• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Main
 Acuerdos de las salas de gobierno...
 Seccion notarial
 Resoluciones del tribunal supremo...
 Seccion electoral
 Sentencias y autos de lo civil...
 Indice general














Title: Repertorio judicial
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076996/00019
 Material Information
Title: Repertorio judicial revista ... fundada bajo los auspicios del Colegio de Abogados de la Habana ..
Physical Description: 36 v. : ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Asociacio´n nacional de funcionarios del poder judicial
Asociación nacional de funcionarios del poder judicial
Colegio de Abogados de la Habana
Publisher: Impr. de Rambla, Bouza y ca.
Place of Publication: Habana
Habana
Publication Date: 1943
Frequency: monthly[1928-1960]
bimonthly[ former 1925-1927]
 Subjects
Subject: Law reports, digests, etc -- Cuba   ( lcsh )
Law -- Cuba   ( lcsh )
Genre: law report or digest   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Dates or Sequential Designation: Anõ 1, no. 1 (marzo de 1925)-anõ 36, no. 12 (dec. 1960).
Issuing Body: Organo oficial de la Asociación nacional de funcionarios del poder judicial, 1944-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076996
Volume ID: VID00019
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13201214
lccn - 31010741

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Main
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
    Acuerdos de las salas de gobierno del tribunal supremo
        Page A-1
        Page A-2
        Page A-3
        Page A-4
        Page A-5
        Page A-6
        Page A-7
        Page A-8
        Page A-9
        Page A-10
        Page A-11
        Page A-12
        Page A-13
        Page A-14
        Page A-15
        Page A-16
        Page A-17
        Page A-18
        Page A-19
        Page A-20
        Page A-21
        Page A-22
        Page A-23
        Page A-24
        Page A-25
        Page A-26
        Page A-27
        Page A-28
        Page A-29
        Page A-30
        Page A-31
        Page A-32
        Page A-33
        Page A-34
        Page A-35
        Page A-36
        Page A-37
        Page A-38
        Page A-39
        Page A-40
        Page A-41
        Page A-42
        Page A-43
        Page A-44
        Page A-45
        Page A-46
        Page A-47
        Page A-48
        Page A-49
        Page A-50
        Page A-51
        Page A-52
        Page A-53
        Page A-54
        Page A-55
        Page A-56
        Page A-57
        Page A-58
        Page A-59
        Page A-60
        Page A-61
        Page A-62
        Page A-63
        Page A-64
        Page A-65
        Page A-66
        Page A-67
        Page A-68
        Page A-69
        Page A-70
        Page A-71
        Page A-72
        Page A-73
        Page A-74
        Page A-75
        Page A-76
        Page A-77
        Page A-78
        Page A-79
        Page A-80
        Page A-81
        Page A-82
        Page A-83
        Page A-84
        Page A-85
        Page A-86
        Page A-87
        Page A-88
        Page A-89
        Page A-90
        Page A-91
        Page A-92
        Page A-93
        Page A-94
        Page A-95
        Page A-96
        Page A-97
        Page A-98
        Page A-99
        Page A-100
        Page A-101
        Page A-102
        Page A-103
        Page A-104
        Page A-105
        Page A-106
        Page A-107
        Page A-108
        Page A-109
        Page A-110
        Page A-111
        Page A-112
        Page A-113
        Page A-114
        Page A-115
        Page A-116
        Page A-117
        Page A-118
        Page A-119
        Page A-120
        Page A-109
        Page A-110
        Page A-111
        Page A-112
        Page A-113
        Page A-114
        Page A-115
        Page A-116
        Page A-117
        Page A-118
        Page A-119
        Page A-120
        Page A-121
        Page A-122
        Page A-123
        Page A-124
    Seccion notarial
        Page B-1
        Page B-2
        Page B-3
        Page B-4
        Page B-5
        Page B-6
        Page B-7
        Page B-8
        Page B-9
        Page B-10
        Page B-11
        Page B-12
        Page B-13
        Page B-14
        Page B-15
        Page B-16
        Page B-17
        Page B-18
        Page B-19
        Page B-20
        Page B-21
        Page B-22
        Page B-23
        Page B-24
        Page B-25
        Page B-26
        Page B-27
        Page B-28
        Page B-29
        Page B-30
        Page B-31
        Page B-32
        Page B-33
        Page B-34
        Page B-35
        Page B-36
        Page B-37
        Page B-38
        Page B-39
        Page B-40
        Page B-41
        Page B-42
        Page B-43
        Page B-44
        Page B-45
        Page B-46
        Page B-47
        Page B-48
    Resoluciones del tribunal supremo sobre leyes
        Page C-1
        Page C-2
        Page C-3
        Page C-4
        Page C-5
        Page C-6
        Page C-7
        Page C-8
        Page C-9
        Page C-10
        Page C-11
        Page C-12
        Page C-13
        Page C-14
        Page C-15
        Page C-16
        Page C-17
        Page C-18
        Page C-19
        Page C-20
        Page C-21
        Page C-22
        Page C-23
        Page C-24
        Page C-25
        Page C-26
        Page C-27
        Page C-28
        Page C-29
        Page C-30
        Page C-31
        Page C-32
        Page C-33
        Page C-34
        Page C-35
        Page C-36
        Page C-37
        Page C-38
        Page C-39
        Page C-40
        Page C-41
        Page C-42
        Page C-43
        Page C-44
        Page C-45
        Page C-46
        Page C-47
        Page C-48
        Page C-49
        Page C-50
        Page C-51
        Page C-52
        Page C-53
        Page C-54
        Page C-55
        Page C-56
        Page C-57
        Page C-58
        Page C-59
        Page C-60
        Page C-61
        Page C-62
        Page C-63
        Page C-64
        Page C-65
        Page C-66
        Page C-67
        Page C-68
        Page C-69
        Page C-70
        Page C-71
        Page C-72
        Page C-73
        Page C-74
        Page C-75
        Page C-76
        Page C-77
        Page C-78
        Page C-79
        Page C-80
        Page C-81
        Page C-82
        Page C-83
        Page C-84
        Page C-85
        Page C-86
        Page C-87
        Page C-88
        Page C-89
        Page C-90
        Page C-91
        Page C-92
        Page C-93
        Page C-94
        Page C-95
        Page C-96
    Seccion electoral
        Page D-1
        Page D-2
        Page D-3
        Page D-4
        Page D-5
        Page D-6
        Page D-7
        Page D-8
        Page D-9
        Page D-10
        Page D-11
        Page D-12
        Page D-13
        Page D-14
        Page D-15
        Page D-16
        Page D-17
        Page D-18
        Page D-19
        Page D-20
        Page D-21
        Page D-22
        Page D-23
        Page D-24
        Page D-25
        Page D-26
        Page D-27
        Page D-28
        Page D-29
        Page D-30
        Page D-31
        Page D-32
        Page D-33
        Page D-34
        Page D-35
        Page D-36
        Page D-37
        Page D-38
        Page D-39
        Page D-40
        Page D-41
        Page D-42
        Page D-43
        Page D-44
        Page D-45
        Page D-46
        Page D-47
        Page D-48
        Page D-49
        Page D-50
        Page D-51
        Page D-52
        Page D-53
        Page D-54
        Page D-55
        Page D-56
        Page D-57
        Page D-58
        Page D-59
        Page D-60
        Page D-61
        Page D-62
        Page D-63
        Page D-64
        Page D-65
        Page D-66
        Page D-67
        Page D-68
        Page D-69
        Page D-70
        Page D-71
        Page D-72
        Page D-73
        Page D-74
        Page D-75
        Page D-76
        Page D-77
        Page D-78
        Page D-79
        Page D-80
        Page D-81
        Page D-82
        Page D-83
        Page D-84
    Sentencias y autos de lo civil y de lo contencioso administrativo de la audiencia de la Habana
        Page E-1
        Page E-2
        Page E-3
        Page E-4
        Page E-5
        Page E-6
        Page E-7
        Page E-8
        Page E-9
        Page E-10
        Page E-11
        Page E-12
        Page E-13
        Page E-14
        Page E-15
        Page E-16
        Page E-17
        Page E-18
        Page E-19
        Page E-20
        Page E-21
        Page E-22
        Page E-23
        Page E-24
        Page E-25
        Page E-26
        Page E-27
        Page E-28
        Page E-29
        Page E-30
        Page E-31
        Page E-32
        Page E-33
        Page E-34
        Page E-35
        Page E-36
        Page E-37
        Page E-38
        Page E-39
        Page E-40
        Page E-41
        Page E-42
        Page E-43
        Page E-44
        Page E-45
        Page E-46
        Page E-47
        Page E-48
        Page E-49
        Page E-50
        Page E-51
        Page E-52
        Page E-53
        Page E-54
        Page E-55
        Page E-56
        Page E-57
        Page E-58
        Page E-59
        Page E-60
        Page E-61
        Page E-62
        Page E-63
        Page E-64
        Page E-65
        Page E-66
        Page E-67
        Page E-68
        Page E-69
        Page E-70
        Page E-71
        Page E-72
        Page E-73
        Page E-74
        Page E-75
        Page E-76
        Page E-77
        Page E-78
        Page E-79
        Page E-80
        Page E-81
        Page E-82
        Page E-83
        Page E-84
        Page E-85
        Page E-86
        Page E-87
        Page E-88
        Page E-89
        Page E-90
        Page E-91
        Page E-92
        Page E-93
        Page E-94
        Page E-95
        Page E-96
        Page E-97
        Page E-98
        Page E-99
        Page E-100
        Page E-101
        Page E-102
        Page E-103
        Page E-104
        Page E-105
        Page E-106
        Page E-107
        Page E-108
        Page E-109
        Page E-110
        Page E-111
        Page E-112
        Page E-113
        Page E-114
        Page E-115
        Page E-116
        Page E-117
        Page E-118
        Page E-119
        Page E-120
        Page E-121
        Page E-122
        Page E-123
        Page E-124
        Page E-125
        Page E-126
        Page E-127
        Page E-128
        Page E-129
        Page E-130
        Page E-131
        Page E-132
        Page E-133
        Page E-134
        Page E-135
        Page E-136
        Page E-137
        Page E-138
        Page E-139
        Page E-140
        Page E-141
        Page E-142
        Page E-143
        Page E-144
        Page E-145
        Page E-146
        Page E-147
        Page E-148
        Page E-149
        Page E-150
        Page E-151
        Page E-152
        Page E-153
        Page E-154
        Page E-155
        Page E-156
        Page E-157
        Page E-158
        Page E-159
        Page E-160
        Page E-161
        Page E-162
        Page E-163
        Page E-164
        Page E-165
        Page E-166
        Page E-167
        Page E-168
        Page E-169
        Page E-170
        Page E-171
        Page E-172
        Page E-173
        Page E-174
        Page E-175
        Page E-176
        Page E-177
        Page E-178
        Page E-179
        Page E-180
        Page E-181
        Page E-182
        Page E-183
        Page E-184
        Page E-185
        Page E-186
        Page E-187
        Page E-188
        Page E-189
        Page E-190
        Page E-191
        Page E-192
        Page E-193
        Page E-194
        Page E-195
        Page E-196
        Page E-197
        Page E-198
        Page E-199
        Page E-200
        Page E-201
        Page E-202
        Page E-203
        Page E-204
        Page E-205
        Page E-206
        Page E-207
        Page E-208
        Page E-209
        Page E-210
        Page E-211
        Page E-212
        Page E-213
        Page E-214
        Page E-215
        Page E-216
        Page E-217
        Page E-218
        Page E-219
        Page E-220
        Page E-221
        Page E-222
        Page E-223
        Page E-224
        Page E-225
        Page E-226
        Page E-227
        Page E-228
        Page E-229
        Page E-230
        Page E-231
        Page E-232
        Page E-233
        Page E-234
        Page E-235
        Page E-236
        Page E-237
        Page E-238
        Page E-239
        Page E-240
        Page E-241
        Page E-242
        Page E-243
        Page E-244
        Page E-245
        Page E-246
        Page E-247
        Page E-248
        Page E-249
        Page E-250
        Page E-251
        Page E-252
        Page E-253
        Page E-254
        Page E-255
        Page E-256
        Page E-257
        Page E-258
        Page E-259
        Page E-260
        Page E-261
        Page E-262
        Page E-263
        Page E-264
        Page E-265
        Page E-266
        Page E-267
        Page E-268
        Page E-269
        Page E-270
        Page E-271
        Page E-272
        Page E-273
        Page E-274
        Page E-275
        Page E-276
        Page E-277
        Page E-278
        Page E-279
        Page E-280
        Page E-281
        Page E-282
        Page E-283
        Page E-284
        Page E-285
        Page E-286
        Page E-287
        Page E-288
        Page E-289
        Page E-290
        Page E-291
        Page E-292
        Page E-293
        Page E-294
        Page E-295
        Page E-296
        Page E-297
        Page E-298
        Page E-299
        Page E-300
        Page E-301
        Page E-302
        Page E-303
        Page E-304
        Page E-305
        Page E-306
        Page E-307
        Page E-308
        Page E-309
        Page E-310
        Page E-311
        Page E-312
        Page E-313
        Page E-314
        Page E-315
        Page E-316
        Page E-317
        Page E-318
        Page E-319
        Page E-320
        Page E-321
        Page E-322
        Page E-323
        Page E-324
        Page E-325
        Page E-326
        Page E-327
        Page E-328
        Page E-329
        Page E-330
        Page E-331
        Page E-332
        Page E-333
        Page E-334
        Page E-335
        Page E-336
        Page E-337
        Page E-338
        Page E-339
        Page E-340
        Page E-341
        Page E-342
        Page E-343
        Page E-344
        Page E-345
        Page E-346
        Page E-347
        Page E-348
        Page E-349
        Page E-350
        Page E-351
        Page E-352
        Page E-353
        Page E-354
        Page E-355
        Page E-356
        Page E-357
        Page E-358
        Page E-359
        Page E-360
        Page E-361
        Page E-362
        Page E-363
        Page E-364
        Page E-365
        Page E-366
        Page E-367
        Page E-368
        Page E-369
        Page E-370
        Page E-371
        Page E-372
        Page E-373
        Page E-374
        Page E-375
        Page E-376
        Page E-377
        Page E-378
        Page E-379
        Page E-380
        Page E-381
        Page E-382
        Page E-383
        Page E-384
        Page E-385
        Page E-386
        Page E-387
        Page E-388
        Page E-389
        Page E-390
        Page E-391
        Page E-392
        Page E-353
        Page E-354
        Page E-355
        Page E-356
        Page E-357
        Page E-358
        Page E-359
        Page E-360
        Page E-361
        Page E-362
        Page E-363
        Page E-364
        Page E-365
        Page E-366
        Page E-367
        Page E-368
        Page E-369
        Page E-370
        Page E-371
        Page E-372
        Page E-373
        Page E-374
        Page E-375
        Page E-376
        Page E-377
        Page E-378
        Page E-379
        Page E-380
        Page E-381
        Page E-382
        Page E-383
        Page E-384
        Page E-385
        Page E-386
        Page E-387
        Page E-388
        Page E-389
        Page E-390
        Page E-391
        Page E-392
        Page E-393
        Page E-394
        Page E-395
        Page E-396
        Page E-397
        Page E-398
        Page E-399
        Page E-400
        Page E-401
        Page E-402
        Page E-403
        Page E-404
        Page E-405
        Page E-406
        Page E-407
        Page E-408
        Page E-409
        Page E-410
        Page E-411
        Page E-412
        Page E-413
        Page E-414
        Page E-415
        Page E-416
        Page E-417
        Page E-418
        Page E-419
        Page E-420
        Page E-421
        Page E-422
        Page E-423
        Page E-424
        Page E-425
        Page E-426
        Page E-427
        Page E-428
        Page E-429
        Page E-430
        Page E-431
        Page E-432
        Page E-433
        Page E-434
        Page E-435
        Page E-436
        Page E-437
        Page E-438
        Page E-439
        Page E-440
        Page E-441
        Page E-442
        Page E-443
        Page E-444
        Page E-445
        Page E-446
        Page E-447
        Page E-448
        Page E-449
        Page E-450
        Page E-451
        Page E-452
        Page E-453
        Page E-454
        Page E-455
        Page E-456
        Page E-457
        Page E-458
        Page E-459
        Page E-460
    Indice general
        Page F-1
        Page F-2
        Page F-3
        Page F-4
        Page F-5
        Page F-6
        Page F-7
        Page F-8
        Page F-9
        Page F-10
        Page F-11
        Page F-12
        Page F-13
        Page F-14
        Page F-15
        Page F-16
        Page F-17
        Page F-18
        Page F-19
        Page F-20
        Page F-21
        Page F-22
        Page F-23
        Page F-24
Full Text








REPERTORIO JUDICIAL

REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA


DIRECTOR:

DR. FRANCISCO LLACA Y ARGUDIN
MAGISTRADO DEL TRIBUNAL SUPREMO

ADMINISTRATOR:


ENRIQUE LLACA Y ESCOTO
PROCURADOR


REDACCION Y ADMINISTRATION:
CALLE 28, NUM. 52, ENTIRE 5 Y 7a AVENIDAS (MIRAMAR)
TELEFONO F-O-1344


AO 1943


LA HABANA
Compafla Editora de Libros y Folletos
O'Beilly Nmero 304
1943
D IWAr SYHUST
















UNIVERSITY Ot t-RI
LAWV LtUL,,ritY4


VOL..NO.m


E90'51X ~










REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO .DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE m LA OFICINA DE CORREOS M LA HABANA

Suscripcin annual, $ 8.00 Nmero suelto... $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00

AO XIX. HABANA, ENERO DE 1943 N U M. 1.



LEYES INCONSTITUCIONALES

Las declaraciones de inconstitucionalidad, siempre interesantes desde el
double punto de vista doctrinal y de sus efectos prcticos, han cobrado singular
importancia desde que, a partir de la Ley Constitucional de 1934, promulgada
a raz de la revolusin poltica de 1933, se extendieron sus consecuencias equi-
parando los fallos judiciales que los pronuncian a las normas derogatorias, al
hacer inaplicables en lo sucesivo las disposiciones legales a que se reneren.
Sabido es que, en los comienzos de nuestra vida republican, el recurso era
una simple controversial entire parties, decisoria exclusivamente del litigio donde
se estableca, y con el nico resultado, en el supuesto de obtener xito favorable,
de excluir el derecho disputado de la regulacin contraria a la Constitucin.
El precepto impugnado poda, sin embargo, aplicarse a los dems casos, los
cuales, si en ellos no se alegaba otra vez en tiempo y forma la oposicin entire
el mismo y los del Cdigo Estatal, quedaban resueltos definitivamente con arre-
glo a sus prescripciones.
Posteriormente, la Ley de 17 de Marzo de 1922, advirtiendo el absurdo de
que una Ley inconstitucional continuara rigiendo sin trabas ni cortapisas, en
tanto no se acusara el vicio ya declarado, cuantas veces fuera aplicable a los
hechos o derechos debatidos, no obstante contradecir la Ley Orgnica de la Na-
cin y desconocer las ms fundamentals garantas en su texto consagradas
como intangibles, dispuso en su art. 49 que el pronunciamiento de su incons-
titucionalidad, contenido en ms de dos sentencias del Tribunal Supremo, hara
obligatoria su derogacin dentro del trmino de '20 das. Pero no atribua ese
efecto al fallo, antes bien requera la actuacin de la autoridad, extraa al
Poder Judicial que la hubiera dictado, cuya inercia, para la cual no se impona
sancin ni haba remedios eficaces, se traduca en la indefinida supervivencia
de la norma; y, mientras no sobrevinieran tres aplicaciones, por lo menos, sub-
seguidas de los correspondientes recursos y sentencias, continuaba vigente sin
posibilidad de derogarla.
Fu la Ley Constitucional de 3 de Febrero de 1934, anteriormente aludida,
la primera que, al propio tiempo que ampli el mbito y alcance del recurso de
inconstitucionalidad, suprimiendo las limitaciones y formalidades que dificul-
taban el logro de su finalidad jurdica y la consecucin de sus resultados ma-
teriales, di a la declaracin del pleno del Tribunal Supremo la fuerza y virtua-
lidad necesarias para impedir de manera absolute y perpetua la aplicacin
future de las leyes incompatible con la Constitucin, hacindolas desaparecer
prcticamente del Derecho Positivo national.
La trascendencia de esa reform, acogida en el Estatuto de 1935 y mante-
nida por la Ley Poltica supreme de 1940, es indudable; y la conveniencia de







ASUNTOS GENERALS


que los ciudadanos y los funcionarios pblicos, muy especialmlente los de la
Administracin de Justicia, tomen ilnota cte las disposiciones cuya inconstiiucio-
nalidad se ha pronunciado, evidence.
A llenar esa necesidad viene este artculo, en el que jueces, autoridades,
abogados y parties, encontrarn todas las normas, sea cual Lucre su case, decia-
radas inconstitucionales desde la instauracion dce ia lepttilica hlasta la Lnuilna
de las sentencias publicadas en la colecclon tte "La Jurispruuencia al l)ia "; esto
es, hasta el 29 de Junio del pasado ao 19-12.
Anotando las que en lo adelante se den a conocer, podran ficilmente los
estudiosos tener siempre a la vista en cualquier monmento las que en tal iorina
hayan perdido o pierdan en lo porvenir su tuerza obligatoria.
He aqu, para cerrar con ella la breve exposicion de bu utilidadt y objeto,
la relacin, por orden cronolgico, de las disposiciones mcou-iitucionales, con
cita de las sentencias -o alguna de ellas cuando son varias, ya que basta una
al efecto- en que se contiene la declaracin, expresin de las normas constitu-
cionales infringidau y nota concisa, cuando parece convenient indicarlo, del
fundamento en que se apoya el pronunciamiento respective:
1.-Acuerdo adoptado en 23 de Marzo de 1'03 por el CoUsejo de ,cereta-
lios.-Seitencia 3,, d.e 20 de Agosto de 1903.-'or mifringir el art. b1 de la
Constitucin de 1901, al limitar el libre ejercicio del Poder Judicial, toda vez
que exclua de los embargos, prohibiendo cumplir los mandamientos para su
prctica, los salaries de los empleados.
2.-Real Orden de 3 de Junio de 1880 sobre emprstitos miunicipales.-Sent.
1, de 14 de Junio de 1905.-Por infringir el art. 0l de la Constituciron de 1901
en cuanto declara competentes para aprobar dichos emprcstitos a los Goberna-
dores Generales, en la fecha del fallo, los de Provincia.
3.-Art. 104 de la Ley Orgnica de los Municipios, Ial comno qued redac-
tado por la de 16 de Febrero de 1909.-Sents. 9 y 10 de 3U de Junio y 14 de
Septiembre de 1909.-Por infringir el art. 110 de la Constitucin de 1901, al
definir lo que se entiende por despacho del Alcalde, limiiando sus empleados a
los que expresa y permitiendo, de tal suerte, que el Ayuntaniento separe a los
que, por sus funciones, deben considerarse entire los que constitucionalhente
han de comprenderse entire los del expresado despacho.
4.-Arts. 2 y 4 .del Decreto 87, de 7 de Febrero (le 1910.-Sents. 14 y 18, de
16 y 30 de Septiembre de 1910.-Por infringir el art. 19 (le ia Constitucin de
1901, al penar el hecho, no comprendido en el 355 del Cdigo Penal entonces
vigente, ni en otra ley, de que las empresas mereantiles entreguen con sus pro-
ductos vales ofreciendo regalos a cambio (le cierto nmero (le ellos.
5.-Art. 39 de la Ley de Reuniones de 15 de Junio de 1880, hecha exIensiva
a Cuba por R. D. de 19 de Noviembre de 1881, e inciso 2 (le 177 del Cdigo
Penal de 1870.-Sent. 15, de 21 de Septiembre de 1910.--Por infringir el art. 28
en relacin con el 37 de la Constitucin de 1901, al restringir el derecho de
reunirse los ciudadanos libremente para fines lcitos, exigiendo permiso previo
por escrito y considerar ilcitas las que se celebren de noche o al aire libre.
6.-Deoreto 946, die 12 de Octubre de 1910 y disposiciones de la Secretara
de Hacienda para su ejecucin, en lo que respect al cobro del impuesto sobre
alcoholes que adquieran droguistas y farmacuticos, no establecido por la ley
y que suponen implcito en ella, lo que no es possible constitucionalmente, por
infringirse, al hacerlo, los arts. 34 y 59, incisos 39 y 8', de la Constitucin de
1901.--Sent. 11, de 22 de Marzo de 1911.
7.-Art. 1 de la Ley de 13 (le Diciembre d(le 1911 y .;Y del Rcglamento dc(
igual fecha.-Sent. 2, de 22 de Febrero (le 1912 (y otras).-Por infringir el
uno el art. 12 de la Constitucin de 1901, al suspender retroactivamente el de-
recho de inamovilidad que tenan empleados pblicos y ordenar el otro con vio-
lacin del 68, inciso 1, su cesanta.
8.-Art. 29 del Reglamento de 13 de Diciembrc de 1911 y disposicin del
President de la RI, 1,.ii (le 6 de Enero de 1912.-Sent. 4, de 22 de Marzo de








ASUNTOS GENERALS


1912.-Por infringir el art. 110, inciso 39, de la Constitucin de 1901, al rati-
ficar empleados del despacho del Alcalde Municipal, a quien corresponde la
facultad.
9.-Art, 5 de Marzo de 1917, y otras.-Por infringir los arts. 59, incisos 1 y 89, y 68, inciso
1, de la Constitucin de 1901 al dictar disposiciones generals sobre aforos de
importaciones.
10.-Art. 57, inciso 1', del Cdigo Penal Militar entonces vigente.-Sents.
9 y 12, de 15 de Mayo y 25 de Junio de 1918.-Por sancionar con pena de
muerte el delito -que debe considerarse poltico- de rebelin military, infrin-
giendo al hacerlo el art. 14 de la Constitucin de 1901.
11.-Art. 4 de la Ley de 15 de Agosto de 1919.-Sent. 1, de 7 de Enero de
1920.-Porque, al hacer nombramientos de funcionarios, invade las facultades
del Presidente de la Repblica, con violacin del art. 68, inciso 1o, de la Cons-
titucin de 1901.
12.-Disposicin .Transitoria (le la Ley de 17 de Marzo de 1922.-Sent. 9, de
5 de Octubre de 1922.--En cuanto, al crear un procedimiento para juzgar he-
chos anteriores, infringe el art. 19 de la Constitucin de 1901.
13.-Art. 1", porrafo 20, de la Ley de 18 de Julio de 1917.-Sent. 41, de 13
de Noviembre de 1923.-Porque altera retroactivamente la situacin de los hijos
y la patria potestad, eni relacin con el segundo matrimonio de la madre, con
violacin del art. 12 de la Constitucin de 1901.
14.-Art. 10 del Decreto 1617, de 18 de (oviembre de 1922.-Sent. 21, de
2 de Noviembre de 1925.-Por traspasar, contradiciendo la ley que lo cre, el
pago del impuesto sobre la venta y entradas brutas, a los consumidores, en opo-
sicin con los arts. 34 y 68, inciso 1., de la Constitucin de 1901.
15.-Decreto de 3 (de Mar(o de 1926.-Sent. 12, de 29 de Junio de 1926.-
Por suspender un acuerdo municipal estimndolo, sin serlo, contrario al art. 11
de la Constitucin de 1901. cuyos arts. 68, inciso 12, y 108, vulnera la dicha
suspension.
16.-- rts. 2 del Decrcto 772. (le 24 de Mayo de 1923, y 87 -del 351, de 20
tide Marzo de 1924.- Seni. 20, de 23 de Noviembre de 1926.-Por establecer penas
y sealar tribunal, que no dimanan de la ley, para sancionar el corte o tala de
rboles frutales, infringiendo el art. 19 de la Constitucin de 1901,
17.-Decreto 39, de 13 de Enero de 1930.-Sent. 5, de 14 de Marzo de 1930.
P',r suspend las que el mismo exceptia, en contradiccin con el art. 28 de la Constitucin de
1928.
18.-Prrafo I" de la part dispositiva del Decreto 21, de 27 dce Diciembre
de 1930, segn qued redactado por el 135, de 21 de Enero de 1931.-Sents. 58 a
70, del '2 al 21 de Alayo de 1931.-En cuannio suspended leyes, al efecto de clau-
surar centros docentes, lo que equivale a su derogacin temporal, infringiendo
con ello el art. 59, inciso 1, 19.- lr. y 20 pd'rra os del Decreto 1001, de 19 de Julio de 1931.-Sents. 14,
15 y 21 a 32, (le 23 de Abril a 16 de Junio de 1932 (aqu citadas, por su ntima
conexin con las anteriores).-En cuanto mantiene los relacionados en el apar-
tado anterior, por igual infraccin.
20.-Art. 16 (d) de la Ley de 6 d(e Febrero de 1930 sobre divorcio.-Sent.
73, de 30 de Mayo de 1931.-Por ordenar el cambio de situacin de los hijos,
alterando fallos judiciales firmes, con efecto retroactive, prohibido por el
art. 12 de la Constitucin de 1928.
21.-Art. 2,, 76, de 10 de Junio de 1931.-Por limitar la facultad judicial de dirigir manda-
mientos de labe s; corpus, coneeditndola slo en relacin con las autoridades
civiles, con infracin del art. '20 (le la Constitucin de 1928.
22.-Arts. '., inciso 19,. y 1 de la Ley de 17 de Febrcro de 1932, y disposi-
cin transitoria de la mi^







ASUNTOS GENERALS


de 1932.-En cuanto someten a tribunales militares los delitos cometidos por
paisanos con explosives, con infraccin de los arts. 81, 85, 86 y 90 de la Consti-
tucin de 1928.
23.-Art. 1398, inciso 21, de la Ley de Enjuiciamiento Civil.-Sent. 37, de
30 de Junio de 1932.-Por establecer diferencias en lo tocante a embargos, entire
cubanos y extranjeros, con infraccin del art. 10, nmero 39, de la Constitucin
de 1928.
24.-Art. 19 de la Ley de 2 de Marzo de 1926.-Sent. 26, de 6 de Diciembre
de 1933.-Slo en cuanto se refiere a tribunales militares confiriendo al Presi-
dente de la Repblica la facultad de organizarlos, adoptar y revisar disposicio-
nes legales; y arts. 2, prrafo 4d, 45 y 69 del Decreto 1700, de 30 da Agosto de
1926, en que hizo uso de ella, con infraccin del art. 59, inciso 1-, de la Consti-
tucin de 1928.
25.-Arts. 1 y 2 de la Ley de 3 de Abril de 1933.-Sent. 1, de 21 de Febrero
de 1934.-Infraccin de los arts. 12 y 13 de la Constitucin de 1928, por com-
prender en la supresin de la accin personal contra otros bienes del deudor, las
hipotecas anteriores a su publicacin.
26.-Art, 39 del Decreto-Ley 51, de 5 de Marzo de 1934.-Sent. 25, de 29
de Septiembre de 1934, y otras.-Por organizer los tribunales de defense nacio-
nal, los cuales son extraordinarios de los prohibidos por el art. 82 de la Ley
Constitucional de 1934.
27.-Decreto 1582, de 25 die Junio de 1934.-Sent. 30, de 23 de Octubre de
1934.-Por decidir un recurso de alzada fuera del trmino en que, al no serlo,
qued desestimada conforme al art. 28 de la Ley Constitucional de 1934.
28.-Arts. 24 a 32 y 36 a 40 del Decreto-Ley 292, de 15 de Junio de 1934.-
Sent. 32, de 19 de Noviembre de 1934 y otras.-Por someter a las Salas y jueces
de Urgencia delitos de que deba conocer la jurisdiccin ordinaria.
29.-Arts. 33 y 34 del propio Decreto-Ley, en relacin con la creacin y
competencia del Juzgado de Urgencia de la Haba:na, en contraposicin con los
arts. 80 y 82 de a Ley Constitucional de 1933.-Sent. 19 de 16 de Marzo de
1935.-Por idntica raz.n a la expuesta en el apartado precedent.
30.-Decreto 689, de 16 de Noviembre de 1934, sobre ejercicio de la. Far-
macia.-Sent. 37, de 28 de Junio de 1935.-Por refrendarlo el Secretario de
Justicia y no el de Sanidad, con infraccin de los arts. 58 y 61 de la Ley Cons-
titucional de 1934.
31.-Art. 7 de la Ley 82 de 193,5, segn lo redact el Decreto-Ley 123 del
propio ao.-Sent. 48, de 24 de Octubre de 1935.-Por infringir el art. 26 de la
Ley Constitucional entonces vigente, dado que exige depsitos para publicar
peridicos, restringiendo la libre emisin del pensamiento.
32.-Art. 16 de la misma Ley y del indicado Decreto.-Sent. 49, de 25 de
Octubre de 1935.-Por anloga infraccin.
33.-Arts. 2, 3 y 5 del Decreto-Ley 2583, de 8 de NovieYmbre de 1933; 19,
sncisos c y d, 2, 3, 4 y 5, y disposicin transitoria, nmnieros 3 y 5, de su Regla-
mento (Decreto 2.967, de 6 de Diciembre del propio ao).-Sent. 3, de 6 de
Marzo de 1936.-En cuanto excluyen totalmente de los empleos y trabajos que
sealan a los cubanos naturalizados, con infraccin de los arts. 11 y 12 de la
Ley Constitucional de 1935.
34.-Ultimo prrafo del art. 202 del Cdigo Electoral de 2 de Julio de 1935.
Sent. 13, de 24 de Abril de 1936.-Por infraccin del art. 38 de la Ley Consti-
tucional de 1935, consistent en restringir el derecho a recurrir en va de in-
constitucionalidad para lo que exige fianza.
35.-Art. 3 del Decreto-Ley 637 de 1936, que convalida. elecciones impug-
nadas prohibiendo las conmplementarias.-Sent. 21, de 21 de Mayo de 1936.-
Por infraccin del art. 39 de la Ley Constitucional de 1935.
36.-Art. 1P del Decreto-Ley 678 de 1936.-Sent. 26, de 29 de Mayo de 1936.
-Por mantener en vigor el 637 en lo que se declare inconstitucional, con
infraccin de los arts. 84, prrafo 49, y 38 de la Ley Constituional de 1935.








ASUNTOS GENBEAL~S


37.-Art. 39 del Decreto-Ley 624 de 1936.-Sent. 37, de 19 de Junio de 1936.
Por disponer, privando de todo arbitrio judicial, la revision forzosa de senten-
cias, lo que infringe el art. 86 de la Ley Constitucional de 1935.
38.-DecretoLey 11, de 11 de Junio de 1935.-Sent. 38, de 29 de Junio de
1936.-Por organizer impuestos sin la intervencin del Consejo de Estado, re-
querida por la Regla :22 de las establecidas para el Rgimen del Gobierno Pro-
visional por la Ley Constitucional de 1935.
39.-Transitoria 12 del Decreto-Ley 260, de 24 de Septiembre de 1935.-
Sent. 56, de 19 de Septiembre de 1936.-Por infringir el art. 13 de la Ley Cons-
titucional de 1935, al derogar, con efecto retroactive, un precepto legal.
40.-Decreto 1391, de 15 de Mayo de 1936.-Sent. 65, de 13 de Octubre de
1936.-Por infringir los arts. 69, 104, 108 y 113 de la Ley Constitucional de
1935, al dejar sin efecto la toma de posesin del cargo y ejercicio de un Alcalde
que legtimamente haba entrado en ambos.
41.-Arts. 6, 9, 10 y 11 del Decreto-Ley 457, de 18 de Diciembre 1935.-
Sent. 76, de 16 de Octubre de 1936.-Por infringir la disposicin 124 para el
Rgimen Provisional y el art. 60, inciso 8, de la Ley Constitucional de 1935, al
ordenar la entrega e inversi-n de un impuesto a y por una entidad privada.
42.-Arts. 4, 5 y 8 del Decreto 108 de 1934.-Sent. 94, de 17 de Noviembre
de 1936.-Por infringir el 11, 12 y 49 de la Ley Constitucional de 1935 al ex-
cluir a los naturalizados cubanos en forma absolute de ciertos empleos y tra-
bajos.
43.-Resolucin 136, de 31 de Junio de 1936, dictada por el Secretario del
Trabajo.-Sent. 99, de 21 de Noviembre de 1936.-Por incluir en lo prevenido
por el art. 2' del Decreto 108 de 1934, que determine las que comprende el
Decreto-Ley 781, de 28 de Diciembre de 1934, compaas de seguros, con in-
fraccin del art. 69, inciso 1l, de la Ley Constitucional de 1935.
44.-Arts. 3, 4, 5, 6 y 9 del Decreto 2766, de 2 de Octubre de 1936.-Sent. 20,
de 5 de Marzo de 1937.-Por infringir el art. 35 de la Ley Constitucional de
1935, al imponer multas como pena a los que realicen determinados hechos.
45.-Arts. 1 y 2 del Decreto-Ley 786, de 4 de Abril de 1936.-Sents. 21 y
22, de 12 y 13 de Marzo de 1937.-Por autorizar, con infraccin de los arts. 12
y el 33 de la Ley Constitucional de 1935, la expropiacin en beneficio de los
ferrocarriles de uso privado.
46.-Arts. 1 y 3 de la Ley 25, de 19 de Marzo de 1935.-Sent. 35, de 14 de
Mayo de 1937.-Por infringir los arts. 20, 29, 33 y 86 de la Ley Constitucional
de 1935, al declarar illegal la Federacin Mdica de Cuba, con prohibicin de
rehabilitarse y resurgir en los trminos y forma que el citado Estatuto Nacional
permit.
47.-Decreto-Ley 680, de 21 de Marzo de 1936.-Sent. 44, de 13 de Octubre
de 1937.-Por infringir el art. 49, prrafo 29, de la Ley Constitucional de 1935,
que fija la duracin de los mandates legislativos, al remitir su determinacin
para los de legisladores ya elegidos a una asamblea constituyente an no con-
vocada.
48.-Decreto 728, de 27 de Febrero de 1937.-Sent. 45, de 18 de Octubre
de 1937.-Por infraccin del art. 13 de la Ley Constitucional de 1935, por exigir,
retroactivamente, requisitos para las reclamaciones de los empleados declarados
cesantes, que stos se encuentran en la imposibilidad absolute de cumplir, crean-
do a posteriori una situacin procesal nueva, introduciendo condiciones que era
preciso haber llenado en el pasado, cuando no regan.
49.-Decreto-Ley 704 de 1936.-Sent 10 de 26 de Febrero de 1938.-Porque
infringe el art. 12 de la Ley Constitucional de 1935, al establecer que slo los
cubanos nativos podrn ser patrons de pesca.
50.-Art. 19 del Decreto 2551, de 18 de Octubre de 1935.-Sent. 19, de 27
de Abril de 1938.-Por imponer sanciones de multa con infraccin del art. 35
de la Ley Constitucional de 1935.
51,-Art, 12 de it Ley de 17 de Diciembre de 1937.-Sents. 21 y 58, de 27








ASUNTOS GENERALS


de Abril y 24. de Noviembre de 1938.-Por infringir el art. 37 de la Ley Cons-
titucional de 1935, al hacer obligatoria la comparecencia en juicio mediante
procurador o abogado.
52.-Arts. 4 y 5 de la Ley 14, de 15 de Marzo de 1935, y 1 y 6 del Decreto-
Ley 293, de 3 de Octubre del mismo ao.-Sents. 22, 38 y 69, de 30 de Abril, 15
de Octubre y 23 de Diciembre de 1938, y 79, de 19 de Septiembre de 1939.-
Por delegar en el Poder Ejecutivo la facultad de modificar los Aranceles de
Aduanas, y modificacin hecha en uso de ella, con infraccin del art. 60, incisos
6 y 8, y 69, inciso 11, de la Ley Constitucional de 1935.
53.-El art. 1, del precitado Decreto-Ley y el Decreto 1124, de 29 de Mayo
de 1937.-Las 2 ltimas sentencias del apartado anterior.-Por infraccin del
art. 69, nmero 1o, de la dicha Ley Constitucional.
54.-Prrafo 7 del apartado 197 del Cdigo Electoral de Eniergencia, de
29 de Noviembre de 1937.-Sent. 31, de 24 de Junio de 1938.-Por infringir el
art. 38 de la Ley Constitucional de 1940, al exigir fianzas para recurrir en va
contencioso-electoral.
55.-.Ley de 27 de Enero de 1938, sobre division del Archivo General de
Protocolos.-Sent. 37, de 15 de Octubre de 1938.-Por hacerlo en forma que
se traduce en una media singular, y no de carcter general, con infracci.n del
art. 60, nmero 19, de la Ley Constitucional de 19.35.
56.-Art. 80 del Reglamento de Accidentes del Trabajo, de 31 de Enero de
1935.-Sent. 46, de 27 de Octubre de 1938.-Por ampliar la garanta exigida en
la ley a los aseguradores, infringiendo as los arts. 60 y 69 de la Ley Consti-
tucional de 1935.
57.-Art. XLI de la Ley de 14 de Febrero de 1938.-Sent. 47, de 28 de
Octubre de 1938.-Por infringir el art. 13 de la Ley Constitucional, al con-
vertir, retroactivamente, en subsidiaries obligaciones solidarias.
58.-La parte de la base 3a deW art. 39 del Decreto-Ley 522, de 18 de Enero
de 1936, que otorga aumento del 10% de su mayor zafra a los ingenios adqui-
rentes de la zona agrcola de otros que hubieren molido al iniciarse las restric-
ciones de la industrial azucarera.-Sent 1, de 9 de Enero de 1939.-Por infringir
el art. 12 de la Ley Constitucional de 1935.
59.-Decreto-Ley 276, de 27 de Enero de.1934.-Sent. 28, de 25 de Enero de
1939.-Por conferir, con infraccin del art. 69, nmero 1%, de la Ley Consti-
tucional de 1935, al Secretario de Trabajo, la facultad de determinar sectors
de trabajo que han de comprenderse en una media legislative. "
60.-Art. 39 del Decreto 1849, de 19 de Septiemnbre de 1938, y Decreto 1875,
de 10 del propio mes.-Sent. 30, de 7 de Febrero de 1939.-Por autorizar a los
Gobernadores a dictar medidas restrictivas de la libre emisin del pensamiento
contra los peridicos, infringiendo el art. 26 de la Ley Constitucional de 1935.
61.-Reglas 15, 16 y 17 del art. 70 del' Decreto 798, de 13 de Abril de 1938,
sobre procedimiento para despido de trabajadores-Sent. 52, de 4 de Mayo de
1939.-Por permitir sustituir la reposicin con una indemnizacin, en contra-
vencin de la ley, lo que infringe el art. 69, inciso 1", de la Ley Constitucional
de 1935.
62.-Inciso c, adicionado por el Decreto 1824, de 3 de Septiembre de 1938,
al art. 38 del 798 del mismo ao.-Sent. 53. de 4 de Mayo de 1939.-Por compu-
tar como jornada efectiva de trabajo la inactividad de los jornaleros que pres-
ten servicios 15 o ms das, cuando se deba a ser festivo el da de descanso, con
infraccin de los arts. 60 y 69, inciso 1Q, de la Ley Constitucional de 1935.
63.-Decreto 365, de 7 de Febrero de 1935.-Sent. 91, de 13 de O7ctubre de
1939.-Por anular gubernativamente un contrato civil celebrado con el Estado,
infringiendo el art 14 de la Lev Constitucional de 1935.
64.-Art. 84 del. Cdigo Electoral de 15 de Abril de 1939.-Sent. 98, de 3
de Noviembre de 1939.-Por autorizar a determinadas personas a inscribirse y
votar donde ejerzan sus actividades polticas, no obstante residir en otro lugar,





ASUNTOS GENERALS


con infraccin de la igualdad consagrada por el art. 12 de la Ley Constitucional
de 1935.
65.-34 disposicin transitoria del Decreto 798 de 1938.-Sent. 101, de 16
de Noviembre de 1939.-Porque autoriza sustituir la reposicin de trabajado-
res injustamente despedidos con una indemnizacin, lo que, pur no ajustarse a
la ley, infringe el art. 69, nmero 19, de la Ley Constitucional de 19aa.
66.-Decreto 805, de 4 de Marzo de 1937, sobre regutacuan arancelaria en
forma declarada inconstitucional por las sentencias citadas en el apartado 53
preoedente.-Sent. 102, de 17 de Noviembre de 1939.
67.-Acuerdos de la Facultad de Medicina y Consejo Universitario de 15
y 21 de Julio de 1937, respectivamente.-Sent. 13, de 9 de Febrero de 1940.-
Por derogar preceptos legales, infringiendo con ellos los arts. 32 y 60 de la Ley
Constitucional de 1935.
68.-Decreto-Ley 518, de 17 de Enero de 1936 (menos su art. 19, ratificado
en otro que o adolece die igual vicio) que organize la Comisin Tcnica de la
Leche.-Sent. 14, de 9 de Febrero de 1940.-Por no haber intervenido en su
formacin el Consejo de Estado, como lo requera la regla 22 para el Rgimen
Provisional, en su primer inciso, de las contenidas en la Ley Constitucional de
1935.
69.-Resolucin Presidencial de 28 de Octubre de 1959.-Sent. 15, de 15 de
Febrero de 1940.-Por aplicar, infringiendo el art. 84 de la Ley Constitucional
de 1935, un precepto declarado inconstitucional.
70.-Arts. 5, 7 y 8 del Decreto 1482, de 30 de Mayo de 1935.-Sent. 16, de 21
de Febrero de 1940.-Porque invadiendo atribuciones legislativas, fija la dis-
tancia legal entire farmacias, impidiendo su establecimiento dentro de ellas, con
infraccin del art. 69, nmero 1P, de la Ley Constitucional de 1935.
71.-Apartado 1P del Decreto 1215 de 1939 y Decreto 1878 del mismo ao.
Sent. 22, de 15 de Marzo de 1940.-Por adicionar disposiciones al Decreto-Ley
510 de 1936, sobre carter dactilar de los chauffeurs, infringiendo el art. 69,
inciso 19, de la Ley Constitucional de 1935.
72.-Decreto 1877 de 1939, en sus dos primeros apartados.-Sent. 23, de 23
de Marzo de 1940.-Por dejar sin efecto la aplicacin de disposiciones del De-
creto-Ley 467 de 1934, con infraccin de los arts. 60 y 69, ambos en su primer
inciso, de la Ley Constitucional de 1935.
73.-Resolucin General del Secretario de Comunicaciones, de 3 de Marzo
de 1938 sobre cAausura de apartados de correos, detencin de correspondencia y
declaracin de fraudulencia, sin limitacin de tiempo.-Sent. 26, de 5 de Abril
de 1940.-Por infraccin del art. 23, inciso 19, de la Ley Constitucional de
1935.
74.-Arts. 21 y 22 del Decreto 2811, de 23 de Diciembre de 1938, sobre res-
triccin de la molienda de caas de administracin que hayan perdido esa con-
diain.-Sent. 34, de 26 de Abril de 1940.-Por infringir los arts. 60 y 61 en
sus nmeros primeros.
75.-Decreto 703 de 1940.-Sents. 58 y 59, de 24 de Septiembre de 1940.
-Por suspender leyes con infraccin de los arts. 60 y 69 de la Ley Constitu-
cional de 1935.
76.-Prrafo 2( del art. 248 del Cdigo Electoral de 15 de Abril de 1939.
-Sent. 73, de 17 de Octubre de 1940.-Por imponer el voto de candidaturas
completes en las elecciones complementarias, lo que infringe el art. 39 de la Ley
Constitutional de 1935.
77.-Art. 63 (a) del Decreto 798 die 1938, que excluye del derecho a la ina-
movilidad de los trabajadores que llama de confianza, en oposicin con (a ley.-
Sents. 83, de 4 de Diciembre de 1940, y 18, de .3 de Febrero de 1941.-Por in-
fringir el art. 69 de la Ley Constitucional de 1935.
78.-Art. 248, prrafos 19, 29 y ltimo, art. 256 en su relacin con el ante-
rior del Cdigo Electoral de FlQ?9.-Sent. 96, de 19 de Diciembre de 1940.-
U^ v TY., OF FLOr.








ASUtNTOS GENERALS


Por la forma en que ordena el cmputo de votos, impidiendo las elecciones
complementarias, que infringe el art. 39 de la Ley Constitucional de 1935.
79.-Arts. 1 y 2 del Decreto 1324 de 1959.-bent. 9Y, te 19 de Diciembre
de 1940.-Porque faculta al Presidente de la Repblica para uestituir miembros
designados por otros organismos en la Junta de Maternidad Obrera y otorga
alzadas contra acuerdos de la misma ratificando los vetados por el becretario
del Trabajo, en contradiccion con la ley e inirmgiendo los arts. 60 y 69, incisos
primeros, de la Ley Constitucional de 1935.
80.-Decreto 753 de 13 de Abril de 1939.-Sent. 6, de 21 de Enero de 1941.
-Por suspender leyes, con infraccin del art. 142 (a) de la Constitucidn de
1940.
"81.-Prrafo ltimo del apartado 6 del Decreto. 732 de 1938.-Sent. 34, de
18 de Marzo de 1941.-Porque prohibe transmitir ms de un peridico o pro-
grama informative por una misma estacin de radio; y parrafo 2o del art. 6 del
Decreto 2206 de 1939, que no permit radiar polmicas poliicas, sociales, reli-
giosas o econmicas, infringiendo con ello el art. 26 de la Ley Constitucional
de 1935.
82.-Prrafo 2Q del Decreto 1160, de 19 die Abril de 1941.-Sent. 77, de 30
de Junio de 1941.-Por suprimir, retroactivamente, cuotas azucareras ya asig-
nadas, infringiendo el art. 22 de la Constitucin de 1940.
83.-Acuerdo del Tribunal Superior Electoral de 11 de Septiembre de 1941,
sobre nombramiento de empleados deC mismo, sin tener en uc'nla el derecho, por
orden die antigedad, de los excedentes.-Sents. 4 y 10, de 7 y 9 de EInero de
1942.-Por infringir el art. 111 de la Constitucin de 1940.
84.-Apartados 19 y 22 del Decreto 2315, de 16 de Agosto de 1941.-Sent. 7,
de 7 de Enero de 1942.-Porque al excluir a una compaa de seguros extran-
jera de requisitos exigidos a las nacionales, infringe los arts. 134 (a) y 142 (a)
de la Constitucin de 1940.
85.-Ultimo prrafo de la regla 2* del art. 4 del Decreto 3158, de 11 de No-
viem>bre die 1940.-Sent. 14, de 9 de Febrero de 1942.-Porque ordena el pago
de trabajos por semana entera (jornada mixima) sin haberse completado las
horas de labor que la integran, con sancin penal por el incuniplimiento, con in-
fraccin de los arts. 28, 34 y 142 de la Constitucin de 1940.
86.-Decreto Presidencial 1180, de 30 de Abril de 1942.-Sent. 57, de 21
de Septiembre de 1942.-Por oponerse al art. 110 de la Constitucidn, porque con
el fundamento de estar a la sazn desempeado un cargo por persona que ha
prestado ms de 20 aos de servicios a la Administracin, declar de impossible
cumplimiento la sentencia por la cual se mand a reponer en su cargo a un em-
pleado pblico.
GUILLERMO DE MONTAGE,
Magistrado del Tribunal Supremo.
----------- ) o (- ------ ----
SOBRE UNA INSCRIPCION DE NACIMIENTO

El Dr. Eduardo R. Nez, a quien sinceramente hubimos de calificar de
funcionario competent e ilustrado y a quien me une verdadero afecto, en el
nmero de Diciembre de esta Revista public un artculo como punto final, y
antes de cerrar el debate (si es que as se quiere) tenemos que decir algo.
Las frases o palabras que se han copiado de nuestro artculo anterior, tienen
su justificacin, en las acepciones que les seala tanto el Diccionario de la len-
gua como el de la terminologa jurdica y las que no podan ser sustituidas por
otras.
Confesamos no haber dicho ninguna inexactitud al empresar que no haba-
tnos encontrado persona que estuviese conforme con el parecer de nuestro anta-
gonista.








ASUNTOS GENERALS


Ya expresamos que al tratar del asunto no nos propusimos otra cosa que
buscar una rectificacin para el future.
Tratemos de lo que se copia de nuestro maestro el Dr. Antonio Snchez de
Bustamante, y tambien del profesor Dr. -Jos Guerra Lopez, cuyo dictamen no
ha dejado de sorprendernos por lo que hemos de decir.
bentimos no conocer en su totalidad lo que escribiera del asunto el Dr. Bus-
tamante. Cmo se le hizo la consult Si conocera lo que escribimos.)
Respecto del prrafo, o mejor dicho parte del prrafo que slo conocemos)
del Dr. Bustamante, podemos decir que las dificultades se obvian, lo que no
puede obviarse es la imposibilidad legal. No puede dudarse de que haba medios
de resolver la situacin del caso en la forma recta y viable que expusimos. Ahora
est regulado el transport con Espaa. Era y es cuestin de tiempo, como diji-
mos, no de imposibilidad, el hacer en Espana (segn corresponda) una ins-
cripcin como la del caso.
Sin exponer con brillante literature jurdica (como se califica la suya)
sino simplemente con claridad y precision, vamos a ocuparnos de la opinion
-que se transcribe- del Dr. Guerra Lpez, por ser un catedrtico de la Uni-
versidad y porque evidentemente se exce(e en la exposicirn de su criteria, ata-
cando lo invulnerable de nuestra reputacin. Empecemos por decir que se equi-
voca al llamar repetidamente auto a la resolucion, porque se trata de ma senten-
cia (y l debe conocer que el expediente se resuelve por sentencia). Decir que
nuestra opinion en lo que respecta a la interpretacin del nmero 2 del art. 59
del Reglamento de la Ley del Registro Civil (no de la Ley como errneamente
se dice) "nos lleva al ad surdum, lo que jurdicamente es inadmisible", es un
dislate. Absurdo es, lo contrario y opuesto a la razn. Y jams podr ser ab-
surdo lo que se hace (o se pretend que se haga) de acuerdo con la ley, nada
ms que cumplindola. Pero mayor dislate es decir que "resultara impossible la
inscripcin en el Registro Civil de la persona de que se trata, ya que no se podra
inscribir en Espaa, porque sus padres no estn domiciliados en ella, etc.";
puesto que lo primero que rige para inscribir un nacimiento es el lugar en, que
ocurre -precepto igual en Espaa que en Cuba- y como la persona de que se
trata naci en Madrid (Espaa), es este lugar donde debe inscribirse, para veri-
ficar lo cual no hay obstculo alguno, segn ya expusimos, diciendo que se im-
plicara cantidad de tiempo, mas no imposibilidad, indicando cmo legalmente
puede hacerse. La calidad de territoriales de las I -yes -parece que no se ha
ledo lo que anteriormente hemos escrito- est circunscrita a lo que en ellas
se disponga, si son de la naturaleza de la del Registro Civil y su Reglamento,
a que nos venimos refiriendo. Nadie puede dejar de pensar que stas son dis-
tintas a las territoriales por excelencia, cual las penales, de polica y las de se-
guridad pblica.
En nuestro artculo anterior -no ledo por el Dr. Guerra Lpez- expusi-
mos que cuando un precepto es claro, slo debe interpretarse literalhente segn
la 1% de las reglas de interpretacin generalmente aceptadas, invocando a Justi-
niano por las Pandecias y al gran francs Portalis por el viejo Cdigo de su
pas. Estamos pues, de acuerdo. En lo que s no estamos conformes es que para
aplicar el precepto del nmero 2 del art. W5 antes citado, slo a los cubanos, fuera
preciso que al sustantivo "padres" se agregara el adjetivo "cubanos.", porque
no lo necesita, porque no puede referirse a otros, y en ese sentido es baldo ha-
blar de la posibilidad de la menes lege. Ya en el indicado artculo anterior diji-
mos que es precepto "de una ley promulgada para los nacionales, como toda ley
en todo pas, segn la buena hermenutica jurdica", expresando que cuando
ella (la ley) quiere referirse a los no nacionales tiene que decirlo expresamente,
segn demostramos que lo hace el propio Reglamento citado; y no repitamos lo
de la naturaleza del precepto, slo digamos que en cambio el Dr. Nez agreg'5
al precepto en su resolucin, porque le era necesario, al sustantivo "padres" el
adjetivo "extranjeros", vulnerando el conocido principio ubi ie. non distinguit
net nos distinguere dcbenmu s. Resultando, pues, que quien en su criterio, di








ASUNTOS GENERALS


interpretacin extensive al precepto no fuimos nosotros, que le damos (y le
dimos) la que debe drsele: la restrictive.
Y para terminar diremos, no queriendo repetir lo que en dos anteriores
artculos hemos expuesto, que nos ocupamos del studio del Decreto 1664 de
1940 porque fu citado en le predicha resolucin, y aclaramos, visto el mismo,
su verdadero alcance.
GREGORIO DE LLANO,
President de ISala del Tribunal Supremo.
)0(
COM E NTAR IOS

Bajo el ttulo "El respeto al Poder Judicial", ha dicho lo siguiente Diario
de la Marina:
"Desde hace poco, y con repetida frecuencia, se lian registrado actos de
carcter pblico que significant una falta de respeto al Poder Judicial, mirando
benvolamente en conjunto los casos que pueden sealarse.
Iltimamente, el Ministro de Justicia, Dr. Laredo Br, se ha dirigido al
de Defense Nacional, Dr. Sosa de Quesada, dndole cuenta del informed que rin-
diera, por conduct del Tribunal Supremo, el Fiscal de la Audiencia de Pinar
del Ro, en relacin con graves hechos desarrollados en aquella provincia que
afectan directamente al Poder Judicial, a cuyos miembros, segn el repetido
informed, se les ha hecho objeto de coacciones y amenazas en virtud de la instruc-
cin de varias causes criminals en las que actan, vindose en el caso de pedir
garantas para sus vidas frente a la accin de elements a los cuales acusa el
Fiscal como perturbadores del orden pblico.
A nadie puede ocultarse que estos hechos dejan much que decir a nuestro
nombre y entraan un terrible peligro. Si por su exclusive y altsimo simbolis-
mo, el Poder Judicial debe estar a salvo de toda agresin de palabra y de obra
y sus fallos hacerse cumplir como determinante de la esencia misma del rgimnen
democrtico por su condicin de representantes de la Ley, dada su investidura
republican reguladora de las funciones inherentes a cada Poder y en algunos
casos con facultades para anular actos y resoluciones de los restantes Poderes,
debe permanecer en el sitio ms inviolable y sagrado del respeto y la conside-
racin pblica.
A los hechos ocurridos en otras provincias, nense los de Pinar del Ro, a
los que se refiere el informed que el Ministro de Justicia ha enviado a su colega
de Defense, Dr. Sosa de Quesada, a cuyo celo y rectitud queda confiado.
Pero la sociedad en general confa en que el Gobierno tomar cuantas me-
didas estn a su alcance para salvaguardar en lo sucesivo al Poder Judicial de
la coaccin, la amenaza y la crtica injuriosa de cuantos elements perturbadores
del orden pblico lo intenten."
En el nuevo Reglamento del Colegio de Abogados del Distrito Federal
de Venezuela, que es una entidad instituida por la ley, se especifican los requi-
sitos de decoro y moralidad professional en la siguiente forma:
"El decoro professional exige:
1-?-El cumplimiento de los deberes que los abogados tienen como miembros
del Colegio y la armona entire ellos.
29-El respeto a la verdad y el cumplimiento de la palabra empeada.
3--Observar una conduct privada arreglada a la moral.
49-La correccin en el lenguaje, que veda toda palabra impropia, inde-
cente, insultante, as como las publicaciones no ajustadas a estos preceptos dis-
ciplinarios.
5--La defense gratis de cualquier abogado o procurador en causa criminal;
y la asistencia en la defense de los asistidos a reserve.
6--La acuciosidad y celo en los asuntos que se le confen.








ASUNTOS GENERALS


79-La equidad en el cobro de los honorarios, sin exceder en ningn caso el
lmite legal; y
8-El exacto cumplimiento de las funciones judiciales cuando el abogado
es llamado a ellas, l, que implica independencia y laboriosidad en el desempeo
del cargo.
La moralidad professional require:
1l-La ms estricta buena fe en las consults que evacuen los abogados y
en los consejos que ,e den a los clienles.
2'-No tomar a su cargo negoaio en que se tenga la conviccin ce la injus-
ticia del client, o en que por lo menos la duda no autorice para litigar, salvo
la defense obligatoria en caso legal.
3'--No aconsejar, dirigir ni ayudar a ambas parties contendientes, ni a la
contraria despus de haber servido en el mismo juicio a la otra, o en un process
conexo.
4--Guardar la reserva professional.
5-No abandonar extemporneamenle sin motivo justificado, la defense de
que se ha hecho carg ) el abogado, ni ser negligente en la defense o en el empleo
de los recursos legales.
6-No establecer afirmaciones contrarias a la verdad para engaar o hacer
incurrir en error a la parte contraria o a los jueces.
7'-No emplear en la defense medios ilegales o contrarios a la lealtad y a
la buena fe.
89-No separarse de las instrucciones express que haya dado la parte, sin
su consentimiento.
99-No desistir de la demand o de la apelacin o recursos interptestos con-
tra expresa instrucci('n de la parte.
10-No obstaculizar las conciliaciones o avenimiento en cuanto los intere-
ses de la parte que represent lo permitan.
119-No celebrar pactos de ciota litis ni hacerse voluntariamente cesionario
de derechos litigiosos con propsito de especulacin; y
129-Abtenerse de todo propsito de corromper o desmoralizar el Foro o la
Administracin de Justicia."
Son muy dignas le encomio las normas establecidas por el expresado Cole-
gio para realce del augusto ministerio de la Abogaca.
OAN.
)o(

LEYES Y DECRETOS

1942
(Continuacin)

REGULACION DE ALQUILERES.-Resolucin 59 de la Oficina de Re-
gulacin de Precios y Abastecimiento. (Gacetdt 565, 2 Noviembre).-Primero:
Establecer como precia nximo del arrendanmiento de casas, departamentos,
locales y habitaciones, el que regia en cada caso, en la primera quincena del
mes de Marzo de 1942.
Segundo: El precio mximo (le los arrendamientos de fines urbanas fija-
do por el apartado anterior, no podr ser aumentado e ninguna forma, aunque
varen la persona del arrendatario e la del arrendador.
Tercero: La rent;' mxima (le las fines urbanas que bayan sido termina-
das con posterioridad al da 15 del mes (le Marzo de 1942, v la de las que se ter-
minen o fueren deelaradas habitable despus de la vigencia de esta Resolucin,
ser igual a la renta de las de igual tipo, valor y siluacin, que se relacionan en
el apartado 19 (le la present Resolucin.








ASUNTOS GENERALS


Cuarto: Los que incumplieren las disposiciones de esta Resolucin, queda-
rn sujetos a las sanciones que determine el inciso 2, apartado A), del art. 17
del Acuerdo-Ley N9 5 de 20 de Enero de 1942, en relaci')n con lo establecido
en el apartado 69 del Decreto 1366 de 13 de Mayo de 1942, tal como qued mo-
dificado por el art. V del Decreto 1692 de 18 de Junio del propio ao.
Quinto: Esta resolucin comenzar a regir a partir del mismo da de su
publicacin en la Gaceta Oficial.
Publquese en la Gaceta Oficial a todos los efectos legales y para general
conocimiento.
Dada en la Habana, a los 30 das del mes de Octubre de 1942.-Ing. Carlos
Hevia, Director de la Oficina de Regulacin de Precios y Abastecimiento.-
Dr. Carlos A. Diago, Secretario.
LEY DE LA PROPIEDAD INDUSTRIAL: solicitudes, expedientes, re-
cursos y reclamaciones.-Decreto Presidencial 3286 (Gaceta 685, 13 Noviem-
bre).-En uso de las facultades que me estn conferidas por la Constitucin de
la Repblica y dems leyes en vigor, a propuesta del Ministro de Comercio y
asistido del Consejo de Ministros, resuelvo:
Primero: Las solicitudes, expedientes, recursos y reclamaciones de cual-
quier clase que se presented, promuevan o establezcan al amparo de los precep-
tos de la Ley de la Propiedad Industrial, slo podrn declararse nulos y no pre-
sentados, abandonados, caducados, prescripta la accin o extinguido el derecho,
segn los casos, y disponerse su archivo, conforme al art. 41 del Real Decreto
de 2.3 de Septiembre de 1888, cuando la dilacin en el cunmplimiento de los tr-
mites administrativos exceda de los trminos sealados en la Ley y sea impu-
table al interesado o a la persona que, en nombre y representaci1n de aqul,
acta en el asunto.
Segundo: En los dems casos no comprendidos en el apartado anterior, la
resolucin administrative que se proponga y dicte se ajustar a lo dispuesto
en el inciso b) del art. 24 de la Ley de la Propiedad Industrial y en ella se har
constar el motive de la demora, la cnal, sino estuviera justificada, ser sancio-
nada administrativamente a tenor de lo dispuesto en el art. 298 del propio cuerpo
legal y de los dems preceptos aplicables de la Ley del Servicio Civil y su Re-
glamento.
Tercero: El Ministro de Comercio queda encargado del cumplimiento de
lo dispuesto en este Decreto.
Dado en la Habana, Palacio de la Presidencia, a los 9 das del mes de
Noviembre de 1942.-F. Batista, Presidente.-Ramn Zaydin, Primer Ministro.
-Wifredo Albans, Ministro de Comercio.
)o(

LIBROS Y REVISTAS

Lecciones de Derecho Constitucional Cubano, por el Dr. Enrique Hernn-
dez Corujo.--abana, 1942.-El muy estudioso Profesor de la Escuela Privada
de Derecho, ofreci una series de lecciones en el Centro de Estudios del Insti-
tuto Nacional de Previsin y Reformas Sociales sobre dicha material, las que
ha recogido en este libro, que prologa el Dr. Juan Clemente Zamora, Profesor
de nuestra Universidad. Dichas lecciones versaron sobre: Introduccin al De-
recho Constitucional; La Ciudadana Constitucional; Las libertades pblicas;
El Poder Legislativo; El Poder Ejecutivo; Relaciones entire el Legislativo y
el Ejecutivo; El Poder Judicial; La Defensa Constitucional; Regmenes Mu-
nicipal y Provincial; Rgimen Fiscal Constitucional; La Soberana y sus mani-
festaciones, y Otros aspects constitucionales. Como muy bien dice el doctor
Zamora, el "ciclo de conferencias se convirti en definitive en un verdadero
curso, dictado con cuidado, esmero y maestra por el conferencista", lo que
revela el simple examen del libro,







ASUNTOS GENERALS


Leyes administrativas de Cuba y su jurisprudencia volumen 2), por el
Dr. Mariano Snchez Roca.-Habana, 1942.-Bajo los auspicios de la Editorial
Lex, ha aparecido este libro que comprende la legislacin reguladora de los
derechos de Asociaci5n, Reunin, Emisin de Pensamiento, Espectculos P-
blicos, Hoteles, Uso de Armas y explosives, Seguridad y orden pblico, Pro-
piedad intellectual e industrial, Ordenanzas de Construccin y Sanitarias, con
los Reglamentos complementarios, Transporte ferroviario, motorizado, mar-
timo y areo; Procedimiento administrative, Recursos de alzada y queja ante
el President de la Repblica, Recursos en material de impuestos, de carcter
municipal y provincial y cuestiones de competencia; Procedimiento contencio-
so-administrativo, etc.; anotada con copiosa jurisprudencia administrative y
judicial. Cada material va seguida de detallados sumarios alfabticos e Indi-
ces Legislativos que avaloran la utilidad de esta obra que ha sido acogida
favorablemente y que pone de manifiesto el tesonero esfuerzo del Dr. Snchez
Roca por dotarnos en pocos volmenes (le toda nuestra copiosa legislacin.
El Divorcio y su jurisprudencia, por el Dr. Jos D. Peate y Peate.-
Habana, 1942.-El Juez Municipal de Camagey, Dr. Pefiate, ha lanzado a la
publicidad este libro en el que recoge la legislacin sobre nuestro divorcio y
los distintos pronunciamientos de la jurisprudencia. Cada artculo va seguido
de sentencias del Tribunal Supremo y Audiencia de la Habana. Es un Manual
publicado por la Editorial Lex llamado a obtener xito. Cada sentencia o auto
recogido cita la pgina de La Jurisprudencia al Da, o REPERTORIO JUDICIAL,
donde puede leerse literalmente.
Maceo, smbolo de la cubanidad, por el Dr. Marino Lpez Blanco.-Haba-
na, 1942.-Dircurso pronunciado en la Cmara de Representantes en la sesin
solemne de 7 de Diciembre de 1942, en honor del Mayor General Antonio M:a-
ceo y dems mrtires de la Independencia
Discurso, por el Senador Aurelio A. Alvarez de la Vega.-Habana, 1942.
-El que pronunciara dicho Senador en la sesin verificada el 26 de Noviembre
de 1942, para honrar la memorial de Salvador Cisneros Betancourt, Marqus de
Santa Luca, ha sido reproducido en este folleto.
Reglamentaciones sobre exmenes.-Ciudad Trujillo, 1942.-La Universi-
dad de Santo Dominuo, Repblica Dominicana, nos enva este folleto conten-
tivo de la Ordenanza acordada para regular sus exmenes.
Memorndum acerca de la improcedencia del Ministerio de Agricultura
creando el intrusismo dentro de una clase profesional.-Haliana. 194'2.--Le
Asociacin de Estudiantes de Medicina Veterinaria dirige esta exposicin con
motivo de haberse autorizado a Soldados Vacunadores Auxiliares de Veterina-
ria, para actuar en 1ia'ar (le los Veterinarios profesionales.
Concurso de delitos en la quiebra de la Sevilla Biltmore Hotel Corp, por
Javier Bondet Pags- Halbana. 1943.-Folleto dedicado a exponer la fraudu-
lencia de dicha quiehra seogn el punto de vista del author.
Carta pblica a los estudiantes y a la juventud, por Octavio Hernndez.-
Habana, 1942.-El Presidente de la Federacin Estudiantil Universitaria ha
dirigido dicha carta, como aclaracin definitive a distintos problems funda-
mentales para el estudiantado universitario.
Por Cuba!, por ,] Comit de Accin contra el despojo del Ingenio Purio.
-Exposicin relacionada con el pretendido despojo de dicho Central que se
dice pertenecer legalmente al Municipio de Calabazar de Sagua.
Revistas extranjeras.-Hemos recibido: Revista Peruana de Derecho, Lima,
Per, Agosto-Septiembre: Revista del Colegio de Abogados, Buenos Aires, Ar-
gentina, Julio-Agosto: Revista de Derecho y1 Adminnistracidn Municipa, Buenos
Aires, Argentina, Agosto: La Justieia, M1\xico, D. F., Noviembre: Foro Ho-ndu-
reo, Tegucigalpa, Honduras, Julio; y Los Tribunales, Mxico, D. F., Noviembre.
Otras revistas.-Tambin hemos recibido: Anuario de Informacin Fiscal,
Judicial, Social y Administrativa, 1942: Informacin Fiscal, Enero; La Juris-








ASUNTOS GENERALS


prudencia al Da, Noviembre; Polica Secreta Nacional, Diciembre; Revista del
Colegio de Abogados, Noviembre; Revista, Cubana de Derecho, Octubre-Diciem-
bre; Seguros, Diciembre; Salud y Sanidad, Julio-Septiembre; El Siglo, Diciem-
bre; La Farmacia Cubana, Noviembre; y Viajantes, Noviembre, todas de la Ha-
bana; y Boletn Notarial, Diciembre, de Santiago de Cuba.


MISCELANEA

MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el nmero anterior,
Jia habido el siguiente:
Ascensos.-Ha sido nombrado Presidente (le la Audiencia de Pinar del Ro,
por concurso de mritos, el Dr. Manuel Zaldvar y Cordero, Juez de Primera
Instancia de Almendares. Ocupaba en el escalafn de su categora el nmero
26. Ingres en la carrera, por oposicin, como Juez Municipal de Cruces, en
30 de Enero de 1929, pasando luego al de Palmira. Despus fu Juez de Pri-
mera Instancia de Marianao en 1933 y desde 1934 ocupaba el cargo que ahora
desempefiaba.
-Ha sido ascendido al cargo de Magistrado de la Audiencia de Oriente,
por el turno de oposicin, al Dir. Fernando A. Roa y Uriarte, Juez Municipal
de Zulueta que obtuvo en dichos ejercicios 72 puntos. Ingres en la carrera
como opositor aprobado, con calificacin de 73,733 en 7 de Junio de 1939 por
el expresado Juzgado. Pasa del puesto 344 diel escalafn al 134. Ha alcanzado
un xito, que merece las congratulaciones de esta Revista.
Permutas.-Ha sido aprobada la concertada entire los Dres. Isidoro Garca
y Prez y Francisco Alvarez y Surez, Juez Municipal Suplente de Ouanajay
y Juez Municipal de Mntua, respectivamente.
-Tambin se aprob la concertada entire los Dres. Pedro M. Vega y
Thomas y Luis F. Sols Lafargue, Juez Municipal de San Nicols y Juez Mu-
nicipal Suplente de San Jos de las Lajas.
Abogado de oficio.-lHa sido nombrado para la Audiencia de la l abana
como Premio Nacional en Memoria del Dr. Gonzlez Lanuza, y por dos ailos,
el Dr. Jos Francisco Carballo y Pujals.
Funcionarios electorales.-La Junta Provincial Electoral de la Hlabana,
ha quedado integrada con los Dres. Ramiro Castellanos, Presidente; y Flix
Snchez y Arturo Hevia.
La de Oriente, con los Dres. Fernando Aguilar, Presidente, y Amado Be-
llo y Marcelino Albuerne.
La de Camagey, con los Dres. Victoriano Rivas, Presidente y Jos de
Rojas y Rafael Gutirrez.
La de Pinar del Ro, con los Dres. Taurino Rodrguez, Presidente y Miguel
Busquets y Elpidio Garca.
La de Santa Clara, con los Dres. Armando Rodrguez, Presidente y Au-
gusto Vidaurreta y Mario Quirs.
Y la de Matanzas, con los Dres. Luis Fernndez Taquechel. President y
Oscar de los Reyes y Toms Perrote.
Cargos vacantes.-Se encuentran vaeantes los Juzgados Municipales de
Remedios, Sabanilla del Encomendador. Santa Cruz del Norte y Zulueta; el
de Juez Municipal primer suplente de Isla de Pinos, el de Juez 1Municipal Su-
plente del Cobre, y el Juzgado de Primera Instancia de Almnendares.
Autorizacin.-Por D. P. 3480, de 25 de Noviembre de 1912. Gacta 722,
del 30, se autoriz al Presidente de la Audiencia de la 1labana, para que haga
entrega al Historiador de la Ciudad, con destino al Museo Histrico de la IHa-
bana, de un silln con el escudo de Espaa y dos sillones ms que pertenecie-
ron a la Audiencia en la poca colonial; una estatua pequea en yeso. repre-








ASUNTOS GENERALS


sentando a Europa, con su pedestal de madera y el primer sello official usado por
la Real Audiencia de esta ciudad.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-Duran-
te el ines de Noviembre tuvo los siguientes ingresos: baldo del mes anterior,
$40,015.16; -multas correccionales, $14,407.13; ingresos Registro Civil, $15,'364.45
descuentos, $11,171.709; fianzas decomisadas, $Z,223.24; multas a testigos y pe-
ritos, $1,157.56; rentas, $100; licencias, $28.40; y alquileres, $41.-Total,
$84,471.73.
A- tuvo los siguientes egresos: jubilaciones y pensions, $47,843.08; ma-
terial, $40; personal, $239.13; impuesto de guerra, $2 9.85; devolucin, $1; sal-
do, $36,068.67.-Total igual, $84,471.73.
-La Comisin ab on en Diciembre el 94 por 100 a los jubilados y pensio-
nistas.
COMPAIAS DE FIANZAS.-Segn aviso de la Secretara de Comercio
inserto en la Gaceta 10 de 7 del mes actual, estn autorizadas para prestar lian-
zas La Alianza, The Boston Surely Co., La Comercial, El Comercio, Cienfue-
gos, Conmpaa Cubana de Fianzas, Cuban American Insurance Co., La Caera,
The London Surety Co. Inc., La Insular, El Sol, Orbe, La Mercantil, General
Surety Co., Unin de Comerciantes e Industriales, N\ew England Surety Co.,
Fldellty and Deposit Co. of Maryland, The ilaryland Casualty Co., Liverpool
and London and Globe Ins. Co. Limited, New York Loan Co., La Tabacalera y
La Unin Antillana.
FALLECIMIENTOS.--lIa fallecido el Sr. Luis Garea y Gonzlez, Presi-
dente de la Asociacia de Procuradores de Santa Clara.
COMPRAMOS COLECCIONES.-Del ao 1925, del REPERTORIO JUDICIAL
a $8 y del ao 1928, a $10. Por telfono FO-1344, o en Calle 28, N. 52, entire
54 y 7': Avenidas, Miramar, pueden proponerse.
NOTICIAS VARIAS.-Durante el alo 1942 los Tribunales de Justicia de
la Repblica han condenado a unos 4,000 extranjeros, segn ha dichio el Mi-
nisterio de Gobernacin.
-En la Cmara de Representantes ser presentada una proposicin de
Ley que crea el Consejo Central de Jubilaciones y Pensiones de Procuradores.
-Un estudiante cte 49 ao de Derecho se hla dirigido al Decano del Colegio
de Abogados interesando se calorice la idea de que todos los aos, el da 8 de
Febrero, se celebre el "Da del Abogado", como homenaje a la clase; y tam-
bin interest dicho estudiante se cree la Caja del Retiro de Abogados, para
lo cual estima que debe dedicarse un sorteo de la Lotera.
-La "Asociacin Nacional de Auxiliares de la Administracin de Justi-
cia", eligi la siguiente directive: Presidente, Dr. Mario de Rojas; Vices,
Dr. Rafael Melin y Jos A. Ochoa; Secretario, Dr. Eliseo Gonzlez; Vices,
Luis M. Battle y Dr. Antonio Paz; Contador, Jos A. Valds Gmez; Vices,
Dr. Alejandro Gmez y Alfredo Kindelan; Tesorero, Dr. Maceo Potts; Vices,
Alfredo Fernndez y Alfredo Loret de Mola; Vocales: Carlos Valds, Carlos
Senra, Evelio Valds, Gerardo Zuazo, Caridad Percira, Juan A. Lefebre, An-
tonio Vidal, Gabriel Herrera, Dr. Oscar Rodrguez y Antonio Pereira.
-Los abogados graduados en 1921, en su reunin annual, acordaron cons-
tituir la "Fraternidad de los Doctores en Derecho graduados en 1921", la
cual tendr por objeto estrec.har los lazos de amistad entire los j.....i pl,.m de
ese curso, buscando la forma de estar en contact.
COBRO DE DERECHOS Y GASTOS: va privilegiada.-La Sala de lo
Civil del Tribunal Supremo, por auto de 21 de Diciembre de 1942, ha declarado
lo siguiente :
Considerando: que para que un Procurador pueda utilizar para el cobro de
sus derechos y de los gastos que hubiere suplido para el pleito, la va privilegia-







ASUNTOS GENERALS


da establecida en el art. 8 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, es preciso que
haya actuado en virtud de un poder, porque dicho precepto guard estrecha
relacin con el 2l y el 3' que exigen que en los juicios civiles acompaen los
mandatarios escritura de poder bastante al primer escrito que presented, y con
el 59 que seala las obligaciones que contrae el Procurador desde el moment
que acepta el poder, entire ellas la de pagar todos los gastos que se causaren a
su instancia, incluso los honorarios de los abogados; y tambin porque el men-
cionado art. 8' se refiere al poderdante moroso, y poderdante es, como la misma
palabra lo indica, el que otorga un poder.
Considerando: que no cabe equiparar al poder ni a su sustitucin, la dele-
gacin que conforme al art. 337 de la Ley Orgnica del Poder Judicial pueden
hacer los Abogados en un Procurador, porque por ella no se sustituye el manda-
to, sino que se delega la representacin en juicio determinado y con muy limi-
tados efectos.
Considerando: que en consecuencia el art. S lde la Ley de Enjuiciamiento
Civil ha sido rectamente aplicado en la providencia recurrida, y por lo tanto
debe desestimarse la splica, sin hacer especial imposicin de costas.-Mantel
Martnez Escobar, Guillermo de Mon ltgo, Jtulin de Bolorz.(no, Pedro lh , Au-
relio Alvarez Maruri.-Ante m, Pascual de Rojas, Secretario.
EXPEDIENTE DE DESPIDO: debe ser fallado por el patrono.-Una im-
portante empresa de esta capital inici expediente de despido contra un tra-
bajador que a juicio del patrono desempeiaba un cargo dle confianza, el de
jefe de talleres de reparaciones de automviles. Tramitado el expediente, el
juez instructor dict el tallo, respallndolo con su conformidad el patrono.
Apelada la resolucin ante el Ministerio de Trabajo ste declar no haber
lugar a la peticin del obrero desplazado, ya que el cargo de Jefe de Talleres en
una empresa dedicada a la venta y reparacidn de automviles, deba entenderse
un cargo de confianza.
Inconforme el obrero produce la apelacin ante la Presidencia, y sta la
declara con lugar por entender que el fallo deba ser dictado por el patrono
y no por el juez instructor, no convalidndolo la circunstancia de que el pri-
mero le hubiere puesto su conformidad en la propia resolucin.
Ahora el patrono, reconocido su derecho para despedir al obrero, tendr
que reponerlo y abonarle sus haberes por todo el tiempo -casi un ao- trans-
currido desde el inicio del expediente.
Ello evidencia la importancia de tender cuidadosamente al cumplimiento
de los requisitos sealados en el Decreto 798, para la tramitacin de los expedien-
tes de despido, evitndose de esa manera importantes perjuicios econmicos.-
Dr. Salvador Juncadella.
DESAHUCIO.-Es admisible el recurso de casacin.-La Sala de Vaca-
ciones del Tribunal Supremo, por auto 96, de 3 de Agosto de 1942, ha declarado
lo siguiente:
Considerando: que el art. XIV de la Ley de 23 de Marzo de 19,39, con toda
claridad, y por consiguiente, sin lugar a dudas, ni much menos a interpreta-
ciones, que, como la hecha por el Juez de Primera Instancia de Crdenas, resul-
tara arbitraria, dada la ndole y propsitos de dicha legislacin, remite para el
ejercicio de la accin de desahucio a la comn, aunque al contrario en que se
funda, le fueren aplicables los preceptos de dicha Ley.
Considerando: que ello sentado, y tratndose en el present caso de un
juicio de desahucio, iniciado en el Juzgado Municipal y tramitado conforme a
la legislacin procesal ordinaria, es incuestionable, que, contra la sentencia defi-
nitiva, resolutoria del mismo, dictada en apelaciSn por el Juez de Primera Ins-
tancia procede, segn lo permit el prrafo 20 del art. 1687 de la Ley de Enjui-
ciamiento Civil, el recurso de casacin; siendo manifiestamente, inaplicable,
para estimar lo contrario, la disposicin del art. XX de la susodicha Ley de 23







ASUNTOS GENERALS


de Marzo de 1923, puesto que dicho precepto se refiere a otros procedimientos
que en la propia legislacin se establecen.
Considerando: que en mrito a las expresadas razones, el recurso de casa-
cin a que esta queja se contrae, debe aumitirse, aunque con excepcin de los
motivos 49 y 5' del escrito de interposicin; el prinero, porque establecido con-
forme al nmero a9 del art. 1691 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, o sea por
denegacin de diligencia de prueba, el que ha debido interponerse es el que
autoriza el nmero 3', o sea lalta de recibimiento a prueba en la segunda ins-
tancia, ya que sin dicho tramite previo, no era possible en este caso acceder a la
solicitud de pruebas de quien no habla comparecido en la primera; y el otro
motivo, porque plantea, como de quebrantamiento, una cuestin de infraccin
de ley, faltndose, por consiguiente, en ambos motivos a ineludibles requisitos de
la casacin.-Bres. lLontag, Torre, Cantero, Piedra, Torres, Br y Chaves.
DOCTRINA VARIA.-La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo en re-
ciente sentencia, despus de fijar el concept de "cuota litis" definindolo,
como aqul "en que se ofrece a abogados o procuradores, por su gestin pro-
fesional, una parte alcuota de las cosas sobre que verse un litigio para de-
clarar que "ese pacto, en torno a cuya licitud se lia discutido largamente, se
estima inmoral por la generalidad, de los autores, y se prohibe en las leyes que
sirven de precedent histrico y jurdico a nuestro derecho positive' y que "al
extender el art. 1459 del Cdigo Civil, la prohibicin, impuesta a los funciona-
rios que enumera, de adquirir por compra o cesin, bienes que estuviesen en li-
tigio, a los abogados y procuractores, lo hace con redaccin dtiierente, respecto
a los bienes y derechos que fueren objeto de un litigio en que intervengan por
su profesin u oficio", por lo que "no cabe siquiera dudar que cuando se pacta
el establecimiento de un pleito sobre determinados bienes, la dacin al abogado
encargado de promoverlo y defenderlo, siempre que tenga xito, de una parte
proporcional de los que se obtengan, los mismos son objeto de litigio, y del re-
sultado favorable de ste, condition de la cual, a tenor del Art. 1114 del citado
Cdigo, depend su adquisicin; inspirndose la norma prohibitive en un prin-
cipio de moralidad y en el inters de los dueos de los bienes o derechos para que
los encargados de su administracin o defense no adquieran aquello mismo que
estaban encargados de admininistrar o defender", y "que aunque se admitiera la
tesis por algunos sostenida de no comprender el nimero 5' del expresado artculo
1459, el convenio relative a reclamaciones futuras, sea cual fuere su proximidad,
habra, y as lo sostienen muchos de los que en tal sentido opinan, de mante-
nerse la invalidez del contrato por ilicitud de la causa, dada su inmoralidad,
conforme al art. 1275 del repetido Cdigo Civil, en que tambin se apoya la sen-
tencia impugnada."' Otro punto de importancia de esta sentencia es que aclara
una doctrine legal establecida por dos resoluciones del propio Tribunal, por la
cual cuando la cesin al abogado de bienes del client era anterior al litigio, no
se consideraba nula dicha cesin, ya que en la sentencia que referimos se estima
que aun cuando la cesin sea previa al juicio, si se hace con vista al resultado de
ste, queda comprendida dicha cesin en la prohibicin del art. 1459 citado.
-El Juez de Primera Instancia del Sur ha declarado sin lugar una de-
manda de divorcio porque el abandon del hogar conyugal por el marido no
puede invocarse por el mismo como prueba de la ruptura de la vida matrimo-
nial, porque sera convertir en fuente de derecho para el culpable la contra-
vencin del art. 56 del Cdigo Civil que obliga a los cnyuges a vivir juntos,
lo que integrara un contrasentido jurdico.
-El Juez de Primera Instancia del Sur, en un juicio sobre divorcio, ha
declarado que garantizando el art. 33 de la Constitucin la libre emisin del
pensamiento, y autorizando el 35 de dicho texto la profesin libre de todas las
religiones, no se puede mantener que por el hecho que los c5nyuges hagan uso
de esos derechos individuals y mantengan opuestas "creencias polticas y reli-
giosas" exista una absolutea incompatibilidad de caracteres", ya que el ca-








ASUNTOS GENERALS


rcter hace relacin, no a la fe religiosa o creencia poltica de una persona, que
son elements que pueden influir en el mismo, pero que no lo integran, sino al
modo de ser peculiar de cada individuo, a su condition natural o social, que
es lo que tiene que ser desemejante, desigual o dilereutes del otro conyuge, y
adems provocar por esa disparidad la anornimaliad de la \,via conyugal.
--i Juez de r'nimera instancia delu bur a ueclairauo, que Ltenilcdo las
actuaciones juniciales cle toda especie, character de uocumetiios punIleos y so-
lenines, las lrinas eslaiipadas en las mismas lian d( conslderarse comno indu-
bitacas a los efectos del cotejo de letras.
-Establecida una demand en juicio verbal al efectuarse la comparecencia,
la demandante, segn consta del acta, express que nada decia porque sui abogado
no haba comparecido, no habiendo ratificado, ni hecho suya la papeleta que
se haba presentado a su nolmbre. il J tez Municipal uel lstie ideclaro sin lugar
la demand y apelada, el Juez de Prinmera instancla del Nore, la conlirm, por
que aunque la ley de tranites no dispose que la demnanda debe ser ratilicada,
existe la costumbre, aplicable segn el art. 6' del Cudigo Civil, cuando de jui-
cios verbales se trata, que al iniciarse la comparecencia, el actor ratuique la
demand y ms en este caso en que la papeleta fue presemada por una persona
que dijo ser apoderada del actor, sin justlincarlo en autos, ni relacionar el poder,
por lo que no es de aceptarse que se lenga por iniciado el juiclo verbal y s por
desistida a la actora como expresa el Juez en su considerando y lno en el allo,
debiendo haberse as resuelto, pues cuando esto ocurre, no re la establecido el
cuasi contrato de litis contesiatio, agregando que debi apiearse con ese motivo
el art. 727 de la Ley de Lnjuiciamiento; y declara con ingar el recurso y tiene
por desistida a la actora de la demnanda que a su nombre tue presentada y la con-
dena al pago de los daos y perjuicios ocasionados al denianuado.
-En un deslinde promovido ante el J uzgado de Prinera Instancia de Al-
mendares, se ha dispuesto no proceder lo pedido, por que la division de la cosa
comn, cuando se trata de fincas rsticas, debe realizarse por las reglas de la
Orden 62 de 1902 y debi acompaarse una lista de los inembros de la comuni-
dad para que pudiera ordenarse vinieran al juicio.
-El Juez de Primera Instancia del Norte, revoc sentencia del Municipal
del Centro, porque presentada una papeleta de demand en juicio de desahucio,
conforme al art. 719, debe el Juez cumplir con el art. 1570, sin que sea lcito
rechazar de plano la demand y declarar no haber lugar a admnitirla ni sustan-
ciarla, por las consideraciones que sirven d(le base a la resolucin del Juez, no
afectan ni a la forma que debe tener la papeleta ni versan sobre la incompetencia
del Juzgado para conocer del asunto.
-El Juez de Primera Instancia del Sur ha declarado que las repreguntas
tienen por objeto que los testigos aclaren, ratifiquen o rectifiquen los hechos
que afirmaron anteriormente, y cuando a pesar de ellas el testigo visual llega a
determinar, con precision y sin titubeo, los detalles del lugar en que tuvieron
ocurrencia los hechos de su declaracin, dentro de la crtica del testimonio, al-
canza el coeficiente mximo de fidelidad.
COMPETENCIA.-Divorcio.-La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo,
por auto 7 de 23 de Junio de 1942, ha resuelto lo siguiente:
Considerando: que de los antecedentes de autos, causal en que descansa la
demand y forma de proponer la cuestin el demandado, sin alusin a cual
sea el domicilio conyugal o el ltimo anterior a la proimocin, ha de entenderse,
en principio y al solo objeto de decidir la competencia, que lo era el sealado
por la actora; y siendo as que el art. '25 del vigente Decreto-Ley sobre divor-
cio, admite la residencia separada de los cnyuges y la existencia possible en
lugar distinto a la del marido del hogar comn, lo que impide admitir la apli-
cacin de las nornmas que suponan ser a este efecto el domicilio de la esposa el
que tenga en todo caso el dicho marido.-Sres. Martinez Escobar, Montag (Po-
nente), Solrzano, Perera, Torre, Br y Alvarez.










RIEPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

IN SCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABA NA

Suscripcin annual, $ 8.00 Nmero suelto.. . $0.70 i Anuncio Directorio $ 2.00


AO XIX. i HABANA, FEBRERO DE 1943 NU M. 2.


DEBE ENVIARSE AL REFORMATORIO JUVENILE
AL MENOR DECLARADO
RESPONSIBLE DE UN DELITO CULPOSO?

Una de las cuestiones ms interesantes que a los Tribunales (le lo Criminal
ha planteado el Cdigo de Defensa Social, es la referente a la verdadera inter-
pretacin que debe drsele a su art. 37, letra B.
Este artculo, conocido de todos los que tenemos por razn de nuestros car-
gos que aplicar a diario, ha sido objeto de los ms variados comentarios. Muy
pocas resoluciones judiciales se mantenan uniformes respect a su alcance y
extension y es el Tribunal Supremo (le Justicia quieu, en razn a su elevado
ministerio, ha venido a precisar esa extension y alcance declarando de manera
definitive en mltiples sentencias, que constitute doctrine legal, que cuando el
agent responsible es mayor (le 12 y menor de 18 aos, se le impone una media
de seguridad personal detentiva y post-delictiva de reclusin en el Reformatorio
Juvenil hasta que cumpla la mayor edad u obtenga su liberaci, n, (le acuerdo con
lo que en la sentencia se disponga.
No es objeto de este pequeo trabajo poner (le manifiesto las razones atina-
das o no que tuvo el Legislador de 1936 para plasmar en el nuevo ('(digo, en la
forma que lo hizo, las modernas doctrinas sobre delincuencia infantil, ni los
supuestos tenidos en cuenta por nuestro ms alto Tribunal (le Justicia en sus
resoluciones jurisprudenciales.
Interesados, en esta oportunidad, solamente en el caso del menor respon-
sable de un delito culposo y en ausencia (le un precepto expreso de la ley, p1'ro
en, nuestro deseo de interpreter las nuevas orientaciones doctrinales, cabe hacer-
se la pregunta que nos sirvi para darle ttulo a estas breves lneas y pretendien-
do contribuir a la solucin de este problema de vital importancia, nos aventu-
ramos a exponer nuestro criterio, no exento, naturalmente, del ms agudo error.
Sostenemos -quizs equivocadamnente, repetimos- que el precitado art. 37,
letra B, se est refiriendo a aquellos menores delincuentes responsables, tan
solo, de delitos dolosos, ya que el propio Cdigo, en ese artculo que comentamos,
habla de Reformatorio al que se enviarn a los menores responsables; que si
bien se entiende por tales "a los obligados a responder por algo", ai aplicr-
seles tal media de reclusin en el Reformatorio -establecimiento en donde se
trata de modificar la, viciosa inclinacin de algunos jvenes- se est refirien-
do, naturalmente, a aqullos que necesit:n como medio (le correccin su inter-
namiento en ese Centro, que la ley que lo cre5 dispuso en su art. I que tendra
esencialmente el carcter de "organismo correccional y docente"', el IX deter-
min que "las funciones del mismo estarn divididas fundamentalmente en la







ASU'NTOS GENERALS


forma siguiente: (1) De correcein y docente. Para la atencin, correccin,
asistencia y reeducacin de los nios de ambos sexos que se vienen recluyendo
en las Escuelas de Guanajay y Aldecoa y que en lo adelante ingresarn en el
establecimiento que al efecto se construya u organic ", y el Reglamento a dicha
ley expresa que "es un Instituto mdico-pedagogico que >e desenvuelve con
espritu humanitario y con accin intense, eitcaz y moralizadora hacia el debido
encauzamiento del nino y del adolescent descarriado no ecesitado de proleccin
y amparo y con vista de hacer de los mismos hombres de provecho y ciudadanos
ejemplares."''
Luego es la propia ley que le diO vida a esa Instituci.n y su reglanento,
la que de manera clara y precisa se encarga de determinar cules sern los
futuros internados. Para aquellos menores que hayan cometido un hecho doloso
lo encontramos, posiblemente, adecuado y necesario, por lo menos tericamente.
ya que en la prctica por desgracia no ha resultado as en nuestro pas; pero
no es esta la oportunidad para exponer tales apreciaciones personales que liare-
mos en otra mejor ocasin.
No podemos aceptar que deben recibir igual tratamiento ni convivir en el
mismo ambiente el menor que voluntariamente priva de la vida a otra persona
queriendo y previendo los resultados de su accin y aquel otro que por simple
imprudencia ocasiona la muerte o negligentemente causa una lesion cualquiera.
Si de acuerdo con la doctrine que inspira la llamada pedagoga corrective, como
seala el Tribunal Supremo en su sentencia N.' 118 de 12 de Abril de 1941,
"los menores no deben ser recluidos en director contact con los delineuentes
adults en los Reclusorios de Crceles provinciales, porque esa unin siempre
sera perjudicial para los adolescentss, resultara an ms daino el contact
de un menor de 13 aos de edad, pongamos por caso que hubiera cometido por
culpa un delito cualquiera, con uno que estuviera al arribar los 18 aos autor
de uno o various delitos dolosos cometidos en distintas oportunidades y decla-
rado responsible en ocasiones diverse; no podemos pensar que para aquel primer
tipo de menor delincuente el Estado ha creado el Reformatorio.
Cuando de adults se trata, es el propio Cdigo el que establce sanciones
muy diversas si son autores de delitos dolosos o si deben responder de delitos
culposos; su art. 19 determine cundo se delinque por culpa y el 72 expresa que
salvo los casos de excepcin que el mismo Cdigo determine, la sanciSil impo-
nible ser de privacin de libertad de 1 da a 6 aos o multa de 2 a 500 cuotas,
segn la mayor o menor gravedad de la imprudencia; luego claramente se est
refiriendo a la muy distinta adecuacin de la sancin en uno y otro caso; en
va de ejemplo, en un homicidio simple el minimum de sancin es (le 6 aos de
privacin de libertad y en uno por culpa el lmite inferior es un da; si el
agent comisor de ese delito de homicidio culposo lo fuera un menor de 18 y
mayor de 12 aos, se le recluira cuando menos durante un ao en el Reforma-
torio, de acuerdo con lo dispuesto en el caso 6W del art. 588 del referido Cdigo,
y este grave error se pondra de manifiesto palmariamente si ese u otro delito
culposo fuera cometido conjuntamente por un menor comprendido en aquellas
edades y un adulto, que se les poda imponer al primero como minimum un ao
en el Reclusorio y al segundo un da de arrest en la Crcel que exista en el
Partido Judicial en que el hecho fu cometido, en atencin a lo que expresa el
art. 54, letra C, del mencionado Cdigo. Y es nuestro ordenamiento penal el
que se encarga, muy acertadamente, de hacer la verdadera clasificaci.n de los
delincuentes adults cuando en su art. 588, caso 1, al fijar el lmite minimum
de las medidas de seguridad, sta vara segn se trate de delincuentes habitua-
les, profesionales o por tendencia; pero omiti la clasificacin de los menores
delincuentes, que a nuestro juicio es positivamente ms apreciable. No quere-
mos insistir ms en este aspect de la cuestin, que estimamos de una claridad
meridiana.
En el actual sistema represivo, es possible, sin apartarnos de los preceptos







ASUNTOS GENERALS


legales pertinentes, que a un menor declarado responsible de un delito culposo,
pueda imponrsele alguna de las medidas de seguridad a que se refiere el
art. 586, apartado 11, esto es, la reclusin del mismo en su donmicilio, pupilajc
escolar o reclusin en un hogar honrado.
Expongamos nuestro razonamiento: el art. 37, letra B, ordena que' el mayor
de 12 y menor de 18 aos declarado responsible ser recluido en el Reformato-
rio, y el 586, apartado 5 (a) que sern recluidos en ese Centro los menores de-
lincuentes en todo caso. Parece que ambos preceptos son de tipo absolute; sin
embargo el apartado 10 de este ltimo articulo expresa que las medidas tute-
lares -medidas de seguridad personal no detentiva- se aplicrarn: (a) a los
menores delincuentes que no sean recluidos en los Refornia orios. Y ahora cabe
otra pregunta: a cuales menores delincuentes se refiere.' \o sern los mayores
de 12 aos y menores de 18 -autores responsables de delitos dolosos-, ni tampo-
co los menores de 12, porque stos son inimputables de acuerdo con el art. 35,
letra D, que determine que cuando el menor que no haya cumplido esa edad
ejecute un hecho sancionado por dicho Cdigo, se considerara en estado de pe-
ligro y ser entregado a la jurisdiccin especial de menores, pero .omo sta no
existe, se le aplicar una media tutelar que determine el art. 586 en su apar-
tado 11, por as disponerlo este propio articulo en su apartado 10 (b), y es por
lo que hay que suponer, en un sencillo procedimiento de eliminacin, que ese
comentado apartado 10 (a) se est refiriendo a aqutilos que fueron responsa-
bles de delitos culposos.
Este caso concrete no ha sido resuelto an por nuestro Tribunal Supremo,
porque a su mxima consideracin no ha llegado. Si bien es cierto que dicho
Superior Organismo Judicial, en la sentencia N' 120 de 4 de Octubre ld 1940,
declar que "toda media de seguridad detentiva debe cumplirse por el menor
en el Reformatorio Juvenil o asignndolo a una colonia agrcola, taller o casa
de trabajo, o reclusin en un hospital, casa de custodia o manicomio judicial,
por las razones ya expuestas, y precisamente el legislator en la letra B del art. 3
del Cdigo de Defensa Social ha querido de un modo bien explcito, por cierto,
que el menor de 18 y mayor de 12 aos, que no est comprendido en ninguna
de las causes de inimputabilidad o justificacin, debe ser recluido en el Refor-
matorio Juvenil que determine el Tribunal u obtenga su liberacin de acuerdo
con lo que en la sentencia se disponga, o el Tribunal acuerde en una nueva opor-
tunidad"; y consiguientemente casaba la sentencia del Tribunal inferior por
haber ste aplicado al menor una media de seguridad no detentiva post-delie-
tiva y tutelar de reclusin en su domicilio por el trmino de un ao, no es menos
cierto que se estaba en presencia del caso de un menor (le 13 aos de edad res-
ponsable de un delito de robo, y aunque en dicha sentencia se llega a conclusions
terminantes y precisas, no creemos, y as lo deseamos, que en el supuesto plan-
teado por nosotros, la solucin final sea idntica.
Terminamos haciendo una exhortacin afectuosa a los estudiosos del Derecho
Criminal, a nuestros compaeros del Poder Judicial, en fin, a todos los intere-
sados en este vital problema, de quienes esperamos su ms autorizada opinion,
que nos haga variar la nuestra o robustecernos en ella.
FIDEL REQUIEJO,
Magistrado de la Audiencia de Las Villas.
-)o(------
ACCION Y PERSONERIA EN EL PROCEDIMIENTO
CRIMINAL. REQUISITOS

La accin penal en el orden jurdico "es el derecho que tiene una persona
a pedir algo en juicio y modo de ejercitarlo". "Accin penal -ha dicho un
tratadista- es el powder jurdico de ejercitar y promover el ejercicio (le la juris-








ASUNTOS GENERALS


diccin penal para el conocimiento de determinada reclamacin de Derecho Pe-
nal y obtener su definicin mediante la sentencia". Para otro, "es la actividad
encaminada al mismo fin". Tiene su origen en el delito, pues sin ste no puede
haber accin penal.
Accin civil, segn Goldsmidcht, "es la accin en general, es la sustitucin
de tomarse la justicia por su mano; derecho que asiste a la persona perjudicada
frente al Estado a reclamar la proteccin de la tutela jurdica y la obligacin
del Estado en caso de que sta exista."
Ambas se encuentran reguladas en los arts. 100 y 101 de la Ley procesal.
Los antecedentes histricos de stos los tenemos en el 18 del Cdigo Venal anti-
guo. Corresponden al I9 del Cdigo Colombiano modern y al 1' del Procedi-
miento Criminal de 1872.
La accin penal considerada en el art. 101 como pblica y en el art. 270
como popular (lo que ha dado origen en la doctrine a polmicas relatives a
cul de esas dos denominaciones es ms acertada), puede ejercitarse mediante
querella por todos los ciudadanos cubanos y extranjeros ciudadanos de los Esta-
dos que han ratificado el Cdigo Internacional de Bustamante, hayan sido o no
ofendidos por el delito, y tambin por los extranjeros cuyos pases no hayan rati-
ficado el mencionado Cdigo, en cuanto a los delitos cometidos contra sus perso-
nas o bienes o las personas o bienes de sus representados, si se cumpliere pre-
viamente con lo estipulado en el art. 277 del Procedimiento y prestaren fianza
de la clase y cuanta que fijare el Juez o Tribunal para responder (le las results
del juicio los no ofendidos por el delito (los perjudicados cubanos y (le Estados
ratificantes del Cdigo Bustamante no estn comprendidos en esa obligacin) y
los extranjeros de aquellos pases no ratificantes, a no ser que no les corres-
pondiere en virtud de tratados internacionales o por el principio de reciproci-
dad, en cuyo caso, los ltimos debern acreditar ese particular y su ciudadana
ante el Juez o Tribunal competent. Es requisito imprescindible, a tenor de
sentencia del Tribunal Supremo de Cuba N9 320, de 28 de Noviembre de 1938,
el que todo ciudadano cubano que haga uso de este derecho acredite debidamente
su condicin de tal, "pues no basta la simple manifestacin que haga en el refe-
rido escrito para que ante ella est obligado el juzgador a tenerla como cierta,
porque slo mediante los documents que las leyes sealan como justificativos
de naturalidad o ciudadana de los individuos, es que puede acreditarse la una
y la otra." Y cuyos documents no son otros que la carta de ciudadana o el
certificado de nacionalidad.
Adems de estas personas pueden ejercitar esa accin pblica o popular el
Ministerio Fiscal conforme a lo establecido en el art. 105 de la Ley procesal.
La accin penal en los delitos de carcter privado slo puede ejercitarse
mediante querella por los perjudicados o sus representantes legtimos y, fuera
de stos, por el Ministerio Fiscal.
El delito puede perseguirse tambin de oficio a virtud de denuncia, con-
forme al art. 259 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, con las excepciones a
que se contraen los artculos siguientes.
La denuncia, como se ha dicho, es una obligacidn; la querella es un derecho.
Esta ha sido definida como "el escrito por medio del cual se ejercita la accin
penal, poniendo en conocimiento de un Juez o Tribunal la perpetracin de uno
o various hechos punibles e instando a la vez el procedimiento para su represin."
Debe entenderse: "en conocimiento de Juez competente.
El procdimiento puede iniciarse tambin por la llamada "denuncia ex-
oficio", que no es otra que la regulada en el art. 262. Hay mltiples ejemplos;
uno de ellos: el individuo que en la corte correctional falta al Juez que, al san-
cionarlo en el mismo acto, previamente radica el correspondiente juicio.
'La denuncia no puede convertirse en querella y sta s puede transformarse
en denuncia. No obstante, en el procedimiento incoado a virtud de denuncia
puede ejercitarse la acusacin por el particular ofendido por el delito. En este







ASUNTOS GENERALS


caso, este actor conocido por "acusador privado", tiene, al igual que en la que-
rella, la obligacin de acreditar su condicin de ciudadano cubano, y no tiene
la de prestar fianza por ser perjudicado.
La personera se define como "la aptitude de presentarse como parte en un
juicio'', y el personero como "el individuo que represent a otro en un negocio,
pleito, etc." Ya en el siglo V y en el VI de nuestra era, en aquel clebre Cdigo
de los Visigodos de Espaa, se regul la institucin de los personeros junto con
la de los Abogados y Procuradores.
Lo principal para personarse en el sumario es el poseer la condicin de
perjudicado. A ese efecto, como precepta el art. 109 de la Ley procesal, tiene
el derecho, si tuviere la capacidad legal necesaria, de que el Juez o Tribunal
que conoce de la causa, al recibirle declaracin, lo instruya del derecho que le
asiste de mostrarse parte en el process y renunciar o n a la restituci,n de la
cosa, reparacin del dao e indemnizacin del perjuicio causado por el hecho
punible. Si careciere de capacidad legal necesaria se hliar esa diligencia con su
representante legal. lina vez instruido de este derecho, haciendo uso del siguien-
te artculo, puede mostrarse parte en el moment procesal establecido para ejer-
citar las acciones civiles y penales que procedan, o solamente unas u otras, segn
le conviniere, sin que por ello se retroceda en el curso (le las actuaciones. Y
aunque no se nmuestre parte en el sumnario, no por ello se entiende que renuncia
al derecho de restitucin, reparacin e indemnizacin que a su favor pueda
acordarse en sentencia fire, siendo menester que la renuncia de este derecho se
haga de manera expresa y terminate.
Se ha discutido si es vlida o no la renuncia a mostrarse parte hecha por el
perjudicado en el amto de ser instruido del art. 109 mencionado por el Juez
o Tribunal. Por sentencia del Tribunal Supremo de Espia fechada en 1873,
no es vlida la renuncia hecha en ese acto. Y en opinion de Aguilera de Paz,
para que sea vlida, lha de ser ratificada posteriornmente.
Volviendo al derecho a querellarse, observaimos que est supeditado a que
no concurran en el sujeto las incapacidades sealadas en la Ley.
Conociendo que tecnicamente la accin popular es el derecho que1 tienen to-
dos los ciudadanos no comprendidos en los casos de excepcin del art. 281 del
Procedimiento (le ejercitar la accitn tutelar del art. 101 mediante querella, en
cuyo ejercicio "no hay conexin direct e inmediata entire el que la ejercita y
el perjudicado", si leemos el prrafo I1 del 270, que dice que "todos los ciuda-
danos cubanos, hayan sido o no ofendidos por el delito, pueden querellarse ejer-
citando la accin popular establecida en el art. 101 de esta Ley", y lo interpre-
tamos literalmente, veremos a simple vista que el ofendido y el no ofendido por
el delito pueden querellarse como acusador privado. Sin embargo, en la prc-
tica y desde un punto (le tcnica procesal no debe darse nunca el caso del ofen-
dido, porque el Letrado que autoriza con su firma el escrito de querella cuidar
de que se interponga en carcter de perjudicado, y a contrario sensu, en el caso
del no ofendido, como acusador privado. Y no se diga que es lo mismo utilizar
una u otra forma: el querellante popular que escoge esa va, se presume no
perjudicado y como tal deber prestar fianza, y es sabido que el perjudicado no
debe prestarla.
En lo concerniente a la fianza se han suscitado dudas y confusiones. Hay
un sinninmero de discusiones. Los disidentes incurren en confusion debido a
que en la mayora (le los Juzgados de Instruccin a todo escrito de querella
presentado sin cumplir, en su caso, con el requisito fundamental de la ciudada-
na, y cuando procede la prestacin de fianza, recae provedo de "que as que
por A. se acredite su condici,n de ciudadano cubano o preste fianza de arraigo
por la suma X, se proveer lo procedente"; provedo que tambin recae a la
peticin del perjudicado a personarse en el procedimiento. El sujeto en este
caso se pregunta: Por qu se me exige la fianza? i Es possible que la Ley me
d un derecho y el Juzgado me lo quite ?. Y aunque, en principio, parece tener








ASUNTOS GENERALS


razn, no la tiene, y ello porque en la prctica casustica ha surgido esa formula
para obviar dificultades al propio sujeto y en obsequio de la Administracin de
Justicia. Es claro que con una interpretacin rigurosa de los preceptos proce-
sales si aqul no tiene a mano el document acreditativo de su ciudadana, tendr
que estarse para la resolucin del escrito de querella o a que se le tenga por per-
sonado y por parte en el sumario, especialmente el incoado a virtud de denuncia,
hasta que consiga ese document que deber gestionar en el Ministerio de Estado
a travs de un procedimiento que a veces demora un tiempo precioso a sus inte-
reses y que mientras transcurre el Juzgado tiene en conocimiento un hecho,
muchas veces delictuoso, pendiente de resolver. De otro modo el perjudicado que
no tiene oportunamente ese document, velando por sus intereses y coadyuvando
a la buena march de la Administracin de Justicia gustosamente presta la fian-
za, inmediatamente a lo cual el Juzgado admite o niega la querella y en el suma-
rio lo tiene por personado. Pero, an admitiendo ese obsequio a la Administra-
cin de Justicia, cabe preguntar: acta bien o mal el Juzgado? Deber ste
esperar das, meses y aos hasta que llegue ese document, o debe, como se hace
con alguna frecuencia, near la admisin de la querella por no venir en forma,
o no tener por parte nunca al pe'rjudicado en el sumario, negndole tcitamente
ese derecho, o, pasado un tiempo prudential, radicar causa ex-oficio conform
al art. 262 mencionado ? Practicamente la solucin del Juzgado es buena. El
Juez de Instruccin tiene un superior en la Audiencia y un Inspector perma-
nente en el Ministerio Fiscal, y es un hecho cierto que hasta ahora ese provedo
ha sido tcitamente ratificado. Otro criterio para explicar el proveido es el de
que el peticionario no puede ser ciudadano de Cuba y de otro Estado al mismo
tiempo. Se es una cosa u otra. De ah, dice, que se le pida que acredite por s
mismo ese extremo prestando la fianza si es extranjero y acreditando su condi-
cin de ciudadano si es cubano. Este criterio no es bueno.
Y para finalizar dos palabras en relacin con los extranjeros, su obligaci,5n
de prestar fianza, las excepciones y cuando pueden ejercer la accin popular.
Veamos los arts. 270. 280 y '281 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y los
arts. 384 y 385 del Cdigo Internacional Bustamante. Por el primero pueden
querellarse por los delitos com:tidos contra sus personas o bienes, o las perso-
nes o bienes de que representados, previo cumplimiento de lo dispuesto en el
art. 280, si no estuvieren comprendidos en el ltimo prrafo del 281; por el se-
gundo, todo particular querellante debera prestar fianza; en el tercero, se ex-
cluye al ofendido y a sus herederos o representantes legales, as como a deter-
minados parientes en los delitos de asesinato o de homicidio, agregando en el
ltimo prrafo que esa excepcin no comprende a los extranjeros si no les co-
rrespondiese en virtud de tratados internacionales o por el principio de recipro-
cidad; en el cuarto, que los extranjeros pertenecientes a un Estado contratante
podrn ejercitar en los dems la accin pblica, en iguales condiciones que los
nacionales; y en el quinto, que tampoco necesitarn prestar fianza, esos extran-
jeros, para querellarse por acci':n privada en los casos en que no se exija a los
inacionales. A partir de la vigencia de los dos ltimos artculos y de que fu
ratificado por los Estados contratantes el Cdigo de Bustamante han quedado
virtualmente modificados en el sentido antes indicado, en su ltimo prrafo, los
arts. 270 y 281 de la Ley Procesal Criminal.
HERMINIO BOUZA CARO,
Secretario Judicial Suplente.
)0(
UN RECURSO DE APELACION ADMITIDO EN AMBOS
EFECTOS QUE PERJUDICA AL APELANTE

Cuando haya sido admitida en un solo efecto cualquiera apelacin (art. 393
de la Ley de Enjuiciamiento Civil), podr el apelante solicitar de la Audiencia








ASUNTOS GENERALS


que la declare admitida en ambos efectos, citando la disposicin legal en que
se funde.
Tambin podr la parte apelada (art. 396 de la Ley de Enjuiciamiento
Civil) solicitar ante la Audiencia, dentro del trmino del emplazamiento, que
se declare admitida en un solo efecto la apelacin que el Juez hubiere admitido
en ambos, citando la disposicin legal en que se funde.
Manresa, el sabio comentarista hispano, comentando estos preceptos (arts.
394 y 397) en su Enjuiciamiento Civil, dice:
"Los jueces inferiores pueden causar perjuicio a las parties restringiendo
o ampliando los efecdos de las apelaciones. Si procediendo en ambos, al tenor
de lo dispuesto en la Ley, las admiten en uno solo, el apelante siente un verda-
dero gravamen, toda vez que debiendo ejecutarse la providencia, podran ser
irreparables muchos de los daos que con este motivo se le ocasionaren. Cuando
se admite en ambos efectos procediendo en uno solo, la part apelada sufre el
perjuicio consiguiente a la dilacin que experiment el cumplimiento de la sen-
tencia, hacindose quizs difcil conseguir despus por complete el reintegro de
sus derechos. Estas consideraciones demuestran la necesidad de otorgar un re-
curso para estos casos. La nueva ley ha igualado, como era just, la condicin de
los litigantes, concediendo a una y otra parte el mismo recurso, con igual pro-
cedimiento, para reclamar ante la Audiencia la reparacin del agravio que pue-
da haberles causado el Juez inferior al admitir la apelacin."
Ambos cases estn perfectamente previstos en la Ley Procesal. Ahora bien,
en el caso que confrontamos la apelacin en un solo efecto interpuesta por la
parte actora en un juicio de desahucio en ejecucin de sentencia ha sido admi-
tida en ambos efectos y por lo tanto esa apelacin nica y exclusivamente per-
judica a la propia parte apelante. No puede, conforme a la letra del precepto
invocado (art. 393) solicitar nada ante el Tribunal Superior; tiene pacientemen-
te que esperar que la Superioridad, sin solicited suya, resuelva. El caso, aunque
parezca extrao, existed; la anormalidad procesal se lha producido.
La representacin de la parte actora en el juicio de desahucio nmero 109
del ao 1941, seguido por... contra various demandados en precario, en el Juz-
gado Municipal de Pedro Betancourt, en la oportunidad procesal correspon-
diente, pidi, conforme a lo dispuesto en el art. 1597 de la Ley de enjuiciar, el
lanzamiento de los demandados; y a ese pedimento reeay la siguiente resolu-
cin del Juez Municipal:
"Por presentado el anterior escrito, nase a los autos de su razn a sus
*feetos. Y no habiendo transcurrido el trmino de 20 das para el desalojo
dispuesto toda vez que la providencia (le fecha 7 del actual mes dictada por
este Juzgado fu recurrida y no se encuentra fire, no lia lugar a a'ceder, por
ahora, a lo pedido. Lo mand y firm el seor Juez, certifico."
Contra la expresada resolucin la parte actora estableci el correspondiente
recurso de reposici(n dentro del trmino legal: recurso que fu admitido y sus-
tanciado y al que recay el auto de fecha 27 de Octubre de] present ao que
copiado en lo pertinente dice:
"Considerando: que aunque en el art. 1593 (le la Ley de Enjuiciamiento
Civil se expresa que las apelaciones que s'e interpongan en la ejecucin de sen-
tencia de desahucio sern admitidas en un solo efecto, y siendo lo cierto tambin
que en el art. 383 del propio texto legal s_ determine con toda claridad y pre-
cisin que las providencias que causen perjuicio irreparable en definitive deban
admitirse en ambos efectos, y teniendo este carcter el provedo recurrido porque
es notorio que los dem.andados esperan la sancin del proyecto de Ley que impide
el desalojo de 'as fincas rsticas y que se encuentra en el Senado de la Repblica,
y que este caso no se encuentra especificamente 'previsto en las disposioiones
especiales que regular, los juicios de desahucio, es evidence que aplicando las dis-
posiciones generals a la providencia de fecha 7 del actual dictada por este Juz-
gado, la misma se encuentra en estado suspensivo por haber sido recurrida, lo








ASUNTOS GENERALS


cual ha dado motivo a la providencia de fecha 17 del actual dictada por este
Juzgado y objeto de este recurso, que ha interrumpido as el trmino de 20 das
para el desalojo e impedido el lanzamiento interesado: por cuyos fundamentos
es procedente confirmar en todas sus parties la providencia recurrida y declarar
sin lugar este recurso de reposicin, con las costas a cargo del recurrente, aunque
no en el concept de litigante temerario o de mala fe, a los efectos de la Orden 3,
series de 1901."
Contra el expresado auto de fecha 27 de Octubre la representacin de la re-
currente ha establecido el correspondiente recurso de apelacin en un solo efec-
to; pero ste le ha sido admitido en ambos por las razones antes anotadas; y, por
eso, estamos confrontando el caso normal de que una apelacin interpuesta en
un solo efecto por la parte adora en un juicio de desahucio en ejecucin de
sentencia y adminitida en ambos, causa agravio a la propia parte apelante.
Es evidence que las resoluciones que estamos conientando infringen lo es-
tablecido en el art. 1593, prrafo 20, de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que
dispone que las apelaciones que se interpongan en el perodo de ejecucin de
sentencia en juicios de desahucios sern admitidas en un solo efecto. De nada
sirvieron a la recurrente sus alegaciones; (le nada la cita de preceptos legales
de ineludible e inexcusable cimiplimiento; de nada la grfica expresin del
notable comentarista Dr. Manuel Martnez Escobar contenida en su obra El
Desahucio y su Jurisprudencia, citada en su recurso de reposicin, que desvane-
ciendo toda clase de dudas afirma: "La ejecucin de las sentencias de desahu-
cios, en lo que respect al lanzamiento de los inquilinos o colonos, no ofrece di-
ficultades." Y aiade: "No se admiten apelaciones en ambos efectos durante el
period (le ejecucin, aunque se ofrezca fianza. No son admisibles ms que en
un solo efecto. Se ejeeuta el fallo, se lanza al demandado. .. y que sigan las ape-
laciones. Esa ]imitacin de las apelaciones no tiene otra finalidad que la de
impedir que el desahuciado utilice medios dilatorios para continuar en la finca."
R. MRQUEZ SERRA,
Procurador.
)0(

COMENTARIOS

El art. 29 (le la Constitucin, al acoger la institucin del habeas corpus,
dispone en su prrafo 2'' que "el Tribunal no podr declinar su jurisdiccin ni
admitir cuestiones (le competencia en ningn caso ni por mo*,ivo alguno, ni
aplazar su resolucin, que ser preference a cualquer otro asunto"; y en su
prrafo final se dice tambin: Los Jueces o Magistrados que se negaren a
admitir la solicited de mandamiento de habeas corps o no cumplieren las de-
ms disposiciones de este artculo, sern separados dIl sus respectivos cargos por
la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo."
A pesar de que dichos dos prrafos son correlativos, lian asaltado dudas a
algunos funcionarios que ante la letra de dicho prrafo final, olvidndose de la
norma estableeida en el segundo, ban llegado a suponer que presentado un habeas
corpus a cualquier funcionario, ste debe admitirlo y resolverlo; y hasta se ha
dado el caso de que un Juez se ha dirigido a la Sala de Gobierno del Tribuna'
Supremo consultando si estaba obligado a conocer del caso, eslando :1 privado
de libertad en otro partido judicial, habindose abstenido la Sala de resolver la
consult porque el particular consultado no es de carcter gubernativo sino
judicial y porque, de evacuarse, habra de producer efecto en un determinado
expedience.
El prrafo 2- del art. 29 dispone, como se ha visto, que el Tribunal no podr
declinar su jurisdiccin, es decir, la que le corresponda por estarle atribuida,
con arreglo a las disposiciones legales sobre habeas T"".. en este caso la Orden







ASUNTOS GENERALS


427 de 1900, que lo implant entire nosotros y est vigente, cuyo apartado II
fija ante quienes debe presentarse la solicitud de Mandamiento, segn los casos.
Este precepto confiere la jurisdiccin, y a los funcionarios comprendidos en el
mismo, son a los que se refiere el artculo constitutional.
Si no bastase lo expuesto, un caso ocurrido recientemente y resuelto por la
Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo, dejar aclarada la cuestin defini-
tivamente.
Ante dicha Sala, por cierto en el perodo de vacaciones de Diciembre ltimo,
se present una solicitud de mandamiento, y la misma, no obstante el decurso
de aquel perodo, se reuni para resolverlo y declar lo siguiente en el rollo 13
de 1942, con fecha 31 de dicho mes:
"Dada cuenta, con el precedent escrito, y si bien en material de habeos
corpus no es dable a los Tribunales declinar su jurisdiccin en el sentido que esta
prohibicin debe interpretarse, sin confundirla con las reglas de competencia
que reconoce el texto Constitucional, en favor de los Tribunales a quienes las
leyes procesales se la otorgan; y como quiera que del escrito presentado, no cons-
ta, qu autoridad, hubiere ordenado la detencin de los reclamantes, y a cuya
disposicin estuvieren stos, y por otra parte, segn se deduce del propio escrito
de interposicin, slo se refiere a noticias, que dice el peticionario haber reci-
bido, sin otro antecedente alguno que justifique la procedencia de la, < .r,7','d
par este Tribunal del Mandamiento interesado, no ha lugar a la pretensin de
referencia."
Acordaron ese provedo los Sres. Llano, Duval, Tejera, Tabo, Rodrguez y
Chaves.
Estimamos, pues, que no cabrn dudas en lo sucesivo sobr lo que dispone
el artculo constitutional.
Se ha publicado una Ley, la nmero 7, de 12 de Noviembre de 1942,
Gaceta 691, del 16, que contiene dos artculos de importancia, y vamos a con-
tribuir a su divulgacin, para evitar los perjuicios consiguientes a su incum-
plimiento, relacionndolos aqu.
El art. 14 dispone que dentro de un plazo de 90 das a contar de la promul-
gacin de esa Ley, los jubilados o pensionados del Retiro Civil debern presentar
ante las Zonas y Distritos Fiscales una declaracin jurada de los bienes de for-
tuna que posean y de los ingresos que posean. Afade que la morosidad en la
presentacin de dicha declaracin se castigar con una multa equivalent al 20
por 100 de la jubilacin o pension mensual; y esta sancin se duplicar en cada
uno de los meses sucesivos que tarde en presentarse la expresada declayacin.
Y el art. 12 establece que la sentencia condenatoria de perjurio que se dicte
contra un jubilado o pensionado que oculte bienes propios o reduzca los ingresos
que le produce, anular todo derecho a jubilacin o pension.
Ese plazo si ya no ha vencido, est al vencer.
OAN.
)o(

LEYES Y DECRETOS

LEY DEL RETIRO CIVIL.-Modificaciones.--Ley Ng 7 (Gaceta 691, 16
Noviembre).-Artculo l -Se declaran fuentes de ingresos propios del Fondo
de Jubilaciones y Pensiones del Retiro Civil:
I) Un tanto por ciento de los haberes que perciban mensualmente los fun-
cionarios y empleados del Estado, las Provincias, los Municipios o los Organis-
mos Autnomos comprendidos en la Ley del Retiro Civil.
II) Un tanto por ciento de los ingresos del Estado, las Provincias, los Mu-
nicipios o los Organismos Autnomos cuyos funcionarios y empleados estn com-
prendidos en la Ley del Retiro Civil.
III) Un tanto por ciento de los haberes que perciban mensualmente los ji-








ASUNTOS GEN(ERALES


bilados o pensionados por concepts de jubilaciones o pensions del Retiro Civil.
IV) Un tanto por ciento de la primera mensualidad correspondiente a los
funcionarios o empleados que ingresen en el Servicio Civil y estn comprendi-
dos en la Ley del Retiro Civil.
V) El aumento de haberes correspondientes al primer mes que se pague a
un funcionario o empleado comprendido en la Ley del Retiro Civil que haya sido
ascendido o mejorado en retribucin.
VI) Los descuentos que se hagan por motivos de licencia y falta de asisten-
cia de los funcionarios o empleados comprendidos en la Ley del Retiro Civil, y
de multas disciplinarias, gubernativo-correccionales o por infraccin de la Ley
del Retiro Civil, que se les imponga.
Art. 2Q-Provisionalmente y hasta que se dicte la Ley que reorganice el
Retiro Civil, se autorizan y conceden los siguientes ingresos para el Fondo de
Jubilaciones y Pensiones del Retiro Civil.
I) El 5% de los haberes que perciban mensualmente los funcionarios o em-
pleados del Estado, la Provincia, los Municipios o los Organismos Autnomos
comprendidos en la Ley del Retiro Civil.
II) El 5% del imported total de las nminas de personal comprendidos en
la Ley del Retiro Civil, que se pagar mensualmente con los ingresos del Estado,
las Provincias, los Municipios o los Organismos Autnomos comprendidos en la
Ley del Retiro Civil, cada uno en la parte que le corresponda.
III) El 5% de las jubilaciones y pensions que se paguen por concept del
Retiro Civil, que se descontar mensualmnente. Cuando las jubilaciones o pen-
siones se cobren fuera de Cuba, este descuento ser elevado al 20 por 100. Mien-
tras a los jubilados o pensionados no se paguen sus jubilaciones o pensions
completes, el descuento se har nominalmente de la parte impagada, en cuanto
al 5%; pero, siempre se descontar el '20 por 100 cuando cobren sus pensions
o jubilaciones fuera de Cuba.
IV) El 50% de la primera mensualidad correspondiente a un funcionario o
empleado que ingrese en el Servicio Civil y est comprendido en la Ley del
Retiro Civil. La mitad de este 50 por 100 ser descontada en el primer mes que
se pague el sueldo complete, y la otra mitad, el siguiente mes. Este descuento no
exime de contribuir con el 5 por 100 establecido precedentemente.
V)- El imported total del aumento de haberes correspondientes al primer mes
que se pague a un funcionario o empleado comprendido en la Ley del Retiro
Civil, que sea ascendido o mejorado en retribucin. Este descuento se har en el
primer mes que se pague dicho aumento.
VI) El imported total de los descuentos que se hagan por motivo de licencias
o faltas de asistencia de los funcionarios y empleados comprendidos en la Ley
del Retiro Civil y de las multas disciplinarias, gubernativo-correccionales o por
las infracciones de la Ley del Retiro Civil que se les impongan.
VII) El importe total de los reintegros, restituciones o indemnizaciones que
correspondan al Fondo de Jubilaciones y Pensiones del Retiro Civil.
Art. 39-Como ingresos emergentes para reforzar el Fondo de Jubilaciones
y Pensiones del Retiro Civil y que se pueda tender tambin al pago de los atra-
sos que se adeuden a los jubilados y pensionados. se autorizan y conceden los
siguientes ingresos:
T) El 1 por 100 (1%) de las consignaciones destinadas para gastos genera-
les de la Renta de la Lotera Nacional, en todos los sorteos; el 2 por 100 (2%)
de la consignacin destinada como beneficio a los adquirentes de billetes de la
Lotera Nacional, y el 25 por 100 (25< ) de los premios de los billetes caduca-
dos de la Lotera Nacional.
II) El impuesto actual de un centavo sobre cada bulto importado por las
Aduanas de la Repblica, creado por la Ley de 18 de Mayo de 1939, se eleva
hasta 2 centavos, los que se cobrarn conjuntamente con los derechos arance-
larios.








ASUNTOS GENERALES


III) El impuesto existente de un centavo sobre cada kilogramo de cuero
sin curtir que se export, el edal se cobrar al hacerse el despacho en la Aduana.
IV) El imported de la tercera parte del product bruto de los derechos con-
sulares extraordinarios.
V) El 10 por 100 (10%) de recargo de los expedientes de apremio que es-
tablece el art. 4' del Captulo II del Decreto-Ley No 113 de 1935.
VI) El tanto por ciento sobre herencias establecido por la Ley de Emergen-
cia Econmica de 29 de Enero de 1931.
VII) Los ingresos que por otras Leyes se hayan destinado a engrosar el
Fondo de Jubilaciones y Pensiones del Retiro Civil, no comprendidas en ste y
en el anterior artculo (1)
Art. 12.-No se conceder en lo sucesivo ninguna jubilacin o pension del
Retiro Civil, si el reclamante, bajo la responsabilidad del perjurio, no present
una declaracin jurada de los bienes de fortune que posee y de los ingresos que
le produce, extremo ste que se liar constar en el auto judicial en que se con-
ceda la jubilacin o pension. Cuando la jubilacin correspondiente, sumada a
los ingresos del reclamante, exceda de $2,400 anuales, se reducir la jubilacin
o pension en la cantidad que importa el exceso. Se excluye de estos preceptos,
a los veterans, de acuerdo con el ltimo prrafo del art. 112 de la Constitucin.
La sentencia condenatoria por perjurio que se dicte contra un jubilado o
pensionado que oculte bienes propios o reduzca los ingresos que le produce,
anular todo derecho a jubilacin o pension.
Art. 13.-Las divorciadas declaradas cnyuges inocentes que no hubiesen
contrado matrimonio nuevamente, o cuando el divorcio sea por mutuo disenso,
tendrn derecho a percibir la pension del marido fallecido, si no hubiere hijos
con derecho a la pension.
No tendrn este derecho si el esposo divorciado hubiere contrado nuevo
matrimonio.
Art. 14.-Dentro de un plazo de 90 das a contar de la promulgacin de
esta Ley, los jubilados o pensionados debern presentar ante los respectivos Ad-
ministradores de Zonas y Distritos Fiscales, una declaracin jurada de los bienes
de fortune que poseen y de los ingresos que le produce.
La morosidad en la presentacin de dicha declaracin, se castigar con una
multa equivalent al 20 por 100 (20%) de la jubilacin o pension mensual que
est disfrutando el jubilado o pensionado moroso; y esta sancin se duplicar
en cada uno de los meses sucesivos que tarde en presentar la expresada decla-
racin.
Art. 15.-El Ejecutivo Nacional iniciar los procedimientos que juzgue
adecuados para investigar el estado de fortune personal de los jubilados y pen-
sionados del Retiro Civil.
Art. 16.-Se declara pblica la accin contra los que oculten bienes de for-
tuna y los ingresos que stos le produzcan.
Art. 179-A partir de la vigencia de esta Ley, los pagos por concept de ju-
bilaciones y pensions, se harn en cada mes conjuntamente con los de los fun-
cionarios y empleados en activo servicio. (2)
Art. 22.-Los funcionarios o empleados que hayan contribuido al Fondo de
Jubilaciones y Pensiones del Retiro Civil, podrn hacer constar en el correspon-
diente Registro, en cualquier moment, la antigedad que les corresponda por el
tiempo en que estuvieron contribuyendo.
Los funcionarios o empleados a quienes se haya reconocido tiempo de anti-
(1) No reproducimos los arts. 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10 y 11 porque estn contrados a la.
Torma en que se recaudar, contabilidad, etc., que no result de inters para nuestros
lectores.
(2) No r, producimos el art. 18, por estar referido a. las facultades de la Comisi6n
Depuradora; el 19, por referirse a ingresos pendientes; y los 20 y 21, porque se contraten
a la actuaci6n que se -encomienda al Ministerio de Hacienda.







32. ASTINTOS GENERALS

ged.ad por servicios prestados sin contribuir al Fondo de Jubilaciones y Pen-
siones del Retiro Civil, podrn inscribir esta antigedad en el Registro corres-
pondiente, dentro del trmino de un ao a partir de la fecha de la promulga-
cin de esta Ley. No se tendr en cuenta en lo sucesivo para los efectos de la
jubilacin o pension, ninguna antigedad en que no se haya contribuido al fon-
do de Jubilaciones y Pensiones, que no aparezca inscripta en el correspondiente
Registro.
Art. 23.-Las enajenaciones o gravmenes de bienes hechas con posteriori-
dad al da 10 de Octubre de 1940, por personas comprendidas en la Ley del
Retiro Civil, a favor de parientes dentro del 4' grado de consanguinidad, 2' de
afinidad, de ntima amistad, o por aportaci;)n a Sociedades Annimas, se presu-
mirn fraudulentas a los efectos de las jubilaciones y pensions. (1)
'o Art. 25.-Al inoiso (B) del art. 1. de la Ley de 18 de Mayo de 1939, se
agregar:
"o haber prestado 30 o ms aos de servicio con cualquier edad".
Art. 26.-En ningn caso podr aplicarse rebaja alguna a las pensions
declaradas y reconocidas a favor de los absolutamente ciegos o totalmente pa-
ralticos.
Art. 27.-El art. 19 de la Ley de 15 de Junio de 1937 publicada en la
Gaceta Oficial el da 17 del propio mes y ao quedar redactado as:
"Art. 1': Los periods de eleccin de los funcionarios de carcter electivo
o retribuidos con fondos del Estado o la Provincia, con derecho a la jubilacin,
se contarn totalmente como afos de servicios, a los efectos de la jubilacin de
los referidos funcionarios o de la pension correspondiente a sus familiares, aun
cuando los aludidos funcionarios no hubieren desempeado sus cargos durante
la totalidad del referido trmino, estimndoseles como en activo servicio por
todo el tiempo de duracin del cargo y con plenitud de los derechos inherentes,
siempre que esta circunstancia hubiera ocurrido por haber sido separado de sus
cargos o suspendidos, por cualquier causa que no sea sentencia judicial firme
condenatoria, y sta, sin que le comprenda alguna amnista."
Para gozar de este derecho ser requisito indispensable que, dentro del tr-
mino de un ao a partir de la vigencia de esta Ley, abonen los favorecidos al
Fondo de Jubilaciones y Pensiones del Retiro Civil la totalidad de las cantida-
des correspondientes a los aos de antigedad que por el prrafo anterior se
les reconoce, pudiendo realizarse dicho abono por entregas parciales dentro del
trmino de un ao sealado.
Art. 28.-Se derogan expresamente las Leyes, Decretos-Leves, Decretos, Re-
glamentos y dems disposiciones legales en cuanto se opongan a la aplicacin
y cumplimiento de la present Ley, la cual comenzar a regir desde el da de
su publicacin en la Gaceta Oficial de la Repblica.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en La Habana, a 12 de Noviembre de
1942.-F. Batista.-Ramn Zaydn, Primer Ministro.-Jos M. Irisarri, Minis-
tro de Hacienda.
LEY ORGANIC DE COMUNICACIONES.-Ley 8, de 12 de Noviembre
de 1942 (Gaceta 691, del 16). Modifica distintos artculos de la referida Ley
Orgnica.
LEY DEL SERVICIO MILITARY DE EMERGENCIA.-Ley 9, de 17 de
Noviembre de 1942 (Gacet<4 697, del 18).-Modifica el Acuerdo-Ley 4, de 7
de Enero de 1942.
LEY AUTORIZANDO VIAJE PRESIDENCIAL.-Ley 10, de 25 de No-
viembre de 1942 (Gaceta 722, del 30).-Autorizando el viaje del Presidente de
la Repblica a los Estados Unidos.
(1) No reproducimos el art. .24, por referirse a c6mo se invertirn los sobrantes.







ASUNTOS GENERALS


AUMENTO DE HABERES A LOS EMPLEADOS PROVINCIALES Y
MUNICIPALES-Ley N' 11, de 4 de Diciembre (le 1942 (Gaceta 734, del 8),
que autoriza dichos aumentos y establece otro sobre el Impuesto territorial.
trial.
----) o (-

COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

GESTION.-En una sesin extraordinaria de la Junla de ( obierno, se
acord ejercitar las acciones legales procedentes para obtener el desalojo del
edificio que ocupan las oficinas del Fondo Especial de Obras Pblicas, y (mne
es propiedad del ('olegio de Abogados (le la labana desde hace ms de dos
aos, sin que basta el present s' haya obtenido la posesin material del mis-
mo; que la Junta en pleno visit al Presidente de la Repblica y al Presidente
del Consejo de Ministros, con objeto (le darles cuenta del aludido acuerdo,
explicarles la situin1in creada respect del innueble de referencia, que los
abogados esliman perjudicial para sus intereses, y los molives que inforiman el
acuerdo citado.
OTROS ACUERDOS.-Ta mbhin acord solicilar del Presidente de la Co-
misin de Justicia y Cdigos (le la ('maina de lepresentales, 1)1. Emilio Nfez
Portuondo, que en la Ley de Alquileres se haga obligatoria la intervencin de
los Abo'gados en los problenmas relacionados con esa Ley.
-A la solieitid del Letrado Carlos (ndlara (le que se gestione de la C-
mara la inclusion en la Ley Orgnica del Poder Judicial, en provecto, (le un
precepto que equipare los Abogados a los Procuradores, a los efectos de las
notificaciones, se acord.) decirle que una Comnisin del Colegio est. conside-
rando ese asunto.
-Designar Dele 'ados par la Confeederacin Nacional de Profesionales
Universitarios a los Dres. Rogelio Pina, Alanuel lFerl'inde'. Supervielle, Jos
Morell, Alberto de (arricarte y Miguel (tomzlez Ferre'ur; y Suplentes a los
Dres. Luis Botifoll. Isabel Siero, Ernesto Freyr', Miguel LANria y Eduardo Le
Riverend.
-Expresar el agl'adecimiento de la Junta, a los lDres. Pedro Gonzlez de
Mendive y Armando More por el trabajo publicado del Reglamento de Impues-
tos e indicarle la conveniencl.ia de que lhain 10 propio con las modificaciones
procedentes despus de la publicai (del Decrelo :W730 ( d 1942.
-Adqurir seis toas para el Saln de Ahogados de la Audiencia.
-Cableal'fiar al (Go]e(rno espanol inete:esihdose por la situacin del ilus-
tre abogado Dr. Maleo C(ongosto.
-Aceptar la renuncia presentada por el Diputado Dr. Miguel Jorrn, que
est ausentle, y que lo suslituva el suplente Dr. Antonio Arroyo.
-Adherirse a enticin (le la Asociaein die Abogados (le Buenos Aires, a
la idea de que se instaure el "Da del Abogado", que dicha Asociacin lha
fijado para el da 30 de Abril prximo.
BALANCE.-E] movimiento de condos del e olegio en el 4' Trimestre de
1942 fue el siguiente: saldo anterior, $3.299.05: ingresos. $3.576.34.-Total.
$6,875.30. Egresos $3,289.56.-Saldo, $3.585.83.


LIBROS Y REVISTAS

El desahucio y su jurisprudencia, por el Dr. Manuel Martnez Escobar.-
Habana, 194'2.--ITi nucvo libro acaba (le publicar el Presidente de la Sala de
lo Civil del Tribunal Supremo; y decimos nuevo, no obstante tratarse de una
24 edicin, porque esl tan exlroaordinariamenle aumeintada, que a los poseedo-








ASUNTOS GENERALES


res de la primera, acostumbrados como estn a la utilidad de los libros del
Dr. Manuel Martnez Escobar, tendrn que adquirirlo para aprovecharse de
sus enseanzas y del material legal y jurisprudencial acumulado en sus 500
pginas. Ello lo denota su ltimo captulo, el LXI, titulado "La suspension de
ciertos juicios como media de guerra". Es decir, que abarca hasta el da,
todo lo relacionado con el desahucio.
Introduccin al Derecho de Obligaciones, por el Dr. Antonio Daz y Pair.
-Habana, 1942.-El Profesor Agregado de la Facultad de Derecho, Dr. Daz
Pair, acaba de publicar el volume 1 de esta obra, que contiene nociones ge-
nerales, sujetos, objeto, efectos, cumplimiento, incumplimiento y reaccin del
derecho y de los particulares frente al incumplimiento y su posibilidad. Est
dirigido el libro a los que frecuentan las aulas universitarias, a cuyo calor se
ha formado, como que su contenido, segn aclara su autor, es una revision de
las lecciones por l pronunciadas en sus funciones de Profesor, desde 1939 a
1941. Quien se ha ocupado detenidamente del libro, ha dicho de l, cn un peri-
dico de esta capital, "que es una obra ms que til, necesaria, que proporciona
deleite en su lectura, ancho campo en el conocimiento de esa rama del Derecho
y una va segura que conduce a los togados, sin titubeos, al concept claro de
material tan rida como fecunda, por lo que no vacilamos en recomendarla y
en desearle xitos a su autor", a cuyos deseos nos asociamos.
Servicio Pblico de Acueducto, por el Dr. Andrs M. Lazcano y Mazn.-
Habana, 1943.-Con un prlogo del Dr. Julin Modesto Ruiz, Catedrtico de
Derecho Administrativo, acaba de publicar este libro el Magistrado de la Au-
diencia de la H[abana Dr. Lazcano, en el que ha vertido, aprovechndose de su
experiencia conio Miembyo que fu del Consejo Central de Servicios Pblicos,
cuanto guard relacin con el Servicio de Acueducto: Los procedimientos que
sigue dicho Consejo para otorgar concesiones y permisos para su explotacin,
leyes, decretos-leyes, decretos y reglamentos de inters general sobre la ma-
teria, etc. Advierte el autor que el libro est preparado en forma til, tanto
en el caso de mantenerse la competencia del Consejo, en lo referente a Acue-
ductos, como si se estimara que carece de ella despus de la vigencia de la
Constitucin. Slo viendo este libro se puede career que se necesiten ms de
300 pginas para dar a conocer lo relative a servicio tan indispensable a la
vida.
Oposiciones de Magistrados, por el Dr. Pablo F. Gonzlez y Enrquez.-
Habana, 1942.-El Juez Municipal del Este de esta capital, recoge en este fo-
lleto sus ejercicios efectuados para cubrir un cargo de Magistrado en la Au-
diencia de la Habana y otro en la de Las Villas.
Memorndum sobre modificaciones que deben hacerse al Proyecto de Ley
Orgnica del Poder Judicial, por los Dres. Luis A. Fortn y Govn y Eloy G.
Merino y Brito.-Holgun, 1943.-Los Jueces de Instruccin y Correcceional de
dicha ciudad, han recogido sus sugerencias a dicho proyecto aprobado por la
Comisin de Justicia y Cdigos de la Cmara de Representantes.
La Poltica y la Ciencia defensea del politico), por el Dr. Carlos Mrquez
Sterling.-Habana, 1942.-Contiene la conferencia que su autor dict en el
Ateneo de Cienfuegos el da 12 de Diciembre de 1942, sobre el enunciado tema.
Los partidos polticos en la Constitucin vigente, por el Dr. Antonio Lan-
cs y Snchez.-Habana, 1942.-Contiene este folleto el artculo que el Pro-
fesor Agregado por oposicin de Legislacin Electoral, en la Universidad de
la Habana, public en la "Revista Cubana de Derecho" sobre dicho tema.
La post guerra y el pensamiento jurdico americano, por el Dr. Manuel
Fernndez Supervielle.-Habana, 1942.-Contiene este folleto los dos discursos
pronunciados por el Decano del Colegio de Abogados de la Habana, relaciona-
dos con la Federacin Interamericana de Abogados, en los das 21 de Noviem-
bre y 23 de Diciembre de 1942, el primero en la Sala de las Amricas de la








ASUNTOS GENERALS


Unin Panamericana. en Washington, y el segundo en el Club Rotario de la
Habana.
El Contador, Mdico de los Negocios: La tragedia del hombre de negocios.
-Habana, 1943.-Los Sres. Careas Estbanez y Barreneche, Contadores P-
blicos de esta capital, han recogido en este folleto, el artculo as titulado que
apareci en la revista argentina "Seleccin Contable", como aporte a la divul-
gacin de su expresada profesin.
Miguel y Claudio Gonzlez de Mendoza y Pedroso.-New York, 1942.-
Homenaje de The A merican Sugar Refining Co. a los merecimientos de tan
conspicuous ciudadanos que prestaron su concurso al desenvolvimiento de esa
entidad.
Hacia el Poder!, por el Dr. Eduardo R. Surez Rivas.-Habana, 1942.-
Discurso-resumen pronunciado por el Presidente del Partido Liberal en Las
Villas, en el Teatro Terry de Cienfuegos el da 29 de Noviembre de 1942.
Revistas extranjeras.-Hemos reeibido: Foro Hond-areo, Tegucigalpa,
Honduras, Agosto-Septiembre; Revista de Derecho y Administracin Municipal,
Buenos Aires, Argentina, Septiembre; La JTusticia, Mxico, D. F., Diciembre,
Revista del Colegio ,le Abogados del Distrito Federal, Caracas, Venezuela, que
nos visit por prim.ra vez, a la que corresponderemos; Los Tribunales, Mxico,
D. F., Diciembre, y Revista de la Escue'a Nacional de Jurisprudencia, Mxico,
Julio-Septiembre.
Otras revistas.-Tambin liemos recibido: Boletn del Anuario Bibliogr-
fico Cubano, Octubre-Diciembre; Boletn de la Com isin Panamericana de Coo-
p.,,,:;,, Internunicipal, Mayo-Agosto; Revista del Colegio de Abogados, No-
viembre-Diciembre; Informnicin Fiscal. Febrero; La Jurisprudencia al Da,
Diciembre; Seguros, Enero; Polica Secreta Naciona(', Enero; Lex, Diciembre,
Enero y Febrero; Solud y Sanidad, Octubre; La Farnwacia Cubana, Diciembre-
Enero; El Siglo, Enero; Boleti Agrcola, Enero; y Viajantes, todas de la Ha-
bana; y Bole fn Noturial, de Santiago de Cuba, Enero.
--o----) (---

MISCELANEA

MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el nmero anterior,
ha habido el siguiente:
Traslado.-Ja sido trasladado, a peticin, al (argo de Juez Municipal de
Remedios, el Dr. Jorge Freyre y Llovet, que era Juez de Primera Instancia
e Instruccin de Nuevitas.
Permutas.-Han sido aprobadas las concerlalas entire los Dres. Manuel
Hernndez y Herinidez y Jos Aguilar v Hernndez, Jueces Municipales pro-
pietario y suplente (le Puerto Padre; la de los Dres. Jos A. Iribarren y Acosta
y Ricardo A. Trelles y Boissier, Juez Municipal de Matanzas y Juez Municipal
Suplente de la THalana; Benito J. Martnez y Nebot y Miguel A. Prraga y
Hernndez, Juez Municipal y suplente de Santiago de las Vegas.
Juez Municipal.--Ha sido nombrado Juez Municipal de Isabela de Sagua,
el Dr. Miguel A. Carranza.
Abogados de Oficio.-lian sido nombrados los Dres. Roberto Rivero y
Vzquez y Leopoldo Cancio y Rodrguez Capote, para la Habana; Seida Gmez
y Vila, para la de Matanzas; Osear Martnez Malo y Lazcano, para la de Pinar
del Ro; Esther Adams y Taquechel y Alberto Varona y Valds, para la de
Oriente; Alberto de los Toyos y Alcal, para la (le Camagiiey; y Manuel Cobo
y Sousa, para la de Las Villas, todos como premios Ricardo Dolz y Arango.
Designacin.-lHa sido designado Presidente de la Comisin de Inteli-
gencia Obrera del Puerto de la Habana, el Dr. Enrique Rubio y Linares y Su-
plentes los Dres. Ceferino Saiz de la Mora y Eduardo Lens y Daz.








ASTNTOS GENERALS


Cargos vacantes.-Uno de Magistrado en la Audiencia de la Habana, y
otro de Magistrado en la Audiencia de Pinar del Ro.
Jubilaciones.-Ha sido jubilado forzosamente el Sr. Vicente de la Fuente
y Varela, Oficial del Juzgado Municipal de Cruces, con un retiro annual de
$492.07.
-Ha sido negada la que solicit el Dr. Antonio M. Alio y G(arca, como
Fiscal de Partido que fu de San Cristbal, por no ampararlo ley alguna.
-Ha sido jubilada forzosamente la Srta. Caridad Salcedo y Bonastra,
Official de Secretara de la Audiencia de Oriente, con un retiro annual de
$984.15.
Varias noticias.-La Sala (le Gobierno del Tribunal Supremo traslad al
Poder Ejecutivo una exposicin de la Sala 5' de lo Criminal de la Audiencia
de la Habana, por la que pide que de las causes d(le incendio, conozcan las res-
pectivas Sala d(le lo Criminal, salvo los casos en que por guardar relacin el
incendio con motivos polticos-sociales o de sabotaje, sea el Tribunal de Urgen-
cia el competent.
-Tambin acord pedir al Ministro de Justicia se tomen medidas para
que no sean suspendidos los juicios orales contra recluidos en el ('entro de
Orientaci-n Infantil, por falta de presentacin de stos.
-El alguacil del Juzgado Municipal del Norte (le Pinar del Ro, ha pro-
ducido queja contra disposicin del Presidente de la Audiencia, por haber
ordenado que realice labores en el edificio que ocupan sta y aquel Juzgado,
que estima no le correspondent.
-La propia Sala ha remitido al Ministerio Fiscal escrilo producido por
el periodista Sr. Luis Lemes, acompaando documents que justifican la situa-
cin creada entire el Jefe del Puesto de la Guardia Rural y el Juez Municipal
de Yateras.
-'Una comision de Jueces Municipales suplenles estuvo en Palacio, ges-
lionando el pago de mensualidades atrasadas.
-La "Asociacin Nacional de Auxiliares de la Administracin de Jus-
ticia interpuso recurso de inconstitucionalidad contra el Decreto Presidencial,
que suspendi el pago de las gratificaciones al Poder Judicial dispuesto por
una Ley.
-La "Asociacin Nacional de Auxiliares de la Administracin (le Justi-
cia" se ha dirigido a los congresistas recabando no solo la restitucin de las
suspendidas gratificaciones, sino un aumento de haberes en un 15 por 100,
teniendo en cuenta que sufrieron rebajas del 50 al 60 por 100 y los posteriores
aumentos slo lhan alcanzado a un 20 y 30 por 100; y la Sala de Gobierno del
Tribunal Supremo, a quien dirigi dicha Asociacin una exposicin al efecto,
acord trasladarla a los Poderes Ejecutivo y Legislativo por estimar just esa
peticin.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-Du-
rante el mes de Diciembre de 1942, tuvo el siguiente movimiento:
Ingresos: saldo anterior, $36,068.67; multas correccionales, $10,453.50;
descuentos, $26,133.20; ingresos Registro Civil, $10,249.66; fianzas decomisa-
das, $5,748.40; multas a testigos y peritos, $607.82; alquileres, $68.15, y licen-
cias, $50.-Total, $89,379.40.
Egresos: jubilaciones y pensions, $48,480.91; impuestos de guerra,
$339.20; devoluciones, $26.27; personal, $239.13; material, $40; saldo,
$40,253.89.-Total igual, $89,379.40.
-La Comisin en el mes de Diciembre pag el 75 por 100 a los jubilados
y pensionistas.
-La Comisin acord rebajar del 5 al 4( la contribucin de los funcio-
narios, auxiliares y subalternos activos al Fondo, a virtud de haberse dejado
de pagar a los mismos los aumentos de haberes.
COMPAIAS DE FIANZAS.-Segn aviso de la Secretara del Comercio








ASUNTOS GENERALS


inserto en la Gaceta 69 de 4 del mes actual, estn autorizadas para prestar
fianzas La Alianza, The Boston Surety Co., La Comercial, El Comercio, Cien-
fuegos, Compaa Cubana de Fianzas, Cuban American Insurance Co., La Ca-
fiera, The London Surety Co. Inc., La Insular, El Sol, Urbe, La Mercantil,
General Surety Co., Unin de Comerciantes e Industriales, New England
Surety Co., Fidelity and Deposit Co. of Maryland, The Maryland Casualty
Co., Liverpool and London and Globe Ins. Co. Limited, New York Loan Co.,
La Tabacalera y La Unin Antillana.
FALLECIMIENTOS.-Han fallecido el Dr. Julio Lstrada Mora, Abogado
del Registro de Extranjeros, en esta capital; el Dr. Rubn Cailizares y Verds,
Official de Secretara del Tribunal Supremo; el Ledo. Tenstocles Betancourt y
del Castillo, Magistrado jubilado del Tribunal Supremo, y el Sr. Andrs Garca,
Secretario Judicial de esta capital.
COMPRAMOS.-Colecciones de REPERTORIO .JUDICIAL de 1925 a $8 y de
1928 a $10. Tambin nmeros sueltos de 1928 correspondientes a los meses de
Abril, Mayo, Junio, Agosto, Septiembre y Octubre, a peso. Por telfono F.0-1344
o en calle 28, nmero 52, entire 5: y 7T Avenfidas, Miramar, pueden proponerse.
NOTICIAS VARIAS.-La Sociedad Cubana de Derecho Internacional, ha
elegido la siguiente Directiva: Presidente, Dr. Antonio S. de Bustamante; Vi-
cepresidentes, Dres. Cosme de la Torriente, Miguel A. Campa, GUstavo Guti-
rrez, Jos M. Cortina y Enrique Hernndez Cartaya; Secretario, Dr. Ilerminio
Rodrguez; Vice, Dr. Antonio Linares; Tesorero, Dr. Jos Prez Cubillas;
Vice, Dr. Alberto de Carricarte; y Vocales, Dres. Csar Salaya, Ral de Cr-
denas, Flix Prez Porta, Jos (arca Baylleres y Jos M. Cortina.
-En el periddico Excelsior, de Mxico, se hla publicado un artculo que
pone de manifiesto al desnudo una situacin alarmante, en referencia con el
aumento de la criminalidad y el deficiente sistema penitenciario de la nacin.
Expone que anualmente se cometen alrededor de 18,000 asesinatos u homnicidios,
a razn de 47 por cien mil habitantes; que en la capital se cometen dos diarios
y 705 asesinatos al afio; que los press despus de dos afios de crcel, salen a
trabajar en obras pblicas, van para sus casas y ya no regresan a cumplir sus
penas, pues lo nico que hacen despus, es presentarse periodicamente ante la
autoridad competent, inutilizndose as los fallos judiciales, etc.
-De brillante puede calificarse la conferencia pronunciada en la Sociedad
de Legislacin Comparada, por el ex-Magistrado Dr. Carlos Azcrate, sobre Filo-
sofa del Derecho y Derecho Comparado, a la que asisti numeroso grupo de pro-
fesionales.
-La Cmara de Comercio de la Repblica de Cuba, evacuando consult
formulada por una entidad mercantil asociada, acerca del pago de jornales en
das de Fiesta o Duelo Nacional, y con vista del art. 67 (le la Constitucin y
de las Resoluciones nmeros 436 y 444 del ao 1940, dictadas por el Ministro
del Trabajo, informa lo siguiente:
19 Los das festivos o de Duelo Nacionales durante los cuales es obligato-
rio el cese de las actividades y cierre de los establecimientos comerciales, indus-
triales de espectculos pblicos, en su caso, son cuatro en cada ao; a saber:
24 de Febrero, 20 d1 Mayo, 10 de Octubre y 7 de Diciembre.
2' Los obreros que, correspondindoles trabajar durante dichos das, no lo
hicieran por razn de la fiesta o duelo patrio, tienen derecho a cobrar y el pa-
trono est obligado a pagarles un journal igual al que habran devengado, de no
haber mediado la festividad y haber trabajado dichos das.
Ms claramente: "... slo ser necesario el haber perdido de laborar, con
motivo de la festividad o duelo dentro de los das marcados con esa condicin,
para obtener el derecho a percibir los salaries correspondientes a los mismos."
(Laudo 68 de 1942 de la Comisin Nacional de Arbitraje).
Igualmente: . .los patrons estarn obligados a abonar a sus trabajadores








ASUN'TOS GENERALS


los salaries correspondientes al da de fiesta o duelo national, cuando estos lti-
mos, con derecho a laborar ese da, no lo verificaren por esa razn. (Lando 159,
de 1942).
Otro: ". .cuando el trabajador presta servicios con sujecion a un horario
y no le corresponda laborar el da de iiesta o duelo, es evidence que no vac, ni
tiene derecho alguno a percibir salario." (.Laudo 194 de 1942).
Por tanto, no importa si un obrero trabajo las 44 horas anteriores e inme-
diatas al da festivo en cuestin; basta que el obrero debiendo trabajar o tocn-
dole en turno laborar en dichos das, no lo luciere por razon de la lestividad o
duelo national.
-En el Boletn Oficial del Gobierno de Espaa s' lha publicado una Ley
en virtud de la cual se adiciona al art. 439 del Coudigo Penal ci 43J bis que dice:
"Cualquier hombre que valindose de su posicin social como patrono o de la
difcil situation econmica de una mujer tuviera con ella relaciones sexuales ser
castigado severamente. Al contraer matrimoino con la inujer en question ser
perdonado. "
-El Dr. Guillermo Rubiera y Rodrguez, lha sido elegido Miembro corres-
pondiente de la Academia de Ciencias Penales de lMxico.
-Los abogados graduados en 1941 y 42 han solicitado del Congreso un
proyecto de Ley implantando la Colegiacin obligatoria y la Caja del letiro.
DOCTRINA VARIA.-El Tribunal Supremo ha declarado sin lugar el re-
curso de apelacin establecido por el Gobernador de Oriente, en relacion con la
impugnacin de un acuerdo del Ayuntamiento de Bayamo, que fu previamente
sancionado por el Ejecutivo municipal; y sostiene que la c.isposicilio transitoria
14 al ttulo 16 de la Constitucin, faculta a los Gobernadores Provinciales para
impugnar los acuerdos de los Ayuntamientos, conlorme a lo dispuesto en el in-
ciso B del art. 217 de la propia Constitucin, ante la Audiencia competent, por
los trmites de los incidents, hasta tanto el Congreso no acuerde la legislacin
correspondiente; y, en consecuencia como no se trata as de un incident promo-
vido durante segunda instancia de juicio alguno, la Sala ya tiene declarado rei-
teradamente que el recurso que procede es el de casacin y no de apelacin y
por tanto no cabe tampoco este ltimo contra resoluciones dictadas antes o des-
pus de sentencia en cuestiones incidentales.
-El Juez de Primera Instancia del Sur ha decJarado al tener como perti-
nente una prueba de cotejo, que la falta de especificacin de la clase de Perito,
no .es motivo suficiente para rechazar una prueba dc esta ndole, ya que la Ley
de Enjuiciamiento Civil slo require que al proponerla se exprese el nmero
de los Peritos, reservando para el nombramiento a los que sean titulares de la
ciencia o arte a que pertenezca el punto sobre que han de dictaminar.
-Negada la inscripcin de la defuncin de persona que se dice desaparecida
en el torpedeamiento del vapor "Santiago de Cuba" y recurrida esa resolucin,
el Juez de Primera Instancia del Este dict sentencia declarando con lugar el
recurso y disponiendo que la inscripcin de la defuncin se tramitara conform
a derecho, porque dada la notoriedad del hecho en que se fundamental esta pro-
mocin, debe procurarse una solucin prctica para acreditar iegalhnente los fa-
lleeimientos que han ocurrido en ese siniestro; que debe tenerse en cuenta el in-
forme del Fiscal de Partido, quien seala qu? el recurrent insta en el sentido
de que se tramite el expediente, y si por la pruba aportada se llega a confirmar
la muerte, que se inscriba entonces la defuncin en el Registro Civil, y que si
llegado ese moment tuviera dudas el Juez Municipal acerca de la aplicacin
de la ley y reglamento del Registro Civil, puede hacer la consult que autoriza el
art. 134 del Reglamento.
-El Juez de Primera Instancia del Sur hla declarado que tratndose de
bienes muebles la nueva subasta en quiebra debe decretarse sin previo requeri-
miento al postor incumplidor, por tratarse de requisito prevenido slo para bie-







ASTNTOS GENERALS


nes inmuebles, en los cuales es preliminary la liquidacin de cargas a la consig-
nacin del resto del precio del remate.
--I Juez de Primera Instancia del Sur, en un juicio de menor cuanta de
que conoci por cobro de indemnizacin por averias suindas en mercancas
transportadas del puerto de la labana a \ eracruz y en el que la demanualda
opuso la excepcin de incompetencia absolute de los Tribunales de Cuba para
conocer del asunto, ha declarado que del conocuinento de embarque no aparece
que se haya hecho una renuncia clara y terminante del luero propio de las parties
contratantes, ni puede entenderse designado con toda precision el Juez a quien
se someten las parties, diciendose que los derechos de estas seran determinadcos de
acuerdo con las leyes de los Estados Unidos -no desigundose una localidad-
con lo que, no ya no se designan Jueces deterniinados, sino que ni siquiera se
habla de ellos, por Jo que en este caso la suinusion por no existir no puede cons-
tituir la Ley del Contrato, ya que el Tribunal Supremo declare por su sentencia
120 de 1928, que la Ley de Tramites exige que la renuncia del tuero propio sea
hecha de modo claro y terminante, lo que impide que pueda ser interida o dedu-
cida de otras frases empleadas por los contratantes. 1, undamntase Zn el art. "0
de la Ley de Enjuiciaminto; en el 323 del Cdigo iBustamante y en el '272 de la
Constitucin de 1940, y termina su sentencia rechazando la excepcin opuesta a
la demand.
-El Juez de Primera Instancia del Sur dispuso un embargo y se pretendi
la suspension del nmismo mediante la exhibition de un documiento privado que
justifica que lo que se iba a embargar perteneca a otro, y dicho Juez declar
que no obstante la exhibicin que se haga del document privado, consistent en
recibo de pago del precio por otra persona, las diligencias (le embargo u ocupa-
cin slo pueden suspenderse respect (e bienes que, mediante la exhibicin de
document pblico y con exclusion de todo otro, se pruebe que estn posedos,
a ttulo de dueo y con anterioridad a la resolucin, por persona distinta a la
designada como duea.
-El Juez de Primera Instancia de Almnendares, en juicio sobre divorcio,
ha declarado que aunque se acredit la necesidad perentoria de la pension por
carecer de bienes, no puede acordarse porque es preciso demostrar que efectiva-
mente el marido tiene acreencias y a cuanto ascienden sus ingresos mensuales,
para con ello establecer la regla que regular el art. 146 del Cdigo Civil sobre la
proporcin en la cuanta de los alimentos a fijar.
EL EMBARGO DE LOS SUELDOS Y EL ART. 61 DE LA CONSTITU-
CION.-Una entidad commercial de esta plaza estableci un juicio en cobro
de various plazos de un contrato de venta de un mueble, y en el trmite de ejecu-
cin de sentencia solicit del Juzgado el embargo del sueldo del deudor, ampa-
rando su peticin en el art. 61 de la Constitucin, que dice: "el mnimo de todo
salario o sueldo es inembargable salvo las responsabilidades por pensions ali-
menticias en la forma que establezca la ley.'' Naturalmente el embargo se inte-
resaba sobre el exceso del mnimo.
El Juzgado deneg la peticin estableciendo la reclamante en su oportuni-
dad el recurso de inconstitucionalidad, fallando el Pleno del Tribunal en los
siguientes trminos: "el prrafo final del art. 61 de la Constitucin es precep-
tivo de que el mnimo de todo salario o sueldo es inembargable salvo las respon-
sabilidades por pensions alimenticias en la forma que establezca la Ley, exclu-
yendo as de manera absolute toda accin administrative o judicial contra dicho
mnimo sin otra salvedad que la que al efecto consigna; pero tal disposicin no
hace embargable el exceso sobre ese mnimo del sueldo o salario a que se refiere,
dado que slo contiene una norma prohibitive de la que no puede resultar ni
result estatuida la que, por va de correlacin y apartndose de su texto, se le
quiera en dicho sentido atribuir en el recurso como derecho garantizado en la
Constitucin que pueda imponer la anulacin de toda Ley en contrario mediante
un recurso de esta clase. "







ASUNTOS GENERALS


Hace constar, adems, el Tribunal Pleno que si la tesis del recurrente se
aceptara ello estaria en oposicin con el Decreto Zn' del Gooerno Provisional de
la .tepubitca que hace imenmargabies los suelios de los empicacios del servicio
pblico. : ~. ~:
_No necesita explicaciones la mencionada resolucin del Tribunal Supremo,
salvo la de tratarse del sueldo de un empleado Jet servicio public, pues no sien-
do as entendemos que el Juzgado hubiera tderetado el elmbargo, aunque desde
luego como dice el Tribunal no es un derecho garantizacio por la Constituclon
el de poder embargar el exceso del mnimun, pero si un derecho enlanado de la
legislacin ordinaria.- Salvador Jucoadellu.
tEEIJkROS C01'4TRA DEUlbii4ea RELA5[IVAS AL SEIVICIO MILI-
TAR UOBIJiLA''Ult .-Lia ala Z' de lo Civil y de lo contencloso Auiiniistra-
tivo de la Audiencia de la Habana, se ha declarado incompetente por lalta de
jurisdiccin para conocer de los recursos de apelacin establecicdos contra acuer-
dos de las Comisiones Locales de Reclutamiento que han (declarado sin lugar la
exencin de individuos de edad military.
Dicha Sala, en extenso y razonado auto, se basa para ello, en que el art. 171
de la Constitucin establece que la ley regular la organizacion de los Tribuna-
les y sus facultades; que el art. 53 de la Ley de Enjuicianiiento Civil estatuye
que los Jueces y Tribunales tendrn competencia para conocer de los pleitos
o actos que les atribuya la ley; que el art. 3-' de la Ley Orgnica del Poder Judi-
cial ordena que los Jueces y Tribunales no ejereerial ms dunciones que las que
esa ley u otras le sealen expresamente; que los arts. 2t1 al 284 de la Constitu-
cin al autorizar el Estado tde Em ergencia Naconal, disponen que la delegacin
de facultades por el Congreso en el Consejo de Ministros, se deterinnara por
una ley; que la Ley 34 de 23 de Diciembre dc 1941, o Ley declarando el Estado
de Emergencia Nacional, no contiene disposicin alguna que autorice al Consejo
de Ministros para que dentro de sus facultad~s legislativas delegadas, tenga al-
guna que lo autorice a variar la jurisdiccin (le los Tribunales ordinarios o para
poder atribuirle otra nueva que por el art. lil de la Constitucin y el 3 de la
citada Ley Orgnica, le est reservada a la Ley; que el Presidente de la Rep-
blica, a propuesta del Ministro de Defensa Nacional y asistido del Consejo de
Ministros, dict- el Decreto 695, publicado en la Gaceta del 16 de Marzo de 1942,
por el que se puso en vigor el Reglamento para la ejecucin de la Ley del Ser-
vicio Militar, y no habiendo dispuesto el Acuerdo-Ley N.' 4 para cuya ejecucin
se dict el expresado Reglamento, nada en relacin con los recursos procedentes
contra los acuerdos que dictaran las Comisiones Locales de Reclutamiiento y
much menos con relacin a la jurisdiccin del Tribunal que debiera conocer de
ellos, al disponer que las Audiencias conozcan (le los mismos, es indiscutible
que el Reglamento se aparta de lo que por la Ley se dispuso, sobre todo en mate-
ria que, como la de jurisdiccin de Tribunales y procedimientos jurdicos ordi-
narios, debe ser, a tenor de la Constitucin y de las Leyes invocadas, material
especfica de una ley; y a mayor abundamiento, dictado el Regluamiento fuera del
trmino de 45 das dentro de los cuales el Consejo de Ministros, por delegaci,n
expresa del Congreso, poda ejercitar facultades legislativas, dicho Reglamento
slo es el product de la facultad reglamentaria que tiene 1l Ejecutivo por la
Constitucin; y por tanto, on mrito de lo expuesto, proceda declarar que el
Tribunal era incompetent para conocer del recurso.
Todos los Magistrados de la Sala 23, as como los de la Sala 1i, que tambin
se declar incompetent, sustentan el expresado criterio, menos el Magistrado
Dr. Eduardo Rodrguez Sigler, que salv su voto en el sentido de que proceda
admitir la apelacin, sustanciarla y resolverla, por corresponder a las Audiencias
el conocimiento del asunto por la va contencioso-adminiistrativa.
-La Audiencia de Pinar del Ro tambin se ha declarado incompetent,
con el voto contrario del Magistrado Dr. Antonio Barreras, que ha sido publi-
cado ntegramente en la prensa diaria de esta capital.










kEPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO- LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

I SCRIPT COMO CORRESPONDENCIA D SEGUNDA CLASE ~ LA OFICINA Da CORREOS DI LA HABANA

Suscripcin annual, $ 8.00 Nmero suelto.. . $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00


AO XIX. HABANA, MARZO DE 1943 N U M. 3.



JIMENEZ DE ASUA

El mes de Dicienmbre de 1942 ser siempre de gratsima recordacin para
los estudiosos del Derecho Penal en Cuba, porque lleg a la Habana y pronunci
una series de conferencias, interesantsimas todas, el sabio professor espaol
D. Luis Jimnez de Asa. En la Universidad, en el Tribunal Supremo, en la
Academia de- Ciencias, en la Asociacin de Reprters, en la sociedad Lyceun,
en los salones del Centro Asturiano de la Habana y finalmente en la ciudad de
Santa Clara, se oy0 la voz autorizada del ms insigne de los penalistas de habla
espaola del present y, acaso en los moments que escribimos estas lneas, el
ms active de los que al cultivo de esta ciencia se dedican en el mundo civilizado,
Hombre joven todava, pletrico de energas fsicas, intelectuales y morales,
dej a su paso por Cuba una estela de simpatas, de admiracin, de verdadera
devocin, y en constant sucesin vimos a infinidad de profesores, profesionales,
funcionarios judiciales, acercarse al eximio Maestro para estrechar su diestra,
siempre amable, sincera y acogedora, ora para demostrar la sensacin producida
por la palabra brillante y docta del ilustre espaol que nos honrara con su visit
cientfica, ya para escuchar tde sus labios el comentario siempre certero y vi-
brante que alguno que otro dilettante de esta discipline del derecho sugera
en relacin con alguna doctrine penal que haba merecido la atenci6n del con-
ferencista extraordinario.
Nosotros asistimos con una constancia inquebrantable a todas las conferxen-
cias que pronunciara en esta ciudad el famoso hombre (le ciencia, lo seguimos
con respetuosa y exqu isita atencin en cada una (le ellas, y una vez ms queda-
mos maravillados de la slida mentalidad de este hombre verdaderamente nota-
ble. Observamos siempre un auditorio (pqe con religiosa uncin escuchaba al
conferencista, de fisonoma agradable, finos modales, ojos expresivos y castiza
pronunciacin, y as los minutes pasaban tan rpidos y veloces, que al terminar
siempre con matemtica precision, aquella amena y profunda conferencia, pare-
camos que estbamos en los prolegmenos del tema.
Jimnez de Asa. maneja el idioma castellano con facilidad inigualable,
expone con ntida claridad todo lo que quiere decir, y en el curso de su pero-
racin se advierte al hombre que lia ledo todo lo que sobre Derecho Penal se
ha escrito hasta ese preciso moment, y sus citas, todas acertadas y ajustadas
al caso concrete, con expresin (lde fechas, autores, ediciones, rectificaciones,
traducciones, arguments y contra arguments, revelan al erudito que con paso
firme va desmenuzando las ms complicadas teoras (le la ciencia que con esmero
y amor, segn sus propias palabras, cultiva el eximio penalista.
Con un exquisito don de gentes, vi\acidad latina en grado superlativo.-y
cerebro siempre presto a calorizar ideas avanzadas, todo esto unido a su. condi-







ASUlNTOS (iHINERAElsM


cin de exilado de su pas natal, en el que circunstancias de todos conocidas
le impiden desenvolver sus actividades mltiples en la tierra que lo vi nacer,
no es extrao que en Cuba encontrara este ilustre hijo de Espaa simpatas,
admiracin y camaradera entire los intelectuales cubanos que procuraron hacer
lo ms agradable possible la corta estancia entire nosotros del sabio professor. As
lo reconoce en cartas dirigidas al Rector (le la Universidad, en done habla "del
clamoroso xito obtenido"'' y, como es natural, sinti en su espritu agradecido la
sensacin que produce la separacinll del lugar done recibiera halagos y la
pleitesa ms fire y sincera a su reconocido talent y capacidad iniensa; as
tambin lo manifiesta a nuestro 1iego Vicente Tejera. en carta a l dirigida
rebosante de satisfaccin por las atenciones, nimuy mcreidas por cierto, que aqu
recibi.
Omos con plena satisfaccin ciudadana como este lorm'idable disertante
mencionaba en diversas ocasiones, con respeto y sincero recoocimiento (lde sus
altas cualidades en la ciencia del Derecho Penal, a Diego Vi. center Tejera y Jos
A. Martnez, dos hombres que han producido nmucho el nuestro pas, a quienes
debe la bibliografa jurdica de Cuba un gran aporte, el segundo de los cuales
fu nuestro codificador y el prinmero que honra la imagistratura con su nombre
conocido desde hace much tiempo en los centros cientficos del miundo pelnal
a Carone, a Mir, a Hernndez Figneroa y nimuy a menudlo se refiri a) eminent
professor de nuestra iUniversidad, el Dr. Guillermo Portela, cuya merecida fama
como gran penalista traspasa las fronteras (le nuestro pas y tiene una bien ci-
mentada fama nacida al conjuro de su preclaro talent y solidez cientfica in-
discutible. Y no olvid tampoco a nuestro inmenso Lanuza. cuyo recuerdo vi-
vir siempre en el corazn de los que fuimos sus discpulos y (le todos los que
tuvieron la fortune de apreciar la extraordinaria capacidad y el cerebro mara-
villoso de uno de los juristas mis grades que Cuba la producido.
Tambin mereci su atencin el Cdigo de Defensa Social, nuestro novsimno
ordenamiento penal que fu tratado con la debida consideraeiin por el insigne
maestro. Claro est que, como el dijo en una de sus conferencias, no hay (0digo
en el mundo que resist un antilisis tcnico sin encontrarle defects que en el
gabinete de trabajo del sabio, tranquil y apartado del miundanal ruido, se ad-
vierten en grande relieve; pero fuera de esta desesperante aeinciosidad del tc-
nico perfect, el notable professor reconoce las bondades del cierpo legal de refe-
rencia, orientado por las doctrinas de la defense social y a 1, con una sana
poltica criminal aunque en esto adolezca de ciertos defe os que slo la prc-
1,ca y la interpretacin just, hunmana y adecuada de los tribtunales d(e justicia,
puede salvar antes de llegar a una modificacin legislative que solucione defi-
nitivamente las lagunas propias de todo texto posilivo nuev).
Pero de todos modos la crtica del ilustre visitante fue discreta, ponderada,
sin exageraciones ni altiveces.
Record tambin, que en poca del gobierno (le Miacliado fu invitado por
ste para que confeceionara un Cdigo Penal, lo que l rehus, porque como
extranjero, discurri con singular acierto, que today legislaciin debe ser product
de los nacionales del pas done va a aplicarse, y (que el nacido fuera (le Cuba no
poda equiparar su mentalidad a los naturales (le este pas, que al enfrentarse
con un Cdigo product de un extranjero, fcilmente se uniran para descuar-
tizar la obra de aqul. Cuando as se expresaba el gran penalista, recordbamos
nosotros aquellas dos famosas escuelas que surgieron en las provincias del Rhin,
conquistadas por Napolen Bonaparte, a las que ste quiso imponer el derecho
francs como uno de los medios para el ms fcil dominio y absor(ci'.'n de aque-
llas, mostrndose unos partidarios de la Escuela Filosfica que defendan el
Cidigo Napolenico. porque consideralan el derecho coimo tiia forma superior a
la estructura social, es decir, una idea fuerza que "stil por encima (lde la sociedad.
de ah que consideraran al derecho comlio produeto de un gruilpo (le tcnicos, sin
distinguir su naeionalidad o raza. Y del otro bando la Escuela Nacionalista que
combati el Cdigo del guerrero vencedor, porque estimiaba, a nuestro) juicio (on








A\SI"Nt'lN (llNEII.R Es


gran acierto, que el Derecho es un product social; porque el pueblo elabora su
propio derecho de acuerdo con su naturaleza, inclinacin y contextura. Por eso
pensaba bien Jimnez de Asia cuando se negaba a fungir de codificador en
Cuba a pesar de su inmensa capacidad nunca desmentida ni puesta en tela de
juicio por nadie.
Las conferencias de la 1 niversidad, aunque dirigidas a un auditorio com-
puesto en su mayori de estudiantes, sin embargo, resultaron una maravillosa
sntesis de prolfundas concepciones filosficas y en todas ellas se revel su pre-
dileccin por la Escuela Alemana, sin dejar de dedicar un recuerdo reverente
a Carrara, que a nuestro modesto entender es el padre del Derecho Penal con-
temporneo. Asombra en realidad, como pudo este hombre compendiar en tan
breve tiempo, temas le tanta dimension y alcance conmo el de la Libertad y el
Derecho Penal, Dogmtica del Delito, la imputabilidad, definida admirablemen-
te por Carrara, y analizada en relacin con la teora alemana sobre el concept
jurdico del delito en la que sus elements se llevan a la culpabilidad; la Anti-
juricidad, recordndonos en una ciencia tan explorada ya a estas alturas, aque-
llas sabias doctrinas, brillantes, siempre nuevas y originales como la de Carlos
Binding, uno dle los ms famosos penalistas que ha producido la humanidad,
autor de la teora sobre la norma y su transgresidn, es decir, cmo el delincuente,
al realizar su acto criminal lo que hace es cumplir el Derecho Penal, en tanto
que la verdadera violacin de la norma de vida indispensable para la convi-
veniia social, es verblgracia, 1no natars; es decir, que cuando el agent mata,
quebranta esa norma de varcter general que deben respetar y acaiar todos los
ciudadanos salvo las catsas de justificacin o (le inimputabilidad. En brillante
sucesin nos fu recordando las teoras de Beling sobre la tipicidad, de la que
nosotros somos parti([arios en trminos generals, y de Litz y de Rocco sobre
la Antijuridicidad, y vino a nuestra memorial entonces la obra del maestro tan
conocido (le todos, o sea la teora jurdica del delito con sus caractersticas posi-
tivas y negativas tan slidamente expuestas.
tO lambin so l'amos; exposicin sobre la teora de la norma de cultural de
Mayer, segn la cual. el ataque a las normas de cultural mantenidas por el Es-
tado como indispensables para su vida y desarrollo constitute el fondo de la
antijuricidad, y de este modo el acto human conllradicl;t)r, ya de la norma o de
la ley y que tambin lesiona las normas de cultural, produce el delito contra el
cual luchar incesantemente la sociedad, explicada tambin prolija y claramente
y que tanto admiramn s, aunque tristemenle lengamios gque reconocer que nuestro
pas no est ain plreparado para la preponderancia (le es.a doctrine, que resul-
tara peligrosa aqu, ior razones que no son del caso glosar.
Aor Jimnez (le Asia, aquel su trabajo de sus aos mozos, sobre la sen-
tencia indeterminada en el que demostr su espritu avanzado y libre (le las
trabas de concepciones ancestrales, ya que la sentencia indeterminada, como
dijo Dorado Montero. hace muchos aos responded a un propsito (le hacer de-
pender la justicia de la pena, de la eficacia que tenga la norma para la consu-
macin (le un fin futureo como todos los fines que deben ser conseguidos), lo
cual se expresa con la siguiente formula: "la pena en ltanto es just en cuanto
es necesaria ".
En el saln del Pleno del Tribunal Supremo, con ocasin de la solemne se-
sin en que el Instituto de Criminologa de C(uba le rindi un homenaje de res-
peto y cario, otorgndole el ttulo de socio de honor del mismo por sus altos
prestigious, desarroll un interesantsimo tema sobre el Criteri9 (le Analoga en.
el Derecho Penal, sealando con elegant precision la diferencia sustancial entire
la interpretacin analgica y el criterio de analoga mostr'se opuesto al criterio
de analoga y cit como ejemplo tpico del imperio de esta teora la legislacidn
sovitica de 1926; as como la introduccin en el Cdigo Penal del nazismno,del
criterio de analoga, desmenuzando el disertante en forma notable las ventajas
y desventajas del sistema analgico en esta discipline del Derecho. y acerca del
cual buscaba una atennacin de su peligro ueando afirmtiaba con frase certera








ASUNTOS Gi lNERALES


y acaso tentadora para convencer a los que, comno 'o, combatimos esa teora, que
el criterio de analoga, desenvuelto com verdadero espril cientilfico, tena siem-
pre un punto de comparacin con el delito tipo, de tal modo que las figures
delictivas creadas por analoga, siempre surgan del lipo consecuentemente
el principio "nullum crime, nulla poena sine previa lege penalea" no se que-
brantaba en definitive. Nosotros, desde luego, enflicaiiiente nos deiclaramos
enemigos del criterio de analoga, sobre todo en eslos pases ten luie ia exaltaci,'i
de sus hijos, puede dar lugar a una inixtificacin de la justicia penal en per-
juicio del reo, que debe ser garantizado siempre en conira lde arbitrariedades
generadas por las pasiones humanas, tan difciles de controlar. Y aunque en el
Cdigo de Defensa Social hay manifestaciones evideitl.s de esle crilerio. cuanlhdo
de atenuantes y agravantes analgicas se trata, coming octiure con el art. 47 me-
diante el cual faculta a los tribunales para apreciar ciualiui-.r otra circunstan-
cia modificativa de la responsabilidad criminal no previsla ecl los captulos de-
dicados especficamente a ellas, bien por analoga o pr lna c(ondicin personal
del agent o por motivos de educacin, medio o amibiente; y otro tanto ocurre
con los delitos de Estafa definidos en el art. 550 del propio Cdigo, en cuyos
incisos 19 y 22, se habla (le un engaio seinejante a los d lmsd iue coilmo element
de tipicidad de esta figure delictiva seala el texto positive en vig-or. Parece en
consecuencia, que este criteria so infiltra en el C(digo, si bien limilada su esfera
(le accin a la complaracin con el delito tipo lo que disminuye el peligro de su
adopcin, la que slo debiera admitirse cuando favorezca al reo y nunca para
perjudicarlo, es decir, slo cuando se trata (le disminiyeles, ipero no respect
a figures de delito io (le agravantes. Eln la propia U'niversidad, y coimo trmino
a aquel magnfico ciclo de conferencias en nuestro miis alto centro docente,
Jimnez de Asa abordc5 el tema sobre el Aborto, chilando a niest ros dos emii-
nentes penalistas Diego Vicente Tejera y Jos\ A. Matiitiez, que lian publicado
sendos trabajos acerca de este delito. Rlecord conl inspridallc maestrla las
distintas teoras sobre esta figure delictiva, analizandih las disposiciones del (-
digo de Defensa Social en esta material que laintis discussions hla provcaulo y
que ha sido llevada a realidades legislativas comil e la liusia Soviblica, que
protegi el aborto hasta el punto (le intervenir l lEstado ciin tlodos sus recursos
para facilitarlo, hospitalizando a la mujer p)ra la coiisniiiiiicn de este acto con
plenitud de garantas cientficas y sociales; y nis lai(rd awnte el alarninaiit in-
cremento de los abortos en aquel, la limitacin del sisemiii tali i allplio y liberal
que por lo visto no di resultados pirti.os, ya que c del'initiva se luira (le
afectar la natalidad de modo ostensible. qiuehrainliIdosc liiiibn la salud de la
mujer, y hubo que rectificar las ideas iniciales que el Sovi!i tena sobre este
escabroso problema social. Y seal con relieve el principio cn que se inspire
nuestra legislacin penal extendiendo la proteccin (dI l Dervehlo liasta el em-
brin, cuya destruccin por este procedimiento material que se llama aborto
constitute una figure delictiva, desechando as lnueslra l- gislacioi las opinio-
nes (lde los que screen que chn auterioridlad al aliiumbramiienito (11 hay personalidad
aunque haya vida, y que en todo caso el derecho a la vida es postrir al naaci-
miento. De todos modos, el eminente professor, acaso no1 muiy de a'cerdo con el
fundamento de nuestro ordenamiento positive, tratl con 'ian: it, blalon el C('dig
en esta part, dejando entrv\er a la liiz de sabias lit iriis lu)s i'n(,iiciveinites y
obstculos cientficos que lo haicen diseuitible y q cluebradizo. Noso1 ros 1o tene,mos
inconvenient en demnostrar nuestra identifiac.in i ciiitl'i(a ,on el Cdigo vi-
gente, aceptando naturalmente el alorto necesari eiindo ('1 sirva plira salvar
la vida de la madre, pese a las concepciones religi,,ns qiue a ello se oponen y
que no campartimos: y asimismo acogellios sin ricservis iii' il,:iales los oros (los
casos sealados por el Cdigo coming exentos de res|os~:ai;iidad criminal, o sea,
el aborto provocado con anuencia de la niadre cuando li gestacli' sea el pro-
ducto de un delito (d.' violaci,n oa inanicmente porquet ii natuirlaeza del delito
as lo exige: si bien no creemos (liqe la exoiiericiii s' extiuer. i al (1iie ociurre (.o0n
ocasin de u delito de rapto no gtnid







\SI N TOS' FGENERALES


ambos cas(s, sin vidleinia algui~ y mediando la voliunlau consciente de la gr-
vida. no es conc.ebible tina re;cci6n de tanta gravedad conio lo es sin duda el
aborto, para borrar as lo que lha sido una consecuencia lgica de ln concerto
de voluntades p)ar la realizacin del player carnal que las leyes de la natura-
leza. iiniimjlabl]s \ perte(las, convierten por punto general en un fenmeno re-
produclor de la especie humana. Y finahlmente, con.e.bimos tambin el aborto
necesario cuando su llevare a cabo coin la anuencia (le los padres para evitar la
transumisin al Iet, de una en ferjmena hlereditaria o contagiosa (de carcter
grave. As pues, en este aspect comnpartimos el criterio del C(digo con las sal-
vedades hechas, y cni lo referente al principio informante (le la ley tambin nos
solidarizamos con '1 a pesar (le las opinions contrarias fundamentalmente de
muchos lpenalislas i(e g~los .limnez de Asnia on su documentada conferencia.
La Academia de Ciencias Mdicas, Fsicas y Naturales invit al ilustre
hombre de ciencia para que honrara esta prestigiosa institucin, disertando sobre
un tema asaz interrsante. el Psicoanlisis y la Criminalidad, material esta rida
y profunda que el conferencista abord con insuperable maestra, ilustrando sus
afirmaciones cientficas con ejemplos que daban extraordinario inters y atra-
yente colorido a la disertaci'n. Examine la teora del psicoanlisis desde el
double punto de vista (le la conciencia y de la subconciencia., it la obra de
Dostojewsky, "Crimen y Castigo", en que se pone de relieve el sentimiento de
responsabilidad del individuo, relatando aquellos vasos en que los criminals.
abrumados por el sentimiento de la culpabilidad despus (le consumado el cri-
men, se presentani a las autoridades y confiesan su delito a pesar de que. segn
el tpico ejemplo, aqul. vagando en su huida de la justicia. va repitiendo in
mente que no confesar y que si l no lo dice, nadie podr conocer al verda-
dero autor.
Puso de relieve al mencionar a Freud, el famoso psi.oanalista austriaco.
que el porvenir vientfico est en la Criminologa, sin dejar de reconocer que
gracias al Psicoanilisis, se ha podido penetrar en el fondo psicolgico del su-
jeto, ponderando acciones y estados que sin el psicoanlisis no se hubiera podido
comlprenider o descubrir. C(n clara vision del porvenir, afirma Jimnez de Asa,
que el erimonlogo ser la base en que se apoyar la sociedad en su eterna e in-
'ansable luitha cmi ra el (riiiei, que no en balde la investigation psicolgica cri-
minal toma un creciente auge en los tiempos qulie corremos, surgiendo a nuestra
vista la figure egrgc ia de Lombroso, con su famosa concepcin antropolgica cri-
minal del delio., que no ha podido ser descartada totalmente en la modern Cri-
miiinologa.
En la Asociacin de Reprters, habl sobre el hondo y trascendente pro-
blema de la prostitucin y con un criterio human libre (le trabas y prejuicios
sociales ancestrales, diferenci la mujer prostitula de la muper delincuente.
explicanudo vc'm es Iosible eanitrar a veces en la prostitute la mujer dedicada
a esta dura funicii'n que lo hace exclusivamente por buscar un medio de vida
satisfaviendo as I;i necesidades de sus ms allegados parientes: no es raro en-
contrar en la historic de este comercio sexual el tipo de una mujer que ha edu-
cado sus hijos y ls ha atendido con amor con el product de la prostitucin.
Por eso. exclamaba .Timnez de Asa. que no siempre la prostitute es un ser
amoral y deslreeiible, pesto ue pudiera darse el caso que algunas tengan
tambin su moral, ms respectable que las de otras mujeres cuya apariencia
mentirosa oculta a un ser aby ecto y miserable. Con absoluto dominio sobre la
material, nos deca 1 disertante que unica debe vonsiderarse la prostitucin como
delito, podr ser tna inmoralidad pero to n un crimen. por eso la prostitute no
debe ser sancionada. por(fue la pena la piervierte ms al extremo de que despus
que sale de la pen itenciaria rueda ms intensamente por el camino del vicio y
de la corrupcin.
Re manifesl por un111 riori abolicionista, pero lc io v evolunionista, nunca
drstico y violent tenieiido u(.1entt las necesidades sociales, debiendo vigilar
el Estado su desenivolvimiento com i medida profilctiia al minois. ya que, conmo







AS 1NTOS GO ENERAI,ES


l deca, ms peligrosa es una mujer pblica enferma que cualquier otro mal
social por su incesante contaminacin. Debe, por consiguiente, dirigirse la
lucha contra la prostitucinl, no contra la prostitute como han dicho hombres
eminentes, y buscar los procedimientos indirectos que logren su extirpacin
mediante una educacin sexual cientfica, combatir el celibato, descartar el ca-
rcter secret de las enfermedades venreas, haciendo obligatoria la cura y pre-
vencin de ellas y procurar el adelanto del matrimonio en relacin con el inicio
de los impulsos sexuales en el hombre y la mujer. Claro est que todo esto es
muy complejo y difcil porque los factors producentes de la prostitucini son de
muy diverse ndole, y no siempre han de influir en su mantenimiento el vicio
ms o menos inveterado del hombre, llevando a la mujer por la pendiente des-
graciada del comercio sexual, sino tambin la degeneracin de algunas de aque-
llas, o el afn de lujo y tambin el medio ambiente en que se han desenvuelto
que insensiblemente las corrompe para siempre.
El Colegio de Abogados de la Habana, propici otra conferencia tambin
muy interesante, que vers sobre Jueces y Abogados. Las dos figures que in-
tervienen en la Administracin de la Justicia. el abogado que la pide a nombre
de su client y el Juez que la otorga mediante la recta v honrada interpretacin
de las leyes. fueron tratadas con admirable v elevado sentido cientfico y nrc-
tico por nuestro ilustre visitante. Y como no poda menos de suceder, trajo al
recuerdo de sus oyentes la excelsa personalidad de Angel Ossorio. autor de la
tan conocida obra "El Alma de la Toga", y de ah la novedad ule siempre
tienen los sabios concepts que sobre la profesin ha vertido en su libro el gran
abogado espaol. sobresaliendo la rectitud de conciencia por sobre todas las de-
ms cualidades, seguida de bondad, firmeza, prudencia, ilustracin y pericia en
ltimo trmino. De manera que la moral professional march a la vanguardia
de las condiciones que deben concurrir en todo aqul que abraza esta noble pro-
fesiHn. Y de i'nal modo, el Juez debe primorlialmenta tener esta caracterstica
unida a una firmeza inquebrantable, sin las cuales no hay sabidura, ni el mayor
o menor conocimiento de la humanidad que puedan por s solo ser suficientes
para la configuracin de un juez perfect dentro de las dolorosas realidades de
la vida.
No basta, como deca Jimnez de Asa. ser un sabio para desempear con
acierto la augusta funein de administrar justicia, pues a veces como lo ilustr
con un ejemplo prctico el sabio en su afn dle perfccin es inestable, v acaso
sea difcil (me llegue a convlnsiones definitivas. Desde lteao que ello no ha de
significar que la mediocridad v los dbiles o pobres conocimientos imperen en
los que deben realizar la elevada funcin de que venimos haciendo mrito, por-
qne no bav duda qne "1 Juez debe tener capacidad probada, va one la hourandez
moral y sus buenos deseos v aun su amor a la justicia, no han de ser bastantes
para la recta aplicacin de la ley, si no hay una baie de solidez mental en que
apoyar sus resoluciones.
El Crculo Republicano Fspaiol solicit del gran hiio de Espafla que ba-
blara sobre la Constitlcin esMaiola de la Repblica. en cuna confeceiln inter-
vino de manera tan direct e intense Jimnez de Asa. En la Carta fundamen-
tal espaola se plasmaron a instancias de l1, los principios liberals por los que
haban suspirado durante tanto tiempo los hombres de ms recia envergadura
mental de Espaa y con palabra fcil llena de emocin caracterizada desde
antes de comenzar su peroracin, cuando en una explosion de sano e invencible
patriotism al terminar las vibrantes notas de nuestro Himno de Bayamo, pidi
en un arranque de exaltacin national, que tambin tocaran el Himno de Riego,
lo que as oeurri con el jbilo retratado cn el rostro del ilustre exilado y de
sus compatriotas que en gran miirii colhnaban el insifens salin de acts del
Centro Asturiano de la Habana. Omos de labios del confereneista la gestacin
-de la Constitucin espaola, los loables propsitos de aquella comisin del Con-
greso (ique presida el gran espaol, y'las atinadas observaciones que hiciera sobre








ASUNTOS GEIN ERALES


la parte dogmntica de ese cuerpo legal. Los males del pasado fueron puestos de
relieve aquella noche en que record con agudeza de ingenio la anodina figure
real, y puso de relieve los graves problems que confronla la Repblica en la
lucha contra la fuerza secular del Clero y del militarismo espaol, que no po-
dan resignar el podero que oprima a la mdula misma de la naci5n.
Aorando su terruio pronunci frases llenas de fervor patritico, buscando
un risueo porvenir para su patria, tan necesitada en todo miomento, del con-
curso de hombres que, como nuestro homenajeado, son mentores y guas de
pueblos.
Y. finalmente, en el Lyceum., nos habl de los hombres y imujeres nuevos,
haciendo un juicioso anlisis (le la poca que vivimnos penetrando con el escal-
pelo de su profunda mentalidad en los males y tropiezos de la hora present.
que slo con una juventud bien dirigida y mejor inspirada puede salvar a la
humanidad del caos que parece acecharnos.
Pasaron aquells d(las con rapidez vertiginosa y vimos una maana abando-
nar en veloz avin al penalista insigne que tan buenos ralos (le solaz esparci-
miento cientfico nos proporcion y pensando nosotros en nuestra propia patria
discurrimos acerca del gran beneficio que habra reportado a la cultural, la per-
manencia en Cuba ,cupandlo una Ctedra en la lniversidad, de este exceptional
valor del habla espaola. (le igual manera que una gran Repblica Americana,
como la Argentina, progresista, civilizada en su verdadera acepci.'n, cuna de
grandes hombres, y centinela avanzado de la cultural en este continent, lo ha
retenido en la Universidad de La Plata, y perdimos nosotros tener esa enorme
suerte. Debemos pues conformarnos con estas visits esplodicas y tardas (la
ltima fu hace 16( aos) (le quien es fuente inagotable del saber y en cons-
tante produccin nos brinda las primicias de su privilegiado cerebro por medio
de libros y trabajos orientadores admirable de nuestra cultura jurdica.
EVELIO T.ABO,
Magistraudo del Tribunal Suprenm.
)0(-
PUEDE EL EXTRANJERO TRABAJAR EN CUBA?

En la (Gacla Oficial del da 8 (le Noviembre (e 1933 se public el Decreto
N'' 2583 de esa misuma Feha que ui titulado "Ley Provisional de Nacionaliza-
cin del Trabajo".
En el arl. (le esa Ley se dispuso que en todas las actividades mercantiles
e industriales del pas era forzoso utilizar, por lo menos, un 50/% de cubanos
nativos, dndose el plazo (le un mes a los patrons que no tuvieran establecida
esa proporcionalidad para que procedieran a establecerla. De esa proporcin
slo se excluy por el art. 29 a los representantes o apoderados del patrono y a
los cargos tcnicos. cuando no hubiera cubanos nativos con habilidad acadmica
para desempearlos.
Por el art. 3' se dispuso que las vacantes oc(urridas en el personal, o las
plazas que se crearen en lo sucesivo, deberan ser cubiertas con personal cubano
nativo, disponindose en ltimo trmino en el art. 49 que en caso de ser necesario
decretar cesantas o producer rebajas de personal, por razones econimicas o de
otro orden, deberan recaer en personal extranjero.
Los arts. 3'" y 4t a que acabo de referirmue, por consiguiente, al disponer que
las vacantes que ocurrieran v las plazas de nueva creacin fueran cubiertas con
personal cubano native y que las otras vacantes o rebajas de personal que los
patrons se vieran obligados a producer por cualquier motivo deban igualmente
recaer en personal extranjero, variaron fundamentalmente la proporcionalidad
establecida en el art. 1" elevndola al 100 pori 100, creando en favor del cubano
native un derecho exc.lusivo al trabajo.







ASUNTOS GENERALS


As han estado las cosas desde 8 de Noviembre de 1933 y no sabemos que
ninguna provision legislative o meramente administrative se haya adoptado pos-
teriormente, por lo que no es arriesgado afirmar que la Ley Provisional de Na-
cionalizacin del Trabajo se encuentra actualmente en vigor.
Sin embargo, despus de promulgada la Constitucin de 1940, se han sus-
citado dudas respect a la vigencia total y absolute de esa Ley que, en la prc-
tica, desplaza al extranjero del trabajo y le neg a l y a su familiar el derecho
a sustentarse con su product o remuneracin.
La duda parece descansar en el hecho de que, segn el art. 19 de la Consti-
tucin, el extranjero se equipara al cubano "en cuanto al goce de los derechos
reconocidos en esta Constitucin, con excepcin de los que se otorgan exclusiva-
mente a los nacionales."
Y se dice, y con razn, que no siendo el trabajo un derecho exclusive de los
nacionales, sino un derecho inalienable del individuo que resida en Cuba, con-
forme a la humana definicin que del trabajo da el art. 60 de esa misma Cons-
titucin, parece obvio admitir que el extranjero queda equiparado al cubano en
su derecho a participar en el trabajo, aunque con las limitaciones en la propia
Constitucin establecidas.
Y aunque esta equiparacin no result tan absolute como para negar al
cubano por nacimiento el ejercicio y verificacin de todos aquellos derechos que
la Constitucin le confiere frente al trabajador extranjero, no es menos cierto
que tales derechos no son de carcter absolute o exclusive, sino que quedan
determinados a una cuanta cuyo lmite no fija la Constitucin, y que ha de ser
regulada por una ley que est por dictarse.
Este criterio, en lo que parece, concuerda con el texto expreso del art. 73
de la Constitucin, expresivo de que "el cubano por nacimiento tendr en el
trabajo una participacin preponderante en la forma que la Ley determine";
y en lo que tambin expresa la primera de las transitorias al ttulo 6 de esa
Constitucin, determinante de que "la participacin preponderante del cubano
por nacimiento en el trabajo no podr ser inferior a la garantizada por la Ley
de 8 de Noviembre de 1933", o sea la llamada Ley Provisional de Nacionaliza-
cin del Trabajo.
Estos preceptos, como es fcil advertir, no establecen que el derecho al tra-
bajo en Cuba es exclusive del cubano por nacimiento, con lo que es dable
admitir que equiparndose el extranjero al cubano en el ejercicio de todos aque-
llos derechos que no se otorguen exclusivamente al cubano, siendo el trabajo un
derecho inalienable del individuo que reside en Cuba, cubano o extranjero, aun-
que condicionado a la participacin establecida en la propia Constitucin, en
relacin al cubano por nacimiento, puede hoy el extranjero, y hasta tanto una
nueva ley no determine una mayor participacin del cubano por nacimiento en
el trabajo, ser utilizado por los patrons en una proporcin no mayor al 50
por 100.
Adems, el art. 73, en sus relaciones con la primera de las transitorias al
ttulo 69 de la Constitucin, habla de participacin preponderante, y no de de-
recho exclusive.
Participar, segn el Diccionario, cuando el verbo no est condicionado a
ninguna otra circunstancia que lo limited o neutralice. quiere decir tomar parte
en una cosa, tener derecho a intervenir en esa cosa o en lo que de ella se derive,
y preponderar es lo mismo que tener mayora, por razn de nmiero, o ejercer
jerarqua o autoridad.
Tal parece ser el estado de este asunto en el moment en que se da a la
estampa este trabajo, y no dejara de ser interesante que sobre el mismo se de-
jaran or otros criterios ms autorizados que el que puede derivarse de las con-
sideraicions que dejo aqu consignadas.
RAmIRO F. MoARs,
Abogado.








ASUNTOS GENERALS


COMENTARIOS

Puesta en vigor la Constitucin vigenme en 10 de Octubre de 1940, comenz
a regir su art. 201, que dispone que "los cargos de Secretarios y Auxiliares de
la Administracin de Justicia se cubrirn en turnos alternatives de traslados y
ascensos por antigedad y mritos, deteriinados estos ltimos por concurso-
oposicin en la forma que fije la Ley y de acuerdo con el escalafn que confec-
cionar y publicar la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo de Justicia."
La propia Sala, por acuerdo de 23 de Octubre de 1940, declare que todas
las vacantes de auxiliares ocurridas desde la vigencia de la Constitucin, habran
de ser cubiertas de conformidad con el art. 201 de la Constitucin. Y a partir
de esa fecha, por sucesivos acuerdos, fu regulado cmo habra de aplicarse
directamente el artculo constitutional, mientras no se promulgara la ley com-
plementaria, dictando normas inspiradas en el precepto, y copio fueron mlti-
ples, los recopil en cuanto hacen referencia a los auxiliares integrantes (le los
Juzgados, acordando las Reglas de 30 de Enero de 1942, dejando establecido
que los turnos alternatives seran cuatro, o sea de traslado por antigedad, de
ascenso por antigedad, de traslado por muritos y de ascenso por meritos; que
habran de cubrirse mediante convocatorias, a las que podran concurrir todos
los auxiliares de la categora inferior a la del cargo a en.uorr; que la antigiedad,
mientras no se hiciere el escalafn, se determinaria con la que alegasen y proba-
sen los aspirantes; y que como mritos seran apreciables los que resulted segn
las leyes vigentes o impongan, conforme a su recto se-ntido, la naturaleza del
cargo y organizacin de la Administracin de Justicia, tales como poseer el
ttulo de Abogado, servicios electorales, sustituciones de Secretarios por sus su-
plentes, el desempeo' del cargo con asiduidad y sin correccin o nota desfavo-
rable, etc.
Esas reglas habran de servir de pauta, junto con otros acuerdos especiales,
para el nombramiento de los auxiliares de los Tribunales colegiados y se dispuso
que contra los acuerdos sobre convocatorias y nombramientos sera utilizable el
recurso de queja que autoriza el art. 201 de la Ley Orgnica, para ante la Sala
de Gobierno del Tribunal Supremo.
Esos acuerdos y reglas, todos bien inspirados, fueron aplicados durante dos
aos, sin mayores dificultades, y tuvieron la virtualidad de hacer possible que los
auxiliares pasasen a mejores puestos, pudiendo algunos venir a la Habana, a ca-
pitales de provincias y a poblaciones de imuportancia, por sus pasos contados, es
decir, amparados por los derechos que reconoci y declar la Sala de Gobierno.
Pero con fecha 19 del mes de Febrero, la propia Sala de Gobierno, por
mayora de votos, -pues el Presidente de Sala Ledo. Martnez Escobar y el Ma-
gistrado Dr. Llaca votaron en contra- por la consideraci6n (le que careca de
facultades para invadir las atribuciones que la Constitucin dispuso a favor del
Poder Legislativo y por tanto que resultaba just y honrado desistir de su
actuacin, revoc y dej sin efecto las reglas y acuerdos dictados, disponiendo
que en lo sucesivo, para el nombranmiento de auxiliares, se cumplan y observe'-
las disposiciones de la Ley Orgnica hasta que se promulgue la Ley complemen-
taria y se confeccione el escalafn de los auxiliares. Como dicha Ley Orgnica
no establece normas para los nombramientos de auxiliares, en lo sucesivo sern
nombrados y ascendidos los que tengan por convenient los Jueces y Salas de
Gobierno, como ocurri hasta Octubre de 1940.
La vuelta al pasado beneficia a los auxiliares de la IIabana, pues algu-
nos, para ascender o mejorar tendran que ir a Provincias, muchos de los cuales,
sino todos, no lo desean, y perjudica grandemente a los de stas, pues tendrn
que permanecer in (ternaui en el Distrito, cuando no en el mismo Partido Ju-
dicial.
El acuerdo revocatorio de la Sala de Gobierno citado, puede leerse en la
pgina 29 de la Seccin de Acuerdos, correspondiente al present nmero.








ASUNTOS GENERALS


De un caso especial de habeas corpus nos hemos enterado y de l vamos
a dar cuenta somera.
Ante un Juzgado Municipal en funciones de Correccional curs un juicio
por el delito de lesiones. El Juez, en vista de que no se pudo acreditar con la
certificacin del Registro Civil la edad de uno de los acusados y que los peritos
mdicos informaron que era menor de 18 aos, dispuso su reclusin por un ao
en el Reformatorio Infantil.
Posteriormente, se obtuvo la certificacin del Registro Civil del referido
sujeto, que, segn ella, es mayor de 18 aos, y se estableci5 ante el Juzgado de
Instruccin correspondiente recurso de habeas corpus, alegndose que ninguna
persona que sea mayor de esa edad, puede estar sujeta a sancin reformativa; y
el Juzgado de Instruccin declar con lugar el recurso anulando la sentencia
del Juzgado Municipal y disponiendo se siga juicio contra dicho acusado, segn
dice el peridico de donde tomamos la noticia.
Se nos pide opinion sobre el caso y nos abstenemos de ello dada su natura-
leza y posibles consecuencias, y slo nos limitaiiios a decir que no nos extraara
que proseguido el juicio y resuelto, si el acusado es sancionado por el delito que
parece cometi, se alegas'e que el caso, bien o mal, qued resuelto la primera vez
y que en el mismo no puede ahora recaer segunda sentencia.
OAN.
)o(
LEYES Y DECRETOS

INFRACCIONES DE DISPOSICIONES REGULADORAS DEL PRECIO,
VENTA, DISTRIBUTION, RACIONAMIENTO Y CONSUMO DE ARTICU-
LOS DE PRIMERA NECESIDAD O SUJETOS A CONTROL OFICIAL.-
Decreto Presidencial 3605 (Gaceta 742, 12 Diciembre).-En uso de las faculta-
des que me estn conferidas, a propuesta del Ministerio de Comercio, y asistido
del Consejo de Ministros, resuelvo:
Primero: Aclarar que en los procedimientos que se sigan por infraccin de
disposiciones reguladoras del precio, venta, distribucin, racionamiento y con-
sumo de artculos de primera necesidad o sujetos a control official, debern te-
nerse en cuenta, para la imposicin de las sanciones, las siguientes reglas:
a) Se aplicar la media punitive ms favorable al infractor que se en-
contrare vigente en el moment en que se estuviere conociendo la infraccin por
la autorirad competent, y aunque el hecho sancionable haya sido cometido bajo
el imperio, en el tiempo, de una penalidad ms several.
b) Si la penalidad que rega en la fecha en que se cometi el hecho motivo
de la infraccin, fuere mnis favorable al infractor que la que se encontrare en
vigor en el moment en que se estuviere conociendo del hecho por la autoridad
competent, se aplicar aqulla.
c) No sern sancionables aquellos hechos de que estuvieren conociendo las
Autoridades competentes bajo el supuesto de que infringen disposiciones ante-
riores reguladoras de la ndole expresada, si la nueva disposicin que estuviere
en vigor, consider lcito el hecho, accin u omisin perseguido.
d) Las reglas que preceden no se aplicarn en los cesos en que se hayan
cumplido las sanciones y se dictan para que las Autoridades Administrativas
correspondientes, apliquen correctamente los principios y normas (le derecho a
que obedecen.
Segundo: El Ministro de Comercio y dems funcionarios a quienes corres-
ponda, quedan encargados, en lo que les concierne, del cumplimiento de este De-
creto.
Dado en la Habana, Palacio de la Presidencia, a los 26 das del mes de
Noviembre de 1942.-F. Batista, Presidente.-Ra mn Zaydin, Primer Ministro.
-Wifredo Albans, Ministro de Comercio.








ASUNTOS GENERALS


PROCURADORES.-Ley 12, de 26 de Diciembre de 1942 (Gaceta 772, del
29).-Artculo 19.-Se expedir, por quien corresponda, el ttulo de Procurador
Pblico a todos los Mandatarios Judiciales que as lo solicitar:n, que en la fecha
en que se les anulara el ttulo tuvieran 3 aos de ejercicio como tales Mandata-
rios Judiciales; y a los Mandatarios Judiciales, que sin dicho tiempo de ejer-
cicio solicitaren ser examinados en la forma correspondienle, en un perodo no
mayor de 6 meses. El tiempo de ejercicio se contar desde la fecha de expedi-
cin del ttulo (le Mandatario Judicial hasta la pronmulgacin del Decreto-Ly,
No 2250 de 21 de Octubre de 1933, que los anulara.
Art. 2'.-Se derogan todas las leyes, decret(os,, e.etos-leyes y dems dis-
posiciones en cuanto se opongan al cumplimiento de lo establecido en la pre-
sente Ley.
Art. 3''.-Esta Ley comenzar a regir desde su publicacin en la Gaceta
Official de la Repblica.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a 26 de Diciembre de
1942.-F. Balista.-Ramn Zaydn, Primer Ministro.-Federico Laredo, Mi-
nistro de Justicia.
PENSION.-Ley 13, de 26 (le Diciembre de 1942 (Gaceta 772, del 29.-
Transfiriendo pension a la Sra. Emelina Loret de Mola y Bueno.
LEY DE JUBILACIONES Y PENSIONS DE LOS EMIPLEADOS Y
OBREROS DE LA CUBAN TELEPHONE Co.-Ley 14, de 26 de Dicienibre
de 1942 (Gaceta 772, del 29).-Modificando la expresada Lev.
1943
LEY DE ASOCIACIONES.-Deereto Presidencial 3718 (Gaceta 2, 4 Ene-
ro).-En uso de las facultades que me estn conferidas por el art. 142 de la
Constitucin de la Repblica, a propuesta de] Ministro de (Gobernaci'n y asis-
tido del Consejo de Ministros, resuelvo:
Primero: En los estatutos, reglamentos, contratos o acuerdos por los que
se rijan las asociaciones, habr (le precisarse la formna por la cual hlabr d" ele-
girse o designarse el gobierno o administracin que reuzirn los destinos de la
institucin, fijndose las reglas por las cuales, la minora intervenga en la
fiscalizacin del process electoral, as como en las ey:'cci'ocs y garantizando su
representacin en el Gobierno.
Segundo: Por las asociaciones debern remitirse -i les (Go iernos Provincia-
les, certificaciones de las convocatorias y de las actas de las sesiones que celebren
sus organismos de gobierno, relacionadas con el process) electoral y modificacin
de los estatutos, dentro de los cinco das, siguientes a su aprobaei6n. El censo (le
electores se cerrar definitivamente a los 30 das antes de las elecciones, debien-
do remitirse a los Gobiernos Provinciales, dentro de los 5 das siguientes a su
aprobacin, sin que pueda hacerse ninguna inclusion o exclusion con posterio-
ridad a la aprobacin, a no ser que por las representaciones del Ministderia de
Gobernacin o del Gobierno Provincial, se comprobare la existencia de algn
error, fraude o falsedad en el censo, en cuyo caso, se dispondrn las inclusiones
o exclusiones procedentes.
Tercero: En los casos en -que por cualquier motivo se temiiere alguna alte-
racin de orden pblico, tanto por los Gobernadores Provinciales como Delega-
dos del Poder Central, como por el Ministro de Gobernacin, se podr designer
dos funcionarios o empleados del Gobierno Provincial o de dicho Ministerio, para
que tomen las mnedidas adecuadas, a fin de evitar la ejecucin (le cualquier hecho
delictivo, dando cuenta a los Tribunales si se hubiese realizado, pudiendo orde-
nar lo procedente para que en el censo electoral no figure socios que carezcan
del derecho al voto, para elegir los organismins de uierno e inipidan toda close
de fraude durante el process electoral o en el da de las elecciones. Cuando
conforme a los estatutos a reglamentos de las asociaciones, existiese algn. orga-








ASUNTOS GENERALS


nismo encargado el da de las elecciones de decidir si un socio puede o no votar,
se consultar a los representantes del Ministerio de Gobernacin o Gobierno
Provincial si hubieran concurrido y las opinions de stos, se tomarn en con-
sideracin para former la mayora en los organismos encargados de decidir si el
socio puede o no votar. Los funcionarios o empleados designados, debern con-
sultar a las autoridades que los hubiesen nombrado, antes de tomar cualquier
media de suma trascendencia y sern responsables por su actuacin, ante las
mismas.
Cuarto: Contra los acuerdos de los organismos de Gobierno de las asocia-
ciones y resoluciones de sus Presidentes, Directores o Ejecutivos, podr estable-
cerse por cualquiera de los socios que se estime perjudicado directamente o por
un grupo de no menos de 10 asociados que acrediten es- carcter dentro de los 15
das siguientes a la fijacin del acuerdo o resolucin en la tablilla de la asocia-
cin que tendr que hacerse por declararse obligatorio, recurso de reform ante
el Gobernador Provincial y contra lo que ste resuelva como Delegado del Poder
Central, se dar el recurso de alzada para ante el Presidente de la Repblica, por
conduct del Ministerio de Gobernacin. En los casos en que el reglamento o los
estatutos de la asociacin establecieran algn procedimiento para recurrir de
los actos de sus dirigentes u organismos de gobierno, ante otros de la misma ins-
titucin, deber al interponerse el recurso ante el Gobernador, consignarse que
se ha empleado el referido procedimiento.
Quinto: En los recursos antes citados, podrn personarse como parte, a
ms de los recurrentes, los organismos de gobierno, Presidentes o Directores que
hubiesen dictado la resolnucin recurrida, pudiendo disponerse tanto por los Go-
bernadores como por el Presidente de la Repblica por s o a peticin de parties,
la prctica en un trmino no mayor de 20 das, de cuantas diligencias de prue-
bas se estimen necesarias para conocer y resolver el asunto.
Sexto: Contra lo resuelto por el Presidente de la Repblica, las parties, den-
tro de los 10 das siguientes a partir de la notificacin, podrn recurrir ante
las Salas de lo Civil de las respectivas Audiencias, interponiendo ante dichos Tri-
bunales, la correspondiente demand incidental, para obtener la revocacin de
la resolucin recurrida, la cual se sustanciar por los trmites fijados en los
arts. 740 al 760 de la Ley de Enjuiciamiento Civil para los incidents. Inter-
puesta la demand, se le har saber al Presidente de la Repblica, para la remi-
sin a los Tribunales, en un trmino de 10 das, (le todos los antecedentes, para
que resuelvan lo procedente.
Sptimo: Cuando con motivo (le las elecciones en las asociaciones, se come-
tiere algn delito o contravencin, por las Autoridades Gubernativas, se pon-
drn los hechos en conocimiento de los Tribunales de Justicia, para la aplica-
cin de la sancin correspondiente.
Octavo: El Ministro de Gobernacin queda encargado del cnumplimiento de
lo que por el present Decreto se dispone.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a les 24 das del mes
de Noviembre de 1942.-F. Batista, Presidente.-Ramj Z(ydn, Primer Minis-
tro.-Antonio Bravo Acosta, Ministro de Gobernacin.
- --)o(-

COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

RETIRO DE LOS ABOGADOS.-Una comisin del Colegio de Abogados
de la Habana, presidida por el Decano, Dr. Manuel Fernndez Supervielle, y
constituida, adems, por los Dres. Enrique Llaus, Rogelio Pina, Jos E. San-
doval y Luis Vidal, Subsecretario de Hacienda, tiene va casi terminada la redae-
cin definitive de un proyecto de Lev sobre retiro (le los Abogados.
El studio se ha hecho sobre el proyectb presentado a 1a CAma.ra de Repre-








ASUNTOS GENERALES


sentantes por el Dr. Enrique Llaus, a fin de introducirle al proyecto algunas
enmiendas, con las que el propio legislator ha estado de acuerdo, y en el mismo
han intervenido delegaciones de otros Colegios de Abogados y, muy especialmen-
te, el Dr. Antonio Esparza Monteagudo, Decano del Colegio de Santa Clara y
A. Ruisinyol, Decano del Colegio de Matanzas.
El proyecto que se est elaborando y prximo a terminar se ajusta a los
principios que rigen esta material de retiros y pensions y la Caja de Jubila-
cin de los Abogados se nutrir exclusivamente con las aportaciones de los pro-
pios Letrados, mediante la contribucin por parte de stos tde lo que en el pro-
yecto se llama "honorario mnimo obligatorio".
REUNION.-En el local del Colegio se efectu una reunin a la que asis-
tieron el Primer Ministro del Gobierno, el Dr. Luis Vidal, Subsecretario de
Hacienda, el Decano del Colegio y numerosos Letrados, en cuyo acto recibi el
primero el Memorndum que al Presidente de la Repblica dirige el Colegio en
relacin con el local de su propiedad, que necesita para su debida instalacin
y funcionamiento.
--) o (- --

LIBROS Y REVISTAS

Curso de Derecho Procesal Criminal, tomo 2', por el Dr. Jos Portuondo
y de Castro.-Habana, 1942.-El Profesor agregado, por oposicin, de la
Ctedra de Derecho Penal, 29 curso, de nuestra Universidad, acaba de pu-
blicar el tomo '2 y ltimo de su til obra, no slo para los alumnos de la
expresada asignatura, sino para cuan1tos tengan que consultar los preceptos
(le la Ley de Enjuiciamiento Crimiiual. En el libro se desarrolla lo relative a
la accin penal y su ejercicio, el derecho de defense, el perodo de instruccin
sumarial, planteamiento del juicio oral, pruebas, identidad de los delincuentes,
citacin, detencin y prisin provisional, habeas corpus. juicio oral, recursos
de casacin y revision, el procedimiento .orrcccional, otros especiales, el de
urgencia y el military. Puede sentirse satisfecho el Dr. Portuondo de su contri-
bucin a la literature jurdica national.
La expropiacin forzosa, por el Dr. Salvador W. de Castroverde.-Haba-
na, 1943.-El Magistrado de la Audiencia de la Habana Dr. Jos Rodrguez
Acosta, dice en el prlogo de este libro, que basta hojear con detenemiento
las pginas del mismo consagradas por su autor en sus ocho ttulos a estudiar
desde su origen la institucin jurdica que se denomina Expropiacin Forzosa,
"para adquirir la conviccin de que se trata de un libro de consult redac-
tado po: un jurisperito de larga laboriosidad y experiencia professional Sus-
cribimos con permiso del estimado companero "sa manifestacin justiciera.
Los siete ttulos de referencia, que comprenden nueve captulos, se titulan as:
Concepto de la Expropiacin Forzosa; Sus fundamentos; Elementos que inte-
gran la expropiacin; Los precedentes en el Derecho Espaol; Su reconoci-
miento en el Derecho Constitucional Cubano; Legislacin national 'sobre ex-
propiacin forzosa; Principios reguladores deducibles de nuestra legislacin;
y Juicio crtico sobre el estado actual del problema en Cuba. Parece que nada
ha escapado al Dr. Castroverde, al producer su libro, para el studio de la re-
ferida institucin.
El Cdigo de Defensa en la jurisdiccin correccional, por el Dr. Pablo F.
Gonzlez y Enrquez.-Habana, 1943.-En este libro publicado por la Editorial
Lex, ha recogido el Juez Municipal del Este de la Habana, todos los preceptos
de dicho Cdigo aplicables por los Juzgados Correccionales, seguidos de co-
mentarios a los mismos, con notas aclaratorias y con la doctrine recada. El
libro est dedicado: "A todos los encargados de aplicar la Justicia Correccio-
nal, que soportan el peso enorme y siempre creciente de ese "Tonel de las
Danoides", al que nuestros legisladores arrojan la aplicacin de todas las san-








ASUNTOS GENERALES


ciones que se establecen para los violadores de las normas defensivas. de la
sociedad y que en el modern Cdigo han aumentado considerablemente." El
libro tiende a facilitar la ardua tarea que pesa sobre los Jueces Correccionales
y va precedido de una Nota preliminary de Editorial Lex, que suscribe el Dr. M.
Snchez Roca, director de la misma, en la que se destaca la personalidad del
autor y un prlogo del Dr. Evelio Tabo, Magistrado del Tribunal Supremo,
en el que examine el libro en sus distintos aspects y ensalza su mrito.
Retiro martimo, por el Dr. Isidro A. Vilches y G(onzlez.--Habana, 1942.
-El Juez de Primera Instancia e Instruccin de Trinidad ha dado a la estam-
pa este libro en el que se contiene la Ley y el Reglamento de este seguro
social, legislacin complenmentaria y extranjera, jurisprudencia y comentarios
aplicables a cada uno de los artculos de aquellos cuerpos, Reglamento inte-
rior del Directorio y el procedimiento de apremio. Ese acopio de elements
para el studio, interpretacin y aplicacin de los preceptos de la referida
institucin, da relieve especial al libro para el cual ha escrito el prefacio el
Juez de Primera Instancia del Sur de la Habana Dr. Eduardo Nez y Nez,
que destaca los merecimientos del autor. El Dr. Vilehes, en el prembulo, hace
constar que el trabajo de ordenacin que ha llevado a cabo, est concebido
para hacer conocer tanto a los trabajadores como a los palronos, los derechos
y obligaciones que se le confieren por la Ley, as como para que result util a
los funcionarios judiciales llamads a aplicar los preceptos leoales. Y en ver-
dad que ha conseguido esas laudables finalidades.
Problems jurdicos, por el Dr. Benito J. Martnez y Nebot.-Santiago de
las Vegas, 1943.-El ex-Juez Municipal de dicho Trmino, ha recogido en ese
folleto una series de trabajos de ndole jurdica, algunos de los cuales apare-
cieron en esta revista, siguiendo sugerencias de various compaeros y cuyos
ttulos son: Una cuestin procesal; Sobre la tercera subasta; Sobre notifica-
cin de la sentencia del juicio de desahucio, y Sobre el art. 1591 de la Ley de
Enjuiciamiento Civil.
Discurso del Ledo. Julio Ortega y Frier.-Ciudad Trujillo, Repblica Do-
minicana, 1942.-Este folleto contiene el discurso del Rector de la Universi-
dad de Santo Domingo, con motive del Cuarto Centenario de la creacin de
dicha Universidad, pronunciado el 28 de Octubre de 19'38.
Concurso literario (poemas).-Habana, 1942.-E1 Ministro de Defensa Na-
cional, ha reunido en este folleto los trabajos seleccionados por un jurado de
entire un centenar de ellos enviados a la just organizada por la Direccin de
Propaganda de dicho Centro, en su campaa de exaltacin blica a travs de
toda la Repblica.
Anuario de Inforimacin fiscal, judicial, social y administrative, por el
Sr. Miguel Angel Rodrguez y Abreu.-Habana, 1942.-Como su ttulo indica,
este libro que ha llegado con demora a nuestro poder, contiene numerosas dis-
posiciones legislativas, reglamentarias y de otra ndole, relatives a los distin-
tos aspects del misnio, de conformidad con su ttulo, que lo hacen til.
Revistas extranjeras.-Hemos recibido: La Justicia, .1. .-,., D. F. Enero:
Revista del C,, ';,, de Abogados, Buenos Aires, Argentina, Septiembre-Octubre;
Revista de la Facultad de Ciencias Econmicas, Limna, Per, Agosto; Revista de
Derecho y Administracin Municipal, Buenos Aires, Argentina, Octubre; y
Revista de Derecho y Legislacin, Caracas, Venezuela, Septiembre-Noviembre.
Otras revistas.-Tambin hemos recibido, Revista del Colegio de Aboga-dos,
Enero; Infornacin Fiscal, Marzo; La Jurisprudencia al Da, Enero; Seguros,
Febrero; Polica Secreta Nacional, Febrero; El Siglo, Febrero; Lex, Marzo;
Viajantes, Enero; Sabld y1 Sanidad, Noviembre; Boletn Bibliogrfico de la
Librera "Temis". Febrero; y Cuba Econ,mica y Financiera, Febrero, todas de
la Habana; Boletn Notarial, Febrero; y Revista del Colegio de Abogados, cuyo
primer nmero liemos recibido y correspondemos a su saludo, ambos de Santiago
de Cuba,








ASUNTOS GENERALES


MISCELANEA

MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el nmero anterior,
ha habido el siguiente:
Ingresos.-Ha sido nombrado Juez Municipal Suplente de Sagua (le Tna-
mo, el opositor aprobado Dr. Bernab V. Rodrguez y Santos.
-Ha sido nombrado Juez Municipal primer suplente de Isla de Pinos, el
Dr. Andrs Alvarez Laviada y Mendoza, opositor aprobado.
-Ha sido nombrado Juez Municipal primer suplenle de Isla de Pinos,
por haberlo renunciado el anteriormente nombrado, el Dr. limilio Montalvo
y Vivas, opositor aprobado.
Traslados.-lHa sido nombrado Juez Municipal de Sabanilla del Eincomen-
dador, el Dr. Manuel Hernndez y Hernandez, que lo era de Puerto Padre,
por ser el ms antiguo de los solicitantes, de acuerdo con el art. 6(2 de la Ley
Orgnica, modificado por la Ley 12 de 1940.
A dicho cargo aspiraron los Jueces Municipales 1 res. Agustn Iznaga,
Horacio Mernelo, Luis Milans, Jos M` Monzn, Emilio Adn, Ignacio Vig-
nau, Ren Martnez, Pablo Rosado, Isidoro G(arca, Evelio Morales, lFabio Rai-
mudo, Humberto Sariol, Nicols Menndez, Ranmn Vidal, Berenguer Palon de
Comasema y Antonio Leal; y los Jueces Municipales Suplentes, Carlos Diez
Argelles, Jorge Boza, Manuel Limonta, Guillermo Garca, Rafael Conde, Ra-
fael Sed, Carlos Rangel, Manuel Echavarra, Gladstone Oliva, Ildefonso Lles,
Jos Rovira, Abelardo Aguila, Jorge Quintero, Manuel I ernndez y Vicente
Peralta.
-Tambin se nembr Juez Municipal (le Zulueta, al Dr. Emilio Adn y
Silva, el que era de Victoria de las Tunas, por ser el ms antiguo (le los solici-
tantes.
A este Juzgado aspiraron los Jueces Municipales Dres. Agustn Iznaga,
Humberto Sariol, Luis Milans, Emilio Adn, Evelio Morales, Manuel Veranes,
Ren Martnez, Fabio Raimudo y Vctor Hugo Ledn; y los Jueces Suplentes,
Dres. Carlos Diez Argelles, Guillermo Garca, Manuel Limonta, Rafael Conde,
Pedro Carb, Rafael Sed, Carlos Rangel, Manuel Echavarra, Ildefonso Lles,
Miguel Torrens, Roberto Olite, Jos Rovira, Manuel Hernndez, Horacio Ve-
lazco y Vicente Peralta.
-Tambin se nombr Juez Municipal Suplente del Cobre al Dr. Vicente
Peralta y Ferrer, que era 2' Suplente de Morn, por ser el mns antiguo de los
solicitantes.
A dicho cargo aspiraron el electo y el Dr. Nicols Martn al amparo de la
Ley 10 de 1940.
-Tambin se nombr Juez Municipal de Santa Cruz del Norte, al doctor
Arturo Martn Lamy, que desempeaba igual cargo en Ilolondrn, por ser el
ms antiguo de los solicitantes.
Aspiraron a dicho cargo los Jueces Municipales Dres. Humberto Sariol,
Arturo Martn Lamy, Agustn Iznaga, Jos Gum, Jos Monzn, Pedro Ca-
zafias, Luis Milans, Berenguer Palou de Comnasema, Ignacio Vignan, Pablo
Rosado, Isidoro Garca, Evelio Morales, Emilio Adn, Ren Martnez, Fabio
Raimundo, Nicols Menndez, Filiberto Rodrguez, Ramn Vidal, Vctor II.
Ledn, Antonio Leal y Fernando Florez; y los Suplentes, Dres. Santiago
Feli, Csar Castellanos, Ral Dez Muro, Arstides Prez, Jorge Boza, Carlos
Diez Argelles, Guillermo Garca, Gustavo Delgado, Manuel Limonta, Rafael
Conde, Rafael Sed, Carlos Rangel, Juan Bauta, Horacio Velazco, Manuel Echa-
varra, Pedro Carb5, Vicente Peralta, Jos Rlovira, Abelardo Aguila, Jorge
Quintero, Jos Rivero y Manuel Hernndez; y los ex-funcionarios Angel de la
O. y Nicols Martn.
-Tambin en segunda votacin se nombr Juez de Primera Instancia
del Almendares, al Dr. Adriano Alcoz y Gmez, que era Magistrado de la de








ASUNTOS GINERALES


Las Villas. El Dr. Edelmann vot por el Sr. Surez, los Sres. Llano, Alvarez
y Br por el Sr. Alcoz; los Sres. Duval y Piedra por el Sr. Cowley, y el Sr. To-
rres por el Sr. Daz, y en la segunda votacin el Sr. Torres vot por el seor
Alcoz.
A dicho cargo aspiraron los Magistrados Manuel Franqui, Amado Bello,
Ramiro Rencurrell, Francisco de los Reyes, Antonio Gonzlez, Jos de Rojas,
Adriano Alcoz, Ricardo Daz, Adolfo Nieto, Victoriano Rivas, Jos Subirats,
Arturo Bohorques, Juan Mor, Juan A. Surez y Jorge Cowley.
-Tambin se nombr Magistrado de la Audiencia de Pinar del Ro, al
Dr. Amado Bello y Hernndez, que lo era de la (le Oriente.
A dicho cargo aspiraron los Magistrados Amado Bello, Manuel Barroso,
Antonio Gonzlez y Jos Subirats.
Rehus.-El opositor aprobado Dr. Pedro L. Hernndez, electo Juez Mu-
nicipal Suplente de Sagua (le Tnamo, rehus el cargo.
-Tambin el opositor aprobado Dr. Andris Alvarez Laviada rehus el cargo
(le Juez Municipal primer suplente dl Isla (le Pinos.
Permuta.-Ha sido aprobada la concertada entire los l)res. (ustavo Del-
gado y Bacallao y Benito Martnez y Nebol, Jueces Municipales Suplentes de
Isla de Pinos y Santiago (le las Vegas, respectivamente.
Cargos vacantes.-Estn vacantes un cargo (le Magistrado en la Audiencia
de Oriente y otro en la Audiencia (le Las Villas; los Juzgados Municipales de
Victoria de las Tunas y Bolondrn y los ,Juzgados Municipales Suplentes (lde
Morn y Puerto Padre.
O positores.-El da 29 del present mes de Marzo comenzaron en el Tri-
buna-1 Supremo las oposiciones para cubrir el cargo de Magistrado de la Au-
diencia de la Habana.
Causas, expedientes, etc.-La Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo
ha dispuesto former causa contra el Juez Municipal de Cabaigun, por homi-
cidio imperfecto, designndose al Juez de Instruccin de Santa Clara para que
conozca de la misma.
Jubilaciones.-La Sala Especial del Tribunal Supremo, acord que el
Magistrado Ledo. Jos Rodrguez Acosta, a pesar de su edad, puede continuar
en el desempeo de su cargo.
-Ha sido jubilada volmntariamente la Srta. Dolores Plazaola y Cotilla,
Official de Sala de la Audiencia de la Habana, con un retiro annual (le $2,382.65.
Es el primer caso que ocurre de jubilacin con un retire igual al sueldo, por
haber prestado ms de 41 aos de servicios.
-Ha sido jubilado forzosamente el Sr. Jos Hernndez y Fraga, Alguacil
del Juzgado de Instruccin de Marianao, con un retiro de $266.44.
Camisiones.-Por Decreto Presidencial se ha dispuesto que la Dra. Esther
Adams y Taquechel, Abogado de Oficio de la Audiencia (le Oriente, preste ser-
vicios en la de la Habana.
-Tambin se ha dispuesto que el Dr. Oscar Martnez Malo y Lazcano,
Abogado de Oficio de la Audiencia de Pinar del Ro, preste sus servicios en
la de la Habana.
Sentencias.-En el ao 1942 las Audiencias de la Repblica dietaron las
siguientes sentencias:
1.-Habana. . . .... (Criminales: 1,299; (Civiles: '2,016.-Total: 3,315
2.-Oriente. . . ... ,, 1,672; ,, 448.- ,, 1,820
3.-Villas. . . .... ,, 1,149; ,, 87.- ,, 1,236
4.-Camagey. . . .. .. 565; ., 80.- ,, 645
5.-Matanzas. . . . ,, 349; 94.- ,, 443
6.-Pinar del Ro . . 315; ,. 38.- ,, 353

Totales. ,, 5,349; ,, 2,463.- ,, 7,812
De las 1,299 criminals dictadas por la Audiencia de la IIHabana, corres-








ASUNTOS GENERALES


pondieron '278 a la Sala 1, 252 a la Sala 2", 278 a la Sala '3', 291 a la Sala
4"', y 200 a la Sala -P.
De las 2,016 sentencias civiles dictadas por la Audiencia de la llabana,
correspondieron 449 a la Sala 1' y 1,567 a la Sala 22'.
Radicacin de causes criminales.-Durante el ao 1942, los Juzgados de
Instruccin de la Repblica, con expresin de su categora, alcanzaron la si-
guiente radicacin:


-Se in (1 . . . . .
--Cicnfnegos ('2 ........
-S. de Cuba, Norte (2).
CGuanllana o ( 2) ......
- Seccin 4,. (11 .........
-Caniagiey (2) . ....
-Marianao (2) . . ...
-S. de Cuba, Sur (2) . .
- l- ei- edios (2) ........
-Santa Clara (2) ........
- llolguin (2) ........ .
-Seccin 5,) ( 1 .........
-Palma Soriano (3) ... .
- Seccin 2, ( 1) ....... .
--Sancti Spritus (2).. . .
M anzanillo (3) ........
- Seccin ,:i (1 .........
- Crdenas (2) .........
--Bayano (3) ..........
-M atanzas (2) ...... . .
-Sagta la (Grande (2)...
- icego de Avila (3).....
- Seccin 1" (1 .........
- Alto Songo (3) ........
- M ayar (3) ...........
-Y. de las Tunas (3) ....
-G(ines (2) . . .....
- Florida (:3) ...........
- Coln (2) .............
--(uanabacoa (2) .......
-Trinidad (3) ... .... .
- M orn (2) ............


1,958
1,670
1,546
1,467
1,448
1,384
1,343
1,234
1,222
1,161
1,123
1,030
1,029
1,011
983
928
890
861
833
824
811
741
708
650
618
616
558
553
522
505
501
477


'33.- Banes (3) ............
34.-Baracoa (3) .........
35.-San Crist6bal (3) .....
36.-Puerto Padre (3) ......
37.-Pinar del Ro (2) ......
38.-S. Jos (le las Lajas (2)
39.-Consolacin del Sur (3)
40.--Guanajay (2) .........
41.-San Antonio Baos (2).
42.- Regla (2) .............
43.-Alacranes (2) ........
44.-Pedro Betancourt (2)..
45.- Bejucal (3) ...........
46.-Gibara (3) ...........
47.-Artemisa (3) .........
48.-Jaruco (3) .......
49.-Sta. Cruz del Sur (3)...
50.-S. Juan y Martfiez (3).
51 .- Nuevitas (3) .........
52.- Guane (3) ...........
53.- Isla (le Pinos (2).......


Total de causes. 38,914


1 .-Aud
2.-
3.-
4.-
5.-


liencia Ilalana .....
,, Oriente . . .
V illas ...... .
,, (anagey ...
Matanzas ....
Pinar del Ro


13,017
11,524
6,348
3,459
2,706
1,890


Total de causes. 38,944


De las 13,017 causes radicadas en la Audiencia de la Ilabana, correspon-
dieron 2,666 a la Sala "P, 2.219 a la Sala 28, 2,430 a la Sala 3", 2,458 a la Sala
4" y 3,244 a la Sala 5*.
En 1941 se radicaron en todos los Juzgados 36,528 causes, o sea 2,416
menos que en 1942.
Aclaracin.-El Juez Municipal de Pedro Betancourt, Dr. Nicanor Prez
Gmez, nos pide hagamos constar que no fu l quien dict la providencia y el
auto que se reproducen en el artculo "Tin recurso de apelacin admitido en
ambos efectos que perjudica al apelante" inserto en la pgina 26 de la seccin
Asuntos Generales, nmero de Febrero.
Pagos.-Por Decreto Presidencial 684, de 8 de Marzo de 1943, Gaceta del
10, se ha dispuesto lo siguiente:
Primero: Las cantidades situadas al Ministerio de Justicia para a'rasos
del Poder Judicial como sobrantes de 1942, se aplicarn en primer lugar al
pago de las dietas pendientes devengadas por los ieniil)ros del Poder Ju?.i-
cial durante el ao 1942.







A'tUNTOS (GiNERALES


Segundo: El exceso se aplicar preferentemente a pagar los sueldos de-
jados de percibir durante 21 das de Octubre y el mes de Noviembre de 1940
por los Jueces Municipales Suplentes, incorporados al Escalafn Judicial en
cumplimienlo (le la 2' Transitoria a la Seccin 8a del Ttulo 14Q de la vigente
Constitucin.
Tercero: Realizados estos pagos, el sobrante se aplicar ntegramente
hasta donde alcance a las obligaciones sealadas en el inciso ( del art. 3v (le
la Ley No 25 de 15 de Mayo de 1941.
Cuarto: Se autoriza al Ministro de ITa(cienda para ir situando al Minis-
terio (le Justicia, sin necesidad de esperar el vencimiento del aio fiscal, las
dozavas correspondientes a los meses de Enero, Febrero y Marzo por cuenta
de la consignacin figurada en el Presupuesto de 1943, "Para atrasos del
"Poder Judicial", con el fin de que se apliquen conform previene el citado
art. 3"' de la priopia Ley N'9 25 de 15 de Mayo de 1941.
Quinto: Durante el trimestre Abril-Junio de 1943, si no regieren nuevos
Presupuestos, los sobrantes por todos concepts de la repetida Ley N< 25 de
15 de Mayo de 1941], se destinarn exclusivamente a pagar los sueldos dejados
de percibir durante el mies de Diciembre de 1940 por los Jueces Municipales
Suplentes, quedando autorizado desde ahora el Ministro de llacienda para
situar las dozavas respectivas al vencimiento de cada mes y para anticipar con
cargo a las recaudaciones de la propia cuenta correspondientes al tercer tri-
mestre del ao, cualquier cantidad necesaria para completar el inmporte (le lo
que por aquel concept se estuviere adeudando.
Varias noticias.-El Dr. Emilio Nfiez Portuondo, ha presentado en la C-
mara una enmienda al proyecto (le Ley asignando dotacin a los Juzgados
Municipales de 4" clase en el sentido de que los Jueces devengarn un haber
annual de $1,200: los Secretarios percibirn $720, y los Alguaciles $580, todos
pagaderos por dozavas parties. Asignndose adems a cada Juzgado para gas-
tos de alquiler (le casa. luz, material y dems atenciones una consignacin de
$300 anuales que se alonarn por mensualidades; que para el pago de las
atenciones estipuladas se tomarn las cantidades que actualmente existen con-
signadas para las atenciones de dichos Juzgados en los Presupuestos Genera-
les del Estado y la diferencia de los fondos que se recauden por la present
Ley.
-Tambin el Dr. Nez ,ha presentado una enmienda para que en la le-
gislacin en proyecto queden equiparados en sueldo los Abogados (le Oficio
de las Audiencias, sefialndoseles el mayor haber que es el consignado por la
Ley sobre premio "Ricardo Dolz".
-El Ministro de Hacienda se ha dirigido al de Justicia, interesando se
den las rdenes oportunas a fin de une los Jueces atemperen el procedimiento
a lo dictado en la circular de dicho Ministerio, que dispone y regular la inter-
vencin del Estado, en relacin con la forma de inventario y avalo de los
bienes, en los casos de sucesin mortis causa.
-Se ha presentado en la Cmara. por el Dr. Carlos Palma, una proposi-
cin de Lev. por la une se faculta a los Auxiliares judiciales, cue tengan el t-
tulo de Abogado, a acudir a las oposiciones al cargo de aspirantes a Juez Mu-
nicipal.
-Se ha presentado una proposicin de Ley, creando una plaza de Mazis-
trado en la Audiencia de Camagey.
-Se ha presentado otra creando una Caja de Ahorros nara auxiliar de in-
mediato a los familiares dle funcionarios y auxiliaries judiciales fallecidos.
-El Director de Salubridad ha dirigido una circular a los Jefes Locales
de toda la Isla, de acuerdo con la opinion sustentada por el Letrado Jefe, en el
senido dce que el sello de los Archivos no debe exigirse en los certificados de
definciones, ni on los ertificaldos de sal 1d para 1a Carlera Dactilar.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-Duran-







ASRPXTN OGNERALES


te el mes de Enero tuvo los siguientes ingresos: Saldo anterior, $40,253.89:
multas correccionales, $6,283.62; ingresos Registro Civil, $8.231.42; descuen-
tos, $3,358.70: fianzas decomisadas, $1,374.06; multas a testigos y peritos,
$74.14; licencias, $5; alquileres. $4: rdenes de adelanto devueltas, $2,770.45.
-Total, 62,355.28.
Egresos: jubilaciones y pensions, $45,594.33; material, $40: personal,
$204; impuestos de guerra, $352.47; reintegros, $2,770.45; saldo, $13,394.03.-
Total igual, $62,'355.28.
-La Comisin abono el mes de Febrero a los jubilados el 7.5 por 100.
COMPAIAS DE FIANZAS.-Segn aviso de la Secretara de Comercio
inserto en la Gaceta 125 de 4 del mes actual, estn autorizadas para prestar
fianzas La Alianza. The Boston Surety Co., La Comercial. El Comercio. Cien-
funegos, Compafa Cubana de Fianzas, Cuban American Insurance (Co., La Ca-
fiera. The London Surety Co. lnc., La Insular, El Sol. Orbe, La Mercantil,
'en'eral Sureyv Co., lTniin de Comerciantes e Industriales. New England Ca-
sualty Co., Liverpool and London and Globe Ins. ('o. Limited, New York
Loan Co., La Tabacalera y La Unin Antillana.
COMPRAMOS.-(Colecciones de REPERTORIO JUDICIAL de 1925 a $8 y de
1928 a $10. Tambin nmeros sueltos (le 1928 correspondientes a los meses de
Abril, Mayo, Junio, Agosto, Septiembre y Octubre a $1. Por telfono FO-1344
o en Calle 28, NQ 52, entire 5* y 7'' Avenidas, Miramaar, pueden proponerse.
FALLECIMIENTOS.-Han fallecido: el Dr. Silvestre Anglada, Abogado
y Notario de San Antonio de los Baos y ex-Representante a la Camara: el
Sr. Juan Perozo Jimnez, Procurador y Juez Municipal de Bacuranao; v el
Ldo. Pastor Esquivel y Navarrete, ex-Magistrado del Tribunal Supremo (le
M'xico, que vinio a Cuba a someterse a una operaci,')n quirrgica.
NOTICIAS VARIAS.-La Camara de Comercio de la Repblica de Cuba,
evacuando consult en relacin con el sellaje de los cheques por pagos hechos
a terceros, ia emitido el informed (ile dice as:
Los cheques cuando tienen las caractersticas del inciso F) del art. 49 del
Reglamento del Tmnuesto del Timbre (Decreto 3158 de 4 de Noviembre de
19,37) no tienen que ser sellados. Dice el inciso F) del art. 4 del Reglamento:
"Art. 4.-Por razn de las personas obligadas al pa'o de este impnesto
cdel Timbre, o por la propia naturaleza de los actos. o de los contratos, o de
las dems transacciones 'ravadas ron el mismo, quedan expresamente exeep-
tuados de pagarlo:
PF Los cheones (mne constitunven niples mandates de pago, que no ex-
preson el concept de dicho pago."
Por tanto, si los chenues a one se refiere la consult "no expresan el con-
cepto de los pa ros con ellos efectuados", (es decir, si no son de los llamados
coleqies vouebers, o cheques cansales, sino que son cheques corrientes), no
tendrn one ser sell:dos, no importando que los cobros en ellos remitidos pro-
vena'nn de ventas al contado o a plazos Ahora bien, ser necesario library v
stellar un recibo aoreditativo del pago que se haga por medio de los referidos
cheques.
-Los Dres Jos P. Triarte v Ovidio lFernndez Cuervo nos participa ha-
ber instalado su bufete en Teiadillo 113, altos.
DOCTRINA VARIA.-E1 Juez de Primera Instancia dlel Sur, resolviendo
apelacin contra un auto que suspendi dictar el rallo en juicio verbal, por la
e'xistencia) do ni delito de pr(stfamo usurario, declare que si el de11and; dS
recibi como prstamo $30 con el inters del 10 por 100 semanal, es evidence
que si con la denimada se aconmpa un document del que resuilta una den 1a
y del que tamhbin se dice que fue firmado en blanco, se lia alegado y se lia in-










tentado probar un echo criminal clasificado de delito (que hien se estime in-
tegre un delito de Prstamo Usurario, bien el de Estafa a que se refiere el
inciso 6Q del arl. 550 del Cdigo de Defensa Social, obsta a que se proinuncie
el fallo que, efectivamente, habra de basarse, exclusivamente, en el documen-
to del que result la deuda y puede integrar uno de esos dos delitos; por lo
que procede, declarando sin lugar en todas sus parties la apelacin, ratificar
el auto apelado.
-Interpuesta demand en eobro de la indemnizacin correspondiente a
lesiones sufridas por accident ocurrido al bajar de un mnibus, por la que
se inici causa que fu sobreseda, el Juez de Primera Instancia del Este de-
elar sin lugar y la Audiencia la revoc declarando en parte con lugar la de-
manda y sentando la doctrine de que no obsta que con anterioridad se hubiere
seguido causa criminal en persecucin del delito de lesiones y se hubiera de-
clarado extinguida la accin penal; por(que las dos classes (le culpa, crimi-
nal y civil, son independientes entire s y la resolucin judicial sobre la
primera no impide ni merma el derecho del actor a obtener resolucin en
cuanto a la segunda, cuando entiende que existen elements de echo que, sin
llegar a constituir el delito culposo de lesiones, integran la culpa civil a que
se refiere el art. 1902 del Cdigo Civil.
--El Juez de Primera Instancia del Sur ha resuelto no haber lugar a
hacer una declaratoria de herederos interesada, porque si bieni ese procedi-
miento no constitute un juicio, est colocado junto con la prevencin v ad-
ministracin, en lo que la Ley de Enjuiciamiento Civil denomina "De los
Abintestatos" y que la tcnica design como "Juicios universales sueesorios"
y agrega que de los precentos del inciso 59 del arl. 63 (l de dich Lev., slo en el
caso que el cansanle havya tenido su iltimo domicilio en el extranjiero es que
puede liferirse, en Cnba. la competencia para la declaratoria de lierederos al
Juez del lugar donde radiquen la mavor parte de los bienes del finado.
-El Juez de Primera Instancia cle Marianao. al tratar sobre alimentos
provisionales, ha declarado nue la opcin que autoriza el a1l. 149 del Cdigo
Civil, a tenor del cual el obligado a prestar alimentos puede elegir satisfacer-
los. o pagando pension, o recibiendo v manteniendo en sn nropia casa al que
tiene derecho a ello, no constitute dicho precepto una regla fija y rgida que
obligue al Tribunal a aceptarla necesariamente, pues es preciso en cada caso
tener present custiones de orden legal y moral, as como la certeza de la
constitucin del Logar o !domicilio propio del obligado parn determinar la nro-
cedencia de la eleccin.
-El Juez de Primera Inslancia del Snr hla declarado en inicio de divor-
cio en cuanto a la causal de vicio (le falta de moralidad. ,ine el hecho de nue
la munjer freeuentaba eafs, hablaba cno hombres v diseluta en la calle, dichos
hechos vienen autorizados v consacrados por la indelnleni(cia v libertad ane
las leaves coniceen actalhnente a la mnujer enuiparandola en der.lho al hom-
bre. por lo enal estos actos deben juzgarse en relacin con la ocupacin v
posicin social del otro cnyuge.
-El Juez de Prinmero Tnstancia de Almenlares al doeclarado resolviendo
una apelacin en ijicio de desahucio, que aunine hla nresentado el actor el
testimonio de escritura nblica por la qune admuiri el inmnueble, apareciendo
del mismo la nota del Re(istrador de la Propiedad corresnondiente exnresiva
(e su i]scrincin. ante la in(plllnain de me hla s o1 nllieto la -n'ete'lidla
posesin real en one fundanmenta sus derechos el actor. precisa concliir sos-
teniendo onm tal documiento slo acredita el reonisitn del ttiln, v nn del modo
nne se identifica con la traliein,. lunles conformnle la (dotrin;l '1omlinante e', el
Codi'o Civil en elanto a la cuestin. la jurnisrudle'eia se la 1nroninelo
reiteraclamente, entire otras sentencias de nuestro Tribunal Sunremo. "u las
de 20 de Enero de 1915 17 de Abril (le 1917 v 2C e .\hlil (le 19'1 sosilniendo
en sniesis que no obsia la inscripci on en 1 Re,'istro <1e in Pr oietdad <1el
(doninio, para que la posesill real pueda reconocers en persona difere nte.


AS!NTOS (;FNERALES








ASUN'TOS GFINE RALES


-El Juez de Primera Instancia del Surin la declarado que las divorciadas
no resullan rehabilitadas para percibir nuevamente las pensions de veleranos
de sus padres por el echo del divorcio, ya que tales pensions las pierden
para siempre las hijas por el solo lechlo de cot raer mal rimonio, sin que
interest a la Ley la suerle que este vnculo corra enl lo surlesivo.
-'l Juez de Primera Instancia del Norte lia declarado que no es possible
en manera alguna usar de la polestad a que se conliae el art. 592 le la Ley
de Enjuiciamiento Civil para declarar confeso, por" la nmera citacidn por la
(haccia en un juicio en que no se practice prueba alguna y solo se intent la
confesin pri miedio de edictos.
-El Juez (le Primera Instancia del Sur lia declarado que si cin una compra-
venta se lia constituido prenda, que devenga intereses, para garantizar el pago
del precio aplazado de la venta, para que la escritura sea ttulo ejencutivo, hay
que hacer constar, bajo la protest de abonar pagos legtimos, que no se perci-
bieron los intereses de la prenda, y que si se han percibido debe expresarse que
se han comptitado, bien con los intereses del precio aplazado o con el capital de
uiste, (lque es la nica manera (le que el precio restante de la v:-iita resultara
adems de vencido, lquido y exigible.
-El Juez (le Primera Instancia del Sur la declarado (lque .elebriada una
prueba con antelacin al dia sealado, sin conformidad (le las parl s, integra
violacin del regimen ejecutivo (le los juicios, y, por consiguiente, nulidad de
orden pblico de actlaceiones judiciales que. (de oficio, lIlede d1clarar.
SUSTRACCIOPES DE CAFE.--I1 Instituto Cubano de l's,abilizacin del
Caf, reitli al Juez (le lnstrucci6 dle .Manzanillo 11un expedilinte 1.a,a que
conociera de las sustracciones (le caf de unos Almaicenis Afiianzdos desti-
nado a la exportaci6n, caf'e que lu sustrado y vertido en la eio1t dle consulto
national con el propsilo (de apiroveclarse de los bene'ici.', quie ldelia deri-
varse de la crecida diferencia existente entire los plreceis (e esta tima clota
y la de exportacin ; y dicho Jluez resolvi :
Considerando: que para que quede integrada la figure delictiva a que
se efiere el ineiso '2" del apa.tlado "l" del art. 426 del C'digo de Defensa
Social, segn en formia reilerada tiene declarado la jurispruldeneia, y muy
especialmente en la sentencia 178 dle 19 de Junio de 1941, dietada poi nuestro
Tribumil de Casaci6n, es nel,'sario que los bienes sustrados se encuentren su-
jelos a emiba'rgo os setestro, loda vez que el conceplo de depositario, a los
efeetos del expresado delito de malversavin de candales pblicos, no es slo
aquel derivado en trminos generals del contrato de deltpsito a que se refiere
diclia Ley represiva en una de las niodalidades del d(liio de estafa; y siendo
as que las cantidades de caft que anualmente se segregan (le .las cosechas res-
pectivas para destinar'las a la exportacin no se eneueniitan embah adas, se-
cuestradas ni sujetas a depsito por autoridad pblica o funcionario compe-
tente, s hace forzoso aceptar que la sustraccin con euialquier fin de las mis-
lias no result liito estimuarla omno constitutiva del delito de melv 'rsaein
que queda meneionllado.
'onsideraidlo: que en efecto, examninaindo detenihimienie todas y cada una
de las disposiviones legales qune integran nuestra abundance y confusa legisla-
ein cafetalea, fiicil es deducir que el depsito del eaf destinado a la expo'-
laein en mainera alguna puede entenderse constituido poer una auto;i'1al pfit-
blica o funcionario comlpetenle, pues el art. 111 del )ecreto-Ley 74'2 de 1936
exclusivanmente faculia al Presidente dte la Repblica para powder derretar, a
propuesta del Ministro dle Agricultura, la retenuiin de las cantidades d(le caf
que annual uente han de ser segregadas para destinarlas a la exori ncini; sin
que ello signifique qti: desde el nioniento que por el Jefe del Poder Ejeeutivo
se decrete la segregariin de determinnda porcin del caf cosecbhado en una
anlalidad esa porpui,' i qde ips fa/erlto sujeta a seeuestro o depsito, pules los








ASUNTOS UiN ERALES


dueos o tenedores del grano, que como es obvio no pueden considerarse auto-
ridades ni funcionarios pblicos, y en cumplimiento de lo dispuesto en el art. \
de dicho Decreto-Ley y en los arts. 1 y AX del Decrelo P'residencial 312 d(le
1937, son los obligados, primero, a verilicar las correspondieutes segregaltiuc.s;
y, despus, a depositario en los Almacenes Afianzados, qtienes a su vez, y dCin-
tro de los cinco das siguientes "a la constitucin del deposito' colo literi-
mente establece el art. .li del propio Decreto 1 residential 312i, debe noi-
ficarlo al Instituto Cubano de Estabilizacin del Cale, con renisiln dle una copu)i
de cada certificado de depsito, o sea, que los tenedores de las cantidad-s sd -
gregadas al consumnio uacional resultant ser los Unicos y verdaderos deposilstntes.
y unos simples depositarios, en el concept que se deriva en litrmnos gelneraes
del contrato de deposito cuya violacini sanciona conto delito de esiafa el C(uign
de Defensa Social, aquellos Almacenes Afianzados a los que se eniregiuen cin-
tidades de caf destinado a la exportacin.
Counsiderando: que en corroboracin a le, dicho es de citar el art. i\ dei
Decreto-Ley 742 de 1936, que declara apictables las sanciones establecidas en
el art. XII del Decreto-Ley 63 de 193,5 (hoy la establecida en el prralo toicial
del art. 578 del Cdigo de Defensa Social) a quinlles sin la autorizacin debida
destinani al consumo nacimnal caf objeto de ritenlcidn; :lisposici.n esta que.
dado sus terminos amplios, lha de entienderse applicable tanto a los dueos o tete-
dores del caf como a los dueos de Almacenes Afianzads que cometan tal in-
fraccin y que carecera de toda virtualidad si, como errmneamente se hla enten-
dido, el cate destinado a la exportacin constituyese on valor sujeto a depsito
por funcionario competente, much ims cuado el propio lnstiti,.o tiene reconio-
cido en su Acuerdo IX de Marzo 27 (le 1!40 que los alinacenistas pueden ser al
propio tiemltpo dluefios del caf almacenado, conto puiede tlanbi(n el prol)io case-
chero tener a su niimbre ini Aklmaci Afianzado en el que (it-lposite siu u(iota de
exportacin.
Considerando: por ende, que ino revistieldo ios ,lecls e e is denunciados por lI
Institute Cubano de Estabilizaci5n del Caf, e imlipuados a la razn social ....
los caracteres de un delito de malversacin de camuales l)ipblii(.os ni (de ningMn
otro de la competencia de este Juzgado (de Instruccion, purls ni lan siquiera apla-
rece que dicha entidad mercantil se haya apropiado o disliesto (le tantidat
alguna de caft en lperjuicio de los depositantes, 1 qu(e en todo caso integrari
el delito (le estafa que prev el inciso 4' del art. :;')0 del (Cdig( de )efens;i
Social, se hace patente la necesidad de devolver a (dicelo Inslitluo el expediente
incoado, a fin (e que siga conociendo del mismo a los efectos administrativos
debidos y, si as lo estima procedente, d cuenta al Juzgado Correccional que
correspond (le la contlravencin administrative que, en su caso, ptudiera haberse
cometido.-Carlos Dia Silveira.
EMBARGO.-Salario minimo.-El Pleno del Supremo resol\vicndo recurso
de inconstitucionalidad por va de casacidn lha declarado:
"Considerando: que el prrafo final del art. 61 de la vigente Constitucii
(le la Repblica es preceptivo de que "el mninto (le todo salario o sueldo es
inembargable, salvo las responsabilidades por pensiomes alimenticias en la forma
que establece la Ley"; excluyendo as de manera absolute toda accin adminis-
trativa o judicial contra dicho mnimo sin otra salvedad que la que, al efecto
consigna; pero tal disposicit no hace forzosamente embargiable el excess, sobre
ese mnimo del sueldo o salario a que se refiere, dado que s',lo contiene una
norma prohibitive de la que no puede resultar ni resulta estatuida la que, por
va de correlacin y apartndose de su texto, se le quiere -.n dicho sentido atri-
buir en el recurso como derecho garantizado en la Constitucin que pueda im-
poner la anulacin de toda Ley en contrario mediate un recur'so de esta clase.
Considerando, pues, que basada en el supuesto err(neo de que con arreglo
al preindieado precepto, es embargable el exceso sobre el mnimo del salario, Ja










tesis de los dos motives del recurso y del primero de la ampliacin de estar en
oposicin con el mismo el Decreto 2697 de 11 de Noviembre (le 1933, confornme
al cual los sueldos y salaries de los empleados y obreros de empresas de servicios
pblicos no sern embargables, queda con ello manifiesta la improcedencia de
esos motives (le inconstitucionalidad citados, los que deben declararse sin lugar.
Considerando: que el art. 20 de la Constitttciu prohibe disiinciones ante
la Ley en casos en que no haya fundamento racional, basado en la falta de iden-
tidad de las situaciones para hacerlo, pero coimo al determinar el art. 1-' deli
Decreto con fuerza de Ley 2697 de 1933, que los sueldos y salaries de los em-
pleados y obreros de empress de servicios pblicos son inembargables, lo hace en
atencin al servicio de carcter general que prestan, en une se betficia ia socie-
dad, no estando en el mismo caso los empleados y obreros (de empresas particu-
lares que no sean de tales servicios donde su trabajo slo produce ventajas al
patrono y al empleado, la desigualdad que no admire el precept de la ('arta
fundamental no existe as, porque la norma impugnada tiene mn fundamento
lgico y no hace distinciones arbitrarias, por lo ique el expresado art. 20 del
Cdigo Estatal no hla sido infringido, siendo impro(edente tambi'n el segnldo
motivo de la ampliaci6n."
DEEGCALSO RETRIBUIDO.-La ('miara dle Comercio C(ul';an;' evu. cnacu-
do consulia fori ula ida por una entidad i.eran il asociada Vi d'c' a inst i'l(iin,
sobre liquidacin por descanso retribuido, ha emitido el iinfor]ii que ('a os a
concern se.uidlan enle. sealanulo la forma en que la eiiestin h1'- sido plan-
t eada.
La lirnia 'consul intle. qule ll a venido iltilizaindo los servivies dle 1111 ven-
dedo'r a comisin, paigndole n tanto por ciento de i-, inado sobre su ven1a
mensual, v dadole, adems, unn asigna.in para gastos, pidia se le ilulstrar'
acerca de la forma de liquidar el descanso retribudo a dielIo empleado a qui'en
so propone dejar excedenle por no necesilar ya sus se\ icios.
El Letrado (le la C'mara de Comercio Cubana, desp],Is de seal;l 1h) dis-
puesto en el art. 7 del 1)eerelo 1818. (le 10 de Julio de 193<6, acerca de la obli-
gacin del palrono a pagar la retribucein a que tenga derecho el emlpleado
,onl putindola en relician a la percibida como promiedio duranile el tie'po
precedeilte que le dla d(erehlo al deseanso, expresa que si la firma co.nsultante
acredita que las asignaciones in cuestin fueron nlilizadas c gaslos propios
del negocio, y lo justifica debidamente tan solo cuando el comisionista haya
a su vez justificado antle ella el empleo que dio a dichos dineros, el inmporte de
las miswias quedari fuera de los clculos relacionados (co la fijavcin (le la
retribucin debida por descanso; si, por el contrario, la flirma onsultante no
logra acreditar el extremo aludido. del modo que se ha expresado, vendr
obligada a tomar en cuenta el mono (lde las citadas as'glaciones. as que se
disponga a liquidar a su comisionista la retribucin por vacaciones a que ste
tiene derecho.
En lo relative a la excedencia, seala el Letrado informanile que el art. 302
del Cdigo de Cowercio dispone: "En los casos en que el er pefio o no uviere
tiempo sealado, cualesquiera de las partes podr darlo por Ieniecido, avisan-
do a la o01a .on un Imes de anticipacin. El faelor o i ancebo lendr;i leerecho.
en este caso, al sueldo que corresponda a dicha mesada."
Y agrega: Del 1exlo del mencionado preceplo se desprende claramente
que el patrono viene obligado a pagar el sueldo correspondientie a dicha mesa-
da (lo que no quiere deeir, desde luego, que el obrero puede cobrar esta mesada
sin prestar los seivicios a que viene obligado; no, el patrono nuede utilizar
sus servicios en ese perodo, slo que si no los utiliza tendr que pagar de todos
modos el sueldo cor 'spondiente a ese lapso de iun mes). Finalmente, aclara
e! Letrado que euiilado se deellatra excedenle a lun e'mpleado. precise, asimismo,


A S I; NTO S E HNRAL El'S








ASUNTOS GUENERALES


cunmplir las obligaciones impuestas al patrono por el antes citado precepto del
Cdigo de Comercio.
COMPE1,ENCIA.-Divorcio.-La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo
por auto 8 de 25 de Junio de 1942, hta resuelto lo siguiente:
Considerando: que las manifestaciones de la esposa demandante para sos-
lener que el domticilio del imatrimonio fu de nuevo tijado en la ciudad de la
llabana, despus que, una vez celebrado por segunda vez, se estableci, segn
lo reconoce, en (iuantnamo, no aparecen respaldadas con ningn principio (le
prueba; y que por lo contrario, la afirmacin del marido (le promover la cues-
lin (le compeleneia (le que contina radicando en (uantnamio, descansa por
su parole en tres cerlificaciones que acompa con su escrito de promocin, que
se aprecian en esta oporlunidad como principio de prueba por escrito y al
solo efecto de decidii la cuestin que se ventila; debe decidirse que es com-
petente para conocer del divorcio de que se trata, el Juez de Primera Instancia
de ( inantnamo.
Considerando: que el art. 1 (le la Orden Militar N"' 135, d(le 11 de Agosto
de 1899, ordena que el emiplazamiento para ante este Tribunal sea por trmino
de 10 (las cuando se trala (le los que deban realizar, entire otros, los Juzgados
coamprendidos en el territorio (le la Audiencia (le la llabana, no obstante lo
cual el Juez que se mienciona en el ltimo resultando (le esta sentencia hizo
el en plazamiieuto :ara ante este Tribunal por trniino de 20 (las; por cuya
falta debe ser correg:do, (le acuerdo con el art. 446 (le la Ley de Enjuiciamiento
Civil, advirtindole que no incurra en ella nuevamente.- Sres. Martinez Escobar,
Mlonag, io!ior: Volto parliclr.- El Magistrado que subscribe vol en contra de lo acor-
dade, por entender que el Juez competent es el de e.sta ind lad y no el de Guan-
tainamo, porque los documientos que aprecia la mayora no corroboran que el
domicilio conyunal sea la ciudad de Guantnaino, y por el contrario apareciendo
de la.; actuaciones que el matrimonio se celebr en esta ciudad, donde estaban
domiciliados ambos c'nyuges, debe presumirse, salvo pruel a en contrario, que
el domicilio conyugal es esta capital; y, como de todos mnd(s, si no constara
el lugar del domicilio conjugal, la actora tendra derecho a acudir ante el Juez
de su actual residencia, en todo conforme al art. 25 del D1)erelo-Le e 206, sobre
Divorcio, es claro que aplicando cualquiera (le las reglas de competencia espe-
cfica establecidas para los juicios (le divor lio, el Juez de esta capital es com-
petente.--'arlos M. de la Torre.
PRESCRIPCION.-Accidentes del Trabajo.-El Pleno del Supremo ha re-
suelto:
Considerando: que declarada con lugar, en la sentencia recurrida, la excep-
cin opuesta por la parte demandada de prescripcin de accin ejereitada para
reclamar el pago de dietas correspondientes a un awidente en el trabajo, por
haber transcurrido el t'rmino sealado en el alt. 1') de la Lev de Acieidentes del
Trabajo de 15 de Noviembre de 1933, no puede estimarse que este precepto, a
virtud de cuya aplicacin fu desestimada la demand, violet el contenido de la
prevenci(n initial del art. 65 de la Constitucin de 1940, con que principian las
contiendas en el artculo, se concrete a establecer la irrennnciabilidad e impres-
criptibilidad del seguro social, genricamente contemplado en la Constitucin;
y como esta Ley no ha sido promulgada, y los seguros por accidents del trabajo
y enfermedades profesionales son objetos de disposiciones especiales contenidas
en el prrafo 3. del mismo artculo que concuerda con las normas consignadas
en el Ttulo 3': de la Ley en vigor, y no se acusa en el motivo que el artculo
tachado (le inconstitucionalidad infrinja o viole en forma alguna este ltimo p-
rrafo, ni siquiera en relacin con aquella norma, es procedente declarar sin lu-
gar el recurso.










REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

SNSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE m LA OFICINA DE CORREOS Dm LA HABANA

Suscripcin annual, $ 8.00 Nmero suelto... $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00


AO XVIII. HABANA, ABRIL DE 1943 N U M. 4.



EL PODER JUDICIAL (')

Con motivo del Centenario del nacinmiento del esclarecido patricio Thoiomas
Jefferson, autor de la Declaracin de independencia de los Estados Unidos y
tercer Presidente de esa Repblica, la prensa norteamericana lia reproducido
estas hermossimas frases suyas:
T'IL JvDi(lAIi.--"T'le dignity and stability of government in all its bran-
chles, the morals of the people, and every blessing of society, depend so much
upon an upright and skliful administration of justice, that the judicial power
ought to be distinct from both the Legislature and Executive, that so it may be
a eheck upon both, as both sliould be checks upon tliat. The judges, therefore,
should always be men of learning and experience in the laws, of exemplary
morals, great patience, calmness and attention; their ininds should not be dis-
tracted with jarring interests; they should not be dependent upon any man or
body of ien.c
La traducci'in de ese prrafo es la siguiente:
EL PODER .JDI(ICIAL.-"La dignidad y la estabilidad de un gobierno en to-
(las sus ramas, la moral del puebla, y todos los beneficios que se derivan (le la
vida en sociedad, depe 1len on tan alto a grado de una administracin (de justicia
recta y hbil, que el Poder Judicial debe ser independiente d'l Legislativo y del
Ejecutivo, para que as pueda servir de freno a los mismos, y stos serlo de l.
Los jueres, por ianto, deben ser honbr:.s conocedores del derecho y experimenta-
dlos en si aplicacin, (le candneta ejemplar, grand paciencia, serenidad y esp-
ritu de observacin; sus menles no deben ser pIerturbadas por intereses dis-
cordantes; no deben depender (le ningn hombre o grupo de hombres."
--- ---- -)o(

TRIBUNALES PARA MENORES

STUDIO CRITIC DEL CAPITULO VII, TITULOS II Y III DEL
PROYECTO DE LEY ORGANIC DEL PODER JUDICIAL
Los arts. 37 y 3, del Proyecto de Ley Orgnica del Poder Judicial, que se
encuentra en studio por la Cmara de Representanuts, contrense a la creacin
(le los Tribunales de \Menores, que debern ser establecidos en eumplimiento de
lo preceptuado en el art. 193 de la Constitucin de la Repblica, que cra los
Tribunals para Menores de edad (sie).
(1) El Magistrado de la Audiencia de Pinar del Ro Dr. Antonio Barreras, nos ha
proporvionado el original que aqu reproducimos y hemos liecho traducir.-N. del D,.








ASUNTOS GENERALES


La mera exposicin del texto fundamental comptrende ya en s misma los
dos problems ms debatidos por la ciencia en torno a lat integracin y funcio-
nes de estos organismos "sui gneris". TRIBUNALES PARA MENORES DE
EDAD; y, de manera concordante, desarrllanse en los arts. :37 y 38 del Pro-
yecto, las ideas de su autor respect a la coisstilncein d(.l Tribunal, a su compe-
tencia y a lo (lque debe entenderse lpor "mtenlores (le edadl" a estos efectos.
Procediendo metdicamente al aumiisis de esios precepts y al lplanteamien-
to de las cuestiones y problems (tcnicos que del arlicvliado se desprenden, co-
menzaremos, desde luego, por lo bsico o fundamental, esto es: Que son los
Tribunales para Menores en la doctrine y la legislaoi l comparadt a ?: y, cmo
enfoca y resuelve el Proyecto estas materials >
En cuanto a la primera cuestin, result obvia toda discusin respect al
ttulo o designacin de estos organismos, dado (lque, habiendo adoptado el texto
constitutional la denominacin (le Tribunales para Menores, no cabe argumen-
taci.5n utilitaria o pretica al respect, no obstante tralarse de una denomina-
cin desechada ya por la ciencia contenipornea; siustancialmente, porque la
misma no se adapta a la esencia, unciiiones y finalidad de _-stos organisms. Lo
nico que consideramos procedente, desde luego, es a;iaip)air el texto del proyecto
a la disposicin constitutional con toda fidelidad, denomtinndolos TRlI' NA-
LES PARA MENORES, y no Tribunales de Menores, como reza en aqul.
Otra euestin de suma importancia es la referente a id constituici( o inte-
gracin del Tribunal, puesio que, siguiendo una n oira orientacin doctrinal,
habr que adaptarse, consecuentemente, al crilerio cenico que inspire su fun-
cionamiento y la fundamentacin tel,')rica de sus propsilos o finalidad; en efec-
to, sabido es (liue disctense la preeminencia i este respect los corrientes fun-
damenlales: la del Tribunal uniipersonal y ia del co clina por la segunda, sin que en la Exposicin Preliminar se expotngan las razo-
nes atendidas al respect, si bien se consign, de naiiner injiusificada, traln-
dose de una Ley lfunidametntal de n'e-.saria estabilidad y t permanencia, conto lo
reconoce el lPoinente, que: "(Co.siikra nos. qu coinbo tn '.slyo til eslableecr un T'ribuilh i de MIaon Rechazamos d(le todo punto este argumlenlo inaiisible; no cabe ensayo en
una legislacin de tanta traseendencia social, sobre Iodio, si se tiene en euenta
que Cuba ha sido el pas en que ms deeniaiiilenie 'N con mayor profusion se
lha estudiado y proyeeado el estahleeimiell en lo que a la Amrica Latina respect; en elfelo, recordemois sumariatente
que ya en 1908, la Comisin Consultiva. a propiesla del 1)r. Erasio Regieife-
ros, redact un Proyecto; que este tema fui disculido n.l la S(ptinma Conferencia
de Beneficencia y Correccin celebrado en el propio ato. nada menos que por
el Ledo. Alfredo Zayas Alfonso, Presidente de la Conf'ereneia; que en 1911, el
propio Dr. Regiieiferos, siendo Senad(or (le la Repblica, present formalmente
su Proyecto ante el Senado, mereciendo las nms cli(las y favorable considera-
ciones de los especialistas de todas parties (vase al efecto: C(arlos de Arenaza,
Infancia Aba!do.n'ada y Delincuenalc); que, posteriorimente, eii 1: dle .lunito de
1911 se comision por l)ecreto Presidncial al Ledo. 1). lesss Torralbas y Man-
resa para que se trasladara a la eiudad de New York y realizara los estudios
necesarios para la implantacin (le los Tribunales de \l.-.....- en la Repllica;
que por Decrelo-Ley 255 (le 25 de Mayo de 1934 se cre mIu Comisin para que
emitiera informed tenico para establecer en la Repblica los Tribunales d(le Me-
nores y Reformatorios, euya comisin, presidida por el Dr. Manuel Landa, re-
dact un Proyecto de Ley sometido oportunamente al Congreso; que asimismo,
por Decreto del Presidente Ledo. Federico lv.aredo Hlli, se dlesignt una comisi';n
compuesta de distintos miembros del Consejo Superir de )Defensa Social y del
Patronato de Orientacin Infantil, la cunal redact el loenoninado Proyecto (le
Legislacin Tutelar de Menores", que f'u remilido, al Stnad de la Repblica








ASUNTOS GENERALS


por medio del oportuno Mensaje Presidencial; que adems de estas iniciativas
oficiales, distintos estudiosos han ormulado otros proyectos y discutido en Con-
gresos y Conferencias el problema a que nos venimos rejriendo, debiendo men-
cioiarse especatmentete el "'troyecto dte Tribunales de Menores' presentado a la
Canara de lRepresentantes por la Dra. Mara Gumez Carboneild el Proyecto de
"Cdigo de Transgresiones Juveniles" del Dr. Diego V center Tejera, discutiuo
por el fenecido Consejo de Lstado; y multiples studios realizados por otros
profesionales distinguidos que no citamos porque haramos iuerminaole esta
exposicin.
Queda pues, demostrado, que no proceden mas ensayos respect a una cues-
ti.n lan estudiada y debatida en nuestros circulos profesionales y cientficos,
hiendo de todo punLo necesario que la legislacion que se adopLe en delfnitiva sea
depurada y escrupulosamente discutida, para evitar iunestas improvisaciones
y pruebas; que en nuestro medio refractario, todo lo provisional es lo que finca
definitivamente, no important los defects o errors que contenga.
Ante todo, entrando ya delinitivamente en la medula del problema, debe-
mios preguntarnos cul ser el principio que inspire la actuacion del Tribunal
que debemos establecer en Cuba; habrenmos de adoptar el sistema paternalista,
familiar y empirista adopiado en principio en muclhos Estados de la Unin
Norte-Amnricana ?; o debemos decidirnos por el organismo colectivo, integrado
por tcnicos especializados en el studio cientfico del nio a travs de todas sus
earactersticas individuals, tamiliares y sociales,' que inspira las organizaciones
de tipo europeo, ya adoptadas en gran nmero de progresistas Estados de Norte
y Sur Amrica '
Nosotros hace ya much tiempo que propugnamos la conveniencia del ltimo
sistema: debe adoptarse una organizacin colectiva, que comprenda, no slo el
Tribunal, sino las organizaciones complementarias para el tratamiento adecuado
del menor en estado de peligro, sea por su proclividad a la delincuencia, por
abandon moral o material, etc.; en tal sistema, el Tribunal no es otra cosa que
el organismo que traza la pauta, observa y determine la clase y duracin del
tratamiento que el niii require, de acuerdo con el dictamen de los teenicos que
lo lhan estudiado y recomendado las medidas que deben aplicrsele.
Toniando como punto de partida este principio fundamental, pueden adop-
tarse (los sistemas disiintos, a saber; el que confa el studio del menor a los
mieimbros especializados que integran el propio Tribunal, como sucede en ciertos
Estados norte-amiericanos, Mjico, etc.; o el que confa este studio a centros
especializados de~nomiCndos; "Casas o Centros de Observacin", como -ocurre en
Belgica, Espaa, etc.
Entre nosotros, el Dr. Diego Vicente Tejera, que 's el especialista que con
ms ahinco y perseverancia viene dedicndose a estos problems, es partidario
del sistema de Centros de Observaci.5n, que en principio compartimos; aunque
dudamos que pueda llegar a adoptarse, atendiendo a su costo de instalacin y
mantenimiento y considerando la indiferencia social y official para toda institu-
cin estrietamente lcnica y la conmplejidad de su orgianizacin y funcionamiento.
En su defecto, admitimos el sistema del Tribunal Colegiado, pero, a condi-
cin de que dicho organoismao, a mani',ra de transaccin, est integrado por ver-
daderos tcnicos, especializados en las disciplines cientficas relacionadas con el
nio y sus problems, que son tan variados y multiples como verstil y multi-
forme es la actividad del nio o adolescent.
Es preciso observer en esta material las directrices y orientaciones trazadas
por los tcnicos y especialistas de otros pauses que tienen largos aos de expe-
riencia en estos problems, y, en mrito a la brevedad, he de ceirme a citar las
recomendaciones formuladas por la clebre "Conferencia de la Casa Blanca
sobre los Nios Delincenentes", que dicen al respect:
"'El f'ui,:neito (slnrinil para una eorte Juvenil es tener jueces y oficiales d1, prueba









ASUNTOS GENERALS


debidamente cualificados en capacida:d y devocin para esta exigienie labor, de im"nii alidad
amplia y alerta, capaces de interpr lar lo suc-edido y de comlprender lo que yace details, de
escrutar y meditar en el future."
Estos profundos concepts f undamentales lueron recogidos y desarrollados
por la Conferencia celebrada bajo los auspicios del Chiildren s l 'ireau y la Na-
tional Probation Assoeiation, en las si uiientes (oncl'siones:
"1) El Juez debe ser escogido co razn a su especial cuali'w cidn u ,n las labores
propias de las Cortes Juveniles. El deber poseer con.cimicntos lh.:i,,>, esiar familiarl-
zado con los proble.mas sociales y couner aimpliaientie l; psicologa de('l nio.
2) La poseSin del cargo e.l).'li lt to m 'cit enit ipl,,i gara:tlil.!ilzarl sl
preparaci.n en los studios especiales l el desarrolj) dle un inters ve.p,' ;i ei lo proble-
mas juveniles.
3) El Juez habrI de star capacitado para ldedicarse a las lai.'es de la C'orte ,Jave-
nil tanto com.o sea necesario, para reducir al iliiiuliiiii el perioio de ,Letiieciid, para ionio-
cer cada caso detenida y cuidadosamente, y para e.auzar las ill' iiudles gener ales de
la Corte.'"
En otras y parecidas palabras ya habi( dii, loi mismo Ledo. Torralbas,
en su ilfolrme a; (Gobiel'-no de ( Cuba, al exipresar:
"l~nliemld que los Tribunales de M dnorees ldelien constituirse n Cluba con .Jueces
Especiales, a fin de que puedan obrar con ientero diesembara(' zo y sm que el ctliulo di
atencio.nes (lque pesa.n sobre los oiros iervi lit i lldadosa y iioIstant, li. u rlequiere
este sisteima. Eni cada Capital de ['rovincia pudiern establecerse uno que conliera de
todos los delitos cometidos on la provincia por los menores, ete."
Mencionenlos finallmente, cono p1)unto de referencia initispensable pira una
crtica objetiva del proyecto que esttiamos, el aclnerdo adiojtado por el CI.on-
greso Penitenciario celebrado en 1rtaga en 19):;W, cu.as coincluisiolnes lian inspi-
rado la legislacin de various iases, eiilre oiras, la de Poritugil, iusis y Mxico,
que dicen as:
'' l Tribunal para niios debe componerse, en lo posildh', dc un Juez nico espeq'ial-
Zado iii las cuestiones ref lriteis a la deli liuei nc' ia juvenil, o im.onpletado con la asistencia
(le Asesores qu(le deben escogerse ,pri.ncipineniile entre midicos, pedagogos y sisIenIes
sceiales.' '
Sentadas estas considercaiones fi'idaulaeiitlales q|iie constituyen a i oieina-
cin doliiinanle eni la ciencia de no'sl'ros dia;, e\aiiiin'iios el i''recep])io proy c-
tado con la mayor ilnparcialidadi psilble y hoiabrehlIs ide (legtir a la coiisideraci.in
de que el mnismo sc ap(urit ral(icalimrii/u de las recomelenl(lavionles y direetrices
antes expuestas, desuaturalizalndo comiiliaicnte lai esencia y finaildad del tipo
de organisms que se' irata de esiableder,. En 'eeleo, iice eli arl. :7 del 'Proyecto:
LEn caila Partido ,Judicial habl1 un Tribunal e' Meores que i sidir' i'n la ('u'alieea
del Partido y ejercer su jurisdiccin en el terrilorio del miismo.
El Tribunal se compondri de un Presidente y dos Vocales.
,El Juez Correccional de la Cabeceria del Partido Judicial y de no haberlo, el Muni-
cipal que ejerza sus funciones, senri el Presidente del Tribunal. oliindL laii mas de un
Juetz Correccional, la Sala de G.oblerno del Tribunal .ua (pnm designar al que lyva die
presidirlo. Las sustituciones se hlarn ci'oinoe eorresponde al cargo di Jiuez (orreciional
o Municipal en funciones d(e al, pero done haya ms de un tuez die aquella l;ise( los dlnni
substituirin al propietario por orden do adnttigieda'd.
Los Vocales reunirn las siguientes co.ndliciones:
A) Las Imismas que se requieren para ser Magistrado de AXidieniia.
B) Uno de ellos ser Doctor en Medilinn y otro en Pedagogia y dei no ser posible,
Ma(stro Norinial, debiendo ademls ser uno homblire y el otro mujer."
Con todo el respeto que nos lmeleecen las opinionuies a.u) as, no0 pio(lemis me-
nos que impugnar el precepto en su integridad, por considelar que el mismo
no resuelve en forima alguna el (eli(ead y complejio problema e la delincuencia
juvenile, sino que, por el contrario, daldo la espalid a ila expleriencia y conoci-
cimientos adquiridos por todos los pueblos del oirbe dinde la misma hli sidl cien-
tficamente tratada, viene a soslayar dv manera simpiisia y empri'a la solucin
del problema, dejndolo prieticamente en las mismas condiciones en que se eln-
eneutra actualmente, sie o aigrav;inldolo it.Vmayormentle.
En electo, 'e n i actiualiaud concern de las inifracciones comelidas por los








A;d \lUto GENERALES


melnotes, talito laus i coni losJueces Co.rr'eccionales y Municipales;
rgants de la justice. peal comunl, que ca recent de orienlacin y 1procedilmientos
especialmenkt aplicables a los menores; el precepto proyectado deja la juris-
diccin especial de m.enore.s en manos de los mislmos Jueces Correccionales y
Municipales, lo qLue es ma., grave, sustrae a las Audiencias -Tribunales cole-
giados y de mayor responsabilidad y experiencia- el conocimiento de los deli-
tos de mayor entidadl que caen dentro d' su jurisdiceli n actual.
De suerte que, en vez de crearse unlia jurisdicci especial, exclusivamente
destinada al conocimiento dio estos hechos, con nmtodos y procedimientos propios
acordes con la tcnica, se ampla la jurisdicciOn de los tribunales colunes de
inferior jerarqua, sin ora modificaci.n que la de hacer intervenir en el juicio
a dos profesionales qtuienes no se exige especializacin alguna en ta material,
la cual, comlo todos sabemos, constitute una de las ramas ms delicadas de las
ciencias medical y pdagogica; col cuyo sistema igudiranse iopletamiente los
enormes adelantos r alizados por la Psicologa, la Paidologa y la Neuro-Psi-
quiatra infantil, etivos procedinmientos son de indispelsable aplicacin para
llegar al conocimnieilo exact de la personalidad del lieior infra lor.
El Juez (le Menores no puede en manera algunita ser un funcionario de la
.jurisdiei5n comin, (.n p ihuer trminio, por career g -netaianente le la prepa-
racin especial exigida para esta delicada funcin, y en segiCundo, porque es nmuy
difcil., asi imposible- que el funcionario judicial, dedicado nornmalmente al ejer-
cicio de- la funeiin p.unitiva. logre despojarse del hbito professional de actuar
inspirado en un sentido represivo en vez de desplegar una labor puramente
educativa; pues, con dijra Loni; "el telmperamnento judicial, a menos que se
halll atemperado por la i'prudencia y la simpata htumaniiria, esti fuera de lu-
(gar cn el Tribunal juvenile, y si se introduce en esta institucin, no hlar ms
que an ar el peisaimiento original (de ella.'
No es possible ignorar que el sentido tutelar-educativo es el que sirve de
base a todo el anda:niaije e las instituciones dedicadas al tratamiento de la
juventud desearriad-it o en estado de poligro social; en s'u consecuencia, el Tri-
bunal, de tipo tutei r, debe inspirarse estrictamente en preocupaciones educa-
tivas, debe desarroll r ona actuacin reformadora desprovista por complete de
miras represivs: y e\te sentido c.rtripepnil de su funcionamiento ha de inspirar,
no slo el tratamiento de los nios y adolesceites, sino tambin el d' los que se
liallan en el comiienzo, de lai juventud.
No debemos olvidar que ya en el ao 1906. sostena el gran jurista espaol
Dorado Montero, lqu't "e ( dereclio penal ha desaparecido respect a los nios y
,jivenes delincuenles y se lia convertido en obra benfica y liuminitaria, en un
caplulo, si se quiere, de l:i Pedagoga, de la Psiquiatra y del arte del buen
gobierno, juntamente.
As surge, dice 'uelo C(alon la unoci,.'n de i.ma nueva disciplina, la Peda-
goga Correctiva, en cauy campo de acciin entran los menores que antes caan
exclusivamente bajo la juri dicci(n penal.
Queda pues denit.sirada, a nuestro entender, la necesidad dle crear Jueces
o Tribuniles exclusiameinte' destinados a conocer (le todos los hechos o infrac-
ciones coieitidos por los menores de edad, as como de t;c1dos aquellas actos que,
sin ser constitutivos de iii*!'rcciiones penales, coloquten al inenor en tal estado de
peligro, moral o social, que haga necesaria la intervencin del Estado para su
protecc i(n adecuada.
Para llenar cmnp!idamente esta misi,.n bastara con crear Tribunales para
Menores en las (apitales dle provincia 'xclusivaiiiente, con jurisdiccin para co-
nocer 'de ioda clase ,' i n fra, eines o lihechos acnnteeidos en el distrito provincial
en relacin coln Ilos leiitoes de edad. los (pie podrn se'r osesorados t completa-
dos con priofesionales periets en Psico-Pedag'ogia y Neuro-Psiquiatra Infantil,
y dotados de medios y priediimtientos adecuados para el cinocimiento integral








ASUNTOS GENERA LES


de la personalidad del nio y del medio familiar y social donde se ha desarro-
llado.
Estos jueces y asesores deberan ser designados mediante rigurosos ejercicios
de oposicin y concurso, donde demostrar su especializacin en las disciplines
aplicables al conocimiento y tratamiento de la infancia en estado de peligro;
dedicados exclusivamente al ejercicio de las funciones propias de estos cargos;
y debidamente remunerados.
Rstanos slo observer respect a la constitucin de estos Tribunales, que
con arreglo a lo preceptuado en el art. 170 de la Constitucin vigente, "slo
podr administrarse justicia por los que pertenezcan permanentemente al Po-
der Judicial, no pudiendo ningn miembro de este Poder ejercer otra profe-
sin", precepto que habr de tenerse en cuenta a los efectos de la designacin
de los miembros de los Tribunales (le Menores, que son rganos especiales del
referido Poder, de acuerdo con lo establecido en el art. 173 de la propia Cons-
titucin.
Pasemos ahora a analizar el art. 38 del Proyecto, que se contrae a las atri-
buciones de los Tribunales (le Menores, cuyo texto es como sigue:
'Los Tribunales cde Menores tendrn competencia en los casos y conform al proce-
dimiento que la Ley establezca:
A) Para conocer de las transgresiones cometidas por los Imenor,'s de quince afos de
edad que tengan el carcter do delitos o contravenciones o previstas en leyes especials
solo e.n relacin com los menores;
iB) Adoptar las medidas nec.,sarias para la guard, asistencia v educacin de los
menores desvalidos o en estado de peligro;
'C) Para realizar cualquiera otra funcin que las leyes le confier'n oen relacin con
la defense, tutela y enmie.nda de la nifez."'
En un solo aspect es objetable esencialmente el artculo que estudiamos,
si bien en cuestiones de detalle debiera perfilarse sn redaccin y alcance: nos
referimos a lo que constitute una de las cuestiones bsicas en esta material; el
delicado y complejo problema de lo que debe entenderse por "menor edad" a
los efectos de las leyes penales.
El Cdiao de Defensa Social establece como "minoridad" la de los 18 aos,
en tanto que el Provecto reduce a 15 aos dicho lmite, sin que se expliquen las
razones o consideraciones de carcter tcnico que justifiquen tal modificacin:
es cierto que los preceptos del Cdigo de Defensa Social a este respect deman-
dan una urgente aclaraci.n, en virtud de su obscura redaccin, que ha dado
lugar a mltinles problems de interpretacin por parte de los tribunales en-
Pargados de aplicarlos: pero ello no autoriza en modo alguno a dar nn paso
atrs. como evidentemente result con el precepto proyectado, al restringir la
minoridad a los 15 aos, estableciendo luego nn perodn (le responsabilidad dis-
minunda desde los 15 a los 18 afos. mediante la provectada reform de los
arts 35 v 37 del referido Cdigo.
En efecto. si examinamos la legislacin eomparada podremos comprobar
wne la orientain ldominante en todas las leaves relatives a menores delincuen-
tes se caracteriza nor una tendencia dflimethalmentr ogn)fq'sia l -i recogida en el
rceentn :,e anali7nwio es decir nor la extension de la innoridad penal al
mnavor gracdo possible: a tal extreme, nue gran nmero de legislaciones conside-
ran --)or razones cientificas suficientemente probadas- (me el menor (le 14
aos no delinanu v ineda fuera an de la njrisdic(i.]n de los Tribunales para
menores eienmiols prAticos de esta aseveracion son: la Lev aleimana de 1923,
nne somete a los Tribunales de mnores solamente n los ,nmn, eudilos entire los
14 v 1R aos: la Tev austriaca de 1928. one establece los mismos lmites: las
T ,ves francesas de 1919 v 1997. oue opmnrenden a los meP0ors la italiana (le 1920 one fiia los 14 a 18 aos- la de TTolancla de 1991. tambin
sefiala el lmite e 18 ,aos: n do C('leoeslovannin de 1931. ne flii l;i mismn
edad lmite establece los 18 ios: la de Argentina. de-14 a 18: etc.. etc.. eneontrndose al-








AMiUNTOS G;ENERALES


gmaus legislaciones que aceplan a 1ni period de r'esponsabilidad atenuada desde
los 18 a los 21 2;3 afos; ctitre oitars, la de 1'ruguay, que seala los 18 aos,
extendiendo hasta los 23 la responsabilidad penal plena. (('. del Nio, 1934).
Esta tendencia, casi universal, no obdece a caprichos sino a convicciones
profliudalmente arra galas, derivadas de las investigaciones de los especialistas
en biologa y psicologia inlantii. ique han propiciado itncluso el abandon de la
investing ait del "l;iscernintiento" ,u los adolescentes, que constitua una de
las caractersticas dei Derecho Penal clsico; basndose en un hecho indiscutible
la inmiadurez "psicol6gica" del sujeto antes (le los 18 a 20 aos. Refirindose
a ello ini ilustre jurista alemn, al comentar it Ley de Tribunales de Menores
de su pas, express: 'Segn el art. 56 del Cdigo Penal, el menor de 18 y mayor
de 12 aos estaba exento dle pena si earecia "del conicimiento necesario para
darse cuenta de la punibilidad de su conducta" (teora del discernimiento) ; por
lanto el Cdigo atenida slo y (de manera exclusive al desarrollo de la inteli-
gencia (intelectualidad). Frente a esto, la experiencia nos ha demostrado que
prc'cisimenie en los jvenes que s liallan ani en el proceso evolutivo, la capa-
eidad puramente inieletual puede aparecer muy desay' llada. y. no obstante,
estar ausente la madurez nectiesaria en el teireno de la vida efectiva y volitiva
(afectividad), y a la capacidad (le "poner de acuerdo su voluntad con este
conocimiento" (efectividad). hacienda defender la decision en el caso concrete,
del grado "del total desarrollo intellectual o moral". Con otras palabras: la ley
exige (le los Jueces un examen del total desarrollo del joven en todas las diree-
iones d(le su persondlidad.'" (Vase: alezger, TtIlido de Derecho Penal).
En resume, la teoria corrientle cordila la tiedida minal a la diferemnciia le eda del agent. de modo lique el giado de imputabilidad
corresponde al grado de desarrollo fsico.
Al progresivo desenvolvimniento 1 .. i... del individuo correspond su
progresivo desarrollo psquico, de lo que se dedneuce que la plena imputabilidad
debe coincidir con !<, pleniiud de la niadurez fisiolgica. El holmbre no es im-
putable si no tiene conciencia de la imnportancia moral y jurdica del hecho
punible cometido.
Tngase en cuenta, finalmente, la inmportante afirmacin del bilogo, Gre-
gorio Mara rn. respect ua que el hombre no adquiere su integral desarrollo hasta
los 35 aos, y la mujei alrededor de los 25, y se apreciar porque razones bio-
psicolgicas tien(le la cienilia a elevar a lmites mximos el perodo de irrespon-
sabilidad del individual ii estado (le evolucin aule l le y penal.
Por todas estas raziIon. es etiniesrla opini( q(lie debL iniiatenerse la edad
de 18 aos como lmile mniiiii de la ies)ponabilidad del menor ante la ley
penal coming. esableeiindilse, si se quiere, un p'erdo dle responsabilidad ate-
nuatila lesdle 1 1S :! los 21 aos, quedando salvadas de tal suerte las deficien-
cias d !1: i' isli.ii'i vi'ente oi cimuito a la "minoridad".
Antes de dar teiminoi a este breve studio debemos consignar que, a nuestro
m>odesto entender, atendiendo a conisideraciones de tilnicea legislative, no de-
bera comprender e' articulado (de la Ley Orgnica del Poder .Judicial ningnt
prectpl;i relative i la i icompeten'ia y funcionamiento dle los Tribunales para
menores. s. o liimit.tse a i rear los t'eferidos organisms y sealar su jurisdie-
cin territorial, sigliendo el mismo tecnicismo adoptado en los arts. 19 y 20;
24 26: 2), (0, 31 y :34 del Proyecto: toiando en coinsideracilm que as como
los preceptos dle taeter substantive y adjetivo que determinant la competencia
y procedimientos de todos los Tribunales enieuttranse normalnente en los C-
digos y Leyes de Procedimientos vigentes; parece lcgico que, tratndose de or-
ganismos tan especfi'os como los Tribunales para Menores, tales preceptos
deberan e>nontrarse, igiualenile, en la legislacin especial que habr de regu-
lar su flitun.iinuieutiei, yio complicado meeanismo y miinuciosidad escapa a
la legislacin comitin N require iuna cuidadosa y mel' dic;a elaboracin.







ASUNTOS GENERALES


En resumlen, creemos oportuno sintetizar nuestras observaciones a los
arts. 37 y 38 del Proyecto, consignando al efecto las siguientes conclusions:
A) Los Tribunales para Meni)res deben ser organismos especializados, de-
dicados exclusivamente al conocimiento de los hechos o infracciones que hagan
presumir la existencia del "estado de peligro" de los nios o adolescents que
tengan intervencin en los mismos y completamente independientes (le los dems
rganos de la jurisdiccin penal comin.
B) liUna legislaci5n apropiada determinar la constitucidn, l'unmioianii'n-
lo y competencia de dichos Tribunales.
C) La Ley Orgnica del Poder .Judicial debe ceirse a la creacin (de los
Tribunales para Menores en cada Distrito Judicial, dejando a la legislacin
especial todo lo relative a la integracin y funciones de dichos organismos.
DR. ARMANDO M. RAGGI.
-)o(-----

VIVEZA CRIOLLA O DELITO SANCIONADO?

Hace pocos meses se public en un diario de esta Capital una informacin
de la que aparece que un menor, de esos que se dedican a la venta de billetes de
la lotera por las calls de la Habana y sus barrios, haba vendido 14 pedazos del
N9 1178, premiados ya y nada menos que en el premio mayor del sorteo, que
era de $100,000.
El hecho no tiene en s nada de particular, pues ha ocurrido en ims de una
ocasin. Pero s lo tiene la forma en que, segn el peridico, ocurri,; el suceso
y que vamos a narrar suceintamente:
Ambulaba el menor por el Vedado pregonando su mercanca; 15 pedazos,
que le quedaban, del No 1178. Lleg a la esqluina (le 17 y Baros y se dirigi
a unos choferes de la piquera all existente y se desarroll eiore todos, segn
el reporter, el siguiente dilogo:
-"Caballeros, el premio mayor est aqu, quieren algn pedazo?, indag
el chiquillo.
-Sigue, sigue y no te pares, le dijo uno, agriado.
-Si no hemos hecho ni la cruz, dijo a modo de excuse otro.
-El dinero que tengo es para la, gasoline, ripostd un tercero. Y ahora con
la carrera a 30 kilos quin coge mquina ?
Castor Rodrguez Blanco fu mis claro: ---Ese nmero es fesiimo. Qu va a
salir, hombre ... Vete, muchacho . !"
Nada le conipraron y sigui el menor su camino. El Castor, para calmar su
aburrimiento, nos cuenta el reporter, se introdujo en su mquina y conect6 el
radio. Estaban cuantando el sorteo (le la lotera y, segudos despus. oye una voz
articular claranmete, el 1178 y otra que inmiediatamente aigrega: "en cien mil
pesos .
Or esto el Castor, echar a andar el motor y salir de estampa por la calle
por done el menor tomara, fu cuestin de un instant. Aceler lo ms que
pudo y a las pocas cuadras aleanz el chiquillo. Modern la velocidad y (demos
nuevamente la palabra al reporter) en forma disimulada, le dijo a ste:
-"Vamos a ver, muchacho, quizs tengas t mi suerte. Dame unos pe-
(lazos ah.
-Los quiere todos, seor? Se los dovy 15 centavos.
-Bueno, vengan. Quien sabe si la f.irtuna me quiere ayudar...
Cuando los tuvo en la mano y hubo pagado los $2.25., cort una fraccin y
alargndosela al mozalbete le dijo: -Vaya, te regalo esto. No lo vendas que est
puremiado en una centena. . "
Loco (le alegra regres a la piquera, donde a voz en cuello y mostrando en
;ilto los billetes exclam:








ASUNTOS GENERALS


-No era fesimo, no. Es lindsimo, precioso. onii $14,000. Tomen lo que
quieran, muchachos, que yo pago...
Desde que lemos la informacin del peridico nos asalt la duda de si all
habra algo ms que una insigne felona; si no habra, en realidad en el caso,
un delito perfect con todas sus caractersticas.
Conocedores muy superficiales de la material penal, no pudimos pasar de
la duda. Hablando, pocos das despus, con el amable compaero Dr. Miguel
Angel Campos, que s cultiva dicha ciencia, nos manifest que, a primera vista,
slo discerna un cas, de "viveza criolla'', aunque admita que el punto era
dudoso y demandaba studio. No s si el Dr. Campos se lihabra vuelto a ocupar
del asunto y si se acordar siquiera (le nuestra conversaci.n. Sera de desear,
si no lo ha hecho, que lo estudiase y que tambien opinaran sobre el particular
nuestros consagrados en la difcil ciencia, Jos Agustn Martnez, Diego Vicente
Tejera, Guillermo Portela, etc., pues juzgamos el caso interesante y seguimos
resistindonos a career que slo haya all una "viveza criolla".
En el orden civil, no hay duda para nosotros tide que el contralo que medi
entire el menor y el chlof',r es anulable, por vi(li) en el consentimiento. El dolo
empleado por el chofer es patent. Snu dilogo con el menor, cnando lo alcanza
y llama para apodrarse die los pedazos de billete, es ni model ficio: "Vamos a ver muchacho, quizs tengas t mi suerte. Dame unos pedazos
ah". Y al preguntarle el incauto mozo si los queria lodos, le responded astuta-
mente: "Bueno, vengan, quien sabe si la fortune met quiera ayudar. "i
Se dir que este dilogo es fantasa del reporter. Puede ser. Pero es que
aun cuando no hayan sido esas las palabras textuales del chofer, cualesquiera
que fuesen las que haya empleado para comprar las agraciadas fracciones, obr
con dolo y con malicia, pues forzosamente tuvo que evitar se trasluciese de sus
palabras lo que ya l saba y el menor ignoraba, a saber, (que las fracciones esta-
ban premiadas en mil pesos cada una.
Que el menor fu, vctinia de un engao, se cae tde su peso, pues de haber
tenido la ms leve sospecha de que las fracciones estaban premiadas, no las hu-
biera vendido. Ha habido pues que ocultarle cuidadoasmente, con palabras ms
o menos habilidosas, que el billete estaba agraciado. Y en ello hay dolo, positi-
vamente, de acuerdo con la definicin d" lo que por tal cosa se entiende, nos da
el art. 1269 del C('digo Civil. Y dolo grave que anula el contrato, desde luego.
El que vende un billete slo ofrece al comprador la oportunidad de hacerse
por unos pocos pesos de unos cuantos miles; y el que adquiere el billete slo
est comprando la esperanza de hacerse de un capital por una cantidad pequea.
El objeto del contrato no es otra cosa que eso, la esperanza, la ilusin de con-
vertir unos centavos en una fortune.
Por ello cuando el comprador sabe ya que el billete est premiado, no est
contratando sobre lo que especficamente constitute el objeto de Z:se peculiar-
simo contrato, o sea la esperanza de obtener el premtio, sino que est, simple-
mente, abusando de la ignorancia _n que se hall la otra parte, que cree tan
solo estar vendiendo y slo tiene el propsito de vender esa esperanza, y com-
prndole, como en el caso del cuento, por dos pesos y pico, lo que ya en ese
moment le consta que vale quince mil. Hay, pues, error en la sustancia de la
cosa objeto del contrato y lo que invalid el consentimiento, a tenor del art. 1266
del mencionado texto legal.
Puede que se me objete tique el contrato no es anulable, porque el vendedor
obtuvo la utilidad que se propona sacarle a su mercanca. No; porque en la
compra y venta de billetes de la lotera, el objeto del contrato no es el pedazo de
papel en que el nmero est impreso, sino que lo es, como hemos dicho anterior-
mente, la esperanza de obtener un premio o, si se quiere, el derecho a entrar en
el sorteo y tener la oportunidad de que el ttulo comprado result agraciado por
la diosa Fortuna. Nada de lo cual ocurre cuando se compra un billete sabin-








ASUNTOS GENERALS


dose de antemano que est premiado. La buena fe, base de toda contratacin
-honesta, brilla por su ausencia en este caso. La nulidad del contrato parece in-
discutible.
CARLOS M. VARONA,
Abogado.
----------- )0o(--- ----------
LEYES Y DECRETOS

REGLAMENTO ORGANIC DE COMUNICACIONES RELATIVE AL
RETIRO DE SUS FUNCIONARIOS Y EMPLEADOS.-Decreto Presidencial
249 (Gaceta 55, 29 Enero) que lo pone en vigor y del cual reproducimos los
siguientes artculos de inters para los Jueces y Notarios:
Primero: A partir de la fecha en que el present Decreto sea publicado en
la Gaceta Oficial, los artculos del Reglamento Orgnico de Comunicaciones,
dictado para la ejecucin de la Ley de 18 de Marzo de 1915, relatives al retiro
de los funcionarios y empleados del Ministerio de Comunicaciones y a las pen-
siones a sus causahabientes, quedarn redactados y vigentes como sigue:
Art. 119.-La ciudadana cubana de los empleados nacidos en Cuba, o de
los nacidos en el extranjero de padres cubanos, o (le los nacidos en el extran-
jero que hubieren prestado servicios en el Ejrcito Libertador hasta el da 24
de Agosto de 1898, en que termin la Guerra de Independencia, que fallecieren
sin haber obtenido en vida su correspondiente Certificado de Nacionalidad, ser
acreditada, a los efectos de la pension que transmitan para distribuir entire sus
familiares, como sigue:
1'-Para los nacidos en Cuba, con el certificado de su nacimiento y una
declaracin jurada ante Notario y dos testigos en que conste que el causante
no era hijo de extranjeros que estuvieren o hubieren estado al servicio de su
respective Gobierno; y que dicho causante conserve la ciudadana cubana hasta
su fallecimiento.
29-Para los nacidos en el extranjero, de padres cubanos, con su certificado
de nacimiento y con testimonio de auto dictado por autoridad judicial compe-
tente, o Notario Pblico, en expediente de jurisdiccin voluntaria sobre infor-
macin para perpetua memorial, conforme a lo establecido en los arts. 2001 y si-
guientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en que se declare probado que el
causante naci en el extranjero de padres cubanos y que stos mantienen, o man-
tuvieron hasta su muerte, la ciudadana cubana.
3'-Para los extranjeros que hubieren servido en el Ejrcito Libertador
hasta la terminacin de la Guerra de Independencia, con certificacin del Ar-
chivo Nacional que lo acredite fehacientemente; y con declaracin jurada, hecha
ante Notario y dos testigos, en que se haga constar que el causante conserv. la
ciudadana cubana hasta su fallecimiento.
En los dems casos de nacidos en el extranjero es indispensable que los mis-
mos hubieren obtenido en vida Carta de Naturalizacin y que sta, o una certi-
ficacin circunstanciada de la misma, expedida por el Ministerio de Estado, sea
presentada.
Art. 142.-Regla 4"-Las multas impuestas por Jueces y Tribunales, con
motivo de infracciones del Cdigo Postal y de Leves y Decretos del servicio de
comunicaciones, sern giradas por la autoridad que las cobre, al Jefe del Nego-
ciado de Pagadura; y por ste, a la Tesorera General (le la Repblica, para su
ingreso en el Fondo del Retiro. Dicha autoridad dar cuenta, en cada caso, a
la Intervencin General del Estado y a la Direccin General de Contabilidad del
Ministerio de Hacienda.
Dado en la Habana, Palacio de la Presidencia, a los 26 das del mes de
Enero de 1943.-F. Batista, Presidente.-Ramn Zaydin, Primer Ministro.-Ma-
rino Lpez BIlanco, Ministro de Comunicaciones.








ASUNTOS GENERALS


ABINTESTATOS. TESTAMENTARIAS. PARTICION DE BIENES
EXTRAJUDICIAL.-DERECHOS REALES.-Circular del 1Ministerio de Ha-
cienda de 20 de Enero de 1943 (Gaceta 57, del 30).-Por cuanto: El Decreto
Presidencial N9 344, de fecha 13 de Febrero de 1942, publicado en la Gaceta
Official del da 17 del propio mes y ao, se dispone y regular la intervencin del
Estado, en relacin con la formacin de inventario y avalo de bienes en los
casos de sucesin m-ortis causa.
Por cuanto: el art. XV del mencionado Decreto NI' 344, dispone que el
Ministerio de Hacienda ser el encargado de resolver cualquier duda que pu-
diera -surgir con motivo del misnmo, as como suplir los vacos que en su aplica-
cin se notare; y el art. XXXV de la Ley Orgnica del Poder Ejecutivo, auto-
riza al Ministro de Hacienda para delegar funciones en otros Jefes del Depar-
tamento.
Por cuanto: Siendo una de las finalidades del aludido Decreto, que la
solicitud del nombramiento de esos delegados sea formulada por los obligados
a llenar ese requisito, y las diligencias del inventario y avalo se lleven a efecto
con la mayor rapidez en el plazo ms breve subsiguiente a la fecha de ocurrido
el fallecimiento del causante, lo cual demand que se simplifiquen los trmiites
para la designacin de los funcionarios que en representacin del Estado han de
concurrir a .sas diligencias; y, por otra parte, la conveniencia de facilitar esa
tramitacin, hacindola menos onerosa para el Fisco y ms c.'moda para el con-
tribuyente, suprimiendo las demoras innecesarias que retardan la exaccin del
impuesto que devenguen esas trasmisiones; este Ministerio consider convenien-
te a la buena marcha administrative, que la facultad de designer Delegados a
los efectos del repetido Decreto, puedan ejercitarla los Administradores de Zo-
nas y Distritos Fiscales de la Repblica, si bien reservndose aquella en los ca-
sos que lo consider procedente.
Por cuanto: Entre las gestiones encomendadas a este Ministerio, est la de
acordar todas las medidas que tiendan al exacto cumplimiento de las disposi-
ciones relatives a los impuestos, as como las de adoptar las que contribuyan
a mejorar el servicio.
Por tanto: En uso de las facultades que me estn conferidas, resuelvo:
Primero: Delegar en los Administradores de las Zonas y Distritos Fisca-
les de la Repblica la facultad de designer los los Delegados a que se refiere el
art. II del Decreto Presidencial N- 344, de fecha 13 de Febrero de 1941, publi-
cado en la Gaceta Oficial del da 17 del propio mes, pudiendo dichos funciona-
rios conmunicarse directamente eon los Juzgados correspondientes y realizar todos
los actos necesarios para el mejor cumplimiento de esta delegacin, incluso el de
delegar, a su vez, en funcionarios pertenecientes al servicio del Estado, para las
diligencias de inventario y avalo a que se contrae el referido Decreto, si bien
la delegacin se confiere sin perjuicio de ejercitar esa facultad en los casos que
estimen procedentes, el Ministro de Hacienda, el Subsecretario por su autoriza-
sin, y el Director General de Rentas e Impuestos, en uso de las facultades que
le fueron delegadas por este Ministerio de lIacienda, en resolucin de fecha 26
de Marzo de 1941, al amparo de las que le confiere el arT. XV del aludido De-
creto, en concordancia con el art. IV del propio enuerpo legal.
Segundo: En relacinii con los arts. II y III del mencionado Decreto, se
dispone que el Juez ante quien se tramitare, de oficio o a instancia del Minis-
terio Fiscal, un juicio de testamentara o abintestato, noticiar inmediatamente
el hecho al Administrador de la Zona Fiscal del ltimo domicilio del causante
en esta Repblica, a fin de que dicho funcionario design los dos Delegados que
en representacin del Estado concurran a las diligencias de formacin de inven-
tario y avalo de los bienes y papeles pertenecientes a dicha testamentara o
pbintestato. La misma obligacin tendrn los contadores designados por el tes-








ASUNTOS GENERALS


tamento o por los interesados en la sucesin, en los casos de particiones de bienes
que hayan de practicarse extrajudicialmente.
Tercero: Respecto al resto del articulado del Decreto N' 344, las diligencias
por ellos autorizadas pueden disponerlas o interesarlas los Administradores de
las Zonas o Distritos Fiscales, en virtud de las facultades que le otorga este Mi-
nisterio.
Cuarto: Practicado el inventario y avalo de los bienes quedados al falle-
cimiento de una persona, la Administracin Fiscal que conozca del asunto de-
terminar de acuerdo con el art. 62 del Reglamento de Derechos Reales, tal como
qued modificado por el Decreto N'' 3046, de fecha 25 de Octubre de 1940, si es
ella la competent para practicar la liquidacin que corresponda a la partici.n
y adjudicacin de los bienes a que se contraen los inventarios y avalos, en cuyo
caso, los retendr hasta que llegue la oportunidad de llenar ese trmite; y si
correspondiese a otra Oficina Fiscal la liquidacin del document, inmediata-
mente de terminado el inventario y avalo de los bienes, los enviar a la que
tenga competencia para liquidar el impuesto correspondiente a esa herencia.
Quinto: Las Administraciones Fiscales despus de practicada la liquida-
cin y efectuada la comprobacin de valores, en cumplimiento del art. S9 iel
Reglamento citado, remitir a la Direccin General de Rentas e Impuestos de
este Ministerio, el inventario y avalo de los bienes, acompaado de la hoja de
liquidacin y documents que le sean anexos, a los efectos (le la revisi.:m que
le est atribuida por la legislacin vigente al Negociado de Derechos Reales,
Seccin de Rentas Interiores, de la citada Direccin.
Sexto: Se llama la atencin de los Administradores Fiscales, que al ejer-
citar las facultades que se le delegan por la present Circular, debern tener
especial cuidado que todas las diligencias a que alude el Decrelo N'-' 344, se
practicarn a la mayor brevedad, para lo cual, aun en los casos en que los obli-
gados a llenar los trmites del aludido Decreto, no lo interesaren en un plazo
prudential, procedan a requerirlos para que cumplan con lo preceptuado en la
citada disposicin, usando para ello de los medios legales que autoriza la legis-
lacin vigente.
S)ptimo: La present Circular comenzar a regir desde la fecha (le su pu-
blicaci'n en la Gacela Oficial (le la Repblica.
Octavo: Que por conduct de la Direccin General de Rentas e Impuestos
(le este Ministerio, se comunique la present Circular a las Administraciones de
Contribuciones e Impuestos (le las Zonas y Distritos Fiscales de la Repblica,
para su conocimiento y su ms exacto cumplimiento; comuniciindoselo al Mi-
nisterio de Justicia, a sus efectos, y a la Direccin General del Servicio Central,
Pensiones y Jubilaciones, para su publicacin en la Gaceta Oficial de la Rep-
blica.-Jos M. Irisarri.
REGLAS PARA, LA CELEBRATION DE MATRIMONIOS POR LOS JE-
FES DE OFICINAS CONSULARES DE CUBA EN EL EXTRANJERO.-De-
creto Presidencial 346 (Gaceta 71, 5 Febrero).-En uso de las facultades que
me estn conferidas, a propuesta del Ministro de Estado y asistido del Consejo
de Ministros, resuelvo:
Primero: Declarar que los Jefes de Oficinas consulares estn facultados
para autorizar la celebracin de matrimonios civiles en el distrito o localidad
en que estn acreditados, cuando uno de los contrayentes, por lo menos, sea
cubano, en la misma forma que lo autorizan los Notarios y los Jueces Municipa-
les, a instruir los expedientes a este objeto con sus mismas facultades y atribu-
ciones.
Segundo: Los Jefes de las Oficinas consulares podrn delegar esas facul-
tades en cualquier funcionario consular a sus rdenes, pero bajo su direcein.
Los Cancilleres tendrn iguales facultades cuando sustituyan interinamec-
te a un funcionario consular.








ASUNTOS GENERALS


Los Cnsules Honorarios no podrn celebrar matrimonios en ningn caso.
Tercero: La celebracin de matrimonio entire cubanos por los funcionarios
consulares se regir por las siguientes reglas:
Expediente de matrimonio.-Primera: Los cubanos que hubieren de con-
traer matrimonio ante funcionarios consulares en el extranjero, presentarn
ante el funcionario consular acreditado en el distrito de su vecindad o residen-
cia una declaracin firmada por ambos contrayentes en que conste:
1.-Los nombres, apellidos, edad, profesin, vecindad o residencia (le los
contrayentes.
2.-Los nombres, apellidos, profesin, vencidad o residencia (l de los padres.
Segunda: Acompaarn junto con esta declaracin los documents justi-
ficativos de la ciudadana cubana, la certificacin de nacimiento o partida de
bautismo, en su caso, y del estado civil de los contrayentes, la licencia si pro-
cediere y la dispensa cuando sea necesario.
Cuando no sea possible presentar el document idneo relative al nacimien-
to de los contrayentes, y defuncin de los padres, si hubiere lugar, podr su-
plirse por medio de informaci.'n testifical que se practicar ante el propio fun-
cionario consular que instruya el expediente, por medio de acta notarial y de-
claracin de dos testigos por lo menos.
El document justificativo (le la ciudadana cubana de los contrayentes no
podr ser sustituido por informacin testifical y slo ser admitido como eficaz
el que lo sea para la inscripcin en el registro de cubanos que se lleva en el Con-
sulado de acuerdo con las disposiciones legales vigentes.
Tercera: El funcionario consular previa ratificacin de los pretendientes,
salvo el caso previsio en el inciso siguiente, mandar fijar en lugar visible del
Consulado edictos o proclamas por espacio de 15 das en les que se expresarn
los nombres, apellidos. edal, profesin y vencidad o residencia de los contra-
yentes y los nombres, apellidos, profesin y vecindad o residencia de los padres,
y anunciar la pretensi.n (le los contrayentes as como requerir a los qun tu-
viesen noticias de algun impedimentto para que lo denuncien.
Iguales edictos se mandarI al ttfuncionario consular del distrito o localidad
de que hubiesen sido vecinos los interesados en los ltimos aos, si tal cosa hu-
biere ocurrido, a fin de que lo fijen en la tablilla de la oficina consular por 15)
das, y que, transcurridos estos los devuelvan con certificacin de haberse lle-
nado dicho requisito y de haberse o o no nunciado algn impedimiento.
No habiendo ningn funcionario consular acreditado en el lugar de la ltima
residencia, se enviar al funcionario consular ms prximo del mismo pas.
Cuarta : No obstante lo anteriormente dispuesto se prescindir de los edic-
tos o proclamas si no hubiere conseguido dispensa, y en los casos de excepci:'n
que establezca el Cdigo Civil.
Quinta: Si antes de celebrarse el tmatrimtonio se presentara alguna persona
oponindose a l y alegando impediment legal, o el funcionario consular tuviere
conocimiento de alguno, se suspender la celebracin del matrimonio y se remi-
tirn todos los antecedentes al Ministerio de Estado.
Cclebra<,in del matrimoolo.-Primera: El acto del matrimonio se celebrar
de acuerdo con lo dispuesto en el art. 100 del Cdigo Civil, en lo que fuere apli-
cable.
Segunda: El funcionario consular en el acto de la celebraciJn del matri-
monio extender en forma de Acta matrimonial un instrument pblico en que
se har constar el casamiento y expresar todos los particulares necesarios para
la validez de las inscripciones de matrimonios en el Registro del Estado Civil
de acuerdo con la legislacin vigente de la Repblica, y ser firmado por los
contrayentes, o el apoderado con poder bastante, del ausente en su caso, los tes-
tigos y el funcionario consular en la forma requerida para la escritura pblica,








ASUNTOS GENERALS


Tercera: El instrument pblico que se extienda con motivo del matrimo-
nio se incorporar al protocolo de la oficina consular.
Cuarta: El acta de matrimonio se transcribir ntegramente en la Seccin
de Matrimonios del Registro Civil del Consulado, y se remitir certificacin de
esa transcripcin a la Direccin del Registro y del Notariado del Ministerio de
Justicia por conduct del Ministerio de Estado, a los efectos dc su inscripci6n
correspondiente en Cuba.
Tambin enviarn conjuntamente y en igual forma a la Direccin de los
Registros y del Notariado al expediente con todos los documents que forman
parte del mismo a fin de que quede archivado en dicha Direccin. Todos estos
documents se enviarn a los lugares respectivos dentro de los 15 das siguien-
tes a la celebracin del matrimonio.
Quinta: Los honorarios de los funcionarios consulares para celebrar ma-
trimonio se regirn por lo dispuesto en los aranceles notariales.
Cuarto: Sin perjuicio (le las facultades quc por este Decreto se reglamen-
ten, los funcionarios consulares seguirn transcribiendo los matrimonios cele-
brados por cubanos ante las autoridades del pas en que residan de acuerdo con
las disposiciones legales vigentes.
Quinto: Las sentencias que se dicten sobre divorcio, nulidad y cualquier
otra circunstancia que altere la situacin legal del matrimonio que se hubiere
efectuado ante funcionario consular, se comunicar a ste para que anote la
parte dispositiva de la resolucin al margen de la matriz.
Sexto: Las disposiciones del Cdigo Notarial y del Cdigo Civil se consi-
derarn supletorias para la celebracin de matrimonios por funcionarios consu-
lares en todo lo que fueren aplicables.
Sptimo: El Ministro de Estado queda facultado para dar las instruccio-
nes complementarias que sean nec esarias sobre el particular a los funcionarios
del Servicio Exterior, o para dictar las resoluciones que aclaren o interpreten
las dudas a que su aplicacin pudiera dar lugar.
Octavo: Los Ministros de Estado y Justicia quedan encargados del cum-
plimiento del present Decreto en lo que a cada uno de ellos concierne.
Dado en La Habana, Palacio de la Presidencia, a los 3 das del mes de Fe-
brero de 1943.-F. Balisla, Presidente.-Raum.n Zaydn, Primer Ministro.-
Jos Agustn Martnez, Ministro de Estado.
PREMIO NATIONAL CARLOS J. FINLAY.-Lev N9 1, de 18 de Febrero
de 1943 (Gaceta 100, del 20).-Instituyendo el referido premio para alumnos
graduados de Medicina.
DELITOS DE INCENDIO.-Decreto Presidencial 641 (Gaceta 136, 9 Mar-
zo).-En uso de las facultades que me estn conferidas y asistido del Consejo
de Ministros, resuelvo:
Primero: Modificar el art. 1. del Decreto Presidencial N2 127 de 19 de
Enero de 1942, publicado en la Gaceta Oficial (le la Repblica del da 22 (le
dicho mes y ao, en el sentido de que la vigencia del art. 3Q', Captulo II del
Acuerdo-Ley N'' 3 denoimnado "Ley de Seguridad y de Orden Pblico", de
fecha 5 de Enero de 1942, queda limitada a los delitos mencionados en el mismo,
con excepcin de los delitos de incendio comprendidos en la Seccin Primera
del Captulo I del Ttulo X del Cdigo de Defensa Social, de los cuales conocer
la Jurisdiccin Ordinaria.
Segundo: Lo dispuesto anteriormente comenzar a regir en todo el terri-
torio de la Repblica desde la fecha de la publicacin de este Decreto en la
Gaceta Oficial, quedando encargados de su ejecucion y cumplimiento en la parte
que a cada uno corresponde, los Ministros de Justicia, de Defensa Nacional, de
Comunicaciones y de Gobernacin.
Dado en el Palacio Presidencial, en La Habana, a 3 de Marzo de 1943.-








ASUNTOS GENERALS


F. Batista, Presidente.-Ramn Zaydn, Primer Ministro.-Federico Laredo,
Ministro de Justicia.
JUZGADO MUNICIPAL DE JOBABO.-Decreto del Ministro de Justicia.
(Gaceta. 152, 17 Marzo).-Ein uso de las tacultades que me estn conferidas por
el prrafo ltimo oel art. 16 de la Ley Orgnica del Poder Judicial, resuelvo:
Primero: Aprobar la demarcacin territorial del Juzgado Municipal de
4* Clase de Jobabo, del Trmino Municipal y Partido Judicial de Victoria de
las Tunas, en la forma acordada por la Sala de Gobierno de la Audiencia de
Oriente en la sesin del da 27 de l'ebrero ppdo., en el sentido de que la misma
comprenda los barrios de Jobabo, San Jos de la Plata y Cauto del Pas.o.
Segundo: Comunquese el present Decreto a los seores Presidentes del
Tribunal Supremo, y de la Audiencia de Oriente, a los electos procedentes; y
publquese en la Gicetla O]icial de la Repblica, para general conocimiento.
La Habana, Marzo 1;) (e 1943.-Feoderco Lar'dio, Ministro de Justicia.
JUZGADO MUNICIPAL DE ARROYO BLANCO.-Decreto del Ministro
(de Justicia. (Gaceli 171, 25 Marzo).-ln uso de las facultades que me estn
conferidas por el prrafo ultimo del art. 16 (le la liey (Orgnica del Poder Ju-
dicial, resuelvo:
Primero: Trasladar la Cabecera del Juzgado Municipal de Arroyo Blanco,
del lugar en que ahora se encuentra o sea en el pueblo de Arroyo Blanco, para
el pueblo de Cristales, en el barrio Tello Snchez, Trmino Municipal (le Jati-
bonico, Partido Judicial (le Ciego de Avila.
Segundo: Conmunquese el present Decreto a los seores Presidentes del
Tribunal Supremo y de la Audiencia de Camagtiy, a los efectos procedentes,
y publquese en la Gaceta Oficial de la Repblica, para general conocimiento,
hacindose constar que el presented Decreto conmenzar a regir a los 20 das hi-
biles siguientes al de su publicacin en la Gaceta Oficial.
La Habana, Marzo 20 de 1943.-Federico Laredo, Ministro de Justicia.
-----)o( ------

COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

SUGERENCIAS PARA UNA PROPOSITION DE LEY.-Artculo '.-
Se requerir la inlervencin de abogado, en los trminos exigidos por el p-
rrafo 19 del art. 10 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en los siguientes asun-
tos: a) Juicios verbales de cuanta superior a $100. b) Recursos de amparo
en la posesin y en el dominion. e) Juicios de desahucio que se funden en con-
tratos de arrendamiento cuyo precio exceda de $50 al mes. d) Act-os de juris-
diccin voluntaria que se tramiten en los Juzgados o ante Notario. e) Recursos
administrativos o gubernativos respect de los cuales se dt en definitive el re-
curso contencioso-administrativo.
Art. 2'.-Sin perjuicio de los dems requisitos exigidos por las disposi-
ciones legales vigentes, se requerir el ttulo que capacity para el ejercicio de
la profesin de abogado en la Repblica, para desempear cualesquiera de
los siguientes cargos: a) Secretarios y Oficiales de los Juzgados de Primera
Instancia, Instruccin, Correccionales y Municipales de 1< clase. b) Oficiales
del Tribunal Supremo y (le las Audiencias. c) Jueces Municipales de 4' clase.
d) Administradores (le Zonas Fiscales, Liquidadores (le derechos reales y Ad-
mnistradores de Aduana. e) Secretarios d(le las Administraciones Provinciales
y Municipales. f) Registradores sustitutos de los Registros de la Propiedad
inmueble, Mercantiles y de Sociedades Annimas. g) Comisarios de las quie-
bras. li) Contadores, partidores y administradores judiciales de abintestatos
y testamentaras, cuyo caudal inventariado exceda de $25,000.








ASUNTOS GENERALS


Art. 39.-Cuando no hubiere abogado en el Trmino Municipal para de-
sempear cualquiera de los cargos a que se refiere el artculo anterior, podr
recaer el nombramiento en persona que no ostente el mencionado ttulo pro-
fesional.
Art. 4'.-Ningn cargo o empleo del Estado, la Provincia o el Municipio,
para cuyo desempeo se requiera por sta o por otra Ley la condicin de abo-
gado, podr tener una remuneracin inferior a $100 mensuales.
Art. 5'.-El desempeio de los cargos de auxiliares y subalternos de la
Adminislracin de Justicia y del Ministerio Fiscal para los que se requiera el
ttulo que capacity para el ejercicio de la profesin de abogado, se considerar
como ejercicio de dicha profesin, para todos los efectos legales.
Art. 6'.-No podr funcionar ninguna Consultora legal sin tener a su
frente a un abogado y contar con los servicios remunerados de un abogado por
cada 100 asociados, por lo menos. Las Consultoras legales existentes actual-
mente que no cumplan estos requisitos dentro del trmino de 30 das a partir
de la vigencia de esta Ley sern clausuradas, y sus propietarios, directors o
administradores incurirn en la sancin establecida en el art. 383 del Cdigo
de Defense Social.
Art. 70.-Se prohibe el uso de las palabras "Bufete", "Oficina legal",
('onsultora legal" n otras semejantes, por personas que no estn lega lmente
autorizadas para ejercer la profesin de abogado.
Art. 8W.-Las parties acusadoras en causes por delito (le la competencia
de los Juzgados Correccionales, podrn ser representadas y dirigidas por le-
trado.
Art. 91.-Las disposiciones de esta Ley no sern aplicables a los cargos
que al tiempo de comenzar a regir estn desempeados por personas que no
tengan la condicin de abogados y nmienltras dichas personas se encuentren
en el desempeo de los mismos.
Art. 10'.-Tampoco sern aplicables las disposiciones de esta Ley a los
procedimientos y recursos iniciados con anterioridad a la fecha en que em-
piece a regir.
Art. 11.-El Poder Ejecutivo dictar los Reglamentos que estime opor-
tunos para la mejor aplicacin de esta Ley, la que deroga cuantas disposicio-
nes legales se opongan a ella y comenzar a regir a los 15 das (le su publi-
cacin en la "(`aceta Oficial" de la Repblica.
)o(

LIBROS Y REVISTAS

Ley de alquileres, por el Dr. Lincoln E. Brito y Mederos.-Habana, 1943.
-Este libro del Juez Municipal del Norte de la Habana, Dr. Brito, que com-
prende comentarios sobre la expresada ley y sus prrrogas, un studio com-
parado de la legislacin cubana con la de Espaa, adems de notas, resolu-
ciones y jurisprudencia, sale en moment oportuno, puesto que una nueva
"prrroga" se lha concedido a dicha ley, cuando ya ,staba vencida la que
anteriormente se concedi'5, lo que se viene prestando a controversial judiciales.
De este libro, comnentado con encomnio por el Juez de Primera Instancia del
Sur, Dr. Eduardo Nez, dice el mismo, entire otras consideraciones, lo siguien-
te que es su mayor elogio: "Por la muy relevante de no escaparse (le este con-
cienzudo studio de la Ley de Alquileres no slo todos los casos confrontados
en la prctica, sino tambin aquellos (le possible ocurrencia, se lia hecho a la
cultural jurdica cubana un valiossimo aporte, se lia brindado al foro en ge-
neral la solucin anticipada de todos los problems que se puedan presentar
y se ha provisto a Jueces y Magistrados de fuente fidedigna donde acopiar








AS'N TOS GENERALE;


dalos y recabar anlecedenles para decidir y resolve los ms intrincados pro-
blemas que en esta material nueva se les puedan presentar."
Tres reflexiones sobre el amor, por el Dr. Emilio Menndez y Menndez.-
Habana, 1943.-El Magistrado de la Sala de lo Civil de la Audiencia (le la
llabana, Dr. Menndez, despus de haber producido libros como "El Di-
vorcio", El Matrimonio" y "Perennidad del Derecho ('ivil" y que ha poco
nos di a conocer sus "Principios de Derecho criminal" ahora nos brinda
este libro de material tan dismil a los anteriores. Los que no conozcan a tan
distinguido funcionario, leyendo la lmpida prosa del prologuista del libro,
Dr). Carlos Azcrate y Rosell, se explicarn tan varia produccin. Los temas
de su libro son: O)ntologa del amor; Psicoloa del amor y Sociologa del amor.
Est dedicado a so hija. Y ahora nos anuncia la prxiina aparicin de su
Cdigo Civil, anotado y concordado.
Memoria de la Comisin Nacional de Transportes.--llabana, 1943.-La
correspondicnle a los afos 1938 y 1939, o sea desde la creaci0n de dicha Co-
misin, acaba, de publicarse. Es una magnfica recopilacin, de leyes, decretos,
Trabajos y resoluciones.
Memoria de la Corte Superior de Justicia de Junin y Huancavelica.-iimna,
Per.-La que en 1941, su Presidente Dr. Flix Cossio, produjo, nos lia sido
remitida.
El problema de las mermas en los almacenes afianzados de caif, por los
Dres. Antonio M. Faber y Jal y Pablo A. Basil y Goyoneche.-llabana, 1942.
-'sutdio bajo el aspect legal de dicho asunto, que se est discutiendo ante
los Tribunales.
Lrica Saturnal, por el Dr. Miguel A. Macau y Garca.-llbana., 1942.-
To'io de poesas debido al Juez Municipal Suplent de la Habana Dr. Macau.
Revistas extranjeras.-lemios recibido: Los Tribunmals, Mxico 1). F., Fe-
brero; Foro Hon dri o. Tegucigalpa. Hlonduras, Octubre; Revista de Derecho
y A.d,,Nt.st Derecho y Legislacin, Caracas, Venezuela, Diciembre; y Revista Peruana de
Derecho, Lima, Peri. Octubre-Diciembre.
Otras revistas.-Tambin hemos recibido: Boletn dc la Comisin Pananme-
ri(c'( cia al Dia. Febrero: Informacin Fiscall, Abril; Revista del Colegio de Abo-
gados, Febrero; Cu('b( Economic y Fian ciera, Marzo; La Fanirnacia Cubana,
Marzo; El Siglo, Marzo; Policia Secreta Nacioia,,; Marzo; Salud y Sanidad, Di-
ciembre; SegUros, Marzo; y Viajanots. Febrero, todas de la Habana; Revista
del Colegio de Abogados, Febrero, y Boletn Notarial, Febrero, de Santiago de
Cuba.
-) o (---

MISCELANEA

MOVIMIENTO JUDICIAL.-D1)espus de publicado el nfmero anterior,
ha habido el siguiente:
Ascenso.-lla sido nomibrado Magistrado de la Audiencia de Oriente,
el D. l le A agn y del Pozo, por el turno (le antigedad, que era
Juez Correccional de Pinar del Ro, que ingres en la carrera como Juez Mu-
nicipal de Candelaria en 1'" de Noviembre de 1921 y despus desempe igual
cargo en Bejucal y Pinar del Ro y los de Juez de Pr imnera Instancia (le Pinar
del Ro y M ....-.. y desde 16 de Octubre de 1934 su actual .juzgado.
Juez Municipal -Ha sido nombrado Juez Municipal de Bacuranao, la
Srta. Mercedes Rodrguez y Gonzlez, que !o es (le Calicito.
Traslados.-lla sido nombrado Juez de Primera Instancia e Instraccin
de Nuevitas. el Dr. .los A. Perea y Valiente, que es Juez Municipal de Cluan-
tnamo.








ASUNTOS GENERALS


-Tam bin Juez Municipal de Bolondrn, el Dr. Vctor llugo >Ledn y
lribe, que lo es de Nuevitas.
-Asimismo Juez Municipal (le Victoria de las Tunas, el Dr. Pedro A.
Prez y Prez, que lo es de Esmeralda.
-Y Juez Municipal Suplente (le Puerto Padre, el Dr). Bernab Rodrguez
y Santos, que lo es (le Hagua de Tnaino.
Permutas.-lla sido aprobada la concertada entire los Dres. Benito Mar-
tnez y Nebot y (ustavo Delgado y Bacallao, Jueces Municipales Suplentes de
Santiago de las Vegas e Isla de Pinos.
--Tambin se aprob la concertada entire los Dres. Toms (1. Diego y
liobbio y Julio Sotolongo y Mallea, Juez Municipal y Juez Suplente de Man-
guito.
-llabiendo pedido se aprobase la permuta concertada entire el Juez Mu-
nicipal (le Batabau y el Suplente de Santa Isabel de las Lajas, no se aprob
por haber desistido el segundo.
-Tambin se aprob Ja concertada entire los Dres. Radio Bacallao y
Coto y Mariano Vivanco y Zayas, Juez de Primera Instancia e Instruccin de
San Antonio de los Baos y Juez de Instruccin de (vuantna no, respectiva-
mente.
Renuncia.-Ha sido aceptada la que present el Dr. Jos Ferrer y Saave-
(Ira, Magistrado de la Audiencia de la Habana.
Cargos vacantes.-Se encuentran vacantes la Presidencia de la Audiencia
de Oriente, un cargo de Magistrado en la Audiencia do la Habana; los Juz-
gados Municipales de Guantnamo. Nuevitas y Esmeralda; el Juzgado Muni-
cipal Suplente de Sagua (le Tnamo; y el Juzgado Correccional de Pinar del
Ro.
Oposiciones.-A las del cargo de Magistrado de la Audiencia de la Ha-
bana, concurrieron los Dres. Pablo Gonzlez Enrquez, Elpidio Garca Tudur,
Eloy G. Merino Brito. Mario Quirs Macas, Julio Garcern de Vall, Francisco
M. Hernndez Llpiz, Juan J. Expsito Casass, Mariano Vivanco Zayas,
M1arcelino Albuerne Morgado, Juan F. Sols Carrillo, Ricardo A. Trelles Boi-
sier, Oscar Quintana Fernndez, Adolfo Abascal Hernndez y Felipe Luaces
Sebrango, todos Jueces, y los Letrados en ejercicio Dres. Agustn Elizondo
C'erice y Sanliago F. Iturralde Aldama.
Todava no se conoce el resultado de dichos ejercicios
Jubilaciones -lla silo jubilado forzosamente el Sr. Avelino Gutirrez y
Colina, Alguacil (le1 Juzu'ado Municipal de Juan Gualberto Gmez, con un
retiro (le $364.50.
-Tambin lo fu el Sr. Miguel Zaldvar y Peyrellade, Secretario del
lJuzalo (le InstruriAn <(e Paiagiiey, con un retiro de $1,374.81.
-Ia Sala (le (obierno dele Tribunal Supremo acord que el Archivero,
i1l)]iotle(ario y Encargado del Material Sr. Manuel R. Portocarrero. que ila
(.u1l)lii(ldo 77 ;ios. puede continuar en el desempeo del cargo.
Causas, expedientes, etc.-El Pleno del Tribunal Supremo declar sin lu-
g-ar los r"cllursos lde inconstitucionalidad establecidos por lTos Dres. Juan Carbonell
y Solrzano y Luis Anuiar y Poveda. contra las resoluciones de la Sala de
Gobierno Especial que los separaron de los cargos de Juez Municipal Suplente
de Alto Songo y de San 1 1nis, respectivamente.
Crdito.--e ha concedido uno de $4.430.14 para obras de reparacin que
habrin de efectuarse en el edificio del Tribunal Supremno.
Abono de servIcios -Se acord por la Sala de Gohieirno Especial que se
complut como tiempo le servicios, a los electos de la an1ii'uedad, al Juez de
Primer;! Inst1an(cia de Puerto Padre, los que prest como -Juez Municipal (le
Reg1a; al Juez Municipal de Agranmonte los que prest coumo Fiscal de Par-
tido de ( uanajay; al Juez Municipal de Palmira los que prest como Fiscal








ARSNTOS 0GENER \LES


de Partido de Pedro Belancourt : al Juez Municipal de Fomento los que pres-
t conio Fiscal de Partido de Trinidad : al Juez Municipal de Isla de Pinos los
que prest como Secretario del Juzgado de Primera Instancia e Instruccin de
Alacranes; al Magisl ado l)r. O)sear (le los Reyes los que prest com'io Fiscal de
Partido de la Habana y como Abogado Fiscal de la Audiencia de la Habana,
y no como Juez Municipal Suplente de la llabana; al Juez Municipal 2' Su-
plente de Morn los que prest como Fiscal de Partido de Santa Cruz del Sur;
al Magistrado Dr. Pedro Br los que prest como Fiscal de la Audiencia de
Santa Clara, y al Magistrado Dr. Angel Chirino, los que prest como Secre-
tario de la Audiencia de Pinar del Ro.
Dietas para los Jueces Suplentes.-Por D. P. 987, de 31 de Marzo de 1943,
(Gaceta 185, de 1P Abril), se ha resuelto aclarar que lo dispuesto en el p-
rrafo 1o del Decreto No 684, de 8 de Marzo de 1943, se contrae exclusivamente
a las dietas pendientes devengadas por los Jueces Suplentes, conforme esta-
blece el inciso a) del art. 3o de la Ley N" 25 de 15 de Mayo de 1941.
Responsabilidad civil de funcionarios judiciales.-La primera sentencia
dictada por el Tribunal Supremo de Justicia, despus de la Constitucin de
1940, en material de Responsabilidad Civil, dice as:
Considerando: que entrando en el fondo de la cuestin y vistas las ale-
gaciones de las parties en los distintos escritos polmicos y analizadas las prue-
bas tradas al juicio, muy especialmente la documental, acompafiadas con la
demand, es procedente declarar que por el hecho de haber dispuesto el Juez
Municipal demandado Jorge Lorenzo Quintero, la sustaneiacin de la demand
verbal referida no quedaba fuera de todo debate la cuestin relative a la
incompetencia de dibho Juez para conocer del pleito, puesto que la parte de-
mandada, baciendo uso de su derecho, y sin que pueda hablarse de sumisin,
aleg. como excepei'n legalmente reclamable, la apuntada incompetencia, y
por tanto, deber era de aqul, resolverla, como la resolvi, en la sentencia,
en el sentido que a su juicio estim procedente, aplicando al efecto las dispo-
siciones legales del caso, que lejos de ignorar, como se aduce, demostr co-
nocer.
Considerando: que bastaran los precedentes fundamentos para declarar
que tampoco el otro Juez demandado Humberto Quifiones v del Sol incurri en
responsabilidad civil al confirmar la resolucin del inferior. que segn acaba
ce decidirs, no denota negligencia, ignorancia ni malicia. mnes an en el caso
de la apelacin, se hace mas patente dicha declaracin, si se observa, que lejos
de actuar el Juez con los vicios que el reclamante le imputa, hizo, revelando
con ello la realizacin de un cuidadoso studio de la cuestin planteada, apli-
cacin de criterios (le interpretacin de las Leyes atinentes, y del contrato
bsico del pleito. que analiza v califica, reforzando an ms el punto de vista
del inferior, por todo lo cual, se llega a la conclusion que la demand, en
nuridad de verdad. -e endereza hacia una crtica jurdica contra ambas reso-
luciones, segn el particularr juicio del actor, pero sin que se hava podido de-
mostrar moe los demiandados, actuaran con manifiesto desconocimiento de la
Ley. dando liear a la accin ejercitada.
Considerando: que por todas dichas razones, v sin necesidad de examen,
deben declararse sin lugar las excepciones de incompetencia de jurisdiccin
v defectos le'ale] n' el o m odo (le proponer la demand y con lugar la falta de
accin opuesta a la misma, y sin lugar sta en todas sus parties, de la cual
lian de ser absueltos dichos demandados, con las costas a cargo del demandan-
te. si bien no con temeridad ni mala fe a los efectos de la Orden 3 de 1901.
Nombramientos-La Sala de C(obierno del Tribunal Supremo nombr a
los ex-Magisirados del Tribunal Supremo Dres. .Juan Manuel Menoeal v Ga-
briel Yandama. Miembros propietario y suplente respectivamente de la Junta
Nacional del Censo.







AS NTOS GENERALS


Cadetes.-l'or Decreto Presidencial lian sido nombr-ados vi comisin de
servicio en la Escuela de Aviacin del Ejrcilo, como Cadetes, los Sres. Jos
Toribio Bravo y Jos M. Castellanos, Escribientes de la Audiencia y de la
Fiscala de la misina, (de la llabana.
--Un empleado de la Audiencia (le la llaana solicit (le la Sala de (o-
bierno, en virtud de haber sido nombrado Cadete del C1uerpo de Aviacin Mili-
tar, excusara su falta de asistencia y se le reservaran sus derechos al cargo,
con derecho a seguir cobrando su sueldo; y dicha Sala resolvi.
"C'onsidetranldo: que conforme a lo dispuesto en el art. lI del Acuerdo-
Lev N'.' 4 de 5 de Enero (le 1942, precepto invocado en el Decreto Presidencial
N': 574 de 23 d(le Febrero del ao en curso, el derecho que le asisle a las per-
sonas que desempefen cargos en la Atmninistra yin l'blib.a :v en emlpresas
particulares, a conservar sus plazas mientras presten el servicio miililr liene
por condicin fundamental y necesaria que haya sido llanmado al mismo con
carcter obligatorio; y que dicho requisilo esencial no concurre cuando, como
en el present caso, la prestacin del selrvicio iiliiiar es coinseceneiiia nica-
mente de la capacidad demostrada en el curso (le tilias operlaciolnes a la que
los interesados se someten pov su espontnea voluntad.
Considerando: que el derecho que en su caso otorga el ciio ao art. 14, se
liiiita a la conservacin escueta del cargo o plaza inieni-as dure el impedi-
niento indeclinable para su desempeo, que es la prestacil di un servicio
military obligatorio, y que no alcanza al disfrute de los eniolunientos correspon-
dientes al cargo a cuya conservacin o reintegracin se liene el derec(ho, por-
que el precepto no lo dispone expresanmenle, y adems, polque si con arreglo
al 2. prrafo del pi'opio ari. 14 se autoriza a la enli(dad don(le se pi-roduzca la
falla de la persona, a suslituirla por otra mienilras dure la auselncia justii-
cada, colo no es ablee presumini que la sustitucin se ve(rifiiue a ttulo hono-
rfico, o simplemente gratuito, ni se previene la forma en que se devengarn
los haberes, es claro que, a diclio efecto, es necesario alenerse a los presupues-
tos ordinarios y tener en cuenta a quien en realidad desempefia el cargo, y no
el ausente sustituido.
Considerando: que la razn alegada por el empleado de esta Audiencia
para que se le excuse por la falta de asistencia al desemlpeo de su cargo
mientras permianezca en "comisin de servicio en la Escuela de Aviacin", as
conio para que se teniga present su derecho al propio cargo y para que se
tenga presence su devecho al propio cargo y para que se libren las rdenes
oportunas al objetl) (de que continue percibiendo los haberes correspondien-
tes, carece de eficacia legal a lodos los efectos solicitados, por no hallarse
en la prestacin (le un servicio military a causa de haber sido llamado al misino
con carcter obligatorio."
Y declav sin lugar lo pedido, vo\liendo al cargo el citldo empleado.
Varias noticias.-La Sala de Gobierno del Tribunal S1 upremo, l.habiendo
parlticipado la Audienc(ia de Oriente que se advierte atraso eln ese Tribunal por
el excess de trabajo y el exiguo nmero de auxiliares con (que vuenta, acord
participarlo al Ministro (le Justicia a fin de que se a;dopl).'n las imedias que
eslime pertinentes.
-Habiendo solicitado el Cnsul (Cenueral de Inglalerra que se adoplen
las medidas priocedentes para que sbditos britnic(,os cncarftados ei causa de
la Audiencia de Oriente, sean juzgados a la mayor breve al po, los gaslos
extraordinarios que causan y porque dejan'de prestar servicios iiiuy necesa-
rios en el trfico narlimno, la propia Sala acord6 enarecer de dicha Audien-
cia se laga un sealamiento rpido.
-La Sala de CGobierno declar no haber lugar i aener esltablecila queja
por el Juez Municipal de Santa Isabel de las Lajas, con motlivo (le carta-orden
que recihi del Tribunl (le Urgencia de Santa C(lara. por no constil uii materia
propia de queja.








ASUNTOS GtENERALEfS 85

rTambin declar,. con motive de queja de un Juez que fu procesado
porque se le suspendi como Juez y Presidente de la Junta Municipal Electo-
ral, que encontr indose procesado, no puede resistir el cumpliniento de las ine-
didas dispueslas, sil perjuicio de los recursos que la Ley le franquea.
-El Juez 'orreccional de ('amagiey lha parlicipado al Suprenmo que no
podr dar elurso i i c1lorrespoliildciia porque desde olia( ( much liempo no se
e envan s:Jles.
-El Magistrado (le la Audiencia de Pinar del lio )r. Antlonio llarreras,
la solicitado de la Sala dle (Gobierno Especial se suprimia el lrilo dle la anti-
gedad en el lurno de concurso, quedando pendiente de resolve la peticin.
-La Sala de I obiierno Especial, por acuerdo de 14 de D)iciembre dle 1942,
resolvi que el iincionario judicial suspenso de empleo y sueldo no liene de-
recho a licencia por enfernlo.
-Tanmbin resolvi no ltoiar en consideracin las soliciludes dle licencia
que no vienen por el conduclo reglamentario y no estn, por lanlo, iiiformiadas
por la Audiencia.
-Tanlin resolvi que cuando se pide cerlificacin de servicios pres-
tados, si no se precisan estos, no procede expedirla.
--Taimbi dleig solicitude de traslado a tlulo de ns antlig'uo, porque
los que presl colio Juez Municipal no fu como Juez propielario, sino colmo
Abogado designado por la Audiencia.
-Tambin resolvio que no se use de] telgrafo para pedit prrroga del
1lerino para usa,, de licencia.
-flabiendo participado unos abogado lileril baja no podrian uasistir al llamailiento judicial, se les lizo saber que
esa circunstanlia no los excuse de la obligacin que tienen li idello sido eitadoes en forma.
-A un. Jiez qiu, se le concedi liceneia este ao y plidi que no se le con-
lara por no haber usado de ella en dos aios anleriores, se le dijo que no haba
lugar.
---Ilabiendo consulio el Juez Munticipal Suplenle de San Pedro si para
culrir vacanles en Juzgados de 4~ clase se concede el iraslalo, se le dijo que
no porque se cubren por leilnas.
-Se lacen gesi ines para qulese cipal de lMalianao.
-Se hlia designlo uilia comisin de tinicos del Minislerio de ()bras PI-
blicas para que realicen los trabajos preliminaries correspondienles a la C(asa
de los Tribunales.
-1' ['resiblente del Tribunal Suprenio la hecho saber al MIlnistro dle
.Justicia la grave siu aciin que crea al Tribunal la exorbitanle alza de los
precious en los ariclos de oficina, que han sido eleh.ados en inis de un 10(0
por 100, no alanzanido so consignacin para cubrir iales percilorias necesi-
dades; y que los Irabajos de las Secretaras no podrlin realizarse si no se con-
jura el problemia, especialenle los de la Sala de lo ('oltencioso-Adiiinistra-
livo. done hay inl.rpueslos ms o tiil recurs(os en apelacin contra
resoluciones de laes'i cisiones de Reclutamiiento pnes para sustanciar dichos
recursos es indlispeisable contar con gran cantidad de dicho ma.alerial. Esta
Sala se viene remiediando con material electoral de desecho que le ha facili-
lado el Tribunal Stlperior Electoral, que pronto se acalear.
-Los D)res. Jos, (Guerra Ipez y Fernando Pella y Rigali, nos participan
haber trasladado sus Estudios de Abogado y Notario a Tejadillo 103.
-El Juez Municipal de Pedro l>etancourl se ln dirigido al Alinislro de
Justicia, interesanhdo se, le informe el lugar Mile radica el establecimiento
a lnue se reliere el r!t. :.3 'e (el Cliaigo de Dlefensa Social, para remitir a los sordo-
unldos udel'in 1i1etes, <(i]e inslrnye calsa contra un sordo inudo.
-Los !')sriliienies el Triblunal Supremo y de 1 AI\udiencia de la llabana








ASUNTOS GENERALS


se han dirigido al Congreso pidiendo se les equipare en sueldo a los de los
Juzgados Correccionales y de Primera Instancia, segn precepto constitu-
cional.
-El Presidente de la Audiencia de la llabana, Ledo. Mario Montero y
Beldarran, con motivo de cumplir 43 aos de servicios, fue obsequiado por
los Auxiliares del Tribunal con un valioso estuche conleniendo un juego de
pluma y lapicero, comio exponentoe iel del respeto y estim;ncint que le pro-
fesan.
INCONSTITUCIONALIDAD.-EI 'leno del Supremo, por sentencia 6 de
11 de Marzo de 1943, ha declarado inconstilucionales los arts. 1, 2, 4 en el p-
rrafo 1. e incisos a), b) y d), prrafos 2-, 5'.' y 6'', incisos c) y f) uel Decreto
559 de 4 de Marzo de 1942, y el primer prrato de los aris. 1'2 y 2,' del 3315,
de 10 de Diciembre de 1941, por infringir el 84 (lde la Carta Fundamental de
la Repblica, en cuanto establecen y organizan Comisiones de conciliaci.n y
arbitraje y un Tribunal Nacional que no preside iningti fulncionario judicial
y diferentes de los en aquel precepto constitutional prevenidos, en forma y con
recursos tambin distintos, los cuales no podrn aplicarse en lo sucesivo.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-Duran-
te el mes de Febrero tuvo los siguientes ingresos: saldo anterior, $13,394.03;
multas correccionales, $16,444.64; descuentos, $14,121.91; ingresos Registro
Civil, $9,856.47; fianzas, $1,799.12; multas Urgencia, $280.95; multas testigos
y peritos, $145.74; licencias, $40.50; alquileres, $1'3.32; ingresos y reingresos
en el Poder Judicial, $6; ingresos Orden Adelanto, $1.15.-Total, $56,104.15.
Egresos: jubilaciones y pensions, $31,996.86; devolucin, $200; personal,
$204; impuestos de guerra, $256.72; material, $40; saldo, $23,406.55.-Total,
$56,104.13.
-Durante el mes de Marzo se aboln a los jubilados y pelsionisas el 76
por 100.
COMPRAMOS.-Colecciones de REPIT(lilO J IU)1 1l.\ L (:e 192.5 a $8,
y de 1928 a $10. Tambin nmeros suellos de 1928 eo'respomlieunes a los me-
ses de Abril, Mayo, Junio, Agosto, Septiembre y clublre, a $1. >or 1el(ono
F.0-1344 o en Calle 28, No 52, entire 5' y 7T Avenidas, Ml-irn;iar, puelen pro-
ponerse.
COMPAIAS DE FIANZAS.-S'egn aviso de li Secretlara de ('Coinercio,
inserto en la Gaceta 194 (de 6i del mes actual, estn autorizadas La Alianza, The
Boston Surety Co., La Come'rcial, El Coimercio, ('ienfuegos, Cubana (le Fian-
zas, Cuban American [Is. Co., La Cafiera, The Lonmdo Surely, La Insular,
New York Loan Co., El Sol, Orbe, La Mercantil, Gleneral Surety Co., La Taba-
calera, Unin (le Comerciantes e Industriales, New England Surely Co., La
Unin Antillana, La Victoria, Fidelity and Deposil Co. of Maryland, The
Maryland ('asualty Co. y Liverpool and Lodon amind Globe Ins. Co.
FALLECIMIENTOS.-Han fallecido: el D)r. Mar'os \Anionio Longa y
Miarquetti, Abogado y Notario (de es1n capital; el Sr. Juan Espinosa, ('onserje
de la Audiencia de la llabana con 41 aos de ser\ icios y de conduct intacha-
ble; y el Dr. Oscar Zayas y Portela, Abogado de esta capital.
-Tambin ha fallecido el Ledo. Luis de IIeehavarra y L imonta, Presi-
dente de la Audiencia de Oriente desde 12 de Julio de 1926, en el trayecto (le
Santiago de Cuba a esta capital, en el trend, pues vena pa ra asistir a un ateo
en el Tribunal Supremo para el que so le vit conio testigo; y por cuyo cargo
ingres en la carrera judicial, en el cual despleg tmuchas inieiativas. Ante-
riormenle fu Fiscal Municipal, Juez Municipal, Magistrado 'Splenle y ejer-
ci como Abogado y Notario con bufete muy acreditailo. Ascendido a Magis-
irado del Tribunal Supremo en 1933 lo rehus. Osteitaba la condecoraci6n








ASUNTOS GENERAL LES


de Caballero de la Legin de Honor de Francia. Haba nacido en 29 (le Octubre
de 186,5.
NOTICIAS VARIAS.-La Cmara de Representantes aprob un proyecto
de Ley declarando institucin pblica a la Sociedad de Legislacin Compara-
da de la Habana, filial de la de Pars.
-El Colegio de Derecho Plblico y Ciencias Sociales ha designado la. si-
guiente Junta de (lobierno: Dr. Pablo Carrera Justiz, Decano; D'r. Daro Ca-
suso, Vicedecano; Dr. Jos Sergio Velzquez, Secretario General; Dra. Africa
Acosta de Kaba, Tesorera; y Diputados los Dres. Miguel Angel Cspedes, Ma-
rio Le Roy, Aurelio Fernndez de Castro, Ral Rosado, Jos Fernndez, An-
tonio Linares, Emma Nocliez, Jess Fernndez y Germn Wolter del Ro.
Los Dres. Francisco Carrera Justiz, fundador de la Facultad de Ciencias
Sociales y Derecho Pblico de la Universidad, y Reinaldo Ramrez Rosell,
fundador del Colegio de Profesionales del misimo nombre, fueron designados
Decanos de Honor.
-El Decano del Colegio de Procuradores de la labana y various colegia-
dos visitaron la (Cmara de Representantes para gestionar la aprobacin de
la Ley de su retiro.
-En el edificio "Gonzlez Lanuza" de la Universidad, se electu un c-
lido homenaje en honor de los Profesores Antonio Snchez de Bustamante
y Sirvn y Csar Salaya y de la Fuente, que presidio el Decano de la Facultad
de Derecho Dr. Emilio Fernndez Camus, con asistencia de un distinguido con-
curso de personalidades, con motivo de cumplir 57 y 25 aos, respectivamente,
de Catedrticos de aqulla. El professor de Derecho Civil, Dr. Jos Guerra
Lpez, pronunci un elocuente discurso ensalzando a dichos profesores. Le
contestaron, conmovidos, los homenajeados.
La Secrelara (le Hacienda hace saber que para la imejor aplicacin de
la Ley que crea el impuesto de las estampillas del Archivo Nacional, deb(er;in
lenerse en cuenta los siguientes particulares:
1Q-Los docunmelos o solicitudes que se reciban por correo sern admiti-
dos y cursados a los respectivos registros, departamentos anlogos en los cua-
les no se le dar tramuitacin cuando carezcan (le la eslampilla correspondien-
te, en cuyo caso el Jefe del Negociado respective lo liar saber en breve es-
(.rito al interesado pa a que se ponga a cubieirto ci el pago de dicho impuesto
y mientras no lo haga las soliciltudes y dems documentos sujetos al impuesto
quedarn archivados en el respective Negociado.
2'--Las solicitudes y dems documents sujelos al inpuesto que se pre-
senten personalmenite en las oficinas o dependenceias (le este Ministerio, sern
devueltos en el acto al intersado para que se fije la estampilla de referencia,
sin cuyo requisito no sern recibidos.
3 -Quedan exceptuados del cumiplimiento del requisito de que se trata,
los documents qtue estn expresaimilente exceptuados por los leyes especiales
(le Jubilaciones y Pensiones y las electorales, d( amerdo con lo estatuido en el
art. 15 de la cilada Ley N 6() de 7 de Mayo de 1942, y enl el de igual nmero
de su Reglamento, Decrelo N'- 1780, de 17 de Junio de 1942, nipublicado en la
"(faceta Oficial" de la Repblica, 1P edicin del da 2 de Julio siguiente.
DOCTRINA VARIA.-El Tiribunal Supremo lia declarado que la prohibi-
cin contenida en el art. 184 del Reglamento sobre cobranza del impuesto de
derechos reales es aplicable a los documents que los litigantes presented, pero
no a los expedidos por Notarios en virtud (le mandamiento judicial, llevados al
pleito durante el perodo probatorii); y que un carnet de extranjeros, traido en
trmite de dplica no es un document fundamental del pleito, pudiendo pre-
sentarse en los autos en dicho trmite.
El Juez de Primera Inslanticl del Sur lia dvclarado que no basla para tra-








ASUNTOS GENERALS


mitar un desahucio en primera instancia que se trate de un establecimiento mer-
cantil o fabril, sino que tiene que haber tambin una causa o caso que lo justifi-
que. Los arrendatarios para desahuciar a los subarrendatarios tienen que exhi-
bir, al igual que los propietarios, la declaracin jurada ante el Ayuntmiento del
contrato de subarriendo.
-La Sala de lo Civil de la Audiencia de la llabana lia declarado que al
estatuir el art. 1732 del Cdigo Civil, en su inciso ,3', que el mandato se acaba,
entire otros casos, por quiebra del demandante o del mandatario, contempla,
como result de su propio texto, su finiquilo en todos los juicios y pleitos en
que tenga inters el acreedor en dicho estado, el cual no podr en lo adelante
ejercitar acciones con el referido instrument pblico; que tal intierpretaci.on
tiene una excepcin y es que s puede utilizarlo el quebrado en el propio juicio
de quiebra, en el que sigue siendo parte, pudiendo el procurador del imismo usar
el poder para oponerse a la quiebra y para ejercitar todos los denms derechos
que con respect a la misma le reconocen los Cdigos de Comercio antiguo y
modern y la Ley de Enjuiciamiento Civil.
-En un juicio en que se estableci un recurso de apelacin y f'u admitido,
el recurrente fu emplazado y el mismo da present escrito personndose, el que
present en el Repartimiento cuando an no se haba recibido el juicio; y el
Juez de Primera Instancia del Este resolvi que el hecho de que el apelante no
esperara a que comenzara a decursar el trmino (le 8 (tas que para emplaza-
miento de las parties fija la ley de procedimiento, no lo perjuodica en el sentido
de que se le tenga por caducado el derecho y perdido l4 trmite o recurso que
intent, pues de acuerdo con el art. 312 (le la Ley (le Enjui(iamiento Civil, slo
transcurridos los trminos improrrogables se tendr por caduoado el derecho,
con la excepcin de la dispuesto en el nmero 1" del ,310.
-El Juez de Primera Instancia de Marianao, resolviendo con.sulta del Juez
Municipal en relacin a diligencias promovidas por unia persona quie para re-
nunciar la ciudadana extranjera hizo ante Notario la dtclara(iin de intenci6n
de adquirir la cubana, declar que surtiendo los mismos efecto el amt' (le inten-
cin de adquirir la ciudadana cubana, cuando so verilio a nt:- Notorio( que
cuando ante el Registro Civil del Juzgado, es visto que el trmino de unmi ao
para su ratificacin lia de contarse desde el da ii quie ital jiura de inleniin
se haya verificado, sin que a ello obste la feclh en que 1'l misma se inscribiera
en el IRegistro, por cuanto no es dable que las demoras en que puedan iiicrrii'se
en tales inscripciones sean en perjuicio (le los interesados.
-En el Juzgado de Primera Instancia de Almhnendares se promovi un in-
cidente en un juicio sobre divorcio para obtener antentto de la pension conce-
dida a la mujer, teniendo en cuenta el encarecimiento de la vida; y se admiti
bajo la consideracin de que, no obstante contener el 1)ecreto-Lev 206 de 1934,
reglas propias al divorcio por recproco disenso, diferencindolo del procedi-
miento por just causa, ambos procedimientos contienen proimniimnieinlos ant-
logos; y agrega, que la pension alimenticia concedidaa a la mujer, sustantiva-
mente tiene el mismo concept en ambos juicios, debiendo aplicrseles las mis-
mas razones jurdicas que aconseja su fijacin, no siendo obstctilo que en el
reciproco disenso ella venga determinada por la voluntad de las parties y en el
divorcio (le causal su regulacin surja, ante la discrepancia de los litigantes, de
las pruebas aportadas; que en un orden doctrinal, al cl.i.i .....-o 'los derechos
que la ley establece, se determinan unos con el (ialcter de definitivos y la de-
cisin de los tribunales los convierte en inalterables y slo pueden reconsiderarse
en el trmite exceptional de la revision, y otros tienen el caricter (le provisio-
nales, en los que su concesin se atempera a reglas de proporcionalidad que
prev el legislator, siendo caracterstico (le esta clase la pension alimenticia,
subordinada en todo al art. 14 del Cdigo Civil; que en el juicio (le divorcio
por reciproco disenso pueden plantearse incidents, siendo un ejemplo de ello
la sentencia 337 de 9 de Octubre de 1941 de la Audiencia del Distrito.










REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

NSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE KN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripcin annual, $ 8.00 Nmero suelto.s . $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00


AO XVIil. HABANA, MAYO DE 1943 NU M. 5.



CONSIDERACIONES PROPIAS Y AJENAS

Tras largos aos siemipre lihemos tenido el hlbito de transeribir, aparte de
nuestras lecturas, no slo algunas ideas cnlminaint:s de las que sirven de cimien-
to a los concertos que emanan de los fil(sofos y publicists, en la exposicin de
sus obras con que cautivan nuestra atencin y nutren nuestro entendimiento;
sino aquellas propias que nos inspiran y a que nos lleva el razonamiento interno
sobre tales exposiciones, por nims que estas ideas no las lienos reledo en letras
de molde comino las anteriores, sino que pensando tan solo qiue constituyendo nues-
tro amado patrimonio, las debemios conservar en secret; tal vez con ei egos-
mo propio de todo lo que inspire la pasiin del amor, en las variadas ma-
ni festaciones de la naiitraleza humana, o poimque integran a la postre la modest
fortune que a c.esta (le labor y constancia y sacrificios actilnumla, conserve y no
malgasta quien busca en ella riqueza y el bienestar de su espritu.
Analizando el verdadero c oncepto de dos grades ideas fundamentals, que
orintan la vida en la convivencia social, la idea de la Justicia y (le la Libertad,
en cuyo desenvolvimiento en el curso de los aconte.imic-ntos humans colman la
realizacin (le los ideals de los pueblos civilizados, repitamos por su oportuni-
dad en este instance, las palabras del gran Vctor liugo ~i'n El sueo del Papa",
cuando dijo: "'Si el Cielo es para la Tierra un amigo seguro, si la vida es un
Fruto y no) una presa, el homubre tiene por derecho, por deber y por misin la
alegra, el trabajo y el amor"; y repeta a tales efectos que: "Ya es hora de
que dejemos tranquila la tierra en que vivimos para que crezcan en ella flores,
vias y espesos trigos, al soplo benfico del cfiro (le la Paz... !"
"Justicia", o sea "la raigada virtud que dura siempre en las voluntades
de los ones justos, l d;i, compare cada ino su lerecho egnaliente", como
la defini la Ley de Partida y elev la filosofa estoica al rango (le las virtudes,
como dice el Dr. Benito Gutirrez, porque deba lener de comfin con ellas el
ser constalte y perpetual roluhttd de dar a cada wno lloque es suyo, requisito
que el emperador Jlustiniano le atribuy en la Ley 10 del Digesto.
Si esa es la Justicia desde entonces, contina y continuar sindolo, y los
que como nosotros tenemos el deber (le administrarla da tras da, en la funcin
de juzgadores con que inos ha honrado la sociedad en que vivimo)s, es indudable
y a tal conclusion llegamos en el curso de nuestra ya larga experiencia profe-
sional, que todo juicio sobre el problema que se nos plante;, al tener por inspi-
rador un inter(s privado, un prejuicio o una pasin, en la inibensa mayora de
los casos, habr de resultar arbitrario; porque la Justicia en quien la aplica,
precisamente, es y debe ser el prolduicto necesario de un entendimiento sustrado
por entero a tales influencias.








ASUNTOS GENERALS


Claro est que para lograr lal estado de nimo, es indispensable colocar la
voluntad al servicio de una integridad de carcter que no todos disfrutan, libre
de ajenas sugestiones contrarias a una recta moral. Porque (colo dijo Waldo
Frin, al tratar de la "Formacin del Carcter": La experiencia de la vida
enseaa a cuantos quieren y saben aprovechar sus leriones, ie lmucha parte de
la diferencia de opinion y discrepincia de criteria que separ'a a los investiga-
dores de la verdad, provienen de] distinto valor que dan a las palabras ms'bien
que e oposicidn de pensamniento."
Por eso Enrique Ferri en "Los nuevos horizontes" nos irepite cnanto La-
vonlaye dijo: "Si ime preguntais qui*es lo que distingue los pueblos libres de
los que no lo son ; qu es lo que distingue a los pueblo s mnaduros para la Libertad
de aquellos otros que no lo estn, sin vacilar os responder que no es fijis si
tienen tal o cual constitucin, una o dos cmnaras, si tienen prensa libre, etc., etc.;
n6, nd: iodo eso puede llegar a ser ;istru'meneto de la pasin y de la tiraoa, mus
o ntenos disfra zudu. La verdadera distincin estriba ,i si ihay Justicia, consiste
en el reinado de la Ley".
"Libcrltad". Parcenos que esta palabra es la que ms se repiie en las re-
lIciones sociales y polticas de los pueblos civilizados, especialmente en los que
existe establecido el- rgimen de gobierno democrtico; pero el probleina en ellos
consiste, para disfrutar sus beneficios, en definir el concept fijando su verda-
dero alcance, y sobre todo en ajustar al mismo los actos de nuestra vida real,
poniendo al servicio de semejante propsito todas las energas del carcter. Por
lo que a nosotros se refiere, estimanios que la niejor inteligencia de diclio con-
cepto la ha expuesto c()n la mayor sencillez J. Stuart \tMil en estas breves lneas:
" La nica libertad que miereve este nombre es la de Lusar iunestro propio bien,
cada uno a su mnanera, siempre que no tratemos d(le privar a los dems del suyo
o de eniorpeeer sus esfuerzos para conseguirlo. Cada uno es 1I guardian inaltu-
ial de su propia salud fsica, mental y spiritual. La especie huntana gauia mis
dejando a cada hoitbre vivir comno le acomode, que obligidolol a vivir conto le
acomiode a los demits. .s !
Claro es qlue el nico objetivo liunano tanto en el orden colectivo conto indi-
vidual, us la conquislu d(l biei's'lar. Por el' l y para l, se lian realizado, se reali-
zan y realizarn en el eterno curso de la vida, todos los esfuerzos y lodos los sa-
crificios; y ya lo dijo el insigne orador espaol Emilio Castelar, refirindose
a la lucha por la conIquisla de la Libertad, al supolner aliglos la realizaii'in de
esa aspiracin como tuna finalidad, y no como un111 medio que constituy ve su ver-
dadero concept: La Libertad no es el fin de la Historia, la Libertad no es el
fin de la Sociedad, no puede serlo, no debe serlo. La Libertad no es itis que
on medio: el fin (de la llistoria, el fin (le la Vida, el fin de la Libertad es el
Bicn."
Pienso que el problemia est an en la prosecucin de :se legtim.o ideal
huItano, en seguir senders en ciyo curso puedan arm'n izarse lodos los inte-
reses, satisfacrse todas las laspiraciones y rendir culto a todis los ideales, que
se agitan en el seno de los elements todos integrantes de la colectividad social;
porque la satisfaccin exclusive de intereses aislados de determinados compo-
nentes de ese complejo humiano, por legtimna que sea, no slo no realizar' el f'in
perseguido, sino que creart al beneficiary el inters obero' con el sacerificio (le
los dems interests del rest de la colectividad, y afn de ese mnisnmo obrero en
otro orden de consideraciones, una sittuacin de violencia en los procedimientos
adopiados, en quebranto de un estado de civilizacin que se desenvuelve y avan-
za en todos sentidos: y que es el produvlo de intensos esfuerzos y dle largos
siglos de sacrificios, cuyas formas al servirle de marco no pueden variarse arbi-
trariamente titIs que cuanido la realidad (le un hien positive, product del con-
veneimniento, imiponga el anhelado cambio.
La Historia muniestra el camino i v nos da la evidencia de nuestras afirmacuio-
nles. Ya nos lo dice Jlellinon, al hablarnos de las instituciones de G(obierno, y (le








ASUNTOS GENERALS


las teoras que pretenden aplicar su inevitable y necesaria variedad: "La ex-
presin Repblica usada la primera vez por Maquiavelo, significando estados no
monrquicos, en el curso del tiempo se lia convertido en todos los idiomas en el
propio sentido. Para los romanos en que apareci5, Ja formula repblica com-
prenda exactamente lo que los ingleses llamaban coeniMoio-wealth, y designaba
exclusivamente lo que es comn. Esta formula, segn Maquiavelo, se abrira
paso como lia sucedido, puesto que todos los gobiernos intermedios son defec-
tuosos entire prncipes dominadores y pueblos libres y porqu a'rmo)niz todos
los interests, satisface todas las aspiraciones y disciplia lotodos los caracteres
sociales. Sugerencias son stas que, si nial no recordamos, hizo surgir en nuestra
mente all por el .ao de 1934 el libro (de Conaungla Fontanilles, "Engaos y
errors del Comunismo"'.
Repitamos como sntesis las bellas palabras que nos enva C. H. de Keyser-
ling en "El Arte de la Vida": "Cuando se trata de la Libertad humana, lo
esencial no est en los derechos que definen la libertad, ni en el pensamiento,
sino en el tipo de hombre libre a diferencia del hombre esclavo."
DR. Jos R)Ri(tLEZ ACOSTA,
Magistrado (le la Audiencia le la Habana.
)o(

EL DERECHO PROCESAL Y LA JUSTICIA

Hay normas procesales cuya razn de existencia, afincndose en principios
inmutables de equidad y justicia deben ser de ineludible y estricto cumplimiento
por parte de los encargados de administrar justicia. No digo violarlas, sino
siquiera desvirtuarlas o desconocerlas, sera atacar y herir aquellos sentimientos
jurdicos fundamentals e inmanentes que cada individuo sociable trae a la vida.
El derecho a la libertad individual, pongamos por caso, la ms sagrada de
nuestras propiedades, la condicin primera y bsica (de lodos los dems derechos
y garantas sociales, qu importa que se lalle consagrado en nuestras leyes
fundamentals como uno de aquellos derechos, si despus se dejara al arbitrio de
los jueces el privar de ella a cualquier ciudadalno.' Baste que la ley de proce-
dimiento criminal carezca en este punto de las normas adecuadas para su efec-
tividad, para que ese supremo derecho exista solo d(e nombre, no de hecho; fran-
queando el paso a la accin de la arbitrariedad y la injusticia.
Nadie podr ser privado de libertad, sino por virtud de mandamiento de
juez competent y por causa de delito, consagra nuestra Constitucin con estas
o parecidas frases. Pues bien, tan important como ese precepto constitutional
es aquel de carcter procesal que taxativamente seala al juez los casos en que
puede dictar autos de prisin. Que no en balde afirmaba Montesquieu, al refe-
rirse a estas reglas del procedimiento criminal que interesan al gnero human
much ms que ninguna otra cosa.
Nada importa tanto al hombre, despus de la vida y de la libertad, como
la propiedad, es decir, los medios y condiciones de 'ar(iier econimico o patri-
monial esenciales e indispensables para aquella. De aqu result que las reglas
que al procedimiento civil se refieren, cobren no1 menos importancia. Intil que
la ley consagre y mantenga tales o cuales derechos, si llegado el caso de recla-
marlos, se pusieran trabas y estorbos en el camino (de su efectividad; si no se
asegurara igualmente la posesin de ellos; si no se aimparara al que posee contra
las posibles usurpaciones; si no le otorgara medios de defenders contra las ma-
las artes del primero, que apoyado en falsas o gratuitas suposieiones, se los pi-
diera, o, fundado en artificiosas y falsas pruebas, se los demandare; si no se
arbitraran formas de hacerlos efeelivos denlto d, ui i'rdeiaio iento jurdico
capaz de garantizar la lealtad e ignaldad del debate, inpidilili-o,,h todo privilegio
o arbitrariedad que restrinja o nulifique esos derechos; si por fin, al arbitrio del








ASUNTOS GENERALES


juez se dejara, no ya slo el fallo, sino tambin el de admitir o rechazar capri-
chosamente las alegaciones y las pruebas que pretendan hacerse.
De lo que result que las leyes procesales encarnan tanta o mayor importan-
cia que todas las dems leyes civiles, y son el escudo protector del Derecho con-
tra el error, contra la ignorancia y contra la malia 1 t deos ,juzgadores. Que no
sin razn, deca D'Agueseu, que lus fornas son la rila d< la lUy: y lirdeaux,
que no son sino el derecho pueslo cn, accin.
Es por ell q(ue una vez mnis nos conisidieranms mi el caso de oponernos y
rebatir el calificativo de adjetivas plesto a esias le(s plie el eminent juris-
consulto ingls Jeremas Benthan; calificativo que no poco lia contribuido al
desdeoso apartamiento en que umllhios se iantuvieron y ai ni mantienen res-
pecto del studio tde esta iniportantsina rama de la tic iencia jurdica. Conmo
sabemos, Benthan, aplicando al derecho concepts grainaticales, calific de ad-
jetivas estas leyes en oposicin a aquellas otras que consagran un derecho, a las
que calific de sustantivas; dando a aquellas un carcter de accidental y tran-
sitorio, y a stas, uno (le esencial y permanent.
A poco que se ahonde en el problema, se cae en la elenl;a que ni en sentido
gramatical ni en sentido filos6ficE hay entre la leby pruiesal llamada adjetiva,
y las dems leyes llanadas sustantivas, la misma reiac:n que en sentido graua-
tical existe entire la substancia y sus cualidades. En las icyes procesales exislen
dos elements: el uno fundamental e invariable, variable y accidental el otro. El
primero se halla constitudo por todos aquellos precepts sin los cuales desapa-
recera o quedara mermado el derecho de defense; el segundo, por factors de
tiempo, lugar, costumbres. Quizs de aqu part el eriiir de lienthan, al conside-
rar slo el segundo de esos elementos.
Nadie puede ser condenado sin ser odo; en tod., juicio debe haber perfect
igualdad entire las lpartes, dentailante y demalndado, acusador y acusado. A
todo litigate o acusailo debe concederse la prueba de ,ii dellanda o excepeio-
nes, de la culpaiilidad ) d(le la icee;'.;; todo liiiga te debhe cuniplir con las
reglas sobre proposicin de pruebas, preseniacidn de (1ciiie nitos. coilmpeten-
cia, etc. Todas stas son norms 'fudoii la ley para garantizar la electividad de los detechos. y deben ser de observancia
inexcusable en today clase de debate jurdico si ste la die desenvolverse en un
plano de estricla imparcialidiad y derivan tan inimeteialanen e de la naturaleza
humana que llegan a coiifudirse con los mismnos derel',s ia trales, y son, collo
ellos, consubstanciales, inalienables e iniprescriptibles.
Obsrvese, pues, cunta es la imiportancia dle las leyes Iprocesales. Eni ellas
-podenmis afirmarlo sin tenor a pecar de exagerados-- 1 ,abe much menos ar-
bitrariedad que en las dems leyes mal llaimadas sustantivas. En efecto: que
para conceder la ciudadniiii una ley siga el principal dl "'js sang'uini", y otra
el del "jus sol''; que la mujer casada disfrute no (de la plena caplacidad civil;
que los hijos hereden a los padres por padres ig'uales o cn dleterminada propor-
()iin, etc., no result unt alentado a nuestro seniimiieinto itinim enic de e usticia,
ya que en estas materials queda mn ancho imargen a las disiisiciones filosfi-
cas, a las exigencias de las cistumbres, I las iec 'sidades de los tiemipos y al
capricho de los legisladores. Pero ditese una ley que vaya .unita los pritcipitos
fundamenlcals de naturaleza procesal que explsimos ytri)i, y se v'r con cn un-
ta violencia reacciona la conciencia social. Y es porque lentro de la amplia
esfera de aceidn d deireclho prore:;al exislen principio.' tniniiiables de ial natu-
raleza, que desvirtuarlos o desconocerlos provocara un desquiciamienlo pleno
en la vida de relacin, incompatible con la base vital de la sociedad.
Hasta aqui. crenos haber evidenciado la inmporitaix i sunia que en fun-
cin de justicia, cobra el eumplimiento de esos principios fundamentales de
orden procesal, que lien mirados resultan cotmo inlanaitel y ,nsubstaneiales
con mnestra condicin de hombres libres.
T'eanos ahora revise el cnsl desle el pinio de visa le nulstra ley rituaria








ASUN'TOS iGENERALEi


en particular y ver 1 est capacitada para llenar los altos fines que le fueron
atribuidos de convertir en realidades prcticas lal aistr .cicnes jurdicas. regu-
lando y garantizando el libre ejercicio de los derechos del individuo; y si todas
las anomalas que privan en las ms de sus disposici.nes, deben merecer de los
dispensadores de justicia aquel mismo just acatamiiento referido al principio
de estas lneas cuando hablbamos de norm)ls fendamenta es de carcter pro-
cesal.
Y no se me objeie con la consideracin ya sabida dle la naturaleza coactiva
de las leyes, de la que no puede quedar excluida la procesal, pues (ue no es mi
intencin -por dems balda- de inducir a los jueces a enfrentarse con la ley.
Lo que quiero decir es cosa bien distinta: que muchos de sus preceptos, rgidos,
inflexibles, vacuos. na t pueden ser supeditados a la misima esencia de lo bueno
y (le lo just; y que es freite a ellos donde debe deslacarse y brillar cual "sol
del mundo moral" el saber y la conciencia recta, honest y valerosa del juez
que tenga el cabal concept de su supremo poder, y no pueda ya ms decirse con
Goethe en su "Wilheln Meister": el juez, un hombre bueno y leal que preocu-
pado con el Derecho, no alcanza nunca a ver la Justicia.
Muchas doctas voces se han alzado en C(uba para critiar duramente, pero
con justicia, nuestra deficiente ley procesal: muchol; sesudos artcnlos de nues-
tros ms eminentes espeeialistas en la material han visto la luz, elamando por la
apremiante reform dle las ms dle sus institeciones. A esits autorizadas voces
quiere el articulista unir la muy modest suya, en su tinico deseo de contribuir
en algo a la solucin de ese magno problema.
La ii''el(ud exasperait en iimuchas d~! las institciomnes reguladas en nuestra
ley de procedimiento: sil cs.nlsn., exagerado iquie la convierte ii un uamotreto
jurdieo de dos mil. tantos artcuilos; .vi rcs'm: naci ya vieja n 1855.
al decir de Alcal Zamora: ;< forn1lismo irritante que priva en sus disposi-
ciones, con la consecuencia perturhadora y nefasla dle hacer que la amplitud de
la. forma consumna el fondo jurdivo. desviando y desnaturalizando el alto sentido
de la justicia.
Estos y otros minchos que ya todos conocemios. soni a g'randes rasgos los vi-
cios que caracterizan nuestra ley procesal, que ha tornado en cosa difcil, obs-
cura. enmaraada y casi laberntica, lo que debiera ser expeditivo, fcil y sen-
cillo por su propia naturaleza. Se impone decir la verdad dlesnuila y en toda su
erudeza. No es un afn inmoderado de reforimas el que obliga a modificar nunes-
tras leyes de enjuicianmiento, sino la imperiosa necesidad de atajar un mal que
afecta al mismo fondo del procedimiento. Los progress conslantes del derecho
eu los ltillos ailos. hacen adem s ini prescindible se rl'eoiia comlpleta de
nuestras leaves de en iliiamienti o ipara poner en armtnua todos los avances de
la ciencia jurdica c'n la procesal, que le sirve de enlvolura v sostn a todos
ellos.
Advierto que he dicho leyes de enjuiciamiento cuando mi intencin ha sido
referirme a todo nuestro rgimnen procesal: porque es el easo que no menos de
arcaicas Y reaceionarias es el calificativo que en mi opinion, tambin merecen
algunas institucniones de ese tipo, product de nuestra propia cosecha. Aqu me
viene a la mente la principal reform que en mi pensar debe acometerse, a saber:
la de nuestro reeurso de casaci.n. eneerrado en tan estreclms lmites y sujeto
a tales rigorismos de forima, qule lo que debiera ser hermosa esperanza de su-
prema justicia, chase tornado en motivo de duda v telmor.
Que no se contine con 41 la tendencia maradamente reaccionaria de con-
siderarlo institudo en beneficio de la ley: ni que est dominado, ante todo, por
el interns pblico. resulvase con decision y valer, de un vez y para siempre,
qcie se establece en beneficio de quien lo entabla y pide justicia. Que se refor-
lme, en fin. para que la injusticia so puoda qruper'tr sil mprt. uJq q furre conocida.
Ojal que el movimiento reformista do nuestras leyes procesales, iniciado








ASUNTOS GENERALS


no ha much en Cuba, produzca los 6ptimos frutos que son de esperarse de los
sabios mentores que lo encabezan!
Mientras llega esa ansiada reform, Jueces de mi pas: buscad la esencia
de lo just, como y doquiera que estuviere, aun contra el rigor exagerado del
precepto legal -que muchas veces contempla impasible una injusticia-, para
que nunca ms en nuestra patria cobre valor de realidad objetiva la inscripcin
que figuraba en la puerta del Templo de Delfos: No litigues jams.

DR. AGUSTN ELIZONDO,
Abogado.
----------- )0o(------ ---
LAS CERTIFICACIONES DEL REGISTRO CIVIL

Estn exentas de timbre y derechos, las certificaciones del Registro Civil
que han de ser utilizadas en expedientes de matrimonio judicial?
La pregunta que encabeza estas lneas es de una candente actualidad y ha
sido contestada de diversos modos; manteniendo unos que la afirmativa es la
respuesta, contradiciendo otros esta tesis.
Los que se decide por la primera respuesta lo hacen fundados en la ltima
disposicin del prrafo 29 del art. 43 de la Constitucin de 1940, en relacin con
las disposiciones del art. 45 del propio cuerpo legal, que disponen: Art. 43:
"...El matrimonio judicial es gratuito..."; Art. 45: "El rgimen fiscal, los
seguros y la asistencia social se aplicarn de acuerdo con las normas de protec-
cin a la familiar, establecidas en esta Constituci'n. . ". Preceptos que interpre-
tan a la luz de la llamada interpretacin autntica que basan en la voluntad del
legislator constituyente, que buscan en el Diario de Sesiones de la Asamblea
Constituyente; razonando: que segn se evidencia del texto del art. 43 y se
puede conocer estudiando la orientacin de los debates que se produjeron en la
Asamblea Constituyente y en el seno de las Comisiones que la elaboraron, tiende
el precepto a proteger a la familiar, facilitando el matrimonio a aqullos de con-
dicin econmica inferior, en cuyo beneficio establece el matrimonio judicial ab-
solutamente gratuito. Resultando impropio que el art. 32 referido sea interpre-
tado con un criterio fiscal restrictive y ms impropio an darle un sentido limi-
tado y estrecho a la significacin del vocablo "gratuito" que se emplea en el
texto constitutional que se analiza. Agregndose que result absurdo y antijur-
dico estimar que no forman parte del matrimonio las certificaciones del Registro
Civil cuya presentacin se require, conjuntamente, con la instancia matri-
monial.
Somos contrarios a la tesis relatada. Estimando que a pesar de los preceptos
en que se funda, y de acuerdo con ellos, las certificaciones controvertidas han
de pagar timbre y derechos en la cuanta que las respectivas leyes determinan;
quedando exentas de pago nicamente la celebraci.in y la inscripcin del matri-
monio judicial. Pretendiendo, adems, demostrar que no es "absurdo" ni "anti-
jurdico", y s, por el contrario, lgico y atinente con derecho el mantener que
las certificaciones de la inscripcin del nacimiento y estado de los contrayentes
no forman parte del matrimonio.
Ante todo dejemos sentado que la tesis que combatimos es errnea por asen-
tarse en un antiguo y reiterado error de la doctrine jurdica que se refiere a la
interpretacin de las leyes, que mantiene que interpreter una ley equivale a
investigar la voluntad subjetiva de sus autores. Error que tratar de demostrar
ms adelante.
En nuestra doctrine jurdica se mantiene que la interpretacin es la expli-
eaein o aclaracin del sentido de alnlna cosq que parece dudosa u obscura, y
que, traducir el sentido de la ley, depurando su espritu y penetrando en las
profundidades de la intencin del legislator, determinando cual sea el sentido,








ASUNTOS GENERALS


fin propuesto y medio para ello empleado, que en sus preceptos encierra una ley.
Nada ms falto de veracidad, pues no slo las leyes obscuras necesitan ser
interpretadas. Las palabras en tanto tienen un valor, en cuanto revelan un
significado; consecuentemente, siempre ser necesario conocerlo. Slo que,
cuando las palabras sean claras, fcil ser la interpretacin; advirtindose la
necesidad de sta y agravndose sus dificultades cuando los vocablos sean obs-
curos.
La interpretacin no es ms que la investigacin y la explicacin del sentido
de la ley. Partiendo de ese concept es necesario delerminar que es lo que debe
entenderse por sentido de la ley, llamado taurbin pensaniiento, espritu y vol'un-
tad de la ley.
Hay dos tenidencias, una que estima que el senlido de la ley equivale i la
voluntad del legislator; y otra que mantiene que. una vez frunrada. la ley liene
una entidad y un contenido propios, que se resuelven en el -g, t. ., intrnseco
de la disposicin, independientemente de la volunlad subjetiva del autor de la
ley. De modo que, el espritu o sentido de la ley, no es la voluntad del legisla-
dor, si no la voluntad de la ley considerada objetivamente, como ente que existe
por s, dotado de fuerza propia.
De las dos, la ltima es ms acceptable. Afirmar que el sentido de la ley se
identifica con la voluntad del legislator es apartarse de la realidad. La ley no
se forma por uno solo. de modo que pudiera afirmarse que la palabra empleada
fuera escogida por su autor para expresar su pensamiento. La ley es el product
de la voluntad de various, que, aunque de acuerdo en el modo (le expresarse, no
sienipre tienen conciencia plea y clara de lo que quieren, o bien, part ieldo de
diferentes ideas sobre el alcance de la ley por ellos querida, con diversos puntos
de vista y enfoques doctrinales, no expresan todos sus propias ideas, que, en la
mayor parte de los casos, tienen que ceder para dar cabida a corrientes contra-
dictorias a las sustenladas individualmente por cada legislator, o grupo de le-
gisladores, a fin de llegar a un acuerdo sobre el punto principal que lia de abar-
car la ley. Por lo cual, en leyes as formadas, no puede buscarse en la voluntad
edleetiva el significado de aqullas, pues dicha voluntad es una ficci..in ya que
en realidad no es mis que la reunin de varias voliciones. Sin que, tampoco,
pueda buscarse el sentido de la ley en la voluntad de cada uno de los que inter-
vinieron en su formaci6n, porque no siendo completamente uniform, no tendra
la ley un significado nico.
Y no se diga que con la opinion que mantenemos caemos en el ridculo de
darle a la ley una personalidad humana reconocindole facultades que slo a
los humans le son propias; pues no prescindimiis de la realidad, segn la cual,
ya se forme la ley por uno o por muchos, es siempre unm manifestacin de vo-
luntad, de la voluntad del legislator, pero restringida a grado tal, que queda
eliminado todo aquello que es meramnente subjetivo en la voluntlad, quedando tan
solo uni product objetivo; esto es, por voluntad del legislator contenida en la
ley no debe entenderse todo el process psicolgico por el cual cada una de las va-
rias personas que han aprobado la ley, se determine a aprobarla: ni por consi-
gnuiente, la idea ms o menos clara y exacta de la normtia querida; sinm la nortma
querida considerada en s misma.
Resumiendo: el espritu de la ley no es otra cosa que la voluntad del legis-
lador, slo en cuanto se extrae de la ley objetivamente considerada, o sea, la
voluntad de la ley, considerada independientemente de su autor.
Sentada nuestra posicin doctrinal con respect al sentido de la ley, afir-
mamos que la Constitucin al establecer, en el prrafo 29 de su art. 43, que el
matrimonio judicial es gratuito, solamente exime del pago de los derechos que
por el matrimonio se cobran : un peso por la celebracin y un peso por la ins-
cripein. En efecto, al solicitar del Registrador Civil que se lleve a efecto el
enlace matrimonial, hay que iniciar un expediente, en el cual hay que acreditar
la aptitud legal de los solicitantes para contraer matrimuonio: esa solicitud debe







ASUNTOS GENERALS


ser sellada de acuerdo con la ley del timbre; a ese expediente hay que llevar
certificaciones que a su vez han de ser selladas y pagar derechos establecidos en
un arancel que contiene diversas partidas, que no todas se refieren al matrimo-
nio, el cual tiene dos que le son relatives: la celebracin y la inscripcin del
matrimonio.
Ifl matrimonio es, segn nuestra legislacin positive (Art. 42 del Cdigo
Civil, tal como qued modificado por el art. TI (le la Ley de 29) de Julio de
1918), un contrato civil que slo ser vlido cuando se celebre en la forma esta-
blecida. Es decir, que cuando el legislator habla de matrimonio gratuito se est
refiriendo al contrato de matrimonio, contrato que, segn el arancel del Registro
Civil, ha de abonar derechos por su celebracin y por su inscripcin.
Se sostiene por los mantenedores de la opinion que rebatimos, que estimar
que deben pagar derechos las certificaciones a que nos venimos refiriendo cons-
tituye una interpretacin restrictive del precepto constitutional (Art. 43) que
analizamos. Es otro error. Veamos: interpretacin restrictive es aqulla que
tiene por objeto restringir el significado de la palabra de la ley, cuando exceda
al pensamiento del legislator. Y cuando interpretamos que la gratuidad del ma-
trimonio slo se refiere a los derechos arancelarios establecidos para dicho con-
trato, no estamos restringiendo el significado de la palabra "matrimonio" uti-
lizada, sino que estamos haciendo una interpretacin declarativa en sentido es-
tricto, dando al vocablo su significacin gramatical y tcnica.
Por el contrario, podemos decir que aplicar la gratuidad a las certificacio-
nes que han de utilizarse en el expediente matrimonial, es interpreter extensi-
vamente el precepto que la establece, pues se extiende la norma del caso expre-
sado en su letra: "matrimonio", a casos no expresados: "las certificaciones que
han de ser utilizadas en el expediente matrimonial'".
Desde luego, que si se dictan reglas legales que declared exentas del timbre
y de arancel las referidas certificaciones, se expedirn gratuitamente; pero
mientas tanto no se modifique la legislacin vigente hay que seguir cumpliendo
los preceptos que imponen su pago. Las leyes slo se derogan por otras leyes;
y la Constitucin, como creemos haber demostrado, no hla derogado los preceptos
de la ley del tiembre ni las que establecen las partidas arancelarias que dispo-
nen el pago de los derechos que se pretend dar por derogados.
Sin que el principio que contiene el art. 45 de la Constitucin sea bastante
a apoyar la tesis que hemos combatido, ni a enervar la que defendemos.
En el referido artculo se niantiene que el riimen fiscal, los seguros y
asistencia social se aplicarn de acuerdo con las normas de proteccin a la fa-
milia establecidas por la propia Constitucin. Alegndose que ste cuerpo legal
impone la obligacin, a los que liemos (le aplicar las leyes. (art. 194). de dar
preferencia a los preceptos constitucionales en su pugna con los (le las leyes
ordinarias, llammosles as.
Este argument que a primera vista parece de gran fuerza, no resisted el
ms ligero anlisis. Ya lo ha resuelto el Tribunal Supremo: esa obligacin est
impuesta en aquellos casos en que la ley ordinaria y la Constitucin regulan un
mismo hecho de modo contrapuesto, como sucedi entire la ley que dispona que
los ascensos judiciales se otorgaran por la antigiiedad absolute (todo el tiempo
que llevara en la carrera judicial) del funcionario, y el art. 177 de la Consti-
tucin, que establece que la antigedad que ha de estimarse os la que tenga el
funcionario en la categora inferior; como sucede entire lo establecido en el art. 43
de la Constitucin: "el matrimonio judicial es igratuito", y los preceptos que
establecen que el matrimonio judicial abonar un peso por la celebracin y otro
por la inscripcin. Pero no cnando la lev ordinaria se opnonga a un principio
mantenido por la Constitncin,. como ocurre eno el art. 45: "el regimen fiscal.
etc. . se aplicarn de acuerdo con las normas de prote.cion a la familiar, etc...",
y los preceptos de las leyes del Timbre y Registro Civil que disponen el pago de








ASUNTOS GENERALS


dichos impuesto y arancel por certificaciones que no estn exceptuadas expre-
samente de dichos pagos por la Constitucin.
En el ltimo caso hay que aplicar las leyes ordinarias hasta tanto se de-
claren inconstitucionales o sean derogadas.
GUILLERMO MORALES NEZ,
Juez de Primera Instancia de Palma Soriano.
---------- ) o( ------ ----

LEYES Y DECRETOS

RETIRO MEDICO.-Ley N9 2 (Gaceta 100, 20 Febretro).- Captulo I.-
Objelo de la Ley.-Artculo 1.-Bajo la denominacin (le Retiro Mdico se crea
una institucin pblica que tendr su domicilio en la capital de la Repblica y
que queda reconocida como persona jurdica a tenor de lo preceptuado en el
art. 35 de.l Cdigo Civil y con el caricter de organism autnomo de acuerdo
con lo establecido en el art. 255 de la Constitucin de la Repblica.
Art. 2.-Quedan comprendidos en los preceptos de esia Le.y todos los mdi-
cos capacitados legalmtente para el ejercicio mde su profesiid, que residan en te-
rritorio national y que se inscriban en el letliro Mdico.
Art. 3.-Se consider midico y con derecho, por consiguiente, al Retiro
Mdico, a toda persona que haya obtenido o revalidado en Cuba su ttulo de
Doctor en Medicina y ejercido la profesi'n con arreglo a la Ley en el territorio
national. (1)
Captulo IV.-Dc las vubilaciones.-Art. 18.-Los mdicos que hayan con-
tribuido al Fondo del Retiro durante el tiempo que dispone esta Ley, y no
estn comprendidos en alguna de sus excepciones, ted 'ind derelcho a la jubila-
cin, que podr ser voluntaria u obligatoria.
Ser voluntaria 'a jubilacin, a peticin dle part, cuando el medico que
se encuentra comprendido en las causales a que se refiere el art. 19 de esta Ley,
promueva el correspondiente expediente.
Ser obligatoria la jubilacin, cuando se justifilue que el mdico est fsica
o nmentalmente incapacitado para el ejercicio de la profesin.
Art. 19.-Para poder acogerse a los beneficios del Retiro que se concede
por la present Ley, ser indispensable:
a) Que por el mdico que lo intense, se ha.vya contribuido a los fondos (le
la Institutcin, por un tiempo no menor de 5 a;os a parlir de la fecha del fun-
cionamiento de la misma, y que se enceunlrt- al corrienle en el pago de su cuota,
al iniciar el expedience buir a los fondos del Letiro, no se le computar a los ,fectos de la jubilacin.
b) Tener ms e) Tener ms de 20 aos (le graduado y 6 ) o ms aos (le edad.
Se excepta de lo dispuesto en el prrafo anlerior al midico que tenga
que acogerse a la jubilacin obligatoria, a la que tendr derecho, sea cual fuere
el tiempo de su contribucin a los fondos del Retiro, hasla el instant ineapacidad o invalidez.
Art. 20.-El imported (le la jubilacin ordinaria sei de $100, y es:ar sujeo
a las alteraciones de carcter general que se determinant en los arts. 36 y 37 de
esta Ley.
Art. 21.-El imported nominal de la jubilacin obligaioria ser el si'uiente,
con las sujeciones a las alteraciones previstas en los arts. 37 y 38 (1) Se public csta Ley por el inters que tienen en elln los J,ueccs v las Audiencias,
1 los que corresponded su aplicacin. LSifn embargo, no publica.mos e] capittulo TI, que trata
de la administracin dcl Retiro; ni el captulo TI, que trata del fot(ndo de la caja del
Rietiro, qu,e sdo interest a los Mdicos.







ASUNTOS GENERALS


a) De $100 mensuales, si el mdico tiene 10 o ms aos de graduado
al ser declarado intil para el ejercicio de la profesin.
b) De $75 mensuales, si tiene 5 o ms aos y menos de 10 de su graduacin.
c) De $60 mensuales si tiene menos de 5 aos de graduado.
Art. 22.-No podr iniciarse expediente de jubilacion obligatoria sin exa-
men del interesado por los mdicos que design el Directorio.
Art. 23.-Los que hayan obienido jubilacin voluntaria n obligatoria, no
podrn ejercer la prof'esin en ninguna forma en lanto disi ruten de sus benefi-
cios; pero podrn reanudar el trabajo professional en cualquier momento cesan-
do en el disfrute (le la jubilacin. Para volver a percibir la injubilacin tendrn
que solicitarla nuevainente al Directorio.
Art. 24.--Sern parte legtima para promover el expediente de declaracin
de derecho a jubilacin, los mdicos comprendidos en esta Ley o sus represen-
tantes legales.
Art. 25.-Los expedientes de declaracin del dercho a jubilacin se ini-
ciarn y tramitarn ante los Jueces de Primera Instancia del domicilio (le los
promoventes. Los expedientes se iniciarn con escrito di'i,,o al Juez, en el que
el promovente alegar sus pretensiones, acompaando los documents que justi-
fiquen sus derechos.
Art. 26.-Presenlado el escrito de promocin con los documents correspon-
dientes, el Juez los trasladar al Directorio por el trmino de 20 das, para que
exponga lo que tenga por convenient. Cumplido ese trmite se conceder un
plazo de 10 das comunes para promover toda clase de prueba, y transcurrido
dicho trmino, el Juez dictar dentro de los 5 das sigiueiites, auto declarando
con o sin nlugar el derecho a la jubilacin o pension solicitada. Contra la reso-
lucin del Juez, tanto el Directorio como el promovente, podrn establecer re-
curso ante la Audiencia dentro de los 5 das siguientes a la notificacin del auto.
Recibido el expediente en la Audiencia, la tramitacion se ajustar a la de
las apelaciones (le las sentencias en los juicios de mnenor cuanta que sealan
los arts. 703 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil. C(ntra las resolu-
ciones que dicte la Audiencia no se podr establecer recurso alguno.
Art. 27.-El derecho a pedir la jubilacidn es vitalicio, pero el pago de la
misma slo comenzar a percibirlo desde el da que la solicit.
La ausencia de.l territorio national por un alno comua mximno no produciri
la extinci,' de este derecho. El Directorio podr conceder prrrogas sucesivas
por un trmino que no exceda (le un a0o cada vez.
Las jubilaciones sern cunipllidas por el Directorio una vez fire la dispo-
sicin judicial que la disponga; pero loda jubilacin se entender dispuesta siem-
pre con carcter provisional y sujeta a cuantas revisiones se acuerde mediante
el oportuno expediente.
CapUl do V.-De lus Pen ,si.ocns.-Art. 28.-Al fallecer un mdico compren-
dido en los beneficios (le esta Liey, tendrn derecho a disf'rutar (le una pension
las personas que al tiempo (le ocurrir el fallecimiento estuvieran comprendidas en
algunos de los casos siguientes:
a) La viuda, iientras no contraiga nuevas nupcias.
b) El viudo, cuando estuviese incapacitado para el Ira.bajo y careciera de
medios de fortuna, y no contraiga nuevas nupcias.
c) Los hijos e Iijas solteras menores de edad. Las hijas pensionadas que
al llegar a la mayora (le edad careciendo de recursos para su sostenimiento per-
manecieren solteras, continuarn disfrutando de la pension hasta cumplir 25
aos de edad.
d) Los padres cuando hubieran estado al abrigo del causante. Si tuvieran
bienes (le fortune, slo podrn percibir la parte (le pension que sea necesaria
para que sumada a los ingresos propios no exceda del mximo de pension que
por esta Ley le correspond.
Art. 29).- Cuando concurriere al disfrute (le la pension la viuda conijuta-








ASUNTOS GENERALS


mente con otros fainiliares, corresponder a sta una mnilad del iniporte, distri-
buyndose la otra mitad "per cpita" entire los deims beneficiaries.
Art. 30.- El imported mensual de las pensions ser de $100 si el mdico
fallecido tuviera 10 anos o nms de graduado; de $7) si tuviera menos de 10 y
ms de 5 de graduado; y de 60 si tuviera menols de 5 aos de graduado; estando
sujetas las pensions a .las mismas contingencies de rebaja o aumnento que las
jubilaciones de acuerdo con lo que establecen los arts. 36 y 37 de esta Ley.
Art. 31.-Al extinguirse el derecho de alguna o algunas de las personas
beneficiadas, se acrecer a las dems la parte correspondiente a aquellas, en for-
ma proporcional.
Art. 32.-Los beneficios de la pension se extinguen, adems dte las causes
antes mencionadas, por las siguientes:
a) Por la muerle del pensionado.
b) Por desaparecer la incapacidad fsica del viudo pensionado.
Art. 33.-Los expedientes de pension se substanciarn por el mismo pro-
cedimiento establecido en los arts. 25 y 26 de la present Ley, pudiendo prono-
verlos los interesados o sus representantes legales, acompaando con el escrito
inicial, .los documents justificativos del carcter y derecho con que reclaman,
segn los casos.
Art. 34.-Las pensions son de carcter vitalicio, salvo en los casos de pr-
dida del derecho a percibirlas establecidos en esta Ley.
Capiilo VI.-Disposicioncs ('omunes a los Captutos oalerior's.-Art. 35.
-LIas jubilaciones y pensions establecidas en esta Ley son inalienables e in-
embargables, y es mulu todo pacto o contrato de ena.jenacin y.1 gravamen del de-
recho a percibirlos.
Art. 36.-El Directorio podr, acordar, con carcter provisional un au-
mnento o rebaja en las jubilaciones y pensions. La rebaja salo podr acordarse
en caso de que los fondos del retiro sean insuficientes para tender al pago de
la totalidad (le las jtbilaciones y pensions.
El aumento se liar cuando el estado de los fondos lo permila, a juicio del
Directorio.
Si llegase a originarse un deficit en la Caja del Retiro, a pesar rebajas que se autorizan en el prafo anterior, el Directorio dispondr el pro-
rrateo de las cantidades recaudadas entire las jubilaciones y pensions, sin que
los interesados tengan derecho a reclamaci;n future.
A.l adoptar esta media de carcter extraordinario, el Directorio se dirigir
al Poder Ejecutivo por mediacin del Ministro (le Salubrbidad y Asistencia So-
cial, a fin (le que se dicten las inedidas necesarias para restablecer el equilibrio
entire los ingresos y los egresos.
Art. :37.-Cuandd por circunstancias anormales disminiya el valor adqui-
sitivo (le la moneda national en forma tal, que el Directorio estime afectada el
standard (le vida de los benefciados por esta Ley, podr aumentar las jubila-
ciones y pensions hasta una cantidad que compense la depreciacin que ha te-
nido la moneda, siempre que el estado del fondo del Retiro lo permit.
Para efectuar este aumento, el Directorio deber tomar en cuenta las filue-
tuaciones que han experimentado las fuentes de que se nutre el fondo de este
Retiro, as como tambin el valor que tiene el peso cubano al promniulgarse esta
Ley, relacionado con la depreciacin alcanzada en el moment que se acuerde
elevar la cuanta de las jubilaciones y pensions, a fin de que el aumento guard
proporcin con la depreciacin del poder adquisitivo de la moneda national y
la situacin de los fondos del Retiro.
Art. 38.-El Directorio exigir cada 6 meses o en eualquier moment, que
lodo jubilado o pensionado present su fe (le vida o acredile su residencia en
territorio national, por medio de certificaciones del .inez Municipal, del Alcalde
Municipal o Notario Pblio correspondiente. Igualmente podr exigir que se








ASUNTOS GENERALS


acredite el estado de viudez o soltera, segn los casos, con i'(itificaciones del
Registro Civil.
Art. 39.-El disfrute de las jubilaciones o pensions del Retiro Mdico no
impide que el benefciado pueda recibir pensions o jubilaciones con cargo a
otros fondos.
Art. 40.-Los casos que no hayan sido previstos en esta Ley ni en su Regla-
mento, los resolver el Directorio.
Capitulo VII.-Disposiciones Penales.-Art. 41.-Al que infringiere dolo-
samente cualquier precepto de esta Ley se le impondr sancin de 30 a 500
cuotas.
Art. 42.-Al que infringiere culposamente cualquier precepto de esta Ley
se le impondr sancin de 1 a 30 cuotas.
Art. 4,3.-Los miembros del Directorio que dispongan de los fondos del
Retiro en forma contraria a la dispuesta en esta Ley, sern responsables de un
delito de malversacin de caudales pblicos. (2)
Captulo IX.-Disposiciones Generales.-Art. 46.-Los 5 primeros aos de
la vigencia de esta Ley se acumularun fondos en la forma prevista en el Captulo
III sin que durante ese tienimpo se concede jubilacin voluntaria. Las jubilacio-
nes obligatorias y las pensions causarn derecho desde la promulgacin de esta
Ley.
Art. 47.-El mdico que durante ms de 24 mensualidades consecutivas o
36 interrumpidas dejare de tributar de acuerdo con lo establecido en el art. 14,
quedar excluido definitivamente de los beneficios de esta Ley. La tributacin
de referencia ha de hacerse en las Zonas Fiscales con destino al fondo del Retiro
Mdico.
Art. 48.-El Directorio podr invertir los subrantes anuales de los fondos
del Retiro en la adquisicin (le bienes del Estado t otros valores cotizables en
Bolsa o bienes inmuebles, vendindolos cuando las condiciones de la Caja lo re-
quieran. Las inversiones y las ventas mayors de $50,000 requerirn, adems
de la aprobacin del Directorio, la de 3 organismos, por lo menos de los repre-
tados en dicho Directorio.
Art. 49.-El Retiro Mdico estar exento de todo impuesto fiscal y sus co-
municaciones oficiales disfrutarn de la franquicia postal y telegrfica. (1)
Captulo XI.-Disposicin Fimna..-Se derogan las leyes, decretos-leyes, re-
glamentos y dems disposiciones en cuanto se opongan, contravengan o niodifi-
quen a lo que establece la present Ley, que empezar a regir desde su publica-
cin en la Gaceta Oficial (le la Repblica.
Dada en el Palacio (le la Presidente, en la Ilabana, a 20 (le Febrero de 1943.
-F. Batista.- md ZaydJi, Primer Ministro.-Dr. Juan M. Portuondo, Mi-
nistro de Salubridad y Asistencia Social.
)o(-------
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

ELECCIONES.-Tuvieron efecto las elecciones (le la Junta (le Gobierno
dentro del mayor entusiasmo, despus (le un perodo de propaganda, en el que
siempre presidi la mayor confraternidad y camaradera. Result electa la si-
guiente: Decano, Dr. Alberto Blanco Minchez; Vicc, Dr. Emilio Mafi.ll Hermoso;
Secretario, Dr. Enrique Hernndez ('orujo; Vice, Dr. Pedro J. Entenza Jova;
Tesorero, Dr. Mario B. de Rojas Haro; Vice, Dr. Jos M. Portuondo de Castro;
Bibliotecario, Dr. Gregorio del Real Alonso; Vice, Dr. Esteban Alfonso Zalba;
(2) Por lo expresado en la nota (1) no reproducimos el captulo VIII, que trata del
Sello del Rietiro Mdico, que slo interest a stos.
(3) iPor las mismas razones de las notas (1) y (2) .no reproduci.mos el capitulo X
que contiene las Disposiciones transitorias.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs