al formalizarse la constitucin del Instituto y se renovar a media
que se produzcan las vacantes correspondientes por fallecimiento, renuncia o
separacin, acordada sta en Asamblea General. Mientras recese la Junta de
Gobierno, ejercer sus funciones la Mesa Ejecutiva, la cual se entender que
acta por delegacin de la Junta de Gobierno, reservndose siempre a sta el
derecho de revocar los acuerdos que aqulla haya adoptado. La Mesa Ejecutiva
la compondrn un .Presidente; tres Vicepresidentes; un Tesorero y un Biblio-
tecario y se reunir cuantas veces sea convocada por su Presidente, que lo ser
tambin de la Junta de Gobierno y de la. Asamblea General y, consiguiente-
mente, del Instituto. La eleccin de los miembros de la Mesa Ejecutiva se lle-
var a efecto cada cuatro aos, en sesin extraordinaria de la Junta de Gobier-
no, pero las vacantes que se produzcan podrn ser cubiertas por sta en -se-
sin ordinaria y siempre por votacin secret.
Sexto: El Instituto solventar sus gastos con los ingresos que nutran sus
fondos propios por cuotas sociales, donaciones y subvenciones.
Sptimo: El Inslituto tendr su sede en el Ministerio de Justicia, a cuyo
efecto el Ministro del Ramo le facilitar un local adecuado para la instalacin
de sus oficinas, sin perjuicio de brindarle cualquier otra cooperacin que se
estime precisa.
Octavo: Ser obligacin del Instituto y de sus Miembros Titulares y Su-
pernumerarios evacuar los informes tcnicos que sobre studios y proyectos le-
gislativos y reglamentarios sean sometidos a su consideracin por el Ministro
de Justicia. El Instituto, adems deber publicar cada ao los "Anales de Cri-
minologa de Cuba", en los que recoger todos sus trabajos de ese perodo, as
como la legislacin penal cubana.
Noveno: Se autoriza al Instituto, para que con las formalidades estableci-
das en las leyes vigentes, pueda usar el Escudo Nacional y adems para que
pueda usar la franquicia postal exclusivamente para asuntos oficiales.
Dcimo: Los Ministros de Estado, Justicia y Comunicaciones, quedan en-
cargados del cumplimiento de lo dispuesto en lo que a cada uno concierne.
Dado en el Palacio Presidencial, en La Habana, a 19 de Febrero de 1944.
-F. Batista, Preside ite.-Ram Zaydn, Primer Ministro.-J. A. Martnez,
Ministro de Justicia.
JUZGADO MUNICIPAL DE PUERTO PADRE.-Segregacin.-Decreto
del Ministro de Justicia (Gaceta 74, 11 Febrero).-En uso de las facultades que
me estn conferidas por el prrafo ltimo del art, 16 de la Ley Orgnica del
Poder Judicial, resuelvo:








ASUNTOS GENERALS


Primero: Segregar del Juzgado Municipal de Puerto Padre, el barrio de
Chaparra, y anexarlo al Juzgado Municipal de Los Alfonsos, del Trmino Mu-
nicipal y Partido Judicial de Puerto Padre; y trasladar la cabecera del propio
Juzgado Municipal de Los Alfonsos, para el barrio de Chaparra, donde tendr
su residencia.
Segundo: Comunquese el present Decreto, a los Sres. Presidents del
Tribunal Supremo y de la Audiencia de Oriente, a los efectos procedentes; y
publiquse en la Gaceta Oficial de la Repblica, para general conocimiento, ha-
eindose constar que el present Decreto comenzar a regir a los 20 das hbiles
siguientes al de publicacin en la Gaceta Oficial.
La Habana, Febrero 7 de 1944.-J. A. M(iar/nezc Ministro de Justicia.
---------) o ( -------- -
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
AYUDA ECONOMICA.-La Junta de G4obierno del Colegio de Abogados
hizo entrega de la cantidad de $300 a -la Sra. Mara Teresa Marty, viuda del
Ledo. Jess Mk: Barraqu y Adu, recientemente fallecido, siendo el primer do-
iativo de esa clase con cargo al fondo de auxilio recientemente creado.
iIJORAS PARA LOS ABOGADOS.-El Dr. Domingo Romen y Jaime
ha presentado a la Comisin Permanente de Mejoras de la Clase, del Colegio,
por el que llama la atencin sobre el espectculo de las Cortes Correccionales y
Juzgados de todas classes, as como sobre el aspect externo de nuestros Tribuj
nales, instalados en casas viejas, destartaladas y con escasos muebles rodos; y
despus de aludir a todas las mculas tradicionales, propone para remediar tal
situacin, la creacin de un sello mvil con un valor de 10 centavos, que se
fijar obligatoriamente en cada promocin judicial, escrito o peticin que se pre-
sente ante cualquier Juzgado o Tribunal judicial, independientemente de los
sellos que por otros impuestos se tribute actualmente, y modificar la Ley No 3
de Marzo de 1943, por la que se estatblce la emisin de 13 millones de estampi-
llas a 10 centavos para con su product construir la "Casa de los Tribunales",
en el sentido de darle carcter permanente, para que una vez construida la
' tiago de Cuba, mejorar los de las dems provincial, as como para instalar de-
cetemente los Juzgados, archives del Tribunal Supremo, Audiencia de la Ha-
bana y otros, segn el dictamen de la Comisin de Proyectos a crearse por razn
de la modificacin de dicha Ley.
Igualmente propone que lo que se recaudare por ese sello mvil se distri-
buya en la siguiente forma: un 33 por 100 para la adquisicin de mobiliario de
todos los Juzgados y Tribunales de Justicia; igual proporcin para engrosar el
Fondo de Pensiones y Jubilaciones del Poder Judicial y el resto para engrosar
el Fondo de Pensiones y Jubilaciones de los Abogados.
CAJA DE RESARCIMIENTOS -L;a ('omisin de Mejoras (le Clase del
Colegio acord apoyar la mocin presentada a la Junta de Gobierno por los
Dies. Jos Miguel Prez Lanmy y otres hasta el inmero de 33, en el sentido de
interesar del Presidente de la Repblica un crdito extraordinario de $200,000
con destino a la Caja de Resarcimientos, para que esta institucin pueda poner
al da los pagos a las vctimas de delitcs, y otras cantidades que correspondent
a honorarios devengados por ms de 400 Abogados en toda la Repblica.
---------)o(------
ASOCIACION NATIONAL DE FUNCIONARIOS
DEL PODER JUDICIAL

ACTIVIDADES SOCIALES.-La Comisin de Asuntos Culturales de la
Asociacin acord iniciar un ciclo de conferencias, y en sesin del da 17 de








ASUNTOS GENERALS


Febrero, su Presidente el Dr. Juan M. Mor inform que el Dr. Evalio Tabo,
President del Comit Ejecutivo Nacional, haba accedido a iniciar las confe-
rencias y que disertara sobre el "Sentimiento del Derecho"; y en sesin del
da 21 se acord invitar a los Magistrados del Tribunal Supremo para que expre-
sen si desean consumer los turnos subsiguientes y que miembros de la Comisin
se encarguen de esa exploracin. Las conferencias se celebran en el hemiciclo
del Ministerio de Educacin y comenzarn el da 10 de Abril.
-El da 10 de Marzo se reuni la Comisin de Seguros Sociales, en la que
su President, Dr. Llaca, di cuenta extensamente del proyecto que haba con-
cebido de obtener de una compaa de seguros de vida una pliza de grupo, cu-
yos beneficios alcanzasen a todos los asociados y cuya prima habra de pagarse
con parte de la cuota social que abonasen los mismos; de las gestiones que haba
realizado con dicho objeto; de las proposiciones que haba recibido a nombre de
las compaas "La Cubana", "The Imperial of Canada" y "The United States
Life Insurance Co."; leyendo los memorndums recibidos, y despus de amplia
discusin, se acord: que se remitan los memorndums recibidos al Comit Eje-
cutivo, para que en su vista resuelva, si lo tiene a bien: 19, si procede que la
Asociacin suscriba una pliza de seguro de grupo; 2, cuanta de la pliza; y
39, que proposicin debe aceptarse.
La Comisin acord hacer constar, que si se acuerda por el Comit Ejecu-
tivo suscribir la pliza de referencia, estima que sta no debe exceder por ahora
de $750 por cada asociado que falleciere, porque estando la Asociacin en
vas de formacin, no constando an ciertamente la ascendencia de sus aso-
ciados, mxime si ingresan los funcionarios del Ministerio Fiscal, no puede
determinarse exactamente el montante de la prima mensual, lo que aconseja
proceder con cautela hasta que, normalizada su existencia, pueda aumentarse
la cuanta de la pliza.
Tambin acord remitir al Comit Ejecutivo escrito del asociado Dr. Waldo
Medina y otro de los tambin asociados Dres. Manual Miranda y otros, para
que si lo estima convenient, se pasen a la Comisin de Reglamento.
A escrito de una hija viuda de un funcionario judicial, por el que pide se
modifique la Ley de Jubilaciones en el sentido de que los personas que se en-
cuentren en su caso puedan percibir pension, se acord: que habindose gestio-
nado distintas veces la modificacin de referencia, sin resultado, no proceda
iniciar nuevas gestiones con dicha finalidad.
Y a solicited del asociado Dr. Benito Martnez Nebot para que se gestione
que una sociedad de servicios mdicos de prestigio que tenga Delegaciones en
todos o la mayor parte de los pueblos y ciudades, uara que mediante el pago de
una cantidad alzada, preste a los asociados servicios mdicos, farmacuticos, de
rayos X, hospitalizacin y dems del caso, con !os mismos derechos que los dems
asociad.os a la sociedad con la que se convenra, se acord decirle que por el
moment no se pueilen iniciar gestiones en el apuntado sentido, porque se trata
de obtener una pliza de seguro de vida para todos los asociados, lo que absor-
ber la mayor part' de los ingresos sociales.
COMITE EJECUTIVO.-El da 3 del actual mes celebr sesin dicho Co-
mit con nutrido qurum, adoptndose los siguientes acuerdos:
Se aprob el acta de la sesin anterior.
Hacer constar en acta el agradecimiento del Comit a todas las Delega-
ciones por la acogida que brindaron a los miembros del mismo que asistieron
al acto de constitucin de aquellas.
Quedar enteralo de que el sorteo ofrecido nor el Presidente de la Rep-
blica ya est en tramitacin en la Secretara de Hacienda y el que se efectuar
posiblemente a fines de Mayo.
Que la Asociacin ha quedado inscripta en el Gobierno Provincial.
Que se impriman y repartan los Estatutos,








ASUNTOS GENERALS


Quedar enterados que los Dres. Menndez, Nez y Vidal han renunciado
al cobro de lo que aportaron para los primeros gastos.
Que se repartan copias del Reglamento y se remitan a las Delegaciones para
que puedan formularse sugerencias.
Designer al Magistrado Dr. Juan B. Mor, para que asista al 29 Congreso
Jurdico Nacional en Santa Clara en nombre de la Asociacin.
Y dada cuenta con la renuncia recibida del cargo de Secretario de la Dele-
gacin de Oriente, presentada por el Dr. Pablo Gonzlez Goizueta, por el mo-
tivo de que, si bien est accidentalmente en Santiago de Cuba en funciones de
Juez Especial, su residencia official radical en Victoria de las Tunas, se ha estip
mado en el seno de la Delegacin que no ha podido ser electo para aquel cargo;
discutido ampliamente el asunto, se adopt el siguiente acuerdo:
"En atencin a que el propsito que inspira la disposicin contenida en el
Art. 14 de los Estatutos de esta Asociacin no es otro que el de conciliar la
eficaz cooperacin que a los fines y medios de accin de la misma puedan pres-
tar en el Comit Ejecutivo Nacional los funcionarios judiciales, con la obser-
vancia y el cumplimiento de los obligaciones que a stos impone la Ley Org-
nica de los Tribunales, entire las cuales est la de residir permanentemente en el
lugar donde ejercen sus cargos, del cual no podran ausentarse para asistir a
las sesiones de dicho organismo sin obtener licencia, salvo casos de excepcin
previstos en aquella, que es procedente la aplicacin de dicho artculo por ana-
loga a las Delegaciones Provinciales en tanto no se dicte el Reglamento que
regule su funcionamiento, dado que, con relacin a las personas llamadas a in-
tegrarlas, concurren las mismas circunstancias y razones que justificaron la
exigencia contenida en el expresado precepto, en acatamiento y respeto a las dis-
posiciones orgnicas de la Administraci6n de Justicia."
Por consiguiente, la Delegacin tendr que elegir nuevo Secretario.
-El da 16 de este mes celebr sesin extraordinaria el Comit Ejecutivo,
a la que asistieron 17 de sus components, en la que se trat de suscribir una
pliza de seguro de vida de grupo a virtud de acuerdo sobre el particular de
la Comisin de Seguros Sociales; y despus de amplia deliberacin, se acord
por 16 votos contra 1 suscribir una pliza de seguro de grupo; aceptar la pro-
posicin de la compaa The Imperial of Canada ", a reserve de que por sta
se acojan las sugerencias que se le liarn; que la pliza sea por $750 por
cada asociado que fallezca, hasta que celebrado el sorteo de lotera ofrecido
a la Asociacin, su desenvolvimiento econmico quede asegurado y pueda ele-
varse la ascendencia de aquella; y designer a los Dres. Tabo y Llaca para todo
lo relacionado con el asunto.
Por consiguiente, es de esperar que en breve trmino pueda anunciarse que
la pliza se ha expedido y que todos los asociados estn asegurados.
Tambin se aprob lo acordado por el Presidente, previa consult con miem-
bros del Comit Ejecutivo, de remitir a la seora viuda del Magistrado falle-
cido, asociado, Dr. Arqumides Rosell y Franco, la cantidad de $200 para los
gastos del entierro del infortunado compaero, primera baja que ha experimen-
tado la Asociacin. Ese envo se hizo por el Banco Continental Americano, de4
positario de los fondos sociales, por telfono y a las pocas horas de conocido el
deceso.
ASOCIADOS.-IHasta el da 20 de Marzo se han asociado 480 funcionarios
y 5 jubilados.-Total 485.
Los jubilados que se han asociado hasta el present son los Dres. Juan
Gutirrez Quirs, Jos G. Clemente Vivanco, Pedro Pablo Rabell, Andrs Do-
mingo y Mariano Vil.
BALANCE.-La Tesorera de la Asociacin, desde 19 de Enero hasta el
da 20 de Miarzo, ha recaudado $1,378.10. Ha pagado: $200 a la viuda del
Magistrado Dr. Arqumedes Rosell; gastos del giro $2.20; impresos $50.25;








ASUNTOS GENERALS


comisin de cobros $27.60; inscripcin al 29 Congreso Jurdico, $12. Total,
$292.05.-Saldo $1,086.05.
EL SEGUNDO CONGRESS JURIDICO NATIONAL Y NUESTRA ASO-
CIACION.-Tuvo electo en la ciudad de Santa Clara durante los das 10, 11
y 12 de Marzo, quedando clausurado en la Habana el da 13 del propio mes.
El acto de apertura revisti gran brillantez y lucimiento. Se llev a cabo en
la ms amplia Sala del Palacio de Justicia de Santa Clara, con, asistencia de
todos los togados que concurran al Congreso y bajo la presidencia del enton-
ces Primer Ministro del Gobierno Dr. Ramn Zaydn, quien pronunci un in-
teresante discurso en el que ofreci la restitucin de sus haberes a los funcio-
narios del Poder Judicial y ley el texto de un Decreto restableciendo la co-
legiacin obligatoria. El Magistrado Dr. Juan B. Mor, que representaba en
dicho acto a la "Asociacin Nacional de Funcionarios del Poder JUidiciar',
fu, elegido como unio de los presidents de Honor del Congreso y Vice-Presi-
dente efectivo del mismo, habiendo pronunciado en nombre de la Asociacin
un discurso en el que salud cordialmente a todos los congresistas por encargo
del Comit Ejecutivo Nacional y express que ste colaborara con entusiasmo
en la adopcin de resoluciones sobre medidas justas en defense del Abogado
y-en orden a todo cuanto propendiera al progress de nuestra legislacin, ex-
presando tambin que era indispensable recomendar leyes menos complicadas
y de ms sentido social y human para crear estados de convivencia donde
fuera possible la vida sin odios ni privilegios. Fu calurosameonte aplaudido
el discurso del Dr. Mor, quien adems present al Pleno del Congreso, tam-
bin a nombre de nuestra Asociacin, una mocin sobre la crisis que padece
en el mundo el sentimiento de la Justicia, solicitando y obteniendo que todos
los asistentes al acto se pusieran en pie y dedicaran un minuto de silencio, con
fervor y buena voluntad, por las vctimas de la guerra y porque un nuevo
ideal de Justicia ms human iluminara la conciencia de todos al comenzar el
Congress sus labores.
El Congress trabaj intensamente durante los tres das indicados. La
Comisin Organizadora form cinco Secciones y una Sub-Seccin para la
mejor distribucin, studio y debate de los importantes proyectos y temas
presentados. Nuestro delegado Dr. Mor actu como Secretario en la Seccin
IV, que fu presidida por el Decano del Colegio de Abogados de Matanzas,
Dr. Arstides Russinyol. En esa Seccin se discutieron y aprobaron trascen-
dentales asuntos, entire los que figuraron la Ponencia del Dr. Wifredo Alba-
ns sobre organizacin del Tribunal de Garantas Constitucionales y Socia-
les, un Proyecto sobre la creacin del Tribunal de Oficios Pblicos que pre-
sent la "Asociacin Nacional de Empleados Pblicos" y un Proyecto com-
pleto de Bases para organizer nuestra legislacin municipal presentado por
el letrado vilaclarefio Dr. Rodolfo Daz del Pozo.
Todas las Secciones del Congreso laboraron con entusiasmo y afn de
acierto, rindiendo la totalidad de sus tareas. En la Seccin II, presidida por
el ilustre Profesor de la Universidad Dr. Alberto Blanco, se discutieron y apro-
baron todas las modificaciones necesarias para adoptar el Cdigo Civil a la
Constitucin. En la Seccin III se discuti y aprob un proyecto complete de
Bases para la reform de la Ley del Registro C'ivil, que haba presentado nues-
tro delegado Mor Bentez, un proyecto de reform al Cdigo de Comercio
del Dir. Gregorio del Real y un ante-proyecto de Ley regulando las indemni-
zaciones por accidents de automviles de qe es autor el Dr. Alberto Blanco.
Todos ellos produjeron interesantes y movidos debates en el seno de la Sec-
cin III, que fu presidida con gran habilidad y acierto por el letrado villa-
clareo Dr. Alfredo Barrero.
En la Subseccin V del Congreso actu de Presidente el Magistrado de
Pinar del Ro Dr. Jorge A. Cowley y miembro de nuestra Asociacin, que









ASUNTOS GENERALS


haba presentado un Proyecto para organizer los Tribunales de Menores que
mereci aprobacin.
Ofrecemos a nuestros lectores ampliar esta informacin sobre las impor-
tantes labores del Segundo Congreso Jurdico Nacional de Santa Clara en
sucesivos nmeros del REPERTORIO.
Diremos ahora para terminar que en el Congreso se realize una labor
fecundsima en pro de la cultural jurdica national, por el mejoramiento eficaz
de la clase de Abogados, por la reforma de nuestras leyes y por una mayor
vinculacin spiritual entire los juristas de Cuba para el future.
Nuestra Asociacin puedie sentirse enorgullecida. Recibi especiales dis-
tinciones y deferencias, iu mencionada con altos respetos en las sesiones
plcnarias del Congreso y el delegado Dr. Mor fu objeto de felicitaciones por
la tarea que desarroll en el Congreso a nombre tde la misma.
Merecen plcemes muy sinceros por su gran labor patritica y cultural
todos los organizadores del Segundo Congreso Jurdico Nacional celebrado en
Santa Clara.
El Congress qued clausurado brillantemente el da 1'3 de Marzo, a las 5
de la tarde, en el saln de actos del Pleno de nuestro Tribunal Supremo de
Justicia, y en la sesin final pronunci un elevado discurso el Dr. Juan Fede-
rico Edelmann, Presidente del Tribunal, que recibi merecidsimos y calurosos
aplausos.
Al banquet en el Hotel Nacional fu invitado especialmente el Presiden-
te de nuestra Asociacin, Dr. Evelio Tabo, Magistrado del Tribunal Supremo.
El Relator.
-)o(-------
LIBROS Y REVISTAS

Temas de Derecho Penal, por el Dr. Evelio Tabo y Castro Palomino.-
Habana, 1944.-Acaba de ver la luz pblica este libro, que lleva por subttulo
"En torno al Cdigo de Defensa Social", debido al Magistrado de la Sala de
lo Criminal del Tribunal Supremo, que ha recogido en sus pginas distintas
producciones que ha publicado en esta revista y otras, as como trabajos in-
ditos, en las que demuestra el ahinco con que ha estudiado graves e intere-
santes problems de los que la criminalidad provoca en el seno de la sociedad;
el cual ser bien recibido entire los numerosos letrados aficionados al Dierecho
Penal. He aqu dichos temas: Un problema procesal sobre reclamacin de la
Responsabilidad civil con ocasin de la aplicacin de la Ley de Amnista;
Fu modificado el sistema acusatorio por el Cdigo de Defensa Social?; La
casacin de oficio; Un problema procesal en material de aclaracin de senten-
cias; El delito preterintencional; El delito de atentado en el C. D. S.; Algunas
consideraciones sobre el delito de rapto; Consecuencias de la Eutanacia en el
orden penal; La remisin condicional; El concurso de delitos en el C. D. S.;
Sobre el trfico de drogas txicas; El delito de usura; La excusa absolutoria
en el delito de cohecho; El arbitrio judicial como tpico de la Casacin; San-
ciones y medidas de seguridad; La polmica sobre el hurto violent; La fami-
lia en el C. D. S.; Ha fracasado el Lombrosianismo .; El delito imperfecto
en el C. D. S.; Sobre el grave problema de la Caja de Resarcimientos; Jimnez
de Asa; y La mujer en el C. D. S. Sugestivos ttulos de los temas que desa-
rrolla con gran lucidez el distinguido penalista, su autor.
Fundamentos del Teorema Jurdico, por el Dr. Jess Figueras y Gonzlez.
-Habana, 1944.-El Juez de Primera Instancia e Instruccin de San Crist-
bal ha publicado esta monografa que va precedida de un prlogo encomistico
del Dr. Carlos Azcrate, que, como el Dr. Figueras, es muy dado y con xito
a estos studios filosficos. En su prcmbulo el Dr. Figueras express que en
su trabajo ha comprendido "los fundamentos que nos han ocurrido y que








ASUNTOS GEINRALES


estimamos podcticos y necesarios, de las nociones ideales y esenciales y de
los concepts materials y objetivos de la verdad jurdica."
Trabajos realizados en las oposiciones para cubrir el cargo de Magistrado
de la Audiencia de la Habana, por el Dr. Julio Garcern de Vall y Souza.-
Gines, 1944.-En este folleto se reproducen los que realize el opositor doctor
Garcern de Vall, Juez de Primera Instancia de Gines, en dichas oposiciones
de Octubre de 1943.
La Cmara y el Derecho Sucesorio.-Habana, 1943.-Se reproduce en este
folleto la exposicin formulada ante la Cmara de Representantes por el seor
Ren Rodrguez y Martnez en defense de su derecho a ocupar una vacant
en dicho Cuerpo colegislador, bajo la direccin legal del Dr. Jos Rosado
Aybar.
Estados contentivos de habitantes y electores clasificados por Provincias,
Municipios y Barrios.-Habana, 1940.-La Direccin General del Censo ha
publicado este libro official estadstico del realizado en 1943.
Panegrico de Antonio Maceo, por el Dr. Pedro Lpez Dortics.-Habana,
1944.-Discurso pronunciado por el Representante por Las Villas, en la sesin
solemne annual del da 7 de Diciembre de 1943. en honor del gran caudillo de
nuestra Independencia.
El Pacto coalicionista en la Asamblea Liberal, por el Dr. Eduardo Surez
y Rivas.-Habana, 1944.-Discurso pronunciado en dicha Asamblea el da 4
de Febrero de este ao en defense de la tesis coalicionista.
Revistas extranjeras.-Hemos recibido: Revista de Derccho y Administra-
cin Municipal, Buenos Aires, Argentina, Noviembre; Revista de Derecho y Le-
gislacin, Caracas, Venezuela, Septiembre-Octubre; Revista de Derecho y Cien-
cias Polticas, Lima, Per, Enero-Abril 1943; La Justicia, Mxico, D. F., Di-
ciembre; Foro Hondurelto, Tegucigalpa, Honduras, Septiembre; y Los Tribu-
les, Mxico, D. F., Enero.
Otras revistas.-Tambin hemos recibido: Lex, Febrero; Revista del Colegio
de Abogados, Diciembre; Boletn Oficial del Tribunal Superior Electoral, Fe,
brero; La Jurisprudencia al Da, Diciembre; Polica Secreta Nacional, Febrero;
Boletfn de la Comisin Panamericana de Coop"eracidn Inter:nunicipal, Diciem-
bre; Seguros, Febrero; Informacin Fiscal, Febrero; El Siglo, Febrero; La
Farmacia Cubana, Enero-Febrero; Boletn de la Oficina de Nmneros Indices,
Enero-Febrero; Salud y Sanidad, Octubre; Magazine Poltico, Febrero; Viajan-
tes, Enero, y Revista A-8010, Febrero, todas de la Habana.
-- ------) o (-

MISCELANEA

MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el nmero anterior,
ha habido el siguiente:
Ascensos.-Ha sido nombrado Magistrado de la Audiencia de Oriente el
Dr. Ismael Lpez de Villavicencio y Balbona, Juez de Primera Instancia de
Miatanzas. No acept y es el 99 que rehus el ascenso.
-Para ocupar l1 cargo dieho, fu nombrado el Dr. Francisco Vianello y
Garca, Juez Municipal del Vedado, cargo que no acept y es el 109 que rehus
el ascenso.
-Para ocupar el expresado cargo, se nombr al Dr. Manuel Gmez y
Calvo, Juez Correccional de Camagey, que s acept. Ingres en la carrera
como Juez Municipal de Esperanza en 22 de Septiembre de 1924; despus fu
Juez Municipal de Sagua la Grande, de Primera Instancia de Gines, Correc-
cional de Santa Clara y desempe su actual cargo desde 8 de Junio de 1935.
Ocupaba en el escalafn de los de su categoria el nmero 11.
Traslados.-Ha sido trasladado, a peticin, al cargo de Juez Municipal de
Guane, el Dr. Manuel Limonta y Herrera, que lo era de Consolacin del Norte.








66 ASUNTOS GOENEALES

Y.habiendr entregado el Juzgado para tomar posesi6n 'ele nuevo cargo;,".se:'I e
orden volviese inmediatamente al que desempeaba, por ser Presidente' de la
Junta Municipal Electoral.
-Ha sido trasladado, a peticin, al cargo de Juez de Primera Instancia
de Remedios, el Dr. Len Soublette y Sostre, que era Juez de Instruccin de
Guantnamo desde 11 de Diciembre de 1943. Tambin aspir a ese cargo el
Dr. Rafael Arango y Bustamante, Juez Correccional de Remedios.
-Asimismo fu trasladado, a peticin, al cargo de 'Magistrado de Las Vi-.
llas, el Dr. Antonio Gonzlez y Llaguno, que lo era de la de Camagey, desde
30 de Agosto de 1943. Aspiraron al cargo los tambin Magistrados Fernando
Roa, Joaqun y Manuel Barroso y Jos Subirats, todos de la propia Audiencia
de Oriente.
Permutas.-Ha sido aprobada la concertada entire los Dres. Eduardo Me-
deros y Rodrguez y Mariano Ros y Daz, Juez Municipal de San Juan de los
Yera y Juez Municipal suplente de San Diego del Valle, respectivamente.
-Tambin se aprob la concertada entire los Dres. Luis Moreno de Ayala
y Fernndez e Ignacio Vignau y Rabell, Jueces Municipales de Cabailas y
Cruces, respectivamente.
Cargos vacantes.-Estn vacantes un cargo de Magistrado en las Audien-
cias de Oriente y Matanzas, el Juzgado de Instruccin de Guantnamo, el Juz-
gado de Instruccin de la Seccin 5a, el Juzgado Correccional de Santa Clara,
el Juzgado Correccional de Camagey, y el Juzgado de Primera Instancia e
Instruccin de Puerto Padre.
Consultas sin lugar.-Habiendo consultado a la Sala de Gobierno del Tri-
bunal Supremo, el Juez Municipal de Santa Cruz del Norte, si habiendo obser-
vado infracciones cometidas por personas no inscriptas en el Censo, y dado
cuenta a la Autoridad competent, puede conocer de las mismas, encargado
del Juzgado Municipal en funciones de Correccional que desempea; y si
encontrndose sancionadas esas infracciones en el art. 57 de la Ley del Censo,.
es aplicable a las mismas el'procedimiento establecido en el ltino prrafo
del art.- 434 del vigente Cdigo Electoral; se acord que tratfidose de .co,-.i
sulta sobre material judicial, que ha de producer efecto en jicio, debla abste-
nerse de evacuarlas.
Causas de correccin.-La Sala de Gobierno Especial del Tribunal Su-
premo ha declarado como tales en un juicio verbal, que dispuesto la. su-
basta de un bien embargado, el nmero de la "Gaceta" aparece agregado a
los autos sin escrito ni por comparecencia, y que sin disponerse en el mismo
la prctica de la diligencia de liquidacin de cargas, el Secretario la hizo; que
subastados unos bienes se dispuso la entrega sin que se acreditase haberse
pagado los derechos fiscales; que se admiti un juicio de desahucio sin acredi-
tarse estar al corriente en el pago del impuesto; y disponer un desglose de
documents sin dar vista al Ministerio Fiscal a efectos de la Ley del Timbre:
Sentencias.-En el ao 1943, las Audiencias de la Repblica dictaron las
siguientes sentencias:
1.-Habana. ..... . .Criminales, 1,160; Civiles, 2,272. Total: 3,432
2.-Oriente. ... . .... ,, 1,586; ,, 256. ,, 1,842
3.-Las Villas. . .... 1,146; 235. ., 1,381
4.-Camagey .. . 506; 80. ., 586
5.-Matanzas ... ..... 366; ,, 107. ,, 473
6.-Pinar del Ro. ..... ,, 316; ,, 56. ,, 372

Totales. 5,080; ,, 3,006. ,, 8,086
De las 1,160 criminals dictadas por la Audiencia de la Ilabana, corres-
pondieron 253 a la Sala 1"; 248 a la Sala 21; 288 a la Sala 3Q; 250 a la Sala 4";
y 121 a la Sala 5.
De las 2,272 sentencias civiles dictadas por la Audiencia de la Habana,
correspondieron 492 a la Sala 14 y 1,780 a la Sala 2*.









ASUNTOS GENERALES


Radicacin de causes criminales.-Durante el ao 1943, los Juzgados de
Instruccin de la Repblica, con expresin de su categora, alcanzaron la si-
guiente radicacin: .
1.-Cienfuegos (2) . .. 2,005 33.-San Cristbal (3) . 439
2.-Seccin 4, (1 . ... .1,675 34.-Ciego de Avila (3). . 433
3.-Norte Cuba (2) .. . 1,658 35.-Baracoa (3) ...... 415
4.-Guantnamo '2) . .. 1,590 36.-Pinar del Ro (2). . 371
5.-Marianao (2) .. .. 1,494 37.-San Jos de las Lajas (2) 367
6.-Camagey (2) .. .. 1,438 38.-Consolacin del Sur (3). 344
7.-Remedios (2) .. ... .1,269 39.-Puerto Padre (3) . . 343
8.-Sur Cuba (2) .. .. .... 1,171 40.-San Antonio Baos (2) 326
9.-Santa Clara (2) ..... .1,161 41.-Guanajay (2) ..... . 301
10.-Sancti Spritus (2) . .. 1,160 42.-Pedro Betancourt (2). 296
11.-Seccin 64 (1) . . .1,137 43.-Regla (2). ..... . . 283
12.-Holguin (2). . . ... 1,137 44.-Artemisa (3). . . ... 234
13.-Palma Soriano (3). .. 1,127 45.-Alacranes (2) .. ... 231
14.-Seccin 34 (1 . . . 1,064 46.-Bejucal (3). ...... . 210
15.-Seccin 2* (1 .. . 1,039 47.-Santa Cruz del Sur (3). 202
16.-Seccin 54 (1 . ... 920 48.-San Juan y Martnez (3) 176
17.-Bayamo (3) .. .. .. . 882 49.-Jaruco (3). . . . 170
18.-Sagua la Grande (2). . 881 50.-Gibara (3) .. ... . 169
19.-Matanzas (2). . .. 853 51.-Guane ('3) .. . .. . 155
20.-Manzanillo (3). .... . 838 52.-Nuevitas (3) ..... . 128
21.-Seccin 14 (1) .. . 773 53.-Isla de Pinos (2) .. .. .103
22.-Mayar (3). . . . 750
23.-Crdenas (2). . . ... 725 Total de causes. 37,307
24.-Coln (2) . . .... .. 607
25.-Giines (2) .. .... . 600 1.-Audiencia Oriente. ... 11,760
26.-Songo ('3). . . . 600 2.- ,, Habana . . 10,606
27.-Victoria de las Tunas (3) 560 3.- ,, Las Villas . 6,965
28-Florida (3) .. . .. 544 4.- ,, Camagey . -3,244
29.-Banes (3). .... . . 520 5.- Matanzas. . 2,712
30.-Morn (2). . . . 499 6.- ,. Pinar del Ro 2,020
31.-Trinidad (3) ...... 489
32.-Guanabacoa (2). . . 445 Total de causes. 37,307
De las 10,606 causes radicadas en la Audiencia de la Habana, correspondie-
ron 2,768 a la Sala 4 ; 2,573 a la Sala 34; 2,332 a la Sala 2; 1,910 a la Sala 1,
y 1,023 a la Sala 5'. Esta ltima conoci adems 1,444 causes de urgencia.
En 1942 se radicaron en todos los Juzgados 38,944 causes, o sea 1,637 ms
que en 1943.
Varias noticias.-El Juez de Primera Instancia del Oeste de la Habana
interpuso queja contra el acuerdo de la Sala de Gobierno de la Audiencia de
la Habana que aprob la permuta de sus cargos en el propio Tribunal por los
DIres. Andrs M. Lazcano y Manuel Zaldvar, pero posteriormente desisti de.
la misma.
-Se ha concedido un crdito de $4,392.84 para reparaciones en el edifi-
cio del Tribunal Supremo.
-Habiendo acudido en splica ante la Sala de Gobierno del Tribunal Su-
premo el Juez Municipal del Oeste de la Habana, para que se reconsiderase
el acuerdo denegatorio de certificaciones que solicit para acudir a concurso
de mritos, consistentes en dos certificaciones relatives a designaciones reca-
das en l para la investigacin de la conduct de otros funcionarios; otra
acreditativa del lugar que le correspondi en oposiciones a cargo de Magistra-
do, y otra relative a la presentacin de un libro y un folleto en determinado
concurso; se acord que no dndose el recurso de splica contra los acuerdos
de la Sala de Gobierno, no haber lugar a lo interesado.








ASUNTOS GENERALI.


-Habiendo dirigido a la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo una ex-
posicin los Mdicos Forenses de la Habana interesando pasar a former parte
del Cuerpo de Auxiliares del Poder Judicial con igual categora de Secretario
del Juzgado de 14 clase de la Habana, acord dar cuenta con esos antecedentes
al Tribunal Pleno para que conozca del mismo conjuntamente con la Ley
Orgnica.
-El Presidente de la Repblica, en el acto de visitar la Audiencia de
Oriente, concedi un crdito de $50,000 para la construccin del Palacio de
Justicia de Santiago de Cuba.
-El Ministro de Hacienda iha manifestado que antes del vencimiento del
perodo presidential del actual Presidente de la Repblica, comenzarn las
obras de la Casa de los Tribunales en esta capital, con un costo de $1,300,000.
-El Juzgado Municipal de Santa Cruz del Sur ha sido totalmente des-
truido por un incendio.
-El Presidente de la Comisin de Justicia y Cdigos de la Cmara de Re-
presentantes remiti a la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo una copia
del proyecto de bases para la reform de la Ley del Registro Civil, confec-
cionado por el Magistrado asesor de ese organismo Dr. Juan B. Mor y Ben-
tez, a fin de que la Sala de Gobierno conozca de dicho proyecto, y formule,
si as lo estima, en relacin con el mismo, las sugerencias e indicaciones que
consider adecuadas para mejor ilustracin de la reform en studio; y la
Sala acord dar cuenta el Pleno del Tribunal con el asunto.
-El 29 Congreso Jurdico Nacional acord solicitar del Presidente de la
Repblica, lo que se cumpli en el acto, la restitucin de sus haberes al Poder
Judicial.
-El Dr. Carlos Palma ha presentado en la Cmara de Representantes una
proposicin de Ley aumentando en un 20 por 100 los sueldos y gratificaciones
que disfruta el Poder Judicial.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-Duran-
te el mes de Enero tuvo los siguientes ingresos: saldo del mes anterior,
$64,478.41; multas correccionales, $10,607.87: ingresos Registro Civil. $8,819.83;
descuentos, $6,798.37; fianzas decomisadas, $1,922.12; licencias, $11.95; alquile-
res, $2.52; administracin de rentas, $9; liquidacin de rdenes de adelanto,
$3,723.91.-Total, $96,473.98.
Egresos: jubilaciones y pensions, $54,377.55; personal, $239.13; devolu-
ciones, $8.88; impuesto de guerra, $'377.52: reintegros, $3,723.91; material,
$38.60; saldo, $37,708.39.-Total igual, $96,473.98.
-La Comisin abon en el mes de Febrero la totalidad de las jubilacio-
nes y pensions.
COMPAIA DE FIANZAS.-Segn aviso de la Secretara de Comercio,
inserto en la "Gaceta" 121 de 7 del mes actual, estn autorizadas La Alianza,
The Boston Surety Co., La Comercial, El Comercio, Cienfuegos, Cubana de
Fianzas, Cuban American Ins. Co., La Cafiera, Tbe London Surety, La Insu-
lar, New York Loan Co., El Sol, Orbe, La Mercantil, General Surety Co., La
Tabacalera, Unin de Comerciantes e Industriales, New England Surety Co.,
La Unin Antillana, La Victoria, Fidelity and Deposit Co. of Maryland, The
Maryland Casualty Co., Liverpool and London and Globe Ins. Co. y La Ase-
guradora Nacional.
COMPRAMOS.-Colecciones de REPERTORIO JUDICIAL de 1925 a $8
y de 1928 a $12. Tambin nmeros sueltos de 1928 correspondientes a los me-
ses de Abril, Mayo, Junio, Agosto, Septiembre y Octubre, a $1.25. Por tel-
fono F.O-1344 o en Calle 28 Nv 52, entire 54 y 7o Avenidas, Miramar, pueden
proponerse.
NOTICIAS VARIAS.-E1 Representante por la provincia de Oriente doc-
tor Roman, ha presentado a la Cmara una proposicin de Ley por la cual








ASUNTOS :GBNEIIA4IES


trata de hacer desaparecer en el acta matrimonial la palabra "contrato" y
sustituirla por la de "acto legal",
-El Colegio de Procuracores de la Habana viene haciendo los prepara-
tivos necesarios para la celebracin de la Convencin Nacional de Procurado-
res, que tendr lugar en Las Villas y Cienfuegos los das 6, 7 y 8 de Abril, y
en la que se tratarn problems de importancia para la clase.
-El Dr. Mariano Ruiz Funes, por invitacin del Consejo del Instituto
Universitario de Investigaciones Cientficas y de Ampliacin de Estudios, ha
iniciado una series oe conferencias, las primeras de las cuales versaron sobre
Antropologa Criminal, Las Ciencias Criminales y Psicologa Criminal. Tambin
inici otra series en el Instituto Nacional de Criminologa, versando la primera
acerca del "Tratamiento Penal de los menores".
-El Profesor Luis Jimnez de Asa pronunci una conferencia en San-
tiago de Cuba, en la Audiencia, con el tema "El Juez en lo Penal". Tambin
pronunci otras en la Universidad sobre Juz Juiendi y los Orgenes de la
Filosofa Penal; otra en el Instituto Nacional de Previsin y Reformas Sociales
acerca de "El delito de las muchedumbres":
FALLECIMIENTOS.-Ha fallecido el Dr. Aarquimides Rosell y Franco,
Magistrado de la Audiencia de Oriente. Ingres en la carrera como Juez Mu-
nicipal de Campechuela, en 6 de Marzo de 1920, como opositor aprobado. Des-
pus fue Juez de Primera Instancia e Instruccin de Gibara y de Banes y Juez
de Primera Instancia de Santa Clara, cesando en 16 de Octubre de 19'33. Rein-
gres como Magistrado de la Audiencia de Oriente en 14 de Mayo de 1934.
Falleci vctima del cancer y haba nacido en Santiago de Cuba en 3 de Agos-
to de 1894.
-Tambin falleci el Dr. Fausto Alfonso y Zalba, Abogado Fiscal jubi-
lado de la Audiencia de la Habana. Fu tambin Abogado Fiscal de las Au-
diencias de Santa Clara y Matanzas.
COMPETENCIA.-Denunciado al Tribunal de Urgencia de Las Villas la
alteracin de precious por una compaa, se inhibi al Juzgado Correccional
de Sagua la Grande, que no acept el conocimiento del asunto; y sometido el
caso al Tribunal Supremo, la Sala de lo Criminal, por auto 332 de 12 de No-
viembre de 1943, resolvi:
Considerando: que dados los trminos en que aparece planteada la cues-
tin en haber vendico la expresada Fbrica de products qumicos establecida
en la ciudad de Sagua la Grande a un resident en dicha ciudad, un product
qumico a precio mayor que el regulado por la resolucin nmero 74 de 12 de
Enero del corriente ao, en relacin con el Diecreto No 750 de 1940, corres-
ponde el conocimiento de la misma al Juez del lugar en que se ha cometido,
como lo estima con acierto el Tribunal de Urgencia del Distrito, y no al del
domicilio legal del infractor, en el supuesto de que lo tuviese en la ciudad de
la Habana, segn arguye el Juzgado, por hallarse el caso comprendido en el
art. 109 del Acuerdo-Ley No 5 de 1942, y no entire las dems infraciones no
previstas en los arts 4 a 16 de dicho acuerdo a que se refiere el inciso C. del
art. 16 citado.-Sres. Llano, Tejera, Tabo, Rodrgiuez y Chaves.
REGISTRO CIVIL.-Nacimiento.-Una persona solicit del Juzgado su
inscripcin y le fu negada, e interpuesto recuerso de alzada, la Direccin, por
resolucin de 25 de Mayo de 1943 declar lo siguiente:
Considerando: que'segn tiene sentado esta Direccin General en su resolu-
cin de fecha 28 de Agosto de 1935, conform a nuestra legislacin positive, la
filiacin de los hijos es legtima o ilegtima y el concept de esta ltima est
perfect y legalmente determinado por la falta del vnculo matrimonial, siendo
por tanto hijos ilegtimos todos los nacidos de padres no casados entire s; y.
atendiendo a este postulado, preciso es aceptar que el reconocimiento de un hijo









ASUNTOS GFNERALES


ilegtimo por sus padres no altera la naturaleza de esta filiacin, que sigue te-
niendo el hijo, aun cuando en l concurran las circunstancias exigidas por el
prrafo 29 del art. 119 del Cdigo Civil, de lo cual se infiere que mientras no
exist el reconocimiento del hijo ilegtimo por su padre o madre, o por ambos
conjuntamente, la filiacin del mismo es desconocida, porque la Ley no presu-
pone otra filiacin que la legtima, y para que tal presuncin tenga efectos le-
gales, debe ser un hecho cierto el matrimonio de los padres previo al nacimien-
to del hijo. : , j
Considerando: que as estudiada la cuestin propuesta no puede admitirse
que sea de origen y filiacin conocidos un hijo ilegtimo no reconocido, aunque
ste manifieste quin es la madre, porque de esta simple manifestacin no se
colige la certeza del conocimiento de su origen, ni de su filiacin, que continan
completamente desconocidos a los efectos de la Ley; y aunque es cierto que
el reconocimiento es acto distinto al de la inscripcin, es el primero esencial para
determinar la filiacin, salvo los casos de presuncin en el Cdigo Civil pre-
vistos en favor de la filiacin legtima; de lo cual se infiere que en el present
caso, al no estar reconocida en forma alguna la persona cuya inscripcin se
intent, su filiacin es desconocida, pues no es possible legalmente y ciertamente
afirmarse. cul sea ella.
Considerando: que el promovente pretend inscribir su nacimiento como
hijo de Ins Diart, difunta, la que no lo reconoci nunca como su hijo natural
durante su vida, lo que de hacerse constar en el acta constituira una infraccin
de los arts. 16 de la Ley de Registro Civil y 132 del Cdigo Civil vigente en la
actualidad.
Resuelvo: declarar sin lugar el present recurso de alzada y en su conse-
cuencia confirmar la resolcin recurrida.-Pedro Yod, Director General de
los Registros y del Notariado.
DOCTRINA VARIA.-La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha decla-
rado en reciente sentencia "que la 24 Disposicin transitoria al Ttulo 49 de
la Constitucin, en relacin con la 2* de sus reglas, por las que se rigen las
obligaciones civiles que fueron objeto de los Decretos-Leyes sobre moratoria,
dispone que sern inexigibles los intereses atrasados que se adeuden, as como
las sumas debidas por comisiones, costas, multas u otras penalidades, aunque
aparezcan capitalizadas; por lo que limitada a eso la condonacin otorgada
por el constituyente, al extenderla la Audiencia a las costas, cuya tasacin
niega, provenientes de otros pronunciamientos de la ejecutoria, como son el
otorgamiento de escritura de reconocimiento de los censos y el deslinde y
situacin por peritos del terreno, del pago de rditos, que tambin se reclama
en el pleito, incide en la contradiccin con diclia ejecutoria que el pago de
costas condena, denunciada en el recurso por las razones expresadas en el
motivo primero, por lo que sin necesidad de examiner los restantes procede la
casacin del auto recurrido"; y en la segunda sentencia, la Sala declara apli-
cada la moratoria constitutional a las costas pendientes al entrar en vigor,
relatives al pronunciamiento y su ejecucin sobre pago de rditos de censos,
y no as a las dems, que son exigibles, procediendo, pues, la tasacin de
costas solicitada, sin perjuicio de tener en cuenta la precedent declaracin
antes de su aprobacin definitive, y sin hacer imposicin de costas en el re-
curso.
-El Juez de Primera Instancia del Sur ha declarado que la equivocacin
en el nombre propio de un demandante no constitute error, ya que el nombre es
slo medio de identificacin que puede obtenerse por otros medios, pero, caso
de integrar error, lo sera de hecho, que no puede perjudicar mientras no ha
concluido el negocio, y que, por consiguiente, es subsanable mientras se trami-
ta. Al interponerse la demand se consign que el demandado se llamaba Ma-
nuel cuando su nombre es Juan, en cuyo sentido dispuso el Juez que se enmen-
dara.








ASUNTOS- OINERALES.


-El. Juez de Primera Instancia del Sur ha declarado que si bien con
arreglo a lo dispuesto en el art. 1452 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en o1
que de l queda vigente despus de la promulgacin de la Orden 362 de 1900,
el acreedor puede hacer la designacin de depositario bajo su responsabilidad;
no es menos cierto que esta facultad ha de ejercitarla antes, o durante el em-
bargo, la que expresamente est autorizada para concurrir; por lo que en el
present caso, no habiendo el promovente concurrido al embargo ni hecho uso
de su derecho en aquella oportunidad, su omisin tuvo que ser suplida por el
Alguacil ejecutor, con lo que a la par que se di cumplimiento a ese requisito
procesal y sustancia: qued el ejecutante exento de la responsabilidad por la
gestin del depositario, que es la compensacin que, por la prdida del derecho
a designarlo, ha reconocido el Tribunal Supremo en su sentencia nmero 55
de 5 de Marzo de 1932.
REGISTRO DE LA PROPIEDAD.-La Direccin General de los Regis-
tros y del Notariado, ha circulado a los Registradores de la Propiedad lo si-
guiente: "En- cumplimiento del art. 344 del Reglamento de la Ley Hipote-
caria, las certificaciones quese interesen por los Jueces de Instruccini, cuani
do-stos sean de distintos Partidos Judiciales, -stas debern ser slicitadas por
conduct, del Juez Delegado, y una vez despachadas, deben ser remitidas por
el propio conduct.
REGISTRO CIVIL: ciudadana.-A consult del Juez Municipal de Al-
mendares, en la que express que en las inscripciones verificadas en los libros
de la Seccin de Ciudadana de extranjeros casados con cubanas por naci-
miento con anterioridad a la Constitucin de 1940, al levantarse el acta co-
rrespondiente aplica el inciso A. del art. 13 de la Constitucin, y el Minis-
terio de Estado entiende que corresponde el inciso B. del art. 13, el Juez de
Primera Instancia del Sur, como Inspector Permanente del Registro del Es-
tado Civil de dicho Juzgado resolvi de acuerdo con el Ministerio de Estado,
por entender que obiigar a los que se casaron con cubana antes de la Consti-
tucin a que se acojan a la declaratoria de intencin del inciso A) sera ha-
cerles de peor condicin de la de los que, con pleno conocimiento de la Cons-
titucin, pudieran casarse con cubana al solo objeto del logro de la naciona-
lidad; no debiendo entenderse el precepto constitutional en sentido que llegue
a conclusions absurdas o a que puedan ser ilusorias sus prescripciones.
HERENCIA VACANTE.-La Sala Primera de lo Civil de la Audiencia de
la Habana, por auto 152 de 6 de Octubre de 1943, ha declarado lo siguiente:
Considerando: que habiendo llegado el procedimiento al trmite que con-
templa el art. 999 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, debi el Juez, en cum-
plimiento de lo que previene el aludido precepto legal, dictar auto teniendo
por vacant la herencia de.... de conformidad con lo interesado, en primer
trmino, por el Fiscal de Partido, disponiendo a la vez que las diligencias
sucesivas se entiendan con la representacin legal del Estado, que en el pre-.
sente caso no la tiene el referido Fiscal, y por consiguiente, no pudo ste
solicitar a la vez la declaratoria de herederos de que se trata.
Considerando: que por el hecho de expresarse en el acta de inscripcin
en el correspondiente Registro Civil, referente a la defuncin del causante
que ste era natural de Espaa, no puede el inferior tenerlo por extranjero y en
su virtud fundar su resolucin en el Estatuto personal de aqul, a tenor de lo
dispuesto en el art. 157 del llamado Cdigo de Bustamante, pues tal expresin
carece de todo valor probatorio en punto a la nacionalidad del referido cau-
sante.-Sres. Cantes, Rodriguez Acosta, Macas, Lazcano y Zaldvar.
COMPETENCIA.-Acusado un individuo de la apropiacin de una canti-
dad, el Juzgado Municipal empez a conocer del hecho y fu requerido por l
Autoridad military por ser el acusado soldado de emergencia, a lo que no accedi
el Juzgado por estimar que cuando el hecho se realize no tena la condicin de









ASUNTOS G~NERBALES


military; y sometido el caso a la Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo, por
auto 295, de 28 de Octubre de 1943, resolvi:
Considerando: que segn tiene declarado este Tribunal, en el derecho pro-
cesal penal, la ordenacin de la jurisdiccin, las formas procesales y su obser-
vancia son de orden pblico y deben tener inmediata vigencia, por lo que en
el caso objeto de la present cuestin de competencia sta debe decidirse en
favor de la Jurisdiccin Militar, por tener la condicin de aforado en ella el
acusado en los moments en que debe ser juzgado por el delito que se le imputa.
-S8res. Llano, Tejera, Tabo, Rodrguez y Chaves.
RECURSO DE QUEJA.-La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, por
auto 134, de l1 de Noviembre de 1943, resolvi:
Considerando: que estuvo bien denegada la admisin del recurso a que esta
queja se contrae; porque el nmero 6Q del art. 1691 de la Ley de Enjuiciamiento
Civil, en que como precepto autorizante se funda, permit discutir en casacin
la incompetencia del Juez o Tribunal que indebidamente ha conocido del pleito,
sin estarle autribudo a su autoridad y por la Ley el conocimiento del mismo;
pero en manera alguna autoriza para, como en el present caso ocurre, plantear
una cuestin de fondo como es la de si ha debido el Juez aplicar los preceptos
de la Ley de Alquileres y no los sustantivos del Cdigo y Ley de Enjuiciamiento
Civiles.
Considerando: que en consecuencia la queja debe ser denegada, sin que
haya mrito para hacer declaracin sobre costas, por no haberse causado.-
Sres. Martiinez Escobar, Montag, Solrzano, Perera, Torre, Br y Alvarez.
RELACION JURADA.-La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, por
auto de 23 de Noviembre de 1943, resolvi lo siguiente en el rollo y de 1931:
"Resultando: que el letrado Ernesto Valdes burez present en 10 de No-
viembre corriente, relacion jurada de honorarios contra la parte que delendi
en este rollo, terminado por sentencia de 2b ce Julio de 1 i1, y cuya ltima
actuacin posterior al talio, remitiendolo al archivo, es de 7 de bepuemDre del
propio ano, proveyenctose no haber lugar a darie curso por no naberse deducido
en tempo la pretension; y estaoiecienuo aticno letrado recurso de suplica que
se ha sustanciaao coniorme a derecho.
Consideranuo: que el art. 1Z cde la Ley de Enjuiciamiento Civil, en su 29
prrato, soio autoriza a cursar las relaciones jurauas de los letrados contra el
-rrocuracor o la parte, cuando se deducen en tiempo; lo que, segun lo ha deci-
dido con reiteracion esta bala en casos analogos, ouliga a rechazar de piano la
solicitud no presentada dentro del plazo que para la prescripcin senala el
art. 1961 del Cdigo Civil; resolution que, por referirse a una conclusion legal
inexcusable para la admisin de la instancia, ha de dictarse de oficio y no pre-
juzga el derecho del reclamante, en definitive, por haberse interumpido o por
otra razn cualquiera; particulares discutibles en el juicio correspondiente, sin
perjuicio del cual y por imperio de la Ley, que impide el uso de esta va siempre
que a ella se acuda despus de vencido el trmino correspondiente, es que ha de
denegarse la peticin extempornea, formulada.
Considerando: que en su mrito, y por ser de orden pblico las normas re-
guladoras del enjuiciamiento, (como lo son las que determinan la oportunidad
y forma procesal en que pueden utilizarse determinados procedimientos privi-
legiados), es visto que no cabe alegar la incongruencia, ni la naturaleza privada
de la accin y excepciones oponibles en el juicio posterior antes indicado, y no
alegables ahora, dada la naturaleza de estas vas de apremio.
Considerando: que en su virtud debe desestimarse el recurso, y que no se
han causado costas.-Sres. Martnez Escobar, Montag, Solrzaimo, Perera y Br.











REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS
DEL COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA De SEGUNDA CLASE m LA OFICINA Dm CORREOS Da LA HABANA

Suscripcin annual, $ 8.00 Nmero suelto.. .$0.70 Anuncio Directorio $ 2.00


AO XX. HABANA, ABRIL DE 1944 NU M. 4


AVISO

Llamamos la atencin de los lectores sobre la nueva seccin dedicada a
la "Asociacin Nacional de los Funcionarios del Poder Judicial", que en este
nmero y en los sucesivos de esta Revista, aparecer despus de la seccin de
Sentencias v Autos.
-------- )o(

HACIA LA REFORM DE LA LEY DE

ENJUICIAMIENTO CRIMINAL

Notoria actualidad reviste el ttulo que sugiere estas cuartillas. Dos desta-
cados acontecimientos jurdicos le hacen ganar importancia en el ambiente ju-
dicial. El uno, la actividad con que sabemos se impulsa y parece ganar tiempo,
la Comisin de Juristas, a quien viene encomendado el acoplamiento de refor
mas e innovaciones necesarias a la Ley de Enjuiciamiento Criminal. El otro,
monument vivo de Derecho Constitucional, que ha venido a provocar una verda-
dera revolucin en el procedimiento criminal. Nos referimos a la sentencia de
la Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo, que casa, por motivo de quebran-
tamiento de forma, la de la Sala de Justicia de una Audiencia de Provincia,
en causa incoada por e! delito de rapto. La misma ha merecido, y no sin razn,
los ms vivos comentarios por parte del Foro, de la Judicatura y de la prensa
capitalina, que en sus primeras pginas y a visible titulares, ha hecho sobre-
salir, cual lo merece, tan radical innovacin jurdica, fundamentada en la apli-
cacin prevaleciente del art. 26 de la Carta Poltica Nacional, la Constitucin
de 1940.
A nuestro modesto juicio, por consecuencia del mencionado fallo, han per-
dido vigencia y eficacia procesal, entire otros, los arts. 655, 688 y 694 de la Ley
de Enjuiciamiento Criminal.
Veamos que dicen estos artculos:
Art. 655, prrafos 19 \- 29-Si la pena pedida por las partes acusadoras fuese de ca-
rcter correccional, al evacuar la representacin del procesado. el traslado de calificacin
podr manifestar su conformidad absolute con aquella que ms grav,emente hubiese cali-
ficado, si hubiere ms de una, y con la pena. que se le pida, expresndose adems por el
Letrado Defensor si, esto no obstante, concepta necesaria la continuacin d,el juicio.
Si no la concepta necesaria, el Tribunal, previa ratificacin del procesado, dictar
sin ms trmites la sentencia que proceda segn la calificacin mutuamente aceptada, sin
que pueda imponer pena mayor que la solicitada.
Art. 688, prrafo 2--Si la causa que haya de verse fuese por delito para cuyo
castigo se pida la imposicin de ,pna correctional, preguntar el Presidente a cada uno
de los acusados si se confiesa reo del delito que se le haya imputa.do en el escrito de
calificacin, y responsible civilmente a la restitucin de la cosa o al pago de la cantidad
fijada ,en dicho escrito por razn de dalos y perjuicios.
Art. 694.-Si en la causa no hubiere ms que un procesado y contestara afirmativa-
mente, el Presidente del Tribunal preguntar al Defensor si consider necesaria la con-









AsUNT'OS GENERAI.ES


tinuacin del juicio ural. Si st,c conteztare negativamnente, el Tribunial procederti a dictar
entencia en los trminos expresados en el art. (55..
Constitucin: art. 2ti.-I). Ley Procesal Penal establecer las garantas necesarias
para. que todo delito result probado independicntemente del testimonio del acusado, del
cnyuge y tambin de sus familiares hasta el 4I grado de consanguinidad y 29 de afini-
dad. Se considerar inocente a todo acusado hasta que se dicte condena contra l.
Basta somera lecture de los artculos que se dejan citados, para convenir
en la existencia actual de anttesis manifiesta, entire el Enjuiciamiiento Crimiinal
que nos rige y la Ley bsica del Estado. la Constitucin; pero no ifu hasta have
algunos das que ese divorcio en estado latente, entire ambos tCurpos Jurdlicos,
hizo su crisis y obtuvo sentencia, con disiolucin del vncloii por parie del ni ,i
altr-Tribunal de la nacin.
Una confesin de parte, expontinea. sincera, sin constNreimiienlo psi 'ol-
gico, ni vicio oculto de voluntad alguno, llev al aplicarse la Legislacin (Cri
minal enunciada, a sancionar, por el delito de rapto, al reo convict. Aunqiue
no tenemos a la vista las fojas sumariales y acaso especuleinos, por el eco del
testimonio periodstico, que del interesante caso hizo obligado comeiinirio -',. (re
inos suponer al sujeto active del delito que se ioestioma, entonando entftica-
mente, en el acto del juicio oral y ante el Tribunal a quo, el "'yo me acs"ii del
arrepentido delincuinte occasional; y tras su confesin, las rubricas 'procesales
del art. 694 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal observadas al pie del litere.
por part del Presidente de la Sala de Justicia, le llevan incontinenli i liacer la
pregunta de ritual al Defensor del procesado: "(Considera el Letrado de la De-
fensa necesaria la continuacin del juicio oral 1; y ante un inequvo.o "iim-
por respuesta, con abstraccin y hacienda caso omiso del rest de la ipruebla.
produce ipso-facto la sentencia judicial en los trmninos prevenidos por el arl. li5.).
que tambin dejamos enunciado.
Hasta aqu marchan apegados los doctors Magistrados dle la Audiencia 'i
cuestin a la rigidez preceptiva de los vigentes ciones de la expresadla 1Ly .l
Enjuiciamiento Criminal, esa nisnma que con tanto esmero y piulritud ihan ,.i-
bido aplicar con reiteracino tan const inte, comuio conistante habia silo hasta in-
tonces la sabia Jurispirudencia que les servia le norte y fundamiinto.
Mas es lo cierto que esa senteia as sentda sn precedents Iis!t icii-
legales, tan ciertos y atinentes, se eleva definitivamente en casacin ante la ::ail;
de lo Criminal del Tribunal Supremo; y es entoices que la oportuna aplicaein
del prrafo 1' del art. 26 de nuestra Carta Magna, pr part de sus iliiurrr
components, casa la sentencia y provoca un nuevo cicl ,jurisprudencial, le 1,anwi
envergadura y decisivas consecuencias futures, que hace perder aplicaciin ,i i-
geicia a su propia doctrine legal, aquella que por tintos y repetidos ails liiib.i
interprttado tan a la perfeccin el alcance legislative de los artcul.ss de ';i Ley
Procesal Criminal que sc dejan meniionadois.
Fcil es colegir, a inuestro entender, los oiosiiiivs delerminaintes le !at 1t ;i
cin por la simple lectura del art. 26 de la (onstitucin Rlepetimnos: "Ii Li '
Procesal Penal establecer las gsaantas necesrias Ipara que lo deliti rsii
probado independientemente del testimonio de] deaisad, l cyuge v uiiiil'i
de sus familiares hasta el 4' grado de cunsangiiniddi l y 2'i di al'inid;ld": ,
como quiera que el testimonio del acusado hacindlose reo del dellito que se 1'
imputaba se circunscribi a la exclusive manifestaci in dl su yov inteniii. ,r,i
dl'ido (< iiin afirimativo "s" hizo que todo el peso de la prueha pior exclusion
de las dems interesadas por las parties, ineluyendo al Alinisterio Fiscal. :-edies!
ipor iimperaiivo de la Ley (le Enjuiciamienlto (Criminlal, al pesoI decisive de iu'e-
lla confesin, y en si virtue los severos Magistrados produjeron la aidc!id:i
sancin. Mas o.(olo quIiera que la ('ara Funilanental. .como basamento de la per-
sona jurdica por excelencia, el Estado. nos rige desde el 10 le )Octubre de 19!40.
y por ese art. 26 concede tan relative valor a la confesin del presunto reo v :le
sus parientes nms priximnos, a tal (xlirem que nos lleva a opinar que junio -l 1
apotegma jurdico "testigo nico. testigo inulo", ha surgido sta tno menior ver









ASUYNTOS GENERALS


dad en nuestro Derecho Procesal: 'confesin propia y de parientes, cuando
vienen solas a juicio, nada prueban". Estos asertos nos llevan indefectible-
mente a estimar que nuestro mximo organismo judicial, al encontrarse con la
existencia de un delito que se haba probado con absolute dependencia del tes-
timonio del acusado, en contradiccin manifiesta al art. 26 referenciado, y ante
un conflict de hondas repercusiones entire la Ley vigente de Enjuiciamiento
Criminal y la Constitucin, an ms vigente todava, se decidieron con today la
responsabilidad y prestigio de la alta jerarqua de que estn investidos por apli-
car de inmediato el art 194 del Cdigo Estatal, determinando que ste preva-
leciese sobre aqulla; y en consecuencia, los artculos tan invocados del ordena-
miento procesal cayeroii en desuso, llegaron a su derogacin tcita, lo que es
tanto como a proclamar su extincin o muerte legal.
Mucho se ha discuido ya en la interpretacin del texto constitutional y
en lo que se refiere a la efectividad y aplicacin de sus preceptos, marchando en
algunos casos en discordia las opinions al respect de la naturaleza y moment
de vigencia de sus imperativos. Para algunos, los preceptos constitucionales
que de modo expreso no remiten su aplicacin a las Leyes complementarias, fue-
ron y son de inmediato cumplimiento a partir de su promulgaci n simblica en el
municipio evocador, reliquia histrica de Guimaro. Para otros la Ley complex
mentaria es indispensable siempre al cumplimiento de la voluntad del pueblo,
por medio de sus inandatarios, los Delegados de la (onvencin Constituyente.
Al travs del lente de apreciacin visual de aqullos que sientan plaza de-
cidindose por el segundo criterio, estimamos que la sentencia que nos ocupa y
comentamos, no tiene en los moments actuales su motivo (e justificaecin; )es
vemos y creemos con sinceridad ceidos a la interpretacin gramatical ms
estricta del prrafo mencionado cuando expresa: "La Ley Procesal Penal esta-
blecer las garantas, etc."; es decir, envuelve tan solo un mandato que, como
tal, su ejecucin es de future, o sea de aquellos cuya realizacin qued confiada
al Legislador Congresional.
Resueltamente no compartim)s semejante criteria, que nlos parece atacado
de muy contagiosa miopa legal; por cuanto que si bien es cierto que el Consti-
tuyente de 1940 orden en el prrafo 19 del art. 26 una reform legislative a
los arts. 655, 6.88 y 694 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, cuando dijo:
"La Ley Procesal Penal establecer", que es tanto como decir: el Congreso de
la Nacin votar una Ley reformando la de Enjuiciamiento Criminal en el
sentido esbozado en el art. 26 de esta Constitucin, no protendi dilatar la vi-
gencia efectiva de una necesidad actual, hasta que la clusula condicional de ese
mandate se hubiese debidamente cumplimentado.
Expliqumonos: La Asamblea Soberana del pueblo cubano, reunida en
Convencin Constituyente, sinti en sus carnes ansias de libertad y (le reivin-
dicacin del ser humane, sumidas hasta entonces en la ms cruel \v despiadadl;
de las injusticias; y as, encontrando a veces en las confesiones judiciales re-
miniscencias de irreparables perjuicios, capaces de conducir al ms sereno y recto
de los Magistrados, al aterrador error judicial, desde el preciso instant de la
aprobacin de este art. 26, esa voluntad del pueblo cubano reunido en Conven-
cin derog tcitamente aquellos artculos de la Ley de Enjuiciamiento Crimi-
nal, no tan impopulares como los procedimientos que la maldad y la perfidia de
los hombres haban puesto secularmente en prctica, para afrenta e ignominia
de la especie; y fu a partir del 10 de Octubre de 1940 que el precepto aludido
alcanz la plenitud de su vigencia; y fu asimismo, a partir de ese moment,
que los artculos reseados del Enjuiciamiento Penal perdieron su vigencia,
aunque hasta el present, es claro, no se presentase la oportunidad de decla-
rarlo as por parte de quienes como los Magistrados del Tribunal Supremo de
Justicia tienen la potestad de interpreter no tan solo las Leyes nacidas del Par-
lamento de la Nacin, sino lo que constitute an su ms sagrado Ministerio,
declarar la constitucionalidad o inconstitucionalidad, en sus casos, de las mismas.








ASUNTOS GENERALS


No hace muchos das, a nuestra mesa de trabajo official hubo de llegar una
atenta circular firmada por el seor Ministro de Justicia, insigne penalista
Dr. Jos Agustn Martnez, y por la que se recababa del funcionario judicial
que autoriza este trabajo, como de los dems integrantes del Poder Judicial, el
sealar aquellos antecedentes product de la experiencia en el cargo y cuantas
sugerencias se estimasen oportunas a la reform de la Ley de Enjuiciamiento
Criminal; y a nosotros con no otro aporte valioso, que la much voluntad al fin
perseguido, se nos ocurre que las muy necesarias modificaciones que a los
artculos citados de la mencionada Ley vienen impuestas por el Mandato Cons-
titucional, debieran ser, aunque con toda seguridad ya han sido tomadas en
cuenta por la Comisin Codificadora de referencia, la expresin de nuestra
correspondencia a la gentil invitacin del Ministro de Justicia.
Asimismo se nos ocurre que las muy tiles Ordenes Militares del Gobierno
Interventor, entire otras, la 213 de 1900, que regular el Procedimiento Correc-
cional, perdern su carcter de tales para incorporarse definitivamente al ar-
ticulado de la nueva Ley en proyecto; pero entire otras modificaciones radica-
les, adems de la correspondiente a regular el procedimiento de apelacin de
sus sentencias, en caso de delito, como ordena el art. 204 de la Constitucin, se
encuentra una no menos important que nos sugiere tambin el art. 26 de la
misma, al influjo de cuyos efectos renovadores ha de sufrir, seguramente, por Ja
reform en proyecto, radical transformacin el art. 26 de la expresada Orden
Military, en lo que concierne a la celebracin del juicio en la primera instancia.
El art. XXVI de la Orden 213 de 1900, en su prrafo 29, expresa textuaj-
mente lo que sigue: "Cuando se proceda por los delitos que despus se especi-
ficarn, el acusado se confesar o no culpable. En el primer caso ser condenado
inmediatamente, y en el segundo se proceder a la celebracin del juicio.''
La lectura del expresado prrafo nos conduce a un procedimiento a "odas
luces inconstitucional en los moments actuales, pues parece hermano gemelo
de aquel que regular los artculos de la Ley de Enjuiciamiento Criminal objet;,
del comentario. Al igual que ellos este artculo de la Orden 213 se opone abier-
tamente al 26 de la Carta Estatal, en su prrafo 1o, de aqu que por los propios
arguments que se dejan expuestos estimamos que la Constitucin ya lo tiene
tcitamente derogado y que su aplicacin nos est vedada a los Jueces en fii-
ciones de Correccional, que si hemos de procurar que la Constitucin preva
lezca siempre sobre la Ley ordinaria, no podemos seguir aplicando precepto tan
visiblemente inconstitucional, y a su vista debe agotar, independientemente de
la confesin del reo, los medios probatorios para el esclarecimiento de la verdad:
y mientras tanto all va la sugerencia a la Comisin Codificadora de la Ley de
Enjuiciamiento Criminal, en la que la Administracin de Justicia tiene fijadas
las ms legtimas esperanzas, en la seguridad que la novsima Ley de Enjuicia-
miento Criminal, a la par que ser digno mulo de sus valiosos components.
llevar al procedimiento correctional today la justicia y aire de libertad humana
que respira a todos los vientos el art. 26 de nuestra Carta Magna.
DR. JORGE L. QUINTERO Y DEL PIANO,
J,uez Municipal Suplent, de Candelaria.
------- -)0o(--------
PROVIDENCIAS ELECTORALES
DEBEN FUNDARSE LAS PROVIDENCIAS ELECTORALES?
El Cdigo Electoral vigente (Ley No 17 de 31 de Mayo de 1943, Gaceta Ofi-
cial del da 1l de Junio siguiente), est dando lugar a que se sustenten diversos
criterios en cuanto a determinados preceptos que contiene. Nosotros ahora va-
mnos a all'cverilos a (lar nuestra modest opinion sobre algunos de esos casos.
Deben fundarse las providencias electorales? Creemos (lue no. Funda-
mento: en ningn artculo del C(digo se dispone que las providencias que dic-
ten los Tribunales Conteneioso-Electorales sean fundadas.








ASuN)TOS GENTEMALB


Sabemos de un criterio muy respectable por el que se sostiene que los Tri-
bunales Contencioso-Electorales deben razonar sus providencias, explicando ex-


rechacen promociones formuladas al amparo del art. 59 del propio Cdigo.
A nuestro humilde saber y entender ha en ello un evident error de inter-
pretacin, y vamos a apoyarnos en el ms sencillo y difano razonamiento jur-
dico. Repetimos que no hay ningn artculo del Cdigo que disponga que las
providencias electorales que dicten los Tribunales de lo Contencioso sean fun-
dadas, o por lo menos nosotros no lo hemos encontrado an. El art. 397 dice:
"en cuanto no sean incompatible con las disposiciones .de este Cdigo, regirn
como supletorias las disposiciones de la Ley .de Enjuiciamiento Civil... Va-
yamos, por lo tanto, a la legislacin supletoria. Ley de Enjuiciamiento Civil,
art. 369: "La frmula de las providencias se limitar a la determinacin del
Juez o Tribunal, sin ms fundamentos ni adiciones que la fecha en que Se
acuerde y el Juez o Sala que la dicte"'. Obsrvese el carcter terminante, im-
perativo del precepto, que no deja la ms leve sombra en cuanto a ello: "se
limitar"..., "sin ms fundamentos ni adiciones"...' Luego, la determinacin
del Juez o Tribunal es lo que hace vivir a la providencia, esto es, lo que se re-
suelve, s o n. Razones de evidence economa procesal aconsejan la formula
ms expedita y breve: "hgase como se pide", o "no ha lugar por no ser pro-
cedente", o "por no venir en forma". Hay veces que el Juez o Tribunal, no
por obligacin, sino por darle ms claridad o elegancia a su resolucin, expone
el precepto que se ha infringido cuando niega un pedimento, citando solamen-
te el o los artculos vulnerados. Pero de esto a que el Juez o Tribunal venga
obligado a explicar explcitamente los fundamentos de su resolucin, hay una
distancia considerable.
Debe ser auto o providencia la resolucin por la que se rechace una recla-
macin electoral establecida al amparo del art. 59 del Cdigo Electoral?
Este caso ha sido motivo de discusin, y sabemos que los Tribunales Munici-
pales de lo Contencioso-Electoral no han seguido un criterio uniform, o sea,
unos han resuelto por providencia (1), y otros por auto (2). Nosotros creemos
que debe dictarse providencia, por los fundamentos que a continuacin se dirn.
El prrafo 29 del art. 60 del Cdigo dice, al referirse al procedimiento a
seguir para tramitar las reclamaciones establecidas al amparo del art. 59: "El
mismo da de presentado el escrito de interposicin, o al siguiente, si no fuere
possible, el Tribunal dictar providencia rechazando o admitiendo la reclama-
cin, y en este caso, etc., etc." Luego, para rechazar o para admitir, se usar
la formula de la providencia. Esto est ms claro que el agua. Lo que sucede
es que el propio art. 60 en su ltimo prrafo dice: "En cuanto no sean incom-
patibles, se declara de aplicacin a estas reclamaciones, lo dispuesto en el Ca-
ptulo III del Ttulo VI de este Cdigo, etc., etc.'' vamos a ese Ttulo y Cap-
tulo y nos encontramos con que el prrafo 59 del art. 370 dice que "el auto que
niegue la admisin deber ser fundado, y ser apelable... En seguida se ad-
vierte el error de los que creen que el Tribunal en los casos del art. 59 debe
dictar auto tambin, ya que este art. 370 en su prrafo 59, como todo el Cap-
tulo III ddl Ttulo VI en que est insertado. "e' cuanto no sean incoipati-
bles, se declara de aplicacin a estas reclamaciones". Luego, diciendo literal-
mente el prrafo 2'' del art. 60 que el Tribunal dictar providencia, no cabe
prgumentar que deba dictar auto, pues esta incompatibilidad entire las dos
disposiciones, en buena tcnica, cede a favor del art. 60, por ser preferente al
art. 370, que es supletorio y se refiere a otra clase de reclamaciones.
(1) Vase "Boletin Oficial del Tribunal Superior Electoral". Afo II. Tomo I.
Nmero I. Enero 15 de 1944, pg. 47.
(2) Vase Idem. Aflo I. Tomo I, Nmiero 3. Diciembre 30 de 1943, pginas 130 y 121.








ASUNTOS GENERALS


Hay quien estima que como puede interpretarse la palabra providencia
para designer toda clase de resoluciones judiciales, esta interpretacin nuestra
es errnea. Estimamos de muy bajo valor esta argumentacin contraria, ya
que el Cdigo, como cualquier otro texto legal, debe interpretarse literalmente
y no ad-libitum, siempre que esta interpretacin no conduzca al absurd.
Por cierto, que el Cdigo compete un error que es muy frecuente, al decir
que "el auto que niegue la admisin deber ser fundado", pues hemos visto
ms arriba que la Ley de Enjuiciamiento Civil rige como supletaria, v poda
el Cdigo haberse ahorrado este precepto, ya que segn el art. 370 de la propia
Ley rituaria, "la frmula de los autos ser f[iradndolos en resultandos y consi-
derandos concretos y limitados unos y otros a la cuestin que se decide, expre-
sando el Juez o Tribunal y el lugar y fecha en que se dicten".
Esperamos que la jurisprudencia electoral que ahora empieza a crecer como
hija del nuevo Cdigo, y que ya viene apareciendo en las robustas pginas del
"Boletn Oficial del Tribunal Superior Electoral", ir subsanando los errors
de interpretacin, y pronto se lograr una norma de criterio uniform y ajus-
tada a las ms estrictas reglas de la hermenutica.
DR. OTHIN GARCA DE CATV RLA,
Juez Municipal Titular del Sur de Florida.
)o(------------

LEY INCONSTITUCIONAL

La Ley NO 7 de 12 de Noviembre de 1942 no contiene ninguna disposicin
en que se made aplicar de manera expresa el precepto contenido en el art. 112
de la Constitucin en su prrafo 2', a cuyo tenor a aquellos pensionados que
tengan bienes de fortune propios se les rebajar de sus pensions el imported de
los ingresos que les produzcan dichos bienes; pero como en el art. 14 de dicha
Ley NO 7 se previene que dentro de un plazo de 90 das a contar de su promul-
gacin, los jubilados o pensionados debern presentar ante los respectivos Ad-
ministradores de las Zonas o Distritos Fiscales, una declaracin jurada de los
bienes de fortune que posean y de los ingresos que produzcan, y como segn
noticias la Administracin tiene el propsito de utilizar este precepto para re-
ducir las pensions de los que que tienen bienes, aun cuando el derecho hubiera
sido declarado antes de ponerse en vigor la Constitucin, demostraremos que tal
interpretacin result improcedente.
1Q-El antedicho precepto constitutional no es por s mismo de carcter
retroactive; no es ste el caso de los prrafos 3Q y 49 del propio art. 112. en los
cuales, al disponerse que ninguna pension exceda de $2,400, se previene que la
reduccin se haga incluso en los casos de aquellas pensions que excedan de tal
cuanta al promulgarse dicha Ley fundamental.
2'-Lo que hace la Constitucin en su art. 115. es diferir al Congreso el
particular de la reduccin de las pensions que ya estaban declaradas, para
cuando se promulgue "una Ley estableciendo las normas de carcter general
por las que se regirn todas las jubilaciones y; pensions existenites o que se creen
en el future"; en su consecuencia, slo en esa Ley de Pensiones de carcter ge-
neral, es que se pueden reducir las existentes.
S38--La Ley No 7 de 12 de Noviembre de 1942, no- es la Ley general de Pen-
siones, lo dice su propio texto, ya que consigna en su art. 2" que la misma lha dr
reqirs- provisibnalmente. "hasta que se dicte la Ley que reorganize el "Retiro
.Civil." .. .
S4:'-Sienl- esto as; aun cuando la Ley N 7 contuviera -que no las coii
tiene- las prescripeiones que, segn el art. 22 de la Constitucin, deben con-
currir..en. una Ley para que.tenga efecto retroactive, esto es, fundarse en una
razn de .orden pblico, 'de utilidad social o de necesidad national, que en ella
misma.e .:sealei y.ser spr l arla .pDoi el voto conform de lans rlo. trcera parts









ASUNTOS GENERALS 79

del nimero total de miernbros de cada ( Cuerpo Colegislador; an as. dligo. por
nio ser la repetida Ley aquella de carcter general a que se refiere el art. 115
de la Constitucin, sera inconstitucional a todas luces.
5--En cambio, por ministerio del art. 115 de la Constitucin, la Ley Ge-
neral de Pensiones puede tener efecto retroactive aun cuando no contenga en
su texto ninguna de las prescripciones del art. 22 de la propia Constitucin.
6'--Y no se diga, frente a las alegaciones que quedan hechas, que si la
Ley NI' 7 no hizo excepciones en favor de los que disfrutan de pensions cuando
se promulg la Constitucin, la Administracin no las puede establecer, pues en
primer lugar no hay en dicha Ley un precepto expreso que made a hacer la
red-uccin en tales casos, y en segundo termino los artculos de la Constitucin
que se dejan citados, son opuestos a que se le d a dicha Ley aquel alcance.
7'-De todo lo expuesto se deduce que la Administracin carece de airibu-
ciones para dar al art. 14 de la Ley N' 7 una extension que no le da licih:i Ley
de manera expresa y que infringe los preceptos de la Constitucin, que ,on
anterioridad se dejan citados.
En suma, importa, pues, para que la Administracin no incurra en exa-
uiones ilegales que, al reglamentarse la Ley NQ 7 de 16 de Noviembre de 1942.
segn el Consejo de Ministros en la sesin celebrada para su promulgacin, que
se suspendan por ahora la efectividad de los arts. 12, 1, 15. 16 y 23 que infrin-
gen la Constitucin, hasta que se promulgue la Ley General de Jubilaciones y
Pensiones que dispone el art. 115 de la Constitucin.
RAL DE CRDENAS,
Abogado.
-- )o(
LEYES Y DECRETOS
REGLAMENTO DE LA LEY DE PATRIMONIO FAMILIAR (').-De-
ereto Presidencial 507 (Gaceta 135, 13 Marzo).-En uso de las atribuciones que
me estn conferidas, asistido del Consejo de Miuiistros y a propuesta del Minis-
Iro de Justicia, resulvo dictar el siguiente Reglamento:
Capitulo I.-Dcl padre o jefe de famiilia.-Artculo 1.-,Se consider ..con)
padre o jefe de familiar a los efectos de la Ley, tanto al hombre como a la mujer
y cualesquiera que fuere su estado, es decir, soltero, casado, viudo o divorciado.
exigindose solamenie que en su hogar y bajo su amparo y proteccin lenga a
las personas a que se contrae el art. 4 de la misma.
Art. 2.-Al reforirse el art. 4 de la Ley a los hijos del jefe de familiar o
de su cnyuge, se contrae tanto a los matrimoniales como a los extramatrimo-
niales, exigindose solamente que unos u otros se hallen bajo el amparo y pro-
teccin de aqul.
Art. 3.-Se entender que los hijos del padre o jefe de familiar se hallan
bajo su amparo y proteccin cuando se encuentren sometidos a su patria po-
testad, o cuando en el caso de no estarlos y fuere el jefe de familiar la-madre
divorciada, se hubiere dispuesto por sentencia judicial- que quedaren los mismos
a su cuidado y abrigo.
Art. 4.-Se entender que los hijos del cnyuge del padre o jefe de familiara
estn bajo su amparo y proteccin cuando se hallaren.bajo su potestad, o cuan-
do se hubiere dispuesto por sentencia judicial dictada en juicio de divorcio.
que quedaren dichos hijos a su cuidado y abrigo, aunque no tenga la. patria
potestad sobre los mismos.
Art. 5.-Se entender por ascendientes a los efectos del art. 4 de l Levy.
los que lo fueren tanto del padre o jefe de familiar como de su cnyuge caso. e
ser casado o viudo, siempre que los mismos carecieren de bienes, de fortune y
vivieren a expenses de aqul.
(1) Vase la Le: en.la pgina-1ti5 de la Seccin de "Astntos "Generales';, a-fo 1944.








ABrYTOS GENERALEO


Art. 6.-Los hermanos o sobrinos menores de edad, a los efectos del art. 4
de la Ley, son aquellos que lo fueren tanto del jefe de familiar como de su cn-
yuge, exigindose para estimarlos que se hallen bajo el amparo y proteccin
de aqul, que se encuentren sometidos a la tutela del jefe de familiar o de su
cnyuge, o en el caso de hallarse sometidos a la patria potestad que los padres
vivieren asimismo al abrigo del hermano o hermana, jefe de familiar o cnyuge
de ste.
Art. 7.-Para poder estimarse que las hermanas solteras se hallan bajo la
proteccin de su hermano o hermana jefe de familiar, precisar que las mismas
en el caso de que tuvieren padres, carecieren de bienes de fortune los mismos,
viviendo tambin conjuntamente con ellas en el propio hogar y a expenses de
aqul.
Art. 8.-El familiar incapacitado a que se contrae el art. 4 de la Ley. de-
ber estar en 49 grado de consanguinidad o 2o de afinidad con el padre o jefe
de familiar.
Captulo II.-Del bien imiueble objeto del patrimonio familiar.-Art. 9.-
Para que el predio rstico pueda considerarse como patrimonio familiar mni-
mo, precisa que constituya el nico bien inmueble propiedad del padre o jefe
'1J fnmilia, imprescindible para su vivienda y subsistencia y, que adems sea
habitado personalmente por l y cultivado y explotado personalmente por l y
no por un representante ni por otra persona.
Art. 10.-Se entender, ue el predio rstico o urban se halla habitado
1" ,1 padre o jefe de familiar, cuando tenga instalado sun ihoar en el mismo,
es decir, ncando resida en A1 de una manera habitual y permanent con su
familiar, teniendo en el mismo su domicilio.
Art. 11.-El predio rstico se entender que lo cultiva el padre o iefe de
familiar, cuando se halle aquel sembrado en no menos de la cuarta part de su
superficie laborable.
Art. 12.-Ser considerado el predio rfstico como indispensable para la vi-
vienda del padre o jefe de familiar, cuando sea el nico bien inmueble que
posevere.
Art. 13.-Ser considerado el predio urbano indispensable para la vivien-
da del padre o iefe de familiar, cuando sea, el nico inmneble que nosevere.
Art. 14.-El valor de la finca se acreditar por medio de certificacin, Je-
galmente expedida, del amillaramiento de la finca que se trate, corroborado
por el corresnondiente juramento one prestar ante el Notario e levante el
acta de declaracin de constitucin de patrimonio familiar a que se contrae
el art. 59 de la Ley.
Art. 15.-A los efectos de lo dispuesto en el prrafo 29 del art. 2 de la Ley.
las meioras a nue se refiere dicho prrafo son las mejoras de lujo, no las ne-
eesar;s o tiles. Se entiencle por mejoras necesarias, aqmellas one sean indis-
pensables para la conservacin del predio v tiles las une fueren beneficiosas
para la explotacin aRrieola del fundo. Ron mejoras de luio anuellas one se
realicen en la casa vivienda de la finca rstica y no fuerpn indispensable para
su mantenimiento o conservacin.
Gaitla io 177.-De la ronstitItw n cdtl patrim-ntoo familiar.-Art. 16.-En el
acta notarial de declaracin a que se refiere el art. 5 de la Ley. se harn constar.
bajo juramento, las circunstancias siguientes:
1'-La de ser el declarante o compareciente, padre o jefe de familiar, en
atencin a hallarse comnrendido en este concept a los efectos de la Lev. dadas
Ins rons erns nqe se hallan bajo su amparo v proteccin. expresndose el grado
de narentesco oie tienen las mismas con l y. dems circunstancias nue para
estimarse comprendidas entire las nue enumera el art. 4 de la Ley. exigen los
arts. 2, 3. 4. 5, 6. 7 y 8 de este Realamento. segn los casos.
2*-La descripcin del bien inmueble objeto del patrimonio familiar.
34-El titulo de adquisicin del bien inmueble, con expresin del funcio-








ASUNTOS GENERALS


nario ante quien se otorg, fecha e inscripcin en el Registro de la Propiedad
con expresin del folio, tomo y nmero de finca.
44-Que el inmueble no se halla gravado.
54-La declaracin de constituir con carcter irrevocable la finca que se des-
cribe en patrimonio familiar, hacindose constar bajo juramento, que con dicha
declaracin no se perjudica a tercero.
6--E1 particular relative a que el padre o jefe de familiar no tiene deudas
contradas mediante escritura pblica, otorgada con anterioridad a la fecha en
que constitute a la finca en patrimonio familiar mnimo.
7*-El valor del bien inmueble que constitute el patrimonio familiar, de
acuerdo con su amillaramiento.
Art. 17.-Se entender que se trata de perjudicar a tercero a los efectos
del art. 5 de la Ley, cuando el bien inmueble se hallare gravado segn el Re-
gistro de la Propiedad, o cuando se justificare que con anterioridad a la fecha
de la escritura de declaracin a que se refiere al artculo anterior, hubiere el
jefe o padre de familiar contrado deudas y stas constaren en escritura pblica
anterior a la fecha de la escritura de constitucin del bien en patrimonio fa-
miliar.
Art. 18.-En la inscripcin de la escritura de declaracin del bien patri-
monial en el Registro de la Propiedad, se harn constar las siguientes circuns-
tancias:
a) Descripcin de la finca.
b) Su valor segn su amillaramiento.
c) No hallarse gravada.
d) El nombre, apellidos y dems generals del padre o jefe de familiar,
con expresin del por qu es tenido por tal, a los efectos de la Ley de patri-
monio familiar mnimo.
e) La declaracin de constituirse la finca en patrimonio familiar.
f) Nmero de orden, fecha y Notario pblico ante quien se otorg el acta
de declaracin.
g) Nota de exencin del pago de los derechos fiscales.
h) Fecha de presentacin del ttulo, segn el asiento correspondiente.
i) Lugar y fecha de la inscripcin.
Art. 19.-La inscripcin en el Registro de la Propiedad del bien como pa-
trimonio familiar, no perjudicar a tercero que tenga a su favor constituida al-
guna obligacin por i, jefe o padre de familiar, siempre que la misma conste en
escritura pblica otorgada con anterioridad a la declaracin de la finca como
tal patrimonio familiar.
Art. 20.-La declaracin de constitucin del bien inmueble en patrimonio
familiar al establecer la Ley que se hace con carcter irrevocable, se entiende
que no se podr voluntariamente por el propio compareciente dejarse sin efecto,
sin perjuicio de que desde luego deje de estimarse como patrimonio familiar en
el caso de que se den las circunstancias a que se contrae el art. 25 de este Re-
glamento.
Art. 21.-El bien inmueble declarado como patrimonio familiar mnimo es
inembargable e inalienable, salvo por responsabilidades anteriores a la consti-
tucin de la finca en patrimonio familiar que consten en escritura pblica otor-
gada con anterioridad a dicha declaracin.
Al estatuir el art. 6 de la Ley que el expresado bien no podr ser vendido
por obligaciones contradas con anterioridad a la declaracin del bien inmueble
en patrimonio familiar, se refiere a aquellas que no consten en escritura p-
blica de fecha anterior a la predicha declaracin.
Captulo V.-Contratos que podr celebrar el padre o jefe de familia.-
Art. 22.-El padre o jefe de familiar, podr, de acuerdo con lo dispuesto en el
art. 6 de la Ley, celebrar contratos de refaccin agrcola y los dems que auto-









ASN'TOS GENERALS


ricen las leyes, dando en garanta de las sumas que reciba las siembras, planta-
ciones, frutos y products del predio.
Art. 23.--Para la celebracin de los contratos a que se refiere el artculo
anterior, as como en general para el otorgamiento de todo aquel en que se gravw
o d en garanta las siembras, plantaciones y products del predio, precisar el
padre o jefe de familiar si es casado, que se muestre la conformidad por la
esposa.
Art. 24.-Los contratos de refaccin y todos aquellos en que se den en ga-
ranta las siembras, plantaciones y products del predio no podr exceder le t
aos de duracin.
Captulo V.-Cundo el bien ine luble constlitiuido en patIer le.'ieo fune liar
cesar de tenier ese .carcter.-Art. 25.-El bien inmueble dejar de ser patri
monio familiar en los casos siguientes:
1.-Cuando el padre o jefe de familiar adquiera otro bien inmueble.
2.-Cuando se remate el bien inmueble, en juicio seguido contra el padre ,
jefe de familiar, por obligaciones contradas por el mismo, siempre que consta rei
en escritura pblica otorgada con anterioridad a la declaracin de la finca coml,
patrimonio familiar.
3.-Cuando no habitare, cultivare o explotare el predio rustic el padre ,
jefe de familiar, o cuando no se habitare por ste el urbano.
4.-Cuando al fallecimiento del padre o jefe de familiar, no quedare viuda.
o la mujer a que se contrae el art. 31 de este Reglamento ni tampoco hijos :.ni
nores de edad o incapacitados.
Art. 26.-En los casos 1 y 3 del artculo anterior, a los efectos d e que .ese
el bien inmueble de tener la. condicin de patrimonio familiar, precisar que se
declare por los Tribunales de Justicia, a peticin de part interesada mediant
ejecutoria dictada en el juicio correspondiente con intervencin del Ministerio
Fiscal.
Art. 27.-En el caso de que se dicte sentencia por los Tribunales a ten ri
de lo dispuesto en el artculo anterior, declarando que el bien inmueble le que
se trata ha dejado de ser patrimonio familiar, se library por los Tribulnaie
mandamiento por duplicado al Registrador de la Propiedad correspondielnte
para que por ste se haga constar mediante la oportuna inscripcin que .l1
bien inmueble de que se trata ha dejado de ser patrimonio familiar en virtud
de la sentencia dictada, expresndose en dicha inscripcin y como requisitos d.
la misma, los siguientes: a) nombre del actor o actors; b) del demandado;
c) clase de juicio en que se hubiere dictado sentencia: d) casa en v\irtud dle )'i
cual el Tribunal estima que ha dejado de ser la finca patrimonio familiar;
e) Tribunal que hubiere dictado la sentencia, con expresin de la fecha de la
misma y su firmeza; f) fecha de la presentacin del imandamiento: y. ,:' luaiir.
fecha y firma del Registrador.
Art. 28.-Se entender por parte interesada, a los efectos de la promocin
del juicio a que se contrae el art. 26 a todo acreedor legtimo del padre o jefe
de familiar, o de sus herederos en caso de fallecimiento de aqul y subsistir el
bien con dicho carcter a tenor de lo dispuesto en este Reglamento.
Art. 29.-En caso de divorcio de los cnyuges el patrimonio familiar sub
sistir siendo considerado como jefe de familiar el cnyuge a quien se le hubiere
conferido la guard y cuidado de los hijos, es decir, al abrigo de quien se hubie-
re dispuesto que quedaren.
Art. 30.-En caso de fallecimiento del padre o jefe de familiar, si existiere
viuda, subsistir el patrimonio familiar, considerndose a la viuda como jefe
o padre de familiar.
Art. 31.-En los casos en que por los Tribunales se equipare una unin
extramatrimonial al matrimonio civil, a tenor de lo dispuesto en el art. 43 dc
la vigente Constitucin, caso de fallecimiento del hombre, padre o jefe de fa-








ASUNTOS GENERALS oo
milia, la mujer tendr los mismos derechos que se le reconocen a la viuda en el
artculo anterior.
Art. 32.-En caso de que al fallecimiento del padre o jefe de familiar no
existiere viuda, o la mujer a que se contrae el artculo anterior, pero s hijos
menores o incapacitados, subsistir el patrimonio familiar hasta que el menor
de los hijos arribare a la mayora de edad, curasen o falleciesen los incapacita-
dos, siendo considerado como padre o jefe de familiar el hermano mayor de edad
y en defecto del mismo el tutor de los menores o incapacitados.
Art. 33.-Fallecida la viuda o la mujer a que se contrae el art. 31 de este
Reglamento, o arribada la mayora de edad los hijos menores, o curados los in-
capacitados o fallecidos stos, o en el caso de que al fallecimiento del padre o
jefe de familiar, no existiere ni viuda, ni la mujer mencionada, ni los hijos
menores o incapacitados, se proceder a la particin del bien, estimndose el
mismo como indivisible de acuerdo con lo estatuido en el art. 7 de la Ley y
adjudicndoselo a uno de los herederos, abonndose por ste el exceso que le
result de dicha adjudicacin a los dems coherederos.
Solamente en el caso de que por alguno de los herederos se pidiese la
venta del bien inmueble en pblica subasta, se sacar a subasta pero en este
caso, no podr admitirse postor ni acordarse la adjudicacin por cantidad que
no excediera a la que se fij al mismo en el acta de constitucin del patrimonio
familiar.
Art. 34.-En los casos de venta del inmueble constituido en patrimonio de
familiar, como consecuencia de la particin de herencia, a que se refiere el art. 7
de la Ley, todo heredero tendr el derecho de tanteo a que se refiere el art. 1057
del Cdigo Civil.
Art. 35.-Mientras no se haya efectuado la particin de la herencia, todos
los herederos tienen el derecho de habitar en el inmueble constituido en patri-
monio de familiar, tratndose de predio urbano; y cuando se trate de finca rs-
tica a cultivarla y explotarla personalmente, percibiendo los products que ne-
cesitare para su subsistencia y de sus familiares bajo su guardia y proteccin,
que habiten con l en el inmueble constitudo en patrimonio de familiar, y en
lo que exceda despus de cubrir lo necesario para la subsistencia expresada, per-
cibir el valor de la parte que proporcionalmente corresponda a su derecho
hereditario.
Disposicin Final.-Art. 36.-Se derogan todas las disposiciones reglamen-
tarias que se opusieren a lo dispuesto en el present Reglamento, el que empe-
zar a regir desde su publicacin en la Gaaeta Oficial de la Repblica.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a 9 de Marzo de 1944.
--F. Batista, Presidente.-Ramn Zaydin, Primer Ministro.-J. A. Martnez,
Ministro de Justicia.
REGISTRO CIVIL: nacimientos.-Decreto Presidencial 591 (Gaceta 144,
16 Marzo).-En uso de las facultades que me estn conferidas, asistido del Con-
sejo de Ministros y a propuesta del Ministro de Justicia, resuelvo:
Primero: Los Directores de Clnicas u Hospitales de Maternidad Obrera,
en cumplimiento de la obligacin impuesta a los mismos como Jefe de estable-
cimiento, por el inciso 59 del art. 14 de la Ley del Registro del Estado Civil,
harn la declaracin a que dicho precepto se contrae dentro del trmino de 30
das a contar desde que haya tenido lugar el nacimiento.
Segundo: La declaracin a que se refiere el artculo anterior, se har me-
diante acta por duplicado que se extender en el propio establecimiento, la que
contendr todos y cada uno de los requisitos o particulares exigidos en la Ley
del Registro Civil y su Reglamento, y ser suscrita por la madre, por el Di-
rector de la Clnica u Hospital y por dos testigos. Cuando se trate de hijos
extramatrimoniales, ser suscrita tambin por el padre, en el caso a que se
contrae el art. 16 de la Ley del Registro Civil.
En el caso de que el padre o la madre no supieren firmar, firmar un tes-
tigo a su ruego y fijarn aquellos sus impresiones digitales.








ASUNTOS GENERALS


Tercero: Una vez extendida el acta contentiva de la declaracin a que se
refieren los artculos precedentes, se remitir un ejemplar de la misma, dentro
del trmino establecido en el art. 19, al Encargado del Registro Civil de la de-
marcacin en que se halla ubicado el Hospital o Clnica. El otro ejemplar que-
dar archivado en el establecimiento.
Cuarto: El acta se presentar personalmente por el Director de la Clnica
u Hospital, o por medio de un empleado de dicho establecimiento, en concept
de mandatario verbal del mismo. extendindose a su presentacin y en el libro
de radicacin del Juzgado Municipal a que se eneuenire adscripto el respective
Registro Civil, el correspondiente asiento.
Quinto: El Juez Municipal Encargado del Registro Civil, proceder a
extender la inscripcin en la Seccin de Nacimientos del Registro Civil a su
cargo sin dilacin ni excusa alguna, con vista del acta remitida por el Director
de la Clnica u Hospital de Maternidad Obrera de que se trate y consignando
al final de la inscripcin que la misma se practice en virtud de la mencionada
acta, y que queda archivada en su legajo correspondiente del Archivo del Re-
gistro Civil.
Sexto: Una vez extendida la inscripcin de nacimiento el Juez Municipal
Encargado del Registro Civil se lo comunicar por escrito al Director de la
Clnica u Hospital de Maternidad Obrera, participndole el folio, tomo de la
seccin de Nacimientos y nmero de la inscripcin.
Sptimo: Recibida la anterior comunicacin por el Jefe o Director de la
Clnica u Hospital de Maternidad Obrera, se pondr nota al margen del acta
duplicada que obra en su archivo, haciendo constar el folio, tomo de la Seccin
de Nacimientos y nmero de la inscripcin.
Disposicin Transitoria.-lnica: La Direccin General de los Registros y
del Notariado del Ministerio de Justicia, remitir al Ministerio de Salubridad
y Asistencia Social el model para las actas y comunicaciones a que se contrae
este Decreto, dentro del trmino de 5 das de la publicacin del mismo en la
Gaceta Oficial de la Repblica, y dicho Ministerio de Salubridad ordenar que
se impriman con vista de los mismos, el nmero de ejemplares que estime
convenient y necesario al mejor servicio pblico, para su distribucin entire las
Clnicas u Hospitales de Maternidad Obrera. Dicha distribucin deber efec-
tuarse dentro del trmino de 15 das.
Disposiciones Finalcs.-Primera: Se derogan todas las disposiciones regla-
mentarias que se opusieren a lo establecido en el present Decreto.
Segunda: Este Decreto empezar a regir a los 20 das de su publicacin en
la Gaceta Oficial de la Repblica.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a 14 de Marzo de 1944.
-F. Batista, Presidente.-Ra,n Zaydin, Primer Ministro.-J. A. Martnez,
Ministro de Justicia.
COLEGIACION OFFICIAL OBLIGATORIA DE LOS PROFESIONALES.
-Decreto Presidencial 641 (Gaceta 148, 17 Marzo).)-En uso de las facultades
que me confiere el inciso a) del art. 142 de la Constitucin de la Repblica,
asistido del Consejo de Ministros y a propuesta del Ministro del Trabajo, re-
suelvo:
Artculo I.-Poner en vigor la Colegiacin Oficial Obligatoria de los profe-
sionales universitarios, entendindose por tal Colegiacin, a los efectos esta-
tuidos en el art. 70 de la Constitucin de la Repblica y del present Decreto,
la asociacin corporativa de graduados universitarios de las respectivas profe-
siones en entidades oficiales representatives, que adems de los fines que cons-
ten en sus reglamentos o estatutos, tendrn los siguientes:
a) Propender al mejoramiento cultural y enaltecer el ejercicio de las pro-
fesiones universitarias en todos los aspects, manteniendo el decoro, la disci-
plina y la fraternidad entire sus colegiados.








ASUNTOS GENERALES


b) Mantener la honestidad y eficiencia del servicio professional en bene-
ficio de la sociedad.
e) Defender y proteger el ejercicio professional; y
d) Auxiliar a la Administracin Pblica en el cumplimiento de las dis-
posiciones legales que se relacionen con la profesin; evacuar consultas y rendir
informes solicitados por entidades o funcionarios oficiales.
Art. II.-Los Colegios o entidades profesionales a que se refiere el present
Decreto, se constituirn y redactarn sus propios estatutos mediante procedi-
miento democrtico en el que prevalecer la voluntad de la mayora de los cole-
giados, estableciendo un organismo superior de carcter national y los organis-
mos locales que fueren necesarios para su mejor funcionamiento, supeditados al
organismo national y constitudos aquellos en igual forma por los profesionales
inscriptos en cada circunscripcin.
Art. III.-Para colegiarse es requisito indispensable:
a) Poseer el ttulo universitario correspondiente.
b) Reunir las condiciones exigidas en el art. 82 de la Constitucin de la
Repblica.
Art. IV.-Para el ejercicio de la profesin se require:
a) Estar inscripto en el Colegio correspondiente y mantener la condicin
de colegiado activo.
b) Cumplir las disposiciones de sus Estatutos; y
c) Cumplir todas las disposiciones legales vigentes al respect.
Art. V.-Se considerarn como ejercicio professional a los efectos de este
Decreto, los actos propios de cada profesin y el desempeo de cargos o funcio-
nes de toda ndole para las cuales se require el ttulo universitario correspon-
diente, comprendindolos en la jurisdiccin del Colegio respective, salvo aquellos
casos en que la Constitucin de la Repblica dispone otra cosa.
El que ejerciese cualquier profesin estando suspendido temporal o defini-
tivamente por el Colegio respective, cometer el delito previsto y sancionado en
el art. 383 A) del Cdigo de Defensa Social.
Art. VI.--Los Colegios podrn imponer a sus asociados, siendo de obliga-
torio cumplimiento, las sanciones establecidas en los respectivos reglamentos o
estatutos, por faltas cometidas en el ejercicio de la profesin, one vayan contra
su tica, que vulneren preceptos de su Reglamento, de su Cdigo de Moral o
quebrantaren acuerdos de sus organisms constitutivns.
Los fallos que contengan la condena de inhabilitacin temporal o definitive
para el ejercicio de la profesin, para ser ejecutivos, necesitarn ser ratificados
por el organismo superior del Colegio. Contra la rcsohluin de dicho organismo
superior se podr establecer dentro del trmino de 20 das, a contar de su noti-
ficacin al interesado, recurso de apelacin, en ambos efectos, ante la Sala de
lo Contencioso-Administrativo y de Leyes Especiales del Tribunal Supremo, la
que deber admitir y practicar dentro del trmino de 20 das cuantas ms prue-
bas de las reconocidas en derecho se le propusiere, aun cuando no hubiesen sido
propuestas en la primera instancia.
Art. VII.-Los Colegios organizados al amparo de este Decreto tendrn per-
sonalidad jurdica para actuar en el cumplimiento de sus fines y asimismo ten-
drn accin para perseguir criminalmente como acusadores particulares los
casos de intrusismo professional.
Art. VIII.-Los Colegios presentarn en el Ministerio del Trabajo, copia
certificada de sus Estatutos y Reglamentos, as como de las modificaciones de
los mismos, para su inscrincin el Registro de Organizaciones Profesionales crea-
do en dicho Ministerio. El encargado del Registro examinar los documents
que se le presented v si renen los requisitos necesarios para su eficacia legal,
propondr al Ministro, por conduct reglamentario, su aprobacin e inscripcin
en el expresado Registro.
Una vez verificada la inscripcin pertinente el Ministerio del Trabajo, re-








ASUNTOS GENERALS


mitir copia certificada del document de que se trate, con nota de su aproba-
cin, a la Gaceta Oficial de la Repblica, para su insercin en la misma, a los
efectos legales.
Art. IX.--La Gaceta Oficial de la Repblica publicar dentro de los 20 das
siguientes a su recepcin, los documnentos que le remita el Ministerio del Tra-
bajo, en cumplimiento del ltimo prrafo del artculo que precede.
Dentro de igual trmino publicar el mismo peridico official, la relacin
de altas y bajas de los colegiados, u'' le remita el colegio respective.
Art. X.-Se autoriza a los Colegios a que se contrae este Decreto el uso del
Escudo Nacional en sus documents oficiales; y se les concede franquicia postal
para el uso de su correspondencia official.
Art. XI.-La Confederacin Nacional de Profesionales Universitarios y los
Colegios de Graduados llevarn la representacin de los Profesionales Universi-
tarios a los efectos de la aplicacin del Decreto 798 de 1938 y dems disposicio-
nes de carcter social.
Disposiciones Traansitorias,.--Primera : Aquellas profesiones universitarias
que al promulgarse este Decreto tengan su Colegiaci' Oficial en vigor y estn
en funciones de acuerdo con sus Estatutos debidamente aprobados, continuarn
rigindose por la misma.
Segunda: Aquellas profesiones universitarias que hubieren tenido Colegia
cin Obligatoria y que al present subsistan aunque sin aquel carcter, se re-
girn por la ley anterior, en todo lo que no pugne con el present Decreto. al
que adaptarn sus Estatutos.
Tercera: Aquellas profesiones universitarias que sin reunir los anteriores
requisitos estuvieren constituidas en asociaciones al amparo de la Ley de Aso-
ciaciones, el Presidente o Presidentes, si son varias, de sus Juntas Directivas
respectivas, convocarn a sus profesionales para que se organicen de acuerdo con
las disposiciones del present Decreto.
Cuarta: Aquellas profesiones universitarias en las cuales no concurren
ninguno de los requisites de las transitorias procedentes, sern convocadas a los
efectos de su organizacin, por el Presidente de la Confederacin Nacional de
Profesionales Universitarios.
Quinta: Los Colegios a que se refiere el present Decreto, debern quedar
constituidos dentro del trmino de 180 das naturales a contar desde la fecha
de la publicacin del mismo Decreto, en la Gaceta Oficial de la Repblica.
Dispiosicioanc Finalos.-Primera: El Ministro del Trabajo queda especial.
mente encargado del cumplimiento de esle Decreto y autorizado para resolve
las dudas que puedan presentarse en su aplicacin. :lictand a esos efectos -jas
resoluciones pertinentes.
Segunda: Este Decreto regir al din sigoiente de su publicacin en )a
Gaceta Oficial de la Repblica.
Dado en La Habana, Palacio de la Presidencia, a los 9 das del mes de
Marzo de 1944.-F. Batista, Presidenteo.--mi urn Za!rlid. Primer \inisr ..-
Alberto Garca, Ministro del Trabajo.
CO-EGIACION OBLIGATORIA DE LOS ABOGADOS.-Decreto Presi-
dencial 785 (Gaceta 169, 29 Marzo).-En uso de las facultades que me estn
conferidas por Ja Constitucin y las Leyes, a propuesta del Ministro de Justicia.
y asistido del Consejo de Ministros, resuelvo:
Primero: Que el requisito de la colegiacin obligatoria impuesto por el
art. 70 de la Constitucin deber cumplirse por los Abogados, mediante la
inscripcin obligatoria en los Colegios de Abogados creados de acuerdo con !as
disposiciones del Captulo II, del Ttulo XV de la Ley Orgnica del Poder Ju-
dicial, sin perjuicio de lo que oportunamente disponga el Congreso sobre esta
material, a fin de que conste que es tal abogado para ejercer la profesin.
Segundo: Conceder un tirmino de 30 das a partir de la publicacin de
este Decreto en la Gacela Oficial, a fin de que los Abogardo no inscriptos pn








ASUNTOS GENERALS


algn Colegio cumplan con el requisite le dicha inscripcin en el Colegio del
pueblo donde tuvieran su studio abierto; y si no lo hubiere, en el de la capital
de la provincia, o en el Colegio ms cercano.
Tercero: Los decanos de los Colegios de Abogados establecidos en la Re-
pblica al tiempo de promulgarse este Decreto, remitirn dentro del ti'rmino
de 10 das naturales siguientes al vencimiento del plazo a que se refiere '1
Apartado II de este Decreto, la lista de los Abogados que se encontraran ins-
criptos en sus respectivos Colegios a la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo.
a fin de que sta pueda circularlas a los Juzgados y Tribunales. publicarlas en
la Gaceta Oficial de la Repblica, para evitar que ejerzan la profesin de Abo-
gado, con infraccin del precepto constitutional.
El Ministro de Justicia queda encargado del cumpliniento (le lo dispuesto
en el present Decreto.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a 15 de Marzo de 1944.
-F. Batista, Presidente.-Rtiami Ziaqdn, Priner Ministro.-J. A. Martinez,
Ministro de Justicia.
----------) o (--------

LIBROS Y REVISTAS
Anuntes de Derecho Romano, por el Dr. Ernesto Dihigo.-Habana, 1944.
-El Profesor de la TUniversidad de la Habana, Dr. Dihigo, acaba de publicar
este libro, oue titula modestamente Apun)tes, contentivo de las lecciones que
xnlica en su Ctedra de Derecho Romano. Los que saben de la comnetencia
del Dr. Dihigo no pueden career, an sin hojearlo, que el contenido del libro
sean meros apuntes, sino muv doctas disertaciones sobre la material one durante
muchos aos viene explicando a sus alumnos, a los (ole con la publicacin del
expresado texto ofrece un caudal de conocimientos del que sabrAn amrovecharse.
El expresado volume es el primero (le los varies one contendr la obra.
Lev de Enjuiciamiento Civil, tomo 1", por el Dr. Fernando L. Aunilar y
Almaida.-Hahana, 1944.-Otro libro de innegable utilidad ha comenzado a
publicar el Magis+rado Dr. Agnilar. Hace diez y ocho anos, sei:n lo hace
saber el author, comenz a trabaiar en el libro v continue siendo Juez de Pri-
mera Instancia de Manzanillo, de Crdenas y de Remedios. y luego en la Au-
diencia -de Oriente, done ha venido laborando en su Seccin 5N. ine es 1,
ane conoce de los asuntos civiles y contencio-administrativos. Comienza el
libro con un trabajo aue titula "El Juez Moderno", en el aue exnone sn oni-
nin v la de ilustres juristas sobre el particular, v con un comnendio de Realas
establecidas por lIn Jurisprudencia. Despus, entrando en material, renrodice
los 124 urimeros artculos de la Lev, que anota con juicios Dronios. resolucio-
nes de Tribnnales de Cuba v Espafa. acuerdos, etc en tal nimero, qne con
ello cubre 527 pfiinas. Todo bien aconlado. Seg~ramente ser bien acogido
el recomendable libro por el Foro y Jueces.
Retire Ferroviario. Tranviario y del Transnorte Terrectre, por el Dr. Isidro
Alberto Vilehes v GConzlez.-Habana. 1944.-El ilustrado Juez de Primera Ins-
tancia e Tnstruccin de Trinidad acaba de nublicar este libro, uno cle los various
que ha dado a luz v (ne, como el anterior del Retiro Martimo. servir para que
los crie tengan une dedicarse a estudiar o resolve esa material_ encuentron en sis
pAinas el acopio de datos necesarios con esa finalidad. Contiene la Lev. el
Reglamento, l leaeislacin complementaria, jurisprudencia, comentarios anlia-
bles a cada uno do los artculos, el Relaiamento interior del Directorio cine .+
al frente del expresado Retiro y de la Caja (le Anticinos con Descuentos. Libro
prctico y de innegable utilidad, cldad la ordenacin dle las materials que se le-
sarrollan en el libro.
Vart y el Krausismo, por el Dr. Jos A. Beguez Csar.-Habawa. 1944.
--Este folleto tiende a dlmnostrar qle si bien el Apstol conoea nl doctrine








ASUNTOS GENERATES


krausista, no se adhiri a ella ni menos demostr su simpata por la misma para
concluir que "su caracterstica de produccin es idntica a la del gran filsofo
Godofredo Guillermo Leibnitz, y su orientacin filosfica: la materialista e idea-
lista de Luis Bchner tomando por la amplitud de su espritu, el carcter mate-
rialista. '
La zona martimo-terrestre y los derechos de los propietarios de la finca
"Mata-Abajo", por el Dr. Francisco R. Martnez Anava.-Santiago de Cuba,
1944.-Reproduce los escritos de conclusions provisionales presentados en el
rollo de una causa procedente del Juzgado de Instruccin de Guantnamo, ini-
ciada con motivo de hechos ocurridos en relacin con el deslinde de aquella finca.
Las leyes de alquileres y de permanencia commercial, por el Dr. Carlos M.
M. Palma.-Habana, 1944.-Contiene el Discurso de dicho Representante ante
la "Asociacin de Comerciantes e Industriales de la Calzada del Monte" el da
20 de Febrero de este aio, acerca de dichas leaves de las cue es autor.
Discursos en el acto del develamiento del Monumento al Mayor General
Jos Mi Aguirre.-Habana, 1944.-Reproduce los aue pronunciaron el da 24
de Febrero de este ao los Sres. Antonio Iraizs, Miguel Varona Guerrero y
Rafael Guas Incln en dicho patritico acto.
Revistas extranieras.-Hemos recibido: La Jiusticia, Mxico, D. F., Enero;
Revista de la Facultad de Ciencias Econ?micas, Lima, Per, Agosto; Revista de
Derecho y Administracin Minicipal, Buenos Aires, Argentina, Diciembre; Los
Tribunales. Mxico, D. F., Febrero; y Foro Hondurefo, Tegucigalpa, Hondu-
ras, Octubre.
Otras revistns.-Tam;bin hemns recibido: Informacin Fiscal. Marzo; Lex,
Marzo-Abril: Boletin Oficial del Tribinal Sunerior Electoral. Marzo: Pnliria
Secreta Nacional, Marzo: Magazine Politico', Marzo- Boletn del Bur Jurdico,
Marzo; Boletn de la Oficina de Nmeros Indices, Marzo: Revista A-8010, Mar-
zo; La Farmacia Cubana, Marzo; El Siglo, Marzo; Viajantes, Febrero; y Salud
y Sanaidad, Noviembre, todas de la Habana.
)o(-
MISCELANEA
MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el nmero anterior,
ha habido el siguiente:
Ascersos-El Dr. Pedro Calera. Juez 1Municipal de Pinar del Ro, nom-
brado Juez de Instruccin de Holin. rehus el ascenso.
-Ha sido nombrado para cubrir -icho cargo el Dr. Francisco Alonso y
Echeguren, Juez Municipal de San Antonio de los Baos. Ingres en Ja ca-
rrera, por onosicin, por el cargo de Juez Munlicipal del Cobre, en 14 de
Marzo de 1930, ascendiendo al cargo oue ahora desemneraba en 25 de Octubre
de 1933. Ocupaba en el escalafn de los de su categora el nmero 2.
-Ha sido nombrado Juez de Primera Instancia e Instruccin de Puerto
Padre. Dor el turno de mritos, el Dr. Antonio Camps y Schwiep, que era Juez
Mu-icinal de Los Arabos. Ingres en la carrera, por onosicin, en 9 de Junio
de 1932. como Juez Municiral de Campechuela. pasando luego con igual cargo
a Los Arabos. Ocupaba en el escalafn de los de su categora el nmero 14.
-THa sido ascendido, por oposicin, al cargo de Magistrado de la Audien-
cia de Matanzas, el Dr. Jos Argote y Valds, que era Juez Correccional de
Cienfuegos.
Aspirantes.-Al carno de Juez de Primera Instancia e Instruccin de
Puerto Padre, nue se cubri por el turno de mritos, aspiraron los Jueces nue
obtuvieron n] siauiente puntuacin: Antonio Camips. 37 puntos; Emilio Adn,
36; Juan J. Fernndez, 33: Jos Machado, 32: Juan J. Mestre v Manuel Vera.
nes, 31; Jos- Gumn, 28: Antonio Leal, 24; Panla Negret, 20; Manuel Limonta,
18: Jos Fernndez, 16; Jos Aguilar. 14: y Emilio Montalvo, 8.
-Al cargo de Juez Municipal de Consolacin del Norte aspiraron los








ASUNTOS GENERALS


Dres. Pedro Camus, Itafael Sed y Sergio Balbn, Jueces Municipales Suplentes
y los Dres. Manuel Jimnez y Nicols Tizol, al amparo de la Ley 10 de 1940.
Comisin.-Se ha dispuesto que el Abogado de Oficio de la Audiencia de
Oriente Dr. Luis S. Rodrguez y W.alling, pase en comisin, sin devengar die-
tas, a la de la Habana.
Jubilaciones.-Lo ha sido forzosamente el Sr. Ral Marcuello y Ruiz, Se-
cretario del Juzgado de Primera Instancia e Instruccin de Guanabacoa, con
un retiro annual de $1,257.52.
-Tambin el Sr. Alberto de los Ros y Rodrguez, Conserje-Mozo de lim-
pieza del Juzgado Municipal de Pedro Betancourt, con un retiro annual de
$364.50.
Consulta sin lugar.-Habiendo formulado consult a la Sala de Gobierno
del Tribunal Supremo la Sra. Teodora Crespo y Snchez, apoderada repre-
sentante de la Compaa de Fianzas "La Comercial", en relacin con la pres-
tacin de las fianzas y manera de constituirlas; acord la Sala, que tratndose
de una formulada por un particular, abstenerse de evacuar la misma.
Cargos vacantes.-Uno de Magistrado en las Audiencias de la Habana y
Matanzas, el de Juez Municipal de San Antonio de los Baos, el de Juez Mu-
nicipal de Los Arabos, los de Juez de Instruccin de la Seccin 5* y Guant-
namo, y los Juzgados Correccionales de Santa Clara y Camagey.
Varias noticias.-Los Oficiales y Escribientes de los Juzgados Municipa-
les del Norte y Sur de Santiago de Cuba, piden que sean equiparados los suel-
dos que devengan con los de las Audiencias, Juzgados Correccionales y Fis-
calas.
-Habiendo participado a la Sala Especial del Tribunal Supremo un Juez
de Primera Instancia, que un Juez Municipal, en expediente sobre inscripcin
de nacimiento, no exigi el carnet de extranjero al promovente, que es natu-
ral de Jamaica, acord que por tratarse de una sola falta procesal, no haba
lugar a incoar expediente gubernativo.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-Tuvo
el siguiente movimiento en el mes de Febrero: Ingresos,: saldo del mes ante-
rior, $37,708.39; multas correecionales, $24,872.79; descuentos, $15,037.48; Re-
gistro Civil, $13,002 15; Fianzas, $2,299.28; licencias, $30.19; Pagadura Cen-
tral de Hacienda, $19.36; Administraciin de Rentas, $4; Rectificaciones, $10;
Reintegros, $3.45.-Total, $92,987.09.
Egresos: Jubilaciones y pemniones, $53,056.48; personal, $239.13; material,
$40; devoluciones, $0.50; impuesto de guerra, $383.74; saldo, $39.267.24.-
Total igual, $92,9,87.09.
-La Comisin pag a los jubilados y pensionistas en Marzo la totalidad
de sus acreencias.
COMPRAMOS.-Coleceioni es de REPIRTORIO JUDICIAL de 1925 a $8
y de 1928 a $12. Tambii nmeros sueltos de 1928 correspondientes a los me-
ses de Abril, Mayo, Junio, Agosto, Septiembre y Octubre, a $1.25. Por tel-
fono F.0-1344, o en calle 28 nmero 52, entire 5* y 74 Avenidas, Miramar, pueden
proponerse.
COMPAIAS DE FIANZAS.-Segnr aviso de la Secretara de Comercio
inserto en la Gaceta 192 de 6 del mes actual, estn autorizadas La Alianza, The
Boston Surety Co., La Comercial, El Comercio, Cienfuegos, Cubana de Fian-
zas, Cuban Americm;ii s. Co., La Caera, The London Surety, La Insular,
New York Loan Co, El Sol, Orbe, La Mercantil, General Surety Co., La Ta-
bacalera, Unin de Comerciantes e Industriales, New England Surety Co., La
Unin Antillana, La Victoria, Fidelity and Deposit Co. of Maryland, The
Maryland Casualty Co., Liverpool and London and Globe Ins. Co. y La Ase-
guradora Nacional.
FALLECIMIENTOS.-Han fallecido el Dr. Pedro Fantony y Llerandi,








ASUNTOS GENERALES


Abogado de esta capital; el Dr. Jos 1. Rivero y Muiz, tambin Abogado e
ilustre Director del "Diario de la Marina"; el Procurador Sr. Celestino Veiga
y Fernndez, Procurador de esta ciudad; el Dr. Oscar Rodrguez y Prez,
Abogado y Director de la Revista "Lex"; y el Dr. Jos Ramn Villaverde y
Peyrellade, Abogado y distinguido escritor, de esta capital.
NOTICIAS VARIAS.-En la ciudad de Mxico el da 31 de Julio prximo
comenzar la Tercera Conferencia Interamericana que durar hasta el da 8
de Agosto siguiente. En ella se tratar de inmigracin, nacionalidad y natu-
ralizacin; propiedad intellectual e industries; impuestos; leyes de carcter
administrative y su procedimiento; tratados comerciales y leyes aduanales;
legislacin en general; comunicaciones; legislaciones industrial, econmica y
social; ley penal y su procedimiento; legislacin sobre aguas territoriales y
mares de pesca y problems de la postguerra.
-En las Cortes espaolas se est estudiando un proyecto de ley para la
creacin de la Escuela Judicial.
-La Convencin Nacional de Procuradores, anunciada para el da 6 (le
este mes en Cienfuegos y Santa Clara, done tendra efecto, fu suspendida
hasta que los seis Colegios tomen ciertos acuerdos.
-La Comisin Permanenle del Segundo (ongreso Jurdico Nacional, cuin-
pliendo acuerdo adoptado en el Congreso, conmemorar el Da del Abogado el
da 8 de Junio, en cuyo da hizo su tesis lde grado el Mayor (General de la
(-uerra de Independencia Ignacio Agiamonit y Loynaz.
-El Instituto Nacional de (riminologi ha elegido iiiiembros correspon-
dientes de dicho oiganismo en la Repblica mexicana a los Ledos. Jos Angel
Cisneros, Presidenle de la Aca(hemia Mexicana de Ciencias Penales; Alfonso
Teja Zabre, Vicepresidente; Ral (arranca Trujillo, Magistrado (le la Supre-
ma (orte de Justicia; F'anucisco (Gonzlez de la Vega, Profesor de Derecho
Penal; Luis (harrido, Secretario (le la Academia; Jos Ortiz Tirado, Magistra-
do; Javier Pia Plalacios; Fiancisco Argiielles; Celestino Forte Petit, author
del (Cdigo de Defensa Social del Estado de Veracruz-Llave: y Antonio Rocha
Jr., Profesor de la Universidad de San Luis le Potos.
INCONSTITUCIONALIDAD.-El Plniio del Tribunal Supremo, por sen-
tencia 8 de 21 de Marzo le 1944, lia declarado que son inconstitucionales y
nulos, sin que puedan aplicarse en ningn (aso ni forma, el art. 23 del De-
creto Presidencial 2717, (le 21 de Sepliiwmbre de 1943, y el 21 del I)ecreto Pre-
sidencial 2273, de 24 de Julio del propio ao, eexclusivamente en cuanto orde-
ian la prrroga, allsta la t(terimiacit. (de la guerra, de contratos de arrenda-
mientos (le predios rsticos venicilos coii posterioridad al da 20 d(e Enero
de 1942, siempre que concurran los requisitos selialados en los apartados A,
1, C y 1) del ltimo de.los citados preceptos.
SEGUNDO CONGRESS JURIDICO NACIONAL.-En sus distintas sesio-
nes acord las siguientes declaraciones: "Que en el present estado del mundo.
en vista del conflict en que se debate las ideas demonacas inspiradas en el pre-
dominio de la fuerza y la esclavizacin del hombre contra los ideals supremos
de la libertad, la seguridad y el bienestar de los pueblos, en el seno de nacio-
nes cultas, tolerantes y dueas de sus destinos, los abogados de Cuba expresan
su profunda fe y su ms fire devociii por los principios que rigieran el
nacimiento de la nacionalidad cubamn y que hoy .1. i 11.'. 1 las Naciones Uni-
das. '
-Adopt tambitin estas resoluciones:
Primera: Apoyar la ponencia del Dr. Antonio Snchez (de Bustamante
sobre la Creacin de la Corte Interamericana (le Justicia Internacional, feli-
citando a su author por su notable y constant contribucin a los studios del
Derecho Internacional; y recomendar que dicho trabajo se lleve a la Tercera
Conferencia de la Federacin Interamericana de Abogados.








ASUNTOS GENERALS


Segunda: Adherirse al Iniornie Preliminar de la Comisin de Estudios
sobre Problemas de la Postguerra, del C(olegio de Abogados de la Habana.
Tercera: Solicita; (le los Poderes Pblicos su apoyo moral y material para
crear en la ciudad de La Habana un centro done puedan funcionar los orga-
nismos internacionale, que tenga a nueslra capital por sede, as como las de-
ms organizaciones internacionales que puedan elegirla como centro de sus
actividades; instancia a la Comisin Permanente de este Congreso a laborar
por todos los medios de que disponga para la creacin de un edmicio apropiado
para esos propsitos.
,DOOTRINA VARIA.-La Audiencia de la Habana ha declarado que cuan-
do se reclama indemnizacin civil nacida de un hecho que se estima delictuoso, no
basta justiicar ser iuda del occiso, pues esa indemnizacin correspondera
percibirla, ei su case, a los herederos de la vctima, carcter que tiene que
acreditarse al interpoeurse la demand y no despus, debiendo considerarse
como tales a los que leclare herederos la ley, no siendo suficiente el carcter
de cnyuge suprstitc de la vctima para reclamar para s lo que en todo caso
correspondera a los ,ierederos del occiso.
--El Juez de Primera Instancia del ,Su hia declarado en juicio de divor-
cio que no era procedente embargar el sueldo del actor, expresando que sien-
do los pensions de divorcio resultado nico de la accin ejercitada para di-
solver el vnculo, separndose el demandante del juicio de divorcio, cesa ipso
facto la pension que con carcter provisional y slo para mientras dure la sus.
tanciacin de aqul se concede.
-El Juez de Prinera Instancia del Sur lia declarado que las controver-
sias sobre consignaciones de cantidades exigibles de acuerdo con la Legis-
lacin de Moraiorias, se sustanciaran por los trmites senalados para los inci-
tdentes por conduct 'v ante el Juez que est conociendo o haya tle conocer del
pleito; por lo que si el nico Juez que tie.e competencia para conocer de la
reclamacin definitiva lo es el Municipal (como sucede en este caso en que
la reclamacin asciende slo a $42.99, ms intereses y gastos), result evi-
dente que ante l ha (e producirse la reclanacin de crdito sujeto a la mora
toria y que ha ventilarse, caso de oposicin, por los incidents, pero dentro
de los cnones del veh-al, siendo el Municipal el competent para hacer el pro-
nunciamiento del caso.
-El Juez de Primera Instancia del Sur ha declarado que debiendo ins-
cribirse las defunciones de extranjeros ocurridas abordo, deben inscribirse en
el Consulado del pa, del pabell6n del buque, por lo que en un intestado ha
dispuesto que se libren comiunicaciones a los Consulados de Portugal y Ale-
mania en la Habana para que informed si en los Registros Civiles a su cargo
fu inscripta la defuncin de la persona de que se trata.
-El Juez de Primera Instancia del Siu lha declarado que el status legal
vigente actualmente impone, con ms imnprescindible obligatoriedad, que cual-
quier diligencia con ina compaa anniima, se entienda con quien legalmente
ha de representarla en juicio o fuera de l; y seguido aqul por el cual se pre-
tende esta declaracion de insolvencia contra la Compaa Moderna de Cine,
-. A., que fu la condenada al pago, y entendido el recuerimiento con, el seior
Francisco Gelabert, del que no consta ms nexo con la sociedad annima que
la afirmacin del Juez inferior en la providencia decretando el embargo de
ser el mismo Secretario Tesorero de a(qella, es visto que no existe antecedente
alguno que permit aceptar ique se entcnlio con la representacin, que ni si-
quiera se le atribuye, de la entidad condenada al pago, ni, por ended, cumplidos
los requisitos del Art. 786 del (Cigo (le (omrureio: por lo que procede denegar
la solicited de quiebra.
REGISTRO CIVIL.-Matrimonios.-Un Juez Municipal consult al lde
Primera instancia si proceda transcribir a los libros del Registro Civil, ins-
cripciones provision les practicadas en dos libretas encontradas, original y








ASUNTOS GENERALS


duplicado, en el Juzgado; y el Juez resolvi que "estimndose que es una ne-
cesidad inscribir en el Registro Civil el acto de la celebracin del matrimonio,
conform dispone el art. 58 del Reglamento, cuya inscripcin deber verifi-
carse en los libros oficiales, lo que no ha ocurrido con los 25 matrimonios a
que se contrae la consult, es de resolverse en el sentido de que debe cum-
plirse con dicho requisito siempre que esos matrimonios hubieren sido cele-
brados por funcionarios competentes y con las formalidades legales, salvo lo
que resuelva la Direcin de los Registros y del Notariado a quien se elevar
esta consulta; y la misma, por resolucin de 16 de Julio de 1943, declar:
Considerando: que al no haberse autorizado las libretas provisionales de
que se trata por el funcionario que las habilit, slo es atribuible a un invo-
luntario olvido del mismo, lo que no es causa suficiente para denegar la trans-
cripcin de los matrimonios inscriptos en dichas libretas, ya que se causara
un grave perjuicio a las personas interesadas, por causes no imputables a ellas.
Considerando: que el Registro del Estado Civil es una Institucin de de-
recho pblico que responded a necesidades de orden poltico, administrative y
civil y que en razn a ello el Estado al regularly ha tendido a facilitar las ins-
cripciones, ordenndolas con la possible sencillez, a fin de que los habitantes
del territorio national inscriban en dichos Registros todos los actos que afec-
ten al estado civil de las personas; estableciendo a la vez en garanta de la
Institucin, several penas para los que faltaren a la verdad en sus declara-
ciones.
Resuelvo: Evacuar la consult formulada en el sentido de que procede
que se transcriban a los Libros Oficiales del Registro Civil del Juzgado Mu-
nicipal de Tacaj las inscripciones de los matrimonios que aparecen en los
dos libros provisionales mencionados.-Pedro Yod, Director General de los
Registros y del Notariado.
COMPETENCIA.-El Juzgado Correccional de Matanzas se inhibi del
conocimiento de una causa a favor del Tribunal de Urgencia, por estimar que
se trata de un mayorista acusado de vender luz brillante a mayor precio que el
fijado por la Oficina Reguladora de Precios y Abastecimientos; no aceptando
dicho Tribunal la competencia del mismo; y sometido el caso al Tribunal Su-
premo, por auto 333, de 12 de Noviembre de 1943, resolvi:
Considerando: que la Oficina de Regulacin de Precios y Abastecimientos,
al dictar la resolucin nmero 30 de fecha 4 de Agosto ltimo, en uso de las
facultades que le concede el Decreto 1692 de 18 de Junio de este mismo ao,
para regular el comercio, distribucin y expendio de la kerosine o luz brillante,
artculo que declara de primera necesidad, establece que los infractores de las
disposiciones de esta Resolucin quedarn sujetos a las sanciones que determine
el inciso 2, apartado A, del art. 17 del Acuerdo-Ley N' 5 de 20 de Enero del co-
rriente ao, sin hacer distincin alguna entire las Compaas Productoras, los
distribuidores y los detallistas, por lo que ha de estimarse que todos quedan
sometidos a lo jurisdiccin correctional, que conforme al inciso C del art. 17
citado, es la competent para conocer de las infracciones de los Reglamentos
dictados para la ejecucin de dicho Acuerdo-Ley, en los casos en que la multa
sealada no exceda de 180 cuotas; sin q euobste a tal interpretacin el antece-
dente de orden legal de que est en vigor el Decreto No 857 de 20 de Marzo del
propio ao, que contiene el Reglamento para el ejercicio de comercio de artca-
los de primera necesidad, y en sus arts. 21 y 22 establece sanciones diferentes
para comerciantes mayoristas y detallistas, dado que a pesar de revestir cierto
carcter de generalidad ese reglamento, ra de tenerse en cuenta tambin que
tales sanciones se contraen a las infracciones relatives a los artculos que con-
sidera de primera necesidad, los cuales enumera especficamente, y que, por no
hallarse expresamente incluido entire ellas la luz brillante, es que se ha dictado
la susodicha Resolucin con las sanciones que estim adecuables a las transgre-
siones de la misma, conforme a las facultades delegadas en el expresado Orga-
nismo.-Sres. Llano, Tejera, :Tabio, Rodriguez y Chaves.










REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS
DEL COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
I NSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE m LA OFICINA De CORREOS LA HABANA

Suscripcin annual, $ 8.00 Nmero suelto... $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00

AO XX. HABANA, MAYO DE 1944 NUM. 5



PUEDE SANCIONARSE EL "ARREBATON" COMO DELITO DE
HURTO, SEGUN NUESTRO CODIGO DE DEFENSE SOCIAL?

En meses pasados luvo lugar en el Instituto Nacional de. Criminologa que
preside el Dr. Jos Agustn Martnez, la inauguracin de un ciclo de conferen-
cias sobre disciplines penales, estando a cargo del Dr. Jos Mir Cardona la
primera, sobre el tema ''El Hurto por apoderamiento en la doctrine y en nues-
tro jurisprudencia", y siendo el principal argumentante el Dr. Evelio Tabo,
Magistrado de la Sala le lo Criminal de nuestro Tribunal Supremo.
Llega a la conclusion el Dr. Mir que el arrebatn es delito de hurto y
no de robo, basndose para ello en la doctrine cientfica desarrollada por los
tratadistas partidarios de ese criterio; y ensaya una elaboracin de la teora
en nuestro ordenamienmo positive, arraizndola en el inciso 49 del art. 517 del
Cdigo de Defensa Social, en relacin con el art. 446 del mismo cuerpo legal;
y sobre el concept del apoderamiento violent que a su juicio desarrolla el
citado Cdigo en sus arts. 291 y 292, entendiendo que en presencia de tales
elements existe la posibilidad de que el arrebatn pueda sancionarse como
hurto previsto en nuestro Cdigo de Defensa Social, bastando que la doctrine
de jurisprudencia cambie la tesis contraria sostenida en las sentencias de la
mayora de nuestra Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo de fechas 10
y 16 de Mayo de 1935, nmeros 124 y 130, y en la de 29 de Octubre de 1941,
nmero 305, en las cuares ya tiene iniciado el camino, con los votos particulares
de los Dres. Ricardo R. Duval, Diego Vicente Tejera y Miguel A. Rodrguez
Morejn, que sostienen el mismo punto de vista que el disertante.
El Dr. Evelio Tabo, argumentante del Dr. Mir y Magistrado que form
parte de las mayoras que en Sala acordaron las sentencias antes citadas, sos-
tuvo la procedencia del criterio mantenido por la Sala de lo Criminal, por las
razones que constant de dichas resoluciones, a que nos remitimos, y por otras en
que abund.
La tesis de que el arrebatn puede considerarse como delito de hurto, es
de sintetizarse en la forma siguiente:
Que el "arrebatn" (rapina o il trapo en la doctrine italiana) no es robo
sino hurto, porque en esa figure delictiva no se ejerce violencia ni intimida-
cin en las personas, ni fuerza en las cosas, con el carcter que a esos elemen-
tos otorga la legislacin positive, sino que se trata de sustraccin de cosa ajena
sin violencia ni intimidacin en las personas ni fuerza en las cosas, o sea, sim-
plemente un hurto; pero con la nica particularidad que se ejerce una violen-
cia o fuerza sobre una cosa que tenga en la mano una persona o sobrbe alguna
parte de su cuerpo, para privarla de ella sin que la persona sufra el ms m-
nimo dafo corporal, pues la violencia no va dirigida a la persona sino sobre la
cosa; y configurada esa forma de delito, avanza mas en su concepcin y a su








ASUNTOS GEN'ERI\LES


juicio la encuentra con vida en nuestro ordenamiento penal, basndose en que
no pudiendo sancionarse el Robo del art. 516 del Cdigo de Defensa Social,
cuando se cualificare por la violencia o intimidacin en las personas, sino cuan-
do a la persona se le causare la muerte o alguna de las lesiones sealadas en el
art. 517 en relacin con los arts. 445 y 446, no causntdose ninguna de dichas
lesiones, el hecho que no puede quedar sin sancin, no puede ser otra cosa que
hurto del art. 529.
Lo que tan pobremente acabamos de expresar, en la disertacin del Dr. M\Ii-
r6 Cardona alcanz cientfica extension, pues ninguno de los puntos por l Ira-
tados qued sin la debida explicacin y bien avalados por las citas de trata-
distas y autores de saber y dedicacin incuestionables.
El Dr. Evelio Tabio, argumentante principal y cuyas aficiones y contri-
bucin a los studios de las ciencias penales son cada da ms conocidos, nos
ha prometido publicar su argumentacin, cuyos cuatro ,puntos fundamentals
fueron los mismos que le sirvieron de base para obtener las sentencias de la
mayora, que en las que, discutida la tesis del Dr. Mir Cardona, no logr en
aquella oportunidad su establecimiento, sin, que por ello no saliera satisfecho,
pues obtuvo sendos votos particulares de otros Magistrados tambin especiali-
zados que los reservaron a favor de su doctrine, como hemos dicho.(1)
Nosotros nos sumamos a la argumentacin del Dr. Tabo y combatimos la
posibilidad de sancionar ese hecho como hurto dentro de nuestro Cdigo de
Defense Social, pues por el studio que venimos hacienda de la doctrine de
jurisprudencia de nuestro mximo Tribunal de Justicia, con vista a elevar
nuestra cultural jurdica y extractar esa doctrine, que hemos incluido en nues-
tro Libro, hicimos un cuidadoso y meditado studio de esas citadas tres senten-
cias y de los votos particulares que las adornan, llegando a las conclusions que
hemos sustentado en esta argumentacin, contrari,a en un todo a la tesis del
Dr. Mir Cardona por las razones siguientes: No negamos que la sustraccin
por arrebatamiento tiene caracteres que la distinguen y la alejan del delito de
robo tpico, y como tal, no debiera drsele el mismo tratamiento ni sancionr-
sele como a ste, pues para cometerse no se ejerce violencia ni intimidacin en
las personas, ni fuerza en las cosas tal como la concibe el Cdigo de Defensa
Social (fuerza para penetrar, pues la fuerza ejercida nicamente como medio
de sustraccin y no de penetracin, no cualifica al robo), sino nicamente se
ejerce una violencia sobre la cosa (fuerza en la cosa como medio de sustraccin)
cuando dicha cosa se encuentra en las manos de una persona o sobre cualquier
parte de su cuerpo y ella no sufre la ms mnima lesin ni dao corporal; pero
si contemplamos el "arrebatn" desde el punto de vista del Hurto, como lo
hemos observado desde el mirador del robo, veremos que tambin tiene carac-
teres que le distinguen y le alejan del hurto, pues a la actividad "normal" del
agent para sustraer una cosa sin robarla, se aiade una superactividad consti-
tuida por la violencia que ejerce sobre la cosa, agravada por la peligrosidad que
significa tratar de sustraerla de una persona que opone a esa superactividad,
la presin de sus manos, que no cede voluntariamente sino por la violencia ejer-
cida sobre la cosa, o por la rotura del broche, argolla, prendedor o cualquier
otro medio mecnico de cierre, demostrativo que la persona que lo lleva no
quiere que sea abierto sino mediante su voluntad en ello.
De ser ciertas nuestras argumentaciones, ellas conducen a estas conclusio-
nes, de las cuales nos quedaremos con una: 1I, el "arrebatn" nunca puede ser
constitutivo solamente de hurto, ni sancionarse como tal; 2", pudiera constituir
un delito de robo con violencia "imperfecta" o "frustrada" en las personas,
pues el agent comenz a ejercer su violencia cuando la dirigi a la cosa y no
tuvo que extenderla a la persona de la vctima, porque le bast la ejercida cobre

(1) Despus de escrito este artculo, el Dr. Tabo, en su libro "Temas de Derecho
Penal", dedic el capitulo XVI, titulado 'La polmica sobre el Hurto Violento", al
problema procesal que en el mismo se trata.-N. del D.








ASUNTOS GENERALS


la cosa; pero si no hubiera sido suficiente, hubiera seguido en su actividad
violent, pues siendo su fin apoderarse de la cosa, no se hubiera detenido ante
la mayor resistencia de la vctima, sujetando ms fuertemente la cosa o impi-
diendo que se la arrebataran de otra parte del cuerpo, en cuyo caso, habielndo
pasado su actividad violent a la persona de la vctima, dicha violencia se hu-
biera "consumado", "perfeccionado" y estaramos en presencia de un robo
pleno. Y por ltimo, 31, considerar al arrebatn como un nuevo delito, extrao
al hurto y al robo, pues teniendo de comn con ambos el ser un delito contra
la propiedad, se diferencia de ellos por ser ms grave que el hurto, ya que la
actividad necesaria para consumarlo y la peligrosidad demlostrada por el co-
misor es mayor que la que require el hurto y a su vez menor que la necesaria
para consumer, perfeccionar el robo, porque se trata de un delito intermedio
entire ambos.
A nuestro juicio, esta ltima es la solucin adecuada del problema y slo
puede facilitrnosla el Poder Legislativo, agregando al Ttulo XIII del Libro II
un Captulo que pudiera designarse por I-A, para no romper el ordenamiento
de los Captulos ya establecidos, que tratara exclusivamente del "Arrebatn".
De no producirse esa legislaci6n e muy difcil que ci criterio de la mayo-
ra de la Sala de lo Criminal de nuestro T:ribunai Supremo, sea modificado como
lo pretend el disertante, no obstante los valiosos votos particulares de los
Sres. Magistrados Duval, Tejera y Rodrguez Morejin, que apoyan su tesis,
ya que de acuerdo con nuestra legislacin positive, el hecho slo puede calif
carse como robo con violencia en las personas, de acuerdo con una de nuestras
conclusions anteriores, es decir, que la violencia, el esfuerzo que tuvo que hacer
el agent para arrebatar la cosa, no se trasmiti a la persona, porque no tuvo
necesidad de ello, ya que la cosa cedi por la violencia ejercida en ella, sin tener
que violentar la persona; pero que a no ser por la simple circunstancia de la
poca resistencia ofrecida por la cosa para su sustraccin, el comisor no se hu-
biera detenido, para dejar de sustraerla, por lo que la violencia en la' persona
qued, no consumada, imperfecta; y de acuerdo con la teora general del C-
digo sobre la material, tinto se sanciona el hecho consumado como el imperfecto,
bastando tener en cuen a el estadio de la accin y el demostrado grado de peli-
grosidad del agent, para adecuar la sancin del delito de robo al autor del
"Arrebatn".
Tales son nuestros arguments y nuestra sincera contribucin a esta va-
liosa labor intellectual que realize el Instituto Nacional de Criminologa bajo
sus entusiastas dirigentes, a los que reitero mi infinito agradecimiento.
DR. PABLO F. GONALEZ,
Magistrado de la Audiencia de la Habana.
-)o(
CUANDO RUSIA ENSAYO EL AMOR LIBRE
Un experiment de la Revolucin rusa que fracaso en la prctica, ruidosamente.

Un amigo mo, al regresar de una visit de 6 meses a la Unin Sovitica,
en el ao 1934, hizo un resume de su inconformidad con esta frase:
-Todas las muchachas estaban casadas...
An en ese tiempo, unos dos aos antes de ponerse en vigor el nuevo C-
digo de la Familia, dictado por Stalin, la realidad era bien distinta del estado
de cosas que se imaginaba much gente fuera de Rusia. Pero la nocin de que
"las mujeres haban sido nacionalizadas por los comunistas" persista en esa
fecha; y an en la actualidad persiste en muchos lugares. Cmo pudo tal no-
cin generalizarse?
Ni siquiera en los (las ms anrquicos de la revolucin rusa, fueron nacio-
nalizadas las mujeres. La palabra nacionalizada quiere decir: "perteneciente a
todo el mundo". La idea de los comunistas iniciales -la idea que despus se








ASUNTOS OENERALES


comprob que era impracticable- fu, justamente, todo lo contrario de "nacio-
nalizacin"; es decir, la de que las mujeres no tenan que pertenecer a nadie;
que deban disfrutar de una complete libertad social, sexual y econmica y que
el matrimonio, que las esclavizaba, era, en realidad, una mera invencin bur-
guesa.
Lo que los comunistas queran no era, por tanto, la nacionalizacin de la
mujer, sino el establecimiento del amor libre, aunque muchos de ellos, y acaso
los ms prominentes, nunca pusieron en prctica sus puntos de vista. El propio
Carlos Marx, por ejemplo, fu una especie de esposo "victoriano". Su amigo
Federico Engels, llev relaciones Ilcitas durante much tiempo con una joven
inglesa que trabajaba en una fbrica. Pero cuando Engels llev a su amante a
una reunin en la cual estaban presents Carlos Marx y su esposa, estos ltimos
"ignoraron" prcticamente a los primeros.
Entre los revolucionarios rusos de los das zaristas, sin embargo, hubo mu-
chos que mantenan unions ilegtimas. (Lenin, un excelente y fidelsimo espo-
so, fu una excepcin, sin duda). Cuando los bolcheviques tomaron el poder en
1917, el amor libre pas a ser durante algn tiempo, la doctrine aceptada por
el partido gobernante y. consiguientemente, por toda la nacin.
Aun cuando la libertad sexual de la mujer no ha jugado un papel impor-
tante en la teora comunista, lo cierto es que el desarrollo excesivo de la mis-
ma, hasta convertirse en libertinaje, no hubiera sorprendido a nadie. Hay, por
lo comn, un relajamiento de la moral en las opocas revolucionarias. Lo mis-
mo ocurre en todos los perodos de postguerras. La gente casada forma un mun-
do aparte. Los jvenes y las muchachas andan por todo el pas sin la gua o
la. supervision familiares. Todo esto ocurri en Rusia despus de 1917. como
haba ocurrido antes en Francia, despus de 1789.
Pero no haba nada frvolo en el echo. Los rusos nuica han sido un pue-
blo particularmente frivolo. Cualquiera que lea una obra teatral o una novela
rusa, convendr en ello. No son, tenmperamentalmente, buenos "flirteadores".
Hasta la promiscuidad sexual result con ellos un asunto sumamlente peligroso.
Los comunistas eran verdaderos rusos. Bajo su regimen, la gente cambia-
ba con frecuencia de socios cort tnil'r.v. en part, porque todo buen comunista
deba de hacerlo; y, en parte tambin, porque los medios y condiciones de vida
y las dificultades del alojamiento lo hacan necesario.
El matrimonio lo constitua simplemente un acto de presencia en las ofi-
cinas de la Zags (oficinas del Registro Civil). La novia poda tomar el nombre
del marido, si lo deseaba, o retener el suyo propio. Al siguiente da, cada uno
de los socios poda ir a esa u otra oficina de registry y obtener el divorcio. Los
derechos para esta simple operacin eran cinco rublos, un equivalent a dos
dlares. La desunida pareja ni siquiera tena que preocuparse por el curso ju-
dicial del divorcio: la Zags remita una tarjeta postal cuando el vnculo que-
daba deshecho. No haca falta presentar causales de ninguna clase. La nica
limitacin era que nadie poda divorciarse el mismo da del casamiento.
Muchas personas no tenan obstculos en confesar que estaban viviendo como
marido y mujer y registrarse como tales. Los que lo hacan, por lo comn, esta-
ban movidos por una finalidad de conveniencia material, como la de lograr el
derecho de residencia en Mosc u obtener prioridad para rentar una habita-
cin en la poca de escasez de viviendas.
Cualquier muchacha poda ir a un hospital para hacerse un aborto legal.
La propaganda pblica insista en que el aborto, cuando era realizado como
una intervencin quirrgica por un mdico calificado, no ofreca riesgos ni en-
traaba ninguna consecuencia desfavorable para la salud de la mujer grvida.
El nmero de los abortos, en consecuencia, lleg a ser enorme.
Uno de los resultados ms ostensibles de esta libertad sexual, fu que la
prostitucin desapareci casi por complete. Otro de los resultados, fu el de
que la juventud no se detena a pensar much en el problema del matrimonio,
casndose, por consiguiente, con la mayor facilidad. Las muchachas no perdan








ASUNTOS GENERALS


su tiempo en noviazgos ni en flirteos ms o menos frvolos. O lo eran todo para
el hombre, o no eran nada.
Pero era todo el mundo feliz? Todas las cosas se deslizaban paradisa-
camente? No, en modo alguno. Hacia el final de la dcada 1920-30, cuando el
pueblo haba sobre]asado el ardor revolucionario de los primeros tiempos, y
cuando Rusia, bajo el mando de Jos Stalin, se haba sedimentado, comenzaron
a sealarse las primeras objeciones series al problema del amor libre.
Las estadsticas de ese perodo mostraron que cada mes se producan 40
divorcios para cada 100 matrimonios celebrados. Aun en el caso de que admi-
tamos como una presuncin lgica que una gran parte de esas cifras se con-
traigan a ciertas personas entire las que se casaron y divorciaron varias veces
en el mismo ao, de todos modos, aun revelan una alarmante ausencia de esta-
bilidad conyugal. Pero la verdadera dificultad estribaba en algo distinto.
Las cortes inferiores de la Unin Sovitica, se enfrentaron con mltiples
casos relatives al sustento y cuidado de los nios. Los padres se separaban y
se iban cada uno por su lado, en busca de nuevas parejas, dejando a la descen-
dencia sin protecci( ni ayuda, por lo que el Estado se vea compelido a cui-
dar y a alimentar .1 los niios, as desprovistos de tutelaje familiar. Esta era
una empresa excesivamente ardua y compleja, adems de onerosa.
Pronto las autoridades comenzaron a perseguir a estos Don Juanes rusos
bajo la acusacin de 'degenerados sexuales". En los ltimos seis meses del ao
1935, por lo menos unos cien hombres fueron encarcelados por haber dejado
de abonar las pensions alimenticias de sus abandonados descendientes.
En el ao 1934. una joven estudiante, de 24 aos, resident en Mosc, nom-
brada Marussia La rkowa, escribi una carta a Stalin quejndose de que le
hubieran negado el permiso para casarse por la dcimonona vez. Los primeros
18 matrimonios, segn explicaba, haban sido otros tantos fracasos.
-Debo seguir probando -exiga la chica-. hasta que encuentre el hom-
bre que busco...
Pero su solicited no fu recibida por Stalin con simpata.
-El matrimonio no es un deporte- fu la respuesta del lder rojo.
Esta declaracin determine posteriormente grades cambios. A la misma
sigui el nuevo Cdigo de Familia, dictado por Stalin, que se convirti en
ley el da 27 de Junio de 1936. Este cdigo hace el divorcio ms difcil. Por 5l
se hizo un alto en los "abortos legales", de una vez para siempre. En sus
preceptos se trazan nuevas normas para la vida familiar y domstica. Y tam-
bin se establecen generosos subsidies para las families con descendencias lar-
gas, entendindose por largas las que realmente lo sean, es decir, aquellos ma-
trimonios con ms d(e siete hijos.
Es que han cambiado los comunistas sus puntos de vista morales? Quizs
algunos lo hayan hecho. Pero la verdadera razn del cambio fu de otra natu-
raleza: con la amenaza de una guerra en ciernes, los rusos comenzaron a preocu-
parse con la posibilidad de un descenso en sus estadsticas de natalidad.
Bajo el nuevo sistema vigente, el divorcio se ha hecho ms difcil, como ya
dijimos. Los dos cnyuges tienen que hacer acto de presencia a la vez y recla-
mar la disolucin al unsono. Las causales son investigadas por las autorida-
des celosamente. Adems, se han fijado derechos ms altos y en escala crecien-
te, para los que reinciden en disolver el vnculo. El primer divorcio cuesta hoy
50 rublos (unos 20 dlares) ; el segundo 150 ($60) y el tercero 300 ($120), Los
maridos inconstantes que persistan en cambiar de pareja, pueden tranquilizarse
ante el hecho de que, a partir del tercer divorcio, los derechos no alcanzan
mayores cifras.
La prohibicin de los abortos cre muchas protests al principio, especial-
mente entire las estudiantes y las obreras de las fbricas. Pero el gobierno se
niantuvo fire. Los abortos slo se permiten en la actualidad en aquellos casos
en que los padres sufren de dolencias hereditarias o cuando el nacimiento del








ASUNTOS GENERALS


infante puede hacer peligrar la vida de la madre. (Las restricciones son aun
much ms ligeras que las que existen en algunos pases capitalistas).
Las operaciones ilegales son castigadas con dos aos de prisin, si las realize
un mdico; y con tres aos, cuando las ejecuta un intruso.
Como resultado de esta ley antiabortiva, el nivel de los nacimientos ha ido
aumentando. En Mosc tan solo, casi se ha duplicado la natalidad. La prensa
sovitica public declaraciones suscritas por los mdicos, en las que se advierte
que el aborto es daino a la salud de las futuras madres que lo practical.
Pero el Soviet no hace ninguna cosa a medias. En los primeros tiempos, la
libertad sexual era no slo permitida, sino alabada, orgullosamente propagada y
estimulada con un fervor casi religioso. Ahora, el gobierno, el Partido Comu-
nista y la prensa sovitica, se unen para predicar colectivamente la importan-
cia de la vida familiar.
En las primeras tres semanas de Julio (le 1936, el nmero (le divorcios
registrados en Mosc fu de 215, en comparacin con 2,214 registrados en las
primeras tres semanas de Junio del propio ao. La vida domstica de tipo bur-
gus haba regresado a Rusia, despus de sobrepasar una aguda crisis.
Pero la mujer rusa no ha renunciado a su igualdad, ni a su libertad. Ha
mostrado en la guerra, y, con frecuencia en el mismo frente de combat, que
ella no slo reclama los mismos derechos, sino que acepta los mismos deberes
que el hombre. Ms an, su libertad, bajo el rgimen sovitico, se apoya sobre
una slida base econmica. Ella. no necesita del marido para library su subsis:
tencia.
De su misma experiencia, los rusos han aprendido que iguales derechos
no significant igualdad mecnica. Los hombres y las mujeres difieren psicol-
gicamente, y esto exige, por tanto, un tratamiento diferente por parte de las
leyes y del Estado.
Ellos han aprendido que, para lograr una positive supervivencia, toda
comunidad tiene que edificarse en el propio hogar y en el seno de la familiar
-por muy vieja, traditional y anticuada que esta institucin familiar sea a los
ojos de los innovadores-, es algo que no puede olvidarse negligentemente, por-
que de ah dimanan la solidez y la cohesin de los pueblos y de los estados que
los representan y dirigen...
FREDERICK SCHEU.
-- )o(

EL TINTERILLO

Hay una pintura de Pierre Breughel el Viejo, que muestra al tinterillo
del siglo XVI. Con su gorro clerical, y la mirada fija, sostiene un escrito su
mano de pergamino. Escucha los enredos de un campesino. Sobre la mesa se
amontonan expedientes, atados con correas, hasta derramarse por los borders
y caer al suelo. De las paredes, sostenidos en clavos de fierro, cuelgan zurro-
nes de cuero con ms expedientes. Los clients esperan en fila, los ojos fijos
en la plida frente del letrado Unos le traen lechones y perdices, otros raci-
mos de. uvas, pavos, canastas de huevos, pequeas bolsas repletas de ducados.
La:pobre humanidad suplicante tiembla ante este hombre poderoso, que con
los enredos de su pluma, puede enflaquecer a un rico o colgar de la horca a
un- inocente deudor.
SEn Amrica no hubo peste ni guerra que hiciera palidecer a los bravos
conquistadores como la simple presencia de un abogado. Mientras muchos
-valien-tes moran de hambre, el bachiller-Enciso se llenaba de plata en Santo
,.:omiTgoa-n anej.ando pleitos. Los Pinzn. gastaion 'ms horas juzgando que
descubriendo. El clamor de los colonos llegaba a odos de los reyes. Que, por
Diosi no les mandasen ms abogados! "Porque doquiera que stos estaban re-
volvan pleitos y debates y zizaas", como dice Bernal Daz del Castillo. Y
Balboa, metido en los montes de Urab, resuelto a abrirse paso para descu-








ASUNTOS GENERALS


brir el mar Pacfico. pone como remate de todas sus solicitudes al Emperador
que no deje pasar a las Indias letrados: son el diablo mismo, y cuanto tocan
lo hacen endiablado.
El real gobierno oy estos clamores, y aun antes de que Balboa lo pidiese,
ya haba dicho: "Es nuestra merced e voluntad para que por tiempo de los
dichos cuatro aos y ms cuanto' fuere nuestra voluntad, ningn letrado ni
otra persona que a:l fuere no puedan abogar ni aboguen, e mandamos que
en ningn juicio no sea recebido escripto ninguno, sino que todos los debates
e deferencias se determine por albedro de buen varn, simplemente e de
llano, odas las parles en sus personas; e que si alguno hobiere que no sepa
abogar de su derecho, mandamos al juez que de su oficio lo supla e aboque
por l e determine la cabsa luego sin figure ni tela de juicio, porque no hayan
lugar los pleitos e diferencias que a esta cabsa han subcedido e ha habido e
agora hay en la isla Espaola, de que los vecinos e moradores della han reci-
bido y reciben much dao e fatiga..."
El terror vena de siglos, y siglos ms dur. Alfonso el Sabio se opuso
en las Partidas, con graciosos arguments, a que las mujeres aprendieran el
manejo de las leyes; con lodo lo que ellas hablan, los juicios se haran inter-
minables. Los gobernadores, aqu en las Indias, lo soportaban. todo, pero al
llegar el juez de residencia saban que sn destino era morir bajo la montaa
de papel, con las polillas pasendoseles por los agujeros de la capa. En
Buenos Aires no se permiti abrir universidad sino ya al terminarse la colo-
nia: con los abogados de Chuquisaca y de Crdoba tienen all -se dijo-
para hacer ya infelices sus vidas.
Con todo, sera vano intent reconstruir la historic de aquellos das sin
el auxilio de la litratura tinterillesca. Oyendo los abogados todos los chis-
mes, enredos e indeiencias de sus clients, dejaron en sus alegatos cuanta .por-
quera y pintoresca intimidad puede servir para ver por dentro el mundo co-
lonial, lo cual. es d& todo punto indispensable al historiador. Escarbando ba-
sura con la pluma, por lo dems, se lleg a esas pginas de oro que alumbran
en la jurisprudencia universal.
Si algo yo hubiera deseado, y aun ambicion, fu alcanzar ese alto rango
del temido letrado. Mi padre, que era listo y malicioso, desde que yo era
un nio me descubri el nimo apocado, y que era incapaz de romper las na-
rices del vecino de un puetazo. Decidi empujarme a la escuela de las leyes
para darme la fortaleza de los cdigos. Sus excelentes deseos fueron frustra-
dos. El doctor Corral, que me enseaba el civil, me meta todo el Cdigo por
la oreja derecha. Pero yo tena destapada la izquierda, y el chorro sala tan
abundante como entraba. Yo le deca a mi padre:
-Fjate que estamos perdiendo el tiempo y el dinero.
Pero l era optimista. Ahora, miro aquellos tiempos perdidos en la pe-
numbra, como un lindo cuadro de Breughel el Viejo.
Berkelek (Colombia), Febrero de 1944.
GERMAN ALCINIEGAS.
)-- o(
LEYES Y DECRETOS

ARRENDAMIENTO.-Decreto Presidencial 804 (Gaceta 169, 29 Marzo).
-En uso de las facultades que me estn conferidas por los Acuerdos--Leyes
nmeros 5 y 6 de 20 de Enero, el nmero 9 de 4 de Febrero, y los nmeros 11,
12 y 13 de 5 de Febrero, todos de 1942, a propuesta del Ministro de Estaja,
odo el parecer del Ministro de Justicia, por recomendacin de la Junta de
Economa de Guerra, y asistido del Consejo de Ministros,. resuelvo:r
Artculo I.-Mientras dure el actual estado de guerra y el Congreso no
decide otra cosa. se declare dre primer necesidad el uso o disfrute de las








ASUNTOS GENERALS


casas y locales destinados a habitacin, oficina, establecimientos industriales
y comerciales, o de arte u oficio, y cualesquiera dependencias del Estado, la
Provincia, el Municipio u organismos autnomos, cedidos con dichos fines en
arrendamiento o por otro ttulo lucrative, y sujeto el precio de sus alquileres
a las disposiciones de este Decreto.
Art. II.-Se establece como precio mximo del arrendamiento de las ca-
sas y locales a que se refiere el artculo anterior, el que rigiere en cada caso
el 29 de Marzo de 1944, de acuerdo con la legislacin vigente en dicha fecha,
y en el caso de los edificos construdos al amparo de la Ley de 23 de Marzo
de 19,39, el precio mximo ser el que estuvieren devengando el referido 29
de Marzo de 1944.
Art. III.-El precio mximo de los arrendamientos de fincas urbanas fi-
jado por el artculo anterior, no podr ser elevado ms de una vez cada 12
meses, an cuando variase la persona del inquilino, entendindose que la pri-
mera alza no podr producirse hasta despus de transcurrido un ao de la
vigencia de este Decreto. .Tampoco podr ser elevado dicho precio en ms del
10 por 100 del imported fijado por el artculo anterior en cada perodo de 12
meses.
Art. IV.-Los dueos o arrendatarios de las casas y locales a que se
refiere el art. I de este DNcreto que, a partir de la vigencia del mismo, acre-
ditasen legalmente haber realizado en dichos locales obras tiles o necesarias
de reparacin o reedificacin, podrn elevar el precio global del arrendamien-
to en una cantidad que no exceder del 6 por 100 annual del valor de las obras
efectuadas, entendindose que dicho encarecimiento deber distribuirse a pro-
rrata entire los locales de que se componga el edificio afectado.
Art. V.-Cuando en el precio del arrendamiento que rigiere en 29 de
Marzo de 1944, hubieren estado incluidos determinados suministros y servi-
cios prestados por el arrendador al inquilino, no ser permitido suspender di-
chos servicios ni exigir su imported independientemente de la renta.
Cuando en la expresada fecha de 29 de Marzo de 1944, el arrendador estu-
viere percibiendo separadamente el imported de los suministros y servicios oue
prestare al arrendatario, podr continuar efectuando dichos cobros, pero en nin
gn caso podr exceder de los que dicihos servicios y suministros costaren al
arrendador.
Se entiende por suministros y servicios, los de luz, electricidad, gas, agua,
limpieza y otros anlogos.
Art. VI.-Si el arrendamiento fuere respect de bienes no arrendados en
29 de Marzo de 1944, el precio mximo ser igual al de la renta menor de la
fecha ms prxima anterior o posterior a la expresada. En caso de duda, se
tendr por precio mximo el de la renta con que estuviere amillarada la casa
el da 29 de Marzo de 1944.
Art. VII.-En los casos de subarrendamiento el precio mximo se apli-
car, tanto en beneficio del arendatario principal como del subarrendatario.
Art. VIII.-Dentro de los 30 das siguientes a la vigencia de este Decreto,
los Alcaldes Municipales estn obligados a remitir a la Oficina de Regulacin
de Precios y Abastecimiento una relacin certificada del alquiler en que se
hallen declaradas las casas y locales arrendados en su Trmino Municipal, y
dentro de los 30 das de presentarse alguna modificacin, enviarn igual cer-
tificacin.
La Oficina de Regulacin de Precios y Abastecimiento dictar las ins-
trucciones que sean necesarias para el efectivo cumplimiento de esta obli-
gacin. -
Art. IX.-El precio regulado por este Decreto garantiza al arrendatario o
subarreidatario su permanencia en el local arrendado en tanto lo satisfaga en
los vencimientos sealados por los respectivos contratos, except en los casos
siguientes:




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs