• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Main
 Acuerdos de la sala de gobierno...
 Seccion notarial
 Resoluciones del tribunal supremo...
 Sentencias y autos de lo civil...
 Indice general














Title: Repertorio judicial
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076996/00017
 Material Information
Title: Repertorio judicial revista ... fundada bajo los auspicios del Colegio de Abogados de la Habana ..
Physical Description: 36 v. : ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Asociacio´n nacional de funcionarios del poder judicial
Asociación nacional de funcionarios del poder judicial
Colegio de Abogados de la Habana
Publisher: Impr. de Rambla, Bouza y ca.
Place of Publication: Habana
Habana
Publication Date: 1941
Frequency: monthly[1928-1960]
bimonthly[ former 1925-1927]
 Subjects
Subject: Law reports, digests, etc -- Cuba   ( lcsh )
Law -- Cuba   ( lcsh )
Genre: law report or digest   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Dates or Sequential Designation: Anõ 1, no. 1 (marzo de 1925)-anõ 36, no. 12 (dec. 1960).
Issuing Body: Organo oficial de la Asociación nacional de funcionarios del poder judicial, 1944-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076996
Volume ID: VID00017
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13201214
lccn - 31010741

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Main
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
    Acuerdos de la sala de gobierno del tribunal supremo
        Page A-1
        Page A-2
        Page A-3
        Page A-4
        Page A-5
        Page A-6
        Page A-7
        Page A-8
        Page A-9
        Page A-10
        Page A-11
        Page A-12
        Page A-13
        Page A-14
        Page A-15
        Page A-16
        Page A-17
        Page A-18
        Page A-19
        Page A-20
        Page A-21
        Page A-22
        Page A-23
        Page A-24
        Page A-25
        Page A-26
        Page A-27
        Page A-28
        Page A-29
        Page A-30
        Page A-31
        Page A-32
        Page A-33
        Page A-34
        Page A-35
        Page A-36
        Page A-37
        Page A-38
        Page A-39
        Page A-40
        Page A-41
        Page A-42
        Page A-43
        Page A-44
        Page A-45
        Page A-46
        Page A-47
        Page A-48
        Page A-49
        Page A-50
        Page A-51
        Page A-52
        Page A-53
        Page A-54
        Page A-55
        Page A-56
        Page A-57
        Page A-58
        Page A-59
        Page A-60
        Page A-61
        Page A-62
        Page A-63
        Page A-64
        Page A-65
        Page A-66
        Page A-67
        Page A-68
        Page A-69
        Page A-70
        Page A-71
        Page A-72
        Page A-73
        Page A-74
        Page A-75
        Page A-76
        Page A-77
        Page A-78
        Page A-79
        Page A-80
        Page A-81
        Page A-82
        Page A-83
        Page A-84
        Page A-85
        Page A-86
        Page A-87
        Page A-88
        Page A-89
        Page A-90
        Page A-91
        Page A-92
        Page A-93
        Page A-94
        Page A-95
        Page A-96
        Page A-97
        Page A-98
        Page A-99
        Page A-100
        Page A-101
        Page A-102
        Page A-103
        Page A-104
        Page A-105
        Page A-106
        Page A-107
        Page A-108
        Page A-109
        Page A-110
        Page A-111
        Page A-112
        Page A-113
        Page A-114
        Page A-115
        Page A-116
        Page A-117
        Page A-118
        Page A-119
        Page A-120
        Page A-121
        Page A-122
        Page A-123
        Page A-124
        Page A-125
        Page A-126
        Page A-127
        Page A-128
        Page A-129
        Page A-130
        Page A-131
        Page A-132
        Page A-133
        Page A-134
        Page A-135
        Page A-136
        Page A-137
        Page A-138
        Page A-139
        Page A-140
    Seccion notarial
        Page B-1
        Page B-2
        Page B-3
        Page B-4
        Page B-5
        Page B-6
        Page B-7
        Page B-8
        Page B-9
        Page B-10
        Page B-11
        Page B-12
        Page B-13
        Page B-14
        Page B-15
        Page B-16
        Page B-17 - B-20
        Page B-21
        Page B-22
        Page B-23
        Page B-24
        Page B-25
        Page B-26
        Page B-27
        Page B-28
        Page B-29
        Page B-30
        Page B-31
        Page B-32
        Page B-33
        Page B-34
        Page B-35
        Page B-36
        Page B-37
        Page B-38
        Page B-39
        Page B-40
        Page B-41
        Page B-42
        Page B-43
        Page B-44
        Page B-45
        Page B-46
        Page B-47
        Page B-48
        Page B-49
        Page B-50
        Page B-51
        Page B-52
    Resoluciones del tribunal supremo sobre leyes especiales
        Page C-1
        Page C-2
        Page C-3
        Page C-4
        Page C-5
        Page C-6
        Page C-7
        Page C-8
        Page C-9
        Page C-10
        Page C-11
        Page C-12
        Page C-13
        Page C-14
        Page C-15
        Page C-16
        Page C-17
        Page C-18
        Page C-19
        Page C-20
        Page C-21
        Page C-22
        Page C-23
        Page C-24
        Page C-25
        Page C-26
        Page C-27
        Page C-28
        Page C-29
        Page C-30
        Page C-31
        Page C-32
        Page C-33
        Page C-34
        Page C-35
        Page C-36
        Page C-37
        Page C-38
        Page C-39
        Page C-40
        Page C-41
        Page C-42
        Page C-43
        Page C-44
        Page C-45
        Page C-46
        Page C-47
        Page C-48
        Page C-49
        Page C-50
        Page C-51
        Page C-52
        Page C-53
        Page C-54
        Page C-55
        Page C-56
        Page C-57
        Page C-58
        Page C-59
        Page C-60
        Page C-61
        Page C-62
        Page C-63
        Page C-64
        Page C-65
        Page C-66
        Page C-67
        Page C-68
        Page C-69
        Page C-70
        Page C-71
        Page C-72
        Page C-73
        Page C-74
        Page C-75
        Page C-76
        Page C-77
        Page C-78
        Page C-79
        Page C-80
        Page C-81
        Page C-82
        Page C-83
        Page C-84
        Page C-85
        Page C-86
        Page C-87
        Page C-88
        Page C-89
        Page C-90
        Page C-91
        Page C-92
    Sentencias y autos de lo civil y de lo contencioso administrativo de la audiencia de la Habana
        Page D-1
        Page D-2
        Page D-3
        Page D-4
        Page D-5
        Page D-6
        Page D-7
        Page D-8
        Page D-9
        Page D-10
        Page D-11
        Page D-12
        Page D-13
        Page D-14
        Page D-15
        Page D-16
        Page D-17
        Page D-18
        Page D-19
        Page D-20
        Page D-21
        Page D-22
        Page D-23
        Page D-24
        Page D-25
        Page D-26
        Page D-27
        Page D-28
        Page D-29
        Page D-30
        Page D-31
        Page D-32
        Page D-33
        Page D-34
        Page D-35
        Page D-36
        Page D-37
        Page D-38
        Page D-39
        Page D-40
        Page D-41
        Page D-42
        Page D-43
        Page D-44
        Page D-45
        Page D-46
        Page D-47
        Page D-48
        Page D-49
        Page D-50
        Page D-51
        Page D-52
        Page D-53
        Page D-54
        Page D-55
        Page D-56
        Page D-57
        Page D-58
        Page D-59
        Page D-60
        Page D-61
        Page D-62
        Page D-63
        Page D-64
        Page D-65
        Page D-66
        Page D-67
        Page D-68
        Page D-69
        Page D-70
        Page D-71
        Page D-72
        Page D-73
        Page D-74
        Page D-75
        Page D-76
        Page D-77
        Page D-78
        Page D-79
        Page D-80
        Page D-81
        Page D-82
        Page D-83
        Page D-84
        Page D-85
        Page D-86
        Page D-87
        Page D-88
        Page D-89
        Page D-90
        Page D-91
        Page D-92
        Page D-93
        Page D-94
        Page D-95
        Page D-96
        Page D-97
        Page D-98
        Page D-99
        Page D-100
        Page D-101
        Page D-102
        Page D-103
        Page D-104
        Page D-105
        Page D-106
        Page D-107
        Page D-108
        Page D-109
        Page D-110
        Page D-111
        Page D-112
        Page D-113
        Page D-114
        Page D-115
        Page D-116
        Page D-117
        Page D-118
        Page D-119
        Page D-120
        Page D-121
        Page D-122
        Page D-123
        Page D-124
        Page D-125
        Page D-126
        Page D-127
        Page D-128
        Page D-129
        Page D-130
        Page D-131
        Page D-132
        Page D-133
        Page D-134
        Page D-135
        Page D-136
        Page D-137
        Page D-138
        Page D-139
        Page D-140
        Page D-141
        Page D-142
        Page D-143
        Page D-144
        Page D-145
        Page D-146
        Page D-147
        Page D-148
        Page D-149
        Page D-150
        Page D-151
        Page D-152
        Page D-153
        Page D-154
        Page D-155
        Page D-156
        Page D-157
        Page D-158
        Page D-159
        Page D-160
        Page D-161
        Page D-162
        Page D-163
        Page D-164
        Page D-165
        Page D-166
        Page D-167
        Page D-168
        Page D-169
        Page D-170
        Page D-171
        Page D-172
        Page D-173
        Page D-174
        Page D-175
        Page D-176
        Page D-177
        Page D-178
        Page D-179
        Page D-180
        Page D-181
        Page D-182
        Page D-183
        Page D-184
        Page D-185
        Page D-186
        Page D-187
        Page D-188
        Page D-189
        Page D-190
        Page D-191
        Page D-192
        Page D-193
        Page D-194
        Page D-195
        Page D-196
        Page D-197
        Page D-198
        Page D-199
        Page D-200
        Page D-201
        Page D-202
        Page D-203
        Page D-204
        Page D-205
        Page D-206
        Page D-207
        Page D-208
        Page D-209
        Page D-210
        Page D-211
        Page D-212
        Page D-213
        Page D-214
        Page D-215
        Page D-216
        Page D-217
        Page D-218
        Page D-219
        Page D-220
        Page D-221
        Page D-222
        Page D-223
        Page D-224
        Page D-225
        Page D-226
        Page D-227
        Page D-228
        Page D-229
        Page D-230
        Page D-231
        Page D-232
        Page D-233
        Page D-234
        Page D-235
        Page D-236
        Page D-237
        Page D-238
        Page D-239
        Page D-240
        Page D-241
        Page D-242
        Page D-243
        Page D-244
        Page D-245
        Page D-246
        Page D-247
        Page D-248
        Page D-249
        Page D-250
        Page D-251
        Page D-252
        Page D-253
        Page D-254
        Page D-255
        Page D-256
        Page D-257
        Page D-258
        Page D-259
        Page D-260
        Page D-261
        Page D-262
        Page D-263
        Page D-264
        Page D-265
        Page D-266
        Page D-267
        Page D-268
        Page D-269
        Page D-270
        Page D-271
        Page D-272
        Page D-273
        Page D-274
        Page D-275
        Page D-276
        Page D-277
        Page D-278
        Page D-279
        Page D-280
        Page D-281
        Page D-282
        Page D-283
        Page D-284
        Page D-285
        Page D-286
        Page D-287
        Page D-288
        Page D-289
        Page D-290
        Page D-291
        Page D-292
        Page D-293
        Page D-294
        Page D-295
        Page D-296
        Page D-297
        Page D-298
        Page D-299
        Page D-300
        Page D-301
        Page D-302
        Page D-303
        Page D-304
        Page D-305
        Page D-306
        Page D-307
        Page D-308
        Page D-309
        Page D-310
        Page D-311
        Page D-312
        Page D-313
        Page D-314
        Page D-315
        Page D-316
        Page D-317
        Page D-318
        Page D-319
        Page D-320
        Page D-321
        Page D-322
        Page D-323
        Page D-324
        Page D-325
        Page D-326
        Page D-327
        Page D-328
        Page D-329
        Page D-330
        Page D-331
        Page D-332
        Page D-333
        Page D-334
        Page D-335
        Page D-336
        Page D-337
        Page D-338
        Page D-339
        Page D-340
        Page D-341
        Page D-342
        Page D-343
        Page D-344
        Page D-345
        Page D-346
        Page D-347
        Page D-348
        Page D-349
        Page D-350
        Page D-351
        Page D-352
        Page D-353
        Page D-354
        Page D-355
        Page D-356
        Page D-357
        Page D-358
        Page D-359
        Page D-360
        Page D-361
        Page D-362
        Page D-363
        Page D-364
        Page D-365
        Page D-366
        Page D-367
        Page D-368
        Page D-369
        Page D-370
        Page D-371
        Page D-372
        Page D-373
        Page D-374
        Page D-375
        Page D-376
        Page D-377
        Page D-378
        Page D-379
        Page D-380
        Page D-381
        Page D-382
        Page D-383
        Page D-384
        Page D-385
        Page D-386
        Page D-387
        Page D-388
        Page D-389
        Page D-390
        Page D-391
        Page D-392
        Page D-393
        Page D-394
        Page D-395
        Page D-396
        Page D-397
        Page D-398
        Page D-399
        Page D-400
        Page D-401
        Page D-402
        Page D-403
        Page D-404
        Page D-405
        Page D-406
        Page D-407
        Page D-408
        Page D-409
        Page D-410
        Page D-411
        Page D-412
        Page D-413
        Page D-414
        Page D-415
        Page D-416
        Page D-417
        Page D-418
        Page D-419
        Page D-420
        Page D-421
        Page D-422
        Page D-423
        Page D-424
        Page D-425
        Page D-426
        Page D-427
        Page D-428
        Page D-429
        Page D-430
    Indice general
        Page E-1
        Page E-2
        Page E-3
        Page E-4
        Page E-5
        Page E-6
        Page E-7
        Page E-8
        Page E-9
        Page E-10
        Page E-11
        Page E-12
        Page E-13
        Page E-14
        Page E-15
        Page E-16
        Page E-17
        Page E-18
        Page E-19
        Page E-20
Full Text








REPERTORIO JUDICIAL

REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOUS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA


DIRECTOR:

DR. FRANCISCO LLACA Y ARGUDIN
MAGISTRADO DEL TRIBUNAL SUPREMO


ADMINISTRATOR:


ENRIQUE LLACA Y ESCOTO
PROCURADOR


REDACCION Y ADMINISTRATION:
CALLE 28 ENTIRE 5* Y 7. AVENIDAS (MIRAMAR)
TELEFONO F-0-1344









A O 1941







LA HABANA

'.ompaia Editora de Libros y Folletoa
O'Reilly Nmero 304
1941

LIBRARY
or
EDWARD SCHUBTER














uftI~Vasro'rY or P~ae,~i;
LAW L :ARt
YOt.JIQ1 "5~Q59










REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA Da CORREOS OS LA HABANA

Suscripcin annual, $ 7.00 Nmero suelto.. $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00

AO XVI. HABANA, ENERO DE 1941 N U M. 1



EL DELITO DE ATENTADO EN EL CODIGO
DE DEFENSE SOCIAL


Los tiempos actuales, se caracterizan en la mayor parte de las naciones del
orbe, por un desconociriiento del principio de autoridad y de franca desobedien-
cia a las leyes; salvo e:i los pases totalitarios. cuyo r gnien de frrea y cruel
discipline, no permit r1 desconocimiento de la autoridad, representada en todo
moment por el Dictadr. y en las naciones anglo sajonas, de las que son magn-
fico exponente la ler;ca Inglaterra, con su traditional respeto a la ley y los
Estados Unidos, nuestro vecino, cuyo rgimen mantiene a toda costa la respeta-
bilidad de las instituciones nacionales y de sus autoridades de todo orden, en los
dems pases por regla general la autoridad est socavada por la propaganda
que los ncleos sociales (e exagerado radicalism van desarrollando con incremen-
to notable. Cuba no poda quedar fuera de esta rbita de desequilibrio, con
tanto mayor motivo, si se tiene en cuenta la naturaleza del cubano muy rebelde
y reacio siempre a las ,oriias de disciplines impuestas por las leyes; contribute
en esta idiosincracia del cubano la tara hereditaria de nuestros precursores co-
loniales, cuyos lhgislad.res con-ideraind la realidad, llevar,, al Cdigo Penal
de Espaa, que su- hizo ,xtensivo a Cuba y que nos rigi hasta hace dos aos, se-
veros preceptos cuya objetividad jurdica es precisamente el respeto que debe
rendirse siempre a los funcionarios con autoridad propia o delegada; y as nos
encontramos con el art. 258 que es el que motiva este corto trabajo, para comentar
a su vez una reciente sentencia dictada por la Sala de lo Criminal del Tribunal
Supremo en material de atentado desde el punto de vista de la nueva legislacin.
Pues bien, el consabido precepto, que como todos los correspondientes al
captulo de esta clase de delitos tena una fisonoma especfica, en cuanto al dolo
con que proceda el agente, o sea el propsito de menospreciar a la autoridad o
sus agents, en forma i, material y ostensible por actos de fuerza, grave intimida-
cin y resistencia tambin grave, siempre y cuando el sujeto pasivo se hallare
ejerciendo las funciones de su cargo o con oeasi.n de ellas. Con esta definicin,
no poda escapar de la represion penal apuntada el que acometiera a la autoridad
o sus agents si (stos se hallaban ejerciendo sus funciones o con ocasin de ellas,
expresin sta omnicomprensiva, que permita una eficaz tutela del principio
que amparaba.
Pero, al regir el Cdigo de Defensa Social, pletrico de ideas nuevas, y con
un espritu indiscutible de mejoramiento en las normas del derecho de castigar.
para la mejor defense de la sociedad, que es el criterio que lo inspira, se trat y.








ASUNTOS UENERALES


efectivamente se ha logrado, alterar los elements de Lipicidad del delito de
atentado que defina el preaiudido precepto del Codigo derogado, y de esta suerte
se observa que el art. 2o2 del Cdigo vigente, en su apartano A. deine esLe ue-
lito diciendo: "incurrirn en una sanction c(e privacy\ o de libertad ce seis meses
y un da a tres aos, los que ejercieren violencia sica en ia persona de la autori-
dad o la intimidaren gravemente para comipdl'ria a obrar o abstcgersee de obrar
contra su voluntad, en el uso cle sus alribuciones propias". Es decir, que la vio-
lencia fsica ejercida sobre la persona de la autoridad, debe tener por objeto
compelerla a obrar o a abstenerse de obrar en contra dI su voluntad, con cuyos
trminos se reduce el nmbito de esta ligura delictiva, ya que slo se inside
en esa transgresk.n penal si lo que se propone el culpable es compeler a la
autoridad a que obre en tal o cual sentuco, o impedirle aquello que ueba hacer
en cumplimiento de los deberes propios de su cargo, y por consiguieni e contra-
riando su voluntad. De manera que poniendo un ejemplo por va de aclaracin,
y para demostrar con may or claridad el problema en studio, si un vigilante de
polica le impone una multa a un ciudadano por alguna infraccin cometida, y
ste encolerizado y violent, lo agree, sin otras consecuencias, este acto no es
constitutivo del delito de atentado que define y sanciona et apartado A. del
artculo 252 ya citado, porque no justificndose que la agresin tuviera por obje-
to compeler al agent policiaco a realizar algo ni tampoco impedirle su actuacin
en tal o cual sentido, puesto que el acoiiietimiento es de carcter vengativo, hijo
de la ira, que le pudiera haber causado la imiposicin de la multa, extremo (ste
que no est previsto en el aludido precepto. Si el legislator de nuestro Cdigo
actual hubiera agregado los vocablos "con occasion de sus funciones" como lo
tena el de la legislacin penal derogada y como tambin se emplea en los dems
preceptos del Cdigo de uefensa Social al definir otras modalidades del delito,
claro est que el caso puesto como ejemplo caa de lleno dentro de la definicin y
sancin de esta transgresin penal, pero como no es as, el acto referido queda ex-
cluido de esta figure delictiva. No hay duda que ese propsito lo tuvo el legis-
lador de 1936, pues expresamente se suprimieron los vocablos en cuestin, que
resolvan satisfactoriamente el asunto, y as lo da a entender en la exposicin de
motivos. Se quiso evitar el caso tal vez frecuente, pero no como regla general,
del funcionario policiaco que para agravar la siltii,;ii de un detenido, se arran-
caba el mismo los botones de la guerrera para demostrar la imposicin de manos
del acusado, lo que constitua el delito de atentado en la legislacin precedent,
agravando as la situacin del detenido para satisfacer venganzas personales del
agent policiaco. En cambio ahora annque este acto de violencia exista, sino se
justifica el propsito del sujeto active de compeler a la autoridad o impedirle
que acte en determinado sentido. conrliiriiido asi su voluntad la agresin mate-
rial no tiene potencialidad suficiente para perfeccionar el delito de atentado.
Buena y liable la idea del legislator del Cdigo nuevo, pero, en su afn de
defender al (iudadano de los excess de la autoridad o sus agents, que repetimos
ha ocurrido en muchos casos, y respect a los cnales ya la legislacin pasada y
su jurisprudencia, previeron la contingencia declarando exento de responsabili
dad al que frente a los desmanes de la autoridad reaccionara violentamente como
just respuesta a la actuacin desorbitadn de aquella, en areas tde la proteccin
que quiere brindarle, se ha desterrado del (C.digo el delito de atentado en la
forma que se ha expresado.
En nuestro pas la adopci(n de este criterio en el orden penal es peligros-
sima, porque el da que el pueblo sepa de manera concluyente que la agresin
a un polica que en cumplimiento de su deber aic 'ia respect a los oindadanos que
infringen las leyes en cualquier sentido, no va a tener otra media represiva que
la derivada de la lesin material que sufra el agredido, entonces la frecuencia
de estos hechos producira seguramente reacciones sangrienlts que es precise
evitar.








ASINTOS GENERALS


La Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo, ha tenido ocasin de confron-
tar el caso y con criteria mesurado, pensando en el alcance y gravedad de la si-
tuacin que dejamos expuesta, resolvi en la sentencia nmero 131 de 21 de Octu-
bre de 1940, con la ilusi rada ponencia del Magistrado Francisco Chaves Milans,
un recurso de casacin que ha dado lugar a la interpretacin de] precepto en
studio, y la adopcidn de un criteria que evite la impunidad de los hechos que se
han relatado anteriormente. Se trataba de un Jefe Local de Sanidad que fu
acometido por un sujeto despus que el primero haba decomisado cierta can-
tidad de leche de various lecheros entire los que estaba el padre del agresor, quien
al tiempo del acometimiento le dijo "para que no botes ms leche", y esti-
mando que lo realizado por el funcionario de Sanidad era una injusticia. La
Audiencia correspondiente sancion al procesado como author de un delito de
atentado previsto en el art. 252 A. del vigente Cdigo, y contra esa resolucin se
interpuso recurso de casaci6n sosteniendo el recurrente que faltaba en los hechos
probados el element d( tipicidad que expresamente seala el precepto aludido
cuando respect al dolo del comisor, require que ste lleve consigo el propsito
de compeler a la autoridad a obrar o abstenerse de obrar en contra de su volun-
tad.
Y la Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo, constituida en discordia,
porque integrada al principio por cinco Magistrados, no se obtuvieron los votos
conformes que require la ley para casar o no la sentencia recurrida, consign
entire otros fundamentot s el siguiente:
"Que el art. 252 del (digo de Defensa Social, variando los elements de tipicidad del
delito de at,entado que def na el art. 25S del Cdigo Penal. establece que incurren en una
sancin de privacin de lilriad de 6i miiiss y 1 il a 3 :iio los que ejercieren violcnmt
fsica en la persona de la utoridad, o la inti'iidaren gravemente para compielerle a obrar
o abstenerse de (brar contr: su voluntal, a 1 s ei !e sus atlroucione', Kefialando el mvil
como element integranlt. (el .delito.'
Fui necesario absolver al inculpado pero en la segunda sentencia se consign
el siguiente Considerando:
"Que aun cuando el h,-cho imputado por el Ministerio Fiscal al procesado reviste los
caracteres del delito previito y sancionado cn el art. 257 del mismo Cdigo, conforme ,el
cual, cometen desacato los que, con ocasin de las funcionei de una. autoridad, la insul-
taren, provocaren o injuriaren de echo o (di palabra, e.n su presencia, today vez que, segn
se declara probado, el pro; esado con ocasin de haber arrojndo el Jefe de Sanidad una
cantidad de leche pertcneci .nte a su Fadre, lo injury de l nos, en sitio pfbl:co., c n cniisa y uieno'prcl u r ,u au:niadl, 1Ri lle, para que su-
piera por qu lo hacia, que era para que no bot:ar ms lclhe, aludi iido con ello al acto
realizado por dicho funcionario que consideirlaa injusto; este delito no ha sido legalmcnte
imputado al procesado. por no haber sido objeto de las conclusiones del Ministerio Fiscal,
y, por lo ta.nto. ccncurre uni i ircu tvre a pcsteric:r al echo cque inmpide sancionarlo, y
debe ser declarado absuelto el procesado."
He aqu la interpretacin que evitar en lo sucesivo la dificultad de sancio-
nar actos que como los relatados y de acuerdo con el art. 252 A. tantas veces
mencionado, no caen deiltro de la esfera represiva del Cdigo.
La agresin material a una autoridad en el ejercicio de sus funciones o con
ocasin de stas, segn ;i doctrine de jurisprudencia que hemos glosado, integra
un delito de desacato, porque la injuria de echo a que se refiere el art. 257 in-
ciso 1" del Cdigo de Defensa Social, no puede significar otra cosa que el agravio
material o el dao que se produzca al sujeto pasivo por el culpable, cuando aco-
mete al primero.
Con lo expuesto queda demostrado que el delito de atentado ha sufrido en
el aspect explicado una transformacin esencial, porque ya no basta el menos-
precio a la autoridad, sino que adems es ferzoso con arreglo al art. 252 letra A.
tener en cuenta el mvil pronulsor del delincuente, es decir, si ste se propone
mediante la violencia o la intimidaciin, compeler a la autoridad a obrar o impe-
dirle que obre en contra de su voluntad.








ASUNTOS GENERALS


No encontramos esta modalidad en el Cdigo Penal espaol de 1928, en cuyo
art 318 se dice:
"Sen rcos de at,entado los que en cualquier mumento acometieren a persona consti
t.uida en autoridad o emplea:en luerza contra ella o la intimidaien graiemnente y los que
eje,-utarcn es'os netos contia agcnuts de la autoridad o funcionarius pblicos ru ando se
hallar.en ejerciendo las funciones de su cargo o con ocnsidn de ellas."
Es decir, que sustancialmente se reproduce el precepto contenido en el
art. 258 del CUdigo Penal de 1870, aunque este cuerpo legal tutelaba la fun-
cin pblica escuetamente, en tanto que el de 1928 al referirse a la "persona
constituida en autoridad", ampara y protege de una manera especial, al indivi-
duo constituido en autoridad, lo que ser ms o menos censurable, pero que no es
esta la oportunidad de comentarlo.
Aprovechamos tambin esta ocasin, para destacar el hecho de que el delito
de desacato, tal como lo define el Cdigo de Defensa Social y cuyo inciso 1' es
el que viene a sustituir en su funcin de tutelar a la autoridad en aquellos casos
que, como los que hemos examinado, escapan de la sanciin del art. 252 A. y que
en el Cdigo derogado integraban una de las modalidades del delito de atentado,
y de este modo, se revive el desacato que defina el art. 262 del Cdigo derogado,
el que, como es sabido, haba sido modificado en Cuba despus de la declaracin
del Gobernador Militar de 25 de Noviembre de 1901. segn la cual se estim que
haba dejado de existir como hecho punible la injuria a la autoridad y as lo
declar el Tribunal Supremo en su sentencia de 28 de Marzo de 1904, mantenida
despus en reiteradas resoluciones.
Y finalmente debe observarse, tambin, que en la sentencia que hemos ci-
tado, en la que se fija la interpretacin del art. 252 A. del Cdigo de Defensa
Social, si bien hay votos particulares de tres seores Magistrados. entire ellos el
del Presidente del Tribunal, sin embargo, no disienton rle la opinion sustentada
en dicho fallo respect a la alteracin de los elements de tipicidad del delito en
cuesti.5n, sino que dos de dichos Jueces, frente al caso particular que motive el
aludido fallo, estimaron que los hechos probados permitan asegurar que el pro-
psito del culpable fuW impedir a la autoridad que en lo sucesivo obrara como lo
haba hecho anteriormente. coaccionndola moralmente: es decir, que se acepta el
mvil de one se ha hecho mrito, aunque el caso fui( interpretado desde el punto
de vista de los hechos en forma distinta, a la mayora. Y el otro Magistrado disi-
dente. radicalmente entiende que el delito del art. 252 A. del Cdigo vigente tiene
dos elements de tipicidad nuevos que no existan en el derogado y consecuente-
mente entendi que el procesado debi ser abhselto, aunque sin catalogar el hecho
dentro del desacato, como lo entendi la mayora.
EVELIO TABIO,
Magistrndo del Tribunal Supremo.
------)0o(----
PROBLEMAS SOCIALES

Si nos remontamos a los orgenes de la convivencia social, result elemental
nne +al convivencia tiene nor base la creacin de la familiar, concept que define
el diccionario de nuestra lenana diciendo que es "el conjunto de ascendientes,
descendientes y colaterales de un linaje"; y aunque en esa amplitude se alegue
que carece hov de importancia jirdica. limitndose su esfera de accin sola-
monte al padre. la madre y los hijos que han formado el propio hogar, no cabe
nrnda one sirvi siempre como nna de las bases fundamentals del orden social
que inteera el ser human arrastrado por las leyes de su propia naturaleza, a las
que no le es dado sustraerse al surgir a la vida.
Es nnr eso elemental reconocer que la familiar sursi como piedra angular
del edificio del Estado, ya que el padre. dada su condicin de jefe. ejerca en








ASUNTOS GENERALS


ella una soberana absolute en sus trascendentales funciones de Juez y sacerdote,
a las que nos remite el derecho romano, fuente, cuando no base, de las legisla-
ciones de todos los pueblos en el process jurdico de nuestra civilizacin a travs
de los siglos. Tal estado de cosas impuso la necesidad de una creacin legal que
estableciera los derechos y deberes reciprocos entire los integrantes de la familiar;
y surgi entonces con el Dige'sto en tiempos do Modestino -Ley 1l, Ttulo 2,
Libro XXIII- la organizacin del matrimonio. reproducida' por Ulpiano en la
Institute, y dice un comentarista que:
"El divino autor di la Ley de gracia, puso el matrimonio en la altura que le corres-
pande, elevAndolo a la suntidad de sacramento propio le l'gos, por el cual varn y hembia
se unen para tod a la via (onforrn," a la ley civil y bajo las l)r'cscripciies de la Iglesia,
con objeto de prestarse mutuo auxilio, procurar la continuacidn le la especie, y tender a
su subsistencia y educacidn cristiana."
Y no pueden ser ms interesantes las razones que originaron este vnculo
al sostenerse que
"...purifica la uniiin carnal de low sexo, representndola en la figure mstica de
Jesucristo con la Iglesia. la unidad incormpatible del todo co.n otro vnculo, el destino de
la familiar que se agrup, con recprocos deberes, y la perpetuidnd como consecuencia de
este lazo que so ata en el Cielo para q.ue los l,oimbrls no lo cesat.'i en la tierra, que tiene
una misteriosa reproduccn n n la. persona del hijo, y que es tan duradero,, que al quebrarse
al border del sepulcro, deja a los buenos esposos la esperriinza di quce volvern todava a
ncontrarse en las insondables regions de la eternidad."
Al andar del tiempo las leyes 2', 3' y 4: del Ttulo 1' del Libro 3 del Fuero
Juzgo; y las del Ttulo 1. de la Partida 41", comprendidas desde la 1I a la 12a
inclusive, establecieron entire otras disposiciones las reglas a que deban some-
terse las promesas de future matrimonio, los esponsales que ya tenan precedentes
en el Derecho Romano, sin alterar la natluraleza sacraimeital dcel vinculo, mante-
niendo las dos tendencies rivals, la civil y la caiin ica, a la que tampoco dieron
solution los proyectos dle Coctigo de ilaj y lbz; liasta que primero en tspana
promuiganuo eCLeniill \ .enice el ocuitgo i.c iiial ien -(i ue JL Ulo ue Lo y ies-
pues en Cuba el 0 ae iNoviemnbre del propio aino, el art. estaulecio la natu-
raleza ae conirato civil cel m iatrimonio, ueciaranu' o que Solo protucirla electos
leguies cuancto se ceieurara en la lorma estalOeiciUa por dienio cuerpo legal. 1,
por ultimo, ese estado ae esta institucion (uelau cosa"grlauo entire nosotros por
la Ley ae 29 de Julio de l91d, y deinitivamente por el uecreto 'ti e 11 de
Mayo de 1934 en vigor, cuyo art. 1' declara que el vinculo mfatrininial se di-
sueive por el divorcio, peruiendo por lo tanto cello vinculo su original condi-
cion de sacramento con tocas las lornaiia.(tes que Jo constituan, que ilnpeula
su complete aisoluci'n en caso le divorcio y asentando la cte mero contract civil
rescindible hasta por simple desistimiento de las parties contratantes, al recupe-
rar respectivamente su liDertad para contraer nuevos vnculos de la propia na-
turaleza, que autoriza el art. 33 del citado Decreto; cuando las vacilaciones del
legislator cubano, libre ya de la soberana espaola, entire esas dos fechas, o sea
entire la Orden 66 de 31 de Mayo de 1899 de la Intervencion Americana, y la
citada Ley de 29 de Julio de 1919 del Congreso de la nueva Repblica; vacila-
ciones para hacer cesar la dualidad de los contratos matrimoniales, debidos al
propsito de no violar las costumbres religiosas de nuestro pueblo eminentemente
catlico, a la postre lo logr, al punto de que 16 aos despus, cuando surgi el
repetido Decreto NY 206 y su complementario 594, ambos en vigor, la ratificaron
como se ha dicho sin ms incertidumbres.
Y es entonces, con esos decretos, cuando el legislator cubano afronta el
nico problema que el divorcio plantea de carcter esencialmente social y no
jurdico, y lo afronta con valor y energa, y lo resuelve en nuestro modesto pen-
sar con un elevado sentido moral e inters pblico, problema que no es otro que
el relacionado con el destino de los hijos habidos en el matrimonio disuelto, y que







ASUNTOS GENERALES


vamos a considerar porque es el molivo de estas breves y sintticas considera-
ciones.
La secci.n 4' del captulo :"' de la Orden que estamos conmentando, entrega
los hijos del matrimonio al Juez que al conocer del juicio declara con lugar el
divorcio y disuelve el vnculo matrimonial, y si bien con la disolucin quedan
entire marido y mujer divorciados cancelados los derechos y las obligaciones re-
cprocas del contrato matrimonial, con relacini a los hijos, lejos de cancelar sus
obligaciones, las ratifica y las impose a los padres divorciados, y hasta las asume
el Juez sustituyndolos a ellos y eligiendo la forma ms adecauda en que han de
cumplirse; por eso comienza en et art. 21 por declarar que esa disolucin no
eximir a los padres de sus obligaciones con dichios hijos, ni stos estn privados
de sus derechos respect de aquellos y vice-versa, por eso le da a los padres que
tengan la patria potestad, can la representai ilu d(te los mismos, el usufructo y la
administracin (le sus bienes. Y esto es lo 1gico y jurdico, porque por tratarse
de un contrato civil, no hay que pensar que ha de rescindirse como se rescind
la permuta o la compraventa, y; que ese contrato por el hecho de su especialidad
lia creado obligaeiones con lvil ter'ce'r qulie de l surge, integran(ldo no de los obje-
tivos de su constitucin cual es el hijo que proerea la uuin sexual de ambos con-
tratantes, en el que forzosa e ineludiblemente la tenido que fijar su atencin el
legislator, para resolve su situaci que a fecta al interis social y al propio bie-
nestar del mismo.
Desde que la demand se establece, dice el art. 23, que el Juez, por los medios
que se dirn, est obligado a atender provisionalmente a los hijos que no han arri-
bado a la mayor edad, asumiend,) una verdadera tutela de los mismos, pero estar,
primeramente, a las convenciones de los padres, y en su defecto, entregar el
cuidado de hembras y varones de 5 anois a la madre; a no ser, dijo el legislator,
que causes graves o imposibilidad material de la misma, aconsejaran lo con-
trario.
Al dictarse el fallo de la denimnda el Juez ratificar o modificar esas dis-
posiciones provisionales, dejando al cuidado de la madre esos menores de 5 aos,
a no ser que las causales se fundaran en que hubiere sido declarada culpable de
adulterio, que hubieren tratado de corromper los contrayentes, o prostituir a los
hijos, que tuvieren ebriedad consuetudinaria, vicio inveterado del juego, falta de
sostenimiento del hogar, ausencia por ims de 6 meses, enfermedad contagiosa de
origen sexual, locura crnica, vicio o falta de moralidad que perjudique la honra
de los padres, el vicio inveterado de las drogas heroics, la bigamia y alguna
imposibilidad material que no lo permit.
En tal situacidn, el Juez, de acuerdo con los elements del juicio, resolver
libremente respect de la guard de los hijos, si el padre conservar, o no la pa-
tria-potestad de todos o de algunos, si pasar o no a la madre, y si al fallecimiento
de sta-volver al padre; pero an hay ms, siempre que el Juez prive a ambos
cnyuges de esa patria potestad, esta facultado por el legislator para disponer
la guard de los hijos en un establecimiento de enseianza pblico o privado,
teniendo en cuenta los recursos de ellos y de sus padres y la. mejor educacin de
dichos hijos; tambin podr el Juez, al privar a los padres de la patria potestad,
constituir a sus dichos hijos en tutela, seialndoles una pension adelantada, pa-
gadera-slidariamente por ambos cnyuges, la que se entregar al tutor, quien de-
ber rendirle cuenta de ella trimestralmente, pension para cuyo pago podr em-
garse la tercera part de los sueldos, pensions, jornales, salaries, gratificaciones
y remuneracin de toda clase que reciba cualquiera de los cnyuges, aunque por
las leyes fueran inembargables, y en ningn caso podr exigir el obligado al
pag, en uso del derecho que otorga el art. 149 del Cdigo Civil, que pase a su
casa para mantenerlo el que deba percibir la pensinii. Y, por ltimo, el Juez
dispondr lo convenient para que los hijos menores de edad puedan comunicarse
de palabra y por escrito con sus padres divorciados.





ASUNTOS GENERALS


Como se ha visto, la funcin atribuida por el legislator a los Jueces del
Poder Judicial, no ha sido propia de su ministerio, sino una funcin eminente-
mente social; teniendo 'n cuenta las condiciones personales de orden moral y cul-
tura jurdica que distinguen a dichos funcionarios, poniendolas al servicio de la
sociedad a cuyos altos intereses sirven. El legislator ha querido que si los con-
trayentes de un vnculo matrimonial, al que deben estar unidos entire s perpe-
tuamente por el mutuo respeto, la ms alta consideracin y recproco afecto, al
constituir su hogar para crear una familiar, no saben o no quieren mantener esas
bases indispensables del orden social, consagrando sus actividades a dignificar
con el ejemplo a los hijos, que lanzan al mundo; ha querido, repetimos, en bene-
ficio de esos series as olvidados por los ms obligados a educarlos, velar por el
cultivo de las prendas morales con que surgeon a la vida dotados por la propia na-
turaleza, a fin de que puedan enaltecerlas en lugar de corromperlas y degradar-
las en el ambiente que se les crea; ha querido, volvemos a decir, que los funcio-
narios que ejercen el ms santo de los ministerios, en la existencia de los pueblos
cultos, porque realizan la funcin de administrar justicia, sean los que sustraigan
a esos hijos de ese ambiente para su bien propio y el de la sociedad en que han
de vivir y a la que han de prestarle su concurso en lo porvenir, a fin de que sus-
tituyan a esos padres desnaturalizados en la funcin que la Ley y la ms elemen-
tal nocin de la moral pblica y privada les imponen.
La obra del legislator cubano en este caso debe ser objeto de encomio sobre
todo por los que advertimos como vienen realizndola los encargados de cumplir-
la, y es que nosotros los miembros del Poder Judicial, ms que element social
alguno, hemos llegado a la conclusion de que el medio ambiente influye de una
manera poderosa en el desarrollo moral del hombre; de tal manera, que si le am-
paran desde la cuna aqullos cuya vida es la consagracin del deber, la virtud
ser la norma de sus actos; y si esto no result, formarn su anhelo constant
las pasiones de viciados placeres..
Cesada ya la eternidad del vnculo sacrosanto, base y fundamento de la
vida en el curso de la existencia, la funcin protectora impuesta por el legislator
a los funcionarios judiciales, tiende a preparar a los hijos de origen desgraciado,
para sus unions del mariana, inspirndolas en el amor y el respeto mutuo de que
carecieron sus padres, y sin los cuales la convivencia social no es ms que un
grmen de disolucin.
No hay duda alguna de que cualesquiera que sean los cambios naturales de
la vida en su curso, hay que tener en cuenta que el corazn human es quien
rige sus destinos, quien gobierna a la postre: y que de aquil, en donde los afectos
logran al cabo anidarse, emana siempre el raudal de los ms nobles estmulos para
sobrellevar la dura carga de la existencia, y la fuente de inapreciables bienes para
endulzar sus amarguras, aun cuando el tiempo que todo lo transform, que todo
lo cambia en su inmutable arrastre, torne esos efectos de intensos y apasionados
al principio, en lnguidos y melanclicos al final.
Para los que conciben la vida de otra manera, la existencia result siempre
rida y sombra, a veces insoportable... !
JOS ROODRGUEZ ACOSTA,
Magistrado de la Audiencia J(e la Hahbaa.
)o(
NOTAS SOBRE SANCIONES Y MEDIDAS DE SEGURIDAD

Con la promulgacin del Cdigo de Defensa Social han surgido cuestiones
de trascendental importancia que son: la supresiin de la pena y su sustitucin
por la sancin y la creacin de las medidas de seguridad.
La escuela clsica sostuvo como pilares fundamentals de su doctrine que
sRtas descansarn sobre el acto anti-jrdico, sobre el delito; la correccionalista

UNIVERSITY OF PLOR?

LAW LIBRARY








ASUNTOS GENERALES


comienza con Roder a implantar l;i punicin mirando subre el sujeto-hombre y
no sobre el acto; la idea (le tender al autor nms que al acto tiene mayor relieve
en la escuela antropolgica italiana; la escuela positive proclama despus por bo-
ca de Enrique Ferri "que no hay delitos sino delincuentes" y establece con Ga-
rfalo como precursor de la escuela de la defense social la lemibilidad del cul-
pable, que se desarrolla notablemente en la "terza scuola" italiana y despus
surje la escuela de la defenPsa social con los tres Profesores ms distinguidos, a
saber: Van Hamel, Profesor (le Amsterdiam; \on Litz, Profesor de Berln y Adol-
fo Prins, Profesor de Brnselas, que tiene so origen y fundamento en el estado
peligroso.
La declaracin del estado peligroso, fu objeto de grades controversial entire
todas las escuelas y tuvo impugnadores tan notables como Arturo Rocco, Dorado
Montero, Grispigni, que la. fundament principalmente en que "consistiendo la
peligrosidad en la probabilidad y no en la certeza del delito, se hace defender
la sancin de un element incierto contra el principio cardinal de "miulla poena
sine lege", se sugiri entonces el establecimiento de la sentencia inidcterminada
o sase, de que las sentencias en que tal pronuncianmiento se haga sean esencial-
mente mudables; pero entonces surgi otra cuestin mis grave y transcendental
o sase, la pugna entire los que eran opuestos a la clasificacin lde sanctions y me-
didas de seguridad, a tal punto (le el Profesor Ferri consideraba que esas cons-
trucciones eran ingenioso c stillo de naipes y Grispigni ha dicho con gran verdad,
que la diferencia entire sancin y media, no es mayor que la que existe entire las
propias penas de reclusin y prisin; y e e efecto, no puede negarse que entire la
reclusin y el internado habitual ha*y ms puntos (le contact que entire la prisin
y la multa, sin embargo el Profesor Carlos Stoos, fund su tesis para establecer
las diferencias entire penas y medidas de seguridad diciendo "las medidas de
seguridad no se adoptan por una accin determinada sino por el estado de una
persona y la pena, se impone por la transgresin que realize y estableci las si-
guientes esenciales diferencias:
.-La pe'na s e establec e impone il culpable en virtud de su delito; las medidas l,"
seguridad se imponen por el caicter daiosoo a peligroso del agent o l." iuni cosa, nuy
carcter est en relacin con iu n ito puniile.
2.-La penn es un medio de producir un sufrimiiiinto penal al culpable; la mudida de
seguridad es un medio asegurativ\ e qie a \ o C,:e:fiadI ild unu priviiaciin
una intromisin en los derecl os de una persona. p,''ro euiy fin no es producer un sufri-
miento al culpable.
3.-La Ley determine la pena segn la importancia del biin Icsionado, segn la gra-
vedad de la lesin y segn la culpabilidad del author y aunqu" la ley determine la pena de
modo relative el Juez la fija luego en la sentencia segn los miusmos principios; la ley
determine la clase de media de seguridad segfin el fin :securador v su duracin se esta-
blece solamente en trminos generals, puesto que consistiendo estas medidas en unn actua-
cin corr.ectiva sobre la persona, su duracin dependle del resultaildn ibtenido y ni cuanto
se corrige el agent la privacidn de liberty; cesa.
4.-La pena es la reaccin poltira coitra el daiu o riesgo de un bien protegido por
el Derecho Penal, causado por el culnpabl; las medidas de lciuridad deben proteger a la
sociedad antes dl daio y acto punible, o una cosa relacionada con un delito."
Como colaboraci.n a la doctrine sentada por Stoos, el ('Cogreso de Bruselas
celebrado en 1926 por la Asociacin Internacional le Derecho Penal, presidido
por el eminente Profesor de Derecho Criminal Quintiliano Sardafa, estableci:
"El Congreso dejando a las diisposiciones ldcricas I(s -custio.nes de la. diferencia, sus-
tancial o formal, entire las penas y las medlidals die seguridad, declare que la pena, ccano
sancin nica,, para los delitos, no basta a las exigenici.s nricticas de la defense social, ya
sea contra los criminals nais pv lgrooss por sus :na al ins mentales o por sus tendencies
o hbitos a delinquir, ya sea con relacin a los mniores delincuentes o en estado de peligro
y ms o menos reeducables. Dfolarn -uc 1, C',;dio n Penal debe ceint -nor tambin medidas
de seguridad determinadas, segn la perc Mialialdl dl criminal m:s o menos readapta.ble a
la vida social; que la pena y la medilda de seguridand ran actos jurisdiccionales, con facul-
tad los Jueces para aplicar la una o la otra, o bien la una v nla tra, de acuerdo con las
circunstancias de los hechos y la personalidad del acusado."
;n^..' '








ASUNTOS GENERALS


Pero quedaba subsistente el problema de la pena y vista desaparece en nues-
tro Cdigo segn se explica en la relacin del mismo al consignar los fundamentos
del nombre del Cdigo y si bien se omite consignar que se adopta el de la nueva
escuela defensista, quizs si por innecesario, dice textualmente:
"Que no se trata de io Ct'digo de peas, sino lque, el mismo sa- inspira en el principio
radicalmente distinto de la defense social contra el delito, no se tiende al castigo del de-
lincuente. se atiende a In defense de la sociedad y a la reeducacin y readaptacin del cul-
pable y a la imlem.niz se sustituye en nuestro nioderio Cdigo por la pena-tratamiento o sancin, como tcnica-
mente se le reconoce en e:ta e.euela de la Defensa MSoial: y las medidas de seguridad segn
ese Cdigo soin: "cierto- medios de defense, puestos ,i prctica por la sociedad para.
evitar la produccin, la r'p~!etiei(n o las consecuencias le dellito."
Conviene recorder aq.u los studios de derecho penal preventive de Dorado
Montero cuando dice: "en sustitucin ile los antiguos principios clsicos, que
aunque eran verdaderos monumentos de lgica, pero cuya ineficacia tcita ha de-
nunciado el creciente aumento de la delincuencia en todos los passes, precisa im-
plantar nuevas concepciones que conviertan al derecho represivo en un verdade-
ro Derecho Penal Prerentivo, protector de la sociedad y que tal vez por esto
mismo, tenga que llegar a ser un verdadero derecho protector de los criminalss'
La paradoja que parece resultar de las anteriores palabras (para proteger a la
sociedad crear un derecho protector de los delincuentes), no est ms que en
la superficialidad de dichas palabras, puesto que los concepts que expresan no
pueden ser ms armnicos: "defendamos a la sociedad contra el peligro que el
crime represent mediante procedimientos asegurativos y tutelares (que no
excluyan el necesario rigor cuando sea menester), como la defendemos contra los
enfermos peligrosos, contra los dementes. contra los menores en estado de peligro
o delincuentes, etc."
El estado peligroso lo define el art. 48 A. diciendo:
"Se entiende por estdclo peligroso cierta predisposicinn morbosa,. congnita, o adqui-
rida mediante el hbito que, destruyendloo o los nmioivos dle inhibiciin, favorezca
la inclinacin a delinquir de un sujeto."
En estas notas slo tratar de las medidas de seguridad para tos sancionados
cuando estn cumpliendo la sanci,n y caen en estado dc enaje acin mental y
la de los menores delincuentes o en estado de peligro.
Para tratar la primera media de que se ha hecho mrito, conviene recorder
que ese propio art. 48 del Cdigo de Defensa Social seala los ndices de peli-
grosidad, y entire ellos, en el apartado B.-1, "la enajenacin mental permanent
o las perturbaciones mentales en forma circular qne afecten al uso normal de
las facultades individuals, cuando por la forma. que adopten o por los defects
que produzcan ofrezcan peligro". en este caso y con sujecin a lo dispuesto en
los arts. 355 y siguientes de la Ley Orgnica del Poder Ejecutivo, es decir, ajus-
tndose a las normas procesales que dichos artculos sealan, previa denuncia
de cualquier autoridad, funcionario o particular, formulada ante el Juez de
Primera Instancia que corresponda, determinar ste el estado peligroso pre-
delictivo. segn estatuye el apartado C.1 del propio art. 48, y cuya declaracin
por el Juez de Primera Instancia se complement en el art. 580-A-5: de manera
que es forzoso adems tender a las reglas que establecen los apartados A. y B.
del art. 581 del citado Cdigo defensista, a saber: "Las medidas de seguridad
pueden deeretarse con motivo de la comisin de un delito o para, prevenir la co-
misin del mismo, en el primer caso se denominan "Medidas de Seguridad post-
delictivas, en el segundo. Medidas de Seguridad lyre-delictivas"; de lo que re-.
sulta que las que puede adoptar el Juez de Primera Tnstancia, han de ser "pre-
delictivas" y de individvo no sujeto a causa criminal, segn el claro texto de los
artculos del Cdigo pre.edentemente citados.
Respecto a las medidas de seguridad "post-delictivas", basta la simple enun-
ciacin de lo dispuesto en los arts. 580 A-1 y 5,2 A, ya que dispone el primero








ASUNTOS GENERALS


"cuando se compruebe, por el Juez o Tribunal que conozca de la causa, la pre-
seneia en el sujeto de uno de los ndices permanentes de peligrosidad relaciona-
dos -en el art. 48 B"; y el segundo de los antes citados artculos, que "las me-
didas de seguridad post-delictivas se decretarn nicamente por el Juez o Tri-
bunal que conociere del delito"; de lo que se sigue que esa media de seguridad
post-delictiva ha de dictarla forzosamente el Juez o Tribunal que conociere del
delito.
Ahora bien, sancionado un individuo, ejecutorio el fallo y estando cumplien-
do la sancin, se observa en el mismo sntomas de enajenacin mental, no sera
nunca possible decir que pueda adoptarse una media de seguridad pre-delictiva,
y aunque no pudiera catalogarse tcnicamente como post-delictiva, habra que
tender indudablemente al art. 86 que dice: ''Cuando el reo cayere en enajena-
cin mental despus de pronunciada la sentencia fire, se suspender la ejecucin
en cuanto a la sancin personal, decretndose su reclusin en el Asilo de De-
mentes que design el Tribunal, del cual o podr salir sin autorizacin previa
del mismo"; de cuyo texto result, que hay que suspender la ejecucin de la
sancin en cuanto a la sancin personal y decretar su reclusin en el Asilo de
Dementes que design el Tribunal, del cual no podr salir sin autorizacin
previa del mismo; o en trminos ms claros, es el Tribunal sancionador el que
tiene que adoptar la media de seguridad antes dicha, porque primero tiene que
suspender la ejecucin de la sancin y en todo caso dar la autorizacin para que
pueda salir, lo que excluye que pueda hacerlo el Juez de Primera Instancia que
corresponda, porque ste ni tiene jurisdiccin para suspender la ejecucin de la
sancin, ni para dar autorizacin para que vuelva al Establecimiento penal, ni
para rectificar la liquidacin de sancin ya practicada, y sobre todo que el Juez
de Primera Instancia no puede adoptar ms media de seguridad que la "pre-
delictiva"', y ya se ha dicho que no es, ni puede ser pre-delictiva; porque no es
possible que estando colocado ese art. 86 en el captulo 3", ttulo 49, del Cdigo
de Defense Social, que trata de la "ejecucin de sanciones", se diera interven-
cin al Juez de Primera Instancia sobre tan esencial y privativa potestad del
Tribunal de lo penal que conoce del delito, y aun ms cuando en el art. 87 se
dice: "En cualquier tiempo en que el reo recobre la razn, tanto en el caso del
artculo anterior, como en el nmero 1 del apartado A. del art. 37, cumplir
la sancin que se le haya impuesto, a no ser que durante el perodo de enajena-
cin hubiere decursado el trmino correspondiente de prescripcin con arreglo
a lo que se establece en el present Cdigo"; es decir, que en el caso del art. 37
A-1 a que se refiere el 87, o sase que en el caso de semi-locura o perturbacin
incomplete, puede el Tribunal sancionador suspender la sancin impuesta y
colocarlo en estado de observacin. aunque esa media puede tomarse en la sen-
tencia, no hay duda alguna que dictada sta y aunque se trate despus de un
caso de semi-locura, puede el Tribunal sancionador, comprobado ese ndice de
peligrosidad en el reo, recluirlo en el Hospital de Dementes, sin que, claro est,
pueda salir sin autorizaci-Sn del Tribunal, mxime cuando todas las sentencias
en lo penal hoy son indeterminadas; en tal sentido no es possible pensar que slo
pueda hacerlo cuando dicte sentencia y no despus, a pesar de que tenga cono-
cimiento official de que un sancionado present sntomas de enajenacin mental
y- sin que pueda conocer a prior en que grado, para determinar despus si es
complete o incomplete, y si result complete, tenga que inhibirse a favor del
Juez de Primera Instancia. En resume que es al Tribunal sanrcionador al que,
en caso de semi-locura o de locura, despus de dictada la sentencia, correspond
la. potestad de dictar esa media de seguridad.
Seguidamente me voy a referir a las medidas de seguridad contra los me-
nores. El art. 342 de la Ley Orgnica del Poder Ejecutivo estableci el arbitrio
judicial para que los Tribunales decretaran la reclusin del menor en la Escuela
Reformatoria o la entrega a sus Familiares, pero fu.. expresamente derogado. El








ASUNTOS GENERALS


art:-585 D. del Cdigo de Defensa Social establece las medidas "personales- o
detentivas' y entire ellas en el nmero 5 "medidas tutelares para los menores
celinciwentes o en estado de peligro", y en los apartados 10 y 11 del art. 586 del
citado Cdigo de Defensa Social establece las medidas tutelares para los menores
y en el apartado A. dice: "a ]os menores delincuentes que no sean recluidos en
los Reformatorios", y en los apartados A, B. y C del nmero 11 del citado
artculo determine claramente las medidas tutelares no detentivas que puedan
adoptarse con los menores delincuentes a saber: "Reclusin del menor en su do-
micilio; pupilaje escilar; reclusi6e del menor en hogar honrado, etc."; todo lo
cual evidencia la couiiradiccin manifiesta del nmero 5. apartado A, del art. 586
cuando imponee que sern recluidos en Reformatorios "los menores delincuentes
en todo caso'; pero es mayor la contradiccin y la exclusion del arbitrio judicial
a oue se refiere el art. 586 antes citado cuando en el apartado B. del art. 37 se
establece que sern recluidos en el Reformatorio "hasta que cumlpla la mayora
de edad'' n obtenga su liberacin de acuerdo con lo que en la sentencia se dis-
ponga; porque adems en isto se contradice lo dispuesto en el nmero 6 del
art. 588 que dispone que "la media de seguridad de reclusin en el Reforma-
torio de los menores delincuentes duarar cuando menos un afo", y si durante
este plazo el menor arriba a la mayoria de edad quedar sujeto a la vigilancia
de la Autoridad, salvo que el Juez o Tribunal disponga su asignacin a una
Colonia Agrcola, Taller o Casa de Trabajo, y sto es el complement del n-
mero 3 de la letra A. del art. 583 del propio C (digo de Defensa Social cuando
expresamente consign a "que puedle dejarse sin efecto una vez transcurrido el
minimum legal de la reclusin del menor"; todo lo cual est demostrando otra.
contradiccin cuando dice en el apartado B. del art. 37 antes citado "que ser
recluido en el Reformatorio hIasta q(ue ciumpla ya ilayora (de edad"; es lo cierto
que no slo existed la contradiccin sino que se priva al Tribunal, como se ha
dicho. de la potestad o arbitrio de establecer una media de seguridad no deten-
tiva como la establecia el art. 342 de la Ley Orgnica del Poder Ejecutivo antes
'itada, debe ser nuestro Tribunal Supremo el que destruya las contradicciones
y restablezca el arbitrio judicial (le que se La hecho mencin en la antigua
legislaci6n; y como !a moderna escuela de la "D( fe,,s Social", adems de la
estimacin del estadl, peligroso. deja a la llamada poltica-criminal la solucin
de sus postulados para que realice dentro de aquello que sea possible, en las cir-
cunstancias de lugar y tiempo, lo que sea ms til a la reeducacin y readapta-
cin del culpable y a la defense social; consagra pues aquel ttulo que di nues-
tro Maestro el Dr. Cueto a uno de sus memorable discursos en la apertura de
los Tribunales: "La Ley reina pero la j.risprdcn I? gobierna". Sean estas l-
timas palabras para honrar su memorial.
J. M. NAVARRETE,
Magistrado de la Audiencia de la Habana.
---)o(

EN SUS PROPIAS REDES

Eran los das en que los cincuenta miembros de la Cmara de Representan-
tes estaban reunidos para estudiar los nresupuestos nacionales. Escrib: "Pre-
supuestos, presupuesto fijo y leyes complementarias". El Diario de la Marina ie-
hizo el honor de publicarlo y destacadamente. Aluda al art. 257 de la Consti-
tuci,:n y deca, en sntesis: la limitacin que encierra cierra la puerta de un
aumento en las consignaciones a los maestros, jubilados, Universidad, etc., dentiro
de la ley presupuest:il, y la abre a los jueces suplentes que no tienen consigna-
cin 'a~~!gna en dichos presupuestos. Conclu: salvo mejor o ms profundo crite-.
rio (en buena hermenutica jurdica es insostenible, pues no se puede amparar
una inonstitucionalidad con la propia Constitucin) creo lealmente que los pnr








ASUNTOS GENERALS


meros deben y tienen que ir en leyes complementarias, los ltimos en la misma
ley presupuestal, pues con ellos no reza lo expresado por el art. 257.
El Colegio de Abogados de la Habana, abord tambin ese aspect del pro-
blema, en una magnfica pieza jurdica que es su exposicin a los altos poderes
nacionales abogando por los Jueces suplentes. Se dijo all: no obsta que se haya
fijado "por error de clculo" una cantidad inferior para los Jueces suplentes
en los presupuestos, pues incorporados, como lo estn, a las respectivas catego-
ras 94 y 10A del Escalafn Judicial, es evidence que la suma a fijar es la corres-
pondiente a esas categoras, etc. Sntesis. Otro error mo: el de que, la tesis
expuesta por el Colegio de Abogados, aunque muy razonable no franquea an
el art. 257 de la Constitucin, es decir, la limitacin contenida all, pues siempre
estariamos contemplando y considerando aumentos mientras afirmemos que se
consign alguna cantidad, como afirma el prestigioso Colegio de Abogados, al
decir que, "por error de clculo", se fij una cantidad inferior. En mi aludido
trabajo demostr a satisfaccin de todas las mentes no aviesas, que no se con-
sign cantidad alguna para los Jueces suplentes en el proyecto de presupesto del
Gobierno, pues el captulo o epgrafe de los $100,000 tradicionales, denominado:
"Personal Suplente y temporero, para funcionarios suplentes e interinos y casos
de double pago", no les atae ms que genricamente, no especficamente, much
menos ahora que estn incorporados al Escalafn Judicial, con sueldo fijo, fun-
ciones permanentes, inamovilidau, en lin, con los mismos derechos y prohibicio-
nes que los Jueces titulares y propietarios, sin poder ejercer la profesin, etc. Ms
an, que no existen ya ni Jueces temporeros, ni interinos, ni casos de double pago.
Le llam a ese captulo: un seor trasnochado y, muy delicadamente, se lo hice
ver al Sr. Ministro de Hacienda. Total: que los Jueces suplentes no han sido
tenidos en cuenta al confeccionarse el anteproyecto de proesupuestos por el Go-
bierno, sino para excluirlos y que no tienen en dicho anteproyecto ninguna do-
tacin por sus servicios, ni poca ni much, nada. Y, por tanto, no les comprende
la limitacin del citado art. 257 de la Ley Constitucional, pues ste prohibe al
Congress "asignar mayor cantidad a un servicio, que la fijada por el Gobierno".
pero no dotar lo indotado absolutamente, asignar a un servicio una cantidad,
alguna; a un servicio, repito, olvidado de dotar, por complete, por el Gobierno
o, por ste, asignada a un epgrafe sin aplicacin actual, errneamente, dicha
cantidad, quedando el que debi ser cubierto vaco, en descubierto. Por lo que
si hubo error, como dice el Colegio de Abogados, no fu error de clculo, sino de
partida, epgrafe o captulo, resultando de este modo desatendida totalmente, no
parcialmente, no insuficientemente (caso del art. 257) la dotacin de los Jueces
suplentes.
Remedio? Suprimir esa erogacin de $100,000 al captulo mencionado, por
balda e inactual y, sumndole $248,115.65, escribir en el presupuesto fijo o per-
manente, pues se trata de gastos del Poder Judicial, los $348,115.65 con que que-
dara dotado perfectamente el servicio de los Jueces suplentes, miembros del
Poder Judicial.
FI Congress puede suprimir erogaciones anteriores, lo faculta el propio
art. 257 en su inciso b). Y aunque tal facultad viene referida para los casos de
leyes erogatorias fuera del Presupuesto, nadie va a ignorar que lo que se puedie
hacer en una ley financiera complementaria o parcial, ha de poderse hacer en
una ley financier por excelencia o antonomasia: la Ley de Presupuestos. Los
pedazos del fuego son siempre menos fuego que el fuego mismo. Quien no sepa
razonar as no sabr jams Derecho ni lgica. (A ver si cabe aqu una frase:
el Derecho es sutil y profundo, y tiene la divina gracia de aparentar superficia-
lidad. Por eso todo el mundo sabe Derecho y casi todo el mundo lo ignora). V
el Congress puede reducir otras erogaciones (1no hay de suprfluo o de menos
indispensable, al menos, en el presupuesto, esa suma que sumada a los $100,000
que se tienen por supresin de erogacin anterior, den la cifra suficiente para








ASUNTOS GENERALS


la dotacin de Jueces suplentes, por supresin y por reduccin de otras eroga-
ciones?) ; y a eso queda reducida la cuestin: a extraer de todas las partidas del
presupuesto, la dbil suma de $248,000. Hay otros medios o modos: nuevos im-
puestos, prrroga o aumento de los actuales, supervit y emprstito. Pero, es
necesario para esa suma tan discreta?
Escrib este artculo para escribir este prrafo ltimo, que ahora har, mas
no poda hacerlo sin decir todo lo dems que dicho queda. La Cmara de Re-
presentantes ha esgrimido ese "cantaleteado" art. 257 para negar a Jueces,
maestros, jubilados, Universidad, etc., su inclusion en los presupuestos. Pero,
i no he demostrado que tal artculo no es aplicable a los Jueces suplentes sino,
precisamente, para incluirlos no para excluirlos ? Por eso mi trabajo est termi-
nado; pude haber empezado por aqu, pero as tiene, a mi vez, la fuerza de una
piedra sobre las cabezas que piensan, y an sobre las que no piensan tiene la
fuerza y la demostracin de que se ha hecho uso de una razn jurdica a discre-
cin, en vez de puridad. Lo repito, una vez ms: el art. 257 de la Constitucin
es puerta que se cierra (?) para los maestros, los jubilados, la Universidad, los
veterans, etc.; y es puerta que se abre para los Jueces suplentes. Lo oir el
Senado? Estoy seguro de que s, pues lo he gritado con todas mis fuerzas, inaudi-
tamente. Es puerta que se abre para unos, que se cierra para otros. Pero la
C ;mara de Representantes dice que no es puerta. Es, segn ella, faralln de la
muerte.
En sus propias redes, seores Representantes. Estis servidos.

Post scriptum.-Leo: la Comisin Especial aprob el dictamen sobre los
presupuestos (los realistas y comunistas votaron en contra) y restableci para
el Congress los $600,000 que le fueron reajustados en 1938. Dnde est el
art. 257? Cre por un moment que estbamos hablando en serio. Cuba, yo te
amo, t me amas, l te ama; nosotros te amamos, vosotros la amis, ellos, especial-
mente. cllos te aman. ()
EDUARDO DE ACHA,
Ju"z Municipal suplente de la Habana.
)o(
COMENTARIOS

La Facultad de Derecho de nuestra Universidad, acaba de elegir, por el
voto unnime de sus components, Decano de la misma, al distinguido professor
y abogado, Dr. Ernesto Dihigo y Lpez Trigo.
Como el Dr. Dihigo fu durante largos aos component del Tribunal Supe-
rior Electoral, los funcionarios judiciales que con l integraron ese organismo y
pudieron apreciar su criterio recto, sereno y desapasionado conque siempre des-
tac su personalidad, puesto en toda ocasin al servicio del mejor desenvolvi-
miento del Tribunal, habrn acogido con muestras de simpata, la distincin de
que ha sido objeto por considerar que en ese cargo seguramente triunfar, a pesar
de !o difcil y espinoso q iue su desempeo result, en estos moments crticos de
la vida universitaria, dado sus relevantes condiciones personales. Y seguramente,
otros elements destacados de esta sociedad, tambin habrn recibido la noticia
con igual agrado.
La circunstancia de haber visto en un almanaque judicial de 1941, que
aparecen como laborables los das 28 de Enero, 1, de Mayo, 12 de Agosto y 4
de Septiembre, y en otro sealado esos das con una D. que significa dudoso,
vamos a ocuparnos de este particular.
(1) Este articulo, escrito antes de que se supiese que no habra Presupuestos, re.ulta
do actualidad an, pues si se tienen en cuenta las afirmaeiones que en l se hacen. wodTa
servir para subsanar, en el nr6xi.mo que parece reir:.i :n Abril, lo que en el no aprobado so
omiti.--N. rlel D.








ASUNTOS GENERALS


Las dudas han surgido, porque en el Ttulo 6' de-la Constitucin, que trata
"Del Trabajo y de la Propiedad", y en la Seccin 14, que versa sobre el "T-ra;
bajo", aparece el art. 67, cuyos prrafos 2' y 3? dicen as:
"Cuando por ser fiesta o duelo national los obreros vaquen en su. trabaj*o,
los patrons debern abonarles los salaries correspondientes.
Slo habr cuatro das de fiestas y duelos nacionales en que sea obligatorio
el cierre de los establecimnientos industrials o comerciales o de los espectculos
pipblicos, en su caso. Los dems sern de fiesta o duelo official y se celebrarn
sin que se suspendan las actiridades econmicas de la nacin.'
El origen de ese artculo, se encuentra ei el siguiente hecho que vena ocu-
rriendo: cada vez que llegaba un da de fiesta, los elements trabajadores pre-
tendan se les pagase ese da como trabajado, y los establecimientos se vean
obligados a paralizar sus actividades. El constituyente, para acabar ese orden
de cosas, fij esos cuatro das de paro forzoso y pago obligado, y dispuso que
los dems "se celebrarn sin que se suspendan las actividades econmicas de la
nacin", por lo que podrn cerrarse las oficinas pblicas, vacar las escuelas y
Tribunales, etc. y permanecer abiertos los establecimientos industriales, etc.
Por consiguiente: en los actuales das festivos 28 de Enero, 1" de Mayo, 12
dle Agosto y 4 de Septiembre, que son las festivos por disponerlo as las Leyes
de 18 de Marzo de 1922, Decreto-Ley 170 de 1934, Decreto-Ley 403 de 1934 y
Ley de 14 de Octubre de 1936, vacarn los Tribunales, por tratarse de das de
fiesta official.
Escritas las anteriores lneas, la Sala de Gobierno Especial del Tribunl!
Supremo, por acuerdo de 20 de Enero, la declarado que "mientras no se dero-
gue, modifique o anule la vigente legislacin, se hace forzoso, por imperio de la
misma considerar inhbiles para los Tribunales y sus actuaciones, los que actual-
mente lo son con arreglo a sus preceptos.'
Este acuerdo pone fin a dichas dudas, en etanto a los Tribunales se refiere.
Cuando se cre la Sala de lo Contencioso Administrativo y de Leyes Fs.
peciales del Tribunal Supremo, muchos creyeron que sera una Sala de poco
trabajo. Pero a poco, se pudo papaar, lque resiltaria To contrario, y ihoy da el
trabajo que pesa sobre dicha Sala es extraordinario y est sobrecargada. Vase
sino la radicaci6n que alcanz durante el pasado ao de 1940: Recursos de casa-
ci,-n y apelaciones contencioso-administrativos, 1,307; Pensiones, Inteligencia
Obrera, Retiro ferroviario, etc.. 241; apelaciones electorales, 216; accidents, 78.
-Total, 1,824 asuntos. En 1940, no obstante haber estado la, Sala casi cuatro
meses embargada en los asuntos electorales, dict 560 sentencias.
Qu sera de la Sala de lo Civil, si sobre su trabajo actual, tuviese ese otro,
como antes ocurra?
Tomamos de El Mundo las siguientes lneas:
"'ElJuzgado Municipal de Almendares, de nueva cireacin, ha quedado de-
finitivamente instalado en la casa calle de Malecn N9 359, esquina a Manrique
Es decir, que cuando algn vecino de los que resident en su jurisdiccin
tenga necesidad de utilizar sus servicios, ya sabe que a los gastos naturales de los
mismos tiene que agregar un real ms para los viajes de ida y vuelta; y a la
media hora u hora y media que pierda en la diligencia, ha de afadir media hora
ms por la ida y otra media hora por el regreso.
iT,,i,'.,,l1.. el ejemplo, el la que se cree algn nuevo Juzgado en el cabo de
San Antonio, es natural que lo instalen en la punta de Maisi... : como para una
mayor comodidad del pblico. ".
El tono zumbn de esos prrafos, no le resta. razn a lo que en .los inisimo
justificadamente se dice, pues parte de la barriada del Cerro correspond al nue-
vo .Juzg7ado.
OAN.








ASUNTOS GENERALS


LEYES Y DECRETOS

REGLAMENTO PARA LA ADMINISTRATION Y COBRANZA DEL
IMPUESTO CREADO POR EL ART. XVII DE LA LEY DE 15.DE JULIO
DE 1925.-En la, Gaceta de 22 de Noviembre dc 1940, se ha publicado el De-
creto presidential 2679 de 26 de Septiembre, poniendo en vigor dicho Regla-
mento.
DIAS DE FIESTA Y DUELO NACIONALES.-Decreto Presidencial 3530
(Gaceta 19 Diciembre).-En uso de la potestad de que estoy investido y de las
dems facultades que me correspondent por la Constitucin de la Repblica y
las Leyes vigentes, y asistido del Consejo de Ministros, resuelvo:
Primero: Reconocerle carcter de fiestas nacionales a los das 24 de Fe-
brero, 20 de Mayo y 10 de Octubre de cada ao, y el de duelo national al 7 de
Diciembre, tambin de cada ao.
Segundo: que se continen observando para los das de fiesta y el de duelo
nacionales, todas las disposiciones vigentes que respect a dichas conmemoracio-
nes se encuentren en vigor en la actualidad.
Tercero: que, asimismo, durante los das de fiestas nacionales todas las ins-
tituciones pblicas y privadas de la Repblica icen la insignia national y deco-
ren con colgaduras, cortinas y adornos adecuados en que figure los colors na-
cionales, las fachadas de los edificios en que estn instaladas.
Se entendern por instituciones pblicas y privadas las de carcter official
y las que funcionen a virtud de inscripcin en los registros oficiales correspon-
dientes, tales como establecimientos comerciales e industriales; planteles de ense-
anza de cualquier ndole; centros cientficos, culturales, profesionales, deporti-
vos y de recreo; clubs, sociedades y asociaciones en general; teatros, cinemat-
grafos, estaciones de radio y espectculos de todas classes; crculos polticos y
sociales de cualquier militancia u orden; templos de cualquier confesin, y cuan-
tas organizaciones anilogas nacionales o extranjeras desenvuelvan sus activida-
des en el pas.
Cuarto: que por iodos los aos, el da de duelo national, el Gobierno acuer-
de la celebracin de actos en que se recuerde. con la mayor devocin y recogi-
miento, a los grades de la patria cados en la epopeya de la libertad.
Este Decreto comen/ar a regir desde la fecha de su uiibli-icin en la Gaceta
Official de la Repblica.
Dado en el Palacio de la Presidencia. en La Habana, a los 21 das del mes
(le Noviembre de 1940.-F. Batista, Presidente.-Carlos Saladrigans Primer Mi-
nistro.-Juan Rodrigur Piulado, Ministro de Gobernacin.
CONVENIOS DE TRABAJO.-Resolucin 449 del Ministerio del Trabajo
(Gaceta 21 Diciembre) (').-Por cuanto: Distintas organizaciones obreras y
patronales se lian dirigido a este Ministerio interesando se aclare el sentido de
los prrafos 2" y 3? del Decreto Presidencial N? 3185, del 8 de Noviembre de
1940, publicado en la (aceta del 12 del propio mes y ao ('), por virtud de los
cuales se declar de inmediato cumplimiento lo establecido en los arts. 63 y 64
de la Constitucin, relatives a la prohibicin de hacer en el sueldo o salario de
los trabajadores ningn descuento que no est debidamente autorizado por la
Le y a la del pago del salario con vales, fichas, mercancas o cualquier otro
sign representative de la moneda de curso legal.
Por cuanto: Es evidence que la prohibicin contenida en los preceptos que
se dejan citados, no puede tener otro alcance que el de evitar se realicen opera-
ciones sobre los sueldos o estipendios de los trabajadores que pudieraln convertir-
(1) Guardando relacin esta Resolucin con el ). '3185 (le 1940 (vase cn la -1
gina 251 de esta seccin, ao 1940) la insortamos en esta occi (2) Vase en la pi 1 in A 'l dc e ta secci6. ai; o 1910.








ASUNTOS GENERALS


en puramente nominales esos salaries; empero no debe entenderse que esa prohi-
bicin alcance a evitar que el trabajador pueda levantar el crdito necesario
para tender a sus perentorias necesidades sobre lo nico que puede dar en ga-
ranta el mismo, o sase, sobre los salaries que les corresponda por el trabajo
ya realizado o por realizar; funcin sta de utilizar el crdito que significa la
riqueza en potencia que posee el trabajador cuando se encuentra en perodo de
inactividad aceptada por las modernas concepciones econmico-sociales, como una
de las forms de solucin a los problems que actualmente se confrontan en el
mundo.
Por cuanto: A mayor abundamiento, es beneficioso al trabajador obtener al
crdito las mercancas necesarias para su sustento y el de sus familiares, as
como las medicines que pudieren necesitar las mismas personas para su cura-
cion, sobre la base (le que el proveedor perciba su imported, compensando la
cantidad correspondiente con parte del salario que debe abonar al mismo tra-
bajador, lo que en realidad no constitute descuento, sino exlincin de obliga-
cin, mediante compensacin, conforime previene el art. 1156 en relacin con el
1195 del Cdigo Civil; y que el prestador del servicio no tiene otra garanta
que ofrecer al expresado proveedor que el imported del salario que en su da
habr de pagrsele.
Por tanto: En uso (de las facultades de que estoy investido por la Ley N' 91,
de 12 (le Abril de 1935, y el Decreto No 3185. (le 1940 resuelvo:
Primero: Aclarar que la prohibicin contenida en los arts. 63 y 64 de la
Constitucin y declarados de inmediato cumplimiento por el Decreto 3185, del 8,
publicado en la Gacela del 12 de Noviembre del present ao, no impide que se
considered lcitos los acuerdos o convenios celebrados. o que se celebren en lo
sucesivo, entire los trabajadores y sus empresarios, por virtud de los cuales aqu-
llos autoricen a stos a deducir de sus salaries devengados o por devengar las
cantidades que en concept de anticipo de esos salaries, les hubieren facilitado,
sin inters ni nimo de lucro.
Segundo: Comuniquese lo resuelto a las Direcciones Generales y Oficinas
Provinciales de este Ministerio. y publquese en la Grcan Oficial, para su noto-
riedad.
El Subsecretario de este Ministerio, queda encargado del cumplimiento de
lo dispuesto.
Dada en La Habana, Ministerio del Trabajo. a los 19 das del mes de Di-
ciembre de 1940.-Juan A. Vinent, Ministro del Trabajo.
DIAS DE FIESTA Y DUELO NACIONALES.-Resolucin 450 del Minis-
terio del Trabajo (Gace!a 21 Diciembre) (t).-Por cuanto: El ltimo prrafo
del art. 67 de la Constitucin dice as:
"Slo habr 4 das de fiestas y duelos nacionales en que sea obligatorio el
cierre de los establecimientos industriales o comerciales o de los espectculos
pblicos, en su caso. Los dems sern de fiesta, o duelo official y se celebrarn
sin que suspendan las actividades econmicas de la nacin."
Por cuanto: Tal prrafo debe interpretarse en concordancia con el que le
precede, el cual previene que cuando por fiesta o duelo national los obreros
vaquen en su trabajo, los patrons debern abonarles los salaries correspondien-
tes: y consecuentemente se infiere, que la actuacin constituyentista en el ltimo
prrafo antes transcript tuvo por finalidad limitar la carga impuesta al pa-
trono por el pago de la vacant producida por el duelo o festividad patrtica, sin
que por ende trascienda la disposicin conventional a la modificacin de la legis-
lacin vigente con respect a otros das festivos, que como los domingos, carecen
(1) Guardando relaci.n esta resolucin con el D. P. 3185 do 1940 (v~-se en la ptg. 251
i1, esta secei4n, ao 1940), la insertamon s en c st :i secin.








ASUINTOS GENERALS


del calificativo le nacioniil y en ny.i observa nrki no inifl ny:i e sentimiento pa-
triAtico.
Por cuanto: A virtud de lo expuesto, procede aclarar el prrafo 2'' de la
resolucin nmero 438 del 19 de Octubre de 1940, en el sentido de que la misma
no es applicable a los domingos, 25 de Dicieimbre y 1' de Enero que son festivos,
por disposicin del art. 11 L de la Ley de 18 de Marzo de 1903, ni a la otra festi-
vidad que tiene igual carcter en homenaje al trabajo y establecida por el De-
creto-Ley XN' 170 de 1934, o sea, el 1 de Mayo de cada ao, los que por ende
deben observarse, conform indica la legislaciun en vigor, hasta tanto el Poder
Lerislativo determine otra cosa.
Por cuanto: Es oportuno, que al igual que en anos anteriores, se permit
permanecer abiertos a ciertos establecimientos, en los das 24, 25 y 31 del pre-
sente mes y 19. 5 y 6 de Enero de 1941, sin sujecin al horario fijado en la Ley
del Cierre de establecimientos, pero siempre que cumplan estrictamente lo pre-
venido en la legislacin vigente limitativa de la jornada de trabajo.
Por tanto: En uso de las facultades que me estn conferidas. y a propuesta
dle la Asesora Jurdica, resuelvo:
Primero: Declarar qlue la resolucin nmero 438( del 19 de Octubre de
1940 ("), es inaplicable a los domingos, el 25 dle Diciembre, 1" de Enero y 1 de
.\ayo. qule son das meramente 'estivos. segn la Ley d(e 18 de Marzo de 1903 y
,1 Decreto-Ley N" 170 de 192!4 y consecuentemente tales festividades continua-
rin observindose por los establecimientos industrials yv comnerciales y oficinas
pblicas, en la form prevenida en la legislacin vigente, que no ha sido alterada,
ni cuanto a las mismas por virtud d( lo preceptunado en el art. 67 (le la Cons-
. ituci..n.
Seguindo: Autorizar a los establecimientos dedic dos a ia venta de vveres
a artculos ros, sin sujecin a las prescripciones de la,; leyes reguladoras del cierre de esta-
bleeimientos comerciales, los das 24, 25 y 31 le Diciembre de 1940 y l1' de Enero
(le 1941.
Tercero: Extender la expresada autorizacin en cuanto a los establecimien-
tos dedicados a la venta (le juguetes, a les das 5 y 6 de Enero de 1941.
Cuarto: Hacer constar que los establecimientos que hagan uso de las pre-
cedentes autorizaciones habrn de observer las prescripciones de la legislacin
vigente que limita el horario de trabajo, cuidando especialmente de cumplir lo
dispuesto en el apartado 49 del Decreto N" 3185 del 8 de Noviembre de 1940.
Notifquese al senior Ministro de Gobernacin, al seor Alcalde Municipal
de la Habana, al seor Teniente Coronel, Jefe de la Polica Nacional y a las
Direcciones Generales y Oficinas provinciales de este Ministerio; hgase pblico
por medio de la prensa e insrtese en la Gaceto Oficial de la Repblica a los efec-
tos procedentes.
El seor Subsecretario de este Ministerio queda encargado del cumplimiento
de lo dispuesto.
Dado en el Ministerio del Trabajo, a los 19 das del mes de Diciembre de
1940.--Juan .4. Vinent, Ministro del Trabajo.
)---o(

LIBROS Y REVISTAS

ETICA DE LA ABOGAC'A, POR EL DR. ADOLFO E. PARRY.-Buenos Aires, 1940.
-Este libro que consta de dos tomos, es debido al autor de otro titulado Faculta-
des disciplinarias del Poder Judicial, del que hubimos de ocuparnos con encomio
en el nmero correspondiente a Febrero del pasado ao. Nos ha sido remitido
(2) YVaso en la pigiria 258S de estn rseccin, aio 1940.








ASCTNTOS GENERALS


por-la "Editorial Jurdica Argentina" por expreso encargo del autor, atencin
que much estimamos. El Dr. Parry agota en (1 la material de que trata, pues
recoge cuanto guard relacin con la profesin de abogado, "augusto ministerio
cuando es desempeado con honor", que "est sometida a un conjunto de nor-
mas reguladoras de la conduct de los abogados, que no estn legalmente estable-
cidas en nuestro pas, pero que no por ello son menos obligatorias para los que
la ejercen con dignidad y decoro". Esa es la finalidad del libro. Incluye dispo-
siciones legales y opinions de autores, no slo nacionales, sino tambin extran-
jeros. Su lectura evidencia la responsabilidad de la profesin de Abogado, los
mltiples deberes de ste para con el client, los compaeros y los Tribunales y,
en suma, exalta la diafanidad con que debe actuar y desenvolverse quien se con-
sagra a la defense del derecho y al triunfo de la justicia. Es un utilsimo libro,
cuya lecture debe procurarse.
LEYES (OMP'LEMENTARIAS DE LA CONSTITUCIN, POR El. DR. .l1AN B. MOR Y
BENTEZ.--iHabana, 1941.-Acaba de publicarse este libro debido al Juez Muni-
cipal de Santa Clara, que tiene por objeto, segn palabras de su autor, "faci-
litar y sistematizar la gigantesca empresa de promulgar cuanto antes todas las
leyes complementarias de la Constitucin de 1940". En l se han relacionado,
agrega, cuidadosamente y de modo sinttico, en primer lugac, por el orden del
articulado, y despus por materials, los preceptos constitucionales que requieren
la aprobacin de una Ley complementaria, indicndose en los casos pertinentes
el plazo que la propia Constitucin fija para acordarla. El esfuerzo del author
va tambin dedicado a los Abogados, Magistrados y Jueces de la Repblica.
Sefiala el Dr. Mor la necesidad de discutir y votar nada menos que 150 proyectos
de leyes. Como hay preceptos constitucionales de aplicacin direct, y otros que
requieren la legislacin coordinada, es bueno tener a mano dicho libro, que, a
modo de gua, puede encauzar la tarea de los profesionales del derecho en sus dis-
tintos aspects, respect de la aplicacidin de las normas constitucionales, para
que el mejor acierto presida en la labor tcnica a realizar.
RECLAMACIN CONTENCIOSO-ELECTORAL Y EXPOSICIN AL MINISTERIO DE ESTA-
DO PARA LA TACHA DE IGNACIO ALONSO LoRENZO.-Habana, 1940.-Reproduce el
escrito inicial del recurso establecido con dicho objeto debido al Dr. Humberto
Sor y Morn.
MACEO, POR EL DR. EMETERIO SANTOVERI..--Habana, 1940.-Pginas que no
constituyen, segn el autor, una biografa, pero, "en cambio, pretenden sealar
algunos de los caracteres del forjador que hubo en Maceo". Encabeza el folleto
unas palabras del Dr. Joaqun Martnez Sanz.
UNA VOZ DE ALERT : FRENTE A LA AMENAZA DEL FALANGISMO EN CUBA, POR
EL DR. AGUSTN CRUZ.-H'abana. 1940.-Folleto para "la advertencia de un
peligro cierto para nuestras instituciones, para la Repblica, para todos los que
amamos el rgimen de libertad en el cual tuvimos la dicha de nacer, y en defi-
nitiva, para la integridad ideolgica de nuestro hemisferio."
MEMORIAL DE LA GESTIN REALIZADA POR EL PATRONATO DEL CENTRO DE ORIEN-
ACIN INFANTIL.--Habana, 1940.-Comprende de Julio de 1939 a Octubre de
1940.
REVISTAS EXTRAN.JERAS.---Hemos recibido: La Justicia, Mxico D. F.. No-
viembre; Revista de Derecho Privado, Madrid, Espaa, Septiembre-Octubre;
Los Ti,! il,. ,,l Mxico D. F., Noviembre; Revista de Derecho y Administracin
Municipal, Octubre; Revista del Colegio de Abogados, Buenos Aires, Repblica
Argentina, Septiembre-Octubre; Revista de Derecho, Jurisprudencia y Admi-
nistracin, Montevideo, Uruguay, Septiembre; y Gaceta de los Tribunales, Gua-
temala, Julio-Septiembre.
OTRAS RETISTAS.--Tambin hemos recibido: La Jurisprudencia al Da, No-
viembre: Informacin Fiscal, Enero; El Jubilado, Diciembre; Polica Secreta
Nacional, Diciembre: Seguros, Diciembre; Revista de Tcnica Policial y Peni-








ASUNTOS GENERALS


/Icciara, Julio 1938-Diciiembrc 19410; LLer, Diiembre; El Siglo, Diciembre;
Boletn Agrcola, Dicienibre; Salud y rtnidad, Agosto; y Revista de la Asocia-
cin de Viajantes del ('mnercio, Diieiembre, todas de la llabana.
... ... -----o( ..
MISCELANEA

MOVIMIENTO JUDICIAL.-cDespul s de public ido i numero anterior .ha
habido el siguiente:
Magistrad,o del Tribunal Supremo.-lla sido inoniilora para ese cargo el
Dr. Santiago Rosell y Leyte V\ital, aboga o (n ejercicio. el que fu aprobado
por el Senido. habiendo ya tomado posesin.
'Magistrado, de Audiencia.-lla sido nombrado para la Audiencia de la
H[abana, el Dr. Angel ('lirino y Rodrguez, que era 'Prsiddite de la Audien-
cia de Pinar del Ro, eargo que desempefiaba desde 25) de Abril de 1938.
Permutas.-Ha sido aprobada la ciiert;ada entire los Dris. Francisco Her-
nndez y Llopiz y Osear Rodrgu.ez y Santos, ,Jueces Muniicipales de Cifuentes
y ('arlos Rojas, respectivamente.
-Tambin se aprobh lai concertada entire los Dres. Lduardo Potts y Caste-
llanos y Arturo Bohorques y Trujillo, Magisirados de las Audiencias de Ma-
tanzas y Pinar del Ro, respectivamente.
Abogado de Oficio.-Ha sido nombrado para la Audiencia de la Habana,
Premio Nacional Gonzlez Lanuza, el Dr. 'lix Chediak y Ahuayda.
Renuncias.-Se han aceptado las rncuncias presentadas por el Dr. Oscar
Herrero, Juez Municipal de l3aeuraiiao y el )Dr. Ignacio Morales. Juez Miunici-
pal suplente del Este de la Habana.
Causas, expedieintea, etc.-La Sala de Golierno del Tribunal Supremo
acord iniciar expediente de separacin al Juez Municipal primer suplente de
Nuevitas, por haber estado ausente sin licencia desde el la 10 de Octubre al
2 de Noviembre ltimnos.
Jubilaciones.-Ha silo jubilado el Sr. Aielardo Piedra y Faria, Alguacil
del Juzgado de Primera Instancia del Centro, con un retiro annual de $1,863.
-Ta'm'bin el Sr. Ricardo RosellO y Yalds, Alguacil del Juzgado de Ins-
truccin de Pinar del Rio, con un retiro annual de .ti 24
-Tambin el Sr. Ga briel Lafuente y I lernndez, Alguacil del Juzgado de
Primera Instancia de Almendares, coln un retiro annual de $1,909.57.
--Tambin el Sr. Evaristo (. Martn y Mato, Escribiente del Juzgado, de
Primera Instancia e Instruccin de Gibara, con, un retiro annual de $614.10.
-La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, por acuerdo de 23 de Di-
ciembre de 1940, resolve,; que el Magistrado de la. Audiencia (le la Habana,
Lcdo. Jos Rodrguez Aeosta, no obstante conlar con 7, aolis le edad, continue
por ahora en el cargo.
Crditos.-Se lha coniedido al Fiscal (le la A udiencia de la l;abana uno de
$140 para que ordene la confeccin de libros de radicacin.
-Tambin se ha cotncedido al Presideanle de la Audiencia de la Habana
otro de $520 para que ordene tamibin la confeccin de libros de radicacin.
Retiro bancario.-Hlan sild, nombrados por la Sala de Gobierno del Tri-
bunal Supremo, Presidente del Retiro Baneario el 1)D. D)elio Silva y suplente el
Dr. Luis E. Cuervo. ambos Magistrados de la Audiencia de la Habana.
Repartimiento de asuntos civiles entire los Juzgados de Primera Instancia
de la Habna.-L"do. Antonio Fernindez y Ramrez. Secrelario de la Sala
(le Gobierno, del Tribunal Pleno y de la Presidencia de la Audiencia de la Ha-
bana. Certifico: que la Sala de Gobierno de esta Audiencia, e sesi.n ordinaria.
celebrada en 6 de los corrientes, acord modificar las Reglas para el reparti-
miento de asuntos civiles centre los Juzgados de Primnera Instancia de esta, Ca-








ASUNTOS GENERALES


pital (1), en lo que rtspecta a las reglas I", 2', 3, 4' ', S 9" y 17; cuyas reglas
quedan modificadas en la forma siguiente:
Primera.: El acto de repartimiento ser en audiencia pblica y tendr
lugar en la Sala de Audiencia del Juzgado de Primera Instancia que desempe-
e el Juez Decano.
Segunda: Los asuntos que hayan de ser objeto de repartimiento se pre.
sentarn al Repartidor los das hbiles en las tres prineras horas de las sea-
ladas por el Decano para audiencia pblica en el Juzgado que desempea;
comenzando el Repartimiento todos los das hbiles inmediatame.nte despus de
transcurridas dichas horas bajo la presidencia del expresado. Juez Decano, al
que asesorarn dos Jueces de Primera Instancia, y a ese efecto, por el Deca-
nato, entire los de la Capital, se llevar un turn rotatorio y forzoso para que
asistan a dicho acto. La diligencia del Repartimiento, nunca podr efectuarse
despus de las 1 y 30 minutes de la amaana de cada da hbil y de ello darn
fe judicial, dos Secretarios de distintos Juzgados de los de Primera I.nltancia
y el Repartidor, turnndose todos los asuntos que se hubiesen presentado den-
tro de las indicadas horas, bajo estricta responsabilidad de dicho Repartidor.
Tercera: La clasificacin de los negocios para el Repartimienito ha de
hacerse con arreglo a las classes que quedan establecidas por el Repartidor y
los dos Secretarios Judiciales asistentes al acto y si hubiere dudas las resol-
vern por mayora, el Juez Decano y los dos Jueces de Primera Instancia asis-
tentes al Repartimeinto, sin ulterior recurso.
Cuarta: El Repartidor llevar tres libros, uno, "Gcneral de Registros",
en que anotar por orden rigurosamente .ronolgico. la hora de presentacin
de todos los negocios que se presented al Repartimiento; otro, "Especial de
Repartimiento", en el que se abrir turno de las classes que quedan estableici-
das. Igualnente el Repartidor estar obligado a llevar un "Libro Registro de
Negocios", sobre presentacin de asuntos a repartir el cual contendr las co-
rrespondientes casillas para expresar: nmero de orden, fecha de presentaci ni
(en la por subepgrafe har constar el da, ao y hora de la presentacin),
firma del presentante, firnma del Repartidor. En estos libros y en el primer
folio til se extender una diligencia expresiva del nmero de los que contiene
cada uno, suscrita por el Juez Decano, Jueces asistentes al Repartismiento y
Secretarios Judiciales actuantes.
Octava: El Repartimiento se efectuar por sorteo entire los Juzgados de
Primera Instancia de esta Capital, introducindose al efecto, en un globo, bolas
de distintos colors, con los nombres de cada uno de ellos. El Juez Deecano
extraer las bolas del globo y uno de los Jueces de Primera Instancia anun-
ciar en alta voz el Juzgado a que correspondiese. El Repartidor har anota-
cin en el "Libro (General", uno de los Secretarios en el "Libro de Clases" y
el otro Secretario en los expedientes Terminado el acto del Repartimiento se
consignar la fecha en el "Libro generall", en el que se levantar diligencia'
expresiva de que: de acuerdo con el "Libro Registro de Negocios" no existed
en poder del Repartidor asunto alguno por turnar y la firmarn los Jueces
actuantes, Repartidor y Secretarios.
Novena : Cuando un Juzgado tuviese un turno forzoso para determinada
clase y se hubiese presentado al Repartimiento un solo negocio de esa clase,
se cubrir con l aquel turno. Pero si se hubiesen presentado dos o ms nego-
cios de dicha clase, no se cubrir el turno forzoso con el que haya sido llevado
con anterioridad al Repartimiento, sino que por medio de un sorteo especial y
a presencia de todos los que. de acuerdo con estas reglas. intervieneni en el
Repartiiiento se determinar cul de esos negocios debe de cubrir el turn
forzoso y los dems se repartirn con sujecin a las reglas que quedan esta-
(1) Dichas reglas son de 20 de Abril do 1P08.








ASUNTOS (ENERALES


blecidas. En este caso y a fin de que se lleve ordenadamente el "Libro de
Clases", no se extender en el mismo el correspondiente asiento de radicacin,
basta despus que se haga el repartimiento que se ajustar en todo a las reglas
anteriormente establecidas y se determine en la form expresada, el negocio que
ha de cubrir el turno ,'orzoso.
Dcimaspti';a: hi algn Juez, por virtud de las reglas precedentes remi-
tiere a otro un negocie que ste esti,iase no corrispc derle, a excepcin de los
que procedan del Rep..rtiiic.nnto y hayan sido turnados por acuerdo de mayo-
ra de los Jueces asistentes al mismno ionforme determine la regla 31, por haber
existido dudas al repartirlo, si a la primera comunicacin no se pusieren de
acuerdo, se remitirn los autos por el que los tuviere en su poder al Juez De-
cano. el cual resolver sin ulterior recurso. Si la cuestin se promoviera entire
cualesquiera de los Ju ces y el Decano. la resolver el que sigue a ste en tur-
no; y si se hubiere piomovido entire el Decanalo y el que le sigue en turno,
ser resuelta por el qu- le sigue en antigiiedad y as en los dems casos.
Y para remitir al seor Director de la "Gaceta Oficial" de la Repblica,
para su publicacin. ci cumplimiento de lo dispues!o por la Sala de Gobierno
de esta Audiencia, exp''o la present en la Habana, n 16 de Dicienibre de
1910.-Antonio S. Fernndez.
Nombramiento :e Juez Correccioral de Holgun: no es inocinstitucional-
Habindose interpuesto recurso contra la Ley que autoriz al Presidente de la
Repblica a nombrar el Juez Correccional de Holgun, el Pleno del Supremo,
por sentencia 76, de 17 de Octrbre de 1940, publicada en la Gaceta de 26 de Di-
ciembre ltimo, resolvi- lo siguiente:
Considerando: que seg,n ha declarado este Tribunal en Pleno, en un caso
anlogo, en su sentence.. nmero 16. de P1 de Abril dc, 193S. ion forme al segundo
prrafo del inciso 4 clri art. 84 de la T ey Constitucional de 11 de Junio de 1935,
el recurso de inconstiticionalidad cnya interposici'n por no menos de 25 ciuda-
danos autoriza el primer prrafo de dicho artculo, slo produce el efecto, en el
caso de declararse la ii'constitiuconalidad de las disposiciones impugnadas como
infractoras de la Constituciin. dle que no se puedan aplicar las mismas nueva-
mente en forma alguna ; pero no pieede obtenerse que quede sin efecto la aplica-
cin de one va ha side objeto la media, porque tal cosa sl, puede ocurrir en
los reenrses de parte Afectada : de lo oue P dleduce qne cuando se tilde de in-
constitucional una TLe Decreto. BRelamentn. etc., cnvo contenico no permita
una anlicacin ulterior o sucesiva a la llamada a producer a su inmediata pro-
mulgacin. si se considerase viable el recurso del precitado inciso 49 del art. 84,
la controversial de incoinstitucionnlidad onedara limitada a un debate meramente
terico. sin finalidad prctica alo-na. lo que no autoriza nuesiro r".gimen legal.
Consideranndo: nne en tal virtud, siendo ese el caso con respect a las dis-
nosicione P ilnadas de incostitncionales. o sean el art. 2" de la Lev de 15 de
Marzo de 1940. en el extremo en que autoriza al Poder Fiecutivo para nombrar
libremente nor una scia vez. el funcionario que deba desempear el JTuzrado
Correccional de Hnolrpn. creado por dicha Ley. y el Decreto del Presidente de
la. Reblica No 1.34, de 31 de Mayo del propio ao. por el que, usando esa
facultad, se hifo dich, nombramiento, cumplidos o aplicados ya y no suscepti-
bles de una n1e,'a ulterior aplicacin. sin necesidad de mayor examen, hn de
declararse sin ni'ar el recurso.-.,TJni Foede. EFule1Fin Manl,7 Martnez Esco-
bar, Gabriel Pirhardo r1!ona. Gillr7rmn dr nl n]oTa. ,7TliCi rY"c oMrr -no Jos F.
Perera. Dieno V. Teiera. Pnarlos Mf de la Torre. Airlrs T)no, m, Pedro Cantero.
Carlos M. Pierlra. Jan F. Torres, Frelio 7'Tbo. Mirul e A. Prdriruez Morejn,
Pedro Brr. F. C(7hav's I.'n l'.., Aiirelio Al.irrmez Mariri.
-Los Ma istrados Sres. Edelmann. Tontan'. Rol-o- Torre y Tabn
salvaron su voto. declarando inconstit cional el precepto lI-~-a ri- one se trata.
Varnis noticias,-Por Decreto Pr'c idinri: l b idro ;ior:zado el Presi-








ASUNTOS GENERALS


dente de la Audiencia de la Habana. para entregar al Historiador de la Ciu-
dad, un silln con el escudo de Espaa que fu usado durante la poca colonial
por los Magistrados de esa Audiencia entonces Pretorial.
-Durante el ao 1940, se radicaron en los Juzgados Municipales de la
Habaina 46 899 juicios de desahucio y 27,781 juicios verbales.
-El Ministro de Justicia pid al de Obras Pblicas suspendiera las obras
que se realizaban, en los stanos de la escuela "Alfredo Aguayo", donde est
instalado el Archivo de la Audiencia, por haber reclamado el Ayuntamiento el
local, que es de su propiedad, para su uso. Dicho Archivo hace poco fu lle-
vado a ese lugar.
-El Tribunal Pleno del Supremo. por sentencia 75 de 17 de Octubre de
1940 publicada en la "Gaceta" de 26 de Diciembre, declrr que no es incons-
titucional el Decreto Presidencial 1767 de 1940, por el que se dispuso reponer
en el cargo *de Fiscal de Partido de San Antonio de los Baios al Dr. Carlos
Robreo y Deupy. por haberse declarado por sentencia judicial que el mismo
deba ser repuesto en ese cargo; y en consecuencia dej sin efecto el nombra-
irie.nto hecho a favor del Dr. Oscar Mioso y Daz Silveira, que se nombr para
sustituir a aqul en el expresado cargo al declararse cesante al Dr. Robreo,
siendo fundamento bsico de la sentencia el siguiente:
"Considerando: que el derecho de inamovilidad que alega tener el recla-
mante al amparo de la Constitucin de 1940, no ha sido violado en modo al-
guno, porque en verdad su cesacin como funcionario del Ministerio Fiscal lo
fu por consecuencia de la revocatoria judicial de la resolucin que haba se-
parado el que le pre ediera en el desempeo de la Fiscala del Partido Judi-
cial de San Antonio de los Baos, por lo que el derecho de este ltimo no se
enerv en ningn r-omento segn se deduce e de la resolucin del Tribunal
reposicin en el cargo que ostentaba; de aqu, que lacoi petente que orien su
separacin del recurrence no lo ha. sido en el concept que en la legislacin
tiene aoulla. o sea el cese en el cargo por causa posterior al nombramiento."
-Se ha presentado en la Cmara de Representanles una proposicin de
Ley creando en la Habana la Junta Municipal Electoral de Almendares.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-Duran-
te el r'es de Noviembre tuvo los siguientes ingresos: saldo del mes anterior,
$14.824.86: niultaq correccionales, $6 000 68 descuentos. $10 771.44; ingresos
Registro Civil. .9 857.95; sobrantes $1264.80; fianzas $1.049.12; multas testi-
gos y peritos $179.54: licencias. $46.50: correcciones disciplinarias, $7.88; por
transport terrestre, $1.40; ingresado por la Al1ministrncin de Rentas. $354.74
rdenes de adelanto devueltas. $414.48.--Total. $44 773.39.
Y tuvo los siguientes egresos: pensions y jubilaciones, $29,726.73: perso-
nal, $205: devoluciones. $32; material $21.05: rdenes de adelanto, $414.48;
saldo, $14.374.13.-Total igual, 44,773.39.
-La Comisin abon a los jubilados y pensionistas en el mes de Diciem-
bre el 65 por 100 de sus acreencias.
-Han sido ratificados en sus cargo los Dres. Flix SInchez Penichet,
President: suplente. Benito Costo y Parra; Vocales: Gustavo Ramrez Oli-
vellio v Gabriel Vandaraw y Gonzlez y suplentes: Jos M. Fuentes Carretero
y Ral Trelles y Govn; los que continuarn durante un ao al frente de la
Comisin.
COMPAIIAS DE FIANZAS.-Segn avio de la Secretara de Ccmnercio,
pnblicado en la Gaceta de 7 de Enero, estn autorizadas para prestar fianzas La
Alianza, The Boston Suretv Co., La Comercial, El Comercio. Cienfuegos. Com-
paa Cubana de Fianzas, Cuban American Ins. Co., T.a Caera. General Surety
Co., The London Surety Co. Inc., La Insular, Italia, El Sol, New England
Surety Co., Orbe, La Mercantil, Previsin Social. TTnin de Comerciantes e Tn-








AbUNTOUb OU4INERALKL


dustriales, Fidelity aid Deposit Co. of Maryland, The Maryland Casualty Co. y
Liverpool ana London ana Globe Ins. Co. Limited.
IO'T'iOIAS VARiAS.-Por ei Ljecutivo se ha creado la "Uomisinu Jur-
dica de lheiormas ae ia Legislacion iMercantil iniegraua por los Dres. banLiago
Gutierrez ae Celis, Lresiuenle; Angel bolano, Antonio rilno, un benatlor, un
iepresentante, un rro.eebor ce la k acuitad ce Derecno, Domingo Y illaami, Miguel
A. rirez y un aetegaao ue la Conieueracion de Corporaciones .conuouicas ue
Cuba. Los Ministros ue Comlercio y Justicia seran eniumros ex-onicio.
-itIi olegio te rrocurauures ce anta Uiara lia eieguio ia siguiente direc-
tiva: Presctente, br. iuuno Laez; vice, br. euerico Ailarez ae la tampa; be-
cretario, br. iinAonio aisquirol; vice, br. -eciro Lago; Tesorero, cr. usvauu Liaz;
vice, r. valerno tnaviano; y vocates, res. nulogio barduy, '1ranqulinno ae la
losa, Domingo sacnin, LuL.emio Varona, Isaac rerez y Can faz.
-Lia onLca i\aeionai, i.eguciato te lo Jutdcial, na reportacto los siguientes
servicios presiauos auranue ei ano 140U: citaciones, zo,UoiJ; inveulgaeciones,
26,3j4; arrests, 1>,olZ; invesugaeiones sobre requisuorias, 17,389; y anotacio-
nes sore el arlcivo criminal, 1U,glt.-'lotal, t,a l.
-LEn los Juzgados ae Priinera instancia de la tiabana, durante el ao 1940,
se fallaron i,oal u cemanias de divorcio, entire ellas zjo, por reciproco itsenso.
-1 Cltub lxolario de anltiago cte Luba, ha protesLado ante el Ministerio
de Gobernacion ae la lornia en que son traslactactas los press aese el vivac a la
Audiencia, a pie por las principles calls.
-in la bocieua(i dce Legisiacin ucuiparada, filial de la de Pars, pronun-
ci una conlerencia ei Dr. Pedro ux. Miecina y bobraoo, Director ae aicna bocie-
aad, cuyo tema lue *1acia la uiiiicaciini legislative en Anitrica sienuo muy
telicitado el disertante.
-e ha presentado en la Caniara de Representantes una proposicin de ley,
aumentando la categora al Juzgado de Primera Instancia e instruction ae
Bayamo.
-Se ha presentado en la Cmara de Representantes otra proposicin crean-
do el Partido Judicia de bagua te Tanamo, con un Juzgaao ae trimera Instan-
cia e Instruccin y c(n un Juzgado Municipal, ambos de W3 clase y uno Munici-
pal de 4'1 clase en el barrio de Esteron, con residencia en Cayo Mamb, tacul-
tndose al Presidente de la lepublica para nombrar libremente tocto el personal,
menos el cargo de Juez que lo har la >ala de Gobierno del Tribunal bupremo.
de una terna que le elevar el Bjecutivo.
-El Decano del Colegio de Procuradores de la Habana, con ese carcter y
como Presidente de la Convencin Nacional de Procuradores de Cuba, pidi al
Ministro de Justicia se resuelva que las fianzas de los Procuradores no responded
al pago de honorarios de los Letrados que los dirigen en los asuntos en que in-
tervengan, pues stos no son clients de los Procuradores.
-La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, por auto de 17 de Diciembre
de 1940, declar que la Comisin de Arbitraje Azucarero carece de competencia
para decidir sobre la cuanta de la renta de las tierras arrendadas y respect del
costo de lo que por concepto de transport de los sacos de azcar debe cargarse
por el ingenio, por tener relacin con los contratos de arrendamiento y de trans-
porte de que han de conocer con jurisdiccin propia los Tribunales ordinarios,
por lo que, en cuanto a esos asuntos concierne, la referida Comisin se halla com-
prendida en la prohibicin que contiene el art. 197 de la Constitucin.
MORATORIA HIPOTECARIA.-Recurso procedente.-En una contienda
sobre aplicacin de la Transitoria Constitucional, relative a la liquidacin de
moratoria hipotecaria. en un procedimiento hipotecario, el Juez de Primera Ins-
tancia del Oeste dict; providencia suspendiendo el procedimiento y la subasta,
aplicando las Reglas 1 y 2* de la expresada Disposicin Constitucional. El inte-








ASUNT'i'O U:NizJ4AL.E


resado apel y la Sala Primera de lo Civil de la Audiencia estim mal admitida
la apelacin, sosteniendo que debi establecerse recurso de reposicin por tra-
tarse de una providencia que mand suspender la subasta. Recurrida en casa-
ci6n la decision de la Audiencia, la bala de lo Civil del 'Tribunal supremo dict
sentencia estimando el recurso con este fundamento:
"Considerando: que la providencia del Juzgado, que con fundamento en lo
que se dispone en las Reglas 1' y 2" de la Disposicin Transitoria sore Morato-
ria Hipotecaria, acordada por la Convencin Constituyente, suspenide la subasta
sealada y manda instruir al ejecutante, real y positivamente paraliza el proce-
dimiento hipotecario en que se dicta, sin que obste a ello la falta procesal en que
incide el Juez al no emplear la forma de auto, como est ordenado en el art. 76t
del Decreto-Ley 412 de 1931; por lo que contra dicho provedo era procedente
el recurso de apelacin que se interpuso, segn tambin precepta el propio ar-
tculo. Y al no entenderlo asi, viola la Audiencia lo dispuesto en dicho precepto
legal y procede, en consecuencia, la casacin del auto recurrido."
Por lo que casa y anula el auto recurrido y dicta segunda resolucin, revo-
cando el auto apelado y confirmando la resolucin apelada en cuanto suspended el
procedimiento por star comprenidido en la Disposici o Transitoria, sobreseyen-
do el procedimiento.
COM1PETENCIA.-Quebrantamiinnto de una media de seguridad.-La
Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo, por aulo 133 de 11 de Junio de
1940. ha declarado lo siguiente:
Considerando: que el quebrantamieuto de una media de seguridad, cons-
tituye una figure delictiva definida y sancionada en el art. 338 del Cdigo de
Defense Social, estando sometida la compieteiinc para conocer de la comisii de
este delito, a las reaius de la Ley de ljtnic(,iiientiio Criminal en esta material,
puesto que el Cdigo vigente, de carcter sustantivo, no ha modificado el proce-
dimiento, ni en este aspect ni en los denms ilopios de una legislacin positixa;
por lo que, si como ocurre ci la presence contienda jurisdiccional, el menor, que
cumpla una media de seguridad impuesta por el Juizgado Correccional de Ca-
magey, se fug del establecimiento dcinominaiiii o Inslitulo de Reeducacin de
Varones, enclavado en la demarcacin territorial del .Juzgado Correccional de
Marianao, a ste correspond el conocimiento de la causa que se radique, porque
la competencia se decide en primer termino por el liugar de la ioinisii n del die-
lito. sia que p!,i' cm>sigLiieH e sean de aplicacicn, para decidir esta cuestin, las
disposiciones del Cdigo de Defensa Social, en cuanto a las medidas de seguri-
dad, post o predelictivas, que son insiliuciones distintas a la figure delictiva lla-
mada quebrantamiento de medidas de seguridad, de tratamiento. procedimiento
y naturaleza diferentes al de anqu(llas.-Srpes. Llano, Tabo. Rodriguez. iir' y
Chaves.
LIBROS COPIADORES DE CARTAS Y TELEGRAMAS PARA LOS CO-
MERCIANTES.-La represenlacin (le la Asoi-iacin Nacional de Compaas
de Fianzas dirigi una exposici, 'i al Ministro (le Comercio, paria que resolviese
que los comerciantes no deben llevar dicho libro que hla cado en desuso, y ese
centro resolviD lo siguiente:
"Considerando: que entire los libros que necesariamente llevarn los comer-
ciantes, segn el art. 33 del Cdigo de Comercio, se enuenitra el "Copiador de
Cartas y Telegramas".
Considerando: que si bien es un hecho cierto, como manifiesta la entidad
solicitante, que por los mtodos, medios y sistemas de control de la contabilidad
actualmente en uso y en vigor en el comercio, el llevar dicho libro, ha cado, entire
la mayora de los comerciantes, en desuso; no es menos cierto, como as lo reco-
noce expresamente la propia entidad solicitante, que conform a lo preceptuado
en el art. 5 del Cdigo Civil, las leyes slo se derogan por otras leyes posterio-








ASUNTOS GENERALES


res; y no prevalecer contra su observancia el desuso, ni la costumbre o la
prctica en contrario; siendo tambin motivo de no aplicacin de una ley, su
declaratoria de inconstitucionalidad por el Tribunal Supremo en Pleno de Jus-
ticia.
Considerando: que el art. 33 del Cdigo de Comercio, no ha sido derogado
por ninguna ley posterior a la promulgacin de dicho Cdigo, ni ha sido decla.
rado inconstitucional por el Tribunal Supremo en Pleno de Justicia; por lo que
no obstante el hecho que se reconoce, del desuso en que, en parte ha cado entire
la mayora de los comerciantes, al llevar el libro de referencia, result impossible,
sin incidir en responsabilidad, el dictar una resolucin administrative, de carc-
ter general, como la que se interest, en la que expresa y prcticamente se exima
a las compaas de fianzas, que eleven dicho "Libro Copiador de Cartas y Tele-
gramas".
Considerando: que debiendo las leyes no derogadas de modificarse, al comps
del desenvolvimiento de las instituciones que las mismas rigen de acuerdo con
los postulados que los nuevos tiempos, usos y costumbres aconsejen; se est en el
caso de recomendar, que al hacerse una revision del actual Cdigo de Comercio
se consider la conveniencia de modificar el art. 33 del mismo, en el sentido
de suprimir la obligatoriedad del uso del citado "Libro Copiador de Cartas y
Telegramas"; para lo que debe de elevarse por esta Secretara la oportuna
exposicin o memorial al seor Secretario de Justicia, a fin de que, si lo estima
pertinente y conforme a lo determinado en la Disposicin adicional 2i del Cdigo
Civil, proceda a su debido tiempo, a lo que sea pertinente a la referida finalidad.
Considerando: que todo ello sentado, se est en el caso de desestimar la soli-
citud de la entidad de referencia, que pide se deje sin efecto las disposiciones de
este centro que exigen a varias compaas de fianzas, que no llevan actualmente,
el llevar el citado "Libro Copiador de Cartas y Telegramas", procedindose en
cambio, y hacindose eco esta Secretara, de lo expuesto al efecto por la entidad
de que se trata, en relacin al desuso en llevar el mencionado libro, de acuerdo
con los mtodos, medidas y sistemas de control de la contabilidad actualmente
en uso y en vigor en el comercio, a elevar al seor Secretario de Justicia, la
exposicin o memorial a que se refiere el anterior Considerando."
LIBERTAD CONDICIONAL.-La Sala 44 de la Audiencia de la Habana,
integrada por los Sres. Rogelio Bentez, Jess Rodrguez Aragn, Enrique Ma-
zas, Eugenio Gonzlez y Juan M. Navarrete, ha dictado la siguiente resolucin:
"Considerando: que si bien los preceptos de la Constitucin que nos rige
desde el 10 de Octubre ltimo, como ley fundamental de la Repblica, son de
rigurosa e ineludible aplicacin para todos sus tribunales y organismos, cuando
se observa, o puede entenderse. que alguno de sus preceptos contradicen los de
una ley tambin en vigor, como ahora ocurre, en tanto los de sta se deroguen
expresamente, o sean declarados inconstitucionales por el Pleno del Tribunal
Supremo, o en su caso, por el Tribunal de Garantas Constitucionales y Sociales,
los Tribunales de Justicia deben seguir aplicando los preceptos de la Ley, porque
slo dicho alto Tribunal es el autorizado para declarar cul es el o los preceptos
aplicables.
Considerando: que el Cdigo de Defensa Social, la Ley de Ejecucin de San-
ciones y el Reglamento dictado para su aplicacin, por el Decreto 844 de 19 de
Marzo de este ao, publicado en la Gaceta del da 4 de Abril, seialan los dere-
chos y las funciones propias del Consejo Superior de Defensa Social, tanto en lo
tcnico como en lo administrative y en lo que respect a la organizacin, vigilan-
cia, etc., de los establecimientos o instituciones en las que se encuentren indi-
viduos privados o limitados de libertad individual; y, en cuanto a otorgar la
libertad condicional de los sancionados con privacin de ella, el art. 99 del citado
Cdigo dispone "que corresponde nicamente al Tribunal sentenciador deere-








ASUNTOS GENERALS


tarla en los casos en que proceda", precepto ratificado por el art. 88 de la citada
Ley de Ejecucin de Sanciones, cuyo art. 10. adems, slo concede al Consejo
la facultad de "proponer" a los Tribunales la concesin .le la libertad condi-
cional de los sancionados. Pero como el art. 192 de la Constitucin, despus de
consignar que el repetido Consejo gozar de autonoma para el ejercicio de sus
funciones tcnicas y administrativas, agrega. que "tendr tambin a su cargo la
concesin y revocacin de la libertad condicional, de acuerdo con la Ley"; y el
Consejo, contra el criteria de la Sala por las razones ya expuestas. y no obstante
la frase "de acuerdo con la Ley'', consignada en dicho precepto constitutional.
consider que ahora l puede no sIlo acordar esa libertad conditional sino tam-
bin disponer que el Tribunal sentenciador dicte el correspondiente auto y decre-
te, esa libertad; es visto que existen criterios opuestos ,obre cl caso y consecuen-
temente slo el Pleno o el Tribunal de Garantas Constitucionales vy Sociales es
el llamado a decidir cules son los preceptos que deben aplicarse.
A continuacin consider que no existe precepto legal alguno para que el
Consejo Superior de Defensa Social pueda dietar la expresada orden.
En un voto particular el Magistrado doctor Navarrete se muestra de con-
formidad con los resultandos y part dispositiva de la resolucin, pero disiente
en cuanto a los fundamentos de derecho, poniendo de relieve que en casos de
antinomia entire la Leyy la Constilucin. ha (le aplicarse forzosa e inexcusable-
mente la Ley, hasta que el Pleno del Supremo declare su inconstitucionalidad.
CASACION.-No procede en los procedimientos sumarios hipotecariovs.-
La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, por sentencia 123 de 16 de Septiembre
de 1940, declar lo siguiente:
Considerando: que el recurso era inadmissible en su origen, y ha de desesti-
marse ahora por improcedente, porque ha sido interpuesto en un procedimiento
sumario hipotecario, en el que, segn el nmero 3' del art. 1692 de la Ley de
Enjuiciamiento Civil, no cabe el recurso de casacin por infraccin de ley o de
doctrine legal, ya que despus de terminado, puede promoverse otro juicio sobre
el mismo objeto, y no se halla comprendido en la excepcin establecida en los
nmeros 39 y 49 del 1688 del propio cuerpo legal.-Sres. Martnez Escobar. So-
lrzano (Ponente), Perera, Br1 y Alvarez.
COMPETENCLA.-El Jefe Local de Sanidad remiti un expediente al
Juez Municipal de Camajuan, sobre clausura de una casa por carecer de ser-
vicio de agua, a virtud de lo dispuesto en la ltima parte del art. 43 del Regla-
mento de Abastecimiento de Agua, Decreto 66, para que el Juzgado conociera
del mismo como asunto de su competencia; el Juzgado Municipal con el funda-
mento de que la 44 de las disposiciones suplementarias del Cdigo de Defensa
Social, declara expresamente derogados en la forma prevista en el mismo, entire
otros, en su prrafo 77 el Decreto N5 674 de 6 de Julio de 1914 sobre Ordenanzas
Sanitarias, en las que, en su art. 328, se determinan el procedimiento a seguir
y autoridad competent para las clausuras, correspondiendo su declaratoria y
ejecucin al Jefe Local de Sanidad. sin que por otra parte dicho procedimiento
est previsto en el Cdigo de Defensa Social, como de la competencia de la
Autoridad Judicial; y que por lo expnesto corresponde el conocimiento del asun-
to al Jefe Local de Sanidad planted formal cuestin de competencia: y la Sala
de !o Criminal del Tribunal Supremo, por anto de 7 de .lunio de 1940. resovi
lo siguiente:
Considerando: que de acuerdo con el art. 51 de la Ley de Enjuiciamiento
Criminal, no es procedente la cuestin de competencia planteada, pues este ar-
tcilo se refiere a cuando sea la Administracin la que suscite la competencia
contra los Jueces y Tribunales, por lo que procede se declare mal formada la
cuestin de competencia.-- res. Ll,%Ii. Cantero. Tanbo. Rodriguec e i Chaves 11-
lan f.










REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

I SCGIPTA COMO CORRISPONDENCIA na SEGUNDA CLAIS m L OFICINA D CORREOS LA HAaANA

Sumeripcin annual, $ 7.00 Nmero suelto... $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00


AO XVII. HABANA, FEBRERO DE 1941 NU M. 2



VOTOS DE FUNDAMENTO

En los tiempos pretrritos, ya olvidados, con raras excepciones, por Jueces y
Letrados, de las Ordenanzas de Medina (ao 1489), los reyes D. Fernando y
Dk Isabel "Por quanto muchas veces acaece, que despuis de dadas las sentencias
por los nuestros Presidentes y Oidores, y aun despus de firmadas, alguno o
algunos dellos dicen que no votaron ellos en las dichas sentencias, y sus votos
fueron contrarios a lo que por ellas parece; por lo qual nacen diferencias entire
los dichos Presidentes y Oidores, y dan occasion a las parties de se quejar y decir
que injustamente fueron condenados", mandaron escribir en un libro los votos
"sin poner causes ni razones algunas de las que les movi a votar"; prohibicin
esta ltima que no debe sorprender en poca tan remota si se recuerda la Real
Cdula de Carlos III, muy posterior (23 de Junio de 1778), recogida por la
Ley VIII, Ttulo XVI, Libro 11 de la Novsima Recopilacin, mediante la cual
se previno no motivaran las Audiencias en lo sucesivo sus sentencias para evitar
perjuicios, "cabilacions de los litigantes", y la gran extension de aqullas,
"que vienen a ser un resmen del proceso... atenindose a las palabras deci-
sorias ".
No estamos, afortunadamente, bajo el imperio de tales normas, ni se quema
hoy el voto escrito remitido por los Magistrados imposibilitados de asistir a la
votacin, como antes se haca segn el art. 38 de las viejas Ordenanzas de las
Audiencias. Los jueces actuales no son siervos del acuerdo de la mayora, a
quienes se oblige a callar sus discrepancies de resolucin, o de fundamentos,
en areas de un 'mal entendido espritu de cuerpo o de la infalibilidad formal y
externa -para el pblico profano, pues los jurisperitos no se dejan engaar
por ella- de la sabidura judicial, de la que, en irnica protest contra la
tirana del nmero, ihae burla el gracejo popular con la conocidsima defini-
cin conforme a la cual "'Justicia es, lo que de cinco quieren tres".
En el inicio del emovimiento doctrinal y legislative en favor del voto par-
ticular, ste era simplemente una escueta manifestacin contraria al fallo. sin
explicacin escrita ni publicidad possible. Luego se permiti razonarlo. Ms tar-
de se autoriz su publicacin en ciertos casos; y despus al cabo, el derecho al
voto particular se extendi a las diferencias de opinion en cuanto a los funda-
mentos. Y no poda ser de otro modo. La parte dispositiva de una sentencia
es la consecuencia lgica y necesaria de los fundamentos de hecho y derecho en
que descansa. Si stos son errneos (aunque el pronunciamiento se ajuste a de-
recho) y se impide al Magistrado que propone otros, a su juicio ms slidos y
acertados, exponerlos, se corre el riesgo de inducir a confusion a los litigantes
y a los Tribunales Superiores, acerca de la cuestin y de la real procedencia o
improcedencia de la resolucin, silenciando lo que tiene derecho a saber la parte








ASUNTOS GENERALS


victoriosa en una instancia, para sostener el fallo frente a la impugnacin por
la contraria de los arguments propuestos por la mayora para sustentarlo.
Siendo ese derecho de los litigantes el que llev al legislator espaol a hacer
pblicos los votos reservados cuando se interpusiere recurso de casacin, no
vemos como poda reconocerse el del recurrente en lo que respect a los razona-
mientos del disentimiento con la parte dispositiva, y negarse al no recurrent
en cuanto a las discrepancies de los fundamentos, para aprovechar, igualmente,
en su defense los que, en sustitucin de aqullos podran, quizs, asegurar la
subsistencia de la declaracin que le favorece.
El argument cardinal de los enemigos de la libertad judicial de opinion
-y de dar a conocer el propio pensamiento- es que los votos debilitan las sen-
tencias, y disminuyen la autoridad de la doctrine. lParcenos que la conclusion
es falsa y peca de la misma debilidad que pretend evitar. El crMdito y presti-
tigio de las resoluciones judiciales radica en la fuerza y brillantez de sus fun-
damentos y no en la unanimidad en el error. Ms respetada ser siempre la
que se inspire en los verdaderos e inmutables principios de la justicia, y razone
ms sabia y profundamente sus pronunciamientos, que la que con acuerdo per-
fecto del Tribunal decide injustamente o se apoye en afirmaciones jurdicas in-
consistentes o errneas. La ausencia de votos particulares en relacin con una
argumentacin deleznable o impropia no la cura del vicio: significa, por lo con-
trario, que ni siquiera uno de los components del Tribunal supo o quiso ver
sus defects; lo que, lejos de redundar en un aumento de consideraciones y
honors, se traducira en una prdida de estimacin y respeto para los jueces Y
para sus resoluciones.
De ser admisible la tesis, nacida de un caduco prejuicio, y mantenida, por
orgullo de clase, a travs de una desacreditada tradicin, no es el voto de fun-
damento. que, al cabo, refuerza, en vez de debilitarlo, el fallo con nuevos o di-
ferentes razonamientos, y, por lo menos, reconoce el acierto en la conclusion,
sealando como se llegara, de todos modos a la misma, cualquiera que fuere el
camino elegido, el que debera desaparecer; sino el de parole dispositiva, en el
que se supone el absolute, total e indefendible error de lo resuelto por acuerdo
de la. mayora. Ms crdito pierde la sentencia cuando se niega justicia al
fallo que cuando se estima acertado aunque no se suscriban en todo o parte sus
fundamentos.
Ni se trata con el voto de salvar nicamente la responsabilidad criminal:
la proposicin de fallos contrarios no quiere decir que uno de ellos origine tal
responsabilidad; y resultara ofensiva -especialmente en los Tribunales Supe-
riores y sobre todo en el Supremo-- la acusacin de supina ignorancia o :mani-
fiesta malicia que iimplicara un voto autorizado y formuladc exluIsivunente so
bre el supuesto de que la resolucin de M\agistrados tan altos pudiera (onstituir
un acto delictuoso-o un lmanifiesto disparate. La responsabilidad que ha de sal-
var el funcionario discrepante es la que contrae todo aqul que pone su firm en
una sentencia al autorizar, no slo sus pronunciamientos, sino tambin los afir-
mamientos (le hecho y las declaraciones jurdicas que contiene. No es slo im-
portante la resolucin del caso concrete, olvidado en seguida : sino tambin los
principios sustentados, que servirn despus de ejemplo y precedent induciendo
a error a otros jueces, y de cuyo valor y certeza dependent la estimacin ajena y
la propia. Y, cuando del Tribunal Supremo se trata, cobran todava mayor re-
levancia, porque han de constituir la doctrine legal, invocable en casacin, gua
de litigantes y togados, fuente de derecho, cuya responsabilidad no es possible
echar encima de quienes, no estando conformes con los fundamentos done se
establece, se vieran coartados en su libertad de exponer la que a su juicio pro-
ceda establecer, mediante una, prohibicin expresa o implcita, impuesta en nom-
bre de la supuesta necesidad de fortalecer resoluciones que, si estn bien funda-
das, se defienden solas, y si lo estn mal, no parecern por eso mejores y, en cam-
bio. harn recaer tambin sobre ellos la censura que merezcan. Siempre, pues.








ASUNTOb UENERALLE


que no est de acuerdo con la doctrine, sea cual fuere la mayor o menor grave-
dad del error con que se pueda sentar la que entienda improcedente, tiene el
Magistrado digno de su investidura y consciente de su funcin, el derecho y el
deber de consignar su opinion adverse.
Por eso, frente a la reserve del voto, se han alzado las protests de los es-
critores modernos, que resume la crtica de Fbregas y CortEs, a los textos que
niegan su publicidad, en nombre del indisputable derecho del que litiga y sufre
las consecuencias del fallo a conocer plenamente lo que han opinado -en todos
los aspects y sentidos- sobre sus pretensions los llamados a juzgarlas: ten-
dencia que, como observa el distinguido professor, se est abriendo paso en todas
las leyes modernas, incluso las espaolas.
En efecto, y es esta otra de las confusiones en que generalmente se ha in-
currido entire nosotros, no es la Orden 63 de 1899 la iniciadora en nuestra legis-
lacin, de la publicidad de los votos particulars, ni fu importacin americana:
con much antelacin el legislator espaol, en el art. 62 de la Ley de lo Conten-
cioso Administrativo de 13 de Septiembre de 1888, vigente en Cuba, al disponer
que el disidente firmar la sentencia de la mayora agreg: "pero podr salvar
su voto extendindolo, fundndolo e insertndolo, con su firma al pie, a conti-
nuacin de la sentencia, publicndose y notificndose con sta."
En lo que respect al contenido, los votos no siempre se circusnscribieron a
las diferencias de juicio en el fallo: today diversidad de criterio pudo ser y fu
material de ellos, ya que, siendo antes reservados, no haba por qu limitarlos.
En los libros donde se registraban abundant los de fundamento. Y al ordenarse
su publicacin no han variado de naturaleza ni de contenido.
Tanto la Ley Provisional antigua del Poder Judicial (art. 68: el que hubiere
"disentido" podr salvar su voto), como la de Enjuiciamiento Civil de 1855
kart. 60: el que hubiere votado "de distinto modo"), como la precitada de lo
Contencioso Administrativo (art. 62: "el que disintiera de la mayora"), como
las Leyes vigentes de Enjuiciamiento Civil y Criminal (art. 366 de la primera
y 156 de la segunda: "el que hubiere disentido de la mayora") hablan del di-
sentimiento que original el voto particular en trminos omnicomprensivos y ge-
nricos, que alcanzan a cualquiera discrepancia. Igual generalidad se observa
en los Reales Decretos de 6 de Marzo de 1857 y 11 de Enero de 1861 al deter-
minar el modo de llevar los libros Registros de sentencias y votos.
Pero es que en el Derecho Positivo hay preceptos que no slo autorizan
sino que imponen con frecuencia el voto (le iundaniento. El art. 347 de la Ley
rituaria civil obliga al Magistrado enfermo que no pueda asistir a la votacin,
a remitir su voto escrito, fundado y firmado al Presidente de la Sala. Huelga
decir que ese voto, redactado con independenica, fuera de, y en lugar distinto,
de la votacin, no siempre coincidir en cuanto a los fundamentos que se man-
dan a poner, con el de la mayora; y sin embargo quedar as consignado y con-
servado con el libro de sentencias.
Segn los incisos 50 y 69 del art. 366 de la propia Ley el ponente debe so-
meter a la deliberacin :le la Sala los puntos de hecho, "los fundamentos de
derecho" y la decision que a su juicio deba recaer -lo que indica que sobre
cada uno de esos extremes ha de votarse y puede disentirse- y ha de redactar
los autos y sentencias con arreglo a lo acordado por la mayora "aunque su voto
-tambin, naturalmente sobre cada extremo- no haya sido conforme, en cuyo
caso, en lo civil podr encargarse y en lo criminal (art. 147 de la Ley de Enjui-
ciamiento) "se encargar" a otro de la redaccin. El no consignar, cuando ello
ocurre en material, penal, su voto el discrepante es motivo de correccin discipli-
naria (sentencia del Tribunal Supremo N' 26 de 2 de Febrero de 1916).
Para que haya sentencia, se requieren, en la Audiencia tres votos "con-
formes de today conformidad" (art. 348 del Cdigo ritual civil) y para casar,
en el Tribunal Supremo, cuatro (art. LXXVIII de la Orden 92 de 1899). Qu
alcance tiene la frase "de toda conformidad" cuando no la hay en los funda-








ASUNTOS GENERALES


mentos? Para todos los procesalistas, el de que no habr sentencia, ya que,
cuando no se renen los votos necesarios se produce la discordia (art. 349), para
lo cual basta que no resultare mayora 'sobre cualquiera de los pronuncia-
mientos de hecho o de derecho que deban hacerse o sobre la decisin"
(art. 350). Advirtase como aqu no se da al vocablo pronunciamiento el sen-
tido de disposicin del fallo, sino el de afirmacin o declaracin fundamental
(esto es fundamento) toda vez que se le contrapone a las palabras "o decision"
evidentemente referidas a la resolucin propiamente dicha. Corroboran este
criterio, el art. 355 que obliga a consignar en la providencia declarando la dis-
cordia "los puntos en que convinieren y los en que disintieren" los Magistra-
dos, y los comentarios (le los tratadistas. Vase, por ejemplo, como Manresa
(edicin de 1919, tomo 2'', pg. 79) advierte que hay discordia, cuando en los
Tribunales colegiados no result absolutea" conformidad de los votos; y que
puede haberla "no slo sobre la decision (le todos o algunos (le los puntos liti-
giosos que deban ser objeto de fall o resolucin judicial, sino tambin sobre lo
apreciacin itd los hieches o sobre lo intaligc cia y aplicaci&n del derecho." En
consonancia con lo expuesto, se dict, para evitar las discordias en el Supremo
espaol, cuando an prevaleca la caduca teora del terror a la debilitacin de
las resoluciones, el art. 708 de la antigua Ley Orgnica del Poder Judicial es-
paol. que obligaba a estimar, en aquel Tribunal, rechazados los resultandos y
considerandos que no obtenan mayora absolute de votos; con lo que, al cabo, se
evidencia (que eran objeto (le la votacin. La derogacin del precepto, inspirada
en la modern tendencia, abri la puerta, an en el organismo judicial mximo
del indicado pas. a las discordias y votos de fundamento, recientemente auto-
rizados, c(n mayor claridad por las Leyes (le la Repblica hispana. Ahora bien:
si el disentimiento sobre los fundamentos produce discordia; y si, de no salvarse
el voto, ha de entenderse (sentencias de 20 de Enero de 1916 y 8 de Diciembre
(le 1934) que hubo absolute conformidad en los Magistrados, tenemos que el no
formula el voto particular. cuando se difiere en los fundamentos, podra a me-
nudo traducirse en un fraude a la Ley, si no exitiendo, realmente, sentencia,
por no haber la conformidad (le votos indispensable, se omitiera consignar ese
disentimiento; lo que dara carcter y fuerza de sentencia a la que no se obtuvo
ni produjo en los trminos requeridos por el legislator.
No queremos poner trmino a estas mal hilvanadas notas, sin invocar en
favor de la tesis que venimos sustentando, la tradicin larga y constant de
nuestro Supremo Tribunal. ciyos Magistrados --con las naturales y lgicas os-
cilaciones en la cantidad y frecuencia, en relacin con la mayor o menor difi-
nultad de las cuestiones y afluencia de los negocios, con la importancia, ndole
y diversidad de los problems, y con el nmero y novedad de las leyes adaptadas
por el Poder Legislativo-- han salvado sus votos siempre que han disentido de
la opinion de la mnayora en cuanto a fundamentos, aunque aceptaran ntegra-
mente el fallo.
Descontando aquellos en que, si bien se reproduce el fall, se casa por 1mo-
tivos distintos, los en que, siendo parcial la divergencia de pronunciumeientos se
alteran, sin embargo, los razonamientos concernientes a los aceptados, los en que,
se difiere en detalles. por nimios que sean. de la parte dispositiva, los corres-
pondientes, en la material criminal, a los afos 1 908 a 1912, ambos inclusive, que
no se han publicado en coleccin alguna; y los posteriores al 20 de Septiembre
de 1933, suscritos por funcionarios que no pertenecieran con anterioridad al
Tribunal. para anotar exclusivamente los autorizados por los Magistrados inte-
grantes del mismo hasta la indicada fecha, que, sin tocar ningn aspect de la
decisiAn, se limitan a recortar, suprimir, adicionar o modificar, incluso, a veces.
en lo puramente accidental o accesorio, los considerandos, pueden encontrarse
unos 130 140 de esos votos (a los que cabr,i agregar 7 posteriores del nico
de aquellos gloriosos maestros que an forma parte de nuestro ms alto orga-
nismo judicial en las sentencias comprendidas, en material criminal, entire las
de infraccin nmeros 184 de 14 de Diciembre de 1906, y 62 de 20 de Febrero








ASUNTOS GENERALS


de 1929) ; en material civil, entire las de infraccin nmeros 76 de 3 de Noviem-
bre de 1906 y 30 de 13 de Febrero de 1932; en materiala hipotecaria, entire la
resolucin 10 de 27 de Agosto de 1909, y la 9 de 21 de Diciembre de 1931; en
inconstitucionalidad, entire la 19 de 12 de Octubre de 1910 y la 38 de 30 de
Junio de 1932; y en material contencioso-administrativa, entire la 3 de 6 de
Febrero de 1913 y la 19 de 5 de Abril de 1918. Las siete posteriores antes
mencionadas, todas de inconstitucionalidad, son la 34 de 1935, las 17 y 101 de
1936, la 30 de 1938 y las 54, 60 y 73 de 1939. Prescindimos, adems de los ya
descontados, de los que hayan podido formularse en las resoluciones electorales
(como por ejemplo, la 19 de 15 de Enero de 1917) y en asuntos de ferrocarriles,
apelaciones procedentes de la Intervencin General, Jubilaciones y Pensiones
civiles, ferroviarias o mirtimas, jurisdiccin gubernativa judicial, etc., etc.
Entre los firmantes de los que nos han parecido suficientes para la demos-
tracin perseguida, figuran los ms insignes Magistrados, Presidentes y Presi-
dentes de Sala del Tribilnal, incluyendo al ilustre jurista que hoy lo preside, y
a algn funcionario tan remiso en formularlos como el eximio Octavio Giberga
y Gal, quien lo hizo en no mnenos de cinco sentencias (una de infraccin civil y
4 de inconstitucionalidad) desde el 10 de Mayo de 1911 al 16 de Abril de 1912.
Y con los precedentes datos, ponemos punto final a esta desaliada exposi-
cin de antecedentes doctrinales, legislativos e histricos de los votos particulares
de fundamento, acaso generalmente ineficaces, pero que, y ello bastara para
justificarlos, pueden alguna vez servir de base o punto de partida a la rectifi-
cacin de un criterio de jurisprudencia, o a nuevas orientaciones, que, por cho-
car con las ideas tradicionales y las interpretaciones clsicas, requieren siempre
una labor preparatoria, no por individual, obscura y lenta, menos til y valiosa.

GUILLERMO DE MONTAG,
Magistrado del Tribunal Supremo.
)o(
SON RECURRIBLES LAS INSTRUCCIONES
DEL TRIBUNAL SUPERIOR ELECTORAL DESPUES DE
REGIR LA CONSTITUTION DE 19407

1.-La interrogacin que sirve de ttulo a este articulo no se refiere, desde
luege, al recurso de inconstitucionalidad, ya que los trminos en que se halla
redactado el inciso d) del art. 174 de nuestra Ley Poltica, no permit dudas
acerca de la posibilidad (le planter controversial de la aludida ndole con rela-
cin a las Instrucciones del mencionado Tribunal, como tampoeo contra todos los
acuerdos y resoluciones de today clase del mismo.
2.-El objeto de este trabajo se limit a considerar si subsiste el recurso
de apelacin que contra toda clase de Instrucciones (las Generales y las Espe-
ciales), despus del 10 de Octubre del ao prximo pasado, fecha de la vigencia
de la Constitucin, o si por la nueva organizacin que a los Tribunales Electo-
rales y especialmente al Superior Electoral, ha dado el (onstituyentista de
1940. son irrecurribles las susodichas Instrucciones ante la Sala de lo Conten-
cioso-Administrativo y de Leyes Especiales del Tribunal Supremo.
3.-Dentro de este studio especialmente se va a tratar de las Instrucciones
que pueda dictar el Tribunal Superior en uso de las facultades que se le ha otor-
gado por el art. 185 de la ('arta Fundamental. Es decir, se va a examiner la
potestad del Tribunal en orden al ejercicio de esas facultades : atribuciones
protegidas constitucionalmente, para llegar a sentar la conclusion que se estime
adecuada sobre la amplitud de esa potestad.
4.--Lo expresado en el nmero anterior envuelve la trascendente cuestin
de si el supradicho Organismo Superior es o no Supremo en el mbito, al
menos, de las materials a que se contrae el prrafo inicial del precitado art. 185.








ASUNTOS GENERALS


De otro modo dicho, si existe o no actualmente el Poder Judicial Electoral y la
Autonoma Administrativa Electoral.
5.-De acuerdo con el Cdigo Electoral que entr en vigor en 23 de Abril
de 1939. no exista el Poder Judicial Electoral. Las materias propias de lo
Contencioso-Electoral no correspondan a los Organismos Electorales, sino a la
Jurisdiccin Ordinaria, por medio de sus rganos respectivos: los Jueces, las
Audiencias y el Tribunal Supremo (Sala de lo Contencioso-Administrativo y de
Leyes Especiales). La parte administrative y poltica competa en sus respec-
tivos casos a los Organismos Municipales, Provinciales y al Superior. La ma-
teria de proclamacin de candidates era competencia exclusive de las Juntas,
sin que pudiera conocer de ellas, en grado, el Superior. La nica excepcin al
respect, poda ofrecerla la facultad que en general corresponda al Tribunal
para interpreter los preceptos del C.digo por medio de Instrucciones pero sin
que en modo alguno pudiera trazar normas sobre el asunto en trminos que
mermara la exclusive competencia de los otros Organismos.
6.-Con la Constitucin, desde el 10 de Octubre ltimo, se ha operado un
cambio fundamental de present y para el future. De present; es decir, sin
que sea necesaria la adopcin de una legislacin para que pueda cumplirse lo
estatuido en dicho Cdigo Fundamental, tenemos: A) El Tribunal Superior
Electoral se ha convertido en un Tribunal de Justicia Electoral (art. 171).
B) Ese Tribunal ha quedado organizado y constituido de la manera y con el
nmero que dispone la Constitucin i'art. 184). Anloga disposicin no se con-
tiene en esa Carta respect del Tribunal Supremo, ni de sus Salas Permanentes.
C) Es el Tribunal el que tiene que resolve, en grado de apelacin, los recursos
sobre la validez o nulidad de una eleccin y la proclamacin de candidates
(apartado C del art. 185). D) Se crea la Jurisdiccin Electoral y el Tribunal
que ha de conocer en forma inapelable es el Tribunal Superior, pues la nica
limitacin que se le establece por excepcin, es que sus resoluciones puedan ser
apelables ante el Tribunal de Garantas Constitucionales y Sociales, pero no ante
otro Tribunal. Estimar que en alguna forma y sobre cualquier material est el
Tribunal Superior supeditado a otra Sala del Tribunal Supremo que no sea
dicho Tribunal de Garantas, chocara abiertamente con la Norma constitutional
que reserve el conocimiento de las contiendas electorales a la Jurisdiccin Elec-
toral (art. 186) E) La potestad poltica y administrative que ejerce el Tri-
bunal se la concede "con plenas facultades" el art. 185 al disponer: 19 Que
"queda investido de plenas facultades para garantizar la pureza del sufragio,
fiscalizar e intervenir cuando lo consider necesario en todos los censos, elec-
ciones y dems actos electorales. en la formacin y organizacin de nuevos par-
tidos. reorganizacin de los existentes, nominacin de candidates y proclamacin
de los electos": v 29 Le corresnondle "dictar la- Ins trncciones Generales y Espe-
ciales necesarias para el cumplimiento de la legislacin electoral." (Facultad si-
milar a la de dictar Decretos por part del Poder Ejecutivo y Organos Autno-
mos. Obsrvese que no es igual a la del art. 54 del Cdigo Electoral limitada
solamente a interpreter sus preceptos; no a adicionarlos. ni a complementarlos).
7.-Lo nue precisa una Ley Ps para organizer los dems Tribunales Elec-
torales. El Superior est organizado por la propia Constitucin. Las facultades
ene le otorga Esta. no puede mermrsele. snspendrsele. ni condicionrsele en
forma algnua. porque la Lev oi 1o hiciiera estara en oposicin con las pre-
dichas nornas constitucionales. Y el Tribunal puede sin necesidad de esperar
a que sea declarada inconstitucional, hacer uso de la facultad poltica y guber-
nativa que tiene directamente concedida pci la Constitucin, porque hara uso
de una potestad que no es la del Organo en acto de Administracin de Jus-
ticia, sino en uso de atribuciones gubernativas y polticas que no requieren para.
resistir su interferencia la previa declaracin de inconstitucionalidad. Esto apar-
te de que el segundo prrafo del art. 194 de la nueva Ley Poltica establece para
garanta an mayor de la prevalencia y primaca de esa Carta, la norma de








ASUNTOS GENERALS


que los Jueces y Tribunales estn obligados o resolver los conflicts entire las
Leyes vigentes y la Constitucin, ajustndose al principio de que sta prevalezca
sobre aqullas. De modo que ain en lo estrictamente judicial, el "status' jur-
dico-constitucional de loy no puede reputarse igual que el que ha sido derogado.
Esta regla de no desconocrsele today objetividad prctica, tiene una trascen-
dencia extraordinaria. Su sentido y alcance, de tratar de fijrsele, extendera"
considerablemente este studio que es como se evidencia por su redaccin, mera-
mente enunciativo y esquemtico.
8.-La nica limitacin a la jurisdiccin y facultades del Tribunal Superior
est impuesta en el segundo prrafo del art. 186 y la circunstancia de estar
reservado el cometido de la apelacin al Tribunal de Garantas, est indicando
implcitamente, pero de modo inequvoco, que se ha hecho con vista a los recursos
de inconstitucionalidad. As nos parece que lo enfoca en su proposicin de Ley
sore organizacin del Tribunal de Garantas. un ilustre Senador, el Dr. Manuel
Capestany.
9.-En lo que respect a la material de proclamacin de candidates, que
es facultad esencialmente administrative, el Cdigo Electoral la confera en
J'orma exclusive a los Organismos Municipales y Provinciales. El Superior Elec-
toral careca de potestad para inmiscuirse en esos asuntos. Jams hubo inter-
ferencias en el ejercicin de esas facultades por parte del Tribunal. Prueba re-
ciente de ese concept precise y terminate, se di con relacin al Decreto Pre-
sidencial No 2665 de fecha 5 de Octubre de 1940, en que el Tribunal nada dis-
puso con relacin a l, al dirigirse a los Organismos que haban de cumplirlo.
Ni siquiera fij el sentido y alcance del supradicho Decreto.
10.-Actualmente por los preceptos constitucionales antes examinados, se
ie ha conferido pleas facultades en la prealudida material, al Tribunal Supe-
rior Electoral. El uso que haga de ellas no es recurrible en otra forma que ale-
gndose la inconstitucicioalidad de lo dispuesto, establecido o acordado. Sostener
lo contrario sera desc( nocer las precitadas normas; violar el principio funda-
mental de la nueva organizacin de los Poderes y de la Justicia Electoral; in-
terferir, en una palabra, una Jurisdiccin, el mbito constitutional de otra que
le os totalmente ajena.
11.-No obsta a las conclusions sentadas que el art. 104 de la Constitucin
prescribe que sen nulas todas aquellas disposiciones modificativas de la legis-
lacin electoral que sean dictadas despus de haberse convocado a una eleccin
o referendo, o antes de que tomen posesin los que resulted electos o se conozca
el resultado definitive del referendo; pues no puede afirmarse que tal prohibi-
cin comprende lo que la propia Constitucin dispone, sino que evidentemente
se contrae a las leyes ,comunes. ya que si la misma Asamblea Constituyente
es la que establece la modificacin, esta disposicin especfica prima o prevalece
sobre la regla de carcter genrico aludida, conforme a una elemental regla de
itermenutica frecuentemente observada por el Tribunal Supremo.
Por otra parte. la predicha disposicin no es tan absolute, puesto que el 2.
prrafo del misnmo artculo establece una excepcin para los casos en que la re
forma se solicite por el Tribunal Superior Electoral y se acordare por las dos
terceras parties del Congreso, con mayor razn ha de ser possible la reform si ella
se debe a preceptos con-retos de la propia Constitucidn.
La tesis contraria obligara a no admitir como vigente la actual constitucin
dei Tribunal Superior Electoral, ni como utilizables por el mismo las nuevas
facultades que se le han otorgado (art. 185) mientras no termine el present
perodo electoral; lo quc no es de aceptarse, pues la voluntad de los Convencio-
nales es manifiesta al no suspender los efectos de tales disposiciones, como lo
hubiera hecho de haberlo querido as. Adems tal cuestin ha sido resuelta por
el Tribunal Superior y por la propia Sala de lo Contencioso-Administrativo y
de Leyes Especiales, admitiendo que con la nueva Constitucin, inmediatamen-
te a su vigencia qued modificado el Tribunal cuando se dict la Instruccin








ASUNTOS GENERALS


Especial NI 27, confirmada por dicha Sala. aunque aceptando, a mi entender,
una competencia que, segn hemos dicho, no tiene desde el 10 de Octubre de
1940.
A ese respect la declaracin que hizo dicha Sala es terminante, pues expre-
s lo siguiente: "que disponiendo el art. 184 de la Constitucin vigente que el
Tribunal Superior Electoral estar formado por 3 Magistrados del Tribunal Su-
premo de Justicia y 2 d- la Audiencia de la Habana'"... es evidence que ha
quedado virtualmente derogado el art. 17 del Cdigo Electoral en cuyo prrafo
inicial y nmero 5J se dispona que tambin formaban parte de aqul un Dele-
gado Poltico por cada Partido Nacional inscripto, sin que por entenderlo as
dicho Tribunal Superior Electoral haya invadido las facultades que al Tribunal
Supremo en Pleno correspondent, sino que tratndose de la composicin en forma
distinta de dicho Organismo, ste no puede funcionar en la establecida por el
Cdigo respect a los miembros que lo integran, y necesariamente debe atem-
perarse a la norma coyistincional."
12.-Con relacin a Instrucciones que no se limited a interpreter el Cdigo
Electoral, sino que lo adicionen, o complementen sus preceptos insuficientes,
o que establezcan reglas no previstas para casos posibles o reales, es obvio que
no siendo de las Instrucciones que tienen su apoyo y se encuentran autorizadas
por el art. 54 del Cdigo, no puede admitirse -en ningn evento- que les
comprenda un recurso otorgado slo para las Instrucciones que se autoriz dic-
Tar y para las cuales se cre el recurso. El art. 54 en ningn sentido es apli-
cable para las Instrucciones que tienen su apoyo y se dictan ejercitando facul-
tades que otorga el art. 185 de la Constitucin, que es de aplicacin inmediata
porque no est supeditado a Ley alguna que haya de adoptarse.
13.-Las Disposicionco o Reglas Constitucionales son de aplicacin direct por
los Jueces y Organismos tanto judiciales como polticos y administrativos, cuan-
do la naturaleza o ndole de aqulla as lo require. Para apreciar la razn de
lo que se afirma bastar leer los numerosos Preceptos de nuestra Carta Estatal
que constituyen material propia de leyes, tanto de orden sustantivo como adje-
tivo, referidos a la propiedad privada, a la familiar, a la sucesin, etc., que son de
director cumplimiento.
14.-No se hace mencin de la Ley de trnsito interconstitucional, porque
aparte de que ninguna referencia hace al caso de las Instrucciones, ni a particu-
lar alguno que pueda ser til a la tesis que se sustenta en este trabajo, de todos
modos. basada dicha tesis directamente en Normas y Disposiciones Constitucio-
les, la mayor obligatoriedad de stas excluye toda posibilidad de prevalencia de
los preceptos de la aludida Ley.
Estas notas no tienen otro objeto que el de una simple contribucin al
studio de los Preceptos Constitucionales relatives al nuevo Poder Judicial
Electoral, y ms que un acervo de escaso valor, constitute un estmulo para
que otros con mayor experiencia y disponiendo de suficiente tiempo, puedan
hacer una exgesis complete de aqullos.
DR. JUAN CARLos ANDREU,
Magistrado del Tribunal Supremo.
La Habana. Febrero 18 de 1941.
-----)o(------
LA DEFENSE CONSTITUTIONAL DE LOS DERECHOS
INDIVIDUALS EN LOS ESTADOS UNIDOS
Y LA DOCTRINE DEL "DUE PROCESS"
I.
El respeto a la tradicin es quizs la caracterstica ms destacada del De-
recho anglo-americano. El precedent jurisprudencial pesa en los Tribunales








ASUNTOS GENERALES


ingleses y americanos con fuerza inigualable y no se abandon sino en ltimo
extremo, cuando las necesidades de los tiempos, siempre renovadas, imponen
su derogacin. Pero an entonces, el pensamiento jurdico anglo-americano en-
laza la regla antigua y derogadaa cou la nueva que surge. De este modo el pasado
sigue viviendo a traves del present.
Por otra parte, el Derecho anglo-americaino se nos present como un sistema
jurdico eminentemente prcico, inspirado directamente en los hechos y muy
poco en ios principios tericos. La norma jurdica es el product de la obser-
vacin acuciosa de circunstancias del pasado y los Tribunales registran afano-
samente la Historia que ha de iluminarles no slo el present, sino tambin el
porvenir. As result que tanto el Derecho de Inglaterra como el de los Estados
linidos, se nos aparece'n como rgidamente conservadores y tradicionalistas.
El esfuerzo liberador de los colonos americanos es incapaz de romper y de-
sairragar el pensamiento jurdico de la metrpoli. Los Tribunales americanos
siguen tan apegados a la regla antigua como sus colegas ingleses y se produce
una de las tantas paradojas que caracterizan a la gran Nacijn americana. Al
lado de un vigoroso movimiento ascensional en todos los ramos de la actividad
humana, resistiendo los embates de un desenvolvimiento econmico, industrial,
social, que es maravilla de los tiempos modernos, se mantiene un Derecho ancia-
no, rgido, inflexible. Vuelto de espaldas al present, contempla deleitado un
pasado que ya no existe, enterrado definitivamente en el polvo del tiempo.
Mientras la nacin vive plenamente el siglo XX, la edad del radio, del auto-
mvil y del aeroplano, el Derecho Americano permanece estacionario, viviendo
en su viejo castillo medieval, guardando como avaro el tesoro de sus tradiciones
jurdicas y defendindolo (le los ataques de los tiempos nuevos como leona a sus
cachorros. As han podido decir Burgess y Goodnow que la Corte Suprema Fe-
deral de los Estados Unidos, al aplicar rgidamente las antiguas reglas de los
Contratos del Common Law a las relaciones pblicas, han introducido en el
Derecho Constitucional americano verdaderos principios feudales.
La doctrine del Due Process processo debido) no ha escapado tampoco de
la tradicin. Aunque la concepcin modern y americana del due process
difiere profundamente de la del Derecho ingls, no obstante, es su herencia di-
recta y pocas instituciones polticas hay en la Historia que puedan competir con
sta en su process evolutivo de siete siglos.
La doctrine del du c process que en un principio es una garanta puramente
formal de los derechos pblicos, se modifica a travs del curso de su evolucin
histrica mediante la incorporacin de una series de nuevos elements que la
tornan en un verdadero cuerpo de principios sustantivos, que extrae del pensa-
miento jurdico americano todo lo que encuentra utilizable a la consecucin de
sus propsitos. De meras reglas adjetivas, de procedimiento, deviene en un ver-
dadero Derecho sustaitivo. La necesidad preside e impulsa su evolucin y su
transformacin. La sociedad evoluciona, la vida se hace cada vez ms compleja,
los ritos no bastan a proteger al individuo. Un gran Profesor americano, C. G.
Haines, ha definido en pocas palabras esta transformacin. "'En un principio
-dice l- no constitua ms que una limitacin formal de los poderes estatales,
una procedural linmitation; a la hora present, se ha convertido en una limi-
tacin abstract y general, una general limitation. Como las dems institu-
ciones ha evolucionado de lo particular a lo general, de lo concrete a lo abstrac-
to, de la forma al fondo.
El origen de la institucin ha de encontrarse en el Derecho ingls. "Mien-
tras que esta disposicin de la Reforma -dijo la Corte Suprema en el caso
Munn v. Illinois, 94 Ur. S. 113, 123-124 (1877)- es nueva en la Constitucin de
los Estados, como una limitacin a los poderes de los Estados, como principio
de Gobierno civilizado es antigua. Se le encuentra en la Magna Carta y en
substancia, sino en la forma, se halla en casi todas las Constituciones que de
tiempo en tiempo han adoptado los distintos Estados de la Unin. Por medio








ASUNTOS GENERALES


de la Quinta Reforma constitutional se introdujo en la Constitucin de los Es-
tados Unidos como una limitacin a los poderes del Gobierno Nacional, y por
medio de la Dcimocuarta Reformia como garanta contra cualquier invasion de
las legislatures de los Estados en los derechos de ciudadana.'
En igual forma se manifest en el caso Davidson v. New Orleans, 96 U. S. 97
(1878) diciendo que "la prohibicin de privar a un ciudadano de la vida, de la
libeitad o de la propiedad sin duie process processo debido) no es nuevo en
la historic constitutional de la raza inglesa. No era nueva en la Historia Cons-
titucional de nuestro pas ni en la Constitucin de los Estados Unidos cuando
en 1866 vino a ser parte de la dcimocuarta Reforma constitutional .. El equi-
valente de la frase due process of law se encuentra, despus de Lork Coke, en la
expresin law of the land de la Carta Magna."
El origen de la frase due process se encuentra an ms ampliamente ex-
puesto en el caso Missouri P. R. Co. v. Humes, 115 U. 8. 512, 519 (1885) en
esta forira: "En Inglaterra, el requisito del due process of law, en los casos
en que la vida, la libertad y la propiedad se encontraban afectadas, se us origi-
nalmente para garantizar al sbdito de la accin arbitraria de la Corona y para
colocarlo bajo la proteccin de la ley. La frase era equivalent a la law of the
land (ley de la tierra)."
De manera pues, que el (ini process imericano deriva de la "Ley de la
Tierra" inglesa. Si bien en la Magna Carta, que es el primer document jur-
dico ingls que habla de la Ley de la Tierra ', no se menciona el due process,
en otros ms recientes se haib]i indistintalimente und u o del otro. Asi en las
leyes promulgadas por Eduardo 11 en 'iavor de sus sibditos; en la petici.,a de
derechos de Charles Firstday, done se lee "los hombres libres no debern ser
apresados o detenidos sino en virtud de la ley de la tierra o en virtud de due
process." (G. B. Adams, C'osltiltioal llislory o' Efnglaud, N. York, 1921).
La historic de la formacin de la Ley de la Tierra en el Derecho ingls es
lenta y progresiva ; prcticamente cs Ja !litoia misma del desairrollo de las liber-
tades pblicas inglesas y el de las gans ga hs s entre ent el Parlamento y la ('orona.
La Ley de la Tierra hace su primer aparicin en Inglaterra en la Magna
Carta (1215), pero no encuentra terreno favorable a su desenvolvimiento hasta
la poca de la monarqua de los Tudor y ms tarde en la de los Estuardos, par-
ticularmente en la de estos ltimos que, partidarios decisivos de su autoridad
absolute, pretenden gobernar a sus sbditos en forma arbitraria. Las pasiones
se avivan, las protests se suceden y cae el pas en un perodo de agitacin cons-
tante y fermentacin revolucionaria en que la Ley de la Tierra se reafirma y
vigoriza. Los sucesos de 1628 y el arrest arbitrario de los hermanos Knights,
ejercen una extraordinaria influencia en el desarrollo de esta institucin.
Pero en la historic de las libertades inglesas ocupa un lugar prominent
Sir Edward Coke. Su nombre ha de mencionarse siempre que se hable del mo-
vimiento liberal ingls. Hombre de preclara inteligencia, de cultural jurdica
inigualada en su tiempo, con un valor cvico a veces temerario (sus atrevidas
doctrinas sobre la supremaca judicial le cost su cargo judicial de Presidente
del Tribunal del Rey) tocle desempeiar un preponderance papel y ejercer
marcada influencia en el pensamiento jurdico de su patria. En 1628, en la
poca en que ocurran los sucesos antes expuestos, public Coke sus famosos
"Institutos" o "Comentarios a la Carta Magna" que se consider como la cr-
tica o ensayo ms autorizado sobre dicho instrument constitutional hasta que
Blackstone en 1765 public, a su vez, los "' Comentarios sobre las Leyes de In-
glaterra" que ha sido la obra jurdica inglesa ms famosa de todos los tiempos.
No obstante, la Ley de la Tierra no alcanza jams en Inglaterra el grado
de perfeccin que obtiene el d7e process en los Estados Unidos. En Inglaterra
la Ley de la Tierra no pasa nunca de ser una mera garanta procesal, especial-
mente en el campo del Derecho Penal, que se explica por las mismas circuns-
tancias histricas que president su aparicin. El objetivo principal de la Ley








ASUNTOS GENERALS


de la Tierra es garantizar al acusado contra los actos arbitrarios y a ser senten-
ciado de conformidad con las formas reconocidas de procedimiento. Lord Coke
trat en sus referidos "Institutos'' que la Ley de la Tierra fuera incorporada
al Common Law como una verdadera institucin de Derecho Sustantivo a fin
de que sirviera como garanta general contra todo lo ilegtimo e injusto, pero
no tuvo xito y la Ley de la Tierra no logr nunca superar la esfera del Dere-
cho procesal. Por oira parte, mientras la doctrine del cidue process defiende al
individuo contra los actos arbitrarios del Poder Ejecutivo y Legislativo, la Ley
de la Tierra protegia al sbdito exclusivamente de la arbitrariedad del Sobe-
rano, titular del Poder absolute.
ELOY G. MERINO Y BRITO,
Juez Municipal de Sagua la Grande.
)-- o(-
SOBRE UNA CONSULT NOTARIAL

El Ministerio de Justicia acaba de dictar una resolucin, con motivo de una
consult hecha por un Notario de esta capital, de suma importancia. Como se-
guramente ser reproducida en la Seccin Nolarial de esta revista, remitimos al
lector a la misma ( i, y tras esta recomendacin, pasamos a ocuparnos de ella
som eram ente.
La consult se refiere a si los Notarios pueden continuar aplicanlo los pre-
ceptos de la Ley de 17 (le Diciembre de 1937, teniendo en cuenta que various
Jueces han resuelto que no pueden conocer d(e determinados asuntos, para lo que
ies da competencia esa citada Ley, con el fundamento de prohibirlo el prrafo 3'9
del art. 170 de la Constitucin, que dice que "slo podr administrarse justicia
por quienes pertenezcan permanentemente al Poder Judicial". Un Juez ha de-
clarado que no pueden los Notarios intervenir en los abintestatos (2), y ms de
uno que no pueden intervenir en los divorcios (:), porque de esos juicios cono-
cen los Tribunales de Justicia compuestos permanentemente por funcionarios
judiciales.
Y el Ministerio le Justicia, tras de declarar que no puede juzgar acerca de
la constitucionalidad de la Ley de 1937. lo que tampoco incumbe hacer a los Jue-
ces. ni dictar rdenes a stos, sostiene que los Notarios pueden seguir conociendo
de los asuntos a que se contrae aquella Ley.
En la resolucin se sostiene, adems, que por administrar justicia debe en-
tenderse. la funcin atribuida a. los Tribunales que constituyen el Poder Judi-
cial consistent en dirimir las contiendas que se susciten entire las personas, dn-
doles a cada una lo que con arreglo a derecho les pertenezca, pero no es acto de
administrar justicia. a juzgar, la de revestir de cierta solemnidad, de cierta au-
tenticidad. al acto o actuaciones; y entendindolo as, estima que el prrafo 39
de referencia, no impide la intervencin que a los Notarios da la Ley de 1937.
Y se declara tambin en la expresada resolucin que para que no sea apli-
cable la Ley de 1937, precisa que antes sea declarada inconstitucional por el
Tribunal Supremo.
Como disentimos de1 criteria que se mantiene en esa resolucin, pasamos a
rebatir esos extremes principals de la misma.
Aunque no existed texto legal que defina que se entender por administrar
justicia. si se tiene en cuenta que la Ley Orgnica del Poder Judicial, tras decir
en su art. 19 que "la justicia se administrar en nombre de la Repblica de
Cuba", ahora en nombre del pueblo, a tenor del prrafo 19 del art. 170 de la
Constitucin, sienta en el 29 que "la potestad de aplicar las leyes en los juicios
(1) Efectivamente dicha resolucin se public en n la "Sccin Notarial" correspon-
dieaite a ,ste nmero.-N. del D.
(2) Vase '"Seccin Notarial", pgi.na 42, nmero 'de Noviembre de 1940.
(3: Vase "Seccin Notarial", pagina 46, nmero de Diciembre de 1940.








ASUNTOS GENERALS


civiles, criminals y contencioso-administrativos, juzgando y haciendo ejecutar
lo juzgado, corresponder exclusivamcnte a los Tribunales", no es ilgico ni
ancijurdico entender que lo que el conventional quiso y puntualiz de manera
semejante en el art. 196, al acordar y promulgar el prrafo 39 del art. 170, es
que en lo sucesivo slo los Tribunales ordinarios, y no los Notarios, apliquen las
leyes en todos aquellos casos en que, para obtener la declaratoria correspondien-
te, es preciso establecer un juicio civil, criminal, etc, con aplicacin de los pre-
ceptos que establecen esas mismas leyes.
Y ahora trataremos de demostrar, que para no estar a la Ley y s a la
Constitucin, no siempre es preciso la previa declaratoria de inconstituciona-
lidad de aqulla, o la consult al Tribunal de Garantas Constitucionales, cuan-
do se organic y funcione.
Existe una Ley, anloga a la de 1937 de los Notarios, por la que se cre: la
Comisin de Arbitraje Azucarero, con facultad de resolver ciertas cuestiones
relacionadas con el ejercicio de la expresada industrial. Promulgada la vigente
Constitucin, la Comisin dict resolucin que fu apelada para ante la Sala
de lo Civil del Tribunal Supremo, y sta, sin necesidad de que se declarase la
inconstitucionalidad de la Ley que cre aquella Comisin, por auto de 17 de
Diciembre de 1940, mediante el fundamento de que lo resuelto por la Comisin
guard relacin con asuntos de que "han de conocer con jurisdiccin propia los
Tribunales ordinarios, por lo que, en cuanto a esos asuntos concierge, la referida
Comisin se halla comprendida en la prohibicin que contiene el art. 197 de lal
vigente Constitucin de la Repblica, careciendo de competencia para dictar la
expresada resoluci'.>n y consiguientemente este Tribunal para decidir en apela-
cin, siendo. pues. aqulla ineficaz en derecho", anul lo actuado. El artculo
citado dispone que "en ningn caso podrn crearse tribunales, comisiones u
organisms a los que se conceda competencia especial para conocer de hechos,
juicios, expedientes, cuestiones o negocios de las jurisdicciones atribuidas a los
tribunales." Establecida splica contra dicho auto, hizo la misma Sala de lo
Civil del Tribunal Supremo las siguientes declaraciones:
"Considerando: que en la vigente Constitucin de la Repblica hay dos
classes de preceptos: una, de la que son ejemplos algunas de sus transitorias, y
diversos artculos relatives a la familiar, el trabajo y la administracin de justicia
que. como los que confieren atribuciones a los Poderes del Estado, son de aplica-
cin direct e inmediata; y otros que estatuyen garantas y reconocen, genri-
camente, derechos, regulando materials en que los dichos Poderes estatales han
de actuar, y su actuacin contrastarse con ellos ante de ser revocada o anulada.
io que slo cabe hacer mediante los recursos y por el organism competent se-
gn el propio texto constitutional.
Considerando: que el art. 194 de la Constitucin contiene dos disposiciones
independientes entire s, de las cuales la una impone en caso de conflict entire
la Constitucin y la Ley, cuando ambas sean directamente aplicables al caso
en examen, la prevalencia de la primer sobre la segunda: y la otra, previendo
el supuesto ms usual, de serlo nicamente la Ley, y estimarse contradictoria
de las normas declarativas o protectoras anteriormente aludidas, dispone la pre-
via consult al Tribunal de Garantas Constitucionales.
Considerando: que si siempre fuera indispensable la consult estara dems
el primer prrafo del articulo que se analiza, pues no tendran nunca oportu-
nidad los Jueces de dar preferencia a la Constitucin, ya que. una vez evacuada
la consult, o tendra que ajnstarse a la Ley, o sta. sencillamente, habra dejado
de existir. siendo consecuencia de la decision de la Sala de Garantas que se
liara impossible su aplicacini, y no en cumplimiento del deber de todos los Jue-
ces seialado, de resolvee" (ellos) el conflict en la forma que prescribe.
Considerando: que, aunque as no se entendiera, mientras no haya rgano
para la consult habra de observarse forzosamente la regla de prevalencia, que
no est expresamente suspendida ni remitida a Ley posterior alguna, ni es de








ASUNTOS GENERALS


cumplimiento impossible sin su intermedio; a menos que se quiera dejar al arbi-
trio de los llamados a crear aquel Tribunal, el que jams se haga efectivo tan
sustancial principio de la funcin judicial, dilatando indefinidamente su crea-
cin."
Y tras aducir otros fundamentos corroboratorios de los expresados, declar
la splica sin lugar.
Otro caso: promulgada la Constitucin, como sta dispone en su art. 184
que "el Tribunal Superior Electoral estar formado por tres Magistrados del
Tribunal Supremo de Justicia y dos de la Audiencia de la Habana" y el Cdigo
Electoral precepta, contrariamente, que se formar de los expresados funcio-
narios y un Delegado poltico por cada Partido Nacional inscripto, dicho Tri-
bunal, sin que se declarase previamente la inconstitucionalidad del art. 17 del
Cdigo, dict una Instruccin desplazando de su seno, como tales miembros del
Tribunal, a los expresados Delegados Polticos, y apelada esa Instruccin, se
declar sin lugar el recurso por la Sala de lo Contencioso Administrativo y de
Leyes Especiales del Tribunal Supremo por resolucin de 5 de Noviembre de
1940. en la que hizo las importantes declaraciones siguientes:
"Considerando: que disponiendo el art. 184 de la Constitucin vigente que
el Tribunal Superior Electoral estar forniiido por tres Magistrados del Tri-
bunal Supremo de Justicia y dos de la Audiencia de la Habana... es evident
que ha quedado virtuidmente derogado el art. 17 del Cdigo Electoral... sin
que por entenderlo as dicho Tribunal Superior Electoral haya invadido las
facultades que al Tribunal Supremo en Pleno correspondent, sino que tratndose
de la composicin en Corma distinta de dicho organism, ste no puede funcio-
nar en la establecida por el Cdigo respect a los miembros que lo integran, y
necesariamente debe atemperarse a la normal cons!itvfcioinal."
Y la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, ha adoptado repetidos acuer-
dos de naturaleza anloga, aplicando directamente preceptos constitucionales
contrarios a otros de leyes vigentes.
Por tanto, los Jueces aludidos han podido resolver en la forma que lo hi-
cieron respect de los Notarios, y por todo lo expuesto nos parece de suma gra-
vedad la recomendacin del Ministerio de Justicia de que los Notarios sigan
actuando acordes con la Lev de 1937.
Nosotros -estimando que si stos signen conociendo de determinados asun-
tos que le atribuye la Ley referida han de sobrevenir litigios numerosos, de con-
secuencias gravsimas por las nulidades que se han de interesar y seguramente
se declararn con perjuicio notorio para los interesados- nos permitimos career
que todo Notario prudent se abstendr de actuar en determinados asuntos de
la Ley de 1937, por l menos miietris no se declared inconstituciotnales, o se
revoquen las resoluciones de los Jueces que. comno las citadas, hain ncegado com-
petencia a los Notarios para esa actuacin.
x. Y. Z.
)o(-
COMENTARIOS

De la revista Ser/uros i Brancos. de Buenos Aires. tomamos los siguientes
datos estadsticos oficiales, refirindose a los cuales se dice en esa publicacin,
que "la cifra de accidents del trabajo, es sencillamente aterradora".
"Promedio de accidents en el quinquenio de 1931 a 1935: 81,.26 por
ao. de ellos 813 mortales.
C;ada da se produce en la Argentina 222 accidents. Cada i minutes, 57
segundos, un accident. Cada 11 horas muere por accident un obrero.
Como el censo obrero en ese perodo es de aproximadamente 450.000, la
proporcin media result elevadsima. En el ao 1934 alcanza el 19% v en el
ao 1935 el 21%."








ASUNTOS GENERALS


La revista hace constar que no se cuentan como accidents, por lo que no
estn incluidos en el cmputo de los siniestros, aquellos "que hayan producido
incapacidad por tiempo menor de 6 das. ni los muchsimos que, an producien-
do incapacidad por plazo mayor, no han sido comunicados a la autoridad com-
petente"; por lo que aade: "bien se podr afirmar, sin exagerado pesimismo,
que la cantidad annual de accidents acaso sea el double de la consignada en las
estadsticas".
A propsito de esos datos, reprodcese i el artculo de referencia lo que
el Profesor Dr. Palacios ha dicho en su obra La Fatiga. que se califica de amar-
gas palabras: "Si los obreros son la base de la produccin, interest, desde luego,
a la colectividad garantizar su salud y su vida. Desgraciadamente, parece igno-
rarse esto, y los gobiernos, segn la feliz expresin de Ensch, estn, desde el
punto de vista de sus deberes, en la misma situacin que el campesino que sabe
1i que vale su vaca, pero ignore lo que vale su mujer."
Conocidos estos datos. estimanios que no estamos tan mal, en estos lares.
Tomamos del Diario de la Marina los siguientes prrafos, que por pare-
ceinos bien intencionados y previsores, reproducimos y as dicen:
'"Por Decreto Presidencial se ha introducido una modificacin a la pragm-
tica que rige todo lo concerniente a la Comisin Jurdica de Reformas de la
legislacin Mercantil. Esa modificacin tiene por objeto facilitar el trabajo
de los comisionados.
Sobre esta material hlemos expuesto ya nuestra opinion. El comercio ha
evolucionado much y parece natural que Cuba se ponga al da en lo que res-
pecta a las leyes y reglamentos que informant su ordenamiento jurdico.
Pero acaso no sea ste el momnento mejor para llevar a cabo reforms sus-
tanciales en nuestra legislacin mercantil. Estamos en un moment de crisis
y a palabra crisis en su ms exacta acepcin significa cambio. Hay, por lo
tanto, razones para suponer que en tiempo ms o menos breve se verificarn
ciertas transformaciones en el comercio mundial que afectarn sin duda al
nuestro. Sera quizs prudent esperar a que esas mutaciones se produzcan para
saber a qu atenernos en la material.
Ello no qucre decir, sin embargo, que no procedan ciertas reforms nece-
sarias para. un desarrollo commercial ms efectivo y provechoso. Ellas han de
emprenderse con suma cautela. midiendo muy bien cada paso. Y desde luego
se debe procurar la consult de todas aquellas personas y entidades directamen-
te interesadas en la cuestin.
El comercio, como todas las actividades del pas, sufre hoy de una grave
depresin. Cualquier precepto legal que tienda a crearle dificultades, amnque
revistiese en la apariencia cierta buena intencidn social, le sera poco menos que
intolerable.
Teungan en cuenta esta circunstancia los comisionados para no dar pasos
vn also y sobre todo para no dejarse llevar por la demagogia, que ya va adqui-
riendo caracteres endmicos en nuestro pueblo."
e Acaba de obtener su jubilacin voluntaria, despus de ms de 42 aos de
servicios en la Audiencia de la Habana, pues ingres en ella el ao 1892, el que
fu Oficial de Sala de la misma. Sr. Augusto Valds y Latorre, ms conocido
por los apellidos Valds Valenzuela, oue eran los de su padre. Fu un auxiliary
del Tribunal inteligente, honrado, honest, laborioso y de una lealtad sin lmites
para sus superiores. No en balde, al cesar de prestar sus servicios en la Audien-
cia. su Rala de Gobierno justsinamente acord consignar en acta lo siguiente:
"Se hace constar el sentimiento conque la misma ve dicha renuncia, pues en los
largos aos que ha desempeado el referido cargo, lo lia hecho con la ms grande
competencia y eficacia y con puntualidad y honradez, merecedora todo ello del
mayor encomio.
Cuando cumpli treinta aos de servicios, sus compaeros de oficina orga-
nizaron un homenaje que sirvi para demostrar la estimacin que le profesaban.








ASUNTOS GENERALS


A l se adhirieron muchos Magistrados, yendo a la cabeza de stos el bien recor-
dado Presidente del Tribunal en aquella fecha, ya fallecido, Ledo. Balbino Gon-
zlez y Pasarn, que lo estimaba cual se mereca.
Por que se trata de un modesto servidor de la Administracin de Justicia,
que retorna definitivamente al hogar, limpio de polvo y paja, tan pobre como el
da en que empez a prestar sus servicios, queremos dedicarle estas lneas, que
seguramente suscribiran cuantos conocieron su meritsima y pulcra actuacin.
OAN.
)o(-
LEYES Y DECRETOS

BASCULAS DE CARRETERAS.-Sanciones.-Deecreto Presidencial '3360
(Gaceta 30 Noviembre).-En uso de las facultades que me confiere la Consti-
tucin de la Repblica, a propuesta del Ministro de Hacienda y asistido del
Consejo de Ministros, resuelvo:
Artculo I.-El funcionamiento y la custodia de las bsculas de carretera
cuya instalacin autoriza el Decreto N9 2024 de 7 de Agosto de 1940, estarn a
cargo de la Direccin iteneral del Fondo Especial de Obras Pblicas del Mi-
nisterio (le HIacienda, quien designar lois emjpleados iue esos servicios exigieren.
Art. II.-Todo conductor de vehculo motorizado o de traccin animal de
dicado al transport de carga, que, circulando por las vas pblicas o carreteras,
pasare delante de una de las bsculas instaladas, o que en el future se instalaren
por la Direccin General del Fondo Especial de Obras Pblicas, vendr obli-
gado a detener el vehculo que conduzca para que sea pesado por los empleados
a cuyo cargo se hallen los referidos aparatos.
Art. III.-Al efectuarse la operacin a que se contrae el artculo anterior,
el conductor del vehculo de que se trate exhibir la correspondiente licencia
de circulacin. El empleado que la examinare tomar de la misma los datos ne-
cesarios para la debida identificacin del vehculo y de su dueo. Asimismo
tomar nota del epgrafe por el que estuviese inscripto el vehculo dentro de la
clasificacin del Impuesto de Transporte Terrestre creado por el art. XII de
la Ley de 15 de Junio (le 1925, modificada por la de 4 de Julio de 1928.
Art. IV.-IUna vez pesado el vehculo, el empleado que hubiere efectuado
la operacin entregar al conductor un comprobante en el que liar constar el
peso determinado. Dicho comprobante ser firmado, en el acto, por el conductor
y si se negare a ello firmarn dos testigos o un Agente de la Autoridad, lo que
producir los mismos efectos legales que la aceptacin de aqul.
Art. V.-El comprobante entregado al conductor servir para que ste,
exhibindolo, evite que se le exijan repetidas responsabilidades por un mismo
exceso de carga.
Art. VI.-Todo vehculo (le carga que circle por camino o carretera, y
entire cuyos puntos de salida y destino se hallare una bscula, tendr la obliga-
cin de pasar por sta. sin que le sea permitido cambiar de ruta o camino para
evitar ser pesado.
El cumplimiento de lo dispuesto en el prrafo que antecede, se acreditar
mediante presentacin del comprobante de peso.
La procedencia o destino de todo vehculo se determinar por las cartas de
porte correspondientes o, en su caso, por la investigacin practicada por los en-
cargados de la bscula o quienes fuesen designados al efecto.
Art. VII.-Diariamente los pesadores que dirijan los servicios de bsculas,
remitirn a la Direccin General del Fondo Especial de Obras Pblicas, rela-
cin detallada de los vehculos pesados y de los pesos comprobados. Dicha rela-
cin se har en el model que al efecto se adopted, remitindose de la misma el
nmero de copies que la mencionada Direccin estime necesarias.








ASUN'TOS GENERALS


Art. VIII.-La Direccin General del Fondo Especial de Obras Pblicas,
al realizar la comprobacin de las cargas transportadas con las autorizadas, ten-
dr en cuenta la siguiente clasificacin:
Capacidad de carga
1 Ton. Peso mximo total permisible: 2 Tons-.
2 ,, ,, 31, ,,
3 .. .. 4 / ,,
4 .3. ,.. 53/4

6 .. 9..
91/1 .
S .. .. 10- /
Capacidad de carga: ms de 8 tons. hasta 12, un aumento de 3 tons. para de-
terminar el peso mximo permisible.
Capacidad de carga: de ms de 12 tons. en adelante, un ainmento de 41/, tons.
para determinar el peso mximo total permisible.
Art. IX.-Los excess de carga porteada y cualquier infraccin a lo dis-
puesto en este Reglamento, que se comprobaren por la Direccin General del
Fondo Especial de Obras Pblicas, sern castigados administrativamente, de
acuerdo con lo previsto por el art. 40 de la Ley de 6 de Junio de 1928, tal como
lo deja, redactado el art. I del Captulo XIX de la Ley de 22 de Enero de 19,32,
con multa hasta de un mil pesos, que impondrn el Jefe de la Seccin compe-
tente o el Director General del Fondo Especial de Obras Pblicas, segn el caso
y de acuerdo con lo dispuesto en la mencionada Ley de 6 de Junio de 1928.
Art. X.-Las multas impuestas por el Jefe de la Seccin competent sern
recurribles ante el Director General del Fondo Especial de Obras Pblicas, den-
tro del trmino de 15 das, y si fuesen confirmadas por el Director General y el
infractor no las pagase dentro de los 15 das siguientes a la notificacin, se
proceder a su cobro por la va de apremio.
Si la multa fuere impuesta por el Director General, se dar recurso de
alzada ante el Alinistro de Hacienda en los trminos y con las consecuencias que
seala el prrafo anterior.
Art. XI.-Al acordar la cuanta de la multa, se tendr en cuenta las cir-
cunstancias que concurre en la infraccin, as como la condicin de ser o no
reincidente el infractor.
Art. XII.-La Direccin General del Fondo Especial de Obras Pblicas
dar cuenta a la Comisin Nacional de Transportes de todos los casos de in-
fraccin, por exceso de carga que comprobare, a los efectos de las responsabi-
lidades previstas y sancionadas por el Decreto-Ley 800 de 1936 o por acuerdos
de la mencionada Comisin.
Art. XIII.-Los empleados a cuyo cargo se hallare el servicio de bsculas,
podrn, en cualquier moment. requerir el auxilio de la fuerza pblica a los
efectos del cumplimiento de lo dispuesto en el present Decreto.
Art. XIV.-El Ministro de Hacienda queda facultado para dictar cuantas
disposiciones estime procedentes, tanto complementarias como aclaratorias o in-
terpretativas del present Decreto.
El Ministro de Iacienda queda encargado del cumplimiento de este De-
creto que entrar en vigor desde su publicacin en la Gaceta Oficial de la Re-
pblica.
Dado en el Palacio de la Presidencia. en La Habana, a los 27 das del mes
de Noviembre de 1940.-F. Batista, Presidente.-Carlos Saladrigas, Primer Mi-
nistro.-Andrs Domingo, Ministro dle Hacienda.
BOLETAS DE PASAJE OFICIAL.-Decreto Presidencial 3590 (Gaceta 4
Enero 1941).-En uso de las facultades que me estn conferidas por la Cons-








ASUNTOS GENERALS


titucion de la Repblica y Leyes vigentes, a propuesta del Ministro de Hacienda
y asistido del Consejo de Ministros, resuelvo:
Modificar el Decreto Presidencial NQ 1063, de 10 de Abril del corriente ao,
puolicado en la Gaceta Oficial del da 23 del propio mes y ao. cuya parte dis-
positiva quedar redactada en la siguiente forma:
"Que por los distintos Departamentos del Estado, a excepcin del Poder
Judicial, del Ejrcito \ Marina de Guerra Constitucional, se observe los si-
guientes requisitos para la concesin y expedicin de boletas oficiales de pasajes:
a) Que las mencionadas boletas sean suscritas por el Ministro respective
o por el funcionario que ste design expresamente a ese objeto en las diferentes
dependencias de su Ministerio.
b) Que el propio da en que se expida toda boleta por funcionario dele-
gado. se dirija escrito a la Superioridad, participndole el nmero de la misma,
nombre y eategori del funcionario o empleado a favor de quin se expidi; as
como el motivo del viaje.
c) Que las empresas de Transportes. a su vez, exigirn a la persona que
present la boleta, que so identifique con el correspondiente carnet, que lo acre-
dite como funcionario o empleado, sin cuyo requisite no deber expedir el pa-
saje que dispone la boleta autorizada.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en La Habana, a los 31 das del mes
de Diciembre de 1940.--F. Batista. Presidente.-Carlos ,aladrigas, Primer Mi-
nistro.-Andrs Dn,.. ;,,,. Ministro de Hacienda.
LIOUIDACIONES Y RESOLUCIONES DE LOS ADMINISTRADORES
DE ADUANAS.-Recursos.-Decreto Presidencial 40 (Gaceta 14 Enero).-Por
cuanto: Se ha observado que el art. 107 del Decreto Presidencial No 1517 de
15 de Julio de 1925. que reglament la Ley de Obras Pblicas, result omiso al
ino comprender entire las alzadas que establece, a las que procedan interponerse
contra las liquidaciones y resoluciones de las Administraciones de Aduanas, or-
ganismos que tambin recaudan impuestos a favor de la Direccin General del
Fondo Especial de Obras Pblicas.
Por cuanto: En la prctica tal omisin ha venido causando dificultades a
la Administracin, las que deben ser evitadas en atencin al mejor y ms eficien-
te desenvolvimiento administrative.
Por tanto: En uso de las facultades que me estn conferidas por la Cons-
titucin y los Leyes, especialmente por el art. XXIV de la de 15 de Julio de
1925 y a propuesta del Ministro de Hacienda, resuelvo:
Primero: el art. 107 del Decreto N' 1517 de 15 de Julio de 1925, que re-
glament la Ley de Obras Pblicas de la misma fecha modificado por el Decreto
N9 2589 de 26 de Septiembre de 1940. quedar redactado as:
"Art. 107.-Proceder el recurso de alzada contra las liquidaciones y re-
soluciones de los Administradores de Zonas y Distritos Fiscales y de Aduanas,
para ante el funcionario del Ministerio de Hacienda a quien corresponda de
acuerdo con lo dispuesto en el art. XXIX de la Ley de 6 de Julio de 1928, tal
como qued modificado por el art. LIV del Decreto-Ley NQ 23 de 21 de Junio de
1935, interponindose dentro del plazo improrrogable de 15 das hibiles, a con-
tar desde el siguiente de su notificacin y previo el ingreso a depsito de la
cantidad reclamada. presentndose el recurso por conduct del Administrador
fiscal o de la Aduana correspondiente.
En lo que respect a los impuestos del Estado, cuya cobranza corre a cargo
de los Municipios y para las alzadas respectivas, se establece lo siguiente:
Contra las resoluciones definitivas de las Juntas de Amillaramiento ava-
juando las rentas imponibles de las finicas rsticas o urbanas, toniadas al am-
paro del art. 35 de la Ley de Impuestos Municipales, tal como ha quedado mo-
dificado por la Ley de 15 de Agosto de 1936, o contra las resoluciones defini-
tivas dictadas en los expedientes de comprobacin de renta por los Alcaldes
Municipales o por las .Tuntas de A';millaramiento, de acuerdo coni lo establecido








ASUNTOS GENERALS


en los arts. 55 y 56 del propio cuerpo legal, modificados por la ya citada Ley
de 15 de Agosto de 1936, no podr establecerse recurso alguno en la va muni-
cipal, en lo que a la cuota del Estado se refiere, pudiendo el contribuyente in-
terponer recurso de alzada para ante el funcionario del Ministerio de Hacienda
que corresponda, de acuerdo con lo dispuesto en el art. XXIX de la Ley de 6
de Julio de 1928, tal como qued modificado por el art. LIV del Decreto-Ley
NQ 23, de 21 de Junio de 1935, en el trmino improrrogable de 15 das hbiles,
a contar desde el siguiente de su notificacin, y previo el ingreso a depsito de
la cantidad reclamada; debiendo presentarse dicho recurso por conduct del Al-
calde Municipal correspondiente.
Las resoluciones dictadas, resolviendo los recursos de alzada a que se re-
fieren los prrafos 19 y 29 de este artculo, sern recurribles en la forma dis-
puesta en el art. XXXI de la Ley de 6 de Julio de 1928, tal como qued modi-
ficado por el art. I del Decreto-Ley N' 811, de 4 de Abril de 1936.
Segundo: El Ministro de Hacienda queda encargado del cumplimiento del
present Decreto, el cual comenzar a regir desde su publicacin en la Gaceta
Official de la Repblica.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en La Habana. a los 10 das del mes
de Enero de 1941.-F. Batista, Presidente.-C(arlos Saladrigas, Primer Ministro.
-Andrs Domingo, Ministro de Hacienda.
)o(
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

EDIFICIO SOCIAL.-En la Gaceta Oficial. de 21 de Enero de 1941, se ha
publicado el D. P. 100, que as dice:
En uso de las facultades de aue estoy investido, a prompesta del Ministro de
Hacienda y previo acuerdo del Consejo de Ministros, resuelvo:
Primero: Dejar sin efecto lo disnnesto en el Decreto 796. de 19 de Abril de
1939. en cuanto a la determinacin del solar o pao de terreno nropiedad del
Estado, que deba cederse v traspasarse a favor del Colegio de AboFados dle la
HabAna, en cuniliniento de lo dispuesto en la Ley de 15 de Agosto de 1938.
Segundo: Determinnr. y en su consecuencia, ceder v trasnasar a favor del
Colagio de Abocados de la Habana. la parcel cld terreno done existe una
edificacin antigua. oue tiene la siguiente descripcin:
"Casa de cantera. mamnostera v azntea. seSalald con] el ;n''" An y
antes 141 de la calle de Cuba. cnadra comnrenrlirin entro las dle Teiadliln v
Chacn. hacienda esnuina a esta Iltima, acera del Oeste en es+n cinrcld lindla
por la derecha, mirando de dentro a fuera. enn 1R numero -12 de la calle cle Cuba
r D* Leonor Chacn y Terrera v cnn los nrleros 6. q v 10 dle la c p11 de
Tejadillo de los herederos de D. Salvador Conatre. dC Da Josefa Lnisn Ro nr-
gn1z v Esninosa. D", Josefa Vivanco de Orie: por la izonierrin ci n la nredicha
call e e Chacn, y por la espalda, con nl nurpmro 7 dc ecta 5ltima enFli di la
Ca(a de Ahorros. Consta de 31 metros. 376 milmetros de fraeite. por 39 metrns,
160 milmetros de fondo, o sea una superficie plan de 1,197 metros 30, mil-
metros cuadrados".
Tercero: El Ministro de Hacienda. dentro dP los 10 das siguientes a la
fecha de esta resolucin. otoriarA la escritura public correspondiente en unin
del representante legal del Colegio de Abonados de la Habana. por virtu d d la
cual revertir a favor del Estado el terreno nue previamente se le haba cedido
a dicha Institucin y que no result adecundo pnir, la construccin de su edi-
ficio social, y le ceder y traspasar., en siustitucin. la parcela e te'rpvno onr, se
relaciona en el apartado "segundo" de este Decreto. con la edificacin antigua
que sobre la misma existe.
Cuarto: Fn el nuevo terreno ine se cede y trasn sn a Fnvor del Cnlprri rle
Abogados de la Habana. deber ste realizar la construccin o reconstruccin








ASUNTOS GENERALS


necesaria para adecuar dicho inmueble a las necesidades de su domicilio social,
biblioteca, oficinas y dependencias pudiendo a esos efectos aprovechar, en todo
o en parte, la construccin que actualmente existe en dicha parcela de terreno.
El Ministro de Hacienda queda encargado del cumplimiento del present
Decreto.
Dado en la Habana, Palacio de la Presidencia, a los 10 das del mes de
enero de 1941.-F. Batista, Presidente.--Carlos Saladrigas, Primer Ministro.-
Andrs Domingo. Ministro de Hacienda.
CONFEDERACION INTERAMERICANA DE ABOGADOS.-Una comi-
sin del Colegio de Abogados de la Habana. encabezada por el Decano, visit al
Secretario de Estado. para tratarle de la Conferencia de la Confederacin Inter-
americana de Abogados. que tendr; lugar en la Habana, del 24 al 29 de Marzo
del corriente ano. El Decano, Dr. Supervielle, presidir la Conferencia por
acuerdo del Octavo Congreso Cientfico Americano, celebrado en Washington,
en Mayo del pasado ao. La Conferencia ha de tener como finalidad la coordi-
nacin de los studios jurdicos de Amrica, la canalizacin de estos studios
con vista a la superacin del derecho y de la mejor regulacin de la conduct
humana. Como punto prctico, la unificacin possible de las legislaciones mer-
cantiles de Amrica. La Comisin express al Ministro de Estado sus deseos de
que inaugurara la Conferencia.
CONFERENCIA.-En el local del Pleno del Tribunal Supremo, cedido al
Colegio de Abogados, pronunci una conferencia, el da 30 de Enero ltimo, el
Dr. Habib Estfano, ex-profesor de la Universidad de Damasco, que vers sobre
"El derecho y el Estado en las ideologas contemporneas", asistiendo una nu-
merosa concurrencia que premi al orador con felicitaciones y nutridos aplausos.
ACUERDO.-La Junta de Gobierno del Colegio de Abogados adopt el
siguiente:
"Conocida por la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de La Habana
la actuacin que se imputa a un letrado del Colegio de Guanabacea referente
al proyecto de Resoluin Conjunta presentado al Senado de los Estados Uni-
dos de Norteamrica por el senator seor Smathers relative a autorizar la ad-
misin de Cuba en la Unin americana como un Estado ms de sta. mediante
acuerdo de los gobiernos de ambos pases, y a facilitar al Presidente de los
Estados Unidos para iniciar las oportunas negociaciones con la Repblica de
Cuba respect de dicha admisin y los trminos y condiciones sobre los cuales,
en su caso, se llevara a efecto, esta Junta acuerda declarar:
Primero. Oue la gesti5n que se atribuye al letrado de referencia en apoyo
de la mocin del senator seor Smathers manifiesta nicamente el criterio per-
sonalsino del aludido letrado y, en forma almuna. puede considerarse como
expresin del pensami nto de los abo-ados cubanos.
Segundo: Que la incorporacin de Cuba a los Ectndos Unidos rid Norte-
amIrica. aunque realizada con el rango (de un nuevo Estado dle la Unin v a
virtud de acuerdo one tendra one ser concertado entree ambos pases sera
contraria a las tradiciones de nuestro pueblo y a sus profundos y arraigados sen-
timientos de independencia. por eiva razn el Colerio de Aboradors de Ta Ha-
bana renudia el propsito que entraa el nroyecto del senator Smathers.
Tercero: One en los mom do hloliCan crisis v graves pelipros para los
pueblos libres del mindo, ms que nunea, debe Cuba mantener firmemente su
propia personalidad como nacin independiente y soberana, a fin de cnmpifrl con
tal carcter su propio destino y tomar su parte en la magna obra de defense
de la democracia. la libertad v dienidad uiimana."
Presidi dicha sesi5n del Colerio. el DeoIno Dr. Maniiel Fernindle? qnner-
vielle y asistieron y votaron el transcrinto acuerdo los TDrs. Fnrione Llans.
,Mario LTiria. ,Eduardo Le Rivercnid Miniipl Jorrn. Carlos M. Parmgi. Ral
Lpez. Alberto de Carricarte. Natalio Chrliak, Jos Portuondo. Mario Recio,
Jorge Diago, Gastn Godoy y Luis J. Botifoll.








ASUNTOS GENERALS


LIBROS Y REVISTAS

JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL SUPREMO, POR EL Di<. GUILLERMO DE MONTAGE
Y VivERo.-Habana, 1941.-El bien reputado Magistrado del Tribunal Supremo
Dr. Montag, acaba de iniciar la publicacin de la jurisprudencia de dicho Tri-
bunal en material civil, hipotecaria, contencioso-administraliva y de inconstitu-
cionalidad, reanudando as la que iniciara aos atrs, en el propio sentido,
el Lcdo. Angel Betancourt y Miranda y que se interrumpi con motivo de su
sentido fallecimiento. No vamos a pregonar la utilidad de la obra, porque de
sobra le consta al foro en general. Pero s liaremos constar que el plan adoptado
para el ndice de la misma, facility de 'modo extraordinario la bsqueda de ma-
terias para la ilustracin del letrado que necesite recorder lo resuelto en cual-
quiera de esas ramas, extractadas y ordenadas por el Dr. Montag. El tomo 1"
de que venimos ocupndonos. comprende los aos 1919-1923 y costa de 758
pginas.
CONSTITUCIN DE CUBA, TOMO 1, POR EL DR. ANDRS MIA LAZCANO Y MAZN.
-Habana, 1941.-Cuando se public el Diario de Sesiones de la Convencin
Constituyente, hubo de apreciarse en seguida la necesidad de que se publicara,
a lo menos, un ndice ordenado que permitiera encontrar con brevedad en dicho
Diario. lo discutido en relacin con el articulado, porque sera necesario, frecuen-
temente, para saber lo que inform o inspire la adopcin de cualquiera disposi-
cin constitutional, consultar los debates que precedieron a la misma, mixime
cuando el articulado no se aprob en orden correlativo. Comprendindolo as el
Magistrado de la Audiencia de la Habana, Dr. Lazcano, acaba de publicar un
libro que viene a llenar dicha sentida necesidad, pero no haciendo el ndice re-
ferido, sino publicando el articulado seguido cada uno de los debates que ori-
gino. Este tomo 1" comprende los arts. 1 al 42, consta de 722 pginas y va
seguido de una tabla que indica el lugar que ocupa cada artculo en el libro, de
un ndice de ttulos y secciones y otro de las materials que se desarrollan en los
artculos reproducidos en la obra. Esta labor, cuya utilidad no es preciso enca-
recer, debe ser agradecida y lo ser traducindose en un xito de librera.
PRESENCIA DE MARTI. POR EMEITERIO SANTOVENIA Y ECHJAIDE.-HIabana, 1941.
--"Presencia de M.art quiere hacer luz en moments de confusin y extravos
nacionales e internacionales". Esa sntesis del autor, denota su contenido.
ALREDEDOR DET, PROYECTO DE E\LIRIn':IrTO, POR EL DR. En IIENO NEZ POR-
TUONDo.-Habana, 1940.-El ttulo del folleto, da idea del contenido del mismo.
REVISTAS EXTRANJERAS.-Hemos recibido: Revista de Derecho Privado, Ma-
drid, Espaa, Octubre; Los Tribu!i,.a M c. M co. Diciembre; liRvi'sta del C,'leio
de Abogados. Buenos Aires. Repblica Argentina, )ovienibre-Dicieimbre La Re-
vista de Derecho, Jurisprudencia y Adlinistracin, Montevideo, Uruguay, Oc-
tubre; Revista de Derecho y Administracin Municipal, Buenos Aires, Rep-
blica Argentina, Noviembre: y Revista de Derecho y (' Cinciacs Polticas, Lima,
Per, nmero 3 de 1940.
OTRAS REVISTAS.--Tambin hemos recibido: Revista del Colegio de Aboga-
dos, Julio-Diciembre; La Jurisapriudencia al Da, Diciembre; El Jubilado, Ene-
ro; Polica Secreta Nacional, Enero; Informacin Fiscal, Febrero; Seguros, Ene-
ro: Divulgacin Taqcuigrfica, Octubre: Revist Oficial del Ministerio de Comer-
cto, Septiembre-Diciembre; El Siglo. Enero; Tioletfn Agrcola, Enero; y la Re-
vista de la Asociacin de Viajanctes del C'omereio(, Enero; todas de la Habana.
)o(
MISCELANEA

MOVIMIENTO JUDICIAL.-Deso)pu s d ptublicado el nniro anterior,
ha habido el siguiente:
Ascensos.--Ha sido ascendido al cargo de Juez de Primera Instancia e








ASUNTOS GENERALS


instruccin de Baracoa, el Dr. Julin Prez y Glvez, que es Juez Municipal
de La Salud, por cuyo cargo ingres en la carrera judicial en 6 de Noviembre
de 1919 y que haba renunciado los ascensos que se le concedieron para Morn,
Baracoa y Palma Soriano, en los aos de 1927 y 1931, respectivamente. Ocupa
en el escalafn de los de su categora el nmero 1.
--Tambin ha sido ascendido por antigiedad al cargo de Juez de Primera
Instancia e Instruccin de Baracoa, el Dr. Rafael Arango y Bustamante, que
ocupaba el nmero 2 del escalafn y era Juez Municipal de Alto Songo.
Ingresos.-Ha sido nombrado Juez Municipal primer suplente de Bara-
coa, el Dr. Juan M. Mestre y Tamayo, opositor aprobado.
--Tambin se nombr Juez Municipal primer suplente de Isla de Pinos, al
Dr. Angel de la Portilla y del Portillo, opositor aprobado.
Juez Municiipal.-lia sido noiiibrado para Bacuranao, el Sr. Juan Perozo
y Jimnez, que lo es del Cristo.
Juez Municipal suplente.-Ha sido nombrado primer suplente de Isla; de
Pinos, el Dr. Jos L. Coll y Torres, opositor aprobado.
Traslados.-HIa ,ido nolbrado a peticin Juez Correccional del Norte de
Santiago de Cuba, el Dr. Juan G. Melndez y Garca, que era Juez de Primera
Instancia de Holgun.
-Ha sido trasladado al cargo de Juez Municipal 29 suplente de Coln, el
Dr. Gladstone Oliva y Doyhenard, que era primer suplente de Los Arabos.
NombramientoL rehusados.-] la rehiusndo el ascenso a Juez de Primera Ins-
tancia e Instruccin de Baracoa, el Dr. Julin B. Prez y Glvez. Por cuarta
vez ha renunciado al ascenso este funcionario.
-Ha rehusado el cargo de Juez Municipal primer suplente de Isla de
Pinos, el Dr. Angel de la Portilla y del Portillo.
Jubilacionis.--I a sido jubilado voluntariamente el Sr. Augusto. Valds y
Latorre, Oficial de Sala de la Audiencia de la Habana, con un retiro annual de
$2,,382.65.
--Tambin lo fu,; forzosamente el Sr. Luis de Porto y Castaeda, Mozo de
limpieza del Juzgado Municipal de San Antonio de los Baos, con un retiro
annual de $320.76.
-Tambin lo fu voluntariamente el Sr. Francisco Valds y Gmez, Al-
guacil del Juzgado de Quivicn, con un retiro annual de $2,300.96.
Cauans, expedientes, etc.-La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo ab-
solvi al Juez Municipal de Santa Cruz Dr. Cristbal D. Lpez y Fundora, en el
expediente de separacin que se le sigui, por haber admitido en la Junta Muni-
cipal Electoral escribientes particulares, hecho que no se estim vituperable.
-La propia Sala impuso a un ex-Juez Municipal 29 suplente del Norte de
Santiago de Cuba, una correccin de reprensin por no haber exigido como
Encargado del Registro Civil el carnet a los extranjeros que comparecieron ante
el mismo.
--Tambin impuso correccin de reprensin al Juez Municipal propietario
y a uno accidental de Palma Soriano por haber consentido que el Alguacil dejara
de citar en cinco veces que se le orden, a un demandado, con el pretexto de
much trabajo, lo que ocasiono una demora de dos meses en la tramitacin del
juicio.
--Se ha dispuesto una investigacin para saber si Jueces Municipales su-
plentes estn ejerciendo la abogaca.
Crditos.-Se ha concedido un crdito de $100 al Juez Decano de esta ca-
pital para la adquisi,,.in de libros y tiles para el Repartimiento de negocios
civiles; otro de $350 al Presidente de la Audiencia de Oriente, para gastos ur-
gentes; otro de $150 al Juez de Instruccin de Camagey para dem; otro de $40
mensuales al Presidente y Fiscal de la Audiencia de la Habana y al Presi-
dente de la Sala 51 de lo Criminal de dicha Audiencia, para gastos de sus auto-








ASUNTOSt UOENERALEb


mviles; otro al Presidente de la Audiencia de Las Villas de $250 para gastos
urgentes.
Varias noticias.-Se ha ordenado el desalojo de la casa que ocupa el Juz-
gado Correccional de la Seccin 5" por falta de pago por el Estado del precio
dei arrendamiento.
SUBSECRETARIOS DE JUSTICIA.-Ila sido aceptada la renuncia que
present de dicho cargo el Dr. Miguel A. de Cspedes y Casado.
-Para cubrir dicha vacant se nombr al Dr. Daro Castillo y Socarrs.
DIRECTORES DE JUSIICIA.-Ila sido declarado cesante en dicho cargo
el Dr. Ral Garca y Cantero.
-Para cubrir dicha vacant se nombr al Dr. Rafael G. Montoro y Sala-
drigas.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-Duran-
te el mes de Diciembre tuvo los siguientes ingresos: Saldo del mes anterior,
$14,374.13; multas correccionales, $5,498.09; descuentos, $15,578.82; derechos
Registro Civil, ;9,977.13; sobrantes, .$1,205.55; fianzas decomisadas, $800; mul-
tas a testigos y peritos, $214.77; licencias, $38.50; multas transport terrestre,
$2.30.-Total, $47,689.29.
Y tuvo los siguientes egresos: Jubilaciones y pensions: $27,983.19; perso-
nal, $205; devoluciones, $55.59; material, $31.65; saldo, $19,413.86.-Total igual,
$47,689.29.
-La Comisin abon a los jubilados y pensionistas el mes de Enero con el
64 por 100 de sus acreencias.
COMPAIAS DE FIANZAS.-Segn aviso de la Secretara de Comercio,
publicado en la Gaceta de 6 de Febrero, estn autorizadas para prestar fianzas
La Alianza, The Boston Surety Co., La Comercial, El Comercio, Cienfuegos,
Compaa Cubana de Fianzas, Cuban American Ins. Co., La Caera, General
Surely Co., Thi.'e Loidon 'urely Co. li1n., La ii Iular, Italia, El Sol, New England
Surely Co., Orbe, La Mercantil, Previsi(',u Social, TUnin de Comerciantes e
Industrials, Fidelity ain Deposit Co. of Maryland, The Miaryland Casualty Co.
y Liverpool and London and Globe Ins. Co. limited.
PROPOSICIOrES DE LEY.-Se ha pi es; t: do en el Senado una modifi-
cando el art. 1413 del Cdigo Civil, as:
"Art. 1413.-No obstante las facultades que tiene el marido como adminis-
trador, no podr enajenar, gravar y obligar a titulo oneroso los bienes de la
sociedad de gananciales sin el consentimiento de la mujer. Toda enajenacin
o convenio que sobre di4hcs bienes haga el marido en contravencin a este C-
digo o en fraud de la mujer, no perjudicar a sta ni a sus herederos."
-Tambin se lia presentado otra por la que se modifica la causal nmero
1 del art. 3' del Decreto- Ley de 10 de I1ayo de 1934 en la siguiente forma:
"1-El Adulterio. A los efectos del divorcio, compete adulterio la mujer
casada que yace con varn que no sea su marido y el marido que tuviera man-
ceba dentro de la casa conyugal o fuera de ella con escndalo pblico o menos-
precio de la mujer."
FALLECIMIENTOS.-fla fallecido el Dr. Jos Garcern de Vall y Na-
varro, Juez de Primera Instancia de Santiago de Cuba. Ingreso en la carrera
en 21 de Enero de 1926, como Juez Municipal de San Jos de los Ramos, ascen-
diendo en 19 de Mayo de 1934 a Juez de Primera Instancia e Instruccin de
Banes, y al cargo que ahora ocupaba en 2 de Septiembre de 1937. Naci en 26
de Diciembre de 1897.
-Tambin ha fallecido el Lcdo. Federico Justiniani y Garca de los Reyes,
ex-Juez Municipal de la Habana; el Lcdo. Godofredo Daz y Daz, ex-Presidente
de la Audiencia de Santa Clara; y el Sr. Jos Manuel Rodrguez y Len, Pro-
curador, vctima de un accident automovilista.








ASUNTOi GENERALS


COLECCIONES.-Disponemos de colecciones completes de REPERTORIO JU-
DICIAL, desde 1925 a 1940 inclusive. Pueden adquirirse a plazos. Dirigirse al
Administrator, telfojo FO-1344 o a 28 entire 5k y 71 Avenidas, Miramar.
NOTICIAS VARAS.-El Tribunal supremo de Honduras fall contra
un proyecto de ley presentado al Congreso hacional, autorizando a las mujeres
para ejercer la prolesin de Abogado.
-El Congreso de la lepublica Dominicana aprob un proyecto de ley que
concede el ejercicio de los derechos civiles a la mujer, eliminando toda la legis-
lacin que consagraba la incapacidad de la mujer casada.
-Muchos ex-Mandatarios judiciales vienen interesando del Senado sea apro-
bada ia proplsiinici de kcy procedente de la Cmara por la que se ordena expe-
dirles el ttulo de Procurador.
Idntica peticion vienen formulando los Procuradores para que se les
mantenga en el ejercicio del cargo de Juez Municipal de 44 clase.
-tEn los das 10 a 13 de Abril prximo se efectuar en Santiago de Cuba
la Tercera Convencin Nacional de los Procuradores. Se calcula que de los 2,300
que estn inscriptos asistirn unos mil.
-La "Confederacin Nacional de Profesionales Universitarios" ha elegido
la siguiente Directiva: Presidente, Ing. Sr. Julio de Crdenas; Vice Presidentes,
Arq. Sr. Armando Pujol y Mdico Sr. Alberto Oteiza; Secretario, Abogado
Sr. Jos Morell, y Te.sorero, Dr. Manuel Piedra, por la Federacin de Ciencias
y Filosofa y Letras.
-La nueva Directiva de la "Asociacin de Auxiliares de la Administra-
cin de Justicia", estai integrada del siguiente modo: Presidente, Dr. Mario de
Rojas; Vice, Dr. Rafael Melin; Secretario, Sr. Jos A. Valds Gmez; Vice,
Sr. Alfredo Fernndez; Tesorero, Dr. Maceo Potts; Vice, Sr. Toms Caldern;
Contador, Sr. Josa Miguel Gmez; Vice, Dr. Alejandro Gmez; Vocales: seores
Jos Ochoa, Vctor Ferrer, Emilio Alvarez, Carlos Valds Gmez, Carlos Senra
y Evelio Valds.
-Segn el cable, el Magistrado Mattews concedi el primer divorcio en
Nueva Jersey por raziue de comunismo. La solicitante del divorcio aleg que
su marido no la dej;iiaa triinquili con la repeticin constant de las teoras de
Mosc. Al conceder el divorcio, el .\il;.i-i..i.i dijo que evidentemente, el comu-
nismo es una "enfermedad mental".
INCONSTITUCIONALIDAD.-El Tribunal Supremo en Pleno, por sen-
tencia 83, de 4 de Diciembre de 1940, ha declarado inconstitucional el inciso a)
del art. 63 del Decreto Presidencial N" 798 de Abril 13 de 1938, inciso que se
declare nulo, sin que pueda aplicarse nuevamente en forma alguna; en su con-
secuencia, anula la Re'solucin dictada por el Presidente de la Repblica con
fecha 10 de Junio de 19410, en el recurso de alzada nmero 344 de dicho ao.
Dicha inconstitucionalidad se ha declarado porque el Decreto, con fuerza de
Ley, NQ 276 de 1934, generals y absolutos, sin distincin alguna, la obligacin de former expediente
previo, al efecto de powder realizar la separacin del personal; y, en consecuencia,
el inciso a), art. 63, dl mnentado Decreto Presidencial, al excluir de tal forma-
lidad y beneficio a los trabajadores de confianza no amparados en ese extreme
por contratos c:lectiv(s de trabajo, contraviene lo ordenado en aquella dispo-
sicin legal, y, por tanto, lo dispuesto en el art. 69, inciso 1", de la Ley Consti-
tucional de 1935. vigente tanto en el moment de promulgacin como en el de
aplicacin a la recurrente, del repetido Decreto Presidencial.
EMBARGO DE SUELDOS DE EMPLEADOS PUBLICOS.-La Cma.ra
de Comercio de Cuba, evacuando consult formulada por una entidad mercantil
asociada a dicha Corporacin, acerca de la embargabilidad de los sueldos de em-
pleados del Estado, la Provincia y el Municipio, ha emitido, por medio de su
departamento legal, el informed que dice as:








ASUNTOS GENERALS


"Por disposicin del Decreto 279. de 20 de I)ciembre de 1906, que ratific
y aclar la Orden Militar 168 de 1902, son inembargables los sueldos de los em-
pleados pblicos. Mientras por Ley no se derogue o modifique lo all dispuesto,
siguen siendo inembargables los sueldos de los empleados pblicos, porque la
Constitucin no se opone a ello. El art. 61 de esta no impide que una Ley declare
inembargables los sueldos pblicos. Lo que garantiza es que no se embargar
el mnimo de todo salario. Por tanto, el embargo de sueldos de maestros y re-
presentantes, en el estado present, no debe prosperar."
LEY DE 8 DE MARZO DE 1938.-Pruebias.--La Sala de lo Civil del Tri-
bunal Supremo, por auto 86 de 6 de Septiembre de 1940, ha declarado lo si-
guiente:
Considerando: que el prrafo final del art. 1 de la Ley de 8 de Marzo de
1938 dispone, de manera expresa, que contra las resoluciones denegatorias de
pruebas, procedern los recursos que en su caso conceda la Ley; y por tanto, al
consentir el recurrente y quedar en consecuencia fire la providencia por la
que se deneg, la admisin (le las pruebas que propuso al amparo de la mencio-
nada Ley, es obvio que no ha practicado la reclamaciin adecuada para obtener
la subsanacin de la falta que estim cometida, y estuvo bien denegada por la
Audiencia la admisin del recurso de casacin interpuesto por quebrantamiento
de forma, por no haber dado cumplimiento a lo ordenado en el inciso 5' del
art. V de la Orden de Casacin; esto apart de que no se explica en el concept
de la infraccin porque estima indispensable la prueba denegada, lo que es pre-
ciso hacer, al efecto de la admisibilidad del recurso, segn constantes resolucio-
nes de esta Sala.-Sres. Martinez, Solravno, Perera, Brr y Alvarez.
COMPETENCIA.-Daos y perjuicios.-La Sala de lo Civil del Tribunal
Supremo, por sentencia 26 de 6 de Agosto de 1940. ha declarado lo siguiente:
Considerando: que la jurisprudencia lde este Tribunal ha declarado, con
reiteracin, que para conocer del ejercicio (le la accin y perjuicios por incumplimiento (le un contrato, dado su carcter accesorio res-
pecto de la obligacin primitive e initial, es .-uez competente para conocer de
ella el del lugar done deba cumplirse la obligaciiu principal.
Considerando: dadu lo expuesto, que tratndose en el presente juicio de
una demand establecida por un arrendador, en el 1ltgarm de su domicilio, contra
el arrendatario, para que le indemnlice los danos y perjuicios que le caus a la
casa, muebles y dems enseres que fueron objeto del contrato de arrendamiento.
el cual tena sealado, como lugar de cumplimiento, el domicilio del primero,
en la ciudad de la Habana, es competent para concern de dicho juicio el Juez
Municipal en cuya demarcacin se encuentra dicho domicilio, o sea el del Este
de la Habana.-Srcs. Perrao, Torre, Domingo, Piedra y Br.
COiMPETENCIA.-U;.,o de arma sin licencia.-lEIl Tribunal Supremo, por
auto 184 de 26 de Julio de 1940, ha delarado lo siguiente:
Considerando: que en el present caso se imputa a un ciudadano la por-
tacin sin licencia de un revolver calibre 38. lo que constitute una contravencin
contra el orden pblico definida y sancionada en el inciso 59 del art. 571 del
Cdigo de Defensa Social, siendo competent para conocer de estas contraven-
ciones el Juzgado Correccional correspondiente, segn lo previene la letra A. de
la 3* de las Disposiciones Suplementarias del Cdigo de Defensa Social; y como
por otra parte el arma ocupada es de aquellas para cuyo uso puede obtenerse
licencia, es evidence que la present contienda jurisdiccional debe decidirse en
favor del Juzgado Correccional de Carlos Rojas, porque aun cuando los Tribu-
nales de Urgencia subsisten y tienen competencia para conocer de determinadas
transgresiones, la que aqu se persigue, por su naturaleza, impide la intervencin
de estos Tribunales extraordinarios.-Sres. Perera, Torre, Piedra, Tabio y Br.











REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

IN4SCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA oD SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA Do CORREOS oD LA HABAN A

Suscripcin annual, $ 7.00 Nmero suelto... $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00


AO XVII. HABANA, MARZO DE 1941 NUM. 3



DISCURSO

Del Ministro de Estado. D)r. Jos Manuel Cortina, pronunciado cn la sesid
inaugural de la Primera Conferencia de la Fedcracin Interanmricana de
Abogados, en el que como se ver, hizo un exomen brillantsimo de la fun-
cin trascendente, bajo distintos puntos de vista, del Abogado y que merece
su reproduccin en las pginas de esta revista.
Sr. Vice-Presidente de la Repblica,
Sres. Delegados:
Tengo especial satisfaccinn e expresarles a ustedes, en nombre del seor
President de la Repblica, Coronel Fulgencio Batista, y de su Gobierno, nues-
tra ms cordial bienvenida y nuestros fervientes deseos de que esta primer
reunion de la Federacin Interamericana de Abogados sea fructfera y trascen-
dente en sus consecuencias constructivas, para colaborar a una just y pacfica
convivencia de las naciones agrupadas en Amrica.
La Nacin Cubana debe su existencia a largas y sangrientas guerras, y los
dolores y sacrificios de su pasado le han enseado, con caracteres indelebles, el
valor trascendente del Derecho y la fuerza inmanente de la justicia, de esa jus-
ticia de la que dijo Luz y Caballero, el ms grande de los educadores cubanos,
que era el sol del mundo moral.
Difcilmente poda presentarse una oportunidad ms adecuada para que se
reunieran, por primer vez, las representaciones de los abogados de toda la
Amrica, con el fin de organizarse y trabajar por el mejoramiento jurdico y
social de nuestros pueblos.
Nunca como hoy las palabras derecho y justicia han tomado un carcter
tan vivo y real. Se ve, seores, como nunca, que no en vano esos concepts se
ian abierto paso a travs de la ciencia, de la historic y del progress, y se com-
prende cmo son y tienen que ser siempre la piedra angular de todo sistema
que tienda a la superacin humana.
Los abogados, desde los ms remotos tiempos, fueron los hombres destinados
a defender el derecho de las personas. Nunca ha podido prescindirse de sus
servicios. Su ministerio comenz antes de que se les llamara abogados. Ya los
hebreos los tenan; los griegos los exaltaron a las categoras ms altas, y desem-
pearon la profesiii sus lhombres ms eminentes. Se les llam, en algunos pue-
blos, defensores caritativos, porque defendan los derechos de los hurfanos, de
los pobres, de los ignorantes, de las viudas; es decir, de todos aqullos que no
podan defenders por s mismo.
Los caldeos, los babilonios, los persas y los egipcios tenan tambin esta pro-








ASUNTOS GENERALS


fesin, que desempeaban sabios y filsofos. En Grecia, la funcin de los abo-
gados se confunda con la de los estadistas, al asumir a veces la representacin
integral de los pueblos y de sus derechos.
En Roma, de cuyo lenguaje, nos viene el nombre de abogado, desempea-
ron tan grande misin, que solamente se encuentra la fuerza de las instituciones
de aquel gran pueblo, en las arenas de sus juristas, que crearon un derecho
cuyo alcance se extiende todava a los modernos cdigos, con axiomas y postu-
lados que parecen eternos.
Los abogados no han representado nunca. en el elevado sentido de la pala-
bra, una clase artificial creada por la ambicin, la codicia o la accidental nece-
sidad, sino que han sido un rgano indispensable de la vida social progresiva.
Cuando se habla de abogados, en el sentido que mis palabras dan el con-
cepto, no puede el pensamiento fijarse en ninguna forma srdida o mezquina
del ejercicio de esta noble profesin. Esa actuacin de carcter puramente mer-
cantil no represent al verdadero jurisconsulto en su elevada misiin, sino una
esprea desviacin.
Son los abogados, en el alto sentido del concept, los que viven y trabajan
dentro de las leyes. Son ellos los que escrutan, en los preceptos, en las costum-
bres y en los precedents, en dnde est lo i ms just y lo ms equitativo. Del
seno de estos profesionales surgeon los jueces y magistrados, que aplican la
justicia friamente sobre los hechos. IE ahoglado tiene, como diferenciacin del
juez y del magistrado, la caracterstica de que es un combatiente, es decir, que
une al conocimiento de la Lev. 1: actuciin vi'goros de su inteligencia, paa
investigar la verdad y sealar la equidad.
La cultural que se da a los abogados -cada da ms extensa-- abarca todas
las proyecciones de la actividad social. El abogado ha dc conocer la historic
crtica de los pueblos, para saber cmo han chocado o armonizado sus pasiones
e intereses. El abogado debe ser estadista, pana medir la reaccin de las leyes
sobre los hombres, y prever las necesarias correcciones que requieren sus pasio-
nes. Al penalista incumbe estudiar profundamente la psicologa y las taras
de la herencia, la anatoma de los cuerpos y la evolucin antropolgica. Al
abogado correspond conocer tanibiini las iei econmicas en sus extensas
proyecciones. y de las que se desprenden, no ya los choques individuals de inte-
reses, sino las ms sangrientas contiendas le los pueblos.
Los jurisconsultos, actuando comii estadistas, son los que, por medio de la
tcnica que dominant, asumen la area difcil de unir a los pueblos con tratados
de paz, de amistad o de comercio, y son los encargados, en la mayora (le los
casos, de encontrar las frmulas que armonicen los intereses y eludan las difi-
cul tades.
Experts en los fenmenos sociales, en los Parlamenttos son ellos los que,
en definitive, casi siempre redactan las leyes, encuentran las soluciones, deter-
minan las reglas de los contratos, y hacen aprobar, con sus consejos, los tratados.
Sin embargo, la funcin del jurista crece en trascendencia cada da, porque
est ligada ntimamente su actividad a la funeiii active del Estado modern,
que se expand cada da ms.
El Estado modern no es aquella organizari( primitive, que tomaba forma
en el gobernante personal, quien creaba y revocaba el derecho con su voluntad.
El Estado modern permanent, cualesquiera que seam los fenii.menos de transi-
toria regresin autoritaria que se produzcan, ser en definitive siempre el re-
sultado de los acuerdos de los hombres que viven en las sociedades. Su organi-
zacin tutelar se extiende por moments, y sus funciones penetran ya en todas
las actividades individuals, an en las ms privadas, a extremo tal, que en al-
gunos pases una hipertrofia de las atribuciones del Estado llega, a veces, a
convertir al individuo en un mero autmata, regulado en todos sus actos por
disposiciones imperativas que le privan hasta de su fuerza de creacin y de la
riqueza inagotable de sus iniciativas.








ASUNTOS GENERALS


El Estado modern ha asumido funciones permanentes que antes se desen-
volvan en otras instituciones. Al extinguirse el powder del padre (le familiar pri-
mitivo, ha ido pasando l; regulacin del hogar, en muchos de sus aspects, a ser
funcin tutelar del Estado.
El trabajo, que antes se desenvolva en la libre contratacini. ha cado tain-
bin bajo la accin director del Estado. Se reglamenta hoy en todas sus for-
mas, desde las horas (le labor hasta los jornales.
La higiene de los hombres, lque antes dependa casi siempre del azar o de las
costumbres, y que nadie cuidaba, hoy el Estado la toma a su cuenta, y vigila con
reglas several el progress biolgico de los hombres.
La escuela, que anteriormente era aislada y de carcter privado, hoy, en su
forma primaria y elemental, est toda en manos del Estado.
Los principios morales reguladores de la conciencia, que antes slo eran
orientados por las religions, tambin el Estado intervene en ellos, y seala ru-
tas, marca principios y establece coacciones, y hasta fija dogmas.
Es decir, que el Estado modern crece en sus funciones en forma tal, que
va absorbiendo e interviniiendo en casi todas las acciones sociales e individuals.
Esta multitude de atribuciones require leyes, cdigos y reglamentos. Las
legislaciones de los pases forman hoy montaas de volmenes. Quin es el hom-
bre que conoce los misterios de esas leyes? Quin es el hombre que puede coor-
dinarlas y hacerlas de fcil y just aplicacin? Quin es el llamado a defender
al individuo frente a los errors de interpretacin de esas leyes o a su indebida
aplicacin? El abogado o el juez, es decir, el tcnico-jurista.
En las antiguas religiones el sacerdote invada todas las funciones de la
sociedad e intervena, con influencias religiosas, en todas las manifestaciones de
la actividad humana, y el abogado y jurisconsulto de hoy, sustituyendo en cier-
to modo al antiguo sacerdote polifactico, es el gua del ciudadano a travs de los
laberintos y complicadas rutas, preceptos y reglas del enorme Estado modern.
De la actuacin de los abogados y de sus crticas oportunas, y de las sen-
tencias de los magistrados, desprndese casi siempre el mejoramiento de las le-
yes o de la derogacin de stas. Si los abogados de un pas son de mente cul-
tivada, de elevada moral y de profundos conocimientos, la sociedad en que de-
senvuelven sus actividades recibe constantemente la higienizacin spiritual (le
su tcnica y de su cultural, y la ventaja de sus energas fecundas y progresistas.
Antiguamente, era explicable que los abogados vivieran aislados de today
comunicacin con sus compaeros de otros pueblos. Tambin vivan aisladas las
naciones. El concept de la independencia y de la soberana de los pueblos no
admita limitacin. Cada nacin crea que su derecho, su inters, su egosmo y
su ambicin no deban tener lmite alguno.
Dentro de las necesidades de la vida modern, todo ha cambiado. La vieja
doctrine de la nacin de presa, que afianza su poder sobre cadveres de Estados,
aunque se pretend revivirla en la vida contempornea con nombres distintos,
caer, y caer para siempre, como todo lo que va contra las leyes permanentes
de superacin humana.
La interdependencia de los pueblos, a pesar de los eclipses que sufra el
concept, no es ya la resultante de teoras de gabinete y de ilusiones de estadis-
tas utpicos: es un imperative de las necesidades econmicas, morales y sociales
de la humanidad. La interdependencia de los pueblos de la tierra, cuyos habi-
tantes se cuentan ya por miles de millones, es la consecuencia de una avanzada
evolucin social, que va de lo indefinido e incoherente a lo definido y coherent,
segn la formula spenceriana.
Si no existe ya una especie de Super-Estado de la humanidad, para la cus-
todia y defense incontrastable de los intereses fundamentals del progress y la
justicia, de echo estas conferencias tienden a former, como un mundo nuevo
dentro de una nebulosa, una organizacin defensive. prctica, real y necesaria









de la humanidad; y esto se ve tms (iaro,;i la lu n de las llamaradas de los horren-
dos conflicts que sacuden al mundoo en estos imomenltos.
El aislamiento de los pueblos se rompe por la similitud de los principios
difundidos de la ciencia, y por el acercamiento vertiginoso que hoy produce los
magnficos medios de comunicaci6n de que se dispone. La conciencia del hom-
bre recibe constantemente emociones de carcter international. El concept (le
humanidad, como expresin de un ente con derechos propios, se hace tangible
por el enlace profundo e incontenible a travs de las fronteras.
Se observe claramente que hay que ensayar medios de progress superiors
a los que hasta ahora ]a practicado la humanidad, cmi verdadero deseneanto (le
las esperanzas del hombre.
El abogado es el tcnico lque estudia e interpret las leyes. Y las leyes son
los canales por donde se hace possible la convivencia. En las leyes habri; que
encontrar siempre el instrumiento mis elicaz para facilitar la unin (le las na-
ciones. Los Tcnicos del derecho estn presents en todos los moments et que
hay que coordinar los interests nacionales con los de los otros pueblos. Sus ca-
pacidades son necesarias para eneontrar formulas que canalicen los conflicts
para llevarlos a una solution, y nadie puede concebir que, dentro de un criterio
(le justicia, las controversial de pueblos y (le hombres puedan resolverse de otro
modo que ante supremos Tribunales que todos los pueblos acaten.
Si a los jurisconsultos modernos se les infunde una mstica de su profesin,
y sienten profundamente estos grades deberes de solidaridad, el progress de
la humanidad tendr en ellos un aliado de enorme powder e influencia.
El gran estadista ingles Benjamn Disraeli dijo que el hombre slo es real-
mente grande cuando obra con pasi'n, y slo es verdaderamente irresistible
cuando influye en la imaginacin. Por esa va es que el jurisconsulto debe
tener su fuerza: una gran pasi6n por los fines transcendentales de su profesin
y una gran capacidad emotiva y tcnica para estimular e influir sobre la ima-
ginacin de los hombres y de los pueblos.
Esta es la gran tarea que tiene ante s la Federacin Interamericana de
Abogados, que inicia hay sus trabajos en esta solemne sesin.
Aparte de los problems tcnicos que aqu se traten, existe un ca!or de
pasin por los fines humans y transcendentales de nuestra profesin. Esta pa-
si6n es la que cultivamos en esta asamblea; y del contact (le nuestras ideas y
de la aproximacin (le nuestros prieipios, saldr tambin la formula para que
despus nosotros sepamos apasionar y despertar la imaginacin de nuestros
pueblos en la grand tarea de la unin spiritual y moral de Amrica, en lo cual
todos estamos empeados.
Yo necesitaba decir estas palabras destacando la funmcin del abogado, en el
elevado sentido del concept, para luego venir a re 'eririiie a !i trascendencia
que tiene esta Federacin, en el present y cn e! future.
No es esta asamblea una simple reunion de tcnicos solamente. Por much
importancia que esto tuviera, no podra alcanzar la verdadera grandeza si no
resaltaran las conexiones que tienen los abogados en el orden de la paz, de la
justicia, de la solidaridad humanaa y de la unin de los pueblos para el bien.
Esta reunion tendra importancia en todas parties, pero en Amrica tiene
peculiaridades que mie permiten afirmar que era necesaria. No es possible con-
cebir el panamericanismo de los Estados, sin que haya tambin el panamerica-
nismo (le los abogados. (qu sio los especialistas que coiocen la tcnica (le los
Estados y la elave (e sus leaves.
Sin el auxilio constant de sta c tos congress, el pnamiericanismo sera una
organizacin embrionaria le grades masas dle pueblos, pero sin armazn sea,
es decir, sin reglas jurdicas que nos coordinaran, y sin el instrument human
de carcter tcnico para powder llevar adelante la gran obra.
El progress human, sin duda, est regido por leyes que el hombre percibe








ASUNTOS GENERALS


y puede medir, y por Lis que pudiramos llamar "super-leyes", (iue escapan a
las medidas de un solo hombre, porque se proyectanu en siglos, (iqe estn fuera
de la vision del corto perodo de la vida individual. Solamente pueden verse
estas eyes a travs de larga proyeccin histrica : pero estas leyes existent.
La Amrica, no solamente por la razii y el convencimiento de los hom-
bres, sino por un determinado imperative de la geografa y de la historic. est'
llamada a ser la tierra del derecho, la region de la justicia y el campo social en
done las prerrogativas de la dignidad humana se mantengan siempre contra
todos los sistemas y reforlnas que tiendan a destruirlas. Amrica es la tierra
fecunda y ancha en que el hombre ve abiertas todas las posibilidades de una
noble ambicin; en done el hombre siente nacer en su conciencia las energas
superiores que engendran la libertad protegida : esas fuerzas de creacin que
nacen en el espritu del hombre cuando ve ante s horizontes ilimitados para su
sabidura, para sus virtudes, para su trabajo y para su libertad.
La Amrica, por la similitud de sus instituciones republicans, es un labo-
ratorio de mejoramiento human. La Amrica en s es una unidad spiritual,
y lo que en ella no preldiquce 'raternidad, es contrario a la vida y al destino de
Amrica. Todo principi, que tienda a disgregarnos o a llevarnos a la discordia.
es un veneno mortal que va contra nuestra existencia y seguridad present y
future.
La concordia y la solidaridad es el lema de Amrica, y aqu en esta asan-
blea se sienten esos concepts como una religion. Por eso, este congress reviste
la majestad de un grandiose y fecundo acontecimiento.
La Amrica necesita no detenerse en esta evolucin coordinadora. La ven-
taja de nuestra creciente solidaridad es que est fundada en nuestro aislamiento
geogrfico. en la juventud de nuestras naciones, en la semejanza de nuestras
instituciones y en la terrible experiencia de la desgracia (le otros pueblos. El
escudo de Amrica es y se llama unin.
Hoy el mundo est desgarrado por una lucha que ha puesto en crisis la
realidad del progress moral del hombre. Ilemos avanzado much en la tcnica
de todas las ciencias. El progress material es formidable, pero el progress mo-
ral no ha avanzado con la misma celeridad. Es en el orden moral donde hay que
trabajar con ms fuerza hoy. Es necesario impulsar el progress moral de los
hombres, demostrando que los principios d(le solidaridad humana son de una
utilidad prctica y permanent, ani para los propios egosmos y para las pro-
pias ambiciones.
Incnmbe a los abogados y a los estadistas lue se forjan en si seno, de-
mostrar que la justicia el derecho ajenos tambin afectan a nuestros intere-
ses, y que son la base sla de la seguridad y de la permanencia. Es precise
demostrar que nadie tiene seguro su derecho cuando los dems no tienen derecho:
que nadie puede esperar justicia, si la justicia es nezgada fuera de las fronteras:
que nadie puede esperar proteccin, si ve caer al dbil y sojuzgarse los pueblos,
v sonre despreciativamente. creyendo que jams lia de tocarle a l idntica des-
gracia. Est siendo muy claro y evidence que el hombre debe ver en el dolor
ajeno, su possible y propio dolor future. Es necesario demostrar que las fuerzas
morales no son solamenii, una expresin generosa y terica, sino que constitu-
yen el alma (le la biologa social y del progress humanao.
Estas fuerzas morales se estiiulan en estas conferencias, porque se estu-
dian los problems al ealrl de un sentimiento (le aproximacin y de solidaridad.
Estas fuerzas morales so(, las que debemos cultivar y propagar los abogados e~n
nuestros respectivos pueblos. Estas fuerzas morales son las que deben estar cus-
todiadas, muy especialmente por la Federacin Interamericana de Abogados.
Los abogados son las que deben estar custodiados, muy especialmente por la
Federacin Interamericana de Abogados. Los abogados son los que ms saben
1e la coaordinl in d(e los honmbres y de l s leaves lu l1os rigen, y tienenl por eslo








ASUNTOS GENERALS


ms deberes y responsabilidades en el mantenimiento y defense de estas fuerzas
espirituales, que son la clave y el germen divino de toda superacin humana.
Estas fuerzas morales de convivencia y justicia, son las que iarn de Am-
rica el ncora de salvacin del mundo. Estas fuerzas morales que hoy brillan en
Amrica con inusitado esplendor, son hoy la esperanza del mundo, aplastado
por la violencia y por la injusticia. Estas energas morales son las que deseamos
que surjan de estas conferencias, como una aurora de gloria para Amrica, y
como una esperanza tambin para los hombres atribulados de otros Continentes
y otras tierras, ensombrecidas por el horror, por la muerte y por la guerra!
DR. Jos NIANUEL CORTINA,
Ministro de Estado d(1 Cubn.
)o(
CONSIDERACIONES GENERALS SOBRE
EL CONTRATO DE PRENDA

Un notable maestro de la ciencia jurdica espaola, me refiero a I). Vctor
Covin, estudiando el Contrato de Prenda expuso: que en su origen, obedeci
a una necesidad comnmente sentida en la Humanidad, y en el moment actual,
segn expresin:ii feliz de Troplong. es una verdadera plaza fuerte del Derecho
Civil.
En las transacciones adquiere singular relieve, y a esa forma de contrata-
cin acuden tanto particulares agobiados por la penuria, como magnates finan-
cieros que en continues operaciones mercantiles ofrecen la garanta de valores.
para realizar mltiples operaciones lucrativas; la figure poltica del Estado en
el Continente Europeo tambin solicita estos prstamos con garanta, y muchos
de sus financiamientos se configuran alrededor del contrato de prenda. Trata-
distas han opinado que al sustraerse del powder del deudor los bienes para ser
entregados al acreedor, ello haca ms difcil la situacin de los primeros, y que
las corrientes evolutivas del Derecho siempre renovadoras, crearan nuevos me-
dios de obligacin menos gravosos, pero la vida de los negocios se ha encargalo
de dar un ments rotundo o estos juicios y puede afirmarse que en todos los
Continentes diariamente se celebran y otorgan contratos que responded al de
esta clase especial que estudiamos.
No pretendemos hacer un studio complete del "pignus". Las facetas (le
esta obligacin accesoria son mltiples y variadas, atrayentes todas, y de ellas
entresacamos la disposiciin del art. 1872 del Cdigo Civil referente a la enaje-
nacin extrajudicial de la prenda, y si sta puede constituirse sobre crditos in-
corporales; precisando entrega de ttulo, para concluir cual es la verdadera ex-
tensin y alcance normativo de la disposicin contenida en el segundo prrafo
del art. 1869 de dicho cuerpo legal.
"Pignus" en estilo metafrico seala el acto de aprehensin que acompaa
a la constituci,)n de la prenda, asir. agarrar una cosa; todas ellas locuciones que
ian adquirido carcter jurdico al travs de la evolucin histrica de este con-
trato, que es derecho real y que lo define Snchez Romn y Valverde como] "un
derecho real constituido, para garanta de una obligacin en una cosa ajena.
que entra en la posesin del acreedor o de un tercero y por virtud del cual el
acreedor puede promover a su tiempo la venta de la cosa empeada para satis-
facer con su imported las responsabilidades pecuniarias que nazcan de la obliga-
ci6n garantizada."
Que es garanta real no ofrece duda. a ese respect el primero de los trata-
distas a que hacemos mencin en el prrafo anterior, en su obra Dereclho Civil.
tomo II, se expresa: "pueden reducirse las diversas manifestaciones de today
garanta real: 1) la cosa ofreeida en garanta sale







ASUNTOS GENERALS


dueo y pasa a mano de un tercero o del acreedor, pudiendo ste instar la venta
de los valores entregados si la obligacin no se lleva a debido cumplimiento:
2) la garanta se constitute en cosas que no salen de la posesin de su dueo.
mas el acreedor puede pedir la venta de ellas si la obligacin no fuera cumplida;
3) el acreedor adquiere el derecho al aprovechamiento de los frutos de la cosa
ofrecida en garanta o de parte de ellos para la extincin de su crdito, ya la
cosa se le entregue, ya se le deposit en manos de un tercero, ya permanezca en
powder de su dueo. La primera de estas manifestaciones es la prenda; la segunda
la hipoteca; la tercera la anticresis". A ellas tenemos que agregar como muy
bien expone Jos Castan y Tobeas, el derecho de retencin, especie de prenda
legal, que consiste en el derecho que tienen algunos acreedores de retener la
cosa del deudor, de (que ya se encuentran en legtima posesin, hasta que sean
satisfechos de ciertos crditos relacionados con la cosa misma.
El contrato de prenda es accesorioo o de garanta (art. 1857, nmr. 19) porque
se constitute para asegurar el cumplimiento de una obligacin principal, y es
real, porque se consume y perfecciona con la entrega de la cosa; considerndose
por la generalidad de los autores como unilateral, ya que este contrato slo im-
pone al acreedor la obligacin de devolver la cosa.
En nuestro esfuerzo (le no salirnos del tema que hemos escogido, no hemos
podido resistirnos a esbozar las caractersticas fundamentals del contrato, que
se complement con los sealados en el art. 1864 de la Ley sustantiva, que como
disposicin termiiinate seiala que silo pueden darse en prenda cosas muebles
que estn en el comercio de los hombres y que sean susceptible de posesin.
(uando asistamos a las alas universitarias y se formaba nuestra mente en
la discipline jurdica, nos interest extraordinariamente una polmica que soste-
nan bufetes prestigiosos de esta Capital, debate en el que intervinieron figures
preclaras del foro espaol en relacin a la nulidad de la tercera subasta en el
contrato de prenda; el destino nos reserve la oportunidad de mantener en una
sentencia, como Juez de Primera Instancia de esta Ciudad, que efectivamente
el art. 1872 del Cdigo C(ivil, no autoriza al acreedor para que extrajudicialmen-
te y ante Notario Piblieo. enajene la prenda por el procedimiento que regular
los arts. 1479 y siguienles de la Ley de Enjuiciamiento Civil y llegue en esa va
de apremio iniciada a ,onvocar la tercera subasta que dispone el art. 1504 de
dicho cuerpo legal. porque ello es contrario a today interpretacin que pueda
drsele al art. 1872, disposicin de carcter procesal, contenida en la Ley civil
que obliga al acreedor prendario, desierta la segunda subasta, a hacerse dueo
de la prenda, y a dar carta de pago de la totalidad de su crdito.
Creemos que nuestra resolucin leda en audiencia pblica en 23 de Diciem-
bre de 1934, fu la primera que lleg a nuestro Tribunal Supremo de Justicia,
ya que confirmada por la Audiencia de la Habana, aquel superior Tribunal,
por su sentencia nmeri 96, de fecha 15 de M\ayo de 1936, declar sin lugar el
recurso de casacin que por infraccin de Ley y doctrine legal se interpusiera
contra la confirmatoria de la Audiencia de fecha 29 de Enero de igual ao.
En este aspect de la especulacin doctrinal que hacemos nos remitiremos
a las consideraciones de derecho que se hicieran en la sentencia de instancia,
por ser ellas suficientemente explcitas para demostrar que era absolutamente
ineficaz la tercera subasta de la prenda en las condiciones que han quedado
expuestas, y as el Juez de Primera Instancia de Almendares (') dijo:
"Considerando: que la litis tal co.mo se ha planteado por la parte actor se reduce
a determinar si el acreedor prendario est facultado por la Ley para realizar los bienes
que constituyen la garant: dl contrato de prenda sin seguir el procedimiento a que se
refiere el art. 1872 del Cd go Civil, a,uiiiue esa realizacin se ajuste a norma.s procesales,
que regulan vas de apremio en otros proe'dimientos procesales, ya que si el acreedor pren-
dario no est facultado, deduce de ello la parte actor, acciones excepcionales de nulidad
(1) El Dr. Zaldivar, nuitor dP1, present artiticliilo.- N. i]del 1).









60 ASUNTOS GENERALS

y de reivindicaci.n para establrer una situacin de perjuicio que consigna ha s;io 11]-
vada por tales hechos realizados por The National City Bank of New York.
Considerando: que es principio fundamental y bsico en el orden de los efectos del
contrato de prenda los qu,- se deriva.n de la finalidad y garan.ta de stos: que el acreedor
,no pueda apropiarse las cosas idadas en pienda, ni disponer de ellas y ps esencia del
mismo, que vencida la obligacin principal, pueda,n ser .emajenadas las mismas para pagar
al acrecdor, resultando de ello que el derecho modern suprimiendo el pacto comisorio,
di ms carcter de licitud a este contrato, disponiendo asimismo que vencida la obliga-
cin principal, el aereedo los rderechos qie le franquea el art. 1872 d,"l Cdigo Civil, circu.nstancias stas que son
las determinantes del contrato de preida.
Considerando: que adems del art. 1872 antes consignado, es regulador asimismo del
contrato de prnda, la disposicin contenida ciu el art. 1859 del prcpio texto legal, que
enuncia como principio, que el acreedor de las ecsas dadas en prenda no puede disponer
de las mismas, ni en su coensecuencia, enagenarlas y combinndolo con el primero le los
prep.tos sealados, se ve que el acreedor no puede disponer, como se ha dicho, ni much
menos enajenar las cosas dadas en prenda, sino observando las formialidadles procesales
contnidas el principio sustantivo q.e antine el taas n l riipio sttio ti tents veces citado art. 1872 del
('digo Civil, y sentado ello, se aprecia, que despuns de la spgunda. subasta a que se refiere
dicho precepto, el acreedor prendario podrf hacerse dueiio de la prenda, estando obligado
en este caso a dar carta de pago de la totalidad de su crdito."

MIedularmente se express en punto tan important al estudiado:
"(Cino se ha ixpresado anteriorniwnte las Icciones que puede ejercita,r el acreedor
prnilario en el procedimiento extrajudicial establecido en el art. 1872 del Cdigo Civil
para la ve.nia en pi1hlic;i subasta y por ante Notario Pblico de las cosas u objetos que
constituyen li prenda, no son otra cosa qi.e rpglas de carcter procesal y por ende id
estricta observancia, ya que. comno sus anlogas, las de procedimientos procesales, afectan
ial ordl'1 pbliio' \ no les es dlail laIs parties barrenar sus reglasi, violar sus disposi-
cioine, ni exc,,derse en las mismas, afiadiendo a las va. establecida.s otras no autorizadas,
lo que aconteci en el presemte caso en que la demandiada The Natiomal City Bank of
New York y a s.u vez acreedor prendario, con infracciAn del art. 1859 del Cdigo Civil,
result disponiindo en forma distinta a la prescripta en la Ley de dicha prenda, y asi-
mismo la enajenacin de esa garanta la hizo en formna no autorizada por la misma Ley.
Considerandor: que son nulos los actos ejecutados contra la Ley, salvo los casos en que
la misina ordene su validez, lo que as dispone el art. 49 del Cdigo Civil, si,"ndo real-
me.nte esta ecuniciacin a in verdalero principio de derecho que informa todos los acts que
centre parties piudan celebrarse, limitation en cierto orden de la soberana qu'e los contra-
tantes diispe.ne.i confornme a 1 lo dispuesto en el art. 1255i del Cdigo Civil, y si ello es asi,
se ve que el acreedor prendario puede rralizar la efeclivildidad de su crdito cuando ste,
vencido y no pagado, no le fuere satisfecho, utiliznindo 1al efeto< la va judicial, con la
correspondientee vin rd apreliiio, pnira ra:lizarse nii ella, el pago con la osa mueble obljeto
ile la prenda, o e.n su defrcto utiliza.ndo el proce'dimiiento extrajudicial q,'e saila el
art. 1872 del Cdigo Civil."

(oncluyendo:
S('onsideratndo: que el contrato privndo unido a l]o' autos a fojas 1 v 4 1.5 ile lrs misi
mios, slo autorizaba al acreedor prendario a celebrar dos subastas, pero adimitiendo que
se hubiera pactadil entire las parts coiincurre.ntes de dilcho contrato que' pudieran celebrarse
tres subastas. ese partto noi tendria trasienilencia I jurdica, p' or iue el iiisimo i l contra
preceptos procesales que s' dlesenviiel en en el art. 1872 del Cdigo ('ivil, ,ii,' si i 1d '
estricta observancia, por referirse al orden pblico. y rematada la prenda en una tercera
subantat y los denies acts que realize el Notario Pblico son nulos, sin effect .ni valor
alguno, ya que segn ha declarado el Tribunal Suprci.o de Espaa en d1istintas resolu-
ciones, que aunque no tienen valor legal por sus fechas, se consignan nor la alta autoridad
que en el orden cientfico ihay que atribiuir a las misimas, entire ellas la de .'3 1o, Noviembre
le 190)2, que proclama que no puede pe r'scinirpe iara la onnjenacin de la garantn pr,-n-
daria de los trminos prescrilptos ei el art. 1872 dil C'digo Civil. qure si constituve derecho
concedido al acr-edor Y al clual ste pumde renunciar, es tambin garanta del deudor que
no puede perderla por la sola voluntad de aqul o pactando lo que es ineficaz .en derecho.''

Los anteriores fundamento feron acepttados por la Audiencia, la que los
robusteci con las siguientes consideraciones:
"l'~ r oira parle. ta;illrienil do 1 nrt. 1S72 del ('digo 'Ciil el procedimient n ade-
cuado para isubastar lai prenda tnte (1 Nolarin Pblico ir pieden lI< po rts v iers l iiil
do ellas individualmenlt y p,''tr a l* cliive.,iidl con la i.tri, variir ese prtoce dinlt( nt. por
que los procedimientos por ser de orden pblico tienen que decinvolvxerse do acuterto con
,l li'Ornl tenii r ,. l a T rv. illnsi "llln l l i o] c n- nii niici ;i nul: i en el pre lntl e 1'ru1 1 la 1 rec'r' :








ASUNTOS GENERALS


subasta celebrada ante el Notario, porque no aparece autorizada por dichos preceptos que
determine la nica gestin possible del acreiedor cuando llega a la segunda subasta y no so
obtenga remate de la preinda por no concurrir ningn postor a la subasta, sin que pueda
decirse que la tal tercera subasta se hizo por el acreedor on beneficio del deudor, pues
dentro del procedimiento es el legislator el que determine la forana y manera como las
parties quedan debidamente garantizadas en el ejercicio de sus derechos y no los litigantes
creando trmites que la Ley no establece, sin que sea di aplicacin como subsidiaria la
legislacin procesal civil; pues slo debe recurrirse a legislaciones subsidiaries cuando la
preferentemente aplicable guard silencio, circunstancia que no concurren en el caso."
La sentencia de casacin contiene la siguiente doctrine:
"El art. 182 del Cdigo Civil establece un procedimiento extrajudicial para la reali-
zacin de la prenda., de cuya letra y espritu aparece claramente, que el acreedor, si no
hubiese postor en la. primera subasta, podr celebrar una segunda, una vez efectuada la
cual terminal ,el procedimiento concedindose nicamente el derecho de hacerse dueo de
la prenda dando carta de pago de la totalidad de su crdito, o el de acudir a la reclama-
cin judicial corriespondiem e, pero no el de continuar la va extrajudicial ya agotada, con
la indefinida repeticin de las subastas, ni tampoco el de apartar,,e de sus reglas y de lo
pactado para aplicar las de la Ley de Procediniento Civil, lo que al cabo equivale a
mezclar trmites de dos procedimientos distintos utilizables sucesivamente, pero nunca si-
multneamente.''
Puede entenderse vlidamente constituido el contrato de prenda cuando
el objeto de sta, en vez de referirse a cosas muebles, materials, como seala el
art. 1864, la garanta la constitute un derecho incorporal? A ese respect el
Tribunal Supremo de Espaa, por su sentencia de 25 de Noviembre de 1886, ya
admita el empeo de cosas incorporales, que fu esencia del derecho espaol,
recogido de las Partidas, Ley II, Ttulo XIII, Partida V; estableciendo que:
"Empearse puede toda cosa... tambin las corporales como las que no lo son''
Abundando en esta solucin la admiten tratadistas y comentadores del derecho
espaol como Jos Mara Manresa, (Cdigo Civil, tomo XII, pg. 375), Jos
Castn y Tobeas, (Derecho Civil Espaol, Comn y Foral, pg. 669) y Ma-
nuel Rosende y Honrrubia (La Prenda de Crditos, Rev. Crtica de Derecho
Inmobiliario, Septiembre de 1937, nm. 33, pg. 643).
Admitiendo que la prenda pueda versar sobre crditos incorporales, es de
rigor aclarar si require a los efectos del art. 1883 de la Ley sustantiva que la
garanta se ponga en posesin del acreedor o de un tercero, de comn acuerdo
designado, y a ese efecto en el campo del derecho comparado y dentro de ste, los
Cdigos Civiles francs e italiano, por la especial significacin que tuvieron
en la elaboracin del Derecho Espaol preceptan, el primero, por la existencia
de una norma concrete, art. 2075, que cuando la prenda lo sea de derecho in-
corporal, es requisito "sine qua non" la entrega del ttulo que constate la exis-
tencia de este crdito, ya ste lo sea un document privado, en este caso, ttulo
de la obligacin o document pblico, testimonio del acta donde conste su exis-
tencia, para ser entregado al acreedor prendario (Laurent, Principio de Derecho
Civil, tomo 28, pg. 482) (Coln y Capitant, pg. 65, tomo V, obra de Derecho
Civil); en el derecho italiano, el Tribunal de Casacin de Npoles, en sentencia
de 13 de Mayo de 1893 declar: "que el art. 1882 del CSdigo Civil se refiere
tanto a los muebles por naturaleza como a la prenda de cosas incorporales o de
crditos en que no concurra la tradicin de la cosa"; por lo que dichas legisla-
ciones siguen directrices opuestas en esta especial clase de prenda, restando
nicamente por determinar la posicin doctrinal mantenida por el Cdigo Civil
Espaol y el nuestro, en punto tan esencial a la interpretacin del contrato
accesorio de prenda.
En el derecho patrio como antecedentes jurisprudenciales existe la decla-
racin contenida en la sentencia nmero 205 de 14 de Noviembre de 1936, que
aclara, que para constituir el contrato segn el precepto del art. 1863 del Cdigo
Civil, es necesario que se ponga en posesin de sta al acreedor o a un tercero
de comn acuerdo, sin que baste para que esa posesin quede dada, que as sim-
plemente se diga en el contrato, sino que es necesario que se realice la entrega








ASUNTOS GENERALS


real (igual doctrine, sentencia nmero 138 de 11 de Junio de 1929, T. S. J.)
ya que el acreedor necesita tenerla a su disposicin, por lo que se traduce, que
]a orientacin doctrinal en nuestro pas, aunque el caso resuelto se refiere a cosas
muebles, se encauza en la tesis francesa, siendo esa misma corriente la del Dere-
cho Civil Espaol, interpretado por su Tribunal Supremo, que en su sentencia
de 11 de Junio de 1912, ms explcita que la del nuestro, reiterando ese crite-
rio los fundamentos legales contenidos en la resolucin de la Direccin de los
Registros y del Notariado de dicho pas de 15 de Marzo de 1909 : "que respect
a la prenda existe un precepto que determine la necesidad de la entrega al
acreedor prendario del objeto dado en prenda." La doctrine italiana parece
admitir sin restriccin alguna la prenda de derechos incorporales, pero eilo no
es as, ya que como requisito formal, exige la notificacin expresa al deudor del
crdito, dado en prenda, intimacin que segn Mirabelli, en el Cdigo.itaiiano
constitute el uso y la toma de posesiSn del crdito, porque el art. 1882 de dicho
Cdigo, "escrito especialmente para la prenda de cosas corporales, es una re-
dundancia para las cosas incorporales que menciona el art. 1881."
De lo expuesto se deduce que si no se entrega al acreedor prendario ttulo
alguno que represent la obligacin de garanta -prenda- y si tampoco se
realize notificacin especial alguna al deudor del crdito pignorado, no puede
sostenerse que naci a la vida del derecho el contrato real que estudiamos.
A ello no puede objetarse que la tesis es de sutileza extrema y que afecta
a formas usuales de contratacin impuestas al amparo del art. 69 del Cdigo
Civil, ya que su infraccin pugna con elements que a travs de todas las eda-
des se han estimado esenciales para que pueda entenderse constituido jurdica-
mente un contrato de prenda.
Qu derechos concede al acreedor prendario el 29 prrafo del art. 1869 del
Cdigo Civil ?
En el Derecho Comparado y especialmente en el Cdigo Francs a ste le
est prohibido ejercitar acciones subrogatorias de dominio en relacin a la cosa
dada en prenda y tratadista del Derecho Espaol de mritos tan excepcionales
como Demfilo de Buen, estudiando el punto se expresa: "supongamos por l-
timo que el crdito dado en prenda vence durante el perodo del contrato. Ni
el acreedor pignoraticio, ni el deudor podrn percibir su imported; el primero,
porque no puede disponer de la prenda; el segundo porque ha dado el crdito
en garanta y por consiguiente tampoco puede disponer de l. La Ley no ha
previsto esta dificultad que slo tiene una solucin possible: decidir que el pago
se tendr que hacer con conocimiento de los dos interesados y consignarlo e in-
vertirlo inmediatamente.'
Los traductores a la obra "Derecho de Cosas", de Martn Wolf en la
pg. 425, analizando la cuestin se expresan: que el acreedor pignoraticio puede
reclamar la cosa de quien le prive de ella y defenderla de quien le inquiete en
su posesin. Las acciones de dicho acreedor no pueden ir ms all de lo que
demand el inters del titular de derecho de prenda, porque segn el mismo
art. 1869 en su apartado 10, mientras no llegue el caso de ser expropiada la
cosa dada en prenda, el deudor sigue siendo dueo de ella: anloga a esa opi-
nin es la doctrine del art. 1227 del Cdigo Civil Alemn. Finalmente, Laurent,
en su obra ya citada (tomo 28, pg. 522) argument: La Ley no da al acreedor
prendario el derecho de percibir el capital de la deuda; no hay iguales razones
para los intereses que se perciben peridicamente hasta que se extinga la deuda.
Conviene que este pago se haga al que ha dado el crdito en empeo; en efecto
es de principio que el acreedor no puede apropiarse la prenda (art. 2078); y
tendra un medio indirecto para apropiarse de ella a ttulo de compensacin
si pudiera percibir el capital; de aqu podran resultar abusos que el legislator
se propuso evitar, prohibiendo al acreedor apropiarse de la prenda. Se ha fa-
llado que la clusula del contrato de empeiio que autoriza al detentarlor de la
prenda a perseguir el reembolso de la suma cumplidas, a paso y media de los








ASUNTOS GENERALS


vencimientos, tanto del capital como de los intereses era nula, puesto que ten-
dra por resultado conferir la propiedad de la prenda al acreedor lo que es
contrario a la disposicin del art. 2078.
En resume, de lo que ha quedado sealado, puede mantenerse que el acree-
dor prendario carece de acciones domnicas, salvo cuando se trata de defender
su derecho real de posesin contra cualquier acto de detentacin u ocupacin, no
reconociendo la Ley a su favor acciones indirectas o subrogatorias al amparo
del art. 1111 del Cdigo Civil, ya que el invocado artculo, parte del supuesto
de la exigibilidad de los crditos del acreedor, lo que no sucede cuando la pren-
da no est vencida y es reclamable, pudiendo nicamente entablar acciones
como las comentadas, cuando tenga el consentimiento expreso del deudor prenda-
rio y como acto beneficioso para ambos integrantes de la obligacin prenda-
ria; admitir lo contrario conducira a abusos intolerables por parte de dicho
acreedor para que ste obtuviera lucros no autorizados, verificando compensa-
ciones con efectos futures como apunta el professor Laurent en el Comentario
de que se ha hecho mrito.
MANUEL R. ZALDVAR,
Juez de Primera Instancia de la Habana.
)o(
EL CODIGO CIVIL BUSTAMANTE

El REPERTORIO JUDICIAL, en su nmero correspondiente al mes de Noviem-
bre de 1940, seccin de Asuntos Generales, pginas 231 y 232, al dar cuenta de
la aparicin del Cdigo Civil del Dr. Antonio Snchez de Bustamante y Sirvn,
dijo: ..."el mismo debe ser estudiado cuidadosamente por los Letrados de la
Repblica, para que no acontezca lo de siempre: que despus de promulgado
un Cdigo es que se vin-e a estudiar y entonces es cuando se senalan defects
que casi nunca se rectifican y perduran no obstante las continuadas censuras.''
Respondemos a la llamada, aunque comprendemos que, sin capacidad para
ello; animados solamente de una gran buena voluntad y estimando que dicho
cuerpo legal -al igual que se hizo con el Cdigo alemn- se ha abierto a in-
formacin pblica.
Y... ah van nuestras modestas observaciones.
Vigencia de las Leyes.-Desechando los 20 das que fijaba el Cdigo Civil
de 1889, rechazando los 3 das que fij la Ley de 30 de Julio de 1918, el "C-
digo Civil Bustamante" fija en 10 el plazo que ha de transcurrir para la vigen-
cia de las leyes: plazo intermedio entire el de 20 de Cdigo y el de 3 de la Ley.
El plazo tiene extraordinaria importancia; transcurrido, nace la ficcin le-
gal que la Ley es conocida por todos al mismo tiempo. simultneamente. El
sistema contrario -adoptado por el Derecho francs- es el Progresivo y, a
tenor del mismo, las leyes rigen en distinto plazo, segn la distancia a que se
encuentran las regions o provincias del lugar done resida el Poder Central.
Es atinente el nuevo precepto y prudential el plazo. aunque no responded al
adelanto modern en las comunicaciones que autorizan un plazo much menor.
En cambio, nos parece desacertada la expresin del propio artculo (el
art. 59) relative a que las leyes obligarn a los 10 das de su promulgacin "en
el peridico official correspondiente". Si ya el Decreto de 30 de Junio de 1902
cre la Gaceta Oficial de la Repblica en sustitucin de la antigua Gaceta de la
Habana que tena carcler official por la R. O. de 3 de Mayo de 1886, ratificada
por la O. M. NQ 31 de 31 de Mayo de 1899, g a qu variar esa denominacin sin
ms resultado prctico que el de forzar, nuevamente, al Tribunal Supremo a
declarar que la Gaceta Oficial es el nico peridico official?
El art. 49 equipara la "promulgacin" con la "publicacin", lo que, aun-
que se aparta de la tcnica de Derecho Pblico, evitan disquisiciones intiles en
la prctica.








ASUNTOS GENERALS


Define la Ley nuestro nuevo Cdigo Civil y, siguiendo a Snchez Romn,
afirma (art. 39) que es "toda regla de Derecho que sea de observancia general y
obligatoria". Le suprime, con razn porque se refiere a la ley objetiva y en su
aspect formal, el carcter de justt" y las condiciones en que sea dictada "por
legtimo poder", porque ello lo consigna en el art. 59 al afirmar que la Ley ha
de emanar de autoridad competent y de "beneficio comn".
El sistema progresivo, respect a Ja vigencia de las leyes, se acepta, en
cambio, en el art. 69, por va de excepcin, cuando se trate de leyes que han de
regir en el extranjero, la vigencia de las cuales se supedita a que haya transcu-
rrido el tiempo necesario para que haya llegado, por correo, el peridico official:
salvo que se pruebe que, por otros medios, fueron conocidas.
Ignorancia del Derecho.-An los rgidos principios del Derecho Romano
limitaron el desconocimiento del Derecho, a la Ley, porque sabido es que el
Derecho, no es Ley, y, an con referencia a sta, aceptaron excepciones en
favor de los impberes, de los labradores, de los que estaban en la guerra, etc.
El Cdigo Bustamante, despus de declarar como "fuentes del Derecho"
(art. 10) la Ley, la costumbre del lugar, la Jurisprudencia y los Principios
Generales del Derecho, establece, en su art. 79, que la ignorancia "de las fuentes
del Derecho" no aprovecha ni excusa de su cumplimiento, salvo los casos de
excepcin que las mismas establezcan.
No negamos la necesidad de la presuncin "juris et de juris" que establece
que las leyes, una vez promulgadas, son conocidas por todos. Pero, no result
un poco exagerado extender esta presuncin a la Jurisprudencia y a los Prin-
cipios Generales del Derecho? Mayor fuerza cobra la observaciwn si se tiene
en cuenta que el precepto ataie a las leyes preceptivas y a las prohibitivas.
Abuso del Derecho.-TTn dueo de finca, molesto por el ruido que causaban
los aeroplanos que aterrizaban en aerodromo situado en finca colindante, cons-
truy en la suya propia una altas torres de acero, con pas en los extremos, para
impedir que stos pudieran volar bajo. Un da, uno de los aparatos tropez
con la extremidad de la torre y se destroz. (Valverde, Apndice de 1939 al
Cdigo Civil). El caso se llev a los Tribunales y el dueo de la finca fu,'
condenado a indemnizar el aparato y la vida humana perdido. Dolo? Culpa ?
Imprudencia? No. Simplemente, "ejercicio arbitrario de un derecho".
As naci en Francia, la doctrine del "abuso del derecho".
La recoge Bustamante en un artculo (el 10) que dice textualmente: "Las
leyes no amparan el abuso manifiesto de un derecho". Bella enunciacin del
ms equitativo de los principios recogidos por la Jurisprudencia.
Pero, cmo se regular el ejercicio de este principio? De donde nace? Ha
de buscarse la intencin ? Ser necesaria la manifestacin de voluntad ? ( Caere-
mos en el sistema volitivo?
La institucin se regular en los captulos destinados a las species de obli-
gaciones, al que remitimos al lector en esta material.
Retroactividad de las Leyes.-Resurgen Gabba. Windsheid, Laurent: "'La
ley es retroactive cuando "ataca derechos adquiridos", "actos jurdicos" o
"cosa juzgada", dice el art. 44. Las eyes no tienen efecto retroactive salvo los
casos exceptuados por la Constitucin de la Repblica, dice el art. 43.
Y, la Constitucin, dice: "Las dems leyes (las que no sean penales) no
tendrn efecto retroactive, salvo que la propia Ley lo determine."'
A su vez, si fuere impugnado el fundamento de la retroactividad, "corres-
ponder al Tribunal de Garantas Constitucionales y Sociales decidir sobre el
mismo."
De modo que el Cdigo Civil refiere a la Constitucin la posibilidad de darle
efecto retroactive a las Leyes: sta lo remite a la declaracin expresa de la Ley
misma y, a su vez, sta qieda sometida al criterio del Tribunal de Garantas,
an por organizer. Es un verdadero caso de "rinvo" entire Legislaciones na-
cionales.








ASUNTOS GENERALS


Aparte de ello: al incluir la "cosa juzgada" entire aquellas contra las que
no puede ir la Ley nueva, pno se est incluyendo la especie dentro del gnero?
O, lo que es lo mismo. los derechos no se adquieren tambin por los fallos judi-
ciales firmes?
Derecho adquirido, segn Savigny, es el que se produce cuando el negocio
est realizado. Segn Gabba, el que se produce o nace cuando el hecho est
adecuado al tiempo que lo produce. Segn Bustamante, "son derechos adquiri-
dos los que se pueden ejercer, los que tienen fijado trmino para el comienzo de
su ejercicio o condicin inalterable, o que dependent de la voluntad del titular,
o que sean consecuencia forzada, o sine qua non de hechos perfectos o consu-
mados.'
Esta definicin enumerativa, 8no abarca iun concept demasiado amplio del
derecho adquirido? Los derechos que tienen fijado trmino para el comienzo de
su ejercicio, pueden considerarse derechos adquiridos, a los efectos de deter-
minar la retroactividad de las leyes, o simples "espectativas de derechos"?
Indiscutiblemente que estn nacidos, pero pueden ejercitarse?
Las personas.-De tres classes son las personas en el nuevo Cdigo: indivi-
duales, colectivas y patrimoniales.
Individuals, se dice con cierto pleonasmo o redundancia, "es el individuo
human que nace vivo", prescindindose, as, de los requisitos de figurea"
humana y la "vida durante 24 horas enteramente desprendido del seno na-
terno" que exige el art. 30 del Cdigo Civil vigente.
Abstraccin hecha del innecesario cambio de terminologa d' "individual"
por "natural", merece loa el nuevo precepto que recoge nuevamente la teora
romana que slo mantena el requisito que el infante "naciera con vida", sin
sealarle trmino a sta, por ser de fcil comprobacin cientfica; as como la
supresin del requisito de la figurea humana" tan popular en la antigua doc-
trina alemana y tan intil a mi juicio como otros que sealan las Legislaciones
civiles, ya que no es possible que, del ayuntamiento do series humans se pro-
duzcan series de diferente especie.
Persona colectiva es la sociedad de individuos humans y la federacin de
las sociedades. Era forzoso abandonar la terminologa antigua de "personas
jurdicas" y no podan aceptarse las reconocidas por otras Legislaciones y tra-
tadistas como personas "msticas", "morales", "ficticias", "civiles", "socia-
les", porque establece otra clase de personas que, siendo jurdicas, creadas arti-
ficialmente por la Ley, no son "colectivas", sino "patrimoniales", que es la
tercera clase que crea el Cdigo y que comprende el "patrimonio autnomo",
independientemente de quien sea su dueo, o sea, las fundaciones.
Habr que acostumbrarse al nuevo tecnicismo, ya que, hasta ahora, aunque
no fijado por la Ley, se han conceptuado como personas patrimoniales aquel
conjunto de bienes, derechos o interests, cuyo dueo no se conoce o est inde-
terminado, como sucede en la herencia yacente; en lo sucesivo, persona patri-
monial equivale a Fundacin. Entre las limitaciones de la capacidad se include
"la ausencia", fijndose para determinarla el plazo de cinco aos ya propiesto
por el que describe en trabajo publicado en el nmero del mes de Junio de 1938
del REPERTORIO JUDICIAI, e incorporado al C'digo Civil Mexicano.
El Domicilio.-Se distingue entire domicilio, residencia y vecindad civil,
reservndose para el segundo el concept de residencia habitual que nuestro
Cdigo seala al primero.
Consejo de Familia.-Desaparece esta institucin importada a nuestro De-
recho del francs, defendida por Costa, Ripolls y otros, y atribuyndose, en lo
sucesivo, a los Jueces de Primera Instancia las concesiones al tutor que antes
le otorgaba el Consejo de Familia.
Si bien entendemos que esta institucin necesitaba urgente atencin del
legislator en cuanto a la manera de funcionar, no nos parece atinente su su-








ASUNTOS GENERALES


presin ni, much menos, conferible sus facultades a los Jueces de Primera
Instancia, sin inters a favor del menor y cuya actuacin, salvo que se desco-
nozca la realidad de las cosas, se limitar a cuidar que se cumplieran los pre-
ceptos legales de forma.
Con el nuevo sistema estimamos que saldr peor librado el menor.
Registro Civil.-Se mantiene su organizacin actual y, con ello, quedan
fuera de la enumeracin de los actos que comprende (art. 20,3), como quedaron
fuera en el que nos rige (art. 326), las inscripciones de los fetos o non natos,
de las ejecutorias de divorcio, de los miembros seccionados, etc.; amplindose,
en cambio, las inscripciones a las de "vecindad", atribuida hasta hace poco a
los Municipios que supone, segn el art. 149, la residencia continue durante
seis meses.
El art. 165 y dems concordantes mantienen los Registros de Tutelas en
los Juzgados de Primera Instancia. Si el Registro Civil comprende los actos
concernientes al "estado civil de las personas" y a l se lleva inclusive la resi-
dencia, por qu el Registro de Tutelas se mantiene en el Juzgado de Primera
Instancia y no se lleva al Registro Civil?
De la Nacionalidad y la Naturalizacin.-Una sola observacin a este Cap-
tulo que es el IV del Proyecto y que comprende los arts. 45 al 68.
La Constitucin del 40, al igual que las anteriores, autoriza la naturaliza-
cin del extranjero con 5 aos de residencia y no menos de 1 (antes eran 2)
desde que declare la intencin (art. 13 inciso A de la Constitucin).
Esta "declaratoria de intencin" se ha hecho siempre ante los Encargados
del Registro Civil.
El "Cdigo Bustamante" autoriza que se haga ante Notario, a ]o que no
nos oponemos, aunque lo consideramos fuera de la tcnica (antes sentada) de
llevar al Registro Civil,, todos los actos concernientes al estado civil de las
personas, y agrega que "el transcurso de los afos se acreditar ante un Juez
de Primera Instancia en acto de Jurisdiccin Voluntaria" y complement el
precepto disponiendo que si dichas declaraciones de residencia fueren impug-
nadas, se decidirn ante el propio Juez "por los trmites de los incidentss.
Bien la ltima previsin, ya que los actos de Jurisdiccin Voluntaria en
que se promueva litis se resuelve sta en el declarativo que, por su cuanta,
corresponda; pero, a qu llevar este asunto a los Juzgados de Primera Instan-
cia ?
Lo que estimo ms acertado, y ya lo expuse en trabajo publicado cmn la
Revista General de Derecho "Oriente", nmero del mes de Febrero de 1933,
sera que, tanto la "declaratoria de intencin" como la "opcin definitive de
nacionalidad", consecuencia inmediata de la anterior. se praclicaran ante los
Encargados del Registro Civil a reserve del otorgamiento posterior --sin ms
trmite que la presentacin de la certificacin literal del asiento- de la Carta
de Ciudadana por la Secretara de Estado.
Accesin.-Se sigue la tendencia del Cdigo actual, regulndola, no como
un modo de adquirir la propiedad, sino como una consecuencia de sta.
Se mantienen sus dos classes tradicionales: discreta y continue; se distingue
la accesin respect a bienes inmuebles y muebles previndose los correspondien-
tes casos de Aluvin, Avulsio, Alveus, Derelictus, Formacin de Islas, fabri-
cacin en suelo propio con materials ajenos, en suelo ajeno con materials
propios y con materials ajenos, respect a los primeros y la Adjuncin, Conmis-
tin, Confusin y Especificacin respect a los muebles. Todo ello regulado
con vista a la buena o mala fe y siguiendo en principio de que lo accesorio
cede a lo principal.
No hay innovacin notable en esta material.
Igual puede decirse de los Captulos destinados a las Propiedades Especia-
les y a las Servidumbres.








ASUNTOS GENERALS


Obligaciones: Especies.-El Captulo 3' del Libro 3' se denomina "De las
Diversas Especies de Obligaciones" y, en ese solo Captulo se incluyen, sin mas
divisions ni subttulos, las diferentes classes de obligaciones que nuestro Cdigo
regular y enuncia en las seis Secciones del Captulo III de su Libro IV y,
adems, incluye como nuevas species las que nacen del "enriquecimiento sin
causa" y del "abuso del derecho", sea este ltimo resultado del "ejercicio anor-
mal del derecho con o sin intencin de daar a otro, o su ejercicio normal con
el propsito de perjudicar a la persona contra quien puede ejercitarse o a un
tercero".
La tcnica seguida en esta material no nos parece que report ventaja
alguna en la prctica. Refundir en un solo Captulo todas las species de
obligaciones, nos parece que ha de traer confusion sin que, por otra parte, nos
expliquemos la razn de la sntesis en un Cdigo que consta de 2124 artculos
en vez de los 1976 que figuran en el actual.
Plausible la idea de plasmar en Ley lo que ya la Jurisprudencia. inter-
pretando diversos preceptos del Cdigo vigente, haba incluido en la doctrine
como fuente de obligaciones: el "enriquecimiento sin causa", que las Partidas
llamaban "torticero"
Los requisitos que lo integran (art. 563) estn literalmente tomados de
la obra del Profesor Alberto Blanco ("Curso de Obligaciones y Contratos'',
Tomo I, "Teora General de las Obligaciones", Habana, 1930, pg. 55, prrafo
66) la que, a su vez, limita la doctrine a los casos de ejercici' de la "actio in
rem verso", sealado incidentalmente como supuesto en que lo reconoce el Cdi-
go, el caso de la "condictio in debiti" y restringiendo as el campo de accin
de este principio de Derecho Natural que tan ampliamente ha sido acogido por
el Tribunal Supremo de Espaa y divulgado por el Notario de Madrid Rafael
Nez Lagos en su obra "El enriquecimiento sin Causa en el Derecho Espaol".
Igual origen parece tener la enunciacin en el Cdigo Bustamante (art.564)
de la nueva especie de obligacin emanada del "abuso del derecho", en la que
se constitute en precepto legal la opinion del professor Blanco (obra citada, pi-
gina 60) pero, al contrario de lo que sucede en el "enriquecimiento sin causa",
el campo del "abuso del derecho" se extiende a lmites, a mi juicio, tan alar-
mantes como son el "ejercicio normal -si se entiende por tal el que se hace
fuera de las normas legales- de un legtimo derecho "con o sin intencidn de
daar a otro"; lo que. aparte de adentrarnos, nueva e intilmente, en la fraca-
sada doctrine volitiva, deja un campo enorme e indebido al arbitrio judicial y
ha de producer funestos resultados en un pas de sagacidad extraordinaria como
el nuestro.
Obligaciones: Extincin.-Dos nuevos medios de extincin se reconocen, a
ms de los enumerados en el art. 1156 del Cdigo Civil: la Prescripcin y el
Abuso Voluntario del Derecho, mediante declaracin judicial.
El primer medio. no tiene ms novedad que la de figurar done deba
en razn al contenido de la institucin en su aspect extintivo.
El segundo es un complement de la doctrine explicada en el Captulo
anterior: el abuso del derecho trae como resultado, no slo la reparacin o
indemnizacin del dao, sino la extinei,-n del derecho en cuyo ejercicio se abus
voluntariamente. ,Hay proporcionalidad o equivalencia entire el acto jurdico
y la sancin civil? Nos parece qu e se an sobrepasado los lmites de la equidad.
Rescisin y Resiliacin.-Siguiendo al propio Blanco, se regular, al lado
de la Rescisin de los contratos, la Resiliacin de los mismos -tecnicismo fran-
cs sin equivalent exacto en nuestra lengua- aplicable esta ltima, como es
sabido, solamente a los contratos de obligaciones sucesivas.
Aunque hubiera sido convenient que se hubiera aportado al Cdigo una
definicin o concept de la Resiliacin, merece aplausos, en general, esta Seccin.
Del Contrato de Opcin.-Siguiendo fielmente los preceptos del Decreto-








ASUNTOS GENERALS


Ley nmero 882 de 19 de Febrero de 1935"; se trae al Cdigo Bustamante este
nuevo contrato y se incurre, por ese motivo, en los mismos lamentables errors
del Decreto que fueron objeto de minucioso anlisis por el que describe, en su
obra "Contrato de Opcin" (Habana, 1940).
No vali, para enmendarlos, ni la propia crtica del delineador de este
contrato Angel Ossorio y Gallardo, en la tercera edicin de su monumental mono-
grafa "El Contrato de Opcin" (Argentina, 1939).
Contratos de Trabajo y Empresas.-El actual art. 1583 del Odigo Civil
se desarrolla en este Ttulo de seis nuevos artculos (del 991 al 996) en los que
no se hace ms mencin a la enorme Legislacin del Trabajo hoy existente que
la que se contrae al Decreto N9 798 del 13 de Abril de 1938.
Es material que, de llevarse al Cdigo, require una cuidadossima revision
en relacin con las instituciones del cierre, jornada mxima, maternidad obrera,
etc., para evitar colisiones de leyes y, ms que de leyes, de preceptos consigna-
dos, hoy, en la Constitucin de la Repblica.
Somos opuestos al sistema de incorporar esta Legislacin al Cdigo Civil.
El Derecho Social, al igual que ocurri con el Derecho Mercantil y con el Iipo-
tecario, es hoy un hijo mayor de edad, o, por lo menos, emancipado, del Cdigo
Civil. Mantngase en ste una noticia de aquellos, para que se sepa cual fu
su origen pero codifquese, aparte, el Derecho Social que, ms que ningn otro
ha tomado, por si mismo, carta de naturaleza en el campo del Derecho.
Censos.-Los Censos enfitutico, reservativo y consignativo, nacidos on
orden sucesivo en la vida jurdica, cuya naturaleza de contrato o de derecho
real an se discute, quizs sea, de todas las instituciones que regular el Cdigo
Civil, la que ms impugnadores tiene por su caracterstica de vincular la pro-
piedad (hoy atenuada por su condicin de redimibles); pero, siempre se ha
defendido la existencia de los mismos por lo que facilitan el cultivo de la tierra
a quien la posee y no tiene capital y ha subsistido porque se ha utilizado,
en sus ltimas species, como una manera de disfrazar los prstamos cuando
stos, se restringen y califican de "usurarios".
Deben mantenerse en nuestro nuevo Cdigo Civil o deben pasar al Dere-
cho Transitorio o Intertemporal?
Hoy, precisamente, atraviesa el Prstamo de Consumo o Mutuo en Cuba una
nueva crisis, especialmente cuando es de dinero. Con arreglo al criterio que se
mantenga en este punto y el beneficio que reported las estadsticas hayan pres-
tado a la Agricultura, es que ha de contestarse la pregunta anterior.
De la Familia.-A ella est dedicado el Libro Cuarto del Cdigo y comienza
por la institucin del Matrimonio.
Matrimonio.-Contiene la novedad de equiparar a tal, mediante declara-
cin judicial y por razones de equidad, los casos de unin de personas con ca-
pacidad legal para contraerlo. Es decir, eleva el "concubinato" a la categora
de matrimonio.
No vamos a reproducir aqu la catapulta de arguments, a cual ms s6lido,
que se han vertido en defense del matrimonio como base de la familiar y de la
sociedad; pero si queremos dejar constancia de nuestra protest, no ya por el
rango que se otorga al concubinato, sino por la forma que se establece para lega-
lizarlo: la alegacin de razones de equidad. Estas son las razones que deben con-
signarse muy especial y muy claramente: la vida en comn por un nmero deter-
minado de aos, la existencia de hijos habidos de la unin... No puede pro-
penderse al desmoronamiento de las bsicas instituciones humans, dejando al
arbitrio de los hombres lo que es fundamento del rgimen social existente!
Y, no hablo en nombre de la Tradicin. Hablo en nombre de las realidades
y de la Justicia.
Otra novedad nos encontramos en la nueva regulacin del matrimonio: la
fijacin, como impedimento, impediente, de las "enfermedades trasmisibles o
hereditarias''.








* ASUNTOS GENERALS


No podan dejar de ejercer su influencia en un Cdigo Civil modern las
Leyes Eugnicas ya consideradas y aceptadas en el Segundo Congreso de Dere-
cho Civil realizado en Crdoba durante los das 1 al 7 de Noviembre de 19.37!
Pero, toda la innovacin se reduce a eso: a la enunciacin del precepto. No
hay sancin ni se require, como era de suponerse, el certificado o reconoci-
miento mdico prenupcial.
Sera muy de desearse que el legislator cubano tuviera muy en cuenta, en
esta material, la Ley de la Repblica Argentina Ng 12331 de 30 de Diciembre
de 1936, publicada en el "Boletn Oficial" de 11 de Enero de 1937, as como la
Ley de la propia Nacin N' 11359 de 21 de Septiembre de 1926, sobre Profilaxis
de la Lepra.
Paternidad y Filiacin.-Desechando la antigua distincin entire hijos na-
turales, ineestuosos, nefarios, adulterinos, sacrilegos, y manceres o espreos,
nuestro Cdigo los agrup en legtimos e ilegtimos, distinguiendo entire estos
ltimos a los naturales.
El propio criterio sigue el Cdigo Bustamante, que tendr que ser modifi-
cado en este aspect en mrito a lo preceptuado en el prrafo final del art. 44
de la Constitucin de 1940, segn el cual "queda abolida toda calificacin sobre
la naturaleza de la filiacin".
Legados.-Escap, nuevamente, a la previsin del Cdigo, el "Legado de
Parte Alcuota": "Lego a fulano la quinta parte de mis bienes". Siguiendo el
Proyecto que analizamos la casi totalidad de los preceptos del Cdigo vigente
omiti, como omite ste, una disposicin expresa sobre este legado tan corriente
que, hasta ahora, ha venido resolvindose por la mencin que al mismo hace el
art. 655 del Cdigo Civil vigente, reproducido literalmente en el art. 946 del
Proyecto Bustamante. cuyos preceptos se enmarcann n el Captulo destinado a
la "Revocacin y Reduccin de las Donaciones".
Hasta aqu, las observaciones primeras.
SOjal que sean el inicio del debate pblico que es necesario sobre cuerpo
legal de tan transcendental importancia para el pas!
EDUARDO R. NEZ,
Jiuez Correccional de Remedios.
--- )o(
LA DEFENSE CONSTITUTIONAL DE LOS DERECHOS
INDIVIDUALS EN LOS ESTADOS UNIDOS
Y LA DOCTRINE DEL "DUE PROCESS"

TI.

Esa concepcin restringida de la Ley de la Tierra pasa a las tierras de
Amrica del Norte, introducindose ya en las Cartas Coloniales o en las propias
Leyes de los Colonos, pero siempre con aquel carcter de garanta procesal. Con
ese carcter se invoca y triunfa en el famoso caso de los Cuakeros de Maryland,
quienes amparndose en su credo religioso se negaban rotundamente a prestar
juramento ante los Tribunales de Justicia, crendose con ello un verdadero
problema de orden pblico. Con el fin de solucionarlo, se trat de votar una Ley
que sustitua el juramento por una afirmacin solemne, pero dicho proyecto fu
reehazado untnimemenite por la Asumblea I.egislativa porque el dite process
exi~ia el juramento so1eume.
Los impuestos constantes conque Inglaterra abrumaba a sus colonies ame-
ricanas fu uno de los factors que encendieron el fuego revolucionario y tam-
bin fu6 en ese campo donde el due proccss 1nvo oportunidad de desenvolverse
y desarrollarse. De la discusin de la legitimidlad del poder de la Metrpoli para








ASUNTOS GENER4LES


imponer los impuestos se pas a discutir la legitimidad de los impuestos mismos
y de aqu, impulsado por otros elements politicos, al terreno de los hechos; la
guerra de independencia y la conquista de la libertad poltica.
Aunque durante el perodo colonial la doctrine del due process conserve su
carcter restringido y formalista, sin embargo puede observarse en las sucesivas
fases de su evolucin una ya marcada tendencia a convertirse en un cuerpo
doctrinal. Primero, exige en forma rigurosa que el acusado sea juzgado en
juicio regular y por medio de Jurado. De aqu evoluciona a determinar una
series de reglas precisas que han de ordenar todo el procedimiento acusatorio:
al acusado ha de hacrsele saber por escrito de qu se le acusa; ha de drsele
oportunidad para ser odo; y ha de ser acusado o procesado por un Gran Jurado.
El perodo colonial no logra superar esta fase por razn de la simplicidad
de la vida. La doctrine no evoluciona a etapas ulteriores por falta de ocasin,
por ausencia de la necesidad, esa gran impulsora de pueblos e instituciones. Las
ocasiones de afirmar y desarrollar estas ideas -dice un escritor franc's contem-
porneo-- son raras y el medio colonial est exento de esas fermentaciones psico-
lgicas que son el preludio obligado de toda modificacin intellectual o social.
Con la conquista de la independencia aparece una transformacin profun-
da de la mentalidad americana. El despertar econmico e industrial de la Na-
cin promueve una agitacin en los espritus, un intercambio acelerado de las
ideas. Los intereses privados tienden a hacerse poderosos y en el terreno de las
especulaciones jurdicas se discute apasionadamente los medios de proteccin
adecuados a esos intereses, preparando as el terreno para que la doctrine del
due process sea incorporada a la Carta Fundamental de la Nacin.
Las Constituciones particulares de los Estados, recogiendo lo que estaba en
el ambiente, se incorporan esas ideas, pero sin desenvolverlas ampliamente, qui-
zs debido a que sus autores estimaran innecesario ese desarrollo dado la signi-
ficacin clara y precisa que la tradicin legal y judicial le haba dado. El due
process, pues, sigue siendo una garanta de orden formal.
Quizs tambin sta sea la explicacin del por qu la Constitucin Federal
Americana original no hablara del due process. No habiendo superado la doc-
trina la fase de la garanta formal, pareca innecesario llevarla a la Carta Fun-
damental. En 1791. al aprobarse la Quinta Reforma Constitucional, aparece ya
el due process, que se reproduce despus en 1868 en la dcimocuarta reform.
En la quinta Reforma o Enmienda Constitucional se dice que "nadie ser
obligado a responder de un delito capital o infamante sino a virtud de acusacin
o procesamiento de un Gran Jurado, except en aquellos casos que surjan en las
fuerzas de mar o tierra, en la Milicia cuando se encuentre en activo servicio en
tiempo de guerra o de peligro pblico; ni por el mismo delito nadie ser puesto
dos veces en riesgo (jeopardy) de muerte o corporal; ni nadie ser obligado en
una causa criminal a deponer en su contra, ni se le privar de la vida, libertad
o propiedad sin el debido process legal (due process of law); ni tampoco s?
expropiar la propiedad privada para uso pblico sin just compensacin."
En la Reforma XIV\I se establece la misma prohibicin: "Ningn Estado
votar ni har cumplir ninguna ley que suprima los privilegios y prerrogativas
de los ciudadanos de los Estados 'nidos; ni ningn Estado privar a ninguna
persona de la vida. la libertad o la propiedad sin el debido process legal (due
process of law) ; ni negar a ninguna persona dentro de su jurisdiccin, la pro-
teccin igualitaria de las leyes.''
A primera vista pudiera parecer una redundancia esta ltima clusula.
pero no lo es en ninguna forma. La Reforma V4 protege a los ciuddadanos de los
Poderes federales; la XIV. de los respectivos poderes estatales. No es ms que
una peculiaridad (le las Constitucimnes de tipo federativo (.omo la (le los Esta-
dos Unidos; sus ciudadanos lo son a la vez de today la Na.in v adems del
Estado particular en que resident.
Lo primero que salta a la vista al leer ambas clusulas es la extremada con-








ASUNTOS GENERALS


cisin con que estn redactadas y quizs su poca precision. Tocle a los Tribu-
nales el desenvolver, ampliar y precisar los concepts en tal forma que si no
se conoce la jurisprudencia, se desconoce tambin el precepto.
Sin embargo, es digno de notarse que tambin en este terreno, en el judicial,
el concept del due process tard muchos aos en alcanzar el grado de perfec-
cin que actualmente tiene en el Derecho Norteamericano. No fu hasta el ao
de 1856 en que por primera vez la Corte Suprema Federal hiciera aplicacin
de la doctrine (caso Murray v. Hoboken Land & Improvement Co. 18, How.
272 (1856). De esta fecha a la de 1868 se encuentra en muy raras sentencias,
pero a partir de entonces la doctrine adquiere rpidamente una extension inusi-
tada. llegando en poco tiempo a adquirir una preponderante importancia en
todas las cuestiones constitucionales.
El ao de 1868 es notable en la Historia de los Estados Unidos. En ese ao
se promulga a deciimocuarta reform o enmienda constitutional, marca el inicio
de una nueva era de desarrollo industrial, econmico y social y es tambin la
fecha en que se public la gran obra del Juez T. M. Cooley "Limitaciones Cons-
titucionales" (A Treatise on the constitutional limitations which rest upon the
legislative power of the States of the American Union").
Un author a quien mucho debemos, I. Galand (1). dice que la influencia
ejercida por dicha obra en el concept del dice process fu considerable. Como
ya liemos dicho, la jurisprudencia americana ha sido muy poco influenciada por
la doctrine; su contenido es eminentemente prctico, product de la experiencia
y de la observacin de los hechos. Por ello result significativo constatar la mar-
cada y decisive influencia que un autor, Cooley, logra ejercer en los Tribunales
de su pas. Cooley, rompiendo la tradicin seguida por sus predecesores, re-
nuncia a seguir orientndose e inspirndose en la filosofa poltica para entre-
garse por complete al Derecho puro. Agrupa en un riguroso orden lgico todos
los precedentes jurisprudenciales sobre el due process, sistematizando as toda
la labor de los Tribunales. Sobre esta base construe today una teora de ca-
rcter general y arriva a la siguiente conclusion: la clusula del due process es
una limitacin impuesta a todas las ramas del Gobierno; demuestra que entire
la doctrine del due process y el common law existed una slida conexin y for-
mula una regla que ia venido a ser famosa: "El Derecho (omn debe ser el
gua, pero no el dueo".
Las ideas de Cooley ganan terreno rpidamente, no slo por el xito alcan-
zado por la obra y la vigorosa personalidad de su autor, sino porque el medio
econmico y social le (s favorable. El ao de 1868 marca el fin de la guerra de
secesin y abre una poca de paz y tranquilidad tan necesaria a la march de
los negocios y al desarrollo de la industrial. Esta, protegida por altas tarifas
aduanales, entra en una era de franca prosperidad. Es tambin el inicio de la
era de la mquina y del ferrocarril. Surge el Capitalismo vigoroso y acapara-
dor que se enfrenta y le teme a las nuevas corrientes sociales, haciendo presin
sobre los Tribunales para que apliquen con un sentido ms profundo y amplio
las garantas constitucionales de los derechos privados.
Por otra parte, el triunfo de Lincoln y de los "yankees" sobre los Estados
sureos y esclavistas, trae consigo no slo la abolicin de la esclavitud sino la
oportunidad de sujetar ms an a los Estados a la Federacin. Los vencedores
imponen primero (1865) la ecforma XlTII que prohibe la esclavitud en cual-
quiera de sus formas, y la XIV. despus (1866) que establece una series de limi-
taciones a los poderes legislativos de los distintos Estados. Esta ltima Re-
forma se promulga por el Secretario de Estado Seward el da 28 de Julio de
1868.
Parece, pues, que el due process ha de tomar una significacin ms extensa
y profunda. Sin embargo, transcurren cinco aos y an no ha sido puesta a
(1i "Le Controle ,Tuwiniir de il la C(on tiit,cionn: litd 1es Loix illlX El:ats". Paris. 1932.








ASUNTOS GENERALES


prueba la ltima Reforma constitutional promulgada. En 1873 se present la
ocasin con el famoso caso de las Carniceras (Slaughter HIouse Cases, 16 Wall.
36) en el que se discute si el due process establecido por la Reforma XIV* im-
pide a los Poderes federales interferir con los Poderes de un Estado particular
en la concesin de un monopolio a determinada compaa, pero la Corte Suprema
se niega a darle a dicha Reforma una interpretacin extensive y declare que el
principal propsito de la misma haba sido el de conceder los derechos de ciuda-
dana a los negros, pues antes de su promulgacin y unos aos antes del inicio
de la Guerra de Secesin, la Corte Suprema, en el clebre caso Dred Smott
(Scott v. Sanford, 19 How. 393) (1857). se los haba negado; y que no era el
propsito de dicha Reforma el colocar bajo el control de la Corte Suprema fede-
ral "el reino entero de la proteccin de las personas y de los bienes". No obs-
tante, esta opinion de la Corte no fu unnime, pues cuatro de los nueve Ma-
gistrados que la integran, encabezados por el Magistrado Field, se pronunciaron
por una interpretacin ms amplia en el sentido de e (e dicha Reforma protega
tambin a los ciudadanos de los Estados Unidos de la privacin de sus derechos
por la Legislatura.
ELOY O. MERINO i BPRITO,
Juez Municipal de Sagua la Grande.

)o(-
COMENTARIOS

Como es sabido, la Federacin Interamericana de Abogados, acord celebrar
su primera conferencia en esta capital, honor sealado para nuestra Repblica.
Son fines bsicos de la Federacin : coordinacin de relaciones, desarrollo de la
ciencia jurdica, conocimiento de las legislaciones le Amrica, posibles modifi-
caciones de stas a lo menos en ciertas ramas del Derecho, tica professional, etc.
Para esa primer just, se dieron cita eminentes jurisconsultos (le la Amrica,
honrndonos con su distinguida presencia y el brillo de sus personalidades
ilustres.
Sus trabajos comenzaron y desarrollaron dentro de la mayor armona y
compenetracin professional. La tarea ha sido rdua, dentro del ancho margen
de las iniciativas acordadas: y a juzgar por los primeros pasos, el resultado ser
ptimo. La simiente est echada, lo que hace esperar que se obtendrn siresivos
xitos en otras prximas reunions.
Deseamos que los compaeros visitantes eleven un grato recuerdo de su per-
manencia en nuestra Repblica.
Venimos notando que en algunas sentencias judiciales, y hasta en acuer-
dos de Salas de Gobierno, se viene prodigando "el seor''. "la seora", "el
Marqus", etc., prctica colonial que pareca abolida.
Estimamos que esos vocablos son utilizables en el trato social, mas no en
los resultandos y considerandos de una resolucin judicial y que los nombres
de Fulano y Zutano no deben ir precedidos de aqullos.
Antiguamente se pona: "siendo Ponente el Sr. i\agistrado...", y un
ilustre Magistrado del Tribunal Supremo, el Dr. Octavio Giberga, nos cuentan,
aboli la prctica, porque, segn deca, era una redundancia poner "Sr. Magis-
trado", dado que poniendo Magistrado tena que entenderse que quien desem-
peaba el cargo era un seor, y que no se necesitaba, por tanto, drsele este
tratamiento.
En la prensa diaria se ha publicado la siguiente noticia:
"Particpase igualmente acuerdo de la Sala de Gobierno del Tribunal Supre-
mo, por el que se hace saber al Ministerio de Justicia que se ha pedido informes
al Juez... y various auxiliares del Poder Judicial en... para que digan "si han
reintegrado" las cantidades percibidas como Inspectores electorales, y caso de








ASUNTOS GENERALS


no haber hecho dicho reintegro, que expresen el motivo que se lo ha impedido.
Estos reintegros fueron reclamados por conduct del Departamento de Justicia
por el Subdirector de Contabilidad de Hacienda, al tener conocimiento que mu-
chos funcionarios judiciales haban formulado cuentas y cobrado dietas como
tales Inspectores, lo que segn se ve no podan hacer legalmente."
Vamos a aclarar esa noticia.
El Tribunal Superior Electoral resolvi que los funcionarios, auxiliares y
subalternos del Poder Judicial que fuesen designados Inspectores Electorales
no tienen derecho a percibir dieta, pues sta se abona a los nombrados Inspec-
tores que no devenguen sueldo del Estado, y que solamente deben abonrsele los
gastos que el desempeo del cargo les origine; y orden al Pagador Central de
Hacienda que no abonase ninguna cuenta que recibiese en cobro de dietas sin
orden del Tribunal. Ese funcionario, por error, abon varias cuentas de esa
clase, y al enterarse de ello el Tribunal Superior Electoral, dispuso requerir a
los que percibieron esas dietas para que las reintegraran y formulasen sus
cuentas de gastos, pues de lo contrario tendra que proceder contra el Pagador
Central de Hacienda por haberlas indebidamente pagado.
Todos los funcionarios y auxiliares que se encontraban en ese caso -menos
los aludidos en la noticia reproducida- como proceda, devolvieron lo perci-
bido en esa forma, hasta que enterada de ello la Sala de Gobierno del Tribunal
Supremo, tom cartas en el asunto.
El Lcdo. Cristbal de la Guardia y Madan, acaba de publicar un folleto
que ha titulado "De los vicios y defects del criollo y de su remedio", del que
se da detallada cuenta en la seccin de "Libros y Revistas" correspondiente a
este nmero. Seala hechos graves, gravsimos, que le han servido para llegar
a la conclusion de que no se necesita, entire nosotros, reformar las leyes ni cam-
biar de sistemas de gobierno, sino que hay que reformar al criollo. Dice el ex-
Secretario de Justicia, que ha sealado esos vicios y defects "no por el mero
gusto de hablar mal del prjimo", sino "para que conocida la gravedad del mal,
busquemos todos con mayor ansia el remedio".
Como en su trabajo hace referencia al Poder Judicial, nosotros, no por el
placer de hacernos eco dle lo que dice en relacin con el mismo, sino con finali-
dad que seguidamente expondremos, reproducimos un pasaje del libro que guard
relacin con dicho Poder.
Para evidenciar "la falta de moralidad en todas las esferas en que puede
desenvolverse la vida de relacin del criollo", seala various hechos, entire ellos,
los siguientes: "Jueces y altos funcionarios, se ponen de acuerdo para atracar
una testamentara de la cual se llevan, segn se dice. unos $400,000; si bien en
otra el atraco result slo en grado de tentative."
La finalidad que perseguimos, al ocuparnos de esa parte del libro, es dejar
sentado que la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo tom medidas con ten-
dencia a esclarecer y sancionar en su caso un hecho de los sealados y que una
circunstancia imprevista, pero infranqueable, ha impedido que continue su labor
depuradora, en la que proseguir seguramente si se le demuestra cvicamente,
o a su conocimiento ]le.ga, noticia con carcter de cierta, respect del segundo
apuntado caso.
OAN.
)o(---
PRIMERA CONFERENCIA
DE LA
FEDERATION INTERAMERICANA DE ABOGADOS

El da 24 del actual mes. en el hemiciclo de la Cmara de Representantes.
Capitolio Nacional, tuvo efecto la sesin inaugural de la primera Conferencia








ASUNTOS GENERALES


de la Federacin Interamericana de Abogados, bajo la presidencia del Vice-
Presidente de la Repblica, Dr. Gustavo Cuervo Rubio. Integraron la Mesa
Presidencial, adems, el Dr. Jos M. Cortina, Ministro de Estado; Dr. Gus-
tavo Gutirrez, Presidente de la Cmara de Representantes; Dr. Vctor. Vega,
Ministro de Justicia; Dr. Ral Menocal, Alcalde Municipal; Dr. Manuel Fer-
nndez Supervielle, Decano del Colegio de Abogados y Presidente de la Confe-
rencia; William Catron Righy y William Roy Wallance, Miembros de la Fede-
racin en Washington, y el Dr. Natalio Chediak, Diputado del Colegio de Abo-
gados.
Despus de abierta la sesin por el Dr. Cuervo, el Sr. Cattron Rigyh hizo
la presentacin official de los congresistas y pas lista, contestando las delegacio-
nes de la Argentina, Brasil, Canad, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecua-
dor, Hait, Honduras, Panam, Per, Venezuela y Estados Unidos.
Tambin estuvieron representados la Federacin Argentina de Colegios de
Abogados, Instituto Da Ordem dos Advogados Brasileiros, Canadian Bar Asso-
ciation, Colegios de Abogados de Chile. Costa Rica, Habana, Quito, Marianao, Pa-
nam, Lima y del Distrito Federal de Venezuela, la Ordre de Avocats di
Bureau de Port-au-Prince y los siguientes Bar Association: American, Distrito
de Colombia, Chicago, Pensylvania. Missouri, Kansas, Texas, Dallas, Houston,
New York City, New York State, Puerto Rico y Federal; Women's Bar Asso-
ciation of the Distric of Colombia, Women's Association of Baltimore, New
York Lawyers Association, American Foreing Law Association, Colegio Notarial
de la Habana y Asociacin de Registradores de la Propiedad de Cuba. Suman
128 los Abogados americanos que concurrieron.
Despus hicieron uso de la palabra el Dr. Menocal, que di la bienvenida a
nombre de la ciudad de la Habana; el Dr. Cortina, a nombre del Presidente de
la Repblica y del Gobierno, cuyo grandilocuente discurso fu premiado con una
estruendosa ovacin y motive que se pusiera en pie toda la concurrencia- el
Dr. Chediak, a nombre del Colegio de Abogados de la Habana: el Dr. William
Roy Wallance, Secretario General de la Federacin. dando las gracias: y el
Dr. Manuel Fernndez Supervielle, Presidente de la Federacin, que obtuvo una
ovacin y que la concurrencia se pusiese en pie en su honor.
Cuando el Dr. Cortina mencion al Dr. Antonio Sinchez de Bustamante,
encomiando su personalidad, la concurrencia puesta en pie, rindi un c5li o
homenaje al ilustre Profesor, autor del Cdigo Civil international de su nombre.
Todos los discursos fueron trasmitidos, as que se iban pronnnciando, en
castellano, ingls, francs y portugus, por los audfonos de la Cmara. En
cada asiento del hemiciclo haba un aparato con el corresnondiente control que
permita oir los discursos en el idioma que se deseaba. Fu un esplndido ser-
vicio, one corri a cargo del Dr. Mario J. Le-Rov y Glvez.
El local, en el que aparecan las banderas de todas las RepDblicas Ameri-
canas, se vi colmado de una gran concurrencia. compuesta de las families de los
Delegados. del Cuerno Diplomtico. Autoridades y de gran nmero de aboga-
dos. funcionarios judiciales y elements del foro de todo orden que confraterni-
zaron entire s.
Fu un acto solemnsimo y que revisti gran esplendor.
LABOR RENDIDA.-A partir del mismo da 24, los actos desarrollados por la
Conferencia hasta el da 27 inclusive, se ajustaron al siguiente program:
Da 24 P. M.: Sesin plenaria.-Discurso del Dr. Enric;ue Gil, Presidente de
la Federacin Argentina.-Informe del Presidente de la Comisi4n Organizadora.
Mr. William Catron Ricihv.--PrPsentacin del Reglamento de la Conferencia.--
Presentacin de Resoluciones y Proposiciones de enmienda de la Constitucin.-
Adopcin del Reglamento y de las reglas de procedimiento de la Conferencia.-
Nombramiento de la Comisin de Resoluciones y de las dems Comisiones.--








ASUNTOS GENERALS


Discusiones Generales Legislacin y Procedimiento administrativos, de Inmi-
gracin, Naturalizacin y Ciudadana.
Da 25 A. M.-Discurso de Mr. Jacob M. Lashly, Presidente (le la Ameri-
can Bar Association.--Discusiones generals: La funcin del Abogado en defen-
sa de las Amricas.
P. M.-Discursos del Magistrado Herbert F. Goodrich, Antonio Snchez de
Bustamante y William Draper Lewis.-Discusiones generals: Legislacin civil
y mercantil comparada. Derechos Reales e Hipotecas. Arbitraje commercial. Ins-
trumentos negociables. Trusts y Trustees. Poderes. Legislaci5n Aduanera
Convenios Comerciales Transportes Martimos y por Carreteras.
Da 26 A. M.-Diseurso por el Dr. Alberto Cruchaga Ossa. del Colegio de
Abogados de Chile y Dr. Alberto TTlloa. del Colegio de Abogados de Lima.-
Discusiones generals: Documentacin legal interamericana: a) bibliografa de
publicaciones americanas de derecho; b) establecimiento de un boletn official u
rgano de la Federacin; e) establecimiento de un boletn interamericano de
derecho comparado; d) canje interamericano de publicaciones legales.-Proble-
mas fiscales: duplicacin international de impuestos, rgimen fiscal y reglamen-
tacin de las compaas de servicios pblicos. Proteccin de la propiedad inte-
lectual e industrial, patentes, marcas de fbrica, nombres comerciales y derechos
de autor.
P. M.-Discurso por D. L. McCarthy, Presidente del Canadian Bar Asso-
ciation.-Discusiones generals: Enseanza de Derecho: a) de Derecho inter-
nacional comparado; b) intercambio de profesores y estudiantes; c) posibilidad
de establecer un Instituto Interamericano de Derecho comparado y una Acade-
mia de Derecho Internacional y comparado: d) contribucin de las institucio-
nes privadas de Derecho a la labor de unificacin y uniformidad del Derecho
llevada a cabo por los organismos oficiales interamericanos. El Poder Judicial
y la Administracin Judicial. El Defensor de Oficio.
Da 27 A. M.-Discusiones generals: Legislacin industrial, econmica y
social. Legislacin Penal. Procedimiento y Administracin Penal. Criminolo-
ga: a) Prevencin del crime : aspects mdico, educativo, de tribunales de me-
nores y de instrucciones para menores. b) Leyes uniforms y recprocas: extra-
diccin, defense. reglamentacin del trfico y del transport. c) Procedimiento
criminal: anterior al juicio. en el juicio y despus del juicio. d) Tratamiento
penal: confinamiento, clasificacin basada sobre datos mdicos y de otra espe-
cie, en el examen director y en el diagn,stico, tratamiento por experts, etc.
e) Administracin. inclusive la organizacin del personal: la investigacin po-
licaca; la administracin judicial, fiscal, de prueba y de la libertad condicional;
instituciones penales.
Sesidn plenaria de clansura: Discursos del Dr. Edmundo Miranda. del Ins-
tituto de la Orden de AboLados del Brasil: del Sr. Robert H. Jackson, Secreta-
rio de Justicia de los Estados Unidos; del Dr. Vctor Vega, Ministro de Justicia.
Informe de resoluciones y de las demas comisiones. Aprobacin en su caso, de
las enmiendas nropuestas a la Constitucin. Eleccin de los Miembros electivos
del Consejo. Eleccin de los Vicepresidentes. Clausura.
En la sesin de clansua no participO el Secretario de Justicia de los Estados
Unidos. pues por mal estado del mar, no pudo tomar el avin que lo habra de
conducir del yatch del Pri~irQile+ Rocsevolt n eta c capital y ley su discurso el
Embaiador de esa nacin.
El discurso del da fu el del Ministro de Justicia Dr. Vctor Vega. que fiu
ovacionado por la concurrencia puesta en pie.
TRABAJOS.-Al ex;nmei, disensin y resolucin de la Conferencia. fueron
presentados los sieuiientes trabajos:
Dr. Rafael Cuevas Zequeira: Puerto Rico como Eslabn en un Sistema
Futuro de Jurisprudencia en el Hemisferio Occidental.








ASUNTOS GENERALS


Wenceslao Troncoso: Semejanzas y Desemejanzas entire las Constituciones
de los Estados Unidos y de la Repblica Dominicana.
Dr. Flix Prez Porta: Legislacin y Procedimientos Administrativos.
Dr. Esteban A. Alfonso: Sobre la Conveniencia de Limitar los Preceptos
Constitucionales, en Materia de Derecho Procesal Penal.
Dr. Enrique Hernudez Corujo: Conveniencia de Incluir una Proteccin
Adecuada de los Funcionarios Tcnicos, en la Constitucin.
Dr. Alberto E. Reitzel: Desarrollo reciente de la Legislacin de los Esta-
dos Unidos con respect a la Entrada, Residencia y Expulsin de Extranjeros y
Cambio de Nacionalidad.
Dr. Enrique Gay Calb: Nacionalidad y Ciudadana.
Dr. David Whitmarsh: Legislacin de Inmigracin.
Dr. Cosme de la Torirente: Defensa de la Democracia.
Dr. Miguel Angel Campa: El Sentido Jurdico de las Declaraciones de Pa-
nam y La Habana.
Coronel Edwin Ruffin Beckwith: La Funcin del Abogado en la Defensa
de las Amricas.
James W. Ryan: Programa de Cooperacin y Defensa para el Hemisferio
Occidental.
Dr. Luis Anderson: La Funcin del Abogado en la Defensa de las Am-
ricas.
Dr. Dants Bellegarde: La Funcin del Abogado en la Defensa Econmica.
Dr. Rogelio Pina: La Funcin del Aborado en la Defensa de las Amricas.
Dr. Leonor Saavedra: La Responsabilidad del Abogado frente al Actual
Perodo Histrico y en la Defensa de las Amricas.
Dr. Natalio Chediak: Los Colegios de Abogados en la Defensa de las Am-
ricas.
Dr. Jos Lpez G. de Villalta: La Funcin del Abogado en la Defensa de
las Amricas.
Dr. Emilio del Real: La Funcin del Abogado en la Defensa de las Am-
ricas.
Dr. Enrique Guiral: Proyecto de Declaracin sobre Reafirmacin de los
Principios y Dogmas del Derecho Internacional.
Dr. Flix Chediack: El Derecho Natural Internacional y la Guerra Leritima.
Dr. Hessel E. Yntema: Investigacin Legal Comparativa y la Unificacin
Legislative.
Dr. Jos Bguez: La Propiedad. Su Funcin Social.
Dr. Salvador W. de Castroverde: Sera convenient el establecimiento de
un sistema hipotecario de carcter uniform en los pases de Amrica?
Dr. Agustn Aguirre: Hipoteca en Garanta de Valores al Portador o Tras-
misibles por Endoso.
Dra. Isabel Siero: El Derecho Herencial de Colaterales en Amrica.
Dr. Manuel Dorta: El Rgimen de la Propiedad Inmobiliaria como Factor
de Equilibrio en las Relaciones Interamericanas.
Dr. Virgilio Ortega: El Contrato de Seguros Sobre la Vida: Su liberacin
en Favor de los Asegurados y Beneficiarios.
Dr. Alberto Blanco: Sobre la Unificacin del Derecho Privarlo en Amrica.
Dr. Francisco J. Villaverde: La Hipoteca Voluntaria del Futuro.
Dr. Oscar Garca Montes: Consideraciones acerca de las Corrientes Reno-
vadoras del Derecho Civil, como Antecedente Necesario de la Posible Unifica-
cin del Derecho Privado.
Otto Schoenrich: El Derecho Comparado y la Solidaridad Panamericana.
Dr. R. G. Patton: Los Registros de la Propiedad en el Canad y en los
Estados Unidos.








ASUNTOS GENERALS


Dr. Guillermo de Montag: Instrumentos Negociables de Crdito.
Dr. Carlos A. Llanes: Hacia la Unificacin Legislativa Interamericana.
Dr. Flix Magloire: Documentacin Legal Interamericana.
Harry C. Shriver: Estatutos y Leyes Aprobados por los Estados Unidos
en la Sesin Actual.
Dr. Bartholomew Landheer: Necesidad de un Boletn Interamericano de
Derecho Comparado.
Dr. Crawford W. Bishop: Cdigos Vigentes en la Amrica Latina.
Francis X. Dwyer: Estatutos y Leyes Aprobados por el Canad en la Se-
sin Actual.
Dr. Herminio Rodrguez: Bibliografa de Publicaciones Legales Ameri-
canas.
Dr. Lincoln S. Mndez: Canje Interamericano de Publicaciones Legales.
Dr. Armando Menca: Unificacin de la Documentacin Legal Interame-
ricana.
Edwin D. Ford: Tendencias Recientes en la Reglamentacin de las Com-
paas de Servicios Pblicos y su Efecto sobre la Capacidad de estas Compa-
as para hacer frente a la Demanda de Servicios.
Mitchell B. Carroll: Evitacin de la Doble Imposicin en las Amricas a
travs del Desarrollo de la Legislacin Internacional.
Dr. Stephan Ladas: La Proteccin Interamericana de los Derechos de Autor.
Dr. Ricardo Mor: Bases para la Unificacin de la Legislacin de la Pro-
piedad Industrial en los Pases de Amrica.
Dr. Carlos Grate: Proteccin de la Propiedad Industrial.
Dr. Natalio Chediak: La Situacin Precaria de los Derechos de Autor en
las Amricas.
William S. Culbertson: El Imperio de la Ley.
Philip C. Jessup: Importancia de los Estudios de Derecho Internacional y
Comparado para la Cooperacin Interamericana.
Dr. Williams Sanders: Unificacin, Uniformidad y Codificacin de la Le-
gislacin en las Amricas.
Dr. Germn Riesco: Medios de Fomentar el Honor de la Profesin Jur-
dica y las Relaciones entire los Juristas del Hemisferio Occidental.
Dr. Pedro G. Medina: Creacin de un Instituto Interamericano de Derecho
Comparado.
George A. Finch: Elementos para-el Estudio del Derecho Internacional.
Dr. Juan Clemente Zamora: Creacin de un Instituto Interamericano de
Derecho Comparado.
Charles E. Bradway: La Asistencia Legal en las Amricas.
Dr. Jos Agustn Martnez: Uniformidad Legislativa en Materia de Extra-
diccin,
Dr. Gerardo Mor: Sobre Creacin de un Tribunal u Organismo Superior
que podra denominarse Gran Jurado de Justicia Nacional; y Sobre la conve-
niencia de que se suprima lo que en Derecho se llama la Sumisin Expresa, o
Tcita en cuestiones de Competencia en Materia Civil.
William E. Reese: Comparacin de la Legislacin Nacional Sobre Horas de
Trabajo y Salarios aplicable a las Obras Pblicas Nacionales.
Curtis Shears: Cooperacin Econnmica.
Dr. Eduardo Salazar: Futuros Inversionistas Extranjeros y sus Relacio-
nes con la Legislacin Vigente en los Pases de Amrica.
Dr. Virgilio Ortega: La Clandestinidad Internacional de Seguros: Medidas
para Suprimirla.
Dr. Carlos Raggi: Unificacin de la Legislacin de las Amricas sobre Ju-
risdicciones del Trabajo.








ASUNTOS GENERALS


Dr. Eduardo C. Lens: Tendencias Procesales en el Campo de la Legislacin
del Trabajo.
Dr. Jos Garca Pedrosa: Jurisdiccin del Trabajo y sus Leyes Procesa-
les: a) establecimiento de la magistratura del trabajo en los passes americanos
en que no exista; b) Leyes procesales para dirimir los conflictos del trabajo
entire los Tribunales de Justicia.
Dr. Ral de Crdenas: Las Moratorias y el Crdito Internacional.
Lcdo. Hector Beeche: Bases para la Unificacin de la Legislacin Penal de
las Amricas.
Dr. Jos Agustn Martnez: Unificacin' de la Legislacin Penal y Contri-
bucin del Derecho Penal Interno a la Proteccin de la Paz Internacional.
Dr. Manuel Oliva: De los Medios Extintivos de la Accin Penal en Relacin
con el Fundamento y Fin de la Pena.
Dr. Evelio Tabo: Consecuencias de la Eutanasia en el Orden Penal.
Dr. Manuel Prez Pic: Cooperacin Interamericana de Laboratorios y
Departamentos de Identidad como Medida de Progreso para la Prevencin de
Crmenes.
Dr. Francisco Caronne: Criterio para Unificar la Definicin Legal del
Delito Poltico en Amrica.
Dr. Jos Mir: La Intervencin Judicial en el Proceso Ejecutivo de las
Sanciones.
Dr. Armando M. Raggi: Contribucin de las Conferencias Internacionales
al Progreso de la Ciencia Penitenciaria.
Dr. Francisco Ponte: Orientacin de la Libertad C(odicioi;al en Cuba.
Dr. William E. Masterson: Les Restriceiones A\ilnnuimnls en los Pases del
Hemisferio Occidental.
Dr. Lawrence D. Egbert: Convenios Conerciales Latino-amerianos.
Dr. Charles E. Jackson: El Problema de la Conservacin de l1s Peces que
Migran ms All de las Fronteras Nacionales o Estalales.
Dra. Mercedes Gatell: El Comercio Tnteramerieano.
Dr. Roberto A. Netto: El Drawback.
Dr. Antonio Iglesias-: Unificaci6n Legislativa.
Dr. Gregorio del Real: Unificacin Interaimeiic;iii del l)Drecho Mciciatil
en Materia de Instrumentos Negociables.
Dr. Mario Nin: De las Minoras en las Compaas Annimas.
Dr. Jos E. Gorrin: El Trust y su Aplicacin en Cuba.
Dr. Fernando Colomar: El Mortgage, el Mortgagee y el Trustee.
Dr. Luis de Solo: Poderes y Representaeij,' en Juicio.
Dr. Antonio S. de Bustamante: El Establecimiento de Comisiones Interna-
cionales de Aviacin.
Mabel Walker Willebrandt: Legislacin Area.
Howard S. LeRoy, Tendencias de la Legislacin Area Internacional.
John A. Eybank: Algunos Aspectos de la Jurisprudencia Internacional Re-
lativa a la Guerra Area.
David E. Grant: Legislacin Relativa al Transporte Areo.
Dr. Jos Ramn Gutirrez: Conveniencia de Crear el Instituto Jurdico
Interamericano de Comunicaciones y Transportes.
Dr. Rogelio Sandrino: Soberana del Espacio Areo.
Dr. J. Blanco Uztariz: Legislacin Area.
PROGRAMA DE AGASAJOS.-Consistieron stos, en Excursin a la Fortaleza
del Morro, recepciones en la Universidad, en el "Miramar Yaclt Club", del Mi-
nistro de Justicia. en el Tribunal Supremo. en la Alcalda Municipal y en el
Palacio Presidencial; concerto de msica tpica en el Auditorium, banquet y
baile en el Hotel Nacional y excursion y visit al "Central Toledo". Adems,








ASUNTOS GENERALS


en el terreno particular. se les ha hecho objeto de obsequios, cortesas y distin-
ciones por muchos abogados de esta capital.
DESPEDIDA.-Terminados los trabajos de la Conferencia, comenzaron a re-
gresar a sus respectivos pases, los ilustres conferencistas, que as como a su lle-
gada, fueron despedidos por comisiones de compaeros y otras personalidades
y nuestro deseo es que lleven un grato recuerdo de su estancia en Cuba.
--------)o(----
LEYES Y DECRETOS

ACTIVIDADES PROHIBIDAS. Decreto Pre-idencial 16b (Gaceta '30
Enero).-En uso de las facultades que me estn conferidas, asistido del Consejo
de Ministros y a propuesta del Ministro de Justicia, resuelvo:
Primero: Declarar ilcita y prolbibir toda asociacin u organizacin, cual-
quiera que sea su forma y propsito aparentes, cuando tenga conexiones pol-
ticas con organizaciones internacionales o se dedique a la captacin de pros-litos
contra el rgimen republican, representative y democrtico de Cuba, o de alguna
manera atente contra la plenitud de la soberana national.
Segundo: Prohibir el uso de banderas, emblemas, insignias, lemas y otros
distintivos contrarios al rgimen de gobierno representative democrtico de la
Repblica.
Quedan exceptuados de esta prohibicin:
a) Los funcionarios diplomticos y consulares de los pases acreditados
en Cuba, quienes podrn usar las banderas e insignias de sus respectivas nacio-
nalidades en la forma permitida por el Protocolo y los usos internacionales.
b) Los Partidos Polticos actualmente organizados, nicamente en lo que
a emblemas se refiere, quienes podrn usarlos en la forma y oportunidad que
seala nuestra legislacin electoral.
Tercero: Prohibir los himnos, cantos, marchas y otras composiciones musi-
cales, representaciones teatrales y cinematogrficas, radioemisiones, salutaciones,
grabados, fotografas, dibujos, libros, revistas, peridicos y dems medios des-
tinados a realizar actos de propaganda o afirmacin de doctrine o ideologa tota-
litaria, o que tiendan en alguna forma a menoscabar los principios democrticos
consagrados en la Constitucin de la Repblica.
Cuarto: Los Agentes de la autoridad, sin perjuicio de las dems medidas
gubernativas y judiciales que procedan con arreglo a las leyes, ocuparn cuantos
objetos se emplearen como medio para infringir lo dispuesto en los artculos
anteriores, detendrn a los infractores y los pondrn, con los objetos ocupados.
a disposicin de los Tribunales de Justicia.
Quinto: Disponer que por los Agentes de la autoridad se proceda a dete-
ner y poner a disposicin de los Tribunales de Justicia, como infractores de las
disposiciones consignadas en el Ttulo I del Libro II del Cdigo de Defensa
Social, a los que realizaron cualquiera de los actos siguientes:
a) Recibir dinero o ddiva de una potencia extranjera o de cualquier per-
sona, natural o jurdica, national o extranjera, para la realizacin de campaa
oral o escrita contraria al rgimen democrtico, establecido en Cuba.
b) Realizar cuestaciones para recaudar fondos con que tender a la propa-
ganda de principios contrarios al rgimen de gobierno representative democr-
tico de la Repblica de Cuba, o que atenten contra la plenitud de la soberana
national.
Sexto: Declarar que es ilcita, y, por consiguiente, intransmisible y puni-
ble, today correspondencia postal, telegrfica, radiotelegrfica y radiotelefnica,
en que se haga propaganda a favor de regmenes totalitarios o contra el rgimen
democrtico.








ASUNTOS GENERALS


Sptimo: Prohibir la expedicin de licencias o autorizaciones gratis para
portar armas de fuego, y revocar, declarndolas canceladas, las expedidas hasta
la fecha de la promulgacin de este Decreto; con excepcin de las que se expidan
o hubieren expedido, a favor de los funcionarios pblicos que custodien o con-
duzcan fondos o valores del Estado, las provincial o los municipios, y de los
que, sin ser policas, ejerzan funciones de vigilancia o autoridad.
Octavo: Disponer se forme expediente de expulsion a todo extranjero que
haya sido sancionado judicial o gubernativamente por propaganda totalitaria u
otros actos contrarios a la paz de la Repblica o a la estabilidad de sus institu-
ciones.
Sin perjuicio de lo dispuesto en el prrafo anterior, el Jefe del Poder Eje-
cutivo podr proceder a la expulsion de todo extranjero que no tenga familiar
cubana constituida en Cuba, sin necesidad de que haya sido previamente san-
cionado, cuando as convenga a la seguridad del Estado y a la garanta de las
Instituciones democrticas.
Noveno: Todas las dudas a que diere lugar este Decreto sern resueltas
por el Ministerio de Justicia.
Dcimo: Quedan derogados todos los Decretos y disposiciones del Poder
Ejecutivo que en alguna forma se opongan a lo establecido en este Decreto.
Dcimo Primero: Este Decreto empezar a regir al siguiente da de su
publicacin en la Gaceta Oficial de la Repblica.
Dcimo Segundo: Los Ministros de Estado, Gobernacin, Defensa Nacional,
Comunicaciones y Justicia, quedan encargados de cumplir el present Decreto
en lo que a cada uno concierne.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en La Habana, a 29 de Enero de 1941.
-F. Batista, Presidente.-Carlos Saladrigas, Primer Ministro.--Vctor Vega,
Ministro de Justicia.
GARANTIAS CONSTITUCIONALES.-- DLtreto Presidencial 221 (Gaceta
3 Febrero).-En uso de las facultades de que estoy investido y asistido del Con-
sejo de Ministros, resuelvo:
Primero: Suspender por un trmino (le 15 das, en lodo el territorio na-
cional, las garantas de los derechos reconocidos en los arts. 26. 27, 28, 29, prra-
fos 19 y 29 del art. 30. 32. 33 y prrafo 1' del 37. todos de la Coiistitueiin de
la Repblica.
Segundo: Convocar al Congreso Nacional para que dentro de 48 horas, a las
6 de la tarde del da 5 del corriente mes. se rena en un solo Cuerpo a fin de
que resuelva sobre la suspension de las garantas de los derechos a que se refiere
el apartado anterior.
Dado en el Campamento de Columbia, Ciudad Militar, a las 10 de la noche
del da 3 de Febrero de 1941.-F. Batista. Presidente.-Carlos Saladrigas, Pri-
mer Ministro.-Domingo F. Ramos, Ministro de Defensa Nacional.
-Decreto Presidencial 257 (GacLra 5 Febrero).-En uso (le las facultades
de que estoy investido por la Constitncin y las Leyes, asistido del Consejo de
Ministros, y a propuesta del Ministro de Defensa Nacional. resuelvo:
Derogar en todas sus parties el Decreto Presidencial N' 224, de fecha 3 de
Febrero del present ao, por el que se suspendieron por trmino de 15 das,
las garantas constitucionales, restablecindose las mismas plena y completamen-
te; lo que se comunicar al Congreso por medio del correspondiente Mensaje,
dejando sin efecto la convocatoria hecha para el da de hoy.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en La Habana, a 5 dc Febrero de
1941.-F. Batista, Presidente.-Carlos Saladrigas. Primer Ministro.-Domingo
F. Ramos, Ministro de Defensa Nacional.








ASUNTOS GENERALS


COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

HOMENAJE.-El da 16 del actual mes, el (olegio de Abogados rindi
un banquete-homenaje al Ministro de Justicia Dr. Vctor Vega y Ceballos, en
el Habana Yacht Club. que constituy un acto de alto relieve.
Ocup la presidenciia el Decano del Colegio Dr. Manuel Ferindez Super-
vielle, teniendo a su derecha al expresado Ministro y al Director Justicia doctor
Rafael Gaspar Montorio. y a su izquierda al Dr. Enrique Llans. Vicedecano y al
Dr. Daro Castillo, Subsecretario de Justicia.
Seguan a los ante riores los miembros de la Junta de Gobierno del Colegio
Dres. Mario Recio, M.irio Lluria, Miguel (U. Ferregur, Alberto de Carricarte.
Natalio (Chediak, Pedro J.. Entenza, Ral !,(Lpe.,' Gast(ni (lodoy, A. (Gmes Roca,
Ernesto Freyre, Hogelio Pina. Luis J. Botifoll, P. )iago, Luis Machado y los
Dres. Eduardo ('. Betancourt, ex-Decano. Oscar Montero. .Jos M. ('arballido,
Ren Acevedo, Eduardo Escasena, .J. Messo. Enrique Dolz. Julio Figueroa, iM.
Gorriar1, J. A. (Gaac;i layl!eres. Josi l e('ne. Vicesecretario de la ('oorporacii
National del Turisino en representacin del Presidente de la misma Sr. Jos'
Cidre, y los funcionaris de Justicia Dres. Yodi, ('Cores. Villaamil. (larca (rdo-
iez. Domnguez. (alzadlilla y otros.
Ofreci el homena e el I)r. Pernndez Siiuervielle en sencillas frases. signi-
ficando la satisfaccin le tool( los togadois de aberse reunido con el Dr). Vega,
su compaiero que actualmente ostenta el cargo de Ministro de Justicia. y lo
mucho que le debe esa clase professional por sus gestiones en beneficio de los
Abogados, no solo por haber obtenido la cesin por part del Estado del edificio
de Cuba y Chacnii para sede del (olegio, sino para el mejor xito de la primer
Conferencia de la Federacin Interamericana de Abogados que se celebr en esta
capital.
El Dr. Vega contest agradeciendo el homenaje, que consider i inmerecido,
si bien lo aceptaba para powder compartir con sus compaeros los abogados, una
vez ms, un rato (le expansion y solaz.
Paso a destacar la significaci dle la profesin de abogado y la tica pro-
fesional que a todos d(be domiiiiar. poniendo le relieve que tiene el deer de
defender los interests (le sus clients sin doblez ni iraiciones.
Expuso tambin que los togados fijan el deber qlie da la noruma en todo
pais civilizado, o sea la de have cumplir ls leyes en todos sus aspects para (lie
triunfe la justicia, y pTr esas circunlstan(.ias y otras, agreg6, "lhe sido siempre
abogado antes que nad;i y por encima de todo".
Pasi a hablar de li Primer (Conferencia (le la Federacin Inteieramericana
de .\bos'adlos. que (aliFie dc triuifo para la nacin cubana y para el ('olegio lde
Abogados de la la;i;ina y su !)e(Dcao y Jiuna (le Gobierno. Iizo hiiiapi de la
trascendencia que tal ( onifrencia tiene por las prestigiosas personalidades de
Amrica que se reunin en la lhabania y habl (le su modesto conicurso al mejor
xito de la misma, ya (lue se lrata no silo (le un acontecimiento cultural, sino
tambin poltico.
Termin exponiendo el )Dr. Vega que ni slo agradeca el honienaje por
lo elegant y gentil, sitio porque le haba lda;i oportunidad (l exlponer su cri-
terio, que es el (le los c(banos.
CREDITO.-En la G(;'dor Oficial d le 1 i Marzo, ,z s lia publicado el De-
creto Presidencial ,41, que as dice:
En uso de las facultades que me estn conferidas por la Constitucien de la
Repblica y las Leyes vigentes, a solicited del Ministro (le Justicia, a propuesta
del de Iacienda y asistido del Consejo de Ministros, resuelvo:
Que la consignaci-n figurada en el Captulo VI, Artculo Unico. "Para
Tmprevislos del Ministerio( de l slicia" del Plresupunesi Gleneral de 1910), sea








ASUNTOS GENERALS


reforzada en la cantidad de cinco mil pesos ($5,000.00), a fin de que puedan
cubrirse los gastos originados por los preparativos y realizacin del Congreso
de Abogados que habr de celebrarse en esta capital en el mes de Marzo, toman-
do dicha cantidad de Rentas Pblicas a travs del Fondo de Reajuste de 1940,
creado por la Ley de 2 de Noviembre de 1938 y puesto en vigor para el ao
de 1940, por el Decreto Presidencial N9 532, de 2 de Marzo del citado ao, for-
malizndose al efecto las operaciones de contabilidad que sean procedentes.
El Ministro de Hacienda queda encargado del cumplimiento del present
Decreto.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en La Habana, a los 27 das del mes
de Febrero de 1941.-F. Batista, Presidente.-Carlos Saladrigas, Primer Mi-
nistro.-Andrs Domingo, Ministro de Hacienda.
)o(
LIBROS Y REVISTAS

Los MUNICIPIOS CUBANOS A TRAVS DE LA JURISPIUDENCIA, tomo 1" (2'! edi-
cin), POR EL DR. AUGUSTO VENEGAS Y yUINA Y AUGUSTO VENEGAS PAZOS.-
Habana, 1941.-La segunda edicin ampliada (le esta obra ventajosamente co-
nocida en los Tribunales y el foro, acaba de aparecer. Contiene la Ley Orgnica
de los Municipios, con notas y comentarios, adaptadas a la nueva Constitucin :
todas las disposiciones que hasta la fecha modifican o la amplan, las sentencias
del Tribunal Supremo relacionadas con la material, consultas resueltas por el
Ministerio de Gobernacin y todas las leyes especiales relacionadas con la refe-
rida Ley Orgnica de los Municipios. Consta de 384 pginas y constitute el
volume VII de la "Biblioteca Jurdica de autores cubanos y extranjeros".
Los Sres. Venegas han ocupado cargos en la Administracin Municipal, adqui-
riendo en ellos la experiencia que denota su referida obra de consult de -valr
inapreciable.
COMPILACIGN ORDENADA Y COMPLETE DE LA LEGISLACIN C(UBANA (APNDICE
DE 1939), POR EL DR. MILO A. BORGES.-Habana, 1941.-Acaba de aparecer
este Apndice, que muchos teman no se publicase, de la tan utilsima obra del
Dr. Borges, que tanto facility la bsqueda de cualquier ley, decreto o reglamento.
de nuestra copiosa legislacin. Este tomo ser tan consultado como los ante-
riores que no debe faltar en ningin studio de Abogado. para evilar olvidos
que pueden resultar funestos.
EL REGIMEN DE LA NACIONALIDAD EN LA CONSTITUCIN C('BANA DE 1940, pon
EL DR. JOS MANUEL CORTINA Y CORRALES.-Habana, 1941.-El contenido de
este folleto queda expuesto en el ttulo arriba consignado, debido al Dr. Cortina.
Consultor Diplomtico de la Secretara de Estado.
DE LOS VICIOUS Y DEFECTS DEL CRIOLLO Y DE SU REMEDIO,. POR EL LCDO. CRIST-
BAL DE LA GUARDIA Y MADAN.-HIabana. 1941.-lEste folleto, que lleva por lema
"No valen reforms de leyes ni cambios de sistemas dle (obierno. A quien hay
que reformar es al criollo", es debido a la larga experiencia y observacin del
viejo abogado que tanto se deja sentir cuando eimpufa la piola. Es un trabajo
seversimo en el que se sealan hechos y circunstancias (le la mayor gravedad,
como medio de llegar a la conclusion de su lema. En su segunda parte consign
lo que a su juicio pudiera ser el remedio para esos males. A continuacin de su
trabajo public un largo extract de la obra "Cuba y su evolucin colonial",
del Dr. Francisco Figueras, publicada en 1905; y extractos tambin de los si-
guientes libros: "Nuestra Amrica", de Carlos Octavio Bunge, de la Repblica
Argentina, ao 1905; "Sobre doctrinas jurdicas'" del Dr. Mariano Aramburo.
1916; e "Historia Universal', tomo 69, captulo ''"Los Criollos', por Luis Ulloa
Cisneros, 1932. La lectura del sensacional folleto deja un profundo dejo de
amargura.








ASUNTOS GENERALS


REVISTAS EXTRANJERAS.-Hemos recibido: La Revista de Derecho, Jurispru-
dencia y Administracin, Montevideo, Uruguay, Diciembre; Revista de Derecho
Privado, Madrid. Espafia. Diciembre; Los Trib oalcs, Mxico D. F., Enero;
Revista de Derecho y Administracin llunicipul. Indice General, 1929-40, Buenos
Aires, Repblica Argentina; y La Justicia. Mxico, D. F., Enero.
OTRAS REVISTAS.-Tambin hemos recibido: El Jubilado, Febrero; Informa-
cin Fiscal, Marzo; La Jurisprudencia al Da, Enero; Polica Secreta Nacional,
Febrero; Divulgacin Taquigrfica, Noviembre-Diciembre; El Siglo, Febrero;
Seguros, Febrero; Salud y Sanidad, Septiembre-Octubre; Boletn Agrcola, Fe-
brero, y Revista de la Asociacin de Viajantes, Febrero, todas de la Habana.
---)o (

MISCELANEA

MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus (de publicado el nmiero anterior
ha habido el siguiente:
President de Audiencia.-lla sido ascendido al cargo de lPresidente de
la Audiencia de Pinar del Ro, el Ledo. Eduardo Potts y Castellanos, que era
Magistrado de dicho Tribunal. Ocupaba en el escalafn judicial de su categora
el nmero 1. Ingres en la carrera en 21 de Junio de 1909 como Juez de Ins-
truccin del Oeste, hoy Seccin 3-' de la Habana, cesando en 24 de Septiembre
de 1933. En 19 de Junio de 1934 reingres como Magistrado de la Audiencia de
Matanzas, pasando en 23 de Diciembre de 1940 a la de Pinar del Ro.
Jueces Municipales suplentes.-lHa sido nombrado Juez Municipal suplen-
te del Este, Iabana, el Dr. Mariano Vivanco y Zayas, que era Juez Municipal
de Banes. Solicitaron el cargo 27 aspirantes, o sea 1 Angel Prraga, 2 Agustn
Iznaga. 3 Ral Acosta. 4 Mximo Martnez, 5 Jos. Rivero, 6 Abelardo Ochoa.
7 Gustavo Delgado. 8 Ral Dez-Muro, 9 Ramiro Fernndez, 10 Gregorio Mar-
tnez, 11 Jos Caymari, 12 Antonio Surez. 13 Gumersindo Danger, 14 Gustavo
Ribeaux, 15 Luis A. Cabello, 16 Luis Milanis, 17 Mario 'gidos. 18 Emilio Adn,
19 Antonio Campos, 20 Pablo Gonzlez, 21 Dionisio Lpez, 22 Mariano Vivanco,
23 Eduardo Mederos, 24 Armando Masvidal. 25 Ricardo Rodrguez, 26 Alejan-
dro Trelles y 27 Cecilio Caneda.
Los 15 primeros fueron eliminados por datar su antigedad desde 10 de
Octubre; los 16 a 19 inclusive por no haber entrado en la carrera por oposicin
y datar su antigiiedad desde el ao 1933; y en la calificacin de iritos, obtu-
vieron los Dres. Lpez ]i6 puntos. Mederos 17. Gonzlez y Masvidal 19, Rodr-
guez 22, Caneda 24 y Vivanco y Trelles 28. decidindose el empate a favor del
Dr. Vivanco por su mayor antigiiedad.
El Dr. Vivanco ingres en la carrera como Juez Municipal de Morn en
15 de Abril de 1924 y despus fu Juez de Primera Instancia e Instruccin de
Morn y Guanajay y Juez Municipal de la Habana, cesando en 2 de Octubre
(le 1933. Reingres como Juez Municipal de Banes como opositor aprobado con
calificacin de 64'819.
-Ha sido nombrado Juez Municipal primer suplente de Los Arabos. el
Dr. Juan M. Mestre y Tamayo. opositor aprobado.
-Tambin fu nombrado Juez Municipal primer suplenle de Baracoa el
Dr. Angel P. de la Portilla y del Portillo, opositor aprobado.
Permuta.-Ha sido aprobada la concertada por los Jueces Municipal s lde
Santa Mara del Rosario y Quemado de Giiines, Dres. Pedro Hernndez z
Lovio y Ricardo Ramrez y Andr, respectivamente.
Traslados.-TIa sido nombrado Juez de Primera Instancia de Holgun. el
Dr. Luis A. Fortn y Fortn, que era Juez de Instruccin del propio Partido
Judicial desde 5 de Mayo de 1939.
-Ha sid(o lonibrado \Ilagistr~do de lai Andieicin de Pinar del Ro. el








ASUNTOS GENERALS


Dr. Toms Loredo v Trillo. que lo era de la de Oriente. desde (le Junio
de 1935.
-Ha sido nombrado Juez Municipal del Cristo, el Sr. Carlos Quintana.
que lo era de Ramn de las Yaguas.
Renuncia.-Ha renuncindo el ar'go de Juez Municipal 2',' suplente de P'-
dro Betancourt, el Dr. Jaime Vila y Besteiro.
Excedente.-Ha siddodea excedente de la 10'W categorla, el Dr. .aime
Vila y Besteiro, ex-Juez Municipal suplente de Pedro Betaneourt.
Abogados de Oficio.-lia sido aceplada la reciiuiii presentada por .l
Dr. Rafael G. Montoro y Saladrigas, (le la Audiencia de la Habana.
Crditos.-Se ha concedido un crdito de $100 al Juez Decano d bana para libros y tiles: y otro de $150 al iJuez Municipal del Norte de (a-
magey para libros, enseres y otros imateriales.
Varias noticias.- S lia dispueslo 1l desalojo de las casas (pue ocupain Ie
Juzgado Correccional de la Seccin 5" y el M icipl niil del Sur por falta de
pago del alquiler.
-Segn el cable un gruplo (le estudiantes v profesores hispanoamericano,'
que han ido a los Estados Unidos a recibir mi curso lde seis semanas en la V'ni-
versidad de Carolina del Norte, asist i a una sesin de la Corte Suprema. presi-
dida por Charles Evans Hughes y participando el Pleno (le Magistrados.
-El Subsecretario de Justicia lha declarado a los periodistas, segn la pren-
sa diaria, "que lamenta que haya ciudadanos que se dirijan a estas dependencias
oficiales, y que acusando una falta de civismo que deprime, traten de obligar a
las autoridades a investigaciones de hechos inexistentes''; agregando "que por
ningn concept, ni en ningin ,aso. se prestara alencin a ningiiuna ldenuncia o
comunicacin difamatoria, que no venga debidamente au torizada con la finrma
de su autor.''
-El Juez Municipal de lIaire teleigrafii al Ministro de -Justicia pidiendci
garantas para su persona por haber sido maltratado y desafiado en el Cuartel
de la Guardia Rural por el Capitn del Escuadrin 36 de Bayamo. y el Ministro
lo traslad al de Defensa pidindole sean investigados los hechos.
--Ser presentada en la Cmara de Representantes una proposicin de Ley
por la que se prohibir el ejercicio de la profesin a los Fiscales de Partido.
aumentndoles a ese efecto sus haberes que sern $2.400 para los Fiscales do 1'.
$2,100 para los de 2' y $1,800 para los de 31 clase.
-Pronto aparecer el "('Cdi lo de Defiensa Social" del lr. .luanl .1. E.
('asass.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-I)urai-
te el mes de Enero tuvo los siguientes ingresos: alldo, del mes anterior.
$19.413.86; multas corrcecionales, $4,756: ingresos Registro Civil, $8.184.29:
descuentos, $8,134.57; fianzas decomisadas. $3,249.84: sobrantes. $1.461.72:
multas a testigos y peritos, $50.01; licencias. $8; transports terrestres. $1.30:
correcciones disciplinarias, 0.95; devolucin rdenes de adelanto, $338.12.-To-
tal, $45.598.76.
Egresos: jubilaciones y pensions, $30,654.44: personal, $205: material.
$22.75; devoluciones, $4: liquidaciones de rdenes de adelanto, $338.12: saldo.
14,374.45.-Total igual, $45,598.76.
-La Co:nisin aboni el mes de Febrero a s jubilados y pensionistas 1e 67
por 100 de sus acreencias.
COMPAIAS DE FIANZAS-S.- egn aviso de la Seicrelara del (onereicio
del da 19 del mes de Marzo (Gaceta dele 5) estn autorizadas para prestar fian-
zas La Alianza, The Boston Surety Co.. La Comercial, El Comercio, Cienfuegos.
Cubana de Fianzas, Cuban American Tus. Co.. La Caera. General Surety Co.,
The London rSrety Co. Inc.. La Insular. Italia. El Sol, New England, Surety
Co.. Orbe, La Mer.antil. Previsin S,1ina. 1'nin de Comorinnrles e Induisri miles.









Fidelity and Deposit (o. of Maryland, The Maryland Casualty C'. y Liverpool
and London and Gilobe Ins. (Co. Ltd.
FALLECIMIENTOS.--1a fallcido el 1Dr. Juain 1. Jiistiz y \Valds. Juez
de Primera Instancia de la hIabana. Jugres en la carrera judicial como Oficial
de Sala de la Audien la de la Hlabana, en 11 de Enero de 1917. Despus fu,
Juez de Primera Insta ieia e Instruccin de San Cristbal, Juez Correcional de
Santa Clara, Juez de Primera Instancia de Matanzas, Juez de Primera Instan-
cia e Instrucci'n de tMlriano y ascend ido al cargo que aiora desempeaba en 23
de Febrero de 1933. aci : en esta capital en 4 de Julio de 1890.
-Tambin lia fallecido el Dr. Juan il. Navarrete y de Paula, Magistrado
de la Audiencia de la 1labain. Ingresd en la carrera como Juez de Primiera Ins-
tancia, Instruccin y iCorreccional de iMayar, en 1' de Febrero de 1918. Des-
pus desempe igual .arigo en Isla de inos s.. uzgado (le Instruccin tle Guan-
tnamo, los de Primei a Instancia e Instruccioni de Guanajay y Morn, los de
Magistrado de las Auciencias de Oriente, Santa Clara y Pinar del Ro, el Juz-
gado (le Primera il staincia del Este, l>Pesidente de la Audiencia de Camagey
hasta que pas al carg, que alora desempeaba desde (i de Jlunio de 193.5. N acil
en 3 de Diciembre de 188S.
-Tambin falleci, el Ledo. Carlos Portela y Prez, Abogado de esta capital
y ex-Secretario de Hacienda.
NOTICIAS VARIAS.-La prxinma Convencin Nacional de Procuradores
tendr efecto los das 10 a 13 de Abril prximo, en Santiago de Cuba. Los Fe-
rrocarriles han concedido una bonificacin en el precio de los pasajes.
-El Dr. Pablo G Lavn pronunci, en el Ateneo de la Habana, una con-
ferencia que vers sobre "Crisis de la libertad".
-La Asociacin de Auxiliares de la Administracin de Justicia realize su
excursion a la ciudad le Camagiey en el da 22 de Febrero, regresando el 24.
Realizaron los siguientes actos: peregrinacin al Parque de Ignacio Agramonte
precedidos por la Banda Municipal, colocndose una ofrenda floral al pie del
monument al General, haciendo uso de la palabra el Secretario Sergio Estrada
y el Presidente de la Asociacin Dr. Rojas; visit al Palacio de Justicia donde
fueron entregados los Diplomas a los que triunfaron en el Concurso de Propa-
ganda; sesin en que usaron de la palabra los Sres. Rojas, Estrada, de Cama-
gey; Mrquez, de Pinar del Ro, y Gorgas y Lora, de Oriente; y reunin-
almuerzo, asistiendo autoridades y auxiliares.
INCONSTITUCIONALIDAD.-El Pleno del Tribunal Supremo, por sen-
tencia 6, de 21 de Enero de 1941, ha declarado que es inconstitucional y nulo
el Decreto Presidencial 753, de 13 de Abril de 1939, que suspendi los efectos
de la Ley de 12 de Abril de 1939, por la que se dispuso que fueran desempea-
dos los cargos de Secreoario, Oficial y Escribiente de la Comuisin de Inteligencia
del Puerto de la Habana, sin necesidad de propuesta ni designacin, por las
mismas personas que ltimamente los ocupaban, declaradas excedentes con mo-
tivo del reajuste presupuestal verificado por la Secretara del Trabajo, segn
Decreto 2132 de Octubre 13 de 1938; disponiendo el pago de los haberes que de-
vengaren, mientras no fueren incluidas las consignaciones correspondientes en
el Presupuesto Fijo del Poder Judicial, con cargo a los fondos del Tesoro no
afectos a otras obligaci.mes; y nula la resolucin del Presidente de la Comisin
de Inteligencia del Puerto de la Habana, que en consecuencia dispuso no dar
posesin a los repuestos por la Ley, declarendose que el referido Decreto no
puede aplicarse nuevamente.
-El Sr. Walfredo Rodrguez solicit del Tribunal Superior Electoral que
derogara la Instruccin Especial NX 25 de 25 de Agosto y se le contaran los votos
preferenciales que no 1o haban sido al escrutarse los colegios en que se celebra-
ron elecciones especiales, peticin que fu declarada sin lugar, anuncindose con-
tra esta resolucin al amparo del art. 8 de la Ley de 31 de larzo de 1903, y el








ASUNTOS GENERALS


Ministerio Fiscal se opuso al recurso alegando que debi establecerse por va de
casacin; y el.Pleno del Tribunal Supremo, por sentencia (le 22 de Marzo de
1941, desestima ese fundamento de la oposicin con este fundamento:
"Considerando: que el recurso de inconstitucionalidad en va de casacin
slo procede contra las resoluciones dictadas en juicio civil, criminal, o conten-
cioso-administrativo, de acuerdo con los arts. 3 al 79 de la Ley de 31 (le Marzo
de 1903; sin que en otro supuesto, aunque se trate de las dictadas por cualquier
organismo judicial en uso de facultades distintas a la de juzgar, como aqu su-
cede, quepa utilizar la dicha va, pues entonces ha de establecerse la controversial
en la forma que previene el art. 8' (le la propia Ley. lo que obliga a desestimar
ese motivo de impugnacin aducido por el Ministerio Fiscal."
DISPOSICION TRANSITORIA 2k AL TITULO 49 DE LA CONSTITU-
CION.-Intereses inexigibles.-Nuevo tipo de inters.-Al cerrar este nmero,
llega a nuestro poder la sentencia 25, de 11 de Marzo (le 1941, de la Sala de lo
Civil del Tribunal Supremo, que por su importancia nos apresuramos a repro-
ducir y la que contiene las siguientes consideraciones:
Considerando: en cuanto al recurso de The National City Bank of New
York, que la 2"' Disposicin Transitoria al Ttulo 49 de la Constitucin de 1940,
dispone en su regla 24, que sern inexigibles todos los intereses atrasados que
se adeudaren al entrar en vigor dicha Transitoria que lo fu el 4 de Junio de
ese ao; y que a partir de su vigencia las obligaciones civiles que fueron objeto
de los Decreto-Leves 412, 423 y 594 de 1934, modificados por la Ley de 3 de
Septiembre de 1937, devengarn intereses segn la cuanta del capital, pagaderos
como determinan los Decretos-Leyes 412 y 594 de 1934 y conforme al tipo que
result para cada una de la aplicacin de la escala fijada en la propia regla.
Considerando: que de lo expuesto result de un modo evidence que el pro-
psito de los constituyentes fu liquidar todos los intereses que por razn de
las obligaciones civiles a que se refiere la mencionada regla 24 se hubieren de-
vengado y estuviesen pendientes de pago el indicado da 4 de Junio de 1940,
aunque por no haber llegado el da sealado para su abono no hubiera podido
reclamarlos el acreedor, ya que la expresada regla, adems de condonar los
intereses atrasados, o sase los devengados hasta ese da, fija los tipos de inte-
reses que devengar la obligacin a partir de la precitada fecha, en lugar de los
convenidos por los contratantes, los que, por lo tanto, no pueden reclamar desde
dicho da otros intereses que no sean los que correspondan de acuerdo con la
escala fijada en la susodicha regla; siendo, pues, inaceptable la tesis sustentada
en el primer motivo del recurso en examen.
Considerando: que en su virtud, al declararse en el auto recurrido bien
hecha la consignacin efectuada por los deudores, por concept de intereses, a
razn del 21/2 por 100 annual, desde el 4 de Junio al 12 de Julio de 1940, lejos
de infringirse, se ha interpretado acertadamente la repetida regla 2N; proce-
diendo, en consecuencia, desestimar el primer motivo de este recurso.
Considerando: que tambin debe desestimarse el segundo motivo, porque
las infracciones que en l se acusan descansan en el supuesto errneo, segn se
ha visto, de que los deudores estn obligados a pagar intereses devengados con
anterioridad al 4 de Junio de 1940.
Considerando: en lo que respect al recurso de Alejo de Jess, Eladio y
Antonio Sotolongo y Alvarez, que debe prosperar, porque el art. 81 del Decreto-
Ley 412 de 1934 ordena en su primer prrafo que si el acreedor se opusiere al
pago se acomodar la controversial a lo dispuesto en el tercer prrafo del art. 79,
el que manda que se impongan las costas a la parte vencida, sin establecer dis-
tincin ni limitacin alguna, por lo que ha de entenderse que dichas costas son
tanto las de la primera como las de la segunda instancia; y por lo tanto, al de-
clararse en el auto recurrido las costas de la apelacin en la forma ordinaria, se
ha incidido en la infraccin acusada en dicho recurso.
Considerando: que desestimndose el recurso de The National City Bank








ASUNTOS GENERALS


of New York, deben imponerse a ste las costas del mismo, sin expresa declara-
toria de temeridad o mala fe; no procediendo hacer especial imposicin de cos-
tas en cuanto al otro recurso examinado, que se declara con lugar.
Considerando: que habindose opuesto el acreedor al pago, debi el Juez
que conocii del asunto ordenar que se acomodara la controversial a lo dispuesto
en el tercer prrafo del art. 7) del l)ecreto-Ley 412 de 1934, conforme previene
el primer prrafo del 81 del propio Decreto-Ley, y una vez sustanciado el inci-
dente resolverlo por medio de sentencia, de acuerdo con lo estatuido en el mismo,
en relacin con el primir prrafo del art. 757 de la Ley de Enjuiciamiento Ci-
vil, y no dictar el auto de fecha 13 de Agosto de 1940, declarando bien hecho el
pago; y los Magistrados que resolvieron la apelacin, debieron hacerlo por me-
dio de sentencia, segn lo dispone el precitado prrafo 3' del art. 79 del De-
creto-Ley 412 de 1934. no por anulo, co:.io lo realizaron; debiendo asimismo los
expresados Magistrados haber impuesto al .Juez la oportuna correccin por las
faltas antes anotadas, ejercitando 'para ello la facultad que les confera el se-
gundo prrafo del 446 de la Ley de Procedimientos Civiles; procediendo que
este Tribunal, usando de la potestad que le otorga el primer prrafo del pre-
cepto ltimamente citado. imponga a los aludidos Juez y Magistrados, por las
faltas 'mencionadas, la correccin disciplinarian establecida en el nmero 1' del
448 de ese cuerpo legal.-Nrcs .lMrtlnz Escobar, Montang, Solrzano (Ponen-
te), Perera, Torre. Blr y Alvarez.
REGLAMENTO DE LA CONSTITUTION SOBRE LA MORATORIA.-
El Juez de Primera Instancia del Oeste, con fecha 12 de Marzo de 1941, ha
resuelto lo siguiente:
''Considerando: qu,' el art. 22 del Reglamento de la Moratoria Constitucio-
nal publicado en la .ac, ia Oficial correspondiente a la edicin del da 7 del ac-
tual, determine que la filta de pago en su oportunidad de los plazos de intere-
ses o de las anualidades de amortizacin exigibles segn la Transitoria, no im-
plicari el vencimiento de las dems anualidades de amortizacin seialadas en
la misma; pero el acreedor podr establecer su procedimiento, por la va que
corresponga segn el ttulo o continuar el establecido, segn sea el caso, para el
cobro de los aludidos intereses, y plazos de amortizacin que hayan vencido hasta
ese moment y se encuentren pendientes de pago.
Considerando: que aunque result dudosa la facultad del Poder Ejecutivo
para reglamentar preceptos constitucionales y much ms si esa reglamentacin
contiene interpretacin de dichos preceptos, tratndose en el art. 22 del Regla-
mento antes citado de ni problenma no resuelto todava por el Tribunal Su-
premo y que el Juzgado no puede someter al Tribunal de Garantas Constitu-
cionales en la forma prevista en el art. 194 de la Constitucin, por no haberse
constituido dicho Tribunal, debe aplicarse el precepto reglamentario declarn-
dose no haber lugar al requerimiento que se interest por la totalidad del cr-
dito y dems responsabilidades que se persiguen, en virtud de entenderse vencido
el mismo por falta de pago de varias mensualidades, y por haber transcurrido
el trmino del requerimiento realizado de acuerdo con el art. 72 del Decreto-
Ley 412 de 1934, y por tanto tampoco es procedente el traslado a los deudores
por trmino de 8 das como preparativo de aquel requerimiento y que no pro-
cediendo ste, tampoco debe hacerse aqul."-Jos del Valle Mor.
MORATORIA.-Venta de solares a plazo.-La Sala de lo Civil del Tribu-
nal Supremo, por auto 93, de 28 de Septiembre de 1940, lia declarado lo si-
guiente:
Considerando: que en el juicio que motiva este recurso se trata de obtener
la resolucin del contrato privado de fecha 1> de Septiembre de 19,32, de com-
praventa de un solar de terreno situado en uno de los barrios de esta ciudad,
por falta de pago de various plazos de los convenidos, que correspondent a intere-
ses y amortizaciones del precio ascendente a $1,985, reclamndose adems las








.\SUN lOS <.ENE' i .\IAl.S


cantidades correspondieutes a dichos plazos e intereses vencidos, y los que se
devenguen sobre la suma adeudada, desde la interpelacin judicial; y promul-
gada la Disposicin Transitoria de la Convencin Constituyente de 4 de Junio
ltimo, dictada para obligaciones civiles, como es la de que se trata, entire otras,
que fueron objeto de los Decretos-Leyes 412 y 594 de 1934, cualquiera que fuera
en esa fecha su estado legal o contractual y disfruten ( no de la moratoria.
cuya disposicin ordena, respect de obligaciones procedentes o derivadas del
precio aplazado de solares conmprados a plazos antes de 15 de Agosto (le 1934,
cualquiera que sea el capital debido, que la amortizacin se efecte en 30 aos
y que en ningn caso se pague inters, los cuales plazos e intereses son la base
de la reclamaciii del acreedor, hcese evidence la imposibilidad legal de conti-
nuar el procedimiento sobre supuesto de un derecho hoy inexistente y cuyo ejer-
cicio prohibe la aludida disposicin transitoria.
Considerando: adeiiis, que debiendo quedar por imperio de sta, en rela-
cin con la precedent legislacin de moratoria, sin curso los procedimientos,
en tanto no pierda el deudor su protecci(n, sin que sea lcito, iniciar ni conti-
nuar ninguno en cuanto lo ampara, y contrado el juicio a resolucin del con-
trato por falta de pago de plazos vencidos con anterioridad a dicha transitoria,
la reclamacin de esos plazos y de interests veneidos carecera de utilidad prc-
tica la suspension de un asunto que ya no puede reanudarse eficazmente dadas
las condiciones en que se interpuso.
Considerando: que, en su virtud, ineficaz por miniisterio de la ley el dicho
procedimiento, e intil por tanto la resoluci5n del recurso, debe declararse as
de oficio, sobrese yendo en las actuaciones, y ordeznaiido su devolucin al Tribu-
nal de instancia para su archivo.-8rcs. Marlfncz Escobar, Montag, Solrzano,
Perera. Torre y Alvarez.
COMPAIAS ANONIMAS: su inscripcin.--llI Tribunal Supremo, en 21
de Enero de 1941, ha declarado sin lugar el recurso (le splica establecido contra
auto de la propia Sala que resolvid no haber lugar a tener por personado a un
Procurador a nombre de la lIavana Railroad company y en un recurso de casa-
sin, motivando tal negative no haber acompaiado a su escrito certificacin
del Registro Central de Compaas Aniimas (que acreditase su inscripci n, ni
constar de las actuaciones elevadas, declarndose desierto el recurso de casacin
interpuesto por dicha compaa. Findase el Tribunal Supremo en que la cir-
cunstancia de estar la recurrent en estado de liquidacin, no la exime de la
obligacin de inscribirse en el Registro e Compaas correspondiente, creado
por el Decreto-Ley 842 de 1936, el que en su art. 3' la comprende entire las que
enumera; requisito el de inscripcin que, segn ha declarado esa Sala, es de
observancia ineludible para la existencia legal de las compaas y la posibilidad
de actuar contra terceros, y no hay duda que aqullas en estado de liquidacin
no extinguen su personalidad coimo sujeto de derechos y obligaciones, a los efec-
tos que se disponen en el Cdigo de (omnercio.
INFRACCIONES DE LA LEY DEL CENSO: no son indultables.-La
Sala 5, de lo Criminal de la Audiencia de la Habana, en solicited de indulto de
unos sancionados por infraccin de la Ley del Censo, ha declarado no haber
lugar a tramitar dicha solicitud, porque "no siendo possible amnistiar ni indul-
tar los delitos previstos en la Ley del Censo de 28 de Julio de 1'V ,por tener el
carcter de delitos electorales dolosos y teniendo en cuenta, adeiis, que las leyes
de amnista, as como los indultos en estos casos, segn lia declarado reiterada-
mente el Tribunal Supremo, no pueden rebasar los lmites de la Constitucin,
today vez que est prohibido de una manera terminate, tanto en la vigente como
en la anterior Ley Constitucional. no puede tramitarse el informed que prescribe
el art. 19 de la Ley de Indultos, referente a los mencionados en la causa de que
se trata."











REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCI A DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS o9 LA HABANA

Suscripcin annual, $ 7.00 Nmero suelto.. $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00


AO XVII. HABANA, ABRIL DE 1941 NU M. 4



OBSERVACIONES AL CODIGO DE DEFENSE SOCIAL


El art. 67 del Cdigo de Defensa Social con que principia el Captulo que
trala de la adecuacin judicial (le las sanciones, contiene una importantsima
innovacin que hace caer por su base la doctrine sentada por el Tribunal Supre-
mo en relacin con la apreciacin de las circunstancias modificativas de la
responsabilidad criminal, en la forma que venian estabecidas en el (digo
Penal derogado. Dice as el art. 67:
"El Tribunal al dictar sentencia ciidenatoria, fijar la media de la sancin que
estime just, dentro de los limits establecidos por este Cdigo para cada ca.so, conforme
a su prudent arbitrio, aprciando las condi(ctms persona:les del delincuente, su mayor o
menor peligrsidlad, los mviles del delito y todas las cirunstaiincias que concurrieren en
el hecho justiciable, amu cuando estas ltimas no se encuentren suficientemente caracte-
rizadas para sealarlas como circunstancias modificativas de la responsabilidad."
En este artculo, comio se ve, ademiis de establecerse el arbitrio judicial,
se dispone como coimpleiiiento de (stc, que "los Tribunales apreciarn las cir-
cunstancias que concurrieren en el hecho justificable, aun cuando estas ltimas
no se enicuetreni suficientlemente caracterizadas para sealarlas como circuns-
tancias modificativas de la responsabilidad".
La frase transcrita se presta a diversas interpretaciones, pero nosotros
estimamos que lia queried, decirse (que se apreciaran las circunstancias modi-
ficativas que concurrieren en el hecho aun cuando no aparecieren suficiente-
mente probadas, y por esa razni decimos al principiar que esa innovacin
eclia por tierra la doctrine sentada por el Tribunal Supremo en relacin con
la estimacin de las circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal,
porque es bien sabido que dicho alio Tribunal en numerosas sentencias que
nunca fueron variadas, estableci el principio relative a que Las circunstan-
cias que modifican la responsabilidad, ya agravndola ya atenuindola, han de
resultar probadas, o deducirse (le un hecho( probaldo, sin que puedan derivars,
de presunciones por naturales y fundadas que sean'"
De acuerdo con el art. 67, basta que se invoque por alguna de las parties
del juicio, la concurrencia (le ina circunstancia cualquiera y que el Tribunal
presuma su certeza, para que sta se aprecie en favor o en contra del enjuiciado,
aunque no est suficientemente probada.
Y es indudable que tanto se refiere el precepto a las circunstancias
atenuantes como a las agravantes, no sl1o porque el artculo no hace distincin
alguna, sino adems porque est perfectamente relacionado con los arts. 46 y
47 del Cdigo, que contienen reglas para la apreciacin de circunstancias, siendo
el texto del ltimo, como sigue:








ASUNTOS GENERALS


"Quedan facultados los Tributnales para anpreciar, adems, en cada caso, cualquier
otra circunstancia de atenuacin o agravaci4n no prevista en los Captulos correspon-
dientes que anteceden, pero que a juicio dle Tribuiil deba ser apreciada, ya por su
analoga con lias circunstaincias expucstas, ya por la condici5n personal del agent, ya por
motivos de -educacin, medio o a.mbiente."
Este ltimo precepto es le una amiplitud extraordinaria comparado con
el contenido en el (Cdigo Penal derogado en relacin con el punto: en efecto, en
aquella legislacin se enumeran en el art. 9' las circunstancias atenuantes,
y terminal el artculo con el inciso dcimo que dice:
"Y tiliim ite, cualquier otla cilricui stancia ile igual entilad y anloga a las an-
teriores. '
De suerte que en el viejo C.digo Penal slo podan los Tribunales apreciar
circunstancias atenuantes no sealadas especialmente en el art. 9), cuando fuesen
de igual entidad y anlogas a a qullas; pero en la legislaein actual, tanto
pueden ser apreciadas las circunstancias atenuantes comio las agravantes, no
previstas en los Captulos correspondientes y no ya solamente porque garden
analoga con aqullas, sino adems, por otras muchas razones, como la condicin
personal del agent y los motives de educacin, medio o ambiente.
Haciendo el studio a que se contrae este modestsimo trabajo, nos viene
a la memorial un interesante articulo pubiccado en la Revista IEPERTORIO
JUDICIAL correspondiente al mes de Enero del pasado ao, titulado "Pruebas
del Juicio Oral" y cuyo author es el notable y jurisperito Wenceslao Glvez
que tantos aos prest sus valiosos servicios en la Fiscala del Tribunal Supre-
mo. Expresa el distinguido articulista:
"No hay iiis que los hechos objeto dle pru,'ba: los punibles (que resulted del sumnrio
y los que constituyan circuustancias exiiiintis o modificativas de la responsabilidad cri-
minal. La prueba debe estar referida a esos y slo a esos.
La acusacin imputa un homicMido sin circunstancia y ofrece como prueba el testimo.nio
de una persona que presenci cuando ,il lprocesado discutiendo acaloradamente con su vcti-
ma le asest una puialda mortal y que el testigo iccogi para entregarlo a la justicia, el
arma homicide ensangrentada. Es cierta la relacin en el juicio, pero no s, ha probado
con dicho testimonio sino lo imputado, esto es, que en medio de una discusin acalorada
el procesado haciendo uso de un cuchillo priv de la vida a hui antagonista.
El hecho de haber recogido el arma no ha sido materia de debate y no habiendo sido
material de prueba la Sala no puede apreciarla.
Al despachar una causa pidiendo apertaira a juicio oral olvid la part acut-adora reie-
rirse a la reincidencia del acusado, respect de la cual ,l instructor recogi en el sumario
la prueba pertinente. Aquella no pidi que se apreciara la circunstancia agravante le
reincidencia; el defiensor, como es consiguiente, ignore en sus conclusions el antecedente
penal. Comienzan los debates. El l'onente adiierte la omisin ilel acusador y a fin de que
ste pueda modificar conclusions apreciando la agravante, la Sala inc, suya la prueba
documental aludida. Opino que career dle facultad para ello, pues el hecho de condenas
a.nteriores no fu objeto de juicio y esa p.rua"ba no puede ser apreciada y menos, much
menos, en contra del reo."
Es evidence que 1o transcrito est en armona con el precepto del art. 742
de la Ley de Enjuiciamiento criminal relative a que, segn nuestro sistema
acusatorio de enjuiciar, no se podr dictar senlencia en causa criminal apre-
ciando en ella la concurrencia de circunstancias agravantes no comprendidas
en la acusacin; y ello no poda ser objeto de la menor duda cuando rega el
Cdigo Penal de 1879 que lha sido derogado: pero analizando los arts. 46, 47 y
67 del actual Cdigo, anteriormente mencionados, no cabe por lo menos la
duda acerca de si el precepto de la Ley de enjuiciar que ha sido .mentado puede
hoy da mantenerse y aplicarse tal como aparece del texto?
Nosotros nos inclinamos a career, por la amiplitud tle los arts. 46, 47 y 67
del Cdigo de Defensa Social, que (ste modifica y anula el referido precepto
adjetivo y que pueden los Tribunales apreciar actualmente circunstancias agra-
vantes aunque no estn acusadas en el escrito de conclusions; porque sino
fuera as c.mo podran los Tribunales hacer uso de la facultad que les concede
el art. 47 y la ltima parte del 67 del Cdigo de Defensa Social ?
Vase que la ltima parte de este artculo dice que se apreciarn las eircuns-








ASUNTOS GENERALS


tancias todas que concurrieren en el hecho justiciable, aunque no se encuentren
suficientemente caracterizadas para se larlas como circunstancias modificati-
vas de la responsabilidad; de suerte que si no se encuentran suficientemente
caracterizadas, ya en pleno juicio oral, cmo van a estarlo antes, cuando el
Fiscal u otra parte acusadora formula sus conclusions provisionales?
Se dir que en estos casos el Tribunal podra hacer uso de la formula
contenida en el art. 733 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, pero no se
pierda de vista que esta formula se emplea cuando los hechos acusados por el
Fiscal, apoyados por la prueba del juicio, result probada una circunstancia
agravante y que no obsiante ello el Fiscal al presentar su escrito acusatorio,
de acuerdo con las actuaciones del sumario, no tiene elements para acusar la
circunstancia de agravacin, y Nsta surge de las sesiones del juicio oral y an
no justificada plenamente, no suficientemente caracterizada como dice el Cdi-
go, o no suficientemente probada como decimos nosotros, de modo que ni el
Fiscal ni alguna otra parole acusadora haya podido invocarla, basndola en
hechos claros y concretos y en circunstancias tales que solamente el Tribunal,
con la facultad omnnmoda que le concede el Cdigo de Defensa Social en su
art. 67, pueda deducirla o derivarla (le presunciones nms o menos fundadas.
Y todava nos parece ms claro que el Tribunal puede apreciar circuns-
tancias agravantes no acusadas por las lparles, si se tratase, en el caso previsto
en el art. 47, de alguna circunstancia no seialada especialmente en el Cdigo,
pero que por su analoga con aqullas. o por la condicin personal del agent,
o por motivos de educacin, medio o ambiente, estime que debe ser apreciada;
porque esa estimacin ha de surgir del acto del juicio oral, cuando el Tribunal
se enfrente con el enjuiciado y le observe y le interrogue y conozca su ambient
y sus medios de vida, y oiga sus respuestas y la explicacin que haga de los
hechos delictuosos que se le imnputan, de modo que con todos esos elements y
los dems del juicio, pueda former idea acerca de la persona que se juzga y
si concurre y debe apreciar alguna circunstancia de atenuaci6n o agravacin
no sefialada por el Cdigo de Defensa Social.
Al final del Captulo que hemos aludido al principiar este trabajo se hallan
los arts. 73, 74 y 75 y leyndolos observamos que el art. 67, en que principal-
mente tiene su asiento el arbitrio judicial, puede an ser aplicado ms amplia-
mente, cuando concurran circunstancias atenuantes o agravantes y el Tribunal
lo crea convenient: el referido art.. 67, segn se ha dicho, dispone que el Tri-
bunal fijar la media (le la sancin que estime just, dentro de los lmite.
establecidos en el Cdigo para cada caso, conforme a su prudent arbitrio, apre-
ciando adems de otros antecedentes, todas las circunstancias que concurrieren
en el hecho justiciable; de suerte que este artculo manda fijar la media de la
sancin, dentro de los liites establecidos por el Cdigo, teniendo en cuenta to-
das las circunstancias que concurrieren en el hecho: esa es la regla general;
pero los Tribunales pueden, apreciando esas mismas circunstancias, salirse de
la regla y de los lmites que fija el Cdigo para las sanciones, incumpliendo lo
dispuesto en el art. 67, y aumentar aquellos lmites o rebajarlos, segn que
concurran circunstancias agravantes o atenuantes y as lo estime pertinente.
Estos tres artculos complementan tambin el llamado arbitrio judicial y lo au-
mentan extraordinariamente, porque no deja de ser una facultad exceptional que
los Tribunales. al concurrir una circunstancia atenuante, pongamos por caso, fijen
la media de la sancin en su lmite inferior y que esa misma circunstancia que
ya sirvi para aquel beneficio en favor del enjuiciado, pueda ser utilizada para
rebajar an ms la sancin hasta en uno o en dos tercios, como dispone el art. 73.
o la inversa, si se trata de alguna circunstancia agravante, como lo previene el 74.
Pongamos un ejemplo(: un individuo compete el delito de hurto y se apropia
de cien mi pesos. Ese delito se castiga en nuestro Cdigo de Defensa Social
con una sancin que va desde 2 itasta 6 aos: pero concurre una circunstancia








ASUNTOS GENERALS


atenuante o dos de las que el Cdigo denomina personales y de iiienor peligro-
sidad: entonees el Tribunal puede. no ya imponer la sancien en su lmite infe-
rior, 2 aos, sino rebajar este lmite hasta en dos tercios, es deeir, puede rebajar
16 meses ms e imponer al culpable slo 8 jaests de privacin de libertad. Pero
est claro que impuestos 8 meses de privacin de libertad, con (los circunstan-
cias atenuantes personales y ninguna agravante. el Tribunal, obligatoria mente,
tendra que cumplir lo dispuesto en el art. 97 del Cdigo y declarar remitida
condicionalmente la sancin, y si transcurren 5, aos sin que el reo delinea de
nuevo, se declarar extinguida: y es de suponer que el que hurt cien mil pesoi
y los aprovecha, bien puede pasarse los prximos 5 aos haciendo una vida rega-
lada, tranquila e intachable... Ah, falta todava la responsabilidad civil: es(,
afortunado sujeto que logr hurtar cien mil pesos, ser tambin condenado a
restituirlos, pero ya habr tenido buen cuidado de ponerlos a salvo de la resti-
tucin: mas eso no import, lque el Cdigo en esto de la responsabilidad civii
ha sido muy previsor y muy cientfico. Ah est el art. 125 disponiendo las
reglas en virtud de las cuales el sancionado tendr que abonar a la (Caja (le lIe-
sarcimientos las responsabilidades pecuniarias que se le sealen ; y previene el
prrafo C. como regla quie ha (le observarse anles de llegar a la prisin subsi-
diaria, que en caso de ser insolvent estar obligado a enlregar la cuarta part
de su entrada mensual, hasta cubrir la cantidad que haya sido obligado a satis-
facer. El habilidoso delincuente obtendr entonces un destino privado u official
en el que devengar un pequeo sueldo, $60 mensuales, y estar obligado, por
tanto, a pagar a la Caja entrada mensual, como dice el Cdigo, hasta satisfacer en esa proporcin los cien
mil pesos que est obligado a restituir: pero ah se las den todas, porque no
demorar en pagarlos nada ms que 5,,) anos ...
A. 1. BononHQrus,
.M1 gistrdlo le la Audienia de Matanzas.
-)o(-
LA DEFENSE CONSTITUTIONAL DE LOS DERECHOS
INDIVIDUALS EN LOS ESTADOS UNIDOS
Y LA DOCTRINE DEL DUE PROCESS



Los aos pasan y la doctrine del d de su evolucin. Las opinions desidentes del Magistrado Field y sus asociados
parecen haberse perdido en el vaco. En 1885, en el caso Missouri Pacific Rail-
way Co. v. Hiumes (115 V'. H. 512, 520) se suscita nuevamente la cuestin, pero
la Corte se niega a dar un paso de advance; reproduce su jurisprudencia. "Si
las leyes pro.mulgadas por un Estado. dice, estn dentro de la legtima esfera
de sus poderes legislativos, y sus unmplimienios se liaven observando aquellas
reglas generals prescritas por nuestra jurisprudencia para la seguridad de los
derechos privados, el carcter severe, injusto y opresivo de dichas leaves no es
element suficiente para invalidarlas por arectiir la vida, la libertad o la propie-
dad sin el debido process legal"; aadiendo, adems, que la 14' Enmnienda
Constitutional "no era un puerto done se pudiera encontrar refugio contra
todo acto emanado de una legislacin inopiortuna y opresiva". Ocho aos ,ntes.
en 1877, en el caso Munn v. Iliinois (94 'I. S. 113, 123-124) haba declarado
igualmente que la 14' Reforma o Enmienda se haba introducido en la Consti-
tucin 'coo garanta (le un reconocido derecho de ciudadana contra la po-
sible invasion del mismo por las legislatures de los Estados''.
Por fin en 1868, en el caso Etone v. Farmers Loan & Trust (o. (116, U. S.
307) la Corte acepta la doctrine contenida en el voto particular del Magistrado
Field; jurisprudencia que se reafirma aos ms tarde (1890) en el caso Chicago








ASUNTOS GENERALS


Milwaukee & St. Paul Railway Co. v. Minnessota, (134 U. S. 458) en el que
declara la Corte que es inconstitucional la Ley del Estado de Minnessota que
cre una Comisin de Ferrocarriles con poderes absolutos para fijar las tarifas
y determinar, sin audiencia de nadie, si ellas eran legales y razonables, porque
si "a la Compaa (de ferrocarriles) se le priva de la facultad de cobrar tarifas
razonables por el uso de sus propiedades y tal privacin se efecta en ausencia
de today investigacin judicial, se le priva del uso legtimo de su propiedad,
y as, en sustancia y en efecto, de la propiedad misma sin el debido process
legal y con violacin de la Constitucin de los Estados Unidos."
De aqu en adelante, la doctrine del d(,c process toma nuevos rumbos a vir-
tud d(e iui interpretacin cada vez ms extensive y profunda para desenvol-
verse, por tlimio, en el terreno (le las concepciones abstractas del Derecho Na-
tural, que es el estado actual que tiene en el Derecho americano modern.
Sin embargo, antes haba de vencer dos dificultades que amenazaban su
rpida evolucin, detenindola y estacionndola. Una de ellas vena de la con-
fusin que tenan los 'mismos 'Tribunales americanos sobre su verdadero con-
cepto. pues identificaban el duc i iproces, el procedimiento legal, con el procedi-
miento votado por la legislature. La otra provena de la tradicin, a la que es
tan apegado el pensamiento jurdico americano.
Si el dut process fuera dictado por los cuerpos legislativos, la garanta que
significaba para los derechos individuals sera ilusoria, pues el individuo que-
dara sometime a la arbitrariedad legislative. Para los Tribunales americanos del
final del siglo XVIII y de la mitad del siglo XIX el due process es siempre "el
procedimiento autorizado por la legislature", de done se deduce fcilmente
que la doctrine limitaba al powder ejecutivo pero no al legislative. El concept
de la legitimidad abruma a los Tribunales.
La ciesti,'u, por fin, se Ilevi atite la Corte Supreiii y sta en 1855, en el
caso Mirray v. lloboke Land ('Co. (18 ITow. 272). da fin a tal confusion decla-
rando que "el artculo (V4 Reforma C'onstitucional) es una restriccin impuesta
tanto al powder legislative como al ejecitivo y al judicial y no puede ser inter-
pretado ii forma tal (pqule deje al (ongreso en libertad de hacer de cualquier
procediiiento, por su sola voluntad. un d(u process of law." Estando ya en
vigor la Reformia 14-. ;i la Corte se le present nueva oportunidad de repro-
ducir aquel p)rccedente. declarando ci el caso Davidson v. New Orleans que "el
equivalent de la frase doie process of lair. de acuerdo con Lork Coke, se en-
cuentra en lis palabras laiw of tfje londl (ley de la tierra) de la Carta Magna.
en relaci6n con el Habeas Corpus, el juicio por Jurado, y otras garantas de los
derechos de los sbditos contra la opresin (le la Corona. En la series de Refor-
mas (le la (Costitucin (le los Estados Unidos, propuestas y aprobadas inmedia-
ta'mente despus de la organizaci,'n del Gobierno, que fueron impuestas por el
celo dle los Estados por limitar ampliamente el poder del Gobierno Federal. dicha
frase (dc c ,process of l'r1,) se encuentra en la V' Reforma, en relacin con otras
garantas (le los derechos individuals del mismo carcter. Es fcil compren-
der que cuando los ilustres Barones de Inglaterra le arrancaron con la punta de
la espada al Rey Juan. la concesin de que ni sus vidas ni sus propiedades
seran dispuestas por la Corona. salvo en la forma dispuesta por la Ley de la
Tierra, con esta ltima frase quisieron referirse a las leyes consuetudinarias y
antiguas del pueblo ingls, o a leyes promulgadas por el Parlamento, en el que
dichos Barones eran elements influyentes. No era su intencin, por tanto,
defenders de las leyes votadas por el Parlamiento de Inglaterra. Pero cuando
en el aio de gracia (le lS68. se include en lai (onstitucin de los Estados Unidos
una declaracin (le que "ningn Estado privara a nadie de la vida, la libertad
o la lpropiedad sin el debido process legal (die process of latw). quiere esto
decir que un Estado puede hacer de cualquier procedimiento un due process of
law por el hecho de que en su legislacin as lo denomine ? Hacer esta afirma-
cin equivale a tanto como sostener que la prohibicin impuesta a los Estados
carece de t(od! valor, o que no tiene aplicacin cuando la invasion de los derechos








ASUNTOS GENERALS


privados se efecta bajo la forma de legislacin estatal." (Davidson v. New
Orleans, 96 U. S. 97. 1877).
La posibilidad de limitar la actividad legislative por medio de la doctrine
del due process se repite nuevamente en 1884. "En este pas, dice la Corte
Suprema, se ha estimado siempre que las Constituciones escritas eran esenciales
para proteger los derechos y libertades del pueblo contra las invasiones proce-
dentes de los poderes delegados a sus Gobiernos, y las disposiciones de la Carta
Magna se incorporaron a la declaracin de derechos. Ellas fueron limitaciones
impuestas a todos los poderes del Gobierno, al Legislativo como al Ejecutivo y
al Judicial.... Aplicadas en Inglaterra solamente contra la tirana y usurpa-
cin del Ejecutivo, aqu han venido a ser tambin baluartes contra la arbitra-
riedad legislative." (Hurtado v. California, 110 U. S. 97, 101, 102. 1884).
El carcter fuertemente tradicionalista del Derecho americano es un lastre
del que el due process ha de desembarazarse para adquirir la naturaleza de ga-
ranta flexible que actualmente tiene. Es explicable que en un principio los
Tribunales americanos se aferraran al carcter tradicionalista de la institucin
como medio legtimo de mantener en el Derecho las normas jurdicas antiguas
y los ideales por los que los colonos lucharon contra Inglaterra, convirtiendo
as al due process en un sistema de proteccin de los usos y costumbres estable-
cidos. Pero tal tendencia haba de condenar a la institucin a un estancamiento
definitive, hacindolo incapaz de satisfacer sus fines en un medio social en cons-
tante y presurosa evolucin.
Tcale de nuevo a la Corte Suprema la tarea de desbrozar el camino, co-
menzando por la propia casa. En el caso ya citado de Murray v. Hoboken Land
Co. la Corte haba demostrado que estaba bien penetrada de ese espritu tradi-
cionalista diciendo: "A qu principios hemos de recurrir para determinar si
el procedimiento aprobado por el Congreso es conform al duc process? La res-
puesta debe ser double. Debemos examiner la Constitucin por s misma para
ver si ese procedimiento contrara alguna de sus disposiciones. Si no es as,
debemos mirar hacia los usos establecidos y las formas de procedimientos exis-
tentes en el Derecho Comn y Estatutario de Inglaterra, antes de la emigracin
de nuestros ascendientes, y que no hayan sido considerados inadecuados a su
condicin civil y poltica, adoptndolos despus de su establecimiento en Am-
rica."'
Pero afos ms tarde (1884) comprendiendo la conclusion absurd de tal
teora, reacciona y volviendo sobre sus pasos declare en el mencionado caso de
Hurtado v. California que si bien el procedimiento sancionado por los usos es-
tablecidos en Inglaterra y en los Estados Unidos se ajustaban al due process,
tal cosa no quera decir que cualquier otro procedimiento legal no lo fuera, por-
que sostener lo contrario "sera near today cualidad a la ley, except su anti-
giedad, y hacerla incapaz de progress y mejoramiento. Tal cosa imprimir a
nuestra jurisprudencia esa inmutabilidad atribuida a las leyes de los Medos y
de los Persas... La Constitucin de los Estados Unidos fu establecida por des-
cendientes de ingleses, quienes heredaron sus tradiciones histricas y jurdicas:
pero ella se hizo para un future indefinido y dilatado, y para un pueblo inte-
grado ya y que seguira integrndose de hombres de todas las naciones y de
idiomas diversos. Si tenemos just orgullo de los principios e instituciones del
Derecho Comn, no debemos olvidar, no obstante, que en las tierras donde otros
sistemas de jurisprudencia prevalecen, no desconocen las ideas y procedimientos
de la justicia civil. El due process of lan, a despecho del absolutismo de los
Gobiernos continentales, no es extrao a los Cdigos que supervivieron al Impe-
rio Romano... Nada existe en la Carta Magna, correctamente interpretada como
anmplia carta de Derecho Pblico. que deba excluir las mejores ideas de todos los
sistemas y de cada era; y si fu caracterstica principal del Derecho Comn ins-
pirarse en las mismas fuentes de la Justicia, no hemos de presumir que esas
fuentes se han agotado." Agregando, adems, que la doctrine del due process








ASUNTOS GENERALS


no era "para garantizar forms particulares de procedimiento, sino a la sustan-
cia misma de los derechos individuals a la vida, a la libertad y a la propiedad."
DR. ELOY G. MERINO Y BRITO,
J.r'z Municipal lc Saiua la Grande.
)o(-
RELATIVIDAD DEL DERECHO EN EL TIEMPO
Y EN EL ESPACIO

I

El Derecho tiene valores en relacin, que evidencian su posicin y sealan
su media frente a sus dos factors determinantes; concepts racionales para el
conocimiento concrete, elaboracin abstract para la delimitacin objetiva; el
Tieiipo y el Espacio, que como fundamento y tema, sostienen, explican y pro-
ducen las ms interesantes concepciones filosficas de las teoras del movimiento,
del cambio y de la duracin; ocasionando desde Herclito a Bergson, en cuantos
pensadores se han preocupado en cuestiones cosmolgicas o metafsicas, la pre-
ocupacin fundamental de explicar, ontolgica o fenomenolgicamente, los as-
pectos objetivos del n5umeno.
En este punto y lugar de la valoracin del concept y teora del Derecho.
resaltan los aspects objetivos, en oposicin a su antinomia subjetiva que estu-
dia el contenido de la norma jurdica. y se aprecian y determinan los lmites de
aplicacin en un anlisis del contenido del sistema jurdico.
Si el contenido de la norma jurdica es el hecho y la conduct como ele-
mentos naiiuralos de la relacin jurdica que forman, el contenido del sistema
jurdico es la norma misma, la regulacin de los hechos y conduct precisamen-
te; y si aqunll se refiere en su contenido a relaciones internal, sta contempla
relaciones externas y se sita frente a los concepts objetivos que limitan la
rbita y alcances de su vigor, y estudia el sistema por observacin direct de la
ley y determinacin de sus lines, no por el contenido de la ley, sino por sus
relaciones externas, que dicen del claro alcance, aplicacidn y efectos del sistema
en su contenido.
La importancia del problema surge ante la duracin de la vigencia y la
extension de la eficacia que privan de su carcter absolute al sistema,' obligando
a determinar o fijar las circunstancias de lugar y tiempo, que son relaciones
externas, adems de las que puedan concurrir y de echo concurran en las rela-
,iones internal de la norma.
Y el problema surge en cada una de sus forms, en el tiempo y en el espa-
ino: por la aplicacin de leyes de vigencia distinta en el tiempo. o por la pugna
de leyes coiotemporneas pero dictadas para regir en distintos territories, y apa-
recen tambini juntas ambas cuestiones por el choque d dos normas de Derecho
International. en que una suceda a la otra. o en el caso de retroactividad de
una norma que decide los efectos en el espacio de otras coetneas.
El primero, el de la vigencia en el tiempo. crea o produce las teoras de la
retroactividad y de los derechos adquiridos. y de las normas de inters privado
y de Derecho pblico y de preceptos favorables y perjudiciales, de las que pue
den citarse como creadores o crticos principles a Savigny, Lasalle, Gabba,
Simoneelli. Regelsberger y otros, que en su esfuerzo y dialctica, chocan y li-
chan defendiendo punts de vista que no se diferencian del todo y que no sos-
tienen posiciones diferentes, en el mismo afn de encontrar reglas universales
e idneas nara situaciones parecidas y siempre las mismas en orden a encon-
trar sus lmites de vigencia, por contemplar al sistema frente al tiempo.
De la notestad o juiiiisdiccin normativa de cada territorio nace el segundo
problema de la extension de su eficacia en el espacio, en su double carcter de








ASUNTOS GENERALS


plena vigencia local y de su extension territorial, que pueden considerarse no
slo en la abstraccin filosfica, sino en el propio orden positive, como concepts
o posiciones relatives, al encontrarse sometidas a su concept fundamental, y
tambin racional y metafsicamente relative de la nocin de espacio; y en este
sentido contempla tambin el espacio y la relacin jurdica a que el sistema se
aplica, o ambas a la vez; siempre que hagan y garden relacin con la circuns-
tancia y concept de espacio; encontrando su solucin integral en el orden
positive, por las propias disposiciones de cada territorio, o por los acuerdos, con-
venios y tratados entire las potestades de territories diferentes.
Y en este caso y modo, aparecen los problems de la eficacia normativa en
el espacio, provocando como reglas atendibles en las soluciones que demand, las
contenidas en los sistemas de la territorialidad y de la personalidad, surgiendo
de su oposicin, la teora de los estatutos, que evolucion con el contenido y la
elaboracin de sus propios trminos, hasta las doctrinas de la Comunidad In-
ternacional de Savigny, y de la Nacionalidad de Mancini; y conviene a esta
distincin y lmites de eficacia dejar establecidos en el concept de territoria-
lidad, y para la regulacin y vigencia de ciertas leyes, que se tengan en cuenta,
los sistemas del orden pblico interno y del orden pblico international.
Y as planteado el problema en sus aspects o lnea generals, comparando
y relacionando el Derecho con las nociones del Tiempo y Espacio, result en un
orden lgico comparado un "todo" con parties" ; y precisa alternarlas frente
al "todo", para observer los cambios en la esencia del "todo"; y ste es un
modo de oponer, aunque en forma atrevida e impropia, a la teora de la inmuta-
bilidad del todo, de Spinoza, la ms convincente y real de la universalidad del
cambio de Bergson.
JESS FIGUERAS,
Juez de 1l Instancia c Instruccin de San Cristbal.

)o(
NO RIGE LA LEY DE ALQUILERES

Parecer que estoy diciendo algo extraordinario y, sin embargo. no es as.
La llamada Ley de Alquileres, promulgada con su publicacin en la "Gaceta
Official" No 185 de 25 de Marzo de 1939 estableci en el segundo prrafo de
su art. 19 que, el precio legal fijado en ella. para los arrendamientos de fincas
urbanas, estara en vigor durante dos aos contados desde el da siguiente a
su publicacin.
Por consecuencia, publicada la Ley como se ha dicho, el da 25 de Marzo
de 1939, el precio legal entr en vigor el da siguiente, o sea el 26 de Marzo
de 1939 y dej de tener fuerza obligatoria el da 24 de Marzo de 1941, y no
el 25 de esos mismos mes y ao, co'mo ha parecido entenderse.
Es uu hecho de general aceptacin que cuando se habla de aos, y no
se denomina a stos por sus caracteres especficos, esto es, ao de 1940 o de
1941, la referencia tiene que entenderse hecha a los aos comunes, por resultar
los bisiestos una excepcin que slo se produce cada cuatro aos, y que, por
excepcin tambin, tienen 366 das, por tener el mes de Febrero 29 das.
El ao comn tiene, como todos sabemos 365 das de duracin, por impe-
rar en esta material el Calendario Gregoriano y haberlo adoptado de un modo
expreso el art. 60 del Cdigo de Comercio, el cual establece que el ao se enten-
der compuesto de 365 das.
Manresa y Mucius Seevola, comentaristas distinguidos del Cdigo Civil
Espaol, en sus comentarios al art. 79, igual al nuestro admiten que cabe esti-
mar como aio legal, tipo y norma (le los cuestiones que puedan surgir, el de
365 das.
Estoe expuesto tenemos que la Ley de Alquileres estuvo vigente 6 das
del mes de Marzo de 1939; 30 das de Abril; 31 das de Julio; 31 das de








ASUNTOS GENERALS


Agosto; 30 das de Septiembre; 31 das de Octubre; 30 das de Noviembre y
31 das de Diciembre de 1939, todo lo cual produce un total de 281 das.
Y como el ao de 1940 fu bisiesto, result que la Ley rigi durante 366
das en ese ao, que unidos a los 281 das que rigi en el ao de 19'39, dan
un cmputo hasta el da 31 de Diciembre de 1940 de 647 das.
Aceptando esta realidad numrica tenemos que, debiendo estimarse el
trmino de 2 aos, genricamente considerados como un perodo de 730 das,
o sea a razn de 365 das cada uno, el precio legal slo poda estar vigente
durante 83 das del ao 1941, o sea: 31 das de Enero; 28 das de Febrero y
24 das de Marzo de ese ao de 1941.
El Congress aprob en 25 de Marzo de ese ao, y el Ejecutivo sancion
y public en la "Gaceta" de ese mismo da, una Ley prorrogando los efectos
de la Ley de 25 de Marzo de 1939 por un perodo de 6 meses, determinndose
en el art. 29 que la misma comenzara a regir en el da de su publicacin, que
lo fu el propio da 25.
No result, por consiguiente extraordinaria la afirmacin hecha al comien-
zo de este trabajo, de que el precio legal fijado en la Ley de 25 de Marzo de
19,39, no rige en la actualidad por haber expirado el trmino de su vigencia a
las 12 de la noche del da 24 de Marzo del ao en curso, y que la Ley votada
por el Congreso el da 25 de Marzo de este ao, no tiene la virtualidad de repo-
ner una Ley legalmente extinguida, por ser muy reiterada la doctrine de que
no se puede prorrogar lq que est vencido.
RAMIRO F. MORIS.
Abolgadlo.
-- ----) o (-------

ALGO SINGULAR DEL CODIGO DE DEFENSE SOCIAL

Segn su art. 35, letra D), son inimputables los menores de 12 aos, a
los que por tanto no ser exigible responsabilidad alguna con arreglo a dicho
Cdigo, por disponerlo as expresamente su art. 34. "Cuando el menor que
no haya cumplido esta edad (los 12 aos)) ejecute un hecho sancionado por
este Cdigo, se considerar en estado de peligro y ser entregado a la juris-
diccin especial de menores", de acuerdo con la disposicin letra D) del citado
art. 35.
Y conforme a la regla letra B) de su art. ,37, es una circunstancia atenuan-
te personal y de menor peligrosidad en el agent: ser mayor de 12 aos, y menor
de 18, establecindose para este caso que "declarado responsible el menor, ser
recludo en el Reformatorio Juvenil que determine el Tribunal, en cuyo esta-
blecimiento permanecer hasta que cumpla la mayor edad n obtenga su libe-
racin de acuerdo con lo que en la sentencia se disponga".
De manera que en la actualidad se est exento de responsabilidad penal
mientras el agent no haya cumplido 12 aos de edad, en tanto que result
aquella simplemente atenuada cuando los tiene ya cumplidos y no pasa de
los 17.
Como se ve, al menor exento se le declare en estado de peligro y se entrega
a la jurisdiccin especial de menores; y al atenuado se le recluye en un Refor-
matorio Juvenil hasta su mayora de edad (los 21/ o hasta que obtenga su
liberacin de acuerdo con la sentencia.
Parece evidence, pues, que al mayor. de 12 aos y menor de 18 no se le
puede imponer sancin distinta a la antes sealada del Reformatorio Juve-
nil. Conocemos empero de un caso en que a ese menor se le puede imponer, sin
duda alguna en nuestro sentir, multa de 1 a 30 cuotas o priaci de libertad,
o ambas penas, de las ordinariamente imponibles. No sabemos si se trata de
un error de copia o si deliberadamente as se dispuso. Pero lo cierto es que
la sanci.n existe especficamente fijada, y no habr otro remedio que aplicarla
cuando se ofrezca el caso en que deba hacerse.








ASUNTOS GENERALED


Nos referimos a la contravencin de la Integridad Personal del art. 576
del Cdigo de Defensa Social, caso 3), segn el cual "ser sancionado" en la
forma ya dicha, "el menor de edad que faltare al respeto y consideraciones
debidas a sus padres, maestros, tutores o ascendientes". Sanos permitido al
propio tiempo sealar, como algo raro, que se haya comprendido tal contra-
vencin en el grupo de las relatives a la Integridad Personal, ocurriendo lo
mismo con otras de las enumeradas en el Captulo VI del Libro III del mencio-
nado Cdigo.
Por nuestra parte cumplimos con llamar la atencin sobre esa anomala
que hemos advertido en el Cdigo por pura casualidad, ya que en la discipline
penal no somos ni siquiera aficionados, valiendo la expresin. A las autorida-
des en la material toca ahora decir la ltima palabra sobre este caso de suyo sin-
gular y merecedor en consecuencia de divulgacin y studio.
H. MIARTNEZ AZOE.
Juez Municipal Suplente <1d In. Haiana.

)o(
LA PRIMERA CONFERENCIA INTERAMERICANA
DE ABOGADOS

Ofrecemos a continuacin la relacin complete de las declaraciones, reso-
mendaciones, resoluciones y acuerdos tomados por la Primera Conferencia In-
teramericana de Abogados, recientemente clasurada.
DECL, -\ARAC(NES
19 Su devocin absolute a los principios democrticos sobre los cuales fue-
ron fundadas las Repblicas Americanas.
29 Su deseo de estrechar los vnculos cordiales existentes entire los pases
de las Amricas.
39 Su lealtad a los principios del Derecho Internacional y de las normas de
conduct international contenidas en los tratados y resoluciones aprobados por
las Conferencias Internacionales Americanas.
49 Su decidido propsito de cooperar efectivamente en la defense de dichos
principios y normas.
-Que reconoce la conveniencia y la factibilidad de que en el Derecho Civil
de los pases de la Amrica Latina se incorpore la institucin del fideicomiso
(Trust) a semejanza de lo que existe en los pases anglosajones y recomienda
la expedicin de leyes conducentes a que en esa important material queden ar-
monizados, en lo fundamental los dos grades sistemas legales que rigen en el
continent americano.
RECOMENDACIONES

Que se establezcan centros nacionales de documentacin legal en los pases
afiliados a la Federacin, tanto de miembros presents como futuros.
-Que los pases que an no han ratificado el Cdigo Bustamante de Dere-
cho Internacional Privado, firmado en La Habana en 1928, sean urgidos para
hacerlo a la mayor brevedad a travs de sus respectivos Colegios de Abogados.
-1P Que el Comit Ejecutivo estudie las propuestas hechas ante la Con-
ferencia relatives a la creacin de un Instituto Americano de Derecho Consti-
tucional Comparado; de un Instituto Panamericano de Derecho Comparado
y de una Oficina Interamericana para la unificacin de la legislacin penal.
29 Que el Comit present sus recomendaciones sobre dichos proyectos a
la prxima Conferencia de la Federacin.








ASUNTOS GENERALS


H EISO,'CIONKS
Recordar a las Academias y Colegios o Asociaciones de Abogados, y en es-
pecial a los que former parte de esta Federacin, que ejerzan influencia en los
pases en que estn organizados para que se tienda a la unificacin legislative
en lo relative a inversionistas extranjeros, procurando que dicha legislacin con-
tenga principios que, al mismo tiempo que defiendan la integridad y desenvol-
vimiento econmico y commercial de cada pas, otorguen al inversionista extran-
jero garantas suficientes que hagan atractiva esa inversin.
-1Q Que esta Asociacin favorezca la celebracin por todos los Estados de
las Amricas de tratados o su adhesion a una convencin que disponga de un
sistema sencillo, rpido, efectivo y de poco costo mediante el cual los tribunales
de cada pas, invocando la asistencia de los tribunales de los dems, pueda pro-
curar los servicios de documents y obtener pruebas dentro del territorio de los
dems, procurar informes sobre las leyes de otros Estados y asegurar el recono-
cimiento y ejecucin de las sentencias definitivas, de acuerdo con los principios
reconocidos por el derecho international: y
29 Que los miembros de esta Asociacin recomienden a las autoridades
competentes de sus gobiernos la adopcin de medidas adecuadas para llevar a
cabo los propsitos de esta Resolucin.
-1I Recomendar a los Colegios de Abogados y a las autoridades judicia-
les (en donde aqullos no existieren), la creacin de bibliotecas, sobre todo de
especializacin jurdica, para el uso de los miembros de las administraciones de
justicia y de los foros.
29 Propiciar la creacin en todas las escuelas de derecho del pas, de cursos
de tica legal.
39 Manifestar su anhelo porque se establezca de modo efectivo en las Fa-
cultades de Derecho de las Repblicas de Amrica, done no est previsto, con-
diciones de idoneidad moral para poder ingresar a ellas y para poder recibir el
ttulo de Abogado, as como el de Doctor en Jurisprudencia.
49 Que el Comit Ejecutivo provocar la discusin entire los Colegios de
Abogados de Amrica de un Cdigo de Etica Profesional, el cual habr de ser
sometido a la Federacin en su prxima conferencia.
-1D Recomendar a los pases signatarios de la Convencin sobre la pro-
teccin de la propiedad literaria y artstica firmada en Buenos Aires en Agosto
10 de 1910, que an no lo han hecho, que depositen sus respectivos instruments
de ratificacin a la mayor brevedad possible.
29 Que es ventajoso que la mencionada Convencin sea modificada en cier-
tos aspects, de conformidad con lo sugerido en la Octava Conferencia Interna-
cional Americana.
39 Instar a las Asociaciones y Organizaciones Jurdicas que integral la
Federacin, a laborar por todos los medios de que dispongan a favor de dichos
propsitos.
-Que los miembros de la Asociacin recomienden a sus respectivos Gobier-
nos la conclusion de tratados para impedir la imposicin o impuestos descrimi-
natorios, extraterritoriales y doubles.
Pedir al Comit Ejecutivo estudie la viabilidad y conveniencia de publicar
una Revista dedicada a las actividades de la Asociacin y a la publicacin de
artculos de inters para la profesin legal.
-19 Recomendar a los Colegios (le Abogados americanos la creacin y pu-
blicacin de los Indices Bibliogrficos y Jurdicos en sus respectivos pases, con
el fin de que este trabajo prepare la posterior ereaciin del Indice Bibliogrfico
americano.
29 Los Indices Bibliogrficos so har;in de conformidad con un plan uni-
forme que disponga el Comit Directivo de la Federacin.
-Crear un Comit de la Asociacin Interamericana de Abogados encarga-








ASUNTOS (iENIERALES


do de informar sobre estos asuntos en su debida oportunidad, y que dicho Comit
deber ser integrado por un Perito en esa rama del Derecho de cada uno de los
pases americanos.
-19 Apoyar la recomendacin hecha por el Octavo Congreso Cientfico
Americano, en Mayo de 1940, de que se traduzcan a los otros idiomas de las re-
pblicas americanas la Reformulacin de la Ley de los Estados Unidos de Am-
rica redactada y publicada por el "American Law Institute" (Instituto Ame-
ricano de Derecho).
2' Recomendar que dicha traduccin contenga, adems de las notas y co-
mentarios necesarios, una breve introduccin histrica y analtica sobre el ori-
gen y naturaleza de los concepts, principios e instituciones jurdicos respecti-
vos latino-americanos y anglo-americanos.
39 Expresar la opinion que el resultado de este trabajo sin duda alguna
adelantara y facilitara, de modo notable, la obra important de unificacin
de las leyes comerciales y civiles y de la unificacin y uniformidad de las legis-
laciones encomendada a los organisms oficiales por las Conferencias Interna-
cionales Americanas.
49 Recomendar que una vez que haya sido traducido el tomo relative al
"Conflict of Law"' (Derecho Internacional Privado) del Instituto Americano de
Derecho, los organismos e institutes oficiales y privados cooperen en un studio
detallado comparado del mismo y del Cdigo Bustamante de Derecho Interna-
cional Privado, con el objeto de examiner hasta que punto ambos sistemas pue-
den armonizarse.
A.(TERD(OS
1 Que el Presidente de esta Conferencia solicite oficialmente, en nombre
de la misma, de todos los Gobiernos de Amrica, la constitucin inmediata de las
Comisiones nacionales de aviacin recomendadas por la Primera Conferencia
Interamericana de Aviacin en la reunion de Lima de 1937.
29 Que solicite igualmente de dichos Gobiernos que las citadas Comisiones
nacionales trabajen en colaboracin con las Sociedades Nacionales denominadas
Escuadrillas Interamericanas.
39 Que communique tambin estos acuerdos a la Unin Panamericana con
la solicitud de que estimule dichas organizaciones y de que se constituya cuanto
antes la Comisin Permanente Aeronutica Panamericana.
49 Que realize todas las gestiones y trabajos de propaganda que estime
oportunos y convenientes para el logro de los fines antes expresados, debiendo
darse cuent a las mismas y de su resultado a la Segunda Conferencia de la
Federacin Interamericana d Abogados.
--Que se nombre una Comisin para estudiar las leyes de Inmigracin, Na-
turalizacin y Ciudadana de los pases del Hemisferio Occidental, con el pro-
psito de compilar y diseminar informaciin sobre las mismas, y para presenter
recomendaciones para la solucin de diferencias y armonizar estas leyes con la
amplitud necesaria y la flexibilidad oportuna, a fin de lograr la mayor unifor-
midad possible.
-Acometer cuanto antes el studio general comparado de la documentacin
legal de los pases de Amrica relative al estado civil de las personas y otras
cuestiones referentes, con objeto de obtener la unificacin de la legislacin inter-
americana, encomendando esta labor a un Comit de tcnicos al efecto.
-Que se establezca un sistema de canje de informed sobre procedimientos
administrativos en los distintos pases de Amrica.
-Solicitar del Comit Ejecutivo el studio de la conveniencia de organizer
una Comisin de la Asociacin sobre derechos de aduana y tratados comerciales.
-Recomendar el establecimiento de relaciones entire los estudiantes de De-
recho de las diversas Universidades de Amrica como medio de fomentar el es-
tudio de la ciencia.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs