• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Main
 Seccion legislativa
 Acuerdos de la sala de gobierno...
 Seccion notarial
 Sentencias y autos de lo civil...
 Indice general














Title: Repertorio judicial
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076996/00012
 Material Information
Title: Repertorio judicial revista ... fundada bajo los auspicios del Colegio de Abogados de la Habana ..
Physical Description: 36 v. : ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Asociacio´n nacional de funcionarios del poder judicial
Asociación nacional de funcionarios del poder judicial
Colegio de Abogados de la Habana
Publisher: Impr. de Rambla, Bouza y ca.
Place of Publication: Habana
Habana
Publication Date: 1936
Frequency: monthly[1928-1960]
bimonthly[ former 1925-1927]
 Subjects
Subject: Law reports, digests, etc -- Cuba   ( lcsh )
Law -- Cuba   ( lcsh )
Genre: law report or digest   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Dates or Sequential Designation: Anõ 1, no. 1 (marzo de 1925)-anõ 36, no. 12 (dec. 1960).
Issuing Body: Organo oficial de la Asociación nacional de funcionarios del poder judicial, 1944-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076996
Volume ID: VID00012
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 13201214
lccn - 31010741

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Main
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    Seccion legislativa
        Page A-1
        Page A-2
        Page A-3
        Page A-4
        Page A-5
        Page A-6
        Page A-7
        Page A-8
        Page A-9
        Page A-10
        Page A-11
        Page A-12
        Page A-13
        Page A-14
        Page A-15
        Page A-16
        Page A-17
        Page A-18
        Page A-19
        Page A-20
        Page A-21
        Page A-22
        Page A-23
        Page A-24
        Page A-25
        Page A-26
        Page A-27
        Page A-28
        Page A-29
        Page A-30
        Page A-31
        Page A-32
        Page A-33
        Page A-34
        Page A-35
        Page A-36
        Page A-37
        Page A-38
        Page A-39
        Page A-40
        Page A-41
        Page A-42
        Page A-43
        Page A-44
        Page A-45
        Page A-46
        Page A-47
        Page A-48
        Page A-49
        Page A-50
        Page A-51
        Page A-52
        Page A-53
        Page A-54
        Page A-55
        Page A-56
        Page A-57
        Page A-58
        Page A-59
        Page A-60
        Page A-61
        Page A-62
        Page A-63
        Page A-64
        Page A-65
        Page A-66
        Page A-67
        Page A-68
        Page A-69
        Page A-70
        Page A-71
        Page A-72
        Page A-73
        Page A-74
        Page A-75
        Page A-76
        Page A-77
        Page A-78
        Page A-79
        Page A-80
        Page A-81
        Page A-82
        Page A-83
        Page A-84
        Page A-85
        Page A-86
        Page A-87
        Page A-88
        Page A-89
        Page A-90
        Page A-91
        Page A-92
        Page A-93
        Page A-94
        Page A-95
        Page A-96
        Page A-97
        Page A-98
        Page A-99
        Page A-100
        Page A-101
        Page A-102
        Page A-103
        Page A-104
        Page A-105
        Page A-106
        Page A-107
        Page A-108
        Page A-109
        Page A-110
        Page A-111
        Page A-112
        Page A-113
        Page A-114
        Page A-115
        Page A-116
        Page A-117
        Page A-118
        Page A-119
        Page A-120
        Page A-121
        Page A-122
        Page A-123
        Page A-124
        Page A-125
        Page A-126
        Page A-127
        Page A-128
        Page A-129
        Page A-130
        Page A-131
        Page A-132
        Page A-133
        Page A-134
        Page A-135
        Page A-136
        Page A-137
        Page A-138
        Page A-139
        Page A-140
        Page A-141
        Page A-142
        Page A-143
        Page A-144
        Page A-145
        Page A-146
        Page A-147
        Page A-148
        Page A-149
        Page A-150
        Page A-151
        Page A-152
        Page A-153
        Page A-154
        Page A-155
        Page A-156
        Page A-157
        Page A-158
        Page A-159
        Page A-160
        Page A-161
        Page A-162
        Page A-163
        Page A-164
        Page A-165
        Page A-166
        Page A-167
        Page A-168
        Page A-169
        Page A-170
        Page A-171
        Page A-172
        Page A-173
        Page A-174
        Page A-175
        Page A-176
        Page A-177
        Page A-178
        Page A-179
        Page A-180
        Page A-181
        Page A-182
        Page A-183
        Page A-184
        Page A-185
        Page A-186
        Page A-187
        Page A-188
        Page A-189
        Page A-190
        Page A-191
        Page A-192
        Page A-193
        Page A-194
        Page A-195
        Page A-196
        Page A-197
        Page A-198
        Page A-199
        Page A-200
        Page A-201
        Page A-202
        Page A-203
        Page A-204
        Page A-205
        Page A-206
        Page A-207
        Page A-208
        Page A-209
        Page A-210
        Page A-211
        Page A-212
        Page A-213
        Page A-214
        Page A-215
        Page A-216
        Page A-217
        Page A-218
        Page A-219
        Page A-220
    Acuerdos de la sala de gobierno del tribunal supremo
        Page B-1
        Page B-2
        Page B-3
        Page B-4
        Page B-5
        Page B-6
        Page B-7
        Page B-8
        Page B-9
        Page B-10
        Page B-11
        Page B-12
        Page B-13
        Page B-14
        Page B-15
        Page B-16
        Page B-17
        Page B-18
        Page B-19
        Page B-20
        Page B-21
        Page B-22
        Page B-23
        Page B-24
        Page B-21a
        Page B-26
        Page B-23a
        Page B-24a
        Page B-25
        Page B-26
        Page B-27
        Page B-28
        Page B-29
        Page B-30
        Page B-31
        Page B-32
        Page B-33
        Page B-34
        Page B-35
        Page B-36
        Page B-37
        Page B-38
        Page B-39
        Page B-40
        Page B-41
        Page B-42
        Page B-43
        Page B-44
        Page B-45
        Page B-46
        Page B-47
        Page B-48
        Page B-49
        Page B-50
        Page B-51
        Page B-52
        Page B-53
        Page B-54
        Page B-55
        Page B-56
        Page B-57
        Page B-58
        Page B-59
        Page B-60
        Page B-61
        Page B-62
        Page B-63
        Page B-64
        Page B-65
        Page B-66
        Page B-67
        Page B-68
        Page B-69
        Page B-70
        Page B-71
        Page B-72
        Page B-73
        Page B-74
        Page B-75
        Page B-76
        Page B-77
        Page B-78
        Page B-79
        Page B-80
        Page B-81
        Page B-82
        Page B-83
        Page B-84
        Page B-85
        Page B-86
        Page B-87
        Page B-88
        Page B-89
        Page B-90
        Page B-91
        Page B-92
    Seccion notarial
        Page C-1
        Page C-2
        Page C-3
        Page C-4
        Page C-5
        Page C-6
        Page C-7
        Page C-8
        Page C-9
        Page C-10
        Page C-11
        Page C-12
        Page C-13
        Page C-14
        Page C-15
        Page C-16
        Page C-17
        Page C-18
        Page C-19
        Page C-20
        Page C-21
        Page C-22
        Page C-23
        Page C-24
        Page C-25
        Page C-26
        Page C-27
        Page C-28
        Page C-29
        Page C-30
        Page C-31
        Page C-32
        Page C-33
        Page C-34
        Page C-35
        Page C-36
        Page C-37
        Page C-38
        Page C-39
        Page C-40
        Page C-41
        Page C-42
        Page C-43
        Page C-44
        Page C-45
        Page C-46
        Page C-47
        Page C-48
    Sentencias y autos de lo civil y de lo contencioso administrativo de la audiencia de la Habana
        Page D-1
        Page D-2
        Page D-3
        Page D-4
        Page D-5
        Page D-6
        Page D-7
        Page D-8
        Page D-9
        Page D-10
        Page D-11
        Page D-12
        Page D-13
        Page D-14
        Page D-15
        Page D-16
        Page D-17
        Page D-18
        Page D-19
        Page D-20
        Page D-21
        Page D-22
        Page D-23
        Page D-24
        Page D-25
        Page D-26
        Page D-27
        Page D-28
        Page D-29
        Page D-30
        Page D-31
        Page D-32
        Page D-33
        Page D-34
        Page D-35
        Page D-36
        Page D-37
        Page D-38
        Page D-39
        Page D-40
        Page D-41
        Page D-42
        Page D-43
        Page D-44
        Page D-45
        Page D-46
        Page D-47
        Page D-48
        Page D-49
        Page D-50
        Page D-51
        Page D-52
        Page D-53
        Page D-54
        Page D-55
        Page D-56
        Page D-57
        Page D-58
        Page D-59
        Page D-60
        Page D-61
        Page D-62
        Page D-63
        Page D-64
        Page D-65
        Page D-66
        Page D-67
        Page D-68
        Page D-69
        Page D-70
        Page D-71
        Page D-72
        Page D-73
        Page D-74
        Page D-75
        Page D-76
        Page D-77
        Page D-78
        Page D-79
        Page D-80
        Page D-81
        Page D-82
        Page D-83
        Page D-84
        Page D-85
        Page D-86
        Page D-87
        Page D-88
        Page D-89
        Page D-90
        Page D-91
        Page D-92
        Page D-93
        Page D-94
        Page D-95
        Page D-96
        Page D-97
        Page D-98
        Page D-99
        Page D-100
        Page D-101
        Page D-102
        Page D-103
        Page D-104
        Page D-105
        Page D-106
        Page D-107
        Page D-108
        Page D-109
        Page D-110
        Page D-111
        Page D-112
        Page D-113
        Page D-114
        Page D-115
        Page D-116
        Page D-117
        Page D-118
        Page D-119
        Page D-120
        Page D-121
        Page D-122
        Page D-123
        Page D-124
        Page D-125
        Page D-126
        Page D-127
        Page D-128
        Page D-129
        Page D-130
        Page D-131
        Page D-132
        Page D-133
        Page D-134
        Page D-135
        Page D-136
        Page D-137
        Page D-138
        Page D-139
        Page D-140
        Page D-141
        Page D-142
        Page D-143
        Page D-144
        Page D-145
        Page D-146
        Page D-147
        Page D-148
        Page D-149
        Page D-150
        Page D-151
        Page D-152
        Page D-153
        Page D-154
        Page D-155
        Page D-156
        Page D-157
        Page D-158
        Page D-159
        Page D-160
        Page D-161
        Page D-162
        Page D-163
        Page D-164
        Page D-165
        Page D-166
        Page D-167
        Page D-168
        Page D-169
        Page D-170
        Page D-171
        Page D-172
        Page D-173
        Page D-174
        Page D-175
        Page D-176
        Page D-177
        Page D-178
        Page D-179
        Page D-180
        Page D-181
        Page D-182
        Page D-183
        Page D-184
        Page D-185
        Page D-186
        Page D-187
        Page D-188
        Page D-189
        Page D-190
        Page D-191
        Page D-192
        Page D-193
        Page D-194
        Page D-195
        Page D-196
        Page D-197
        Page D-198
        Page D-199
        Page D-200
        Page D-201
        Page D-202
        Page D-203
        Page D-204
        Page D-205
        Page D-206
        Page D-207
        Page D-208
        Page D-209
        Page D-210
        Page D-211
        Page D-212
        Page D-213
        Page D-214
        Page D-215
        Page D-216
        Page D-217
        Page D-218
        Page D-219
        Page D-220
        Page D-221
        Page D-222
        Page D-223
        Page D-224
        Page D-225
        Page D-226
        Page D-227
        Page D-228
        Page D-229
        Page D-230
        Page D-231
        Page D-232
        Page D-233
        Page D-234
        Page D-235
        Page D-236
        Page D-237
        Page D-238
        Page D-239
        Page D-240
        Page D-241
        Page D-242
        Page D-243
        Page D-244
        Page D-245
        Page D-246
        Page D-247
        Page D-248
        Page D-249
        Page D-250
        Page D-251
        Page D-252
        Page D-253
        Page D-254
        Page D-255
        Page D-256
        Page D-257
        Page D-258
        Page D-259
        Page D-260
        Page D-261
        Page D-262
        Page D-263
        Page D-264
        Page D-265
        Page D-266
        Page D-267
        Page D-268
        Page D-269
        Page D-270
        Page D-271
        Page D-272
        Page D-273
        Page D-274
        Page D-275
        Page D-276
        Page D-277
        Page D-278
        Page D-279
        Page D-280
        Page D-281
        Page D-282
        Page D-283
        Page D-284
        Page D-285
        Page D-286
        Page D-287
        Page D-288
        Page D-289
        Page D-290
        Page D-291
        Page D-292
        Page D-293
        Page D-294
        Page D-295
        Page D-296
        Page D-297
        Page D-298
        Page D-299
        Page D-300
        Page D-301
        Page D-302
        Page D-303
        Page D-304
        Page D-305
        Page D-306
        Page D-307
        Page D-308
        Page D-309
        Page D-310
        Page D-311
        Page D-312
        Page D-313
        Page D-314
        Page D-315
        Page D-316
        Page D-317
        Page D-318
        Page D-319
        Page D-320
        Page D-321
        Page D-322
        Page D-323
        Page D-324
        Page D-325
        Page D-326
        Page D-327
        Page D-328
        Page D-329
        Page D-330
        Page D-331
        Page D-332
        Page D-333
        Page D-334
        Page D-335
        Page D-336
        Page D-337
        Page D-338
        Page D-339
        Page D-340
        Page D-341
        Page D-342
        Page D-343
        Page D-344
        Page D-345
        Page D-346
        Page D-347
        Page D-348
        Page D-349
        Page D-350
        Page D-351
        Page D-352
        Page D-353
        Page D-354
        Page D-355
        Page D-356
        Page D-357
        Page D-358
        Page D-359
        Page D-360
        Page D-361
        Page D-362
        Page D-363
        Page D-364
        Page D-365
        Page D-366
        Page D-367
        Page D-368
        Page D-369
        Page D-370
        Page D-371
        Page D-372
        Page D-373
        Page D-374
        Page D-375
        Page D-376
        Page D-377
        Page D-378
        Page D-379
        Page D-380
        Page D-381
        Page D-382
        Page D-383
        Page D-384
    Indice general
        Page E-1
        Page E-2
        Page E-3
        Page E-4
        Page E-5
        Page E-6
        Page E-7
        Page E-8
        Page E-9
        Page E-10
        Page E-11
        Page E-12
        Page E-13
        Page E-14
        Page E-15
        Page E-16
        Page E-17
        Page E-18
        Page E-19
        Page E-20
Full Text









REPERTORIO JUDICIAL

REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA


DIRECTOR:

DR. FRANCISCO LLACA Y ARGUDIN
MAGISTRADO DEL TRIBUNAL SUPREMO


ADMINISTRATOR:

ENRIQUE LLACA Y ESCOTO



REDACCION Y ADMINISTRATION:
CALLE 11 NUMERO 188. ENTIRE H. E 1. (VEDADO).-HABANA
TELEFONO: F-2965


AO 1936


H A R A N A
. PRNTA Y PAPELFPTI A D RAM ELA. BoUZA Y (A
Pi Y MARGALL, NMs 331 y 35
1936


E7WAR Y c0ls
















UNIVERSITYY OF FLORIDA,
LAW LIBRAW Y
VOL.NO. 5 o 4 1












REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
-COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripcin annual, $ 7.00 Nmero suelto. .. $0.70 Anuncio en el Dirt. $2.00

AO XII. HABANA, ENERO DE 1936. NUM. 1.


DE ADMINISTRATION
Hacemos saber que tenemos nmeros sueltos de los aos 1925, 1926 y 1927,
al precio de $1.25; de 1928 y 1929, al precio de 60 cts., y de 1930, 1931, 1932,
1933, 1934 y 1935, al precio de 70 cts. Para los suscriptores valen $$1.00, 50
y 60 cts. respectivamente.
Tenemos colecciones completes de esos aos, que valen $6.00 cada una de
las de los cuatro primeros; y $7.00 las de los ltimos. Para los que se suscri-
ban a esta revista, durante el ao 1936, las detallamos a $4.00 las de los cuatro
primeros aos y a $5.00 las de los ltimos, para facilitarles el adquirir la
coleccin complete.
Los pedidos deben dirigirse al Administrador, 11 nmero 188, entire H e I,
Vedado, acompaados de su imported y sern atendidos inmediatamente.
Los que deseen suscribirse durante el ao 1936, enviarn a igual direccin
el imported adelantado ascendente a $7.00, y los que deseen que se les enve la
revista bajo cubierta certificada, se servirn remitir 96 centavos adicionales y
as se evitarn extravos en Correos, de los que no respondemos, pues cuidado-
samente enviamos a cada suscriptor el correspondiente ejemplar en sobre clara-
mente dirigido.
Los nmeros sueltos del ao en curso, para los no suscriptores, valdrn 70
centavos y para los suscriptores, 60 centavos.
Los suscriptores pueden adquirir los libros de nuestro Director con una
bonificacin del veinte por ciento.


UN NUEVO FACTOR JURIDICO
"La fuerza de las circunstancias"
Dice una revista extranjera que son, casi siempre, contradictorios los
juicios que se emiten acerca de las personalidades que ocupan, por cualquier
motivo, el primer plano de la atencin pblica; y un peridico, comentando
esta observacin, recuerda, para explicar la contradiccin sealada, el siguiente
aforismo de Le Bon: "Es impossible juzgar los sentimientos de un ser por su
conduct en un caso determinado. El hombre de una circunstancia no es el
de todas las circunstancias." Esto mismo, que dice el eminente socilogo, lo
proclama la sabidura popular cuando afirma, en un refrn, que "el hombre
es hijo de las circunstancias." Y no slo los hombres en particular, sino, tam-
bin, los propios gobiernos, obran segn las circunstancias.
No pueden ser rgidas, inflexibles, las formulas de la gobernacin, como
no lo son, o no lo deben ser, ni las formulas jurdicas, ni las formulas econ-









ASUNTOS GENERALS


micas. Muchas veces se ha dicho que siendo "el Derecho un product social",
que slo se da, por consiguiente, en una comunidad social, en el grado en que
vare el medio social, el ambiente social, en ese mismo grado vara, tiene que
variar, el Derecho, que no es, que no puede ser, una abstraccin, sino una rea-
lidad. Y lo propio acontece con la economa social. Las leyes que regulan la
produccin, circulacin, distribucin y consumo de las riquezas deben ajus-
tarse a las necesidades o conveniencias del cuerpo social en cada moment de
su existencia.
Deca un escritor ingls que todo cambia, incesantemente, en el orden
social, por consecuencia de la evolucin, de las transformaciones polticas y
cientficas, cambios que no se advierten, generalmente; y siendo esto as, es
evidence que las normas de conduct, lo mismo para los particulares que para
las colectividades, deben ser las que impongan tanto a los unos como a las
otras, las circunstancias. El hombre es hijo de ellas. Le importa, pues, pro-
ceder de conformidad con ellas. Esto es lo sensato. Y por esto no es racional
juzgar a ningn ser por su conduct en un rasgo determinado, pues, como dice
Le Bon, "el hombre de una circunstancia no es el hombre de todas las cir-
cunstancias". Estas le obligan, casi siempre, a seguir determinada lnea de
conduct. Le obligan a hacer lo que repugna a sus sentimientos, o a no hacer
lo que agradaraa a sus sentimientos. Esto pasa todos los das. Esto se observa
muchas veces. No hay nada ms tirnico, ms desptico, que las circuns-
tancias. Se imponen, con imposicin irresistible. De ah que no sea just ni
discreto juzgar a nadie, juzgar los sentimientos de nadie, por lo que haga en
un caso determinado, porque, recordemos, una vez ms, el aforismo de Le Bon,
"el hombre de una circunstancia no es el hombre de todas las circunstancias."
Se ha dicho que el error es human. "Errare humanum est". Y en nada
se yerra ms que cuando se quiere enjuiciar a un hombre por lo que hizo en un
Vaso determinado. A ello lo forzaran las circunstancias del moment. Obr
bajo su presin. En otras, probablemente, habra procedido de diferente ma-
nera. Son tan poderosas, tan incontrastables, en ocasiones, las circunstancias,
que ya ha habido un escritor que habla de lo que llama: "la fuerza de las
circunstancias". Y hasta un distinguido jurista ingls, informando ante un
tribunal, dijo, no hace much, que "la fuerza o presin de las circunstancias
era un factor del que no deban desentenderse los jueces al aplicar las leyes."
i Cmo mandan, cmo se imponen las circunstancias! Y es as, porque son
la realidad, que puede ser una realidad imperiosa, una realidad implacable.
Realidad que obliga a hacer lo que no se quiere hacer. O a no hacer lo que se
quisiera hacer. Situacin moral sta, impuesta por las circunstancias, admi-
rablemente sealada por el genio de Vctor Hugo en los casos de Enjolrs y
de Javert, personajes de una clebre obra del gran escritor y pensador citado.
Enjolrs, hombre bueno, se ve constreido, por las circunstancias, a hacer una
cosa que lo espanta, y la hizo exclamando: "Obligado a ejecutar lo que he eje-
cutado, pero teniendo de ello un gran horror." Y el otro personaje, Javert,
hombre austero y devoto cumplidor de su deber, obligado, tambin, por las
circunstancias, a faltar a la ley, a faltar a su deber; lo hizo, como igualmente
o hiciera Enjolrs, los dos compelidos por circunstancias determinadas.
En un magnfico studio acerca del Gran Padre de la Iglesia, San Agus-
tn, el famoso Obispo de Hipona, se cuenta, si no recordamos mal, que en cierta
ocasin, viendo el santo Obispo a una multitud enfurecida que cubra de in-
jurias a un reo a quien se conduca al patbulo, se dirigi a la turba y le pidi
con voz conmovida que dejase morir tranquilamente al infeliz, a quien, acaso,
las circunstancias le obligaron a hacer lo que hizo.
La filosofa de todo esto es que, como dice Le Bon, profundo conocedor de
;as cosas del espritu y del corazn, no debe juzgarse de los sentimientos de
un hombre por lo que haga en un caso determinado, porque "el hombre de una









ASUNTOS GENERALS


circunstancia no es el hombre de todas las circunstancias." Hay que tener
en cuenta la que, en un moment determinado, ile oblig a hacer una cosa, o
a no realizarla.
GASTN MORA


REFORMS QUE SE IMPONEN (
Entre las muchas reforms que hay que hacer en nuestras leyes de pro-
cedimientos civiles, hay tres que en nuestro concept son de las ms urgentes,
y son stas: la referente a la falta de personalidad (aunque hay otras leyes
sustantivas que estn ligadas con esta cuestin); la reference a embargos pre-
ventivos (existiendo Ordenes del Gobierno Interventor que no resuelven la
cuestin) ; y sobre el recurso de casacin (en que a pesar de ser ahora menos
exigente el Tribunal Supremo con ciertos requisitos de forma e interpretacin,
todava result como ensartar la sortija en un carrousell).
Para acabar de una vez con la tan manoseada excepcin de falta de per-
sonalidad, nunca opuesta como excepcin dilatoria -para causar todo el dao
posible- y siempre opuesta por los litigantes de mala'fe (al menos en esta
ltima forma) ; deba empezarse por legislar que bastase que una persona
(natural) acudiese ante un Notario (queremos referirnos al mandato o poder
para pleitos) e hiciese constar que daba poder a (uno o ms) para que lo re-
presentase, como demandante o demandado, ante todas las Oficinas, Juzgados
o Tribunales, en juicios administrativos, civiles o criminals, estableciendo
todas las acciones y recursos que las leyes le franquean. Despus, podra afa-
dirse, a voluntad del otorgante, para separarse, transigir, someter a rbitros, etc.;
as como sustituir el poder. Y si se tratara de una compaa o sociedad, basta
que se haga constar el carcter y facultades conque comparece el otorgante,
gerente, president, director o administrator; y si no tiene esas facultades de
la escritura social, copiar del libro de actas el acuerdo donde se le confiri la
facultad de dar poder por la compaa o sociedad que represent. Exponin-
dose en el poder la fecha de la constitucin de la compaa o sociedad, nombre,
domicilio, duracin y objeto y el artculo o clusula que faculta a la Directiva
o Junta de accionistas para tomar el acuerdo de que se trata, o si es colectiva o
en comandita, donde conste quien es el gerente y que facultades tiene y la
constancia que al tiempo de otorgarse el poder era tal gerente, y si es presi-
dente, director, etc., lo mismo; lo que puede hacer constar el Notario con vista
de la escritura social o libro de actas, sin necesidad de certificacin por el se-
cretario; y las facultades al apoderado o apoderados en la misma forma que
para una persona fsica. Los poderes otorgados en el extranjero, indudable-
mente deben de ser olorgados conforme a las leyes del pas de su otorgamiento,
siendo una buena recomendacin que el Notario as lo haga constar en la escri-
tura, escrito en el idioma del pas y legalizado conforme a las leyes de la locali-
dad y en ltima por el funcionario del pas donde el poder se va a hacer uso,
es decir, en este caso el funcionario diplomtico o consular de Cuba en el lugar
del otorgamiento, y al llegar aqu por la Secretara de Estado. As como acom-
paar la traduccin official, pues si bien puede no ser impugnada, la autoridad
judicial de aqu no est, o no debe estar, obligada a pasar por una traduccin
privada y practicada por la parte interesada, pues por desconocer el idioma en
que est escrito, y oficialmente tiene que ignorarlo, no sabe si la traduccin
es correct o no, sobre todo que antes de darle traslado al demandado con la
(1) Este artculo fu escrito en 1925, no lleg a publicarse por motivos que no re-
cuerdo y lo exhumo con motivo del ltimo Discurso del Presidente del Tribunal Supremo
relacionado con el recurso de casacin, y porque siguen siendo de actualidad muchos de los
puntos de vista del mismo que pueden interesar a la Comisin que entiende de la modifica-
cin de la Ley de Enjuiciamiento Civil.-N. del A.









ASUNTOS GENERALS


copia de la demand y documents, tiene que ser examinado por el Juez, y en
ese caso, su nica garanta de que la-traduccin est correct es la official. Yo
creo que en lo que va dicho hay bastante garanta de que la parte es la misma
que comparece a dar el poder y con la representacin que ostenta y que ste
reune los suficientes requisitos y cualidades para poder ser admitido para com-
parecer en juicio (o en su caso ante las autoridades administrativas) por quien
,se hace y para el objeto indicado o necesario.
Eso de detallar las diferentes acciones, classes de juicios, recursos, etc., as
como para que pueda indemnizar los daos y perjuicios que lleguen a causarse en
los juicios ejecutivos, me parece que lo que trae es dificultades para comparecer
:ante los Tribunales, oficinas, etc., en beneficio de aqul (individuo, sociedad o
entidad) que es precisamente el que ha dado lugar a que el interesado tenga
que acudir a las leyes y los Tribunales que la aplican para hacer valer su de-
recho. Y de existir la falta de personalidad, por no tenerse en cuenta algunos
de los requisitos esenciales por nosotros sealados, o por los que la ley que se
dicte se seale, pues ah estn otros compaeros, el Colegio de Abogados, la
Cmaras, etc., para hacer algo mejor, y que al Juez se le vaya, pues es muy
corriente que el Juez admita el poder y que al hacerse la oposicin por el de-
mandado, declare que'el poder por l admitido no sirve, lo cual, a ms del per-
juicio que causa, es de muy mal afecto que esa excepcin se oponga necesaria-
nmente como dilatoria, y de oponerse despus, se le permit al actor, o en su caso
al demandado, el que siempre tendr esa oportunidad, subsanar los defects
dentro del juicio, antes de llegarse al trmite de conclusion, preferente antes
de cerrarse el perodo de prueba, y siempre antes de citarse para sentencia.
En cuanto al embargo preventive, si ste se quiere que sea una realidad y
dar al acreedor cierto o reclamante de buena fe la oportunidad de resarcirse
de lo que se le debe u obtener al final de la contienda la reparacin del dao
causado; se debe de admitir todo embargo preventive, que resendose en el
escrito correspondiente el motivo de la reclamacin, acompaando los documen-
tos del caso o promoter traerlos al formalizar la reclamacin, y depositando en
manos del Juez una cantidad en efectivo y una tercera ms de lo que se va a
reclamar o valores del Estado o una garanta hipotecaria, que en este caso sera
de tres veces el valor de la reclamacin, y acompaada de una certificacin del
Registro de la Propiedad del da de la fecha en que el embargo se solicite, ello
sea suficiente para que el Juez decrete el embargo, a cuyo efecto la peticin
se har al Juez en persona en las primeras horas de audiencia, para que se
practique el embargo en el mismo da, sin excusa ni pretexto alguno, escogiendo
el Juez el actuario que ha de practicar el embargo, pues para ello no habr
turno ni repartimiento, repartindose s el asunto despus de efectuado el em-
bargo, debiendo el reclamante formalizarlo dentro de veinte das despus de
efectuado, respondiendo a cualquier perjuicio que se le cause al deudor en caso
de que no se formalice el embargo o de que opuesto el mismo al embargo, lo que
puede hacer desde el da siguiente hasta que se formalice la reclamacin, de-
muestre la sin razn del mismo: por no ser lquida la reclamacin, por no estar
vencida, por estar sujeta a alguna condicin, por novacin, transaccin, etc.,
lo que tambin puede demostrar durante el juicio; y si se demuestra la falta de
razn de pedir, es indudable que la garanta responded a todos los perjuicios
causados. As como el embargo a todos los del acreedor.
En cuanto a los recursos de casacin, lo primero que hay que enmendar
es el tiempo que se concede para interponerlos: cinco dias son insuficientes para
estudiar debidamente los motivos que haya para ello.. ; ms con los requisitos
que hay que llenar, la interpretacin que le da el Tribunal Supremo al estu-
diarlos: que no es de derecho sino de hecho, la infraccin; que falta la cita de
la ley sobre la prueba infringida; que no se cita la sana crtica o el principio
general de derecho y que ste haya sido aplicado por el Tribunal. .. ; que en el
de infraccin de ley hay que aceptar los hechos tenidos en cuenta por el Tri-









ASUNTOS GENERALS


bunal sentenciador; quei no se opuso en su oportunidad esa excepcin; que se
acept, que no se acept cierta resolucin o cierta prueba; que no se pidi la
subsanacin de la falta o que la solicitud no fu eficaz; que no es el motivo l1
sino el 79 del art. 1690 el que se debi citar, porque si bien es una ley la que se
cita como infringida, el problema es de prueba y en ese caso el nmero perti-
nente a citar es el 7, del artculo dicho; que la ltima notificacin y sobre la
cual hay que contar los cinco das es la que se hace al recurrente y otras veces
que hay que esperar a que sean notificados todos y si hay un rebelde hasta que
no se notifique por la Gaceta, y si se espera a esa oportunidad para presentar
su escrito ya no se lo admiten y si lo present antes tiene que esperar que se le
haga la notificacin por la Gaceta al rebelde y si se quiere aprovechar ese inte-
rregno para presentar nuevos motivos, pues si lo present a los cinco das des-
pus de haber sido notificado fu porque la ley habla de cinco das para inter-
poner el recurso y si no la resolucin qu'eda fire, y al ver que la tramitacin
se paraliza, quiere con ms tiempo y ms calma exponer esos nuevos motivos,
no se lo admiten, pues la ampliacin de motivos a que se refiere la ley dentro
de los quince das de la instruccin, es sobre los motivos ya presentados y admi-
tidos, pues, como la ley dice, son de aympliacin; pues por todo ello, sin contar
todo el otro movimiento del bufete, que tampoco admite espera, cinco das para
interponer un recurso de casacin es muy poco, se deben de conceder quince das,
como minimum; hay que ver que para personarse en una apelacin conceden
veinte dias y el escrito no puede ser ms sencillo; bien es que se dir que es
para que pueda preparar el poder si no tiene facultades el que ostentaba aba-
jo, etc., pero con todo es much la diferencia y un nuevo poder se prepare en
dos o tres das; pero una casacin!
Pues bien, en conformidad con lo expuesto se deben de conceder 15 das para
las resoluciones que se dicten por las Audiencias de Pinar del Ro, Habana y
Matanzas, 16 para las (de Santa Clara, 17 para las de Camagey y 18 para las
de Santiago de Cuba, por razones obvias de decir: la distancia, demora en
Correos, etc., etc.
Otras muchas reforms se deben de hacer en la Ley de Casacin para que
el Tribunal Supremo pueda entrar a conocer del fondo de las cuestiones que
se le someten, para que sea una verdad el contenido del auto del Tribunal Su-
premo de fecha 29 de M1ayo de 1900, que dice: "El recurso de casacin tiene por
objeto mantener la recta inteligencia y aplicacin de la Ley, subsanando, a la
par, los errors en que hayan podido incurrir los Tribunales en sus fallos y
evitando el dao que con dichos errors pueda ocasionarse a las parties Como
pasa en los recursos de inconstitucionalidad, que la falta de la firma del recu-
rrente o su apoderado en la copia que se va a entregar al Fiscal, es suficiente
para que el recurso sea desechado por ese defecto; o porque no se acompa
la carta original de pago, en los contenciosos administrativos, etc.; estoy seguro
que a los mismos Magistrados les ha de doler tener que desechar un recurso, en
que muchas veces se ventilan problems trascendentales, slo por esas nimieda-
des que a nada conducen, que no afectan a la razn cientfica, al punto legal
que a su alta sapiencia, a sus funciones trascendentales, se quiere someter.
Ahora, lo que asombra es que muchos de esos tropiezos les han ocurrido a
legisladores y que no han propuesto inmediatamente a su Cmara la enmienda
.,orrespondiente! Porque una ley adjetiva puede ser modificada en parte mu-
chas veces sin que sufra su contextura en la regulacin de los dems trmites,
lo que no pasa as con las leyes sustantivas, y sin embargo muchas veces se al-
teran artculos y preceptos de las mismas creando antinomias y yendo contra
la hermenutica. Muchas de las reforms del Gobierno Interventor han trado
esos conflicts; se ha legislado para el moment o para el caso particular pre-
sentado; y como ambos pases y sus legislaciones son antitticas, los resultados
tambin lo han sido.
ALFREDO MANRARA.









ASUNTOS GENERALS


PARABOLA'
La escalera y el ascensor.
Varios individuos se proponan subir a los ltimos pisos de una casa. Los
que tenan amistad o influencia con el portero, pudieron utilizar el ascensor,
llegando rpidamente y sin fatiga, mientras los otros, jadeantes y sudorosos,
tardaron much tiempo en la ascensin o no pasaron de los primeros pisos.
Todos sabemos que la palabra jerarqua viene del griego y significa preci-
samente autoridades en escalera; pero hemos de reconocer que para ascender
en la jerarqua judicial, algunos se valen tambin del ascensor. Los dems. ..
unos suben por la escalera principal y otros por la escalera de servicio.
CSAR CAMARGO.


COMENTARIOS
De un caso de ciudadana nos hemos enterado del que, por ser sumamente
interesante, nos vamos a ocupar.
A un cubano le fu conferido por el Gobierno espaol un ttulo nobiliario
que acept y us sin pedir licencia al Senado, y como el art. 79 de la Constitu-
cin de la Repblica entonces vigente deca que "la condicin de cubano se
pierde: 29. Por admitir empleo u honors de otro Gobierno sin licencia del
Senado", ipso facto perdi aqul la condicin de cubano, con la particularidad
que no adquiri la nacionalidad espaola al aceptar aquel honor. Dicho artculo
lo contienen tambin las posteriores leyes constitucionales de la Repblica.
Habindose dado cuenta de su yerro, pues no estuvo en su nimo dejar de
ser cubano y sigui permaneciendo en el territorio national, para readquirir
la ciudadana perdida tropieza con dificultades que algunos estiman insupe-
rables.
Con efecto, se dice por algunos, que como el art. 9? de la Ley Constitucional
establece "que la condicin de cubano podr recobrarse con arreglo a lo que
prescriban las leyes" y hasta el present ninguna se ha dictado que regule
como recuperarn la ciudadana cubana los que la pierdan por aceptar honors
de Gobierno extranjero, le result impossible el recuperarla. Los que tal dicen
aaden: el art. 23 del Cdigo Civil dispone "que el cubano que pierda esta
calidad por admitir empleo de otro Gobierno o entrar al servicio de las armas
de una potencia extranjera sin licencia del Senado, no podr recobrar la nacio-
nalidad cubana sin obtener previamente rehabilitacin", sin que nada exprese
en cuanto a los que la hayan perdido por haber aceptado honors; y agregan,
que la Ley de 23 de marzo de 1903 dej establecidas las reglas a seguir para
obtener la licencia del Senado para no perder la nacionalidad, pero nada dis-
puso en cuanto a la manera de obtener la rehabilitacin por aquellos que, por
no haber pedido la licencia, dejaron de ser ciudadanos cubanos. Y as se reafir-
man en su criterio.
Se nos ocurre, que a pesar de la fuerza de esos arguments, podr ese cu-
bano lograr su propsito, dirigindose al Gobierno pidiendo se le rehabilite, del
propio modo que pueden hacerlo los que la pierdan por admitir empleos o
entrar al servicio de las armas de otro Gobierno segn el art. 23 del Cdigo
Civil, ya que estas causes y aquella son anlogas; y el Gobierno, haciendo las
veces del Senado, nos parece podr conceder la rehabilitacin.
En ltimo caso, si se creyese que previamente es de dictarse una ley para
estar ms a la letra de lo dispuesto en el art. 9" de la carta fundamental de la
Repblica, podra dictarse y as se llenara el vaco en cuanto aquel precepto
que desde hace aos se viene notando.
OAN.
(1) De Revista de los Tribunales, de Madrid.







ASUNTOS GENERALS


LIBROS Y REVISTAS
INDICE GENERAL DE LA LEY HIPOTECARIA Y SU REGLAMENTO Y JURISPRUDEN-
CIA HIPOTECARIA, POR EL DR. ERNESTO PUJALS Y DE QUESADA.-Habana, 1935.-
El Dr. Pujals, distinguido letrado del foro de Santiago de Cuba, acaba de pu-
blicar este libro, del que nos ha dedicado un ejemplar, que viene precedido con
la opinion del Ledo. Manuel Martnez Escobar, Presidente de la Sala de lo
Civil del Tribunal Supremo, del cual dice lo siguiente: "La obra es magnfica.
Revela un dominio de la material, un esfuerzo colosal para reunir los datos
acumulados; una labor de benedictino. Es un diccionario complete de legisla-
cin hipotecaria y de su jurisprudencia. Por orden alfabtico se consignan las
leyes y las doctrinas referentes a cada caso. El autor no se content con citar-
las; expone su contenido. El libro es eminentemente prctico. Los abogados
tendrn en l un auxiliar preciossimo. Les facilitar extraordinariamente el
studio de las cuestiones legales sometidas a su consideracin. Sobre todo, les
ahorrar el tiempo que necesitarn emplear en la bsqueda de leys y doctrinas
en material tan compleja y tan difcil como es la hipotecaria." Ante tan cum-
plido elogio, slo nos resta decir, para reflejar la magnitude de la obra y el
esfuerzo que represent, que consta de 760 pginas. Merece en verdad un
franco xito de librera, tal libro y tal esfuerzo.
PRINCIPIOs GENERALS DE DERECHO ADMINISTRATIVE, POR EL DR. JULIN M.
RuIz Y GMEZ.-Habana, 1935.-El Dr. Ruiz acaba de publicar este libro espe-
cialmente dedicado a "El personal de la Administracin pblica", cuyos cap-
tulos ponen de relieve la importancia de la obra y las materials que en ella se
desarrollan y son los siguientes: El gobernante y el funcionario; El funcionario
pblico; Clasificacin de los funcionarios; Naturaleza jurdica (Le la relacin
funcional; El ingreso en la funcin pblica; Requisitos para desempear fun-
ciones pblicas; La toma de posesin del cargo pblico; La esfera de compe-
tencia del funcionario pblico; La inamovilidad y el traslado de los mismos;
La licencia; El ascenso; La excedencia; La huelga; La asociacin; El sue8ldo
y otras ventajas y beneficios derivados del ejercicio de funciones pblicas;
Las jubilaciones y pensions; Deberes; Responsabilidades; La cesacin defini-
tiva; Organismos protectores de la situacin y derechos de los funcionarios;
Prestaciones personales obligatorias; y Funcionarios de echo. Consta d-e 528
pginas y forma parte de la biblioteca de la "Revista Cubana de Derecho".
CDIGO CIVIL, TOMO 5%, POR EL DR. EDUARDO R. NEZ Y NTEZ.-IHalana,
1935.-Este nuevo volume de la monumental obra de referencia, se contrae a
las Obligaciones, arts. 1088 al 1213. Se insertan en l las valiosas opinions
de los Dres. Vicente Guilarte, Eduardo Pallares y Alfredo Prez, catedrticos
los tres de Derecho Civil de Universidades espaolas; de la "Revista Crti(a
de Derecho Inmobiliario" de Madrid y del Dr. Luis de Len, de Buenos Aires,
todos los que ponderan los valimentos del expresado libro.
TRANSFORMACIONES OPERADAS EN EL DERECHO CIVIL CUBANO POR LOS GOBIER-
NOS REVOLUCIONARIOS, POR EL DR. JOS R. RODRGUEZ ALVAREz.-Habana, 1935.
--Contiene este folleto la conferencia pronunciada en la Escuela Privada de
Derecho, por el Dr. Rodrguez que es Profesor de la misma, que ha tenido la
atencin de dedicarnos un ejemplar.
LA SANCIN JUPDICA A LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES, POR EL DR. CAR-
LOS M. RAGGI Y AGEo.-Habana, 1935.-El Dr. Raggi, ex-Consultor tcnico de
la Secretara del Trabajo, acaba de publicar este trabajo en el que trata, en
forma somera y al alcance de los obreros, una series de cuestiones sobre los de-
rechos subjetivos creados por nuestra legislacin social, que formar parte, a
lo que parece, de una obra que el autor viene preparando, de mayores empeos.
A continuacin de dicho trabajo, se inserta a guisa de apndice, un glosario de
legislacin social, en el que seala el autor las caractersticas esenciales de todas
y cada una de las leyes, decretos, resoluciones, etc., dictados en la material, con

UNIVERl31TY OF FLORIDo

LAY UL.ARY









ASUNTOS GENERALS


referencia al lugar donde pueden encontrarse stos, Gaceta Oficial, REPERTORIO
JUDICIAL y otras revistas de esta capital. Este glosario es de una utilidad ex-
traordinaria.
SOBRE LA INFLUENCIA DEL CDIGO NAPOLENICO EN LA LEGISLACIN VENEZO-
L.ANA, POR EL DR. TOMS LISCANO.-Caracas, Venezuela.-El Dr. Liscano, de la
Academia de Ciencias Polticas y Sociales, ha tenido la atencin de enviarnos
este trabajo suyo, cuyo ttulo refleja su contenido.
PONENCIA PRESENTADA AL CONSEJO DE ESTADO, ACOMPAANDO UN PROYECTO
1DE DECRETO-LEY RELATIVE A LOS HIJOS ILEGTIMOS, POR EL DR. MARIO LAMAR Y
PRESAs.-Habana, 1935.-El Consejo de Secretarios rechaz dicho proyecto y
cl Consejero de Estado Dr. Lamar, ha publicado el folleto, dado el inters de
iaquel, "con la esperanza de que ms o menos pronto sera una realidad".
RELACIN Y PONENCIA DEL LIBRO 19 DEL CDIGO DE DEFENSE SOCIAL, POR EL
DlR. Jos A. MARTNEz.-Habana, 1935.-Este folleto contiene el referido tra-
bajo, obra del Dr. Martnez, Miembro Asesor de la Comisin de Reformas Jur-
dicas y Polticas del Consejo de Estado.
LA HABANA ANTIGUA: LA PLAZA DE ARMAS, POR EL DR. EMILIO RoIG DE
LEIUCHSENRINCH.-Habana, 1935.-Hemos recibido este cuaderno de historic
habanera, por el Dr. Roig, Historiador de la ciudad de la Habana, muy inte-
resante.
REVISTA DE DERECHO PRIVADo.-Madrid. Espaa, Diciembre.-He aqu el
sumario: Para la crtica del concept de precontrato, por J. Alcuer; Los Tri-
bunales del Trabajo en Francia, por J. de Hinojosa; Caso prctico: problems
que plantea la destruccin de la matriz de un testamento, por A. Bellver; Ju-
risprudencia: civil, por F. Bonet; divorcio y separacin de personas, por F.
Delgado; y Notas bibliogrficas.
GACETA JURDICA TRIMESTRAL.-San Cristbal, Venezuela, Julio-Septiembre.
-Por vez primera nos visit esta revista que dirigen los Dres. Amenedoro Ran-
gel, Luis Loreto y Angel Biaggini. Dejamos establecido el canje.
OTRAS REVISTAS EXTRANJERAs.-Hemos recibido: Jurisprudencia, Montevi-
deo, Uruguay, Abril; Revista Critica de Jurisprudencia, Buenos Aires. Rep-
blica Argentina, Diciembre; Gaceta Judicial, Quito, Ecuador, Agosto; La Jus-
ticia, Mxico. Noviembre; Revista de los Tribunales, Madrid, Espaa, Octubre;
Revista del Colegio de Abogados, Buenos Aires, Repblica Argentina, Septiem-
bre-Octubre; Los Tribunales, Mxico, Septiembre; y Revista de Derecho y Le-
gislacin, Caracas, Venezuela, Septiembre-Octubre.
OTRAS REVISTAS.-Tambin hemos recibido: Informacin Fiscal, Enero; La
Jurisprudencia al Da, Octubre y Noviembre; y Revista Cubana de Derecho,
Julio-Septiembre, de la Habana.


MISCELANEA
MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el nmero anterior,
ha habido el siguiente:
Ingreso.-Ha sido nombrado Juez Municipal de Santa Cruz del Sur, el
Dr. Humberto V. Quiones y del Sol, opositor aprobado.
Juez Municipal.-Ha sido nombrado, el Sr. Enrique Ardavn, de Isabela
de Sagua.
Jueces Municipales supllentes.----an sido nombrados los Sres. Dr. Dioni-
sio Lpez, 29 de Isla de Pinos; Dra. Lodoiska Ponzoa. 29 del Norte de Pinar
del Ro; Dr. Juan P. Daz, 29 del Sur de Pinar del Ro; Dr. Humberto Bez.
20 de Coln; Dr. Rafael Marqus, 29 del Sur de Camagey; Dr. Antonio
Calafell, 19 de Jatibonico; Dr. Armando Snchez, 29 de Nuevitas; Dr. Arman-
do Labrada. 29 de Florida; Dr. Fernando Figueras, 29 de Esmeralda; Dr. Pa-
blo Rosado, 19 de Manzanillo; Dr. Manuel Limonta, 19 de Baracoa; Francisco









ASUNTOS GENERALS


Cruz, 19 de San Diego de los Baos; Mximo Fernndez, 29 de San Diego de
los Baos; Francisco Cruz, 19 de La Mulata; Pablo Bello, 29 de La Mulata;
Francisco Fuentes, 1" de Las Pozas; Flix Fuentes, 29 de Las Pozas; Pedro
Oliva, 19 de Baha Honda; Luis Garca, 2' de Baha Honda; Jorge Cruz, 19 de
Quiebra Hacha; Laureano Segu, 29 de Quiebra Hacha; Ral Puebla, 19 de San
Diego de Nez; Ignacio Acosta, 2" de San Diego de Nez; Gloria Gonzlez,
1' de Pijirigua; y Juan Prez, 29 de Alonso Rojas.
Abogados Fiscales.-Ha sido nombrado Abogado Fiscal de la Audiencia
de la Habana, el Dr. Joaqun Ochotorena y Roque, que lo era del Tribunal
de Urgencia de Matanzas.
-Para cubrir dicha vacant fu nombrado el Dr. Jos I. Gonzlez y
Prez.
Nombramientos rehusados.-Se han tenido por rehusados los que se hi-
cieron a favor de los Sres. Dr. Manuel Limonta, Juez Municipal primer su-
plente de Baracoa; Dr. Fernando Figueras, 29 de Esmeralda; Dra. Lodoiska
Ponzoa, 2? del Norte de Pinar del Ro; y Justo Algeciras, 29 de Palmarito de
Cauto.
Jubilaciones.-Ha sido jubilado forzosamente el Sr. Armando Sigas y Ro-
drguez, Secretario del Juzgado de Primera Instancia e Instruccin de Palma
Soriano, con un retire annual de $787.32.
-Tambin fu jubilado forzosamente, el Sr. Jos Antonio F. Lissabet y
Miranda, Secretario del Juzgado Municipal de Palma Soriano, con un retiro
manual de $677.97.
Los ms antiguos.-A continuacin damos a conocer los nombres de los
funcionarios judiciales que en 1? de este ao tenan ms de 30 aos de servicios
a la Administracin de Justicia en distintos cargos a contar de 19 de Enero
de 1899, con expresin de fecha de ingreso y cargo inicial:
1.-Angel Mestre y Daz, 19 Enero 1899.-Secretario de la Corte Suprema
de Santiago de Cuba. hoy Magistrado del Tribunal Supremo.
2.-Antonio Echeverra y Alfonso, 8 Agosto 1899.-Oficial de Sala de
la Audiencia de la Habana, hoy Magistrado del mismo Tribunal.
3.-Cristbal Mor y Marruz, 12 Agosto 1899.-Secretario de la Audiencia
de Matanzas, hoy Presidente del mismo Tribunal.
4.-Juan F. Edelmann y Rovira, 19 Septiembre 1899.-Juez de Primera
Instancia e Instruccin de la Habana, hoy Presidente del Tribunal Supremo.
5.-Ramn S. Madrigal y Mendiguta, 16 Septiembre 1899.-Juez de Pri-
mera Instancia e Instruccin de Sancti Spritus, hoy Presidente de la Au-
diencia de la Habana.
6.-Gustavo F. Arocha y Llaneras, 26 Septiembre 1899.-Juez de Primera
Instancia de Pinar d,1 Ro, hoy Presidente de Sala de la Audiencia de la
Habana.
7.-Jos M. Allo y Govn, 6 Febrero 1899.-Juez de Primera Instancia e
Instruccin .de Guane, hoy Presidente de la Audiencia de Santa Clara. (Como
dej de pertenecer a la carrera desde 20 de Junio de 1909 hasta 6 de Mayo
de 1910, le corresponde este lugar).
8.-Ramn Pags y Solis, 12 Agosto 1899.-Abogado Fiscal de la Audien-
cia de Matanzas, hoy Magistrado de la Audiencia de la Habana. (Dej de
pertenecer a la carrera desde 29 de Septiembre de 1933 hasta 13 de Mayo
de 1934).
9.-Pascual de Rojas y Pieiro, 19 Julio 1901.-Juez Correccional de San-
ta Clara, hoy Secretario de Sala del Tribunal Supremo.
10.-Enrique de Almagro y Elzaga, 14 Mayo 1902.-Secretario de Sala
de la Audiencia de la Habana, hoy Presidente de Sala de la misma.
11.-Enrique Guiral y del Junco, 4 Mayo 1903.-Oficial de Sala de la
Audiencia de la Habana, hoy Magistrado de la misma. (Dej de pertenecer
a la carrera desde 26 de Septiembre de 1933 hasta 17 de Mayo de 1934).









ASUNTOS GENERALS


12.-Gonzalo del Cristo y del Corral, 4 Marzo 1904.-Oficial de Sala de
la Audiencia de la Habana, hoy Juez Correccional de la Habana.
13.-Francisco Llaca y Argudn, 1" Junio 1904.-Oficial de Sala de la
Audiencia de Matanzas, hoy Magistrado del Tribunal Supremo.
14.-Gregorio de Llano y Raymat, 10 Abril 1905.-Juez de Primera Ins-
tancia e Instruccin de San Cristbal, hoy Presidente de Sala del Tribunal
Supremo.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-Esta
Comisin tuvo los siguientes ingresos en Noviembre: saldo anterior, $25,670.75;
multas correccionales, $4,902.65; descuentos, $9,572.78; sobrantes, $1,589.96;
Registro Civil, $10,667.14; fianzas, $349.12; multas a testigos, $125.19; correc-
ciones, $112.98; miscelnea, $109.01; licencias, $36.14; decomisos, $22.70.-
Total, $53,158.42.
Y tuvo estos egresos: por jubilaciones y pensions, $30,313.84; perso-
nal, $187.50; material, $3.20; devoluciones, $50; reintegros, $649.43; saldo,
$21,9154.45.-Total igual, $53,158.42.
-Han sido reelectos para'desempear la Comisin durante el present
ao, los Dres. Carlos M. Piedra y Piedra, Presidente; Alfredo Bernal y Obre-
gn y Carlos Revilla y Ferrari, Vocales; y como suplentes, los Dres. Rogelio
Bentez y de Crdenas, Cayetano Socarrs y Lpez y Guillermo Valds Fauly
y Lans.
COMPAIAS DE, FIANZAS.-La Secretara del Comercio ha autorizado
a las compaas El Alba y La Imperial para reanudar sus operaciones de fian-
zas (Gaceta 14 Diciembre) ; La Ranchuelera y Trinidad (Gac. 24 Diciembre).
-En la Gaceta de 28 de Diciembre, se ha publicado la lista de las compaas
autorizadas para prestar fianzas.
-La Secretara del Comercio cancel la autorizacin concedida para pres-
tar fianzas, a La Consolidacin de Fianzas y La Trascontinental (Gac. 6 Enero).
COMPRAMOS.-Colecciones de REPERTORIO JUDICIAL de los aos 1925 y
1928. Tambin nmeros sueltos de dichos aos, menos los de Enero y Febrero
de 1928. Igualmente nmeros de Enero de 1929.-11 N? 188, entire H e 1.
Vedado.-Telfono F-2965.
FALLECIMIENTOS.-Han fallecido: el ilustre abogado Dr. Pablo Des-
vernine y Galds, catedrtico de Derecho Civil de la Universidad, ex-Secreta-
rio de Hacienda, ex-Ministro Plenipotenciario de Cuba en Washington y Pre-
sidente del Consejo de Estado; el Dr. Enrique Larrondo y de la Maza, ex-
Subsecretario de Educacin y Abogado de esta capital; el Dr. Agustn Cai-
zares y Gmez, hermano del Dr. Leandro Caizares y Gmez, Secretario de
Sala del Tribunal Supremo; el Dr. Juan Sousa y Garca, Juez Municipal de
la Habana; el Ledo. Plcido Prez y Poussin, abogado de esta capital; el
Ledo. Alberto Cabrera y Casaas, ex-Magistrado jubilado de la Audiencia de
Santa Clara; y el Dr. Ramiro de la Cuesta y Rendn, Abogado Fiscal de la
Audiencia de la Habana;
NOTICIAS VARIAS.-La Asociacin de Abogados de la Florida, que
cuenta con 5,000 asociados, celebrar su prxima convencin, en los das 2.
3 y 4 de Abril, en la Habana.
-La Polica Judicial durante 1935, diligenci 27,814 mandamientos ju-
diciales.
-El Colegio de Abogados de la Habana se ha dirigido al Presidente de
la Repblica interesando el crdito para la construccin de su edificio social,
segn se dispuso por el D. P. 899, de 18 de Mayo de 1929.









ASUNTOS GENERALS


REGISTRO CIVIL.-Ciudadana.-La Diieccin de los Registros y del
Notariado, con fecha 20 de Noviembre de 1935, ha resuelto lo siguiente:
En uso de las facultades de que estoy investido por la Ley del Registro
Civil y su Reglamento, en mi carcter de Director de los Registros y del No-
tariado, resuelvo dictar las siguientes instrucciones:
1 -Cuando los extranjeros deseen optar por la ciudadana cubana, por
hallarse comprendidos en el caso 50 del art. 69 de la vigente Ley Constitu-
cional, y al efecto comparezcan a expresar su declaratoria de intencin de
adquirir la nacionalidad cubana ante los Jueces Municipales de sus respecti-
vos domicilios, estos funcionarios se limitarn a consignari en el acta esa de-
claracin de intencin, de acuerdo con lo dispuesto en el art. 69 del Decreto
N. 859 de 1908; y cuando la misma persona comparezca un ao despus, por
lo menos, ante el Registro Civil de su domicilio, los Jueces Municipales con-
signarn en el acta de inscripcin, que el interesado renuncia a su nacionali-
dad anterior, que jura cumplir la Constitucin de la Repblica de Cuba, las
leyes que rigen actualmente en la misma y las que en ella rigieren en lo suce-
sivo, de acuerdo con lo dispuesto en el art. 9' del Decreto antes citado. Si el
domicilio del interesado no es el mismo al tiempo de verificar este segundo
acto, deber entregar al funcionario ante quien comparezca, copia certificada
del acta de inscripcin de su declaratoria de intencin, la cual quedar archi-
vada en el Registro Civil en que conste la segunda comparecencia.
24-Cuando comparezca una mujer extranjera que acredite ser casada
con cubano, hallndose por tanto en el caso del inciso 6 del art. 6? de la
vigente Ley Constitucional, los Jueces Municipales consignarn en el acta de
inscripcin los particulares que seala el art. 99 del Decreto N" 859 de 26 de
Agosto de 1908.
31-A los efectos del inciso 2' del art. 5'.' de la vigente Ley Constitucional,
la inscripcin en la Seccin de Ciudadana del Registro del Estado Civil del
hijo de cubanos, nacido en el extranjero, se practicar en el Consulado cuba-
no del lugar del nacimiento o en el del lugar del domicilio que tenga el inte-
resado en el extranjero, y en el caso de que ste tenga su domicilio en el
territorio de la Repblica, deber comparecer ante el Juez del mismo, Encar-
gado del Registro Civil, a los efectos que seala el art. 99 del Decreto 859 de
26 de Agosto de 1908.
4--Los hijos nacidos en el extranjero de padres espaoles que, residents
stos en Cuba en 11 de Abril de 1899, no se inscribieron como tales espaoles
en los Registros correspondientes, hasta igual mes y da del ao 1900, debern
comparecer ante el Juez Municipal Encargado del Registro Civil de su do-
micilio en Cuba, a inscribirse en la Seccin de Ciudadana, y en el acta ser
tenido en cuenta lo dispuesto en el art. 99 del Decreto 859 de 26 de Agosto
de 1908.
59-Cuando comparezca ante el Juez Municipal Encargado del Registro
Civil de su domicilio un extranjero, hijo de padre extranjero naturalizado
cubano durante la minoridad del hijo, al objeto de optar por la ciudadana
cubana, dicho funcionario deber practicar la inscripcin, en la Seccin de
Ciudadana del Registro del Estado Civil a su cargo, con los requisitos que
seala el art. 90 del citado Decreto 859) de 1908.
6"-De la misma manera proceder el Juez Municipal Encargado del
Registro Civil cuando ante l comparezca una persona nacida en territorio de
Cuba, que por ser hija (le extranjero hubiere optado por la ciudadana de su
padre, si despus quiere optar por la nacionalidad cubana.-Dr. J. A. Fernn-
des de Cossio, Director de los Registros y del Notariado, p. s.
DESAHUCIO.-El Tribunal Supiemo. por auto 108, de 29 de Junio de
1935, ha declarado lo siguiente:









ASUNTOS GENERALS


Considerando: que si bien es doctrine desde antiguo sancionada por la
jurisprudencia que el juicio de deshaucio no es procedimiento adecuad& para
resolver sobre el derecho dominico, y aun el posesorio definitive, y que en el
mismo no puede plantearse ni decidirse otra cuestin que la de si procede o
no el desahucio, semejante doctrine no significa ni puede significar que por
la sola circunstancia de que el demandado en desahucio, como precarista, alegue
que disfruta la finca a ttulo de dueo, queda ya excluida la situacin de pre-
cario, y ha de declararse sin lugar la demand, porque se trata de un problema
quu en el juicio, como ajeno a l, no puede decidirse, ya que es evidence que
esa simple alegacinI no impide conocer y resolver con respect a la proceden-
cia o improcedencia del desahucio sobre la base de la situacin posesoria que de
antemano result definida; y otra cosa equivaldra a convertir en impossible el
desahucio en todo caso por la causal expresada, bastndole al demandado hacer
la refer'da alegacin, no obstante que el actor tuviese la posesin real del in-
mueble por alguno de los concepts a que se refiere el art. 1562 de la Ley pro-
cesal civil, y que, en cambio y en efecto, aqul lo ocupaba sin pagar renta o
merced, hacindose prcticamente ilusorio lo dispuesto en dicho precepto legal;
por lo que es procedente el motivo propuesto en el escrito de interposicin del
recurso; y, debiendo en virtud de ello casarse y anulars la sentencia recurrida,
hicese innecesario tratar de los motives aducidos en va de ampliacin.-Fir-
mantes: Sres. Martnez, Fernndez, Solrzano, Pichardo (Ponente) y Perera.
PROCEDE EL INTERDICTO DE RECOBRAR CONTRA UN DESPO-
JANTE, QUE CUATRO DIAS DESPUES DE HABER COMETIDO EL DES-
POJO, DURANTE LOS CUALES SE HAN OCASIONADO PERJUICIOS AL
DESPOJADO, RESTITUYE LAS COSAS AL SER Y ESTADO QUE ANTES
TENIAN?-Hay compaero que lo estima improcedente, fundado en que no
obedeciendo el indicado remedio posesorio a unas ni otro fin que el de obtener
la reposicin en la-posesin objeto del despojo, y habiendo ste cesado por actos
de quien lo cometi, ha de resultar hasta temeraria inclusive una demand
posterior, en splica de que se decrete y haga lo que no es susceptible de ha-
cerse por estar ya hecho.
El consultant entiende que si el ejercicio de las acciones civiles, dentro
de los plazos establecidos por las leyes, se impone contra todo el que desco-
noce o lesiona derechos de ajena pertenencia, con mayor razn debe hacerse
lugar contra el que cnicamente los atropella, y que siendo precisamente el
despojo el generador de la accin interdictal, puede usarse de ella durante
el ao a que se contrae el 1651 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, sin con-
sideracin a lo que el despojante haya tenido por convenient hacer, ya que
de otra suerte se incurrira en la enormidad de dejar a merced del despo-
jante la correccin de la violencia con que procedi.
A mayor abundamiento,,as se infiere de lo que el seor Manresa y Na-
varro expone en el inciso 39 de la pgina 212 del tomo IV de sus preciados
Comentarios al Cdigo Civil Espaol. "Ms hay casos-dice-en los cuales la
posesin no se pierde, ya porque slo hubo conato de despojo, ya porque el
despojo, efectuado accidentalmente, ces despus. En estos casos, el poseedor
no pierde el derecho a ser protegido por los interdictos y, sin embargo, al
trascurrir un ao desde el hecho que los motive, pierde la facultad de ejer-
citar el interdicto especial a que dicho heeho diese lugar."
CONTESTAClN.-Estamos conformes con la opinion del consultant; reali-
zado el hecho que implica el despojo, es procedente dentro del ao, la accin
del interdicto de recobrar para reponer al despojado en la posesin, hacer
efectiva la indemnizacin de daos y perjuicios y dems efectos a que hubiese
lugar.
No basta que el despojante haya restituido la cosa al ser y estado que
tena antes del despojo, para privar de su accin al despojado, que necesaria-









ASUNTOS GENFRALES 15

mente sufri perjuicios, y tiene derecho a la indemnizacin y a la sancin,
que en favor de su posesin significa la sentencia declarando haber lugar al
interdicto de recobrar con todas sus legales consecuencias, de much ms valor
que los actos que pueda o quiera realizar el despojante por borrar o atenuar
todo rastro del despojo.-A. Charrn.
RECLUSION DE MENORES EN EL REFORMATORIO DE GUANA-
JAY Y SALIDA DE AQUELLOS DEL MISMO.-El Dr. Carlos M. Pieiro,
Letrado Consultor que fu de la Secretara de Sanidad, hubo de rendir un
extenso y detallado informed en el que pone de manifiesto la irregularidad
que compete la Secretara si decreta la libertad de un menor recluido por un
Juez Correccional, sin contar con la vena de ste, nico que puede decidir,
de acuerdo con los informes del cuerpo de profesores de la Escuela, si las
causes que determinaron su sentencia han desaparecido.
"La Ley Orgnica del Poder Ejecutivo, dice el doctor Pieiro, autoriza
la libertad de los nios recluidos en dichas Escuelas Reformatorias, siempre
que reunan determinadas condiciones, pero esas condiciones no pueden ser
las mismas en cada uno de los procedimientos que se establecen en dicha Ley
para la reclusin de menores y se hace necesario precisar los requisitos de
cada uno."
Seala la Ley tres procedimientos para la reclusin de menores. El de-
terminado en el art. 292; el establecido en el prrafo segundo del art. 342 y
el sealado en el prrafo primero del propio artculo.
En el primero de los casos, denominado Arministrativo, el Secretario de
Sanidad est autorizado para recluir en las instituciones benficas o escuelas
reformatorias a la niiez desvalida o delincuente.
En el segundo de los casos, que puede llamarse Correccional, los Jueces
Correccionales estn facultados para recluir en las Escuelas Reformatorias
a los menores que resident en sus Distritos y que, en virtud de informacin
practicada "resultaren encontrarse en condiciones de perversin que re-
quieran una discipline reformatoria", discipline reformatoria que al surtir
sus efectos y mediante autorizacin de la autoridad correctional correspon-
diente, deja en libertad al menor.
Y en el tercero de los casos apuntados, prrafo primero del propio art. 342
de la Ley Orgnica del Poder Ejecutivo, que pudiramos llamar Judicial,
determinea que los Tribunales y Jueces, cuando tuvieran conocimiento de
un hecho delictuoso realizado por un menor cuya edad est comprendida
entire los 10 y 16 aos, podr disponer su reclusin en la Escuela Reforma-
toria correspondiente. Toda reclusin ordenada en esta forma, es decir, por
orden judicial, y por causa de delito, durar hasta que el menor alcance la
edad de 19 aos."
"Es pues, visto que en estos dos ltimos procedimientos-agrega el doc-
tor Pieiro en su informe-la labor del Secretario de Sanidad se limita
nica y exclusivamente a la de mero intermediario o ejecutor de la orden
judicial; procede a su reclusin por orden del Juzgado y ordena, despus
su libertad en cumplimiento de, un precepto de Ley o por orden del propio
Tribunal.
Fcilmente se comprende, una vez sentadas estas premises que todos
los artculos de la Ley Orgnica del Poder Ejecutivo relatives a las altas
de las Escuelas Reformatorias "bajo palabra", son para los casos a que se
refiere el procedimiento que hemos llamado administrative y pueden tam-
bin aplicarse para los procedimientos denominados por nosotros Correc-
cional o Judicial, siempre que se obtenga la autorizacin del Juez o Tribu-
nal que dispuso su reclusin.
La Administracin Pblica que puede interferir en la labor de la Admi-
nistracin Judicial, .como ocurrira si tuviera el derecho de decretar la liber-









ASUNTOS GENERALS


tad de un menor recluido por orden de un Juez o Tribunal hasta el cumpli-
miento de una determinada edad, o hasta que haya sufrido la discipline re-
formatoria, sino que previamente se obtenga la correspondiente autorizacin
del mismo.'"
Las sentencias de los Tribunales de Justicia han de cumplirse en la
forma determinada en las leyes de Enjuiciamiento Criminal y el Cdigo
Penal. sin que puedan ser modificadas ms que en la forma tambin expre-
samente determinada en la Ley y odo siempre el parecer del Tribunal sen-
tenciador.
Finalmente dice el doctor Pieiro en su informed:
"Para los procedimientos que hemos llamado Correccional y Judicial
es aplicable el prrafo tercero del art. 354 de la mencionada Ley Orgnica
del Poder Ejecutivo que aunque comprendido entire las disposiciones rela-
tivas al Hospital de Dementes, es una regla de carcter general y en el que
de una manera expresa se dice que las altas de los recluidos por disposicin
judicial no se llevarn a efecto sino por orden del Juzgado o Tribunal que
dispuso la reclusin.
La infraccin de este procedimiento puede constituir un delito de usur-
pacin de funciones que, si hasta ahora nunca ha sido castigado, no deja por
ello de constituir una infraccin legal.
Por todo lo anteriormente expuesto el Letrado informant estima que
deben quedar de una manera clara interpretados todos los preceptos relati-
vos a este asunto."
Con vista del anterior informed el Secretario de Sanidad prohibir que
en lo sucesivo por el Negociado de Menores de la Directiva de Beneficencia
se decrete la libertad de menores recluidos en cualquiera de los dos Reforma-
torios, sin la pi evia autorizacin del Juez o Tribunal sentenciador.
DECRETO-LEY 423, DE 17 DE AGOSTO DE 1934.-Moratoria.-El Tri-
n;unal Supremo por sentencia 119, d*' 27 de Agosto de 1935, ha declarado lo si-
guiente:
Considerando: que el incident resuelto por la sentencia impugnada en ca-
saci/A, ha sido establecido en la ejecucin del desahucio, solicitndose la parali-
7acin del procedimiento en trmite de apercibimiento de lanzamiento y por
consiguiente la cuestin no se encuentra comprendida entire aquellos a que se
refieren los arts. XVII y XXI del Decreto-Ley 423 de 17 de Agosto de 1934,
que se citan como preceptos autorizantes del recurso que conceden el de casa-
cin contra las resoluciones referentes a la suspension de los procedimientos
judiciales incoados para el cobro o aseguramiento de crditos moratoriados por
el citado Decreto-Ley, o sobre el cese de las administraciones decretadas en esos
procedimientos y contra las sentencias que resuelvan la controversial entire el
acreedor y el deudor sobre aplicacin de la moratoria o sobre la preferencia de
los acreedores a los pagos que deban hacerse con arreglo al mismo, por lo que
son inatinentes los preceptos que se citan como autorizantes del recurso inter-
puesto, y ste no debi haberse admitido y en esta oportunidad debe declararse
improcedente.-Firmantes: Sres. Duval. Solrzano, Andreu, Tejera y Torre (Po-

REGLAS DE, DERECHO.-141.-El juicio debe darse por leyes, y no por
ejemplos.
142.-En vano invoca el auxilio de la ley el que obra contra ella.
143.-La ley correctoria no se ampla por igualdad ni mayora de razn.
144.-Los caracteres de la ley son: que sea just, honest, possible, no con-
traria a la naturaleza, conforme a las costumbres, convenient al lugar y tiempo,
til, clara, y dirigida, no al bien privado, sino a la utilidad comn de los ciu-
dadanos.












REPERTORIO JUDICIAL
RE-VISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO'DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripcin annual, $ 7.00 Nmero suelto. .. $0.70 Anuncio en el Dirt. $2.00

AO XII. HABANA, FEBRERO DE 1936 NUM. 2.


SOBRE UN EXTREMO DEL ART. 24 DEL DECRETO-LEY
DE DIVORCIO

Es sabido que se ha escrito nmucho sobre cul es mejor ley, si la que ample
ms el criterio judicial o la que ms lo restrinja. An hoy se describe por los
que creen n una sociedad perfect, o que vamos en su derechura, en favor del
primer extremo. Dentro de esa orientacin, por razn tico-jurdica, pues par-
ticipa por igual de exigencia de la moral como de la ciencia jurdica, tenemos
en lo penal la libre apreciacin de la prueba por el juzgador. No hay ya prueba
tasada. Obra la conciencia del juez o magistrado, y, la discrecin de los mis-
mos, en muchos casos por ministerio legal, desempea el ms important papel
en su resolucin.
Recurdese que 1 (Cdi'go Penal en various delitos (le divers ndole, ya do-
loso.s como alguno conitra la honestidad, ya en los culposos como la imprudencia.
se deja a la discreci(.n (le los Tribunales, dentro de lmites que fija, la impo-
sicin de la sancin, sin que les exija que digan el por qu de la (que sealen,
cosa que si alguna v,, se hace es e.r-abu (dantia.
Antiguamente en las leyes s.e daba. casi por lo general, enorme extension al
arbitrio judicial, lleguando ste a poderse confundir con la arbitrarieda:l, dado
que resultaba abusive, apareciendo hasta como un poder omnmodo, debido sin
duda en su mayora y mientras ms lejanos sean los tiempos, a la falta de cul-
tura que no precisa deir que jurdica, sino elemental cultural general. La Revo-
lucin Francesa vari eso, y no lo sabemos porque reiteradamente lo hayan dicho
muchos tratadistas, sini porque fcilmente se advierte contrastando en diversas
materials jurdicas la, disposiciones legales anteriores con las posteriores a ella.
Despus se retorn con cautela, hoy se deja al verdadero arbitrio judicial
resolver un extreme o punto determinado; y necesariamente ha de entenderse,
por sobre toda otra .onsideracin. que la prudencia as lo ha aconsejado, por
razones de moralidad, de conveniencia, o de otra ndole. Sobre esto escriba hace
ms de dos dcadas ('. Bernaldo de Quirs: "Conforme el nivel mental de
jueces y magistrados hla ido elevndose en un centenar de aos de evolucin social
progresiva casi continues, se ha insinuado una nueva reaccin, que vuelva a
ampliar los poderes d(iscrecionales de los juzgadores hasta lmites desconocidos.'
Nos hace discurrir lo expuesto, el apartado b) del art. 24 del vigente De-
creto-Ley 206, de 10 de Mayo de 1934, sobre el divorcio, que trata de las reglas
provisionales en cuanto a la guard de los hijos que podrn ser ratificadas o
modificadas en la sentencia definitive, ante la disparidad de criterio de jueces
y tribunales respect del ltimo extremo de dicho apartado. El precepto dice:










ASUNTOS GENERALS


"Art. 24-b).-El juez de acuerdo con los elements del juicio, determinar
cul de los cnyuges tendr la guard de los hijos de cinco aos en adelante y
de los hijos que vayan arribando a los cinco aos, establecindose como rgimen
que el padre tendr la guard de los hijos varones y la madre la guard de las
hijas, pero sin que tenga el juez que sujetarse a ese rgimen obligatoriamente en
el caso de que alguno de los cnyuges fuese declarado culpable por cualquiera
de las causales expresadas en la letra anterior o que alguna otra causa aconseje
lo contrario."
Se establece en el precepto como rgimen para la guard de los hijos ma-
yores de 5 aos, la regla de que los varones quedarn bajo la del padre y las
hembras bajo la de la madre; pero, que el juez no tendr que sujetarse a dicho
rgimen obligatoriamente en estos casos: 19 si alguno de los cnyuges fuese de-
clarado culpable por cualquiera de las causales expresadas en la letra anterior a),
y 29 "o que alguna otra causa aconseje lo contrario."
No habrn de surgir dudas en la concurrencia de las causales consignadas
en el apartado a) ; mas. el no venir obligado el Juez a sujetarse a dicho rgimen,
no le impide seguirlo, conforme al texto claro del precepto, por ser cosa que se
deja a su facultad potestativa, pues, segn la causa (pocas (le ellas por cierto)
de que se trate y segn quien fuere el cnyuge culpable -si el marido o la
mujer-, puede caber la posibilidad de que se ajuste a el.
En el segundo de los dos extremos que comprende la excepcin a la regla,
el legislator se aparta por complete de la concurrencia de cualquiera de las cau-
sales que expresa a fin (le poder el juez excepcionar, para, fuera de ellas, agre-
gar otro motivo ms, sin precisarlo, consignando en el precepto "o que alguna
otra causa aconseje lo contrario", esto es, sin determinacin o siquiera indica-
cin alguna del orden a que deba corresponder esa otra causa.
No se dispone en parte alguna del mencionado Decreto-Ley que el Juez
tenga que expresar la causa que lo aconseja a tomar la media que adopted auto-
rizado por el mismo. Es bien conocido el principio de que, donde la ley quiere,
habla, y donde no quiere, calla. Inequvocamente, pues, se le da al Juez una
facultad discrecional.
Si el cnyuge declarado culpable no es adltero, corruptor o corrompedor,
penado por delito grave, ebrio consuetudinario, jugador inveterado, declarado
ausente, enfermo contagioso, declarado loco, desacreditado por vicio o falta de
moralidad, vicioso inveterado de drogas o substancias anlogas, ni, por ltimo,
bigamo, que son los que estn comprendidos en las causales expresadas en el
apartado a) ; necesariamente tiene que referirse esa repetida frase de la ltima
parte del precepto, al divorcio que se decrete por alguna o algunas de las otras
seis causes establecidas por la ley, o sean, las injuries graves de obra, las inju-
rias graves de palabra, abandon voluntario del lhogar, falta de cumplimiento
en el sostenimiento del hogar, la separacin por ruptura conyugal y la dispari-
dad o incompatibilidad de caracteres; porque de estar comprendida en alguna
de las otras causes antes referidas, ostensiblemente que holgaba la frase.
Concretando as el punto a las seis causas en que por la regla general debe
imperar el rgimen, es indudable que el juez habr de estimar que existe causa,
que lgicamente tiene que ser diferente a dichas seis estatuidas, que moralmente
le impela, o aconseje, como dice el precepto, para no seguir el rgimen. Y esa
causa, que ningn precepto le obliga a exponerla porque cae dentro de la facul-
tad discrecional que la ley le otorga, y que, tal vez por su ndole entiende que
no debe consignar, hija de lo que su apreciacin personal le ha hecho ver, que
puede no estar dentro del debate y ser verdadero, hasta podra calificarse de
imprudencia el manifestarla. Cabe en lo possible, mas no en las mayores proba-
bilidades, de que el juez, apartndose de su recta funcin, proceda irreflexiva-
mente.









ASUNTOS GENERALES


Tan discrecional y potestativo es que el juez siga o no el rgimen cuando el
divorcio sea por una de las causales relacionadas en la letra a) como cuando
otra causa distinta le aconseje no seguirlo. Para una y otra cosa est autori-
zado por el apartado b) sin que exista disposicin en parte alguna de la ley
que rige la material, que le exija expresar en su sentencia el por qu an con-
curriendo una de las .ausales referidas en el apartado a) sigue el rgimen, ni
el por qu fuera de la concurrencia de dichas causales, no lo sigue porque otra
causa se lo aconseje. Y si en cuanto a lo primer no se ha exigido a los jueces
la manifestacin de] por qu, tanmlpoco puede relclam'seles en lo segundo.
No pocas veces se establecen los divorcios por (ausas distintas a las en que
verdaderamente deben fundarse. Los familiares de m o o de los dos intervie-
len, o los propios en uges, la mayor parnte de las veces atendieondo a razones
de consideracin para los hijos en el present o en el umaiana. y las varan. El
juez mulchas vees ve (le cerca o tinie ocasin de enterarse de lo que no va a los
auto, por ejemplo, de que el marido, cnyuge culpable, sin bienes de fortune ni
profesin u oficio alguno, se cas porque la imujer tena bienes los que l se
encarg de dilapidarle en su mayor parte, y que por otra part, hla demostrado
indiferencia o, contra natural, manifiesto desamor por los hijos, siendo adems
un sifiltico; con ese conocimiento, annqui e en el pleito slo se hayan alegado al
demandarlo como base del divorcio la.s causes de falta (le cuniplimiento volun-
tario en el sostenimiento del hogar y separacin por ruptura conyugal, ejerci-
tando bien las facultades que se le lhan conferido, ordena que los hijos varones
al arribar a los 5 aos continen bajo la guard de la madre. Y no parece recto
que se exija al juez, cuando la ley no se lo manda, que pase por sobre conside-
raciones que, en atencin a los hijos, hlicieron a los interesados ocultar o silen-
ciar determinadas lacras, y paladinamente declare esas cansas.
Un marido culpable, de condiciones como las del ejemplo, bien puede tener
una gran palanca para mover la explotaci6n (le su mujer, en el hecho de que
se le made entregar los varones al arribar a los 5 aos. Sencillamente exigir
dinero para no reclamar la entrega, amn de otras cosas que se le ocurra pedir.
Y el echar abajo lo que orden el Juez en sentido inverso, por el motivo de no
haber consignado la canisa que tuvo para ello. en conformidad con el ltimo
extremo del citado artculo, porque entendi bien, que no estaba obligado a
expresarla, constituir para la mujer un sarvasmo en su desdicha.
GREGORIO DE LLANO.


"AVE FRATER"
La Sala de lo Civil de esta Audiencia lo pronunci al crdito de refaccin
agrcola, al admitir un recurso de aniparo evi la posesin domnica de bienes
objeto de un contrato de esa clase, debidamente inscrilpto en el Registro de la
Propiedad.
A pesar de la provisionalidad del amparo. esa resolution contenida en la
:sentencia 134, de 17 de Abril de 1935, frustra la garanta otorgada por la Ley
(le Refaccin Agrcola de 2 de Marzo de 1922. al sustraer los bienes gravados por
ese contrato, no obstante su inclusion en el sisteima hipotecario que resguard
de los amparos la Ley de 13 de .Tunio de 1910, por lo que al no constituir obliga-
ciones de plasmada garanta, su inutilidad o ineficacia result proclamada.
El xito de la hipoteca gir en torno a la fluidez del apremio, de que nos
la cuenta el legislator en la exposicin de molivos de la Ley Hipotecaria. Bas-
taron las contenciones de las moratorias ainales, dita(las en remedio de nues-
tra crisis econmica, para que la hipoteea haya eaodo en descrdito. hIoy no se
otorgan hipotecas, pues pese a la pugna (le la Ley, los prestamistas dan el dinero
bajo el aval de si desconfianza. y al no renoblrarlos por causas o motivos ocultos,









ASUNTOS GENERALS


desechan tal modo sustituyndolo por otro que considered ms de acuerdo con
su idiosincrasia: el derogado pacto de retro, bajo el disfraz de simulada venta,
es el nuevo rumbo del crdito inmobiliario.
Cuba no tiene banca, porque la (qe hay es extranjera subordinada al in-
ters de sus pases (le origen. La banca verncula fracas ruidosamente cuando
el crack bancario. Y la extranjera, accesoria de los trusts radicados en el pas,
no trata ni comercia con los guajiros cubanos que como bienes terrenales slo
poseen sus yuntas de bueyes y frutos consechados en fincas arrendadas.
Dividida nuestra economa privada en dos ncleos principles: ciudadanos
que pagan contribuciones y ciudadanos que viven de las mismas, estos ltimos
no resultan elements activos, y se les encuentra agrupados en los centros de
poblacin militando en las filas (lde la burocracia. Excluido tambin el pequeo
comercio extranjero que entire nosotros convive, nos queda slo como base y
I'uente de esa economa, una enorme factora azucarera que actualmente ani-
quila su propia grandeza producida por la extraordinaria fertilidad de nues-
tro suelo.
Fracasada la factora, el guajiro cubano, bajo una poltica de proteccin
arancelaria, fu compelido a la diversificacin de cultivos en abasto de las
necesidades nacionales. Siembren frutos menores! fu el grito de salvacin que
escucharon, mientras deambulaban por sus tierras, famlicos unos, desconcerta-
dos todos, hirindolas con las rejas de los arados, bajo un sol abrasador, con la
esperanza de ver brotar de esas heridas su liberacin econmica; y en supremo
esfuerzo tornaron el caaveral en vega; y despus de gastar lo que qued de
los ahorros perdidos en la quiebra bancaria, de las colonies arruinadas y demo-
lidas por las restricciones, de las consecutivas zafras sin liquidar por las pode-
rosas empresas azucareras y del pago de intereses usurarios por la carencia de
dinero, esos guajiros se convencieron de la inutilidad de sus esfuerzos que slo
sirvieron de abaratamiento de la vida de los capitalinos, al confrontar que un
quintal de boniatos cosechados en Gines y transportados a ese mercado, slo
les produca 5 centavos... Esa es, compendiada, su tragedia!
Por eso el meridiano intellectual de la Habana, con su obligada sensacin
de vida capitalina, de calls asfaltadas, de suntuosos edificios, de bellos par-
ques y paseos, de lujo, de boato, y dems atributos (el bon vivant, no result
el ms apropiado para sentir y comprender estos problems agrcolas que tienen
como scenario la soledad del campo, un rstico boho y un palmar, y como
actors, a una mujer criolla, pobremente vestida, sin ms trato que el diario
traginar con la vaca, la puerca y las gallinas, y a un hombre que denota en lo
fsico la ruina de su esfuerzo baldo en la lucha estril por arrancarle a la
tierra lo que sta no puede brindarle. Esa falta de comprensin y de senti-
miento, fu la causa de que nuestro pas, monopolizador de la caa, el tabaco
y los vegetables, se haya estado rigiendo durante tantos aos por un Cdigo
vincola y aceitero como lo es el Cdigo Civil espaol. Vase, si no, la "Rabassa
Morta ". Sore tales motives, dijo nuestro eximio D. Angel C. Betancourt en
su Cdigo Civil, pgina 390 de la segunda edicin: "El da que se emprenda
la obra de hacer un Cdigo Civil cubano, podrn los legisladores, al eliminar
de ese cuerpo legal estos preceptos intiles, procurar sustituirlos con reglas
generals, bien comprendidas en este ttulo, o en el de arrendamiento, a las
cuales se ajustar, siguiendo la costumbre y la enseanza de la experiencia,
nuestro contrato especial de "Colonias" para el cultivo y venta de caas tan
generalizado, y sin embargo, sujeto hay exclusivamente a la no siempre previ-
sora libertad de contratacin."
La Ley, desde el punto de vista de la funcin, no tiene otro objetivo que
la provision de una necesidad lde la comunidad social. Creada por el Poder
Legislative, a quien la Ley Fundamental del Estado confa esa misin, es in-
terpretada y aplicada por el Poder Judicial. Ese Poder Legislativo en nuestros









ASUNTOS GENERALS


30 aos de vida republican, salvo honrosas excepciones de hombres y oportu-
nidades, slo fu un organismo de carcter politiquero que legisl siempre en
sentido partidarista sin ms objetivo que los partidos y los correligionarios.
En una de esas oportunidades de excepcin, el legislator se enfrent con las
necesidades agrcolas de Cuba y en una sola Ley cre el Colonato, especial
arrendamiento de tierras para cosechar caas de azcar; la molienda de caas,
especial arrendamiento de servicios de la industrial azucarera; y la rAfaccin
*agrcola, especial prstamo con garanta de caas y toda clase de frutos por
medio de la hipoteca mobiliaria.
Bajo el imperio de esas leyes, nuestros "bodegueros" que han resultado
ser los "banqueros" de nuestros guajiros y los industriales conectados eon esos
frutos agrcolas, facilitaron el dinero necesario para los fomentos en que se
alivia o resuelve la crisis de esos guajiros al conjuro del nuevo tratado comer-
cial con los Estados Unidos de Norte Amrica.
Siempre fuimos decididos partidarios de la interpretacin literal de las
leyes, aceptndola de otros modos slo en casos de obscuridad o insuficiencia.
Pero admitimos, como realidad jurdica que impera, la ilimitada extension de
esa prerrogativa del tribunal, como formula de adaptacin del derecho vetusto
a la modern conquista del progress, y no hemos dejado de aplaudir la meri-
toria obra de renovacin jurdica en muchos casos llevada a cabo. Pero esa
doctrine tiene formidable quiebras, que en ms de una ocasin en vez de
advance ha servido de retroceso, inspirada por clsicos criterios.
Los juristas del meridiano intellectual de la ciudad de la Habana no com-
prenden ni sienten la hipoteca de los frutos, y en vez de consagrarla sobreguar-
dndola de toda frustacin, la repelen bajo el influjo del derecho real hipote-
cario de milenaria fisonoma inmobiliaria, colocndola de consuno con los cr-
ditos comunes, otorgndoles solamente sendas garantas de anotacin.
Frustrado el crdito, no plasmada su garanta, expuesto a la contencin,
ha muerto el contrato de refaccin agrcola y cesado los extraordinarios bene-
ficios que prestaba a nuestra economa rural, pues aun cuando se les continue
llamando del mismo modo, no habr prestamista que enve su dinero bajo esa
formula frustrable y contenible.
Paradjico result que coincide la ineficacia del contrato de refaccin agr-
cola, con el trascendental paso de advance de la legislacin national en favor
de esa economa creando por la Ley de 3 de Junio de 1933 el prstamo con ga-
ranta pecuaria.
Realmente no esperbamos este desvo en la doctrine, establecida por el
propio tribunal, en su sentencia 227, de 3 de Marzo de 1932, ponencia del
Dr. Guillermo de Montag, que declar protegida por el amparo la preferencia
de cobro sobre los bienes gravados que a esos contratos otorga el art. 25 de la
Ley de 2 de Marzo de 1922; destruido, ahora, por la sentencia comentada que
invertidamente ampara esa perturbacin.
DR. ALBERTO SNCHEZ Oc Eo.


PARABOLA`
Vanidad y jactancia.

Cuando veo marchar velozmente un vehculo, perseguido por un perro que
ladra, pienso en la satisfaccin de ste al career que huye de l; pero los que
van en el coche, nunca dejarn de reirse de su petulancia, sabiendo que si se
colocase delante, el vehculo le aplastara con la misma impasibilidad con que
sigue su march, sin que le perturbe su inofensiva provocacin.
(1) De oevista de los Tribun Wes, de Madrid,









ASUNTOS GENERALS


Lo mismo le digo a los crticos ignorantes y a los que se ensaan en sus
censuras contra Jueces y Tribunales. Creern que no se les contest por co-
barda; pero, por qu no acometen de frente?
CSAR CAMARGO.


COMENTARIOS
En un libro no hace much publicado, cuyo ttulo es "Jueces y Tribunales
en Inglaterra, Francia y Alemania", por R. C. K. Ensor, se encuentra estos
datos elocuentes:
Las tres Magistraturas superiores en Inglaterra, son el Lord Canciller con
10,000 libras anuales de sueldo; el Lord Justicia Jefe, con 8,000 libras; y el
Master of the Rolls, con 6,000 libras. Luego siguen siete Law Lords, con 6,000
libras, 33 miembros de la Corte Suprema con 5,000 libras, 55 Jueces de Tribu-
nal de Condado con 1,500 libras, etc.
Con esos haberes y la inamovilidad estricta de la judicatura, pueden los
ingleses tener el orgullo de contar con jueces sapientes, y si a eso se agrega la
independencia de la funcin judicial, sus components deben sentirse satisfe-
chos de pertenecer a tan prestigiosa institucin.
Los beneficios de todo ello pueden deducirse fcilmente.
La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo aprob el nuevo Reglamento
para los exmenes de aspirantes a Procurador, en el cual se establece que aqu-
llos debern ser examinados sujetos a contestar las preguntas que le correspon-
dan de un Programa previamente aprobado; acreditar ciertas condiciones de
preparacin general y buenos antecedentes.
Hace tiempo que debi adoptarse esa media que tiende a dar mayor serie-
dad al examen de los Procuradores, a demostrar la suficiencia del examinando,
con beneficio para la clase, y a que no se d el ttulo a quienes no sean sujetos
recomendables.
En tiempos pasados los Procuradores eran considerados como eficientes
auxiliares de los Abogados, llegaban a ser verdaderos asesores de stos y alcan-
zaban nombre y prestigio por su competencia y su actuacin honest.
Ultimamente la profesin decay much, y como el novsimo Reglamento
propende a realzarla y adecentarla, todos debemos felicitarnos de ello.
Hace algn tiempo se nos comunic este caso prctico: Un Juez Co-
rreccional libr exhorto a otro para que fuese requerido un acusado con el fin
de que prestara fianza, lo que efectu mediante pliza de una compaa, y de-
vuelto el exhorto, el exhortante no admiti la fianza por tener noticias de que
la compaa fiadora adeudaba varias fianzas y dispuso library nuevo exhorto
para que el acusado presentase certificacin acreditativa de que la compaa
fiadora se encontraba en condiciones de prestar fianzas, negndose el Juez
exhortado a su cumplimiento y se quej a la Audiencia superior del exhortante,
por estimar que ste, mediante su nuevo exhorto, trataba de imponerle normas,
y por que a l le incumba calificar la fianza prestada. Ignoramos lo que la
Audiencia resolvi con motivo de esa queja. Y se nos pregunt entonces, quin
es -el que tiene que calificar la fianza y si el Juez exhortado pudo negarse al
cumplimiento del segundo exhorto.
Estimamos que requerido el acusado para que prestara fianza, si la prest
ante el Juez exhortado, que se la admiti, ello no impeda que el Juez exhor-
tante resolviese en definitive sobre dicha fianza lo que fuese procedente, pres-
.cindiendo del criterio del Juez exhortado que la admiti, ya que le corresponda
calificar directamente la fianza prestada y que haba de surtir efecto en la
causa .de que conoca; pero no pudo negar la admisin de la fianza por el fun-
damento que adujo, pues ya tiene resuelto la Sala de Gobierno- del Tribunal









ASUNTOS GENERALS


Supremo que las fianzas de compaas tienen que admitirse en tanto en cuanto
no conste oficialmente al Juzgado la insolvencia de la compaa; por consiguien-
te, cuando sea autorizada una, quien present una pliza de la misma no tiene
que acreditar la solvencia de aquella.
Y estimamos asimismo que el segundo exhorto no pudo dejar de cumplirse,
porque el Juez exhortado cuando recibe uno, tiene que acordar su cumpli-
miento, "sin perjuicio de reclamar la competencia que estimare corresponderle",
art. 191 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal; no pudiendo calificar o apre-
ciar el acierto o no de lo dispuesto por el exhortante, correspondiendo a las
parties ejercitar sus derechos en la va y forma correspondiente, contra las deci-
ciones de los Jueces en lo que les afecte.
OAN.


LIBROS Y REVISTAS

LA FILOSOFA DEL DERECHO EN VENEZUELA, POR EL DR. RAFAEL PIZANI.-
Caracas, Venezuela, 1935.-Con el subttulo de "Exploracin crtica para una
vocacin", ha publicado este folleto el Dr. Pizani, que dedica, entire otros, al
Dr. Antonio Snchez de Bustamante, en el que examine como se estudia la
filosofa del derecho en su pas, hace una indicacin de algunos autores nacio-
nales, y da su opinion acerca de lo que debe constituir el studio de la filosofa
del derecho en Venezuela.
CMO TERMIN LA CAUSA 2 DE 1933 DEL TRIBUNAL DE SANCIONES, POR EL
DR. RAFAEL RAMOS.-Habana, 1936.-En este alegato se dan a conocer los ante-
cedentes de dicha causa iniciada contra los Delegados a la Convencin Consti-
tuyente de 1928 y el ltimo escrito producido por el Dr. Ramos en dicha causa.
CULTURA JURIDICA.-Mrida, Venezuela, Noviembre.-Hemos recibido el
primer nmero de esla revista que dirige el Dr. Rafael Pizani. Dejamos esta-
blecido el canje.
OTRAS REVISTAS EXTRANJERAS.-Asimismo recibimos: Gaceta Judicial, Quito,
Ecuador, Agosto; La Justicia, Mxico D. F., Diciembre; Jurisprudencia, Monte-
video, Uruguay, Mayo; Los T, i,,,o,il, , Mxico, D. F. Noviembre-Diciembre;
Revista de los Tribunades, Madrid, Espaa, Noviembre; Revista Jurdica, Cara-
cas, Venezuela, Agosto-Septiembre; Juridicas y Sociales, Buenos Aires, Rep-
blica Argentina, Noviembre-Diciembre.
OTRAS REVISTAs.-Tambin recibimos: La Jurisprudencia al Dia, Diciembre;
Revista de la Asociacin de Viajantes del Comercio, Diciembre y Enero; Revista
Cubana de Derecho (Seccin legislative) Noviembre y (Seccin doctrinal) Ene-
ro-Marzo, 1934; Informacin Fiscal, Febrero; y Bo;letin de los Servicios PM-
blicas, Enero, de la Habana.


MISCELANEA
MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el nmero anterior,
ha habido el siguiente :
Abogado Fiscal.-Ha sido nombrado el Dr. Alberto Guiral y Santiuste,
Abogado Fiscal de la Audiencia de Santa Clara.
Jueces Municipales primeros suplentes.-Han sido nombrados los docto-
res Jos Gonzlez, de Agramonte: Jos Sobern, de San Jos de los Ramos;
Antonio Romero, de Jagey Grande; Luis Prez, de Aguada de Pasajeros;
Walfredo Ley, de San Juan de los Yeras; Bernardo Castillo, de Abreus; Au-
relio Lorenzo, de Camarones; Juan Jimnez, de Camajuan; Eugenio Valds,
de Vueltas; Ernesto Valledor, de Zulutna; Sandalio Rementera, de Yaguajay;









ASUNTOS GENERALS


Miguel Fernndez, de Ceiba del Agua; Pablo Brito, de San Antonio de Ro
Blanco; Sabino Marrero, de Tapaste; Manuel Rocha, de Catalina; Juan Gar-
ca, de Bainoa; Jos Canella, de Yaguaramas; Leopoldo Rodrguez, de Car-
tagena; Florentino Fundora, de Gieiva; Benito Carballo, de Bolondrn;
Jenaro Aportela, de Cabezas; y Rafael Snchez, de Francisco.
Jueces Municipales segundos suplentes.-Han sido nombrados los seores
Miguel Navarrete, de Guanajay; Juan Valds, de Pedro Betancourt; Julin
Trull, de Placetas; Norberto Cabaas, de Ceiba del Agua; Nstor Fernndez,
de San Antonio de Ro Blanco; Juan Pifero, de Guatao; Baldomero Valera,
de Pipin; Basilio Seijas, de Guara; Ramn Snchez, de Guanabo; Wenceslao
Ruiz, de Yaguaramas; Jos Valds, de Cascajal; Rosendo Oliver, de Isabela de
Sagua; Luis Muoz, de Bez; Severo Bruguera, de (laos; Manuel Gmez,
de Alacranes; Rafael Vilat, de Esmeralda; Flix Pelez. de Sibanic; y Fran-
cisco Sosa, de Francisco.
Nombramientos rehusados.---Han rehusado el de Juez Municipal segundo
suplente de Baha Honda, el Sr. Luis Garca; el de segundo suplente de San
Diego de Nez, el Sr. Ignacio Acosta; el de segundo suplente de Yaguara-
mas, el Sr. Wenceslao Ruiz; el de primer suplente de Cartagena, el Sr. Leo-
poldo Rodrguez; y el de segundo suplente de Cascajal, el Sr. Jos Valds.
Renuncia.-Se ha aceptado la renuncia al Sr. Basilio Barreto, Juez Muni-
cipal primer suplente de Guatao.
Causas, expedientes, etc.-Se ha iniciado causa contra el Juez Municipal
de Auras, por malversacin.
Transferencia de crdito.-Se ha concedido una de $7,537 en el presu-
puesto del Poder Judicial para alquiler del local de la Audiencia de Oriente,
para funcionarios temporeros, para imprevistos y para muebles.
Crdito.-Se ha concedido un crdito de $3,400 para adquirir un autom-
vil para el Presidente del Tribunal Supremo.
Exmenes.-Se ha designado a los Dres. Eugenio Gonzlez, Gustavo
Ramrez y Manuel Zaldvar, Magistrado, Abogado Fiscal y Juez de Primera
Instancia, para integrar el Tribunal xtaminador de los Jueces Municipales
de 4* clase no Abogados ni Procuradores. Se reunir el 23 de Marzo.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-El Pre-
sidente de la Repblica dej sin efecto la incautacin de la fianza de $200
prestada por el Sr. Abelardo Mora y que corresponda a este fondo.
-La Comisin tuvo los siguientes ingresos en Diciembre ltimo: saldo
anterior, $22,603.88; por multas correccionales y de urgencia, $5,887.18; por
descuentos, $10,304.30; por Registro Civil, $8,111.59; por sobrantes, $1,492.36;
por fianzas, $174.52; por multas a testigos, $77.33; por correcciones discipli-
narias, $48.65; por reingreso Poder Judicial, $19.59; por licencias, $16.50.-
Total, $48,735.90.
Y tuva los siguientes egresos: para jubilaciones y pensions, $27,377.54;
por sueldos, $187.50; por material. $16.95; saldo, $21,153.91.-Total igual,
$48,735.90.
COMPAIAS DE FIANZAS.-La Secretara de Comercio autoriz para
prestar fianzas, con garanta hipotecaria, a La Eureka (Gaceta 24 Enero); y
el cambio de nombre de la compaa La Iberia, por La Express (Gac. 25 Enero).
COMPRAMOS.-Colecciones de REPERTORIO JUDICIAL de los aos 1925 y
1928. Tambin nmeros sueltos de dichos aos, menos, los de Enero y Febrero
de 1928. Igualmente nmeros de Enero de 1929.-11 No 188, entire H e I, Ve-
dado.-Telfoo F-2965.









ASUNTOS GENERALS


FALLECIMIENTO.-Ha fallecido el distinguido Letrado de esta capital
Dr. Ricardo M* Alemn y Martn.
NOTICIAS VARIAS.-Los Sres. Jos M. Llanio, Carlos Nieto y Emilio
Ricci, nos participan que se han constituido para la prestacin de servicios
legales y de Notara, en Gines.
-En Matanzas se constituy la Seccin Provincial (le la Sociedad de Le-
gislacin Comparada de la Habana. filial de la de Pars, presentando los pri-
meros trabajos jurdicos los Dres. Julio C. Dihigo, Ezequiel Caballero y Ricar-
do Trelles.
-Se ha constituido una Comisin con objeto de allegar fondos para eri-
gir un busto en el Aula Magna de la Universidad al Dr. Pablo Desvernine y
G(alds, Catedrtico de Derecho Civil, recientemente fallecido.
-En reunin de las Secciones 14 y 2a de la Sociedad de Legislacin Com-
parada de la llabana presentaron trabajos: el Dr. Edgar Marchena el titulado
"The Federal Reserve Systems", y el Dr. Eduardo Le Reverand el titu-
lado "Responsabilidad por daos causados por las cosas en el Derecho Civil
francs".
-El Tribunal de Urgencia de Santa ('lara en 1935 radic 1,510 juicios y
dict 1,432 sentencias.
QUESTION PREJUDICIAL EN CAUSES EN QUE SEA ACUSADO UN
MILITAR.-El art. 86 de la Ley Constitucional dispone que en todo caso en
que la jurisdiccin ordinaria se estime competent y el perjudicado sea un
civil y el acusado un individuo de las fuerzas armadas, la Sala de lo Criminal
del Tribunal Supremo resolver como cuestin prejudicial cul de las dos
jurisdicciones es la competent para conocer de la causa. Iniciada y termi-
nada una causa, la Audiencia promovi la cuestin prejudicial referida y la
Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo la declar improcedente por los
fundamentos siguientes que constant del expediente 84 de 1935:
"Habana, Octubre 18 de 1935.-Dada cuenta: y refirindose el art. 19
del Decreto-Ley 26 de 1934 Instruccin, Correccional o Municipales en su caso, es visto que el moment
procesal para iniciar la cuestin previa que la Ley llama prejudicial, ha pa-
sado, quedando en este caso como possible la cuestin de competencia ordi-
naria, de acuerdo con el art. 33 de la Ley de procedimiento criminal, por lo
que no es possible continuar la tramitacin de este expediente, hacindosele
saber a la Audiencia de la Habana, sin que sea bice para lo expuesto, que
en el precepto constitutional se aluda a Tribunales, pues no debe olvidarse
que de ese carcter o denominacin son los de Urgencia y los Juzgados Correc-
cionales los cuales radican o inician causes o sumarios, no contrayndose, en
manera alguna, a otros, como las Audiencias, pues en stas no se da comienzo
nunca a los procesos."-Al margen: Sres. Llano, Mestre, Andreun, Mora y Tejera.
Voto particular.-El Magistrado que suscribe, inconforme con lo acordado
por mayora, salva su voto por entender que la providencia debi acordarse en
el sentido de tramitar la cuestin prejudicial propuesta, por las siguientes ra-
zones: primera, porque el art. 86 de la Ley Constitucional (2) establece como
principio, que en todo caso en que la jurisdiccin ordinaria se estime competent
y el perjudicado con el delito o falta sea civil y el acusado un individuo de las
fuerzas armadas, no estando en suspenso las garantas constitucionales, esta
Sala resuelva como cuestin prejudicial cul de las dos jurisdicciones es la com-
petente, y no hay razn para que ello se haga nicamente al inicio y no despus;
segunda, porque a veces, cuando se incoa el sumario estn en suspenso las ga-

(1) Vase en la pgina 77 de esta seccin, ao 1934.
(2) Vase en la pgina 199 de la Seccin Legislativa, ao 1935.










ASUNTOS GENERALS


rantas constitucionales, o no aparece acusado ini aforado y (uando se present
la causa a la Audiencia, se han restablecido las garantas, o se hace entonces la
acusacin a un miembro de las fuerzas armadas, y no se ha podido al inicio, ni
durante la sustanciacin del sumario, por cualquiera (le esos motivos, promo-
verse la cuestin prejudicial y no hay razn para que quede sin promoverse tal
cuestin, dejndose incumplido el principio que inspira dicho art. 86; tercera,
porque el ltimo prrafo del referido art. 86 ha previsto .slo el caso de estar la
causa en su inicio, porque es la regla general para promover la cuestin pre-
judicial, ya que los otros dos, antes indicados, son excepcionales; pero como
donde existe la misma razn, debe haber la misma disposiin, y s tal regla de
hermenutica jurdica rige con respect a las leyes, con mayor razn debe tenerse
en cuenta cuando de preceptos constitucionales ;se trata, que ordinariamente son
le orden fundamental o normativos y no casusticos, por lo que debe estimarse
que si por cualquiera de los dos molivos antes meniiioiiiados o por otra causa
legtima no se ha cuinplido con la promocin de la cuestin prejudicial. puede
promoverla la misma Audiencia; y cuarta, torque si se aprecia que es innece-
sario promover la cuestin prejudicial puesto que en la Audiencia se puede
plantear la cuestin (le competencia por la autoridad military, 1o mismo ocurre
en los Juzgados, ya que las cuestiones competenciales pueden promoverse en
cualquier estado del sumario, y precisamente, casi siempre se suscitan durante
la investigacin sumaria.-Juan Carilos Andrei.

REGISTRO CIVIL.-Nulidad de inscripcin de nacimiento.-La Direc-
cin de los Registros y del Notariado, por resolucin de 21 de Marzo de 1935,
declar lo siguiente:
Resultando: que el Juez Municipal de Mariel, por escrito de fecha 11 de
Enero de 1935, se dirigi al Juez de Primera Instancia de Guanajay acompa-
ndole certificacin de la inscripcin del nacimiento de.. ., que aparece en el
folio .... del tomo. ... de la Seccin de Nacimientos del Registro Civil a cargo
de dicho Juez Municipal, quien consider infringido el art. 129 del Cdigo Civil
por haberse hecho el reconocimiento de hijo natural por persona no autorizada
para ello.
Resultando: que el Juez de Primera Instancia libr comunicacin al citado
-Juez Municipal a fin de que informara si tena dudas en la interpretacin
de la Ley y Reglamento del Registro ('Civil al caso de la mencionada inscripcin.
contestando el Juez Municipal que haba remitido la certificacin con el objeto
de que la superioridad conociera la infraccin de lo dispuesto en el art. 129 del
Cdigo Civil y para que, en su caso, formara el expediente de correccin disci-
plinaria que autoriza el art. 131 del Reglamnento de la Ley de Registro Civil;
y asimismo para que por dicha superioridad se evacuara la siguiente consult:
"Si no obstante haberse infringido los arts. 16 dle la Ley del Registro Civil y
129 del Cdigo Civil es procedente mantener en los libros del Registro la refe-
rida inscripcin o es procedente anularla y en su caso quien debe hacerlo y el
procedimiento a seguir para llevar a cabo tal nulidad; y si en lo sucesivo cuando
se soliciten certificaciones de inscripciones en las cuales se han cometido infrac-
ciones de la Ley del Registro Civil o su Reglamento, es procedente o no negar
la expedicin de las certificaciones de dichas inscripciones."
Resultando: que por providencia del Juez (le Primera Instancia de Gua-
najay de fecha 25 de Enero ltimo, se dispuso former el oportuno expediente
para tratar de las referidas consultas y se di vista de dicho expediente al Fiscal
de Partido, quien dictamin en el sentido (le considerar nula la inscripcin; de
no ser procedente que el Juez se niegue a expedir las certificaciones de las ins-
cripciones del Registro Civil y exponiendo que dada la gravedad del caso debe
consultarse a la Direccin de los Registros y del Notariado.










Resultando: que el Juez de Primera Instancia (le Guoianajay, por resolucin
de 4 de Febrera ltimo, estim que procede declarar inila la inscripcin de
referencia y adems que por la gravedad del asunto deba elevarse el expe-
diente en consult por conduct reglamentario a la Direecin de los Registros
y del Notariado de la Secretara de Justicia, no corrigindose al Juez Muni-
cipal infractor por no former parte en la actualidad del Poder Judicial; y en
cunanto al extreme de la consult relative a la vxpedicin de las certificaciones,
mantuvo el criterio de que deben ser expedidas, siendo elevado el expediente
por conduct del seor Presidente de la Audiencia de Pinar del Ro. quien in-
form en el sentido de ser procedente revocar la resolucin del Juez de Primera
Instancia en cuanto al primer extremo de la misma y aprobarla en todos los
dems.
Considerado: que la consult formulada por el Juez Municipal del Mariel.
Encargado del Registro Civil del mismo, se refiere a tres extremos, o sea, pri-
mero: "si no obstante haberse infringido los arts. 10(i de la Ley del Registro
Civil y 129 del Cdigo ('Civil, es procedenle mantener en los libros del Registro
la referida inscrpcin o es procedente anularla"; segundo: '"en so caso, quien
debe 'declararla y el procedimiento a seguuir )ira llevar a cabo tal nulidad";
y, tercero: "si cuando se solicitan certificacionms dle inscripiones en las cuales
se han cometido infrae -iones de la Ley del lRegistro Civil o en lieglamento es
procedente o no negar la expedicin de las certificaciones de dichas inscrip-
ciones."
Considerando: que en cuanto al primer extremo, debe mantenerse la ins-
cripein en los libres del Registro Civil, mientra.s no se decide lo que proceda
por los tribunales ordinarios, nicos competentes para resolve acerca de la
,mlidad, porque conform a lo dispuesto en el arl. 9" (le la Ley del Registro
'ivil. firmarla una inscripei;n, no podr halcerse en ella rectificacin, adicin,
ni enmienda que altere sustancialmente el acto a que se refiera, sino en virtud
de ejecutoria del tribunal competent con auld;ene-ia del Ministerii public y
de las personas a quienes interest.
Considerando: en cuanto al segindo extreme, que el procedimiento que
debe observarse para obtener la nulidad de nun inscripcin hecha en los libros
del Registro Civil, es el del juicio declaralivo ce mayor cuanta, de acuerdo
con el precepto del inciso 3" del art. 482 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, co-
rrespondiendo el conocimiento de dicha clase de juicio al Juez de Primera Ins-
tancia, segn la disposicin del art. 14 de la Ley Orgnica del Poder Judicial.
Considerando: en cuanto al tercer extremo de la consult, no es procedente
negar las certificaciones qune se soliciten de las inscripciones que se soliciten de
\as inscripciones en que se hayan infringido las disposiciones de la Ley del
Registro Civil, cuando consten en los libros de dicho Registro, ya que sus
.*ncargados estn obligados a ello; pero n casos como el que se trata, deben
siempre tacharse de oficio las palabras qu, revelen el nombre de la persona del
nadre o madre o las circunstaneias por done pueda ser reconocida, a tenor de
lo dispuesto en el art. 132 del Cdigo Civil, apliahble en cuanto al extremo men-
cionado, aunque no se refiera a reconocimiento de un hijo natural por el padre
o madre separadamente, porque la facultad conferida a los funcionarios pi-
blicos para tachar de oficio en el citado caso, no est supeditada necesariamente
a las circunstancias previstas en el prrafo 1" del citado art. 132 del Cdigo
Civil, que, por otra parte, es posterior a la Ley del Registro del Estado Civil.
Resuelvo: evacuar la consultar formulada, en el sentido siguiente: Prime-
-o: que debe mantenerse n los libros del Registro Civil a cargo del .Juez Muni-
cipal del Mariel la inscripcin n de la Seccin (le Nacimientos.
Segundo: Que el procedimiento que debe seguirse para obtener la nulidad
de una inscripcin hecha en los libros del Registro del Estado Civil, es el del










ASUNTOS GENERALS


juicio declarativo de mayor cuanta, siendo Juez competent para su conoci-
miento el de Primera Instancia.
Tercero: Que no es procedente negar las certificaciones que se soliciten de
las inscripciones practicadas en los libros del Registro del Estado Civil, aunque
en ellas no se hayan observado preceptos de la Ley de la material, debiendo
tachar de oficio siempre los funcionarios pblicos, las palabras que revelen el
nombre de la persona del padre o madre o las circunstancias por donde puedan
ser reconocida.
Lo que deber comunicarse al Juez de Primera Instancia de Guanajay, por
conduct del seor Presidente de la Audiencia de Pinar del Ro, para su cono-
cimiento y efectos.
MORATORIA.-El Tribunal Supremo, por auto 109 de 26 de Octubre de
1935, ha declarado lo siguiente:
Considerando: que el caso que ha dado origen a la present queja, est
sin duda alguna, comprendido entire los previstos y regulados en el art. 79 del
Decreto-Ley N" 42 de 1934, pues en l se trata de peticin producida por el
acreedor en un procedimiento suspenso, en el que se ejercitaba una accin mo-
ratoriada y estimar aqul que el deudor haba omitido realizar el pago de inte-
reses que debe satisfacer de acuerdo con la citada Ley.
Considerando: que conforme al mencionado precepto, para que pueda al-
zarse la suspension (le un procedimiento a virtud de no haber pagado el deudor
cantidad que estime el acreedor exigible, es necesario que por ste se promueva
el oportuno incident, en cuyo perodo de prueba acreditar que se efectu el
correspondiente requerimiento, siendo ste, por s solo, insuficiente para produ-
cir el efecto de que cese para el deudor el beneficio que le concede la Ley de
Moratoria y que en este caso le fu otorgado en las actuaciones originarias (le
esta queja.
Considerando: que, por consiguiente, la providencia en que tal requeri-
miento se ordena, as como el auto que resuelva los recursos de reposicin y ape-
lacin, no prejuzgan la cuestin que en el incident deber planearse y resol-
verse, sino solamente se contrae al cumplimiento (le un requisito que debe acr:-
ditarse en el artculo y que no determine la resolucin del mismo; durante cuya
substanciacin puede el deudor aducir la.s razones por los que estima ser illegal
la exigencia del pago requerido, cuya ilegitimidad, en -i caso. obstara al alza-
miento del estado de suspension en que se encuentren las actuaciones.
Considerando: que limitado el auto en contra de' que se interpuso el recur'a
de casacin a mantener el provedo en el que se orden el requerimiento solici-
tado por el acreedor, no es esa la resolucin a la que se refiere el art. 79 del
Decreto-Ley mencionado como susceptible de ser recurrida en casacin sino a
la que ponga trmino al incident del que se deja hecho mrito, y por tanto, y
a virtud del fundamento expresado, debe ser declarada sin lugar la queja esta-
blecida contra el auto que deneg la admisin de aqul, sin imponer especial-
mente el pago de costas por no devengarlas el Fiscal, nica parte que impugn
su procedencia.-Firmantes: Sres. Martnez, Montarg1i, Fernndez (Ponente),
Solrzano, Pichardo, Perera, y Torre.
REGLAS DE DERECHO.-145.-Por derecho natural, todos los bienes son
comunes, mas por el human se distinguen las propiedades.
146.-La ley ve los hechos, y no las voluntades.
147.-La ley debe guardarse aunque parezca dura.
148.-La libertad no tiene precio.
149.-Todos los judgadores deben ayudar a la libertad, porque es amiga de
la natural.












REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DESEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripcin annual, $ 7.00 Nmero suelto. .. $0.70 Anuncio en el Dirt. $ 2.00

AO XII. HABANA, MARZO DE 1936. NUM. 3.


LO ELEMENTAL EN LA QUIEBRA ~>)

Las instituciones jurdicas no pueden, no, sustraerse a la influencia de la
moda. As como el vestido, el calzado, las pelculas de cine, los tangos argenti-
nos, etc., etc., se "ponen" de moda, tambin las instituciones de derecho estn
sujetas a ella, como verlmos enseguida. Hoy en da la institucin de la quiebra
est de moda: por un qutame all esas pajas, se pide la quiebra de un comer-
ciante; y por un qutame all esas pajas -y esto es lo ms grave-- el juez la
decreta tranquilamente, olvidando a veces lo perjudicial que es para el comer-
ciante y para el mpismo acreedor, esa declaratoria, especie de muerte civil que
cae sobre el infeliz mercader. La restriccin de la zafra; la ley de moratoria
hipotecaria (abraza otros crditos no-hipotecarios, pensions de censos, rentas
de fincas rsticas, etc.) : el montante de las contribuciones e impuestos; la falta
de pago de sueldos y salaries; la ausencia ms absolute de todo negocio media-
namente lucrative, etc.. nos han colocado a todos, sin distincin de classes ni
de categoras, a todos absolutamente, en una situacin de insolvencia general,
al extremo de que hay pocas personas que puedan, hoy, obtener el dinero nece-
sario para conseguir lo ms imprescindible en la vida humana. No sera una
enormidad decir que lo normal, lo corriente en la actualidad es el estado de
quiebra, ya que es difcil encontrar un sujeto que tenga ocho o diez mil pesos
dispuestos para invertir o para gastar. Y a pesar de ser conocida de todos esta
normal situacin, que el tiempo y su inacabable continuacin han convertido
en normal; a pesar de todo eso, repetimos, todava hay acreedores que tienen la
candidez de molestar la atencin, ocupadsima iasta no ms, de los jueces y tribu-
nales, con la ingenua solicitud de quiebra de un determinado deudor comer-
ciante. Y como la quiebra se ha puesto de moda, ha habido necesidad de apli-
,ar sus disposiciones, es decir, las disposiciones de una legislacin complicada.
miltiple, llena de lagunas, contradictoria a veces, inaplicable en otras ocasiones.
Y al tratar de aplicar esa legislacin, se ha incurrido en errors de verdadera
importancia. La quiebra no es una institucin muy manoseada. Se explica, pues,
que no siempre se tenga la suerte de acertar en las resoluciones judiciales que
ahora se dictan con exagerada frecuencia.
Es fundamental, para la declaracin de quiebra, la condicin de comer-
ciante del deudor, pero de comerciante en la acepcin jurdico-mercantil que
tiene esta palabra. No basta que en las actuaciones existan indicios, ms o menos
racionales, de que el deudor ejerce el comercio; no basta que al evacuar posi-
(1) Poco antes de fallecer el distinguido abogado Dr. Ricardo M. Alemn, hubo de
enviarnos este notable trabaj.o, que tuvo que demorarse en ver la luz por la necesidad de publi-
car otros recibidos anteriorimnte. Quiss sea ste el ltimo trabajo de fondo que escribiera el
nialogrado compaero.-N. d 1 D.









ASUNTOS GENERALS


ciones haya manifestado que su profesin es "el comercio'; no basta que haya
tenido intervencin en una letra de cambio o en un pagar mercantil; no basta
que en el pagar se exprese que el dinero recibido se va a destinar a operacio-
nes mercantiles. No. Es de todo punto necesario que conste de manera feha-
ciente que el deudor cuya declaracin de quiebra se pida, sea en realidad comer-
ciante. El portero de un banco; el telefonista de una casa de comercio; el man-
cebo que barre y limpia el establecimiento o la oficina del mercader, cuando
declaran o se les pregunta su profesin u oficio, contestan siempre: "del comer-
cio"; y, realmente, estn muy lejos de ser comerciantes. Pasa con ellos lo mismo
que sucede a los escribientes y mandaderos de los bufetes, que siempr manifies-
tan, con cierto orgullo, que son "del foro". Ahora bien, si de autos consta que
el deudor est inscripto en el Registro Mercantil; si consta la licencia muniti-
pal para ejercer determinado comercio; si consta que es dueo de un estable-
cimiento que se dedica al ejercicio del comercio, el acreedor que pide la decla-
racin de quiebra, queda exento de traer otro element probatorio para justificar
que el deudor es comerciante. Pero si esos datos citados no constant, es evi-
dente que el acreedor debe probar la condicin de comerciante de su deudor.
Y los jueces deben exigirlo, para no hacer el ridculo, ya que sera muy desaira-
da la posicin de un juez que tiene que revocar un auto de quiebra porque el
deudor no es comerciante.
Se ha sentado una doctrine, que nos parece errnea, con respect a la con-
dicin de comerciante. Se ha sostenido que no es necesario que el comerciante
lo sea en el moment de solicitar la declaracin de quiebra ; basta con que lo hayat
sido al contraer la obligacin cuyo cumplimiento se reclama. Semejante doctrine
es contraria a derecho, porque el art. 874 del Cdigo de Comercio exige la con-
dicin actual de comerciante para que la quiebra proceda. Psra los que no :son
comerciantes, ah est el concuriso. El objeto de la quiebra es evitar que el
patrimonio o hacienda, commercial se desvanezca, se pierda, se agote, por la mala
administracin o manejo del comerciante, y con el fin de proteger los intereses
de los acreedores. Si en el moment de la solicitud de quiebra, el ex-comerciante
no es ya tal comerciante, cae estrepitosamente el objetivo de la quiebra, porque
no puede impedirse la continuacin de un trfico mercantil que ya no existe.
Luego, la condicin de comerciante tiene que ser actual, contempornea con su
solicitud de quiebra. Sostener lo contrario no es aplicar la ley: es, sencillamen-
te, legislar.
Es tambin fundamental en la quiebra la existencia de bienes, al extremo
de que si stos no existen no puede haber declaracin de quiebra. En efecto, la
quiebra tiene por objeto sujetar los bienes del quebrado al procedimiento judi-
cial, para con ellos pagar a los acreedores, de acuerdo con su calificacin y gra-
duacin. Cuando no hay bienes, esas operaciones no pueden producirse, porque
falta el objeto, es decir, la cosa, lo que ha de ser vendido para con su product
satisfacer los crditos. No se explica que con la ausencia absolute de bienes,
pueda el juez nombrar depositario de los mismos; no se explica que los sndicoa,
puedan administrarlos, no se explica que puedan ser pagados los acreedores.
Por lo tanto, cuando el quebrado, al ser requerido, manifiesta que carece de
bienes, no debe ser declarado en quiebra de ninguna manera, sino que el acreedor
es el llamado a demostrar que el deudor ha mentido, que existen bienes, y se-
alarlos.
Se ha mantenido la doctrine de que cuando el deudor manifiesta, previo
requerimiento, que carece de bienes, quedan cumplidos los requisitos del art. 876
del Cdigo de Comercio, es decir, que no existen bienes libres bastantes. La
misma doctrine se aplica cuando el deudor se abstiene de hacer declaracin al-
guna. Esta tesis es errnea a todas luces, al par que illegal, porque no existe
ningn precepto legal que obligue a un sujeto a expresar o manifestar cules
sean sus bienes; ni much menos que su silencio equivalga a una confesin.









ASUNTOS GENERALS


Semejante tesis es, como queda expresado, contraria a los ms elementales prin-
cipios de derecho y de equidad. Nadie puede ser declarado confeso, de acuerdo
con la ley, sino mediante la prueba de confesin judicial, practicada con arreglo
a los trmites y las garantas que la legislacin procesal ofrece, a tal extremo que
la confesin judicial prestada en juicio declarativo no puede servir de base a
1111 juicio ejecutivo, segn dispone el art. 1432 de la Ley de Enjuiciamniento
Civil. Estimar que el silencio del deudor equivale a confesar que carece de
bienes libres, equivale sencillamente a declararlo confeso, y nadie puede ser
declarado tal, como antes se expresa, sino mediante la prueba de confesin que
regular la ley procesal. Queda probado, pues, que semejante declaratoria no es
legal. Podr haber sido aceptada esa tesis por los tribunales, pero no puede
negarse que al aplicarla, no hacen otra cosa que legislar. El acreedor es el lla-
mado a sealar los bienes del deudor, y .si no los conoce, que investigue, y si no
los encuentra, qu 1], vamos a hacer ? Que establezca una causa criminal, si
quiere, contra el deudor por el delito de alzamiento mercantil, que inicie cauos
por estafa, por simulacin de contrato, o por lo que sea procedente, pero que
nunca se obligue al deudor a decir cules son sus bienes, ni much menos a
lenerlo por insolvente si se calla la boca. A dnde vamos a parar?
Otro element necesario en la quiebra es el ttulo que present el acreedor.
Con arreglo a lo dispuesto en el prrafo 19 del art. 876 del Cdigo de Comercio,
tiene que ser un titulo en cuya virtud se haya despachado mandamiento d(."
ejecucin o apremio. Sin embargo, hay por ah una doctrine que sostiene que
una sentencia firme es el ttulo a que se refiere el Cdigo. Nada ms errneo.
En efecto, el Cdigo se- refiere a un titido, y la sentencia no es un ttulo, es sen-
cillamente, una sentencia, una resolucin judicial. La Audiencia de la Habana,
en su auto N0 173, de 3 de Diciembre de 1926, ha dado., como vulgarmente se
dice, en el clavo, al expresar que no tiene carcter de mandamiento la sentencia
firme que condena al pago de una cantidad determinada, pues son cosas muy
distintas la declaracin judicial de un derecho y los medios coercitivos para
hacerlo efectivo, y no basta la existencia de la primera, ineficaz por si sola para
llevar al deudor a la quiebra. Se deduce de esta resolucin y de la letra del
art. 876, prrafo 19, del Cdigo de Comercio, que el ttulo sea ejecutivo, pues
a ello equivale decir "un ttulo en cuya virtud se haya despachado mandamiento
de ejecucin o apremio". En efecto, el precepto habla de "ttulo", y una .sen-
1 encia, aunque sea fire, ejecutoria, no -s un ttulo; el precepto habla de man-
damiento de ejecucin o apremio, y estas dos ltimas palabras son sinnimas,
porque no existen en la ley mandamientos de apremio; luego, la ley slo se
refiere a mandamientos de ejecucin que slo se dan en los juicios ejecutivo:.
Luego, el ttulo tiene que ser ejecutivo.
Se ha mantenido la errnea doctrine de que cuando se obtiene un manda-
miento de ejecucin contra el deudor, y no existen bienes libres bastantes, pro-
cede la declaracin de quiebra, sin otro requisito, a diferencia, agrega la doctri-
na, de lo establecido en el prrafo 29 de dicho artculo, que exige la presenta-
cin del ttulo de crdito y la justificacin de que el quebrado ha sobresedo
en el pago corriente de sus obligaciones. Lo que equivale a decir, simple y
llanamente, que cuando el acreedor tiene un mandamiento de ejecucin, no
necesita justificar el sobreseimiento en el pago por parte de su deudor. Esta
doctrine parece laber arraigado en nuestros tribunales, al extremo que se aplica
como cosa natural. No obstante y dicho sea con el debido respeto, opinamos que
semejante doctrine es contraria a derecho, como vamos a demostrar inmediata-
mente.
Estimamos que tanto en el caso del prrafo 1U, como en el del 29 del art. 876
del Cdigo de Comercio, el acreedor tiene la obligacin ineludible de justificar
que el deudor ha sobresedo en el pago corriente de sus obligaciones, porque el
mandamiento de ejecucin y la inexistencia de bienes libres bastantes, no jus-









ASUNTOS GENERALS


lifican que el deudor est en quiebra, o lo que es lo mismo, no justifican que el
deudor tiene ms de un acreedor, requisito este necesario para la existencia de
la quiebra, ya que sta no puede existir con un solo acreedor. Todo eso del man-
damiento de ejecucin, esa ausencia de bienes libres bastantes, etc., etc., servirn
para justificar que una persona debe a otra una suma determinada de dinero,
y que sus bienes conocidos valen menos del imported de su deuda; pero de eso
a que el deudor se halla en quiebra hay una gran diferencia. Se dir que el
comerciante puede oponerse a la quiebra y demostrar que es solvente o que no
tiene ms acreedor que aquel que solicit su declaracin de quiebra. Todo eso
"suena bien"; pero no hay que echar en olvido que el auto declarando la quie-
bra se ejecuta iwnPediata"mente, y cuando el comerciante venga a demostrar que
no se halla en estado de quiebra, ya le habrn ocupado sus libros y papeles, ya
lo habrn arrestado o exigido la fianza de crcel segura; ya el depositario se
ha metido en sus negocios, y le ha revuelto su documentacin; le han interve-
nido y ledo su correspondencia; los acreedores han sido convocados; la quiebra
ha sido publicada, etc., etc. De manera que su inocencia se demostrar a poste-
riori, despus de haber sufrido todas esas calamidades, que para un verdadero
quebrado son muy naturales y muy merecidas, pero no para un honrado co-
mnerciante que en realidad no est en quiebra y para quien todas esas medidas
lan resultado fatales.
Un comerciante debe $5,000; se le ejecuta por esa suma y slo tiene un
establecimiento que tasado vale $4,000. El acreedor con su mandamiento de
ejecucin y con la tasacin del establecimiento de su deudor, pide la quiebra,
el juez la concede, y ms tarde se demuestra que el comerciante no est en
quiebra, porque no le debe a nadie: est al corriente en el pago de sus contri-
buciones e impuestos; est al corriente en el pago de su dependencia; ha com-
prado al contado; no debe alquileres, no debe nada. Su nico acreedor es aquel
que pidi su declaracin de quiebra. El comerciante no ha sobresedo en el pago
corriente de sus obligaciones, y si esa situacin la hubiera conocido el juez (le
la quiebra, se habra ahorrado el auto que la decret.
El prrafo segundo del art. 876 del Cdigo de Comercio exige que el acree-
dor que no tenga mandamiento de ejecucin, como en el caso del prrafo 1',
justifique su ttulo de crdito y que el comerciante ha sobresedo en el vago
corriente de sus obligaciones. Y esto hace pensar a algunos tratadistas y tri-
bunales, que no exigindose en el prrafo 19 esta justificacin, es evidence que
con la presentacin del mandamiento basta para la declaracin de quiebra. Esta
tesis es inaceptable, por estas razones fundamentals: porque si el comerciante
est quebrado, tanto lo est cuando el acreedor e.s del prrafo 19 del art. 876,
como si lo es del 29 prrafo de dicho artculo; porque, por el contrario, si no lo
est, es evidence que aunque no resulted bienes libres bastantes, no estar real-
mente en quiebra, si no le debe a nadie y si no ha sobresedo en el pago corriente
ide sus obligaciones; y, por ltimo -y esta razn es de una importancia extra-
ordinaria- porque tanto el prrafo 29, como el 1" del art. 876 del Cdigo de
{Comercio, estn subordinados a lo que de manera general dispone el art. 874,
"s aquel que de una manera general ha sobresedo en el pago corriente de sus
obligaciones. De manera que cuando el legislator redact el art. 876 del C-
digo, ya haba redactado el 874, y pensaba, con muy buen criterio, que no era
possible que pudiera interpretarse errneamente, lo que ya l haba consignado
claramente en el citado precepto, es decir, en el art. 874. Esta, nuestra inter-
pretacin, no puede ser calificada de caprichosa, porque es lgica y es legal.
Por otra parte, el art. 1323 de la ley de Enjuiciamiento Civil, obliga al acreedor
a demostrar que el deudor ha dejado de cumplir sus obligaciones corrientes,
deber que impone al que no ha obtenido mandamiento de ejecucin, as como al
que s lo ha obtenido, pues no establece excepciones de ninguna clase.










ASUNTOS GENERALS


La Exposicin de motivos del vigente Cdigo de Comercio es elocuentsi-
ma, y no nos podemos sustraer al deseo de transcribir a continuacin uno de
sus prrafos, que dice as:
"Inspirndose el Proyecto en este criterio, facility los medios (le obtener la declarncin
de 'aniebra. Segn el Cdigo vigente (el de 1829), los acreedores del comerciante insolvente,
para solicitarla, necesitan acreditar con el oportuno mandamiento de embargo, que los crditos
son ejcutivos. Este requisito dificulta en gran manera el ejercicio del derecho que compete
a los acreedores, dilatando con notorio dao de los mismos la intervencin de los tribunales
en los negocios del deudor, nica media salvadora de los intereses de todos. Y el proyecto,
para evitar estos inconvenientes, dispensa de aquel requisito a los acreedores y les autoriza
para solicitar la declaracin de quiebra, siempre que el comerciante ha cesado de una manera
general en el pago corriente de sus obligaciones. .

El Tribunal Supremo de Espaa parece inspirarse a veces en este criterio.
En efecto, su sentencia de fecha 5 de Octubre de 1907, dice que "es procedente
la declaracin de quiebra cuando el comerciante contra quien se haba obtenido
mandamiento de embargo, no tena bienes libres que pudieran ser trabados.
Cuando a juicio del tribunal a quo, el comerciante no ha sobresedo de una ma-
neral general en el pago corriente de sus obligaciones, no puede acordarse la
declaracin de quiebra." Otra sentencia espaola, la de fecha 21 de Noviembre
de 1900, sostiene la tesis de que "procede la declaracin de quiebra a instancia
del acreedor que hubiera obtenido mandamiento de embargo, cuando aqul,
adems de probar que el comerciante ha sobresedo en el pago corriente de sus
obligaciones, de un modo general, justifica su ttulo de crdito y su personalidad
con document fehaciente del mismo".
Pues bien, todas estas interpretaciones errneas a que nos hemos referido.
han dado lugar a resoluciones judiciales que no han podido ejecutarse o que su
ejecucin hubiera resultado dificultosa y hasta illegal, si se quiere.
En un juicio declarativo declare el demandado, al absolver posiciones, que
era "del comercio". Visto que era impossible cobrarle, el actor solicit su decla-
racin de quiebra. El Juez accedi fundndose en que el deudor era comer-
ciante, porque al absolver posiciones haba manifestado ser "del comercio", con
lo cual bastaba para que aquel litigante fuera comerciante. Se arrest al que-
brado, se le exige la fianza de crcel segura, se nombra un Comisario, un depo-
sitario, se intervene la correspondencia y se manda a dar posesin al deposi-
tario de las tiendas, almacenes, depsitos, libros, etc., etc., del deudor. Pero
en el moment de ejecutarse aquella resolucin-mandato. del juez, tropez el
depositario con este pequeo inconvenient: que el deudor no tena libros, ni
almacenes, ni depsitos, ni establecimientos, ni estaba ni estuvo nunca inscripto
en ningn Registro Mercantil, y lo que es ms grave an, que siempre haba
sido un modesto empleado y que jams ejerci el comercio. Porque, induda-
blemente, decir "soy del comercio" equivale a no decir nada... Ay! Sancho
hermano, no hagas pragmticas ... Y esto nos recuerda aquella humorada del
inmortal Lanuza, de nuestro Lanuza, cuando al referirse a la manera poco cui-
dadosa con que se manejaban los preceptos legales, la equiparaba a la entrada
de "un buey en una locera".... Y si la interesante revista REPERTORIO JUDI-
CIAL, nos brinda otro da su deseada hospitalidad, volveremos a tratar de la
quiebra, porque... an hay tela donde cortar. (1)

RICARDO M. ALEMN.


(1) Esta hospitalidad deseada, que desde luego est dems decir haba sido concedida
para todos los trabajos del Dr. Alemn, pues ello resultaba un honor para REPERTORIO JUDICIAL.
deegraciadamente ya no podr realizarse por el fallecimiento del brillante abogado.-N. del D.









ASUNTOS GENERALS


OBSERVACIONES ACERCA DE LA TECNICA
DEL PROYECTO DE CODIGO DE DEFENSE SOCIAL

El Proyecto de Cdigo de Defensa Social, propuesto para substituir al
Cdigo Penal que desde 1879 rige provisionalmente en Cuba, ha sido objeto de
diversos trabajos en nuestro pas y en el extranjero. Plenos nicamente de
buena voluntad, queremos poner nuestra piedrecita en la magna construccin;
sea sta la razn que disculpe la poca luz que podamos arrojar sobre el asunto.
En toda obra legislative modern, en grado superlativo si se trata de un
cuerpo fundamental del Derecho positive, debe sacrificarse a la precision y
claridad todo otro inters.
Rpido el studio hemos advertido una diversidad perniciosa en la nomen-
clatura adoptada; tal cosa, en definitive, no podr traer sino inconvenient,
para lo future, ya que abierta la puerta a la interpretacin, que aceptamos como
condicin indeclinable del progress jurdico, nunca debe darse esa posibilidad
hasta tal punto que pueda haber soluciones distintas en casos anlogos, resultado
fcilmente previsible cuando los tecnicismos empleados varan hasta llegar a
chocar en determinados casos con los principios bsicos del sistema doctrinal
adoptado.
'Conceptos fundamentals han de fijarse cediendo el paso las galas del
lenguaje a una tcnica ms bien montona, si se quiere, y procurando una exac-
titud que es imprescindible.
HECHO: En cuando al hecho constitutivo de la infraccin a las disposicio-
nes del 'Cdigo, hallamos los ms pintorescos apelativos:
acto (arts. 2, 26 A) ; hecho (arts. 28, 30, 41, 54, 73 por ejemplo) ; en el art. 2-B
es ms acceptable, pero convendra mejor "acto u omisin"; hecho antisocial
(17) ; hecho delictuoso (45) ; hecho justiciable (67) ; hecho sancionable (18, 34.
37 F) ; hecho punible (28 A, 45, 52) ; event (18, 29, 71) ; event daoso (19) ;
crime (41 E) ; accin criminal (23 A, 41 F) accin criminosa (22, 26, 28 B) :
transgresin criminal (110) ; accin (55) a todas luces impropio; suceso (41 F) ;
infraccin (23 C, 28 B).
Adems, las perfrasis, ms exactas pero innecesarias: hecho previsto en
este Cdigo (18) ; caso previsto en este Cdigo (19) ; hecho sancionado por este
Cdigo (35 D) ; hecho qu.e las leyes sancionan como delito (35 E).
De ellos algunos son abiertamente contrarios al criterio no-expiacionista
del Proyecto: hecho punible, crime, accin criminal.
Se emplea frecuentemente la voz "delito" (a la que el art. 17 atribuye sig-
nificacin concrete) con sentido amplio que se hace ambiguo. Los ejemplos ms
salientes son les propios epgrafes del Ttulo II, que es "Del delito" y de sus
Captulos I, "Del delito en general"; II, "De la concurrencia de delitos", y
II[, "Del delito consumado y del delito imperfecto". En el primero de ellos
.se subdividen esos "delitos" en "delitos y contravenciones"; en el segundo, la
"concurrencia de delitos" comprende las "contravenciones" y entire los "deli-
tos consumados" e "imperfectos" se trata tambin de las contravenciones, que
slo pueden ser consumadas.
Proponemos la adopcin del vocablo "infraccin" en todos los casos en
que hay que referirse al hecho sancionado por el Cdigo, dejando explicado en
lugar adecuado que, a los efectos del Cdigo, esa voz significa "aquellos hechos
.intisociales sancionados por el mismo y que pueden consistir tanto en una accin
como en una omisin".
Puede conservarse la voz "delito", si se quiere, como una subdivision de las
infracciones y que tiene aplicacin concrete respect a los hechos comprendidos
en el libro II del Cdigo; pero, la palabra "infraccin" que hemos propuesto
convene perfectamente: Ttulo II "De las infracciones"; Captulos I "De









ASUNTOS GENERALS


las infracciones en general", [I "De la concurrencia de infracciones", III "Gra-
do de consumacin de las infracciones", seran los epgrafes correspondientes.
El sustantivo comn "hecho" puede subsistir en ciertos casos; pero, siempre
ser preferible, cuando no se quiera designer la figure jurdica infraccin, em-
plear el giro "accin u omisin", como ya decamos acerca del art. 2-B.
Recorriendo el proyecto habra que adaptar a esta nomenclatura el articu-
lado. Ntese expresamente que hay que variar por "inobservancia" el "infrac
cin" que con otro sentido se utiliza en el art. 48-B-10.
SUJETO: No meno.s rico es el catlogo de voces usadas para designer el su-
jeto activo de la infraccin, o sea, el autor de la accin u omisin sancionada en
el Cdigo. Delincuente (arts. 3, 7 C, 55 b, 65, 67, 86, 87) ; reo (2, 3, 9 F, 18 B,
30, 37 A) ; culpable (2: C', 30, 33, 36, 37, 41, 69, 71) ; agente passimm) ; sujeto
(48 A, 48 B) ; responsible (24, 37 B) ; ofensor (39 G, 41) ; defense.' (36 C) ;
acusado (72 C) ; interesado (48 C). liberado (99) ; autor de una infraccin (31) ;
author del delito (38-E). demasiado estrecho.
La primera series es evidentemente inadecuada; la tercera conviene a la
situacin particular del autor de la infraccin en un moment dado; pero el
criterio exacto no aparece an.
La voz "sujeto" pudiera adoptarse para indicar el individuo (o la per-
sona jurdica), antes de ser responsible; refirindole ms adelante la realiza-
cin de lo que se reputa infraccin la eleccin de los vocablos infractorr" o
responsiblee" no paree impropia.
SANCIN: Tambin la actitud que la sociedad adopta respect al miembro
de ella que infringe el ('digo recibe varias denominaciones; cierto es que, por
regla general, se usa la voz "sancin", que estimamos correct, pero tambin
hallamos: sancin penal (2) ; condena (97 C, 99 C) ; misedida (48 C).
Podr emplearse el apelativo concrete de alguna de las formas que ofrece
la sancin en ciertos casos; pero, genricamente, debe designarse la reaccin del
cuerpo social por la palabra sancin.
McDO: El verbo o sustantivo verbal usado al indicar la realizacin del
echo sancionado por el ('digo es, en ocasiones, propenso a crear ambigeda-
des, ya que, descuidando la explicacin dada acerca de la infraccin, se expresa:
Ejecutar (41, 71, passim); comisin del delito (41 L, 52 B).
Hay que amoldar la construccin gramatical al sentido de la frase "incu-
rrir en la infraccin", congruente con lo dicho hasta ahora.
TTULO III: A nuestro parecer hay que variar algo en los epgrafes de este
ttulo y de los captulos y secciones que lo integran; sera menos incongruente
redactarlos as: Ttulo III "De la responsabilidad"; Cap. 1 "De la participa-
.in"; Cap. II "Circunstancias eximentes de la responsabilidad"; Cap. III
"Circunstancias atenuantes de la responsabilidad"; Seccin I "Atenuantes sub-
jetivas o de menor peligrosidad", Seccin II "Atenuantes objetivas o concer-
nientes a la infraccin"; Cap. IV "Circunstancias agravantes de la responsa-
hilidad", Seccin I "Agravantes subjetivas o de mayor peligrosidad", Seccin
II "Agravantes objetivas o concernientes a la infraccin"; Cap. V "De las
circunstancias modificativas de la responsabilidad en cuanto a las personas ju-
rdicas".
TITULO ACLARATORIO: Un remedio prctico que pudiera establecerse en el
(Cdigo que se proyecta es incluir un ttulo o seccin en que se fijar el signifi-
cado de los principles lenicismos all usados; tal hemos visto hacer en muchos
cuerpos legales extranjeros y no dudamos en sugerirlo.
No queremos suplantar la labor de una comisin de estilo; puntos tocantes
a la redaccin misma del Cdigo, a cuestiones gramaticales, de forma, hay que
retocar en el Proyecto. Podemos citar: arts. 7 y 9 en que se usa singular por
plural; art. 2, la voz "aqu" por "en este Cdigo"; art. 41-J, "en que tiene
lugar" por "con ocasin"; arts. 41-1, "gases perjudiciales", sobrando el ep-









ASUNTOS GENERALS


teto, ya que slo esos gases pueden ocasionar "estragos"; arts. 97 y 97 G,
"selaladas" y "establecidas" que restringen el significado del art. 47, qu<
deja abierta la puerta a circunstancias modificativas de la responsabilidad "1n1
s"aladas" expresmente en el Cdigo; art. 28, en que hay division ilgica, de-
biendo expresarse "los que realizan directamente la infraccin, en todo o en
parte... o alguno por el estilo; art. 1, que menciona ina.s "medidas adminis-
trativas de segnridad" despus que el epgrafe del captulo 1 anunciara unas
"medidas de represin"; y muchos otros lugares que, en gracia a la brevedad,
no recordaremos. Lo que nos interest son los concepto.s fInadamenla.e:; inva-
riables.
La labor ms difcil siempre ser la de lanzar utina idea, sentar las bases
de una obra, romper la march ; el mrito, por tanto, de los que aporten alguna
indicacin de detalle es abrumadoramente plido cotejado con el de quien ofrece
un conjunto tan valioso como el Proyecto elaborado. Sin embargo, no debemos
desanimarnos: cada cual ofrezca lo que sus alientos le permitan.
Otros enjuicien la parte substantial del notable Proyecto; nos hemos dedi-
cado a un aspect que no por modesto debe ser abandonado. Una '"semntica
sagaz" exiga Gny como fundamental en toda obra legislative; recordemos el
valor sobresaliente del Cdigo Civil alemn, resultado de sus formulas precisas.
As, si con nuestras observaciones se abre el camino a trabajos ms enjundiosos
sobre este mismo extremo, nos agradar haber sido un escaln, til siempr'.
EDUARDO LE RIVEREND Y BRUSONE.


COMENTARIOS

Reconocida en la Carta Fundamental la absolute inde'pendencia del Poder
Judicial, y transferida a la Sala (le Gobierno del Tribunal Supremo la facultad
de nombrar, separar, trasladar y ascender a los funcionarios judiciales, queda
pendiente de traspasar a la misma Sala de Gobierno la de conceder a aquellosI
y a los auxiliares y subalternos, las licencias extraordinarias que, segn el
art. 190 de la Ley Orgnica del Poder Judicial, puede conceder el Presidente
de la Repblica, y la de jubilar a dichos funcionarios, auxiliares y subalternos
judiciales, que tambin otorga dicho Presidente a virtud de las disposiciones
de la ley de la material.
Nada aconseja hoy que corresponda al Poder Ejecutivo conceder dichas li-
cencias y menos las jubilaciones, cuando el propio Ejecutivo carece de la facul-
tad de jubilar a los funcionarios de la Administracin civil, que las leyes han
reservado a los Tribunales de Justicia. Sin embargo, ha podido y an puede
jubilar a los pertenecientes al Poder Judicial.
A poco que se gestione ese traspaso de facultades, habra de conseguirse
lo dicho.
Hace algn tiempo se nos hizo la siguiente pregunta, que hasta hoy no
hemos podido tender. Dice as:
"Por la Ley de 19 de Abril de 1929, publicada en la Gaceta del 23, se re-
form el art. 62 de la Ley Orgnica del Poder Judicial referente a las ternas
para el nombramiento de funcionarios de la 8* y 9? categoras del escalafn
judicial, en el sentido de incluirse en ellas a los Secretarios de Juzgados de
Primera Instancia, de Instruccin y Correccionales de Primera Clase, debiendo
ser Abogados y haber desempeado el cargo durante aios. Por qu no se
cumple esta Ley, incluyndose a los Secretarios referidos en el Escalafn Judi-
cial que acaba de publicarse?"
Para contestar, vamos a formular nosotros, a nuestra vez, estas otras pre-
gundas: Tiene algo que ver el derecho a figurar en ternas determinadas,









ASUNTCG GENERALS


o a ser nombrado, pues ya no hay ternas, con el escalafn .' Quines son los que
deben figurar en ste?
Segn el art. 79 de la Ley Orgnica del Poder Judicial, el escalafn judi-
cial se formar en la forma que expresa y en el mismo no se enumera a los que
tengan derecho a figurar en ternas.
De lo cual es visto, que una cosa es tener derecho a ser nombrado y otra
el de figurar en el escalafn judicial. Porque si fuera (le entenderse lo con-
Irario, como los abogados tienen el de ser nombrados en tercera vacant, habra
que incluir entonces a todos los de la Repblica en el escalafn judicial.
Constantemente la prensa ha hecho saber que el edificio (lde la Audiencia
amenaza ruina, que sus paredes presentan grietas y ms grietas, que existe el
temor de su possible derrumbe, con la secuela de desgracias, etc. Pero afortuna-
damente el edifcio no se ha cado y contina erecto, si bien algunos dicen que
no se caer porque, sino todas, algunas de esas grietas las han venido viendo
desde hace no pocos aos, sin que nadie hasta ahora se hubiere alarmado.
Esto nos recuerda lo acontecido con el edificio de Correos, en la calle de
O'Reilly, junto al Castillo de la Fuerza, del que se empez a decir lo mismo,
hasta que se apuntal y se trasladaron las oficinas. Bastante tiempo despus
se quitaron los soportes, y el edificio dej de verse apuntalado y all estuvo el
Ejrcito muchos aos, sin que .se volviese a hablar de su estado ruinoso, hasta
que el Secretario de Obras Pblicas lo derrumb, junto con la Capitana del
Puerto, para embellecer el lugar.
Hacemos votos porque con el edificio de la Audiencia pase lo propio, es
decir, que no se derrnmbe hasta que la piqueta demoledora se d el gusto de
que desaparezca dicho hermoso edificio.
Ocupndose Diario (le la Marina del propio asunto, o sea del local
de la Audiencia, ha escrito recientemente los siguientes prrafos:
"Este suceso nos lleva a meditar nos generals, estn instaladas en Cuba las dependencias del Poder Judicial.
Hay que ver les sucios habitculos en que radican algunos juzgados de la Re-
pblica, tanto en provincial como en la propia capital. En este sentido, el
Poder Judicial ofrece un aspect excepcionalmente desolador. Los Juzgados
de Primera Instancia. los de Instruccin, los Correccionales, estn, salvo con-
ladsimas excepciones. psimamente instalados. Es un error career que estas
cuestiones del "hbito externo" son secundarias. A parte de la influencia que
ejerce siempre el medio, la Justicia, debe ser rodeada de una majestad que no
resida slo en la acrisolada conduct de los funcionarios, .sino que incluya
aquellas condiciones ambientales indispensables para que ejercicio revista el
carcter de un verdadero culto. En pases dle gran tradicin, como Inglaterra,
la majestad de la Justicia es tanto corporal como spiritual. Las diligencias,
las ceremonies, los formulismos judiciales tienen en ellos un carcter inviola-
ble del rito. No puede exigirse un mismo rigor litrgico en pases democrti-
cos muy jvenes an en el ejercicio del gobierno propio; pero s debe procu-
rarse un minimumm" de decoro externo para las funciones de tan delicado
ministerio.
La impresin que el ciudadano recibe en los locales de muchos de nuestros
Juzgados no puede ser ms deplorable. Con las paredes resquebrajadas, los
pisos en mal estado, un mobiliario viejo y desvencijado y condiciones higini-
cas que dejan much que desear, distan much de darle al pueblo la sensacin
de "tenipls de la Justicia". Y no digamos, si se aade a ello la circunstancia
de que ,por agotamiento de los crditos, falte el material de escritorio, y los
escribanos se vean en la necesidad de redactar las providencias, los autos y las









ASUNTOS GENERALS


sentencias en papel de estraza o al dorso de impresos ya usados. Todo esto,
aunque formal y adjetivo, tiene una nociva influencia spirituall.'"
Bien dicho y a tiempo. Pero sern atendidas esas observaciones?
OAN.


COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
SECCION OFFICIAL
La Junta de Gobierno, en sesin de 12 del actual, adopt los siguentes
acuerdos:
Nombrar al Dr. Miguel Mrquez para que a nombre del Colegio de Abo-
gados, forme parte de la Comisin que se propone honrar la memorial del Dr. Pla-
lbo Desvernine y Galds.
Celebrar un Concurso de Obras Jurdicas, para el que se ha instituido un
primer premio de "cien pesos" y "medalla de oro", y cinco menciones hono-
rficas a los siguientes trabajos de ms mrito, a juicio del Jurado, adjudicn-
dose a cada autor premiado un diploma.
Prximamente se circular entire los colegiados las bases para optar a dicho
Concurso, y cuyo primer premio ser denominado "Angel C. Betancourt.".
En vista del estado en que se encuentra el edificio de la Audiencia de la
HIabana, dirigirse al Secretario de Justicia, interesando el inmediato traslado
de ese Tribunal, pues amenaza un serio peligro para la vida de los que desen-
vuelven sus labores y concurrentes a dicho edificio y que se d cuenta de dicho
acuerdo a las Salas de Gobierno del Tribunal Supremo y de la Audiencia de
la Habana.


LIBROS Y REVISTAS

LEY DE ENJUICIAMIENTO CRIMINAL, POR EL DR. EDUARDO R. NEZ Y NEZ.
-Habana, 1936.-Agotada desde hace aos la Ley de Enjuiciamiento Criminal,
que compilada y anotada public el Ledo. Angel C. Betancourt y Miranda; la
judicatura y el foro venan reclamando la publicacin de esa Ley, con las mo-
dificaciones en ella introducida por otras, y en verdad que al aparecer este libro
del Dr. Nez, ha prestado un servicio trascendente, porque en sus pginas
aparece recopilado la referida Ley, con todas sus adiciones y modificaciones,
hasta 31 de Diciembre de 1935, sus concordancias legales y jurisprudencia,
a-cuerdos de la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo, lo relative a Abogados
de Oficio, Habeas Corpus, inconstitueionalidad, jurisdicciones especiales, mi-
litar, administrative, de sanciones, urgencia y cuanto ms hace referencia al
procedimiento criminal. Consta de 946 pginas con tres ndices completos, que
facilitan el studio y consult de la material en todos sus aspects. Sera curioso
averiguar el tiempo que el Dr. Nez habr invertido en obtener tan valiosa
recopilacin. Si la publicacin del Cdigo Civil, monumental obra del Dr. N-
fiez, que ya consta de-seis tomos, di relieve a su persona, esta otra, hace patente
sus merecimientos como funcionario laborioso y professional distinguido, mere-
cedor del agradecimiento de sus compaeros de carrera y del foro, que segura-
mente sabrn apreciar su magno esfuerzo, que es de career, adems, no pasara
desapercibido para sus superiores -en la carrera a que pertenece, pues es sabido
que el Dr. Nez es Juez Correccional de Santiago de Cuba.
EL PROBLEMA DE LA NACIONALIZACIN DEL TRABAJO EN CUBA, POR LA ASO-
CIACIN PARA LA DEFENSE DE LOS DERECIhOS CUIDADANOS.-Habana, 1936.-En
este folleto se inserta la legislacin cubana y extranjera comentada sobre na-
cionalizacin del trabajo, doctrine y jurisprudencia sobre esa material y otros









ASUNTOS GENERALS


trabajos relacionados con ese asunto; lo lque se lha compilado "para ilustrar a
la opinion pblica sore el gravsimo problemna creado por el privilegio y exclu-
sivismo de la Ley de Nacionalizacin del Trabajo".
VARONA, MART, l.\'z CABALLERO.- abana, )1936.-En este folleto se han
recogido various trabiajos ledos y discursos pronunciados por los Sres. Fermn
Peraza, Jos 'Ma C(lhac, Elias Entra]go. Flix Lizaso, Francisco Gonzlez del
Valle y Manuel M i. pal en honor de aquellos ilustres patricios.
REVISTA DE DER:ECiO I'RIVADO.-Madrid, Espaa, Febrero.-He aqu el su-
mario de este nmero: Concepto del Dereclio Mercantil, por J. Garrigues; La
reform del procedimin to civil en Francia, por M. Ancel; Jurisprudencia del
Tribunal Supremo: Enijiciamiento Civil, por M. de la Plaza; Civil, por F.
Bonet y F. Delgado; y Notas Bibliogrficas.
OTRAS REVISTAS EXTRANTERAS.-Han llegado a nuestro poder: Gaceta Judi-
cial, Quito, Ecuador. Sepliembre; Jurisp; udeucia, Montevideo, Uruguay, fas-
cculos 93 y 94; Los Tribunales, Mxico, i). F., Enero; Revista de los Tribiu-
aules, Madrid, Espaa, Diviembre; La Justicia, Mxico, D. F., Enero; Revista
le Derecho y Legislacin, Caracas, Venezuela, Noviembre; Gaceta Judicial,
Bogot, Colombia, Febrero; Jurdicas y! Sociales, Buenos Aires, Repblica Ar-
gentina, Septiembre-Diviembre.
OTRAS REVISTAS.-Tambin hemos recibido: Boletn Oficial de la Secreta-
ria de Gobernacin, Enero; La Jurisprudencia al la, Enero; y el Indice
de lo Civil, Contencioso Administrativo, etc., de 19'34; Humanidad, rgano
official de la Cruz Roja, Enero-Febrero: Jiforna.cin Fiscal, Marzo; Revista
Cubana de Derecho (seecin de legislacin), Diciembre; Revista de la Asocia-
cin de Viajantes, Febrero; Revista de Tcnica Policial y Penitenciaria, No-
viembre-Diciembre; todas de la Habana.


MISCELANEA

MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el nmero anterior.
la habido el siguiente:
Ingreso.-Ha sido nombrado el opositor aprobado Dr. Jos Manuel Sou-
blette y Sotre, Juez Municipal de Campechuela, que rehus el nombramiento.
-Para cubrir esa vacant ha sido nombrado el opositor Dr. Mximo
Martnez y Vlez.
Juez Municipal suplente de 1- clase.-Ha sido nombrado el Dr. Jos Ml.
(lispert, del Norte.
Juez Municipal primer suplente.---la sido no obrado el Sr. Rafael Sa-
nabria, de Francisco.
Jueces Municipales segundos suplentes.-Han sido nombrados los seo-
res Alejandro Armengol. de Esmeralda; Dr. Luis Collado, del Norte de Pinar
del Ro; Juan Alvarez, de Isla de Pinos; Ada de la Huerta, de Jarneo; Eduar-
do Le Reverend, de San Nicols; Luis Solis, de San Jos de las Lajas; Rafael
Aungulo, de Madruga; Manuel Calas, de La Salud; Gilberto Valds, de
Aguacate; Angel Vald(s, de San Antonio de las Vegas; Flix Maza, de
Santa Cruz del Norte; Rafael Fermoselle, tde Santa Mara del Rosario; Mi-
guel Angulo, de Quivicn; Calixto Mas, de Bataban; Rafael Vlez, de
Alquzar; Leopoldo Cutara, de Gira de Melena; Antonio Nieto, de Caimito
de Guayabal; Ramiro Aloris, de Melena del Sur; y Juan Alvarez, de Regla.
Fiscal de Partido.-Ha sido nombrado el Dr. Jos Miguel Jimnez y Pi-
mentel, de Remedios.
Renuncias.-Han renunciado sus cargo los Sres. Dr. Germn Wolter y
Rojas, Fiscal de Partido de Remedios; Dr. Alberto Guiral y Santiuste, Juez









ASUNTOS GENERALS


Municipal 29 suplente de Regla; Angel Ribacoba y Prez, 29 suplente de
Chambas; Jos M. Pimentel, ler. suplente de Remedios; Dr. Juan Abad. 1"
de Guane; Juan P. Daz, 29 del Sur de Pinar del Ro; Toms Camacho, 1' de
Sibanic; y Ramn Rodrguez, 19 de Ceiba Mocha.
Nombramiento sin efecto.-Se ha dejado sin efecto el hecho a favor de
Rafael Vilat, de Juez Municipal 29 suplente de Esmeralda.
Nombramientos rehusados.-Se ha tenido por rehusados los hechos a
favor de Baldomero Valera, Juez Municipal 29 suplente de Pipin; Basilio
Seijas, 29 suplente de Guara; Severo Bruguera, 29 suplente de Guaos; Mxi-
mo Fernndez, 2'' de San Diego de los Baos; Jos M. Soublette y Sotre, del
Municipal de Campeehuela; Luis Collado, 2? del Norte de Pinar del Ro;
Flix Pelez, 29 de Sibanic; y Francisco Sosa, 29 de Francisco.
Nombramientos caducados.-Se ha tenido por caducado los nombra-
mientos hechos a favor de los Sres. Nicols Riopedro, Juez Municipal primer
suplente de Cascorro; Clodomiro Snchez, 29 suplente de Cascorro; Ral
Valero, 29 de La Gloria; Agustn Luna, 1? de Arroyo Blanco; Emilio Gmez,
29 de Punta Alegre; Manuel Rocha, 19 de Catalina (le Gilines; Basilio Seijas.
2': de Guara; y Baldomero Vairela, 29 de Pipin.
Jubilacin.-Ha sido jubilada forzosamente la Srta. Virginia IHernndez
y Fuentes, Escribiente de la Audiencia de Matanzas, con un retiro annual de
$492.07.
Procuradores.-En la Gaceta ext. 54, de 28 de Febrero de 1936. se ha
publicado la lista de los Procuradores inscriptos en el Colegio de la Habana.
Crdito.-Se ha concedido uno de $60,000 para reforzar la consignacin
"para funcionarios suplentes e interinos" del Poder Judicial.
Transferencia de crdito-Se han transferido $4,000 del captulo "Para
servicios pendientes de pago" al de "Libros del Registro ('ivil".
Sentencias.-Las Audiencias de la Repblica durante el ao 1935 dic-
taron las siguientes sentencias:

1.-Habana. . . ... Criminales: 1,852; Civilhs: 1,262; Totales: 3,114
2.-Oriente. . . . .. .. 2,061 ,, 165 ,, 2,226
3.-Santa Clara . . . ,, 1.132 ,. 94 ,, 1,226
4.-Camagey. . . .... ,, 666 ,, 64 ,, 730
5.-Matanzas. . . . . .. 386 ,, 66 ,, 452
6.-Pinar del Ro. . . .. 263 ., 40 ., 303


Total. . Criminales: 6.360; Civiles: 1.691; Totales: 8,051

De las 1,852 sentencias criminals de la Audiencia de la Habana, correis-
ponden 340 a la Sala l4; 458 a la 2"; 636 a la 3W; y 424 a la 4'1. Sigue siempr.'
a la cabeza la Sala 31.
De las 1,262 sentencias civiles de la Audiencia de la lHabana, correspondent
436 a la Sala l1, y 826 a la Sala 2-.
Causas radicadas.-Durante el ao 1934, los Juzgados de Instruccin de
la Repblica radicaron las siguientes causes criminals:









ASUNTOS GENERALS


1.-Sur de Santiago de Cuba.
2.--Seccin Cuarta. . . .
3.-Seccin Quinta. . . .
4.-Seccin Segunda . ..
5.-Cienfuegos. . . . .
6.-Santa Clara. . . . .
7.-Palma Soriano . . ..
8.-Camagey .......
9.-Norte de Stgo. de Cuba..
10.-Seccin Tercera . . ..
11.-Holgun . . . . .
12.-Remnedios . . .....
13.--Guantnamo . . .
14.-Marianao. . . . .
15.-Sagua la Grande. . .
]6(.-Seccin Primera .. ..
17.-Sancti Spritus. . . .
18.-Matanzas. . . . .
19.-Gines . . . . .
20.-Crdenas . . . . .
21.-Bayamo. . . . . .
22.-Manzanillo. . . . .
23.-Morn. . . . .
24.-Ciego de Avila . . ..
25.- Coln. . . . . .
26.-Victoria de las Tunas. .
27.- Banes. . . . . .
28.- Mayar. . . . . .
29.- Florida. . . . . .
30.-San Cristbal. . . .
31.-Puerto Padre . . .


2,251
1,799
1,575
1,532
1,419
1,355
1,290
1,204
1,121
1,119
1,109
995
992
982
942
831
802
795
792
706
653
612
599
590
5555
537
479
472
460
395
393


32.-Guanabacoa. . . ....
33.-Trinidad. . . . .
34. -Guane. . . . . .
35.-Bejucal. . . . . .
36.-Consolacin del Sur. .
37.-Alacranes. . . . .
38.-Pinar del Ro. . . .
39.-Baracoa. . . . . .
40.-Pedro Betancourt. . .
41.-San Antonio Baos .
42.-San Cruz del Sur. . .
13.-Artemisa. . . . .
44.-Regla. . . . . .
45.-San Juan y Martnez. .
46.-Gune . . . . .
47.-Jaruco. . . . . .
48.-Nuevitas. . . . . .
49.-Gibara. . . . . .
50.-Isla de Pinos. . . .

Total. . .


1.-Audiencia Oriente. . .
2.- .. Habana. . .
3.- ,, Santa Clara..
4.- ,. Camagey .
5.-- ,. Matanzas. .
6.- .. Pinar del Ro.


Total.


Como en 1934 se radicaron 36,836 causes y en 1935 slo 33,868, result que
en el ao pasado se radi.aron 2,968 causes menos. La diferencia es slo apa-
rente, porque creados los Tribunales de Urgencia, que conocen de delitos que
antes correspondan a la., Audiencias, necesariamente tena que haber esa dis-
miinucin.
El Juzgado de Instruccin de Palma Soriano qued en 1934 en el lugar 20
y ahora en el 79 y es de 3! clase. Su radicacin es enorme para ser de esa cate-
gora y adems de Primera Instancia.
De las 10,031 causuas criminals radicadas por la Audiencia de la Habana,
correspondent 2,128 a la Sala la; 2,324 a la Sala 2a; 3,374 a la Sala 31; y 2.205
a la Sala 4'. Como en otros aos, sigue estando a la cabeza la Sala 3'.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-La
misma tuvo los siguientes ingresos en Enero: saldo anterior, $21,153.91; mul-
las correccionales y de urgencia, $6,073.32; descuentos, $10,047.79; por Re-
gistro Civil, $9,980.60; por fianzas, $100; por sobrantes, $1,576.45; por nmultas
a testigos, $87.71; por correcciones, $51.48; por licencias, $45.75; por transport
terrestre, $28.-Total, $49.145.01.
Y tuvo los siguientes egresos: por jubilaciones y pensions, $28,887.36;
por ,sueldos, $187.50; por devoluciones, $132.20; por material. $30.80; saldo.
$19.907.15.-Total igual, $49,145.01.
FALLECIMIENTOS.-Han fallecido: el Dr. Gustavo Rodrguez y Prez.
Juez Municipal de Yaguajay desde 16 de Mayo de 1934, en que ingres en la


389
319
313
293
291
289
270
260
258
252
246
210
198
178
173
165
155
146
104

33,868

10,318
10,031
5,832
3,254
2,603
1,830

33,868









ASUNTOS GENERALS


carrera judicial; el Dr. Jos M. Llanio y Daz, abogado de G(ines; y el Dr. Luis
de Cubas y Serrate, ex-Magistrado de la Audiencia de Oriente.
COMPAIAS DE FIANZAS.-La Secretara de Comnercio ha cancelado
la autorizacin concedida para prestar fianzas a La Alemana y La Sanjuanera.
(Gacelta 10 Febrero).
-La propia Secretara autoriz para prestar fianzas a La Moraima. (< 10 Febrero).
-En la Gaceta ext. 54, de 28 de Febrero, se public lia relacin de las com-
pafias autorizadas para prestar fianzas.
NOTICIAS VARIAS.-El Dr. Mario Tapanes, abogado de Matanzas, al
salir de un Juzgado, de ejercer su ministerio, fue agredido y el Colegio de
Abogados ha formulado una enrgica protest.
-Por Decreto Presidencial se ha autorizado a los Sres. Joaqun Reyes
y Carrasco y Jos A. Eloy y Risco, ambos Auxiliares de la Administracin
de Justicia, para publicar, sin carcter official, un libro titulado "Los Tribu-
nales (le Sanciones"; en el que aparecer la Legislacin, las causes radicadas,
las sentencias dictadas y otros varies particulares relacionados con dichos
discutidos Tribunales de Justicia, el que ser de grand valor para todos los que
lian seguido la vida poltica de este pas.
-La nueva Junta de Gobierno (le la Asociacin de Registradores de la
Propiedad es la siguiente: Presidente, Dr. Adolfo Rivero; primer Vicepresi-
dente. Dr. Luis Pia ; segundo Vicepresidente, Dr. Miguel (,z. Ferregur; tercer
Vicepresidente, Dr. Ricardo Rodrguez Cceres; Secretario, Dr. Jos A. Fer-
nndez de Cossio; Vicesecretario, Dr. Roberto Maxwell; Tesorero, Dr. Loren-
Yo A. Beltrn; Vicetesolero, Dr. Pedro G. de Medina; Contador, Dr. Eduardo
Snchez de Fuentes; Vicecontador, Dr. Juan Lage; Vocales: Dres. Dmaso
Pasalodos, Enrique Alonso, Ismael Segura, Luis Snchez de Fuentes. Ricardo
A. Oxamendi y Pablo Witte.
-Durante los das 2 al 5 de Abril prximo, visitarn esta ciudad 500
Abogados de la Florida, que celebrarn su convencin annual. Se les ofrecer
una recepcin en el Colegio de Abogados y en el Tribunal Supremo.
-El Dr. Csar Salaya y de la Fuente, professor de nuestra Universidad,
la sido designado miembro del Tribunal Permanente de Arbitraje de La
Haya.
-El da 21 del actual celebr sesin la Sociedad de Legislacin Compa-
rada, filial de la de Pars, presentando trabajos los Dres. Jorge Diago y Ra-
mn Fernndez Isla.
-Por segunda vez rechaz el Consejo de Secretarios el proyecto proce-
dente del Consejo de Estado, creando la Academia de Legislacin y Juris-
prudencia.
COMPRAMOS.-Colecciones de REPERTORIO JJUDICIAL de los aos 1925 y
1928. Tambin nmeros sueltos (le dichos aos, menos los de Enero y Febrero
de 1928. Igualmente nmeros de Enero de 1929.-11 N. 188, entire H e 1.
Vedado.-Telfono F-2965.
PENSION.-Retirados o pensionistas militares: no pueden percibir otras
pensiones.-La Audiencia de Santa Clara, por auto de 5 de Septiembre de 1935,
ha declarado lo siguiente:
Considerando: que si bien la Ley No 74 de 2 (le Abril del corriente ao,
establece que la viuda e hijos de veterans podrn percibir simultneamente
las pensiones que le correspondiesen, tambin es cierto que el art. XIX de la
Ley N 190 de 28 de Mayo del corriente ao, publicada en la "Gaceta Oficial"
de 1? de Junio siguiente, determine "que ningn retirado o pensionista de las
Fuerzas Armadas de Mar y Tierra de la Repblica, podr disfrutar al mismo









ASUNTOS GENERALS


tiempo conjuntamente con la pension military, otra como veteran del Ejr-
cito Libertador, o cualquiera otra del Estado, la Provincia o el Municipio,
sea cual fuese su cuanta"; y apareciendo de autos que la promovente y sus
hijos perciban desde 13 de Marzo de 1929 una pension military como viuda e
hijos del que fu Teniente Coronel de la Guardia Rural Jos Miguel Valle y
Casines, procede declarar que la pension que por este auto se les concede no
podrn percibirla mientras estn en el disfrute de dicha pensin.-Firmantes:
seores Demestre, Agailar y Rosado.
COMPETENCIA.-Soldado que delinque desempeando la inspeccin de
la matanza de ganado.-El Tribunal Supremo, por auto 418 de 30 de Octubre
de 1935, declar lo siguiente:
Considerando: que aunque el soldado ineculpado cuando realize el hecho
justiciable de:s.empeaba la inspeccin de la matanza (le ganado en diferentes
mataderos, ello es indiferente al objeto de la competencia, porque el acto delic-
umoso que se le impute al military no aparece cometido en actos del servicio alu-
dido, pero aun en tal hiptesis, como dicho acto sobre inspeeci6n de servicio;s
municipales es de carcter civil o administrative y no military, ni est compren-
dido en ninguno de los casos del art. 26 del Decreto-Ley 671 de 1934, habra que
declarar igualmente que la competencia para conocer de los hehlios corresponde
a la jurisdiccin ordinaria.-Firmantes: Sres. Llano, Mesire, An lrei, L) y
Mora.
INJURIES A UN POLICIA, RESERVISTA MILITAR.-El Tribunal Su-
premo, por auto 454 de 18 de Noviembre de 1935, ha declarado lo siguiente:
Considerando: que consistiendo el hecho de autos en injuries y amenazas
proferidas contra un Vigilante de la Polica, reservista military. (le Trinidad,
por unos individuos a los que detuvo por haber causado heridas a un tercero,
sin que se sepa qu classes de injuries y amenazas fueron las que se profirieron,
y no habiendo ningn lato que permit suponer que las aludidas injuries y ame-
nazas se debieron a motivos sociales, proletarios, raciales o polticos, es visto que
el hecho determinante de esta causa, no es de los comprendidos en el art. 32
del Decreto-Ley N' 292 de 15 de Junio de 1934, y que de ese hecho deben co-
nocer los Tribunales ordinarios, con arreglo a lo dispuesto en la segunda dispo-
sicin final del Decreto-Ley N 491 de 19 de Septiembre de 1934, pues tratn-
dose de injuries y amenazas cuya ndole o naturaleza se ignora, proferidas
contra un simple agent de la Autoridad, no corresponde el conocimiento de
esas infracciones a los Tribunales de Urgencia, que se instituyeron por el citado
Decreto-Ley N? 491, para que conocieran y castigasen los hechos delictuosos a
que se refiere su art. 1' y que implican cierta gravedad.-Firmantes: Sres. Lla-
no, Mestre, Andreu, Len, Mora y Tejera.
PROCEDIMIENTO CORRECCIONAL.- Artculo de previo pronuncia-
miento.-Sealado da para la celebracin de un juicio correctional, en el
Juzgado de Palma Soriano, se pidi la suspension del acto para que se sus-
tanciase un artculo de previo pronunciamiento sobre prescripcin; y ello fu
negado, entire otros, por estos fundamentos que nos parecen muy acertados:
Considerando: que el procedimiento correctional est contenido en la Orden
213 de 1900, inspirada en la mayor brevedad de esos sencillos juicios, por cuyo
motivo el legislator norteamericano que le di vida para engarzarla en la legis-
!acin cubana, omiti deliberadamente todas aquellas cuestiones procesales que
tendieran a la dilatacin de la celebracin del juicio, aun cuando las parties afec-
tadas tuvieran a mano recursos como los artculos de previo pronunciamiento
para la mejor resolucin de la justicia.
Considerando: que por ello es dable suponer, y suponer con firmeza y
acierto, que cuestiones como la planteada por el acusado, as como las restantes









ASUNTOS GENERALS


comprendidas en el art. 666 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, supletoria
de la Orden 213 de 1900 tan slo en aquellos casos y materials en que dicha
Orden no se manifieste con claridad o haya habido en su redaccin alguna omi-
sin en puntos de derecho procesal que la misma haya previsto, deben de re-
solverse por el Juez Correccional o el Municipal con funciones de tales, en el
acto del juicio; y ello, adems de resultar de la claridad de las disposiciones
de la Orden, en su conjunto, es lgico, porque en la celebracin de los juicios
correccionales, salvo obstculos insuperables . ., los actos se celebran o deben
celebrarse dentro de los 6 das siguientes a la radicacin del juicio, y de sus-
penderse, con fijamiento de fianza en todo caso, tal como lo estatuye expresa-
mente la mencionada 'Orden, debe de continuarse dentro de dos; lo que garan-
tiza al acusado una rapidez normal en la sustanciacin de su juicio que excluye
los perjuicios que en los procedimientos por delitos de la competencia de las
Audiencias provinciales le traera a un acusado por uno de esos delitos si previo
a la celebracin del juicio oral no se declarara con lugar un artculo semejante
al que plantea R. L. en el present caso, de existir a su favor.
Considerando: que por todo lo expuesto, debe de declararse no haber lugar
a la sustanciacin del artculo de previo pronunciamiento que se establece por el
acusado R. L., dejando su consideracin y decision para el acto del juicio.-
Alejandro Garca, y de Catwurla.
DECLARATORIA DE HEREDEROS.-No pueden calificarla los Regis-
tradores de la Propiedad.-El Tribunal Supremo, por resolucin 2, de 18 de
Noviembre de 1935. ha declarado lo siguiente:
Considerando: que, con arreglo a los criterios sustentados en las resolucio-
nes nmeros 10 y 104, de 8 de Agosto de 1901 y 10 de Noviembre de 1902, y,
muy especialmente, de acuerdo con la NI 2, de 20 de Enero de 1915, recada en
un caso anlogo, aunque con referencia a la reserve troncal que estableca el
derogado art. 811 del Cdigo 'Civil, dictado por el Juzgado competent auto
sobre declaratoria de herederos, no es lcito al Registrador de la Propiedad dis-
cutir los fundamento.s del mismo, sosteniendo que las leyes conforme a las cuales
se hizo aquella declaracin no son aplicables a la herencia, dada la condicin
de extranjero del causante: pues no es a l a quien incumbe resolver esa cues-
tin, si no al Juez que conoci del asunto, cuyas decisions slo pueden invali-
darse por los Tribunales correspondientes y mediante el ejercicio de las accio-
nes o la interposicin de los recursos adecuados.-Firmantes: seores Edelmnann,
Llano, Martnez, Montag y Mestre.
REGLAS DE DERECHO.-150.-E1 pleito sc dice pendiente despus de
la contestacin.
151.-Los pleito:s se deben evitar todo lo possible, y cuando no, abreviar.
152.-Ninguno non dene enriquecer torticeranente con dao de otri.
153.-Es ms til a las repblicas que sus leyes sean permanentes, que
mudarlas con frecuencia a pretesto de mejorarlas.
154.-El grande descuido es culpa, y la culpa grande dolo.
155.-La malicia suple muchas veces la falta de edad.
156.-El mandato, no habindcse empezado la cosa, se acaba por la muerte
del mandante, o del mandatario.
157.-El mandato de cosa torpe es nulo.
158.-El mandato especial deroga al general.
159.-Las cosas que son claras no necesitan acusarse.
160.-Se dice claro lo que consta por confesin, por prueba legtima o por
evidencia.












REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripcin annual, $ 7.00 Nmero suelto. .. $0.70 Anuncio en el Dirt. $ 2.00

AO XII. HABANA, ABRIL DE 1936. NUM. 4.


EL DERECHO CONTRA LA REALIDAD
(Variaciones sobre el mismo tema)
La circunstancia de no haberse promulgado el Decreto-Ley N? 206 de 10
de Mayo de 1934 . las modificaciones introducidas en 4 de Diciembre del
propio ao, cuando se escribi nuestro trabajo anterior sobre estos problems
del divorcio, publicado en el nmero de este REPERTORIO JUDICIAL del ltimo
mes de Octubre, con el mismo ttulo que encabeza estos breves prrafos; fu
la razn de no haberse considerado estas importantes reforms, que estn dando
motivo a diferencias de criterio en los elements del foro y creando cierto es-
tado de confusion en los Tribunales de Justicia, al definir en cada caso su
verdadero alcance dentro del espritu que las informa.
Lo primero que hay que anotar es el aumento de tres causales ms de di-
vorcio que crea el nuevo Decreto, o sea, elevando a 18 las 15 que haba esta-
bleccido la Ley de 1930; y entire ellas, la 9", contrada al abandon voluntario
sin interrupcin del hogar, para el que slo se requieren hoy 6 meses, y antes
tena que ser por ms de 2 afios, reducindose a ese trmino las que con tal
abandon puedan relacionarse, como la 11a.
Pero la novedad ms important es la contenida en la causal 13a, o sea:
"La separacin de los cnyuges durante ms de 6 meses por ruptura. de la
vida conyugal en conitn, o par negarse cualquiera, de ellos a continuarla"; y
la nueva causal 15" referida a la "disparidad o incompatibilidad de caracteres
entire los cnyuges, o las reiteradas desavenencias entire los mismos, de manera
que no sea normal la vida conyugal."
Antes de considerar aisladamente estas importantes y trascendentales mo-
dificaciones introducidas a la Ley de 10 de Febrero de 1930, precisa poner de
relieve el detalle de habler sido suprimida del Decreto No 206 la facultad de
ejercitarse la accin. tratndose del caso de separacin de los cnyuges, an
por aqul a quien lb fuere imputable dicha separacin, que consignaba la an-
terior Ley en la causal 13a.
Planteado as el problema en lo que tiene de esencial, como result de
la simple comparacin de las 15 causales de la Ley de 10 de Febrero de 1930
con las 18 del Decreto 206, queda reducida la disparidad de criterios a fijar,
dentro del rigorismo de los principios fundamentals del Derecho y de la lgica
jurdica, el alcance d(le las causales 94 y 13" de esta ltima disposicin legal en
vigor; ya que respect de las dems no es de estimarse, dadas sus ligeras va-
riantes, que puedan existir confusiones ni diversidad de opinions en su apli-
cacin.
La causal 9a, pues. se limita sencillamente a consignar: "El abandon vo-
luntario, sin interrupcin, del hogar por ms de 6 meses", y se ocurre pre-









ASUNTOS GENERALS


guntar: qu es el Divorcio despus que la Ley cubana lo estableci con diso-
lucin del vnculo matrimonial, dejando a los cnyuges en libertad de contraer
nuevas nupcias? Pues en puridad nadie podr negar que no es ms que la
rescisin del contrato matrimonial que le di origen y cuya disolucin se pro-
pone.
No puede, pues, considerarse el divorcio como si se tratara de una insti-
tucin sin nexo jurdico de ninguna clase con la del matrimonio; sino todo lo
contrario, teniendo en cuenta los elements integrantes de aquel contrato y,
por tanto, los derechos y obligaciones que nacen del mismo y cuyo ejercicio y
correlativo cumplimiento pueden dar o n motivo a la pretendida rescisin.
Y en este sentido, comencemos por establecer que las causas determinan-
tes que original el contrato matrimonial son de 3 classes: de naturaleza biol-
gica en primer trmino, de orden jurdico social en :segundo lugar, y de ca-
rcter econmico en tercero.
En los orgenes del Derecho se defini el matrimonio co(mo "la unin (le
dos personas de sexo diferente para la moralizacin del instinto natural del
sexo y las relaciones por l establecidas". Ulpiano, sintetizando despus la
idea que Modestino consagr en la Ley I, Titulo II, Libro XXIII del Dige.ito.
hubo de definirlo, al reproducir en la Instituta sus caracteres esenciales, di-
ciendo que "e(s el trato digno y delicado de dos personas cuya existencia se
confunde en la unidad: unidad de miras, de afectos y de destinos". "Matri-
:nonio es ayuntamiento de marido e muger, fecho con tal intencin de binir
siempre en uno", dijo la Ley I, Ttulo II, de la Partida 4".
Pero si hemos de vivir en el present, direnmos que a travs del derecho
histrico en los siglos transcurridos desde entonces, la humanidad no ha recti-
ficado aquel concept; de aqu que en apoyo de nuestro postulado reproduz-
(amos lo que autores como Marcelo Planiol y Jorge Rispert, ilustres comnen-
taristas del Cdigo Civil francs, consiguan, y que digamos con ellos: "El
matrimonio crea una asociacin entire los esposos, con obligaciones recprocas.
Pero su objeto esencial es la creacin de la familiar. En el fondo, no es otra
cosa que la unin sexual reconocida por la Ley, puesto que la procreacin de
los hijos crea deberes a los padres".
No est solo, en relacin con el derecho francs, limitada la inteligencia
del concept precedent, puesto que todas las naciones civilizadas definen el
derecho de familiar dentro del espritu que informa la legislacin referida; y
entire nosotros, al fijar el contenido de ese derecho: "' a familiar legtima,
dice Felipe Snchez Romn, aparece con el matrimonio e importa declararlo
as, puesto que la unin conyugal es una esencia natural anterior a toda de-
claracin de Ley escrita: la funcin del Derecho social se limita a reconocer
y sancionar, hasta donde sea possible, las naturales y morales y sus respectivos
fines de procreacin, mutuo auxilio, fidelidad, asistencia 1 protec(in... '
Claro es que si de estos aspects esencialmente sociales, surge una series
de vnculos jurdicos establecidos por la Ley entire el marido y la mujer, y de
ellos en relacin con los hijos habidors de semejante unin, es indudable que
hay que atribuir al contrato, aparte de las causes biolgicas, las (le ndole
social. Y en relacin con las de orden econmico, ah estn en la Ley los pre-
ceptos que regulan la sociedad de gananciales, a la que aoortan ambos contra-
yentes su esfuerzo cooperative, y an los products de sus bienes paraferna-
les como contribucin a los gastos del matrimonio; por lo que hay que estimar
que igualmente integran como causes determinantes del vnculo contrado, re-
laciones de esta ndole.
Se ve ahora, claro como la luz meridiana, la razn que inspir al legisla-
dor al establecer en la Seccin 4a: del Ttulo IV del Libro I del Cdigo Civil, en
sus 10 artculos, del 56 al 66, la relacin de derechos y obligaciones de los en-
yuges cuya verdadera inteligencia es innecesario reproducir aqu, porque sobre
ella se han escrito volmenes y dictado innumerables sentencias por los Tri-









ASUNTOS GENERALS


bunales; y porque no es problema de este trabajo el contrato matrimonial, sino
su rescisin por medio del divorcio; slo que a l nos hemos referido por en-
tender que al tratar nuestro tema nos es forzoso hacerlo con la. vista puesta
en dicho contrato.
Vamos, pues, a nuestro objeto. La causal de divorcio contenida en el
nmero 9 del art. 39 del Decreto 206 de 11 de Mayo de 1934, no puede ser ms
clara, ms sencilla y ms categrica: "El abandon voluntario, sin interrup-
cin, del hogar, por ms de seis meses". Y si el art. 56 del Cdigo Civil esta-
blece entire los derechos y obligaciones del marido y la mujer que "los cn-
yuges estn obligados a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutua-
mente", y si el 57 agrega que "el marido debe proteger a la mujer", y el 5S
obliga a sta a seguir al marido al lugar en que fije su residencia, y el !59
confiere a aqul la administracin de los bienes de la sociedad conyugal y es,
adems, su representante legal; la lgica ms elemental convince de que al
referirse la causal 9" al abandon, de cualquiera de los cnyuges, del hogar,
es decir, a dejar de residir juntos, est integrada la causal referida, bastando
el hecho de que uno de los dos cambie de residencia con nimo de no vivir
junto con el otro, ya que la series de obligaciones y derechos de que se ha hecho
mrito slo tienen vida y eficacia obligatoria dentro de la mutua convivencia.
El marido, no se exeusa de incurrir en semejante causal por el mero heiho
de que despus de abandonar el hogar siga sufragando los gastos del mismo,
porque, como se ha isto, a eso slo no estn reducidas sus obligaciones. "La
unidad de la vida conyugal slo puede destruirse por virtud de causa legal
(nulidad de matrimonio y divorcio) ; en modo alguno por la conveniencia
particular de los cnyuges"; eso dijo la sentencia del Supremo espaol de 26
de Junio de 1876.
Pero lo que no tiene explicacin en la tcnica jurdica, ms que haciend1o
abstraccin complete de lo que en nuestro derecho represent y significa la
contratacin desde un punto de vista general, es que el legislator de 1930
haya establecido en la causal 13Q el derecho de ejercitar la accin de divorcio
a favor del propio cnyuge a quien se le imputa el abandon; es decir, que
quien falta al cumplimiento de sus obligaciones contractuales, encuentre *n
ese inuimplimiento una fuente de derechos contra quien, por su parte, no
ha faltado a las estipulaciones a que quiso obligarse y se oblig, olvidando
el aforismo del ordenamiento de Alcal que llega a prescindir de formalidades
en este terreno, sustentando que "cualquiera que sea la forma en que uno
quiso obligarse, obligado queda", principio que nuestro Cdigo consagra en el
art. 1278. Tal enormidad jurdica, al fin, fu suprimida por el legislator
actual en su Ley de 11 de Mayo de 1934. Ilizo ms, en el art. 5' establece que
con excepcin de las causales 13a, 14- y 15a, "las dems s6lo plodrn ser alegadas
por el cnyuge inocente"; porque las excluidas integral violaciones recipro-
cas del vnculo matrimonial como la 13a y 15a, o es el caso desgraciado de la
locura crnica a que se refiere la 14Q.
En apoyo de nuestra tesis est, entire otras, la sentencia del Supremo
espaol de 24 de Mayo de 1915, declarando que: "es deber de los cnyuges
la convivencia y mutuo auxilio, cuyo incumplimiento, como el de toda ley.
no es fuente de derechos."
A pesar de todo lo que se deja consignado, hay quien sostiene que para
que se integre la causal 91' es indispensable que el abandon no sea del hogar.
sino de todas las obligaciones que impone el matrimonio; porque al marido le
basta con satisfacer los gastos del hogar, aunque ostensiblemente lo haya
abandonado fijando su residencia en lugar distinto y as lo declare.
Pero, para poner punto final a esta causal que hemos considerado, de
acuerdo con Mucius Scaevola, quien sostiene que "la convivencia bajo el mis-
mo techo de marido y mujer es requisite inherente al matrimonio", ya lo
dijeron las sentencias del Tribunal Supremo espaol recientes de 24 de Diciemn-









ASUNTOS GENERALS


bre de 1932 y 11 de Abril de 1934, que cita la de la Sala de lo Civil de esta
Audiencia en el rollo 479, nmero 330, de 25 de Mayo de este propio ao.
Jurisprudencia que declara que en la causal de abandon queda integrado
"su element objetivo por la desercin del hogar i,,,iiiiil durante 6 meses,
y el subjetivo, por la voluntariedad de la desercin no mermada por ninguno
(de los agents y circunstancias externas, que pudieran impedir su libre deter-
minacin".
En qu puede, pues, confundirse, segn algunos entienden, esta causal
con la 13' de la Ley que comentamos, y qu puede ser aquella 9a consecuen-
cia de sta, segn entienden otros; una vez que la jurisprudencia, en trminos
tan claros y precisos, ha fijado la verdadera inteligencia del abandono... ?
Al hablar de separacin, la causal 13. fija un motivo determinante, o sea,
la ruptura de la vida conyugal en comn; cosa distinta a la de abandon, que
slo require la simple voluntariedad, a tal grado, que hay maridos que des-
pus de trasladar su domicilio libremente aun a distinto trmino municipal,
persisten en sostener y sufragar los gastos del hogar de que han desertado.
Supone esta causal 13'' el acuerdo de ambos cnyuges en romper el vnculo ma-
trimonial que los une, y en esto s pudiera confundirse con el mutuo disenso;
pero no con el abandon, con el cual tampoco puede confundirse el hecho de
que no habiendo acuerdo, persista uno de los contrayentes en negarse a con-
iin.uar la vida del hogar, circunstancia que puede concurrir sin que haya aban-
dono del hogar, ya que en el propio hogar puede estar rota la vida conyugal
por causes ntimas que escapan al conocimiento de los tribunales, o a que stos
no les dan importancia, cuya comprobacin no es siempre fcil, como, por
ejemplo, tratndose del adulterio, causal de divorcio eternamente proclamada,
respect de la que se afirma, sin que hayamos tenido tiempo de comprobarlo,
que el Rey Sabio requera para poder estimar probado el hecho, que al ser
sorprendida la mujer con su amante no pudiera pasarse una espada entire
ambos cuerpos; y por ltimo, de otras causes relacionadas con esa propia vida
ntima de los casados, en las que los tribunales son requeridos de excusarse de
penetrar, como acaba de suceder en el Supremo espaol al dictar su sentencia
de 14 de Febrero del ao 1935, a que se contrae la Revista de Derecho Privado,
de Madrid, nmeros 262 y 263 de Julio y Agosto de 1935, pgina 269; en que
se trataba de una conduct inmoral y deshonrosa empleada por el marido, y
en esa sentencia esos distintos matices se estim que caben dentro de la expre-
sin legal, por lo que el Fiscal de aquel alto Tribunal, con la autoridad de su
superior competencia, y la de su elevada posicin representando la vindicta
pblica, sostena en su recurso la siguiente tesis: "Con discutible y, a nues-
1ro entender, peligroso criterio, declara esta sentencia que la Sala sentencia-
dora estima plenamente justificado por la prueba testifical aportada a los
autos, la conduct inmoral del esposo, manifestada por actos que no por su
carcter de ntimos y poco pblicos dejaban de acusar un desquiciamiento de
la moral sexual de aqul; y dada esta premisa de hecho, es inaceptable el
recurso interpuesto por el ministerio fiscal, que basa la impugnacin del fallo
en esta double alegacin: primera. "que los hechos acaecidos en la cmara nup-
cial no son nunca susceptibles de prueba; y segundo, que los hechos que al
marido se le imputa, dada la finalidad que se deduce del relato de los mismos
,n la demand, no puede decirse que represented una conduct inmoral y des-
honrosa; lo que no logra evidenciar la injusticia notoria del fallo que se re-
curre, en relacin con la gran diversidad de criterios existentes sobre la con-
ducta inmoral a que se refiere la causal 8! del art. 3' de la Ley de Divor-
cio, etc., etc."
Y para poner punto final a este trabajo, en demostracin de que pueden
existir causes ntimas difcil si no impossible de probar, que determine la
ruptura de la vida conyugal, a pesar de la convivencia de los cnyuges en el
hogar comn; lo que no empece para que tal causal 13' del art. 3'.' del Decreto









ASUNTOS GENERALS


206 de que venimos ocupndonos, subsista con absolute independencia del
abandon que la 9a establece y de que venimos ocupndonos, reproducimos a
continuacin las recientes declaraciones del Tribunal Supremo espaol en su
sentencia de 8 de Abril ltimo, que la revista citada inserta en la pgina 407
de nmero 266 de 15 de Noviembre del mismo.
"El matrimonio, dice ese ilustre Tribunal espaol, como institucin na-
tural cuyo fundamento deontolgico reside en la unin plena y legal de los
dos sexos, en funcin de coexistencia corporal y spiritual -consortium omnis
vitae-, constitute la integracin de una individualidad superior con fines
fundamentals en el orden social, entire los cuales figure en primera categora
el de la continuidad le la especie mediante la perenne produccin y repro-
duccin de la misma, dando lugar a la unidad orgnica de la familiar, que
exige los dems deberes de cuidados y auxilios subordinados a tan trascenden-
tal misin; y es claro que si no se presta el dbito conyugal para hacer com-
patible la satisfaccin del instinto gensico con la moralizacin del amor entire
los esposos, aqul a quien fuere debida esta irregularidad de conduct, infringe
evidentemente la ley conyugal por violacin de las normas del matrimonio,
que hace insoportable la vida de relacin, siendo, por tanto. aplicable la cau-
sal 84 del art. 39 de la Ley del Rgimen..."
Vase, pues, con cunta razn hemos sostenido en nuestro artculo ante-
rior, iniciando el studio de los problems relacionados con el divorcio que la
realidad nos pone de relieve, la necesidad de dejar la disolucin del vnculo
reservada tan slo a la libre voluntad de cualquiera de los contrayentes; y
de suprimir todas las causales de la ley, que slo son motivos de latente escn-
dalo pblico en el orden social, y de eterno baldn para los hijos en el orden
moral.
JOS RODRGUEZ ACOSTA.


LA PRISON PREVENTIVE EN LAS INFRACCIONES
DE LA LEY DE LOTERIA
La necesidad de que desaparezca la distincin injusta y contraria a los
principios que orientan el orden penal,. establecida entire prisin preventive
y la subsidiaria en defecto de pago, contenida en las infracciones de la Ley
de la Lotera Nacional, plovocada por la omisin del legislator, al tratar (lde
uniformar -las disposiciones vigentes sobre juegos prohibidos, llevndolas a la
citada Ley que, nosotros los Jueces con funciones correccionales, hemos obser-
vado en la prctica, me ha llevado a la redaccin de estas modestas lneas.
La Ley de 22 de Enero de 1932, estableci en su art. 19 dos classes de
infracciones, calificando como delitos, los cometidos por banqueros, promotores.
agents o mediadores, vulgarmente conocidos estos ltimos, con el nombre de
"listeros"; y comno faltas, las cometidas por los puntos o jugadores, sealando
la sancin penal segn los casos y previniendo que en defecto de pago de la
multa impuesta, sufrira el penado un (la de arrest por cada $2 que dejare
de abonar.
La. Ley introdujo una novedad al establecer el castigo jugadores, ya que, anteriormente, no se consideraban como punibles los actos
realizados por los jugadores consistentes en apuntar a los nmeros de la
"bolita", "charada" o "terminales", o por lo menos, vena estimndose que
estos actos no caan dentro de la sancin prevista en el art. 602 del Cdigo
Penal y no se perseguan por la falta de una disposicin penal expresa.
Hace pocos meses, con el buen deseo de reunir en una legislacin espe-
cial las disposiciones sobre juegos prohibidos que, dispersas, aparecan en el
Cdigo Penal, Orden Militar 213 de 1900 y Decretos Presidenciales, por esti-










ASUNTOS GENERALS


lnarse que a la Ley de Lotera deban ir, se promulg el Decrcto-Le y 845 de
29 de Enero de 1935 '1, que ha mantenido en lo fundamental la misma norma
penal de la Ley anterior sobre el apremio personal, si bien aclara y perfeccio-
na la construccin jurdica y gramatical del precepto legal.
Tanto en una como en la otra Ley, no se ha tenido en cuenta que muchas
Yeces los acusados quedan privados de libertad provisionalmente por no pres-
tar la fianza requerida que garantice su comparecencia ante el Juez Correccio-
nal hasta la celebracin del juicio y que esa prisin preventive debe abonarse
al penado al hacerse la pertinente liquidacin de condena.
Como la Ley solamente regular el procedimiento a seguir en los casos de
prisin subsidiaria por la falta de pago de la multa impuesta, los Jueces,
perplejos ante esa normal situacin jurdica, consultaron a la Sala de Go-
bierno del Tribunal Supremo, y sta, como prevencin general, acord en 23
de Mayo de 1932 que "en lo que al abono de la priAsiun preventive se refiere
con respect a las condenas sealadas en la nueva ley, no disponindose nada
en sta que se oponga a la prevencin general de la Orden 26 de 1900 y a lo
prescripto en los arts. XLIII y XLIV de la Orden 213 del mismo ao, se-
guirn siendo dichas disposiciones de APLICACIN OBLIGADA, si bien modifi-
cando el cmputo de das de prisin sufridos en relacin con la multa im-
puesta, en cuyo extreme deber reginse por lo dispuesto en la ley que se exa-
mina, etc... "
De manera que hay dos liquidaciones de condena: una, la de la prisin
preventive, descontado $1 por cada da de prisin sufrida; y la otra, la sub-
sidiaria en defecto del pago de la, multa, a razn de un da por $2 dejados de
abonar. El silencio de la Ley ha trado como consecuencia esta distincin, a
nuestro juicio, arbitraria e injusta.
Estimamos que no hay razn para mantener esa diferencia haciendo de
peor condicin al acusado pobre, ya que el propsito del legislator no fu,
seguramente, favorcer al jugador de buena posicin econmica que fcilmente
presta la fianza y despus abona la multa quedando en libertad. Si la ten-
dencia en nuestro pas, por peculiares razones de orden fiscal, deriva hacia la
reglamentacin de los juegos prohibidos, de envite o azar, como la Lotera
National, y los lugares donde se practican aquellos amparados por la llamada
Ley del Turismo, y la misma pena aplicable ha sido modificada en sentido
benvolo para los infractores, debe repararse lo ms pronto possible la omisin
que hemos venido comentando. de modo que a los que sufran prisin preven-
Tiva se les descuente en la misma forma y proporcin que a los sujet.os al apre-
mio personal, esto es, se les liquid su condena descontndoles tambin $2 por
cada da de preventive sufrida.
Hacemos votos porque esta modificacin se realice en breve, evitndose con
.llo las justificadas protests de los perjudicados y de la opinion pblica en
general, ya que en definitive tambin trasciende a la administracin de una
recta y cumplida justicia.
Mientras llega, digamos con el Magistrado Llara Argudn, comentando los
privilegios creados por la Ley del Turismo: "'Excitamos la equidad de los
Jiueces para que teniendo en cuenta ese estado de privilegio, no extreme su
rigor contra los que jueguen en sitios prohibidos y sean conducidos a su pre-
sencia como acusados, cuya principal culpa consistir en no contar con tiempo
o dinero suficientes para trasladarse a una playa para jugar a destajo sin res-
ponsabilidad alguna ". (2)
ALBERTO VILCHES GONZLEZ.

(1) Vase en la pgina 134 de la Seccin Legislativa, alo 1935.
(2) Vase la pgina 324, tomo 39, de El Procedimicnto Correceional en Cuba.









ASUNTOS GENERALS


COMENTARIOS

En el nmero de Enero anterior hubimos de ocuparnos de lo ocurrido a
un cubano a quien le fu conferido por el Gobierno espaol un ttulo nobilia-
ric, que acept sin pedir licencia al Senado, lo que origin, a tenor del art. 23
del Cdigo Civil, que perdiera la nacionalidad cubana sin adquirir la espaola,
y hubimos tambin ole hacer varias consideraciones acerca de la manera de re-
solver el caso.
Y en la Gaceta Oficial de 28 de Marzo ltimo hubo de publicarse el De-
creto-Ley 697 que da nueva redaccin al art. 23 en el sentido de que los que
pierdan la ciudadana cubana por dicha cau.4a. pueden recuperarla mediante
habilitacin del Presidente de la Repblica, reform que servir para que el
cubano de nuestro caso pueda volver a disfrutar de la nacionalidad cubana.
No queremos suponer, siquiera, que la modificacin se haya debido a lo
que dijimos sobre el particular y s solamente que se trata de una coincidencia.
El ejercicio de la administracin de la justicia esta ofreciendo ciertos
peligros y dificultades en distintos pases. Los que tienen que administrarla,
se ven necesitados de custodia especial y ni an as se evitan las agresiones.
Ya hemos ledo lo que el cable nos particip de que el Magistrado del
Tribunal Supremo de Espaa, Sr. Pedregal, fu muerto, por haber interve-
nido en determinado asunto; y de que el Presidente de la Audiencia de Sevilla,
Sr. Eugenio Izaguirre, no obstante ir custodiado, fu agredido a tiros resul-
tando herido as como uno de sus custodios. Presidi un juicio oral en el que
result condenado un izquierdista que di muerte a un fascista.
Y ese estado de cosas ya empieza a alcanzar a los que administran la
justicia military, pues el cable nos ha informado de que el General Carlos Bosch,
que iba a presidir un Consejo de Guerra en la Corua, fu tiroteado por su-
puestos policas que penetraron en su habitacin.
Si siguen las cosas por ese camino, no se sabe a donde se llegar. Si se
condena, malo, y si se absuelve, peor.
Por lo que liemos odo decir a algn compaero, los Abogados florida-
nos que ltimamente nos visitaron, y los Abogados cubanos que los recibieron
confraternizaron; y los primeros se cree .se han llevado una agradable impre-
sin de la acogida ilue se les brind.
Ello es de entender del acuerdo que adoptaron antes de dar por terminadas
las sesiones de su Convencin annual y que se reproduce en otro lugar de este
nmero. Mucho nos complace consignarlo en estas columns.
La Revista de los Tribunales, de Madrid, en uno de sus nmeros de
Enero ltimo, reproduce el artculo La Funcin Judicial, del Dr. Oscar Quin-
tana y Fernndez Arcila, Juez Municipal de Matanzas, que public REPERTORIO
IJUDICIAL, lo que much nos complace haicer saber a nuestros lectores ya que se
trata de un magnfico trabajo.
OAN.


COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
SECCION OFFICIAL

La Junta de Gobierno, en sesin del da 13 de Febrero ltimo, acord
organizer un Concurso para obras jurdicas, bajo las siguientes bases:
El Colegio institute el premio "Angel C. Betancourt", que se adjudicar
a la obra de ms mrito que constituya un studio doctrinal, prctico y de
jurisprudencia, sobre alguna de las Leyes, Ordenes, Decretos-Leyes y Decro-
tos con fuerza de tales. promulgados con posterioridad al cese del Gobierno









ASUNTOS GENERALS


Colonial, o sobre alguna de las instituciones por las misnias creadas, o en
cuanto a algn precepto de difcil o dudosa interpretacin de la vigente legis-
lacin; al autor se le entregarn $100 y medalla de oro, y a los de las cinco
obras que sigan en orden de mrito, se les entregar un diploma con mencin
honorfica; podrn tomar parte todos los Letrados inscriptos en el Colegio;
los trabajos debern ser originales, inditos y escritos en lengua castellana; se
presentarn antes del da 31 de Octubre de 1936 en el local del Colegio, diri-
gidos al Bibliotecario, y todos llevarn como encabezamiento un lema que se
repetir en la cara de un sobre cerrado, que contendr el nombre, apellido,
firma y direccin del autor; los trabajos no debern exceder de 300 pginas
escritas por una sola cara a mquina y a dos espacios; un .1urado compuesto
por el l)ecano, el Bibliotecario y tres Abogados designados por la Junta cali-
ficar las obras, discernir el premio y dictaminar dentro (le los 60 das si-
guientes a la terminacin del plazo: escogida por mauyora de votos la obra
premiada y las cinco que le sigan en orden de mrito, en sesin extraordinaria
la Junta conocer del dictamen del Jlurado, y en ella se abrirn los sobres con
los lemas de las obras escogidas, debiendo quemarse inuiediatamente los dems;
se entregarn los premios en sesin solemne, anuncindose ampliamente el re-
sultado del Concurso; la propiedad de las obras premiadas pertenecer a sus
autores, pero se entender que reconocen al Colegio el derecho a imprimir mil
ejemplars por su cuenta durante un ao y por una sola vez, los trabajos pre-
miados, y debiendo el Colegio repartir aquellos gratutamente a los colegiados;
los concursantes debern conservar copia de su trabajo, pues los presentados
no se devolvern y permanecern en el Archivo del ('olegio; y las obras pre-
miadas que se publiquen formarn parte de la coleccin "Biblioteca del Co-
legio de Abogados de la Habana".
PROTESTA.-La Junta de Gobierno acord dirigir al Secretario de
Comercio una protest por lo dicho por el Jefe de la Consultora, de que la
misma estaba a disposicin de los comerciantes para evacuar todas las con-
sultas que se le dirijan, pues ese departamento no puede convertirse en centro
consultivo con manifiesto perjuicio de los profesionales del Derecho que a
esas especialidades se dedican.
LOS ABOGADOS DE LA FLORIDA.-El da 2 do este mes llegaron a
esta capital los Abogados de la Florida y sus esposas, con el objeto de celebrar
su Convencin annual.
Se organizaron en su obsequio por el Colegio de Abogados de la Habana,
distintos actos: recepciones en el Tribunal Supremo, 'Palacio Presidencial y
Ayuntamiento; ponche de honor en el Miramar Yatchl Club por el Decano del
Colegio de la Habana; y banquet y baile en el Hotel Nacional, reinando en
dichos actors la mayor de las compenetraciones entire los abogados floridanos
y cubanos.
La Convencin inici su trabajos con asistencia del Secretario de Justicia.
que pronunci un discurso de bienvenida al que correspondi el Sr. David
Sholtz, Gobernador de la Florida y el Presidente de la Convencin, Sr. Williams
Y. Rogers.
A continuacin reproducimos el acuerdo que los abogados floridanos han
tomado, expresando su gratitud por las atenciones que recibieron en esta
capital:
"Habiendo sido objeto de nmnerosas atenciones. tan espontneas como
sinceras, las que, como imagen de un espejo fielmente nos demuestran el afecto
de nuestros compaeros de Cuba, deseamos hacer constar por este medio ofi-
cial nuestro alto sentimiento de gratitud al Honorable doctor Jos A. Barnet,
President de la Repblica de Cuba; al Honorable doctor Andrs Domingo y
Morales del Castillo, Secretario de Justicia; al Honorable doctor Juan F. Edel-









ASUNTOS GENERALS


mann, Presidente del Tribunal Supremo, y a sus asociados; al Honorable doc-
tor Eduardo Betancourt, Decano del Colegio de Abogados de la Habana, y a
los miembros del mismo; al Sr. Juan Sabats, Presidente, y al Sr. Miguel
Santiago Valencia, Comisionado de la Corporacin Nacional del Turismo; como
tambin a las cultas y agraciadas damas, familiares de nuestros citados com-
paeros, y a todos aquellos individuos y entidades que tan acertadamente han
contribuido al bienestar de nuestros asociados y al xito tan pronunciado de
esta Convencin.
En estos moments en que clausuramos la Convencin de 1936, nos em-
barga un sentimienlo (le pena al contemplar que dentro de corto plazo nos
veremos obligados a dejar la bella y hospitalaria ciudad de la Habana, pero
llevando como compensaci0n el grato recuerdo de los nuevos lazos de amistad
forjados en el calor de los abrazos fraternales (le nuestros compaeros."
ABOGADOS DE CHARLESTON.-El da 18 del actual mes, llegaron a
esta capital numerosos abogados pertenecientes a la Asociacin de Abogados
de Carolina del Norte, siendo recibidos y cumplimentados por el Decano del
Colegio de Abogados de la Habana y una comisin de colegiados. Venan de
celebrar su Convencin annual.


LIBROS Y REVISTAS

DERECHO INTERNATIONAL PUBLIC, TOMO 3k', POR EL DR. ANTONIO SNCHEZ
DE BUSTAMANTE Y SIRVEN.-Habana, 1936.-El Dr. Snchez de Bustamante
nos ha obsequiado con un ejenmplar del tonlo 3 d(le su referida gran obra. Com-
prende el libro cuarto, dedicado al Derecho Internacional Pblico Civil y
consta de 19 captulos. Prontamente figurar en todas las hibliotecas extran-
jeras por su valimento y por la autoridad de que goza su autor en esa material.
PROCEDIMIENTOS CRIMINALS, TOMO 1., POR EL. DR. LuIS F. NEZ GALLAR-
DO.-Santiago de Cuba, 1936.-El Magistrado de la Audiencia de Oriente.
Dr. Nez, acaba de publicar este libro, un ejemplar del cual amablemente nos
ha dedicado, que constar de cinco tomo:s y iun apndice. Abarca este primer
tomo los arts. 1 al 256 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. El autor a
continuacin de cada artculo reproduce las disposiciones legislativas complemen-
tarias, acuerdos, resoluciones, etc., que con cada uno concuerdan o lo comple-
mentan; acopio de preceptos y citas que avaloran la utilidad prctica del libro.
En una palabra: es una compilacin valiosa digna de ser consultada y que
recomendamos a la consideracin del foro y la judicatura.
CDIGO CIvil, TOMO vi, POR EL DR. EDUARDO R. NTEZ Y NEz.-Habana.
1936.-Hemos recibido el tomo VI de esta monumental obra del Dr. Nez, Juez
Correccional de Santiago de Cuba. Comprende los arts. 1214 al 1253, con-
Trados a las obligaciones. Como en los anteriores volmenes, se sigue el plan
de la obra: articulado, legislacin y jurisprudencia. Consta de ms de 500
pginas.
REORGANIZACIN DEL PODER JUDICIAL, POR EL DR. ELOY G. MERINO Y BRITO.
-Habana, 1936.-El Dr. Merino, Juez Municipal de Rancho Veloz, con este
folleto contribute a la obra harto sentida de la referida reorganizacin de
dicho Poder, que segn el autor "nunca ha sido independiente ni lo es ahora".
Consta de dos parties, una que contiene un proyecto de bases constitucionales
para una reorganizacin judicial, y la otra, un proyecto de bases para una
Ley Orgnica del Poder Judicial. El Dr. Merino pone a contribucin toda su
buena voluntad en ese empeo. Merece que todos los funcionarios judiciales lo
Jean, as como los congresistas, pues, sin duda alguna, hay muncho aprovechable
en este "ensayo altamente meritorio digno de una amable acogida por los que
saben del inters de estas cosas y por modo singular por los que tienen a su









ASUNTOS GENERALS


cargo la elevada funcin de hacer las leyes", como en el Prlogo dice el doctor
Carlos Piedra, Magistrado de la Audiencia de la Habana.
COMPILACIN ORDENADA Y COMPLETE DE LA LEGISLACIN CUBANA, SUPLEMEN-
TO DE 1935. POR EL DR. Mn.o A. BORGEs.-HIabana, 1936.-El Dr. Borges, ha-
ciendo bueno su ofrecimiento de publicar un Suplemento cada ao, a su libro
de aquel nombre, acaba de poner a la venta el Suplemento de 1935, del que nos
ha dedicado un ejemplar, con el ndice de todas las leyes, decretos-leyes, de-
cretos presidenciales, resoluciones, circulares, etc., de las Secretaras del des-
pacho y algunas disposiciones de aos anteriores. Cuanto dijimos en el n-
mnero. de Septiembre de la obra, lo repetimos ahora en relacin con el Suple-
mento, que seguramente alcanzar una gran circulacin.
EL CASO DoLz.-Habana, 1936.-Contiene este folleto un escrito dirigido
al Senado de la Repblica por various ciudadanos, impugnando el acta de dicho
Senador, basado en que no est afiliado al Partido Poltico, al que representar
en ese cuerpo colegislador.
REVISTA DE DERECHO PRIVADO.-Madrid, Espaa, Marzo.-He aqu el su-
mario de dicho nmero: Carcter y efectos de la particin de herencia, por
J. M. Lpez; Organizacin y funcionamiento de los Tribunales de Trabajo en
Italia, Francia y Blgica, por J. de Hinojosa; Jurisprudencia del Tribunal
Supremo: Enjuiciamiento Civil, por M. de la Plaza; Civil, por F. Bonet; So-
cial, por A. Maeso; de la Direccin de los Registros y del Notariado, por J.
Domnguez; y Notas Bibliogrficas.
JURISPRUDENCIA.-Bogot, Colombia, Febrero.-Por vez primera nos visit
esta nueva revista mensual que dirige el Sr. Rafael Quiones y Neira, Abogado
de la Contralora Nacional.
VENEZUELA JURIDICA.-Caracas, Venezuela, Enero.-Igualmente hemos re-
cibido el primer nmero de esta revista que est dirigida por el Dr. Alonso
Calatrava.
'OTRAS REVISTAS EXTRANJERAs.-Tambin hemos recibido: Los Tribunales,
Mxico, D. F., Febrero; Revista de los Tribunales, Madrid, Espaa, Enero;
La Justicia, Mxico D. F., Febrero; y Gaceta Judicial, Quito, Ecuador, Octubre.
OTRAS REVISTAS.-Igualmente hemos recibido: Informacin Fiscal, Abril;
Revista Cubana de Derecho (seccin de legislacin), Enero; Gaceta de Tribuna-
les, Marzo; La Jurisprudencia al Da, Febrero; Revista de la Asociacin de Via-
jantes del Comnercio, Marzo.


MISCELANEA
MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el nmero anterior,
ha habido el siguiente:
Fiscal del Tribunal Supremo.-Ha sido aceptada la renuncia del Dr. Mi-
guel Surez y Gutirrez, electo Senador.
--Para cubrir la anterior vacant ha sido nombrado el Dr. Maximiliano
A. Smith y Lpez de Mora, que era Magistrado de la Audiencia de la Habana
Y Secretario de Gobernacin en comisin, cargo ste que seguir desempe-
ando.
Abogados Fiscales.-Ha sido aceptada la renuncia al Dr. Pedro Prez
:y Morgado, de la Audiencia de Oriente.
-Para cubrir la anterior vacant se nombr al Dr. Andrs Navarrete y
Parreo, que lo era de] Tribunal de Urgencia.
-Para cubrir la anterior vacant se nombr al Dr. Bernardo Legeyre y
Rosell.
Ingresos.-Ha sido nombrado Juez Municipal de Yaguajay, el opositor
aprobado Dr. Jos Manuel Soublette y Sotre.









ASUNTOS GENERALS


-Ha sido nombrado Juez Municipal de Campechuela, el opositor apro-
bado Dr. Carlos M. Morn y Valds.
Jueces Municipales primeros suplentes.-Han sido nombrados los seores
Miguel Torrens, de Remedios; Flix Legn, de Guayos; Pascual Villacampa,
de Santa Luca; Airmando Durn, de Sibanic; Humberto Chipi, de Baha
Honda; Raimundo Vias, de San Diego de Nez; Lorenzo Surez, de Quie-
bra Hacha; Amado Prez. de Cartagena; Angel Pardo, de Guatao, y Augusto
Aguiar, de Bataban.
Jueces Municipales 2" suplentes.-Han sido nombrados: los seores Mario
Tpanes, de Guarincaro; Antonio Labrada, de Morn; Carlos Aguirre, de
Trinidad; Jos Conde, (le Fomento; Jos M. Aguilar, de Esperanza; Francisco
Len, (le Chambas; Hctor Herrera, del Norte de Pinar del Ro; Ponciano
Lpez, de Placetas; Daniel Valds, de Baha Honda; Bartolo Hernndez, de
San Diego de Nez; Andrs Fernndez, de Cascajal; Ramn Prez, de Ya-
guaramas; Toms Lpez, de Guaos; Jos Alonso, de Francisco; Juan Alvarez.
de Regla; Francisco Valero. de La Gloria; Gabriel Valero, de Punta Alegre;
Jos Coll, de Guimaro; y Flix Pelez, de Cascorro.
Permuta.-Ha sido aprobada la concertada entire los seores Francisco
Pifa y Pablo Estrada. Jueces Municipales primeros suplentes de Santa Cruz
del Sur y Nuevitas. respectivamente.
Nombramientos rehusados.-Se ha tenido por rehusados los nombramien-
tos hechos a favor de los seores Alejandro Armengol, de 29 suplente de
Esmeralda; Rafael Vlez, de 2? suplente de Alquzar; y Mximo Martnez,
de Campechuela.
Nombramientos caducados.-Se han declarado caducados los nombramien-
tos hechos a favor de los Sres. Juan Prez, Juez Municipal 29 suplente de
Alonso Rojas; Francisco Fuentes, 19 de Las Pozas; Flix Fuentes, 29 de Las
P'ozas; Pablo Bello, 2" de La Mulata; y Jos Canella, 19 de Yaguaramas.
Posesin nula.-Se ha declarado nula, por haberse efectuado fuera del
t,:rmino legal, la posesin que tom del cargo de Juez Municipal 29 suplente
de Bez. el Sr. Luis Muoz.
Renuncias.-Han sido aceptadas las renuncias presentadas por los seores
Edgar Van Caneghem. Juez Municipal primer suplente de Guamacaro; doctor
Pablo Prez y Mor'gado, Abogado Fiscal de la Audiencia de Oriente; Dr. Ns-
tor Carbonell y Andricain, Abogado de Oficio de la Audiencia de la Habana:
l)r. Manuel Fernndez, Juez Municipal suplente del Oe:ste de la Habana; y
Gonzalo Lpez, Juez Municipal de Ramn de las Yaguas.
Tribunal de Urgencia -Han sido nombrados para integrar este Tribunal
de la Habana, los Dres. Jos R. Cabezas, Juez Correccional de la Habana, como
]Presidente; Jos P. Ferrer y Carlos Reyes, como Magistrados, Jueces de Pri-
mera Instancia e l'istrucein de Bayamuo y de Instruccin de Sancti Spritus,
respectivamente; y Magistrados suplentes, los Dres. Antonio Vignier y Ral
Baizn, Jueces Correccionales de la Habana.
Comisin.-Por D. P. 890, de 1936, se ha designado al Dr. Miguel A.
Rodrguez y Morejn, Magistrado de la Audiencia de Camagey, para que en
comisin y en el trmino de dos meses, proceda a recopilar y coordinar todas
las disposiciones legales promulgadas a partir de 12 de Agosto de 1933 hasta
el 20 de Mayo de 1936. cesando en el desempeo de su cargo judicial y resi-
diendo en esta capital.
Consejo Nacional de Tuberculosis.-Por Decreto-Ley 706, se ha dispues-
lo que pertenezca ;i dicho Consejo el Fiscal del Tribunal Supremo, o un mietu-
bro que l designed del Ministerio Fiscal.
Consejo Central de Servicios Pblicos.-En la Gaceta ext. 95, 4 Abril, se
ha promulgado el Decreto-Ley 745, que crea dicho Consejo, del que formar
un Magistrado de la Audiencia de la Habana, nombrado por el Presidente de









56 ASUNTOS GENERALS
la Repblica mediante terna que le elevar la Sala de (lobierno de dicho
Tribunal.
Procuradores.-En la Gaceta de 31 de Marzo, se hai publicado la relacin
de Procuradores inscriptos en el Colegio de Camagey.
Causas, expedientes, etc.-Se ha iniciado causa criminal contra la doctor
Rosa Caarte, a virtud de querella del Fiscal de la Audiencia de Santa Clara,
por prevaricacin y cohecho, la que como Juez de Primera Instancia de Santa
Clara, dict la sentencia anulando 11 colegios electorales de ese Trmino.
Exmenes.-El da 11 de Mayo se constituir en la Audiencia de la Ha-
bana, el Tribunal que examinar los Jueces Municipales de 4'1 clase y sus
suplentes, que no han acreditado su condicin de Abogado o Procurador. a
los efectos del Decreto-Ley 474, de 23 de Diciembre de 1935.
Licencias extraordinarias.-Se ha concedido una de 3 meses al Ledo. Angel
Mestre, Magistrado del Tribunal Supremo; y otra de 6 meses, al Dr. Jacinto
Carluch, Juez Municipal de Los Palacios
Crditos transferidos.-El crdito de $2,424.74, concedido para la cons-
truccin de un local para la Sala de Urgencia de la Audiencia de la Habana.
ha sido traspasado para otras atenciones del Estado.
-Se ha dispuesto transferir $5,200, de Dietas de los Tribunales de Ur-
gencia, $600 para sobre oficiales; $1,150 para imprevistos; $3,000 para libros
del Registro Civil, y $450 para el Laboratorio de Qumica legal.
-Se ha dispuesto transferir $886.06 de testigos y peritos de la Audiencia
de Oriente, al captulo Para la Audiencia y Fiscala del propio Tribunal.
-Se ha transferido la cantidad de $2,600 del captulo de Dietas de fun-
cionarios, auxiliares, etc., para muebles e imprevistos del Poder Judicial.
Crdito.-Se ha concedido uno de $40,000 para comenzar las obras del
Palacio de Justicia de Santiago de Cuba.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-Du-
rante el mes de Febrero dicha Comisin tuvo los siguientes ingresos: Saldo
anterior, $19,907.15; por multas correccionales. $4.615.68; por reintegro, $4 ; po'
descuentos, $9,894.88: por sobrantes. $1.490.48; por Registro Civil, $12,254.48:
por fianzas, $371.59; por multas a testigos, $155.42; por multas transport te-
rrestre, $13.95; por licencias, $10.50; por reintegros, $11.85;. por ingresos en el
Poder Judicial, $2.00; por decomisos, $0.07.-Total. $48,732.05.
Y los siguientes egresos: por jubilaciones y pensions. $28,027.48; por
sueldos, $187.50; por material. $4.20; por devoluciones. $81 ; saldo. $20.431.87.
-Total igual, $48,732.05.
COMPAIAS DE FIANZAS.-La Secretara del Comercio hace saber
que "La Ranchuelera'". se denominar en lo sucesivo "'Cub Martima".-
(Gaceta 11 Abril).
-La Secretara de Comercio autoriz para prestar fianzas con garanta
hipotecaria a "La Central Cubana".--(Gac. 31 Marzo).
-En la Gac. de 22 (le Abril, se public la relacin complete de las compa-
as autorizadas para prestar fianzas.
COMPRAMOS.-Colecciones de REPERTORIO JUDICIAL de los aos 1925 y
1928 y las pagamos a $6. Tambin nmeros sueltos (le dichos aos. Igualmen-
te nmeros de Enero de 1929.-11 N" 188. entire H e 1. Vedado.-Tel. F-2965.
FALLECIMIENTOS.-Han fallecido: -1 Ledo. Manuel Fuentes y Garca,
Magistrado jubilado del Tribunal Supremo; el Ledo. Augusto Garcern de
Vall y Vila, Presidente jubilado de la Audiencia de Camangiiey; y el Ledo. Luis
Pia, Registrador de la Propiedad de Coln.
NOTICIAS VARIAS.-El Gobierno ha dispuesto que un pericial de Obras
Pblicas se traslade a Washington y examine el Departamento de Justicia









ASUNTOS GENERALS


con el fin de adquirir datos para la mejor distribucin del Palacio de Justicia
que se dice se erigir en la Habana.
-El Dr. Pablo Lavn, Teniente Fiscal del Tribunal Supremo, ha sido
nombrado miembro del Instituto de Derecho Comparado de Pars.
-El Dr. Juan J. Expsito y Casass, Juez de Primera Instancia de Ca-
magey, ha sido autorizado para publicar sin carcter official la Ley de
Enjuiciamiento Civil vigente y dems disposiciones sobre la material.
--Ha partido para Europa con objeto de integrar nuevamente el Tri-
bunal Permanente d, Justicia Internacional de la Haya. el Dr. Antonio Sn-
chez de Bustamante.
-Los Procuradores de Camagiicy han pedido al Presidente de la Rep-
blica la modificacin del art. 729 de la Ley de Enjuiciamiento Civil tal como
se encuentra redactado en virtud del Decreto 3002 de 19 de Diciembre de 1933,
en el sentido de que se restrinja el derecho de las parties en los juicios ver-
bales para que en lo sucesivo slo puedan concurrir a la comparecencia y actos
de prueba que de ella derivan acompaadas de Abogado o de Procurador
colegiado, sin que puedan designer otra persona que no ostente alguno de
esos ttulos.
INCONSTITUCIONALILDAD.-Decreto-Ley 167 de 1936.-El Pleno del
Supremo, conociendo de recurso de inconstitucionalidad a virtud de senten-
cia del Juzgado Correccional de Matanzas, que lo conden por una infraccin
de aquel Decreto-Ley, sobre alcoholes, por sentencia 6, de 2 de Abril de 1936,
ha declarado que dicho Decreto-Ley no es inconstitucional.
PENSION A LOS EX-OFICIALES DEL EJERCITO NACIONAL.-El
Tribunal Supremo por auto de 30 de Noviembre de 1935, ha declarado lo si-
guiente:
Considerando: que en la apelacin sl se dispute el tiempo de servicios
prestados por el solicitante de la pension como miembro del disuelto Ejrcito
Nacional, pues mientras la Sala correspondiente de la Audiencia, estim que lo
fu por ms de 26 aos y menos de 27 aos, el interesado sostiene que excede de
27 aos, siendo pues lste el nico punto a decidir.
Considerando: que como tiempo de servicios, slo se le contaron los que
prest en ese Ejrcito Nacional, hasta 5 de Septiembre de 1933, estimndose que
caus baja en el servicio, el da anterior, con el grado de Primer Teniente, sin
tenerse en cuenta, que el Decreto Presidencial N' 1887 de 24 de Septiembre de
ese ao, dispuso que en el trmino de 3 das, a contar de su publicacin en la
Gaceta Oficial de la Repblica, se presentasen para servicio, todos los oficiales
que se encontraran ausentes de sus puestos y que los que faltaren al cumpli-
miento de lo dispuesto, quedaran separados de los Cuadros del Ejrcito. con
motivo como se expresa en el primer por cuanto del Decreto, que desde que se
constituy el rgimen entonces imperante, haba oficiales del Ejrcito que se
encontraban ausentes de sus puestos; y como por el Decreto Presidencial NI' 3134
de 14 de Diciembre del propio ao, publicado en la Gacela Oficial del siguiente
da, se resolvi que le conformidad con lo preceptuado en el primer Decreto
dicho, habiendo transcurrido los 3 das concedidos, sin haberse presentado para
el servicio los referidos Oficiales, se separaba de los cuadros de Oficiales del
Ejrcito, a partir del da 28 de Septiembre de 1933, a los Oficiales, cuyos nom-
bres relaciona, entire los cuales aparece el Primer Teniente Bernardo Gonzlez
Faced, es ev.idente que ste no caus baja en el servicio del Ejrcito Nacional
lhasta esa fecha, por lo cual deben contrsele los servicios hasta ese moment
y no slo hasta el 5 de Septiembre, da anterior al movimiento producido en 4
de dicho mes; y por tanto, el total del tiempo (de servicios que prest en el
Ejrcito fu de 27 aos y 14 das, y no el de 26 aos, 11 meses y 21 das que se
le estimaron, al no contrsele el tiempo desde el 5 de Septiembre al 28 del mismo.









ASUNTOS GENERALS


-Firmantes: seores Martnez, Montag, Fernndez, SJlrzano, Pichardo, Pe-
rera y, Torre.
JUBILACION DE EMPLEADOS EXTRANJEROS.-El Tribunal Supre-
mo, por auto de 2 de Diciembre de 1935, ha declarado lo siguiente:
Considerando: que esta Sala en sus autos de 19 de Junio de 1920 y 24 de
Julio de 1923, ha declarado que los ciudadanos de otros pases tienen derecho a
la jubilacin, pero no que ella pueda concederse sin que conste la nacionalidad
cubana o extranjera del solicitante, ya que el conocimiento de esa nacionalidad
es necesario por resultar esencial la conservacin de la cubana cuando se tena
en la fecha de la solicited, para el disfrute de la jubilacin o pension, toda vez
que la prdida de la una produce el cese en el percibo de las otras, conforme al
ltimo prrafo del art. V de la Ley de la material; y claro est que, si no consta
el antecedente de haberse otorgado al interesado en concept de tal nacionali-
dad, faltara la base indispensable para la posterior aplicacin de la sancin.
Considerando: que precisa tambin aquel conocimiento para apreciar, en
su caso, la legalidad del nombramiento (en el supuesto de tratarse de extra n-
jeros) a los efectos del art. 38 de la Ley del Servicio Civil, no comprendido
expresa ni implcitamente en la suspension de sus preceptos como consecuencia
de los Decretos nmeros 1749, 1922 y 2871 de 1933; y. reconocido, cuando pro-
ceda, el derecho, excluir o no de la sancin por cambio de ciudadana al bene-
ficiado.
Considerando: que as lo ha declarado, por anlogas razones, este pro Tribunal Supremo en su auto (le 19 de Marzo de 1923, posterior al primero y
anterior al segundo de los precedentemente citados, y que no es incompatible
con ellos, pues mientras los unos se refieren a la posibilidad de obtener la pen-
sin los extranjeros, y no al requisito de justificar previantente la ciudadana,
el otro se contrae a la necesidad de acreditar sta en el expediente. para que,
una vez determinada, se conceda aquella en la forma y con las prevenciones o
sanciones que, segn la que se tena, correspondan.
Considerando: que corrobora la tesis expuesta el auto de 25 de Junio de
1923, en el cual se establece que cuando los familiares del empleado cubano
fallecido sean extranjeros carecen de derecho a recibir la pension; y no cabe si-
quiera discutir que resultara ms que peligroso, ilcito y absurdo, otorgrselo
prescindiendo (le la demostracin de una condicin sin la cual se hara forzoso
denegarlo.
Considerando: que ello no obsta, como ya se ha dicho y reitera el auto de
14 de Mayo de 1935 al disfrute de la jubilacin por extranjeros que hayan ser-
vido, sindolo al Estado, la Provincia o el Municipio, mediante una designacin
legal para el cargo; ni esta declaracin, o cualquiera otra que pudiera invocar-
se, impiden la declaracin, por los fundamentos consignados, de requerirse la
justificacin de la nacionalidad para la resolucin de estos expedientes.-Fir-
mantes: seores Martnez, Montag, Fernndez, Solrzo vo. Pichardo, Perera
y Torre.
JUBILACION.-El Tribuna] Supremo, por auto d(le 30 de Noviembre de
1935, ha declarado lo siguiente:
Considerando: que la interpretacin de la ley no puede hacerse en forma
tal que haga su aplicacin impossible, ni contemplando aisladamente uno de
sus preceptos, sino en relacin los unos con los otros y teniendo en cuenta el
propsito que la hubiese inspirado y el fin perseguido con la misma.
Considerando: por consiguiente, que establecido el fondo de retiro y
pensions del Cuerpo de Polica de la Habana por Ley de 6 de Febrero de
1920, al disponerse en el art. 1? del Decreto-Ley N? 331 de 10 de Julio de 1934,
tal como dicho artculo qued redactado por el 2" de la Ley N? 45 de 26 Marzo del present ao 1935, que tienen derecho a percibir pension todos los









ASUNTOS GENERALS


individuos que pertenecieron al disuelto Ejrcito y Marina Nacional de Cuba
o al Cuerpo de la Polica Nacional de la Habana en quienes concurran las
circunstancias que all se sealan, entire ellos segn el inciso b). la de haber
causado bajo con posterioridad al da 3 de Septiembre de 1933 y antes del 10
(le Octubre de ese mismo ao, con excepcin de aquellos que habiendo con-
tinuado prestando sus servicios real y efectivamente, hubieren desertado, o
ausentado con armas de sus respectivos cuerpos, despus de la fecha primera-
mente citada, y segn el inciso e), la de "haber contribuido al fondo de
retiro y pensions del cuerpo a que perteneci durante ms de 15 aos. A
este efecto les ser computable todo el tiempo de servicios que tuvieren reco-
nocido"; y apareciendo de la escala contenida en el art. 13 del propio De-
ereto-Ley N- 331, tal como qued tambin redactado por el art. Y de la misma
Ley N"' 45 ya mencionada, que para tener derecho a pension ha de haberse
prestado ms de 15 aos de servicios, es fuerza reconocer que el transcrito
inciso e) no puede eitenderse en el sentido de que se haya de haber contri-
buido en todo caso al Fondo del retiro y pensions durante ms de 15 aos,
pues, como se ve por lo expuesto, si as hubiere de ser entendido nunca y en
ningn caso los individuos que pertenecieron al Cuerpo de la Polica y que
causaron baja despus del 3 de Septiembre de 1933 y antes del 10 de Octubre de
ese ao, tendran derecho a la pension, puesto que el Fondo de retiro y pen-
siones de dicho Cuerpo fu establecido en 1920, segn queda visto, sino que el
referido apartado c), guardando relacin con la aludida escala de pensions.
ha de entenderse que lo que exige es que se haya contribuido al.Fondo de retiro
y pensions del Cuerpo, no por ms de 15 aos, sino al que el solicitante per-
teneci, teniendo prestados o reconocidos servicios por ms de 15 aos, y,
por tanto, si contribuy durante el tiempo que hubo el deber de hacerlo, dicha
exigencia est cumplida.
Considerando: pues, que habiendo contribuido el apelante al Fondo de
que se trata desde que ste se instaur, y teniendo prestados servicios durante
23 aos, 8 meses y 4 das, cuando caus baja, en 5 de Septiembre de 1933, y
estando acreditadas asimismo las dems circunstancias del caso, ha de reco-
nocerse su derecho a una pension mensual de $42, conform a la escala de que
se ha hecho referencia, como Capitn que fu del Cuerpo de la Polica Nacio-
nal de la Habana; y debe, en consecuencia, con revocacin del Auto recurrido,
coneedrsele dicha pensin.-Firmantes: seores Martinez. Montag, FernO-
dez, Solrzano, Pichardo, Perera y Torre.
COMPETENCIA.-Robo.-La Sala de lo Criminal del Tribunal Supre-
mo, por auto de 10 (de Febrero de 1936, resolviendo cuestin de competencia
para decidir a quien corresponde el conocimiento del hecho originario de
aquella, consistent "en que la noche del 25 de Septiembre de 1935, dos indi-
viduos desconocidos y armados, se presentaron en la morada de. ... y le exi-
gieron con amenazas de muerte que entregase en el acto determinada cantidad
de dinero, sin lograrlo porque se vieron obligados a emprender la fuga", de-
clar lo siguiente:
Considerando: que el hecho indicado no est comprendido en la Ley
N 126 de 1935, porque efectivamente no se trata de secuestro, ni de ninguna
de sus manifestaciones, pues no tuvo lugar la sustraccin u ocultacin del pr'-
sunto perjudicado, ni hay motivos para suponer que se intentara siquiera.
Considerando: que tampoco est sancionado en el Decreto-Ley 228 de
1935, porque el caso ms parecido de los diversos que define, no es apropiado
para el hecho en cuestin, por no referi se ste a persona que custodia caudal
o bienes de otro; siendo, desde luego, completamente inaceptable la aprecia-
cin de que no es pertinente ese Decreto por ser frustrado el delito aludido,
pues es indudable que aqul se refiere a todos los grados de la accin punible,
aunque slo se contraiga en la expresin al ms perfect o sea el consumado.









ASUNTOS GENERALS


Considerando: que pudiendo constituir el hecho un delio de robo comn
castigado en el Cdigo Penal, es procente que conozca del mismo la Audien-
cia expresada.-Firmantes: seores Llamo, Andreu,, Len, Mora y Tejera.
ORGANIZATION DE LOS ABOGADOS ITALIANOS.-Reciente la Asam-
blea de los Decanos de los Colegios de Abogados para reformar los Estatu-
tos de estos Colegios, recordemos la organizacin de los Abogados italianos,
debida al Decreto de 27 de Noviembre de 1933.
La estructura facista impuso la organizacin sindical local, con sus di-
rectorios al frente, el Sindicato Nacional y una Comisin central, nombrada
a propuesta del Ministerio de Gracia y Justicia, de acuerdo con el de Cor-
poraciones. Los Abogados, en sus discursos, escritos y actos polticos, slo
son objeto de procedimiento disciplinario cuando aquellos constituyan un
atentado a los intereses de la nacin. La garanta de su competencia est en
que han de haber ejercicio durante 6 aos la procura o en haber pasado.
con xito, un fuerte examen de Estado. Para actuar ante la Corte de Casa-
cin es precise la inscripcin en un registro especial.
Pero lo que ms preocup a los legisladores italianos fu la intachable
moralidad de los hombres de leyes. "Juro cumplir mis -deberes profesionales
con lealtad, honor y diligencia, para los fines de la justicia y para los inte-
reses superiores de la Nacin." Comienzan jurando los Abogados en sesin
pblica de la Audiencia de Apelacin, despus de haber acreditado plena-
mente su italianismo, gozar del ejercicio de los derechos civiles, ser de con-
ducta honorable, estar en posesin del ttulo acadmico correspondiente y
acreditar la competencia a que nos hemos referido.
El Directorio del Sindicato vela por que sus adheridos no se separen un
pice de la conduct jurada, mediante sanciones disciplinarias, que oscilan
desde la advertencia por escrito hasta la exclusion del Registro del Sindica-
to, cuando hayan comprometido de alguna manera la dignidad de la clase
forense o hayan desenvuelto actividades pblicas contrarias a los interests de
la nacin.
El Abogado tiene sus honorarios limitados; el ejercicio de su profesin es
incompatible con cualquier sueldo ,del Estado, Provincia o Municipio; pero
estando inscripto en un registro, puede ejercer en todas las Audiencias, Tri-
bunales y Procuras.
COMPETENCIA.-Infracciones del Reglamento de Abasto de leche.-El
Tribunal Supremo, por auto 69, de 22 (le Febrero de 1936, ha resuelto lo si-
guiente en que se impuso una multa por infraccin del art. 64 del Regla-
mento de Abasto de leche:
Considerando: que el Decreto-Ley 733 de 1934 relative a la Comisin
Tcnica Nacional de Leche, en que funda el Juzgado su resolucin, est dero-
gado por el 518 de 1936, publicado en la Gaceta de fecha 18 de Enero prximo
pasado.
Considerando: que este segundo Decreto-Ley indicado no contiene nin-
guna disposicin que expresa o implcitamente, aluda al caso que original la
cuestin de competencia planteada, como tampoco de una manera concrete y
precisa, la contena el otro de los Decreto-Leyes mencionados.
Considerando: que con arreglo al art. 330 de las Ordenanzas Sanitarias
corresponde al Juzgado de que se trata llevar a cabo el procedimiento res-
pectivo por no haberse satisfecho la multa en cuestin.
Considerando: que dado lo expuesto procede resolver que el mismo es
el competent para conocer del caso discutido.-Firmantes: seores Llano,
Andreu, Len, Mora y Tejera.












REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripcin annual, $ 7.00 Nmero suelto. . $C.70 Anuncio en el Dirt.$2.00


AO XII. HABANA. MAYO DE 1936 NUM. 5.


ALAMBIQUES CLANDESTINOS Y OTRAS INFRACCIONES
DE LA LEY DE ALCOHOLES ()

El impuesto especial sobre alcoholes fu creado por la Ley de 27 de Fe-
brero de 1903, modificada por la de 24 de Enero de 1904. Ambas leyes fueron
modificadas a su vez por el Decreto del Gobierno Provisional 665, publicado en
la Gaceta Oficial de 19 de Junio de 1908.
Por el art. III de dicho Decreto 665 se atribuy de una manera expresa a
los Jueces Correccionales el conocimiento exclusive y castigo del delito de fabri-
cacin o ampliacin clandestine de alcoholes, vinos y licores. Textualmente
deca:
Art. III.-El conocimiento y castigo del delito de fabricacin o aplicacin clandestine
de alcoholes, vinos o licores, corresponder exclusivamente, a los Jueces Correccionales del
lugar en donde se hubiese cometido el delito, con sujecin al procedimiento establecido en
la Orden N9 213 de 1900 previa denuncia de los Inspectores del Impuesto o de los Agen-
tes de la Autoridad, con arreglo a lo dispuesto en los arts. 117 y 118, respectivamente, del
Reglamento vigente. De los fallos que recaigan, se pasar copia, en el da, a la Seccin
Central del Emprstito.
Los preceptos del Reglamento del Impuesto Especial a que se hace referen-
cia en el arriba transcripto art. III del Decreto 665, que fijaban penalidades
para las infracciones o fraudes que por el repetido Decreto 665 de 1908 se de-
claraban constitutivos de delito, quedaron derogados de una manera expresa por
el art. VI del mismo Decreto, como sigue:
Art. VI.-Los preceptos del Reglamento del Impuesto Especial que imponen penalidades
por las infracciones o fraudes que por este Decreto se declaran constitutivos de delito,
quedan expresamente, derogados; as como los que se opongan a los que en este Decreto se
establecen.
Segn dispona el art. I del Decreto 665 de 1908, se reputaba delito que
sera castigado con las penas de multa de $500 o prisin por seis meses, a elec-
cin del Juez, la fabricacin clandestine o ampliacin de alcoholes, vinos o
licores.
Por el art. II del antes citado Decreto 665, cometan el delito de fabricacin
o ampliacin clandestine de alcoholes, vinos o licores, e incurran en cualquiera
de las penas sealadas en el artculo anterior, los que se dedicaran a la elabo-
racin de dichos products sin haber obtenido del Administrador de la Zona
Fiscal el certificado de inscripcin que dispona el Reglamento para la cobranza
del impuesto; los que no participaren a dicho Administrador el comienzo de sus
(1) Aunque este artiulo ha sido escrito con anterioridad a ciertos Decretos-Leyes rela-
tivos al impuesto de alcoholes, sigue en pie el problema que en l se estudia.-N. del A.









ASUNTOS GENERALS


negocios; los que silenciaren u ocultaren que la referida industrial a que se de-
dicaran era por cuenta ajena; los que adquirieran esos products de fbricas
clandestinas, directamente; los que adquirieran esos products de cualquiera otra
manera a sabiendas de su procedencia illegal; los que condujeran esos products
de fbricas clandestinas; los que los condujeran (lde cualquier otro lugar a sa-
biendas de su procedencia clandestine; los fabricantes de alcoholeis que vendie-
ran o facilitaren dichos products a quien no estuviere autorizado por el Regla-
mento para adquirirlos; los que los adquirieran sin estar autorizados y los dro-
guistas, farmacuticos o perfumistas que vendieran o facilitaran alcohols qc,
hlubieran adquirido, libres del impuesto, para invertirlos en sus prel)arados.
Las leyes anteriormente citadas, as como el Reglamento para la cobranza
del impuesto sobre alcoholes, y el Decreto 665 de 1908, fueron modificados por
las leyes de 29 de Enero de 1931 y 22 y 26 de Enero de 1932.
Esta ltima, o sea, la "Ley de Alcoholes" de 26 de Enero de 1932, publi-
cada en la Gaceta Oficial del 27, establece penalidades a los dueos de fbricas
de alcoholes y de licores, los de laboratories qumicos, perfumistas, droguistas
y dems industriales que enumera, que infringieran las disposiciones conte-
nidas en dicha Ley y su Reglamento, a razn de $1 por cada litro la primera
infraccin, $3 la segunda y $5 por litro las infracciones subsiguientes, y a
los dems industriales o entidades que trafiquen con otros artculos de los gra-
vados por el Captulo I de la Ley de 29 de Enero de 1931. defraudando las
rentas del Estado les fija dicha Ley de 26 de Enero de 1932, una multa de $1
por cada unidad imponible que represent la defraudacin, la primera vez,
y $3 en las subsiguientes, sin que estas multas puedan exceder de $1,000 y
$3,000, respectivamente, a ms de exigrsele el reintegro del impuesto.
Si el defraudador, as lo expresa la citada Ley, no satisfaciere la multa y
el reintegro del impuesto acordado, por que result insolvente, la Administra-
cin trasladar a la jurisdiccin ordinaria el expediente incoado y el Juez
competent, en defecto del pago de la cantidad reclamada le impondr pena de
prisin que fluctuar entire 6 meses y 3 aos, segn el grado de reincidencia en
que se halle el infractor. En iguales responsabilidades incurrirn, segn esa
Ley, los que posean mercancas de origen clandestino o fraudulent y los que
conduzcan mercancas a sabiendas de su procedencia clandestine o fraudu-
lenta.
Como se observa, precisa la formacin de un expediente administrative en
cada caso para fijar la pena de acuerdo con el nmero de litros que repre-
senta la infraccin, cuyo expediente, en el caso que la propia Ley determine.
deber ser trasladado a la "jurisdiccin ordinaria", lo que no puede enten-
derse como significativo de que habr de trasladarse el expediente incoado
al Juzgado Correccional, ya que las penas que esa Ley sefiala no correspondent
a las que estn facultados para imponer los Jueces Correccionales de acuerdo
con la Orden 213 de 1900, que es la Ley Orgnica de dichos Juzgados Correc-
cionales, y de cuyos lmites no pueden excederse en ningn caso. Por "juris-
diccin ordinaria" deber, pues, entenderse, en el caso de la Ley de Alcoholes
de 26 de Enero de 1932, los Jueces de Instruccin de la demarcacin en que
se' cometa el delito, para la formacin del sumario correspondiente y una vez
terminado ste deber ser elevado a la Sala de lo Criminal respective en todos
los casos de infraccin relacionados y a los cuales la Ley se contrae.
Por "jurisdiccin ordinaria" deber entenderse asimismo los Jueces de
Instruccin y los que componen las Salas de lo Criminal correspondientes
cuando se trate de persona natural o jurdica que venda o instale aparatos de
producer alcoholes o aguardientes que no haya dado cumplimiento a lo precep-
tuado por el art. XI de la referida Ley de 26 de Enero de 1932, notificando a
la Secretara de Hacienda de los aparatos que construya, venda o install.
Segn ese art. XI de la Ley, el incumplimiento de tal disposicin ser casti-










ASUNTOS GENERALS


gado administrativamento con multa de $1,000, y de no satisfacerse, se cursar
el expediente a la jurisdiccin ordinaria para que el Juez competent imponga
pena en defecto del pago, consistent en 6 meses a 3 aos de prisin, segn el
grado de reincidencia. No puede caber duda (le que el Juez competent a que
la Ley se refiere ha (le ser en este caso los que componen las Salas de Justicia
de la Audiencia, puesto que los Jueces Correccionales no estn facultados para
imponer esas penas.
Obsrvese como en todos los casos que van hasta aqu relacionados, es re-
quisito de Ley la incoacin previa de un expediente administrative, sin que
sea dable, por tanto, hacer remisin de las actas levantadas por los Inspectores
o Agentes de la Autoridad, directamente al Juzgado, como se ha venido ha-
ciendo.
El art. XII de la Ley de 26 de Enero de 1932, que se contrae a la fabri-
cacin clandestine de alcoholes, aguardientes, licores y vinos, es decir, a alam-
biques clandestinos, dice textualmente como sigue:
Art. XII.-Los fabricantes de alcoholes, aguardientes, licores y vinos que no soliciten
previamente de la Seccin de] Impuesto de 35 millones, el permiso necesario para la insta-
lacin y funcionamiento de su industrial, sern considerados como clandestinos y sujetos a
la jurisdiccin ordinaria, y los Jueces competentes a ms de acordar el decomiso de la mer-
canca as producida y aparatos productores, impondrn a los dueos la pena de $500 de
multa, 6 meses de prisin o ambas penas.
La Ley en este caso usa la misma expresin (le "jurisdiccin ordinaria"
y como en los casos antes relacionados, se refiere a Jueces competentes, por lo
que siguiendo un criterio uniform de interpretacin y tenindo especialmente
en cuenta que a los Jueces Correccionales no les es dable aplicar "ambas pe-
nas", es decir, la de multa de $500 y 6 meses de prisin, como la Ley fija, no
cabe atribuir a los Jueces Correccionales tampoco en estos casos de alambique.
clandestinos, el conocimiento de los mismos, que, como en los casos anterior-
mente sealados, debe corresponder a los Jueces de Instruccin y Salas de
lo Criminal.
Como detalle que puede considerarse significativo para reafirmar esta
interpretacin, obsrvese que la Ley en este caso de alambiques clandestinos
usa la palabra "Jueces" en plural, y en los casos antes estudiados en que seala
penas todava mayores, la Ley se refiere al "Juez competente, sin que por
ello hubiera de entenderse que se trata del Juez Correccional cuya competencia
no alcanza a la imposicin de tales penas.
El Reglamento a la Ley de Alcoholes, de 20 de Abril de 1932, concuerda
exactamente con los preceptos de dicha Ley que llevamos relacionados y con-
tiene una repeticin de los mismos. Ese Reglamento, en su art. 138, fija una
multa administrative de $1,000 para los que construyan, vendan o instalen
aparatos de producer alcolioles o aguardientes sin notificarlo a la Secretara de
Hacienda, y en caso de no ser satisfecha la multa, el Juez competent impon-
dr pena consistent en 6 meses a 3 aos de prisin. En el art. 139 del Regla-
mento citado se fijan penas de multa sobre la base del nmero de litros que
represent la infraccin para los que violaren las disposiciones contenidas en
la Ley y Reglamento, y para los que amplen los licores o vinos defraudando
las rentas del Estado, sin que dichas multas puedan exceder de $1,000, $3,000 y
$5,000, segn los casos, y al reintegro correspondiente, fijndose iguales penas
en el art. 140 del Reglamento para los infractores que all se expresan. Todas
estas disposiciones y penas fijadas por el Reglamento coinciden exactanmente
con las fijadas por la Ley de 26 de Enero de 1932, siendo los artculos citado.s
del Reglamento copia literal, exacta, de los preceptos concordantes de la Ley
referida.









ASUNTOS GENERALS


El Reglamento antes citado de 20 de Abril de 1932, para la Ley de Aleo-
holes, contiene una disposicin final que dice as:
Disposicin Final.-Este Reglamento regir desde su publicacin en la Gaceta Oficial
de la Repblica y en la misma fecha quedan derogados por tanto el Reglamento de 25 de
Agosto (de 1930 y el (le 20 de Marzo de 1931 y cuantas disposiciones se hubieren dictado en
relacin con la Ley de 27 de Febrero de 1903, a excepcin de los products sellados en las
fbricas de cigarros y habilitacin de sellos para fsforos a que se refiere la segunda dis-
posicin.
Tomando en consideracin todo lo expuesto, cabe estimar que el Decreto
665 de 1908 del Gobierno Provisional que de una manera expresa atribua a
los Jueces Correccionales el conocimiento de los delitos e infracciones que han
sido objeto de esas leyes y reglamentos posteriores que se citan. haba quedado
derogado y que de tales hechos debieron haber conocido las Salas de lo Crimi-
nal correspondientes y no los Jueces Cori eccionales como se estuvo llevando a.
efecto.
PEDRO RENATO SILVA.


LA PERSONERIA EN LOS JUICIOS VERBALES
Los distintos criterios que se siguen en los Juzgados Municipales de la
Repblica respect al moment procesal en que se debe acreditar la persona-
lidad del Abogado o Procurador que comparece en los jnicios de la jurisdie-
cin de aquellos Juzgados en representacin de su poderdante como deman-
dante, nos ha movido a redactar estos comentarios, con el fin de provocar la
reflexin y la ulterior discusin, para llegar, de ser possible, a la debida uni-
ficacin del procedimiento, en lo tocante al problema expuesto.
La Ley de Enjuiciamiento Civil, en los artculos en que desenvuelve el pro-
cedimiento del juicio verbal y del verbal de desahucio, no dice una palabra sobre
la personera en los mismos, pero s expresa de modo terminante en el art. 522,
que lo preceptuado en el 502 de la propia Ley, que se refiere a que "necesaria-
mente a toda demand deber a.campaiarse el poder que acredite la personalidad
del Procurador, siempre que ste intervenga", no es aplicable al juicio verbal.
De modo que siendo impossible exigir que se acompae el poder con la
papeleta de demand para acreditar la personalidad, se hace necesario, no
obstante, el conocimiento por el Juzgado del nexo del mandato, entire el apo-
derado (Abogado o Procurador compareciente) y el demandante, para poder en
el correspondiente provedo, tener por establecido el juicio y por personado al
representante legal a nombre del demandante con sus consecuencias pro,'.sa-
les, entire otras, la de notificar dicho provedo. Y ese conocimiento, que estima-
mos necesario, hay que darlo en una forma que sea jurdicamente eficaz, pues
no es suficiente la simple afirmacin que de su existencia hace el apoderado.
en la papeleta de demand. Esa forma puede y debe ser la exhibicin del
poder, lo que no es acompaarlo, para que el Secretario tome nota del mismo
relacionando su nmero, fecha, lugar del otorgamiento y nombre del Notario.
en la diligencia de presentacin y d fe adems de que el testimonio de poder
contiene facultades para establecer el juicio a que se refiere la demand.
El procedimiento propuesto nos parece lgico y jurdico, sin que pueda
argirse en su contra, el principio "Ubi lex non distinguit, nec nos distinguere
debemus", pues con l no se establece distincin alguna, sino que se pretend
obviar en la prctica una omisin del legislator; y adems, no produce ningin
perjuicio al Abogado o Procurador.
En cambio, el consistent en dar curso a la demand sin la exhibicin del
poder, podra llevar a una situacin anmala, cual es, la de que el da sealado
para la comparecencia no comparezca el Procurador o Abogado, a quien nica-









ASUNTCS GENERALS


maente se ha notificado, ni el demandante a quien dice representar, el que pu-
diera no haber otorgado el poder al tiempo de la presentacin de la demand,
y sin embargo, comparezca el demandado el que en su just derecho pide al
Juzgado al amparo del art. 727 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que se con-
dene al demandante al pago de las costas y a que le indemnice los perjuicios
que se le hayan ocasionado, a cuya legal peticin se tiene que acceder, siendo
la resolucin que se di(te firme, pues contra ella no cabe ulterior recurso; y
nos encontraramos entonces que habra que condenar a una persona, el pre-
sunto demandante, que desconoce la fecha de la comparecencia y. a veces, la
existencia de la demand.
Situacin realmente anornmal, que tanto puede darse en la prctica, que
conocemos algunos casos, que se evitaran con la formula que propiciamos.
que no se opone a la Ley, ni a ningn principio (le derecho, y por ello puede
mantenerse con decision por todos los Jueces Municipales.
DR. RICARDO (oRANDA Y DEBN.

UN CASO SINGULAR DE MORA POR INCUMPLIMIENTO
DE OBLIGACIONES '1
Prescribe el art. 1100 del Cdigo Civil que incurren en mora los obliga-
dos a entregar o hacer alguna cosa desde que el acreedor les exija judicial o
extrajudicialmente el cumplimiento de su obligacin; estatuye el 1101 de dicho
Cdigo que quedan sujetos a la indemnizacin de los daos y perjuicios cau-
sados los que en el cunlmplimiento de sus obligaciones incurriesen en morosi-
dad; y previene el 1108 del propio cuerpo legal que si la obligacin consistiere
en el pago de una cantidad de dinero y el deudor incurriere en mora, la in-
demnizacin de daos y perjuicios, no habiendo pacto en contrario, consistir
en el pago de los intereiese convenidos, y, a falta de convenio, en -el inters
legal.
Fundados en esos preceptos, defindese la tesis de que el deudor a quien
se le reclama el pago de una cantidad que se niega a satisfacer, por no adeu-
darla sino en parte, y despus se le demand judicialmente por ello, incurre en
mora y procede la indemnizacin de perjuicios, consistent en el inters del 5
por 100 de la misma desde la reclamacin, no desde la interposicin de la de-
n a.nda.
Tal tesis nos parei ciertamente extraa, como opuesta al principio (le
,equidad, y nos dedicamos a la busca de jurisprudencia que justificara nuestra
discordancia, ya que ninguno de los comentaristas del Cdigo Civil se ocupa
del caso en cuestin, y hallamos las sentencias del Tribunal Supremo de 16 de
Enero de 1910 y 13 de Abril de 1913 (de Espaa), que, como era natural,
sientan la doctrine de que si bien la obligacin (le satisfacer los intereses le-
gales nace de la mora, segn el citado art. 1108 del Cdigo Civil, no es moroso
ni incurre en morosidad aqul a quien se pide mayor cantidad de la debida.
Se pone como caso el de una persona que para preparar una ejecucin
exige de otra confesin judicial referente a un adeudo por cantidad deternmi-
nada, la que slo reconoce parte del mismo, por la que, con el inters legal
desde la confesin judiMial, procede aquella ejecutivamente; y. a no dudar ese
caso est comprendido en la referida doctrine. por contraerse a diligencias
preparatorias de ejecucin, o sea una interpelacin por mayor cantidad de la
debida y, por consiguiente, el pago del inters legal por daos v perjuicios,
como consecuencia de mora, 'eb contarse desde la interposicin de la demand
ejecutiva no desde las expresadas diligencias.
DIEGO BLEmA.
(1) De Revista de los Trib'nales, de Madrid.









ASUNTOS GENERALS


COMENTARIOS
Se nos ha preguntado si un Juez de Primera Instancia est obligado a tras-
ladarse al despacho de un Alcalde Municipal para que ste ratifique un escrito
en un expediente sobre demencia o preste declaracin en el mismo.
Estimfamos que el Juez no tiene que constituirse en el despacho del Alcalde
porque ste no es Autoridad superior a aqul, y si se dirige al Juez pidiendo
algo y es necesario que ratifique su peticin, claro est que es l quien debe con-
currir al despacho del Juez, mxime cuando stos tienen que actuar en el local
destinado a audiencia pblica, salvo los casos en que por disposicif,n expresa
de la Ley deban constituirse en lugar distinto.
Ahora bien, nos parece que la peticin de reclusin de un demente que debe
dirigir un Alcalde al Juez en el caso del art. 356 de la Ley Orgnica del Poder
Ejecutivo, no tiene que ser ratificada ni debe dar ocasin a que el Alcalde de-
clare, pues ese artculo cuando se contrae al familiar que solicite la reclus'n,
dispone que deber solicitarlo "en instancia firmada y jurada ante el Juzgado
de Primera Instancia" y cuando se refiere al Alcalde dice que "ste presentar
por s la instancia", sin que disponga sea jurada, seguramente porque el legis-
lador entendi que la respetabilidad official del peticionario es suficiente garan-
ta para el ulterior curso de la solicitud; y sin que sea de entenderse que por
que la Ley diga que presentar "la solicitud" deba el Alcalde personalmente
acudir al Juzgado a entregarla y en su defecto se requiera la ratificacin, ya
que la firma del Alcalde debe ser conocida por el Juez y este conocimiento hace
innecesaria la ratificacin.
Sabemos que en la prctica en casos tales, cuando el Juez recibe una ins-
tancia del Alcalde, la provee sin previa ratificacin ni declaracin de esa auto-
ridad que acta gubernativamente, es decir, por razn del cargo y no por ini-
ciativa personal.
En un diario de esta capital hemos ledo la siguiente noticia:
"Varios Colegios de Procuradores, vienen laborando intensamente con los
congresistas, a fin de que sea aprobada la ley que da derecho a examinarse a los
aspirantes que lo hayan solicitado antes del 12 de Enero del ao en curso, o sea
hasta antes de la fecha de entrar en vigor el nuevo Reglamento dictado por el
Tribunal Supremo, estimando que esos aspirantes estn amparados en legisla-
cin anterior, habiendo, con tal motivo, creado derechos que no pueden ser des-
conocidos. ''
Nos resistimos a career que esa gestin parta de Colegios de Procuradores,
porque el nuevo Reglamento tiende a realzar la profesin, exigiendo nuevos
requisitos en los aspirantes, y una ms cumplida demostracin de los conoci-
mientos, aptitudes y moralidad de los mismos, para evitar que analfabetos, que
personas que no saben escribir, como aleg el Fiscal de la Audiencia de Oriente
en una Memoria, y de moralidad, no dudosa, sino probada de mala, ostenten
aquel ttulo.
*Segn rumors, en breve (ser creada la Sala de leyes especiales, en el
Tribunal Supremo, que tan necesitado se encuentra de contar con ella, pues
result extraordinaria la labor que pesa sobre su Sala de lo ('ivil Y de lo Con-
tencioso administrative.
Antes de ahora nos hemos ocupado de este asunto y nada de moment se
nos ocurre agregar.
En la revista universitaria Jurdicas y Sociales, de Buenos Aires, hemos
ledo un anuncio por dems interesante. Es de la agencia "Los Diarios", ofi-
cina international de recortes periodsticos, que por $7 moneda national remite
diariamente un sobre a los suscriptores "con recortes periodsticos de las publi-
caciones de la Argentina y del exterior, sobre jurisprudencia o el asunto que
le interest".









ASUNTOS GENERALS


Es un medio ingenioso de ilustrar a los profesionales del derecho, que de-
sean estar al tanto de aquellas materials de su especial dedicacin; y que pone
de manifiesto el inters de los mismos, en la hermana repblica, por star al
corriente de las declaraciones doctrinales, pues de lo contrario no habra q'uien
se dedicase a empresas conio la que motiva estas lneas.
OAN.


COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
SECCION OFFICIAL
De orden del seor Decano y cumpliendo acuerdo de la Junta de Gobierno
de este Colegio, tengo el honor de citar a los seores Colegiados para que con-
curran al acto especial de las Elecciones, y al propio tiempo se convoca para la
Junta General Ordinaria, que, de acuerdo con lo dispuesto en los arts. 16. 17
y 18 de los Estatutos vigentes deber celebrarse el (la 14 de Junio del corriente
ao, a las 9 de la maiana en el local que ocupa el Colegio situado en la calle de
Cuba N? 40 en esta Ciudad, y en cuyo acto se proceder a la eleccin de los miem-
bros de la Junta de Gobierno que cee'an. En cumplimiento de lo ordenado in el
art. 19 del Reglamento Electoral vigente, se hace constar que los cargos que ha-
brn de cubrirse son los siguientes: Tesorero, Vicetesorero, Bibliotecario y un
Diputado. Y que el plazo para presentar las candidaturas en esta Secretara,
Cuba N' 40, vence de acuerdo con lo consignado en el art. 11 del citado Rogla-
mento, el da 30 de Mayo del corriente ao a las 5 de la tarde.
En la sesin de la Junta Gen.eral que se celebrar despus del acto de las
Elecciones se tratar de los siguientes particulars: 1. De la Memoria y Balance
que deber presentarle la Junta (le Gobierno. '2' De la formacin del Presu-
puesto Anual. 39 De la fijacin de la cuota que deben pagar los asociados y de
la fijacin o no del Sello de Bastanteo que deben o no abonar los Colegiados.
4'. De las apelaciones contra acuerdos de la Junta rrecciones disciplinarias impuestas a los Colegiados, con excepcin de los de la
expulsion de un Letrado. 59 De cualquier otro asunto que se le propusiera por
escrito, y no estuviese especialmente encomendado a la Junta extraordinaria.
Habana, 11 de Mayo de 1936.-Armando P. Mor y Benitez, Secretario.


LIBROS Y REVISTAS
PROYECTO DE CDIGO DE REPRESIN CRIMINAL, POR EL DR. DIEGO VICENTE
TEJERA Y GARCA.-Habana, 1936.-El Dr. Tejera recibi el encargo, en 1931,
del entonces Secretario de Justicia, de redactar un Cdigo Penal a los efectos
de presentarlo a la Comisin Codificadora. Esa peticin origin este proyecto
de Cdigo que ahora imprime el Dr. Tejera para darlo a conocer y con el fin
"de que se vea el entusiasmo con que trabaj en favor de Cuba, no copiando
Cdigos extranjeros como han hecho otros pauses, sino buscando la adaptacin
a nuestro pas de las instituciones de Derecho Penal que la ciencia determine
como ms justas y ms innocuisadoras, buscando, al propio tiempo que nuestro
bien, que el nombre de Cuba apareciera entire el de las Naciones que creaban
su Derecho", como textualmente dice el Dr. Tejera al comienzo del libro.
GNESIS Y DESENVOLVIMIENTO DEL REGIMEN NOTARIAL ESPAOL, POR EL
DR. ANTONIO BELLVER Y CANo.-Madrid, 1936.-El Notario de Arjona, Espa-
a, Dr. Bellver, ha enviado al Director de esta revista un ejemplar de su valioso
studio que le ha dedicado "deseoso de que lo reciba como expresin del sincero
y respetuoso afecto de los juristas espaoles hacia los cubanos, unidos por altos
ideales de admiracin y prosperidad." Son de agradecer tales manifestaciones









ASUNTOS GENERALS


a las que correspondemos con igual efusin y afecto hacia los abogados que en
Espaa radican y forman falanje prestigiosa junto a la personalidad del
Dr. Bellver, que se realza en las pginas de su expresado studio.
LEGISLACIN SOCIAL DE CUBA, POR EL DR. Jos R. GARCA Y PEDROSA.-
Habana. 1936.-El ex-Subsecretario del Trabajo, Dr. Garca, acaba de publi-
car esta recopilacin ordenada y complete de todas cuantas leyes se han pro-
mulgado en la Repblica, relacionadas con el trabajo desde 1899 hasta Diciem-
bre de 1935. Sntesis del contenido de la obra es el siguiente: Organizaci'5n
international del trabajo; Organizacin administrative national; Legislacin
del trabajo: sindicalicacin, contrato de trabajo, jornada de trabajo, sueldos y
jornales, salaries mnimos, nacionalizacin del trabajo, trabajo de mujeres y
menores, trabajo martimo, tribunales del trabajo, cierre de establecimientos
comercialeis, poltica social, higiene social, y previsin social; Inmigrain;'n:
Departamento de inmigracin, y Legislacin inmigratoria. Toda la obra se
compone de dos voluminosos tomos en 49 de 780 y 728 pginas, respectivamente.
Esta somera exposicin del contenido de la obra, avalorada con notas aclarato-
rias del autor, ponen de relieve la utilidad de ese libro, (le consulta diaria por
aqullos afectados por esa nueva legislacin social.
LAS TRANSFORMACIONES DEL DERECHO CONSTITUTIONAL CUBANO, POR EL
DR. ENRIQUE HERNNDLIZ Y CORUJO.-Habana, 1936.-En este folleto : ha;e
un studio complete de aquella material y que en forma (le conferencia (ldi a
conocer el Dr. Hernndez desde la tribune de la Escuela Privada de Dere hL
de esta capital, de la que en su oportunidad se ocup la prensa diaria con rn-
(1onio.
LA ACCIN PBLICA EN MATERIAL DE INCONSTITUCIONALIDAD EN CUBA, POR El
DR. ENRIQUE 1HERNNDEZ Y CORUJo.-Habana, 1935.-Tambin nos lha favo-
recido el Dr. Hernndez con este folleto, que es un studio complete de a;luel
particular, ilustrado con distintas resoluciones del Tribunal Supremo, que
analiza el autor.
LA IMPRENTA Y EL ESTADO EN CUB A, POR EL Da. FERMN PERAZA Y SA-
RAM.SA.-Habana, 1936.-Este folleto contiene: Los orgenes de la imprenta en
Cuba; El Estado y la Imprenta en la Colonia (siglo XVIII) : El 'stado y la
Imprenta en la Repblica; y La Imprenta Nacional. O sea los captulos d('
una conferencia del Dr. Peraza, pronunciada en la Asociacin de "Amigos dh
la Cultura Urbana", de Matanzas.
CDIGO DE DEFENSA SOCIAL, 39 edicin.-Habana, 1936.-Hemos recibido
un ejemplar de la referida edicin, procedente del Consejo de Estado, del
Cddigo de referencia que aprob el Gobierno Provisional y que an no ha
salido en la Gaceta Oficial.
DECRETO-LEY CREANDO LA CARTERA DACTILAR DEL CHIIFER" Y SU REGL.\-
MENTO, POR EL DR. ISRAEL CASTELLANOS.-IIabana, 1936.-Contiene esos textos
legales y un pequeo relato del Dr. Castellanos relacionado con esa media
legislative.
OBRAS DRAMTICAS POR EL DR. MIGUEL A. MACAu.-Habana, 1936.-Con-
liene este libro, un ejemplar del cual nos ha dedicado su autor, sus produi3-
ciones: La Justicia en la Inconsciencia, Julin, La Partida y El Triunfo de
la Vida, drama, monlogo dramtico, duodrama y comedia, los dos primeros
en verso y la ltima premiada en los Juegos Florales de Santiago de Cuba.
CUADERNOS DE CULTURAL, POR LA SECRETARA DE EDUCACIN.-Habana, 1935.
-Este cuaderno 3, est dedicado a reproducir various trabajos sobre educacin
del Apstol de nuestras libertades patrias, Jos Mart.
REVISTA DE DERECHO PRIVADO.-Madrid, Espaa, Abril.-lle alu el slumna-
rio de este nmero: Las sucesiones en Aragn, por J. Ortega; Accin y per-
sonalidad, por A. Enciso; El derecho privado alemn, en el ao 1935, por II.
Schoch; Indice legislative de derecho privado, por G. Bayn; Jurispruden'.ia









ASUNTCS GENERALS


del Tribunal Supremo: Enjuiciamiento Civil, por M. de la Plaza; Civil, por F.
Delgado; De la Direccin de los Registros y del Notariado, por J. Domnguez;
Revista de Revistas. por H. Gmez; y Notas Bibliogrficas.
REVISTAS EXTRANJERAS.-Han llegado a nuestro poder, adems: Los Tri-
bunales, Mxico D. F., Marzo; Derecho, Medelln, Colombia, Diciembre; Jus-
ticia, Mxico D. F., Marzo; Revista del Colegio de Abogados, Buenos Aires,
Repblica Argentina. Enero- Febrero; Gaceta Judicial, Quito, Ecuador, Enero;
Revista de los Tribunales, Madrid, Espaa. Febrero-Marzo; -- Venezuela Jur-
dica, Caracas, Venezuela, Abril.
OTRAS REVISTA.---Tambin hemos recibido: Gaceta de Tribunales, Mayo;
Boletn de los Servicios Pblicos de la Repblica de Cuba., Abril; La. Ju.rispru,-
dencia al Da, Marzo; Revista Cubana, de Derecho, Octubre-Diciembre; Infor-
macin Fiscal, Mayo; y Revista de la. Asociacin de Viajantes del Comercio,
Abril, todas de la Habana.


MISCELANEA

MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el nmero anterior,
ha habido el siguiente:
Visitas de cortesa.-Electos Presidente y Vice-Presidente de la Rep-
blica los Dres. Miguel Mariano Gmez y Arias y Federico Laredo y Br.
ambos abogados y el segundo, ex-funcionario judicial, el Presidente, los Pre-
sidentes de Sala y los Magistrados del Tribunal Supremo hicieron a ambos
una visit de cortesa para congratularlos y desearles el mayor xito en sus
gestiones.
El Dr. Gmez express, que agradeca la visit, que estaba compenetrado
de la necesidad de que el Poder Judicial fuese absolutamente independiente
y que durante su gobierno no se dara el caso, ocurrido en pocas pasadas, de
que se hiciesen indicaciones ni sugestiones al referido Poder; y al expresarle
el President del Supremo, Sr. Edelmann, lo que estimaban sus oyentes esas
terminantes declaraciones y su creencia de que tendra xito porque, segn
dijo Carlos V, la Fortuna ama a los jvenes y huye de los viejos, y l sera el
President Constitucional ms joven de los que ha tenido la Repblica, agreg
el Dr. Gmez, que l. sin embargo, reclamaba el consejo de las personas de
edad avanzada para que con su experiencia lo ilustrasen y lo ayudasen al logro
de lo que se propona alcanzar para el bien de la Patria.
Y el Dr. Laredo Br record que l era una oveja descarriada de la gran
familiar judicial. de la que se apart para seguir otras orientaciones, pero a la
que segua estimndose vinculado, y que pondr al logro de una mejor retri-
bucin para los funcionarios judiciales, todo su apoyo, pues le maravillaba
los exiguos haberes de que disfrutaban, siendo Cuba un pas de vida muy cara.
Los visitantes salieron muy complacidos de las atenciones que les dispen-
saron los Dres. Gmez y Laredo.
Secretario de Justicia.-Ha sido nombrado para cubrir este cargo, el
Ledo. Estanislao Carta y Borrell, abogado de esta capital, cesando el
Di. Andrs Domingo y Morales del Castillo, Juez de Instruccin de la Ha-
bana.
Traslado.-Ha sido nombrado Magistrado (le la Audiencia de la Habana. el
Ledo. Jos M. Allo y (Govn, que era Presidente de la de Santa Clara.
Teniente Fiscal del Tribunal Supremo.-Ha sido nombrado para cubrir la
vacant que dej el Ledo. Wenceslao Glvez y Delmonte, al ser jubilado, el
Dr. Leonardo Anaya y Murillo, que era Juez (le Instruccin de la Habana.









ASUNTOS GENERALS


Ingresos.-Se ha tenido por rehusado por, el Dr. Jos M. Soublette y Sotre,
el nombramiento de Juez Municipal de Yaguajay y por caducado su derecho
como opositor aprobado.
-Para cubrir dicha vacant fu nombrado el Dr. lMximo Marttiez y
Vlez.
Jueces Municipales suplentes de la Habana.-Han sido nombrados los
Sres. Dr. Alberto Morales y Montalvo, del Oeste; y Dr. Tlumberto Martnez y
Azcue, del Sur, ambos de la Habana.
Juez Municipal primer suplente.-Ha sido nombrado el Sr. Julin Mar-
tnez, de Catalina.
Jueces Municipales segundos suplentes.-Han sido nomhrados los seores
Mario Tapanes, de Limonar; Jos E. Rodrguez, (le Alquzar; Jos R. Seijcas.
de Guara; Rogelio Santamarina, de Pijun; y Nstor Evora, (le San Dieuo de
los Baos.
Nombramientos rehusados.-Se han tenido por rehusados los nombramien-
tos hechos a favor de los Sres. Calixto Mas, Juez Municipal 29 suplente de
Surgidero; Amado Prez, 1. de Cartagena; Raimundo Vias, 1 de San Diego
de Nez; Francisco Le(in, 2: de Chambas; Bartolo Soreso, 2" de San Diego
de Nez; Julin Martnez, 1" de Catalina de Giiines; y Flix Pelez. 2" de
Cascorro.
Renuncias.-Han sido aceptadas las presentadas por los Sres. Dr. Roberto
Leiva, Juez Municipal 29 suplente de Santa Clara; Oscar Freyre, 1Q de Los
Arabos; y Dr. Pedro R. Silva, Juez Municipal suplente del Sur de la hIabana.
Comisin.-Por D. P. 1012 de 1936, se ha designado al Dr. Manuel Gmez
y Calvo, Juez Correccional de Camagey, para que auxilie al Dr. Miguel A.
Rodrguez y Morejan, en la comisin que se le confiri (le recopilar y coordi-
nar la legislacin de 1932 a 20 de Mayo corriente.
Jubilaciones.-Ha sido jubilado forzosamente el Sr. Luis Farto y Ber-
mdez, Alguacil del Juzgado de Primera Instancia e Instruccin de Remedios,
con un retiro annual de $364.50.
-Tambin se jubil, voluntariamente, al Sr. Juan A. Urrutia y Fuentes.
Conserje del Juzgado Correccional de la Seccin 3'>, con un retiro annual (le
$464.40.
-Tambin se jubil forzosamente a la Sra. Mara F. Romero y Martnez.
Official del Juzgado de Pi imera Instancia del Oeste, con un retiro annual de
$944.78.
Proposiciones de Ley.-En el Congreso se han presentado las siguientes:
una dividiendo el Juzgado de Primera Instancia e Instruccin de Palma So-
riano; otra creando el Juzgado Correccional (le Holaun; otra dividiendo el
Juzgado de Primera Instancia e Instruccin de Crdenas; otra concediendo
un crdito de $1,500 para el pago de atenciones de los Juzgados Munieiplles
de 4* clase; otra creando un Juzgado de Primera Instancia e Instruccin en
Alto Songo de 3* clase; otra disponiendo que los Auxiliares de las Fiscalas
de las Audiencias tengan la categora y dotacin de los Oficiales (le Sala; otra
restableciendo el Juzgado Municipal de Tacamara; otra concediendo un cr-
dito de $60,000 para reforzar la consignacin para los haberes de los Jueces
Municipales suplentes.
Palacio de Justicia.-Han sido iniciadas, segn la prensa diaria, las obras
de construccin del Palacio de Justicia, de Oriente.
Cargos vacantes.-Se encuentran vacantes el de Presidente de la Audien-
cia de Santa Clara y uno de Juez de Instruccin de la Habana.
Causas, expedientes, etc.-La Sala de Gobierno del'Tribunal Supremo de-
clar sin lugar el expediente de separacin instruido contra los Dres. Jos A.
Camejo, Juez Municipal de Placetas; Dr. Sixto Lecuona. Juez Municipal de
Abreus; y Dr. Francisco Gutirrez, Juez Municipal 2"' suplente de Manzanillo.









ASINTOS GENERALS


-La propia Sala separ del cargo al Sr. Miguel Ziga, Juez Municipal
de Minas; impuso correccin de reprensin al Juez Municipal de Guaniquical,
Sr. Carlos Fernndez, y anul el expediente instruido por el Juez de Primera
Instancia de Guanajay al Municipal de Baha Honda, Sr. Jos P. Prez.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES. El
Ejecutivo dej sin efecto la incautacin de la fianza de $300 prestada en causa
del Juzgado de Reumedios por el Dr. Jos Pagola y que corresponda a este
fondo.
-Tambin la d& $200 prestada en causa del Juzgado de Santa Clara por
el Sr. Fernando Porrero.
COMPAIAS DE FIANZAS.-La Secretara (le Hacienda ha pedido a la
de Justicia que se diga a los Jueces que las comunicaciones de incautaciones
de fianzas que presten las compaas, deben ser dirigidas a la Secretara de
Comercio, por ser la encargada de todo lo relacionado con el cumplimiento por
las compaas de fianzas.
COMPRAMOS.-Colecciones de REPERTORIO JUDICIAL de los aos 1925 y
1928 y las pagamos a $6. Tambin nmeros sueltos de dichos aos. Igualmente
nmeros de Enero de 1929.-11 NI? 188, entire H e I, Vedado.-Tel. F-2965.

FALLECIMIENTOS.-Han fallecido: el Ledo. Adolfo Nieto y Alberte.
Abogado y Notario de Gines y padre del Dr. Adolfo Nieto, Magistrado de la
Audiencia de Oriente; y el Sr. Francisco G. Calzadilla y Orihuela, Secretario
del Juzgado de Instruccin de la Seccin Segunda.

NOTICIAS VARIAS.-E1 da 29 de Abril ltimo, el .\l;gistra;il del Tri-
bunal Supremo Dr. Diego V. Tejera y Garca, pronunci una conferencia en
la. Sociedad de Legislacin Comparada, filial de la (le Pars, que vers sobre
"Delitos financieros y delitos sociales".
-Hemos ledo en Diario de la Marina que various Colegios de Procurado-
res gestionan que los colegiados puedan ejercer el cargo en toda la provincia.
debiendo practicarse la notificacin personal cuando gestionen asuntos en el
Juzgado de su domicilio y en la tablilla cuando gestionen en otros Juzgados.
-El Dr. Pedro R. Silva, Juez Municipal suplente del Sur, que renunci
ese cargo, ha sido nombrado Letrado Consultor del Instituto Cvico Militar.
-Se ha presentado en el Congreso una proposicin de ley autorizando el
examen por el Reglamento de Procuradores antiguo, a todos los que solici-
taron examen bajo su vigencia.
-El Ministerio Fiscal ha pedido para el procesado Antonio Valds Ca-
rrera la pena de 6 aos y 1 da, por atentado contra el Juez Municipal acci-
dental de Regla Dr. Jos M. Roig, al que lanz un timbre de metal al ser con-
denado por ste en un juicio correctional, causndole lesiones, aprecindose
la double reincidencia.
-El da 15 del actual mes, inaugur la Escuela Privada de Derecho, una
nueva series de conferencias, habiendo corrido la primera a cargoo del Dr. Enrique
Hernndez y Corujo, que vers acerca de "El problema constitutional cubano".
-En los exmenes de aspirantes a Procurador en la Audiencia de la Ha-
bana. fueron aprobados 20 de los 23 que concurrieron.
-En la Haya, el ao prximo, tendr lugar el segundo Congreso Mundial
de Derecho Comparado. El Dr. Antonio Snchez de Bustamante, preside el
Comit de la Habanja que se ha constituido para presenter ponencias en *re
Congress. El Dr. Luis de Feria ha escrito un trabajo sobre Derecho hereditario
con ese objeto.









ASITNTOS GENERALS


-El da 22 del actual mes, pronunci una conferencia en la Escuela de De-
recho Privado, el Dr. Ral de la Cerda, que vers sobre Consideraciones his-
tricas acerca de nuestro desenvolvimiento constitutional".
-El Sr. Luciano Vera ha pedido a la Secretara de Justicia se exija a los
Procuradores el certificado de salud, para evitar que algunos atacados de la
peste blanca, propaguen esta enfermnedad al concurrir a; los Tribunales.
FIANZA.-La Sala 3" de lo Criminal de la Audiencia de la Habana, por
auto de 14 de Abril ltimo exigi a un procesado que prestase fianza hipote-
caria por $5,000, y prestada sta por medio de una compaa de fianzas, no se
admiti, e interpuesto recurso de habeas corpus, la Sala (e lo Criminal del
Tribunal Supremo, por auto de 28 de Abril ltimo, declar lo siguiente en
relacin con ese aspect de la cuestin:
Considerando: que la Ley de 22 de Enero de 1932, en su art. 1, prescribe
en forma terminante y absoluta, que todas las fianzas que se presented en los
Juzgados y Tribunales u Oficinas del Estado, Provincia o Municipio sobre
asuntos judiciales o administrativos, en cualquier caso y sin excepcin, se cons-
tituyan necesaria e imprescindiblemente, en moneda de curso legal, o en valo-
res del Estado Cubano, o en pliza de compaa autorizada para afianzamien-
to, sin que se pueda exigir ni admitir ninguna otra distinta; pudiendo, no
obstante, los Tribunales de Justicia aceptar la personal e hipotecaria cuando
lo estimaren procedente.
Considerando: que de lo expuesto se desprende de la manera ms clara
e indiscutible, que el Tribunal inferior de que se hace alusin, no debi acordar
la transformacin de la fianza en metlico primitivamente fijada, por la de
ndole hipotecaria que se deja sealada, pues con respect a esta ltima, que
por regla general no es vlida o legal en caso alguno, slo se autoriza a los
Tribunales que la acepten, cuando lo juzguen convenient, en asuntos judicia-
les, si le fuere ofrecida, pero no se les faculta en modo alguno para que ellos
por iniciativa propia la reclamen o impongan.
Considerando: que tampoco era eficaz alegar, como aparece tcitamente
se hizo, que por tratarse de fianza hipotecaria no era dable admitir la pliza
expresada, pues, con arreglo a la Orden 97 de 30 de Junio de 1899, un ttulo
de ese clase sirve para satisfacer todo gnero de fianzas o garantas, incluso
la hipotecaria.-Firmantes: Sres. Llano, .Duval, Andreu, Mora y, Tejera.
COMPETENCIA.-Delito continuado.-El Tribunal Supremo, por auto
73, de 26 de Febrero de 1936, ha declarado lo siguiente:
Considerando: que los hechos investigados revisten caracteres de un de-
lito continuado porque existe en ellos unidad de ley violada y una misma de-
terminacin criminal, porque en una misma noche con un mismo camin se
sustrajeron puercos de fincas muy cercanas pero de diversos partidos judiciales,
como son el barrio de Empalme que pertenece a Matanzas y Madruga, el delito
que se compete es continuado, y es visto que el Juez competent para conocer de
ese delito continuado es el que primero tuvo conocimiento del mismo, por lo que
debe declararse la competencia para conocer de este caso al Juez Municipal de
Madruga en funciones de Correccional, que fu el que primero actu.-Firman-
tes: seores Llano, Andreu, Len, Mora y Tejera.
REGLAS DE DERECHO.-161.-Es mejor tener la cosa, que accin a
ella.
162.-Es mejor conservar ilesos los derechos, que despus de lastimados
buscarles remedio.
163.-Es menos tener accin a la cosa, que tener la cosa.
164.-A cada uno perjudica su tardanza.
165.-La muerte desata todas las obligaciones.












REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripcin annual, $ 7.00 Nmero suelto. .. 0.70 Anuncio en el Dirt.$ 2.00

AO XII. HABANA, JUNIO DE 1936. NUM. 6.


AUSENTES Y DESAPARECIDOS
PRESUNCION DE MUERTE DE LOS MISMOS
Estudios sobre Bases para la modificacin del Cdigo'Civil y Exposicin de
los motivos de las mismas.-BASE: Se har la distincin fundamental,
aceptada ya por los Cdigos alemn, suizo y mejicano, entire "ausente"
y "desaparecido", comprendindose en el primer concept a aquellos que,
no encontrndose presents en el lugar de su domicilio habitual, se ignora
su paradero as como si ste existe; y, en el segundo, a aquellos que, ade-
ms de no encontrarse presents en el lugar de su domicilio habitual, se
supone, como lgica inferencia de un accident o catstrofe, cuya ocu-
rrencia est comprobada, que han muerto. Pasados cinco aos en el caso
del ausente y un ao en el del desaparecido, el Juez, a instancia de parte
interesada, declarar la presuncin de muerte.-El art. 194 del Cdigo
Civil encabezar el captulo relative a los efectos de la ausencia relati-
vamente a los derechos eventuales del ausente.
"Si la irona cupiera en un studio como el que realizamos, dice el ilustre
Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Puerto Rico, Rafael
Martnez Alvarez (Estudios de Enmiendas fundamentals al Cdigo Civil, "Re-
vista Jurdica", de la Universidad de Puerto Rico, vol. 4, nm. 3, pg. 222),
diramos que el Cdigo Civil, presentando en escena a la persona, ausentn-
dola inmediatamente, y seguido devolvindola casada, tuvo la intuicin del
sistema teatral en los dramas de Pirandello. No sera mejor que el Cdigo
Civil, llevara el concept de la ausencia al grupo de los incapacitados, y la
parte procesal, a los procedimientos legales especiales?"
No estamos de acuerdo con el eminente professor portorriqueo. El con-
cepto legal de la ausencia, no es el de la incapacidad. El ausente no es un
loco ni un demente, no es un prdigo ni interdicto, ni generalmente es un
menor y, caso de serlo, no es la ausencia precisamente la que pudiera deter-
minar su incapacidad.
El hecho de que una persona desaparezca, ignorndose su paradero, no
merma, en lo absolute, su facultad subjetiva de gozar y disfrutar de todos sus
derechos civiles y, prueba de ello es que, en retornando, recobra, en el acto,
sus bienes en el estado que tengan (art. 194 del Cdigo Civil), y ello, sin
previa declaracin judicial que lo rehabilite.
La ausencia, pues, y su indispensable corolario, la presuncin de muerte,
son instituciones que deben mantenerse en el Cdigo Civil y precisamente en
el lugar en que se encuentran que es el Libro ]" que trata de "Las Personas",









ASUNTOS GENERALS


lugar, a nuestro juicio, el ms apropiado, para discernir todo aquello que a
las mismas pueda acontecer.
Lo que s es indiscutible es que se hace necesario su reform y, en ella
surge, en primer trmino, el acortamiento de los plazos establecidos para de-
clarar la presuncin de muerte.
Respetando los 90 aos a contar del nacimiento que exige el art. 191 del
Cdigo Civil, como caso exceptional de longevidad, nos pronunciamos fran-
camente contra el plazo de treinta aos a contar desde que desapareci el
ausente.
Explorados ya desde ambos polos hasta los ms ocultos rincones de la sel-
va africana, todos los lugares de la tierra; en un siglo en que las comunica-
ciones se encuentran establecidas por tierra, aire y mar y hasta se hacen in-
cursiones por la estratosfera, es absurdo aceptar que pueda una persona estar
ausente treinta aos sin que de ella tengan noticias, como no sea ste su de-
liberado propdsito; en cuyo caso, a los efectos jurdicos y ante el inters co-
lectivo que ampara el Cdigo, es lo mismo que si estuviera muerta. En cuanto
a su privativo inters, que tambin se pretend amparar, es l quien lo renun-
cia con su prolongada ausencia, por lo que la Ley no puede, ni debe, llevar su
inters ms all de donde lo mantiene el ausente. Por eso sealamos el plazo
de cinco aos que nos parece ms que suficiente, para declarar la presuncin
de muerte del ausente.
La ltima reform que proponemos en cuanto a esta institucin, que ya
existe en el Cdigo, consiste en decretar que el art. 194, en vez de finalizar el
Captulo IV de esta Seccin que trata "De la Presuncin de Muerte del Au-
sente", encabece el Captulo V, el siguiente, que trata "De los efectos de la
ausencia relativamente a los derechos eventuales del useinte."
La razn es obvia: el adjetivo "eventual" se usa para dar idea de algo
que est sujeto a cualquier event, de algo que depend de un hecho de reali-
zacin incierta. Al referirse el 'digo a "los derechos eventuales del ausente"
se refiere nicamente al event del retorno del ausente, para determinar, en
este caso, cuales son los derechos que le asisten. Y, por extraa sistematiza-
cin, ninguno de los preceptos del Cdigo que figuran en esta Seccin (arts. 195
al 198, ambos inclusives) tratan ni regulan los derechos que pudieran corres-
ponder al ausente, si se diera el event, si se diera el hecho de realizacin
incierta, de su regreso. Y, precisamente, el nico artculo de esta Seccin que
se ocupa de cuales son los derechos del ausente en el caso eventual que vol-
viera "recobrar sus bienes en el estado en que se encuentren, el precio de los
enajenados o los adquiridos por l", es el nico que el Cdigo no sita en el
Captulo destinado a regular los derechos eventuales del ausente.
Por eso proponemos su colocacin al frente de epste ltimo Captulo.
En cuanto a la distincin que se propone entire "ausente"' y "desapare-
cido" tiende a introducir en el Cdigo un distingo que vive. desde hace tielm-
po, en la realidad, que marca una diferencia trascendental entire dos hechos
que, teniendo un mismo origen y quizas un mismo desarrollo, produce conse-
cuencias jurdicas diversas y exigen soluciones legales dismiles.
Nuestro Cdigo Civil, queriendo mantener la unidad de la institucin,
confunde lamentablemente ambos concepts y as, mientras en sus arts. 181
a 190, 192 a 194, 196 a 198 habla del "ausente", en el prrafo primero del 181
se refiere al "desaparecido", tratando de ambos en los marcados con los n-
meros 181 y 191.
Sin embargo, no es, ni puede ser, lo mismo, el caso (le] ausente y el caso
del desaparecido. No puede ser la misma la situacin de quien habindose
alejado de su domicilio habitual, se ignora donde est, ni si est; que la si-
tuacin de quien habindose alejado de su domicilio en da cierto y conocido.
por un medio de transport tambin cierto y conocido, con rumbo igualmente









ASUNTGS GENERALS


cierto y conocido, ha desaparecido a raz de un accident, de una catstrofe,
de un fenmeno ssmico o de algn event anlogo.
Si, como dice Castn (Derecho Civil Espaol Comtn y Foral, tomo 111,
pg. 90), la presuncin es la "averiguacin de un hecho desconocido, dedu-
cindolo de otro conocido", es patente que, del hecho conocido del accident,
no cabe deducir ms ronw-lusin que el hecho desconocido de la muerte del
desaparecido, much ms si. en evit:cin de acontecimientos, aunqu,( dudo-
sos, posibles, se concede un afio para declararla.
Dice Valverde (Los Cdigos Civiles Modernos y el Derecho Nuevo, pg. 10)
"que es hoy fuente de derecho comn legislative la legislacin comparada",
y sin que ello sea incurrir en un extranjerismo legislative, es de tomarse en
cuenta, en abono de la tesis sustentada, lo dispuesto en el Cdigo Civil Meji-
cano (Manual Andrade, "Nuevo Cdigo Civil Mejicano") que, siguiendo la
tradicin alemana y suiza y distinguiendo entire el ausente y el desaparecido,
estatuye, respect a este ltimo, que: respecto a los individuos que han
desaparecido al tomar parte en una guerra, encontrndose a bordo de un bu-
que que naufrague o al verificarse una explosion, incendio, terremoto, inun-
dacin a otro motivo semejante, bastar que hayan transcurrido dos aos
contados desde la desaparicin para que pueda hacerse la declaracin de pre-
suncin de muerte, sin que en ese caso sea necesario que previamente se de-
clare la ausencia."
Nuestra Repblica ha confrontado tres casos en que la fundamental dis-
tincin entire el ausenle y el desaparecido ha surgido de entire los arcaicos
preceptos del Cdigo Civil: el ras de mar y cicln de Santa Cruz del Sur,
el incendio del Morro Castle y el reciente cicln de Septiembre de 1935 que
azot a Cienfuegos. El 29 y el 39 no han tenido solucin legal. Anquilosado
el Derecho en los estrechos moldes de nuestra legislacin en la material, los
inteiesados tendrn que esperar 30 aos desde la desaparicin de esos pre-
tensos ausentes, de los que se tiene la seguridad y certeza (le su muerte, para
que, transcurrido ese largo plazo, pueda presumirse legalmente la muerte (que,
comprobada, existe en la mente national) y abrirse la sucesin. El primer
caso, Santa Cruz del Sur, tuvo atencin legislative en el art. 31 de la Ley de
24 de Noviembre de 1932, publicada en la Gaceta Oficial del da 26 de Noviem-
bre de 1932.
Los dos primeros casos han sido objeto de prolijo y esmerado studio por
el jurisconsulto cubano Jos Rodolfo Rodrguez y Alvarez (Estudios de Dere-
cho Civil, "La Presuncin de Muerte y la Ciencia del Derecho"), Profesor de
Derecho Civil y de Introduccin al Estudio del Derecho en la "Escuela Pri-
vada de Derecho", quien, en lo sustancial, est de acuerdo en la reform pro-
puesta; reform que, si se tiene en cuenta que el Derecho es el regulador de
la vida. social en la que encuentra su fuente ms fecunda, es de las ms nece-
sarias del moment present en que la fatalidad ha planteado, con inusitada
sucesin, esos problems, pendientes an de solucin por la incuria de nuestros
legisladores.
EDUARDO R. NEZ.


LA ACTION NOXAL Y SUS EXCEPCIONES
El art. 1905 del Cdigo Civil previene que "el poseedor de un animal, o
el que se sirve de l, es responsible de los perjuicios que causare, aunque se
le escape o extrave." "Slo cesar esa responsabilidad", dice el artculo
citado, "en el caso de que el dao proviniera de fuerza mayor o de culpa del
que lo hubiese sufrido."









ASUNTOS GENERALS


Y este ltimo prrafo es de grandsimo inters, sobre todo para los dueos
de perros, perseguidos siempre sin miramiento ninguno cuando muerden stos,
siendo as que en la mayor parte de los casos han sido violentados grande-
mente, azuzados o puestos, en una u otra forma, en la necesidad de atacar, ya
por el mismo atacado, ora por un tercero a quien de algn modo le convenga
la situacin que as se cree, u obrando imprudentemente que sea; pero, una u
otra determinante de la actitud agresiva del perro, ajena, en absolute, al dueo.
Sin perderse en el mar de consideraciones que se han hecho y cabe hacer
siempre sobre la procedencia o n, por falta de base jurdica, de la doctrine
sobre responsabilidad impuesta a determinadas personas por los daos pro-
ducidos por sus animals propios o de que se sirvieren, voy a estudiar la cues-
tin precisndola todo lo que me sea possible y aclarndola para bien de todos,
pero, principalmente, como antes expuse, de los dueos de perros, ms frecuen-
temente perseguidos que los de otros animals.
Las obligaciones de ndole civil nacen del delito propio; del delito ajeno,
cometido por aquellas personas de quienes se debe responder; de la culpa
propia; de la culpa ajena de ciertas personas; de la propia negligencia; y,
de la negligencia ajena. Es decir, que estas responsabilidades tienen por ori-
gen o el delito, o la falta, o la culpa, o la negligencia; y, tambin, alguna vez
la ignorancia.
El inters social que result, evidentemente, defendido con el precepto del
art. 1905 del Cdigo Civil, que llega hasta crear responsabilidades para los
dueos de animals que causen dao, aunque estuviesen stos escapados o
extraviados, admite, sin embargo, las excepciones de la "fuerza mayor", o
de la "culpa del que hubiese sufrido el dao", como no poda menos de ser.
"En su virtud"'', dice Manresa en sus comentarios a estos preceptos,
"siempre que el dao que se produzca sea una consecuencia propia y natural
de la utilizacin del animal damnificador, independiente de toda intervencin
extraa o de cualquiera otra causa no imputable al poseedor o al que hace
uso de l, deben stos soportar dicha consecuencia reparando el dao causa-
do, hubiera o no negligencia o falta de cuidado, porque al tener en su poder
dicho animal, o al usarle, ya saban a lo que podan exponerse. Pero no existe
la misma razn cuando el dao proviene de fuerza mayor o de actos de un
tercero que el poseedor o el usuario del animal no poda prever o evitar. En
ambos casos, el responsible de los actos del animal, puso, realmente, de su
parte cuanto era dable para prevenir el riesgo propio del empleo del mismo;
y si sobrevino el dao, no fu por culpa o negligencia suya, sino a pesar de su
diligencia y cuidado. En su consecuencia, si pudo prever o evitar los actos
del tercero, determinantes del dao, y no los previ ni evit, entonces no habra
duda ninguna y habra de responder necesariamente de las consecuencias pro-
ducidas por su imprevisin o negligencia; pero si los actos del tercero fueran
de tal naturaleza que no pudiesen ser previstos o no estuviera en los medios del
poseedor o usuario el evitarlos, el caso es igual al de fuerza mayor; y siendo
idntica la razn de derecho en uno y otro caso, debera ser aplicable a ambos
la exencin de la responsabilidad consignada para el primero en el artculo
1905 citado; pero, forzoso es reconocer que no todos entienden del mismo modo
dicha cuestin, y la opinion general se atiene ms al texto literal del citado
artculo. No sucede lo mismo cuando el dao procede de culpa del damnifi-
cado, pues ste, al ejecutar los actos que lo motivaron o que dan origen a l,
acepta, desde luego, por voluntad implcita, las consecuencias que los mismos
pudieran producer. Por eso la prueba de dicho extremo, como la de la fuerza
mayor, hace cesar la responsabilidad del resarcimiento conforme se establece
expresa y preceptivamente en el art. 1905, tantas veces citado. La razn de
inters social expuesta, como fundamento de la teora de la equidad natural,
es lo nico que puede justificar que el dueo, el poseedor o el mero usuario









ASUNTOS GENERALS


del animal deba ser responsible de los daos causados por ste, cuando pro-
viene de actos realizados por un tercero; pero, frente a ella estn las consi-
deraciones de justicia y de orden moral, que aconsejan eximir de responsabi-
lidad a aquellos en los casos que hemos indicado, debiendo recaer toda ella
sobre el extrao que diO origen al mal que ha de repararse."
No cabe, pues, duda. de la irresponsabilidad del dueo, poseedor o usuario,
de un perro que ataca y muerde a quien, lo azuza o predispone al ataque, a su
defense mejor dicho.
Y, yo pregunto ahoia: qu perro muerde a nadie si no es llevado a un
estado de defense por actos del mordido? Sea, si se quiere, que, sin hostili-
zarlo en lo ms mnimo, penetre un extrao en heredad, jardn, casa, habita-
cin, etc., faltando el asentimiento del dueo, de lo que el perro se da exacta
cuenta, le ser imputable a aqul la responsabilidad del dao causado por el
animal invadido? A mi juicio en modo alguno. Esta cuesti&n, a diario soste-
nida entire particulares y, tambin, en el terreno legal y en el judicial mismo,
es de grandsima importancia.
La tenencia de perros de guard en las residencias un tanto apartadas
del ncleo de poblacin. es indispensable; y, lo que es ms, de orden pblico,
pues que hasta ayuda a la polica en su funcin de custodia haciendo muchas
veces innecesaria, porque evita el delito, la reprensiva.
Pero no se entiende as generalmente ni aun por las mismas autoridades
a quienes toca conocer de estos casos, para las que no parece escrito el pre-
cepto de excepcin del Cdigo Civil que acabo de estudiar respaldado por la
gran autoridad de Manresa comentndolo; y es preciso pensar en esto, con
serenidad y conocimiento de cuanto integra la cuestin, para resolver con
rectitud.
Y va siendo hora de que al perro, el fiel compaero y .leal amigo del hom-
bre, se le consider como algo mejor que un fiero y peligroso animal, fuente,
adems, de la rabia horripilante.
Del perro, parafraseando el lema de las navajas sevillanas, podra decirse
que "nunca muerde sin razn ni se aleja sin honor".
DR. ANDRS SEGURA CABRERA.


COMENTARIOS
La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo adopt un acuerdo que viene
a poner trmino, en lo possible, a uri estado de cosas que no deba perdurar.
Ese acuerdo, que se reproduce en la secci(n correspondiente del present n-
mero, impide que los funcionarios judiciales sigan solicitando o aceptando
ciertas comisiones.
Apropsito de tal acuerdo, el Diario de la Marina, en un sesudo editorial
titulado "Un sano criterio judicial", en el que elogi aquel, ha dicho entire
otras cosas lo siguiente:
"Estimamos acertado ese criterio. La funcin judicial es de tal ndole y
require tales requisitos para ser ejercida con eficiencia y dignidad, que debe
mantenrsela apartada de cualesquiera otras actividades propias de los diver-
sos sectors de la Administracin Pblica. En este sentido, toda interferencia
o confusion funcional puede redundar en perjuicio de la independencia de que
debe disfrutar el tercer Poder del Estado y que, por decirlo as, la base sobre
la cual descansa todo el edificio democrtico.
Las comisiones que acaba de prohibir de modo terminante la Sala de Go-
bierno del Tribunal Supremo no hacan otra cosa que distraer, en funciones
totalmente ajenas a la judicatura, a hombres que son necesarios y tiles en
ella. Pase que en un rgimen "de facto", como ha sido el nuestro ltimamen-









ASUNTOS GENERALS


te, haya habido cierta liberalidad y tolerancia en estas cuestiones. Pero una
vez inaugurado un rgimen democrtico "de jure", conviene deslindar perfec-
tamente los campos, reconociendo a cada Poder del Estado las facultades que
estrictamente le correspondent y procurando que haya entire ellos armona, pero
no confusion ni interferencia."
Sera de celebrar que el Congreso volviese a dar al art. 52 de la Ley
Orgnica del Poder Judicial su antigua redaccin.
En la noche del 5 del actual mes, se inici la series de conferencias orga-
nizadas por el Colegio de Abogados de la Habana en relacin con el moment
constitutional cubano, corriendo a cargo del Dr. Antonio Bravo Correoso, la
primera de ellas.
En dicho acto puso de manifiesto el ilustre abogado oriental, sus brillan-
tsimas dotes de conferencista, su robusta mentalidad, su memorial prodigiosa
y su resistencia fsica, pues habl ms de cuatro horas sin denotar fatiga,
a pesar de sus 73 aos, lo que l se encarg de divulgar, y de haber vivido tan
intensamente en todos los rdenes.
Slo as fu possible que el select auditorio, que llcn el saln de actos
de la Academia de Ciencias, esperase hasta la una y media de la madrugada
el trmino de la conferencia, a pesar del calor sofocante, para entonces pre-
miar con salvas de aplausos su esfuerzo por vindicar, segn dijo, la memorial
de los patriots fallecidos que redactaron la Constitucirn de 1901, siendo el
nico superviviente, el propio Dr. Bravo.
En un peridico de esta capital hemos ledo lo siguiente:
"Esta maana se recibieron en la Secretara de Justicia escritos oficiales,
procedentes de los Juzgados del interior, escritos en programs de cine y papel
del que se usa en las bodegas para envolver las mercancas.
Desde hace tiempo se vienen recibiendo en el Registro de la Secretara de
Justicia escritos de los Juzgados en dicha clase de papeles. La insuficiencia del
presupuesto de Justicia es la causa de que ocurran estos casos pintorescos que
desdicen de la Administracin de Justicia."
Esa insuficiencia de los crditos para el material del Poder Judicial es ya
un mal endmico, pues no de ahora, sino de antiguo, es que se vienen utilizando
impresos de desecho. no para minutes, sino para las actuaciones y comunicacio-
nes oficiales. En el propio Tribunal Supremo ha ocurrido que no se pudieran
poner en limpio sentencias durante various das por falta de papel adecuado.
En cambio, en otros centros, existe abundancia de material, tanto, que un
Secretario del Despacho asegur hace poco, segn public la prensa diaria, que
en un Departamento se contaba con una existencia que no se acabara en dos
aos.
9 Tambin hemos ledo en otro peridico que el Colegio de Procuradores de
Camagey se ha dirigido a los Poderes Pblicos, poniendo de manifiesto la
necesidad de que se disponga por medio de una Ley, Decreto o Circular de la
Secretara de Justicia, que los Encargados de los Registros Civiles de la Rep-
blica remitan por correo, siempre que se abone el franqueo, los derechos fisca-
les y sellos del Timbre national, toda certificacin que de los mismos se soli-
cite por ese medio, pues aqullos se niegan a despachar esas certificaciones en
esa forma.
No nos explicamos como pueden negarse los Encargados del Registro Civil
a expedir y remitir por correo las certificaciones que se le pidan en esa forma,
pues la Direccin de los Registros y del Notariado, desde 21 de Diciembre de
1928, por medio de Circular que dirigi a los Presidentes de Audiencia, con
objeto de que se trasladase a los Jueces Municipales, dispuso que pedida por
correo una certificacin, si se acompaa giro postal por el imported de les dere-
chos y los sellos del Timbre, debe remitirse por correo.









ASUNTOS GENERALS


No hace falta la Ley, Decreto o Circular que se reclama, y s solamente
cumplir la referida disposicin que puede leerse en la pgina 11 de la seccin
de Asunios Gcnerales de esta revista, ao 1929, nmero de Enero.
Al fin se reparti, en los ltimos das de Mayo, la edicin de la Gaceta
Oficial'. de fecha 11 de Abril, en la que aparece promulgado el Cdigo de De-
fensa Social, que, a lo que parece, sustituir nuestro vigente Cdigo Penal a
partir del da 1" de Septiembre prximo. Es decir, que ese reparto de la Gaceta
se ha hecho von ms de, 50 das de retraso.
Muchos se han preguntado si corresponda a un Gobierno Provisional o
de fact acometer la empresa de sustituir uno de los cuerpos legales de ms
trascendencia, sin intervencin del Congreso Nacional. Y ahora que se han
visto las disposiciones de tal Cdigo, vuelven a preguntarse si ser possible que
entire en vigor sin que sea revisado y sancionado por los Representantes del
Pueblo, o a lo menos sin que se prorrogue el plazo concedido para que entire en
vigor, pues el que se fij se ha mermado por causa de aquella demora en el
reparto del peridico official.
OAN.

COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
SECCION OFFICIAL
La Junta de Gobierno adopt los siguientes acuerdos:
Iniciar el ciclo de conferencias sobre el problema constitutional cubano
en la primera decena del mes de Junio, estando a cargo del Dr. Antonio Brave
Correoso la conferencia de apertura, en atencin a ser constituyente de 1901.
Designer una Comisin integrada por el Decano y por los Dres. Lpez
Ibez y Chediak para que se entrevisten con el Presidente de la Audiencia,
del que deber solicitarse se conceda al Colegio un local adecuado en el edi-
ficio para el que ser trasladada la Audiencia de este Territorio.
Expedir los Carnets de Identificacin de los Colegiados, a cuyo efecto la
Secretara ha enviado circulares pertinentes a todos los Colegiados.
Aprobar la ponencia del Diputado Dr. Gastn Godoy, sobre el Proyecto
de Ley presentado al Senado creando con arreglo a bases prefijadas, una legis-
lacin que establezca un sistema de seguros sociales, de acuerdo con la soli-
citud de informed formulada ante este Colegio por la Unin Social Econmica
de Cuba.
Trasladar a los Secretarios de Justicia y Gobernacin y Alcaide de la
Crcel de esta ciudad, las quejas que se reciben relacionadas con la prohibicin
a los Abogados de penetrar en dicho penal a entrevistarse con sus defendidos,
solicitando informen los motivos y expresndoles que se trate de evitar la repe-
ticin de los mismos, pues ello va contra el derecho de defense que tiene todo
acusado o detenido.
Y dirigir escrito al Secretario de la Cmara de la Propiedad en relacin
con el artculo publicado en el Diario de la. Marina, en el que expresa que los
Colegios de Abogados se uniran a la protest contra el Decreto-Ley 750; que
pudiendo entenderse comprendido al de la Habana en dicha expresin, se aclara
que esta Corporacin no ha realizado ninguna clase de gestin para la dero-
gacin del citado Decreto-Ley, sin que dicha salvedad afecte en forma alguna
el criterio que tiene la Junta de Gobierno sobre el citado Decreto-Ley.


LIBROS Y REVISTAS
PROSA LITERARIA: CRTICA, CUENTOS Y ARTCULOS, POR DIEGO VICENTE TE-
JERA, TOMO 29.-Habana, 1936.-El Dr. Diego V. Tejera y Garca, Magistrado









ASUNTOS GENERALS


del Tribunal Supremo, contina su amorosa tarea de compilar y reproducir los
trabajos dispersos de su ilustre padre, contribuyendo de ese modo a que pueda
saborearse nuevamente las producciones "de aquel espritu de seleccin" y
propiciando a la vez "que las nuevas generaciones la esludien, la admiren y la
imiten", como dice en el prlogo el Dr. Ramn A. Catal.
HUELLAS DE SAN MIGUEL, POR HORTENSIA DE VARELA.-Habana, 1936.-En
este interesante folleto la autora, con su fina prosa, destaca las bellezas del
potico San Miguel de los Baos, cada da ms visitado, por los que necesitan de
sus aguas maravillosas, para remediar los males corporales, y excita el amor
del cubano por su tierra.
EL CONTADOR PBLICO Y SUS FUNCIONES, POR CARCASS, ESTBANEZ Y BARRE-
NECHE.-Habana, 1936.-En este folleto se da una somera idea de las funcio-
nes de los Contadores Pblicos, entire los cuales se cuentan los autores.
MEMORIAL DE LAS OBRAS INICIADAS, CONTINUADAS Y TERMINADAS POR LA SE-
CRETARIA DE OBRAS PBLICAs.-Habana, 1936.-Para dar a conocer la labor del
Ingeniero Jorge Luis Echarte al frente de dicha Secretara, se ha editado este
folleto.
PROGRESS DEL TELGRAFO EN CUBA, POR RAFAEL LAIrZ'N Y GMEZ.-Ha-
bana, 1936.-En este folleto se hace un studio del telgrafo "desde la poca
de los Siboneyes a nuestros das", por el Director de Telgrafos, de la Secr(-
tara de Comunicaciones y que se public para dar "la impresin del esfuerzo
cotidiano realizado por un sector de la Administracin".
REVISTA DEL COLEGIO DE ABOGADOS.-Mrida, Venezuela, Marzo.-Por pri-
mera vez nos visit esta publicacin mensual, con la que dejamos establecido
el canje.
REVISTA DE DERECHO PRIVADo.-Madrid, Espaa, Mayo.-He aqu el su-
mario de este nmero: Las sucesiones en Aragn, por J. Ortega y F. Iigo:
Cuestiones prcticas: el usufructo universal del viudo y los herederos forzosos,
por J. Gonzlez; Accin y personalidad, por A. Enciso; Jurisprudencia del
Tribunal Supremo: Enjuiciamiento Civil, por M. de la Plaza; Civil, por F.
Bonet; Derecho de familiar, por F. Delgado; Cuestiones sociales, por A. Maeso;
Tribunal de Casacin de Catalua, por F. Eyr; Revista de revistas, por H.
Gmez, y Notas bibliogrficas.
'OTRAS REVISTAS EXTRANJERAS.-Tambin hemos recibido: Gaceta Judicial,
Quito, Ecuador, Febrero; Los Tribunales, Mxico, D. F., Abril; Revista de los
Tribunales, Madrid, Espaa, Abril; Jurdicas y Sociales, Buenos Aires, Rep-
blica Argentina. Enero-Febrero; La Justicia, 'Mxico, D. F.. Abril; y Revista
del Colegio de Abogados, Buenos Aires, Repblica Argentina, Marzo-Abril.
OTRAS REVISTAS.-Igualmente hemos recibido: La Jurisprudencia al Da,
Abril; Gaceta de Tribunales, Junio; Inforimacin Fiscal, Junio; Revista de Ta
Asociacin de Viajantes del Comercio, Mayo; y Reviota Cuba.na de Derecho,
Febrero, de la Habana.


MISCELANEA
MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el nmero anterior.
ha habido el siguiente:
Ascensos.-Ha sido ascendido al cargo de Presidente de In Audiencia de
Santa I'I.,i' el Dr. Angel Chirino y Ro.dr-auez, Magistrado de la de Pinar del
Ro. Ingres en el Poder Judicial en 12 de Enero de 1918, como Oficial de Sala
de la Audiencia de Pinar del Ro, desempeando despus la Secretara de este
Tribunal, el Juzgado de Primera Instancia. Instruccin y Correccional de
Guane, el Juzgado de Instruccin de Holgun, el de Primera Instancia de









ASUNTOS GENERALS


Pinar del Ro y ocupando su actual ca go en 22 de Junio de 1928. Ocupaba en
el escalafn el nmero 9.
-Tambin ha sido ascendido al cargo de Juez de Instruccin de la Ha-
bana, el Dr. Manuel Romeu y Jaime, Juez Municipal de esta capital. Ingres
en el Poder Judicial en 10 de Noviembre de 1919, como Juez Municipal de
Bejucal, desempeando despus el Juzgado Municipal de Alacranes y los de
Primera Instancia de Matanzas y del Centro de la Habana. Ocupaba en el
escalafn el nmero 5.
Jueces Municipales.-Han sido nombrados los Sres. Armando Durn, de
Sibaniic, y Eloy Calejo, de Chambas.
Jueces Municipales primeros suplentes.-Han sido nombrados los seores
Francisco Vallhonrat, de Gibara; Roberto Pujals, de Jiguan: Eufemio La-
cerda, de Arroyo Blanco; Liborio Abreu, de Yaguaramas; Filomeno Rodr-
guez, de Meneses; Domingo Lpez, de Las Pozas; Conrado Daz, de San
Diego de Nuez; y Luis Martnez, de Cartagena.
Jueces Municipales segundos suplentes.-Han sido nombrados los seo-
res Salvador Miranda, de Isla de Pinos; Carlos Acosta, de Ranchuelo; Vir-
ginia Pego, de Jatibonico; Gerardo Tamargo, de Gibara; Severino Estrada,
de Bayamo; Hctor George, de Jiguan; Filiberto Arabitg, de Antilla; Go-
dofredo Givo, de Banes; Manuel Iglesias, de Gira de Melena; Armando del
Valle, de Surgidero; Guillermo Canales, de Madruga; Ernesto Buchilln. de
Chambas; Jos Rodrguez, de Esmeralda; Joaqun Atienzas, de Cascorro;
Dr. Carlos Jimnez, de Santa Clara; Luis Olivera, de Las Pozas; Jacinto
Acosta, de Alonso Rojas; Quintn Palacio, de La Mulata; Joaqun Salazar,
(le Bez; Lorenzo Durn, de Yaguaramas; y Esteban Alujas, de Cascajal.
Nombramientos caducados.-Han sido declarados caducados los hechos
a favor de los Sres. Humberto Chipi, de Juez Municipal primer suplente de
Baha Honda; Daniel Valds, 20 de Baha Honda; Ramn Prez, 29 de Ya-
guaramas; Andrs Fernndez, Juez Municipal de Cascajal; y Dr. Rafael de
Zayas, primer suplente de Meneses.
Nombramientos rehusados.-Se han tenido por rehusados los hechos a
favor de los Sres. Dr. Carlos M. Moran y Valds, de Juez Municipal de Cam-
pechuela; Rogelio Santamara, 2 de Pijun; Ernesto Buchilln, 2 de Cham-
bas; Gerardo Tamargo, 29 de Gibara; y Francisco Valero, 29 de La Gloria.
Renuncias.-Se han aceptado las presentadas por los Sres. Benito Car-
ballo, Juez Municipal primer suplente de Bolondrn; Julio 0. Melo. Juez
Municipal de Chambas; Mario Trevilla, Juez Municipal de Mndez Capote;
y Luis Conde, Juez Municipal de Sibanic.
Tribunales Electorales.-En sorteo efectuado por el Tribunal Supremo
en Pleno, el da 15 del actual mes, resultaron elegidos para integrar los
organismos electorales, los siguientes funcionarios judiciales:
Tribunal Superior Electoral: Dres. Gregorio de Llano, Guillermo Chaple,
Luis M. Cowley y Carlos Azcrate.
Juntas Provinciales Electorales.-Pinar del Ro: Dres. Arturo Bobor-
ques y Miguel A. Bu:quets.-Habana: Dres. Enrique Guiral y Juan M. Na-
varrete.-Matanzas: Dres. Eduardo Potts y Francisco de los Reyes.-Santa
Clara: Dres. Eduardo Rodrguez Sigler y Jos Riera.-Camagey: Dres. Fran-
cisco Burguet y Jos de Rojas.-Oriente: Dres. Adolfo Fernndez Junco y
Jos Guira.
Salas de Vacaciones.-Del Tribunal Supremo: Presidente, Dr. Manuel
Martnez y Magistrados, Dres. Francisco Llaca, Guillermo de Montag. Mel-
chor Fernndez, Guillermo Chaple y Diego V. Tejera.
De al Audiencia de la Habana: Presidente, Dr. Enrique Almagro; Ma-
gistrados, Dres. Ramn Pags, Agustn Cantes, Gonzalo G. Pumariega. En-
rique Guiral, Flix Snchez, Ricardo Ros, Jos M. Allo, Francisco Solis y









ASUNTOS GENERALS


Eugenio Gonzlez; y Secretarios, Dres. Ral Dez, Jos A. Rodrguez y Mario
Santovenia.
De la Audiencia de Matanzas: Presidente: Dr. Eduardo Potts; y Magis-
trados, Dres. Luis Fernndez y Francisco de los Reyes.
De la Audiencia de Oriente: Presidente, Dr. Adolfo Fernndez; y Magis-
trados, Dres. Manuel Franqui, Pedro Repilado, Luis F. Nez y Julio C.
Guerra.
De la Audiencia de Camagiey: Presidente, Dr. Dionisio Lamas; y Magis-
trados, Dres. Arturo Hevia y Miguel A. Rodrguez.
De Santa Clara: Presidente, Dr. Eduardo Rodrguez; y Magistrados,
Dres. Jos Casanova y Claudio Montero.
Comisiones.-Ha sido nombrado miembro del Consejo Central de Servi-
cios Pblicos, el Magistrado de la Audiencia de la Habana, Dr. Braulio Gon-
zlez y Miranda.
-Han sido nombrados miembros de la Comisin que recibir las obje-
ciones al Cdigo de Defensa Social, el Magistrado del Tribunal Supremo,
Dr. Diego V. Tejera; el Juez de Primera Instancia e Instruccin de Ciego d',
Avila. Dr. Armando Raggi y Ageo; el Fiscal del Tribunal Supremo, el Fiscal
de la Audiencia de la Habana, y el Magistrado de la Audiencia de la Habana,
Dr. Juan M. Navarrete.
Causas, expedientes, etc.-Se ha inciado causa por falsedad y otros delitos
contra el Juez de Primera Instancia de Marianao.
Jubilaciones.-Ha sido jubilado voluntariamente el Ledo. Wenceslao Gl.
vez y del Monte, Teniente Fiscal del Tribunal Supremo, con un retiro annual
de $3,980.29.
-Ha sido jubilado forzosamente el Sr. Miguel A. Rodrguez y Hernn-
dez, Secretario del Juzgado Municipal de Rodas, con un retiro annual de $820.12.
Crdito.-Se ha concedido uno de $60,000 para reforzar la consignaci(n
para funcionarios suplentes e interinos y casos de double paga, del Poder
Judicial.
Transferencia de crdito.-Se ha transferido la cantidad de $300 de
Alquileres de los Juzgados del Poder Judicial al de Dietas de la Secretara
de Justicia.
Demanda sin lugar.-La Sala Segunda de lo Civil de la Audiencia de la
Habana. ha dictado sentencia declarando sin lugar la demand contencioso-
administrativa seguida por el Dr. Jos I. de Almagro y Elzaga contra el De-
creto Presidencial que declar terminados sus servicios de Presidente de la
Sala 44 de lo Criminal de la propia Audiencia, resolucin que se mantiene.
Nuevos Juzgados.-Se ha dispuesto por el Ejecutivo que los Juzgados
Municipales de Bellamota e Iguar, en Sancti Spritus, creados por Ley de 1'V
de Julio de 1929, empiecen a funcionar en 1' de Julio p' xmo.
Proposiciones de Ley.-Se ha presentado en el Congreso una creando el
Juzgado de Primera Instancia e Instruccin de Placetas; otra asignando a
los Jueces Municipales de 49 clase $100 de sueldo, $60 a los Secretarios y $30
a los Alguaciles; otra concediendo un crdito de $4,163 para dietas de los
Auxiliares de los Tribunales de Urgencia; otra disponiendo que los funcio-
narios. auxiliares y subalternos del Poder Judicial y del Ministerio Fiscal qu"
fueron separados de sus cargos sin formacin de expediente podrn obtener
.su jubilacin si justificasen que en el moment de ser separados se encontra-
ban incapacitados fsicamente o padecan de enfermedad contagiosa; otra
aumentando en un 20 por 100 los haberes que actualmente disfrutan los fun-
cionarios, auxiliares y subalternos del Poder Judicial y del Ministerio F'iscal:
otra por la que se restituyen al Poder Judicial los haberes que perciban en 22
de Enero de 1932; otra creando el Juzgado de Instruccin de la 64 Seccin de
la Habana; otra equiparando los sueldos de los Oficiales de los Juzgados de









ASUNTOS GENERALS


Primera Instancia, Instruccin y Correccionales de 2' clase, a los de los Se-
cretarios de iguales Juzgados de 3* clase; y dos dividiendo los Juzgados de
Primera Instancia e Instruccin de Bayamo y Florida.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-La
Comisin durante el mes de Abril tuvo los siguientes ingresos: saldo anterior,
$21,949.87; multas correccionales, $5,456.16; Registro Civil, $11,284.98; des-
cuentos, $9,901.16; sobrantes, $1,412.76; multas testigos, $129.93; fianzas,
$298.92; correcciones. $63.71; licencias, $35; reintegros. $4; multas transport,
$3.95.-Total, $50,540.44.
Y tuvo los siguientes egresos: jubilaciones y pensions, $31,110.17; suel-
dos. $187.50; material, $23.20; devoluciones, $84.84; saldo, $19,134.73.-Total
igual. $50,540.44.
COMPAIAS DE FIANZAS.-El Secretario de Coniercio ha cancelado
la autorizacin concedida para que prestaran fianzas a las compaas El Sol
de Oriented (Gac. 27 Mayo), El Sol de las Antillas (Gea. 27 Mayo) ; El Nigara,
y La Federal de Cuba (Gac. 3 Junio) ; La Protectora Nacional, y La Estrella
Cubana (Gac. E' Junio) ; Compaa Nacional de Afianzamientos, La Auxiliar y
El Foro (Gac. 11 Junio) ; La Sagera, Liberty, La Unin Antillana, La Primi-
tiva; la Potencial y Damuj (Gac. 2 Junio) y Trinidad (Gac. 4 Junio).
-En la Gaceta de 12 de Junio de 1936, se public la lista complete de las
compaas de fianzas autorizadas para prestarlas con garanta diverse.
-Fianzas adeudadas al Fondo de Jubilaciones y Pensiones Judiciales por
las compaas: La Central Cubana, $325; Trinidad, 5,125; El Sol de Oriente,
$40,450; El Sol de las Antillas, $45,500; y La Eureka. $2.300.
FALLECIMIENTOS.-Han fallecido: el Sr. Luis Lpez Quintana e Hi-
dalgo Gato, Escribiente jubilado del Juzgado de Primera Instancia e Instruc-
cin de Alacranes; el Sr. Francisco Lavn y Prez, Secretario jubilado del Juz-
gado Municipal de Camagey; los Ledos. Juan Pablo Toarely y Jos P. Gay
e Iglesias, Abogados de esta capital; y el Ledo. Erasmo Regeiferos y Boudet,
ex:Senador, ex-Secretario de Justicia, Vice-Presidente de la Junta de Jubila-
cin Notarial y Presidente de la Corte Suprema de Justicia Masnica, vctima
de un accident automovilista.
NOTICIAS VARIAS.-Los Dres. Manuel de Vera Verdura y Ricardo
Oteiza y Setien. nos participan que han instalado su bufete en Aguiar 74, altos,
en esta ciudad.
El da 29 de Mayo pronunci una conferencia, en la Escuela Privada de
Derecho, el Dr. Alberto de Carricarte, professor de la misma, que vers sobre
"Cuba: su territorio y jurisdiccin"; el da 5 de Junio otra el Dr. Natalio
Chediak, que vers sobre "El Derecho international y la Constitucin cubana";
el 12 otra el Dr. Juan A. eMndoza, que vers sobie "La parte dogmtica de la
Constitucin"; y el 19i otra el Dr. Luis J. Botifoll, que vers sobre "El De-
recho de sufragio y la Constitucin".
-La Comisin para recibir observaciones relacionadas con el nuevo Cdigo
de Defense Social ha quedado constituida en esta forma: Presidente, Dr. Diego
V. Tejera, Magistrado del Tribunal Supremo; Secretario, Dr. Armando Raggi,
Juez de Primera Instancia e Instruccin de Ciego de Avila: Dr. Pablo F. Lavn,
Teniente Fiscal del Tribunal Supremo; Ledo. Augusto Saladrigas, Fiscal de la
Audiencia de la Habana; Dr. Juan M. Navarrete, Magistrado de la propia Au-
diencia; Dr. Manuel Gimnez Lanier y Dr. Jos A. Martnez.
-Se ha presentado en el Congreso una proposicin de Ley, creando la
Academia Cubana de Legislacin y Jurisprudencia.









ASUNTOS GENERALS


-El da 3 del actual pronunci una conferencia en la Sociedad de Legis-
lacin Comparada, filial de la de Pars, el Dr. Avelino Caal, que vers sobre
"La Crisis actual del pensamiento jurdico".
-El Dr. Mario Daz Cruz, ha sido designado asesor de la Comisin de C-
dig-os del Senado en material civil y ponente de dicha Comisin para la reform
de la Ley de Enjuiciamiento Civil y del Cdigo Civil.
-El Dr. Jos A. Martnez ha sido designado tambin asesor de la propia
Comisin en material penal.
-Ha sido nombrado Secretario particular del Secretario de Justicia, el
Sr. Pablo Alvarez y de Caas.
-Se ha presentado una proposicin de Ley en el Congreso, por la (que se
dispone la reconstiuccin del Registro Civil de Isabela (le Sagua, que desapa-
reci con el cicln.
-El da 18 del actual, la Sociedad de Legislacin Comparada, filial de la
(le Pars, celebr una solemne sesin en memorial del Barn Garfalo, con el
siguiente program: "Palabras iniciales", por el Dr. Julio Morales Coello. Sub-
secretario de Estado y Profesor de Antropologa Jurdica de la Universidad
Nacional; "Garlalo y el problema de la pena (le muerte", p1or el Dr. Armando
M. Raggi, Juez de Primera Instancia e Instruccin de Ciego de Avila; "Gar-
falo y la indemnizacin a las vctimas del delito", por el Dr. Diego Vicente
Tejera, Magistrado del Tribunal Supremo; y "Posicin de Garfalo en la Escue-
la Positive", por el Dr. Jos Agustn Martnez.
-El Colegio de Abogados de Marianao ha pedido al Gobierno que las
eyes al promulgarse sean numeradas correlativamente por aos, como se hace
en otros pases, lo que facility su bsqueda.
-El propio Colegio dirigi una felicitacin a la Sala de Gobierno del
Tribunal Supremo por su acuerdo dando trmino a ciertas comisiones que
venan desempeando algunos funcionarios judiciales.
-El Presupuesto del Poder Judicial para el prximo ao econmico
asciende a $3.455.844.88, y el de la Secretara de Justicia a $275,000.
INCONSTITUCIONALIDADES.-Cdigo Electoral y otros preceptos elec-
torales.-El Pleno del Supremo, por sentencia de 24 (le Abril de 1936, declar
"que es inconstitucional y nulo y no podr aplicarse en lo sucesivo, el ltimo
prrafo del art. 202 del Cdigo Electoral, por oponerse al art. 38 de la Ley
Constitutional de la Repblica".
-Tambin por sentencia de 21 de Mayo de 1936, declar "inconstitucio-
nal y nulo el art. 39 del Decreto-Ley 637 de 10 de Marzo de 1936 en la parte
que fu aplicado al recurrente, o sea la del primer prrafo que se refiere a las
elecciones complementarias para cargos sometidos al factor de representacin
y disponemos que no se aplique en lo sucesivo."
-Tambin por sentencia de 29 de Mayo de 1936, declare "inconstitucional
el artculo 19 del Decreto-Ley 678 de 23 de Marzo de 1936 en la parte que afecta
al recurrente, o sea en cuanto dispone que no se celebren elecciones complemen-
tarias en los casos en que no puede alterarse el factor de representacin de los
Partidos polticos que lo obtuvieron en la eleccin de 10 de Enero ltimo."
COMPRAMOS.-Colecciones de REPERTORIO JUDICIAL de los aos 1925 y
1928 y las pagamos a $6. Tambin nmeros sueltos de dichos aos. Igualmente
nmeros de Enero de 1929.-11 nm. 188, entire H e I, Vedado.-Tel. F-2965.
PENA DE ARRESTO MAYOR.-Se ha observado que algunos Tribuna-
les al aplicar la pena de arrest mayor, han incurrido en error al fijar el
tiempo del grado de dicha pena que aplicaron en la sentencia, lo que ha obe-
decido, sin duda. a que tomaron como gua las tablas de Viada que adolecen
de equivocacin en esa parte. Para convencerse de ello basta practicar la si-









ASUNTOS GENERALS


guiente sencilla operacin aritmtica. Los 5 meses que comprende el arrest
mayor (porque de los 6i a que se extiende hay que rebajar el primero que per-
tenece al arrest menor) se dividen por 3 para obtener un cociente, con el cual
se harn los grados; esa division da como resultado 1 mes y 20 das, y as el
mnimo se formar agregando al mes del arrest menor el mes y 20 das del
cociente expresado que llegar a 2 meses y 20 das, con lo que ocurre que
dicho mnimo empezar en 1 mes y 1 da (para salir del mes del arrest menor)
y concluir en los 2 meses y 20 das mencionados; el medio se logra sumando
a esta ltima cantidad el propio cociente, con lo que sucede que comienza en
2 meses y 21 dais (para salir del mnimo) y terminar en 4 meses y 10 das; y
el mximo se constitute aadiendo a estas cifras el mismo cociente, lo que trae
consigo que el principio sea 4 meses y 11 das (para salir del medio) y la ter-
minaci('n 6 meses. Y esa rectificacin se tendr present siempre que el
Cdigo seale una pena en que se encuentre incluido el arrest mayor. Fjese
la atencin en el cuadro nmero 4 de las tablas referidas y se observar que
el tiempo que media entire los dos extremos del grado mnimo es 1 mes y ese
propio lapso o perodo es de 2 meses en los otros dos grados, lo que no es pro-
cedente puesto que el tiempo integrante de cada grado tiene que cser necesa-
riamente el mimo en los tres. Y como esa equivocacin est en franca pugna
con la correccin y delicadeza con que debe conducirse la Administracin de
justicia, que no pernmite la imposicin de una sancin que no sea la preyenida
en la Ley, la Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo, viene llamando la
atencin sobre .ese error, al observer ste en las sentencias (de que conoce.
COMPETENCIA.-Portar arma en da de elecciones.-El Tribunal Su-
premo, por auto (le 4 de Diciembre de 1935, resolvi:
Considerando: que segn lo dispuesto en los arts. 317 y 318 del Cdigo Elec-
toral vigente, de 2 de Julio de 1935, el conocimiento de toda infraccin por te-
nencia de arma. corrnsponder a los Juzgados de Instruccin o a los Correccio-
nales cuando, con arreglo a lo establecido en el art. 311 de dicho Cdigo, el arma
se porte en un da dc elecciones, o en un acto electoral de organizacin o reor-
ganizacin de partidos, o en una reunin de asamblea o Comit Ejecutivo de un
Partido o grupo independiente de electores; y este no es el caso de autos, que
consiste en que el acusado llevaba consigo un arma de fuego, en una manifesta-
cin poltica, por lo que es visto que el conocimiento (le estas diligencias no es
de la competencia de los mencionados tribunales.
Considerando: que por el Decreto-Ley 292 de 15 de Junio de 1934 se dictan
regla acerca del uso y tenencia de las armas que se sealan en los arts. l1 y 2'
del Captulo I del Ttulo 1 del expresado Decreto-Ley, entire las que se encuen-
tran los revlvers y pistolas de todas classes, de calibre 38 M. M., siendo de este
calibre, segn aparece de autos, el revolver ocupado al acusado, y que por el
Decreto-Ley 491. de 14 de Septiembre de 1934, se di competencia a los Tribu-
nales de Urgencia, establecidos por ese Decreto-Ley, para imponer las penas
previstas en el Captulo IV del Ttulo I del Decreto-Ley 292, que habla, en sus
arts 11 y 12, de los que tuvieren o usaren armas de las sealadas en los arts. 1"
y 2 del supradicho Decreto-Ley 292, es visto que corresponde al Tribunal Pro-
vincial de Urgencia de Matanzas el conocimiento de la present causa por tenen-
cia de arma de fuego.-Firmantes: Sres. Llano, Andreu, Len, Mora y Tejera.
COMPETENCIA.-Tomar el tren sin pagar el pasaje.-El Tribunal Su-
premo, por auto de 28 de Noviembre de 1935, resolvi:
Considerando: que constando de lo actuado, segn aparece del testimonio
elevado, que el propio acusado ha manifestado que tom en el pueblo de Agua-
eate el tren de los Ferrocarriles Unidos que lo condujo el da 3 de Noviembre
ltimo a la Estacin de esa Empresa en Matanzas, con el propsito de realizar
el viaje a dicha ciudad sin pagar el imported del pasaje, para lo cual se subi









ASUNTOS GENERALS


al alijo de la locomotora de ese tren; accin la expresada que, de ser cierta, in-
tegra la falta que se investiga y que, como cometida en el pueblo de Aguacate,
corresponde conocer de la misma al Juzgado Municipal de ese lugar, de acuerdo
con la regla 1 del art. 14 (le la Ley de Enjuiciamiento Criminal en relacin con
ei art. 139 de la Ley Orgnica del Poder Judicial.-Firm.ntes: Sres. Llano,
Andreu, Len, Mora y Tejera.
JUBILACION.-Trmino para apelar.-tEl Tribunal Supremo, por auto
(le 10 de Diciembre de 1935, resolvi:
Considerando: que el trmino de 15 das para la interposicin del recurso
de apelacin a que se refiere el art. 14 de la Ley de 25 de Junio de 1919, modi-
ficado por la Ley de 3 de Octubre de 1923, ha de contarse, conforme claramente
se expresa en el propio precepto, para los directamente interesados a partir
"desde el da de la notificacin a las parties personalmente en la forma estable-
cida en la Ley de Enjuiciamiento Civil"; y, por consiguiente, notificado perso-
nalmnente el promovente en 21 de Septiembre ltimo del auto fecha del da an-
terior, claro es que el present recurso de aplacin por el mismo interpuesto
contra dicho Auto en 22 de Octubre siguiente, no debi ser admitido, ya decur-
sado con sobrado exceso el trmino dentro del cual poda haber apelado de ilicha
resoluein.-Firmantes: Sres. Martinez, Montag, Fernndez, Soirzano, Pichar-
(lo, Perera y Torre.
VENTA DE DERECHOS EN LA SOCIEDAD DE GANANCIALES.-E1
Tribunal Supremo, por auto de 21 de Diciembre (le 1935, resolvi:
Considerando: que la enajenacin de participaciones proindivisa (le una
comunidad no est prohibida por ninguna disposicin legal limitativa de las
facultades domnicas inherentes a la, propiedad, y, por el contrario, la autoriza
de modo expreso el art. 1067 del Cdigo Civil, al otorgar a los coherederos la
accin de retracto si alguno de ellos vendiere a un extrao su derecho heredita-
rio antes de que se haya verificado la particin de los bienes.
Considerando: que nada se opone, por lo tanto, a iue la copartcipe de una
sociedad de gananciales ya disnelta, por s o representada por el Juez en una
escritura de venta judicial, venda los derechos a su participacin en dicha so-
ciedad, o sea su participacin misma, como en situacin similar al heredero su
derecho hereditario, ya que la trasmisin se inscribe en el registro particular
de cada uno de los inmuebles pertenecientes a la comunidad.
Considerando: que la extension del derecho trasmitido est perfectamente
determinado en la escritura llevada al Registro, pues en ella se expresa con cla-
ridad que lo que se vende es la participacin de la vendedora en la sociedad
conyugal, sujeta, como es lgico, como ocurre con las herencias, a la liquidacin
y division del caudal comn.
Considerando: que las trasmisiones ineficaces, segn la jurisprudencia,
son las que de una finca o parte de ella perteneciente a la comunidad hace uno
de los copartcipes por no tener el dominio que transfiere, sino una participa-
cin en la universalidad de los mismos, que es la que, como dueo, puede trans-
ferir a otro, que es lo que hizo el Juez en la escritura llevada al Registro.
Considerando: que, en su consecuencia, procede revocar la Nota recurrida,
manteniendo la del Juez Delegado, con la adicin (le que deber el Registrador
realizar la inscripcin en el trmino de 8 das, sin percibir honorarios de nin-
guna clase, dando inmediatamente cuenta de haberla realizado, pues as lo exige
el art. X de la Orden 48 de 1902; sin imposicin especial de costas.-Firmantes:
Sres. Edelmann, Llano, Martnez, Montag y Andreu.
JUBILACION.-Incapacidad.-El Tribunal Supremo, por auto de 24 de
Diciembre de 1935, resolvi:









ASUNTOS GENERALS


Considerando: que procede confirmar dicho auto, pues el art. 3' de la Ley
de Jubilacin de Funcionarios y Empleados Pblicos estatuye que la jubilacin
es obligatoria cuando se justifique que el funcionario o empleado est fsica o
mentalmente incapacitado para el trabajo, esto es cuando la incapacidad sobre-
viene hallndose aqul on funciones, y le impide continuar dessempefando el
cargo; y como lo declara la Audiencia, basndose en documents obrantes en
los expedientes, el recui rente dej de prestar servicio antes de iniciar el expe-
diente de jubilacin; por lo que no podra accederse a su solicitud ni aun cuando
la dolencia que alega hubiera comenzado mientras era empleado.-Firn.mates:
Sres. Martnez, Montag, Fernndez, Solrzano, Pichardo, Perera Y Torre.

COMPETENCIA. Tribunales de Urgencia. Delitos consumados. El
Tribunal Supremo, por auto de 9 de Enero de 1936, resolvi:
Considerando: que ni la Ley 126 de 1935, ni el Decreto-Ley 228 del propio
ao, ordenan que los Tribunales de Urgencia conozcan de los delitos a que se
contraen slo en grado de consumacin, y como es regla general en todo derecho
positive penal, que se describan las figures de delito totalmente completes. no
siendo bice esa prctica para que los Tribunales, cuando el hecho no se hubiere
realizado en su totalidad, sancionen los grados en que se hubiere detenido la
ejecucin de la accin, no impidiendo que los Tribunales de Urgencia observen
estas reglas la circunstancia de que la Ley y Decreto-Ley mencionados no hayan
hecho extensivos a sus disposiciones, la parte general del Cdigo Penal, ni
la prohibic'n que establece el art. 79 de este Cdigo, porque el Decreto-Ley
491 de 1934, que regular el procedimiento de los Tribunales de Urgencia on su
art. 39 dice que se aplicar el que establece la Orden 213 de 1900. y sta dice en
su Disposicin Final Segunda que en todo lo que no se oponga a esa Orden se
observarn como complementarias las prescripciones del Cdigo Penal, entran-
do, desde luego, entire ellas las disposiciones del art. 39 qae regular los delitos
imperfectos; por lo que el fundamento alegado por el Tribunal de Urgencia es
improcedente.-Firmantes: Sres. Llano, Andreu, Len, Mora y Teje.r.

JUBILACION.-Ley 45, d.e 26 de Marzo de 1935.-El Tribunal Supremo,
por auto de 8 de Enero de 1936, resolvi:
Considerando: que la 5 de las Disposiciones Transitorias de la precitada
Ley 45 de 26 de Marzo de 1935, establece que todos los expedientes que se en-
contraren en tramitacin o se iniciaren despus de la promulgacin de dicha
Ley, se sustanciarn y resolvern de acuerdo con las disposiciones de la misma
y aquellas pensions que se concedan se abonarn a partir del da 1 de Abril
de dicho ao; lo que evidentemente demuestra, en relacin con la 2 y 3y de
dichas transitoriacs, que a todos aquellos expedientes que como el present se
encontraban en tramitacin al promulgarse la referida Ley, por no haber recado
en el mismo resolucin firme, son aplicables, a los efectos, as de su sustancia-
cin como de la resolucin que en ellos haya de dictarse las disposiciones adjeti-
vas y sustantivas de la repetida Ley 45; por lo que procedi acertadamente la
Audiencia al denegar la pension por el fundamento de haber causado haja el
promovente en el Cuerpo de Polica de la Habana, el da 17 de Octubre de 1933,
ya que el inciso b). art. 19, del Decreto-Ley 331 de 1934, tal como qued redac-
tado por razn de lo dispuesto en la precitada Ley 45, exige, precisamente. para
tener derecho al disfrute de la pension que la baja en el Cuerpo de Polica alu-
dido haya tenido lugar con posterioridad al 3 de Septiembre de 1933 y antes
del 10 de Octubre de dicho ao.-Firmantes: Sres. Martnez, Montag. Fernn-
dez, Perera y Torre.
REGLAMENTO DE LA LEY HIPOTECARIA: art. 88.-El Tribunal Su-
premo, por auto de 30 de Enero de 1936, resolvi:









ASUNTOS GENERALS


Considerando: que a partir de la nueva redaccin, de carcter eminente-
mente formalista, que se di al art. 88 del Reglamento de la Ley Hipotecaria
por el Decreto No 938 de 21 de Junio de 1927, o sea la de que "los Jueces y Tri-
bunales ante quienes se reclame sobre nulidad de una inscripcin o anotacin,
por carecer de las circunstancias a que se refieren los arts. 9 y 30 de la Ley
Hipotecaria, lo pondrn en conocimiento del Registrador de la Propiedad res-
pectivo, si de los documents presentados con la demand apareciese la omisin
de las referidas circunstancias esenciales", se hace indispensable para que el
Juez o Tribunal venga obligado a dirigirse al Registrador, que se inste la nuli-
dad de una inscripcin o anotacin porque exclusivamente adolezca de defecto
externo consistent en la omisin de particularidades que inexcusablemente deba
contener, en cuyo caso no se est, pues el del recurso se refiere a la nulidad de
las mismas, no por esos defects, sino como consecuencia de la de un procedi-
miento sumario hipotecario; y ello sentado, es obvio que slo para el caso de
que la nulidad solicitada se contraiga a motivos de la clase indicada podr tener
aplicacin el mencionado precepto; razn esta suficiente para declarar con lugar
el recurso establecido y, en su consecuencia, confirmar la nota puesta por el
Registrador al oficio que le fu librado por el Juez; sin que se est en el caso de
hacer especial condenacin de costas.-Firmantes: Sres. Edelmann, Llano, Mar-
lnez, 11,,, '.i' y Andreu.
JUBILACION.-E1 Tribunal Supremo, por auto de 26 de Febrero de 1936,
resolvi lo siguiente:
Considerando: que el problema a decidir en el present recurso, se concrete
a determinar, si debe aplicarse para resolver el caso de autos, la legislacin vi-
gente antes del susodicho Decreto-Ley 465, o ste; es decir, una cuestin de
derecho transitorio.
Considerando: que el primer element a que precisa tender, para resolver
el conflict de leyes en el tiempo, es el relative al alcance y eficacia que, res-
pecto del particular, le haya atribuido el legislator de la nueva ley, a las dis-
posiciones de sta; ya que segn el art. 39 del Cdigo Civil y 13 de la vigente
Ley Constitucional de la Repblica, las leyes civiles pueden hasta tener efecto
plenamente retroactive cuando as lo ordenaren expresamente por razn de in-
ters social o de orden pblico.
Considerando: que el Decreto-Ley 465, ya mencionado, empez a regir el
19 de Enero de este ao; y en su art. VIII, prrafo final, contiene un criterio
de derecho transitorio, para resolver el possible conflict de legislaciones a apli-
car, en los casos de revision de jubilaciones y pensions ya concedidas y vigentes,
a que dicho precepto se refiere; determinndose que para tal operacin se apli-
carn las reglas de procedimiento y preceptos sustantivos que regian al decla-
rarse el derecho a la jubilacin o pension.
Considerando: que a lo expuesto debe agregarse, que hay otros artculos
del citado Decreto-Ley, que confirman el propsito del legislator respect de su
aplicacin inmediata a todos los casos en que a partir de su vigencia, haya de
declararse derecho a pension o jubilacin de la clase que regular, como son los
arts. V, prrafo final; IX, X, XI, y XIII, especialmente estos dos ltimos.
Considerando: que aparte de que lo expuesto, hay que agregar, que no cons-
tituye efecto netamente retroactive la aplicacin inmediata de la ley nueva a
consecuencia futuras, que caen bajo su imperio, de situaciones pasadas; y que
en la material de que se trata, por su naturaleza, no puede hablarse de derechos
adquiridos.-Firm antes: seores Martnez, Montag, Fernndez, Sol zano, Pi-
chardo. Perera y Torre.
REGLAS DE DERECHO.-166.-Muchas cosas se prohibe que se hagan,
que hechas se sostienen.












REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMO CORRESPONDENCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripcin annual, $ 7.00 Nmero suelto. .. $0.70 Anuncio en el Dirt.$2.00

AO XII. HABANA. JULIO DE 1936 NUM. 7.


EL DERECHO ES SOCIAL
En un tiempo se hablaba de lo que, enfticamente, se llamaba, por moralistas
y jurisconsultos, el "Derecho Natural". Ahora, dice una revista, "nadie, o casi
nadie, habla de ese Derecho Natural". -"La naturaleza, describe un socilogo,
ignora la justicia". Este pensamiento o aforismo es de Le Bon. Y otro pensa-
dor, de fama cientfica, Voght, ha dicho lo siguiente: "La naturaleza es in-
sensible. No conoce ni la Moral ni la Beneficencia". Si no conoce la Moral, si
no conoce la Beneficencia, cmo podra conocer el Derecho? "La naturaleza
lo ignora." Para ella no existe el Derecho, como no existe la igualdad. No hay
derecho creado, elaborado, producido por la naturaleza. No hay ms Derecho
que el creado, elaborado, producido por el hombre. No por el hombre aislado,
sino por la sociedad. Un product suyo es el Derecho; otro product, la Moral;
otro, la Beneficencia. "La naturaleza es insensible", exclama Voght. Es in-
consciente. Es una fuerza ciega. Todo el esfuerzo de la civilizacin tiende a
dirigir, a gobernar, a controlar esa fuerza. Los idelogos de la Revolucin fran-
cesa consignaron, en un document celebrrimo, "los derechos del hombre y del
ciudadano". Es decir, los derechos naturales y los derechos cvicors o polticos.
Se olvidaron de que todos esos derechos son sociales. De que todos surgeon del
"hecho social". De que todos los formula el legislator social. Donde no hay
sociedad, sino mero congilomerado huimano, mero gregarismo, no hay derecho
ninguno, ni natural ni cvico o poltico. Hay necesidades naturales, pero no hay
necesidades jurdicas ms que donde hay sociedades organizadas.
Del pretendido "Derecho Natural", no se descubren huellas en la historic
de ningn pueblo. Esas huellas slo revelan fuerza, violencia, compresin, guerra
constant o intermitente, dominio de unos cuantos, de una minora sobre muchos,
sobre una mayora. La historic de los pueblos es la historic de las minoras que
los han mandado en el andar de los siglos. As ha sucedido, y as es possible que
siga sucediendo, pues, como dice Le Bon, "una minora brutal y osada condu-
cir siempre a una mayora temerosa e irresoluta".
No existiendo ms que en las obras de moralistas y jurisconsultos el llamado
"Derecho Natural", y no en la naturaleza, se ve, pues, segn la revista aludida,
que eso que han dado en llamar "Derecho Natural" no es otra cosa que una
ficcin que hubo de inventarse con el sano y laudable propsito de dignificar al
hombre, suponindolo dotado, favorecido, por la naturaleza, con ciertos derechos
que ella le daba. Son derechos humans, que slo le reconoce la sociedad cuando
ha llegado a un estado de civilizacin elevada. Y como se trata nicamente de
derechos sociales, y no de derechos naturales, se ha visto, frecuentemente, en la
historic, que esos derechos se niegan en muchas comunidades, desde luego muy
atrasadas, rezagadas en el camino del progress; derechos que, en otras, se con-
culcan a menudo.









ASUNTOS GENERALS


En tres grandes naciones, las tres de raza caucsica, Italia, creadora del
Derecho Civil y del modern Derecho Penal; Alemania, creadora de una ciencia
y una filosofa insuperables, y Rusia, autora de un formidable ensayo poltico-
econmico de renovacin o PALINGENESIA social, no slo no se observan los meno-
res vestigios del pretendido Derecho Natural, sino que tambin se advierte la
cancelacin de los derechos cvicos, de los derechos sociales del hombre, naciones
esas en las que la omnipotencia ESTATAL ha aniquilado los derechos que se con-
sideraban inherentes a la personalidad humana, debidos, no a la naturaleza, sino
a la misma sociedad o comunidad poltica. Y esto ha podido ser, y todo el mundo
lo presencia, porque, ahora en esas tres naciones, de raza caucsica, la ms selec-
ta, segn la opinion universal, la ms civilizada, la ms capaz de alcanzar alt-
simas civilizaciones, lo que hay es una evolucin regresiva que ha desplazado a
la que los socilogos llaman "progresiva o ascendente". Porque es innegable
que cualesquiera que sean los progress o adelantos culturales de los tres men-
cionados pueblos, y se han realizado, en grado extraordinario, hay en ellos un
retrocso en el orden poltico, pues hay en los mismos como un colapso, por
virtud o a consecuencia del cual, fuertes minoras organizadas, inspiradas y
gobernadas por personalidades an ms fuertes, han podido sustituirse al go-
bierno de las mayoras nacionales. He ah la demostracin prctica, objetiva,
evidence, del carcter accidental, circunstancial, transitorio, cambiable, movible,
de las ideas jurdicas, de lo que, pomposamente se llamaban "principios funda-
mentales, inmutables, eternos del Derecho". Cambia y se modifica ste con el
trascurso del tiempo, con el vaivn de los acontecimientos. La naturaleza, in-
sensible e inconsciente, no ha creado ningn Derecho. Quien lo ha creado es la
sociedad, la que, segn sus necesidades, lo va alterando, amplindolo, restrin-
gindolo y hasta reducindolo, a veces, hasta lmites que casi lo anulan.
Resulta, por consiguiente, un tanto candoroso hablar de la existencia, in-
tangibilidad e imprescriptibilidad de principios fundamentals de Derecho. Todo
lo social, todo lo human es precario y perecedero. Todo muere o se trasforma.
Y a esta ley universal, de implacable cumplimiento, no puede evadirse nada,
ninguna obra humana, como es el Derecho. Del Romano apenas si queda alguna
que otra esencia, en las actuales instituciones jurdico-sociales, pues un Derecho
que pudo ser bueno y lo fu, para la antigedad, y para un gran pueblo que
desapareci, destruido por las invasiones del siglo V de la Era Cristiana, no
poda ser viable en nuestros tiempos y para pueblos vivos.
GASTN MORA.


DECRETO-LEY No. 113 DE 1935
Vamos a hacer un anlisis del referido Decreto-Ley, uno de los numerosos
que se han dado por el Gobierno Provisional y que a nuestro juicio muchos de
ellos no debieron haberse producido, sino debi dejarse esa legislacin para un
Gobierno definitive o constitutional. Pero no es nuestro nimo hacer una crtica
del referido Decreto-Ley N? 113 en ese sentido, aunque mejor hubiera sido no
tocar lo legislado o sase la Orden N? 501 de 1900 con las modificaciones en la
misma introducidas, sino un studio del mismo haciendo resaltar aquellas dis-
posiciones que resultan o puedan dar lugar a perjuicios o entorpecimientos
para los contribuyentes o los que tengan relaciones con el Estado por censos u
<(tras imposiciones.
Empecemos por lo dispuesto en el art. 49, que impone un recargo al deudor
moroso de un 10 por 100, cuando antes de ese nuevo Decreto-Ley el primer re-
cargo era de un 5 por 100 y el segundo de un 10; es decir, que se suprime un
grado de apremio o, por mejor decir, se reduce los dos a un solo recargo, pero
de un 10 por 100, haciendo as ms gravosa la condicin del deudor, que si cae en









ASUNTOS GENERALS


el recargo no es, sin duda, por su gusto, sino porque carece de recursos para
hacer efectiva su obligacin oportunamente, y se le quita una oportunidad ms
de pagar y con menor recargo.
El art. 31 trata de la publicacin de edictos anunciando la subasta de los
bienes embargados, sealando un perodo de 8 das si se trata de bienes mue-
bles, y de 20 si de inmuebles, en la tablilla y en un peridico local si lo hubiere,
en cuanto a los primeros y adems en la Gaceta con referencia a los segundos.
En esto no hay nada de particular, es lo hecho hasta ahora; pero lo que s tiene
de especial es lo dispuesto en el prrafo 49 del artculo citado, que dice as: "El
hecho de que las publicaciones se hagan con algn retraso, no invalidar el tr-
mite, siempre que el edicto est expuesto en la tablilla durante todo el trmino
que corresponda, segn la naturaleza de los bienes, y que entire la insercin del
edicto en el peridico que proceda, y el da sealado para la subasta, medien
por lo menos 15 das en el caso de inmuebles y 6 si se trata de bienes muebles."
Y siempre se ha tomado como base o principio para contar los trminos, cuando
la Ley dispone que adems de en los lugares de costumbre se hagan en peridi-
cos, el de la fecha siguiente al da de su publicacin, porque con el anuncio lo que
se quiere es dar mayor solemnidad y publicidad a las subastas, segn la im-
portancia y cuanta de los bienes, y si a pesar de disponerlo en el referido ar-
tculo en sus prrafos 1. 29 y 39, lo restringe en el 4, contraviniendo lo hasta
ahora dispuesto con el fin dicho, pues con ello se puede obtener mayores pos-
tores, es indudable que ello va en perjuicio del contribuyente o contratante con
el Estado, y quizs alguna vez contra el mismo, que tendr ms inters en obte-
ner el ingreso de lo adeudado, con los intereses de demora, resarcimiento de
gastos, etc., que no quedarse con la propiedad de los bienes embargados.
El derecho de retracto que se concede al deudor por el art.- 54 del cuerpo
legal que examinamos, es indudable beneficioso para este ltimo, por si la su-
basta ha sido muy baja o tiene inters de otra clase en readquirir el inmueble
subastado; pero no vemos la necesidad, segn lo dispuesto en el prrafo 29 del
artculo citado, de sustanciar un incidentt" conforme al Ttulo 39 del Libro 29
de la Ley de Enjuiciamiento Civil, si el adquirente del inmueble se negase a
devolver la finca al deudor, una vez cumplido por ste con todo lo que dispone
el prrafo 19 del artculo, o sase al reintegro de todo, ms el 10 por 100 del
total. Si al deudor se le concede el derecho enunciado y el mismo llena los re-
quisitos todos para obtenerlo, no vemos la necesidad de tener que acudir al Juez
para obligar al adjudicatario. Nos parece que bastara con un decreto de la
autoridad ante quien se hubiere realizado la subasta, disponiendo la devolucin
y que ese decreto sirva para que en el Registro de la Propiedad as se haga
constar. Lo dems es quitarle fuerza, entorpeciendo todo lo que tiene de plau-
sible, la media, pues se presta a la resistencia del adjudicatario y sabe Dios
c.n que fines y al desestimiento del deudor ante la perspective de una larga y
costosa tramitacin, pues en el terreno de la resistencia el nuevo adjudicatario
llevara la misma ante olros tribunales con la apelacin, etc.
El art. 57 seala el nmero de funcionarios que pueden resolver la queja
a que se refiere el 56, y con referencia al Jefe de la Seccin de Apremios seala
el lmite de sus facultades en concordancia a las leyes y disposiciones que cita,
que por ser tantas, entiendo que no slo deben enumerarse, sino decir los n-
meros y fechas de las Gaceta'" en que salieron publicadas, pues es de volverse
loco o por lo menos se pierde un tiempo precioso (para los que no cuentan con
los cuadernos de Legislacin que se publican con sus ndices) en la bsqueda
de las sin fin de modificaciones que constantemente se realizan, an en dispo-
siciones recientes, es decir, que acabadas de dictar son nuevamente modifica-
das, no dicindose en muchos casos sobre que material; sino por ejemplo: "el
prrafo 49 del art. 39 del Captulo 59 del Decreto-Ley No... de.. . ". Y adi-
vine usted a que se refiere la modificacin y si le interest o n la bsqueda,










ASUNTOS GENERALS


pues a lo mejor es sobre un punto o material que le es indiferente, o no tiene
importancia, o si la tiene lo es para el caso especial para que se ha dictado, y
que si se hubiese dicho la material o asunto evitara la busca. Hay que tener en
cuenta cuando se legisla, que hay que darle todas las facilidades al ciudadano y
ms cuando se legisla para el contribuyente.
El art. 66 contiene en su 29 prrafo una disposicin que est en contra de
lo hasta ahora seguido con respect a notificaciones y tiempo de contar las mis-
mas cuando se hacen por medio de comunicacin. Ese artculo dispone que cuan-
do el deudor no designase una persona domiciliada en la localidad para recibir
las notificaciones, (lo cual no result tampoco, pues contndose la notificacin
desde que se le haga al designado, se pierde tiempo mientras llega a conocimien-
to del interesado a los efectos del recurso a entablar), "ser notificado, dice el
artculo, por medio de comunicacin y los trminos se contarn desde la fecha
(le la remisin de sta". Cuando siempre se ha contado a partir del recibo por
el interesado de la copia donde se le comunica lo resuelto, segn el expediente,
y si es enviada por correo, a partir de la fecha del recibo del certificado. Hay
una disposicin en los antiguos reglamentos, que cuando una compaa resida
en el extranjero (lo mismo debe ser con un particular, pues citamos a la memo-
ria) debe designer a una persona o representante a quien hacer las notificacio-
nes; y ya esto es distinto, pues ese representante, adems de ser necesario, debe
haber recibido instrucciones precisas o poder a los efectos de los recursos
a establecer. Ese mismo artculo, el 66, contiene la siguiente disposicin: que
cuando no se lleve acabo la notificacin con el interesado o su apoderado, se le
har saber a la persona con quien se entienda la notificacin, se "prevendr",
como dice la disposicin, que deber entregar al interesado "la cdula o docu-
mentos que reciba y, que de no hacerlo, incurrir en una multa de 3 a 15 pesos,
que le ser impuesta por el Juez Correccional competent, y a cuyo imported
se le dar el mismo destino, etc." Esto, que es igual a lo dispuesto en la Ley
de Enjuiciamiento Civil excepto la competencia al Juez Correccional) debera
desaparecer, es decir, modificarse la disposicin agregndole, que adems de la
multa en que incurra, se le seguir causa por denegacin de auxilio o desobe-
diencia; pues de la manera dispuesta, basta ponerse de acuerdo con el que reciba
la notificacin para que no entregue sta o los documents, o que no lo haga en
tiempo, para que se cause un gran perjuicio al interesado. Y si no es factible
que se haga en un expediente de apremio en lo administrative, s puede ser en
asuntos administrativos o en juicio civiles en que haya intereses particulares de
por medio. Pero de todos modos la disposicin debera ser modificada en ese
extremo para mayor garanta del interesado. Lo dicho sobre notificaciones, lo
hacemos extensive a las citaciones y requerimientos a que se refiere el art. 69
del Decreto-Ley que examinamos.
Y comentaremos, por ltimo, el art. 82, en cuanto a la admisin de recursos,
en el que se dispone que no sern admitidos "si no vienen acompaados de sus
respectivas copias". Pues tratndose de una nueva disposicin debera expre-
sarse el nmero de copias que hay acompaar a los efectos de que por ese detalle
nimio no se pueda perder un recurso.
Bien est que la Administracin trate de activar y simplificar los trmites
para el cobro de los impuestos y sus adeudos, a los fines de la misma, es decir.
de cumplir su misin; pero debe tambin, al dar al contribuyente oportunidad
para cumplir o defenders, de dictar sus disposiciones de una manera sencilla,
sin ambigedades, y con las seguridades debidas.
ALFREDO MANRARA.









ASUNTOS GENERALS


COMENTARIOS
El Dr. Rogelio Pina, ex-Secretario del Despacho y Abogado de esta ca-
pital, en un artculo recientemente publicado en el Diario de la Marina, ha
dicho lo siguiente en relacin con nuestra Administracin de Justicia:
"La justicia ha sido siempre funcin esencial e inmanente del Estado. Los
hombres no podran vivir en sociedad si no existieran leyes que mantuvieran el
orden y resolvieran los conflicts, dando a cada uno lo que le pertenece me-
diante organismos adecuados como son los tribunales. Desde los primeros bal-
buceos de la civilizacin ha sido un anhelo vehemente el de la justicia. En su
lucha constant por el predominio y la satisfaccin de sus necesidades y pa-
siones, los hombres se han visto obligados a crear leyes y organismos sanciona-
dores de los malos instintos y hechos daosos, atentatorios a la convivencia. Y
es tan important esta funcin, que si el Estado modern no distribuye la jus-
ticia de acuerdo con los nuevos rumbos del Derecho, basando la paz, el orden
y el bienestar colectivo en principios de equidad social, se har obra efmera,
condenada al ms ruidoso fracaso. As, pues, debe ser propsito de todo ciuda-
dano consciente y patriota y del estadista perspicaz, propender a la renovacin
de las normas y al mejoramiento de la administracin de justicia.
La nuestra dista much de responder a las necesidades de la poca. Nun-
ca ha estado peor, a pesar de figurar en ella dignsimos funcionarios. Y en
este punto lamentamos no compartir la opinion del honorable Secretario de
Justicia, que ha loado la excelencia de nuestro Poder Judicial.
Los Abogados que tienen que luchar a diario ejerciendo su profesin en
distintos lugares del pas, conocen las dificultades que se presentan, hijas unas
veces de la malicia, las ms, de la ineptitud. Por eso debemos esforzarnos en
el mejoramiento de la judicatura teniendo en cuenta que en este caso, como en
todos, la calidad est en razn direct del costo. Paguemos bien este servicio
tan esencial y lograremos reforzar los dignsimos funcionarios que hoy existen,
con el ingreso de juristas distinguidos. Mientras tanto, volvamos al objeto
principal de estos artculos.
Sin analizar las asignaciones presupuestales del Poder Judicial desde su
inicio y contrayndonos al presupuesto de 1925-26, vemos que en ese ao los
gastos del Poder Judicial ascendan a $4.130,641.90, siendo de $2.932,730 el
del Poder Legislativo, y de $84.253,682.25 el presupuesto total del Estado. Es
decir, que los gastos del Poder Judicial representaban el 4'9% de los gastos
generals del Estado, y a los habitantes de Cuba le corresponda $0.21 per
cpita en el pago de esta atencin.
En el presupuesto de 1935-36 los gastos del Poder Judicial fueron
$3,509,671.27, siendo casi seguro que sern los mismos en el ejercicio de 1936-37,
no publicado aun. En cambio, los gastos del Poder Legislativo se han elevado
a $3.907,659.99 y los gastos generals del Estado a $73.166,971.17. Actualmente
los gastos del Poder Judicial representan el 5'4% de los gastos generals del
Estado, correspondindole a la poblacin un $0.88 per cpita. Y cuenta que
fueron aumentados a fines de 1934, ya que en el presupuesto de 1934-35 eran
de $2.898,509.58. Veamos algunos detalles:
En 1925 el Tribunal Supremo de Justicia tena un costo de $297,772,
mientras que ahora, a pesar del aumento ltimo, solamente tiene $236,518.50.
En aquella fecha el Presidente tena $9,600 al ao, el Fiscal $8,400, los Presi-
dentes de Sala $8,400 y los Magistrados $7,800; sin contar los gastos de repre-
sentacin de algunos de esos funcionarios. No era una retribucin adecuada a
la importancia y respetabilidad del organismo; pero pudiera considerarse ad-
misible. En 1935-36 y seguramente en 1936-37, el presupuesto del Supremo es
de $236,518.50 sin gastos de representacin, y el Presidente del Tribunal gana
al ao $6,732, el Fiscal $5,890.50, los Presidentes de Sala $5,890.50 y los Ma-
gistrados $5,469.75. De manera que el Presidente gana algo ms que un Secre-









ASUNTOS GENERALS


tario de Despacho, lo que es natural dada su categora, pero todos los miembros
del Tribunal disfrutan de una dotacin muy inferior a la de un Representante
a la Cmara.
En la Audiencia de la Hlabana, segn el presupuesto de 1925-26, el Pre-
sidente ganaba al ao $7,200, el Fiscal $7,200, los Presidentes de Sala $6,600
y los Magistrados $6,000; mientfrs que en el presupuesto actual, no obstante
el aumento de 1935, gana el Presidente $5,049, el Fiscal $4,628.25, los Presi-
dentes de Sala $4,628.25 y los Magistrados $4,207.50.
En las Audiencias de Provincia los principles funcionarios devengaban los
siguientes sueldos en 1925-26: el Presidente $6,000, el Fiscal $5,700 y los Ma-
gistrados $5,625; mientras que ahora los sueldos son los siguientes: el Presi-
dente $4,207.50, el Fiscal $3,997.12 y los Magistrados $3,944.52. Y los sueldos
de los Jueces y del personal subalterno resultan inadecuados a la importancia
de la funcin.
Hay que tener en cuenta que en la existencia de un Poder Judicial bien
constituido y pagado descansa en parte la posibilidad de nuestro mejoramiento
national. Cuando hay Jueces incorruptibles al dinero, a la influencia poltica
y a la amistad, que comprenden la grandeza de su misin y se encierran dentro
de sus atribuciones como en una fortaleza, para dar a cada uno lo que es suyo,
los ciudadanos se sienten tranquilos y con sus derechos resguardados; por algo
se ha dicho que la justicia es la paz. Pero si la administracin de justicia es
un maratn de influencias y quien ms corre, hace mejor ofrecimiento o es ms
poderoso, tiene mayores probabilidades de xito, la existencia es insegura y
todos nos sentiremos descontentos e intranquilos. Por la respetabilidad de sus
tribunales se mide el adelanto y la cultural de los pueblos.
Dgase lo que se quiera por algunos y mirando tan solo al inters general.
en Cuba hay que reorganizar por ltima vez los tribunales, para luego decla-
rarlos inamovibles. Y esa reorganizacin debe ir de arriba abajo, del Supremo
al Tribunal ms insignificant. Reorganizado y mejorado el Tribunal Supre-
mo, en el que existen algunas Magistrados dignsimos, de acuerdo con l debe
hacerse la reorganizacin de las seis Audiencias. Y realizada esta reorganiza-
cin, debe seguir la de los tribunales inferiores hecha de acuerdo con el Supre-
mo y la Audiencia respective, para obtener los datos ms fidedignos de cada
localidad y mayores seguridades de acierto; sin tener en cuenta los intereses
personales ni las conveniencias de la poltica. Debe inspirar nicamente a los
reorganizadores un gran espritu de equidad y el mayor celo por la causa p-
blica. Y que terminen para siempre las leyes personales que crean nuevos
cargos o los dividen caprichosamente, y que autorizan al Poder Ejecutivo para
nombrar por vez primera al funcionario -regularmente un hombre sin mrito
y ya escogido de antemano-, burlndose as la Ley Orgnica que determine
la forma de ingreso y el ascenso en la carrera."
Como se ve, el Dr. Pina tiene un elevado concept de la funcin judicial,
se desvela por los prestigious de ese Poder, analiza sus males, apunta la nece-
sidad de mejorarlo y no encuentra otro medio mejor para ello sino llegar a
su reorganizacin, que ser la cuarta y que estima debera ser la ltima.
Lo ms important de su artculo crtico es la pauta que traza para la
reorganizacin. Debe serlo el Tribunal Supremo en primer trmino, en donde,
segn el Dr. Pina, slo "existen algunos Magistrados dignsimos"; y despus
los organismos inferiores de acuerdo con el Tribunal Supremo y Audiencias,
lo cual quiere decir que la reorganizacin la liaran elements extraos. Nos
parece que quizs habra sido convenient que el Dr. Pina hubiese sealado
de modo preciso, el medio que debe emplearse para lograr la mejor reorgani-
zacin y depuracin de los organismos judiciales.
OAN.









ASUNTOS GENERALS 95

LIBROS Y REVISTAS
LAS TERCERAS DE MEJOR DERECHO, POR EL DR. MANUEL MARTNEZ ESCOBAR.
-Iabana, 1936.-Acaba de salir este important libro, un ejemplar del cual
nos ha dedicado su autor, y es el 8 de la coleccin de los publicados por el Pre-
sidente de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, Dr. Martnez Escobar,
y que, como los anteriores, prestar un verdadero servicio al foro, ya que desa-
rrolla la material relative a dichas terceras bajo todos sus aspects, haciendo
gala de sus vastos conocimientos y con acopio de jurisprudencia.
CDIGO CIVIL, TOMO VII, POR EL DR. EDUARDO R. NEZ Y NEZ.-Habana,
1936.-Este tomo que hemos recibido, contiene los arts. 1254 al 1444, que guar-
dan relacin con los contratos. Se reproducen en l, las opinions encomis-
ticas de los Dres. Antonio Snchez de Bustamante, Carlos A. Salinas, Arturo
Alemandrier, Enrique Fernndez Ledesma, L. Prieto Castro y de "La Guis-
tizia Penale", acerca de la obra.
EN DEFENSE DEL CONTRATO DE CENSO Y DEL PACTO DE COMISO, POR EL
LCDO. CRISTBAL DE LA GUARDIA (2a EDICIN).-Habana, 1936.-Dedicado a los
Jueces de Primera Instancia y con ruego de quo lo lean, ha publicado el
Ledo. de la Guardia la nueva edicin de su trabajo en pro del contrato de
censo amplindolo al del pacto de comiso.
LEGISLACIN DE LOS TRIBUNALES DE URGENCIA, POR BLAS LACOSTA Y 10O-
REIRA.-Habana, 1936.-El Oficial de Sala de la Audiencia de Santa Clara,
Sr. Lacosta, ha compilado toda la legislacin de los Tribunales de Urgencia,
prestando un verdadero servicio, como que ha necesitado 200 pginas para re-
producir toda la relative a esos Tribunales. La judicatura y el foro sabrn
agradecer este encomistico esfuerzo.
DENEGACIN DE JUSTICIA, POR EL DR. EUGENIO CANTERO Y HERRERA.-Ha-
bana, 1936.--En este folleto hace el Dr. Cantero los comentarios que le ha
sugerido la negative del Gobierno del Per, de someter a un arbitraje la con-
troversia, de carcter esencialmente jurdico, sostenida entire dicha Repblica
y Cuba, con motivo de haberse negado la justicia por los Tribunales peruanos
a los cubanos herederos del General Domingo de Ore.
EL ESTADO CUBANO EXPLOTA A LOS MUNICIPIOS Y ARRUINA A LA NACIN,
POR EL DR. FRANCISCO CARRERA JsTIZ.-IIabana, 1936.-El Dr. Carrera con-
tribuye con este trabajo suyo a poner de relieve la necesidad de abordar la in-
aplazable reform del actual rgimen municipal cubano.
EL 87? ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DE ENRIQUE JOS VARONA, POR EL
DR. FERMN PERAZA Y SARAUSA.-Habana, 1936.-En este folleto reproduce
el autor sus trabajos "Un moment en la niez de Enrique Jos Varona", y
"Un hombre ante dos siglos", tendientes a conmemorar dicho aniversario del
sabio maestro Enrique Jos Varona.
EL IDEARIO POLITICO DE VARELA, POR ENRIQUE GAY CALB.-Habana, 1936.
-En este folleto se recoge la conferencia que su autor ley en la exposicin
de libros de Varela, el da 19 de Marzo ltimo.
REVISTA DE DERECHO PRIVADo.-Madrid, Espaa, Junio.-He aqu el su-
mario de este nmero: Las sucesiones en Aragn, por J. Ortega y S. Iigo;
Accin y personalidad, por A. Enciso; El Derecho privado francs en el ao
1935, por 'Mare Angel; Jurisprudencia: Enjuiciamiento Civil, por M. de la
Plaza; Mercantil, por A. Polo; De la Direccin de los Registros y del Notaria-
do: hipotecaria, por J. Domnguez; Tribunal de Casacin de Catalua, por F.
Eyre; y Notas Bibliogrficas.
Ecos DEL FoRo.--Ibagu, Colombia, Abril.-Por primera vez nos visit esta
revista professional que dirigen los Sres. E. Vargas, A. Camacho y C. Pelez.
Queda establecido el canje.
OTRAS REVISTAS EXTRANJERAS. Tambin hemos recibido: La Justicia,
Mxico D. F., Mayo; Gaceta Judicial, Bogot, Colombia, Marzo; Los Tribunales,









ASUNTOS GENERALS


Madrid, Espaa, Mayo; y Revista de la Biblioteca Nacional, Quito, Ecuador,
Marzo.
OTRAS REVISTAS.-Asimismo hemos recibido: Gaceta de Tribunales, Junio;
Revista de Tcnica Policial y Penitenciaria, Abril; Informacin Fiscal, Julio;
La Jurisprudencia al Da, Mayo; Revista de la Asociacin de Viajantes del
Comercio, Junio; y Revista Cubana de Derecho (Seccin de Legislacin), Marzo.


MISCELANEA
MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despus de publicado el nmero anterior,
ha habido el siguiente:
Traslado.-Ha sido nombrado Juez Municipal del Este de la Habana, el
Dr. Jos P. Ms y Obregn, que era Juez de Primera Instancia de Santa
Clara.
Ingresos.-Se ha tenido por rehusado por el Dr. Mximo Martnez y
Vlez, el nombramiento de Juez Municipal de Yaguajay y por extinguido
su derecho como opositor.
-Ha sido nombrado Juez Municipal de Yaguajay, el opositor Dr. Carlos
Manuel Valds y Moran.
Jueces Municipales.-Han sido nombrados los Sres.: Virgilio Bentez, de
Yaguaramas; Enrique Ardavn, de Isabela; Alberto de la Torre, de Casca-
jal; Ramn Casallas, de Geiva; Andrs del Ro, de Meneses; Pedro Valle-
dor, de Mayajigua; Valentn Solano, de Santa Luca; Miguel Fara, de San
Pedro; Vicente Carrillo, de Gina de Miranda; Edgardo de Lara, de Ro de
Ay; Osvaldo Duys, de Bacuranao, Felipe Placeres, de Vereda Nueva; Eulalio
Casagrn, de Roque; Jos Martnez, de Mndez Capote; Eduardo Wrves, de Be-
llamota; Panteln Almanza, de Iguar; Manuel Reina, de Minas, Joaqun Bar-
cel, de Caunao; Rafael Olivares, de Palmarito de Cauto; y Carlos Quintana,
de Ramn de las Yaguas.
Jueces Municipales primeros suplentes.-Han sido nombrados los seo-
res: Alfonso de la Cotera, de El Cano; Lucas Vlez, de Wajay; Canuto Soto,
de Catalina; Ramiro de Lera, de Bacuranao; Rafael de Vega, de Guanabo;
Francisco Mont Ros. de Managua; Silvestre Medina, de Pepe Antonio; Ar-
turo Merlo, de Vereda Nueva; Dr. Jos Miguel Negret, de Los Arabos; Be-
nigno Avello, de Bez; Juan Alvarez, de Guaos; Jos Besil, de Cartagena;
Luis Comabella, de Yaguaramas; Agustn Delgado, de Meneses; Salustio
Tozo, de Sibanic; Jos Rovira, de Baracoa, Huberto Rodrguez, de Yate-
ras; Ramn Rodrguez, de Palmarito de Cauto; Alberto Charn, de Ramn
e las Yaguas; y Rafael Zerquera, de Ro de Ay.
Jueces Municipales segundos suplentes.-Han sido nombrados los seo-
res Diego de la Torre, de La Gloria; Augusto Rodrguez, de Chambas; Ral
Navarro, de Vereda Nueva; Jos Bez, de Manicaragua; Jos Ros, de Bez;
Emilio de Armas, de Guaos; Nicols Daz, de Cartagena; Ceferino Gracia, de
Yaguaramas; Dr. Eugenio Valds, de Remedios; Dr. Jos Aguilar, de Bara-
coa; Dr. Eudaldo Rodrguez, de Puerto Padre; Dr. Rogelio Torricella, de
Campechuela; Mara Heredia, de Caney; Jos Pujol, de Puerto Padre, Jorge
Nario, de San Luis; Mara Sabourn, de Sagua de Tnamo; Lino Cruzata,
de Palmarito de Cauto; y Nicols Carmona, de Ramn de las Yaguas.
Abogados Fiscales.-Ha renunciado el cargo de Abogado Fiscal de la
Audiencia de Camagey, el Dr. Eladio Csar Mederos y Cabafas.
-Para cubrir dicha vacant fu nombrado el Dr. Emilio Iglesias y Ba-
laguer, que era Fiscal de Partido de la Habana.
-Se ha dispuesto que el Abogado Fiscal de la Audienica de Camagey,
Dr. Emilio Iglesias y Balaguer, pase en comisin a las rdenes del Secretario
de Justicia.









ASUNTOS GENERALS


Fiscal de Partido.-Ha sido nombrado Fiscal de Partido de la Habana,
el Dr. Eladio Csar ilederos y Cabaas.
Nombramientos rehusados.-Se han tenido por rehusados los hechos a
favor de Filomeno Rodrguez, de Juez Municipal primer suplente de Mene-
ses; Lorenzo Durn, '2 de Yaguaramas; Jacinto Acosta, 2 de Alonso Rojas;
Quintn Felipe, 2 de La Mulata; yAugusto Martnez, 29 de Chambas.
Nombramientos caducados.-Se han declarado caducados los hechos a
favor del Dr. Salvador Miranda, de Juez Municipal 2 suplente de Isla de
Pinos; y Armando del Valle, 2 suplente de Surgidero.
Renuncias.-Han renunciado sus cargos los Sres. Esteban Durn, Juez
Municipal primer suplente de Sibanic; Carlos Jimnez, primer suplente de
Cabaigun; y Roberto Llorens, primer suplente de Viales.
Proposiciones de Ley.-En el Congreso se ha presentado una creando el
Juzgado de Primera Instancia e Instruccin de Cruces, que tendr jurisdic-
cin sobre Cruces. Santa Isabel de las Lajas y Camarones; otra disponiendo
la equiparacin de Jueces Municipales suplentes de 1I clase, con los Jueces
Municipales suplentes de esa clase; otra creando el Juzgado Correccional de
Puerto Padre y aumentando la categora del Juzgado de Primera Instancia
e Instruccin de ese Partido; otra que deroga la que obliga a los Tribunales
llevar libros de contabilidad para el Negociado de Contracciones de la Se-
cretara de Hacienda; otra creando una plaza de Abogado Fiscal en cada
Audiencia; otra designando un Magistrado del Tribunal Supremo para inte-
grar la Comisin que informar al Senado sobre el sistema de seguros socia-
les que debe implantarse en la Repblica; otra modificando el art. 345 bis de
la Ley Orgnica del Poder Judicial sobre ejercicio de la profesin de Procu-
rador; otra creando .e]1 Juzgado Correccional de Sagua la Grande; otra crean-
do el Juzgado Municipal de Imas, en Baracoa; otra por la que se concede
a los Oficiales de los .Juzgados de todas classes que tengan 60 aos de edad y
25 aos de servicios, su jubilacin con el 75 por 100 de su haber; otra aumentan-
do el personal de auxiliares de la Secretara de la Audiencia de Santa Clara;
otra asignando consignacin para el Juzgado Municipal de La Sierra, en
Cienfuegos; otra creando cuatro plazas de Oficiales de Sala de la Audiencia
de la Habana; otra derogando el Decreto-Ley 292 de 1934 en cuanto se refiere
a los Tribunales de Urgencia; otra modificando el art. 176 de la Ley Org-
nica del Poder Judicial sobre vacaciones; y otra creando plazas de Jueces
suplentes para los Juzgados Municipales de 19, 2- y 3* classes con sueldo fijo.
COMPAIAS DE FIANZAS.-La Secretara del Comercio ha cancelado
la autorizacin concedida para prestar fianzas a La Eureka, La Central Cu-
bana. Guarina, La Judicial, La Llave, The Firestone Surety Co., La Haba-
nera, La Esperanza. Manjuaries y Cuban American Security Co.
-La compaa La Gnuarina adeudaba en Junio $2,100 por fianzas deco-
misadas: La Central Cubana $1,500; y La Eureka $2,400.
-Ha sido autorizada para prestar fianzas la compaa El Siglo, cuya
garanta es hipotecaria.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-Du-
rante el mes de Mayo tuvo los siguientes ingresos: Saldo del mes anterior,
$19,134.73; por multas correccionales, $5,840.20; por derechos Registro civil,
$11,929.30; por descuentos, $9,829.98; por fianzas, $3,149.28; por sobrantes,
$1,836.12; por correcciones, $132.18; por multas testigos, $121.02; por licen-
cias, $30.50; por multas transportes, $5.00; por reintegro, $4.00; por peticio-
nes ingreso, $1.95.-Total, $52,014.26.
Y tuvo los siguientes egresos: por pensions y jubilaciones, $31,418.37;
por sueldos, $187.50; por material, $16.60; por devoluciones, $9.00; Saldo,
$20,832.79.-Total, $52,014.26.









ASUNTOS GENERALS


FALLECIMIENTO.-Ha fallecido el Sr. Marino Tamayo y Rodrguez,
Official del Juzgado Municipal de Caibarin, que atent contra su vida.
COMPRAMOS.-Colecciones de REPERTORIO JUDICIAL de los aos 1925
y 1928 y las pagamos a $6. Tambin nmeros sueltos de dichos aos. Igual-
mente nmeros de Enero de 1929.-11 nmero 188, entire II e I, Vedado.-
Telfono F-2965.
NOTICIAS VARIAS.-En el Congreso se ha presentado una proposi-
cin de Ley modificando los arts. 1876 y 1872 del Cdigo Civil; otra conce-
diendo el ttulo de Procurador a los Jueces Municipales de 49 clase con 10
aos de servicios; otra derogando la disposicin que obliga a los Abogados y
Procuradores a prestar fianza para gestionar en los expedientes de marcas
y patentes; otra modificando la disposicin de la Orden 362 de 1900, sobre
amparo, en cuanto hace obligatoria la condena de costas al perturbador, en
el sentido de que se impondrn cuando aqul hubiere podido conocer la si-
tuacin de los bienes por medio de un Registro pblico; otra posponiendo
la vigencia del Cdigo de Defensa Social hasta dos aos; y otra disponiendo
la reconstruccin del Registro Civil de Isabela de Sagua.
-La segunda conferencia de la series organizada por el Colegio de Abo-
gados de la Habana, en relacin con el moment constitutional cubano, co-
rri a cargo del Dr. Alberto Blanco y tuvo efecto el da 25 de Junio ltimo;
y la tercera a cargo del Dr. Emeterio Santovenia, el da 24 del actual.
-El da 20 de Junio pronunci una conferencia en la Escuela Privada
de Derecho, el Dr. Jacobo de Plazaola, sobre "El rgimen procesal en la
Constitucin"; el da 17, otra el Dr. Carlos M. Morn, acerca de "''La cuestin
social en la Constitucin"; y el da 24, otra el Dr. Antonio Daz Pair, acerca
de "Cuestiones de Derecho Civil en la Constitucin."
-En Matanzas se ha organizado la Seccin Provincial de la Sociedad
de Legislacin Comparada, Filial de la de Pars; y en Santa Clara, otra Pro-
vincial.
INCONSTITUCIONALIDAD.-El Pleno del Tribunal Supremo, por sen-
tencia 38, de 29 de Junio de 1936, declar inconstitucional el Decreto-Ley 11,
de 14 de Junio de 1935, el que no podr aplicarse ms.
-Tambin declar por sentencia 37, de 19 de Junio de 1936, inconstitu-
cional y nulo el art. 39 del Decreto-Ley 624, de 3 de Marzo de 1936, el que no
podr aplicarse en lo sucesivo.
PETICION DE DOCUMENTS A LA SECRETARIA DE ESTADO.-
Este Departamento ha dictado las siguientes Instrucciones con dicho objeto:
Para pedir un document cualquiera: Certificado de Nacionalizacin, Pa-
saporte, Carta de Naturalizacin, es necesario aportar la prueba documental del
derecho que tenga el interesado. La solicitud de un duplicado tendr las refe-
rencias oportunas para buscar el expediente.
Las solicitudes sern firmadas ante Notario, y llevarn un retrato adherido
y otro suelto y los sellos del Timbre que determine la Ley. El Notario debe dar
fe de conocer al interesado o a los testigos de conocimiento.
Las inscripciones practicadas fuera de tiempo deben ser anotadas. Tambin
se pondr nota a las que tengan cualquier otra irregularidad.
Las inscripciones de opcin a la ciudadana cubana deben tener un ao
cumplido. No sern admitidas las que no hayan llegado al ao.
Las de renuncia a la ciudadana anterior pueden ser recientes, pero han
de tener referencia expresa a la inscripcin de opcin hecha por lo menos un
ao antes. Tambin pueden ser recientes las de espaoles comprendidos en el
Tratado de Pars, las de hijos de extranjeros nacionalizados durante la mino-
ra de edad de aqullos, y las de esposas de extranjeros nacionalizados. Todos









ASUNTOS GENERALS


stos deben, necesariamentemente, inscribir su derecho en el Registro del es-
tado civil de su domicilio.
Slo pueden pedir documents los mayores de 21 aos. La personalidad
de los menores es completada por los padres o tutores o representantes legales.
La mujer casada puede pedir por s todos los documents. Para los pasa-
portes, debe autorizarla por escrito el marido, o hacer l la peticin. Se ha de
acompaar la inscripcin de nacimiento y la de matrimonio. La viuda ha de
aportar tambin la certificacin de defuncin del marido.
Cuando solicite Certificado de Nacionalidad una persona que haya nacido
en el extranjero de padre o madre cubanos, ser imprescindible la entrega de
la inscripcin de nacimiento del padre o de la madre, adems de la suya propia.
Los que piden certificacin de no estar inscritos en el Registro de espao-
les, deben probar, con un document de los aos 1899 a 1900, que estaban en
Cuba por aquella poca.
Todo document extranjero ha de provenir de la oficina diplomtica o
consular cubana respective, cuando se trate de un acto que se refiera al estado
civil de los cubanos.
Con arreglo a la Ley del Registro del estado civil, arts. 12, 23, 27 y 43,
slo son vlidas las inscripciones de esos actos que consten en los correspon-
dientes libros del Registro Civil.
El document extranjero, si es de nacimiento, matrimonio, divorcio, de-
funcin o de un acto de ciudadana, debe consistir en la certificacin del acta
en que el funcionario transcribi, en el respective libro del Registro Civil. aque-
lla inscripcin original referente al interesado. Esa certificacin debe estar
legalizada en la forma corriente. No es preciso que est protocolizada en Cuba.
Podr el peticionario traer certificacin de la transcripcin hecha debidamente
en el Registro de la Direccin de los Registros.
Los dems documents extranjeros, para Cartas de Naturalizacin, deben
ser autorizados por el diplomtico o cnsul cubano respective, cuya firma esta-
r autenticada en la forma usual. Han de estar igualmente protocolizados en
una Notara de Cuba.
La prueba de la residencia de 5 aos ser practicada precisamente ante
Notario y dos testigos. El Notario ha de dar fe de conocer al interesado, o en
su defecto a los testigos y stos han de identificar al solicitante.
La persona que present a visar un pasaporte expedido a su nombre du-
rante su minora de edad, si ha cumplido ya los 21 aos debe solicitar nuevo
pasaporte.-Luis R. Miranda, Subsecretario de Estado.
CARNET DE EXTRANJEROS EXIGIDO EN UN JUICIO SOBRE DI-
VORCIO.-El Juzgado de Primera Instancia del Oeste, en un juicio sobre
divorcio, provey que luego que se justifique que la actora se encuentra ins-
cripta en el Registro de Extranjeros con el correspondiente carnet, se pro-
veer"; y llevado el caso a la Sala de lo Civil de la Audiencia de la Habana,
por auto de 19 de Mayo de 1936, resolvi lo siguiente:
Considerando: que siendo el propsito fundamental del Registro de Extran-
jeros mantener un control absolute sobre la inmigracin con fines sociales repre-
sivos, el alcance y objetivo de las leyes originarias y que regulan dicho Registro,
entire las que figuran el Decreto-Ley 788 de 28 de Diciembre de 1934, adicio-
nado por la Ley NI 26 de 19 de Marzo de 1935, no pueden ser interpretadas de
manera tan extensive que limiten, en dichos extranjeros, la facultad de ejercitar
sus derechos de orden civil ante los Tribunales de Justicia; y en ese error in-
curre el Juez de la resolucin apelada al mantener en la misma su criterio de
que la promovente de la demand de divorcio de que se trata, vena obligada,
como requisito formal de carcter previo, a presentar con su escrito inicial el
Carnet demostrativo de su inscripcin en el repetido Registro.









1UU ASUNTOS GENERALS
Considerando: que si el inferior, equivocadamente, estim aplicable a dicha
promovente la exigencia a que se refiere la disposicin final del art. 18 del men-
cionado Decreto-Ley 788, nunca en defecto de la presentacin de su carnet de
extranjera pudo detener el curso regular de su demand, pues el referido pre-
cepto legal no le autorizaba a acordar providencia dilatoria en la admisin de
aquella, sino tan solo a hacer la exigencia y, en su caso, a dar el oportuno aviso
al Centro Administrativo en relacin.
Considerando: que aparte de los anteriores fundamentos, tratndose de una
extranjera representada en el acto de la interposicin de su demand por un
Procurador con poder notarial bastante, el otorgamiento de ese document pre-
supone cumplida la exigencia legal antes mencionada de acuerdo con lo preve-
nido en el prrafo que al repetido artculo adicion la Ley 26 de 19 de Marzo
de 1936.
Considerando: que en su virtud, no siendo de aplicacin al caso de autos
la Ley en que se funda la resolucin apelada, procede, con revocacin de dicho
auto, dejar sin efecto su providencia concordante con los dems pronunciamien-
tos consecuentes, y sin especial condenacin de costas en ninguna de las dos
instancias en atencin a que las mismas no se han causado.-Firmantes: seores
Cantes, Macias (Ponente), Castellanos, Lazcano y Menndez.
DELITO DE AMENAZAS CON OBJETO DE OBTENER LA ENTREGA
DE COSAS O BIENES: corresponde siempre a los Tribunales de Urgencia.-
La Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo, por sentencia de 17 de Junio
de 1936 ha declarado lo siguiente:
Considerando: que el recurso es procedente, en cuanto por el mismo se
alega la indebida aplicacin del art. 512 en su relacin con los arts. 514 y 416,
todos del Cdigo Penal, si bien no por el motivo que se seala, sino por el de
que a partir de la vigencia del Decreto-Ley 218, de 18 de Septiembre de 1935,
quien amenace en cualquier forma con ocasionar un mal a la persona o bienes del
perjudicado con objeto de obtener la entrega de cosas o bienes de la propiedad
de ste, o de otra en consideracin al mismo, no compete el delito que definen
aquellos preceptos, sino el de amenazas del prrafo 2. del art. 1o del Decreto-
Ley citado, de la competencia de los Tribunales de Urgencia, a lo que no empece
que no se haya logrado la entrega de las cosas o bienes exigidos, como pudiera
estimarse del texto literal del precepto, pues ya declar este Tribunal por su
auto nmero 6, de 9 de Enero de 1936, inserto en la Gaceta ext. de 19 de Fe-
brero siguiente, que ni la Ley 126 de 1935, ni el Decreto-Ley 228, se oponen a
que dichos Tribunales conozcan de los delitos a que se contraen cuando no que-
den consumados, toda vez que el precepto describe, segn la regla general se-
guida en todo derecho positive penal, la figure del delito complete y ello no es
bice a que cuando el hecho no se hubiese realizado en su totalidad, se sancio-
nen los grados en que se hubiese detenido la ejecucin del delito, a tenor del
art. 39 del Cdigo Penal, de aplicacin en los casos de los delitos atribuidos
a los Tribunales de Urgencia, porque teniendo stos que aplicar el procedi-
miento de la Orden 213 de 1900, sta, en su disposicin final 2a, dispone que
en todo lo que no se oponga a esa Orden, se observarn como complementarias
las prescripciones del Cdigo Penal, entrando, entire ellas, las disposiciones del
referido art. 39.-Firmantes: Sres. Llano, Llaca (Ponente), Dwval, Andreu,
Len, Mora y Tejera.
REGLAS DE DERECHO.-167.-En el derecho se encuentran muchas co-
sas introducidas por la utilidad comn, aunque tienen apariencias contra la
razn.
168.-Conviene tolerar por equidad en beneficio del comn, muchas cosas
contra el rigor del derecho.
169.-Bajo el nombre de ddiva se comprenden el don, el cargo y el
empleo.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs