• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Main
 Acuerdos de la sala de gobierno...
 Seccion notarial
 Resoluciones del tribunal supremo...
 Sentencias y autos de lo civil...
 Indice general














Title: Repertorio judicial
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076996/00015
 Material Information
Title: Repertorio judicial revista ... fundada bajo los auspicios del Colegio de Abogados de la Habana ..
Physical Description: 36 v. : ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Asociacio´n nacional de funcionarios del poder judicial
Asociación nacional de funcionarios del poder judicial
Colegio de Abogados de la Habana
Publisher: Impr. de Rambla, Bouza y ca.
Place of Publication: Habana
Habana
Publication Date: 1939
Frequency: monthly[1928-1960]
bimonthly[ former 1925-1927]
 Subjects
Subject: Law reports, digests, etc -- Cuba   ( lcsh )
Law -- Cuba   ( lcsh )
Genre: law report or digest   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Dates or Sequential Designation: Anõ 1, no. 1 (marzo de 1925)-anõ 36, no. 12 (dec. 1960).
Issuing Body: Organo oficial de la Asociación nacional de funcionarios del poder judicial, 1944-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076996
Volume ID: VID00015
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13201214
lccn - 31010741

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Main
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
    Acuerdos de la sala de gobierno del tribunal supremo
        Page A-1
        Page A-2
        Page A-3
        Page A-4
        Page A-5
        Page A-6
        Page A-7
        Page A-8
        Page A-9
        Page A-10
        Page A-11
        Page A-12
        Page A-13
        Page A-14
        Page A-15
        Page A-16
        Page A-17
        Page A-18
        Page A-19
        Page A-20
        Page A-21
        Page A-22
        Page A-23
        Page A-24
        Page A-25
        Page A-26
        Page A-27
        Page A-28
        Page A-29
        Page A-30
        Page A-31
        Page A-32
        Page A-33
        Page A-34
        Page A-35
        Page A-36
        Page A-37
        Page A-38
        Page A-39
        Page A-40
        Page A-41
        Page A-42
        Page A-43
        Page A-44
        Page A-45
        Page A-46
        Page A-47
        Page A-48
        Page A-49
        Page A-50
        Page A-51
        Page A-52
        Page A-53
        Page A-54
        Page A-55
        Page A-56
        Page A-57
        Page A-58
        Page A-59
        Page A-60
        Page A-61
        Page A-62
        Page A-63
        Page A-64
        Page A-65
        Page A-66
        Page A-67
        Page A-68
        Page A-69
        Page A-70
        Page A-71
        Page A-72
        Page A-73
        Page A-74
        Page A-75
        Page A-76
        Page A-77
        Page A-78
        Page A-79
        Page A-80
        Page A-81
        Page A-82
        Page A-83
        Page A-84
        Page A-85
        Page A-86
        Page A-87
        Page A-88
        Page A-89
        Page A-90
        Page A-91
        Page A-92
        Page A-93
        Page A-94
        Page A-95
        Page A-96
    Seccion notarial
        Page B-1
        Page B-2
        Page B-3
        Page B-4
        Page B-5
        Page B-6
        Page B-7
        Page B-8
        Page B-9
        Page B-10
        Page B-11
        Page B-12
        Page B-13
        Page B-14
        Page B-15
        Page B-16
        Page B-17
        Page B-18
        Page B-19
        Page B-20
        Page B-21
        Page B-22
        Page B-23
        Page B-24
        Page B-25
        Page B-26
        Page B-27
        Page B-28
        Page B-29
        Page B-30
        Page B-31
        Page B-32
        Page B-33
        Page B-34
        Page B-35
        Page B-36
        Page B-37
        Page B-38
        Page B-39
        Page B-40
        Page B-41
        Page B-42
        Page B-43
        Page B-44
        Page B-45
        Page B-46
        Page B-47
        Page B-48
    Resoluciones del tribunal supremo sobre leyes especiales
        Page C-1
        Page C-2
        Page C-3
        Page C-4
        Page C-5
        Page C-6
        Page C-7
        Page C-8
        Page C-9
        Page C-10
        Page C-11
        Page C-12
        Page C-13
        Page C-14
        Page C-15
        Page C-16
        Page C-17
        Page C-18
        Page C-19
        Page C-20
        Page C-21
        Page C-22
        Page C-23
        Page C-24
        Page C-25
        Page C-26
        Page C-27
        Page C-28
        Page C-29
        Page C-30
        Page C-31
        Page C-32
        Page C-33
        Page C-34
        Page C-35
        Page C-36
        Page C-37
        Page C-38
        Page C-39
        Page C-40
        Page C-41
        Page C-42
        Page C-43
        Page C-44
        Page C-45
        Page C-46
        Page C-47
        Page C-48
        Page C-49
        Page C-50
        Page C-51
        Page C-52
        Page C-53
        Page C-54
        Page C-55
        Page C-56
        Page C-57
        Page C-58
        Page C-59
        Page C-60
        Page C-61
        Page C-62
        Page C-63
        Page C-64
        Page C-65
        Page C-66
        Page C-67
        Page C-68
        Page C-69
        Page C-70
        Page C-71
        Page C-72
        Page C-73
        Page C-74
        Page C-75
        Page C-76
        Page C-77
        Page C-78
        Page C-79
        Page C-80
        Page C-81
        Page C-82
        Page C-83
        Page C-84
        Page C-85
        Page C-86
        Page C-87
        Page C-88
        Page C-89
        Page C-90
        Page C-91
        Page C-92
        Page C-93
        Page C-94
        Page C-95
        Page C-96
        Page C-97
        Page C-98
        Page C-99
        Page C-100
        Page C-101
        Page C-102
        Page C-103
        Page C-104
        Page C-105
        Page C-106
        Page C-107
        Page C-108
        Page C-109
        Page C-110
        Page C-111
        Page C-112
        Page C-113
        Page C-114
        Page C-115
        Page C-116
        Page C-117
        Page C-118
        Page C-119
        Page C-120
    Sentencias y autos de lo civil y de lo contencioso administrativo de la audiencia de la Habana
        Page D-1
        Page D-2
        Page D-3
        Page D-4
        Page D-5
        Page D-6
        Page D-7
        Page D-8
        Page D-9
        Page D-10
        Page D-11
        Page D-12
        Page D-13
        Page D-14
        Page D-15
        Page D-16
        Page D-17
        Page D-18
        Page D-19
        Page D-20
        Page D-21
        Page D-22
        Page D-23
        Page D-24
        Page D-25
        Page D-26
        Page D-27
        Page D-28
        Page D-29
        Page D-30
        Page D-31
        Page D-32
        Page D-33
        Page D-34
        Page D-35
        Page D-36
        Page D-37
        Page D-38
        Page D-39
        Page D-40
        Page D-41
        Page D-42
        Page D-43
        Page D-44
        Page D-45
        Page D-46
        Page D-47
        Page D-48
        Page D-49
        Page D-50
        Page D-51
        Page D-52
        Page D-53
        Page D-54
        Page D-55
        Page D-56
        Page D-57
        Page D-58
        Page D-59
        Page D-60
        Page D-61
        Page D-62
        Page D-63
        Page D-64
        Page D-65
        Page D-66
        Page D-67
        Page D-68
        Page D-69
        Page D-70
        Page D-71
        Page D-72
        Page D-73
        Page D-74
        Page D-75
        Page D-76
        Page D-77
        Page D-78
        Page D-79
        Page D-80
        Page D-81
        Page D-82
        Page D-83
        Page D-84
        Page D-85
        Page D-86
        Page D-87
        Page D-88
        Page D-89
        Page D-90
        Page D-91
        Page D-92
        Page D-93
        Page D-94
        Page D-95
        Page D-96
        Page D-97
        Page D-98
        Page D-99
        Page D-100
        Page D-101
        Page D-102
        Page D-103
        Page D-104
        Page D-105
        Page D-106
        Page D-107
        Page D-108
        Page D-109
        Page D-110
        Page D-111
        Page D-112
        Page D-113
        Page D-114
        Page D-115
        Page D-116
        Page D-117
        Page D-118
        Page D-119
        Page D-120
        Page D-121
        Page D-122
        Page D-123
        Page D-124
        Page D-125
        Page D-126
        Page D-127
        Page D-128
        Page D-129
        Page D-130
        Page D-131
        Page D-132
        Page D-133
        Page D-134
        Page D-135
        Page D-136
        Page D-137
        Page D-138
        Page D-139
        Page D-140
        Page D-141
        Page D-142
        Page D-143
        Page D-144
        Page D-145
        Page D-146
        Page D-147
        Page D-148
        Page D-149
        Page D-150
        Page D-151
        Page D-152
        Page D-153
        Page D-154
        Page D-155
        Page D-156
        Page D-157
        Page D-158
        Page D-159
        Page D-160
        Page D-161
        Page D-162
        Page D-163
        Page D-164
        Page D-165
        Page D-166
        Page D-167
        Page D-168
        Page D-169
        Page D-170
        Page D-171
        Page D-172
        Page D-173
        Page D-174
        Page D-175
        Page D-176
        Page D-177
        Page D-178
        Page D-179
        Page D-180
        Page D-181
        Page D-182
        Page D-183
        Page D-184
        Page D-185
        Page D-186
        Page D-187
        Page D-188
        Page D-189
        Page D-190
        Page D-191
        Page D-192
        Page D-193
        Page D-194
        Page D-195
        Page D-196
        Page D-197
        Page D-198
        Page D-199
        Page D-200
        Page D-201
        Page D-202
        Page D-203
        Page D-204
        Page D-205
        Page D-206
        Page D-207
        Page D-208
        Page D-209
        Page D-210
        Page D-211
        Page D-212
        Page D-213
        Page D-214
        Page D-215
        Page D-216
        Page D-217
        Page D-218
        Page D-219
        Page D-220
        Page D-221
        Page D-222
        Page D-223
        Page D-224
        Page D-225
        Page D-226
        Page D-227
        Page D-228
        Page D-229
        Page D-230
        Page D-231
        Page D-232
        Page D-233
        Page D-234
        Page D-235
        Page D-236
        Page D-237
        Page D-238
        Page D-239
        Page D-240
        Page D-241
        Page D-242
        Page D-243
        Page D-244
        Page D-245
        Page D-246
        Page D-247
        Page D-248
        Page D-249
        Page D-250
        Page D-251
        Page D-252
        Page D-253
        Page D-254
        Page D-255
        Page D-256
        Page D-257
        Page D-258
        Page D-259
        Page D-260
        Page D-261
        Page D-262
        Page D-263
        Page D-264
        Page D-265
        Page D-266
        Page D-267
        Page D-268
        Page D-269
        Page D-270
        Page D-271
        Page D-272
        Page D-273
        Page D-274
        Page D-275
        Page D-276
        Page D-277
        Page D-278
        Page D-279
        Page D-280
        Page D-281
        Page D-282
        Page D-283
        Page D-284
        Page D-285
        Page D-286
        Page D-287
        Page D-288
        Page D-289
        Page D-290
        Page D-291
        Page D-292
        Page D-293
        Page D-294
        Page D-295
        Page D-296
        Page D-297
        Page D-298
        Page D-299
        Page D-300
        Page D-301
        Page D-302
        Page D-303
        Page D-304
        Page D-305
        Page D-306
        Page D-307
        Page D-308
        Page D-309
        Page D-310
        Page D-311
        Page D-312
        Page D-313
        Page D-314
        Page D-315
        Page D-316
        Page D-317
        Page D-318
        Page D-319
        Page D-320
        Page D-321
        Page D-322
        Page D-323
        Page D-324
        Page D-325
        Page D-326
        Page D-327
        Page D-328
        Page D-329
        Page D-330
        Page D-331
        Page D-332
        Page D-333
        Page D-334
        Page D-335
        Page D-336
        Page D-337
        Page D-338
        Page D-339
        Page D-340
        Page D-341
        Page D-342
        Page D-343
        Page D-344
        Page D-345
        Page D-346
        Page D-347
        Page D-348
        Page D-349
        Page D-350
        Page D-351
        Page D-352
        Page D-353
        Page D-354
    Indice general
        Page E-1
        Page E-2
        Page E-3
        Page E-4
        Page E-5
        Page E-6
        Page E-7
        Page E-8
        Page E-9
        Page E-10
        Page E-11
        Page E-12
        Page E-13
        Page E-14
        Page E-15
        Page E-16
        Page E-17
        Page E-18
        Page E-19
        Page E-20
Full Text









REPERTORIO JUDICIAL

REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA


DIRECTOR:

DR. FRANCISCO LLACA Y ARGUDIN
MAGISTRADO DEL TRIBUNAL SUPREMO


ADMINISTRATOR:


ENRIQUE LLACA ESCOTO


REDACCION Y ADMINISTRATION:
CALLE 28 ENTIRE 5a Y 7a AVENIDAS (MIRAMAR)
TELEFONO F-O-1344


AO 1939


LIBRARY
OF
IDWARD SCHUSTERP


LA HABANA

Imp. Compafia Editora de Libros y Folletos
O'Reilly 304 Aptdo. 2055 Tel. M-7330
1939











REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCE A DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DK LA HABANA

Suscripcin annual, $ 7.00 Nmero suelto .. $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00

AO XV. HABANA, ENERO DE 1939 NU M. 1


LA REPRESION DEL FRAUDE ELECTORAL

As se titula el ltin,o libro que vi la luz en Buenos Aires del distinguido
publicista argentino Alfredo L. Palacios, entire cuyas fecundas producciones se
encuentra El nuevo Dern cho, libro aquel escrito con motivo de un proyecto de
Ley que someti al Senado en la sesin del 9 de Junio de 1936, cumpliendo los
preceptos del Cdigo Penal, para establecer rigurosas sanciones contra los delitos
de esta naturaleza.
Y es singular que co.menzara su discurso, apoyando dicha proposicin, con
este prrafo de irnico escepticismo: "Traigo a la consideracin del Senado este
proyecto, sin hacerme ilusiones respect a su porvenir. Acaso se consider un
esfuerzo intil o una e-,presin de lirismo. No importa. Ah quedar como
un anhelo fervoroso de mi espritu. No sera digno detenerse ante la incompren-
sin de los indiferentes o los escpticos.. "
Cayeron en nuestras nmanos estas breves pginas, debido a la amabilidad de
un culto compaero que acababa de leer nuestro artculo sobre El Cdigo de
Emergencia Electoral, publicado en esta propia revista.
Partiendo del fundamento moral que debe inspirar la Libertad de los Pue-
blos, en el ejercicio de la vida poltica, a fin de que no result sta una agitacin
intil sin principio ni fin. "contienda nmezquina de ambiciones incontenidas y
(le intrigas inacabables"; situacin que ofreci ancho campo al caso de Walpole,
famoso ministry ingls, que segn Lord Maeaulay "gobern por medio de la
corrupcin por que en si tiempo era impossible gobernar de otra manera"; y
con el pensamiento fijo en la brillante afirmacin del eterno autor del "'Esp-
ritu de las Leyes", en el sentido que sin la virtud los pueblos no pueden ser
gobernados ms que por 1l temor, y caen en conjseeueneia en el despotismo, por
que el puesto natural de la virtud est al lado de la Libertad; llega el distin-
guido escritor a establecer que la base de la demnocracia result del sufragio, que
es, dice: "el medio especfico de expresin de la opinion pblica, porque es un
derecho, es un deber y es una funcin".
El elector en el ejercicio del voto realize una funcin pblica y por ello
result un representante del Estado, que utilizando el sufragio expresa la opi-
nin popular, fundamento de las democracies, conclusion a que se llega y sntesis
que condensan, y as lo consigna Palacios, todas las autoridades que de estos pro-
blemas se han ocupado y se ocupan. citando especialmente a Posada en Espaa,
Bunge en Buenos Aires, Sarpolos en Grecia y hasta el propio Papa Po XI en
su Encclica de 29 de Junio de 1931.
De aqu que los que navegamos lejos de las aguas del comunismo y el fas-
cismo, o sea en los mares de la democracia que contiene la negacin de aquellos
extremos, porque integran la dictadura de las opuestas tendencies, y en las de-
mocracias todas pueden convivir y armonizar sus contrapuestos intereses; lle-









ASUNTOS GENERALS


guemos con nuestro comentado publicista a la conclusion de la necesidad indis-
pensable de garantizar el sufragio y defender el voto, profundamente corrompi-
do en nuestro pas ms que en otro alguno.
Y, ahora, se nos ocurre preguntar: cmo puede lograrse ese propsito.
That is the question. Si la Democracia es un sentimiento innato en la natura-
leza de los pueblos, y slo en los de origen anglo-sajn brot por generacin
expontnea, como afirma Rodolfo Kircher; ya lo hemos dicho con Gustavo Le
Bon, al ocuparnos de nuestro Cdigo de Emergencia Electoral, y con l lo repeti-
mos en esta nueva variant: "Las instituciones polticas de un pueblo desem-
pean un rol muy dbil en su propia vida. Su alma ancestral, y no las institu-
ciones que se le quieran imponer, orientan su destino. Por eso, aunque todas
las Repblicas latinas de la Amrica hayan adoptado las instituciones polticas
de los EE. UU,., ellas no han alcanzado ninguna estabilidad. Dictaduras absolu-
tas han sido hasta ahora su verdadero rgimen. "
Para los que estiman, a los cuales no pertenezco, que el problema es educa-
cional, nada hay ms concluyente que la leccin objetiva del propio pueblo ar-
gentino, que nos ofrece en sus pginas el congresista Alfredo L. Palacios.
Sabemos que triunfante la revolucin hispanoamericana, qued consagrada
la independencia de las antiguas colonies espaolas, desde 1811 a 1816. Fueron
reconocidas como naciones soberanas por los gobiernos libres europeos y ameri-
canos, e iniciaron ese reconocimiento los EE. UU. en 1822 e Inglaterra en 1823,
porque Espaa vino a reconocer la independencia de Argentina por el tratado
de amistad, firmado por su Majestad Catlica y dicha Repblica el 9 de Julio
de 1859 y ratificado el 27 de Junio de 1860.
Tenemos, pues, que la Repblica Argentina cuenta hoy con 127 aos de exis-
tencia, durante los cuales, siguiendo el ejemplo de Norteamrica, abri sus
puertos a la emigracin extranjera, que trajo al pas una gran prosperidad eco-
nmica; como esa emigracin tambin la llevara a la Repblica anglosajona del
Norte, en enormes proporciones, convirtiendo sta ltima en una nacin de ms
de ciento treinta millones de habitantes, que han podido prestarle a Europa en
la guerra mundial once mil millones de dlares. Pero lo que no han podido cam-
biar esas invasiones humans, ni la eternidad del tiempo, en ninguna de las dos
nacionalidades, la latina Argentina y la sajona Estados Unidos, son "las con-
diciones de su respective alma atvica para orientar sus destinos, que dira Le
Bon; porque en tanto que en la repblica latina la democracia no ha logrado en
siglo y cuarto de vida propia hacerse orgnica, como dira Palacios, por medio
de la educacin; en la anglosajona, de tiempo muy anterior, porque las 13 colo-
nias desligadas de Inglaterra la proclamaron el 4 de Julio de 1776, o sea 162
aos, ms de siglo y medio, esa democracia se impuso, se mantiene sin alteracin
y vive una vida de ejemplo para propios y extraos consolidando su orgnico
origen ingls.
"El caudillismo perdura, dice Alfredo L. Palacios, despus de Rosas. con
la organizacin national, los caudillos actuales son hombres de comit que care-
cen casi siempre de autoridad moral y de aptitudes tcnicas, y que atemorizando
unas veces y haciendo favors otras, ejercen influencia en los diversos distritos.
Controlan a la polica: son los arbitros en material de nombramientos, ascensos y
traslados. Reclutan element electoral entire la gene de mal vivir: perturban
la accin administrative: traban el funcionamiento de la Justicia y amparan a
los tahures... "
A esta fotografa de la realidad argentina, que conocemos por propia expe-
riencia en nuestro pas, y que nos trasmite el notable jurista desde los escaos del
Congress, en su reciente obra que comentamos; slo le falt agregar estas breves
frases, las que tal vez por propio pudor silenci: "y se enriquecen cnica e ili-
mitadamente en el manejo de los cargos pblicos qne asaltan."
Es ahora, pues, para terminar, cuando se explica que nuestro comentado es-
critor argentino comience su libro levantando la cabeza como un cisne blanco, y









ASUNTOS GENERALS


derramando una lgrima de amargo pesimismo sobre su rebao, en el grave pro-
blema, tal vez insoluble. jue afronta ... !
Jos RODRGUEZ AcOSTA.
-- ------- -- ) o (------

OBSERVACIONES AL CODIGO DE DEFENSE SOCIAL

En el trabajo anterior comentamos en ltimo trmino la eximente G. del
art. 36, llamada "hurto famlico"; y principiamos hoy con el art. ,37, que trata
de las circunstancias atenuantes personales y de menor peligrosidad. Dice el
art. 37, apartado A.
"Son circunstancias ateuantes perscmales y de menor peligrosidad en el agent:
A) Todas las circunstancias eximentes relacionadas en el Capitulo anterior cuando no
concurrieren todos los requ sitos necesarios para eximir de responsabilidad al agent en
cada uno de los casos, con i xcepcin de las circunstancias A. del art. 35 y H. del art. 36,
con respect a las cuales se observar lo siguiente:
1) En relacin con la circunstancia A. del art. 35, el Tribunal en los casos de semi-
locura o perturbacin incomplete, en cualquier forma, de las facultades mentales intelecti-
vas o volitivas, podr, con suspension de la sancin impuesta al reo, colocarlo .en estado de
observacin en un manicomio criminal, en donde permanecer hasta que se encuentre total-
mente curado.
2) En relacin con la circunstancia TH. del art. 36, se aplicarn las sanciones estable-
cidas en el art. 72, si co.ncurriere alguna de las formas de la culpa."
La redaccin de ese apartado A. es terminante; quiere que todas las cir-
cunstancias eximentes r( lacionadas en el Captulo II. Ttulo III del Libro I del
Cdigo, absolutamente todas, con la excepcin de las dos que seala, sean cir-
cunstancias atenuantes personales, cuando no concurrieren todos los requisitos
necesarios para eximir (le responsabilidad.
El precepto anlogo o correlativo del Cdigo Penal derogado, era el nmero
1 del art. 99, que dice:
"Las expresadas en el Captulo anterior, cuando no concurrieron todos los requisitos
necesarios para eximir de -"sponsabilidad en sus respectivos casos."
Y en relacin con ella se produjo la jurisprudencia en el sentido de que se
refera slo a las circunstancias que constaran, segn su naturaleza, de diversos
requisitos, y no a las q ie no ofrecieran variedad ni composicin alguna.
Tal como aparece ahora el precepto en el Cdigo de Defensa Social, com-
prende a todas las eximentes, con las excepciones dichas, estn o no compuestas
de diversos requisitos. Pero creemos que no por ms terminante ese prrafo
primero del apartado A. dejar de ser baldo en algunos casos de eximentes que
no consten de distintos requisitos, verbi gracia, en la eximente D. del art. 35.
Como se ha visto, est expresamente exceptuada la eximente A. del art. 35,
dicindose en relacin con ella. que el Tribunal en los casos de semilocura o per-
turbacin incomplete d!, las facultades mentales intelectivas o volitivas, podr
con suspension de la saocein')n impuesta al reo colocarlos en estado de observacin
en un manicomio criminal, en donde permanecer hasta que se encuentre total-
mente curado.
Estimamos en primer trmino, que despus de haber suprimido el Cdigo
el aejo concept de loi-ura, totalmente inadecuado, lo que desde luego no discu-
timos, no deba emplear aqu el trmino de seinilocura. porque ha de parecer
indudable, que si el concept de locura es inadecuado, tambin lo ser el de semi-
locura ; y advertimos despus, que el Tribunal puede, con suspension de la san-
cin impuesta al semiloco o perturbado incomplete, colocarlo en estado de obser-
vacin en un manicornio criminal, hasta que se encuentre totalmente curado.
Despus de condenado o sancionado, econ qu finalidad se le coloca en estado de
observacin? Es verdad que el prrafo terminal con la frase... "hasta que se
encuentre totalmente curado", de lo cual inferimos que no se le coloca en estado
de observacin, sino en tratamiento,









ASUNTOS GENERALS


En relacin con este precepto est el art. 87 del Cdigo, que dice:
"En cualquier tieEmpo en que el delincuente recobrare la razn, tanto en el caso del
artculo anterior como en el del nmero 1, del apartado A. del art. 37, cuimplir la sancin
que se le haya. impuesto, a no ser que durante el perodo de enajenacin hubiere decursado
el trmino correspondiente de prescripcin con arreglo a lo que se establece en el present
Cdigo."
En realidad, si el Cdigo acepta los estados de semilocura o perturbaciones
incompletas de las facultades mentales, no vemos la razn para que se les excep-
te como circunstancias de atenuacin, lo que nos parece un poco contradictorio
con el precepto amplsimo contenido en el apartado A. del mismo art. 37. Ade-
ms, si como vemos en la relacin del Libro I. "no se trata ya de un Cdigo
de penal, escrito para castigar al delincuente, infligindole un dolor; si no se
atiende al castigo del delincuente y s a la defense de la sociedad y a la reedu-
cacin y readaptacin del culpable; si la pena-castigo del primitive derecho ha
sido sustituida por la pena-tratamiento", por qu no se le abona como parte
del cumplimiento de su sancin, al semiloco, el tiempo de tratamiento que pasa
en el manicomio?
El nmero 29 del apartado A. contiene otra excepcin; se refiere a la exi-
mente H. del art. 36, expresndose en relacin con ella, que se aplicarn las san-
ciones establecidas en el art. 72. si concurriere alguna de las formas de la culpa.
Este precepto del nmero 2< equivale al art. 83 del Cdigo Penal derogado, que
dice:
"Cuando no concurrieren todos los requisitos que se exigen en el caso del nmero 99
del art. 89 para eximir de responsabilidad, se observar lo dispuesto en el art. 590."
Ese art. 83 del Cdigo Penal, al ser tratado por todos los comentaristas,
Viada, Silvela, Groizard, etc.. fu objeto de censuras y se sostuvo por dichos
eminentes penalistas, que el artculo estaba equivocado y que la referencia que
en l se haca al art. 590, deba entenderse hecha al art. 592, que trata de la
Imprudencia.
En un trabajo, modestsimo como todos los nuestros, acerca del expresado
art. 83 del Cdigo Penal, producido en el mes de Mayo ltimo y publicado fuera
de oportunidad, ya derogado el Cdigo Penal, en la Revista Jurdica que dirige
en Bayamo el Dr. Francisco Soto Izquierdo, tratamos de demostrar que ese
artculo, si bien contena un error, no era ciertamente el de la cita del art. 590,
que trata de los daos y que a nuestro juicio era correct; y que en cambio la
referencia que se le pretenda dar con el art. 592 no era acceptable. Y expusimos
como parte de nuestras argumentaciones, que la circunstancia eximente del n-
mero 99 del art. 89 no contena ms que una declaracin doctrinal, sin que de-
terminara o midiera la extension del mal, y que por tanto, si ese mal resultaba
pequeo, leve, penado con arreglo al Libro III que trataba de las faltas, era
impossible acudir al art. 592 que penaba las imprudencias consideradas como
delito. Y como sntesis de aquel studio expusimos nuestra opinion en el sentido
de que la cita hecha en el art. 83 del Cdigo Penal relative al 590 no estaba
equivocada y era por tanto exacta; y que dicho art. 83 contena el error de re-
ferirse al nmero 99, cuando debi hacerlo al nmero 89 del art. 89.
Como estbamos opinando enfrente de tan ilustres penalistas, Viada, Silvela
y Groizard, nos sentamos temerosos y consultamos la opinion de un distinguido
penalista cubano, quien en carta que nos escribiera consign un prrafo del
tenor siguiente: "He ledo su trabajo con detenimiento y me ha parecido muy
bueno. Comparto con usted su opinion, yo firmara ese trabajo que creo just y
certero."
Groizard, en sus comentarios al expresado art. 83, sostuvo que estaba de
ms, y que si no se hubiese escrito no se echara de menos en el Cdigo Penal.
"Exacto, -dijimos nosotros- para aplicar cuando proceda el nmero 99 del
art. 89 y, caso contrario, hacer uso del 592, no es preciso y result superfluo el
art. 83; pero acaso sea necesario como disposicin que relacione y complement
otros preceptos, como ms adelante nos esforzaremos en demostrar,." La opinion









ASUNTOS GENERALS


de Groizard se basaba en su creencia de que el art. 83 no haca referencia al
590, sino al 592 del Cdigo y por ello entenda que estaba de ms.
La tesis mantenida por los comentaristas en cuanto al expresado art. 83 del
Cdigo Penal, (a nuestr, juicio equivocada) ha sido trada al Cdigo de Defen-
ma Social y expuesta en el nmero 29 del apartado A. del art. 37. Ahora s opi-
namos nosotros con Greizard: ese precepto del nmero 29 que venimos exami-
nando, est dems en el Cdigo de Defensa Social; porque si ya ste nos dice
en el art. 17 que los delitos o contravenciones pueden ser cometido por accin
o por omisin, por dolo o por culpa; y en el 19 nos expresa que es sancionable el
que compete un delito por culpa. ejecutando por imprudencia, impericia, negli-
gencia o inobservancia de los Reglamentos una accin o incurriendo en una omi-
sin, que produce un event daoso, no querido por el agent, etc.; y si en el
art. 72 estn ya precept adas las sanciones para esos delitos culposos, qu uti-
lidad report el nmero 29 del apartado A. del art. ,37, al decir que se apliquen
las sanciones establecidas en el art. 72, si concurriere alguna de las formas de la
culpa ? Ello haba de tenerse por sabido.
El apartado B. del art. 37, dice as:
"Ser el culpable mayor de 12 afos y menor de 18. Declarado responsible el menor
ser recluido ,en el Reformatorio Juvenil que determine el Tribunal, en cuyo estableci-
miento permanecer hasta que cumpla la mayor edad u obtenga su liberacin de acuerdo
com lo que en la sentencia se disponga."
Aunque esta circunstancia est colocada en el Cdigo en el lugar corres-
pondiente a las atenuar tes, es decir, en el Captulo que se llama "De las cir-
cunstancias que atena!l la responsabilidad criminal", ella en realidad no es
una atenuante, sino una circunstancia eximente.
No es preciso decir much para demostrarlo; basta leer el texto de la cir-
cunstancia para advertir que al menor comprendido en esa edad no se impone
sancin alguna de las sealadas en el art. 51 del Cdigo; se le recluye en un
Reformatorio Juvenil, como media de seguridad, hasta que cumpla la mayor
edad o por un tiempo no menor de un ao.
Uno de los principles autores el Cdigo. el ilustre penalista cubano
Dr. Jos Agustn Martinez, en la segunda conferencia que pronunci en el Tri-
bunal Supremo, sobre (l Cdigo de Defensa Social, segn el program de ella
que tenemos a la vista admite la colocacin impropia de la circunstancia de
menor edad. (Art. 37 I1.)
De suerte que est claro que se trata de una circunstancia eximente y no
de una atenuante, y ha desaparecido, en consecuencia, la atenuante privilegiada
por razn de corta edad, tan just y razonable, que consignaba la legislaci5n
antigua, para beneficiary a los menores comprendidos entire los 16 y 18 aos de
edad; y en cambio se introduce una nueva, por razn de much edad, la circuns-
tancia M. del art. 37. que ms adelante veremos y que dice: "Haber cumplido el
agent 60 aos de edad".
As, pues, en cuanto hace referencia a la edad de las personas, el Cdigo de
Defense Social prescribe lo siguiente: hasta las 18 aos. exencin de responsa-
bilidad; desde los 18 hasta los 60 aos, responsabilidad plena, y de 60 aos en
adelante responsabilidad atenuada.
Esto no lo estimamos convenient ni nos parece cientfico, porque si el
lmite de la irresponsabilidad criminal ]lega hasta los 18 aos, deba haber un
lapso de tiempo, hasta los 20 o los 21 aos, lmite de la menor edad, para con-
siderar con responsabilidad atenuada a las personas comprendidas en ella; ya que
no debe pasarse de un salto de la exencin de responsabilidad a la responsabili-
dad plena, ha de haber un tiempo intermedio para la responsabilidad atenuada.
Como creemos que esta innovacin es una de las ms importanaes que ha in-
troducido el Cdigo de Defensa Social, nos parece convenient al estudiarla y
para una mejor comprensin de ese problema, que ser un verdadero problema
para el pas, transcribir aqu las disposiciones correlativas del Cdigo Penal de-
rogado, comprendidas en la eximente 34 del art. 89 que as dice;









ASUNTOS GENERALS


"El mayor d& 10 y menor de 16 aos, aunque haya obrado con discernimiento.
Siempre que un menor que tenga o represente de 10 a 16 aos de edad, fuese conde;nado
en causa por delito o falta, haya obrado o no con discernimiento, el Tribunal sentenciador
podr recluir a dicho menor en la Escuela reformatoria correspondiente, a .no ser que a
juicio del Tribunal seintenciador, dicho menor hubiere de ser puesto al cuidado de sus pa-
dres o de cualquier otro pariente o deudo, dispuesto a tomarlo a su cargo y con medios para
ello. (Art. 342 de la Ley Orgnica del Poder Ejecutivo).
Toda reclusin durar hasta que el menor alcance la edad de 19 aos."
De modo que en la legislacin antigua, conforme se ve, se reclua al menor
en la Escuela reformatoria o se entregaba a sus padres u otros parientes, al
prudent arbitrio de los jueces y Tribunales, teniendo en cuenta la ndole y
gravedad del delito cometido y las condiciones personales del menor delincuente.
Nosotros, respetando siempre el criterio de las personas que hicieron el C-
digo de Defensa Social, consignamos nuestra opinion contraria a la innovacin.
No aceptamos los trminos imperativos de la circunstancia y muchsimo menos
la extension de la edad, en Cuba, hasta los 18 aos para marcar el lmite de la
irresponsabilidad criminal.
Hay una verdad inconcusa que es preciso decir: el respeto a la Ley, desde
hace various aos, est en crisis en nuestro pas. Y ahora con las innovaciones del
Cdigo de Defensa Social, much tememos que el mal adquiera mayores propor-
ciones. Las eximentes de embriaguez alcohlica y de estupefacientes, la legtima
defense de los parientes, el hurto famlico, la de menor edad que ahora trata-
mos, la remisin condicional sin excepcin de delitos, la extension de la respon-
sabilidad civil, la Caja de Resarcimientos, el carcter benigno, en general, de
las sanciones, singularmente en relacin con aquellos delitos que produce lucro
o beneficio econmico, como la malversacin de caudales, el hurto y la estafa;
los Bonos de rebaja de sancin hasta 3 meses por ao y las licencias anuales a
los reclusos para gozar de libertad; todas esas inliovaciones y algunas otras que
silenciamos, acaso beneficiosas en otros pases y an en el nuestro en otra opor-
tunidad ms o menos remota, pudieran traer como consecuencia un aumento con-
siderable en la criminalidad, con todos los graves males que ello produce, espe-
cialmente en los rdenes social y econmico.
Y meditando acerca de todas esas innovaciones y leyendo la prensa diaria
apropsito de la interpretacin de determinados preceptos del Cdigo por los
jueces, y la discrepancia de pareceres de los mismos Tribunales colegiados en
la aplicacin de aquellos preceptos, especialmente los comprendidos en los
arts. 2 C, 3 y 4 y 2, y 3* disposiciones suplementarias del Cdigo, todo lo que
parece haber trado cierta confusion, hemos pensado que tal vez el Cdigo Penal
del 70. al marcharse precipitadamente en la noche del 8 de Octubre ltimo, haya
repetido la famosa frase: despus de m el caos...
Pero dejando a un lado todas esas reflexiones vamos de nuevo a la circuns-
tancia B. del art. 37.
Declarado responsible el menor, ser recluido en el Reformatorio Juvenil
que determine el Tribunal, en cuyo establecimiento permanecer hasta que cum-
pla la mayor edad u obtenga su liberacin de acuerdo con lo que en la sentencia
se disponga. Es tan concrete y terminante ese precepto que no admite inter-
pretaciones que lo desvirten. Estn obligados los jueces y Tribunales, cuando
declared responsables a los menores de 18 aos y mayores de 12, por la ms sen-
cilla contravencin o por el ms grave delito, a recluirlos en el Reformatorio
Juvenil que determine, hasta que cumplan la mayor edad o por un tiempo no
menor de un ao, si as se dispusiese en la sentencia.
Y como hay tantas personas comprendidas en ese perodo de la vida. entire
los 12 y 18 aos, ha de ocurrir una de estas dos cosas: o los jueces y Tribunales
cumplen el precepto al pie de la letra, en cuyo caso dentro de muy poco tiempo
sern insuficientes todos los establecimientos destinados en la Repblica a tal
finalidad y ser preciso establecer otros con toda urgencia; o esos jueces y Tri-
bunales, ante la magnitude del problema y sobre todo ante la enormidad de tener
que recluir a un menor de 12 aos, acaso de honrada y buena familiar, con posi-





ASUNTOS GENERALES


cin econmica desahogada, por una simple contravencin o por una miniaturea
de delito", por trmino no menor de un ao, entornarn un tanto los prpados
y cerrarn un poco los odos, a fin de que la conciencia juzgadora se manifieste
indecisa y no dicte un veredicto de culpabilidad.
La reclusin de los menores aludidos en Reformatorios, constitute una me-
dida de seguridad personal detentiva, segn as lo previene el nmero 2%, letra
C. del art. 585, al par ( ne las medidas tutelares para los menores delincuentes
o en estado de peligro, s(n medidas de seguridad no detentivas, segn el nmero
59 de la letra D. del mismo artculo; de suerte que las medidas tutelares para
los menores a que se ref ieren los nmeros 10 y 11 del art. 586, entire las cuales
estn la reclusin del menor en su domicilio, el pupilaje escolar y la reclusin
del menor en hogar honrado, patronato, etc., no pueden ser aplicadas, a puestro
juicio, a los menores delincuentes mayores de 12 aos y menores de 18, porque
dichas medidas tutelares, segn lo exponen claramente las letras a y b del n-
mero 10 mencionado, se aplican a los menores delincuentes que no sean recluidos
en los Reformatorios, (los menores de 12 aos) y a los menores en estado de
peligro. Adems, si no bastara lo dicho, puede verse lo dispuesto en el nmero 59
del mismo art. 586, que previene que sern recluidos en Reformatorios, los me-
nores delincuentes en to lo caso; y que ste se reliere tan solo a los comprendi-
dos entire los 12 y los lD, aos, ha de ser innegable, puesto que los delincuentes
menores de 12 aos, segi n la eximente D. del art. 35, no son recluidos en Refor-
matorios: son entregados a la jurisdiccin especial de menores.
La realidad legal, pues, es sta: un menor de 12 aos cumplidos, por la ms
leve contravencin, ha de ser recluido, imperativamente, en un Reformatorio
Juvenil, por trmino no menor de un ao; y asimismo, un joven cerca de los 18
aos, cualquiera que sea el delito que cometa, ha de ser tambin recluido en el
Reformatorio, por 3 aos como maximum, es decir, hasta que cumpla la mayor
edad.
En nuestro bello pas, esa innovacin no dar buenos resultados, porque 'a
precocidad de los jovenzuelos en esta clida tierra es extraordinaria. Tended la
vista, si lo dudis, unos cuantos aos hacia atrs... !
Y no decimos nada ms.
El apartado M. del art. 37 es del tenor siguiente: "Haber cumplido el agen-
te 60 aos de edad."
De modo que slo por el hecho de haber cumplido una persona 60 aos de
edad, se la consider con una responsabilidad criminal atenuada. Estimamos que
no ha debido establecer el Cdigo esa circunstancia de atenuacin en la forma
que aparece, sino ms b en debi dejarse su estimacin al prudent arbitrio de
los Tribunales, tan amplio en este Cdigo, segn las condicionales personales
del agent y sobre todo a naturaleza y efectos del delito. Decimos esto porque
hay muchas personas qu,, a los 60 aos de edad, estn en la plenitud de sus fa-
cultades mentales y an con las fsicas no disminuidas muy notablemente; y
adems existen determinados hechos delictuosos, cometidos tambin por sexage-
narios, en los cuales no parece just la estimacin de la atenuante. Podemos citar
un caso: hace muy poco tiempo fu juzgado y condenado en una Audiencia del
interior de la Repblica un sujeto que tena 60 aos de edad, por un delito com-
plejo de abusos deshone.stos y lesiones graves; tal individuo abus deshonesta-
mente de una nia de 4 iaos de edad y le produjo una grave infeccin de la que
demor aqulla en sanar unos 3 meses. Ese sujeto tendra hoy da una respon-
sabilidad atenuada, por sus 60 aos; y si el mismo hecho fuese cometido por un
joven de 18 aos, tendra que responder del delito plenamente. En esto no hay
equidad.
En el art. 40, que trata de las circunstancias agravantes de mayor peligro-
sidad, existe una. la sealada con la letra C. que nos ha llamado la atencin, en
cuanto se refiere a la dedicacin habitual a los juegos de azar.
No es muy propicia que digamos la oportunidad en ue se ha trado a un
UN"VERSItY OF FLOY

LAW LlRArY


vi^ EU^








ASUNTOS GENERALS


Cdigo de Defensa Social cubano, la circunstancia agravante de mayor peligro-
sidad que ha quedado apuntada. Aparte la tolerancia, no muy lejana, que ha
habido en nuestro pas para toda clase de juegos prohibidos, existen hoy da
autorizados por leyes de la Repblica, una series de juegos de destreza y de azar,
con apuestas de dinero, al amparo de los cuales viven una cantidad considerable
de personas: tenemos juegos de gallos; carreras de caballos; jai-alay; los gran-
des Casinos prximos a la Capital, protegidos por las leyes del turismo, donde
se juegan toda clase de juegos de azar; tenemos la Lotera Nacional y por lti-
mo la "Bolita Oficial" o los llamados "terminales".
No podr negarse que con todo esto, el Estado, ya fuere con el propsito
de arbitrar mayores recursos para el sostenimiento de determinadas institucio-
nes benficas; ya con el objeto de fomentar e intensificar el turismo, tan bene-
ficioso para el pas, cualesquiera que sean, en fin, las razones que haya habido
para ello, no podr negarse, repetimos, que en cierto modo contribute al fomen-
to, al hbito del juego y a que se arraigue, por tanto, la idea del vicio en los
ciudadanos; y hgalo en buen hora el Estado, si as lo estima convenient para
el mejor desenvolvimiento y consecucin de sus supremos fines; pero que al
propio tiempo establezca en la Ley penal como circunstancia agravante de mayor
peligrosidad, la dedicacin habitual a los juegos de azar, no parece responder a
un orden lgico de cosas ni a las medidas de proteccin y buena tutela que ha
de ejercer sobre sus ciudadanos.
ARTURO I. BOHORQUES.
)o(
PUEDEN LOS JUECES MUNICIPALES DE CUARTA
CLASE CONOCER DE LAS CONTRAVENCIONES?

Se equiparan las "contravenciones" a las "faltas" cuyo conocimiento
atribuye a los Jueces Municipales de 44 clase el prrafo 2" del inciso 3' del
art. 142 de la Ley Orgnica del Poder Judicial?
La 34 de las Disposiciones Suplementarias del Cdigo de Defensa Social
atribuy a los "Jueces Correcionales" la competencia para conocer en lo ade-
lante "de todas las contravenciones que se detallan en el Libro III"; y,. esta
frase, "en lo adelante", parece que es la que ha llamado a confusion a algunas
Salas de Justicia que han detrado, con sus decisions en material de competen-
cias, a los Jueces Municipales de 4.' clase del conocimiento de las contravenciones.
La de la Audiencia de Santa Clara, en cuestin de competencia negative
planteada por el que suscribe con el Juez Municipal de 4Q clase de Geiva, por
auto de 17 de Noviembre de 1938, declar, que "habiendo desaparecido las faltas
de nuestro ordenamiento penal, hay que estimar que, en tanto no venga alguna
disposicin legal expresa a atribuirle jurisdiccin a los Juzgados Municipales de
41 clase para conocer de las contravenciones, las que, a mayor abundamiento,
tienen una sancin superior a las penas sealadas a las faltas, no pueden los
Jueces Municipales de 4. clause conocer de esas contravenciones."
La solucin negative del asunto se basa, por consiguiente, en tres funda-
mentos:
1Q-Que han desaparecido las faltas de nuestro ordenamiento penal.
29-Que es necesario que venga alguna disposicin legal express a atribuirle
jurisdiccin a los Jueces Municipales de 44 clase, para conocerlas.
,3-Que la sancin de la contravencin es superior a la pena de la falta.
Los tres fundamentos, a mi entender, son errneos.
En cuanto al primero: Han desaparecido, efectivamente, las faltas de
nuestro ordenamiento penal?
Ion faltas, deca el prrafo 3? del art. 6? del Cdigo Penal, las infracciones
a que la Ley seala penas leaves.








ASUNTOS GENERALES


Son contravenciones,. dice la Relacin presentando el Libro III del Cdigo
de Defense Social, las infracciones que consideramos de carcter contravencio-
nal, atendiendo principal lmente, para determinarlas, a su mayor o menor gra-
vedad.
Es cierto que, doctrinalmhnente, el concept de las contravenciones difiere del
de las "faltas" del Cdigo Penal y del de las "Culpas" del Cdigo que precedi
a ste; es cierto que ya, con arreglo al C(ldigo de Defensa Social no es la pena
la que determine la gravedad del delito; cierto tambin que hay hechos incluidos
como delitos que tienen sealadass sancione.s ms benignas que algunas Faltas
y cierto tambin que el mismo C,)digo ha abandonado la division tripartita de
los hechos punibles. Pe o todo ello quita el carcter de infracciones leaves, de
violaciones de dao limitado y trascendencia social mnima, a las contraven-
ciones ?
Positivamente, no. Las "faltas" no han desaparecido de nuestro ordena-
miento penal. Lo que ha desaparecido es la denominacin, la nomenclatura, el
tecnicismo de "Faltas" para ser sustituido por el de "Contravenciones"; como
antes desapareci el de "Culpas", para ser sustituido por el de "Faltas" sin
mayor trascendencia jurdica en este aspect en que se enfoca el problema. Si
bien, como ha dicho alguien, las palabras son las herramientas de la ciencia;
nunca, como en este caso. una palabra ha tenido, dicho sea sin dicatonismo, menos
importancia.
En cuanto al seguni[o fundamento (Necesidad de disposicin legal expresa
sobre atribucin del conocimiento de las mismas) nos parece absolutamente in-
nocuo, por la mera razn de que ya existe.
La atribucin a los Jueces Municipales de 4? clase del conocimiento de las
infracciones leaves, de carcter contravencional, les vena determinada por el
art. 142 de la Ley Orgnica del Poder Judicial, de modo previo y predetermina-
do. Luego, para entender que esa facultad ha sido suprimida hara falta la de-
rogacin expresa del precepto; derogacin que no contiene la 41 de las Disposi-
ciones Suplementarias d1l Cdigo de Defensa Social, no obstante lo prolijo de
su contenido que alearz;i a 171 cuerpos legales.
Queda la posibilidad de una derogaci.n tcita: por contradiccin o inno-
vacin de la nueva legislacin en relacin con la anterior. Supuesto que habra
de arrancar, porque ser'i su iinico fundamento, de la premisa que la 3? Dispo-
sicin Suplementaria de! Cdigo de Defensa Social slo habla de "Jueces Co-
rrecionales" y que los do 4', no son tales.
Pero, esa premisa i'alsa, nos llevara entoncees al absurdo de negarle la
propia competencia a los Jueces Municipales de 3? clase, de Cabecera de Trmi-
no Municipal, que tampoco son "Jueces Correccionales", que desempean esa
funcin como anexa al cargo, como ignalmenle la desempean, y en las mismas
condiciones de anexa, h s Jueces Municipales de 4? clase. Y, sin embargo, a
nadie se le ha ocurrido negarle competencia a los primeros!
Es que el Cdigo i o ha podido referirse mns que a aquellos Jueces que
ejerzan la "funcin correccional", con independencia de su categora o grado.
Lo prueba que, cuando ha querido localizar determinadas funciones en Jueces
especficos, ha hecho, clara y especficamente, la distincin: valga, por ejemplo,
el caso de la declaratoria de estado peligroso predelictivo a virtud de concurren-
cia de Indices de Peligrosidad. cuya funcin reserve siempre al "Juez Correc-
cional de la Cabecera dl Partido"; cuya misin, a la vez, cumple, sin que a
nadie le haya suscitado dudas, el Juez Municipal que tenga esas funciones en
la Cabecera del Partido; y, en cambio, no la cumplen, porque s les est expresa-
mente sustrada, los Jucces Municipales que no sean de Cabecera de Partido,
sean de 39 o de 4, clase. En peor situacin, dentro de la hermenutica jurdica,
se encuentra el tercer y ltimo argument que consideramos.
Si antes, dentro de la division tripartita del Cdigo Penal, la cuanta de la
pena influa, al extreme de determinarla, en la clasificacisn de los hechos pu-
nibles, hoy, despus de la vigencia del Cdigo de Defensa Social, ese tpico ha









ASUNTOS GENERALS


perdido todo su inters y no tiene ms relieve que aqul, muy insignificant,
que puedan prestarle la aplicacin de las circunstancias modificativas de la
responsabilidad criminal. La regulacin de la pena queda al libre arbitrio judi-
cial; ha de sujetarse a las circunstancias dichas, pero sin "grados" que la de-
marquen. Qu importancia, pues, puede tener la ascendencia de la multa a
imponer ?
Pero, hay ms. Mucho ms! Es que ni siquiera antes, ni siquiera cuando
la cuanta de la pena determinaba la naturaleza y calificacin de los hechos, ni
siquiera entonces se tom esta cuanta como base para atribuirle la competencia
a los Jueces Municipales de 41 clase: el art. 142 de la Ley Orgnica del Poder
Judicial, tal como qued modificado por la Ley de 15 de Agosto de 1919, atri-
buy competencia a dichos Jueces para ejercer la jurisdiccin correctional "en
material de faltas", no en hechos que estuvieran sancionados con multas ms o
menos crecidas, sino a hechos que, por el carcter leve de la infraccin o contra-
vencin, revestan caracteres de "faltas (hoy denominadas "contravenciones"
y antes "culpas"), con absolute independencia de la cuanta de la multa que,
si bien ya estaba predeterminada por el art. 47 de la Orden 213 de 1900, modi-
ficado por la Orden 311 de 1900, en ur mximo de $30, en cambio existan, en
mltiples preceptos legales dispersos, con otra cuanta mxima inferior, otras
contravenciones (que algunas veces no reciban la denominacin de faltas), como
suceda con las "faltas de separacin y uso de sellos usados" (Orden 115 ~de
1899), la de "uso del aguijn" (Orden 108 de 1900), la de "maltrato de ani-
males (art. 19 de la Orden 217 de 1900), la de "infraccin de la Ley Escolar"
(Orden 368 de 1900), la de "infraccin del Reglamento de Maquinistas" (Re-
glamento de 19 de Febrero de 1901), la de "infraccin de las Disposiciones so-
bre vacunacin obligatoria" (Orden 165 de 1901), y un sinnmero ms que, ni
dejaron de conceptuarse "faltas" no obstante designarlas las Leyes como "in-
fracciones", "violaciones" o "contravenciones", ni dejaron de conocer de ellas
los Jueces Municipales de 4. clase, no obstante tambin lo dismil de las multas
con que se castigaban.
Consultado el problema por el que describe a la Sala de Gobierno del Tri-
bunal Supremo, sta, en sesin de 31 de Octubre de 1938, resolvi que "los par-
ticulares consultados deben los Jueces resolverlos con arreglo a su criterio, sin
perjuicio de que, en casos de divergencia acerca de la competencia entire Jueces
distintos, para conocer de faltas o contravencioncs, se planteen en la forma y
decidan por los Tribunales a quienes la Ley encomienda la resolucin de dichas
cuestiones"; acuerdo que, no obstante no resolver la consult formulada, seala,
a mi juicio, la pauta a seguir en el problema, ya que los vocablos "faltas" y
"contravenciones", en la forma que estn expuestos, resultan homnimos, y, si
bien los separa la conjuncin disyuntiva "o", no hay que olvidar que sta tam-
bin se emplea cuando se quiere aclarar o explicar lo que antes se ha dicho. De
ah la exacta equivalencia, ya declarada por el Supremo, entire "falta" y "con-
travenci.n", a los efectos de la competencia.
Y, de ah tambin, la nica conclusion a que puede llegarse en el asunto y
que no es otra que los Jueces Municipales de 41 clase, pueden y deben conocer
de las "contravenciones" fijadas en el Libro III del Cdigo de Defensa Social.
EDUARDO R. NEZ.
)o(

EL PROBLEMA DE LAS LAGUNAS DEL DERECHO

Aunque no pretendemos, ni con much, agotar el tema que sirve de ep-
grafe a este modesto trabajo, nos decidimos a darle publicidad en las acogedo-
ras pginas de esta Revista, en la creencia de que posiblemente ser de alguna
utilidad a todos aquellos que se interesan por tales studios, de carcter mera-
mente doctrinal.









ASUNTOS GENERALS


En primer trmino, debemos preguntarnos: Es que existen realmente las
llamadas "lagunas del Derecho"? E inmediatamente surge la necesidad de
otra pregunta complementaria de la anterior: Es possible la existencia de tales
lagunas en nuestro Derecho positive, dados los trminos en que aparece redac-
tado el art. 69 del Cdigo Civil? Bueno ser que dejemos aclarada desde ahora
la diferencia fundamental entire "lagunas del Derecho" y "lagunas de la ley",
para negar enfticamente la existencia de las primeras y aceptar, en cambio, la
posibilidad de surgimiento de las ltimas en determinados casos.
G. Brunetti, eminente tratadista italiano a quien seguimos en este punto,
acoge la diferencia entire ambas; y as distingue entire "lagunas del ordenamiento
jurdico" y "lagunas del ordenamiento legislative", sentando como axiomticos
los siguientes postulados: A) El Derecho no se identifica con la ley; B) La la-
guna puede existir y a veces existe en la Ley; C) El Derecho, como tal, no es
susceptible de completez,:a o incompletezza (1) D) La incompletezza y la laguna
son inconcebibles en el Derecho. (2)
La laguna de la ley o laguna legal, la definiremos pues con el propio Bru-
netti diciendo que es "t, do caso no previsto por el legislator y no contemplado
por tanto en la Ley".

La cuestin de la existencia de las lagunas de la Ley (problema ste que
tiene sus precedentes en el Digesto, frag. 24 de Celso, Libro I, en tiempos del
Emperador Juliano), es una cuestin profundamente ligada al mtodo que en
definitive se adopted para la interpretacin de la Ley. Segn los partidarios del
mtodo interpretativo traditional (Escuela Legalista), la Ley debe ser inter-
pretada de modo estricio, atenindose fielmente al precepto; el intrprete no
debe desechar jams la letra de la Ley; y si surgeon casos no previstos, ha de
ajustar la Ley de tal modo que esos casos imprevistos puedan ser regulados por
ella. Luego, el mtodo 'radicional concibe la Ley como la revelacin ms per-
fecta del Derecho, bast. ndose a s misma para satisfacer todas las necesidades
que puedan presentarse en el devenir de los tiempos, llegando incluso a acudir
a la Analoga para buscar en ella la solucin que mejor respond a la presunta
voluntad del legislator. Como bien expresa IR. Saleilles, (3) el mtodo tradicio-
nal interpretativo consiste pues en considerar los Cdigos como un todo que se
basta a s mismo sin tomar nada del mundo exterior; lo que con frase grfica de-
nomin.5 Geny "el fetieliismo de la ley escrita". El professor J. Dualde dice a
este respect, con admirable concisi5n: "Para esta Escuela (la Legalista), la
Ley es cuestin ltob." (')
El mtodo tradicio ,al actualmente est en franca bancarrota, y es lgico:
con ese mtodo se inmom iliza el Derecho, se cierra la puerta a toda idea innova-
dora puesto que las cu(stiones que surjan necesariamente habrn de resolverse
mediante las soluciones de antemano consagradas por el legislator, aun cuando
no coincidan exactamente. Con el hipcrita pretexto de respetar ntegramente
la Ley, segin observa (Geny. (-') los intrpretes exponen as ideas enteramente
personales, que le imputan al legislator y que posiblemente nunca bulleron en la.
mente de ste; esto aparte de que convierten al juzgador en un ente puramente
mecnico, fosilizado.
En contra de ese criterio traditional, aparece el preconizado por la Escue-
(1) Trminos stos d( casi impossible traduccin literal al castellano, pero que podran
quizs interpretarse como 'compleme.ntacin" e "incomplemeintacin".
(2) "Sul valore del problcnma dello lacune", en el Tomo I d. sus "Scritti giuridiel
varii". (Vsanse adems sbre esta material, del mismo autor, sus opsculos "I11 senso del
problema delle Jacune dell'ordinamento giuridico", "Ancora sul senso del problema dello
lac,une" y "Sulle dottri.ne che affermano l'esistenza di lacune nell'ordiname.nto giuridico",
Tomo III de la propia obra).
(3) En el prlogo a la obra "Mtodos de interpretacin y fuentes del Derecho pri-
vado positive", de Framcisco Geny.
(4) "Una revolucin en la lgica del Derecho", Barcelona 1933.
(5) "Mtodos de inlerpretacin y fucintes del Derecho privado positive".









ASUNTOS GENERAL'S


la Histrica, el cual estima necesario prescindir de la mens legis para averiguar
las verdaderos principios cientficos que deben presidir los preceptos jurdicos
e interpreter as la Ley de acuerdo con la realidad y las necesidades del mo-
mento en que va a aplicarse. En la necesidad de aproximar ambos criterios ex-
tremos, entire uno y otro mtodos, surge el "racional o evolutivo" creado por el
ilustre Geny, el cual busca soluciones ms en armona con la Equidad y con las
necesidades de la prctica: "el Derecho es una constant y perfect adaptacin
a las exigencias de la vida social, lo que supone un organismo constantemente
productive'".
Ya aqu, a estas alturas, se impone una interrogacin fundamental: Debe
ser la labor del Juez, creadora de Derecho; o ha de ser meramente interpreta-
tiva y aplicadora del Derecho ya existente ? Segn el mtodo interpretativo tradi-
cional, como hemos dicho, el Juez nunca produce ni debe producer normas jur-
dicas, limitndose slo a aplicarlas; pero ya vimos tambin que ese criterio est
hoy en descrdito. En efecto, como sabemos, de entire los Cdigos civiles mo-
dernos, el austriaco (art. 7), faculta al juzgador para acudir a los principios del
Derecho Natural en los casos de silencio de la Ley o cuando no exista precepto
alguno aplicable por analoga; el italiano (art. 3) remite al Juez, en ausencia
de Ley escrita, a los principios generals del Derecho (precepto que reproduce
casi literalmente nuestro Cdigo Civil de 1889, en su art. 6); y que ltimo, el
Cdigo Civil suizo que es el ms liberal en este punto, permit al Juez (art. 1P),
que decide la cuestin controvertida segn las reglas que l mismo establecera
si fuera legislator.
Esta modern y ms elevada concepcin del legislator en su funcin juris-
diccional, ha hecho possible la elaboracin de la llamada por Wurzel "proyec-
cin del Derecho", y la aparicin de la denominada "Escuela del Derecho li-
bre". Entre los precursores de esta Escuela deben ser mencionados Rodolfo
Ihering. Dernburg, Kohler, Erich Danz, Stamnmler y otros; y como sus ms
destacados mantenedores. principalmente, Eugenio Ehrlich, Kantorowicz, Franz
Adickes y el ya citado Wurzel.

Veamos ahora, sintticamente, las conclusions a que ha arribado la doc-
trina, en relacin con la existencia de las lagunas de la Ley.
Jos Kohler, en su "Filosofa del Derecho", niega la existencia de tales
vacos en el ordenamiento jurdico, y afirma que de la misma manera que la
Naturaleza no procede nunca por saltos, as tambin el Derecho le tiene "horror
al vaco" (horror vacui).
Hans Kelsen, Profesor en la Universidad de Colonia, ha elaborado en rela-
cin con esta material una interesantsima teora sobre la "plenitud hermtica
del orden jurdico", que tiene su fundamento en su concepcin del Derecho como
una inmensa pirmide jurdica en cuya cspide coloca l la Constitucin, Ley
de leyes, y en la base de la cual se asientan todos los preceptos jurdicos, a tra-
vs de sucesivas e ininterrumpidas delegaciones.
Zitelmann afirma, por el contrario, que no slo existen lagunas sino que
"todo el Derecho est lleno de ellas" (6). .Vn autor italiano, Donati. desenvol-
viendo y generalizando el criterio de Zittelmann, sostiene que la laguna de la
Ley consiste en la propia imprecisin o indeterminacin de la norma, que per-
mite as muchas y muy varias interpretaciones.
R. Di Ruggiero (7) adopta en el problema una posicin especial: slo admi-
te la existencia de las lagunas de la Ley cuando, despus de largos debates en la
doctrine y de variadas oscilaciones en la jurisprudencia, no surgeon posibilidades
de conciliacin entire ambas opuestas tendencies.
Rodolfo Stammler busca en la Analoga la solucin del problema. As dice
(6) "Liicken in Recht", Leipzig, 1903.
(7) "Tnstitucionmes de Derecho Civil", racl. espnaola de Serrano y Santa Cruz, Ma-
drid, 1929.









ASUNTOS GENERALS


que las lagunas slo pueden presentarse en dos casos: a) cuando un Derecho
determinado no ofrece soluci5n alguna a nuevos problems que surjan; b) cuan-
do an existiendo solucin adecuada, el intrprete no la estima just y cree que
debe resolverse el problema de un modo distinto: "El Derecho-dice este autor-
da siempre solucin plenamente satisfactoria a todos los problems, pero si no
se encuentra esa solucin, deber acudirse a la Analoga". Este mismo criterio
analgico es el que parece aceptar entire nosotros el Maestro Cueto en su "Pro-
grama de Derecho Civil'", como un medio para colmar los vacos de la Ley, ins-
pirndose al efecto en el texto de los arts. 182, 528, 1541, 1574, 1579 y otros de
nuestro Cdigo Civil.
Y para terminar es1a breve resea doctrinal sobre el problema en examen,
nada nos parece mejor que transcribir los prrafos siguientes del Profesor Hams
Reichel: "La Ley tiene lagunas. Pero hay dos classes de stas. Una laguna no
existe solamente all dor de la expresin de la Ley es demasiada estrecha, sino
tambin all donde su expresin est concebida demasiado ampliamente. La ex-
presin legal es demasiado estrecha cuando no abarca el hecho por complete que
deba abarcar; se habla, por ejemplo, slo de hombres, siendo as que se ha de-
bido decir tambin mujeres; de padres, debiendo incluir tambin a las madres.
La expresi)ii va demasia.lo lejos si contiene una regla general para un hecho en
el cual hay, a su vez, parties especiales que, por graves causes, exigen un trata-
miento exceptional; as, pues, siempre que, como ya dijo Aristteles el legisla-
dor ha olvidado aadir a su norma general una excepcin, una reserve. Ejem-
plo: la Ley contiene uni cierta disposicin relative a los adults; pero ha olvi-
dado, no obstante, pensar en los sordomudos, a los que no se acomoda. En otros
tiempos, cuando se redactaban las leyes casusticamente, caso por caso, el primer
supuesto de la alternative (Ley demasiado estrecha) era el ms frecuente. Ac-
tualmente, de nuevo, en la poca de la tcnica legal abstract, y no pocas veces
bajo el rgimen del Cd go Civil alemn, considerado como muy abstract, tene-
mos que lamentarnos pr( ferenten:ente porque la norma legal va demasiado lejos,
es decir, porque est redactada en forma demasiado general. Pero existe ahora,
como antes, lagunas. Si no son tal visible, son, por lo mismo, ms peligrosas.
Tan peligrosas como aquellas hendiduras de los glaciares, que hipcritamente
estn recunbiertas con t9a capa lisa de nieve." (8)
Por ltimo, debemos preguntarnos nuevamente: Es possible la existencia
de las laguna de la Ley en nuestro Derecho positive, dados los trminos del
art. 6 del Cdigo Civil': La contestacin negative se impone, a nuestro juicio,
si es que tenemos present la funcin jurisdiccional del Juez en nuestro ordena-
miento jurdico.
Desde Montequieu ") a la fecha, se acepta como un hecho indiscutible la
existencia en todo Estalo de tres Poderes netamente distintos, con funciones
propias y especficas: el Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial; a ste corres-
ponde interpreter las Lyes y aplicarlas a cada caso particular, segn disponen
nuestra Ley Constitucional (arts. 82 y siguiente) y la Ley Orgnica del Poder
Judicial (art. 4). Luego, si esto es as entire nosotros, en defecto de Ley exacta-
mente aplicable al punto controvertido el juzgador habr de acudir a la costum-
bre del lugar, y en su defecto a los principios generals del Derecho (art. 6 del
Cdigo Civil); lo que Lace impossible la aparici'n de la laguna en la Ley.
Este criterio nuestro, que es el mismo mantenido por el maestro F. Clemente
de Diego en su excelente monografa intitulada "Las fuentes del Derecho Civil",
est en abierta contradici,n con el que sostiene Pablo Desvernine (10). Dice en
efecto el que fu eminente Profesor de nuestra Universidad, que la referencia
que el Cdigo Civil hare a los principios generals del Derecho como fuente
supletoria, est indicando evidentemente que el propio legislator reconoce que
(8) "ILa ley y la sentencia", trad. espaola de Miana Villagrasa, Madrid, 1921.
(9) "Del espritu de las ,]ves", Libro XI.
(10) "l'Estudios fund:iienta]es







ASUNTOS GENERALS


su obra adolece de vacos, de falta de preceptos precisos para responder a las
exigencias de los casos controvertidos, ya que esos principios generals del De-
recho no estn contenidos en el articulado del Cdigo, sino que es necesario
buscarlos fuera de l.
Esta opinion, muy respectable por ser la formulada por aquel que fuera
Maestro del Derecho en Cuba, no la aceptamos nosotros, segn antes decimos.
MIGUEL A. GAVILONDO.
Bibliografa: Hans Reichel: Obra citada. R. Stam.mler: "'Tratado de Filosofa del
Derecho", trad. de W. Roces, Madrid, 1930. G. Radbruch: "Filosofa del Derecho", trad.
de Medino Echavarra, Madrid, 1933. S. Alvarez Gendin: "Teora general de las fuentes
del Derecho", Madrid, 1925. F. C. de Diego: "La jurisprudencia como fuente del Dere-
cho" (Discurso), Madrid, 1922. R. Ruggiero: Obra citada. Francisco Geny: Obra citada,.
Joaqun Dualde: Obra citada. G. Brunetti: Obra citada, Torino, 1920. P. Desvernine:
Obra citada.
)o (------

MAS SOBRE EL DESCANSO DEL PERSONAL
DOMESTIC DE SERVICIOS PARTICULARES (1)

Como habamos expuesto en unas breves lneas sobre este particular, enten-
damos que el Cdigo de Defensa Social haba derogado las disposiciones penales
de los Decretos 1693 y 2513 de 19 de Septiembre y 19 de Octubre de 1933, que se
refieren a la jornada mxima de trabajo, y al ltimo de los cuales el Gobierno,
por el Decreto 2174, de 15 de Octubre ltimo, le ha hecho una modificacin in-
cluyendo dentro de sus trminos, la obligacin de otorgar 4 das de descanso, con
sueldo o journal y alimentacin, al personal domstico de servicios particulares.
La Secretara del Trabajo, con fecha 21 del pasado mes, dict su Resolucin
nmero 308, que aparece en la Gaceta de Octubre 29, reconociendo esa deroga-
cin y que en lo adelante las sanciones por las infracciones de esas leyes sociales
deben ser impuestas por los Jueces Correccionales directamente.
La resolucin nmero 308 procede, en consecuencia, a sealar el procedi-
miento por el cual los funcionarios de la Secretara del Trabajo deben dar
cuenta a los Jueces Correccionales con las infracciones que comprobaren.
El prrafo 19 de esa resolucin es como sigue:
"Cuando un inspector de la Secretara del Trabajo observe una infraccin
de los preceptos del Decreto No 1693, de 1933, o del Reglamento contenido en el
Decreto N< 2513 del propio ao..,. o de las disposiciones complementarias de los
mismos, dictadas por el Poder Pblico o por esta Secretara, proceder en la
siguiente forma".
Se observar que la Secretara del Trabajo no menciona para nada el De-
creto No 2174, a pesar de que el mismo contiene un prrafo del siguiente tenor:
"El incumplimiento de estos preceptos constituir una infraccin penada
de acuerdo con lo dispuesto en el Cdigo de Defensa Social, en relacin con los
Decretos nmeros 1693 y 2513 de 1933, y la responsabilidad de la infraccin ser
exigible al cabeza de familiar donde el servicio se preste."
Es evidence que la Secretara del Trabajo ha nuerido comprender las in-
fracciones del Decreto 2174 en los preceptos de la Resolucin a que antes nos
referimos, que habla "de las disposiciones complementarias, dictadas por el
Poder Pblico o por esta Secretara".
Y nosotros nos preguntamos, qu se entiende por "Poder Pblico" en esta
Resolucin, ya que s comprendemos lo que significant las "disposiciones com-
plementarias de la Secretara?
Todo esto no hace sino comprobar nuestras alegaciones en el sentido de que
(1) De "El Siglo", de la Habana.









ASUNTOS GENERALS


el Decreto 2174 pretend legislar en material penal contra lo dispuesto en el C-
digo de Defensa Social.
Cuando el "Poder Pblico", como nosotros lo entendemos, es decir, el Con-
greso en colaboracin con el Poder Ejecutivo, promulgue una Ley preceptuando
lo que el Decreto 2174 dispone, entonces s se podr dar cuenta al Juez Correc-
cional con los casos en que se infrinja, pero mientras tanto sostenemos la opinion
de que el Gobierno se ha excedido en sus facultades.
)o,(

COLABORACION VALIOSA

Durante el pasado ao, como en los anteriores, REPERTORIO JUDICIAL Se Iha
visto favorecido con valiosos artculos de distinguidos profesionales.
Queremos recorder ,'n estas lneas que en 1938 se honraron estas columns
con artculos de los Dres. Gregorio de Llano, Gastn Mora, Jos Rodrguez Acos-
ta, Arturo Bohorques, Adolfo Nieto, Eduardo Cuti, Orlando Alonso, Hilario
Gonzlez, Julio Garcern, Carlos M. Varona. Emilio Adn, Juan E. Casass,
Eduardo Le Riverend, Ramn Vidal, Alfredo Manrara, Ramn Gonzlez Barrios,
Jos D. Pefiate, Marcos Ortega, Antonio Rosado, Ramiro Moris, Mario Quirs y
Cecilio Caneda, funcionarios judiciales unos, abogados en ejercicio otros, todos
autores de valiosos e interesantes artculos.
A todos significam(s nuestro agradecimiento.
-- )o(

COMENTARIOS

El Dr. Gustavo Gutirrez ha presentado en la Cnmara de Representantes,
de la que forma parte, distintas enmiendas al proyecto de Cdigo Electoral,
siendo una de las ms importantes aquella por la cual sc vara la composicin
del Tribunal Superior Electoral, para que en lo sucesivo est integrado por un
President de Sala y dos Magistrados del Tribunal Supremo (uno de lo Civil y
otro de lo Criminal) y (los de la Audiencia (uno de lo Civil y otro de lo Crimi-
nal). Por tanto, se suprime el Catedrtico de la Universidad.
La mayor novedad consiste en que el Presidente de Sala debe ser jubilado,
y si no lo hubiere, entonces se designar a uno que est en activo servicio.
Hace much tiempo que se present en la Cmara un proyecto de Ley dis-
poniendo que los Presidentes de Sala del Tribunal Supremo y de la Audiencia
de la Habana no fuesen incluidos en el sorteo, y esa media debiera adoptarse,
pues resultara beneficioso para la administracin de justicia que los mismos
no perteneciesen a esos Tribunales, porque su ausencia por largo tiempo de la
Sala es perjudicial.
Otra novedad que entrafia la reform estriba en que los Magistrados de lo
Contencioso Administrativo no formen parte del Tribunal Superior. Se explica
la media. Esa Sala e.s la que debe conocer de los recursos electorales, y si sus
miembros forman parte del Tribunal Superior, como ya ha ocurrido, puede que-
dar la Sala incomplete y tendr que ser completada cada da con un Magistrado
distinto de las otras Salas, pues las sustituciones se hacen mediante turno, y ca-
recera de la debida cohesin que se va adquiriendo con la cuotidiana labor.
Se propone tambin en la enmienda oue las Juntas Provinciales se com-
pondrn de un Presidente de Sala de Audiencia jubilado, y si no lo hubiere,
de uno de activo servicio y de dos Magistrados de la Audiencia respective. Tam-
bin se suprime el Catedrtico del Instituto.
En la Habana la media fcilmente podra cumplirse. Pero en las restan-
tes Audiencias, donde no existen Presidentes de Sala jubilados ni en activo ser-
vicio, cmo se cumplir el precepto?









ASUNTOS GENERALS


La idea de que los jubilados formen parte de esos organismos no es mala,
pues existen muchos que llenaran cumplidamente su cometido. Eso s, habra
que dotar suficientemente esos cargos.
OAN.
---) o.(

LIBROS Y REVISTAS

EL MATRIMONIO, POR EL DR. EMILIO MENNDEZ Y MENNDEZ.-Habana,
1.938.-Este libro del Magistrado de la Audiencia de la Habana Dr. Menndez,
el que amablemente nos ha dedicado un ejemplar, contiene un detallado studio
de la referida institucin en el Derecho Romano, en el Derecho histrico espaol,
en el Derecho Cannico, en los proyectos de Cdigo, en el Cdigo Civil, en la
doctrine, en el Derecho comparado y en la jurisprudencia national y extranjera.
Este enunciado del contenido de la obra es ms que suficeinte para que se des-
taque su importancia. Consta de cerca de 400 pginas. Constituye un studio
serio y documentado, bajo todos sus aspects, del Matrimonio y sus derivados.
CDIGO DE COMERCIO, POR EL DR. EDUARDO R. NEZ Y NEZ.-Habana,
1938.-El Dr. Nez, Juez Correccional de Remedios, ha emprendido la publi-
cacin del Cdigo de Comercio, concordado con la legislacin, jurisprudencia
del Tribunal Supremo y sentencias de la Audiencia de la Habana, desde 20 de
Abril de 1899 hasta 30 de Octubre de 1938. El autor sigue el mismo plan de
sus anteriores libros. Constar de various tomos. Este, que es el primero, abarca
en sus 432 pginas los arts. 1 al 115. Ello denota la paciente labor del Dr. N-
ez, de anotaci.n y concordancia. Mediante notas a cada artculo, comenta su
contenido. Es obra prctica para todos los que tienen que estar al tanto de esa
material, pues contiene la legislacin del Registro Mercantil, sobre Bolsas de Co-
mercio, Mercados libres, Corredores de Comercio, etc.
LOS MUNICIPIOS CUBANOS A TRAVS DE LA JURISPRUDENCIA, POR EL DR. AU-
GUSTO VENEGAS Y MUIA.-Habana, 1938.-El tomo 49 de este libro est dedi-
cado a las serventas y caminos vecinales y contiene el Reglamento de 22 de
Diciembre de 1885, Decretos, Circulares, Resoluciones, sentencias del Tribunal
Supremo y formularios para la tramitacin de toda clase de expedientes sobre
esta material. Este libro llena una necesidad, pues uno anterior del Dr. Reyes
est agotado y ste contiene hasta el da todo lo referente a esa clase de asuntos.
PROYECTO DE REFORM CONSTITUTIONAL, POR EL DR. ALBERTO SNCHEZ Y
OCEJO.-Habana, 1939.-El Decano del Colegio de Abogados de Gines, Dr. Sn-
chez, ha publicado este studio comparative histrico, con motivo de la proyec-
tada reform constitutional y como contribucin que el autor estima de actuali-
dad y necesaria, porque una nueva Constituyente es la supreme aspiracin del
pueblo.
APORTE DE LA DIRECCIN ALEMANA A LA TEORA GENERAL DEL ESTADO, POR EL
DR. ENRIQUE HERNNDEZ Y CORUJo.-Habana, 1938.-Este folleto contiene el
trabajo redactado por el Dr. Hernndez, como segundo ejercicio de las oposi-
ciones a la Ctedra de Derecho Poltico, a presencia del Tribunal y en el tr-
mino de 9 horas.
INFORMED DE LA JENTA DE GOBIERNO DEL COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA,
A LOS PODERES PBLICOS, RELACIONADO CON LA PROYECTADA REVALORIZACIN DE
CRDITOS Y LIQUIDACIN DF LAS LEYES DE MORATORIA.-Habana, 1938.-Este fo-
lleto contiene la Ponencia del Decano Dr. Manuel Fernndez y Supervielle acer-
ca del expresado asunto.
CONTROVERSIAL DE CONSTITUCIONALIDAD DL LA LEGISLACIN SOBRE LA COORDI-
NACIN AZUCARERA DE 2 DE SEPTIEMBRE' DE 1937.-Habana, 1938.-Contiene este
folleto el escrito del Dr. Pedro Herrera Sotolongo, promoviendo dicha contro-
versia.
EN MEMORIA DE JOS MART.-Habana, 1938.-La (omisi6 Central Pro-








ASUNTOS GENERALS


Monumento a Mart, acaba de recoger en un libro todo lo relacionado con la
ereccin de ese Monumento y muchos particulares relacionados con el Apstol
y su vida.
PROYECTO DE BASES PARA RESOLVER EL PROBLEMA HIPOTECARIO ACTUAL, POR EL
DR. FRANCISCO J. VILLW VERDE.-Habana, 1938.-Este folleto contiene dicho pro-
yecto y fu presentado a la Comisin de Derecho Inmobiliario del Colegio de
Abogados de la Habani.
Los PRIVILEGIOS EN LAS CUOTAS AZUCARERAs.-Habana, 1938.-Este folleto
contiene un studio del asunto, ante el Tribunal Supremo, con motivo de un
recurso de inconstituci( nalidad, por el Dr. Carlos M. de la Cruz y Obregn.
NUEVO PLAN PARA LA DISTRIBUCION DE LAS CUOTAS DE PRODUCCIN DE AZCAR
A LOS INGENIOS.-Habana, 1938.-Este folleto contiene dicho plan, sugerido por
el Dr. Carlos Manuel de la Cruz y Obregn.
SOBRE LOS TERRENOS DE AYESTERN, INFANT Y SITIOS .QUE OCUPAN LA SE-
CRETARA DE OBRAS P:LICAS Y OTROS.-Habana, 1938.-Este folleto reproduce
el escrito que a la Sala 3, de lo Criminal de la Audiencia de la Habana dirigi
el Sr. Julio C. Molina en relacin con dichos terrenos.
LA BIBLIOTECA MI NICIPAL DE LA HABANA: SU ORGANIZACIN Y SERVICIOS.--
Habana, 1934.-En est,' folleto se recopilan los datos sobre esos particulares.
LEY DE MINERALE' COMBUSTIBLES.-Habana, 1938.-La Compaa Editora
de Libros y Folletos, acaba de publicar un folleto contentivo de la expresada Ley.
REVISTAS EXTRANJERAS.-Hemos recibido La Justicia., Mxico, D. F., No-
viembre; Gaceta Judicial, Quito, Ecuador, Julio; Los Tribunales, Mxico, D. F.,
Octubre-Novi.nmbre; y Revista de la Facultad de Ciencias Jurdicas y Sociales,
Guatemala, Septiembre-Octubre.
OTRAS REVISTAS.-Tambin hemos recibido: La Jurisprudencia al Da, Oc-
tubre-Noviembre; Salbl y Sanidad, Noviembre; Informacin Fiscal. Enero; El
Jubilado, Diciembre-Enero; El Siglo, Diciembre; Boletn Agrcola, Diciembre,
Divulgacin Taquigrdfica, Diciembre; Polica Secreta Nacional, Diciembre; Re-
vista de la Asociacin de Viajantes del Comercio, Diciembre; Cspide, Diciem-
bre; El Nacional, NoviembreDiciembre; Seguros, Diciembre, de la Habana; y
Revista Jurdica, Septiembre-Octubre, de Bayamo.
)o(

LEYES Y DECRETOS

AMNISTIA GENERAL DE DELITOS COMUNES -Ley (Gaceta 25 Di-
ciembre).-Artculo I.-Se concede amnista total para los siguientes delitos
previstos y penados por el Cdigo Penal que rigi en Cuba, hasta el 8 de Octubre
de 1938:
LIBRO II.-Ttulo III.-1) Los delitos de atentado contra la autoridad y
sus agents, resistencia y desobediencia, que comprenda el Captulo IV de este
Ttulo.
2) Los delitos de desacato, insultos, injuries y amenazas a la autoridad;
insultos, injuries y anenazas a sus agents y dems funcionarios pblicos, que
comprenda el Captulo V de este Ttulo.
3) Los delitos de desrdenes pblicos, que comprenda el Captulo VI de
este Ttulo.
Ttulo IV.-4) Los delitos de falsificacin de documents pblicos y oficia-
les, documents de comercio y desppchos telegrficos, que comprendan los Ca-
ptulos IV y V de este Ttulo, exceptundose los cometidos por Registradores de
la Propiedad y Mercantiles o de Sociedades Annimas, Notarios Pblicos y No-
tarios Comerciales, y los delitos de falsificacin de testamentos.
5) Los delitos de ocultacin fraudulent de bienes o de industrial, falso
testimonio y acusacin, o denuncias falsas y perjurio que comprenda el Cap-
tulo VI de este Ttul vy la Orden Militar N'' 116 de la series de 1900.








ASUNTOS GENERALES


6) Los delitos de usurpacin de funciones, calidad y ttulos y uso indebido
de nombres, trajes, insignias y condecoraciones, que comprenda el Captulo VII
de este Ttulo.
Ttulo V.-7) Los delitos contra la salud pblica, que comprenda el Cap-
tulo II de este Ttulo, y cualquier otro delito de falsedad u omisin de la auto-
rizacin sanitaria y tcnica en los pedidos que, con infraccin de la Ley de 25
de Julio de 1919 se hayan cometido, siempre que el autor del hecho, con anterio-
ridad, no hubiere sido condenado por el mismo delito. Quedan excluidos de este
precepto los delitos contra la salud pblica que se hayan cometido al vender pro-
ductos qumicos o farmacuticos, patentes o cualquier sustancia medicinal alte-
rando su composicin o falsificando los products legtimos.
Ttulo VII.-8) Los delitos de infidelidad en la custodia de press, que
comprenda el Captulo II de este Ttulo.
9) Los delitos de infidelidad en la custodia de documents que comprenda
el Captulo III de este Ttulo, exceptundose el caso 19 del art. 371.
10) Los delitos de violacin de secrets, que comprenda el Captulo IV de
este Ttulo.
11) Los delitos de desobediencia y denegacin de auxilio, que comprenda el
Captulo V de este Ttulo.
12) Los delitos de anticipacin, prolongacin y abandon de funciones p-
blicas, que comprenda el Captulo VI de este Ttulo.
13) Los delitos de usurpacin de atribuciones y nombramientos ilegales que
comprenda el Captulo VII de este Ttulo.
14) Los delitos de cohecho, que comprenda el Captulo IX de este Ttulo.
15) Los delitos de malversacin de caudales pblicos, que comprenda el
Captulo X de este Ttulo, cometidos con anterioridad a la vigencia de la Ley
Constitucional de 11 de Junio de 1935 y nicamente cuando se hubiere cumplido
la tercera parte de la pena si fueren cometidos despus de esa fecha, sin excep-
cin.
16) Los delitos de fraude y exacciones ilegales que comprenda el Captulo
XI de este Ttulo, exceptundose de los casos del art. 407 nicamente el del fun-
cionario pblico que intervenga por razn de su cargo en alguna comisin de
suministros y contratas.
Ttulo VIII.-17) Los delitos de disparos de armas de fuego contra cual-
quier persona, que comprenda el art. 421 del Captulo IV de este Ttulo.
18) Los delitos de aborto que comprenda el Captulo VI de este Ttulo,
cualquiera que fuera su consecuencia, exceptundose los casos del nmero 1' del
art. 423.
19) Los delitos de lesiones que comprenda el Captulo VII de este Ttulo,
exceptundose los casos de los nmeros I y II del art. 429 y todos aquellos en
que tenga aplicacin el 29 prrafo del nmero IV del mismo artculo, excep-
tundose tambin los casos del art. 431 que tengan relacin con los nmeros 19
y 29 del citado art. 429.
20) Los delitos de duelo que comprenda el Captulo IX de este Ttulo.
Ttulo IX.-21) Los delitos de escndalo pblico que comprenda el Cap-
tulo III de este Ttulo.
22) Los delitos de estupro y corrupcin de menores que comprenda el Ca-
ptulo IV de este Ttulo.
23) Los delitos de rapto que comprenda el art. 465 del Captulo V de este
Ttulo.
Ttulo X.-24) Los delitos de calumnia, que comprenda el Captulo I de
este Ttulo.
25) Los delitos de injuria, que comprenda el Captulo II de este Ttulo.
Ttulo XI.-26) Los delitos de celebracin de matrimonios ilegales, que
comprenda el Captulo II de este Ttulo, exceptundose los delitos a que se
refieren los arts. 490 y 491.








ASUNTOS GENERALS


Titulo XII.-27) Los delitos de detenciones ilegales que comprenda el Ca-
ptulo I de este Ttulo.
28) Los delitos de sustraccin de menores que comprenda el Captulo II
de este Ttulo; pero nica y exclusivamente en los casos en que el menor haya
sido sustrado por sus padres o consorte legtimo de algunos de ellos, sin nimo
de causarles dao.
29) Los delitos de allanamiento de morada que comprenda el Captulo V
de este Ttulo.
30) Los delitos de amenaza y coacciones que comprenda el Captulo VI de
este Ttulo.
31) Los delitos de descubrimiento y revelacin de secrets, que comprenda
el Captulo VII de este Ttulo.
Ttulo XIII.-32) Los delitos de hurto que comprenda el Captulo II de
este Ttulo.
33) Los delitos de alzamiento, quiebra o insolvencia punibles que compren-
da la Seccin I del Captulo V de este Titulo, sin perjuicio del procedimiento,
declaraciones, calificacin y resoluciones en los rdenes civil y mercantil.
34) Los delitos de estafa y otros engaos qte comprenda la Seccin II del
Captulo V de este Ttulo, exceptundose de sus beneficios a los que, con cono-
cimiento de la falsedad cometida por un funcionario pblico la hayan utilizado
aprovechndose de ella para defraudar al Estado o a una entidad particular.
Titulo XIV.-35) Los delitos de imprudencia temeraria que comprenda
este Ttulo.
Art. II.-Tambin se concede amnista para los delitos que comprenda el
Cdigo Penal, los siguientes casos:
1) Cuando el delito estaba castigado con la pena principal de privacin de
libertad, no mayor de 180 das.
2) Cuando el delito estaba castigado con la pena principal de multa, no
mayor de mil doscientos cincuenta pesos ($1,250.00).
3) Cuando el delito estaba castigado con la pena de privacin de libertad,
no mayor de 180 das, y multa, no mayor de mil doscientos cincuenta pesos
($1,250.00).
4) Cuando el delito estaba castigado con la pena principal de suspension.
5) Cuando el delito estaba castigado con las penas de suspension y multa,
no mayor de mil doscientos cincuenta pesos ($1,250.00).
6) Cuando el delito estaba castigado con las penas de suspension y priva-
cin de libertad, no mayor de 180 das.
7) Cuando el delito estaba castigado con la pena principal de inhabilita-
cin temporal, absolute o especial.
8) Cuando el delito estaba castigado con las penas de inhabilitacin tem-
poral, absolute o especial, y multa no mayor de mil doscientos cincuenta pesos
($1,250.00).
9) Cuando el delito estaba castigado con las penas de privacin de libertad,
no mayor de 180 das e inhabilitacin temporal, absolute o especial.
10) Cuando el delito estaba castigado con las penas de privacin de libertad,
no mayor de 180 das, inhabilitacin temporal, absolute o especial, y multa no
mayor de mil doscientos cincuenta pesos ($1,250.00).
11) Cuando el dolito hubiera sido juzgado y se hubiera dictado sentencia
firme, imponiendo las penas expresadas en cualquiera de los incisos anteriores,
aunque en el Cdigo Penal estuviera sancionado con penas de mayor extension.
12) Cuando en 1,s delitos contra las personas hayan concurrido dos o ms
circunstancias atenuantes y ninguna agravante, apreciadas por el Tribunal o
por la parte acusadora en su caso o por el Ministerio Fiscal se hubiera apreciado
y alegado la concurrencia de cualquier eximente complete de la responsabilidad
penal.
13) Cuando por cualquier delito se hubiese instruido sumario, no se hubiese








ASUNTOS GENERALS


dictado auto de procesamiento y el Fiscal de la Audiencia respective hubiese
solicitado el sobreseimiento provisional o definitive.
14) Cuando el acusado, procesado o condenado fuera menor de 20 aos de
edad en el moment de realizarse el hecho punible y ste fuera sancionado con
pena no aflictiva.
Art. III.-Tambin se concede amnista para los delitos y faltas que com-
prenda la Orden Militar NQ 213, de 1900, y todos aquellos otros que hasta el
da 8 de Octubre de 1938, fueron de la competencia de los Juzgados Correccio-
nales.
Art. IV.-Asimismo se concede amnista para todos aquellos delitos cuyos
responsables, en cualquier concept, hubieran sido indultados condicionalmente.
Art. V.-Del mismo modo se concede amnista a los responsables, condena-
dos o no, por delitos cuyos co-reos, en la misma causa y en igual o mayor grado
de responsabilidad penal, sean amnistiados por esta Ley o hayan sido amnistiados
por otras leyes anteriores.
Art. VI.-Igualmente se concede amnista para todas las infracciones de
carcter judicial, administrative o gubernativo, que no constituan delitos cas-
tigados por el Cdigo Penal, sea cual fuera la ndole o naturaleza de la infrac-
cin, la autoridad que haya impuesto o pudiera imponer la sancin, o la persona
que hubiera cometido la infraccin, as como para las correcciones disciplinarias,
gubernativas o procesales de cualquier clase, incluso las suspensions, as como
los hechos que den lugar a la separacin o al traslado en que hubieran incurrido,
por accin u omisin que no constituyan delito, los funcionarios, auxiliares y su-
balternos del Poder Judicial o del Ministerio Fiscal, Abogados o Procuradores,
siempre que hubieran sido cometidos hasta el da 8 de Octubre de 1938, sobre-
seyndose y archivndose los expedientes respectivos. Asimismo dispondrn las
respectivas Salas de Gobierno la cancelacin de las anotaciones hechas en los
expedientes personales de los interesados con motivo de las correcciones im-
puestas.
En este precepto quedan comprendidas todas las infracciones del C.digo
Penal y otras leyes, rdenes militares, decretos-leyes, decretos, reglamentos o dis-
posiciones, en virtud de las cuales se hayan impuesto o puedan imponerse penas
de multa o privacin de libertad hasta 6 aos, o ambas, y tambin quedan com-
prendidas en este precepto las sanciones accesorias que se hayan aplicado ne-
gando el derecho a la jubilacin, al retiro o a la pension, a virtud de sentencias
dictadas por los Tribunales de Justicia, en causes incoadas por delitos o faltas
comprendidos en esta Ley de Amnista, an en los casos en que la pena princi-
pal haya sido perdonada o cumplida.
En tal virtud, a los miembros de establecimientos docentes que por actua-
ciones propias de su cargo hayan sido suspendidos en el ejercicio del mismo, no
solamente quedan comprendidos en esta Ley de Amnista, sino que, se les reco-
noce el derecho al retiro, debindose cancelar de oficio los antecedentes consig-
nados en sus expedientes personales por motivo de la falta que amerit la sus-
pensin; pero ser requisito indispensable para ello que hayan sido repuestos en
el cargo y estn desempefindolo en la fecha de la promulgacin de esta Ley.
De igual manera el empleado u obrero amnistiado por esta Ley, recuperar el
derecho a solicitar la jubilacin que le hubiera correspondido por la Ley de 4 de
Octubre de 1929, u otra de carcter anlogo, bastando para la aplicacin de esta
disposicin que el obrero o empleado as lo solicite de la Caja de Jubilacin a que
pertenezca, en el expediente que a ese efecto se hubiera tramitado.
Quedan exceptuados, nicamente, de los delitos de este precepto los conde-
nados por las Leyes penales militaries de la Repblica.
Art. VII.-Se concede amnista a los delitos y faltas previstos y penados en
las leyes, decretos-leyes, decretos y dems disposiciones legales referentes a la
legislacin de los Tribunales de Urgencia con excepcin de los siguientes:
Los que se refieran a uso, fabricacin o venta de sustancias o aparatos ex-
plosivos, incendio de ingenios o cafiaverales o actos tendientes a entorpecer las









ASUNTOS GENERALS


labores de la zafra, secuestros y robos con violencia, amenaza o intimidacin en
las personas. De igual modo se amnistan a los responsables en causes sometidas
a la competencia de lo., Tribunales de Urgencia en los cuales se haya dictado
auto de sobreseimiento.
Art. VIII.-Esta Ley de Amnista se aplicar tambin a los condenados por
sentencias dictadas por un solo voto de mayora en el Tribunal del juicio, o en
el de casacin, y sean absolutorios el o los votos particulares formulados por los
Magistrados que quedaron en minora.
Art. IX.-Tambin se concede amnista para los delitos cometidos contra
las personas, siempre que el reo haya extinguido las tres cuartas parties de la
pena impuesta, por cumplimiento o por rebaja de la misma, y haya observado
conduct intachable en los establecimiento penales donde guard prisin.
Art. X.-Se comprenden en los beneficios de esta amnista a los procesados,
responsables, acusados o culpables, condenados o no, ya se encuentren en rebel-
da o cumpliendo la pena impuesta, por delitos y faltas cometidos contra las per-
sonas por medio de las armas durante los das 8 y 9 de Noviembre de 1933, siem-
pre que no sean reincidentes y el hecho no se haya realizado para cometer otro
delito contra la propiedad o la honestidad.
Art. XI.-Se concede amnista a los sentenciados, cualquiera que fuese la
pena impuesta, en cuyo expediente de indulto apareciese la confesin hecha ante
el Jefe del Penal por una tercera persona, declarndose autora del hecho impu-
tado al condenado, siempre que tal confesin conste realizada con anterioridad
al 31 de Julio de 1938.
Art. XII.-Igualmente se amnistan las infracciones penales de la Orden
Military 173, de 22 de Junio de 1901. siempre que no hayan ocasionado perjui-
cio al Estado y hayan sido cometidas hasta el la 20 de Octubre de 1938.
Art. XIII.-Se declara extinguida la responsabilidad penal en los casos de
delitos comprendidos en el art. 403 del Cdigo Penal cuando el reintegro de la
cantidad malversada se hubiera realizado con anterioridad al 31 de Julio de
1938 y no haya habido dao alguno para el Estado, la Provincia o el Municipio.
Art. XIV.-Se cancelan los antecedentes penales, tanto de la pena princi-
pal como de las accesorias, producidos por sentencias impuestas por cualquier
Juez o Tribunal, por delito cuyos autores hubieren sido amnistiados por sta o
cualquiera Ley de Amnista.
Se cancelan, asimismo, todos los antecedentes penales producidos por sen-
tencias dictadas por los Juzgados Correccionales, y los derivados de penas no
mayores de 180 das de privacin de libertad, cualquiera que haya sido el Tri-
bunal sentenciador.
De igual modo se cancelan los antecedentes penales, tanto de la pena prin-
cipal como de las acesorias producidas por sentencia inmpuesta por cualquier
Tribunal por delitos tuyos autores hayan extinguido su responsabilidad penal,
con no menos de 10 a ios de anterioridad a la vigencia de esta Ley, si la pena
impuesta hubiese sido superior a 6 aos y un da, y de 5 aos cuando hubiese
sido menor.
Art. XV.-En los casos comprendidos en el artculo anterior, quedar anu-
lado el antecedente respective en todo registro pblico y no podr mencionarse
en lo sucesivo en forma alguna, ni dificultar la expedicin de certificados de
naturalizacin u otros anlogos.
Art. XVI.-Se declaran extinguidas todas las penas de prisin subsidia-
ria, que, en defecto dl pago de las costas, se hubieren impuesto hasta el da 8
de Octubre (le 1938, por declaraciones de temeridad y mala fe, an en los casos
en que no hubieren comenzado a cumplirse las penas, quedando a salvo el dere-
cho del litigante que hubiera pedido la condena, para el cobro por la va civil del
imported de las referidas costas.
Art. XVII.-La duracin de las penas que hubiesen sido impuestas por
sentencias firmes o no, antes de la vigencia de esta Ley, por delitos cuyos auto-









ASUNTOS GENERALS


res, cmplices o encubridores no alcanzaren los beneficios de esta Amnista, que-
dar reducida en una tercera parte de la pena impuesta.
Estas rebajas de penas surtirn efecto en la misma proporcin para el cm-
puto de la duracin de las penas accesorias, y se aplicarn tambin en los casos
en que se haya cumplido o perdonado la pena principal y subsistan solamente
las penas accesorias, quedando extinguidas stas, sin excepcin alguna, cuando
en la fecha de la vigencia de esta Ley hubieran decursado ms de 5 aos de la
fecha de la extincin de la pena principal.
Art. XVIII.-En todos aquellos casos en que al dictarse la sentencia con-
denatoria por el Tribunal del juicio o el de casacin en su caso, se hubiese for-
mulado uno o ms votos particulares absolutorios a favor del reo, se duplicar la
rebaja establecida en el artculo anterior, con todos los efectos expresados. Si el
o los votos particulares fueran favorables al reo, pero no absolutorios, esta re-
baja quedar reducida a una cuarta parte de la pena impuesta, la que, sumada
a la concedida en el artculo anterior de esta Ley, ascender a las siete doceavas
parties de la pena total.
Art. XIX.-Las rebajas de penas que concede esta Ley, se aplicarn sin que
obste a ello la concesin de cualquier otra rebaja que con anterioridad se hubiese
concedido.
Art. XX.-En los casos de pena perpetua impuesta por sentencia o conmu-
tacin de la pena de muerte, se computar a los efectos de la aplicacin de las
rebajas de penas, como tiempo de dicha condena el de 30 aos, aplicndoseles en
su caso las rebajas concedidas por esta Ley y por cualesquiera otras leyes, de-
cretos o decretos-leyes anteriores. Estas rebajas se aplicarn tambin a las penas
accesorias subsistentes despus de cumplidas o indultadas las principles.
Art. XXI.-Los beneficios de la present Ley se aplicarn de oficio o a
instancia de cualquier persona por el Tribunal o Juez, o por la Autoridad ad-
ministrativa a quien corresponda el conocimiento del asunto, expediente o causa
respective y se abstendrn de iniciar process o procedimiento.
Cuando la causa se hallare en sumario, conocer de la aplicacin de esta ley
el Juez Instructor competent. Si se hubiese dictado auto de terminacin del
sumario o dictado sentencia conocer el Tribunal del juicio.
Para la aplicacin de esta Ley se atender, segn el estado en que se en-
cuentre el procedimiento, a la calificacin del Juez instructor, a la del Ministerio
Fiscal o a la del Tribunal sentenciador.
Con respect al expediente de separacin, traslado, suspension o correccin
disciplinaria de funcionarios, subalternos o auxiliares del Poder Judicial o del
Ministerio Fiscal, conocer la Sala o Tribunal que estuviere instruyendo aqul.
Si ya se hubiera celebrado la vista o se hubiera dictado la correspondiente san-
cin, conocer la Sala o Tribunal a quien corresponda entender del expediente o
hubiera dictado resolucin o sentencia.
No ser obstculo para la aplicacin de esta Ley el que no se hubiera incoa-
do causa criminal o sta se hallare en tramitacin a virtud de algn hecho que
constituyendo delito estuviere comprendido en los beneficios de la misma. Tam-
poco dejar de aplicarse porque el delito se hallare en el trmite de ejecucin
de sentencia.
Art. XXII.-Cuando fuere necesario determinar algn requisito conforme
a lo dispuesto en los artculos precedentes y no constare en los autos de las cau-
sas en el rollo o en el expediente o procedimiento, el interesado o cualquiera
persona en su nombre podr promover cuando se trate de la jurisdiccin judicial
ordinaria un incident previo, conforme a lo dispuesto en el Ttulo II del Libro
III de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, para justificar los extremos que fue-
ren necesarios.
Igual procedimiento podr adoptarse cuando se trate de expediente de se-
paracin, traslado o suspension de funcionarios, auxiliares y subalternos del
Poder Judicial o del Ministerio Fiscal; y cuando se trate de expedientes admi-









ASUNTOS GENERALS


nistrativos podr promoverse el incident en los mismos. En todos los casos se-
rn admisibles todas classes de pruebas.
Una vez comprobada la existencia de todos los requisitos que en cada opor-
tunidad exigiere esta Ley, se aplicarn sus beneficios. Contra las resoluciones
de los jueces o tribunales de justicia que denieguen su aplicacin se darn los
recursos de reform, apelacin, splica y el de casacin por infraccin de ley
respectivamente, conforme a las disposiciones de la Ley de Enjuiciamiento Cri-
minal y a la Orden Militar N< 92 de 26 de Junio de 1899. Contra las resolucio-
nes de carcter administrative se dar el recurso de alzada ante el Presidente
de la Repblica y a lo Contencioso Administrativo. Cuando el imputado estu-
viere privado de libertad, los trminos se reducirn a la mitad de lo sealado
en cada trmite, salvo el de interposicin del Recurso de Casacin. El Tribunal
Supremo dictar resoluin dentro de los 3 das siguientes a la celebracin de
la vista.
Art. XXIII.-En las causes en que se hubiesen aplicado amnistas anterio-
res o se aplique la present, se devolvern de oficio o a instancia de parte al
Juzgado de su procedencia, sin perjuicio de los recursos que puedan establecer-
se, los autos, documents o piezas de conviccin que se hubiesen ocupado.
Art. XXIV.-Se reduce los trminos de prescripcin de los delitos y fal-
tas a la mitad del tiempo sealado por los arts. 131 y 132 del Cdigo Penal y
dems Leyes Especiales. y que hubiesen sido cometidos hasta el da 8 de Octu-
bre de 1938. Con respect a la prescripci6n de los delitos y faltas, el trmino
comenzar a contarse desde el da en que se cometi el delito o la falta y si
hubiere sido continuado desde la fecha de su iniciacin. Con respect a la pres-
cripcin de la pena impuesta por sentencia firme, el trmino comenzar a correr
desde el da en que se notific aqulla al reo o a su representante legal.
No surtirn efectos las dems circunstancias a que se contraen los ltimos
incisos de los arts. 131 y 132 del Cdigo Penal. En caso de indulto condicional,
se tendr en cuenta lo que dispone el art. 11 de la Ley de Indultos, publicada
en la Gaceta Oficial del da 25 de Agosto de 1919.
Por el solo hecho de la prescripcin comprendida en este artculo se amnis-
tan los responsables de los delitos a que este artculo sea aplicable.
Art. XXV.-A los efectos de lo estatuido en la 2-1 de las Disposiciones Su-
plementarias del Cdigj de Defensa Social, se entender que la disposicin ms
benigna que, segn dicho precepto. deben aplicar los Jueces y Tribunales a los
reos que se encuentren sufriendo una pena impuesta con arreglo al Cdigo an-
terior, la constitute la pena mnima que al delito, falta o infraccin sancionado
seala el referido Cdigo de Defensa Social, siempre que en el hecho justiciable
no concurran circunstancias agravantes de la responsabilidad penal.
Cualquiera nueva circunstancia atenuante que reconozca el Cdigo de De-
fensa Social y concurran en los casos ya juzgados de acuerdo con el Cdigo Pe-
nal. deber ser apreciada por el Tribunal del juicio, pudiendo para justificar su
existencia promoverse el incident que determine el art. XXII de esta Ley.
Disposiriones Fincles.-Primera: Los beneficios de la present Ley slo al-
canzarn a los delitos faltas cometidos hasta el da 8 de Octubre de 1938. con
la sola excepcin del sfialado en el art. XII de esta Ley. Tratndose de delito
continuado cometido hasta el propio da 8 de Octubre de 1938, se estimar como
fecha la de la primera infraccin.
Segunda: La aplicacin de la amnista que por esta Ley se concede, no
producir en ningn caso en favor del amnistiado la restitucin de derechos para
la recuperacin de cargos pblicos o privados, como tampoco para el cobro de
emolumentos, indemnizaciones y para las exigencias de responsabilidades civiles
o penales; ni impedir:t que contra el amnistiado se ejerciten las reclamaciones
civiles o administrativas que tengan por objeto hacer efectivos los derechos de
cualquier clase emanadlos de los delitos, faltas o infracciones amnistiadas; y es-








ASUNTOS GENERALS


pecialmente el cobro de impuestos o contribuciones a favor del Estado, la Pro-
vincia o el Municipio.
Tampoco la aplicacin de esta Ley de Amnista library a los patrons de la
obligacin de satisfacer a los obreros las cantidades que a stos correspondan
cuando por leyes o resoluciones judiciales o administrativas, se hubieran dispues-
to tales pagos, y asimismo las indemnizaciones y cuotas correspondientes a virtud
de las leyes del trabajo.
Tercera: Se derogan todas las leyes, decretos-leyes, decretos, rdenes y
cuantas disposiciones legales o reglamentarias se hallen vigentes en cuanto se
opongan al cumplimiento de la present Ley, que comenzar a regir desde la
fecha de su publicacin en la Gaceta Oficial de la Repblica.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en La Habana, a los 21 das del mes
de Diciembre de 1938.-Federico Laredo.-Augusto Saladrigas, Secretario de
Justicia.
)o(
MISCELANEA

MENSAJE PRESIDENCIAL.-En el que dirigi el Ejecutivo al Congre-
so con motivo de la nueva legislature, en lo relative a Justicia, interest lo
siguiente: que debe dictarse una Ley que regule el procedimiento a seguir
para el pago de las reclamaciones formnuladas por peritos que .han prestado ser-
vicios en causes criminals por disposicin judicial; la necesidad de renovar
el mobiliario de la mayora de los Juzgados de la Repblica y las mquinas de
escribir de los mismos; que debe reformarse el art. 296 de la Ley Orgnica del
Poder Judicial para que los Fiscales, cuando viajen en comisi6n del servicio,
puedan disfrutar de pasaje y dieta; tambin el art. 295 para que los Fiscales de
Partido sustitutos puedan disfrutar de sueldo desde que comience la sustitu-
cin; que todo el personal judicial perciba sus fhaberes por conduct de la
Pagadura de la Secretara de Justicia; la reform del art. 19 de la Ley de
Indultos para que los Jueces Correccionales informen las solicitudes de in-
dulto dentro de 59 da ; la del art. 26 de esa Ley para que los indultos no sea
necesario concederlos individualmente cuando haya various condenados por una
misma sentencia; la del art. 28 para que los decretos de indulto puedan ser
cumplidos al da siguiente de su publicacin en la Gaceta: la creacin del car-
eo de Registrador Civil, al que se encomendara la funcin de Encargado del
Registro Civil que hoy pesa sobre los Jueces Municipales; que se modifique
la legislacin vigente para facilitar la subsanacin de errors en las inscrip-
ciones del Registro Civil y la reconstruccin de los libros de dicho Registro;
y que se conceda un plazo para inscribir los matrimonios efectuados ante fun-
cionarios de la Revolucin cubana y ante Ministros religiosos.
MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el anterior nmero,
ha habido el siguiente:
Ingresos.-Ha sido nombrado Juez Municipal de San Juan de los Yeras,
el Dr. Manuel Limonta y Herrera. opositor aprobado.
Juez Municipal primer suplente.-Ha sido nombrado el Dr. Rigoberto Val-
ds, de Zulueta.
Jueces Municipales segundos suplentes -Han sido nombrados los sefores
Dr. Carlos D'Espaux. de Victoria dp las Tunas: Dr. Jos Prieto. de Esmeral-
da; Manuel Batista, de Mayajigna; y Domingo Machn. de M3anicaragua.
Traslado.-Ha sido trasladado a su peticin. ,el Sr. Gustavo Deleado. Juez
Municipal 29 suplente de Caibarin. al cargo de primer suplente de Yaguajay.
Fiscales de Partido -Ha1 sido aceptada la renuncia que present el Dr. To-
ms Cruz v Lpez, de Pedro Betancourt. y para cubrir la vacant se nombr
al Dr. Evelio Canmaraza y Toledo.
-Ha sido declarado cesante el Fiscal de Partido de (luantnamo Dr. Hum-









ASUNTOS GENERALS


berto Gir y Espino, y para cubrir la vacant se nombr al Dr. Jos Grave de
Peralta y Ynez.
Jubilaciones.-Ha sido negada la que solicit el Ledo. Eduardo Chaple y
Surez, ex-Teniente Fi.seal de la Audiencia de Pinar del Ro al amparo de la
Ley de 26 de Agosto d. 19'38.
-Tambin ha sido negada la que solicit la Srta. Francisca Poveda y Cal-
dern, Oficial del Juzgado Municipal de Niquero.
Varias noticias.-Durante el ao 1938 se turnaron entire los Juzgados de
Primera Instancia de la Habana, 7,277 asuntos, de ellos 2,000 divorcios.
-Reunidos en esta capital numerosos Jueces Municipales de 4Q clase, acor-
daron solicitar se fije a los mismos un sueldo de $60; a los Secretarios $40, y
a los Alguaciles $30. (Como son 113 Juzgados, ese gasto ascendera al ao a
$146,900.
-Se hace ascender a 400,000 hojas de antecedentes penales que tendr.n
que ser cancelados en el Registro de Penados, a virtud de la ltima Ley de
Amnista.
-Los aspirantes a Jueces Municipales que han formulado su solicitud para
concurrir a las oposiciones ascienden a 201.
-El Magistrado de la Audiencia de la Habana, Dr. Carlos Azcrate, ha
sido designado para que integre la Junta de Educacin de esta capital.
-Ha sido aplicada la amnista a la causa iniciada contra Magistrados de
la Audiencia de Santa Clara, acusados de haber dispuesto una libertad en causa
pendiente de recurso de casacin admitido.
-Segn la prensi, en la Audiencia de Oriente, as como en la Fiscala,
no existe material con lue trabajar por negarse los comerciantes a suministrar-
lo debido a que no se l',s paga.
-Se ha presentado en la Cmara de Representantes la siguiente proposi-
cin de Ley:
"Artculo 1.-Se reduce la dotacin que en el presupuesto national figure
en el captulo "Dotacin de los Juzgados Municipales de 4" clase", a la suma
de $240 anuales para cada Juzgado. Art. 2.-Los Juzgados Municipales de
4, clase, para la tramitacin y despacho de los asuntos que de acuerdo con la
Ley les estn encomendados, tendrn el siguiente personal, que ser clasificado
y retribuido en la siguiente forma: 1 Juez Municipal de 4a clase, $720 anuales;
1 Secretario, $480 anu des; 1 Alguacil, $360 anuales."
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES-En el
mes de Noviemnbre tuvo los siguientes ingresos: saldo del mes anterior,
$14,679.92; multas correccionales, $4,826.44; descuentos, $10,345.62; Registros
Civiles, $9,776.45; sobrantes. $1.135.57; fianzas, $375.02; correcciones. $75.44;
multas testigos y peritos, $52.10; licencias, $21.75; ingresos y reingresos,
$17.34; decomisos, $0.48.-Total, $41.306.13.
Y tuvo los siguientes egresos: jubilaciones y pensions, $29,924.67; per-
sonal, $205; material, $19.55: saldo, $16.156.91.-Total igual, $41,306.13.
-La Comisin pag a los jubilados y pensions el mes de Diciembre con
el 55 por 100 de sus acreencias.
FALLECIMIENTOS.-Han fallecido: el Sr. Urbano Gmez y Cdiz, Pro-
curador de esta capital; y el Ledo. Francisco Arango y Mantilla, abogado y
ex-Subsecretario de Gobernacin.
-Tambin falleci el Dr. Arturo F. Ramrez y Cruz, Juez de Primera Ins-
tancia de Matanzas. Ingres en la carrera en 28 de Julio de 1920, como Juez
Municipal de Zulueta. Ascendi a Juez de Primera Instancia e Instruccin de
Consolacin del Sur, en 19 de Agosto de 1927 y a igual cargo en Remedioe, en
16 de Mayo de 1934, pasando en 7 de Junio de 1935 al cargo que ahora serva.
Haba nacido en Santa Isabel de las Lajas en 11 de Junio de 1890.








ASUNTOS GENERALS


NOTICIAS VARIAS.-La valiosa biblioteca que fu del Dr. Jos A. del
Cueto, ex-Presidente del Tribunal Supremo, que consta de muchos miles de
volmenes y que sus herederos donaron a la Universidad de la Habana, ya se
encuentra en este Centro.
-Ha sido autorizado el Dr. Eduardo Nez, Juez Correccional de Reme-
dios, para publicar sin carcter official el Cdigo de Comercio con todas sus
modificaciones.
-Tambin lo fu el Dr. Gustavo Ranmrez, Abogado Fiscal del Tribunal
Supremo, para publicar la Ley Orgnica del Poder Judicial con todas sus
modificaciones.
-El Colegio de Abogados de Sa.ncli Spritus eligi la siguiente Junta de
Gobierno: Decano, Dr. Jos A. Garca; Secretario, Dr. Jos R. Alonso; Teso-
rero, Dr. Jos F. Valdivia; y Diputados, Dres. Jorge M. Mendiguta, Armando
de Lara, Emilio Morata y Ral Mendiguta.
-Ha sido designada la Dra. Candita E. Gmez y Calas para integrar la
Comisin que redactar el nuevo Cdigo Civil.
-Ha sido aplicada la amnista en la causa que se segua, entire otros, al
Subsecretario de Justicia, acusado de injuria.
-Los Dres. Miguel A. Escoto y A. Arroyo Tamargo nos participan que han
establecido su studio en la Lonja de Comercio, Departamento 219.
-Ha sido electo Decano del Colegio de Abogados de Holgun, el Dr. Leo-
poldo Ariza y Silveira.
INCONSTITUCIONALIDAD.-E1 Pleno del Tribunal Supremo por sen-
tencia 37, de 15 de Octubre de 1938, declar inconstitucional en su totalidad la
Ley de 27 de Enero de 1938, sobre division del Archivo General de Protocolos
de la Habana, por infringir el inciso 19 del art. 60 de la Constitucin y anul
el Decreto del Secretario de Justicia de 14 de Febrero siguiente que le di cum-
plimiento.
-Tambin por sentencia 46, de 27 de Octubre de 1938, ha declarado in-
constitucional el art. 80 del Reglamento de la Ley de Accidentes del Trabajo,
Decreto 223, de 31 de Enero de 19'35.
ALREDEDOR DEL CODIGO DE DEFENSE SOCIAL-La Sala de lo
Criminal del Tribunal Supremo ha resuelto que de la tenencia de armas sin
licencia conocen los Juzgados Correccionales y Municipales; de la tenencia de
armas no susceptibles de licencia, los Tribunales de Urgencia.
-Tambin ha declarado que el Cdigo no ha derogado las disposiciones
que crearon y regularon los Tribunales de Urgencia, que sigue.n teniendo ju-
risdiccin para conocer del delito de secuestro.
-Habindose pedido a la Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo se
suspendiese la vista y se declara nulo lo actuado a virtud de ciertas nuevas
disposiciones del Cdigo de Defensa Social. dicha Sala por providencia del da
9 de Noviembre ltimo resolvi: "No pudiendo estimnarse como razones para
la nulidad de todo lo actuado, ante este Tribunal, que conoce en grado de casa-
cin de la present causa, las aducidas por el representante del recurrente, y
como, por otra parte, no ha sido resuelto el recurso establecido, sin que tam-
poco pueda deducirse ostensiblemente de los hechos probados la posibilidad de
la exculpacin del reo, el que en su oportunidad y a tenor de lo dispuesto en
el Cdigo de Defensa Social en su art. 39, A. y B.. en relacin con el art. 49,
letra C.. del propio cuerpo legal, podr pedir la aplicacin ms beneficiosa de
la ley represiva vigente, no ,ha lugar a la nulidad interesada, ni much menos
a la suspension de la vista del present recurso."
-El Consejo Superior de Defensa Social ha hecho saber al Juez Munici-
pal de Cienfuegos que ,no se cuenta con un establecimiento para recibir provi-
sionalmente y mantenerlos en observacin a los sujetos declarados "peli-
grosos".
-Tambin dispuso que sean destruidas las celdas denominadas bartolinas.









ASUNTOS GENERALS


TENENCIA DE ARMAS PROHIBIDAS SIN LICENCIA: corresponde su
conocimiento a los Jueces Correccionales.-La Sala de lo Criminal del Tribunal
Supreamo, por auto 306. de 23 de Noviembre de 1938, ,ha resuelto:
Considerando: que con arreglo a la 3' de las Disposiciones suplementarias
del Cdigo de Defensa Social, los Jueces Correccionales tendrn competencia
para conocer en lo adelante de todas las controversial que se detallan en el
Libro 3o del referido cuerpo legal.
Considerando: qu, del testimonio de lugares obrante en este expediente
consta que se remiti ;i la Sala 5" de lo Criminal, en funciones de Tribunal de
Urgencia, el revolver ocupado en causa seguida por el delito de disparo de
arma de fuego contra deteriminada persona, a los efectos de que el Tribunal de
Urgencia conociera del delito previsto en el inciso 12 del Decreto-Ley 292 de
1934.
Considerando: que el Decreto-Ley precitado, no ha sido derogado por el
Cdigo de Defensa Social, sin embargo de lo cual en el caso concrete plan-
teado en la present contienda jurisdiccional, como que se trata de la portacin
de esa arma, sin licencia, que es una de las contravenciones prevista y sancio-
nada en el inciso 50 d(1 art. 571 del Cdigo de Defensa Social, es competent
para conocer de ella el Juez Correccional que le corresponda, que es el Juez
Municipal de Regla, s n perjuicio de que debe entenderse, en todo monmento,
que por razn de la vigencia del Decreto-Ley 292 de 1934, siempre que se trate
de armas no comprendidas dentro de las que son susceptibles de licencia para
su portacin y que resultan enunmeradas taxativamente en el prealudido De-
creto-Ley, -hay que estar a lo que esta disposicin, con fuerza de ley, previene,
y en consecuencia su infraccin ser juzgada por el Tribunal de Urgencia co-
correspondiente.-Sres. Llano, Cantero, Rodrguez, Tavo (Ponente) y Chaves.
ORDEN 3 DE 1901.-En el anterior nmero publicamos un auto por el
cual la Audiencia de Oriente neg decretar el apremio personal contra un liti-
gante declarado litiganjte temerario y de mala fe que no abon las costas. En-
tonces no publicamnos ( 1 voto particular que dijimos haba consignado el Magis-
trado Dr. Ricardo Daz Olivera, porque no obraba en nuestro poder; y como
posteriormente lo recibimos, lo damos a co.nocer a.hora para mejor ilustrar el
asunto. Dice as:
Considerando: qun para desestimar el pedimento deducido por el Procu-
rador Fabra al amparo de la facultad que le brinda la Orden Militar 3 de 1901,
a la Sala no le es lcito interpreter la disposicin del inciso D del art. 53 del
Cdigo de Defensa Social en forma tan extensive que a virtud de ella se llegue
al desconocimiento de legtimos derechos en una sentencia fire reconocidos
y menos oponerla coi io norma obstativa al ejercicio (le la potestad de que
vienen investidos los Jueces y Tribunales del orden civil para cuimplir en toda
su integridad las resoluenones que pronuncien.
Considera.ndo: qu,, a la luz del armnico enlace que result de los arts. 51,
52 y 53 del prealudido texto legal, fcilmente se llega al conocimiento de que
la precitada disposicin del apartado D del ltimo, slo es contentiva de una
regla de competencia determinante de que nica y exclusivamente los Jueces
y Tribunales de lo Criminal estn capacitados legalmente para imponer san-
ciones de privacin d, libertad por infracciones que generen delitos o contra-
venciones, ora se trat, de los que dicho Cdigo especifica y enumera, bien lo
sea por los contenidos en otras leyes de carcter penal.
Considerando: que tal regla de competencia no es una innovacin en el
Cdigo de Defensa Soial, ya que ella, respondiendo a principios cardinals del
derecho de castigar, se encuentra plasmada en los Cdigos de todos los pueblos
civilizados, al igual que en nuestra legislacin se encontraba en el art. 19 de la
Constitucin de 1901 y en el 20 de la Ley Constitucional de 3 de Febrero de
1933, y actualmente subsiste. con toda su fuerza y vigor, en el art. 20 de la
Ley Constitucional de 11 (le Junio de 1935; en el 135 de la Ley Orgnica del









ASUNTOS GENERALS


Poder Judicial y en el 1Q de la de Enjuiciamiento Criminal, y, no obstante
aquella vigencia y las que tienen los preceptos de la Orden 3 de 1901, a ningn
Juez .ni Tribunal se le ocurri declarar que los de la jurisdiccin civil estaban
impedidos de reducir a prisin al condenado en costas como litigante temera-
rio y de mala fe, si esas costas no satisfaca.
Considerando: que sentado lo anterior y no constituyendo la condena en
costas, aun cuando lo sea en el concept de litigante temerario y de mala fe, el
resultado de la comisin de un delito o falta e implicando slo la indemnizacin
que el condenado debe a su contrario por los daos que injustamente le ha cau-
sado, segn ha declarado el Tribunal Supremo en sentencia de 12 de Noviembre
de 1928, obvio es que los Jueces y Tribunales del orden civil sigan conservando
aquella competencia que la meritada Orden 3 de 1901 les asignaba para decre-
tar la prisin del condenado como litigante temerario y de mala f en los casos,
forma y extension en la misma previstos.
Considerando: que a ello no es bice la circunstancia de que el Cdigo de
Defense Social no contenga entire sus disposiciones ninguna que, cual la del
art. 23 del Penal de 1870, declaraba que no se reputarn penas las privaciones
de derechos y las reparaciones que en forma penal establezcan las leyes civiles,
pues tampoco contiene ninguno que determine que no es pena la detencin y la
privacin preventive que sufran los procesados, y sin embargo a nadie se le
ocurrir pensar, ante esa ausencia del tal precepto, que la prisin preventive y
la detencin constitute en la actualidad una pena.
Considerando: que de prosperar la tesis contraria a la sustentada en este
voto particular, ciertamente que nuestro ordenamiento jurdico civil sufrira ra-
dical transformacin no querida por el legislator del Cdigo de Defensa Social,
y as, sin virtualidad quedara la disposicin del art. 1044 del Cdigo de Co-
mercio antiguo, que obliga al Juez de lo civil a disponer el arrest del quebrado
en su casa, si no diere en el acto fianza de crcel segura, y en defecto de darla
en la Crcel, precepto que no puede considerarse ni tcita ni expresamente de-
rogado y arrest que es precisamente un Juez del orden civil que lo ordena y
que, aunque se le califique de prisin preventive sui gneris, es realmente una
privacin de libertad.
Considerando: por otra parte, que al impedrsele al Juez o Tribunal de la
jurisdiccin civil que decrete la prisin del condenado en costas como litigante
temerario y de mala f por no haberlas pagado, evidentemente se le est prohi-
biendo el que cumpla la sentencia que dicte, ya que las costas como representa-
tivas de un crdito por cantidad ilquida en favor del que las obtuvo se hacen
efectivas en ejecucin de sentencia, violndose de esa manera aquel postulado
jurdico segn el cual slo el Juez que las pronuncia tiene competencia para
cumplir sus resoluciones, todo con grave dao, no solamente para los intereses
de las parties que, no por particulares han de ser menos respetables, sino tambin
para los de la administracin de justicia.
Considerando: que por lo expuesto procede declarar con lugar el recurso de
splica establecido con los dems pronunciamientos pertinentes.-R. Daz Oli-
vera.
REGISTRO CIVIL.-Ley de 15 de Agosto de 1938: como se cumplir.-
El Juez Municipal de Remedios consult al de Primera Instancia si la legiti-
macin que autoriza la Ley de 15 de Agosto de 1938 puede hacerse por nota
marginal en inscripcin de hijos naturales, inscriptos como tales por la madre
cuando el padre de los mismos no poda casarse al tiempo de la concepcin,
habiendo contrado matrimonio legal posteriorn ente; y sometido el caso a la
Direccin General de los Registros y del Notariado, sta, por resolucin de 15
de Noviembre de 1938, declar:
Considerando: que dado los trminos literales de la Ley de 15 de Agosto
de este ao, Gaceta del 17. son legtimos y como tales se inscribirn en los Re-
gistros correspondientes, a solicitud de cualquiera de los padres, los hijos ha-
bidos extra-matrimonio de padres que en el mome.nto de su concepcin estu-









ASUNTOS GENERALS


vieren o n en aptitud de contraer matrimonio, siempre que en cualquier tiem-
po posterior los padres hubieren celebrado matriimonio, sin otra consideracin
limitativa de dicha declaracin.
Considerando: que por la propia Ley se derogan cuantas disposiciones le-
gales se opongan al cumplimiento de la misma, la que comenz a regir el citado
da 17 de Agosto ltimo. fecha de su publicacin en la Gaceta Oficial.
Considerando: que muando constare inscripto el nacimiento de cualquier
persona de las compre,ndidas en dicha Ley, como hijo natural de cualquiera
de sus padres, en obediencia al carcter imperative del art. lo de aqulla,
procede extender una nueva inscripcin como hijo legtimo de la persona de
que se trate, a solicitud de cualquiera de sus padres, con todos los requisitos
establecidos en la Ley y el Reglamento del Registro Civil vigentes, y al imar-
gen de la antigua inscripcin de hijo natural practicar una nota marginal de
mutua referencia en la forma sealada en el art. 21 de la Ley del Registro
Civil, en relacin con el art. 55 de su Reglamento, debindose relacionar ni-
camente la nueva inscripcin de legitimidad, en los casos en que se expidan
certificaciones a solicitude de cualquier interesado, sin hacer mencin de la ins-
cripcin antigua de hijo natural y de ningn otro dato por el cual pueda in-
ferirse su anterior condicidn, quedando, por tanto, la nota marginal como un
antecedente interno del lRegistro sin ms pronunciamiento.
Resuelvo: evacuar la consult formulada por el Juez Municipal de Re-
medios en los siguientes trminos: Que cuando constare inscripto, en los libros
del Registro Civil, el nacimiento de una persona en concept de hijo natural
de sus padres o de ambos conjuntamente, aunque cualquiera de stos, en el
mome.nto de la concepcin del hijo, estuvieren o no en aptitud de contraer ma-
trimonio, se extender en dichos libros, en la forma dispuesta en la Ley del Re-
gistro Civil y Reglamenl o dictado para su ejecuci,n, una nueva inscripcin de
dicha persona, como hijo legtimo de los solicitantes, consignndose en el acta
que al efecto se levante que la misma se extiende de acuerdo con la Ley de 15
de Agosto de 1938, Gac ta del 17 del mismo ao, sin que sea -menester la for-
macin de expediente, practicndose al margen de la antigua inscripcin del
'hijo natural la nota a que se contrae el art. 21 de la Ley del Registro Civil,
en relacin con el art. 55 del Reglamento dictado para su ejecucin, y en los
casos que se expidan certificaciones del nacimiento de dicha persona, nica-
mente se expedirn del acta de inscripcin en concept de legtimo, sin hacer
mencin de la inscripcin' antigua de hijo natural, de la nota marginal practi-
cada y de ningn otro dato por el que pueda conocerse o inferirse su anterior
condicin.-Pedro Yod. Director General.
TRIBUNALES DE URGENCIA: su subsistencia.-La Sala de lo Criminal
del Tribunal Supremo, por auto 304 de 23 de Noviembre de 1938, ha declarado
lo siguiente:
Considera.ndo: que el Cdigo d(l Defensa Social no contiene disposicin
derogatoria alguna de las leyes y decretos-leyes que organizan y confieren
jurisdiccin a los Tribunales de Urgencia, puesto que en la 4. disposicin su-
plementaria, letra A., del referido Cdigo, no figuran especialmente derogadas
ninguna de esas disposiciones legislativas que atribuyen la conmpetencia de di-
chos Tribunales en determinados delitos definidos en las mismas, siendo evi-
dente que si el legislator hubiera querido derogar todas esas legislaciones, as
lo hubiera hecho constar de manera expresa, sin necesidad de consignar dis-
posiciones cuya vaguedad ,no permit interpreter de otro modo la voluntad
legislative en asunto de tanta trascendencia como el que ahora se resuelve.
Considerando: que la aplicacin retroactive de la ley penal vigente en
cuanto result ms favorable al delincuente, slo tiene efectividad en el orden
sustantivo, pero no el dil procedimiento, el que por su especial naturaleza no
es objeto de alteracin o modificacin por el Cdigo de Defensa Social, pre-
cisamente porque sus preceptos son de carcter sustantivo.









ASUNTOS GENERALS


Considerando: que no habiendo sido derogada la Ley 126 de 1935, que
define el delito de secuestro, por el cual se radic la causa 120 de 1938 ante
el Tribunal de Urgencia de la Habana, acumulada a la nmero 30 de 1938, por
infraccin del Decreto-Ley 51 de 19'34, que tampoco ha sido derogado espec-
ficamente, es este Tribunal el llamado a continuar el conocimiento de ella, sin
que pueda objetarse que el Juzgado de Instruccin que resisti el conocimiento
de la causa no puede plantear esta cuestin de competencia, porque tratndose
de dos jurisdicciones distintas, la especial, que compete al Tribunal de Urgen-
cia, y la ordinaria o comn, que compete al Juzgado, como instructor del su-
mario correspondiente, puede ste al amparo del art. 50 de la Ley de Enjuicia-
miento Criminal, promover esta contienda jurisdiccional ante el ms alto Tri-
bunal de Justicia de la Nacin, respect al cual, como excepcin nica, es que
prohibe expresamente la ley rituaria promover cuestiones de esta ndole por
ningn Juez o Tribunal, como tampoco puede el primero former ni promover
competencia, todo segn lo previene el art. 21 de la Ley procesal criminal.-
Sres. Llano, Cantero, Tabo, Rodrguez y Chaves.
CODIGO DE DEFENSA SOCIAL: arts. 258 y 259.-La Sala de lo Crimi-
nal del Tribunal Supremo, por auto 313, de 19 de Diciembre de 19'38, resolvien-
do una cuestin de competencia, declar lo siguiente:
Considerando: que sin entrar a apreciar este Tribunal acerca de si los
hechos que aparecen denunciados revisten o no los caracteres del delito pre-
visto y sancionado en el art. 259, en relacin con el 258 del Cdigo de Defensa
Social, es indudable que por ser la sancin aplicable al misma de privacin de
libertad de un mes y un da a seis ,meses, o multa de 31 a 180 cuotas, o ambas,
corresponde a la competencia del Tribunal de Urgencia, segn lo dispuesto en
la 3Q de las Disposiciones Suplementarias; y de acuerdo con la Ley de 9 de
Octubre de 1937, toda vez que pudiendo imponerse en el present caso ambas
sanciones en toda su extension, la cuanta de las dos en conjunto excedera de
la de cualquiera de ellas aplicadas separamente, y por consiguiente del lmite
cuantitativo de la competencia atribuida, por la 2a de las Disposiciones com-
plementarias citadas, a los Jueces Correccionales, los cuales, tratndose de de-
lito, pueden imponer a su arbitrio una sancin u otra, pero no estn facultados
para imponer ambas, como ocurre cuando conocen de las contravenciones, se-
gn el propio Cdigo.-Sres. Llano, Duval, Tabio, Rodrguez y Chaves (Po-
nente).
REGLAS DE DERECHO.-351.-En los testigos debe atenderse ms a sus
calidades que a su nmero.
352.-Los textos deben interpretarse y entenderse conforme al ttulo bajo
que se colocan.
353.-Es cosa vergonzosa para el abogado ignorar las leyes.
354.-No debe ser odo el que alega sus propias torpezas.
355.-Donde no hay culpa, no cabe la pena.
356.-Donde milita la misma razn de la ley, debe tener lugar la misma ley.
357.-En los casos que no excepta la regla, ninguno puede separarse de
ella.
,358.-Cuando la l.ey no distingue, ninguno debe distinguir.
359.-Cuando en un testamento se encuentran disposiciones contrarias, nin-
guna subsiste.
360.-Cuando alcanzan los remedios ordinarios, no se debe recurrir a los
extraordinarios.
361.-Cuando se require determinada calidad o forma no basta su equi-
valente.
362.-Lo til no se vicia por lo intil.
363.-Menos malo, es que result sciiind:lo. que abandonar la verdad.












REPEiRTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripcin annual, $ 7.00 Nmero suelto. $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00


AO XV. HABANA, FEBRERO DE 1939 NU M. 2


EL ART. 436 DEL CODIGO DE DEFENSE SOCIAL, EN

RELACION CON EL DELITO IMPERFECTO

Los apartados (A y (BI) del art. 436 del C0digo de Defensa Social, dicen
literalmente as:
(A) Se sancionar c ino liomnicidio imlperfecto, el disparo de arma de fuego contra
determinada persona.
(B) Esta sancin se aplicarai aunque no se causen lesiones y aun cuando las que se
causaren, como consecuenria del disparo, vinieren reprimidas con una sancin de nienor
entidad.
Ese precepto intr iduce en nuestra legislacin penal positive, que hasta
ahora la ignoraba o d( sconoca, una nueva figure delictuosa que, por su natu-
raleza, tiene la fisononia tpica de un delito especfico, y por su finalidad, los
caracteres propios de ina ficcin legal, creada por el legislator con el objeto
de proteger mis eficazinente la vida del ciudadano, con la peculiaridad de que
la infraccin de sus di.sposiciones no puede calificarse jurdicamente como delito
imperfecto, aunque se sancione como tal. A esta conclusion, que a primera vista
parece un contrasentido, se llega fcilmente comparando el precepto que liemos
copiado con el que en 16rminos generals define el delito consumnado y el imper-
fecto y regular, adems, la forma normal de sancionar este ltimo. y que es el
art. 26 del propio cuerl)o legal, que en sus apartados (A), (B). (C) y (D) pre-
ceplta respectivamente; lo siguiente:
(A) Se considerar .onsu.mado un delito cuando el acto querido por el Agente se ha
m'oducido en su totalidan de acuerdo con los medios empleados para su consecucin.
(B) Se considerar lelito imperfect aquel que1 por cualquier causa no llegue a con-
sill'ia rse.
(C) Los Tribuinales, en los casos de delito imperfecto, adecuarn la sancin al estadio
dle la accin y a la denmostrada peligrosidad del agent.
(D) Cuando los :.t,,s raliza'dos por el culpable en los casos de delito imperfecto,
constituyen de por s un delito de mnenor entidad o una contravencin, y no s, hubiere
exteriorizado de maanera (lara la intencin crimiinosa del agent, se le aplicara, si le favo-
r"eere, la sancin d'itl dee ilo c o' tis Nll'lada.
)De aclerdo conl e'as disposicims los delitos previstos y sancionados en el
'digl de D)efensa Social se convierten en imperfectos cuando por cualquier
calsa 11o lleguen i en lsiitarse, lo (lique ocurre siempre (que el actor querido por
el Agente no se produce n su lt talidadt en tvo caso el Tribunal, para imponer
la sanci0n just. debe .adecuiir sta al estado de la ac.ii(n e'rimil v a la demos-
trada peligrosidad del Agenti. es decir, aminod rla o aijusarla equitativamente
a la media de la atitacin desenvuiella pir el sujeto atl ivo del delito v a las
condiciones potencialec, de perversidad dafiosa que








ASUNTOS GENERALS


la simple ejecucin del acto criminoso, except cuando ese acto constituya de
por s, aisladamente considerado, en esencia y potencia, un delito de menor
entidad o una contravencin, y la intencin crininosa del agent no se hubiere
exteriorizado de un modo claro, pues en ese caso debe aplicarse, si favorece al
reo, la sancin correspondiente al delito consumado de menor entidad o a la
contravencin tambin consumada.
Estas reglas generals, establecidas para la adecuacin de la sancin co-
rrespondiente a los delitus imperfectos, abarcan dos aspects diferentes del
factor primordial del delito y contienen adems dos formas distintas para san-
cionarlo, que marchan de acuerdo con la iase preduominante de ese factor, pues,
en el primero de ellos, el juzgador para adecuar la sancin debe tener en cuenta
la etapa recorrida por el agent en el desenvolvimiento progresivo de la accin
criminal, su demostrada peligrosidad y su intencin eriminosa, y en el segundo,
o sase, cuando esa intencin no se hubiere exteriorizado de un modo claro, debe
fijarse en el resultado obtenido con el acto criminal realizado, hasta el moment
preciso en que su ejecucin se detuvo; procedimiento ste que obedece a un sis-
tema mixto, pues refunde en un solo precepto legal principios jurdicos doctri-
nales que han sido siempre opuestos y que precisamente por su antagonismo die-
ron lugar a la creacin de dos famosas escuelas en la ciencia del derecho penal,
la positive y la clsica.
El nico acto criminoso de los contemplados por el Cdigo de Defensa
Social que, a nuestro juicio, no puede calificarse como delito imperfecto es el
de disparar una arma de fuego contra determinada persona, porque de acuerdo
con las disposiciones dei precepto legal que lo prev y sanciona, ese acto integra
siempre un delito consumado aunque el legislator lo denomine homicidio imper-
fecto, sancionndolo como tal, ya que desde el nmomento en que el disparo se
produce la accin se consuina aunque el proyectil no alcance y, por tanto, no
lesione a la persona contra la que el disparo se dirija, y aun cuando alcanzn-
dola las lesiones que le produzca se encuentren reprimidas con una sancin de
menor entidad.
Cualquier delito puede convertirse en imperfecto y ser sancionado de acuer-
do con las reglas generals establecidas por el legislator para adecuar en esos
,asos la sancin imponible, pues en todos el juzgador Iuede tomar en conside-
racin el estadio de la accin criminal. la demostrada pdeligrosidad del Agente,
su intencin criminosa y el resultado oblenido por slte hasta el moment en que
la accin criminal se detuvo, menos en el de homicidio imperfecto cuando est
integrado por el acto de disparar un arma de fuego contra determinada per-
sona, porque en l, desde el instant mismo en que el arma es disparada, la
accin criminal se complete y por tanto huelga precisar el estadio de la misma;
como no se debe tener en cuenta la peligrosidad del agent, demostrada por la
simple ejecucin del acto criminoso, porque de acuerdo con lo consignado por
el legislator en el informed presentalndo el Libro II del Cdigo de Defensa
Social. ese delito se ha establecido en consideracin a la perfeccin mortfera de
las modernas armas de fuego, a la difusin de sn uso y al riesgo de vida que el
disparo lleva aparejado en s mismo, pero no atendiendo a la peligrosidad del
reo; ni existe tampoco posibilidad alguna de fijarse en la intencin criminal del
agent con el objeto de precisarla, porque en ese tipo de delito el legislator la
presume, estimando, al sancionarlo como homicidio imperfecto, que el indivi-
duo que dispara un arma de fuego contra otro es porque quiere privarlo de
la vida; como no es possible, adems, tomar en consideracin el resultado que
con el disparo se obtenga, porque el propio legislator dispone que el acto se
sancionar como homicidio imperfecto aunque el disparo no cause lesions y
aun cuando las que cause resulten sancionadas con menos rigor.
,Y cual es, por otra parte, la sancin que debe imponerse en los casos de
delito imperfecto, y muy especialmenle en el delito especfico de homicidio im-
perfecto, contemplado en el art. 436 del Cdigo de Defensa Social?









ASUNTOS GENERALS


El legislator no lo ,dice en forma alguna, pues slo se limita a dar reglas
generals que conjuntamente con otras que son especiales y con las contenidas en
el captulo II del Ttulo 1V del Libro 1 y arts. 23 y 24 dei captulo II del T-
tulo II del propio Libro. deben regular la adecuacin de la sancin imponible
en esos casos; pero como la nica sancin determinada que se tiene a la vista
es la que el legislator f ja expresamente a cada uno de los delitos especficos,
definidos por l en su 1orma ms amplia de ejecucin, que es la consumada,
tenemos forzosamente que admitir que esas reglas generals establecidas para
adecuar la sancin en lis casos de delito imperfecto, deben aplicarse en rela-
cin con la sancin sealada al delito consumado, en cada caso concrete, de lo
que lgicamente se deduce que tanto el delito consumado, como el imperfecto,
tienen sealada una misma sancin, comnprendida entire un minimum y un maxi-
mum, dentro de cuyos lmites debe movers el juzgador.
No parece propio de un Cdigo que consider la sancin como media de-
fensiva de la sociedad y no como pena o castigo, ese rigor en la represin del
delito imperfecto, pues ste queda equiparado al consunmado, pudiendo ambos
ser sancionados de igual manera, lo que en la prctica no result just, equita-
tivo, ni humnano, especi ldmuente en el delito especfico denominado homicidio
imperfecto, previsto en l art. 436 del C(digo de Defensa Social, como veremos
con los ejemplos siguien es.
Si A, persona que carece de antecedentes penales y goza adems de buena
reputacin moral y en q|uien no concurre ndice alguno de mayor o de menor
peligrosidad, tiene una acalorada discusin con otra persona, a quien llamare-
mos B, y en el curso de ella empufia un revolver convenientemente cargado, y
fhace un disparo contra i'ste alcanzndolo con el proyectil, producindole l]esio-
nes que le causan la muerte, habr cometido un delito consumado de homicidio
y en consecuencia podri imponrsele una sancin de 6 a 20 aos de privacin
de libertad; pero si el proyectil no lo alcanza o alcanzndolo slo le produce
lesiones, sean stas gra es. menos graves o leaves, cometer en estos casos un
delito tambin consumando de lhomicidio imperfecto y habr incurrido en la mis-
ma sancin de privaciv de libertad.
Mas si A trata de tiacer un disparo con el expresado revolver contra B y
rastrilla el arma, sin que el disparo se produzca, tambin en este caso se habr
integrado un delito de iomicidio imperfecto, no un delito imperfect de homi-
dicio imperfecto, y podr ser sancionado A con la propia sanciSn de 6 a 20
aos de privacin de libertad, lo que igualmente le ocurrira si al empuar el
revolver para hacer el disparo el arma le fuera arrebatada de la mano sin haber
podido rastrillarla tan siquiera.
Por ello es que creemos que el delito imperfecto y el especfico de homicidio
imperfecto del art. 4,36 del C('digo de Defensa Social, debieran tener sealada
una sancin especial, que fuera cuantitativa y cualitativamente inferior, segn
los casos, a la establecida para cada uno de los delitos consumados, y tal parece
que ese fu el propsito del legislator aunque expresamente no lo consignara,
segn se deduce de lo preceptuado en el art. 519 del Cdigo de Defensa Social,
que dice as: En los delitos de robo en establecimientos de comercio, oficinas
o bancos, o contra agents, contratistas o personas encargadas de numerario
o valores. el delito imp. rfecto se sancionar como si hubiere sido consumado y
los cmplices con igual sancin que los autores"; pues de no haber sido esa la
intencin del legislator no se concibe que ste disponga en el precepto que
hemos copiado, que el delito imperfecto se sancione como si hubiera sido consu-
mado. porque esa disposicin por la forma en que est redactada est indicando
que el delito imperfecto tiene una sancin determinada. que es distinta a la del
delito consumado. Esa sancin, desde nluego. so ineora cual es. puesto que el
legislator no la fija concretamente en ninguna part, earecindose, adems, de
medios legales para powder imponer otra que no sea el resultado de la adecua-
cin que haga el juzgalor movindose dentro del espacio que limitan el mni-









ASUNTOS GENIKALES


mum y mximumn de privacin de libertad conque pueden sancionarse los delitos
consumados.
bi comparamnos el art. 436 del Cdigo de Defensa social, con el art. 421 del
derogado Codigo renal de 1 0, ohiservvaetmos que nileniras este peinaba el acto
de disparar un arma de luego contra cualquiela persona, el de Delensa tiocial
sanciona el acto de ilsparar un arina de luego conltra determinada persona, lo
que gramticalmente no signitica lo uisino, pues cuando decimos "-ontra cual-
quiera persona nos estanios refiriendo a iun sujeto indeteriniado, sea quien
lure este; pero al decir "COtnra determinada persona ', queremos signimiar,
en el orden gramiatical, que nos recrinmos a un indivilduo en. concrete.
Por lo expuesto, venios que en el Lodigo l'enal de IbiU era ms amplio
graniticalimenie e concept del acto deleictuoso antes expresado que en el vigen-
te Codigo de Defensa bocial; ampliptud aquella que p,'r star iundada juricia-
mente en el dolo llaniado eveitual, pernitio luego a la jurisprudencia incluir
cimoda y legalmente dentro de sus moldes todos los resultados que el indicado
acto delictuoso originara, o que quizas aliara no le resulte tan facil, puesto que
la foria artificial y restringida en que el legislator contemnpla el acto antes
dicho, ha convertido el colo eventual que antes caracterizaoa el delito, en el
dolo especfico y presunto, que ahora lo calilica; modalidad esta que, al armoni-
zarla con el sistema estableldcio para adecuar la sancin en esos delitos, nos
sumerge en Ja confusion y en la (uda, como tambien veremos, con los ejemplos
siguientes.
A. dispara en plena calle contra B, una pistola debidamente cargada y
el proyectil no alcanza a B, pero en cambio hiere a un transeunte cualquiera,
al que designaremos con la letra C, causndole lesiones de tal gravedad que le
produce la muerte.
Estaremos en ese caso en presencia de un delito de homicidio nicamente
o de dos delitos, uno de homnicidio y otro de huimicidio imperfecto, originados
por un solo acto doloso?
Si estimamos que slo se trata de un delito consumado de hoimicidio, sabe-
mos ya que la sancin en que habnir incurrido A, ser d(e i a 20 aos de priva-
cin de libertad; pero si entendemlos, por el cointl'rio. que los lechos deben
calificarse collo constitutivos ide los dos delilos imlicados, surgidos de una sola
accin, cabe pregunlar: Podtr el j.uzgador lener en cuenla la regla estable-
cida en el inmero 2 y aparados (A\) y (li) del arl. 2:1 del Cdigo de Defensa
Social, para apreciarlas conm( un solo delilo. e imponer ssoliimente la sanein
correspondiente al ms grave de ellos:
0O es que, sancionndose ambos, segn liemos dejado dicho, con la misnma
sancin de seis a veinte aos de privaci.n de liberlad, resultan los dos igualenlte
graves, y deben entonces sancionarse de acuerdo con la regla del arl. 24 del pro-
pio Cdigo, intponindose al autor todas las sanciones en que hubiere incurrido.
en la forma regulada en dicho precepto?
Pero si A, persona que carece de pericia en el manejo de las arimas de fuego,
dispara una pistola cargada, que usa sin licencia, conira B, y no lo hiere, hi-
riendo en cambio al transeunte C, al que el proyectil produce lesiones que no
le causan la muerte. Estaremos rentee a un delito dle homicidio imperfecto o
ante dos delitos, uno de homicidio in. ... .. ., y olro ide lesiones >
Si aceptamos que nos eneontramnos con un delito (le homicidio imiperfecto:
habr incurrido A. nicamente en la sancin de 6 a 20 aos de privacin de
libertad, o en alguna otra adems ?
Si admitimos que se trata de dos delitos, ii,,l ,lci en las reglas del art. 23
del Cdigo de Defensa Social, que lemos mencionado, debe. estimarse como un
solo delito ese hecho e imponerse al reo la sancin correspondiente al delito mis
grave, y estimando como tal el de homicidio inmperfecto. sanionarlo tamibin con
privacin de libertad de 6 a 20 aos?
Pero avanzando un poco ms en el studio de estos casos que pueden ocu-









ASUNTOS GENERALS


rrir n)os encontraremos ,quie. se (1'i el ar 10 del ('Cdiuo de Defensa 'Social.
os sancionable el que colmiele un delito por culp,a ejecutando por imprudencia,
o 'pericia. negligencia o inobservancia de 1os reglamnt(os una accin o inciu-
rriendo (n una omnisin Ielict o.sa 11n queridl i por-el agent, siempre que dicha
aeeiin u o pirodneido; y adems nos (ii firentareinos c(' el ari. '20 del p)rop)io Cdigo, que
nos dice que es preteriniencional el delito cuando este se forma por la concu-
rrencia en un misnmo acto del dolo y de la nculpa.
En presencia de esa,a disposiiones a que nos referiimos en el prrafo imle-
diato anterior se nos oed rre pregruntar:
No ser constituti o el lieclo que hemos expuesto en el segundo de los
ejemplos que anteceden de (ds delitos. uno de hoii 0 ie(0 iriperfe'to v otro
preterinteneional de lesions? ; Y aease de one as fuera habr q(ue -unmplir para
sancionarlo la disposicin del art. 436 del rdia'o de Defensa Social, que prohibe
tomar en consideracin 1n el homicidio imperfecto, cuando se integra por el
acto de disparar un armn; de fungo contra otra persona, el resultado que con el
disparo se obtonga: o soe. el event resultante? ;.0 tendremos que ajustarnos
a la regla establecida en ~1 nmero 2'' del art. 71 del propio Cdigo, qne disnone
que el delito preterintelneional se sancionar, cuando el delito eiecntadio fnere
mis leve qne el que se propuso eje',ntar el culpable aplicando la sancin corres-
pondiente al event de iienorn entidad aumentndola de una euarta parte a la
mitad? Eto. desde luego. aceptando, torque no est muy claro que digamos.
que la prohibiei6n del art. 436. antes dicho, se refiera nicamente a que no se
tengan en euenta las lesiones que se causen o puedan earsarse a la persona con-
tra la que el disparo se dirija, pero no a las que se produzcan a un tercero.
Y por otra parte. si A. en vez de disparar su nistola contra B. dispara con-
tra un grupo de persona, y no contra ina determinada v no lesiona a ninguna.
pnodr decirse que la coimetido tambin ni delito de homicidio imperfecto y
habr que imponerle la propia sancin de 6 a 20 afnos de privacin de libertad ?
Prromos n e ,1 legi'adl e'r e-n l delito de homieidio imiperfecto del art. 436
del Cdico de Defensa -Social. debi tambi"n prever y sancionar en forma ms
concrete los resultados qne pueden originarse del acto de disparar ii arma de
fuego contra una persona determinada, tal como lo hizo en el art. 478 del ex-
nresado cuerpo leal. que precepta lo sioniente: "El aue disDarare arma de
fuego contra un tren. aeronave tranva, automvil o arruaje en march ser
sancionado con privaci, de libertad de 1 a 4 aios a no corresponderle sancin
ms ,rave de acueron e.n otras disnosiciones de ese Cdi'o. o con el event
rosn'Ptante"': nnes en est )cenpto e1 le'slardor no s wo .sanciona el simple acto
rle clisnarnq un arma d( fno'o contra un trend. una aeronave. in tranva, un
,autom x'l o un carrul eua1riol erl en march, sino oe f ambi)n, enando el
rosnltado dlel disnaro cr nstittuv un infraccin mn.s Orave o1e la nrevista v
saneionada en el nronio nrecento ordena one se imunon~i no la sancin estable-
cirdoa ara el simple acto de disnarar el arma de fueon contra esos vehculos en
march. sino la que corresnonda de acnerdo con las otras disposiciones del ('-
digo. o con el event resultant, es decir. con 1 dlelito nue 1 e produzca como
resultado del disparo.
Estos vacos Clde1 (r'dl'o (e Defensa Rneial s'n los nne en definitive co-
rresponde a la iurisorndencin llenar, a media mne la Sala le lo Criminal del
Tribunal Sunremo vaya conociendo en caacin ed enass anloo'os o pareeidos
a los expnestos que en li n rctiea o.urren casi a diario v mientras esto no sn-
ceda la desorientacin sor grande nara todos los une se dediquen al studio
y resolucin de estos problems.
ADOLFO NIETO.








ASUNTOS GENERALS


UN CASO TIPICO DE INCAPACIDAD OBJETIVA EN EL
ORGANO JURISDICCIONAL

Con el sano propsito de fijar concepts procesales y el anhelo de evitar
la repeticin de yerros como el que pronto ser del conocimiento del lector, va-
mos a enjuiciar crticamente un reciente fallo que ha cado en nuestras manos.
Ante un Juzgado de Primera Instancia se interpuso demand, al amparo
de la Ley de Accidentes del Trabajo, reclamando dietas y pension vitalicia, sin
exigir cantidad determinada, sino solamente interesando se condenara al pago
de la pension que resultara corresponder al obrero, de acuerdo con su incapaci-
dad. El Juzgado, en sentencia definitive, estimando que la cuanta de la pen-
sin y las dietas acumuladas, aplicando en el primer caso la regla del art. 488
de la Ley de Enjuiciamiento Civil, no llegaban a $500, se declar, de oficio, m-
competente.
La Audiencia dict el considerando siguiente, que sustenta el fallo en su
totalidad: "Considerando que establecida la demand por X, a nombre de X,
para que conviniera en pagar las dietas que le correspondan y una pension
vitalicia que dice corresponderle por la incapacidad que alega, sin que en dicha
demand reclamara cantidad determinada; pero hecha su reclamacin ante el
Juzgado de Primera Instancia y contestada, por el demandado, alegando la
falta de accin, sin que opusiera la excepcin dilatoria de incompetencia de
jurisdiccin, no le es vlido al juzgador declarar de oficio dicha e.rccpeiwn de
incompetencia, por oponerse a ello el art. 74 de la Ley de Enjuiciamiento Civil,
que dispone que en ningn caso se admitirn de oficio las cuestiones de compe-
tencia en los asuntos civiles, por lo que al resolver el Juetz de Primera Instancia,
en la forma en que lo ha hecho, declarndose incompetent, en verdad promueve
de oficio una cuestin de competencia, que no le ha sido plantrada, sin que pueda
sostenerse en este litigio, que se cream incompetent pnor razn de la material, pues
es por la cuanta de la reclamacin por lo que se declara incompetente"
Pero, en ese propio Considerando hallamos un argument que salva, para
la justicia, la sentencia, argument que debi emplear el Juez y que, a travs
de una selva de errors, de superlativa gravedad, produce on fallo just. Dice
as el apuntado extremo del Considerando: "y teniendo en cuenta que se recla-
ma cuanta indeterminada, es procedente declarar con lugar la apelacin, etc."
Y, revocando el fallo del inferior, entra la Audiencia en el Iondo del asunto,
como debi de haberlo hecho el Juzgado.
Veamos ahora los errors de ambos tribunales. Lo verdaderamente curioso
del caso est en que los errors del Juzgado. ms veniales que los de la Audien-
cia, le condujeron a fallo, fuera de tcnica, e iniusto, en tanto los de la Audien-
cia. siendo de mayor gravedad, quedaron salvados por un argument procesal
valioso que prest apoyo tcnico 91 fllo s ntsfaciendo el anhelo de justicia.
Yerra el Juzgado al declararse incompetent, no porque carezca de facultad
para hacerlo cuando advierta, como en el caso de autos, la inferioridad de la
cuanta, sino por respeto a los trminos en que se halla planteada la cuestin.
El actor, al acudir al rgano, reclamando cuanta indeterminada, no recla-
ma algo insertado en la jurisdiccin del Juzgado Municipal. Y a esa peticin,
indeterminada, y no a lo que aparezca luego como debido, al fallar el pleito, es
a lo que tiene que atenerse el jizgador. Ya la inrisprudencia, iluminando el
vasto panorama de la polmica, ha. dicho en notabilsima sentencia de 10 de
Mayo de 1927: "la competencia, por razn de la cuanta litigiosa, se determine
atendiendo al valor o la cantidad reclamada en la demand, no a la que se fija
" la sentencia como suma adeudada".
Por esa sentencia se ve que el Juez debi de entrar al fondo del asunto, ya
one no se peda nada que estuviera dentro de la rbita inrisdiccional del Junzeado
Municipal. Y poda pedirse en la forma en que se hizo, en pleito sobre acciden-
tes del trabajo, porque ya el Tribunal Supremo ha dicho, en sentencia de 21 de








ASUNTOS GENERALS


Septiembre de 1929: 'que ci estos incidents no es indispensable la estricta
observancia de los preceptos formales que rigen la demand en el juicio de
mayor cuanta ". En sentencia posterior de 2 de Mayo de 1932 dijo: "que el
pedir una cantidad alzada y no la pension no privan del derecho a sta". Y
en reciente sentencia de 27 de Febrero (le 1936 ha declarado: "pidindose lo que
il Juzgado estimara procedente estuvo bien sustanciada la demanda.
Pasemos ahora al grave error tcenico contenido en la sentencia del tribunal
ad quem.
Dice la Audiencia : "no le es vlido al juzgador declarar de oficio dicha
excepcin, de incompetnc(ia dr jurisdicci por oponerse a ello el art. 74 de la
Ley de Enjuiciamiento, que expresamente dispone que en ningn caso se pro-
moverin de oficio cuestiones de competencia, teniendo una excepcin esta repla.
o sea que el Juez que -e crea incompetent, por raz.in de la material, podr abs-
tenerse de conocer, odo el Fiscal, y at resolver cr inferior romo lo ha hecho, de-
clarndose incompetence, promuvor i n( custiii de competencia qjie no le ha,
sido planteada, sin qun. pueda sostenerse en este caso incompetencia por razn
de la material, pues es por la cuanta de la reclamacin por lo que se declara
incompetent ".
Pocas veces como aqu podra repetirse, con tanta raz.n, el apotegma de San
Pablo, el inmortal apstol de los gentiles: littera necat spirits autein vivificat.
Aqu la interpretacin, al pie de la letra, de un precepto legal, ha matado
concepts fundamentals de los sistemas procesales modernos y ha destruido,
para el caso concrete en cuestin, el espritu y el sentido de nuestro sistema de
enjuiciar, erigiendo las afirmaciones que promulga el Considerando.
Hay que fijar previamente algunos conceptos para poder entrar al studio
del problema. La jurisdiccin es la potestad, el poder que para declarar el de-
recho tiene el rgano judicial. La competencia es el lmite del poder conferido
al 6rgano. Ese lmite lo establecen el valor del pleito. su naturaleza, la funcin
del rgano y el territorio.
El poder, o la atribucin lde ese 1oder y su congruente limitacin no se en-
cuentran en un solo precepto del Cdigo. se asientan en principios muy hondos
que hallamos por med'o de las interpretaciones lgica, histrica y sistemtica.
Dos preceptos sin unyo studio y penetracin no se podr entender ningn
problema de competencia. los contenidos en los arts. 53 y 54, han sido olvidados
en este caso, por el intrprete, que se coloe, necesario es consignarlo as, de es-
paldas a la ciencia del process. El art. 53 dice: "para que los jueces y Tribu-
nales tengan competencia se require: IQ, que el conocimiento del pleito o de
los actos en que intervengan est atribuido por la Ley a la autoridad que ejer-
zan". Luego, cuando la Ley no les atribuye el pleito es evidence que carecen
de autoridad para fallarlo, para conocer de l y si carecen de autoridad, que es
lo que tcnicamente so llama incapacidad del rgano, incapacidad objetiva, in-
coerciblemente han de dictar resolucin abstenindose de su conocimiento, por
ausencia de jurisdiccin. Nada importa que la ineapacidad sea por otra causa
y no Dor razn de la material.
El art. 54 dice: "la jurisdiccin civil podr prorrogarse a juez o tribunal
ane nor razn de la material (es 1, naturaleza del pleito). de la cantided objeto
del litigio (es el valor del pleito), y de la jerarqua (es la funcin del rgano)
que tengan en el orden judicial pueda conocer del asunto que ante l se pro-
ponga ".
Trata ese art. 54 de la prrroga jurisdiccional, por razn del territorio,
admitida en el process civil done lucientes aparecen derechos privados que
pueden renunciarse.
Del studio de eso- dos artculos se advierte como el rgano carece de ca-
pacidad objetiva, tanto nor razn de la material cuanto por razn del valor del
pleito o de la funcin del rgano. De aqu qune ese pronunciamiento. afincado en
una interpretacin aislada del art. 74, result evidentemente errneo. j Cmo no
va a poder un tribunal, sin potestad jurisdiccional sobre un pleito, dictar re-








ASUNTOS GENERALS


solucin declarando su incompetencia, anunciando a la parte su incapacidad ob-
jetiva? Es, sencillamente un problema de principios, de interpretacin de los
concepts fundamentals del process. Se concibe a un tribunal municipal sus-
tanciando una demand en cobro de 100,000) pesos? Esto es sencillamente absur-
do e inconcebible. Pero es que hay preceptos que autorizan a todo tribunal in-
competente, en estos casos de incapacidad objetiva, a declararlo asi. En el caso
de autos se ha confundido este aspect fundamental del process con una cuestin
de competencia, estimndose que la declaracin de incapacidad del rgano era
la promocin de un conflict de aquella ndole.
El problema est resuelto, no ya slo en el orden de los principios, sino tam-
bin por el derecho positive. Vanse los arts. 490, 495, 716 y 735 de la Ley de
Enjuiciamiento, que hemos aplicado mltiples veces en nuestra ya larga carrera
judicial.
Por el primero, cuando el Juez de Primera Instancia se crea incompetent,
por razn de la cuanta (el caso del pleito), lo declarar por auto, previniendo
al actor que use de su derecho ante el Juez competent. En este caso, en estricto
rigor procesal, el Juez de Primera Instancia no tiene que oir a nadie, carece de
jurisdiccin y ha de declararse incompetent por falta de potestad para juzgar.
Por el segundo (art. 495), dice la Ley: "contra el fallo en que el Juez
Municipal se declare competent no se dar apelacin, pero si se interpusiere
de la sentencia definitive, podr el Jnez de Primera Ie nl(nia dclarar la nulidad
del juicio si resultare ser el inters ma!or del que correspond a la (competenci
del Juez Municipal".
Por el tercero (art. 716), dice la Ley: "cuando el Juez Municipal estime
que es incompetent, para conocer de la demand, por razn de la material o de
la cuanta, dictar auto a continuacin de la demand y en la misma papeleta
declarndolo as y previniendo al demandante, etc."
Por el cuarto (art. 735), dice la, Ley: "dictar el Juez sentencia haciendo,
si corresponde, la declaracin de nulidad que previene el art. 495".
Como se ve, el error del fallo deriva de un deficiente conocimiento del
process civil y de los principios que lo informan, no de una omisin en el texto
del art. 74, que imputa algn tratadista de renombre, porque como hemos visto
existen preceptos taxativos de evidence e ineluctable aplicacin al caso de autos.
en el que por una circunstancia verdaderamente milagrosa se salv la causa de
la justicia, confirmndose una vez ms el apotegma del gran jurista americano,
miembro de la Corte Suprema de los Estados Unidos. Benjamn Cardozo: "mu-
chas veces a travs de premises errneas se llega a fallos justos".
JUAN J. E. CASASS.
)o(
LA INSCRIPCION DEBE SER VOLUNTARIA O
FORZOSA?

Fernando Campuzano y Horma, Registrador de la Propiedad y Presidente
de la Junta Central de Registradores de Espaa. v de la Seccin de Derecho
Privado de la Academia de Jurisprudencia y Legislacin (Madrid), en su obra
"Elementos de Derecho Hipotecario" se hace esta misma pregunta: ms ade-
lante nos ocuparenmos de la tesis que sienta dicho autor, con la que no estamos
conforme, porque nunca en Derecho, ni en nada de la vida. nos han gustado las
"dualidades", aunque se trate de la mxima shakespereana del "ser o no ser";
pero hemos puesto este ttulo, y hemos credo necesario decir de quin es, quin
es el que primeramente la ha planteado, pues es Ramn Gayoso y Arias, en su
obra del mismo ttulo que el anteriormente citado, hecho como aqul para con-
testar tericamente las preguntas del Programa de las Oposiciones a Registros
de la Proniedad de Espafa de 7 de Febrero de 1918 de cuya fecha 1918 es la
obra de Gayoso y Arias; y tamrbin decir quin es Campuzano y Horma, pues









ASUNTOS GENERALS t

una de las cosas que siempre nos elnsenaroln nuestros maestros y mayors es que
nunca, cuando se tiene la "suerte" (le ser Abogado, debemos dejar de estudiar,
-creer que todo lo sabuos mejor que nadie y que no necesitamos de los libros
es un error-; no quer'emos ser como cierto contrario que tuvimnos en un pleito
en Pinar del Ro, quien sostena no necesitar mencionar ni conocer tantos auto-
res hipotecarios, dado que en las cuestiones de Derecho es sumamente peligroso
v aventurado "inventar ninguna nueva teora de avanzada"; por eso, para saber
con quien habremnos de -ontender, aunque so61 sea en el terreno doctrinal, proce-
deremos a tratar de di(tinta manera !as cuestiones de Derecho a como deben
tratarse nuestros asunt is personales.
Desde luego habre.nos de tratar, todo lo ms someramente que nos sea
possible, sobre el criteria general que tenemos de la inscripcin desde el punto
de vista de la Ley Hilo' e(aria y (le las diversas ramas de! Derecho vigente,
sobre todo del ('digo civil con el que est ntimamente ligada; y finalmente,
siguiendo la misma tctica doctrinal (le Campuzano, expondremos sinceramente,
sin "encarifiamientos ('octrinales", que dira un antiguo tratadista, nuestra
manera de pensar en es a material, de gran importancia siempre, y much ms
ahora, cuando las realidades "econdmicas" nos estn indicando que slo en de-
volver al crdito territorial la absolute garanta a que la Ley Hipotecaria se
contrae y dar a las iniicripeiones "la absolute garanta que en la misma se
contiene" est el norma desenvolvimiento de la propiedad inmobiliaria; porque
si por un mal entendido individualismo, poco compaginable con las modernas
ciencias, y sobre todo c,,n la "ciencia hipotecaria', que, como sostena Barra-
china al tratar de demo'strarnos lo indebido o impropio de las denominaciones
de "Ley Hipotecaria" y "Ley de Terceros", nos est indicando lo que debe
ser la verdadera ciencia hipotecaria, y por consiguiente, que necesitamos
considerar la Ley Hipotecaria como algo que est ntimamente ligado con la
"pblica economa", pes aunque generalmente responded a la consecucin de
determinados "derechos privados", es lo cierto que en muchos casos si tiene
cuando se trata de los derechos privados, como son la mayora de las disposi-
ciones de la Ley Hipo'ecaria, tiene, decimos, poderosos "raigambres" en el
Derecho Pblico, aqul que con sus disposiciones tiende al mantenimiento de los
"vitales postulados de la econoima national", como ampliamente lo explica el
eminent tratadista y Pl ofesor en sus obras "Tratado de Derecho Hipotecario Alemn" y "La Teora del
Dinero"; de ah que, c, mo dijera el author citado en la primera de las obras
mencionadas, que hacen direct relacin a lo que sea el verdadero Derecho Hi-
potecario, cuyo reflejo inceariamiente ha de ser la Ley Hipotecaria, y quererlo
ver de otra manera seri' perjudicar el Derecho mismo. "Las instituciones, con
sus normas y facllades que .s/ts o/o''a lidad social, vida y utili lad que en un grupo considerable de las llamadas ins-
tituciones civiles se mnuesiran como econdmicas, no para que satislagan impulsos
individuals en s misn.i considerados. El individuo, o sea el ser que repre-
senta un inters de los que se llaman privades, no es para s sino para la obra
social humana, y as el 1 Derecho es para !a vida del h1onbre; las entidades mora-
les, creadas por el hombre, no son ms que fines o medios de actuacin del
Derecho, debiendo consilerarse las facultades, poderes y goces jurdicos, an
los que ms claramente r 'sponden al bien particular de un sujeto inmediato, los
menos controlables, con, siCendo r', s para <1 licen social... ; toda construccin
orgnica, an la que parece mus lgica, que impida 'o contrare obra til para
el progress (le la vida soial. o para ordenar las transformaciones que en la mis-
mna se produce, ser trainsitoria o imperfecta por incomplete u oscura." Ms
adelante veremos que e'i este particular que sirve de ttulo a este trabajo
nuestra Lev Hipotecaria no es incomplete en cierto sentido, ni oscura, v no lo
es, porque habindose impllantado la nueva Ley Hipoteearia bajo los principios de
publicidad y especialidad, no era concebible considerar los problems hipoteca-








ASUNTOS GENERALS


rios desde un punto puramente sustantivo, y olvidndose de su aspect adjetivo,
que mira tambin a las necesidades de la modern vida en sociedad, adoptara
un sistema eclctico en cuanto a las inscripciones; no es que las hiciera forzosas,
no, ello pugnaba no slo con las doctrinas individualistas sino con el absolute
principio de la libertad en la creacin de nuestras relaciones jurdicas. Y se-
guimos con Nussbaum: "Un sentido del Derecho verdaderamente histrico,
obliga al jurista, no a mantener a toda costa un sistema que ha sido. Y ello,
explicado ampliamente en el Preliminar -que describe Rafael Atard, Oficial de la
Direccin de los Registros de Espaa, es precisamente lo que intentamos expli-
car en este trabajo refirindonos a que en la Ley Hipotecaria nos encontramos,
tanto en ella como en sus antecedentes histricos, la existencia de la inscripcin
obligatoria, la que debe ser as, aunque no pensamos que pueda ser forzosa,
palabra que viene, desde luego como liemos visto, a desnaturalizar el alcance
tcnico de dicha cuestin.
Claudio Antn de Luzurriaga, vocal de la Comisin de Cdigos que redac-
tara las bases 50, 51 y 52 del proyecto de Cdigo Civil de 1843, creada por
Real Decreto de 19 de Agosto de 1843; y antes, en 1836, un grupo de juriscon-
sultos (3) redactaron, en cumplimiento de la Real Orden de 29 de Enero de
1834, en 15 de Septiembre de 1836, o sea un ao y ocho meses despus, el Cdigo
Civil de 1836, que aunque no fu puesto en vigor, siguiendo el mismo camino
que el de 1843, es lo cierto que en dicho Cdigo Civil de 1836 se sentaron las
bases de los sistemas de especialidad y publicidad, que desterrando de nuestro
antiguo sistema hipotecario el "ocultismo" que predominaba en el sistema fran-
cs, previeron la excelencia del sistema alemn, que tiene por norma la publi-
cidad de todos los actos del Registro de la Propiedad.
Desde 1836 a 1843, se haban producido various trabajos jurdicos tendientes
todos ellos a la determinacin de los principios antes sealados, y entire ellos
el del jurisconsulto filsofo ginebrino publicado en 1840, Pierre Odier, expo-
niendo la diversidad de las legislaciones hipotecarias en Europa en dicho ao;
e inspirado en esos trabajos un jurisconsulto espaol, Claudio Antn de Luzu-
riaga, al discutirse las bases 50, 51 y 52 del proyectado Cdigo Civil del 43, de-
senvolvi el principio bsico de la doctrine, inspirada por Luzuriaga, de que
"la aseguracin y consolidacin del dominio y dems derechos reales, por medio
de la publicidad de todos los actos relatives a los mismos", se escribieron las
bases generals de dicho Cdigo, que son las mismas que se tuvieron en cuenta
al redactar la Ley Hipotecaria del 61, y no hay que leer la admirable "Expo-
sicin de Motivos" de esa Ley para as comprenderlo, lo mismo las que le pre-
cedieron hasta la que hoy tenemos de 1893, que si tiene algunas modificaciones,
hijas, ms que doctrinalmente, de las necesidades de los tiempos actuales, no
han variado en cuanto al concept sustantivo d(le ese principio de publicidad, en
el que estriba, a nuestro ver, la necesidad de que la inscripcin sea obligatoria,
no voluntaria; pues en esa voluntariedad de la inscripcin se encuentra a mi
entender el verdadero ocultismo de los derechos domnicos. la razn de ser de
ese eclecticismo que se advierte, en cuanto a la publicidad en general, en la
famosa "Exposicin de Motivos", porque si se hace obligatoria la inscripcin
en el Registro de las hipotecas, no sucede lo mismo con las trasmisiones de do-
minio y otros derechos reales, tales como los de uso, usufructo, servidumbre, etc.,
y an los mismos de arrendamiento, todo este rgimen de absolute publicidad
de todos los actos del Registro que, como hemos dicho, ha sido la "base" en que
desde antao se ha desenvuelto casi toda la legislaci5n hipotecaria, de que Lu-
zuriaga planteara dicho "verdadero concept (le la publicidad", en 1843 lo
encontramos en la antiqusima institucin alemana del auflassnn, que segn
Oliver y Steller (pg. 86 del tomo 1" de su obra "Exposicin Fundamental y
Sistemtica de la Ley Hipotecaria", ed. 1896), "significa lo mismo que agresin,
emisin, apoderamiento, abandon del podero, del dominion o de la posesin de
una cosa que nos pertenece": y eso es lo que sucede con ese sistema establecido
por nuestra Ley Hipotecaria, y decimos esto porque no tenemos ms que leer









ASUNTOS GENERALES


las disposiciones de la Ley Hipotecaria vigente, en sus arts. 1P, 2o nmero 2, 16,
17, 19, 20 nmeros 1 y 2, 21 nmero 2, 29, 105 (para que puedan existir las con-
secuencias de este precepto es necesario que la finca gravada est inscripta,
segn el art. 20, y asimismo la hipoteca que se constitute), 120 (173 y 174 del
Reglamento Hipotecario), 144, 145, 146 nmero 2, 151, 152 nmero 1, 159, 161,
163, 164, 169 nmeros 1 y 2, 172, 173, 174, 190 nmero 6, 197 nmero 2, 201
nmero 1, 208, 217 (hipoteca legal preferente), todo el ttulo IX, 347, 348, 349,
389 (345 de su Reglamento), 393 nmeros 1, 3 y 6; 394, 396 nmero 2 y tam-
bin el 397; todas cstas disposiciones de la vigente Ley Hipotecaria estn indi-
cando lo que hemos d cho, que la Ley quiere que la inscripcin sea voluntaria,
pues limita la estabilidad de los derechos que la inscripcin establece, a la con-
dicin absolute de que estn inscriptos; viene la Ley a sostener que ella ampara
nicamente a los que hian inscripto, pues no otra cosa viene a decir la disposi-
cin del art. 283 de la Ley Hipotecaria cuando da preferencia para reclamar un
derecho a la certificacin del Registro de la Propiedad, porque, como sostiene
Luis Garca Guijarro, en su obra "Bases del Derecho Inmobiliario", edi. 1911,
en la propiedad se basa "la solidez y seguridad del dominio inmobiliario...";
y eso slo se consigue con lo que ha querido la Ley Hipotecaria, que la inscrip-
cin sea obligatoria; es por lo que, como sostiene el autor citado, "la propie-
dad como nocin puramente econmica (recurdese la teora de Nussbaun)
constitute la relacin del hombre con la naturaleza, para aplicarla a la satis-
faccin de sus neccsciades; pero que, siendo stas de un ser moral y libre, se
traduce aqulla en un derecho, consistiendo el de propiedad de un conjunto de
condiciones necesarias para el nacimiento, subsistencia y desarrollo de esa rela-
cin"; y ese nacimiento, subsistencia y desarrollo no es possible obtenerlo ms
que con la inscripcin obligatoria, pues la vigente Ley Hipotecaria, con ese sis-
tema de "eclecticismo doctrinal", que quera la inscripcin obligatoria, como lo
justifican todas las disposiciones legales citadas, no quiso desatender en absolute
las doctrinas que desde 1804 imperan y que tuvieron acogida en muchas dispo-
siciones del Cdigo de Napolen y las doctrinas francamente individualistas de
entonces, donde el fac'or econmico de la propiedad no se tena en cuenta, y ese
dualismo haba de trar como inmediata secuela lo que llamaba Ihering "un sis-
lema de egosmo disciplinado".
Nosotros recordaiccs, y an lo vemros en muchos casos del Registro, dos
hechos ocurridos en la provincia de Santa Clara, uno en Rodas, otro en la misma
ciudad de Santa Clara; all un individuo que haba heredado varias parcelas
de terreno vendi una misma parcela varias veces, porque como la inscripcin
es voluntaria, a pesar de que siempre los Notarios, por prescripcin legal, ad-
vierten a los otorgantes que en el trmino de 30 das deben liquidar dicha escri-
tura en la Zona Fiscal y si no lo hacen incurren en various recargos (nosotros
hemos visto escrituras que ban pagado por es s recargos, intereses morosos, ms
de lo que han pagado Dor los derechos reales) y dlespulis al Registro de la Propie-
dad, pagan los derecl]os fiscales y o'ardan las evcritura',, y muchos se encuen-
tran que alguien "se le adelant", y erando l vino a inscribir.... o quiso
inscribir, se encentr que, conforme al art. 20 de la Ley Hipotecaria y sus otras
disposiciones, l no puede inscribir, tiene mua escritura... pero nada ms;
desde luego no puede decirse que l no tiene lo oue ha comprado, pero necesita
seguir un pleito para obtener la nulidad de esa inscripcin y si acaso una que-
rella criminal... por estafa. o eal](quier otra cesa. eso en el caso que no "lo coja
el tercero", entonces. adems de la disposicin general del art. 17 de la Ley
Hipotecaria, nos encleontramos lo dispue(to en los arts. 33 v 34 de la misma, con
la excepcin teniendo en cuenta el problenia de la prescripeion hipotecaria dis-
tinta a la prescricin comn; y todo eso se evitara hacienda la inscripcin
obligatoria, para lo qne sl51o bastara que los Notarios en vez del "advirtase"
digan que "la parte adquirente del derecho a que se contrae la escritura tendr
que inscribir la misun.- en un trmino que empezari a contarse desde el instant
mismo en que se aboinen los dere.hes fiscales, y en todo case a los 30 das de








ASUNTOS GENERALS


otorgase la misma"; estando asimismo obligado a presentar en el Registro co-
rrespondiente el testimonio de dicha escritura inmediatamente que se lo entre-
gue el Notario, devolvindoselo para acudir al pago de los derechos reales o
fiscales, y as como all por cada da que pase de los 30 en que hay que presen-
tarlo incurren en "recargos e intereses de demora", as por cada da que dejen
de inscribirlas a partir de esos 30 das debern pagar un tanto por ciento en
concept de demora que cobrar el Registrador conjuntamente con la inscrip-
cin, debiendo hacerlo constar en la nota que se ponga en el ttulo; el otro caso
sucedido en Santa Clara es ms terminante en pro (le nuestra opinion: se trataba
de una hipoteca sobre una propiedad; se hizo una hipoteca de alguna importan-
cia y, despus de pagarse los derechos reales, el interesado, o sea el hipotecario,
guard la escritura en su casa, pues como la inscripcin es voluntaria, no lcna
ningn inters en llevarla al Registro; pero pasado agfn tiempo una tercera
persona se interest en comprar la finca hipotecada mas libre de gravamen, y el
hipotecante, "hacindose el olvidado", nada dijo pero fue al Registro y sac
una certificacin de "dominio y gravmenes", mas como esa hipoteca no estaba
"inscripta" porque la inscripcin es voluntaria, el Registrador "certific" que
"no apareca en el Registro ningn gravamen"; la operacin iba a hacerse
pero... incidentalmente el hipotecario se enter y llev "su escritura" al Re-
gistro, hizo presentarla, pidi recibo en que constaba la h'ora, y cuando "el otro"
lleg con "su escritura" se encontr con "la de hipoteca" presentada, y cuando
indag le advirtieron "que como no la haban llevado al Registro no constaba
en l, y que si no anda tan ligero se hubiera presentado e inscripto la otra y l
hubiera tenido que seguir un pleito de mayor euanta para cobrar su hipoteca."
Una vez se nos present en el Registro de Pinar del Ro una escritura de
hipoteca en la que se daban los linderos correspondientes y se cumplan todos
los requisitos que marca la Ley Hipotecaria. pero nio e pudo inscribir, porque
"como la inscripcin es voluntaria", el dueo no tuvo la voluntad de inscri-
birla; cuando se hizo la escritura, el hipotecario se conform ceon la descripcin
que se daba de la finca hipotecada, que probablemnente constaba de la escritura
"que no se inscribi porque la inscripcin es voluntaria", y aunque nosotros,
en cumplimiento de la Ley Hipotecaria, le indicamos que poda tomar anota-
cin de suspension y conminar al deudor a inscribir para que l pudiera inscri-
bir su hipoteca, nos contest que no, "que l no estaba dispuesto a realizar los
gastos que podra ocasionar esa reclamaid'n, ya que el deudor no haba inscripto
porque la inscripcin era voluntaria, y que no crea que el deudor tNviera mala
f"; poco despus, y siempre sin inscribir la finca hipotecada, parece que lo-
graron convencer a otro y le vendieron la hipoteca en las mismas condiciones, y
por el mismo fundamento se la negamos; le hicimos la misma observacin v nos
contest lo mismo; algn tiempo despus no s como como convencieron a otro
y se nos present con la escritura en las mismas condiciones, pues la finca hipo-
tecada no se haba inscripto, al menos nosotros no la inscribimos, y no sabemos
lo que pas, pues nosotros vinimos a Giines. Muchos casos pudiramos citar
de hechos conocidos por nosotros en 26 aos de Registrador de la Propiedad,
donde entramos por oposicin; pero con los apuntados basta, pues tendramos
que extendernos demasiado; ellcs son bastantes para justificar nuestra tesis en
pro de que la inscripcin sea obligatoria y no voluntaria.
Fijmonos en que no decimos voluntaria o forzoa, sino obligatoria, pues
creemos que el trmino forzosa, que generalmente se emplea, es inadecuado, dada
la ndole del concept del derecho de propiedad que liemos expresado pues el
trmino "forzosa" presupone, como dice el Diccionario Enciclopdico Hispano-
Americano, un adjetivo nominal que equivale a violcntamente; si es antepuesto
al juego de damas result una violencia del jueao; si se antepone al genrico
"hombre" para determinar sus condiciones fsicas, es correspondiente a un
"hombre forzudo y violento; y si se antepone al genrico Derecho que es el
que ahora tratamos, es violentt, contra razn y dereeho"; de ah que nosotros
pensemos, en contra de lo expuesto por Fernando Campuzano y Horma en su









ASUNTOS GENERALS


obra dicha, edi, 1931, que no es un trmino adecuado a las inscripciones el de
"forzosas", porque es, trmino, como hemos dicho, presupone el "hecho de la
violencia", y eso es contrario al ms rudimentario concept de libertad indivi-
dual y a la nocin del derecho que hemos dado, de conformidad con casi todos
los tratadistas de Derecho, antiguos y modernos; no, el concept de la palabra
"forzosa" parcenos inadecuada, a no ser que se emplee para tratar de justi-
ficar la "voluntariedad de la inscripcin"; sta, indudablemente, no crea el
derecho, pero es su garanta, las consecuencias jurdicas del derecho creado por
una conve ,c n particular, vertida en un ttulo notarial, por el reconocimiento
de ese derc1i,. creado por nna resolucin judicial; en suma, la inscripcin no
puede considerarse como el vnculo creador del Derecho, pero s "la toma de
razn del derecho que ese ttulo, o esa resolucin judicial represent para su-
perior garanta del Derecho mismo y jurdico desenvolvimiento del principio
centenido en el art. 1 admirablemente desenvuelto en la obra de M. Martnez Escobar, Presidente de
la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo titulada "Obligaciones y Contratos",
ed. 1938; por eso hemos sostenido que en vez de esa palabra debe ser la de obli-
gatoria, que viene del latn obligaamentum, siendo aqul un adjetivo nominativo
de ste, equivalent a obligaciones; y como en el caso de una inscripcin obliga-
toria es un adjetivo genrico determinativo de una cualidad de dicho adjetivo,
nos encontramos que es lo que obliga a cumplirse o a ejecutarse, concept ge-
neral que desenvuelven muy acertadamente el gran estadista espaol J. M.
Quintana, o Balines, en Filosofa. Como vemos, pues, a la luz de los principios
que antes hemos expuesto sobre la propiedad, podemos decir con Federico Ba-
rrachina y Pastor en sus comentarios a la Ley Hipotecaria. ed. 1910, que "la
inscripcin registral no reza con el derecho de propiedad. sino solamente a su
organizacin jurdica, externa, tendiente a robustecer el derecho de propiedad
de "buena f", rodendolo de prerrogativas y defense". La Ley Hipotecaria,
como hemos visto, reglamenta y organize la propiedad bajo los imperativos ju-
rdicos de los principi.s de publicidad y de especialidad, ponindose, dice dicho
autor, la inscripcin obligatoria dentro del derecho externo de la propiedad, sin
que signifiquemos que el Estado pueda prohibir las trasmisiones que se realizan
respect de bienes no inscriptos, antes bien deber tolerarlas, intern no transcu-
rriese el plazo fijado, que hemos sealado, segn nuestra opinin, "para darle
acceso en el Reristro por medio de toda la anmplitutd y facilidad reclamnada, er
asunto que. tanto interest al rgimen hipotecario". Dos artculos primordiales
de nuestra Ley Hipotearia, que hemos citado, el 389 y el 393. nos llevan como
por rales a la inscripcin obligatoria. "pues el principio de voluntariedad
que descuella en nuesira Ley Hipotecaria, siquiera en principio, es contrario
en cierto modo al principio de sustantividad de la inscripcin ya que es mo-
tivo para que al dominio le falte la certidumbre necesaria, y se retraiga en mu-
chos casos, la contrata,.in pblica.
Tal es nuestra ma;nera de pensar. que en todo tiempo y an en nuestra
misma Ley Hipotecaria, encontramos los cimientos fundamentals de la ins-
cripcin obligatoria, y,- que, como dice Barrachina y Pastor, esa voluntariedad
s'-o descuella en nuestra legislacin hipotecaria, como princinio espreo decimos,
pues como hemos visto, en la historic hipotecaria desde el 43 y en la misma
"Exposicin de Motivos" a la Ley de 1861, nos encontramos que, al consagrar
en la inscripcin el principio de publicidad, as como el de esvecialidad, se est
tambin consagrando el principio de la inscripcin obligatoria.
DR. CARLOS MONTORO.
) o (-
LETRA MUERTA
Una de las conquistas ms preciadas del Poder Jndicial, quizs la nica,
con motivo del rgimen establecido en Cuba a partir del derrocamiento del Pre-








ASUNTOS GENERALS


sidente Machado, fu, sin duda, la relative independencia concedida al mismo
al atribuir a la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo completada con dos
Magistrados del propio Tribunal, la facultad de nombrar, ascender, trasladar y
separar, con exclusion de los comprendidos en las tres primeras categoras, a los
funcionarios de la Administracin de Justicia, facultad o atribucin expresa-
mente conferida a ese organismo en el inciso 59 del art. 84 de la Ley Constitucio-
nal de la Repblica de fecha 11 de Junio de 1935, publicada en la Gaceta Ofi-
cial del siguiente da. Pero, desgraciadamente para el Poder Judicial, ese pre-
cepto constitutional ha pasado a ser casi letra muerta, pues en virtud de innu-
merables leyes dictadas desde que la Repblica volvi a su status legal en el ao
1936, con el resurgimiento del ritmo normal de los Poderes Legislativo y Ejecu-
tivo, esa facultad de nombrar o ascender correspondiente a la expresada Sala,
ha sido reducida a su ms mnima expresin al condicionarse los nombramientos
y ascensos a la concurrencia de determinadas circunstancias, ajenas, en la ma-
yora de los casos, a la obligacin que el propio precepto impone de "tener en
cuenta la antigedad, capacidad y mritos de los que se designed".
No se nos oculta la necesidad o la conveniencia de que se legisle en forma
adecuada para establecer, con carcter general, las bases que han de servir de
fundamento a la precisa determinacin de lo que ha de entenderse por antige-
dad, capacidad y mritos, a los fines de que la Sala encargada de nombrar se
ajuste a esos principios generals o postulados que la legislacin seale, evi-
tando as gestiones personales que el Supremo ha tenido a bien prohibir y brin-
dando con ello a cada funcionario la oportunidad de saber, de antemano, cuando
ha de llegar su turno. Pero ello es bien distinto a lo que en la prctica est
resultando con la adopcin de leyes casusticas a las que slo falta, como dira
un distinguido e ilustre compaero digno de mejor suerte, el retrato de los bene-
ficiados con sus disposiciones; manera sta de legislar que provoca, como es de
todos conocido, rozamientos lastimosos entire los Poderes del Estado y hasta dis-
crepancias en el seno de la misma Sala encargada de cumplir los preceptos le-
gales.
Esas leyes, con las que se pretend premier la labor de distinguidos com-
paeros o reparar injusticias o errors cometidos en virtud de reorganizaciones
judiciales acordadas y realizadas por Gobiernos transitorios, traen, por lo gene-
ral, aparejadas, injusticias para otros tambin dignos y merecedores de la pro-
teccin y el amparo de medidas legislativas. Hace algunos meses tuvimos la
oportunidad de ocuparnos de la pretericin de que fueron vctimas los Jueces
Municipales de 34 clase al privrseles, por la deficiente redaccin de la Ley
creadora de la Sala 54 de lo Criminal de la Audiencia de la Habana. del derecho
de solicitar su traslado a plazas vacantes de la misma categora, dndose con ello
el caso, recientemente sucedido, de que sean designados para codiciados lugares
cercanos a la capital de la Repblica, opositores aprobados cuya calificacin fu
muy inferior a la obtenida por anullos que inaresaron hace algunos aos por
haber demostrado superior capacidad en buera lid, nombrndoseles para las en-
tonces vacantes plazas en apartados lug'ares de Oriente, Camagey y las Villas
y que esperaban confiados su oportunidad para conse'uir, fundados en su con-
dicin de ms antiguos, el ansiado cambio de lugar para meiorar de situacin
y que los beneficiados de ahora nasaran a ocupar los puestos que dejaran para
adquirir desde ellos la experiencia y los mritos one el citado precepto constitu-
cional require para obtener, en su da, igual recompensa.
La Direccin del REPERTORIO JUDICIAL se ocup (lde comentar la Ley de 5 de
Enero de 1938 (Gaceta del da 6 del propio mes) sobre ascensos a las primeras
vacantes de las categoras comprendidas entire la 9, y la 44 (ambas inclusive).
cuyas disposiciones tenemos entendido que han sido cumplidas en cuanto a la
7*. 84 y 94, faltando ahora hacer lo mismo en la 4a, 54 y 6a; pero esa Lev ha
sido obstrucionada en pleno vigor, a nuestro modesto inicio, por la muv reciente
de 9 de Septiembre de 1938. nublicada en la Gacrta Oficial de! da 14 del propio
mes, y en la que se dispone el ascenso, cuando vacare algn cargo en un Distrito









ASUNTOS GENERALS


Judicial, del funcionario del mismo que haya tenido en cualquiera de las reorga-
nizaciones efectuadas igual categora en propiedad que la de la vacant a cubrir,
derogando expresamente cuantas Leyes se opongan al cumplimiento de lo dis-
puesto en la misma, entire las que se encuentra, sin duda, la antes citada de 5 de
Enero de 1938 y que solo ha sido parcialmente cumplida. Esa Ley, que trata de
reparar injusticias cometidas o errors sufridos al rebajar de categora a fun-
cionarios meritsimos, comete a su vez la injusticia o incide en el error de no
conceder igual derecho a los que han ocupado cargos superiores por ascenso nor-
mal antes de las reorganizaciones revolucionarias, ya que exige precisamente que
el cargo superior se haya tenido en virtud de tales reorganizaciones, sin que
acertemos a comprender el por qu de esa sutil distincin.
Otra Ley que entraa una injusta pretericin es la tambin reciente de 8
de Septiembre de 1938, Gaceta del 12 del propio mes, que dispone el reingreso en
el Poder Judicial de los opositores aprobados en las Oposiciones del ao 1920,
con la concurrencia de determinadas circunstancias particulares, y que fueron
separados sin expediente previo, olvidndose por complete de los opositores del
ao 1919, entire los que figuran algunos que tienen igual o mejor derecho por
razn de antigedad y que fueron igualmente separados sin el cumplimiento de
aquel requisito.
Hemos visto, pues. como toda esa legislacin, an prescindiendo de la adop-
tada para cubrir cargos de nueva creacin, que es la ms abundante y donde el
inters particular predomina, circunscribe a lmites muy estrechos la facultad
de nombrar y ascender que la Constitucin reserve al organismo mximo del
Poder Judicial, y ojal que nuestra Carta Fundamental definitive, ahora en
proyecto, encuentre sabiamente la norma a seguir para evitar que nuevamente
se convierta en letra muerta el precepto que consagra la independencia del
Poder Judicial.
EDUARDO CUTI Y ALVAREZ.


DE LAS NULIDADES JURIDICAS

Es de elemental conocimiento jurdico el prrafo 1 del art. 49 del Cdigo
Civil, que contiene el principio bsico y ms amplio de la nulidad jurdica, al
ordenar que "son nulos los actos ejecutados contra lo dispuesto en la Ley".
Este principio bsico y amplio, per se, solo y aislado no tiene aplicacin, y
por ello toda controversial sobre nulidad jurdica tiene que ser desenvuelta rela-
cionando ese precepto con los actos, o lo que es lo mismo de todo acto en su ms
amplia acepcin, y, l, y con otros fundamentos jurdicos o de derecho.
Esa frase los actors envuelve tal amplitud que se extiende lo mismo al con-
trato, que es un acto entire los otorgantes, que al testamento, que es el acto por
el cual una persona dispone la distribucin de sus bienes; que a una providencia,
que es el acto por el cual un Juez provee; que a una sentencia, que es el acto
por el que se dicta un fallo; por ello las controversial sobre nulidad son tan nu-
merosas, segn se ve en la propia jurisprudencia.
Por ello, dicho art. 49 del Cdigo Civil aparece en el Ttulo Preliminar,
bajo el rubro De las Leyes, de sus efectos y de las Reglas genera.les para su apli-
caci.n.
El present trabajo lo limitamos a controvertir sobre la tesis siguiente: El
acto de una subasta judicial de un inmueble en que se omiti el requisito de
publicar los edictos en los peridicos; sin que el deudor ejecutado hubiera recu-
rrido el provedo en que se orden, es nulo o n?
Opinamos que es nulo el acto de tal subasta.
DEMOSTRACIN.-La subasta o venta judicial de bienes inmuebles (y tam-
bin de los dems bienes) es el desenvolvimiento de un process de actos o actua-
ciones jurdicas por virtud de los cuales la autoridad judicial ofrece al pblico








ASUNTOS GENERALS


la oportunidad de adquirirlos diferencindose esencialmente del acto que en-
gendra la venta direct a persona determinada o privada, en que, en sta, no se
ofrece al pblico.
Esa oferta al pblico, se ordena en el art. 1493 de la Ley de Enjuiciamiento
Civil se haga por medio de edictos, insertndose forzosamente en la Prensa y
debiendo fijarse en la tablilla del Juzgado, lo que es potestativo cuando se trate
de bienes inmuebles o alhajas de gran valor.
El principio filosfico jurdico en que descansa el derecho a adquirir en
pblica subasta nace del acto csencial de su publicidad, de la cual depend la
asistencia de los postores o compradores, que en su concurrencia eleven el pre-
cio de la venta, con lo cual se beneficia el deudor y el propio Estado que per-
cibe ms derechos fiscales cuanto ms alto es el precio.
Negar pues que la omisin del acto de la publicacin de los edictos en la
Prensa que es hoy el mejor medio de publicidad, no anula el acto, es negar uno
de los postulados de nuestra civilizacin. Lo demuestra la propia existencia de
la Revista para la que escribimos estas lneas.
Si se admite que una subasta puede ser vlida porque el ejecutado consinti
el provedo en que se orden la misma, sin que se ordenara la publicacin de la
misma en la Prensa o peridicos, llevando hasta su extremo esa interpretaci5n,
tendramos que admitir que si el actor pidiera y el Juez ordenara que slo se
fijaran edictos en la tablilla del Juzgado la subasta sera vlida, lo cual ira
contra el principio axiomtico de derecho, segn el cual toda interpretacin
jurdica que, aplicada en su mxima extension conduzca al absurdo, tiene que
ser desechada.
En una subasta al pblico resultan perjudicados y despojados todos los
ciudadanos que por la falta de publicidad quedaron privados del derecho de
asistir a la subasta.
De aceptar la tesis contraria, tendramos el supuesto de que un acreedor y
un deudor podran ponerse de acuerdo para pedir aqul la subasta sin la publi-
cidad legal, consentir ste el provedo y quedaran as burlados otros acreedores,
a lo cual nos llevara en su ms extrema extension la tesis contraria.
Hemos odo argumentar que el rematador no debe perjudicarse por vicios
que a l no le son imputables, y ello nos parece errneo. Cuando se ordena la
celebracin de una subasta se ponen a disposicin de los posibles postores los
autos y los ttulos. Con que objeto se les brinda que examine los autos? El
nico objeto es que puedan ver y examiner el procedimiento y con el fin de que
comprueben si en el procedimiento se han llenado los requisitos legales, y si por
descuido no lo hacen, y si hecho aquel examen result que la subasta adolece de
vicios en su procedimiento, se abstengan de concurrir a la misma. Y no es admi-
sible que por negligencia o por ignorancia del derecho aleguen que esas nvi-
dades no le perjudiquen; al extremo que si resultare del mismo ttilo (los ante-
cedentes de la subasta) esos actos o liecos que la invalidan, tambin al tercero
perjudicara la accin de nulidad.
Por otra parte la providencia que omite ordenar se publique la subasta, aun-
que no la interpele el deudor, no constitute cosa juzgada, pues lo omitido o no
resuelto y ordenado no puede decirse que se ha consentido en que no se haga.
Si el actor hubiera pedido que se hiciera la publicacidn en los peri(dicos y
el Juez hubiera decretado no hab]r l ar a que se realizara dicha publicacin,
entonces podra decirse que se allan a la resoluci(i si no la interpelab,. y en-
tonces podra ser admitida tal vez la tesis contraria, sin perjuicio de que. alTu1
en este caso, podra pedir la nulidad y adems que. al notarla el Juez o Tribu-
nal, debe de declararla, por cuanto deben de hacerlo siempre (le oficio, por ser
la Ley procesal de orden pblico y en este caso porque la inl'raccu'in despoja de
su derecho al inters pblico, que tiene derecho a asistir a las subastas. y al
erario pblico por la merma de sus derechos fiscales.

Da. GERARDO MOR.









ASUNTOS GENERALS

COMENTARIOS

Nadie habr olvidaho el acuerdo de la Sala de Gobierno del Tribunal Su-
prenmo relacionado con ,1 cuniplimiento de cierta ley que creaba determinados
vena la facultad consti'ncional de la misma de hacker los nombramientos, ma-
yora que luego se redu-io a minioria y que La vuelto a ser mayora en relacin
con otras leyes posteriors, que no se han luiplido por idnticas causes.
Tampoco se habr ilvidado que el Ejecutivo al votar el Congreso la le<
creando en el Juzgado \Municipal de Santa Clara el careo de Juez Municipal
tercer suplente. vet esa ley por la consideracin txinal (le que en ela se lis-
pona que fuese nombraco el Juez por e& Ejecutivo y no por la Sala de Gobierno
del Tribunal Supremo, :-egun dispone el arl. S4 de la Ley ('onstitucional. En
la pgina 223 de la seccin Asuntos Gene rales do esla revista, aos 1938. esti
consionada la noticia, y en la Gaceta Oficial. el Mensaje Presidencial.
Pues bien. segn podir verse en este umiero, en la sec(in TLeyes y Decretos,
el Ejecutivo acaba de sancionar la Ley dp 27 de Enero. por la que se crea el
Partido Judicial de Alt( Sso'go y en la qle se dispoine que "el Eiecutivo queda
facultado para nombrai, conform a las leyes viLentes. a los funcionarios y
dems empleados suball nros correspl)ondiees al Juzado que se crea por la
present Ley." ; Quo l'\ es vigentes serin esas que autorizan al Ejecutivo a sien-
brar funcionarios judiciales? Nosotros no las ,r'noesos y los que nos lean tan-
poco.
El Ejecutivo ha suspendido el cunmplimiento de esa Ley hlasta que el Tesoro
permit hacer frente a ,se .,asto.
Veremos como, en su da. se resuelve ese lo en perspective.
En el nmero de Noviembre de 19:38 y desde estos Com le.ntarios, llamamos
la atencin acerca de un:i resolucin de la Secretara dle Hacienda. en la que te-
niendo en cuenta. as d jo. lo resuelto posr el Tribunal Suprem.o, las sosiedades
annimas no tenan qu( a-ereditar su hissrie.is s en el Revistro de Compailas
Annimas al ejercitar a cin administrativa alimas: v digimos que esa noticia
publicada en la prensa liaria podra sririnar perjuicios a los que se atuvieran
a la misma al compares, r en el Tribunal Supremn. prm'e si bien lIs Sala M de 1)
Civil haba declarado qe la inscripein no era d1 apreditarse el Tribunal Pleno
v la Sala de lo Contencioso Administralivo exi en con todo rigor se acredite esa
inscrincin.
Pues bien, el Presid-nte de la Repblia,. a virtud de recurso del Registrador
de la Seccin 2k del Re.-istro Central sle Conpafiias. lha revocado y dejado sin
efecto la resolucin del Secretario di Hlacienda que tal cosa declar.
#* Con motive de 1 aplicacin de la Ley de Amnista de 21 de Diciembre
de 1938. se ha puesto de manifesto que han ,irsulado nmeros de la Gacela que
contiene esa Ley. con -mio de sus artculos redlactao en trminos diferentes,
y no se ha dado una explicacin official. inserta en la Gaeta., de cul es el texto
del artculo que est de acuerdo con la Ley votada y sancionada.
Al fin nuestros ialicinios desgraciadamente se han cumplido. Se quela
la Audiencia sin su ani;l L'o edificio. el que desaparecer' ara siemslre, pues a,
demolerse onedar el li: ",ar 's ors 'na convertido en iaMroe publico.
Cuando se comenz so demolicien nara en ese sitio levantar el Palacio le
Justicia. nos mostramos desconfiados. l] edificio no amenazaba ruina, y si all
sc le dejase, no se derr' mbara. Ya lo dijo claramente el Secretario de Obras
Pblicas no hace much
As pas cuando s muiso thrasladar la Administrasin de Corress del edi-
ficio oue ocupaba en (''Reil1v frente al mar. Fil da so le anuntal pornue
amenazaba ruina. Se t 'aslalaron las Vrbiciiuas v. !,is'tladi el propsito, se hi
desaparecer los maderos del apuntalamiento y volvi a ser ocupado y nada








ASUNTOS GENERALS


ocurri hasta que la piqueta demoledora lo hizo desaparecer muchos aos despus.
Ahora la Audiencia ha sido instalada en un edificio inadecuado, teniendo
que funcionar parte del Tribunal en horas de la maana y la otra en horas de
la tarde, cuando su antiguo gran local pudo ser reformado y embellecido sin gran
costo.
OAN.
)o(
LEYES Y DECRETOS

VALLAS ANUNCIADORAS, CARTELES, PASQUINES Y LETREROS
PROHIBIDOS: penalidades.--Decreto Presidencial 56 (Gaceta 16 Enero).-
En uso de las facultades de que estoy investido por la Ley Constitucional de la
Repblica y a propuesta del Secretario de Obras Pblicas, resuelvo:
Ampliar el plazo concedido a los dueos de las vallas anunciadoras, carteles,
pasquinas y letreros que no se a insten a lo dispuesto en el Decreto Presidencial
N9 2327 de 26 de Octubre de 1938, para su retirada, en los trminos siguientes:
(a) 30 das para los que estn situados en las Provincias de la Habana y
en la de Matanzas, hasta la Playa de Varadero.
(b) 60 das para los que estn situados en el resto de la Provincia de Ma-
tanzas y en las Provincias de Pinar del Ro y Santa Clara.
(c) 90 das para los que estn situados en las Provincias de Camagey y
Oriente.
Los anteriores plazos empezarn a contarse a partir de la promulgacin del
present Decreto en la Gaceta Oficial de la Repblica.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en La Habana, a los 15 das del mes
de Diciembre de 1938.-Federico Laredo, Presidente.-Enrique Ruiz Williams,
Secretario de Obras Pblicas.
PARTIDO JUDICIAL DE ALTO SONGO.-Ley (Gaceta 2 Febrero) (1).
-Artculo I.-Se crea un Partido Judicial en el Trmino Municipal de Alto
Songo, Provincia de Oriente, con un Juzgado de Primera Instancia e Instruc-
cin de 34 clase, a ms del Juzgado Municipal que hoy existe, con el personal y
dotacin aue al mismo correspond.
Art. II.-El Ejecutivo queda facultado nara nombrar conforme a las leyes
vigentes, a los funcionarios y dems empleados subalternos correspondientes al
Juzgado one se crea por la present Ley.
Art. III.-Se concede un crdito de $1.000, por una sola vez. para los gastos
de instalacin y del mobiliario necesario para el Juzgado de Primera Instancia
e Instruccin de 3a clase, que por esta Ley se crea.
Art. IV.-Las cantidades necesarias que se requieran para el pago del per-
sonal. material y alquiler que ocasione el cumplimiento de esta Ley, sern toma-
das de los fondos disponibles del Tesoro y no afectos a otras atenciones, hasta
que sean incluidas en el Presupuesto Fijo del Poder Judicial.
Art. V.-Quedan derogados cuantos preceptos, Decretos. Leaves o dems
disposiciones se oponian al cumplimiento de lo oue por esta Ley se dispone.
Art. TV.-Esta Ley comenzar a regir desde su publicacin en la Gaceta
Official de la Repblica.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en La Habana, a 27 de Enero de 1939.
-Federico Laredo.-Augusto ..7,7rita,;. Secretario de Justicia.
------)o(
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

COMUNICACION.-El Decano del Colegio de Abogados, dirigi al Pre-
sidente de la Repblica, la siguiente comunicacin:
(1) Por D. P. 199 de 30 de Enero de 1939, se han suspendido los efectos 'de esta
Ley hasta tanto el estado del Tesoro permit sufragar sus gastos,









ASUNTOS GENERALS


"Habana, Enero 27 de 1939.-Sr. Federico Laredo Br, Honorable Presi-
dente de la Repblica, Palacio Presidencial, Ciudad.
Seor: En sesin celebrada en el da de ayer por la Junta de Gobierno de
este Colegio de Abogados se tom el acuerdo de dirigir a usted respetuosa comu-
nicacin expresiva de la satisfaccin con que esta Junta ha advertido los tr-
minos del Mensaje que se ha servido usted enviar al Congreso de la Repblica en
relacin con la liquidacin de la moratoria hipotecaria, por cuanto la tesis fun-
damental de su aludido mensaje conviene en su esencia con las ideas sostenidas
por esta Junta al respect de la necesidad de resolver el problema apuntado en
trminos tales que "se robustezca el crdito pblico para que la vida econmica
del pas adquiera mayor vigor, intensificndose el libre juego del mecanismo
tanto del capital como del trabajo human; y se liquiden los derechos de los
acreedores mediante relas de equidad, que. siendo humans, aparezcan plenas
de sentimiento jurdico".
Al dar cumplimiento al expresado acuerdo de esta Junta me complazco en
expresar a usted mis personales sentimientos de congratulacin por su comen-
tada actuacin, repitindome a sus ,rdenes con la mayor consideracin y respeto.
-Manuel Fernndez Supervielle, Decano.
----)o(

LIBROS Y REVISTAS

CONTRATOS DIVERSOS, POR EL DR. M'ANIEL MARTINEZ ESCOBAR.-Habana,
1939.-El Presidente de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo Dr. Martnez
Escobar, acaba de publicar este important libro, del cual nos ha dedicado un
ejemplar y que comprende los contratos de compraventa, permuta, opcin de
compra, cesin, arrendamiento, colonato, dep(sito, prstamo, transport, fleta-
mento, fianza, compro niso, transaccin. censos, capellanas. obras y servicios.
Consta de 58 captulos en los que aparecen. adems de las opinions autorizadas
del autor, extractos de la jurisprudencia sentada por Pl Tribunal Supremo res-
pecto de las materials desarrolladas en cada nno de ellos.
DERECHO PENAL CPIBANO, POR EL DR. ARMANDO M. RAGGI Y AGEO.-Habana,
1939.-Acaba de publicar el Juez de Instrnecin de Sancti Spritus este libro,
del que nos ha dedicado un ejemplar. De esla obra hace el ms cumplido elogio
el Dr. Jos A. Martnez, en el prlogo, enaudo dice: "Se present ahora otra
vez ante el pblico el Dr. Raggi con una obra de altos vuelos y de grande im-
portancia. Su propsito fu escribir solamente un libro explicando el sistema
de las contravenciones del nuevo C,digo de Defensa Social. Pero los insistentes
alientos que reciba, entire los cuales lengo yo alguna parte, le decidieron a
acometer la empresa ',rdua y difcil de comentar y explicar la totalidad del
Cdigo, siendo just reconocer que en este empeo, de envergadura extraordi-
naria, ha sabido el Dr Raggi. gracias a los conocimientos que sobre la material
posee, producer un libro que tendr un interns mximo entire nosotros con mo-
tivo de la entrada en vigor del Cdigo de Defensa Social, y que vendr a cons-
tituir un element de consult absolutamente indispensable nara la verdadera
inteligencia de todos los preceptos del mismo Cdigo, tanto para los que se de-
diquen a su studio en nuestro pas, como para aquellas otras personas que de-
dicadas a estas disciplines quieran conocer fuera de Cuba el texto de nuestra
legislacin vigente"; y cuyas lneas, adems, condensan la utilidad prctica del
libro, que consta de dos tomos con ms de 1.200 pginas. En cada caso, segn
el Dr. Raggi, expone la referencia doctrinal. "el enfoque del precepto desde la
base programtica normativa... para auxilio al lector... en el process inter-
pretativo del sentido, finalidad y alcance de cada precepto"; y seguidamente
el criterio del autor respect del articulado del Cdigo. Es un libro llamado a
lograr el xito ms lisonjero.
PROCEDIMIENTOS CIVILES ESPECIALES: PROCEDIMIENTO SUMARIO HIPOTECARIO,








ASUNTOS GENERALS


MORATORIAS Y COORDINACIN AZUCARERA, POR EL DR. EDIARDO R. NEZ Y NEZ.
-Habana, 1938.-El Dr. Nez, como apndice y complement de su Ley de
Enjuiciamiento Civil, acaba de publicar el tomo 19 de la obra as titulada y que
comnprender, segUn advertencia del autor inserta al comienzo del libro, todas
aquellas maircias que. siendo de procediimiento y cilas de carcter civil, no
figuran en la Ley de Enjuicianmiento Civil. Lo mismo que en la obra matriz, se
adicionan los artculos, con notas aelaratorias de su contenido, unas veces con-
feccionadas por el autor y otras reproduciendo trabajos notables sobre el mis-
mo; con la legislacin concordaute del artculo, y con la jurisprudencia del Tri-
bunal Supremo, y sentencias de la Audiencia de la Habana., desde la fecha de
la promulgacin de la Ley. hasta el 30 de Septiembre de 1938. Este tomo consta
de 511 pginas.
RECOPILACIN DE OPINTONES CON'1RA\RIAS A LA CONFISCACION DE LA PROPIEDAD.
-Habana, 1938.-La Asociacin Nacional Pro-restauracin del Crdito Cubano,
acaba de publicar un voluminoso folleto, contentivo de los trabajos ms impor-
tantes que se han produeido contra el proyecto llamado de Revalorizacim.n hipo-
teearia.
JIUCTOS Y OPINIONS IQUE .I'-STIFICAN LA LESIVIDAD DE LA LEY TARAFA.--Ha-
bana. 1939.-El Comit Pro-Derodacin de la Ley Tarafa, acaba de publicar este
folleto que contiene juicios y oniniones de funcionarios, abogados, hacendados.
colonos y obreros, respect de dicha Ley.
ESCRITO DE DESCARGO.---Habana. 1939.-Contiene este folleto dicho escrito
nresentado a la Sala de lo Criminal del Tribunal Sunremo por el Gobernador
Provincial de la Habana, Coronel Celestino Baizin y Lobo y documents acom-
paados, con motivo de la causa 8 de 1938.
PLAN DE RECONSTRUCCITN ECONMICO-SOCIAL (_2O edicin).-Habana, 1938.
-Este folleto contiene el plan trienal o de reconstruccin econmico social y
cuanto se ha escrito en relacin con el mismo.
REGLAMENTO PARA LA E.TECCTI)N DE LAS SANCIONES Y DE LAS MEDIDAS DE
SEGURIDAD PRIVATIVAS DE LIBERTAD.-Habana. 1938.-La Comnaa Editora de
Libros v Folletos acaba de inblicar este folleto contention de dicho Reglamento,
prownlaado por el Decreto 2103 (le 1938.
REVISTAS FXTRAN.JERAS.-HeIlos recibido: lrcit(i del (ole(tco d,, Abogados.
Buenos Aires. Rep6iblica Argentiia Noviembre-Diciembre Rvis'ta Unliversidad.
Bogot Colombia. Julio: TLo Tribnoales. Mxico D. F.. Diciembre: Gacela Ju-
dicial. Quito Ecuador. A r'osto: La Justicia. Mxico. D. F.. Diciembre; y La
Revista de Derecho, Jurisprudencia y Administracrin, Montevideo. Tru guay.
Enero.
OTRAS REVISTAs.-Tambin hemos recibido: Ruros. Enero- Polica Secreta
National, Enero: Tnforacidn Fiscal. Febrero: El JbTiiladro. Febrero: Revista
de la A.,oeiarim de d Viaiante.s dl Comercio. Enero- Divulcaricid Taquicirfica,
Enero. El iqln. Enero: La ,T.ris rrdenc'a al T)i. Diciembre: l?olctn Acireola,
Enero- v Snalud y Sanl1dacl. Enero. cle la HTabana Rcrista Jurdica. Noviembre-
Diciembre, de Bayamo; y Cspide,del Central Mereedita. Enero.
-) o (-

M ISCELANTEA

MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el anterior num'ro.
lha habido el signiente:
Ascensos.-Ha sido n'nlrado Magistrado de la \nAudiencia de la Habana.
el Dr. Alfredo E. llerrera y Estrada. iue era Juez de Instrcci.n de la lhabana.
Ocupaha en el escalafn de los de su cal'egora el nmero 5. Inizgres en la ca-
rrera en 18 de Octubre de 1916 cono .TJuez de Primera Instancia, Instruccin
y Correctional de Victoria (le las Tunas pasanIdo despuls a iguales (argos en
Gua ne y Bejucal. En 7 de Julio de 1919., ascendi a Juez de Primera Instan-









ASUNTOS GENERALES


cia de Canmagiiey, caigo que renunci en Mayo de 1920. Reingres en 22 de
Enero de 1923, comio Magistrado de Pinar del Ro, cesando en 11 de Mayo de
1934. Volvi a reingresar en 26 de Junio de 19836 como Magistrad. del propio
Tribunal, pasando uespus al Juzgado que ahora desempea a.
-lHa sido noimbrado Juez de Istlruecin de Sancti Sprilus el Dr. Ar-
imando M. Raggi y Ageo, que era Juez de jPrimiera Instancia e Instruccin de
Ciego de Avila. Ocupaba en el escalafn de los de su categora el nlintero 14.
Ingres en la carrera como Juez Municipal de Canmarones el 11 de Febrero de
1929. En 20 de Octuire de 1933 ascendio a Juez de Instruccin de Cienfuegos.
Despus fu Juez Miinicipal de Abreis y (le Isla de Pinos, pasando en 1935
al cargo que ahora d senipeaba.
Traslados.-lla s,do rasladado a peliciin al cargo de Juez de Instruccin
de .Matanzas, el D)r. 1 omns Permote y 1 lerrevo, que era Juez de Ihistrueci.n del
Sur de Santiago de Cuba.
-Tambin fu trasladado a peticin el Dr. Arturo llevia y Daz, Magis-
trado de la Audiencia de Camagey, al cargo de Juez de Instruccin de la
Habana.
Ingreso.-lla sidt nombiado Juez Municipal de Canipechuela, el Dr. Nico-
ls Menndez y Mor' no, opositor aprobado.
Reingreso.-lla sido tnombr'ado Juez Municipal de Placetas, el Dr. Jos J.
Prez y Valds Peia ver. que era excedente.
Jueces Municipales primeros suplentes.-llan sido 11no0,ibrados los seores
Joaqun Artigas. tde Minas; Emilio de Armas, de unaos; Daniel Iznaga, dle
Cabagn; y Cecilio I'abr. de Yareyal.
Jueces Municipales segundo suplentes.-llan sido nomnbrados los seores
Francisco Martnez, de Guamacaro; Dr. Armiando Trelles, de Santa Cruz del
Norte; Dr. Ignacio Vzquez, de Mntua; y )Dr. Alberto de la Torre, de Ca-
baiguin.
Permuta,--Ia si lo aprobada la coincerlada por los Dres. Mareelino Biosea
y Oscar del Pino. Ju ces Municipales segmulo suplentes ,ie ('iego de Avila y
Santa Cruz del Sur, respectivamiente.
Ratificacin.-E1 Dr. liernardo del Junco. Teniele Fiseal lde la Aidien-
cia de Santa Clara. h11 sido ratificado por i aios.
Renuncias.- lan sido aetptadas las preseniadas por los Sres. Luis ()livera,
Juez Municipal 2. supleutt je de Las Pozas; l)r. (arlos de la ( induaa v de la
Gndara, Juez Municipal de Campeehuela ; Arturo M1ont, primer supltente de
(Giina de Miranda; Manuel Batista, 2-' suplente de lguari; Dr. Rafael Mr-
quez, '2' suplente del Sur de (iamagiiy; Dr. Mareelino Biosi a. 2" suplenle d(
'ta Cruz del Sur; Dr. Manuel Li'monta. 2' suplente del Norte de Santiago de
Cuba; Armando Tapi i. prier su!en' de An.\ra's; y Meinalri, Morales. primer
suplente de Piln.
Jubilacin.-lla ,.ido jubilado el Dr. Pedro Pefia v de lrancisco.. ex-Abo-
gado Fiscal de la Au iencia de Oriente, con un retito dnual de $1,01- ;
-Ha sido jubilaldo forzosanmente el Sr. Juan Mtederos v Roger. Alguacil
de la Audiencia de llabana, con un retire manual de $382.05.
Causas, 'expedientes, etc.-Se ha .iniciado causi contra un Secretario del
Juzgado de Primera Instancia versacin de $5,000.
Radicacin.- a Sala de lo (Contenioso Administrativo y de Leyes Espe-
ciales del Tribunal Supremo radic los siguientes asuntos durante el ao 1938:
Recursos de casacin y apelacin en 10o onten dentes del trabajo 46; Penlsiones civiles 105: Retiro ferroviario 45; Inteligen-
cia obrera 96; C'omisi, n Nacional de Transportes 1: Pensionis 6;Milita Con
sejo Central Servicios Pblicos 8: Retiros Lev 28 de Agosto de 193(. 1; Recur-
sos electorales 225; Quejas 4.-Total 1,062 asuntos.
La Sala de lo Criminal radic los siguientes: Reeursos de casacin 74-6;








ASUNTOS GENERALES


Competencias 40; Quejas 76; Cuestiones prejudiciales 1,975; Causas contra
aforados 8; y Habeas Corpus 1.-Total 2,848 asuntos.
La Sala de lo Civil radie5 los siguientes: Recursos de casacin 333; Com-
petencias 21; Quejas 71; Coordinacin Azucarera 35; Retiros Martimos 28;
Responsabilidad civil 1; Revisin 1.-Total 490 asuntos.
Varias noticias.-Prosiguen las obras del Palacio de Justicia de Santiago
de Cuba. La ceremonia de la primera paletada de concrete en los cimientos
tuvo efecto recientemente, asistiendo al acto las autoridades judiciales, civiles
y militares.
-El Fiscal de Partido de Coln, Dr. Antonio Garca y Prieto, fu victima
de un accident automovilista, resultando herido.
-Contina efectundose en la Audiencia de Santa Clara la series de
conferencias iniciada por su Presidente el Dr. Alberto Crdova. La ltima
pro.nunciada correspondi al Dr. Antero Alvarez. asistiendo a ella el Secretario
de Justicia.
-Ha sido inaugurada en el Palacio de Justicia de Santa Clara, ana ofi-
cina de correos y telgrafos, por iniciativa del Presidente de la Audiencia,
Dr. Alberto Crdova.
-Ei Fiscal de la Audiencia de la llabana la pedido 2 afos de prisin
para el individuo que agredi e hiri al Secretario del Juzgado Municipal de
Santiago de las Vegas.
-El Secretario de Sanidad lha concedido un trmino breve al propietario
de la casa de los Juzgados en esta capital, para reparar el edificio.
-El ex-Secretario del Juzgado Correceional de la Seccin 2", Fernando
Gigato, fu condenado a u.n ao de prisin y multa de $150 por infidelidad
en la custodia de documents.
-El Decano del Colegio de Abogados. Dr. Manuel Fernndez Supervielle
y los Jueces suplentes Dres. Juan Rodrguez Cadavid, Urbano Godoy y Luis
Arango. solicitaron del Presidente de la Repblica sean puestas en vigor las
leyes concediendo crditos para el pago de haberes de los Jueces suplentes de
la Repblica.
-La Secretara de Obras Pblicas ha informado ta la Adninistracin Mu-
nicipal de Alacranes que el Reglamento para uso y conservacin de Carrete-
ras se encuentra en vigor en lo que respect a aquellos artculos que no han
sido modificados por el Decreto-Ley 800, ni por el Cdigo de Defensa Social.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-lan
sido designados para integrar esta Comisin durante el present ao, los doc-
tores Eduardo Rodrguez y Sigler. President; Delio Silva, suplente; y Voca-
les, Adalberto Ruiz y Gabriel Vandama y suplentes, Cayetano Socarrs y Ral
Trelles.
-La Comisin acord liquidar el mes de Enero a los jubilados y pensio-
nistas, con el 60 por 100 de sus acreencias.
-La Comisin tuvo en Diciembre los siguientes ingresos: Saldo anterior,
$11,156.91; mnultas correccionales, $4,938 50; descuentos, $11,263.04; Registros
Civiles, $10.620.39; fianzas. $700; sobrantes, $681.94; multas testigos y peri-
tos, $39.60; licencias, $23.50: ingresos y reingresos, $8; correcciones, $5.88.-
Total, $39,437.76.
Y los siguientes egresos: jubilaciones y pensions, $27,873.67; personal, $205;
material, $15.60; devoluciones. $3.95; saldo. $11,339.54.-Total, $39,437.76.
FALLECIMIENTOS.-Han fallecido: el Dr. Felipe Salazar y Veranes,
abogado de Santiago de Cuba; el Sr. Mariano Vivaneo y Martnez, Auxiliar
de la Audiencia de la Habana; y el Dr. Juan Antiga y Escobar, abogado y
Ministry Plenipotenciario de Cuba en Francia y Suiza.
-Tambin ha fallecido el Ledo. Salvador Xiqus y Snchez, Juez Muni-
cipal del Oeste de Cienfuegos. El Ledo. Xiqus ingres en la carrera por opo-
sicirn como Juez Municipal de Alacranes en 5 de Noviembre de 1919, pasando








ASUNTOS GENERALS


despus con igual cargo a Pinar del Ro y Gines. Ascendi en 1925 a Juez
de Instruccin de Pinar del Ro, y pas luego al Correccional de esa Ciudad,
al Juzgado de Primera instancia e Instruccin de G(ines, quedando ims tarde
slo de Primera Instancia de ese Partido, aceptndosele la renuncia en 30 de
Septiembre de 1933. Reingres como Juez Municipal de San Cristbal en 19'34
y ascendiendo en 1938 1l cargo que ahora desempeaba. Naci en 27 de Abril
de 1868.
COMPRAMOS.-Clecciones de REPERTORIO JUDICIAL del ao 1928 y las
pagamos a OCHO PESOS cada una. Tambin nmeros sueltos de ese ao a 70
CENTAVOS y de Enero de 1929, a PESO.-Calle 28, entire 54 y 7Q Avenidas,
Reparto Miramar.-Tel'ono F. O. 1344.
COLECCIONES.-Disponemos de colecciones completes de REPERTORIO JU-
DICIAL, o sea de 1925 a 1937 inclusive. Pueden adquirirse a plazos.-Dirigirse al
Administrador de esta revista.
INCONSTITUCIONALIDAD.-E1l Tribunal Supremo en Pleno, por sen-
tencia 47, de 28 de Octi bre de 1938, ha declarado inconstitucional el art. XLI
de la Ley de 14 de Febrri-o de 1938 y se anula en cuanto su afecto retroactive,
en cuyo sentido nica,iiunte no deber volverse a aplicar.
ALREDEDOR DEL CODIGO DE DEFENSE SOCIAL.-El art. 465 c)
dispone que tambin se impondr la sancin establecida en el artculo ante-
rior al funcionario pblico que consignase en un document autorizado en el
ejercicio de las funciones propias de su cargo, hechos, datos, antecedentes o
declaraciones que no s( ajusten a la verdad. etc. Y el artculo anterior, o
sea el 364, dice que las personas jurdicas responsables de cualquiera de los
delitos comprendidos en el present Captulo, incurrirn en una sancin de
clausura de .5 a .6 meses y imulta de 100 a 5,000 pesos. El error de cita parece
evidence y que donde dice "artculo anterior" debe leerse "letra anterior",
pues al funcionario no se le puede clausurar.
-La Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo, resolviendo cuestin de
competencia entire el Juzgado Correccional de Matanzas y la Comisin Nacio-
nal de Transporte sobre interpretacin y aplicacin del Decreto-Ley 800 de
1936. ha declarado que son competentes para conocer del Decreto-Ley ludido
sobre infracciones cometidas por los choferes en las enales se le impongan mul-
tas, los Juzgados Corre,,cionales, ya que el ('(digo de Defensa Social no ha
derogado el Decreto-Ley tantas veces dicho.
CODIGO DE DEFENSA SOCIAL: arts. 258 y 259.-La Sala de lo Cri-
minal del Tribunal Supremo. por auto 33 (le 11 de Febrero (le 1939, resolvien-
do cuestin de competencia, ha declarado lo siguiente:
Considerando: que este Tribunal por su auto nmero 313 de 1 de Diciem-
bre de 1938 (1), interpretando la 2o de las Disposiciones Suplementarias del
Cdigo de Defensa Social, declar que, tratndose de delitos, los Jueces Co-
rreccionales pueden imponer a su arbitrio hasta 6 meses de privacin de liber-
tad o multas de 180 cuotas, pero no ambas sanciones por no estar expresamente
autorizados para ello, como lo estn cuando se trata de las contravenciones,
segn expresamente lo ;nutoriza el art. 579 del propio Cdigo; por lo que no
eran competentes para conocer de los delitos en los que pudieran ser aplicadas
dichas sanciones, conjurtamente.
Considera.ndo: que la anterior interpretacin est de acuerdo con el cri-
terio legal mantenido durante 38 aos en que ha regido la Orden 213 de 1900,
en cuanto a la facultad concedida a los Jueces Correccionales por el art. 48
de la ,misma, segn el cual podan imponer penas de enearcelamiento que no
excedieran de 6 meses o de multa que no excedieran de $500 alternativamente,
y la de prisin en defecto del pago de la nmulta, pero no ambas penas, y an
(1) Vase en la pginn 32 de la seccin de "'Asuntos Generales", alio 1939.









ASUNTOS GENERALS


se les retir la facultad de conmutar la de arrest por la de inulta por la
Orden Ny 17 de 1901; por lo que es de estimarse que si el legislator quiso
a.mpliar la facultad de los Jueces para imponer ambas sanciones conjunta-
mnente, debi consignarlo expresamente, conmo lo efectu en el art. 579, en
cuanto a las contravenciones, respect de las euales taimpoco auntorizaba el
art. 47 de la Orden 213 de 1900 que se inmpusiera a la vez la pena de arrest
y la de multa; y, por el co.ntrario, es de apreciar que no quera amipliarla,
cuando en la Relacin con que fu6 presentado el Libro 2Q del nuevo Cdigo
exprea el Poneante, en el apartado 11P de la Divisin de Ttulos, lo siguiente:
"La sancin de mudla se aplica con frecuencia, ya en conjuncin con las me-
didas de privacin de libertar, ya con independencia de stas y simpre c for-
na, disyuntiva en lodos los d ('orrce,'io,(.l<, cuyo numiero animenta en razonables proporciones, disminuyn-
dose de esta lanerla la intitil congestin de las Audiencias y de los Juzgados de
Instruccidn causada por la radio a cin de innumerables sumarios, en los cuales
el helo imlputado, atendida su nalurileza. entidad y circunstancias, es mis
propio de la conipelencia de la jurisdiccin correctional."
Consideranldo: qne la apuntada omiisin lia dado lugar a que muchos de los
delitos conlenidos en el laibro 21 del Cdigo de' l. i., Social que han sido ma-
teria propia ile la competencia de los J.ugados ('orreccionales hasta ahora, y
otros que deben serlo por su entidad y la uinita de las sanciones aplicables,
pasen al conocinoiento de las Audiencias, con muinil'iista desviacin de la volun-
tad del legislator, por no resuilar aesa concorde con la regla seialada para de-
terminar la competiencia de aqullohs ci la 1 isposicin Suplementaria citada; lo
cual no shlo ocasiona difiuliahdes cn lai adhinistracin de la justicia, sino que
desnaturaliza la Correccional en s, rapidez y el'i iacia, y prolonga necesariamen-
le por la mayor duracin del process, la prisinu provisional de los acusados por
delitos de pequea importancia, quienes por li) general careen de relursos para
prestar fianzas, cuyo minimum es de $10()0.
Considerando: que la necesidad de rer('l'()riar la tantas veces cilada Dispo-
siciMn ha sido tomada en cnsidera.iin por la Conmisin (Con'sultiva, nombrada
de acuerdo con la Disposicin adicional lransitoria del rel'erido (:dligo. la cual
recomienda al Gobierno que se suprima la referencia a la pena de interdiccin
por ni. ser imponible en ningn de'lito de la comnpetencia de los Jueces Corree-
ionales. !(ie se mantenga la ,de los lmismos para Coilocer de los delitos en los
que le medida de la sancin establecida no exceda de 6 lmeses de privacin de
libertad o de 180 eiotas, o de 6i meses de suspension o de 30l das de clausura, y
que se limited la cuanta de la multa a la suma de $500, y no aclara ni precisa
qno puedan ser aplicadas ids de dichas saniones conjuntamente.
Considerando: que teniendo en uenila los antecedentes expuestos, la conve-
niencia de mantener en vigor la t cnica del nuevo C6digo, sin alterar los fines
del process criminal, y las conveniencias generals de la Administracin de
Justicia, en tanto no se produzea luna legislacin adjetiva que sustiltuya la que
la quedado vigente en material correctional, es procedente, coino 1i vienen ha-
eiendo algunos Jueces de esta elase, interpreter. cmn alguna mayor amuplitud,
la 2a Disposici6n de referencia, en el sentido de que pueden conoceir (le los de-
litos sancionados con privaci.n de liberty( o de stie.rro que ino exceda (le i Imeses
o mulla l>'que i)no excela de 180 deolas, o suslensii)n que no 1x0.exveda de 6 meses,
o dei 30 das de vclasura, sin Verjuicio de qlue, si en el nimnento de juzgarlo.
estiman que por la. entidad del delit( cometidM deban serle aplicadas dos de
dichas saniitones conjuntamente, se inhiban (de conoiimiento del asuntol en lavor
del Tribunal eorrespondienle.
Considerandko: que en virtud de lo expuestm), procede declaral'r que el (coOt-
cimiento del hecho a que se refieren estas diligencias, correspond al Juez Co-
rreccional de Matanzas.- Sres. .iano, Duial, Tabia lodrigue: (/ Chaves (Po-
nenlc).












REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

I NSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripcin annual, $ 7.00 Nmero suelto. .. $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00


AO XV. HABANA, MARZO DE 1939 NU M. 3



OBSERVACIONES AL CODIGO DE DEFENSE SOCIAL

Los arts. del 42 al 44 estn dedicados a las circunstancias modificativas de
la responsabilidad criminal de las personas jurdicas, expresando qu circuns-
tancias atenuantes y agravantes se apreciarn en relacin con ellas; y el art. 45,
comprendido en el mismo Captulo, trata de la responsabilidad individual en
que hubieran incurrido los autores materials de los 'hechos sancionables y dis-
poniendo que para graduar esa responsabilidad se est a lo que el Cdigo esta-
blece en relacin con las personas naturales.
Al tratar en este artculo de la responsabilidad criminal de las personas
jurdicas, que sin duda alguna, es una de las ms importantes innovaciones in-
troducidas por el Cdigo de Defensa Social, nos vemos obligados a volver un poco
hacia atrs y estudiar nuevamente los arts. 15 y 16 del Cdigo, enclavados en la
Seccin que trata "Del Imperio de la Ley de Defensa 'Social en cuanto a las
personas". Dicen as lis expresados artculos:
"Art. 15.-Las disposiciones de est Cdigo se aplican:
A) A las; personas naturales.
B) A las personas jurdicas, ya radicadas en Cuba o en el extranjero, cuando el delito
en este ltimo caso haya sido cometfido en Cuba o cuando habindose cometido en el extran-
jero produzca, sus efectos ,n Cuba.
Art 16.-Las personas jurdicas podrn ser consideradas eriminalmente responsables
en los casos determinados en este Cdigo, o en leyes especiales por razn de las infrac-
ciones cometidas dentro de la. propia esfera de accin de dichas personas jurdicas,
cuando sean llevadas a cbo por su representaciin, o por acuerdo de sus asociados, sin
perjuicio de la responsab lidad individual en que hubieren incurrido los autores de los
hechos punibles".
Nos parecen esos artculos muy necesarios; era preciso que viniese una dis-
posicin a penar o sanionar a las personas jurdicas, que hasta ahora, en mu-
chos casos, realizaban una series de operaciones francamente delictuosas, sin que
pudieran ser objeto de sanciones, por falta de la correspondiente ley represiva.
Pero reflexionando acerca de la responsabilidad criminal de las personas jur-
dicas, tal como se halla establecida en nuestro Cdigo, nos parece que han de
presentarse numerosos inconvenientes para exigir esa responsabilidad criminal.
Veamos, ante todo. quines son las personas jurdicas. El art. 35 del C-
digo Civil determine quines son las personas jurdi(as y dice:
"Son personas jurdicas:
1.-Las corporaciones, asociaciones y fundaciones de inters pblico reconocidas por
la ley. Su personalidad empieza desde el instant mismo en que, con arreglo a derecho,
hubiesen quedado vlidamente constituidas.
2.-Las asociaciones de inters particular, sean civiles, mercantiles o industriales, a
las que la ley conceda personalidad propia, independiente de cada uno de los asoiiados.









ASUNTOS GENERALS


Adems de las sealadas hay que incluir las personas jurdicas reguladas
por el Decreto de 13 de Junio de 1888, que comprende las asociaciones para
fines religiosos, polticos, cientficos, artsticos, benficos y de recreo, etc., que
no tengan por nico objeto el lucro o la ganancia; y los gremios, cooperatives
de produccin, sociedades de socorros mutuos, etc., etc.
Son personas jurdicas, pues, los Municipios y los Ayuntamientos; las Pro-
vincias, y los Consejos Provinciales; el Estado y numerosos organismos admi-
nistrativos, dependientes de ste, que tienen personalidad y vida propia, como la
Casa de Beneficencia y Maternidad, la Caja de Resarcimientos, creada por el
Cdigo de Defensa Social, etc.
Y ahora preguntamos, ser possible que el Cdigo de Defensa Social haya
querido, deliberada y conscientemente, que un Ayuntamiento, por ejemplo, pueda
ser juzgado por un Juez o Tribunal y que stos puedan imponerle 30 dal de
clausura, o una pena de multa?
Aunque en algunos casos y desde muchos puntos de vista, pudiera esta
media ser considerada muy plausible, la verdad es que no podemos concebirla
en nuestra organizacin poltica y administrative y nos resistimos a career que
ello pueda suceder, tratndose como se trata de una Corporacin de inters p-
blico, cuyas atribuciones estn determinadas en la Constitucin de la Repblica
y sus funciones ms ampliamente regladas en la Ley Orgnica de los Municipios.
Pero la realidad es que tal como estn redactados los artculos del Cdigo de
Defense Social, referentes a la responsabilidad criminal de las personas jurdi-
cas, sin excepcin alguna, parece que se ha querido disponer, y aunque no se
haya querido, parece que se ha dispuesto, que aun las personas jurdicas de
inters pblico puedan ser juzgadas y sancionadas, como cualquier otra persona,
por los jueces y Tribunales de la Nacin.
Son o n personas jurdicas el Estado, las Provincias y los Municipios?
Hacen alguna excepcin los arts. 15 y 16 o algn otro del Cdigo en relacin
con esas personas jurdicas?
No pueden hoy da los Ayuntamientos y los Consejos Provinciales u otros
organismos administrativos cometer delitos?
Hemos visto en el art. 44 del Cdigo Penal espaol de 1928, que la res-
ponsabilidad criminal por los delitos o faltas es individual; pero cuando los in-
dividuos que constituyan una entidad o persona jurdica, o former parte de una
sociedad o corporacin o empresa de cualquier clase, cometieren algn delito,
en trmino que result cometido a nombre y bajo el amparo de la representacin
social o en beneficio de la misma entidad, los Tribunales, podrn decretar en la
sentencia la suspension de las funciones de la entidad 'o persona jurdica, sociedad,
corporacin o empresa, o su disolucin o supresin segn proceda; pero hace la
salvedad el mismo artculo, de que esa facultad no podr ejercitarse sobre orga-
nismos administrativos del Estado respect a los cuales el Tribunal se limitar
a dar cuenta al Ministro que corresponda.
Y adems, hemos recibido muy recientemente el nmero del mes de Enero
de la Revista Penal de la Habana, en la que aparece un trabajo, muy interesante,
sobre la responsabilidad criminal de las personas jurdicas, por Pedro Silva Fer-
nndez, Miembro de la Comisin redactora del Cdigo Penal chileno de 1938,
en el que se inserta el art. 93 del Proyecto del mencionado Cdigo, cuyo primer
prrafo dice as:
"'Art. 93.-La responsabilidad penal se extiende a las personas jurdicas "'de derecho
privado" en los casos especialmente previstos por la. Ley, siempre que la infraccin se
haya cometido dentro del territorio jurisdiccional de la Repblica por personas o por or-
ganismos cuyos actos o acuerdos obliguen a la entidad jurdica, y sin perjuicio de la res-
ponsabilidad individual que pueda afectar a los que participan en la infraccin como
autores o cmplices".
Y comenta el distinguido articulista que "el art. 93 extiende la responsa-
bilidad penal a las "personas jurdicas de derecho privado", formula compren-









ASUNTOS GENERALS


siva de las que persiguen como de las que no persiguen fines de lucro, pero que
excluye a contrario sensu a las personas jurdicas de derecho pblico".
Como en nuestro Cdigo de Defensa Social no liemos encontrado la salve-
dad del art. 44 del Cdigo ,spaftol de 1928, ni la distincin entire personas jur-
dicas de derecho privado y de derecho pblico, que hace el art. 93 del Proyecto
del Cdigo Penal Chileno, anteriormente transcripts, nos aumenca ello las dudas
que tenemos y que hemos ,xpuesto, acerca de los problems que pudieran pre-
sentarse en relacin con la responsabilidad criminal de las personas jurdicas,
aceptada en forma tan amplia por nuestra novsima legislacin penal.
Considerando desde otros puntos de vista la responsabilidad criminal de las
personas jurdicas, tal como ha sido establecida en los arts. 15 y 16 del Cdigo
de Defense Social, tambi, nos hacen pensar dichos artculos y otros que en
seguida sefialaremos, en la posibilidad de que en presencia de "los mismos he-
chos" se produzcan sentencias contradictorias, porque en numerosos casos hemos
advertido que no estn su:etas a la misma jurisdiccin, al mismo Tribunal, las
personas fsicas y las personas jurdicas. Tal ocurre, por ejemplo, en los arts. 265,
270, 289, 290, 364, 381, 397,, 464, 512 y 560. Consltense los expresados artculos
y los otros de las Secciones o Captulos donde estn situados y se ver como es
possible, que en presencia de los mismos hechos se dicten sentencias contradicto-
rias, ya que en todos ellos, unas veces las personas fsicas estn sometidas a la
jurisdiccin de las Audiencias y las personas jurdicas a la competencia de los
jueces correccionales, y en otros casos a la inversa. Pongamos por caso el art. 289,
que dice as:
"'Art. 289.-A la persona jurdica responsible de los delitos comprondidos en el
art. 286, se impondr una san..in de clausura de 5 a 30 dias".
Es decir, una person, jurdica formula, con nimo de lucro, demand in-
terlocutoria, fundndola en hechos manifiestamente falsos y compete el delito
sancionado en ese art. 289, del que tiene que conocer el Juez Correccional corres-
pondiente, a tenor de la 3' Disposicin Suplementaria del Cdigo; pero esa per-
sona jurdica est formada por distintas personas naturales que la gobiernan y
la rigen y que han acordado que aqulla realice el acto penado por la Ley.
Esas personas fsicas responden individualnente por los hechos punibles
en que hubiesen incurrido. de conformidad con lo dispuesto en los arts. 16 y 45
del Cdigo; y como en el caso del art. 286 seran juzgados por la Audiencia, en
razn de la cuanta de la sancin all establecida, es por lo que estimamos que
en un caso como el indica lo, y todos los sealados son iguales, pudiera ocurrir
que tratndose de "los mismos hechos", se produjesen, no obstante, sentencias
contradictorias, porque ambos Tribunales, la Audiencia y el Juez Correccional,
procederan con absolute independencia, aplicando cada uno su criterio y su
conciencia. Y expresamos esta creencia, porque las personas jurdicas, segn es
bien sabido, tienen vida y personalidad propia, independiente por complete de
las personas fsicas' que la integran o gobiernan; as es en el, derecho civil y
as ser ahora en el orden penal.
Estimamos que el mal, si lo hay, pudiera evitarse estableciendo la cuanta
de las sanciones de modo que el mismo Juez o Tribunal tenga competencia para
juzgar a la persona jurdi, a y a las fsicas, como acontece en el caso del art. 271
y algunos otros del C6digo.
Y ya que hemos mencionado los arts. 270 y 395, consignamos que nos ha pa-
recido advertir que ambos contienen disposiciones penales contrapuestas a otras
de la ley. Dice el 270:
"A las personas jurdica,; responsables de cualquiera de los delitos establecidos en el
present "Captulo", s- impandr una sancin d'' elausura de 5 das a 6 meses".
Y dice el 395:
"Las prsomas jurdicas responsables de cualquiera de los delitos comprendidos en
el present '"ttulo", sern s incionadas con clausura de 5 das a 6 meses".









ASUNTOS GENERALS


En ese Captulo y Ttulo estn situados los arts. 265 en el primero y 364
y 381 en el segundo, todos los cuales contienen disposiciones penales distintas;
y, en consecuencia, si una persona jurdica cometiese alguna de las infracciones
del art. 264, habra dos penas a imponer, la del 265 y la del 270; pero segura-
mente los Tribunales se decidiran por la ms benigna. Adems, siendo las per-
sonas jurdicas inmateriales y, slo el product de una ficcin, como se ha dicho,
cmo se les podr juzgar ? Podrn ser declaradas procesadas y sujetas al pro-
cedimiento? Qu apercibimientos, exigencias o apremios podrn emplearse con-
tra ellas ? Nada de esto se nos ha dicho todava, y estimamos que es preciso que
se dicten sin demora las reglas procesales necesarias para ajustar a ellas los
juicios orales o modo de exigir la responsabilidad criminal a las dichas perso-
nas jurdicas, que suponemos, desde luego, habra de ser por medio de las per-
sonas fsicas que las represented legalmente.
Y mientras no se dicten esas reglas especiales del procedimiento, ser for-
zoso aplicar acomodndolas en lo possible las generals prescritas actualmente
en las leyes del enjuiciamiento criminal y atenerse a la nica regla sobre com-
petencia, que contiene el Cdigo de Defensa Social en la 3< de las Disposiciones
Suplementarias, aludidas anteriormente, en virtud de la cual los Jueces Correc-
cionales, en los juicios que celebren por sus procedimientos propios, juzgarn a
todas las personas jurdicas que hayan cometido delitos para los cuales la me-
dida de la sancin no exceda de 30 das de clausura.
En el art. 48 que define el estado peligroso y seala los ndices de peligro-
sidad, observamos en los nHmeros 2"' y 3' del apartado (', que se atribuye al Juez
Correccional de la Cabecera del Partido, la competencia para determinar el
estado peligroso predelictivo. Creemos que al tomarse esas disposiciones se su-
fri un error consistent en estimarse que los Jueces Correccionales de la Ca-
becera del Partido, tienen ms categora y ms jurisdiccin que los de cabecera
de Trminos Municipales. Ello no es as. En primer trmino son muy pocos
los Partidos Judiciales en cuya cabecera radica un Juez Correccional, en la
mayora de los cuales slo existen los Jueces Municipales de 21 y 3' clase que
ejercen funciones de Jueces Correccionales y tienen exactamente la misma ju-
risdiccin en material civil y en material penal. Y en los Partidos Judiciales de
34 clase los Jueces Municipales, de cabecera de Trminos Municipales tienen
adems la misma categora. Los Jueces Municipales de Santiago de las Vegas, de
Surgidero de Bataban, de Quivicn y La Salud, tienen exactamente la misma
categora y la misma jurisdiccin que el Juez Municipal de Bejucal, cabecera
del Partido, y no obstante, sin que podamos advertir la razn de ello, es al
ltimo a quien se atribuye la competencia para determinar el estado peligroso
predelictivo en todo el Partido Judicial.
ARruno I. BOHORQUES.
-) o
EL ARREST DEL QUEBRADO Y EL CODIGO DE
DEFENSE SOCIAL

El Juzgado de Primera Instancia de Almendares, por auto de 3 de octu-
bre de 1938, declar en quiebra a un comerciante, decretando su arrest en
la casa del mismo "si diese fianza de crcel segura y en defecto de lda en la
crcel". Con la misma fecha libr exhorto al Juzgado de Primera Instancia de
Saneti Spritus para que cumpliera el auto. El juez de este 1ugar, en fec'ha
3 de noviembre, ya en vigor el Cdigo de Defensa Social, dict el provedo que,
en su parte pertinente, dice as: "emplase sin perjuicio (le esta jurisdicciun,
lo que se interest, sin que sea de acordarse el arrest del quebrado, en ninguna
de las formas en que se interest (ni en la crcel, ni en su casa, mediante la
prestacin de fianza), ni a requerirlo, por tanto, de fianza, a virtud de lo dis-
puesto en el art. 53 del Cdigo de Defensa Social".









ASUNTOS GENERALS


Puesta en conocimiento del exhortante la resolucin del exhortado aqul,
en 24 de noviembre, insisted en el cumplimiento de lo pedido, en la siguiente
forma: "En auxilio de la Administracin de Justicia le libro el present para
que proceda a practicar las diligencias encomendadas por exhorto del 3 de
octubre, reiterando el arrest del quebrado, porque si bien el Cdigo de De-
fensa Social, en el apartado D del art. 53, prohibe imponer sanciones de pri-
vacin de libertad a tribunales que no sean de lo criminal tambin el arrest
del quebrado, que determija el art. 1044 del Cdigo de Comercio antiguo, no
supone una sancin y' s simplemente una media de garanta, en el juicio uni-
versal de quiebra, por lo q ue no puede considerarse infringido el referido C-
digo de Defensa, ya que teniendo la diligencia el carcter de media precauto-
ria no es de confundirse con la prisin previa a que alude el precepto de orden
pblico sin que contenga (ste, en sus disposiciones transitorias, clusula dero-
gatoria al criterio expuesto".
El Juzgado de Sancli Spritus, por providencia (le 8 de diciembre de
1938, resisti, con los sigui.ntes fundamentos: "si bien el precepto del art. 295
de la Ley de Trmites dispone que los jueces exhortados acuerden el cumpli-
miento doe todo exhorto, s, no se perjudicare ;un propia competencia, es claro
que ello est subordinado, adems de la restriccin que explcitamente procla-
ma, a la otra que por su evidencia, no necesita consignarse; es decir, a que lo
pedido no contrare a lo Cispuesto en las leyes y como, para este tribunal, lo
llamado por el exhortante media de .qarantia o precautoria, implicada en el
precepto del art. 1044 del obsoleto Cdigo de Comercio de 1829, no es otra
cosa que una sancin de privacin de libertad, porque no al nombre sino a la
naturaleza y efectos de h s actos jurdicos ha de atenderse para calificarlos
no cabe duda alguna. al m< nos a tenor del art. 151 del Cdigo de Defensa Social,
que toda privacin de libe tad, por tribunales de la Repblica, constitute una
sancin sin que pueda hoy (derogado el art. 23 del Cdigo Penal de 1870 y sin
vigor la jurisprudencia concordante al precepto)', estimarse que el arrest no
constituya sancin, por lo tue se ve impedido este Juzgado a dar cumplimiento
a lo pedido, ya que la diligencia encomendada, a juicio de este tribunal, en-
traa la violacin de normas de orden pblico y el quebrantamiento de pre-
ceptos consignados en el novsimo Cdigo de Defensa Social".
Habiendo dirigido la oueja correspondiente a la Audiencia de Santa Clara,
superior jerrquico del exhortado, su Sala de lo Civil, por auto de 22 de di-
ciembre de 1938. resolvi le esta mainera: "( onsiderando: Que por los fun-
damentos expuestos, por c1 juez exhortante, procede ordenar al de Primera
Instancia de Sancti Spri nus que proceda a decretar el arrest del quebrado
en su casa, si diere fianza de crcel segura y en su defecto sufrir ese arrest
en la crcel, para lo cual damos comisin para que pueda calificar y admitir
la fianza, si la presta, y ecj caso contrario library mandamiento al Alcaide de la
crcel de esa ciudad".
Das despus de conocido el criterio de la Sala de lo Civil de la Audiencia
de Santa Clara llega a nm.,stras manos un auto. de fecha 24 de noviembre de
1938, dictado en Sala de 7 Magistrados, por la Audiencia de Oriente, que con-
signa los siguientes razon mientos jurdicos: "Considerando: Que el apremio
personal por el no pago de las costas impuestas, como litigante temerario y de
mala fe, aun suponiendo q te no tenga el carcter que a las sanciones en general
da el Cdigo de Defensa S ,cial y daba a las penas el Cdigo Penal ya derogado,
es indiscutiblemente una w edida de privacin de libertad y, por ende, no puede
imponerla ningn tribunal civil por estar reservada, nica y exclusivamente, a
los de lo criminal". En otro considerando dice: "por tanto, si el legislator ha
sustrado de la esfera civil todo lo referente a privacin de libertad sobre cuyo
particular es preciso y terminate el prrafo D del inciso 49 del art. 53 del
Cdigo de Defensa Social, en relacin con el inciso B de la 41 de las disposicio-
nes suplementarias del ni sma cuerpo legal, result incuestionable que a este









ASUNTOS GENERALS


precepto es al que hay que atemperarse". Ms adelante aade la citada Au-
diencia: "el Cdigo ha dicho precisamente que la privacin de libertad slo
pueden imponerla los tribunales de lo criminal, por lo cual el tribunal de lo
civil carece de facultad para imponer sanciones de privacin de libertad, sin
que constituya argument el que la Audiencia de la Habana haya declarado
que el apremio personal dispuesto por la Orden 3 de ,1901 no tenga el carcter
de pena, sino el de correccin disciplinaria, pues tal declaracin ha de estimarse
a los dems efectos que toda pena supone, tales como antecedentes penales y
de otro orden; pero esa declaracin no quita a dicho apremio personal su natu-
raleza de media de privacin de libertad, que por disposicin del nuevo C-
digo slo la imponen los tribunales de lo criminal". Terminando con estos argu-
mentos: "no imponindose por los tribunales civiles medidas de privacin de
libertad ms que en casos excepcionales como son, precisamente, el del apremio
personal por el no pago de las costas a los litigantes temerarios y el de arrest
al quebrado, la disposicin prohibitive del precepto que analizamos, el art. 53,
si no tuviera aplicacin prctica en estos casos, vendra a constituir un precepto
carente de toda efectividad, de hecho ilusorio, sin ningn fin prctico, y no es
possible suponer que se dicte una disposicin en esas condiciones".
Trae el citado auto un voto particular que tiene, entire otros, el siguiente
considerando: "que de prosperar la tesis contraria a la sustentada en este voto
particular, ciertamente que nuestro ordenamiento jurdico-civil sufrira radical
transformacin, no querida por el legislator del Cdigo de Defensa Social (1)
y as sin virtualidad quedara la disposicin del art. 1044 del Cdigo de Co-
mercio antiguo, que obliga al Juez de lo civil a disponer el arrest del que-
brado, en su casa, sino diere en el acto fianza de crcel segura, y en defecto de
darla en la crcel, precepto que no puede considerarse ni tcita ni expresamente
derogado y arrest que es precisamente un juez del orden civil quien lo ordena
y que aunque se le califique de prisin preventive st gneris es realmente una
privacin de libertad".
Nosotros estimamos que el problema del ttulo, circunscripto a si debe cum-
plirse hoy, por los tribunales de lo civil, el precepto del art. 1044 del obsoleto
Cdigo de Comercio de 1829, tiene su franca solucin en el texto literal de
various artculos del Cdigo de Defensa Social. No hay que agotar los ,modos
de interpretacin que diera a la hermenutica el genio de Savigny; ni lgica,
ni histrica ni sistemtica, basta la interpretacin literal.
El precepto del art. 1044 del Cdigo de Comercio de 1829 dispone que al
declararse en quiebra un comerciante se decrete su arrest, su arrest siempre.
En su casa, si diere fianza; en la crcel, si no la diera. Esa locucin significa
y no hay ergotismo ni sutileza dialetica que pueda negarlo. significa, repetimos,
la privacin inexcusable de la libertad del quebrado. Ya lo dice, con bastante
claridad, el autor del voto particular que acabamos de transcribir. arresto que,
aunque se le califique de prisin preventive, es realmente una privacin de
libertad".
El Cdigo de Defensa Social dice: "Art. 51.-En cuanto a las personas
naturales las sanciones imponibles son: arrest. Art. 53.-Solamente los jueces
y tribunales de lo criminal podrn imponer sanciones de privacin de libertad.
Disposiciones suplementarias del Cdigo. Cuarta (b). Se declaran tcitamente
derogadas todas las dems leyes, decretos-leyes, decretos, ordenanzas o regla-
mentos que en alguna forma contradigan o se opongan a lo dispuesto en el
present Cdigo"''.
Derogados, pues, los preceptos que se opongan al Cdigo de Defensa So-
cial y recurriendo a la forma tpica del raciocinio deductivo, que diera hace
veinticuatro siglos a la ciencia del pensamiento el insigne maestro de Estagira,
queda demostrado, con el rigor del silogismo, la verdad de cuanto sostenemos.
El argument capital del juzgado exhortante, para decretar el arrest del
(1) Nos parece muy aventurada esta afirmacin,









AUNTOS GENERALUB


quebrado, es el siguiente: "el arrest que determine el artculo 1044 del C-
digo de Comercio no supone una sancin y s simplemente una media de
garanta, en el juicio universal de quiebra, sin que pueda considerarse infrin-
gido el Cdigo de Def-nsa Social, porque teniendo la diligencia el carcter de
media precautoria no es dable confundirla con la prisin previa".
El tribunal consabido dice que el arrest no supone sancin, sino media
de garanta en el juicio universal de quiebra.
Pronto se ve como, con esas palabras, se desborda el campo de la polmica
cientfica para penetrar en el de los caprichos subjetivos o juicios muy par-
ticulares.
Pero, aun aceptando, gratia arguendi, que fuera media de garanta, lo
que no podemos aceptar, ni acepta seriamente ningn maestro, es que esa
media se tome para f1 juicio de quiebra. No, es media de garanta para el
process criminal futuro como afirma el buen sentido jurdico y corrobora la
opinion de todos los tratadistas. Es media de garanta, para el process cri-
minal, tomada por el juez de ]o civil, y ordenada cn el Cdigo de 1829, cuando
existan tribunales de comercio que podan inclusive imponer penas de reclusin,
en la quiebra de tercera clase, y que podan alzar el arrest cuando, llegado el
moment de la calificacin, se declarase que la quiebra corresponda a la primera
o segunda clase. (1) Se ve claro, en el sistema del Cdigo; en un caso el juez
de lo civil alza el arrest, en otro condena a reclusin, en otro pone al reo a dis-
posicin del tribunal de lo criminal. (2)
Es evidence entonmes, de acuerdo con el orden sistemtico y el criterio del
Cdigo, que el juez de lo civil ordena el arrest para asegurarle el quebrado a
los jueces de lo crimin il, en su caso. Eso 'hoy no se permit y para evitarlo se
alza, como barrera inf'anqueable e imponente, el precepto del art. 53, porque
hoy slo los jueces de lo criminal pueden decretar el arrest de una persona.
El Cdigo de Defensa Social dice que entire las sanciones de privacin de li-
bertad est el arrest y que ningn otro tribunal, que no sean los de lo criminal,
puede imponer esa sancin. Luego, ningn tribunal del orden civil puede decre-
tar arrests, a la luz de la interpretacin literal y aplicando la ley con el rigor
del siglo. El que el arrest suponga o n sancin y que constituya simplemente
(con various aos de crcel), nmedida de garanta es cosa que escapa al mbito de
la crtica que nos liemos propuesto realizar.
Pero, nos parece que el legislator cubano quiso prescindir de esa media de
garanta, en cuanto al process criminal respect, porque muy expresa y clara-
mente lo prohibit y en el artculo 540, prrafo segundo (b) dijo, copiando el
896 del Cdigo de Comercio; "en ningn caso, ni a instancia de parte, ni de ofi-
cio, se proceder por los delitos de quiebra sin que antes el tribunal de lo civil
haya hecho la declaracin de quiebra y la de haber mritos bastantes para
la formacin de causa". No se ve, al estudiar sistemticamente los preceptos
de los arts. 49, 50, 51, 53, disposicin suplementaria citada y ese 540 que el autor
del Cdigo de Defensa contempl el problema de la quiebra punible y quitando
al juez de lo civil, en aquel trmite de la declaracin, la potestad de decretar el
arrest del quebrado lleg a cerrar la va criminal, hasta tanto no hubiera la
(1) El art. 1143 del C. -.1... de Comercio antiguo dice: "si el tribunal juzgare que la
quiebra corresponde a la primera o segunda clase, mandar poner en libertad al quebrado
en el caso de hallarse todava det(nido y si la calificare de tercera clase, le impondr unja
pena correccional de reclusin que no bajar de 2 meses, ni exceder de un ao. El que-
brado, como los sndicos, podrn interponer apelacin de esta providencia, y se les admi-
tir en ambos efectos, ejecuttndose no obstante en cuanto a la libertad del quebrado, si
en ella se hubiese decretado." La citada pena la imponan los tribunales especiales de
comercio, en su caso, crealos por el art. 1178 del Cdigo de 1829. Por el art. 1114 cuando
hubiere mritos para calificar la quiebra de fraudulent, o de alzamiento, deba inhibirse
el tribunal de comercio y remitir el expediente a la jurisdiccin ordinaria.
(2) Las Leyes 1a y .': del Ttulo 32, Libro XI de la Novsima Recopilacin y arts. 758,
759, 761 hasta el 764 del 'digo Penal de 1822, constituan el ordenamiento jurdico-penal
vigente.









ASUNTOS GENERALS


declaratoria de mritos bastantes para la formacin de causa criminal? No era
ese arrest del quebrado, en la anterior legislacin, una prisin preventive del
sujeto que haba de ser luego, en su caso, perseguido por violacin de los pre-
ceptos correspondientes del Cdigo Penal? Y cmo se va a decretar ese arrest,
por el juez civil, si el legislator penal contemporneo no permit que se proceda,
por el delito de quiebra, hasta tanto el juez civil declare que hay mritos bastan-
tes para la formacin de causa, es decir, hasta tanto se llegue al trmite de los
arts. 895 del vigente Cdigo de Comercio y 1384 de la Ley de Enjuiciamiento?
Ya se ve rodar maltrecho el principio de contradiccin al decretarse un arrest
para asegurar al presunto reo de un delito, que no puede en tal momento per-
seguirse. Tamao criterio recuerda el que en derecho poltico sustentara el
inolvidable Cardenal de Richelien, quien ejecutaba antes de ordenar la inves-
tigacin. (1)
Aqu no se puede former causa y sin embargo se decreta el arrest de un
hombre por una causa criminal, que no se sabe si se llegar a incoar.
Y que se decreta el arrest, a los efectos de la responsabilidad criminal, lo
atestiguan, adems de los expuestos arguments, los ms eminentes tratadistas
del Derecho Mercantil. As Blanco Constans dice: "Aun cuando la quiebra no
es en s un delito, de ella puede alguna vez originarse y, tanto por esta razn,
cuanto porque es indispensable la presencia del quebrado para que d explica-
ciones de su conduct y poner en claro sus negocios, la ley establece que el juez,
en el acto de declarar la quiebra, proceda al arrest de aqul para que, en el caso
de que haya incurrido en responsabilidad criminal, no quede burlada la vindicta
pblica con la fuga de ste o su ocultacin. A este objeto y para realizar el
arrest, se expide mandamiento a uno de los alguaciles. Las legislaciones france-
sa, belga y argentina disponen que el quebrado no queda sujeto a arrest si se
present, en tiempo oportuno, pidiendo la declaracin de quiebra; los cdigos
de Italia, Portugal y Brasil slo disponen el arrest cuando existen indicios de
criminalidad: cualquiera de estos sistemas se nos 1j,1,y ms convenient que
el nuestro". El professor Echavarri y Vivanco, en sus "Comentarios al Cdigo
de Comercio", lomo 5P, pg. 376, dice: "en orden a su persona, si se trata de
quiebra en la que haya causa fraudulent, o razn de culpa, es preciso con la de-
tencin del quebrado evitar pueda eludir la responsabilidad penal que tiene cerca
de la ley y del pblico, ambos interesados en que se restablezca el derecho per--
turbado por la pena; pero, no siendo culpable o fraudulent, si acontecimientos
fortuitos la han provocado, aquella ex:igencia y efectos, de privacin de liber-
tad, no aparece por part alguna'".
Pero, hay un argument capital, en defense de nuestra tesis, que apoyan
doctrinalmente toda una sala de lo civil de una Audiencia y un juez de Primera
Instancia. Los hombres que saben de estas cuestiones no ignoran que el problema
de la interpretation legis es fundamental, para la Filosofa del Derecho. Saben
que Ruggiero sustituy en los cuatro mtodos de interpretacin de Savigny el
sistemtico por el sociolgico y que en el lgico explore las razones cientficas,
econmicas, polticas y religiosas; las virtudes esenciales o fuerza normativa del
precepto y la ocasin o circunstancia que han motivado la ley. Saben tambin
como, segn el professor Van der Eycken, la trayectoria de los mtodos de inter-
pretacin corre desde el afn de entender el texto literal, a travs del propsito
de captar el pensamiento del legislator y las necesidades que le haban llamado
la atencin, hasta llegar a descubrir las imperfeccciones y las lagunas en la propia
intencin del legislator en relacin con las necesidades que su deber le impone.
Con esto llegamos a las puertas de la Escuela del Derecho Cientfico: el juez no

(1) "Aunque en la march de los asuntos ordinarios require la justicia una prueba
autntica, no es lo mismo respect a los asuntos de Estado. Es necesario, en tales ocja.-
siones, principiar por la ejecucin, mientras en las dems el esclarecinmiento del derecho
es previo a todas las cosas". "Testamento Poltico" del Cardqnal de Richelieu. Segunda
part. Captulo quinto.









ASUNTOS GENERALS


es un burcrata servil; es un pensador social al servicio de la ciencia y de la
justicia, como sostienen los prceres de la Escuela. Y en esa noble funcin, de
sabia exgesis, ha de aportar, para construir su fallo, para producer su veredic-
to, para declarar el derecho, contribucin propia. Ya el eminente professor ita-
liano Vincenzo Micelli, en su magistral tratado, sobre Filosofa del Derecho,
afirma: "es evidence que el intrprete intervene colaborando activamente en la
vida jurdica, animando y moviendo el sistema jurdico; es que si tericamente
quien administra justicia no debe hacer ms que aplicar la ley, prcticamente
para aplicar la norma hay que interpretarla y no es possible que quien interpreted
deje de aportar algo suyo".
Con este equipo dialctico-jurdico, vengamos al problema que estudiamos,
situndonos en la posicin del juez cubano que, en 1939, se encuentra con un
precepto de un siglo de existencia, que repugna. evidentemente la conciencia ju-
rdica contempornea, un precepto que no es mis que la reminiscencia, odiada y
bochornosa, de siglos que se pierden en la noche tenebrosa de los tiempos medio-
evales; ms an, reminiscencia trgica de las pocas lgubres en que el deudor
pagaba con su cuerpo el oro debido a sus implacables acreedores, dueos de re-
partirse los despojos materials de un hombre, cargado de deudas y de oprobio.
Y ese precepto que evoca las "formas crueles de ejecucin sobre el cuerpo del
deudor", de que habla Vivante, y prisiones innumerables, por deudas insatis-
fechas, llega, a travs de la selva de un derecho que debi ser talado ha muchos
aos, hasta los mismos dlas en que se pone en vigor el Cdigo de Defensa Social.
El juez cubano, interpretando las leyes y llevando a su obra de juez ese aporte
propio que tan sabiamente postula el insigne professor italiano no debe, si la
literal interpretacin del texto ya no lo estuviese decretando, no debe, repetimos,
recurriendo a las interpretaciones lgica, histrica, sistemtica y sociolgica.
dejar en pie ese precepto del art. 1044 del Cdigo de Comercio de 1829 y viene
obligado, acorde con la conciencia jurdica del tiempo en que se promulga el
Cdigo de Defensa, a elaborar derecho cientfico.
Impone el incumplimiento de ese precepto la interpretacin lgica de los
artculos citados, del Cdigo de Defensa Social, porque razones de orden cientfi-
co, econmico y poltico estn hoy derogando esa pragmtica medioeval y porque
la ocasi5n y las circunstancias, en que la nueva norma se ha producido, abren
un vaco de muerte al precepto del Cdigo vetusto; impone su incumplimiento
la interpretacin sistemtica, porque el Cdigo de Defensa ha llevado una re-
novacin integral indiscutible a nuestro derecho criminal y orientado por las
escuelas positivas y de la poltica criminal no ha perdido de vista al sujeto
pasivo de la sancin que ya en los casos de quiebra principiaba a aplicar el
ao de gracia de .1829 el juez de lo civil, con el arrest del 'quebrado en todos
los casos, para asegurar al presunto reo en los casos de quiebra punible y lo
impone, por ltimo, la interpretacin sociolgica en la que analizndose tanto
la forma y el contenido de las relaciones recprocas entire los hombres, en un
lugar y moment dados, est expulsando del sistema jurdico contemporneo ese
precepto, tan injusto como caduco, porque hoy los hombres ni recuerdan ya la
prisin por deudas y a sus relaciones entire s y a su conciencia repugna aquella
odiada institucin.
JUAN J. E. CASASS.
) o(

DE LAS CIRCUNSTANCIAS MODIFICATIVAS DE LA
RESPONSABILIDAD PENAL Y DE SU INFLUENCIA
EN LA DETERMINATION DE LA COMPETENCIA

Recientemente hemos conocido de un caso en que un Juez Correccional se
inhibi a favor del de Instruccin del Partido en juicio seguido por un delito
de hurto en cuanta iirferior a cien pesos, por concurrir en el nico acusado de









ASUNTOS GENERALS


dicho delito una o ms, circunstancias agravantes personales o de mayor peli-
grosidad y fundndose en que la cuanta de la pena o sancin imponible con-
forme al art. 74-A del Cdigo de Defensa Social en relacin con el del nisman
cuerpo legal, excede de seis meses.
Y en determinadas obras ltimamente publicadas, comentando el mismo
art. 74 y sus concordantes del expresado Cdigo, ,.c sostienc igual criterio lde
que cuando la pena imponible por principal y posibles aumentos all previstos
exceda de seis meses, el delito cae fuera de la competencia de los Jueces Corree-
cionales en razn a que el ;art. 48 (Ie 'ia Orden umerio 21:1 de 1900 noii lia sido
derogado en el extreme qun limiia la competencia de tales Jueces en cuanto
a las penas de privacin (le libertad a los expreados seis meses.
Tal criterio implica la conclusion de que las circunstancias modificativas de
la responsabilidad penal tienen influencia en la determinacin de la jurisdic-
cin o competencia en sentido absolute entire los Tribunales colegiados y los Juz-
gados (orreevionale.s. lo que para n*soiro. ons1 ituyre un error fundamental.
En efecto, el Cdigo de Defensa Social, al atribuir a la competencia de los
Jueces Correccionales por la tercera (le sus Disposiciones Suplementarias, ciertos
y determinados delitos, parte, con abstraccin do dichas circunstancias modifica-
tivas, de los delitos en especie, que define el Libro Segundo del expresado cuerpo
legal y de la cuanta de la sancin sealada para cada uno de dichos delitos. Y
cuando, como en el caso del delito de hurto inferior a cien pesos cuya sancin
no excede de seis meses (le privacin (le libertad, atribuye expresamente el mis-
mo a la competencia de los .Juce,. (ieceioal]es no dejan en absolute inargeln
para la pretendida distincin relative a la- condiciones individuals del rci.
Y es por ello, por no contener el Cdigo de Defensa Social ningn precepto
expresamente limitativo de la facultad de los Correccionales para imponer penas
que excedan de seis nieses de privacin de libertad y por lo contrario atribuir de
modo expreso a su conocimiento el (le aquellos delitos cuya sancin en el Libro
Segundo no exceda de seis meses lo que lleva anexa la facultad determinada en el
art. 74 del Libro Primero de aumentar en determinado caso la cuanta de la san-
cin, que habremos de llegar a la obligada conclusion de que en el nuevo Cdigo
de Defense Social que ha innovado en tantos extremos como el de que los Jueces
Correccionales aprecien en los easos de delitos las circunstancias modificativas
de la responsabilidad penal y apliquen tambin ciertas penas accesorias y medidas
de seguridad, ha abandonado deliberadamente la mentada limitacin del art. 48
de la Orden 213 de 1900 que result contrario a su espritu y en su letra est
mencionado como expresamente derogado.
Cierto es que hay delitos de los definidos en el Cdigo como de la competen-
cia de las Audiencias, para los que sealan sauciones en cuanta menor, en su 14-
mite inferior, a seis meses de privacin de libertad, y que en otros casos de delitos
tambin de la competencia de las Audiencias, cuya pena es superior a seis meses,
al aplicar esa pena a un reo en que concurran circunstancias atenuantes, puede
resultarle una pena inferior; comio cierto es qu(e eon otros casos, tratndose de de-
litos de la competencia de los Jueces Correccionales, aunque el lmite superior de
la pena sealada al delito no excede de seis meses, puede ocurrir que respect de
determinado responsible por concurrir en el mismo circunstancias agravantes
venga a serle imponible una sancin superior a seis meses de arrest por un delito
en que la pena sealada no excede de dicho lapso de tiempo.
Ms, tanto en el uno como en el otro caso, no es el delito el que tiene fijada
en el Cdigo una sancin mayor de seis meses en el ltimo supuesto e inferior en
el primero; sino que es el dt7 li ( /cl el que por sus condiciones individuals, y
an slo en concept de mera posibilidad, tiene asignada una sancin que excede
del lmite consabido.
Importa recorder a tal respect la referencia que hace la aludida tercera
Disposicin Suplementaria, reguladora de la competencia de los Jueces Correc-
cionales, al Libro Segundo; porque el art. 74 que se pretend relacionar a fin de










excluir dicha competent a no se encuentra en el Libro Segundo y s como es sabi-
do en el Primero.
Inducen asimismo i tal conclusion las eircunistalnias siuientes: Primera:
que el Cdigo de Defenat Social en sus lneas generals no solamente lia manteni-
do la competencia de los Jueces Correccionales en aquellos delitos ya antes some-
tidos a su conocimiento, sino que ha ampliado esa esfera de competencia a otros
delitos que antes eran o pldan serlo (le las Audiencia; Se'gunda: que lejos de
pretender y sealar un lnea irrebasable para la facullad (le imponer sanciones
en cuanto a su cuanta (sta vine seialada en re!ac ,,n on 'O, distintot} delitos
en forma que no solo l cuanta sino la clase de las sanciones son por lo comn
parelelas. Y si antes de a vigencia del Cdigo en euestin el delito rior a ,$50, cualesquiera que fueran sus eircunstaneias, era siemprc de la compe-
tencia de los Correceio' ales, y esa emnpetencia se lia aitpliado 'hasta los hurtos
de cien pesos. t:( faltari al mtodo si ei la mte'nde di l',zslalor hubiera estado
aumentar esa esfera de competencia y limilarla a un mismo liempo y desde ui
mismo punto de vista.
Antes, con nuestro sistema d. Derecho Penal que atenda primordialmente
al delito para seialar una sancin adecuada a cada figure delictiva reservando un
lugar secundario a las < ondieiones individuals del reo. era explicable la existen-
cia de un lmite infratn ueable para la jurisdiccin correctional. Ms hoy en que
nuestro flamante Cdig i de Delensa Social no s6lamenie ha concedido mayor im-
portancia a la individual ilizacii d:, la pena. sino que tamlin ha ampliado, dn-
dole verdadera carta d< nmturalizai6n, el arbitrio judicial, todo (le acuerdo con
las moderna.s tendenciai que 1o reclamaban, result incompatible con dicho sis-
tema el que un Juez C rreccional qu< conozea lde un delito de hurto porque su
cuanta, es inferior a e en pesos y compruebe que un delincuente acusado tiene
una o mas circunstanci;s agravantes personals o de mayor peligrosidad, no pue-
da imponerle la pena aorrespondicnte al delito cometido y circunstancias con-
currentes, sea dicha s~aeui6n int'cienor, igual o mayor d( seis meses de privacin
de libertad.
Otro gnero d ine i ngruencia resultara d] caircter de facultativa y no obli-
gatoria de la agravaci i un aumenlo de sanciin, ples se data el caso de una Au-
diencia conociendo le iin hurto de dos centavos por la circunstancia de la rein-
cidencia y cond(nando al acusado por el escaso dailo tal vez a una pena muy in-
ferior a los seis meses- y lo que toidava sera imas entorpecedor, si un acusado
reincidente se coloca eln rebelda, tendra la Audiencia que conocer del delito en
cuanto a los dems acusados que por el delito comelido y por career de agravan-
tes no podran ser 11111 'a ,ondei ads a ms de los seis meses.
En fin, que para determinar en cada caso la competencia para conocer de un
delito, se atender al d ,lito mismo y a la sancin (lque tenga sealada en el Libro
Segundo del Cdigo de Defensa Social como lo dispone la tercera de sus Disposi-
ciones Suplementarias y ya dentro de la competencia de cada Tribunal al mis-
mo corresponder la p testedd de atenuar o agravar las sanciones fijadas por la
Ley segn sean en cat a caso las circunstancias pjrsonales o la peligrosidad de
cada delincuente que :,e trate de sancionar. Esta es al menos nuestra humilde
opinion.
't. AN\XTOxIO IE. ROSADO IlODRGUEZ.
-- ) o (--- -
"LA IDEA DEL DERECHO NATURAL"

El Dr. Juan .1. 1 .. Casa sis notable .Juez de Pi imra Instancia de Sancti
Spritus, ha proniunci do una maravillosa conferencia en el Palacio de Justicia
de Santa Clara. Queremnos dejar constancia escrita del lheeho, con brevsimos co-
mentarios de sentido ;,dmirativo, en esta Revista de Jueces, done todo aconte-
cimiento singular sobre la magistratura tiene cordial acogida y que es, al muismo









ASUNTOS GENERALS


tiempo, el dignsimo archivo que permitir una future revision de los valores ti-
cos del hombre de justicia en nuestra Patria, gracias al tenaz empeo de su Di-
rector.
Hace unos meses organize el actual Presidente de la Audiencia de Santa
Clara Dr. Alberto Crdova y de Quesada, otro valor de nuestra Judicatura, por
su sincero amor y dinmico espritu de lucha en pro de las superaciones cultura-
les, un ciclo de conferencias sobre el novsimo Cdigo de Defensa Social. Con ese
motivo hemos disfrutado, los que vivimos en la simptica Villa de Marta Abreu,
claros goces de conocimiento, escuchando las doctas palabras del Dr. Jos Agus-
tn Martnez, a quin correspondi iniciarlas, y los notables trabajos que expusie-
ron despus en turno la Dra. Candita Gmez Cal, el Dr. Manuel Fernndez Su-
pervielle, el Dr. Francisco Fernndez Pl y el Dr. Antero S. Alvarez y Mario,
todos respetables y muy cultos letrados de bien ganada reputacin.
Lleg su turno, en el ciclo de conferencias que mentamos, a uno de los nues-
tros; y fu seleccionado para disertar el Juez Casass, cuya obra y ejecutoria de
filsofo y jurista se han destacado en nuestro medio.
Y el compaero Casass hizo vibrar el ambiente de la Sala de Justicia donde
nos reunimos para escucharle, desarrollando con magistral sencillez y verbo lu-
minoso, un verdadero ensayo filosfico sobre El origen y desenvolvimiento de
la idea del Derecho Natural en sus relaciones con el Cdigo de Defensa Social".
Haciendo espirales de pensamiento crtico alrededor del grandioso tema cen-
tral, que fu "la idea de un criterio jurdico absolute, como instancia supreme e
infalible, resident en la conciencia individual con carcter normativo, que di-
mana de la Razn misma de Dios" (Profesor Luis Recasens), fij el conferencis-
ta el concept del Derecho Natural en la historic de la Filosofa Jurdica. Rico
en atinadas citas, invoc, desde el comienzo a Platn, el sublime Maestro; a Plu-
tarco, el sutil pensador; a todos los presocrticos ilustres; al gran Scrates, crea-
dor, segn Renn, de la Filosofa; al vigoroso y profundo Aristteles, padre de
la Ciencia. Y despus de una interesantsima mencin, glosada de manera entu-
siasta, de todos los clsicos griegos, cuya influencia spiritual decisive, nica e
inmortal, dentro del pensamiento contemporneo, puso de relieve sagazmente, nos
llev a estudiar las ideas de los paladines de la escuela del Derecho Natural: Gro-
tio y Tomasio; haciendo una exgesis, meditada y frtil, de sus doctrinas y prin-
cipios. Analiz con breves y diestras palabras, al par sentidas y elocuentes, las
tendencies predominantes en la modern concepcin del "ius naturae", despus
de la Revolucin Francesa. Y, por ltimo, con valiente y dcil verbo, consider
la postura de los filsofos del derecho contemporneo frente a la tsis del "ius
naturae", contrapuesta a la materialista del "derecho positive", fustigando muy
brillantemente, y de un modo acertado y oportuno, la posicin de algunos consa-
grados maestros, como el eminente Kelsen, que contra todo sentido de "estima-
cin ideal del Derecho", han contribuido a colocarlo bajo la frula despreciable
de la fuerza; desarrollando, en este punto, una verdadera sinfona verbal de gran
belleza y potencia, para destacar el supremo valor de las ideas sobre el hecho
organizado de la fuerza en la vida poltica de los Estados modernos.
Estos comentarios, voluntariamente sintticos, no permiten la extension que
el extraordinario tema desarrollado por Casass demand. Por otra parte, care-
cemos de autoridad para juzgarlo. Parcenos, sin embargo, procedente enjuiciar
donde el conferencista lleg a lo ms alto y supo dominarnos por la verdad y la
hermosura de la tesis. Fu cuando express al final, y como corolario de aqulla,
la necesidad de que los Jueces y Magistrados procedieran, en el instant de fa-
llar, conforme al sentido ideal de la Justicia que sus conciencias guardian como
divina inspiracin. En este aspect de su discurso la elocuencia del conferencista
se elev hasta cimas de verdad singularmente bellas y de incomensurable pureza.
Y pensamos entonces, al escucharle devotamente, en que sobre la tribune del de-
fensor de aquella Sala de Justicia, donde a diario los Magistrados sufren y medi-
tan los conflicts humanos, se haba levantado un nuevo y religioso, (lefensor del









A!SUNTOS GENERALS


arbitrio judicial pleno, que deseaba trasmitir a sus asombrados compateros, con
el vigor de la palabra y del ejemplo, la conviccin paradigmtica de que, en el
ejercicio de la difcil funcin de juzgar, la conciencia del Bien y la idea de lo
Justo estn por encima de todas las leyes y de las convenciones falaces de los
hombres.
JUAN BAUTISTA AToR.
------ ) o ( ------

COMENTARIOS

El art. 84 de la Lry Constitucional dispone, en el inciso 4"' de su art. 84, que
declarada inconstitucional una Ley, disposicin o media, no podr aplicarse
nuevamente. Alrededor de ese precepto se han suscitado no pocas discusiones e
interpretaciones.
Unos han entendido que firmada la sentencia por el Tribunal Pleno del Su-
premo declarando inconstitucional una ley, disposicin o media, aunque no se
haya publicado por e, propio Tribunal siquiera en audiencia piblica, ya surte
efecto aquella declare toria; y que si al da siguiente se vuelve a aplicar por
algn Tribunal, ya no se puede pedir la inconstitucionalidad de la Ley, disposi-
cin o media, pues slo se trata ya de una aplicacin indebida de un precepto
inconstitucional, recurrible en casacin.
Otros han sostenido que la declaratoria de inconstitucionalidad equivale a
la derogacin de la Ley, y del propio modo que cuando se deroga sta se public
a sus efectos, result necesario la publicacin en la Gaceta Oficial de' la resolu-
cin del Supremo, a los efectos de la posterior indebida aplicacin y recurso con-
siguiente.
En el propio Tribunal Supremo ha habido discrepancia (le criterio. La Sala
de lo Civil por sentencia 162 de 21, de Septiembre de 1938 declar lo siguiente:
"Considerando: que la sentencia dictada por el Pleno de este Tribunal, por
la cual se declar inconstitucional el art. 12 de la Ley de 17 de Diciembre de
1937, es de fecha 27 de Abril del ao en curso, que es el mismo da en que fu
dictada la providencia declarando no haber lugar a tener por parte al recu-
rrente en el rollo en que se ha interpuesto el recurso en examen, en vista de
lo dispuesto en dicho artculo; habindose declarado en la expresada sentencia
que el mencionado precepto no podra aplicarse en lo sucesivo; por lo que al con-
firmarse la citada providencia en el auto recurrido que es de fecha posterior a la
de la aludida sentencia, aplicandose aquel precepto se ha incidido en la infrac-
cin acusada en el in:co motivo del recurso, el que, por tanto, debe ser declarado
con lugar".
Pero el Magistralo Dr. IJosi F. Perera salvd voto en la forma siguiente:
"Considerando: que la posibilidad legal por parte de los Jueces y Tribuna-
les, en general, de dejar de aplicar, en lo sucesivo, una Ley o disposicin que
hubiere sido declarala inconstitucional a virtud de resolucin del Pleno del
Tribunal Supremo, depend, como es lgico y por dems, obvio, de que dichos
Jueces y Tribunales tengan conocimiento official de la declaratoria de inconsti-
tucionalidad mediante la publicacin de la misma en la Gaceta Oficial de la
Repblica, pues que nadie, y menos aqullos, puede aplicar lo que no sabe que
exista, ni dejar de aplicar o cumplir, en el orden legal, lo que no conoce que
haya dejado de estai vigente.
Considerando: une al disponer el prrafo final, inciso 4-', art. 84, (le la
vigente Ley Constitucional, que declarada la inconstilicioalidid no podr apli-
carse nuevamente la Ley, disposicin o media inconstitucional, se ha querido
referir, exclusivamente, al efecto sustantivo (le la declaratoria de inconstitucio-
nalidad, mas no a que los Jueces y Tribunales, en general, vengan obligados a
tenerla en cuenta, para la aplicacin del dereeho, cuando an no existe posibili-
dad alguna de que la conozcan, como no sea a virtud de informes privados de









ASUNTOS GENERALS


los litigantes o por rganos de informacin no oficiales, que no brindan al Juz-
gado la necesaria garanta y, que, como es obvio, podran hacer incurrir, con
frecuencia, en graves errors y responsabilidades, si resultasen a la postre, in-
exactos en todo o en parte.
Considerando: que por lo contrario, el propio precepto antes citado, la Ley
Constitutional, al referirse a que la Ley o disposicin inconstitucional no podr
aplicarse nuevameate, est dando por supuesto, implcitamnente, el necesario y
official conocimiento por parte del Juez o Tribunal encargado de aplicar el
derecho, de la declaratoria de inconstitucionalidad, dado que al Legislador de
la Ley Constitucional, no podra atribuirse el absurdo que significara obligar
a los juzgadores a tener en cuenta una declaratoria de inconstitucionalidad que
no conocen oficialmente o a recurrir, respect del particular, a informes priva-
dos, asumiendo, as, el riesgo, apuntado, de incurrir en. graves errors y res-
ponsabilidades.
Considerando: que, en consecuencia, la Audiencia, al aplicar el precepto
declarado inconstitucional, al caso controvertido, cuando aun la declaratoria de
inconstitucionalidad no le era conocida, por no haberse publicado en la Gaceta
Official, actu acertadamente y no incurri en ninguna infraccin, en aquella
oportunidad.
Considerando: que ello no obstante, estando ya publicada, oficialmente, la
declaratoria de inconstitucionalidad en el nmomento en que este Tribunal falla,
y, debiendo tal declaratoria surtir efecto hacia el pasado mientras est abierta,
a virtud de recursos, como el present, la posibildad de aplicacin del derecho,
por los Tribunales, al caso controvertido, pues que no se trata de una simple
derogacin de la Ley, sino del reconocimiento de su nulidad e ilegitimidad de
origen, es claro que, hoy, a virtue de la publi(caiin de la decaratoria de
inconstitucionalidad, hecho posterior a la resolucin de la Audiencia pero que
no puede dejar de apreciarse en esta oportunidad, result aquella objetivamente
contraria a derecho y debe, por ese motivo, exclusivamente, ser casada y anu-
lada".
Ya no podr, en lo sucesivo, haber disquisiciones sobre ese particular, pues
el Tribunal Supremo en Pleno ha dejado fijado el criterio a seguir sobre el
mi.smo, en el sentido de que las sentencias de esa naturaleza adquieren obliga-
toriedad a partir de su publicacin', en la Gaceta Oficial, segn podr verse en
la Miscelnea correspondiente a este nmero.
Desde el pasado nmero, ha comenzado esta revista a reprodncir en la
Seccin de Leyes Especiales, las resoluciones que dieta la Sala de lo Civil del
Tribunal Supremo en los recursos de apelacin initerpueslos contra las que pro-
ceden de la Comisin de Arbitraje Azucarero, en asuntos sobre coordinacin
azucarera o de proteccin al pequeo colono.
Como se trata de una legislaci.n nueva relacionada con la primera indus-
tria del pas. nos parece resultar til conocer 'as sucesivas declaraciones de la
docta Sala, sobre todo para aqullos que se dedican a esa elase (le asuntos.
Ha fallecido en esta capital el que fu6 Inspector Jefe del Personal de
la Polica Judicial, Sr. Manuel Gmez y Lpez y que se haba retirado en 1934.
al quedar ciego.
Fu Gmez un expert detective, un auxiliar eficacsimo de la Administra-
cin de Justicia y un funcionario celoso. Cuando haba que investigar un hecho
intrincado, Gmez era el eseogido. Siempre tuvo para los funcionarios judiciales
y fiscales los ms cumplidos respetos y deferencias. Por eso nos extral no ver
en el acto de su sepelio ms que a un funcionario judicial y a uno fiscal. Nos
parece que entonces debieron estar junto a l todos aqullos que tuvieron a
Gmez a su lado cooperando al xito del funcionario y de la justicia en momen-
tos difciles.
Descanse en paz Manuel Gmez y Lpez, el buen polica investigator.
OAN.









ASUNTOS GENERALS


LEYES Y DECRETOS

REGLAMENTO DE LA CAJA DE RESARCIMIENTOS.-En la Gaceta
de 21 de Febrero de 1939, se ha publicado el D. P. 370. de 18 (le Febrero (le
193!), promulgando di 'ho Reglamento.
RETIRO CIVIL.--En la Gaceta de 9 de Marzo de 1939, se ha publicado la
siguiente Ley :
Artculo I.-Las renuncias hechas en favor de sus hijos o hijas por las
viudas de funcionario. o empleados pblicos. de las pensions que les correspon-
den de acuerdo con e art. V, prrafo 2., de la Ley de 25 de Junio de 1919 pu-
blicada en la Gacela Oficial (le 1' de Julio del mismo ao. se entendern en
todos los casos hechas nicamente hasta el momento en que los beneficiados, por
la renuncia pierdan s.is derechos a disfrutar (le la pension por concurrir cual-
quiera de las causas i numeradas en el prra lo 5' del citado art. V, de la Ley
de 25 de Junio de 1919 tal como qued modificado por la Ley de 23 de Junio
de 1922 publicada en la Gaccta Oficial de 27 de los mismos mes y ano, siempre
que las renunciantes no hayan incurrido en ninguna de las causes enumeradas
en el prrafo final dl citado art. V. (le la Ley de 25 de Junio de 1919, como
determhinntes de la p ,rdida del derecho a pension.
Art. II.-Se dergan cuantas leyes, decretos-leyes, reglamentos, rdenes y
disposiciones se opongan al cumplimienlo (le esta Ley, la cual comenzar a regir
a partir de la fecha (e su publicacin en la Gaceta Oficial (le la Repblica.
Dada en el Palac.o (le la Presidencia, en La IIabana a 8 de Marzo de 1939.
-F(ederico L,arc --- ) o(

COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

ACUERDOS.-La Junta de (obierno del Coleogio ltimamente adopt los
siguientes acuerdos:
Nombrar una (omisi(,u integrada por los Dres. Alberto de Carricarte,
Mario Recio, Pedro 'hitenza y ('arlos Raggi, para que gestione las mejoras y
proteccin a los Abogados contenidas en ponencia del Dr. Recio, circulada a
los colegiados y abqo adcs que figuran en el Congreso.
Designer al Dr. Carlos Raggi para que estudie e informed sobre un pro-
yecto de Ley de Jubilacin de A)logados.
Designer al Dr. MNario Recio para que estudie sobre la organizacin de una
segunda excursion (e Abogados a los Estados Unidos en el prximo verano.
Ampliar en un .'nes el plazo para que el Jurado del Coneurso de Obras
Jurdicas de 1938-39 emita su dielamen.
Gestionar que figure algunos Abogados en el Consejo Administrativo de
la Caja de Resarcimienlos.
_-- --- ) o ( --- --- _
LIBROS Y REVISTAS

PROCEDIMAIENTOS CIVILES Y ESPECIALES, TOMO 2", POR .iL Dit. EDIUARDO R. N-
EZ Y NXEz.-IIabina, 1939.-Este tonmo 2' que acaba (le ver la luz est con-
trado a recursos guriernativos, expedientes posesorios y de dominio, defensor de
menores, declaratorias de incapacidad. alzada contra acuerdos del Consejo de
Familia, protocolizacin de testamento olOgrafo, amparo. expropiacin, deudas do
ferrocarriles, deslindles, inconslitucionalidad, reclusin de dementes y suspension
de pagos. Consla (d 550 pginas. Sn utilidad es mxima.
DERECIHO iHiPOT' CAlIO, POR EL DR. A(a-STx A ncrRF,.-Habana, 1939.-Este
libro tiende a la re rmina jurdico-inmobiliaria. Ya lo dice su autor en el pr-
logo: ipara promon or los studios juridi.ns-iinobiliarios, discutir la interpre-









ASUNTOS GENERALS


tacin jurisprudencial de las cuestiones hipoteearias y sealar posibles solucio-
nes futuras, he escrito este libro... Pretendo aportar un sincero esfuerzo y un
desmedido empeo a la obra, tan indispensable, de la reform inmobiliaria." En
la primera parte, se hace historic de la institucin ; la segunda est contrada a
su crtica; la tercera dedicada a exgesis de la reform, y en la cuarta se con-
signan cuestiones de actualidad. El apndice hace referencia a la legislacin
sobre el banco hipotecario argentino; a la ley de tierras de Colombia; al regis-
tro agrario de Mxico y al proyecto argentino sobre ley de tierras.
LAs ASOCIACJONES COOPERATIVAS, POR EL DR. MANUEL PREZ Y Pic.-Ha-
bana, 1939.-Este libro contiene un studio somero de esa clase de sociedades y
pone de manifiesto la legislacin que regular su constitucin y funcionamiento
en Espaa. Mxico. Estados Unidos y Rusia. En l se hace resaltar la necesidad
de que en Cuba se adopted una legislacin adecuada y se insertan algunos modelos
usuales de Estatutos para la constituciin de Cooperativas, entire los que se con-
signan: Estatutos (le una Cooperativa en forma de Sociedad Annima destinada
al servicio de transport; Estatutos de una Cooperativa sobre Seguros; Estatu-
tos de una Cooperativa agrcola de produccin y consume, segn la Ley de
Asociaciones; Estatutos de una Cooperativa de obreros, constructores de casas,
segn la Ley de Asociaciones.
LEGISLACIN SOBRE EL RFCIS"TRO DEL ESTADO CIVIL EN CUBA: APNDICE 29,
POR EL DR. FRANCISCO LLACA Y ARIUDN.-Habana, 1939.-Acaba de aparecer
este Apndice 2' que comprende lo legislado, reglamentado o resuelto desde 1928
a 1938.-Es una obra distinta al libro original, 3a edicin, y al Apndice 19 que
comprende hasta el ao 1928. Consta de 400 pginas y en ellas aparecen 28
leyes, 23 decretos-leyes, 23 Decretos Presidenciales. 168 resoluciones 33 consul-
tas, 9 circulares y 2 instrucciones de la Secretara de Justicia y Direccin de
los Registros, 23 acuerdos y 25 sentencias del Tribunal Supremo, adems de
distintos artculos modificados de la Ley y Reglamento del Registro Civil y de
la Ley Constitucional, Cdigo de Defensa Social, Cdigo Notarial, Ordenanzas
Sanitarias, Leyes Orgnicas del Poder ,ludicial y Poder Ejecutivo y resolucio-
nes del Presidente de la Repblica, Secretaras de Estado, Comunicaciones. Ha-
cienda y Trabajo, y de la Audiencia de la Habana y de distintos Jueces de la
Repblica, etc.
REVISTAs EXTRANJER.AS.-Hemos recibido: La Justicia Mxico, D. F., Ene-
ro; La Revista de Derecho, Jurisprudencia y Adminislracidn, Montevideo, Uru-
guay, Febrero; y Los Tribunals, Mxico, D. F., Enero.
OTRAS REVISTAS.-Tambin hemos recibido: El Siglo, Febrero; Boleln Agr-
cola, Febrero; Informacin Fiscal, Marzo; Revista de la Asociacin de Viajan-
tes del Comercio, Febrero; Seguros Febrero; Salud y Sanidad, Febrero; Polica
Secreta Nacional, Febrero; El Nacional, Enero-Febrero; Revista del Colegio de
Abogados de la Habana, Septiembre-Diciembre: Divulgacin Taquigrfica, Fe-
brero; La Jurisprudencia al Da, Enero; El Jubilado, Febrero: y Boletn Men-
sual de Informiaci:2, Enero de la Habana; Revisla Jurdica, de Bayamo. Ene-
ro; y Cspide, de Central Mercedita, Febrero.
)o(
MISCELANEA

MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el anterior umero.
ha habido el siguiente:
Traslados.-Ha sido nombrado a peticin Magistrado de la Audiencia de
Camagiey, el Dr. Mario Demrestre e Izquicr(do, que lo era de Oriente.
-Y tambin se nombr a peticin Juez Municipal (le Cieufuegos, al
Dr. RIeni Grave de Peralta y Fonst que era Juez de Primera Instancia e Ins-
truccin de Trinidad.
Permutas.-S( aprob la concertada por los Dres. Salvador Acosta y Jos









ASUNTOS GENERALS


R. Prieto, Jueces Municipales suplentes de Guimaro y Esmeralda, respecti-
vamente.
Nombramientos rehusados.-Se ha tenido por rehusado los hechos a favor
de los Sres. Domingo Machn, Juez Municipal 29 suplente de Manicaragua; y
Gustavo Delgado, primer suplente de Yaguajay.
Renuncia.-Ha renunciado el Sr. Antonio Pelez, Juez Municipal primer
suplente de San Jernimno.
Causas, expedientes, etc.-El Fiscal de la Audiencia de la Habana formula
querella contra el Juez Correccional nmero 1, por prevaricacin, al condenar
a un dueo de cabaret que haba cobrado precious autorizados.
Jubilaciin.-Ha sido jubilado voluntariamente el Dr. Alvaro Armin y
Rodrguez, ex-Abogado Fiscal de la Audiencia de Camagey, con un retiro
annual de $683.71.
Radicacin de causes criminales.-Durante el ao 1938 los Juzgados de
Instruccin de la Repblica alcanzaron la siguie.nte radicacin:


1.-Seccin Cuarta. . .
2.-Cienfuegos. . .
3.-Santa Clara . .
4.--Santiago de Cuba. Norte.
5.-Seccin Quinta. . .
i.--Santiago de Cuba. Sur.
7.-Seccin Tercera. . .
8.-Seccin Segunda . .
9.-Camagey. . .
10.-Guantnamo . .
11.-Marianao . ... ..
12.-Palma Soriano. . .
13.-Remedios. . .
14.-Sagua la Grande. .
15.-Holgun. . .
16.-Gines. ... .
17.-Seccin Primera. .
18.-Matanzas. . .
19.-Saneti Spritus . .
20.-Bayamo. .
21.-Crdenas ..
22.-Victoria de las Tunas. .
23.-Coln. . .
'24.--Manza,nillo. .
25.-Morn. . . .
26.-Mayar.. . .
27.-Ciego de Avila. .
28.-Guanabacoa. . .
29.-San Cristbal. . .
30.-Consolacin del Sur .
31.-Puerto Padre . .


1,620
1,554
1,400
1.365
1,354
1,293
1,218
1,144
1,118
1,03C6
1,030
975
853
822
805
80Y3
790
768
768
604
600
500
498
460
438
435
430
400
372
347
316


32.-Trinidad . .
33.-Florida. . . .
34.-Pinar del Ro. . .
35.- Banes. . . .
36.--San Antonio de los Baos
37.-Bejucal. . .
'38.-Pedro Betancourt. .
39.-Guanajay. . .
40.-Santa Cruz del Sur -
41.-Baracoa. . .
42.-Alacranes. . .
43.-San Juan y Martnez..
44.-Artemisa . .
45.- Regla. . . .
46.-Gibara. . . .
47.-Jaruco. . . .
48.-Guane ..... .
49.-Nuevitas. . .
50.-Isla de Pinos. . .

Totales. .


1.-
2.-
3.-
4.-
5.-
6.-


Aud


iencia Habana- .
Oriented. .
Santa Clara
Ca'nagey .
Matanzas. .
Pinar del Ro

Totales. .


313
297
295
29'3
261
255
248
247
245
222
221
193
187
184
180
179
132
114
74

30.256

9,312
8,484
5,710
2,642
2.335
1,773

30.256


De las 9.312 causes radicadas por la Audiencia de la Habana, correspon-
den 1.629 a la Sala lV. 1947 a la Sala 21, 2,060 a la Sala 34, 2,248 a la Sala 4a
y 1,428 a la Sala 54. Esta ltima conoci adems de 355 causes de Urgencia.
En 1937 se radicaron 27.483 causes. o sea 2,773 menos que en 1938.
Sentencias.-En el ao de 1938 se dictaron las siguientes en el Tribunal
Supremo: Sala de lo Criminal 506; Sala de lo Contencioso Administrativo y
Leyes Especiales 488; y Sala de lo Civil 277.-Total 1.271.
-Las Audiencias de la Repblica durante el ao 1938 dictaron las siguien-
tes sentencias.


.
.
.
.
.
.

.









ASUNTOS GENERALS


1.-Habana. ... Criminales: 1,172; Civiles: 1,004. Total: 2,176
2.- Oriente. . ,, 1,079; ,, 19'3. ,, 1,272
3.-Santa Clara. . ,. 772; ,, 87. ,, 859
4.-Camagey. . .. 436; ,, .77. ,, 51')
5.-Matanzas. .. . ,, 241; ,, 52. ,, 293
6.-Pinar del Ro. ,, 251; ,, 37. ,, 288

Totales. . 3.951 1,450 5,401
De las 1,172 sentencias criminals de la Audiencia de la Habana, corres-
ponden 172 a la Sala D1; 223 a la Sala 21; '304 a la Sala 34; 305 a la Sala 44 y
167 a la Sala 58. Esta Sala adems dict 173 sentencias de Urgencia.
Y de las 1,004 sentencias civiles de la propia Audiencia, correspondent
324 a la Sala 11 de lo Civil y 680 a la Sala 21.
Varias noticias.-El Tribunal Supremo .ha confirmado la sentencia de la
Audiencia de la Habana. que dispuso la reposicin del Dr. Mario Fernndez
en el cargo de Abogado Fiscal de la Audiencia de Santa Clara y anul el
Decreto Presidencial que dispuso su cesanta.
-El Dr. Carmelo Milans ha producido ante la Junta de Gobierno del
Colegio de Abogados de la Habana una queja contra el Juzgado Correccional
de la Seccin 4'Y de esta capital, "con imotivo de haber acudido al aludido
Juzgado a defender a un client suyo en moments en que el Juez se encon-
traba celebrando audiencia pblica, la falta en el local del Juzgado de un
lugar apropiado donde los abogados puedan realizar su funcin, hizo que tu-
viera que colocarse junto al pblico y en un sitio donde, a juicio del vigilante
que presta servicio en aquel lugar, no poda situarse, y al preguntarle al vigi-
lante donde poda colocarse para atender el caso encomendado a su defense,
dando a conocer su condicin de Letrado, el aludido vigilante bhubo de contes-
tarle en alta voz y en trminos incorrectos y descompuestos, todo ello a pre-
sencia del Juez, quien no hizo la ,me.nor gestin para evitar el vejamen de que
era objeto."
-El Secretario de Justicia ha reiterado a los Jueces Correccionales su es-
crito de 4 de Octubre de 1938. interesando de los mismos su cooperacin con
el fin de reprimir los excess del trnsito.
-El Juez Decano la participado al Secretario de Justicia que el dueo de
la Casa de los Juzgados no efectu las reparaciones que se le pidieron dentro
del trmino que se le concedi.
-El Dr. Rafael Trejo ha presentado querella contra el Juez de Primera
Instancia del Oeste, que dispuso nombrar administrator judicial de una casa
no obstante un recurso de amparo establecido.
-La Sala 3'1 de lo Criminal de la Audiencia de la Habana aplic los be-
neficios de la amnista de '21 de Diciembre de 1938 a los delitos de rapto com-
prendidos en el art. 465 del Cdigo Penal en virtud de *haber recibido copia
certificada expedida por el Secretario de Estado del original de la Ley alu-
dida, y por la cual se demostr que el delito de rapto comprendido en la am-
nista es el del art. 465, o sea el consensual. y no el del 463, como apareca en
una de las ediciones de la "Gaceta Oficial".
-En Holgun fu obsequiado con banquet el Presidente de la Audiencia
de Oriente, Ledo. Luis de Hechavarra, con motivo de su visit a dicho lugar.
-La Secretara de Justicia inform a la de Gobernacin que los Alcaides
de las Crceles y dems Jefes de prisiones, deben de abstenerse en lo sucesivo
de enviar a Jueces y Autoridades, as como de entregar a particulares, datos
sobre antecedentes carcelarios de individuos beneficiados por la Ley de Am-
nista de 21 de Diciembre de 1938. porque sta maunda de manera terminantu
en su art. XV que en el caso de individuos comprendidos en la misma el ante-
cedente queda anulado en todos los Registros pblicos y no podr mencionarse
en forma alguna en lo sucesivo.









ASUNTOS GENERALS


-En el Cdigo Ilectoral aprobado por el Congreso se dispone que a los
efectos de cumplir e( n lo dispuesto en el art. 18 y para que siempre haya
por lo menos 2 Magis' rados que no formen parte de la Junta Provincial Elec-
toral, toda Audiencia estar integrada, por lo menos, con 6 Magistrados. En el
caso de que hubiere necesidad de aumentar alguna plaza, la cubrir o designa-
r el Tribunal Supremno de Justicia, y queda autorizado el Poder Ejecutivo
para aplicar cualquier cantidad disponible en el Tesoro de la Repblica al pago
de los haberes correspondientes hasta que figure en el Presupuesto permanen-
te del Poder Judicial. Por consiguiente, se aumentan a la Audiencia de Pinar
del Ro dos Magistra los y uno a las Audiencias de Matanzas y Camagey.
-Tambin dispo te dicho Cdigo que las Juntas Provinciales Electorales
queden integradas po dos Magistrados y un Juez de Prnera Instancia o uno
de Instruccin. Y qu el Tribunal Superior Electoral se formar con dos Ma-
gistrados de lo Civil ~ uno de lo Criminal del Tribunal Supremo y dos Magis-
trados, uno de lo Civil y otro de lo Criminal de la Audiencia de la Habana.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES,-Duran-
te el ,mes de Enero tuvo los signientes ingresos: saldo del mes anterior,
$11.339.54: multas correccionales, $5.985; descuentos, $11.406.39; derechos Re-
gistro Civil, $8,774.91 ; sobrantes, $1.354.90; fianzas, $524.84; multas testigo:,
y peritos, $36.52; licencias, $20; correceiones. $5: ingresos y reingresos, $4.05;
decomisos, $2.09.-Tctal, $39.453.24.
Y tuvo los siguientes egresos: por jubilaciones y pensions. $23,151.43;
personal, $205: mate ial, $14.10; saldo. $16,082.71.-Total igual, $39,45'3.24.
-La Comisin al)on a los jubilados y pensionistas el mes de Febrero con
el 60 por 100 de sus creencias.
FALLECIMIENTOS.-Han fallecido: el Dr. Juan E. Morales y Pedro-
so y el Dr. Guillermo Bengoehea, Abogados y Notarios de esta capital.
NOTICIAS VARIAS.-El Dr. Armando de Lara y Alvarez, nos ha parti-
cipado que tom posesin del cargo de Notario de Sancti Spritus para el que
recientemente fu ,ne,'nbrado.
-El Dr. Flix Prez Porta nos particip haber trasladado su bufete a I.l.
Manzana de Gmez 214.
-En una sesi6i del Club Rotario de Crdenas hubieron de pronunciar
conferencias los Dres. Gustavo Prez Maribona y Fausto Quintero en relacin
co.n el Cdigo de Defensa Social.
-Han tomado posesin de sus cargos los Sres. Felipe Cos, Maximiliano
Martnez y Vctor Girandy de los cargos de Presidente, Secretario y Tosorero
de la Asociacin de Auxiliares de la Administracin de Justicia.
INCONSTITUCIONALIDAD.-E1 Tribunal Supremo en Pleno, por sen-
tencia de 9 de Enero 19'39, lha declarado que es inconstitucional el 29 extreme
de la base 3q del art. 3" del Decreto-Ley 522 de 18 de Enero de 1936, por in-
fringir el art. 12 de la Ley Constitucional, sin que pueda aplicarse en lo su-
cesivo.
ALREDEDOR DEL CODIGO DE DEFENSE SOCIAL-Segn un peri-
dico, el Alcalde Municipal de la Habana ha exigido el cumplimiento del pri-
mer prrafo del art. 167 de la Ley Orgnica de los Municipios, que dispone
que, cuando un agent de la autoridad tenga conocimiento de la infraccin de
algn acuerdo o reglamento municipal, lo comunicar al Alcalde, pues con
motivo de la vigencia. del actual Cdigo de Defensa Social, se ha estimado por
algunos ciudadanos que, en esos casos, pueden prescindir ahora de la autoridad
municipal y de.nunciar esas infracciones, directamente, a los Juzgados Correc-
cionales.
-El Dr. Ramiro Maalic.h ha interpuesto recurso de inconstitucionalidad
contra el auto de la Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo de fecha 11 de








ASUNTOS GENERALS


Febrero de 1939, que publicamos en el nmero de Febrero anterior, pgina 55
de la seccin Asuntos Generales, aduciendo lo siguiente:
"La nueva teora de la Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo es ori-
ginal y antitcnica, sea dicho con el mayor respeto; desde el moment mismo
en que el Juez Correccional celebra el juicio y est en disposicin de dictar sen-
tencia, se ha declarado competent y no es de aceptar la teora subjetiva de la
apreciacin de la sentencia a dictar. La competencia es el resultado de los he-
chos, de la objetividad y nunca el product del arbitrio judicial; la competencia
es la facultad que la Ley concede a un Juez o Tribunal para que conozca d-
un asunto o process determinado. Cada Juez o Tribunal tiene, pues, la potestad
de entender en aquellas causes cuyo conocimiento le est reservado por la Ley
con exclusion de los dems del mismo o diferente orden. Esta misma facultad
considerada en abstract constitute la jurisdiccin. Con esta resolucin ha tras-
ladado la Sala de lo Criminal la facultad constitutional cunsignada en el art. 84,
inciso 2, que se refiere a que es atribucin del Tribunal Supremo decidir las
cuestiones de competencia que se susciten, a los Jueces Correccionales, colocando
a los Jueces de Instrucci,u en situacin de inferioridad ante la capacidad para
resolver de los Correecionales. El auto tiene, adems, fuerza legislative por
cuanto establece una media de carcter general y sta es una facultad de orden
legislative exclusivamente. modificando la esencia y la letra del Cdigo de De-
fensa Social en su 31 disposicin suplementaria.
No es una interpretacin de ella, es una modificacin; tesis que ataca al
propio tiempo las garantas otorgadas a los ciudadanos por los Juzgados de Ins-
truccin, en los cuales los medios defensivos son ms eficaces y las oportunidades
para demostrar la inocencia mis ,,,i,,,, l,.
Con la dicha interpretacin los delitos que pasen a los Juzgados de Ins-
truccin por mandato de los Jueces Correccionales estn prejuzgados, colocn-
dose al presunto culpable en situacin de indefensin que va ante aqullos con
la apreciacin condenatoria emitida en el auto de inhibicin correspondiente.
Estamos, pues, ante el mandato de la Ley, que es terminante en su 3* disposi-
cin suplementaria, y el auto que impugnamos y que somete a los ciudadanos a
la competencia de Tribunales incompetentes, sin que haya Ley anterior al delito
que lo disponga."
-El Secretario de Gobernacin dict una resolucin devolvindole al Juez
Municipal de Calabazar de Sagua el expediente instruido contra un extranjero
por no haber renovado su carnet en tiempo, infracci6n que le fu comunicada a
dicha autoridad judicial por el Alcalde de esa localidad. El Juez de dicho pue-
blo se inhibi del conocimiento de este asunto nor estimar que la infraccin co-
metida se rige por la Ley de 23 de Julio de 1938. que, a su juicio debe enten-
derse vigente, por ser de fecha posterior al Cdigo de Defensa Social; y dicho
Secretario. per entender que el Cdigo no entr en vigor en la fecha sefialadn
por el mencionado Juez, y. adems, porque si bien es cierto que dicho Cdiao
no menciona especficamente entire las Leyes especiales que modifica la de 23
de Julio, s precepta, de un modo general, one deroga todas anuellas disno-
siciones que se opongan expresamente a lo establecido por dicho Cdigo de De-
fensa Social.
INCONSTITUCIONALIDAD.-Desde cuando resultan obligatorias las sen-
tencias de inconstitucionalidad.-El Tribunal Supremo en Pleno, por sentencia
nmero 49 de 25 de Noviembre de 1938, ha declarado lo siguiente:
Considerando: que ya este Pleno ha declarado, por sus sentencias 26 v 27
de 23 de Junio dltimo, v en el propio concept en que se acusa inconstitucional.
nor oponerse al prrafo initial e inciso IQ del art. 69 del Cdigo Estatal, el
Decreto impugnado; pero las citadas sentencias cuyos pronunciamientos, como
las de todas las en ltimo trmino dictadas 1or el Tribunal Supremo. son eje
enutorias desde su fecha, dentro del neeocio donde recayeron, con fuerza de cosa
juzgada para el derecho privado en litigio, y sientan jurisprudencia, contiener.









ASUNTOS GENERALS


tambin, en cuanto prohibe aplicar en lo sucesivo la norma que estiman contra-
ria a la Carta Funda-mental de la Repblica, una prevencin que se sale del
marco de las contiendas de inters particular y result de observacin indecli-
nable para autoridades, funcionarios y ciudadanos, con efectos, eficacia y al-
cance equivalentes a los de las disposiciones derogatorios de carcter general.
Considerando: que, por lo tanto, sea cual fuere la conclusion a que se llegue
en lo tocante a la posibilidad o imposibilidad de discutir en casacin o apela-
cin ordinarias, como problema de indebida aplicacin de los mismos, la de los
preceptos declarados inconstitucionales, con la nica base de la dicha prohibi-
cin constitutional, ro desenvuelta en ninguna Ley del Congreso, y acerca de
la significacin y valor obstativos de aquellos recursos que pueda o no atri-
buirse al art. 5o del Cdigo Civil en tanto no se modifique por el legislator o
decide por el Pleno su compatibilidad o incompatibilidad con el prrafo 29 del
inciso 49 del art. 84 de la Constitucin, hcese evidence que las mencionadas
sentencias, de igual modo y por idnticas razones que las dems disposiciones de
orden general, aunque obligatorias, en el extremo sealado no adquieren tal
obligatoriedad mientras no se publican en la Gaceta Oficial.
Considerando: que nada importa la circunstancia de referirse en los textos
correspondientes esa necesidad a las leyes tan slo pues es sabido que el vocablo
"Leves" se ha usado en esos textos en su ms amplio y genrico sentido, com-
prendiendo en la condicin a todas las medidas dictadas erga ones por cual-
quier Poder, autori( ad o funcionario con capacidad y competencia para ello.
Por lo que, con abstraccin de la naturaleza, mbito y efectos, en el campo pu
ramente legislative ? en el doctrinal, de las sentencias, y sin perjuicio de ajus-
tarse a sus principios en lo concerniente al derecho particular resuelto, equipa
radas, como queda expuesto, por expreso mandato constitutional las dictadas por
el Pleno en estas controversial, en lo que respect a la future inaplicabilidad de
los preceptos cuya inconstitucionalidad declaran, a las disposiciones de aquella
ndole, slo despus de la aludida publicacin prevenida con finalidad hasta
hoy diferente pero indispensable ahora tambin para la que se estudia, cabra
calificar en su caso v prescindiendo del anlisis de las otras cuestiones apunta-
das, de indebida la aplicacin del De(reto combatido y remitir a otras vas la
impugnacin de la resolucin recurrida.
Considerando: que as planteado el problena result inconcuso que, de
igual modo que en los supuestos de ser la aplicacin anterior a la declaracin
de inconstitucionalidad lo viene haciendo el Tribunal, debe en el present caso
prosperar el recurso; y que no hay mritos para imponer costas.-Sres. Edel-
mann, Llano, Martnez, Pichardo, Llaca, Montaga (Ponente), Solrzano, An-
dreu, Perera, Torre, Cantero Tabio, Rodrgucez Br y Chaves.
Los Magistrados Sres. Martnez, Piebhardo, Sol.rzano y Rodrguez salvaron
su voto.
REGISTRO CIVIL.-Ley de 15 de Agosto de 1938.-A virtud de consult
del Juez Municipal del Distrito Norte de Matanzas, la Direccin de los Regis-
tros y del Notariado, por resolucin de 27 de Enero de 1939, declar lo siguiente:
Resuelvo: evacuar la consult formulada por el Juez Municipal del Dis-
trito Norte de Matanzas, a que se refiere este expediente, en los siguientes tr-
minos :
Primero: que la Ley de 15 de Agosto de 19'38 es obligatoria y de inexcu-
sable cumplimiento por los Jueces Municipales Encargados de los Registros
Civiles de la Repblica y debe aplicarse en tanto no se declare su inconstitucio-
nalidad por el Tri.bunal Supremo de la Nacin, a todos los casos comprendido.,
en la misma, anteriores, coetneos o posteriores a su promulgacin.
Segundo: que la inscripcin de legitimidad a que dicha Ley se refiere, se
practicar por dichos funcionarios en asiento especial y separado de los libros
de la Seccin de Nacimientos del Registro Civil a su cargo previa solicitud de
cualquiera de los padres de la persona que la de ser objeto de inseripein, a









ASUNTOS GENERATES


cuya efecto se presentar por los solicitantes, conjuntamente con el escrito in-
teresando la inscripcin, certificacin legalmente autorizada del matrimonio sub-
siguiente etectuacto por los padres, y la inscripcin se verificar en la forma dis-
puesta en la Ley del Registro Civil y el Reglamento dictado para su ejecucin,
sin consignar en ella ningn dato o antecedente que permit interior la condicin
anterior del hijo legitimado, practicndose al margen de la antigua inscripcin
de hijo natural la nota a que se refiere el nmero 1D del art. 21 del Reglamento
de la Ley del Registro Civil, en la forma dispuesta en el art. 55 del mismo texto
legal.
Tercero: que no es necesario, para verificar las inscripciones de legitimidad
ordenadas por la Ley de 15 de Agosto de 1' ;', la formacin del expediente del
art. 49 del Reglamento de la Ley del Registro Civil.
Cuarto: que en los casos en que se expidan certificaciones del nacimiento de
persona legitimada al amparo de la Ley de 15 de Agosto de 1938, nicamente se
expedirn del acta de inscripcin en concept de hijo legtimo, sin hacer
mencin ni referencia alguna de la inscripcin antigua, de la nota marginal
practicada como antecedente interno del Registro y de ningn otro dato por el
cual pueda conocerse o inferirse su anterior condicin; y
Quinto: que cuando se trate de hijos legitimados por subsiguiente matri-
monio de sus padres, cuya condicin se hubiere hecho ya constar en los libros
del Registro Civil, no procede extender una nueva inscripcin, de acuerdo corn
la Ley de 15 de Agosto de 1938; debindose, sin embargo, cuidar celosamente por
los Jueces Municipales Encargados de los Registros Civiles, que se cumpla en
estos casos lo dispuesto en el Decreto 999, de 25 de Mayo de 1925, Gaceta del
28 del propio mes y ao.-Pedro Yod, Director General.
CARTERA DACTILAR.-Competencia.-La Sala de lo Criminal del Tri-
bunal Supremo, por auto 11 de 18 de Enero de 1939, ha resuelto lo siguiente:
Considerando: que los Jueces que mantienen esta cuestin de competencia
estn concordes en estimar que el hecho objeto de la misma ha consistido en que
el acusado sin tener carter dactilar de chofer fu sorprendido en el pueblo de
La Esperanza por un agent de la Autoridad guiando el auto-camin chapa
No 90,094, lo que si bien pudiera estimar que constitute, en cuanto a la persona
que le permiti usar el vehculo sin estar autorizado, la infraccin prevista y
penada en el art. 79 del Decreto-Ley 510 de 1]936, de la competencia del Juzgado
del lugar donde ocurri el hecho, segn dispone el Decreto 206 del mismo ao,
es indudable que, por lo que respect al acusado, constitute la infracci5n espe-
cficamente prevista y penada en el apartado (a) del art. 43 del Decreto-Ley 800
del mismo ao y de fecha posterior a las citadas disposiciones, cuyo conoeimien
to atribuye el art. 72 del mismo a los Jueces del domicilio del infractor.
Considerando: que en tal concept, sin entrar a examiner si la multa ha
sido o n tramitada en forma, y toda vez que consta de lo actuado que el infrac-
tor tiene su domicilio en la calle de Palatino 21, entire Esperanza y Armona en
esta capital, corresponde el conocimiento del asunto al Juzgado Correccional de
la Seccin 4, de la misma. -Srs. Llano, Dtval. TlWio, Rodritq z y C(iaves.
DIAS INHABILES PARA EL TRABAJO.-En comunicacin dirigida r)o
el Subsecretario del Trabajo a la Cmara de C(omereio de la Repblica de Cuba,
en consult formulada por dicha Corporacin sobre das inhbiles a los efectos
del trabajo, se transcribe la parte pertinente del dictamen emitido por la Aseso
ra Jurdica y aprobado por el Secretario en un caso similar consultado por el
Jefe de la Oficina Provincial del Trabajo de Matanzas, que motiv la radica-
cin del expediente nmero 27 de 1939. La parte del dictamen transcripto die(
textualmente:
"La Ley Orgnica de esta material, o sea la del 13 de Marzo de 1903, esta-
blece dos classes de das inhbiles a los efectos del trabajo. unos por razones de
orden patritico. que denomina nacionales, y otros fundamentados en la tradi









ASUNTOS GENERALS


cin y en el respeto al sentimiento cristiano (le nuestro pueblo reconocido en el
Cdigo Estatal, calificando estos das no laborables meramente de festivos. .
Son das de fiesta national, segn la referida Ley, el 24 de Febrero, el 20
de Mayo y el 10 de Octubre. Posteriormenote se han promulgado otras Leyes,
calificando tambin como de fiesta national el 28 de Enero, el 12 de Octubre,
el 12 de Agosto y el 4 d Septiembre.
Estos son los nicos das que hasta ahora han merecido la calificaci)n de
fiesta national. Y a sto deben agregarse aquellos das que se declared no labo-
rables por Leyes specials con el calificativo de fiesta national.
Son das festivos, sin tener carcter national segn la expresada Ley, todo,'
los domingos del ao, el 25 de Diciembre y el 19 de Enero.
Posteriormente y a virtud del Decreto-Ley N.' 170 (le 1934, se aumentaron
los das calificados meramente de festivos con uno mas, como homenaje al pro-
letariado, que es el 1' de Mayo.
Slo existe un da <(e duelo national, que es el establecido como homenaje
a los que sucumbieron en nuestras contiendas libertadoras, en el art. 11 de la
precitada Ley de 18 de Marzo de 1903, y ste es el 7 de Diciembre.
Consecuentemente, tabindose empleado en el Decreto 1824 de 1938 los
vocablos "da de fiesta" o "duelo national", y advirtindose en el segundo "poi
cuanto", que se refiere a los das en que el jornalero deja de trabajar por ra
zones de orden patritico, y en el tercer "por cuanto", que la nueva disposicin
legal concede una ventaja al trabajador, no se ha deseado extender a los domin-
gos y a los das equiparados a stos bajo el calificativo de festivos, es visto que
el repetido Decreto 1824 slo es aplicable a los das no laborables que puedan
calificarse de nacionales por razones de orden patritico o poltico, que afectan
a la nacionalidad cubani exclusivamente.
Por tanto, lo prevei ido en el inciso c) del art. 38 del Decreto 188 de 1938,
a virtud del Decreto 1824 del mismo ao, no puede aplicarse a los das 26 de
Diciembre de 1938 y 2 de Enero de 1939. "
REGISTRO CIVIL.-Denegacin de inscripicin de nacimiento.-El Juez
de Primera Instancia de Nuevitas, por resolucin de 16 de Noviembre de 1938,
declar lo siguiente:
Considerando: que para que los Jueces de Primera Instancia ordenen la
inscripcin de un naciniento que no se haya declarado oportunamente, es me-
nester, conforme a lo dispuesto en el art. 51 del Reglamento dictado para la eje-
cuci.n de la Ley del Registro Civil, que adems de expresarse las causes por las
cuales no fu declarado dentro del trmino legal fijado a ese efecto, se ofrezca
informacin testifical acerca del lugar, da y hora del nacimiento y de la filia-
cin del recin nacido.
Considerando: que la filiacin a que acabamos de referirnos, no puede ser
otra que la determinada en la regla 6' del art. 53 de dicho Reglamento, en rela-
cin con las disposiciones pertinentes de la regla 2'' del art. 35 del mismo.
Considerando: que no habiendo comprendido la informacin testifical prac-
ticada en este expedient, en cuanto a la filiacidn de la persona cuya inscripcin
de nacimiento se solicila los particulares indicados en los fundamentos que
preceden, aparte de haberse omitido sealar el lugar del barrio-de Lugareo de
este Trmino en que ocurriera dicho nacimiento, viene obligado este Juzgado q
hacer uso de la faculty denegatoria que le concede el ya citado art. 51 del
Reglamento anteriormente invocado.-Dr. Jorgc Freyre y Llovct.
LEY DE AMNISTIA DE 21 DE DICIEMBRE DE 1938.-Quiebra.-El
Juez de Primera Instancia de Almendares ha declarado no .haber lugar a apli-
car dicha Ley, a unos comerciantes declarados en quiebra, con los siguientes
fundamentos:









ASUNTOS GENERALS


"Considerando: que de] examen que se hace de los autos en cuestin.
aparece que... se encuentran arrestados en sus respectivos domicilios, lo que
equivale jurdicamente a sostener que los mismos aparecen detenidos provi-
sionalmente, ya que segn el Diccionario de la Academia, arrest equivale a
prisin, y significa segn Escriche, nc slo el acto de prender, asir o coger
a una persona, sino ta,mbin el sitio donde se le encierra o asegura; y ello
sentado, procede determinar el carcter de la media adoptada para concluir
si es o n de aplicacin la Ley de perdn a que antes se ha hecho mencin.
Considerando: que el Tribunal Supremo de Espaa, por su sentencia de
28 de Octubre de 1896, terminantemente declar: "que la disposicin del
art. 1063 del antiguo Cdigo de Comercio es de carcter meramente procesal
y como tal no ha sido derogada por .uingn otro artculo del actual"; y ello
expuesto, corrobora que la tantas veces repetida disposici'.n no apareja la san-
cin a una figure especial de delito, sino supone determinadas medidas acor-
dadas sobre la persona del quebrado para tener a ste a la disposicin del Juez
de la quiebra y evitar su rebelda civil, ya que las responsabilidades crimina-
les que se derivan del juicio de quiebra no son exigibles dentro de los autos
del juicio universal y s en va criminal, sin que el Juez de la quiebra pueda
prejuzgar ni determinar sta."
REGISTRO CIVIL.-Ciudadana.-El Juez de Primera Instancia del Nor-
te de la Habana, por auto de 4 de Febrero de 1939 resolvi lo siguiente:
Resultando: que el Notario de esta Ciudad, Dr. Carlos Jimnez de la To.
rre, remiti con fecha 15 de Diciembre prximo pasado, al Juez Municipal del
Norte, testimonio de la escritura nmero 724, de jura de intencin de adquirir
la ciudadana cubana, otorgada ante l con fecha 1" del citado mes, por el seor
Emil Jaschunsky, a cuyo escrito recay la providencia del Juez Municipal del
Norte de la citada fecha 15 de Diciembre, elevando las dilige.ncias a este Juz-
gado para que se resuelva si procede o n la inscripcin solicitada, por estimar
dicho Juez que por el Notario no se ha cu,mplido el caso 59 del art. VI de la
Ley Constitucional de esta Repblica, ya que el extranjero que efecta la
jura de intencin no lleva residiendo en este pas ms de 5 aos a que dicho
inciso se refiere; y remitidos dicihos antecedentes a la Direcci.n General de
los Registros y del Notariado, han sido devueltos por sta para que se d cum-
plimiento a lo establecido en el art. 75 del Reglamento de 9 de Marzo de 1938,
dictado para la ejecucin del inciso "M" del art. IV de la Ley de 17 de
Diciembre de 19'37.
Considerando: que dados los trminos en que est redactado el inciso 5v
del artculo del mismo nmero de la Ley Constitucional vigente, se exige para
la declaracin de intencin de ciudadana el transcurso de 5 aos, porque el
propio precepto obliga a esperar el transcurso de 1 ao desde dicha fecha,
por lo que es evident que los 5 primeros deben haber transcurrido con resi-
dencia en el territorio, lo contrario no permitira hacer constar este particular
imiprescindible para la naturalizacin.
Considerando: que no coneurriendo en el caso que motiva la present
consult el particular declarado como necesario de hacer constar en la inscrip-
cin del transcurso de 5 aos de residencia en el territorio de la Repblica por
la fecha en que se produce, procede denegar la transcripcin del acta de decla-
racin de intencin que motiva el present.
Se declara no haber lugar a disponer la transcripcin en el Registro Civil
a cargo del Juez Municipal del Norte del acta de jura de intencin de adqui-
rir la ciudadana cubana, del ciudadano alemn Emil Jascrunsky; y devul-
vanse originales estos antecedentes al expresado Juez Municipal, a fin de que
haga saber esta resolucin al Notario Dr. Carlos Jimnez de la Torre.-Jorge
Snehez Galarraga.











IEPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

I lSSRI PTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS Do LA HABANA

Suscripcin annual, $ 7.00 Nmero suelto .... $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00


AO XV. HABANA, ABRIL DE 1939 NUM. 4



EL ARREST DEL QUEBRADO

INTERPRETATION QUE DEBE DARSE AL ART. 1044 DEL CODIGO DE COMERCIO
ANTIGUO DESPUES DE LA VIGENCIA DEL CODIGO DE DEFENSE SOCIAL

La lectura de un trabajo razonado con (ir1'i.'. il dle citas de autores cuyos
nombres constituyen pilares esenciales en la elaboracin (le un derecho cient-
fico y ms que todo la apelacin del articulista a la conciencia jurdica del Juez
cubano de 1939, ine ha producido intense reflexin spiritual; me refiero al
Dr. Juan J. Casass, estudioso del Derecho y publicista notable que en estas
coluinnas enjuicia "el arrest del quebrado y el ('digo de Defensa Social".
Sinceramente declare que despus de leer al Dr. Casass hube de repro-
charme, y fu esa mi alarm (le espritu recalcitrante, (le conservador en la
interpretacin de la norma legal y de literalista, circunstancias que desconoca
en mi formacin mental atenta siemnpre a toda innovacin cientfica que signi-
fique una renovacin a an derecho social acorde al movimiento actual, aunque
subordinada a la existencia (le preceptos vigentes y a su legal interpretacin; por
lo que estudiando el punto doctrinal y meditando sobre la trascendencia del
mismo, abandon los prejuicios que me embargaban y ratifiqu el criterio man-
tenido; y al enjuiciarlo, en distinto aspect al articulista, no me propongo con
ello polemizar, sino sim ,lemente abonar en la tesis mantenida por el Juzgado
capitalino y desvirtuar que puedan conceptuarse sus arguments como retro-
grados y contrarios a to lo espritu de reform intellectual y legal.
Se ha dicho que el irresto del quebrado, vigente el Cdigo de Defensa So-
cial, quebranta disposiciones legales del ltimo, en lo que no estamos (le acuerdo
ya que tal acto procesal no supone el cumplimiento de una sancin y slo cons-
tituye en el curso de las actuaciones una media de seguridad, de lo que
nos dan ejemplo vivo las Ordenanzas de Bilbao; cal). 17: "Luego que algn
comnerciante est en estado (le falencia o quiebra pasarn Prior y Cnsules con
escribano a la casa y m,,rada de tal quebrado. y en ella asegurarn la persona.
pudiendo ser habida", manteniendo igual criterio Francisco (le P. Rives y
Mart en su conocida ob a "Concurso de Acreedores y Quiebras" (pg. 257), el
que sostiene: "eonsiderado el arrest del quebrado, segn hemos dicho, no como
pena, sino solamente coM)to media de preveneii'in para asegurar", etc.
Es sabido (le todos lue la Ley de Enjuiciamniento Civil que comenz a regir
en nuestro pas en 1" de Enero de 1886 carece de determinados preceptos espe-
cficos reguladores de situaciones previstas en el juicio universal de quiebra y
en otros se refiere a artrius del Cdigo (le Comnercio de 1829. por lo que no con-
teniendo la Ley sustantiva mercantil vigente clisula derogatoria, se estimaron
vigentes los precepts oiroceses del cuerpo legal de 1829 y, entire stos, su









ASUNTOS GENERALS


art. 1044, que en lo pertinente consigna: "29-El arrest del quebrado en su
casa, si diere en el acto fianza de crcel segura; y en defecto de darla, en la
crcel". Aspiramos a dejar perfectamente determnnado que esa disposicidn no
ha sido derogada por el Cdigo de Defensa Social, y que la misma no es contra-
dictoria, ni pugna ni se opone a lo sefialado en el Apartado "D" del art. 53 de
dicha Ley penal, que establece: "solamente los Jueces y Tribunales de lo Cri-
minal podrn imponer sanciones de privacin de libertad."
Constituye una sancin penal el arrest del quebrado impuesto en obedien-
cia al art. 1044 ya citado? En modo alguno, ya que sancin dentro de la tcnica
ms exacta en doctrine penal represent "la pena que establece la Ley al que
la infringe", fijando la Ley de Orden Publico la propia duracin al culpable
de la transgresin, lo que no ocurre con la detencin del quebrado que no tiene
un lmite de duracin exacta, y adems porque no hay que repetir que la quie-
bra en s no es delito genrico, y que el Juez de lo Civil en ningn moment
puede a priorr" prejuzgar esa responsabilidad criminal, ya que en la pieza de
calificacin y en el ramo correspondiente slo puede declarar en obediencia a la
propia Ley, "que resultan mritos para mantener la calificacin de la quiebra
de culpable o fraudulent" (art. 1384 de la Ley de Enjuiciamiento Civil,
art. 1143 del Cdigo de Comercio antiguo, modificado por Decreto-Ley de 6 (lde
Diciembre de 1868), remitiendo testimonio al Juez de lo Criminal para que sea
en esa jurisdiccin donde se resuelva definitivamente la responsabilidad crimi-
nal, regulando la propia Ley, que si se califica de fortuita la quiebra, debe el
Juez de lo Civil en todo caso poner en libertad al quebrado, sin perjuicio de los
recursos que se establezcan contra dicha resolucin.
El Cdigo de Defensa Social, que sustituy al Cdigo Penal y a las leyes
penales especiales que regan en la Repblica, slo contiene, como expresa su
art. 19, las leyes represivas en cuanto a los delitos y contravenciones que deter-
mina y las llamadas medidas de seguridad. .
Las sanciones que establece son represivas de delitos y contravenciones, ya
que el Cdigo es la Ley de Defensa Social represiva (art. 3') slo rige y tiene
imperio en cuanto a delitos y contravenciones (art. T7) y slo sanciona, repe-
timos, delitos y contravenciones (art. 17 y siguientes) y esas sanciones reguladas
y determinadas en el Captulo I del Ttulo IV del Libro P' de] Ccdigo de De-
fensa Social entire las sanciones principles include el arrest (nmero 4', del
apartado A del art. 51) que tiene una duracin (le un da a un ao (nmero 3"
del apartado A del art. 53 de dicho Cdigo) y slo en ese caso arresto-sancin
es que rige el apartado D del citado art. 53.
El art. 54 del Cdigo de Defensa Social determine clara y especficamente
la forma y lugar de cumplimiento o extincin del arrest como sancin del de-
lito o contravencin.
Nos preguntamos: qu relacin puede existir entire el arrest como sancin
y la media estrictamente procesal del arrest del quebrado que estableci el
art. 1044 del antiguo Cdigo de Comercio ?
Estimamos que existe en este problema un grave y transcendental error.
Son cosas distintas para el jurista, el arrest pena del antiguo Cdigo Pe-
nal, y el arrest, sancin del novsimo Cdigo de Defensa Social, y el arrest del
quebrado, media provisional que se adopta de conformidad con reglas procesa-
les no derogadas cuando se dieta el auto declarando en estado lde quiebra a un
comerciante. El arrest, pena o sancin, supone la existencia de una infraccin
criminal, el arrest del quebrado determinado en el art. 1044 del antiguo C('idigo
de Comercio es una media meramente procesal, comeo se lha declarado (le un
modo reiterado por la jurisprudencia, entire otras, en la notable sentencia de 28
de Octubre de 1896 del Tribunal Supremo de Espaa.
Si se generalizara el criterio sostenido p'or el articulista, devoto de las dis-
ciplinas de la Filosofa del Derecho tendramos que llegar a conclusions absur-
das en el orden jurdico. La detencin es arrest, ello es incuestionable. Se co-









ASUNTOS GENERALS


mete un homicidio y el agent active del delito no puede ser detenido o arrestado
porque no siendo un Trib mal de Justicia y siendo el arrest una sancin slo
imponible por los Jueces o Tribunales de lo Criminal, se opondra el art. 53 del
Cdigo de Defensa Social a esa umedida de precaucin autorizada por la Ley
rituaria criminal.
Ms adelante veremos cual es el criterio del Tribunal Supremo cubano en
otro caso de detencin o arrest no sancin de un hecho criminoso o de una in-
fraccin penal: el arrest consecuencia de la declaracin judicial del Juez de lo
Civil de haber litigado con t(emer dad o mala fe un litigante.
Representa el arrest, del quebrado una prisin preventive como fase ini-
cial a las ulteriores resplon.abilidatdes criminals? En buena doctrine puede sos-
tenerse lo contrario, ya quie est peri'fetamente des]indada la independencia de
ambas jurisdicciones, (le 1i que e' evidence testimonio revelador de la ausencia
de todo ligamen, la faculty id del i;uzador de atenuar el rigor de la disposicin
legal, conocida la contabi idad del fallido, pudiendo concederse a ste salvo-
conducto para que goce d ilibertad provisional en actos limitados e inclusive a
que se "alce el arrest ba.jo caucin juratoria de presentarse cuando fuere lla-
mado". (Martnez Escobar, "Suspensin (le Pagos y Quiebras", pg. 208).
Si se estimare lo contrario, argumentindose la relacin causal entire uno y
otro acto, tampoco en esto, supuesto hipottico puede conceptuarse la media
como integrante de una saiicn ni realizada en concept de pena, pues haciendo
abstraccin de su carcter de vejatoria, lo que no se dispute, y de lo que repre-
senta en relacin a la re, triccin de la libertad individual, su observancia es
fatal e indeclinable al mandato legal, y como de carcter meramente procesal,
as lo ha entendido la doctrina espaola (sentencia 28 de Octubre de 1896) y
como secuela a la declaracikn de quiebra, que en otro orden apareja el desasi-
miento del quebrado a sus bienes e inhabilitaciones especiales.
En apoyo de la tesis que combatimos se cita una resolucin de la Audiencia
de Oriente que neg el apremio personal a un litigante condenado en costas a
los efectos de la Orden Militar N' 3 de 1901, por estimar que ello quebranta lo
dispuesto en el prrafo D del inciso 4. del art. 53 del CGOdigo de Defensa Social,
en relacin con el inciso B de la 4't de las Disposiciones suplementarias del mis-
mo cuerpo legal, transcribi.'ndose las consideraciones aducidas como opinion muy
respectable por cierto de si -te seores Magistrados del expresado Tribunal y que
result contradicha por la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, que resolvien-
do precisamente un recurs ) de casacin de aquella Audiencia muy recientemente
ha declarado que los arts. 3' y 4 de la Orden Militar No 3 de 1901 no han sido
derogados por el apartado B de la 4' de las Disposiciones complementarias del
vigente Cdigo de Defensa Soceial, ya que la prisin subsidiaria que en defecto
del pago (le las costas han (le sufrir aqullos no queda comprendida en el con-
cepto de sanciones (le privacin de libertad con el sentido y alcance especfico,
que a tal expresi')n corresp.onde segn lo ordenado en el propio precitado art. 53
del mencionado Cdigo, rferida exclusivamente a verdaderas penas de priva-
cin de libertad, impuestns por consecuencias de hechos de carcter delictuoso
y no al apremio personal ( prisin subsidiaria ya referida.
Que las considerations alegadas y la doctrine de nuestro ms alto Tribu-
nal de Justicia ratifica nuostra modest opinion, que el art. 1044 del Cdigo de
Comercio antiguo no ha sido derogado y con referencia a su real interpretacin
nos remirtmos a las reglas que establece la Ley para tales casos, consignando que
cuando ella es clara y precisa, hay que interpretarla en su verdadero alcance,
sin acudir a criterios filosf'icos ni a reglas que contradigan la opinion del Le-
gislador, ya que se expondra su int.rprete a elaborar un derecho que no es el
establecido y caera dentro dle la rbita del nms avanzado arbitrio judicial, no
admitido en nuestra legislaci n positive. y que no es otra cosa que la facultad
en los juzgadores respect a la aplicacin de las leyes, de servirse de su criterio
personal en cuanto no est, definido y medido por aqullas, y an en los pases









ASUNTOS GENERALES


que lo proclaman, la corriente en contra de esa elaboracin de derecho cientfico
se produce intensamente y tiene expresin grfica en la opinion de Marx Wolff.
que expone: "preferimos la Ley del ms estpido de los legisladores que del ms
sabio de los Jueces."
Y para finalizar, conociendo el criterio personal del Juez que dict la reso-
lucin cuyo cumplimiento fu ordenado por la Audiencia de Santa Clara, en lo
que atae al art. 1044 del Cdigo de Comercio antiguo, transcribimos de su auto
dictado en fecha 3 de Mayo de 1938, y en el Considerando pertinente, lo si-
guiente: Y que al estado legal de quiebra, subsiguen la prisin personal del
quebrado, su inhabilitacin e intervencin official de su correspondencia y otras
medidas que pugnan con las corrientes modernas del derecho, forzosa e indecli-
nablemente hay que concluir, que esas reminiscencias de un derecho arcaico y
anquilosado, sancionador de la prisin por deudas abolida en legislaciones acor-
des al moment social constituyen un procedimiento en extremo complicado y
dilatado por la rigidez de las disposiciones q,-.e lo regulan, pero de obligado cum-
plimiento, y ms an. para el juzgador encargado en su funcin pblica de re-
solver las situaciones procesales que en dicho juicio se plantean y no facultado
en ningn caso a realizar lo impossible (atimposibilia nemo tenetur)."
MANUEL R. ZALDVAR.
)o(
FUNDAMENTO, ORIGEN Y DESENVOLVIMIENTO
DE LA IDEA DEL DERECHO NATURAL('

(Conferencia pronunciada por el Dr. Juan J. E. Casass en la Audiencia de Santa Clara
el 4 de Marzo de 1939)

Seoras y seores:
Hace cerca de 25 siglos que un hombre venido a Atenas de la remota region
de Clazomene, peripateando por las riberas del Iliso en las que aos despus,
cabe la sombra protectora de plants inmortalizadas en los dilogos platnicos,
Scrates enseara al hombre los dogmas inviolables de su doctrine moral im-
prescriptible, miraba a un cuadrpedo, que pastaba indolente en la pradera, y
profera este soliloquio que han recogido la multitud de siglos posteriores: "la
hierba que come ese animal nutre su cuerpo y se vuelve sangre, care, msculos;
luego, la hierba contiene msculos, carne, sangre: todo est en todo, los contra-
rios nacen de los contrarios". Vosotros sabis que me refiero a Anaxgoras, pri-
mer maestro de filosofa que se instala en Atenas y que excluy la absurda hip-
tesis del acaso, dando con aquellas palabras transcripts la primera formulacin
rudimentaria de la ley de la transformacin de la material. (2)
Despus. Atenas asiste a la ctedra de Scrates; ve, estremecida por el es-
panto, llevar a su filsofo al tribunal del pueblo donde centenares de mariners
y comerciantes atenienses, "gente soez y mal nacida", escuchan la miserable
acusacin de aquellos infames de Anito. Melito y Licn y pronuncian la ms
oprobiosa condena de la historic antigua. Asiste, desde su regio alczar espiri-
tual, alambique donde se acendran y destilan las civilizaciones a la creacin de
las escuelas socrticas. oye las doctrinas de aquellos vstagos de la -..t;t.-, in-
fluidos por el pensamiento de Scrates y ve surgir las escuelas cnica y cirenaica.
De esta escuela de Cirene, ciudad del Africa, adunndose sincrticamente con
elements del materialismo de Deimerito, deriva la escuela epicrea que cons-
truyera un hijo de Samios. Saimos, aquel lugar que vi nacer seis siglos A. (le C.
(1) En el anterior artculo del Dr. Casass "El arrest del quebrado y el Cdigo de
Defense Social", nmero de Marzo, pgina 62, rengln 31, donde dice "con el rigor del
siglo", lase "con el rigor del silogismo".-N. del D.
(2) Herclito nos ofrece vestigios ms remotos; pero, nmnos acentuados.









ASUNTOS GENERALS


al ilustre fundador de la escuela itlica, a Pitgoras. Pitgoras, que no slo fun-
da una escuela de filosol a, se revela como jerarca de los grandes moralistas, se
coloca entire los primeros matemticos de la humanidad, sino que establece vein-
tin siglos antes que Coprnico, por primera vez en la historic de la astronoma,
la doctrine cosmolgica del movimiento de la tierra. Con cuanta razn, seores.
Ernesto Renn llam "milagro griego" a los prodigios del arte, de la ciencia y
de la filosofa en aquel pueblo maravilloso. Ya antes que l Kant y Hegel haban
afirmado que la ciencia del pensamiento desde Aristteles no haba dado un
paso. Aristteles, la terrera figure de aquel trptico, casi legendario, que con-
quist para Grecia el cel ro de la filosofa que treinta siglos no han podido arre-
batarle. Y es seores (lie, como dice Ortega, en nuestra discipline sucede lo
inverso que en biologa, pues en tanto aqu las madres llevan en el vientre a sus
hijas, en filosofa las id,'as hijas llevan en el vientre a las ideas madres y las
ideas madres del pensamiento human hay que irlas a buscar a la selva espiri-
tual del mundo helnico.
Pero, volvamos al fundador del epicuresmo. Epicuro. seores, segn Di-
genes Laercio testifica, descubri la ley de la cada de los cuerpos, elabor cien-
tficamente, por primerai vez en la historic de la filosofa y de la poltica, la
doctrine del pacto social, y al promulgar su apotegma "mientras somos la muer-
te no es. cuando la muer'e es nosotros no somos", est formulando, ya en forma
mis perfect, la ley de la transformacin de la material, porque al explicar los
fundamentos de su tesis agrega: "despus de la muerte el cuerpo se disuelve en
sus tomos constitutivos: los cuerpos que nosotros percibimos son compuesto de
tomos invisibles cuya pequenez escapa a nuestro sentido; de aqu que lo que
parece extinguirse no hace ms que resolverse en sus ltimos ele,meaitos; el uni-
verso lo explican dos principios, los tomos en s infinitos y la vida infinita que
permit, con el movimiento de los tomos, sus combinaciones".
Y es, seores, por ltimo, a fines del siglo XVIII, cuando un qumico emi-
nentsimo que los errors de la revolucin de Francia llevaron a la implacable y
fratricida guillotina, cuando Antonio Lorenzo Lavoisier crea la qumica mo-
derna, sobre esa ley (le 1 transformacin de la material: "en la naturaleza nada
se crea, ni nada se pierde. la material lo que hace es transformarse".
En el siglo XIX, en el siglo de las luces, que recogiera los pimos proventos
del Derecho Natural, intensamente cultivado en el siglo precedent, y que acrece
el Derecho Poltico y Filosfico con la doctrine "del estado de derecho", casi
abandonado en estos tiemnpos, un hombre ajeno a los studios de la ciencia fsica,
Roberto Mayer, incorpora al acervo cientfico de la humanidad la ley de la
conservacin de la energa.
"Entre la causa que desaparece, dice as Mayer, y el efecto que la reemplaza,
hay una relacin cuantilativa constant. Hasta ahora todos se haban conten-
tado con career que un movimiento cesa cuando choca con una resistencia sufi-
cientemente grande. y que se produce calor por la resistencia (le la friccin.
Pero se reduce el movimiento a la nada y el calor nace de la nada? Si as
fuese el hilo rojo de la ciencia sera cortado, como si quisiramos admitir, en
qumica, que el oxgeno y el hidrgeno se reduce a la nada en su combinacin
y que despus el agua nace de la nada. Si admitimos que el oxgeno y el hidr-
geno se transforman en agua hay que admitir igualmente que el movimiento no
se reduce a nada, sino que se transform en calor".
Hay una ley, seores, cuya existencia ineluctable el mundo nos muestra y
demuestra, ley que mantiene la armona csmica, conduciendo a los cuerpos as-
tronmicos a travs de los espacios siderales, por un prodigio que escapa a la
deficiencia de nuestros medios de conocimiento. Esa ley, que descubri el genio
de Newton se halla implicada en aquella otra fundamental, cuya incorporacin
definitive a la ciencia fsica debemos al genio de ese mdico, a Roberto Mayer.
Por ello la ley de la conservacin de la energa afirma que cuando un cuerpo
suspendido pierde el sustento y cae no hace ms que devolver la energa que se









ASUNTOS GENERALS


gast en suspenderlo. De aqu el corolario: no hay gravedad, slo hay inercia.
Claro se ve que la ley de inercia no es ms que una manifestacin de la ley de
la conservacin de la energa y sta no es ms que una derivacin de la ley de
equilibrio universal, esa ley que rige soberana en los mundos de la material. Esa
ley, con sus sorprendentes derivaciones mantiene el equilibrio interplanetario
y obliga al hombre de pensamiento, "el hombre slo es hombre cuando piensa",
ha admitir la existencia de un plan de mecnica superior del mundo. Pero,
esa ley de equilibrio rige solamente en el mundo de la material? No, hay otro
mundo, seores, casi inexplorado; pero, de ms vastas persepetivas que el mundo
de la material, un mundo verdaderamente infinito, un mundo donde estn ins-
critos el sentimiento, la inteligencia y la voluntad, mundo que nos ata al pasado,
nos une al present y nos lanza en la corriente del porvenir. Mundo, seores,
en el que hunde sus races el rbol alteroso de la familiar, indemne a los hura-
canes de la miseria, del dolor y de la muerte misma; mundo donde gozamos de
los inefables placeres del amor pursimo, que realize el milagro del encantamien-
to y la absorcin, esa absorcin por otra persona "que parece arrancarnos de
nuestro propio fondo vital", y trasplantarnos a la suya donde hallamos la an-
siada, autntica, plena, embriagadora felicidad. Ese mundo, seores, es el mundo
del espritu y ese mundo tambin est regido por leyes universales, necesarias,
inmutables. Ya Kent, el acontecimiento ms notable en el mundo filosfico a
partir del Renacimiento, deca: "dos cosas me llenan siempre de nuevo el alma
de admiracin y de estupor: el cielo estrellado sobre de m y la ley moral en mi
conciencia".
Ved ah, en esas doctsimas palabras del genio de Koenigsberg, como ade-
ms del mundo de la material existe el mundo inexplorado del espritu, como
adems de las leyes que rigen la material hay leyes rectoras del espritu.
A esa conclusion llegamos mediante los distintos criterios por los cuales se
aproxima el hombre a la verdad o cuando consultamos, libres de prejuicios y de
coacciones, el orculo infalible de nuestra conciencia. Podemos afirmar, pues,
que tambin en el nmundo insondable del espritu, inaccesible al telescopio y al
microscopio, hay leyes que mantienen el equilibrio.
Por eso cuando el inmenso bardo florentino, que saba cantar en tercetos
admirables, ora la tragedia poltica de su tiempo, ora su amor inigualable por
Beatriz, que obliga a evocar aquel amor celestial de que Platn hablara en "El
Banquete", y colocara bajo el signo de Venus Urania, cuando el inmenso bardo;
repetimos, que tambin saba defender la tesis de La Escuela de Bolonia, trasmi-
tida por los estoicos a travs de San Agustn sore el imperio universal, da al
mundo cientfico su definicin del derecho, en el tratado "De Monarcha", dice:
realis et persnoalis 1iominis ad hominem proportion qiute servala sociclatem servat,
et corrupt corrwumptit. "Aquella proporcin que guardian los hombres entire
s. lo mismo respect a las cosas que a las personas, de cuya violacin u obser-
vancia depend la ruina o conservacin de la sociedad".
Ved ah la ley de equilibrio universal que regular y rige los mundos, que
reina soberana en el universe de la material y de la energa, reinando y regulan-
do tambin las sociedades humans, expresadas en frases admirables por uno de
los genios ms excelsos de la humanidad.
Ensamblada a esa ley de equilibrio hallamos la norma primaria del Derecho
Natural, que es la norma conservadora de la sociedad humana; es la ley que
rigiendo en el mundo spiritual comporta las valores eternos de justicia, valores
que no puede negar nadie, que invoca an el desalmado en su espelunca, al pro-
ceder al reparto de sus rapifias que invoca el tirano cubierto de crmenes, de
aprobio y de sangre, valor, en fin, a cuyo nombre piden amparo y proteccin los
innumerables menesterosos de la justicia.
Pero el Derecho Natural ha sufrido vicisitudes incontables a travs de la
historic. Desde el alborear mismo del pensamiento griego, Trasmaco y Calicles,
aquellos sofistas contra los que tron la palabra encendida del insigne moralista
y jefe del trptico filosfico que colocara la civilizacin ateniense a la cabeza de









ASUNTOS GENERALS


todas las cultures, aquellos sofistas, repetimos, decan: "lo just es lo conve-
niente al ms fuerte"; o "las leyes no son ms que el resultado de una liga,
formada por los dbiles, para oponerse al prevalecer (le los fuertes".
En el medioevo, ba o el soplo del espritu renacentista Nicols Maquiavelo
promunlga su asprrima loctrina que es la ms cruda negacin de toda ley moral
y de Todo principio de usticia: "el arte de gobernar, como el arte de navegar,
no necesita para nada ( e la moral; la mala fe es necesaria a quienes aspiran a
elevarse al mis alto po( or"; "busca el fin sin preocuparte de los medios".
En el siglo XVII wt escritor filosfico Scioppius. cuyo nombre y obra estn
desde hnece tiempo limiiwados al reducido crculo (le los eruditos, defiende a Ma-
quiavelo arguyendo que "la, moral y la poltica son ciencias distintas y que cada
ciencia tiene sus princiios propios, que la poltica se ocupa de las cosas tiles
y posibles y que las formas imperfectas estn, por desgracia, ms de acuerdo con
la naturaleza humana ( ne las formas perfectas".
Grosero error el dc este hombre que ignoraba el hecho de dirigirse ambas
cienbias a un mismo fil : el del bien human; ignoraba el hecho de que ambas
tienen por objeto accioi es humans, que toda accin humana est regida por la
moral y que todo actor que vulnere las leyes imprescriptibles de la moral no slo es
reprobable, sino que taImbin es funesto y tiene, en definitive, su congruente,
irremisible sancin. PM r eso la pena ineluctable que llevan, como consectario
natural, todos los tirai os por eso el premio, imperecedero e inmortal, de los
grandes justos: Arstides, Washington, Lincoln triunfaron ante sus contempo-
rneos y ganaron inma--cesibles la posteridad. Es el santo, el noble amor por la
justicia el que hace gr, ndcs a los hombres; las obras materials las destruye el
tiempo y las execra la 'oi'eneia humnana cuando sobre ellas han rodado lgri-
mas inocentes o se lia veriido una sola gota de sangre injustamente. Temed
sniempre a esa g'ota le s: ugre que "'salta gimiendo hacia el cielo", como deca, en
frase inmortal, el Vizc inde de Chateaubriand. Recorded el Evangelio de San
Mateo: "los que emplean la espada por la espada perecern".
Buenas sion las obias materials; pero slo las obras del espritu alcanzan,
para sus autores, proyecin de siglos. Recojamos la sabia enseanza de Platn:
"Temisl oeles, (itmin Pericles llenaron a Atenas de prticos y de templos,
slo Arstides la inclii'i con su goHierno a la virtud; slo ste es digno de me-
norita ''.
En la primera mi ad del siglo XVIII Ilobbes. notable filsofo ingls, con
rigor 16ico admirable sisleimalizando su argumentaein con dialctica sutil,
recoge la frase sangrienta de Planto: "El hombre es un lobo para el hombre",
y afirma que es el Esi do quien fija lo just o lo injusto, que la monarqua no
tiene obligaciones res' cl o al pueblo porque ste, en el pacto social, enajen
sus derechos y dei dj ser persola ".
Ved aqn, al repr,''einiiate tpico del absolutismo, en su siglo negando los
fundamentos del Dere lo Natural y socavando las bases (lde la armona social.
De la verdadera ar tiootii. a'noni viene del griego, arreglar, de la nica armo-
na, no de aquella, apa,'cte y falsa, que llamara Montesquieu "el silencio de las
poblacicnes recin tmi1 das por el enemigo".
Espinosa aquel jit(o holand's dle imperecedera memorial, por un estrabis-
mo muy frecuente en 'a historia de la 'ilosofa dice que en virtud del Derecho
Natural nadann los peeos y les grades se comen a los chicos. De aqu surge la
infeliz. odiada sumisi(l del derecho a la fuerza que adquiere promulgacin en su
principio: "E? dereclhi se extiende hasta donde llega el poder".
Federico Nietszelh, ese discpulo descarriado de Wagner y Schopenhauer,
predict los ideales romanos, los ideales de fuerza y afirma que el cristianismo
es enemicgo de la vida. l. que no supo comprenderlo. Afirma que la democracia
es sig'no patogneomni ) de decadencia y que la moral es contraria a la natura-
leza. porque paraliza las fuerzas del hombre superior. Esas terrible ideas de
Nietszche no se lian cerdido, ms de un alemn contemporneo las promulga
enardecido. As, para Spengler, vivimos en una poca, grandiosa, grandiosa por









ASUNTOS GENERALS


lo blico, grandiosa por las hecatombes que se ciernen como lgubres agoreros,
sobre el future entenebrecido de la humanidad. Para Himler el nacional-socia-
lismo anuncia la inauguracin de una era que durar treinta mil aos, que
Goebbels proclama eterna; en ella triunfar la moral de los nrdicos, donde las
categoras de raza y de sangre sern decisivas. Para Ernesto Troeltsch el Estado
alemn es una idea de orden superior, un super-estado cuyo advenimiento es
slo comparable al de un nuevo Reino de Dios. Para Hitler, por ltimo, el crime
asaz poderoso para ser castigado deviene derecho.
Son las escuelas materialistas y es el historicismo, originado por la reaccin
contra el predominio de las escuelas racionalistas, que culminaron en la apotesis
del Derecho Natural, en esa eclosin magnfica de la libertad humana que se
conoce en los fastos histricos como la revolucin de Francia, los que se alzan a
combatir, a fines del siglo XVIII y durante casi todo el curso del XIX la exis-
tencia de principios inmutables del derecho.
Y ante la incursin asoladora del materialismo huye nuestra discipline de
las Universidades alemanas que se haban estremecido al conjuro de la palabra
cargada de sabidura de aquel varn ilustre que, como Aristteles, llevaba por
delante todas las ciencias: Vosotros sabis que me refiero a Leibnitz. que haban
escuchado las sabias enseianzas de aquel hroe, no pensis que se trata de un
hombre de ceido talabarte, espada colgando, cargado de blicos arreos, no, se
trata de una de las primeras figures en e] mundo del pensamiento jurdico,
donde tambin hay hroes, se trata (le Christian Tomasius, autor de aquella
conocida clasificacin tripartita; principios morales, principios polticos, y prin-
cipios jurdicos mediante la que alcanz. por primera vez en la historic del pen-
samiento jurdico, de manera sistenlmtica la separacin definitive entire los de-
beres jurdicos y los deberes morales descubriendo en aqullos la presencia per-
manente de la coercion, como element entolgico. lo que no ocurre en la moral
y lo que sirvi ya para verificar el deslinde de ambos principios.
Huye nuestra discipline de las Universidades alemanas hemos dicho, y
Kohler, el egregio discpulo de Hegel, proclamna en niedio de honda y extraviada
exaltacin, comno el mayor triunfo de la escuela histrica, el haber desarraigado
de su patria al Derecho Natural. Efectivamente, esa escuela que tiene tres ver-
tientes: poltica, sociolgica y jurdica, en esta ltima por boca de sus tres pro-
ceres, Hugo. Savigni y Puchta, declara que la investigacin debe dirigirse al
derecho vigente, nico digno de consideracin para el jurista y crea un dolo:
el Volskgeit.
Por otra parte, el positivisno, llevando por bandera los principios de la
escuela de Comte, su pontfice, divide el territorio del pensamiento en tres eta-
pas: teolgica, metafsica y positive y dispuesto a terminar con la especulacin
promulga: "no hay principios, toda investigacin se agota en el hecho, guerra a
muerte a la especulacin". En l cristalizan los descubrimientos de Newton, las
exploraciones de Darwin y el genio emprico de Locke. El positivismo dogmtico
fu la expresin exacta de la filosofa inglesa, enemiga de la especulacin y
amante apasionada de la observacin emprica. Pero, el positivismo se bifurca
y toma dos senderos: uno dogmtico recorrido por observantes apasionados de
su credo cerrado que niegan el Derecho Natural y otro crtico, que se aprovecha
de las doctrinas kantianas y cristaliza en Yhering. Spencer, Roguin, Picard,
Duguit. entire otros. Todos estos maestros niegan tambin el Derecho Natural,
afirmando que no hay otro derecho que el positive o legislado, el que promulga
el Estado en sus gacetas.
En los das que cursan, un positivista de renombre universal, el Profesor
Kelsen, antiguo maestro de Viena y de Colonia, actualmente en Praga la capital
que llora en las mrgenes del Moldan los infortunios de Checoeslovaquia, dice
que el jurista no puede reconocer otrs normas que las del derecho positive;
que no hay Derecho Natural, no hay ms que teoras del Derecho Natural, ste
es slo una mscara tras de la cual se ocultan intereses.
Pero, frente a la dbil oposicin que hacen hoy las retaguardias del positi-









ASUNTOS GENERALS


vismo, en franca retirada, y frente a la palabra de Kelsen se alza toda una
legion de pensadores alirmando lo que tiene el double carcter de verdad de evi-
ciencia y de sentido comfin, robustecida por el testimonio de autoridad que dan
los siglos. Queremos, antes de proseguir, y por va de digresin, ofrendar el
dbil homenaje de nue.stro recuerdo a esa figure gigante del pensamiento cien-
tfico que acaba de abandonarnos para siempre: me refiero al insigne professor
Rodolfo Stemmler, discpulo de la escuela de Marburgo que iluminaran con
su genio los profesores 1 'ohen y Natorp, y que durante cincuenta aos defendiera
ardientemente la tesis que esta noche sostengo ante vosotros. Hace justamente
media centuria que con su obra inmortal "Sobre el Mtodo de la Escuela His-
trica" abri Stammnle- la polmica contempornea sobre si puede o no hablar-
se, en trminos rigurosamente cientficos, de la existencia de un Derecho Natu-
ral. En esa obra realize el eminente maestro de Berln ardorosa defena (le la
tesis afirmativa y subraya la necesidad de la investigacin deontolgica. Des-
pus de cincuenta aos de perenne laborar, en su magistral tratado, que apa-
reciera el afio 1921, promulga la necesidad de que el hombre se entregue sin
reserves a lo just, repitiendo con Rodolfo Eucken: "no hle abandonado la fe
en una fuerza superior que acta tanto sobre la humanidad como sobre s mismo.
las mximas del sermno de la montaa son lneas directives del pensamiento."-
Continuar.
-)o(

EFECTOS QUE LE PRODUCE AL DEMANDANTE
LA FALTA DE ASISTENCIA AL ACTO DEL JUICIO
DECLARATIVO VERBAL

Estatuye el art. 727 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que "si no compa-
reciere el demandante en el da y hora sefalados, se le tendr por desistido en
la celebracin del juice o".
De la falta de corcurrencia del demandante al acto del juicio verbal, surge
pues, la presuncin de que ha querido abandonar, apartarse o separarse volun-
tariamente de la demand. De ah, la primera consecuencia que le ocasiona su
incomparecencia al tenerlo por desistido de la celebracin del juicio como ordena
la Ley. Esa presunci.n, claro est. no siempre lia de ser exacta. A veces, obe-
decer a un olvido, a una enfermedad repentina. sin liempo material para po-
derse excusar en legal forma ante el Tribunal, tal vez, a una transaccin extra-
judicial entire parties no respetada por el demandado, alguna interrupcidn en
los medios de comunicacin o tendr como causa cualquiera otro event im-
previsto o de fuerza mayor. Mas, cualquiera que fueren los motivos que le pri-
ven su falta de asistenlcia, si no le produjeran al actor otros efectos que el desis-
timiento (le la demanla, de nada tendran que lamentarse, porque, con esa re-
solucin no se les priva del derecho de poder interponer nuevamente el juicio,
y a nadie ms que esta parte, en tales circunstancias, debe sufrir las conse-
enencias directs o indirectas de sus propios actos.
Pero, no solamemne el desistimiento es el nico pronunciamiento que les trae
el dejar de asistir a osa comparecencia. sino que, adems tido "se le condena en todas las costas", costas que, desde luego, sern exigibles
cuando la reclamacin exceda de $300, porque a tenor de lo preceptuado en el
art. 141 de la Ley Orgnica del Poder Judicial, solamente cuando la cuanta
alcanza a la suma nmyor de $300 en los juicios verbales, le es obligatorio a los
condenados en las costas a satisfacer los honorarios de los Letrados o derechos
de los Procuradores, precepto ste que est en perfect armona con el art. 11
de la citada Ley de Enjuiciamiento Civil al consignarse que no se comprende-
rn en la condenacin de costas esos derechos y honorarios en esa clase de juicios
cuando la cuanta no exceda de dicha suma.









ASUNTOS GENERALS


IIay ms, todava los efectos que a la misnma parte actora le produce su
incomparecencia, no terminan con el desistimiento d(te la demand, ni con la colin-
denacin de costas, pues el citado art. 727 dispone: "y a que indemnice al de-
mandado que hubiere comiparecido los perjuicios que le haya ocasionado".
El lundamento en que ha de descausar la condena de costas y la indemni-
zacin de esos perjuicios, no puede tener por base, ms que los equitativos
principios de justicia, reconocidos en la nuestra y en casi todas las legislaciones.
de que todo dalo o perjuicio que se le infiera a otro, por accin u omisi''mn vo-
luntaria, culposa y no delictiva, de esa culpla, a que la corriente filosfica la
denomin culpa Aquilianii, ms propiamenle llamada extracontractual, surge
la obligacin para el sujeto originador de los daos la reparacin del agravio
inferido, y en el perjudicado, correlativamente, nace el derecho a ser indemni-
zado en los perjuicios recibidos.
Lo que s parece demasiado violent es (une se le condene al actor al pago
(le las costas causadas y a la indemnizacin de los dafios y perjuicios, en estado
de indefensi6n, sin poder ser odo, violindose el principio jurdico (le que "nadie
debe ser condenado sin ser odo y vencido en juicio'", y lo peor del asunto est
en que la resolucin dictada en esa forma es sin ulterior r(C cuso.
A lo mejor, se me ocurre pensar que bien pudo haberse previsto en el ar-
tculo a que me refiero, que "si no compareciera el actor al acto del juicio, se
le tendr por desistido de su celebracin, y en el caso de que lo hubiere hecho el
demandado, a instancia de ste nicamente, se condenar al primero al pago de
las costas causadas que fueren exigibles y a la iiidenizaci.n de todos los per-
juicios ocasionados, pero sin fijar cantidad determinada a esos perjuicios, al
igual que se hace actualmente con las costas, lacindose efectivos los honorarios
de los Abogados o los derechos de los Procuradores conjuntamente con los daos
y perjuicios, en la forma establecida y por el procedimiento que se regular para
la ejecucin de las sentencias en las que se condena a cantidad ilquida.
En esa forma, el ejecutante tendra que acudir al aparo del art. !)27 y
siguientes de la mentada Lev adjetiva, presentando la relacin (le los daos y
perjuicios recibidos, incluyendo en la relacin los honorarios del Abogado o de-
rechos del Procurador, en su caso, relacin sta que el demnandante de.sistido y
ejecutado la aceptara o impugnara brindndosele la oportunidad en el inci-
denie a ser odo y defendido, y en vista (de los elements probatorios que al inci-
dente aporten las parties, se obtenga en definitive la aprobacin judicial en la
que se fijar la ascendencia precisa de los daos y perjuicios que le son imputa-
bles con el montante de las costas que el ejeculado tendra que satisfacer en la
media exacta de su imputabilidad y ascendencia, aunque los perjuicios sean
mayores de $25, porque, al oirlo, desaparece ya el inconvenient de la falta de
recurso y el de ser condenado sin ser vencido en juicio.
El legislator, no contempl expresamente ms que el caso de la incompa-
recencia del actor o la del demandado. Sin embargo. al exigir qune e le e oiga
al ltimo, para powder fijar prudencialmente los perjuicios, implcitamente esta
previendo la falta de asistencia (de ambas parties, demandaniie y demandado, lo
que hace entender que en este supuesto el Juez se limitar (le oficio a tener
por desistido al actor con las costas, sin hacer pronunciamiento en cuanto a la
indemnizacin de los perjuicios.
Comentando el ilustre tratadista Jos Mara Ma nresa ese arictlo, opina
que aunque no comparezca el demandado se condena al demandante al pago de
las costas causadas, no as a la indemnizacin d(l perjuicios fundndose para
ello en que cuando no concurre el demandado no se le suponen perjuicios y s
el acuerdo entire las parties de poner fin a la contienda. Y a la verdad, que si
hemos de aceptar, como aceptamos, la falta de coneurrencia al acto por ambas
parties, como un acuerdo en el que qued resuelto el asunto existen las mismias
razones para entender tambin que en ese mismo acuerdo ha quedado resuelto
el pleito cn, todas sus consecuencias, roino sn lias costas al igual que los demas
perjuicios. Por eso. tanto la condenain de laIs esias conio la de los per'jui-









ASUNTOS GENERATES


Pios no deban de hacer-e de oficio. y al tener que hacer lo primer, se olvida,
sin poderosas razones que lo ameriten, el otro principio de derecho aceptado
de que la jusl icia ciril ro'iS da.
Conozco de un ree 'nte 'aso en el que asistieron al juicio anmbas parties
interesadas. El actor, 1 los de ratificar la papeleta de demand, por el contra-
rio, expresamente solicit, se le tuviern por separado del anunlio de la contienda.
Y como el .Juez, sin formalizar la demand no podia pasar al tramite de con-
testaci6n, tuvo por separado al actor conforme a su peticin negndose a oir
sioniera a? demnandado ,ompareeiente, nor estiiar que no procediendo el tra-
mite de contestacin, no era de aplicaci n la relacin jurdica del cnasi-contrato
de litis contestatio.
Se onejaba el demandado. y a mi inicio con razn. el no haber sido invi-
tadn a oirlo para pedir la indemnizacin de los daios v perjuicios y las costas
que le haba originado 1 acudir al llanmamiento judicial por el delmandante con
su injusta reelamaci,'n.
De admitir conmo el fundamento en que desc.ansa esa indemnizacin de per-
jlicios. los provenientes de la evidence equidad en la reparaciln que le asiste
al demandado por consecueneia de los anto-, imiputables a la contraparte. no veo
inconveniente en que seo e oyera a esos efectos, y a ique se procediera en la misma
form1a que se aceua d eua do l actor no se present al acto, pues los perjuicios
lienen el mismo ormipen los 'enera la eonducta ilcita no nlnable de! actor:
son anlo~as las situa"i inos y por analohpa bien dehe procederse.
Tanbi1n opina il el tado tratadista .Tos Mara Manre'sa olue el demandante
se pnouede librav de index iinizar los perjuicios, separnde e la denanlda antes
de ne se- celebre la co iparecelcia del juicio verbal. Entre la admisin de la
demand, anuncio de 1; contienda v el acto de la coimparecencia. siempre Ie
sosecladno dos momnent1s. La tarlo arn. Cuando oerre lo primero. no d del de doabor reparo. no existent
mofivos, pnra oponerse n la separacidn simplemente del pleito sin ms conse-
enencia En camnbio. e',m1do el demnandado va ha sido eitado,. no suede lo
mismo. E'n e pri r s'unueslo no tiene la part demandada el por qu saber
Orl Se s le intelrnuso la i 'clamnaein. y es por ella Jle eslerar One no hlnv inel-
rrido en coasias ni pri ,icios de uinminnua cla-se. Alora bien. enando va el de-
1iandado ]la sido cenvo ada la de media entire la ahnmisiun de la demnanda v el anto verbal cono es natural,
es de esperar que si estima iniUsta la recamnain. lhabr anudido a un Abonado
a Procurndor a contvat:ir sus servicios nara sostener las razones que le asisten
en el nloito. y es muy probable one hava otor'ado aliln powder para one lo
representon v defiendlan n el asunto. Lo menos one puede esperarse es lue al
conocer la feelma naa 1 i nne lha sido ennvncado. se prepare para asistir al Vla-
mamiento indicial, abandoando sus labors busceando onien la sustituya. Y
si in es injusto. al menos es loal qune no abone las costas de los inicios en 1oe se
reclamen cantidad de ~3OO o menns: nopo es de notoria jnstiein que satisfaoa
las costas causadas en s' caso y la indemninzain de loMs poerinicios easionados,
de la misma manera on si sie 1oratara d1e la falla de asisteni, dele deemandante al
juicio. como euando el lemandado so1amnente concurre a 1.
No be do pretender, por cierto, qune estas vacas sn'erencias don motivo a
que se niense en ellas v much moenos he ide creer que provoquen la nmodifica-
Ui6n del repetido art. 727 de la Lev de Enjuicianmiento Civil.
Y mientras subsist la redacci'n del citado artculo en la forma que lo est
en el present, tendr" que se'uir los JrueVes Municipales acomnodlldose a 1o
que en el mismo se ordena. y por consgiuiente tendran i ne ]seguir como hasta
ahora, toniendo por desistidos a los demandantes que dejen de concurrir al








ASUNTOS GENERALS


juicio, condenndolos en todas las costas causadas, y en su caso, y a que indem-
nicen tambin al demandado compareciente en los daos y perjuicios que haya
sufrido, en cantidad que no exceda de $25, todo esto, sin oir al actor en el
procedimiento y sin ulterior recurso.
Dura lex, lex et.
MARCOS ORTEGA.
-)o(

COMENTARIOS

Gracias a un interesante artculo publicado en Diario de la Marina por la
Sra. Dora Jimnez. no pas totalmente desapercibida la fecha en que debi con-
memorarse el primer centenario del establecimiento de la Real Audiencia Pre-
torial de la Habana, hecho ocurrido el da 9 de Abril de 1839. Del referido
artculo tomamos los siguientes datos:
El Sr. Juan Montalvo y O'Farrill, Diputado por Cuba, gestion en Madrid
la creacin, entire nosotros, de dicho Tribunal. La Reina Regente, el 16 de Junio
de 1838. firm el R. D. creando la Audiencia que sera integrada por un Re-
gente, cuatro Oidores y dos Fiscales, el primero con $6,000 y los segundos con
$4,500. Sera su Presidente nominal, el Capitn General de la Isla de Cuba.
El primer Regente lo fu el Sr. Fermn Gil de Linares y los Oidores los seores
Sierra, Salas, Valle y Membiela.
Se install en el Palacio del Capitn General en el ngulo que forman las
esquinas de Obispo y Mercaderes, pasando despus a Cuba No 1 esquina a Cha-
cn; en 1844 se traslad a las casas Cuba 24 y 26 y ms tarde a Animas entire
Monserrate y Zulueta, al Palacio de Aldama, Amistad entire Reina y Estrella, y
altos de la Crcel.
La inauguracin se demor porque hasta el 8 (le Abril de 1839 no lleg el
Sello Real, que fu depositado en el Convento de San Francisco, bajo la custodia
de une de los Oidores. La conduccin y recibimiento del Sello se hizo en la
maana del da siguiente. Las tropas cubran la carrera del Convento al Pala-
cio y las casas estaban engalanadas. El Sello fu conducido en un carro tirado
por ocho caballos de color blanco. La llegada del Sello y entrega al Regente se
anunci con un caonazo.
Bajo la Presidencia del Capitn General se constituy el Tribunal en Pleno
Acuerdo. Ledo el Real Decreto de ereccin, juraron los components del mismo,
y el Capitn General declar constituida la Real Audiencia Pretorial de la Ha-
bana.
e En un peridico de esta capital, Diario de la Marina, se ha publicado lo
siguiente:
"Fuera de nuestro Tribunal Supremo, que radica en uno de los viejos pa-
lacios de la Plaza de Armas, amable y amada reliquia histrica, los otros tribu-
nales habaneros adolecen de una instalacin asaz precaria, a la que quizs nos-
otros nos hayamos acostumbrado, pero que es motivo de estupefaccin para los
forasteros. En los primeros aos de la Repblica, cuando empezbamos el or-
denamiento ,"e nuestras instituciones, resultaba excusable cualquier deficiencia
a ese respect. Pero el tiempo transcurre, los gobiernos se suceden, y muchas
cosas conservan su aspect primitive que parece condenado a eternizarse. Es
lamentable pero cierto. Entre nosotros, las cosas provisionales suelen convertir-
se en definitivas. De ah de que, cuando se habla de instalar provisionalmente
nuestra Audiencia en cualquier parte nos asalte el temor de que ese traslado se
perpete a travs de varias generaciones. En verdad quisiramos que el proyecto
de nuestro Palacio de Justicia no continuara siendo una de las perspectives
arquitectnicas capitalinas. Nos agradara que se pusiera mano en la obra y
que sta se realizara, aunque fuese en el transcurso de various aos. Con fre-
cuencia ocurre, entire nosotros, que queremos hacer las cosas de prisa y superio-









ASUNTOS GENERALS


res a nuestras fuerzas como los resultados no tardan en confirmar. Acaso se
lograra la edificacin de nuestro Palacio de Justicia si se consignasen los crditos
necesarios en various presupuestos. es decir, si no se gravara el tesoro de la Na-
cin de golpe y por una sola vez. Entonces. con cierta lentitud pero de modo
seguro, arribaramos en determinada fecha al logro de una vieja aspiracin que
tarda en realizarse y est sujeta a las alternatives de nuestra hacienda que, en
estos ltimos aos, ha abundado en apremiantes preocupaciones."
Aunque es de agredecer el buen propsito del colega, nada se obtendr.
Se encuentra en poder del Senado para su debate un proyecto de ley pro-
cedente de la Cmara de Representantes por el que los Registros Civiles se sepa-
ran de los Juzgados Municipales y se crea el cuerpo de Registradores Civiles, los
que percibirn los ingresos que ahora se destinan al Retiro del Poder Judicial.
El Mundo ha publicado un vibrant artculo contrado a ese asunto en el
que se dice "que lo mnis odioso de la media" es que dispone el aumento de los
derechos por registro de matrimonios, nacimientos, fallecimientos, etc.. y que la
misma sumira "en la miseria a centenares de ancianos, viudas y hurfanos,
dependientes de exiguas pensions que slo hace possible el refuerzo de esos dine-
ros a la Caja del Retiro de Jubilados del Poder Judicial."

---- )o(

COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

Durante el mes de Marzo la Junla de (Gobierno adopt. entire otros los
siguientes acuerdos:
Quedar enterada de haber sido designado el Decano. Vice-Presidente de la
Comisin reorganizadora de la Confederacin de Profesionales Universitarios.
Que una Comisin presidida por el Decano visit al Juez Correccional de
la 1, Seccin para darle las gracias por haber instalado un estrado destinado a
los Abogados.
Y con respect a quejas de colegiados contra algunos Jueces Correccionales
acord hacer un amplio studio de todos los hechos de que se ha tenido conoci-
miento sore tratamiento inadecuado a los colegiados. producindose de modo
eficaz para remediarlos, y que se circle el acuerdo entire los colegiados, reca-
bando su cooperacin y a la vez reiterar el testimonio de su mayor consideracin
a aquelloa Jueces Correccionales a quienes en anteriores ocasiones se ha dirigido
el Colegio con motivo de las distinciones de que en todo tiempo han hecho objeto
a la clase, dndole a los abogados las debidas facilidades para el ejercicio de su
profesin.
OAN.
-----) o (-

LIBROS Y REVISTAS

ADICIN AL TOMO 1' DE LOS PROCEDIMIENTOS CIVILES ESPECIALES DEL DOCTOR
EDUARDO R. NKEz.--Habana, 1939.-Contiene el nueve Reglamento de la Ley
de Coordinacin Azucarera y proteccin al pequeo colono.
CONTRIBUCIN AL STUDIO DE LA CUESTIN HIPOTECARIA CUBANA, POR EL
DB. FRANCISCO J. VILLAVERDE Y HAVA.-Habana, 1939.-Este folleto contiene
el informed ledo ante la Comisin Senatorial que ha tenido a su cargo la infor-
macin pblica sobre dicha cuestin.
INFORME RENDIDO POR EL DR. ARTURO FERNNDEZ A NOMBRE DE LA ASOCIA-
CION PRO-RESTAURA'IN DEL CRDITO CUBAN. Habana, 1939.-Este folleto
contiene dicho informed ledo ante la propia Comisin Senatorial a que hace re-
ferencia la anterior nota.
INDICE ALFABTICO DE MIL OBRAS Y TRABAJOS, que se refieren a libros u opi-








ASUNTOS GENERALS


niones cientficas del Dr. Antonio Snchez de Bustamante y Sirvn.-Habana,
1939.
EN DEF~ENSA DE LA REPBLICA Y DE SU CRUDITO.-Habana, 1939.-Este folle-
to contiene algunos de los alegatos contra la revalorizacin hipotecaria.
LA BIBLIOTECA MUNICIPAL DE LA HABANA: SU ORGANIZACIN Y SERVICIOS.-
Habana. 1939.-Este folleto est dedicado a divulgar dichos particulares.
REVISTA PENAL DE LA HABANA.-Habana.-Por primera vez nos visit esta
revista que dirige el Dr. Jos A. Martnez y que comenzo a publicarse en Di-
ciembre ltimo. Larga vida le deseamos.
REVISTAS EXTRANJERAs.-Hemos recibido: La Justicia. Mxico. 1). F.. Fe-
brero; y La Revista de Derecho, Jurisprudencia y Administracin, Montevideo.
Uruguay, Marzo.
OTRAS REVISTAs.-Tambin hemos recibido: Boletf Agrcola, Marzo; Bo-
letn de Informacin, Febrero; El Siglo, Marzo; El Jubilado, Marzo; Informna-
cin Fiscal, Abril ; Revista de la Asociacin de Viajantes del Comercio. Marzo;
Seguros, Marzo; La Jurisprudencia al Da. Febrero; Polica Secreta Nacional,
Marzo; y Divuigacin Taquigrfica, Marzo, de la Habana; Rerista Jridica, de
Bayamo. Febrero; y ('i'rl', Central Mercedita, Marzo.
) o (--
LEYES Y DECRETOS

LEY DE ALQUILERES.-En la Gaceta, de 25 de Marzo de 1939, se ha
publicado la siguiente Ley:
Captulo I.-Del precio legal y la prrroga de los contratos de arrendamien-
to.-Artculo I.-Se establece un precio legal obligatorio para los arrendamien-
tos de fincas urbanas.
El precio legal estar en vigor durante un perodo de tiempo de 2 aos,
contados desde el da siguiente a la publicacin (le la present Ley.
Art. II.S-Re establece adems la prrroga legal de los contratos de arrenda-
miento de fincas urbanas, a voluntad de los inquilinos y obligatoriamente para
los arrendadores. por el mismo perodo de tiempo de vigenca del precio legal.
Art. IIT.-Se comprenden dentro de las disposiciones (le la present Ley
los arrendamientos de fincas urbanas edificadas antes del P? de Julio de 1937
aunque fueren distintas las personas de los arrendadores e inquilinos respect
a una misma finca.
Asimismo se comprenden dentro de los beneficios de esta Ley los arrenda-
mientos de casas de vivienda construidas en predios rsticos. Cuando el arren-
damiento hubiere sido hecho en consideracin al empleo del inquilino en la
explotacin o industrial de la fine, deiar de estar comprendido en los benefi-
cios de esta Ley al cesar en dicho empleo.
Art. TV.-Se exceptan de las disposiciones de la present Ley los arrenda-
mientos relatives a edificios de nueva plant y a pisos o habitaeiones edificados
a partir del 19 de Julio de 1937.
Los contratos comprendidos en este artculo quedan suietos al derecho co-
mn y podrn ser otorgados con absolute libertad y engendrarn acciones que
en su eiercicio no se re(oirn nor las disposiciones de esta Ley.
Asimismo se exceptan de las disposiciones de esta Ley, los contratos de
hosnedaie celebrados con dueos de Hoteles. Casas de Huspedes y otros estable-
cimientos anilolos.
Art. V.-El precio legal ser el cine rega en 1 (l de Julio de 1937. o el aue
estuviere estipulado en el contrato si fuere menor del que rega en la expresada
fecha.
Cuando se tratare de locales o habitaciones, en casas do vecindad, ciudadelas
y solares, el precio legal ser el que reaa en 19 de Febrero de 1939. disminuido
en un 25 por 100.









ASUNTOS GENERALS


En los casos de .sul.arrendamientos el precio legal se aplicar en beneficio
del arrendatario principal y del subarrendatario.
Art. VI.-Si el arr rndamiento fuere respect de bienes no arrendados en
1' de Julio de 1937. el precio legal ser igual al de la renta de la fecha ms
prxima anterior o post< rior a la expresada, aplicando en los dems las disposi-
ciones del arlculo anterior. En caso d(e duda se tendr por precio legal la
renta menor.
Art. VIl.-Cuando en el precio del arrendamiento en I12 de Julio de 1937,
estuvieren incluidos determinados suministros y servicios prestados por el arren-
dador al inquilino, no s( r permitido suspender dichos servicios ni exigir su im-
porte indepen(lientemen -e de la renta.
Cuando en la expre.ada fecha de 1' de Julio de 1937 el arrendador perciba
separadamente el impose ide los suministros y servicios que prestaba al arren-
datario, podr continue electuando dichos cobros, pero en ningn caso podrn
exceder de lo que dichels servicios y suministros costaren al arrendador.
Se entiende por suminiistros y servicios: los de luz, electricidad, gas, agua,
limpieza y otros anlogos.
Art. VIII.-Elxcepto en lo relative al precio y a la duracin de los contratos
de arrendamiento, comprendidos en esta Ley, continuarn rigiendo entire las
parties las estipulaciones convenidas en los contratos, conforme a las disposicio-
nes del derecho comn.
Ser nulo todo pacto estipulado en contrario oo que contenga la renuncia a
los beneficios de esta L y.
Art. IX.-Los ben -ficios del precio y la prrroga legales establecidos en
la present Ley alcanz, rn caso (le fallecimiento del arrendatario a los indivi-
duos (lde su familiar que con el habitaren. de Iratarse de locales destinados a vi-
viendas y al socio o heredero que contiine el lnegocio si fuese on estableci-
miento mercantil o industrial.
Art. X.-Si con po.sterrioridad al '-' de Julio (le 1937 se hubieren realizado
por el dueio en la finca obras y mejoras que consistan en su reedificacin, el
arrendador podr elevir el pre('io legal del arriendo en unia cantidad que no
exceda del 6 por 100 del valor (le las obras efectuadas.
Art. XI.-No proc der la pr(rroga legal establecida en el art. II:
a) Cuando el propietario necesite el local arrendado para vivienda suya o
(le sus ascendientes o (ldscendientes o para establecer cin l4 su propia industrial
ejercida por ellos mism us.
En estos casos del er parliciparlo al arrendatario con 2 meses de tiempo
si se trata (le viviendas y con 4 meses si se trala (de establecimiento mercantil o
industrial.
b) Cuando el propietario justil'ique su propsilo (le derribar el inmueble
aunque no se eineenntre en estado ruinoso, para conlstruir otro ell el mlismno te-
rreno o de denmoler las constru-ccioines provisionales o ace(identales existentes en
solares para establecer en ellos otras definitivas.
e) Si la finca se declarase ruinosa en expediente contradi(torio seguido ante
la autoridad municipal, en el cual hayan sido citados todos los propietarios y
todos los inquilinos de a finca de que se rate, a quielies pueda afectar la decla-
racin de ruina.
d) En los casos de expropiaciin forzosa por utilidad pblica.
e) Cuando el Esta lo, la Provincia o el Municipio necesiten ocupar sus pro-
pios bienes para ejecultar proyectos de inters general.
f) Cuando el arrendatario de una vivienda o local la subarriende total o
parcialmente sin permiso del arrendador.
g) Por incumplimiento por parte del inquilino de las estipulaciones conve-
nidas con el arrendadr que diere lug'ar a la resisin del contrato, segn las
clusulas del mismo, -espetndose siempre el derecho de los inquilinos para
aprovecharse del preeDi y la prrroga legales eslablecidos in esta Ley.
Art. XII.-En los casos aI y b) del arluelo anterior, el inquilino tendr









ASUNTOS GENERALS


derecho a ser indemnizado por el arrendador. La indemnizacin en ambos casos
consistir en el imported del alquiler de 2 meses cuando el arrendatario sea de
un local para vivienda y en el alquiler de 4 meses cuando sea para cualquier
gnero de comercio o industrial.
En estos casos no podr negrsele al arrendador el derecho de dar por ter-
minado el arrendamiento si consigna en el Juzgado a favor del arrendatario
el imported de la indemnizacin.
En los casos c), d) y e) del artculo anterior, la terminacin del contrato
de arrendamiento ser declarada en los autos o expedientes que dieren lugar a
la misma.
En los casos f) y g) del mencionado artculo la terminacin del contrato
de arrendamiento ser declarada judicialmente cuando proceda.
Art. XIII.-El inquilino tendr siempre derecho, independientemente de
las indemnizaciones que pudiera reclamar, a la devolucin de las cantidades que
a partir de la vigencia de esta Ley hubiere pagado en exceso del precio legal.
Art. XIV.-La accin de desahucio se continuar ejerciendo conforme a la
legislacin comn, aunque al contrato en que se funde les fueren aplicables las
disposiciones de la present Ley.
En los juicios de desahucio no se admitir la excepcin de fundarse la
demand en la falta de pago de la renta de un precio superior al legal ni tam-
poco al de encontrarse pendiente de resolucin judicial la fijacin de dicho
precio.
No obstante lo anteriormente dispuesto, el inquilino podr evitar el desahu-
cio en cualquier estado del juicio, consignando en los autos del procedimiento
el imported de las rentas que estuviere adeudando al arrendador hasta el da de
la consignacin.
Art. XV.-El arrendador que promoviere juicio de desahucio fundndolo
en la falta de pago d(le una renta superior al precio legal, vendr obligado a in-
demnizar al inquilino en una cantidad igual al triplo de las rentas cuya falta
de pago aleg en la demand de desahucio. Asimismo vendr obligado al pago
de las costas del juicio en que se declarare con lugar la indemnizaciun.
Teniendo en cuenta las circunstancias del caso el Juez podr moderar d:s-
crecionalmente en la sentencia la cuanta de la indemnizacin.
Art. XVI.-Corresponder a los Jueces Municipales de 10 2, y 3* classes
del lugar en que se halle situada la finca, el conocimiento en primera instancia
de los juicios que versaren sobre los derechos declarados en esta Ley, sin que
pueda invocarse otra regla de competencia.
Art. XVII.-Las cuestiones que se promuevan en relacin con los derechos
declarados en la present Ley, se sustanciarn por los trmites del juicio verbal
y preferentemente a los de otra ndole que estuviere conociendo el Juzgado y
la sentencia se dictar el mismo da del juicio o en el siguiente.
Art. XVIII.-En un mismo juicio podrn ventilarse todas las cuestiones
que puedan promoverse entire demandantes y demandados. siempre que se refie-
ran a derechos declarados en esta Ley.
Asimismo podrn acumularse y ejercitarse simultneamente las acciones que
uno tenga contra various o various contra uno, siempre que fueren demandantes o
demandados, inquilinos de la misma finca.
Art. XIX.-Sern admisibles en los expresados juicios todas las pruebas re-
conocidas en el derecho comn,. que se refieran a los particulares controvertidos
y el Juez podr acordar de oficio la prctica de las pruebas que estimare con-
veniente.
En caso de duda sobre el precio que rega en 1' de Julio de 1937, se estar
a lo que result de los Registros de Amillaramiento.
Art. XX.-En la sustanciacin de estos juicios no se admitirn incidents
de ninguna clase y todas las cuestiones debatidas o que se susciten durante el
curso de los mismos, sern resueltas en la sentencia.









ASUNTOS GENERALS


La sentencia ser apelable en ambos efeelos ante el Juzgado de Primera
Instancia; y contra el fallo de este Juzgado no se dar ulterior recurso.
Art. XXI.-Los inquilinos de locales o habitaciones en casas de vecindad,
ciudadelas y solares pdrn ser representados en juicio, a su eleccin, por el
Ministerio Fiscal. En estos casos, la representacin se entender acreditada por
el solo hecho de atribursela dicho Ministerio Fiscal.
La Secretara de Justicia dictar los Reglamentos necesarios para que este
servicio se preste eficai.mente por todos los funcionarios del Ministerio Fiscal,
bajo la direccin de los Fiscales de Audiencia.
Art. XXII.-En lodo lo que no estuviere previsto en la present Ley se
aplicarn las disposiciones de] derecho comn.
Art. XXIII.-Las disposiciones contenidas en los artculos anteriores, ten-
drn efecto retroactive y con dicho efecto region las obligaciones de carcter
civil nacidas de actos o contratos, quedando los mismos modificados a tenor de
lo establecido en esta Ley; todo ello por razn de inters social, orden y utilidad
pblica, en virtud de bl dispuesto en los arts. XIII y XIV de la Ley Constitu-
cional de la Repblica.
Art. XXIV.-En los contratos de arrendamiento de fincas urbanas el pre-
cio estipulado no podr:. ser elevado ms de una sola vez cada 12 meses, si no
variase la persona del inquilino. Tampoco podr ser elevado dicho precio en ms
del 10 por 100 de su imported cada vez.
Lo establecido en el prrafo anterior no se aplicar a los arrendamientos
sujetos al precio y prrroga legales mientras uno y otras estuvieren en vigor.
Art. XXV.-En lo sucesivo no podr exceder el imported de las fianzas
que se presten por el alquiler de viviendas, de la renta de un mes. cualquiera que
sea el plazo y el precio del arrendamiento sin que a pretexto de servicios espe-
ciales pueda el arrendador retener en su poder mayor cantidad por el mencio-
nado concept.
Captulo II.-De las e.renciones tributaries 1 las nucvas dificaci>nes en
zonas urbanizadas y otras disposicions.-Art. XXVI.-Las casas y edificios de
todas classes construidos de nueva plant en los plazos y condiciones fijados en
la present Ley gozarni de las exenciones tributaries siguientes:
a) De todo impuesto territorial que afecte a la propiedad inmueble y de
cualquier otro impuesto o contribucin sobre las fincas urbanas a favor del Es-
tado, la Provincia o el Municipio.
b) De todo impuesto sobre expedicin de licencias para construccin de
edificios.
c) De una reduccin del 33 por 100 de toda cuota o canon por suministro
de agua siempre que el servicio de Acueducto est a cargo del Estado la Pro-
vincia o el Municipio.
Art. XXVII.-Para disfrutar de las exenciones de impuestos y contribu-
ciones a que se refiere el artculo anterior y de la reduccin en el pago por su-
ministro de agua es requisito indispensable que las construcciones queden com-
pletamente terminadas y declaradas habitables dentro de los 2 aos siguientes
a la vigencia de esta Ley.
Art. XXVIII.-Las exenciones de contribuciones por impuestos a que se
refieren los artculos anteriores, sern:
a) Por 10 aos para todas las construcciones ya sean en casas aisladas o
en grupos de casas o casas en edificios de apartamentos que no tengan ms de
3 piezas de vivienda con su correspondiente bao con servicios y cocina; o sean,
sala y comedor en una pieza, 2 habitaciones para dormir y bao con su servicio
y cocina.
b) Por 9 aos para todas las construcciones en casas aisladas o en grupos
de casas, o en casas en edificios de apartamentos que no tengan ms de 4 piezas
de viviendas con su correspondiente bao con servicio y cocina; o sean, sala,
comedor, 2 habitaciones para dormir, bao con sus servicios y cocina.









ASUNTOS GENERALS


c) Por 8 aos para todas las construcciones en casas aisladas o en grupos
de casas o de casas en edificios de apartamentos que no tengan ms de 5 piezas
de vivienda; o sean, sala, comedor, 3 habitaciones para dormir, bao con sus
servicios y cocina.
d) Por 8 aos para todos los .,Ii--i,..-,, destinados a industries o comercio
de cualquier ndole y capacidad.
e) Por 7 aos para todas las construcciones en casas aisladas o en grupos
de casas o de casas en edificios de apartamentos, que no tengan ms de 6 piezas
de viviendas; o sean, sala, comedor. 4 habitaciones para dormir, uno o dos baos
con sus servicios y cocina.
f) Por 5 aos para todas las construcciones destinadas a residencias de
cualquier tamao mayor que las descriptas en los apartados a), b), e) y a).
Cualquiera de las anteriores construcciones podr tener garage con ex-
cepcin de las de la clusula a).
Art. XXIX.-Se concede una reduccin del 33 por 100 de toda cuota o
canon por suministro de agua, siempre que el servicio del Acueducto est a cargo
del Estado la Provincia o el Municipio,. a los propietarios de casas de vecindad,
ciudadelas y solares, a quienes se impone la obligacin de disminuir el precio
del arrendamiento, en la forma dispuesta en el prrafo 29 del art. V de esta Ley.
La expresada reduccin en el canon o cuota por suministro de agua se apli-
car nicamente durante la vigencia de la prrroga legal del arrendamiento.
Art. XXX.-Las Administraciones Municipales estarn obligadas a rectifi-
car inmediatamente las contribuciones, de acuerdo con las rebajas producidas
por la aplicacin de la present Ley, previa la presentacin de las oportunas
declaraciones por los propietarios.
Art. XXXI.-Se hacen extensivos a todos los Municipios de la Repblica,
los beneficios otorgados al de La Habana por el Decreto-Ley N< 728 de fecha 3
de Abril de 1936, publicado en la Gaceta Oficial del propio da, y en su conse-
cuencia se rebaja al 1 por 100 del monto total de sus respectivos presupuestos
la contribucin de los mismos al Fondo Especial de Becas creado por la Ley de
17 de Febrero de 1926.
Se rebaja al 5 por 100 del onto total de sus respectivos presupuestos la
contribucin que los Municipios de la Repblica deben hacer para el Contin-
gente Sanitario creado por el Decreto N9 894 de fecha 26 de Agosto de 1907 del
Gobierno Provisional.
Capitulo III.-Del precio de los materials de construccin.-Art. XXXII.
-El Secretario de Comercio dictar las resoluciones que procedan en el caso
del alza inmotivada de los precious (le los materials de construccio, que se con-
siderarn artculos de primera necesidad, cuando no fueren de los conocidos
cnmo artculos de lujo.
Se considerar alza inmotivada la elevacin de dichos precious en relacin
con los que regan en 19 de Febrero de 1939. cuando no mediaren causes justas.
Art. XXXIII.-Se derogan cuantas leyes y dems disposiciones legales que
se opongan al cumplimiento de la present Ley, la cual comenzar a regir desde
el da siguiente de su publicacin en la Gaceta Oficial de la Repblica.
Dada en el Palacio de la Presidencia. en La Habana, a 23 de Marzo de
1939.-Federico Laredo.-Augusto Saladrigas, Secretario de Justicia.
-)o(-

MISCELANEA

MOVIMIENTO JUDICIAL -Despus de publicado el anterior ,nmero,
ha habido el siguiente:
Traslados.-Ha sido nombrado, a peticin. Juez de Primera Instancia e
Instruccin de Ciego de Avila, el Dr. Ricardo Granda y Deben. que lo era de
Santa Cruz del Sur.









ASUNTOS GENERALS


-Ha sido nombrado, a peticin, Juez de Instruccin del Sur de Santiago
de Cuba, el Dr. Marcelino Albuerne y Morgado, que lo era de Holgun.
-Ha sido trasladado al cargo de Juez Municipal primer suplente de Ya-
guajay, el Sr. Francisco Crdenas, que lo era de San Diego del Valle.
-Tambin ha sido nombrado, a peticin, el Dr. Luis A. Fortn y Fortn,
Juez de Instruccin (e Holgun, que era Juez de Primera Instancia de Guan-
tna,mo.
-Tambin 'ha sico nombrado, a peticin, el Dr. Alvaro Snchez Cifuentes
y Paz, Juez de Primera Instancia e Instruccin de Santa Cruz del Sur, que era
Juez Municipal de Isla de Pinos.
Jueces Municipales primeros suplentes.-Han sido nombrados los seores
Pedro Irarragorri, de Guaniquical; e Ignacio Lpez, de San Francisco.
Jueces Municipales segundos suplentes.-Han sido nombrados los seores
Jos Paz, de Isabela de Sagua; Dr. Francisco Vallhonrat, del Norte de San-
tiago de Cuba; y Dr Armando Labrada, del Sur de Camagiiey.
Ratificacin.-H sido ratificado por 6 aos el Dr. Andrs Navarrete y
Parreo, Abogado Fiscal de la Audiencia de Oriente.
Renuncia.-IHa ri nunciado el Dr. Gastn Jones, Juez Municipal 29 suplente
de San Luis.
Radicacin.-El Juez de Instruccin de Bajnes nos participate que ese Juz-
gado radic 49'3 causes en 1938 y no 293 como apareci en el estado que pu-
blicamos y que nos fu remitido desde Santiago de Cuba.
Varias noticias.-El Dr. Javier Caldern. Abogado de Oficio de la Audien-
cia de Camagiey, ha sido coinisionado para que se traslade a Venezuela y
realice studios en relacin con el sistema penitenciario de ese pas, durante
90 das y con carcter honorfico.
-El Dr. Alfredo Bernal, Abogado Fiscal del Tribunal Supremo, ha sido
designado para que sustituya en el Consejo Superior de Defensa, al Dr. Fran-
cisco Ponte cuando disfrute de vacaciones, licencias o esi impedido de asistir
al Consejo.
-El Dr. Manuel Gimnez Lanier, el da 15 del actual, pronunci una con-
ferencia en la Audiencia de Santa Clara sobre "El delito de usura".
-El Oficial del Juzgado Municipal del Vedado Sr. Alejandro Gmez y
Arguija, se hla graduado de Abogado.
-El Tribunal de Urgencia acept el conocimiento de la causa por inju-
rias al Tribunal de Oposiciones de aspirantes al cargo de Jueces Municipales,
seguida contra el Dr. Rafael Ramos y Grau.
-Hemos ledo que a los Jueces Municipales suplentes no se le podrn
pagar sus haberes posteriores al mes de Marzo.
-El Secretario de Justicia, segn la prensa diaria, la dicho que "es
absurda la especie circulante sobre una possible reorganizacin judicial"; que
agreg que el "Congreso de la Repblica no tiene facultades para suspender
de manera parcial o total la Constitucin vigente, requisito que sera impres-
cindible para un movimiento de esa naturaleza"; y que "conden el "canard",
por esti 'ar que perjudicaba, con el natural desasosiego de la empleomana, la
normal administracin de la Justicia."
-El Dr. Rafael Ramos interpuso querella contra los miembros del Tri-
bunal de Oposiciones de aspirantes al cargo de Juez Municipal Dres. Gabriel
Pichardo, Emilio Menndez y Francisco Sols, por que no lo admitieron a esas
oposiciones basados fn que habiendo sido condenado por delito que .hace des-
merecer en el concerto pblico, no puede ingresar en el Poder Judicial. El
Tribunal Supremo no admiti la querella.
-Ha sido nombrado Registrador de la Propiedad de Isla de Pinos, el
Dr. Jos Argote y Valds, Juez de Primera Instancia e Instruccin de Banes.
COLECCION EN VENTA.-La Sra. Noeli Benet. viuda del Dr. Arturo F.
Ramrez Cruz, que falleci recientemente siendo Juez de Instruccin de Matan-








ASUNTOS GENERALS


zas, vende una coleccin complete de "REPERTORIO JUDICIAL'', encuadernada.
Aceptara el pago en 2 3 plazos. Direccin postal: Villa Sunset, Playa, Ma-
tanzas.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-Du-
rante el mes de Febrero tuvo los siguientes ingresos: saldo anterior, $16,082.71;
nmultas correccionales y de Urgencia, $4,910.16: por descuentos, $8,968.08; de-
rechos Registros Civiles, $8,250.95; fianzas. $1,025: sobrantes, $335.08; multas
testigos y peritos, $24..67; licencias. $15; correcciones, $5.S6.-Total, $40,337.51.
Y tuvo los siguientes egresos: jubilaciones y pensions, $26,903.62; per-
sonal, $205; material, $21.15; devolucin, $8; saldo, $13.202.54.-Total, $40.337.
-La Comisin abon a los jubilados y pensionistas el mes de Marzo con
el 60 por 100 de sus acreencias.
FALLECIMIENTOS.-Han fallecido: el Dr. Carlos Manuel de Cspedes
y de Quesada, Abogado, Coronel del Ejrcito Libertador, ex-Representante, ex-
Ministro Plenipotenciario, ex-Embajador y ex-Presidente de la Repblica; el
Dr. Ignacio Cat y Bethart, Abogado y Notario de Bataban; y el Dr. Juan
J. de la Maza y Artola, Abogado de esta capital, ex-Representante y ex-Sena-
dor y Catedrtico de la Universidad.
NOTICIAS VARIAS.-Los Dres. Aurelio Mndez, Carlos Mi. Morn y
Humberto R. Maribona nos han participado haberse asociado y establecido su
estuaio en Obispo 351, 60 piso. Departamento 604.
-El Dr. Rubn Cruz Planas, nos ha participado haber tomado posesin de
la Notara que sirvi el Dr. Ramiro Cabrera y haber establecido su studio en
Aguiar 411, Departamentos 3'22 y 3'23.
INCONSTITUCIONALIDAD.-Por sentencia 30 de 7 de Febrero de 1939,
lhan sido declarados inconstitucionales por el Pleno del Tribunal Supremo, y
no podrn aplicarse en lo sucesivo, el ar't. 39 del Decreto 1849 de 19 de Sep-
tiembre de 19'38 y el Decreto 1875 de 10 de Septiembre de 1938.
-Tambin por sentencia 28, de 25 de Enero de 1939, ha sido declarado
inconstitucional la parte del Decreto 276, de 27 de Enero de 1934, que con-
fiere al Secretario del Trabajo la facultad para dictar las reglas necesarias
para determinar los sectors del trabajo que comprende esta media al objeto
de que se incluyan en la misma a los trabajadores cuya labor no tenga en la
misma el carcter de permanent, e inconstitucional el Reglamento de 14 de
Septiembre de 1935 dictado por el Secretario del Trabajo, sin que puedan apli-
carse en lo sucesivo.
DECRETO-LEY 800 DE 1936: es vigente: los Jueces Correccionales si-
guen teniendo competencia para conocer de sus infracciones.-La Sala de lo
Criminal del Tribunal Supremo, por auto 2 de 7 de Enero de 1939, resolviendo
cuestin de competencia empeada entire el Juez Correccional de Matanzas y
la Comisin Nacional de Transporte, ha declarado lo siguiente:
"Considerando: que el Decreto-Ley 800 de 19'36 no ha sido expresamente
derogado por el Cdigo de Defensa Social en la letra A .de la 44 de las Dispo-
siciones Suplementarias del mismo, por lo que, cuando de acuerdo con lo dis-
puesto en el art. 72 del referido Decreto-Ley, haya decursado el trmino con-
cedido para el pago voluntario de la multa impuesta (que actualmente la im-
pone la Comisin Nacional de Transportes), sin que se haya verificado, se dar
cuenta al Juez Correccional del domicilio consignado por el infractor, co.n re-
misin del expediente a la autoridad judicial, a los efectos de su cobro e impo-
sicin de la pena correspondiente.
Considerando: que con arreglo a lo dispuesto en la letra C. del art. 579 del
Cdigo de Defensa Social, en los juicios que se celebren por virtud de la com-
petencia atribuida a los Juzgados Correccionales por leyes especiales adminis-
trativas o de cualquier clase, no derogadas expresaimente por dicho Cdigo, los




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs