• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Main
 Escalafon del poder judicial (Hasta...
 Acuerdos de la sala de gobierno...
 Seccion notarial
 Resoluciones del tribunal supremo...
 Sentencias y actos
 Indice general














Title: Repertorio judicial
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076996/00014
 Material Information
Title: Repertorio judicial revista ... fundada bajo los auspicios del Colegio de Abogados de la Habana ..
Physical Description: 36 v. : ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Asociacio´n nacional de funcionarios del poder judicial
Asociación nacional de funcionarios del poder judicial
Colegio de Abogados de la Habana
Publisher: Impr. de Rambla, Bouza y ca.
Place of Publication: Habana
Habana
Publication Date: 1938
Frequency: monthly[1928-1960]
bimonthly[ former 1925-1927]
 Subjects
Subject: Law reports, digests, etc -- Cuba   ( lcsh )
Law -- Cuba   ( lcsh )
Genre: law report or digest   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Dates or Sequential Designation: Anõ 1, no. 1 (marzo de 1925)-anõ 36, no. 12 (dec. 1960).
Issuing Body: Organo oficial de la Asociación nacional de funcionarios del poder judicial, 1944-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076996
Volume ID: VID00014
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13201214
lccn - 31010741

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Main
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
    Escalafon del poder judicial (Hasta 31 de Agosto de 1938)
        Page A-1
        Page A-2
        Page A-3
        Page A-4
        Page A-5
        Page A-6
        Page A-7
        Page A-8
        Page A-9
        Page A-10
        Page A-11
        Page A-12
        Page A-13
        Page A-14
        Page A-15
        Page A-16
        Page A-17
        Page A-18
    Acuerdos de la sala de gobierno del tribunal supremo
        Page B-1
        Page B-2
        Page B-3
        Page B-4
        Page B-5
        Page B-6
        Page B-7
        Page B-8
        Page B-9
        Page B-10
        Page B-11
        Page B-12
        Page B-13
        Page B-14
        Page B-15
        Page B-16
        Page B-17
        Page B-18
        Page B-19
        Page B-20
        Page B-21
        Page B-22
        Page B-23
        Page B-24
        Page B-25
        Page B-26
        Page B-27
        Page B-28
        Page B-29
        Page B-30
        Page B-31
        Page B-32
        Page B-33
        Page B-34
        Page B-35
        Page B-36
        Page B-37
        Page B-38
        Page B-39
        Page B-40
        Page B-41
        Page B-42
        Page B-43
        Page B-44
        Page B-45
        Page B-46
        Page B-47
        Page B-48
        Page B-49
        Page B-50
        Page B-51
        Page B-52
        Page B-53
        Page B-54
        Page B-55
        Page B-56
        Page B-57
        Page B-58
        Page B-59
        Page B-60
        Page B-61
        Page B-62
        Page B-63
        Page B-64
        Page B-65
        Page B-66
        Page B-67
        Page B-68
        Page B-69
        Page B-70
        Page B-71
        Page B-72
        Page B-73
        Page B-74
        Page B-75
        Page B-76
        Page B-77
        Page B-78
        Page B-79
        Page B-80
        Page B-81
        Page B-82
        Page B-83
        Page B-84
        Page B-85
        Page B-86
        Page B-87
        Page B-88
        Page B-89
        Page B-90
        Page B-91
        Page B-92
        Page B-93
        Page B-94
        Page B-95
        Page B-96
    Seccion notarial
        Page C-1
        Page C-2
        Page C-3
        Page C-4
        Page C-5
        Page C-6
        Page C-7
        Page C-8
        Page C-9
        Page C-10
        Page C-11
        Page C-12
        Page C-13
        Page C-14
        Page C-15
        Page C-16
        Page C-17
        Page C-18
        Page C-19
        Page C-20
        Page C-21
        Page C-22
        Page C-23
        Page C-24
        Page C-25
        Page C-26
        Page C-27
        Page C-28
        Page C-29
        Page C-30
        Page C-31
        Page C-32
        Page C-33
        Page C-34
        Page C-35
        Page C-36
        Page C-37
        Page C-38
        Page C-39
        Page C-40
        Page C-41
        Page C-42
        Page C-43
        Page C-44
        Page C-45
        Page C-46
        Page C-47
        Page C-48
        Page C-49
        Page C-50
        Page C-51
        Page C-52
        Page C-53
        Page C-54
        Page C-55
        Page C-56
    Resoluciones del tribunal supremo sobre leyes especiales
        Page D-1
        Page D-2
        Page D-3
        Page D-4
        Page D-5
        Page D-6
        Page D-7
        Page D-8
        Page D-9
        Page D-10
        Page D-11
        Page D-12
        Page D-13
        Page D-14
        Page D-15
        Page D-16
        Page D-17
        Page D-18
        Page D-19
        Page D-20
        Page D-21
        Page D-22
        Page D-23
        Page D-24
        Page D-25
        Page D-26
        Page D-27
        Page D-28
        Page D-29
        Page D-30
        Page D-31
        Page D-32
        Page D-33
        Page D-34
        Page D-35
        Page D-36
        Page D-37
        Page D-38
        Page D-39
        Page D-40
        Page D-41
        Page D-42
        Page D-43
        Page D-44
        Page D-45
        Page D-46
        Page D-47
        Page D-48
        Page D-49
        Page D-50
        Page D-51
        Page D-52
        Page D-53
        Page D-54
        Page D-55
        Page D-56
        Page D-57
        Page D-58
        Page D-59
        Page D-60
        Page D-61
        Page D-62
        Page D-63
        Page D-64
        Page D-65
        Page D-66
        Page D-67
        Page D-68
        Page D-69
        Page D-70
        Page D-71
        Page D-72
        Page D-73
        Page D-74
        Page D-75
        Page D-76
        Page D-77
        Page D-78
        Page D-79
        Page D-80
        Page D-81
        Page D-82
        Page D-83
        Page D-84
        Page D-85
        Page D-86
        Page D-87
        Page D-88
        Page D-89
        Page D-90
        Page D-91
        Page D-92
        Page D-93
        Page D-94
        Page D-95
        Page D-96
        Page D-97
        Page D-98
        Page D-99
        Page D-100
        Page D-101
        Page D-102
        Page D-103
        Page D-104
        Page D-105
        Page D-106
        Page D-107
        Page D-108
        Page D-109
        Page D-110
        Page D-111
        Page D-112
        Page D-113
        Page D-114
        Page D-115
        Page D-116
    Sentencias y actos
        Page E-1
        Page E-2
        Page E-3
        Page E-4
        Page E-5
        Page E-6
        Page E-7
        Page E-8
        Page E-9
        Page E-10
        Page E-11
        Page E-12
        Page E-13
        Page E-14
        Page E-15
        Page E-16
        Page E-17
        Page E-18
        Page E-19
        Page E-20
        Page E-21
        Page E-22
        Page E-23
        Page E-24
        Page E-25
        Page E-26
        Page E-27
        Page E-28
        Page E-29
        Page E-30
        Page E-31
        Page E-32
        Page E-33
        Page E-34
        Page E-35
        Page E-36
        Page E-37
        Page E-38
        Page E-39
        Page E-40
        Page E-41
        Page E-42
        Page E-43
        Page E-44
        Page E-45
        Page E-46
        Page E-47
        Page E-48
        Page E-49
        Page E-50
        Page E-51
        Page E-52
        Page E-53
        Page E-54
        Page E-55
        Page E-56
        Page E-57
        Page E-58
        Page E-59
        Page E-60
        Page E-61
        Page E-62
        Page E-63
        Page E-64
        Page E-65
        Page E-66
        Page E-67
        Page E-68
        Page E-69
        Page E-70
        Page E-71
        Page E-72
        Page E-73
        Page E-74
        Page E-75
        Page E-76
        Page E-77
        Page E-78
        Page E-79
        Page E-80
        Page E-81
        Page E-82
        Page E-83
        Page E-84
        Page E-85
        Page E-86
        Page E-87
        Page E-88
        Page E-89
        Page E-90
        Page E-91
        Page E-92
        Page E-93
        Page E-94
        Page E-95
        Page E-96
        Page E-97
        Page E-98
        Page E-99
        Page E-100
        Page E-101
        Page E-102
        Page E-103
        Page E-104
        Page E-105
        Page E-106
        Page E-107
        Page E-108
        Page E-109
        Page E-110
        Page E-111
        Page E-112
        Page E-113
        Page E-114
        Page E-115
        Page E-116
        Page E-117
        Page E-118
        Page E-119
        Page E-120
        Page E-121
        Page E-122
        Page E-123
        Page E-124
        Page E-125
        Page E-126
        Page E-127
        Page E-128
        Page E-129
        Page E-130
        Page E-131
        Page E-132
        Page E-133
        Page E-134
        Page E-135
        Page E-136
        Page E-137
        Page E-138
        Page E-139
        Page E-140
        Page E-141
        Page E-142
        Page E-143
        Page E-144
        Page E-145
        Page E-146
        Page E-147
        Page E-148
        Page E-149
        Page E-150
        Page E-151
        Page E-152
        Page E-153
        Page E-154
        Page E-155
        Page E-156
        Page E-157
        Page E-158
        Page E-159
        Page E-160
        Page E-161
        Page E-162
        Page E-163
        Page E-164
        Page E-165
        Page E-166
        Page E-167
        Page E-168
        Page E-169
        Page E-170
        Page E-171
        Page E-172
        Page E-173
        Page E-174
        Page E-175
        Page E-176
        Page E-177
        Page E-178
        Page E-179
        Page E-180
        Page E-181
        Page E-182
        Page E-183
        Page E-184
        Page E-185
        Page E-186
        Page E-187
        Page E-188
        Page E-189
        Page E-190
        Page E-191
        Page E-192
        Page E-193
        Page E-194
        Page E-195
        Page E-196
        Page E-197
        Page E-198
        Page E-199
        Page E-200
        Page E-201
        Page E-202
        Page E-203
        Page E-204
        Page E-205
        Page E-206
        Page E-207
        Page E-208
        Page E-209
        Page E-210
        Page E-211
        Page E-212
        Page E-213
        Page E-214
        Page E-215
        Page E-216
        Page E-217
        Page E-218
        Page E-219
        Page E-220
        Page E-221
        Page E-222
        Page E-223
        Page E-224
        Page E-225
        Page E-226
        Page E-227
        Page E-228
        Page E-229
        Page E-230
        Page E-231
        Page E-232
        Page E-233
        Page E-234
        Page E-235
        Page E-236
        Page E-237
        Page E-238
        Page E-239
        Page E-240
        Page E-241
        Page E-242
        Page E-243
        Page E-244
        Page E-245
        Page E-246
        Page E-247
        Page E-248
        Page E-249
        Page E-250
        Page E-251
        Page E-252
        Page E-253
        Page E-254
        Page E-255
        Page E-256
        Page E-257
        Page E-258
        Page E-259
        Page E-260
        Page E-261
        Page E-262
        Page E-263
        Page E-264
        Page E-265
        Page E-266
        Page E-267
        Page E-268
        Page E-269
        Page E-270
        Page E-271
        Page E-272
        Page E-273
        Page E-274
        Page E-275
        Page E-276
        Page E-277
        Page E-278
        Page E-279
        Page E-280
        Page E-281
        Page E-282
        Page E-283
        Page E-284
        Page E-285
        Page E-286
        Page E-287
        Page E-288
        Page E-289
        Page E-290
        Page E-291
        Page E-292
        Page E-293
        Page E-294
        Page E-295
        Page E-296
        Page E-297
        Page E-298
        Page E-299
        Page E-300
        Page E-301
        Page E-302
        Page E-303
        Page E-304
        Page E-305
        Page E-306
        Page E-307
        Page E-308
        Page E-309
        Page E-310
        Page E-311
        Page E-312
        Page E-313
        Page E-314
        Page E-315
        Page E-316
        Page E-317
        Page E-318
        Page E-319
        Page E-320
        Page E-321
        Page E-322
        Page E-323
        Page E-324
        Page E-325
        Page E-326
        Page E-327
        Page E-328
        Page E-329
        Page E-330
        Page E-331
        Page E-332
        Page E-333
        Page E-334
        Page E-335
        Page E-336
        Page E-337
        Page E-338
        Page E-339
        Page E-340
        Page E-341
        Page E-342
        Page E-343
        Page E-344
        Page E-345
        Page E-346
        Page E-347
        Page E-348
        Page E-349
        Page E-350
        Page E-351
        Page E-352
        Page E-353
        Page E-354
        Page E-355
        Page E-356
        Page E-357
        Page E-358
        Page E-359
        Page E-360
        Page E-361
        Page E-362
        Page E-363
        Page E-364
        Page E-365
        Page E-366
        Page E-367
        Page E-368
        Page E-369
        Page E-370
        Page E-371
        Page E-372
        Page E-373
        Page E-374
        Page E-375
        Page E-376
        Page E-377
        Page E-378
        Page E-379
        Page E-380
        Page E-381
        Page E-382
        Page E-383
        Page E-384
        Page E-385
        Page E-386
        Page E-387
        Page E-388
        Page E-389
        Page E-390
        Page E-391
        Page E-392
        Page E-393
        Page E-394
        Page E-395
        Page E-396
        Page E-397
        Page E-398
        Page E-399
        Page E-400
        Page E-401
        Page E-402
        Page E-403
        Page E-404
        Page E-405
        Page E-406
    Indice general
        Page F-1
        Page F-2
        Page F-3
        Page F-4
        Page F-5
        Page F-6
        Page F-7
        Page F-8
        Page F-9
        Page F-10
        Page F-11
        Page F-12
        Page F-13
        Page F-14
        Page F-15
        Page F-16
        Page F-17
        Page F-18
Full Text










REPERTQRIO JUDICIAL

REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

DIRECTOR:

DR. FRANCISCO LLACA Y ARGUDIN
MAGISTRADO DEL TRIBUNAL SUPREMO

ADMINISTRATOR:

ENRIQUE LLACA ESCOTO


REDACCION Y ADMINISTRATION:
CALLE 28 ENTIRE 5W Y 7a AVENIDAS (MIRAMAR)
TELEFONO F-0-1344


AO 1938


LIBRAnRY
EDWARD SCHUTEg


IH \ B A iN A
1lABANA

111PRENTA Y PAPELERA DE RAMBI.A, BOUZA Y CIA.
O(BIPO NMs. 33 Y 35
1938


PRNTE N iIN

















INIVERS TV" OF FLORID/
VOLNO. 590 RAr
VOL.NO. 510













REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripcin annual, $ 7,00 NNipro suelto.... $ 0.70 Anuncio Directorio $ 2.00

AO XIV. HABANA, ENERO DE 1938 NUM. 1.


DE ADMINISTRATION
1Hacemos saber qut' tenemos nmeros sueltos de los aos s 1926 y 1927 al
precio de $1.25; de Enero y Febrero de 1928 y de 1929, al precio de 60 cts.,
y de 1930, 1931, 1932, 1933 1934, 1935, 1936 y 1937, al precio de 70 cts. Para
los suscriptores valen $1.00, 50 y 60 cts. respectivamente.
.Tenemos eoleccioniis completes de esos aos, que valen $6.00 cada una de
ias de los cuatro primeros; y $7.00 la de los ocho ltimos. Para los que se
suscriban a eita revista durante el ao 1938, las detallamos a $4.00 las de los
iuatro primeros aos y a $5.00 las de los ocho ltimos, para facilitarles el
adquirir la coleccin ,ompleta.
Las pedidos deben dirigirse al Administrador, calle 28, entire 51 y 71
Aveni'ds. Miramar, aomipaados de su imported y sern atendidos inmedia-
tamente.
Los que deseen suscribirse durante el ao 1938, enviarn a igual direccin
lt imported adelantado ascendente a $7.00, y los que deseen que se les enve la
revista bajo cubierta certificada, se servirn remitir 96 centavos adicionales y
as se evitarn extravios en Correos, de los que no respondemos, pues cuidado-
samente enviamos a cada suscriptor el correspondiente ejemplar en sobre cla-
ramente dirigido.
Los nmeros sueltos del ao en curso, para los no suscriptores, valdrn 70
centavos y para los suscriptores, 60 centavos.
Los suscriptores pueden adquirir los libros de nuestro Director con una
bonificacin del veinl, por ciento.

EXPANSION DE LA CRIMINALIDAD
En un artculo de Revista, impregnado de hondo pesimismo, se dice lo si-
guiente: "Se crea, generalmente, que eran fuerzas moralizadoras la Religin,
el Trabajo, el Bienestar Econmico y la Instruccin. Y, sin embargo, es un
hecho, revtelado en las estadsticas, que la criminalidad ha aumentado, consi-
derablemente, en los Estados Unidos, Inglaterra, Francia y Alemania. Estos
pases son religiosos. En Francia la irreligiosidad se observa en las classes ins-
truidas, pero no en lae gran masa de la poblacin. En esos pases, por el extra-
ordinario desarrollo industrial, hay trabajo para el mayor nmero de ciuda-
danos. Y, en todos e!los, el bienestar econmico y la instruccin se han exten-
dido grandemente, y esto, no obstante, la criminalidad ha aumentado."
Pases de alta civilizacin son los que se citan en el aludido artculo. En
ellos ha crecido la criminalidad. Lo que demuestra que no es exacto que esta
ltima disminuya con la civilizacin. No disminuye, a juzgar por las estads-
ticas y por los comentarios que ellas sugieren, pero tambin hay ahora ms










ASUNTOS GENERALS


medios, ms recursos para prevenirla o reprimirla. Si crece la criminalidad, <
pesar de haber ms trabajo, es porque no lo hay para todo el mundo. El n-
mero de los desempleados, de los "sin-trabajo", es grande en los mencionado.
pauses. En este contingent recluta bastante clientele la criminalidad. En al-
gunos pases, como en Inglaterra y los Estados Unidos se proporcionan mdi-
cas pensions alimenticias a los desempleados mientras se les encuentra ocu-
pacin. No se les deja morir de hambre. Pero esto no remedia el mal. Esto>
es vivir de la filantropa del Poder Pblico. Lo que se necesita es tender tra-
bajo, y bien retribuido. Dice un socilogo-economista, que el bienestar y la
instruccin cambian la naturaleza, la ndole de la delincuencia, pero que no
la suprimen. Lo que hacen es "intelectualizarla", sustituyendo las forma,
violentas de la misma por combinaciones hbiles o maosas, y de ah la estafa,
el concurso fraudulent, la falsificacin, la quiebra, la malversacin. El so-
cilogo-economista aludido dice que toda necesidad se sobreexcita, por su pro-
pia satisfaccin, y que esto explica que personas que disfrutan de cierto bien-
estar, que tienen medios de satisfacer sus necesidades, no vacilen en realizar
combinaciones ilcitas para aumentar todava ms sus recursos econmicos.
No es, tampoco, segn algunos, un freno moralizador la Religin, porque s!(>
lo es para las personas que son, realmente, religiosas, y, en nuestros tiempos,
el escepticismo y hasta el atesmo se han propagado tanto en todas las classes
sociales, de tal modo ha contribuido a esa propaganda la supresin de la ins-
truccin religiosa, que ya la Religin no es un dique o muro de contencin para
la criminalidad, ni para el delincuente instruido, ni para el analfabeto. Ahora.
mismo -escribe un peridico- se ha visto, primero en Rusia, y ahora en Es-
paa, la ineficacia o impotencia de la Religin para impedir los atenlados co-
metidos contra las iglesias, sus ministros y sus congregaciones.
Hay escritores que atribuyen el crecimiento de la criminalidad al fer-
mento revolucionario que existe, y se revela en muchos pases de muy elevada
civilizacin. En los dos grandes pueblos anglosajones se ha formado ese fer-
mento. Ese fermento ha concluido, en Inglaterra, con la vitalidad de sus dos
partidos tradicionales, histricos, que se ven combatidos y amenazados de des-
plazamiento por elements laboristas, sindicalistas y comunistas, de tal suerte
que, en estos ltimos aos, no han podido organizarse ministerios homogneos,
sino de coalicin o inteligencia parlamentaria. Y por lo que respect a los
Estados Unidos, es manifiesta la formidable agitacin obrera que all trata de
imponerse a la antigua organizacin "econmico-industrial". Ahora bien. es
un hecho, sealado por socilogos y penalistas, que today perturbacin revolu-
cionaria, sea moral, sea material, trae consigo un aumento d., criminalidad,
pues toda agitacin revolucionaria socava, relaja los principios de orden, de
discipline y de autoridad, y esta relajacin hace que, por una subversin de
las ideas, se crea que la delincuencia deja de serlo cuando la determinan m-
viles polticcs o sociales, y entonces rsu>elin la curvas d"~ lo.e actos delictuosos.
Acerca de esto, proyecta much luz un liliro que se ha publicado en F'rancia,
en el que se exponen los crnienes (npe all hiulho durante la Revolucin.
Hay otro element que explica el aumento de la criminalidad que ahora
se advierte en el mundo de civilizacin occidental. Ese element es "el co-
lapso del Derecho". Lo que, en la actualidad, se contempla, es el predominio
de la Fuerza. Ella triunfa. Ante ella se recoge, retrocede el Derecho. Se
ve triunfar e imponerse a los ms fuertes. Hasta se ha llegado a decir que
"el Derecho es el Derecho del ms Fuerte". No se busca la salvaguardia del
Derecho. Lo que se busca es el apoyo, la proteccin de la Fuerza. Y ante ese
espectculo deprimente de la depresin del Derecho y de la exaltacin o hege-
mona de la Fuerza, se concibe que el respeto al Derecho, a sus pragmticas,
a sus normas, se debilite y hasta desaparezca en much gente, de ninguna o
escasa consistencia moral. Y ese debilitamiento, esa desaparicin del respeto
al Derecho, crea estados de nimo que predisponen a la realizacin de hecho










ASIN'I'(TS (ENERALES


criminosos. Es sensible la expansion de la criminiu idad, considerado el
asunto desde el punto de vista de la tica. Mas no puede desconocerse que.
a pesar de la delincuencia, no se ha detenido nunca el movimiento ascendente
de la civilizacin, de los progress sociales. La humanidad march entire rui-
nas, desgracias y dolores, pero march. Obedece a la ley universal de la evo-
lucin.
GASTN MORA.


INJUSTICIA QUE DEBE REPARARSE

Al quedar en vigor la Ley de 9 de Octubre de 1937, publicada en la Gu-
ceta Oficial del da 20 del mismo mes, modificando los arts. 24, 25, 61, 62, 63.
64, 65 y 66 de la Ley Orgnica del Poder Judicial, vuelven los funcionarios
judiciales de la dcima categora a estar colocados en la misma situacin pre-
terida en que se hallaban con anterioridad a la promulgacinde la Ley de 5
de Junio de 1930 (Gaceta del 11) que les concedi el derecho de solicitar su
traslado a cargos vacantes de la misma categora y la preference designacin
del ms antiguo entire los solicitantes.
En efecto, al redactarse por el legislator la disposicin contenida en el
art. 62 (antes 61) de la Ley Orgnica, tal como ha sido modificado, no se tuvo
en consideracin la Ley de 5 de Junio de 1930 (que adicion el art. 64 anti-
guo) por olvido, seguramente, y es el caso que ahora las vacantes que ocurran
en cargos de Jueces Municipales de 38 clase deben ser cubiertas precisamente
por Opositores aprobados pendientes de ingreso, con evidence injusticia para
los que habiendo ingresado con anterioridad, servido el cargo durante algunos
aos y hasta obtenido, en la mayora de los casos, mejor puntuacin en las
oposiciones, debieran conservar el derecho que aquella Ley les otorgaba de
pedir su traslado a la plaza vacant, disfrutando as de iguales beneficios que
los demn funcionarios, desde la 68 hasta la 98 categora.
Que se trata de una omisin involuntaria del legislator lo evidencia hasta
ia saciedad el hecho de que tal modificacin del art. 62 (antes 61) de la Ley
Orgnica es ajena en lo absolute a los verdaderos motivos que sirvieron de
base a la ley modificadora, que no fueron otros que los tenidos en cuenta para
la creacin de la Sala 54 de lo Criminal de la Audiencia de la Habana. Y tan
es as que basta observer tambin la omisin en que se incurri al redactar la
modificacin introducida al art. 64 (antes 63) prescindiendo de la Ley de 21
(de Marzo de 1933 ((Gaceta del 25) que haba modificado la redaccin anterior
de dicho articlo en el sentido de exigir slo las condiciones necesarias para
ser Ma,'istlado por el lurno 3" de cada una de las categoras 64 y 71, volviendo ahora dicho
precepto a exigir, despus de la ltima modificacin, que los solicitantes re-
nan los requisitos sealados por el art. 58 para ser Magistrado del Tribunal
Supremo.
Esperamos, pues, del Congreso la necesaria y convenient media legis-
lativa que, subsanando la omisin sealada, devuelva a los Jueces Municipales
de 34 clase el derecho de solicitar su traslado, para que sea una realidad el
precepto constitutional que consigna como base de los nombramientos en el
Boder Judicial "la antigedad, capacidad y mritos del que se designe"
EDUARDO CUTI ALVAREZ.










ASUNTOS GENERALS


EL CLANDESTINAJE MERCANTIL
LA HABITUALIDAD Y EL ANIMO DE LUCRO, COMO
CONDICIONES ESENCIALES PARA SU APRECIACION

Al apreciar que alcance y aplicacin tiene el Decreto-Ley NV 163, de 21
de Agosto de 1935, al considerar el clandestinaje mercantil como forma con-
travencional en relacin con la habitualidad y el nimo de lucro, se plantea
una cuestin tan de suyo interesante que, en realidad, amerita un studio que,
aunque someramente tratado el problema, esclarezca debidamente sus trmi-
nos y posibilite la resolucin just de los casos que puedan presentarse en la
practice.
Este slo propsito, que es ya de por s beneficioso para los encargados de
la aplicacin del Decreto-Ley sobre clandestinaje mercantil, ora se trate de
los funcionarios administrativos, ora de los Jueces Correccionales llamados a
dictaminar en ltima instancia, nos mueve a la realizacin de este studio que,
en realidad, requiere no1 slo este trabajo de divulgacin sino el ms propio de
una monografa.
En relaciun con esta cuestin de principios antes enunciada es bueno re-
cordar aquel que en el primer Por Cuanto del Decreto-Ley NQ 163, de 21 de
Agosto de 1935, se fundamental el mismo en que "un gran nmero de perso-
nas viene ejerciendo habitualmlente y con nimo de lucro distintas classes de
comercios e industries sin estar autorizados", y que tal estado de hecho, des-
pus de tratar en el segundo Por Cuanto de los que "cooperan al mantenimien-
to de aquellos comercios e industrial clandestinos", para manifestar seguida-
mente en el tercer Por Cuanto que todo ello se produce "dando margen al
cumplimiento de las disposiciones legales que establecen la organizacin de los
comercios e industries".
As como las discusiones parlamentarias de una Ley sirven de fuente
para la interpretacin de la misma, con igual razn debe afirmarse que today
exposicin de motivos o introduccin de una Ley es tambin fuente para su
interpretacin.
De esos por cuantos referidos se destacan dos directrices fundamentals
que estn implcitas en las palabras subrayadas: habitualmnente y con nimo
de' lucro.
Preceptivamente tales principios se establecen en el art. 29 de este Decre-
to-Ley a que nos venimos refiriendo al disponer que '"se consideran comercian-
tes e industriales clandestinos, respectivamente, los que de manera habitual
realicen actos de comercio con nimo de lucro, o elaboren, fabriquen y manu-
facturen products o artculos para su venta, sin cumplir los siguientes requi-
sitos".
As pues la habitualidad es incontestablemente una condicin que tiene
que concurir en aquellos que se juzguen de clandestinos; y no basta slo con
ello, sino que, adems tal habitualidad en la realizacin de actos de comercio
debe ser inspirada por el nimo de lucro del que lo realice.
Es sabido que en la tcnica general del Derecho Mercantil esos propios
requisitos de habitualidad y de nimo de lucro son los que sirven de antece-
dentes para la calificacin misma de los comerciantes e industrials, y de esa
tcnica, siguindola, es de la que, en razonable concordancia legislative, se sirve
el Decreto-Ley No 163 sobre el clandestinaje mercantil que estudiamos.
Sentado esto, debe decirse que es imprescindible para que exista la actua-
cin contravencional del clandestinaje mercantil que los actos de comercio se
realicen habitualmente y con nimo de lucro, o sea, que de no concurrir la
habitualidad o de faltar el nimo de lucro aunque aquella exista, no se puede
calificar a nadie como infractor del Decreto-Ley NP 163, de 21 de Agosto de
1935, aunque no cumpla, y esto sea comprobado, con los requisitos a, b, c y d
del art. 29 de este propio Decreto-Ley.










ASUNTOS GENERALS


El concept de la habitualidad est fijado, como precedent valioso en ta
sentencia de 10 de Febrero de 1896 dictada por el Tribunal de lo Contencioso
Administrative del Consejo de Estado Espaol, en el expediente promovido
por Don Luis Barca en contra de una Resolucin de la Intendencia General
de Hacienda de esta Isla, que le declar defraudador de la Contribucin In-
dustrial en concept de "prestamista sobre fincas", confirmando la dictada
por el Tribunal Local de esta Isla en 1" de Diciembre de 1894 revocando dicha
Resolucin, entire otros, bajo los siguientes fundamentos de Derecho:
Considerando: que segn el art. i' del Cdigo de Comercio, para el ejercicio de una
industrial o comercio se require la dedicacin habitual a actos u operaciones relacionados
con la ndole respective de dicho comercio o industrial.
Considerando: adems que, segn Resolucin aclaratoria de la propia Intendencia Ge-
neral de Hacienda, resolviendo una instancia de Don Ignacio Remirez en 28 de Marzo de
1894, se comunic al Registrador de la Propiedad que para la interpretacin que deba
darse a los prstamos hipotecarios sobre fincas, era necesario que se dedujera de la forma
y frecuencia de la realizacin de dichos actos, que stos constituan una operacin de
importancia o de verdadero lucro, o modo de vivir para el que lo realizara, etc., etc. (Cuya
Resolucin se public en la Gaceta de la Habana en 2 de Mayo de 1896).
Posteriormente por Circular de la Secretara de Hacienda de 11 de Enero
de 1899, publicada en la pgina 89 de la Gaceta de la Habana NO 12, corres-
pondiente al da 14 de Enero de 1900, se trat la cuestin, que tambin sirve
de antecedente doctrinal, del siguiente modo:
CIRCULAR.-En vista de las quejas de que se ha hecho eco ltimamente la Prensa
de esta Capital por haberse tratado de exigir contribucin como prestamistas a los que
han dado dinero en mutuo con garanta de bienes inmuebles, no en el ejercicio de indus-
tria, sino como inversion occasional de ahorros o capital, esta Secretaria ha acordado re-
cordar a todos los Centros Administrativos encargados de la imposicin, y cobranza del
subsidio industrial, que para que los prestamistas estn comprendidos en el Epgrafe 25
de la Tarifa Segunda, es necesario que se dediquen a las operaciones en l enumeradas
como ocupacin habitual y forma de explotar el propio capital a la manera de los dems
contribuyentes comprendidos en los diversos Epgrafes de las Tarifas vigentes.-Habana,
Enero II de 1899.-P. O., Leopoldo Cancio.
Todo ello pues evidencia que una operacin de trfico mercantil aislada
no puede ser motivo para la aplicacin del Decreto-Ley N9 163, de 21 de
Agosto de 1935, ya que por este mismo Decreto-Ley se hace necesario que con-
curran la habitualidad y el nimo de lucro en el ejercicio de la industrial o
.el comercio; cuyo concept de habitualidad y nimo de lucro est certeramente
expresado en las resoluciones que hemos transcript anteriormente.

DR. ORLANDO ALONSO VELAZCO.


COMENTARIOS

Con fecha 5 del actual mes ha sido sancionada una Ley que tiene hablando
slo al Poder Judicial. Por la misma se dispone que la Sala de Gobierno del
Tribunal Supremo 'ascender a los cargos que primeramente vacaren de la
categora inmediata superior de los que actualmente sirven, a los funcionarios
judiciales que tengan en la carrera ms de 5 aos de antigedad absolute,
acreditada su capacidad por haber ingresado en la misma por oposicin, y
adems el mrito de haber desempeado por ms de un ao un cargo de Juez
Municipal de 1* clase, en concept de titular o suplente, primero o segundo".
Es decir, un privilegio en favor de los que tengan 5 aos y un da de anti-
gedad con tal de que hayan sido Juez Municipal propietario o suplente de
la Habana durante un ao y un da. Un Magistrado de la Audiencia de la
Habana que tenga 30 aos de antigedad y lleve 20 desempeando el cargo,
no puede ascender al de Presidente de Sala y debe drsele al que tenga el
mrito de haber sido Juez Municipal de la Habana durante un ao y un da.










ASUNTOS GENERALS


Por consiguiente: cuando vaque en la Audiencia de la Habana un cargo
de President de Sala, habr que ascender necesariamente a los Sres. Ramiro
Castellanos, Jos Vidal o Andrs Lazcano. Si vaca una Presidencia de Au-
diencia o un cargo de Magistrado de la Audiencia de la Habana, despus que
se cubran las dos vacantes ahora existentes, anteriores a dicha Ley, tendr
lque ascenderse a los Sres. Antonio Lazcano, Emilio Lpez, Eduardo Lens o
Manuel Rorneu; para el cargo que uno de ellos deje, resultarn ascendidos los
Sres. Jos Ms, Jos Subirats, Francisco Vianelo o Armando Gmez; para
el cargo que result vacant tendr que nombrarse al Dr. Berardo Valds, Juez
de Primera Instancia e Instruccin de Morn, y para este cargo al Dr. Manuel
Ponce, Juez Municipal de Coln.
Segn nuestras noticias estos funcionarios son los que renen aquellos
requisitos y aquel mrito, y nadie podr ascender antes que ellos por mucha
que sea su antigedad, su capacidad demostrada y mritos, que son los requi-
sitos enumerados por el art. 84 de la Ley Constitucional (le la Repblica, como
imerecedores de ascenso; hasta que surta sus efectos aquella Ley.
Tenamos pensado ocuparnos de la Ley de 9 de Octubre de 1937, que
Sha privado a los Jueces Municipales de 31 clase del derecho de solicitar su tras-
lado a otro Juzgado de igual categora en caso de vacant, por lo que habr
que nombrar siempre a un opositor aprobado; pero como un Juez Municipal
de 2'* clase, es decir uno no afectado por esa media legislative, ha remitido
al Director de esta revista un atinado artculo reclamando la derogacin de
la nueva Ley, nos limitamos a apoyar su iniciativa, por los mismos motives
que seala el articulista, cuya lectura recomendamos y ojal sea atendido.
En los ltimos das de Diciembre pasado, al comenzar las vacaciones
en los Tribunales, se promulg una ley de amnista que estuvo sobre el tapete
durante muchos meses. No obstante disponer la Ley Orgnica del Poder Ju-
dicial, que desde el 24 de Diciembre hasta el 6 de Enero estarn cerrados las
Audiencias y el Tribunal Supremo, esos organismos estimaron convenient
habilitar esos das de descanso para que los favorecidos por la ley no tarda-
sen en recibir el beneficio de la libertad.
Seguramente que ese rasgo no ser apreciado ni agradecido, pero siempre
cabr a los funcionarios que as obraron, la satisfaccin de haberse colocado a
la altura de las circunstancias.
Un Procurador consult a la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo,
si l mismo poda comparecer en un Tribunal en asunto propio, o si tena que
comparecer representado por otro Procurador. Dicha Sala no evacu la mis-
ma, porque no absuelve las que le dirijan los particulares.
Ahora bien, a ese Procurador le informamos que las Salas de lo Civil y
de lo Contencioso Administrativo en estos das han tenido por personados a
Procuradores que comparecieron por s mismos en asuntos propios.
OAN.

COLABORACION VALIOSA
Durante el pasado ao, como en los que le precedieron, REPERTORIO JUDI-
CIAL se ha visto favoracido con valiosos artculos de distinguidos profesionales.
Queremos recorder en estas lneas, que en 1937, honraron estas columns
las firmas de los abogados Sres. Gregorio de Llano, Gastn Mora, Guillermo de
Montag, Jos Rodrguez Acosta, Miguel A. Campos, Cecilio Caneda, Diego V.
Tejera, Jos Eloy Risco, Eduardo Le Riverend, Luis Sausa, Alfredo Merino,
Antonio Lancis, Lcdo. Noell, Julio Garcern, Alfredo Manrara, Armando Raggi,
Alejandro Garca, Francisco Gonzlez, Ramiro I. Mors, Marcos Ortega y Al-
berto Snchez.
A todos ellos significamos nuestro agradecimiento y esperamos que en el
present ao seguirn favoreciendo estas pginas con artculos tan interesantes
como los publicados en el pasado ao.







ASUNTOS GENERALS 9

LEYES Y DECRETOS
1937
(Continuacin)
PODER JUDICIAL.-Aumento de haberes a Escribientes de la, Fiscala
de la Audiencia de la Habana.-Ley (Gaceta 17 Diciemebre 1937).-Artculo
I.-Los 5 escribientes de la Fiscala de la Audiencia de la IIabana, que han
venido disfrutando del haber annual de $600, a partir de la vigencia de esta Ley,
tendrn el de $874.80.
Art. II.-Mientras no sea incluida en los Presupuestos de la Nacin, la can-
tidad necesaria para cubrir el imported de los aumentos de dotacin a que se
contrae esta Ley, dicha cantidad ser tomada de cualquier sobrante del Tesoro
no afecto a otras obligaciones.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a 17 de Diciembre de
1937.-Federico Laredo.-Enrique Alonso Pujol, Secretario de Justicia.
PROTECTION A LA MUJER EMBARAZADA.-Penalidades.-Lev (Ga-
ceta 17 Diciembre 1937).-Artculo I.-Queda prohibido a los comerciantes par-
ticulares, sociedades civiles o mercantiles, compaas de servicios pblicos, aso-
ciaciones, cooperatives y mutualidades, el empleo de las mujeres durante el pe-
rodo de 6 semanas subsiguientes al alumbramiento. Igual disposicin regir
para el Estado, la Provincia y el Municipio, corporaciones u organizaciones
oficiales y dems instituciones que sin tener carcter official se han constituido
al amparo de las Leyes de la Repblica.
Art. II.-Toda mujer en estado de gestacin tendr derecho, acreditando
con certificado mdico, debidamente legalizado, que el alumbramiento ha de
ocurrir dentro de un trmino de 6 semanas, a ausentarse del trabajo que desem-
peare.
Si hubiere error por parte del mdico, al calcular la fecha del alumbra-
miento, y ste no sobreviniere en la fecha indicada, y s en una posterior, la
licencia pre-natal se considerar prorrogada hasta la fecha del alumbramiento,
si. el tiempo transcurrido no excediere de 3 semanas, o sea hasta un total de 9
semanas.
Al ausentarse del trabajo, lo notificar al patrono, quien desde ese mo-
mento anotar en el Libro de Maternidad, y al margen, o en la column que
corresponda al nombre de la obrera o empleada, la fecha del abandon del tra-
bajo por dicha causa.
Art. III.-Mientras la mujer est ausente del trabajo, de acuerdo con los
artculos anteriores, percibir de la Delegacin Provincial de Salud y Mater-
nidad, en que radique el patrono, una pension para su manutencin en el pe-
rodo pre-natal y post-natal no menor de $1.25 diarios, ni mayor de $4. La
ascendencia de la misma se regular en lo possible por el sueldo que percibiera
la obrera, debiendo ser equivalent al mismo, y en los casos de trabajos dis-
continuos se tomar como tipo el promedio de lo devengado en los dos ltimos
meses de trabajo, siempre dentro de los tipos mnimo y mximo fijados ante-
riormente.
Art. IV.-El imported de las pensions se abonar por las Delegaciones
Provinciales de Salud y Maternidad, con cargo al Fondo de Salud y Materni-
dad, que quedar constituido de la siguiente manera:
a) por las aportaciones del 1/4 por 100 de los sueldos, jornales o comisio-
nes que mensualmente devengaren los obreros y empleados.
b) por el 1/2 por 100 del total de las nminas de sueldos, jornales o co-
misiones y cualesquiera otrcs egre~os, que por concept de personal fijo o de
otra manera, abonen mensualmente los patrons.
c)por las multas, recargos y otras penalidades que dispongan las Leyes
de la Repblica, anteriores a sta, o que en el future se promulguen.

UNIVERSITY OF FLORT,;

LAW LU3RARY










ASUNTOS GENERALS


Las contribuciones sealadas en el apartado "a" de este artculo, se de-
ducirn por los patrons al verificar los pagos por los concepts expresados, y
sern ingresadas en el apartado "b", que pagarn los patrons antes del da
26 del mes siguiente, en las oficinas recaudadoras de la Delegacin Provincial
donde radique el patrono.
Art. V.-Para el mejor cumplimiento de las disposiciones contenidas en
el artculo anterior, los patrons debern inscribirse en la Delegacin Provin-
cial, en donde radique la oficina principal.
Art. VI.-A los efectos de la inscripcin expresada en el artculo anterior,
y de las obligaciones impuestas en los apartados "a" y "b" del art. IV, se
entendern por patrons:
Los comerciantes particulares, sociedades civiles o mercantiles, compaas
de servicios pblicos, asociaciones, cooperatives y mutualidades, que para el
desenvolvimiento de sus actividades empleen personal a sueldo fijo, por tarea
o a destajo, a comisin o retribucin e efectivo o en especie, y por empleados
y obreros aquellas personas de uno u otro sexo que retribuidas en cualesquiera
de dichas forms presten servicios a los anteriores.
Art. VII.-En caso de fallecimiento de la contribuyente con derecho al
Seguro, las pensions semanales pendientes de entrega, y las que de acuerdo
con esta Ley correspondieren a la misma, se entregarn a la persona a cuyo
cuidado quedare la prole, consecuencia del alumbramiento.
Art. VIII.-Ser requisito indispensable para recibir los beneficios del
seguro de Salud y Maternidad, en las obreras, el haber contribuido en la De-
legacin Provincial con las aportaciones correspondientes a 5 meses de 26 das
cada uno, en los ltimos 2 aos, o en caso de trabajos a destajo o por tarea,
haber verificado en igual perodo de tiempo o sea en los 2 aos, las aportacio-
nes correspondientes a $104 de retribucin, verificando parte de las mismas
en cualquier tiempo dentro de los 6 meses precedentes a la reclamacin, en el
perodo pre-natal.
La pension no se abonar si la contribuyente hubiere trabajado durante
el tiempo a que aquella corresponda.
Art. IX.-E1 embarazo no constituir motivo para que se despida a una
mujer del trabajo, debiendo el patrn conservarle su plaza a la que por dicho
motivo, y en los plazos pre-natal y post-natal se ausentare del mismo.
Art. X.-Cuando por consecuencia del embarazo de la obrera o emplea-
da no pudiere concurrir al trabajo, lo notificar a la Oficina Nacional del Tra-
bajo de la Mujer y Menores de la Secretara del Trabajo, acreditando dicha
causa con un certificado mdico. Dicha oficina lo notificar inmediatamente,
con carcter provisional, al patron, y requerir el informed de los facultativos
*de la Delegacin Provincial de Salud y Maternidad, y si no los hubiere an,
de cualquier mdico de la Direccin de Higiene y Previsin Social de la Se-
cretara del Trabajo, quien previo reconocimiento de la interesada, informar
sobre el particular. En caso de ser cierta la causa alegada, se le conceder a la
obrera el plazo en que deba regresar al trabajo, dando el oportuno traslado de
ello al patrono. Dentro de dicho plazo la obrera o empleada no podr ser dada
de baja, aunque quedar suspense de empleo y sueldo.
Art. XI.-Toda obrera o empleada, tendr derecho como beneficio adicio-
nal. al pago de la pension del Seguro de Salud y Maternidad, a ser asistida
por un mdico o comadrona, a su eleccin en el acto del alumbramiento. Los
honorarios del facultativo sern abonados por la Delegacin de Salud y Ma-
ternidad Provincial, de acuerdo con la tarifa fijada previamente por la misma.
Art. X11.-Una vez establecidos por la Delegacin Provincial de Salud y
Maternidad, los servicios facultativos y de hospitalizaci6n, el disfrute de lo>s
mismos, se verificar bajo supervision tcnica que se establezca, e'n cnyos casos
no podr utilizarse el derecho a la eleccin del facultativo para la asisten.ia
en el acto del alumbramiento, salvo en los cnasos en que por radicar el domicilio










ASUNTOS GENERALS


de la obrera, en lugares muy distartes de los centros de hospitalizacin, dicha
obrera no pudiere concurrir a los mismos. En dichos casos el facultativo que
oligiere deber enviv;r la hoja clnica de la parturienta, y los datos que los
servicios facultativos sol;-itaren.
Art. XIII.-To(o obrero o empleado, que hubiere contrilbuido por el tr-
mino dl 10 meses a la Delegacin Provincial de Salud y Maternidad, deber
inscribir en el Regi tro de la misma, a su esposa o comparira, para (ie en
caso de alumbramie.to reciba de la Delegariin Provincial d(e eSud y Mater-
nidad, la suma de $'5.
Los requisitos para acreditar dicho derecho el proc ediiento para la
reclamlaci del mismio, sern objeto de reglamentacin por i; .- iita Central
de Salud y Maternidad.
Una vez establecidos los servicios de hospitalizacin, las Delegaciones Pro-
vinciales de Salud \ Maternidad. con la aprobacin de la ,Junta Central, po-
drn sustituir el pago de la suma de $25, a que se refiere el prrafo IQ de este
artculo, por el servicio de hospitalizacin, que se prestar a la esposa o com-
paera del obrero o empleado, en las mismas condiciones que a la obrera con-
tribuyente. En tod, caso se tendrn en cuenta, como excepcin, los casos
previstos en el printer prrafo del anterior artculo.
Adminiistracin del Fondo de Salud y Maternidad.-Art. XIV.-Para
la direccin, administracin y fiscalizacin del Seguro de Salud y Maternidad
Obrero, y de los establecimientos hospitalarios, servicios facultativos y otros de
ndole anloga, que se establezcan de acuerdo con esta Ley, se crean los si-
guientes organismos:
a) La Junta Central de Salud y Maternidad.
b) Las Delegaciones Provinciales de Salud y Maternidad, una en cada
Capital de Provincia y las Sub-Delegaciones Municipales.
Estas ltimas comenzarn a funcionar una vez que las Delegaciones Pro-
vinciales hubieren establecido los servicios de hospitalizacin.
De la Junta Central.-Art. XV.-Se crea la Junta Central de Salud y
Maternidad, que tendr los siguientes fines:
a) Ser un organismo consultivo e informative de todas las cuestiones
inherentes al Seguro de Salud y Maternidad, orientando a la Dpoplaoinn P
Provinciales de Salud y Maternidad, en la aplicacin de la i.-,i..i.'., 1 lir.
de obtener el mejor desenvolvimiento de dicho seguro.
b) Supervisar y llevar la alta direccin, de acuerdo con esta Ley y con
la legislacin vigente sobre la material, de las Delegaciones Provinciales de
Salud y Maternidad.
c) Reglamentar, con la aprobacin del Secretario del Trabajo, dictando al
efecto disposiciones que tendrn el carcter de resoluciones obligatorias para
las Delegaciones Provinciales de Salud y Maternidad, el funcionamiento de
las' Delegaciones y los servicios que se establezcan.
d) Evacuar las consultas, y resolver en alzada, las reclamaciones que se
formulen contra acuerdos de las Delegaciones Provinciales de Salud y Ma-
ternidad.
e) Estudiar y acordar la organizacin de los servicios facultativos, de
hospitalizacin y dems beneficios previstos en las legislaciones de Salud y
Maternidad a favor de las personas beneficiaries del seguro.
f) Estudiar y acordar todas las medidas que tiendan al mejoramiento de
la Salud y Maternidad de la Infancia, dictando los Reglamentos y Disposi-
ciones que aseguren el cumplimiento del mismo.
g) Todos los dems fines que por las Leyes de la Repblica o por esta
Ley, se le confieren y que cerrfeponda a las funciones de la Junta.
h) Administrar los fondos de reserve de la Junta Central, suministrando
las cantidades necesarias a las Delegaciones Provinciales, para tender al pago
de las pensiones.a las obreras y la organizacin y sostenimiento de los servi-










ASUNTOS GENERALS


eios facuitativos y de hospitalizacin, cuando los ingresos de dichas Delegacio-
nes no fueren suficientes a cumplir dichos fines.
Art. XVI.-La Junta Central de Salud y Maternidad, tendr las siguien-
tes funciones:
a) Acordar su Reglamento interior y las modificaciones al mismo.
b) Atender por medio de los Fondos de Reserva, los cuales debern estar
depositados en una de las entidades bancarias pertenecientes al Clearing House,
r-ualquier necesidad de una Delegacin Provincial de Salud y Maternidad, en
la forma prevista en los fines de la Junta Central.
c) Resolver en alzada los recursos que se establezcan en contra de los
acuerdos de las Delegaciones Provinciales de Salud y Maternidad.
d) Conocer de todos los acuerdos de las Delegaciones Provinciales que
se refieran a materials de carcter tcnico, como organizacin de servicios fa-
cultativos y de hospitalizacin, que sern elevados a la Junta Central para su
resolucin.
e) Examinar, resolver y aprobar en su caso, los balances semestrales que
debern presentar las Delegaciones Provinciales de Salud y Maternidad, as
como los Presupuestos anuales de ingresos y egresos.
f) Crear la Pagadura de la Junta Central de Salud y Maternidad, a
fin de tener bajo la inspeccin de la Junta Central el movimiento general de
egresos del Seguro de Salud y Maternidad.
g) Nombrar el personal de las Oficinas de la Junta Central, y de la Pa-
gadura Central, e impartir su aprobacin a las designaciones del personal
tcnico de los servicios facultativos, Salas de Lactancias, Creches y dems ser-
vicios que se organicen.
h) Organizar, dictando al efecto las disposiciones necesarias, los servi-
cios facultativos, de hospitalizacin y creches, a favor de las obreras con de-
recho al Seguro de S lud y Maternidad. Acordar la construccin de hospi-
tales en las provincias, realizando la adquisicin de los inmuebles, adaptacin
de los mismos, si fuere procedente y celebrando contratos para las edificacio-
nes e instalaciones.
i) Celebrar convenios, cuando lo estimaren oportuno, con Hospitales o
Clnicas, pblicas o privadas, para la prestacin del servicio de hospitali-
zacin.
j) Disponer de los fondos de reserve de la Caja Central, para el mejor
cumplimiento de las funciones a que se refieren los incisos b), h) e i).
k) Todas las dems funciones que por las Leyes de la Repblica se le
encomienden al Seguro de Salud y Maternidad.
Art. XVII.-La Junta Central de Salud y Maternidad estar constituida
por las siguientes representaciones:
a) Por un Delegado, Doctor en Derecho o Medicina, designado por el
Consejo Corporativo de Educacin, Sanidad y Beneficencia, que la presidir,
y cuyo Delegado no ostente carcter electivo.
b) Por un Delegado mdico, designado por el Secretario de Sanidad y
Beneficencia, a quien representar.
e) Por una Delegada, Doctora en Pedagoga o Maestra Normalista, de-
signada por la Corporacin Nacional de Asistencia Pblica.
d) -Por un Delegado Mdico Especialista, designado por el Consejo Na-
cional de Tuberculosis.
e) Por un Delegado, designado por la Asociacin de Reprters.
f) Por dos Delegados, designados por las Organizaciones Patronales de
carcter national, entendindese por tales, aquellas que represented entidades
econmicas de tres o ms provincias.
g) Por dos Delegados, designados por las Organizaciones obreras de ca-
rcter national, inscriptas en la Secretara del Trabajo.










ASUNTOS GENERALS


h) Por el Secretario de la Junta Central de Salud y Maternidad, desig-
nado por la misma, a propuesta del Presidente de dicha Junta, con voz pero
ain voto.
La no asistencia sin justificacin a dichas sesiones por tres veces consecu-
tivas, ser motivo para que la Junta comunique a las entidades representadas
por los Delegados, dichas faltas, pidiendo la remocin de los mismos.
Art. XVIII.-Las designaciones de miembros Delegados, tanto en la Jun-
ta Central de Salud y Maternidad, como en las Delegaciones Provinciales, ten-
drn validez por 3 aos.
Art. XIX.-Todos los miembros de la Junta Central y Delegaciones Pro-
vinciales, percibirn las dietas que seale la Junta Central en su Reglamento.
Las dietas que seale la Junta Central en su Reglamento, no podrn ser
mayores de $5 para los miembros de la misma, y de $3 para las Delegaciones
Provinciales; cuyas dietas no podrn exceder de $8 mensuales.
De las Delegaciones Provinciales.-Art. XX.-Se crean las Delegaciones
Provinciales de la Junta Central, que radicarn una en cada Capital de Pro-
vincia, y que se denominarn Delegaciones de Salud y Maternidad, y que ten-
drn los siguientes fines:
a) Verificar la recaudacin de las aportaciones al Seguro de Salud y
Maternidad, que de acuerdo con esta Ley y disposiciones vigentes no se opon-
gan a la misma.
b) Tramitar las solicitudes del Seguro de Salud y Maternidad que for-
mulen las obreras o empleados contribuyentes, y las peticiones del derecho que
we establece a favor de las esposas o compaeras de los contribuyentes obreros.
c) Fiscalizar las aportaciones al Seguro que deben verificar los patrons
-y obreros.
d) Todos los dems fines que se driven del cumplimiento de esta Ley y
,que no les estn atribuidos especialmente a la Junta Central.
Art. XXI.-Las Delegaciones Provinciales de Salud y Maternidad, esta-
rn constituidas en la siguiente forma:
a) Por un Delegado del Secretario del Trabajo que la presidir.
b) Por un Delegado, Doctor en Medicina, designado por el Secretario
de Sanidad y Beneficencia.
c) Por una Profesora de la Escuela Normal de Maestros, elegida por el
Claustro, o por una Profesora del Instituto de Segunda Enseanza de cada
Capital de Provincia, igualmente elegida por el Claustro. Y en su defecto,
donde no hubiere Escuela Normal ni Instituto, por una Profesora de la Es-
cuela Superior.
d) Por dos Delegados de las Organizaciones Patronales de la Provincia,
dicte la Junta Central.
e) Por dos Delegados de las Organizaciones Obreras de la Provincia, que
sern designados en Asamblea que al efecto convoque e] Secretario del Tra-
bajo.
En el caso de que las Organizaciones Obreras y Patronales no efectuasen
las designaciones en el tiempo que por el Reglamento se seale, la Junta Cen-
Iral de Salud y Maternidad lo har por acuerdo de la mayora de sus miembros.
f) En la Habana, adems por un Letrado designado por la Junta a pro-
puesta del Secretario de la misma, con voz pero sin voto, con la retribucin
que acuerde la Junta.
Art. XXII.-Actuar como Secretario de las Delegaciones Provinciales de
Salud y Maternidad, aquel de sus miembros que fuere electo por sus compo-
nentes, por mayora de votos, sin que por tal motivo devengue sueldo, dieta;
ni emolumento alguno. El electo desempefar sus funn'iones nor un trmino
de 3 afos.










ASUNTOS GENERALS


Relaciones entire el Secretario del Trabajo, la Junta Centrtol de Salud .
Maternidad y las Delegaciones Provinciales.-Art. XXIII.-La superior di
reccin de los organisms que por esta Ley se crean para el cumplimiento de!
Seguro de Salud y Maternidad, .-et confiada al Sercearino del Trabajo, en
cuanto esta Ley as lo prevea.
Art. XXIV.-Todos los acuerdos de la Juta C(ii val de Salud y Mater
nidad, o de las Delegaciones Provinciales, reference, a presupuestos de gas-
tos. balances, inversiones de sobrantes de recaudacin en la forma prevista en
el Decreto-Ley 503, organizacin de servicios facultativos, de hospitalizacin.
adquisicin y reconstrucin de inmuebles para ITospilales o Clnicas, as coom
la organizacin y establecimiento de Creches, debernl de ser sometidos a la
resolucin del Secretario del Trabajo.
En el trmnino de 10 das, el mismo deber dictar resolucin, aprobando
o no, el acuerdo, y en este ltimo caso deber razonar el velo, y hacer las sn-
gerenci, del caso. Si no resuelve, se entender como aprobado.
Notificada la Junta Central, de la resolucin del Secretario del Trabajo.
vetando el acuerdo y en el caso de que la mayora considerare conveniente..a
los intereses generals la ratificacin del mismo, convocar a sesin extraor-
dinaria, a la cual citar al Secretario del Trabajo, y si se tratare de un asunto
de carcter tcnico, (mdico u hospitalitario), al Secretario de Sanidad, -
en ambos casos al Secretario de Justicia.
Si asistieren a dicha sesin los Secretarios del Trabajo, de Sanidad y Be-
neficencia, sus Delegados en la Junta, concurrirn a la misma, como asesores.
sin voto, presidiendo la Junta el Secretario de Justicia. Acreditada la citacin
de todos los miembros de la Junta y de los Secretarios del Despacho mencio-
nados se celebrar la sesin, y si la mayora de los components estimare que
procede la ratificacin del acuerdo, se levantar la oportuna acta, Leiniti.n-
dose certificacin al Secretario del Trabajo, considerndose ejecutivo el acuerdo.
Art. XXV.-Todos los acuerdos de la Junta Central, que se refieran. a
materials de carcter tcnico, como organizacin de servicios facultativos y
hospitalizacin, no podrn ser elevados al Secretario del Trabajo, sin el pre-
vio informed del Secretario de Sanidad y Beneficencia, quien deber rendir
dicho informed, en el trmino de 10 das, prorrogables a 10 ms a peticin suya.
En caso de que el Secretario de Sanidad, no rindiese el informed pedido, ,se
considerar que lo ha estudiado y aprobado.
Si el informe fuere desfavorable, deber razonarlo y hacer las sugerep
cias del caso, y se trasladar a la Delegacin Provincial, de acuerdo equn el
prrafo 39 del art. 24.
De los Fondos de la Junta Central y de las D'elc'aciones Provinciales.-
Art. XXVI.-Las Delegaciones Provinciales de Salud y Maternidad, tendrn
como fondos propios, los siguientes:
a) Las aportaciones que de acuerdo con esta Ley verifiquen los Patronos
y Obreros en sus respectivas Provincias.
b) Las multas, recargos y otras penalidades, que como infracciones de
la Legislacin de Maternidad, se impongan en cumplimiento de las Leyes vi-
gentes.
c) Los fondos que a la promulgacin de esta Ley tuvieren las respectivas
Delegaciones Provinciales de Salud y Maternidad.
d) Las donaciones o legados que a las mismas se hagan.
Art. XXVII.-La Junta Central de Salud y Maternidad tendr como
fondos propios los siguientes:
a) El Fondo de Reserva que se constituir con el 20 por 100 de los saldos
de las Delegaciones Provinciales de Salud y Maternidad, hubieren, de acuer-
do con los balances efectuados en 31 de Diciembre de 1936, que remitirn con
dichos balances en check a la orden de la Junta Central de Salud y Mater-
nidad.











ASUNTOS GENERALS


b) Tambin formar parte del Fondo de Reserva el 10 por 100 de la re-
caudacin de las Delegaciones Provinciales de Salud y Maternidad que den-
tro de los 10 das primeros de cada mes, remitirn las Delegaciones Provin-
ciales a la Junta Central.
El 50 por 100 del 10 por 100 a que se refiere el prrafo anterior acrecer
el Fondo de Reserva, y el resto se destinar a los gastos generals de la Junta
Central.
Art. XXVIII.-- Se declaran vigentes para las Delegaciones Provincia-
les y se hacen extensivos a la Junta Central, los Decretos-Leves, 405, de 12 de
Noviembre de 1935 y 503 de 8 de Enero de 1936, que regulan la recaudacin,
depsito de los fondos y forma de verificar los egresos.
Art. XXIX.-Se derogan el Decreto-Ley NI' 781 de 28 de Diciembre de
1934 e', el Decreto Presidencial 87, de 5 de Abril de 1935, y dems Disposiciones
legales en cuanto se opongan a lo que esta Ley dispone.
Art. XXX.-Se declaran no comprendidos en esta Ley los trabajadores
dedicados a las laborers agrcolas y sus patrons, entendindose como tales las
que tienen por objeto la siembra, cuido y cosecha o recoleccin de toda especie
de frutos de produccin direct de la tierra en predio rstico, as como la cra
y cuido de animals de toda especie, en dicha clase de predio; y tambin la del
transport de tales frutos y animals desde cualquier punto de su produccin
o estancia a otro del mismo o de otro predio rstico, por medio de la fuerza
animal.
Disposiciones Generales.-Primera: Se declaran exentos del Impuesto del
Timbre todos los documents que hubieren de expedirse para la tramitacin
de los derechos y recursos establecidos por esta Ley, hacindose constar en la
,olicitud que es exclusivamente para esos fines. Los escritos reclamando dere-
chos o estableciendo recursos, quedan tambin exentos del Impuesto del Timbre.
Segunda: Se declaran exentos de derechos las inscripciones y expedicin
de certificaciones del Registro Civil, que se practicaren para la obtencin de
los derechos que concede esta Ley, cuando se pidieren por la Delegacin Pro-
vincial.
Tercera: Cada infraccin de las disposiciones de esta Ley, con excepcin
de lo establecido en el prrafo final del art. 4, ser penada con multa de $30
la primera vez, de $100 la segunda y de $500 las subsiguientes.
Cuarta: Los Patronos, que vencido el plazo establecido en el prrafo final
del art. 4, no hicieren el depsito ordenado incurrirn en un recargo equiva-
lente al 5 por 100 de la cantidad a ingresar.
Quinta: Transcurridos 15 das de dicho plazo, incurrirn en una multa de
$10 si la cantidad a ingresar fuere menor de $50, de $20, si fuere mayor de $50
y menor de $100, y de una cantidad igual al principal si fuere mayor de $100.
Sexta: Le imposicin de todas las penalidades a que se refieren las dispo-
siciones de esta Ley, correspondern a los Jueces Correccionales del lugar don-
de se hubiere comprobado la infraccin, a cuyo efecto aplicarn la Orden n-
mero 213 de 1900.
Sptima: Los cargo de empleados, funcionarios y delegados o miembros
de la Junla Central de Salud y Maternidad y de las Delegaciones Provinciales,
r-on compatibles entree s y con cualesquiera otros del Estado, la Provincia y el
Municipio.
Octava: Los Delegados Patronales y Obreros, y todos los dems miembros
de las Juntas Administrativas de las Cajas de Maternidad, continuarn en po-
sesin de sus cargos, en los nuevos Organismos, o sea, los de las Delegaciones
Provinciales de Salud y Mateirnidad, por entenderse que han sido ratificados
por 3 aoios, ::i.vo on .iqu(lllos casos en que de auornlo con esta Ley. .sean otras
las r(cpr1r nci'"1 ici s iiie interii ren las as )elel'acionels I'rvinciales.










lb ASUNTOS GENERALS
Disposicin Final.-Esta Ley empezar a regir a partir de su publicacin
en la Gaceta Oficial de la Repblica.
Disposicin Transitoria.-A partir de la promulgacin de esta Ley, y entire
tanto la Junta Central no organic las Delegaciones Provinciales, las Juntas
Administrativas de las Cajas de Maternidad, existentes de acuerdo con el De-
creto-Ley 781, y su Reglamento, continuarn en funciones, verificando la re-
caudacin, tramitacin de solicitudes de seguros y fiscalizando el pago de las
aportaciones del Seguro.
Una vez organizada la Junta Central de Salud y Maternidad ajustarn su
funcionamiento a los preceptos de esta Ley.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a 15 de Diciembre de
1937.-Federico Laredo.--Juan M. Portuondo, Secretario del Trabajo.
CODIGO NOTARIAL: art. 1.-Nuevas atribuciones de los Notarios.-
Cargos compatibles con el de Notario.-Honorarios notariales: no pueden
embargarse.-Autenticacin de firms de plizas.-Pagos de plizas.-N-
mero de Notarias: su amortizacin.-Representacin en juicio obligatoria
por medio de Abogado o Procurador.-Secretarios de compaas, corpora-
ciones, etc.: sern Abogados.-Ley. (Gaceta 18 Diciembre 1937).-Artculo 1"
-El art. 19 del Cdigo Notarial se adiciona con el siguiente prrafo:
"Tendr adems, el Notario las facultades atribuidas a los Jueces y Tri-
bunales correspondientes en todos aquellos actos de jurisdiccin voluntaria y
de otra ndole que en la present Ley se determinan. Al efecto, podrn ins-
truir los expedientes y seguir, por todos sus trmites, el asunto de que se trate
hasta dictar la resolucin pertinente, y una vez firme, protocolarn todo lo
actuado, siendo sus copias y testimonios totales o parciales los nicos docu-
mentos fehacientes para ejercitar los derechos que se driven de la susodicha
resolucin. "
Art. II.-Siempre que en cualquiera de los asuntos en que puedan cono-
cer los Notarios a virtud de esta Ley se hiciera oposicin por algn interesado.
surgiere desacuerdo entire las parties o se suscitaren cuestiones incidentales,
el Notario dar por terminada su actuacin, y remitir las diligencias que haya
practicado al Juez o Tribunal que deba conocer de las mismas segn las dispo-
siciones vigentes, notificando a las parties de esta resolucin.
No se dar recurso contra ninguna de las resoluciones dictadas por el No-
tario, pero si alguna de las parties u otro interesado mostrare su inconformi-
dad, el Notario proceder conforme a lo dispuesto en el prrafo anterior. A
esos efectos se considerar firme toda resolucin cuando transcurridos 5 da,
despus de dictada no se haya hecho objecin alguna.
Art. III.-El cargo de Notario Pblico, as como -el de Notario Comer-
cial, no son incompatible entire s, y al mismo tiempo son compatibles con
cualquier otro retribuido con fondos del Estado, la Provincia o el Municipio.
except los que correspondan al Poder Judicial y Ministerio Fiscal.
El cargo de Registrador de la Propiedad es compatible con cualquier car-
go pblico retribuido con fondos del Estado, la Provincia o el Municipio, ex-
cepto los que correspondan al Poder Judicial y Ministerio Fiscal. En caso de
ser nombrado un Registrador de la Propiedad para un cargo pblico o quien
desempee un cargo pblico sea nombrado Registrador de la Propiedad, de-
ber solicitar licencia y quedar encargado del Registro el sustituto que hu-
biere designado el titular del Registro o el que design el nombrado Registra-
dor. La licencia le ser concedida por el solo hecho de su nombramiento.
Siempre que lo solicite cualquier interesado el Registrador de la Propie-
.dad proceder a incluir en el catastro la finca inscripta o que se trate de ins-
cribir. El Reglamento determinar la regulacin de las operaciones catas-
trales y el Arancel del Notario, el Registrador y el Agrimensor que intervengan.
Art. IV.-En virtud de lo anteriormente dispuesto, se atribuye a los No-
tarios el conocimiento y resolucin de los asuntos especificados en los pre-










ASUNTOS GENERALS


ceptos legales que a continuacin se determinan sin que esto obste a que los
interesados, si as lo desean, puedan continuar llevando esos asuntos ante los
Jueces y Tribunales.
Ley de Enjuiciamiento Civil.-a) Prevencin de abintestato cuando se
solicitare por parte legtima. (Seccin I, Ttulo IX, Libro II).
b) Declaracin de herederos abintestatos. (Seccin II, Ttulo IX, Libro II).
c) Testamentaras. (Ttulo X, Libro II).
d) Adopcin. (Ttulo II, Libro III).
e) Modo de elevar a escritura pblica el testamento o codicilo hecho de
palabra. (Ttulo VI, Libro III).
f) Apertura de testamento cerrado. (Ttulo VII, Libro III).
g) Informaciones para perpetua memorial. (Ttulo X, Libro III).
h) Subastas voluntarias judiciales. (Ttulo XIII, Libro III).
i) Actos de jurisdiccin voluntaria en negocios de comercio. (Ttulos I.
II y III, 24 parte del Libro III).
Ley Hipotecaria.-j) Documentos no inscriptos e inscripcin de las pose-
siones. (Ttulo XIV y artculos concordantes del Reglamento para su ejecucin).
Cdigo Civil.--k) Consejo de Familia. (Ttulo X, Libro I).
1) Testamento Olgrafo. (Seccin IV, Ttulo III, Libro III).
Cdigo de Comercio.-ll) Habilitacin de los Libros del Comerciante.
(Art. 36).
Ley del Registro Civil y, su Reglamento.-m) Todos los actos relatives a
las Secciones de Nacimiento y ciudadana del Registro del Estado Civil. La
parte o parties interesadas concurrirn ante Notario y ste har constar las
declaraciones en acta matriz, y remitir, dentro de quinto da testimonio de la
misma al Juzgado Municipal correspondiente a los fines de su inscripcin en
la Seccin respective.
n) Subsanacin de errors y omisiones no esenciales. (Art. 9 de la Ley y
32 de su Reglamento).
o) Inscripciones solicitadas fuera de trmino. (Art. 51 del Reglamento
y Orden Militar N' 88, de 1900).
p) Cambio, adicin y modificacin de nombres y apellidos. (Arts. 43 de
la Ley y 90, 91, 92 y 93 de su Reglamento).
Decreto-Ley No 206 de 10 de Mayo de 1934.-q) Divorcio por recproco
disenso. (Seccin III, Captulo IV).
En los casos N y O, el Notario, una vez que sea firme la correspondiente
resolucin dictada, remitir testimonio de la misma al Juez Municipal Encar-
gado del Registro Civil respective para que verifique la inscripcin o anota-
cin marginal que proceda; y en el caso a que se refiere el Apartado P, el
Notario, una vez tramitado el expediente, lo remitir al Secretario de Justicia
para que ste proceda conforme a los arts. 94 y 95 del Reglamento.
Art. V.-Los Notarios participarn, diariamente, al Juez de Primera
Instancia del Distrito Notarial en que ejerzan sus funciones, y al Director de
los Registros y del Notariado, el inicio de todos los asuntos que por esta Ley
le son atribuidos a su conocimiento, con la expresin de la parte o parties que
lo promuevan y la clase de los mismos. Y cuando se trate de los casos com-
prendidos en el Ttulo VII, Libro III de la Ley de Enjuiciamiento Civil, lo
participarn, adems, al Decano del Colegio Notarial a que pertenezcan.
Art. VI.-Si la parte o su representante, aun cuando ste sea Procura-
dor, no acudiere a notificarse en el dia en que las resoluciones se dicten, el
Notario, al siguiente, practicar dicha notificacin fijando copia de la reso-
lucin por medio de edicto en lugar visible de su despacho.
Art. VII.-En todos los asuntos en que por esta Ley se faculta su conoci-
nMr" los Nota"-;"o 1 MinisteriOn "''; 1, en su caso, intervendr en igual
for *e si de 1e: autoridad judicial.










ASUNTOS GENERALS


Art. VIII.-Se declaran exentos de embargos los honorarios de los Nota-
rios Pblicos; y los que hubieren sido decretados quedarn sin efecto respect
a los honorarios que se devenguen con posterioridad a la promulgacin de esta
Ley. Los Jueces y Tribunales ante los cuales cursen los juicios en que se hu-
bieren decretado tales embargo, los dejarn sin efecto, de oficio o a instancia
de parte interesada.
Art. IX.-La firma o firmas de las entidades responsables en las pli-
zas o contratos de seguros de cualquier ndole que stos sean, as como las per-
tinentes a los afianzamientos, debern ser autenticadas por Notario, fijndo-
sele al document los sellos de Jubilacin Notarial que por su cuanta corres-
ponda.
El pago que con ocasin de todo contrato de seguro, o afianzamiento, rea-
lice la persona o entidad correspondiente, as como todas las adjudicaciones a
virtud de remate judicial, debern hacerse constar por escritura pblica a los
efectos de su validez, siempre que dichos pago o adjudicacin excedan de $300
moneda official.
Art. X.-En cada Distrito Notarial, el nmero total de Notaras no podr
exceder de una por cada 7,000 habitantes, tomando como base para ello la
poblacin que arroja el ltimo censo decenal de la Repblica; y en su con-
secuencia, en el Distrito en que excediere a esta proporcin se amortizar today
Notara que por cualquier motivo quedare vacant.
Art. XI.-Los Notarios aplicarn, en la tramitacin de los asuntos que
por medio de esta Ley se les confieren, las reglas pertinentes de las disposi-
ciones legales en vigor.
Art. XII.-Todos los que tengan el derecho o la obligacin de intervenir
por cualquier concept en un asunto judicial debern comparecer ante el Juez,
Tribunal o Notario que de l conozca, en cualquier instancia, representados
por Abogado o Procurador. Y cuando lo fueren por ste ltimo con firma o
asistencia de Letrado en aquellos casos en que as lo disponga la Ley de En-
juiciamiento Civil.
Se exceptan de lo anteriormente dispuesto, los juicios verbales cuya cuan-
ta no exceda de $100, y los de desahucio por falta de pago cuando la renta
fijada a la finca de que se trate no sea mayor de $25 mensuales.
Art. XIII.-A partir de la vigencia de esta Ley, las plazas o cargos de
Secretario de todas las Entidades, Sociedades, Fundaciones, Compaas, Corpo-
raciones o Agrupaciones de cualquier clase o naturaleza, y sean cuales fueran
sus fines, tendrn que ser desempeadas por Letrados.
Art. XIV.-Se derogan expresamente todas las Leyes,, Decretos, Decretos-
Leyes y dems disposiciones en cuanto se opongan a lo dispuesto en la pre-
sente Ley, que comenzar a regir a los 10 das de su publicacin en la Gaceta
Official de la Repblica.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a 17 de Diciembre-
de 1937.-Federico Laredo.-Enrique Alonso Pujol, Secretario de Justicia.
ORDEN MILITAR 512 DE 1900.-Ley (Gaceta 22 Diciembre 1937).
Artculo I.-Se restablece la observancia y vigencia legal de la Orden Militar
N9 512 de fecha 19 de Diciembre de 1900, que se refiere a "Envases y marcas
estampadas permanentemente y registrados a favor de otra prsona''.
Art. II.-Se derogan todas las Leyes, Ordenes, Decretos-Leyes. Regla-
mentos y dems disposiciones legales que se opongan al cumplimiento de lo
dispuesto en la present Ley, que regir desde su publicacin en la Gaceta
Official de la Repblica.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en al labana, a 20 de Diciembre
le 1937.-Federico Laredo.-Ral Zrraqae, Seerlcerio de Come'reio.
AMNISTIA.-Delitos politicos y sociales-l-I'. (('reta u 24 Dieiim)'lre
1937). ~Artculo T.-Re concede amnista a lo.s <1 litlis y ';ltas; prviste y cas-











ASUNTOS GENERALS


ligado; por l(rs Deretos-Leyes nimeros 3 de (i de Febrero, 51 de 5 de Marzo,
c5 de 9 dle Marzo, 292 de 15 de Junio y numero 511, todos del ao de 1934;
nmeros ( (le 12 de Marzo y 46 de 29 de _Marzo de 1935; Ley 126 de 30 de Abril
de 1935; )ecretos-Leves nmeros 239 de 18 de Septiembre de 1935 y 813 de
15 de Enero del u ismo ano; as como t:mbii'n a los delitos y faltas previstos
y p'enaos en las ...I a(ciones y a4liciones contenidas en los Deeretos-LeyeS
y ILcyes posltriores a los Deereton-Lcyes y Leyes antes relacionados. (1)
A;\t li.---S a ii a l os resp)onal)les de dlito, y faltais sometidos a la
irisd it i(;n le 'os Tribunalcs dle Saneiones, iayoan sido o no juzg;:dos.
Art. III.-Se concede amnista a los .responsables de todos los delitos >
'ilts (, comelid(c; p(. particulares, funicio nariis y autoridades y sus agents, de
todas classes, sea eial fuere la naturaleza (le aqullos y jurisdiccin del Tri
lbuial que lo haya o deba juzgarlos, y .rs1in condenados, sentenciados o no.
sicmpre que t uvieren su origen, mvil o cansa, direct o indirectamente, me
diata o inmediataniente, en las nlchas, pugnas o controversial polticas o socia-
!es, o (uie con ocasin o motivo de estas circunstancias se hubieren realizado:
aunque fuesen perpetrados con intencin de derrocar o mantener un rgimen
pollic o al Gobit rno, o exigir la implantacin (le determinadas medidas de
caacler politico o social; o para recabar fondos con la finalidad de fomentar
una revolcin o ]para ausentarse del territorio national, a fin de eludir res-
ponsabilidares penales; o con ocasin de actos de huelga, sabotage, propagan-
das sediciosas o revolucionarias encaminadas a la modificcin de la estructura
econmica, poltica o social del Estado, o por cualquier otra causa o circuns-
tancia que tuviera su g ine cualquiera que fuese el Tribunal que los hubiere condenado, conociere o tu-
viere competencia para conocer del hecho.
Si en la sentencia, sumario, auto de procesamiento, escritos de conclusio-
nes o en los expedi~lntes no constare o hubiere sido negado que el mvil, origen,
cansa, circunstancias u ocasin, fuere politico o social, se sustaneiar a instan-
cia del acusado, procesado o condenado, o de cualquier Letrado que alegase
'simplemeii te su' representacin, un incident por los trmites establecidos para
las cuestiones de previo v especial pronunciamiento en la Ley de Enjuicia-
*itpn:to Crimial, ante el Tribunal que hubiere conocido o conozca del hecho, a
lor fin< 'de justificar esos particulars para la aplicacin de la amnista.
*' Gaido : -Tribunal oue haya conocido o que conozca del hecho hubiere
'sido o seaun Consejo (le Guerra Militar, y se trata de Civiles, ser competent
para conocer de la aplicacin de esta Ley (le Amnista, as como del incident
'de lire;io y especial pronunciamiento antes referido, la Sala de lo Criminal de
la Aundencia correspondiente a la Provincia en que ise hubiere constituido di-
:cho Tribunal Militar.
Art.- IV-Se comprende tambin en los beneficios de esta Amnista los
del+n, esne ificados en la Lev Ns 1qi9. de 21 de Mayo de 1935, el Decreto-Ley
N'N 228, de 17 de Septiembre de 1935 (2', y adems lo siguiente:
a) Delitos cometidos con ocasin del ejercicio de los derechos individuals
:garantizados por la Constitucin, comprendidos en las cuatro secciones del
Captulo II. Ttulo II del Libro II del Cdigo Penal.
b) Delitos contra el orden pblico, comprendidos en los Captulos del I
al VII, inclusive, del Ttulo III, Libro II del Cdigo Penal.

(i) Vase el D.creto-Ley 3 de 1934 en la pgina 69; el 51 de 1934 en la pgina 79;
el 6< rle 1934 en la pgina 87; y el 292 de 1934 en la pgina 139, de la Seccin Legislativa.
ao 1934.
-Vase el Decreto-Ley 46 de 1935 en la pgina 218; y el 239 de 1935 en la pgina 249,
de la Seccin Legislativa, afo 1935.
-Vase la Ley 126 de 1935 en la pgina 174 de la Seccin Legislativa, ao 1935.
(2) Vase la Ley 168 de 1935 en la pgina 180 de la Seccin Legislativa, ao 1933;
y el Decreto-Ley 228 de 1935 en la pgina 361 de la Seccin Legislativa, afio 1936.










ASUNTOS GENERALS


c) Delitos comprendidos en el Ttulo VIII, Captulos II, III, IV y VII
del Libro II del Cdigo Penal, siempre que en su ejecucin hayan mediado los
mismos mviles a que se hace referencia en el art. III de esta Ley.
Para la aplicacin de la Amnista a que se refieren los dos artculos ante-
riores, si no hubiera recado sentencia se estar, a falta de otros elements, a
la radicacin originaria hecha por el Juez o Tribunal Instructor.
Art. V.-Se comprenden en los beneficios de esta Ley los deliaos o faltas
cometidos por los miembros del extinguido Ejrcito Nacional, licenciados del
servicio por virtud de lo dispuesto en el inciso D del apartado III del art. 147
de la Ley Orgnica del Ejrcito, entonces en vigor y los que habiendo renun-
ciado rcingresaron en el Ejrcito Constitucional, encontrndose actualmente
en servicio, siempre que los primeros no estuvieren cualificados o agravados,
por cobarda ni los actos imputados fueren constitutivos de rebelin, sedicin
o insubordinacin; y se les concede y abona el tiempo que permanecieron fuera
del Ejrcito a los nicos efectos de retiro y antigedad.
Art. VI.-Se concede amnista a los co-reos de los condenados por los
Tribunales de Justicia que hubieren sido amnistiados por sta o cualquiera
otra Ley.
Se amnistan los antecedentes penales del delito de concerto para la re-
belin military cometidos con anterioridad al 12 de Agosto de 1933, san civi-
les o militares los condenados siempre que hayan cumplido parte de la con-
dena impuesta.
Se declaran comprendidos en los beneficios de esta Ley de Amnista a
los condenados por sentencia firme siempre que hayan pedido con anteriori-
dad la aplicacin de cualquier otra amnista y aun cuando le hayan sido de-
negados los beneficios, se hayan formulado en el Tribunal Supremo uno o ms
votos particulares declarando que los hechos realizados por el penado lo fue-
ron como o a consecuencia de luchas polticas.
Art. VII---Se autoriza el recurso de revision de las causes vistas y fa-
lladas por el Tribunal Nacional de Sanciones, siempre que la pena impuesta
no haya sido de privacin de libertad o de muerte.
El procedimiento para el Recurso de Revisin que esta Ley autoriza ser
cl contenido en los arts. LXXXV y siguientes de la Orden 92 de 1899.
No se aplicarn los beneficios de Leyes de Amnista a esta causa, hasta
transcurridos 15 das a partir de la publicacin de esta Ley o resuelto defini-
tivamente el Recurso de Revisin que este artculo autoriza.
En el caso que la nueva sentencia fuera absolutoria se anularn todos lao
efectos producidos por la anterior revisada.
Art. VIII.-Cuando fuere necesario determinar algn requisito conform
a lo dispuesto en los artculos precedentes, y ste no constase en los autos de
la causa, podr promover un incident previo, conforme a lo dispuesto en el
Ttulo II del Libro III de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para justificar
los extremos que fueren necesarios. En este caso ser admisible toda clase de
pruebas. Una vez comprobada la existencia de todos los requisitos que en cada
oportunidad exigiere esta Ley, se aplicarn sus beneficios.
Contra las resoluciones que denieguen su aplicacin se concede el Recurso
de Casacin, por infraccin de Ley, conforie a las disposiciones de la Orden
Military NQ 92 de 1899.
Cuando el imputado estuviere privado de libertad, los trminos se reduci-
rn a la mitad del sealado en cada trmite, salvo en el de interposicin del
Recurso de Casacin.
El Tribunal Supremo dictar su resolucin dentro de los 3 das siguientes
al de la celebracin de la vista.
Art. IX.-Los beneficios de la present Ley se aplicarn de oficio o a in-
tancia de cualquier persona por el Tribunal o Jnez a quien correspond el
conocimiento del asunto o causa respectivos.










ASUNTOS GENER\I..ES


Si alguno de los Tribunales Especiales hubiere sido disuelto, se entende-
rn los trmites con el designado por la Ley en sustitucin de aqul, y cuando
el caso no estuviere previsto ser de la competencia de la Sala de Justicia a
quien hubiera correspondido juzgar el delito en la jurisdiccin ordinaria o
Tribunal que seale la Ley si correspondiere a otra jurisdiccin.
Art. X.-Los acusados o condenados en rebelda podrn por medio de apo-
derados legalmente constituidos o de Letrados que ya estuvieren personados en
las causes, solicitar la aplicacin de esta Amnista, si no lo hubiere hecho de
oficio el Juez o Tribunal competent.
Art. XI.-Las personas beneficiadas por la aplicacin de la present Am-
nista no quedan exentas del pago de las indemnizaciones correspondientes nor
la responsabilidad civil en que hubieren incurrido; reservndose a la jurisdic-
cin civil el conocimiento de las reclamaciones que sean procedentes y cesando
o'n el conocimiento de las mismas la jurisdiccin criminal.
La aplicacin de esta amnista en ningn caso comprender la restitucin
en los cargos que estuvieren desempeando cuando incurrieron en el delito
por el cual fueron acusados, estn o no condenados, ni ningn derecho que se
driven de dichos cargos.
Art. XII.-Los beneficios de amnista concedidos por esta Ley compren-
der a los delitos y 'altas cometidos hasta el 19 de Diciembre de 1937, inclu-
sive, especificados en la misma.
Art. XIII.-Se derogan cuantas Leyes, Decretos, Decretos-Leyes y dems
disposiciones legales que se opongan al cumplimiento de la present Ley, que
regir desde su publicacin en la Gaceta Oficial de la Repblica.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a 23 de Diciembre
de 1937.-Federico Laredo.-Enrique Alonso Pujol. Secretario de Justicia.
AMNISTIA.-Antecedentes penales.-Ley (Gaceta 27 Diciembre 1937).
-Artculo I.-Se amnistan los antecedentes penales a los co-reos de Veteranos
que se encuentren en libertad, despus de haber sufrido prisin en causa por la
que ee le haya aplicado los beneficios de cualquier Ley de amnista al co-reo
Veterano, Agente, Delegado, Comisionado, Funcionario o Empleado Civil que
prestara servicios durante la redencin libertadora del ao 1896 al 1898.
Al cumplimentar lo dispuesto en el prrafo anterior, quedar anulado el
antecedente respective en todo Registro Pblico y no podr mencionarse en
lo sucesivo en forma alguna.
Asimismo quedar extinguida, para los que obtengan el beneficio de can-
celacin de antecedentes a que se refiere el prrafo primero de este artculo, la
incapacidad o impedimento de cualquier ndole a que diere o hubiere dado
lugar el delito cuyo antecedente se amnista.
Art. II.-Los beneficios de la present Ley se aplicarn de oficio o a ins-
tancia de cualquier persona por el Tribunal o Juez a quien haya correspon
dido el conocimiento del asunto.
Art. III.-Se derogan las Leyes, Decretos-L-eys, Ordenes y dems dispo-
siciones legales en cuanto se opongan en todo o en part al cumplimiento de la
present Ley, la que comenzar a regir desde la fecha de su publicacin en la
Gaceta Oficial de la Repblica.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a 23 de Diciembre
de 1937.-Federico Larcdo.-Enrique Alonso Pujol, Secretario de Justicia.
PROHIBITION DE PAGAR COMISIONES O REGALIAS AL PERSO-
NAL QUE ATIENDA A LOS TURISTAS.-D. P. 3567 (Gaceta 28 Diciem-
bre 1937).-En uso de las facultades de que estoy investido por la Ley Consti-
tucional de la Repllica y dems leyes vigentes de la Repblica, resuelvo:
Primero: Prohibir terminantemente a los comerciantes, hotels, cafs,
cantinas, restaurants, destileras, espectculos, tiendas y dems establecimien-
tos de cualquier clase el pago de comisiones o regalas a choferes, guas de ta-










ASUNTOS GENERALS


rismo y demis personas que por razn de su oficio, cargo o iprofesii)n, condul
can, transported, entretengan o atiendan turistas durante su estancia en Cuba.
Segundo: Disponer que todo hotel o establecimiento dedicado al hospe-
daje de turistas estar obligado a mantener en lug!ar visible denitro de cadla
habitacin o apartamento una tarjeta impresa en los idiomas ci;)aiol e i!igil
indicando el precio de cada habitacin o departamento, cuya remita no podra
excider de la cuanta que para cada caso respective aprueba la ( Corporacin
Nacional del Turismo.
Tercero: Disponer que todo restaurant, caf.,, cantina,, r, caba et, desti-
lera, es:pectculo o estableciiento abieo airl al pblico estari oblicado a man-
tener en lugar visible lists impresas de los precious de su conmiiiio o dl los
artculos que venda, cuyos precious, en ningn ca.'o, podrin exc(der de, ls 'an-
tidades respectivas aprobadas al efecto por la Corporacin Nacional del Tu-
rismo.
Cuarto: Prohibir a partir de la fecha de este Decreto, el cobro de cuota
de entrada, y el llamado "cover Charge", en cabarets, rer;taurantes y dems
establecimientos anlogos abiertos al pblico; autorizndose. en sustitucin,
el cobro de un consumo mnimo por persona, que no podr exceder, en nin-
gn caso, de las cantidades que para cada establecimiento respective apruebe
la Corporacin Nacional del Turismo.
Quinto: Disponer que los que infrinjan este Decreto pagando o cobrando
comisiones, cobrando en exceso de lo autorizado, no nomanteniendo en lugar
visible las listas impresas de los precious de consumos y ventas, y los de que
cualquier otro modo violent lo aqu dispuesto, sern castigados conform esta-
blece el art. 71 del Decreto-Ley N' 599, de 16 de Octubre de 1931, con arrest
no mayor de 180 das o multa no mayor de $500, o con ambas penalidades a
la vez, que sern impuestas por la va correctional conform a la Orden Mi-
litar NQ 213, de 1900; sin perjuicio del cierre o clausura del establecimienlo
respective, en caso de reincidencia, conforme a las disposiciones legales vi-
gentes.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a 21 de Diciembre
de 1937,-Federico Laredo, Presidente.-Ral Zrr aga, Secretario de Comercio.
UNIFORMS, CHAPAS Y CARNET DE CONDUCTORES, CHAUF-
FEURS Y AYUDANTES DE OMNIBUS Y CAMIONES.-Resolucin (Ga-
ceta 28 Diciemebre 1937).-En uso de las facultades que me confiere el art. .5<
del referido Decreto-Ley, resuelvo:
Conceder la prrroga que se solicita por el trmino de 60 das que vencer
el IP de Marzo de 1938, para que los choferes, conductors y ayudantes de
mnibus y camiones que no hayan cumplido los requisitos aludidos, as lo hagan.
Comunquese a las autoridades competentes, a la Direccin de Inspeccin
y Vigilancia, y publquese en la Gaceta Oficial y en el Boletn de esta Secreta-
ra, para general conocimiento.
Habana, 16 de Diciembre de 1937.-Melanio Daz, Secretario de Comuni-
caciones.
ORGANIZATION Y FUNCIONES DE LA SECCION DE BIENES DEL
ESTADO.-Juicios civiles en que el Estado sei parte.-Ley (Gaceta 22 Di-
ciembre 1937.-Artculo 19 (1.-De la Organizacin de Funciolnes de la Seccin
de Bienes del Estado.-Apartado 49.-El Negociado de Asuntos Judic;ales ten-
dr a su cargo la representacin del Estado ante los Jueces y Tribunales de la
Repblica en todos los juicios e incidents de earcter civil relacionados con
derechos o acciones, del Estado sobre bienes inmuebles o derechos reales.

(i) De este art. 19 slo reproducimos el apartaro 4" porque los dems hacen rela-
cin a la organizacin administrative dle la Seccin, d- ningn inters para nuestros lec-
tores.










ASUNTOS GENERALS


Art. II.-Disposiciones Especiales para los Juicios Civiles en que el Es-
tado sea P -arte.-Apartado 12.-Todos los Letrados, de la Direccin General
de Consultora, Apromios y Bienes del Estado, que desempeen algn cargo,
en propiedad o en ,omisin, en dicha dependencia de la Secretaria de Ha-
cienda, podrn personarse en juicio a nombre del Estado cubano, a los efectos
de ejercitar las funciones a que se refiere el Apartado 49 de esta Ley, sin ms
requisito que el de presentar el oficio en que conste su designacin. La desig-
nacin la har el Jefe de la Seccin de Bienes del Estado, el Director o el Sub-
director, y en el caso de que deba de actuar cualquiera de ellos u otro Jefe de
Seccin, har la d[esignaioni el Secretario, o el Subsecretario con autorizacin
Slel primero.
En los casos de irgencia podrn los designados ser tenidos por parte, siem-
pre que se identifiq;en como tales Letrados de la Direccin aludida y que ju-
ien que en ellos ha recado la designacin, a reserve de acreditarlo posterior-
mente.
Apartado 13.-En los juicios civiles en que el Estado figure como part,
y que se inicien a partir de la vigencia de esta Ley, se entender que el cono-
cimiento del asunto corresponde a los Jueces o Tribunales radicados en la ciu-
dad de la Habana, salvo se hubiese hecho la delegacin resuelva acogerse a las reglas, que, para deter-
minar la competencia, establece la Ley de Enjuiciamiento Civil.
Apartado 14.-En el caso en que el Estado establezca demands ante los
piecess o Tribunales de la Habana o que al comparecer como demandado ante
ualquier otra autoridad judicial pida que aqullos conozcan del asunto, se
entender que corresponde a dichos Jueces o Tribunales el conocimiento de
la cuanta principal y de sus incidents y no se admitir ninguna alegacin o
pedimento que tienda a near dicha competencia.
Apartado 15.-Cuando la representacin del Estado prescinda de las re-
glas generals de la Ley de Enjuiciamiento Civil sobre competencia, acudir
siempre a aquellos Jueces de la Habana que ejerzan jurisdiccin ordinaria y
que la tengan para conocer de la misma clase de negocio y en el mismo grado,
y en el caso de que no se hiciere as, la infraccin deber ser subsanada de
oficio por el Juez o por cualquiera de sus superiores jerrquicos sin ulterior
responsabilidad.
Apartado 16.-Los juicios civiles en que el Estado figure como actor o
tercerista, tendrn preferencia sobre cualesquiera otros, y los Jueces o Tribu-
nales procurarn que esta preferencia se haga efectiva y que los trmites se
cumplan precisamente dentro de los trminos que las Leyes sealen. En estos
juicios no podrn concederse prrrogas, y los suplicatorios, exhortos y cartas
rdenes tambin se diligenciarn preferentemente.
Apartado 17.-En los juicios en que el Estado se person como actor o
tercerista, las excepciones dilatorias se sustanciarn como perentorias, y se re-
solvern en la sentencia que terminal el pleito.
Apartado 18.-En nin'gn caso podr suspenders la vista de los pleitos
por las causes 6" y S' del art. 323 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.
(uando la suspension de la vista tuviere lugar por cualquiera de las otras
causes del art. 323, antes citado, el nuevo seaniiiiento para la vista se har
en el mismo acto de la suspension y aqulla deber celebrarse dentro de los 5
llas siguientes.
Apartado 19.-Las notificaciones, citaciones, emplazamientos y requeri-
mnientos que deban hacerse al Estado, si el Letrado o Procurador que est per-
sonado en el pleito no acude a notificarse, se harn directamente, en sus res-
pectivas oficinas, al Jefe de la Seccin de Bienes del Estado o al del Negocia-
flo de Asuntos Judi -iales o quien est al frente de la Oficina.
Al demandado se le notificara la demand en la forma prescripta para el
!iicio do d esahucio on el apartado 38 de esta Ley, pero todos los demi em-










24 ASUNTOS GENERALS
plazamientos, requerimientos, notificaciones y citaciones, an las que la Ley de
Enjuiciamiento Civil disponga que deben efectuarse personalmente, se harn
al que ostente en juicio la representacin del demandado o en los estrados del
Juzgado o Tribuan si no se hubiere constituido representacin.
Cuando no consta el domicilio de la persona que deba ser notificada, o
por haber mudado de habitacin se ignore su paradero, se consignar por di-
ligencia, y el Juez mandar que se haga la notificacin, fijando la cdula en el
sitio pblico de costumbre, y si se tratare del emplazamiento para comparecer
en juicio, se insertar, adems, en la Gaceta Oficial de la Repblica, a partir
de cuya fecha comenzar a deeursar el trmino.
Apartado 20.-En les casos (le suplicatorios, exhortos y cartas rdenes el
Letrado que dirige el asunto a nombre del Estado podr delegar directamente
en el Fiscal de Partido correspondiente para que cuide del diligenciamiento
que proceda, que deber ser atendido preferentemente y con toda urgencia.
Apartado 21.-Los escritos de demand que present el Estado no lleva-
rn sellos del timbre.
Apartado 22.-El precio del arrendamiento de bienes del Estado, los r-
ditos de censos constituidos a su favor y los intereses de las hipotecas a que
se contrae el art. 117 de la Ley Hipotecaria continuarn cobrndose por el
procedimiento que establecen Jos Decretos-Leyes nmeros 40 de 27 de Julio
de 1935 y 113 de 31 de Julio del propio ao.
Apartado 23.-Los Procuradores o Letrados que se personen en un juicio
civil a nombre del Estado podrn ejercitar todas las acciones que a ste com-
peten en defense de sus derechos y pedir la indemnizacin de los daos y per-
juicios que haya sufrido el Estado por todo el tiempo que haya dejado de dis-
frutar los beneficios derivados de los bienes o derechos de que se trate, con la
obligacin de dar cuenta a sus inmediatos superiores jerrquicos y cumplir la.,
rdenes e instrucciones que stos les dieren. En el caso de que se estimare con-
veniente celebrar una transaccin deber preceder el informed del Interventor
General de la Repblica conforme a lo dispuesto en el art. 478 de la Ley Org-
nica del Poder Ejecutivo.
Apartado 24.-Toda contienda judicial en que el Estado intervenga como
actor o tercerista y que no tenga sealada una tramitacin especial, se venti-
lar y decidir por los trmites del juicio verbal si su cuanta no excede de
$500 moneda official, y por los del juicio declarativo de menor cuanta, si exce-
diere de dicha suma, ambos tal como los establece la Ley de Enjuiciamiento
Civil, y con las modificaciones sealadas en la present Ley.
Las disposiciones de este apartado son aplicables a los juicios de reivin-
-dicacin-de tierras que interpongan los particulares contra el Estado, cuando
el dominio .de ste haya sido adquirido e inscripto conforme a las disposicio-
nes del apartado 121 de la present Ley.
Cuando la cuanta del asunto sea superior a $1,500, podr establecerse el
recurso de casacin como si se tratara de un juicio de mayor cuanta.
Apartado 25.-E1 trmino del emplazamiento ser de 9 das, y as que se
person en forma el demandado, se le tendr por parte, mandndole que con-
teste a la demand, dentro del trmino de 20 das.
Apartado 26.-El trmino de prueba se dividir en dos perodos comunes
a las parties: el primero de 15 das, para proponer en uno o various escritos,
toda la prueba que les interest; el segundo de 30 das, para ejecutar toda la
prueba que hubieren propuesto las parties.
Apartado 27.-Practicada toda la prueba propuesta o transcurrido el tr-
mino sealado para dicha prctica, el Juez, sin necesidad de que lo pidan las
parties, unir la practicada a sus autos, y dentro del segundo da podr cual-
quiera de las parties solicitar la celebracin de vista, a lo que se acceder siempre.
La vista se celebrar lentro de los <1! z :`,--~:ntes a la pro--." *' l
escrito en que se solicite.










ASUNTOS GENERALS


Al da siguiente de vencido el trmino concedido a las parties para pedir
la celebracin de la vista sin que sta se hubiese solicitado, el Juez mandar
traer los autos a la vista, con citacin de las mismas, para sentencia, la cual
deber dictarse dentro del trmino de 10 das. Si se celebrare la vista tambin
se dictar sentencia dentro de dicho trmino.
Apartado 28.-Todos los trminos establecidos en los juicios de desahucios
promovidos por el Estado, o en los declarativos en que ste intervenga como
actor o tercerista, sern improrrogables.
Apartado 29.-Cuando la accin que el Estado ejerce tenga por objeto la
reivindicacin de bienes inmuebles y su derecho se funde en document que
tenga la condicin de fehaciente, podr la representacin del Estado pedir y
obtener, en cualquier tiempo, que se le d la posesin real de la finca, antes
de decidirse el pleito, siempre que de dicho document result claramente el
derecho del Estado sobre el inmueble de que se trate.
Si la peticin se formulara en el escrito (le demand, el demandado podr
impugnarla al contestar aqulla. Si se formulara despus de formulada la de-
manda, se dar traslado por 3 dlas al demandado para que la impugne si lo
estimare convenient. Si no hubiere impugnacin el Juez acceder a lo pedido,
y caso contrario, resolver lo protedlente, en uno u otro caso dentro de tercero
da.
El demandado podr impedir que se acceda a la pretensin del Estado
nicamente si present document, igualmente fehaciente y de fecha poste-
rior al presentado por el Estado, del que result su derecho a la posesin o al
dominio, y su condicin de causahabiente de aqul.
Apartado 30.-Cuando el Estado litigue ante la jurisdiccin ordinaria, no
estar obligado a presentar los originales y copias de los documents que tenga
eu su poder y en que funde su derecho, y bastar que los mismos se verifiquen
por el funcionario do la Seccin de Bienes del Estado que los tenga bajo su
custodia. Dichas cer ificaciones surtirn los mismos efectos en juicio que si se
presentasen los originales o copias que se certifiquen. Los originales y copias
we custodiarn en la Seccin de Bienes del Estado, donde los litigantes podrn
examinarlos, en las horas que se les sealen.
Si el demandado lo solicitare, podr llevarse a cabo el cotejo entire las cer-
tificaciones y los documents que se custodien en la Seccin, as como el cotejo
de letras de conformidad con los arts. 605 y siguientes de la Ley de Enjuicia-
miento Civil.
Las certificaciones a que se refiere este apartado estarn exentas de toda
(dase de impuestos.
Apartado 31.-El tiempo para la prescripcin del dominio, posesin y de-
ms derechos reales, en contra del Estado, quedar interrumpido por un tr-
mino de 10 aos, al cabo de los cuales comenzar a correr de nuevo.
Apartado 32.-Las apelaciones se admitirn en un solo efecto, y en con-
secuencia, tan pronto como se dicte sentencia en primera instancia, se proce-
der a si ejecucin a peticin del actor.
En el Juzgado correspondiente quedarn los testimonios necesarios para
la ejecucin de lo resuelto.-(Continuar).



COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

LEY NOTARIAL.-En sesin del da 29 de Diciembre de 1937 tom la
Junta de Gobierno del Colegio el siguiente acuerdo:
"La Junta de Gobierno que rige en estos moments los destinos del Cole-
gio de Abogados de la Habana persigue, como uno de los fines primordiales de
sus actividades, la obtencin de determinadas mejoras de carcter econmico










ASUNTOS GENERALS


para la clase de los Abogados, inspirndose en un criterio de just y prudent
moderacin, a fin de que no resulten en ningn moment en oposicin los in-
tereses de la clase y los ms altos y respetables de la colectividad, de la cual
debe ser aquella, en todo tiempo, por razn de la noble y elevada funcin social
que le est encomendada, la ms firme y leal salvaguardia.
Atendiendo a estas consideraciones, esta Junta de Gobierno, al conocer de
la Ley de 17 de Diciembre prximo pasado por la que se atribuye el conoci-
miento de los actos de jurisdiccin voluntaria a los Notarios Pblicos y se con-
ceden otras ventajas tanto a los aludidos Notarios como a los Abogados, quiere
hacer constar, ante todo, la satisfaccin con que ha advertido la aludida dis-
posicin legislative que acredita la atencin que los Poderes del Estado comiei-
zan a prestar a los intereses legtimos de una clase tan respectable como la cons-
tituda por Abogados y Notarios.
Sin embargo, la Junta no puede desconocer los errors y omisiones que ss
advierten en la Ley en cuestin, ni puede, en consecuencia, dejar de recoger
el poderoso movimiento de opinion pblica que se ha levantado contra deter-
minados preceptos de la misma, por lo que, apreciando la necesidad de llegar
rpidamente a la rectificacin de aquellos, ofrece sinceramente su concurso a
los Poderes Pblicos, as para la reglamentacin provisional de la Ley de que
se trata, como para el studio de una nueva disposicin legislative que, de ma-
nera definitive, desenvuelva en trminos de mayor acierto, y dentro de sus
adecuados lmites, lo que ha sido, indudablemente, un propsito de justicia
social de nuestros Legisladores, recordando la condicin de Organismas Ofi-
ciales de carcter consultivo que concurre en los Colegios de Abogados, d'
acuerdo con disposiciones express de la Ley Orgnica del Poder Judicial."
EN FAVOR DE BUSTAMANTE.-El Colegio de Abogados en sesin
del da 28 de Diciembre de 1937, adopt el siguiente acuerdo:
"Primero: Formular pblicamente sus mejores votos porque al comeln-
zar con el nuevo ao 1938 las classes universitarias, terminadas las vacaciones
de Navidad, se reanuden las lecciones del Profesor Snchez de Bustamante.
c invitar a los alumnos oficiales de Derecho Internacional Privado y Derecho
International Pblico, para que as lo acuerden y soliciten, invocando a ese
efecto, las razones que se expresan como fundamento de este acuerdo y los
principios de solidaridad que deben vincular entire s a las classes culturales del
pas y, muy especialmente, a los actuales y los futuros profesionales del De-
recho.
Segundo: Rogar al seor Rector de la Universidad y al Consejo Univer-
sita.rio que, tan pronto los alumnos de Derecho Internacional Privado y De-
recho Internacional Pblico soliciten la reanudacin (le las classes del Profeso,
Bustamante, adopten los acuerdos necesarios para cumplimentar tan nob!
solicitud.
Tercero: Interesar de las classes culturales, cientficas y profesionales to-
(las de la Repblica y, de modo especial, de los dems Colegios de Abogado'.
que se adhieran a estos acuerdos, atendiendo a las razones en que ellos se fun-
damentan.
Cuarto: Designar una Comisin compuesta por seis miembros de esta
Junta de Gobierno para que realice todas cuantas gestiones consider conve-
nientes para la consecuencin de la finalidad propuesta.
,Quinto: Notificar estos acuerdos a los seores Decanos de las Facultades
(le Derecho y de Ciencias Sociales y Polticas y al seor Presidente de la Fede-
racin de Estudiantes de Derecho, con el ruego de que se sirvan circularlos
entire los alumnos de las aludidas Facultades y, especialmente, entire los alum-
nos oficiales de las classes de Derecho Internacional Privado y Derecho Inter-
nacional Pblico. Y notificarlos igualmente al Profesor Dr. Antonio Sanche7
de Bustamante."










AMI;N'I0S GENERALS


LIBROS Y REVISTAS
PROCEDIMIENTOS CIVILES, TOMO 1%, POR EL DR. LUIs F. NEZ Y GALLARDO.
-Santiago de Cuba, 1937.-Acaba de publicarse este tomo del libro del Ma-
gistrado de la Audiencia de Oriente Dr. Nez, que como su ttulo indica, est
dedicado a la exposicin de todos los procedimientos judiciales civiles. Este
tomo inicial se ha publicado a guisa de Introduccin, contiene numerosos tex-
tos legales, acuerdos, leyes, decretos, etc., y consta de 568 pginas. Como todo
libro recopilador, result utilsimo, ya que siendo nuestra legislacin copiosa.
se dificulta la consult de todos los textos legales, y el encontrar en un libro
todo lo disgregado en la Gaceta, es de un valor prctico inapreciable.
PALABRAS, POR HIERCLITO AMANCIO PEREIRA.-Victoria, Brasil, 1936.-
Este folleto contiene il discurso que pronunci dicho Profesor en el paraninfo
de la Facultad de Derecho de Espritu Santo, con ocasin de la toma de grado
de los Bachilleres en Ciencias Jurdicas y Sociales.
APLICACIN DE LAS CONVENCIONES INTERNACIONALES POR EL DERECHO NA-
CIONAL, POR EL DR. NATALIO CHEDIAK. -Iahalina, 1937.-Reproduce la ip,,.n-u
cia presentada por el Dr. Chediak al Segundo Congrei o de Derecho Cumiia-
rado celebrado en Pars el da 5 de Agosto de 1937.
LA JORNADA DEL TRABAJO Y LOS DESCANSOS, POR EL DR. MIGUEL M. (3GARCA
Y CALELLA.-HIabana. 1937.-Este trabajo del Profesor de la Escuela Superior
de Artes y Oficios de la Habana, forma parte de la series de divulgacin popu-
lar, que se public de acuerdo con la Secretaria del Trabajo, por el Instituto
Nacional de Previsin y Reformas Sociales y en el que se desarrolla un temna
relacionado con la legislacin national del trabajo.
LA BENEFICENCIA PBLICA EN EL PLAN TRIENAL, POR EL DR. JOS R. RGlR-
GUEZ Y ALVAREZ.-Habana, 1937.-Reproduce este folleto la conferencia pro-
nunciada por el Dr. Rodrguez por la estacin de radio "La Voz del Aire", el
da 30 (le Octubre de 1937.
AL TRIBUNAL SUPREMO DE LA OPINION PI lLICA.-Habana, 1937.-E1 Comit
Ejecutivo Central del Partido Agrario Nacional (P. A. N.) ha publicado este
folleto a guisa de manifiesto en relacin con el Decreto 3411, de 3 de Diciembre
de 1937. que prohibe las actividades de asociaciones constituidas para ayudar
en cualquier forma contiendas blicas en pases extranjeros.
LA BATALLA AZUCARERA DE WASHINGTON EN 1937, POR JOS MANUEL (A-
SANOVA Y DivI.-IHabana, 1937.-Es un folleto que tiene por objeto dar a
conocer la actuacin del autor en torno a la legislacin azucarera actualmente
en vigor en los Estados Unidos.
REVISTAS EXTRANJERAS.-HeIios recibido: La Justicia, Mxico D. F., No-
viembre; La Revista de Derecho, Jurisprudencia y Administracin, Montevi-
deo, Uruguay, Noviembre; Mensaje de la Biblioteca Nacional, Quito, Ecuador.
Octubre-Diciembre; Gaceta Judicial, Quito, Ecuador, Junio; y Gaceta de los
Tribunales, Guatemala, Julio-Septiembre.
OTRAS REVISTAS. -Tambin hemos recibido: El Siglo, Diciembre; Salud y
Sanidad, Noviembre: Informacin Fiscal, Enero; Seguros, Diciembre; La Ju-
risprudencia al Da, Septiembre; Polica Secreta Nacional, Diciembre; Revistl
de la Asociacin dt Viajantes del Comercio, Diciembre; El Nacional, D)iciem-
bre-Enero; y Revista Cubana de Derecho (legislacin), Noviembre-Diciembre.
1936, todas de la Habana.


MISCELANEA
MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el anterior nmero.
ha habido el siguiente:
President de Sala.-Ha sido nombrado para la Audiencia de la Habana,
el Dr. Jos F. Cabezas y Clavelo, que era Juez Correccional de la Habana










ASUNTOS GENERALS


desde 6 de Junio de 1935 en que ingres en la carrera y que desempeaba
en comisin la Presidencia del Tribunal de Urgencia de la Habana. Ocupaba
en el escalafn judicial el nmero 114 y en el de los de su categora el n
mero 52, y ha pasado de la 70 a la 5.' categora.
Magistrados de la Audiencia de la Habana.-Ha sido nioiilibado el
Dr. Antonio J. de Vignier y Riera, que era Juez Correccional de la Habana.
Ingres en la carrera el 15 de Abril de 1920 como Juez Municipal de Isla
de Pinos, ascendiendo en 1925 al Juzgado de Primera Instancia e Instruccin
de dicha Isla, en el que ces en 20 de Octubre de 1933. Reingres en 1934
como Juez de Primera Instancia de Guantnamo y despus fu Juez Correc-
cional de Camagey y Magistrado de la Audiencia de Oriente, pasando en t;
de Junio de 1935 al cargo que ahora desempeaba. Figuraba en el escalafzr
de los de su categora con el nmero 43.
-Tambin ha sido nombrado el Dr. Jos Ferrer y Saavedra. que era
Juez de Primera Instancia e Instruccin de Bayamo desde 6 de Junio de
1934 y era Magistrado en comisin del Tribunal de Urgencia de la Habana.
Ingres en la carrera como Juez Municipal de Consolacin del Sur en 7 d.
Mayo de 1926, cargo que desemp hasta que se le ascendi para Bayamo.
Ocupaba en el escalafn judicial el nmero 208 y en los de su categora el
nmero 33, y ha pasado de la 9" a la 6' categora.
-Tambin ha sido nombrado el Dr. Carlos Reyes y Delgado, que er,
Juez de Primera Instancia e Instruccin de Sancti Spritus desde 6 de Junio
de 1935, por cuyo cargo ingres en la carrera y era Magistrado en comisin
del Tribunal de Urgencia de la Habana. Ocupaba en el escalafn judicial e:
nmero 171 y en el de su categora el nmero 54, y ha pasado (le la 8" a la
69 categora.
-Tambin fu nombrado el Dr. Ral Baizn y Gonzlez. Juez Corree-
cional de la 6* Seccin, pero no acept el ascenso.
-Tambin ha sido nombrado Magistrado de la Audiencia de la IIabana, po'
traslado a peticin, el Dr. Eduardo Rodrguez y Sigler, Presidente de la Au-
diencia de Pinar del Ro.
Jueces Correccionales.-Ha sido nombrado para la 5* Seccin, el Dr. Fe-
derico Justiniani y de los Santos, que era Juez Municipal suplent e de la Ha-
bana.
-Tambin ha sido nombrado para la 4" Seccin, el Dr. Gilberto Mos-
quera y Pozo, que era Abogado Fiscal de la Audiencia de la Iabana desdi-
3 de Octubre de 1934.
Ingresos.-Han sido nombrados Jueces Municipales: de Campechuela.
el Dr. Horacio Meruelo y Beldarran; de Mart, el Dr. Julio V. Alonso y Mi-
lin; de Palma Soriano, el Dr. Eduardo Mederos y Rodrguez; de Jatiboni-
co, el Dr Rafael Angulo y de Crdenas; y de San Diego del Valle, el doctor
Humberto Sariol y Agero, todos opositores aprobados.
Jueces Municipales.-Ha sido nombrado Juez Municipal de Isabela du
Sagua el Sr. Pantaln Almanza.
Jueces Municipales primeros suplentes.-Han sido nombrados los seo-
res Rafael del Pino, de Viales; Octavio Delgado, de Mntua; Angel Forse.
de Giieiva; y Dr. Ernesto Pujals, de Gibara.
Jueces Municipales segundos suplentes.-Han sido nombrados los seio-
res Manuel Gmez, de Crdenas; Filomeno Rodrguez, de Geiva; Jos Gar-
ca, de San Luis (Oriente); Amilcar Roldn, de Palma Soriano; y Jaime Viln,
de Jiguan.
Secretario de Sala.-Ha sido nombrado para la Sala 5* de la Audiencia
de la Habana, el Dr. Rogelio Bentez y Rodrguez, que era Secretario de la
Audiencia de Oriente.










ASUNTOS GENERALS


Abogado Fiscal.-Ha sido nombrado para la Audiencia de la Haba-
na, el Dr. Jos de Jess Monteagudo y Lpez, que era Fiscal de Partido de
San Antonio de los Baos desde 7 de Octubre de 1925.
Fiscal de Partido.-Ha sido nombrado el Dr. Carlos Robreo y Deupy,
para San Antonio de los Baos.
Nombramientos rehusados.-Se ha tenido por tal el hecho a favor del
Dr. Antonio Surez de Juez Municipal de San Diego del Valle y por caducado
su derecho a ser nombrado como opositor para otro cargo; y el hecho a favor
del Sr. Filomeno Rodrguez, de segundo suplente de Geiva.
Renuncias.-Han renunciado los Sres. Octavio Delgado, Juez Municipal
20 suplente de Mariel; y Edilberto Domnguez, 29 suplente del Piln.
Cargos electorales.-Ha sido electo por sorteo Miembre ex-oficio del
Tribunal Superior Electoral, el Lcdo. Gustavo Arocha, Presidente de Sala
de la Audiencia.
Transferencia.-Se ha dispuesto transferir la cantidad de $115 del ca-
ptulo Alquileres de los Juzgados y Tribunal de Urgencia al de Gastos di-
versos del Poder Judicial.
Jubilaciones.-Ha sido jubilado el Dr. Julio Ortiz y Casanova, ex-Ma-
gistrado del Tribunal Supremo, con un retiro annual de $2,983.
-Id. el Sr. Magn Roo y Fernndez, Secretario del Juzgado de Instruc-
cin de Cienfuegos. con un retiro annual de $1,441.96.
-Id. la Sra. Lucrecia Sevilla y Faura, Escribiente del Juzgado Corree
cional de la Seccin 4%, con un retire annual de $729.
Varias noticias.-Por D. P. 21 de 6 de Enero de 1938, Gaceta del 6, se
ha suspendido a partir de 1Q de Enero, el pago de dietas a las miembros de
Juntas Electorales Permanentes a que se contrae el apartado 50 del Cdigo
Electoral de Emergencia, entire ellos a los funcionarios judiciales que de-
sempean esos cargos.
-La Sala de lo criminall del Tribunal Supremo admiti la querella in-
terpuesta contra todos los components de la Audiencia de Matanzas y nom-
br Juez Instructor al Presidente de Sala de la Audiencia de la Habana,
Ledo. Enrique de Almagro.
-El Senado aprob un proyecto (le ley por el que se dispone reintegrar
a sus anteriores categoras a los funcionarios judiciales que se les rebaj
en la reorganizacin de 1935; otro modificando los arts. 62 a 65 y 68 de la
Ley Orgnica del Poder Judicial; y otro creando una plaza de Magistrado
para la Audiencia (le Matanzas. Los dos primeros han sido vetados por el
Ejecutivo.
-La nueva distribucin de Juzgados de Instruccin, entire las Salas de
lo Criminal de la Audiencia de la Habana, es la siguiente: Sala Primera:
Seccin Primera, (iuanabacoa y Bejucal.-Sala Segunda: Seccin Segunda
y Gines.-Sala Tercera: Secciones Cuarta y Quinta.-Sala Cuarta: Seccin
Tercera y Marianao.-Sala Quinta: Jaruco, San Antonio de los Bafos e Tslia
de Pinos y las causes de Urgencia.
-Durante el ao 1937 se repartieron a los Juzgados de Primera Instan-
cia de la Habana, 7.451 asuntos civiles de la siguientes classes: Cuestiones de
competencia, 5; Mayores cuantas en general, 24; Idem sobre divorcios, 925;
Menores cuantas, 396; Expedientes de incapacidad, 27; Ejecucin de sen-
tencias de los rbitros y amigables componedores, 20; Intestados de oficio,
109; Prevencin de abintestatos, 45; Declaratoria de herederos, 515; Testa-
mentaras, 9; Adjudicacin de bienes a que son llamadas varias personas sin
designacin de nombre, 3; Concursos voluntarios o necesarios, 2; Suspensio-
nes de pagos, 2; Quiebras, 70; Embargos preventivos, 15; Diligencias prepa-
ratorias va ejecutiva, 47; Ejecutivos, 126; Hipotecarios, 55: Reclamacin
del procedimiento (le apremio y negocios de Comercio, 2; Desahucios, 39;
Alimentos provisionales, 23; Demanda de retracto, 1; Interdictos, 20; Ex-










ASUNTOS GENERALS


propiacin forzosa, 2; Adopcin, 6; Depsito de mujer casada, 5; Protoco-
lizacin de testamento olgrafo, 35; Expedientes para inscribir la posesin,
4; Expediente de liberacin, 1; Actos de jurisdiccin voluntaria en negocios
de comercio, 7; Aprobacin de cuenta divisoria, 33; Exhortos, 1,469; Expe-
diente de pobreza, 1; Demencias, 450; Pensiones de veteran, 509: Jubila-
ciones, 294; Incidente sobre aplicacin de sentencias de divorcios de Tribu-
nales extranjeros, 4; Apelacin de los Juzgados Municipales, 700; Inscrip-
ciones de nacimientos, 608; Divorcios por recproco disenso, 282; Asuntos
que no tienen clasificacin propia, 326.
-La Sala de lo Contencioso Administrativo y de Leyes Especiales del
Tribunal Supremo en 1937 radic los siguientes asuntos: contencioso-admi-
nistrativos, 525; pensions civiles, 121; inteligencia obrera, 66; accidents
del trabajo, 64; retiro ferroviario, 41; retire martimo, 19; servicios pbli-
cos. 3; Comisin de Ferrocarriles, 6.-Total, 845 asuntos. Durante el ao dict
.89 sentencias.
-El Negociado (le ejccutoiias de la Sala 2' de lo (ivil (de la Audiencia
(de la Iabana, a cargo del Sr. Benito Alonso durante el ao 1937, cir pli
1,029 ejecutorias. De esas ejecutorias result que 719 fueron sentencias re-
curridas y 123 consentidas. De esos 719 recursos fueron declarados sin lu-
gar 681 y con lugar 38.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-En
el mies de Octubre tuvo las siguientes ingresos: saldo anterior, $23,160.80:
multas correccionales, $5,862; id. de Urgencia, $1.250.85; derechos Registro
(ivil, $14,734.43; descuentos, $10,308.08; sobrantes, $759.87; fianzas, $698.76;
multas testigos y peritos, $102.50; licencias, $38, y correcciones. $34.38.-
Total, $56,949.67.
Y tuvo los siguientes egresos: jubilaciones y pensions, $32,014.38; per-
sonal, $187.50; material, $12.50; devoluciones, $55.13; saldo, $24,680.16.-
Total igual, $56,949.67.
-La Comisin abon el mes de diciembre a los jubilados y pensionistas
el 80%o de sus acreencias.
-Han sido nombrados para integrar la Comisin durante el ao 1938.
President, el Dr. Norberto Mejas, Magistrado de la Audiencia de la Ha-
bana; suplente, el Dr. Delio Silva, tambin Magistrado; Vocales: Dr. Gabriel
Vandama, MAagistrado jubilado del Tribunal Supremo y D)r. Alfredo Bernal.
Abogado Fiscal del propio Tribunal; y suplentes, Dr. Wenceslao Glvez, Te-
niente Fiscal jubilado del mismo Tribunal; y Dr. Cilyeliino Socarras. Te-
niente Fiscal de la Audiencia de la Habana.
COMPAIAS DE FIANZAS.-La Secretara de Comercio hace saber
(Gaceta 8 Enero) que estn autorizadas para prestar fianzas las siguientes
compaas: La Alianza, Compaa de Fianzas Boston, La Comercial, El Co-
mercio, Compaa Cubana de Fianzas, Cienfuegos, Compaa Cubana Ame-
ricana de Seguros, Fidelity and Deposit Co. of Maryland, Compaa Gene
ral de Fianzas, Compaa de Fianzas Londres, La Insular, Italia, Liverpool
and London an;d (lobe Insurance Co., The Maryland Casualty Co., La Mer-
cantil, Compaa de Fianzas Nueva Inglaterra, Orbe, Previsin Social y La
Unin Nacional.
FALLECIMIENTOS.-Han fallecido: el Lcdo. Luis de Ziga y de las
Barreras, tiago de Cuba; el Sr. Manuel A. Muoz y Repiso, Procurador de Guanajay;
el Dr. Lucas Ponzoa y Rodrguez, Juez de Primera Instancia e Instruccin
de Isla de Pinos; el Lcdo. Pablo Gmez de la Maza y Tejada, Juez Correc-
cional jubilado de la Habana; y el Sr. Andrs Moreno, Alguacil del Juzgado
de Instruccin de Marianao.










ASUNTOS GENERALS


COMPRAMOS.-Colecciones de REPERTORIO JUDICIAL de los aos 1925 y
1928 y las pagamos a OCHO PESOS cada una. Tambin nmeros sueltos de
esos aos y de Enero de 1929, A PESO.-Calle 28 entire 5" y 7a Avenidas,
Reparto Miramar.- Telfono F. 0. 1344.
NOTICIAS VARIAS.-La Asociacin de Estudios Jurdicos patrocina
el proyecto de ley concediendo sueldo a los Jueces Municipales suplentes y
la celebracin de un Congreso Jurdico Nacional.
-El Dr. Manuel Carlos Gutirrez nos participa haber trasladado su bu-
fete a La Metropolitana, Departamento 505.
-Segn una noticia cablegrfica, el Tribunal Supremo de los Estados
Unidos ha declarado inconstitucional el interceptar llamadas telefnicas, por
agents del Gobierno, con el propsito de obtener evidencias en casos crimi-
iales, las que han permitido descubrir numerosos delitos, resolucin que ha
consternado a los Fiscales porque reduce las posibilidades de obtener pruebas
de acusados bajo sospecha.
-El da 7 del actual mes quedaron cerrados los libros de los Registros
de la Propiedad del Norte (le Guanabacoa y 5 de la Habana, en cuanto a Re-
gla y Casa Blanca; y el da 8 siguiente qued abierto el Registro de la Pro-
piedad de Regla.
-El da 7 del actual mes quedaron cerrados los libros de los Registros
de la Propiedad de Jaruco, (iiies, Sur de Guanabacoa y Bejucal en cuanto
hacen referencia a los Trminos Municipales de San Jos de las Lajas, Ma-
druga, San Antonio de las Vegas, Melena del Sur y Gines; y el da 8 siguien-
te qued abierto el Registro de la Propiedad de San Jos de las Lajas.
-El Dr. Arstides M. Dacosta-Calheiros nos participa haber estable-
cido su bufete en Obrapa 22, Departamento 507.
-La Sociedad de Legislacin Comparada de la Habana, acord adherirse
a la Mocin del Colegio de Abogados que se refiere a la reanudacin de las
actividades docentes del Dr. Antonio Snchez de Bustamante.
-El Avnntamiento de Limonar acord declarar Hijo Adoptivo de aquel
rmino al Dr. Luis A. Milans, Juez Municipal, y con ese motivo fu obse-
quiado con n banquet.
REPRESENTACION EN JUICIO.-Como la Ley de 17 de Diciembre de
1937, en cuanto dispone que los que tengan que comparecer en asunto judi-
oial, debern hacerio por medio de Procurador o Abogado, viene suscitando
distintos problems, daremos cuenta de los que se vayan resolviendo y lle-
guen a nuestro coinocimiento. Hoy publicamos una resolucin del Tribunal
Superior Electoral, de fecha 14 de Enero de 1938, que sobre el particular ha
declarado lo siguiente:
Considerando: que es improcedente la impugnacin formulada con rela-
cin a la comparecencia de los oponentes, por suponer que con arreglo al
art. 12 de la Ley d( 17 de Diciembre de 1937, deben comparecer en este expe-
diente representados por Abogado o Procurador, lo que no es de estimarse,
toda vez que dicho precepto est contrado a los asuntos judiciales, y no es
de esta ndole el que se ventila, que es electoral, ni es este Tribunal Superior
Electoral un Tribunal de justicia de naturaleza o condicin anloga a los que
se refiere dicho precepto, que son los que integran el Poder Judicial.
GANANCIALES.-El Tribunal Supremo, por sentencia 225 de 13 de
Noviembre de 1937, ha resuelto:
Considerando: que conforme al art. 1395, en relacin con el 1708, ambos
del Cdigo Civil, y en cuanto no est expresamente regulado, la liquidacin
de la sociedad de gananciales se rige por las reglas de las herencias, entire
las cuales se encuentra el art. 1067 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que
manda convocar a Junta a los interesados, para que se pongan de acuerdo
sobre la administracin del caudal, su custodia y conservacin.










ASUNTOS GENERALS


Considerando: que al cumplimiento de esa disposicin no se opone que
en este caso ya haya sido puesta de manifiesto en Secretara la cuenta par-
ticional de los bienes practicada por uno de los contadores que fueron nom-
brados, como estima la Audiencia, porque en tanto no sean aprobadas defi-
nitivamente las particiones, y se haga entrega a cada uno de los interesados
de lo que en ellas se les adjudique, subsiste la necesidad de tender a la admi-
nistracin de los bienes.-Sres. Martinez, Solrzano (Ponente), Pichardo, 'e-
rera y Torre.
COMPETENCIA.-El Tribunal Supremo, por auto 253. de 19 de No-
viembre de 1937, resolvi lo siguiente:
Considerando: que sea cual fuere la interpretacin que se le diere al art. 31)
del Decreto-Ley 623, de 13 de Marzo de 1936, orgnico de la Polica, invocado
pi)r la Autoridad Militar en esta contienda jurisdiccional, es lo cierto que' l l
polica de que se trata aparece acusado de la apropiacin de determinada can-
tidad de dinero, parte del imported de una fianza prestada por una persona
acusada y detenida en el Vivac del pueblo de Esmeralda, lo que haba sido
entregado al inculpado como Jefe de dicho establecimiento municipal, lo que
constitute un servicio puramente administrative, que no es de carcter mili-
tar, ni tampoco consta, que por orden de sus superiores jerrquicos y en el
desempeo de algn servicio military, percibiera la cantidad que se dice, sus-
trada por el polica en cuestin.
Considerando: que por lo expuesto es procedente declarar competent al
Juzgado de Instruccin de Florida, para que continue conociendo de la causa
nmero 195 de 1937.-Sres. Llano, D'uval, Mora, Tabio, y Rodrguez.
QUEBRANTAMIENTO.-El Tribunal Supremo. por auto 55 de 13 de
Diciembre de 1937, resolvi lo siguiente:
Considerando: que personado en la segunda instancia el recurrente di-
recta y personalmente, y tenido por parte, no se le notific la providencia
mandando traer los autos a la vista y citar para senteti~oa,. i, se le hizo tal
citacin, ni ninguna otra notificacin hasta la de la sentencia, al practicarse
la cual nicamente cabe suponerlo enterado del vicio, cuya subsanacin, sin
embargo de haber llegado a su conocimiento con posterioridad al fallo, intent
obtener, solicitando la nulidad de las actuaciones y suplicando el provedo que
rechaz de plano esa solicitud.
Considerando: que es, pues, manifiesto el quebrantamiento sealado en
el segundo extremo del inciso 49 del art. 1691 de la Ley procesal civil y acu-
sado en el motivo nico del recurso a su amparo establecido por la parte a
quien perjudica, lo que obliga a declararlo con lugar casando en su totalidad
la sentencia y abstenindose el Tribunal, de acuerdo con lo prevenido en el
47 de la Orden 92 de 1899, de decidir acerca de los interpuestos por infraccin
de ley.-Sres. Martinez, Montag (Ponente), Solrzano, Pichardo y Perera.
REGLAS DE DERECHO.-268.-El que es primero en tiempo, tiene un
derecho preferente.
269.-El que tiene a su favor el derecho comn, no necesita de privilegio.
270.-E1 que no quiso lo que pudo, y no pudo lo que quiso, nada hizo.
271.-El que una vez tuvo alguna calidad permanent, se presume que
la tiene, siempre, mientras no se pruebe lo contrario.
272.-El que una vez llega a ser heredero, no deja de serlo.
273.-Aqul debe sentir el embargo de la cosa, que ha el pro de ella.
274.-E1 que calla parece que consiente.
275.-Lo que est concedido a alguno graciosamente, no debe citarse
como ejemplo por otros.
276.-Lo que no puede hacerse en nombre propio, no puede hacerse en el
ajeno.













REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripcin annual, $ 7,00 Nmero suelto.... $ 0.70 Anuncio Directorio $ 2.00

AO XIV. HABANA, FEBRERO DE 1938 NUM. 2.


SOBRE LA PATRIA POTESTAD EN JUICIO DE DIVORCIO
Por una sentencia en juicio de divorcio, que lo decret por la causal de
adulterio, recurrida ante el Tribunal Supremo, ste se vi precisado a casarla
porque el Tribunal a quo no resolvi, cumpliendo lo que imperativamente
ordena el inciso e) del art. 24 del Deereto-Ley 206 de 1934, sobre el ejercicio
de la patria potestad, 'imitndose la sentencia a confiar la guard del menor
a la madre, por el moti,'o de haberse probado la absolute indiferencia del padre
hacia el nico hijo de-l matrimonio divorciado, disponindose que por las pro-
pias razones que se le onfi la guard, dicha madre ejerza la patria potestad,
la que volver al padre en caso de la muerte de aqulla.
No es precisani'nte el caso de esa sentencia, bien dictada dentro de la-
facultades que tiene el Tribunal Supremo, lo que nos incita a escribir, sino lo
que muchas veces nos !la hecho discurrir la lectura, sobre el punto, de lo que
dispone el Decreto citado.
El Cdigo Civil, centre las causes de extincin de la patria potestad, la
estatuye por el nmero 19 del art. 169 cuando se imponga en sentencia fire
en causa criminal, y p' r el inmero 2" del propio artculo cuando por sentencia
fire en casa de di orcio as se declare mientras duren los efectos de la
misma; y el nmero 2" del art. 73 de dicho Cdigo previene como uno de los
efectos que producir la sentencia de divorcio "iquedar o ser puestos los hijos
bajo la potestad y proteccin del cnyuge inocente", previnindose asimismo
que se proveer de tutor a los hijos cuando ambos cnyuges sean culpables:
y de igual modo ordena "que a la muerte del inocente recobrar el cnyuge
culpable la patria potestad si la causa del divorcio fu el adulterio, los malos
tratamientos de obra o las injuries graves", lo cual quiere decir, excluyente-
mente, que por otras de las causales de aqul no la recobrar el culpable.
El antes mencion.ido Decreto-Ley 206, que trajo grades modificaciones
en su material, por la letra c) del citado art. 24 dispone: "El Juez, teniendo en
cuenta asimismo los elementos del juicio, determinar: si el padre conservar
la patria potestad de todos o de parte de los hijos, o si esa patria potestad
pasar a la madre; o si al fallecimiento del cnyuge que tenga la patria potestad
sta pasar al cnyuge suprstite; establecindose como rgimen que el padre
conservar la patria potestad y que a su muerte pasar a la madre; pero sin
que tenga el Juez que sujetarse a ese rgimen obligatoriamente en el caso de
que alguno de los cnyuges fuere declarado culpable por cualquiera de las
causales expresadas en la letra a) de este artculo o que alguna otra causa
aconseje lo contrario."
Vemos en la ltima parte de ese inciso c) que el Juez no tiene que suje-
tarse al regimen establecido en el mismo en el caso de que el cnyuge fuese
declarado culpable por una de las causales referidas en la letra a), entire las










ASUNTOS GENERALS


que se encuentra la de adulterio, y tambin cuando alguna otra causa aconseje
lo contrario. De suerte que el Juez en tales circunstancias tiene absolute liber-
tad para determinar discrecionalmente sobre el ejercicio de la patria potestad.
Entendemos que ese inciso c) borr lo imperativamente dispuesto en el
prrafo 39 del nmero 20 del art. 73 del Cdigo Civil, y nos fundamos para
ello en la circunstancia de que hoy precisamente cuando se decreta el divorcio
por la causal de adulterio, es uno de los casos en que obra libremente el Juez
para disponer lo que estime just sobre el ejercicio de la patria potestad; y
adems lo evidencia el propio inciso al ordenar que el Juez determinar si
pasar o no, al fallecimiento del cnyuge que tenga la patria potestad, al su-
prstite.
Hoy el marido cnyuge culpable slo recobrar la patria potestad a la
muerte de la mujer cuando la sentencia de divorcio que la confi a sta as le
disponga. La sentencia debe determinar sobre ese extreme, bien ordenando lo
indicado o que se proceda, llegado ese caso, al nombramiento de tutor. Si la
sentencia omite resolver sobre el particular, por entender errneamente el juz-
gador que no hay precepto expreso que se lo imponga, ;sin detenerse a hacer un
studio armnico de las disposiciones que lo rigen, se producir un conflict.
Producido el hecho de la muerte de la mujer, el marido podr decir: la
sentencia que me priv de la patria potestad no dispuso nada para el caso de
que esa muerte ocurriera en su desempeo, y reclamo porque debo recobrarla
de acuerdo con el prrafo 39 del art. 73 del Cdigo Civil. La representacin
creada a los hijos podr decir: que por no haberse dispuesto, no tiene ese de-
recho el padre, y que el precepto invocado por ste ser derogado.
Mucho se escribi sobre lo que era la patria potestad, presen'inidose por
algunos antagona entire los tipos romano y germnico, pero hace siglos que lo
que ha prevalecido en los cdigos modernos, basado en la garanta del amor
paterno, es el sentido de amplia proteccin y tutela del hijo.
Lo mismo en muchas de nuestras leyes antiguas que en algunas modernas,
para exigir el mayor esmero en el ejercicio de un cargo, se ha prevenido que
deba desempearse "con la diligencia de un buen padre de familiar lo cual
indica la suposicin, jurdico-moral de que en los pater ftmilis haba o debi
radicar el cuidado ms grande en el desempeo de su misin tan jurdica como
cristiana.
Para la excepcin, existen prescripciones legales. El hijo mientras per-
manece bajo la patria potestad debe respeto y reverencia a sus padres; pero,
si stos por contrario a natural, no cumplen todos sus deberes de asistencia.
educacin y buen trato, ya nuestras leyes han establecido sanciones de dis-
tintas classes para ellos, entire las que se encuentra la privacin temporal o
absolute de la patria potestad.
De esos antecedentes sobre lo que es la patria potestad y cmo deba ejer-
cerse, no puede prescindirse para llegar a la buena solucin del problema.
El hombre que muestra marcada indiferencia por sus hijos, lo que cons-
tituye una patente prueba de desamor a los mismos, y al cual por ese motive
se le ha quitado la patria potestad, el hecho de la muerte de su cnyuge puede
hacerle ipso facto cambiar su indiferencia en diligencia y amor para sus hijos?
Creemos que nadie se atreva a contestar afirmativamente.
No obstante, en el transcurso del tiempo un padre condenado como cn
yuge culpable por maltrato de obra e injuries graves a su mujer, al que se priv
de la patria potestad, puede regenerarse porque esas causales tuvieron su mo-
tivo eficiente en el vicio que lo dominaba de las bebidas alcohlicas, que lo hizo
un ebrio habitual; mas lleg un da en que hacienda un alto en la pendiente
de su descrdito, hasta se someti a tratamientos mdicos, hoy conocidos, que
lo hicieron aborrecer los licores, siendo despus un hombre que se conduce
bien en la sociedad, que demuestra los debidos puros sentimientos para su
familiar, de los que su vicio le haca aparecer carente, cuando lo que ocurra es










ASUNTOS GENERALS


que se los tena adormecidos y su curacin trajo como consecuencia natural que
aquellos revivieran.
Ese padre regenerado a que nos referimos, bien puede tener derecho a re-
cuperar a la muerte de su mujer la patria potestad sobre sus hijos. Tan con-
trario es a la protector institucin que si continue siendo un ebrio habitual se
le confiera nuevamentr, como injusto el que habindose modificado, continue
privado de ella.
Entendemos que la aludida sentencia no puede autorizar para career que
el Tribunal estima vigente el prrafo 3' del nmero 29 del art 73 del Cdigo
Civil, sino que ha obrado dentro de la facultad discrecional conferida por la
ltima parte del inciso c) antes citado. Mas nos parece que la forma en que
resolvi puede ser debida a que se crea ver la falta de expresa disposicin
legal, que se estima necesaria, para que en el caso de optar porque el padre
siguiera privado de la patria potestad, nunca le fuere possible recuperarla.
Sobre ese extremo puede objetarse que si una de las cosas que determinar
el Juez en su sentencia es "si al fallecimiento del cnyuge que tenga la patria
potestad, sta pasar al cnyuge suprstite", de modo que puede mandar que
pase o que no pase al otro cnyuge y se constituyan los hijos en tutela, habida
cuenta de la amplia facultad discrecional que la Ley le confiere, ante el hecho
de poder privar a ambos cnyuges de la patria potestad cuando a su juicio
existan motivos para ello, constituyendo los hijos en tutela "por el tiempo
que estimare necesario, en la forma y por el orden que establece el Cdigo
Civil", segn prescribe el inciso e); entendemos que el juzgador por aquello
de que el facultado p;ira lo ms lo est para lo menos, puede resolver en una
forma condicional, esto es, que a la muerte del inocente pase la patria potestad
al cnyuge suprstite, al que se le priv de ella, si se probara por informacin
de personas de reconocida solvencia moral, lo que apreciar el Juez, haberse
extinguido el motivo o motivos en que se fund la privacin, y no existir cir-
cunstancia alguna que haga suponer que no la ejercer como es debido. Con
ello lo mismo se evitara ir contra la esencia de la institucin, que dejara de
cometerse una injusticia, segn hemos consignado.
GREGORIO DE, LLANO.
I--

LA EXTENSION DE LA HIPOTECA

Creamos tener un criterio fire sobre esa material, pero a poco de estu-
diar, encontramos un author distinguido que tiene un criterio opuesto al nues-
tro, y ello nos oblige a examiner otros, y hasta llegar a algunos de legislacio-
nes extranjeras. Dede luego, el criterio predominate entire los autores es el
de que queda fuera de la garanta hipotecaria la edificacin realizada por el
deudor propietario del bien gravado. Parece lgico pensar que cuando se hipo-
teca un solar yermo en garanta de una obligacin, le baste y sobre al acreedor
con esa garanta para el cobro de su crdito, pues cuando se da dinero en hipo-
teca se mira ms al bien dado en garanta que a la solvencia del deudor. No
poda escapar a la previsin del legislator esta situacin y la regular, a nuestro
juicio, de un modo poco afortunado.
Baste observer que para el legislator las mejoras consistentes en eleva-
cin de edificios construidos por el deudor estn afectas a la hipoteca, y que
no lo est la nueva edificacin, para ver la patente contradiccin existente, pues
donde hay la misma razn, debe aplicarse la misma Ley.
Por otra parte, cuando la nueva edificacin la realize un tercero, el dueo
de las mejoras no hipotecadas (art. 113) podr exigir su imported, aunque la
cantidad restante no alcance para cubrir el crdito hipotecario (art. 162 del
Reglamento). Pero lai Ley no regular ms que la edificacin realizada por un










ASUNTOS GENERALS


tercero, para darle esa preferencia, que es injusta, pues se presta a defraudar
al hipotecario, no hacindolo, como deba, cuando la edificacin es realizada
por el deudor, por lo que sin duda en este caso surgira la situacin del que
edifica en suelo ajeno.
Veamos la opinion de los autores: Barrachina, Comentarios a la Ley Hipo-
tecaria de Espaa de 1909, dice en el tomo 39, pgina 75: "Pero, no para aqu
la extension de la hipoteca; llega a la nueva construccin (d edificios done
no los haba antes de contraerse el crdito, a base siempre que ese edificio no
lo haya construido un tercero a cuyas manos hubiese pa;adlo la finca que era
rstica o que constitua patio o solar"; y en la pgina 77 dice as: "Es que
se trata, se dice de contrario, de una accesin industrial y repugna a la razn,
aunque se avenga con los principios de la Ley, que una riqueza creada despus
de constituido el gravamen, venga a ser past de la voracidad ordinaria de la
hipoteca en beneficio de un acreedor que e content con la seguridad que le
ofreca el terreno solo." No hay tal. Y cundo ocurre, como en el caso antes
presentado, que ha disminuido grandemente, quizs hasta su casi totalidad, la
garanta hipotecaria ? Voracidad en quien se expone a ganar o perder garan-
tas! Hay que mirar, pues, la cuestin desde ese dob'e punto de vista, y nunca
unilateralmente para no tropezar en el error.
Tambin participan de la opinion de Daz Moreno, en orden a la crtica
del art. 110, Galindo y Escosura al decir que: "debiera desaparecer, por lo
tanto, la excepcin referida: el dueo del solar hipotecado, al construir, saba
los efectos de la accesin industrial. Ser, sin duda, que padecemos miopa
mental; no vemos en ese artculo semejante excepcin; sta se refiere nica-
mente a las mejoras que consistan en agregacin de terrenos por accesin que
no sea natural. La palabra except es un participio pasivo que afecta a acce-
sin natural y, a nueva construccin de edificios, tomndose contm excepcin
de la negative que no consistan en agregacin de terrenos. Pues bien; as
como la hipoteca se extiende a la accesin natural, del propio modo alcanza
a los edificios construidos por el propietario de la finca. Pues la partcula o,
colocada en el texto, denota en este caso equivalencia de situacin de esos dos
trminos afectados por aquel participio, que los lleva al rgimen normal de la
oracin acusada por el prrafo 19 del art. 111, determination de la extension
de la hipoteca en punto a mejora, comprendindose todas las de carcter in-
dustrial, as como el art. 110 se refiere a las que son obra de la naturaleza o
de la accin del tiempo."
Tunes y Morejn, pginas 85, tomo 3Q: "Se extiende la hipoteca a las
accesiones naturales y no a las industriales, porque aqullas son debidas a la
cosa y stas a la persona"; y hablando de las mejoras express: "no debe:i
entenderse como tales la agregacin artificial de terrenos ni la construccin
de nuevos edificios, y por tanto, ni la una ni la otra se considerarn compren-
didas en la hipoteca. Pero s deben reputarse mejoras las nuevas edificaciones
hechas sobre un edificio hipotecado, tales como un nuevo piso que se levante
en l; porque la Ley slo excluye la nueva construccin de edificios done
antes no los hubiere."
Ramn Galloso Arias, en el tomo 19, pgina 84, de su obra Nocionces de
Legislacin Hipotecaria, dice lo siguiente: "La agregacin de terrenos por
accesion artificial (terraplenando terrenos junto al ro con la debida autoriza-
cin) result expresamente excluida. La construccin de edificios tambin, sin
que valga alegar con Barrachina, que hllanse comprendidos en las accesiones
naturales en la excepcin de la excepcin, y por tanto, en la regla de extension
de la hipoteca, porque la excepcin primer habla de agrupacin de terrenos
y de ella no puede ser excepcin los edificios, que no son terrenos."
Lezn y Beraud, en su obra, sobre Derecho Inmobiliario, no tocan el punto
referente a la nueva construccin sobre terreno hipotecado; pero s estudian
los dems comprendidos en los arts. 110 y siguientes de la Ley Hipotecaria.










ASUNTOS GENERALS


Esto indica, sin duda. que han estimado resuelta la cuestin con la letra de la
Ley, y que no era necesario su examen.
Moscoso, en la pgina 394 de su obra Nuevo Tratado de Legislacin Hipo-
tecaria, despus de copiar la parte pertinente de la Exposicin de motivos de
la primitive Ley Hipotecaria y a Galindo y Escosura, critical la Ley en lo que
respect a las nuevas construcciones estimando injusto que no se le declare com-
prendidas en la hipoteca.
Galindo y Escosura, tomo 49, pgina 122, sostiene el criterio de que es in-
motivada la excepcin que se consigna en el art. 111 al respect de no quedar
gravados con la hipoteca que pese sobre el terreno, los nuevos edificios cons-
truidos done antes no los hubiera. (rtica sta confirmatoria del criterio legal
que no puede entenderse de otra manera, que no sea conforme a su letra, o lo
que es lo mismo, dndole a la Ley la redaccin que propugna Barrachina y
que el Legislador no quiso darle.
Morell, tomo 39, pgina 705, sostiene que la hipoteca no comprender con
arreglo a la Ley: "<) la nueva construccin de edificios donde antes no los
haba."
Martnez Escoba pgina 61 de su obra La Hipoteca, dice lo siguiente:
"No se extienden tampoco a la hipoteca las mejoras consistentes en construc-
ciones de nuevos edificios, donde antes no los hubiere. Esos nuevos edificios
construidos en suelo ajeno, son, por ri solos, hipotecables con independencia
del terreno, por el que los levant, conforme al nmero 1 del art. 107 de la
Ley. Hay, como se ve, una diferencia muy grande entire los edificios repara-
dos, transformados, asegurados o elevados, y los construidos; stos, los edifi-
cios, no se extienden a la hipoteca; las mejoras realizadas en aqullos, s."
Es de advertir que los artculos de la Ley- IIipotecaria Espaola que estu-
dian los autores de esa nacionalidad son literalmente idnticos a los de la vi-
gente en Cuba.
En Fr., cia un author antiguo pero de slidos prestigious por su seriedad y
profundidad, Laurent, en el tomo 30, pgina 189, sostiene: "El principio re-
lativo a las mejoras se aplica tambin a las que procedan de trabajos hechos
por el propietario del fundo hipotecado. En nuestro concerto la afirmativa
no es dudosa, si se admite el principio hay que admitir las consecuencias que
procedan de l. La palabra mejora se dice de los gastos tiles hechos para au-
mentar el valor del fundo; es en ese sentido como el art. 103 del Cdigo Civil
emplea esta expresin, precisamente en un caso en que los acreedores hipote-
carios ejercen sus derechos sobre las mejoras procuradas al fundo por el tercer
detentador. Estas nejoras consistent en trabajos de plantos, de reposiciones.
de reconstrucciones \ de construcciones nuevas. Slo en este ltimo punto hay
disenciones entire los autores; esta controversial, como muchas otras, no hubiera
surgido si los intrpretes permanecieran fieles a los principios y no vinieran a
invocar la equidad donde slo el derecho debe decidir. Hay siquiera una
sombra de diferencia entire una construccin en un fundo no construido y una
reconstruccin ms o menos extensa de la primera? Todos los trabajos, cuales-
quiera que sean, constituyen una mejora y aprovechan por consiguiente a los
acredores a ttulo de accesorio. La tradicin est en ese sentido; lo que quita
toda duda si la hubiera. Loyseau llama a las construcciones nuevas grandes
reposiciones. En el lenguaje ordinario esto no es exacto, y aun en el lenguaje
jurdico es forzar el sentido de las palabras, el llamar reposiciones a las obras
nuevas que mejoran el fund. Mas vale atenerse al principio de la accesin.
La jurisprudencia est en ese sentido, as como la doctrine."
La legislacin mejicana, con gran raigambre castellana, pero mejorada en
muchas cosas por un alto sentido national, sostiene en el art. 2896 del Cdigo
Civil: "La hipoteca se extiende aunque no se exprese: I.-A las accesiones
naturales. II.-A las mejoras hechas por el propietario en los bienes gravados
III.-A los objetos muebles incorporados permanentemente por el propietario










ASUNTOS GENERALS


a la finca y que no puedan separarse sin menoscabo de sto o deterioro de esos
objetos. IV.-A los nuevos edificios que el propietario construya sobre el te-
rreno hipotecado, y a los nuevos pisos que levante sobre los edificios hipote-
cados."
En resume: Despus de todas estas opinions, es que, adems de tenerse
present que frente a la interpretacin literal del ltimo prrafo del caso 2Q
del art. 111 de la Ley Hipotecaria, que exclude de la garanta la edificacin
hecha por el deudor, nunca prosperara, a nuestro juicio, ninguna opinion ms o
menos autorizada de autores extranjeros, pues es sabido que nuestros Tribuna-
les cada da se apegan ms al sentido literal de la Ley. Adems, es de tenerse
en cuenta que la Ley que extingui la accin personal, favorece esa misma in-
terpretacin, o sea de que el acreedor hipotecario slo debe cobrar con lo que
recibi en garanta. Hoy en da se ataca ferozmente a la hipoteca, y sta slo
es un arbusto enteco y marchito del que fuera en otros tiempos rbol frondoso
que con sus ramas y sombras bienhechoras enriqueca el crdito territorial del
pas; por lo cual todo lo que conduzca a envilecer y quebrantar su firmeza y
garanta, se ver bien por la pblica opinion; con lo que dicho se est que toda
interpretacin sobre la extension de la hipoteca ser restrictive y favorece-
dora del deudor.
HILARIO GONZLEZ ARRIETA.


LOS PROGRESS DE LA DACTILOGRAFIA

Para las personas doctas no hla de parecer extrao, aunque jams hayan
ledo nada de dactilografa, leer que los chinos fueron los primeros en poner
el cuo sin emplear otro cuo que el pulgar; por lo que, al hacerlo as, firmaban
y sellaban sus documents con la mano.
Ese cuito es el que sirve para que no nos confundan con nadie, aunque a
veces quedemos confundidos, poique, sin quererlo, hemos puesto el cuo de
nuestra identificacin en algn objeto, hayamos o no usado para ello la roja
sangre, el oscuro aceite o simplemente nuestro incoloro y grasiento sudor.
Personas dotadas de extraordinaria paciencia y de sagacidad exquisite, se
han dedicado a estudiar esa inconfundible marca de fbrica con que nacemos,
y que no varan ni el exceso o la falta de alimento, ni la falta o el exceso de
jabn, ni la clase de trabajo que la necesidad nos haya impuesto. Un ingls,
Sir William Mersliel, utilize ese medio para evitar que los indios de Bengal,
experts al parecer, como muchos criollos, en eso de near la firma, se negasen
a pagarle. Los yanquis tambin tropezaron con el mismo problemita en Mxico
en 1882, pero no por cierto para defenders de los "pelaos", sino de sus pro-
pios compatriotas, que al parecer se entretenan -en falsificarle la firma al
Comisario Gilbert Thomson, quien logr poner coto a muchos fraudes utili-
zando su propio pulgar como cuo autenticador.
Pero cuando la cosa se puso seria, fu cuando eso de la dactilografa fu
tomado en serio por hombres de ciencia, como el bilogo Francis Galton, que
crey que podra descubrir en las huellas digitales caracteres diferenciales de
raza, inteligencia o condicin social y que tuvo que quedar sumamente contra-
riado al ver que por ese medio no era possible distinguir a un chino de un
ingls, a un genio de un idiota, o a un marqus de un plebeyo humilde. Pero
Galton demostr la invariabilidad de esas seales en un mismo individuo en
todo el curso de su vida y abri el camino para que otro paciente ingls, Sir
E. R. Henry, Director del Scotland Yard, realizase el importantsimo trabajo
de la clasificacin de las huellas digitales.
Actualmente la dactilografa constitute el factor ms important para la
identificacin de las personas en los Estados Unidos. Ya existe all una Divi-










ASUNTOS GENERALS


sin Nacional de Identificacin e Informacin, anexa al Departamento de Jus-
ticia y dirigida por J. Edgar Hoover, gracias a la cual se ha podido reunir
una coleccin, la ms grande del mundo (cmo iba a ser de otro modo en ese
pas?), que contiene ms de cuatro millones y medio de fichas.
La importancia de la dactilografa depend del "clculo de probabilidad",
pues se ha demostrado que en 65.000,000 de personas podr haber un solo caso
en que exista alguna semejanza entire las impresiones digitales de cualesquiera
dos individuos.
DR. ROGELIO DE ARMAS.


COMENTARIOS
El da 5 del actual mes tuvo efecto en el Aula Magna de la Universidad
la sesin solemne organizada por nuestro mximo Centro Docente en honor del
ilustre Profesor de la Facultad de Derecho Dr. Ricardo Dolz y Arango, hace
poco tiempo fallecido.
El elogio del ilustre Maestro estuvo a cargo del Dr. Pedro Cu y Abreu,
Profesor de Derecho Procesal y que fu su auxiliar en el desempeo de esa
Ctedra. Examin su actuacin a travs de sus mltiples actividades, como
Abogado, Profesor, Estradista, Legislador, Estadista y como precursor de los
que posteriormente han profundizado en el studio del Derecho procesal. En
su anlisis supo encontrar las frases adecuadas para enaltecer la memorial de
su Maestro. Revelaba star conmovido ensalzando al eterno desaparecido.
Fu un acto digno de la personalidad del estimado Catedrtico de proce-
dimientos.
Apropsito del artculo "Deficiencia legal", del Dr. Cecilio Caneda,
que apareci en esta revista hace algn tiempo, un distinguido abogado, pu-
blicista por ms sea,, y cuyo nombre no damos por no estimarlo necesario,
hubo de escribirnos para aplaudir aquel trabajo que tenda a la reform del
art. 42 de la Ley Orginica del Poder Judicial, tal como qued modificado por
el Decreto-Ley 716, de 28 de Noviembre de 1934, sobre sustituciones de Jueces;
y para darnos un nuevo argument en pro de la tesis sustentada, que inme-
diatamente no dimos a la publicidad en espera del resultado de las gestiones
que se dijo se hacan en aquel entonces en pro de dicha reform; pero como ha
pasado bastante tiempo y nada induce a career que ser modificado aquel pre-
cepto, que impide que los Jueces Municipal de 34 clase sustituyan a los Jueces
de Primera Instancia. Instruccin y Correccionales del Partido, exhumamos
aquella carta para dar a conocer el nuevo argument y que es el siguiente:
"Esos Abogados sustitutos de los Jueces de Primera Instancia, para la
opinion pblica poseen atributos de autoridad protectores de su actuacin de
Abogado, traducindose en una competencia desleal para el resto de la clase.
Es frecuente oir por estos lares: "Mi Abogado es el Juez". Esa media no
slo perjudica los legtimos interests de la judicatura, sino que tambin le-
siona el de los dems Abogados. Indudablemente es un quebrantamiento del
principio de que no se puede ser Juez y parte."
La propia clase de Abogados es la que puede apreciar la fuerza del argu-
mento y por eso omitimos comentario alguno de nuestra cosecha.
Parece que se lia iniciado un pugilato tcito en los Juzgados d.e Primera
Instancia para conseguir la ms pronta terminacin de los divorcios. Frecuente-
mente la prensa diaria da, como noticia de inters, la de que tal o cual proce-
dimiento de esa ndole termin en dos o menos das. Ahora se acaba de decir que
en un Juzgado de Primera Instancia se present una demand de divorcio a las
8 y 40 de la maan a alas 10 y 40 se haba dictado ya la sentencia declarando
con luo'ar aquella;. nsegurdose que ese Juzgado ha batido el record.










ASUNTOS GENERALS


Bueno sera que se iniciara pugilato de otra naturaleza, como por ejemplo,
para demostrar quien atiende mejor el despacho del Juzgado y quien dicta sen-
tencias ms luminosas, lo que s resultara una noticia trascendente y encomiable.
Y de realce para el funcionario y para la Administracin de Justicia.
OAN.


LEYES Y DECRETOS

ORGANIZATION Y FUNCIONES DE LA SECCION DE BIENES DEL
ESTADO.- Ley (Gaceta 22 Diciembre 1937). (Finaliza). Art. III.- Del
dcshdir.io de las propiedades del Estado.-Apartado 33.-Cuando el Estado
ejercite la accin de desahucio, sea cual fuere la causa en que la funde, el pro-
cedimiento se ajustar a las prescripciones de esta Ley, y ser dirigido por
Letrados de la Direccin General de Consultora, Apremios y Bienes del Es-
tado.
Apartado 34.-Conocer de esta demand en juicio verbal, a eleccin del
demandante, el Juez de Primera Instancia del lugar en que est situada la
finca o el de Primera Instancia de la Habana a quien corresponda por turno
de repartimiento.
Apartado 35.-Proceder el desahucio y podr dirigirse la demand:
a) Contra los inquilinos, colonos y dems arrendatarios o subarrendatarios.
b) Contra los administradores, encargados, porteros o guards, puestos por
el Estado en sus fincas; y
c) Contra cualquiera otra persona que disfrute o tenga en precario o sin
pagar merced la finca sin que sea necesario que se le haga el requerimiento
previo para que la desocupe.
Apartado 36.-La demand se presentar por escrito, de conformidad con
lo dispuesto en el art. 523 de la Ley de Enjuiciamiento Civil y no ser nece-
sario que al escrito se le fijen los sellos del timbre, ni que se cumpla lo dis-
puesto en el art. 24 de la Ley de Impuestos Municipales.
Aparlado 37.-Se presumir siempre que el demandado reside en la finca
cuyo desalojo se persiga y en ella se le notificar la demand, de conformidad
con lo dispuesto en el artculo siguiente, y una vez cumplidos los requisitos
que el mismo establece, se entender que el demandado ha sido citado legal-
mente, sin que haya necesidad de ceirse a las otras formalidades que, con
respect a citaciones en juicios de desahucios, establece la Ley de Enjuicia-
miento Civil.
Apartado 38.-Si el demandado, o su representante legal, se hallare en la
finca, se le har la notificacin peironalmente, y en caso contrario, se le de-
jar en dicho lugar la cdula de citacin para el juicio, la cual se entregar al
pariente ms cercano, familiar o criado mayor de 14 aos que se hallare en la
finca; y no encontrando a nadie en ella, al vecino ms inmediato; aperci-
bindose al demandado que si no compareciere, a la hora sealada, por s o
por medio de apoderado, y en uno u otro caso bajo la direccin de Letrado, se
proceder, sin ms citarlo ni oirlo, a desalojarlo de la finca. Al mismo tiempo,
se entregar la copia simple de la demand al demandado o a la persona a quien
se deje la cdula de citacin.
Estas diligencias tendrn preferencia sobre las de cualquiera otro juicio,
y en ningln caso se admitirn excusas o pretextos para justificar su demora.
Apartado 39.-Las dems notificaciones, incluso la de la sentencia defi-
nitiva, se harn al que se hubiere personado en los autos a nombre del deman-
dado, o en los estrados del Juzgado o Tribunal, en caso de que ste no tuviere
representacin en el juicio.










ASUNTOS GENERALS


Apartado 40.-El juicio verbal se celebrar dentro de los 5 das siguientes
al de la presentacin de la demand, mediando por lo menos dos das entire
dicho juicio y la citac'n del demandado.
Cuando la accin se ejercite ante Jueces que no deban ser los que conozcan
del asunto de conformidad con las reglas de competencia establecidas en la
Ley de Enjuiciamienio Civil, los trminos sealados en el prrafo anterior
iern de 15 y 8 das, respectivamente.
Apartado 41.-Si el demandado citado conforme al apartado 37 no com-
pareciere al juicio a la hora sealada, por s o por medio de representante
legal, y asistido de Letrado, se le tendr por conforme con el desahucio y se
proceder al desalojo sin ms citarlo ni oirlo.
Apartado 42.-Co ncurriendo las parties al juicio verbal, expondrn en l
por su orden lo que su derecho conduzca y formularn en el acto todi la
prueba que les convene '.a.
Admitida la que se estime pertinente, se practicar dentro del plazo fija-
do por el Juez, que no podr exceder de 6 das.
Cuando la demand (le desahucio se funde en la falta de pago del precio
estipulado, no ser admisible otra prueba al demandado que el document o
carta de pago en que conste haberse satisfecho el precio del arriendo.
Las parties debern comparecer bajo la direccin de Letrado.
Apartado 43.-Al da siguiente de practicada la prueba se unir a los
autos, y el Juez citam a las parties para la continuacin del juicio verbal en el
inmediato, en el que se oir a los Letrados que elijan para hablar en su nom-
bre, de todo lo cual se extender acta.
Apartado 44.-El Juez dictar sentencia el mismo da en que celebre el
juicio verbal, o a ms tardar en el siguiente y en ella declarar haber o no
lugar al desahucio, apercibiendo en el primer caso al demandado de lanza-
miento, si no desaloja la finca dentro del trmino que esta Ley seala.
Ni an en el caso de alegar excusas o acordar diligencias para mejor pro-
veer, podr el Juez demorar las sentencias por ms de 5 das.
La sentencia ser notificada al interesado o a su representante legal, si acu-
diere al efecto al local del Juzgado el mismo da en que se dicte, en otro caso
se har la notificacin en estrados, tambin el mismo da, parndole al inte-
resado el mismo perjuicio que si se hiciere en su persona.
Apartado 45.-La sentencia ser apelable, en un solo efecto, dentro de
segundo da para ant,' la Audiencia del Distrito, y al establecerla, el deman-
dado apelante prestar fianza por una cantidad igual al 10 por 100 del valor
de la finca, segn apreciacin prudencial del Juez, que deber ser comunicada
al demandado al notificar la sentencia. La fianza deber prestarse precisa-
mente en moneda de curso legal o en bonos de la Repblica, sin cuyo requisito
no se admitir el recurso.
Apartado 46.-Cuando la demand se establezca por falta de pago, no ser
necesaria la prestacin de la fianza de que habla el apartado anterior, para
que la apelacin del demandado sea admitido tambin en un solo efecto,
pero el demandado deber acreditar precisamente con la carta de pago, expedi-
da en forma legal, que ha satisfecho los plazos vencidos del precio del arrien-
do, o los que le correspondiese abonar por adelantado.
Asimismo, deber pagar o consignar el demandado los plazos que vayan
venciendo durante la sustanciciin del juicio, y si no lo hiciese, se tendr por
decado su derecho como apelante y se proceder en el acto a la ejecucin de la
sentencia.
Apartado 47.-Admitida la apelacin, se remitirn los autos dentro de 24
horas a la Audiencia del Distrito, con emplazamiento de las parties por trmino
de 3 das para que comparezcan, si les conviniere, a usar de su derecho.
Apartado 48.-Si el demandado no so personare en el Tribunal Superior
dentro del 1rmino del emplazamiento, se entender que consiente en el desahu-










ASUNTOS GENERALS


cio, y en el acto se devolvern los autos al Juzgado de su procedencia para que
lleve a cabo el lanzamiento.
Apartado 49.-Al da siguiente de haber transcurrido el trmino del em-
plazamiento, si el demandado se hubiese personado en la Audiencia, se sealar
da y hora para la celebracin de la vista dentro de los 3 das siguientes.
La vista no podr suspenderse por causa imputable a la persona del de-
mandado o a los Letrados, Procuradores o representantes legales de las parties
o a sus familiares, y se celebrar siempre que concurra alguna de las parties.
Apartado 50.-Cuando la vista se suspend por impedirlo la continuacin
de otra vista del da anterior o por faltar el nmero de Magistrados necesarios
para dictar sentencia, se har nuevo sealamiento para el primer da hbil.
Apartado 51.-La Audiencia dictar sentencia a mas tardar al da siguiente
de celebrada la vista y devolver en seguida los autos al Juzgado que hubiere
conocido del asunto en primera instancia, para la ejecucin de lo resuelto. En
este caso ser tambin aplicable lo dispuesto en el prrafo 29 del apartado 44
de esta Ley.
Apartado 52.-Contra la sentencia de segunda instancia no se dar recur-
so alguno, sin perjuicio de la responsabilidad que alcance a los que la dicten.
Apartado 53.-Slo en el caso de que alguna diligencia de prueba de ex-
cepcional importancia, propuesta en tiempo, no hubiese podido practicarse en
primera instancia, podr el Tribunal Superior diferir el sealamiento de la
vista, por un trmino que no exceder de 6 das, para que se practique la prue-
ba omitida.
Apartado 54.-Las sentencias dictadas en los juicios de desahucio sern
ejecutadas por el Juez que haya conocido en primera instancia de los mismos.
Las apelaciones que se interpongan en el perodo de su ejecucin sern
admitidas en un solo efecto.
Apartado 55.-Luego que sea firme la sentencia que declare haber lugar
al desahucio, y recibidos los autos en el Juzgado en el caso de apelacin, se
proceder a su ejecucin a instancia del actor, mandando el Juez se aperciba
de lanzamiento al demandado, si no desaloja la finca en los trminos siguientes:
4 das, si se trata de una casa habitacin, y que habiten con efecto el de-
mandado o su familiar.
8 das, si de un establecimiento mercantil, fabril, de trfico o de recreo.
10 das, si de una hacienda u otra cualquiera finca rstica que tenga ca-
sero, y en la cual haya constantemente guards, capataces u otros sirvientes.
Apartado 56.-Si el desahucio se hiciere de una finca rstica que no tuviere
ninguna de las circunstancias expresacas en el ltimo prrafo del artculo
anterior, o de una casa no habitada por el demandado o su familiar, el lanza-
miento se levar a efecto en el acto.
Apartado 57.-La providencia mandando la ejecucin de la sentencia y el
lanzamiento en su caso se har saber al demandado en los mismos trminos en
que se haya hecho la citacin, si estuviere en el lugar del juicio.
En los dems casos se notificar en estrados, parndole el mismo perjui-
cio que si se hiciese en su persona.
Apartado 58.-Transcurrido el trmino respectivamente sealado en el
apartado 55, sin que el inquilino o colono haya desalojado la finca, se proce-
der a lanzarlo, sin prrroga ni consideracin de ningn gnero y a su costa.
Apartado 59.-No ser obstculo para el lanzamiento que el inquilino o
colono reclame como de su propiedad labores, plantos o cualqunera otra cosa
que no pueda separar de la finca. En este caso se extender diligencia expre-
siva de la clause, extension y estado de las cosas reclamadas.
Apartaro 60.-Al ejecutar el lanzamiento se retendrn y constituirn en
depsito los bienes ms realizables que se encuentren suficientes a cubrir los
gastos que sean del cargo del demandado.










ASUNTOS GENERALS


Apartado 61.-Tambin se retendrn y embargarn en dicho acto, si el
actor lo solicitare, lo, bienes necesarios para cubrir el imported de las rentas
o alquileres que est debiendo el demandado, si no constare que se le sigue
la va de apremio para dicho cobro, conform al Decreto-Ley NQ 113, de 31 de
Julio de 1!)35. El embargo se ampliar hasta cubrir el imported de los desper-
fectos que el demandado hubiere causado en la finca.
Apartado 62.-El embargo de que habla el artculo anterior, quedar nulo
de derecho si dentro de los 20 das siguientes no entabla el Estado la corres-
pondiente demand y pide su ratificacin conforme a lo prevenido para los
embargo preventivos.
Si el adeudo fuere de los que se cobran por la va de apremio administra-
tiva, el Juez, una vez practicado el embargo, dar cuenta dentro de 39 da, a
la Seccin de Apremios de la Secretara de IIacienda, y el embargo quedar
sin efecto tambin d(ntro de 20 das si dicha Seccin no lo ratifica.
Apartado 63.-En los casos en que el demandado hubiere reclamado la-
bores, plantos u otra coisa cualquiera que hubiere quedado en la finca, se pro-
ceder a su avalo por peritos nombrados en la forma prevenida para el justi-
precio de los bienes en el juicio ejecutivo.
Apartado 64.-Practicada esta diligencia, podr el demandado reclamar
el abono de la cantidad en que haya sido apreciado lo que creyese correspon-
derle en el juicio que proceda, aunque no en la forma que establecen los arts. 1601
y 1605 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.
Apartado 65.-Los Abogados que represented al Estado podrn acordar
con el ocupante de la finca trminos especiales para su desalojo, sin solicitar in-
forme del Interventor General de la Repblica, siempre que medicare autori-
zacin del Secretario, del Director General de Consultora, Apremios y Bienes
del Estado, o del Jefe de la Seccin de Bienes del Estado, de acuerdo con el
art. 8 de esta Ley.
Apartado 66.-Las disposiciones de la Ley de Enjuiciamiento Civil y de
las leyes, rdenes militares, decretos-leyes y otras disposiciones que la modifi-
can, se aplicarn como supletorias de esta Ley y en cuanto no se opongan a la
misma.
Apartado 67.-No sern aplicables a los juicios en que el Estado ejercite
la accin de desahucio las disposiciones del art. 11 de la Ley de 15 de Agosto de
1936, publicada en la Gaceta del da 17, ni ningn otro precepto que exija
notificacin o requerimiento previo, judicial o extrajudicial, al ocupante de la
finca, salvo lo expresamente establecido en esta Ley.
Art. IV.-Disposiciones comunes a esta Ley,.-Apartado 68.-El Secreta-
rio de Justicia, por s o por medio del Ministerio Fiscal, continuar ejerciendo
todas las facultades que le asigna el art. 101 de la Ley del Poder Ejecutivo
en cuanto dicho ejercicio no se oponga a lo dispuesto en esta Ley.
Apartado 69.-La facultad que el art. 103 de la Ley del Poder Ejecutivo
atribuye al Secretario de Justicia pasar al Secretario de Hacienda, en el caso
de bienes inmuebles o derechos derivados de los mismos, quien la ejercer direc-
tamente, o por medio de sus subalternos, en la forma que esta Ley establece,
sin necesidad de que proceda orden del Presidente de la Repblica.
Apartado 70.-En los casos de que los bienes inmuebles o derechos, sobre
que recaiga la accin que el Estado deba ejercitar, estn a cargo de otra Se-
cretara o Departamento independiente, deber preceder, para que la accin
se ejercite, la correspondiente solicited o informed de dicha Secretara o De-
partamento.
Apartado 71.-El art. 104 de la Ley del Poder Ejecutivo, continuar apli-
cndose como hasta la fecha, y la defense en juicio de los bienes o derechos de
Beneficencin pblica o pertenecientes a las instituciones o fundaciones ben-
ficas cuyo funcionamiento se relacione oficialmente con la Secretara de Sa-
nidad y Beneficencia. no corresponder a la Direccin General de Consultora,










ASUNTOS GENERALS


Apremios y Bienes del Estado, sino que la llevarn a cabo los Departamentos,
funcionarios o personas a quienes, legalmente, est atribuida dicha defense;
pero cuando se trate de bienes inmuebles o derechos reales se seguir el mismo
procedimiento que esta Ley establece para los bienes y derechos reales del Es-
tado.
Las notificaciones, citaciones, emplazamientos y requerimientos que el
art. 19 de esta Ley dispone se hagan al Jefe de la Seccin de Bienes del E-itado
o al del Negociado de Asuntos Judiciales, se harn, respectivamente, al Secre-
tario de Sanidad y Beneficencia o a la persona que represent a la entidad de
que se trate, o a quienes legalmente los sustituyan.
Apartado 72.-La facultad que el art. 110 de la Ley del Poder Ejecutivo
atribuye al Secretario de Justicia podr ejercitarla el de Hacienda cuando se
trate de bienes inmuebles del Estado, o derechoi, de ellos derivados o juicios
de desahucio en relacin con dichos bienes.
Apartado 73.-La custodia, cuidado, conservacin y distribucin de los
bienes muebles del Estado, no asignados al uso o consumo de los diversos de-
partamentos, corresponder al Negociado de Material, Bienes y Cuentas de la
Direccin General del Servicio Central, Pensiones y Jubilaciones de la Secre-
tara de Hacienda. Dicho Negociado propondr lo pertinente, con respect al
destino de los bienes muebles que el Estado se adjudique.
Apartado 74.-La accin fiscal del Estado para -cobrar el imported de los
impuestos, contribuciones y tasas, as como de lois recargos y penalidades pe-
cuniarias que se impongan administrativamente, prescribe a los 15 aos a par-
tir de la fecha en que el impuesto, contribucin, tasa o recargo fuera exigible,
o del da en que la infraccin se hubiese cometido. Cualquier gestin del Es-
tado para llegar al cobro o a la imposicin de la penalidad interrumpe la
prescripcin.
Apartado 75.-Los miembros del Ministerio Fiscal que represented al Es-
tado en los juicios cuya representacin y direccin pasen a los Letrados de la
Direccin General de Consultora, Apremios y Bienes del Estado, continuarn
ostentando dicha representacin hasta que dichos Letrados acudan a perso-
narse, en cuyo moment les entregarn todos los antecedents relacionados con
dichos juicios.
Apartado 76.-Los juicios que el Estado siga de acuerdo con esta Ley, no
podrn acumularse a ningn otro juicio, aunque sea universal, cuando se
oponga la representacin del Estado.
Apartado 77.-Las acciones que el Estado estuviese ejercitando al entrar
en vigor esta Ley, continuarn por el procedimiento que la misma establece
cuando lo pida la representacin del Estado y lo permit el trmite en que se
encuentren las actuaciones.
Apartado 78.-El Estado podr promover la revision de los juicios en que
hubiere figurado o figure actualmente como parte, o en los que tenga o haya
tenido inters, siempre que se trate de bienes inmuebles o derechos reales. En
tales casos la tramitacin se regir por lo dispuesto en el apartado 2 1 de esta Ley.
Apartado 79.-No tendr lugar la tcita reconduccin del Cdigo Civil
en provecho de los arrendatarios de bienes del Estado.
Apartado 80.-Las personas naturales o jurdicas que al tiempo de entrar
en vigor esta Ley, se encontraren disfrutando indebidamente de bienes inmue-
bles o derechos reales del Estado, quedarn exentas de toda responsabilidad
civil o criminal, y especficamente relevadas de la indemnizacin a que se re-
fiere el art. 23 de esta Ley, si ofrecieren, .en instancia dirigida a' Secretario de
Hacienda, entregar dichos bienes a1 Estado antes de que ste inicie la accin
judicial correspondiente, y efectivamente los enti egaren dentro del improrro-
gable trmino de 3 meses.
Sin necesidad de que transcurra el trmino mencionado en -l1 prrafo an-
terior, el Secretario de Hacienda, el Director General de Con0nltora, Apre-










ASUNTOS GENERALS


nios y Bienes del Estado o el Jefe de la Seccin de Bienes del Estado, dentro
de sus respectivas atribuciones, podr acordar y llevar a cabo la formalizacin
de documents y la prctica de cualquier media que tienda a garantizar el
cumplimiento de lo ofrecido.
Apartado 81.-Sern competentes para comparecer por s mismos o para
hacer las delegaciones procedentes en relacin con el otorgamiento y firma de
documents pblicos que se autoricen con motivo de esta Ley, los funcionarios
a quienes corresponda, por razn de la cuanta y de conformidad con el art. 8
de esta Ley.
Apartado 82.-Al art. IV del Decreto-Ley N9 40, de 27 de Junio de 1935 (1)
se afiadir un cuarto prrafo que diga as:
"En el ejercicio de su misin, y especialmente cuando se trate de la bs-
queda de bienes de la pertenencia de los deudores, los Inspectores de la Sec-
cin de Apremios podrn constituirse en cualquiera Oficina pblica o privada,
Notaras, Registros de la Propiedad y Mercantiles, estando obligados los en-
cargados de los mismos a exhibirles los libros y documents que sean indis-
pensables a tal finalidad, sin costo alguno para el Estado."(2)
Apartado 91.-El art. 54 del Decreto-Ley 113 de 31 de Julio de 1935,
quedar redactado as:
"Art. 54.-Rematada una finca de conformidad con este Decreto-Ley,
queda al deudor desposedo, el derecho de retracto para recuperarla, libre de
nuevos gravmenes, en un plazo de 3 meses a partir del da en que se hubiere
formalizado la adjudicacin. En este caso, el contribuyente desposedo satisfar
a la persona, que a la sazn fuere duea del inmueble, el imported total que hu-
biere pagado el rematante, dentro del expediente de apremio respective los
gastos notariales, los de derechos reales y los de inscripcin en el Registro a
nombre del rematante, y los impuestos satisfechos hasta el da, ms el 10%
sobre la suma total qut arrojen las cantidades expresadas."
"Si el propietario se negare a otorgar la escritura correspondiente, podr
el retrayente consignar la cantidad aludida ante el Juez competent, y hacer
valer su derecho, por los trmites, que para los incidents, establece el Ttulo
39, Libro 2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil."
"A los efectos de este articulo, se precisar siempre en el acta de adjudi-
cacin, o en la escritura de venta, el precio porque se enajena cada inmue-
ble." (3)
Art. V.-Del reparto de tierras (4).-Apartado 113.-E1 Estado inicia como
ensayo el reparto de tierras entire los campesinos, a tenor de lo que se deter-
mina en esta Ley.
Apartado 117.-Atedindindo a l]s fines de utilidad pblica y de protec-
cin social que se realizan por esta Ley, se declaran inembargables las tierras
repartidas, las cuales, adems no podrn ser cedidas, gravadas, arrendadas,
dadas en aparceras, usufructo ni enajenadas por ningn ttulo. Slo podrn
ser transmitidas por herencia en provecho de ciudadanos cubanos y los juicios
mortuorios se tramitarn de oficio por el Fiscal de Partido. La transmisin
hereditaria (te las porciones de tierras repartidas estarn exentas de toda clase
de impuestos y los Registradores de la Propiedad verificarn las in, ripciones
correspondientes con carcter gratuito.
Apartado 124.-Oorgada la donacin, el beneficiado tiene, bajo pena de
revocacin durante los primeros 6 aos, las siguientes obligaciones:
a) Residir en la porcin donada.
(1) Vase en la pgina 147 de la Seccin Legislativa, ao 1935.
(2) No reproducimos los apartados 83 a go porque tienen carcter administrative,
sin inters para nuestros lectores.
(3) No reproducimos los apartados 92 a 112 por su carcter administrative, sin
inters para nuestros lectores.
(4) No reproducimos los apartados II4 a 116. 118 a I23, 125 y 127 a 136, por innece-
sario, pues no resultan de inters para nuestros lectores.










ASUNTOS GENERALS


b) Dedicar la misma a la explotacin por su trabajo en forma adecuada
para obtener los medios de vida de l y de los familiares que estn a su abrigo,
y sembrar y cultivar una arboleda de frutales en las cercanas de la vivienda, y
c) Someterse a las decisions de la Direccin C(eneral de Consultora,
Apremios y Bienes del Estado y del Secretario de Hacienda, en las cuestiones
y diferencias que surjan en relacin con la apertura de caminos vecinales, cons-
titucin de servidumbres, linderos y cabida.
Apartado 126.-Cuando un donatario no cumpliese las obligaciones que
le impone esta Ley, se le notificar la infraccin en que ha incurrido, dndole
un plazo de 6 meses para subsanarlas. Transcurrido dicho plazo y comprobado
que la infraccin no ha sido subranada, se dar cuenta al Juez Municipal del
lugar, el que constituido en la finca y corroborada la falta, dictar sentencia
declarando revocada la donacin. Contra esta resolucin se dar recurso de
apelacin, dentro de 5 das, en ambhoc efectos, para ante el Juzgado de Primera
Instancia. El cumplimniento de esta sentencia se llevar a cabo por los trmi-
tes establecides en la Ley de Enjuiciami.ento Civil para la ejecucin de laas sen-
tencias en los juicios de desahucio en los Juzgados Municipales.
Apartado 137.-Se derogan todas las leyes y dems disposiciones vigen-
tes en cuanto se opongan a lo dispuesto en la present Ley, que empezar a
regir desde el 15 de Enero de 1938, y dado su inters social y evidence y la
causa de utilidad pblica que la inspira, tiene efecto retroactive de confor-
midad con lo dispuesto en el art. 13 de la Ley Constitucional de la Repblica.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a 17 de Diciembre de
1937.-Federico Laredo.-Manuel Gimnez Lanier, Secretario de IIacienda.
1938
AMNISTIA.-Lesiones.-Ley (Gacela 4 Enero).-Artculo I.-Se conce-
de amnista a todas aquellas personas que se encuentren acusadas por el delito
de lesiones, hllese o no procesadas, cualquiera que sea la gravedad de las mis-
mas, siempre que la causa instruida se encuentre pendiente de juicio oral a la
promulgacin de esta Ley, y el delito se haya cometido con anterioridad al 15
de Febrero del corriente ao, 1937, concurriendo en el hecho la circunstancia
de ser parents, en cualquier grado, el ofensor y ofendido, y las lesions fueran
causadas durante el curso de algn altercado sostenido entire ambos.
Art. II.-Los Tribunales aplicarn de oficio los beneficios de la present
Ley de Amnista a todas aquellas personas a quienes comprenda la misma.
Art. III.-Esta Ley empezar a regir desde su publicacin en la Gaceta
Official de la Repblica.
Art. IV.-Quedan derogadas todas las Leyes, Decretos-Leves, Ordenes
Militares y cuantas disposiciones se opongan al cumplimiento de la present
Ley.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en la Iabana, a 3 de Enero de 1938.
-Federico Laredo.-Enrique Alonso Pujol, Secretario de Justicia.
CONDONACION DE MULTAS POR INFRACCIONES DEL DECRE-
TO-LEY 800 DE 1936, DEL DECRETO 395 DE 1928 Y DE LA LEY 54
DE 1935.-Resolucin (Gaceta 4 Enero).-En uso de las facultades de que
estoy investido por las Leyes vigentes, resuelvo:
Condonar todas las multas impuestas hasta el da de la fecha, en cualquier
estado en que las mismas se encontraren, por infracciones del Decreto-Ley
N'' 8C0 (le 4 de Abril de 1936; y el Decreto N< 395 de 19 de Marzo de 1928;
as como las infracciones de la Ley N' 54 de 5 de Abril de 1935; y en tal virtud,
debern archivarse todos los expedientes de esta ndole, en cualquier forma en
que se eneontraren al moment de dictarse esta Resolucin, del cumnlimiento
de cuya Resolucin quedan expresamente encargados la Direccin de Transpor-
te y el Negociado de Multas, respectivamente. Publquese en la Gacela Oficial










ASUNTOS GBNERALES 4'

de la Repblica, para general conocimiento.-Habana, 27 de Diciembre de
1937.-Melanio Daz, Secretario de Comunicaciones.
AMNISTIA.-Imprudencia temeraria.-Ley (Gaceta 5 Enero).-Artculo
I.-Se amnistan los delitos culposos contra las personas, realizados hasta el 30
del mes de Noviembre del ao ltimo, siempre que el perjudicado hubiere de-
clarado ante la polica que el hecho se produjo casualmente, habienrdo ratifi-
cado a la presencia judicial el atestado, debiendo el Tribunal que conozca de
las actuaciones, declarar amnistiado el delito y archivar las diligencias o causa,
en cualquier estado que se encontrare el procedimiento.
Art. II.-Se derogan cuantas Leyes, Decretos, Decretos-Leyes y dems Dis-
posiciones legales que se opongan al cumplimiento de la present Ley.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a 4 de Enero de 1938.
-Federico Laredo.-Enrique Alonso Pujol, Secretario de Justicia.
PODER JUDICIAL. Gastos de representacin. -Ley (Gaceta 6 Ene-
ro) (1).-Artculo I.-Los funcionarios, auxiliares y subalternos del Poder Ju-
dicial y del Ministerio Fiscal, Fiscales de Partido y Abogados de Oficio, goza-
rn de un aumento en sus retribuciones, por concept de gastos de representa-
cin en la siguiente escala:
a) De un 15 por 100 sobre su dotacin cuando sta no fuere superior a
$3,600 anuales.
b) De un 10 por 100 cuando dicha dotacin sea superior a $3,600 anuales.
Art. II.-Se autoriza al Ejecutivo para tomar de los fondos sobrantes de
cualquier ingreso del Tesoro no afecto a otras obligaciones, hasta su inclusion
en los Presupuestos Generales de la Nacin.
Art. III.-Esta Ley comenzar a regir desde la fecha de su publicacin
en la Gaceta Oficial de la Repblica.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en la Iabana, a 3 de Enero de 1938.
Federico Laredo.-Evriquec Alonso Pujol, Secretario de Justicia.
PODER JUDICIAL.-Creacin de un cargo de Magistrado para la Au-
diencia de Matanzas.-Ley (Gaceta 6 Enero) (2).-Artculo I.-Se crea un
cargo de Magistrado en la Audiencia de Matanzas, con la categora y dotacin
que tienen designadas los dems Magistrados de la misma en la Ley Orgnica
del Poder Judicial y Presupuesto General de la Nacin.
Art. II.-Dicho cargo ser cubierto por la Sala del Tribunal Supremo de
Justicia que tiene la facultad de hacer los nombramientos de los funcionarios
judiciales, debiendo recaer este primer nombramiento en un ex-funcionario
judicial que haya ingresado en esta carrera por oposicin; haya servido todas
las categoras inferiors a esta que se crea, y haya desempeado las funciones
de Secretario titular de Audiencia y tambin la de Magistrado titular y no
desempee en la actualidad cargo pblico alguno.
Art. III.-Se derogan y dean sin efecto, y slo en cuanto se opongan al
cumplimiento de lo que por esta Ley se establece, todas las Leyes, Decretos,
Decretos-1 eyes, y dems Disposiciones legales vigentes.
Artculo IV.-Esta Ley comenzar a regir desde su publicacin en la Ga-
ceta Oficial de la Repiblica.
Dada en el Palacio de la Presidencia en la Habana, a 3 de Enero de 1938
-Federico Laredo.-Enrique Alonso Pu.jol, Secretario de Justicia.
PODER JUDICIAL.-Ascensos.-Ley (Gaceta 6 Enero).-Artculo I.-
Sin perjuicio de lo dispuesto por los arts. 62, 63, 64 y 65 de la Lev Orgnica
del Poder Judicial, la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo de Justicia,
(1) Por D. P. 3, de 4 de Enero de 1938, Gac. del 6, se suspendieron los efectos de
esta Ley, hasta que el estado del Tesoro permit el pago.
(2) Por D. P. 4, de 4 de Enero de 1938, Gac. del 6, se suspendieron los efectos de
esta Ley hasta que el estado del Tesoro permit el pago.










ASUNTOS GENERALS


creada por el nmero 5 del art. 84 de la Ley Constitucional, ascender a los
cargo que primeramente vacaren de la categora inmediata superior de los
que actualmente sirven, a les funcionarios judiciales que tengan en la carrera,
ms de 5 aos de antigiiedad absolute, acreditada su capacidad por haber in-
gresado en la misma por oposicin, y adems el mrito de haber desempeado
por ms de un ao, un cargo de Juez Municipal de 1V clase, en concepto de titu-
lar o suplente, 1' 2'', para lo que se entender como perodo de tiempo del
dicho desempeo el comprendido entire la toma de posesin del cargo, y la
cesacin en el mismo.
Art. II.-Se derogan y dejan sin efecto, cuantos preceptos se opongan en
todo o en parte a lo establecido en esta Ley, la que comenzar a regir desde la
fecha de su publicacin en la Gacela Oficial de la Repblica.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, 5 de Enero de 1938.
-Federico Laredo.-Enrique Alonso Pujol, Secretario de Justicia.
DUELO NACIONAL.-Ley (Gaceta 14 Encro).-Artculo I.-Se declare
duelo national todo el tiempo que media desde el arribo a la ciudad de la
Habana del barco de guerra "Patria" que conduce los restos mortales de los
cubanos cados el da 29 de Diciembre de 1937, en Cali, Repblica de Colom-
bia, iasta el instant mismo de su enterramiento en el Cementerio de Coln;
dndose a dicho sepelio el carcter de exequias nacionales, y abonndose con
cargo al Tesoro de la Repblica cuantos gastos ocasionen, a cuyo fin se autoriza
al Ioder Ejecutivo para que los sufrague de cualquier fondo existente no
afecto a otras obligaciones. (1)
Dada en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a 12 de Enero de
1938.-Federico Laredo.-Rafael Montalvo, Secretario de Defensa Nocional.
DUELO NACIONAL.-Decreto Presidencial 74 (Gaceta 14 Enero).-En
uso de las facultades que me estn conferidas por las leyes vigentes, y odo el
parecer de los Secretarios de Estado, de Gobernacin y de Defensa Nacional,
resuelvo:
Primero: Declarar Duelo Nacional a partir (le las 3 p. m. del da 17
de Enero de 1938 hasta el instant mismo del enterramiento de los restos mor-
tales de los enbanos cados el da 29 de Diciembre de 1937, en Cali, Repblica
de Colombia. (2)
Segundo: Que en todas las Fortalezas, Puestos Militares, Buques de Gue-
rra de la Marina de Guerra Constitucional y edificios del Gobierno sea izada
la bandera a media asta mientras estn insepultos los restos mortales.
Tercero: Que desde la referida hora hasta el instant del enterramiento
vaquen todas las Oficinas Administrativas del Estado, las Provincias y los
Municipios, suspendindose durante el mismo espacio de tiempo los espectculos
pblicos en todo el territorio national.
Los Secretarios de Estado, de Gobernacin y de Defensa Nacional quedan
encargados del cumplimiento de lo que por el present Decreto se dispone en
la parte que a cada uno concierne.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a los 14 das del mes
de Enero de 1938.-Federico Laredo, Presidente.-Juan J. Rem os, Secretario
de Estado.
CATASTRO JURIDICO.-Reglamento.-Decreto Presidencial 67 (Gaceta
15 Enero).-En cumplimiento de lo dispuesto en la expresada Ley de 17 de

(i) Slo publicamos de esta Ley el art. i9, porque los restantes estn contraidos a
particulares ajenos a la indole de esta recopilacin.
(2) Este Decreto hay que estimarlo como Reglamento de la Ley del 12 inserto en
este nmero, y por consiguiente, a los efectos de los trminos judiciales, es de estimar
que los dias 17 y 18 no se cuentan. Todo lo hecho en los Tribunales hasta las 3 de la
tarde del dia 17 es vlido. Pero como los das son de 24 horas y desde aquella hora el
dia 17 era inhbil, no puede contarse a los efectos de los trminos judiciales, porque se
priv a las parties de poder hacer desde las 3 de la tarde lo que a su derecho interesaba.










ASUNTOS GENERALS


Diciembre de 1937 y a reserve de dictar cuantos Decretos o Reglamentos sean
necesarios para la ej 'cucin de la referida Ley; a propuesta del Secretario de
Justicia, resuelvo dictar el siguiente Reglamento para la ejecucin parcial, en
cuanto al Catastro Jurdico, de la Ley de 17 de Diciembre de 1937.
Artculo 1"-A ]os fines exclusivos de asegurar la identificacin y el per-
fecto paralelismo entire los asientos registrales y la existencia fsica de los in-
muebles inscriptos y para dar debido cumplimiento a lo dispuesto en el art. 39
de la Ley de 17 de Diciembre de 1937 que ordena la organizacin catastral de
las . rias rips o que se inscriban en lc Registros de la Propiedad de la
Repblica. se stable er en cada uno de dichos Registros, el Catastro Jurdico
correspondiente al iismo, el cual comprender las fincas, tanto rsticas como
urbanas, y estar div.dido en tantas parties como Trminos Municipales y barrios
comprenda la dear acin registral. Si el Registrador lo creyere convenient,
se snhbdividir cada Barrio en dos o ms secciones.
La Oficina del Catastro que por este Decreto se organize, no interferir
en modo alguno el desenvolvimiento de la Oficina del Catastro que, en cumpli-
miento del apartado 5 de la Ley de Reivindicacin de Bienes del Estado de
Diciembre 17 de 1937, se lleva en la Seccin de Bienes del Estado de la Secre-
tara de Hacienda, ,ntendindose que, sin perjuicio del auxilio que puedan
prestarse esas oficinas, cada una se desenvolver con independencia de la otra,
limitndose la primera a garantizar la identidad entire el ttulo inscripto y la
existencia fsica del inmueble que haya sido objeto de la inscripcin, y exten-
dindose la segunda al cumplimiento de los fines tributarios agrcolas y dems,
que perrsigue el Catastro y al ejercicio de las acciones que el Estado pueda
ejercitar en defense de sus derechos.
A ese ltimo efecto cuando la tramitacin de un expediente de catastro
en el Registro de la Propiedad, afecte direct o indirectamente a nna finca
que sea propiedad dil Estado, el Registrador, de oficio, lo comunicar por co-
rreo certificado al Jefe de la Seccin de Bienes del Estado de la Secretara de
Hacienda, para que ste pueda oponerse en cualquier tiempo, hasta el acto
mismo de la comparecencia referida en los ars. 79 y 8. Formalizada la oposi-
cin se suspender 1; tramiitacin del expediente mientras el Jefe de la expre-
sada .t i i. de Hac:enda no comuniique al Registrador la decision definitive
que recaiga, a fin de que pueda continuarse la tramitacin de dicho expedien-
te, si fuese favorable al que la promoviere, o se sobresea definitivamente en l.
Art. 2'-- La Oficina del Catastro Jurdico es una dependencia del Regis-
tro de la Propiedad a que est adserita, y a su frente se hallar un funcionario
llamado Encargado del Catastro, siendo el Registrador o su sustituto legal el
nico con facultades para certificar lo que en la misma constare, y ser res-
ponsable de los perjuicios que se irroguen en su funcionamiento, except en
lo que respect a lai exactitud y comprobacin de los trabajos periciales de
agrimensura, de cuya certeza responder exclusivamente el titular Encargado
del Catastro, que ejercer sus funciones a las rdenes del Registrador.
El Registrador, en las certificaciones que expida, har constar si la finca
se encuentra incluida o no en el Catastro, a cuyo efecto exigir el informed
correspondiente del Encargado del Catastro, si lo estimate necesario.
El Encargado del Catastro ser un Ingeniero Civil o Agrnomo o Agri-
mensor y lo nombrar y remover el Presidente de la Repblica oyendo el
Registrador en la misma forma que los Sustitutos, por ej. procedimiento esta-
blecido en el art. 309 de la Ley Hipotecaria.
Art. 3"-El Enargado del Catastro efectuar la triangulacin de la cir-
cunscripcin del Registro que le estuviere asignado, y deslindar dicha cir-
cunscripein con sus Trminos Municipales y Barrios, en su caso, formando
distintos polgonos con cierre matemtico; y dividir la circunscripcin y en
su caso el Trmino, en Secciones de rea conocida, levantando los correspon-
dientes plans.










ASUNTOS GENERALS


Los plans generals se liarn a escala de 1:5,000 para lo urbano y de
1:25,000 para lo rstico, debiendo ser mayores esas escalas en los plans de
Secciones.
Toda discrepancia de lmites entire las circunscripciones de los Registros,
la resolver la Direccin General de los Registros y del Notariado, previo in-
forme documentado de los Registradores a quienes afecte la discrepancia, de los
Jueces Delegados y Presidentes de Audiencia, respectivos.
Art. 49-No es obligatoria la inclusion de las fincas en el Catastro, la cual
es slo una media de garanta ms, establecida en beneficio de quienes deseen
aprovecharla.
Art. 59-La inclusion de las fincas en el Catastro slo podr efectuarse a
solicitud escrita de cualquier interesado, considerndose a tales efectos intere-
sados a los que tuvieren inscripto algn derecho real sobre el inmueble.
Slo podrn comprenderse en el Catastro fincas inscriptas en el Registro
de la Propiedad, con el que deber guardar armona la demarcacin catastral,
como complement de la propia inscripcin.
Art. 6-Si se solicitare la inclusion en el Catastro de una finca que tuviere
plano judicialmente aprobado en juicio universal de deslinde, comprobado
que sea documentalmente ese particular, ordenar el Registrador, sin ms
requisitos, la inclusion solicitada, y esta decision slo podr ser impugnada
en el juicio declarativo que correspond.
Si la inclusion pedida se refiere a finca no comprendida en el prrafo an-
terior, debern expresarse en la solicited, con toda precision y claridad, bajo
juramento, los nombres y domicilios de los actuales colindantes y se deber
acompaar a dicho escrito un original y tres copias del plano topogrfico del
inmueble, unindose el original al expediente.
Estos plans particulares tendrn que ser levantados con error no mayor
de 1 en 2,000 y cada uno de esos documents llevar acotado el rumbo y dis-
tancia de cada lado y tendr calculado el error de cierre, que compruebe que
ha sido levantado con la precision que antes se seala. Adems, cada uno de
estos plans deber levantarse con referencia a puntos que resulten indubi-
tables y, en su caso, algn vrtice de los ngulos trazados en el levantamiento
de la triangulacin general. La orientacin de estos plans ser astronmica.
El plano en este ltimo caso deber, adems, contener la media superfi-
cial, edificios, clase de terrenos y cultivos o frutos que en stos puedan pro-
ducirse, las aguadas y los pormenores que sirvan para la mayor identificacin,
como son entire otros, los caminos, ros, lomas y arboledas.
Art. 79-El Registrador de la Propiedad iniciar el expediente de inclu-
sin en el Catastro con la solicited y el original del plano acompaado, man-
dando a citar al solicitante, dueo o poseedor, o persona que tenga algn de.
recho real sobre el inmueble, a los colindantes que aparezcan como tales, segn
el Registro y a los actuales a que se refiera la solicitud y a cuantos pueda afec-
tar o interest la operacin, para que concurran a una comparecencia que ten-
dr lugar en la oficina del Registro, dentro de los 30 das siguientes.
Cuando se desconociese el domicilio de los colindantes, la citacin de stos
se entender con la persona que se halle al frente de la finca en cualquier con-
cepto legal, a fin de que lo ponga en conocimiento del dueo.
La citacin se har por el Juez Municipal del domicilio de los colindantes
y dems personas referidas en este artculo.
Siempre se citar por la Gaceta Oficial a cuantos pueda afectar o interest
el expediente, y as tambin, si lo hubiere, por uno de los peridicos de mayor
circu'acin de la localidad donde aqul se siga.
Entre la ltima citacin que se hiciere y la comparecencia ante el Regis-
trador debern mediar 10 das, a lo menos.
Art. 8-En esa comparecencia los interesados expresarn lo que crean
convenient, con respect a la procedencia de la solicitud.










ASUNTOS GENERALS


Si no comparecieren, se les citari de nuevo y por ltima vez, en la misma
forma y dentro de los plazos sealados en el artculo anterior, pero publicn-
dose en una sola ocasin los edictos en la Gacela Oficial y en el peridico de la
localidad.
Si dejaren de comparecer a la ltima citacin o si 1io hubiese oposicin
alguna, se dictar resolucin por el Registrador mandando a incluir la finca
en el Catastro, una vez que el Encargado de ste hubiere localizado la finca en
el Barrio correspondiente y despus de haber identificado y comprobado sobre
el terreno, bajo su responsabilidad, la concordancia del plano presentado con
la finca de que se trate; siempre que no se est en el caso previsto en el prrafo
3" del art. 19.
Art. 99-Si surgiere controversial, y no se estuviere en el caso del prrafo
39 del art. 19, el Registrador har constar en acta las alegaciones de las parties
y sobreseer el expediente, dejando a las parties en libertad para hacer uso de
su derecho ante los Tribunales.
Art. 109-Dispuesta la inclusion de la finca en .el Catastro, el Registrador
expedir al interesado certificacin contentiva de los particulares del expedien-
te tramitado, que sean necesarios para su inscripcin, a la que se unir una de
las copies del plano acompaadas, para one pueda presentarla en el Diario de
Operaciones, a fin do inscribir en el Registro su nuevo ttulo.
Este document. despus de inscrito, constitute prueba de la identifica-
cin del inmueble para la proteccin del derecho posesorio del inscribente, a
todos los efectos legales.
Art. 11--Los derechos por la operacin catastral sern los siguientes:
Si la finca tuviere un rea menor de 2 caballeras. $ 10.00
De 2 a menos de 5 caballeras. .... .. . 15.00
5 ,, ,. ,, 10 . . . . 35.00
,, 10,, ,. ,, 25 . . . .. 75.00
25 ,, ,. ,, 50 ,,. .. . . 100.00
S50 ,. ,, 100 ,, . . . 200.00
,, 100 caballeras o ms. .. . .. ..... . 400.00
Los Registradores de la Propiedad percibirn, en todo caso, por la instruc-
cin del expediente catastral, incluyendo la certificacin a que se contrae el
artculo que antecede, $25.00; debiendo abonar el interesado los dems gastos
que origin dicho expediente. Por la inscripcin de la finca catastrada, apli-
carn los Registradores el Arancel vigente en material de inscripciones.
Art. 12"-Se crea la Oficina Central del Catastro Jurdico, adscripta a la
Direccin General de los Registros y del Notariado de la Secretara de Jus-
ticia, a la que se dar cuenta de todo expediente sobre el Catastro que se pro-
mueva y a la que se remitir una copia de cada plano acompaado por el in-
teresado.
Dicha Oficina deber mantener el oportuno intercambio con la que existe
en la Seccin de Bienes del Estado de la Secretara de Hacienda.
Art. 13"-En lo sucesivo, en toda operacin que se practique sobre la
finca catastrada y por virtud de la cual sufra alteracin en la cabida, se unir
al ttulo y a sus copies el plano de la parte de la misma a que se refiere la ope-
racin o de las fincas agrupadas, en su caso.
En caso de segregacin, al pedirse la inscripcin, se acompaar tambin
el plano de la porcin restante de la finca y se agregarn, asimismo, un ori-
ginal y trees copias ms de cada plano; el original para surtir efectos en el
Catastro y ser unido al expediente que obre archivado en el Registro de la Pro-
piedad, una copia para el interesado y la otra para ser remitida a la Oficina
Central del Catastro Jurdico.
La evactitud de los plans que acompaen los interesados en las sucesivas
operaciones, despus de catastrada la finca, a que hacen referencia los prrafos










ASUNTOS GENERALS


anteriores, ser comprobada por el Encargado del Catastro respective, quien lo
har constar as en las citadas copias.
Por esta comprobacin y notas devengar el Encargado del Catastro el 10
por 100 de los honorarios que se fijan en la escala del art. 119.
Art. 149-El Gobierno adoptar las medidas necesarias para auxiliar a
los Encargados del Catastro, en cada Registro, en el trabajo de la triangula-
cin de la circunscripcin de estos ltimos, poniendo a su disposicin los ele-
mentos del Catastro organizado en la Direccin del Fondo Especial de Obras
Pblicas, en los Ayuntamientos y en las dems oficinas del Estado, as como
los ingenieros del Estado que puedan utilizarse.
Art. 15-Todas las disposiciones de la Ley Hipotecaria, del Reglamento
dictado para su ejecucin y dems que los complementen, se entendern suple-
torias de lo que se ordena en este Decreto en cuanto fueren aplicables a lo aqu
establecido.
Art. 16v-E1 Secretario de Justicia dictar, a propuesta de la Direccin
General de los Registros y del Notariado, las reglas e instrucciones que estime
convenient para la mejor aplicacin del present Decreto.
Disposiciones Finales.-Includa que fuere una finca en el Catastro Jur-
dico, el Registrador remitir copia del plano de la misma a la Oficina del Ca-
tastro de Bienes del Estado para apreciar libremente su contenido cuando ese
inmueble fuere objeto de alguna operacin en esta oficina; y, a su vez, esta ofi-
cina remitir a la del Catastro Jurdico copia de los plans que se incluyan en
el Catastro de la Oficina de Bienes del Estado, para que tambin sean libre-
mente apreciados por el Registrador al resolver el expediente de su compe-
tencia.
Este Decreto comenzar a regir desde la fecha de su publicacin en la
Gaceta Oficial de la Repblica.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a 13 de Enero de 1938.
-Federico Larcdo, Pi esidente.-Enrique Alonso Pujol, Secretario de Justicia.
ORGANIZATION Y FUNCIONES DE LA SECCION DE BIENES DEL
ESTADO.-Reglamento.-Decreto Presidencial 85 (Gaceta ext. 16 Enero) (1)
-En uso de las facultades arriba citadas, odo el parecer del Secretario de Agri-
cultura, y a propuesta del Secretario de Hacienda resuelvo dictar el siguiente
Reglamento para la aplicacin de la 1 ey de 17 de Diciembre de 1937, publicada
en la Gaceta Oficial de la Repiblica del 22 de Diciembre del mismo ao.
Capitulo I.-De las facultades y deberes de los Negociados de la Seccin
de Bienes del Estado y del personal que los integra.-Art. 8.-En el acto de la
vista podrn las parties consignar extremof anlogos a los estableci 'os en rela-
cin con los escritos de rplica y dplica en la Ley de Enjuiciamiento Civil
y a' efecto podrn pedir y obtener que se consignen textualmente los particu-
lares que alegaren a este fin, al hacer cu informed oral.
Art. 9.-Una vez transcurrido el t(rmino de 10 aos a que se refiere el
apartado 31 de la Ley comenzar a correr de nuevo la prescripcin, y se con-
tar, en beneficio del interesado, el tiempo transcurrido antes de la interrup-
cin.
Art. 31.-En cumplimiento del apartado 115 del propio art. V de la Ley,
el ciudadano cubano por nacimienlo acreditar su condicin de tal con el
Certificado de Nacionalidad, y en su defecto, a reserve de presentar ste den-
tro del rl,'o que se le seale, con (Certif;cacin del Registro Civil. la cual
podr sustituise por la Partida Pautismal cuando se trate de persona nacida
antes de es ableccrse dicho Registro.
E1 cubano naturelizedo acrdedi'Pr su ciudadana con la Carta de Natu-
rnliz7ecin. y el lrmino de 10 ais de res;dCncia. a contar de la fecha de su
(I) S''lo publicamos los artculos que guardian relacin con la Ley, que resulten tiles
a nuestros lectores dada la indole de la revista.










ASUNTOS GENERALS


llegada a Cuba, si no resultare de dicha carta, lo acreditar con Certifica-
cin expedida por la Autoridad competent del puerto de desembarque, o
con una informacin para perpetua memorial en expediente de jurisdiccin
voluntaria.
Art. 33.-Nadie podr recibir ni aceptar ms de una donacin bajo pena
de serle revocadas todas ellas; ni tampoco adquirir el dominion de ms de una
de las parcelas donadas, salvo por ttulo de herencia forzosa si result el nico
heredero llamado por la Ley a la sucesin del causante.
Art. 34.-Bajo pena de revocacin de la donacin en todo tiempo, las par-
celas donadas no podrn enajenarse o gravarse en ninguna forma ni por nin-
gn ttulo, ni ser dadas en arrendamiento, colonato, aparcera, precario, anti-
cresis o usufructo; en consecuencia de lo cual tampoco podrn embargarse por
ningn motivo, ni constituirse en Administracin Judicial, salvo el caso de
juicio mortuorio.
Con independencia de la parcela y de sus edificaciones y construcciones
de carcter permanent, arboledas, cercas y aperos de labranza, podr gravarse
hasta el 50 por 100 de los frutos por perodo que no exceda de tres zafras o
cosechas de acuerdo con las disposiciones de la Ley de 2 de Marzo de 1922 sobre
refaccin agrcola.
Art. 35.i-La aceptacin de la donacin impone al donatario las siguientes
obligaciones:
(a) La de residir en la parcel donada. Despus de ( aos de residencia
en ella, sta podr cambiarse, siempre que se cumpla lo dispuesto en los incisos
siguientes.
b) La de cultivarla directamente y por su propia cuenta en forma ade-
cuada al objeto de oblener los medios de vida necesarios para su subsistencia
y la de los familiares que tenga a su abrigo; pero sin que por ello stos o el
donatario resulten ilmpedidos de realizar tambin otros trabajos, y salvo siem-
pre lo dispuesto en el art. 44.
e) La de sembrar y cultivar una arboleda de frutales en las cercanas
de la vivienda, segn aconsejen los tcnicos de la Secretara de Agricultura.
d) La de some rse a las decisions del Secretario de Hacienda o a los
funcionarios de la Direccin General de Consultora, Apremios y Bienes del
Estado a quienes por el apartado 8 de la Ley corresponda conocer del asunto
en las controversial y diferencias que surjan con relacin a la apertura de
casinos, constitucin de servidumbres, linderos o cabida; pero sin perjuicio
de las funciones que a la Secretara de Agricultura se atribuyen en este Re-
glamento sobre esas materials, y salvo asimismo lo dispuesto en la legislacin
vigente sobre construccin de caminos por el Municipio, la Provincia o el Es-
tado. Lo arriba dispuesto no impedir el ejercicio del derecho que se reconoce
al interesado de acudir en alzada ante el superior jerrquico inmediato del que
resuelva, dentro del 1rmino de 10 das hbiles, hasta agotar la va adminis-
trativa.
El incumplimien o (le lo establecido en este artculo producir la revoca-
cin de la donacin cuando ocurra dentro de los 6 aos siguientes a la acepta-
cin de la misma por el donatario, segn se dispone en el art. 40.
Art. 36.-La declaracin sobre prdida de la ciudadana a los efectos del
apartado 118 del art. V de la Ley, se har por la Secretara de Estado en ex-
pediente administrative, pero contra la resolucin que se dicte cabr el recurso
de alzada ante el Presidente de la Repblica; y en su caso se observar lo dis-
puesto por los arts. 40 y 41.
Capitulo II.-Dcl reparto de tierras y de la revocacin de las donaciones.-
Art. 40.-Cuando un donatario haya infringido lo dispuesto en los arts. 33,
34, 35 y 36 de este Reglamento, o se advierta que era inhbil para ser dona-
tario, la Direccin General de Consultora, Apremios y Bienes del Estado pro-
ceder a iniciar expediente y notificar al interesado la infraccin en que haya










ASUNTOS GENERALS


incurrido, o la omisin que concurra, dndole un plazo de 6 mess para subsa-
narla si la subsanacin fuere possible.
El interesaJo podr formula sus descargos y proponer la prueba que es-
time oportuna a la defense de su derecho, dentro del expediente administra-
tivo, y una vez transcurrido dicho plazo y comprobado que la infraccin no
se ha subsanado, el funcionario competent de la Secretara de llacienda dic-
tar la resolucin que proceda, contra la cual podr recurrirse en alzada, den-
tro de 10 das hbiles, ante el inmediato superior jerrquico, del que hubiere
resuelto, hasta agotar la va administrative. As que sea firme la resolucin
administrative, se dar cuenta, con el expediente incoado, al Juez Municipal
del lugar, quien proceder conforme al apartado 126 de la Ley.
La sentencia definitive se cumplir por los trmites establecidos en la
Ley de Enjuiciamiento Civil para la ejecucin de sentencias dictadas en los
juicios de desahucio que se tramitan en los Juzgados Municipales, y adems
se librarn los mandamientos necesarios al Registrador de la Propiedad que
corresponda para la prctica de las operaciones que procedan.
Art. 41.-La subsanacin de la falta en los casos del art. 34, consistir
en la rescisin por document pblico del acto o contrato; en el caso del 33.
en la devolucin incondicional de las parcels adquiridas en exceso de la que
se posea inicialmente; en el caso del 35, en la realizacin de los actos, traba-
jos o cualesqjuiera otras nmedidas que establezca la Direccin General de Con-
sultora, Apremios y Bienes del Estado, o en su caso el Secretario de Hacienda.
Art. 42.-E1 Negociado de Ag imensura y Catastro de la Seccin de Bie-
nes del Estado, con la aprobacin del Jefe de ste y la del Iirector (General
de Consultora, Apremios y Bienes del Estado, proceder a determinar los
linderos y cabidas de las fincas cuyo reparto se proyecte, levantando para
cada una el correspondiente plano general, con los requisitos que procedan
segn el ltimo prrafo de este artculo, y en l se sealarn y delimitarn
las parcels que resulted ocupadas y sean susceptibles de donacin a sus
ocupantes segn la Ley y su Reglamento.
Con dichos plans y los informes de los peritos que practiquen las ope-
raciones de deslinde, mensura y planificacin se dar cuenta a la Secretara
de Agricultural para que, mediante sus tcnicos, determine las tierras culti-
vables y las que no lo sean, proponga la parcelacin de las primeras a los
fines de su reparto, y aconseje respect al destino de las incultivables que
queden sobrantes y disponibles.
Evacuado ese trmite por dicha Secretara, se proceder a marcar en los
aludidos plans generals la division en pai celas, la cual a su vez ser re-
planteada sobre el terreno, dejando sealados de modo permanent sus l-
mites.
El plano de cada parcel llevar acotado el nmero de orden de sta, la
finca matrix de done proceda, las magnitudes y el rumbo astronmico de
sus lados, las servidumbres de agua o de paso. activas o pasivas, que la afec-
ten, y cualquier otro detalle que result sustancial en el lote de terreno de
que se trate o constituya un motivo para identificarlo fcilmente.
Art. 43.-Cumplido lo lque dispone el artculo precedent, salvo lo que se
establece en el 44, para seleccionar los donatarios la Secretara de Agricul-
tura proceder de este modo:
A.-En primer trmino, preferir a quien ocupe cualquier parcel con
anterioridad al 1 de Enero de 1937, siempre que acredite su condicin de
ciudadano cubano conform establece el art. 31, y a ese fin se considerar como
tal parcela la po'cin de terreno provista de su correspondiente casa de vi-
vienda y sometida a cultivo y explotacin direct por quienes resident on ella,
siempre que lo hagan por cuenta pronia, sea ntegramente o a partido.-Se
considerar "ocupante" el jefe o cabeza de familiar en relacin con cada
parcel, prefiriendo los ascendientes a los descendientes, stos a los colate-










ASUNTOS GENERALS


rales, los varones a las hembras, y cuando se trate de personas ligadas por
el mismo grado de parentesco y del mismo sexo, seleccionando en primer tr-
mino a los que sepan leer y escribir y sean mayores de edad, y en su defecto
los de mayor edad.
B.-Cuando no Faya ocupantes en la finca objeto de reparto o, si los
hubiere, con relacin a las parcelas que no resulted ocupadas, se formular el
plan de distribucin y se anunciarn sus caractersticas por la Secretara de
Agriculture, a fin de que se presented aspirantes, cuyas solicitudes anotar
en un libro que llevar al efecto, segn su orden de presentacin.
C.-Los aspirants a que se refiere el precedent inciso B debern reunir
los siguientes requisitos:
1-Ser, indistintamente:
a) Cubanos nativos, con hijos.
b) Cubanos nativos y casados, sin hijor-, pero con la esposa a su abrigo.
c) Cubanos naturalizados, con hijos nativos.
d) Cubanos naturalizados, con mujer native, aunque sin hijos.
e) Cubanos nativos, cualquiera que sea su estado, sin hijos, pero con
hermanos u otros familiares a su abrigo.
f) Cubanos naturalizados, cualquiera que sea su estado, con familiares a
su abrigo.
29-Ser campesino o haber realizado labores agrcolas.
39--No padecer de enfermedad ni adolecer de defecto fsico que lo inca-
pacite para el cultivo de la tierra.
49-No tener antecedentes penales por delitos contra la propiedad, mal-
versacin o cohecho.
D.-Dentro de lIs aspirantes que renan los requisitos anteriores se se-
leccionar -el nmero necesario segn las parcelas a donar, prefirindolos por
el orden en que consignen sus caractersticas los apartados a) al f), ambos
inclusive, excluyendo los del primer grupo a los del segundo mientras sea
necesario, y as sucesivamente, y prefirindose dentro de cada grupo los que
sepan leer y esciibir. Si aplicada esta regla result un nmero excesivo de
aspirantes con las mismas circunstancias dentro de cualquier grupo en re-
lacin a las parcelas distribubles entire sus components, la seleccin final
se har por sorteo piblico, debidamente anunciado, entire quienes se encuen-
tren en el mismo caso.
Art. 44.-Cuando se trate de repartir las tierras a que se refiere el apar-
tado 129 del art. V rios quienes renan los siguientes requisitos:
l1-Estar comprendido en los prrafos a), b), c), d), e) y f) del apar-
tado 19 del inciso C del artculo anterior, observndose respect de los cuba-
nos naturalizados lo dispuesto en el a t. 31.
2--Ser campesino o haber realizado labores agrcolas, a menos que es-
tando impedido fsicamente para ello realice con tal motivo esa labor median-
te familiares a su abrigo.
39-Venir ocupindo y cultivando tierras de la finca a repartir, por lo
menos, desde el 31 le Diciembre de 1936.
Respecto de las dems circunstancias de los donatarios y forma de llevar
a cabo el reparto, se estar a lo dispuesto en la Ley y en este Reglamento con
carcter general.
Captulo III.- De las medidas qve deben arloptarse en acso de fallecimien-
to del donatario.-Art. 52.-A les efectos del apartado 117 del art. V de la
Ley se observarn las siguientes reglas:
lI-Todo funcionario pblico o aaente de la Autoridad que tena noticias
del fallecimiento del dueo de una de las parcelas donadas, estarA oblY;ado a
comunicarlo al Juez Municipal qr'e correspond al domicilio del fallecido, y










ASUNTOS GENERALS


dicho funcionario, a su vez, lo notificar al Fiscal de Partido para que de ofi-
cio proceda a promover su declaratoria de herederos.
2"-Tan pronto el Fiscal de Partido tenga noticias de dicho fallecimiento
conforme a la regla anterior, o por cualquier otro conduct, proceder a ini-
ciar ante el Juzgado correspondiente la tramitacin de su declaratoria de here-
deros, sin esperar a ser requerido para ellos por stos, aunque cualquiera de
los mismos podr hacerlo. A ese efecto cada Fiscal de Partido practicar de
oficio todas las investigaciones y gestiones necesarias para iniciar y tramitar
la correspondiente declaratoria, pudiendo solicitar la cooperacin de las Se-
cretaras de Hacienda y Agricultura, de los Juzgados y Alcaldas Municipa-
les, de las Alcaldas de Barrio y de los Cuerpos de Polica, quienes estarn
obligados a prestrsela.
31-El Fiscal de Partido no estar obligado a anticipar el imported de los
gastos que en cumplimiento del present artculo le originen sus funciones,
pues los interesados debern facilitarle las cantidades necesarias a ese objeto.
Si stos no lo hicieren, se dirigir a la Secretara de Hacienda para que la
misma resuelva lo que estime procedente.
4*-El Fiscal de Partido podr designer a cualquiera de los ascendientes,
descendientes, hijos polticos o colaterales del fallecido, siempre que residiera
con ste en la parcela donada, para que ,e encargue de la administracin y
gobierno de la misma en tanto se tramita la declaratoria de herederos o se de-
signe administrator dentro de dicho procedimiento judicial. A falta de persona
que rena esos requisitos, la designacin recaer, a eleccin del Fiscal, en cual-
quier otro familiar o en un vecino del fallecido.
54-El administrator provisional de la parcela donada atender a las ope-
raciones propias del gobierno, administracin y cultivo de la misma, proce-
diendo a la venta de los frutos con autorizacin del Fiscal de Partido cuando
result necesario.
6"-Designado administrator en el abintestato, o hecha la declaratoria de
herederos cesar en sus funciones el administrator provisional a que se refieren
las reglas precedentes, y el mismo rendir sus cuentas al Fiscal de Partido,
para que las traslade al nombrado judicialmente o a los herederos.
7--Los Juzgados y dems oficinas pblicas expedirn, libres del Impues-
to del Timbre y de cualesquiera otras cargas, honorarios o impuestos, las cer-
tificaciones que soliciten los Fiscales de Partido a los efectos de tramitar las
declaratorias de herederos de los dueos de las parcelas donadas.
8--La adjudicacin de la parcela donada, con sus aperos de labranza y
animals, frutos, mobiliario y utensilios a los herederos del fallecido estar
exenta del pago del Impuesto de Derechos Reales y del Impuesto del Timbre.
El Registrador de la Propiedad practicar gratuitamente respect de la par-
cela donada las inscripciones que originen el fallecimiento y declaratoria de
herederos de su dueo.
9"-Promovida la declaratoria de herederos directamente por parte inte-
resada en la herencia, o personada sta en el procedimiento iniciado por el
Fiscal de Partido, el mismo continuar actuando de acuerdo con las reglas
precedentes para la defense de los derechos de los herederos no personados.
Disposicin final.--lnica.-Este Reglamento empezar a regir desde el da
de su publicacin en la Gaceta Oficial de la Repblica.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a los 16 das del mes
de Enero de 1938.-Federico Laredo, Presidente.-Manuel Gimnez Lanier,
Secretario de Hacienda.
CONDONACION DE MULTAS POR INFRACCIONES SANITARIAS.-
Decreto Presidencial 96 (Gaceta 20 Enero).-En uso de las facultades de que
estoy investido por las leyes vigentes y a propuesta del Secretario de Sanidad
y Beneficencia, resuelvo:










ASUNTOS GENERALS


Condonar todas l;s multas que se han impuesto, y no se hayan satisfecho
hasta el da 31 de Diciembre de 1937, por infraccin de las disposiciones con-
tenidas en las Ordenanzas Sanitarias y Leyes, Decretos-Leyes, Decretos, Re-
glamentos, Circulares, etc., relatives a la material; exceptundose las penalida-
des impuestas por infraccin del Reglamento de Leche y sus products derivados
y dems adulteraciones que sean constitutivas de delitos contra la salud pblica
El Secretario de Sanidad y Beneficencia, queda encargado del cumpli-
miento de lo dispuesto en el present Decreto.
Dado en el Palaci, de la Presidencia, a los 2 das del mes de Enero de 1938.
-Federico Laredo, I residente.-Dr. Znn Zamora, Secretario de Sanidad
y Beneficencia.
ACCIDENTES DEL TRABAJO.-En la Gaceta de 25 de Enero de 1938,
se ha publicado el De!reto Presidencial 118, de 14 de Diciembre de 1937, po-
niendo en viior el "Catlogo de aparatos y dispositivos para la prevencin de
los accidents del trabajo".
PODER JUDICIAL: personal temporero.-Crdito.-Ley (Gaceta 1P Fe-
brero) (1).-A tculo 1.-Se concede un crdito de $36,000 para reforzar el
personal teitpo' ero d la Secretara de Justicia.
$20,000 se aplica*n al nombramiento (le dos empleados ms para cada
Registro Civil y los $16,000 restantes para reparar la falta de personal en la
Secretara de Justicia. las Audiencias y Juzgados de Primera Instancia e Ins-
truccin, segn lo denmanden las necesidades de cada uno.
Art. I;- El crdito que se concede por el artculo anterior, se tomar de
los fondos del Tesoro no afectos a otras obligaciones, incluyndose en los suce-
sivos Presupuestos de la Nacin.
Art. Ill.-Esta Ley comenzar a regir desde su publicacin en la Gaceta
Official de la Repblica.
Dada en el Palaci,, de la Presidencia, en la Habana, a 26 de Enero de 1938.
-Federico Laredo.-Enrique Alonso Pujol, Secretario de Justicia.



COLEGIO DE APA'ADOS DE LA HABANA

SOBRE LA LEY NOTARIAL.-La Junta General del Colegio adopt
estos acuerdos:
Primero: Que la Ley de 17 de Diciembre de 1937 brinda a la clase just
apoyo y por tanto la Corporacin la respalda.
Segundo: En cuanto a determinadas objeciones que a la Ley se han he-
cho, respect a algunos de sus preceptos, y que pudieran afectar la consti-
tucionalidad de dicha Ley, acuerda la Junta esperar la resolucin del Tribu-
nal Supremo de Justicia.
Tercero: Se design una Comisin integrada por seis colegiados, y pre-
sidida por el Decano, al objeto de que formule las peticiones que propicien las
ventajas adecuadas a la clase, sin perjuicio de los intereses generals, y some-
tan a la Junta de Gobierno las medidas que estimare convenientes.
La Comisin a q.ie se hace referencia quedo constituida en la siguiente
forma: Dr. Manuel Fernndez Supervielle, que la presidir y Dres. Mario Re-
cio, Eduardo Betancourt, Gastn Godoy, Carlos M. Raggy, Jorge Diago y Pe-
dro Gonzlez Mendive.

(i) Esta Ley ha sido suspendida su ejecucin por D. P. 184, Gaceta I' Febrero, hasta
que el estado del Tesoro permit su cumplimiento.










ASUNTOS GENERALS


LIBROS Y REVISTAS
LEY DE ENJUICIAMIENTO CIVIL, TOMO IV, POR EL Da. EDUARDO R. NEZ
Y NEz.-Habana, 1937.-Este tomo abarca la jurisdiccin contenciosa, o
sea, los arts 740 al 1426 de dicha ley procesal. Sigue el autor su plan inicial:
articulado, legislacin, jurisprudencia y notas. Va dando cima a su gran em-
peo, el Juez de Remedios.
EL ESPIRITU FRANCS Y LA NACIN CUBANA, POR EL DR. EMETERIO S. SANTO-
VENIA Y ECHAIDE.-Habana, 1937.-Como contribucin a la historic patria, ha
publicado el Dr. Santovenia este pequeo folleto en el que expone el inters
que Francia tuvo antao respect del suelo cubano. Son datos interesantes y
acuciosos los que contiene.
ANTONIo BACIIILLER Y MORALES, EL PADRE DE LA BIBLIOGRAFIA CUBANA, POR
EL DR. FERMN PERAZA Y SARAUSA.-Habana, 1937.-Contiene este folleto la
conferencia leda por el Dr. Peraza el 13 de Enero de dicho ao, en el Palacio
Municipal, correspondiente a la series sobre "IHabaneros Ilustres".
EL MOMENT CONSTITUTIONAL EN CUBA, POR EL DR. ALBERTO BLANCO Y
SNCHEZ.-Iabana, 1937.-Conferencia pronunciada en la Academia de Cien-
cias, bajo los auspicios del Colegio de Abogados, el 25 de Junio de 1936.
LA MASONERA ANTE EL MOMENT POLITICO-CONSTITUCIONAL CUBANO, POR EL
DR. PEDRO P. LLAGUNO Y UBIETA.-Habana, 1937.-Anlisis sinttico o com-
pendio de las "charlas" que pronunci en el seno de una logia local, es este
folleto, divulgadas con el propsito de que las ideas vertidas sean recogidas por
quienes puedan mejorarlas y llevarlas al terreno de la prctica.
DIVULGACIN Y PROPAGANDA EN FAVOR DEL PLAN TRIENAL, POR EL SR. EMI-
LIANO AMIELL, SECRETARIO DE GOBERNACIN. Habana, 1937. Este folleto,
como su ttulo lo indica, tiene por objeto dar a conocer las lneas bsicas del
program del plan trienal en sus distintos aspects.
AVENTURAS DE MIGUEL STROGOFF, CORREO DEL ZAR, POR EL DR. LUIS F.
NEZ Y GALLARDO.-Santiago de Cuba, 1937.-Adaptacin a la tcnica del
radio, en 14 episodios, realizada por el Dr. Nez, Magistrado de la Audiencia
de Oriente.
MEMORIAL DE LOS TRABAJOS REALIZADOS POR LA BIBLIOTECA MUNICIPAL DE LA
THAIANA..-Habana, 1937.-El Director de la expresada biblioteca. Dr. Fermn
Peraza, ha recopilado la labor de dicha biblioteca durante el ao econmico
de 1936-37.
EL JUBILADO.-Habana, Febrero.-Hemos recibido el nmero 19 de esta
revista, rgano oficioso de la Federacin Nacional de Jubilados y Pensionados
del Retiro Civil y que dirige el Sr. Camilio Garca Sierra, y correspondemos
cordialmente a su saludo para la prensa en general.
REVISTAS EXTRANJERAS.-Hemos recibido: Gaceta Judicial, Quito, Ecuador,
Julio-Agosto; La Justicia, Mxico D. F., Diciembre; Revista de Dercldo y
(iencias Polticas, Lima, Per, nmero 29; Los Tribunales, Mxico, 1). F..
Noviembre; La Revista dc Derecho, Jurisprudencia y Administracin, Mon-
tevideo, Uruguay, Diciembre.
OTRAS REVISTAS.-Tambin hemos recibido: El Siglo, Enero; Informacin
Fiscal, Febrero; Salud y Sanidad, Diciembre; La Jurisprudencia al Da, Oc-
tubre; Seguros, Enero; Revista de Tcnica Policial y Penitenciaria, Julio-Sep
tiembre; Revista de la Asociacin de Viajantes del Comercio, Enero; y Polica
Secreta Nacional, Enero; todas de la Habana.


MISCELANEA

MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el anterior nmero.
ha habido el siguiente:










ASUNTOS GENERALS


Subsecretario de Justicia.-Ha sido designada para dicho cargo, en comi-
sin, la Dra. Candita Gmez y Cals, mientras dure la licencia electoral del
propietario Dr. Miguel A. Cspedes y Casado.
Magistrado.-Ha sido nombrado para la Audiencia de la Habana, el doctor
Domingo Macas y Navarro, que fu Juez Municipal de esta capital hace
anos.
Traslados.-Ha sido trasladado, a peticin, al cargo de Juez de Instruc-
cin de Sancti Spritus, el Dr. Ignacio Garrido y Vzquez, que lo era de
Guantnamo.
-Tambin al cargo de Juez de Primera Instancia e Instruccin de Ba-
yamo, el Dr. Marcos Ortega y Daz, que lo era de Baracoa.
Ingreso.-Ha sido nombrado Juez Municipal de Campechuela, el doctor
Miguel Garca y Calella, opositor aprobado.
Jueces Municipales.-Han sido nombrados los Sres. Vctor M. Perea, de
Alonso Rojas; y Roberto Agramonte, de Francisco.
Juez Municipal suplente.-Ha sido nombrado para el Centro, el Dr. Jos
M. Sarasa y Aldama.
Juez Municipal primer suplente.-Ha sido nombrado el Sr. Arcadio de
Armas, de Caseorro.
Jueces Municipales segundos suplentes.-Han sido nombrados los seo-
res Jos Gmez, de Candelaria; Angel Guarton, de Camarones; y Ren Mar-
tnez, de La Salud.
Permuta.-Ha sido aprobada la concertada entire los Sres. Carlos Guigou
y Enrique Puri, Jueces Municipales primeros suplentes de Pipin y Arroyo
Naranjo, respectivamente.
Nombramientos rehusados.-Se ha tenido por tal los hechos a favor del
Dr. Ral Baizn y Gonzlez, de Magistrado de la Audiencia de la Habana;
del Sr. Manuel Perea, le Juez Municipal de Alonso Rojas; y del Sr. Horacio
Meruelo, de Juez Municipal de Campechuela.
Renuncias.-Han renunciado sus cargos los Sres. Pantalen Almanza,
Juez Municipal de Iguar; Juan T. Fernndez, primer suplente de Isabela
de Sagua; Jos R. Castro, primer suplente de Artemisa; y Oscar Rodrguez,
primer suplente de Roque.
Transferencias.-Se ha concedido una de $450 del captulo Alquileres de
los Juzgados y del Tribunal de Urgencia para el de Imprevistos del Poder
Judicial.
Causas, expedientes, etc.-El Fiscal de la Audiencia de Matanzas ha es-
tablecido querella cont ra el Juez Municipal de Agramonte, por no haber ad-
mitido una recusacin y conocido del juicio contra el recusante.
-El Fiscal de la Audiencia de la Habana interest para el Secretario Ju-
dicial Sr. Arturo Rauc-lhmann, 1 ao, 8 meses y 21 das das de presidio en causa
por estafa.
-Se ha iniciado causa contra el Juez de Primera Instancia e Instruccin
(le Puerto Padie. la Ique instruye el Magistrado Dr. Ricardo Daz y Olivera.
-El Tribunal Supremo confirm la sentencia de la Audiencia de Oriente
que alb('l: ;il Ofici;:: del Juzgado Municipal de Mayar Enrique Euridi,
del delito de malversacin y lo conden por estafa.
-La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo absolvi al Juez Municipal
primer suplente de MAlyar, en el expediente de separacin que se le segua.
Varias noticias.-La Asociacin de Estudios Jurdicos acord abogar por
la vigencia del Cdigo de Defensa Social; por la confeccin del Cdigo Penal
HispanoAmericano; mnjor dotacin para el Poder Judicial y creacin de
los Tribunales para Menores.
-El Juzgado Municipal de Guantnamo en 1937 radic 831 juicios ver-
bales; 127 asuntos Jurisdiccin voluntaria; 687 accidents del trabajo; 1,621
delitos; 928 faltas; 1,679 exhortos y cartas-rdenes.-Total, 5,873 asuntos.










ASUNTOS GENERALS


-El Dr. Jos A. Vzquez Bello ha sido nombrado Auxiliar de la Fiscala
de la Audiencia de Santa Clara.
-El local del Juzgado Municipal de Santa Luca fu destruido por un
incendio, salvndose la documentacin.
-Una Comisin de temporeros del Poder Judicial interest del Secreta-
rio de Hacienda la situacin de $36,000 para satisfacer sus haberes.
-He aqu la nueva distribucin de Juzgados de Instruccin entire las
Salas de lo Criminal de la Audiencia de la Habana: Sala Primera: 1l Seccin,
Guanabacoa, Bejucal y Regla; Sala Segunda: 21 Seccin y Gines; Sala Ter-
cera: 4a Seccin, Jaruco y San Antonio de los Baos; Sala Cuarta: 3a Sec-
cin y Marianao; y Sala Quinta: 59 Seccin, Isla de Pinos y Urgencia.
-La Audiencia de la Habana declar comprendido en la amnista al
Sr. Mario de la Torre, ex-Secretario del Juzgado Correccional de la 49 Sec-
cin, que fu condenado por malversacin.
-Tambin comprendi al Sr. Fernando de la Torre, ex-Secretario del
Juzgado Municipal de Regla, condenado por igual delito.
Causas radicadas.-Durante el ao 1937 los Juzgados de Instruccin de
la Repblica radicaron el siguiente nmero de causes:


1.-Seccin 4, . . . .
2.-Cienfuegos . . .
3.-Norte, Santiago de Cuba
4.-Sur, Santiago de Cuba.
5.-Seccin 53 . . ...
6.-Seccin 2 . . ...
7.- uantnamo . . .
8.-Camagey . . .
9.-Santa Clara . . .
10.-Holgun. . . . .
11.-Marianao . . . .
12.-Seccin 3a . . . .
13.-Gines . . . .
14.-Palma Soriano .. ..
15.-Remedios . . . .
16.-Matanzas . . . .
17.-Seccin . . . .
18.-Sancti Spritus .. ..
19.-Sagua la Grande .
20.-Bayamo . .. ...
21.-Mayar . . . .
22.-Crdenas . . . .
23.-Manzanillo . . .
24.-Banes . ......
25.-Ciego de Avila . .
26.-Victoria de las Tunas .
27.- Coln . . . . .
28.-Morn . . . . .
29.-Guanabacoa . . .
30.-San Cristbal . . .
31.-Puerto Padre . . .


1.413
1,340
1,263
1,246
1,177
1,136
1,102
994
943
908
883
843
762
755
748
676
654
633
623
572
538
524
511
469
468
439
428
410
381
335
308


32.-Consolacin del Sur .
33.-Bejucal .. .....
34.-Pinar del Ro......
35.-Guanajay .. ....
36.-Florida .. .......
37.-S. Antonio de los Baos
38.-Alacranes .. ....
39.-Baracoa .. .....
40.-Trinidad .. ......
41.-Pedro Betancourt .
42.-Regla .. ......
43.-Santa Cruz del Sur.
44.-San Juan y Martnez..
45.-Jaruco .. . ....
46.-Artemisa .. ....
47.- Gibara .. ......
48.-Guan .. . .....
49.-Nuevitas ........
50.-Isla de Pinos .. ...


Total. .. 27.483


1.-Audiencia Oriente . .
2.- ,, Habana . .
3.- ,, Santa Clara. .
4.- ,, Camagey. .
5.- ,, Matanzas. .
6.- ,, Pinar del Ro.


8,520
8,244
4,521
2,439
2,102
1,657


Totales. 27,483


De las 8,244 causes criminals radicadas por la Audiencia de la Habana,
correspondent 1,956 a la Sala 1P; 1,898 a la Sala 2.; 2,590 a la Sala 3'; y 1,800
a la Sala 49.
En 1936 se radicaron 29,856 causes, o sea 2,373 ms que en 1937.
Sentencias.-Las Audiencias de la Repblica durante el ao 1937 dicta-
ron las siguientes sentencias:










ASUNTOS GENERALS


1.-Habana . . . Criminales: 1.425; Civiles: 1,188. Totales: 2,613
2.-Oriente .. ,, 1,632; ,, 875. ,, : 2,507
3.-Santa Clara . . ,, 825; ,, 89. ,, : 914
4.-Camagey. . . 639; ,, 90. ,, : 729
5.-Matanzas . . 282; ,, 61. ,, : 343
6.-Pinar del Ro . 258; ,, 46. ,, : 304

Totales. .,, 5,061; ,, 2,349. ,, 7,410
De las 1,425 sentencias criminals de la Audiencia de la Habana corres-
ponden 317 a la Sala la; 330 a la Sala 2a; 465 a la Sala 3a y 313 a la Sala 4'.
De las 1,188 seniencias civiles de la propia Audiencia, corresponden 394
a la Sala 1" y 794 a la Sala 2Y.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-Du-
rante Diciembre tuvo los siguientes ingresos: saldo anterior, $25,551.39; multas
correccionales, $4,656.31; multas de Urgencia, $556.68; descuentos, $13,733.63;
Registro Civil, $11,511.54; sobrantes, $1,266.40; fianzas, $924.84; multas tes-
tigos, $147.07; licencias, $51; y correcciones, $24.95.-Total, $58,422.81.
Y tuvo los siguientes egresos: jubilaciones y pensions, $34,247.09; perso-
nal, $187.50; material, $27.25; viticos, $5.40; devoluciones, $6.45; saldo,
$23,949.12.-Total igual, $58,422.81.
La Comisin abon a los jubilados y pensionistas el mes de Enero con
el 75 por 100 de sus acreencias.
COMPAIAS DE FIANZAS.-La Secretara de Comercio hace saber
(Gaceta 7 Febrero) que estn autorizadas para prestar fianzas las siguientes
compaas: La Alianza, Compaa de Fianzas Boston, La Comercial, El Co-
mercio, Compaa Cubana de Fianzas, Cienfuegos, Compaa Cubana Ameri-
cana de Seguros, Fidelity and Deposit Co. of Maryland, Compaa General de
Fianzas, Compaa de Fianzas Londres, La Insular, Italia, Liverpool and Lon-
don and Globe Insurance Co., The Mariland Casualty Co., La Mercantil, Com-
paa de Fianzas Nueva Inglaterra, Orbe, Previsin Social y La Unin Na-
cional.
FALLECIMIENTOS.-Han fallecido: los Dres. Rodolfo Armengol y Me-
nndez (le San Pedro. Enrique Rodrguez y Fuentes y Severino Gmez y Lo-
redo, abogados de esta capital; el Procurador Sr. Euregio Rodrguez y Daz,
tambin de esta ciudad; y el Dr. Fernando Gonzlez y Veranes, Registrador
de la Propiedad que fu de Guanabacoa.
COMPRAMOS.-Colecciones de REPERTORIO JUDICI\L de los aos 1925 y
1928 y las pagamos a OCHO PESOS cada una. Tambin nmeros sueltos de
esos aos y de Enero de 1929, a PESO.-Calle 28 entire 51 y 7a Avenidas. Re-
parto Miramar.-Telfono F. O. 1344.
NOTICIAS VARIAS.-En breve se publicar una obra titulada "La nu-
lidad en el derecho privado", debido al Dr. Alberto Snchez Ocejo, Abogado
y Notario de Gines.
-La Facultad de Derecho est organizando un homenaje a la iiem(,in
del que fu ilustre Catedrtico Dr. Jos A. del Cueto y Pazos.
-Los Dres. Manuel Dorta Duque, Carlos F. de Armenteros, Augusto I.
Canosa, Julio Le Riverand y Julio Morales, nos participan que han instalado
su studio en Habana 51, altos.
COMPAIAS ANONIMAS.-La Sala de lo Contencioso Administrativo
y de Leyes Especiales, por auto del da 12 de Febrero de 1938, resolvi lo si-
guiente:
Considerando: que el Secretario del Trabajo rechaz el recurso de apela-
cin interpuesto por The American Agricultural Chemical Co. contra la reso-










ASUNTOS GENERALS


lucin que dict en 31 de Mayo ltimo confirmatoria de la de la Comisin de
Inteligencia Obrera del Puerto de la Habana, resolutoria de la denuncia pro-
ducida por el Inspector Jos Valds Gonzlez contra la mencionada compaa,
con el fundamento de que actuando en este caso el mencionado Dr. Brito en
representacin de una sociedad annima, incluida evidentemente en el art. 3v
del Decreto-Ley 842 de 1936, no era admisible el document acreditativo de su
personalidad, sin que justificase al propio tiempo la inscripcin de la compa-
a annima de que se trata en el Registro Central de Compaas Annimas
que corresponda a su domicilio en esta ciudad, conforme ordena el precitado
Decreto-Ley.
Considerando: que tras disponer el art. 39 del Decreto-Ley 842 de 1836 la
inscripcin de las compaas annimas en uno de los Registros que establece,
segn proceda, el art. 99 del mismo cuerpo legal precepta que no ser admi-
tido en los Tribunales ni por las autoridades ni en las Oficinas del Estado,
Provincia o Municipio document alguno relative a una compaa annima de
las comprendidas en dicho Decreto-Ley sin justificar su inscripcin en el Re-
gistro Central o en el Provincial correspondiente a su domicilio, de lo que se sigue
que para tener por parte a quien comparezca ante los Tribunales, Autoridades
u Oficinas del Estado, Provincia o Municipio en representacin de una de esas
compaas ha de justificar para que sea acogida su personera que la entidad
a quien represent est inscripta en uno de aquellos Registros, ora porque cons-
te del document mismo con que pretend acreditar su personalidad, ya porque
present otro acreditativo de la repetida inscripcin.
Considerando: que no habiendo justificado en forma alguna ante el Se-
cretario del Trabajo el Dr. Wifredo H. Brito al personarse e interponer el
recurso de apelacin originario de esta resolucin que la compaa annima
que representaba se encontraba inscripta en el Registro correspondiente, es
incuestionable que fu bien rechazada su personalidad y acertadamente decla-
rado insustanciable el recurso de apelacin que pretendi interponer, por ser
presupuesto procesal de todo recurso o accin la capacidad del que lo present
o la ejercite, sin que convalide dicha omisin que ante este Tribunal se haya
aportado con posterioridad esa justificacin.-Sres. Llaca, Domingo, Cantero,
Piedra y Torres (Ponente).
COMPAIAS ANONIMAS.-En la Audiencia un Procurador compare
ci a nombre de una compaa annima y se le tuvo por parte, no obstante no
haber justificado que dicha compaa estaba inscripta en el Registro corres.
pondiente. Habindose interpuesto recurso de casacin, el mismo Procura-
dor compareci en el Tribunal Supremo sin justificar dicha inscripcin y se
le tuvo por personado, y suplicada la providencia, la Sala de lo Contencioso
Administrative desestim el recurso con estos fundamentos de su auto de 29
de Noviembre de 1937:
Considerando: que la obligacin de inscribirse las compaas annimas
en el Registro de Compaas correspondiente, es semejante a la establecida en
los arts. 118 y 119 del Cdigo Mercantil, y, no obstante los trminos explcitos
al respect de que para la validez y eficacia de los contratos entire las compa-
as mercantiles y las personas ajenas a las mismas, se require, entire otros
requisitos, que las compaas estn inscriptas en el Registro Mercantil; el cri-
terio jurisprudencial de este Tribunal Supremo se ha pronunciado en el sen-
tido de que si se ha reconocido su personalidad en juicio o fuera de l, "aun-
que la sociedad no se hubiera constituido por escritura pblica, ni inicripto
en el Registro Mercantil", no puede impugnar su personalidad el que la haya
reconocido, segn se ha declarado desde la sentencia nmero 15 de 19 de Sep-
tiembre de 1902; y en el caso de autos as acontece, porque el poder que ha
sido sustituido al Procurador Villaverde es el mismo sustituido al anterior
represcentante de la propia compaa y que se acept por la parte ahora inter-
pelante en la segunda instancia del litigio, sin que en la aludida instancia se










ASUNTOS GENERALS


acreditara la inscripcin del poder utilizado, ni la inscripcin de la compaa,
;1o obstante regir ya l Decreto-Ley que se invoca.
Considerando: que el defecto que se imputa a la Compaa Securities and
Real States Co. of Cuba es el relative a career de las cualidades necesarias para
comparecer en juicio, o sea el incumplimiento de un requisito de forma repu-
tado esencial para completar su personalidad jurdica o capacidad, y esto es pre-
cisamente lo que constitute una de las causes de impersonalidad del actor; por
lo que no sindole lcito al impugnante del provedo en cuestin atacar la per-
sonalidad de la sociedad representada por el Procurador Villaverde, que es lo
que en realidad conslituye el objeto del recurso, por las razones antes consig-
nadas, no puede basar su recurso en el incumplimiento de la susodicha forma-
lidad.-Sres. Llaca, A.ndreu, Dn ingo (Ponente), Cantero, Piedra y Torres.
Voto particular.--Considerando: que tras disponer el art. 39 del Decreto-
Ley 842 de 1936 la inscripcin de las compaas annimas en uno de los Re-
gistros que establece, segn proceda, el art. 9' del mismo cuerpo legal precepta
que no ser admitido en los Tribunales, ni por las Autoridades ni en las Ofi-
cinas del Estado, Provincia o Municipio document alguno relative a una
compaa annima de las comprendidas en dicho Decreto-Ley sin justificar su
inscripcin en el Registro Central o en el Provincial correspondiente del do-
micilio, de lo que es visto que para tener por parte a quien comparezca en este
Tribunal a nombre de una compaa annima en mrito del poder que a ese
efecto present y a virtud de un recurso de casacin admitido en que sea parte
la expresada persona jurdica, es necesario para admitir tal document que se
acredite a este Tribunal que esa sociedad annima est inscripta en dicho Re-
gistro con la oportuna certificacin, a menos que conste de los autos elevados
que la tal compaa est inscripta.
Considerando: que tratndose de una compaa annima, no estando acre-
ditada en los autos su referida inscripcin, ni habiendo acompaado el Pro-
curador que a nombre de la compaa compareci, justificacin de la inscrip-
cin, la personera en tal forma haca inadmisible el document, y que prescin-
dindose del mismo, qued sin justificar el carcter y facultades de quien a su
nombre intent personarse, dentro del trmino del emplazamiento, lo que obli-
gaba a declarar desierto el recurso de casacin de acuerdo con express precepto
legal, y en esta oportunidad, a virtud del recurso establecido, debe reponerse
la providencia suplicada y disponer lo que sea procedente.
Considerando: que a ello no obsta la actitud de la parte aqu recurrent
durante la sustanciacin del pleito en la Audiencia respect de la compaa a
nombre de la cual ha comparecido el Procurador Villaverde, la que no reclam
en dicha instancia contra la no inscripcin de la compaa y la personera del
Procurador que en s, nombre compareci en ella; porque aparte de que aqu no
se trata de una cuestin de personalidad, sino de la debida o indebida admisin
de un document pr'sentado a nombre de una compaa annima, sin que se
haya acreditado que sta est inscripia en el Registro correspondiente, la no re-
clamacin referida pr la parte aqu recurrent en la primera instancia en nada
puede influir en la admisin del document de que se trata, ya que el Tribunal
tiene que cumplir el art. 9'' del Decreto-Ley 842, en todos los casos, por impe-
rativo e ese cuerpo legal.-Sr. Llaca.
COMPETENCIA.-Registro de Extranjeros.-La Sala de lo Criminal del
Tribunal Supremo, por auto 256 de UL le Noviembre de 1937, ha resuelto lo
siguiente:
Considerando: que segn lo dispuesto en el art. 15 del Decreto-Lev 788
de 1934, tal como qued modificado por el Decreto-Ley 532 de 1936, todo ex-
tranjero que no participe en forma fehaciente, al Jefe del Registro de Extran-
jeros, cualquier cambio de domicilio, dentro de los 10 das siguientes de haber
ocurrido, incurrir en multa de $1.










ASUNTOS GENERALS


Considerando: que conforme al art. 21 del Decreto-Ley 788 de 1934, tal
como qued modificado por el Decreto-Ley 532 de 1936, la infraccin del
art. 3" del primero de los Decretos-Leyes citados, tanto al dejar de inscribirse,
como por no obtener las renovaciones dentro de los trminos legales, ser casti-
gada con $1 de multa.
Considerando: que en el caso de autos el acusado aparece haber incurrido
en la multa de $1 por no haber notificado el cambio de domicilio (le los traba-
jadores que de l dependent en el establecimiento de bodega a que se refiere la
certificacin de lugares obrante en el rollo de esta cuestin de competencia, as
como tambin aparece tambin que no se ha efectuado la inscripcin o renova-
cin en el Registro de Extranjeros dentro del plazo de ley, bien del acusado o
de los que trabajan bajo sus rdenes, y como quiera que el prrafo 4' del art. 21
del precitado Decreto-Ley previene expresamente que si el extranjero dejare de
cumplir lo requerido en la notificacin de multa dentro del plazo seialado se
remitir el expediente al Juzgado Correccional respective para la celebracin
del correspondiente juicio, procedimiento ste que, conforme al prrafo 69 del
propio art. 21, se emplear tambin cuando la multa se imponga a los patrons,
propietarios, gerentes, administradores, etc., por su falta de cumplimiento del
referido Decreto-Ley 788 de 1934, tal como qued modificado por el 532 de 1936,
es visto que la competencia para conocer del juicio 1377 de 1937, de la radica-
cin del Juzgado Correccional de Cienfuegos, correspond a esta autoridad
judicial, puesto que no cabe duda alguna de que el espritu del legislator ha
sido remitir a la jurisdiccin ordinaria cualquier infraccin que se conmeta en
el cumplimiento del consabido Decreto-Ley, a fin de obtener una mayor efec-
tividad en la sancin impuesta, si por la va administrative no se logra esta
finalidad.-Sres. Llano, Duval, Mora, Tabo y Rodrguez.

REPRESENTACION EN JUICIO.-La Sala de lo Contencioso Adininis-
trativo y de Leyes Especiales del Tribunal Supremo, por providencia del da
3 de Febrero de 1938, resolvi lo siguiente acerca del art. 12 de la Ley de 17
de Diciembre de 1937 que dispuso que las parties fueren representadas por
Abogado o Procurador en los asuntos judiciales:
"Dada cuenta con el anterior escrito de Jos Mara Vzquez Castro, que
comparece en el recurso interpuesto contra resolucin del Directorio de la
Caja (le Jubilaciones de Empleados y Obreros Ferroviarios y Tranviarios.
no siendo de aplicacin al caso el art. XII de la Ley de 17 de Diciembre de
1937, today vez que no puede dicho asunto, dada su ndole social, estimtarse
que es el asunto judicial a que se contrae aquel precepto, se le tiene por per-
sonado. Lo acord la Sala y rubrica el seor Presidente. Certifico.-Llaca.-
Ante m, Gustavo Gispert.-Al margen: S;es. Llaca, Domingo, Cantero, Pie-
dra y Torres.
Voto particular.-Los Magistrados que suscriben, salvan su volo en el sen
tido de que s es de aplicacin la Ley de que se hace mrito, porque la condi-
cin de judicial, la de atribuirse a un asunto como ste del cual conoce la Sala
en su funcin de Sala de Justicia.-Habana, 3 de Febrero de 193S.-Andr.s
Domingo y Carlos M. Piedra.

REGLAS DE DERECHO.-277.-Lo que al tiempo de haberse fu volun-
tario, despus de hecho es necesario.
278.-Lo que el legislator no se reserve, se entiende concedido.
279.-Las disposiciones introducidas durante la tempestad de la guerra,
deben adormecerse en la calma de la paz.
280.-Lo que se ha introducido contra razn de derecho, no debe exten-
derse a otros casos.













REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripcin annual, $ 7.00 Nmero suelto. ... $ 0.70 Anuncio Directorio $ 2.00


AO XIV. HABANA, MARZO DE 1938 NUM. 3



DE ADMINISTRATION

1)4eblo al in1eiiilio que desiruy los ;ila eres tipogr'ficos de los seiores
liali:lia louza v (';. (oiion Ide se iiiililiiiil esa;i revista desde su filu dacini,
lo que riii rr l d ( iii 1) del actual times, lUnando ;i est;i.a :asi coilipuesto el
inimerII corres)'o( die( i al presI' en' arzo,' huilio lle 'iproede'r a la inueva
coiil'e iii de ( esie n1U tero. l I|I sl l; h nl setuilo< por di lios sefi res ven-
ci'endo las ii'irultades que s>' Ir' Jlui iri! (' l li yI roganos o i todos mlu st roi)
l'av(:re edo(res se sirv:in e'x\ n sa1r (]il(|ui'ii'r I i. i u Ie advieltan n la
onlt''e eii' oi inlpresinl d:, es- a i ediiin.



LA PRESCRIPTION EXTINTIVA

I.

1.-CO)NCE `TO(.-- Es rrl;iiv:ionic r ri. l l studio de la |resi ri|r
(in extintiva, tiiio iiusljituciiin ditinlia le la Ii isnc;ilni S;viOgiyI : "Sistemi:a
del l)cr'i, o li oiutiiiio" -a (qiicn lai d(l triiii a jiUidica -ignii en slus firl'na-
ciones- dleni:ostri el error d(o atrilhnir a; l)]e'lchlo liomiano el studio de airi
)a;s ilistitlii ioii e.s delitr o de ese (e i(o('epo iu itario; fur ; la lo-.a, la que coni
1'undiendi o !" vez "Pr tesriipt i" -(qiie lora.lnli en el dereliho formulario
laIril dle' n i ri1lr o l e excep ".i>ne.s leni!dio que tellna por obj(eo desi'.ia
la perddl o ad: isiein de los der plos p|or tr 1 aisiirso del tien)po y co-
loIc bajo ese eoim e|tlo. ilectivo, ;ialil rio lts iins ilneio e- ii jrI dii s dis is-
miles. D), los 'losh.ado ',es. lal erriir f i tlsli!dat lio a los derehos ('aonin' o y
(e! ianii o, y" de all, ; virtuil del in'fluiijo d la I E c a de D)ereelio N'tliir;l,
ni los kdisia s, de Fr (niia (ait. )' e .. llalia (tat. 1S95 e. e.) y Esp)aa
(arl. 1930:) e. e.).
lia infliencia ie Sa'vi']iy. d tieri iiii o |ile l di l nii a iromii!itpe i cin 1
eriter'io de la (i losa y estalelici ra e esl mlio s;iipa radl o ---colio lo lian ll eeh
los (odi'os civi(i aleiI:iin sliZo, coii de las dos institu 'iones, no sulo p r sl plil''reren ,unoiiini ':,ti. sino. mpriin -
p:dtnl:eit'. por 1 Inlgai'e dedi o ;i su ('--t dio. .\' el C('dii Civil tlenii ,
estudia la Iirescriip iii en la ParlI ( ienera \l ey sIlizo (ni el (''tligio de Jla
Obligaciones, y la VUsev.apidn la triatani al estudi( par'tiii ulaarmclte, cada de-
reclo al que result dl aplicacin.











ASUYNTOS GENEWRLEP


Se ha dicho, y con razn, que definii es limitar. En efecto toda defini-
cin, cuyo objeto es exponer en poetas paIblras el cont nido de una inlstilu-
cin, es muy difcil que logre obtenerlo sin devenir en una enumeracin de
caracteres, o resultar diminuto su coneito. por falta de algiuna de sus ca ac-
tersticas. Teniendo en cuenta, la verdad il d esta afirnacin. los romanos.
pueblo eminentement, prctico. establecie'n 'imo poslulado fundamental d
sus Cdigos la regla: "Omni definition in jure civil. periculo A pesar de lo expuesto, trataremo, de esbozar nn concepho de la pres-
crincin y diremos, aus es un medio de extincin de las aeciones por la in-
existencia de causa interruptora, durante el lapso determiniadl por la Ley.
JI-LA PREiSCRIPJ(!ON Y LA (CADITI'(D)AD-Es necesario delimitiar
el mbito de la 'presriplcidn, distingunieiidot a de variant instilueiones fines n
la misma y que, colrienllifemnite -coino secede e(n inuestro derecho- so1i con-
fundidas con aqueltla, al objeto de powder conoter, en ciualuier caso, cundo
nes eneontr-'nmos frentp n una o frente a oira.
Fu Donuello el primer en distiniguir a la Ireseripeini doe s;-i institwi
ciones anlogas, diferenciando de ella a la l l amnadas acione' temponales,
que eran las que prescriban por on motivo itrinseco: expiracin de] plano.
Recientemente Grawein. ahondando c esos es studio 1a eiicrntirado, y
dislineu ido de la prescripein, a la g eessiii instituiciones: riilm' nro, ;a !'-
ducidad -temporalidad- son derechls lue nacen con una duracin limitada.
por lo one al demirso del tUrmino, desi parl en. sin ne iridad d (in' e;ista
un hecho enervador del derecho. El iotlivo de su extincin se debe a su
carencia de fuerza para sobrevivir a un "dies fatalis''. Su irminio, dice
(Grawein, es rnin eonsuein. nunea una abo'licin: y segundo, el plazo pre-
elusivo: !e derecho no existed si io se' realize el acto, al que debe su naici-
miento. dentro del plazo sealado. No tiene, nunca. per objeto evitar la
anulai n de un derecho, sino, al contrario el que uno se engendre, 1h'inilan-
do la posibilidad de adquiirrlo a iu realiza'in dentro del plazo ipeelusivc.
El nerju'icio (ne s<' sufre es la frustracin de un dereclho el vas do consti-
tucin.
Tai ditictin no ha sido admlitida en la doctrine, la que so limila a dis-
linu'u : in Alemania, la prescripcin y l lemipomralidad; en Frania, la 'pros
crincin y la dchlance, y en Italia. la prescripcin y la decadenza, por con-
sidlernrse -iFadda y Brenza. notas a la Iradunein italiana de ls ''P`anjiiectas'
1de WTindsci eid- que la distincin es tin sutil que carece de trascendencia
ipretica. 'tor tratar d" separar institucionei : pries kipei|n y plazo precnlsivo
que. si no idrlti;.as, se ".semiejan en formia extraordinaria.
,Las ,iflerencias rales, aparte l;s expiiestas por Grawein y las crtinas
aeei al de Rostnbert'. que existen nitre la irescripl in y i l a, lducidad, qu,'
ldenii:estr 'n 'l n ecesidai de su esludio, comoi instifli ciones diislinas. soni:
ir'niieiro. que en 1:1 caducidad el de ire no i nace conii vida liinitada, d" iiodo tal
que se ext;lngule fatal, ;' inelludibleli ent e, por el Iransieurso del licilipo, en
anto. que en la pres:rip ion es lneearia la preselincia de 1l'o e'lii llnto. de
e'iricl r exte'rno: iii cripein, parc i podrail ser apreciada por el Jlez necesita d(le la previa intiincia
y solic;tud de la piarle a quien la de 'avoreier --no ihabindose invocado l
prescripcin, no es possible al Tribunal dicutiil' (T. S. de ('Ciba 12 de Nov.
de 1930 y T. 8. de Espa ia 18 de Junio de 1912); ni tampoo,. c:iindo no sc
propone oportunaninte (T. S. de Cuba 19 de Marzo de 1912 y T. 8. de Espai
22 de Noviembre de 1911)-, mientras que la caducidad por motivar su ex-
tincin ui hlecho intrnseco, inevitable, debe ser declarada de oficio; y ter-











ASUNTO&- G&ENFSRALES


cero, la brevedad del plazo, al fin del cua!l se produce la caduiidad; frente a
plazos largos, que, generalmiente, informan a la prescripcin.
Nuestro Cdigo pI'r falta de un acabado concept sobre esta material,
carece de mn eriteriio (efinido, lo que determine que confunda, lamentable-
mente, ambos vocablos.
Ejemp1ls de 'aducildal los entontran:os 0 n iel tieiipio dado para ejcrti-
lar: la aicin de rescislin por vicio reldhibitorio n la venta de animals; la
aciin de reconoceiiento de la paternidad: la accin revocatoria de dona-
ciones por casa de ingratitud; 1a aciin para ejereitar el retraclo -el T. S.
de Espaa, 8 de Abril de 1920, la titula pirescripcin--; bis acciones que a is-
ten al tutor y al pupilo por causa de la 1utela--: la aeein para impug'nar la
legtiimidad del hijo- I T. S. de Espma, 20 de Marzo de 1919, la enusidenr
prescripcin especial, i te. Caso- de lprese ipein, l ;s a eioues reales sobre
biene, inmuebles: las icciones rieale sobro, ienes imueles: la accin para
p)edlir el ,l, do lde mla 'ienllta corriente; 11 ae:in para pedir el eniii liirieni o
de una eijecutoria, ele.
111- IIS'TOlilA.- Ia inistitu, ii n iii( estudiamos parece, por su noibre,.
de origeu griego. sin mlargo, done la neIonil ramos, primeramente, es en
las leyes romanais. cumlprediinllosele deltro de la Frmiula, va en favor del
ldeiandante -praescriptio p)ro acto(re-, ya en beneficio del delmandado
-praescrillio pro-reo---, conseivanldo, inm; tarule. para s, y coiio propio y
exc dlusiv o de ella. !,a (ddomin iai de' I raesci 'i|itio.
Las acciouns 'rlealas por el Derecho Romano eran perlpetulas; (co(ies-
imiodi a! Pretor deter'minar que el no uso de las ac(,iones -la mayora de
,llas- concelidi a por ';. pi duc(ai su extincin por el tr'ia seurso del tiemt!po.
sin que pueda conioeetr', pese a las 'expossicionsi de Paulo y (ayvo en ese 'n-
tido, el carcter diferec ial dee ese criteria.
La re'la de la preeriplcin de las u c, iones, e-tiablel iai de tmoio o m 'eier i
se debe al D1)eeho REomano moderno, egla qule a pesar de la e1aili'i'aein
liedha poir ,Justiniano Id la p)rescri)c'in, de iin:pini i prli'esidiimi, I'u c, ompre
diicda. p el 1, ( n e' Corpus ,Ii ris, tou:indola ide i u a deeretal de Teodosio
-L. 3 (o. lde p)roes illptione, VII 3)-- sn :iit do al a la vidla del der'c'h
la institucin que ihaira de m1re .r el litahdo d-(asiLlori>- de piatrona
.'eneris hlini iiii, come i etameu te regllada, requirielndo ii a su existent ia :
priiiiero, exigiilll ad de, la io lig eiin: se( iiun(lo, transci rso dele terniiiio, y
lereiro, iiintei rupleii n de la ri I' ri'i ei y estableciendo la regla an vi-
g'irte en loi dereelihs frani's e italialno -aigere non valenti, n( on curril )pres-
crilptio.
En i'gia'ers tieriiis pl)iede deirse qiie tom eart- dle naturaleza la ex-
presala institci'n en nuestro derelcho -el espaiol- al lravi(s del Fuero
Real -Ttulo 11, Libro 2- y de las Partilas -Ttulo 29. Partida 3a.-, yi
que e1 rt'(quisito de la luiena (e, oeu lll'iiila durante la prescrilpein, exigida
por e' Derelcho Cannico, no 'Iloi p:ir la adquisici' n (d' la reim alienamt, sino
an para liberarse el dliedor de las oblizaeiones., noi f'ruiitilfie e n esras
loyes; h li n ()il rdenai iienti d" Ale al vierdideri a teicedente. propio. dele
actual Cd'igo (ivi '1 a st. respecto, (yo Ttulo IX: Fasta quanto duran lan
demandil s liersoiiale', establece iodifiei ;'i-iilones de al;l in relieve, en ]as leye's
romanas injertadas, ,a:i literalienle, en las Partidas.
Nuestro Cdigo ('ivi' al reguiilarla a liit a seguir al (Cdigo de Napio-
letn y al italiano, dilere!iic ii se, p)riiicipalii inle, al no, aldmil'ir la inpres-
eriplibilidad de las ac- ionei y de'echlis peri necientes a los incapaces y a
consignar el nmomento del naiciniento de la prescripcin, muy confuso en
dichos textos legales.











ASUOTOE GENERALEg


TV.-NiATTURALEZA.-Las ms imn)ortantes entire las diversqs teoras
expuestas para explicar la naturaleza de e.sta instituci6n son:
,n\ Presuncin de liberacin. ITa sido exppesta por Mourlon : "Tepe-
tif;ios e'ritfs sur le lroisiente examen du Code Napolen";: para este :iutor
la nrecerincii noi e una causa dr xisa t n e xtinc de las olliacioies. sino. sii-
pleeine ie. ia presuncin eslabllcidla p; r la eI'v d' ;la exisfte eia d of r.i anusa
qile l-a cI x exiinguido.
hl Es un iredio d1 cxtincin. !Para Laurenlt: "Principios de Derecli,
CiviF". Plniol: "Droil Civil". y la mavoria de los autores, la prescripeiAn
' un modon Ce extincin de la;s obligaciones,,. tan perf-ect comi, el 1na'o, la
Lomnensacion. etc.
Las dudas acerca de su naturaleza imeden presentarse en la doctrine
extra iora', ner no ien mieiro dere lo. Il o ser sunlament, precise el arl. 1930
del CAdi'o Civil. qine estableve: lailbien -e exiin'nitlien del propion imodo, por
la lprescri.h#i:n. 1 no dIoi reclos y at;cion' s id e l ceialuielr (lase lque sean.
Y. -T% MNTO. MNTO.La pirtsrinciin. a pesar de -n regulacin en to-
das las leislaviones. lt sido iunii de 1 as hi s ituciones jul dlieas Ilias disce ti-
das. As coii C'siodoro deca queI e ra la lpairOlla -elneris inniili, TTeiie.
el c'lebre iomta alenui,. eoiisideral;i au.n slo nodia la(ber sidlo couchtida
1'r 11n1 Iliehlo, como el roiiinno, d, lbandidos y p1ica|pleilos.
See'ii De Buen, iamois v Ahlas, cn su i!nmoinoirafain 'a "lrs11 ,;l iiu" las
instit';ones jur'dicas careen de 111i funidai;nlino 'a1bolillo Ulon las Jiuslii-
nue. in (pi, estl r'eservado, iiiceainniic e. ;1 Deerli:o las hislilt icmi es, nn
las mis av-bladas y pi','ec''tta. dicen los citados aunores slo pueden expli-
'arse nor fiiidaini iios relalivos l d (oe iar ter histrico.
Se ha tratlado de enconlralr el tfiudamento de 't pr'escripcin en los si-
g iiinltes motivos:
al La Qi n lii'teic i del tillar del derecllo. El ablandoiio d la:1 ne,.n
!'eailiz;o ini so tiliiliar lleva aparejtado coo eslio ol stio ior su inaccin la p r'-
dida lde' d 'Tnl parece halber sid su 1'iundamenllto oin los tiepn)os antiguos. pues de
osa 1lin'ernn result adinisil)le el prin cip)io: ton ltra noni valente non enrrit
praesi'iptl o'". dolimiiiiin t en esa poca.
1) El inifluo ldel 1ciiil)o. WTildsclcid: "Pandectas". El estado d l
lE ilio. al cabo del tiempio, se conviierte nl 1un estIado jurdico iniataab'e. El
liemipo es un powder al cnal no resit'i I osible su'traerse y lodos ain los
espritus 'tirs rencios, a l se someten.
Es en parie el fundamento de la inslitucinu pero no e i(iie n I a p"rescrip'iln, a niis del tieilmpo, concurrent oiros eleienltios p ;ra d' -
ferminlarla.
i) La necesidt ad social d(e da;i p'roteccin a los eslidos d lie, lio.
"Moiierol'se los sabios aniinigIaenio u stablever que las colas so po-
d'essio' !,' perd r p or t', po', iior esta r'azn: cada oler nodiessse ser
,iierto del seoro unoe ouviese solbre ellw''." (Ley :i Ttulo 29, Parttid 3a.').
"La ;prescrlpcin alvanza a loi:s ls s acciones por es'sar fuildlda *n ri-i
ipio brero de' 1903).
"Dado el concept y fundaiennto de la lrescriplcin est eneamiinada prin-
cidpa'lmeiit e a dar fijeza y certidlumlbre a 1a propiedad y a today clause de dre-
hlio- eiianados de1 las rel;aiious sociales y de las condiciones n' que se desn-
rrolla la vida, an cuando stos no se ajusten. siempre, a principios de ,s-
1rieta justicia, que hay que subordinar, coino mia'l menor, al que resultara
de una inestabiiidad indefinida." (T. S de Espaa, 8 de Mayo de 1915).










ASUNT1OS CiIERALES


"La prescripcin, es una institucin que sirve a la seguridad general
del derecho y a la paz jurdica, los que exigen un lnlite a las pretensions
envejecidas." (Kipp-Enmecerus: "Tratado General de Derecho Civil").
En efecto, es necesario liquidar el pasado y evitar litigios sobre hechos
uuyos ttuilos se han p rdido y cuyo recuerdo se ha borrado, evitndose que
los deudores tengan necesidad de conservar, por in eternui las pruebas de
los pagos realizados; la prescripcin al imponer la estabilidad de las situa-
ciones de hecho reconc eindole electos juidicos, pone a cubierto de preten-
siones sin fundamento. o extinguidas de anliguo, mi por el liem po decirsa i
hlin desaparecido los Mdi]io (ld i liba deen sa.
Ademis, es utn u iceslaid dle ordeun social la eslabilizacin de lais rela-
ciones juirdirias, por ]i 'o(lncr por lo ineieeri, ique d:ira 1uigar a iuna iinmovilizacin absolute de 'fis nego-
ciaciones, per el leimor de desc'onoer la verdadera relacin existcente enre lis
cosas corporals e ininriporales y los que se titulan sus propietarios. E'! in-
iers particular del ar~iedior qu e v perdido su crdito sin haberse reinttc
grado del mismio, es ni nli o iienor quie el colectivo de liquidar esa situalin
y dar a li sceiedlad la sea uridii l y -iiiil;i idad que las negociandii es civiles
req1ielren.
Jlidio (A.I('ERA N.

--- -- ) o(- -----------

MARATON JUDICIAL

l'in in [iriddico iiiario ii' eisla; ('Cipilail. liemi s leido hla e jpocos das, el
signiene curioso iielerama de un corresii nsiil del interior: "Actiando el
Juez de Primera inslneia de esta ('iudail 1). N N. y de Secretario X. X ,
fI'u resuellio jiiii e divorci> pri seniil o por .1 ol. ontra su e-lp~o o l. R.
Iiileriuiestaa la dgeii ii(i i a 'ils liw o y eniiienli iiiinultos de lia iiim ialla de hl y.
a las diez 'y eiuirenin i eslalan divorciidls. Esla sentencia la rotol todos los
records de raplidez en los juicio, di s;i illndl sustan.iados.- 1P. P., ('orries
ponsal."
Nunicai se iios l hibii a olii ridi l) pensullr (lq e en la siisliT, icii n de 1ii1 pro
cedimientio judicial clpiese '1 pi)nil d i estable r recordsrd" de velocidad.
Por eso el le'e'g'aih i I r s ripl)l no i li ii i)d(i > pl ,r ineT 'i s ique 1 causal rno '1
asoll)bro consignienle. 1. clicam'nen, "grave funcin de atiministrar jn'-
licia conviritid en 11ii ii im el' ncia dI e raplidie. en ii lgo as comno un1 Maraln
JuIdicial !
Vielltos de nilesli p ijr aso br acsutii(liii''s a examilila el texlo de
lais dislposieiones vigeiles sobre, lia suislaiinialin del juicio de divorcio para
ver si en realidtd era iosile Ique un juici de '-a naturaleza pudiera 'aini-
tarse coii esia l'stiii ini. sin aidolever id ii ilivos de nulidad. La conclusion
a que' hlem s lIegado, es la de (I| ello in o es possible, no porque, alendido el
lexio de la Iey, imied seialarse una cania espeefica i l unilidad, silo por'qei
's algo que repiuig'na I buen seulido jur. ico (|qi todo 11a juicio de la juris-
diccin conltenciosa lpueda snustl nciarSc .i i unni soliii uanli lia ilel .lJuez q:l.e
conozca del maismo.
Forzosameiite el inicio de divoriin i l el itin h ia tenidi que s,'r de lo-
quie el Decrel o-Ley No. 20I d(e 19:11 lmandla sustanciiar pr los tiiri.ites del de
clarativo de inayor enanti, con l'as modificaicii s estab'das etb'ils n dicho De-
creto-Ley. Y basta le.'r las disposiciones de la Seccin Segunda del Captulo










ASUNTOS GENETALES


IV para convencerse de que, por much que se hayan acortado los trminos del
juicio tipo y por grandes que sean las modificaciones introducidas con la fi-
nalidad de abreviar los trmites del divorcio, no es legalmente possible sustan-
ciar un juicio de esta naturaleza en el espacio de tiempo de una maia!na,
como en el caso del telegram.
El legislator del Decreto-Ley, tuvo la sana intencin de abreviar los tr-
minos y de iimp!lificar los trmites, permitiendo el allanamiento a la dean
da y la supresin, en tal caso, del perodo de prueba y del escrito de conclu-
sin; pero no fu nunda su propsito convertir en just de velocidad un jui-
cio tan serio por su naturaleza, donde suelen plantearse cuestiones delicad-
simas de orden moral y sentimental si hay hijos del, matrimonio y de orden
econl1(inmico si se reclamai pension alimenticia y todo o que exige do unI Jnez
conscience de sil ministerio el prestarles la debid atencin y el resolverlas
mediladamenle y par'a 1o cual tiene que tomarse el liempo necesario.
El art. 29( del Decreto-Ley ordena que ina vez emplazado el demandado
y anles de conferirle el trmite de contestacin, el Juez ihnvocar a las par-
tes, por medio de sus representatives en los autos si los tuvieren, o en su de-
fi;cto mediante citacin en forma, a una comparecencia, previo sealamiento
de da y hora para loi misma, en la cual si no hubiere acuerdo respect a la
contiliacin de la vida conyugal, se proceder si resultase pertinent, a
realizar el depsito (le la mujr y a soalarle pension alinmenti(ia y se pro-
veer sobre el cuidoldo de los hijos si los hnbiere, en 'p forma que establece
el nismo Deereto-Ley.
La celehracin de esta comparecencia es imperative. No cabe el pres-
cindirse de la irisma alegindose que no hay hijos del matrimonio, que la mn-
jer no reclama pension alimenticia y que el) marido no exige que se la depo-
sile, pues dicha compareencia tiene adems otra finalidad importantsnma
onmo es la de que el Juez ihaa u iu ltimo esfuerzo para avenir a los cnyuges;
y es slo en el caso de que fracase en esta gestin, que puede continuarse con
la celebracin del acto y dictarse por el Juez el acto consiguiente y lo lqle
deher hacer dentro del trmino dle egundo da.
Dictado este auto, ordein el art. 46 (qe se d traslado de la demand
por 10 das improrrogables al demandado para que la contest; y dispo-
niiidlose en el 46 que una vez contestada la demand, si ambas parties estu-
viesen conformes en que 'e falle el pleito sin necesidad de prueba, se mande
por el Juez traer los autos a la vista para dictar sentencia y lo que deber
liaier dentro de los cinco das siguientes.
Y yo quiero qu e se m diga si atendidos los preceptos de nuestra Ley
de Enjuiciamiento Civil relatives a la forma en que deben dictarse, notifi-
carse y cumplirse las providencias y dems resoluciones judiciales, empla
zare las parties, citarlas a comparecencia y a otras diligencias, es legalmentte
possible que en el breve espacio de 2 horas se present al Juzgado un juicio
de divorcio por just causa, se d chienta con el mismo, se made repartir
entire los distintos Secretarios del Juzgado. se vuelva a dar cuenta con el
negocio y se made citar a las parties para la comparecencia del art. 39, se
cmpila la diligeneia lde citacin, se celebre la eomparecenlia, se extienda el
acta. se dicte por el Juez el auto consiguiente, se notifique a las parties, se
confiera tras'ido dle la demand al demandado para que la contest, se eva-
ene el trmile, se d cuenta con la contestacin, se prove por el Juez man-
dando traer los autos a la vista para dictar sentencia, se notifique esta pro-
videncia y finalmente se dicte por el Juez toda una sentencia con resultan-
dos, considerandos y part dispositiva.
Se hace difcil admitir que tales actuaciones puedan tener validez. Que
sin estar seca la tinta de la providencia ordenando el repartimiento del ne-











ASTTNTOS ClENEALES4


goeio, se est firmando ya por el Juez la sentencia definitive, es algo pro-
cesalmente monstruoso, valga el adjelivo, contrario al enjuiciamiento y, re-
petimos, de muy dudosa legalidad.
Se nos dir que el )ecreto-Ley al fijar los trminos en que el Juez debe
dictar sus resoluciones, einplea siemipre la frase "dentro de x dai1" y que
sto lo autoriza para dictarlas, si quiere, al minute de haber empezado a de-
cursar el trmino. Muy cierto, mas 11o por ello le es lcito, aunque lo h1aga a
instancia de las parties, atropellar el procedimiento y reducir todos los tir-
miniiOs a iiuno solo pri' iiiientl y Ii qie ni o iha sido, desde luego, 'aK intencin
del legislator.
(arlos Ml. VAiRONA.

-- -- ---) o(-----

NOTAS SOBRE LA CLASIFICACION INJUSTA DE VARIOUS JUZGADOS

Al estudiar ldiverisos preceplos de la Ley Orginica del Poder Judicial
vemos que se dividend los Juzgados de Primera Instancia e Instruccin en
tires classes, los Muni< Ipales en eualro y los Correccionales en dos. La lgica
idicai q'u esa clasiftic tin debeia hacerse teniendo ei cuenta la radicacin
o trabajo de cada .!ztgaii as ceiio la extension territorial, nimero de
habitaiite, e inmporiai.lia del Partido Judicil1 o Tirminoi MunicipalI de ique
se trale, pero o vierti. s iii' elitre iosotros no sc lia iproerdido de esa iia-
iinea y se hl ii clasil'iiidl los ,Jizgadols arbiitraiiaiinente.
Aceptani s sin dilcusin que los ,Juizgados de la C'iudad de la Habana
sean de la. clase por trail rs;' de la Capital de la Repblica. Admitimos tam-
bin que los Juzgados de (apitales de Provincia, sean de 2a. clase, eua'kluiera
que fuera su radicacinn, poir ra1zoilne fciles de comlprender, entire otras las
de radical en las miisia ls las Audienceis reslpdcivas. Pero lo que uos pareee
reido coii la lgi4a '(,ni a equidad es que liaya Juizgados de Priiiera Ins-
an;icia e lnsltruii cin, as icoiiio Munii cilp les en unciones de ('orreveionale:,
que pe'rlenezcan a la e ase a;. y qulie no solameniit radicatn imis del double o del
tr'ip'I de asinilos que oilies que son de 2a. clase, comprendiendo a veces los
priiieros territories i, i:ayor riqueza y ciudades ms inmilortantes nii odos
los rilenes e los segundos. no obstacle pe teneccer a una ttiegiria infe-
rior. Esiintaiio.s que lo consig'nado es injusto Y resutlta perjudicial a a1
buena niarhlia de li Administracin dt' Juitiei;i. (1)
Nada liay ins convincente que los casos conrletos y al efecto citaremos
los siguientes: En '1is Provincias de Pinar del Ro, Habana y Matanzas
existen Jiuzgailos de 2.i. ela-e en (uanajay, Regla, Isla de Pinos, San Antonio
de los B iros, (iiiiiiliaoa, Alacianes y Pedro Betaiiourlt quiie radican una
cantidad inferior de asunits, que a veces e hasta mniios de la tercera parte,
que la lue radical lo, Juzgados de Ciego de Avila, F'orida, Palma Soriano,
Bayaolo, Manzanillo, Mayvar y Victoria de las Tunas, para no eitar mns que
alguinos de Ios de 3i. clase iqe nll s se destacan en las Provincias de Caina-
guiey y iOrienle, (1ie son ],as plcores traladas nii este orden de co-as y en otros
iiuchios, tales (con1o carreteras n otras vas do colmuniLia, ones
Podemios hablar del Juztado Municipal en funciones de Correecional
de Ci('go de Avila, al que escogeinos por colnoer 1 i abrumiador trabajo ya
que lo veniiiis deseni peaindo desde ha ce cerca le 4 aos, pero reconociendo
que hay otros, riinno los ,itados anteriormiente, que estn ii anlogas con-
(1) (orroblia lo que aqu se dice, la estaistica de radicacin criminal que publicamos
en el pasado nmeo.-N. del I'.










ASUNTOS GENERALS


diciones. El Juzgado mencionado, a pesar de pertenecer a la 2a. clase, ra-
dica anualmente un promedio de 1,400 delitos, 2,000 faltas, 400 juicios ver-
bales y 2,000 accidents de trabajo, a lo que hay que aadir iun extraordina-
rio iimiero de cartas-rdenes y exhortos correccionales y civiles, teniendo un
Registro Civil de considerable movimiento por verificar mas de 2,500 ins
cripciones y expedir cerea de 5,000 certificaciones anualmente.
Para comprender los motivos o causes de la cantidad de trabajo existente
en dicho Juzgado debe lcenerse en cuenta que se trata de un trmino de 3,000
kilmetros euadrados de superficie, con una poblaciin de 70,000 habitantes
y que en el mismo se encuentra la ciudad de Ciego de Avila con 20,000 habi-
tantes, poblacin modern que tiene industries y comercios de extraordina-
ria importancia. Adems, el Trmino Municipal de Ciego de Avila compren-
de 6 ingenios, entire ellos el Stewart y Baragu, qne son verdaderos colosos,
y los pueblos de Majagua, (laspar, Ceballos con ulla riquisima (ona naran-
jiera, Simin I~eye. y Jiecaro, para citar solamente los de mayor poblacin,
siendo el ltimo de los mencionados un puerto de mntucha importancia. Me-
rece consiglarse la cireunstancia de que en un Trmino Municipal de tal
magnitude no existe un solo Juzgado de 4a. clase, qu le de haberlos en Maja-
gua y Gaspar o Simn Reyes, se aliviara en parte el abruiiador trabajo que
pesa sobre ese Juzgado Municipal.
\Asegain ilmos con ,oniociieniito de causa que debe separarse l uJaizgadot
Correcciolna dl dc] ii ....-. i1 en Ciego de Avi'n hacindolos de 2a. clase y a
pesar de la separaeijn enidra cada uno de ellos ims trabajo que el que tie-
nen la generalidad de los Juzgados de 2a. clase que tambin estn divididos.
Es de desearse y no perdemos las esperanzas de que algn da suceda
que se legisle eni sentido de hacer ms cientfica y por tanto ms just la
clasificacin de los Juzgados de lia Repblica, para que a mayor nmero dl
asuntos ri:diiadilos, iis inportlantia de las poblaciones y mayor riqueza de
las zonas que comprenldan corresponda en just reiciproidad categoras su-
periores a sus Juzgados y mayor nmero de stos. Poda seguirse o tomarse
como noria el sistema empleado en la clasificacin de los Registros de la
Propiedad, en los que sus categoras se determinan por la mayor o menor
recaudacin, con excepci de las de Capitales de Provinici que siempre son
de primera clase Jiuaiquiera que sea su recaudacin.
Hasta ahora en nuestro pas como regla general la division y el aumento
de categora de los Juzgados se Ia echo sirviendo interests personales o
contemplando conveniencias pollicas, pero insistimos en que nos sentimos
optimists para el porvenir, confiando en que los encargados de regir los
destinos de la patria, rectificaran las injusticias cometidas y que en lo suce-
sivo para determinar las categoras y divisions de los Juzgados se aseso-
rarn de las Salas de Gobiernio (de los Tribunales, de los Colegios de Aboga-
dos y Notariales y en general de cuantos organismos e individuos puedan
aportar el fruto valioso de sus propias experienclas. Para que de esa ma-
nera podamos sentirnos en iin future prximo complacidos y satisfechos de
la perfect organizacin de los Juzgados o Tribunales de Justicia en general,
que es la supreme aspiracin de los que tenemos el honor de pertenecer a
nuestro Poder Judicial, a cuyo mejoramiento tratamos de contribuir en la
media de nuestras fuerzas.
Dr. Emilio ADAN SILVA.
------------) o (-- -----
COMENTARIOS
Para subsanar un error padecido en la Ley de 9 de Octubre de 1937, al
dar nueva redaccin al art. 62 de la Ley Orgnica de1 Poder Judicial, se ha











A.SUNTOS GENERALES


presentado en la (Cmara le Reproenitanifes iun pr.cve'o de Ley restitr yind
a los Jueces Municipalu de 3a. clase el derecho de Ublener traslado, cuaiilo
1o solicited. a'I igual que lo pueden obtener los funcionarios de categoras
superiores. Y decimos error, porque seguramente se tom el texto de la Ley
Orgnica, olvidndose que e1, art. 62 haba sido adicionado por la Ley de 5
de Junio de 1930. reconociendo el derecho de traslado a esos Jueces.
En uno de los "por euanto" del proyecto se .consigna que "de acuerdo con
la nueva discosicin del mencionado art. 62. lo: funcionarios de la 10a. ca-
tegora de' Escalafn Judicial. han perdido "u derecho a pedir el traslado a
,tro narn d(e la nmis,a crategora. 1n caso de vacant, lo 11qe constiye -lluna
falta de equidal v ,Iiiticia, -uet. ei natural une las vacantes producidas en
dicha eategora st2an cribierta ion aliiuni de lo que solicitenci el fraI 'do,
brinidndose a, la poi niid,d a los fuin1cinerios (, c eleven nmaycor tiempo. do
servicio, de alar a iirljors poblaciones o ciu eaonsoejen mxime ciuando l peropia Ley de 9 de Oclubre reconoe el dere-
1ho al traslado a los fluniionario, de las categorias 6a.. 7a.. 8a. y 9a., en sus
;,rts. 63 y 64."
Es 1inn jinsta y equitativa la Jlisposiein. ile in ddatmos ser aprobado
e' pryvecto en 1 noev le <1ne un Jez que lleve 5 u ms ao e- n igu ea 1i T:namo Antilla n otros
Iiputos lejanos. al Vic.:!i. otr lis '(er;alo a loa e coiilos popuiilosos. tiO pueda
pedir el tras',ad y n 'iiiali;o se ni lin)rie iairi esos J.Ini';idos vae;,iiit's i los
opos-it)ores (p oe i)ii r Il al. ,r alca inzadtii imn or nalil'i'ciin, no |mfi, rii ii, ,r' sar

-Nuneli 'rreimios (une el edificio de li Aulienucia se lyese v s n.' I\:.y
iiiimihois ue desean derr'iiiilarlo. NX lo (l digimfs clara ineti, torque siend
leg(os ein 'a n:alteia, lno nos con.siderlb:iiis aut1"pori.a l ira decirlo, p ro s
,enire lneas lo dinio a lender.
Y aliora lo proclamamos irsai;iludi'd por el di'm'livio ile 01)ras P n.a. que es ligeniero, utien visit el i'iea! y 1o recorri, v en plelo ('Co seio
licio no ofrece peli_'o alguno dle derrunihe". por lo que sae acordo liacer en
ese palacio las 'rep r' ioms deneia la-ta n1e swe lli;ga el nuevo Palacio de Justicia.
Si se~t slido, que con sdo unas ireparaciones in e o unle iarni $15.000, resiir liasi que 1o dicho sdlcda. Que nio tardavi ii po.
OAX.

--- 1 ( ---

COLEGIO DE ABOGADOS
ALMUERZO.-El tlmiit'ei'zo 1' ,liiail esie ns ,'s [or el (olgio de h.Aboua-
ldos qued niuy concrrido y \ nin:iio. .\sistiieron los ;aplogados ltim;r
tiiinte gr-iduados cin iiIiii'leo de 4-: y Iliiinll u ii (.ilbi'irnio en pleno. Ofreci
el actor a los imismos en ion:ilre de la .tini e (!obi:'ri o ti l I)r. Ernesto Yr'y
re, yN lo ag'radeci en no mbre de los I'estejados ei, Dir. (lregorio del eReal.
llicieron tanmbin uso 1e la palalbra el 1)'. (r;si6bal d, la (nuardia y ])e-
c'ano Dr. Manuel Fernndez Snluervie'le.
)Dielo acto, segin frvase grfica d nn diario d e-ta 1.:lpilal. tivo "el
c'!icl'er conio los auieriores, de vilnlnlacii l d( inili'e'oss lmorailes y iiialriai
les de la clase togada" y acudieron ims contenales quie en los aiteriores, 1o
que da una idea del prop-ito de los letrados habanero. de. intereabiiar afe'-
tos v estrechar relaciones en bien de la colectividad.











74 ASUNTOS G~NERALES

LIBROS Y REVISTAS

"Diccionario Electoral", por el Dr. Carlos M. Moran.-Habana, 1938.-
Acada (le publicears', te libio de r''a ii uilidla para < cuerpo electoral y or-
'ganilismiios eleetoiales. El miisiio ';ii ilita i bsque a de elnalilior 'precepto
electoral vigenilte. 1o q(11, ,s 1iI.y iiiipo'rlaii d fl;ia l;i rapidez depl proI ceso1 V' 4
foral. Es hecho con mitodo. Consta de 440 pagilnas dp .nutrida lecture
"Vida de Ignacio Agramnonte", por el Dr, Juia. J, E. Carass -Ctmi-'
guey, 1937.-Este libro ha sio pub';tcado por la sociedad 'La Popular dcl
Santa Cecilia" d- dicha ciudad. un ejemplar del cial no- hl dedicado iu
author, e! Juez de Primera Instancia e Instrucci1 de Pedro Betancourt. v
ouyo trabajo es unna minuio resea documentadn d~e li fi'2r' pn r'y r" 1
Mayor. caudilto de nestra enoepra libertadora
"E';covedo, el cieao que vi claro", por el Dr. Emeterio 5 Sntovenia,-
Habana. 1937.-Contione eptp fnllert 1'1 ConFerePnpia lda por s author en 1
Palacio \lnnicipal Pl 4 de Novienihbr dc 1930;. eneropl'rndiente la series
"Hahana f', Ilustrco,s". eivo jrnpilar nos l):a Ildi;eln 11 a iutor pe.pfializ7nda
n asluint detalles.
"Memoria del Colegio de Abogados de la Habana, 1935-1936".--Halhana.
1937.-Contiene el infornie del Secretario. Dr. Ar'iiaido P. Mor v Beontez;
del Tesorero, Dr. Rail Lpez Thfiez; y del Bibliotelario, Dr. Luis Botifol -
Gi!lprez.
"Privilegios escandalosos en la distribucin de las cuotas de' azcar",
por el Dr. Roberto Garca y Riviero.-Hlabn:a, 1,99. ('ontionee el esprilo ;n-
t'rp'lliiiendi o r'ciirsI o d1'i iucousi ilcf iounali[:d ol roiio r los DT)'rer os o I ves 5 2: >
y (i7I) il )( y v arino' l le e'1residdl'nui op e1o]]orl'd;la t('s I'n diehios ir
pos$ lega',l;.
"iQuerella!: el asaunto Australia"", por el Bufete Carta.-Hiha;a.
19:8, -(Contiene el 'scrilo d del Tribliiu al Siilpreleno col ili'a various l'llicionarios judliciales del Distrito de
al;lizis
"Plan de reconstruccin econmico socia:" (2n ediciu.-ITha;in;i. 1l:98.
-Contiele 'ihs ante'edenies del lhinlado 1,lan1 Trienal y lo 1qu1 eon el >e lro-
polle obtener.
"Revista del Co'egio de Abogados".-Tlabana Einero-Feblreio, 193).--
lh los 'recilildo el prinier iiierio de estia iinev iiii ullica.in. r,o'anio l'i'al
del C('ol io d.' Al)og;'inlos di e at; lal. ,i',e dlirige el Domano Dr. ullpervi,-
'le. Fste lniinero resillta lb illantle !or' sln 'ior1ialio y por los ar'lnllos que
von l'*ne. Sahlir eada dos iiese' y l]o recilbir n i'ria il.ii;lle Ii'dos los i< -
legiados. Des~eainos iinlchos 'xilo a ;la levisla.
Revistas extranjeras.-Heniuos recibido: '"(aiela Juldicial". (Quiit. Evii;i-
(ior. Septienbre: "La Juslicia". Mxieo, D. F.. H'nero: "(!aceta ,Jdicinl",
lhngo l. Cololimbia. Jnio: "I lepl)'lic'i Arl'entina, Novieu:ln'e Dickinbre: "Ios Tribunales". M~ xico. D.
'., I)ic'emiiilbr-Enero: y "iLa levista de D)ereclo. Jurisprudencia y Admiiii-
triacin", de Montevideo, Trg'unay, Ellneo.
Otras revistas.-Tanibinu liemos recibido: "El Siglo". Febrero; "''a Ji-
iisoriidlenia al Da". Novielmbre: "TIlforlmlaeion Fisal'", Marzo; "Polica Se-
ereta", Febrero; "Arte. Ciencia y Trabajo", SeptieinbreDiciembre: "Segu-
ros", Febrero; "El Nacional", Febrero; "Revista de la Asoliacin de Via
jantes del Comercio", Febrero; y "Sa1ud y Sanidad", Enero, todas le. la
Habana.











ASUNTOS GENERALS


LEYES Y DECRETOS

LOTERIA NATIONAL: nuevos sorteos.-DELITO DE SABOTAJE: pe-
nalidades.-Ley (Gaceta 4 Febrerov (lr.--Artculo T.-La Direccin l la
Renta de la Lotlera Na;'iiial a oirdara, ademn:s (le T'os ortotPs ordinarios y
extraordinarios la el hebracin dO otro- srteo-, dliarios o c(on i; frecuencia y por
la cautidad r(nl e.time convPnienoft, n nIumeracione qee, aunque repetidas
por series. no podran exceder de un miller al objete de piue las apuestas s10
?e puedan hacer a los nmeros de la uniidades. dle las decenas o de 1s cen-
tenas. Los billetes e boleto- par. estos sorteos tendrn un tamao no mayor
de las dos tercera npartes del de los sorteos ordinarios y llevarn sobre. n-
mero seriado 9! palabra "Beneficencia". El re-to de la imprmefiin podrin rer
eual a la del billete ordinario o de la form qiie aoordare la Direccin de la
Rentra dp lI Lotera Nacional.
Art V.-Se e-tableCe mu reear"n do u1n centavo por cada fraccin de
hillete de lo, sorteos ordinarios, extrorcdiarios o especiales, v de un 10 por
100 del valor Idel lilptpo b oleto a (om ep contrae el art. lo doc esta Jev. El
imported total q(n so obtenga por etiis reca'rros. sp distrihl-ir i de la si gnliOP
manera:
a) El 50 por 100 para el Instituto Cvico-Militar.
b) El 25 por 100 para el CPnsejo Corporativo de Edunc;icin Sanidad y
Beneficencia que ,los distribuir., S su vez, entire las Ecuelas R.rales Cvico-
Militares y el Hogar Infantil Carpesino. bajo su direcein, dle acuerdo (an
las necesidades de ambas organiz(;;eoiocs.
c) El 20 por 100 para la Colonia que seo erea dedicaila ;l estludio y era
dl la lepra, la que se regiri por ;I- disrosirioii s del Re'laeiii nii quie al] (l'
lo sef dieI( por vel Ijecnuivo olie construerin y oriarnizviii de dierli: C(o
niia. as cornio del Patrollato olle lhalr; de regirla.
d( Y el 5 por 1010 para la Casa (le Benefiellri: y Maternidad.
Ar t. VI-Se define oiio delito de la 'competencia de los .uzg'ados Co-
rreclion:les. castigados con pena de 31 a f60 dlas ,le privacin de libertad, y
en caso de reincidenieia de 61 a 180 dis, ;i los qiie pcir (calquier medio. modo
o form.a. realizaran actos dl sabolaie, (le los ttilos d( la Rienta de la Lotera
National o hiicieren apuntaciones dle rif,- sorteos, juegos o loteras no auto-
rizadas per la Ley repuntndose responsables it almente directors. as al qu'
propose el juego ilcito como al que lo acepta.
Art. VTT.-En cuanto no se olongan ; las prescriplei( es de esla Ley,
regirin los pi ecptos de la Ley -y 1eg'inn'l(oi, de li Lotera Nacional en vigor.
Dentro de loe 15 dis s;guientcs a lain proi ul'acini de esta Lev. el Poder Ejc-
cutivo queda atoirizadol para dticalr el Reg'laito fecesar'io para su oh:cr
vanciVa.
Art. VII1.--Se derogan y suspen:iden nnias Leyes. Decretos, Deereto
Leaves v demus disposiciones qule sc oloiingi a al cu iupliinieito de eta Ley. la
(1(ne comenzara a r'gir a los 15 das le sl piubllicaciui en en la "'aceta Oficiall"
de la Repblica.
Dada en el Palacio d1e la Presideiic: e la IIab in a a 1o. de Febrero de
1!)38.--Federico Laredo.-Manuel Gimnnez Lanier, Seertario de Hacienda.
LEY AZUCARERA DE PROTECTION AL PEQUEO COLONO.--,Le
(Gaceta 4 Febrero .-Ar tlei o I.-El penltimo prrafo del art. XXVI d( la

(1) No reproduciinos miis que los nrtulos de iinteris para nuestros lectores, dada la
ndole de la publicaein.











ABU'NTOS- GEN'RALES


Ley de 2 de Septiembre de 1937 (1) sobre Coordinacin Azucarera so entow
der redactado as:
"La falta de eumplimiento de 1o dispuesto en cualquiera de lo ) prrafl','
anteriores, dar lugar a la prdida del derecho de pernmanenc'a en la tierra
y facultar al dueo o poseedor de la misma a ejercitar la accin de deaahun
cio, la rescisoria u otra que proceda judicialmente. si no diere resultado ut
prvio procedimiento rpido de conciliaci6n que deber itnteitar ante la
Comisin de Arbitraje Azucarero y cuyf c. trmite,., condiciones efcfto -,U
fijarn un l Reglamento."
Art. II.-Los incisos g) y h) del art. XIV (2) de la propia Ley se enten-
dern redactados as:
g) Los acuerdos de la Comisin. tornados por dos de su:, miembros en
sesin debidamente constituida, sern vlids, eficaces y obligatorios. Dicho
,rganismo tendr facultades para exigir y recibir juramentos en Ia forn;m y
Pni los cas(s que el Rglaiiiento determine, como tambin para ordenar la ex-
hibicin dle libros y doc'umenitos que estiin' ncet'sarios para el eumplin:iento le
sus funiones.
li) i;:s resouliciones que diele la C'omisin de Arbitraje Azucarero deli-
diendo definitiviamente conroversias entire ipartes o iin iprocedimienii s ipr'-
vios (le conciliicin., 'rn susc|ptibles del recurso de apelacin libre ante
la Sala de lo Civil (le Tribunal Supremo dentro del trmino de 5 das, el (cual
deber verse y fallarse dentro de un t'miniiio no mayor de 30 dtas. con:o p!'o-
ced:iiiento urgeute, sin necesidad (le praelicar nuevas pruebas, con ceelbri-
ci6n (le vista o o), a juicio del Tri'ibual, y siemipre con imlposicin de cos is
y coiidelii al ipago de gasto, a la part 'reeul(' rete si se desestimase el recuir-
so. Sin perjuicio del derecho de las p1arles para hacerlo, el Ministrio '.
cal imantiieidri en totd caso lbs decisiones de la (omisin. Las resoli iont's
do triiite y la, dictadas por dilho orLa.iisno emnii liendo la present Ley sin
liihaer contovers'a entre partes no sern recrriibles."
Ar1. Ill.-Esta Ley eniirar en vigor desde su iublicacin en la "'(aicttla
(Oicial'" de la Repblica -y deroi'(n todas las Leyes, Rleglamenlos y detms d'-
posicione, legales en uilanto se opongan ti a ss preceptos, debiello enite"ller-
sc promullgada la miisina coii los efectos previstos en el art. LIV de la rep'-
tida Ley de t2 d(e Septietmbre dd 1937 sore retroctividad y anulacii o alte-
racin de las oblligaciones de car'ler civil, por declararse expresamiente d
utilidad ptblicia y de inters social a tales fines.
D]ada en el Palahcio de la P'residencia, en la IHabana, a lo. de Febrero ,le
1938S.- Federieo Iaredo.-iAmadeo L6pez, Secre ltio de Ag'ri,'ultn'a.
LOTERIA NACIONAL: nuevos sorteos.-Reglamento.--). 1. 1:i (l(
cela 19 Febrero).-Art. VIll.-Se conwiderarn valores ldel Estado. los bili
t(" o boolos s expcdidos ]para los Sorteo- D)iarios de lBeneficene'a Sv ories ':-
peciales, y los que los ;ialsificairen, conitrallicic en, oe meiidareii o allerarel.
qued'ri'n sujelos a lis i''rescrilc ioii es del d(' igo lPenal relatives 'i los (e'e*r to
p)blicos.
Art. IX--Los bilts blletes o boleltos quie se exupidan para Il!s Slteos I)iari',s
y E-peciales a que se contrae este Regplaumenlo, son documentlos al portad1or,
in tal virtud, i l Direcin (General de la Loteri Naceiollal slo tendr por
dueo 1.1 b)illete a la persona que lo presenle al o.bro, sin perjuicio dtl de-
recho lde los terceros 1perjudicados. lne ipodrn oe'urrir con la dlenuneia o
re(lamiacin correspolndieitel a los Tribu tales de liisticia.

(1) Vase in lii p:igina 221 d(e li secci6n Asunt> s G(entcudes, nio 1937.
(2) Vase la pIgina 2-17 de lat seccin Asuntos (Gencraues, aiio 1937.










ASUNTOS GENERALES


Art. XLVIII.-La venta de billetes o boletos ser libre en todo caso, pero
los que adquieran directamente de la Renta de Lotera esos ttulos tendrn
que ser ciudadanos cubanos, y no podrn venderlos al pblico, ni a los revew-
dedores, c'on una utilidad superior a un 10 por 100 de su valor official.
Se entiende por valor official el precio consignado en los billetes o bo-
lelos, ms el recargo que establece el art. Y de la Ley.
Art. XLIX.-Los adquirentes a que e refiere el artculo anterior, que
vendieren los billetes o boletos con un sobreprecio mayor del estipulado en
este Reglaiiento. sern condenados con multas le 10 a 30 pesos. De stas in-
fracciones conocern los Jueces (orreccionales en !a forma establecida en el
Ttulo IV de la vigent Ley de Lotera y la; multas sern ingresadas como
cdispone el arl. XXXIV de la misma.
A t. LTTT.--Quela prohibido a todo vendador I'raccioaiir boletos o hi!ll'-
Te s y expedir recibo, de cantidades a cuenta de los mismos y los infractore.
dol este Reglamento incurrirn, a part de las peas sealadas anteriormnn-
te, en ias que para l.i rifa no autorizada sealilan las disposiciones vigentes.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en ia Habana, a 11 de Febrero de
1938.-Federico Laredo, Presidente.--Manuel Gimnez Lanier, Secretario de
ITacicnda.
LEY DE LA EMISSION DE $85,000,000 DE BONOS DE LA DEUDA EX-
TERIOR DE LA REPUBLICA.-En la "Gaceta" de 19 de Febrero de 1938
se ba publicado esta Ley de 14 de Febrero de 1938.
COMISION NATIONAL DE TRANSPORTES.-Ley (Gaceta 19 Fbre-
ro) (1).-Art. XXTV.-Se crea una Comisin Nacional de Transportes que
sustituir a la actual Comisin de Ferrocarriles en las atribuciones que res-
pecto a ferrocarriles le estn conferidas por la Orden M'ilitar No. 34 de 7 de
Febrero lde 1902, la reglamentacin contenida en las Ordenes Militares n-
meros 61 de Marzo 3 y 117 de Abril 28 de 1902, segin estn actualmente mro
dificadas. y la Ley de 9 de Octubre de 1923: y tambin sustituir dicha Co-
misin Nacional de Transportes a la Secretara de Comunicaciones y a los
organiismos dentro d, dicha Secretara y cualesquiera otros que intervengan
en la material en las atribuciones relacionadas con los t ransporte que les es-
tiin conferidos por i, Ley No. 54 de Abril 3 de 1935, el Decreto-Ley No. 7415
de Abril 3 de 1936 y el No. 800 de Abril 4 de 1936. continuando en vigor Jas
eitadas disposiciones legales en la media y forma en que lo estn y quedan-
do derogada la cilada legislacin en canto se oponga en modo alguno a lo
que la present Ley estatuye.
Art. XXV.-La Comisin Nacional de Transportes lendr la atribucin
de intervenir en los servicios e itineraries y de fijar las tarifas de fletes y
pasajes de los porteadores por las aguas jurisdiccionales del mar y por el
aire, dentro de los lmites territoriales nacionales, mediate los proyectos
que habrn dle presentar dichos porteadores a requerimiento d( la Comisin,
o por iniciativa propia si no se presentan en tiempo dichos proyectos, y en
todo caso dando a los porteadores oportunidad de alegar lo que a su inters
considered convenience.
Art. L.-Esta Ley empezari; a regir desde su publicacin en la "Gaceta
Official" de la Repblica.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a 14 de Febrero de
1938.-Federico Laredo.-Manuel Gimnez Lanier. Secretario de Hacienda.
(1) Slo reproducimos los artculos de inters para nuestros lectores dada la ndole
de esta revista, y no reproducimos los arts. 32 y 33 por haber sido derogados por la Ley de
26 de Febrero de 1938 (Gaceta del 28).











ASUNTOS GENERALES


REGLAMENTO DE LA LEY AZUCARRERA DE PROTECTION AL
PEQUEO COLONO.-En la "Gaceta" de 28 de Febrero de 1938 se ha pu-
blicado el D. P. 319, de 16 de Febrero de 1938, poniendo en vigor dicho Re-
glamento. .. _J 11i
AMNISTIA.-Infracciones y faltas cometidas por funcionarios y auxilia
res judiciales.-Ley (Gaceta lo. Marzo).-Artculo I.-Se amnistan las in-
fracciones y faltas cometidas por los funcionarios y auxiliares de la Adminis-
tracin Judicial, siempre que se hubiese instruido expediente (le separacin
o correei6n disciplinaria al flncionario o auxiliary acusado y los hechos im-
pitaios s;e lhubiereii realizado despus del ao 1935.
Art. II.-Se derogani todas las Leyes, Decretos, Deeretos-Leyes, Ordenes
y )isposiciones que se opongan en todo o en parte al cumplimiento de la pre-
sente Ley, que coienzari a regir desde la fecha dce su pubilicacin en la "Ga-
ceta Oficial" dle la Repiblica.
Dada en el Palacio de la Presideiici;i, cn la IIahana, a lo. (le Marzo de
3]!3S.-Federic-i Lated CONDONACION DE MULTAS POR INFRACCIONES DE DISPOSI-
CIONES SOBRE CASAS DE PRESTAMOS; ESPECTACULOS PUBLICOS;
HOTELS, CASAS DE HUESPEDES, POSADAS O CASAS DE DORMIR.-
D. P. 4-25 (Gacela -1 Marzo).-Haciendo eso de las faueltades que mie esln
conf'erid~is por la Ley Constitueional de I1a Repblica y a proiiuesta del Menor
Secretario de (Goberinaci, resuelvo:
Pi niiro: Condonar lodas las multas que se han impuesto liasta el 31 de
)iciembre (le 1937, y con visla de lo solicitado por la Cmara Nacional de
Coiierciantes e liduistriales de Cuba, por infracciones de los Decretos Presi
denciales iiiniero 1093, de 1926; unintero 361, de 1927; nmero 3047, de 1934,
y Devrelo-Ley 510 de 1936; cuyas mullas se encuentran pendientes de pago
exceptlluidose las corres|ljndi'ii es a las inifracciones cometidas por los De
clreis Leves 788, de 1934, 852, de 1935, y 532, de 1936 por irmpedir los imis-
mos la condonaci6n de multas, tail como lia sido acaradolar por el art. V111 del
Decreto Presidencia 2856, de 9 de O)ctubre de 1936.
Segcundo: Ei seor Seerelar io de (oernacin, qieda enca'gado del cu-
pllimieito de lo que se dispose eni el presence Decreto.
Dado en la IIabna, Palacio de la Presidencia, a los 26 das del mes de
Febrero de 1938.-led erico Laiedo, Presidente.-Emniilianio Aniiell, Secreta-
rio de Goberiinciun.
UNIFORMS, CHAPAS Y CARNET DE CONDUCTORS, CHAUF
FEURS Y AYUDANTES DE OMNIBUS Y CAMIONES.-Resolucin (Gace-
ta 4 Marzo).-En uso de las facultades que iie confiere el art. 5o. del referido
Decreto-Ley, resuelvo:
Concede l l rrirolga que see solicita por el trmino (le 30 das cerin el lo10. de Abril de 1938, para que los choferes, coniduictores y ayudantes
de inibus y caaioiies que no hayan cuiiiimlido los requisitos aludidos, as
] ]la gain.
('oiniiquese a las Antoridades coimpelientes, a la Direccein de hInsplc-
ci' y, Vigilancia, y luibliquese en la "Gaeela Oficial" y eii el Boleti de esta
Secretara, para general conocimiento.
IHabana, 28 die Febr'ero de 1938.-Firancisco G;nmez, Secretario dle Conu-
nieacionis.
REGLAMENTO DE LA LEY DEL IMPUESTO DEL TIMBRE.-D. P.
427 (Gaceta 7 Marzo).-En uso de las facultades que me estn conferidas por











AS

la Ley Constitucional de la Repblica y dems disposiciones vigentes, y para
la aclaracin de los preceptos anteriormente citados, resuelvo:
Prinmoro: Adicionar al ait. 12 del Reglamento dictado por el Decreto
No. 3158, de 4 de Noviembre de 1937, para la ejecucin del Decreto-Ley n-
mero 250, de 21 de Septiembre de 1935, el prrafo siguiente: "En los contra-
tos de arrendanienlo celebrados )por mensualidades, se pagar el impuesto
de acuerdo con el iniporte de una mensualidad. No obstante lo anteriormente
consignado, si en el contrato se estipulare un nmero determinado de men-
sualidade, como trmiino del mismo, se estar a lo dispuesto en el artculo
anterior."
Segundo: Adicinar al art. 70 del propio Regdlamento, los dos prrafos
siguientes: "Los industrials y comerciantes a que se refiere el art. 86 de
este Reglamento, podrn expedir y stellar ni solo recibo o comprobante que
ampare el total de la mewrcancai vendidas durante el la por cada vehculo
repartidor; consigncndose en dicho recibo o comlprobante el nmero de la
chapa (iqe autoriza la circulacin del velculo usado para el transport y
venta de la mericnina, nombre de la persona a cuyo cargo se encuentre el
mismo y relacin de la mercanca vendida, con expresin de su precio."
"Los Inspectores del Impuesto no exigirn el sellaje en los recibos de
compra parciales, puesto que los sells correspondientes a los mismo;, queda-
rn fijados en el re.iho total aludido en el pirrafo anterior."
Tercero: El Se'retario lde Hicienda queda eniaargado del enumlplimiento
de lo (iq en el present I)eereto se dispone.
Dado en Palacio, en la Habana, a lo. (le Marzo de 1938.-Federico La-
redo, Presidente.-AManuel Gimiiez Lanier, Secretario de Hacienda.
PRUEBAS PARA MEJOR PROVEER.-Ley (Gaceta 10 Marzo).-Ar-
tculo .--Los .uiei-s o Tribunales estarni obligados a disponer y practical
de oficio o iinstanciac de parte, antes de dietar su fallo y para mejor proveer,
today diligeniii de Iprueba, cualuiiera que sea su idole, siempre que fueren
indispensable par a resolve las ieestiones pla neadas a fin de llegar al cabal
conocimiiento de la verdad.
(Contra las resoluciones denegatorias de pruebas procedern los recursos
que en su caso conceda la Ley.
Art. 1l.-Esta Ley comenzar a regir desde el mismo da de su promul-
gacin en la "(Gacel;i Oficial" de la Repblica, y se derogan todas las Leyes,
Decretos y Reglamenlos que se opongan a su cumi limiiento, y sus disposicio-
nes sern de aplicalin a todos los procedimientos, incluso a las cuestiones
incidentales no resuiiltas lue hayan surgido o surjan en el perodo de ejecu-
cin de sentencia.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a 8 de Marzo de
1938.-Federico Laredo.-EEnrique Alonso Pujol, Secretario de Justicia.
LICENCIA DE ARMAS.-Resolucin (Gaceta 11 M!arzo).-En uso de las
facultades de que estoy investido por las leyes vigentes solbre la material, re-
suelvo:
Primero: Declarar sin valor ni efecto alguno todas las autorizaciones
provisiomiles que, c('o el careter de gratis, se han extendido al amparo del
citado Decreto-Ley No. 909, hasta el (a de la fecha.
Segundo: Esta resolucin comenzar a surtir sus efeelos a los 10 das de
su publicacin en la "Gaceta Oficial".
Tercero: Publiquese en la "Gaceta Oficial", para general conocimiento.
Cuarto: El Sr. Subsecretario de este Departamento queda encargado del
cumplimiento de cuanto por la present resolucin se dispone.










ASUINTOIS GENERALES


La Habana, a 8 de Marzo de 1938.-Emiliano Amiell, Secretario de Go-
bernacin.

)o(

MISCELANEA

MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el anterior nmero,
lia liaucio el siguiente:
mvagistrado del Tribunal Supremo.-Ila ,ido noiibrado el Dr. Pedro DBr
y \Vaienzuela, actual fiscal de la Audiencia de Santa Clara.
Traslaao.-li.a sido trasladado a peticin al cargo de Presidente dcc la
Audiencia de Pinar del elo, el Dr. Angel Chirino sy lodriguez, que desemlpe
inana igual cargo en Santa Clara.
-lranblen lia sido trasladado por conveniencia del servicio el Dr. Ma-
merto Luzarraga y llernndez, Juez Municipal de Camarones, al Cobre.
Ascensos.-lia sido nombrado Jcez de Instruccion de Guantnamro, el
Dr. Juan A. Canals y Borges, Juez Municipal de Cienfuegos. Ocupaba en el
escalal0n de los de su categora el nnmero 2. Ingres en la carter como Juez
Municipal de Jaguey Gralnde en 6 de Noviembre de 1919. Ha deseimpiado
ignal cargo en ban Al\colas y en San Antonio de los Baos.
-11a sido nombrado Juez de Primera Instancia e Instrueiin de Isla
(le Pinos, el Dr. Optaciano Camacho y Hernndez, Juez Municipal de Ala-
eranes. Ocupaba en el escalafn de los de su categora el nmero 4. Ingres
en la carrera como Juez Municipal de Alquzar en 16 de Enero de 1922. Ha
,.li,'j| ,i;.il,, igual cargo en leniedios. Se le noibr a virtutd de la Ley de
( de I.icero de 1938.
--Ha sido ascendidco al cargo de Juez de Primera Instancia e Instruc-
cin de Baracoa, el Dr. Eduardo Manrique y Artola, Juez Municipal de Ja-
guey grande ingres en la carrera en lo. de Abril de 1927 por dicho cargo.
Ocnpaba en el e,-calaf'n de los de su categora el nmero i.
Jueces Municipales.-Hani sido nombrados los Sres. Pedro Mujica, de
Ignar; 'y Jose A. Boch, de Alonso Rlojas.
Ingreso.-Ha sido nomibrado Juez Municipal de Campiechuela el opositor
aprobado Dr. Carlos A. de la Gndara y de la Gndara.
Jueces Municipales primeros suplentes.--Han sido nombrados los seio-
res Angel Force, de Menenses; 'Pedro lzazo, de Bfez; Dr. Enrique Len, de
Co'nsola cin del Sur; y Oscar Nez, de Ro(uCe.
Juez Municipal segundo suplente.--Ha sito noitlmbadl el Sr. Alfredo Alar
fliez de Villa, de Gueiva.
Nombramiento rehusado.-El Dr. Miguel (Unr'a ('alella y Sans, rehus
el cargo de Juez Municipal de Camipeehuela.
Nombramiento caducado.-Se lia declarado cadueado el heclio a 'avor
del Sr. Andrs Force, de .Juez Municipal primer suplenle de Gueiva.
Renuncia.-Ha reinuniado el Sr. Rafl J.. Aiie, J.uez Municipal de Calilo
del Embareadero.
Escalafn,.-Tenianos pen'iiado inl;iear en este nfiero el esc;lafn
judicial, pero debido al incendio de los talleres done se iniprimnia esta re-
vista, ello se demorar uin ploc0o, mientras se restablece el servicio de ini
prenta que se nos prestaba.
Causas, expedientes, etc.-El Juez de Prinmera lnustanacia e lnstruccin
de Puerto Padre nos describe participndonos que contra el mismo no se ha
iniciado causa criminal alguna que instruya el Magistrado Dr. Diaz Olivera.











CJUNT

-La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo ha iniciado expediente de
separacin contra e1 Juez de Primera Tnstancwi, e Tnstruccin de Guianaba-
cna. or inmiscuirse en la poltia: contra 1 el ,Tz Municinal dle Snn Luis,
Oriente. por la misma causa: contra el .fine' M'unicipai deil Tirniabo ( p or
hmber r"entnfdo un drstino official: ontra los Jnueces M unleinaIe de Zlnetta.
PBanao yv riiter supl], te de Viteoria di' 1ls 'lTniiia. por dislintas a n~sac;onels.
Varias noticia.s.--E .Juez Municihii de Jovell an-s s li, nneinido contra
el Fiscal de aauel 'Partido pormoe lrel diend, en Tlataliza inipide la celo
bracij de actos en ine debe intervenir.
-El Algnlaril del alJiz al Correcion n al. pcdeeirin. al1 sornrPnder
on altas horas de la noche a dos personas nnp trataban rdp -brir la eaia del
.Tiiziado, fiu agredid-o y di( mniiert a una der n(1illas nl disparar su re-
'lver.
V -La Aso .i: n ci dei, E.studios .linrilieos periis' enii la ornani zaei n del
''o. C'oi nreso .Jurdico, u aeional.
HIa sido iesef ado en ;i C'; n (lli Ri a Tlel )ei'siirle iites n i r\-vel de-
iev or 1el on, sc nidifiea el oar 62 ile la Loev Or(:nii del Pole" Juilicial.
en li siinieiint forni: :
'"Art. 62.-TLos nomibramnientos d, rnie'oniariio d( la 10-. nli te.ori d11
El'iialaf'n TJudicia l ire(erain en lo deI' I: inisina l nfi eitreli ini lo ,"o!iilen
por flraslnado y. on su defeeo. eii los e'Pdentes de la propi)jn infrTori'i o <1
la list dle olIos;tolre( ;1,irobados inendieni es lde inc'rso nor el ordeni l (1ni
fi'lonre n !' aniiella. En1 el anso (dlo steos ci 1 neiiiiilirado i h1lai- e cin los oca-
siones aeentar el carea. se le considetrari fueriii de laT list de elegibles "
-El Ejecutivo lia nombradlo al Juez 3Municinal de Los Armbos Dr. Au-
ftOio Camps. para integ'rar la Jnntl Provisional que eoniocri de la in-ala-
cini de la Casa de Socorros en dicho Trmino.

CONOTTON DE JUBILAC~IONIR Y PENRIONER JUDTCIALFl.--Du-
rainle el1 mes de Eniro tnvo los -io'nientes inoTiesos: saldo del mne s anterior.
2?3.n49.12 m linsi csori'loreionales, $3.831: id. d li llrgencia .l $876 64: derelins
leguisiro Civi'. .411.001.01; por desennitos. $+;.-189 90- por ,suhenllates., 1.940.27;
por' rai y/i. $747 30: or imultn s teti s Pr te v n $ritos. $1(i67.43: por ncorreeio-
nes. *3F8.59: por lic neias $20 00. Toll. $4-9.060.26.
Y los signieites e'resos: por jubilaciones v nensiones. $32 731 06: ier-
ional. $205: material. $19.20: devoluciones. $52.93; sallo $16.05.007. Total,
*49.060.26.
-TiLa Coinsino aboln por julilaciones v lpnsiiones el mes dii' Febrero.
el 75 lor 100.

COMPARIAS DE FIANZAS.--La Secret:ria de (onterlci li a'., saber
((anela 9 T'rzo qxoi ue estin autor;zada.s pari pirestar fianzas las sionientes
coupaias: La Alianza, Coinpaia de Fianza; de Bostoni. La (Iniiecial, El1
'Comiiilcio, Coiipaliti ('nCbana de Fianzas. Cienfnep'os. Coiiipala Cubalna
AneriL'ana ide Seguros, Fidelity and DeIosit (Co. oi' Maryland, Compaiin
general de Fianzas. (Conpaa de Fiaiuzis Londres. La l sular, Ttalia, Liver-
pool niid London and (lobe Insirance Co.. The Maryland Casnaltv (o., La
Mercantile. Comipaa de Fianzas Nueva Tunllaterrna Orbe. Previs'n Social
vLa TTnin Nacional.
FALLECIMIENTOS.-H.an lallecido : el Drl. Luis A. etanoiuro t y Li-
ina, Decano del Colegio de Abogados de Matianzas y ex-Abogado Fiscal sus-
tituto de esa Audieneia; el Sr. Nicols de la Cotera, Juez Municipal primer











ASUNTOS- GENERAL


suplente de Vereda Nueva; y el Sr. Pedro Campos y del Valle. Official del
Juzgado de Primera Instancia e Instruccin de Mayari, qu e s suicide.
-Asimnismo falleci victin:a de iun accident autoniovilista, el Dr. Be-
rardo J. Valds y Hernndez, Juez (le Primera Instancia e Instruccini de
Morn desde 17 de Marzo de 1937.-Ingres en la carrera ni 28 de Enero
de 1929 como Juez Municipal (le Mayar. Tambin fu Juez Muniicipal de
IHolgun y Juez de Primera lislancia e Instruccei6n de Palma Sorianio. NaSicii
en 17 de Julio de 1899.
-Tambin falleeci el Ledo. Guilleriro (laple y Suirez, Magistrado Tribunal Supremo, desde 25 de Septiembre (le 1933. Fu, taimbin Juez Mu-
niiipal de esla capital, Represeitanteiit a a Cimara y Subsecretario de '.li
cienda. Durante imiichos aos ejerci la abogaca en esta caplit;al, d" cuyo
foro fuin un pre tigioso miembro. Haba nacido en 9 de Septiemlbre de 18(1.
COMPRAMO,--( ol'eiiones de REPERT(RIO JUDICI('AL de lo afos
1925 y 1!28 y las pagamos a 0(11O PESO(S cada unia. Tambin uiimeros
sui'tcs de eMos aos y de Ener' de 1929, A lPES(.-Calle 28, entire 5a. Y 7n.
Avenidas, Reparto Miramar.-Telfono F O. 1344.
NOTICIAS VARIAS.-Al Dr. MigAuel A. Macau, Juez Municipal de la
Habana. sp le la concedido por el Gobierno la Medalla de la Orden de Ca';
los Manuel de ('spede-. cn el grado de Caballero. coimo Miembro del ('-
irit Ejecutivo y de la Asamblea Supremla de la Cruz Roja Cubana.
--Ha sido absuelto por la Audiencia de Malanzas el )D. Pl'cidol' Mar-
tiez Franque. Registrador de la Prop)iedad d(e Pedrlo Betaiicourt. en causa
pr' desobediencia, nii saunilito relacionado co el Central "Australia''
-Para el 27 de e.ste lues hia sido seialada la Convencin de Prou'ado-
re. de l;i Repllica, q(ue tendr efecto en Santa Clara. en la que se tratarii
de la Lev creanlo la jnhilacin d(e la clase.
-El Dr. Juan F. Cruz nos participla iiber lonaido posesin del Rlleis ro
de la Propiedad 5, de, esla capital y que estalhleei la o'icina en La Metro-
politalna.
-El Decano del] Colegi'io de A\bogados dt Sal!itiago de (lba, si dili,'n
i:ivitaiiros p)ara la conference que en dic'la ciudad debi prlionuninciar ,'1
da 2 del actual ieis el )Dr. Alberto Blanco y Snchlez, Profesor de la TTni-
ver''sidad.
-Seg'in el cable 1a Colnisin de Jurisprudencia Feder:il del Cole'io de
Abogados de Nueva York. ien una comuniciiacin dirigida a las Coilisiones
de 1; (Cini'ra y el Senado, reclalma la adopcin de un procedimiento que
garalnt;ce la independenicia del Tribunal Supremo, sobre las bases siguientes:
(1) Enlmienda Contitueional fijando en el nuiero actual el de los
componeites de esa corporaein de legistas.
(2) Otra enliienda ordenando 1"l jubilacin obligatoria dle los Ma[is
tIriados ; cilerta: edad, preferenten:ente a no iii:nos dle 75 aio.
(3) Legislacin disponielulo la existencia de iun inslituto que adminis-
tre la eeonclia del Supre io, piaea que no depend directamenite de la bu-
rocracia federal comi o eni el ipeselnte, leslaldaii la peticin -,21)0 abogados.
-La ('Cnisin organizadora del (Coiigireso Nacional de Alboados adop-
l eitos aculerdos: Priniern: pR'calbar el aloy\o y cooperacin para el i:.ayor
aueii' v brillantez del niiiin11o, de todoos los Abogados y Colegios de Abouaalos
de la lRepblica. (le los Magistrados y .Iueees del Poder Judicial y miemibros
del Minii! erio Fiscal, (le los profesores de la Facultad de Derecho de la Uni-
versidad de la HIabana y de los Pod2res Ejecutivos y Legislativo-. Segundo:
Solicitar el concurso (le la Prensa y el Radio. Tercero: Iniciar una intense











ASUNTOS GENuERZ.tS


propaganda con objeto de dar a coinoer vies elinciados propsitos del (Coi
greso.
-La Audiencia de la Habana aplic 1 amnista al Sr. Esteban Dauss:i
y Vifias. ex-Secretario del Juzgado de Primera Instancia de Alinendares,
que fut condenado en 1928 por n:alversacin de $3,124. por estimar qutl apli
c lo defraudado a ayudar a la revolucin.
REGISTRO CIVIL.-Ley de 17 de Diciembre de 1937.-El Juez Muni-
cipal de Guantnanim consult al 'de Primera [nstanica d1l Partido. si el
art. 12 de la Ley (le 17 de D)icemibre de 1937. que exige la com parecencia
en los asuntos .judiciales por medio de Abogado o Proicurador, era aplicable
eni los expedientes del Registro Civil y sometido el caso a la l)ireccin (e-
neral de los Registres y del Notariado. sta resolvi6:
(onsiderando: (lie el art. XII de la Ley lde 17 de Diviembre del ao
prximo pasado, establere la representation obligatoria por imedio de Abr-
gado o Procurador, en los asuntos .judic'iales, siin (ue por interpretaein ex-
tensiva de dicho precepto, pueda exigirse dicha representacii iin tros asui-
tes (ue no tengan tal naturaleza.
('Cosiderando: que pura del triinar la naturaleza del asunlto hay qon
atenerse a Isu eseniia nii s. y los expeclienite. dle (lie colloen lo. Joees yl
Tlribuinales a tenor d, lo dispuesto en li 1ey del Hleg 'iro Civil y su Roeg~
imelito tie'n"n o luirticiplan de ila nalliralza dle ghibernativos segii tieiie sii-
tado este (Centlro, y lo la de judiciales.
('Consideriando: a mayor abiidaiiiiento, liqe traliidosc del ReRgisro (i-
vil, los Jileces Municipiials,. actaii comii Encaritados del inisio Y los de
Primera Tustancia eui sii conidicin de liislctores Pernianenltes de ello:i, .in
mirito de lo dispueslo en la Ley esl)einl de la material, por lo (1 ie li a1in
atendiendo al eaicter coni que a(la el liifunioiinaio a quieil por la Ley )e
e lii atribuido el cloiincimiento de losb suits tdel Reiistro (Civil. peide esti-
inarse que los ismo.seann judiliiales. sino de ndi le o carcii er 'iiiriativi\ o.
Resuelvo: evaicur la consultzi forlmiiulada ii el senititlo signiente: de
que los interesados ( no s s acito in-c'ribibles on el Iegistro Civil, y en los
expeldieites qu se se promuievan a teior de I< dislue.to en la Ley del tRegis-
tro del Estado Civil y siu Reeglauiiieno in niccesitan valerse de Abogado o
Prociiirador para (que los represeliteii ni lo- iisiios, pudiendo comparecer'
por s.-Pedro Yod, Director General.
COMPETENCIA.-Accidentes del trabajo.-El Tribnal Sulprenio, lpor
auto e 9, e 15 de Enero de 1938, resolvi:
('onsiderando: que apareeiendo qu(e el accidente del trabajo sufrido li'o
el oblrero deinunciante. ocurri en la deni :aricacin del Juzgado Muniiicipal del
Co(re' y que ante e! mismo, oil fiinioines de Co(reo innal, se prleseiit 1:i
deniiicia, colsisiteine ni qule ,l (-Oil):l:i aseLunldorla la cometido la inr
iraeein seiialada por el obireo vctimIla l ace'deute a que 'e refiere eni shi
escrito de denuiilncia, y sobre lo ual d1ice qie existed n expedienil en l el uz-
gado alte el lcal deinunci la infraccin Ique imllpuila a la compin):ia .:iseg'ii
rainra, es visto que la coimpeteniiia piara 'ionioer d'1 estp asillllo correspol-
de al 'expresado Juzg;ido Muniiiciial del (obre en funcioines de (orreccioiil,
se'gin lo eslable hido ei el art. 1,5 dt, lai Ley 1:, E juiciain entlo Criminia.-
Sres.: Duval. Mora. Tejera. Tabo y Rodrguiez.
REGISTRO CIVIL.-Certificacionlg que soliciten las Bolsas del Tra-
bajo.-El Juez Municipal de Mayajigua consult al Juez de Primiera Instan-
cia de Remedios, si las certificaciones de nacimientos de obreros nativos que
soliciten las Bolsas del Trabajo para unir a los expedientes de los intere-











ASUNTOS GEiNERALEF


sados deben o no expedirse por los Encargados del Registro Civil exentas
del pago de derechos, y sometido el caso a la Direccin de los Registros y
del Notariado, la misma resolvi en 26 de Septiembre de 1936, lo siguient':
Considerando: que el prrafo lo. del art. 115 del Reglamento dictado
para la ejecucin de la Ley del Registro Civil, tal como qued redactado
a partir de la promulgacin del Decreto-Ley No. 438 de 13 de Septiembre
de 1934 (Gaceta del 15 del mismo mes y ao), establece que sc expedirn
certificaciones de los Registros Civiles exentas del pago de derechos fisca-
les cuando sean solicitadas por pobres. o reclamadas por autoridad, sin n'--
cesidad de instancria de part interesada, que no haya obtenido declara.'iin
d( pobreza.
Considerando. que por la 10a. de las Instrucciones provisionales para el
fuinconamiento de las Bolsas 129 del Secretario del Trabajo do fech:! 25 de Julio de este a)ll I;'a;i li -apli-
cacin de la Ley No. 148 de 7 de Mayo de 1935 y los Decretos Lwye' Iiunl.
ros 202 y 203 de 3 de Reptiembre del propio ao. sobre Bolsas de T''rabaj'.
se d;sponle qlue dichal Bolsas solicitarn d' los lUzados zganicipaled. as
certificaciones de naciniiento de los trabajadores nativos ii~scriplts, con la
sola finalidad de iicluillas en sus expedientes respectivos, cyal solicitdl.'s
se harin een los models destinados a ese efecto, lo li qe firn:ar el J !' de (1 l la ilsa de Traba jo
(Cosideriiildo: iiiqe la solicitudes de los .'el'es de lis Bolsas de Tralajo
dirigidas a los Jueces Municil ., Encargados del Registro Civil, nq culn
plimiento de lo dispuesto en 1i0a. de las TIstrucciones Provisionials para
el funcionamient;io de las Bolsas dle Trabajo. contenidas en la re('o1ueiii
nmiero 129, de 25 de Julio de 1936. ldel Sccretario del Trabajo, aunque fir-
miadas por los Jefes de las Bolsas de Trabajo, dichas solicitudes emanan de(
Secretario del Ramo qne es una autoridad, por euya delegacin nctuan. ci
e'stos casos, lo< referidos Jefes, es, por tanto, procedente lque las c'erti'fiai-
ciones de nacimiento de p)ago (le derechos.
Resuelvo: evacuar la consuilta, en el sentidol do( que ais c(,rtificacionce
(ique 'oliciten los Jelfes de las Iolsa; de Trabajo, en la formia y de cuei'do
coln lo dispuesto eln i; lnstrucc'in 10a. de la resolucin niiero 129 dle 25
de Julio de 1,936, del Secrelario del Trabajo, deben ser expedidas por los
JTiieers Mnnic:pales Encargados de los Registros Civiles, de oficio, exentas
del pago de derecho-.-Pedro Yod, Director.
REGLAS DE DERECHO.-312.-La cosa (que llega al (<:is( d(el que no
pii le toiiar principio, result viciosa.
313.-El que face alguna cosa por mandalo del juzgadlr a1 qui'ln la j1,'
obedecer, Icn semleja (qile lo fice a mnal eintndimiento; porque aquel faze
dao qulie 0lo manda fazer.
314-Lo( que una vez se aprob. no puede ye desalrobarse.
315..-Lo que se debe sin plazo, se debe inniiediatamente.
31i.-Lo que iiin iio o quiiere para s, io ldele iacerlo a ofl i.
317.-T'odas las uIndas sobre libertadt, deben iiterpreti'se a favor td'
ella.
31.- Quiei n ]la por firnie I1c cosa quie (es l'eciha en 'ti inoiiie, val talnto
'con:o si la l oiuiesse lilanidadio far de prinIero.
319.-Puede alegarse la razi a falta de derecho escrito.
320.--'onfioriic a la razuii y al uso, iilig'uiino puedo sert oblig:adl, a 1ei'ci
nn beneficio contra su voluntad.












REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripcin annual, $ 7.00 Nmero suelto . $0.70 Anuncio Directorio $ 2.00

AO XVI. HABANA, ABRIL DE 1938 NUM. 4


LA PRESCRIPTION EXTINTIVA

II.

VI.-REQUISITOS.-Son dos los requisitos exigidos por la prescripcin
para que tenga lugar respect a los derechos y acciones.: A) Inexistencia de cansa
interruptora; y B) Tiempo.
A) Inexistencia de causa iwterrruptora.-Ha sido denominado este requi-
sito de variadas maneras. As se ha llamado: inaccin del acreedor, Baudry-
Lacaillinerie "Prcis de Droit Civil"; no ejercicio del derecho Windscheid;
silencio del titular del derecho, Grawein; y silencio de la relacin jurdica, De
Buen-Ramos y Alas y sentencia del T. S. de Espaa de 22 de Oct ubre de 1918.
Expresiones todas que no es necesario analizar, al objeto de determinar la jur-
dicamente conceptuosa, por ser ello material de importancia desde el punto de
vista escolstico, pero carente de la misma, para la prctica y aplicacin del
derecho.
Es necesario que el acto interruptor tenga lugar antes del decursamiento
del trmino de la prescripcin (T. S. de Cuba, Nov. 27-1907 y Nov. 5-1931).
La interrupcin hace ineficaz el tiempo decursado antes de la interrupcin
misma, haciendo comenzar la prescripcin es-novo, es decir, como si la obliga-
cin hul:iera comenzado ese da. (Cas. Turn, Junio 15-1908).
La apreciacin de la prueba sobre interrupcin de la prescripcin es de la
exclusive competencia del Tribunal, sin que pueda recurrirse en casacin. (T.
S. de Espaa, Abril 2:1-1925 y Oct. 27-1930; Cas. Npoles, Nov. 13-1906).
El art. 1973 del Cdigo Civil. seala los casos de interrupcin de la pres-
cripein, stos son:
1' Ejercicio de la accin ante los Tribunales.
Es necesario que la actividad del acreedor se demuestre de un modo indu-
bitado y palpable: la presentacin de la demand persiguiendo el cobro del cr-
dito, o el cumplimiento de la obligacin, cuya accin est prescribiendo.
Esto obliga a una double determinacin: a) actuaciones judiciales que inte-
rrumpen la prescripcin y b) fecha de la interrupcin.
a) Actuaciones judiciales que interrumpen la prescripcin. Para interrum-
pir la prescripcin, basta que se deduzca en juicio la accin para reclamarla.
(T. S. de Cuba, Mayo 25-1917). Es suficiente la simple presentacin de la de-
manda, aun cuando el emplazamiento del dempndado se haga por edictos (Aud.
Habana, Marzo 13-193,) ; pero no la produce las reclamaciones improcedentes
o inadecuadas. (Aud. Habana, Marzo 21-1931).
La presentacin de la demand siempre que sea hecha en forma y sea admi-
sible y admitida (T. S. de Espaa, Oct. 4-1907 y Junio 4-1926), siendo-necesa-
rio que-rena las condiciones indispensables para su' valdez ; entire ellas la pre-
sentacin de las copies del escrito y document (T. S. de Espaa, Junio 6-1920










ASUNTOS GENERALS


y Febrero 7-1924) ; aun cuando se trate de la interrupcin de la prescripcin
regulada en el art. 944 del Cdigo de Comercio. (T. S. de Espaa, Dic. 31-1917).
Es necesario ejercitar la accin misma cuya prescripcin se trata de inte-
rrumpir sin que baste otra ms, o menos, anloga. (T. S. de Cuba, Junio 17-1930,
y T. S. de Espaa, Julio 5-1904).
Si despus de presentada la demand es rechazada por razones de ndole
procesal, especialmente incompetencia del tribunal, se entiende que no ha tenido
lugar la interrupcin (Tribunal del Reich 66 P. ,368), a no ser que se establezca
nueva demand dentro de los seis meses. (Jurisp. Alemana. 1930).
No tiene efecto interruptivo la demand que despus de ser admitida es
declarada sin lugar (Cas. Pars. Junio 14-1837, y S, Requetes Dic. 17-1902).
La demand, an formulada ante el juez incompetent, produce la inte-
rrupcin de la prescripcin (Cas. Roma, Julio 17-1886, y Gnova, Dic. 21-1907) ;
pero no cuando la citacin es nula, por incompetencia del Tribunal o por defecto
de forma. (Catanzaro, Julio 31, 1899).
El acto de conciliacin produce la interrupcin si subsigue la demand, den-
tro de los dos meses (T. S. de Espaa, Oct. 9-1906 y Dic. 3-1931; Cas. Palermo,
Feb. 10-1910, y Npoles, Junio 6-1904), sin que baste la presentacin de la de-
manda de conciliacin (T. S. de Espaa, Junio 6-1922), por ser esencial el acto
(T. S. de Espaa, Oct. 15-1904), aunque sea ante juez incompetent (T. S. de
Espaa, Oct. 7-1899; Cas. Gnova, Dic. 21-1907) ; lo mismo el celebrado sin ave-
nencia, que el intentado sin efecto por no comparecencia del demandado. (T. S.
de Espaa, Feb. 14-1928).
Para que la demand de conciliacin produzca la interrupcin, debe pre-
sentarse ante el Tribunal competent. (Alemania, Decreto de Feb. 13-1924).
La demand de pobreza interrumpe la prescripcin, siempre que en ella se
design el objeto de la demand principal y se present en forma (T. S. de Es-
paa, Nov. 23-1892, y Abril 17-1918); pero no la interrumpe la pretensin
de nombramiento de Abogado de oficio. (T. S. de Espaa, Oct. 9-1906).
La demand de pobreza no es comparable a la demand principal y no in-
terrumpe la prescripcin. (Cas. Florencia, Oct. 31-1906).
Interrumpe la prescripcin la existencia de una causa criminal que impide
el ejercicio (le la accin por part del acreedor (Aud. Iabana, Dic. 9-1935),
aunque no se haya personado en la misma el perjudicado (T. S. de Cuba, Agos-
to 2-1905); pero no las alegaciones hechas en una causa criminal para defen-
derse de una denuncia formulada por el demandado. (T. S. de Cuba, Abril 22-
1914).
El inicio de diligencias preparatorias de la va ejcetiva, tienen el carcter
de interpelacin judicial e interrumpe la preseripci,'n dle la accin (T. S. de
Cuba. Marzo 12-1926) ; pero no cando la part se sepaa de la misma, por orde-
narlo el prrafo 29, art. 944, del Cdigo de Comercio. (Aud. Iabana, Marzo 29-
1930).
No pueden considerarse como ejercicio ante los Tribinales, las diligencias
preparatorias de un juicio. (T. S. de Espaa, Marzo 31-1902).
La reclamacin ante autoridad administrative, cuando se trata de asuntos
de la exclusive competencia de los tribunales ordinarios no interrumpe la pres-
cripcin (T. S. de Espaa, Enero 28-1915 y Dic. 18-1920); la defectuosa puede
implicar reclamacin extra-judicial (T. S. de Espaa, Mayo 4-1914) : el proce-
dimiento administrative de apremio, equivale a la reclamacin judicial. (T. S.
de Espaa, Oct. 2-1919).
Produce interrupcin el ejercicio de cualquier accin ejecutiva o de apre-
mio. (T. S. de Espaa, Marzo 31-1902).
Todos los embargos produce el efecto de interrumpir la prescripcin. (S.
Requetes, Marzo 25-1874, y Douai, Dic. 4-1893).
La doctrine germana, dominate, da valor interruptivo a la comparecencia
en el concurso; pero no a la demand que solicite un embargo preventive o una
media provisional, por entender que la primera es un acto de ejercicio judicial










ASUNTOS GENERALS


que tiende a la constata nii de la pretension. en tanto la segunda slo tienden al
aseguramiento.
La solicitud de depsito de un automvil, ratificada posteriormente por la
demand, interrumpe la prescripcin. (Aud. Habana, Junio 25-1934).
b) Fecha de la intlrrupein. Pueden establecerse tres moments:
a) Desde la contestacin de la demand. Al perfeccionarse el cuasi con-
trato de litis contestatio. o contrato de derecho, litigioso, A. Snchez Ocejo: La
nulidad en el Derecho General Privado, que supone el planteamiento de la litis,
debe inteirumpir la prescripein. Ese moment debe nmarcar la fecha de la in-
terrupci.n
b) El emplazamiento del demandado, Snchez Romn. El emplazamiento,
decan las Partidas, es 1.t raz y comienzo de todo juicio; su inicio debe marcar
el de la prescripcin.
c) La fecha de la presentacin de la demand. La prescripci.n se pro-
duce por el abandon y negligencia del acreedor, desde que l demuestra en
forma indudable su intencin de reclamar el crdito, no debe seguir el curso
de la prescripcin.
La ms lgica es la tercera. En efecto la prescripcin tiene lugar por la-
negligencia del titular del derecho, debe interrumpirse sta cuando el acreedor
establece su reclamacin, demostrando, en forma indiscutible, el deseo de ejer-
citar su accin, y mxim que no siendo necesario, en la prescripcin, actividad
alguna por parte del deidor, result indiferente que llegue a su conocimiento
por medio del emplazamiento, y que l contest a la demand. Apart que la
mayor, o menor actividad que se imprima al acto del emplazamiento, por estar
fuera del radio de accin del actor, no debe perjudicarle.
La prescripcin se interrumpe por el mero planteamiento de la cuestin
judicial, debindose contar el trmino de la interrupcin desde esta fecha y no
desde aquella en que llegue a conocimiento del demandado la notificaci'n judi-
cial (T. S. de Cuba, Feb. 26-1931 y Aud. Habana, Marzo 21-1931) ; en el mismo
sentido la doctrine alemana. (L. 1'. C. 207 y 496, ap). 1 al :3v).
En Francia no es la demand la que interrumpe la prescripcin, sino la
citacin, el mandamiento o, el embargo. (Art. 2274 C. C.)
Es uninime la doctrine en sostener que la interrupcin se produce desde la
fecha de la notificacin (le la citacin. (Cas. Palerimo, Junio 17-1901, y Roma,
Agosto 4-1903).
2V Reclamacin extra-judicial del acreedor.
El acreedor no acude ante los Tribunales ejercitaiido su accin, pero no
abandon tampoco el derecho que posee y reclama al deudor el cumplimiento de
la obligacin. Todo acto del titular del derecho, que est prescribiendo diri-
gido al deudor y que demuestre la voluntad indudable de obtener la realizacin
de lo adeudado, debe ser conceptuado como interruption de la prescripcin.
La solicitud de un acreedor hipotecario para el traslado de su crdito de
los antiguos a los modernos libros del Registro, no constitute reclamacin extra-
judicial. (T. S. de Cuba, Mayo 6-1919).
La accin para reclamar la indemnizacin por daos causados por los Fe-
rrocarriles, no se interrumpe por la reclamacin extra-judicial. (T. S. de Cuba,
Marzo 21-1921).
El requerimiento notarial hecho a la persona que est al frente de un esta-
blecimiento mercantil del deudor, no es suficiente para producer la interrup-
cin de la prescripcin. (T. S. de Cuba, Junio 17-1930).
El envo de cartas gestionando el pago de la cantidad debida, interrumpe
la prescripcin. (T. S. de Cuba, Oct. 5-1932).
Las alegaciones hechas en una causa criminal no interrumpen la prescrip-
cin, por reclamacin extra-judicial. (T. S. de (uba. Abril 22-1914).
-La demand interpuesta por una mujer casada menor de edad sin estar
completada su capacidad debe considerarse como reclamacin extra-judicial-,










ASUNTOS GENERALS


para la cual la Ley no require forma especial alguna. (T. S. de Cuba, Marzo
4-1930).
La reclamacin administrative defectuosa, puede implicar reclamacin ex-
tra-judicial. (T. S. de Espaa, Mayo 4-1914.
La presentacin de la factura del crdito interrumpe la prescripcin, ya
que ese acto represent una reclamacin del imported de la cuenta. (T. S. de
Espaa, Nov. 23-1917).
Loa actos de citacin nulos, como tales, por defect de forma. valen como
actos interruptores. (Cas. Npolcs, Julio 26-1905).
39 Acto de reconocimiento de la deuda, hecho por el deudor.
En los dos nmeros anteriores, hemos visto el caso del acreedor que acciona
en persecucin de su crdito: en el present e-' el deudor que, adelantndose a
esa reclamacin, reconoce la existencia del derecho del acreedor; este reconoci-
miento puede encontrarse, en el ruego de remisin o espera, en la prestacin de
fianza, incluso en la prestada por un tercero, si el deudor asiente o ratifica, en
el pago a cuenta de cantidades parciales, etc.
No es necesario un contrato de reconocimiento, ni siquiera una declaracin
con carcter de negocio jurdico, de la voluntad d& reconocer, sino que basta
una conduct con relacin al acreedor de la cual se deduzca que al deudor le
consta su obligacin. (T. del Reich 1908, NI. 13,39, Olgo 30, P. 315).
En este caso se interpreta por el Cdigo, el reconocimiento del deudor
como equivalent a la renuncia implcita de utilizar el plazo ya transcurrido,
toda vez que supone la voluntad de cumplir. (Cas. Pars, Abril 10-1889).
Reconoce expresamente la existencia de una deuda, quien al reclamar en li-
quidacin a su acreedor, mayor suma. toma en cuenta el imported de aquella,
porque quien pretend compensar no niega que deba, sino que, en ese moment,
afirma la existencia de la obligacin. (T. S. de Cuba, Enero 18-1916, y Cas.
Roma, Mayo 22-1908 y Bolonia, Abril 3-1908).
La peticin de prrroga y el pago de interests, implica el reconocimiento
(T. S. de Espaa, Junio 6-1914 y Montpeller. Marzo 15-1872), al igual que la
peticin de plazos para el pago. (Aud. Habana, Enero 16-1930 yAbril 10-1931).
Implican reconocimiento por lo que interrumpen la prescripcin : la decla-
racin contenida en un inventario (Cas. Pars, Febrero 12-1853), la oferta de
pago (S. Rcquetes, Enero 30-1865), la designacin de perit;s para evaluar el
imported de una indemnizacin (Besanzon, Marzo 18-1887 y Ley de Jul. 13-1930),
un convenio celebrado entire el deudor y un tercero, con vista al pago del acree-
dor. (S. Requetes, Enero 31-1872).
La entrega de cantidad a cuenta implica reconocimiento de la deuda (T. S.
de Espaa, Nov. 23-1917), a no ser que se hubiera ofrecido como transacin para
evitar el pleito. (Cas. Pars, Mayo 14-1918).
Las tentativas de transaccin interrumpen la prescripei.n (Cas. Palermo,
Enero 22 y Marzo 7-1907), lo mismo el otorgar una prenda (Cas. Palermo,
Abril 16-1903), o el dar una fianza. (Cas. Roma. Feb. 14-1903).
La expresin en los documents pblicos de las cargas reales a que vienen
afectos los bienes inmuebles que son objeto de trasmisin y el hecho mismo de
constar estos gravmenes relacionados en las inscripciones del Registro de la
Propiedad, no implican un reconocimiento de su existencia por part del adqui-
rente de los inmuebles gravados, que pueda motivar la interrupcin de la pres-
cripcin. (T. S. de Cuba, Nov. 5-1931 y T. S. de Espaa. Marzo 21-1911).
B) T''iimpo.-Las polmicas doctrinales cesan y la unanimidad. en today 1 i:;
legislaciones es absolute, para admitir la necesidad del transcurso de un plazo,
para que los derechos y acciones se extingan por prescripcin: la divergencia es
limitada a la duracin del trmino.
Los principles plazos-la totalidad hara interminable este trabajo- se-
alados por nuestro Cdigo, son:
Las acciones sobre bienes inmuebles, prescribed a los 30 aos. (Art. 1963
Cd. Civil).










ASUN'TOS GENERALS


Las acciones personales prescribed a los 15 aos. (Art. 1964 Cd. Civil).
Se consideran acciones personales: la accin para pedir el saldo de una
cuenta corriente (T. S. de Cuba, Mayo 3-1929). pedir el cumplimiento de una
ejecutoria (T. S. de Espaa, Feb. 24-1896 y Julio 7-1921), para exigir el cum-
plimiento de una promesa de venta (T. S. de Espaa, Julio 14-1911), para pedir
la nulidad de un testamento (T. S. de Espaa, Junio 20-1928), solicitar la im-
pugnacin de la filiacin natural (T. S. de Espafia, Enero 18-1929), la de reso-
lucin de un contrato ( f. S. de Espaa, Sept. 24-1930), la de rectificacin de
errors en el Registro d,' la Propiedad (T. S. de Espaa, Oct. 20-1931), la del
que sin estar obligado su-ninistra alimentos. (T. S. de Espaa, Abr. 10-1910), etc.
La accin hipotecaria prescribe a los 20 aos. (Art. 1964 Cd. Civil).
Las acciones reales s.)bre bienes muebles, a los 6 aos. (Art. 1962 Cd. Civil).
Sealan tiempo para la prescripcin los artculos, entire otros, el 44, 113,
118, 133, 137, 180, 287, 615, 646, 652, 689, 1076, 1299, 1301, 1472, 1483, 1490,
1530, 1591, 1966, 1967, 1968, etc., del Cd. Civil.
J m'LO GARCERN.
-------)o (-
EL DERECHO DE VISITAR A LOS JUECES Y EL DEBER DE ESTOS A
RECIBIR A LAS PARTIES EN NUESTRA HISTORIC JURIDICA

En un folleto cargudo de fecunda en.seianza y ilmtizado con la donosura
singular que exorna las producciones todas de ese abogado venerable y cubano
eminent que se llama Don Cristbal de la Guardia, le un da prrafos que me
obligaron a profunda y luenga meditacin, pues, que en ellos se intentaba batir
en brecha principios errneos, arraigados en la conciencia de ms de un funcio-
nario judicial de los que pireeisamnpile prestigion hon ran por su entereza y
probidad, esta carrera.
En la poca, ya re-nota, de mi ingreso en la Judicatura, no toleraba yo,
cancerbero fiel del arca de la justicia. que ninguna parte viniera a tratarme
asuntos de mi investidu'a en privado: 'Hable en el moment del juicio; diga
cuanto sepa y convenga a sus intereses cuando yo, en el plinto del tribunal, llame
a las partes.. Quiero que todo se diga all; que todo se oiga por todos." Magn-
fico epifonema que ms de un novel y honrado funcionario repetir para poner
trmino a toda rplica con que intent abatir al litigante importuno. Pero, no
siempre esas palabras podrn salir de labios del verdadero juez; de ese autntico
ministry de la justicia; tan difcil de hallar en nuestro medio, propicio como
pocos a la mediocridad flbil; poca capacidad y poco coraje; graves taras de
nuestro mundo cubano.
Del verdadero juez el juez que Saldaa describiera as: "vive apartado
como seor spiritual d' los interesados y contaminadores vasallos judiciales;
secretaries y litigantes, aentuales possible .. Sin rehuir !a cortesa del trato,
jams se entrega a la mezquina sociedad de la aldea metropolitan. No juega,
ni perdi la digna seriedad en regocijos populares, inmune a todas las embria-
gueces. No dilapida su tempo. Y como ha de pronunciar la, verdad humana, que
eso es hacer justicia, es devoto del studio; su despacho, consagrado por la cien-
cia, pone en labios del visitante un punto de silencioso respeto.'
El verdadero juez ,irve s.lo a su conciencia, dirigida en lnea recta (en
moral como en matemtica es la ms rorta. dice Kant) a la justicia: a nada
teme, nada le detiene, a nadie oye: pero hay alguien, . ia quien debe de oir:
el menesteroso de la juslicia; el que a l la pide; para ese. en todos los momen-
to, debe de tener abiertaf las puertas del eempl, ilel Tribunal, las pu-rtas de su
casa y las puertas de su espritu.
Ahora bien; leamos los prrafos consabidos, que inserta en sus "Lecciones
de Experiencia" el ilustre abogado cubano de quien hablamos al principio y
que han dado origen a este trabajo: "tengo entendido, dice Don Cristbal, que










ASU TT), (il:iEfALt,~g


en algunas de nuestras leyes antiguas se recomendaba a los jueces el oir perso-
nalmente a los litigantes y a sus abogados. No hemos visto esa ley, pero recor-
damos perfectamente habrsela odo citar en un informed a nuestro gran aboga-
do y gran orador forense, Don Pedro Gonzlez Llorente, a quien parece hubo
de serle negada alguna entrevista por un juez, y quien, en la Audiencia, con
aquella vehemencia que le caracterizaba, dando puetazos en la mesa, gritaba,
una y otra vez, que el juez deba haberlo odo, y adems de las razones de orden
natural que expona, citaba una Ley. no s si de las Partidas, de la Nueva o de
la Novsima Recopilacin."
Efectivamente, considerado el problema "a priori. parece que la lealtad
del litigio impone, no slo la publicidad del debate, sino que el tribunal slo
sepa la verdad del caso en los estrados promulgada. Eso sera lo ideal. Pero
no siempre la verdad del caso se escucha en los estrados del tribunal, a veces
por miedo, a veces por invencibles obstculos de tcnica, a veces porque ella lle-
ga despus del juicio, y antes del fallo, a conocimiento de las mismas parties! Y
ella es precisamente la que importa al juez, al verdadero juez, no al hominculo
de la burocracia que sirve a la mezquina mesada peridica; la verdad es la que
busca, por todos los medios a su alcance, este jerarca de la sociedad que ha
hecho de su ministerio augusto apostolado y va en l, por sobre abrojos e im-
pedimentos, peregrino sempiterno de las ideas de bien y de justicia.
Puesto frente al ingente caso, pronto di la solucin apuntada; el juez ha
de buscar la verdad, por todas las rutas posibles, y, ya en posesin de ella, con
aquel "celo terrible por sn justicia" que peda Domingo de Soto, dictar su fallo
atento slo al bien inmortal que sirve. Pero, ansiando agotar el tema, penetran-
do en nuestro derecho histrico, y de ah el ttulo del artculo, me di a una pro-
lija bsqueda consultando al efecto nuestros monumentos legislativos ms an-
tiguos.
En el Spculo, ttulo de Advocato, leemos: Imo quod in aure audit, debec
public recitare ne in sinistram incidat suspicionem.
Como se ve, en el Spculo no encontramos el buscado antecedente, al con-
trario, ese texto aconseja la pblica manifestacin, reputando nociva, funesta,
fatal, la entrevista privada engendradora de la desconfianza, el recelo y la sos-
pecha.
En las Leyes de Partida hallamos la Ley VII, Ttulo IV, Partida III:
"Que ninguno se atreva a razonar con soberbia o fablar en poridad a las orejas,
estando los jueces asentados en el logar do deuen judgar, para evitar la mala
sospecha temiendo que aquella fabla era a pro de la una parte e a dao de la
otra."
No es necesario explicar el pensamiento del legislator, expreso admirable-
mente, con la sencilla galanura del lenguaje del Sabio Rey.
Pero, revisando textos posteriores, encontramos que Don Juan I, el vencido
insigne de Aljubarrota, en 1387 promulga en Birbiesca la Ley 26. En ella dice:
"no negamos a las parties ni a sus procuradores ni abogados que todo tiempo
que quisieren informed al juez, por palabra, alegando todos aquellos derechos
que entendieren que les cumple."
Tal precepto fu reproducido por Don Fernando y Doa Isabel en Madri-
gal, ao 1476 y aparece en la Ley IV, Ttulo XVI, Libro II de la Recopilacin
y en la Ley I, Ttulo XIV, Libro II de la Novsima Recopilacin.
As el Rey inmortal de Castilla y las Catlicas Majestades mandaban a los
jueces "oir en todo tiempo" a las parties; es decir, tener abiertas siempre las
ventanas y puertas de sus templos y de su espritu, para que por ellas penetrara
la voz de los menesterosos de la justicia.
Hasta aqu la palabra de esos autnticos conductores de pueblos, de esos
grandes y justos reyes.
Razn y much la de Don Pedro Gonzlez Llorente cuando, inflamado
por santo amor a la justicia, apostrofaba con energa a quien haba, tal vez de
buena fe, cerrado los caminos de la verdad.










ASUNTOS OENERALES


Pero, recientemente, el Tribunal Supremo de Cuba, por medio de ii Sala
de Gobierno, ha dictado un Acuerdo de fecha 16 de Noviembre de 1936 que
dice as:
"El Tribunal ne ve inconvenience alguno en que las parties tengan entre-
vistas con los jueces para tratar de asuntos oficiales, las que en algunos casos
podran resultar convenientes al buen orden de los asuntos y del propio tribu-
nal, porque no todo lo que puede manifestar una parte al juez podra decirse
por escrito, por no entraar una peticin relative al procedimiento, que deba
ser resuelto con arreglo a la Ley de trmites, sin que ello pueda convertirse en
sistema, quedando al buen juicio del juez fijar los lmites y extension de la en-
trevista y los asuntos a tratar en la misma, no permitiendo, en su caso, suges-
tiones o intromisiones que no resulted adecuadas y sin permitir que con esas
entrevistas se demoren los actos sealados dentro (le cada audiencia pblica del
Tribunal."
El Tribunal Supremo de la Repblica la sabido recoger el precioso legado
de nuestro derecho histrico y dar a los jvenes jueces, los ms puros, porque
el corazn es izquierda y es juventud y es fortaleza, normas admirables de pru-
dencia que con aquella, la templanza y la justicia forman la tetraloga incon-
movible sobre la que Platn erigiera su sistema tico.
DR. JUAN J. C(. CAsASS.
---)o(-----
COMENTARIOS

La actual Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de la Habana, que
viene distinguindose por su tesonera labor en pro de los intereses del Colegio
y de la, clase, llevando adelante un propsito hace tiempo acariciado, acaba de
fundar la R vista dl1 Colegio de A.bogados de la Habana, rgano official del
mismo. El primer nmero, de cuya aparicin di cuenta REPERTORIO JUDICIAL
en el anterior mes, es un exponente gallardo del entusiasmo de la Comisin Di-
rectora de la revista, que ha de traducirse en sueesivos xitos. Buena presenta-
cin, valiosos artculos, variedad de temas, en una palabra: un magnfico primer
nmero.
Integran la Comisin Directora de la Revista, los Dres. Manuel Fernndez
Supervielle, Carlos Raggi Ageo, Ral Lpez Ibez, Luis Botifoll Gilprez, Er-
nesto Freyre Varona y Eduardo Le Riverend Brusone.
E,: ese primer nmero se hacen dos bondadosas alusiones a RE'PirTORIO JU-
DICIAL que agradecemos y aprovechamos para decir, como contestacin a una de
ellas, que no puede caber duda alguna que en estas columns sern acogidas
cuantas informaciones puedan resultar de provecho para el Colegio, como hasta
aqu ha venido aconteciendo.
Sinceramente deseamos progress continuados a la nueva publicacin.
Aprovechando la breve estancia en esta capital del distinguido abogado
Ir. Milo A. Borges, autor de la ya famosa "Conmpilaci6n ordenada y complela
de la Legislacin Cubana", cuyo primer tomo, 1899-1934, est a punto de ago-
tarse, la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados (le la Habana dispuso ob-
sequiarle con un almuerzo que tuvo efecto el domingo 17 en los salones del
"Habana Yatch Club", para demostrarle el alto aprecio con qu e le distingue
la clase de abogados, por habernos dotado de libro tan til, como que sirve para
facilitar la consult de la legislacin relative a cualquier ramna del derecho, o
de cualquiera de nuestras instituciones; y para estimularlo en la prosecucin
de tal empeo, con la publicaciin de los no menos tiles apndices anuales, de
los que lleva publicados los de los aos 19.35 y 1936 y en breve saldr el de 1937.
Result un acto de fraternal camadera y de sincere adhesion al valioso
compaero, que habra adquirido mayor relieve si hubiera sido possible organi-
zarlo con ms tiempo, pues slo se dispuso para ello de breves horas.










ASUNTOS GENERALS


SY ya que no.s henmos referido al libro del Dr. Borges, hemos de signifi-
car al foro y judicatura, la necesidad de proteger su publicacin con la adqui-
sicin de los sucesivos apndices. Si bien el tomo initial fu adquirido en breve
trmino: al extreme que slo quedan disponibles 50 ejemplares de la primer
edicin, los apndices de 1935 y 1936 no han alcanzado la rpida salida que
era de esperar, lo que no result explicable, pues no se concibe tener una obra
trunca, cuando con tan poco costo puede tenerse complete.
Es de esperar que ahora que ha s:alido el de 1937, merizea la debida acogida,
porque, de lo contrario, no seguirn publicndose esos apndices, pues no es
possible pretender que el Dr. Borges abone de su peculio las sucesivas ediciones,
sin esperanzas de resarcirse del costo, que es lo menos que puede pretender.
OAN.
----_)o(-----
LEYES Y DECRETOS

REGLAMENTO DE LA LEY DE ACCIDENTS DEL TRABAJO.-De-
creto Presidencial 452 (Gacela 11 Marzo).-En uso de las facultades que me
estn conferidas por la Ley Constitucional de la Repiblica y a propuesta del
Secretario del Trabajo, resuelvo:
Primero: Modificar los arts. 10, 16, 24, 34, 41, 42, 43, 44, 46, 47. 49, 50,
52, 53, 63, 68 y 98 del Reglamento de la Ley de Accidentes del Trabajo, pro-
mulgado por Decreto NQ 223 de 31 de Enero de 1935, dejndolos redactados en
la forma que a continuacin se expresa:
Art. 10.-En todos los casos de accidents del trabajo, el lesionado tendr
derecho a recibir asistencia mdica y farmacutica por cuenta del patrono o
compaia aseguradora, pero no tendr derecho a percibir la dieta que establece
el art. VIII de la Ley, sino cuando se compruebe que las lesiones producidas
por el accident lo incapacitan para realizar su trabajo habitual. El mdico que
practique la primera cura del lesionado en un accident del trabajo, har constar
en la certificacin que expida, si a su juicio las lesions sufridas por la vctima
del accident impiden a ste la realizacin del trabajo a que se dedique. Todo
certificado mdico inicial en que no conste este requisito, deber ser rechazado
por el Juez Municipal.
El patrono, o la compaa aseguradora en su caso, en cumplimiento de lo
dispuesto en el art. XXXIV de la Ley, tendr la obligacin de proporcionar los
mdicos y farmacuticos que han de hacerse cargo de la asistencia de los obre-
ros vctimas de accidents en el trabajo, y al efecto comunicarn los nombra-
mientos que hagan a la Secretara del Trabajo y al Juzgado Municipal corres-
pondiente, pudiendo nombrar dos o ms facultativos con el mismo objeto y sus-
tituir, en cualquier moment, los que previamente hubiere nombrado.
El nombre y direccin de los facultativos nombrados se har saber a los
obreros por medio de avisqs permanentes en las oficinas y lugares adecuados
de la empresa donde el trabajo se realize.
Art. 16.-Son incapacidades parciales permanentes para el trabajo:
a) La prdida de la extremidad superior derecha o izquierda en su totali-
dad o en sus parties esenciales, adems de la mano, los dedos de la mano en su
totalidad, hunque subsista el pulgar, o en igual caso, la prdida de todas las se-
gundas y terceras falanges o la prdida complete del pulgar.
b) La prdida de una de las extremidades inferiores en su totalidad o en
sus parties esenciales, conceptundose parties esenciales, adems del pie, los ele-
mentos absolutamente indispensables en ste, para la sustentacin y la pro-
gresin.
c) Las lesiones funcionales que por anulacin de alguna extremidad o de
parties esenciales de la misma puedan conceptuarse anlogas a las mutilaciones
materials expresadas en los incisos anteriores.










ASUNTOS GENERALS


d) La cfosis o sordera absolute y la prdida o ceguera de un ojo.
Art. 24.-El obrero lesionado no tendr derecho a la indemnizacin estable-
cida en la Ley, si se comprobare que provoc el accident intencionalmente o
que demor de modo deliberado su curacin, o que agrav las consecuencias del
accident realizando actos que contravinieren o c(esvirtuaren el tratamiento pres-
cripto por el mdico d' asistencia, o que se confabul con ste, en cualquier for-
ma, con perjuicio del patrono o compaa aseguradora. En este ltimo caso el
mdico perder todo derecho a percibir honorarios, y al de ser designado en lo
sucesivo para conocer casos de accidents del trabajo, conforme previene el art.
XXIX de la Ley y 44 de este Reglamento.
Asimismo el professional que deliberada o con reincidencia certifique unida-
des clnicas traumatol'igicas manifiestamente erneas, con la intencin de obte-
ner mayores honorarios que los que correspondan al caso en que ha intervenido,
tambin perder el de 'echo a ser designado en lo sucesivo para conocer casos de
accidents del trabajo conforme previene el art. XXIX de la Ley y 44 de este
Reglamento.
Art. 34.-Se estimarn como medidas preventivas generals de indispensa-
ble adopci(n, adems !e las de s'eguridad e higiene a que se refiere e] artculo pre-
cedente, todas las encaminadas a la proteccin de los trabajadores en la labor que
ejecuten, consignadas en el Catlogo de Mecanismos anexo a este Reglamento:
as como la declaracin de incapacidad de los mismos para el trabajo que reali-
zan, cuando resulten excesivos los accidents sufridos por el obrero.
Se considerar fa!ta de previsin de los patrons, entire otros casos:
a) La ejecucin de una obra con personal que, por insuficiente, obligue
a los trabajadores a r alizar su labor en condiciones de peligrosidad.
b) El empleo d& materials que, por impropios, vengan a aumentar los
riesgos inherentes al trabajo.
c) La utilizacin de personal inepto en obras e industries peligrosas que,
por desconocimiento del trabajo, est ms expuesto a sufrir accidents o que ca-
rezca del correspondiente certificado de aptitud, expedido por la Secretara del
Trabajo.
d) La ejecucin de trabajos riesgosos sin la vigilancia y direccin de per-
sonal capacitado.
Se dictar la declaratoria de incapacidad del trabajador, por entenderse
que no rene las condiciones fsicas requeridas para el trabajo que realize, cuan-
do sufra ms de dos accidents en el intervalo de seis meses, siempre que se com-
pruebe por la Secretaria del Trabajo que los dems requisitos de previsin contra
accidents del trabajo se cumplen debidamente por el patrono.
Solamente dejar de dictarse esta declaratoria cuando existan motivos ex-
cepcionales que lo justificaran, cuyos motivos se expresarn en la resolucin
del caso.
La declaratoria de incapacidad que se dicte en cumplimiento de lo dispuesto
en este artculo producir, respect del trabajador sobre el que recayere los si-
guientes efectos:
1) Se le suspender de la lista rotatoria de trabajo, donde existiere.
2) Quedar impdido de seguir trabajando en la labor en que se accident
excesivamente, por lo que ser causal legtima de despido, a los efectos del De-
creto nmero 276 de 1934, y disposiciones complementarias.
3) Ser separado de la Seccin correspondiente al trabajo que realizaba
en la organizacin obrera a que pertenezca.
Esta declaracin de incapacidad ser dictada por resolucin fundada del
Secretario del Trabajo durar dos -aos; se notificar al interesado, a su pa-
trono, al Sindicato a que pertenezca y a la Bolsa de Trabajo en que estuviere
inscripto el trabajador, a fin de que se haga constar en su expediente respective
y'en-la.Boleta de Traslado que se expidiere; y se publicar en la Gaceta Oficial
de la Repblica, para general conocimiento.










ASUNTOS GENERALES


La prevencin de los accidents ser obligatoria en su grado mximo en
los trabajos realizados Sor mujeres y por menores de dieciocho aos.
Los trabajadores, para realizar labores riesgosas en industries, minas, puer-
tos, etc., tendrn que proveerse del certificado de aptitud fsica para'el trabajo
que realicen, el cual les ser expedido por mdicos de la Secretara del Trabajo.
Estos certificados mdicos se renovarn anualmente o cuando vare la naturale-
za del trabajo.
Art. 41.-Cuando el patrono estime que el accident se debi a fuerza ma-
yor o caso fortuito extrao al trabajo, o que fu provocado intencionalmente por
el mismo obrero, que es lo que se conoce como auto-lesin, o que se trata de una
lesin simulada, lo consignar as en el parte de aviso al Juzgado, acompaando
declaracin suscrita por los testigos que hubieren, mediante acta levantada por
el Jefe del trabajo, Capataz o encargado y los dems antecedentes que justifi-
quen su afirmacin.
Cuando en el parte de aviso del patron ste manifestare su creencia de
que se trata de un caso de auto-lesin o simulacin, y se acompaare algn prin-
cipio de prueba escrita, se notificar as a la compaa aseguradora por el Juez
que, conform al prrafo 4 del art. XXV de la Ley, habr de poner en conoci-
miento de sta el accident.
Asimismo la compaa aseguradora, al tener conocimiento de un accident,
tendr el derecho de denunciar ante el Juez, a los efectos de este art. que se tra-
ta de un caso de auto-lesi6n o simulacin, cuando as lo creyere por la frecuen-
cia o por la forma en que se ha producido el accident.
En los casos previstos en los dos prrafos anteriores, la compaa asegurado-
ra, si lo cree convenient, podr asesorar a los Jueces en sus investigaciones para
el esclarecimiento del hecho, y podr asimismo proponer, y debern ser admiti-
das, cuantas pruebas y diligencias solicite durante la sustanciacin del expedien-
te de accident del trabajo.
En estos casos en que se presuma la auto-lesin o simulacin, la compaa
aseguradora podr solicitar del Juzgado que se constituyan en depsito, an-
te la autoridad judicial, las cantidades que en concept de dietas deba percibir
el trabajador, de acuerdo con el artculo XI de la Ley; cuyas cantidades que-
darn en depsito si el Juez lo dispusiere con vista de los principios de prueba y
declaraciones presentadas.
Cuando el patrono sea su propio asegurador, o sea, cuando de acuerdo con
el art. XLIX de la Ley, haya asumido las obligaciones que ste le impone, ten-
dr los mismos derechos que en este artculo se reconocen a las compaas ase-
guradoras.
El lesionado, desde el inicio de las actuaciones, podr solicitar que lleve su
representacin dentro del expediente y la defense de sus derechos el Ministerio
Fiscal, y a ese efecto lo pedir al Juez que conozca del caso.
Art. 42.-Inmediatamente de recibida por el Juez una denuncia de pre-
suncin de auto-lesin o simulacin, conjuntamente con la solicitud de reten-
cin de las dietas; ste incoar el incident de auto-lesin o simulacin, y em-
plazar al lesionado para que dentro del trmino improrrogable de 3 das ha-
ga sus descargos; transcurrido ese trmino, hyanse o no formulado los descar-
gos por el lesionado, se abrir el incident a prueba, dndose traslado a ambas
parties por trmino de diez das, dentro del cual debern proponerse y practi-
carse las mismas. Pasado dicho trmino, hyanse propuesto o no pruebas por
los interesados, el Juez dictar su resolucin dentro de tercero da. Esta resolu-
cin slo surtir efecto en el expediente de accident del trabajo que se haya ra-
dicado.
Desde el inicio o en cualquier estado del incident de auto-lesin o simula-
cin, el Juez podr decretar la retencin y depsito de las dietas.
Si el Juez declarase injustificada la presuncin al resolver el incident, se
alzar la retencin, si se hubiere decretado, entregndose al lesionado la canti-
dad depositada, sin ulterior recurso.










ASUNTOS GENERALS


Y en el caso de que el Juez resuelva que existe la auto-lesin o simulacin,
Se aplicar lo pre enido en el art. 24 de este Reglaniento, devolvindose a la
compaa aseguradora las cantidades depositadas, de haber sido retenidas. En
este caso, se inhibir;i en favor de los Jlueves de lo criminal conform se express
a continuacin.
En todo caso e accident en que s; advirtiera alguna responsabilidad por
dolo o culpa, inenlus. en aquellos a que se contlrae el art. IX de la Ley, los Jueces
Municipales y de Primera Instancia, se inhibirn del conocimiento del asunto en
favor del Juzgado Ctnorrecional o de Insitucein competent.
Cuando en los :asos del art. IX de la Ley, por Juez o Tribunal competent
se dicte auto de procesamiento contra un obrero lesionado, el Secretario del
Trabajo podr disponer la suspension dcl mismo en el trabajo que viniere desem-
peando, mediante resolucin fundada.
Art. 43.-En e! certificado initial que ha d(e acompaarse a la notificacin
del accident por el patrono, el medico autorizante describir lo ms detallada-
mente possible las 1 oness sufridas por el Cbrero; y si por la forma de ellas, o
circunstancias, se pie lacin, lo har'ii conis ar en dicho certil'ic:(iid. Taibin consignar la unidad cl-
nica traunmalolngica que a su juiein ciorespolnla
El mdico que isista al lesionadto dari cenita al Juzgado, cada cinco das,
del estado del mismto.
Art. 44.-En el oi:s ode que la Ivicina idl acideile, haciendo uso del dere-
clho que le cuocedie i anr. XXIX (de li Lev, liji por si mismii al umdico o far-
lmaeutico (qe tileg. Io coni\enienl iiiiiiieni ts titda si ctraivioil, proceder la
designacin si dicho midcico o fariiiacuii: tienen su ldoinicilio en la misma lo-
calidad en que el oi rero sufri el aviil, 'te, o en el pueblo ms inmediato en
que existii facul a ivos de no existir ( hallarse imipedicds los de aqulla, y
si lo prefiriese el o1 cro, por los que 1ieiii si, demicilio en el lugar o pueblo
mas ercanio en que radiheo el taller. iiipintiiento, terminal, fbrica, estableci-
miento, estacin. iiienio, 1le., en quie iiterialmentl presta sus servicios o a
dor:de el obrero con *urra peri'diea ;iin e a iniciar losi mismos, con today inde-
pendencia del domi;edio le al o direc postal ique tenga el patron. -El Juez,
comprobado que al n:i.dico ;;( le l.c iitrde la priohibici(n contenida en el art. 24
de este Reglamento que tanto diciie laiiulativo como el farmacutico elegidos
por el obrero resident en la mismia locali dad dlonde e ie produjo el accident o de
no existir en sia, e, el piebl, il;s inini ial, a n eii q.i exislan, o en su caso, de
residir en la misma ocalidad en que e-,t siluado el taller, camnpamento, termi-
nal, fbrica, establecimeiento, estacin, iiignio. ete.. en la que el obrero presta
sus servicios y si en lia no los hub liere, cn l,:, del pim(eh miiis cercano, aprobar
la designacin y la 1 .i 1 i ., al Patrolm o a !i ( Coila aseguradora.
En caso de que ,,e compruebe que c1 me(dico o el farmacutico no renen las
condiciones exigidas, -] Juez requeriia al trabajador para que design otros fa-
cultativos que rena, los requisitos relacionados.
Como excepcin, y sin perjuicino de lo dispuesto en el art. '50 de este Re-
glamento, en aquellos casos graves en iqe fuere inmprescindible recluir al lesio-
nado en clnica u ho-pital. el requisite dei residencia, establecido en este artcu-
lo, se limita a que ei cirujano o especiali:ta ileiga .su domiicili, en la provincia
en que ocurri el ac idente. La calificaeiiiin de gravedad con reclusin impres-
cindible, debe ser coi firmada, previamente, por el dictamen del mdico foren-
se, o en su defecto por el de un facultative nombrado por el Juez, para que
ste apruebe la designacin.
El patron o la compaa aseguradora, no estarn obligados a satisfacer
los gastos de asistencia del mdico o farmacutico escogidos por el obrero, hasta
que el Juez Municipal regule los honorarios del primero, de acuerdo con la ta-
rifa anexa a este Reglamento e imparta su aprobacin a las cuentas de la far-
macia.










ASUNTOS GENERALS


A los efectos de la regulacin de los honorarios mdicos a que se refiere el
prrafo precedent, deber presentarse al Juzgado Municipal una declaracin
jurada suscrita por el professional respective en que conste el servicio que hubie-
re prestado a la vctima, expresando la unidad traumatolgica que correspond
y el imported de sus honorarios por tal concept, ajustados a la tarifa anexa a
este Reglamento, haciendo manifestacin expresa de que le son debidos y no le
han sido satisfechos.
En esa declaracin jurada deber, adems, consignarse: a) nombre y di-
reccin del mdico; b) nombre y direccin del herido; c) nombre y direccin del
patrono; d) fecha del accident; e) Municipio en que fu asistido el lesionado y
nombre y direcciin del hospital o clnica, en caso de haber sido recluido; f) de-
inoiinaci.dn exacta de la unidad clnica traumatolgica, sealando su nmero
de orden y el nmero de la column por que se cobra.
El Juez, comprobado que la declaracin jurada contiene los requisitos se-
alados en este artculo; que la unidad clnica traumatolgica jurada concuerda
exactamente con la que del expediente result de aplicacin al caso por hallarse
decidida conform al art. 53 de este Reglamento; que el mdico reclamante ha
sido el nico de asistencia y que la cantidad reclamada como honorarios se ajus-
ta a la tarifa anexa de honorarios mdicos, dispondr el pago sin ms trmites.
No obstante lo dispuesto anteriormente, cuando la declaracin jurada care-
ciere de alguno de los requisitos exigidos o el Juez no pudiere comprobar los
extremos especificados en el prrafo que antecede o cuando tuviere alguna duda
para proceder en la forma en l dispuesta, o cuando por haber intervenido va-
rios mdicos de asistencia fuere necesario verificar el prorrateo, dar traslado
de dicha declaracin jurada al patron o compaa aseguradora, por el trmino
de 10 das. Si stos mostraren su conformidad con la misma o dejaren decursar
el trmino sin impugnarlos, el Juez la aprobar, disponiendo el pago de la can-
tidad reclamada.
Si fuese impugnado el contenido de la declaracin por indebido o excesivo,
el Juez, dentro de segundo da, convocar a las parties a una comparecencia, en
la que oir al impugnante y al impugnado o a los letrados o procuradores que
los mismos designaren con tal objeto, y resolver por los trmites del juicio
verbal, con reduccin del trmino de prueba a 10 das improrrogables.
A los efectos de la aprobacin de la cuenta del farmacutico elegida por la
vctima, deber presentarse al Juzgado dicha cuenta con la prueba de haberse
suministrado los artculos respectivos, de la que se dar traslado por igual tr-
mino de 10 das al patron o compaa aseguradora. Si stos mostraren su con-
formidad con la cuenta o dejaren transcurrir el trmino sin impugnarla, el Juez
la aprobar y dispondr su pago. Si fuese impugnada por indebida o excesiva
alguna partida, se proceder conforme a lo prevenido en el art. 68 de este Re-
glamento.
Las gastos de asistencia mdica y farmnacutica en los casos de accidents
ocurridos a bordo de naves o aeronaves nacionales en viaje al extranjero, se re-
gularn con arreglo a lo dispuesto en este Reglamento por el funcionario diplo-
mtico o consular de la Repblica que conociere del expediente.
Art. 46.-Durante el curso del tratamiento, y al objeto de que el patro-
no, o en su caso la compaa aseguradora, puedan determinar si tienen necesi-
dad o no de ejercitar el derecho que el art. XXXI de la Ley reconoce, los ins-
pectores mdicos de los mismos, podrn presenciar las curaciones y examiner a
los lesionados e interesar del mdico de asistencia, su historic clnica, radiogra-
fas si existent, anlisis y cuantos datos estime necesarios para darse una idea
complete del diagnstico y pronstico de la lesin y del tratamiento instituido
especialmente, cuando el obrero, haciendo uso del derecho que le concede el
art. XXIX, de la Ley y 44 de este Reglamento, ha elegido libremente el mdico
de asistencia, para que, de no estar conforme con el diagnstico, pronstico o
tratemiento instituido, progress en la curacin del lesionado o cualquier otra
causa, el Patrono, o la Compaa aseguradora, puedan solicitar del Juzgado, de










ASUNTOS GENERALS


conformidad con lo dispuesto en el referido art. XXXI de la Ley, que el Juez
design un mdico forense, cuando exist este servicio en la localidad; el cual,
entire otros extremes, informar al Juez si la unidad clnica certificada es cierta
y so ajusla a la clasificacin establecida, as como dietaminara 'o ':ir 'io particu-
lares que dieron motiv, a su designacin. Cuando no exista mdico forense en
la localidad o cuando el que exista se halle impedido, por cualquier causa leg-
tinma, el Juez designer;' a otro facultativo, libremente.
Si la vctima del accident se opone a ser visitada por los mdicos inspecto-
re.s o por el mdico designado por el Juez, se presumir que existed la demora
exprofeso del restablecimiento y de la curacin complete de la lesin recibida, a
que se refiere el art. IX de la Ley como causa de cesacin del delecho a indem-
nizacin, y as lo declarar el Juez en virtud de providencia, por lo que tambin
pondr fin al pago de las dietas y al de la asistencia mdica y farmacutica.
Esa providencia ser cnmunicada al interesado y al patron o compaa asegu-
rad ora.
Art. 47.-E1 mdico designado a instancia del patron o compaa asegu-
radora podr comunicar su opinion al Juzgado, por escrito, en el caso de disen-
tir del mdico del obrero, respect al tratamiento de la lesin, el tiempo que
haya necesitado o necesite sta para sanar y el grado de incapacidad que es
susceptible de producer, o a la unidad clnica tramnitolgiea que correspond.
Art. 49.-Si el imlico nombrado por el Juzgado certifica que el obrero le-
sionado se encuentra en condiciones de reanudar el trabajo o que prolonga in-
necesariamente su curacin y dicho lesionado, o el midico de cabecera, no mues-
tran su conformidad con este dictamen, o cuando exista discrepancia sobre la ca-
lificacin de la unidad clnica traumatolgica, el patron o compaa asegura-
dora podrn solicitar del Juzgado que design un segundo mdico como rbitro,
quien resolver en definitive, en el trmino de 5 das.
Art. 50.-Cuando la naturaleza o gravedad de la lesin corporal o de las
enfermedades o intoxicaciones especificadas en la Ley requieran la atencin de
un facultativo especialista. el patron o la compaa aseguradora tendrn dere-
cho a designarlo, mediate solicited dirigida al Juzgado en ese sentido, consig-
nando el nombre de no menos de 3 especialistas y de las clnicas que los mismos
utilicen, para que el lhsionado elija el que deseare. El Juez, con vi:,ta de la:i
razones alegadas en la solicitud o del dictamen de un mdico que nombrar al
efecto para comprobarlas, resolver lo que estime ms convenient para la pronta
y eficaz curacin del obrero.
Art. 52.-El mdico que asista a un lesionado deber expedir al darle de
alta un certificado en el que har constar, adems del nmero de das que el
obrero estuvo sometido a tratamiento, los siguientes particulares:
a) Si durante el tiempo del trataniento el lesionado pudo dedicarse a su
trabajo habitual o a otra clase de trabajo, expresando en todo caso el tiempo que
haya durado su imposibilidad para el trabajo y las condiciones en que se ha de-
sarrollado la asistescia obtenido la c'ilaci6ln.
b) Si ha resultado o no incapacidad permanent para el Irabajo a con-
secuencia del accident. En caso afirmativo, expresar si es absolute o parcial,
de acuerdo con lo dispuesto en este Reglamento y en la Tabla de evaluaciones
anexas al mismo, describiendo detalladamente las lesions o defects funciona-
les que determinan dicha incapacidad; y en caso (de ser ,sta parcial, expresar
el tanto por ciento en que ha quedado disminuida la capacidad del obrero para
el trabajo, de acuerdo con la citada Tabla de evaluaciones.
c) La unidad cln ica trumatolgica del caso.
Art. 53.-Del certificado de alta se dar conocimiento al trabajador y al
patrono o compaa aseguradora, quienes podrn impugnarlo dentro del tir-
mino de 5 das, solicitando un nuevo reconocimiento mdico, el que forzosamente
habr de corresponder al mdtico forense, o en su defect, al que ldesigne el Juez.
En este caso dispondr el Juzgado que se communique dicha solicitir a la part
que no haya impugnado el certificado de alta, para que concurra a presenciar el










ASUNTOS GENERALES


reconocimiento, bajo apercibimiento, si no lo hiciere, de tenerla por conforme
con lo dictaminado por el mdico designado por el Juzgado. Asimismo sealar
da y hora para que dicho mdico, en unin del de asistencia, proceda, a pre-
sencia judicial, a practicar el reconocimiento, citando con este objeto al obrero
que haya de ser examinado. El reconocimiento se efectuar por el mdico foren-
se o en su caso por el designado por el Juez, a unque no concurra el mdico .de
asistencia, y del resultado se extender acta en el expediente. Si el mdico fo-
rense o el designado por el Juez difiere del mdico de asistencia por estimar
que el lesionado no se encuentra curado, el Juez designar un segundo mdico
para que como rbitro resuelva en definitive; en caso de resolverse que el obrero
no se encuentra curado, continuar ste sometido a tratamiento por el iiidico
que escoja, quien expediri oportunamieonte el nuevo certificado dil alta. De
igual modo se proceder, decidindose por los facultativos designados por el
Juez, en la forma prevista en este artculo, cuando la impugnacin del certi-
ficado de alta consistiese en discrepancia sobre la unidad clnica traumatolgica
certificada por el mdico de asistencia, en el caso de que ya no se halle resuelto
ese extremo conforme a los arts. 46, 47 y 49 de este Reglamento; o acerca de
la existencia o no de incapacidad y sobre la calificacin y grado de sta, de
acuerdo con la tabla de evaluaciones anexa a este reglamento.
Art. 63.-La comparecencia conciliatoria a que se refiere el artculo ante-
rior se celebrar de la manera siguiente:
a) Presentes las parties o sus representantes, dispondr el Juez que por
el Secretario se informed a las mismas sobre los siguientes particulares del expe-
diente; circunstancias del accident; existencia del seguro obrero; calificacin
de la incapacidad y grado de sta, segn las certificaciones o dictmenes obran-
tes en las actuaciones; en caso de muerte del obrero, relacin de los familiares
que hayan justificado el parentesco y dems circunstancias requeridas por la
Ley, expresando los medios de justificacin utilizados; journal diario, journal
promedio, naturaleza del trabajo y salario annual de la victim. La informacin
que de acuerdo con este inciso (a) se facility a los comparecientes deber con-
signarse con todo detalle en el acta que se extienda, especificndose los fun-
damentos de la misma.
b) Invitar al patron o a su representative o al represestante de la com-
paa aseguradora para que ofrezca la indemnizacin que sea procedente, de
acuerdo con los resultados de la investigacin practicada y las prescripciones
de la Ley.
c) Invitar al obrero o a su representante para que manifieste si est
conforme con las proposiciones formuladas por el patrono o la compaa ase-
guradora y en caso negative, para que exponga su inconformidad, expresando
los motivos en que la funda.
d) Se extender acta de la comparecencia haciendo constar el acuerdo de
las parties que ser ejecutorio o las divergencias entire las mismas.
Si las parties no concurrieren o no llegaren a un acuerdo, se dar por
intentada sin efecto la conciliacin y se archivar provisionalmente el expediente.
Si con posterioridad se interpusiese alguna reclamacin, se ventilar ante
el propio Juez dentro del mismo expediente por los trmites sefialados a los
juicios verbales, si fuese por dietas o indemnizaciones, cuyo total no exceda de
$500. Si ascendiere a mayor cantidad, la reclamacin se ventilar ante el Juez
de Primera Instancia del Partido en que ocurri el accident, por los trmites
establecidos para los incidents. En ese caso, el Juez de Primera Instancia re-
clamar del Municipal, el expediente para encabezar con l los autos respecti-
vos, debiendo devolverlo a aqul si advirtiere deficiencies en la investigacin,
para que se practiquen las diligencias omitidas, quedando en suspenso, mien-
tras tanto, el trmino de contestacin a la demand.
La vctima del accident o sus causahabientes, de conformidad con lo dis-
pueste en el art. XXVIII de la Ley, tendrn derecho a ser dirigidos por la re-
presentacin Fiscal en cualquier reclamacin que decidan establecer con mo-










St19TOS GE1ERfALY


tivo del accident. Para hacer uso de ese derecho basta que lo soliciten del Juez
correspondiutne. Esie dispondr que se requiera inmediatamente al Fiscal para
que tomre la representacin y defense de los solicitantes en el estado en que se
encuentre el procedimiento. La actuacin del Fiscal ser siempre de oficio.
Art. 68.-Adeni's de las reclamaciones de dietas e indemnizaciones no ma-
yores de $500, se ventilarn por los trmites sealados a los juicios verbales y
ante los Jueces Municipales que conozcan de los respectivos expedientes sobre
accidents del trabajo, las relacionadas con gastos (le farmacia, dietas de hospi-
tales y clinics, as como con gastos de funeral y entierro, siempre qiiu no
excedan le dicha cantidad; observndose para las miimas el procedimiento es-
tablecido en el art. G.3 de e s: Reglamento.
Art. 98.-Las ,c.mpaas de seguros de accidents del trabajo estn obliga-
das a facilitar a la Secretara del Trabajo cuantas estadsticas, informes y ba-
lances les sean requeridos; as como a eumiplir cuantas disposiciones comple-
mentarias de este iBeglamento sean dictadas de acuerdo con las leyes, por la
Secretara del Trabajo.
Toda compaa de seguros de accidents del trabajo remitir a la Secre-
tara del Trabajo, dentro de los 15 das siguientes del alta de cada lesionado,
relacin detallada especificando el nombre del lesionado, clase de trabajo, uni-
dad clnica traumatolgica y honorarios mdicos abonados, en cada caso.
Segundo: Promulgar y poner en vigor la tarifa de honorarios mdicos que
a continuacin se transcribe y que habr (de figurar anexa al Reglamento de la
Lev de Accidentes del Trabajo, en sustitucin de la que hasta este moment
ha venido rigiendo. No la reproducimos por su extension).
Tercero: Derogar cuantas disposiciones reglamentarias se opongan a lo
dispuesto en el preseate Decreto, el que comenzar a regir desde su publicacin
en la Gaceta Oficial le la Repblica.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a los 7 das del mes
de Marzo de 1938.-Federico Laredo, Presidente.-Juan M. Portuondo, Secreta-
rio del Trabajo.
-----)(----)o(
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA

COMISIONES.--Han quedado constituidas las siguientes Comisiones Per-
manentes:
Del Trabajo: Presidente, Dr. Angel Alberto Giraudy; Secretario, Dr. Car-
los M. Raggi; y Vocales, Dres. Gustavo Angulo, Ral Ramrez, Ral Maestri,
Jos Sandoval, Bernardo Carams, Ernesto Freyre y Gonzalo R. de Arellano.
De Derecho Procesal: Presidente. Dr. Ral Trelles y Govn; Secretario,
Dr. Jos M. Portuondo; y Vocales, Dres. Alberto del Junco, Jos E. Gorrn,
Enrique Rodrguez, )scar Bonachea, Jacobo de Plazaola, Mario Lamar, Julin
d- Solrzano, hijo. (regorio del Real y Angel Radillo.
De Biblioteca, P:'ensa y Propaganda: Presidente, Dr. Jos Mara Chacn;
Secretario, Dr. Luis Botifoll; y Vocales, Dres. Lorenzo Rodrguez, Carlos M.
Raggi, Eduardo Le-liiverend y Ral Lpez.
De Derecho Civil: Presidente, Ledo. Jos V. Tapia; Secretario. Dr. Eduar-
do Le Riverend; y Vocales, Dres. Alberto Blanco, Jos Guerra, Manuel Dorta,
Flix Martnez, Emilio Fernndez Cams, Mario Daz, Antonio Daz, Rodolfo
Rodrguez, Andrs Rodrguez, Oscar Barcel, Emilio Marill, Armando Mor y
Manuel Fernndez Supervielle.
De Derecho Constitucional, Poltico y Administrativo: Presidente, (sin cu-
brir el cargo); Secrttario, Dr. Rubn Arango; y Vocales, Dres. Julin Ruiz,
Francisco Carrera, Juan Zamora, Pablo F. Lavn. Enrique Hernndez Cartaya,
Justo Garca, Arturo Maas, Enrique Hernndez Corujo, Antonio Lancs, Jorge
E. Navarrete, Jorge Ruiz, Miguel Pirez, Antonio Gonzlez, Francisco Surez,










ASUNTOS- GENERALS


Jorge F. Diago, Carlos Mrquez, Jess A. Portocarrero, Jos Portuondo, Eulo-
gio Sardifias y Eduardo C. Betancourt.
CONVOCATORIA.-De acuerdo con lo dispuesto en el art. 19 y en el
apartado 'A" de las Disposiciones Transitorias de los Estatutos vigentes, se
cita a los seores Colegiados para el acto de la eleccin de 13 Diputados de la
Junta de Gobierno, que se celebrar en da 19 de Mayo prximo, domingo, de 9
a 11 de la maana, en el local del Colegio, Cuba nmero 40, en esta ciudad. De
acuerdo con lo dispuesto en el art. 21 de dichos Estatutos, habr de celebrarse
este acto siempre que concurran, para iniciarlo, 6 miembros de la Junta de Go-
bierno o ms de 20 colegiados con derecho a votar. -La Habana, 14 de Abril
de 1938.-Mario Lluria y Bonlet, Secretario.
EL LIBRO DEL DR. BORGES.-E1 Decano del Colegio de Abogados,
D)r. Ferindi c Supervielle, con fecha 25 del actual mes, ha dirigido al Presi-
dente de la Repblica, un escrito razonadsimo, pidiendo que el Gobierno cope-
re a que la Compilacin del Dr. Milo Borges pueda seguir publicndose anual-
mente, ayuda que podra consistir en lo siguiente: 19, adquirir por media-
cin dtl Secretario de Justicia una canlidad de ejemplares de la obra princi-
pal: y de los tres supleimentos publicados, a fin de repartirla a los Tribu nales
de Justicia, Secretaras de Despacho y dems Autoridades que se estime opor-
tuno: 29, consignando en el Ante-Proyecto de Presupuestos de esa Secretara
una partida no menor de $1 000 cada ao, quesese pagar de una sola vez y por
adelantado al Dr. Borges como retribucin de servicios, que consistirn en la
remisin mensualiente al Secretario de Justicia de un juego de copias del
trabajo que aqul realize para la preparacin del suplemento correspondien-
te al ao de que se trate, de lo legislado en Cuba durante el mes anterior, el
que podra ser utilizado en la forma que disponga el Secretario de Justicia,
pero exclusivameonte para uso official, en servicios de consult, sin que pue-
dan hacerse o repartirse copies de ellas porque esto redundara en perjuicio
del autor de la obra, contando as el Secretario de Justicia, que por ministerio
de la ley es el Consultor del Estado, con un ndice al da de la legislacin
vigente.

-----)o(-------

LIBROS Y REVISTAS

OBLIGACIONES Y CONTRATOS, POR EL DR. MANUEL MARTNEZ ESCOBAR.-Ha-
bana, 1938.-Acaba de publicar el Presidente de la Sala de lo Civil del Tribunal
Supremo este nuevo libro que trata de todo lo relative a las obligaciones tanto
legales, como contractuales; de los requisitos formales de los contratos; del con-
sentimiento, objeto y causa de los mismos; del error y el dolo en el consenti-
miento; de la confirmacin, consumacin e interpretacin de los contratos; de
]as obligaciones puras a plazo, condicionales, alternatives, mancomunadas, soli-
darias, divisibles, indivisibles y con clusula penal; de la extincin de las obli-
gaciones; del pago, la consignacin, la prdida de la cosa debida, la compensa-
cin, la confusion de derechos, la condonacin y la novacin; del incumplimien-
to de las obligaciones recprocas; de la resolucin de los contratos; de la resci-
sin, nulidad y cuasi contratos; de los daos causados por culpa o negligencia
y de las responsabilidades por delito o falta. Esta sntesis de su contenido da
idea de la importancia de la obra.
LA LEY DE LA MIORATORIA HIPOTECARIA, POR EL DR. JUAN J. E. CASASS.-
Habana, 1928.-Este libro contiene cuanto relacionado con la ley de moratoria
puede interesar a jueccs y abogados: ley, reglamento, sus modificaciones y ju-
risprudencia. Todo perfectamente concordado. Por consiguiente, result un
libro prctico y llamado a prestar inapreciable utilidad al lector que lo con-
sulte. -El autor ha favorecido a REPERTORIO JUDICIAL extractando cuantas reso-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs