• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Main
 Repertorio judicial
 Acuerdos de las salas de gobierno...
 Seccion notarial
 Sentencias y autos de lo civil...
 Indice general














Title: Repertorio judicial
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076996/00018
 Material Information
Title: Repertorio judicial revista ... fundada bajo los auspicios del Colegio de Abogados de la Habana ..
Physical Description: 36 v. : ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Asociacio´n nacional de funcionarios del poder judicial
Asociación nacional de funcionarios del poder judicial
Colegio de Abogados de la Habana
Publisher: Impr. de Rambla, Bouza y ca.
Place of Publication: Habana
Habana
Publication Date: 1942
Frequency: monthly[1928-1960]
bimonthly[ former 1925-1927]
 Subjects
Subject: Law reports, digests, etc -- Cuba   ( lcsh )
Law -- Cuba   ( lcsh )
Genre: law report or digest   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Dates or Sequential Designation: Anõ 1, no. 1 (marzo de 1925)-anõ 36, no. 12 (dec. 1960).
Issuing Body: Organo oficial de la Asociación nacional de funcionarios del poder judicial, 1944-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076996
Volume ID: VID00018
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13201214
lccn - 31010741

Table of Contents
    Main
        Page 1
        Page 2
    Repertorio judicial
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
    Acuerdos de las salas de gobierno del tribunal supremo
        Page A-1
        Page A-2
        Page A-3
        Page A-4
        Page A-5
        Page A-6
        Page A-7
        Page A-8
        Page A-9
        Page A-10
        Page A-11
        Page A-12
        Page A-13
        Page A-14
        Page A-15
        Page A-16
        Page A-17
        Page A-18
        Page A-19
        Page A-20
        Page A-21
        Page A-22
        Page A-23
        Page A-24
        Page A-25
        Page A-26
        Page A-27
        Page A-28
        Page A-29
        Page A-30
        Page A-31
        Page A-32
        Page A-33
        Page A-34
        Page A-35
        Page A-36
        Page A-37
        Page A-38
        Page A-39
        Page A-40
        Page A-41
        Page A-42
        Page A-43
        Page A-44
        Page A-45
        Page A-46
        Page A-47
        Page A-48
        Page A-49
        Page A-50
        Page A-51
        Page A-52
        Page A-53
        Page A-54
        Page A-55
        Page A-56
        Page A-57
        Page A-58
        Page A-59
        Page A-60
        Page A-61
        Page A-62
        Page A-63
        Page A-64
        Page A-65
        Page A-66
        Page A-67
        Page A-68
        Page A-69
        Page A-70
        Page A-71
        Page A-72
        Page A-73
        Page A-74
        Page A-75
        Page A-76
        Page A-77
        Page A-78
        Page A-79
        Page A-80
        Page A-81
        Page A-82
        Page A-83
        Page A-84
        Page A-85
        Page A-86
        Page A-87
        Page A-88
        Page A-89
        Page A-90
        Page A-91
        Page A-92
        Page A-93
        Page A-94
        Page A-95
        Page A-96
        Page A-97
        Page A-98
        Page A-99
        Page A-100
        Page A-101
        Page A-102
        Page A-103
        Page A-104
        Page A-105
        Page A-106
        Page A-107
        Page A-108
        Page A-109
        Page A-110
        Page A-111
        Page A-112
        Page A-113
        Page A-114
        Page A-115
        Page A-116
        Page A-117
        Page A-118
        Page A-119
        Page A-120
        Page A-121
        Page A-122
        Page A-123
        Page A-124
        Page A-125
        Page A-126
        Page A-127
        Page A-128
        Page A-129
        Page A-130
        Page A-131
        Page A-132
        Page A-133
        Page A-134
        Page A-135
        Page A-136
        Page A-137
        Page A-138
        Page A-139
        Page A-140
    Seccion notarial
        Page B-1
        Page B-2
        Page B-3
        Page B-4
        Page B-5
        Page B-6
        Page B-7
        Page B-8
        Page B-9
        Page B-10
        Page B-11
        Page B-12
        Page B-13
        Page B-14
        Page B-15
        Page B-16
        Page B-17
        Page B-18
        Page B-19
        Page B-20
        Page B-21
        Page B-22
        Page B-23
        Page B-24
        Page B-25
        Page B-26
        Page B-27
        Page B-28
        Page B-29
        Page B-30
        Page B-31
        Page B-32
        Page B-33
        Page B-34
        Page B-35
        Page B-36
        Page B-37
        Page B-38
        Page B-39
        Page B-40
        Page B-41
        Page B-42
        Page B-43
        Page B-44
        Page B-45
        Page B-46
        Page B-47
        Page B-48
        Page C-1
        Page C-2
        Page C-3
        Page C-4
        Page C-5
        Page C-6
        Page C-7
        Page C-8
        Page C-9
        Page C-10
        Page C-11
        Page C-12
        Page C-13
        Page C-14
        Page C-15
        Page C-16
        Page C-17
        Page C-18
        Page C-19
        Page C-20
        Page C-21
        Page C-22
        Page C-23
        Page C-24
        Page C-25
        Page C-26
        Page C-27
        Page C-28
        Page C-29
        Page C-30
        Page C-31
        Page C-32
        Page C-33
        Page C-34
        Page C-35
        Page C-36
        Page C-37
        Page C-38
        Page C-39
        Page C-40
        Page C-41
        Page C-42
        Page C-43
        Page C-44
        Page C-45
        Page C-46
        Page C-47
        Page C-48
        Page C-49
        Page C-50
        Page C-51
        Page C-52
        Page C-53
        Page C-54
        Page C-55
        Page C-56
        Page C-57
        Page C-58
        Page C-59
        Page C-60
        Page C-61
        Page C-62
        Page C-63
        Page C-64
        Page C-65
        Page C-66
        Page C-67
        Page C-68
        Page C-69
        Page C-70
        Page C-71
        Page C-72
        Page C-73
        Page C-74
        Page C-75
        Page C-76
        Page C-77
        Page C-78
        Page C-79
        Page C-80
        Page C-81
        Page C-82
        Page C-83
        Page C-84
        Page C-85
        Page C-86
        Page C-87
        Page C-88
        Page C-89
        Page C-90
        Page C-91
        Page C-92
        Page C-93
        Page C-94
        Page C-95
        Page C-96
    Sentencias y autos de lo civil y de lo contencioso administrativo de la audiencia de la habana
        Page D-1
        Page D-2
        Page D-3
        Page D-4
        Page D-5
        Page D-6
        Page D-7
        Page D-8
        Page D-9
        Page D-10
        Page D-11
        Page D-12
        Page D-13
        Page D-14
        Page D-15
        Page D-16
        Page D-17
        Page D-18
        Page D-19
        Page D-20
        Page D-21
        Page D-22
        Page D-23
        Page D-24
        Page D-25
        Page D-26
        Page D-27
        Page D-28
        Page D-29
        Page D-30
        Page D-31
        Page D-32
        Page D-33
        Page D-34
        Page D-35
        Page D-36
        Page D-37
        Page D-38
        Page D-39
        Page D-40
        Page D-41
        Page D-42
        Page D-43
        Page D-44
        Page D-45
        Page D-46
        Page D-47
        Page D-48
        Page D-49
        Page D-50
        Page D-51
        Page D-52
        Page D-53
        Page D-54
        Page D-55
        Page D-56
        Page D-57
        Page D-58
        Page D-59
        Page D-60
        Page D-61
        Page D-62
        Page D-63
        Page D-64
        Page D-65
        Page D-66
        Page D-67
        Page D-68
        Page D-69
        Page D-70
        Page D-71
        Page D-72
        Page D-73
        Page D-74
        Page D-75
        Page D-76
        Page D-77
        Page D-78
        Page D-79
        Page D-80
        Page D-81
        Page D-82
        Page D-83
        Page D-84
        Page D-85
        Page D-86
        Page D-87
        Page D-88
        Page D-89
        Page D-90
        Page D-91
        Page D-92
        Page D-93
        Page D-94
        Page D-95
        Page D-96
        Page D-97
        Page D-98
        Page D-99
        Page D-100
        Page D-101
        Page D-102
        Page D-103
        Page D-104
        Page D-105
        Page D-106
        Page D-107
        Page D-108
        Page D-109
        Page D-110
        Page D-111
        Page D-112
        Page D-113
        Page D-114
        Page D-115
        Page D-116
        Page D-117
        Page D-118
        Page D-119
        Page D-120
        Page D-121
        Page D-122
        Page D-123
        Page D-124
        Page D-125
        Page D-126
        Page D-127
        Page D-128
        Page D-129
        Page D-130
        Page D-131
        Page D-132
        Page D-133
        Page D-134
        Page D-135
        Page D-136
        Page D-137
        Page D-138
        Page D-139
        Page D-140
        Page D-141
        Page D-142
        Page D-143
        Page D-144
        Page D-145
        Page D-146
        Page D-147
        Page D-148
        Page D-149
        Page D-150
        Page D-151
        Page D-152
        Page D-153
        Page D-154
        Page D-155
        Page D-156
        Page D-157
        Page D-158
        Page D-159
        Page D-160
        Page D-161
        Page D-162
        Page D-163
        Page D-164
        Page D-165
        Page D-166
        Page D-167
        Page D-168
        Page D-169
        Page D-170
        Page D-171
        Page D-172
        Page D-173
        Page D-174
        Page D-175
        Page D-176
        Page D-177
        Page D-178
        Page D-179
        Page D-180
        Page D-181
        Page D-182
        Page D-183
        Page D-184
        Page D-185
        Page D-186
        Page D-187
        Page D-188
        Page D-189
        Page D-190
        Page D-191
        Page D-192
        Page D-193
        Page D-194
        Page D-195
        Page D-196
        Page D-197
        Page D-198
        Page D-199
        Page D-200
        Page D-201
        Page D-202
        Page D-203
        Page D-204
        Page D-205
        Page D-206
        Page D-207
        Page D-208
        Page D-209
        Page D-210
        Page D-211
        Page D-212
        Page D-213
        Page D-214
        Page D-215
        Page D-216
        Page D-217
        Page D-218
        Page D-219
        Page D-220
        Page D-221
        Page D-222
        Page D-223
        Page D-224
        Page D-225
        Page D-226
        Page D-227
        Page D-228
        Page D-229
        Page D-230
        Page D-231
        Page D-232
        Page D-233
        Page D-234
        Page D-235
        Page D-236
        Page D-237
        Page D-238
        Page D-239
        Page D-240
        Page D-241
        Page D-242
        Page D-243
        Page D-244
        Page D-245
        Page D-246
        Page D-247
        Page D-248
        Page D-249
        Page D-250
        Page D-251
        Page D-252
        Page D-253
        Page D-254
        Page D-255
        Page D-256
        Page D-257
        Page D-258
        Page D-259
        Page D-260
        Page D-261
        Page D-262
        Page D-263
        Page D-264
        Page D-265
        Page D-266
        Page D-267
        Page D-268
        Page D-269
        Page D-270
        Page D-271
        Page D-272
        Page D-273
        Page D-274
        Page D-275
        Page D-276
        Page D-277
        Page D-278
        Page D-279
        Page D-280
        Page D-281
        Page D-282
        Page D-283
        Page D-284
        Page D-285
        Page D-286
        Page D-287
        Page D-288
        Page D-289
        Page D-290
        Page D-291
        Page D-292
        Page D-293
        Page D-294
        Page D-295
        Page D-296
        Page D-297
        Page D-298
        Page D-299
        Page D-300
        Page D-301
        Page D-302
        Page D-303
        Page D-304
        Page D-305
        Page D-306
        Page D-307
        Page D-308
        Page D-309
        Page D-310
        Page D-311
        Page D-312
        Page D-313
        Page D-314
        Page D-315
        Page D-316
        Page D-317
        Page D-318
        Page D-319
        Page D-320
        Page D-321
        Page D-322
        Page D-323
        Page D-324
        Page D-325
        Page D-326
        Page D-327
        Page D-328
        Page D-329
        Page D-330
        Page D-331
        Page D-332
        Page D-333
        Page D-334
        Page D-335
        Page D-336
        Page D-337
        Page D-338
        Page D-339
        Page D-340
        Page D-341
        Page D-342
        Page D-343
        Page D-344
        Page D-345
        Page D-346
        Page D-347
        Page D-348
        Page D-349
        Page D-350
        Page D-351
        Page D-352
        Page D-353
        Page D-354
        Page D-355
        Page D-356
        Page D-357
        Page D-358
        Page D-359
        Page D-360
        Page D-361
        Page D-362
        Page D-363
        Page D-364
        Page D-365
        Page D-366
        Page D-367
        Page D-368
        Page D-369
        Page D-370
        Page D-371
        Page D-372
        Page D-373
        Page D-374
        Page D-375
        Page D-376
        Page D-377
        Page D-378
        Page D-379
        Page D-380
        Page D-381
        Page D-382
        Page D-383
        Page D-384
        Page D-385
        Page D-386
        Page D-387
        Page D-388
        Page D-389
        Page D-390
        Page D-391
        Page D-392
        Page D-393
        Page D-394
        Page D-395
        Page D-396
        Page D-397
        Page D-398
        Page D-399
        Page D-400
        Page D-401
        Page D-402
        Page D-403
        Page D-404
        Page D-405
        Page D-406
        Page D-407
        Page D-408
        Page D-409
        Page D-410
        Page D-411
        Page D-412
        Page D-413
        Page D-414
        Page D-415
        Page D-416
        Page D-417
        Page D-418
        Page D-419
        Page D-420
        Page D-421
        Page D-422
        Page D-423
        Page D-424
        Page D-425
        Page D-426
        Page D-427
        Page D-428
        Page D-429
        Page D-430
        Page D-431
        Page D-432
        Page D-433
        Page D-434
        Page D-435
        Page D-436
        Page D-437
        Page D-438
        Page D-439
        Page D-440
        Page D-441
        Page D-442
        Page D-443
        Page D-444
        Page D-445
        Page D-446
        Page D-447
        Page D-448
        Page D-449
        Page D-450
        Page D-451
        Page D-452
        Page D-453
        Page D-454
        Page D-455
        Page D-456
        Page D-457
        Page D-458
        Page D-459
        Page D-460
        Page D-461
        Page D-462
        Page D-463
        Page D-464
        Page D-465
        Page D-466
        Page D-467
        Page D-468
        Page D-469
        Page D-470
        Page D-471
        Page D-472
        Page D-473
        Page D-474
        Page D-475
        Page D-476
        Page D-477
        Page D-478
        Page D-479
        Page D-480
        Page D-481
        Page D-482
        Page D-483
        Page D-484
        Page D-485
        Page D-486
        Page D-487
        Page D-488
        Page D-489
        Page D-490
    Indice general
        Page E-1
        Page E-2
        Page E-3
        Page E-4
        Page E-5
        Page E-6
        Page E-7
        Page E-8
        Page E-9
        Page E-10
        Page E-11
        Page E-12
        Page E-13
        Page E-14
        Page E-15
        Page E-16
        Page E-17
        Page E-18
Full Text










REPERTORIO JUDICIAL

REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA


DIRECTOR:

DR. FRANCISCO LLACA Y ARGUDIN
MAGISTRADO DEL TRIBUNAL SUPREMO

ADMINISTRATOR:


ENRIQUE LLACA Y ESCOTO
PROCURADOR


REDACCION Y ADMINISTRATION:
CALLE 28, NUM. 52, ENTIRE 5a Y 7a AVENIDAS (MIRAMAR)
TELEFONO F-O-1344








AO 1942






LA HABANA
Compaa Editora de Libros y Folletos
O'Reilly Nmero 304
1942















UNIVERSITY OF FLORIDJ
SLAW U L ARY
VQL.NQ.59053










REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

I SCRIPTAA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABA N A

Suscripcin annual, $ 7.00 Nmero suelto... $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00


AO XVIII. HABANA, ENERO DE 1942 NUM. 1



LA FUNCTION DEL TRIBUNAL SUPREMO

Dentro de nuestro sistema de organizacin judicial, y con la nica salvadad
de los supuestos en que, por fundatas razones de orden pblico o conveniencia
national, o por la iuerza misma (te las cosas, est llamado, de acuerdo con nor-
mas universalmente consagradas, a conocer dle determinadas materias o de ciertos
process y negocios causess crlminates contra los ms elevados funcionarios de
la Republica, responsabilidad civil de sus miembros, pleitos en que litiguen entire
s el Astado, las Provincias y los M\lunicipios, algunas cuestiones de competencia,
cumplimiento de sentencias extranjeras, etc.) ; el Supremo debe ser un Tribunal
de Derecho, encargado, en el orden gubernativo, del rgimen y discipline de la
Administracin de Justicia, en el constitutional, de mantener inviolada la Carta
Fundamental de la Nacin, y en el judicial, de sentar jurisprudencia unificando
los criterios y fijando detinitivamente, mediante la interpretacin de la Ley, el
alcance, mbito y recto sentido de sus preceptos.
Por consiguiente, su misin, en el ltimo aspect de los indicados, es la de
una corte de casacin y no la de un tribunal de instancia.
Sin embargo, la impremeditacin con que se han dictado en determinados
moments, y en circunstancias anmalas, medidas legislativas que se estimaban
urgentes, la insercin en nuestros Cdigos de instituciones importadas del ex-
tranjero, particularmente en los perodos correspondientes a los ex-Gobiernos
interventores norteamericanos y, sobre todo, las confusiones sucesivamente crea-
das por las agitaciones polticas, las crisis econmicas y los problems sociales,
llevando a conceder importancia excesiva, en situaciones transitorias o por causes
accidentales, a dificultades y cuestiones que no la tienen permanentemente, han
hecho que se desnaturalice por complete el carcter y las funciones verdaderas de
nuestro mximo Organismo Judicial, y convertido sus Salas, tanto las de Justicia
como la de Gobierno, con frecuencia cada vez mayor, en meros tribunales de
apelacin ordinaria.
As, se hla venido encomendando en diversas pocas, ya a las primeras, ya
a la segunda, transformando a menudo la competencia gubernativa en judicial
y viceversa, el conocimiento y resolucin en segunda instancia de las demands
contencioso-administrativas contra resoluciones del Presidente de la Repblica,
de las alzadas contra las dictadas por Centros Administrativos u Organismos
Autnomos tales como la Comisin de Ferrocarriles, Comisin Nacional de Trans-
portes, la Intervencin General de la Repblica, la Comisin de Arbitraje Azu-
carero, las Cajas de los Retiros Ferroviario y Martimo, las Comisiones de Inte-
ligencia Obrera, el Instituto Cubano de Estabilizacin del Azcar (por el pro-
cedimiento de los amparos en la posesin!), etc., o las establecidas impugnando








ASUNTOS GENERALS


los fallos de las Audiencias en expedientes de jubilacin y pension civil o, lti-
'mallene, en las reclamaciones originadlas en los Ue conciIlacinl ante la precl-
tada CUonsion (e Aruitraje Azucarero, uespues Ltc su reciente nlmodu(lacion.
nLlicil seria sostener sr:lamlente que eLOUS estos negocios tengan entidad
o transcende(nca national, social o ecULonUica sullclIente para excusar que se
hlaya eciado sobre los imniuros cte los Magistratdos uei 'rilunal bupremo su car-
ga, estorbDailo sus lilas inlporLalnes ocupaciones, retardanduo la auniunisiracioll
ue justicia y obligando a mantniier en el inlSino un numiero ute luncioniarius que
lo lian convertilo en el de personal lilas nuitriuo del inlunuo. Farecenos que, en lo
tocante a la mayor parte, si no a la totalniad de los iienciona(os asuntos, orre-
cena amplias garanuas la decision te las Aud(lencias en los ue inucole ju(iclal;
y la jurisuiccion contencioso-aullnistrauva, que es su cauce natural, luego de
agotarse la via gubernativa, en los cte naturaleza adniinlisrativa.
De esta suerne, de las demandas contra resoluciones del Jdee del Poder Eje-
cutivo conocera la Audiencia de la la baina en iistancia unica y la bala corres-
pondiente del Supremo a traves del recurso dle casacicn adecuado, en sus casos
y forma; las jubilaciones y pensions excepto las de Jueces, Magistrados, Eis-
cales y empleados judiciales, lgicamente sometidas a sus autorinades superio-
res) se decitiran por los rganos administrativos respectivos; causando estado
lo resuelto en ultimo grado a los lines de utilizar el recurso contencioso-admi-
nistrativo; y la gestin conciliatoria y determinaciones de la Conision de Arbi-
traje Azucarero u otros organismnos creados o que se screen, que no sean recla-
mabtes en aquella va, darian lugar a la instancia normal amne los Jueces infe-
riores, con apelacin ante las Audiencias y, cuando procediere o se estimase
convenient, a los recursos de casacin o revision.
Al Tribunal Supremo, repetimos, solo deben ir, con las salvedades prece-
dentemente anotadas de las jubilaciones judiciales, los problems disciplinarios
y gubernativos del Poder Judicial y las causes y juicios que, por su naturaleza,
por razn de las personas o cosas o por la inexistencia de superior comn, haya
forzosamente de decidir, los recursos de casacin. Es ese el nico modo de que,
mediante la atribucion exclusive de la jurisdiccin y funciones propias de su
natural competencia, investidura y objeto, recobre su carcter de tribunal de
Derecho. AL
Mediten sobre ello nuestros legisladores y juristas; y aprovechen la opor-
tunidad que les brinda la necesidad de redactar las nuevas leyes exigidas por
la Constitucin de 1940, o, an sin ellas, la posibilidad de una reform que no
require, al cabo, gran esfuerzo, a fin de restituirle su fisonoma y campo de
accin adecuados, ajustando, de paso, la deshilvanada y multiple regulacin de
los procedimientos especiales que padecemos, a la tcnica cientfica y al ordena-
miento jurdico indispensables para obtener la unidad orgnica y la racional
sistematizacin de nuestro Derecho Procesal. (1)
GUILLERMO DE MONTAG,
Magistrado del Tribunal Supremo.
----- -- --_)0o(--------
LAS NUEVAS ORIENTACIONES DERECHO

Hace ya ms de medio siglo que surgi a la vida (le nuestras relaciones
jurdicas la institucin del Cdigo Civil, y lo dijo la primera base que impuso
como cimiento del mismo el proyecto de 1851, agregando que ello habra de ser,
en cuanto se hallara contenido en el referido proyecto el sentido y capital pen-
(1) Corrobora lo expuesto tan brillantemente por el Dr. Montag, el hecho de que el
Tribunal Supremo en el afio judicial ltimo radic 2,838, despach 2,029 y dict 1,272 sen-
tencias, adems de una gran cantidad de autos en asuntos que se resuelven por medio de
tsa clase de resoluciones, todas de fondo. El Tribanal Supremo, que tiene que fijar el
criterio judicial y establecer la doctrine, base de la jurisprudencia, puede hacerlo debida-
mente conociendo de tantos variados asuntos y en tanta cantidad?-N, del D.








ASUNTOS GENERALS


samiento de las instituciones civiles del derecho histrico de nuestra nacionali-
dad de origen, sin otro alcance y propsito que el regularizar, aclarar y armoni-
zar los preceptos de nuestras leyes, recoger las enseanzas de la doctrine y aten-
der a algunas necesidades nuevas, con soluciones que tengan un fundamento
cientfico o un precedent autorizado en legislaciones propias o extraas.
De aqu que nuestro primer cuerpo legal ha mantenido en esencia la fuente
de la legislacin romnana a travs del derecho histrico, a la que no slo acu-
dieron nuestros progenitores sino la totalidad de los pueblos de nuestro propio
origen al menos, manteniendo perfectamente destacado en las instituciones de-
finidas y regladas el carcter individualista que las personifica.
As las cosas, las distintas naciones que haban adoptado y traducido en sus
cdigos los propios orgenes, para resolver sus problems locales internos, pare-
can desconocer el inmenso progress do la Industria considerada en sus mlti-
ples manifestaciones, debido a la rapidez inapreciable de las comunicaciones de
todo orden que en la realidad de la vida humana han borrado sus confines na-
cionales, convirtindolos en los lmites territoriales del planet en que vivimos.
La Industria!, en tanto que los Congresos consagraban sus actividades a
resolver problems relacionados con la organizacin poltica de los pueblos y,
secunldados por la fuerza de las armas, creaban el rgimen de las democracies
para dar narticipacin al ciudadano n la administracin y gobierno de la cosa
pblica; la Industria !, encontraba sus elements de vida en todos los territo-
rios. fuera cual fuese el sistema poltico en l imperante. importando la material
prima si no la encontraban a mano desde las mas apartadas regions, para devol-
verla, invadiendo al nwnndo en su afn internacionalista, convertida en pronucto
industrial consac'rando as sus actividades y nutriendo de todos esos products
a las reo-innes donde la Naturaleza ha puesto a su disposicin los elements nece-
sarios a dicho efecto.
Naturalmente. ese inmenso factor industrial hae creado en su pnrnin seno
relciones inridicas desconocidas intes por mons e. rnanreciDlas nor otrne sin
rile nnr ello havan dliado cle existir series clarividentes cqle han nenetraan en
el porvenir nreviendo v anunciando esta realidad o~me nos circnda : v e:s a! ra,
en el cirsn de este mo lin sio'lo en moe vivimros. ecnadln los couo'iePns se h1n dado
olentfi de la neepi~a-l rle dclifr leves n r, resolve los -roblepms ro ln Tn 1us-
Iria rrea. nlwnn wlianno IFls ntimas r1lc ioncs existentes entflp Irs rd factores
rllp hain de ennolir fornvn7smente a su vida y desenvolvimiento, que no son
nrtro, n' el Panital v el Trabaio.
Fntro nloenlls oli-vil'entep dle nnfaflo v dce tipmun re -ientes on inst1cia
nodemos citar a Ronhenieorre. a TTnirmann v n otrs de 1 9a no rl n l Pepvolvucl^n
Franee a. en la mne s'irn'eron las ideas sacilistas v se establepci n1 "uevo uro-
yecto de Declaracin de los Derechos del HTombre, provecto one inscribe el dere-
cho de todos a la existencia, al trabain, a la instruicein. limitando el de propie-
dad en forma ome no periudinue a la salud, a la libertad ni a la existencia de
nuestros seme.iantes: v si bien se supone que en realidad Robespierre 1o oue
persigna era utilizar un arma poltica contra sus enemigos los girondinos. con-
trarios a today limitacin de la propiedad, lo cierto e., como afirma Alfredo L.
Palacios, que de lo aue se trataba era de los derechos econmicos fundamentals,
fie slo aparecen tmidamente en las Constituciones del 91 y 93. al declarar que:
"La sociedad debe subsistencia a todos los ciudadanos desgraciados, sea procu-
rndoles trabajo. sea asegurndoles los medios de vida a aqullos que no puedan
trabajar". Y el punto final en relacin con el factor que represent el trabajo
integrante de la Industria para proclamar su importancia en los ulteriores tiem-
pos, lo ha puesto de relieve, a pesar de sus antecedentes polticos, un hombre de
gran autoridad y del prestigio de Lloyd George, quien en la pasada guerra mun-
dial de 1914 se person en el Congreso ingls de las organizaciones obreras y,
dirigindoles la palabra, les dijo: "Vosotros representis una de las fuerzas
ms poderosas en la direccin de la vida de este pas. Con vosotros la victoria








ASUNTOS GENERALS


es segura, sin vosotros nuestra causa est perdida". As es, en efecto: porque
en tanto la numerosa clase obrera, a pesar de estar ntimamente ligada entire s
por el vnculo del propio inters econmico, viva realmente disuelta en las agru-
paciones polticas contendientes; debilitaba con ello sus esfuerzos para imponer
en forma equitativa la solucin de sus vitales problems, obteniendo reglas de
sancin legal en los cdigos que fijaran sus derechos y obligaciones recprocos en
su indispensable asociacin con las classes capitalistas, al objeto, no ya de mante-
ner la vida y estabilidad de las industries, sino lograr su ms amplio y benfico
desarrollo en inters general de la colectividad humana.
Ante tan imperiosa necesidad surgi y se organize como fuerza poltica, al
amparo de las instituciones democrticas, el socialismo comunista, que sum to-
dos los disgregados elements obreros, obteniendo no slo una especfica legis-
lacin social ante el silencio del Cdigo Civil, que a este respect nada establece,
sino llevando en algunos pases esos elements de la arena poltica a las esferas
del gobierno, con el peso de sus tendencies y sus aspiraciones; no obstante defi-
nirlas el Diccionario de la lengua diciendo que el Comunismo es el sistema por el
cual se quiere establecer la comunidad de bienes y abolir el derecho de propiedad.
Claro est que tan poderoso factor en la vida pblica de un pas slo puede
actuar cuando est regido por instituciones democrticas, donde caben todas
las opinions y donde impera la voluntad de las mayoras llamadas a prescindir
de toda exageracin, que lejos de establecer formulas que se traduzcan en leyes
reguladoras de relaciones jurdicas fundamentals para garantizar la vida de
la Libertad y del Derecho, tiendan a resolver los problems imponiendo deci-
siones dictatoriales en beneficio do unas classes sociales y en perjuicio de otras.
Y como, a pesar de lo expuesto, sobre el socialismo hay tanta variedad de opi-
niones, parcenos oportuno reproducir aqu, de paso, la que al tratar de la
"Ciencia Positiva" consagra Enrique Ferri diciendo que: "no es verdad que
el socialismo exija una total ignaldad de trabajos y de goces para todos los aso-
ciados. La igualdad exigida refirese nicamente a la obligacin v al derecho
de todo hombre a trabajar, asegurndole en cambio de la labor efectuada una
vida huimana." A lo que agrega Malon one la ignaldad entire los hombres, segn
el socialismo, se deba entender en un double sentido relative.
Primero: Que todos los hombres tengan aseguradas condiciones de vida
humana.
Segundo: One sean iguales dentro de la sociedad en el punto de partida
de la luncha por la vida, para que cada cual desenvuelva libremente su persona-
lidad. Tal vez sea por ello, agregamos nosotros, qune en ?ste moment trgico nue
agobia a la Hfumanidad hayan podido armonizar sus intereses frente al enemigo
comn las tres grades nacinnes. iRusia, la dictadura comunista : Tnilaterra. la
mnonarnna del ex-Tmnerio Britnico. y los Estados Unidos, la Repblica Fede-
ral Saiona. a envo frente estn hoy identificados para resolver el problema mun-
dial ms trascendental one re iv+ra la Historia esas tres supremas personalida-
des: Roosevelt. Stalin y Churchill.
Cuba no ha sido remisa y ha creado una legislacin social, importando al
efecto de otros nases las frimlas expnrimentadas. y dictando las mqo ha credo
pertinentes. v contina baciAndolo: dEalo si n6 la brillante reconilacin ano-
tada del Dr. JTocp P Grefa Perirnsa. ex-SRbs eretario del Trabalo. one comienza
oon el Deerpto No 1f4 de 2 de Febrero dcl 1998, eontentivo del RePl.amento nnrrn
la desiagnaiun ri1 peleparlns no hubernamentalns n la Conferencip Tn+ernacional
clrl Trabain referido al Tratado de Versalles dle 28 de .Timio de 1i919. dnnde se
dclictaron los replIs pava la orgranizacin de esa asociacin. Tratado de Paz fir-
mado v orie anrob6 el Conoreso cubhano el 4 de Fe briom d, 1920.
Tlegpr lli-on one es labor no henmos de considerarla ann en rletalles, ni l-
p rmite la irlole le ese trabajo de recopilacin, envo primer tomo cuentf 748
na-inas sountdas por otros ms onue no slo renresentan un plausible esfuerzo
intellectual sino tambin una noble y genernsa labor patritica de un professional;








ASUNTOS GENERALS


a cuyo trabajo remitimos al lector que desee consultarlo, no slo en lo que afecta
al derecho social extranjero que se introduce entire nosotros, sino al establecido
por Decretos del Poder Ejecutivo y por Leyes del Legislativo cubano. All, de
este modo, se consagra por el propio autor en su recomendable mtodo, cuya
sntesis reproducimos a continuacin.
Dividimos la obra, dice el Dr. Garca Pedrosa, en cinco parties. "Destina-
mos la primera a la organizacin y legislacin internacionales, que por rebasar
los lmites de lo national reclama un lugar de preferencia. Recogemos en la se-
gunda todo lo concerniente a la organizacin administrative encargada de la
ejecucin de las normas. Reservamos la tercera a las disposiciones reguladoras
del trabajo, considerando ste como funcin social, sin excluir, por tanto, a los
funcionarios y empleados pblicos ni a los trabajadores intelectuales. En la
parte cuarta agrupamos aquellas normas positivas reveladoras de la orientacin
general del gobierno en material legislative, agraria, de extranjera, de represin
y de previsin infantil que por su estrecho nexo con las luchas sociales caben
dentro del marco de la llamada poltica social, sin constituir normas regulado-
ras de las condiciones especficas del trabajo o subordinadas a su pre-existencia;
restringiendo as el contenido de la poltica social con el fin de precisar su al-
cance y disipar la vaguedad del trmino empleado por algunos tratadistas como
sucedneo del de legislacin social. Dedicamos la parte quinta al ordenamiento
de todo lo relative a la inmigracin."
Todo este process a que venimos refirindonos en estos breves renglones,
nos conduce a evocar el recuerdo de las palabras que dirigi a la Reina de
Espaa el Ministro de Gracia y Justicia Manuel Alonso Martnez cuando le puso
a la firma el Real Decreto que promulg el Cdigo Civil que hoy nos rige,
dado que las mismas circunstancias parecen a nuestro juicio reproducidas en
estos instantes entire nosotros, para desear y as expresarlo que se dicte un nuevo
Cdigo donde se encuentren establecidas las formulas legales que dan solucin
armnica a los vitales intereses de nuestra actual sociedad y podamos repetir,
parodiando al Ministro espaol del ao 1888, que: "pocos sern hoy (en Cuba)
los que desconozcan la conveniencia de sustituir la legislacin civil vigente, con
la social complementaria propia y extraa, desparramada en multitud de leyes
y decretos, promulgados en el curso de ms de medio siglo, y que se siguen pro-
mulgando en pocas actuales, que de todos modos retratan estados sociales dis-
tintos y an opuestos: sustituir, decimos, por un monument legislative arm-
nico, sencillo y claro en su mtodo y redaccin nue refleje fielmente nuestras
actuales ideas v costumbres y satisfaga las complejas necesidades de la modern
civilizacin cubana... !" A pesar de que entendemos con H. Spencer, refirin-
dose al socialismo, "que se llegua a la conclusion en las teoras evolutivas de que
todo se convierte, de oue todo vara, poraue el present no es otra cosa que el
resultado de anteriores transformaciones", a lo one Leibnitz y de Hegel agrega-
ron "oin el present es hijo del pasado, padre del future y que nada es, pero
que todo llega... "
Y es por estas razones. ane ponemos aqu punta final con la convicciAn de
que no es nosible vivir en la poca en a e nacimos. sino que es necesario, indis-
pensable, vivir en la poca en que existimos...
JOS RODRofGTTE71 AiOST'1.
Magistrado de la Audiencia de la Habana.

ASPECTS GENERALS DE LOS IMPUESTOS
DE GUERRA
El Consejo de Ministros, haciendo el uso oue estimn nertinente de in dele-
faeV.n de facultades establecida por la Lev de 19 de Diciembre de 1931. ha
dictado el Acuerdo-Ley N9 1, fijando impuestos cuyas lneas generals vamos
a exponer.








ASUNTOS GENERALS


Con la denominacin de impuestos suntuarios ha gravado con el 5 por 100
del valor del acto, la venta o arrendamiento de ciertos products estimados como
innecesarios para la vida. Este impuesto lo satisfar el comprador o arrenda-
tario y lo recaudar el vendedor o arrendador que ser el obligado a ingresarlo
dentro de los 10 primeros das hbiles del mes siguiente a aquel en que lo hu-
biere recaudado, mediante declaracin jurada, en la Administracin Fiscal de su
domicilio.
Por el mismo captulo se establece un impuesto sobre la tenencia o uso de
receptores de radio, distinguindose entire los menores a 6 tubos y los de este
nmero en adelante; sobre los refrigeradores de uso domnstico y los automviles
de uso particular, que es, respectivamente, de 50 centavos, $1, $1.50 y $5 anuales.
En estos casos lo pagar el tenedor del mueble, y en el caso de automviles, en
el moment del pago inicial del impuesto sobre el transport terrestre.
Estos impuestos, como los dems contenidos en este Acuerdo-Ley, rigen des-
de el 19 de Enero del corriente ao, por lo que se corre el peligro, al no haberse
dictado simultneamente la reglamentacin de los mismos, de que los establecids
sobre la venta o arrendamiento se paguen en beneficio del vendedor o arrenda-
dor, realizndose una ganancia ilegtima a costa del Estado o que no se hayan
pagado en las operaciones iniciales del ao, en cuyo caso el perjuicio ser del
vendedor o arrendador que vendr obligado a ingresarlos aunque no los haya
recaudado.
El captulo 2. fija un impuesto de 44 centsimas de centavo por libra por la
fabricacin de azcar crudo no destinado a la exportacin y de 41/2 centavos
por galn o fraccin, de siropes y jarabes de la misma naturaleza. Este impues-
to se devengar en el moment de la elaboracin y se satisfar directamente por
los fabricantes.
El captulo 39 establece en su primer artculo un impuesto sobre la renta
lquida de las personas naturales o jurdicas dedicadas a la fabricacin de ar-
tculos gravados con el impuesto establecido para el pago del emprstito de los
35 millones. Fija una escala progresiva que comienza en el 6 por 100 hasta las
utilidades de $25.000 y terminal con el 20 por 100 para las tenidas en exceso de
medio milln de pesos en adelante.
Por lnr-O tiempo se ln cisentido si de acuerdo con los trminos del contrato
del emprstito, los contribuyentes afectos a los impuestos que para su nago se
crearon, podan ser obligados al pago del impuesto sobre utilidades. Ahora s"
resuelve este asunto, pero ante el criterio afirmativo del Gobierno, no se com-
prende por qu estos contribuyentes no resultan afectados con el mismo im-
puesto general sobre utilidades que pesa sobre los dems comerciantes e indus-
triales.
En el art. 39 se establece un impuesto sobre sueldos, salaries y pensions
de cualquier clase, fijndoles un gravamen que comienza con el 1 por 100 para
los mayores de $100 hasta $200 mensuales y que terminal con el 10 por 100 para
los oine excedan de $4,165 mensuales.
No se establece un minimum de exencin o mninmum de subsistencia, sobre
el cual no se lenga que tributar el imnpuesto, sino que resultan gravados los pri-
meros $100 lne se perciban por este impuesto.
El impuesto se satisfar por la persona que perciba el sueldo, salario o nen-
si6n-v lo ingresar en la Administracin Fiscal que corresnonda a su domicilin
dentro de los 15 primeros das naturales de cada mes. la person natural o
jurdica a quien corresponcla Tlacer el pago del sueldo, salario, etc.
No se autorizan por este impuesto deducciones de ninguna case nor la
sitnacin personal del contribuyente y a pesar de la tcnica v naturaleza del
irnpnsto sobre entradas personales, tributan en la misma media solteros y ca-
sade" personas solas o con familiares a su abrigo.
En el' art. 49 se establece un impuesto sobre,lo que pudiera denominarse ho-
rirari,,s prfori.min-le ,que -comnienza r uin 1.50 por 100 para los ingresos su-





ASUNTOS GENERALES


periores a $200 hasta $300 mensuales y que terminal con un 12.50 por 100 para
los ingresos en exceso de $4,165 mensuales.
La 1 tarifa de la escala result inferior a la de los sueldos, pues mientras
que en este ltimo caso se grava con un 2 por 100 las entradas de ,$200, en el
caso de honorarios slo estn gravadas con un 1.50 por 100.
No se establece, asimismo, un minimum de ,xenci6n o de subsistencia, pero
para los obligados por este impuesto se permit deducir los gastos necesarios
para el ejercicio de sus actividades profesionales. Tambin se les permit dedu-
cir, al efecto del pago del impuesto, $1,000 cuando el contribuyente fuere casado,
$400 por cada persona a su cargo y las pensions alimenticias.
En el caso de que una persona obtenga ingresos por sueldos y por honorarios
profesionales que separadamente no alcancen al minimum fijado para cada una
de las dos tarifas, pero que sumados sean superiores a $200, vendr obligada a
pagar por cada uno de esos ingresos de acuerdo con el minimum fijado en sus
respectivas tarifas.
El art. 59 establece un impuesto de tipo complementario sobre los ingresos
de todas classes, que comienza con un 2 por 100 para los superiores a $5,000 anua-
las hasta $6,000 y que llega al 10 por 100 sobre lo que exceda de $18.000 anuales.
Se aprecia que el tipo impositivo fijado a los derechos profesionales, o sea,
al product del esfuerzo o trabajo personal, llega a un lmite ms alto que el
establecido en el impuesto complementario, al que resultan obligadas personas
que pueden no tener otros ingresos que los provenienles del capital.
Cuando los ingresos personales provengan de valores, acciones o ttulos de
igual naturaleza, los contribuyentes por este implesto complementario habrn
pagado previamente un impuesto de 4.80 de acuerdo con la T.ev de Emergencia
Econmica de 1931, ial como rige, y en el supuesto de one tales ineresos exce-
dan del lmite imxime pagarin or todos concertos un 14 80 por 100. -salvando
exactitudes matemtias-. mientras ole si los inirespos pereona1es provienen del
traba io personal exclusivamente y se spone onpe naan dle la misma enintidad de
$18.000. el iimiuesto a npaar es aproximadiilionte le 1 un ?1.25 nlr 100.
Los one obteno-'a, inoresos por concept de suelldos 11 honorvnos. lue~'-n d
haber po'-ado los imnpuestos corresonldientes a cada uno de dlichos ini-resos,
vienen oblipados de ucevo al naen clel impuesto fijado en este articulo 59, que
es, como antes dijimes, comnlementario.
La escala por este impueesto "ne est fianda prlocaevivae en+o basta los in-
gresos no 11eo'nen al exceso de .41, 000 ,an'eles s convierte rdePs o e munt- en
proporcional, onedanilo gravados con el mismo tipo los excess de esa cantidad
y los oue se pereiban por una renta mucho mavor.
Al no fiHarse ta'mneo en este imnpunsto n mnimim de +li-ibn+aOiln n11Pde
snuc r oille unal person rnvos inl'resos anuales pI'r toros onlcenI+c P w,1 1nI ules
a 0(01 est,'I exeuntn. pdeutras (ne la one tenc'e lncOwn Q nor c"a' cann+rllr'l t''nle
one triblutar nor t(l;i ella. ndrl inro p-air (one 1 pnc'n, el i!nnecto velhql renl-
ment i nlmo renta menor cantidad que otra plrsena one result exceptuada del
impnesto.
El cenntlo 4 e! pva el 1 por 100 el impuesto sobre exportaciun de dinero
oue es hlv el de o por 100.
Finanlmpte. on 1:s disnosion"? opnerales s. nto r!;e 91 pnrder ElPcutivo
para r ep'o.ea hasta un 50 por 100 los impuestos sobre la renta establecidos en
el captulo 39.
RiFO LPEZ FRESQVET.
----)o(--
COMENTARIOS

El Juez Mnnicihal de Ziuleta. Dr. Fernando Arsenio ?Roa y Uriarte. (ue
aspire a un cargo de Magistrado de la Audiencia de Las Villas, en recientes
oposiciones efectuadas ante la Sala de Gobierno Especial del Tribunal Supremo,


UNIVERTY OF PLORInap

LAW LUJRARY








ASUNTOS GENERALS


acaba de publicar un folleto, segn se consigna en la seccin de Libros y Revis-
tas correspondiente al present nmero, en el que, con la experiencia adquirida
en dichos ejercicios, segn as lo hace present, vierte sus ideas sobre los mismos
y sugiere medidas que espera mejoraran el desenvolvimiento de tales justas.
En primer trmino, aboga por que no cristalice la ley que se pretend vote
el Congress creando el Cuerpo de Aspirantes con los que obtuvieron la ms alta
calificacin en dichas oposiciones, que aunque le beneficiara la media, repudia
la pretensin por que sera extender el mbito de la convocatoria hecha y a
*;'y( amparo se efectuaron las oposiciones; y en sntesis propone lo siguiente:
lo Que en lo sucesivo se forme un Cuerpo reducido de aspirantes con los
cinco opositores, a lo sumo, que en las oposiciones obtengan las ms altas califi-
caciones, siempre que stas denoten el mrito del opositor.
29 Que se forme un temario para dar lmites definidos al contenido de las
oposiciones, con preguntas de notable amplitud, de modo que al contestarlas el
opositor demuestre, no slo el conocimiento de "la bola", sino su cultural jur-
dica en lo que se relacione con Derecho Civil, Penal y Constitucional y Procedi-
mientos Civil y Penal; y preguntas de contenido limitado en cuanto a lo Conten-
cioso-Administrativo y Leyes Especiales.
39 Que de todos los trabajos escritos a mano con posterioridad a su presen-
tacin y dentro del trmino que se fije, se haga la transcripcin mecanografiada
de los originales, para su mejor lectura y apreciacin por los calificadores, con
sanciones para los que alteren el original.
49 Lectura pblica de los trabajos por los opositores ante el Tribunal.
59 Que para el ejercicio terico se establezcan dos sesiones de cinco horas
cada una, con un da intermedio entire ambas.
6o Que se publiquen los mejores trabajos.
Cada sugerencia va acompaada de la argumentacin que, segn el autor,
abona la misma.
Por razones obvias no nos referiremos a los dos primera proposiciones.
La 34 es una feliz iniciativa, porque hoy los abogados han usurpado a los mdi-
cos la patente de mala letra que antao stos monopolizaban; y es evidence que se
aprecia mejor el contenido de un ejercicio vertido en letra de mquina que en
letra manuscrita ilegible, pues mientras se descifra un jeroglfico, se olvida o se
esfuma el concept formado de lo anterior. A la 4' no le vemos utilidad alguna,
por que por muy buena voluntad que tenga el Tribunal calificador, no podr
fijar su atencin constant sobre lo que lean los opositores, que luego tendrn
que leer por si mismos. En las ltimas oposiciones asistieron 15 aspirantes. Cada
uno desarroll siete temas. Quin resisted atenta y pacientemente la lectura de
105 temas? La 54 seguramente ser adoptada en la forma propuesta o semejante.
porque 6 horas seguidas de trabajo mental, bajo los apremios del tiempo, es in-
soportable. Y sobre la 60 diremos oae, aunque se acuerde la publicacin, sta no
se llevarA a cabo por falta del crdito. Se publican, acaso, las sentencias del
Tribunal Supremo, no obstante las disposiciones qne lo ordenan y la consiena-
cin en presupuestos de la cantidad adecuada que siempre se ha invertido en
cualquier otra cosa menos en llenar esa sentida necesidad? Esta circnnstancia
sera suficiente para que no argumentramos sobre la misma: pero debemos de
hacerlo poroue se pide se haga, entire otras razones one se adc cen. para que la
decision del Tribunal alcance el respaldo de la opinion. Debe publicarse por
enalouier razn, incluso para enrionecer la literature jurdica national, si se
cree noe con tales trabaios se consiguira, menos nara 10o que e alega y se deia
consicgnado. Fn primer lugar, porque no se obtendr el respaldo a one se aspira
ante la diversidad de pareceres enle le saldrin al paso: v en senindo, porque.
puede ereerse nne supone la peticin oque el Tribunal calificar meior ante la
publicidad de los trabajos y ello no hace honor a los components del mismo.
La anunciada mejora de los sueldos de los funcionarios y empleados p-








ASUNTOS GENERALS


blicos ha quedado a lo que parece resuelta, pues segn la prensa peridica ha
informado, en el ltimo Consejo de Ministros se acord abonar a los mismos el
aumento ansiado dada la caresta de la vida en los presents moments, debido
a la guerra.
En cuanto al Poder Judicial, slo ha habido necesidad de ordenar el cum-
plimiento de la Ley de 1938 que as lo dispuso y en cuyos efectos fu suspendida
el mismo da de su vigencia.
OAN.
)o(

LEYES Y DECRETOS

LICENCIAS PARA PORTAR ARMAS.-Resolucin del Secretario de Go-
bernacin (Gaceta 730, 22 Diciembre).-En uso de las facultades que me estn
concedidas, resuelvo:
19 Suspender el valor de todas las licencias para portar armas de fuego,
expedidas a favor de individuos de nacionalidades, japonesa, alemana e italiana.
2" Suspender la continuacin de las tramitaciones que se estn efectuando
para tratar de solicitudes hechas para portar armas de fuego, por individuos de
dichas nacionalidades; y en su consecuencia, queda terminantemente prohibida
la expedicin de lie ncias de armas de cualquier clase, a individuos de naciona-
lidad japonesa, alemana o italiana.
39 Ordenar la recogida de todas las armas de fuego, cuya tenencia, porte
y uso se hubiere autorizado a nacionales del Japn, Alemania e Italia, por la
correspondiente licencia; o que se conozca su existencia en poder de los mismos.
49 La Direccin de Asuntos Generales, a cuyo cargo se encuentra el Ne-
gociado de Licencias de Armas, proceder, en cumplimiento de esta Resolucin,
a suspender en los expedientes respectivos, las licencias que hayan sido obteni-
das por individuos de nacionalidad japonesa, alemana o italiana, y asimismo sus-
pender la tramitacin de los expedientes que se hubieren radicado en relacin
con solicitudes de liencia de armas de individuos de las referidas nacionalida-
des: ordenando, al mismo tiempo, la recogida de todas las armas que se en-
cuentren en poder de dichos individuos nacionales de los pases en guerra con la
Repiblica de Cuba. estn o no amparados por las licencias que se suspended,
dando cuenta a los Tribunales de Justicia, en los casos que correspondan.
Habana, Diciembre 20 de 1941.-Vctor Vega, Ministro de Gobernacin.
ESTADO DE EMERGENCIA NACIONAL.-Ley 34 (Gaceta 731, 23 Di-
ciembre).-Artenulo I.-Se declara el Estado de Emergencia Nacional por ha-
llarse en peligro la seguridad exterior del Estado, con motivo de la declaracin
de guerra al Imperio del Japn, al Reicli Alemn y al Reino de Italia, y por
los graves trastornos econmicos que la contienda mundial ocasiona a la Re-
pblica.
El present Estado de Emergencia Nacional se regular por las disposicio-
nes de los arts. 281 al 284. ambos inclusive, de la Constitucin y por los pre-
ceptos de esta Ley Fxtraordinaria.
Art. II.-El Estado de Emergencia declarado por esta Ley durar 45 das
naturales, trmino mximo autorizado por la Constitucin. Este trmino comen-
zar a contarse desde la vigencia de la present Ley. Sin embargo, el Estado
de Emergencia expirar dentro del perodo ya expresado, si as lo acuerda el
Congress por pronia iniciativa, a solicitud de la Comisin Permanente o del
Conseio de Ministros.
Art. III.-El Consejo de Ministros podr ejercitar, durante el trmino de
45 das naturales a one se contrae el art. II, las siguientes funciones propias
del Congreso o del Senado o(e stos delegan expresamente en l:
I.-Acordar la organizacin de todas las fuerzas armadas de la Repblica,








ASUNTOS GENERALS


determinando la naturaleza de los diferentes Cuerpos, y el nmero de los indivi-
duos que hayan de formarlos, pudiendo igualmente, disponer lo necesario para
la movilizacin de los ciudadanos en el servicio de las armas, por medio del ser-
vicio military obligatorio, o voluntario, segn las circunstancias que la guerra
determine, acordando los Presupuestos extraordinarios que se requieran para la
defense national, y establecer los impuestos sobre las materials concretas si-
guientes:
a) sobre los artculos que no se encuentren especfica y directamente gra-
vados, quedando derogado y sin valor ni efecto legal alguno el Decreto-Ley
No 217 de 13 de Septiembre de 1935, publicado en la Gaceta Oficial Extraordi-
naria de 14 del mismo mes;
b) sobre los artculos suntuarios;
c) sobre los derivados del petrleo;
d) sobre el azcar crudo que no est destinada a la exportacin;
e) sobre la renta lquida, cualquiera que sea su fuente;
f) sobre la exportacin del dinero; y
g) aumentar las tasas postales existentes o establecer alguna nueva para
fines de la defense o de la Cruz Roja por el tiempo que dure la guerra.
A todos los efectos de este inciso y al solo fin de cubrir los gastos propios
de la guerra se conceden al Consejo de Ministros, parcialmente, las facultades
determinadas en los incisos b), c) y 1) del art. 134 de la Constitucin, con las
limitaciones ya expresadas.
Si el product de los impuestos mencionados anteriormente no fuere sufi-
ciente para cubrir las erogaciones derivadas del cumplimiento de esta Lev, el
Consejo de Ministros podr solicitar del Congreso, dentro del trmino del Esta-
do de Emergencia, facultades para poder establecer otros.
La facultad de aprobar los Presupuestos ordinarios del Estado, no se enten-
der por este precepto delegada y tampoco se entender delegada la facultad
de crear los impuestos, o de disponer de los existentes para tender a los gastos
del Presupuesto General Ordinario del Estado, ni se tomarn tales impuestos
como ingresos para los Presupuestos extraordinarios aunque s con el carcter
de anticipo reintegrable. No quedar comprendida en estas excepciones la Ley
que regule la Polica Nacional.
II.-Regular los servicios de comunicaciones, atendiendo al rgimen de los
ferrocarriles, caminos, canales v puertos y al trAnsito por va terrestre, area y
martima de la manera que exijan la seguridad national y la cooperacin military
que la Repblica hubiere convenido con otras naciones, as como los servicios de
comunicaciones orales, escritas por signos o seales, ejercitando las facultades
a que se refiere el inciso i) del art. 134 de la Constitucin. Las regulaciones
que se dicten como consecuencia de esta facultad, serin limitadas exclusiva-
mente a los fines de la defense national y por el trmino de la guerra.
IIITT.-Dietr en relacin con el comercio, la agrieultura y la industrial las
disposiciones indispensable para aseuurar la defense. el abastecimiento del pas,
para evitar el aiio y el alza injustificada de los precios y las dems nne reonie-
ran el anxilio sejo de Ministros la facultad cle epreitar parcialmente las atribuciones del inci-
so lil del art. 134 de la Constituein. Las disnosiciones ole se dicten en uso de
esta facultad,. orluarn limitadas a los fines de la defense y durante el trmino
de la nuerra. O(erlan excluidas las dems facultades comprendidas en el inci-
so h IV.-Dictar las disposiciones necesarias para modificar 1e rgimen del tra-
bajo en cuanto lo reonieran los fines de la guerra, as como para determinar
las responsabilidades de los trabajadores y naironos, cuando los conflicts entire
unos v otros constituveren peliaro para la defense o abastecimiento de la nacin
n para el comercio exterior. A estos nicos efectos se concede al Consejo de Mi-
nistros. parcialmente. la facultad del inciso a) del art. 134. Al usar de esta








ASUNTOS GENERALS


facultad cuidar el Consejo de Ministros de garantizar la participacin prepon-
derante del cubano nativo en el trabajo.
V.-Variar el procedimiento judicial, y acordar las figures de delitos y san-
ciones a que sern siometidos los que atentaren contra la seguridad del Estado o
realizaren hechos contrarios a los fines de la defense national, el abastecimiento
del pas y su comercio exterior, ejercitando, parcialmente, para todo ello las
facultades del inciso a) del art. 134 de la Constitucin, limitada a la material
expresada en relacin con lo dispuesto en el art. 282 de la misma Constitucin.
VI.-Acordar enn los Estados Unidos de Amrica y con las dems naciones
que defienden la libertad y la democracia. los tratados y convenios necesarios
para la cooperacin y alianza military, ejerciendo para ello, con la reserve que
se hace en el artculo siguiente, la facultad concedida al Senado en el inciso h)
del art. 122 de la Constitucin.
VII.-1.as disp. ;iciones legislativas adoptadas por el Consejo de Ministros,
s rn acordadas por dicho Consejo de Ministros, sancionadas por el Presidente
de la Repblica y promulgadas en la Gaceta Oficial.
Art. IV.-Se convoca al Congreso a sesin extraordinaria a las 8 a. m. del
da que venza el perodo de 45 das a que se refiere el prrafo 20 del art. 291 dc
la present Ley, con objeto de resolver sobre las disposiciones legislativas acor-
dadas por el Consejo de Ministros al amparo de las facultades delegadas por el
Congress, y en la n isma sesin resolver el Senado sobre las disposiciones dic-
tadas en virtud del inciso VI del art. 39 de esta Ley.
La Cmara de Representantes y el Senado se reunirn por separado a estos
fines. Recaera una sola votacin y un solo acuerdo sobre cada una de las dis-
posiciones legislativns que adopted el Consejo de Ministros. En la sesin para
ser ratificadas o rechazadas las medidas legislativas acordadas por el Consejo
de Ministros, que no necesitan de dictmenes de ninguna Comisin, se conceder
un turno a favor y (tro en contra de cada disposicin legislative.
La duracin de los turns ser potestativa del Presidente de cada Cuerpo.
sin que pueda conceder a uno mayor tiempo qeu a otro. Las explicaciones de
votos se harn al final de la sesin.
Art. V.--Durante el perodo 45 das a que se refiere el prrafo 29 del art. 29
cde esta Ley. i "... ~ na- Comisin Permanente del Congreso, la cual tendr
las facultades oue e nre'a el art. 283 de la Constitucin y la Ley de Relaciones
entire la Cmnara de lenres'-ntantes v el Senado
La Comisin estr:;i compuesta de 24 miembros, Pon sus respectivos sunlen-
tes. one proeed;)n po' partes i'uiales de ambos Cuerpos Colegisladores, debiendo
en su comnosiiin h I11arse representados asimismo todos los partidos polticos.
Los suplentes sustitrirn a su respectivos 9propietarios en casos de muerte, re-
nuncia. licencia y ?a'encii notifieacla por el propietario a la Comisin. La Co-
misin estanri nresirlidla nor el Presidente del Congreso.
La elecein de' la Comisin Permanente se verificar en sesin extraordi-
naria de eidan Cierpo. convocrda al signiente dia de haberse publicado la pre-
.ento Lev en l Gr'cJta Oficial (le la Repnblica, de ancuerdo con los Reglamentos
dI los resnooe+ivos (ernoe. Fu el caso cle que venriere la present Legislatura
siiin oue so hrav eleo-i lo la Comisin Permanente. erica eomvocado el Congreso n
oe efPeto pnrn el di- sio'iepnt al dle la vioen.ei d e ea T ,-v y a fin de que el
Prosidente del euna1,lo v el cre la Cmar( de Pepresn+;ta+ tes cite anda linn al
-'nero one preside a s'.in extronnrcin-ria para el indicrdo obieto exclusiva-
mleente. El cllurnin (le la Comisin e'tnrr iterrado nor no menos cde 13 rle sus
nmiembros v se ren'ir;. mienrfis no clicto n Reglar'ento interior por el Rcgla-
lnento dle,1 euorlo. en cuanto 1e sne apolible.
Art. VT -FI Co'epin (le r'intr~o ,-lphoe'e lndlif pe|nta rel uso de Iss fnael-
toes co'vc-oiniiale 'ito l' ComiHin Permanent+e del Con.reso. en enuoui]or
momrento n rene lic t af lo ncnerd". v ante el Congreso al expirar el Estado de
Erner'encei Nacional.








ASUNTOS GENERALES


Art. VII.-Durante el perodo de Emergencia Nacional, el Congreso con-
tinuar funcionando, de acuerdo con la Constitucin, y ejercitando las facultades
que no haya delegado. El Congreso podr ratificar en cualquier moment, du-
rante el perodo de Emergencia Nacional, las disposiciones legislativas dictadas
por el Consejo de Ministros para que sigan surtiendo efecto despus de extin-
guido el Estado de Emergencia Nacional.
Art. VIII.-Se dispone la convocatoria del Congreso a sesiones extraordi-
narias que se celebrarn en el perodo comprendido entire el da 20 de Enero y
el da 20 de Febrero del ao de 1942. En dichas sesiones extraordinarias se
tratarn las Leyes complementarias de la Constitucin, las disposiciones legis-
lativas dictadas por el Consejo de Ministros y otras medidas legislativas que no
interfieran las facultades delegadas y otros asuntos que demanden urgente re-
solucin.
Art. IX.-Las actuaciones judiciales que modifiquen el rgimen normal
podrn ser revisadas al cesar el Estado de Emergencia, a instancia de parte in-
teresada. En este caso se abrir el juicio de nuevo, si ya se hubiera dictado
sentencia condenatoria, la que se considerar como mero auto de procesamiento
del encausado.
Art. X.-Esta Ley comenzar a regir a los 3 das siguientes de su publica-
cin en la Gaceta Oficial y, de acuerdo con lo dispuesto en el art. 282 de la Cons-
titucin, las disposiciones legislativas acordadas por el Consejo de Ministros al
amparo de las disposiciones de esta Ley, que fueren ratificadas por el Congreso.
sern de obligatoria observancia.
Las disposiciones que no hubieren sido ratificadas, se considerarn sin vi-
gencia a todos los efectos legales.
Disposicin Final.-En virtud de lo que dispone el inciso e) del art. 283
de la Constitucin, se adiciona a la vigente Ley de Relaciones entree la Cmara
de Representantes y el Senado, el siguiente
Capitulo VII.-De la competencia de la Comisin Permanentc.-Art. 30.-
L1a Comisin Permanente del Congreso que se nombre en virtud de lo dispuesto
en el art. 283 de la Constitucin. tendr competencia para los siguientes asuntos:
a ) Sobr inviolabilidad de los Senadores y Representantes.
b) Para vigilar el uso de las atribuciones excepcionales otorgadas por el
Conareso, que en las medidas de emergencia national haga el Consejo de Mi-
nistros.
c) A convocar al Congreso, aun antes de veneer el perodo de emergencia
national, porque consider que se han ejercitado facultades no delegadas o esti-
me que no se han ejercitado debidamente las concedidas o para dar por termi-
nado el perodo de emergencia national, por haber cesado la causa o causes que
la motivaron.
d) Para pedir al Consejo de Ministros o a cualquiera de sus miembros, se-
alndose en cada caso da y hora, para que le rinda cuenta del uso que haga
de las facultades excepcionales.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en La Habana. a 19 de Diciembre
de 1941.-F. Batista.-Cartos Saladrigas, Primer Ministro.-Jos MIanuel Cor-
tina, Secretario de Estado.
ACUERDOS-LEYES.-Decreto Presidencial 352 (Gaceta 747, 31 Diciem-
bre).-En uso de las facultades de que estoy investido por la Constitucin y las
leyes, a propuesta del Ministro de Gobernacin y asistido del Consejo de Mi-
nistros, resuelvo:
19 Las disposiciones legislativas que adopted el Consejo de Ministros ejer-
ciendo las funciones que expresa el 29 Por Cuanto, se denominarn "Acuerdos-
Leyes" y se publicarn en la Gaceta Oficial numerndolos correlativamente a
objet de que constituyan una Serie Especial, que impida confusiones con la
numeracin de las Leyes ordinarias o extraordinarias.








ASUNTOS GENERALS


29 Este Decreto regir desde su publicacin en la Gaceta Oficial de la Re-
pblica.
39 El Ministro de Gobernacin queda encargado del cumplimiento de lo
que por el present Decreto se dispone.
Dado en el Palacio Presidencial, en La Habana, a 31 de Diciembre de 1941.
-F. Batista.-Carlos Saradrigas, Primer Ministro.-Victor Vega, Ministro de
Gobernacin.
IMPUESTOS DE GUERRA.-Por Acuerdo-Ley No 1, de 31 de Diciembre,
Gaceta 748. de esa fecha, se ha establecido un impuesto sobre los sueldos, sala-
rios o retribuciones y pensions de cualquier clase, a partir de $1,200 anuales.
SERVICIO DE POLICIA.-Por Acuerdo-Ley No 2, de 31 de Diciembre,
de 1941, Gaceta 4, 3 Enero, se regular el servicio de Polica en toda la Repblica.
-)o(
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

GESTION.-El Decano del Colegio de Abogados se ha dirigido nuevamen-
te al Ministro de Hacionda en solicitud de que le informed la resolucin que haya
recado en el escrito que se envi en el mes de Junio del pasado ao, interesando
s derogase el Decreto 344 de 1941 y la resolucin de Hacienda de 26 de Marzo
del propio ao, relatives a la intervencin del Ministerio Fiscal en los casos de
sucesin por causa de muerte para investigar el monto del cuerpo general de
bienes de la herencia y el valor y la clase de cada uno de ellos. Por acuerdo del
Colegio, en envi diho alegato contentivo de todos los perjuicios que al inters
pblico en general y en particular a la clase de abogados viene ocasionando la
media de referencia.
)o(--
LIBROS Y REVISTAS

DICCIONARIO DE LA CONSTITUCIN, POR EL DR. ANDRS M4 LAZCANO Y MAZN.
-Habana, 1941.-El Magistrado Dr. Lazcano, completando su obra "Constitu-
cin de Cuba, con los Debates sobre su Articulado y Transitorias, en la Conven-
cin Constituyente", ha redactado este Diccionario, en el que se inserta la
Constitucin de Cuba, artculo por artculo, en distintas letras para la ms fcil
bsqueda d(le nalquier material que se desee conocer. Este tomo contiene: Dic-
ecorario Alfabtico de la Constitucin; Indice analtico de las enmiendas y
discusin del articulado en la Convencin Constituyente; Tabla de Artculos de
los tres tomos que forman el cuerpo de la obra; Indice de los Ttulos y Secciones
de los tres tomos y. al final, el texto ntegro de la Constitucin. Debe sentirse
satisfecho el Dr. Lazeano del servicio prestado a los (ne por mltiples causes ten-
drn que consultar a cada paso la Carta poltica de la Nacin.
LA LEGISLACIN POLfTICA SOBRE SERVICIOS TELEFNICOS PBLICOS Y LA CONCE-
SITN A LA CB.1,N TELEPHONE Co., POR EL DR. MARIO ALFONSO Y CABALLERO.-
Habana, 1941.-Estudio de interpretacin legal dedicado al Tribunal Sunremo
"con la ambiciosa eseranza de que su contenido pueda servir a tan alto Tribu-
nal, en una oportunidad future, para rectificar la doctrine, a mi juicio errnea,
sentadla hasta el present en el asunto de qun tratan las siguientes pginas".
EL BIOTIPO, POR EL DR. FEDERICO DE CRDOVA, JR.-Habana, 1941. El
Dr. Crdova, miembro del Consejo Superior de Defensa Social, ha reproducido
en este folleto el trabajo one nresent al 29 Congreso Latino-Americano de Cri-
minologa, como ensavo de clnica criminal y mne esboz en su tesis para obte-
ner el arado de Doctor en Leves en la TTniversidad.
TURNO DE OPOSICIN. POR. EL DR. FERNANDO ARSENIC RoA Y UTIARTE.-Zulue-
ta, 1942.-El ilustrado .Tuez Municipal de Zulueta y destacado oposicionista a la








ASUNTOS GENERALS


plaza de Magistrado de la Audiencia de Las Villas, con motivo de dichos ejer-
cicios, ha publicado este folleto con motivo de la experiencia adquirida, en el
que hace sugerencias para la mejor organizacin de las referidas oposiciones.
SOBRE INFRACCIN DEL DECRETO-LEY NQ 2974 DE 1936, POR EL DR. ENRIQUE
MAZAS Y PREZ Muoz.--Santa Clara, 1941.-Recurso de apelacin contra el
acuerdo 89, adoptado por el Consejo Central de Servicios Pblicos, de 9 de
Octubre de 1941, establecido por el Dr. Mazas, Presidente de la Audiencia de
Las Villas, con motivo de la aplicacin al suministro de fluido elctrico al refe-
rido Tribunal, al que se pretend aplicar determinada tarifa.
ROOSEVELT: CIUDADANO EMINENTE DE AMRICA, POR EL DR. MANUEL CAPES-
TANY Y ABREU.-Habana, 1941.-Este folleto contiene el Discurso ledo por el
Senador Capestany en la sesin solemne que ese Cuerpo legislative dedic como
homenaje al ilustre Presidente de los Estados Unidos de Amrica el 14 de Abril
de 1941.
POR LA PUREZA DEL SUFRAGIO, POR EL DR. ROGELIO PINA Y ESTRADA.-Haba-
na, 1941.-Contiene una coleccin de artculos publicados en el peridico Accin
de esta capital, sobre dicho asunto, precedidos de un prlogo del Dr. Joaqun
Martnez Senz.
PROGRAMAs DE LA CTEDRA G DE DERECHO ADMINISTRATION (29 CURSO) Y LE-
GISLACIN ELECTOTAL DE LA FACUIJTAD DE CIENCIAS SOCIALES Y DERECHO PBLICO,
POR EL DR. ANTONIO LANCS Y SNCHIEz.-Habana, 1941.-El professor de dicha
asignatura en este folleto reproduce sus expresados programs.
CUBA EN LA GUERRA: EL PROGRAM DE LA VICTORIA.-Habana, 1941.-Con-
tiene el panfleto que el Comit Ejecutivo de Unin Revolucionaria Comunista
ha publicado con motivo del ataque del Japn a los Estado, Unidos.
REVISTAS EXTRANTERAs.-Hemos recibido: Revista de Derecho y Administra-
cin Municipal, Buenos Aires, Repblica Argentina, Octubre; Revista del Cole-
gio de Abogados, Buenos Aires, Repblica Argentina, Septiembre-Octubre; Los
Tribunales, Mxico D. F., Noviembre; Revista de Derecho Privado, Madrid, Es-
paa, Noviembre; La Justicia, Mxico, D. F., Noviembre; Foro Hondureo,
Tegucigalpa, Honduras, Agosto.
OTRAS REVISTAS.-Tambin hemos recibido: La Jurisprudencia al Da, No-
viembre: Seguros, Diciembre; Boletn de la Comisin Panamericana de Coope-
racin Intermunicipal, Julio-Septiembre; Polica Secreta Nacional, Diciembre;
Informacin Fiscal, Enero; Lex, Octubre-Diciembre; Boletn del Caf, Noviem-
bre; Revista de la Asociacin de Viajantes del Comercio, Diciembre; Salud y
Sanidad, Septiembre; El Siglo, Diciembre; y Boletn Agrcola, Diciembre; to-
das de la Habana.
)o(
MISCELANEA

MOVIMIENTO JUDICIAL-Despus de publicado el nnmero anterior,
ha habido el siguiente:
Ascenso.-Ha sido ascendido al cargo de Juez Correccional de Cienfuegos,
el Dr. Jos Argote y Valds, que era Juez de Primera Instancia e Instruccin
(le Banes. Ocunaba en el escalafn de su categora el nmero 40 v en el gene-
ral el nmero 240 v pasa ahora al 198. Ingres en la carrera en 23 de Mayo de
1932 como Juez Municipal de Santa Isarbel de las Lajas, pasando desuns al
de Mximo C(lez; y ascendi a Juez de Primera Instancia e Tnstruccin de
Banes en 20 de Sentiembre de 1937. cargo que renunci en 29 de Mayo de
1939, para ocupar el Registro de la Propiedad de Isla de Pinos, que tambin
renunci, reingrestndo en el mismo Juzeado en 5 de Septieiwbre del ni ?o
an(,. Votaron por el Dr. Argote los Dres. Llaca, Solrzano. Tejera. Perera,-Can-
tworo Tabio. Por el Dr. Gabriel de la Torre. Juez Municipal de Alacranes, el
Di'. Edel'ann.








ASvUNTOS&, eGN~E .. 17

Aspirantes.-Al cargo de Juez Correccional de Cienfuegos aspiraron los
Jueces de lk Instancia e instruccin Dres. Heury Salazar, Jose Penate, Marcos
Ortega, Jorge Ereyre, Ricardo Granda, Carlos Daz Silveira, Cecilio Caneda,
isiaro iitenes, Jose A.rgote, Guillermo Morales y Pablo Ennrquez; los Jueces
Mvlunicipales Dres. Autonio Fola, Ratael Delmonte, Rten Grave de Peralta,
Vicente Lorenzo, Nicanor Perez, Gabriel de la Torre, lablo Gonzlez; y el
Juez Suplente Dr. Urbano Godoy.
Gausas, expedientes, etc.-La Sala de Gobierno Especial del Tribunal Su-
premo ha corregido con reprensin a los Jueces Municipales de liemedios, Tri-
nidad y Palmira, 2'.' suplente de Remedios y Suplente de Abreus, por distintas
iniraeciones advertidas durante la visit girada a les Juzgados; y con multa al
Juez Municipal de Bataban por reiteradas demoras en el ingreso de la recau-
dacin del itegistro civil .
-La Audiencia de Oriente conden a 9 meses de prisin al Juez Munici-
pal de Cao, por malversacin de la recaudacin del Iegistro Civil.
Juzgado Municipal de Jobabo.-Por D. P. 352, de 30 de Diciembre de 1941,
se ha dejado sin electo el D. P. 3096, de 16 de Diciembre de 1939, que suspen-
di los electos de la Ley de 15 de este mes, que cre aquel Juzgado, que empe-
zar a funcionar tan pronto se haga el nombramiento del Juez.
Varias noticias.-El ex-Juez Municipal de San Luis, Dr. Luis Aguiar y
Poveda ha anunciado su intencin de establecer recurso de inconstituciona-
lidad contra el acuerdo de la Sala de Gobierno Especial que lo separ del
cargo.
-La Sala de Gobierno Especial tuvo por no anunciado por el Juez Muni-
cipal 29 Suplente de San Diego del Valle, igual prop sito de recurrir de in-
constitucional el acuerdo de 23 de Octubre de 1940, que declar que los Jueces
Municipales segundos suplentes no pertenecen al Poder Judicial, por haberse
hecho el anuncio fuera del trmino legal. Vase dicho acuerdo en la pgina 9
de la seccin de "Acuerdos" del ao 1941.
-El Juzgado de Primera Instancia e Instruccin de Guanabacoa inau-
gur su nuevo local, con un brillante acto, al que asisti el Subsecretario de
Justicia.
-Se ha dispuesto que el Magistrado de la Audiencia de la Habana, doctor
Manuel Romeu, gire visit extraordinaria al Juzgado Correccional de la Sec-
cin '3k.
--En el ao 1941 se radicaron juicios de deshaucio: en el Juzgado Muni-
cipal del Vedado, 9,700; en el del Sur, 8,234; en el del Oeste, 9,340; en el del
Centro, 7,160; en el del Este, 6,353; en el del Norte, 6,285; y en el de Almen-
dares, 3,130.-Total, 50,202.
-En el propio ao conocieron de juicios verbales: en el Juzgado Muni-
cipal del Vedado, 2,042; en el del Sur, 3,146; en el del Oeste, 2,122; en el del
Centro, 2,122; en el del Este, 3,100; en el del Norte, 3,225, y en el de Almenda-
res, 1,385.-Total, 17,952.
-Los Juzgados Correccionales de la Habana tuvieron durante el ao 1941
la siguiente recaudacin: de la Primera Seccin, $3,312.50; de la Segunda,
$4,025; de la Tercera, $6,485.40; de la Cuarta, $7,191; de la Quinta, $7,399;
Nocturno 1%, $24,387.07, y Nocturno 2?, $15,389.
-El Negociado de Atenciones Administrativas del Ministerio de Justicia
ha remitido una circular a Tribunales y Juzgados de la Repblica, solicitando
una relacin de las deudas pendientes de pago del ao de 1941.
-En el Juzgado Municipal de Sancti Spritus se produjo un incendio que
se estima intencional, quemndose los escaparates grandes y pequeos, abiertos
y los cerrados con seales de violencia, el archivo de juicios celebrados qued
destruido totalmente, as como piezas de conviccin. No hay indicios de corto
circuit. La puerta principal present seales de barrenos. Dada la situacin








ABUNTs eGENEZALE4


de los expedientes se estima que el Juzgado demorar en funcionar. Un Abogado
Fiscal de la Audiencia se constituy en dicha villa.
COMISION DE JUBILACIOiNES Y PENSIO.NES JUDICIALES.-Duran-
te el ines de Noviembre tuvo los siguientes ingresos: Saldo anterior, $17,610.14;
multas correccionales, $,249.57; uescuentos, $12,575.11; ingresos Registro Ci-
vil, $11,752.45; fianzas, $4,347.08; mullas testigos y peritos, $357.44; sobran-
tes, $324.60; licencias, $19.50; rdenes de adelanto, $323.35.-Total, $54,559.24.
Egresos: jubilaciones y pensions, $33,800.21; personal, $z0o; material,
$31; devoluciones, $917.b7; reintegros, $318.19; saldo, $19,287.17.-Total,
$54,559.24.
-La Comisin abon el mes de Diciembre a los jubilados y pensionistas
el 70 por 100.
-Han sido designados para integrar la Comisin durante el present ao,
ios Dres Ra iro Castellanos y Enrique Rodrguez, Magistrados de la Audien-
cia de la Habana, Presidente y Suplente; Gustavo Ranurez y Jos M. Carrete-
ro, Abogados Fiscales del Tribunal Supremo y de la Audiencia, Vocal y Su-
plente; y los Dres. Gabriel Vandama y Ral Trelles, Magistrados jubilados,
Vocal y Suplente.
COM1PAIAS DE FIANZAS.-Segn aviso de la Secretara del Comercio
inserto en la Gaceta de 5 de Enero actual, estn autorizadas para prestar fianzas
La Alianza, The Boston Surety Co., La Comercial, El Comercio, Cienfuegos,
Cubana de Fianzas, Cuban American Ins. Co., La Caera, General Surety Co.,
The London Surety Co. Inc., La Insular, Italia, El Sol, New England Surety
Co., Orbe, La Mercantil, Unin de Comerciantes e Industriales, Fidelity and
D-posit Co. of Maryland, The Maryland Casualty Co. y Liverpool and London
and Globe Ins. Co. Ltd.
FALLECIMIENTOS.-IHan fallecido: el Dr. Enrique Hortsmann, abogado
de Camagey; el Sr. Gerardo Castillo, Procurador de Santiago de Cuba, vctima
de un atentado personal; y el Dr. Moiss A. Vieites y Rodn de Monte Blanco,
abogado de esta capital.
NOTICIAS VARIAS.-El Instituto Argentino de Derecho Intelectual ha
designado al Dr. Natalio Chediak, miembro correspondiente en Cuba de dicha
corporacin.
-En Matanzas se celebr la Convencin Nacional de Procuradores con asis-
tencia de numerosos miembros de la clase, procedentes de toda la Repblica,
adoptndose importantes acuerdos.
~- La Junta de Gobierno de la Asociacin de Registradores de la Propiedad
para el ao 1942, ha quedado constituida as, segn se nos participa: Presidente,
Dr. Miguel Gonzlez Ferregur; ler. Vice, Dr. Lorenzo A. Beltrn; 29 Vice,
Dr. Gustavo llevia; 3er. Vice, Dr. Jos A Fernndez de Cossio; Secretario,
Dr, Guillermo Fernndez Mascar; Vice, Dr. Jos M. Soublette; Tesorero,
Dr. Pablo Witte; Vice, Dr. Pedro G. de Medina; Contador, Dr. Jos N. de la
Concepcin; Vice-Contador, Dr. Luis A. Snchez de Fuentes; y Vocales:
Dr. Dmaso Pasalodos, Dr. Adolfo Rivero Arguelles, Dr. Felipe Domnguez,
Dr. Francisco M. Jiminez, Dr. Arstides Hernndez y Dr. Agustn V. Aguirre.
-La Sala 1 de lo Civil de la Audiencia de la Habana ha revocado la reso-
lucin de un Juez que declar sin lugar reposicin establecida contra un pro-
vedo que dispuso tener por iniciada la va de apremio para el cobro de las cos-
tas y gastos originados con motivo de la oposicin establecida a embargo pre-
ventivo; fundndose en que la fianza que en la oportunidad a que se refiere
el art. 1403 de la Ley de Enjuiciamiento Civil ofrece y presta el deudor al ob-
jeto de evitar la traba del embargo preventive sobre sus bienes slo responded
de las sumas que se le reclamen; responsabilidades stas circunscriptas al cr-
dito determinante de dicho embargo, con ms sus intereses legales y costas, en








ASUNTOS GENERATES


su caso, del procedimiento principal, segun claramente se desprende del texto
uel susodiclto articulo en concoruancia con la naturaleza y extension de esa
inieutia ce segurimad; que las costas y gastos que puedan ocasionarse al acreedor
a virtud de la oposicion que al reermuo embargo preventive tormul su deudor
al amparo de lo dispacsto en el art. 1414 (te la expresada ley, no pueden por
consiguiente ser exigidas a aquel fiador, cuya responsabilicad viene tan solo
coneucionada al exito de la accion que en los principles ha de ejercitar el re-
petido acreedor, y que, por tanto, esta peniiienie de la oportuna ejecutoria; y
terminal dlcientuo que contra la recta inuerpretacion que antecede y con mani-
iesta miraccion de lo dispuesto en el art. lZi del UoClgo Civil, dict el Juez su
providencia manmenia en el auto apelado.
--L, Juez de Primera instancia del Sur conoci de un juicio de desahucio
de una casa escuela, (tel que result que el actor transo con el astlado la cteman-
da, dando el actor iu piazo para el desalojo; pasados algunos alas, el Lstado
consigno el importe cde la renta y se dispuso el arclhivo dei juicio, y el actor re-
currio por no haberse consignado el imported de los servicios de luz que venia
disfrutando y el Juez declaro intranscendente la impugnacion formulada a base
de no haberse consignado, al propio tempo, el imported de la luz, tanto porque
el prrafo 39 del Art. 14 de la Ley de Alquileres solo exige la consignacion del
imported de las rentals, entendindose por tales lo que en realidad produzca la
lnea, como ha declarado el Tribunal bupremo en su sentencia nmero 13 de 30
de Junio de 1909; o bien el beneicio, utilidad o rdito que se percibe peridi-
camente en dinero o en frutos, dentro de cuyo concept no cabe incluir lo que
se perciba por servicios y suministros de esta clase, ya que no pudiendo stos, en
ningn caso, exceder de lo que dichos servicios y suministros costaren al arren-
dador, no puede considerarse que para el mismo integran beneficio, utilidad o
rditos; como porque al haber procedido el propio demandante, al interponer
su demand, a separar lo que integra la renta de la habitacin especificando la
parte que corresponda al servicio de luz, voluntariamente determine lo que era
la verdadera "renta" del inmueble, a la que se atuvo el inquilino demandado;
asunto que, en definitive, tena que haberse decidido con la justificacin de la
norma seguida en 1 de Julio de 1937, que no habindose justificado, hace tam-
bin forzoso tener por bien dictada la providencia que admiti la consignacin.
INSTRUCCIONES DEL TRIBUNAL SUPERIOR ELECTORAL. Ha-
biendo dictado este Tribunal la Instruccin Especial nmero 30, se interpuso
contra la misma recurso de apelacin, que dicho Tribunal no admiti, e inter-
puesto recurso de queja ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo y de Le-
yes Especiales del Tribunal Supremo, sta por auto de 17 de Diciembre de 1941,
resolvi:
"Considerando: que elevada a facultad constitucionalmente reconocida al
Tribunal Superior Electoral la de dictar las Instrucciones Generales y Especiales
necesarias para el cumplimiento de la legislacin electoral; dictada la que ha
dado origen a la queja establecida rigiendo la Constitucin actual, y en relacin
con nuevas elecciones a celebrar, y no con elecciones celebradas ya al entrar en
vigor, sin que atendidos los preceptos, as en su letra como en su espritu de la
Seccin 44 del Ttulo 14 de dicha Constitucin, que "Del Tribunal Superior
Electoral" se intitula, pueda entenderse en modo alguno que subsiste la posi-
bilidad de recurrir (le sus instrucciones ante esta Sala, como lo permita el
art. 54 del Cdigo Electoral, es claro, por consiguiente que tampoco tiene la
misma competencia para conocer de la queja formulada contra la denegacin
acordada por dicho Tribunal de la apelacin interpuesta contra su Instruccin
nmero 30 de 28 de Noviembre del present ao."-Sres. Pichardo, Cantero,
Piedra, Rosell y Chvez.
ACCIDENTE DEL TRABAJO.-Pensin.-Un obrero accidentado contra-
jo matrimonio in artculo mortis, y a su fallecimiento, la viuda pidi la pension










que le corresponda por causa del accident, y el Tribunal Suprem ha resuelto:
Wue la pension o renta a que se rel lere el art. 11, en ii niumero -'', apartaUo
letra A, ue la vigelnte Ley te 1i cicntties del 'iraDajo, no en. senalada, segun
el texto expreso y earo -Itci precepto, sino para el conyuge supersalte que reacua
bajo el mismo o teeno de ourero niiteLo o este separaua jutl[ciaieitil e n eC eslt; por
causes imnputables al laileclio. 'or colnsigUleltc, si coniormile declara la sen-
tencia recurriua, y no se comlIate sino quie e auinte colio cierto, queido justiit-
cado en atuos que ei oureo tie que se trata, encoiltrainitose rcdt en e i iHos-
pital y por su estauo (te grave cuaL, a las 0b te la tarue uil nla '' de iero de
L39iU contrajo luat1ruiiOU < ti 0t tlUouii-s con la recurred te, iaJieclcii(o en el
propio lospiual Lb lnoras ttespiti.s ae celebrado el nialrinmoio, ilacese lorzso re-
coniocer que procedio acertauamiiiete la bala sbeiitelititora al esLtimar que 110 asis-
te a aquella el derecno a percibir la pesiun linteresada, por ino conlcurrir el re-
quis-ito exigido por la precitaua iiornia, (de que lititbese eCtado resicendo bajo el
mismo teclio. iun electo, por este debe ententcerse, cimo lo tielne dichlo la juris-
prudencia,. el que cobije al propio tiemnpo a amuos couyuges y bajo el cual ten-
gan.en aproveciianlieio acitial y siunitaneo, su residencia liiabiual; lo que en
las.expuestas ercuntstancias y comio salta a la vista, no se produjo; sin que a
otra- conclusion pueda llegarse auin en el supuesto de que anteriormnnente al ingreso
en el hospital del obrero, y, por tanto, al natrimonio, hubiesen venido hlacend'
vida en conmn, en mnutua compaa y asistencia y bajo un techo comn, el
mismo y la recurrente, pues al "cnyuge superstite es al que la ley de la ma-
teria y al tiempo desde el cual dicha condition de cnyuge que por razn de
matrimonio se adquiera y es a la que obligada y nicamente hay que tender.
COMPETENCIA.-Conduccin de automvil sin tener la carter dactilar.
-El Tribunal Supremo por auto 277, de 5 de Diciembre de 1940, resolvi lo
siguiente:
"Considerando: que el punto controvertido entire los dos Jueces Correccio-
nales citados, se sintetiza en el sentido de si el caso de autos debe ser juzgado
con arreglo al Decreto-Ley 510 de 19,16, o con arreglo al inciso 13 del art. oi8
del Cdigo de Defensa social; consistiendo dicho caso en el echo de que al
requerirse por la Polica a F. B. C. en el moment de conducir como chauffeur,
un auto camin dentro del pueblo de Arteinisa, a fin de que presentara la carter
dactilar no lo hizo, aleganio que no la liabia sacado porque el no era el cliauiteur
sino el ayudante de ste, y adents, el dueo del canyon que guiaba en ese mo-
mento incidental y momentneanmente.
Considerando: que consistiendo los hechos en que el acusado sin tener car-
tera dactilar de choler, fue sorprendido en el pueblo de Artemisa guiando el
auto-camin chapa 70,'187, lo que, si bien pudiera estimarse que constitute, en
cuanto a la persona del chofer, que, segn el acusado, periniti a ste manejar
sin estar autorizado, la infraccin prevista y sancionada en el art. 7' del De-
creto-Ley No 510 de 1936, es indudable que por lo que respect el acusado, el
caso reviste los caracteres de la infraccin especficamente prevista y penada en
el apartado "q", sobre documentacitn del art. 43 del Decreto-Ley 800 de 1936 y
de fecha posterior a las citadas disposiciones cuyo conocimiento atribuye el
art. 62 del mismo a los Jueces del domicilio del infractor; por todo lo cual y
constando que el acusado tiene su domicilio en el pueblo de Punta Brava, Tr-
mino Municipal de Bauta, corresponde el conocimiento del asunto al Juez Mu-
nicipal en funciones de Correccional de dicho Termino de Bauta.-Sres. Llano,
Duval, Tabio, Rodrguez, Ochotorena y Chaves.
JUBILACION.-La Sala de (lobierno Especial del Tribunal Supremo ha
resuelto que el Presidente de la Audiencia de Pinar del Ro, Dr. Eduardo Potts,
que.ha cumplido 75 aos, est en condiciones de seguir desempeando el cargo.










RIEPERTOIRIO JUDICIAL
KtiVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

I .SCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripcin annual, $ 8.00 Nmero suelto.. $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00


AO XVIII. HABANA, FEBRERO DE 1942 NUM. 2



SOBRE EL TRAFICO DE DROGAS TOXICAS

El vicio de los estupefacientes ha ido tomando tal incremento a travs del
tiempo, que todas las naciones civilizadas han tenido necesidad de adoptar le-
gislaciones drsticas para poner coto al criminal comercio que lo favorece, que
envenena a la sociedad y destruye a sus components, convirtindolos en gui-
apos.
Convenciones, Congresos, intercambio de ideas y procedimientos entire los
pueblos de distintas latitudes se han celebrado para remediar el mal que corroe
al cuerpo social, por el uso de la droga.
Entre nosotros se comenz a prestar atencin legislative al pavoroso pro-
blema del trfico de los estupefacientes desde el alo 1919, en que se dict por
el Congress la Ley de 25 de Julio de ese ao denominada Ley de Drogas, porque
el viejo Cdigo Penal no contena disposiciones represivas adecuadas para las
nuevas modalidades delictivas que surgieron alrededor de este comercio infa-
mante. En esta ley especial se dictaron reglas estrictas para la expendicin de
esos products; se puso un lmite a las personas o entidades que las podan im-
portar o producer, fijando concretamente cules deban ser; se someti a una
inspeccin y vigilancia acuciosa el comercio autorizado con fines teraputicos
nicamente; se fijaron normas represivas que no existan en la legislacin penal
de 1870, puesto que adems se creaban nuevas formas de delinquir; y por ltimo
se fijaron las medidas que deban adoptarse para el tratamiento especial de los
enfermos, que por su naturaleza era distinto al de los traficantes. Aquella legis-
lacin fu un paso evidence de mejoramiento en el orden penal para subvenir a
las necesidades de la sociedad frente a la creciente actividad de los individuos
que, sin escrpulo alguno, explotaban la inexperiencia de la juventud y los vicious
irrefrenables de los que fatalmente caan en el uso de los alcaloides.
No obstante, el legislator de entonces no midi en toda su extension la gra-
vedad del problema social que ha venido creciendo de manera alarmante hasta
nuestros das, pues las penalidades que se imponan eran de corta duracin,
mantenindose el procedimiento criminal para enjuiciar a los culpables, sin ace-
lerar el ritmo de los preceptos procesales para llevar a una ms rpida sancin
de estas transgresiones penales que tanto dao produce en los series que se
abrazan a este vicio.
Por eso el Cdigo de Defensa Social ha tratado, aunque un tanto tmida-
mente, de acentuar la rigidez de las sanciones imponibles a estas transgresiones
de la Ley penal; as vemos que el art. 461, en sus apartados C. D. y E., sanciona .
ms severamente que la Ley de Drogas, ya derogada, al que traficare con estu-
pefacientes, sealndole la privacin de libertad de 1 a 4 aos y multa de 1 a








ASUNTOS (ENERALES


300 cuotas. La simple tenencia de drogas txicas sin autorizacin legal o pres-
cripcin facultativa ser sancionada, siempre que no se trate de toxicmanos
habituales, con privacin de 6 meses y 1 da a 2 aos y multa de 100 a 200
cuotas. Contrastan estas sanciones con las que venan impuestas por la referida
Ley de 25 de Julio de 1919 a los traficantes de drogas, cuyo lmite mximo slo
llegaba a 6 meses, y adems la multa poda o no imponerse, en tanto que ahora
es conjunta con la de privacin de libertad y el lmite superior de esta sancin
puede llegar hasta $6,000 o a $4,000, segn se trate de un traficante o de un
mero tenedor del estupefaciente.
Es de observer, sin embargo, que llay una modalidad contenida en el
art. 462 A. del Cdigo de DeFensa Social, segn la cual incide en la comisin
de un delito el professional que, autorizado para recetar o facilitar drogas txicas
o estupefacientes, lo hiciere sin fin teraputico, en cuyo caso la sancin imponi-
ble ser de suspension de 6 meses y 1 da a 2 aos y multa de 60 a 200 cuotas,
y en caso de reincidencia, con interdiccin especial de 2 a 6 aos y multa de 100
a 250 cuotas. Nos parece que el legislator de 1936 fu muy benvolo respect
a esta clase de delincuentes.
Precisamente, por tratarse de un professional que prevalindose de la auto-
rizacin que le brindan las leyes por su condicin de tal, y porque adems co-
noce mejor que los profanos las terrible consecuencias del exceso de las drogas
txicas, debiera imponrsele una sancin ms several, equiparndola por lo
menos al traficante desde el punto de vista de la represin de su acto. Este
delincuente revela una mayor peligrosidad que el profano que se dedica a este
inmoral y funesto trfico.
Si la droga expendida por el professional no tuviera un fin teraputico, el
dao a la sociedad es acaso de ms trascendencia que en los dems casos, porque
el comisor se desenvuelve con otras garantas de xito que no tienen los indivi-
duos que carecen de ttulo professional.
La mayor peligrosidad evidence de este sujeto require una sancin de pri-
vacin de libertad, porque as se aisla al sujeto activo del contact social, y se
cumple mejor con la objetividad jurdica del delito, cual es la proteccin a la
sociedad frente a los graves riesgos del uso de esas mortferas substancias.
En este sentido, la legislacin debe ser modificada, agravando la situacin
de estos delincuentes.
Claro est que no incluidos dentro de esos casos repugnantes el del profe-
sional que, bien por s o en connivencia con una tercera persona, acta impulsado
por un mvil de piedad para ahorrar sufrimientos fsicos a un enfermo desahu-
ciado ya por la ciencia. El tratamiento entonces lo regular el Cdigo vigente en
forma que no es este el moment de comentar.
Propugnamos la modificacin del sistema de enjuiciar a esta clase de delin-
cuentes; hace algn tiempo se present en el Senado de la Repblica un proyecto
de Ley por un distinguido legislator, el Dr. Jos Manuel Gutirrez, por el que
se modificaba sustancialmente aquella Ley de 25 de Julio de 1919, introduciendo
innovaciones de trascendencia tanto en el aspect sustantivo como en el adjetivo.
No sabemos qu motives han hecho que esa Ley de tanta utilidad para la defen-
sa social quedara estancada :'n las gavetas legislativas; pero lo cierto es que en
el orden procesal, si mal no recordamos, se alteraba el sistema de enjuiciar estos
delitos, y as, por ejemplo, se le daba la tramitacin contenida en los arts. 779
y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, es decir, como los delitos
flagrantes. El caso no es nuevo, pues las infracciones electorales se rigen por
el mismo procedimiento, y no cabe duda alguna de su eficacia; de esta manera
se hace sentir la ms rpida influencia de la justicia penal, sin que ello signi-
fique restriccin alguna en el derecho de defense, puesto que se mantienen in-
tactos los preceptos que permiten un franco y abierto desenvolvimiento del de-
fensor de los reos. La justicia retardada parece, acaso, menos eficaz, y no hay








ASUNTOS GENERALS


duda que los traficantes de drogas constituyen un peligro social de tal magnitude
que bien amerita la adopcin de medidas que rpidamente repriman los actos
de grave antijuridicidad de estos uestructores del cuerpo social. De igual ma-
nera que una legislacin como la que regular los Tribunales de Urgencia fu
adoptada ante el rpido auge de los delitos contra la propiedad y las personas,
y la necesidad apremiante de poner coto en el menor tiempo possible a un estado
colectivo de alarmante gravedad, as tambin el trfico de drogas, el contraban-
do de ellas o el professional que prevalindose de su condicin las facility con
fines de vicio y de lucro vergonzante, deben ser juzgados, no con festinacin,
pero s prescindiendo de trabas procesales que dilaten la ms pronta sancin de
sus criminals actividades.
Entendemos que en toda nueva legislacin sobre el uso de drogas es acon-
sejable que se le otorgue a los Jueces de Instruccin la facultad para decretar,
siempre y obligatoriamente, la prisin provisional de los presuntos responsables
de esta clase de delitos, porque la irecuencia con que se realizan y la alarma
evidence que ellos produce justifican la exclusion de toda fianza en estos casos,
tanto ms si se tiene en cuenta que el traficante de drogas, en mayor o menor
escala, dispone fcilmente de dinero, product de la infamante negociacin a
que se dedica, obteniendo a cualquier precio una fianza que, acaso, le sirva para
evadir la accin de la justicia marchndose del territorio national.
La actual legislacin represiva, tal vez haya tenido un benfico y saludable
influjo en la estadstica del delito que venimos estudiando, pero queda todava
aun much que hacer para combatir con xito esta forma de delinquir propa-
gada por todo el mundo, que revela la falta de escrpulo y de conciencia de los
que lucran a costa de la salud popular y sobre los cuales debe caer con duro
rigor el peso de la ley como un medio de proteccin colectivo, a la que es slo
dable llegar con medidas legislativas adecuadas, que en el orden adjetivo y sus-
tantivo llenen la finalidad perseguida, o sea el valladar que conjure en lo possible
las graves consecuencias de la actividad delictiva objeto de este trabajo.
EVEmo TABIO,
Magistrado del Tribunal Supremo.
)o(
CONTESTACION A UNA PREGUNTA

Puede contraer matrimonio el menor de 21 aos, divorciado o viudo, sin
necesidad de obtener nuevamente la licencia que exige el inciso 1D del art. 45 del
Cdigo Civil? Esto se nos ha preguntado.
El art. 45 del Cdigo Civil, en su inciso 1', nos dice que est prohibido el
matrimonio al menor de 21 aos que no haya obtenido la licencia; pero ese pre-
cepto parece contemplar, si no hacemos un studio ms profundo del mismo, el
caso en que el menor va a contraer matrimonio por primera vez.
Pero puede ocurrir, y algunas veces ocurre, que el menor de 21 aos se
casa despus de haber obtenido para ello la licencia que dispone el precepto
que estudiamos, concedida por las personas a que se contrae el art. 46 del Cdigo
Civil; ms tarde se divorcia o enviuda sin haber arribado a la mayora de edad,
y antes de llegar el moment de su plena capacidad legal desea contraer nuevo
matrimonio.
Todos sabemos el fundamento que en nuestro derecho comn tiene la licen-
cia que debe concederse al menor para contraer matrimonio, que no es otro que
la suposicin de su carencia de capacidad o discernimiento suficiente para elegir
el compaero o compaiera que ha de compartir su vida en comn y las ventajas
que ha de reportarle tal unin, no obstante el impulso amoroso que lo gue a
ello. Algunos autores han visto en la necesidad de esa licencia, motivos clasis-
tas, de sangre, econmicos, etc.








ASUNTOS GENERALS


Pero lo cierto es que diclia licencia es necesaria; que est prohibido contraer
matrimonio si no se obtiene; que coniraerio contra esa prohibicin lleva consigo
sanciones penales para los contrayentes y para la Autoridad que intervenga en
su celebration; y aunque el matriuonlo es valido, queda sometido a las reglas
especiales contenidas en el art. 5U del Cdigo Civil.
Por otra parte, segn el art. -4t) del tan citado cuerpo legal, ninguno de los
llamados a prestar su consentimienLo esta obligado a maniiestar las razones en
que se funda para conceder o negar dicha licencia, ni contra su disenso se da
recurso alguno.
El menor que ha contrado matrimonio, previa licencia debidamente conce-
dida, ha obtenido su emancipacin desde el moment de contraerlo coulorme al
inciso 19 del art. 314 del Cdigo Civil, por la presuncin jure et de jure conte-
nida en el art. 315; y en el art. 311 se regulan las lacuulades de que queda re-
vestido el menor, y entire ellas las de regir su persona y bienes como si fuera
mayor, con las limitaciones que para lo econmico y para la comparecencia judi-
cial se establecen en ese mismo precepto.
Si el menor se divorcia o enviuda no existe precepto en el Codigo Civil que
nos diga expresamente si la disolucin del matrimonio por esos motivos hace
cesar automticamente la emancipacion de derecho que le confiri su anterior
estado civil, es decir, si los efectos de su habilitacin como mayor slo duran lo
que dure el matrimonio, cesando con su disolucin.
El anterior prrafo nos plantea un nuevo problema casi tan interesante
como el inicial de estas lneas, en el cual no vamos a ahondar por ;;i ,ra; pero,
para facilitar nuestro studio, vamos a sentar la hiptesis de que los efectos de
la emancipacin por el matrimonio solo duran lo que dure ste antes de que el
menor cumpla la mayora de edad, basndonos para ello en lo que dispone el
art. 315, pues las limitaciones a que este se refiere solaimene pueden tener lugar
mientras subsista la unin conyugal.
Si nos situamos bajo tal punto de visa, el mnenor de edad que se divorce
o enviuda y quiere contraer nuevo matrimonio antes de arribar a su mayora
de edad, necesita de la licencia de que dispone el inciso 1.' del art. 45 para con-
traerlo debidamente, sin incurrir en las sanciones que por violar esa prohibicin
le cupieren, pues la necesidad de la licencia est referida a la edad del menor,
sin que para nada se haga referencia a su estado anterior de soltero, divorciado o
viudo; y a mayor abundamiento en la situacin que contemplamos, bajo la hip-
tesis de que los efectos de la emancipacin por el matrimonio han cesado por la
disolucin del mismo y el menor ha vuelto a su plena incapacidad minoritaria.
Pero si nos situamos junto a la hiptesis de que los efectos de la emancipacin
por el mtrimonio sobreviven sobre su disolucin, llegamos a la misma conclusion,
hacindonos eco de las opinions de Castn y de Burn, pues la licencia se con-
cede a menores y no a hijos de familiar; la institucin del consentimiento para
el matrimonio no est fundada en la patria potestad; y la disposicin del art. 317,
de que la emancipacin habilita al menor para regir su persona y bienes como si
fuera mayor, es una limitacin a la patria potestad, por motives especiales, y no
interfere la disposicin del inciso 1 del art. 45; mas este ltimo s puede con-
siderarse, de aceptarse los razonamientos que dejamos expuestos, como una limi-
tacin de la facultad que el menor tiene para regir su persona come si fuera
mayor que le concede el art. 317.
Por todo ello, hemos llegado a la conclusion de que el menor de edad, divor-
ciado o viudo, necesita la licencia, del llamado a drsela, para contraer nuevo
matrimonio.
En tal sentido dejamos contestada la pregunta.
DR. PABLO F. GONZLEZ,
Juez Municipal de Isla de Pinos.








ASUNTOS GENERALS


DELITOS Y CONTRAVENCIONES

Pende actualmente en la Cmara de Representantes un proyecto de Ley
por el cual se prescribe que los delitos que tengan fijada en el Cdigo de De-
fensa Social una sancin mnima de cinco cuotas o de cinco das de privacin
de libertad, dejen de ser considerados tales delitos y pasen a la clase o categora
de las contravenciones.
Tiende el proyecto, pues, a eliminar los delitos enanos o veniales o las mi-
niaturas de delitos, como les llaman algunos. Y, al fijar nuestra atencin en el
proyecto legislative iludido, nos inspira una discreta ponderacin penalista en
torno a la modificacin que se propugna. Ni demasiado largo o especioso que
adquiera facha de ensayo, ni demasiado corto o simple que no deje aparecer la
razn jurdica de nuestra opinion. As ser este artculo.
De todas las opinions que se han dado alrededor del tpico en cuestin, o
siase, delitos y contravenciones, ha podido resaltar y ha quedado prensa la que
fija las distinciones en la ausencia de peligrosidad, no de malicia, y el dao
mnimo en las contravenciones. Esto es, no se trata puramente de una diferen-
cia cuantitativa sino que tambin, y principalmente, cualitativa; pero de una
cualidad en el agent no en el hecho punible. Mixtura de poltica criminal muy
en boga en los tiempos que corren. No es, pues. la diferencia cualitativa que
opuso Cuello Caln. muy claramente, destacando los caracteres meramente ad-
ministrativos o reelamentarios de las contravenciones: sino firme concept posi-
tivista basado en la peligrosidad del agent manifestada por el hecho propio. Y
es que. ya deberamos estar de acuerdo todos en esto: el hecho y la personalidad
tienen tan ntima compenetracin, tan indesligable realidad comn, one puede
afirmarse que hay ina series cde hechos, nada taxativos. cuya ejecucin catalog a
las personas que los cometen. Son. pudiramos decir. trajes a la media que
slo le resultan a auienes dan esa media. Por ejemplo, no se hiere, ni se ame-
naza. ni se daa a l1 propiedad sino en categora de alguna relevancia personal.
Por tanto, herir, daar, amenazar, son prendas impronias (del ambiente) de per-
sonas propias o de pronias personas. que es lo mismo. Pero se arrnia agua a la
calle. y se piropea Proser, rnente a una mujer. v se deja suelto a un animal (sin
nle esto tensga oue ver con lo anterior), y se obstruve una acera. y sP atormenta
al vecino con ruidos v molestias. v etc : y sin embargo es resaltante que tales
hechos son el hacer v el deshacer de un gran conilomerado de personas que con-
viven sin el menor "visu" de alarma en la sociedcd. Ya el chalffer temerario v
el natronn nue viola sin justificantes un convenio del trabaion son de una enti-
dad ms respetable. rero sin 11erar a obtener li, suficientp relevancia o el "lomo"
social. si nneris. nara Traficar un pnco. nue al delito da sn anTlanada infundi-
ldora de temor por acresividd pr personal v en lo, rl, i1ltimons nnostfos citarlos.
el cbaiiffer v el pn+trno. el arbitrio idicial resuelve satisfntorinmrente suo radio
de respoto dentro rle una escala mavor. Todos estos hechas. sin embrren. no pre-
sentan un ndice sinonlar o connotativo en la persona o comisor. es decir, no
hay ann aquellas dos ideas one al unsono conconmitantemente. ofrecen los pri-
meros, herir. daar v amenazir o soase neligrosidad v accin. Tos verdaderos
contraventores son irente inadecuada, falta de civilizaein o cuando menos, falta
de cuidado. desnreocunnda. Los delincunentes. aunque lo sean de delitrs enanos.
son gente oue proporcionan auin al lego o al profano cierta circunspeccin, surge
el temor, son entes nelierosos maguier en menos grado one los delincuentes verda-
deros o 7randes delincuentes,. pero distintos por sunnnesto, a los contraventores.
T a division trinartita. OUn va ha sido abandonada. en crmenes, delitos y
contravenciones, nos brinda uni vigorosa reafirmacin de lo ane aqu se quiere
significar. La abolicin en.aia perfectamente en la razn de aue la cualitativa
peligrosidad es una y en grados distintos a la inversa de la biparticin en que
la cualitativa se desplaza en dos: peligrosidad de los delincuentes, ausencia de








ASUNTOS GENERALS


ella en los contraventores. Pero aquella, la triparticin, decamos, alumbra bien
el vestbulo del local a donde queremos llegar. Vemoslo: contraventores, gente
despreocupada o poco cuidadosa, se ha dicho ya. Delincuentes de delitos venia-
les, gente poco peligrosa. Delincuentes de delitos mayores o comunes, gente peli-
grosa. Triparticin, pues, por la cantidad de peligrosidad en las dos ltimas
classes y la ausencia de ella en la primera. Biparticin por la calidad una de las
dos ltimas classes y la ontog6nicamente varia y distinta de la primera clase, o
sase, de los contraventores. Est bien, pues, la adopcin del sistema de la bi-
particin. Pero sentado, precisamente, que el menor grado de peligrosidad, no
divide o hace separable o distintos a la gente, sino que comprendidos quedan en
la ms grave clase de peligrosos ms o menos: no existe razn alguna para con-
vertir en contravenciones los delitos menores o miniaturizados, en tanto el ente
que los ejecuta participa, y ya lo hemos visto, de la especie peligrosa.
Lo tratado ofrece un buen ejemplo de algo que se confunde a veces, en la
doctrine imperante: el dolo y la peligrosidad. Puede haber dolo sin peligrosidad.
como puede haber peligrosidad sin dolo, por supuesto (la culpa). Lo primero
result en las contravenciones, que pueden ser cometidas por dolo o por culpa,
segn el claro texto del art. 17 del Cdigo de Defensa Social. Mas es un dolo
cual la contravencin, chiquillo o travieso. Quien da bromas por telfono. inde-
corosas o mortificantes, no debe ser un incomprendido del Cdigo Penal. como
quera un distinguido legislator y criminalista, pues un sentido de perfect o
ecunime tica social lo reclama, pero no hay duda alguna de que se trata de un
menesteroso del Derecho Penal. digmoslo as, znmbonamente. En cuanto a las
contravenciones por culpa o despreocupacin, no hav nada que decir en rela-
cin. pues ellas son el niso bajo de esta explicacin: y, seguidamente, se las re-
dactarl en otra direccin.
Y en cuanto a los delitos por culpa, aspecto ya ms interesante, cabe refe-
rirnos aou al pragmatismo penal de Onintiliano Saldaia va que alude el autor
del C6digo de Defpnsa Social en ina relacin del libro 9P de dicho Cdigo. Conve-
nimos en one parece Tnny duro que. por una imprevisin onqe canse un dao m-
nimo de nn peso., di'amos. se consider tal cosa como un delito v se obtenga fa-
talmente un antecedente penal. Como cleca un compaero, recientemente, todos
los cubanos. muy nronto, van a tener antecedents penales. Pero volvemos al
npnto de nrtida. inevitablemente. ioli importa que el dalo sea mnimo? En
el delito imnerfecto prede no haber ninigin dao. incluso, dado el caso de la
antiana tentative o conato, y sin embargo. hav pena o sancin, en su caso, como
si fuera consumado o npocon menos. No hav duda alngna que hav algunos bienes
one el Derecho Penal nroteTe. fundamentalmente. Entre otros. estn los mue-
bles e inmnebles,. Inos movientes la vida v la inteeridad personal, la libertad.
aI fe cpblica. etc. Y avurndmonos ahora. otra ve7. con el sistemn de los contrastes
n connnaraciones- 'nn pe caso nn contravencin el tener animals sneltos en
'n.i.;i74 de7r dae nooIr IN~No lo es. ir'ialmente el deiar las luces o sefales
amitidas e" una obra ?n construcein : el correr carruiies de cunalouier clase con
neliaro de los neatones: el tener en el exterior de la morada propia objetos que
rmpedaon caesnr rdao n molester al vecindario o a los transeuntes, etc.? Y si.
Mnes. la nosililidad de caunar dao por cualesquiera de estas despreocupaciones
(fijarse one no salimos de la zona de la culpa) constituyen otras tantas contra-
venciones. pudiendo tomar como tipo de ellas, por su descarnada actualidad, el
chauffer temerario del exceso de velocidad. i no se comprende. clarsimamente,
one ocurrido el dao. lo one fn contravencin adouiri la ms grave forma de
delito nor desproecupacin o culna, en los casos de relacin direct entire acto
v actor (va one. en los casos del custodio del loco. o del animal, no cabe aseverar
un delito culposo. producido el hecho desgraciado. por haberlo propiciado el
agente. aunone esto merece ms honda meditacin y studio) ? Un dolo sin dao
alguno lo renrende o represa el Cdigo Penal actual como si hubiera dao, por-
que se fija en la personalidad que del acto an sin resultado resalta, en lo que








ASUNTOS GENERALES


tiene de tendenciosa i, de temible (ne pcccetur). IUna culpa por dao mnimo
queda justificada, a su vez, por la aparicin de un dao (ya es sabido que no
hay delito imperfecto por culpa; la sentencia del Tribunal Supremo, a este res-
pecto, no nos convince) que cualifica al imprudente en un radio de acciones ya
efectivizadas. Por lo que un pragmatismo jurdico penal viene a restringir,
curndolas, las despreocupaciones o imprudencia que materializan agrestemente
con perjuicio del medio social y en los caracterizados bienes que ampara y pro-
tege el Derecho Penal.
La poltica criminal hace esto: mantener un orden social midiendo su ritmo
-bienestar o malestar-- no por los efectos o daos producidos, sino por la tem-
planza de los ciudadanos en sus andares y la ausencia en los mismos de todo
grado de peligrosidad. Porque de aquella templanza y de esta bondad escapa
la sociedad lo mismo, igual, idnticamente, del gran caso criminoso que de las
partculas de dao per culpa. Y a esto responded, segn decamos, el pragmatis-
mo penal, o lo que es lo mismo, velar por los resultados mediatos basndose en
el studio de los hechus. Y estos, los hechos, lo mismo pueden ser producidos por
una gran imprudencia que por una pequea o mnima; por lo que, si un dao
mnimo se produce por una imprevisin o imprudencia mnima (el incendio es
un ejemplo clsico) : dganme ustedes si aqu no se da, inclusive, aquel principio
matemtico de que: los cosas iguales a una tercera son iguales entire s. Dos
hechos: el grave y el mnimo iguales a una imprudencia: la mnima. Por eso la
culpa, es decir, el delito culposo tiene un rasero comn: una escala de un da
a seis aos y de dos cuotas a quinientas cuotas. El rasero comn lo establece el
sentido de cuanto hemos dicho hasta aqu, esto es, que la imprevisin o la culpa
se mide por ella misma y por su resultado para fijar su categora; en tanto que
la escala fluctual sirve a los efectos de las mediciones por grados de la peligro-
sidad del culposo. basadas en las especificaciones que muy claramente el Cdigo
de Defense Social establece.
Queda demostrado, a nuestro parecer, la improcedencia del proyecto a que
se ha hecho referencia. Un anlecedente penal por cinco cuotas de medio peso,
parece cosa fuerte, pero no si no se olvida que la cuanta de la sancin es hija del
arbitrio, que flucta entire ciertos elements de juicio entire los cuales est. el
bolsillo del acusado, su posicin econmica. Y as result intimidado con dos
pesos y medio alguien, pero otro que es un quien y necesita veinte pesos para
que surta la sancin el mismo efecto. y si es un quien entire quienes, necesitaria
cien pesos. a base todos de la misma infraccin. La cuestin es obtener la efecti-
vidad coercitiva del Derecho: as se labor con los intimidables o sancionables
con multa. que no reonieren todava una privacin de libertad. Y nada ms digo
de esta, ltima sancin en lo correctional, pnes dada la conviccin de las escuelas
penales al respect de su ineficacia finalista, no se aplica prcticamente sino como
media defensista o. por mejor decir, de aseguramiento o reclusin de un peli-
gro, deiando a la multa nque pelliznue en la sensibilidad del hombre intimidable.
fuera del caso. claro esti. de la reincidencia, hasta hacerle brotar, sino el cui-
dado director hacia el prjimo, el cuidado indirecto por el director hacia sus pe-
sos, one son muy sagrados. Tn antecedente penal. pues, por daar, herir, ame-
nazar. esti bien aunque se pagen dos pos peos v medio de multa. va one la dulzura
de la sancin tiene ,tras motivaciones o e no la inadvertencia de un peligro
mnimo y existent. A ms de que. ese antecedente es el inicin de un exnediente
personal poltico-criminal,. ya en el plano ponderado de las acciones que indican
o sirven de ndice alr'uno de pelirosidad. v lo nicesitar el juzgador de maa-
na sobre ese mismo lombre-delincnente para nn perfect enjuiciamiento.
Estas son las razones que tuvo el legislator del Cdigo de Defensa Social
para hacer viajar a esas infracciones del campo de las contravenciones al campo
de los delitos, y he tenido much gusto en ofrecerlas. Pudieran. los legisladores








ASUNTOS GENERALS


que propugnan la ley citada al principio de este escrito y motivadora del mismo,
ofrecernos las razones de ese otro viaje "in va de regreso"?
EDUARDO DE ACHA,
Juez Suplente de la Habana.
-)o(----

EL ART. 59F) DEL CODIGO DE DEFENSE SOCIAL

Uno de los ms constantes y acertados comentarista del Cdigo de Defensa
Social, Arturo I. Bohorques, en el artculo publicado en REPERTORIO JUDICIAL
del mes de Agosto de 1939, refirindose al apartado F) del art. 59 expresa lo
siguiente:
"En este apartado F) hay algo que no hemos podido comprender; es la ltima parte
del prrafo que dice... "determinndose por el Juez o Tribunal, en cada caso, el imported
de la cuota, segn las reglas anteriores". No vemos por qu aplicar las reglas anteriores,
es decir, las contenidas en los apartados B), C) y D) para determinar el imported de estas
cuotas, si ya estn determinadas en el propio apartado F), que dice que se entendern "a
razn de una cuota por peso."
Y analizando ese propio apartado F) otro estudioso del derecho, Juan J.
Expsito Casass, en su ltima obra Cdigo de Defensa Social, expone:
"Por el precepto de la letra F) quedan autorizados los tribunales para determinar, en
cada caso, el imported de la cuota, segn las reglas establecidas en los apartados anteriores;
pero, en el mismo apartado F) se precepta que las cuotas sern do a peso, cada una; con
lo que aquello result en franca contradiccin con esto."
.Como hemos visto, las opinions de los citados comentaristas son coinciden-
tes, y dada su calidad, pueden llevar al nimo del que estudia la conviccin y
seguridad de que el precepto ha sido interpretado con exactitud y de acuerdo
con el espritu que lo informa.
Nosotros sustentamos un criterio distinto al de los referidos opinantes. Para
desarrollarlo, transcribimos, previamente, el texto del apartado F) del art. 59:
"Las multas establecidas en leyes especiales dictadas con anterioridad a la fecha
de la promulgacin de este Cdigo y que no hayan sido derogadas por el mismo, se en-
tendern reducidas a cuotas siempr," que fuere possible a razn de una cuota por cada peso,
determinndose por el Juez o Tribunal, en cada caso, el imported de la cuota segn las re-
glas anteriores."
Para explicar nuestra interpretacin de este artculo, lo mejor es hacerlo
a base de un ejemplo prctico.
Una ley especial, de las sealadas en el artculo, establece para determinado
delito una multa de $600. Para saber cuntas cuotas deben integrar esos $600
aplicaremos lo que nos dice el artculo: "las multas se entendern reducidas a
cuotas a razn de una cuota por cada peso". Luego tendremos: $600 reducidos
a cuotas tomando como tipo de reduccin el patrn peso, sern seiscientas quotas.
Ya el Juez o Tribunal conoce que las cuotas a imponer son 600. Y cul es el
imported de cada cuota? . ."determinndose por el Juez o Tribunal el imported
de la cuota segn las reglas anteriores".
Las reglas anteriores, citadas en el precepto, son las contenidas en los
apartados B), C), D) y E) del propio art. 59. Ajustndose a esas reglas, el
"Juez o Tribunal puede imponer 600 cuotas dentro de la escala de 50 centavos
hasta $20. La multa oscilar desde $300 a $12,000, segn sea la cuanta de la
cuota.
El apartado F) del art. 59 que comentamos contiene un perodo de redae-
cin ambigua y un tanto alambicada, que, a nuestro juicio, se refiere a lo que
de inmediato diremos: ... se entendern reducidas a cuotas siempre que fuere
posible"'. . Qu significacin tiene la frase subrayada "siempre que fuere
possible ? Entendemos que si una ley especial, de las comprendidas en el pre-








ASUNTOS GENERATES


cepto, seala una multa superior a $1,000, no es possible la reduccin a cuotas en
la forma exigida. En ese caso, es decir, cuando la multa exceda de $1,000, la
reduccin se har solamente hasta $1,000, porque convertidos los $1,000 en 1,000
cuotas, al determinar el Tribunal el imported de cada cuota, resultara factible
que su ascendencia fuera de $20 y la multa se elevara a $20,000, mximo im-
ponible de acuerdo con el apartado A) del art. 59.
VICTOR GONZLEZ DVALOS,
Juez Municipal de Trinidad.
)o(-
COMENTARIOS

Por la Ley nmero 10, de 23 de Septiembre de 1940, publicada en la Gaceta
Official de 26 de ese mes, se estableci, por su art. 19, que "se declara elegibles
para cubrir plazas del escalafn judicial aquellos ex-funcionarios que las obtu-
vieron mediante ejercicios de oposicin ante el Tribunal Supremo, desempeando
cargos de los comprendidos en dicho escalafn y cesaron en ellos sin formacin
de expediente legal ni expresin en el mismo de causa justificativa declarando
terminados sus servicios, los cuales sern reingresados por la Sala de Gobierno
Especial del Tribunal Supremo, en la categora y oportunidades procedentes, te-
niendo en cuenta sus mritos y antecedentes personales.'
Esa Ley la cumpli la Sala de Gobierno Especial con fecha 8 de Octubre
de 1940, dando entrada en la carrera al Dr. Ceferino Saiz de la Mora, que fuera
desplazado en una reorganizacin judicial sin formacin de expediente.
Pero promulgada la nueva Constitucin, que entr en vigor el da 10 de
Octubre de 1940, en 21 de ese mes y ao, al darse cuenta a la propia Sala con
escritos de dos ex-funcionarios judiciales, por los que interesaban reingresar,
al amparo de dicha Ley, la misma, por unanimidad de votos de los Dres. Edel-
mann, Llano, Martnez Escobar, Pichardo, Montag, Andreu y Chaves, acord
"decir a los interesados que desde el 10 de Octubre actual que rige la Constitu-
cin est virtualmenie derogada la Ley que invocan."
La base de dicho acuerdo descansa en que el art. 175 de la Constitucin dis-
pone: "Se institute la carrera judicial. El ingreso en la misma se har me-
diante ejercicios de ,posicin, exceptundose los Magistrados del Tribunal Su-
premo." Con lo que quiso decir aquella Sala con el mismo, que a partir de la
vigencia de la Constitucin no se puede ingresar en la carrera de otro modo que
no sea de acuerdo con el art. 175, o por el de excedencia a que la Ley Orgnica
se contrae.
Pero hecha la renovacin annual de la Sala de Gobierno Especial, como dis-
pone el art. 181 de la propia Constitucin, en su sesin del da 2 del mes actual,
integrada por los Dres. Edelmann, Llaca, Solrzano, Perera, Tejera, Cantero y
Tabo, conociendo de peticin idntica, resolvi por los votos de los Dres. Solr-
zano, Perera, Tejera y Tabo que s era de cumplirse, y nombr a dos ex-funcio-
narios, que si bien ingresaron por oposicin, haban sido separados de la carrera;
acuerdo que dej postergados a los opositores aprobados aspirantes. Los doctors
Edelmann, Llaca y Cantero se sumaron al voto de los components de la primera
Sala y declararon estar virtualmente derogada la Ley que se invoca. De lo que
es visto que de trece Magistrados que han conocido de la misma cuestin, nueve
han opinado que no es de cumplirse la Ley y cuatro que s. En la Seccin de
Acuerdos de la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo del present nmero
se public el que se refiere a esta cuestin en la pgina 13.
Como los opositores aprobados se han dado cuenta de que si, como parece, la
Sala de Gobierno Especial sigue dando preferencia a los ex-funeionarios, que se-
gn noticias pasan de treinta. se pondrn viejos los que sean jvenes y decr-








ASUNTOS GENERALS


pitos los que tengan mayor edad antes de lograr ingresar en la carrera, pues, si
la Ley es de cumplirse, tienen preferente derecho a ser nombrados los ex-funcio-
narios que son opositores ms antiguos y han prestado servicios, han resuelto in-
terponer recurso de inconstitucionalidad segn lo siguiente, que tomamos del pe-
ridico El Mundo:
"Una comisin de opositores aprobados para cargos de Jueces Municipa-
les de 3, clase, convocada por el Tribunal Supremo en el ao 1939, nos ha visi-
tado para darnos a conocer el acuerdo adoptado en la reunin que celebraron el
da 17 de este mes y que textualmente dice: "Interponer recurso de inconstitu-
cionalidad contra la Ley N9 10 de 23 de beptiembre de 1940 y los acuerdos toma-
dos en el supuesto cumplimiento de dicha Ley por la Sala de Gobierno Especial
del Tribunal Supremo por el ncal se designan Jueces de la categora ya expre-
sada, sin ser opositores ya aprobados ni ostentar el carcter de excedentes, que
es la condicin que establece la Constitucin vigente para poder ser designado
miembro del Poder Judicial, de acuerdo con sus arts. 176, 175 y 181, poster-
gndose as, una vez ms, el derecho legtimo de los honibres que, desatendiendo
la ruta del clandestinaje, han aspirado legtimamente a un cargo del Estado."''
Lo malo es que, estando integrado el Tribunal Supremo por 22 Magis-
trados, de los cuales 13 estn implicados en el asunto, slo quedan 9 hbiles, y
como se necesitan 15 para integrar el Pleno, no podr ser resuelto el asunto por
largo tiempo, a menos que se cree la Sala de Garantas Constitucionales.
OAN.
)o(
LEYES Y DECRETOS

REGLAS PARA LA APLICACION DE LA AMNISTIA DE 25 DE MAR-
ZO DE 1941.-Decreto Presidencial 3510 (Gacela 745, 31 Diciembre).-En uso
de las facultades que me confieren la Constitucin y las leyes, a propuesta del
Ministro de Justicia y asistido del Consejo de Ministros, resuelvo:
Artculo 1.-Las solicitudes de aplicacin de la amnista dictada por la
Ley No 21, de 25 de Marzo de 1941, publicada en la Gaceta Oficial de dicho da,
podrn ser deducidas por el Ministerio Fiscal o por cualquiera otra persona que
alegue tener en ello interns, fuere o no beneficiaria de la misma, en cualquier
estado del procedimiento criminal incoado, mediante el oportuno escrito, que
deber presentarse ante el Juzgado o Tribunal que se encuentre conociendo de
la causa.
Art. 2.-Cuando la causa en que se interesare la aplicacin de la citada
Ley de Amnista se encontrare en el Juzgado de Instruccin, aunque la misma
hubiese sido devuelta por la Audiencia o el Ministerio Fiscal para la prctica de
diligencia de prueba en razn de haber sido revocado el auto de terminacin del
sumario, corresponder al propio Juez de Instruccin resolver sobre la proceden-
cia de la amnista solicitada.
Art. 3.-El Juez de Instruccin, al conocer del escrito interesando la apli-
cacin de la amnista, dictar, sin ulterior trmite y dentro de tercero da a su
presentacin, el correspondiente auto fundado resolviendo en derecho lo que
procediere.
Art. 4.-Si la causa se encuentra en trmite de calificacin por haberse
terminado la instruccin sumarial, la solicitud de aplicacin de la amnista se
promover por el Ministerio Fiscal o por cualquiera persona que alegue estar en
ello interesada, acomodndose, en lo possible, al procedimiento establecido para
los artculos de previo pronunciamiento, en el Ttulo II del Libro 39 de la Ley
de Enjuiciamiento Criminal.
Art. 5.-En aquellos casos en que en el sumario instruido se investigaran
hechos diversos y el Juzgado o la Sala. en su caso, estimaren que algunos de ellos








ASUNTOS GENERALS


se encontraren comprendidos en la, amnista a que este Decreto se refiere, proce-
der a aplicarla a stos y sus autores y co-reos, sin perjuicio de que se continue
la investigacin de aquellos hechos que no lo estuvieren, disponiendo la conti-
nuacin del procedimiento en cuanto a estos ltimos con las formalidades de
rigor.
Art. 6.-Si en la causa de que se trate, se hubiere ya evacuado el trmite
de calificacin, por todas las parties personadas en ella, y se encontrare cono-
ciendo de la misma, por cualquier concept, la Sala de Justicia que corresponda,
la solicitud de aplicacin de la amnista se presentar directamente ante dicha
Sala, la cual reclamar inmediatamente la causa de quien la tuviere en su po-
der, para que la entregue sin demora y resolver la solicitud dentro del trmino
de 59 da de esta entrega.
Art. 7.-Si estuviere conociendo de la causa, por cualquier concept, el Tri-
bunal Supremo, la solicitud de aplicacin de la amnista se presentar ante la
Sala de lo Criminal de dicho Tribunal, la cual resolver la solicitud, segn fuese
procedente. Si denegare la aplicacin de la amnista le dar a la causa el curso
que corresponda.
Art. 8.-Contra los autos resolutorios de la aplicacin de la Ley de Amnis-
ta a que se refiere este Decreto. podrn establecerse los recursos de reform y
de apelacin, de splica y de casacin por infraccin de Ley, respectivamente,
conforme a las disposiciones de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y a la Orden
Military No 92, de 26 de Junio de 1899.
Art. 9.-Este Decreto deroga, en cuanto se opongan a su cumplimiento, cua-
lesquiera disposiciones reglamentarias, y comenzar a regir desde el da siguiente
al de su publicacin en la Gaceta Oficial de la Repblica, quedando encargado
de su ejecucin, en lo pertinente, el Ministro de Justicia.
Dado en el Palacio de la Presidencia. en La Habana, a 24 de Diciembre de
1941.-F. Batista, Presidente.-Carlos Saladrigas. Primer Ministro.-MigueT A.
Cspedes, Ministro de Justicia.
1942
IMPUESTO DEL TIMBRE.-Decreto Presidencial 17 (Gaceta 11. 7 Ene-
ro).-En uso de las facultades de que estoy investido por la Constitucin de la
Repblica y las leyes vigentes, a propuesta del Ministro de Hacienda y asistido
del Consejo de Ministros, resuelvo:
Primero: Declarar la validez para el pago del Impuesto del Timbre Nacio-
nal de las estampillas actualmente en uso por el valor que las mismas representan
hasta el 28 de Febrero de 1942.
Segundo: Autorizar, que dentro de los 15 das naturales siguientes de
puestos a la venta los nuevos sellos del Timbre Nacional, puedan ser canjeados
en las Administraciones Fiscales y por su valor representative los sellos que
contienen la inscripcin "recargo 20% 1940", que posean o tengan en existen-
cia los contribuyentes del Impuesto.
Tercero: El Ministro de Hacienda queda encargado del cumplimiento de lo
que por el present Decreto se dispone.
Dado en el Palacio de la Presidencia. en La Habana. a los 31 das del mes
de Diciembre de 1941.-F. Batista. Presidente.-- Carlos Raladrigas. Primer Mi-
nistro.-Oscar Garcia Montes. Ministro de Hacienda.
LEY DE SEGURIDAD Y DE ORDEN PUBLI'O.-A cuerdo-Le, 3 (Gaceta
12, 7 Enero).-Captulo I.-Denominacin y! vigencia.--Artculo 1.-Denomina-
cin. Este Acuerdo-Ley se denominar "Ley de Seguridad y de Orden Pblico".
Art. 2.-Vigencia. El Poder Ejecutivo, mediante el oportuno Decreto. de-
clarar en vigor este Acuerdo-Ley. en su totalidad o parcialmente. segn pro-
ceda, cuando a su juicio fuere necesario, en cualquiera de los casos siguientes:








ASUNTOS GENERALS


A.-Durante el Estado de Emergencia a que se contrae el Ttulo XVIII de
la Constitucin de la Repblica.
B.-Cuando la Repblica se encuentre en estado de guerra con alguna po-
tencia extranjera, ya se haya declarado legalmente el estado de guerra, ya exista
el mismo de fact.
C.-Cuando se encuentren suspendidas las Garantas Constitucionales.
D.-Cuando se produzca una grave alteracin del orden pblico, o cuando
existan fundados motivos para career que se producir esta alteracin.
Captulo II.-De los delitos comprendidos en esta Ley y de sus sanciones.-
Art. 3.-Delitos de traicin, espionaje y otros anlogos. Los delitos de traicin
y espionaje, cometidos por particulares, tanto nacionales como extranjeros, a
que se refieren los artculos del 102 al 113 del Cdigo Penal Militar: los delitos
comprendidos en los Captulos del 1.9 al 59, ambos inclusive, del Ttulo I, del
Libro 29, del Cdigo de Defensa Social: los delitos comprendidos en los Captulos
1I y 29, del Ttulo II, del propio Libro 29: los delitos comprendidos en los Cap
tulos del 10 al 10", ambos inclusive, del Ttulo V del mismo Libro 2T: y los deli-
tos comprendidos en el Ttulo X, Libro 29, todos del Cdigo de Defensa Social.
quedarn sometidos durante la vigencia de esta Ley, a la jurisdiccin de los Tri-
bunales de Urgencia; y las sanciones de privacin de libertad o pecuniarias,
establecidas para los mismos, podrn ser elevadas hasta el duplo del maximum
de su cuanta, o trmino de duracin.
Art. 4.-Habilitacin de las Salas de lo Criminal como Salas de Urgencia.
A fin de facilitar la ms eficaz administracin de la justicia y la ms rpida
represin de los delitos que se declaran de la competencia de los Tribunales de
Urgencia, podrn ser habilitadas, durante la vigencia de la present Ley, como
Salas de Urgencia. todas las Salas de lo Criminal de las Audiencias de la Rep-
blica. Dicha habilitacin se har por la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo
a solicitud del Poder Ejecutivo.
Art. 5.-Preferencia del conocimiento. Sin perjuicio de tender el despacho
de los dems asuntos de su competencia, las Salas de lo Criminal, habilitadas
como Salas de UTrgencia, conocern. vern en juicio y fallarn. todas las causes
que se formen por cualquiera de los delitos comprendidos en el art. 3, con pre-
ferencia al despacho, vista y fallo de las causes ordinarias sometidas tambin
a su jurisdiccin.
Art. 6.-Procedimiento aplicable. El procedimiento applicable a todos los
delitos de la competencia de los Tribunnales de TTrgencia ser el mismo que en la
actualidad vienen observando stos, si bien procurarn abreviar la tramitacin
y los juicios, cnanto sea compatible con la recta administracin de la justicia.
Art. 7.-Terminacin de las cavsas ya incoadas. Al cesar el estado de emer-
gencia, el estado de guerra, el de grave perturbacin del orden pblico. o el de
amenaza de perturbacin a oue se refiere el art. 2 de la present Ley, los Tribuna-
les de Urgencia continuarn conociendo, hasta su terminacin, de todas las cau-
sas que tuvieren en tramitacin y que se refieran a hechos cometidos durante la
vigencia de la present Ley de Seguridad y de Orden Pblico.
Captulo III.-Del sosnechoso. como tipo peligroso.-Art. 8.-Del tipo sos-
pechoso. El art. 48-B del Cdigo de Defensa Social, quedar adicionado con un
inciso marcado con el nmero 13, one dir : 13. Durante el Estado de Emer-
gencia a oue se contrae el Ttulo XVIII de la Constitucin de la Repblica, o
mientras la Nacin se encuentre en guerra con alguna potencia extranjera, o se
encuentren susnendidas las Garantas Constitucionales por motivo de alguna gra-
ve alteracin del orden pblico: las personas, nacionales o extranjeras, sobre las
que recaigan sosnechas de mo cooperaran con los enemigos de la Repblica. o
con los perturbadores del orden, en cualquier forma que esta cooperacin pueda
prestarse.
Art. 9.-Declaracin del tipo sospechoso. El art. 48-C del Cdigo de Defensa








ASUNTOS GENERALS


Social, quedar adicionado con un inciso marcado con el nmero 5, el cual dir:
5. En el caso del nmero B-13, por el Tribunal de Urgencia que conozca de la
denuncia de la autoridad military o de polica, mediante auto razonado, el que se
dictar previa la informacin sumaria que el mismo Tribunal disponga, o sin
necesidad de esta informacin, en los casos de grave urgencia.
Art. 10.-Medida de seguridad aplicable al tipo sospechoso. El art. 585-C
del Cdigo de Defensa Social, quedar adicionado con un inciso que se marcar
con el nmero ,3, el cual dir: 3. Reclusin en un campamento de concentracin,
o internamiento, o en otro lugar adecuado, o disponible para los individuos com-
prendidos en el art. 48-B-13 de este Cdigo.
Art. 11.-Duracihn de la media de seguridad para el tipo sospechoso. El
art. 586 del Cdigo de Defensa Social, quedar adicionado con un inciso que se
marcar con el nmero 15, el cual dir: 15. Cuando se disponga por el Tribunal
de Urgencia la reclusin del sospechoso a que se refiere el art. 48-B--13 del C-
digo de Defensa Social, la media de seguridad durar, salvo disposicin en con-
trario del mismo Tribunal que la decrete, todo el tiempo durante el cual subsista
el Estado de Emergencia, o de guerra. o de perturbacin del orden pblico que
la hubiere motivado.
Captulo IV.-Dcl quintacolumnismo: definicin y tratamiento.-Art. 12.-
Definicin del quintacolumnismo. Se entiende por quintacolumnismo toda acti-
vidad, gestin, propaganda, acto o hecho por virtud del cual se exteriorice con-
nivencia, cooperacin, inteligencia o simpata en cualquier forma que las mismas
se desarrollen, acten, o manifiesten, con los pases totalitarios, o con sus aliados,
colaboradores o protegidos, o con cualquiera Nacin que se encuentre en guerra,
o en estado de guerra con la Repblica.
Art. 13.-Tratani ento. A.-A las personas acusadas de quintacolumnismo
se les aplicar, siempre que el acto realizado no d& origen a una responsabilidad
penal cualquiera, la media de seguridad a que se refiere el art. 585-C-3 del
Cdigo de Defensa Social.
B.-Esta media podr ser dispuesta provisionalmente, en casos de grave
peligro, por los Ministros de Defensa Nacional y de Gobernacin, pero deber
ser ratificada por el Tribunal de Urgencia correspondiente, a quien se dar
cuenta tan pronto como sea possible, a fin de cumplir lo dispuesto en el art. 48-C-5
del Cdigo de Defensa Social.
Captulo V.-De los extranjeros enemigos.-Art. 14.-De los extranjeros
enemigos. A los efectos de la present Lev podrn ser declarados extranjeros
enemigos, los nacionales, ciudadanos o sbditos de algn pas que se encuentre
en guerra o en estado de guerra con la Repblica, siempre que hayan cumplido
14 anos de edad. Dicha declaracin ser hecha por el Poder Ejecutivo v podr
comprender a todos los nacionales, ciudadanos o sibditos del pas. o solamente
a determinadas personas. Tanalmente el Poder Ejecutivo fiiar las reglas que
debern ser observadas por los nacionales. cindadanos o sibditos de las potencias
que estuvieren en guerra con Cuba.
Art. 15.-Internamiento de los extranieros enemi.qos. Tan pronto como se
declare la guerra o exista iin estado de guerra con algmna Nacin extranjera, el
Poder Ejecutivo podr disponer el internamiento de los nacionales, ciudadanos
o sibditos de aonel pas one se considered peligrosos o su deportacin a su pas
de origen. si pudiere cumplirse esta iltima media.
Art. 16.-Luar del internamiento. El internamiento se llevar a cabo, a
ser possible, en campamentos o lugares convenientemente habilitados.
Art. 17.-Duracin del internamiento. El internamiento durar, salvo dis-
posicin en contrario del Fjecutivo, todo el tiempo que dure la guerra, o el esta-
do de guerra con el pas del extranjero enemigo.
Art. 18.-Confinamiento o arrest en casa. -El Ejecutivo podr, en casos
excepcionales, autorizar el confinamiento del extranjero enemigo, domiciliado o








ASUNTOS GENER.ALES


establecido en Cuba, o con familiar cubana, en el mismo domicilio del extranjero.
o en el lugar que con ese objeto se le fije por el Gobierno, pudiendo en estos
casos el Ejecutivo suspender, en cuanto al confinado, las medidas que sobre ad-
ministracin de bienes de los extranjeros enemigos y su fiscalizacin, se hubie-
ren acordado. Para ello ser necesario que el extranjero enemigo present un
fiador abonado, de nacionalidad cubana, el cual quedar sujeto no solamente al
pago, como fiador solidario, de la cantidad de $500 que se sefiala como fianza.
sino que en el caso de que el extranjero enemigo quebrante el confinamiento, o
las condiciones bajo las cuales se le haya otorgado esta gracia, se constituir el
mismo fiador en arrest y sufrirn el confinamiento quebrantado por el fiado.
por todo el tiempo que hubiere debido durar el mismo, sin remisin alguna.
Captulo VI.-De la ocupacin y examen de la correspondencia.-Art. 19.-
Casos en que procede decretar la ocupacin y examen de la correspondencia.
Salvo el caso en que se declared suspendidas las Garantas Constituciona-
les, la correspondencia y dems documents privados, es inviolable a tenor de
lo dispuesto en el art. 32 de la Constitucin. Esto no obstante, en caso de gue-
rra, o de estado de guerra, el Tribunal de Urgencia de La Habana a solicitud del
Ejecutivo, dictar un auto a fin de que por los funcionarios o agents oficiales
que el Gobierno design se proceda a examiner o a ocupar, en cualquier lugar
de la Repblica, tanto la correspondencia. como los documents privados cuyo
examen u ocupacin interest a la seguridad national o al xito de las armas
nacionales.
Dicho auto podr disponer tambin, la ocupacin y examen de toda la corres-
pondencia procedente de uno o various pases determinados, siempre nue exista la
creencia racional de que se est realizando por medio de la misma alguno de los
delitos comprendidos en el art. 3 del present Acuerdo-Ley.
Art. 20.-Supervisin del Tribunal de UTrgencia. La ocupacin y examen
de la correspondencia y de los documents privados, ser supervisada por un
Delegado del Tribunal de Urgencia. designado por ste.
Art. 21.-Obliqacin de quardar el secret. Todos cuantos intervengan en
estas operaciones, vienen obligados a guardar secret respect de los asuntos aie-
nos al que motivare la ocupacin o examen de la correspondencia o de documen-
tos privados.
Art. 22.--De la correspondencia teleqrfica. telefnica y cableqrfica. Te a-
les normas se observaran respect de la correspondencia telegrfica, telefnica o
cableerfica.
Art. 23.-Competencia d7pe Tribunal de T7rqencia. El Tribunal de Ureeneia
es el competent para conocer de nls causns nme se orisinen con motivo de la ocu-
pacin o examen de la correspondencia y de los documentos privados. en los ca-
sas en onue proceda.
Canitulo VTT.--T) la svfensiv de las iarantfs Constitvcionales 1 de sRu
r qim en.--eccin Primern.--CGenralidades.--Art. 24.- -uandno rocede la sus-
pensin fde 7ls Garantfas Connstueionales. De conformidad con lo dispuesto en
el art. 41 de I Constitnucin de la R nublica. los derechos reconocidos en los
arts. 26. 27. 28. 29. 30 (prrafos l9 y 2o). 32. 33. 36 v 37 (nTrrafo 1'< rde la
misma, podrn suspenderse en todo o en parte del Territorio Nacional:
A.-Cuando lo exija la seguridad del Estado.
B.-En caso de guerra o invasion del Territorio Nacional.
C.-Cuando ocurra una grave alteracin del orden pblico.
D.--En cualoniera otra emergencia en que result gravemente perturbada la
tranquilidad piblica.
Art. 25.-Quienes pueden decretar la suspension. La suspension de las Ga-
rantas Constitucionales slo puede decretarse:
A.-Por el Congreso de la Repblica, mediante una Ley especial.








AbUNTOS GENERALES


B.-Por el Poder Ejecutivo mediante un Decreto de suspension acordado
en la forma que previene el prrafo 2-' del art. 41 de la Constitucin.
En este ltimno caso si el Congreso votase en contra de la suspension, las
Garantas quedaran automticamente restablecidas.
Art. 26.-Jurisdicoin de la Ley de Seguridad y de Orden Pblico. Esta
Ley de Seguridad y de Orden Pblico regir nicamente en el territorio de la
Repblica, en el que hubieren sido suspendidas las Garantas Constitucionales.
En caso de guerra y siempre que lo exija la seguridad del Estado, se entender
rigiendo en toda la Repblica, haciendose as constar en el oportuno Decreto del
Poder Ejecutivo que la ponga en vigor.
Seccin Segunda.--Del estado de alarma.-Art. 27.-Del estado de alarma.
Publicada la Ley o el Decreto del tijecutivo a que se refiere el art 25, se consi-
derar el territorio alectado en estado de alarma, hallndose desde aquel mo-
mento las autoridades en el deber de adoptar cuantas medidas preventivas y de
vigilancia concepten convenientes, a fin de asegurar el orden pblico o resta-
blecerlo.
Art. 28.-De la formacin de grupos. Queda prohibida la formacin de
grupos: si se formaren, las autoridades dictarn las medidas oportunas para su
disolucin, intimando a sus components para que se separen; y en el caso de
no ser obedecidas, a la tercera intimacin, utilizarn las fuerzas que sean nece-
sarias, a fin de restablecer la calma y dejar expedita la va pblica.
Art. 29.-De la detencin de los ciudadanos.
A.-Las autoridades podrn proceder a la detencin de un ciudadano al
que estimen responsible de una alteracin cualquiera del orden pblico, siempre
que lo considered necesario para la conservacin del mismo.
B.-Los detenidos por esta causa se mantendrn separados de los detenidos
o press por delitos comunes.
Art. 30.-Del cambio de domicilio. Las autoridades podrn compeler a mu-
dar de residencia o domicilio a las personas que se considered peligrosas, o con-
tra las que existan racionales sospechas de participacin en cualquiera de los de-
litos comprendidos en esta Ley
Art. 31.-De los registros domiciliarios. No podrn practicarse registros do-
miciliarios con carcter general a no ser en la forma y en los casos previstos en
el prrafo 19 del art. 34 de la Constitucin.
Fuera de estos casos ser requisito indispensable para penetrar en el domi-
cilio de una persona, que lo haga la autoridad competent mediante orden o reso-
lucin escrita, de la que dejar copia autntica al morador o a su familiar o al
vecino ms prximo, segn proceda.
Esta facultad podr ser delegada por la autoridad en alguno de sus agen-
tes, en los casos en que sea necesario, pero se sujetar siempre a lo dispuesto en
el prrafo anterior.
Seccin Tercera.--Del estado de guerra interior.-Art. 32.-De la declara-
cin del estado de guerra interior. El estado de guerra interior ser declarado
por el Ejecutivo en cualquiera de los casos siguientes:
A.-Cuando la autoridad civil, una vez empleados los medios de que dispone
en circunstancias ordinarias, y los extraordinarios que le otorga la present Ley,
no pudiese por s sola, dominar la situacin y restablecer el orden.
B.-Cuando la rebelin, sedicin o desorden se manifiesten desde los prime-
ros moments en forma violent rompiendo el fuego los rebeldes, sediciosos o
revoltosos o mediante empleo de explosives, o causando estragos, o realizando
actos de grave agresin de carcter colectivo o general, contra las autoridades
constituidas o sus agents.
C.-En cualquiera otro caso. en el que se prevea que de no adoptarse esta
media, habr de producirse una grave alteracin del orden pblico.








ASUNTOS GENERATES


El President de la Repblica comunicar inmediatamente al Congreso la
declaracin del estado de guerra interior. Si el Congreso no estuviere reunido
ser convocado a sesin extraordinaria para conocer y resolver sobre dicha de-
claracin.
Art. 33.-De la publicacin del estado die guerra interior. En los casos a
que se contrae el art. 32 quedar declarado en estado de guerra interior el terri-
torio en que ocurran aquellos sucesos, hacindose saber esta declaracin al pueblo
por medio de Bandos, que contendrn las prevenciones y medidas oportunas.
Estos Bandos se fijarn en forma ostensible y se publicarn en la Gaceta Oficial,
hacindose saber adems por los otros medios de publicidad de que disponga el
Gobierno.
Art. 34.-Intimacin a los rebeldes. A.-En el primero de dichos Bandos
se intimar a los rebeldes o sediciosos y perturbadores, que depongan toda acti-
tud hostile y presten inmediata obediencia a las autoridades constituidas.
B.-Los que obedecieren esta intimacin dentro del trmino que el Bando
fije, y no habiendo trmino sealado en el de dos horas, quedarn exentos de
sancin penal.
C.-Se exceptan los autores, instigadores o jefes de la rebelin, sedicin o
desorden y los reincidentes en estos delitos, los cuales sern sometidos a investi-
gacin y sancionados en la forma prevista en las leyes.
Art. 35.-Empleo de la fuerza pblica. Terminado el plazo que se seala
en el Bando a que se refiere el artculo anterior, sern disueltos a todo trance
los grupos o bandas que se hubieren formado, emplendose la fuerza si fuere
necesario, hasta reducirlos al orden aprehendiendo a los que no se rindan o en-
treguen y ponindolos a la disposicin del Tribunal de Urgencia que correspon-
da, a fin de que sean juzgados.
Art. 36.-Presuncin de culpabilidad de los copartcipes. Sern considera-
dos como rebeldes, sediciosos o perturbadores, o como cmplices de los mismos to-
dos cuantos se encontraren o se hubieren encontrado, en los sitios de combat
durante ste y tambin los que sean aprehendidos huyendo o escondidos despus
de haber estado con los rebeldes, sediciosos o perturbadores.
Art. 37.-Presuncin de inculpabilidud en cuanto u los habitantes de las ca-
sas. Los habitantes de las casas donde se hubieren hecho fuertes los rebeldes,
sediciosos o perturbadores, no sern considerados como coautores o cmplices, por
el solo hecho de encontrarse en ellas. Pero si resultare que con conocimiento de
los propsitos de los sediciosos les han facilitado voluntariamente la entrada en la
casa o que han tomado parte en los delitos a que se refiere esta Ley en cualquiera
otra forma, quedarn sujetos a las sanciones correspondientes de acuerdo con su
participacin.
Art. 38.-Obligacin de prestar auxilio al Gobierno. Todo ciudadano queda
obligado a prestar al Gobierno el auxilio que legalmente se le pida, para sofocar
la rebelin o sedicin o para restablecer el orden.
Art. 39.-Suspensin del funcionario. Todo funcionario cualquiera que sea
su autoridad o cargo, que no prestare inmediato auxilio a las autoridades lega-
les ser en el acto suspendido de su empleo o cargo y reemplazado en l hasta
la resolucin que en definitive se tome por el Gobierno, sin perjuicio de las san-
ciones en que incurra por su resistencia o desobediencia.
Art. 40.-Funciones de las autoridades civiles. Las autoridades civiles con-
tinuarn funcionando en todos los asuntos propios de sus atribuciones, limitn-
dose en cuanto a las que se refieran al orden pblico, a cumplir las rdenes que
al efecto reciban de las autoridades militares, o del Poder Ejecutivo.
Art. 41.-Instruccin de las causes. La autoridad military a la vez que adop-
te las medidas comprendidas en los artculos precedentes y que restablezca el
orden pblico, dispondr que inmediatamente se instruyan las causes a que haya








ASUNTOS GENERALS


lugar, y se formen los Consejos de Guerra que han de fallar las que correspon-
dan a esta jurisdiccin, segn lo dispuesto en el Decreto-Ley No 804 de 1936.
Art. 42.-Competencia de la Jurisdiccin de Guerra. A.-La Jurisdiccin
de Guerra ser competent en los casos en que la rebelin sea de carcter mili-
tar o en los que aparezcan como reos de este delito, o sus conexos o similares, indi-
viduos pertenecientes a las Fuerzas Armadas de la Repblica en activo servicio,
o que se reputan como tales, cualquiera que sea su situacin y categora.
B.-Tambin quedan sujetos a la Jurisdiccin de Guerra, los Jefes, Oficia-
les o Clases de las Milicias populares armadas. que se levantaren en armas o sos-
tuvieren con ellas la causa de la rebelin o sedicin.
C.-Igualmente quedan sometidos a la Jurisdiccin de Guerra, los Jefes
principles de la rebelin o sedicin armada de carcter military, durante el pe-
rodo de guerra.
Art. 43.-Jurisdimcin de los Tribunales de Urgencia. A.-A menos que por
consecuencia de la rebelin, sedicin o alteracin del orden pblico hayan dejado
de funcionar los Tribunales de Urgencia, quedarn sometidos a su jurisdiccin
todos los dems particulares responsables, en cualquier concept, de los delitos
comprendidos en esta Ley.
B.-En su consecuencia, si instruidas las diligencias sumarias por mandato
de la autoridad military, apareciesen complicados como reos de los expresados de-
litos personas no comprendidas en el art. 42, los Fiscales de las Causas harn
expedir inmediatamente los oportunos testimonios del tanto de culpa, los oue
remitirn al Tribunal de Urgencia que corresponda, para el conocimiento "del
asunto, poniendo a los detenidos a la disposicin del citado Tribunal.
Art. 44.-Facultades de Ta autoridad military. La autoridad military. en el
estado de grerra. podr4 adoptar las medidas que la civil y todas las dems que
peta TpLv autoriza.
Art. 45.-Del traslado. de los press detenidos. El .Tefe de la fuerza p-
blica a cuyo cargo se encuentre la conduccin de presos o rlfteniclos va estbn so-
metidos a la autoridad military, va lo estn a la autoridad civil, la verificar
adoptando las debidaq preeanciones al nunto de su destino v en el caso de come-
terse algn delito del que resultare vctima el nresn o detenido confiado a su
condccin o custodia,. se cumplir lo dispuesto en el art 936 del Cdigo de
Defense Social.
Seccin Cuarta --De ra terminnaird rdel estarlo de qierra.--Art 46.-Facil-
tad del 'ieoutivo. A.-El Poder Eiecntivo nodrr levantar el estado de sierra
cuando a sn inicio proceda hacer esta declaraci6n, luegno nne hava terminado la
rebelin. seqdicin o perturbacin nue lo hava provocado.
R.-El Decreto mne al efecto ze cliete nbplicar pn ai Careoa Oficial v se
har lleear a conocimiento del nuneblo por los medios one se juznen ms condu-
centes.
Art. 47.-Remisin de las causes n7 Tri'bninal de Tlran ria. Tyvantado nne
sea el estado de guerra se remitirn al Tribunal de TTrrcenein todas las causes
incoadas por las autoridades militares salvo annellas unvo nconoimiento corres-
nonda a las mismas de acuerdo renn ln dispuesto en ln! D eretos-Tpeves nmeros
R03 v P04 de 1936 en esneeial lo rdispuesto pn el art. 5 cle este ltimo Decreto-
Ley.
Art. 48.-Prohli1ieidn (le imponer sanriones vo previstas en la. Leeues. En
ningn caso podrrn imnonerse ni nor las autoridades civiles. vi por 1as militares.
otras sanciones one las one se encuentren nreviamente establecidas en el Cdigo
Penal Militar (Decroto-Lev NQ 8)03 de 1936) v en el Cdigo de Defensa Social,
hasta los lmites mximos nne fila el art. 3 de la present Ley.
Seccin Ouinta.--Sanciones u vroedimientos.-Art. 49.-Sanciones. A.-
Las infracciones de la Constitucin en material de suspension de garantas, as
como las de la presente'Ley de Seguridad y de Orden Pblico que no cons-








ASUNTOS GENERALS


tituyeren delitos o contravenciones sancionados en el Cdigo Penal Militar o
en el Cdigo de Defensa Social de manera ms grave, sern sancionados con
privacin de libertad de 31 das a 6 aos, o con multa de 5 a 1,000 cuotas o con
ambas sanciones a la vez.
B.-Si la persona responsible de una infraccin fuere un funcionario p-
blico, se le impondr adems, como accesoria, la de suspension para el ejercicio
del cargo pblico que estuviere desempeando, conforme al art. 58-A del Cdigo
de Defense Social.
Art. 50.-Sancin a los denunciantes falsos y a los agitadores. Incurren en
responsabilidad criminal y quedan sujetas a las sanciones establecidas en el
art. 49 de la present Ley los individuos responsables de cualquiera de los actos
siguientes:
A.-Formular falsas denuncias o acusaciones, con el propsito de perjudi-
car o extorsionar al denunciado.
B.-Circular o propalar, en cualquier forma, falsas noticias o rumors con
el propsito de excitar las pasiones populares contra determinados individuos o
contra los nacionales de un pas cualquiera.
C.-Incitar a otros a ejecutar de violencia o venganza alguna persona
acusndola o hacindola aparecer como enemiga de la Repblica, o de sus insti-
tuciones democrticas.
Art. 51.-Procedimiento. Las causas que se formen para el conocimiento de
estas infracciones se tramitarn y fallarn por el Tribunal de Urgencia con suje-
cin al procedimiento ordinario establecido para el funcionamiento de esos Tri-
bunales.
Captulo VIII.-Modificacin de los arts. XXIII y XXTV del Decreto
NQ 3343 de 12 de Diciembre de 1941.-Art. 52.-Modificacin del art. XXIII.
El art. XXIIT del Decreto N9 3343 de 12 de Diciembre de 1941. se entender
redactado de la siguiente manera:
"Art. XXTTT.-La infraccin de lo dispuesto en las leaves de 23 de TJulio v
3 de Agosto de 1918. v de lo dispuesto en el Decreto N< 3343 de 1941. ser san-
cionada con prisin de 6 meses y 1 da a 6 afos. o multa de 31 a 600 quotas, o
con ambas sanciones a la vez."
Art. 53.--Modifieadin del art. XXIV. El art. XXTV del Decreto ,N' 3343
de 1941 se entender redactado de la siuniente manera :
".Art. XXTV.-Los Triblnales de TTreencia conoeern 'le todas las infrae-
ciones de las disposiciones le'ales a ole se refiere el artculo anterior "
Catnulo TX.-Deroaacin dfe la Ley de 2.9 de Abri7 de lR7c. mandada a pu-
5licar en (u4ha en 24 de Revtliembre de 1R7g. i( de nras flues.-Art. 54 -Dero-
gacin expresa. Se deroga. en su totalidad, la Tev Fspafola de 23 de Abril de
1870. mandada a publicar en C1ba el 24 de Septiembre de 1879. (Gaceea. de La
Habana. de 2S de Septiembre de 1879).
Art. 55.- -Deronacin ri4cta. Se rlerogan todas las Leves no Re-lnamentos lne
se opongan al cmiplimiento de la preseunte TL-v de qnridad v cle Orden Pi-
blico durante el termino de su vigencia.
Por tanto: Mando que se cumpla y eiecnte el present Acuerdo-Lev en
todas sus parties.
Dado en el Palacio de la Presidencin. en La Habana. a 5 de Enero de 1942,
--F. Batista.-Carlos Saladrigns. Primero Miniatro.--Federico Taredo. Minis-
tro de Justicia.
----------)o (----
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

IMPUESTOS QUE AFECTAN A LOS ABOGADOS.-La Junia de Go-
bierno del Colegio de Abogados de la Habana se ha dirigido al Ministro de Ha-
cienda para solicitar se revisen y modifiquen los impuestos que se establecen por








ASUNTOS GENERALS


los arts. 49 y 59 del Captulo 39 del Acuerdo-Ley NI 1 de 31 de Diciembre de
1941, sobre los honorarios, derechos o emolumentos provenientes del ejercicio de
las profesiones liberals, aplicables a la profesin de Abogado; por resultar exce-
sivos y faltos de equidad para la clase professional. Y con ese fin le exponen lo
siguiente:
"Un simple anlisis de la Escala Segunda establecida por el art. 49 del Ca-
ptulo 39 del citado Acuerdo-Ley N9 1, aplicable a los Abogados, comprueba que
es, de las diversas escalas establecidas por dicha Ley para la tributacin sobre
los ingresos de los ciudadanos, la ms elevada y la ms fuerte de todas. Mientras
un Abogado u otro professional, cualquiera que logre percibir, por el esfuerzo
de su trabajo intellectual, la suma de $6,000 al ao, por ejemplo, tiene que tri-
butar al Estado 3.75 por ciento, un banquero o un industrial que perciba la mis-
ma remuneracin slo tribute el 3 por ciento y un rentista, que no trabaja acti-
vamente y que viva de los intereses de sus bonos, dividends de sus acciones o
alquileres de sus casas. slo tiene que tributar el 2 por ciento.
Y aun cuando no abundan entire nosotros, por desgracia, los profesionales
cuya tributacin exceda de los $6,000 anuales, que ha motivado el ejemplo ante-
rior, aquellos profesionales que por su laboriosidad o reconocida capacidad pue-
dan llegar a obtener con el fruto de su talent, digamos. $25,000 anuales en su
ejercicio professional, se vern obligados a tributar por la Escala Segunda el
11.25 por ciento, mientras que un banquero, un industrial o un comerciante que
perciba la misma cantidad slo tributar el 9 por ciento, un rentista que no tra-
baja activamente el 10 por ciento. o un industrial dedicado a la fabricacin de
alcoholes, aguardientes o licores, slo el 6 por ciento.
Pero la injusticia del citado acuerdo Acuerdo-Ley es ms manifiesta cuando
se observa, por la redaccin que se le ha dado al art. 21 del citado Captulo. que,
adems de tributar por la Fscala Segunda, los Abocados se ven obligados a tri-
butar nuevamente sobre los mismos ingresos por la Escala Tercera, pagando otra
vez impuestos por el imported de sus honorarios, como si se tratara de la renta de
un capital: con lo cual el impuesto se desnaturaliza y se eleva en tal proporcin
que el Abogado cunbano, que por regla general no cuenta con mAs capital que su
titulo professional. se ver obligado a pagar por sus inrresos mayor cantidad
de la one tributan por esos mismos ingresos los comerciantes, los ferrocarriles, los
servicios pliblicos, Ins comnafas azucareras. las empresas de navegacin, los
ganaderos, los bancos y basta las minas: castigndose. en el orden fiscal. de un
modo exagerado e ininsto el ejercicio de una profesi6n que en todas las legisla-
eiones se procura proteier por la alta misin social nne le est encomendada.
como encanzadora del derecho v como auxiliar de la Adminiistracin d .Tusticia
Por otra parte. el art. XVTT del Captulo 3~, al establecer que no se admi-
tir al contribuyente nor la Escala Segunda nne declare como incareso una can-
tidad inferior al double de lo que pac-e por sus servicios a sus emnleados. v que
la cantidad renresentnds nor el doble de 1o nne nanffue nor dichos servicios ser-
vir como tino de imposicin senmi la escala, imnlica. en primer lnear. una sos-
pecha infundada por narte del legislator de one los profesionales van a falsear
sus declaraciones de ingreso. Adems de interpretarse literalmente el aludido
precepto, tomndose (en el Paso previsto' como tipo de imposicin la cantidad
renresentada nor el duplo de los sueldos parados. se aparta el leeislador del
principio consianado en el art. XVT, esto es, que el impuesto establecido por la
Escala Seeinda slo orava los ingresos netos. hecha, deduccin de los gastos del
contribuyente necesarios y propios del ejercicio de su profesin arte u oficio,
todo lo que significa un nuevo atravio a las classes profesionales."
Por todas estas razones. solicita se modifique la Ley a cantidades justas y
razonables.
PUREZA DEL SUFRAGIO.-La Junta de Gobierno del Colegio de Abo-
gados de la Habana acord lo siguiente:








ASUNTOS GENERALS


"Declarar que el Colegio de Abogados de la Habana consider de vital
importancia para el pas, que la pureza y correccin de las elecciones garan-
ticen 'la libre expresin de la voluntad popular.
Excitar el celo de sus colegiados para que acudan a votar y para que no
eludan los deberes que se le asignen como miembros de mesas o inspectors
electorales.
: Circular este acuerdo entire los colegiados y comunicarlo a los dems Co-
legios de Abogados de la Repblica para que considered la conveniencia de
adoptar resoluciones anlogas."
DONACION.-El TcLedo. Ricardo Lancs, ex-Fiscal del Tribunal Supremo,
ha hecho saber su deseo de donar para la Biblioteca del Colegio una gran can-
tidad de sus obras, oferta que acept la Junta de Gobierno y expresarle su gra-
titud y darle publicidad para que sirva de estmulo a otros compaeros y que una
Comisin le diera las gracias.
CONCURSO DE OBRAS JURIDICAS.-Para el de 1941 se han presenta-
do las siguientes: "Aborto Ilcito y Derecho al Aborto", por el Dr. Jos Agustn
Martnez; "La Libertad Condicional". por el Dr. Federico de Crdova Jr.;
"Sistema Legitimario Cubano de acuerdo con el Cdigo Civil". por la Dra. Isa-
bel Siero Prez; "La Delincuenecia Tnfantil en Cuba y sus Causas", por la
Dra. Leonor Saavedra; "Matrimonio Anmalo (por equiparacin)", por el
Dr. Eduardo Le Riverend Brussone: y "La Cuota Azucarera. Estudio Doctrinal
de esta Institucin", por el Dr. Desiderio Corts Lara.
El Jurado estar integrado por el Decano y el Bibliotecario y los Dres. Gas-
tn Godoy. Alberto de Carricarte y Enrique Hernndez Miyares.
ACUERDOS.-La Junta de Gobierno adopt los siguientes:
Aprobar la ponencia del Dr. Jorge Diago sobre provecto de Lev para la
colegiacin obligatoria a que se contrae el art. 70 de la Constitucin y que se en-
tregne a los Senadores one han presentado un provecto de Lev en ese sentido:
que el carnet de identidad no sea renovado anuahmente. pero s habilitar todos
los aflos los expedidos: aprobar un plan para la publicacin mensual de la re-
vista del Colegio estudiar la onblicacin de todas las conferencias pronunciadas
por colegiados sobre la moratoria : v restionar la entrega por el Fondo Especial
de Obras Pblicas del local donado al1 Colegio.


LIBROS Y REVISTAS

PRINCIPIOS DE DERECTO CRIMINAL. POR EL DR. EMILIO MENrNDEZ Y MEN N-
DEz.-Habana. 1942.-Como contribucin al studio del Cdiao de Defensa So-
eial. ha lanzado a la publicidad el Maristrado de la Audiencia dle la Habana.
Dr. Menndez, este voluminoso libro cle ms de 500 pginas. Es una obra seria.
digna de ser leda v de provecho inmedinto. Consta de cuatro parties Teora de
la Ley criminal, con cinco captulos: Teora del delito, con seis catnlos: Teora
de la responsabilidad, con doce captulos- v Teora do la sancin. con diez v siete
cafftulos. Exnlica el autor. para instificar como siendo rn Matistrado de lo
Civil. ha escrito un libro sobre rama tan dismil, manifestando one siendo iiin-
rista. nada perteneciente al mbito del dlerecho puede qerle indiferente. v adems.
porone su deseo de incrementar ilna literature cubana sobre nn eAdiico national.
le ha movido en la media dle sus fnerzas a ofrecer n npnton de vista personal
sobre el derecho criminal vieente Hn salido airoso en su nrnnosito porone re-
corriendo sus pginas. se encuentran tiles enseanzs one facilitan el studio de
la material.
MORATORIA CONSTITUCIONAL. POR EL DR. EDTuARnO RE. NTEZ Y NfTiEz.--T a








ASUNTOS- GENERATES


bana, 1942.-Otro nuevo libro de utilidad inmediata y prctica, ha publicado ,el
Juez de Primera Instancia del Sur, bajo la base (le las disposiciones transitorias
al Ttulo 49 de la Constitucin de 1940, el Reglamento de 26 de Febrero de 1940,
debates de la Convencin Constituyente y sentencias del Tribunal Supremo y
Audiencia de la Habana.
PROVIDENCIAS PARA MEJOR PROVEER, FOR EL DR. EDUARDO R. NEZ Y N EZ.
-Habana, 1942.-Contiene un studio del Juez de Primera Instancia del Sur
de la Habana acerca de dichas providencias en la Ley de Enjuiciamiento, en la
Ley de 8 de Marzo de 1938 y en la Jurisprudencia. Como se ve es una recopila-
cin de antecedentes muy til para su studio y comprensin.
DIFICULTADES PROCESALES EN LA DIVISION DEL CONDOMINIO RURAL, POR EL
DR. ISIDRO A. VILOHIES Y GONZLEZ.-Habana, 1942.-Se trata de un studio del
Juez de Primera Instancia de Puerto Padre, acerca de la expiesada institucin
jurdica.
EN EL DINTEL DEL DERECHO, POR EL DR. MARIO QUIRs MAcAs.-Santa Cla-
ra, 1942.-Contiene este folleto los siguientes breves trazos debidos al Juez de
Primera Instancia de Santa Clara: Alrededor del art. 1v del Cdigo Civil; Al
margen de la nulidad; De la responsabilidad limitada de las compaas colec-
tivas irregulares; Hago una pregunta.
INSTRUCCIONES ELECTORALES, POR EL DR. OSCAR QUINTANA.-Matanzas, 1942.
-Este folleto publicado para la mejor realizacin de las elecciones entire noso-
tros, nos ha remitido el Juez Municipal de Matanzas y Presidente de su Junta
Municipal Electoral. Todo lo que en un Colegio hay que hacer, se describe en
el mismo, incluso lo relative al problema del conteo de los votos de Partido y de
los votos de Seleccin. Todo ello en lenguaje al alcance de todas las inteli-
gencias.
RECORDACIN DE ALFONSO HERNNDEZ CAT.-Habana, 1941.-Con motivo
del primer aniversario del fallecimiento del esclarecido escritor cubano Hernn-
dez Cat, tuvo efecto, a iniciativa del Dr. Antonio Barreras, una peregrinacin
a su tumba, y las palabras sentidas y emocionadas pronunciadas entonces por
los Sres. Jorge Maach, Juan Marinello y Antonio Barreras, son recogidas en
este folleto.
BASES Y ORGANIZACIN DE LA. FACULTAD DE FILOSOFA.-Ciudad Trujillo, Re-
pblica Dominicana, 1940.-La Universidad de Santo Domingo nos ha remitido
este libro que contiene todos los antecedentes relacionados con el restablecimien-
to de dicha Facultad en el expresado centro superior docente.
EL LIBERALISM ORTODOXO, POR. EL DR. MANUEL CAPESTANY Y ABREU.-Ha-
bana, 1941.-Contiene distintos particulares relacionados con la situacin po-
ltica del Partido Liberal y la del Dr. Capestany, Senador de la Repblica.
REVISTAS EXTRANJERAS.-Hemos recibido: Revista del Colegio de Abogados,
Buenos Aires, Repblica Argentina, Noviembre-Diciembre; Los Tribunales, M-
xico, D. F., Diciembre; Foro Hondurciio, Tegucigalpa, Honduras; Revista. de
Derecho y Administracin Municipal, Buenos Aires, Repblica Argentina, No-
viembre; La Justicia, Mxico, D. F., Diciembre.
OTRAS REVISTAS.- Tambin hemos recibido: La Jurisprudencia al Da, Di-
ciembre; Polica Secr ta Nacional, Enero; Informacin Fiscal, Febrero; Segu-
ros, Enero; Salud y Sanidad, Octubre; y Boletn Agrcola, Enero; todas de la
Habana.
)o(
MISCELANEA
MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el nmero anterior,
ha habido el siguiente:
Ascensos.-Ha sido ascendido por antigedad a Magistrado de la Adien-
cia de Oriente, el Dr. Ignacio Carrera Justiz y Fernndez de Velazco, Juez de








ASUNTOS GENERALS


Primera Instancia e Instruccin de Alacranes. Figura en el escalafn de los
de su categora con el nmero 6. Ingres en la carrera como Juez de Primera
Instancia e Instruccin de Regla en 5 de Octubre de 1933 y ha sido posterior-
mente Juez de Primera Instancia de Guantnanio y de Remedios.
-Ha sido ascendido por antigedad al cargo de Juez de Instruccin de
Guantnamo, el Dr. Mariano Vivanco y Zayas, Juez Municipal Suplente de la
Habana.
Traslados.-Ha sido nombrado Juez Municipal de Santa Clara, el Dr. En-
rique Castellanos y Henrquez, que lo era de Camagey. Los Magistrados
Dres. Tejera y Tabo votaron por el Dr. Cecilio Caneda y Acosta, Juez de Pri-
mera Instancia e Instruccin de Trinidad.
-Ha sido nombrado Juez Municipal Suplente de San Luis, el Dr. Aui-
rico Navarro y Brossard, que lo era de Sagua de Tnamo.
Reingresos.-Ha sido nombrado Juez Municipal Suplente de Antilla, el
Dr. Martin Gutirrez y Rodrguez, que fu Juez Municipal de Perico, de Pedro
Betancourt y Crdenas y declarado cesante en 11 de Octubre de 1933. Se le
nombr a virtud de la Ley NQ 10 de 1940.
-Ha sido nombrado Juez Municipal Suplente de Baracoa, el Dr. Lorenzo
Negret y Valds, que fu Juez Municipal de Victoria de las Tunas y Florida
y Juez de Primera Instancia e Instruccin de Victoria de las Tunas, habiendo
sido declarado cesante en 19 de Junio de 1935. Tambin se le nombr a virtud
de la Ley NQ 10 de 1940.
Fiscales de Partido.-Ha sido declarado cesante el Dr. Carlos Fernndez
y Feli, Fiscal de Partido de Bayamno.
Para cubrir la anterior vacant ha sido nombrado el Dr. Jos Simn y
Fortn.
Abogados de Oficio.-Han sido nombrados los Dres. Anbal Borroto y de
la Torre, Julia Lence y Barnet, Mara Chediak y Ahuayda y Fernando Foyo
y Alvarez, para la Audiencia de la Habana; Manuela del Vall y D'Angelo y
Alberto Larragoiti, para la de Matanzas; Romn de la Campa y Casanova y
Emilio Maza y Rodrguez, para la de Pinar del Ro; Carlos Calonge y Daz,
Emilio Casas y Prendes y Mariano Rodrguez y Silveira, para la de Las Villas;
Jos T. del Santo y Juan C. Alvarez y Witte, para la (le Camagiiey; y Gustavo
Godoy y Rescalvo, Amaury P. Betancourt y de Lamar y Jos A. Grillo y Lon-
goria, para la de Oriente.
-Ha sido aceptada la renuncia del cargo de Abogado de Oicio de la Au-
diencia de Oriente, presentada por el Dr. Amaury P. Betancourt y de Lamar.
-Ha sido nombrado Abogado de Oficio de la Audiencia de Oriente, el
Dr. Julio Le Riverend y Brussone.
Aspirantes.-Al cargo vacant de Juez Municipal del Caney, aspiraron
los Jueces Municipales Dres. Pedro A. Prez, de Esmeralda; Jos Machado, de
Baracoa y Manuel Limonta, de Palma Soriano; los Jueces Suplentes doctors
Agustn Iznaga, de Esperanza; Jos Aguilar, de Puerto Padre; Rafael Sed, de
Vueltas; Miguel A. Torrens, de Remedios; Juan M. Mestre, de Los Arabos;
Jos L. Coll, de Isla de Pinos; Jos Rovira, de Florida; Vicente Peralta, de
Morn; y Roberto Ravelo, de Caney; y el excedente Dr. Jaime Vila.
-Al cargo de Juez Municipal Suplente de Antilla, aspiraron el ex-fun-
cionario judicial Dr. Martn Gutirrez y el opositor aprobado Dr. Carlos Acosta.
-Al cargo de Juez Municipal Suplente de Baracoa, aspiraron el ex-fun-
cionario judicial Dr. Lorenzo Negret y el opositor aprobado Dr. Carlos Acosta.
-Al cargo de Juez Municipal de Santa Clara, aspiraron los Jueces de Pri-
mera Instancia e Instruccin Dres. Andrs Couselo. de Songo; Alberto Vil-
ches, de Puerto Padre; Marcos Ortega, de Bayamo; Cecilio Caneda, de Trini-
dad; y Nelson Moreno de Ayala, de Baracoa; y los Jueces Municipales doctors








ASUNTOS GENERALLES


Francisco Prez, de bagua la Grande; Enrique Castellanos, de Camagey; y
Antonio Leal, de Vueltas.
-Al cargo de Juez Municipal SupienLe de San Luis, aspiraron los doctors
Amrico Navarro, de Sagua de Tanamo; y Paula i\egret, del Cobre.
Comnsiones.-Se hla uispuesto que el Abogado de Oficio de la Audiencia
de Pinar del lo, Dr. Emilio Maza, pase en comisin a la de la Habana, sin
derecho a dietas.
-Tambin se .ha dispuesto que el Abogado de Oficio de la Audiencia de
Camagey, Dr. Jos T. del Santo, pase en comisin a la de la Habana, sin de-
recho a dietas.
-Tamibin se ha dispuesto que el Abogado de Oficio de la Audiencia de
Camagey, Dr. Juan C. Alvarez, pase en coinisin a la de Las Villas, sin dere-
cho a dietas.
Crditos.-Se hla concedido uno de $90 al Presidente del Tribunal Supre-
mo, para uniforms de los subalternos; otro de $50 al Juez Municipal de 1n-
crucijada; otro de $100 al Juez Correccional de itemeacios; otro de $110 al
Juez Correccional de la Seccin 6'k; otro de $300 al Juez Municipal de Maria-
nao; otro de $200 al J iez Municipal de Unin de Rteyes; otro al Fiscal del Tri-
bunal Supremo de $88.88; otro de $150 al Juez Correccional de Holgun, todos
para imprevistos; otro al Presidente del Tribunal Supremo por $360, para uni-
iormes del personal subalterno; otro de $0 al F fiscal de la Audiencia de la
Habana, para gastos del automvil; y otro de $100 al Presidente de la Audien-
cia de Las Villas, para libros de radicacin.
Causas, expedientes, etc.-lHa sido procesado el Juez Municipal Suplente
de Victoria de las Tunas, por prevaricacin.
-Ha sido corregido con reprensin el Juez Municipal de Ballamota, por
haber admitido documents extranjeros sin legalizar; el Juez de Primera Ins-
tancia e Instruccin de (u ane por haber dicho a la Audiencia de Pinar del Ro
que no se daba por nolificado de una correccin que le impuso; el Juez Muni-
cipal Suplente de La Esperanza y el Juez Municipal de Cruces, por infraccio-
nes advertidas en visits giradas; el Juez Municipal de Manicaragua, por
admitir plizas de fianzas sin sellos del Timbre; el Juez Municipal'de Sagua
de Tnamo, por desobedecer una orden de que se encargara de un Juzgado.
-Ha sido suspenso de empleo y sueldo por dos meses el Juez Municipal
de Puerto Padre por la ocupacin de una pelcula autorizada, suspension de la
funcin donde se exhiba y detencin del empresario del teatro y dos opera-
dores.
-Se ha iniciado causa por la desaparicin de un libro del Juzgado Muni-
cipal de Vertientes.
-Ha sido absuelto el Juez de Primera Instancia e Instruccin de Santa
Cruz del Sur en expediente por haber figurado en una candidatura de un par-
tido como Senador. Los Sres. Edeln.ann, Llaca y Tabo salvaron el voto, tras-
ladndolo.
-A virtud de expediente que se le sigui al Juez Municipal de Caoma-
juan, ha sido trasladado al Caney; y el de Baracoa al lugar que se acordar.
Varias noticias.-El Sr. Jos M. Martnez Daz, ex-Juez Municipal de Mn-
dez Capote, ha anunciado su propsito de establecer recurso de inconstitucio-
nalidad contra la resolucin de la Sala de Gobierno Especial que lo separ del
cargo.
-Habiendo fallecido la madre de un auxiliar judicial, la viuda de ste
pidi que esa pension acreciera a la suya, y por D. P. 191, Gaceta 57, de 30 de
Enero de 1942, se neg lo pedido por la consideracin de que la Sala de Gobier-
no del Tribunal Supremo. en 29 de Diciembre ltimo, acord informar al Ejecu-








ASUNTOS GENERALS


tivo, que siendo distinto e independientes el derecho de la madre al de la viuda
y los hijos y no existiendo precepto que autorice que unas pensions acrezcan a
otras en tales condiciones, como sera indispensable para que ello sucediera, por
lo que en casos como el de que se trata, cuando un pensionista con pension as
incluida se incapacita para su disfrute o cesa en el mismo, procede nicamente
declarar extinguido su derecho sin que haya lugar al acrecimiento, no es possible
por esas razones acceder a la solicitud de la Sra. Mara Brocard y Durn, y por
lo tanto, concederle el acrecimiento de su pension como pide.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONES JUDICIALES.-Duran-
te el mes de Diciembre tuvo los siguientes ingresos; saldo del mes anterior,
$19,287.17; multas correccionales, $6,540.33; descuentos, $21,497.18; ingresos
Registro Civil, $10,461.22; fianzas decomisadas, $1,124.64; sobrantes, $265.75;
multas a testigos y peritos, .$196.45; licencias, $33.50; alquileres, $0.84; reinte-
gros, $297.43.-Total, $59,704.51.
Egresos: Jubilaciones y pensions, $34,118.40; personal, $205; material,
$32; devoluciones, $25.25; reintegro, $271.81; saldo, $25,052.41.-Total igual,
$59,704.51.
-La Comisin abon a los jubilados y pensionistas el mes de Enero el 75
por 100.
COMPAIAS DE FIANZAS.-Segn aviso de la Secretara del Comercio
inserto en la Gaceta de 9 de Febrero, estn autorizadas para prestar fianzas La
Alianza, The Boston Surety Co., La Comercial, El Comercio, Cienfuegos, Cuba-
na de Fianzas, Cuban American Ins. Co., La Caera, General Surety Co., The
London Surety Co. Inc., La Insular, Italia, .l Sol, New England Surety Co.,
Orbe, La Mercantil; Unin de Comerciantes e Industriales, Fidelity and Depo-
sit Co. of Maryland, The Maryland Casualty Co. y Liverpool and London and
Globe Ins. Co. Ltd.
FALLEOIMIENTO.--la fallecido el Sr. Cndido Rivero y Macas, Decano
de los Alguaciles de esta capital, pues prestaba servicios desde 1901.
COMPRAMOS COLECCIONES.-Del ao 1925, del REPERTORIO JUDICIAL
a $8 y del ao 1928 a $10. Por telfono FO-1344, o en Calle 28 N9 52, entire 5', y
74 Avenidas, Miramar, pueden proponerse.
NOTICIAS VARIAS.-El Colegio de Abogados de Cienfuegos eligi la
siguiente Junta de Gobierno: Decano, Dr. Felipe Silva Fernndez; Vice, Ledo.
Pedro Fux y Seuret; Secretario, Dr. Ral Hernndez Madn; Tesorero, Dr. Jor-
ge M(orejn Curiel; Vice, Dr. Julin Agustn Snchez. Diputados: Dres. Efrain
Caballero Buchaca", Horacio Lpez Garca, Osvaldo Dortics Torrado, Luis F:
Comabella Rodrguez, Osvaldo Fernndez Cabada, Roberto GWmez Snchez.
Luis Rodrguez Cepero, Jos Antonio Fras Yera.
-Segn el cable, en Noruega se ha modificado la Ley del Divorcio de ma-
nera que los esposos y esposas que residan en el pas y cuyos cnyuges hayan
huido al extranjero para ayudar la causa aliada, puedan romper el vnculo ma-
trimonial, sin mayores dificultades.
-La Sociedad Cubana de Derecho Internacional, al reanudar sus activida-
des, eligi la siguiente Directiva: Presidente, Dr. Antonio S. de Bustamante y
Sirvn; Vicepresidentes, Dres. Cosme de la Torirente, Enrique Hernndez Car-
taya y Miguel Angel Campa; Secretario, Dr. Herminio Rodrguez; Vice, Ledo.
Antonio Linares Fleytas; Vocales, Dres. Enrique Gay Calb, Ral de Crdenas,
Gustavo Gutirrez y Csar Salaya.
-En Mjico se ha presentado en el Senado un proyecto de Ley restablecien-
do la pena de muerte. Se afirma en el-proyecto que "la pena de muerte vendr
a ser, valga la paradoja, una garanta de la vida, ya que un criminal muerto es
garanta para la tranquilidad de la vida de los miembros de la sociedad". Tam-
bin proclama que es cobarde aplicar la "Ley de Fuga" o el "suicidio".










REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

I .ISCRIPrA COM3 CORRESPONDENCE A DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DI CORREOS DE LA HABANA

Suscripcin annual, $ 8.00 Nmero suelto... $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00


AO XVIII. HABANA, MARZO DE 1942 NU M. 3



DE ADMINISTRATION

Hacemos saber a nuestros suscriptores, que REPERTORIO JUDICIAL es deposi-
tado en Correos, desde su fundacin, el da 31 (le cada mes y pocas veces el da
1 o el 2 del mes siguiente cuando aqul eae en domingo. Si se demoran los
suscriptores en recibirlo, es por causas ajenas a nuestra voluntad.
Como la prensa diaria ha tenido que suprimir pginas por que las dificulta-
des del transport de los Estados Unidos a esta ciudad les iha impedido importar
el papel que tienen adquirido, ponemos en conocimiento de unuestros suscripto-
res, para su tranquilidad, que hemos adquirido en Febrero, y lo tenemos en
nuestro poder, en esta ciudad, papel para un ao de esta revista, aunque su ad-
quisicin ha costado el double de su valor normal.
---)o (--
DE LOS SECRETARIES JUDICIALES

La Lev Orgnica del Poder Judicial de 1909 en el art. 143 de su Ttulo IX,
prescribe que son auxiliares de los Tribunales: los Secretarios, los archiveros, los
oficiales y los escribientes.
Esa Lev fu modificada en sus arts. 62 y 63 respectivamente por las leyes
de 19 de Abril de 1929 y 11 de Enero de 1926, en el sentido, el primero de dichos
artculos, de que pudieran ser incluidos en las ternas para cubrir cargos de las
categoras 8- y 9* Seeretarios de Audiencia, as como Oficiales de Sala de la. y
hasta Secretarios de Juzgados de 11', con tal de que estos ltimos fuesen letrados,
y todos, adems, que hubiesen desempeado el cargo durante 5 aos; y el segun-
do, en el de que, para cubrir las vacantes de la 74 categora, se podan compren-
der en las ternas los nombres de Secretarios de Audiencia de 14 clase y Oficiales
de Sala del Tribunal Supremo que fuesen letrados, y para cubrir las de la 6- ca-
tegora, Secretarios del Tribunal Supremo.
Las equiparaciones de tales auxiliares (as como las de algunos funcionarios
del Ministerio Fiscal de que no nos vamos a ocupar) con determinados Magistra-
dos v Jueces, fueron bien recibidas porque se estimaron muy justas y, por qu
no decirlo, porque podan ser beneficiosos algunos nombramientos que se hicie-
ran conforme a esos preceptos, por la provechosa prctica que haba de suponer-
se en dichos mximos auxiliares del Poder Judicial.
Despus, por la Ley de 9 de Octubre de 1837, ya, segn algunos, porque no
se tuvo a la vista un ejemplar de la Ley Orgnica que contuviera las notas de las
referidas modificaciones, ya, segn otros, porque de exprofeso se quisieron su-
primir dichas equiparaciones, sin prembulo alguno, que si bien no lo necesita-
ba para establecerlas, s deba consig'narse en alguna forma al eliminarlas, a fin
de conocerse a qu obedeca la supresin, se suprimiern.








ASUNTOS GEN ERALES


Puede decirse que la referida equiparacin fu, aparte de tender a quienes
en primer lugar beneficiaba, til y provechosa para la judicatura, por la razn
antes apuntada. Buscar la verdadera genesis de esa Ley del l!l37 _s intil, pues
no la encontramos en el Diario de Sesiones del Luerpo Colegislador en que se
propuso. Es fuerte, y por tanto no debe pensarse que obedeciera a un capricho,
pero el pueblo dice -y permtasenos expresarlo por lo que significa- que "sa-
li de rolling ; proposicin de ley que se present sin "por cuantos" y que se
aprob sin discusin.
En esta situacin se promulga nuestra Constitucin de 10 de Octubre de
1940 que en su Ttulo 14', referente al Poder -Judicial y en la Secei;n 8' que tra-
ta "'De la Jurisdiccin e inamovilidad" con bastante impropiedad, segn sim-
plemente se advierte de la enunciaciin del objeto dc, dicha Secein, encaja el
art. 201 que se contrae a los cargos de "Secretarios y auxiliares", debiendo de-
cir "Secretarios y dems auxiliares' puesto que aquellos son tambin auxilia-
res, esto es, los primeros auxiliares conforme a la Ley Orgnica. Y ese articulo
dice: "Los cargos de Secretarios y auxiliares de la Administracin (le Justicia
se cubrirn en turnos alternatives de traslados y ascensos por antigedad y mri-
tos, determinados estos ltimos por concurso-oposicin, en la forma que fije la
Ley de acuerdo con el escalafn que confeccionar y publicar la Sala (le Gobier-
no del Tribunal Supremo de Justicia".
En primer lugar se ve que en ese art. 201 -como tampoco en otro alguno-
se distingue entire los Secretarios, de que sean o no letrados, y hay que observer
el principio de derecho ubi lex non distinguit nec nos distinguere debemus. No es
lcito distinguir.
Por otra parte dicho artculo previene que la Sala de Gobierno del Tribu-
nal Supremo confeccionar un escalafn de todos los auxiliares, al que lgica-
mente tiene que preceder la promulgacin de una ley complementaria, que an
no se ha dictado.
Mas, no esperemos a ver cmo se producir tal ley complementaria, para dis-
currir sobre cul deba ser la situacin de los Secretarios y Oficiales de Sala le-
trados.
Buscando precedentes, tenemos que la Compilacin de las disposiciones or-
gnicas de la Administracin de Justicia en las Provincias de Ultramar, hecha
en 1891, prescribe en su art. 42 que el ingreso en la Judicatura y Ministerio Fis-
cal tendr lugar por las categoras siguientes: 1, Jueces de entrada, Promotores
fiscales de ascenso, Secretarios de Juzgado de Instruccin, Secretarios y Vicese-
cretarios de Audiencia de lo Criminal; y 2% Promotores fiscales de entrada.
Podr decrsenos, y lo sabemos, que se englobaba a Jueces con funcionarios
fiscales porque desde el ao 1885 se haban unificado las carreras judicial y fis-
cal. Adems debe recordarse que a estos rdenes sc haban asimilado determi-
nados funcionarios letrados del Ministerio de Justicia correspondientes a la Di-
reccin de Gracia y Justicia.
Los Secretarios siempre han pertenecido al orden judicial propiamente di-
cho. Y entonces no haba un Cuerpo Especial de Secretarios Judiciales, que algu-
nos por distintas consideraciones reclamaban. Desde luego que por otras dispo-
siciones se exiga que los Secretarios de Juzgado a que alude el predicho artcu-
lo fuesen letrados.
En poca de Espaa hasta el Oficial de Sala tena que ser letrado, y de dicha
plaza ascenda a Vicesecretario -cargo que despus se suprimi- y luego al de
Secretario, que tena categora de Juez de entrada. Y es sabido que para stos ha-
ba oposiciones, como tambin las haba para los cargos de Secretario y Vicesecre-
tario, que no eran tan rigurosas.
Estos antecedentes, entire otras razones, fueron los que sin duda impelieron
a las modificaciones que se establecieron por las susodichas leyes de los aos 1926
y 1929.
Nadie duda que algunos Secretarios haran un magnfico Juez o magnfico
Magistrado. no ya por la supuesta provechosa prctica, sino porque se conoce








ASUNTOS GENERALS


tanto el alcance de sus conocimientos, como se sabe de su diligencia, de que son
estudiosos y poseen otras aptitudes que hacen as esperarlo.
Y como de la mencionada Ley de 9 de Octubre de 1937 hemos odo a muchos
censurarla desfavorablemente, pero nadie ha escrito ni hecho diligencia -que se-
pamus- para que se restituya la facultad concedida por la Ley de 19 de Abril
de 1929, que hoy no sera de incluir en ternas a los .becretarios y OUiciales de ba-
la, por haberse suprimido stas, sino de nombrarlos por la Sala de Gobierno Es-
pecial del Tribunal supremo, nos decidimos a escribir, para ver si movemos el
animo de algn Congresista a fin de que obtenga la promulgacin de la Ley ade-
cuada a ese efecto, que indudablemente ser bien recibida y que no alterara lo
dispuesto en el art. :01 de la Constitucin en cuanto a los que siguieran de au-
xiliares de la Administracin de Justicia, ni atentara a los otros artculos de la
propia tonstitucin que se refieren a nombramientos de funcionarios judiciales,
porque la modificacin sobre equiparacin o asimilacin se hara en los artcu-
los correspondientes de la Ley Orgnica del Poder Judicial y llevara las acla-
raciones o previsiones oportunas respect de cada caso de los que estatuye dicha
Carta Fundamental.
Las leyes Constitucionales de los aos 1934 y 1935, que dieron al Tribunal
Supremo la facultad para hacer los nombramientos, ascensos, traslados y separa-
ciones de la judicatura, respect del ingreso en el Poder Judicial, dijeron, la pri-
mera por su art. 78, que se hara "por el sistema de oposicin y concurso ", y la
segunda por su art. 84, que se hara "en la forma que determine las leyes".
Durante la vigencia de la del ao 1935, hasta la promulgacin de la Ley de 9
de octubre de 1937, se entendi que no haba obstculo legal para que un Secre-
tario pasase a ser Juez o Magistrado.
Hoy rige sobre el ingreso en la carrera judicial el art. 175 de la Constitu-
cin que dice: "Se institute la carrera judicial. El ingreso en la misma se har
mediante ejercicios de oposicin exceptundose los Magistrados del Tribunal Su-
premo". Mas, los Secretarios y Oficiales de Sala de que tratamos no son personas
legalmente extraas al Poder Judicial, segn consignamos al comienzo de este
trabajo, son auxiliares de los Tribunales; consideracin sta que indudablemente
se tuvo en cuenta para hacer la just equiparacin por cuya restitucin aboga-
mos, mediante la cual podrn pasar a ser funcionarios judiciales.
La disposicin del citado art. 175 de que el ingreso en la carrera se har me-
diante ejercicios de oposicin, no obsta a lo que dejamos indicado. La Constitu-
cin slo para cargos de Magistrados de Audiencia trata de oposiciones en el
art. 176; y el art. 177 trata de los nombramientos de Jueces, sin distinguir cate-
goras, dando, en el turno de antigedad, el derecho de pedir traslado a los de
igual categora, reservando para "el ingreso o el ascenso las plazas que en defi-
nitiva queden disponibles en la categora", y esto del ingreso referido tiene ne-
cesariamente que contraerse a la 10. categora, cuya regulacin hay que ir a bus-
carla -como de todo lo que no est fijado en ella- a la Ley Orgnica, que en su
art. 62 previene se liarn los nombramientos de entire los excedentes de la mis-
ma categora o de la lista de Opositores aprobados pendientes de ingreso, por el
orden en que figure en aquella. Y al comentar dicho art. 175 sobre la forma en
que dice se ingresar en la carrera judicial, debemos llamar la atencin de algo
que demuestra, que, hecha por una Ley la predicha equiparacin, no podra adu-
cirse infraccin constitutional alguna al hacerse nombramientos de Jueces o Ma-
gistrados a favor de Secretarios u Oficiales de Sala, porque anteriormente, bajo
la vigencia de la Ley Constitucional de 1934, no obstante prevenir que el ingre-
so se hara por el sistema de oposicin y concurso, el Tribunal Supremo, estiman-
do comprendido al Secretario de la Audiencia de Matanzas en la 94 categora del
escalafn y teniendo en cuenta su antigedad, lo ascendi en 3 de Diciembre de
1934 para la plaza de nueva creacin de Juez Correccional del Sur de Santiago
de Cuba. que es de la 8" categora, cargo que rehus, siendo meses despus nom-
brado por D. P. para el Juzgado Correccional de Crdenas, tambin de la 84 ca-
tegora.
Fuera (le ingreso por la 10" para las otras categoras, hecha la repetida equi-








ASUNTOS GENERALS


paracin, podran ser nombrados Secretarios y Oficiales de Sala letrados que lo
solicitaran, aquilatando sus mritos, capacidad, actuacin y otras circunstancias,
la Sala de Gobierno Especial del Tribunal Supremo. Y no puede olvidarse que
son muchos los funcionarios judiciales que ingresaron sin oposicin, unos, por-
que no estaba instituida cuando lo verificaron, y otros, porque se hizo su nom-
bramiento durante el perodo revolucionario en que se hallaban en suspenso pre-
ceptos de la Ley Orgnica; funcionarios que hoy se encuentran en condiciones
de poder aspirar a ascenso para las plazas superiores antes sealadas.
GREGORIO DE LLANO,
President de Sala del Tribunal Supremo.

LA CONFESSION JUDICIAL DE LAS PERSONAS
JURIDICAS

Con tanto que se ha escrito y discutido sobre los medios de prueba aceptados
por nuestro derecho positive y la copiosa que ha sido la jurisprudencia en los
problems que ellos han suscitado, existe, no obstante, una cuestin interesante
y no resuelta aun de modo definitive. Esta cuestin no es otra que la que sirve
de tema a este trabajo y que puede expresarse as: Pueden las personas morales
prestar confesin vlida en juicio?
El problema surge de la exigencia impuesta por nuestro Cdigo Civil en su
art. 1231 de que "ser condici6n indispensable para la validez de la confesin
que recaiga sobre hechos personales del confesante", doctrine que compare la
Ley de Enjuiciamiento Civil en su art. 586 autorizando la negative del confesan-
te a absolver una pregunta que se refiera a hechos que no sean personales, y per-
mitindole en este nico caso a valerse de un tercero que absuelva por l las po-
siciones por estar enterado personalmente de los hechos a virtud de haber inter-
venido en ellos a nombre del litigante interesado.
Nuestra legislacin civil exige, por tanto, para otorgarle la plenitud proba-
toria a la confesin judicial, que los hechos confesados hayan cado bajo la obser-
vacin inmediata de los sentidos del confesante. Tal condicin es trasunto del Di-
gesto romano, se enim debel quis in judicio interrogari (leyes 9, prrafos 3 y 9,
Tt. I, libro II), porque slo de sus hechos propios puede uno tener ciencia cier-
ta. Es una razn lgica.
Mientras la persona fsica puede soportar sin muchos inconvenientes esta in-
dispensable condicin, no ocurre lo mismo con la persona moral, sea sta una fic-
cin legal o patrimonios colectivos, sea una realidad tcnica o realidad objetiva,
que careciendo de un sistema sensorial como el de la persona natural, en ningn
caso puede adquirir conocimiento director de los hechos en que intervene, necesi-
tando siempre del intermedio de sus representantes, personas fsicas.
Esta personalidad en el hecho por parte de las personas morales solamente
podra explicarse admitiendo, como hacen los jurisconsultos alemanes, que las
personas jurdicas son realidades objetivas, verdaderos organismos, tan indivi-
dualizados como el del hombre, y con un concept filosfico tan verdadero como
el de ste, puesto que as considerada la persona moral, sus representantes no se-
ran tales, sino sus medios o instruments de relacin con el mundo exterior, como
los sentidos lo son de las entidades fsicas; pero esta teora orgnica es evidente-
mente una exageracin, explicable solamente por el afn de unas cuantas mentes
sutiles de negar lo que en realidad son las personas jurdicas, una ficcin y nada
ms que eso. (1)
Tcnicamente, pues, la persona jurdica no puede prestar confesin vlida,

(1) "Todo es ficticio en el concept de la persona moral. Estos pretendidos series no
son siquiera personas. En realidad, la ley reconoce algunos derechos a ciertas corporacio-
nes o establecimientos pblicos parn que puedan cumplir su misin, pero estos derechos no
le dan la cualidad de personas.-Laurent, "Principes de Drooit Civil", tomo I, pg. 367.








ASUNTOS GENERALS


porque ni tcnica ni fsicamente puede cumplirse en sta el requisito de la per-
sonalidad del hecho, obstculo que no se salva ni an aliviando el rigor de tal
condicin, como ha hecho nuestro Tribunal Supremo en su sentencia de 5 de No-
viembre de 1929 admitiendo la personalidad en el conocimiento del hecho y no en
el hecho mismo. "No recae la confesin -dice la expresada sentencia- sobre he-
chos ajenos a la persona del confesante si la pregunta est referida a circunstan-
cias que hubiere podido conocer personalmente". Natural es que la confesin as
prestada probar nada ms que determinado hecho se conoce, pero nunca la exis-
tencia misma del hecho en s, que son cosas muy distintas a los efectos de la evi-
dencia.
Para un autor tan conocido como Manresa, no ofrece duda alguna la cues-
tin, porque "tratndose de la confesin -dice- hay necesidad de prescindir
de la ficcin jurdica de la representacin voluntaria o legal, y atenerse a la dis-
tincin real de personas... la representacin jurdica extiende de una persona a
otra sus derechos y obligaciones, pero no puede dar la razn, los sentidos y la
memorial en que se basa la fuerza probatoria de la confesin". (Cdigo Civil Es-
paol, tomo 8, pg. 485).
Por el contrario, Castn, Lessona y otros, sostienen que "si se niega que el
conocimiento de los hechos en el representante sea el conocimiento mismo del en-
te moral, se va en derechura a negar la realidad de la persona jurdica'".
Sin embargo, el Tribunal Supremo espaol no comparti este criterio, sino
que ajustndose estrictamente a la doctrine del art. 1231 del Cdigo Civil, decla-
r en su sentencia de 26 de Octubre de 1895, que "la confesin prestada por el
representante legal de una corporacin, no sobre hechos personales del confesan-
te, sino de la entidad a quien represent. no hace prueba contra la misma"; cri-
terio que repiti en sentencia de 20 de Enero de 1912, diciendo que "la confe-
sin prestada por el representante legal de uno de los litigantes sobre hechos pro-
pios de la persona a quien represent, no hace prueba en juicio", y en la de 15
de Junio de 1920, que "no es vlida la confesin judicial prestada por un indivi-
duo de una comunidad religiosa respect de su extincin o inexistencia, aunque
ostente la representacin legal de la misma". (Vase la obra de Martnez Ruiz:
"El Cdigo Civil Interpretado por el Tribunal Supremo", Tomo XI, pgs.
455-57).
Nuestro Tribunal Supremo de Justicia, por su parte, no ha hecho, hasta don-
de sepamos, una declaracin tan terminante como la de su colega espaol. aunque
por lo menos en su sentencia de 14 de Marzo de 1922. despus de reiterar la doc-
trina de la personalidad en los hechos confesados, le neg validez a la confesin
prestada por el gerente de una sociedad sobre un hecho realizado por otro ge-
rente, doctrine aue en cierto modo se esbozaba en otra sentencia anterior, la de 10
de Septiembre de 1919, en la que se declar que "demandadas dos personas en
concept de socios de una sociedad civil, su confesin sobre hechos personales re-
lativos a aqulla, prueba contra ellos como tales socios"; es decir, contra los so-
cios como personas fsicas, pero no contra la sociedad, ente moral.
La cuestin, por otra parte. result interesante, tanto en su aspect prctico
como en su aspect moral. En el prctico. porque si la persona moral no puede
prestar confesin vlida por medio de sus representantes, los que litiguen contra
ella se vern impedidos de usar de este medio de prueb-i. y faltndoles otros corro-
borantes, veran su eccin condenada al fracaso.
Entiendo, por eso. ore debe distinguirse entire que el hecho se atribuya di-
rectamente a la entidad jurdica v que el hecho, aunoue atribuido a ella, haya si-
do realizado personalmente por determinado representante legal de la misma. A
los efectos de la valoracin de la prueba, no puede ser lo mismo que indistinta-
mente se pida confesin a una entidad jurdica por medio de uno cualuoniera de
sus representantes, que pudieron o no haber intervenido personalmente en los he-
chos objeto de la confesin, que pedirla precisamente por conduct de un deter-
minado representante que personalmente los realize, ya por s o bajo su inmedia-
ta y direct observacin. En el primer caso, no sera possible conceder eficacia al-








ASUNTOS GENERALS


guna a la confesin por la falta de personalidad en el hecho, que no tenindola
nunca la persona moral en s por su no existencia fsica, tampoco la tiene su re-
presentante, y de esta suerte, ni aun considerando a ste como rgano de relacin
de aqulla -dentro de la teora orgnica- se cumplira aquella condicin indis-
pensable para la validez y eficacia de la prueba. En el segundo caso, cuando el
representante que confiesa ha intervenido personalmente en los hechos objeto de
las posiciones, puede admitirse que sus manifestaciones hagan prueba contra su
representada, porque de lo contrario habra que admitir que los actos del repre-
sentante de una persona jurdica no obligan a sta, con lo que su vida y existen-
cia misma se veran amenazadas por la desconfianza e inseguridad que con todo
fundamento sentiran los terceros para contratar con ella.
Sin embargo, y este es el aspect moral del problema, admitir con amplio
criterio liberal la confesin judicial de las personas morales por medio de sus re-
presentantes. entraa el peligro, tanto en un caso como en el otro, ms proba-
ble en el primero que en el segundo, de que el representante en perjuicio de ter-
ceros, o de la persona jurdica misma, confiese como cierto hechos falsos, o an
reconociendo su buena fe, admita hechos de los que, por no haber intervenido
personalmente en ellos, no tenga un conocimiento cabal y perfect.
En resume, que si bien tcnicamente result muy discutible la eficacia v
validez de la confesin de las personas jurdicas, el Juez. si la admite por seguir
un criterio prctico y liberal, debe exigir siempre otras pruebas adicionales que
la corroboren y reafirmen, so pena de correr el riesgo de servir de instrument
ciego e inocente para maquinaciones delictuosas o., por lo menos, poco escrupu-
losas.
ELOY G. MERINO BRITO.
JTuez de 1 Instancia de Santiago de Cuba.
)10(
LA REFORM DEL CODIGO ELECTORAL

T.-En estos moments en que se habla de las imprescindibles reforms que
hay que introducirle al 'digo Electoral. a fin de acoplarlo a las exigencias Cons-
titucionales. de ineludible cumnlimiento. entire otras ms, que oportunamente se-
fialaremos, consignamos a continuacin alrunas de ellas.
Con motivo de la Disposicin Transitoria 2? de la Seccin 8' al Ttulo 149 de
la Vigente Constitucin de la Repblica. los Jueces Municipales Suplentes de 10
clase quedan incorporados a la 9 ecategora del escalafn judicial, y los Munici-
pales suplentes de la 20 clase v primeros suplentes de 3*, clase, a la 10 catego-
ra de dicho escalafn : todos con los mismos derechos y prohibiciones que la Ley
seala a los respectivos titulares de esas categoras.
Con csta disposicin Constitucional hi sido modificada radicalmente una
narte d( la Lev OrLnicn del Poder J.Tdicinl. la one se refiere a a snstitucin de
Ins .IneC Propietarios: y puesta ya en vigor dicha modificacin por el Tribu-
nal Squpremo. es por lo que s~ nos onurre exponer las siguientes modificaciones.
que creem,,s resolveran. on parte, la annaln situnlin en que se encuentran gran
nmero de Tuneccs snplentes. va Oln no tienen asi'nad? una fnnein permanent.
fija. sino la eventual dle IenZtit+ir a los Jueces Proniptarios. o desempear las co-
misiones que la Pala de (lobierno de la Andiencia les encomiende.
Vpamos lo onc dice el CdiLn Electorfal en su Art. 19. prrafo P1: "TLas Jun-
tas Mnnicinales Electorales estarin constituidas por el J.nez Municipal de la ca-
becera del Trmino. mne sern su Presidente". etc. Y el nrrafo ."' expresa: "En
la cbhecora del Trmino dondre hbiPere dos J.nees Mnnicinales. el Presidente se-
r desinnidon nor la Audiencia. mediante sorteo, v su sustituto serA el otro JTuez
Municinal. El sustituto en los Trminos Munmicinales donde slo hubiere un JTnez
Municinal, ser el Juez pronietario cine designe en su caso la Sala resnectiva".
Y en el prrafo 49 se consigna : "Los Presidentes de las Juntas Municipales Elee-
torales de la Habana, sern los seis Jueces Municinales de la misma, y sus susti-
tutos lo sern los Jueces Correccionales propietarios a quienes por sorteo les co-









ASUNTOS GENERALS


rresponda en su caso, y en su defecto el Funcionario del escalafn judicial que
design la Sala de Gobierno de la Audiencia".
Como en la poca en que se promulg dicho Cdigo Electoral no rega la re-
ferida Disposicin Transitoria de la Constitucin, estaba bien esa forma de pre-
sidir y sustituir en las Juntas Municipales Electorales; pero, ahora, con motivo
de la misma y que ya est en vigor plenamente, puesto que con fecha 23 de Ma-
yo del corriente ao se ha promulgado la Ley No. 25, por la que se les consigna
el sueldo en el presupuesto fijo del Poder Judicial, que era lo que solamente les
faltaba por conseguir a los suplentes, estimamos ms necesaria que nunca la mo-
dificacin de los antes referidos prrafos del citado art. 19; ya que en la forma
que vamos a exponer se tiende a evitar demoras y entorpecimientos, tanto en las
funciones judiciales, como en las electorales; pues es frecuente el caso en que un
Juez Propietario, a quien se le conceda una licencia, bien por enfermedad o por
asuntos propios, no puede comenzar a disfrutar de la misma en la oportunidad y
premura con que la solicita, debido a que la Sala de Gobierno de la Audiencia no
ha podido, en algunos casos, designer al sustituto para la Presidencia de la Jun-
ta Municipal Flectoral, por no haber Jueces disponibles en el Distrito, teniendo
que solicitarlos de otros, ajenos por lo tanto a su demarcacin, con el grave per-
juicio que ocasionan las demoras en las sustituciones y designaciones, as como
tambin por los grandes gastos que se le irrogan al Estado por concept de pasa-
jes y dietas de los funcionarios viajantes, que si bien es verdad que estas lti-
mas desde hace much tiempo no se pueden cobrar, sobre todo en las postrime-
ras del Ejercicio Econmico, no es menos cierto que es injusto, ya que el funcio-
nario que de por s gana un sueldo muy reajustado. ve ste ms reducido aun al
tener que sufragar los gastos que le ocasiona la sustitucin sin esperanzas de po-
derse reembolsar.
Adems, hoy en da los Jueces Suplentes no tienen una funcin propia, per-
manente. especficamente determinada. va oue al tener la misma categora v suel-
do fijo que los Jueces Propietarios. tambin es just y moral que tengan iguales
responsabilidades y funciones permanentes. y no que se est dando el caso de
que algunos de ellos han estado recibiendo su sueldo desde el mes de Enero sin
haber trabajado absolutamente nada durante el mes: si bien es verdad, como di-
ce un viejo refrn. "vaya lo uno por lo otro", es decir, por las veces que han
trabajado y no han podido cobrar. Por eso es que. con el fin de remediar en par-
te esas anomalas, hacemos este trabajo, que podr,. quizs, no tener aceptacin;
pero que deja esbozado uno de los caminos para llegar a la reform.
Dicho lo que antecerle. nosotros proponemos la reform siguiente::
"Art. 1(.-Prrafo fI: "Las Jiuntas Muinicipciles Electorales estarn constituidas por
el Juez Municipal primer suplente de la enbeccerc del Trmino. file ser, el Presidente Pro-
pietario de la mismn. v por los Deleandos Polticos de los Partidos y de los Grupos inde-
pendientes de electores inscriptos comno tales".
Prrafo 39: "En la cabecera del Trmino donde hubiere dos Jueces Municipales pri-
meros suplentes, se liara la designiorin por la Audiencia, mediante sorteo, y sus sustitutos
legales lo serin los segundos suplentes del proprio Juzado. a falta de stos, el Juez Mi,-
nicinal Propietario. En los Trminos en que sclo hubiere n .Tuez Municipal suplente, el
sustituto lo ser el Juez Municipal propietario".
Prrafo 59: 'Los Presideniles Propietarios de lcs Juntas Municipales Electorales de la
Habana, lo sern los Jueces Municipnles primers siclentes de cada Juzgado Municipal. y
sus sustitifos legales o serin. por su orden. los s.gidrios suplentes. los terceros suplentes
y en defecto de ellos, el Juez Municipal propietario. Cuando los sustitutos legales de cual-
quiera de los Presidentes de Juntas no pnudieran hacerse cargo de la Presidencia de la mis-
ma, entonces la Sala le Gobier (I de aI Audioncia designar, por sorteo, un Juez propie-
tario de superior categorn".
Prrafo adicional: "Quedan rmodificados li:s artculos de la Lev Orgnicn del Poder
Judicial que se opong 'a a esta reform, v especialmente el art. 46 de dicha Ley"'
Como se ve. en la forma en que se redactan los nrrafos modificados de di-
cho art. 19 del Cdigo Electoral, se les da una funcin propia y especficamente
determinada a los Jueces Suplentes: de esta manera no se entorpecen tanto las
labores judiciales con motivo de las necesarias entregas del despacho del Juz-
gado por los Jueres Propietarios durante el process electoral, que ocasiona gran-









ASUNTOS GENERALS


deh perjuicios a la buena march de la Administracin de Justicia y que ocasio-
na Lambin tantos gastos al Tesoro Nacional con la designacin de Jueces de otros
Trminos que sustituyen a los actuales Presidentes de Juntas Municipales Elec-
torales, y de esta forma, se alivia tambin, a los Jueces Propietarios en el excesi-
vo trabajo que sobre ellos pesa en la actualidad.
II.- Tambin abogamos por la reform del art. 26 del Cdigo, el que ya a
su vez fu modificado por el apartado 8'9 del art. VI 1 de la Ley de 9 de Marzo de
1940, a fin de que se conceda un Mrito extraordinario a los funcionarios judi-
ciales que desempean labores en las Juntas Electorales, bien como miembros de
dichos Organismos, bien como Inspectores Electorales, sin que en el ejercicio de
esas funciones tengan ninguna nota desfavorable por sus superiores jerrquicos,
impuestas en sus expedientes personales. Estimamos que dicho precepto podra
redactarse en la forma siguiente:
"Art. 26, prrafo lo: "El deber de los Magistrados y Jueces de actuar en sus fun-
ciones como miembros de los Organismos Electorales permanentes de que formen parte, ten-
dr preferencia sobre sus deberes judiciales, pudiendo excusarse de desempear las fun-
ciones judiciales mientras realicen las electorales. Los servicios prestados sin nota desfa-
vorable por los Miembros del Poder Judicial en los Organismos Electorales, se considera-
rn como Mritos extraordinarios en sus expedientes personales, que les sern abonados o
acreditados por la Sala de Gobierno Especial del Tribunal Supremo al recibir la c.rtifica-
cin que debern obtener dichos funcionarios, del Tribunal Superior Electoral, una vez fi-
niquitado totalmente el perodo electoral".
IIT.-Otro artculo que tambin necesita una ligera modificacin, que ms
bien pudiera considerarse como una aclaracin, es el art. 57 del Cdigo que co-
mentamos; pues en la forma en que est redactado, no es possible que el sustituto
de un Presidente de Junta Municipal Electoral pueda obtener que se le abonen
los gastos en que incurre con motivo de trasladarse del Trmino donde ejerce sus
funciones a la Junta Electoral a que ha sido designado, y en cuyos gastos incu-
rre en cumplimiento de un precepto del Cdigo Electoral ; y ya el Tribunal Su-
perierr Electoral, en various acuerdos circulados a las Juntas, tiene resuelto que
c.os gastos. por no autorizarse en el precepto invocado, no deben pagarse con car-
go a los gastos electorales, sino que deben cobrarse conacargo al Poder Judicial,
en la forma que establece el art. 83. de la Ley Orgnica del Poder Judicial, y co-
mo no creemos que eso sea just, muy bien podra drsele a dicho artculo, la li-
gera modificacin siguiente:
Art. 57.: "Los Presidentes, Vocales y Secretarios de Organismos Electorales Perma-
r:nte-s, v los funcionarios que los sustituvan en sus funciones. tendr' derecho ni reembol-
so de los Qnstos en que incurran. debidamento iustifiados v de vinjes, en la misma forrma
establecida por la Ley, para los Funcionarios Civiles de 1l clase, cuando se encuentren fue-
rn de lo- limits del T,''niro Monicipal donde residan, en funcione destinadas a la apli-
cacin de este C(digo. Dicho reembolso de gastos se pagar mediante certificacin del Pre-
sidente y del Secretario del Tribuniml .Tunta Electoral a la que se prestaron los servicios,
adjuntando n los vouchers la cuenra debidamente jurada, consignando detalladamente los
gastos elo que se 1ia incurrido; v una vez aprobalda por el Tribunal Superior Electoral, ser
pagada con cargo n los Tastos olectorales, por el Tesoro Nacional. Este precepto no es apli-
cable a los Delegados Polticos". (1)
TV.--Hemos dejado para tratar por hoy. en ultimo lugar, la reform que es-
timamos muy necesaria al art. 73 del Cdigo Electoral en sus prrafos 39, 49 y 59,
los cuales dicen actualmente as:
"Dichos nombramietntos e bnrin distribuyndolos en parties aproximadamente iguna-
les entree los Partidos Polticos. siempre nue tengan representacin ante el Organismo res-
pectivo". "Las propuestas se harn por los Delegados Polticos de los Partidos Nacionales
inte las Juntas, prefirindose de entire los propuestos a los que con anterioridad hayan pres-
tado servicios en los organismos electorales''. "En todos los casos los empleados propues-
tos por los Partidos Polticos reunirn las condiciones exigidas por este Cdigo".
La reform, que estimamos muy necesaria. la recomienda la experiencia de
mias de 12 aos presidiendo Juntas Electorales. La lgica en que se funda la mo-
(1) La reform sugerida debe redactars" en otra forma, por que por "'astos electo-
rales" se entiende los que se realizan can .motivo de una eleccin; y las sustituciones ocu-
rren dentro y fuera de period electoral.-N. del D.








ASUNTOS GENERALS


dificacin que proponemos al referido art. 53, es de todo punto irrefutable. Un
principio fundamental establece que: "nadie puede dar lo que no tiene".
Todo Jefe responsible, debe tener a su servicio empleados de su confianza,
que le ayudan a aceptar sus responsabilidades. As al Presidente de la Repblica
le es permitido designer libremente sus Ministros, a stos, designer a los funcio-
narios de su confianza, que deben cooperar con l en la confianza depositada, ya
que los mismos deben ayudarlo a llevar a feliz trmino la gestin que les fu en-
comendada, siendo ellos, dichos Ministros, los nicos responsables director de los
desaciertos de todos y cada uno de sus snhbalternos.
El Legislador, tanto en el orden poltico, como en el administrative, no tie-
ne tambin potestad para designer a sus secretaries particulares, que recae siem-
pre en persona de su ms absolute confianza? Y para los dems nombramientos
qu tiene que hacer, ; no los hace tambin en personas de su confianza?
Y los Presidentes de Juntas Electorales, que son responsables director de
todas las funciones que su complicadsimo cargo exige, por qu no han de tener
tambin libertad para designer o escoger libremente a los empleados ms aptos,
es decir, a los que mayor confianza le inspiran a l, para el mejor desenvolvi-
miento de las rduas labores electorales, c a la ina de que e Jefe? ,No es l,
el nico responsible ante sus superiores y ante la Ley, del buen y normal des-
arrollo de las labores electorales?
Justa nos parece la reform que proplnemns, porone ningn Jefe de Depar-
tamento debe career del derecho de designer a sus colaboradores, mxime cuando
asume responsabilidades de las que l solamente debe responder. No se nos ale-
gue oue ya el Cdigo Electoral exi-g el requisito (le aptitude para el cargo, y aue
el Tribunal Superior Electoral ha dictado Instrucciones al efecto, para que en los
casos de que los nombrados no renan las condiciones exigidas, se proponga su
cesanta y la designain de otro empleado ; no. esto no basta. La experiencia as
nos lo tiene demostrado a travs (le los lar'os ainos qne llevamos en estas labores.
En la casi generalidad de los casos, los empleados nne se proponen a las Juntas
los buscan ms bien en personas que sean de la confianza del Partido que los pro-
pone que atendiendo a las condiciones de competencia y caracidad, y en muchos
cas')s. lo que se interest, v esto lo liemos obsrovado en ms de una ocasin, es una
persona que vigile y est al tanto de lo one se hace v se dice en la Junta, y aue
pneda afectar a los intereses de su Partido; ese empleado, por lo general, no tie-
ne preparacin para trabaios de oficina, y muv esnecialmente para trabaios elec-
torales de suyvo complicadsimos. v por consiouiente hay que perder various das
ensefindole la manera de realizarlos, y o michai' oisiones. desnus de haber rea-
lizado un trabajo, hay que volverlo a realizar nor estar enuivocado. Y en estos
casos. vamos a estar cambiando de emnladlos en cnda sesin que celebre la Jun-
ta hasta encontrar pn emnleado idnen?
Todos estos inconvenientes estimamos ne pueden desaparecer, si en los tr-
minos que proponemnis, o en otros parpcidos, se redacta el artculo que comen-
tamos.
"'Art. 53. prrafo ;o: Los Or'nisnmos Ploptonrnlo nnmlbrnrin al personal temporero
necesario para su pronin serveiio. cnn In n nrobliin"' del Tribunal Smnerinr Electnral; de-
berIn ser preferidos para estos trnin o laasnorsonns m havan trnbanado en dichos Or-
ganismos, siempre nue reinan las eondicioncs e violaia por esto Cdrligo. no pudiendo ser
nombrados en ninmoin ero mni' de o empoledor e !in nmisn afiliacin poltica o la hayan
tenido en el nerodo anterior"
Se suprimen los prrafos 49 y 59 y en su lunar se pone el siguiente:
"TTnlla vz abierto el perodo eooetor"l, lna Tntl s Mlicinles ule no tengan ms per-
sonal de plantilla quie ],s Secretarios v a'o i ('oic io' l'rI',n biente temporeros par nixilinr nal ecretnrio en los franhnios, derdo dicha f leha. hasta 10
das despus de fiiada en lia tnablill de ao'neios l, In .Tl n tila 1 BeiAn de Boletas Vnta-
das. Esto, no obstante. ilehns .Tntns modrtn nnmhrnr adems, en el numero one lo seale
el Tribunal ,nnerior Electoral. los demns empleados temporeros que sean necesarios para
realizar sus labores".
El prrafo 7,9 de dicho art. 53. tambin debera ser modificado, pues en va-
rias ocasiones se han cometido verdaderas arbitrariedades, dndose el caso de que








ASUNTOS GENERALS


un Mecangrafo ha llegado a ganar una tercera parte ms de sueldo, que el pro-
pio Presidente de la Junta, y sin tener las responsabilidades que ste tena. El
prrafo 79 del art. 53, dir:
"La retribucin de los empleados temporeros, nombrados de acuerdo con lo dispuesto
en este artculo, ser fijada por la Junta que los nombre, no pudiendo exceder como retri-
bucin mensual de $60.00 para el mecangrafo y de $45.00 para los escribientes".
Con esta reform se le ahorran gastos al Tesoro Nacional, ya que no tiene
que pagar horas extraordinarias, y se les hace a la vez un bien a los empleados
temporeros, ya que de esta manera, de antemano, se sabe el imported total aproxi-
mado de los sueldos que hay que pagar y se consignara dicha cantidad en el Pre-
supuesto para cada perodo electoral, y no sucedera, como hasta aqu, que aun
hay muchos empleados de Juntas Electorales que no han podido cobrar el total
de los haberes devengados en pasados perodos electorales.
,Estaremos acertados, o n, en estas imnovaciones? El tiempo dir.
Toca pues, al Congreso regular y tener en cuenta o no las reforms que he-
mos expuesto. Muchos son los legisladores que tienen bien ganada reputacin de
tcnicos en material electoral, y muchos tambin que han sido Jueces y Presi-
dentes de Juntas Municipales Electorales, los que, estamos seguros, por constar-
les de ciencia cierta, no dejarn de comprender las razones que exponemos y pres-
tarle su atencin, a fin de que sean una realidad las ideas aqu expuestas.
Por eso dejamos apuntado que material tan important bien merece ser tra-
tadi, impartirle su aprobacin y llevarla a vas de hecho, por cuanto no se lesio-
nan intereses creados ni se menoseaba jurisdiccin alguna, sino que, por el con-
trario, se facility la labor judicial, as como la electoral, se ocasionan menos gas-
tos al Estado y, en definitive, se resuelven algunos problems de necesaria e im-
prescindible resolucin.
Da. ROBERTO L. Vr'ALS Y SAMPERE,
Juez Municipal de Encrucijada.

LEYES Y DECRETOS

LEY DEL SERVICIO MILITARY DE EMERGENCIA.-Por Acuerdo-Ley
4, de 5 de Enero de 1942, Gaceta 12. 7 Enero. se ha promulgado dicha Ley.
PRODUCTION Y ABASTECIMIENTO.-Por Acuerdo-Ley 5, de 20 de
Enero de 1942, Gaceta 39, 21 Enero, se regular todo lo relative a dichos particu-
lares.
LEY DE TRANSPORTES Y COMUNICACIONES.-Por Acuerdo-Ley 6.
de 22 de Enero de 1942, Gaceta 47. 24 Enero. se regular todo lo relative a dichos
particulares.
LEY ORGANICA DEI, EJERCITO Y DE LA MARINA.-Por Acuerdo-
Ley 7, de '27 de Enero de 1942. Gaceta 61. 31 Enero, we renila todo lo relacionado
con las fuerzas armadas.
IMPUESTOS MUNICIPALES.-Por Acuerdo-Ley 8, de 4 de Febrero de
1942, Gaceta 71, 5 Febrero, se han declarado compatibles con el sistema tributa-
rio del Estado, los impuestos municipales a que se refiere el art. 216 de la Ley
Orgnica de los Municipios.
CULTIVOS DE EMERGENCIA: penalidades.-Acnuerdo-Lev 9, de 4 de
Febrero de 1942, Gaceta 71, 5 Febrero.-Artculo 1.-Esle Acuerdo-Ley se de-
nominar "Acuerdo-Ley sobre Cultivos de Emergencia". v su objeto es asegu-
rar. al pas el adecuado abastecimiento de prodnetos a'ricolas.
-Art. 2.-Se declara obligatorio el cultivo del arroz. maiz. mani. frijoles y
cualquier otro product alimenticio, except cania de azcar, que se determine
por el Ministerio de Agricultura. en los trminos y condiciones prevenidos en el
present Acuerdo-Ley.








ASUNTOS GENERALS


En la determinacin de las siembras, el Ministerio de Agricultura procu-
rar respetar las que usual y regularmente se hayan venido realizando en las
tierras de que se trate.
Art. 3.-Estarn obligados a dicho cultivo:
a) Los ingenios con caas de administracin y los colonos, segn las defi-
niciones contenidas en el Decreto N" 2811, de 23 de Diciembre de 19,38; y
b) Los dueos o arrendatarios de fincas rsticas, de ms de 5 caballeras,
no comprendidos en el apartado anterior.
Art. 4.-En cuanto a los ingenios, la obligacin ser de 50 cordeles de cul-
tivos obligatorios por cada 100,000 arrobas de caa de administracin, segn el
estimado bsico.
Art. 5.-En cuanto a los colonos, la obligacin estar sujeta a la siguiente
escala, con relacin a sus estimados bsicos, a saber:
a) Desde 50,000 hasta 100,000 arrobas de estimado bsico, 25 cordeles cada
colono.
b) Ms de 30 cordeles adicionales por cada 100,000 arrobas en exceso de
100,000 y hasta 500,000.
c) Ms 40 cordeles adicionales por cada 100,000 arrobas en exceso de
500,000 y hasta 1.000,000.
d) Ms 50 cordeles adicionales por cada 100,000 arrobas en exceso de
1.000,000.
Art. 6.-En cuanto a los dems propietarios o arrendatarios de fincas rs-
ticas, la obligacin estar sujeta a la siguiente escala, proporcional a las tierras
laborables de las fincas de que se trate, a saber:
a) De 5 a 10 caballeras de tierras laborables. 120 cordeles de cultivos
obligatorios.
b) De 10 a 50 caballeras. 500 cordeles.
') De 50 a 100 caballeras, 750 cordeles y
d) Ms 750 cordeles adicionales por cada 100 caballeras, en exceso de las
primeras 100.
Los propietarios de fincas, comic renclidos en el apartado d) precedent. no-
drn compensar la obligacin que les viene impuesta en la proporcin de 200,
cordeles de cultivo por cada familiar campesina cne asentaren en lotes no menn-
res de 1 caballera ni mayores de 2, y en los trminos y condiciones que se deter-
minen por el Poder Ejecutivo.
Art. 7.-En los easos del artculo anterior, tratndose de fincas totalmente
arrendadas, la obli'acin ser del arrendatario.
Cuando se trate de fincas parcialmente arrendadas, se considerarn las
reas arrendadas v laI oine no lo estuvieren, como fincas independientes, para los
efectos de este Acuerdo-Ley.
Art. 8.-T,as ,r,,s a one se contraen los arts. 5 v 6 se entendern anuales
v podrn sublividiirs entire siembras de primavera y fro.
Art 9.-Tns obli'ar!os al nmpnlimiento del r'escn+e Acuerdo-Lev. debern
informar al Ministeri, de A rriclntura. dentro de los mess 1de Diciembre v Ene-
ro. con relaciAn a las siembras de primavera. v Aeosto v Sentiembre con rela-
ci6n a las de frin. los clltivns rme se prononTian realiz7r. con exnresiAn cre 1as
Are correspondientei. El Ministerio de A'ricultnrfi. dentro de los 30 crls de
recibido el informed. cleber4 contestar acptanrio el nlan nronnesto. o sealando
las modificacino-)s oce reban introducirse. T a falta de respuesta se estimar
aeentacin del plan.
Tn.miy) n seri oMir atorin cnnlminis-ro nl Mini'stprio r-e \ ovri"nul9a. rdi+io
del trmino one l mismo cpflen. nal.nio" informacin rn CP Colipi;pe -n reln-
ein con ep1 (mrlimipn+i pe Aipn -Tps. o .omo p-c+n n r. bain ii'nmen-
to nplnlnijnor" declaracin one por el nrnrio iiserio sfep-n cq'l;;pe en form
Art 10-Tnos AlcaldePs Mnnicipales remi'+iv'n al Ministerion de A 1 ']i 1n
dlentro de los 90 das. sio-nientes a la promilacin del present Acwerldo-TLev,
rtla'i'n eertificada de todas- las fincas amillaradas en sus respectivos trmines








ASUNTOS GENERALS


municipales, con expresin de su cabida, linderos, nombres y direcciones de los
propietarios; as como los datos que consten de los Registros de Impuesto Terri-
torial, respect de los arrendamientos de las mismas.
Cualquier informacin adicional que de las mismas autoridades se solicite
por el Ministerio de Agricultura, deber ser suministrada dentro del trmino de
10 das.
Art. 11.-Los ganaderos, comprendidos en el art. 6 de este Acuerdo-Ley,
podrn compensar la obligacin que les viene impuesta por el mismo, mediante
la crianza de cerdos. En tal caso se les excusar dicha obligacin en la propor-
cin de 100 cordeles de cultivo, por cada 30 cerdos que mantengan en adecuadas
condiciones de crianza.
Art. 12.-Se declara obligatorio el empleo de harina de maz o de yuca en
la fabricacin del pan, en la cuanta, condiciones y a partir del moment que
determine el Poder Ejecutivo.
Disposiciones Penales. Art. 13. Sern sancionados administrativamente
nor el Ministerio de Agricultura, con multa que no ser menor de $2 ni mavor
de $5 por cordel, quienes dejaren de efectuar las siembras a que viniesen obliga-
dos por este Acuerdo-Ley, o no las mantuvieren en condiciones adecuadas de
cultivo y recoleccin.
Art. 14.-Sern sancionados administrativamente por el propio Ministerio,
con multa de 10 a 500 pesos:
1.-Quienes dejaren de suministrar los informes o declaraciones a que se
contrae el art. 9 de este Acuerdo-Ley, o no se ajustasen a la verdad en los mis-
mos, y
2.-Quienes en cuaIluier otra forma. no prevista especialmente, infringieren
cualquier disposicin del present Acuerdo-Levy.
Art. 15.-Las multas administrativas se harn efectivas por el nrocedimien-
to de apremio ordinario establecido por el Decreto-Lev No 113, de 19.35. sin
perjuicio del recurso de alzada, el que se sustanciar nicamente previo el dep-
sito de la cantidad imnorte de la misma.
Si no se hiciere efectiva la mnulta administrative mediante la va de anre-
mTio. y salvo mne se buhiese constituido el densitn e internnesto el recurso. se
dar cuenta al Juez Correccional para la imposicin dO, una multa correctional
de 31 180 quotas. en niunfn canso menor en sn cnanta. de la multn adminis-
trativa impuesta. En defecto del naro de esa multa corrPccional. sufrir el in-
fractor el anremio personal ome determine el fdito de Defensa Social, a razn
de 1 da nor cada cuota ane deiare de satisfacer.
Art. 16.-En el caso de ingenios y colonos oue no efectuaren las siembras
a one venan obligados, el Ministro de Agricultnra les nodr imnoner. en lnnar
de la sanciAn sealalda en el art. 13. ina disminncin de la cuota del infractonr
para la zafra siguiente. en la pronorcin lde 2.000 arrobas de canla nor cada 95
cordeles dejados de sembrar o tender debidamente, de acuerdo con las prescrin-
ciones de este Acuerdo-Ley.
Art. 17.-Para hacer efectivn la rpsnonsabilidad a mne se contrae el articulo
anterior, el Ministerio de Agricultura inonar un ernedien+ en el onnp sri orln
el interesado. El exnediente ser resuelto nor el Ministerio de Aaricnltura -i
la infraccin se cntraiera a menos de 150 cordelps, v ior el Presidente de la
Repihbliea en otro caso.
Cnntra la resolucin dictada en el primer caso. se dar recurso dce 9l1ad7 nara
ante el Prp-irlente de la Ren5lblioa. el que deber ser resuelto dentro del trmino
de 30 das desnu4s de internuesto.
Art. 18.-Las disminocinnes de cotna, imnestfas dle acnerdol cn los dons py-
tniln precrlonteps. pno dlstinrn a ,enrnnar nrar Ins afres corresnonrintes.
,l mnnn -ra Proteccin al Pequieo Colono". crendo nor In Tev de 2 de Sen-
tiemb1 o de 1937.
l7)i'nnqin t e r sj-tnrin.q -rimrn ie A los obhli' dos 1 pun, mn ,into del
n"sepnte Acuerdo-Ley, s- leS acreditarn lns areas qup. a ln pronulgacin del








ASUNTOS GENERALS


mismo, tengan sembrada, o en process de siembra, de products alimenticios,
excluida la caa de azcar.
Segunda: Para la primavera del ao de 1942, los obligados al cumplimien-
lo de este Acuerdo-Ley, no comprendidos en la disposicin anterior, podran
sembrar libremente arroz, maiz, man u otros products alimenticios, except
caa de azcar, en las reas determinadas en los arts. 5 y 6, informndolo as
al Ministerio de Agricultura antes del da 30 de Junio.
Tercera: El Poder Ejecutivo, en uno o ms Presupuestos Extraordinarios,
con cargo a los impuestos de guerra, pondr a la disposicin del Ministerio de
Agriculture la cantidad de $350,000.00, que ser dedicada por dicho Ministerio
a la adquisicin de semillas, maquinarias y tiles agrcolas de todas classes, insec-
ticidas y fungicidas, as como para cubrir los gastos de orientacin econmica y
otros auxilios que deban ser prestados para el mejor logro de los propsitos de
este Acuerdo-Ley.
Disposiciones Finales.-Primera: Se declaran en suspenso, en tanto rija el
present Acuerdo-Ley, todas las disposiciones legalese que se opongan al cumpli-
miento de lo que en el mismo se dispone.
Segunda: Este Acuerdo-Ley empezar a regir en la misma fecha de su pu-
blicacin en la Gaceta Oficial de la Repblica.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en La Habana. a 4 de Febrero de
1942.-F. Ratista.-Carlos Saladr'iqas, Primer Ministro.-Andrs Rivero Agiie-
ro, Ministro de Agricultura.
SERVICIO DE POLICIA.-Por Acuerdo-Lev 10. de 4 de Febrero de 1942,
Gaceta 77. 7 Febrero, se modifica en parte el Acuerdo-Ley 2.
LEY DE TRANSPORTES Y COMUNICACIONES.-Por Acuerdo-Lev 11.
de 5 de Febrero de 1942. Gaceta 72, 6 Febrero, se modifican los arts. 20 y 31 del
Acuerdo-Ley 6.
LEY DE DEFENSA OIVIL.-Por Acuerdo-Lev 12. de 5 de Febrero de
1942. Gaceta 72. 6 Febrero, se ha promulgado dicha Lev.
LEY DE COOPERATION PARA J,A DEFENSA-Por Anuerdo-Tev 13
de 5 de Febrero de 1912. Gaceta 72. 6 Febrero. se ha nromnllrado dicha TLev.
IMPUESTOS A TOS DERIVADOS DEL PETROLEO. ATTMENTO DE
TASA POSTAL. MIELES, ETC.-Por Acuerdo-Lev 14. de 6 de Febrero de
1942. Gaceta. 75. 7 Febrero. se regul lo relative a dichos particulares y se mo-
difican los arts. 15 v 16 del Acuerdo-Ley 2.
!INPUESTOS DE ITUERRA.-Por Acuerdo-Lev 15. de 6 de Febrero de
1942. Gaceta 75. 7 Febrero. se modific el Acuerdo-Lev 1.
PRESUPUESTO EXTRAORDINARIO PARA LA DEFENSE NACIO-
NAL.-Por Acuerdo-Ley 16, de 6 de Febrero de 1942, Gaceta. 75. 7 Febrero,
se puso en vigor aquel.
RATIFICACION DE ACUERDOS-LEYES-En la Gaceta 87, de 11 de
Febrero de 1942. se ha publicado lo siguiente:
Fulgencio Batista y Zaldvar, Presidente de la Repblica de Cuba.-
Hago saber: Que el Congreso de la Repblica, en las sesiones celebrads por
el Senado y la Cmara de Representantes el da 9 del corriente mes. de acuerdo
con la Convocatoria contenida en el art. TV. de la Leyv xtraordinaria NQ 34. de
19 de Diciembre de 1941. en concordancia con los preceptos comprendidos en les
arts. 281 al 284, del Ttulo 189 de la Constitucin de la Re-pblica, ha ratificado
los signientes Acuerdos-Leves que. en uso de las facultades extraordinarias dele-
gadas nor la propia Lev Ng 34. fueron adoptados por el Consejo de Ministros
y sancionados v pronulgados por esta Presidencia:
Acuerdo-Lev No 1. estableciendo imnuestos de enerra. one anarece nnbli-
cado en la Gaceta Oficial de la Repblica. Edicin Extraordinaria del 31 de
Diciembre de 1941.
Acuerdo-Ley N 2. organizando el Cuerpo de la Polica Nacional, pnblicarlo
en la Gaceta Oficial de la Repblica. primera edicin, fecha 3 de Enero de 1942.








ASUNTOS GENERALS


Acuerdo-Ley N. 3, denominado "Ley de Seguridad y de Orden Pblico",
publicado en la Gaceta Oficial del da 7 de Enero, segunda edicin.
Acuerdo-Ley Np 4, denominado "Ley del Servicio Militar de Emergencia",
promulgado en la Gaceta Oficial del da 7 de Enero, segunda edicin.
Acuerdo-Ley No 5, denominado "Sobre Produccin y Abastecimiento", pu-
blicado en la Gacela Oficial del 21 de Enero ppdo., primera edicin.
Acuerdo-Ley N' 6, denominado "Ley de Transportes y Comunicaciones",
publicado en la Gaceta Oficial del da 24 de Enero ltimo, segunda edicin.
Acuerdo-Ley N- 7. denominado "Ley Orgnica del Ejrcito y (de la Mari-
na de Guerra", que aparece publicado en la Gaceta Oficial de la Repblica, Edi-
cin Extraordinaria del da 31 de Enero ltimo.
Acuerdo-Ley Nv' 8, declarando compatibles con el sistema tributario del Es-
tado, nicamente los impuestos municipales a que se refiere el art. 216 de la Ley
Orgnica de los Municipios, publicado en la Gaceta Oficial, Edicin Extraordi-
naria del da 5 de Febrero en curso.
Acuerdo-Ley No 9, denominado "Sobre Cultivos de Emergencia", promul-
gado en la Gaceta. Official, Edicin Extraordinaria del da 5 del mes en curso.
Acuerdo-Ley N.' 10, modificando various artculos (de los Acuerdos-Ley:s
Nos. 2 y 7, y adicionando dos artculos al Acuerdo-Ley N-' 2. Fu publicado en
la Gaceta Oficial del da 7 del actual, edicin extraordinaria.
Acuerdo-Ley N,? 11, modificando dos artculos del Acuerdo-Ley No 6. Pu-
blicado en la Gaceta Oficial, primera edicin del da 6 de los corrientes.
Acuerdo-Ley No 12, denominado "Ley (le Defensa Civil", que fu publica-
do en la Gaceta Oficial, primera edicin del da 6 de Febrero.
Acuerdo-Ley No 13, denominado "Ley de Cooperacin para la Defensa".
publicado en la Gaceta Oficial, fecha 6 del mes en curso.
Acuerdo-Ley NI 14. estableciendo impuestos a los derivados del petrleo.
aumentando la tasa postal, gravando las miles finales o agotadas, y modificando
los arts. 15 y 16 del Acuerdo-Ley N9 2. Se public en la Gaceta Oficial del 7
del actual, primera edicin.
Acuerdo-Lev No 15. adicionando un artculo al Acuerdo-Ley NQ 1, modi--
ficando la Seccin Segunda y derogando la Primera Disposicin General del mis-
mo. oue se nublic en la Gaceta Oficial. fecha 7 de Febrero: v
Acuerdo-Lev NTo 16, denominado "Presupuesto Extraordinario para la De-
fensa Nacional". que se public en la Gaceta Oficial, tambin d^l da 7 de Fe-
brero.
To nle se public para general conocimiento.
La Habana. 10 de Febrero de 1942.-F. Ratista
--------)o(
LIBROS Y REVISTAS

EL JITEZ, POR RUrDOFD STAMMBERI,.-IHabana, 1941.-El libro de dicho cono-
cido pensador, ha sido traducido directamente del alemina por el Dr. Emilio F.
Cams. Prof'sor titular de Derecho Romano y de Filosof', del Derecho de lmc -
tra Universidad, que tambin ha puesto al libro un prlogo subre el peisai-niento
filosfico jurdico de Stammler.
CURSILLO DE DERECITO CONSTITUTIONN. AMERICANO COMPA RAPO. POR EL DOCTOR
GORDON IRELAND.-Ciudad Trujillo. Repblica Dominicana. 1941.-El Dr. Tre-
land, Profesor de Derecho de la Portia Law School de Boston, Mass.. Estados
Unidos de Am\rica. enviado por el Gobierno de su pas. a la Repblica Domini-
cana, en virtud de la Convenein para el fomento de las relaciones culturales en
Amrica, dict el expresado cursillo en la Universidad de Santo Domingo.
CMO EVITAR FL FR\UDE EN LOS COMICIOS?. POR eTr DR. TORE A. COWLEY Y
F.ERNNDEZ SAAVEDRA.-Habana. 1942.-El Magistrado de la Audiencia de Pinar
del Ro Dr. Cowley. que ha interado aquella JTunta Provincial Electoral. en
dicho folleto hace una exposicin de algunas de las mnedidas oue deben adoptarse
para obtener la pureza del sufragio.








ASUN'POS GENERALS


EL REGISTRO DEL ESTADO CIVIL Y LA CONSTITUCIN DE 1940, POR EL DR. FE-
LIPE L. LU,1ACES Y SEBRANGO.-Habana, 1942.-El Juez Municipal del Oeste de
esta capital acaba de publicar este libro en el que se examinan las transforma-
ciones que la Constitucin de 1941 ha introducido en nuestro derecho de familiar
y que a su juicio imponen "de modo forzoso la renovacin integral de las dis-
posiciones rectoras de la institucin para que pueda marchar acorde con nuestra
ley fundamental"; y a ese logro contribute con el aporte de su libro, product
de su experiencia de 15 aos, 10 de ellos como Juez Municipal, Encargado del
Registro Civil.
MODIFICACIONES AL CDIGO DE DEFENSE SOCIAL, POR EL DR. JuAN F. MEJIAS Y
VALDIVIESO.-Sancti Spritus, 1942.-El Juez Municipal de dicha villa ha publi-
cado este folleto en el que sugiere modificaciones a dicho 06digo, en cuanto al
delito de usurpacin de capacidad legal, el delito imperfect, el delito continua-
do, la 31 disposicin suplementaria del Cdigo, el estado peligroso y el delito de
amenazas.
EL ART. 100 DE LA CONSTITUCIN CUBANA DE 1940, roR FL DR. ToI;s GALDS
Y BETANOOTTRT.-Habana, 1942.-El Dr. Galds. Abogado. Notario y Represen-
tante a la Cmara acaba de publicar este folleto en el que examine el precepto
por si, o sea su texto, sus referencias y concordancias. sntesis de su formacin
por la Constituyente, con notas de su cosecha al precepto.
LA PRIMERA CONFERENCIA DE LA FEDERACIN INTER-AMERICANA DE ABOGADOS,
POR EL DR. ENRTCTIJE DOLz.-Habana. 1942.-Contiene este folleto un examen de
los resultados alcanzados can la celebracin de la citada conferencia.
DERECHO vs DINEiO. POR Jos A. GMIEZ DEL SoL.-Habana. 1942.-El Re-
presentante a la Cmara por Oriente ha pesto en circulacin este folleto, con
el subttulo "Historial y process jirdico del Sevilla".
REVISTAS EXTRANJERAS.-Hemos recibido: La Justicia. M'xico. D. F.. Fnero:
Revista de Derecho y Administracin. Buenos Aires. Renblica Arsentina. Di-
ciembre: Los Tribunals, Mxico. D. F., Enero; y Foro THonduri-o. Te.ncigalpa,
Honduras, Octubre.
OTRAS REVMITAS.-Hemos recibido: La Juris'rmdencia al Da. Enero; Revista
del (n7Tcqio dc Aboqadors, Octubre-Diciembre: Informaci e 'iNal. Marza- Rn-
ro,. Febrero: Polica Secreta national. Febrero- F Salor,. Febrero: Rolav n ar-
c"la, Febrero: Revista de la Asocianci47 de Viaiantfes dpe Comerco. Enero: Ravud
y RSawidrad. Noviembre v Salnud Pbi7cn. Febrero, todas de la Habana.
-_ -) o (-----
MISCELANEA

MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el nmero anterior,
ha .habido el siguiente:
Ascensos.-Ha sido ascendido al cargo de Juez de Primera Instancia e
Instruccin de Mayar, el Dr. Julin B. Prez y Glvez, Juez Municipal (le La
Salud desde 1919. Ha rehnsado el ascenso por cuarta vez.
-Para cubrir el cargo de referencia ha sido nombrado el Dr. Juan M. Neda
y Moreno, Juez Municipal de Madruga. Ocupa en el escalafn de los de su cate-
gora el nmero 2. Ingres en la carrera el 10 de Enero de 1927 como Juez
Municipal de San Diero del Valle. habindolo sido despus de Cruces y de Ma-
druga desde 7 de Junio de 1935. Ha rehusado dos veces el ascenso.
Juez Municipal.-Ha sido ncrnbrado el Dr. Tbrahlbi Arias y Casal, de
Jobabo.
Fiscal de Partido.-Ha sido nombrado el Dr. Tors Loredo y Marcos. para
San Juan y Martnez.
Pemnutas.-TTa silo aprobada la concertada entire los Dres. Pedro R. (arb6
v Rigoberto Valds y Cmuz, Jueces Municipales Suplentes de Trinidad y Zu-
lueta respectivamente.
-Tambin se aprob la concertada entire los Dres. Nicols Mndez y Mo-








60 ASUNTOS GENERALS

reno y Pedro Hernndez y Lovio, Jueces Municipales de Campechuela y Que-
mado de Gines, respectivamente.
Comisiones.-Se ha dispuesto que el Dr. Carlos Calonge y Daz, Abogado
de Oficio de la Audiencia de Las Villas, preste servicios en la de la Habana,
sin derecho a dietas.
-Tambin que el Dr. Romn de la Campa y Casanova, Abogado de Oficio
de la Audiencia de Pinar del Ro, preste servicios en la de la Habana, sin de-
recho a dietas.
Jubilaciones.-Ha sido jubilado forzosatrente el Sr. Quintn Chinea, Mozo
de limpieza de la Audiencia de Las Villas, con un retiro annual de $364.50.
-Tambin lo fu el Sr. Alberto Gonzlez y Veranes, Fscribiente de la Fis-
cala de la Audiencia de Oriente, con un retiro annual de $209.95.
Radicacin de causes criminales,-Durante el afo 1941, los Juzgados de
Instruccin de la Repblica, alcanzaron la siguiente radicacin:


1.-Cienfuegos (2) . . .
2.-Norte de S. de Cuba (2).
3.-Guantnamo (2) . .
4.-Seccin 19 (1). . . .
5.-Sancti Spritus (2) . .
6.-Camagey (2) . . .
7.-Marianao (2) . . .
8.-Sur de S. de Cuba (2). .
9.-Remedios (2). . . .
10.-Santa Clara (2) . . .
11.-Palma Soriano (3) . .
12.-Holgun (2) . . . .
13.-Seccin 6, (1) . . .
14.-Seccin 24 (1) . . .
15.-Sagua la Grande (2) .
16.-Seccin 5" (1) . . ..
17.-Matanzas (2) . . .
18.-Bayamo (3) . . . .
19.-Manzanillo (3) . . .
20.-Crdenas (21. . . .
21.-Seccin 34 (1) . . .
22.-Seccin 14 (1) . . ..
23.-V. de las Tunas (3). .
24.-Coln (2) . . . .
25.-Sonqo (3) . . . ..
?6.-Mavar (3). . . .
27.- Trinidad (3). . . .
28.-Morn (2). . . . .
29 -Giiines (2) . . . .
q0.-Ciecno de Avila (3). .
31.-Banes (3) . . . .
32.-Gnirnabacoa (9) . . .


1,952
1,735
1,478
1,426
1,384
1,375
1,290
1,287
1,255
1,230
1,225
1,131
1,123
1,070
970
919
918
915
'783
759
753
743
694
636
609
603
601
570
564
506
491
480


33.-Puerto Padre (3) . 442
34.-San Cristbal (3) ... 426
35.-Florida (3). . . ... 425
36.-Baracoa (3). . . ... 385
37.-Consolacin del Sur (3). 371
38.-Pinar del Ro (2). . 360
39.-San Jos de las Lajas (2) 331
40.-Guanajav (2) . .. 307
41.-Regla (2). . . ... 305
42.-Alacranes (2) . .. 277
43.-Bejucal (3) . . .. 257
44.-Pedro Betancourt (2). 254
45.-San Antonio Baos (2). 245
46.-Gibara (3) . . .. 245
47.-San Juan y Martnez (3) 226
48.-Santa Cruz del Sur (3). 198
49.-Artemisa (3) . . . 192
50.-Jarneo (3) . . . 163
51.-Nuevitas (3). . . ... 143
52.-Guane (3) . . .. 122
53.--Isla de Pinos (2). . 87

Total. . 36,528


1.-Audiencia Oriente . .
2.- .. Habana . .
3.- .. Las Villas..
4.- .. Camagiiey..
5.- .. Matanzas .
6.- .. Pinar del Ro


12.023
9.948
6.492
3.217
2.844
2,004


Totales. 36.528


De las 9,948 causes radicadas en la Audiencia de la Habana. correspondie-
ron 1,785 a la Sala 1P; 1,965 a la Sala 24; 1,834 a la Sala 31: 2,043 a la Sala 4*;
y 2.321 a la Sala 54.
En 1940 se radicaron en todos los Juzgados 34.209 causes; o sea 2.319 can-
sas menos que en 1941.
Sentencias.-En el ao 1941 las Audiencias de la Repblica dictaron las
siguientes sentencias:








ASUNTOS GENERALS


1.-Habana . .. . .... Criminales: 1,401; Civiles: 1,699.-Total: 3,100
2.-Oriente. . . . ... ,, 2,002; ,, 188.- ,, 2,190
3.-Las Villas . . . .,, 1,14t; ,, 11.- ,, 1,258
4.-Camagey . . .... ,, ;4 ,, 93.- ,, b'7
5.-Matanzas. . . . ... ,, 383; ,, 63.- ,, 446
6.-Pinar del Ro. . . ... ,, 323; ,, 44.- ,, 367

Totales. . 5,8'31; 2,197 8,028
De las 1,699 sentencias civiles dictadas por la Audiencia de la Habana, co-
rrespondieron 441 a la Sala 1' y 1,28 a la bala 2".
De las 1,401 sentencias criminals dictadas por la propia Audiencia, corres-
pondieron 207 a la Sala 1"'; 251 a la Sala 2"; 211 a la bala 3"; 298 a la bala 4";
y 428 a la Sala 51.
Causas, expedientes, etc.-Le ha sido aplicada la amnista de 2 de Marzo
de 1941 al ex-Juez Severino Estrada, en causa por prevaricacin.
-El Juez Municipal de Y aguajay y el Suplente han sido corregidos con
multa por causa de haber consentido que cieras cantidades estuvieran en poder
del becretario que a lo que parece dispuso de ellas.
Varias noticias.-El Dr. Alberto de la Torre y Rodrguez, Juez Municipal
2Q Suplente de Santo Domingo, ha anunciado a la Sala de Gooierno su prop-
sito de establecer recurso de inconstitucionalidad contra acuerdo de la Sala
de Gobierno por el que declar que los Jueces Municipales 2> Suplentes de Juz-
gados de 34 clase han cesado.
-Los Jueces Municipales Segundos Suplentes de Las Villas, se reunieron
en la ciudad de Santa Clara, tomando los siguientes acuerdos:
Primero: Adherirse al recurso de inconstitucionalidad interpuesto ante el
Tribunal Supremo de Justicia, por el Juez Municipal Segundo Suplente de
Santo Domingo, Dr. Alberto de la Torre y Martnez, contra el acuerdo de dicho
Tribunal que deneg el carcter de funcionarios judiciales que tenan al pro-
,mulgarse la Constitucin de 1940.
Segundo: Gestionar del Congreso que sea aprobada la ley propuesta por
la Comisin de Justicia y Cdigos del Senado por iniciativa del seor Manuel
Capestany, reconocindoles el carcter de funcionarios judiciales, y
Tercero: Dejar constituido un comit integrado por los Dres. Ignacio San-
tiso Pumarada, Carlos Luis Garca Rodrguez y Alberto de la Torre y Mart-
nez, para que labor y est al tanto de esos derechos por ellos reclamados.
-El Ministro de Salubridad se ha dirigido al de Justicia interesando se
gestione de various Jueces Correccionales la debida cooperacin para que re-
mitan con puntualidad los parties mensuales de acuerdo con lo dispuesto en el
art. 329 de las Ordenanzas Sanitarias, ya que esta irregularidad impide la con-
feccin de las estadsticas demogrficas.
-El opositor aprobado Dr. Emilio J. Montalvo y Vivas ha anunciado a la
Sala de Gobierno Especial su intencin de recurrir en inconstitucionalidad los
acuerdos por los cuales fueron nombrados los ex-funcionarios judiciales docto-
res Martn Gutirrez y Lorenzo Negret, Jueces Suplentes de Antilla y Bara-
coa, con aplicacin de la Ley No 10 de 1940.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-Duran-
te el mes de Enero tuvo los siguientes Ingresos: saldo anterior, $25,052.41;
multas correccionales, $10,209.43; ingresos Registro Civil, $11,813.08; descuen-
tos, $5,481.05; fianzas decomisadas, $2,023.24; multas a testigos y peritos,
$122.51; licencias, $11: correcciones disciplinarias, $10; decomisos, $1.38; al-
quileres, $0.84; sobrantes, $0.28; liquidaciones Ordenes de Adelanto, $497.18
-Total, $55,222.40.
Y tuvo estos egresos: por jubilaciones y pensions, $32,444.42; personal,
$204; material, $37.25: devoluciones, $167.83: liquidaciones rdenes de ad"-








ASUNTOS GENERALS


-La Comisin abon a los jubilados y pensionistas en Febrero el 73 por
100 de sus acreencias.
COMPRAMOS COLECCIONES.-Del ao 1925, del 'RLPERTORIO JUDICIAL,
a $8, y del ao 1928, a $10. Por telfono FU-1433, o en Calle 28 N' 52, entire
5k y 71' Avenidas, Miramar, pueden proponerse.
FALLECIMIENTO.-Ha fallecido el Dr. Ortelio Foyo y Ca avia, Abogado
de esta capital.
NOTICIAS VARIAS.-Por primera vez en Cuba se celebrar un Congreso
Provincial de Abogados, a iniciativa de la Junta de Gobierno del Colegio de
Abogados de Santa Clara, precisamente en esa ciudad, habindose fijado para
el mismo los das 4 y 5 de Abril venidero. Responde ese Congreso a la necesi-
dad de establecer mis estrecha unin entire los profesionales de las Leyes y
para recabar conjuntamente de los Poderes pblicos la legislacin que ampare
y estimule a la clase.
He aqu la orden del da del Congreso: 1. Pacto de Honor sobre el Sello
de Bastanteo. II. Ley de Colegiacin Obligatoria. 111. Ley Dorta-Duque.
IV. Federacin Provincial de Abogados de Las Villas. V. Asuntos generals.
Asistirn al Congreso tres classes de Delegados: Correspondientes, de Ho-
nor y Fraternales, teniendo estos ltimos solamente voz en las asambleas. Por
cada 10 abogados residents en cada trmino municipal, sern elegidos 3 Dele-
gados; donde no llegaren a 10, 2, y donde no llegaren a 5, uno.
El "Compromiso de Hoilor" de que trata el primer tema de la orden del
da se refiere al Sello de Bastanteo, de valor de $1, que los abogados de la
provincia hlian (de coamprometerse a que sea fijado en todo poder y a inutili-
zarlo con su firma.
El proyecto de ley Dorta Duque tiene por finalidad atribuir a los abogados
funciones que deben ser desempetadas por ellos y establecer la jubilacin y el
seguro para los mismos, dividido en 3 captulos. El primero resea los cargos,
tales como Secretarios y Oficiales de Juzgados de Primera Instancia, Instruc-
cin, Correccionales y Municipales de 1'- clase; Oficiales del Tribunal Supremo
y de la Audiencia; Administradores de Zonas Fiscales y de Aduanas; Directo-
res de los distintos departamentos oficiales, exceptundose las direcciones en
que se requieran condiciones tcnicas de otra naturaleza; Jefes de las seccio-
nes de los departamentos oficiales; Secretarios de los Gobiernos provinciales,
Secretarios de la Administracin Municipal; Registradores substitutes de cua-
lesquiera de los Registros existentes o de los que se creen en el fiuuro; Secre-
tarios de los organismios oficiales, comisarios en las quiebras, administradores
judiciales de abintestatos y testamentara, cuyo caudal inventariado exceda de
$25.000. Adems enumera las actividades innatas a la profesin de abogado
que no deben ser desempeadas sino por stos, prohibiendo el uso de las pala-
bras "Bufete", "Oficina legal", "Consultora jurdica o legal" u otras que
se refieran al ejercicio de esa carrera, por personas que no estn autorizadas
para ello con su diploma universitario y su colegiacin, fijndose que ningn
funcionario del Estado o de la Provincia que desempee su cargo en razn al
ttulo podr tener un sueldo menor de $100 mensuales. Luego determine las
condiciones que deben reunir las consultoras legales. En cuanto a la jubila-
cin y el seguro professional, fija las normas por que han de regirse esos bene-
ficios tan necesarios y tan legtimos.
-La "Asociacin de Auxiliares de la Administracin de Justicia", el jue-
ves 12 del actual mes coloc la primera piedra de lo que ser el "Hogar Judi-
cial", en las calls de Fomento y Sexta ampliacin de Palatino.
-Ha visitado al Secretario de Hacienda una comisin de Jueces Municipa-
les Suplentes y le entregaron un memorandum contentivo de sus aspiraciones.
Son stas que se incluya en los presupuestos pasados, prorrogados por el primer
trimestre del ao en curso, la parte correspondiente a la suma de $100,000 que
figuraba en los anteriores, para que bajo el epgrafe de "Atenciones del Poder
Judicial", pueda liquidarse los haberes atrasados de dichos Jueces Suplentes.








ASUNTOS GENERALS


que en muchos casos corresponde al aio fiscal de 1929 a 19,30, con lo que se
cumple el inciso C del art. 3 de la Ley N"' 25 de 15 de Mayo de 1941, suma que,
-adujeron los solicitantes- por causa inexplicable, no se incluy en dichos pre-
supuestos prorrogados. El Dr. Vidal prometi a los visitantes estudiar el caso.
-El Juez de Primera Instancia del Oeste, resolviendo apelacin en juicio
verbal en el que se reclamnaba de los demandados la devolucin (le detenniinada
suma pagada en exceso como alquiler y en el que los demandados opusieron la
excepcin de incompetencia de jurisdiccin, ha declarado lo siguiente:
"Considerando: Que alegada la excepcin de incompetencia de jurisdiccin
debe ser resuelta preferentemente sin que pueda estimarse lo que alegan los de-
mandados de que el art. 6 de la Ley de Alquileres al determinar que correspon-
der a los Jueces Municipales del lugar en que se halle situada la finca el cono-
cimiento que en primera instancia de los juicios que versaren sobre los derechos
declarados en dicha ley, sin que pueda invocarse otra regla de competencia se
contraiga exclusivamente a la competencia entire Jueces Municipales, pero sin
alterar las reglas de jurisdiccin contenidas en los arts. 134 y 141 de la Ley
Orgnica del Poder Judicial, fundadas en la cuanta litigiosa, pues los arts. 17
y siguientes de la referida Ley de Alquileres continan regulando el procedimien-
to a seguir en forma de juicio verbal para resolver todas las cuestiones que se
promuevan en relacin con los derechos en la misma declarados, terminando el
art. 20 de la citada ley por disponer que las sentencias dictadas en dichos proce-
dimientos sern apelables ante el Juez de Primera Instancia; de lo que se deduce
que la intencin del legislator fu dar jurisdiccin exclusive a los Jueces Mu-
nicipales para conocer (le esta material, y en tal sentido han de entenderse dero-
gados, de acuerdo con el art. 33 de la misma Ley., los indicados preceptos de la
Ley Orgnica del Poder Judicial.
Considerando: que aunque el art. 1,227 del Cdigo Civil determine que la
fecha de un contrato privado no se contar respect de terceros sino desde el
da en que hubiere sido incorporado o inscripto en un registro pblico, desde la
muerte de cualquiera de los que lo firmaron o desde el da en que se entregase a
un funcionario pblico por razn de su oficio dicho precepto, slo es aplicable
en toda su extension cuando con el document cuya fecha se pone en duda se
intent vulnerar un derecho civil del tercero, pero no se le puede dar al mismo
cuando se trata de probar un hecho bsico de un derecho no de carcter social,
como es la Ley de Alquileres, ya que en este caso se mira al inters general de
la sociedad y pueden traerse otras pruebas de los hechos fundamentals, siendo
el referido artculo del Cdigo Civil de estricta aplicacin cuando el document
se esgrime contra un derecho privado del que lo impugna, y tiene que ser as,
porque, por ejemplo, cuando un acreedor va a obtener el reconocimiento de un
crdito, le es exigible al mismo la previsin de la posibilidad de tener que invo-
car la fecha del document en el future en una quiebra o tercera, por lo que
prudentemente debe hacerlo constar en escritura pblica, pero cuando s.' trata de
un contrato que de buena fe no era presumible dentro de la legislacin civil vi-
gente, cuando se hizo que el mismo tuviera que invocarse en el future contra ter-
ceros, no era exigible la previsin de que se hiciera de aquella manera indiscu-
tible su fecha, previniendo una legislacin de carcter social y extraordinaria en
la que esa fecha pudiera determinar derechos en pro o en contra del otorgante."
LEY DE ALQUILERES.-El Juez de Primera Instancia de Guantnamo,
por sentencia de 11 de Febrero de 1942, ha declarado lo siguiente:
Considerando: que el segundo prrafo del art. 12 de la Ley de Alquileres.
dispone que en los casos a que en el mismo se alude no podr negrsele al arren-
dador el derecho de dar por terminado el arrendamiento si consigna en el Juz-
gado a favor del arrendatario el imported de la indemnizacin; y tal disposicin.
concebida con expresi, tan absolute, hay que interpretarla, como antes lo ha
hecho este Juzgado, en el sentido de que no es requisito necesario que se demues-








ASUNTOS GENERALS


tre y pruebe la necesidad real y material, por parte del arrendador, de ocupar el
local para vivienda suya o de sus ascendientes o descendientes o para establecer
su propia industrial ejercida por ellos mismos, pues tal necesidad es un concept
relative de apreciacin subjetiva cuya fijacin a prior sera muy difcil de esta-
blecer jurisprudencialmente y que asimismo sera muy difcil dejar plenamente
demostrada en la prctica, por lo que al legislator bast exigir el cumplimiento
del requisito formal de que se participate la pretensin al arrendatario con cua-
tro meses de tiempo de antelacin, en caso de tratarse de establecimiento mer-
cantil, como ocurre en el present caso, y de concederse al inquilino el derecho a
ser indemnizado por el arrendador, estimando seguramente que tal prevencin
y tal sancin econmica bastaran a cubrir los perjuicios que pudiera sufrir el
arrendatario y a castigar las posibles alegaciones mentirosas que con fraude de
la ley pudieran establecer los arrendadores.
Considerando: que la palabra "participar" no tiene fijado su significado
o acepcin tcnico-jurdico en disposicin legal alguna, por lo que ha de inter-
pretarse en un sentido gramatical y vulgar de "hacer saber" alguna cosa; y que
para hacer saber al demandado el propsito del demandante, de obtener el desa-
lojo de la finca de su propiedad que aqul ocupa, as como los motivos que a ello
le impulsaron, es perfectamente eficaz el requerimiento hecho al demandado
en 10 de Junio de 1941 por el Notario, segn aparece del acta que al nmero 50
fu otorgada y que obra en los autos principles, pues la lectura de la segunda
de las clusulas de la exposicin en ella contenida revela claramente el prop-
sito del demandante, as como el motivo que lo impulsaba a dar por terminado
el arrendamiento.-Miguel Agramonte y Alvarez.
COMPETENCIA.-Cortar las lneas del telgrafo nacional.- l Tribunal
Supremo, por auto 195, de 3 de Agosto de 1910, resolvi lo siguiente:
Considerando: que este Tribunal reiterala:ente ha declarado que las
Leyes y Decretos-Leyes que garantizaron y conil'irieron jurisdiccin a los Tri-
bunales de Urgencia para conocer de delteriinilos delitos especificados en las
mismas no han sido derogadas por las disposiciones del C('ddigo de Defensl
Social ni expresamente esin incluidos entire las que comprende la 4:' de la;
disposiciones suplementarias, letra A., por lo que (dichas leyes .han de conti-
nuar observndose en cuanto al procedimiento que regulan.
Considerando: que igualmente ha declarado dicho Tribuinal que en los
casos en que los preceptos de carcter sustantivo que el derogndo ('digo Pe-
nal contena, hayan sido incluidos en el Libro 2,' del Cdigo de Dl)'enisa Social,
hay que tener en cuenta las normas de este nuevo ordcnaiientlo, no slo para
aplicarlas a los responsables, sino para que conozcan de sus inferacciones, los
Jueces a quienes atribuya competencia para ello, de acuerdo con la 34 de sus
disposiciones suplenientarias.
Considerando: que tratndose en el caso de autos, segn aparece de lo
actuado hasta ahora, de un delito de desorden pblico definido y sancionado
en el art. 248 del Cdigo de Defensa Social cuyos caracteres de tipicidad son
los mismos del que reprina el art. 271 del Cdigo Penal, y correspondindole
una sancin de privacin de libertad de 1 a 4 aos y multa de 100 a 250 cuotas,
que lo coloca fuera de la competencia de los Juzgados Correccionales, nico
caso en que un delito de los atribuidos al conocimiento de los Tribunales de
Urgencia pudiera ser sustrado de esta jurisdiccin especial, a virtud de la
regla general conlenida en la 3, de las suplementarias citadas, es indudable
que a este ltimo Tribunal corresponde conocer de dicho delito, en obediencia
a lo dispuesto en el art. '32 del Decreto-Ley 292 de 15 de Junio, de 1934 y 696
de 28 de Marzo de 1936, y por consiguiente a la Sala de Justicia de la Audien-
cia de Matanzas en funciones de Urgencia.--Sres. Perera, Torre, Domingo, Can-
tero, Piedra, Br y Chaves.










I2EPEITOkIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
IN SCRIPT COIO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS ~e LA HABANA

Suscripcin annual, $ 8.00 Nmero suelto... $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00

AO XVIII. HABANA, ABRIL DE 1942 NUM. 4



LA LEY DE AMNISTIA DE 21 DE MARZO DE 1941
Y SU PUGNA CON LA CONSTITUTION

En la Gaceta O] icial correspondiente al da 25 de Marzo de 1941 se public
la Ley NQ 21, por la cual se concede amnista a los delitos de carcter doloso o
culposo que se hubieren cometido antes de reunirse la Convencin Constituyente
de 1940, por funcionarios y empleados pblicos con ocasin del ejercicio de sus
funciones, siempre que no fueren reincidentes y no se hubiere aprovechado para
perjudicar a una entidad privada; concedindose asimismo amnista total para
todos los delitos cometidos por Veteranos de la Independencia mayores de 60
aos y a sus co-reos, estn o n condenados por sentencia firme.
En la interpretacin de esta Ley tenemos que estudiar qu delitos compren-
de y a qu personas se les ha de aplicar; y, en cuanto a stas es necesario deter-
minar el concept de veteran, as como el de funcionario, a fin de conocer a
quienes beneficia.
La determinacin del concept de veteran, que a primera vista parece no
tener dificultades, no deja de tenerlas en la prctica si se tiene en cuenta que el
concept de veteran consignado en el diccionario determine que veteran es el
military expert. De modo que si aplicamos ese criterio, slo podemos compren-
der a los que sirvieron con las armas en las guerras de nuestra Indepeudencia;
ahora bien, ahondando en el studio del vocablo military, vemos que tambin se
refiere, no ya como adjetiva, sino como verbo: a servir en la guerra. De donde
podemos deducir que veteran es todo aqul que sirvi en nuestras guerras liber-
tadoras, concept que est de acuerdo con el que mantiene nuestro Legislador
en la Ley de Pensiones a Veteranos, en cuyo art. 29 determine que son miembros
del Ejrcito Libertador y su Cuerpo Auxiliar: a) los que sirvieron con las armas
en las diversas guerras para conquistar la Independencia; b) los que sirvieron
auxiliando al Ejrcito Libertador dentro o fuera del Territorio de la Repblica,
desempeando las funciones administrativas que determine dicho artculo; y
e) los que sin estar comprendidos entire los anteriores, fueron ejecutados, con-
finados, recluidos o deportados por el Gobierno de Espaa por laborar a favor de
la Independencia.
Determinado ya el concept de veteran a los efectos de la ley que comen-
tamos, el resto, en cuanto a stos, no tiene dificultad, ya que comprende todos
los delitos cometidos por ellos, ya sean dolosos o culposos, pues a estos efectos
no hace falta la distincin que se hace on cuanto a los funcionarios y emplea-
dos, con respect a los cuales el Legislador ha querido hacer resaltar que
amnista los delitos dolosos: sin one exija otro renuisito one el de ser mayores de
60 aos de edad. Fdad que han de haber cumplido al moment de publicarse la
amnista y no al realizar el delito, ya que al no determinarse la oportunidad en








ASUNTOS GENERALS


que ha de integrarse esa circunstancia, debemos hacer una interpretacin favo-
rable al reo; interpretacin que es lgica, ya que si el Legislador hubiera que-
rido que dicha edad quedara referida al moment de la ejecucin del hecho san-
cionable la hubiera mencionado como circunstancia modificativa de la responsa-
bilidad criminal que tuviera que concurrir en el delito.
En cuanto a los funcionarios tenemos que acudir al Derecho Administrativo
para determinar su verdadero concept, y, al propio tiempo, la extension que a
dicho vocablo hay que darle. Y a esos efectos vemos que dos acepciones tiene:
una amplia y restringida la otra.
Estudiando las opinions de los distintos autores que se dedican a esta
rama del Derecho, tales como: Batbie, Meucci, Cuesta Marn, G. Jeze, L. Duguit,
Bonnard, Berthelemy, Santi Romano, Y. Ora y otros, veimos que no estn de
acuerdo entire s, dando como caractersticas del funcionario las siguientes: a) la
prestacin de la actividad en un servicio pblico; b) el carcter permanent del
cargo; e) el carcter permanent del funcionario; d) el nombramiento por auto-
ridad pblica; e) el ingreso voluntario en el servicio; f) el sueldo; g) la rela-
cin de vasallaje; h) el objeto indeterminado del servicio; i) el deber de fideli-
dad; j) el origen legislative del cargo. (1)
Ahora bien, no todas esta caractersticas han sido acogidas o aceptadas
por nuestro Derecho Positivo, que slo acoge las siguientes: a) el ingreso por
disposicin inmediata de la Ley, eleccin popular o nombramiento; b) la parti-
cipacin en el ejercicio de funciones pblicas o prestacin de actividad en servi-
cios pblico; c) carcter permanent del cargo; d) percepcin de sueldo o haber
con cargo a una caja pblica; e) periodicidad o normalidad de la institucin del
funcionario o empleado en el cargo. (2)
De acuerdo con esas caractersticas el professor Julin M. Ruiz Gmez, en
su obra citada, da el siguiente concept geni'rico de funcionario o empleado, que
para el Diccionario son sinnimos: "toda persona fsica designada con carcter
stable que presta su actividad en un cargo permanent de un servicio pblico
realizado por la Administracin Pblica."
Como hemos visto, funcionario, en concept amplio, abarca aqullos que reali-
lizan el acto administrative, pudiendo clasificarse por la naturaleza de su inter-
vencin en dicho acto en: empleados, autoridades y aglntes. Empleados son los
que tienen por misin preparar la orden o acto administrative; autoridades los
encargados de dar la orden, de producer el acto administrative; y agents los
encargados de ejecutar las rdenes dictadas por las autoridades y preparadas
por los empleados. (3).
Con lo dicho ha quedado bien determinado el concept amplio del funciona-
rio. Ahora veamos cul es el que ha querido darle el Legislador de la Ley de
Amnista que anotamos, si ste o el ms restringido de nuestra Ley del Servicio
Civil, que lo refiere a una categora especial del personal de los servicios p-
blicos.
No dudamos en afirmar (que la ley que comentamos usa el vocablo en su
sentido amplio, que es el que le da nuestro Cdigo de Defensa Social al utilizarlo
como ttulo del octavo do su Libro 2', comprendiendo bajo el mismo delitos come-
tidos tanto por funcionarios como por empleados; ya que no hay razones lgicas
ni morales para entender que hayan querido amnistiarse, otorgndole perdn
absolute, a aqullos que en la Administracin ocupan cargos de mayor respon-
sabilidad, en los cuales el Estado ha depositado su confianza, dejndose fuera
de esos beneficios a aquellos otros que, por no haberla recibido, no lian abusado
de la confianza pblica.
Entre los requisitos que exige la ley que anotamos est el do no haberse
(1) Julin M. Ruiz Gmez, "Principios Generales de Derecho Administrativo",
pg. 45.
(2) Obra citada.
(3) Batbie, "Trait Theorique et Practique de D. Public of Administratif". Vol. III,
1885, pg. 206.








ASUNTOS GENERALS


aprovechado para perjudicar a una entidad privada. Con el cual ha venido a
agregar otro motivo de discusin en cuanto a su interpretacin, ya que se sos-
tiene por algunos que el concept de entidad entraa el de persona moral, por lo
cual, si el perjuicio se infiere a personas naturales, se puede aplicar al delito
que lo ocasiona la amnista de esta ley.
No estamos conformes con esa interpretacin, ya que si bien es cierto que, co-
rrientemente, suele tomarse la palabra entidad como denominacin comn de
las personas morales o jurdicas, no lo es menos que desde un punto de vista
filosfico entidad es lo que constitute la esencia o forma de una cosa, compren-
dindose bajo el rubro de dicha palabra a todos los series naturales, morales o
jurdicos, ya sean personas individuals, colectividades, sociedades y agrupacio-
nes de personas o iniereses representados por uno o various series capaces de con-
tratar y obligarse. Y es este el concept que el Legislador toma al emplear dicha
palabra, pues no hay razones de ndole alguna que nos autoricen a restringir la
circunstancia a los perjuicios a personas jurdicas, ya que tan dignos de ser
amparados son los derechos de stas como los pertenecientes a las personas na-
turales.
La ley que analizamos comprende delitos dolosos y culposos. Distincin
que no se hace necesaria en cuanto a los veterans se refiere, pero que reviste
gran importancia en relacin con los funcionarios que han delinquido con oca-
sin del ejercicio de sus cargos, ya que, de acuerdo con lo dispuesto en el art. 21
de la Constitucin vigente, no pueden ser amnistiados; razn sta que es la que,
seguramente, ha movido a nuestro Legislador a consignar su perdn de modo
expreso a dichos delitos dolosos.
En efecto, dicho artculo dispone que las leyes penales, aun cuando sean
favorables al reo, no tendrn efectos retroactivos, si aqul lo es de delito doloso
cometido por funcionario pblico en el ejercicio de sus funciones. Y, siendo la
ley de amnista una ley de carcter penal, ya que stas son las que se refieren a
los delitos y sus sanciones, a los cuales se refiere tambin la primera, al disminuir,
en algunos casos parcial y en otros totalmente segn est el reo cumpliendo la
sancin o no, la que viene impuesta a determinados delitos, haciendo desaparecer
los efectos de stos en cuanto al delincuente.
Siendo la ley de amnista esencialmente retroactive, y teniendo carcter pe-
nal, no puede aplicarse a los delitos dolosos cometidos por funcionarios con oca-
sin del ejercicio de sus cargos por no permitirlo el art. 21 referido; sin que
pueda argirse que dicho artculo no rige para esta oportunidad por virtud de
lo dispuesto en la Transitoria Unica relative a la Seccin Quinta del Ttulo No-
veno de la propia Constitucin. En efecto, la susomentada disposicin transito-
ria se refiere a Ttulo y Seccin distintos a aqullos en que se encuentra, el art. 21
de que se hace mrito, que fu colocado por el Legislador Constituyente en la
Seccin 14 del Ttulo 4P; no siendo possible mantener que la vigencia del referido
artculo se encuentra limitada o aplazada por la supradicha transitoria, ya que,
siendo sta un precepto de carcter restrictive (restringe la aplicacin de pre-
ceptos constitucionales), debe ser aplicada con carcter restrictive, no dndosele
fuerza ni valor ms que para aquello a que el Legislador dice referirse al colo-
carla entire las transitorias que se refieren a un Ttulo y Seccin determinados.
El problema que se present a nuestra consideracin despus de determinada
la vigencia del art.. 21, es de si puede negarse la aplicacin de una ley porque se
oponga a la Constitucin, sin la previa declaracin de su inconstitucionalidad
por el Tribunal competent.
Nuestra solucin al problema es afirmativa y tiene la aceptacin, reiterada
ya, del Tribunal Supremo. Veamos: el art. 194 de la Constitucin impone a los
Jueces y Tribunales la obligacin de resolver los conflicts entire las leyes vigen-
tes y aqulla, ajustndose al principio de que prevalezca siempre la Ley Consti-
tucional sobre las leyes ordinarias. Confrontamos un conflict entire una ley
penal, la de amnista y un precepto constitutional, el art. 21, que regulan de
manera opuesta la aplicacin retroactive de la ley penal beneficiosa al reo: una








ASUNTOS GENERALS


prohibindola y el otro disponindola. Conteniendo el art. 194 ya referido dos
disposiciones independientes entire s, de las cuales una impone la prevalencia
de la Ley Constitucional cuando esta y otra ley sean opuestas y directamente
aplicables al mismo caso, lo que ocurre en el que comentamos; y la otra, que,
previendo el caso ms usual de ser aplicable al caso controvertido nicamente la
ley ordinaria y estimarse esta contradictoria a las normas declarativas y protec-
toras de la Constitucin, dispone la previa consult al Tribunal de Garantas
Constitucionales. Si se afirma que la consult previa es necesaria en todos los
casos llegamos a la conclusion de estar de ms el precepto del primer prrafo del
art. 194 susometado, ya que no tendran oportunidad los Jueces y Tribunales de
dar preferencia a la Constitucin, toda vez que, evacuada la consult por el Tri-
bunal de Garantas Constitucionales, tendran que ajustarse a la ley, o sta habra
,dejado de existir por resolucin de dicho Tribunal, que hara impossible su apli-
'cacin, y no en cumplimiento del deber sealado a todos los Jueces de resolver
ellos el conflict.
Criterio ste que es de aceptarse aunque se estimara necesaria la consult
previa, mientras no se viabilice la misma por mnedio de la ley correspondiente,
toda vez que, mientras no haya rgano para la susomentada consult, necesa-
,riamente, de modo forzoso e ineludible, hay que oblervar la regla de l; prevalen-
cia constitutional que no est expresamente suspendida ni remitida a ley poste-
rior alguna ni es de impossible cumplimiento sin su mediacin.
G UILLERMO MORALES NEZ,
Juez de Primera Instancia, de Palma Soriano.


SOBRE LA TERCERA VACANTE...

Indudablemente que la conquista mayor de la Constituyente de 1940, en lo
"que al Poder Judicial se refiere, ]o es el turno 3" o de oposicin. Y ello es as,
'porque ha sido estmulo exquisito para que los afanes de superacin de los fun-
cionarios judiciales se canalicen por firmes derroteros: el studio de la ciencia
deltDerecho.
SEn el Poder Judicial, decirlo es honroso, hay multiples funcionarios, en su
mayora, que tienen anhelos de superacin con fines exclusivos de acertar en sus
decisions judiciales; que entienden que la excelsa funcin de juzgar entraa
deseos vehementes de realizar una funcin (le armona; que conciben la Justicia
como vehculo supremo destinado a producer un equilibrio, una situacin de
estabilidad en los campos de la moral y el Derecho, haciendo factible la convi-
vencia feliz del conglomerado social; que para llevar a cabo esa administracin
de justicia, es preciso captar lo divino del Derecho hasta plasmarlo en realidad.
y obtener de lo human y de lo material de las cosas sus exquisiteces hasta lle-
.varlas a lo incorpreo (divinarum i atque htmaiiarui n rcrnmi noticia, etc.) ; que
administrar justicia es funcin sublime que trae aparejada tranquilidad de con-
ciencia, situacin spiritual firme, recuerdos que produce satisfacciones nti-
mas;. que tienen siempre present el pensamiento del ilustre escritor: "ms do-
loroso es el mal que hacemos, que el mal que nos hacen".
Se me antoja que el turno de oposicin es scenario donde pueden demos-
trarse las facultades de cada cual, con verdadera, cierta, amplitud. La oposi-
cin demostrar siempre la cultural jurdica del funcionario, su sentido jurdico,
su concepcin rpida y certera; en sntesis: la asimilaci(n (valga la, palabra) que
haya hecho del Derecho, con palpabilidad de su sentido de lo just. (Ejercicio
prctico). El no haber obtenido en la lid honrosa el preciado laurel, deber ser,
.y ser eternamente, el mejor estmulo para la preparacin cultural a fin de
concurrir a la prxima contienda. Ese turno 39 ser siempre fuente milagrosa de
,saludables descubrimientos.








ASUNTOS GENERALS


La mxima vieja, viene a la mente: Nosce te ipsum ("Concete a ti mis-
mo"); sabrn los opositores el also concept personal que de s tenan, y ello
alentar para llenar las lagunas que desconocan en s mismos.
Concepto ese '-turno 3,'' como una consagracin del principio democr-
tico del Derecho a ser mejores, de las oportunidades iguales para todos: que
triunfen siempre los ms preparados, porque de ellos deber, siempre tambin,
por su cultural y hombra, esperarse el sealamiento de rutas saludables para
todos. Pero, y por eso escribo estas lneas, se ha producido, segn noticias, no
s en cual de los cuerpos legisladores, un proyecto de ley, quizs una mera pro-
posicin, que adivino no llegar a discutirse, que atenta de una manera fla-
grante contra el Derecho democrtico (le oportunidades iguales para todos; con-
tra el principio que q|uera el Apstol se escribiera con letras de oro en nuestra
bandera inigualable, rodeando la estrella refulgente: "Con todos, para el bien
de todos".
Ese proyecto, al tener las noticias vagas e imprecisas que de l he conocido,
hizo en seguida que se agolpasen a mi mente humilde las palabras del filsofo
estagirista: "en las Democracias, la clase distinguida es la que conspira".
Oposicin, al decir del Diccionario, y no otra es la acepcin usada por los
Constituyentistas de 1940. no puede ser otra cosa que "concurso de pretendientes
a una ctedra, prebenda u otro empleo o destino, por medio de los ejercicios en
que demuestran su suficiencia para conseguir por ella su pretension.." Esto es,
por ejemplo: hay una plaza de Catedrtico de la Universidad Nacional que se
saca a oposicin; pues, sencillamente, debe llevrsela, obtenerla, el que ms bri-
llantemente haya demostrado sus conocimientos en la misma. Ser, pues, ieconto-
cimiento del Derecho de obtenerla al que mejor demostracin de cultural y cap-
tacin de lo jurdico verific.
No es lo mismo "oposiciones" para demostrar capacidad para ser nombrado,
por ejemplo, Juez Municipal de 3' clase -puerta honrosa de entrada en la Ca-
rrera Judicial- que "oposicin" para cubrir la vacant del "turno 39''.
Es dar muerte al espritu de la Constitucin, con aparente cumplimiento
interpretative de su letra, el admitir "lista de opositores en el tercer turno".
Desde luego que no concebimos la Ley para las pasadas, por aquello de
tempus regis actium. Yo expreso, como acostumbro siempre a hacerlo, mi sen-
cilla interpretaciin y, sin vana ni pueril fantasa, afirmo mi tesis. Dejando
sentado, que aceptar otra interpretacin elando se me demostrare el error de la
ma. Creo, sencillamente, que esa Ley sera inconstitucional. Anuncio mi re-
curso. Un verdadero caso de fraadis legis... legislativo!... Habra una quiebra
de la buena tcnica jurdica legislative, que es cumplir letra y espritu de la
Constitucin.
Se matara, repito, el anhelo (le superacidn cn resultados prcticos. Mata-
ran. .. "la gallina de los huevos de oro"...
Y amn de que, por otra part.. si la Ley. en trminos generals, tiene por
objeto resolver hiptesis que indefectiblemente ocurrirn. esta doctrine sera
desconocida, porque el caso hipottico no hahra sido estudiado en su plenitud.
En efecto, funcionarios v abogados en ejercicio hav. que por modest con-
cepcin d sus propias capacidades, ya por career. ne deben acudir a las oposi-
ciones con un grado superior a la cultural jurdica nue poseen. no se han pre-
sentado a ninguna de las habidas: y estn, en verdad, estudiando de una manera
constant y plausible para concurrir a las venideras.
Si pasase el proyecto o proposicin a que me refiero. ,no sufriran un serio
golpe moral esas justas y laudables aspiraciones, esos nobles y dignos empeos ?
Creo, sinceramente, que debe privar el cabal sentido de interpretacin usa-
do por la Constituyente de 1940: one se rccono7ca el derecho a obtenerla al mejor
preparado, juzgndolo as por sus trabajos, al que demostr mayor grado de
cultural jurdica, de capacidad de discernimiento del Derecho, mejor concepcin
de la Justicia. Pero. . existen mltiples razones ms... Por qu obligar a ir








ASUNTOS GENERALS


a unas oposiciones para un tercer turno de las Villas, Camagey u Oriente, al
que anhela la tercera vacant de mayor categora de Habana o Matanzas?
El tema inagotable, s; pero creo haber dicho algo sobre la tercera vacant.
MARIO QUIRKS MACIAS,
Juez de Primera Instancia de Santa Clara.
)o(

EL NUEVO CODIGO DE PROCEDIMIENTO
CIVIL ITALIANO

SUMARIO: Los antecedentes inmediatos.-Aumento de los poderes del Juez. Oralidad.-
Juez instructor y decision colegiada.-El procedimiento.-Otras disposiciones intere-
santes.
El 28 de Octubre de 1940 fu promulgado y publicado el nuevo Cdigo de
Procedimiento Civil italiano, que entrar en vigor el 21 de Abril de 1942 (1)
Los antecedentes inmediatos.-Los antecedentes inmediatos de la reform
son notorious. En 1939 fu publicado el Proyecto definitive, preparado por el
Ministro Solmi. Sucedido poco despus por el Ministro Grandi, someti ste
el "Proyecto Solmi" a una several revision, en la cual colaboraron tres autoriza-
dos especialistas, los profesores Carnelutti, Redenti y Calamenrei, de cuyo va-
lioso trabajo se encuentra prueba hasta en el estilo con que fueron redactados,
tanto el texto del Cdigo, como el Informe o Exposicin de Motivos ". Surgi
as el nuevo Cdigo, que, aunque no se distancia en sus lneas maestras del "Pro-
yecto" anterior, se present, entretanto, en su nueva elaboracin, muy mejorado
en todos sus aspects tcnicos.
El legislator bebi su inspiracin fundamental en los principios sustentados
desde hace muchos aos por Jos Chiovenda, a cuya maestra el "Informe"
dedica significativo homenaje: aumento de los poderes del Juez, oralidad, con-
centracin de la instruccin, relacin inmediata del Juez con las parties y con los
medios de prueba.
Aumento de los poderes del Juez. Oralidad,.-"El nuevo Cdigo" -dice el
informed del Ministro Grandi- pretendd. fundamentalmente, elevar la autori-
dad del Juez y aumentar su poder: sta es la directriz fundamental de la refor-
ma. Libres son las parties en deducir el them decidendium: pero los medios y el
ritmo para decidir bien y rpidamente el tema propuesto, compete al Juez regu-
larlos." Se deduce de ah que el impulso de la parte, con el fin de poner en
movimiento el process, fu, en gran parte, substituido por el impulso de oficio;
mismo donde se dej en vigor el impulso de la parte. hzose de forma de hacerlo
acompafiando constantemente por una conminacin de extincin del process. en
el caso de no ser los various actos realizados dentro del trmino perentorio esta-
blecido para cada uno de ellos. En material de prueba, fu conservada la regla
segn la cual el Juez debe valerse, para fundamental su decision, de los medios
de prueba propuestos por las parties, que l apreciar segn su prudent arbi-
trio: an, en esta actividad le son conferidos poderes que hasta ahora no le eran
reconocidos, permitindole valerse, siemore que esto se consider necesario, de la
asistencia de uno o ms consultores tcnicos (que tomarn el lugar del perito del
viejo procedimiento) : de ordenar la inspeccin de personas o de cosas (art. 118)
y la exhibicin judicial de estas ltimas (art. 210) aunque esuvieran en poder
de terceros; de determinar reproducciones mecnicas o pruebas y de pedir in-
formaciones a la administracin pblica; sobre todo, de ordenar, en cualquier
moment, el comparecimiento personal de las parties e interrogarlas libremente
sobre los hechos de la causa (art. 117). Esta nueva orientacin legal en material
de instruccin probatoria encuentra su cumbre en la normna ne autorizn al Juez
(1) Ministerio d,e Gracia y Justicia. Cdigo de Procedimiento Civil. Institute Poli
grfico del Estado. Rama, 1940.








AsUNTOS GENERALES


a deducir motivos (le prueba de las respul)'stas que las parties le dan, de su
negative en someterse a las inspecciones que ordene y, en general, del comporta-
miento de las parties en el process (art. 116).
Pu conservado el principio de la iniciativa individual en proponer la de-
manda y en fijar los lmites de la material sometida a decision del Magistrado,
salvo en las causas que interesan al orden pblico, en las cuales se us, libre-
mente, del principio inquisitorial, principalmente a travs del aumento de los
poderes concedidos al Ministerio Pblico.
Fu conservado el principio de la iniciativa individual en proponer la de-
manda y en fijar los lmites de la material sometida a decision del Magistrado,
salvo en las causes que interesan al orden pblico, en las cuales se us, libre-
mente, del principio inquisitorial, principalmente a travs del aumento de los
poderes concedidos al Ministerio Pblico.
En cuanto a la oralidad, fu puesta a actuar en forma enrgica, lo que no
significa, como es sabido, que no sern admitidos actos escritos, conteniendo ar-
gumentos defensivos de las parties: a tales actos, sin embargo, atribyeseles fun-
cin meramente preparatoria, quedando reservada a la audiencia el desenvolvi-
miento principal de las actividades procesales, en presencia del Juez, que, a su
vez se pone en contact inmediato con las parties, con las pruebas y, en general,
con todo aquello que le puede dar un conocimiento fiel, director y personal de
la material controvertida.
Oralidad, concentracin y relacin inmediata asumen, as., en este Cdigo,
un aspect especial, en virtud de la interesante novedad introducida en el pro-
cedimiento que ahora pasamos a exponer.
Juez instructor iy decision colegiada.-.El "Proyecto Solmhni" entendi que
la nueva posicin atribuida al organismo judicial en el process, la agilidad e
independencia, la iniciativa y responsabilidad que se pretend conferirle, exigan
que fuese compuesto por un Juez nico v no, como el traditional en Italia. por
un tribunal formado por tres Jueces. Tal propuesta suscit fuertsima oposi-
cin (que difcilmente ser comprendida en un pas en que el Juez nico en
primera instancia, existe hace much tiempo, sin dar lugar a inconvenientes,
desde que en tal materia pesan decisivamente los hbitos de cada lugar), a tal
punto que el Provecto definitive, de 1939. tuvo que admitir que, una vez con-
cluida la instruccin. el president confe la decision de la causa, circunstancia
por circunstancia. a un Juez nico o a un tribunal.
El nuevo Cdigo adopt, a la inversa. en este punto de fundamental im-
portancia una solucin clara: estableci que en today causa sea nombrado un Juez
instructor, a quien incumbe dirigir la instruccin del principio a fin, y nme des-
pus remite la cuestin, para ser decidida, al tribunal, del one l mismo debe ser
uno de sus miembros v el informant. Como afirma justamente el "Informe"
ministerial, la figure del Juez instructor --que no tiene precedentes en la legis-
lacin procesal civil italiana y asimismo fuera de Italia solamente lejanas analo-
gas- tornse as el eje de la reform v numerosas disposiciones (one represen-
tan en su conjunto las mavores novedades y originalidades del Cdigo), reo'ulan
minuciosamente sus actividades y sus poderes, as como la division de las funcio-
nes entire l y el tribunal.
El proceedinient..- Tanto la fase de instruccin como la decisoria, son fun-
damentalmente orales, pero convenientemente prenaradas por actos escritos.
En la fase de instruccin, sirven a ese fin el pedido initial v la contestacin,
pudiendo el Juez, si es necesario, autorizar un cambio ulterior de motivos. Tales
piezas deben ser completas en la enunciacin de lo solicitado, pero esquemticas
en el desenvolvimiento de los argum-ntos de defense, cne serin desarrollados,
en forma amplia, oralmente, en la audiencia. El Juez instructor fija las audien-
cias, delimita las cuestiones controvertidas v ordena los actos de instruccin que
sean oportunos: la instruccin es uinica, continna y concentrada. Para que esto
se torne possible, compete al mismo Juez instructor decidir, provisoriamente. la-








ASUNTOS GENERALS


cuestiones preliminares, prejudiciales o incidentales, a media que se presented,
pronunciando decisions que l mismo puede revocar y que de cualquier manera
dejan intactos los poderes decisorios del tribunal. Terminada la fase de instruc-
cin, el Juez remite la causa al tribunal y las parties cambian nuevamente, entire
s, una pieza escrita que consiste en un resume de conjunto de todo cuanto se
desarroll ante el Juez instructor. En la audiencia del tribunal, las parties dis-
cuten la causa; despus que aqul pronuncia la sentencia, en que examine y de-
cide, tanto las cuestiones preliminares ya resueltas por el Juez instructor cuanto,
eventualmente, el mrito; desde que entienda necesaria la produccin de nuevas
pruebas, restituye la causa al Juez instructor. En cualquier caso puede el tri-
bunal, si esto le parece necesario, determinar la renovacin, en su presencia, de
uno o ms medios de prueba.
Como se ve de esta brevsima sntesis, el nuevo Cdigo italiano nos present
soluciones nuevas para problems ampliamente discutidos en los ltimos dece-
nios en casi todos los pases del mundo, particularmente, los de oralidad y com-
posicin del organismo judicial. Dbese reconocer, antes de nada, que las fun-
ciones de instruccin y las decisorias exigen actividades y actitudes de ndole
diverse: aqullas exigen un organismo gil, pronto y dinmico; stas deben hacer
uso de prudencia, ponderacin y equilibrio. Con la creacin de la figure nueva
del Juez instructor, an conservando para la decision de la causa el rgano
colegiado, pretndese adaptar el organismo a tal variedad de funciones y, en
compensacin, fu preciso sacrificar parcialmente uno de los principios funda-
mentales del procedimiento oral, el de la relacin inmediata, esto es, el conoci-
miento personal y director de los medios de prueba por parte de las personas que
decide la causa. De hecho, con la solucin adoptada por el Cdigo, apenas uno
de los tres Magistrados que decidirn la causa, participa personalmente en la
produccin de las pruebas. Prefiriendo esta solucin, no hay duda de que las
cuestiones tcnicas resultantes y, en particular, la distribucein de competencia
entire Juez instructor y tribunal, fueron resueltas de manera feliz, por medio de
una series de disposiciones elegantes y completes, que por lo que sabemos, no tie-
nen precedentes en la legislacin comparada. No obstante eso, slo la experiencia
de los hechos podr decir si la reform cumple, plenamente, los efectos deseados
y si no acontecer que, resolviendo de manera nueva los problems que tenga de-
lante de s, cree nuevos; no por cualquier defecto propio del nuevo Cdigo, sino
por causa de complicaciones necesariamente inherentes a tan ntida separacin
entire la fase instructoria y la decisoria y la diversidad del rgano competent
para cada una de ellas. Puede acontecer que, en la prctica, las cuestiones con-
trovertidas que surjan antes y en el curso de la instruccin sean tan numerosas
y complejas, de tal forma ligadas al fin que deben tener las indagaciones de la
instruccin, que se haga necesario, ms de una vez, en el curso de la misma causa,
el pasaje del process de uno a otro organismo, y viceversa, de manera de con-
vertir el funcionamiento de este mecanismo bastante delicado, imucho ms lento
y fatigante de-lo que se puede mostrar en esta esquemtica exposicin. Aconte-
cer forzosamente, por ejemplo, con much frecuencia, que las cuestiones deli-
didas provisoriamente en la instruccin sean despus resueltas en forma dive.4sa
por el tribunal y que se produzca, as, casi una double instancia en el propio
juicio de primer grado. Mucho depender, naturalmente, de los hombres, vale
decir, de los Jueces convocados a funciones un tanto ms elevadas y difciles de
las que estn habituados en el procedimiento en vigor, y de los abogados, a los
cuales el nuevo Cdigo quiere justamente hacer comprender la dignidad de su
funcin de verdaderos colaboradores de la justicia invitndolos a "sacrificar al-
gn viejo hbito de trabajo".
Otras disposiciones interesantes.-Numerosas disposiciones del Cdigo lla-
man la atencin por su novedad e importancia. Recordamos, por ejemplo, el
art. 114, segn el cual el Juez, de primer o segundo grado, decidir el mrito
de la causa por equidad cuando ella se relacione con derechos disponibles de las
parties y stas le hagan el pedido en comn. Recordamos tambin el art. 88, que








ASUNTOS GENERALS


proclama el deber de las parties y de sus defensores de comportarse con probidad
y lealtad, deberes que encuentran sancin en la responsabilidad agravada que.
asesta a los litigantes temerarios y, ms an, en la ya mencionada facultad que
tiene el Juez de extraer arguments de carcter probatorio de la conduct se-
guida por las parties en el juicio. Recordamos que el reglamento de competencia
fu transformado en un recurso con el cual omisso medio se remite directamente
a la Corte de Casacin la decision de las cuestiones de competencia. Recordamos
que la apelacin fu profundamente reformada con la introduccin, en general,'
de la prohibicin del jus novorum. Recordamos finalmente, que la "Exposicin
de Motivos" reafirma enrgicamente el principio de la unidad de jurisdiccin y
que el Cdigo dispone asimismo, en su art. 19, que la jurisdiccin civil, "salvo
especiales disposiciones de la ley", es ejercida por los Jueces ordinarios, .segn
las normas del Cdigo; as tambin las controversial relatives a material corpo-
rativa y al trabajo, que hasta ahora eran reguladas por leyes sistematizadas en
el Cdigo y sern juzgadas en las formas del process ordinario. (1)
DR. ENRIQUE TULIo LIEBMAN,
Profesor en la Universidad de Parma (Italia) y en la
Facultad de Denecho de Sao Paulo.
)0(

COMENTARIOS

Acaba de celebrarse ante la Sala de Gobierno Especial del Tribunal Supre-
mo la vista de un expediente de separacin contra un Juez Municipal de carrera,
que se inici porque al mismo se imputaba que por la noche, junto con otras
personas, se dedicaba a untar heces fecales en las aldabas de las puertas de las
casas, para que, al hacerse uso de las mismas, quedasen embarradas las manos de
las personas que tal hiciesen; que a un certamen de belleza llev, o trat de
llevar, una mula, con la pretensin de que a sta se le diese el premio y otras
cosas por el estilo; y despus se le imputaron hechos que revestan caracteres
de delito.
Pero como la verdad se abre paso, durante la vista qued perfectamente
aclarado que el acusado es una persona decent, un Juez probo y recto que ri se
doblega a la presin (le los que traten de influir en sus decisions, y qu slo
el deseo de hacerlo salir del sitial que tan bien ocupa pudo inspirar tales acu-
saciones. Desfilaron ante el Tribunal ms de 60 testigos de todas classes sociales,
y se nos dice que algunos que se llev como de cargo hicieron manifestaciones
que resultaron de las ms favorables que all se oyeron.
El Tribunal lo absolvi por el voto unnime de los siete Magistrados que
integraron la Sala. y como no hay mal que por bien no venea, al terminar el acto
la personalidad del acusado, del que se tenan escasas noticias, qued enaltecida
y ahora se sabe, adems, que es.de aqullos que no se arredran ni se atemorizan
con tales procedimientos.
Por estimar que dicho funcionario debe ser conocido, damos su nombre; se
llama Dr. Luis Ren Martnez y Quintero, Juez Municipal de Consolacin del
Norte, que seguramente continuar actuando sin estridencias como hasta aqu,
pero con igual entereza oue antes, fortalecido su espritu con la justicia que me-
recidamente se le ha hecho.
Tomamos de un peridico las siguientes interesantes lneas:
"'Ustedes saben lo que es la "Caja de Resarcimientos"? No? Pues ahora
mismo van a saberlo, si pasan sus ojos por estas lneas.
Un perro mordi a un seor nombrado Agustn Cristbal Sancho, vecino de
San Tgnacio 56. El propietario del can fu condenado a indemnizarlo en la suma
de $7, segn la causa 3,794 de 1940 del Juzgado Correcional de la Seccin 1*.
(1) "Revista Forense", Y9J. JXXTIYI, fase, 460, pio de Jangirop octubre de 1941.








ASUNTOS GENERALS


El sancionado deposit dicha suma en el Juzgado y ste la ingres inmediata-
mente en la Zona Fiscal correspondiente. El perjudicado se person en el Mi-
nisterio de Hacienda, Repblica de C.uba, "Caja de Resarcimientos", con una
prueba documental que tiene un folio de salida nmero 8,961, de 9 de Agosto de
1940, (hace ao y pico) y a pesar de que est depositada la cantidad para serle
entregada desde esa fecha, no hay modo de que se la den, lo "aburren" yendo
a buscarla y hasta se le ha dicho que desista de ello porque ese es un caso especial.
Este es un hecho concrete.
Y como ste, o por el estilo de ste, se asegura que existen cientos en los
que la demora que se advierte irroga perjuicios a los interesados."
Sera bueno que se explicase la causa de esas demoras.
En un peridico de Marianao -y va de recortes- hemos ledo lo si-
guiente:
"El estado abona por concept de alquiler de casas para los Juzgados de
Marianao, que son cuatro, la suma de dos mil pesos anuales.
Ahora que llegan los 25 millones del Emprstito, debera gestionarse un
crdito de 500 mil pesos y destinarlo a la fabricacin de un amplio edificio y
alojar en el mismo todos los Juzgados de Marianao.
Con esto se ahorrara el Estado de abonar el alquiler de dichas casas, y los
Juzgados estaran bien alojados y sin molestias de local para nadie."
La idea no es mala y s plausible; ahora bien, destinar $500,000 para la casa
de los Juzgados, es excesivo. A menos que se trate de un error de cifra y se
haya querido decir $50,000.
OAN.
--- -------) o (----------.--

LEYES Y DECRETOS

CIERRE DE ESTABLECIMIENTOS INDUSTRIALES Y COMERCIA-
LES.-Resolucin 542 (Gaceta 131, 4 Marzo.-En uso de las facultades de que
estoy investido, resuelvo:
Primero: Declarar que el art. I del Decreto-Ley 217 de 18 de Mayo de 1934
no es aplicable a los efectos del cumplimiento de las leyes reguladoras del cierre
de los establecimientos industriales y comerciales, cuando la festividad prevista
en la Ley coincide con el domingo, por virtud de acuerdo del organismo encar-
gado de sealar el da para la celebracin de elecciones.
Segundo: Reconocer que a virtud de lo expuesto, el lunes 16 del actual
ser laborable en los citados centros comerciales e industriales; consecuentemen-
te en dicho da no se interrumpirn las actividades econmicas de la Nacin.
Comunquese a las Direcciones Generales y Oficinas Provinciales de este
Ministerio: hgase pblico por medio de la prensa e insrtese en la Gaceta Oficial
de la Repblica a los efectos procedentes.
La Habana, Ministerio del Trabajo, a 2 de Marzo de 1942.-Jos Surez
Rivas, Ministro del Trabajo, p. s.
DIA DE LAS ELECCIONES.-Resolucin 547 (Gaceta 147, 11 Marzo).-
En uso de las facultades de que estoy investido, resuelvo:
Primero: Declarar que el domingo 15 del actual, fecha sealada para cele-
bracin de elecciones deben paralizarse las labores de la industrial azucarera
desde las las doce y un minuto de la madrugada de dicho da hasta la hora en
que deba comenzar segin la prctica estableeida el turno de trabajo posterior
a las cinco de la tarde del mismo da.
Senndo: No obstante lo ordenado en el anarta-do anterior. Tnodrrn realizar-
se mn lons entrales aineareros durante el perodo do interrn cin ce labrres. ls
trahnios inrli isnhbles nara mantener los hornos enepndides v nara la c"nsr-
vacin v odlarldo del guarano. meladuras v masa cocida en process, as comolas
que tien.an a la conservacin del gzcar elaborada, pendiente dq envase, siempre








ASUNTOS GENERALS


que se facility al trabajador dedicado a estas labores, el tiempo necesario para
votar.
Tercero: Los trabajadores contratados por da o por horas, no tendrn de-
recho a los salaries correspondientes al lapso de tiempo comprendido en el apar-
tado 1Q.
Cuarto: El trabajador que justifique mediante la presentacin de su c-
dula electoral o en otra forma fehaciente estar obligado a votar en localidad dis-
tinta a aquella en que ejerza su actividad laboral, tendr derecho a ausentarse
con licencia no retribuida durante el perodo de tiempo que se consider pru-
dente, a fin de trasladarse a la poblacin en que estuviere inscripto como elector
y regresar al centro industrial, una vez cumplida su misin.
Comunquese lo resuelto a las Direcciones Generales y Oficinas Provincia-
les de este Ministerio, al seor Ministro de Gobernacin y a los Gobernadores
Provinciales de la Repblica para que stos ltimos trasladen su contenido a los
Alcaldes Municipales de la provincia respective; hgase pblico por medio de la
prensa y publquese en la Gaceta Oficial de la Repblica a los efectos proce-
dentes.
La Habana, Ministerio del Trabajo, a 10 de Marzo de 1942.-Jos Surez
Rivas, Ministro del Trabajo, p. s.
HORA OFICIAL.-Decreto Presidencial 907 (Gaceta 199, 4 Abril).-En
uso de las facultades que me estn conferidas, a propuesta del Ministro de De-
fensa Nacional, odo el de Agricultura, y asistido del Consejo de Ministros, re-
suelvo:
Primero: Establecer, como media de economa concordante con las de de-
fensa de la Nacin, el sistema implantado por el Decreto Presidencial NQ 1185 de
2 de Junio de 1939; y, en su consecuencia, que en el da de hoy, al marcar los
relojes las 12 horas p. m., se adelante la hora official, una hora, media sta que
se mantendr mientras subsista el actual estado de guerra; y
Segundo: La hora que por el present Decreto se establece ser considerada
como hora official ni'a en toda la Repblica y obligatoria para todas las Oficinas
Pblicas y Dependencias del Estado, las Provincias, los Municipios, los Tribuna-
les: las Empresas de Transportes, Ferrocarriles, Vapores, Telfonos y todas las
dems Empresas particulares.
Los Ministros de Defensa Nacional y de Agricultura quedan encargados del
cumplimiento de lo dispuesto en este Decreto, en la parte que a cada uno con-
cierne.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en La Habana, a 4 de Abril de 1942.-
F. Batista. Presidente.-Carlos Saladrigas, Primer Ministro.-Arstides Sosa,
Ministro de Defensa Nacional.
PROFESIONALES: su derecho a los aumentos prescritos en el Decreto
2982 de 1941.-Resolucin 558 del Ministerio del Trabajo (Gaceta 200, 6 Abril).
-Por cuanto: Numerosos profesionales universitarios han demandado al Minis-
terio qu derecho les correspondent de acuerdo con los aumentos prescritos en el
Decreto N9 2928 de 1941.
Por cuanto: Los mayores emolumentos decretados con amplsimo carcter,
tuvieron por justificacin las mejoras econmicas constatadas y la inevitable
elevacin del costo d" la vida.
Por cuanto: Es evidence que la manera de prestar los servicios, ni la forma
de cobrarlos, influyen en la necesidad de obtener mejor retribucin, cuando re-
sulta factible pagarla y ms elevados los presupuestos individuals y familiares.
Por cuanto: La Constitucin de 1940 estatunve la imnaldad entire los traba-
jadores mannales e intelectuales, enuinaraci6n indispensable para el efectivo goce
de los beneficios eon-edirlos nor la leislaein del trabaio.
Por tanto: En liso de las familtades de mie estov investido. reselvo:
Primero: Aclarar cnne los abonados. notarios. m'dicos. veterinarios. farma-
cuticos, ingenipros, arquitectos y trabajadores intelectuales qn general, tienen








ASUNTOS GENERALS


derecho a los aumentos prescritos en el Decreto N2 2982 de 1941, cualesquiera que
sean las formas de abonar las remuneraciones o prestar los servicios para uno o
various patrons, salvo cuando cobren por arancel o tarifa de honorarios profe-
sionales.
Segundo: Disponer que se acumulen las distintas remuneraciones percibi-
das para determinar la escala de aumento aplicable.
Tercero: Ordenar la publicacin de la present resolucin en la Gaceta
Official de la Repblica para general conocimiento y observancia.
Dada en La Habana, Ministerio del Trabajo, a los 30 das del mes de Marzo
de 1942.-Jos Surez Rivas, Ministro del Trabajo, p. s.
)o(
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

CONFERENCIAS.---La Cuarta Conferencia del Ciclo Organizado por el
Colegio con el ttulo de "Los Juristas Cubanos y los orgenes de la Nacionali-
dad" viene, desde su inicio, desarrollndose con xito. He aqu los nombres de
los conferencistas y sus temas: 1.-El Padre Varela y nuestro Derecho Consti-
tucional, por el Dr. A. S. de Bustamante y Montoro. 2.-Don Porfirio Valiente,
por el Dr. Antonio Valverde. 3,-Don Carlos Manuel de Cspedes, por el
Dr. Ramn Infiesta. 4.-Don Antonio Gonzlez de Mendoza, por el Dr. Antonio
Garca Hernndez. 5.-Don Juan Bautista Hernndez Barreiro, por el Dr. Er-
nesto Dihigo. 6.-Don Jos Antonio Pichardo, por el Dr. Daro E. Castillo.
7.-Don Leopoldo Berriel, por el Dr. Alberto Blanco. 8.-Don Eliseo Giberga,
por el Dr. Diego Vicente Tejera. 9.-Don Jos Antoln del Cueto, por el Dr. Jos
Guerra Lpez. 10.-Don Leopoldo Cancio, por el Dr. Francisco Gurri Garrido.
11.-Don Rafael Montoro, por el Dr. Jos M' Chacn y Calvo. 12.-Don Angel
C. Betancourt, por el Dr. Jos Agustn Martnez. 13.-Don Ricardo Dolz Aran-
go, por el Dr. Pedro Cu. 14.-Don Pedro Gonzlez Llorente, por el Dr. Manuel
Fernndez Supervielle.
DONACION.-Los libros donados por el Ledo. Ricardo Lancs y Prez.
ex-Fiscal del Tribunal Supremo para la Biblioteca del Colegio, ascienden a 1,205
volmenes.
)o(

LIBROS Y REVISTAS

INTRODUCCIN A LA CIENCIA DEL DERECHO, POR EL DR. ANTONIO SNCHEZ DE
BUSTAMANTE Y MONTORO.-Habana, 1942.-En este libro el destacado professor
de Introduccin a la Ciencia del Derecho y de Filosofa del Derecho, de la Uni-
versidad de la Habana, que tantas muestras lleva dadas de su cultural, estudia
detalladamente distintos tipos de instituciones jurdicas. El sujeto de Derecho;
Las personas jurdicas; Los derechos reales; La propiedad; Los modos de adqui-
rir la propiedad; La posesin; Los derechos reales de goce; y Los derechos reales
de garanta. Esto dicho, se evidencia la ndole del libro y su prctica utilidad.
DERECHO ADMINISTRATIVE, POR EL DR. ANTONIO LANCS Y SNCHEZ.-Haba-
na, 1942.-El professor agregado, por oposicin, de la Ctedra G., de la Facultad
de Ciencias Sociales y Derecho Pblico, de nuestra Universidad, acaba de publi-
car el libro de aquel ttulo, con el subttulo de "La actividad administrative y
sus manifestaciones", que explica aun ms la ndole y naturaleza del mismo.
Consta de dos parties. La primera contiene los siguientes captulos: La activi-
dad administrative: su concept y manifestaciones: La Polica: Las libertades
piblicas; El Orden pblico y el R'gimen Penitenciario. La segunda, de los si-
guientes: La propiedad pblica; Las propiedades especiales; Las servidumbres
pblicas; Lo expropiacin forzosa; La contratacin administrative; La ob.ras








ASUNTOS GENERALS


pblicas; La actividad1 social. Los captulos estn subdivididos en 58 parties
Sigue un prontuario (le legislacin y jurisprudencia. Es un til libro del que
debe sentirse satisfecho el ex-Director de la Academia Privada de Derecho.
JURISPRUDENCIA ,CONTENCIOSO-ELEOTORAL, POR LOS DRES. CARLOS M. PIEDRA
Y PIEDRA Y ARTURO M[ENNDEZ CARBALLO.-Habana, 1942.-En estos das, en
que empieza a liquidarse el process electoral, con el establecimiento de los re-
cursos, que es la obligada secuela de nuestras elecciones, ha aparecido este libro
que servir para guiar los pasos de los recurrentes, as como el de los atacados
por stos, para su defense. Tambin para recorder a los llamados a resolverlos,
los pronunciamientos (le nuestro Tribunal Supremo.
PROCESS HISTRICO DE LA ENMIENDA PLATT, POR MANUEL MRQUEZ STERLING.
-Habana, 1941.-El Dr. Carlos Mrquez Sterling acaba de editar este libro de
su ilustre familiar, en el que se analiza todo lo relacionado con dicha Enmienda
(1897-1934), que amarg, desde el principio, nuestra vida republican. Como
el Sr. Mzquez Sterling particip en distintos episodios de ese process, result
interesantsimo este libro, al que precede un prlogo intenso del Sr. Ren Lufri.
SINNIMOS JTTRDICO, POR EL DR. ESTETIAN RODRGUEZ Y HERRERA.-Haba-
na, 1942.-El esforzad> autor de la "Enciclopedia Cubana Jurdico-Administra-
tiva", acaba de publicar el libro que ostenta el ttulo con que encabezamos estas
lneas. El Dr. Herrera afirma, que "si liblaimos, lo hacemos tan mal. tan defi-
cientemente, con tal ausencia de propiedad en las palabras y expresiones, que el
que escucha, llamado a interpretarnos para ejeeutar acaso bien y fielmente, a
obrar de acuerdo con nuestro dicho, no, lo inducimos al error"; v convencido de
ello, ha producido esta obra para "contribuir de alrin modo a allanar el camino
de los one se inician en el escabroso studio de la ciencia iurdica y se aplican al
conocimiento de las lees"'', en la que se eneontra el product de su esfuerzo, el
studio que ha hecho "de las voces jurdicas, comuparndolas, razonndolas v pe-
netrando en el fondo mismo de su estructura aramatical a veces, siguiendo los
consejos de los etimolo'istas", para one no se exnerimenten las dificultades one
a l le acarre. al comienzo de su carrera. la interpretacin de los textos. Aparece
en forma de Diccionario. por orden alfabtico las palabras estudiadas v analiza-
das. Consta el libro d( mis de 300 pacinas. Es obra one recomendamos a los
abogados, jueces, procuradores y a cuantos estn relacionados con el foro.
EL ABUSO DEL RECURRO DE AMPARO. POR EL DR. FELTPE T. LUACES Y SEBRAN-
no.-Habana. 1942.-El Juez Mnnicipal del Oeste de la Habana, recoge en este
folleto sus observacionos sobre la disenutid instituein.
EL ART. 104 DE LA CONSTITCT' N CUBANA DE 1940. POR rEL DR. TOMn S GAL-
DOs Y BETANCoURT.-IHabana, 1942.--El ex-Renresentantp Dr. Galrlns. en este
folleto, estudia el referido preeento nor s. sus referencias v concordancias v la
sntesis de su formacin por la Constituyente: y a continuacin acota el precepto
con interesantes notas.
FL ART. 123 DE LA CONSTITUCTN C'BANA DE 1940. POR rT DR. TOMAQr ('AL-
Ds Y BETANOOURT.-HTabana. 1942.-El Dr. G lds. con o1 nm;qrno isterna aronn-
tado en otros folletos anlogos, analiza el nrecento en s. da los antecerlentpc (cl
mismo, recorriendo distintas Constituciones americanas y lo anota conveniente-
mente.
LA PRUEBA DE LA PAR FTNA FN 'L GABTNETE NCTONTAL DE TnErTT"FTrwA-TNr. POR
EL DR. ISRAEL CATET.ELANOS.-Habana. 1942.-E1 Tirector rln dichn o fintno.
Dr. Castellanos, en este folleto reco-re las experiences adqnuiridas en los distin-
tos casos que en l se han presentado.
REVISTAS EXTRANJR.AS.- Hemos recibido: Los T.';i1...n., t. Mxico D. F., Fe-
brero: y Foro Ho'dnrinio. Noviembre.
OTRAS REVISTAS.-Tambin hemos recibido: La Jrisnrudencfa al Da. Fe-
brero; Sequros, Marzo: Jiiform;acid Fiscal. Abril : Polica Secreta Nacional,
Marzo; Revista Cubano de Derecho. Enero-Marzo: Fl Sialo. Marzo: ?Revtoa Ofi-
cial del Ministerio de Comercio. Septiembre-Diciembre: Lex, Enero-Febrero;








ASUNTOS GENERALS


Sanidad y Beneficencia Municipal, Julio-Septiembre; Boletn Agrcola, Marzo;
Revista del Colegio de Abogados, Enero-Febrero; Revista de la Asociacin de
Viagantes del Comercio, Febrero, todas de la Habana.
)o(
MISCELANEA

MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el nmero anterior,
ha habido el siguiente:
Ingreso.-Ha sido nombrado Juez Municipal Suplente de Sagua de Tna-
mo, el Dr. Jos M. Irisarri y Gamio, opositor aprobado.
Traslados.-Ha sido trasladado a peticin al cargo de Juez de Primera
Instancia e Instruccin de Alacranes, el Dr. Jorge Siberio y Sotolongo, que
era Juez de Instruccin de Cienfuegos desde 17 de Mayo de 1934. Adems del
electo, aspiraron al cargo los Dres. Marianao Vivanco, Juez de Instruccin
de Guantnamo; Optaciano Camacho, Juez de Primera Instancia e Instruccin
de Isla de Pinos; y Santiago Feli, Juez Suplente de Alacranes.
-Tambin fu trasladado a peticin al cargo de Juez Municipal del Norte
de Camagey, el Dr. Jos D. Peate y Peate, que era Juez de Primera Ins-
tancia de Florida, desde 19 de Octubre de 1938. Adems del electo aspiraron
al cargo los Dres. Isidro Vilches, Juez de Primera Instancia e Instruccin de
Puerto Padre y Antonio Leal, Juez Municipal de San Antonio de las Vegas.
-Tambin fu trasladado a peticin al cargo de Juez Municipal Suplente
del Este de la Habana, el Dr. Cecilio Caneda y Acosta, que era Juez de Primera
Instancia e Instruccin de Trinidad desde 23 de Mayo de 1939. Adems del
electo aspiraron al cargo los Dres. Pedro Calera, Pablo Gonzlez, Ren Grave
de Peralta, Jos Iribarren y Antonio Leal, Jueces Municipales de Pinar del
Ro, Isla de Pinos, Cienfuegos, Matanzas y Vueltas; y los Dres. Isidro Vilches,
y Henry Salazar, Jueces de Primera Instancia e Instruccin de Puerto Padre y
Artemisa.
-Tambin fu trasladado al cargo de Juez Municipal de Caimajuan, el
Dr. Jos Machado y Hernndez, que lo era de Baracoa desde 7 de Junio de
1935. Solicitaron el cargo los Dres. Francisco Alvarez. Luis Ren Martnez,
Humberto Sariol, Manuel Hernndez, Luis Milans, Fabio Raimundo, Manuel
Veranes y Fernando Flores. Jueces Municipales de Mantua, Consolacin del
Norte, San Diego del Valle. Puerto Padre, Santa Cruz del Sur. Sagua de Tna-
mo, Antilla y Ceja de Pablo; los Dres. Guillermo Garca, Luis Sez, Agustn
Iznaga, Jos Coll, Rafael Sed y Eugenio Valds, Jueces Suplentes de Sagua la
Grande, San Juan y Martnez, Esperanza, Isla de Pinos. Vueltas y Remedios;
el Dr. Emilio Casas, opositor aprobado: y los Dres. Mamerto Luzarraga y Car-
los de la Gndara, Jueces excedentes.
Rehus.-Se ha tenido por rehusado el cargo de Juez Municipal Suplente
de Sagua de Tnamo, al Dr. Ren Garca y de la Vega. A pesar de que ha re-
husado dos nombramientos, no se ha tenido por decado su derecho como opo-
sitor aprobado.
Renuncia.-Ha sido aceptada la que present el Dr. Pedro Hernndez y
Lovio, Juez Municipal electo de Canmpechuela.
Excedente-Ha sido declarado excedente el Dr. Pedro Hernndez y Lo-
vio, Juez Municipal electo de Campechuela.
Comisin.-Se ha dispuesto por D. P. 804, que el Dr. Gustavo Godoy,
Abogado de Oficio de la Audiencia de Oriente, pase a prestar servicios en
comisin en la de la Hahana, sin derecho a dietas.
Aspirantes.-Al cargo de Juez de Primera Instancia e Instruccin de Ba-
nes. oue ser cubierta por el turno de concurso de mritos, aspiran los doctors
Luis Milans, Jos M. Gonzlez, Manuel Buigas, Miguel Gavilondo, Jos Gum,
Manuel Veranes, Antonio Ma Campos, Antonio Camps, Manuel Hernndez, An-








ASUNTOS GENERALS


tonio Leal, Alvaro Garca, Emilio Adn, Jos Machado y Jos MA Monzn,
Jueces Municipales de Santa Cruz del Sur, Banes, Niquero, Guane, Santo Do-
mingo, Antilla, Candelaria, Arabos, Puerto Padre, Vueltas, Jiguan, Victoria
de las Tunas, Camajuan y Santa Isabel de las Lajas; y los Jueces Suplentes
Juan F. Cap, de Jagey Grande, y Luis Lpez, de Santo Domingo.
Jubilacin.-Ha sido jubilado el Sr. Manuel Martnez Blasco, Conserje de
la Audiencia de Matanzas, con un retiro annual de $540.
Crditos.-Se .ha concedido uno de $1,000 para el suministro de un auto-
mvil al Fiscal del Tribunal Supremo, dndose para ello el automvil que
tiene en uso.
Causas, expedientes, etc.-lIa sido separado de su cargr, el Oficial del
Juzgado Municipal de Trinidad.
-Ha sido absuelto en el expediente que se le segua, el Juez Municipal de
Consolacin del Norte.
-Han sido corregidos con reprensin los Jueces Municipales de Arroyo Na-
ranjo y San Germn y los Suplentes de Zulueta, Vueltas, Primero y Segundo
Suplentes del Norte de S. de Cuba, a virtud de visits giradas.
-Se ha declared, no haber lugar a corregir a los Suplentes de Minas y
Caney. y Primero del Norte de Camagiey.
Varias noticias.-En el Senado se ha presentado un proyecto de ley dis-
poniendo que los Jueces Municipales de Da clase sean incluidos en la 7.a cate-
gora del escalafn judicial; y tambin otro creando dos Juzgados Municipales
de 4a clase en Songo.
-En Sancti Spritus se trata de obtener la creacin de un Juzgado Co-
rreccional.
-Con motivo de su salida de Trinidad para ocupar un cargo de Juez
Suplente de esta canilal, en cuva ciudad fu Juez de Primera Instancia e Ins-
truccin, los clubs Rolario y de Leones obsequiaron al Dr. Cecilio Caneda con
una comida de despedida, porque, seiun all se dijo por destacados miembros,
"es un buen Juez que sabe cunmplir los deberes de su cargo con rectitud com-
patible con el human sentido de la vida, al mismo tiempo que un hombre caba-
lleroso, nuerido y respetado."
-Se ha dispuesto la reparacin del edificio que ocupa la Audiencia de
Santa Clara.
-Los Magistrados Dres. Antonio GonzAlez LlnTuno v Adriano Alcoz han
manifestado su intencin de recurrir, por va rle inconstitucionalidad,. el acuerdo
de la Sala de Gobierno Especial sobre provision del Juzgado Correccional de la
Seccin 3a de la Habana.
-La Sala de Gobierno del upnremo ha declarado que el Juez Correccional
de la Habana., Ledo. Gonzalo del Cristo, a pesar de su edad, puede continuar
ejerciendo su cargo.
-La propia Sala notified al Jr-z, Dr. Mariano Vivanco que le corresponde
el nmero 38 en el escalafn de sn actual categora.
TNCONSTITUCIONAT,IDAD.-E1 Pleno del Tribunal Supremo, por sen-
tencia nmero 4. de 7 de Enero de 1942. ha declarado inconstitucional por opo-
nerse al art. 111 de la Constitucin, el acuerdo adoptado por el Tribunal Supe-
rior Electoral en 11 de Septiembre del ao 1941, mediante el cual. sin tomar en
consideracin la reclanmacin, entire otras, de Evelio Galis Andren, a fin de que
se reconociera el derecho preferente de los excedentes a oencar por orden de anti-
giedad el cargo vacant de Auxiliar clase 1 del Negociado de Estadstica de
dicho Tribunal, nombr para el mismo a persona en quien no concurra aquella
condicin; cuyo acuerdo se revoca. anula y deja sin valor ni efecto. Esta sen-
tencia acoge el criterio del Presidente del Tribunal Superior Electoral Dr. Llaca
que salv el voto en el sentido de que deba ser nombrado con preferencia un
excedente.








ASUNTOS GENERALS


COMISION DE JUBILACIONES, Y PENSIONS JUDICIALES.-Duran-
te el mes de Febrero tuvo los siguientes ingresos: Saldo anterior, $21,871.72;
multas correccionales, $8,820.83; ingresos Registro Civil, $12,119.28; descuen-
tos, $10,713.66; fianzas, $1,849.68; multas testigos y peritos, $564.94; licencias,
$54.15; rentas, $4; sobrantes, $0.28.-Total, $55,998.54.
Egresos: jubilaciones y pensions, $35,274.47; impuestos (le guerra, $1;
personal, $204; gratificaciones d., $34.68; material, $38.05; saldo,. $20,446.34.
-Total igual, $55,998.54.
--La Comisin pag a los jubilados y pensionistas el mes de Marzo con
el 80 por 100 de sus acreencias.
-Acuerdo de la Comisin de 23 de Febrero de 1942:
"La Comisin, a propuesta del Vocal Dr. Gabriel Vandama, acuerda: por
mayora de votos, de conformidad con lo dispuesto en el art. XIII del Cap-
tulo I y Art. XX del Captulo III de la vigente Ley de Jubilaciones y Pensiones
del Poder Judicial, elevar al 5% el descuento que en sus haberes se hace a los
funcionarios, auxiliaries y subalternos del Poder Judicial y del Ministerio Fis-
cal en activo servicio; y a los jubilados y pensionistas de sus respectivos reti-
ros y pensions. Ese descuento se hara al abonrseles el mes de Marzo del
corriente alo 194'2, el que subsistir mientras se abonen los gastos de repre-
sentacin acordados en el apartado 49 del Decreto No 232 de 31 de Enero lti-
mo y cesar en el mes que no se paguen tales wastos d1, representacin, en
cuya oportunidad el descuento ser el 4% que actualmente se efecta."
FALI.ECIMIENTOS.-Han fallecido el Sr Arturo G6mez y Fraga, ex-
Secretario judicial y Procurador; y el Ledo. Nemesio Busto y Delgado, ex-
Representante, ex-Subsecretario de Justicia, y Abogado de esta capital.
COMPRAMOS COLECCIONES.-Del afo 1925, del REPERTORIO JUDICIAL a
$8 y del ao 1928, a $10. Por telWfono FO-1344, o en Calle 28, NI 52, entire 51
y 7a Avenidas, MIramar, pueden proponerse.
NOTICIAS VARIAS.-En los das 4 y 5 del actual mes tuvo efecto, en
Santa Clara, el Primer Congreso de Abogados villareos, con asistencia de un
numeroso concurso de letrados, habiendo acudido una representacin del Co-
legio de la Habana y delegaciones de los dems Colegios de la Repblica. El
primer acto efectuse en el Ayuntamiento. donde en sesin solemn fueron reci-
bidos los congresistas. Despus todos se trasladaron a los Salones del Con-
sejo Provincial, donde tuvo efecto la sesin inaugural.
Primeramente se nombr por unanimidad la Mesa ejecutiva en esta forma:
President, Dr. Antonio Esparza; vices, Dres. Felipe Silva y Ricardo Mendi-
guta, Decanos de los Colegios de Abogados de Cienfueiros y Sancti Spritus,
respectivamente: Secretario, Dr. Oscar Alvarado, y vice, Dr. Francisco Guerre-
ro. que fueron tambin los organizadores de este Congreso.
Fueron elefifdos Presidentes de Honor los Dres. Antonio Snchez de Bus-
+,n-.+p All-,er", Blanco. Jos Agustn Martnez, Santiago Rey, Prez Andr,
"ani-el Tnorta. Federico Laredo. Rodolfo M'ndez Pefiate, Juan A. Vzquez
Bello. Pedro Prez. Pedro Lpez Dortics y todos los decanos de los Colegios
de Aho,-ados de la Repblica.
Dcsuiis procedise a ele'ir la Comisin de Ponencias de la primera se-
s:,l. soh,'e le-'es de nroteccin n la case togada, resultando electos los doctors
.Tns, A. P oeual. Alfredo Barrero, Mario Fernndez, Rodolfo Daz, Rolando
Gmez y Felipe Silva.
La Coisin de ponencias de Asuntos Cientficos qued formada por los
Des Jos M Rniz, Severo Garca, Jos A. Ferrer y Garca Bentez.
Seguidamente hizo uso de la palabra el Dr. Esparza declarando abierto
el Con'reso. Pidi un minuto de silencio en memorial de los togados cados,
principalmente los libertadores Cspedes. Agramonte, Mart, Mndez Peate y
otros.








ASUNTOS GENERALS


Despus el Ministro de Educacin habl sobre el proyecto de Universidad
Central en Santa Clara, ofrecindose como propulsor de la gran idea. Refirise
tambin a la necesidad de crear la Federacin Nacional de Abogados de Cuba,
que dijo era su mocin.
El Dr. Esparza explic que los principles temas que se trataran en el
Congress son: Colegiacin obligatoria, Acuerdo-Ley Dorta Duque y sello de
bastanteo para destinar los fondos a la jubilacin de los togados.
La casa Arechabala ofreci un ponche de honor en el Palacio Provincial,
ejecutando la Banda Municipal el Hlimno Nacional y Amrica Inmortal.
Al da siguiente tuvieron efecto las sesiones de trabajo y en ellas fu apro-
bado el proyecto del Dr. Dorta sobre mejoras para la clase de Abogados; pedir
al Congress la aprobacin' de la Ley de Colegiacin obligatoria de la clase de
Abogados, y la Ley que amolde preceptos del Cdigo Civil a la Constitucin;
el proyecto de la creacin de la Federacin Nacional de los Abogados, y la
organizacin de futuros Congresos Provinciales, designndose las ciudades de
Holgun y Camagiey como sede de los dos que se efectuarn en breve plazo.
La ,mocin que se present y aprob sobre la Federacin as dice:
Primera: El Congreso Provincial de Abogados de Las Villas declara: que
es una necesidad de la clase professional a que pertenecen la Constitucin de
una Federacin Nacional de Abogados.
Segunda: Que para estudiar las Bases sobre las cuales ha de levantarse
esta Federacin Nacional, se invite a todos los colegios de Abogados de la
Repblica a la celebracin de un congress en Jecha prxima, el cual tendr
por objeto, exclusivamente la creacin de la citada Federacin Nacional.
Tercera: Que se autorice a la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados
de Santa Clara y al decano de la misma, Dr. Antonio Esparza Monteagudo,
para que sin demora alguna lleve a cabo las gestiones que estime conducentes
a la celebracin del citado congress, preparando, de acuerdo con los organis-
mos dirigentes de los de,'rs Colegios de Abogados de la Repblica, las Bases
de la nueva Federacin.
Y los principles trabajos presentados fueron los siguientes: "Los Tribu-
nales de Menores", pi.r el Dr. Severo Garca PWrez; "Leyes Azucareras", por
el Dr. Martnez de Villa; "Administracin de Bienes Patrimoniales", por el
Dr. Jorge Besada; "La Federacin Provincial", por el Dr. Antonio Esparza;
"Materia Hipotecaria", por el Dr. Antonio Rad(lals; "Problemas Notariales",
por el Dr. Rodolfo Daz Pozo; "E'l Sello del Bastanteo", por el Dr. Alfredo
Barrero.
El Congress fu clausurado con un banquet al que asistieron los congre-
sistas y autoridades locales.
-Un grupo de le rados y procuradores han comenzado las gestiones para
iniciar una colecta entire profesionales, para aliviar en parte la situacin del
Ledo. Miguel Valds Expsito, que se encuentra recluido como indigente en el
Campainento "La lPursima".
-En un juicio de divorcio se dict sentencia, con la que al quedar fire,
ces la mujer de recibir la pension. Promovido un incident reclanmando la
pension, como sta disitruta un sueldo mayor que el que devenga su ex-marido,
el Juez de Primera Instancia del Centro no lo admniti, declarando que aqulla
poda escoger la va del juicio plenario para reclamar la pension del art. 43
de la Constitucin, y llevado el caso a la Audiencia, sta dispuso la admisin
del incident.
-El Juez de Primera Instancia del Sur resolviendo una oposicin a un
juicio ejecutivo, al amparo de los nireros 2< y 3" del art. 1465 de la Ley de
Enjuicianniento Civil, por career el ttulo, letras de cambio, (le fuerza ejecu-
tiva por defects extrnsecos consistentes en no cons'gnarse el concept en que
el librador se declara reintegrado por el tomador, inciso 5< del art. 444 del
Cdigo de Comercio, en que el ejecutado no tiene el carcter o representacin








ASUNTOS GENERALS


con que se le demand, ya que la Compaa demandada no contrat con el
ejecutante y no tiene en su nmina el cargo de Tesorero Auxiliar, sin que el
que firmara la aceptacin tuviera facultades para hacer responsible a la Com-
paa; .ha declarado la obligacin que tiene quien niega eficacia a tales docu-
mentos mercantiles a demostrar que en ellos han dejado de observarse las leyes
extranjeras en que se funde, y en defecto de cuya prueba deben reputrseles
vlidamente extendidos; prevencin mantenedora del imperio de la "lex locus"
por tratarse de normas de orden pblicd international en relacin a tenor de
las sentencias del Tribunal Supremo de 23 de Diciembre de 1924 y 26 de Enero
de 1928.
CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVO. Desestimiento. Establecido re-
curso contencioso-administrativo ante la Audiencia de Oriente contra un Ayun-
tamiento de Oriente para que fuese revocado determinado acuerdo del mismo,
en el trmite de vista, la representacin de la parte actora solicit se le tuviera
por desistida y separada del recurso y conferido traslado a la demandada,
apercibida de que de no oponer objecin se entender que muestra tcito asen-
timiento al desestimiento pretendido, nada aleg; y la Audiencia resolvi lo
siguiente por auto de 4 de Febrero de 1942:
Considerando: que por la carencia de normas adjetivas que regulen la
terminacin de los juicios por el desistimiento del accionante, la solucin del
problema que tal gestin comporta ha de buscarse en disposiciones de cuerpos
legales sustantivos y en los principios generals del derecho, o ms, concreta-
mente, expresado: en lo que estatuye el prrafo iinal del art. 49 del Cdigo
Civil, consagrador del principio de la libertad individual en la renuncia de
los derechos cuando no se afecte al inters o al orden pblico, ni se causen
perjuicios a tercero, y en las restricciones que para tal actividad se produce
por el vnculo y efectos que genera el cuasi contrato de litis contestatio.
Considerando:' que como resultante de la combinada accin de esos prin-
cipios surge como regla general la siguiente: que una vez creado entire las
parties el vnculo de litis, que las sujeta a la contienda judicial y a las conse-
cuencias jurdicas de la misma, ninguna puede sustraerse del procedimiento
sin la confonmidad de la contraria, a no ser mediante gestin que implique
el absolute y definitive abandon de la accin deducida y la disposicin de
soportar las costas causadas hasta entonces.
Considerando: que las peculiaridades del procedimiento contencioso-ad-
ministrativo determinan que la regla mencionada no rija ntegramente en los
desistimientos que en esos juicios se produzcan despus de haber expirado el
trmino que la ley concede para la interposicin del susodicho recurso, pues
toda promocin de esas caractersticas lleva en s la fuerza liberatoria del
abandon absolute de la accin con prdida de los derechos del recurrente,
porque impedido de reproducir eficazmente la accin y habiendo consentido
el acto de la administracin active que impugn, es obvia la equiparacin entire
la renuncia plena del derecho esgritmido, y el simple desistimiento y separa-
cin del procedimiento incoado, y como de otra parte, tambin en la material
de las costas tienen esos juicios la especial caracterstica de que no se original
por la mera actividad de una accin improcedente, sino por la conduct liti-
giosa notoriamente temeraria, que es concept jurdico sometido slo al juicio
y decision del Tribunal; esos presupuestos entraan que en rigor jurdico no
se concepte imprescindible obtener para pedimentos de esa ndole la con-
formidad expresa o tcita de la parte contraria, pero sin que de ello se derive
indeclinablemente que sea impropio o baldo conferirle traslado, pues siempre
bastara para justificar tal pronunciamiento la conveniencia, de or, en tiempo,
a dicha parte sobre la capacidad del renunciante, sobre las facultades de quien
lo represent, en su caso, y an tambin acerca del concept que haya formado
respect de la actuacin precedent del renunciante, en el litigio; por lo cual








ASUNTOS GENERALS


as se hizo en el provedo de 14 de Enero ltimo, con el resultado que consta
de lo expuesto en el (ltimo resultando.
Considerando: que por las facultades express que para el desistimiento
de acciones y recursos contiene el poder conferido al Procurador... por la
entidad actora; por la tcita aceptacin que supone la actitud omisiva de la
contraparte al dejar transcurrir el trmino del traslado que se le confiri, por
no haber precepto de orden pblico prohibitivo de la renuncia ni indicacin
de que sta pueda causar perjuicio a tercero, y por no haber mritos para apre-
ciar temeridad notoria en la conduct en el pleito de la desistente, debe acce-
derse a lo solicitado, teniendo a la demandante por desistida y separada del
present recurso a su perjuicio.-Jos M. Gira, Adolfo Nieto, M. Albuerne (Po-
nente).
REGISTRO CIVIL.-Nacimiento.-En el Juzgado Municipal de Agramon-
te se promovi un expediente para inscribir el nacimiento al amparo del De-
creto Presidencial 1664, de 22 de Junio de 1940, y el promovente manifest
que no cumpla el requisito de hacer constar si eran casados o solteros los pa-
dres de la presunta inscripta, porque de acuerdo con el art. 44 de la Constitu-
cin, qued abolida toda calificacin sobre la naturaleza de los inscriptos, en
relacin con el estado civil de los padres, anparndose en ese precepto para
omitir dicho extremo por existir prejuicios sociales sobre ese particular; y
elevado el expediente al Juez de Primera Instancia de Pedro Betancourt, ste
resolvi con fecha 7 (le Marzo de 1942, lo siguiente:
Considerando: que no ha de entenderse de tanta generalidad el precepto
del art. 44 de la Constitucin de la Repblica, que no pueda hacerse constar
en ningn document o diligencia, el estado civil de las personas, cuando de
tal declaracin nacen derechos u obligaciones, amparados por las Leyes vigen-
tes, que no han sido derogadas, ni as cabe entenderlas en toda su magnitude,
en lo que a los derechos de familiar se refiere.
Considerando: que la propia Constitucin en el artculo que se menciona,
establece diferenciacin entire los hijos habidos en el matrimonio y fuera de ste,
en lo que respect a la herencia, y el ilustre Internacionalista y Profesor de
Derecho de nuestra Universidad Nacional Dr. Antonio Snchez de Bustamante
y Sirvn, mantiene en su proyecto de Cdigo Civil, precisamente confeccionado
atendiendo a las modificaciones introducidas en ste, por la Constitucin vi-
gente, la distincin entre hijos legtimos, legitimades y naturales, y a que se
refieren los arts. 1559. 1563, 1581 y 1583 de dicho proyecto, conservando en lo
sustancial para definirlos, los mismos fundamientos que reconoca la legisla-
cin anterior a esa Constitucin y que se citan por va de ilustracin.
Considerando: que el propio Dr. Snchez de Bustamante recoge en el
articulado correspondiente a los hijos ilegtimos, preceptos que, al as consig-
narlos, estima vigentes, teniendo en cuenta, ciertamente, lo establecido en la
Constitucin, cuando dice en el art. 1588: "el hijo natural puede ser recono-
cido por el padre y la madre, conjuntan: ente, o por uno solo de ellos", y en
el 1591 dice: "cuando el padre o la madre hicieren el reconocimiento, separa-
damente, no podr revelar el nombre de la persona con quien hubiere tenido
el hijo, ni expresar ninguna circunstancia por donde pueda ser reconocida.
Los funcionarios pblicos no autorizarn document alguno en que se falte a
este precepto y si, a pesar de esta prohibicin, lo hicieren, incurrirn en una
multa de '25 a 100 pesos, y adems se tacharn de oficio las palabras que con-
tengan aquella revelacin"; advirtindose que recoge y mantiene lo estatuido
a ste respect en el Cdigo Civil vigente y a que se refiere el Ttulo V del
Libro 19 de ese Cuerpo Legal, en cuanto a la Paternidad y Filiacin.
Considerando: que para dar cumplimiento a los arts. 129 y 132 del Cdigo
Civil que en atencin a lo expuesto anteriormente, deben estimarse vigentes,
y velar por su estricta observancia, es necesario conocer de alguna manera si








ASUNTOS GENERALS


los padres de la persona que se pretend inscribir son de estado casado o sol-
tero, ya que si se prescindiere de tal antecedente, no podra vigilarse la eje-
cucin de lo preceptuado en estos artculos, que tienden a garantizar derechos
y deberes consignados en el Cdigo Civil y Leyes de Procedimiento Civil y
Criminal, que no han perdido su vigencia; pudiendo derivarse de tal omisin
graves daos, que se hace necesario evitar.
Considerando: que no es tan radical el precepto cuestionado, como se ha
afirmado, ya que necesariamente la de consignarse el estado civil en algunos
procedimientos, como el divorcio, herencia, etc.; y que asimismo pudiera ha-
cerse en la solicitud del expediente que se promueva con la finalidad apunta-
da, pues la prohibicin a que se contrae el art. 44 de la Constitucin de la
Repblica, slo se refiere a las actas, atestados, inscripciones y certificaciones,
sin que sea necesario recoger, por supuesto, tal antecedente en la sentencia
que recayere en este expediente, ni en el acta de inscripcin de nacimiento
que se practicare, en definitive, en los Libros del Registro Civil, por prohi-
birlo, en este caso, terminantemente, la Constitucin de la Repblica, bastando
consignar que se han observado las prescripciones legales, quedando de esta
manera cumplida aquella, sin el peligro de alterarse en lo sustancial, la legis-
lacin vigente, protectora de derechos que no ,han sido derogados.
Considerando: que desconocindose, en consecuencia, el estado civil de los
padres de la presunta inscripta, no es possible disponer la inscripcin de naci-
miento que se solicit. atendiendo a las razones consignadas.
Fallo: que debo denegar y deniego la inscripcin de nacimiento de..., en
el Registro Civil adscripto al Juzgado Municipal de Agramonte, interesada
por el promovente de este expediente, padre de aqulla.-Dr. Juan A. Canals.
Se apel de la anterior sentencia para ante la Direccin de los Registros y
del Notariado que con fecha 27 de Marzo de 1942, resolvi:
Considerando: que este expediente para la inscripein de nacimiento fuera
de trmino de un hijo extramatrimonial, ha sido promovido por el padre del que
se trata de inscribir, el que pretend que su hijo se inscriba adems como hijo
de la seora .................. . .. sin que sta haya comparecido y sin que
el promovente haya presentado poder especial (lde la madre, por lo que a
tenor de lo establecido en el art. 16 de la Ley del Registro Civil en relacin
con el 14 de la misma y 132 del Cdigo Civil, no procede tener por hecha la
solicitud de inscripcin como hijo de ella, lo que constituira adems, en todo
caso, una violacin de lo estatuido en dichos preceptos, dado que sera revelar
el nombre de aquella persona sin su consentimiento expreso, manifestado de
manera indubitada como exigen dichos preceptos.
Considerando: que no obsta a lo sustentado anteriormente, lo establecido en
el art. 44 de la Constitucin, toda vez que lo que (ste exige es que no se consigne
en las inscripciones la naturaleza de la filiacin, pero no regular la forma de
obtener la misma ni de practicar el reconocimiento; y slo cuanto a ste, cuando
'e trata de hijos extramatrimoniales, autoriza el reconocimiento de tales hijos,
an por personas casadas constant nupcias, pero nunca atribuye a uno de los
padres el derecho a solicitar la inscripcin de su hijo extramatrimonial, como
hijo de la otra persona con quien lo tuvo, sin que sta preste su consentimiento,
porque ello envolvera el reconocimiento, acto personalsimo que slo puede ser
suplido por sentencia judicial en que se declare la filiacin, segn el propio
precepto, al decir: "por persona casada cuando sta lo reconociere o cuando
recayere sentencia declarando la filiacin".
Visto los dispuesto en los arts. 14 y 16 de la Ley del Registro Civil y 44 de la
vigente Constitucin.
Resuelvo: Declarar sin lugar el recurso de alzada interpuesto y confirmar
en su consecuencia la resolucin recurrida.-Pedro Yod, Director General de
los Registros y del Notariado.










REPERiTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

I ISCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA D ESEGUNDA CLASE EN LA OFICINA Do CORREOS De LA HABA I A

Suscripcin annual, $ 8.00 Nmero suelto.. $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00


AO XVIII. HABANA, MAYO DE 1942 N U M. 5



EL PRIMER PRESIDENT DEL TRIBUNAL SUPREMO
LCDO. ANTONIO GONZALEZ DE MENDOZA(*)

Ya ha cesado, definitivamente, la esclavitud civil, ya el dominio espaol de
la Isla ha cesado, ya hay un gobierno interventor representado por el Mayor
General John R. Brooke y ya ste ha nombrado como esclarecido asesor a cargo
de la Secretara de Justicia e Instruccin Pblica a Jos Antonio Gonzlez La-
nuza, de quien huelgan adjetivos elogiosos porque ninguno es just para cali-
ficar sus insignes mritos. Y en medio de todo ese cambio radical, an Antonio
Gonzlez de Mendoza y Bonilla, ya septuagenario, no ha cesado para el servicio
pblico ni ha dejado de ser el hombre que sobre la historic puede ofrecer la
mxima garanta de imparcialidad, rectitud y confianza en sus dictados.
Primera ocupacin del Gobierno Interventor fu la organizacin de los tri-
bunales de justicia y especialmente la del Tribunal Suprenmo de la future Rep-
blica de Cuba. Por la Orden 41 de 1899, se crea el Tribunal Supremo, por la
49 del mismo ao, se nombran sus components y pur la 92 se regular el recurso
de casacin. Todas ellas son obra personal de Lanuza y la segunda, la referente
a los nombramientos, personalsima porque no recibi instruccin 'obre el par-
ticular y lejos de eso, el Gobernador, ajeno a nuestros problems judiciales y
fiado en la autoridad del ilustre abogado que le asesoraba, le concedi carta
blanca.
Lanuza se propuso llevar al Supremo hombres no slo de saber y rectitud
probados, sino representatives de las distintas provincias en que se divida y
an divide la Isla. Para ello, con la minuciosidad que le caracterizaba, estudi
antecedentes y reputaciones y en el mayor silencio fu haciendo la excogitacin.
Para Presidente fu designado Mendoza, en concept de ser el nico hombre
en Cuba capaz por su talent, su prctica judicial, su honorabilidad intachable
y su absolute falta de vinculacin con los pensamientos discordantes que la
guerra de Independencia haba zanjado cruentemente, para ofrecer al Pas la
seguridad plena de que el Tribunal Supremo lo sera en verdad y no juguete de
las banderas triunfadoras momentneamente. A ms de esos, Lanuza admiraba
y respetaba a Mendoza y cuando le propuso el cargo ste lo acept sin vacila-
ciones, cumpliendo nuevamente el deber de servicio pblico tan arraigado en su
espritu. Por cierto que alguien se manifest sorprendido que Mendoza abando-
(*) El Dr. Antonio Garca Hernndez pronunci una conferencia en el Colegio de
Abogados, acerca de la ilustre personalidad del Ledo. Antonio Gonzlez de Mendoza y Bo-
nilla, la que abarc distintos aspecto, y nosotros hem.os credo convenient reproducir la
part do la mismn qu gunarria rplaein con su paso por el Tribunal Supremo.-N. del D.








ASUNTOS GENERALS


nara la direccin de su bufete que renda utilidades fabulosas para aceptar cargo
tan mezquinamente retribuido, a lo que el contesio: "el honor de ser el primer
Uresidenite del Triounal bupremo de tuba, compensa con exceso las prdidas ma-
teriales que yo pudiera sufrir."
La uesignacion ae Milenuoza fu6 la nica possible y just. ,Cmo podran
ceupar la rfresidencia del Supr'mo, eiialesq(uiera que lueran sus altisimos mere-
cimientos, Antonio l(ovin, que acaDaDa de aoanidonlar Luta becretaria Uel cespa-
ello en e t(jabineee Autoiioilsta; ni Jose M\larla Ualvez, el insigne presuente do
aquel raruuo pollilco; it Jose rtruzon, 11t Leopoldo bola, ni siquiera Donungo
minuez Uapote, que voivia de la guerra orlauo con los gatones ae general ' N1n-
guno de ellos, y atviertase el singular nicrio cde cada uno, olrecia la garanta
ue serefnuad que poda car Menuoza.
\o iie ue denaiar ue como uesempe la Presidencia del Supremo porque es
superluo; pero si ilneresa dtecir qtue present renuncia del cargo sin expresar
razones y le iue aceptaua por L>ecrteo uei Uobernador Militar, del da 24 (le ;ep-
tiemure de 19^U, aparecmo en la (aceta del da siguiemne. 'or que renunci
IVMenuoza 1 P'or que nunca hablo de los motives que le otbligaron a tomar esa de-
terminacin, no obstante el revuelo que produjo y la apasionada discussion p-
blica que provoca~ De cierto nadie lo saue, pero...
Ln Diciemnbre de 18)9, ces Brooke y lu sustituido por Leonardo Wood,
como Gobernacor Militar. A poco abandona Lainuza la becretara de Justicia
e lnstruccion Publica, y es designado para desenipenarla Miguel Gener y Rin-
cn, abogado de gran bulete y no menor reputation d(te habilusmo conocedor de
cuantas triquinuelas y ardides procesales pueden emplearse en delensa de los
clients. !\o cayo bien en la opinion ese nombramiento y peridico hubo que
llego a decir: "Mas ya que con narta malicia se lha querido sacar de quicio la
cuesti.n, debemos decir muy claranmente que si desue los primeros moments
recibimos con prevencion tanio el nombranitento del sefor Gener como la noticia
de sus radicales medidas, tue porque crenmos y seguimos creyendo que un abo-
gado como el referido seor, con butete abierto y con tantos asuntos litigiosos,
con tantos pleitos pendientes, con tantos negocios de dudosa claridad, todo lo
cual le ha suscitado enemistades numerosas, no estaba capacitado para ser jefe
de la administracion de justicia, en ningn tiempo y muchlo ienos en moments
en que no hay garantas de ninguna clase para la independencia del Poder Judi-
cial. Por algo todas las legislaciones del mundo prohiben que se pueda ser al
mismo tiempo juez y parte; y el seor Gener, que sigue siendo abogado de sus
clients, aunque alhora no lirme sus escritos, no est en condiciones de ser impar-
cial; y aunque lo fuese, que todo puede ocurrir, sera siempre temeridad mani-
fiesta poner tan grande influencia sobre los jueces y sobre la Magistratura, en
manos de quien tiene inters mercadsimo y director en muchos de los asuntos que
han de resolver esos mismos tribunales de justicia.''
Era notorio que las relaciones personales entire Gener y Mendoza, no exis-
tan, de antiguo rotas por inzanjables diferencias de todo orden. Y se propal
a raz del nombramiento del primero que vengara su enemistad con el segundo
destituyndolo de la Presidencia del Tribunal Supremo. Yo no creo esta version,
a pesar de que en destituciones fu maestro Gener, porque con el carcter de
Mendoza, hubiera bastado la posibilidad de que tal situacin pudiera producirse
para que anticipndose a ella con el valor personal que siempre demostr avo-
cara y resolviera el problema de inmediato.
Tambin se dice: Cuando abandon la Secretara de Justicia, Lanuza y
fu sustituido por Gener, asegur Wood a Mlendoza, que ninguna media sera
tomada que entorpeciera la independencia de los Tribunales. Pocos das despus
de esta entrevista, sali Wood en viaje al interior de la Isla y qued encargado
de los negocios pblicos el Coronel Scott, que solicit del Presidente del Supre-
mo una audiencia urgente, a lo que ste accedi ofreciendo celebrarla de inme-








ASUNTOS GENERALS


diato en la residencia official de aqul. Como le fuera manifestado a Mendoza
que la entrevista deba celebrarse en su despacho official, esper al Coronel que
no tard en llegar acompaado por un Ayudante y luciendo las galas de un
vistoso uniform. En (1 acto recibido, hablaron poco tiempo y el Coronel aban-
don el despacho del personaje visitado. No much tiempo despus parta un
ujier portador de un sobre que contgna dos cartas, una para el Secretario de
Justicia rogndole entregara la. otra al General Wood, a quien iba dirigida,
contentiva de la renun,-ia de su cargo de Presidente del Tribunal Supremo.
Pero antes haba ocurrido que por determinado fallo de la Sala de lo Civil
de la Audiencia de la llabana, el Secretario de Justicia haba dictado un Decreto
creando el Recurso de Amparo en la posesin, Orden 362 de 1900, precedido de
un prembulo dirigido al Gobernador en que se pona a los Mlagistrados de aquel
Tribunal de oro y azul.
Y por dos Ordenes posteriores de 17 de Septiembre de 1900, fueron decla-
rados cesantes los Magistrados Federico Martnez de Quintana, Emilio Iglesias,
Francisco Guiral, Rafael Maydagan y Manuel .lainme y el Juez de Primera Ins-
tancia del Pilar, de la Habana, Felipe Snchez Romero. Estos son los famosos
prembulados a quienes este Colegio acogi y d;,isign' n sus niembros diri-
gentes concitando la ira de Gener que violentamente suprini la colegiacin obli-
gatoria, quitando a nuestro Centro todo carcter official.
Ese desprecio a la independencia del Poder Judicial, esa hiriente medida
destructora de la autoridad de Mendoza y de lo,; ofrecimientos que se le h!cieron
han debido ser, sin duda lo fueron, las causes de su renuncia encubiertas en el
vagusimo trmino por l empleado para justificarla: "Por las razones que he
comunicado a Ud. de palabra". .
Mendoza volvi a su hogar, no a su despacho que haba abandonado para
entregarlo a sus hijos Claudio y Ramn, para que continuaran la labor por l
comenzada y exaltada al xito ms esplendoroso.
Toca de nuevo Mendoza con los origins de la nacionalidad y de la Rep-
blica al ligar el prestigio del dirigente al de la seguridad e independencia de los
components del cuerpo dirigido, y enseando a un tiempo que si el servicio p-
blico es deber ciudadano, tambin es derecho abandonarlo cuando no lia de cum-
plirse con honor.
En el seno de la gran familiar que constituy y rigi patriarealmente, se ex-
tingui la vida de Mendoza el da 14 de Enero de 1906. Al dolor de sus deudos
se uni la ciudad entera, consciente de que su p(rdida pona trmino a una
poca gloriosa de historic.
Pero si su vida humana tuvo un lmite en el tlimpo, sus virtudes, su carc-
ter y sus bondades sern ejemplo y leccin, siempre actuales, porque a sus esela-
recidos mritos, como dijo el poeta, lunme di eterna qioventu eirconda.
ANTONIO GARCA HERN'DEZ.
Abogado.
-------_)o(
MEDIDAS DE SEGURIDAD INTERRUPTORAS
DE SANCIONES
Por regla general, dice el Art. 592-A del Cdigo de Defensa Social, las me-
didas de seguridad se cumplirn, una vez agotada la sancin impuesta. No ofre-
ce dudas el precepto cuando de "medidas personales no detentivas" se trata.
Ni tampoco cuando de las "personales detentivas" conocidas con el nombre de
Asignacin a una Colonia Agrcola o a una Casa de Trabajo o Taller de la
misma especie o Reclusin en un Reformatorio, porque en todos estos casos no
hay dificultad alguna en esperar el cumplimiento de la sancin para comenzar
el de la medida. Pero. ; se encuentran en la misma situacin las medidas perso-








ASN'NTOS GEN ERALES


nales detentivas de Reclusin en Hospital. ('asa de Custodia o Manicomio Ju-
dicial?
Es indudable que, en estos casos, no es possible esperar se agote la sancin
impuesta, para, entonces, decretar el cumplimiento de la media. La "regla ge-
neral" tiene su primera excepcin y as lo reconoci el Cdigo, slo en cuanto a
los locos o dementes, en sus arts. 86 y 87, preceptuando (lque "cuado el r'o cayere
en enajenacin mental despus de pronunciada la sentencia fire, se suspender
la ejecucin en cuanto a la sancin personal, deeretndose su reclusin en el
asilo de dementes que design el Tribunal, del cual no podr salir sin autori-
zacin previa del mismo: en cualquier tiempo en que el reo recobrare la razn,
tanto en el caso anterior como en el del N' 1 del Apartado A. del art. 37, cum-
plir la sancin que se le haya impuesto a no ser que durante el perodo de
enajenacin hubiere decursado el trmino correspondiente de prescripcin con
arreglo a lo que se establece en el Cdigo." Pero escape a la previsin (le los
legisladores el caso de "hospitalizacin", de much ms frecuente ocurrencia
que el de locura. Y puede presentarse en dos formas: P1 Necesidad de hospita-
lizacin como consecuencia de una media de seguridad, por tratarse de reo en
quien concurre Indice de Peligrosidad; y 2' Necesidad (le Hospitalizacin como
consecuencia de una enfermedad no integrante de estado peligroso.
El segundo caso no tiene dificultades: su traslado al Hospital -caso de no
ser suficiente la Enfermera de la Crcel-- lo decretar el Consejo Superior de
Defense Social, o el propio Juez o Tribunal, y el reo continuar cumpliendo o
extinguiendo su sancin en el Hospital. Pero tqui es lo que precede cuando la
hospitalizacin se decreta en concept de media (le seguridadl Es de compu-
tarse al reo sta como cumplimiento de sancin ?
Un ejemplo aclarar el caso: condenado un indivi(duo a 180 das (le arrest,
al tener cumplidos 90 se le present un estado de avariosis o sfilis secundaria.
Un caso tpico de "estado peligroso" post-delictivo: las enfe'rmedades de conta-
gio venreo del inciso 9' del art. 48 del Cdigo de D)efeensa Social, que no admite
otra media administrative (de seguridad que la "pers(mal de.'ntiva" (e "re-
clusin en un hospital" Art. 585-C-1), la que ha de durar tanto como( dure el
estado peligroso en el sujeto a quien se apliquen (587-A) y qie, por consiguien-
te, no se extingue hasta que, obteniendo su 'hracin total, cese el Indice de Pe-
ligrosidad (594-A-5).
No hay duda alguna respect a la imnposicin le la media: la deflensa (le li
sociedad, que assume el Cdigo, y el interns del propio reo, imponen la hosp)ita-
lizaci6n.
Pero, mientras sta decursa, sigue extinguiendo la sancin .' 0, lo que es i)
mismo, la media de seguridad de hospitalizacin, ; ha de imponerse con suspen-
sin del eumplimiento de la sancin impuesta para que, al igual (iue en el (aso
del loco, continue el eimnplimiento de (sta una vez agotada aqulla :,
Tiene extraordinaria importancia la solucion, no slo porque de ella de-
pende la sagrada libertad individual, sino porque sea uno u otro el criteria que
se adopted, as la conduct del Juez o Tribunal estar rondando. o no), el campuo
de los delitos de "Privacin de Libertad previstos y sancionados en el Art. 170
y siguientes del Cdigo de Defensa Social.
Previ el caso el Legislador en cuanto se tratara de una mediaa de seguri-
dad detentiva" (592-E) parece que resolviendo que, terminada la hospitaliza-
cin terminaba la media anterior, ya que, olvidndose de la que antes se haba
impuesto deereta (592-F) que si "al recobrar la salud no hian desaparecido los
sntomas de peligrosidad que motivaron la adopcin de la media. el Juez o
Tribunal ordenar la asignacidn del sujeto a nua Colonia Agrcola. Taller o
Casa de Trabajo, si no fuere suficiente someterlo a la vigilancia de la Auto-
ridad."
Pero en relacin coln las sanciones, qu es lo que procedl :' Obtenida 1 ura-
cin y "recobrada la salud" ;se restituye a la Crcel al sancionado o se le deja








ASUNTOS GENERALS


en libertad; siempre, desde luego, que durante la media haya decursado la
sancin ?
A favor de la negative, nos sale al encuentro el primer argument consis-
tente en que no hay precepto que as lo disponga. Contra el que. si bien puede
alegarse que tampoco hay que lo imnpida, no puede olvidarse que estamos en el
campo del Derecho Penal en que predomina el principio "nulla poena, sine
lege". Otro argument, ms poderoso aun, surge a favor de la tesis de la liber-
tad inmediata por com putacin de la media por sancin: el de que la sancin
no puede, por su finalidad, ser suspendida "sine die". Abolida la pena-castigo
surgi en el nuevo Cdigo la pena-tratamiento que tiende a la reeducacin o
readaptacin del culpable. Pero, en el caso que consideramos, quO es lo que
interest mis a la sociedad: la reeducacin del culpable o la curacin del peli-
groso? Parece que esto ltimo.
UIn argument, de orden prctico, a favor del cmputo: si hubiera enfer-
mera adecuada en el establecimiento penal, obtendra su curacin en ella, no
tendra que ingresar en Hospital y, por ende. seguira extinguiendo su sancin
y el cmputo sera de obligatoria observancia. Pero, en este caso, si se diera, ya
no se tratara de una mediaa de seguridad" impuesta por la Autoridad Judi-
cial, sino de una media de orden interno de gobierno del establecimiento. Si es
el Juez quien la decrela es indispensable la hospitalizacin porque es el medio
que seala el Cdigo para hacerla efectiva.
Y, finalmente, en favor del cmputo surge el tambin convincente argu-
mento que tiene su hontanar en el proverbio latino "in dubio. pro reo". No
hay disposicin legal expresa en contra del cmputo, no la hay a favor; surge
la duda, y sta debe resolverse a favor del reo. Pero la virtualidad de este argn-
mento depend de la duda que subsista despu's de analizar la situacin contraria.
Hay alguna razn que abone en estos casos el cumplimiento por separado
de la media de seguridad ? Hay fundamento para pensar que las "medidas"
deben interrumpir el cumplimiento de la saneidn? En qu puede basarse un
Juez o Tribunal para no computer como cumplimiento de la sancin el que se
invierta en cumplir medidas de seguridad de hospitalizacin que no se refieran
a locos o dementes?
En muchos y muy variados elements que suministra la propia Exposicin
de Motivos o Relacin presentando el Libro IV del Cdigo de Defensa Social.
En primer lurar. tenemos en contra del cmputo y a favor del cumplimiento
sucesivo de la media y la sancin, el baluarte que ofrece la naturaleza propia
de cada resolucin. Naturaleza que. segn Rocco opinionn inserta por los pro-
pios autores del Cdi'o en la citada Relacin) impide "identificar la media de
seguridad y confundirla con la pena y much meros sustituyndola a la pena
misma con el propsito de excluir las sanciones penales o de tomarles el puesto,
como por algunos se prpone." Con lo que, dada su naturaleza, mal puede com-
putarse una "medida por "sancin" sin incurrir en las contradicciones dichas
de "identificarla", "confundirla". "sustituirla", porque. de verificarse, es visto
que la media "excluye la sancin penal o toma su puesto" en contra de los
principios bsicos de la material.
Se opone, igualmente, al cmputo. el fin de ambas. Dijimos que el fin de
la sancin es la readaplacin y reeducacin del delincuente: con ese solo fin, se
impone, en defense de la sociedad. El fin de la media es sencillamente el pro-
psito de custodia, de cura, de educacin, de instruccin, con cuyos objetos se
dicta. Son asimilables ambos fines? ; Es de admitirse oune un sancionado deba
considerarse reeducado y readaptado al medio social sin observer el rgimen
progresivo de la Penitenciara- porque, mientras cumple su media de seguri-
dad observando las dictadas que tienden a la custodia o a la cura, no cumpla la
sancin que se le ha computado? Y. en el caso especfico en examen y cinue fu
objeto del ejemplo, es concebible ni acceptable que el atacado de avariosis, slo








ASUNTOS GENERALS


porque se le aplique muy intensamente el sistema de Helrich, pueda esa Tera-
putica, meramente orgnica, acondicionar su cerebro y carcter a las condicio-
nes y caracteres que exige la sociedad en que vive y que se buscaron con la
sancin que se le impuso y no cumpli, porque se le comput ?
Se opone, asimismo, al cmputo, el "carcter" de ambas d'isposiciones. La
media tiene el concept y todos los caracteres de los Actos Administrativos (a
tal extremo, que muchos autores de la Terza Scuola la llaman "Medidas Admi-
nistrativas de Seguridad") : la discrecionalidad, la revocabilidad y la indetermi-
nacin de su duracin. Son, por consiguiente, y como dice la Relacin, "sustan-
cialmente diversas de las sanciones". Y si bien el cmputo no impide la conti-
nuacin de la media de seguridad una vez que, por el propio cmputo, se haya
extinguido aquella, no es menos cierto que esta posibilidad prctica queda fuera
de la lgica que imnpide aunar, en un solo decurso de tiempo, dos cosas que son
''sustancialmente diversas,".
Apoya la anterior aseveracin, la que podramos llamar -en trminos de
Derecho Civil- la 'causa" de ambas disposiciones: la "causa-remota" o la
"causa-molivo", no la "causa-fin". La sanciones vienen deducidas rgidamente
en relacin con el delito; la Medid', no. La Medida viene determinada exclusiva-
mente en relacin con el eslado peligroso del sujeto. De ah que, mientras no
puede, en ningn caso, imponerse una nueva sancin por un mismo delito -por
muy grave que sea el estado de falta de readaptacin del reo-, en cambio, la
aplicacin de una Medida dle Segaridad no impide la adopcin de una nueva
media distinta cuando el Juez o Tribunal que conoce del caso, revocando, o no,
la antigua media de seguridad, aplica la que correspond al nuevo sntoma
peligroso descubierto.
Item ms: mientras la sancin vine expresamente predeterminada -dentro
de escalas, lmites o grades que. para cada delito en especie prev el Cdigo-, las
medidas quedan al libre arbitrio judicial, tanto en cuanto al lmite (excepcin
hecha de los casos de perodos mnimos), como con respect al modo. Modo que,
en el caso en examen, no queda duda que exige el cumplimiento "previo" y no
simultneo, de la media.
Y el argument final nos lo proporciona el propio art. 592 del Cdigo de
Defense Social, ya que si "por regla general" las medidas han de cumplirse una
vez agotada la sancin impuesia, ello indica la posibilidad de excepciones, excep-
ciones previstas (como la del dcmen't) o, no previstas, como las del contagio ve-
nreo. Posibilidad que parece admilir la propia Relacin al asegurar que "en
casos excepcionales, el Juez, teniendo mn cuenta las particulares condiciones pa-
tolgicas del condenado, puede disponer que la reclusin se ejecute despus que
haya terminado de cumplirse la sancin privativa de libertad."
Despus de lo dicho, cul es la solucin delinitiva del asunto ? No se nos
niega la urgente necesidad de la reform legislative aclaratoria. Pero, mientras
sta llega -isi llega!- nos parece que el criterio estrictamente tcnico a seguir,
debe ser el de que today media de seguridad detentiva de hospitalizacin que se
imponga a reos que se encuentren cumpliendo sancin, debe hacerse efectiva con
suspension del cumplimiento de la sancin i. mpuesta. suspension que cesar cuan-
do el sancionado obtenga su curacin; moment ste en que, cesado el Indice de
Peligrosidad y obtenida la cura perseguida por la media de seguridad, debe
reingresar en la Crcel, para, al seguir cumpliendo su sanciin, dejar igualmente
cumplidos los fines de reeducaein y readaptacin al medio social en que vive
y en.defensa del cual se le priv6 de su libertad.
Y. copiando a Manra, ternminar diciendo: as deja declarada su opinion, que
somete gustoso a otra mejor fundada, y lo firm.
EDUARDO R,. NEZ,
Juez d(o 1 Instancia de la Habana,








ASUNTOS GENERALS


ANOMALIAS EN EL ACTO JURIDICO

Al Dr. Juan B. Mor y Bentez,
izquierdista franciscano.

Sobre imperfecciones del acto jurdico, los tratadistas han creado toda una
gama. Se habla de acto inexistente, nulo, anulable, rescindible, resoluble, redu-
cible, etc.
Fsicamente, lo inc.istente es nada; mas, como a lo inexistente nos referi-
mos, empezamos por da rle una previa y conventional existencia, aunque no sea
ms que en forma de concept negative. Con esta manera de ver, no podemos
aceptar el denominado acto jurdico inexistente. Claro es que en este terreno
se ha derramado much jabn y difcil nos ser mantenernos firmes. Otra cosa
es que, a posteriori, la Autoridad declare lo inexistente; porque aqu cabra lo
que antes existiera y no ahora : lo que fu y no es. En este punto, ya no seria
tan difcil la elucubracin jurdica; y as podramos aceptar como no existente
el acto declarado tal, por' determinadas causales, v.gr.: la falta del consentimien-
to en una de las parties. (Art. 1261 del ('Cdigo Civil).
Comentando esta material, el joven jurisla Snchl'z Ocejo expone: El tras-
paso de bienes "que se pretend haber realizado falseando la verdad de la forma
por s solo produce la potestad del Estado, para declarar que esa formula no ha
existido" (1) Qu formula? La que falsea la verdad? Tan ha sido cierta su
existencia que el Estado esgrime frente a ella su autoridad. Lo que en rigor se
proclama es la nulidad del acto incorrect y, como secuela, la inexistencia del
correct. Aparte de que la potestad del Estado no se produce precisamente cuan-
do, para restaiar la justicia, ha de asumir una actitud. La potestad es un ele-
mento inmanente en el Estadlo, no un accident. Ms adelante aade el citado
autor: "...la inexistencia de los contratos... es un (cciduitc de carcter pe-
culiar.." (2). La inexistencia no es un accident; si algo es, no pasa de un
mero estado negative. Accidente es todo cambio producido en algo existente,
dentro de tiempo y lugar. La inexistencia -como concepto- slo cabra, a re-
gafiadientes, en alguna zona abstract. Por ello. no deben confundirse los pun-
tos de mira. "El caso ms favorable a estimar que nada existed -afirman Pla-
niol y Ripert- es el de ausencia de consentimiento ... Ni siquiera puede hablar-
se de acto inexistente: no hay acto de ningn gnero" (3).
La nmlidad tiene sus dimensions, aunque para muchos tratadistas caiga
en la inexistencia. As,. se habla de nulidad absolute y nulidad relatica. Para
los confusionistas, todas las nulidades absolutas son inexistencias: esto es. los
actos nulos, no sus11etilles de convalidacin, son actos inexistentes. No lo creo.
Afilando un poco el pensamiento, es evidence el error. ITn contrato perfecto en
lo formal -consentimiento, objeto y causa- pueude ser contrario a la moral y
buenas costumbres. Ha tenido existencia. aunque sea absolultniaf ,f1 nlo: sin
virtualidad legal, por ms que produzca ciertos efectos en el orden penal (encar-
celamiento o multa) y aun en l civil (indemnizacin). La confusion viene del
mismo derecho romano. En el ius civil los actos nulos no tenan efectos jurdi-
cos (??) y se consideraban inexistentes. Poda suceder, sin embargo, que actos
de esta naturaleza se declarasn vlidos por la ley, produciendo injustas conse-
cuencias; lo que dio origen a la institucin de la in intearumm restitution: procedi-
miento creado por los pretores, con vistas a la reparacin de una injusticia le-
gal (?). Nuestro ilustre glosador, D. Manuel Martnez Escobar. expone bien
cuando afirma: "No son los contratos inexistentes susceptibles de resolucin, de
(1) .Snchez Oceio, 'La Nulidad en el Derecho Privado" (1 Edicin), pg. 157:
Montero, Habana, 1938.
(2) Idem, id., pg. 159.
(.3) "Tratado Prctico de D.recho Civil Frics", pg. 399. tomo G6; Ed. Cultural
S. A., Habana.








ASUNTOS GENERALS


rescisin o de nulidad. Para que cualquiera de stas pueda ser declarada judi-
cialmente y, como consecuencia de las mismas, se produzca la invalidacin del
contrato, es preciso que haya contrato. . Claro que esto no se opone a que un
pretenso contrato sea declarado inexistente, pues esto quiere decir que lo su-
puesto no era tal contrato. Sigue exponiendo este autor que: "Esto no obsta a
que se decrete su nulidad, por inexistencia, si as se ha pedido. En las sentencias
a lo que hay que tender es a la finalidad que se persigue, al pronunciamiento
que se interest, a lo que se pide, sean cuales fucren las palabras que se em-
pleen" (1). No puedo compartir tal manera de opinar. Cierto que hay que par-
tir del pedimento para pronunciar el fallo; pero .ste no ha de correr parejo el
peregrino criterio que el interpelado tenga de las instituciones. As sera absurda
la declaratoria de inexistencia de una venta en fraude de acreedores (caso 39
del art. 1291 de dicho Cdigo), porque la haya pedido un mal pleitista, cuando lo
que procede es la rescisin. Por otra parte, declarar nulo lo inexistente es incidir
en el mismo error ancestral, de que vena hablando. No es correct sealar pre-
sencia o ausencia de valor en algo que no ha existido. No se trata, pues, de un
regateo ae la justicia por sutilezas. Precisamente nuestro mximo Tribunal, con-
sagrando la buena doctrine, distingue ambos concepts: "Los contratos simula-
dos no tienen existencia real. No les son, por tanto, aplicables los preceptos que
rigen la nulidad." (Sent. No 164 de 10 de Noviembre de 1925) (2)
La institucin del matrimonio en el derecho cannico, nos precisa la diferen
cia entire inexistencia y nulidad. Considrase el matrimonio -al mismo tiempo-
como contrato y como sacramento (Conjunctio Tegalis viri et feminac interlegi-
timas personas individuam vitae consuetudienem retine ns et sacrament tum novae
Legis, institutum a Christo Domino, causativum qratiae unitivae'. Si falta al-
gn element esencial -sine qua non- (v. gr. : el concerto de voluntades) se
dirime el matrimonio, por inexistencia, tanto del contrato como del sacramento.
Si alguno de sus elements esenciales adolece de ciertos vicious (v. gr.: concerto
errneo), se dirime por nulidad del contrato y por ineristencia del sacramento.
Si no hay contrato perfect y vlido, no se consuma el sacramento: porone anul
es la base de ste, como los signos y las palabras son el fundamento de la elo-
cucin.
iLa nulidad de un acto puede darse ab iitino y a posterior. En ambos mo-
mentos, puede ser absolute o relative (tambin integral o particularr. Algnnos
comentaristas entienden one las cansas nque vician el acto en su origen produce
siempre una nulidad absolute. "El legado nulo ab initio es aqul que carece de
un element esencial y que viciado de nulidad originaria no puede convalidar-
se. .. : a) cuando falta la testamentati factio pasiva en el moment de la con-
feccin del testamento;. .. (a). Pero esto que se observa en los legados puede
no darse siempre en otros actos jurdicos. ;, Qu es lo one ocurre en aouellos
actos anulables, cuyos vicios de origen no siempre se eliminan, aunnue se amor-
tiguan? Ya he apuntado la pretoriana restitucin in integrum. Cuando el vicio
se present en el acto posteriormente a su consumacin. la nulidad puede ser
asimismo absolute o relativa: tal la renuncia de un legado. quedando ,ste sin
efecto alguno: o la prdida de norte de la cosa legada .
La nulidad relative suele denominarse aniulabilidad. Esto require su acla-
racin. Que un acto sea anulable significa que. si bien se le supone alin valor.
puede ser declarado nulo (a partir de un moment dado). No confundamos.
pues. asta declaratoria con la qne la Autoridad judicial hace recaer en los actos
nulos (sin valor en ningin monmento) (4). o en los aetos inexistentps (que ni
(1) M. Escobar, '"Obligaciones y Contratos'', pg. 118: Culturanl R. A., RTabana. 1938.
(2) Idem, d., pg. 119.
(3) E. F. Camnus, "Varia, ronfpronaias dl'1 Dereal'n Herpditnrin'", pic. 251: Fi. P.
7'Prnnedpz. Habana, 1928.
(4) Aunque la declaratoria sobre nulidades de pleno derecho parece holgar, v. gr.: el
(omiso en la hipoteca, el retracto conventional, etc.








ASUNTOS GENERALS


siquiera tuvieron vidia "patolgica"). De otra manera: no se anula lo nulo
(aunque se le declare nulo), porque sera darle algn valor; se anula lo que vale
algo, pasando a nulo. La declaratoria de nulidad no equivale a la anulabilidad,
aunque en la sentencia se utilicen los mismos vocablos para ambos easos.
Para el grand conientarista espaol, D. Demfilo de Buen, los actos rescindi-
bles, constituyen una especie de los anulables ('). Tienen todas las notas gen-
ricas de stos, ms las especficas de ser: 1) anulables por el Juez; 2) confir-
mables por el interesado; 3) atacables exclusivamente por el interesado, y 4)
prescriptibles. Empero, no son pocos los que no admiten tal semejanza genrica.
Alberto Blanco, nuestro preclaro professor universitario, siguiendo el criterio
que inspir nuestro (',jdigo Civil, seala diferencias al parecer esenciales: "No
hay que decir, dado 1, expuesto, qu diferencias separan a la rescisin de la nu-
lidad; el carcter exepcional de la primera, su fundamento en un perjuicio
econmico derivado d, un contrato perfect, su subsidiariedad... (2). Pero no
deja de admitir, ms adelante, que "los efectos de la rescisin, en general, son
los mismos antes referidos de la nulidad del contrato... (3). Martnez Fsco-
bar, que sigue la misma direccin, complica un tanto el problema confundiendo
-sin quererlo- los concepts de rescisiwn y resolucin. La rescisin slo se da
en contratos "vlidamente celebrados" (art. 1290), y en esto ciertamente se di-
ferencia de la nulidad absolute. "Esa es la diferencia -dice- que existe entire
la rescisin y la nulidad. La primera entrafia la cesacin de un contrato vlirlo.
La segunda, la declar;acin de que un contrato no es vlido" (4). Mas yo entien-
do que la rescisin no1 es simplemente la cesacin de un contrato one se estima
vlido (validez restrictiva) : por cuanto se trata de un acto jurdico que viene
arrastrando ciertos lastres lesivos desde su consumacin. descubiertos posterior-
mente (art. 1291). La cesacin es efecto de la resolucin de un contrato (nue no
se estima) que ha sido indiscutiblemenfr vlido hasta el moment de su resolu-
cin. La cesacin en los contratos resueltos no es precisanmente la reocacwi de
los contratos rescindidos. En la primera hav un no seruir: en la seu'nndi. un
retrotraer. Por otra parte. aunone a rcenuln -cnmirlo afir a one "son tambiln
acciones distintas que se rigen por precentos diferentes las de rescisin v reso1 l-
cin.. ", ya haba dejado constancia de su opinion contraria al exnoner nue
"... la resolucin no es ms cne una forma esneeial de la resc;n...' (5).
Pero no de la razn cientfica de este aserto. Cierto es one nn nuestro derecho
positive se emnlea al'unnas veces el trmino rv.;isin como sinnimo de resolt-
lucin (art. 1556 del Cdigo Civil y art. 170 del Crlion d? Comercio. v.r. ;
mas la doctrine tiene consagrada la diferencia de ambas acciones. Bas+n-a con
saber que la rescisoria es subsidiaria: y la resolutoria. meramente o'tativa.
Ya hemos visto one receisin v nulidad l.nbsoluta sn sn tintas: pero no veo esta distincin entire rescisi;n v unlirand rnlf;aI (ru-nila li-
dad). Esnecficamenle tienen sus notqs neculiares: pero Fen.^rie'uwnto aoun -1
misma cosa: actos anulables. Como va insinuara, el le;isiardlr eInanl one ed+-ne-
tur nuestro Cdigo no piensn as. puestno oe habla dle ontrats a' la70lns
(art. 1300) y contratos rescindibles (art. 129 1 como si fuesen concent-o (Is-
miles. Esto. en nuestro Cdigo coe -al decir de Manresa- es ;el cuerno inrdico
ims cientfico que existe en la material! La Enciclopedia Jurdica Fsnaola de
Seix. al definir el vocablo rescisin, dice: "accin v efecto de rescindir, o sea
anular un contrato, obli'aein. testament, etc." Sicniendo el sabio criterio del
ya aludido jurisconsulto D. de Buen, la rescisin no es otra cosa que una manera
(1) D Domfilo d,,. 1T,--n, "Resi; an cle los Contratos" (Enciclopedia. Juri'dica Es-
rainla d Pox, tomo XXVIT. nle. 327: Banrelona.
(2) A. Blanco, "Obliaciones y Contratos", tomo II, pg, 862; d. Cultural .S:.A:.
THabana. 1.34.
(3) elem. id.. pg. 287.
(4) IM. Escobar, obra citada, pg. 391,
5'i Tldemn, id., pg. 344.








ASUNTOS GENERALS


de anulabilidad. No cabe otra distincin que la habida entire especie y gnero.
La nota viciosa en los actos rescindibles se denomina lesin; y toda lesin civil
se traduce siempre en un perjuicio econmico que alguien sufre.
Manresa es tambin de los disidentes. Al unsono con el Cdigo, no acepta
la teora que identifica estas ineficacias: . .la nulidad, como su propio nom-
bre indica, viene a declarar la ineficacia que ya 1:] contrato lleva en s; la resci-
sin produce, ocasiona directamente esa ineficacia que no era esencial..." (l ).
Que la ineficacia es producida dir'elan'cnic por la rescisin ? Que en la resci-
sin, la ineficacia no cs cscncil.' ILa reseisin n.' produce directa ni indirec-
tamente), elimina la ineficacia, le resta sus efEctos perjudiciales, restaando el
inters lesionado (independientemente de la convalidaciOn o no convalidacin
del acto). La ineficacia en el caso 3" del art. 1291. es inheretle a la lesin frau-
dulenta que el consentimiento sufre; en la mayora de los casos, de mala fe
(dolo).
Adems de la analoga accidental en los efectos a que conducen (compa-
rense los textos de los arts. 129, y 1303) -efectos que, adems, se dan en la re-
solucin (art. 1124)-, se observe tambi'n una analoga esencial entire la resci-
sin y la nulidad. La accia pauliano (en honor del Pretor Paulo) que se esgri-
me contra el mencionado caso :3" del art. 1291, demuestra alas claras un vicio de
origen (el fraude) en la ,sencia misma del aclo. Es la inisma ac(in a que se
refiere el art. 1111. al p)receptuar o(ne todo acreedor puede impugnar los actos
que el deudor realizare en fraud-.' de su derecho. Y ello es legico, ya que por 1o
prescripto en el art. 1911, "del cumplimiento de las obligaciones responded el
deudor con todos sus bienes, present's y futuros".
Para mi modesto opinar, lo que ms distancia la rescisi6n de la nulidad
-especfica, no genricamente-- es la lonvilud de onda de su inters: la primera
mira al orden privado; la segunda, ms bi'n al orden pblico.
Finalicemos. Si la nulit il, relative y 1l rescisin pertenecen al mismo ge-
nero, y sta y la resolucin s,, datn la mano -como espordicamente afirmara
M. E.- tendramos que aceptar semejanzas entr' la resolucin y la nulidad. Y
la verdad es que todos los criti.s del Derecho estn contests en que no cabe
identificar la accin resolutoria con la aciin de nulidad. Basta una simple
lectura del art. 1124, en relacin con el art. 1300, para observer que se trata de
dos acciones inconciliables: pues una cosa es que se pida la termination o cese
de un contrato (porque una de las parties iniumpla algiuna obligacin concerta-
da), y otra. muy distinta, que se solicile la nuicid del inismo (por la presen-
cia de algn vicio que lo haga ineficaz).
No he pretendido agotar la material. Debo hacer present que slo me h?
propuesto unas pinceladas con pretensiones (le boceto. Es fuerza, pues. que en el
tintero se queden los arrests del fladiadorn (que y o o soy) para las ms am-
plias pistas.
MANUEL 1. THERNNDEZ,
.ulez Municipal de Puerto Padre.


COMENTARIOS

El Juez de Primera Instancia e Instruccin t l Moreno de Ayala, hubo (le solicitar se le tuviera como aspirante al cargo de
Juez de Primera Instancia e Instruccin de Maya v la Sala de Gobierno Es-
pecial del Tribunal Supremo, por su acuerdo de 9 de Febrero de 1942. que se
public en este nmero en la seccin correspondiente. declar no haber lugar a
la expresada solicitud "por no haber tomato posesin an del cargo para el que
fu ascendido",
(1) .T. M. Mlanrsn. 'O







ASUNTOS GENERALS


Este acuerdo rompe con normas de antiguo establecidas por el Tribunal Su-
premo. En efecto, ,n 14 de Noviembre de 1928, vase el acuerdo en la pgina
28 de la seccin correspondiente del ao 1929, la Sala de Gobierno, a consult
del Dr. Manuel F. Barroso y Lpez de Quintana, Juez Municipal de Mart,
electo de Puerto Padre por traslado y electo posteriormente por ascenso Juez de
de Primera Instancia e Instruccin de Mayar, acerca (de si deba tomar posesin
del Municipal de Puerto Padre y despuis del de Mayar, le inform "que no le
pareca necesario ni procedente que trasladado de Mart a Puerto Padre, se pre-
sente a tomar posesin de l antes de hacerlo del de Mayar, a que ha sido as-
cendido, ya que la Ley permit y no deja de ser frecuente que se ascienda o tras-
lade a funcionarios meramente electos". Ejemplo: el Magistrado Dr. Cristbal
Mor y Marruz, de Santa Clara, se le nombr en 31 de Julio d? 1917 para la de
Oriente por permula con el Magistrado Dr. Francisco Llaca y Argudn, y sin
tomar posesin. se le nombr para la (le Matanzas al siguiente da 19 de Agosto,
de cuyo cargo tom posesin el 3. Otro -jemplo: el Dr. Jos Argote y Valds,
excedente, fn nombrado Juez Municipal de Sancti Spritus en 9 de Agosto
de 1939. de cuyo rargo no tom pose-sin, porque en 29 de ese mismo mes
de Agosto la Sala de Gobierno, siendo Juez Municipal electo de Sancti Spritus,
aprob su permuta con el Dr. Juan F. Mejas y Valdivieso, que era Juez de
Primera Instancia c Instruccin de Banes.
El traslado no lo impeda que el Dr. Moreno fuera Presidente de la Muni-
cipal Electoral de Caney, porque electo de Baracoa sigue en Caney, y trasladado
a Mayar, seguira un Caney hasta que se present el nuevo Juez Municipal de
este lugar.
Se trata, pues, le un nuevo criterio de la Sala.
Un peridico de Colombia se ocupa de una causa criminal que por ase-
sinato se sigui en esa Repblica, cuyo process dur unos 3 aos en fallarse.
Estaba tan apasionada la opinion que hubo necesidad de celebrar el juicio oral en
lugar distinto en evitacin de un possible linehamiento de los acusados. Se trataba
de la muerte de un mdico de gran reputacin, la que ie imputaba a su esposa
y al amante de sta. El Jurado absolvi a los acusados por falta d:' pruebas y
el Juez de Derecho al dictar sentencia estamp6 al final de la sentencia el siguien-
te prrafo: "Fulano y Zutano (aqu los nombres) sern pues absueltos del cri-
men que se les imput'i. Si es verdad que tan horrendo delito no lo consumaron
en la forma como se les atribuy ni en ning'una otra. se habr llevado a cabo con
su absolucin un acio de estricta justicia. Empero, si sus conciencias estn man-
chadas con la supresin de una vida llena de mereeimientos, como era la de
don Alberto Giorgi, ya comuo iudadano ejemplar, ya comno benefactor en su pro-
fesin del dolor human, ya tambin como esposo modelo y padre solcito y
amante, entonces la justicia divina, que es inexorable. se enargara del castigo
que merece tan execrable crimen."
Parece que el Juez no estaba muy conform ,on la absoluein del jurado.



LEYES Y DECRETOS

DESAHUCIOS.-Deereto Presidencial 1096 En uso de las facultades que me conceden la Constitucin y las Leyes, y espe-
cialmente, en obediencia a la obligacin impuesta al Poder Ejecutivo por el
apartado a) del art. 3'', del Acuerdo-Ley No 5. de 20 de Enero de 1942, odo el
Ministro de Agricultura, a propuesta del de Justicia, y asistido del Consejo de
Ministros, resuelvo:
(1) Respecto de ,ste Deere'o vease en li "Miscel.nen 'o re1culto por ln sal, do lo
<'ivil ,l) Tribunal Sunp emn.








ASUNTOS GENERALS


Primero: Disponer la suspension, mientras dure el estado de guerra actual,
-y a partir de la promulgacin de este Decreto, de la admisin y sustanciacin
de los juicios de desahucio por cualqui2r causa contra los arrendatarios u
ocupantes de fincas rsticas o lotes de las mismas no mayores de 2 caballeras
por cada arrendatario u ocupante, siempre que ste se encontrare habitando con
su familiar la finca o lote, con anterioridad a la promulgacin del present De-
creto, hubiere abonado o abone y continue abonando, en su (caso, el imported de la
renta correspondiente, comprendida y a partir del 1Q de Enero de 1942, y cultive
esas tierras personalmente. Los juicios de desahucio que se encontraren en tra-
mitacin relatives a fincas o lotes comprendidos en las disposiciones del present
Decreto, quedarn paralizados en el estado en que se encontraren.
Segundo: No se considerarn comprendidos en los beneficios (le este De-
creto, las personas que se hubieren introducido en las fincas o lotes de que se
trata, subrepticiamente.
Tercero: Para la aplicacin de las disposiciones del present Decreto en los
casos de arrendamiento colectivos de fincas mayores de 2 caballeras de tierra.
la ocupacin de dichas fincas se considerar separadamente, en la proporcin
de 2 caballeras de las mismas por cada ocupante o arrendatario y su familiar.
Cuarto: Toda controversial sobre la aplicacin de est:, Decreto se resolver
por los trmites de los incidents.
Los Ministros de Justicia, de Agricultura y de Defensa Nacional, quedan
encargados del cumplimiento de lo dispuesto en el present Decreto en la parte
que a cada uno concierne.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en La Habana, a 21 de Abril de 1942.
-F. Batista, Presidente.-Carlos Saladriga., Primer Ministro.-Federico Lare-
do, Ministro de Justicia.
JUZGADOS CORRECOIONALES DE LA HABANA.-Ley N, 4 (Gaceta
266, 4 Mayo).-Artculo 1.-Los 2 Juzgados Correccionales Nocturnos creados
por la Ley de 29 de Septiembre de 1937, puesta en vigor por el Decreto Presi-
dencial NQ 699 de 29 de Abril de 1938, pasan a funcionar de da, quedando com-
puesto el territorio judicial correctional de la Ciudad de La Habana y Barrio de
Casa Blanca, de 8 Juzgados Correccionales diurnos.
Art. 2*-La denominacin de los 8 Juzgados Correccionales diurnos quedar
fijada en Juzgados Correccionales de las Secciones 11 a la 84, ya que por efecto
de esta Ley, los 2 Juzgados Correccionales nocturnos. cine pasan a funcionar de
da, ocuparn las Secciones 7, y 8-'. por el mismo orden one tien-,n en la actua-
lidad, pasando el Primer Juzcado Correccional Nocturno a ser J.lzeado Correc-
cional de la Seccin 7Q, y el 2Q Correccional Nocturno, Juzgado Correccional de
la Seccin 8', y tendrn las siguientes demarcaciones:
Juzgado Correccional de la Seccin lq: La comprendida dentro de una lnea
recta que empieza en el mar, toma por el eje de la calle Habana en toda su
extension hasta la calle Desamparados atravesando sta. en lnea imaginaria, al
mar. Abarcando toda la baha de La Habana y Barrio de Casa Blanca.
Juzgado Correccional de la Seccin 2'": Empieza en Habana y Muralla, si-
guiendo por el eje de la calle Habana, hasta la terminaci(n de sta, v signe en
lnea imaginaria al mar, siguiendo por todo el litoral hasta la calle Alambique.
por el eje de sta hasta la plant elctrica de Tallaliedra. dobla nor el frente
de sta a buscar el comienzo de la calle Florida y sio'ne por el ePe de sta. el de
la calle Anceles. hasta Avenida re Simnn Bolvar (Reina' v dobla nor el eie de
Simn Bolvar hasta 1n calle Muralla; sigue por el eje de vista a su punto
de partida en la calle Habana.
Juzgado Correccional de la Reccidn 3': La comenendida en Simn Bolvar
(Reina) y Angeles. siguiendo por el eje de la calle Sim6n Bolvar hasta el eje
de la calle Avenida de Menocal, signienido por Avenida de Menocal hasta








ASUNTOS GENERALS


la calle Mximo Gmez (Monte), siguiendo el eje de esta calle hasta llegar a
Padre Varela (Belascoan), doblando por sta, hasta llegar a la calle Arroyo,
y sigue por el eje de la calle Arroyo hasta Alambique.
Juzzgado Correccional de la Seccin 4.: La comprendida dentro de una lnea
que seguir el eje de la Avenida de Menocal (Infanta) en lnea recta hasta la
esquina de Tejas, siguiendo por el eje de la Calzada del Cerro hasta Palatino,
a buscar la lnea del F. C. del Oeste, hasta los lmites del Trmino Municipal de
La Habana, siguiendo el Ro Almendares hasta el mar.
Juzgado Correccional de la Seccin 59: La comprendida dentro de una lnea
que seguir el eje de la Calzada de Cristina, partiendo de la calle Manglar, si-
guiendo el eje de la misma a buscar la Calzada de Jess del Monte, continuando
por el eje de sta, Calzada de la Vbora. Calzada de Bejucal, hasta el lmite con
el Trmino Municipal de Santiago de las Vegas. Eje de la. Calzada del Monte,
partiendo de la calle Manglar, eje de la Calzada del Cerro, a Palatino, a buscar
el comienzo de la calle Santa Catalina y el Ferrocarril del Oeste. siguiendo esta
lnea frrea, hasta el lmite del Trmino Municipal de La Habana.
Juzgado Corrccionial de la Seccin 60: La demarcacin comprendida por
una lnea que seguir por el costado de la Compaa Cubana de Electricidad.
siguiendo el eje de la calle Manglar, hasta el eje de la Calzada de Cristina. sigue
por el eje de sta, toma el eje de la Calzada de Jess del Monte. Calzada de la
Vbora. sieuiendo por el eje de la Calzada de Bejucal, hasta el lmite del Tr-
mino Municipal de La Habana. Toma el punto de inicio en el costado de la Com-
pafa Cubana de Electricidad. lindando con el mar, v simue la lnea de Baha.
hasta buscar el lmite natural del Trmino Municipal de La Habana. en la Ense-
nada de Guasabacoa. hasta el Ro Martn Prez. siguiendo todo el lmite con el
Trmino Municipal de Tnanabaeona. quedando enclavado dentro de la demarca-
cPin el Barrio de Luvan. Batista, parte del Barrio Manuel de la Cruz. .Tesis
del Monte. parte de Arroyo Apolo, parte del Barrio Arroyo Naranjo y Barrio
del Calvario.
TJuzgado Correceional de la Secci4n 79: La demareacin comprendida se ini-
cia en la calle Habana y el litoral. sizuiendo por el eje de la calle Habana. hasta
la calle Mrralln. doblando por el eie de la calle Muralla hasta la Avenida de
Simn Bolvar. siniendo por el eje de sta, basta la Avenida de Ttalia. doblando
por sta. por su Pej. basta el mar.
Tiuzg7ado rorrrcefoi71 de la ,qecien RO: La demarcappin eP inicia pn el e"
de (aliano v Litoral. sianiendo nor Galiano. nor sn pie. hata0 1n dPe im4n Bol-
var. dobla por sta v siane su eie hasta Avenida de Menocal. doblando por sta.
por Pie. hasta el mar
Art. 19-TnLs .TJuado-s Correccionales conocerni de todos los hechos ocu-
rridos en sn demarcacin v de su competencia. durante las 04 horas del da.
funncionando en la forma acostumbrada nara los J.Tnzados de da. v se derocran
todas las leaves. decretos-leves, decretos v cuanto se ononia al cumnlimiento de
la present lev. 7n que comenzar a regir desde la fecha de su publicacin en la
raetnfa Oficial de la Repblica.
Dada en Pl Palacio le la Presidencia "n La Habana, n ? Il MA yo rie 1949--
P'. RnHatit.- arloas a7ndriqa(s. Primer Ministro.-'Pederico TLaredo. Ministro de
Jn tiia
CODIGO DE COMERCIO: Art 180.-Lev NC" 5 (Gaceta. 266. 4 Mavo)-Ar-
tculo 1-.Se modifica el art. 180 del Cdigo de Comerio. que quedar.4 redac-
tado en la siguiente forma:
"Los Bancos conservaran en moneda de curso lesal en sus Cajas, en concen-
to de reserve, la cuarta parte, por lo menos, del imported de las imposiciones de
dinero de todas classes que tengan en su poder.
El Poder Ejecutivo podr reducir, en cualquier moment, el monto de la
reserve en cuanto a la moneda national, que se sefiala en el'prrafo que precede.








ASUNTOS GENERALS


sin que en ningn caso pueda ser inferior al 12-%1/ del imported de los depsitos.
Tambin fijar el Presidente de la Repblica, peridicamente y con vista a las
necesidades del mercado, la proporcin en que las distintas classes de monedas de
curso legal habrn de integrar dicha reserve." (')
Dada en el Palacio de la Presidencia, en La Habana, a 2 de Mayo de 1942.-
F. Batista.-Carlos Saladrigas, Primer Ministro.-Oscar Garca Montes, Minis-
tro de Hacienda.
)o(-----

COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

LOS JUECES MUNICIPALES SEGUNDOS SUPLENTES.-El Colegio
conoci de un Proyecto de Ley presentado al Senado en el que se reconoce a
los ex-Jueces Municipales Segundos Suplentes de 3` clase carcter de funcionarios
excedentes del orden judicial. Este asunto se encomend al Dr. Rogelio Pina
para su studio, por haber pedido el Colegio de Abogados de Camagey que se
actuara para evitar que ese Proyecto se convirtiera en Ley. Al conocer de la
Ponencia del Dr. Pina, la que est completamente de acuerdo con el Colegio de
Camagey en que no debe aprobarse ese Proyecto, la Junta de Gobierno acord
hacer suya la Ponencia del Dr. Pina y dirigirse al Senado y la Cmara de Repre-
sentantes explicando los fundamentos que existen para que ese Proyecto no sea
Ley y dar cuenta al Colegio (le Abogados de Camagey.
La Ponencia del Dr. Pina dice as:
"Designado Ponente para informar sobre la solicitud hecha por el Colegio
de Abogados de Camagiey para que nos adhiramos al acuerdo tomado por aqul,
referente al Proyecto de Ley pendiente de aprobacin en el Senado de la Rep-
blica que reconoce a los segundos suplentes de los Juzgados Municipales de 3"
clase el carcter de funcionarios del orden judicial, con categora de excedentes,
para cubrir en caso de vacant las primeras suplencias, paso a emitir mi dic-
lamen.
Esta ponencia est en un todo conforme con las consideraciones en que el
Colegio de Abogados de Camagey fundamental su acuerdo y entiende que el
Proyecto de Ley responded a requerimientos de orden personal contrarios al es-
pritu y a la letra de los preceptos de la actual Constitucin que disponen el in-
greso en la carrera judicial mediante oposicin en todos los casos, an en los de
plazas de nueva creacin. (Vanse los arts. 175 y 181, prrafo 39).
Es cierto que la propia Constitucin en su Disposicin Transitoria al Ttulo
140. Seccin 8", clusula 2`, estableci que los Jueces Municipales Suplentes de
14 clase quedaban incorporados a la 9. categora del escalafn judicial v los
Municipales Suplenles de 2' clase y primeros suplentes de 3" clase a la 10. ca-
tegora de dicho escalafn; todos con los mismos derechos v prohibiciones que la
ley seala a los respectivos titulares de esas categoras. Pero no es menos cierto
que esta disposicin exceptional de la Asamblea Constituyente. que va contra lo
dispuesto en otros preceptos constitucionales y que lesiona injustamente leg-
timos derechos adquiridos por opositores para la carrera judicial, no puede ex-
tenderse ms all de la excepcin de Jueces Suplentes, que no comprendi a los
segundos suplentes de los Juzgados Municipales de 3. clase.
Se conoce que los Convencionales no pudieron sustraerse en su labor, muy
encomiable por otros concepts, a ciertos reonerimientos de orden personal, y
hasta podra decirse que hay una iniusticia dentro de la injusticia al no com-
prenderse en ella a los segundos suplentes de 34 clase. Pero a la hora de resol-
ver sobre un problema que hace tan direct referencia a la buena organizacin
y funcionamiento del Poder Judicial, este Colegio de Abogados no puede aban-
(1) El resto de l Ley no la reproducimos porque se contrae a una emisin de billetes.,
rmoneda.








ASUNTOS GENERALS


donar los rectos principios. De ah que se encuentre en el caso de aceptar y apo-
yar los razonamientos del Colegio de Abogados de Camagey y agregar un nuevo
argument que a nuestro juicio es bastante convincente, a saber: si una Asam-
blea que como soberana redlact la vigente Constitucin no se atrevid a compren-
der en la Disposicin Transitoria aludida a los segundos suplentes de los Juzga-
dos Municipales de 3W, clase, ninguna facultad tiene para hacerlo el Congreso.
Habiendo hablado ya la Constitucin sobre este particular sera inconstitucional
cualquier media legislative que ampliando el criterio exceptional de la Asam-
blea Constituyente, vulnerase los preceptos de la ley fundamental que establecen
el ingreso en la carrera judicial mediante oposicin.
En este sentido propongo a la Junta de Gobierno que acuerde apoyar la
solicitud del Colegio de Abogados de Camagey, dirigindose al efecto al Senado
de la Repblica o a cualquier otro cuerpo u organismo del Estado, segn fuere
necesario para que no llegue a ser Ley el Proyecto que se combate.'
CICLO DE CONFERENCIAS.-Continan las conferencias en el Colegio.
La ltima celebrada. a cargo del Dr. Jos Guerra Lpez, revisti gran solemnidad
por la extraordinaria concurrencia de destacados profesionales. Vers,:) acerca de
la personalidad del nunca olvidado Dr. Jos Antoln del Cueto y Pazos. El
Dr. Guerra pronunci un grandilocuente discurso que mereci extraordinarios
aplausos. Record toda la vida pblica y professional del Maestro.
-- ------ ) o (-----------

LIBROS Y REVISTAS

DERECHO INMrOBILIARIO. POR EL LCDO. MANUEL MARTNEZ ESCOBAR.-Habana,
1942.-Este nuevo libro del Presidente de la Sala de lo Civil del Tribunal Su-
premo, publicado como apndice al de "Las Inscripeiones'", viene a facilitar an
ms el studio del drecho hipotecario. Con su estilo claro y preciso, analiza en
l cuanto guard relacin con esa material y en sus pginas se encuentra solucin
a muchos problems intrincados.
CURSO DE DERECHO PROCESAL CRIMINAL, POR EL DR. Jos PORTUONDO Y DE
CASTRO.-Habana, 1942.-El Profesor agregado de Derecho Procesal de nuestra
Universidad Dr. Portuondo, acaba de publicar el tomo 1. de esta obra, para
"llenar la necesidad sentida en clase de facilitar con criterio modern, la labor
estudiantil en esta Ctedra", segn explica a guisa de Advertencia dicho Pro-
fesor. Pero si se hojea el libro se observa que tambin es til para los profesio-
nales del Derecho.
CDIGO CIVIL, APNDICE 39, POR EL DR. EDUARDO R. NEZ Y NEZ.-Ha-
bana, 1942.-Acaba de aparecer este libro del Juez de Primera Instancia del Sur
de esta capital, que abarca toda la legislacin y jurisprudencia relacionada con
el Cdigo Civil producida durante el afio 1937 y que, como los anteriores tomos,
tan til result a los abogados y jueces.
JURISPRUDENCIA DE LA LEGISLACIN OBRERA, POR EL DR. MANUEL MART Y
ESCASENA.--Habana, 1942.-Acaba de publicarse este libro como complement
de otro anterior del mismo autor, titulado Legislacin Obrera, en el que clasifi-
cadas por materials, se encuentran todas las sentencias dictadas a partir de 19.34,
sobre esa novsima legislacin que tanta importancia va adquiriendo entire noso-
tros y que afecta taitos intereses encontrados.
TIN CASO DE INCA1 PACIDAD LEGAI, PARA ADQUIRIR POR COMPR.A, POR EL DR. JUAN
M. PEROZO BERTRN'.- --Santiago de Cuba. 1942.-El Registrador sustituto doctor
Perozo en este follet, reproduce un informed producido en un recurso gubernati-
vo contra nota de calificacin y las resoluciones recadas en el expresado asunto
que gan el Registrador.
HU;COS PARA LUCES EN PARED PARALELA A lTA LNEA DIVISORIA 1DE DOS PROPIE-








ASUNTOS GENERALS


DADES Y DISTANT DE STA MENOS DE DOS METROS, POR LOS DRES. ANDRS TRIAY
LEN Y ANDRS TRIAY RODS.-Este folleto est dedicado a comentar reciente
sentencia del Tribunal Supremo, que decidi una contienda sobre luces.
EJERCICIOS DE OPOSICIN.-Habana, 1942.-Este folleto recoge los trabajos
desarrollados por los Dres. Juan B. Mor y Bentez. Juan J. E. Casass y Arsenio
Roa y Uriarte, ante la correspondiente Sala del Tribunal Supremo, en las opo-
siciones efectuadas para cubrir una plaza de Magistrado de la Audiencia de Las
Villas, que alcanz el Dr Mor y que pone de manifiesto el esfuerzo realizado
por dichos funcionarios judiciales para lograr el galardn del 'xito.
EL ART. 185 DE LA CONSTITUCIN CBA\NA DE 1900, POR IL DR. TOMS DE
GALDS Y BETANCOURT.-Habana, 1942.-Otro folleto, anloLo a los anteriores
del Dr. Galds en que estudia el precepto por s, con referencias y concordancias
y la sntesis de su formacin por la Constituyente con notas al precepto.
Yo ACUSO!, POR EL SR. Jos A. GIMEZ DEL SoOL.-Habana. 1942.-Este fo-
lleto es la segunda parte de otro anterior titulado Derecho v.s Dinero. Guardan
relacin con un process que se ventila ante nuestros Tribunales.
REVISTAS EXTRANJERAS.- Hemos recibido: Foro Hondurdcin Tegneigalpa,
Honduras, Diciembre; Los Tribunales. Mxico, D. F.. Marzo: Rerista dle Derecho
y Administracin Municipal. Buenos Aires, Repblica Argentina; y La Justicia.
Mxico, D. F., Marzo.
OTRAS REVISTAS.-Tambin hemos recibido: Sequros, Abril: La Farmacia
Cubana. Marzo: El Siqio. Abril: Lc.r. Marzo: Sald a Sanildad. Diciembre: Re-
vista del Coleqio de Abogados, Febrero; Educacin Rural. Febrero: Bole/in de
la Comisin Panamericana de Cooperacin Intermunicipal. Octubre-Diciembre:
Sanidad y Beneficencia Municipal. Octubre-Diciembre: La ,Jurisprudencia an
Da, Marzo: Informacin Fiscal. Mayo; Revista de Agricnlturia y Ganadera,
Marzo; Revista de la Asociacin de Viaiantes del Comercio, Marzo; Boletn Agr-
oola, Abril; y Polica Sacreta Nacional. Abril, todas de la Habana.
----- ->-)n(*--- ---

MISCELANEA

MOVTIMIENTO JUDICIAL.-Despus fde publicado el nmiero anterior, ha
habido el simniente:
Ascensos.-Ha sido ascendido por el lurno de mrito. al carqo de -Tuez Co
rreecional de la Habana. el Dr. Jos Mas v Obregn. oue era Jnez Municipei
de la Habana. Ocupaba en el escalaf6n de los de su <'tegor'a el numero 19.
Tngres en la carrera co.mo Juez Mlnicinal 1922. cesando por rennncia en Aposto (le ese afo: rein'res como J.nez Muni-
cipal de Los Palacios en 6 de Marzo lo 1925. nasando lneon con io'ual cargo a
Bauta. Ascendi (n 15 de Diciembre de 1930 a Jine, de Primera Tnsfanieiq e
Tnstruccin de Artemisa. nasando 1uep'o en '31 cle Enero le 1931 al Junzgado
Municipal de Guanajav. En 17 de MayO lo 193 ascendi al caro'o de Jue7
Mnnicinal del Sur. pasando luecro al Jzgadclo c l Primera Tnstncia dle Santa
Clara y ms tarde al cargo que abor rlese-mneab".
-Ha sido ascendido por el turn de mritos al vargo de Jhe7 de Primera
Instancia e Instruccin de Banes. el Dr. Manuel Buigas y Sans. Juez Munici-
pal de Niquero. Ocupaba en el escalafn de los de su catep'ora el N< 21. Tngresl
en la carrera como Juez Municipal de Gibara en l? de Febrero de 1929. cesando)
por renuncia en 15 de Septiembre de 1937. Rein'resii en 2? dle Abril de 1941
por el cargo que ahora desempeaba.
Traslados.-Ha sido trasladado a peticin el Dr. Juan M. Mestre v Ta-
mayo, Juez Municipal Suplente de Los Arabos. al eargo de Juez Municipal
de Campechuela.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs