• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Asuntos generales
 Repertorio judicial revista fundada...
 Acuerdos de la sala de gobierno...
 Seccion notarial
 Resoluciones del tribunal supremo...
 Sentencias y autos de lo civil...
 Indice general, ano 1937














Title: Repertorio judicial
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076996/00013
 Material Information
Title: Repertorio judicial revista ... fundada bajo los auspicios del Colegio de Abogados de la Habana ..
Physical Description: 36 v. : ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Asociacio´n nacional de funcionarios del poder judicial
Asociación nacional de funcionarios del poder judicial
Colegio de Abogados de la Habana
Publisher: Impr. de Rambla, Bouza y ca.
Place of Publication: Habana
Habana
Publication Date: 1937
Frequency: monthly[1928-1960]
bimonthly[ former 1925-1927]
 Subjects
Subject: Law reports, digests, etc -- Cuba   ( lcsh )
Law -- Cuba   ( lcsh )
Genre: law report or digest   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Dates or Sequential Designation: Anõ 1, no. 1 (marzo de 1925)-anõ 36, no. 12 (dec. 1960).
Issuing Body: Organo oficial de la Asociación nacional de funcionarios del poder judicial, 1944-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076996
Volume ID: VID00013
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13201214
lccn - 31010741

Table of Contents
    Title Page
        Page A-1
        Page A-2
    Asuntos generales
        Page A-3
        Page A-4
        Page A-5
        Page A-6
        Page A-7
        Page A-8
        Page A-9
        Page A-10
        Page A-11
        Page A-12
        Page A-13
        Page A-14
        Page A-15
        Page A-16
        Page A-17
        Page A-18
        Page A-19
        Page A-20
        Page A-21
        Page A-22
        Page A-23
        Page A-24
        Page A-25
        Page A-26
        Page A-27
        Page A-28
        Page A-29
        Page A-30
        Page A-31
        Page A-32
        Page A-33
        Page A-34
        Page A-35
        Page A-36
        Page A-37
        Page A-38
        Page A-39
        Page A-40
        Page A-41
        Page A-42
        Page A-43
        Page A-44
        Page A-45
        Page A-46
        Page A-47
        Page A-48
        Page A-49
        Page A-50
        Page A-51
        Page A-52
        Page A-53
        Page A-54
        Page A-55
        Page A-56
        Page A-57
        Page A-58
        Page A-59
        Page A-60
        Page A-61
        Page A-62
        Page A-63
        Page A-64
        Page A-65
        Page A-66
        Page A-67
        Page A-68
        Page A-69
        Page A-70
        Page A-71
        Page A-72
        Page A-73
        Page A-74
        Page A-75
        Page A-76
        Page A-77
        Page A-78
        Page A-79
        Page A-80
        Page A-81
        Page A-82
        Page A-83
        Page A-84
        Page A-85
        Page A-86
        Page A-87
        Page A-88
        Page A-89
        Page A-90
        Page A-91
        Page A-92
        Page A-93
        Page A-94
        Page A-95
        Page A-96
        Page A-97
        Page A-98
        Page A-99
        Page A-100
        Page A-101
        Page A-102
        Page A-103
        Page A-104
        Page A-105
        Page A-106
        Page A-107
        Page A-108
        Page A-109
        Page A-110
        Page A-111
        Page A-112
        Page A-113
        Page A-114
        Page A-115
        Page A-116
        Page A-117
        Page A-118
        Page A-119
        Page A-120
        Page A-121
        Page A-122
        Page A-123
        Page A-124
        Page A-125
        Page A-126
        Page A-127
        Page A-128
        Page A-129
        Page A-130
        Page A-131
        Page A-132
        Page A-133
        Page A-134
        Page A-135
        Page A-136
        Page A-137
        Page A-138
        Page A-139
        Page A-140
        Page A-141
        Page A-142
        Page A-143
        Page A-144
        Page A-145
        Page A-146
        Page A-147
        Page A-148
        Page A-149
        Page A-150
        Page A-151
        Page A-152
        Page A-153
        Page A-154
        Page A-155
        Page A-156
        Page A-157
        Page A-158
        Page A-159
        Page A-160
        Page A-161
        Page A-162
        Page A-163
        Page A-164
        Page A-165
        Page A-166
        Page A-167
        Page A-168
        Page A-169
        Page A-170
        Page A-171
        Page A-172
        Page A-173
        Page A-174
        Page A-175
        Page A-176
        Page A-177
        Page A-178
        Page A-179
        Page A-180
        Page A-181
        Page A-182
        Page A-183
        Page A-184
        Page A-185
        Page A-186
        Page A-187
        Page A-188
        Page A-189
        Page A-190
        Page A-191
        Page A-192
        Page A-193
        Page A-194
        Page A-195
        Page A-196
        Page A-197
        Page A-198
        Page A-199
        Page A-200
        Page A-201
        Page A-202
        Page A-203
        Page A-204
        Page A-205
        Page A-206
        Page A-207
        Page A-208
        Page A-209
        Page A-210
        Page A-211
        Page A-212
        Page A-213
        Page A-214
        Page A-215
        Page A-216
        Page A-217
        Page A-218
        Page A-219
        Page A-220
        Page A-221
        Page A-222
        Page A-223
        Page A-224
        Page A-225
        Page A-226
        Page A-227
        Page A-228
        Page A-229
        Page A-230
        Page A-231
        Page A-232
        Page A-233
        Page A-234
        Page A-235
        Page A-236
        Page A-237
        Page A-238
        Page A-239
        Page A-240
        Page A-241
        Page A-242
        Page A-243
        Page A-244
        Page A-245
        Page A-246
        Page A-247
        Page A-248
        Page A-249
        Page A-250
        Page A-251
        Page A-252
        Page A-253
        Page A-254
        Page A-255
        Page A-256
        Page A-257
        Page A-258
        Page A-259
        Page A-260
    Repertorio judicial revista fundada en 1925 escalafon del poder judicial (Hasta 31 de Enero de 1937)
        Page B-1
        Page B-2
        Page B-3
        Page B-4
        Page B-5
        Page B-6
        Page B-7
        Page B-8
        Page B-9
        Page B-10
    Acuerdos de la sala de gobierno del tribunal supremo
        Page C-1
        Page C-2
        Page C-3
        Page C-4
        Page C-5
        Page C-6
        Page C-7
        Page C-8
        Page C-9
        Page C-10
        Page C-11
        Page C-12
        Page C-13
        Page C-14
        Page C-15
        Page C-16
        Page C-17
        Page C-18
        Page C-19
        Page C-20
        Page C-21
        Page C-22
        Page C-23
        Page C-24
        Page C-25
        Page C-26
        Page C-27
        Page C-28
        Page C-29
        Page C-30
        Page C-31
        Page C-32
        Page C-33
        Page C-34
        Page C-35
        Page C-36
        Page C-37
        Page C-38
        Page C-39
        Page C-40
        Page C-41
        Page C-42
        Page C-43
        Page C-44
        Page C-45
        Page C-46
        Page C-47
        Page C-48
        Page C-49
        Page C-50
        Page C-51
        Page C-52
        Page C-53
        Page C-54
        Page C-55
        Page C-56
        Page C-57
        Page C-58
        Page C-59
        Page C-60
        Page C-61
        Page C-62
        Page C-63
        Page C-64
        Page C-65
        Page C-66
        Page C-67
        Page C-68
        Page C-69
        Page C-70
        Page C-71
        Page C-72
        Page C-73
        Page C-74
        Page C-75
        Page C-76
        Page C-77
        Page C-78
        Page C-79
        Page C-80
        Page C-81
        Page C-82
        Page C-83
        Page C-84
        Page C-85
        Page C-86
        Page C-87
        Page C-88
        Page C-89
        Page C-90
        Page C-91
        Page C-92
        Page C-93
        Page C-94
        Page C-95
        Page C-96
        Page C-97
        Page C-98
        Page C-99
        Page C-100
        Page C-101
        Page C-102
        Page C-103
        Page C-104
        Page C-105
        Page C-106
        Page C-107
        Page C-108
        Page C-109
        Page C-110
        Page C-111
        Page C-112
        Page C-113
        Page C-114
        Page C-115
        Page C-116
        Page C-117
        Page C-118
        Page C-119
        Page C-120
        Page C-121
        Page C-122
        Page C-123
        Page C-124
        Page C-125
        Page C-126
        Page C-127
        Page C-128
        Page C-129
        Page C-130
        Page C-131
        Page C-132
        Page C-133
        Page C-134
        Page C-135
        Page C-136
    Seccion notarial
        Page D-1
        Page D-2
        Page D-3
        Page D-4
        Page D-5
        Page D-6
        Page D-7
        Page D-8
        Page D-9
        Page D-10
        Page D-11
        Page D-12
        Page D-13
        Page D-14
        Page D-15
        Page D-16
        Page D-17
        Page D-18
        Page D-19
        Page D-20
        Page D-21
        Page D-22
        Page D-23
        Page D-24
        Page D-25
        Page D-26
        Page D-27
        Page D-28
        Page D-29
        Page D-30
        Page D-31
        Page D-32
        Page D-33
        Page D-34
        Page D-35
        Page D-36
        Page D-37
        Page D-38
        Page D-39
        Page D-40
        Page D-41
        Page D-42
        Page D-43
        Page D-44
        Page D-45
        Page D-46
        Page D-47
        Page D-48
    Resoluciones del tribunal supremo sobre leyes especiales
        Page E-1
        Page E-2
        Page E-3
        Page E-4
        Page E-5
        Page E-6
        Page E-7
        Page E-8
        Page E-9
        Page E-10
        Page E-11
        Page E-12
        Page E-13
        Page E-14
        Page E-15
        Page E-16
        Page E-17
        Page E-18
        Page E-19
        Page E-20
        Page E-21
        Page E-22
        Page E-23
        Page E-24
        Page E-25
        Page E-26
        Page E-27
        Page E-28
        Page E-29
        Page E-30
        Page E-31
        Page E-32
        Page E-33
        Page E-34
        Page E-35
        Page E-36
        Page E-37
        Page E-38
        Page E-39
        Page E-40
        Page E-41
        Page E-42
        Page E-43
        Page E-44
        Page E-45
        Page E-46
        Page E-47
        Page E-48
        Page E-49
        Page E-50
        Page E-51
        Page E-52
        Page E-53
        Page E-54
        Page E-55
        Page E-56
        Page E-57
        Page E-58
        Page E-59
        Page E-60
        Page E-61
        Page E-62
        Page E-63
        Page E-64
    Sentencias y autos de lo civil y de lo contencioso administrativo de la audiencia de la Habana, ano 1936
        Page F-1
        Page F-2
        Page F-3
        Page F-4
        Page F-5
        Page F-6
        Page F-7
        Page F-8
        Page F-9
        Page F-10
        Page F-11
        Page F-12
        Page F-13
        Page F-14
        Page F-15
        Page F-16
        Page F-17
        Page F-18
        Page F-19
        Page F-20
        Page F-21
        Page F-22
        Page F-23
        Page F-24
        Page F-25
        Page F-26
        Page F-27
        Page F-28
        Page F-29
        Page F-30
        Page F-31
        Page F-32
        Page F-33
        Page F-34
        Page F-35
        Page F-36
        Page F-37
        Page F-38
        Page F-39
        Page F-40
        Page F-41
        Page F-42
        Page F-43
        Page F-44
        Page F-45
        Page F-46
        Page F-47
        Page F-48
        Page F-49
        Page F-50
        Page F-51
        Page F-52
        Page F-53
        Page F-54
        Page F-55
        Page F-56
        Page F-57
        Page F-58
        Page F-59
        Page F-60
        Page F-61
        Page F-62
        Page F-63
        Page F-64
        Page F-65
        Page F-66
        Page F-67
        Page F-68
        Page F-69
        Page F-70
        Page F-71
        Page F-72
        Page F-73
        Page F-74
        Page F-75
        Page F-76
        Page F-77
        Page F-78
        Page F-79
        Page F-80
        Page F-81
        Page F-82
        Page F-83
        Page F-84
        Page F-85
        Page F-86
        Page F-87
        Page F-88
        Page F-89
        Page F-90
        Page F-91
        Page F-92
        Page F-93
        Page F-94
        Page F-95
        Page F-96
        Page F-97
        Page F-98
        Page F-99
        Page F-100
        Page F-101
        Page F-102
        Page F-103
        Page F-104
        Page F-105
        Page F-106
        Page F-107
        Page F-108
        Page F-109
        Page F-110
        Page F-111
        Page F-112
        Page F-113
        Page F-114
        Page F-115
        Page F-116
        Page F-117
        Page F-118
        Page F-119
        Page F-120
        Page F-121
        Page F-122
        Page F-123
        Page F-124
        Page F-125
        Page F-126
        Page F-127
        Page F-128
        Page F-129
        Page F-130
        Page F-131
        Page F-132
        Page F-133
        Page F-134
        Page F-135
        Page F-136
        Page F-137
        Page F-138
        Page F-139
        Page F-140
        Page F-141
        Page F-142
        Page F-143
        Page F-144
        Page F-145
        Page F-146
        Page F-147
        Page F-148
        Page F-149
        Page F-150
        Page F-151
        Page F-152
        Page F-153
        Page F-154
        Page F-155
        Page F-156
        Page F-157
        Page F-158
        Page F-159
        Page F-160
        Page F-161
        Page F-162
        Page F-163
        Page F-164
        Page F-165
        Page F-166
        Page F-167
        Page F-168
        Page F-169
        Page F-170
        Page F-171
        Page F-172
        Page F-173
        Page F-174
        Page F-175
        Page F-176
        Page F-177
        Page F-178
        Page F-179
        Page F-180
        Page F-181
        Page F-182
        Page F-183
        Page F-184
        Page F-185
        Page F-186
        Page F-187
        Page F-188
        Page F-189
        Page F-190
        Page F-191
        Page F-192
        Page F-193
        Page F-194
        Page F-195
        Page F-196
        Page F-197
        Page F-198
        Page F-199
        Page F-200
        Page F-201
        Page F-202
        Page F-203
        Page F-204
        Page F-205
        Page F-206
        Page F-207
        Page F-208
        Page F-209
        Page F-210
        Page F-211
        Page F-212
        Page F-213
        Page F-214
        Page F-215
        Page F-216
        Page F-217
        Page F-218
        Page F-219
        Page F-220
        Page F-221
        Page F-222
        Page F-223
        Page F-224
        Page F-225
        Page F-226
        Page F-227
        Page F-228
        Page F-229
        Page F-230
        Page F-231
        Page F-232
        Page F-233
        Page F-234
        Page F-235
        Page F-236
        Page F-237
        Page F-238
        Page F-239
        Page F-240
        Page F-241
        Page F-242
        Page F-243
        Page F-244
        Page F-245
        Page F-246
        Page F-247
        Page F-248
        Page F-249
        Page F-250
        Page F-251
        Page F-252
        Page F-253
        Page F-254
        Page F-255
        Page F-256
        Page F-257
        Page F-258
        Page F-259
        Page F-260
        Page F-261
        Page F-262
        Page F-263
        Page F-264
        Page F-265
        Page F-266
        Page F-267
        Page F-268
        Page F-269
        Page F-270
        Page F-271
        Page F-272
        Page F-273
        Page F-274
        Page F-275
        Page F-276
        Page F-277
        Page F-278
        Page F-279
        Page F-280
        Page F-281
        Page F-282
        Page F-283
        Page F-284
        Page F-285
        Page F-286
        Page F-287
        Page F-288
        Page F-289
        Page F-290
        Page F-291
        Page F-292
        Page F-293
        Page F-294
        Page F-295
        Page F-296
        Page F-297
        Page F-298
        Page F-299
        Page F-300
        Page F-301
        Page F-302
        Page F-303
        Page F-304
        Page F-305
        Page F-306
        Page F-307
        Page F-308
        Page F-309
        Page F-310
        Page F-311
        Page F-312
        Page F-313
        Page F-314
        Page F-315
        Page F-316
        Page F-317
        Page F-318
        Page F-319
        Page F-320
        Page F-321
        Page F-322
        Page F-323
        Page F-324
        Page F-325
        Page F-326
        Page F-327
        Page F-328
        Page F-329
        Page F-330
        Page F-331
        Page F-332
        Page F-333
        Page F-334
        Page F-335
        Page F-336
        Page F-337
        Page F-338
        Page F-339
        Page F-340
        Page F-341
        Page F-342
        Page F-343
        Page F-344
        Page F-345
        Page F-346
        Page F-347
        Page F-348
        Page F-349
        Page F-350
        Page F-351
        Page F-352
        Page F-353
        Page F-354
        Page F-355
        Page F-356
        Page F-357
        Page F-358
        Page F-359
        Page F-360
        Page F-361
        Page F-362
        Page F-363
        Page F-364
        Page F-365
        Page F-366
        Page F-367
        Page F-368
        Page F-369
        Page F-370
        Page F-371
        Page F-372
        Page F-373
        Page F-374
        Page F-375
        Page F-376
        Page F-377
        Page F-378
        Page F-379
        Page F-380
        Page F-381
        Page F-382
        Page F-383
        Page F-384
        Page F-385
        Page F-386
        Page F-387
        Page F-388
        Page F-389
        Page F-390
        Page F-391
        Page F-392
        Page F-393
        Page F-394
        Page F-395
        Page F-396
        Page F-397
        Page F-398
        Page F-399
        Page F-400
        Page F-401
        Page F-402
        Page F-403
        Page F-404
        Page F-405
        Page F-406
        Page F-407
        Page F-408
        Page F-409
        Page F-410
        Page F-411
        Page F-412
        Page F-413
        Page F-414
        Page F-415
        Page F-416
        Page F-417
        Page F-418
        Page F-419
        Page F-420
        Page F-421
        Page F-422
        Page F-423
        Page F-424
        Page F-425
        Page F-426
        Page F-427
        Page F-428
    Indice general, ano 1937
        Page G-1
        Page G-2
        Page G-3
        Page G-4
        Page G-5
        Page G-6
        Page G-7
        Page G-8
        Page G-9
        Page G-10
        Page G-11
        Page G-12
        Page G-13
        Page G-14
        Page G-15
        Page G-16
        Page G-17
        Page G-18
        Page G-19
        Page G-20
Full Text







REPERTORIO JUDICIAL

REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA


DIRECTOR:


DR. FRANCISCO LLACA Y ARGUDIN
MAGISTRADO DEL TRIBUNAL SUPREMO


ADMINISTRATOR:

ENRIQUE LLACA Y ESCOTO



REDACCION Y ADMINISTRATION:
CALLE 11 NUMERO 188, ENTIRE H. E I. (VEDADO).-HABANA
TELEFONO: F-2965


AfO 1937



LIBRARY
or
EDWARN SCHUSTtR


HAP

(MLPZNTA T P
PI v





'JNIVER~TTY OF FLORIDA
LA LUS I'ArY
VOL.NO. 590C-8










REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DESEPGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripci6n annual, $ 7,00 N6mero suelto.... $ 0.70 Anuncio en el Dirt. $ 2.00

ANO XIII. HABANA, ENERO DE 1937 NUM. 1.


DE ADMINISTRATION
Hacemos saber que tenemos nfimeros sueltos de los afios 1925, 1926 y 1927,
al precio de $1.25; de 1928 y 1929, al precio de 60 cts., y de 1930, 1931, 1932,
1933, 1934, 1935 y 1936, al precio de 70 cts. Para los suscriptores valen $1.00,
50 y 60 cts. respectivamente.
Tenemos colecciones completes de esos afios, que valen $6.00 cada una de
las de los cuatro primeros; y $7.00 las de los iltimos. Para los que se suscri-
ban a esta revista, durante el afio 1937, las detallamos a $4.00 las de los cuatro
primeros afios, y a $5.00 las de los filtimos, para facilitarles el adquirir la co-
lecci6n complete.
Los pedidos deben dirigirse al Administrador, 11 nfmero 188, entire H e I,
Vedado, acompafiados de su imported y serAn atendidos inmediatamente.
Los que deseen suscribirse durante el afio 1937, enviarAn a igual direcci6n
el imported adelantado ascendente a $7.00, y los que deseen que se les envie la
revista bajo cubierta certificada, se servirin remitir 96 centavos adicionales y
asi se evitarAn extravios en Correos, de los que no respondemos, pues cuidado-
samente enviamos a cada suscriptor el correspondiente ejemplar en sobre clara-
mente dirigido.
Los nfimeros sueltos del afio en curso, para los no suscriptores, valdrin 70
centavos y para los suscriptores, 60 centavos.
Los suscriptores pueden adquirir los libros de nuestro Director con una
bonificaci6n del veinte por ciento.

EVOLUCION DE LAS IDEAS
Dice el ilustre pensador Norman Angell, que todo cambia a nuestro alre-
dedor, pero que apenas percibimos los cambios, absorbidos, como lo solemos
estar, por nuestras preocupaciones y quehaceres habituales, y que esos cambios
se realizan, cada vez, con mayor rapidez, por virtud de lo que 61 llama "la ley
de la aceleraci6n social".
En nuestros tiempos es intense y traseendental el movimiento de las ideas
en el seno de las sociedades de civilizaci6n occidental. Nos referimos a ideas
fundamentals, en las que se observan profundas transformaciones, suscitadas
por las fuerzas invisibles del espiritu hlinano, a las que se debe la evoluci6n de
lps ideas sociales. Nuevas ideologies preocupan y agitan a las comunidades
ivilizadas. Detengamos la atenci6n en este asunto trascendental del movi-
.niento de las ideas.
En el orden juridico-penal advi6rtense transformaciones ideol6gicas. Ya
se proclama la irresponsabilidad moral del hombre, y se da al derecho de cas-
tigar, por finico fundamento, "la defense social". Se sostiene la tesis de que





ASUNTOS GENERALS


el hombre no es responsible, moralmente, porque es un product de su idio-
sincrasia, de su temperament. Es 61, necesariamente, fatalmente, lo que es.
En el porvenir, en el delincuente s61o se verk un enfermo, y, en consecuencia,
a las carceles sustituirin los sanatorios. El culpable, segin la ley, sera recluido
en bien de la sociedad, en un Asilo; pero no sera castigado. Si en causes "ana-
t6mico-funcionales" se original el delito, lo just, lo rational es el tratamiento
terap6utico, y no la represi6n carcelaria. Si el delito es un fen6meno social,
ademAs de ser un fen6meno del organismo individual, lo indicado es el aisla-
miento, la hospitalizaci6n del delincuente. Hay un abismo entire esta concep-
ci6n juridico-penal, y la que s6lo ve en el criminal un hombre necesitado del
carcelero o del verdugo.
En el aspect juridico-econ6mico de la vida social, ; cuan inmenso es el
cambio! i Cuin grande el movimiento de las ideas! Tenemos a la vieja Eco-
nomia Clasica individualista desplazada, destronada por la nueva Economia
Social. Mientras la primera consagra la propiedad individual, la nueva Eco-
nomia tiende a socializarla. Y de esta socializaci6n quizis se salve, iinicamen-
te, la pequefia propiedad. Era un postulado de la ciencia econ6mica la cono-
cida ley de la oferta y la demand, pero ya esta ley se desconoce y quebranta,
cada vez mis, por la organizaci6n de los truts, que imponen los precious, y por
los regimenes arancelarios de protecci6n. Otro postulado era el patron oro,
y ya se le combat, generalmente. Se le ha suprimido en los dos grandes pue-
blos anglo-sajones, en los que todas las obligaciones de deber se solventan con
(ualquier clause de moneda de curso legal en ellas. La nueva Economia Social
reconoce el derecho al trabajo, y a los que carecen de ocupaci6n, se les busca y,
en el entretanto, se les pasan minimas pensions alimenticias. Y hasta se man-
tiene a los incapacitados para el trabajo, por enfermedad fisica o mental. Ya
se ha condenado lo que se llama "la ley de bronce", segfin la cual s6lo se pa-
saba al obrero el salario que le era suficiente para alimentarse y reproducirse.
Ahora se reconoce que tiene derecho a un salario que le permit vivir decoro-
samente, pues se ha reconocido que el trabajo del hombre no debe ser una
mercancia sujeta a la ley de la oferta y la demand. En el orden monetario
se acepta ya la doctrine de que si bien el exceso de dinero en la circulaci6n de-
termina un alza en el precio de todas las cosas, es convenient ese exceso de
dinero, porque, habi6ndolo, pueden pagarse mejores sueldos y jornales, con lo
que se aumenta la capacidad adquisitiva, o poder de compra, de los ciudadanos.
Iabiendo much dinero, se le gana con mAs facilidad.
La Economia ClAsica o individualista condenaba a Malthus, que aconse-
jaba la restricci6n de la poblaci6n, pues esa Economia queria much gente para
que abundara y se abaratase la mano de obra; y ahora la Economia Social,
recomienda el control de los nacimientos, porque entiende, con John Stuart
Mill, que hay inmoralidad en procrear hijos que no pueden alimentarse y edu-
earse convenientemente. Esta restricci6n voluntaria de la maternidad, que
antes se reputaba inmoral, ahora se halla moral. La nueva Economia Social
sefiala el peligro que constitute para el trabajo la maquinaria, que lo desaloja.
Problema pavoroso, porque, sin ella, no hay progress, y, con ella, no hay tra-
bajo para legiones de obreros. Recomienda esa misma Economia Social que a!
trabajador, sea manual o intellectual, se le d6 una participaci6n en los benefi-
cios de las empresas, rectificando asi a la vieja Economia Clasica o individua-
lista, que creia que los salaries y sueldos eran la finica retribuci6n adecuada
para el trabajo mechnico e intellectual.
No menos intense y trascendental es el movimiento de las ideas en el orden
juridico-civil. Ya no se admite la irretroactividad de las leyes, porque, con
ella, se impide todo progress social. Ya no se admite la otra doctrine de la
intangibilidad de las obligaciones civiles que surjan de los contratos, o de otros
actos u omisiones que las produzean, porque se ha comprendido que esas obli-
gaciones civiles s61o deben ser intangibles mientras no trasciendan al orden





ASUNTOS GENERALS


social, comprometi6ndolo; a la Economia Nacional, perjudicfndola. Cuando
hay esa trascendencia, lo que era de Derecho Civil o Privado, se hace de Dere-
cho Pfiblico, y entonces el Estado debe y puede intervenir para amparar a la
comunidad contra las estipulaciones civiles que la lesionen. Ya no se admit,
en absolute, la vieja doctrine, segfin la cual, "lo convenido por las parties es
la ley del contrato", porque harto sabido es que, en muchos contratos, el que
es fuerte econ6micamente, se impone al que es d6bil en ese aspect, y es just
y equitativo dar protecci6n al pobre que, obligado por la miseria. presta su
consentimiento a una convenci6n leonina para el. El viejo Derecho Civil Ro-
mano reconocia, en el propietario, el Derecho de Abusar de lo suyo. Ese J.Si
Abutendi ya no se reconoce en ningufn pais de alta civilizaci6n juridica. Los
mismos romanos advirtieron los peligros del Abuso del Derecho, y por eso pro-
clamaron su inmortal sentencia "sunmmum jus; summa injuria". En este cam-
po del Derecho Civil, ya se proclama la igualdad del hombre y la mujer. Ya
no se admite la subordinaci6n de la segunda, por raz6n de su sexo, al primero.
Esta ha sido una gran conquista de las ideas modernas. Como es otra magni-
fica conquista la doctrine, que cada vez se generaliza mis. de que en todo con-
flicto entire la conciencia moral y la conciencia juridica, deben aceptarse los
ordenamientos de aquella, que nunca falta, en tanto que es falible la segunda,
]a conciencia juridica. Otra gran doctrine del Derecho Civil actual, es que, en
la interpretaci6n de los contratos, hay que tender a las circunstancias que mo-
vieron a los contratantes a celebrarlos, pues esos contratos deben modificarse
cuando son diferentes las circunstancias en el moment de la exigibilidad de
los contratos. Esta nueva regla de hermen6utica juridica hubieron de aplicarla
algunos tribunales a raiz de terminada la guerra mundial de 1914 a 1918, de-
clarando que los precious exhorbitantes de eiertos articulos que se compraron,
a plazo, durante la misma -precios que aceptaron los compradores en vista de
la enorme demand de los aludidos articulos, y en la creencia de que la guerra
duraria mas tiempo- debian reducirse a limits moderados, habida cuenta de
que, con la inesperada terminaci6n de la guerra, habia descendido, considera-
blemente, la demand, y que las consecuencias de ese descenso era equitativo
que las sufriesen las dos parties contratantes, y no solamente el comprador.
En el orden juridico-politico, el gran principio, ahora dominant, es que la
ley de las mayorias, no debe prevalecer cuando sn emplimiento es un atentado
al derecho de las minorias, a su existencia political. La ley de las mayorias no
significa la proscripci6n de las minorias. Lo que significa es que se la dehe
cumplir cuando el cumplimiento no traiga consigo la destrucei6n del derecho
de las minorias a intervenir en la vida pilblica. Tan reprobables son las ma-
yorias ahogando a las minorias, como 6stas ahogando a las primeras vali6ndose
de procedimientos de fuerza y compresi6n.
Se ve, por lo expuesto, a grande rasgos, que han cambiado, o van cam-
biando, ideas y doctrinas que, hasta hace poco tiempo, se consideraban insus-
tituibles en las ciencias sociales. Se estA elaborandb un nuevo mundo juridico.
Todas las instituciones se van renovando, transformando. El espiritu human
esta construyendo un Nuevo Mundo.
En la segunda mitad del pasado siglo diez y nueve, exclam6, en famoso
libro, el c6lebre y eminente periodista francs Eugenio Pelletan: "El Mundo
marcha..." Hacia d6nde? Es impossible saberlo. Pero march sin cesar,
como el legendario Judio Errante. Marcha hacia lo desconocido. Y a esta
march constant, interminable, tienen que adaptarse, necesariamente, las ins-
tituciones sociales. La march impone el cambio de ideas y doctrinas. El Mun-
do march no se sabe adonde, pero march. Marcha fatalmente entire las ruinas
de lo que destruye, con su march, y los cimientos de lo que, con ella, va cons-
truyendo. Es su ley, la ley de su Destino. Como la ley del nuestro es -segfn
los materialistas- nacer, sufrir y morir; y, segin los espiritualistas, ascender,





ASUNTOS GENERALS


lenta y dolorosamente, en los pianos de la espiritualizaci6n. Esta es la ley del
IDestino human. La march incesante.
GAST6N MORA.


EL SECRET SUMARIAL (*)
Se sigue en los Juzgados de Instrucci6n la prictica illegal d( no permitir
que el acusado, al ser instruido de cargos, pueda conocer por si o por medio de
.u defensor, las diligencias practicadas en la causa ni las que se produzcan
despues, cuya prohibici6n se mantiene hasta tanto no se dicte auto de proce-
samiento.
Ese criterio, no por generalizado, es menos equivocado, pues la Orden
Military N? 109 de 1899, publicada en la Gaceta del dia 2 de Agosto del mismo
afio, transform el sistema inquisitive que conserve en el sumario la Ley de
Enjuiciamiento Criminal espafiola, por el sistema acusatorio, armonizAndose
asi en el derecho judicial penal, el interns social con el no menos respectable
interns individual, o como diria Guillot, estableciendo el equilibrio m5s per-
fecto entire esos dos diversos intereses.
En el sistema acusatorio, "es pfiblico desde el primer moment el proce-
dimiento criminal, lo mismo para las parties acusadoras que para los acusados,
pudiendo el reo intervenir en cada una de las diligencias para aportar a la
instrucci6n todos los elements de descargo que a su defense conduzcan o que
fueren convenientes para el mejor y mis exacto e imparcial resultado de las
actuaciones, asi como para evitarse errores y perjuicios indebidos en su ejecu-
ci6n", segdn express Enrique Aguilera de Paz en :ms notables Comentarios
a la Ley de Enjuiciamiento Criminal, tomo 3', pigina 235.
Por consiguiente, a partir de la Orden 109, no se puede mantener para
las parties el secret sumarial, porque a ello se opone, no s6lo el sistema acusa-
torio que nos rige. sino tambien la letra expresa y terminante de la citada
Orden, la cual en su art. VIII dispone que: "No se llevard a cabo durante el
sumario, citaci6n, requerimiento, o notificaci6n a ninguna de las parties, con
motive de la practice de alguna diligencia, sino cuando el Juez lo ordenare
expresamente o un precepto legal lo hiciere indispensable. Las parties o sus
defensores, como el Ministerio Fiscal, podrin en todo tiempo, instruirse del
estado del sumario y asistir a las diligencias que se hubieren de practicar en
el mismo." Y, se entiende per parte, en contra tambi6n de la err6nea opinion
generalizada de los instructors, al acusado, quien de acuerdo con el precepto
legal antes citado, puede instruirse del sumario por si, o por medio de su de-
fensor, y asistir a las diligencias que se hubieren de practicar en el mismo,
pues el verbo instruirse empleado asimismo en el precepto que venimos comen-
tando equivale, segfin la t6cnica juridica y el valor gramatical del vocablo, a
"ensefiar, comunicar, dar a.conocer a uno el estado de una cosa, informAndole
de ella." De ahi que, no obstante regir entire nosotros la ley rituaria espafiola,
ha desaparecido, sin embargo, el sistema inquisitive, imperando por el contra-
rio el sistema acusatorio, gracias a la brillante y liberal Orden 109 de 1899,
dictada por el Gobierno ocupante.
Quiere decir todo ello, que la Orden Militar N' 109 le da el character de
parte al acusado, a tal punto que, "mientras haya part acusadora que sostenga
la acci6n criminal contra determinada persona, sta sera considerada como
"acusado" y, a petici6n del que le acusa, se abrira contra el mismo, el juicio

(*) Aunque no participamos del criterio que se sostiene en algunos pasajes de este
articulo, desde el punto de vista legal estableeido entire nosotros; y aunque dejamos al
autor la responsabilidad de una imputaci6n que contiene este articulo, lo reproducimos por
que REPERTORIO JUDICIAL acoge todas las ideas, sobre todo cuando estan inspiradas en
prop6sitos de mejoramiento.-N. del D.





ASUNTOS GENERALS


oral", como dice el art. 633 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, tal como
ha sido modificado por la Orden 109 de 1899. Por lo que result evidence en
buena hermeneutica, que nada puede hacerse en un sumario secretamente para
el acusado, como ocurre en el sistema inquisitive, por prohibirlo asi la letra y
el espiritu de justicia social que informa y a que responded la tantas veces
citada Orden 109 de 1899 y el sistema acusatorio que proclama; Orden ademis
que por su art. XV deroga expresamente todos aquellos preceptos de la Ley
procesal que mantienen el secret sumarial para las parties; y sostener la tesis
contraria, equivaldria a desnaturalizar la pureza del sistema acusatorio y co-
locar en un estado de indefensi6n, o por lo menos de inferioridad, al acusado
con respect al acusador, porque hay diligencias sumariales que no pueden ser
reproducidas en el juicio oral, con lo cual se le privaria de un derecho incues-
tionable que forma parte de su defense misma.
El acusado en un sumario es el demandado en el juicio civil; y, asi como
el demandado en un juicio civil es parte, aunque no se person, pudi6ndose en
ese caso solicitar por el actor y obtener la rebeldia de quien no podria alegar
que es tercero, o que no figure como part, por el hecho de no haberse perso-
nado, estableciendo por ejemplo un recurso de amparo, de igual modo el acu-
sado en una causa criminal es parte y, como parte, le asisten iguales derechos
que a las demAs parties.
En contra tambi6n de lo que generalmente se sostiene, desde que en una
rausa se dicta auto de procesamiento, el sumario es pfiblico, respondiendo, como
expresa el adjetivo, a la publicidad con que debe proceder y producirse la
justicia penal, cuyo objeto principal es la averiguaci6n del delito y la pronta
realizaci6n de la justicia.
Con lo que dejamos sucintamente expuesto llegamos a la siguiente con-
clusi6n: a) Que las diligencias sumariales nunca son secrets para las parties
ni sus defensores; b) Que el acusado es parte en todo procedimiento criminal;
y c) Que una vez dictado auto de procesamiento, el sumario es pfiblico para
todos.
SPero mantienen acaso los Jueces de Instrucci6n en t6rminos absolutos el
secret sumarial? No; los Jueces de Instrucci6n suelen hacer distingos no per-
misibles ciertamente por la Ley, y algunas veces incurren positivamente a
nuestro juicio en el delito de violaci6n del secret sumarial.
No es secret el sumario, en ningfin moment, por ejemplo, para el Minis-
terio Fiscal. El Fiscal puede en todo tiempo instruirse del estado del sumario
y hacer cuantos pedimentos estime convenientes, cuando lo cierto es, que el
Fiscal es una parte, como cualesquiera otra parte, esto es, como el acusador
particular, como el defensor, como el representante del responsible civil, ni mas
ni menos; nos estamon refiriendo, claro esti, a los delitos que se persiguen de
oficio.
En cambio, se compete el delito de violaci6n del secret sumarial e incurren
en responsabilidad criminal, los Jueces de Instrucci6n y los propios Secretarios
Judiciales, al mostrarle los sumarios a los miembros de la Policia, cosa que
lacen con harta frecuencia, cuando se ha dispuesto algfin informed policiaco,
en cuyo caso, los agents investivadores, en la mayoria de las veces, para aho-
rrarse el trabajo de investigar, van al sumario, se enteran de lo que de 61 re-
sulta y se limitan a informar de acuerdo con lo que el mismo arroja; de ahi,
]a desvalorizaci6n cada vez mayor en que han caido los susodichos informes.
En estos tiempos en que tanto se abusa de la acci6n penal por la impuni-
dad con que se puede producer, ya que result remotisimo el peligro de que
se deduzca testimonio por denuncia falsa, cuya figure delictiva practicamente
ha desaparecido de nuestro derecho positive, ocurre que, con el criterio y poli-
lica de los sefiores Jueces de Instrucci6n, se llega a la enorme injusticia de que
los denunciantes acumulen cargos contra el acusado a sus espaldas, quien por
ignorarlos no puede destruirlos, y se da lugar a que se produzca despu6s la





ASUNTOS GENERALS


mls seria, grave y fundamental de las resoluciones que puede dictar un Juez
de Instrucci6n, que no es otra, que el auto de procesamiento, con toda su tras-
cendencia y gravisimas consecuencias, el cual se inicia en la detenci6n y pri-
vaci6n de libertad, hasta la double fianza, una para gozar de libertad, y la otra
para responder a las results civiles de la causa, produciendo siempre el estig-
ma indeleble de haber sido procesado, esto es, de que ha existido, por lo menos
a juicio del Instructor, un indicio racional de criminalidad que lo llevarh con-
sigo la persona durante toda su vida y contra cuyo auto de procesamiento no
existe en el derecho vigente rehabilitaci6n de ninguna clase, a tal punto que ni
siquiera lo borra la amnistia.
El secret sumarial, como se advierte, no es una disquisici6n doctrinal ni
siquiera un punto meramente especulativo, sino que tiene una importancia y
trascendencia practice tal, que es ingente ]a necesidad de que se rectifique el
criterio y political seguidos por los sefiores Jueces de Instrucci6n, con cuya
political funesta y desacertado criterio se atenta a los dos derechos mis funda-
mentales del ciudadano: la libertad y la honra, bienes los mis preciados del
hombre que ostenta su condici6n de ciudadano en una Repfiblica democrktica
y liberal, en que la soberania dimana del pueblo y de 6ste todos los poderes
piiblicos.
MIGUEL ANGEL CAMPOS.


DEFICIENCIA LEGAL
En todos los paises del mundo la ley vigente establece la limitaci6n en el
tiempo de las prestaciones de servicios.
La vision contempor$nea de estos problems regulan ya en los Estados del
Norte y del Sur y en todos los pueblos de Europa, al trav6s de concienzudos
studios, como enmiendas a la Constituci6n o en forma de ]eyes orgAnicas, la
limitaci6n de ocho horas diarias del esfuerzo human a la obra comfin de la
vida.
El progress y la civilizaci6n van en este caso paralelas buscando la pro-
filaxis social y creando el sano rendimiento del trabajo con el calor de huma-
nidad que a todos debe afectarnos.
Estos fueron los principios que inspiraron el Decreto N? 1693 de 19 de
Diciembre de 1933, que declare obligatoria la jornada mAxima de ocho horas
en toda la Repfiblica de Cuba... "para toda suerte de ocupaciones de sus
habitantes, sean cuales fueren los trabajos a que se dediquen."
Pudiera afirmarse, en consecuencia, que es illegal e inhumane mantener
el Juez de Instrucci6n, que no es de la Habana (donde hay jueces de guardia)
y el Juez Municipal, que no es de cabecera de partido judicial, en funciones
permanentes, que no a otra cosa equivale, que est6 obligado a tender las nece-
sidades del servicio durante todas las horas del dia y de la noche. Constituye
esto una deficiencia legal que debe desaparecer, ya que los referidos jueces y
especialmente los municipales que pertecen a la 10" categoria, no pueden estar
mks recargados de obligaciones y responsabilidades. Ejercen funciones de
President de Junta Municipal Electoral, Miembro de la Junta de Educaci6n,
Encargado del Registro Civil y "custodio de sus libros y expedientes", lo que
exige, como ocurre en no pocos Juzgados, trabajar en horas de la mafiana y
tarde; y conocen y resuelven juicios civiles y correccionales, aplicando dis-
persas resoluciones legales, generalmente varias veces modificadas, que abarcan
las mfs variadas infracciones de faltas o delitos que obliga a un trabajo labo-
rioso y dificil.
En total, se ven obligados, generalmente, a permanecer en activas funcio-
nes mis de ocho horas, y a veces tienen necesidad de dedicar parte del tiempo
del descanso, en asuntos cuya resoluci6n exige meditaci6n v cuidadoso studio.





ASUNTOS GENERALS


Como si no fuera bastante la labor del dia, durante las horas de la noche
tienen que permanecer como en estado de juez de guardia, a virtud de las
diligencias sumarias, por los delitos graves de la competencia del Juzgado de
Instrucci6n del Partido, que ocurran en su demarcaci6n.
Es frecuente que para tender estas diligencias, se vea en la necesidad de
abandonar el lecho a altas horas de la noche, para constituirse en lugares dis-
tantes de la cabecera, atravesar caminos que s61o pueden transitarse con gran-
des dificultades a caballo, sufriendo molestias y como consecuencia de todo,
rindiendo una excesiva labor que tiende a quebrantar la mas vigorosa natura-
leza, lo que esta en pugna con los principios que inspiraron la resoluci6n
vigente sobre la jornada de trabajo, muy vigilada y denunciada en estos filti-
mos tiempos.
Son mks de cien los jueces municipales a que nos referimos y con excep-
ci6n de un reducido nilmero, que desempeilan sus cargos en T(rminos bien co-
municados por carreteras o caminos transitables, el resto sabe que no exagera-
mois y que presentamos los hechos en sus fases reales. Estos funcionarios no
"disfrutan vacaciones durante el afio"... ni de las ventajas de "poder ausen-
tarse despu6s de las horas de audiencia la vispera de los dias feriados para
volver a sus puestos al siguiente dia hlbil", ni de los otros beneficios, consig-
nados todos en el art. 194 de la Ley Organica del Poder Judicial.
Los demas funcionarios judiciales pueden proporcionarse derivatives des-
pu6s de las horas de audiencia. Saben que no sera interrumpido el suefio re-
parador, para tender las funciones del cargo.
Son los jueces municipales de la 10 categoria los que perciben la menor
dotaci6n y los que mas tiempo de servicios prestan. Se les ha privado hasta
de las dietas que les producia las sustituciones en el Juzgado de Primera Ins-
tancia e Instrucci6n del Partido y de la oportunidad de demostrar su capacidad
y competencia en las resoluciones de asuntos juridicos de mayor importancia.
Para dichas sustituciones se ha otorgado derecho preferente a los jueces su-
plentes del municipal de la cabecera del Partido, en defect del juez propie-
tario. Estos suplentes no pertenecen al escalaf6n judicial, son abogados en
ejercicio y sin embargo muy amenudo se ven investidos de un cargo que los
convierte en superiores jerarquicos de los jueces municipals propietarios de
cabecera de termino, de los que no pocos llevan seis, ocho, diez y mas afios en
]a carrera, ingresaron por oposici6n y han probado en sus Rservicios capacidad
y meritos. Esta anomalia se impuso en el Decreto-Ley N" 716 de 1934 de ]a
provisionalidad.
En resume, entendemos que debe fijarse el mAximo de tiempo de funciones
diarias a dichos jueces, lo que no debe ser incompatible, salvo circunstancias
excepcionales apreciadas a discreci6n por dichos funcionarios, con la jornada
mAxima de ocho horas de trabajo. El Juez de Instrucci6n, que no es de la
Ciudad de la Habana, y el Juez Municipal, que no es de cabecera de Partido
y sus secretaries podrAn excusarse y deberAn ser reemplazados por el Juez
Municipal y Secretario suplentes respectivos, en el conocimiento de las dili-
gencias sumarias por los delitos que ocurran o cualesquiera otras de carActer
urgente que se presentaren en la circunscripci6n, despu6s de las seis de la tarde,
o de la hora que se estime pertinente. y en dicho caso estarAn atendidos por
6stos las necesidades del servicio hasta la hora en que comience la audiencia
del siguiente dia.
La Ley OrgAnica del Poder Judicial sefiala los casos en que puede reem-
plazar el juez suplente al titular, o sea en "ausencia, vacant, enfermedad,
incompatibilidad, excusa o cualquier otro impedinento legitimo." En este
iltimo caso pudiera entenderse que esta comprendido el juez, salvo circuns-
tancias excepcionales, para ser reemplazado, por impedir una disposici6n legal
trabajar mas de ocho horas diarias.





ASUNTOS GENERALS


La Sala de Gohierno del Tribunal Supremo pudiera acordar las disposi-
ciones que tuviera a bien, al amparo del art. 207. inciso 1", de !a Ley ,Orginica
del Poder Judicial para resolver el grave problema de exceso de labor que con-
frontan los aludidos funcionarios.
DR. CECILIO CANEDA ACOSTA.


COMENTARIOS
A virtud del Decreto-Ley 716, de 28 de Noviembre de 1934, qued6 modifi-
cado el art. 42 de la Ley Orginica del Poder Judicial, que desde entonces dis-
pone, "que los Jueces de Primera Instancia, Instrucci6n y Correecionales serin
reemplazados por los Jueces Municipales de la cabecera del Partido Judicial y
por sus suplentes, y en su defecto, por los Jueces Municipales de cabecera de
Termino Municipal", etc.
Ese precepto require una reform inmediata, que no admite mAs espera,
pues no es possible que los Jueces Municipales suplentes, abogados en ejercicio,
tengan derecho, y derecho preferente, a sustituir a los Jueces de Primera Instan-
cia, Instrucci6n y Correccionales del Partido, sobre los Jueces Municipales de
cabecera de Termino Municipal, que pertenecen a ]a carrera judicial, privan-
'doles de demostrar sus aptitudes en empefios superiors y de la oportunidad
de ampliar su prictica professional, adquiriendo asi una mayor preparaci6n
para el desempefio de esos cargos cuando les Ilegue la hora de ascender.
No es possible tampoco admitir, que abogados en ejercicio, desempefiando
cargos de Juez de Primera Instancia e Instrucci6n, conociendo de asuntos.
puedan corregir disciplinariamente a 6stos, porque dicha potestad debe ser
ejercitada por aqu6llos que perteneciendo a la carrera judicial, tengan autori-
dad jerirquica, para, interpretando las leyes, sefialar criterios y sancionar las
prActicas viciosas, errors o transgresiones que se noten.
En la provincia de Buenos Aires, Repfiblica Argentina, han sido some-
tidos a un juicio politico el Presidente y el Procurador General de la Corte
Suprema de aquella provincia.
La Federaci6n Argentina de Colegios de Abogados, al conocer del caso,
estableci6 "que dada ]a naturaleza de la Federaci6n, que es un 6rgano repre-
sentativo de todos los colegios del pais y conform a los precedentes invaria-
bles, corresponde en primer lugar a las entidades federadas, recurrir a los
arbitrios de orden local en los casos planteados en sus respectivas jurisdic-
ciones, sin perjuicio ulterior de la Junta, a requerimiento expreso de aqu6-
1los. "
Por su parte el Colegio de Abogados de Buenos Aires, adopt el siguiente
acuerdo: "Declarar que no le incumbe tomar ingerencia en cuanto a las
causales que hagan o n6 procedente el procesamiento politico; pero entiende
necesario que el procedimiento en tales casos aleje toda presunci6n de menos-
cabo de la garantia de la independencia e inamovilidad de los jueces y elevar
dicha resoluci6n y sus antecedentes a la Federaci6n Argentina de Colegios de
Abogados."
En la Revista del Colegio de Abogados, de Buenos Aires, con frecuencia
hemos leido informaciones que demuestran el interns de aquellos Colegios de
la Federaci6n Argentina, por el respeto a dicha independencia, por el prestigio
de los Tribunales y por el mejoramiento de la retribuci6n de los funcionarios
que a su cargo tienen la angusta funci6n de administrar la justicia.
OAN.


COLABORACION VALIOSA
Durante el pasado afio, como en los anteriores, REPERTORIO JUDICIAL se ha
visto favorecido con valiosos articulos de distinguidos profesionales.





ASUNTOS GENERALS


'Queremos recorder en estas lines, que en 1936 honraron estas columns
con articulos in6ditos los Dres. Gregorio de Llano, Gast6n Mora, Jos6 Rodriguez
Acosta, Alfredo Manrara, Alberto SAnchez Ocejo, Ricardo 'M. AlemAn, Eduar-
do Le Riverand, Alberto Vilches, Pedro R. Silva, Ricardo Granda, Eduardo
R. Nfifiez, Andr&s Segura Cabrera, Jos4 E. Casasus, Eloy G. Merino, Armando
M. Raggi, Jos6 Argote; y los Sres. Pedro Vendrell y Rene Martinez.
A todos ellos significamos nuestro agradecimiento y esperamos que en el
present continuaran colaborando en esta revista.


LEYES Y DECRETOS '
MULTAS POR INFRACCIONES DEL REGLAMENTO PARA LA LIM-
PIEZA DE LA CIUDAD DE LA HABANA: su condonaci6n.-Resoluci6n.
(Gaceta 31 Diciembre).-En uso de las facultades de que estoy investido, re-
suelvo:
Que se dejen sin efecto todos los expedientes de multas iniciados por in-
fracciones del Reglamento para la Limpieza de la Ciudad de la Habana o podas
de Arboles clandestinas, que est6n en tramitaci6n hasta esta fecha inclusive,
exceptuando las que vencidos los plazos reglamentarios hayan sido enviados a
los Juzgados Correecionales, para que por sus procedimientos las hagan efec-
tivas.
Dada en la Iabana, a los 22 dias del mes de Diciembre de 1936.-Ratil
Sime 6n Gonzalez, Secretario de Obras Piiblicas.
UNIVERSIDAD DE LA HABANA.-Derechos que se le reconocen.-
Ley. (Gaceta ext. 2, 9 Enero) 2) .-Articulo I.-La Universidad de la Habann,
fundada en 5 de Enero de 1728 por los religiosos dominicos de la Orden de
Predicadores, segfin Bula del Papa Inocencio XIII, de fecha 12 de Septiembre
de 1721, ratificada por el Consejo Real de Indias, en 27 de Abril de 1722, y
confirmada por Real Despacho de 23 de Septiembre de 1728, con titulo de Real
y Pontificia, y secularizada desde 1842, es una instituci6n de docencia supe-
rior, de caricter national, con uso de sello propio y amplia autonomia.
Art. II.-La Universidad de la Habana se constitute vflidamente en cor-
poraci6n de interns pfiblico con amplia autonomia, competencia y capacidad
para regir todo lo concerniente al servicio de la ensefianza superior universi-
taria, a la expediei6n de titulos de capacidad professional, a la incorporaci6n de
studios hechos en el extranjero, a la validez, revAlida e incorporaci6n de titu-
los extranjeros y a la realizaci6n de sus demAs fines docentes y culturales;
teniendo plena capacidad como persona juridica para adquirir, administrar.
poseer y disponer de bienes y derechos de todas classes, asi como para contraer
obligaciones en relaci6n con sus fines y dentro de los medics normales de que
disponga, y para comparecer en juicio, ejercitando acciones civiles, criminals
y de cualquier otra indole, como demandante, demandada o en cualaquier otro
concept.
Art. XXIX.-Se ratifica lo dispuesto en el Decreto N 123, de 5 de Enero
de 1934, con excepci6n de su art. 9" () y en su virtud:
H) Los jueces y tribunales antes de dictar auto declarando al Estado
heredero abintestato de una persona, conforme a lo dispuesto en el C6digo
Civil, lo comunicarfn previamente a la Universidad de la Habana para que
6sta en un plazo no mayor de 60 dias pueda investigar y justificar si el cau-
sante de la herencia era CatedrAtico, graduado, empleado suyo, o alumno mayor
de edad, a fin de que ejereite los derechos que le compete.
(1) Bajo este titulo reproduciremos total o parcialmente las Leyes y Decretos que
garden relaci6n con la indole de la revista.
(2) S61o reproducimos lo pertinente.
(3) VWase en la pAgina 49 de la Secid Legislativa, afio 1934.





12 ASUNTOS GENERALS

Art. XXX.-Los bienes de los profesores graduados y alumnos mayores
de edad y empleados de la Universidad de la Habana que por herencia intes-
tada correspondan al Estado, pasarin a la Universidad, como patrimonio de la
misma.
Art. XXXI.-Los bienes e ingresos de la Universidad de la Habana, no
podrin ser embargados, ni contra los mismos podra seguirse la via de apremio,
pero sera obligaci6n de las autoridades y organisms universitarios competen-
tes, consignar o incluir en los presupuestos universitarios, las cantidades nece-
sarias para el pago total o amortizaci6n gradual de las obligaciones de la Uni-
versidad. Gozaran de exenci6n de derechos arancelarios o aduanales, todos los
articulos o materials de cualquier indole destinados al uso o consume exclu-
sivo de la Universidad de la Habana.
Disposiciones transitorias.-NovENA.-Se ratifica en todas sus parties el
Decreto-Ley N 707 de 20 de Noviembre de 1934, publicado en la Gaceta Oficial
del 21 de Noviembre del mismo afio (1, sobre creaci6n de otro premio national
en memorial del Dr. Jose A. GonzAlez Lanuza, consistent en una plaza de Abo-
gado de Oficio en la Audiencia de la Habana, debiendo comenzar a surtir sus
efectos y a regir nuevamente dicho Decreto-Ley desde el 1P de Octubre de 1937,
a excepci6n del art. 5' que continuarA en vigor.
VIGESIMA SEXTA.-Se equiparan a todos los efectos legales los titulos de
Licenciado y de Doctor, expedidos por la Universidad de la Habana con ante-
rioridad al 31 de Diciembre de 1908.
CUADRAGISIMA.-Esta Ley eomenzara a regir desde la fecha de su publi-
caci6n en la Gaceta Oficial de la Repiblica.
Dada en el Palacio de la Presidencia en La Habana. a 8 de Enero de 1937.
-Federico Laredo.-Fernando Sirgo, Secretario de Educaci6n.
TRATAMIENTO DE EXCELENCIA Y SETORIA.-Decreto 85. (Gaceta
11 Enero).-Por cuanto: por Decreto N" 1450, de fecha 18 de Mayo de 1936,
publicado en la Edici6n Extraordinaria de la Gaceta Oficial N 164 de 25 del
propio mes y afio, se dispuso se reconociera y otorgara el tratamiento de Exce-
lencia, tanto en los actos oficiales como en los documents del mismo caracter,
al President y Vicepresidente de la Repfiblica, a los Secretarios del Despacho,
a los Presidentes de los Cuerpos Colegisladores, al Presidente del Tribunal Su-
premo de Justicia y a los Embajadores y Ministros Plenipotenciarios de Cuba,
y que a los Consejeros y Secretarios de Primera Clase de Embajadas y Lega-
clones y a los C6nsules Generales se les diera el tratamiento de Sefioria.
Por cuanto: al otorgarse ese tratamiento a algunos funcionarios, aunque
sea por pura formula de cortesia, pudiera estimarse como un privilegio en
pugna con el carActer democrAtico de la Repfiblica, y teniendo en cuenta ade-
mis la costumbre establecida desde la constituci6n de la misma de no conceder
tratamiento official a ninguno de sus funcionarios, ya que el de Honorable usa-
do en algunas ocasiones no significa un tratamiento sino sencillamente un ad-
jetivo.
Por tanto: en uso de las facultades de que estoy investido y a propuesta
del Secretario de Estado, resuelvo:
Dejar sin efecto en todas sus parties el Decreto N 1450, de fecha 18 de
Mayo de 1936, publicado en la Gaceta Oficial, Edici6n Extraordinaria N 164
de 25 del propio mes y afio. (1
Dado en la Habana, Palacio de la Presidencia, a 8 de Enero de 1937.-
Federico Laredo, Presidente.-Rafael Montalvo, Seeretario de Estado.
LICENCIA DE ARMAS.-Decreto 113. (Gaceta 11 Enero).-En uso de
las facultades que me confiere el citado Decreto-Ley N? 685 de 13 de Noviem-
bre de 1934, resuelvo:
(1) VWase en la p6gina 65 de la Secci6n Leaislativa, afio 1935.
(1) V.ase en la pgiina 184 de la Seccidn Legislativa afio 1936.





ASUNTOS GENERALS


Primero: Limitar hasta 30 dias, a partir de la publicaci6n de este De-
creto, la vigencia de las autorizaciones provisionales para portar armas de fue-
go, concedidas con anterioridad a la fecha del present Decreto, en cuya fecha
se considerarkn nulas dichas autorizaciones.
Segundo: Las personas que imprescindible o legalmente tuvieren necesi-
dad de dichas autorizaciones provisionales, deberan formular su solicitud, ante
esta Secretaria, llenando los requisitos exigidos en tales casos.
Publiquese el present Decreto en la Gaceta Oficial de ]a Repdblica, para
general conocimiento; y comuniquesele a los Sres. Jefes de Policia y Goberna-
dores Provinciales.
Dado en la Habana, Palacio de la Presidencia, a los 8 dias del mes de
Enero de 1937.-Federico Laredo, Presidente.-Manuel Gimenez, Secretario
de Gobernaci6n.


LIBROS Y REVISTAS
ANTROPOLOGIA JURIDICA, FOR EL DR. PELAYO CASANOVA Y PARETS.-Habana,
1937.-El Profesor Auxiliar de Antropologia de la Universidad, Dr. Casanova,
ha publicado este libro. de cerca de 500 phginas que abarca los puntos culmi-
nantes de los conocimientos antropol6gicos aplicados al Derecho, "ofreciendo
variados aspects del vasto panorama que brinda la humanidad en su trfgica
grandeza". Contiene seis parties: Introducci6n, Nociones de Antropologia ge-
neral, Teorias de la criminalidad, Criminologia, Criminalistica y Nociones de
Medicine Legal. Como expresa el autor en el pr6logo, "la naturaleza de este
trabajo lo coloca dentro de la esfera de acci6n professional de m6dicos y aboga-
dos, puesto que encierra las orientaciones que prevalecen en el campo de la
Antropologia Juridica, indicando la forma de resolver las cuestiones que en el
ejercicio de su profesi6n se le presentaren"; y los alumnos de esa asignatura
encontrarin los elements necesarios para su preparaci6n academica, ya que,
en lines generals, el autor ha seguido el program que alli se explica.
C6IGO CIVIL, TOMO 9', POR EL DR. EDI'ARDO R. N"UEZ Y NiNEZ.-Habana,
1936.-Hemos recibido dicho tomo, referido a los contratos y comprende los
arts. 1665 al 1873 de aquel cuerpo legal. Viene precedido de las opinions
que sobre la obra han emitido los Sres. Pail Guyot, Profesor de Derecho Civil
de la Universidad de Grenoble, Francia; Marcel Nast, Profesor de Derecho
Civil de la Universidad de Strasburg, Francia; del Catedrdtico espafiol Manuel
Battle y Vazquez; de ]a Revista de Jurisprudencia Argentina y del Dr. Ernesto
Dihigo, Profesor de Derecho Romano en la Universidad de la Habana, todas
cllas encomiksticas v laudatorias.
TRATADO DE PENSIONS A VETERANS, POR RAM6N MARIA VALDES Y HERRERA.
-Habana, 1936.-E1 antiguo empleado de la Secretaria de Hacienda, Sr. Val-
des Herrera, ha dado a la publicidad este libro, del que nos ha dedicado un
ejemplar, en el que ha anotado y concordado todo lo relative a pensions a ve-
teranos y en el que aparece un encomiastico pr6logo del Coronel Cosme de la
Torriente. Su larga experiencia en esos asuntos, pues fu6 Pagador Central de
Haberes del Ej6rcito Libertador y Pagador auxiliar de pensions de veterans,
ia ha puesto a contribuci6n en interns del lector. Figura en el libro el articu-
lado de las leyes hbsicas y todos los antecedentes del caso a partir de la Asam-
blea de GuAimaro. Contiene un prontuario alfabetico de materials de una uti-
lidad extraordinaria, puesto que facility la bfisqueda de cualquier particular
de los numerosos que contiene en sus 397 piginas.
EL COMELCIO CLANDESTINE EN EL DERECHO ADMINISTRATIVE, POR EL DR. OR-
LANDO ALONSO Y VELASCO.-Habana. 1936.-Contiene este folleto la conferen-
eia pronunciada en el Congreso de Alcaldes Municipales de la Repfiblica efec-





ASUNTOS GENERALS


tuado en Santiago de Cuba, por el Dr. Alonso, Letrado Consultor de la Secre-
taria de Comercio.
LA ADAPTACION DE CUBA AL RITMO UNIVERSAL Y LA ENSEANZA OBJETIVA DEL
PROCESS MEXICANO, POR EL DR. OSCAR GANs.-Habana, 1936.-Este folleto con-
tiene el trabajo presentado por el Dr. Gans, al Tercer Congreso Industrial Cu-
bano, y relacionado con las materials desenvueltas en dicho Congreso.
TEMAS CUBANOS, POR LUIS R. MIRANDA.-Habana, 1936.-Impulsado "por
el interns hist6rico y patri6tico que puedan ofrecer ante !a consideraci6n de
cuantos sientan algfin afecto carifioso hacia Cuba", es que el Comandante del
Ejercito Libertador y Subsecretario de Estado, ha coleccionado los articulos
que contiene "como evocaci6n de la vida en la manigua heroica". Acompafia
al folleto una series de postales de pasajes hist6ricos de la manigua y un retrato
del General Calixto Garcia.
ACUSACION ANTE EL SENADO CONTRA EL DR. MIGUEL MARIANO G6MEZ, PRE-
SIDENTE DE LA REPUBLICAN, POR EL DR. CARLOS PALMA.-Habana, 1937.-Con-
tiene este folleto el discurso-acusaci6n que a nombre de la C(imara de Repre-
sentantes pronunci6 el Dr. Palma.
DEFENSE DEL HON. PRESIDENT DE LA REPTBLICA, I)R. MIGUEL MARIANO
G6MEZ, ANTE EL SENADO, POR EL SENADOR DR. JOSE MANUEL GUTIERREZ.-Ha-
bana, 1937.-Contiene este folleto el discurso que ante el Senado, constituido en
Tribunal de Justicia, enjuici6 politicamente al Presidente de la Repiblica.
FLORES DEL TROPICO, POR EL DR. MIGUEL A. MACAU.--IHaana, 1936.-To-
nmo de poesias del Dr. Macau, Juez Municipal suplente de la Habana. que aten-
tamente nos ha dedicado un volunien y que pone de nanifiesto que el autor
dispone de tiempo para hacer viable el ejercicio de sa piofesi6n y de la judi-
catura con sus aficiones liricas.
MEMORIAL DE LOS TRABAJOS REALIZADOS POR LL BuIBlIO'ECA, MUNICIPAL
DURANTE EL ARO ECCN6MICO DE 1935-36.-Habana, 1936.-Este folleto contiene
el movimiento de lectores, horas de lectura, impresos consultados, adquisici6n
y encuadernaci6n de libros, revistas y peri6dicos, correspondencia, acci6n cul-
tural, catalogaci6n y personal y creditos.
REVISTAS EXTRANJERAS.--Hemos recibido: Gaceta Judicial, Bogota, Colom-
bia, Septiembre; La Justicia, Mexico D. F., Noviembre; Gaceta Judicial, Quito,
Ecuador, Septiembre; Los Tribunales, Mexico D. F., Noviembre; Revista J-ri-
dica, Caracas, Venezuela, Enero-Agosto; Mensajes, Quito. Ecuador, Septiem-
bre; y Revista Interamericana de Sociologia, Caracas, Venezuela, Enero-Marzo.
OTRAS REVISTAS.-Tambien hemos recibido: Inforrnacin Fiscal, Enero;
Revista de la Asociacion de Viajantes del Comercio, Diciembre; Boletin de la
Secretaria de Gobernacidn, Octubre; Revista de Ticvica Policial y Pemitencia-
ria, Julio; y La Jurisprudencia al Dia, Octubre, todas de la Habana.


MISCELANEA
MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despues de publicado el anterior nfmero,
ha habido el siguiente:
Secretario de Justicia.-Ha sido aceptada la renuncia que prcsent6 el
Dr. Estanislao Cartafii y Borell, y sc nombr6 para sustituirle al Dr. Manuel
Castellanos y Mena.
Ascensos.-Ha sido nombrado Juez Correccional del Sur de Santiago de
Cuba, el Dr. Antonio Gonzalez y Parra, que era Juez Municipal de Camagiiey.
Ocupaba en el escalaf6n de los de su categoria el nmnlero 13. Ingres6 en la
carrera en 17 de Octubre de 1933, como Juez Municipal del Este de la Haba-
na, pasando en 8 de Junio de 1935 al cargo que ahora deseinpefiaba.
--'ambien ha sido nombrado Juez de Primera Instancia de Guantinamo,
el Dr. Mario Quir6s y Macias, que era Juez Municipal de Col6n. Ocupaba en





ASUNTOS GENERALS


el escalaf6n de los de su categoria el nfimero 18. Ingres6 en la carrera en 27
de Diciembre de 1926 como Juez Municipal de Caibari6n, desempefiando des-
pu6s los Juzgados Municipales de Cruces, San Luis y nuevamente Caibarien.
En la reorganizaciCn de 1933 se le nombr6 Juez Correccional de Remedios y
en la de 1934 pas6 al Juzgado que ahora desempefiaba.
Traslado.--a sido trasladado a petici6n al Juzgado Municipal de Que-
mados de Giiines, el Dr. Alejandro Garcia y de Caturla, que desempefiaba el de
Palma Soriano. Solitaron el cargo los Jueces Municipales de San Luis, Ceja
de Pablo, Consolaci6n del Norte, Jiguani, y Santa Cruz del Sur.
Reingreso.-Ha sido nombrado Juez de Primera Instancia e Instrucci6n
de Baiacoa, el excedente Dr. Marcos Ortega y Diaz, que desempefi6 igual
cargo en Puerto Padre.
Jueces Municipales primeros suplentes.-Han sido nombrados los sefiores
Manuel Iglesias, de Mariel; Antonio Romero, de Perico; y Lodoiska A. Pon-
zoa, de Consolaci6n del Sur.
Jueces Municipales segundos suplentes.-Han sido nombrados los sefiores
Jos6 Coll, de Florida; Jos6 FernAndez, de Bainoa; Isidro Garcia, de Casiguas;
y Rogelio Aguila, de Iguari.
Fiscales de Partido.-Han sido declarados cesantes los Dres. Elpidio de
Quesada y Garcia de la Linde, de Florida; Alberto Cuti6 y Pacheco, de Hol-
guin; Luis Mufioz y Salis, de Banes; Carlos Gonzalo y Cafiizares, de Ciego
de Avila; Luis A. Diaz y Oms, de Nuevitas; y Enrique Gamba y Alvarez de
la Campa, de la Habana.
-Han sido nombrados los Dres. Edelmiro Taura y Montalvin, de Flo-
rida; Oscar Tamayo y P6rez, de Holguin; Bernardo Lageyre y Resell, de
Banes; Walfredo Morgado y Garcia, de Ciego de Avila; Roberto Estrada, de
Nuevitas; y Rafael Quintana y Herrera, de la Habana.
Abogado de Oficio.-Ha sido nombrado para el Tribunal Supremo, el
Dr. Eduardo S. Lecuona y Cartafid.
Nombramientos caducados.-Han caducado los hechos a favor de los
Sres. Joaquin Artigas, Juez Municipal primer suplente de Caunao; Rafael
GonzAlez, 29 de Caunao; FIlix Pelaez, 29 de Sibanici; Fernando Alvarez,
21 de Vicana; Jose Navarro, 19 de Guiniao; Jos6 Ropero, 29 de Guiniao; Ole-
gario Lastres, 2 de Pil6n; Francisco Echevarria, 2 de Yara; y Oscar Granda,
2' de Fray Benito.
Nombramientos rehusados.-Los han rehusado los Sres. Alfredo Camps,
Juez Municipal 29 suplente de Caimanera; Manuel Mufioz, Juez Municipal de
San Diego de Nfifez; y Manuel Fernandez, primer suplente de Yaguaramas.
Renuncia.-Ha renunciado su cargo el Sr. Jos6 M* Aguilar, Juez Muni-
cipal 2Q suplente de Esperanza.
Causas, expedientes, etc.-La prensa diaria di6 cuenta de la detenci6n
del Sr. Mariano Vivanco y Ebra, Oficial del Juzgado Municipal de San An-
tonio de los Bafios, acusado de exigencias de dinero a los que tienen que com-
parecer ante dicho Juzgado a responder de cargos, afirmAndose en un in-
forme policiaco lo hacia de acuerdo con el Juez.
-Ha sido separado del cargo de Juez Municipal 29 suplente de Bayamo,
el Dr. Severino Estrada, por haber side condenado por el Tribunal de Urgen-
cia de la Habana.
-La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo acord6 anular el expedien-
te iniciado por la Sala de Gobierno de la Audiencia de Camagiiey contra el
Juez Municipal de Nuevitas, hoy de Holguin, por incompetencia de dicha Sala
para promoverlo; el seguido por la misma Audiencia al Juez Municipal su-
plente de Nuevitas por igual motive; y el seguido por el Juez de Primera
Instancia de Nuevitas al Juez Municipal suplente de dicho lugar por igual
causa.





ASUNTOS GENERALS


-La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo acord6 former expediente
de correcci6n disciplinaria contra los Jueces Municipales de Catalina de Giii-
nes por deficiencies notadas en una visit; al Juez Municipal de Holguin,
como Juez de Nuevitas, por expedici6n indebida de boletas de pasaje; contra
el Juez Municipal y el primer suplente de Trinidad, con motivo de deficien-
cias notadas en una visit; al Juez Municipal de Guatao, por igual causa;
contra el Juez Municipal del Cafio y el 29 suplente de Manzanillo, a virtud
de testimonio remitido por el Juez de InstrucciCn del Partido; al Juez Muni-
cipal primer suplente de Santa Cruz, por ausencia injustificada; al Juez Mu-
nicipal de Pepe Antonio, por deficiencies notadas en una visit.
-La propia Sala acord6 iniciar expediente de separaci6n contra el Juez
Municipal de Puentes Grandes, por deficiencies notadas en una visit.
-La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo acord6 imponer la correc-
ci6n de reprensi6n al Juez Municipal de El Cano, por deficiencies advertidas
en una visit.
-Tambien impuso la correcci6n de reprensi6n al Juez Municipal de Ro-
das, por haber torado posesi6n del cargo despuBs de vencida una licencia
con demora.
Varias noticias.-El Juez Correccional de Marianao ha pedido a la Se-
cretaria de Justicia seis empleados de Loteria para que presten sus servicios
en aquel Juzgado.
-El dia 20 de Diciembre se efectu6 un homenaje en honor del Juez Mu-
nicipal de Alquizar, Dr. Cecilio Caneda y Acosta, consistent en la entrega
de una Medalla de Oro y el titulo de Hijo Adoptivo de esa Municipalidad,
por sus m6ritos como funcionario y ciudadano y un almuerzo.
-El Presidente de la Cimara de Representantes ha recibido una exten-
sa exposici6n suscrita por elements del comercio, la banca, la agriculture,
al foro y la industrial, de la ciudad de Holguin, interesindose por la aproba-
ci6n de la Ley que crea una Audiencia en la referida ciudad.
-Los Jueces Municipales de 4. clase estan gestionando activamente un
proyecto de Ley que sefiala a los Jueces un sueldo de $100; a los Secretarios
$60 y a los Alguaciles $30, o en otro caso que se aumente la consignaci6n de
esos Juzgados.
-El Secretario de Justicia ha dispuesto que los Fiscales asistan a todos
los juicios correccionales que se celebren sobre infracciones de las leyes del
trabajo.
-El Secretario de Justicia ha interesado el inicio de las obras de adap-
taci6n del local del Supremo que ocupari la nueva Sala de lo Contencioso-
Administrativo, que estan dispuestas desde Octubre por una Ley del Congreso.
-Una comisi6n de vecinos del Caney estA gestionando la creaci6n de un
Juzgado Municipal de 4 clase para los barrios de Mamayajabo y Daiquiri.
-El Fiscal de la Audiencia de la Habana dispuso que los Fiscales de
Partido giren una visit semanal a las Circeles y Vivacs.
-Ha pedido el Colegio de Abogados de la Habana al Secretario de
Justicia se vuelvan a publicar en la Gaceta Oficial las sentencias del Tribunal
Supremo, como anteriormente se venia efectuando, asi como la impresi6n de
tomos de la misma.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-Du-
rante el mes de Octubre tuvo los siguientes ingresos: saldo anterior, $14,452.18;
por multas correccionales, $4,768.74; por multas de Tribunales de Urgencia,
$1,778.31; por ingresos Registros Civiles, $11,982.64; por descuentos, $10,609.14;
por sobrantes, $888.29; por fianzas, $199.64; por multas testigos y peritos,
$88.59; por correcciones, $57.29; por licencias, $32; por ingresos y reingresos,
$12.30; por decomisos, $10.21; por multas transport, $8.45; por reintegro,
$4.-Total, $44,891.78.





ASUNTOS GENERALS


Y tuvo los siguientes egresos: por jubilaciones y pensions, $29,060.41
por sueldos, $187.50; por material, $3.40; por devoluciones, $22.50; saldo,
$15,617.97.-Total igual, $44,891.78.
-En el mes de Noviembre tuvo los siguientes ingresos: saldo anterior
$15,617.97; por multas correccionales, $4.609; por multas de Urgencia
$1,715.91; por ingresos Registro Civil, $11,803.38; por descuentos, $10,745.78:
por sobrantes, $1,306.86; por multas a testigos, $127.86; por fianzas, $124.86
por correcciones, $121.67; por ingresos y reingresos, $59.52; y por licencias.
$29.-Total, $46,261.79.
Y tuvo los siguientes egresos: por pensions y jubiia iones, $29.821.14:
por sueldos, $187.50; por material, $10.90; saldo, $16,242.25.-Total igual.
$46,261.79.
-La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo design para este afio la
siguiente Comisi6n de Jubilaciones: Presidente, Lcdo. Rogelio Benitez, PI~e.
sidente de Sala de la Audiencia; suplente, Dr. Jos6 Navarrete, Magistrado de
ese Tribunal; Vocales, Lcdo. Gabriel Vandama, Magistrado jubilado del Tri-
bunal Supremo, y Dr. Alfredo Bernal, Abogado Fiscal de dicho Tribunal; y
suplentes, Lcdo. Wenceslao Gdlvez, Teniente Fiscal jubilado del Tribunal
Supremo, y Dr. Cayetano SocarrAs, Teniente Fiscal de la Audiencia.
-La Comisi6n acord6 pagar a los jubilados y pensionados el mes de Di-
ciembre con el 80% de sus acreenclas.
FALLECIMIENTOS.-Ha fallecido: el Ledo. Emilio (hivas. abogado
de CGuantinamo y ex-C6nsul de Cuba en Barcelona.
-Tambien ha fallecido el Lcdo. Carlos Mi Callava y Pintado, Presidente
de la Audiencia de Pinar del Rio, cargo que desempefiaba desde 10 de Abril
le 1933. Ing es6 en la carrera en 1' de Agosto de 1906 y desempefi6, ademis,
os cargos de Juez de Primera Instancia e Instrucci6n de Consolaci6n del
ur; de Primera Instancia, Instrucci6n y Correccional de Marianao y Ala-
cranes; de Instrucci6n y Correccional de Holguin ; y de Magistrado de lis
Audiencias de Santa Clara y Pinar del Rio. Naci6 en 10 de Julio de 1871.
COMPRAMOS.-Colecciones de REPERTORIO JUDICIAL de los afios 1925 v
1928 y las pagamos a OCHO PESOS cada una. Tambi6n nfmeros sueltos de
esos afios y de Enero de 1929, a peso.-11 N? 188, entire H e I, Vedado.-Te-
6fono F-2965.
NOTICIAS VARIAS.-Los Procuradores del t6rmino municipal de Guan-
tinamo, provincia de Oriente, han dirigido un extenso escrito al Presidente
le la CAmara de Representantes, pidiendo la derogaci6n del Decreto-Ley que
ncluy6 los Colegios Municipales de Procuradores, en el Provincial respective.
-Ha sido absuelto por la Audiencia de la Habana, el Dr. Octavio del
Pino y Ponce de Le6n, Abogado y Notario de Marianao, del delito de fal-
;edad de que fu6 acusado.
-Los Dres. Pablo Lavin, Alberto Martell y Ricardo de la Torre han
Sstablecido su bufete de abogados en el Banco de Nova Scotia, segun se nos
ma participado.
-Ha regresado de Europa, el Dr. Antonio SAnchez de Bustamante, des-
pu6s de haber asistido al Tribunal Internacional de La Haya, del cual es
Mlagistrado.
-El Dr. C6sar Salaya ha sido nombrado durante su estancia en la Re-
fiblica Argentina, en donde asisti6 al Congreso Panamericano de la Paz, Mliem-
rro del Instituto de Derecho Internacional de aquella Repiblica y el Di-
)loma se lo entreg6 personalmente el Presidente de esa Naci6n en sesicn ce-
ebrada en la Universidad.
-El Colegio de Abogados de Sancti Spiritus eligi6 la siguiente Junta de
3obierno: Decano, Dr. Jorge Mendigutia; Tesorero, Dr. Vicente Ramos; Se-





ASUNTOS GENERALS


,retario, Dr. Carlos Yera; y Diputados, Dres. Federico Carbonell, Jos6 A.
Garcia, Luis del Moral y Pedro A. de Lara.
-El dia 15 pronunci6 una conferencia en la Sociedad de Legislaci6n
Comparada, filial de la de Paris, el Dr. Rodolfo Rodriguez y Alvarez, sobre
,1 "Derecho sucesorio de los hijos adoptivos en Cuba y en la legislaci6n com-
parada".
REGISTRO CIVIL.-Defunciones.-El Director de los Registros y del No-
tariado ha comunicado al Secretario de Sanidad que ha pasado una Circular
a los Juzgados Municipals ordenAndoles que en lo sucesivo al extender las
ictas de defunciones, en cunlplim!eito de lo dispuesto en el inciso 3 del
art. 38 de la Ley del Registro Civil, consignen no s(lo la causa de la muerte
que bajo el rubro de directt" aparezca del certificado facultativo, sino
tambien la "Indirecta".
INCONSTITUCIONALIDAD.-El Pleno del Tribunal Supremo, por sen-
lencia de 17 de Noviembre de 1936, declare que "son inconstitucionales y
nulos, sin que puedan observarse ni ser aplicados en lo sucesivo por oponerse
a los arts. 11 (segundo inciso) y 12 en relaci6n con el 49 y la Disposici6n
General 3. de la Constituci6n de la Repfiblica, los arts. 4?, 59 y 8? del Decreto-
Ley 108 de 1934 en cuanto excluyen de modo absolute a los cubanos natura-
lizados y reservan totalmente a los natives los cargos, empleos y actividades
a que se contraen."
-Tambi6n por sentencia de 21 de Noviembre de 1936, declare "incons-
titucional la resoluci6n ndmero 136 de 31 de Julio de 1936 del Secretario del
Trabajo, en cuanto dej6 incluida a la compafia de seguros "El Iris" de esta
capital, en las disposiciones de su pirrafo 29, al determinar en este las aso-
ciaciones que estin comprendidas en el Decreto-Ley 781 de 28 de Diciembre
de 1934, y en su consecuencia declaramos tambien nula la resoluci6n de 27
de Agosto iltimo del propio Secretario del Trabajo que aplic6 a la entidad
recurrente la expresada resoluci6n n6mero 136, y disponemos que esta no se
aplique en lo sucesivo."
COIMPETENCIA.-Cuando se tendr& por promovida.-El Tribunal Su-
premo, por auto de 25 de Marzo de 1936, resolvi6:
Considerando: que del texto claro y preciso del oficio que el Jefe Militar,
tantas veces nombrado, dirigi6 a la Audiencia, no se desprende en manera alguna
que abrigara ]a intenci6n de promover una cuesti6n de competencia reelamando
desde aquella que se abstuviera de conocer del asunto, sino iimplemente darle
conocimiento al Tribunal que 61 requiri6 de inhibici6n al Juzgado y que este
no habia accedido, para que el mismo resolviese lo que a bien tuviere, como si
el prop6sito fuera mis bien producer una queja para que se rectificara la reso-
luci6n del wJuzgado (que desde luego no cabia por no competir a dicho Tribunal
tal facultad o jurisdicci6n), o una informaci6n o excitaci6n para que se acordara
de oficio ]a inhibici6n (a lo que no se accedi6), por lo que es indudable que la
Sala de Justicia aludida no debi6 dar por sentado, como lo hizo, que se le habia
iniciado una cuesti6n jurisdiccional, ni por tanto dictar el auto de 4 de Febrero
citado, resolviendola.
Considerando: que como las Leyes de earacter procesal son de orden pf-
blico y hay que ajustarse estrictamente a ellas, finicamente puede aceptarse que
se ha suscitado una contienda de la clase en euesti6n cuando en realidad haya
acontecido, y como esto, segfin se ha dicho, no ha sucedido en el easo de autos,
no es possible decidir el conflict jorisdiccional de que se trata aunque la Au-
diencia haya estimado que se planted, toda vez que no es asi, y en tal virtud
procede declarar mal formada la cuesti6n de competencia establecida.-Firman-
tfp, .rp, Tlnann Andiroe,. Le'n. Molrn Telera.





ASUNTOS GENERALS


CERTIFICACIONES DEL REGISTRO CIVIL -No pueden expedirse con
vista de los cuadernos provisionales.-La Direcci6n de los Registros y del No-
tariado con fecha 8 de Julio de 1935, resolvi( lo siguiente:
Visto el expediente formado en el Juzgado de Primera Instancia de Re-
medios a virtud de la consult formulada por el Juez Municipal de Vueltas
sobre si deben adimitirse en los expedientes matrimoniales las certificaciones
en relaci6n con los cuadernos provisionales que se habilitan para las inscrip-
clones de nacimiento; y
Resultando: que el Juez 'Municipal de Vueltas. Encargado del Registro
Civil, consult al Juez de Primera Instancia de Renmecios, si las certificaciones
en relaci6n con los cuadernos provisionales que se habilitan para las inscrip-
ciones de nacimientos, por no existir libros oficiales. deben admitirse *n los
expedientes matrimoniales, en justificaci6n del nacimiento o filiaci6n de los in-
teresados.
Resultando: que el Juez de Primera Instancia dispuso que se oyera al Fis-
cal del Partido y 6ste fub de parecer, al dictaminar. que las certificaciones que
se expiden en relaci6n con los cuadernos provisionales a que la consult alude,
deben admitirse en los expedientes matrimoniales, ya que la carencia de libros
oficiales que motiva el asiento provisional, ni le rest imnortancia o eficacia a
cicho asiento provisional, ni esa carencia de libros es culpa que debe imnutars.'
o perjudicar al interesado en la inscripci6n de nacimiento.
Resultando: que el Juez de Primera Instancia, sin resolver la consult lo
elev6 a este Centro por conduct del Presidente de la Audiencia de Santa Clara,
devolvi6ndole este funcionario a dicho Juez las citadas actuaciones para que
procediera a resolver dicha consult de acuerdo con lo qne dispone el art. 134
del Reglamento para la aplicaci6n de ]a Ley del Registro Civil y dando cum-
plimiento a lo resuelto por su superior el Juez de Primera Instancia evacu6 la
consult propuesta "en sentido de que no procede la admisi6n, en los expedien-
tes matrimoniales, de las certificaciones expedidas por los Encargados de los
Registros Civiles, con vista de cuadernos provisionales formados para la inscrip-
ci6n de los nacimientos ocurridos por carencia de libros oficiales del Registro
Civil, toda vez que esas inscripciones, como su nombre lo express, son provisio-
nales, exigen su transcripci6n a los Libros Oficiales. y tales cuadernos formados
exclusivamente por disposici6n del Encargado del Reg:stro Civil no reunen el
requisite legal de los Libros Oficiales, de estar abiertos por el Juez de Primera
Inrstancia, selladas sus hojas con el sello de dieho Jnzgado: por lo qne es de
opinion que la consult hecha por el Juez Municipal de Vueltas debo resolverse
en sentido negative", disponiendo que por tratarse de un asunto d(e gravedad
se suspendiera la ejecuci6n de lo resuelto y se elevara todo lo actuado a la Di-
recci6n de los Registros y del Notariado, para su resoluci6n definitive, por con-
ducto del Presidente de ]a Audiencia, informado este de acuerdo con lo dis-
puesto en la Real Orden de 17 de Julio de 1885, que esta en desacuerdo con la
opinion del Juez de Primera Instancia, estimando que ]a consult debe resol-
verse de conformidad con el dictamen emitido por el Fiscal del Partido de
Remedios.
Considerando: que los actos concernientes al estado civil, de las personas
que tengan lugar en la Isla de Cuba desde el dia en que empez6 a regir la Ley
del Registro del Estado Civil y los demAs que en la misma se determinan, se
probarin con las certificaciones de las actas del Registro, las prunbas del estado
civil, la cual s61o podrA ser suplida por otra en el caso de que no hayan exis-
tido aquellas o hubiesen desaparecido los libros del Registro, o crando ant-
los Tribunales se suscite contienda, segfin lo dispuesto en los arts. 4? y 327 de
la Ley del Registro del Estado Civil, respectivamente.
Considerando: que no son actas de inscripci6n del Registro del Estado
Civil, susceptibles de ser certiificados, los asientos que consten en cuadernos pro-
visionales o libros de esta indole, creados sin las formalidades en la Ley de ]a






ASUNTOS GENERALS


material prevenidas, por causa de material imposibilidad de hacer actas en los
libros oficiales del Registro Civil, como es la carenica de 6stos, no teniendo, por
tanto, aquellos cuadernos, efectos legales reconocidos, a no ser los de supleto-
riedad informal, pues que sirven no mas que para consignar provisionalmente
los actos relatives al estado civil, que deben ser transcripts a los libros ofi-
ciales tan pronto esten 6stos a la disposici6n del funcionario encargado de
dicho Registro.
Considerando: que por los fundamentos que anteceden, no procede siquie-
ra la expedici6n de certificados de los asientos que consten en los libros o
cuadernos provisionales ya referidos, y much menos, caso de que hayan sido
expedidos, admitirlos en los expedientes matrimoniales.
Resuelvo: evacuar la consult formulada por el Juez Municipal de Vuel-
tas, en el siguiente sentido: que no son susceptibles de ser certificados los asien-
tos que consten en los libros o cuadernos provisionales, relatives al -estado civil
de las personas, y much menos admisibles en los expedientes matrimoniales,
las certificaciones que en su caso se hayan expedido. Lo que debera comuni-
earse al Juez de Primera Instancia de Remedios, por conduct del senior Pre-
sidente de la Audiencia de Santa Clara, para su conocimiento y efectos."
COMPETENCIA.-Dafios por uso licito de materials explosivas.-La Sala
de lo Criminal del Tribunal Supremo, por auto de 12 de Febrero de 1936, ha
declarado:
Considerando: que los delitos a que se refieren los arts. 14 y 15 del Decreto-
Ley 292 de 1934, el primero citado por el Juzgado Correctional. son aqu'llos en
que se atenta contra las personas o las propiedades usando sustancias o aparatos
explosives, y no a los dafios que puedan originarse a unas y otras, con ocasi6n
del uso licito de esa clase de sustancias en obras o trabajos autorizados; ya que
lo que determine la creaci6n de las Salas de Urgencia a q(ue se refiere dicho
Decreto-Ley, como la de los actuales Tribunales de Urgencia por el Decreto-Ley
491 del mismo afio, y los delitos y faltas que en eil primero de ellos se pr.vieron
estableci6ndose sanciones especiales, fu6 la necesidad de organizar Tribunales
que mediante un ripido enjuiciamiento se reprimiera con eficacia esa forma de
delincuencia.
Considerando: esto sentado que no tratindcfe en el easo motivo de la cues-
ti6n planteada, del uso de sustancias explosives para atentar contra las personas
ni para causar dafios en las cosas, compete conocer del heeho denunciado al
Juzgado Correccional de Matanzas.-Firmantes: Sres. Llano, Andreu, Le6n,
Mora y Tejera.
HABEAS CORPUS.-El Tribunal Supremo, por resoluci6n de 27 de Agos-
to de 1936 hubo de declarar lo siguiente:
Dada cuenta con escrito de... por el que solicita a nombre de...., se
libre Mandamiento de Habeas Corpus para conocer de su privaci6n de libertad,
el cual, segfin los antecedentes acompafiados estA condenado por sentencia fire
del Tribunal Provincial de Sanciones de la Habana, de 9 de Marzo de 1934, a la
pena de 20 afios de reclusi6n temporal, como autor de un delito de homicidio.
y para que se declare que se encuentra ilegalnente privado de libertad por ha-
ber dispuesto su encarcelamiento un Tribunal incompetent, ya que segun los
arts. 17, 18 y 19 de la Constituci6n, s6lo pueden ser detenidos y Juzgados los
ciudadanos por Jueces y Tribunales competentes y nunca por uno que no puede
serlo como result en el present caso; y visto que el art. 1' de la Orden 427 de
1900 dispone que la persona que haya sido privada de su libertad por cualquier
causa, o bajo cualquier pretexto, tiene derecho a un Mandamiento de Habeas
Corpus, except cuando haya sido encarcelada o detenida por virtud de senten-
cia de Juez o Tribunal competente, en cuyo caso de excepci6n se encuentra di-
cho. .., pues cualquiera que sea la amplitud que se quiera dar al referido art. 19,
nunca tendrt facultad este Tribunal mis que para examiner si el Tribunal Pro-





ASUNTOS GENERALS


vincial de Sanciones era competent para conocer de la clase de litos que le fu6
imputado a aqu6l, sin powder entrar a examiner los fundamentos de hecho y de de-
recho que informaron la sentencia condenatoria, lo que s6lo cabria hacer al
Tribunal correspondiente mediante un recurso de casaci6n; y como result que
el Tribunal Provincial de Sanciones conoci6 del delito que se le imput6 de ho-
micidio, de acuerdo con la Ley entonees vigente, y dict6 la sentencia que estim6
procedente, declarando como probados los hechos que segun la conciencia de los
juzgadores lo fueron en el acto del juicio oral, cuya sentencia fu4 consentida;
se declara no haber lugar a library el mandamiento de Habeas Corpus que se
solicita.-Firmantes: Sres. Llaca, Montagi, Fern(tndez, Chaple y Tejera.
COMPETENCIA.-Asesinato.-El Tribunal Supremo, por auto de 8 de
Abril de 1936, resolvi6:
Considerando: que limitada la jurisdicci6n del Tribunal de Urgencia de la
Habana, para conocer de los delitos a que se refieren el Decreto-Ley N 65 de
10 de Marzo de 1934 y arts. 32 y 34 del Decreto-Ley 292 de 15 de Junio del
mismo afio, en relaci6n con los arts. 1 y 11Y del Decreto-Ley 491 de 14 de Sep-
tiembre siguiente, modificados por los Deeretos-Leyes N 600 de 16 de Octubre
del propio afo 1934 y N? 696 de 28 de Marzo retropr6ximo, y de los delitos pre-
vistos y sancionados en la Ley N? 126 de 30 de Abril y Decreto-Ley N 228 de
17 de Septiembre, ambos de 1935; no puede conocer de aquellos que no le hayan
side atribuidos expresamente, como ocurre con el de asesinato frustrado que es
objeto de la investigaci6n sumarial de que se trata, porque carece de competen-
cia por raz6n de la material, toda vez que el conocimiento de los delitos de ase-
sinato en cualquiera de sus grades, no esta sometido a la expresada jurisdicci6n
de Urgencia.
Considerando: que por lo expuesto es competent para conocer de la refe-
:-ida causa el Juzgado de Instrucci6i de la Sccci6n Cuarta de la Habana.-
Filmantes: Sres. Llano, Duval, Andreu, Mora y Tejera.
COMPETENCIA.-Custodia de detenidos o presos.-El Tribunal Supre-
mo, por auto de 14 de Febrero de 1936, ha resuelto:
Considerando: que la custodia de detenidos o press civiles es funci6n pro-
piamente civil o administrative conforme reiteradamente lo tiene declarado
esta Sala, y por ello de ordinario la Ley la confiere a elements civiles, y no
por el hecho eircunstancial de que sea ejercida por individuos de las Fuerzas
Armadas o que tengan ese caricter, se altera la naturaleza, indole y finalidad,
que sigue siendo esencialmente civil, aunque est. encomendada a miembros del
Ej6rcito o la Marina Constitucional, en algunos casos.
Considerando: que s6lo compete a la Jurisdicci6n Militar el conocimiento
de los delitos y faltas que se imputen a los aforados a la misma cuando ocurren
en actos que Wstos realicen prestando servicios de earActer military, pues asi lo
prescribe expresamente el segundo parrafo del art. 86 de la Ley Constituciona]
de la Reptiblica de 11 de Junio de 1935 y no siendo de esta naturaleza o indole
el que se encontraba realizando el inculpado cnando ocurri6 la fuga de la per-
sona que se hallaba detenida en el establecimiento que se encontraba bajo la
custodia de aqu6l, compete a la Autoridad Judicial ordinaria el conocimiento
de la causa incoada por dicho hecho.
Considerando: que no es 6bice a lo expuesto en el anterior fundamento
que en el iltimo parrafo del antes citado art. 86 de la Ley Constitucional de
la Repfiblica se ordene que, como euesti6n prejudicial, esta Sala del Tribunal
Supremo resuelva cual jurisdicci6n es la competent para conocer de delitos
o faltas cometidas por aforados en que el perju'dicado sea civil, no se encuen-
tren en suspense las garantias constitucionales y los Jueces y Tribunales se
estimen competentes por entender que no se trata "de delito o falta cometidos
en actos de servicio", sin expresar que esta sea military, porque tal locuci6n
esta en relaci6n con lo que en el propio articulo se consigna al determinar la


21 -





ASUNTOS GENERALS


competencia respective de ambas jurisdicciones, confiriendo a la Militar la
potestad de juzgar a sus miembros por delitos cometidos por los militares den-
tro de Zona Militar y cuando scan acusados, conjuntamente con no aforados,
de delitos realizados "en acto de servicio military y por tanto ha de estimarse
que se refiere dicho filtimo pirrafo al servicio military.
Considerando: a mayor abundamiento, que la regla general es que las
Tribunales ordinarios sean los que conozcan. entire otros, de todos los juicios
criminals, pues estA constitucionalmente establecida en el primer parrafo del
repetido art. 86; por lo que aun en caso de duda --s6lo en hip6tesis admitida-
habia de reconocerse que el servicio a que se hace referencia en el filtimo pI-
rrafo de ese precepto, es el military, que es el propio de los militares; y acorde
con este criterio es porque el art. 26 del Decreto-Ley 671 de 1934 equipara )
los actos propios del servicio military a todos los efectos legalese, a aquellos rea-
lizados por aforades, que siendo de carcter civil o administrative especifica
al objeto de que se reputen militares, lo que indica que si a los efectos de la
Ley de procedimiento criminal y a todos los demhs legales ha sido precise in-
cluir para esa finalidad, determinados servicios civiles o la prectacion de los
mismos en determinada forma, es porque no estfn comprendidos como de ]a
competencia de la Jurisdicci6n Militar, los actos de servicio que no sea military;
criterio el expuesto, que ha servido de base invariable en nuestro dere,:ho pa-
trio, y que se encuentra sancionado por la jurisprudencia.
Considerando: que no puede estimarse que el inciso 3) del art. 26 del men-
cionado Decreto-Ley 671 de 1934 se contraiga al servicio de custodia de press
o detenidos, porque al referirse a las funciones que ejerzan los miembros del
Ejrcito como agents de la Autoridad Judicial, o como auxiliaries del Minis-
terio Fiscal, no lo hace con relaci6n al art. 283 de la Lev de Enjuiciamiento
Criminal, sino contrayhndose a los servicios civiles o administrativos que como
policia judicial se encomiendan y son propios del Ejercito, como los compren-
didos en el art. 24 del mismo Decreto-Ley 671; y solamente cabe estimar com-
prendidos otros no incluidos en la Ley Militar como servieios civiles equipa-
rados a los propios del Ejercito, aquellos que segfin dicho art. 26, se efectfian
por delegaci6n o comisi6n de autoridad judicial o gubernativa o como auxi-
liares del Ministerio Fiscal por disponerlo asi el mismo articulo: pero no puede
reputarse comprendidos en 61, el servicio de custodia de press encomendado
por la Ley a elements civiles como lo son de ordina io los miembros de la
Policia Municipal, porque al prestar ese servicio no presta ninglin servicio
propio de los militares, ni conferido o atribuido en consideraci6n al caracter
military del enjuiciado ni como tal military en concepto alguno sino precisa-
mente como miembro de la Policia Municipal; caso ;1le. pIr otra part. que
no es l6gico que pudiera prever dicho art. 26 redactado para referirse a loI
servicios civiles, que aun siendo propios de elements civiles. .-' confieran a
militares.
Considerando: que por todo lo expuesto, compete conocer de la causa de
que se trata a la Audiencia de Camii':i ,.-Firmantes: Sres. Ilano, And eu,
Le6n, Mora y Tejera.

REGISTRO CIVIL.-Subsanaci6n de errores.-La Dirccci6n de los Regis-
tros y del Notariado, por resoluci6n de 16 de Julio de 1935, resolvi6 lo siguiente:
Visto el recurso de alzada establecido por el Dr. Miguel G. Oliva y Padr6n,
a nombre del Sr. Jose Agustin Garcia Feria, contra el auto del Juez de Primera
Instancia del Este de esta capital de fecha Julio 3 de 1935, que confirm el
de fecha 29 de Mayo del mismo afio dictado por el Juez Municipal del Centro de
esta ciudad, Encargado del Registro Civil, en el expediente de subsanaci6n de
error radicado al N 4476 de 1935; y
Resultando: que el Dr. Miguel E. Oliva y Padr6n, a nombre del Dr. JosA
Agustin Garcia Feria, present escrito ante el Juzgado Municipal del Centro





ASUNTOS GENERALS


de la Habana, solicitando la subsanaci6n del error material sufrido en el acta
de inscripci6n de la defunci6n de la Sra. Aurora Perera y de la Fe, consistent
en haberse consignado el apellido Pereda en lugar del de Perera, y acompafi6 a
dicho escrito testimonio de poder para acreditar su personalidad, una certifi-
eaci6n del acta de defunci6n de Aurora Pereda y de la Fe y una certificaci6n
del acta de inscripci6n del matrimonio de Jose Agustin Garcia y Feria, con
Aurora Perera y de la Fe, expedidas en legal forma por los Encargados del
Registro Civil de los Juzgados Municipales de los Distritos Centro y Este de
la Habana, respectivamente, proponiendo informaci6n testifical y formulando
en el citado escrito el interrogatorio a tenor del cual debian ser examinadas las
personas que ofreci6 presenter.
Resultando: que el Juez Municipal Encargado del Registro Civil del Centro
de la Habana, por su providencia de Mayo 25 de 1935, dispuso la radicaci6n
del asunto en el libro respective, y luego que se acompafiase la certificaci6n de
nacimiento de la causante, resolveria lo demAs que procediese; y contra dicha
providencia estableci6 el promovente recurso de reposicion, aeompafiando una
eertificaci6n de la partida bautismal de Aurora Perera y de la Fe, expedida
por el Presbitero de la Iglesia Nuestra Sefiora de la Caridad, de la ciudad de
la Habana, manifestando no haber encontrado la inscripci6n de nacimiento de
]a expresada causante.
Resultando: que el Juez Municipal Eneargado del Registro Civil del (entro
de esta Capital, por auto de fecha 29 de Mayo de 1935, declare sin lugar el re-
curso de reposici6n establecido, e inconforme con el mismo la representaci6n del
promovente, interpuso recurso de apelaci6n que fuP admitido en ambos efectos
y elevado a la superioridad, previa citacidn y emiplazamicnito (del apelante por
ltrmino de 20 dias.
Resultando: que el referido asunto correspondio en turno al Juzgado de
Primera Instancia del Este de esta ciudad, ante cuya autoridad se person en
tiempo el recurrente y sustanciado el recurso de apelaci6n, dicho superior
por auto de fecha Julio 3 de 1935 declare sin lugar el recurso y en su con:secuen-
cia confirm en todas sus parties el auto recurrido y su providencia concordante
dictada por el Juez Municipal del Centro con fecha 25 de Mayo del corriente
afio, e inconforme con el auto dictado por el Juez de Primera Instancia del Este,
el recurrente estableci6 recurso de alzada para ante la Direcei6n de los Registros
y del Notariado.
Considerando: que la cuesti6n a resolve en el recurso de alzada estableeido,
se contrae fundamentalmente a determinar si el Juez Municipal Encargado del
Registro Civil, conform a lo establecido en el art. 32 del Reglamento de la Ley
del Registro Civil, puede exigir un document antes de sustanciar el expediente
que se promueve para rectificar un error material padecido en un acta de ins-
cripci6n en los Libros de dicho Registro.
Considerando: que segfn el texto del citado art. 32 del Reglamento de la
Ley del Registro del Estado Civil, "los denils errors materials que se advier-
tan despu6s de firmada la inscripci6n y consistan en la equivocaci6n dt nonm-
bres, apellidos, palabras o frases no esencialei, podrAn subsanarse acreditAndose
el error ante el mismo Eneargado del IRegistro Civil en que se hubiere hlecho Ia
inscripci6n, quien exigirA la prueba que, segun los easos, estime oportuno. y
dictara la correspondiente resoluci6n declarando en qu6 consist el error, etc."
t de la redacci6n del pArrafo preinserto del mencionado precepto se llega a la
conclusion evidence de que la prueba debe exigirla el Encargado del Registro
Civil durante la sustanciaci6n del expediente, sin que por ello quede restringido
el derecho de la parte promovente a proponer y practicar todo lo que conduzca
a la demostraci6n del error material de que se trate, pero no supeditar la sus-
tanciaci6n a la presentaci6n previa de un document, como prueba, lo cual es
coihtrario al regimen de todo enjuiciamiento.
Considerando: que los razonamientos aducidos por el Encargado del Regis-
tro Civil en su auto de Mayo 29 de 1935, resolutorio del recurso de reposici6n





24 ASUNTOS GENERALS

?stablecido, confirmado por el Juez de Primera Instancia de fecha 3 de Julio
de 1935, se contraen en part a la apreciaci6n de pruebas respect a hechos de
otro orden que s6lo tienen relative referencia al asunto objeto del expediente,
no siendo, por tanto, su invocaci6n atinente en el trAmite aludido.
Considerando: que por las razones expuestas debe ser declarado con lugar
el recurso de alzada establecido, y en su consecuencia revocar en todas sus par-
ties el auto del Juez de Primera Instancia del Este de esta capital de fecha 3
de Julio de 1935, que confirm el de 29 de Mayo del mismo afio dictado por e1
Juez Municipal del Centro de la Habana, Encargado del Registro Civil del
mismo en el expediente radicado por este filtimo al N 4476 de 1935.
Resuelvo: declarar con lugar el recurso de alzada interpuesto por el doctor
Miguel E. Oliva y Padr6n a nombre del Sr. Jose Agustin Garcia; en su conse-
cienicia, revocar en todas sus parties el auto de fecha 3 de Julio de 1935 del
Juez de Primera Instancia del Este de la Habana que resolvi6 el recurso de ape-
laci6n establecido contra el dictado por el Juez Municipal del Centro de esta
ciudad en el dia 29 de Mayo de 1935, confirmando este y su providencia con-
cordante de fecha 25 del mismo mes de Mayo; y por tanto, deberi el Juez Mu-
nicipal del Centro, Encargado del Registro Civil del mismo, sustanciar la soli-
eitud presentada per el recurrente en 22 de Mayo de 1935. ajustfndose a la
tramitaci6n prevenida en el art. 32 del Reglamento del Registro Civil, resol-
vi6ndola en definitive como proceda. Lo que debera comunicarse al recurrent
y al Juez de Primera Instancia del Este de la Habana, para sus respectivos co-
uocimientos y efectos, con devoluci6n de los expedientes a este iltimo.-Habana,
Julio 16 de 1935.-Dr. Witte Hoffm&ann. Jefe del Negociado de Registros, p. s.
-Conforme: J. A. F. de Cossio, Director ,p s.
DECLARACION DE INCAPACIDAD -TrAtase de incnpacita- P un su-
jeto por raz6n de imbecilidad, que no existe. toda vez que sabe leer y escribir
perfectamente, ha otorgado documents pfblicos, juega a los naipes, dirige los
asuntos de la casa. etc., etc. El presunto incapaz es mayor de edad, soltero, y
carece de tutor y de consejo de familiar.
El que trata de obtener la declaraci6n de incapacidad de dicho sujeto, ha
citado y emplazado al Tribunal al mismo presunto incapaz en su persona. Asi
las cosas, podrA 6ste comparecer en juicio? I Podra otorgar a Procuradorcs
poder para pleitos?
La contestaci6n en sentido afirmativo no parece dudosa. si se tiene en cuen-
ta lo dispuesto en el pArrafo iltimo del art. 215 del C6digo Civil, segfn el cual,
el incapaz que quiera o pueda defenders, podra hacerlo.
(ontestacidn.-La misma citaci6n que se ha hecho al presunto incapaz,
demuestra q(re ste puede defenders eni el exnediente de incapacidad c le se pro-
mueve. y por tanto, si ha de defenders,. nuede nombrar Abogado y Procurador
y ser parte en todas las actuaciones, y entablar el juicio ordinario contra el
auto en que de una manera unAnime so declare su ineapacidad.
Son terminantes sobre ello los arts. 215 y 219 del C6digo Civil.-A. Charrin.
COMPETENCIA.-Zona militar.-El Tri)iu:al Supremo por auto de 5
de Junio de 1936, resolvi6 lo sigiuielte:
Considerando: que aunque de -tax diligencias !sumaria'es result que el
perjudicado Baudilio Ledo de Ia Cruz no es aforado. y aunqlie tambi6n aparece
que no hay acusaci6n contra el Cabo del Ejercito Constitucional Juan M. Ledo
de la Cruz. como el hecho ocurri6 en zona military, come lo es el Puesto de la
Guardia Rural, de Guaro, y el citado Cabo, prestaba servicio military en el mo-
mento de la ocurrencia y se encontraba en servicio active, procede declarar que
la competencia para conocer de este asunto corresponde a la Jurisdicci6n Mi-
litar.-Firnmantes: Sres. Llano, Llaca, Duval, Andreu, Ledn, Mora y Tejera.








REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripci6n annual, $ 7,00 Nimero suelto.... $ 0.70 Anuncio en el Dirt. $ 2.00

ANO XIll. HABANA, FEBRERO DE 1937 NUM. 2.


BOICOT Y SABOTAJE

De los delitos sociales, el boicot y el sabotaje son los que mis juego han
dado en todo el desenvolvimiento inmenso de las luchas sostenidas entire el
capital y el trabajo en la centuria pasada y en esta en que vivimos.
El boicot no es ilegitimo siempre, aunque es un medio que causa per-
juicios muchas veces de gran trascendencia. El boicot es una forma de lucha
nueva. Tuvo su origen en bechos que en nada se relacionaban con los pro-
blemas. entonces ya planteados, del capital y el trabajo.
En el afio 1880. en el Condado de Mayo, en Irlanda, administraba las
ticrras del Conde de Erne, el capitAn Carlos Cunninghan Boicot, hombre d6s-
pota, agrio y arbitrario con todos los colonos de su principal, al extreme de
hacer impossible ]a vida en la region, bastante grande, a que se extendia el
dominio del aludido Conde. Desesperados los arrendatarios, convinieron, y
asi con ellos lo acord6 la poblaci6n entera, no trabajarle, no venderle, no
comprarle; la situaci6n de Cunninghan Boicot fue tan critical que s6lo em-
pleando obreros ex6ticos custodiados por gran cantidad de soldados pudo
levantar la cosecha de ese afio y pasarla a otro condado, teniendo que aban-
donar desde esa fecha la administraci6n que desempefiaba.
Esta eficaz arma de combat, nacida en esa forma, que tom6 el nombre
del sujeto pasivo, fu6 adoptada por la Liga Agraria Irlandesa para sancio-
nar a todos los propietarios que contravenian sus disposiciones; despu6s, por
virtud de la anexi6n que Austria hizo de la Bosnia, Turquia entera se neg6 a
consumer products austriacos; y no hay que olvidar, tampoco, que a con-
secuencia del disgusto ocasionado a Colombia por la protecci6n a la inde-
pendencia de la provincia de Panama hecha por los Estados Unidos, el pue-
blo de Bogot6 boicote6 una compafiia de tranvias americana, no montando
oad:e en sus carros, hasta que tuvo que retirarse; y recordemos siempre el
acto de boicot licito realizado por el pueblo de Matanzas cuando la Compafiia
Cubana de Electricidad, duefia, entonces, de los tranvias, los subi6 a mis de
cinco centavos, no montandolos nadie. Es, pues, un arma utilizable para cual-
quier fin, formindose lo que se ha llamado boicotaje international.
En vista de los sorprendentes resultados de este medio de combat, fue
arma adoptada por el element obrero de los paises mis cultos, obteniendo
6xitos tan notables que se generalize con rapidez alarmante. Los patrons
al verse atacados de este modo, lo utilizaron tambien, formindose el fen6-
meno conocido con el nombre de boicot patronal.
En su origen el boicotaje signific6 aislamiento, pues consistia en romper
toda clase de relaciones con una persona o entidad; pero mas tarde el boi-
coteo tom6 formas activas y, entire 6stas, se llegaron a formas agresivas.





ASUNTOS GENERALS


No todos los boicots son delitos; cuando se mantiene en la forma pasiva
de no trabajar, no vender y no comprar al boicoteado, el delito no se pre-
senta, porque los actors realizan con ello actos que estin en la esfera de
extension de su libertad; nadie, ni nada, puede obligar a un hombre a tra-
bajarle a otro; nadie, ni nada, puede obligar a un ser a vender o a comprar
a otro. El delito surge cuando comienza la campafia encaminada a que todos
los demis hagan lo mismo, ejecutando acciones que conduzcan a ese fin. El
boicot criminal, pues, consiste en hacer por cualquier medio, que el product
de una entidad no se compare o que la actividad a que sc dedique ese patro-
no, no puede ser realizada. Ya volveremos a verlo al estudiar el delito.
Otro delito de naturaleza anAloga es el sabotaje, que es forma de actuar
en la lucha contra el capital much mas grave que el boicotaje. Su origen
es imprecise, pero es francs, naci6 como medio de actividad obrera en el
siglo XIX, porque es, sin duda, tan antiguo en la vida como la relaci6n de
amo y sirviente. La palabra viene de la voz francesa sabots, que en castellano
significa zuecos o almatdrenios, porque quiere expresarse con ella que el tra-
bajo se hace con los pies, o a puntapies, o a patadas.
En un principio el sabotaje se reducia a no trabajar eficientemente, ha-
ciendo las cosas mal, tratando de robarse el tiempo del trabajo; se fundaba
en un aforismo obrero. tambien frances. que dice: "a poco dinero poco tra-
bajo"; de esta manera no s61o el rendimiento de los talleres era menor, sino
que se desacreditaba el product.
Mas tarde la esfera de acci6n del sabotage se agrand6, comprendi6 la
obstrucci6n en el trabajo con roturas y desperfectos en las herramientas,
aparatos y m6quinas; luego lleg6 a lo que se ha llamado en Francia "bocas
abiertas", que consiste en divulgar los secrets de fabricaci6n y las condi-
(iones defectuosas de los talleres; mas tarde se extendi6 a la desvirtuaci6n
del product; poniendo menos cantidades de materias en unos casos y mis
en otros, y con posterioridad se ha llegado hasta el envenenamiento del pro-
ducto, forma horrible que hace recaer el daio inmediato en el inocente con-
sumidor.
En el hoicot habia casos no punibles; en el sabotaje todos son sanciona-
bles, todos tienen dolo, sea iste mis o menos intense.
El sabotaje consiste, pues, en desacreditar products o fibricas, en rom-
per las maquinarias, herramientas o aparatos; en desnaturalizar o echar a
perder el product. para que la fibrica no pueda trahajar o para que lo fa-
bricado no se compare por su mala calidad o por el peligro que encierre.
Estos no son medios pasivos de reclamar derechos; son acciones crimina-
les que tienden a destruir el credito o In producci6n; si el salario es pequefio,
que cese en el trabajo el obrero; si se viola un pacto o se toman medidas con-
tra las instituciones obreras, que se cese en el trabajo en serial de protest
o de castigo; Fero nunca, en derecho, una arbitrariedad puede ser contestada
con otra. porque esto s61o puede hacerse en casos justificados por fuerzas o
circunstancias que produce la necesidad absolute de hacerlo.
El sabotaje es un acto desleal, es un medio de lucha poco noble, y pro-
duce, a la larga, en los medios sociales, el relajamiento de las costumbres por
el poco respeto que se va teniendo al derecho de los demis. Las causes justas
de obreros se echan a perder por un sabotaje, y en las formas de desperfec-
tos y de desvirtuaci6n o envenenamiento de products. produce una alarma
altamente difundible en la sociedad.
Algunos actos de boicot y sabotaje estin saturados de fermentos bajos,
de pasiones malsanas, de espiritu de venganza y de deseo de dafiar; no son
extralimitaciones en el ejercicio de un derecho, son acciones independientes
meditadas y ejecutadas con la intenci6n de perjudicar y no de obtener el
reconocimiento de un derecho.





ASUNTOS GENERALS


La primera figure delictuosa que bajo el rubro de este articulo compren-
de nuestro proyecto de C6digo de Represi6n Criminal, comprende el delito
de boicot, pero como es algo nuevo en nuestro derecho, hemos procurado
definirlo, por lo que el precepto esti redactado de la siguiente manera: "Sera
sancionado, etc., todo el que boicoteare una fabrica o product determinado."
"Se entendera por boicot todo acto que tienda a desacreditar la f6brica
o product, o a procurar que este no se venda."
El precepto es claro y esta de acuerdo con el concept doctrinal de esta
nueva forma de delinquir que se present en la vida modern al brotar la
lucha del capital y el trabajo.
Ya conocemos doctrinalmente a esta figure delictuosa, que se desliza en
las sociedades modernas en muchas actividades y especialmente en la econ6-
mica; su dolo, cuando deja de ser pasivo el boicot, esta de manifiesto en
todos los moments, no necesitamos insistir mis en esta forma simple de de-
linquir.
Ahora bien, el boicoteo, a nuestro modo de ver, tiene una circunstancia
de agravaci6n especifica que consiste en la utilizaci6n del label. El label, que
tambien es conocido con el nombre de ina.rca sindical, consiste en gravar el
product que se quiere boicotear a fin de que sea conocido por los consumi-
dores, cargadores, dependientes y manipuladores para que 6stos se nieguen
a actuar con ellos o a comprarlo. La intenci6n, o sea el element subjetivo,
en este caso es mas intense, pues se realize un acto de eficacia suma para
asegurar los dafios que ha de producer el delito.
El parrafo en que esta contenida esta ci cunstancia cualificativa, dice
uisi: "Cuando los products boicoteados sean marcados de manera especial
Iara !ue sean conocidos, el Tribunal aumentari ]a sanci6n en una cuarta
parte.'
La scgunda figure de delito de esta part de nuestro proyecto comprende
al sabotaje, delito que puede llegar a ser mis grave que el boicot. Esti for-
mulado del modo siguiente: "Sera sancionado, etc., todo el que sabotee a
una fibrica, maquinaria o producto"
"S; entenderai por sabotaje toda rotura u obstrucci6n hecha a los salo-
nes, a las herramientas o a las mAquinas de una fabrica; toda rotura u obs-
Irucci6n que se haga en nave, aeronave, ferrocarril o cualquier otro medio
de transporle; toda desvirtuaci6n de las materials combustibles o primas; o
toda alteraci6n de product a fin de que no se consume o compare "
Como el anterior, es un precepto claro, y creemos que en la definici6n se
comprenden en g]obo todos los casos que se pueden cometer utilizando este
medio modern de delinquir.
Al comienzo del studio de este articulo, explicamos la esencia de esta
manera radical de actuar, que los obreros sindicalistas franceses hubieron
de adoptar en sus luchas con el capital; de ella se desprende la ilicitud en
todas sus manifestaciones. Desde los tempos en que el derecho era rudi-
imentario, se sinti6 la necesidad de no permitir que la violencia y el acto ar-
hitiario fuere un medio de obtener el reconocimiento de un derecho, y aun
en la propia Edad Media, period de retroceso, en todo lo que fuera activi-
dad cultural, en que se concedia la venganza privada, nunca 6sta se justifi-
caba como medio inicial de obtenci6n, sino que se permitia como medio de
reparar una violaci6n de derecho.
El sabotaje es un medio violent, es la realizaci6n consciente de un dafio.
que se emplea con el fin de obtener una ventaja. Es verdad que la lucha con-
tra el capital, que dispone de todos los medios, cuando no habia leyes regu-
ladoras de las relaciones entire el capital y el trabajo, era casi impossible
para el obrero y tuvo que lanzarse a la utilizaci6n de todos los medios, de
fuerza o no, que a sus manos encontraba; pero, esas utilizaciones, a pesar de
ser cuasi necesarias, no perdieron su caricter antijuridico; es el caso de la





ASUNTOS GENERALS


muerte que ocasiona quien ha sido honda y profundamente ofendido por la
victim. El dolo palpita siempre en los actos de sabotaje; podri estar mAs
o menos atenuado por la necesidad, pero siempre es sancionable, porque par-
ticipa de todas las modalidades que los delitos requieren.
Si el boicoteo active y el sabotaje no fueren punibles, surgiria una in-
justicia, porque muchos actos identicos en naturaleza son sancionados en
todos los C6digos Penales del mundo, y porque seria crear un privilegio
odioso en favor de una clase, que si bien necesitada y que debe tener la
protecci6n del Estado y de las leyes, nunca debe alcanzar esta a la impuni-
dad de hechos que produce dafio y que despiertan el desasosiego social.
Ahora bien, como pudiera darse el caso, como ha ocurrido ya, que en el
sabotaje se usen medios que puedan proporcionar dafios irreparables de otro
orden, que no sean los econ6micos del patrono, que vulneren otros bienes
juridicos protegidos por las leyes, se ha escrito el iltimo pirrafo del articulo
que dice asi: "Si en la realizaci6n del sabotaje se emplearen venenos, sus-
tancias corrosivas, nocivas a la salud, fuego o cualquier otro medio que pro-
duzca dafios especiales de trascendencia, se duplicardn las sanciones y, ade-
mis, se adecuarin las que correspondan a los delitos que surjan de los actos
del sabotaje."
Todos recordaremos el caso horrible de sabotaje ocurrido en la Habana
con motive del envenenamiento de botellas de cerveza de una fabrica cuba-
na, en lucha con el element obrero, que ocasion6 la muerte de various indi-
viduos y oblig6 a la fabrica a mandar verter todo el liquid que estaba en
los botellas de todos los establecimientos de la Repfiblica, para evitar que
continuaran los dafios y para que el pfiblico adquiriera nuevamente la confian-
za en su product. (Como una explicaci6n necesaria, nos complacemos en in-
formar que los autores de ese criminal sabotaje, no fueron obreros cubanos).
Despu6s de este recuerdo, se comprenderai el motivo de este uiltimo pa-
rrafo: para el sabotaje se pueden emplear medios que son ocasionadores de
grandes dafios: el incendio, por ejemplo, en que el daiio puede llegar a per-
sonas ajenas a la lucha, y en que puede arruinar totalmente al patrono, o en
que puede ser innocuo, pues las casas de seguros pagarian los dafios y el
patrono se reiria del hecho, que, sin embargo, puede haber Ilevado la desola-
ci6n a otros hogares.
Nada debemos decir de los descarrilamientos de trenes, de los varamien-
tos y sumersi6n de naves, de las caidas de las aeronaves y todas estas formas
cuyos dafios recaen en personas inocentes a la contienda sostenida por los
grupos antag6nicos que discuten un asunto; mAxime si tenemos en cuenta
que el dafio director casi nunca seria sufrido por el patrono que tiene asegu-
rados todos los aparatos que constituyen su industrial. El dafio ocasionado a
ellos seria indirecto y transitorio, pues s6lo redundaria en el descredito de
su industrial que cesaria cuando terminara el estado latente de la lucha.
Sobre estos hechos no se necesitan otras explicaciones.
El segundo y iltimo articulo de esta secci6n contiene una circunstancia
de atenuaci6n que es eminentemente just, porque su dolo esta animado, no
de consideraciones perversas, sino del deseo de la obtenci6n de un acto equi-
tativo y necesario para el gremio.
Consiste en rebajar la sanci6n de los boicoteos o sabotajes hasta una ter-
cera parte, cuando no scan cualificados y se hubieren cometido no teniendo
ningin otro medio para hacer valer sus derechos contra arbitrariedades de
los patrons.
Dos elements hacen viable esta atenuaci6n: el primero la provocaci6n
que parte del element poderoso, del capital, del patrono, que en su afan
de atesoramiento y en su circunstancial superioridad, funda la realizaci6n
de actos que le benefician y que dafia a los obreros; y el segundo que parti-
cipa de un algo de los casos de justificaci6n, porque el obrero se encuentra





ASUNTOS GENERALS


lesionado en sus derechos y no encuentra ni existe otro medio de defense
que el de emplear el boicot o el sabotaje.
En estas cuestiones complejas de Derecho Social es necesario que las
leyes se adapten a las necesidades de ambos grupos, y que se modelen de
acuerdo con el desarrollo de los hechos tal cual se presentan en la vida.
Una formula de limits de hierro, que obliga a la aplicaci6n implacable del
precepto de manera uniform a todos los casos, aparte de producer mis dafio
que bien, no ocasiona la verdadera defense social contra los series que la da-
fian, porque en muchos casos, o mejor dicho en casi todos los que se driven
de las justificaciones, el delito cometido que se declara exento es una mani-
festaci6n palmaria de la defense social contra el hombre que se encuentra
en estado peligroso y que quiere dafiar.
Esta circunstancia de atenuaci6n, en cierta parte, provee a la tal de-
fensa, en el sentido de que el acto arbitrario produce una consecuencia que
la ley, al apreciarla en su just valor, la atenfia much, porque descubre en
ella s61o la reacci6n defensive contra un acto arbitrario, que no llega a la
exenci6n por no ser nunca de absolute necesidad, para la salvaci6n de un
peligro inminente, el empleo de esos delitos.
Creemos, pues, que esta circunstancia es just, que da flexibilidad a
]a ley criminal y que al acoplarse a la naturaleza de los hechos realizados,
ejecuta, a la par que un acto de defense social, un bien a la armonia que debe
existir entire el capital y el trabajo, porque no produce escozores dificiles de
olvidar.
El delito de boicot puede ser cometido por los patrons tambien. Cuando
naci6 el boicotaje, en su forma licita, no se relacionaba con los delitos de
obreros. Carlos Cunninghan Boicot, que como recordaremos fu6 la primera
victim de esta acci6n de aislamiento, era un capitAn que administraba los
bienes de un Conde ingles en Irlanda. El boicot desde su origen puede ser
cometido por cualquiera y con distintos fines. Los obreros, que vieron en 61
un arma formidable, lo adoptaron, y desde entonces se esparci6 por el mundo,
y naciones, instituciones y classes lo adoptaron, unas veces con justificaci6n
y otras no; y entire las iltimas estin los actos de venganza o de coacci6n que
ejercen las grandes industries cuando sus grades combinaciones son estor-
badas.
Supongamos que various industriales conciben la formaci6n de un kartell
y para ello invitan a otra empresa, la cual se niega a entrar en esa confabu-
laci6n y que para obligarla a ello comienza el boicotaje, que consiste en hacer
que ninguna de las entidades del kartell, o las relacionados con ellas, com-
pren, vendan o manipulen los products de la corporaci6n o comerciante que
se neg6 a actuar con ellos. Este hecho no puede menos de ser considerado
como delito, pues tiende a evitar ]a libre concurrencia, coacciona a una per-
sona y produce el dafio social de la desaparici6n de un product, las mis de
las veces, ftil.
No todos los boicots obreros son constitutivos de delito; no todos los
boicotajes que hace el pueblo directamente son delitos, pero todos los boi-
cotajes de los patrons, si lo son. El obrero puede no trabajar donde no
quiera sin delinquir, el pueblo puede hcer lo que guste sin ser delito; pero
el patrono, para Ilegar al resultado que se expresa en la figure delictuosa
que estudiamos, que cuando es licito es una actitud pasiva del pueblo o de
los obreros, tiene que realizar actos de propaganda, tiene que ser active, es
decir, no lo realize por una actitud pasiva, lo que hace es tomar una actitud
active, de acci6n, encaminada a producer el mal que se propone realizar.
La primera figure delictuosa del boicot patronal de nuestro proyecto de
C6digo de Represi6n Criminal comprende el boicotaje realizado por un pa-
tr6n con sus iguales, esto es, con otros que se dedican al mismo o parecido
gcnero de actividades. Consiste en sancionar a todo regente o director o





ASUNTOS GENERALS


persona juridica que hiciere o procurare que no se compare, venda o mani-
pule el product de otra entidad o persona como acto de represalia o ven-
ganza.
Es una formula criminal que se explica sola. Su dolo es manifiesto, el
afan de predominio es claro, y los dafios que produce, por ser un ataque a
la libre concurrencia, no necesita explicaciones.
La segunda figure de delito consignada, es el mismo hecho vituperable
cometido contra obreros. Aqui el patrono, disgustado por la actuaci6n de
ellos, procura por todos los medios, vali6ndose de las asociaciones patrona-
les, que esos obreros no obtengan trabajo en ninguna otra fAbrica, mina o
empresa; esta delineado con sus mas precisos caracteres el acto de venganza
o repiesalia, que realize el poderoso contra el obrero que, las mIs de las
veces, no ha cometido otro delito que el de buscar su mejoramiento en la
vida. El precepto sanciona a todo patrono que hiciere propaganda en cual-
quier forma, para que otros patrons o entidades no den trabajo a un obrero
o a un grupo de ellos.
La f61mula es clara, tiene dolo y produce el gran dafio social de romper
la armonia que debe existir entire los elements necesarios para el desarrollo
de la situaci6n econ6mica de un pais. Actos de esta naturaleza encienden el
encono, despiertan los odios y traen como consecucncia final el perpetuo
bregar en las luchas iniciadas entire el capital y el trabajo.
La verdadera actitud entire obreros y patrons, es la de templanza, la de
suavizar asperezas, la de procurar por todos los medios de Ilegar a una inte-
ligencia que haga la vida llevadera al proletariado y produzca la ganancia
normal al capitalist, sin que por uno o por otro lado nazcan pretensiones
irrealizables dentro del campo de la normalidad y la honradez.
DIEGO VICENTE TEJERA.


POR QUE ES SECRET EL SUMARIO
Por figurar entire los temas de actualidad los severos comentarios de que
es objeto el criterio que se mantiene por los Juzgados de Instrucci6n, am-
parAndose en el secret sumarial, de no mostrar las causes a los acusados y sus
letrados defensores, ni dejarles asistir a las diligencias que se practiquen en
el sumario, hasta tanto los primeros adquieran la condici6n de procesados;
nos hemos animado a redactar estas breves lines, en las cuales haremos men-
ci6n de los fundamentos que, a nuestro juicio. sirven de base a esa actitud de
los Jueces de Instrucci6n y sus Secretarios, esto es, por qu6 es secret el su-
mario para los acusados.
Ante todo, el sumario es secret en virtud de la disposici6n del art. 301 de
la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que asi expresamente lo determine.
Este precepto no ha sido derogado por la Orden 109 de 1899, que, por el
contrario, lo complement en su art. V, que estatuye: "El sumario, tan pronto
como se decrete en 61 procesamiento, sera pfiblico." Luego antes de esa opor-
tunidad no lo es, por lo que los que no scan parte en 61 no tienen ningfin derecho
a intervenir en sus actuaciones, como lo confirm el propio art. V de la Orden
Military invocada, al decir, a continuaci6n de lo transcript anteriormente:
"Todos los que scan parte en la causa, podran solicitar la practice de diligen-
cias, etc.", refiri6ndose singularmente al procesado y al tercero civilmente res-
ponsable, ya que el querellante o el acusador particular desde antes de dictarse
el auto de procesamiento han tenido derecho a formular tales peticiones.
De suerte que no es possible sostener acertadamente que el acusado por la
circunstancia de figurar como tal en el sumario, es parte en el mismo; porque
de ser asi, tambi6n lo seria el ofendido o perjudicado, y ello no lo autoriza la





ASUNTOS GENERALS


Ley, que en su art. 110, entire otros particulares, consigna: "Los perjudicados
por un delito o falta que no hubieren renunciado su de'echo, "podran mos-
trarse parte en la causa, si lo hicieren antes del trimite de calificaci6n del
delito, etc." Asi es que no basta ser ofendido o acusado en un sumario para
ya ser parte en iste, es necesario "mostrarse parte", y esto s6lo puede hacerse
en la forma y en los casos determinados en la Ley, o sea, el perjudicado u ofen-
dido, mediante cierto tramite, y el acusado y el actor civil, cuando el primero
ha sido llevado a la condici6n de procesado, o cuando la causa ha s'do abierta a
juicio oral.
En cuanto a la publicidad del sumario, que menciona el precitado art. V
de la Orden del Gobierno Interventor, ya el Tribunal Supremo tiene resuelto
el alcance de ella, precisando que la misma es fnicamente para los que scan
parte, y limitando, de ese modo, la aspiraci6n que pudiera tener cualquier
ciudadano que, por mera curiosidad, se le ocurriese enterarse de lo actuado en
determinado sumario en que se hubiere dictado auto de procesamiento.
S61o falta referirnos, para terminar, a la intervenci6n en el sumario del
Ministerio Fiscal o Publico. Este, que en la material civil nada mAs puede in-
tervenir en un reducido nimero de asuntos; en cambio, en la jurisdicci6n cri-
minal, con la inica excepci6n de los delitos privados, tiene que actuar en todos
los demAs desde los primeros moments, dado su carActer de representante de
la Sociedad, que siempre result perturbada por consecuencia de ,sta filtima
elase de delitos; y en acatamiento de lo que dispone el art. 306 de la tan men-
tada Ley de procedimiento, que dice: "Conforme a lo dispuesto en el Capitulo
anterior, los Jueces de Instrucci6n formarAn los sumarios de los delitos pfibli-
cos bajo la inspecci6n direct del Fiscal del Tribunal competent. La inspec-
ci6n sera ejercida, bien constituyindose el Fiscal por si o por medio de sus
auxiliaries al lado del Juez instructor, bien por medio de testimonies en rela-
ci6n, suficientemente expresivos, que le remitir6 el Juez instructor peri6dica-
mente y cuantas veces se los reclame, pudiendo en este caso el Fiscal hacker
present sus observaciones en atenta comunicaci6n y formular sus pretensio-
nes por requerimientos igualmente atentos."
Por tanto, el Ministerio Fiscal no es una parte como cualesquiera otra
parte, es "una parte privilegiada" dentro del sumario por determinaci6n
expresa de la Ley.
J. A. ELOY Risco.


LA VERDAD LEGAL Y LA VERDAD REAL
Sin Animo de filosofar sobre el tema del titulo, quiero hacer unas observa-
clones que, por ser mias, han de ser por fuerza superficiales, pero que fueron
sugeridas por un sucedido real y evidence de contraposici6n de verdades: la
real y la legal.
La vida, con sus miultiples actividades, perfectamente desenvueltas unas
veces y otras deficientemente, suele chocar, cuando las circunstancias lo man-
dan, con el formalismo legal, que encauza, dirige y ordena de un modo deter-
minado una determinada actividad humana.
Asi, en el siguiente sucedido: Un senior X, por falta de dinero. expide
a sus operarios para satisfacer sus jornales unos documien .)s de acrdito rudi-
mentarios, que por llevar estampada la palabra "vale", los llamaremos asi.
Poco mAs o menos, su confecci6n era la siguiente: "Vale por X pesos para
Don Fulano", y despuis la fecha y la firm del deudor.
Suponiendo que tienen tales documents los requisitos del vale, son o seran,
como este, una orden de pago contra la propia caja y, ademis, nominativos;
detalle este de much importancia, pues indica la forma en qne han de cederse
llegado el caso. Ahora bien; los poseedores de dichos documents, jornaleros





ASUNTOS GENERALS


r gente indocta, cedieron sus vales simplemente y sin formalidad alguna a un
ercero, tambien ignorante, que de buena fe v fiado del cr6dito del firmante
le los mismos, los adquiri6. Mas este tercero, ante la negative rotunda del
ieudor a pagarle, vase a los Tribunales, y en el juicio aporta como finica prueba
;us papelorios, que, cosidos a las diligencias, formaron un voluminoso expe-
liente.
Con verdadera alegria acude este senior, a los tres dias, a oir la notifica-
ti6n de la sentencia, y cual no seria su asombro al oir que se absuelve libre-
nente al demandado, por falta de acci6n en el demandante, por falta de perso-
Talidad para demandar y, por afiadidura, imponi4ndole las costas del juicio,
Dor su manifiesta temeridad.
En tales circunstancias, el buen senior recurre la sentencia para ante el
Juez de Primera Instancia, y espera tambien confiadamente la soluci6n favo-
-able de su asunto. Nuevamente acude presuroso al Juzgado para oir la noti-
iicaci6n, y nuevamente se ve defraudado, por ser la sentencia apelada confir-
nada en todas sus parties por el Juez ad quemn.
,Malhumorado, acude a mi despacho en busca de consejo, y enterado de
Lodo, tengo tambi6n que entristecerle con la cruel y, sin embargo... verdad
legal. Contra ese fallo ya no cabe apelaci6n, ni alin revision, pues su juricidad
?s evidence, siquiera para mi, que lo s6, su justieia sea nula.
Ante la Ley (cuya ignorancia no excusa) este senior carecia de personali-
dad y de acci6n para demandar, y mIs claramente carecia de derecho, pues los
documents que en prueba del suyo aport6 s61o lo indicaban respect de las
personas a cuyos nombres fueron expedidos, y sabido es que los documents
de credito expedidos nominativamente necesitan trasmitirse por cesi6n, que
habri de acreditarse en forma y ponerse en conocimiento del deudor.
Unicamente le quedaba al buen senior un remedio, ilusorio en el caso de
referencia, y 6ste era el de entablar demand contra los cedentes de los vales,
a tenor de lo establecido en la Ley.
En este sucedido vemos la contraposici6n de la verdad real y la verdad
legal. Dolorosisima es la impresi6n que en el inimo del que pide justicia pro-
duce una resoluci6n que serA enteramente ajustada a Derecho, pero totalmente
divorciada de ]a justicia.
Afortunadamente, tales casos no son frecuentes; pero aunque no lo sean,
es precise acudir a su prevenci6n y a su remedio con disposiciones que prevean
las posibles contraposiciones de la verdad real y la legal. Yo, con mi poca
o ninguna autoridad, me atreveria a propugnar las siguientes medidas: Pri-
mera, un mayor arbitrio judicial, que permitiese inquirir la verdad real por
todos los medios posibles; segunda, mayor elasticidad de las leyes y menos for-
mulismo; tercera, obligada asistencia de peritos en Derecho, en aquellas cues-
tiones de cuantia superior a $100 y en aquellas en las que fuese cual fuese su
cuantia, la requiriesen, a juicio del Juzgado; y cuarta y filtima, dar un poco
mas de libertad a los litigantes en la aportaci6n de pruebas en la segunda ins-
tancia, o sea hacer mas amplio el contenido del art. 862 de la Ley de Enjuicia-
miento Civil.
ANDRES R. REOUILLO.


COMENTARIOS
El Dr. Antonio Barreras, Juez de Primera Instancia de Santa Clara, ha
emprendido la ardua y larga tarea de hacer un indice para poder estudiar la
loctrina resultante de las sentencias de la Audiencia de la Habana, desde 1924
E 1936, sobre cada material, y publicadas en REPERTORIO JUDICIAL, la que em-
prendi6 atendiendo a sugestiones del Presidente de la Audiencia de Oriente
Lcdo. Luis de Hechavarria y del Magistrado del propio Tribunal Dr. Alberto





ASUNTOS GENERALS


de C6rdova, que con vista del indice quc tenia comenzado, lo animaron a esa
empresa, "que seria de maxima utilidad no s(lo a los compafieros judiciales,
sino al Foro en general''
Y en verdad que sera util. Ya lo dijo el bien recordado ex-Presidente del
Tribunal Supremo y eminente jurisconsulto Dr. Jos6 A. del Cueto en su dis-
curso de apertura de los Tribunales: "La supremacia aleanzada por la juris-
prudencia del Tribunal Supremo no significa, empero, que 6sta contenga toda
la doctrinal legal que en la vida sirve de norma de conduct. Lo;s asuntos en
cue la Ley no da recurso de casaci6n y aquellos en que el propio Supremo lo
niega, ya por vicious de interposici6n, ya porque estima no cometidas las infrac-
eiones que por el recurrent se imputan al fallo impugnado, forman, a no du-
darlo, el noventa por eiento, cuando menos de los negocios civiles de que co-
nocen los Juzgados y Audiencias. En tales negocios son los Tribunales de
apelaci6n o Audiencias los que para fallar interpretan las leyes y la propia
iurisprudencia del Tribunal Supremo. Existe, por tanto, una interpretaci6n
judicial de las Audiencias que en muchos casos el Supremo ratifica (en los
Considerandos de sus sentencias denegatorias del recurso). Esa interpretaci6n
aut6noma no sera jurisprudencia en el sentido de que su quebrantamiento mo-
tive la casaci6n, pero si lo es en el sentido de que contiene y expresa la manera
como las Audiencias entienden la Ley cuando la aplican soberanamente en gran
nimero de casos. Las decisions de las Audiencias (de que en otros paises exis-
fen biuenas colccciones) deben aqui ser estudiadas y sistematizadas, sacAndose
de las que con reiteraci6n y en casos anAlogos resuelven los asuntos en el mismo
sentido, las miximas o doctrinas que establecen, para que sirva de norma al
propio Tribunal, de guia a los Abogados y de regla de conduct a la colecti-
vidad."
REPERTORIO JUDICIAL colecciona las sentencias de la Audiencia de la Ha-
bana y ahora el Dr. Barreras hark el indice de la doctrine sentada por aquel
Tribunal, de modo que el que desee saber, por ejemplo, lo dicho por la Au-
diencia sobre "Honorarios debidos", podrA de moment revisar todas las pi-
ginas donde esta tratado ese particular sin perdida de tiempo.
Nosotros felicitamos anticipadamente al Dr. Barreras por ese laudable
empefio al que pronto dark termino.
Los recursos de inconstitucionalidad se multiplican de modo extraordi-
nario. Vease sino estos datos relatives a la radicaci6n que alcanzaron en el
Tribunal Supremo, en los afios que se expresan v lo demuestran:
Afio 1927....... 29 Afio 1932....... 54
1928....... 24 ,, 1933....... 27
1929....... 23 ,, 1934....... 128
1930....... 91 ,, 1935....... 59
1931....... 189 ,, 1936....... 201
Los stbados y los lunes, generalmente, cuando no en otros dias m6s, no
hace otra cosa el Tribunal Supremo que tratar, discutir y resolver esa clase de
asuntos.
Se trata de crear una Audiencia en Holguin. Claro esta que a ello se
oponen los de Santiago de Cuba, pero los vecinos de aouella antigua ciudad
insisted en la procedencia de la expresada media, exponiendo que ese t6rmino
cuenta con 127 mil habitantes y 16,000 kil6metros cuadrados de extension, y
aducen estos datos:
"Relaci6n de t6rminos municipales limitrofes con el municipio de Holguin,
cuyas comunicaciones, por su rapidez y economic, representan una raz6n po-
derosisina a favor de la obtenci6n, por parte de los holguineros, de un fallo
favorable:
Antilla, con 19,899 habitantes y 3,274 eleci ores; Banes, con 32,739 habitan-
tes y 5,368 electores; Bayamo, con 72,612 habitantes y 12,034 electores; Gibara,





ASUNTOS GENERALS


,on 30,705 habitantes y 5,457 electores; Holguin centroo de todos), con 127,443
labitantes y 21,891 electores; Mayari, con 45,126 habitantes y 6,845 electores;
Puerto Padre, con 54,746 habitantes y 8,611 electores; Victoria de las Tunas,
!on 61,561 habitantes y 9,811 electores. Total de habitantes: 444,831. Total de
lectores: 73,291.
Municipios no limitrofes, pero si con ventajas en la comunicaci6n con
Elolguin, no obstante estar situados en la parte sur de Oriente:
Manzanillo, con 62,718 habitantes y 10,822 electores; Niquero, con 36,025
r 6,289 electores; Campechuela, con 15,518 habitantes y 2,649 electores. Total
le habitantes: 559,092 y total de electores, 93,051.
Resumiendo, a base del iltimo censo: Habitantes en la provincia de
)riente, 1.072,757. Para destinar a la Audiencia Norte, 559,092. Quedan para
a Audiencia de Santiago de Cuba, 513,665."
Y agregan: "que la creaci6n de dicha Audiencia, lejos de irrogar gastos
11 Estado, ocasionaria notables beneficios al erario public, pues actualmente
iecesita consignar una fuerte suma s6lo para atenciones de pasajes de tes-
Ligos."
OAN.


LEYES Y DECRETOS
REGLAMENTO DE ACCIDENTS DEL TRABAJO.-D. P. 37 (Gaceta
2xt. 3, 11 Enero).-En uso de las facultades de que estoy investido por la Ley
Constitucional de la Repfiblica y a propuesta del Seeretario del Trabajo, re-
suelvo:
Primero: Modificar el inciso (b) del art. 84 del vigente Reglamento de
a Ley de Accidentes del Trabajo, el cual inciso se entendera redactado como
iigue:
(b) Queda terminantemente prohibido cubrir en una misma p6liza dife-
rentes patrons, asi como tampoco cubrir, bajo el nombre de asociaciones, sin-
licato o corporaciones, grupos de establecimientos de cualquiera indole, cuando
sean propiedad de distintas personas, con excepci6n de las colonies de cafias,
vegas de tabaco y potreros."
Segundo: Aprobar y promulgar la siguiente Tarifa de Primas Minimas
4ue entrarh en vigor el dia 19 de Enero de 1937, rigiendo hasta el 31 de Diciem-
bre del mismo afio, salvo que el Secretario del Trabajo decide modificarlas pro-
poniendo el decreto procedente, oido el parecer de la Comisi6n de Primas Mini-
mas y con vista de antecedentes que no hayan sido tomados en consideraci6n
anteriormente; en cuyo case la modificaci6n acordada comenzarf a surtir efec-
tos dentro de un plazo prudential, que se fijarA en el propio Deereto.
(No las reproducimos por no estimarlo necesario).
Tercero: Derogar la quinta Disposici6n Transitoria del Decreto 3093, de
Noviembre 11 de 1936, y todos los Decretos, Reglamentos y demas disposiciones
que se opongan al cumplimiento del present Decreto, que comenzarA a regir
desde el dia 1 de Enero de 1937.
Dado en el Palaeio de la Presidencia, en la Habana, a los 31 dias del mes
de Diciembre de 1936.-Federico Laredo, Presidente.-Juan M. Portiondo, Se-
eretario del Trabajo.
REGLAMENTO DE LA POLICIA MARITIMA DE LA REPUBLICA.-
En la Gaceta de 15 de Enero de 1937, se ha publicado dicho Reglamento.
CORTE DE PALMA MANACA.-Decreto Presidencial 509 (Gaceta 12
Febrero).-Haciendo uso de las facultades que me conceden la Constituci6n
y las Leyes, visto lo informado por h D)irecci6n de Montes, Minas y Aguas y
i propuesta del Secretario de Agrincutura, resuelvo:





ASUNTOS GENERALS


Incluir entire los Arboles protegidos por el Decreto-Ley 772 de 24 de Mayo
de 1923 a la palma indigena conocida por manaca (Calyptrogyne occidentalis,
Sw.), incurriendo los que destruyan este arbol en la penalidad sefialada por el
inciso 29 de dicha Ley, y siendo el Juzgado Correccional respective la auto-
ridad competent para conocer del caso e imponer el castigo correspondiente.
Dado en la Habana, Palacio de la Presidencia, a los 5 dias del mes de
Febrero de 1937.-Federico Laredo. Presidente.-Anwadeo L6pez, Secretario de
Agriculture.

LIBROS Y REVISTAS
SOBRE EL PROBLEMA CONSTITUTIONAL CUBANO, POR EL DR. ANTONIO LANCES.
-Habana, 1936.-Este folleto contiene el Discurso-resumen del curso de con-
ferencias ofrecido por la "Escuela de Derecho Privado", de la que es Director
el Dr. Lancis, de 15 de Mayo a 27 de Agosto de 1936.
EQUILIBRIO ENTIRE EL PODER LEGISLATIVE Y EL EJECUTIVO EN CUBA, POR EL
DR. ENRIQUE HERNiNDEZ Y CORUJo.-Habana, 1937.-La ponencia que pre-
sent6 el Dr. HernAndez para el 29 Congreso Internacional de Derecho Com-
parado, ha sido reproducida en este folleto.
ORGANIZATION ADMINISTRATIVE Y LEGISLACI6N EN MATERIAL DE SERVICIOS PU-
BLICOS, POR EL DR. ADRIANO G. CARMONA Y RoMAY.-Habana, 1937.-Este fo-
Ileto contiene el trabajo presentado al Congreso Nacional de Alcaldes Mum-
cipales, que tuvo efecto en Santiago de Cuba en Septiembre de 1936.
RECURSO DE INCONSTITUCIONALIDAD, POR EL DR. EMILIO NiREZ Y PORTUONDO.
-Habana, 1937.-Este folleto contiene el escrito por el cual dicho Dr. Nfifez
interpuso recurso de aquella clase contra el Decreto-Ley 786 de 1936, por el
que se puso en vigor el art. 29 de la Ley de 3 de Marzo de 1926, sobre ins-
cripciones de ingenios de azilcar.
RECURSO DE INCONSTITUCIONALIDAD, POR EL DR. EMILIO DEL REAL Y TEJERA.
-Habana, 1937.-Contiene este folleto el escrito por el cual se ha interpuesto
recurso de aquella clase, bajo la direcci6n del mencionado Letrado, contra el
Decreto-Ley 786 de 1936 y art. 29 de la Ley de 3 de Marzo de 1926.
OCHO INFORMES MATEMATICOS.-Habana, 1937.-Este folleto contiene los
informes rendidos por los Dres. Pablo Miquel y Francisco Souto; por los
Contadores y Auditores de Bancos, Sres. Deloitte, Plender y Haskins Sons;
por los Contadores, Fernundez y Ruiz. Colegio de Beln., Escuelas Pias, Cole-
gio San Agustin y Sociedad Cubana de Ingenieros, en relaci6n con el pago
de principal e interns por plazos mensuales de amortizaci6n.
BIBLIOTCA DEL "REPERTORIO JUDICIAL": LEY DE JUBILACIONES Y PENSIONS
DEL PODER JUDICIAL.-Habana, 1937.-Contiene la legislaci6n vigente; indice
de Leyes, Decretos-Leyes y Decretos relacionados con la jubilaci6n; 35 acuer-
dos de la Comisi6n de Jubilaciones en relaci6n con la Ley; 28 acuerdos de la
Sala de Gobierno del Tribunal Supremo sobre lo mismo; y 40 acuerdos de la
propia Sala sobre jubilaciones.
REVISTAS EXTRANJERAS.-Hemos recibido: La Justicia, M6xico D. F., Di-
ciembre; Gaceta Oficial, Quito, Ecuador, Octubre; Los Tribunales, M6xico,
D. F., Diciembre; Revista de Derecho y Legislaci6n, Caracas, Venezuela, Sep-
tiembre-Octubre; Revista del Colegio de Abogados, Buenos Aires, Repfiblica
Argentina, Noviembre-Diciembre; Gaceta Judicial, Bogoth, Colombia, Octubre;
y Bancos, Buenos Aires, Repfblica Argentina, Diciembre.
BOLETIN JUDICIAL.-Habana, Febrero.-Hemos recibido el primer nfmero
de esta publicaci6n mensnal que bajo la direcei6n del Dr. Guillermo P6rez y
Arteche, ha comenzado a publicarse en esta capital, y correspondemos al saludo
que a la prensa en general dirige, con el nuestro muy cordial,





ASrNTOS GENERALES


OTKAS REvisTAS.-Tambi6n heimos recibido: Recista (Cubant dc Derecho,
Abril-Septiembre, 1934; La Jurisprudencia al Dia, Diciembre; Seguros, Diciem-
bre; Revista de la Asociacion de Viajantes de Coinercio, Enero; Informaci6n
Fiscal, Febrero; Boletin de los .S,, ;i ;"i Pi'blicos, Enero; todas de la Habana;
y Farmacopoli, Enero, de Camagiiey.


MISCELANEA
MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despuns de publicado cl anterior nfimiero, ha
habido el :igniente:
Ascensos.-Ha sido ascedido al cargo de Magistrado de la Audiencia de
Oriented, el Dr. Antonio Gonzalez y Llaguno, que era Juez de Primera Instan-
cia de Mor6n. Ocupaba en el escalaf6n de los de su categoria el nimero 8.
Ingres6 en la carrera en 3 de Marzo de 1920. como Juez Municipal de Abreus.
Despu6s fur Juez de Primiera Instancia e Instrucci6n de Mayari, de Pedro
Be-tancourt. (ibara y Santa Cruz del Sur; Juez Mu nicipal de Giiines, y Juez
diel-strucci6n de Sancti Spiritus.
'--fl-a siido asendido at earg'o de Presidente de ]a Audiencia de Pinar del
Rio, el Dr. Eduardo Rodriguez y Sii1er, Jnez de Instruc'ci6n de la Ilabana.
OcLpaba enel elscalaf6n de los de o u categoria el nfimero 9. Ingres4 en la earre-
ra judicial en 17 de Enero de 1917, habiendo sido ademnis Juez de 1 TInstancia,
Instru'cci6n y Correecional de Victoria de las Tunas y Gibara; Juez de Instruc-
ci6n y Correccional de Guantanamo, Juez de lnslrucci6n de IIolguin, Juez Co-
rreccional de Matanzas y lagistrado de las Audiencias de Oriente v Santa
Clara.
Traslados.-Tla sido trasladado a petici6n. al cargo de Juez Municipal
del Sur de Camagiey. el )Dr. Luis Fortfin y Fortrin, que era Juez de Primera
Instancia e Instrucci6n de Santa Cruz del Sur. Solicitaron el traslado. ade-
mis, los Dres. Juan Mor., Jos6 Pefiate, Rafael Delhnonte. Jueces Municipales
de Mor6n, Isla de Pinos y Holguin; los Dres. Julio Matas y Marcos Ortega.
Jueces de Primera Instancia e Tnstrucci6n de Puerto Padre y Baracoa; y el
Dr. Jos6 Rodriguez, Juez de Tnstrucci6n de Manzanillo.
-Tambibn ha sido trnsladado a petiei6n, al Juzgado Municipal de Palma
Spriano, el Dr. Alberto Vilches v Gonz ilez, que desempefiaba el de Antilla.
Tambi6n lo solicitaron los Dres. Pedro A. P6rez y Manuel M" Veranes, Jueces
Municipales del Cobre y Sag'ua de Tinamo, respectivamente.
-Tambi6n fu6 trasladado a petici6n, al Juzgado Municipal de Col6n, el
Dr. Manuel Ponce y Chaple, nue era Juez de Primera Instancia de Manza-
nillo. Tambi6n lo solicitaron. los Dres. Fanstino Manduley. Jos6 M4 Abella,
Jose Garcerin, Marcos Ortega y Joaquin Ruiz. Jueces de Primera Instancia
e Instrucci6n de Gibara, Guane. Banes, Baracoa v Mayari, respectivamente;
el Dr. Jose Rodriguez. Juez de Instrucci6n de Manzanillo v el Dr. Vicente
Lorenzo, Juez Municinal. de Pedro Betancourt.
Jueces Municipales.-Han sido nombrados los Sres. Rail.Bulnes. de San
Diego de Nffiiez; Emilio Rosendi, de fguarai; y Ofelia Carballo, de Yareyal.
Jueces Municipales primeros suplentes.-Han sido nombrados los sefio-
res Mario Alvarez. de Punta Alegre; Rodolfo Guti6rrez. de Limonar; San-
tiagofAguila, de Bacuranno: Guillermo Duyos, de Mayajigua; y Rafael Lu-
bidn, de Isabela de Sagua;
Jueces Municipales semuridos suplentes.-Han sido nombrados los sefio-
res Armando-Massana. de Giiira de Melena: Juan F. Cap6, de Jagiiev Grande;
Emilio Adan. de la Esmeralda : Roberto ITdaeta. de Guara : Justo Jardin. de
Pip.iain; Mannel Berro. de Calicito: Juan Castellanos, de Caimanera; Isidoro
Garcia, de Aguacate.; Jos, MI. Aguirre, de Moneses; Edilberto Dominguez,





ASUNTOS GENERALS


de Vicana; Manuel Berro, de Pil6n; y Jose Vega, de Yara; y Gilberto Alva-
rez, de La Salud.
Fiscales.-Ha sido declarado cesante el Dr. Jose E. Espinosa y Espinosa,
Fiscal de la Audiencia de Camagiiey.
-Para cubrir la anterior vacant fu6 nombrado el Dr. Eduardo Tomeu
y Adin.
Nombramientos caducados.-Se han declarado caducados los hechos a
favor de Jose Isoba, Juez Municipal primer suplente de Isabela de Sagua;
y Miguel FernAndez, 2? de Meneses.
Nombramientos rehusados.-Se han tenido por rehusados los hechos a
favor de los Sres. Rafael Bulnes, Juez Municipal de San Diego de Nifiez; y
Juan Castellanos, 2 suplente de Caimanera.
Cese.-Se ha dispuesto el cese del Dr. Jos6 R. Prieto, como Juez Muni-
cipal 2? suplente de Ciego de Avila, por incompatibilidad con el cargo de
Abogado Consultor del Ayuntamiento de Ciego de Avila, que tambien de-
sempena.
Renuncias.-Han sido aceptadas las que presentaron los Sres. Ramiro de
Lera, Juez Municipal primer suplente de Bacuranao; Pascual Villacampa,
primer suplente de Santa Lucia; Manuel Serrano, Juez Municipal de Yare-
yal; Jose de Castro, 2 suplente de Giiines; Juan B. Jim6nez, primer suplente
de Camajuani; y Dr. Alberto Gonzalez y Palacios, Fiscal de Partido de
Gibara.
Causas radicadas.-Durante el ailo 1936 los Juzgados de Instrucci6n de
la Rep6blica radicaron el siguiente nidmero de causes criminals:


1.-Secci6n 4. . . .
2.-Holguin . . . .
3.-Cienfuegos . . .
4.-Santiago de Cuba, Sur
5.-Stgo. de Cuba, Norte.
6.-Secci6n 5. . . . .
7.-Secci6n 2. . . . .
8.-Santa Clara . . .
9.--Guantnamo . . .
10.-Camagiey. . . .
11.-Palma Soriano . .
12.-Secci6n 3. . . .
13.-Marianao . . . .
14.-Remedios . . . .
15.-Sancti Spiritus . .
16.--Matanzas. . . . 4
17.-Sagua la Grande. . .
18.-Seccin 1. . . . .
19.- Giiines. . . . .
20.--Mayari . . . .
21.-Manzanillo . . .
22.--Crdenas . . . .
23.-Bayamo . . . .
24.- Col6n. . . . . .
25.-Ciego de Avila .. ..
26.-Morn. . .....
27.-Victoria de las Tunas.
28.--Banes . . . . .
29.-Florida . . . .
30.-Guanabacoa . . .


1,550
1,507
1,452
1,352
1,320
1,254
1,204
1,137
1,038
987
980
885
822
752
746
718
717
681
677
625
591
S586
570
557
557
549
464
405
387
372


31.-San Crist6bal . . .
32.-Puerto Padre . . .
33.-Pedro Betancourt. .
34.-Consolaci6n del Sur. .
35.-Guanajay . . . .
36.-Alacranes . . . .
37.-Trinidad. . . . .
38.-Pinar del Rio . . .
39.-San Antonio Bafios. .
40.-Baracoa . . . .
41.-Santa Cruz del Sur. .
42.-Artemisa . . . .
43.- Regla..........
44.--Jaruco . . . .
45.-Bejucal . . . .
46.-Guane. . . . . .
47.-Nuevitas . . . .
48.--Gibara . . . .
49.-San Juan y Martinez..
50.-Isla de Pinos . . .

Total . .

1.-Audiencia Oriente . .
2.- ,, Habana . .
3.- ,, Santa Clara
4.- ,, Camagiiey .
5.- ,, Matanzas. .
6.- ,, P. del Rio .

Totales. .


347
330
300
289
288
284
253
244
229
209
208
204
201
173
173
170
170
140
123
78

29,856

9,532
8,299
5,057
2,858
2,445
1,665

29,856





ASITNTOS GENERALS


De las 8,299 causes criminals radicadas por la Audiencia de la Habana,
correspondent 1,829 a la Sala 1I, 1,881 a la Sala 2, 2,804 a la Sala 3' y 1,785
a la Sala 4".
En 1935 se radicaron en la Repfiblica 33,868, o sea 4,012 mas que en 1936.
Licencias extraordinarias.-Se han concedido 3 meses a los Sres. Rodolfo
Fitz. Escribiente del Juzgado Municipal de MAximo G6mez; Manuel Sosa,
Official de Secretaia de la Audieneia de Oriente; Elias Rodriguez, Secretario
del Municipal de La Esperanza; y Petronila del Castillo, Oficial de Secreta-
ria de la Audiencia de ]a Habana.
Jubilaciones.-Se ha negado al Dr. Angel A. Giraudy, ex-Magistrado
de la Audiencia de la Habana, la rectificaci6n de la cuantia de la pension que
se le concedi6 como tal y que aspi aba se le diese la correspondiente al cargo
de Magistrado del Tribunal Supremo que anteriormente desempefi6.
-Ha sido jubilado voluntariamente, el Sr. Felix Rios y Palomino, Ofi-
cial de Secretaria del Tribunal Supremo, con un retire de $1,956.15.
-Tambien fue jubilado voluntariamente, el Sr. Gustavo Lavin y Hano
Vega, Oficial de Secretaria del Tribunal Supremo, con un retire de $1,769.85.
-Asimismo fu6 jubilado voluntariamente, el Sr. Raimundo DAvalos y
Prim, Secretario del Juzgado Primera Instancia e Instrucci6n de Pedro Be-
tancourt, con un retire annual de $1,374.89.
-Tambien fue jubilado forzosamente, el Sr. Sisinio GonzAlez y Castafiet,
Alguacil del Juzgado de Primera Instancia e Tnstrucci6n de San Juan y Mar-
tinez, con un retire annual de $155.52.
-Igualmente fue jubilado forzosamente, el Sr. Enrique Varona y Mola,
Alguacil del Juzgado de Primera Instancia e Instrucci6n de Florida, con un
retire annual de $204.12.
-Tambien fue jubilado voluntariamente el Sr. Pastor Jordan y Vento,
Secretario del Juzgado de Instrucci6n de Pinar del Rio, con un retire annual
de $1,475.49.
Causas, expedientes, etc.-Ha sido declarado cesante el Conserje del Juz-
gado Correccional de la 41 secci6n, Jose Sanchez, procesado en causa por mal-
versaci6n.
-La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo acord6 former expediente
de correcci6n contra el Juez Municipal de Arroyo Naranjo, por deficiencies
advertidas en una visit girada al Juzgado; y a cuatro Jueces que actuaron
en el Juzgado de Instrucci6n del Norte de Santiago de Cuba, por demoras
advertidas en varias causes.
-La propia Sala acord6 archivar por ahora el expediente de separaci6n
seguida contra el Juez Municipal 2? suplente de La Esperanza, Dr. Jose M.
Aguilar, por haber renunciado.
-Tambien acord6 imponer la correcci6n de reprensi6n a los Jueces Mu-
nicipales de Wajay y Puentes Grandes, por deficiencies advertidas en una
visit girada a esos Juzgados.
-Igualmente acord6 sobreseer los expedientes de separaci6n incoados al
Juez Municipal primer suplente de Auras; y al Juez Municipal de La Espe-
ranza. por no haberse justificado los cargos.
Varias noticias.-El Secretario de Justicia particip6 a los Sres. Angel Fer-
nAndez y Maria Luisa PWrez que no procede incoar causes contra los Jueces
Municipales del Centro, y San Juan de los Yeras, a virtud de sus denuncias,
porque deben promover querella; y a Francisco Duany, que denunci6 a various
Jueces de la Habana, lo propio.
-Con motive de la desaparici6n de fianzas ascendentes a $1,400, en el
Juzgado Correccional de la 4a secci6n, se ha iniciado causa, habiendose desig-
nado Juez Especial al Dr. Eduardo Rodriguez y Sigler, quien process al Con-
serje Jos6 SAnchez.





ASUNTOS GENERALS


-Segfin la prensa diaria, el Secretario de Justicia ha dicho que "los Ma.
gistrados y Jucces son los referees de la lucha por la vida, y que lo que inte-
resa al ciudadano, como al deportista, es contar con un referee legal para
que el mejor hombre gane, como dicen los yankees. Por eso se muestra par-
lidario de que el Poder Judicial sea renovado, estimando que debe hacerse un
studio para determinar la forma en que eso puede ser llevado a cabo."
-El proyecto de Ley dotando de sueldos a los Jueces, Secretaries y Al-
guaciles de Juzgados Municipales de 4l clase elevaria la consignaci6n de los
mismos de $93,150 a $201,600 al afio.
-Sera presentada en el Senado una proposici6n de Ley disponiendo que
las Audiencias de Pinar del Rio, Matanzas y Camagiiey sean de ingreso; la
de Santa Clara, de ascenso; y las de la Habana, Oriente y Holguin, de t6rmino.
-El contratista del Palacio de Justicia esta gestionando un cr6dito de
$5,000 para los trabajos de adaptaci6n del edificio del Colegio de Belin para
la Audiencia y gastos de traslado.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-Du-
rante el nies de Diciembre tuvo estos ingresos: saldo anterior, $16,242.25;
por multas correccionales, $4,961.87; por multas de Urgencia, $1,311.45; por
Registro Civil, $10,440.19; por descuentos, $10,094.17; por sobrantes, $2,356.35;
por fianzas, $224.48; por ingresos y reingresos, $145.18; por correcciones,
$66.85; por multas a testigos, $85.19; por licencias, $13.50; por reintegros, $4.
-Total, $45,945.48.
Y tuvo estos egresos: por jubilaciones y pensions $30,222.13; por suel-
dos, $205; por material, $27.60; por devoluciones, $57.89; saldo, $15,432.86.-
Total, $45,945.48.
-La Comisi6n acord6 abonar a los jubilados y pensionistas el mes de
Enero con el 78 por 100 de sus acreencias.
COMPARIAS DE FIANZAS.-S61o ocho compafitas adeudan al fondo
de jubilaciones $894,338, y si a dichas sumas se agregan lo que otras adeudan,
ascenderd lo debido a varies millones. jPor qu6 la Comisi6n de Jubilaciones
y Pensiones ya no public lo que las mismas adeudan?
COMPRAMOS.-Colecciones de REPERTORIO JUDICIAL de los afios 1925 y
1928 y las pagamos a OCHO PESOS cada una. Tambien nfimeros sueltos de
esos afios y de Enero de 1929, a peso.-11 N? 188, entire H e I, Vedado.-
Tel6fono F-2965.
FALLECIMIENTO.-Ha fallecido el Dr. Rafael Garcia y PWrez, Decano
del Colegio de Abogados de Santa Clara y ex-Teniente Fiscal de aquella
Audiencia.
NOTICIAS VARIAS.-Se ha presentado en la Cdmara de Representan-
tes una proposici6n de Ley derogando los Decretos-Leyes que suprimieron la
colegiaci6n forzosa de los Abogados.
-El Procurador Sr. Luis P6roz y Pardo, fu6 alcanzado por un 6mnibus
en esta capital, recibiendo heridas graves con fracture de la clavicula y com-
presi6n del t6rax.
-El Dr. Mois6s Vieites pronunci6 una conferencia que vers6 sobre "Ita-
lia, cuna y cumbre de la ciencia penal", en el Instituto de Cultura Itala.
-El Abogado Fiscal de la Audiencia de la Habana. Dr. Francisco Ponte
y Dominguez, result premiado por la Sociedad Econ6mica de Amigos del
Pais en el certamen convocado para premier el mejor trabajo sobre el escla-
recido patricio Francisco de Arango y Parrefio.
-Los Dres. Pedro P. Llaguno, Angel Michelena y Julio Alonso. han
trasladado su studio de abogados a la casa calle Habana 64, segin nos han
participado.





ASUNTOS GENERALS


-En la Camara de Representantes se ha presentado una proposici6n
le Ley modificando la Orden 362 de 1900, sobre amparo, en cuanto a su art. 4,
,n el sentido de que "en los casos en que el perturbado o despojado fundase
:u derecho en un titulo no inscripto en el Registro de la Propiedad o en un
locumento privado, el Juez o Tribunal no condenard en costas al perturbante
Sdespojante."
-El Letrado Dr. Oscar Montero, a virtud de un choque de autom6viles,
ufii6 la fracture del estern6n, estando ya restablecido.
-El Colegio de Abogados de Santiago de Cuba eligi6 la siguiente Junta
le Gobierno: Decano, Dr. Rafael Ros; Secretario, Dr. Ernesto Larrea; Te-
orero, Dr. Ram6n Caveda; y Diputados: Dres. Aristides Feria, Rafael Mo-
inos, Luis Sim6n, Guinersindo Danger, Pedro Salas y Augusto Mufioz.
-El dia 17 de Febrero el Presidente del Tribunal Supremo aprob6 el
'rograma redactado por el Colegio de Procuradores de la Habana y que ser-
rird para los eximenes de aspirantes a Procuradores en todas las Audiencias,
labiendo hecho algunas ligeras supresiones, el que se publicard en la "Gaceta
fiscal] tan pronto quede enmendado.
-El dia 23 del actual el Lcdo. Eugenio Tena, ex-Catedrhtico de la Uni-
rersidad Nacional de Mexico, pronunci6 en el Colegio de Abogados una con-
erencia que vers6 sobre "Aportaciones endocrinol6gicas al campo del De-
echo Penal."
RECURSO DE CASACION.-Nueva doctrina.-La Sala de lo Contencio-
,o-administrativo y de Leyes Especiales del Tribunal Supremo ha variado el
-riterio mantenido por la anterior Sala de lo Civil y de lo Contencioso-admi-
listrativo del propio Tribunal, respect a la forma de establecerse el recurso
e casaci6n contra los autos de las Audiencias que declaran sin lugar el re-
'urso de queja interpuesto contra la denegaci6n del de apelaci6n por los Juz-
,ados de Primera Instancia en aquellos asuntos, que, como los de accident
iel trabajo, conocen.
La citada Sala de lo Civil, habia sentado que contra el auto denegatorio
lel de queja debia interponerse recurso de sfiplica, y si no se estimaba, podia
nterponerse, entonces, el de casaci6n. Y la nueva Sala ha declarado que no
)rocede interponer el de sfiplica. He aqui los fundamentos de su resoluci6n,
lue es de fecha 30 de Octubre de 1936:
"Considerando: que declarado sin lugar por la Audiencia el recurso de
lueja interpuesto contra la denegaci6n del de apelaci6n, no determine la Ley
le Enjuiciamiento Civil que como paso previo al de casaci6n que sea de estable-
erse, deba prepararse con el de queja, como para idWntico caso preceptfia el
irt. 397 cuando trata de la no admisi6n por el Juez de la apelaci6n establecida
)ara ante la Audiencia, pues los arts. 400 a 403, ambos inclusive, de la propia
jey procesal, consignan concretamente los recursos procedentes contra las re-
,oluciones de la Audiencia y en ellos no se establece el referido de suiplica, ni
,s de inferirse de los mismos su procedencia, por lo que no result licito utilizar
ii introducir uno no prevenido por la Ley.
Considerando: que el recurso de queja per denegaci6n de apelaci6n es el
nedio adecuado dispuesto por la Ley procesal para sostener ante el Tribunal
superior la solicitud anteriormente rechazada por el inferior, y esa revision de
o resuelto en primera instancia se lleva mediante el testimonio de la provi-
lencia inicial y del auto denegatorio de la reposici6n -arts. 397, 398 y 399 de
iquella Ley-, en cuyos Resultandos deben constar los antecedentes del caso
'ontrovertido, y con el escrito de la parte y el informed del Juez, se lleva al co-
locimiento de la superioridad todos los elements necesarios para el exacto
!onocimiento del asunto en forma anAloga a la de las apelaciones en un efecto.
Considerando: que el recurso precisamente para lograr la rectificaci6n del
rror atribuido al Juzgado, su resultado natural es como en el de apelaci6n,





ASUNTOS GENERALS


el matenimiento o revocaci6n; y no cabe, pues, sustanciar con pretexto de la
peculiaridad del pedimento o de la denominaci6n del recurso, dos reforms, una
en el Juzgado y otra en la Audiencia, cuando el principio general y basico de
la legislaci6n procesal es de que no se permit sfplica en la segunda instancia
cuando hubo reposici6n en la primer, al que se ajustan los arts. 401 y 402 de
la Ley de enjuiciar, al otorgar el primero el recurso de sfiplica en los incidents
que se promuevan durante la segunda instancia, y el segundo el de casaci6n
contra las sentencias definitivas y los autos que pongan t6rmino al juicio dic-
tados por las Audiencias en segunda instancia; siendo de notar tambien que el
art. 403, que se relaciona con el 402, da el recurso de casaci6n contra las sen-
tencias definitivas dictadas por las Audiencias en los asuntos sometidos a su
jurisdicci6n en primera y finica instancia, con lo que es visto que design cla-
ramente el mismo recurso y las mismas resoluciones aunque recaigan en pro-
cedimientos diferentes.
Considerando: que, por consiguiente, dado el precepto del art. 403, no es
licito intercalar entire las resoluciones que se mencionan y la casaci6n direct
que otorga, una sfplica no mencionada en la Ley procesal ni ordenada por
ninguna otra disposici6n legal; siendo de consignar tambien que la Ley de
enjuiciar, al regular la encaminada a impugnar la inadmisibilidad de las casa-
ciones, previene en terminos que permiten afirmar su generalidad (art. XXIII
de la Orden de Casaci6n) que el auto resolutorio de la queja es por su natu-
raleza firme.
Considerando: que por lo expuesto, habiendose establecido contra el auto
resolutorio de la queja un recurso de sfiplica no determinado por la Ley y con-
siguientemente el de casaci6n contra la resoluci6n que deneg6 su admisi6n y
sustanciaci6n, en vez de haberse interpuesto directamente contra el denegato-
rio de la queja, que tenia el carActer de sentencia firme a tenor del art. 403, a
los efectos de su recurribilidad en casaci6n, debe declararse sin lugar la queja
en examen.
Considerando: que no obsta a la donclusi6n a que se llega en esta resolu-
ci6n la circunstancia de que por este Tribunal Supremo en varias sentencias
haya declarado que el recurso de casaci6n no se da directamente contra el auto
de la Audiencia denegatorio de la queja que se interponga contra la denega-
ci6n de la admisi6n de un recurso de apelaci6n establecido ante el Juez de la
primera instancia, sino contra el resolutorio de la sfplica que se interponga
contra aqu6l; pues tal doctrine legal, como cualquiera que se establezca o haya
establecido, puede y debe ser variada por este propio Tribunal siempre que,
bien porque nuevas razones que se aduzcan hasta entonces no tenidas en cuen-
ta, o bien porque espontineamente se Ilegue al convencimiento de haber inci-
dido en error al establecer aquella, se imponga variarla, que es lo que acon-
tece en el present caso."-Melchor Ferndndez, Francisco Llaca y Argudin
(Ponente), Juan Carlos Andreu, Andres Domingo, Pedro Cantero, Carlos M.
Piedra y Juan F. Torres.
HABEAS CORPUS.-Habi6ndose decretado la prisi6n de varies tripu-
lantes del vapor "Manuel Arnfs", se interpuso recurso de Habeas Corpus y
el Tribunal Supremo, por providencia de 21 de Noviembre de 1936, resolvi6:
Dada cuenta con el anterior escrito, y habiendo sido acordada la prisi6n de
los acusados de acuerdo con lo que prescriben los Decretos-Leyes 491 y 499 de
1934, y estando pendiente el juicio de los mismos, no procede por ahora y por
los motives alegados, expedir el mandamiento de Habeas Corpus que se solicita.
-Sres. Llano, Duval, Mestre, Mora, Tejera y Tabio.
COMPETENCIA.-Delito continuado.-Habiendose denunciado en distin-
tos Juzgados Correccionales distintas ventas de papeletas de rifa, de lo que se
acus6 a un Representante a la Cdmara, el Tribunal Supremo, por auto de 6 de
Junio de 1936, resolvi6 lo siguiente:





ASUNTOS GENERALS


Considerando: que los distintos actos que motivaron la formaci6n de los
diversos juicios correccionales que hoy son las causes radicadas en la Sala
Cuarta de lo Criminal de la Audiencia de la Habana estdn animadas por una
sola determinaci6n criminal, cual es la de lucrar por medio de juegos ilicitos
como son la Bolita y la Charada, y como al efectuarlo se viola una sola Ley,
que se traduce en incurrir en la sanci6n que la Ley sefiala para los infracto-
res de la norma que prohibe esa clase de juegos, es visto que estamos en pre-
sencia de un delito continuado.
Considerando: que siendo el delito continuado un caso de concurrencia y
por consecuencia de conexidad sustantiva, es visto que no debe desintegrarse
para estimar como delitos separados los distintos actos que lo forman, y como
la Sala Cuarta de lo Criminal conoce ya de distintos actos de esa acci6n cri-
minal, es visto que es la que debe conocer en una sola causa de los hechos que
motivaron esta contienda jurisdiccional, por lo que procede declarar compe-
tente para conocer de estos actos a la Sala Cuarta de lo Criminal de la Au-
diencia de la Habana.-Firmantes: Sres. Llano, Llaca, Leon, Mora y Tejera.
COMPETENOIA.-Custodia de detenidos o presos.-El Tribunal Su-
premo, por auto de 27 de Agosto de 1936, ha resuelto:
Considerando: que para que un hecho cometido por militares sea de esa
Jurisdicci6n, es necesalio que los hechos se hayan cometido en actos del ser-
vicio military o eu Zona Militar, y si es verdad que hay servicios civiles o
administrativos equiparados a los militares, ellos no son todos, sino los que
taxativamente sefiala el inciso 3' del art. 26 del Decreto-Ley 671 de 1934,
que son los que se realizan como agents de la Autoridad Judicial, auxiliaries
del Ministerio Fiscal o delegado de alguna Autoridad Gubernativa; y como
la custodia de press en un Vivac Municipal no se ejerce como agent de la
Autoridad Judicial, ni como auxiliar del *Ministerio Fiscal, ni como delegado
de Autoridad Gubernativa, es visto que ese servicio de custodia de un Vivac
no esta equiparado al Servicio Militar aunque el Vigilante en cuesti6n por
una Orden General del Ej6rcito haya sido liamado al servicio active como
miembro de la reserve military; por lo que el Tribunal competent para ins-
truir este sumario es el Juzgado de Instrueci6n de Matanzas.-Sres. Llaca,
Montagui, Fernvndez, Chaple y Tejera.
,SE DA EL INTERDICTO DE RECOBRAR PARA RECUPERAR LA
POSESION DE UN DERECHO?-C. J. es ducilo y poseedor de una tierra de
regadio que todos los afios, desde tiempo inniemorial, se regaba con las aguas
pilblicas de un arroyo que pasa a unos 200 metros de dicha tierra, tomando
por medio de una presa las aguas que eran conducidas por un cauce o regadera
que pasaha junto a otra tierra de N. R., colindante con la de C. J. En Noviem-
bre de 1907 N. R. cav6 la parte del cauce inmediata a su tierra y le ar6 y sem-
br6 de cebada, quedando diclia porci6n de cance incorporado a esa tierra, e
imposibilitando con ello el que C. J. regase la suya, puesto que la parte del
cauce destruido estaba hsituado entire la tierra de (ste y el arroyo puiblico. En
vista de esto, y como en la primavera pasada. por no lover, se hacia necesario
el riego de la tierra de C. J., interpuso este en Mayo filtimo demand de inter-
dicto de recobrar la posesi6n del derecho de regar su finca contra el N. R.,
puesto que le habia privado del disfrute de las aguas, ya que 6stas no podian
pasar por la parte de cauce destruido; y hecha la informaci6n y prueba perti-
nente en el juicio verbal, con oposici6n del demandado, que entire otras cosas
aleg6 la improcedencia del interdicto de recobrar por no tener lugar este cuan-
do se trata de derechos y si s6lo de cosas, a tenor del art. 1651 de la Ley de
Enjuiciamiento Civil, el Juzgado dict6 sentencia declarando no haber lugar al
interdicto, estableciendo los signientes Considcrandos: 1?, que la cuesti6n plan-
teada se reduce a resolver si solamente procede el interdicto de retener o re-
cobrar la posesi6n cuando se trata de cosas materials o corporales, o de dere-





ASUNTOS GENERALS


chos; 29, que segfin el art. 1651 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, el interdicto
de retener o recobrar procederf cuando el que se halle en la posesi6n o en la
tenencia de una cosa haya sido perturbado, etc., y en su virtud, de admitir el
interdicto de recobrar por el despojo de un derecho, se vendria a la conclusion
de que cualquier derecho daria lugar al interdicto, y esto no puede admitirse
en buenos principios juridicos; 3Q, que a esta interpretaci6n autoriza el art. 430
del C6digo Civil, en relaci6n con el 1651 de la ley procesal, puesto que aqu6l
dice que posesi6n es la tenencia de una cosa o el disfrute de un derecho, es
decir, que define la posesi6n en forma disyuntiva, separando las cosas de los
derechos, y el segundo de la ley rituaria s6lo se rcfiere a la posesi6n o tenencia
de una cosa; 39, que esto sentado, el demandante ha debido alegar y probar la
posesi6n material de las aguas y del cauce destruido y no la del derecho de
riego, porque las consideraciones que acerca de 6ste se hicieran envolverian
declaraciones de derecho, y esto seria propio del juicio declarative. Estos son
sustancialmente los Considerandos que interesan al objeto de la consult.
Frente a esta doctrine, el consultant entiende que, lo mismo procede el
interdicto de recobrar por el despojo de las cosas materials o corporales, que
por el de los derechos o cosas incorporales, y se funda: 19 El art. 1651 de la
Ley de Enjuiciamiento Civil pertenece a una lcy adjetiva o de procedimientos,
y no puede pravelecer en modo alguno contra los preceptos de la ley sustan-
tiva. 29 El art. 446 del C6digo Civil terminantemente preceptua que.todo po-
seedor tiene derecho a ser respetado en su poFesi6n, y si fuere inquietado en ella
deberA ser amparado o restituido en dicha posesi6n por los medios que las leyes
de procedimiento establecen; y a su vez. los 431 y -32 del mismo establecen que
la posesi6n se ejerce en las cosas y en los derechos. Por consiguiente, ]a rela-
ci6n entire aquel y estos determine y prueba la tesis enunciada. 3Q Manresa, en
el tomo 6? de sus Conentarios a la Ley de Enjuiiciamicnto Civil, dice en la
pagina 135, "que la incorporaci6n de un derecho real de ajena pertenencia da
lugar al interdicto de recobrar, pudiendo utilizar la acci6n de despojo s61o si no
concurren la violencia o intimidaci6n." En la 140, "todo el quIe sea despojado
de la posesi6n legitima o de la mera tenencia de una cosa o derecho, puede ejer-
citar la acci6n del interdicto de recobrar." En la misma pagina, al referirse al
art. 446 del C6digo, "todo poseedor -dice dicho articulo, y por consiguiente,
lo mismo el que posee en concept de duefio que el que tenga la posesi6n en
concept de tenedor de la cosa o derecho, cuyo dominion pertenezca a otro (art. 432
del mismo C6digo)- tiene derecho, etc." (copia el articulo). "Estos medios
-continia Manresa- son los interdictos de retener y de recobrar, y por tanto,
resultan de acuerdo sobre este punto el C6digo y la present Ley de Enjuicia-
miento Civil." Y en la pigina 148, "cuando el interdicto sea de retener, en la
misma sentencia en que se declara haber lugar a l6, ha de mandarse que se man-
tenga y ampare al demandante en la posesi6n o en la tencncia de la cosa o de-
recho... Y si es de recobrar el interdicto, en la sentencia que declara haber
lugar a l1 se mandarA que inmedialamente :4e reponga al demandante en la
posesi6n o en la tenencia de la cosa o derecho de que ha sido despojado." 4 La
sentencia del Tribunal Supremo de 31 de Diciembre de 1879 dice: "Los in-
terdictos de recobrar se dan, no s61o para recuperar las cosas materials, sino
tambien los derechos o cosas inmateriales que se cuasi posean."
CONTESTACI6N.-Estamos conformes con las doctrinas y con la soluci6n que
expone el consultant, advirtiendo que el art. 1651 de la Ley de Enjuiciamiento
Civil, en su espiritu y en su letra, comprende las cosas materials y las inma-
teriales, o sea los derechos, porque dice en la posesi6n o en la tenencia de iwna
cosa. Los interdictos de retener y de recobrar amparan la posesi6n de todas las
cosas y de todos los derechos, y especialmente el de recobrar se da para recu-
perar esa posesi6n, y aun la mera tenencia; es el interdicto de despojo que se
funda en el antiguo y conocido principio juridico spoliatis ante omnia resti-
tutendus est, y para esa restituci6n se estab!eci6 el juicio sumarisimo del inter-





ASUNTOS GENERALS


dicto. Esta es la doctrine declarada por el Tribunal Supremo en la sentencia
de 31 de Diciembre de 1879 que se cita en la consult, y pueden invocarse otras
muchas, entire ellas las de 29 de Diciembre de 1885 y 3 de Enero de 1893.-A.
Charin.
COMPETENCIA.-Infracciones del Decreto-Ley 800 de 1936.-La Sala
de lo Criminal del Tribunal Supremo, por auto de 28 de Mayo de 1936, ha de-
elarado lo siguiente:
Considerando: que la infracci6n origen del juicio de que conoce el Juz-
gado Municipal de San Jos6 de las Lajas, consiste en la infracci6n del art. 45
del Decreto Presidencial 395 de 19 de Marzo de 1928, o sea el Reglamento para
la conservaci6n y uso de las carreteras, consistent en que un cami6n que guia-
ba el acusado llevaba mayor peso del autorizado por el referido articulo.
Considerando: que hoy esa infracci6n, por parte del que guia un cami6n,
esta prevista en el art. 25 del Decreto-Ley 800 de 4 de Abril de 1936, dictado
para el servicio pfiblico de transport de pasajeros y carga en 6mnibus y ca-
miones.
Considerando: que de las infracciones del Decreto-Ley 395 citado, que estA
vigente, debe conocer el Juzgado Correccional procedente, segfin se dispuso en
el Decreto Presidencial 432 de 31 de Mayo de 1933, pero las infracciones serdn
juzgadas por los Tribunales a cuya jurisdicci6n pertenezea el domicilio del
infractor,' mediante exhorto que library el Juez del lugar en que se hubiese
cometido, segun se dispuso por la Ley de 25 de Mayo de 1932; y de las infrac-
ciones del Decreto-Ley 800, segfn el art. 72, conocera el Juez Correccional del
domicilio consignado por el infractor en la boleta de notificaci6n o en los do-
cumentos del caso.
Considerando: que de la boleta de notificaci6n que consta agregada al
juicio elevado, aparece que el infractor es vecino de Jagiiey 12, en Santiago de
Cuba, y por consiguiente, sea de aplicaci6n al caso la Ley de 25 de Mayo de
1932, o el Deereto-Ley 800, del mismo debe conocer el Juzgado Correecional de
Santiago de Cuba, s6lo que si se aplicase la L-y (itada conoceria mediante
exhorto, y si se aplicase el Decreto-Ley conoceria del asunto como propio; mars
como el art. 72 del Decreto-Ley 800 es de carActer procesal y 'as leyes de .?sa
naturaleza de la especie de la que ahora se tiata son de ap!icaci6n a todos los
casos, afin a aquellos no terminados en el niomento en que se promulgaron y
entren en vigor, sin que sea de entenderse que se da efecto retroactive a esta, es
de declararse que el Juez Correecional de Santiago de Cuba es el competent
hoy dia para conocer del juicio no terminado y para juzgar del caso, a tenor del
art. 72 del Decreto-Ley 800.-Sres. Llano, Llacu (Ponente), Duval, Andreu,
Le6n, Mora y Tejera.
REGLAS DE DERECHO.-179.-A ninguno puede obligarse a que use
de privilegio contra su voluntad.
180.-A ninguno puede obligarse a un impossible.
181.-No puede decirse que deja de tener el que nunca tuve.
182.-No es impedimento lo que por dereclio no tiene efecto.
183.-Las palabras sobejanas (superflnas) que son puestas en las cartas pfi-
blicas o en otras de senior por toller alguna dubda, non tienen pro, nin valen por
ende m6nos.
184.-No puede decirse duefio de una cosa el que tiene la obligaci6n de res-
tituirla.
185.-Lo que es notorio no necesita probarse.
186.-No hay mora antes de que haya petici6n.
187.-A nadie debe dafiarle su oficio.
188.-A nadie debe favorecerle su fraude o dolo.
189.-No debe ser creido en juicio y en perjuicio de otro el testimonio de
ninguno, si no depone bajo su juramento.








REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripci6n annual, $ 7,00 Nimero suelto .... $ 0.70 Anuncio en el Dirt. $ 2.00


ANO XIII. HABANA, MARZO DE 1937 NUM. 3.


SOBRE DIVORCIO POR RECIPROCO DISENSO

La Audiencia de la Habana ha resuelto en sentencia reciente una cuesti6n
nuevw y no totalmente desprovista de interns: pension alimenticia a la mujer
divorciada por el procedimiento de reciproco disenso.
Los interesados formularon ante el Juzgado de Primera Instancia, en el
'-crito normal para estos casos, su deseo de disolver el vinculo matrimonial,
exponiendo las convenciones acordadas a dicho fin. Entre ellas, una que re-
zaba asi:
"(b) El Sr. M. M. entregard mensualmente a la Sra. G. G., mientras 6sta cumpla las
condiciones del art. 17 de la Ley del Divorcio, la suma de $30.00 moneda official por ade-
lantado."
Sustanciado el procedimiento, dicta el Juzgado sentencia en que se dis-
ponia:
...."disuelto el vinculo matrimonial existente entire ambos con los efeetos propios del
Divorcio decretado, y especialmente los sefialados en los arts. .... 15 .... del Decreto nfm 206
de 10 de Mayo de 1934, .... se deja sin efecto la pension alimenticia asignada a la mujer
en el auto de tal fecha.."
Inconforme la promovente, estableci6 apelaei6n, con el objeto de haccr
valer judicialmente la convenci6n copiada mAs arriba y que el Juzgado hahia
dejado sin efecto.
En sentencia ninl. 327, la Sala Primera de lo Civil y de lo Contencioso
Administrative, con fecha 4 de Noviembre de 1936, resuelve:
"Considerando: Que, siendo una de las convenciones acordadas por los c6nyuges que el
marido abone mensualmente una pension a la mujer, hasta que ocurra su muerte, contraiga
matrimonio o viva en concubinato, es indudable que tal pacto han podido acordarlo los
esposos bajo el imperio del art. 53 del Decreto-Ley NQ 206 de 10 de Mayo de 1934, por no ser
contrario a la ley, a la moral, al orden pfblico, ni haberse hecho en perjuicio de tercero, por
lo que el Juez, al dictar sentencia, debi6 aprobar dicha convenci6n.
Considerando: Que no obsta a lo anteriormente declarado lo dispuesto en el art. 15 del
Decreto-Ley sobre Divorcio, tal como ha quedado modificado por el tambi6n Decreto-Ley
nfm. 739 de 1934, porque este precepto esth contraido a la pension alimenticia que ha de
fijarse durante la sustanciaci6n del procedimiento de divorcio, la que cesa al ser firme la
sentencia, situaci6n de derecho Esta distinta a la contemplada en esta apelaci6n, en la que
se trata de la fijaci6n de una pension a la mujer mediante convenci6n expresa de los c6n-
yuges, lo que esta autorizado por la Ley en su art. 53... "
Y falla revocando, en euanto a la pension, la decision de primer instancia.
I.-El problenma de interpretaci6n.-(A) Lo primero que se observe es
la contraposici6n entire las dos sentencias y el hecho de basarse, cada una de
ellas, en preceptos de una misma ley.





ASUNTOS GENERALS


El art. 15 de la Ley del Divorcio vigente dispone:
"La mujer tendra derecho a percibir una pension alimenticia, pagadera por el marido,
en efectivo, por mensualidades adelantadas, cuya cuantia sefalard el Juez en el trkmite ade-
cuado y que cesard cuando quedare firme la sentencia de divorcio, o cuando se termine el
juicio por cualquiera otra causa..."
Amoldindose a este articulo, la sentencia de primera instancia declare ex-
tinguida la pension convenida por los promoventes del divorcio en su escrito
inicial.
El art. 53 del propio cuerpo legal determine:
"(a) Ambos c6yuges presentarAn un escrito en que manifiesten su intenci6n de
divorciarse por reciproco disenso, escrito en el que podrAn hacer constar las convenciones que
hubieren acordado'"
Funddndose en este revoca aquel fallo la- Audiencia.
Con un andlisis superficial de ambos textos parecen just:ficadas una y
otra soluciones, quedando abierta la interrogaci6n, ya que no es de suponer
que la ley contenga disposiciones antag6nicas. De no hallar por otro camino
la soluci6n adecuada, habria que esperar la promulgaci6n de una ley interpre-
tativa o aclaratoria. (1)
(B) Nos hallamos ante un caso tipico de interpretaci6n de la ley, enten-
dida no s6lo como la indagaci6n del significado de los t6rminos empleadc, por
el legislator, operaci6n ajena a veces a la ciencia juridica, sino tambien como
procedimiento encaminado a una recta aplicaci6n de la ley al punto discutido
cuando, sin existir oscuridad en los vocablos, hay otras causes que dificultan
la soluci6n. Una de las posibles dudas surge de la antinomia entire dos dispo-
siciones de una misma ley. (2)
En la actualidad apenas se discute ya, que tanto la interpretaci6n de la
ley como la de las declaraciones de voluntad de los particulares se efectfian
conforme a un mismo m6todo. m
(C) El art. 15 en que el tribunal de primera instancia se funda para
declarar extinguida la pension, colocado en una secci6n titulada "De la pension
a la mujer y de los alimentos entire esposos", que a su vez forma parte del
capitulo que trata "De los efectos del Divorcio", se eontrae a una situaci6n
provisional, ya que es una pension que se ha de pagar a la mujer, exclusiva-
mente, durante la etapa intermedia entire el matrimonio y el divorcio, o, mejor
dicho, antes del divorcio; por tanto, a pesar del epigrafe de la sececi6n, es una
categoria ajena a los efectos del divorcio, puesto que 6ste no existe ain, puede
no llegar a existir nunca, y cuando exista, al mismo tiempo, precisamente,
desaparecera esa pension. Ambas cosas se excluyen reciprocamente. Es, en
definitive, un efecto del matrimonio que se pretend disolver v, probablemen-
te, responded al prop6sito de impedir que el marido (que te6ricamente lleva la
carga econ6mica del hogar), desde el moment de iniciarse el procedimiento,
se desentienda del mantenimiento de la mujer (especialmente si 6sta promueve
el divorcio), aun cuando no se sepa en qu6 parara.
Y que se refiere a una situaci6n provisional lo confirm el art. 16.
Para los juicios fundados en alguna de las causes expresadas en la ley
excepto la incompatibilidad de caracteres, la sepa: aci6n o ]a locura, que no
lBevan a la "declaraci6n de culpabilidad respect a ninguno de los c6nyuges",
"afin en el caso de ser imputable la causa a quien la ejercite"), que s6lo puedan
ser alegadas por el c6nyuge inocente, este articulo regular la pension que el
(1) Algunos, como Stolfi, "Dir. Civ.", t. I, nim. 816, no lo admiten. Geny, en eambio,
"Milodos de interpretaciln... ". p. 228, nota 1, dice que esa oposici6n se produce "inttil-
mente '.
(2) Planiol, "Traitd Wldmentaire", t. I, ndm. 223.
(3) Danz, "Interpret. de los neg. jur." (trad. W. Roces), 1926, p. 1 y 17; Saleilles,
"De la declar. de volontd", p. 213, edic. 1929; Geny, op. cit. passim y nfim. 97.





ASUNTOS GENERALS


culpable podra tener que abonar, a tenor de lo que disponga la sentencia. Luego,
en esos otros tres casos, al no haber c6nyuge culpable, no lo hay inocente, y
la ley omite toda referencia a la pension definitive. A pesar de ello, como la
ley es general en material de pension provisional a la mujer, no cabe duda que
(sta si procede.
Creemos que, como acuerdo adoptado en la comparecencia que establece
el art. 39, si reviste clara intenci6n de tal, puede convenirse tambien en los
tres casos de excepci6n mencionados la pension definitive a la mujer, al igual
que lo aceptamos para el reciproco disenso, segin veremos.
N6tese, ademis, la diferente denominaci6n empleada para la pensionn"
ilimenticia de la mujer (no cabe para el marido, aun cuando por excepci6n
la mujer fuese la que subvenia a las necesidades de la familiar) y para los "ali-
mentos" (reciprocos) entire esposos; desde luego, que recordamos perfectamen-
te que los alimentos consistent en pensionss alimenticias" segfn el C6digo
Civil. Pero, si en la Ley del Divorcio esas voces denotan cosas diversas, lo
aprovechamos en favor de nuestra tesis.
(D) El art. 53, acerca del reciproco disenso, alude tambien a una pension,
como media provisional, pero no "que fijarA el Juez" sino que se atemperarA
a las convenciones acordadas por las parties y, s6lo en defect de 6stas, se resol-
vera el punto en la forma corriente. Ya trataremos de ello con mis amplitud.
(E) Interpretando ahora la convenci6n adoptada por los promoventes,
veamos si paramos en distinta soluci6n. La simple lectura de la clausula (b)
del escrito inicial del Divorcio no arroja luz alguna, ya que es, por sus tkrminos,
clara y precisa. La voluntad internal de las parties corresponde, por tanto, a la
declaraci6n que de ella hacen y, de obrar con buena fe, no les quedaba mis
que proceder a cumplir lo convenido, o sea, la entrega de la suma mensual
pactada, con la condici6n resolutoria contenida en el art. 17 de la Ley del Di-
vorcio, a que taxativamente hacian referencia. Toda cesaci6n de esos pagos por
otra raz6n infringia la convenci6n adoptada, si tenia ilu origen en la voluntad
de las parties; como resultado de la sentencia s61o podia justificarse por la
existencia de una prescripei6n legal en tal sentido, o bien por la comprobaci6n
de error de las parties al pactar (1, caso divers al que nos ocupa.
(F) Nos queda por examiner el cariicter del art. 15. i Contiene 6ste una
norma prohibitive de toda pension a la mujer, despues del fallo judicial, ex-
cepto la exigida al marido culpable? Comparando su redacci6n con la del si-
guiente, tendrd derecho frente a podra exigir, no podemos deducir cosa alguna
en tal sentido, ya que tener derecho no es mAs que tener reconocida la facultad
de ejercitarlo y powder exigir es el mismo precepto en su aspect dinAmico: el
que teniendo un derecho no lo hace efectivo es como si no lo tuviera y para
poder exigir con 6xito hay que tener derecho a hacerlo. Y del hecho que la
facultad de exigir se da al e6nyuge inocente respect del culpable, no puedo'
entenderse otra cosa sino que, en aquellos casos en que no nv culpable ni
inocente, no puede exigirse, porque ]a ley no la otorga, la tal pension, sin que
ello implique prohibici6n contra la misma, cuando result de acuerdo entire las
parties en el juicio: una cosa son los derechois conferidos por la ley y otra muy
diverse los derivados de la voluntad de las parties.
Concluimos, por tanto, que el art. 15 no contiene una prohibiei6n, ya que
toda prohibici6n ha de ser expresa y no sobrentendida. i, C6mo admitir que la
frase cesard cuando quedare fire la sentencia equivale a queda prohibida toda
pension a la mujer salvo en el caso del articulo siguiente, sobre todo despubs
de aclarado el caracter particular de la pension a que se contrae el art. 15?
II.-La institucidn del Divorcio.-(A) La instituci6n del divorcio cobra
importancia superlative si se recuerda que es la categoria juridica que contra-
pesa la fundamental del matrimonio, cuya cesaci6n determine, y si, al sentir
(1) Gorphe, "Le principle de la bonne foi", 1926, p. 43.






ASUNTOS GENERALS


de algunos, el matrimonio, como clave del Derecho de Familia, no es material
exclusive del Derecho privado sino que linda con el campo del Derecho pfiblico
y, m~s afn, penetra en 61, puesto que afecta a las bases mismas del orden
social (1), su antitesis es igualmente interesante desde cualquier punto de vista.
Constituye material propicia a especulaci6n, por parte de fil6sofos y juris-
tas que se agrupan en tendencies diversas, desde los radicales mas exasperados
hasta los conservadores mis remolones, y el panorama legislative universal es
remedo fiel de esa disparidad ideol6gica, presentando legislaciones que, con
celo renovado, repelen toda posibilidad de disoluci6n legal del matrimonio, a
la vera de otras que, con ligereza temeraria, regulan un divorcio fdcil y rk-
pido. 2
Teorias y leyes nos muestran todos los matices intermedios.
En Cuba, tras recientes modificaciones legislativas, progresivamente libe-
rales, se admite el divorcio con disoluci6n del vinculo y se le hace obedecer a
dos categories de motives: por causes judicialmente determinadas o por volun-
tad declarada de las parties, o sea, por el llamado reciproco (y antes mutuo)
disenso. m3
Subdividiendo esas cansas, con ya clasica pauta, notamos unas de orden
objetivo y de particular interns para el Estado, que debe velar por la defense
y el mantenimiento de la familiar, y otras de orden subjetivo, que deben conce-
derse con sumo cuidado y en media decreciente, ya que en esta material, como
muy bien dice Cosentini, "hay que someter las tendencies disgregadoras del
individuo a la discipline several de la vida colectiva."
Si las primeras han side origen de contadas discrepancies, las subjetivas
no ganan aquiescencia universal (4); menos afin la obtiene su maxima repre-
sentaci6n, el reciproco disenso, de que vamos a tratar a continuaci6n. ()
(B) Pudiera creerse, segfin algunos, que este Divorcio es una especie de
contrarius acts del matrimonio y que obedece a la mera voluntad, element
suficiente para fundamentarlo, sin que cse requiera mis; con ello se le colo-
caria como "pendant" de aquel otro acto (que tambi6n habria de conside-
rarse inmotivado -casual, casi-) con todas sus graves conseeuencias. Si asi
se quiere afirmar un a modo de libre arbitrio divorcial, tal cosa es inaceptable.
Es pricticamente inconcebible una acci6n de la trascendencia del divorcio sin
una raz6n determinante: podr6 quedar oculta al observador externo, pero existe,
siendo 6ste el inico sentido en que este g6nero de divorcio es defendible *en el
estado actual de la ciencia juridica. ()
De lo dicho se desprende que nuestro legislator ha establecido el divorcio
por reciproco disenso previendo casos de graves perturbaciones familiares, que
serian mis dailosas afin por su divulgaci6n, o bien aquellos supuestos en qne,
por no comfin discreci6n, las parties quisieran callar la causa de su separaci6n,
aun cuando fuese de las menos escandalosas ('; otro empleo de ese divoreio
puede darse cuando concurra alguna causa no prevista en la ley.
(1) Cicu, "La filiacidn", Madrid, 1930, p. 9 a 15; antes ya Cimbali, "La nueva fase
del Der. Civ." (Madrid, 1893) nfim. 73.
(2) Por ejemplo: Italia y Brasil no lo admiten; Rusia y el Estado Mexicano de Chi-
huahua (Ley de 1932) lo facilitan extremadamente.
(3) Segfin nuestra actual Ley no es causa; Cosentini, "Le Droit de Famille", p. 310
err6neamente lo crey6, per la redacci6n de la anterior ley, tomkndolo por la incompatibilidad
de caracteres.
(4) Op. cit. Consentini, p. 268, "seria necesario... eliminar en las legislaciones las
causes de divorcio de naturaleza individual..."
(5) Cosentini, op. cit. p. 268; Cimbali, op. cit. nfim. 76. En cambio, entire nosotros Isi-
doro Corzo defiende ardientemente esta forma. Diaz Pair6 lo rechaza por preferir la causal
abstract de perturbaci6n profunda del vinculo que regular nuestra Ley. Men6ndez pide su
desaparici6n. Camacho es radical: quisiera el divorcio por reciproco disenso instantAneo.
L6pez del Castillo la acepta tambi6n. P6rez Cubillas dice que es "una necesidad social".
(6) Cosentini, op. cit. p. 313.
(7) Cosentini queria que el juicio fuera en privado.





ASUNTOS GENERALES


(C) Y ahora es convenient insistir en la intervenci6n que tiene la orga-
nizaci6n judicial en cada una de esas formas litigiosas. En los juicios en que
se aduce una causa, en que probablemente las parties tienen intereses contra-
dictorios, se desarrolla una verdadera batalla judicial y el Juez ha de dictar
su fallo congruentemente con lo alegado y probado ante l1. Ain si se nos obje-
tase que cabe el allanamiento a la demand, responderiamos que cOn ello no
deja de haberse probado la causa expresada: el allanamiento es ina forma de la
prueba por confesi6n. AdemAs, s6lo se observa en la prActica respect a cau-
sales leves, generalmente las que no envuelven declaraci6n de culpabilidad.
Nada de esto ocurre en el reciproco disenso. La ley misma entiende que
se trata de lo contrario: de una acci6n conjunta de los c6nyuges, a quienes
pide, en su escrito inicial, las convenciones que hayan adoptado para divor-
ciarse. Claramente se trasluce que la ley ha hecho desaparecer todo lo sustan-
tivo de los procedimientos judiciales, todo lo que habria de servir para esta-
blecer la verdad judicial que ha de consagrarse en la sentencia.
Aqui s61o se presentan dos individuos que, tal vez al cabo de afios de ra-
dical divergeneia de pareceres, de aut6ntico divorcio spiritual, han llegado por
primera vez a concordar en algo: resolver el vinculo que los ataba absurda-
mente. Y al Juez le queda la misi6n, esencialmente adjetiva, de conocer las con-
venciones que expongan, comprobar el correct desarrollo de un procedimiento
fijado por la ley en una secci6n especial y declarar, en su dia, la disoluci6n del
vinculo matrimonial.
La funci6n asignada al Juez, por tanto, es parecida a la del Notario, la de
un testigo de mayor excepci6n, porque lo que pueda haber de fundamental -cau-
salidad, culpabilidad, responsabilidad- es ajeno a su esfera de acci6n. S61o
cuando falten las convenciones podri intervenir con misi6n verdaderamente
supletoria.
(D) CuAl es el contenido de esas conveneiones? Primeramente, la si-
tuaci6n de los hijos; el dep6sito provisional de la mujer; la liquidaci6n del
regimen econ6mico matrimonial (); las relaciones que posteriormente hayan de
subsistir entire los c6nyuges, como regla general por el pago de una pension a la
mujer.
Con relaci6n a los hijos, las convenciones son -tanto en esta forma como
en el divorcio con causa declarada -la norma primordial y basica para el Juez.
Pero, en el otro divorcio pueden resultar del curso del juicio elements en que
fundar la alteraci6n de las reglas primeramente adoptadas; en el reciproco
disenso no pueden ser cambiadas porque nada nuevo comprobarA el Juez, fuera
de lo que las parties hayan expuesto en su eserito.
El dep6sito de la mujer en el divorcio con causa declarada tiene una raz6n
prActica de ser: la posibilidad de una instancia dilatada en relaci6n con los
riesgos de la sanguinis turbatio. El reciproco disenso es -sobre todo hoy-
vertiginoso y prActicamente aleja ese temor.
Respecto al regimen econ6mico que terminal con la extinci6n del matri-
monio, debiera ser poco menos que innecesaria toda convenci6n, ya que el
"Registro de Capitulaciones Matrimoniales" debiera bastar. Pero, sea tal
vez por su defectuosa regulaci6n (que fu6 dictada con cardcter provisional
lace 20 afios), sea por un fen6meno que no es solamente local (2), la realidad
es que en el tiempo que leva organizado ese sistema de publicidad -no obli-
gatoria- s61o unos 80 matrimonios se han acordado de que existia. Y con ello
va dicho todo. De aqui que a veces una convenci6n ponga en claro esta cuesti6n.
Una convenci6n que para estas breves notas adquiere particular relieve es
la tocante a la pension de la mujer. Pese a las pr6dicas ya seculares de varones
(1) Por su defectuosa tkcnica, nuestra Ley s6lo presume la Sociedad legal de gananciales.
(2) Planiol-Ripert. '"Traitg pratique de Dr. Civ.", t. VIII, (trqad. Diaz Cruz-Le Rive-
rend), niim. 5, nota 1; comprueban este mismo fen6meno en Francia, tradicionalmente antite.
sis nuestra en este terreno. El nfimero de contratos sobre bienes va decreciendo alli tambien.





ASUNTOS GENERALS


benevolentes en defense de la igualdad juridica de los sexos -que hay quien
proclama alcanzada- actualmente suceden cosas que no desentonarian en los
tiempos mis primitivos. Y no con caracter esporAdico, no: la norma es la sub-
sistencia del repudiium. La mujer es objeto de l1. Hasta hace poco, cualquier
cr6dito, las mis de las veces ficticio, paralizaba la efectividad de una sentencia
que otorgase una pension a la mujer (pase, si se nos fuerza) y afn a los hijos
(inaudita cosa).
Ya hemos dicho que en este divorcio hay una causa oculta, un inter's, un
prop6sito. Pues bien, si el marido accede claramente a pagar a la mujer una
pension, con la consabida condici6n resolutoria, mas que nunca el Tribunal debe
velar por que sea garantizada y mantenida debidamente: es uno de los cases
tipicos de tutela del mis d6bil. El interns del marido en divorciarse por ese
procedimiento (por discreto, por rApido o por pacifico que es -tal vez por otra
raz6n-) es tal que compensa, a sus ojos, el compromise pecuniario en que
incurre. En ningfin sentido debe el Juez variar la convenci6n celebrada en
esta material.
(E) Cuando se acude al reciproco disenso, es obvio decir que las conven-
ciones no ban de faltar y que, en todo caso, las de dep6sito de la mujer y liqui-
daci6n del regimen econ6mico pueden ser eventuales, pero las relatives a los
hijos (si los hay) y la pension a la mujer no lo son, y el Juez tendrA poco que
hacer subsidiariamente.
En cuanto a los hijos, porque hemos visto que, en la prActica, entire nosotros,
constituyen la cuesti6n batallona. Se han dado casos de progenitores que, des-
pues de permanecer en la mayor indiferencia hacia sus retofios, al simple
aviso de que el otro c6nyuge trataba de obtener la guardd" (que, de hecho,
nunca habia dejado de tener) judicialmente declarada, han sentido tan hondo
amor paternal que no han parade hasta el Tribunal Supremo; sin embargo, en
los afios de litigio, no Ulevaron un solo bocado a los hijos tan ardientemente
reclamados. (1)
III.-Conclusiones.-Primeramente, la interpretaci6n del cuerpo legal apli-
cado al caso estudiado nos permit afirmar, casi sin duda alguna, que la pen-
si6n a la mujer, convenida en el reciproco disenso, es vAlida aiin despu6s de la
sentencia, ya que la extinguida con la sentencia es de indole particular, pro-
visional; la definitive, no prohibida por la ley, se mantiene.
Pero, por si no fuere suficiente ese entendimiento de la ley, hemos acudido
a elements externos, como es el studio t6cnico del divorcio, especialmante del
reciproco disenso. Con mis claridad resalta que esa pension es 16gica y legitima:
el caricter de procedimiento sin fundamento ostensible obliga a ello, si las
parties lo han convenido; y la protecci6n a la mujer, como medio de dificultar
los divorcios que no respondan a motives series.
La mujer tiene que convenir su pension en el juicio y no fuera de 6l por
la raz6n prActica de que todas las pensions, en material de divorcio, se hallan
garantizadas por la acci6n, de fuerza excepcional, que fija el art. 24 (inciso (g)
de la Ley; si la pactase en otra forma, aiin por document pfiblico, no seria
sino un credito como cualquier otro. I'Qui6n sabe, incluso, si no seria impugna-
ble su causa, como inmoral o contraria al orden pfiblico, por ser una especie de
acto anti-social, ya que podria ser lo determinante de la ruptura del matrimo-
nio, sin motive y por lucro? (2)
Que la ley no es perfect en esta material. lo admitimos; pero la labor
rectificadora de la jurisprudencia, Ilevada a las conclusions que hemos apun-
tado, es acertada en todos sentidos. D
DR. EDUARDO LE RIVEREND BRUSONE.
(1) Cod. de familiar sovietico, art. 21, haee presumir que alli la batalla era por no
quedarse con los hijos...
(2) H. Somonnet, "Le marriage et l'union libre", 1930, Nancy, p. 111; Guerra L6pez,
"Uniones libres y concubinaria.s", Confs. Habana, sobre indemnizaci6n a la concubina des-
pues de terminadas las relaciones.





ASUNTOS GENERALS


ANALYSIS DE UNA SENTENCIA

La Audiencia de la Habana, por sentencia N0 266, de Julio de 1935, rollo
No 235, ha resuelto, al tratar sobre la nulidad de un juicio ejecutivo, "que la
clfusula 51 de la escritura N' 127, ante Escalante, de 1" de Agosto de 1934,
estatuye que la falta de pago de dos mensualidades vencidas daria por rescin-
dido el contrato origen de la demand, pudiendo establecer en ese caso el
acreedor el juicio correspondiente en cobro de la cantidad que se adeudare y
que conforme a lo estatuido en el art. 1433 de la Ley de Enjuiciamiento Civil,
s61o puede despacharse ejecuci6n, primer caso, por cantidad liquid en dinero
efectivo que exceda de mil pesetas, siempre que haya vencido el plazo de la
obligaci6n; y segfin result de la escritura antes referida no aparece expresado
con claridad que la falta de pago de dos mensualidades faculte al acreedor para
reclamar el principal adeudado, puesto que lo que se autoriza es a reclamar en
el juicio correspondiente lo que se adeudare, sin especificar si esa frase se re-
fiere a lo debido por las mensualidades vencidas, o por estas, o por el principal
prestado a los efectos de estimar vencida la obligaci6n en total."
A nuestro juicio, la sentencia comentada, contiene un error grave de inter-
pretaci6n, ya que en realidad result sencillo, como mis adelante se veri, el
llegar a una soluci6n contraria a la que esa sentencia estableci6, pero result
que esta ademas, por su redacci6n, contiene la demostraci6n palmaria de que
en nuestros Tribunales, la letra escrita, aunque conduzca a situaciones absur-
das, prevalece y se sostiene en contra de la intenci6n de las parties, demostrada
en muchos casos por actos coetAneos y posteriores al contrato, en otros por la
simple comparaci6n y studio de sus cliusulas y en algunos, por el simple es-
tudio y an6lisis de la contrataci6n que normalmente se efectfia en casos iguales
y en el desenvolcimiento normal de los negocios o del comercio.
Antes que nada, es bueno recorder que el C6digo Civil dispone en su
art. 1281 que "si los terminos de un contrato son claros y no dejan dudas sobre
la intenci6n de los contratantes, se estarh al sentido literal de sus clhusulas,
pero que'si las palabras parecieren contrarias a la intenci6n de las parties, pre-
\aleceri esta sobre aquglla." Luego la intenci6n, o sea lo que real y verdade-
lamente quiso decirse y no lo dijo, es lo que el Tribunal debe tener en cuenta,
cuando, como dice la sentencia, no aparece expresado con claridad, el derecho
del acreedor en el caso ocurrido del incumplimiento.
En el caso concrete que tratamos, creemos que el Tribunal no tenia nece-
sidad de desentrafiar la intenci6n evidence de los contratantes, porque estos,
'i bien no demostraron clara esa intenci6n o asi no la vi6 la Sala, utilizaron por
]o menos una redacci6n que, de acuerdo con lo dispuesto en este caso por el
C6digo Civil, hacia viable la pretension aducida en el juicio ejecutivo que se
declare nulo, aunque, como tambien veremos despubs, en ningfin caso la Sala
debi6 haber sostenido que a falta de claridad en los terminos del contrato se
atenia a la letra de sus clfusulas, pues precisamente para tales casos es que la
intenci6n debe investigarse, y en el que comentamos, por su naturaleza, el co-
nocer la intenci6n de los contratantes era y es en realidad una cosa verdadera-
niente ffcil y ademis obligaci6n primordial del Tribunal.
En efecto, la clausula 5* dispone, seglin acepta la Audiencia, "que la falta
de pago de dos mensualidades vencidas, dara por rescindido el document y
con derecho el acreedor a establecer el juicio correspondiente en cobro de las
cantidades que se adeudare." Ahora bien, si las mensualidades se han dejado
de pagar y el acreedor puede dar por rescindido el document, reclamando lo
que se le adeudare, no puede caber duda de que la cantidad adeudada, des-
pues del incumplimiento, es la cantidad total del pristamo, porque de ma-
nera clara y expresa el art. 1295 del C6digo Civil dispone que la rescisi6n obliga
a la devoluci6n de las cosas que fueron objeto del contrato, y en el caso comen-
tado, la cosa objeto de la devoluci6n consistia en la cantidad prestada.





ASUNTOS GENERALS


Es cierto que en este caso no se debi6 pactar que el incumplimiento daba
lugar a la rescisi6n, pues ello supone el desconocimiento del concept doctri-
nal de la rescisi6n, ya que ese incumplimiento debi6 dar lugar, realmente, a
la resoluci6n de la obligaci6n de acuerdo con el art. 1124 del C6digo Civil,
pero ello demuestra que las parties quisieron convenir en que el incumplimiento
llevaba consigo la extinci6n del contrato con el derecho por tanto del acreedor
a reelamar lo que le correspondiera en el memento de ese incumplimiento. De
esto no puede abrigar nadie la mas minima duda.
La Audiencia no lo estim6 asi y el error fundamental de su juicio esta en
afirmar que la falta de pago de dos mensualidades s6lo faculta al acreedor para
reclamar en el juicio correspondiente lo que se te estiviere adeludando, cuando
es lo cierto, que tal incumplimiento, lo que realmente faculta es a dar por res-
cindido el document y el derecho a darlo por rescindido lo autoriza, por mi-
nisterio de la Ley, a pedir lo que hubiere sido objeto del contrato, o sea la
cantidad total que se adeudare.
Por si no resultara suficiente, a nuestro juicio, la interpretaci6n doctrinal
que a la cliusula invocada por la Audiencia le hemos dado, y que por lo tanto
el derecho a dar por rescindido el document no llevara consigo la de pedir el
total de lo prestado a virtud de lo dispuesto en el articulo citado, podemos de-
mostrar tambien con los medios que el Derecho y la Doctrina reconocen, se
debi6, de todas maneras, despachar la ejecuci6n por el total de lo prestado, ya
que lo que se adeudare en el moment del incumplimiento, no pudo ser nunca,
como la Audiencia admite, finicamente los plazos vencidos y no pagados.
Es indudable que en este caso se trata de una obligaci6n cierta y legitima
que result de una escritura piblica, de un deudor que la incumple, esto lo
reconoce la Audiencia, y de un acreedor que al amparo del derecho nacido del
incumplimiento pide la rescisi6n del contrato y el pago total de la cantidad
prestada. A priori, es indudable que el acreedor tiene el derecho que ejercita,
puesto que el pacto no se ha cumplido al dejar de abonar el deudor dos men-
sualidades y la escritura le reconoce en ese caso un derecho que en abstract la
Audiencia no se atrevi6 a discutirle y que desde luego ]e reconocio, pero cuyo
alcance, en una pol6mica de regateo, le niega, en la extensiSn que piretende.
De lo anterior result que la Audiencia admite el derecho del acreedor a
considerar incumplida la obligaci6n, pero que osta, la Audiencia, se encuentra
en la duda de si la escritura le permit reclamar lo debido por las mensuali-
dades vencidas, o por 6stas, o por el principal, y en la duda que s61o tiene ella
y no el acreedor que esta en lo cierto, le declara nulo el juicio establecido y le
impone el pago de las costas.
Ahondando mis en el problema y queriendo agotar los arguments de
indiscutible fortaleza, podemos demostrar a continuaci6n como la intenci6n
de las parties, en este caso no pudo ser nunca la que la Audiencia estim6 como
procedente para negar al acreedor el derecho a reclamar el total de lo prestado.
Podemos asegurar, sin temor a equivocarnos, que no existe una sola obli-
gaci6n, normalmente estipulada, por la cual el acreedor acepte que la falta
de pago de dos mensualidades de intereses o de los plazos del prestamo, puedan
concederle como finico derecho, el de reclamar por la via judicial el imported
de esos plazos ya vencidos, finicamente, pues si tal document existiera redac-
tado casi se podria asegurar que en su redacci6n hubo engafio, dole o el acree-
dor no tuvo el mis ligero interns de defender su patrimonio. La existencia, si
]a hubiere, de ese document, no haria otra cosa que confirmar, con esa excep-
ci6n, la existencia de una regla indudable de que nadie pacta, al reconocerse a
su favor una obligaci6n, que el incumplimiento de los plazos s61o faculta a re-
clamar el imported de los que estuvieren vencidos.
Es indudable, por tanto, que la intenci6n de los contratantes de la escri-
tura ante Escalante s6lo pudieron tener, in mente, lo que es hoy un pacto co-
rriente e inherente a todo contrato de esa especie, o sea de que el incumpli-





ASUNTOS GENEIRLES


miento en la forma prevista daba derecho al acreedor a reclamar el total de lo
adeudado. Y no es que se piense asi por el solo hecho de ser un caso repetido,
sino porque el Juzgado no debe suponer, en ningfin caso, que quin actfa como
el diligente padre de familiar salvaguardando sus intereses redacte un docu-
mento pfiblico en que, al prever o procurar prever el incumplimiento, 6ste le
result, al ocurrir, una calamidad para su derecho, ya que en ese caso el in-
cumplimiento del deudor le habrA de exigir la interposici6n de una series de
reclamaciones a media de que vayan venciendo los plazos, y no el total de lo
debido, como es 16gico que deba haber deseado y es siempre lo que se desea y
estipula en casos anAlogos, repetidos hasta el infinite en nuestra diaria con-
trataci6n.
En el caso comentado, la Audiencia admit que de la escritura de Esca-
lante no aparece expresado con claridad que la falta de pago de dos mensua-
lidades faculte al acreedor a reclamar el principal adeudado, con lo cual de-
muestra la Audiencia que al ocurrirle la duda de cua1 debiW ser la verdadera
intenci6n de las parties, en el easo del incumplimiento, se decidi6 en contra del
que tenia en su favor el hecho indiscutible de que se habia incumplido a su per-
juicio la obligaci6n contraida.
No somos ni podemos ser partidarios de que el que incumple una obligaci6n
lleve como castigo la interpretaci6n siempre desfavorable y en su contra de
todo problema que se plantee; pero si, como la Audiencia admit, no hubo cla-
ridad en la redacci6n y la causal del incumplimiento ocurri6, es indudable que
para aclarar lo que las parties no redactaron de manera express y categ6rica,
segfin la Audiencia, 6sta debi6 acudir a los principios generals de Derecho, a
falta de 6stos, a la costumbre del lugar, y por filtimo, como bien aconseja para
casos como 6ste el C6digo Civil suizo, a las reglas que 61 estableceria si tuviese
que ejecutar actos de legislator para resolver el caso.
Si para resolver en la forma apuntada el Juzgado hubiera investigado qu6
cs lo que absolutamente sucede en los casos similares, en todos los contratos
que se otorgan, hubiera podido observer que ni en uno solo el incumplimiento
de lo pactado daba derecho a reclamar los plazos incumplidos sino el total de
lo prestado, y si como el legislator en el caso comentado y sin atenerse a pre-
cepto alguno hubiera tenido que resolver, sin duda la falta de claridad por
ella sefialada hubiese sido interpretada a favor del acreedor, porque su derecho
no nacia de una ficci6n sino de un incumplimiento real y verdadero, y como
legislator entonces no hubiera permitido el absurdo de que el incumplimiento
del deudor trajera para 61 la situaci6n privilegiada de obligar al acreedor a
tener que reclamarle, uno a uno, a media que fueran venciendo los plazos de
la obligaci6n.
Ademis se supone que un legislator no vive apartado de la realidad, que
esti en contact director con aqu6llos para los cuales legisla y que, por tanto,
sabe qu6 es lo que en casos como el comentado es costumbre realizar. Si el le-
gislador sabe cual es la costumbre, y si por tal legislator consciente investiga
el por qu6 de esa costumbre, admiti6ndola como l6gica y racional, tiene en-
tonces que admitir, cuando ha de aplicar la Ley en un caso en que no expre-
saron con claridad la intenci6n, que la intenci6n no puede ser otra que aquella
que el tipo normal de padre de familiar realize o viene realizando en casos pa-
recidos, y tenemos la seguridad que en tal caso la soluci6n no hubiera sido
la que la Audiencia di6, sino la que con s6lidas razones hemos apuntado.
Y conste que la sentencia en cuestidn no ha sido dictada en asunto que
pudiera afectarnos ni direct ni indirectamente.


LuIs SAUSA ARANGO.





ASUNTOS GENERALS


COMENTARIOS

El Diario de la Marina, con relaci6n a los rumors de que se dotarA a los
Juzgados Municipales de 44 clase, se pregunta: Se cumplirhn ahora esas
promesas? gO0currird lo mismo que con las anteriores?" Y afiade:
"No queremos aventurar una respuesta categ6rica a estas preglintas. Pero
si insitimos en lo que creemos un caso irrebatible de justicia. No es just, no
es beneficioso, no es convenient a los intereses superiores del Estado, que haya
funcionarios del Poder Judicial que no perciban emolumento alguno por su
trabajo. El Estado tiene el deber irrecusable de pagar a sus jueces, cualquiera
que sea la clasificaci6n de 6stos. Si la existencia de los jueces de 44 clause res-
ponde a una necesidad de la Administraci6n de Justicia, es precise que esa aten-
ci6n sea cumplidamente dotada. Hacer lo contrario, que es lo que en Cuba se
ha venido haciendo hasta ahora, constitute una irregularidad, perjudicial para
la justicia, peligrosa para los que necesitan someterse a ella y atentatoria con-
tra la seriedad y el buen credito de la Repfiblica.
Mis de una vez hemos defendido el derecho de los jueces de 4* clase a
reclamar haberes y hemos sefialado asimismo la obligaci6n que tiene el Estado
de fijarselos por Ley, en cuantia decorosa, y abonarselos religiosamente. No
nos parece excesivo insistir una vez mis en esto. No se trata, )or otra parte,
de un caso aislado. El forma parte de una campafia general que hemos hecho
en favor de una escala de sueldos mis remunerativa para los funcionarios del
Poder Judicial. Nuestros jueces y magistrados no estan justamente pagados.
La tendencia en los paises mis civilizados y de mis fina conciencia juridica
es a pagar con generosidad, casi con esplendidez, a los hombres que tienen a
su cargo la Ardua y delicada misi6n de administrar justicia. Este es uno de
los medios, tal vez el mas eficaz, de impedir todas las formas de simonia en el
Poder Judicial y de asegurar un cuerpo de funcionarios honestos y aptos. I C6mo
lograr que figures eminentes del foro ingresen en la carrera judicial, si el
ejercicio de la profesi6n result para ellas mas productive que el mas alto de
los sueldos en el escalaf6n de la magistratura? Es precise adoptar en esto un
criterio realista y ofrecer el incentive de haberes decorosos a los profesionales
de prestigio que sientan la vocaci6n judicial. Y en cuanto a los que ya estin
dentro de la carrera, que hay muchos de ellos encanecidos en el servicio probo y
en los hondos saberes de la jurisprudencia, lo menos que puede hacerse es ga-
rantizarseles una vida econ6mica desahogada mediante sueldos decorosos.
En lo que respect a los jueces de 44 clase, afin hay algo peor que la gra-
tuidad de sus servicios, y es que la consignaci6n vigente para cada Juzgado
es tan inifima que no basta para cubrir las mAs elementales atenciones ofici-
nescas. En efecto, cada Juzgado recibe $67 mensuales. Con ese dinero tiene
que pagar alquiler, luz y empleados, es decir, todo lo que require para su
normal funcionamiento. Y hay muchos de esos Juzgados que exigen un per-
sonal bastante numeroso para no atrasarse en los numerosos asuntos confiados
a su jurisdicci6n. Es possible que con poco mAs de $2 diaries pueda sostenerse
una oficina judicial?
Parece impossible y, sin embargo, ese es el milagro que ban venido hacien-
do, que siguen haciendo los jueces de 44 clase, desde que se cre6 esta rama ceni-
cienta del Poder Judicial."
Nosotros, como ei Decano, no podriamos contestar aquellas preguntas ini-
ciales, pues es cosa que, para su logro, demand paciencia, much paciencia.
Hemos leido en un diario de esta capital, la siguiente noticia:
"El Juez Municipal de..., por telegrama a la Secretaria de Gobernaci6n,
Negociado de Prisiones, interest que transcurridas que fueran las 72 horas que
determine la Ley de la publicaci6n en la Gaceta Oficial de los decretos conce-
diendo indultos, fueran puestos en libertad los penados.... todos cumpliendo
condenas en la Carcel de....





ASUNTOS GENERALS


Horas mis tarde, el Jefe del Negociado de Prisiones Sr...., autorizado por
el Ministro del ramo, curs6 las 6rdenes oportunas para el cumplimiento de las
disposiciones de libertad, por lo cual, las personas descriptas serin las prime-
ras que, a las 12 de la noche de hoy, gozarAn del perd6n concedido abandonando
ia prisi6n."
Tal disposici6n contraria la letra del art. 28 de la Ley de Indultos, que
preceptfa que "los Decretos de indultos... no seran ejecutivos ni podrAn ser
cumplidos sin haber transcurrido tres dias de su promulgaci6n en la Gaceta
Official Por consiguiente, transcurridos los tres dias, al quedar entonces eje-
cutorio el Decreto de indulto, es que puede el Juez o Tribunal disponer su
rumplimiento y library orden para la libertad de quien se trate, y no antes.
Asi hubo de declararlo la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo en su
acuerdo de 12 de Mayo de 1924, precisamente resolviendo petici6n que le diri-
giera la Secretaria de Justicia, para que se acordara que durante las vacacio-
nes de Diciembre se dispusiese el cumplimiento de los Decretos de indulto, lo
que hubo de negar, y cuyo acuerdo puede verse en la pAgina 396 del tomo 1,
24 edici6n, del libro El Procedimiento Correccional en Cuba.
Habi6ndose publicado en la prensa diaria una convocatoria del Decano
de la Facultad de Derecho Civil, de la Universidad, por ]a cual se llama a los
que aspiren al ingreso para cursar las materials exigidas para la obtenci6n
del Titulo de Procurador Pfiblico que expedird dicha Facultad, vamos a ocu-
parnos de la siguiente anomalia.
La Ley Orginica del Poder Judicial, en su art. 340, dispone que "serin
admitidos libremente al ejercicio de la profesi6n de Procurador en todos los
Tribunales de la Isla, los que hayan obtenido de la Secretaria de Justicia el
Titulo correspondiente", siendo precise para ello acreditar pericia en el orden
y tramitaci6n de los juicios y en las obligaciones que las leyes imponen a su
profesi6n, en la forma que prevengan los reglamentos que para ello dictare la
Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, como ordena el art. 341 del propio
cuerpo legal.
Con posterioridad se dict6 el Decreto Presidencial 1364 de 10 de Agosto de
1928, en cuyo art. 12 se dispone, que la Escuela de Derecho expedird despues
de realizados los studios que en articulo posterior se relacionan, los titulos de
Procurador, "y serb exigible para el ejercicio de esta profesi6n".
Consultada en aquel entonces la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo,
por las de las Audiencias de la Habana y Santa Clara, sobre la aplicaci6n del
Decreto Presidencial citado, resolvi6 "que todo lo concerniente a la obtenci6n
del titulo y al ejercicio de la profesi6n de Procurador debe regirse por la Ley
Orgbnica del Poder Judicial, que es la que viene regulando esa material, mien-
tras no sea derogada por otra Ley."
O lo que es lo mismo, que no pudiendo modificar la Ley un Decreto Pre-
sidencial, aquellos titulos universitarios no son admisibles ni exigibles en los
Tribunales.
SEntonces a qui esos studios y esos titulos?
Seglin la prensa diaria un Juez Correccional accidental de la Habana,
"absolvi6 de dos delitos de hurto a.... acusada de apropiarse de una pieza de
ropa del almac6n... y de haber hurtado tres pares de zapatos... y que la
acusada dijo lo habia hecho para dar de comer a sus hijos"; y que tambi6n
absolvi6 a otro sujeto que "fu6 acusado por el vigilante.... de haberlo sor-
prendido con un extinguidor de incendio que hurt de un cami6n, en virtud
de comparecer la sefiora del acusado con tres nifios pequefios y manifestar que
habia robado por hambre para darle de comer a los hijos."
Acogemos la noticia con la natural reserve, porque a lo mejor result que
no fueron absueltos esos acusados y si condenados, y que se sufri6 error al darla
a la publicidad, mAxime cuando no se cita la disposici6n penal que autorice esas
absoluciones.





ASUNTOS GENERALS


E El dia 20 del actual mes, a iniciativas del Director de la "Escuela Pri-
vada de Derecho", Dr. Antonio Lancis, hubieron de congregarse casi medio
centenar de abogados en el restaurant "Ponce de Le6n", de la plazoleta de la
Catedral, para obsequiar con un sencillo homenaje de estimaci6n, afecto y sin-
cero compafierismo, al distinguido Letrado portorriquefio, Dr. Milo A. Borges,
destacada figure del foro de New York y author de la "Compilaci6n ordenada y
complete de la Legislaci6n Cubana" a partir de 1899, cuyo libro ha servido
para que abogados y jueces puedan aplicar acertadamente nuestra enmara-
fiada legislaci6n.
El Dr. Borges, de regreso de Colombia, donde pas6 various meses atendiendo
asuntos del bufete Curtis, Mallet-Prevost Colt & Mosle, al que esti asociado,
vino a esta ciudad para terminar la preparaci6n del apCndice de su citada obra,
correspondiente al afio 1936, y en los breves dias de su estancia en esta capital
ha recibido innimeras distinciones, que se merece por sus dotes personales y
profesionales.
De las sugerencias del Dr. Borges vertidas en sus palabras de contestaci6n
a las del Dr. Lancis, en dicho acto, seguramente se habrf de ocupar esta revista
en su pr6ximo nfmero.
El cuerpo de profesores de la "Escuela de Derecho Privado" ha otorgado
al Dr. Borges el titulo de Profesor ad-honorem de la asignatura de Legislaci6n.
OAN.


LEYES Y DECRETOS

REGLAMENTO PARA LA REPRESION DE LAS INDUSTRIES Y
COMERCIOS CLANDESTINOS.-Decreto 281 (Gaceta ext. 22 Enero).-En
uso de las facultades que me estan conferidas por la Ley Constitucional de la
Repfiblica, y la Ley Orgfnica del Poder Ejecutivo; a propuesta del Secretario
de Comercio, y oido el parecer del Consejo de Secretarios, resuelvo:
Primero: Promulgar el siguiente Reglamento para la Represi6n de las In-
dustrias y Comercios Clandestinos.
TfTULO I.-Del concept general del clandestinaje mercantile, sus elements
fundamentales y sus excepciones.-CAPITULO I.-Concepto general y mementos
fundamentals del clandestinaje mercawtil.-Articulo 1.-El clandestinaje mer-
cantil se produce cuando los industriales o comerciantes o las personas com-
prendidas en el art. 72 de la Ley de Impuestos Municipales actiian infringiendo
cualesquiera de las normas de conduct de naturaleza juridica, a que se con-
traen los arts. II, III y V del Deereto-Ley No 163 de 21 de Agosto de 193t, con
el animo de eludir su cumplimiento. (1)
Art. 2.-La habitualidad y el Animo de lucro en la realizaci6n de actos de
comercio o industrial son condiciones esenciales que tienen que concurrir en las
personas acusadas de clandestinaje mercantile, para que les sean aplicables las
sanciones del Decreto-Ley NQ 163 de 21 de Agosto de 1935, cuando dejen de
cumplir alguno o mAs de los requisitos del art. II del mismo.
La habitualidad en el ejercicio de una industrial o comercio ha de apre-
ciarse por la forma y frecuencia en la realizaci6n de los actos propios del nego-
cio; y el animo de lucro atendiendo a la finalidad de los mismos, apreciando
el interns del que tales actos realice de obtener una ganancia o utilidad para
procurarse un modo de vivir o un ingreso a la manera de los demAs dedicados
al trAfico mercantil de que se trate.
Art. 3.-Todas las industries y comercios vienen en la obligaci6n de jus-
tificar tener cumplidos todos los requisitos formales establecidos en el art. II
del Decreto-Ley sobre clandestinaje mercantil, al efecto de ser considerados
(1) Vease en la pAgina 229 de la Seccion Legislativa, aflo 1935.





ASUNTOS GENERALS


licitos con exclusion de aquellos que les est6n diferidos por las leyes fiscales o
sustantivas que rigen en el orden mercantil; sin que el impossible cumplimiento
de alguno de 6stos, por virtud de lo preceptuado en tales leyes, les autorice para
considerarse exento de cumplir los demas o comprendidos en la excepci6n con-
signada en el art. III siguiente de ese Decreto-Ley.
Art. 4.-La falta de publicidad de hecho, a que se contrae el requisite a)
del art. II del Decreto-Ley que se reglamenta, o la falta de publicidad en el
orden legal en cualquiera de las dos formas de clandestinaje fiscal a que se
refieren los requisitos b) y c) de ese propio articulo, o a la que se exige por el
requisite d) del mismo, relative a las leyes sociales y del trabajo, sera causal
suficiente para que se consider al comerciante o industrial que no cumpliere
cualquiera de esos requisitos como clandestine, una vez decursado el plazo a
que se refiere el art. 30 de este Reglamento.
Art. 5.-El comerciante o industrial mal matriculado, por error en la so-
licitud de licencia o en su expedici6n, no podra ser considerado como infractor
de este Deereto-Ley pero comprobado esto, se dara cuenta a la Autoridad co-
rrespondiente para su resoluci6n y efecto.
No obstante la persona natural o juridica que, a pretexto de estar matricu-
lado debidamente y de cumplir todos los requisitos formales a que se refiere el
art. II del Decreto-Ley sobre clandestinaje mercantil, ejerciere, ademis, otro
comercio o industrial manifiestamente distinto, de tal manera que por su indole
no pueda ser confundido con el primero, sin que justifique tener llenados los
requisites establecidos por la legislaci6n que se reglamenta, en cuanto a este,
lo ejerce ilicitamente y viene sujeto a las penalidades correspondientes como
industrial o comerciante clandestine.
Art. 6.-El comerciante o industrial establecido, en local ajeno para dis-
frutar de los beneficios del art. 105 de la Ley de Impuestos Municipales, sin
tener hecia su declaraci6n al Municipio y demas Centros para el cumplimiento
de los requisitos exigidos por el Decreto-Ley que se reglamenta, sera conside-
rado como clandestine a todos los efectos legales.
Sera considerado igualmente comerciante o industrial comprendido en las
sanciones del art. V del Decreto-Ley que se reglamenta, el que tolere, consienta
o contribuya a que otro comerciante o industrial distinto, ajeno al negocio por
el que esta matriculado y paga los impuestos establecidos, trafique en su propio
local aprovechandose de los beneficios del art. 105 de la Ley de Impuestos Mu-
nicipales, defraudando al fisco o incumpliendo los demas deberes a que se con-
trae el art. II del Decreto-Ley No 163 de 21 de Agosto de 1935.
CAPITULO II.-Del trabajo como excepcidn en el concept del clandestinaje
y sus requisites formales para considerarse como tal excepci6n. Registro espe-
cial al efecto.-Art. 7.-A fin de que, de acuerdo con lo que se establece en el
art. III de la legislaci6n que se reglamenta, sea considerada cualquier persona
natural como comprendida en dicha excepci6n, es indispensable la existencia
de las circunstancias siguientes:
a) Que los trabajos se verifiquen s61o o con la ayuda de sus familiares,
o sea con exclusion de todo otro trabajador a sueldo, journal o que perciba cual-
quier otra forma de remuneraci6n.
b) Que los trabajos se realicen en el interior de la casa, apartamiento o
habitaci6n, o sea que no tenga el lugar de trabajo las caracteristicas de un
taller o establecimiento con acceso al pfiblico para verificar alli las transac-
clones.
c) Que el product del trabajo sea expendido luego en ambulancia entire
compradores habituales.
Art. 8.-A los efectos del articulo anterior, ha de entenderse por venta
de ambulancia la que se define en el art. 101 de la Ley de Impuestos Munici-
pales, y que no se trate de trabajadores en su casa a cuenta, journal o sueldo,





ASUTNTOS GENERALS


o por cualquier otro pacto o contrato verbal o escrito, que depend exclusiva-
mente de determinado o determinados industrials o comerciantes.
Art. 9.-Las personas que, de tal modo, se considered comprendidas en la
excepci6n del art. III, vendran obligadas a formular solicitud de inscripci6n
en el Registro Especial que al efecto se llevara en la Secretaria de Comercio,
en la forma que se detalla en los articulos siguientes, y ajustando su solicitud
al Modelo A que se promulga anexo a este Reglamento.
Art. 10.-Se crean seis Registros Provinciales de Industriales de la clase
a que se refiere el art. III del Decreto-Ley ya citado, uno para cada Provincia,
los que serAn llevados, con excepci6n del de la Habana, por el Jefe de cada una
de las Oficinas Provinciales, y el de 6sta, por la Secci6n de Comercio Interior
en el Negociado de Asuntos Provinciales y Municipales; y todos bajo la su-
pervisi6n de la Direcci6n de Comercio.
Art. 11.-En la Secci6n de Comercio Interior se llevard, ademAs, un Re-
gistro General que comprenderi, a los inscriptos en los Registros Provinciales;
cuyos antecedentes remitirAn 6stos a la Direcci6n de Comercio para la con-
fecci6n de dicho Registro General.
Art. 12.-Los industriales a qne se contrae el art. III del ya referido De-
creto-Ley N? 163 presentarAn en Provincias, a las Oficinas Provinciales y en
la Habana en la Direcci6n de Comercio, de la Secretaria del Ramo, relaci6n
por triplicado conforme al Modelo A que se les facilitarA, de la industrial que
ejerzan y condiciones de la misma con arreglo a dicho Decreto-Ley. Estas rela-
ciones se utilizarin, una para la 'Oficina que la reciba para llevarla al Registro
Provincial, otra para remitirla a la Direcci6n de Comercio para la formaci6n
del Registro General y la tercera con la firma del Funcionario que la reciba
para resguardo provisional del solicitante; acompafiando ademis con la soli-
citud, 20 centavos en sellos del Timbre Nacional, para el certificado defini-
tivo de su inscripci6n.
Art. 13.-Una vez comprobado por los Inspectores de la Secretaria la ve-
racidad de las solicitudes presentadas se procederi a hacer las inscripciones en
el Libro Registro correspondiente y se entregarA a los interesados certificaci6n
de la inscripei6n como tal industrial.
Art. 14.-La inscripci6n en el Registro Especial, antes regulado; no auto-
riza, en forma alguna, a los interesados para exeneionarse del cumplimiento
de las obligaciones que les vengan impuestas por las demis leyes v reglamen-
tos. (1
TITULO III.-CAPITLO II.--De la declaracin del clandestinaje y sts efec-
tos.-Art. 37.-Con los informes del Director de ]a Inspecci6n General y del
Negociado de Control de Precios y Represi6n del Clandestinaje, y en su caso
del Jefe de la Oficina Provincial correspondiente, dictarf el Secretario de Co-
mercio Resoluci6n fundada en resultandos y considerandos en la que expresara
claramente los hechos que sirvan de base a la Resoluci6n y el concept de la
infracci6n con expresi6n determinada del articulo infringido.
En caso de no estimarse, por el Secretario de Comercio, la existencia de un
caso de clandestinaje mercantil, proveerf el archive del expediente o la reins-
pecci6n necesaria, si no existiesen suficientemente aclarados los hechos, que mo-
tiv6 su inicio, con suspenis6n de todo t6rmino.
Art. 38.-Dictada por el Secretario de Comercio Resoluci6n en la que se
declare clandestine a un comerciante o industrial, o infractor del art. III del
citado Decreto-Ley, se notificard en t6rmino no mayor de 10 dias al infractor
si 6ste residiese en la Ciudad de la Habana y de 15 dias si residiese en cualquier
otro lugar de la Reptiblica.

(1) Los arts. 15 a 36 y 44 y siguientes, no los reproducimos por no estimarlo necesa-
rio, dada su naturaleza administrative.





ASUNTOS GENERALS


Art. 39.-Dicha Resoluci6n sera comunicada, inmediatamente, al Admi-
nistrador del Distrito y Zona Fiscal correspondiente al domicilio del infrac-
tor, a fin de que admita el ingreso de la multa que en la misma se impusiere,
con destiny al Fondo del Retiro Civil.
Art. 40.-Asimismo se procederi a anotar dicha Resoluci6n en el Libro
de Infracciones Provincial correspondiente. Este asiento no se llevari al Libro
General de Infracciones hasta tanto no sea conocido el resultado del expediente
por el pago de la multa o de conformidad con lo que se dispone en el art. 42
de este Reglamento.
Art. 41.-Notificada la Resoluci6n al comerciante o industrial declarado
clandestine o el infractor del Decreto-Ley N? 163, deberd satisfacer la multa
impuesta dentro del termino de 10 dias, a contar desde la fecha en que le fu6
notificada la misma, transcurrido dicho t6rmino se pasarA el expediente al
Juzgado Correccional de su domicilio, a los efectos dispuestos en el art. IV de
la legislaci6n que se reglamenta.
Visto el juicio, el expediente sera devuelto a la Secretaria de Comercio
con certificaci6n de la sentencia que hubiese recaido en el mismo; en un t6rmi-
no no mayor de 3 dias.
Art. 42.-Si la sentencia fuese absolutoria, por haberse comprobado en el
acto del juicio la no existencia de la infracci6n, se cancelarA en los Libros de
Infracciones la anotaci6n puesta; y no asi cuando la absoluci6n del acusado
tenga por fundamento cualquier otra causa o motivo.
Art. 43.-A la celebraci6n de estos juicios deberan comparecer siempre,
salvo motivo justificado, en representaci6n de la Secretaria de Comercio, el
propio inspector, empleado u agent que hubiese actuado en la inspecci6n o
comprobaci6n del caso en via administrative.
DISPOSICION TRANSITORIA.-Primero: Los expedientes que en la fecha de
entrar en vigor el present Reglamento He encontraren en tramitaci6n se ajus-
tarfn en sus sucesivas actuaciones a lo que se dispone en el mismo.
Segundo: Este Deereto entrarh en vigor en la fecha de su publicaci6n en
]a Gaceta Oficial, y se derogan por el mismo, todas las disposiciones que se
opongan a su cumplimiento, o que se refieran al procedimiento en extremes
reglamentados en el present.
Tercero: El Secretario de Comercio queda encargado del cumplimiento de
cuanto por el present Decreto se dispone.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en la IIabana, a los 18 dias del mes
de Enero de 1937.-Federico Laredo, Presidente.-Ra. l Zdnraga, Secretario de
Comercio.
CONDONACION DE MULTAS.-Resoluci6n. (Gaceta 27 Febrero).-
En uso de las facultades que me estan conferidas, resuelvo:
Condonar todas las multas impuestas hasta el dia de la fecha, en cualquier
estado de tramitaci6n que se encontraren, por infracciones del Decreto-Ley
N 800 de 4 de Abril de 1936, en relaci6n con el transport de pasajeros y carga
por 6mnibus y camiones.
Publiquese esta resoluci6n en la Gaceta Oficial de la Repfiblica; y notifi-
quese a la Direcci6n de Transporte a sus efectos.
La Habana, a 23 de Febrero de 1937.-Melanio Diaz, Secretario de Co-
municaciones.
ESTATUTOS DE LA UNIVERSIDAD DE LA HABANA.-En la Gaceta
ext. 16, de 27 de Febrero de 1937, se publicaron dichos Estatutos.
PRECIOS MAXIMOS DEL CAFE.-Penalidades.-D. P. 806 (Gaceta 9
Marzo).-En uso de las facultades que me confiere el Decreto-Ley NQ 742 de
3 de Abril de 1936, a propuesta del Secretario de Agricultura, resuelvo:





ASUNTOS GENERALS


Articulo I.-Los precious maximos a que podrin venderse los cafes crudos
sermn los siguientes:
Caf6 no lavado $16.00 (diez y seis pesos) quintal.
Caf6 lavado o caracolillo $19.00 (diez y nueve pesos) quintal.
Art. II.-Los precious maximos a que podran venderse al piblico los cafes
tostados serin los siguientes:
Cafe tostado de 14 30 (treinta) centavos por libra.
Cafe tostado corriente 25 (veinticinco) centavos por libra.
Art. III.-A quienes violent las disposiciones que preceden en cuanto a
los precious maximos fijados, se aplicar6n, de conformidad con lo dispuesto en
el art. IX 1) del Decreto-Ley 742 de 1936, publicado en la Gaceta Oficial ext.
N 95 de 4 de Abril de dicho afio, las sanciones establecidas en el art. XII del
Decreto-Ley N? 63, de 1935, publicado en la Gaceta Oficial ext. N? 127 de 8 de
Julio del expresado afio. (2)
Art. IV.-Este Decreto regird desde el dia siguiente de su publicaci6n en
]a Gaceta Oficial, quedando encargados de su cumplimiento el Instituto Cu-
bano de Estabilizaci6n del Caf6 y el Secretario de Agricultura, en lo que a cada
uno concierne.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a los 3 dias del mes de
Marzo de 1937.-Federico Laredo, Presidente.-Anmadeo Lpez, Secretario de
Agriculture.
RETIRO CIVIL.-Ley de 13 de Marzo de 1937 (Gaceta del 13).-
Art. VII (3.-El Negociado de Investigaciones que se crea por esta Ley tendri
facultades para presentar ante los Jueces y Tribunales de la Repdblica a los
defraudadores de las pensions de los Veteranos de la Guerra de Independencia
o de las pensions del Retiro Civil, aportando todas las pruebas que sean ne-
cesarias en cada uno de los casos que denuncie.
Art. XIII.-Los Funcionarios y Empleados Civiles que tengan prestados o
reconocidos por ]a Ley mAs de 35 afios de servicio;;, podrin, en cualquier tiem-
po, acogerse a los beneficios de la jubilaci6n voluntaria, cualquiera que sea su
edad.
Art. XIV.-Se derogan todas cuantas Leyes, Decretos, Decretos-Leyes, Or-
denes y Reglamentos se opongan a lo establecido en la present Ley, que comen-
;.ara a regir desde la fecha de su publicaci6n en la Gaceta Oficial de la Re-
pfiblica.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en La IIabana, a 13 de Marzo de
1937.-Federico Laredo.-Manuel Gimnines Lanier, Secretario de Gobernaci6n
e interino de Hacienda.


LIBROS Y REVISTAS
LEY DE ENJUICIAMIENTO CIVIL, POR EL DR. JUAN J. E. CASAS6s.-Habana,
1937.-E1 Dr. Casasfs, Juez de Primera Instancia de Camagiey, acaba de
(1) Decreto-Ley 742 de 1936.-Art. IX, pArrafo 19-Se aplicarin las sanciones esta-
blecidas en el art. XII del Decreto-Ley NQ 63 de 3 de Julio de 1935, a quienes destinen al
consume national objetos de retenci6n sin previo permiso de la Secretaria de Agricultura, en
su caso del "Instituto Cubano de Estabilizaci6n del Cafe" si al reorganizarlo se le otorgase
la facultad de concederlo; a los autores de toda declaraci6n que no se ajuste a la verdad, en
cuanto la misma sea obligatoria de acuerdo con el Decreto-Ley NQ 63 de 3 de Julio de 1935,
con el present o con las medidas que los complementen; a quienes omitan maliciosamente una
declaraci6n que deban prestar; a quienes incumplan la obligaci6n de depositar los cafes rete-
nidos a la disposici6n de la referida Secretaria en los almacenes que la misma autorice segdn
ordena el art. V, y a quienes violent lo dispuesto sobre precious minimos o maximos, si el Pre-
sidente de la Repfiblica llegue a fijarlos de acuerdo con el VII.
(2) VWase en la pAgina 223 de la Seccidn Legislativa, afio 1935.
(3) De esta Ley que crea la Secci6n de Pagaduria Central de Clases Pasivas, repro-
ducimos s6lo los articulos pertinentes, pues los demas son de orden administrative.





ASUNTOS GENERALES


publicar su monumental obra de aquel nombre, en dos tomos, con 1,984 pAgi-
nas y concordado el texto de la Ley con unas diez y siete mil sentencias, cuya
recopilaci6n avalora de modo extraordinario la utilidad del libro, un ejem-
plar del cual nos ha dedicado. Es un libro que denota la acuciosidad del autor
y su tes6n por dotar la literature juridica national con uno que sirva a Jueces
y Abogados para estudiar de modo sistematizado la doctrine que la jurispru-
dencia ha ido sentando. Representa esa labor, segin se nos ha dicho, mis de
dos afios de trabajo. Estd el libro muy bien presentado. Cada articulo va
seguido del extract de las sentencias relatives al prccepto, tanto del Tribunal
Supremo como de la Audiencia de la Habana. El autor parece que duda del
6xito de su libro, cuando al final de sus "Dos palabras", con que lo encabeza,
expresa: "El tiempo nos dir6 si nuestro esfuerzo ha sido est6ril, con el que
hemos querido servir al bien comin, ley primera y iltima de la sociedad."
Tal duda puede tener su fundamento en el echo de ser notorio lo poco que
se lee entire nosotros, pero seguramente, en el presefite caso, aquella pronto
se disipard, pues obra tan eficiente no puede faltar en el studio de ningin
letrado y seguramente se agotarA.
PROCEDIMIENTOS CRIMINALS, TOMOS 2? Y 3, POR EL DR. Luis F. NjREZ Y
(ALLARDO.-Santiago de Cuba, 1936.-Hemos recibido con amable dedicatoria
los referidos tomos con los que complete el Dr. Nfifiez, Magistrado de la
Audiencia de Oriente, la publicaci6n de la referida obra, si bien ofreciendo
publicar ap6ndices en caso de reforms importantes de la Ley de Enjuicia-
miento Criminal. El tomo 29 comprende desde el art. 259 hasta el 648 de
aquella ley, o sea desde la denuncia hasta el sobreseimiento; y el tercero el
resto del articulado. Ofrece ademis el Dr. Nfiiez publicar los Considerandos
de su colecci6n de sentencias del Tribunal Supremo, ascendente a 30 tomos.
El libro se complete con disposiciones legislativas complementarias, acuer-
dos, formularios de actuaciones de todas classes, de diligencias, etc., todo ]o
cual constitute un auxilio y guia para Jueces, Magistrados, Auxiliares, etc.
Nos parece muy ftil la obra y asi lo declaramos paladinamente.
LA NUEVA CIUDAD DEL SOL, POR EL DR. JUAN J. E. CASAS[S.--Iabana, 1937.
-Como si fuera poco el esfuerzo que denota la publicaci6n del libro a que
se contrae una nota precedent, el Dr. Casasfis ha dado a luz el libro del que
nos ocupamos, que constitute un studio de derecho constitutional, cuyo pre-
facio es debido a la docta pluma del distinguido abogado Dr. Emeterio San-
tovenia. En el libro present el Dr. Casasus un proyecto complete de Cons-
tituci6n para la Repfiblica. Segfin el Dr. Santovenia, que lo ha leido cuidado-
samente, con 61 se "rinde un servicio pfiblico elaborado con claridad de men-
te y espiritu." En moments en que se afirma que en Cuba se reunira una
Asamblea Constituyente, tal libro servirA de pauta para el logro del prop6sito
de dotarnos de una Carta fundamental que satisfaga las necesidades nacio-
nales.
C6DIGO CIVIL, TOMO X, POR EL DR. EDUARDO NREZ Y NOtEz.-Habana,
1936.-E1 tomo final de dicho libro, acaba de publicarse. Ha llegado a feliz
t6rmino la empresa que sobre sus hombros ech6 el Dr. Nifiez. De la publica-
ci6n de este libro, ha dicho en elocuente sintesis, el Dr. Jos6 R. Villaverde,
que "es una labor de paciencia y de inteligencia", que "es recopilaci6n, or-
denaci6n, concordancias, jurisprudencia y comentarios"; que "es nuestro C6-
digo Civil integro; desde la Ley de Bases hasta el iltimo articulo, con todas
las modificaciones introducidas en el mismo desde el afio 1899, hasta hoy por
Ordenes Militares de las intervenciones americanas, Leyes y Decretos"; que
"el caos de este cfmulo de disposiciones se aclara y ordena en los diez tomos
de la obra del Dr. Nifiez"; y que "para el estudiante, para el Juez, para
el Abogado no puede haber nada mas ftil."
DICTAMEN DE LOS DRES. JosE V. TAPIA Y MIGUEL FIGuEROA.-Habana,
1937.-Contiene el que emitieron dichos Letrados en contestaci6n a la con-





ASUNTOS GENERALS


sulta que les formulara el Dr. Emilio Nfiiez Portuondo, sobre la procedencia
del recurso de inconstitucionalidad establecido contra el Decreto-Ley 786 de
1936.
OPOSICIdN AL RECURSO DE INCONSTITUCIONALIDAD CONTRA LOS DECRETOS-
LEYES 291 DE 1935 Y 786 DE 1936, POR EL DR. PEDRO P. DE LA CAMARA Y O'REI-
LLY.-Habana, 1936.-Contiene el alegato formulado por dicho Letrado a
nombre de la Compafiia Azucarera Atlintica del Golfo, contra el referido
recurso.
LA VERDAD SOBRE LA CARTA DE DUPUY DE LOME, POR EL DR. RAM6N INFIESTA.
-Habana, 1937.-Con relaci6n al hecho hist6rico, de la referida carta del
Embajador de Espafia en Washington al prominente repiblico Jos6 Cana-
lejas, entonces en la Habana, y que fue, quizes, uno de los factors que deter-
minaron la conduct posterior de los Estados Unidos con relaci6n a Espafia.
y que hizo variar los destinos de esta Naci6n en Cuba, ha publicado el Dr. In-
fiesta este folleto, con el prop6sito de dejar fijados los antecedcntes de aquel
sucedido.
REVISTAS EXTRANJERAS.-Hemos recibido: La Justicia. Mexico, D. F., Ene-
ro; Revista del Colegio de Abogados, Merida, Venezuela, Agosto-Diciembre;
Boletin Forense, Cartagena, Colombia, Enero; y Los Tribunales, M6xico, D. F.,
Enero.
OTRAS REVISTAS.-Tambien hemos recibido: Segiros, Enero; Boletin de los
Servicios Pitblicos, Enero; Informaci6n Fiscal, Marzo; La Jurisprudencia al
Dia, Diciembre; Revista de la Asociaci6n de Viajantes del Comercio, Febrero;
Boletin Judicial, Marzo; y Revista C(bana de Derecho (Legislaci6n), Abril
Junio 1934, todas de la Habana.


MISCELANEA
MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despu6s de publicado el anterior nuimne o,
ha habido el siguiente:
Ascensos.-Ha sido ascendido al cargo de Juez de Primera Instancia e
Instrucci6n de Mor6n, el Dr. Berardo Valdes y Hernindez, que desempefiaba
igual cargo en Palma Soriano. O.cupaba es el escalaf6n de su categoria el
nimero 11. Ingres6 en la carrera el 28 de Enero de 1929 y llevaba en la
anterior categoria desde 20 de Octubre de 1933.
-Tambien fue ascendido al cargo de Juez de Primera Tnstancia e Ins-
trucci6n de Santa Cruz del Sur, el Dr. Ricardo Granda y Deben, que era
Juez Municipal de Bataban6 y llevaba en esa categoria desde 10 de Enero de
1927. Ocupaba en el escalaf6n de su categoria el nfimero 3.
Traslados.-Ha sido trasladado a petici6n al cargo de Juez de Primera
Instancia de Manzanillo, el Dr. Jos6 Rodriguez y Loeches, que era Juez de
Instrucci6n de la propia ciudad. Solicitaron ese cargo, ademis, los doctors
Eduardo Cuti6 y Alvarez, Juez Municipal de Guantinamo, y el Dr. Marcos Or-
tega y Diaz, Juez de Primera Instancia e Instrucci6n de Baracoa.
-Tambi6n fue trasladado a petici6n, al cargo de Juez de Instrucei6n de
la Secci6n 2", el Dr. Alfredo Herrera y Estrada, que era Magistrado de la
Audiencia de Pinar del Rio. Solicitaron el traslado tambi6n los Magistrados
F'ranqui, GonzAlez Llaguno, Riera, Hevia, Rojas, Rivas, Cowley, Niifiez, Ro-
driguez, Rodriguez Morej6n, Demestre y Alcoz; el Juez Vignier; los ex-fun-
cionarios Saiz de la Mora, Pichardo, Trelles, Juara, Vivanco, Demestre, C6r-
dova, Valdes Montiel, Tizol y P6rez Porta; los abogados Agustin Cantefis,
Salvador Miranda, Jos6 Ros, Eduardo Escasena, Ren6 Garcia; el Ju<.z Muni-
cipal Juan Canals; y el Teniente Fiscal Jos6 Pagliery.-Total 31.
Jueces Municipales primeros suplentes.-Han sido nombrados los sefio-
res Ildefonso Lies, de Bolondr6n; Casto Mier, de Ceiba Mocha; Eduardo So-





ASUNTOR GENERALS


lano, de Santa Lucia; Rafael Sed, de Vueltas; Domingo Gonzalez, de Rio de
Ay; y Marcelo G6mez, de Guane.
Jueces Municipales segundos suplentes.-Han sido nombrados los sefiores
Mariano Rios, de Ranchuelo; Enrique Pegudo, de San Diego del Valle; Ro-
berto Silva, de San Juan de los Yeras; Angela de Feria, de Cabaiguin; Or-
lando Gil, de Casiguas; Ramiro Carbonell, de Baracoa; Jos6 Aguilar, de
Victoria de las Tunas; Jorge Narifio, de Jiguani; y Felix Figueras, de Ya-
teras.
Nombramientos caducados.-Se ha tenido por caducados los hechos a fa-
vor de los Sres. Rogelio Aguila, Juez Municipal 2' suplente de Iguara; Ro-
berto Agramonte, 2' de Arroyo Blanco; y Carlos Manet, 2 de Dos Caminos.
Nombramientos rehusados.-Se ha tenido por rehusados los hechos a fa-
vor de los Sres. Guillermo Duyos, de Juez Municipal primer suplente de
Mayajigua; y Jos6 M. Aguirre, 21 suplente de Meneses.
Renuncias.-Han renunciado los Sres. Rodolfo Guti6rrez, Juez Municipal
2 suplente de Limonar; Isidro Garcia, 2' suplente de Casiguas; Miguel Na-
varrete, 29 suplente de Guanajay; y Jos6 Rios, primer suplente de Cascajal.
Fiscales de Partido.-Han sido declarados cesantes los Dres. Arturo Za-
yas Bazan.y T6llez, que lo era de Bayamo desde 1916; y Juan E. Calderiro y
Romagosa, de Cienfuegos.
Para cubrir dichas vacantes han sido nombrados los Dres. Carlos Fer-
nindez y Felifi y Rafil Leonard y Capote.
Abogados de Oficio.-Han sido declarados cesantes los Dres. Jose Angel
Botta y Rail Gutierrez y Serrano, que lo eran de la Audiencia de Oriente.
Para cubrir dichas vacantes fueron nombrados los Dres. Andr6s Silva y
Addn y Jos6 M. Badell y Romero.
Cargo vacante.-Se ha declarado nula la posesi6s que tom6 el Sr. Be-
uicio Esturo, Juez Municipal primer suplente de Calicito, por haberse efec-
tuado fuera del termino legal.
Inspecci6n.-El Presidente del Tribunal Supremo ha nombrado a los
Magistrados de la Audiencia de la Habana Dres. Francisco Solis, Benito Costo
y F6lix Sanchez, para que giren visit de inspecci6n a todos los Juzgados de
esta capital.
Causas.-El Juzgado de Instrucci6n de Bejucal no radic6 en 1936, 173
causes como apareci6 en el estado que publicamos en el pasado n6mero, sino
285. En la nota que se nos facility en la Audiencia aparece aquella cantidad
y no esta. Qued6, por tanto, en el lugar 36 y no es el 45.
Licencias extraordinarias.-Se han concedido 2 meses a la Srta. Isabel Fi-
gueredo, auxiliar de la Audiencia de la Habana; 3 meses al Dr. Jos6 Cabezas,
President del Tribunal de Urgencia de ]a Habana; y 3 meses a la Srta. Adela
Lapeyre, Oficial de Secretaria de la Audiencia de la Habana.
Causas, expedientes, etc.-La Policia Nacional ha informado al Juez Es-
pecial que instruye causa por falsedades descubiertas en el Registro Civil a
cargo del Juzgado Municipal de Bacuranao, formulando graves acusaciones
contra dos Jueces y el Secretario del propio Juzgado.
-La Policia Nacional ha rendido un infoi me contra el empleado del Juz-
gado Municipal del Norte de la Habana Sr. Jose Melo, por exigencias a los
que alli acuden a obtener algin document.
-El Juez Municipal de Calabazar de Sagua, Dr. Mamerto Luzurraga,
fu6 absuelto por el Tribunal de Urgencia de Santa Clara, en causa por por-
taci6n de alma sin licencia.
Sentencias.-El Tribunal Supremo durante el afio 1936 dict6 el siguiente
nfimero de sentencias:





ASUNTOS GENERALS


1.-Sala de lo Criminal. . . . . . ... 589
2.-Sala de lo Civil. . . . . . . ... 797
3.-Sala de lo Contencioso. . . . . ... 125

Total........... .1,511
Las sentencias de la Sala de lo Contencioso, a contar de 20 de Octubre
en que se constituy6.
-Las Audiencias de la Reptiblica durante el afio 1936 dictaron las si-
guientes sentencias:
1.-Habana ....... Criminales: 1,658; Civiles: 1,065; Totales: 2,723
2.-Oriente. . . . ,, 2,011; ,, 159; ,, 2,170
3.-Santa Clara .,, 9.35; ,, 78; ,, 1,013
4.-Camagey . . . ,, 664; ,, 64; ,, 728
5.-Matanzas. . . . ,, 353; ,, 79; .. 432
6.-Pinar del Rio . . 305; ,, 32; 337

Totales. ,, 5,926; ,, 1,527; ,, 7,403
De las 1,658 sentencias criminals de la Audiencia de la Habana, corres-
ponden 355 a la Sala 14, 300 a la Sala 2, 597 a la Sala 3. y 406 a la Sala 4a.
De las 1,065 sentencias civiles de la propia Audiencia, correspondent 397
a la Sala 1 y 668 a la Sala 2.
Varias noticias.-Parece que la Audiencia de la Habana ser6 dotada del
mobiliario modern que hace tiempo viene necesitando.
-La Comisi6n de Justicia de la Camara de Representantes design un
Ponente para estudiar la proposici6n de ley mediante la cual se trata de que
sean celebrados de noche los juicios correccionales en la Habana y aquel emi-
ti6 informed favorable.
-El Senado vot6 un credito de $125,000 para pagar sus atrasos a los
Jueces Municipales suplentes.
-Ha sido autorizado el Juzgado de la Secci6n 4* para adquirir un mimi6-
grafo, miquinas de escribir y algunos muebles que necesita.
-Durante el afio 1936 fueron condenados a la pena de muerte por los
Tribunales de la Repuiblica 11 acusados: 5 por robo del que result homici-
dio, 3 por asesinato, 2 por atentados por medio de explosives y 1 por gangs-
terismo.
-Se ha efectuado en Santiago de Cuba la primera convenci6n de auxi-
liares del Poder Judicial. Hubo una ofrenda floral frente a la estatua del
General Calixto Garcia, un ponche de honor en el Hotel Venus y un ban-
quete en el hotel Ritz.
-El Senador Dr. Guillermo Ala-so Pujol ha hecho pfiblico que no ha
presentado ni tiene el prop6sito de presentar ningin proyecto de ley sobre
jubilaci6n de Magistrados del Tribunal Supremo.
-Se ha presentado en la Camara de Representantes una proposici6n de
ley modificando el art. 194 de la Ley OrgAnica del Poder Judicial que trata
de las ausencias de funcionarios judiciales.
-Han sido prorrogados por tres meses los servicios de un chofer de la
Audiencia de la Habana y de un Escribiente en el Juzgado Municipal del Sur
de la Habana.
-El Juez de Primera Instancia de Santiago de Cuba ha pedido a la Se-
cretaria de Justicia dos Escribientes temporeros.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-Du-
rante el mes de Enero tuvo estos ingresos: saldo anterior, $15,432.86; multas
correccionales, $5,125; multas de Urgencia, $1,404.73; decomiso, $0.70; dere-





ASUNTOS GENERALS


chos Registro Civil, $12,082.91; descuentos, $10,521.61; sobrantes, $1,643.72;
fianzas, $1,273.55; ingresos y reingresos, $334.67; multas testigos, $62.49;
correcciones, $85.09; licencias, $29.85; reintegro, $8.-Total, $48,005.18.
Y tuvo estos egresos: por jubilaciones y pensions, $30,643.05; personal,
$187.50; material, $13.85; saldo, $17,160.78.-Total igual, $48,005.18.
-La Comisi6n pag6 el mes de Febrero a los jubilados y pensionistas con
el 77 por ciento de sus acreencias.
COMPARIAS DE FIANZAS.-Seg6n aviso de la Direcci6n de Seguros
(Gaceta 12 Marzo), estin autorizadas para prestar fianzas: La Alianza, The
Boston Surety Co., Compafiia Cubana de Fianzas, El Comercio, La Comercial,
Cienfuegos, Fidelity and Deposit Co. of Maryland, General Surety Co., La
Insular, The Liverpool and London & Globe Co., The Maryland Casualty Co.,
La Mercantil, National Surety Co., Orbe, Previsi6n Social, La Victoria y La
Uni6n Nacional, todas con garantias en valores.
FALLECIMIENTOS.-Han fallecido: en Santa Clara el Dr. Jos6 Fermin
Espinosa, abogado y ex-Juez Municipal de Encrucijada; el Dr. Virgilio
Leret y Ubeda, Secretario de la Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo,
cargo que desempefiaba desde 18 de Octubre de 1932; el Sr. Octavio Doval
y G6mez, Oficial de Secretaria de la Audiencia de la Habana; y el Ledo. Ma-
nuel Serafin Pichardo y Peralta, Encargado de Negocios de Cuba en Madrid
y ex-Secretario de Sala de la Audiencia de la Habana.
COMPRAMOS.-Colecciones de REPERTORIO JUDICIAL de los afios 1925
y 1928 y las pagamos a OCHO PESOS cada una. Tambi6n nimeros sueltos
de esos afios y de Enero de 1929 A PESO.-11 No 188 entire H e I, Vedado.-
Telefono F-2965.
NOTICIAS VARIAS.-Ha sido procesado el abogado Dr. Luciano Her-
nindez y Mesa, al que se acusa de haberse apoderado de un edicto fijado en
ia tabilla de la Sala de lo Civil de la Audiencia de la Habana.
-El Dr. Jose M. Zayas y Portela, nos participa haber trasladado su
bufete a Mercades 22, altos.
-El Dr. Moisks Vieites, el dia 17 del actual pronunci6 una conferencia
en la Sociedad de Legislaci6n Comparada, acerca de la "Influencia funda-
mental del criterio de la temibilidad en la lucha contra la delincuencia."
'COMPETENCIA.-Mal planteada.-La Sala de lo Criminal del Tribunal
Supremo, por auto de 5 de Junio de 1936, resolvi6:
Considerando: que la Ley rituaria criminal regular de una manera deter-
iniada y perfectamente 16g:ca las controversial sobre competencia que surjan
entire los Organismos Judiciales, prescribiendo que se acuda a este Tribunal,
en su easo, para la decision de ellas cuando no haya sido possible que se pusie-
ran de acuerdo las entidades discrepantes a pesar de haber alegado cada una
de ellas todas las razones y fundamentos legales que en su sentir justificaban
la determinaci6n adoptada, de lo que se infiere que si ninguna hizo las explica-
ciones necesarias para demostrar la procedencia de su criterio e ilustrar a la
vez al contrincante sobre el punto discutido, no cabe que intervenga esta Sala
para resolver el conflict pues este en realidad no ha sido debidamente plan-
teado.
Considerando: que esa deficiente situaci6n procesal es la que ofrece el
present caso porque el Juez de Marianao no hizo una inhibici6n a favor del
Tribunal de Urgencia, sino que se limit a enviar testimonio del acta para que
viera si le competian algunos hechos de los que la misma contenia, sin deter-
minar estos, ni alegar razones de ninguna clase, cual si se limitara a trasladar
una denuncia, y dicho Tribunal, tambi6n sin razonar, ni explicar nada al efecte,
devolvi6 el testimonio a su origen consignando escuetamente que no habia nin-





ASUNTOS GENERALS


gun hecho de su competencia, lo que origin que aquel funcionario dictara auto
formulando cuesti6n de competencia para que la superioridad decidiera, y ante
lo expuesto ficil es de apreciar que no se ha desarrollado un debate o contienda
sobre competencia, pues no habiendo expresado el Juez ni el Tribunal referido
los motives y preceptos o disposiciones en que se basaba para estimar a quin
competia conocer del caso, no era de esperar que se pusieran de acuerdo, con lo
que se viola el prop6sito de la Ley consistent en que las parties que discuten,
funden sus resoluciones al objeto de ver si la una convince a la otra y se evita
de esta suerte la necesidad de que deba dirimir la discordia este Tribunal, oca-
sionando ello demora y entorpecimiento que siempre perjudican la buena mar-
cha de la administraci6n de justicia.
Considerando: por otro lado, que si el Juez entendi6 que debia mantener
su apreciaci6n y plantear, como dice, cuesti6n de competencia. 6sta debi6 pro-
ponerla al Tribunal de Urgencia para que ante los fundamentos aducidos pu-
diera reconocer o no que en verdad le incumbia el conocimiento del hecho en
cuesti6n, y s6lo despu6s de negarse, en resoluci6n fundada, que le correspon-
dia, debi6 aqu8l insistir elevando el testimonio a esta Sala o desistir si se con-
vencia de su equivocaci6n, lo que no hizo, pues en lugar de dirigirse al tantas
veces nombrado Tribunal de Urgencia para que surgiera la contienda, si -,ra
uecesario, se dirigi6 directamente a esta Sala.
Considerando: que por lo expuesto procede estimar que estf mal planteada
]a cuesti6n de competencia aludida y que de consiguiente no debe resolverse.-
Sres. Llano, Llaca, DRual, Andrev,, Le6n (Ponente), Mora y Tejera.
REGISTRO CIVIL.-Nacimientos.-La Direcci6n de los Registros y del
Notariado, con fecha 4 de Noviembre de 1935, dict6 la siguiente resoluci6n:
Restltando: que el Juez Municipal del Oeste de Cienfuegos, en escrito
dirigido al de Primera Instancia de dicha ciudad, expone: que en el Decreto-
Ley N 806, de fecha 11 de Enero de 1935, publicado en ]a Gaceta Oficial del
dia 12 del propio mes, autoriza dentro de un plazo de seis meses, sin previa for-
maci6n de expediente, la inscripci6n en el Registro Civil de los nacimientos
que no se hubieren inscripto dentro del termino legal; y consult si el propio
interesado en inscribirse, mayor de edad, ya sea legitimo o ilegitimo, puede
comparecer y a su instancia se practique la inscripci6n, por career de las
personas obligadas a hacerlo de acuerdo con el art. 14 de la Ley del Registro
Civil.
Resultando: que el Juez de Primera Instancia dispuso la formaci6n del
oportuno cuaderno y que se diera vista al senior Fiscal de Partido, emitiendo
6ste su dictamen en el sentido "que es de parecer que de acuerdo con la inter-
pretaci6n del Decreto-Ley 806 de 11 de Enero del corriente afio, publicado en
la Gaceta Oficial del 12 del propio ms y afio, el propio interesado en inscribirse,
mayor de edad, ya sea legitimo o ilegitimo, puede comparecer y a su instancia
practicarse la inscripci6n, cuando carezca de las personas obligadas a haeerlo
conforme a lo preceptuado en el art. 14 de la Ley del Registro Civil.
Resultando: que el Juez de Primera Instancia resolvi6 evacuar la relatada
consult en el sentido en que, en tanto se halle vigente el Deereto-Ley 806 de
11 de Enero del corriente afio, los propios interesados pueden inscribir su naci-
miento siendo mayores de edad en el Registro Civil correspondiente, ya siendo
legitimos o ilegitimos, sin necesidad de former expediente alguno al efecto, con
excepci6n del caso en que comparezca un hijo ilegitimo o niios abandonados al
pareeer mayores de 3 afios, cuyo origen y filiaci6n sean completamente desco-
nocidos, en cuyo caso no debe verificarse la inscripci6n en tanto no se cumplan
los requisitos y se tramite el expediente a que se refieren el art. 18 de la Ley
del Registro Civil y 54 de su Reglamento"; y con suspension de dicha resolu-
eini, pelevA las dilimninen nor l eonnrldetn rerr~amnntgrin P~,ti POntfrn





ASUNTOS GENERALS UT
Resultando que el Presidente de la Audiencia de Santa Clara remiti6 el
cuaderno a que se contrae dicha consult a esta Direcci6n, informando al pro-
pio tiempo, en cumplimiento de lo resuelto en la Real Orden de 17 de Julio d<
1885, que estima ajustada a derecho la resoluci6n dictada por el Juez de Pri-
mera Instancia de Cienfuegos, resolviendo la consult.
Considerando: que la concesi6n de la pr6rroga a los efectos de la inscrip.
ci6n de nacimiento, sin previa formaci6n de expediente, a que se contrae el De-
creto-Ley 806 de 11 de Enero de 1935, debe entenderse que es a las personal
obligadas por la Ley del Registro Civil, en su art. 14 relacionadas, a haeer la
declaraci6n, toda vez que a quien no correspond tal obligaciOn es il6gico que
se exima de ella.
Considerando: que la consult se contrae a "si el propio interesado en ins
eribirse, mayor de edad, sea legitimo o ilegitimo, puede comparecer y a s8
instancia practicarse la inscripci6n, por carecer de las personas obligadas a
hacerlo de acuerdo con el art. 14 de la Ley del Registro del Estado Civil"; y nc
estando el propio interesado en inscribirse comprendido en la relaci6n de la1
personas que tienen la mencionada obligaci6n, es evidence que, sin necesidac
de distinguir respect a la filiaci6n, no se halla comprendido en loi beneficio,
de dicha pr6rroga, mientras expresamente no lo disponga una Ley.
Resuelvo: que la consult formulada por el Juez Municipal del Oeste d4
Cienfuegos y a que se refiere el segundo Considerando de esta resoluci6n set
evacuada en el sentido: que el propio interesado en ]a inscripci6n de su naci
miento no puede comparecer, sea o no legitimo, ante el Encargado del Registr(
Civil en el period de pr6rroga concedido por el Decreto-Ley NQ 806 de 11
de Enero de 1935, a los efectos de inscribirse, mientras por una Ley no se dis
ponga. Lo que deberi comunicarse al Juez de Primera Instancia de Cienfue
gos, con devoluci6n del expediente, por conduct del Presidente de la Audien
cia de Santa Clara, para su conocimiento y efectos.
COMPETENCIA.-Injurias a un soldado.-La Sala de lo Criminal de
Tribunal Supremo, por auto de 25 de Mayo de 1936, resolvi6 lo siguiente:
Considerando: que segfn el art. 23 del Decreto-Ley 292 de 15 de Juni<
de 1934, serin castigados con la pena que fija, los que injuriaren o calumniarel
en cualquier forma a los Poderes Pfblicos o a los funcionarios del Estado o
cualquier funcionario diplomAtico o consular acreditado en Cuba, y a este res
pecto cabe declarar que un Soldado del Ejercito Constitucional no esta com
prendido dentro del precepto citado, ples de su contest se infiere que esti
contraido a los funcionarios del Estado, propiimente tales, pues si el legisladoc
hubiera querido comprender a todos los empleados del Estado que participer
de funciones pfblicas, lo habria redactado de otro modo, y no porque el art. 41'
del C6digo Penal disponga que a los efectos de la represi6n de los delitos qui
cometan, se reputarh funcionario, todo el que per disposici6n inmediata de bi
Ley o por elecci6n popular o por nombramiento de Autoridad competent, par
ticipe del ejercicio de funciones pfblicas, van a ser considerados como tales i
los efectos de otras leyes, los en 61 comprendidos, pues ya dice expresamentl
el art. 412 citado que se reputara como tales funcionarios los que enumera
"para los efectos de este Titulo y de los anteriores del present libro", pern
no para otros y menos para cuando seen los perjudicados por el delito; y po:
consiguiente, procede declarar que del hecho debe conocer el Juzgado Correc
cional de Marianao.-Sres. Llano, Llaca (Ponente), Duval, Andreu, Le6n, More
y Tejera.
COMPETENCIA.-Infidelidad en la custodia de presos.-La Sala de l1
Criminal del Tribunal Supremo, por auto de 2 de Septiembre de 1936, resolvi6
Considerando: que lo resuelto por este Tribunal en la cuesti6n prejudicia
propuesta con motive del delito de que se trata, no tiene trascendencia de nin
gun g6nero con, relaci6n a la cuesti6n de competencia ahora surgida, porqu.





ASUNTOS GENERALS


aqu6l se limit a declarar que no procedia la primer de aquellas porque el
delito de infidelidad en la cuestodia de press no causa perjuicio a ningin
individuo civil o paisano, como es indispensable para que pueda nacer una
controversial de caricter prejudicial de la clase de que se habla, sino que ese
delito ofende o lesiona solamente a la administraci6n de justicia o a los intere-
ses juridicos de la colectividad social.
Considerando: que el Decreto-Ley No 623 de fecha 3 de Marzo de este
afio, que organize el Cuerpo de la Policia Nacional, prescribe en forma clara y
terminante que ese organismo ademas de tener a su cargo la conservaci6n del
orden pfblico y la protecci6n de la vida y hacienda de los ciudadanos en el
territorio de la Repfiblica, es una instituci6n militarmente organizada, y ten-
dra, agrega el 27, double caricter policiaco y military, rigiendose en el primer
concept por los reglamentos vigentes o que se dicten para la Policia Nacional,
y en el segundo por las disposiciones relatives a la Reserva Militar; consig-
nandose en el 30 que son actos propios del servicio a los efectos de la Ley
procesal military, los que ejecuten los components de la Policia Nacional como
miembros de la Reserva Militar, quedando sujetos a la Ley Penal Militar en
los casos que a continuaci6n describe.
Considerando: que del testimonio elevado no aparece en ningfn sentido que
el Policia acusado realizara el servicio como miembro de la Reserva Militar, y
en ausencia de esa circunstancia, hay que estimar forzosamente que obraba como
un simple funcionario de policia, llenando deberes propios y naturales de ese
cargo, porque es indudable manifiestamente que el servicio de custodiar a un
preso de condici6n civil es esencial y finicamente de naturaleza civil, y asi se
ha reputado siempre.
Considerando: que si no hay motives para suponer que el inculpado obrase
como agent de la Reserva Militar, ni tampoco para calificar como de indole
military la labor que llevaba a cabo cuando incurri6 en la delineuencia que se
investiga, no es dable que result procedente someterlo a otra jurisdicci6n que
ia ordinaria.
Considerando: que por lo expuesto debe decidirse en favor del Juzgado
de Instrucci6n de Manzanillo la contienda de competencia formulada.-
Sres. Llano, Andreu, Ledn, Mora y Tejera.
REGISTRO CIVIL.-La Secretaria de Justicia por resoluci6n de 27 de
F'ebrero de 1937 (Gaceta 5 Marzo) ha dispuesto dotar a los Alcaldes de Ba-
rrio de Santa Cruz de los Pinos v Taco-Taco del Partido Judicial de San
Crist6bal en el territorio de ]a Audiencia de Pinar del Rio, de libros provisio-
nales para las inscripciones de las nacimientos y defunciones que ocurran den-
tro de los limits de las demarcaciones territoriales de dichos Barrios, dAndose
cumplimiento a lo dispuesto en el art. II de ]a Ley del Registro Civil, Oirden
Military N 73 de 1902 y Decreto Presidencial 231 de 1906, y a este efecto, se
sefiala el dia 1 de Abril de 1937, para que a partir de esa fecha puedan veri-
ficarse en dichos libros las operaciones correspondientes.
REGLAS DE DERECHO.-190.-De nadie se juzga lue quiso lo que no
express.
191.-La culpa del uno non deue empecer a otri que non aya parte.
192.-E1 beneficio debe servir de auxilio y no de daiio.
193.-No se dice nacido el que muere inmediatamente.
194.-El juramento contra las buenas costumbres no induce obligaci6n.
195.-Lo que es nulo en su principio, no se hace vilido con el tiempo.
196.-No se hace mis pobre el que deja de adquirir sino el que da algo de
su patrimonio.
197.-La promesa que se mejora no se quebranta.
198.-No es permitido al actor lo que no lo es al reo.








REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRI PTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripci6n annual, $ 7,00 Niumero suelto. ... $ 0.70 Anuncio en el Dirt. $ 2.00

AFNO XIII. HABANA, ABRIL DE 1937 NUM. 4.


EL RECURSO DE INCONSTITUCIONALIDAD
Y SUS ANTECEDENTES HISTORICOS EN EL DERECHO

NORTEAMERICANO

En distintas monografias sobre el Recurso de Inconstitucionalidad he
visto que siempre se cita como antecedente historico la famosa sentencia de la
Corte Suprema de los Estados Unidos dictada en el caso Macbury Vs. Madi-
son (1803) y por la que se declare inconstitucional una Ley del Congreso
americano.
Parece evidence que si se tiene en cuenta las circunstancias hist6ricas de
aquel moment, la organizaci6n juridico-politica y social del pueblo ameri-
cano, aquel fallo puede aparecer como marcadamente radical y revolucionario
para su epoca y poco a tono con el criterio conservador y tradicionalista de
los Tribunales anglo-sajones. Esa apreciaci6n ha de acentuarse axin mAs si
se consider que la Constituci6n Federal americana no contiene precepto al-
guno quc autorice a la Corte Suprema a tomar tan trascendente determinaci6n.
Pero si se echa una mirada retrospective a la Ilistoria Politica de los Es-
tados Unidos partiendo en la investigaci6n desde los mismos tiempos de la
Colonia, se cae pronto en cuenta que aquella sentencia fu6 el resultado 16gico
y necesario de una praetica judicial largo tiempo estableeida y unanimemente
aceptada. VeAmoslo.
Como resultado de una larga 6poea de luchas entire el Poder Real y el
pueblo, el Parlamento ingl6s se declar6 como Poder Supremo de la Naci6n y
por encima de la Corona. El Poder Judicial sigui6 tambi6n el mismo camino
y advino a su independencia, la que obtuvo mils por la costumbre que por de-
claraci6n legal. Los renovados intentos del Parlamento de coercionar a las
Colonias americanas por medio de eyes tirAnicas de tributaci6n, di6 lugar a
que en 6stas se especulara largamente sobre la extension y alcance de aquel
powder omnimodo con que el Parlamento ingles se habia investido. Los colonos
americanos, afectados grandemente por aquellas leye.s, comenzaron a pregun-
larse si aquel poder del Parlamento era tan extenso que no tenia limits, o i;i
por el contrario, sus limits habian de encontrarse en el Derecho Natural y
Comiin, y si en este caso podian los Tribunales declarar nula toda ley que
traspasara aquellas fronteras que el sentido comfin y la raz6n humana sefia-
laban.
En aquel entonees, today ley emanada del Parlamento ingls, era rigurosa-
minte aplicada por los Tribunales, sea cual fuere la injusticia o absurdo que
ius preceptos contuvieran. Con excepci6n de algunos Jueces ingleses que se
habian atrevido a declarar nnlas algimas leyes por su evidence repugnancia





ASUNTOS GENERALS


a la raz6n, ningfin otro Tribunal jams habia osado desconocer la autoridad
supreme del Parlamento ingles.
Pero la oposici6n cada vez mas intense que las colonies americanas hacian
al sistema tributario que Inglaterra les imponia a todo trance, hizo variar de
modo de pensar a los americanos. El Parlamento no podia ser tan omnipo-
tente que llegara al abuso; sus actividades legislativas habian de ser objeto
de cierto control, y asi, en este orden de ideas lleg6 a arraigar fuertemente
en el pueblo americano una vigorosa corriente de opinion tendiente a limitar
el Poder Legislativo, ideas qie trascendieron pronto a los Tribunales.
Durante el period colonial, las colonies americanas se gobernaban me-
diante las llamadas "Cartas Coloniales", concedidas por los Reyes de Ingla-
terra. Esas Colonias, a su vez, gozaban de ciertos Cuerpos legislativos con
facultades de aprobar leyes de cumplimiento obligatorio en las colonies, pero
con la limitaci6n de que habian de respetar y adaptarse a las regulaciones con-
tenidas en aquellas Cartas Coloniales. Y nada de an6malo habia en ello si
se tiene en cuenta que tanto ese remedo de Poder Legislativo como los Tribu-
nales Coloniales no eran en modo alguno sectors independientes, supremos
en sus respectivas esferas de acci6n, pues todos los organismos coloniales esta-
ban enteramente sujetos al Rey y Parlamento de Inglaterra.
De esta manera, era frecuente que los Tribunales coloniales decretaran la
nulidad de muchas leyes por infringir las disposiciones contenidas en las ya
referidas Cartas Coloniales. Asi, los Tribunales americanos, siguiendo la tra-
dici6n de los ingleses, en la verdadera elaboraci6n del Derecho, crearon una
prActica judicial que mis tarde, con el advenimiento de la independencia ame-
ricana, habia de tener trascendental influencia en la vida juridico-constitucio-
nal del pueblo norteamericano.
Las famosas trece Colonias de Norte Ambrica al fin conquistaron su li-
bertad de la Metr6poli inglesa y se constituyeron en una Repfblica Federal
y al redactar y promulgar su Carta Constitucional establecieron tres Poderes
Pfiblicos independientes, cada uno supremo en su respective esfera de activi-
dad, y pareci6 evidence a los constituyentes la ociosidad de un precepto cons-
titucional que permitiese a uno de los poderes piblicos invalidar o declarar
invilidos los actos de los otros. La raz6n que existia para que los Tribunales
coloniales anularan actos legislativos por violacl6n de las Cartas Coloniales
habia desaparecido desde el moment que los Poderes Piblicos no tenia otro
superior ni otra responsabilidad que la que debian al pueblo a la expiraci6n
de sus mandates. Por ello, la Constituci6n americana no contiene ningfin pre-
cepto autorizando a los Tribunales para que puedan declarar la inconstitucio-
nalidad de las leyes emanadas del Poder Legislativo, como no contiene otro
que autorice a 6ste a tomar media alguna contra una decision inconstitucio-
nal de aquellos. Pero en el decurso del tiempo los hechos habian de encargarse
de desmentir aquel razonamiento al parecer perfect.
Ya he dicho que el pueblo americano s, habia acostumbrado a contemplar
a sus Tribunales invalidando toda ley que infringiese las Cartas Coloniales.
Con el cambio de regimen politico, aquella prictica no se modific6 sino que,
antes al contrario, las clauses mas conservadoras del pueblo americano, que
legaron a ejercer extraordinaria influencia en la orientaci6n political de la
naciente Repfiblica, vieron en aquella prActica judicial un valioso medio de
haeer cumplir las garantias constitucionales del derecho de propiedad contra
los posibles excess de los Cuerpos legislativos elegidos por el pueblo. Asi, los
Tribunales americanos tAcitamente extendieron sus funciones a la de inter-
pretar la Constituci6n de los respectivos Estados cuando los Cuerpos legis
lativos votaban un nuevo estatuto y esa prActica que se conoce con el nombre
de "Opiniones Consultivas" (Advisory Opinions) fu6 arraigando con la
aquiescencia general, aunque no sin agunna oposici6n.





ASUNTOS GENERALS


La mayoria de los Estados americanos han consagrado esta funci6n con-
sultiva de los Tribunales y la han incorporado a sus respectivos estatutos.
Tales Opiniones Consultivas no tienen carActer judicial, y como quiera que el
Tribunal requerido rinde su informed libremente, puede considerar y estudiar
todas las fases del problema que les present. Pero lo mis significativo que
puede sefialarse para conocer ]a naturaleza de esas consultas es el hecho que
el Tribunal que la evacua no queda obligado a la interpretaci6n emitida, y
1ii el mismo problema surgiera en el curso de un litigio, el Tribunal esta en
libertad de reconsiderar la cuesti6n y resolverla por sus propios meritos.
La prActica colonial primero y las Opiniones Consultivas en la Repfi-
blica, despu6s, habilitaron a los Tribunales por costumbre extra-constitucio-
nal, para instituirse mas tarde en verdaderos controls de la constitucionali-
dad de las leyes, instituci6n qnu se ha arraigado tan fuertemente en el pueblo
americano que ha hecho possible que, muy recientemente por cierto, el Tribunal
Supremo Federal de los Estados Unidos echara abajo toda una political eco-
n6mica elaborada por el gobernante que mis poderes ha tenido en Norte Am6-
rica. Me refiero al Presidente Roosevelt y a la N. R. A. El hecho de por si,
contemplado desde el punto de vista del Derecho (Constitucional solamniite.
es exponente magnifico de la importancia y respeto profundo que los gober-
inantes y gobernados de los Estados Unidos gulardan a sus Tribunales de Jus-
ticia, pues no obstante todo lo doloroso que haya sido ese fallo de resonancia
universal, el Presidente Roosevelt lo acat6, dando tambi6n un ejemplo elo-
cuentisimo de civilidad.
El primer fallo judicial dado por un Tribunal americano despu6s del
establecimiento de la Repfiblica y por el que se declar6 la inaplicabilidad de
una ley por violar la Constituci6n del Estado, lo fu6 en New Jersey en el afio
de 1780 y en el caso de Holmes Vs. Walton. A 6ste lo sigui6 otro fallo judicial
en New York en 1784 en el caso Rutgers Vs. Waddington, en el cual el Tri-
bunal declar6 que determinada Ley del Estado de New York era inaplicable
porque violaba el Tratado de Paz con la Gran Bretafia. Esta sentencia le-
vant6 el descontento popular y la Asamblea de New York vot6 una resolu-
ci6n negindole facultades a los Tribunales para excusar el cumplimiento de
una ley. MAs tarde, un Tribunal de Rhode Island declar6 nula una ley por
violar !a Constituci6n del Estado (Caso Trewett Vs. Weiden). La Camara
Legislative de Rhode Island emplaz6 a los Jueces para que comparecieran ante
ella y explicaran las razones que habian tenido para tal decision. Los Jueces
la dieron, pero la Camara no acept6 las razones expuestas y hasta se present
una moci6n que los declaraba cesantes, aunque en definitive no fue aprobada.
Y asi podrian citarse otras decisions mis, en las que expresamente se decla-
raron la nulidad de una ley por contravenir los preceptos de las Constitucio-
nes de los distintos Estados americanos.
La Constituci6n Federal de los Estados Unidos entr6 en vigor en Marzo 4
de 1789, aunque en esa fecha todavia faltaba la ratificaci6n del Estado de
North Caroline que lo hizo en 21 de Noviembre de 1789 y la del Estado de
Rhode Island que lo hizo en Mayo 29 de 1790. Ya en vigor la Constituci6n
Federal fu6 cuando la Corte Suprema Federal en 1803 conoci6 del famoso caso
de Marbury Vs. Madison, en el que por medio del Presidente de la Corte,
Marshall, se consign definitivamente la facullad de los Tribunales america-
nos para que en el caso de incompatibilidad entire una ley ordinaria y la
Constituci6n aplicaran esta con preferencia a aqu6lla, sentando, dicho sea de
paso, la modern doctrine constitutional de la superlegalidad de la Consti-
tnci6n.
El control judicial de la constitucionalidad de las leyes es el fnico aporte,
aunmue importantisimo, del Derecho Americano al Derecho Constitucional.


ELOY G. MERINO.





ASUNTOS GENERALS


EL CODIGO DE DEFENSE SOCIAL DE CUBA (1)

Antes de proceder a un ligero examen, no podemos menos de manifestar
que la publicaci6n al menos del Libro IV ha sido demasiado precipitada. Entre
el Libro I y el Libro IV hay evidentes discrepancies, las cuales seguramente
desaparecerian en la redacci6n definitive, pero mientras tanto hacen bastante
duro el papel de critic. En lo que se refiere al Libro IV (Relaci6n y Ponen-
cia), es dificil suprimir la sospecha de que algunas disposiciones han sido to-
madas del C6digo Italiano, olvidando que en este estin en correlaci6n con
normas e instituciones que no existen o tienen otra forma en la part general
del Proyecto cubano. Asi en el Libro IV se dispone una media de seguridad
en contra del delincuente por tendencia, lo cual no se menciona en el Libro I
del Proyecto.
MAs complicada, pero igualmente discordante, es la situaci6n de los llama-
dos semi-responsables y de los alcoh6licos e intoxicados cr6nicos.
a) Semi-responsables. Segfin el art. 37, son circunstancias atenuantes
personales y de menor peligrosidad, todas las circunstancias eximentes cuando
no concurrieren todos los requisitos necesarios para eximir de responsabilidad
al agent en cada uno de los casos. Este mismo art. 37, ademins, ordena que el
Tribunal, "en los casos de semilocura o perturbaci6n incomplete, en cualquier
forma, de las facultades mentales intelectivas o volitivas, podrd con suspension
de la sanci6n impuesta al reo, colocarlo en estado de observaci6n en un "mani-
comio criminal", en donde permanecera "hasta que se encuentre totalmente
curado". En rigor, no es claro si la pena va a ser disminuida; equivocadisimo
es considerar la semi-enfermedad como causa de menor peligrosidad, incon-
gruente es ordenar observaciOn y tratamiento hasta la "total" curaci6n. El
art. 586-2-d dispone, por otra part, comno media de seguridad, el internal al
condenado por responsabilidad disminnida, a causa de enfermedad, en un
"Hospital" o "Casa de Custodia", y en el caso de delito grave se fija un
minimum de duraci6n.
b) Intoxicados cr6nicos. Queda oseuro quienes son juridicamente los
"alcoholistas y narc6manos". LCondenados o no condenados? Responsables
o irresponsables? (Cuil es el tratamiento que se impone a aquellos que son
totalmente irresponsables por intoxicaci6n? Mlanicomio o Casa de Cura?
El Proyecto manifiestamente debe de ser revisado en varias parties espe-
cialmente en el sistema de las medidas de seguridad. En aquellas condiciones,
un andlisis cuidadoso seria trabajo vano. Por esto nos limitamos a algunas
notas, pasando por encima de muchas laginas, oscuridades, contradicciones
de un Proyecto que consideramos todavia en elaboraci6n.
La Relaci6n al Libro I esti empedrada de intenciones positivistas. La
Relaci6n al Libro IV es un mosaico de fragments traidos de nuestra Relaci6n
ministerial; de fragments menos positivistas. Por cuales razones el redactor
cubano se afana tanto en demostrar -recogiendo las migajas de la Relaci6n
italiana- la distinci6n entire penas y medidas de seguridad y el cardcter
administrative de (stas? Martinez primero afirma que "la pena se trans-
forma, o llevarh a transformarse, totalmente, en una simple media de segu-
ridad", y despues transcribe enteras piginas de la Relaci6n italiana que estin
en abierto contrast con la concepci6n unitaria implicita en las palabras antes
citadas.
Los menores de 12 afios no son imputables. Todo lo relacionado con la
situaci6n de los menores entire 12 y 18 afios queda oscuro. El menor entire
12 y 18 afios puede ser declarado irresponsible por inmudarse? Evidente-
mente esta material debe ser revisada.

(1) De la "Revista de la Eseuela Positiva".





ASUNTOS GENERALS


Es oportuno recorder que en ap6ndice al volume ha sido publicado el
Proyecto de una "Ley de Ejecuci6n de Sanciones", compilado por Armando
M. Raggi e Israel Castellanos. Precede al Proyecto una excelente Relaci6n,
escrita por los mismos e inspirada en los mAs modernos criterios. Este Pro-
yecto es much mis breve que nuestro "Regimen Penitenciario" y deja por
esto much mas campo a la discreci6n del funcionario, m6dico, maestro. No
hay garantias para la tutela de los derechos de los condenados.
No obstante su nombre, el Proyecto del C6digo de Defensa Social no
es un proyecto positivista. Desde el punto de vista doctrinal es un proyecto
eclkctico que se parece a nuestro (6digo, si bien t6enieamente much m&s
inferior, pero mis progresista en el espiritu. Por las intenciones positivas
expresadas en las Relaciones, por el hecho que los redaetores mismos lo pre-
sentan como una etapa en el camino de una reform integral, y principal-
mente porque las nuevas instituciones introducidas tienden a subvertir al
campo de la tradici6n, el Proyecto cubano merece ser considerado benevola-
mente y con gratitud por los positivistas que ven en eso otra prueba de la
gradual penetraci6n positivista en la legislaci6n.
ARRIGO BERNAU.


SUGERENCIAS DE UN LETRADO
La presencia en la Habana del Dr. Milo A. Borges, con el prop6sito de
revisar las pruebas del apendice de 1936, de la Compilacidn de la Legislacidn
Cubana, que el culto Letrado portorriquefio viene publicando, sirvi6 a la
"Escuela Privada de Derecho", que dirijo, de ocasi6n para hacerle al distin-
guido Abogado una demostraci6n del afecto que ha sabido inspirar al foro
cubano que, en el almuerzo con que se le testimoni6 ese afecto, se vi6 repre-
sentado dignamente.
El Dr. Borges no se limit en dicho acto a hacer una fina demostraci6n
de gratitud, sino que aprovech6 el moment para corresponder al homenaje,
no con hueras palabras de obligada cortesia, sino con concepts elevados ten-
dientes a presentar en su real magnitude el contrast del procedimiento judi-
cial norteamericano con el procedimiento cubano.
En primer t6rmino, se refiri6 a la representaci6n del demandante en los
juicios, destacando las dificultades, incluso de orden mercantil, que de nuestro
arcaico sistema se derivan para nosotros, pues de antemano se nos cargan los
gastos que, easo de litigio, habria que hacer para otorgar uno de esos compli-
cados poderes que se exigen para iniciar con 6xito una reclamaci6n judicial
contra un deudor cubano.
Mientras tanto, el procedimiento norteamericano (en New York, al menos,
donde ejerce el Dr. Borges), prescinde de esas formalidades previas. Un
Letrado no necesita mAs que su dicho para ser tenido por parte a nombre
del actor en cualquier procedimiento y las dudas que puedan suscitarse se
ventilan en el curso del juicio como otra incidencia cualquiera del mismo.
Oira material que sefial6 el Dr. Borges, en su agradable plAtica de sobre-
mesa, fu la de la jurisdicci6n que adquiere el tribunal sobre las parties en
un litigio cualquiera, y en especial, sobre el demandado, desde que lo es.
Sometido a esa jurisdiceci6n el individuo demandado esta obligado a colaborar
con la justicia y no tiene el derecho de burlarla, que entire nosotros se arroga.
En el moment mismo de embarcarse o en cualquier otro en que se le halle,
la jurisdicci6n le alcanza, y responderd en el procedimiento no s61o por sus
obligaciones preconstituidas por que se procede, sino de las que engendre
con su actuaci6n durante el juicio.
Hay hechos, sefialaba en este orden el exponente, que s61o con el dicho
del propio demandado pueden quedar acreditados y los cuales no pueden ser





ASUNTOS GENERALS


ignorados o desconocidos por 61. Mediante un adecuado sistema de diligen-
cias preliminares, el future demandado viene obligado a declarar sobre ellas,
y a hacerlo bajo el juramento prestado, segiin una legislaci6n que castiga el
perjurio several y efectivamente.
Un individuo no puede, dentro de la practice legal neoyorkina que expo-
nia, alegar ignorancia sobre el hecho de si celebr6 o n6 su propio matrimonio,
de si la firm que se le exhibe es o n6 suya, etc. Podrd, claro esta, negar uno
y otro hechos, pero, si con su negative obliga a interponer la demand y en
tl juicio queda, en definitive, acreditado el hecho que ocultara, los gastos
del procedimiento son de su cargo, aparte de la responsabilidad penal con-
traida.
En mas concretas referencias a nuestras relaciones juridicas con norte-
am6rica, se refiri6 el Dr. Borges a los exhortos y comisiones rogatorias, que
conoce, porque algunos le han sido remitidos desde nuestro pais para obte-
ner que el Presidente o Administrador de una Compafiia de Seguros, por
ejemplo, reconozca como suya la firm estampada en el contrato y declare
sobre la forma en que se llev6 a t6rmino el convenio.
En el sistema de que hablaba, es frecuente oir, sin embargo, declarar al
interrogado que ignora todo el trato llevado a efecto, que la firma que acre-
dita el document no ha sido puesta por 61, sino utilizAndose un cliche o un
gomigrafo y, sin embargo, el contrato es vilido y eficaz, porque en ese siste-
ma legal lo que se hace es facilitar la contrataci6n entire individuos distantes,
por medio de metodos seguidos tambien en nuestras practices, pero sin el reco-
nocimiento expreso en nuestro anticuado regimen legal.
Estas fueron, si mal no recordamos, las principles sugerencias del nota-
ble Letrado, pero, mis curiosas que esas indicaciones atinadas, fun su comen-
tario sobre el habito que permit tales prciticas sin desdoro de la justicia.
El Abogado, decia, es, en el sistema norteamericano, un miembro mas del
Poler Judicial, con el que colabora, aclarando, investigando, alegando y pro-
hando; el habito, en ese orden, le impone respeto a su miniisterio y un freno
a su actuaci6n y desempefia asi, su funci6n social no s6lo como un interesado
privado en el debate en que intervene, sino como un colaborador del aspect
piiblico que a toda funci6n judicial le esta confiada, en filtimo extreme.
Su exhortaci6n final, invitando a los Letrados cubanos a una revision de
nuestro sistema, no debe quedar en el olvido, porque nuestra justicia mejo-
raria grandemente, tratando de hacer de nuestros juristas colaboradores de
la administraci6n de justicia y desarrollando, entire sus miembros todos, el
concept de la responsabilidad personal y social (Iue a su noble ministerio es
menester.
ANTONIO LANCIS.


COMENTARIOS
El President de la Repfiblica, en su filtimo Mensaje, ha creido conve-
niente sugerirle al Congreso la siguiente media legislative:
"Sexta:-Restituci6n de categories y emolumentos a los funcionarios del
Poder Judicial y Ministerio Fiscal.-Estos han sufrido, entire otros, los siguien-
tes reajustes:
Por el Decreto Presidencial NQ 25, de 8 de Enero de 1930, publicado en
la Gaceta del dia 15, se rebaj6 el 15 por ciento a los haberes mayores de 3,000
pesos y.el 10 por ciento a los haberes comprendidos de 600 a 3,000 pesos; ha-
bi6ndose rebajado en la misma proporei6n los gastos de representaci6n.
Por el Decreto N 1484, de 5 de Noviembre de 1930, publicado en la Gaceta
del 7, se suprimieron los gastos de representaci6n. que a los funcionarion; in-
diciales y fiscales habia conec li(!o la Ley de 29 d' Enero de 1924.





ASUNTOS GENERALS


Por la Ley de 22 de Enero de 1932, publicada en la Gaceta del 25, se
rebaj6 el 25 por ciento de los haberes de los funcionarios, auxiliares y subal-
ternos del Poder Judicial v Ministerio Fiscal.
Es evidence que cuando el Estado exige del funcionario la dedicaci6n, com-
petencia, celo y probidad que se require para la funci6n de la justicia, debe do-
tarlo adecuadamente y procurarle los medios de que se sostenga con prestigio
en sociedad.-Por ello este Ejecutivo demand del Congreso la restituci6n de
los sueldos y emolumentos correspondiente a los funcionarios, auxiliares y su-
balternos del Poder Judicial y del Ministerio Fiscal, a la ascendencia que cons-
titucionalmente les correspondia hasta que se dict6 el primer Decreto relacio-
nado, que los redujo con infracci6n del precepto constitutional segfn el cual
se establece por periods de 5 afios."
Resultan expresivos los fundamentos que abonan la sugerencia del Ejecu-
tivo. Bien es verdad que el Presidente de la Rep6blica fu6 funcionario judi-
cial y fiscal en 6poca en que, como la present, devengaban los mismos exiguos
sueldos.
Habiendo expresado el Secretario de Justicia, Dr. Enrique Alonso
Pujol, su simpatia por el C6digo Penal de 1870, se le pregunt6 que opinaba
l6 del de Defensa Social que fu6 promulgado por el Gobierno Provisional, y
contest segin un diario de esta capital:
"La vigencia del C6digo de Defensa Social ha sido aplazada por 2 afios
por una reciente Ley del Congreso de la Repfblica. Yo creo que se trata de
una gran legislaci6n y estimo que, en lo que sea possible, resultarh fitil y bene-
ficioso para el pais que muchas de sus innovaciones, como la "regeneraci6n
por el trabajo", por ejemplo, scan puestas en vigor desde ahora; pero no
hay que perder de vista que ese C6digo de Defenna exige para su aplicaci6n
una maquinaria judicial y penitenciaria que la Repfiblica no estA en condicio-
nes de montar por ahora y esa sola raz6n aconseja que se posponga el mo-
mento de su vigencia."
Eso fu6 lo que determine, entire otras razones, su justificado aplazamiento,
precursor de otro u otros en no lejana fecha.
El Dr. Jos6 Ram6n Villaverde, desde Avance, aboga por la creaci6n
del "Registro de Poderes y del Registro de Domicilios". Acerca de ellos dice:
"MAs que convenient, result de gran necesidad que esos dos Registros
rsean creados. De haber existido, muchos despojos se habrian evitado, ya
que no pocos bienes se usurparon torticeramente con poderes ya revocados o
siguiendose pleitos en rebeldia por alegar el actor que ignoraba el domicilio
del demandado.
Los pleitos en rebeldia hicieron ricos aqui a no pocos desalmados, que
dejaron en la miseria a viudas y hu6rfanos, sin que para los usurpadores
bubiera sanci6n alguna en nuestras leyes. Por r6ditos de censos, que no se
cobrabaln de proposito, se realizaron despojos inauditos. Y algo peor, con
deudas ficticias contra personas fallecidas fueron demandados los herederos,
Pleg6ndose ignorar sus domicilios y se obtuvieron sentencias condenatorias
hastantes para iniciar la via de apremio, embargar y rematar bienes que pa-
saban a los desaprensives demandantes. Cuando los despojados se enteraban,
ya los bienes no eran snyos, y ningun recurso habia en la Ley, ni lo hay to-
davia, para reparar el dafio.
Con poderes que ya no estaban vigentes, revocados por los poderdantes,
;ipoderados delincuentes vendieron bienes y lograron traspasos en los Regis-
Iros de la Propiedad. Y si bien en estos casos pudo formarse causa por false-
dad, no constando del propio Registro la causa de nulidad de la operaci6n
realizada, esta quedaba fire en beneficio del tercero v defraudado el legi-
timo duefio, en tanto que el pseudo-apoderado se habia marchado ya del pais
con el product de su estafa.





ASUNTOS GENERALS


Estas cosas no deben continuar. Para evitarlas bastari con que se screen
esos Registros que indico. En el de poderes se anotarin los que se otorguen
y sus revocatorias, considerAndose vigentes los otorgados mientras no figure
en el Registro la revocatoria. Y en el de domicilios constarin los de cuantos
ciudadanos lo deseen y tengan bienes que perder.
Con tales Registros no habri peligro para las parties contratantes. El que
(omparezca con poder a otorgar una escritura, deberA presentar la oportuna
certificaci6n del Registro correspondiente de no haberle sido revocado el man-
dato. Y los Jueces no admitirin demands contra personas de ignorado domi-
cilio sin la certificaci6n del Registro de Domicilios en que conste que no apa-
rece inscrito el del demandado."
Con tal que creados los Registros, los encargados de 6stos, no cometan
abuses, seguramente se lograria el resultado que sefiala el Dr. Villaverde.
En un peri6dico de esta capital henmos leido la siguiente noticia rela-
cionada con un hecho reeientemente ocurrido:
"El Juez Especial Dr. Gonzalo del Cristo, que conoce de la causa iniciada
por el homicidio de Andrea Barrios, ha enviado una comunicaci6n a los distintos
cuerpos de Policia ordenAndoles que se abstengan de actuar, investigar, detener
o practicar diligencia alguna relacionada con esa casa, a menos que reciban
instrucciones directs del Juzgado.
Esta media ha causado estupor en los distintos centros de investigaci6n
v en el foro habanero, si se tiene en cuenta que los agents siempre han loca-
lizado testigos, interrogado a personas, etc., con el fin de aportar datos al
Juzgado en busca de la verdad. Se desconoce a qu6 obedece esta drAstica e
inesperada orden del Juez Especial Dr. Gonzalo del Cristo."
Lo dispuesto por dicho Juez obedece a estos preceptos. El art. 284 de la
Ley de Enjuiciamiento Criminal dispone que "inmediatamente que los fun-
cionarios de policia judicial tuvieren conocimiento de un delito pfblico....
lo participarin a la Autoridad judicial... si pudieren hacerlo sin cesar en la
prdctica de las diligencias de prevencini"; agregando el art. 286, que "cuando
el Juez de instrucci6n o el municipal se presentaren a former el sumario,
cesard6 las diligencias de prcvencin que estuviere practicando cualquier Auto-
ridad o agent de policia"; y el 287 que "los funcionarios que constituyan ]a
policia judicial practicarAn sin dilaci6n. .. las diligencias que los funcionarios
del Ministerio Fiscal les encomienden para la comprobaci6n del delito y averi-
gunci6n de los delincuentes y todas las demds que durante el curso de la causa
les cncargaren los Jueces de instruccidn y municipales."
Para demostrar la necesidad de la creaci6n de ]a Sala de lo Conten-
cioso Administrativo y de Leyes Especiales del Tribunal Supremo, vamos a dar
los siguientes datos del movimiento que la misma ha tenido durante el primer
trimestre de este afio:
Asuntos radicados: recursos de casaci6n en asuntos contencioso-adminis-
trativos, 105; id. en pensions civiles, 1; id. en accidents del trabajo, 18; ape-
laciones en asuntos contencioso-administrativos, 32; id. en pensions civiles,
19; id. en retire ferroviario. 8; id. en retire maritimo, 3; id. contra acuerdos
de Comisiones de Inteligencia Obrera, 5; id. contra id. de la Comisi6n de
Ferrocarriles, 3; id. contra id. del Consejo Central de Servicios Piblicos, 1.-
Total, 195 asuntos radicados.
Resoluciones dictadas y firmadas: sentencias, 162; autos definitivos, 7,
y autos en leyes especiales, 43.-Total de asuntos resueltos, 212.
Vistas celebradas 187 y vistas suspendidas 43.-Total de actos sefiala-
dos 230.
Conocidos esos datos es como puede ahora apreciarse la enorme carga que
pesaba sobre la anterior Sala de lo Civil y de lo Contencioso-Administrativo.


OAN.





ASUNTOS GENERALS


LEYES Y DECRETOS

RETIRO CIVIL.-Ley de 13 de Marzo de 1937 (Gaceta del 13)( .-
Art. XII.-Los extranjeros que sirvieron a la Repfblica en el Ejrcito Liber-
tador o en su Cuerpo Auxiliar Civil y los familiares de los mismos que tengan
derecho a pension podran percibir integramente la que le corresponda aunque
residan en el extranjero.
Art. XIII.-Los Funcionarios y Empleados Civiles que tengan prestados
o reconocidos por la Ley mis de 35 afios de servicios, podran, en cualquier
tiempo, acogerse a los beneficios de la jubilaci6n voluntaria, cualquiera que
sea su edad.
Art. XIV.-Se derogan todas cuantas Leyes, Decretos-Leyes, Ordenes y
Reglamentos se opongan a lo establecido en la present Ley, que comenzarA
a regir desde la fecha de su publicaci6n en la Gaceta Oficial de la Repilblica.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en La Habana, a 13 de Marzo de
1937.--Federico Laredo.-Manuel Gimineez Lanier, Secretario de Gobernaci6n
e interino de Hacienda.
CODIGO NOTARIAL: arts. 99 y 259.-Ley (Gaccta 17 Abril).-Articu-
]o I.-Se suspended por el t6rmino de 6 meses los efectos del inciso 2, art. 99
del C6digo Notarial vigente.
Art. II.-El inciso li) del art. 259 del C6digo Notarial, pasara al apar-
tado i), que se crea y el inciso h) quedarA redactado asi:
"h) La viuda de quien, habiendo sido Notario, con 30 afios de ejercicio,
con posterioridad a] 1 de Enero de 1899, hubiere fallecido durante la vigencia
de este C6digo, afn cuando no fuese Notario en el moment de su fallecimiento
y si Miembro de la Carrera Judicial con categoria de Magistrado de Audien-
cia de Segunda Clase."
Dada en el Palacio de la Presidencia, en La Habana, a 16 de Abril de
1937.-Federico Laredo.-Enrique Alonso Pujol, Secretario de Justicia.


LIBROS Y REVISTAS

DERECHO INTERNATIONAL PiTBLICO, TOMO IV, POR EL DR. ANTONIO SAN-
CHEZ DE BUSTAMANTE Y SIRvgN.-Habana, 1937.-Acaba de circular otro tomo
mis de la obra que viene publicando el ilustre internacionalista, consagrado
por la critical universal, Dr. SAnchez de Bustamante; contraido todo 61 al
Derecho Internacional Pfiblico Penal y consta de 21 capitulos, en los que ha
acumulado su autor cuanto precisa para el anAlisis y studio de esa rama del
Derecho Internacional, y que serf recibido, como los tomos anteriores, con los
elogios de los que autorizadamente pueden dar su opinion del mismo.
APORTACIONES PARA UNA POLITIOA ECONOMIC CUBANA, POR EL DR. GERMAN
WOLTER DEL Rfo.--Iabana, 1937.-Acaba de publicar el ex-Secretario de Ha-
cienda Dr. Wolter este libro, contentivo del informed que rindi6 al Presidente
de la Repfiblica desempefiando aquel cargo. que pone de manifiesto la buena
voluntad del author, la honestidad del funcionario, y el sentido patri6tico del
ciudadano.
EL PROBLEMA DE LA PENA DE MUERTE, POR EL DR. Jo.QITTN G6MEZ DE MO-
LINA.-Habana, 1937.-E1 Dr. G6mez de Molina, abogado de Camagiiey, en
23 de Noviembre de 1936 y en el Circulo de Profesionales de Camagiiey, pro-
nunci6 la conferencia que recoge el folleto, en el que estudi6 el tan debatido
problema de la pena de muerte bajo estos aspects: Dificultad del tema;
Aspecto juridico del problema; Los progress cientificos; Argumentos aboli-
(1) Esta Ley, por la que se crea la Secci6n de Pagaduria Central de Clases Pasivas,
contiene los articulos que arriba reproducimos.





ASUNTOS GENERALS


cionistas; Condiciones esenciales de las penas; Aspecto politico del problema;
El delito comfn y el delito politico; El delito politico-social; Estado del pro-
blema en Cuba; y Conclusi6n. Su conclusion es esta: sentirse pesimista acerce
del ideal abolicionista, porque "la Revoluci6n es la que ha complicado el pro
blema entire nosotros." Si no hubiera sido por el period revolucionario y st
agitaci6n consiguiente, el Dr. G6mez estima que muy probablemente se hubiers
abolido esa pena en el C6digo de Defensa Social.
EL PADRE BENITO VINES, S. J., Y SU OBRA CIENTFICO-HUMANITARIA AL
FRENTE DEL OBSERVATORIO DE BEIAN, POR MARIANO GUTIERREZ Y LANZA, S. J
--Habana, 1937.-Reproduce la conferencia que el P. Gutierrez Lanza pronun-
ci6 en la Biblioteca Municipal de la Habana, el dia 26 de Julio de 1936.
PROYECTO DE CONSTITUTION, POR EL DR. JosE PORTTTONDO Y DE CASTRO.-
Habana, 1937.-Este folleto, en 24 edici6n, contiene dicho proyecto.
INFORMED SOBRE LA REFORM DE LA LEY CONSTITUCIONAL, POR EL DR. JOSF
PORTUONDO Y DE CASTRo.-Habana, 1937.-En este folleto se reproduce diche
informed rendido al Senado, a nombre del Colegio de Abogados, por el Dr. Por
tuondo en sesi6n pfiblica del dia 27 de Octubre de 1936.
REVISTAS EXTRANJERAS.-Hemos recibido: Los Tr,,!,,iall<, M6xico D. F.,
Febrero; Mensajes 'de la Biblioteca Nacional, Quito-Ecuador, Diciembre-Ene-
ro; La Justicia, M6xico, D. F., Febrero; Gaceta Judicial, Quito, Ecuador, Ene-
ro; Derecho, Medellin, Colombia, Febrero; Revista del Colegio de Abogados
Buenos Aires, Repiblica Argentina, Enero-Febrero; Boletin Forense, Carta-
gena, Colombia, Marzo; y Bancos, Buenos Aires, Repfiblica Argentina, Enero-
Febrero.
OTRAS REVISTAS.-S'eg'uros, Febrero; La Jurisprudencia al Dia, Enero;
Boletin de los Servicios Piblicos, Febrero; Informacion Fiscal, Abril; Revista
de la Asociaci6n de Viajantes de Comercio, Marzo; y Cuba Politica y Parla-
mentaria, Marzo, de la Habana.


MISCELANEA

MENSAJE.-El Ejecutivo en Mensaje de 27 de Marzo, en relaci6n con
el departamento de Justicia, ha pedido al Congreso la adopci6n de medidas
legislativas que dispongan o resuelvan lo siguiente:
La construcci6n del Palacio de Justicia de la Habana; la codificaci6n de
las Leyes del Trabajo; la creaci6n del Tribunal Especial del Trabajo; la crea-
ci6n del Negociado del Registro Civil; la restituci6n de categories y emolumen-
los a los funcionarios del Poder Judicial y Ministerio Fiscal; la modificaci6n
de los arts. 27 y 28 de la Ley de Indultos; la regulaci6n del procedimiento
para el pago de honorarios a peritos que han prestado servicios por orden
judicial; la restituci6n a los Municipios de las multas que recauden los Juz-
gados Correccionales para que aquellos sufraguen los gastos de los Vivacs;
el aumento del personal de funcionarios y auxiliares de las Audiencias de
Camagiiey y Oriente; studio del problema de la delincuencia infantil; cr&-
ditos de $15,000 para adquisici6n de mobiliario, $10,000 para imprevistos,
$25,000 para funcionarios temporeros y $3,600 para materials de los Juzgados
Correccionales de la Habana; y ]a organizaci6n de la Medicina Forense en Cuba.
MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despu6s de publicado el anterior numero,
ha habido el siguiente:
Secretario de Justicia.-Ha sido aceptada la renuncia que present el
Dr. Manuel Castellanos y Mena.
Para sustituirlo ha sido designado el Dr. Enrique Alonso y Pujol, Re-
gistrador de la Propiedad de la Habana.





ASUNTOS GENERALS


Reingreso.-Ila sido nombrado por el turno tercero Magistrado de la
Audiencia de Pinar del Rio, el Dr. Mario Demestre e Izquierdo, que ante-
riormente fuh, desde 1P de Abril de 1918, Abogado Fiscal y Fiscal de la
Audiencia de Santa Clara y Fiscal de la de Camagiiey hasta 20 de Septiem-
bre do 1933. Solicitaron el traslado los Magistrados Cowley, Gonzalez Lla-
guno, Guerra y Rodriguez, y el ingreso los Letrados Isaac Juara, Ceferino
Saiz de la Mora, Rail Pichardo, Francisco Ros, Federico de C6rdova, Ale-
jandro Trelles, Agustin Cantefis, Salvador Miranda, Mariano Vivanco, Adol-
fo Nfiiez, Pedro Pefias, Ren6 Garcia, Jose A. Duque de Heredia, Manuel
Fernandez Feito, Felix P6rez Porta, Eduardo Escasena y Domingo Socorro
M6ndez.
Ascensos.-Ha sido ascendido al cargo de Juez de Primera Instancia
e Tnstrucci6n de Palma Soriano, el Dr. Juan M. Neda y Moreno, Juez Mu-
nicipal de Madruga. Ocupa en el escalaf6n de los de su categoria el nimero 3
y rehus6 el ascenso.
-Para cubrir el anterior cargo fu6 nombrado el Dr. Cecilio Caneda y
Acosta, Juez Municipal de Alquizar. Ingres6 en la carrera en 21 de Diciem-
bre de 1926, cargo que renunci6 en 1928. Ese mismo afio reingres6 por el
Juzgado Municipal de Cabezas, pasando luego al que ahora servia. Ocupa
en el escalaf6n de los de su categoria el nfmero 4.
-Tambi6n fu6 ascendido al cargo de Juez de Instrucci6n de Manza-
nillo, el Dr. Carlos Diaz Silveira y L6pez, que era Juez Municipal de San
Juan de los Yeras. Ocupaba en el escalaf6n de los de su categoria el ni-
mero 23. Ingres6 en la carrera por oposici6n en 4 de Febrero de 1929 como
Juez Municipal .de Banes, pasando despues a] que ahora desempefiaba.
Traslados.-Ha sido trasladado a petici6n al cargo de Juez de Instruc-
ci6n de la Secci6n 2. de la Habana, el Dr. Alfredo Herrera y Estrada, que
era Magistrado de ]a Audiencia de Pinar del Rio.
-Tambi6n fu6 trasladado a petici6n al cargo de Juez Municipal de
Bataban6, el Dr. Pablo GonzAlez y Enriquez, que desempefiaba igual cargo
on Niquero desde 10 de Noviembre de 1919.
-Tambi6n fu6 trasladado a petici6n al cargo de Juez Municipal de
Antilla, el Dr. Manuel M. Veranes y Rojas, que lo era .de Sagua de Tanamo,
desde 26 de Mayo de 1934.
Jueces Municipales primeros suplentes.-Han sido nombrados los sefio-
res Jos6 HernAndez, de Yaguaramas; y Jos6 M. Aguirre, de Mayajigua.
Jueces Municipales segundos suplentes.-Han sido nombrados los sefio-
res Mannel Modesto, de IguarA; Benito Mora, de Arroyo Blanco; Gonzalo
Dedieu, de Caimanera; Marcelino Biosca, de Ciego de Avila; y Antonio
P6rez, de Bueycito.
Nombramiento sin efecto.-Se ha dejado sin efecto el de Juez Muni-
cipal 29 suplente de El Pil6n, a favor del Sr. Manuel Berro, por serlo del Cafio.
Teniente Fiscal del Tribunal Supremo.-Ha sido nombrado para dicho
cargo el Dr. Rail Alvarez y Maruri.
Tenientes Fiscales.-Ha sido declarado cesante el Dr. Manuel Betan-
court y Rodriguez, que lo era de la Audiencia de Camagiiey.
-Para cubrir la anterior vacant fue nombrado el Dr. Arnando Pares
y Zaldivar.
Jubilaciones.-Se ha negado al Sr. Juan C6rdova y Alvarez, Alguacil
jubilado del Juzgado de Primera Instancia de Camagiiey, el aumento de
su pension.
-Ha sido jubilada forzosamente la Sra. Francisca Bald6 y Faure,
Official del Juzgado Municipal de Calabazar de Sagua, con un retire annual
de $406.78.
-Ha sido jubilado voluntariamente el Sr. Juan Llerena y de la Rosa,
Official de Sala del Tribunal Supremo, con un retire annual de $2,638.44.





ASUNTOS GENERALS


-Se ha declarado no haber lugar a anular la jubilaci6n del Sr. Feli-
ciano Campillo y Rivero, Oficial del Juzgado Municipal de Ranchuelo, que
alega se debi6 a pasiones political.
Renuncia.-Ha renunciado su cargo el Sr. Eligio Ginarte, Juez Muni-
cipal 2 suplente de Baire.
Licencias extraordinarias.-Se han concedido tres meses al Lcdo. Luis
Le6n, Magistrado del Tribunal Supremo; tres al Sr. Luis Hechavarria,
Official del Juzgado Municipal del Caney; y tres al Sr. Elias Rodriguez, Se-
cretario del Juzgado Municipal de La Esperanza.
Erratas.-En el cscalaf6n que filtimamente hcmos publicado hemos ad-
vertido dos erratas tipogrAficas. La nota 26 no corresponde al Dr. Trelles,
sino al que le sigue Dr. Luaces; y en la nota 10, correspondiente al Dr. He-
rrera, donde dice 1932, lease 1923. Deben rectificarse las mismas.
Varias noticias.-Se ha pedido a la Secretaria de Justicia la creaci6n
de un Juzgado Municipal de 4V clase para el Central Jobabo, y la del Juz-
gado de Primera Instancia e Instrucci6n de Sagua de TUnamo.
-El Secretario de Justicia, Dr. Enriquc Alonso Pujol, ha dicho que no
existen motives para llevar a cabo una reorganizaci6n del personal del
Ministerio Fiscal.
-El Juzgado Correccional de la 4* Secci6n volvera a celebrar los jui-
cios en horas de la mariana. Era costa prevista.
-El Archivero de la Audiencia de la Habana, Sr. Benito Alonso, ha
sido condecorado por la Cruz Roja Cubana, con la medalla de oro con dis-
tintivo blanco.
-Han sido presentadas en el Senado una proposici6n de Ley creando
una plaza de Oficial de Sala y otra de Oficial de Secretaria para la Au-
diencia de la Habana.
-Los vecinos de Majagua, Camagiiey, han pedido la creaci6n en dicho
lugar de un Juzgado Municipal 'de 4. clase.
-Ha sido aprobado en el Congreso un credito de $125,000, para pagar
sus haberes a los Jueces Municipales suplentes.
-Ha sido presentado en la CLmara una proposici6n de Ley concedien-
do un cr6dito de $15,000 para el pago de dietas del Poder Judicial.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-En
el mes de Febrero tuvo los siguientes ingresos: Saldo del mes anterior,
$17,160.78; multas correccionales, $4,366.50; multas de Urgencia, $1,094.52;
derechos Registro Civil, $11,290.13; descuentos, $10,470.22; sobrantes, $1,614.03;
fianzas, $674.20; correcciones, $79.09: multas testigos, $75.62; ingresos v rein-
,gresos en el Poder Judicial, $7.50; licencias, $6.50.-Total, $46,839.09.
Y tuvo los siguientes egresos: jubilacibnes y pensions, $29,290.60; sueldos,
$187.50; material, $17.15; devoluciones, $4.00; saldo, $17,339.84.-Total igual,
$46,839.09.
-La Comisi6n abon6 a los jubilados y pensionistas el mes de Marzo, con
el 77 por 100 de sus acreencias.
COMPATIAS DE FIANZAS.-La Secretaria de Comercio (Gaceta 15
de Abril), hace saber que lai compafiias autorizadas para prestar fianzas son
las siguientes: La Alianza. The Boston Surety Co., Compailia Cubana de Fian-
zas, El Comereio, La Comercial, Cienfuegos. Fidelity and Deposit Co. of
Maryland, General Surety (o., La Insular. The Liverpool and London & Globe
Co., The Maryland Casualty, La Mlercantil, National Surety Co., Orbe, Pre-
visi6n Social y La Uni6n Nacional.
FALLECIMIENTO.-Ha fallecido el Dr. Bernab6 Cicero y Cabrera, Re-
gistrador de la Propiedad jubilado de Giiines.





ASITNTOS GENERALS


COMPRAMOS.-Colecciones de REPERTORIO JUDICIAL de los afios 1925 y
1928 y las pagamos a OCHO PESOS cada una. Tambien nfmeros sueltos de
esos afios v de Enero de 1929 A PESO.--11 N 188, entire II e 1, Vedado.-
Telefono F-2965.
NOTICIAS VARIAS.-El dia 24 de Marzo pronunci6 una conferenjia
en la sociedad "Amigos de la Cultuia Francesa", el Sr. Luis Martinez, de
Camagiiey, acerca "De la vida infantil delincuente".
-Ha sido autorizado el Dr. Antonio Barreras. Juez de Primera Instan-
cia de Santa Clara, para publicar un libro titulado "Las Constituciones de
Cuba"; y el Dr. Jose Perez y Cubillas, otro sobre clandestinaje mercantile.
-Ha sido presentada en el Senado una proposici6n de Ley por la que
se determinan los condiciones que deben reunir los que aspiren a Procu-
rador.
-El dia 9 de Abril pronunci6 una conferencia el Dr. Jos6 A. Martinez,
en Marianao, con el tema "La muerte de la Guayana", acto organizado por
la "Asociaci6n Protectora del Preso".
-Ha embarcado para La Haya el Dr. Antonio Sinchez de Bustamiante,
Magistrado del Tribunal Internacional.
-La Sala de Gobierno de la Audiencia de la IIabana, ha sefialado el dia
17 de Mayo pr6ximo para comenzar los examenes de los aspirantes a Procu-
rador; y la de Pinar del Rio, seiial6 para dichos examenes, el dia 24 de ese mes.
PROGRAMA DE PREGUNTAS.-En la Gaceta de 17 de Marzo de 1936,
se ha publicado el Programa de Preguntas para el examen de aspirantes al
titulo de Procurador, aprobado por el Presidente del Tribunal Supremo.
EXAMENES DE ASPIRANTES A PROCURADOR.-Programa que re-
gira en los de Mayo de 1937.-Sr. Decano del Colegio de Procuradores de
]a Habana.-Ciudad.-Sefior: Por orden del Sr. President del Tribunal
contest su comunicaci6n de 19 del corriente mes referente al Programa
para los examenes de Procurador, manifestAndole que no habiendo podido
efectuarse con la debida anticipaci6n la redaccion, correcci6n y publica-
ci6n de dicho Programa, no es possible que rija para los pr6ximos ex6menes,
ya que 6stos, segdn .dispone el Reglamento de la material de 23 de Diciem-
bre de 1935, deberAn efectuarse en la segunda quincena del mes de Mayo
del present aiio. Sirvase acusar recibo.-De Ud. atentamente, Leandro J.
Cafiizares, Secretario del Tribunal Supremo.
INCONSTITUCIONALIDAD.-E1 Pleno del Tribunal Supremo, por sen-
tencia de 5 de Marzo de 1937, ha declarado "que los arts. 30, 40, 59, 6' y 9 del
Decreto 2766, de 2 de Octubre de 1936, son nulos por infringir el art. 35 de ]a
Ley Constitucional vigente, no pudicnndo los mismos ser aplicados en lo su-
cesivo."'
COMPETENCIA.-Portaci6n de arma por un Policia.-La Sala de lo
Criminal del Tribunal Supremo, por auto de 29 de Octubre de 1936, resolvi6:
Considerando: que conforme ha declarado este Tribunal Supremno en nu-
merosas resoluciones, aunque el Policia pertenezca a la Reserva Militar y
haya sido llamado al servicio active, queda sometido a la Jurisdicci6n ordi-
naria si el hecho de que se trata no Ee ha realizado como miembro de aqunlla,
sinm como simple Policia, lo mismo que sucederia con un Soldado del Ejercito
Constitutional, en el propio supuesto, esto es, que obrara o delinquiera en
acto qne no fuera de servicio military, y como es evidence que el acusado por-
laba el arma en cuesti6n por ser Policia para las funciones propias de esa
Instituci6n, y no porque estuviera adscripto a la Reserva Militar, es incues-
tionable que debe conocer del caso el Tribunal ordinario.-Sres. Llano, Dt-
val, Mestre, Ledn, Mora, Tejera y Tabio.





ASUNTOS GENERALS


REGISTRO CIVIL.-Demora en inscribir un matrimonio notarial.-La
Direcci6n de los Registros y del Notariado, por resoluci6n de 7 de Enero de
1937, declare lo siguiente:
"Vista la consult formulada por el Juez de Primera Instancia de Guan-
1inamo y elevada a este Centro por el Presidente de la Audiencia de Orien-
te; y
Resultando: que el Juez de Primera Instancia de GuantAnamo al girar
visit ordinaria al Registro Civil a su cargo del Juez Municipal de 44 clase
de Caimanera, observe que el expediente de matrimonio instruido y celebrado
ante el Notario de la ciudad de Guantanamo, Dr. Eleuterio DurAn y Fr6-
meta, referente a Pantale6n Payr6n y Milagros de la Caridad Ferreiro, se
recibi6 en dicho Registro el dia 19 de Octubre de 1935, no obstante lo cual la
inscripci6n del mismo se practieO el 28 de Diciembre del propio afio, es decir,
casi a. los tres mess, por lo que a juicio del funcionario consultant el Juez
Encargado de esa dependencia incurri6 en la sanci6n prevista en el parrafo
89 del art. 140 del C6digo Notarial, o sea, $5 de multa por cada dia que exce-
di6 a los 5 que dicho C6digo le concede para verificar la inscripci6n.
Resultando: que el Juez de Primera Instancia de Guantanamo al tener
dudas sobre ello. consult a esta Direcci6n si la imposici6n de dicha multa
corresponde al Juez de Primera Instancia en su caricter de Inspector Per-
manente de los Registros (iviles del Partido Judicial, y en caso afirmativo
si en el c6mputo de la multa a raz6n de $5 por cada dia de demora, deben
ser incluidos los dias inhfbiles.
Resultando: que el Presidente de la Audiencia de Oriente al evacuar el
traimite a su cargo, opin6 que ]a imposici6n de la multa a que se contrae la
consult compete al Juez de Primera Instancia respective en su caricter de
Inspector permanent de los Registros Civiles de su Partido Judicial, y que
aun cuando no se express en el art. 140 del C6digo Notarial si los dias que
transcnrran sin verificarse por el Juez la inscripci6n, objeto de multa de $5
por cada dia que dejara pasar, son hfbiles o no, entendia que solamente ha-
brian de contarse y por lo tanto multarse los dias habiles que transcurrieran.
Considerando: que de conformidad con lo ordenado en los arts. 11, 126
y 131 del Reglamento Civil, los Jueces de Primera Instancia tienen la ins-
pecciSn inmediata y permanent de los Registros Civiles de su Partido, ejer-
cicndo en tal concepto las facldtades que les correspond, entire las cuales se
cncventra la de adopter las disposiciones necesarias para corregir y penar,
en so caso, las faltas de formalidad en el modo de llevar los libros o cualquiera
infraccion de la Ley o del Reglanento del Registro Civil; pudiendo entenderse
por analogia y a falta de provision en contrario, que tambien estan facultados
(diclos Jueces para imponer las multas o correecciones disciplinarias (que deri-
ven de otras Leyes especiales, como lo es el C6digo Notarial, en aquellos ex-
tremos que se relacionen con el Registro del Estado Civil.
Considerando: que si bien el C6digo Notarial en su art. 140, pirrafo 89,
"mpone al Juez Municipal que no extienda dentro de 5 dias la inscripci6n de
un matrimonio contraido ante Notario o se niegue a verificarla, una multa de
*5 por cada dia que transcurra sin verificar ]a inscripci6n, no expresa si esos
dias han de ser o n6 hbbiles; por lo cual en buena hermen6utica juridica la
interpretaci6n debe ser favorable al Juez infractor.
Fsta Direcci6n resuelve: Evacuar la consult como sigue: Primero: Co-
rresponde al Juez de Primera Instancia, en so caricter de Inspector Perma-
nente del Registro Civil, hacer efectiva la multa a que se contrae el art. 140,
parrafo 8", del C6digo Notarial; y Segundo: Los dias sefialados en el pArrafo 89
del art. 140 del C6digo Notarial, deben estimarse habiles. Comuniquese al
TIuez de Primera Instancia de Guantanamo, por conduct del Presidente de
la Audiencia de Oriente, a sus efectos." Lo que tengo el honor de trasladar a
Itd. para su conocimiento y efectos; con devoluci6n del folio acompafiado. De





ASUNTOS GENERALS


Ud. atentamente. (Hay una firma) Director de los Registros y del Notariado
P. S."
QUEJA.-Contencioso-administrativo.-La Sala de lo Civil del Tribunal
Supremo, por auto de 19 de Octubre de 1936 resolvi6:
Considerando: que segfin aparece de los antecedentes elevados, el recurso
contencioso-administrativo en que se ha interpuesto, el de casaci6n no admi-
tido, ha sido establecido contra una resoluci6n del Presidente de la Repfiblica
y, por lo tanto, de conformidad con lo preceptuado en el art. V de la Orden
111 de 1901, se tramita en primera instancia ante la Sala Segunda de lo Civil
y de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia de la Habana.
Considerando: que, por consiguiente, a tenor de lo establecido en el
art. VII.I, inciso c) de la citada Orden, el recurso que procedia establecer en
este caso era el de apelaci6n, y no el de casaci6n que se interpuso, que de aeuer-
do con el art. IV de la Orden 96 de 1899 con el III de la 111 de 1901 s6lo pro-
cede contra las senteneias definitivas y autos que pongan termino al procedi-
miento contencioso-administrativo, dictados en los pleitos que se .-ustancian en
instancia finica.
Considerando: que en tal virtud debe desestimarse la queja; (iin especial
imposici6n de costas, por no haberse causado.-Sres. Martinez, Montagi, Fer-
nandez, Sol6rzano, Pichardo, Perera y Torre.
DIVORCIO.-Consulta.-Un marido estableci6 demand de divorcio con-
tra su consorte, de acuerdo con los preceptos del C6digo Civil que regia al
interponerse la demand, decretandose el divorcio con separaci6n de cuerpos y
bienes de los c6nyuges. Posteriormente, al establecerse la Ley de Divorcio con
disoluci6n del vinculo de 29 de Julio de 1918, el actor solicit que se aplicara
a dicho divorcio, de acuerdo con el criterio de transici6n establecido por el
capitulo 8 de la referida Ley, los beneficios establecidos en la misma, relati-
vos a la disoluci6n del vinculo, sustanciAndose la solicitud por los trAmites de
los incidents y dictandose sentencia por la que se aplic6 al divorcio la referida
disoluci6n del vinculo. El Juez no dispuso elevar en consult la sentencia por
estimar que no procedia y mand6 expedir certificaci6n de la sentencia con
expresi6n de ser firme. El marido posteriormente contrajo nuevo matrimonio.
En 1935 la mujer solicit se declarase caducada la instancia, toda vez que
no se elev6 la sentencia en consult, lo que neg6 el Juzgado y la Audiencia
declare sin lugar la posterior apelaci6n interpuesta. Establecido recurso de
casaci6n, el Tribunal Supremo por sentencia 232, de 22 de Diciembre de 1936,
lo declar6 sin lugar por estos fundamentos:
Considerando: que el art. 32 de la Ley sobre divorcio de 29 de Julio de
1918, y por el cual se dispuso que cuando ninguna de las parties apelase de la
sentencia disolviendo el vinculo matrimonial, o en el caso de apelar alguna de
ellas abandonara despu&s la apelaci6n, el fallo seria elevado por el Juez, de ofi-
cio, en consult a la Sala de lo Civil de la Audiencia respective, y a los efectos
que en el propio precepto se determinan, se encuentra comprendido en el
capitulo 69 de dicha Ley, que estf destinado a regular el procedimiento por
el que habrian de sustanciarse las demands de divorcio, en general, esto es,
el que se solicitara por cualquiera de las causas en la propia Ley establecidas,
excepci6n hecha del que se fundase en el mutuo disenso, estando consagrado
el capitulo 7? a la regulaci6n del procedimiento especial que en este caso habria
de seguirse; que en el siguiente capitulo 8 se contienen las disposiciones adop-
tadas como "'Criterio de Transici6n'', y entire las cuales se encuentran el art. 34,
conforme al cual la subsistencia del efecto primero del art. 73 del C6digo Civil
en las sentencias de divorcio dictadas hasta la promulgaci6n de la referida Ley
seria causa bastante para a aplicaci6n del divorcio que por 6sta qe establecia;
el 36 en el que expresamente se ordena que esa solicitud de transici6n se sus-





ASINTOS GENERALS


taneiaria por los trimites de los incidents con intervenci6n del Ministerio Fis-
cal, y el 37 en el que se previene que en los incidents sobre la aplicaci6n de
dicha Ley a los divorcios decretados por sentencias nacionales, el demandado
s6lo podria oponerse basAndose en la interrupci6n del efecto sefialado en el
nfmero 19 del citado articulo del C6digo Civil, sin que en ninguna de.esas tres
disposieiones relatives a la expresada solicitud, y que cono queda visto por los
trimites de los incidents es que se manda sustanciar, ni en ninguna otra y con
respect a la sentencia que por el Juez se dicte en tales incidents, se haga refe-
rencia alguna direct o indirectamente a lo ordenado en el precitado art. 32,
que, por lo tanto, y dada, ademAs, la diversidad del procedimiento y su objeto,
no era de aplicaci6n a las sentencia recaidas en dichos incidents.

COMPETENCIA.-Cesionario.-La Sala de lo Civil del Tribunal Su-
premo por sentencia de 5 de Febrero de 1937, resolvi6 lo siguiente:
Considerando: que si bien es doctrine legal sentada por esta Sala que,
salvo pacto en contrario, es Juez competent para conocer de la acci6n per-
sonal ejercitada en cobro del precio de mercancias vendidas al cr6dito por un
comerciante a otro de distinta plaza y remitidas al comprador a cuenta y riesgo
de 6ste, el del domicilio del vendedor, porque en tal caso ha de entenderse que
las mercancias fueron entregadas en el lugar donde radica el vendedor y en
ese lugar debe cumplirse la obligaci6n de pagarlas, tambi6n repetidamente se
ha declarado que la cesi6n de un credito no altera su naturaleza, puesto que el
cesionario lo adquiere en la extension, limits y condiciones con que lo tenia el
cedente, y por ello a esas circunstancias originarias hay que atenerse para de-
terminar el Juez que con preferente competencia deba conocer de la acci6n
dimanada del derecho cedido.
Considerando: que esto sentado y existiendo en esta Capital various Jueces
Municipales, de los que cada uno debe conocer tan solo de los negocios que co-
rrespondan a su respective deimarcaci6n, conforme a las reglas de los arts. 62,
63 y al art. 435 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, claro esti que al lugar en
que tiene su domicilio en la Habana el vendedor de las mercancias en las con-
diciones ya expresadas, es al que hay que tender para determinar la compe-
tencia y no al lugar en que tiene su domicilio el demandante que afirma recla-
mar como cesionario del conerciante vendedor; por lo que establecida la de-
manda de autos ante el Juez Municipal del Sur de la Habana, dentro de cuya
demarcaci6n se encuentra el domicilio del demandante, pero no asi el de la en-
tidad cedente y vendedora, que segin los documents presentados por el mismo
actor, lo tiene en la casa calle de Ricla o Muralla nfimeros 123 y 125, enclavada
en la circunscripci6n del Juzgado Municipal del Este de la Habana, es precise
reconocer, ya que no existe sumision expresa ni tfcita ni lugar expresamente
designado para el cumplimiento de la obligaci6n, la raz6n con que reclama en
tales circunstancias el conocimiento del asunto el Juez Municipal de Col6n, por
ser el del demandado.-Sres. Martinez, Montagi, Solorzano, Pichardo, Chaple
(Ponente) y Torre.

INTERPRETATION DE LA CLAUSULA INSTITUTORIA DE UN TES-
TAMENTO.-D. N. otorg6 testament abierto, en cuyo texto se contiene la
clAusula siguiente: "Quinta. Institute y nombra por su fnica y universal
heredera de todos sus bienes, derechos y acciones, presented y futures, en pleno
y absolute dominion, a su referida esposa Doila M., y a falta de ella, a sus des-
cendientes legitimos. si es que ha habido sucesi6n de este matrimonio. Pero si
al fallecimiento del otorgante existiesen alguno o algunos hijos habidos en su
consorcio con la nombrada Dofia M., entonces el hijo o hija que sobrevivieren
al manifestante, percibirAn las dos terceras parties de sus bienes, que como cuota
legitimaria sefiala el art. 808 del C6digo Civil; que si un solo hijo, percibird
las dos terceras parties por complete, y si son various, se dividirdn entire ellos





ASUNTOS GENERALS


por iguales porciones. El tercio del caudal restante, o sea el de libre disposici6n,
lo recibirf en este caso en propiedad su repetida esposa Doiia M." El testador
ha fallecido este mismo afio, dejando de su referido matrimonio un solo hijo,
D. P., nacido con posterioridad a la feeha del testamento, estdndose, por con-
siguiente, en uno de los casos previstos cn la instituci6n.
La voluntad del testador, acaso torpemente reflejada, atendidos los de-
fectos de redacci6n de la clausula transcrita y las incongruencias de concept
que en ella se advierten, es que el hijo perciba las dos terceras parties de la
herencia, constitutivas de la cuota legitimaria, sin limitaci6n ni gravamen de
ningin g6nero, pues no otra cosa cabe deducir de la locuci6n por complete, guar-
dando para la viuda s6Io el tercio de libre disposici6n en propiedad; pero como
el art. 834 concede a esta el usufructo del tercio destinado a mejora, parece
ser que entire la manifestada voluntad del testador y el precepto de la Ley no
existe la debida armonia. Ahora bien: teniendo en cuenta el consultant que el
viudo o viuda es un heredero forzoso, cuya porci6n legitima sefiala la Ley en
cada caso, estima que en el present ha de haber Donia M., por su calidad de
e6nyuge superviviente, el usufructo del tercio destinado a mejora y por su
consideraci6n de heredera, o mejor dicho, legataria, la propiedad del tercio de
libre disposici6n, sin que pueda entenderse implicita en ella la cuota viudal.
Contestaci6n.-Realmente es dificil interpreter la voluntad del testador por
la pesima redacci6n de la cliusula institutoria, segdn ]a cual, aparece nombrada
heredera en primer lugar la esposa del testador, y a falta de ella, los descen-
dientes legitimos de ambos; instituci6n completamente illegal, y, por tanto, es
de todo punto inadmisible; no cabe tener en cuenta el primer parrafo de la clin-
sula copiada en la consult.
Segfin la letra de los dos pirrafos siguientes, creemos que la esposa es
heredera en el tercio de libre disposici6n y heredera en plena propiedad, que
la voluntad del testador, es que el hijo o hijos supervivientes perciban los dos
trcios de la legitima integros por complete, y en su virtud, la cuota vidual,debe
considerarse comprendida en la plena propiedad del tercio de libre disposici6n.
-A. Oharrin.
LADULTERIO CONSENTIDO?-Interesante, por cuanto claramente apli-
ca para el caso ]a causa primera del art. 30 de la Ley del Divorcio de Espafia,
Supremo de dicha Repfiblica.
Ante el Juzgado se dedujo demand de divorcio contra la esposa del de-
mandante, alegaido coneretamente como hechos: que ambos contrajeron ma-
trimonio en 6 de Septiembre de 1890; que en 6 de Diciembre de 1901, el actor
sorprendi6 a su esposa en flagrant delito de adulterio, por lo que esta pas6
al domicilio de sus padres; que se evit6 la intervenci6n judicial por instancia
de los mismos y a los pocos dias la demandada se fue a vivir maritalnente con
su amante; que el demandante recibi6 en 26 de Febrero de 1920 una carta de
su esposa para que le auxiliara en su precaria situaci6n, y le remiti6 una pen-
ai6n mensual; que las exageradas pretensiones de la demandada obligaron al
actor a formular la demand; cit6 los fundamentos legales que estim6 opor-
tunos y suplic6 se declarara haber lugar al divorcio, con declaraci6n de cul-
pabilidad y costas a la demandada. Tramitada la demand, fuc emplazada la
demandada, que contest denegando los cargos que se le hacian, formulando
reconvenci6n fundada en la causa 12 del art. 3 de la Ley, y suplie6 se le
absolviera de la demand y por via reconvencional se declarase el divorcio, sin
declaraci6n expresa de culpabilidad. Haciendose por el Juez el resume que
establece la Ley y remitidos los autos a la Audiencia Provincial, la Sala dict6
sentencia, por lo que declar6 haber lugar a la demand finicamente por la
causa 12 del art. 3Q de la Ley y, en su consecuencia, disuelto el matrimonio
contraido por los litigantes; declarando asimismo haber lugar a la reconven-





ASUNTOS GENERALS


ci6n por la misma causa, sin culpabilidad ni especial condena de costas. Contra
la anterior sentencia se interpuso recurso de revision por injusticia notoria,
al amparo del N? 3 del art. 57 de la Ley del Divorcio, fundandolo en que la
Sala sentenciadora eonsider6 consentido por el actor el adulterio de su esposa,
habi6ndose interpretado err6neamente el N? 1 del art. 3 de la Ley, asi como la
causa 12 del mismo articulo, al estimar libremente consentida la separaci6n
habida entire los c6nyuges, y la falta de aplicaci6n del art. 5? de la Ley al
estimar la reconvenci6n contraria. Celebrada ia vista, se dict6 sentencia, de
que son los siguientes considerandos:
Considerando: que probado el adulterio de la esposa, quien, con persistent
conduct ilicita, al ser arrojada del hogar por el marido ofendido, que la en-
treg6 a los padres de ella, vivi6 largos afios en ptiblico concubinato en compafiia
del amante, sin que el esposo, movido por un piadoso sentimiento de humanidad,
hubiese intentado contra ambos las acciones civiles o penales que la Ley le
concedia, y se limit a repudiar de hecho el vinculo matrimonial, para dirigir
dignamente la existencia propia por la senda de sus deberes sociales; y demos-
trando asimismo que el recurrente pas6 una pequefia pension mensual a su
referida mujer cuando 6sta, transcurrido much tiempo desde ]a ruptura, que-
d6 desamparada de todo auxilio eeon6mico a consecuencia del fallecimiento de
los deudos y del amigo en cuya compafiia estuvo y acudi6 ante el esposo en
suiplica de protecei6n que los nobles sentimientos de este no vacilaron en otor-
garle, pero sin reanudar en manera alguna la convivencia conjugal, lo cual
no fu6 obstAculo para que la recurrida instase procedimiento judicial al objeto
de reclamar alimentos por haber eesado aqu6l de satisfacerle los que generosa-
mente le facilitaba antes de haber venido a peor fortune, la cuesti6n a resolver
es la de determinar si los hechos relacionados implican o n6 la califieaci6n de
un adulterio consentido como obstAculo impedimento de la estimaei6n de la
causa del divorcio primer del art. 3' de la Ley de mtrito.
Considerando: que el consentimiento requerido por la norma legal del caso
es una expresi6n de voluntad reveladora de cierto dictamen subjetivo de con-
ciencia, al aceptar con libertad de elecci6n un hecho irregular les:ivo de la ho-
nestidad y la virtud, contrario a la moral universal de] medio. o :;ea, come
expresa el celebre fragmento del Digesto, L. 15, 26, 7, quoe fact laedunt pie-
tatem, existinationem, Icr cindlitn nostram, e.s d:'.ir, c:iando por .'liminlos
de provecho material o por desviaci6n del sentido 6tico hacia complacencias
torpes, se ofende el concept del honor, del deber y de la reputaci6n d.e todo
hombre, dentro del ambiente comfin en que se dsenvuelve la familiar como ins-
tituci6n orgAnica y fundamental de la sociedad, protegida mediante formula-
ciones rigurosas de Derecho, que en el caso concrete se dirigen a impedir el
benefieio de una acci6n de estado a quienes han consentido o favorecido la causa
dt su propia indignidad, con ofensa de las b.enas costumbres.
Considerando: que conocido el hecho originario de ]a subversi6n conyugal
que aqui se discute, el esposo se apresur6 a dictar una sanci6n tan expresiva
cual la ruptura categ6rica de la convivencia matrimonial, A,1 dep6dito inmediato
de la mujer en el hogar paterno y la desvinculaci6n absolute de today *:omu-
nidad spiritual y material entire ambos, conduct noble v magninima la del
marido, que al silenciar todo ejereicio de represiones ]egales supo atraer la
estimaci6n general de su propio deeoro; por que si bien le asistian contra el
agravio acciones penales y civiles de naturaleza facultativa y, por ended, lici-
tamente renunciables, el abandon de ellas no atribuye a su inercia vicio de
paciente inlnoralidad (Duldung), si por otro n medios acert6 a armonizar los
sentimientos humans de indulgencia y de desaprobaci6n, que culminaron en
virtud ejemplar cuando, ante el desamparo de la mujer caida por consecnen-
cia de su propia culpa, acudi6 a cubrir la miseria de ella con socorros econ6-
micos, pero sin reanudar en manera alguna el vineulo definitivamente (que-
brantado para los cnyuges y para el mundo.





ASUNTOS GENERALS


Considerando: que per lo expuesto, y toda vez que no puede confudirse
el adulterio consentido, como tiene ya declarado esta Sala en sentencia de 28
de Junio de 1933, precede estimar la revision de la pronunciada ahora por el
Tribunal de instancia con injusticia notoria; y dado que las causes de culpa-
bilidad excluyen jerArquicamente las de mera discrepancia objetiva, aceptada
la primera del art. 39 que aleg6 en primer t6rmino, ha lugar a decretar por ella
el divorcio solicitado, con los demas pronunciamientos inherentes a su fuerza
normativa.
COMPETENCIA.-Mal formulada.-La Sala de lo Criminal del Tribu-
nal Supremo, por auto 61 de 23 de Febrero de 1937, resolvi6 lo siguiente:
Considerando: que el Juez de Instrucci6n de la Secei6n Quinta devolvi6
el testimonio al Tribunal de TTrgencia comunicAndole a la vez que "caso de
insistir tuviera por planteada formal cuesti6n de competencia", y esa expre-
si6n era completamente impropia o improcedente, no correspondia usarla en
ningfin sentido, pues con arreglo a las prescripeiones de la Ley procesal res-
pectiva s6!o debe emplearse cuando se respond al funcionario o autoridad
judicial que se ha inhibido a favor de otro, y este no acepta la inhibici6n, lo
que no ha ocurrido en el present caso, puesto que el Tribunal expresado no se
inhibi6 del conocimiento de asunto alguno, conoci6 del que le tocaba y lo re-
solvi6 con una sentencia absolutoria, mas como al propio tiempo observ6 que
iabia un heclio que a su juicio podia constituir un delito de la competencia
del Juez referido, lo particip6 a (ste por medio del testimonio indicado, el cual
vtnia a surtir los mismos efectos que si.lo produjera una denuncia, y de con-
:iguiente, ante ella, finicanmente estaba facultado para adoptar una de estas
tres determinaciones, a saber: no haber lugar a proceder, si entendia que el
hecho a investigar no existia, o era also o no revestia caracteres delictivos;
radicar causa si estimaba que era possible que fuera delito; o dictar auto de
inhibiei6n si en s sentir le incumbia la incoaci6n del sumario a otro Juzgado
o Tribunal; pero nunca tomar el acuerdo de resistir o rechazar la inhibici6n,
dado que no se le propuso una cuestidn de eose g6nero, ni se le trasmitia reso-
iuci6n que permitiera creerlo o inferirlo.
Considerando: que de lo expuesto se desprende claramente que no ha sur-
id1o una ,;rdadera euestidn de compete ia porque estas silo p!rNeden brotar o
formar'n si un organiisimo judicial. con :; zonamientoo fundamentos legales r,
abstiene de figurar en un asunto por conceptuar que le pertenece a otro, y
Cste en id6ntica. razonada o fundada forma, no lo admit por ser de opinion
que no le esta asignado, y consecuentemente no cabe resolver ]a que ahora re-
sulta formulada. por cuanto traeria consigo que esta Sala terciara en una con-
tienda que no le esta sometida por la ley.
Considerando: que. sin embargo, a fin de poner t6rmino a la situaci6n
normal creada, procede indicar al Tribunal de Urgencia que remita de nuevo
el testimonio al Juez de Instrucci6n mencionado, para que 6ste decide lo que
seglin su criterio fuere pertinent dentro de las normas que se dejan explica-
:as.-Sres. Llano, Duval, Mestre, Leon, Mora, Tejera y Ta-bio.
RETIRO CIVIL.-Pensi6n a los familiares de jubilados fallecidos.-
Existian dudas acerca de la cuantia de ]a pension que corresponde a los fami-
li:ires (del jubilado fallecido, despums de la publicaci6n del Decreto-Ley 465
de 1935, pines mientras el art. 5 de la Ley de Jubilaciones de Funcionarios y
Empleados pfiblicos dispone que diclia )ensi6n "seri igual a la cantidad que
estuviesen percibiendo los mismos (los jubilados) al fallecer", el art. 21 del
Decrelo-Ley 465 de 1935 dispone que "en ningin caso la cuota de jubilaci6n
o pensi6n... podra exceder de la suma de $2,400 anuales" y que "la limita-
cion... no serA aplicable a los casos de jubilaci6n y pensions ya concedidas,
las cuales continuaran satisfaci6ndose en la cuantia que en cada caso se hubie-
,e sfialado"; y la Sala de 1o Contlencioso-Administrativo y de Ley.es Espe-





ASUNTOS GENERALS


ciales del Tribunal Supremo ha resuelto el caso por auto de 17 de Marzo de
1937, que asi dice:
Considerando: que al disponer el art. 20 del Decreto-Ley N? 465 de 20
de Diciembre de 1935 que "en ningfin caso la cuota de jubilaci6n o pension
que se concede con cargo al Fondo del Retiro Civil podri exceder de la suma
de $2,400 anuales" y que esa limitaci6n "no seri aplicable a las cuotas de
jubilaci6n y pensions ya concedidas, las cuales continuaran satisfaciindose
en la cuantia que en cada caso se hubiere seilalado", qued6 claramente esta-
blecido el prop6sito de comprender en la generalidad del precepto de limita-
ci6n a todos aquellos casos en que la jubilaci6n o la pension fuera concedida
despues de su vigencia, aunque el hecho generador del derecho a una u otra
hubieise tenido lugar con anterioridad a dicha norma, puesto que, como asi
result del segundo pfrrafo del mencionado articulo, s6lo se encuentran excep-
tuadas de la media las jubilaciones y pensions ya concedidas a la fecha de la
vigencia del citado Decreto-Ley.
Considerando: que de consigiente, como la pension de que se trata no
estaba concedida por la 6poca en (Iqu entr6 en vigor el D)erreto-Ley de referen-
ela, result de forzosa al)licaciOn a la misma el precepto lde su art. 2", sin que
a ello se oponga ni constituya obstAculo el art. 5" lie ]a Ley de 25 de Junio
de 1919 tal como rige actualmente, prescriptive de que la viuda e hijos y as-
cendientes en su caso de los funcionarios y empleados, aunque no hubiesen
sido jubilados, adquieren el derecho a pension desde el dia siguiente al falle-
cimiento de los mismos, y de que tratandose de empleados o funcionarios
jubilados la cuantia de la pension sera signal a l cantidad que estuviesen per-
cibiendo los mismos al fallecer, ya que tocante a este filtimo particular el exa-
minado precepto del Decreto-Ley modifica tal !disposici6n, y es lo cierto que
la pension de que se trata no estaba concedida al tiempo de la vigencia del
susodicho Decreto-Ley, por 1o que no estA en el caso de excepci6n alli esta-
blecido.
Considerando: que al entenderlo asi la Audiencia en la resoluci6n apela-
da no ha aplicado, pues, err6nea, sino acertadamente, la disposici6n de que se
ha hecho mirito, cuyo Aimbito se encuentra ineuIi\ocamenlte fijado respect
de las sitnaciones futuras aunque arranquen de hechos acaecidosi antes de su
imperio.--.,' Fernbindez, Llaca, Andrea, Domi-nio, Cantenfi, Piedrra (Po-
nente) y Torres.
COMPETENCIA.-Fuera de lugar.-La Sala de lo Criminal del Tribu-
nal Supremo, por auto de 31 de Octubre de 1936, resolviS:
Considerando: que apareciendo de este testimonio de lugares que la Ju-
risdicci6n Militar, en el juicio numero 1 contra el acusado, Cabo de la Policia
National Enrique Viamontes y Rodriguez, le impuso 5 dia.s de arrest por sen-
tencia de fecha Agosto 20 de 1936, y que esa sentencia se aprob6, juicio se-
guido por reverta con el paisano Luis Diego Sahorit, es visto que habia pasado
]a oportunidad procesal para la cuesti6n de competencia planteada por el
Juzgado Municipal del pueblo de Francisco en funciones de Correccional y
de consiguiente procede desestimarla.- S'res. I.1wno, Mrstre, Le;6n, Mora y
Tejera.
REGLAS DE DERECHO.-199.-No todo lo que es licito es honest.
200.-No puede estar libre de dolo la desobediencia al Magistrado .
201.-Ninguno puede hacer que no tengan lugar las eyes en su testamnento.
202.--Ningun ome non puede dar mas dereelo a otri en alguna cosa de
aquello que le pertenesce en ella.
203.-Aquel puede condenar a otri, (ine ha powder de lo guitar.
204.-Ninguno esta obligado a entregarse a si mismo.
205.-En derecho es lo mismo no tener acci6n (que destruirla por la ex-
ce]pci6O.








REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
I NSCRI PTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripci6n annual, $ 7,00 NGmero suelto.... $ 0.70 Anuncio en el Dirt. $ 2.00

A&O XIII. HABANA, MAYO DE 1937 NUM. 5.


DE ADMINISTRATION
Hacemios saber a nuestros -uscriptores y favorecedores, que la nueva
direcci6n postal de REPERTORIO JUDICIAL es Calle 28, entire 54 y 7 Avenidas,
Reparto Miramar, y la telef6nica es F 0-1344.


LA CORRUPTION DE MENORES EN LA
JURISPRUDENCIA
Comete este delito quien habitualmente o con abuso de autoridad o con-
fianza promueve o facility la prostituci6n o corrupci6n de menores de edad
para satisfacer los deseos de otro. (Art. 462 del C6digo Penal).
Vamos a estudiarlo ateni6ndonos religiosamente a lo que arroja la juris-
prudencia con respect al mismo para ver si con ese plan logramos ofrecer
algunas ventajas a los que prestan apoyo a la ftil revista REPERTORIO JUDI-
CIAL, que es el punto de mira capital de estos sencillisimos trabajos. No es-
tamos animados de ningfin otro prop6sito.
Y tomemos sucesivamente uno a uno los diversos requisitos o elements
(ue integran dicho delito para que la exposici6n result provista de la mayor
claridad.
IIABITUALMENTE.-En el lenguaje corriente, no juridico o judicial, se
;itribuye a esta palabra un sentido lato porque se deriva de hibito que signi-
tica, segfin el diccionari-o (de la Academia, "costumbre adquirida con la repe-
lici6n de un aeto". y por eso decimos que una persona se dedica habitual-
mente a un servicio cuando lo realize cotidiana o frecuentemente como si
fuese su profesi6n u ofieio; y el propio Tribunal Supremo, refiri6ndose a la
ircunstancia atenuante de embriaguez no habitual, consign6 en la sentencia
:23 de 1926, "que no es precise que el individuo est6 continuamente ebrio,
pero si que se encuentre con alguna frecuencia en ese estado." En la doctrine
formada con relacion al delito indicado se usa con distinta acepci6n el t-r-
nino "liabitualmente", pues a veces expresa algo que no es lo asignado en el
!xico, y en otras represent una sola y no mfiltiples repeticiones de la misma
acei6n, lo que paree antin6mico de primera intenci6n, pues no se concibe
'icilmente que engendre hfAbito un acto que no se repite; a todos sorpren-
(deria oir que alguien tiene el hAbito de cantar, por ejemplo, siendo asi que
inicamente lo verific6 determinada ocasi6n y por mera casualidad; es de pre-
sumir que el Supremo se ha visto obligado a restringir el sentido del vocablo
ante la grave y bocliornosa naturaleza del delito, de modo que sea possible
castigarlo sin necesidad de que medie la gran reiteraci6n de Ia verdadera
babitualidad.





ASUNTOS GENERALS


Las dos afirmaciones apuntadas se descubren facilmente en las senten-
cias que siguen: 69 de 1915 y 202 de 1918, expresivas de que la habitualidad
existe desde que el hechor promueve dos o mis vece.s la corrupci6n de una
misma menor. VWase manifiesta la posibilidad de que una sola repeticion
constituya habito.
118 de 1918, 156 de 1919, 396 de 1926 y 56, 67 y 254 de 1928 que la habi-
tualidad se infiere 16gicamente en la propietaria de la casa de prostituci6n
a que fu6 llevada la menor para ejercer el vieio. N6tese que no es impo-
sible que a ese prostibulo hubiese ido una sola menor, una sola ocasi6n, y
sin embargo se reputa hbito para aquAlla.
No obstante la 136 de 1921, en tono de supuestos, di(ce asi: "el hecho de
que la acusada alquilara hahitaciones de su casa de lenocinio a ciertas me-
nores sabiendo que lo eran y que alli se conducian como prostitute,, no auto-
riza a presumir que se dedicase habitualmente a facilitar la corrupei6n de
menores de edad." Pudiera pensarse que esta resoluci6n se hall en oposi-
eidn con las inmediatamente precedents, y si asi fuese, ello seria quizis con-
secuencia de que en 6stas se apur6 demasiado el concept ficcioso conform
al tque basta ser duefio del prostibulo para que estb imbhiita la habitualidad.
La cual contradicci6n, en la q('e seguranmente influy6 que no habia todavia
orientaci6n fija y que no se hablaba de lheeos probados sino de isimples supo-
siciones gratia urguendi, carece hoy realnmente de interns, porque la jurispru-
dencia, con mis o menos dureza, se ha decidido definitivaniente por la prime-
ra de las interpretaciones aludidas compelida sin duda por la magnitude del
mnal que infiere el delito. Arguy6se que no se daba el requisito en cuestiol
cuando la hahitualidad se contraia a la propia menor, alegindose que si el
delito sn r'-e para el que lhabituallent, corrompfa nienore. 0 d', edad era de
16gica exigir que cstas fueran varias o distintas para que hubiese la generali-
dad en la dedicacion del culpable, que parecia necesaria al concept de aque-
lla locuci6n, y a(erca de ello v6ase la teeis oficialnente sustentada.
69 de 1915 y 13 y 87 de 1926, que la habitualidad no ha de entenderse
en aspect objetivo, recesitandose que scan dos o mins las menores ofendi-
das, sino en el subjetivo, bastando al efecto que sea una sola, siempre que cl
culpable verificara con ella dos o mAs actors de corriupci6n.
AmISO DE AUTORIDAD.-Las sentencias 18 de 1916, 118 de 1918. 9 de
1921 y 5 de 1924 aluden al que compete el inarido mroponiendo a la esposa
inenor de edad que practique el comercio ilicito de que se trata para pro-
porcioinar~e el lucro correspondiente.
Huelga verdaderamente today explicaci6n de este also. Es seguramen-
le el mils grave, infamante y aleve en que puede inicurriirs,, porque contra-
viene brutalmente a lcs(; mis sagrados principios de la Moral v a express
y categoricas prescripeiones legalese que precisamente recoiniendan al marido
1'roteger a un consorte, y (sto ha de estimarse mnas quc en otro caracter en el
tsspiritual, donde figuran con alto relieve la decencia y el honor de la fami-
lia, en alu611a justamente vinculadci.
ArIlO DE CONFIANZA.-Ias 157 de 1915. 198 de 1925 y 302 de 192(i
declaran que se crea especial confianza entire el sujeto y la mujer que viven
in comfin hogar y yacen repetidas veces, y que de aquella abusa quien ;e-
duce a su casi concubina para que asista a una casa de prostituci6n.
La 232 de 1915, ]a menor fu6 a residir en la morada de la culpable, ig
i!orindose el motive, y esta, abusando de la confianza que necesariamente
inspire en aquella el alberguic g'eneroso, indujo a la joven hacia la prosti-
tuci6n.
La 100 de 1921 fomninlase naturalmente confianza "etre los que o.upan
las habitaciones de una casa de veeindad, y de ella abusa el que de tal cir-
(.nstancia ?" aproveeha para encauzar a una joven por el vicio.





ASUNTOS GENERALS


I as 3. 13, S7 302 de 1926, ioncurre este c!em:n'o ciando i ;o trata do
concubina, pues se utiliza la familiaridad de la vida marital.
O(ioso es tumbini comentar la presencia del abuso en esos casos, indis-
cutible es a todas luees que en el concubinato o regimen sexual anAlogo, nace
forzosamente una' situaci6n de obligada dependencia o subordinaci6n en la
imujir por *ser mina d'bil, sobre todo, si cual acontece comfinmente acepta la
uni6n por juzgarse inexperta y desamparada en demand de apoyo econ6-
mico y dirceci6n sensata y caballerosa que le sirva de luminosa guia para
salir sin mncula del medio tenebroso en que el hado adverse la colocara.
PROMEVE O FACILITA.-Aunque enlazados por una disyuntiya, lo que
denota sn equivalencia, hay que examiner separadamente estos dos factors
torque envuelven ideas desemejantes, y ademAs, mientras el uno no ha reci-
hido objeci6n algmna jamfs, el otro, por el contrario, ha sido blanco cons-
t.rit de emipeiada protest, que ;-i bien no alcanz6 prosperidad, es de pen-
sar que en fuerte base descansa si se advierte la persisteneia incesante con
que s'e propone siempre que se present la oportunidad y que mereci6 los
honor',,s (de f:,li acogida en una sentencia propuesta por un ilustre Magistrado
que obsiceint la Suprema Jefatura del Poder Judicial Cubano, y de la cnal
tiatairemos mas adelante.
PR(MOVER.--- -as i69 y 232 de 1916 sostienen que promoter, dado el claro
-entido del vocablo, es tratar de conseguir por cualquier medio adeeuado la
pr'ostitucini o corrupci6n de la menor; que promueve quien la induce no
estando prostitnida todavia. Tnftil es agregar comentarios a esas dos expre-
sines tan diafanas, precisamente por ello es que nadie ha impugnado, come
ya dijinwcs, ]a iteligeneia irrebatible del precepto en esta part. Se pro-
mueve la corrupci6n de la menor cuando se hace que despierte en ella la
ivulinaci6n liibrica v depravada que afin no habia sentido o querido adop-
lar, cuando se la incita o estimula insidiosamente con halagos, promesas o
lecompensas que alucinan y llenan de ilusi6n y de esperanzas su probable
inocente codicia.
FACILATAR.--Nada tendrianos que opener si la facilidad consistiera, ver-
bi gracia, en contribuir a que la menor franqueara su entrada en el camino
d(e la deshonestidad que ella por si sola, sin extrafio consejo o intrusa peti-
ci6n, tenia ya resuelto seguir, trathndose no de la adolescent pudorosa y
tinida que irneve su paso iniciail on la cscura s:nda de su desdicha, do I:i
(ue anuncia el debut del p6rfido conercio que tendrA coino fiuica mercancia
las fingidas caricias de mal simulado sensualismo, sino de la mujer que ya
se ve en la mirtad de sn deeepcionante jornada, done el monstruo de la mal-
dad consumi6 insatiable sus eneantos y purezas dejAndole flAcidas y rugosas
earnes, huellas ig'nominiosas del desenfreno con que fueron maltratados por
la grosera lujuria de sus egoistas parroquianos, porque entonces cambia com-
)letanimnte la faz del asunto y plant-ase n6rga'ica la protest de (qu se hizo
aisi6n, pues sale al paso la 16gica, poni6ndose, siquiera momentaneamente,
ai lado del acusado para defenderlo contra la imputaci6n de que ha corrom-
pido a quien ya no es corrompible, porque habiendo escalado la cima o cum-
bre de la corrupci6n no queda capacidad a su cuerpo y espiritu para admitir
ninguna mas, al igual que el liquid ya saturado de cierta substaneia no pue-
de aceptar otra cantidad de i'sta *,en :1iso'uci6n, y no y e argument que *es
dCtsatino discurrir de ese modo porqne no se premiara con exito la tesis, pues
line en su apoyo, segfin queda manifestado, la pertinaz queja referida y el.
mantenimiento, profundamente razonado, de la sentencia 136 de 1921, que
reza asi: "al ocurrir los hechos de autos hacia tiempo que las menores se de-
5;iaban a la prostituci6n y en consecuencia no cabe apreciar el delito porque
falta un element cardinal, el de la corrupci6n de aqu61las, ya que es obvio
que el legi:lador no se propuso castigar el heeho de facilitar a las prostitutes





ASUNTOS GENERALS


on minoria de edad el ejercicio de la prostituci6n, sino el de prostituirlas o
corromperlas, que es cosa muy distinta."
De lo expuesto se ocupan las sentencias 16 de 1922, 3 de 1926 y 180 de
1926, 6sta por quebrantamiento, y la 67 de 1928 que consagran el que se
perpetra este delito no s61o promoviendo la prostituci6n y corrupci6n, sino
iambi6n facilitandola, sin que nada obste que ya la menor estuviese prosti-
tuida o corrompida.
PROSTITUCI6N O CORRUPCION.-La 156 de 1919 narra que la joven esperaba
en la sala de una casa de lenocinio la llegada de hombres que coin lla forni-
caran por el precio consiguiente cuando la sorprendi6 la Policia, y se consi-
dera que se consum6 el delito, pues el castigo no es solamente para el que
corrompi6, sino tambien para quien promueve o pretend esa corrupci6n ma-
terial sin que a esta se arribe.
Las 118 de 1918, 9 y 100 de 1921 desde el moment en que se ejecuta un
aeto encaminado a la prostituci6n o corrupci6n aunque no se consiga, existe
la delincuencia analizada, porque la Ley no require el logro del fin, juz-
g;*ndo suficiente que se procure o intent.
Hay, no obstante, un voto razonadisimo, del competent y elevado ex-fun-
cionario judicial mencionado, en la sentencia 18 de 1916 citada, manteniendo
que no es delictivo el hecho de proponer a una menor que se corrompa, aun
Pceptando que sea suficiente la corrupci6n moral, mientras el consejo, o si-
plica no hubiesen movido su Animo hacia la prostituci6n, pues si se resisted
abiertamente a corromperse, lo que el culpado hizo no fue mAs que tratar de
corromperla, que es diferente a facilitar y promover de hecho la corrupei6n
o prostituci6n, y que por tanto si la mujer neg6 al marido su asentimiento,
podria decirse que se atac6 a su inocencia y pudor con las proposiciones de
aqu6l, pero no que fu6 victim del delito contra la honestidad perseguido,
porque no consiguiO el procesado la corrpci6n moral que pretendia; y que -n
(ltimo termino no seria consumado, porque salta a la vista la distinci6n nota-
ble entire la menor que no se corrompi6 porque no se prestara y la que si fu6
corrompida, aunque s6lo moralmente, por haber cedido a los influjos de la
excitaci6n o amenaza respective.
Es sumamente deficiente nuestra cultural para la osadia de intervenir en
favor de uno u otro aserto, pero no callaremos que reviste apariencia de mis
equidad y 16gica la segunda soluci6n puesto que media una enorme distancia
centre el caso del que aspira, sin lograrlo, a que la mujer se disponga a con-
currir a la casa non sancta y el relative a quien por lo menos en ese instant
1ri unfa en tal aspect; como la hay manifiesta entire ambos y el hecho per-
fecto en que se ultima, en la realidad, la p6rfida voluntad del inductor yendo
clia al lugar en que la virtud de su cuerpo sera vilmente profanada.
Esas re'oluciones que acaban de transcribirse son notoriamente impor-
tantes, pues descartan la posibilidad de incidir con equivocaci6n conceptuando
imprescindible para el delito ]a (onsecnci6n positive de la prostituci6n, o sea
que el sujeto pasivo verifique el coito con los holmbres que le pagan ~il desv',n-
turado concurso.
MENORES DE EDAD.-Debe dividirse este epigrafo en dos, "menores" y
"edad", pues merece cada uno consideraciones aparte.
Menores.-i A cuAles se refiere? Es lo primero que se ocurre. No tene-
n:os noticia de ninguna sentencia recaida en delito de esta clase, ejecutado
eni un menor var6n, ni de alguna que expresamente se ocupe de esta mate-
ri, o que indirectamente revele criterio sobre la misma.
Las 82 de 1915 y 87 de 1926, en el desarrollo del tema que tratan, que
no es del sexo, se valen del g6nero masculine diciendo "los menores".
El notabilisimo penalista Viada opina que el delito alude a los dos sexos.
No hemos discurrido con el detenimiento indispensable para dar a con-
ciencia nuestra modestisima opinion. De un lado nos llama much la atenci6n





ASUNTOS GENERALS


(lie no Fe haya pronunciado ninguna sentencia alusiva al var6n a pesar de
ser, como desgraciadamente es, tan abundante la pederastia en lots menores
y la crapulosidad sin limits en los mayores; y de otro, pesar extraordinaria-
mentc, en las reflexiones que hacemos, el parecer por demas autorizado del
inencionado maestro.
En ]a alternative optamos por la afirmativa porque a nuestro juicio es
perfectamente invocable el aforismo "ubi lex non distinguit, nec non distin-
guere debemus". El precepto dice simplemente menores sin especificar y
por tanto precisa ;uponer qniu a las dos classes se refiere.
Pensamos en la no dificultosa factibilidad de que alguien abyecto y envi-
leeido hasta la saciedad solicite la cooperaci6n del intermediario alcahuete
para obtener la favorable disposici6n del nifo afeminado y que prosperando
la despreciable embajada se llegue a la consumaci6n apetecida del goce contra
natural. 1,Hay inconvenient u obsticulo alguno que estorbe la calificaci6n
del delito de corrupci6n de menores? No lo vemos y parece incuestionable
que concurren todos los atributos del mismo.
Edad.-Es condici6n "sine qua non" para el delito que el sujeto pasivo
sea menor de edad, que tenga menos de 21 afos. La sentencia 118 de 1918,
entire muchas, lo ratifica de modo express, pues dice que aunque el menor
sea emancipado por el matrimonio no pierde su condici6n de menor, y si bien
el art. 317 del C6digo Civil lo habilita para regir su persona y bienes, como
si fuera mayor, ello cs para ]os efectos civiles exclusivamente.
La 87 de 1926, que nada importa tampoco que con arreglo a las leyes o
disposiciones correspondientes la menor se halle autorizada para ejereer la
prostituci6n, pues a pe-ar de ello. sino cuenta aun los 21 afios se produce: el
delito.
Las 202 de 1918, 3 y 13 de 1926, 227 de 1927 y 56 de 1928 establecen que
no es necesario que el corruptor sepa que la joven es menor de edad, sino
que basta que asi sea en realidad.
La 128 de 1919, al rev6s dice que es indispensable que el procesado su-
piera que ]a ofendida era menor de edad. Contradictoria, desde luego, con
las que anteceden, mas como la doctrine se ha consolidado en favor de 6stas
por ser mas en nfimero y mas recientes, no encierra peligro la diseordancia.
Son asimismo fitiles las anteriores senteneias por cuanto con ellas se
esfuma la disparidad de apreciaciones referida y se resta viabilidad a la
duda relative a si delinque o no la dueia del prostibulo que con absolute
!hena fe cree que no procede mal, porque abriga el pleno conveneimiento
de que es mayor de edad la joven que admiti6, sin que sea por consiguiente
achacable el dolo generador del delito bajo el punto de vista general.
Ahora bien, hablindose de edad, nos viene a la imaginaci6n en este ins-
lante la siguiente interrogaci6n: 1.Si la victim no tiene todavia doce aios
de edad, existirf igualmente el delito que estudiamos?
El cafo entonces indudablemente se complica porque se desdobla en dos
aspects punibles, uno, el referente al proxeneta para quien puede haber la
corrupei6n de menores, y otro, el contraido al sujeto active en el acto carnal
para el que seria possible la violaci6n si se trata de una nifia, o el abuso des-
honesto si de un nifio. Quizas fuera de aplicaci6n a tal ambigiiedad la teoria
de la absorci6n reconocida por el Tribunal Supremo en varias sentencias como
las 235 de 1917, 174 de 1923 y 351 de 1928 conforme a las que cuando el
hecho rev'i:;t s;multineamente caracteres de dos delitos debe penarse el de
mis gravedad, que aqui son los de violaci6n y abuses deshonestos iltima-
mente sefialados, quedando en consecuencia absorbido en ambas ocasiones el
de corrupci6n de menores que por ende no existiria; en cuyos casos perte-
neceria el calificativo de coautor o de c6mplice al repulsivo buscador de in-
digno:; viintamientos sensuales.





ASUNTOS GENERALS


SA'IISFACER LOS I)ESEOS DE OTRO.-Las sentencias 157 de 1915, y 192 y
"63 de 1926 contrhensc a los que Ilevaron la menor a la casa de prostitu-
(i6n para que ejerciera ese inmoral comercio participando ellos del precio.
Es evidence que contriluian a dar satisfacci6n a los genesieos instintos de
tercera persona.
La 263 de 1926 fija que no es 6bice que sean desconocidos para el autor
los individuos lue hani de acudir al lugar 'del lenoeinio para yacer con la
ofendida.
Resultaria reahnente esteril entretenerse en el examen del particular
que es objeto de este rubro, porque es tan somero y de estructura tan sim-
ple que dificilmente provocara problema alguno.
Aunque ya con lo relatado quedan agotados todos los requisitos integran-
tes del delito en studio, podemos afiadir dos sentencias que si no concreta-
uente a ellos, se contraen a circunstancias de gran interns.
Lucao.-La 129 de 1928 por quebrantamiento. Se invoc6 que no estaba
acreditado que el autor lucrara con el negocio carnal que ejecutaba con las
menores, y se replica que tal cosa no entraba en la generaci6n del delito. Y
natural era que asi fuese, puesto que siendo de tan incalculable alcance el dafio
del delito en lo que respect a la perjudicada, resultaba ineludiblemente baladi
tomar en cuenta el provecho que reportara al culpable. La mujer, cuando pre-
eisamente esth en mejorer condiciones para desempefiar lucido papel en la
familia dado que so temprana edad le permit emprender con entusiasmos
juveniles todas las variedades de la actividad hunana, abandon el hogar ho-
nesto y juicioso para silmergirse en la mis denigrante degeneraci6n hacienda
rodar por el lodo el prestigio y buen nombre de los suyos, y ante ese trascen-
dente perjuicio no merece atenci6n, por insignificancia, lo que envolver pueda
el lucro disfrutado por el desvergonzado delincuente.
INDTTCCI6N.-La 82 de 1915 expone que no esta excluida la corresponsa-
,ilidad del que para satisfacer sus propias pasiones no se limita a desenvolver
una direeta seduecin, sino (qu inuta la iltervenci6n d&l proxeneta decidi-n-
dolo a promover la corrupci6n de la menor, ya que el art. 12 del C6digo pone
en la categoria de author, asimilindolo al ejecutor material, a quien induce al
tercero a delinquir. TratAbase de una joven de 16 afios que visitaba con fre-
cuencia una carsa por ser intima amiga de los esposos que en ella vivian, y
habi6ndose despertado en el marido cel deseo de poseerla, interest de la esposa
que practicara lo necesario para conseguir la aquiescencia de wa'iulla. lo que
se verific6, culminando todo en que una noche cohabit6 dicha joven con el
seductor en la propia cama conyugal, done a la vez se acost6 tambien su legi-
tima compafiera. Ambos (6nyuges fueron condenados.
LcDo. NOELL.


UN CASO CURIOSO SOB E COBRO DE COSTAS
JUDICIALES
La parte condenada en costas en un juicio impugn6 por excesivos los ho-
norarios del Abogado defensor de la contraria, y tramitada la impugnaci6n
por el procedimiento del art. 427 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, el Juz-
gado, en conformidad con lo prevenido en el art. 428 de dicha Ley, dict6 auto
mandando hacer en la minuta de honorarios impugnada, no las alteraciones so-
licitadas, sino muy inferiores, a costa de dicho Abogado, sin hacer expresa con-
dena de costas, cuyo auto ha originado la cuesti6n a que se contrae este tra-
hajo, puesto que la parte mencionada intent cobrar del mismo las costas todas
de la impugnaci6n.
Es axiomftico que no puede exigirse el pago de costas a ningin litigant
si no ha precedido condenaci6n de ellas en auto o sentencia firme. Por ello





ASUNTOS GENERA LES


prescribe el art. 421 de la indicada Ley que para solicitarse la tasaci6n de
costas en los juicio;s y Nacordarse por los Jueces o Tribunales que se practique
que una de las parties haya sido condenada en costas y que no las haya satis-
fecho. Si pues ees Abogado no ha sido condenado en costas en el incident
de impugnaci6n de sus honorarios, es incontrovertible que no se le pueden
exigir, por no hallarse obligado a pagarlas.
SAcaso el art. 428 de la referida Ley establece en forma imperative la
imposici6n de costas en las diligencias sobre impugnaci6n de honorarios, que
require la mencionada Ley para imponer las costas, por ministerio de la
misma? La frase a costa de quien proceda, que contiene el repetido fallo.
significa condena de costas o impone al impugnado la obligaci6n de pagar
las causadas en el nonibrado incident de honorarios?
La respuesta a estas dos preguntae no ])uede ser mas genuina, pues se en-
cuentra en la sentencia de 10 de Diciembre de 1927 dictada en juicio de res-
lonsabilidad civil contra mn Juez por no haber impuesto las costas de un
incident de impugnaci6n de honorarios de un Abogado cuya minute fu6
rebajada al mismo, porque evidencia hasta la saciedad que sin la imposici6n
de esas costas no pueden cobrarse a ese Abogado, a pesar de la frase del
art 428, "y a costa de quien proceda", al declarar que la Ley de Enjuicia-
miento Civil, al ocuparse de los diferentes juicios e incidents en que procede
la imposici6n de costas a una de las parties, por mninisterio de la misma Ley,
la establece en forma imperative, con referencia a todos los gastos ocasio-
nados, a diferencia del art. 428 de la mencionada Ley, que dice: "La Sala
o el Juez, si estima la impugnaci6n, mandarin a hacer en la tasaci6n las
alteraciones que estimen justas y a costa de quien proceda." Esto es, que
las palabras del art. 428, "la Sala o el Juez, si estiman la impugnaci6n man-
daran hacer en la tasaci6n las alteraciones que estimen justas y a costa de
quien proceda", no envuelven de modo imperative ni de ningfin otro la
imposici6n de costas, y aunque la prescribieran, si no se imponen expresa
v terminantemente, no se pueden exigir; quedaria, segfin dicha sentencia.
el recurso de responsabilidad contra el Juez que infringi6 tal precepto, pero
niada mis.
El convencimiento mas palmario de que la frase "y a costa de" no
unvuelve condena de costas ni la obligaci6n de pagar al Abogado impug-
nado la de la impugnaci6n, se halla en la propia sentencia, porque si la en-
volvieran, es claro que la parte demandante en el juicio de responsabili-
dad, en vez de haber acudido a tal procedimiento contra el Juez, habria
hecvho efectivas las costas directamente del repetido Abogado, y el Tribunal
Supremo habria desestimado el recurso, no por ser preceptivas esas costas
y no haber, por tanto, incurrido en responsabilidad el Juez, sino por tener
dicho demandante expedite la acci6n direct para la efectividad de las mis-
nias de ese Abogado.
AdemAs, al que es vencido en juicio en parte de sus pretensiones no se le
deben imponer, segin las sentencias de 4 de Abril de 1874 y 18 de Abril de
1.81, todas las costas del juicio, y por consiguiente, de entenderse que las
palabras del auto aludido, de que las alteraciones en la minute de honorarios
impugnada se harAn a costa del impugnado, significa la condena de satisfacer
todos los gastos de la impugnaci6n, se quebrantaria, no s6lo la doctrine que se
acaba de exponer, sino uno de los principios inmutables de la justicia, el de
la equidad porque sup6ngase una impugnaci6n de una minute de honora-
rios de un Letrado por excesiva, en la que se interest por la parte conde-
nada en costas la dismnuci6n de mil pesetas y el Juez o Tribunal correspon-
(liente s6lo disminuya diez pesetas. Seria just, en este caso, obligar a ese
Letrado a pagar los gastos todos de la impugnaci6n? La parte impugna-
dora de tales honorarios, al pedir una disminuci6n superior a la otorgada
por el Juzgado, i.no es responsable de las costas causadas a su contrario por





ASUNTOS GENERALS


su plus petici6n? LCabe admitir que los legisladores salncionaran esto en
el art. 428 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, ordeanldo de modo impe-
rativo la imposici6n de costas en todos los casos de rehaja o disminuci6n
de honorarios? No, sino lo contrario: que defirieron ]a imiposici6n de co;:tas a
la temeridad o mala fe de los litigantes.
DIEGO BLESA.


UNA JUSTICIA DEMASIADO CARA
Es costumbre muy antigua en Inglaterra que cnando un Par, o miembro
de la Cimara de los Lores, result acusado de ciertos delitoi, lo juzguen los
Pares. Si el delito no rebasa ]a calificaci6n de "misdemeanor", o sea que pro-
cede de mala conduct, el Par delincuente comparece ante el Tribunal ordi-
lario. Pero si la falta es tan grave que se le consider "felony", esto es, en
eli mbito del crime, el Par es juzgado por la ('imara Alta.
No quiero que quede el lector sin noticia del 6iltinio caso. Parece ser que
de aqui en adelante no se volverA a reunir la Cimara de los Lores para respon-
sabilizar a uno de sus miembros reo de delito coming. La tradici6n acaba, pies,
en el caso que voy a citar.
La prueba es costosisima. El juicio contra Lord (lifford ha originado
gastos al Estado por valor de unaii 25,000 pesetas. Afiidase a esa suma las
que han tenido que desembolsar los Pares para powder asistir a la vista con la
indumentaria de reglamento.
Todo el mundo comprende ya que es un error demasiado earo continual
haciendo honor a normas arcaicas como la citada. De acuerdo con el sentir
general, la Camara de los Lores aprobarh una proposici6n declarando abolida
la costumbre de que un Par, en determinadas circunstanciai, sea juzgado por
los Pares.
El hibito se remonta mis alli del siglo VII. En el siglo XVIII tuvieron
hlgar various juicios de este linaje contra los jefes de la rebeli6n de 1745. Se
recuerdan, ademas los de Lord Ferrer, acusado de asesinato, en 1760; Duque
de Kingston, reo de bigamia, en 1776; Lord Cardigan, que hiri6 en duelo a
un adversario, en 1841, y Lord Russell, tambien acusado de bigamia, en 1901.
Como ejemplos curiosos citar6 los de Lord Ferrer. condenado y ahorca-
(o, segfin dicen, con una cinta de seda. El cadAver de Lord Ferrer fu6 entre-
gado a la Academia de Medicina para su diseeci6n. como era costumbre en-
tonces. Esta costumbre fu6 substituida por el enterrainiento en ]a prisi6n
bajo cal viva.
Lord Cardigan fue absuelto merced a un subterfugio leguleyesco que si-
gue siendo actual en el mundo de la justicia modern. Qued6 probado (que
labia herido al Capitin Harvey Garnett Phipps Tucker, pero no se demottr6
que hubiera herido al Capitin Harvey Tucker.
El filtimo procedimiento en los Lores era hasta alora el que se entabl6
contra el Conde Russell, condenado a tres meses de prisi6n.
La reciente prueba contra Lord de Clifford prometia desempolvar una
vieja ceremonia. Todas son gratas a los ingle.'es, siempre que no resulten exce-
sivamente pesadas para el contribuyente. Como la factura no se conoci6
hasta despues de la vista, pocos reparos surgieron. Pero ante la relaci6n
de gastos, el pfiblico y los miembros de ambas CAmaras han fallado en con-
tra de que la lujosa experiencia se repite.
Lujosa, complicada y molesta. Los Pares han de vestir su uniform.
que consiste principalmente en una bata grana con hordados de oro y apli-
caciones de armifio. La riqueza de esta prenda varia segfin el rango de su
(luefio. Hay batas desde 3,000 pesetas. Una Empresa esta encargada de guar-
darlas y repasarlas. Esta casa, que corre con la enojosa indumentaria de los





ASUNTOS GENERALS


Lores, muestra al curioso uniforms que tienen mas de 200 afios de vida. Alli
quedan ropas de Nelson y del famoso Malrborough (que los espafioles tradu-
jimos en Mambrfi).
Aparte la esplendida bata, los Lores usan la inevitable peluca. La cues-
t'in de si en el juicio de Clifford era obligado que los Pares llevaran el tra-
dicional sombrero de seda negra con pluma, ha dado lugar a una fuerte pole-
mica, qle no deja de tener sabor burlesco. El Lord Caneiller dispuso que
cada Par tuviera preparado el pintoresco sombrerito. El Decreto provooe
protests. Uno que asisti6 a la vista de la causa contra Lord Russeell afir-
maba que entonces no vi6 tales sombreros. Pero los que ya lo habian encar-
gado y pagado, cuesta cerca de 200 pesetas, defendian lo contrario.
A Lord de Clifford se le acusa de haber producido la muerte involun-
taria de un hombre como consecuencia de un choque entire el autom6vil
que 61 conducia y el que guiaba el muerto.
Para el juicio ha sido habilitad a a "Royal Gallery", lo cual repre-
senta el volume mayor de gastos.
El reo se sienta delante del estrado. No viste el uniform. Perma
nece descubierto. Cuando se leen los eargos, se arrodilla.
Despues de la prueha, que transcurre como en cnalquier juicio vul-
gar, el Lord Canciller pregur.ta: "Es culpable el prisionero del crime
de que se le acusa?"
Uno a uno, los Pares se van levantando y con la diestra sobre el pecho
exclaman: "No es culpable, por mi honor".
En consecuencia, Lord de Clifford, que en virtud de su supuesto delito
ha hecho gastar al Tesoro $5,000, y a cada Par por lo suyo, es absuelto.
De acuerdo con la tradici6n, se reservan 40 asientos para los Pares de
Irlanda y Escocia, que no pertenecen a la Camara de los Lores; para Pares
menores y para los primogenitos de los Pares. 80 asientos se ofrecen a las
mujeres de los Pares, presentindose todas en la Camara ataviadas de negro.
Si la vista dura varies dias, el acusado queda custodiado por el "Vara
Negra", el personaje de raro y vistoso uniforme, lque desempeTia en los
Lores los pape'es subalternos.
Todos los trimites y detalles de la costumbre se han cumplido en este fil-
timo caso.
Lord de Clifford se quit6 de encima al "Vara Negra", Sr. Ravennscrofts,
que es el suministrador de sombreros y uniforms; envi6 a 6 de sus hombres
para que recogieran y ordenaran los atributos indumentales de la aristocra-
cia juzgadora, y la "Royal Gallery" qued6 desierta.
Nadie se pregunta si todo eso tiene algfin sentido, porque antes que la
pregunta surge la respuesta. Inglaterra, por rica que sea, no puede derrochar
25,000 pesetas en una pantomima del siglo XVII cuando dos millones do pa-
rados pasean su angustia por estas islas.
A. RAMOS OLIVEIRA.


COMENTARIOS
Nuevamente Diario de la Marina aboga por el aumento de sueldos, y aun-
que personalmente estimamos que ello constitute una aspiraci6n que no se
verA realizada, reproducimos lo dicho por el colega para su divulgaci6n, y es
lo siguiente:
"Los empleados judiciales de la ciudad de Bayamo se han dirigido al Con-
greso de 'a Repfiblica abogando porque se les restituya loq antiguos haberes a
los fnncionarios y auxiliares de la Administraci6n de Justicia. Recuerdan que,
cuando se les redujo, hubo de decirseles que la media era de car6cter provisio-
nal. Arortan, asimismo, otros arguments que no carecen de raz6n r, .ostAn





AS'NTOS GENERALS


faltos de l6gica. Se refieren, tantbii6. a la responsabilidad del trabajo (lie pesa
sobre ellos. ,Quizis si este razonamiento sea el que mis ldebe de.stacars, die la
solicitud. Porque no eabe la menor duda acerca de que su area es grande y
pesada. En vigor leyes de Enjuiciainiento complejas y difusas, vense obligados
a rendir una faena que nunca result hiperb6liro Ilamar agotadora. En los
Juzgados, en las Audiencias de la Republlica, jamnis se conoce el ocio. Se tra-
baja en ellos de continue y siempre bajo la preocupaciin de la respoisabilidad,
c(n el temor del el)ror possible, con el enojo de las parties encima, con la imnpa-
ciencia de los solicitantes. con el temor del yerro possible, con la angustia de la
visit de inspecei6n inesperada, etc., etc. Todo liombre que se gana su pan
merece simpatia y respeto. Lo:s empleados de la Administraci6n de Justicia son
inerecedores, tainl)iei, a que se les compadezea.
Es probable que a la demnanda de los enipleados judiciales de Bayamo,
sigan lasde los empleados de los otros jnzgados de la Repfiblica. Es comlin a
todos ellos la misma necesidad de que ise les haga justicia. Tambi6n el deseo
de un alivio a sus urgencias cotidianas. C'on freeuencia se lee la noticia del
encarecimiento de la vivienda y del alza de los articulos de primera necesidad.
Es una cosa que todo el mundo sabe que el cost de la vida se ha acrecentado
en estos filtimos tiempos. Razonable, por tanto, ;suspirar porque los ingresos
aunenten, ya que los egresos siguen ese camino. No ereemos, pues, que debe
caer en saco roto lo que piden los servidores del Poder Judicial. Son hombres
que dan lo mejor de sus energies, de sus actividade's, de su inteligencia a nna
de las funciones mois graves y responsables del Estado. Justo que aguarden
merecer de los congresistas interns y atenci6n."
Ha fallecido el Lcdo. Luis Le6n y Mereonchini, Magistrado del Tribu-
nal Supremo y distinguido colalboador de REPERTORI: JUDICIAL, que firmaba
sus articulos con el pseud6nimo de Lcdo. L'oel, o sea su apellido invertido. Por
rara coincidencia, antes de su fallecimiento, el Iirector de esta revista dispuso
publicar en este nfimero uno de tres articulots que de M1 habia reeibido.
Hubo de descuidarse en buscar remedio a sus dolencias que hate algfin
tiempo le aquejaban, temeroso de que ois Medicos le hicieran saber que padclia
la enfermedad que nlev6 ya a la tumba a varies familiares, entire ellos su padre:
el terrible cancer. Y la anemia que minaba su robnsto organism, se hizo pro-
gresiva y en breve tiempo lo llev6 al sepulcro.
Era un inteligente funcionario muy documentado para el desempefo de
su cargo, y siempre estaba al dia en el despacho de los asuntos (que le corres-
pondian.
Descanse en paz y reciba su hijo, el estimado joven abogado Dr. Luis Le6n
y Plf, el testimonio de nuestra sentida condolencia.
En este nuimero de REPERTORIO JUDICIAL se inicia una nnva sececiDn, en
la que se reproducirin las resoluciones de la Sala de lo Contencioso Adminis-
trativo y de Leyes Especiales del Tribunal Supremo a partir de Octubre de
1936, en que se creo esa Sala, sobre Retiro Civil, Retiro Ferroviario, Retiro
Marittio, Comisi6n de Ferrocarriles, Comisi6n de Inteligencia Obrera Y Con-
sejo Central de Servicios Pfiblicos, las que hasta alora resultan ignoradas para
la generalidad de las personas ya que no se publican, salvo las que conceden pen-
siones del Retiro Civil que se insertan en la Gau'eth Oficial, de ahi que se re-
produzcan ante los Tribunales problems que ya hlan sido resleltos en varias
ocasiones.
Aparecerin por orden cronol6gico de fechas y :s6lo dejaran de insertarse
las que reproduzcan las mismas declaraciones do-trinales.
Creemos, por lo dicho, que esa secci6n resultara de interest general.

OAN.





ASUNTOS GENERALS 9u

LEYES Y DECRETOS
CAFE.-Penalidades.-Decreto 807 (Guceta 20 Abril).-Articulo 1.-El
dia 30 de Abril de cada afio deberA quedar descascarado todo el caf0 recolec-
tado antes de dicho dia, suspendiendo su funcionamiento las descascadoras, sin
cxeepci6n alguna. dc.sde la expresada felha hasta el dia 1" de Agosto siguiente
eic que comenzarA el nuevo period hibil para descascarar. Despuns del 30 de
Abril de cada anfo ser'i de ilicito comercio el caf6 en cAscara recolectado antes
do dicha fecha. El Instituto Cubano de Estabilizacion del Caf6, despu6s del
dia 10 de Mayo y hasta el dia 1' de Agosto siguiente no identificarA caf6 al-
guno, limitindose a canjear, traspasar, intervenir y cancelar las guias-certifi-
cados de identidad ya expedidas.
Las infracciones de lo dispuesto en el parrafo que precede serin penadas
por los Jueces Correccionales correspondientes de acuerdo con el art. 4Q del
Decreto-Ley 63 de 1935, o sea con el decomiso del caf6, respect del tenedor.
y con las del art. 12 del propio Decreto-Ley o sea con multa de 200 a 5(0)
pesos o pena de 2 a 6 meses de arrest o ambas penas y, ademns, en case de
condena con el decomiso del cafe, respect de las descascaradoras infractorais.
Art. II.-Se autoriza a los tenedores de canf, ya descascarado al entrar
en vigor este Decreto, eualquiera qne fucre su cuota o coseeha, que no hayan
solicitado y obtenido aiin las correspondientes guias-certificados de identidad,
a solicitarlos antes de los 15 dias hAbiles siguientes a la promulgaci6n de este
Decreto, y el hnstituto Cubano de Estabilizaci6n del Caf6 podra proceder a
su expedici6n, ain tratindose de cafes ocupados, previo el cumplimiento de
las obligaciones de segregaci6n, dep6sito, y exportacion a que estuvieren su-
jetos sus duefios, a tenor de las disposiciones legales vigentes.
No podran aplicarse los beneficios del parrafo anterior a los easos en que
e! eaf6. hubiere sido ocupado y su tenedor haya pretendido tenerlo amparado
por documents expedidos conforme a la legislaci6n anterior al Deereto Pre-
sidencial N0 2485, de 28 de Agosto de 1936, vigente desde el 9 de Septiembre
del mismo afio, y esos docunientos fueren defectuosos o por guias-certificados
de identidad que no correspondieran a la cosecha o cuota a que perteneciere
el caf6 o transportindose sin amparo de guia-certificado de identidad o con
una no correspondiente a la cosecha o cuota a que perteneciere el cafe.
Art. III.-Se autoriza a los tenedores de cafe de las cuotas de exporta-
ci6n o retenci6n, cualquiera que fuere su coseeha, est6n ocupados o no, a ve-
rificar su dep6sito en almacenes afianzados habilitados legalmente para ello,
dentro de los 15 diais ihAbiles siguientes a la pronulgaci6n del present De-
creto. Decursado este plazo improrrogable sin que hayan cumplido la refe-
rida obligaci6n, quedaran sus transgresores incursos en las sanciones que las
eyes vigentes establczcan.
Art. IV.-No obstante lo dispuesto en lo;s dos articulos anteriores, se
mantendrin las ocupaciones de cafe que se hubieren realizado al entrar en
vigor el present Dcereto. El Institute Cubano de Estabilizaci6n del Caf6, a
medida que sc vayan amparando o depositando, de acuerdo con los articulos
precedentes, los caf6s sujetos a dichas ocupaciones, procederA a dejarlas sin
efecto, comunicando al propio tiempo a los Juzgados Correccionales corres-
pondientes que los infractores han legalizado su situaci6n, a los efectos legales
oportunos.
Art. V.-A partir del 1 de Agosto de 1937, el cafe que se descaseare y
linpie serA envasado en facos de 100 6 200 libras netas.
Art. VI.--El caf decomisado en virtud de lo dispuesto en las disposi-
ciones legales sobre dicho fruto, sera vendido cono de consume o exporta-
ei6n, segun la cuota a que perteneciere, o donado si fuere tostado a f'stabl:-
cimientos ben6ficos oficiales por el Instituto Cubano de Estabilizaci6n del
Caf6, segfin resultare mis convenient, en atenci6n a su calidad, estado, ela-
boraci6n y demise circunstancias de cada caso, ingresando el product de la





ASUNTOS GENERALS


venta en el "Fondo Especial creado por el Decreto-Ley N' 798 de 4 de Abril
de 1936."
Art. VII.-El Instituto Cubano de Estabilizaci6n del Cafe, de confor-
midad con lo dispuesto en los Decretos-Leyes N? 63 de 1935 y N' 742 de 1936,
podrd instar como parte en los juicios originados por las transgresiones de las
disposiciones del present Decreto. Los Jueces Correccionales que conocieren
de denuncias por esas infracciones las comunicarin a dicho Organismo Ofi-
cial con la antelaci6n debida y el dia del juicio para que esa Instituci6n de-
signe, si lo estimare procedente, funcionario o abogado que lo represent en
cl acto del juicio.
Art. VIII.-Se derogan todas las disposiciones legalese vigentes en cuanto
se opongan al cumplimiento de lo dispuesto en el present Decreto, que re-
gird desde el dia siguiente de su publicaci6n en la Gaceta Oficial de la Re-
pfblica.
Dado en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a los 3 dias del mes
de Marzo de 1937.-Federico Laredo, Presidente.-Am deo L6pez, Secretario
de Agriculture.
PODER JUDICIAL.-Oredito.-Ley (Gaceta 29 Abril).-Articulo 1.-
Se concede un cr6dito de ciento veinticinco mil pesoi ($125,000.00) que se
tomara de cualesquiera fondos no afectos a otras obligaciones y se destinara a
reforzar la consignaci6n que figure en el Capitulo VI, Articulo Unico, "Per-
sonal Suplente y Temporero", "Para funcionarios suplentes e interinos y
casos de double paga" del actual Presupuesto de 1936 a 1937, correspondiente
al Poder Judicial, para que puedan ser atendidas las obligaciones pendientes
de pago por ese concept que correspondan al referido ejercicio y que se en-
cuentran pendientes y aqu6llas que se contraigan hasta la terminaci6n del
mismo, o sease hasta el 30 de Junio del corriente afio de 1937, por igual con-
cepto.
Art. II.-Esta ley comenzara a regir desde su publicaci6n en la Gacela
Official de la Repfiblica, derogAndose cuantas leyes, decretos-leyes, reglamen-
tos y disposiciones que se opongan a su cumplimiento.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en La Habana, a 28 de Abril de
1937.-Federico Laredo.-Manmin Gimnuez Lanier, Secretario de Hacienda.


COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
SECCION OFFICIAL

CONVOCATORIA.-Elecciones y Junta General Ordinaria.-De orden
del senior Decano y cumpliendo acuerdo de la Junta de Gobierno de este Co-
legio, tengo el honor de citar a los sefiores Colegiados para que concurran al
acto especial de las Elecciones que, de acuerdo con lo dispuesto en el art. 16
de los Estatutos vigentes, deberh celebrarse cualquiera que sea el nimero de
colegiados que acuda a votar, el dia 11 de Junio del corriente afo, a las 2
de la tarde, en el local que ocupa el Colegio en la casa calle de Cuba N, 40,
en e ta ciudad, y en cuyo acto se proceder~ a la elecei6n de los miembros de
la j inta de Gobierno que cesan.
En cumplimiento de lo ordenado en el art. 19 del Reglamento Electoral
vigen'te, se hace constar que los cargo que habrAn de cubrirse son los siguien-
tes ID cano, Vice-Decano, Secretario, Vice-Secretario, y cuatro Diputados.
Y que el plazo para presentar las candidaturas en esta Secretaria, Cuba
N? 40, vence de acuerdo con lo consignado en el art. 11 del eitado Reglamento,
el d;a 27 de Mayo del corriente aiio, a las 5 de la tarde.
Al propio tiempo se cita a los sefiores Colegiados para la sesi6n de la Junta
General Ordinaria que tendra lugar el propio dia 11 de Junio a las 6 de la




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs