• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Main
 Seccion legislativa
 Acuerdos de la sala de gobierno...
 Seccion notarial
 Sentencias y autos
 Indice general
 Escalafon del poder judicial






Group Title: Repertorio judicial
Title: Repertorio judicial : revista mensual fundad bajo los auspicios del Colegio de Abogados de la Habana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076996/00010
 Material Information
Title: Repertorio judicial : revista mensual fundad bajo los auspicios del Colegio de Abogados de la Habana
Physical Description: Book
Language: English
Creator: Colegio de Abogados de la Habana
Publisher: Colegio de Abogados de la Habana
Place of Publication: La Habana
Manufacturer: Rambla, Bouza y Ca.
Publication Date: 1934
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076996
Volume ID: VID00010
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Main
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    Seccion legislativa
        Page A-1
        Page A-2
        Page A-3
        Page A-4
        Page A-5
        Page A-6
        Page A-7
        Page A-8
        Page A-9
        Page A-10
        Page A-11
        Page A-12
        Page A-13
        Page A-14
        Page A-15
        Page A-16
        Page A-17
        Page A-18
        Page A-19
        Page A-20
        Page A-21
        Page A-22
        Page A-23
        Page A-24
        Page A-25
        Page A-26
        Page A-27
        Page A-28
        Page A-29
        Page A-30
        Page A-31
        Page A-32
        Page A-33
        Page A-34
        Page A-35
        Page A-36
        Page A-37
        Page A-38
        Page A-39
        Page A-40
        Page A-41
        Page A-42
        Page A-43
        Page A-44
        Page A-45
        Page A-46
        Page A-47
        Page A-48
        Page A-49
        Page A-50
        Page A-51
        Page A-52
        Page A-53
        Page A-54
        Page A-55
        Page A-56
        Page A-57
        Page A-58
        Page A-59
        Page A-60
        Page A-61
        Page A-62
        Page A-63
        Page A-64
        Page A-65
        Page A-66
        Page A-67
        Page A-68
        Page A-69
        Page A-70
        Page A-71
        Page A-72
        Page A-73
        Page A-74
        Page A-75
        Page A-76
        Page A-77
        Page A-78
        Page A-79
        Page A-80
        Page A-81
        Page A-82
        Page A-83
        Page A-84
        Page A-85
        Page A-86
        Page A-87
        Page A-88
        Page A-89
        Page A-90
        Page A-91
        Page A-92
        Page A-93
        Page A-94
        Page A-95
        Page A-96
        Page A-97
        Page A-98
        Page A-99
        Page A-100
        Page A-101
        Page A-102
        Page A-103
        Page A-104
        Page A-105
        Page A-106
        Page A-107
        Page A-108
        Page A-109
        Page A-110
        Page A-111
        Page A-112
        Page A-113
        Page A-114
        Page A-115
        Page A-116
        Page A-117
        Page A-118
        Page A-119
        Page A-120
        Page A-121
        Page A-122
        Page A-123
        Page A-124
        Page A-125
        Page A-126
        Page A-127
        Page A-128
        Page A-129
        Page A-130
        Page A-131
        Page A-132
        Page A-133
        Page A-134
        Page A-135
        Page A-136
        Page A-137
        Page A-138
        Page A-139
        Page A-140
        Page A-141
        Page A-142
        Page A-143
        Page A-144
        Page A-145
        Page A-146
        Page A-147
        Page A-148
        Page A-149
        Page A-150
        Page A-151
        Page A-152
        Page A-153
        Page A-154
        Page A-155
        Page A-156
        Page A-157
        Page A-158
        Page A-159
        Page A-160
        Page A-161
        Page A-162
        Page A-163
        Page A-164
        Page A-165
        Page A-166
        Page A-167
        Page A-168
        Page A-169
        Page A-170
        Page A-171
        Page A-172
        Page A-173
        Page A-174
        Page A-175
        Page A-176
        Page A-177
        Page A-178
        Page A-179
        Page A-180
        Page A-181
        Page A-182
        Page A-183
        Page A-184
        Page A-185
        Page A-186
        Page A-187
        Page A-188
        Page A-189
        Page A-190
        Page A-191
        Page A-192
        Page A-193
        Page A-194
        Page A-195
        Page A-196
        Page A-197
        Page A-198
        Page A-199
        Page A-200
        Page A-201
        Page A-202
        Page A-203
        Page A-204
        Page A-205
        Page A-206
        Page A-207
        Page A-208
        Page A-209
        Page A-210
        Page A-211
        Page A-212
        Page A-213
        Page A-214
        Page A-215
        Page A-216
        Page A-217
        Page A-218
        Page A-219
        Page A-220
        Page A-221
        Page A-222
        Page A-223
        Page A-224
        Page A-225
        Page A-226
        Page A-227
        Page A-228
        Page A-229
        Page A-230
        Page A-231
        Page A-232
        Page A-233
        Page A-234
        Page A-235
        Page A-236
        Page A-237
        Page A-238
        Page A-239
        Page A-240
    Acuerdos de la sala de gobierno del tribunal supremo
        Page B-1
        Page B-2
        Page B-3
        Page B-4
        Page B-5
        Page B-6
        Page B-7
        Page B-8
        Page B-9
        Page B-10
        Page B-11
        Page B-12
        Page B-13
        Page B-14
        Page B-15
        Page B-16
        Page B-17
        Page B-18
        Page B-19
        Page B-20
        Page B-21
        Page B-22
        Page B-23
        Page B-24
        Page B-25
        Page B-26
        Page B-27
        Page B-28
        Page B-29
        Page B-30
        Page B-31
        Page B-32
        Page B-33
        Page B-34
        Page B-35
        Page B-36
        Page B-37
        Page B-38
        Page B-39
        Page B-40
        Page B-41
        Page B-42
        Page B-43
        Page B-44
        Page B-45
        Page B-46
        Page B-47
        Page B-48
        Page B-49
        Page B-50
        Page B-51
        Page B-52
        Page B-53
        Page B-54
        Page B-55
        Page B-56
        Page B-57
        Page B-58
        Page B-59
        Page B-60
        Page B-61
        Page B-62
        Page B-63
        Page B-64
        Page B-65
        Page B-66
        Page B-67
        Page B-68
        Page B-69
        Page B-70
        Page B-71
        Page B-72
        Page B-73
        Page B-74
        Page B-75
        Page B-76
        Page B-77
        Page B-78
        Page B-79
        Page B-80
        Page B-81
        Page B-82
        Page B-83
        Page B-84
        Page B-85
        Page B-86
        Page B-87
        Page B-88
        Page B-89
        Page B-90
        Page B-91
        Page B-92
        Page B-93
        Page B-94
        Page B-95
        Page B-96
    Seccion notarial
        Page C-1
        Page C-2
        Page C-3
        Page C-4
        Page C-5
        Page C-6
        Page C-7
        Page C-8
        Page C-9
        Page C-10
        Page C-11
        Page C-12
        Page C-13
        Page C-14
        Page C-15
        Page C-16
        Page C-17
        Page C-18
        Page C-19
        Page C-20
        Page C-21
        Page C-22
        Page C-23
        Page C-24
        Page C-25
        Page C-26
        Page C-27
        Page C-28
        Page C-29
        Page C-30
        Page C-31
        Page C-32
        Page C-33
        Page C-34
        Page C-35
        Page C-36
        Page C-37
        Page C-38
        Page C-39
        Page C-40
        Page C-41
        Page C-42
        Page C-43
        Page C-44
        Page C-45
        Page C-46
        Page C-47
        Page C-48
    Sentencias y autos
        Page D-1
        Page D-2
        Page D-3
        Page D-4
        Page D-5
        Page D-6
        Page D-7
        Page D-8
        Page D-9
        Page D-10
        Page D-11
        Page D-12
        Page D-13
        Page D-14
        Page D-15
        Page D-16
        Page D-17
        Page D-18
        Page D-19
        Page D-20
        Page D-21
        Page D-22
        Page D-23
        Page D-24
        Page D-25
        Page D-26
        Page D-27
        Page D-28
        Page D-29
        Page D-30
        Page D-31
        Page D-32
        Page D-33
        Page D-34
        Page D-35
        Page D-36
        Page D-37
        Page D-38
        Page D-39
        Page D-40
        Page D-41
        Page D-42
        Page D-43
        Page D-44
        Page D-45
        Page D-46
        Page D-47
        Page D-48
        Page D-49
        Page D-50
        Page D-51
        Page D-52
        Page D-53
        Page D-54
        Page D-55
        Page D-56
        Page D-57
        Page D-58
        Page D-59
        Page D-60
        Page D-61
        Page D-62
        Page D-63
        Page D-64
        Page D-65
        Page D-66
        Page D-67
        Page D-68
        Page D-69
        Page D-70
        Page D-71
        Page D-72
        Page D-73
        Page D-74
        Page D-75
        Page D-76
        Page D-77
        Page D-78
        Page D-79
        Page D-80
        Page D-81
        Page D-82
        Page D-83
        Page D-84
        Page D-85
        Page D-86
        Page D-87
        Page D-88
        Page D-89
        Page D-90
        Page D-91
        Page D-92
        Page D-93
        Page D-94
        Page D-95
        Page D-96
        Page D-97
        Page D-98
        Page D-99
        Page D-100
        Page D-101
        Page D-102
        Page D-103
        Page D-104
        Page D-105
        Page D-106
        Page D-107
        Page D-108
        Page D-109
        Page D-110
        Page D-111
        Page D-112
        Page D-113
        Page D-114
        Page D-115
        Page D-116
        Page D-117
        Page D-118
        Page D-119
        Page D-120
        Page D-121
        Page D-122
        Page D-123
        Page D-124
        Page D-125
        Page D-126
        Page D-127
        Page D-128
        Page D-129
        Page D-130
        Page D-131
        Page D-132
        Page D-133
        Page D-134
        Page D-135
        Page D-136
        Page D-137
        Page D-138
        Page D-139
        Page D-140
        Page D-141
        Page D-142
        Page D-143
        Page D-144
        Page D-145
        Page D-146
        Page D-147
        Page D-148
        Page D-149
        Page D-150
        Page D-151
        Page D-152
        Page D-153
        Page D-154
        Page D-155
        Page D-156
        Page D-157
        Page D-158
        Page D-159
        Page D-160
        Page D-161
        Page D-162
        Page D-163
        Page D-164
        Page D-165
        Page D-166
        Page D-167
        Page D-168
        Page D-169
        Page D-170
        Page D-171
        Page D-172
        Page D-173
        Page D-174
        Page D-175
        Page D-176
        Page D-177
        Page D-178
        Page D-179
        Page D-180
        Page D-181
        Page D-182
        Page D-183
        Page D-184
        Page D-185
        Page D-186
        Page D-187
        Page D-188
        Page D-189
        Page D-190
        Page D-191
        Page D-192
        Page D-193
        Page D-194
        Page D-195
        Page D-196
        Page D-197
        Page D-198
        Page D-199
        Page D-200
        Page D-201
        Page D-202
        Page D-203
        Page D-204
        Page D-205
        Page D-206
        Page D-207
        Page D-208
        Page D-209
        Page D-210
        Page D-211
        Page D-212
        Page D-213
        Page D-214
        Page D-215
        Page D-216
        Page D-217
        Page D-218
        Page D-219
        Page D-220
        Page D-221
        Page D-222
        Page D-223
        Page D-224
        Page D-225
        Page D-226
        Page D-227
        Page D-228
        Page D-229
        Page D-230
        Page D-231
        Page D-232
        Page D-233
        Page D-234
        Page D-235
        Page D-236
        Page D-237
        Page D-238
        Page D-239
        Page D-240
        Page D-241
        Page D-242
        Page D-243
        Page D-244
        Page D-245
        Page D-246
        Page D-247
        Page D-248
        Page D-249
        Page D-250
        Page D-251
        Page D-252
        Page D-253
        Page D-254
        Page D-255
        Page D-256
        Page D-257
        Page D-258
        Page D-259
        Page D-260
        Page D-261
        Page D-262
        Page D-263
        Page D-264
        Page D-265
        Page D-266
        Page D-267
        Page D-268
        Page D-269
        Page D-270
        Page D-271
        Page D-272
        Page D-273
        Page D-274
        Page D-275
        Page D-276
        Page D-277
        Page D-278
        Page D-279
        Page D-280
        Page D-281
        Page D-282
        Page D-283
        Page D-284
        Page D-285
        Page D-286
        Page D-287
        Page D-288
        Page D-289
        Page D-290
        Page D-291
        Page D-292
        Page D-293
        Page D-294
        Page D-295
        Page D-296
        Page D-297
        Page D-298
        Page D-299
        Page D-300
        Page D-301
        Page D-302
        Page D-303
        Page D-304
        Page D-305
        Page D-306
        Page D-307
        Page D-308
        Page D-309
        Page D-310
        Page D-311
        Page D-312
        Page D-313
        Page D-314
        Page D-315
        Page D-316
        Page D-317
        Page D-318
        Page D-319
        Page D-320
        Page D-321
        Page D-322
    Indice general
        Page E-1
        Page E-2
        Page E-3
        Page E-4
        Page E-5
        Page E-6
        Page E-7
        Page E-8
        Page E-9
        Page E-10
        Page E-11
        Page E-12
        Page E-13
        Page E-14
        Page E-15
        Page E-16
        Page E-17
        Page E-18
        Page E-19
        Page E-20
        Page E-21
        Page E-22
    Escalafon del poder judicial
        Page F-1
        Page F-2
        Page F-3
        Page F-4
        Page F-5
        Page F-6
        Page F-7
        Page F-8
        Page F-9
        Page F-10
Full Text








REPERTORIO JUDICIAL

REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA


DIRECTOR:

DR. FRANCISCO LLACA Y ARGUDIN
MAGISTRADO DEL TRIBUNAL SUPREMO


ADMINISTRATOR:

ENRIQUE LLACA Y ESCOTO


REDACCION Y ADMINISTRATION:

CALLE 11 NUMERO 188. ENTIRE H. E I. (VEDADO).- HABANA
TELEFONOS: ,F-2965 Y U-5522








AIO 1934


HABANA

tMPRENTA v PAPXILIXIA oD RAMILA, BOUZA V L.
Pi v MKAcu.L Nuus. j3 v j5
1934

I E LIBRARY
EDWARD 8CHUOTEK







REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOUS DEL
COLEGIC DE ABOGADOS DE LA HABANA
N.3CRI TA COMO CORRhlPONOeNCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OUICINA DE CORMEOS DE LA HABANA

Suscripci6n annual, $ 7.00 Numero suelto. .. $.70 Anuncio en el Dirt. $2.00

AFO X. HABANA. ENERO DE 1934. NUM. 1.


DE ADMINISTRATION
Haeemos saber que tenemos nuimeros sueltos de los afios 1925, 1926 y 1927,
al precio de $1.25; de 1928 y 1929 al precio de 60 ets., y de 1930, 1931, 1932
y 1933 al precio de 70 cts. Para los suseriptores valen $1.00, 50 y 60 eta, res-
pectivamente.
Tenemos coleeeciones completes de esos afios, que valen $6.00 eada una de
las de los tres primeros; 6.50 la del cuarto, y $7.00 la de los cuatro uiltimos.
Para los que se suscriban a esta revista, durante el afio 1934, las detallamos
a $4.00 las de los cuatro primeros afios y a $5.00 las de los cuatro uiltimos, para
facilitarles el adquirir la coleeei6n complete.
Los pedidos deben dirigirse al Administrador, 11 nimero 188, entire H e I,
Vedado, acompafiados de su imported y serin atendidos inmediatamente.
Los que deseen suscribirse durante el aiio 1934, enviarin a igual direcci6n
el imported adelantado ascendente a $7.00, y los que deseen que se les envie la
revista bajo cubierta certificada, se servirfin remitir 96 centavos adicionales y
asi se evitarin extravios en Correos, de los que no respondemos, pues cuidado-
samente enviamos a cada suseriptor el correspondiente ejemplar en sobre cla-
ramente dirigido.
Los niimeros sueltos del afio en curso, para los no suseriptores, valdrAn 70
centavoa y para los suscriptores, 60 centavos.
Los suscriptores pueden adquirir los libros de nuestro Director con una
honificaci6n del veinte por ciento.


CORONATION DE UNA POLEMICA
SG6mo naci6 esa polhmica? El bien distinguido Director de este REPER-
TORIO JUDICIAL, venia redactando en el peri6dico La Prensa, la "Cr6nica Ju-
dicial", con la que hacia un gran favor al foro en general dando a conocer
easi inmediatamente. las resoluciones de la Sala de lo Civil de esta Audiencia,
en las que se veia cuAl debia ser la doctrine imperante en cada material, ya
la nueva, que mIs se agradecia por la tardanza regular en ser conocida, o la
que resultaba ratificada; y evacuando competentemente las consultas juri-
dicas que se le hacian. Dicho compafiero contest a un consultant que "'las
deudas de cantidad inferior a $500. aunque est6n garantizadas con hipoteca,
tienen que hacerse efectivas en juicio verbal por lo que dispone el art. 141
de la Ley OrgAnica del Poder Judicial", lo cual convenia con resoluci6n que
como Juez en afios anteriores habiamos dictado.





AMUtNTOS GENERALS


Conocida la expresada consult por el Dr. Paulino Alvarez, produjo un
trabajo en La Jurisprudencia al Dia impugnindola con lo que nos parecieron
bases falsas, y por ello salimos a la palestra en el eampo cientifico-juridico;
quedando abierta la pol6mica, en la que terciaron dignos compafieros. En
ella, en largo tiempo, hemos producido ms 'de veinte articulos. El problema
que se planteaba nos caus6 verdadera extrafieza, porque entendiamos que no
habia cuesti6n que aclarar,_ bastando la fria, serena y sobre todo desintere-
sada y no apasionada lectura de preceptos legales bien explicitos.
Se estimaba err6neamente que para seguir nuestro criterio habia de en-
tenderse modificada la Ley Hipotecaria, invocendose al efecto su art. 143 que
dice: "Ninguno de los articulos que componen esta Ley podri ser derogado
sin.o en virtud de otra ley especial". Y dijimos que para hacerse lo que se
queria, conforme al opuesto criterio, si era necesaria la modificaci6n de los
preceptos vigentes.
Reiteradamente expusimos que discurriamos con arreglo a los preceptos
en vigor; a] indispensable meeanismo intellectual de atinentes disposiciones le-
gales, primordialmente de la Ley Hipotecaria y su Reglamento y de la Ley
de Enjuiciamiento Civil, asi como de la Ley Orginica del Poder Judicial.
Cumplir los preceptos en su imperative engranaje no era entender modi-
ficada la Ley Hipotecaria y su Reglamento, como repetidamente se nos expre-
saba. El advenimiento, como cosa necesaria, del Decreto de que nos vamos a
ocupar, muestra claramente que en el particular escribimos sobre base cual
]a de fundamentos juridicos, a la luz de inviolables buenos principios, que no
podian excusarse, esto es, con evidence raz6n.
CuAnto se escribi6 oividando que la voluntad de las parties no puede so-
breponerse a lo que constitute la voluntad de la ley: sus disposiciones; y per
elio. la libertad de contrataci6n no es absolute, porque tiene su limited ya es-
tablecido por el C6digo Civil (art. 1255) al prevenir a las parties que no po-
drAn ir contra la ley, la moral, ni el orden puiblico.
Cuando, con gran asombro de nuestra parte, se nos presentaban, transeri-
biendolos, comentarios de Barrachina a la Ley espafiola que es del afio 1909,
distinta en sus dispositiones a la nuestra, dijimos lo finico que podia deeirse,
esto es, que los tendriamos en euenta para cuando nuestra Ley se modificara
en el sentido de ordenar igual o cosa parecida a lo dispuesto en la de Espafia.
JamAs fuimos opuestos a la modificaci6n. 861o velamos por el cumpli-
miento de preceptos en vigor. Asi, entire otros lugares de lo que escribimos,
al referirnos a la manifestaci6n del Dr. Barraque de la posibilidad de un
Decreto modificativo, dijimos: "Venga en buen hora la reform, aunque sea
nada mais que la interesada por Don Angel C. Betancourt, de la que ya trata-
mos y de la que participa la mayoria de los doctors a que nos sumamos. Pero
inientras. sigamos recordando duira le.r, sed lex"'-
Pero la mAs grande sorpresa que experimentamos, sorpresa que tuvo ca-
ricter general, segfin dijimos, y que produjo comidilla en nuestro foro, fu6
el que la Sala de lo Civil de la Audiencia de la Habana, despubs de mantener
reiteradamente durante mas de una decade en claras y precisas resoluciones,
que tocaban todos los puntos del caso, el criterio que sostuvimos y que dono-
samente txpuso el Dr. Llaca al ser consultado como redactor de la expresada
"Cr6nica". estando integrada en su mayoria por otras personas, con feeha 13
de Marzo dA este aiio dictara un auto en el cual sent que para seguirse los
procedimientos hipotecarios no debia atenderae para nada a la enantia del
prestamo garantizado con hipoteca, porque en aqunl no se estaba sujeto a las
formalidades o requisitos de cuantia determinada.
Es visto que no podia prescindirse de la cuantia, por cuanto se requeria
en la forzosa relaci6n de la Ley Hipotecaria y su Reglamento para seguirse
el procedimiento hipotecario que se estuviese en el easo de que concurrieran





ASUNTOS GENERAILES


las formalidades que la Ley de trfamites exigia para autorizar mandamiento de
ejecuci6n, de las cuales es una hoy el que la cantidad reclamada exceda de
$500; y que era uecesario para poderse hacer lo contrario la modificaci6n de
preceptos. Al fin se ha hecho aqui lo que se hizo en Espafia desde el aiio 1909.
Una y otra cosa viene a ponerlo de manifiesto, con regocijo por nuestra parte,
mas que porque ello dice que estibamos en lo cierto, porque entendemos que es
media cientifica y de mayor beneficio general.
El Decreto, que es el nfunero 2973, de 4 de Diciembre de 1933, que se
reproduce en este nfimero de REPERTORIO JUDICIAL, declara en su preaimbulo,
que "es necesario modificar el pArrafo primero del art. 128 de la Ley Eipo-
tecaria, en el sentido de que los Jueces de Primera Instancia scan competen-
tes siempre para conocer del procedimiento ejecutivo sumario para el cobro de
(er(',itos hipotecarios, con independencia de la cuantia y atendiendo s61o a la
clase especial de dicho juicio". y seguidamente, se da nueva redacci6n al pi-
rrafo primero citado. con dicha finalidad.
Lo enal quiere decir que sin dicha modificaci6n, era impossible entender el
articulo on el sentido de que los Jueces de Primera Instancia habrian de co-,
nover d(I los procedimientos de esa naturaleza en todos los casos.
La Secretaria de Justicia nos ha dado la raz6n, sin decirlo, y nos sentimos
satisfecho.
GREORIO DF I.,ANO.


LA CRIMINALIDAD EN LOS ESTADOS UNIDOS
DE AMERICA

El hecho en que nos vamos a ocupar lo sefialan, no s6lo casi todos los pe-
ri6dieos de los Estados Unidos, sino tambien la prensa europea. La crimina-
lidad se va extendiendo, prodigiosamente. en esa naciOn, y por modo singular
on sus mas importantes <.entros urbanos. Es una ola que sube que no cesa de
subir. y que amenaza cubrir a casi todas las poblaciones. Pero hay todavia
otra cosa mias grave que este desarrollo extraordinario de la delincitdncia, y
es que la criminalidad parece muy bien organizada. tan hAbilmente organiza-
da, que ella lueiha, casi siempre con buen 6xito, contra la policia, contra los
cuerpos de seguridad de los Estados, contra las autoridades judiciales y ad-
ministrativas. La mayor parte de los delitos, de las infraceiones penales que-
dan impunes. En los Estados 1'nidos no hay amnistias y se indulta raras
veces. Existe la pena de muerte, que se aplica ahorcando o electrociuando. El
regimen earcelario o penitenciaro es severo. Nada de esto contiene a la crimi-
nalidad. Los llamados a reprimirla son los Estados. aunque se esfuerzan por
lograrlo, fracasan en estos loal)les prop6sitos, pues la criminalidad sigue au-
ientando. Un periddico dice que para las personas ricas la vida se hace cada
vez miis peligrosa en los Estados Unidos. Sobre ellas se eiernen el chantage,
el blackmail y las amenazas de atentados, de secuestro y hasta de muerte. Al
Al mismo neligro se ven expuestos los gerentes, directors o administradores
de empresas agricolas, industriales y mercantiles. Todas las instituciones ban-
earias no s6lo se han visto obligadas a reforzar su servicio de vigilancia, tanto
interior como exterior, sino que, tambi6n, han provisto de armas de fuego a
easi todos sus empleados, y especialmente a los que cobran y pagan. La tras-
laci6n de los caudales de un lugar a otro hay que realizarla en carros blinda-
dos, custodiados por agents arniados de ametralladores de mano. 'Desde auto-
m6viles se han disparado armas de esta clase contra magistrados y poli,.ias,
como lia sucedido en Chicago, la inmensa Metr6poli del Oeste. Dentro de los
"rasca-cielos" neoyorkinos, se han perpetrado en estos filtimos tiempos, mu-







rhos asesinatos. Ya In criminalidad, en ln Uni6n americana, dispone, a juz.gar
por las apariencias, de una organiznaci6n poderosa y eficiente, que ea como un
"E.stndo illegal dentro del Estado legal". TUna revista europea exelania: "La
criniinalidad organizada es un efincer que estft devorando el organismo social
norteanmeriaenno". Y se pregunta si In eriminalidad pudiera combatirse en ese
pnis sin suspender el Habeas ('orpu.s y el Jurado.
llave ya ull'ltho tiempo quie, si no rt'-ordamos nial, hubiios de comentar
In opinion de alginios soci6logos y penalistas, segfin los cuales la historic y
las ewtadisticas die o criminal de los passes dtie nis adelantada eivilizacibn,
e'stli demostrando que st equivoehnln los iqu erreian qiue la erimiinalidad po-
dria ser eontenida por el de.sarrollo de la eultura intellectual y por el desarro-
llo de la riquean, del bienestar general. Los aludidos pensadores dudaban de
la efieacin de estos preventivos, del preservativo cultural y del preservative
con6omico. Para mos soci6logos y pen6logos lat instrueci6n, la cultural, no es
on dique, no s un antidoto contra lan criminalidad. Lo que hlace, en algunas
'ienites cultivadas, t.s "intelcetualizar" el delito. A los delito$u de violencin.
de, sangre, de lesi6n, etc., los sustituyen los delitos "inteleetuales", como las
estafas, aIn quiebras, lns malversaciones nmafinda.s. las usurpaciones, las fal-
setdides. lls snplanitaciontuc. eti. E$s tina illisit'In ier'er "q(elt abrir e -'u'lai ern
t'orrnr ti'l-reeli's". (eniites instruidlas son easi todto los grande.s delitutnlites de
Ia.s grindt's ciillndes, "sedes" de culture. Y esto, que se observe en los Esta-
don ITnidlos. .se advierte, igunilneiite'. en los paise.s de eivilizanc>ihn. Tanilpoto el
progrt'so econt'iioi ti. el creeinmiento del bienestar, contiene a ln criminalidad,
io 1iinal se explicit. segfin cierto soci6iogo y analista de estadistitns penales, si
sti lien<1 t'll elienita (ut,,. gelneralmenlte, con ln riqueza anleontaila avidtez; (ilju ln
riIquicza suiisitla illevas ieeteidades en el mayor nninero. y qune su satisfaeriuin
deinanda mias inplios nmedios de vida. de reellrsos. Solo prorfuniils ideas r'e-
ligiosas o itiens. profundas espiritualidadm, o unn gran elevaci6n de senti-
iientios, slpriie ia In rimiinalidand. lly oiro fntaor (iue infltvie en ella: el
tI enperanielnto.
( ASTO'N MORA.


LA IORATORIA HIPOTECARIA

lla eoim..izado yva lai SaIln (l to C'ivil de lin Audiencin it la In Hahna, a re-
solver reicu rsos die apelai'i)n releaionados onOl In interprotavion de in Ley de :1
Iet Aril dtie 19:1:1. sore mnoratorin hipoternria; y dainos a conoeer sus resolu-
eiones por el inter6.'s e re'visten.
Plor (nito e:124- d(' 1 : de O'ctiibri de 19::33 deirlair q(ue presentado ill lRepar-
tinieiito un proledimiiento hipoteatrio .on 'feehn :0 de Marzo de dicho anio. a
4'esN fehali hny qN. e stara. lIllut|le el aslnto s relmitiese al Ju.zgado, al que in
turn eorret'spondi. ('lC fetChn :11 y 4-I .lxizgado demorns de Abril; y por eonsiguiente procede su adtmisi6n y sustanieianein "ya que e'l
articulo al easo aplicable es el 17 dt, Itn Ley antes i'feridn y no el 1:1. y qult
(oxanllilnIdos el 'crito y documeltos neaonp tfindos. apare'ien eluplidos los re-
quisi( P'or a.to 348. de 2 de Novieinbre de 19:1:1. derlar6' que eelebrado el con-
trito de prtstamno on glarnantia, de lhipoteen en 9 dt Mayo die 1930 y estipulado
ihii' los interests sr' pingarian por in nstiallliiades Ve'neidas. "tal velliiliienlo
hay (|ile r'nillitirlo al din 9 di,' los inies subhsi u'llie utes. ya it le ol e p)ito litno
lihuho una e.speeifieaio6in onmi''ta"', y conio el dia 9 del enis de u|ie se trata
lny6 t'n donlinligp c pla'Io dehe e'ntenderse prorrogado al siguiente dia hlifbil.
de' aeuerdo on lo testatuido en el art. 305 de la Ley de Enjuieiamiento Civil.


ASUNTOS GOENKIRALES





ASITNTOS GONERALES


-Por auto 362, de 7 de Noviembre de 1933, resolvid "que el art. 14 de
la Ley de 3 de Abril del afio en curso se contrae a la situaci6n de los deudores
hipotecarios contra los quo no so hubiese inicado procedimiento y el 17 a los
ya iniciados y en ourso, y conio se trata en este caso de intereses cuyo pago
es adelantado segfin aparece convenido en el titulo fundamental de In nvei6n
ejereitada, es evident que estA comprendido en, e.toe iltimo preoepto y no on el
primero."
x. y. S.



COMENTARIOS

El ineumplimiiento reiterado por part de Ins autoridadea militares, de
las 6rdenes de libertad, presentaci6n y traslado do los presos suijetos a In ju-
risdicei6n ordinaria, durante el anterior Gohiernn de Ina Reptilina. fia'- ainsn
ile ue el Tribunal Supremo, en rppresentaci6n del Poder judiciall. ndoptara
ol acuerdo trasundente que en otro lugar de este nii'tiero .se interta.
El Colegio do Abhogados de In I labatln y el unerp)o stu.diantil, (oistlitui-
dos on asiamhln, tamll)il'>n adoptaron acuerdos para protestar do esa desobe-
ditenin a plans rdenes do los Tribunales y .luep.es ordinarios.
Al producirne el eambhi de (ohiberno, .soguidaiieni t se hiio pi'hilie, el pro-
p64ito de' asto de lqu las Ordenes de los Tribunales ordinarios so cunmplan sin
dilaciones y asi ha venido ocurriendo, al extreino de que puede darse por ter-
minado el incident y todos debemos felicitarnos de one resultado y de que jamAs
VitIlvaIt a repetirse nquellas demoras.
A 1o liue dijimos en el niimero de Noviemnbri i'ltimo sobre lo equitativo
que resultaria juhilar a los rfuliioiarios jiudivilkles que sini foriiuirit'in do
oxpjedielte riueroin deelarados tvsmalllrSi, coilio :oilIsleilOlinei i lde In ilatliinilda do-
purnei(n judicial, y ai los qm l hnn reniunindo por vensns ,ih todos comiiidas,
trneinos que ngreganr, nloi arguniito (t le ap|oyn at imbii'ln Isn noii'didn. doS
I)erertos Prosideneiales por los (que. despuis do hlhiier sido delinrado.x esalsntos
dos fiunionarioc. so ha juhilado al ex-Fiscal do In Audiencia de Oriente
Dr. Manuel Caifins v Vifins y al .Tuz (Corroevional die la IThana liedo. Pahlo
(linmbz dt In Maza.
Si a 6stors se les ha favoreido con el retiro j qut impide aulorizair igial
itdlidla pero coit enraeter general. para lquie Halanee idiitico honefieio a los
que se eneuentran en el mismo case
Hay quo insistir en quo el fondo do jubilaciones so forma prineipalmente
con to qlue conlrihuyen los funcionarios. anuxiliares y suhalternos judiiahles.
a lom que mnensualmente so lh.r dosenenta el tries por eiento de sui hinlr, y no
pamree just, ni equitativo. quite quienes hatn eontrilbuid por muchos afios n
twe fondo. so lhs prive de s!u derh'lio.
Refrcudado por el ontonv(es Secretario dl Justicin, Magistrado del Tri-
hunal Rupreio. Dr. Domingo Tamargo, se dict6 por el Ejeoutivo el Dereto,
que so puhlinri enrt la I Revcin L.egislaliva vorrespondiente al pr6ximo nfuimero,
ilue moreee plieenmes y felipitaciones.. pnue en (1l so modifican various articulos de
la LToy procesal vivil relatives a los juicios verhales. para los ,uales so fija
un plazo pari propo.'2-r %' praittinar In priutln.
Ya no .se veriin juicion de es lase nii los euales el tfrmino de prueba ha
estado abierto dos, tries y mAs meses, lo que no pn pede ourrir en juiein de
mayor ouantla. Se aeab6 la corruptela abusiva.





ASUNTOS GENZEALEB


Llamamos la atenei6n de los lectores de RaB amToo JumoICL de dos me-
joras introducidas en la revista a partir de este nfmero. Consiste una, en la
Secciin Notarial, en la que aparecerA informaci6n varia de interns para los
Notarios, asi como para los Abogados. Y la otra, en que se erea tambien la
Seocidn Legislativa, para desoongestionar la de Miscelsea done antes as re-
producian las leyes, decretos y reglamentos de inter6s para la judicature y
foro en general.
OAN.


OOLABORACION VALIOSA
Durante el pasado asio, eoino e los que le precedieron, REPEIRTORIO J Ui-DI
CIAI sC ha visto favorecido con valiosos articulos de distinguidos profesionales.
Queremos reeordar en estas lines, que en 1933 lionraron estas columns con
articulos ineditos, las firmas de los abogados Dres. Jose Rodriguez Acoeta,
cuyo articulo reprodujo una revista de Madrid; Benito Martinez y Nebot,
Manuel Martinez Escobar, Carlos Montoro, Guillermo de Montag6i, Ledo. Noell,
Gast6n Mora, Cecilio Cainda, Evelio Tabio, M. Gayol y Ferniindez, A. Garcia
llerniindez. Enilio Marill, Alberto Vilehes y (onzAlez, Gregorio de Llano, Al-
fredo Herrera y Estrada, Juan E. Caaas6s, Mario Reeio, Miguel Ochoa, Manuel
Febles, Martin Juantorena, Francisco Fabri' y Cano, Juan F. Edelmann, Oscar
Quintana y Mario Chardict, y el Procurador Sr. Silvino Garcia.
A todos ellos significamos nuestro agradecimiento y esperamos que en el
presented afio seguiriin honrando estas paginas con articulos tan interesantes
conmo los publicados en el niio anterior.


COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
SEOCION OFFICIAL

KE In sesi6ti de 2 de .Julio se adoptaron los siguientes acuerdos:
Autorizar la reparaci6n del mobiliario del sal6n de la Audieneia; adquirir
para el imisnmo un reloj; timbrar el papel que alli se utilice y enviar mensual-
mente al Encargado del sal6n una list de colegiados con dereeho a use de toga
gratis y eoralr a los no colegiados 50 centavos por el uso de las mismas.
Seguir publicando en el RzPERTORIO JtblOIAL la lista-de abogados ins-
criptos.
Contestar al Dr. Carlos GonzAlez JordAn que la Junta no puede eximirle
del pago de la cuota.
Acusar recibo a la Audiencia de la correcei6n impuesta al Letrado Ar-
mando del Valle.
Aprobar en principio una moci6n del Diputado Dr. Capestany para que
so solicite de los Direcetores de peri6dicos no publiquen denuncias contra abo-
gados que no estuviesen coinprobadas.
Autorizar a Ion Dres. Llans6 y SuArez para que firmen el contrato de
arrendamiento de la casa parn el 1 ireulo y verrar ',ste por el tiempo indispen-
sable para so traslado.
--En la sesion de 10 de A\xn,:tto se tminaron los siguientes acuerdos:
Felicitar al Dr. Emilio Sardiia.s por su designaci6n como Miembro Poll-
tico por el Partido Conservador.
Solicitar el indulto del Dr. Manuel Secades y Jap6n del Gobierno espafiol
y dar las gracias a los Sres. Phrez Abreu y Balvaran por sus .gestiones en favor
de aqu(l.





ASUNT(M GENnIIALAS


No cobrar it ios abogados que estaban exilados infi(litqe In nienqualidad co-
rriente, condoniin(olets sits atrasos.
Declarar que el lDr. Alberto Bernal no anaenazo6 det inuerte a sit herranao.
delt',jafl(oO en su huen eril-dit~o )lwoesionala. lo que se ('ounui eolrfi a hit autoridad
*itidicial (lite eonove del axsunto y drpsignair al D)r. Snrdlifhes porn iquo LO defienda.
(lestionar In rehajan del privio dk-l fluido el('Ttrien.



LIBRO Y REVISTAB

LaNv ORnAANICAx twi NOTARIADO, von liosfe A. Mianit. --Buenos Aires, RCpfi-
blivia Ar gen tina, 1933.-Aninableeinte o (111 ado, lIemos recilbi(o tin e~jemnpiar (de
e'stv e libro del Rw~ribitnio Nacional v Viveepresidente del ('olegio Nacional de
i~~s(riIba!1(w, Sr. Negri, (jue comprteide un( proyeet() de1 ley porn In capital federal
Y I erritorios navionales. colno niedio de solfleioiiar Ai Pstado de crisis de In, ins-
I itti('ioii niotarial en nqiiellm RA'pt'ihIien. Iist it~s veves enl el lihi'o se inencionla
lit Ie-i~slavi(Im nottarial (n)alma Y algimos irceeeptos del proyeeto estuin inspira-
ros en nuontro C(lN(igo Notarial. El i eIiidive bibliogrfifieo, ei D~r. Negri me
digni6 incluir los dlos libros sore liegislacitin Notarial (lit lia puiblicado el Di-
i'Qetor de ItEPEiRTORIO JTUDICIAL.
L A CONTIM1iU7i6N TERITOR'(UIAL. EN POR01 Ph) BALlE$TEII()s.-Mndrid,
1933. PEl Profe~sor de lit IUivermidad dr Madrid y (.x-Mngistradl( del Tribunal
Sti prvinn, Sr. Bahile~steros, ein este iilibro estudia eoe impnpisto, uim e~jripin i del
viiai nos Im reniitido ]a Editorial llevisto, de Dereocho Privado.
Ri.woRMA 11 ITESTPO'iR4 ShATEMA IMPOSIT!VO SOHRiE LA HASF DM, lMP111-.TO A LA
Hi:NTA. I-Olt (iliI.LERION4 STEIWAWI' VAHOAS.-Mont-tevideo, IUrugua '.v 193:3. -Tlemos
revbid im ollieo asii tituiiido (pie ('onireilde lnu proyeet() de ley debido ali
iegislaldor sr. Stewar't.
14UENTE A -.111 DIFAMADOREIS. Poll K1, DR. C~ARLOS INANlIh DL L.A (RITZ.-IHa-
hlilai 1 9.3. -F1oilelo ('1 elI t'lie explivua sut antor ia vonducta (lut siguil6 durante
e'1 rtgilnin del ex-Presiden te Maeiuado Y sus acti vidades oposivion istas durante
(1114 largo period.
REVISTA lit. Danikcio PiuvAmO- Madrid, Espaiia, Novientbre. (JCortiene este
nifjnicro: El derecho agrario en Expaiia, por F. Campuzano; El derecho privado
italiano vi 1932, por L. 'Mossa; .1 risimruilencui (10l Tribunal Suprento social,
por A. Mueso; y Notas Bibiiogrificas.
J1UltiDICAS V SOCIATMS).-Blieflos Aires. RePu~ibl ica A rgmliti na, Septiemtbre-
)eitohre. --or vez 1wmr non visita esta nueva, revimta universitaria (lue dirige
ol 'Sr. .1munn F'. M'Vorau Y eorreslioidemuos it In misnia dejand() 4ostflle(.ido 4-1 canje.
OT.AS REVIS-TAS EiXTRANJE.RAs.-IIeo~nsrchd:Ieil (-rific de Juris-,
prodenria, Buenos Aires, Repfib1 ieu Argentina, Novienibre; Garela. Judicial,
Quito, Einoudor, Agoslo: La Justicia, Xl~xieo. Noviembre; llol'tia Mensual del
Hlarm (Ccitra1 del Rruaedor. Quito. Evuador, ()ctuhre ; Revista (It los Tributia-
1(5, M~adrid. iEspafin. Stjptiembre;( 3, ho-~isprwu('lcnia. MVIontevideo, 1I g-ny No.

LA .IIRISPIl'RDENCIA At, DIA.-Ilabauta, Indice de 1932.-Este hitdiee con.
fie In10ls, mit erias Ivivil. coulien(*ioso-ai(llniflistral ivo. ineonstituvionalidad v hi-
imtecaria.
OTRAS REVISTA.S.- -Huni Ilegado a nuestro poder, Ret'ista Cubana d~c Dere-
rho, Abril-.unio; Re vista de' la Axociacioiin de Viajantes del Cornercio, Diciem-
bre; Gaecta de los Tribunales, Diclemhre, de In Hlabana; y Orieatf. Mayo...uniio
(Ie Sint it go de Cuba. -- --- -





ASUNTOS GENERALES


MISCELANEA
MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despubs de publicado nuestro anterior nii-
mero, ha habido el siguiente:
Secretaries de Justicia.-El Dr. Domingo Tamargo y Bautista renunci6 el
cargo y volvi6 al de Magistrado del Tribunal Supremo.
-Para cubrir esa vacant fue nombrado el Dr. Luis de Almagro y Elizaga,
Juez Corrcecional do la Secei6n Primera, el que posteriormente renunci6.
-Para cubrir dicha vacant fu6 nombrado el Ledo. Roberto Miidez y
Pefiate, ex-Magistrado de la Audiencia de la Habana.
Subsecretario de Justicia.-El Dr. Pedro Pablo Torrado e Hidalgo reniin-
ci6 el cargo.
-Para cubrir dicha vaeante so nomihr6 al Dr. Joss Enrique Bringiuier y
Laredo, abogado, de .Mor6n.
Magistrados del Tribunal Supremo.-Hla rntunciado el cargo, el Dr. Do-
mingo Tamargo y Bautista.
--S' ha dejado sin efecto la comision que de.sempefiaha de Secr.rtirio Iel
Trabajo, el Magistrado I)r. Alberto Giraudy
Magistrados de Audiencia.-Ha sido declarado cesante el Dr. Maximilia-
no Smith y L6pez de Mora, Magistrado do la Audiencia de Matanzas.
-Para cubrir dichla \acante ha sido nombrado el Dr. Adolfo Fernindidez y
del Junco, que va sirvi6 e.se cargo.
Jueces de trimera Instancia.-Hla sido declarado cesante el Juez de Pri-
mora Instancia del Norte die la IlHaana. Dr. Luis Sausa y do la Vega.
--Para cubrir dieha vacant se nombro al Dr. Lincoln E. Brito y Mederos.
Jueces de Instrucci6n.-Ha sido nombrado Juez de Instrucci6n de Giiines,
el Dr. Rodolfo Pichardo y Arrondo. que era Secretario del Jluzgado dei Pri-
mnra Instancia de Alinendares.
Jueces Municipales.-lian sido declarados cosaintes los Srs. 1)r. Itiafal
SAichez y vDopazo, de Moron; Federico Led(m y Blanco. dc C'aimito de (Ouaya-
hal; Pedro Ramirez. de Cartagena; Manuel L6pez, dle (Guaos: Prinitivo Agui-
lora, de Omaja; Ernesto Guerrero, d(i San Andndr.s Feliciano Zaldivar. de
Cacoefim: y AndrCs Diaz. de Sao Arriba.
-llan sido nonhbrados los Srcs. Luis Garcia. de Cafio: Isaa< Alvarez, de
Ceila Moihan: Josi' Martinez, de Isabela de Sagua; )Dr. Benito Ilanes y Recio.,
de Moron; Juan Alameda. de ('artagena: Salvador Ayzart. de Guaos; Jos, Pi-
earin, de Omaja; Antonio BPreneer, tie San Andr's; Mario I,)spez. de Sao Arri-
ba; Eduardo Aguilora, (lc \'elazc Santiago M. Rojas. de Ca'ocim; y Dr. Pe-
dro P'eias y de Francisco, de Victoria de las Tunas, quo antes era Abogado Fis-
cal de la Audiencia de Orienle.
Jueces Municipales suplentes.-IIn side dvecli ado v(*.sa nto el Sir. .1uan
Torres, de Cartagena.
-THIn ronncinado sis (airgos. los Srcs. Dr. Fernaido Fiiuenra.s. de Florida:
y Dr. Guillermo Diaz, de San Jos6 de las Lajas.
-Han sido nombrados los Sres. Dr. Segundo Diaz, de Santa Maria del
Rosario: Dr. Anselimo Rodrixuoez, de Sani Jose de Ins LajasU; Jos,' Mora y Er-
ne.sto Euriquez, de Cartagena: y Dr. Jos6 A. Florido, del Norte de Matanzas.
Abogados Fiscales.--Ha renunciado el Dr. Eric Agiiero y Montoro, que
lo era de la Audiencia d" la Hlabana.
-Para cubrir dicha vacant so nombro al Dr. Antonio Ruiix y Len, Iquei ya
anteriormente sirvi6 ese ('argo.
-Ha sido nomnbrado por otro period de seis afios. el Dr C'sar FernAn-
dez y Polio, de la Audiencia d(e Matanzas.
Fiscales de Partido.-Ha sido nombrado el Dr. Juan M. Mestre y Ta-
mayo, para Manzanillo.





ASUNTOS GENERALS


-Ha renunciado el Dr. Benito Llanes y Recino, de Mor6n.
Permutas.-Ha sido aprobada la concertada por los Dres. Luis Aguiar
y Alpizar y JosO Argote y Vald6s, Jueces Municipales de MAximo G6mez y
Santa Isabel de las Lajas, respectivamente.
-Se ha dispuesto que los Mozos de limpieza de la Audiencia y Juzgago
Correccional de Camagiiey. Sres. Antonio Cardosi y Alfredo Usatorres, per-
muten sus cargos.
Tribunales de Sanciones.-Sc han dejado sin efecto las designaciones
como Miembros del Tribunal Nacional, de los Dr'es. Luis de Almagro, Jos' J.
Casanova y Domingo Tamargo.
-Han sido designados Miembros del Tribunal Nacional, los Dres. Ma-
inuel Romen, Emilio Lopez y Enrique Almagro.
Jubilaciones.-llh ,ido jubilado el ex-Juez Correccional de la Secci6n 4.,
Ledo. Pablo 06mez de la Maza. eon un retire annual de $2,689.44; y el Ledo.
Hilario GonzAlez y Ruiz. ex-Teniente Fiscal de la Audiencia de la Habana,
von un retire annual de $2,761.65.
Municipio de Santa Cruz del Norte.-Hla sido creado por D. P. 3300 de
1933, Gaccta de 28 de Diciembre, este Municipio, y en 6l, de ecuerdo con el
art. 33 de la Ley Orgapnica del Poder Judicial, debe establecerse un Juzgado
Municipal de tereera clase.
Municipio de Fomento.-En Gaceta extraordinaria de 30 de Dicieinbre de
1934, se public el D. P. 3345 que dispuso rear el Munkcipio de Fomento y al
mismo, segfin el art. 33 (de Ina Ley Organiea. corresponde un Juzgado Municipal
de tercera clase.
Escalaf6n judicial.-Hasta que la Ley Organica del Poder Judicial no
rija en si totalidad. no publicaremos el Escalaf6n judicial, para evitar publi-
earlo y que por nuevos nombramientos quede infitil.
Transferencia.-Se ha dispuesto una transferencia de $200 del cr6dito
"Para mneubles", pars "Imprevistos" del Poder Judicial, con el fin de ad-
quirir uniforms para el personal subalterno del Poder Judicial.
Alquiler.-Por D. P. 3159, publicado en la Gaceta de 18 de Diciembre de
1933, so ha dispuesto fijar para alquiler del lpcal que ocupa el Juzgado Mu-
nicipal del Sur. Habana, a partir de 1 de Diciembre, la cantidad de $80 men-
suales.
Causas, expedientes, etc.-La Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo
eas6 la sentencing dcltada por In Ami:encina de Matanzas, que conderi6 al senior
Miguel L6pez. Jnez Municipal de Ceiba Mocha, a 8 aiios y 1 dia de inhabili-
taci6n, por malversnavin y Ic impuso 2 afios y 1 dia de suspension.
Cesantias.-Han sido declarados cesantes por la Secretaria de Justicia
los Sres. Franciseo Casado. Official del .ln1rado de Primera Instancia de Al-
mendares; Carmen Picazo, Ofieial del de Primera Instancia del Centro; Fran-
cisco Valdes, Secretario del Ide Instrueeci6n de la Secci6n Segunda; Pablo Nfi-
fiez, Secretario del de Primera Instancia de Santiago de Cuba; y Virgilio Brifo,
Alguacil del de Primera Instancia e Instruccei6n de San Juan y Martinez.
Renuncias.-Ha renunciado el Sr. Pastor Fundora, Secretario del Juzga-
do de Primera Instancia e Instrueci6n do Isla de Pinos.
Nombramientoo.-Han sido nombrados: Secretarios, los Sres. Chsar Pi-
zarro, del Juzgado de Primera Instancia e Instrucci6n de Isla de Pinos; Pedro
Rodriguez, del de Instrucei6n de la Secci6n Segunda; Miguel Sainz, del de
Primera Instancia de Almendares; y Benito Fernandez, del de Primera Ins-
tancia de Santiago de Cuba.
Ofieial: el Sr. Ricardo Galbis, de la Audiencia de la Habana."
Mecan6grafos: el Sr. Miguel Gener, de la Fiscalia de esa Audiencia, y el
Sr. Emilio Villacampa, de la propia Audiencia.





ASFNTOS GENERALS


Alguaciles.-Han sido nombrados Horacio Mendoza. de la Fisea'lia del
Tribunal Supremo; y Dolores JuliAn, del Juzgado de Primera Instaneia e
Instrucci6n de San Juan y Martinez.
Mozo de limpieza.-Ha sido nombrado el Sr. Pablo Santiesteban. de In
Fiscalia del Tribunal Supremo.
CAMBIOS DE GOBIERNO.-El dia 15 de Eue:'o de 1934, renunci6 la
Presidencia de la Repfiblica el Dr. Ram6n Gran y San Martin.
En dicho dia fui nominado para ocupar ese cargo, el Ingeniero Carlos
lIevia y Reyes Gavilin, que jur6 el cargo el dia 16.
El dia 17 renuneio la Presidencia el senior Hevia y el dia 19 fu6 nominado
para el cargo el Coronel Carlos Mendieta y Montefur. que jur6 el dia 20.
NOTICIAS VARIAS.-Desde el dia 8 del actual mes. las horns de oficina
del Registro Mereantil Primero de la Habana, son las de 121/2 a 51 2: p. m.
-El Colegio de Abogados de Sancti Spiritus, eligi6 la siguiente Junta de
Golierno: Decano, Dr. Jos, Ferrer; Tesorero, Dr. Carlos Yera; Secretario.
Dr. Jorge Mendigutia; y Diputados. Dres. Antonio Garcia. Vicente Hlerreria.
Armando de Lara y Eduardo SnArez.
El Colegio de Abogados dt Marianao. eligi6 la siguiente Junta de Go-
bierno: Decano, Dr. Magdaleno Childs; Secretario, Dr. Antonio Millas; Vii,..
Dr. Enrique Nifiez: y Diputados. Dres. Oetavio del Pino y Jos" Rivero.
-El Colegio de Abogados de la Habana ha hecho pfiblico que el Dr Carlo.
Palma. en siu viaje a Mexico. no llev6 la representaei6n del miismo ni flit aii;c-
rizado para dar conferencias sobre Dereeho Penal cubano.
-Los ve.inos de Palmarito de Canto, Orieute, estai gestionanido la creavitii
alli de n .1uzgi.ado Municipal de cnarta elase.
--Los Dres. Serafin Espinosa V Cesar lorir se han asociado y estableeido
su bufete de abogados, en Obrapia 22.
-Segfin el cable la primera aplicaeion de la Ley de esterilizacion ha sido
dispuesta por los tribuhnales de Alemniiia al ordenar la eastravidni del obrero
Georg Puegner, de 54 afios, que 'demnis seriA enearcelado por un afio. por haber
violado a u1 nifio de mienos de 14 afios de edad. Puegner ha sido enearcelado
varies veees por aetos siniilares.
-IEn Palma SoOriano tn\o efeeto unan asanblea dei auxiliares del Poder
Judicial.
--jo.s .* zg-idos .MNiii'iilalhs dei l ha lil)i ilienen aliora un grand traal)jo
extra eon lia expedieviIn de certifiv';ioines dIl Rlegistro Civil que se requieren
por causa die la Ley do' Nacionalizaci6n del Trabajo.
--- Iclho J /izgaidos arn .-eii li r !( ', P 'S:r Ci('vii y se estAin efeetuan-
do las inscripeiones en libretas provisionales.
--Ios aetuales Mandatarios .ludiiales tienen esperanizai de tique se le.s fa-
vorezea oiln el ejereicio de sn. profesion. a pesar del Deereto que los suprime.
FALLECIMIENTOS.-Han falleeido: el Ledo. Crist6bal Bidegaray y
Erbiti. ex-Fiscal del Tribunal Supremo: el Dr Julio Gareerfin de Vall y Vila.
Juez de Instrueeion de Giiines: el Sr. Jos6 S. Ferradanes y Rivas, Secretario
jubilado del Juzgado Correecional de la Seeei6n 4!; el Dr. (iordano Hernindez
Dou, ex-Representante. ex-Snbsecretario de lusticia y Gobernaei6n y abogado,
falleeido en New York: la Sra. Maria Bosch, esposa del Dr. Andres Lazeano.
Juez Municipal de la Habana: y el Dr. Diego Jimenez y L6pez, Abogado de
esta capital.
COMPARIAS DE FIANZAS.-Ha sido cancelada por la Secretaria de
Agricultura la antorizaci6n que para prestar fianzas se concedi6 a la "Alianza
Tnternacional" y "Compafiia Internacional de Seguros".








REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
IN*SCRIlPTA COMO CORRESPONODNCIA DE SE UNDA CLASE EN LA OPICINA DE CORRMME DE LA HABANA

Suscripci6n annual, $ 7.00 Numero suolto. . $0.70 Anuncio en *I Dirt. $2.00

AFO X. HABANA. FEBRERO DE 1934 NUM. 2.


LOS ABOGADOS EXTRANJEROS (<*

El Colegio de Abogados de la Ilabana. conocedor de las gestiones que se
viencn haciendo para aleanzar del Gobierno actual la derogaci6n del Decreto-
Ley 157, de 11 de Enero filtimo, por el eual se exige la ciudadania cubana para
ejercer la profesi6n de Abogado, ha dirigido al Presidente de la Repiblica,
por el respectable conduct del Secretario de Justicia, una interesantisima y
muy atinada exposici6n, haciendo notar la procedencia, por just y legal de
aquel Decreto-Ley y la neecesidad, por convenient y equitativo, de que sub-
sista; y esa razonada exposici6n me ha recordado aquel articulo que, en 5 de
Diciembre de 1896 publiqu6 en Diario de la Marina, sobre esa tesis, sosteniendo
tambien, como el Colegio ahora, que, los extranjeros no pueden ejcreer la
abogacia en territorio national.
El asunto, como se ve. no es nuevo; y, algo tiene en si el hecho, cuando,
desde tanto tiempo atris, i38 afios! se trata, buscando remedio al mnal que de i1
se deriva.
Mi trabajo, que, a nnis de publicado en Diario de la Marina fu6 recogido
en un folleto, se asienta, en lo fundamental de la tesis, en algunas consideracio-
nes ((ue entonces, como hoy, son atinentes y por ello, oportuno hanerlas re-
surgir.
Yo sent, entonces, en aquel trabajo. entire otras conclusions, que: "como
el mismo lo consigna, el art. 27 del C6digo Civil estA subordinado al 2' de la
Constituci6n del Estado; y este no se explica, sino se complement su sentido y
alcance con el studio que hay que hacer, forzosamente. de aquellas disposicio-
nes del Derecho politico interior en que se haga la exigencia de los titulos de
aptitud expedidos por las autoridades, a que se refiere; y se marque, se sefiale,
se fije el hecho mismo que determine, de que nace esa aptitud, que no es, por
cierto, por 1o que a los abogados hace, del hecho de obtener su titulo de Licen-
ciado en Derecho, sino de actos posteriores que habilitan al que lo posee para
ejerceer la abogacia, y son: el juramento ante la Audiencia Territorial o Tri-
bunal respective y su inscripci6n despues en el Colegio, donde lo haya, o en el
Juzgado del distrito en que ejerzan, conform el precepto claro y preciso de los
arts. 477, 472 y 476 respectivamente de la Complicaci6n de las disposiciones
orgAnicas de la administraci6n de justicia, vigente por R. 0. de 5 de Enero
de 1891".
Hoy cabe decir lo mismo, o sea que el art. 27 del C6digo Civil estA su-
bordinado al art. 10 de la Ley Constitucional de la Repfiblica y que obtenido
el titulo no s61lo hay que insceribirlo en el Tribunal Supremo, e inscribirse
su duefio en el correspondiente Colegio de Abogados para poder ejercer, sino

(*) Agradeeemos al Dr. Andr6s Segura y Cabrera que nos haya favorecido con este
articulo de actualidad que gustosos acogemos, d&ndole las gracias por su atenei6n. N. del D.





ASUNTOS GENERALS


que hay que prestar el juramento que prescribe el art. 320 de la Ley Orga-
nica'del Poder Judicial y es el signiente:
"Yo.... juro (o prometo) solemnemente que reuno las ecndiciones exi-
gidas por la Ley para el ejereicio de la profesi6n de Abogado, que sostendr6 y
defender la Constituci6n de Cuba (hoy Ley Constitucional) contra todo enemi-
go national y extranjero y la guardar6 y la hare guardar lealmente; que
contraigo esta obligaci6n con enter libertad y sin reserves mentales ni inten-
ci6n de evadirla, y que desempefiar6 bien y fielmente el cumpbmiento de las
obligaciones de mi profesi6n. Asi Dios me ayude".
Este juramento implica sumisi6n al Estado, a tal extremo, que prestarlo
envuelve aceptar la nacionalidad, si nos fijamos en que de id6ntieo modo. ha
de jurar segfin el art. 25 del C6digo Civil, el extranjero que haya ganado ve-
cindad, excepci6n hecha de la renuncia de la nacionalidad anterior.
Si pudiera ser que sin esa renuncia express, el extranjero conservara
su nacionalidad, no obstante el juramento de fidelidad que para abogar ha
de prestar, se mistificaria el principio fundamental en que descansa, en 1o-
recho, el concept de la nacionalidad. El que esta ligado por vinculo expreso
a una nacionalidad determinada, no puede prestar el juramento de la Ley Cons-
titucional que entrafia un deber incompatible, con los que aquella le impone,
porque por ese acto deberia obediencia a la Ley de la naci6n, lo que en muchos
casos puede estar en pugna con el que ha contraido y tiene, como extranjero, de
guardar fidelidad a su Gobierno y Leyes.
Y no se diga que conjuntamente puede contraer ambos deberes, porque
esto lo rechaza la lealtad y pureza de los sentimientos nacionales y lo condena
el Derecho international.
Todo hombre debe tener una patria: no puede tener mis de una patria.
Ni se diga tampoco que el extranjero "abogado que jura, deja por esto d2
ser extranjero, para convertirse en ciudadano national, porque el juramento d(l
abogado, no se hace con la renuncia express de la nacionalidad anterior que so
ha visto exige, indispensablemente, al mismo art. 25 del C6digo Civil, ui s-
inscribe en el Registro Civil que es otra condici6n del propio articulo.
Resultaria de ello un dualismQ inexplicable: un extranjero que lo es., por-
que no ha renunciado su nacionalidad, y que sin embargo ha prestado un ju-
ramento de fidelidad a Gobierno extrafio.
Esto se rechaza, no ya por concepts de dereeho, que cualquiera que sea
la forma en que se interpreten, no pueden autorizar semejante anomalia, sino
por principios de moral, de dignidad, de entereza, que no consieuten que unos
mismos deberes y obligaciones se contraigan con distintas nacionalidades.
No se hable tampoco, a los efectos del deber de permitir francamente a los
extranjeros el ejercicio de la abogacia, de la cultural y principios que la Naci6a
debe mantener, por corresponder a la idea de ]a comunidad juridiea en que
se basan las modernas teorias del Derecho international; porque, aunque In
garantia de la comunidad se encuentre en ]a solidaridad de intereses de las
naciones que forman parte de la misma, el principio en si, ni cuantas reglas
lo completan y dan vida, exigen que la Naci6n aut6noma, indepenfliente, den-
tro de los limits de su territorio, sacrifique sus principios fundamentals para
dar al extranjero ocasi6n de ejercer una carrera, cuando tal ejercicio, por la
incompatibilidad que vemos nace del juramento exigido previamente para
ejercerla, lesiona, hiere y burla el sagrado respect de la fidelidad, por i
coexistencia de vinculos en cuya virtud el extranjero abogado se encuentra liga-
do a dos naciones a la vez. Y no hay nada mas fundamental, mis serio, ni que
mis interest a toda naci6n, que ese acto del juramento en el cual se basa su
existencia political, y del que nacen los deberes del Estado para con el sfibdito y
los del stibdito para con aquil.
No acontece lo mismo con otras carreras: con la del m4dieo, por ejemplo.
En ella, si, por el principio de la comunidad international, en cuya virtud los
Estadop se deben mutuo auxilio en todas las manifestaciones de ns vida,--y la





ASU)TOB GENEBALES


sanitaria es importantisima para su desarrollo,-- se admite el deber que todos
los Estados tienen de permitir dentro de su territorio y en condiciones de per-
fecta igualdad con los m&dieos del pais, que los medicos extranjeros ejerzan su
profesi6n.
Pero esto, que reconoce como principio la solidaridad de intereses, en aras
del bien comuin, para que el hombre en todas las latitudes encuentre la protec-
ci6n y auxilio para su vida que no halle dentro de su territorio, no se relaciona
como en el caso del abogado, con el principio politico y fundamental de la sn-
misi6n y obediencia a la Naci6n en que se ejerza.
Y aparte de la disparidad complete de funciones entire el medico y el
abogado, hay que tener tambien en cuenta el terreno en que cada uno se desen-
vuelve. El abogado monopoliza el derecho de pedir la administraci6n de jus-
ticia ante los Tribunales que representan uno de los poderes del Estado; y el
medico, sin relaciones para nada con ese poder, ni ningiin otro, en saeerdocio
particular, tanto mas grande euanto mas aislado, Ileva la salud y bienestar a lo-
hogares, sin adquirir ni representar privilegio de clase, ni despojarse de su
concept de ciudadano extranjero, porque no se le exige juramento ninguno, ni
per esos sus actos, se somete tAcita, ni expresamente a la Naci6n extrafia en que
ejerza.
Sin embargo, no tienen entrada en determinados centres. Y sin ir muy
lejos, tenemos buena prueba de ello entire nosotros mismos. En la Academia de
Ciencias de esta capital, no se di6 asiento a un notabilisimo professor, de ciuda-
dania extranjera, -aunque hijo de este pals,- por ese solo hecho que se juzg6
pugnaba con la naturaleza consultiva de la Corporaci6n (0). Y esto no tiene el
alcance del juramento que se presta para ejercer la abogacia, ni en la Academia
de Ciencias se presta ninguno.
No destruye, pues,- mi opini6n, emitida hasta ahora, con s61lo el examen 4le
ese C6digo de las disposiciones organicas, el precept del art. 27 del Civil, cual-
quiera.que sea la extension que quiera dirsele.
Cierto es, que por el, generosamente se concede al extranjero igualdad de
derechos civiles con los nacionales, entire nosotros, pero esto tiene la limita-
ci6n que le marcan los actos politicos que sea menester relacionar con los con-
ducentes a darles aptitud para el ejereicio de aqu6llos, y- est6n como el del
juramento, en tan abierta pugna con la condici6n de extranjero.
Por otre parte, afirma esta opini6n- el examen de las demis disposiciones
que se enlazan con la Ley OrgAnica al efecto del ejereicio de la carrera de
abogado.
Este no es ni puede ser un mero particular, cuya nacionalidad no interest
al Estado. Ha de ser national, para que cumpla los deberes que la ciudadania
le impone y que le confiere el Estado, que hasta cierto punto lo consider un
dependiedte suyo.
Si tal deber de la defense es privative de la carrera; si la necesidad de ga-
rantizarla y la facultad de coneederla es misi6n just que el Estado llena por
uno de sus poderes, el abogado que recibe esa misi6n o encomienda por mi-
nisterio de la ley, que la obedece en raz6n del juramento que se le haee prestar,
es, ni mis ni menos, que un dependiente del propio Estado; un auxiliar de. los
Tribunales de Justicia con funciones piiblicas, precisas y terminantes.
En este sentido, no es dable argiiir una raz6n seria, analizando la mas
insignificant de las disposiciones del Derecho patrio, por la que se deduzea
que un funeionario del Estado puede ser extranjero.
* Y al recorder ahora el caso de un distinguido compafiero que brilla en
nuestro foro, me halaga la idea de que no soy solo al pensar asi: en efecto, ese
amigo, ciudadano franeds, -jue sangui*is,- por entender que ese coneepto
era incompatible con el ejereicio de la abogacia a que se dedicaba por virtud del
titulo de Licenciado en Derecho que obtuvo, tan pronto arrib6 a la mayor edad,

(*) El Dr. Montank.





ASUNrOS OENEALES


hizo en la forma de Derecho mis solemne, opci6n por la nacionalidad espafiola,
y como tal se registr6 civilmente. (*)
La Ley de 4 de Julio de 1870 o Ley de Extranjeria, que esta vigente amn,
a pesar del C6digo Civil, y que es la que fija la condiei6n de los extranjeros,
prescribe en su art. 32, de modo claro y preciso que el extranjero no podrA
obtener empleo piiblico alguno de los que no even anexa autoridad o jurisdic-
ci6n, a no ser que haya entrado al servicio del Estado con permiso de su go-
bierno respective, o que, si esta circunstancia no concurre, se le habilite espe-
cialmente para ella por el gobierno, en cuyo caso ha de renunciar previamente,
el extranjero, la protecci6n de su pais, en cuanto se refiera al ejercicio de su cargo.
Si como se ha visto la abogacia es un ejercicio piblico, con beneficio y ga-
rantias del Estado, a favor del abogado, por el privilegio y facultad que le
otorga para comparecer ante todos los Tribunales y con deberes por part del
abogado, auxiliando al Estado en la propia administraci6n por el servicio gra-
tuito, en los casos marcados, de su cargo, es claro que ningfin extranjero puede
ser abogado sin naturalizarse, o sin cumplir, por lo menos, el precepto de la
Ley de Extranjeria que acabo de estudiar.
Asi lo estim6 tambien un digno Magistrado de esta capital, en un pleito
contencioso administrative, sometido a su ponencia, declarando que no 'habia
lugar a tener como parte, en dicho pleito, a un Letrado que era extranjero por
considerar que el ejercicio de la abogacia no es cargo, privado, sino oficio pfi-
blico, cuya intervenci6n es necesaria en la administraci6n de justicia y que,
por tanto, su desempeiio ha de estar por punto general reservado a los naciona-
les: que para entrar en el desempefio de la abogacia se exige un juramento de
fidelidad a las instituciones y Leyes del Estado que podra ser incompatible con
los deberes que el extranjero deba guardar para con la Naci6n a que pertenez-
ca: que la profesi6n de abogado atribuye a quien la ejerce derechos politicos
no concedidos a los extranjeros; y que, en el caso de que se trata, ni se acre-
dita que el titulo se expidiera concurriendo ya en el interesado la cualidad de
tranjero, ni consta que despuks de obtenido "aquil se 'haya naturalizado extran-
jero renunciando a su nacionalidad y desligandose de los vinculos que con
ella le unieran.
Conforme con la opinion sustentada, aunque no. suscriba la que envuelve
que el ejercicio de la abogacia atribuye derechos politicos, porque entiendo que
estos no nacen de ese ejercicio, sino de la capacidad que da la posesi6n mera del
titulo, como al medico. al ingeniero, al bachiller mismo, si al sufragio ha que-
rido en ello hacerse referencia, y del que expresamente estAn privados todos los
extranjeros, voy a concluir este trabajo.
Reasumiendo: opino que el extranjero, Licenciado en Derecho, no puede
obtener habilitaci6n para abogar en Cuba, sino renuncia previamente su na-
cionalidad y acepta la nuestra; y no llena los requisitos que exige la ley de
entranjeria en su art. 32; que el gobierno puede prohibir a los que sin esos re-
quisitos aboguen, el ejercicio de la profesi6n, hasta cumplirlos; y que con esto
no se falta a los deberes internacionales, ni se niegan los principios de este de-
reeho, sino se ejerce un deber absolute de soberania, impidiendo que se relaje
y desconcierte el fundamento capital del organismo politico national, que des-
cansa en la pureza y cumplimiento del juramento de fidelidad, de que es ne-
gaci6n complete la dualidad de vinculos iguales respect a extrafias naciones.
Todo lo que antecede, pareceme que es bastante, hasta por su arrastre,---en
tiempo y doctrina,- a apoyar la justificadisima aspiraci6n del Colegio de Abe-
gados de la Habana; y, sobre todo, el easo citado, que habla muy alto, del hoy'
dignisimo Presidente de nuestro Tribunal Supremo.
DR. A~NDAs SEGTJRA CasBRUA.
(*) El Dr. Juan Federico Edelman y Rovira, actualmente dignisimo Presidente de
nuestro Tribunal Supremo.





ASUNTOS GENERALES


CONTRIBUTION AL STUDIO DE LA IDENTIFICATION
POR LA MARCH

El Dr. Chritovam Mangione, con el titulo de Contribucao para o estude
da identificao'pela marcha, ha presentado y defendido una hermosa tesis docto-
ral en la Facultad de Medicina de San Paulo, Brasil. La tesis fue inspirada por
ol Dr. Flaminio Favero, Profesor de Medicina Legal en aquella Facultad, cuya
itrmidable labor al frente del Instituto Oscar Freire es, actualmente, una de
las que dejan mis hondo surco en el predio m6dico-forense del continent ame-
ricano.
El studio de la locomoci6n tuvo sus precursores en Borelli (1860), Barthez
(1789), Gerdy, Maissiat, Giraud y Teulon; pero es necesario llegar a Marey,
al genial creador del metodo grAfico, para encontrar las verdaderas nociones
de la march humana. Carlet, Demeney, los hermanos Weber y Duchenne, de
Boulogne, contribuyeron tambien al desarrollo de este interesante capitulo de
la biologia humana con sus trabajos e investigaciones fisiol6gicas.
Si estudiamos la evoluci6n del problema, si analizamos cronol6gicamente
los esfuerzos realizados por los distintos observadores, desde Borelli hasta MIan-
gione. es facil notar que. al compas del tiempo, el examen de ia march se ha
hecho desde tres puntos de vista diferentes. En efecto, en sus comienzos los
autores s6lo ateudian al aspect biol6gico, esforzAndose por eselarecer todos los
problems planteados por la marcha, la carrera y el salto en el campo de la
Fisiologia, presentando preferente atenci6n al mecanismo de las extremidades
inferiores y a su funcionamiento. Despu6s, con Marey y sus discipulos, so en-
foca la mareha desde el punto de vista m6dico, procurando utilizar los datos
de la locomoei6n normal en la clinic, es decir, utilizar las indagaciones fisio-
16gicas acerca de la marcha normal, para revelar y descubrir las variaciones pa-
tol6gicas. o to que es igual, la marcha patologica. Y una vez fijada la noci6n de
la marcia en Fisiologia y Patologia, los autores comenzaron a preoeuparse por
el studio de la locomoci6n humana desde el punto de vista de la identificaci6n
judicial. Tenemos, pues, estas tres fases en el studio de la march: a) Periodo
biologico (fisiologia y anatomia). b) Periodo medico (patologia y clinica. e)
Periodo policiol6gico (judicial e identificativo).
La hermosa tesis del Dr. Christovam Mangione, que no podemos extractar
por su extension, consta de los siguientes capitulos: I. Conformaci6n exterior del
pie. II. Anomalias y vicios de conformaci6n del pie. III Anomalias y deformacio-
nes de los pies. IV. Marcha. Marcha normal y patol6gica. V. TWcnica para el
studio de la pisada. VI. Estudio de la pisada. VII. Identificaci6n por la pisada.
Su importancia. Y por filtimo, en las Conclusiones, dice: "Inferimos, por 1o
tanto, que el studio de la march, constituyendo un 6ptimo y vasto campo de
pesquisas para el eselarecimiento de las cuestiones medico-legales, debe ser rea-
lizado aun cuando existan otras pruebas de culpabilidad, porque vale mis, para
establecer la tranquilidad social, condenar a un acusado por abundancia, que
absolverlo por falta de pruebas".
El studio de la march, de las pisadas, estA muy descuidado entire nosotros.
En los historiales neurol6gicos y psiquiatricos apenas encontramos detalle de
fina apreciaci6n, que revelen su atinada valorizaci6n clinic. Y en la prActica
judicial, en el campo policiol6gico, tampoco se le concede subido valor. Sin em-
bargo. hemos tenido dos casos, en los cuales actuamos como peritos identifica-
dores. El primero, cerea del Puente de Agua Dulce, en que los zapatos queda-
ron estampados sobre una capa de arena. Era en una ffijrica de mosaicos, en
que el ladr6n penetr6 calzado Y, en bajo relieve, dej6 numerosas impresiones del
mismo. El zapato era de tipo sport y de factura inglesa. Se sospech6 de un
chauffeur, fu6 detenido. En su habitaci6n se le ocup6 un par de zapatos que(
daban impresiones idinficas a las eneontradas y fotografiadas sobre la arena.
Neg6 el hecho; fue sentenciado y despuAs declar6 su culpabilidad. Es el pri-





ASUNTOS GENERATES


iner caso en los anales policiales de Cuba. Despubs tuvimos otro, en el Hotel
Manhattan, durante la iltima Olimpiada. El equipo mexicano fu6 victim de un
robo audaz, probablemente con el empleo de nare6tico por el ladr6n. Este pe-
netr6 por la coeina, on plantilla de media y con el hollin iba dejando solre los
mosaicos la impresi6n de sus caleetines. Estibamos sobre la via 'del 6xito y en
franca senda thenica; pero no se crey6 suficiente el indicio y no se verified la
comprobaci6n final, con unas medias impregnadas de hollin, pertenecientci a
un sereno, que muy posiblemente se ri6 de unos y sinti6 escalofrio ante otrv.
Estas humildes observaeiones abonan las consideraciones atinadas del doctor
Christovam Mangione, cuya thesis doctoral es digna de studio y encomino.
DR. IsAEL CAsT =Araos.


LA MORATORIA HIPOTECARIA
La Audiencia de Oriente. ha declarado lo siguiente acerca de Ia fecha en
qu1 debe consignarse los intereses reducidos en los procedinmientos hipotecarios:
"Considerando: que estipulado de una manera express en el contrato de
prestamo con hipoteca, celebrado entire acreedor y deudor, que sirve de fun-
damento al procedimiento sumario hipotecario en que surge la euesti6n objeto
de esta apelaci6n, que el pago de los interests convenidos habria do efeetuarse
los dias 30 de cada mes. es incuestionable que la primera consignaci6n ante el
Juzgado por concept de intereses, reducidos al 2 por 100, a partir de la vi-
gencia de la Ley, debi6 hacerse el dia 30 de Abril, que era la primer feeha de
vencimiento para el pago de interests conform a lo estipulado' n el contralto
y no cl dia 4 de Mayo siguiente como se verific6 err6neamente al tomar como
punto de partida para el decurso de la mensualidad de intereses, la feeha de la
promulgacion de la referida Ley de 3 de Abril .del corriente afin, por o emiil
estuvo mal hecha y, por consiguiente, mal admitida, la con,'ignacion p'ir el
deudor, de la cantidad imported de una mensualidad de intereses, y con raz6n
se neg6 a admitirla el acreedor".
-El Juez do Primnera Instancia del Sur declare de oficio la nulidad de
un procedimiento hipotecario y sin efecto el embargo decretado sobre lI finca
gravada y la administraci6n judicial constituida, en merito de la Ley de Mo-
ratoria; y la Audiencia de la Habana por sentencia de 4 de Dicimhbre de 1931:
ha declarado que a virtud de lo dispuesto en el art. 175 del Reglamento hipo-
tecario, un Juez ni de oficio ni a instancia de part puede declarar la nulidad
de un procedimiento hipotecario "ni a6n cuando se invoque para deertur nla
nulidad la ley de moratoria posterior a la hipoteca v su reglamento, ya que tal
Ley slo permitiria suspender cl procedimiento pero nunca anular lo actuado".
-En un prestamo con garantia hipotecaria so acumularon los intereses al
capital y el motitante habria de pagarse en veinte aflos. Interpuesto el proce-
dimiento hipotecario y promulgada la ley de moratoria, se pidi6 la paralizaci6n
del procedimiento, lo que fu6 negado. La Audiencia de la Habana par auto
de 18 de Diciembre de 1933 revoc6 la resoluci6n del Juzgado por el fundamento
siguiente:
"Considerando: que el problema fundamental y relative a la viabilidad
del procedimiento estando ya en vigor la Ley de 3 de Abril del afio en curso,
debe ser resuelto de acuerdo con la tesis sustentada por el ejecutado ya que
por los tkrminos del contrato no se estA en el easo del deudor que viene obli-
gado al pago de intereses no acumulados de anteman9 al capital, pues la
incorporaci6n en su c6mputo durante los veinte afios, t6rmino de la obligaci6n
para su pago como credit total, representative de una sola deuda, excluye ewa
otra situaci6n juridica a que se refieren los arts. 12 y 14 de la citada Ley al
condicionar los efectos de la suspension que impone en el cumplimiento por el





ASUNTOS GENERALS


dendor de la obligaci6n de satisfacer y a partir de la vigencia de la misma el
iuter's reducido del cuatro por ciento.
Considerando: que de no aceptarse la anterior interpretaci6n y si la
propuesta por el ejecutante al fundar su acci6n en la falta de pago tie ese
intercs. se llegaria al absurdo juridico de dejar a una parte el cumplimiento de
la obligacion, a lo que se opone el art. 1256 del C6digo Civil, pues no a otra
cosa cquivale pretender desacumular del capital prestado lo que por express
eondividn del contract se incorpor6 al mismo para former un todo de una sola
Ideuda sujeta a un plan de amortizaci6n y siendo asi es incuiiestionable que en
roeta aplicacinii de los arts. 12, 13 y 14 de la Ley de Moratoria Hipotecaria
no debio el Juez admitir ni sustaneiar este procedimiento por venirle imiuesta
s;a Iprohibici6ni en cl segundo de los articulos precitados, ya qiue por tratarse
il n eil) 'tdito de lia clase a que beiificia dieha Moratoria estaba en el casso (h
,xcV(l))ri<61 a 4qu ie vo ntea c0l c l timtio extremio d'l art. 13."
X. Y. Z.


COMENTARIOS

I11 i'knuhilido al)ogado mexicano Sr. Querido Mohieno, que cueiita afecto-s
y simpatins en C(uba, done estuvo exilado miucho tiempo, en reciente articulo,
dnodo hviietta di, halHerse declarado cesantes a los mozos de limpieza de los: .luz-
gdlos di s ) paIis. ulienta lo siniente:
"1n ( clttal'io dt .lzgadlo qt e no piudo soportar la falta de limpiez.a dice
1ii pi-'iiliqo-- w p), So ai harrer en metito de la hilaridad que produjo ltal aeto,
t111ir I' lit ;ii;illlies YV (ellis )ersoiias qlil por i' egoeios coneurren a la Pleiiliei-

Es sui'r'dido le sirve al Str. Molieno. tras lainmentar esas escenas, para
hal'er "sl:1i IIimiinife'stniioines:
's i-o, peroi no deja de ser suigestivo este desprecio que se siente en
al1iunios p)iises de lhispanioamin'rica por todo aquello que tiene alguna relacion con
la .I1 slivia. Y eso qil, si' vive proclaimando a Themis conio la panacea de todos
iuiesiros lanhls politicos, sociales y hasta economicos. Hay locales de Juzgado
qile sint exiageracini. arenas serian dignos de una recauderia o cuando miis,
de tn simiinquillo. El miobiliario, inclusive el que sirve para uso del Juez, deja
inIuellot qill desear; y ell eianito a comodidades, es bien sabido que los Juzgados
dit' )istrito eni'recell de telefono y desde hiace mucho tiempo traba.jan hora:4
corritids. piiria evitar l consunio de luz elketrica. En tribunals asi, la ley y la
Slusticia picrdeln miajcstad a p)esar de la indiscutible honorabilidad dIr los uni:is-
I ridis (qile lit imparten".
; (,l11i dirvmlos nosotros die nuestros Jlizgados, donde falta todo eso que s,-
finia cl ahogido nitexicaino y adeniils, libros, material de oficina, la Gacelt, per-
sonal suficiente y locales apropiados, para evitar abigarramiento de personas
y por consiguiente, destirdenes? Lamentarlo.
Il) nuevo arguniento tefnemos lque adueir, a los ya consignados en ante-
riores v sucesivos niut eros, en favor del derecho que asiste a los funcionario:
.udiciales declarados cesantes sin formaci6n de expediente, con motive de la
llanmada depuraci6n judicial, y a los (ue renunieiaron por motives conoeidos;
a que se les conceda jubilaci6n ; y consiste en que por Decreto 408 de 1934, qut!
ha reorganizado el Ejereito, se ordena en la disposici6n transitoria tereera
que "los individuos que pertenecieron al disuelto Ejercito y a las demnis fuerzi.s
armadas y que hubieren contribuido al fondo de jubilaci6n y retire, debertin
presentar antes de los veinte dias siguientes a la publication del present Do-
creto, reclamaci6n ante el Presidente Provisional de la Repfiblica en cuanto
inicaimente al derecho a obtener el pago de pension".





ASUNT06 GENERALES


Es decir, que los ex oficiales que fueron separados del Ej6rcito con motivo
de la revoluci6n del 4 de Septiembre, tendran derecho a retiro.
j Por qu6 no se concede ese derecho a los separados del Poder Judicial, que
tambi4n por muchos asios han contribuido al fondo de jubilaci6n I
OAN.


0OLESIQ DE AXOGADO0 DS LA HABANA
SOCION OFIOIAI

lja Junta de Gobierno en session de 18 de Agosto iltinio, acord6:
Declarar que es sentir del Colegio de Abogados de la Habana que todo(n
los Magistrados del Tribunal Supremo y de las Audiencias, Jueces, Fiscales,
Auxiliares y Subalternos del Poder Judicial y de las Fiscalias, deben poner las
renuncias de sus cargo respectivos a .disposici6n del Presidente de la Repti-
blica para propiciar y facilitar la indispensable depuraci6n ((iue reclamia II opi-
ni6n pfiblica y Hi obtenci6n de las finalidades perseguidas por el movimiento
revolucionario.
Y adherirse a la iniciativa tomada por los Jueces Suplentes de la Ilahana
en cuanto la misma concuerda con la letra y el espiritu de la anterior motion
aprobada.
-En sesi6n celebrada el din 28 de Agosto so tomaron los siguirntes acuerdos:
Recomendar al Gobierno que, antes de los comicios generals para elegir
los cargos de elecci6n popular se convoque a una Convenci6n ('onstituyente !'o-
berana que con plenas facultades dote a la Repiblica de Cuba, de una nueva
Constituci6n. y que por esa misma Convenci6n se sofiale la fecha para la cel-
braci6n de dichas elecciones y que en tal virtud se deroguen los incisos de In
parte resolutiva del Decreto 1298 de 24 de Agosto actual. que se opongan a la
anterior disposicion.
A nioci6n del Dr. Dihigo se acord6 cooperar a la iniciativa de la Universi-
dad que se propone perpetuar la memorial de los profesionales y estudiantes
eaidos combatiendo la tirania del pasado regimen, comunicarlo it la Ulni\'ivr:si-
dad y comisionar al Dr. Chediak para todo lo concerniente a este acuerdo.
-En la sesi6n de 6'de Septiembre filtimo se tomaron estos acuerdos:
Que para que terminen las conmociones political que esth sufriendo la
Naci6n y so desvanezcan las amenazas que la rodean, es absolutamente necesa-
rio que se consolide, con el apoyo de todos, un gobierno cubano, que, al pro-
pio tiempo que desarrolle los ideals renovadores de la revoluci6n, sea capaz
de mantener el orden. asegurar la tranquilidad y encauzar la vida national,
para que cese el actual estado de incertidumbre que tanto peligro entrafia para
la Reputblica.
Que tanto los miembros del actual Gobierno, como los demas sectors de
opini6n, las fuerzas armadas de la Repfiblica, obreros y todos los ciudadanos,
estAn en el deber de realizar cuantos sacrificios scan necesarios pars salvar a
Cuba de la honda crisis que atraviesa, porque ella ha de star siempre por
encima de todos y de todo.
Que para que reinen la paz y el orden y la vida se normalice, ,es precise
que ese Gobierno sea de concentraci6n national, respaldado en lo possible, por
los sectors de opini6n, el cual habra de realizar obra de reconstrucci6n pura-
mente national, apolitica, y revolucionaria sin inclinarse a ninguna tendencia,
grupo o persona, para que todas los ideologias y aspiraciones. se sientan ampa-
radas por el mismo y puedan desenvolverse dentro de los mAs puros canones de
lucha civics normal, y cristalicen en la Convenci6n Constituyente que este
Colegio ha pedido.y sefialado como indispensable.





ASUNTOS GENERALS


Que es deber ineludible de todos los ciudadanos y especialmente de las fuer-
zas armadas, cualesquiera que sean sus ideas en el orden politico, o sus aspi-
raciones, o de clase, adoptar y seguir decididamente esa conduct netamente
national. como finico medio de encontrar el camino para el retornn a la nor-
malidad y de alejar todos los peligros que hoy amenazan a la patria.



LIBROS Y REVISTAS

NIcEV(S IHi-HOS, NI.'VO DERECHO E SOCIEDADES ANtDNIMAS, POR JOAQUIN
(GAatR1iTrs.-Madrid, 1933.-El catedrAtico de la I'niversidad Central pronun-
ci6 una conferencia que sirviO de base pura redactar este ensayo y cedio sus
dereehos de author al Ateneo Juridico de la Universidad de Madrid y ha sido
llevado al libro que nos ha remitido la "Editorial Revista de Derecho Privado".
Ei, IMPUESTO DE I)ERECHOS REALES EN ESPARA, POR Pio BAILAESTEaRO.-Ma-
drid, 1933.-lIm "Editorial Revista de Derecho Privado", nos envia este libro
del D)r. Ballesteros, ex-Magistrado del Tribunal Suprenmo y Profesor de )n
I'niversidad de Madrid (in el que estudi6 el impuesto tide referencia.
('ONTROVERSIA DE CONSTIT'CIONALIDAD ESTABIlIECIDA POR LA "AsOCIACI6N
NACICNAI, DE MDinCos", I1AJO LA DIRECCOIN EI, l)R. PEDRO HERRERA SOTOLONGO.
--fIlahana. 1934.--A prop6sito del I). P. 1703 de 1933, disponiendo la Cole-
giacion Mdica se ha pilanteado tal controversial y los antecedentes y alegalo
del ea.so han sido recogidos en un folleto.
LA ZCNA MARITIMO-TERRESTRE Y EL HIALNEARIO DE LA PLAYA, LAS SERVIDIMBRIRES
DE VIGltANCIA Y EL DERECHO DE LA PROPIEDAD PRIVADA, POR EL DR. NfSTOR CAR-
nONEL, Y ANDRIaAfN.-llahana, 1934.-Otro eserito juridico aprop6sito de de-
nuncia del Seeretario de Justicia sobre tales asuntos, de sobra conocidos, ha sido
dado a conoeer (n este folleto.
TRES DISC'RSOS EN LA SOCIEDAD ECON6MICA DE AMIGOS DEL PAfs".-Haba-
mn. 1934.-Los que pronunciaron el Dr. Antonio Garcia y Hernindez, sobre
"Fernando Ortiz y Luciano R. Martinez". el Dr. iuciano R. Martinez, sobre
"ILa Soeiedad Eeonimica y la educaci6n national"; y el Dr. Fernando Ortiz,
sobre "El deber norteamericano en Cuba". con motive de la reeepcion de los
Socios de Mrito, Dres. Martinez y Ortiz, han sido reproducido en este folleto.
EI, CASO DE LA CRUZ ROJA (UHHANA, PO. RAFAEL MARIA ANGm.o.-llabana,
1934.--EI Dr. Angulo en un folleto reproduce el escrito que dirigiera ial Pre-
sidente Provisional de la Repfiblica sobre el nombramiento de un Supervisor
para la Sociedad Nacional Cubana de la Cruz Roja, que refuta de illegal.
IREVISTA r,; DEREC1HO PRIVADo.-Madrid, Diciembre.-IHe aqui el suniario
de este niimero: Valor civil actual de las normnas constitucionales, por J. Gon-
irAlez Palomino: Jurisprudencia del Tribunal Supremo: Enjuiciamiento Civil,
por M. de la Plaza; Civil, por F. Bonet y F. Delgado; Revista de revistas, por
A. Enciso y Notas Bibliogrhficas.
OTRAS REVISTAS EXTRANJERAS.-IIemnos reeibido Revistan (rtica de ,Juris-
priudencia, Buenos Aires, Reptiblica Argentina, Diciembre; Los Tribunales, Me-
xico, Diciembre: La Justicia, Mexico, Diciembre; Gaceta Judicial, Quito, Ecua-
dor, Septiembre; Juri.prudencia. Montevideo, Uruguay, Diciembre; Boletln del
Banco Central del Ecuador, Quito, Ecuador. Noviembre; Revista de Dereito
('omercrial, Rio de Janeiro, Brasil. Julio-Septiembre; Revista de Derecho y
Legislwion, Caracas, Venezuela, Septiembre-Octubre; Boletines Juridicos, Talca,
Chile, Octubre; Revista de los Tribunales. Madrid, Espafia, Octubre.
OTHAS REVISTAAs.-Han Ilegado a nuestro poder Revista de la Asociacidn de
Viajantes del Comnereio, Enero; y La Jurisprudencia al Dia, Noviembre, de la
llabana.





ASUNTOS GENfiRALEB


MISCELANEA
MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despuos de publicado el ndmero anterior,
ha habido el siguiente:
President del Tribunal Supremo.--Ha sido ratificado en dicho cargo, el
Ledo. Juan Edelmann y Rovira.
Juez Municipal.-Ha sido numbrado el Dr. Aurelio GonzAlez y de la To-
rre, para Fomento.
Fiscales de Partido.--Ha sido declarado cesante el Dr. Andr6s Portuondo
y Barcel6, de Banes.
--Para'ecubrir dicha vacant ha sido nombrado el Dr. lnia; Mufioz y Salis.
Licenotai extraordinarias.-Sc han concedido sets meses al Sr. Raimundo
DiLvalos, Secretario del Juzgado de Primera Instancia e Instrueci6n de Pedro
Betancourt; tres meses al Sr. Jos Guerra, Oficial de Sala del Tribunal Su-
Supremo; tres meses al Dr. Jose OareerAn, Juez Municipal de San Jos6 de las
lajas; y dos meses al Sr. Eduardo Chavez, Oficial del Juzgado de Lnstrucci6n
de Cienfuegos.
Causes, expedientes, etc.-La Audiencia de Santa Clara dispuso former
causa al Juez Municipal de Rio de Ay, Sr. Miguel Zaballa, por abandon de
destino.
-Ha sido comprendida en la iltima amnistia la causa que por orden del
Tribunal Supremo se iniei6 por desobediencia, al Dr. Ricardo A. Trelles, Ma-
gistrado de la Audiencia de Matanzas.
Jusgado Municipal de Fomento.-Por D. P. 317 de 1934, ha sido creado
este Juzgado de 31 clause, supi-imi6ndose el existente de 4" clase.
Cesantias.--Ian sido declarados cesantes los Sres. Benito FernAudez,
Seeretario del Juzgado de Primera Instancia de Santiago de Cuba; y Carmen
Picazo, Oficial del Juzgado de Primera Instancia del Centro.
Renuncias.-Han renunciado sus cargos los Sres. Bias Ceiro, Juez Mu-
nicipal de Felicidad; Ruben Herrera, Alguacil del Juzgado de Primera Ins-
tancia e Instrucci6n de Florida; Antonio Torres, Secretario del Municipal de
Auras; Listolier Ricardo, Alguacil del de Primera Instancia e Instrucci6n de
Puerto Padre, y Francisco Sardifias, Escribiente del Municipal del Perico.
Nombramientos.-Han sido nombrados Secretarlos: los Sres. Pablo Ndfiez,
del Juzgado de Primera Instancia de Santiago de Cuba; Juan M. Vigil, del
Municipal de Fomento; Alipio Escobar, del Juzgado de Primera Instancia e
Instruccion de Consolacion del Sur; y Laudelino Escobar, del Municipal de Pun-
to Alegre.
Oficiales: los Sres. Manuel Oliva, del Municipal de Jiguani; CAndido Gar-
cia, del Juzgado de Primera Instancia de Almendares, y Arturo Ferrer, del de
Primera Instancia del Centro.
Auxiliar: el Sr. Pedro Villanueva, del Archivo de la Audiencia de la Ha-
hana.
Escribientes: los Sres. Jos6 M. Rodriguez, del Juzgado de 14 Instancia e
Instrucci6u de Consolaci6n del Sur; y Ana Rosa Castillo, del Municipal del
Perico.
Alguaciles: los Sres. Herminio Izaguirre, del Municipal de Campechnela;
Miguel Martinez, del Municipal de Punta Alegre; Javier Vilardell, del de Pri-
mera Instancia e Instrucei6n de Florida; y Luis Fuentes. del Municipal de
Guanajay.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONES JUDIOIALES. El
Ejecutivo condon6 la multa de $100 impuesta al patrono Angel Negrete y que
correspondia a este fondo.
-Por D. P. 3217, publicado en la Gaceta de 21 de Diciembri de 1933, se
concedi6 un cr6dito de $35,000, para pagar un mes entero a los jubilados y
pensionistas judiciales.





ASUNTOS GENERATES


-El Tribunal Supremo nombr6 para integrar este afio la Comisi6n de
Jubilaciones, al Magistrado de la Audiencia de la Habana Dr. Carlos Piedra,
President; Dr. Alfredo Bernal, Abogado Fiscal del Tribunal Supremo, y
Dr. Carlos Revilla, jubilado, como Vocales; y suplentes, Ledo. Mario Mon-
tero. Dr. Cayetano Socarris y Guillermo Vald&s Fauly, Presidente de Sala,
Teniente Fiscal de la Audiencia de la IIabana y Magistrado jubilado respecti-
vamente.
COMPASIAS DE FIAKNZA.-El Secretario de Agricultura ha retirado
la autorizaci6n concedida a las comnpafias de fianzas "El Amparo". "Palmi-
!1a", "Mereurio de Cuba" y "'El Capiro".
COMPRAMOS.-Los indices de Lv: Jurisprudecia al Dia correspondien-
i,< a los afios 1920, 1921 y 1923 y los pagamos a peso, en 11 NQ 188, entire H e I.
FALLECIMIENTOS.-Han fallecido: el Sr. Francisco Rivero, Oficial
del .1uzgado de Instrucci6n de Col6n, que se suicide; y el Sr. Vicente R. Hart,
herniano del Dr. Enrique Hart. Jncz de Prinmera Instancia e Instrucci6n de
Trinidad.
NOTICIAS VARIAS.-En el Ju.,gado de Primera Instancia de Giiines
hubo tin escalamiiento y se llevaron tres procedimientos hipotecarios en curso.
El Colegio de Abogados de Santiago de Cuba va a examiner todos los
asuntos en tramitacion y archivados en el Juzgado de Primera Iustancia para
coinprobar si los poderes llevan sello de bastanteo.
-Tambii6n acord6 dicho Colegio angular la emisiin de sells de ba"Ianteo
y ,nmitir otra' do discfio distinto.
I.a Snala de Gobierno del Tribunal Supremo aprob6 los Estatutos del
C'ol -11.! tornado posesi6n del cargo de Presidente de la Asociaci6n de Au-
xiliares de la Adiniistraci6n de Justicia de la Habana, el Dr. Luis Milanes.
-Se nego a In Fiscalia de la Audiencia de Oriente el personal temporero
qi, ,-olicit.6. pmr estar agotado el cridito para esa atenci6n.
El dia 4 del actual eelebro con un almhnuerzo su toma de posesi6n la nue-
va direct' iva de li Asociaci6n de Auxiliares de lai Administraci6n de Justicia".
-- Segin Li libertad de Santiago de Cuba, en los iltimos dias de Enero
habia;i n tranitilaei6on e l Juzgado de Instrucci6n de dicha ciudad mis de dos
rail causes.
El claustro de lahi Facultad de )erceho de la I'niversidad, acord6 supri-
111ir pr este ano los studios de Procurador.
En saidin tie hl dt Paris. pronuneio el )r. Miguel Bolafios una disertacidn sobre "R Hir-
g'anizaniin dIc li Jinslicia en Franiuai".
l)icha Sociedad ha constituido las siguientes secceiones: Derecho Civil:
i)res. Luis de Feria, Presidente; MAximo Martinez, Secretario; Rodolfo Bafios
y Manuel Mini6. Vocales. Derecho Mereantil: Dres. Ricardo Mornin, Presidonte;
Miguiel Bolanios. Secretario; Domingo Mencia c Ignacio Carrera, Vocales. )e-
recho Penal: Dres. Ricardo Oxamendi, Presidente; Enrique Wihsmarck. Scrve-
tario; Manuel Bisbt y PWrez y Manuel Pioo, Vocales. Derecho Hipotecario:
D)res. Mario Lamar, Presidente; Ari:stides lIernandez. Seeretario; Francisco Fa-
br6 y Luis Mufiiz, Vocales.
--Plnrce se concedcrfi un erMito de $50.000 pa paa pagar los sueldos atrasa-
dos a los Jueces Municipales Suplentes.
--El Letrado Antonio Betancourt y Manduley ha pedido al Secretario d(I
Justicia se It' nombre Magistrado del Tribunal Supremno.
--El Colegio de Procuradores de Caimagiiey trata de pedir al Gobirno
que la presentaci6n de exhortos, se haga siempre por Abogados o Procuradores,
y solicitar que en Ins Estaciones de Policia se puedan admitir p6lizas de com-





ASUNTOS GNERALES


pafiias de fianzas, lo que no parece pueda concederse por que la calificaci6n
de la fianza corresponde por la Ley a los Jueces y Tribunales.
-La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo aprob6 los Estatutos del
Colegio de Procuradores de la Habana.
-Se ha constituido en esta capital el Ala Izquierda de los Abogados con
tendencies radicales.
-El Colegio de Abogados de Santiago de Cuba eligi6 la siguiente Junta
de Gobierno: Decano, Dr. Rafael Molinos; Secretario Contador, Dr. Jose A.
Botta; Tesorero, Dr. Aristides Feria; y Diputados, Dres. Rafael de la Torre,
Jos6 L. Mustelier, Augusto Mufioz, Humberto Gir6, Berta Armaignac y Jorgo.
Fernandez Mascar6.
-El Secretario de la Asociaci6n de Abogados de New York inform al
Colegio de Abogados de la Habana, que alli para ejercer la profesi6n, se nece-
sita ser ciudadano americano.
-Se trata de crear el Partido Judicial de Placetas, con los T6rminos de
Placetas y Camajuani.
-Los Jueces de la Habana han acordado reunirse el primer sibado de
cada mes presididos por el Decano y almorzar juntos. La primera reunion tuvo
efecto el dia 3 de Febrero con asistencia de 23 Jueces.
-La casa del Dr. Pedro R. Silva, Juez accidental de la Secei6Oi 4., que
conoci6 de la causa por los sucesos de la calle Carlos III, fue tiroteada.
--El Dr. Miguel A. Parraga ha propuesto al Colegio de Abogados se cree
la "Caja General de Pensiones y Jubilados de Abogados y Procuradores".
-El Juez Municipal de San Antonio de los Bafios, encontrAndose en esta
capital, fue lesionado levemente al explotar una bomba en "El Palacio de
Cristal'".
EXEQUATUR NEGADO.-Habiendo decretado un Juez de Mexico un
divorcio, hubo de solicitarse del Tribunal Supremo de Cuba el cumplimiento
de la ejecutoria en esta Repfiblica, lo que neg6 aqul1 por estos fundamentos:
"Considerando: que la expresi6n de causar ejecutoria la sentencia, con-
signada en la certificaci6n presentada, es suficiente para acreditar su firmeza;
pero, en eambio, ]a inexistencia de Tratado aplicable al caso y la falta de justi-
ficaci6n del hecho de darse fuerza y cumplirse en los Estados Unidos Mexica-
nos las dictadas por los Jueces cubanos, indispensable a los fines de los arts. 951
y 952 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, y cuya aportaciln, segfin constant
jurisprudencia de esta Sala, incumbe al interesado, obligan a denegar la ejenu-
ci6n del fallo en cuesti6n sin otro examen."
ACCIDENT DURANTE EL TRABAJO.-La Sala de lo Civil del Tri-
bunal Supremo por sentencia de 30 de Mayo de 1933 declar6 lo siguiente, q(pe
por ser pronunciamiento nuevo estimamos de interns:
Considerando: que declarando la senteneia que el obrero recurrente estuvo
incapacitado absolutamente para el trabajo 150 dias y que disfrutaba un jor-
nal variable, habiendo ganado en los 18 dias que trabaj6 durante los dos meses
anteriores al accident la cantidad de $58.71, es claro que al asignArsele como
indemnizaci6n la cantidad de $61.41 reducido a $20 por haber percibido ya Li
diferencia, incurri6 la Sala sentenciadora en la infracci6n legal que se le im-
puta en el primer motivo del recurso, pues la indemnizaci6n que le correspond
de acuerdo con el art. 11 de la Ley de Accidentes del Trabajo es la de una dieta
diaria igual a la tercera parte del promedio del salario que result de la di-
visi6n de los $58.71 percibidos por los 18 dias que trabaj6 durante los dos mess
referidos, o s6ase la cantidad de $1.08 diarios que multiplicados por los 150
de absolute incapacidad para el trabajo dan un total de $163.08.-Firmantes:
seiores Tapia, Edelmann, Trelles, Avendaio (Ponente), Vandama, Figuerca y
Ortiz.








REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMO CORRESPONDEtNCIA DE SEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

Suscripci6n annual, $ 7.00 Naumero suelto... $6.70 Anuncio en *I Dirt. $2.00

ANO X. HABANA. MARZO DE 1934. NUM. 3.


LA ACCION PERSONAL DEL ACREEDOR PRENDARIO
El contrato de prenda, como su similar el de hipoteca, es accesorio de otro
principal que garantiza, generalmente, el de pr6stamo. Digo generalmente
porque puede serlo de cualquier otro, ya que toda obligacion, sea cual fuere
su naturaleza, puede estar asegurada con la garantia real de los bienes mue-
bles o inmuebles, del que la contrae. La libre contrataci6n no tiene mis limi-
taciones que las impuestas por la ley, la moral o el orden pfiblico.
Asisten, por lo tanto, dos acciones distintas a los acreedores prendarios:
la real contra la prenda, por el procedimiento privilegiado establecido en el
art. 1872 del C6digo Civil, que autoriza y regular la subasta de aquella por
ante Nctario, y la personal contra el deudor para exigirl, el cumplimiento de
la obligaci6n principal, que ha de ejercitarse judicialmente en juicio ordi-
nario o ejecutivo.
No faltan, sin embargo, quienes entienden que, existiendo procedimientos
especiales para el cobro de los crcditos pignorativos sefialados por el art. 1872
del C6digo Civil a que antes se hizo referencia y por el 323 del C6digo de Co-
mercio si se trata de efectos y valores cotizables on Bolsa, hay que atenerse
forzosamente a los mismos, sin que sea lieito prescindir de ellos para acudir a
otros mis dilatados y costosos, agrarrando ]a situaci6n del deudor. Olvidan que
la via de apremio privilegiada se concede en interns del acreedor, como un
derecho que se le otorga y no como un deber que se le impone, y que ese dere-
cho es, consiguientemente, renunciable para discutir definitivamente en los
juicios ordinarios o provisionalmente en los ejecutivos comunes la existencia
y cuantia del cr6dito no pagado. La Audiencia de la Habana, en sentencia
relativamente antigua, se inclin6 a esa soluci6n, pero no tard6 en rectificar la
doctrina para mantener resueltamente la contraria.
El art. 1445 de la Ley de Enjuiciamiento Civil estatuye que en los juicios
ejecuti-vos se procedera en primer lugar contra los bienes dados en prenda.
A 61 se acogen los que entienden que en ellos pueden reclamarse los er6ditos
prendarios, pero los que asi no piensan les recuerdan que el C6digo Civil es
posterior a dicha Ley y que, por lo tanto, el art. 1872 del primpro dej6 sin
efecto el 1445 de la segunda. El argument parece formidable a primera
vista, pero a poco que se medite no lo es. puesto que el art. 1872 no expresa
que las reglas que establece son las finicas a que hay que ajustarse para el
cobro de la deuda garantizada.
j Rije, por otra parte, a partir de la vigencia de la Orden 362 de 1900,
la disposici6n contenida en el art. 1445? Muechos screen que el art. I de- la
expresada Orden la dej6 sin efecto al imponer al que pida un embargo la obli-
gaci6n de designer, bajo su responsabilidad, los bienes de su deudor que hayan
de ser objeto del mismo. Otros opinan, por el contrario, que ambos preceptos





ASUNTOS GENERALEs


no se contradicen, ni se excluyen, pues nada se opone el de la Orden a que el
de la Ley obligue al acreedor a dirigirse primero contra la cosa pignorada. A
esta ui!tima soluei6n pareee inelinarse el -liio ip*llisiata aeaor BetancoUrt,
que menciona como vigente el art. 1445. Las dos soluciones tienen funda-
nientos solidos a su favor, que no son material de este modesto trabajo.
Es indudable que si rematada la prenda no queda satisfecho totalmente el
acrewedor, puede dirigirse judicialmente contra los demnAs bienes de su deudor,
ejercitando para ello las acciones oportunas para hacerse pago de la diferen-
eia. En esto todos estAn de acuerdo. Y si le es licito haeerlo para lograr el
pago partial de sn eredito. 1 por que no ha de serlo para obtener el pago total T
Los procedimientos privilegiados, por lo mismo que to son, no excluyen los
ordinarios. A 6stos pueden acogerse los favorecidos. haeiendo dejauci6n de los
beneticios de aqnullos.
Aiun uando se estipule en el contrato de pignoracin (lque el acreedor ten-
dra forzosamente que subastar la prenda por ante Notario, sin que en ninguin
easo pueda ejercitar acciones jtidiciales, esa estipulaci6n especialisima no le
impide hacerlo por ser contraric a la Ley. Los procedimientos, como ha decla-
rado reiteradamente la jurisprudencia, no son objeto de contrato. puesto que
no forman parte del patrimitonio de los litigantes. Responden al interns pu-
blieo v no al privado de los contratantes. El derecho a la justicia, por los
medios que autorizan las leyes, es inalienable. El derecho a los procedimientos
estableeidos para obtenerla, es irrenunciable. Precisaniente, con relaci6n al
contrato de prenda, deelar6, no hace mueho liempo, el Tribunal Supremp qpie
las alteraciones en el procedimiento regulado por la Ley, eomo garantia para
aereedores, deudores y terceros, acordadas por los contratantes, no son eficaeesj
no tienen valor, no surten efeceto alguno y original la nulidad de la subasta
efectuada (con arreglo a esos pactos ilicitos. Y si es ineficaz la modificaci6n
del procedimiento, con mayor motivo ha de serlo su supresi6n. Serfa lo mismo
que si un propietario renunciara al derecho de impugnar las cuentas que le
presentara su administrator.
Lo que si pueden convenir el acreedor y su deudor es que la responsabi-
lidad de este quede limitada al precio de la prenda, sin que el primero pueda
dirigirse contra los demas bienes del segundo, pues tal estipulaci6n en nada
se opone a la Icy, ni a la moral, ni al orden puiblico.
La Ley de 3 de Abril del present afio (no la de la moratoria:hipoteearia,
que tiene la misma feeha), vari6 radicalmente el sistema hasta entonces im-
perante para el robro de los creditos asegurados con hipoteea. Suprimi6 la
aeci6n personal o de otra clase contra bicnes distintos de los hipotecados. En
ning-un caso puede el acreedor dirigiree contra otros bienes, presents o futhros,
de si deudor, <.ubran o no los gravados la deuda garantizada. Rematada la
fine, se extingue la obligaci6n principal que asegura. Se prohibe a los Jueces
y Tribunales admitir procedimientos contra los otros bienes.
.Justa y equitativa me parece la reform, inspirada, sin duda, en el loable
proposito de atenuar la situaci6n mAs qe dificil, desesperada, en que hoy se
hallan los deudores hipotecarios, annque con ella ase resentiri necesariamente el
credit territorial, en corta media, por fortune, ya que, para prevenir sus peli-
grosas contingencias, no se darA dinero mAs que sobre inmuebles que tengan
un valor que supere con creces a la cantidad que se entregue, y rmiy dificil-
mente en segundas o posteriores hipoteeas. Bien es verdad que eso es lo- que,
antes de la Ley, haclan, por lo general, todos los que daban su dinero en pr6s-
tamos. Lo que oeurre es que entire sus previsio4es no figuraba la de hna gran
crisis eeon6mica que trajera como consecuencia una enortme depreciaci6n de la
propiedad inmueble.
4 La limitaci6n de la responsabilidad del deudor en el contratid de hipoteea
repercutira en el anAlogo de prendaT & Originara, miAs o inenos pronto, una





ASfNXTO& GENWXZ3L7

ley semejante eoA relacif6 a&L mismo t Si a 61 se hiciere extensive la refqrma,
si ae entendiera qe exjiste la. wsma rax6n juridica pa;a eqgiparar los grav*-
menes de bienes inmuebles a los de bienes muebles, si igual coasideraci6n me-
reoieran a nuestros legialadores los duefios de los unos y de los otros, la prenda
responderfa exclusivamente de la obligaci6n principal. Verificada la subasta,
tendria el aereeder que contentarse con el precio ofrecido y dar carta de pago
de It totalidad de su crleito. Para' cobrar habria de ix a la subasta notarial,
y si no se presentaban licitadores o las postures no fueran admisibles, hacerse
duefio de la prenda, dindose por satiafeeh6.
Su situaei6n seria verdaderamente angustiosa i surgieran problems re,
laeionados con la propiedad de ]a prenda, que hubiera que decidir, como es
natural, en jnicio ordiuario. La cosa pignorada pudiera no pertenecer al
deudor o al tercero que se dijo duefio de la miimpa; pudiera ser do un extrafio
que interest su reivindicaci6n en un pleitQ de aquella clase. El misero acreeder
no podria establecer reclamaciones judiciales por impedirselo la existencia de
]a prenda, ni podria tampoco dirigirse contra 6sta, acudiendo a la subasta no-
tarial, por ester sujeta a las results de un juicio de reivindicaci6n y, acaso,
hasta retenida y depositada, per haber utilizado el actor los derechos que le
otorga el art. 498 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.
Se argiiira que esas medidaa precantorias, como provitionales, no le pri-
van de rematar notarialmente la cosa pignorada. Muy cierto, pero habrian de
influir decisivamente en el precio que de ella se obtuviere. & Qu6 licitador se
atreve a ofrecer posture, que no sea insignificant, para adquirir, un dominion
problemAtico, 4udoso, insegurot... Y si el aereedor se decide por Ia adjudi-
caci6n, la propiedad que obtiene estA expuesta a las eontingencias de una
contienda larga y enojosa, sin que pueda tomar posesi6n inmediata de la
prenda, ni, consiguientemente, disfrutar de ella st se I; constituy6 en dep6-
sito. Hoy tendria la facultad de prescindir de la garantia real jpara reclamar,
mediante el ejereicio dc Is acci6n personal, el cumplimiento de la obligaci6n
asegurada. Privado de esa acci6n, para readquirirla, en casos como el antes
expuesto, se veraa forzado a promover un pleito de reseisi6n.
SSemejantes perspectives llevarian a la crisis el crkdito pignoratieiot Ese
es el aspect m&s intercsante del problems. La realidad, con sus exigencies
anonadantes, ahoga muchas veces los designios mts generosos, los impulses
mis sentimentales, y la realidad, por dolorosa que sea, es 6sta: el que necesita
dinero tiene que dar garantfas que satisfagan a aquel a quien se lo pide; si no
se las ofrece, &ste no se lo da. Y frente a ella son indicaces las f6rmulas de los
mis sabios eeonomistas y las iniciativas de los legisladores mis humanitarios.
Mientrw.s no sea obligatorio el prestar.... oros son triamfos
A pesar de esos ineonvenientes, la supresi6n de las acciones personales en
los contratos de prenda e hipoteca, sobre todo en est6s filtimos, me encanta,
siempre que la garantia real aceptada sea cierta y efeetiva: esto es, que per-
tenezea al dendor obligado, y que, consiguientemente, jesponda al eumpli-
miento de la obligaci6n principal asegurada.
Sensible es que un acreedor desconsiderado se quede, por bajo precio, con
los bienes gravados y con todos los demas de su deudor; pero lo es, igualAente,
que un aereedor engafiado, para hacerse pago, no pueda dirigirse contra los
dados en garantia por ser de la propiedad de un f~reero, extrafio al contrato,
ni contra los otros que posea sq deudor.
MANuMT MAwBIN=R 'IeoA.A

LA GAUOION DEL ARRMAIGO N W ESTADOS UNIDOS
Las numerosas consultas que vengo recibiendo dead hace tiempo de Com-
patiias norteamericanas con sucursales en el extranjero, a las que peor lo visto





28 ASUNTOS GENmmatL
se ha pretendido exigir la liamada cauci6n o fianza de arraigo.o judicatum
solvi bajo el pretexto de que tal cauci6n o fianza se exige tambi6n en los Es-
tados Unidos, me han demostrado que en el extranjero se tiene por lo visto
una idea muy equivocada del trato que se da a los extranjeros por los Tribu-
nales norteamericanos. Ello me ha impulsado a publicar el present articulo,
puntualizando los casos y condieiones en que se exige cauci6n a los litigantes
en los Estados Unidos, y me referir6 especialmente a los Tribunales del Estado
de Delaware y a los Tribunales Federales de dicho Distrito, pues es sabido que,
por motivos legislativos que no es del caso exponer, es predominante el nunmero
de Compafiias norteamericanas que operan en el extranjero, que estAn domi-
ciliadas en el Estado de Delaware.
Ante todo he de hacer constar que, salvo el caso exceptional de demanda-
dos extranjeros a que me referire mis abajo, ni en los Tribunales Federales
ni en el Tribunal del Estado de Delaware, la ciudadania del litigante influye
en modo alguno en nue se le exija o no cauciii pa"- litigar. Desde este punto
de vista los ciudadanos extranjeros estAn equiparados en absolute a los ciuda-
danos norteamericanos, cualquiera que sea la naturaleza de los procedimientos,
privilegios e inmunidades de que quieran hacer uso, lo mismo ante los Tribu-
nales de Estado que ante los Tribunales Federales. Lo finico que puede deter-
minar la exigencia de una cauci6n es la no residencia del litigante, tanto si es
anmericano como extranjero; pero dicha residencia no debe confundirse con el
domicilio legal, pues basta para que el litigante pueda considerarse resident
el que tenga en el Estado en donde litiga una vivienda o despacho en don-le
se le puedan hacer los emplazamientos o notificaciones vasee Woolley on De-
laware Practice, Section .-'05, Gillen vs. Mayor and Council of Wilmigton, 2
Mawell, 154, 4 A. 430).
Es tambien important que en lo que se refiere a In prestaci6n de can-
ciones o fianzas no existe diferencia alguna entire la Ley, costumbre y prae-
tica judicial de caricter federal y la lgev. co.qtumbre y prictica judicial que
rige en cada uno de los Eastados de la Uni6n. En efecto: la Secei6n 724 del
C6digo judicial de los Estados Unidos dispone que "la prActica, enjuiciamien-
to v formas legales y procesales en causes civiles, except en causes maritimas
y de equidad, en los Tribunales de Distrito (o sea en los Tribunales Federales)
se conformara en cuanto sea possible a la prtetica, enjuiciamiento y forms y
reglas procesales que existan en aquel entonces en jeicios similares en los Tri-
bunales del Estado en el cual actfien dichos Tribunales de Distrito."
Por lo que respect a los Tribunales de Delaware, el C6digo de dicho Es-
tado, revisado en 1915, en el nfumero 4.174 de la Seeci6n 11, dispone que "en
todas las acciones judiciales, cuando el demandante no sea residente..., el de-
mandado, mediante petici6n y adjuntando declaraci6n jurada de que tiene de-
fensa just y legal respect a ]a totalidad de la reclamaci6n, e indicando la
naturaleza y carhcter de tal defense. cuya s.ificieneia qerA apreciada por el
Tribunal, puede obtener una orden exigiendo garantia para costas para un
dia determinado, o bien que la demand sea rechazada." El sentido de la
palabra "costas" mvaria en las diversas judisdieciones americanas. pero su
alcanee nunca excede de los gastos inceurridos nor las parties en la prosecuci6n
o defense del juicio legal. (Vease el epigrafe "Costas" en Bourrier's law
Dictionary). En Delawate su alcance se reduce a los honorarios y gastos de-
vengado., segfn ley o costumbre, por los various funcionarios del Tribunal, y
otros, como secretario, relator, protonotario, sheriff, marshall, official taqui-
grafo, jurado y testigos, no comprendiendo ni siquiera los honorarios de Abo-
gado. Es mas: la pri tica en los Tribunales del Estado de Delaware es exigir
una garantla para costas al demandante no resident, no superior a 200 d61a-
res, cantidad que en casos maritintos se eleva ante el Tribunal Federal a 250
d61ares, y en casos ante el Tribunal de Cancilleria del Estado de'Delaware se
fija la garantla usual en 500 d6lares.





ASUNTOS GENERALS


Desde luego no existe ley constitutional o estatutaria ni en los Estados
Tnidos ni en el Estado de Delaware, como tampoco disposiciones judiciales, ya
n los Tribunales del Estado ya en los federados, ni resoluciones de los Tribu-
ales que constituyan jurisprudencia, en virtud de las cuales se exija cauci6n
i fianza de ninguna clase al demandado, ni aun en el caso de que se trate del
emandante que sea o haya de ser demandado por via de reconvenci6n.
Esto es todo 1o que hay por lo que respeeta a la cauci6n para poder litigar
n los Estados Unidos, debiendo afiadir que las mismas reglas rigen ante los
'ribunales Federales en asuntos de equidad y en asuntos maritimos, con la
iarticularidad de que en estos filtimos el Tribunal puede exigir cauci6n al de-
landante aun vuando sea ciudadano americano y resider.t. Pero es precise
ejar bien claro que en ningfin caso el litiganle, aun cuando sea no resident,
ebe prestar enaucin por daio.s y perjuicioas ni por ninguna otra reclamaci6n
ue se diseuta en el pleito, sino finica y exclusivamente para costas, tal como
i extension de esta palabra ha quedado fijada mis arriba.
Fuera del alcance de este studio estan las ,auciones especiales que la
igislaci6n americana exige a demandante.s o demandados. no por el derecho
e litigar,.sino por el earaieter especial de cierlos procedimientos, como el ase-
uramiento de hienes. Se trata, en resume. de los siguicntes casos: 19 En
eciones reiivindicatorias, el aseguramiento de los bienes reivindicados puede
Pr condieionado a una garantia que el demandante debe prestar al sheriff, y
uedc permitirse de otra parte al demandado retener los bienes embargados,
i prcsta fianza por todo su valor. Ambas fianzas son independientes de la
p~idencia o ciudadania de los litigantes. 2" S(gfin el eapitulo 265, volume 37
c las Leyes de Delaware, puede exigirse fianza al demandante que pida embar-
o de hienes de un extranjero o de americano no resident. 3" En Delaware,
into si el Tribunal que entiende es el del Estado o el Federal y con indepen-
encia de la nacionalidad o residencia de las parties, puede obtenerse el arrest
personal del demandado que se oculta o bien oculta sus bienes, y en tal caso
I demandado smlo obtiene la libertad mediant-e fianza bai'ante por su deuda
por so eomparecencia ante el Tribunal. 4. En casos do apelacion o revision
independientemente de la naeionalidad y resideneia del apelante, puede exi-
irsele una canei6n por las costas del recurso y otra para afianzar el cumpli-
liento de la sentencia, si pide que la substanciaciOn del recurso suspend la
jeuei6Ti de la resoluei6n recurrida.
Estos son, breve pero tcompletamente re.sumiidos, todos los casos de cauci6n
revistoa por la legislaci6n norteamerieana, y especialmente por la ley y prfc-
ca del Estado de Delaware, y celebraria que este breve resume contribuyese
desvanacer la leyenda que personas mal enteradas o litigantes de mala fe han
uesto por lo \ isto en circulaci6n con referencia al trato de los litigantes, y
specialmente de los extranjeros, por los Tribunales de la Uni6n.
JAMES R. MORPORD,
Abogado en Wilmington (Delaware).


LA MORATORIA HIPOTEGARIA
El Tribunal Supremo, par sentencia 19 de 1933, ha declarado lo siguiente
Abre Ina Ley de moratoria:
Coinsiderando: que eonforme a lo dispuesto en cl art. 20 de la Ley ie 3
e Abril filtinmo, las administraeiones judiciales establecidas por consecuencia
e titulos comprendidos en la moratoria que la expresada ley autoriza, eesarin
in pronto sea aplicada dicha moratoria, except el easo previsto en el phrrafo
" del citado articulo, porque esta fuera de dudas, prescindiendo de otras ra-
)mes que pudieran aduciTse, qne al .Tuez que eonozea del juicio en qui 8e
jereiten acciones nacidas de aquellos titulos es al q~e citresponide resolve





3U ASUNTOS GENERALS

sobre la aplicaei6n de la repetida moratoria y cese, en su caso, de laadminis-
traci6n judicial que se hubiere constituido; sin que pueda ser objeto de dis-
cusi6n, ni menos de resoluci6n en juicios de desahucios, la procedencia de la
aplicaei6n de las mencionadas disposiciones legales, aunque el inmueble a que
el desahucio se refiera sea objeto de un procedimiento de la clase dieha, por
tratarse de cuestiones ajenas en lo absolute a la especial naturaleza de aquellos
juieios.
Considerando: que esto sentado, es claro que no puede prosperar el re-
curso que descansa en el supuesto equivocado de proceder por ministerio in-
diseutible de la ley el cese del administrator judicial demandante, que seguin
consta en autos se encuentra desempefiando el cargo, por no ser firme la reso-
luci6n judicial que acord6 dicho cese, ya que esta pendiente de los recursos
utilizados por el acreedor. que fueron ndmitidos por el Juez que conoce del
juieio, si6ndolo el de apelaci6n en ambos efectos, sobre cuya procedencia no
corresponde conoeer a esta Sala.
-El Juez de Primera Instancia de Almendarcs resolvi6 que habiendose
estipulado en una escritura de hipoteea que al vencimiento del plazo de la
obligaei6n podria el acreedor hipotecario pedir se sacara el bien hipotecado
en inica subasta, y. pretendido por el mismo la segunda y tercera del propio
bien inmueble, que auunque la Ley de Enjuipiamiento Civil autoriza que los
bienes pueden ser sacados a subasta hasta por tercera vez de acuerdo con lo
pactado en el contrato de hipoteca y el art. 127 de la susodicha Ley Hipote-
caria, solamente podrAn pedir esas nueias subastas los segundos o tereeros
acreedores hipotecarios, pero nunea el primer acreedor, el eual s61o tiene, en
easo de que no haya postor, la via de pedir la adjudicaci6n de los bienes respon-
diendo de las cargas anteriores.
-El Juez de Primera Instancia de Almendares, en juicio en que se con-
sign6 para el pago del interns fijado en ]a Ley de Moratoria, en vez de mo-
nedas de oro acufiado, billetes certificados oro "gold coin", ha declarado bien
consignado este signo de moneda porque "tienen el carActer de moneda y re-
presentativos como son de un dep6sito en oro en las areas del Tesoro Nacional
americano, resultan a todos los efectos legales, monedas del signo oro."
-Estando en la via de apremio un procedimiento hipoteecario, se paraliz6
este por causa de la Ley de Moratoria de 3 de Abril de 1933. Apelada la re-
solvei6n, se promulg6 el Decreto 3325 de 1933 y la Audiencia de la Habana
aplic6 el art. 49 de Aste. Interpuesto reenrso de sfiplica lo declara con lugar
la Audiencia bajo el fundamento de que "si bien la apelaei6n que origin6 este
rollo versa sore la aplieaei6n de ]a Ley de Morstoria Hipoteearia de 3 de
Abril filtimo y de su art. 20, es lo cierto que no puede aplicarse a la tramitaci6n
de esta seCnnda instancia lo dispuesto en el art. 4 del Deereto 3325 de 1933,
porque la apelaci6n se admiti6 y la elevaci6n de los autos se efectu6 con ante-
rioridad a la vigencia del expresado Deereto, al enal no puede darsele efecto
retroactivo, y porque en el estado que tenfa la apelaci6n en la feeha del Decreto
no seria possible dare cumplimiento respect al present asunto, pues nunca
podria celebrarse la vista, como lo manda el art. 49, dentro de los cineo dias
siguientes al en que hubiera vencido el ttrmino del emplazamiento."
-El Pleno del Tribunal Supremo, por sentencia de 21 de Febrero de 1934,
ha declarado que los arts. 1 y 20 de la Ley de 3 de Abril de 1933, son incmns-
titucionales por cuanto comprenden sus preceptos obligaciones garantizadas
con contrato de hipoteea celebrados antes de la publicaei6n de dicha Ley. Esta
Lev derog6 los preceptos del C6digo Civil y de la Ley Hipotecaria que per-
mitTan al acreedor por titulo de pr6stamo con garantia hipoteearia el ejercieio
de ]a acci6n personal derivada del contrato principal de pr6stamo, cuando la
vents o adjudicaci6n del bien hipotecado obtenida mediante el ejereicio de la





ASUNTOS GENERALES 31

acci6n nacida del contrato accesorio de hipoteca, no alcanzaba a cubrir el im-
porte de lo adeudado. Dicha sentencia se public en la Gaceta de 19 de Marzo.
X. Y. Z.


COMENTARIOS
Revista de los Tribunales, de Madrid, en reciente niimero, alaba el criteria
que vienen sustentando los Colegios de Abogados, de Espafia, "en los casos de
impugnaci6n de minutes, cifiindolas a un criterio honroso de satisfacci6n su-
ficiente para m6rito de los profesionales", porque, afiade, "la exageraci6n de
las minutes por parte de algunos Letrados ha hecho m.~s dafio al concept d0e
]a Justicia que oI que podamos suponer." Dice tambien que "se impone en sana
ktica volver por los fueros de la dignidad professional, limitando la cuantia de
los honorarios a lo estrietamente just en la valoraci6n del trabajo."
Consigna que los Maestros del Foro nunca abusaron de su renombre, "pues
las minutes mas pareas, las de austeridad mis encomiada, ejemplo de modestia
y de 'oncepto moral, han sido siempre ]as de las grandes figures de la Abo-
gacia: Pi y Margall. Cortina, Diaz Cohefia, Men6ndez Pallar,.s... ; lo son
actualmente las de los que ocupan los mis prestigiosos lugares del mundo fo-
rense."
Termina sus comentarios el estimado colega, que dirige el gran abogado
Bergamin, con el siguiente pArrafo:
"La 6tica de la Abogacia estriba en la rectitud de conciencia para estimar
los distintos factors de defensor y defendido, y la indole del asunto, que en-
vuelven la line recta del deber, norma general de los Abogados a que se atie-
nen, para la fijaci6n de la minute, sin que lo alteren las raras excepciones que
puedan existir; si esto no fuera asi, se mercantilizaria la profesi6n, en la que
no se admit el pacto de ruota litis, y se daria motive para que, como dice ani,
ilustre Abogado. so clasificara el ejercicio professional entire "las industries
peligrosas, incomodas e insalubres."
Se nos ha preguntado como debe entenderse la Ley de 23 de Enero
de 1932 en su relacion con el nfimero 16 del art. 41 de la Orden 213 de 1900
y demis juicios por juego prohibido.
El art. 16 del art. 41 de la Orden 213 de 1900. comprende "p los empre-
varios o expendedores de billetes de loteria o rifas no autorizadas."
TLa Ley de 7 de Julio de 1909, que establecio la Loteria Nacional. prohibit
"las loterias particulares, rifas, bazares, t6mbolas" no autorizadas. Es decir,
ampli6 los t6rminos del nfimero 16 del art. 41, y esto lo declare el Tribunal'
Supremo en su acuerdo de 15 de Enero de 1910, asi como que el delito del
niumero 16 del art. 41 de la Orden 213, ampliado por In Ley de 7 de Julio de'
1909, debe considerarse como infracci6n de la Ley de Loterias.
La Ley de 23 de Enero de 1932, prohibe las loterias particulares, rifas,
bazares, t6mbolas, terminals, bolitas, charadas o cualquicra ofros juegns de aoar
prohibidos por la Leif. Es decir, resumi6 nlo que decia el nfimero 16 del art. 41
de la Orden 213 y la TLey de 7 de Julio de 1909 y ampli6 sus ttrminos a lo dema s'
consignado. Y el Tribunal Supremo. por su aeuerdo de 23 de Mayo de 1932
(que puede verse en la pAgina 41 de la seeci6n de Acu.'rdos de esta revista.
afio 1932). interpret que donde esa ley dice "o cualquiera otros juegos de azar
prohibidos por la ley". debe entenderse que se refiere a los juegos, que como la
bolita y charade, semejan loterias, no a todos los demas junco.s prohibidos cuya
represi6n y castigo "stn regulados por otros preceptos legales. que siguen vi-
gentes."
Por tanto, los jnicios que se radiquen por loterias particulares, rifas, baza-
res. t6mbolas, terminales, bolita, charadas, o eualquiera otros semejantes, deben
radicarse como juicios por "infracci6n de la Ley de Loteria" y se rigen por la





ASUNTS0 GOENERALES


Ley de 23 de Enero de 1932. Y los demAs juicios por otros juegos prohibidos,
por "juego prohibido", con aplicacidn de la Orden 213.
Ilemos leido en un peri6dico que un Juez Municipal entiende que no
puedc darl, curso a las dcmandas de desahulcio. por que disponiendo la Ley de
Impueslos Municipales que a las mismas se acompafiarh certificaci6n del ami-
llaramiento, no pueden presentarlas los demandantes porque al quemarse el
Ayuntamiento se quemaron los anteedentes alli existentes. Esas certificacicnes
no son eseneiales al juicio en si y solo tienen por objeto vigilar la renta en bene-
ficio del Aynuntamiento, al que se avisarfi si la que se fija en la demand no
es la derlarada al fisco municipal.
Si se quem6 el Ayvntamiento y cste no puede expedir las certificaciones del
amillaramiento, I ello va a perjudicar a los duefino de casas? iNo bastara acom-
pafinr a la demand certifieai6n que neredite la imposibilidad de expedir
aquella?
OAN.


COLEGIQ DE ABOGADOS DE LA HABANA
SEOOION OrIOIAL
Ta Junta de Gobierno. en sesi6n eplebrada el 15 d e Septiembre uiltimo,
adopt los siguientes aenerdos:
Quedar enterada de los aneerdos adoplados por el Colegio de Cienfuegos en
relaeii5n con los neontecimientos nacionales.
Conceder exenei6n de pazo do enota al col giado Dr. La Valee por un afio.
Conceder al colegiado Dr. Peniehet que ahonando una cuota s" le condo-
nen los atrasos.
Participar al Dr. Casas.is que las obras preiniadas en el Concurao de
Obras Juridieas seran impresas cuando la sitnaei6n econ6mica del Oolegio lo
permit.
Conceder al onlepindo Dr. Albarran tos henefiions de la filtima amnistia.
Ro,-ar a los cologiados que estf'n atrasados on l! pago de la cuota social.
ahonen Ina misma.
-En la sesiAn de 16 de Septiembre se adoptaron los si~mientes aenerdos:
Aunorizar al Deoeno y al Tesorero para one extraigan el dep6sito del 'o-
legio aseendente a $2,000.
Desinar al Dr. Dobal como Delegado de la Jnnta de Gobierno en el Circulo
de Aho~n (lo n rante el mes.
Dar un voto de graians al Dr. Betaneourt por el otorrnamiento de la eseri-
turn do arrendamiento de la easa sneinl.
--En In sesi6n extraordinaria de 11 de Septiembre se adoptaron los si-
,nierttcs aeuerdoas:
Ralifienr a loe Dres. Llans6. Rirpo. Perern y Dihigo para que sivan enltn-
di(nndose eon los problems napionales antorizindolos para que realicen cnal-
quipr aesti6n.
Piuiliear in Manifiesto si 1o tiene a hien dieha Co 'isi6n.
--E l n In esi6n de< 20 de pentiembre so adoptaron Ios sigiientes acuerdos:
Enviar nn m'nsnjo (le condolenein nI Dr. LTrorhnro por l1 falleeimiento
de sns fanmilinrts on motive del eivein qne azoli a Sagna In Grande.
Eni ro-ar $1.500 comn finnza al duefio de la easa social.
Dar la, graeins al Dr. Klawan por sns r estiones en New York en relaei6n
con "1 vaso del Dr. Abno.
qo!iaitrizarscp eon ol ncune'-do dl Colegio de Ahorados de Giiines adortado
con motive de la esantin col Jnoz de Tnstrnein del Partido Dr. AdolTo Nieto.
porque el mismo goza "del m:is elevadn coneepto por san rectitud y honrade."





ASUNTOS GENERALEb


Conceder exenci6n de pago de cuota social al colegiado Dr. Matas por
an afio.

LIBROS Y REVISTAS
DEREHO Y I'OLITICA, POR HIAROLD LASKY.-Madrid, 1933.-La "Editorial
Revista de Derecho Privado", nos envia este libro del Profesor de Ciencia Po-
itica de la Universidad de Londres, cuyos capitulos son los siguientes: La edad
le la raz6n; Diderot; La tradici6n socialist en Id Revoluci6n francesa; El
problema de una segunda Camara; El Estado en el nueve orden social; La
Uilosofia political del Magistrado Holmes: La t&cnica de los nombramientos
udiciales; El personal de los Gabinetes britainicos; Reseina juridica de poli-
ica social; El procedimiento por desacato a los Tribunal-s; El Dereeho en el
?stado y La Justicia y el Derecho.
POR LA AnOLICION DEL CASTIGO CAPITAL, POR KL, DR. .1. E. (CAsAsiS.-
labann. 1934.--El Juez Municipal de San Anionio de las Vegas, Dr. Casasuis,
a publicado este studio' en el que trata no s6lo de la necesidad de la aboli.
i6n de la pena de muerte, sino de la pena de muerte en la legislaci6n de guerra,
-jas primicias de este libro, un ejemplar del cual nos ha dedicado su autor, las
limos en estas columns, en las que se publicaron various fragmentos de este tra-
lajo. Consta de cinco capitulos y 144 piginas.
SENTIDO FUNCIONAI. DEL DERECHO DE PROPIEDAD, POl .JOs E M. SEMPRfN Y,
t'ERRA.--Madrid, 1933.-La "Editorial Rovista de Dereclio Privado", nos
emit- este libro, que contiene la tesis, con Ia calificacion de Sobresaliente, en
1 ejercieio para el grado de Doctor en Derechn. del Sr. Semnprfiin.
PROYECTO DE LEY ORGALNICA DEL NOTARIADo.-Buenos Aires, Repiblica Ar-
rentina, 1933.--El Eseribano Nacional Sr. Jos(' A. Negri, nos envia este pro-
'ecto, que pone de manifiesto los esfuerzos tesoneros que se despliegan en dicha
Repfiblica para obtener la regulaei6n de esa funci6n pfiblica.
MEMORIA ANNUAL DE LA ASOCIACION mE DIEPENDIENTES DEL (COMERCIO.-
[ina.rm. 1933.--Ia Ilegado a nuestro poder o'1 folleto que eontiene dicha me-
uoria.
REI.ISTA iDi DfRECHO.-Madrid. Espafia, Enero.-Tle aqui el sumario de
ste nfinero :-La transferencia de propiedad en las ventas en Bolsa de valore.s
mobiliarios, por R. Demogue; Jurisprudenria del Tribunal Supremo: Leyes del
Trahajo. por M. de la Plaza: Divoreio y separaeiin de bienes y personas, por
F. Delgado; Selecci6n de fallos dictados por la Sala de (Cuestiones Sociales.
por A. Maeso; De la Direeci6n de los Registros y del Notariado: hipoteearia.
por J. Domingnez; Revista de Revistas v Notas bibliograificas.
O'RAS REVISTAS EXTRANJERAS.-Hemos recibido: Revisfla Critica de Juris-
prudCn(ti(c, Buenos Aires. Repfiblica Argntina, Ener,; Revista del Banco Cen-
tral del Ec'uador, Quito. Ecuador, Diciembre; Revista de Derecho y L~egisla-
cidn. ('aracas. Venezuela, Noviembre y.Dieiembre; Revista de los Tribunales.
Madrid. Espafia, Noviembre: Gaceta de los Tribnnales, Guatemala, EneroL
Marzo; Revista del Colqrio de Abogado', Buenos Aires, Repfiblica Argentina,
Noviembre-Diciembre; Georgetown Law Journal, Washington, E. Ituidos de
Am6rica, Enero; La Revista de Derecho, Jurisprudencia y Administracidn,
Montevideo, Uruguay, Marzo;. Juridicas y Sociales, Buenos Aires, Repiblica
Argentina. Noviembre y Diciembre; Gaceta Judicial, Quito, Ecuador. Noviem-
bre; La Justicia, M6xico, Enero; Derecho, Modellin, Colombia. Enero; Los Tribu-
nales, Mixico, Febrero; y Estudos Juridieos e Sociars. Rio de Janeiro. Brasil,
Agosto.
OTRAS REVISTAs.-Tambien hemos recibido: Gaceta de Tribunales. Febrero;
La Jutrisprudencia al Dia, Diciembre; y Revista de la Asociaicin'de Viajanteq
del Comercio, Febrero, de la Habana.





ASUNTOS GENERALS


MISCELANEA

MOVIMIENTO JUDICIAL.-IDcspu6s de publicado el numer() anterior,
hin ha lido el siguicute:
Juez de Primera Instancia e Instrucci6n.-lla 4ido nombrado el D)r. Afar-
eeiiiii) Alnir'rne 'y Morgado, ,luez Municipal de IBnracoa, para ei cargo de
Juez de IPrimci'a histancin e Lnstru-cei6n de Baracoa.
Jueces Municipales.-Ilan sido nonibrados los Dres. Julio C. Alatas y
Navarro, de Baracoa: Ailtoflio Cuervo y Navarro, de Mayatr; y Crist6bai Braucet
y W~riez, tie Yatcras.
Tribunales de Defensam Nacional.-Por lDccreto-L~ey 51, se harn cr*'ndo
'?4to05 ri-i i)uiielis (piiv 'oniwvlir~im "(1v his act 'i4Ivi(1i'5 (It, qui4fenei priet('ndhn man-
tt'nir a Ill IRepi'lihfiv('1 eii ntinuio estado de aigitavi6ii v ala ria -, y han sido noni-
hrados po' lIa SalIa de (1oloijerno del Trilniial Suprenio po ra integrarlom. los si-
coipit 'S Ma gistriadoi s y lue.4ve's: D r. Ralm i~ro Ci'astel I ff1 i, 1)11ra, 1i vL udad de 141
Dr~h~iiiIi. Toiliiis I~I'rrt('. para hli iproviniiii de it Ia1lo'haini D r. AII'redo lIe-
i'rera. para Pimiar del Wli: 1 )I. \ristidivs Ruiss~iiol. parii Ma11lnzas ; Dr. \icto-
riti no Ribas. inirH San ta Clara: Dr)i' Felipe' Im4avet. pai'a Camainngiiy. y D)r. Ma-
niiel ('aiiias, para Orient~e.
Abogados de Oficio.-I a ma los Trili'ma Ies dle 1 e fcsa Nacional Imhn mido
1li01i11brhadi) Ii)' Nigiliieflt(s: I )is. I ;lmpnr (i-arviii Y hlaromi. 1liahaia ; Antonio Pino
Crl'spo. provincial de Ia1 I Tabhana (1 i herto Mosquiirnl y I ozo Pi oar del 1Rio;
F'raiwisco Romero *i v (hmizhiliz. Santa Clara ; Jois(' Torii'{Ia Y 544114. Camalit iieY
Mirvr~ilia Alvarez y Afirio alaizas, Y IFrancisvo Mar'tiinez v Ana ya. Orie'nte.
Aumento de personal.-- Pop I- Dcroto-LcY 19, de 16 do Fecb'reo de 19:14 se
hiail crl'adl las si"Iriii'illes plazas vii lit Ao(Iiet'oia (it- hi 'laliana : 1 dev Ofivialcs de
Sevreli'aria. 6 de' lscribniotes vs iuipaira ei suel'II de4 Atixiliar de' Iai Pres4i-
deni'ri'i a] dti' Seervt'itri'o de .1 iizgadoi de PrimeiiiI('a itativia tie 1' vlow en Ilii Ail-
dicuciai de Santa' (Clara 1 I de Ofivial die Sala. 2 (Ic Ofiliali's de Seci'ctai'ia, 4I de'
Mcvaiiiratis.2 de Esvrihivn't~t-,. 1 tie Algiiai'i Y 1 (it- Mozo (itijmnpieza.
-por 1'ri'to-1'v S1. dei 16 de Mai'zo dei 1931, se limi cri'ado para hli Aku-
diewia''i dv Orient(. has sig.ilieiesitt plazas: 1 de Ofivial do' Sala, 1 de Olivial de'
Sieretaria. 1; de Eiscribivicnles Y 4 ife AMevan i41ol'it').
Ingresos en plata.-Ei Conitadior0n' ''mur ie (It llaciviida, iloi' ('iIr'iihi de 2 6
de' I"'li4wer de 19314. iiivirta ein ha (uevh: de -, de' Marzo. hia livelho .silor alo
Admiiiist radolres di' Zomis Y Dist ritos lFiscales, "'(we4 his Wivhinits ( 'dectoras.; po-
dIraii aIfilniir a los 111*obieriios I rovi ocia Its N. Miii uivipws,, usi vollioita los .1 iizgidos.

Consignaciones aumentadas. Ilovi )cDet eo-Le" 18. de 116 do lebi (,evil
de 193;. se' hImI aliiiii.'mt o I.ii hs i'oiisihmacion'i s slumsoelivs deil 1Pi'isoupiesti

di' fmimmeioulaioijs .siiph1)t'tltiv 61eiimtiis v'lisils dei dolvh( pagraf vii $1~00.000 I1 i&
f'imnviomoii'ios i'liil)r4'ros ei' $5.000;I 11i da-' sl'rviv'io Ierivrial (pic no I-iil(1t'i smiuii-
iiist'rar hos tI'imm:ioiaiios dIid Estado (i'i $440.60; Il (Iatd di-'tiis vii $9,00(0; Iai dvin i-
Tprivistos vii $2.4,53.1(0; y'a (ith pago de dos Innmstuliai iades a los lwi'edei'os de
ftvomnln iris o amixi I iars *j iilaIdos en $9311.25. -Total: "t'1 1876.40.
Renuncias.-1Ilan pri-ifilitado bis i'enmiliias de' slis cargo. los Srcs. R-amirino

hvi'nt.' del .lumzgado Municiipal de Caimito dc Gua'aabal ; Elena Basiuls, Es-
vrihivmidv d1i Iin Audieneiai de Oriente; Manuel Liobo. Official del .11upgdo Co,-
'ri'ecio.aI (de Sanit ingo (1' 00um; Areadio Si~iri'iz, .lgimiail dell Munivipal (IV
Niqtivro; y Iliamil EIlehverria., Ofivial del de. Primera Instancift del Ot'ste.
Nombramientics.-th~ sido nomhi'adi Sccu'etario. ell *;i-. Enrique Al. Tapila.
del fIimnzado NI itnicipil tie A uras.





AsXNTos 'GSxnasm


Oficiales de Secretarki los Sre. Dr. Juan 0 'arrill, aarnenm de la Teare y.
ndr6& &el Rio, de la Audiencia de la Habana.
S Oiielates: S9es. Jean Alaina, del Juagado COoeqeional de Santiago de
Cuba; Humberto Beheverria, del de Primera hIuanoia del Oeste; Franmseei
Rivero, del de lastruoei6n de Col6n; Alfredo Nieto> del de ista-ueci6n--de la
Seeei6n 5?; Bautista Zerquera, del Municipal de Pomento; y Alfredo Hernan-
des, del Correecional de la Secei6n 4'.
Meen6grafo: Dr. Igmaoio Soto, de la Audencia de la Habana.
Cseribientes: Sres. Virginia Sanguily, Bafael Laredo, Luis .06rdova, Ma-
mnuel Marin, Ricardo Verd6s, PasMtino Leal, Armando COspedes y Dr. Claudi%
PernAndez de Vetasoe, de la A'udiencia de la Habana; Eduardo FernAndea,
del Jusgado Municipal de Camagiiey; Luis Harnill, del Mlvnicipal del Sur, Ma-
tanzas; Andr6s FernAndez y Rosa Espinosa, del Municipal de Fomento; Agus-
tin Veiga, del Manieipal del Este, Habana; y Benita FernAndes, del MImieipal
de Caimito de Guayabal.
Conserje: el Sr. Eduardo Revilla, del Juzgado Correctional de la Secci6n 5!.
Alguaciles: los Sres. Arcadio Suires y Emriqne Reyes, del Manicipal de
qiquero'; y Rafael PendAs, del Monicipal de Zulueta.
COL GIO DE ABOGADOB DE HOLGUIN.-Ha quedado legal y defin"ti-
vamente constituido este Colegio, desde el dia 5 de Marzo de 1934, y dentro de
8os 60 dias siguientes deberan inscribirse en el mismo los que alM tengan su
studio abierto.
OOMISION DE JUBILAOIONES Y PEN8IO1 S fDIMOIALBS.-La
Comisi6n recaud6 en el mes de Diciembre $49,842.5, y pag6 $29,171.95. Su-
erAvit $18,670.70. Se pag6 complete la pension.
-En el mes de Enero reeaud6 $26,930.91, y pag6 $13,500.55. Superfivit
13,430.36. Se pag6 el 40 por 100.
FALLEOIMIENTOS.--Han fallecido: el Sr. Oscar J. Amores y Gonzilez.
Official del Juzgawo de lnstrueei6n de la Secci6n 5'; el Sr. Ram6n FernAndez y
jim6nes Escribiente del Juzgado Correccional de la Seeci6n 4t; el Sr. Evelio
Jim6nez y Cabrera, Procurador de esta capital; y el Ledo. Manuel Rafatl
Angulo, uno de los Abogados mis antiguos de Cuba.
NOTIOIAS VARIAS.-El Dr. Luis de Feria, Presidente de la Sociedad de
Legislaci6n comparada de la Habana, pronunci6 una conferencia sobre "Las
ideas criminol6gicas en la Literatura y en la Ciencia"', en el "Circulo de Amigos
de Ia Cultura Francesa".
--El Dr. Bernardo Rodriguez y SAnchez, nos participa que ha establecido
su studio de Abogado en Ia Manzana de G6mez, Departamento 415.
-En un pleito por divorcio, el Jues norteamericano Mr. A. B. Tripp'ha
sentenciado que dos hermanos gemelos pueden haber nacido de una misma ma-
dre. pero ser eada uno de padre distinto. So decision estA basada en la afirma-
ci6n del marido al efeeto de que uno de los gemelos de su esposa era hijo suay,
pero que el otro era hijo de un iecino. Los medicos que testificaron en el juicio
dijeron que era possible semejante condici6n. Asi el Jues adjudic6 al espos.
el gemelo que Ai reclamaba como suyo y el otro a la iradre. '
-El Dr. Humberto Arniez y el Proeurador Sr. Silvino Garcia se han avai-
ciado y establecido su butete en General Carrillo 4. Remedies.
-El Dr. Jos6 Puig y Ventura nos participa haber trasladado su bufete a
Cuba 17, altos.
-Wa fallecido en Madrid, el Profesor Hermann Heller, que fn4 Profesor
de las TTnveMridades de Berlin y Franefort. Al subir al Poder Hitler, Wu, d14
poseldo fesu tedra, yendo a Madrid. done desprik de explicar nn enTufllo,
se le n6mbr6 Profesor de la Universidad Central. Era una de las figurai'rtAe





ASUNTOS GENERALS


destacadas en las disciplines de Teoria General del .Estado y de Filosoffa juri-
dica y political.
-El Colegio de Abogados de Cuba gestiona la creaci6n de un Juzgado de
Instrucci6n y otro Correccional para dicho Partido Judicial.
-La Escuela privada de Derecho, fundada en 1927, reanud6 sus cursos
el dia 1" de este mes, contando con los profesores siguientes: Dr. Juan A.. Men-
doza, para Romano; Dr. Antonio Lancis, para Administrativo y Legislaci6n
industrial; Dr. Roberto C. Nieto, para Mercantil; Dr. Aurelio Espinosa, para
Legislaci6n hipotecaria; Dr. Jacobo Plazaola, para Procesal; Dr. Carlos MorAn,
para Antropologia Juridica; Dr. Jose A. Giberga, para IHistoria Moderna;
Dr. Rail de la Cerda, para Sociologia; Dr. Luis Botifol, para Internacional;
Dr. Jorge Ruiz, para Economia Politica, y Dr. All'fredo P6rez, para curso de
Procuradores.
-El Fiscal de la Audiencia de la Habana, Dr. Francisco Chao6n, disert6
por radio acerca del "Ministerio Fiscal y la Ley de Explosivos".
-Sc ha concedido un cridito de $3.000 para la adquisici6n de un auto-
m6vil para el Secretario de Justicia.
-Se ha dispuesto que en lo sucesivo el cuerpo de Policia Secreta Nacio-
nal sc denomine Policia Tenica de Gobernacinn.
-ITa sido reforzado el Presupuesto de la Secretaria de Justicia con la
cantidad de $2,791.50.
-El Registro de la Propiedad nfimero 10, ha sefialado como horas de
oficina desde las 9 a. m. hasta las 3 p. in.
--Se ha concedido al Colegio de Aborados de la T1abana nla franquicia postal
para su correspondencia official.
-El Procurador Sr. Rafil Davila, durante un lanzamiento judicial, a
virtud de un juicio de desahucio, se vi6 precisado a defenders de una agrcsi6n
de que fuW objeto y de un disparo caus6 la muerte al inquilino.
-El Cole.gio de Procuradores de Pinar del Rio eligi6 la siguiente Junta de
Gobierno: Presidente, Sr. Amado Baylina: Vice, Sr. Ruben Le6n; Secretario,
Sr. Salvador Fornagueru: Vice, Sr. Filiberto Valds; Tesorero. Sr. Antonio
SuAren; Vice, Sr. Manuel Mufioz; y Vocales, Sres. Rogelio Ernand, Juan Quin-
tana, Aurelio Gil, Leonardo Fernandez y Emilio Diaz.
-El Colegio de Abogados de la Habana ncord6 protestar de la detenci6n
por asuntos politicos de su Diputado el Dr. Pedro Dobal.
-Se ha dispueto que la capitalidad del Registro de la Propiedad de Be-
jucal, que radicaba en el barrio urbano General Machado. vuelva a Bejucal.
-El Dr. Fernando Ortiz, ha sometid-. a la consideraci6n del Secretario de
Gobernaci6n una seri do reforms en material penal, sinlesis de las cuales son
las siguientes:
19-Reforma de la legislac(i6n penal, adoptando los principios fundamentals
explicados y articulados en su Proyecto de C6digo Criminal Cubano de 1926.
29-Promulgacion simulitAnea de la legislaci6n necesaria para preparar la
vigeneia del nuevo C6digo a los 6 meses y verificar todas las reforms organicas
de los servicios administrativos susodichos que han de funcionar arm6nicamente
para Ievar a realizaci6n ias normas directrices que vendrian previamente pro-
clamadas coh fuerza legal por el nuevo C6digo, desarrollando las nuevas insti-
tuciones y reformando las existentes.
3--Inmediata oreanizaci6n mediante tn Decreto-Ley de una Junta Na-
cional de Prevenci6n y Represi6n de ]a Delinctenencia. como 6rgano central y t6c-
nico adscripto a la Secretaria de Justicia para la direcci6n de la lueha social
antidelictiva con los procedimientos aconseiados por la eiencia de otros hom-
bres y la experiencia de olros pueblos; y gohierno de presidios, cereeles, correc-
cionales, registro de penados, estadisticas y demas servicios de crimifinologia, hoy
repartidos en varias Secretarias.








REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMOCO UKSPOOUNCIA iDRM UNDA CLAM N LA OFICINA OR COU ROB OR LA HASR*A

SuscrlpcI6n annual, $ 7.00 Nunero suelto. .. $0.70 Anuncio en el Drt.- $2.00

AFO X. HABANA, ABRIL DE 1934 MUM. 4.


LA RESPONSABILIDAD CIVIL SUBSIDIARIA DE LOS
PROPIETARIOS DE AUTOMOBILES (0)

Dos preceptos solamente de las leyes vigentes en Cuba pueden ser apli'
cables, en determinadas eireunstancias, a los duefion de autom6viles haleindb
extensive a los mismos, de un modo subsidiario, la responisa'ilidad civil dori-
vada de unl delito o falta o de un acto eivilmente culposo cometidoo rea.tiod
per la persona que maneje el vehieulo. Esos preceptos son los signientes:
1.-El art. 19 del C6digo Penal, segfin cl cual "la responsabilidad subsi-
diaria que se establece en el articnlo anterior serA tambien extensive a los
maestros. personas y empresas dedieadas a cualquier ghnero de industrial, per
los delitos o faltas en que ineurrieren sus discipulos, ofieiales, apretdices o
dependientes en el desempefio de su obligaci6n o servicio."
2.-El phrrafo 4. del art. 1903 del C6digo Civil, egfin el enal "to son
igualmente los duefios o direetores de un establecimienlo o empresa respecto de
los per.ijuicios causados por sus dependientem en el servieio de los ramos en que
los tuvieran empleados, o con ocnsi6n de sus funciones."
Sc ohlervaral que el primero de los transcritos preceptos se refiere a req-
ponsabilidad civil nacida de un hecho punible, en tanto que el segundo se ne-
fiere a actos realizados en los que solamente intervene por parte de quien los
ejeenta, una culpa civil, no'punible. Cuando no han concurrido en la comisi6n
del hecho, ni dolo, ni culpa punible, ni culpa civil, el hecho e. eonceptfia casual.
El hecho origen de la responsabilidad civil puede no ser casual y sin erm-
bargo no constituir un echo punible, cuando la naturaleza de la eulpa no ese
dentro de la sanci6n penal. Tales heelos pueden ser motivo de an litigio fle
naturaleza exclusivamente civil y no son de la competencia de lom Jueies o
Tribunales del orden penal.
Limitando nuestra ateneiIn a los casos en que la responsabilidad civil
proviene de un delito o falta, por resultar esto lo mis frecuente, precise exa-
minar tan solo el contenido del art. 19 del C6digo Penal para determinar con
exactitud los cases en que precede hacer extensive a tereeros, en, subsidio, es
decir, en defecto de los que lo scan criminalmente, la responsabilidad civil para
la indemnizaci6n de perjuicios o reparaid6n de los dafios causados. La resti,
tuci6n de un objeto robado o hurtado, o adquirido power medio de estafa, no
puede ser material de responsabilidad civil subsidiaria de un tercero, ya que la
obligaci6n de devolver tal objeto a su legitimo duefio es una obligaci6n direct

(*) Agradecemos al Dr. Pedro R. Silva y Martinez, Juez Municipal de Ia Habana, el
envio de oste itil trabajo quo hoy publicamos, el primero con que nos favoreee.-N. del D.





ASUINTOS GENERAL.ES


(IC! que rmtest( teiierlo (-it 541 poder, atitt('nando no wia crimninilmente respoil.
4abl), ni estuviorn ('omiireud(ido en iiingfin caso do responisabilidad civil como
tercero s.ubsi(IiariamelI1C obligado at ello.
Est' art. 19 del Olidigo Penal, fi~ja c-onl precision 3- claridad quieiens sonl los
terceros civilmnwite r( ;)(11xsiIles (-it sll1)sidio, por quienl.'5 o4 en defeet.( de quicese
lo sonl, y en1 qm'- eil l14t1instanci. E~s dle~il, qu1ii('iIQS 5011 estri t('reros obligadcos it
pagan it 'I in d('l ii iza 4' l)ll. p4 r quii l Iles 4 14'hl Pani gr, y eUIne (llt vsos.
Qui~nrs (Icbef pag~ar.-Ya lit divet el art. 19 citado: 'Los maestros. pemo-
itas y em1 esa j d'~lS(ed ie'idis aI ('iiliferI C gehicro de iidust rins '. (uiando un
aiitoin6vil no vs Witi zal4o) (-it smwei' eo de mna industria. .,i(Iluello o prolpietari(4
tio puede ser coniderad~I~o voinn I ei'eio tCiv~ilmutiii respmoisulell por lm dricis ios)
1 (rjuIic ion q Ic con el mismo511 se wvas! tien ii ~ e n el ~ (-i1s(, (1t C 4u sen. si em p1 (' (1
III Jwrsonall (jIll ( In nut neje. IT, prt1 ic iula r quic ea dueiio de lilt automitoil dludi-
('ado at sui IuSo personal y lilt] nejado 1)01' ]III c111iaffem. r ('puIl-ldo smIVI) lit) es
tereero'( t'i vihjiint4' rvsponvabl;l enI Xi1)it idio de' acmeltrdl ('Oil Iois tllrminus del
precelp 0q o (pi sla lios exaili i nild (144 I' 1144 e'Stair 4'-1( altlli l'bY ii III seri' c it det IiII]
industrial, eni te1 trallai4 o' (it, un iiidtist lii. Y l)()l si lit loeIiiitir Ide Ire~cpto) del
art. 19 del Coligvo hmaill 1no se ('st iiilma sit iG et'ite para O~i co prndrt lotC'( 115, ?oo
obstanic, sit t'1l1'i(11d ii es(' i'(spCCI (.I' rriimni~~ Isupjremoi( (it. cui, aii 5 1(4 (lOeian'O
4)11 una, 14C1t4'1( bien vooe(01 ci di dictaiidai(I en 1 Cim ea0 P'it (lite till 1)41toni li' il dle 111
lprolpiedad (1del Dri. Madi 1)4'it i 1111 (ju pi14jol'tr elit fcI' ( 14'lffu (MIt 0, (Se' Isioh)1it0 ti ll
individuco. Esi d seitetivio' es llt Ii~iiliml' 58 (it 15 de 00tl ibre de 1915 I, y sit
ol O(trii lii ii u'st rel'spi 4Q1 4 exl H '(411 ten idn en h'i Is friu*'s (lilt' it con tin ifl8e'ili sC
i rahlugrilicil "No 1iaY nIin-inUi4 razl~n 1h'gal at endibilo parn i'll))1igar ili rect'1-
rrl'Qltt Afalbethii it respon1i~der (e1l slbsid it del (hua (110 fine,~ t.lll1 1111and tilltautom(il
(14' ]a 1)1'(4ldi'ldtt de( Olichi4 reem-reli r1t4, (jli('ii 144 tledicada it sit 1154 1)Qrsonit1 y 114)
ali e~jeleicio (14, ni iilrllla inIiuiitri'i, ('aufl) oel chau tffteur J1omo' (inreia. ('pe'o."
1)ebe te'ii(i'50 1ii'o'so'tit y ('110 se' despreut'11i4. asimisifS )i~ de( l lectura, deteilida,
(101] Illel~i(i01tl(4 i it 19 (14-1 C( 0(Iigo) Pnlt'1i (itad(1, que lpluit hll('tr u'xtensiva lIn
responsabilidati eivil 'ii siihsidio ii ll dit)fi (lit' iiiitoiiiovi e~tiando ('1 mismio P.4
lutiliYzado por 11111 initslitrial. (1l4 'sat ih1(it-iit~l 5Qli ejer'lcidal 1)01 tjeho dueft1o o)
propietar111 (dl ii itomiiivil catisa11t4' (14'i (11 (Iio 0*' s trata, de( re4pniar o) intleini-
zai'. 3- no enlandolo4 1(4 Ii '14';r('sta ,( 4)oado eni alqulilel' 4) arrendarnient~o o veil-
dii(1 a )latzos, Imest' eni tale.'4 ('1150 110 seri'i el duef'io del atiitomllOil el respongable
civil stillmitiarioi. Nub) o' vI divio( deC llt iltidtisriii a 4111(11 vui till ('oliepto huahrin
414111((?5QC o hacl5! ext 'lii 4 I ('111 i'esp)04abl S i dad civil slibsid111i'hlb. Y 1)r4)1 i ]il
Ieetura del prte(-epto titllpocil Ciiei' lii'ttnt(' plirn ('oflprenidcI'1 lasi. el Tribunal
Supremlo de (lliha io tienie (1N-ardii 11(-(4 ('i s sdeit4llcilis (114' a(41)1 eiilttauc~it -A-
t raiseri'ien :
145'l nrn i~r4414f.1 44 '9, d,44 29444'i df 4. h"11 1 41-4, 41 d 1 4'44 'Co l r l 044'4'M414 4 y 11111, t 'l it ('44,10 11c 0114Se
1:1 le'141644 (lt till(- sc 4144 af, v.-4 pIpiedzif i4de44 44 Ial Hoeim'lmlind br14d4r 1 1or4141no y C o.; que i'vtil
it, tenfix ii 1414ripto4 i'4'444 de' a14pi44410 y 41e'14, vo44 -,I O14jet 4414' aliqu1i~lar14 ill piijlien lo u'ntregnlb:o
it 41 who Ipr444'('14 41nieia'ie 4:4104 1g4 '41)44 t441444: 4441 re lil comprohlo do; y' (-(oi estot un 11t(Wo'dent11,
444ns41 m,1 votithi ell4444 l'it iii f'4leo44ite, till Ihtay' ('4'44:4'lt0( iliui 141r4'4'ilr title oximflerni o'ntre 1:
14444'041:44 iropietnl114 lei :44 e44 l V (1114Iinuffer a1 q44ii4'4 14' oinct enr44g1441 me4'4i14fl4 pa
rehfi:44i4lI 141g4144t 4de4:1 4Ia '(I4j4s4 en4 01 art 11) (cle (16digo 1'('4444 y tit) baky, 4)44 4Itiltol.
4 4'-if41iII 4)' Ifftbles i la I(4 11 44 C4Iim444r ~ 4 (litil ej'4'tlt1r el 1104110 quie 4144 lugair it lit fornineit6n de lit
4:14414: 4414 .') el 4'11ilpae ell e ('444. 40'404440'1)41 44le 4414 Algne'ilin u si'rvwin i~o r r.-t6n do (I4ptffdenc14il4



Ii44' b44'4b1441 44rolm4li)s, Y el* '44''1iveiiiin fltl'. del 144414 14'laratoril do de li '1t 4'144ittn i. el reetirrentlt m44

144rid14' 4xj14t041t4 e'4 ncr Awl44, emr lit ;4r4414'ieflto 414' arronhnlienllto ~(le 411 utom(ivi1 on1 Coly
ninnefljo comiA eI arre'b ai t 1'44 :4:4 lo vi e4':4 ci. 1 inotsi, v1 deli to do 14'44114444 ft qJU' so count rac 1n
54'fltecia 44; 44414 144 mull vs 414.14 o qp it'1: Au44dII'ien ha in'iirrido en el e'rrorti (14' eh (4 t itleh se14 4





ASUNTOS GENERALES


lpega en cl recurso al condenar a SuArez, duero y arrendador del autonm6vi, come iespon-
sable subsidiario y civilmente, pues no hay ningfn precepto do Ily que haga respounsables
in1 tales cnasos y n tal voneepto n lo1 arrendadores, por los delitos que conmetan sus nrrou-
datarios.''
Por quirn se debe p1fgar.-El mismo art. 19 del C(digo Penal a que nos
veniiios refiriendo tanmbihn fija esic particular tie modo claro y concrete al
expresar que la extension a un terecro de la responsabililad civil en subsidio
habrA de serlo por "suis discipullos, oficiales, aprendices o dependientes". Lo
dice el C6digo Penal en su citado articulo; lo diccn las dos sentencias tiltima-
mointe Iranscriptas, y lo dicen asinismo las que se traiiscriben a continunacin:
trntenctia r imtin. L1, de 2(6 dr Abril dit, 19tO.-."'Considerando: on enanto al segundo nim
fivo del retursio interpousto, por la Coniipniia Cubana de Zunchos y (lomas, que el art. 19
dcl Cidigo 'eniil lince extensive la a responsabilidad subhidiaria que so estableeo en el articulo
interior a his empress dediendna n cunlquier gA'nero dc industrial por los delitos o faltas en
que incirran sus discipulos, oficiales, uprendices o dependiontet en el deseimpeofo di siu obli-
grcii6n o servicio. lo cual signifien que, hin de 'eticterse il dclito o falta con ocasi6in do los
trnbnjos propios do la industHrifi, en inr'iii lit diirecei6n do los quo efectdan aquellos y a In
inspeeci6n y vigilmliian q(ule idelo cjorccrse sobre liaies traha.jos; y In el cnse actual, naunque
ini chauffeur crn plngndo pr lIn Coipaifiin y a 6sta pertenocin en propiedud el iatom6vil, al
ocurrir el suieso no renlinaha ningfin echo relarionado con la industrial y, por tanto, no Pm
PIxigibl in Ir espons:ihilidnd sulbsidiarin a la Enipresa, no obstante sor el chauffeur pnipleando
ii depwndietle de In nisni; por todo lo cial dehbe declararse con Ingnr el reeurso interpuemto
per el expres.nido mnotivo."
&rntcnciii nimrn. i5S, dei 14 dei Fcbrrro del 19.'1.--" Considerando: que el art. 19 del C6digi
P'ennil estatuye cono eondici6n indispennble pari powder exigir In responsabilidad civil subsi-
dinri'n n Ins persons o ( inpr,'sn, delicindas at cunlquier gk'nero do industries por los delitom 4
fnltas on quie incurriesen sus delindientes, quo aqu16iloF o 6sinas tengan Ingar con ocasi6n i
miiotive do title los que resulten infraetores do Ins Icyes pennales est6n on 1 decminpefio do si
iiblignci,'n o servicio; y coil, el procesudo cunado incidi6 en la sanci6n penal que le ha sido
nplicdli,. no s6lo no esthlia de enipefinndo el servieio de frogador do nutomi6viles que era
cl qiu le stnlaba enconmendndo, sino que vin.jaha en una do osas miquinas d lia propiednd do
Hlanilin north's ( que lai guardlanh en el garage del neusado .Isi6 Dolores Oronco y do cnyo
establelciniionito lai hbia sacidlo sin lan autori7ncwi6n do ninguno de los dos y con finalidatl
desconocidn, claro estiA que resultando Oroveo coimpletamnto f .jeno al usi indedhido que do
li mini'luIIin hacln cl proces:i lo, no puede cnberle In responshihilidad subsidiaria a In cual lih
sido condennado, per 1o que procede, en cunnino :a (l, lin asaciaa6n dli sentencing "
Pudndo se debt,' piUr.-Lo dice texiualniente el precepto que examinamoN.
Corresponde pagar cuando Ins personas i que se contrae el art. 19 del C6digo
Penal se encuentran "'n tl dtisenpefio de st obligation o servicio". Es en-
tonces que so hace extensive a terceros la responsabilidad civil subsidiaria. ILa
doctrine contenida en las senteniias que so dc.ian transcriptas asi lo deelaran;
en la penfiltima citada, la de 2(i de Abril de 1920, se trata de un autom6vil de
la propiedad de una comipaiia industrial, qui tenia si fabrica establecida en
Puentes Grandes: iiinaejado ese automnivil por un dependiente a suieldo, que
figuraba en Ia n6niina, dedicado al servicio del Adminiiiistrador de esa enmpresa
industrial, quien precisamente viajaba en el autom6vil al ovurrir el echo (lque
di6 origen a la causa, pero en atenei6n a Ia circunstanicin de que en el moinento
de produeirse el heiho dicho Admiinistrador -*9 dirigin a su casa particular, el
Tribunal Supremo estin6 que por ello, por esa circunstaticia, el chauffeur no
m en contrala cn el desempefio tie su obligacion con respect a la industrial y
declar6, conio henios visto, no ser extensive por ello a dieiha emnpresa industrial
la responsabilidad civil subsidiaria.
I)D todo lo anteriormente expuesto se deduce que no por el lecho eseucto
de setr un tercero el duefio o propietario de un automnvil con el cual Se haya
cometido un delito o falta, debe hacerse extensive al mismo la responsabilidad
civil subsidiaria. Que esa extension de responsabildiad a un tercero no obedeec
ni se fund en el derechli legitimo de propiedad, sino en el vincuilo de subordi-
naei6n o dependencia que pueda existir entire el que explota una industrial a
cuyo uso se destine el autom6vil, ya sea o no de su propiedad, y el que maneja el
mismo en concept de empleado, aprendiz o dependiente y en tanto est6 desem-





ASITNT0i4 (WNERIM.Ea


pefianido xii 01ligaeik it aiservivio de' In indtitstria, ent razon, corno expresa la.
xonienoilia ya citatda, de 26 de Abril tic 1920 it la. d~irecciIn do los quo efectfian
los I raittijos y 11 111 iilxp~evi~ioi ob vigilitucia. que Ink's indidutrittles vienen obligados
a ejeroitar soibre sus empleadox o dependiciite durante el desermpeiio do su
ohi igaicitin o sevvo eitendo por taiito prolairse y quedar ttcrodita(1la todos
extibs partficiilatro oil jiticil) para quo resulted legalitueite posibie dictar senten-
eta coltdeliatditb till tCrveror como1 civilnivictet respousalile I'l subiixiio. 8i tales
lievIto~ Y' eirciinixl ailiiat.jns po er reqiiuxitos itiduipensalthles de atiuierdo voin los
I tll leb o aIy.n rxitani avreditmnhoi o probtidos en j ifici. no ox isten tt'r-
millos bIia'hiles paira Ihavei'r exlesi iiva ,it sitisi di libtI resonsabmiiiiidad vi vi tiat pro-
pijetarotie 11. 1 (b(Cliii t11)1Witil conbi el vuld i stU Iyl coli) i hdiii til dci iti o fatiIat, noi Ia.4-

I ario (li') aittoniimvil. (lelidamentiei citado. no hayn coniparecido en juicjo, pues
tail ll a11 de asi*stelivii Ino Hcedita qite se dedtiquo a unii industtria.. (lit la per-
xsiiai (1111! 1nmanojalni el witomovil. o se'a, ol autor dcei dvlito o ]a falta, fuera xii
cittpleaido.. aplrendiY. o lleJpetdicile vii vi ejorcieio de sus fitulcionles al ocimrrir
v'i Iti'i't-. tlli doctrine i'onlen idat en laxs xetiteiciat del TIributnal Supremno qtw liaii
1i11vilmdo Irauixeri ptla a-,[ in rcxuielven. No hay pro-uni~ii'iI legal alguna, iuingfinu
provepc t o dle joy 'V. eii l~ ettiti pri'(iCida1 est ilt air 11114, I 0 liii volpaeel)eUiO i't I a1 jiliici
(4 ill i 10i'T41110 a1 (qtiewn St li b. vto hiaste para quv se votsixilre qle enill
misinoli~ vonvlliil'ie lox ri'4itiixilios (pie detcrminau vl art. 19) del (Xidigo Penal. N. se
ha'.aextol'lxival aId miniiti Ila rexpoiixaihiliilad cvili ell siixidjo ad It ext~ablecida.

Piioiio R. SILVA.


LA MORATORIA HIPOTECARIA

En4I revieite e 'itori'iai I.Diariutit, /a marna hitol puel iei de relieve algittias
(it, las nnix ilxlIa ic de lIt Ivy di, moratoriiai lii putectirio '. Ell tl se dive
(l .ite x"llit alaYoria fIiltixivribi lox legixladorei satitsfacor at lit opinio'n 6i blica.
y prbl'Cxtillu serivico at1 paix. vidalitldb 1111'.a Icy tiuiulitti a1 aIliviarla II xituitci(InI
det lox dit'dorex hi pot ecatrioj Iberib a Igutinls, prevail ict'dose do4 las eirclittxtamiavill,
llulxiel'ibi elt *jitt'gii -,tiinfluieninet para.l %,otiiotdarii a sus particulars interesex
o ai lox (it Ins viilpivxatx que1 abiela'i o1I ettcbitirtametifei iitanjaibani. Y, 4ii nintgiii
'1c i116p ulo. hivivro' u I xi vatIa liti mrail on vii den lte in iiadlox aspoetos."
A grvga ie "ot'it, atquli roxttlta, l ite pt-rsonas de escaxa, fort utu, que vendiv-
rillbitxi livrr-ax 111 nit uwono tieJando jp rte (~le prei'oL gatrait izaido ell Iipotvee.
d e Ia1 en111l v bivi.1ha 1111 sido b c bilena daix at puaitr min sriat, nit ij ndat !o:. rsd itos
lImatitaidox ail dlos tr vieittol. ctivittdi poibxlloentt' cl prl)pietario del ingoitia I'Itt-
111(* enil diiO l b ct (1i bp)b '1.1'io iiart.rl I ljo vx p a rat vol inn, rn era (lel pamL."
Sigmti diienido Pen) nob rextlta t o peo~r lo (lit dejamotw seiatlado. En
et'clo.ta xglindat pain lol dejl titud art. III, dlive qie 'Jo iniispitosto enl el pirrafo
antiterior lio es at plivahh' at laix oibligatcionls quo naizean de o c~ oiitratos die re-
tavii'coi Hgriecti. (It lax operations do veitta o pigtiorneitio do azficar o die
ii tl~.it 1) iotros rulitctitx del ingreniil, o doe iI fintia ri'iativa, o do Is eesitin (le1
precili de cxlix frtilnx., eiehindo cutiplirse lis Coutti'tos quo los contengan do
alicviledo cont lox 1I cminItox c-it quo ftieron pactaidot." Y sto no0 tottdi6 a faivorever
it lox a biitoo, vontti pud iot' siipoiterw~. suio It doelrinhinados ingenlios por Io
(lite tovaiia lit ret'avicIon tecita a mus volottos o adolaxitos, con In garantia, del pro-
diltto (10 IaI eafiat at Ittolor.
Y titaide (Ijlle tio entrm it elxlis priipnisitoi; liacr "mnin eriticai turdix d14
i'xti engendro del tiltimo ('olgreoxo xin hat-erse eon del de-wo que se elirtinte
(de Ii 1eY to qe htaty ett ella de perjuidivial, lintitAndose a apoyar las peticiones
formrulatdax oil tld mentido, si Wien se expoito, que ''asaltai la duda do si a estas





ASUNTOS ~ENERALES 41
alturas "serA un bien o serfi mal realizar la tarea de reparar sus de .npuisados,
dentro, naturalmente, do lo possible, o mejor dicho, evitar que continue causin-
dolos. Porque la moratoria durarA (art. XVI) hasta el 1 de Julio d(l aflo.
pr6ximo, dia en que "quedarA reintegrndo el acreedor en todoes los dereehos
que emnnen de su escritura, tanto en cuanto al cobro de intereses quo venzan
des'le esa fecha en adelante, como en cuanto al cobro del principal cuando 6ste
hubiere veneido y el deudor dejase de pagar cualiniera de los plazos" sefla-
lados en ese mismo art. XVI para los r&ditos no abonados antes de acordada la
moratoria y que habrAn de satisfacerse en tres anualidades. con vencimiento en
1? de Julio de 1935, 1936 y 1937."
--La Audiencia de la Habana, por auto 413, ae 18 de Diciembre de 1933,
ha declarado "que en el present caso se convino que el deudor pagara los
interests pactados por anualidades adelantadas los dfas 18 de Mayo de cada
afio, per lo que al no baber pagndo el deudor la annalidad adelattada n que
estaba obligado a pagar el dia 18 de Mayo del corriente ailo, al interns redu.-
cido fijado en la Ley de Moratoria, e instando el promovente el dia 26 de dieho
mes que se alzara la sumspensi6n del procedimiento, es procedente acceder a los
solicitado", afiadiendo que "no cabe admitir que los interests por veneer re-
elamados en el escrito initial del procedimienio pueden considerarse vencidos
con anterioridad a la Ley de 3 de Abril, a los efectos de estimarlos comprendidos
,n la moratoria, porque tales interests eran reelamables por paeto especial del
contrato, pero no hablan veneido por no haber ilegado los dias seflaladns para
su pago cuando se interpuso la demand, per lo que suspendido el procedimien-
to. PI deudor estaba obligado para que la suspension continuase, a pagar el in-
ter6s reducido cada vez que Ilegara el dia seffalado para el pago del interns
convenido."
--La Audiencin de la Habana, por auto 17. de 22 do Enero de 1934, ha
declarado "que es err6neo sostener que bajo el imperio de la Ley de Moratoria,
y a los efectos del vencimiento para el pago do los interest reduceidos, no pue-
den ser incluidos en el e6mputo de ese plazo, perfodos de tiempo anteriores a
la feecha en que eomenz6 a regir la repetida ley, pues fsta de manera clara y
precisa, ordena en el art. 14 la aplicaci6n de la moratoria quo establece, en
punto a los intereses del capital, solamente a los vencidos con anterioridad y
pendientes de pago al promulgarse la misma, en toda sun cuantia; y con respect
a los vencimientos que ocurran con posterioridad, tal beneficio aleanza fnica-
mente a lo que exceda de ese 4 por 100"; afiadiendo que no puede entenderse
que porque estuviese deeretada en el pro*.edimiento suspendido, la administra-
ci6n judicial de la fine hinotecada, no venia obligado el deudor para acogerse
a los beneficios de la Ley de Moratoria, a consignar en el Juzgado la cantidad
imported del interns reducido, porque la ley no estableee esa exeepei6n, y el
supuesto de que el administrator habia recaudado suficiente a eubrir los inte-
reses, require una liquidaciOn previa, sujetn al procedimiento adeeuado y
siempre subordinada a la aplicaci6n de la moratoria, que no puede anteponerse
al pago del interns.
-La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, por auto de 25 de Enero de
1934, ha deelarado lo siguiente:
Considerando: que segin el art. 20 de la Ley de Moratoria Hipotecaria,
aplicable a estos procedimientos por lo dispuesto -n el Decreto nfmero 3325
de 22 de Dieiembre uiltimo, las administraeiones judiniales estab!ecidas por con-
secuencia de titulos comprendidos en dieha moratoria. han de eesar. debiendo
rendir cuenta al deudor dicho Administrador, a no ser que el Administrador
hubiere tornado a prestamo parm las necesidades de la administraci6n, con auto-
rizaci6n judicial o del deudor, en cuyo supuesto no cesarfi en sus fUnciones
hasta que result pagada ese deuda.





ASUNTOS GENERALS


Considerando: que In hipoteen a que se refiere el present asunto estA
eompreudida en el art. 3' de li repetida Ley, porque afecta a un ingvnio y
predios r(isticos qu' fornian part de su enurpo general de bienes, estAi (ons-
tituida (con antorioridad a la vigrncia de la mincionada ley por escritura otor-
gada on (sta Repfiblian, In hipotecado radica on el territorio national y no
aparece do autos que convurra ningruna de las excepcion es Stablevidas on los
pfirrnfos 2 y 3 (del precepto ants mencionado, ni qun' el Administrador Judi-
eial tongna tonmado a prsianmo para las necesidades de la finea con autnrizaci6n
judicial o dl den dor. puns solamento resulta qne fuN autorizado para celebrar
vontralos do refacvion w-.rieonla v do otr:i naturalezan. pro sin que aparozae de
anuos. comn resnita itndis'pensahle parn mantioner la ndministraci6n, la celolra-
eion de ninguno do anqucllos parn que fit- anutorizado.
X. Y. Z.


COMENTARIOS
El qr. TLnis Raiz y Montero. en la Rervista de lo.; Tribunales. de Madrid,
on tin articulo litulado "El Cnos l A'gislativo", in dicho In siguiente. qne parece
>,.-rto anrn inutra Tlhpuiblica:
"Siempro f114 algo desconcertanto el examen de oste peri6dieo official -la
Ga'ria onue. pullinando uno y otro dia disposicion"s de todn clase, a Inodo
(1d mannttial sin li',rinino. la Ilenado de pavor el Aniimo mfits decidido y esfor-
za1do lue I uvierai los iuinadores do leiislaioin la nmrafia inextricable dp Ins
apretimns colrminas que (onnipntn el toxto do dieho organo periodistico.
Mentir mi1s1 que on la Garcra hin sido siempr aIn frase aplieada a qnien de
mano'rn persitntoe nmitninn iaquil reprolhble vicio; (l origen del dieho vulgar
eotuivo. sin dui(. on lai mutabilidad de ruanto se orde'nalta un dia. parn q(u|
f're- delrora ln Ial sizienutc. por lo que una verdad ofitial dejaha de serlo tan
pronto conMo inttercsnahn o onveni a i los partidos politicos. amos y seilores de
lo.ves. doe"'etos or(d"n.'ln7as.
Tna awrclf. en el din do hliy. eumplo su includille eonmetido y eountinfia
lanianido su clhorro diario do lwsliaion. previniendo, disponiendo y mnandando,
n tn n nimento diario do ordennciones ya que s hlace impossible conocer y dea-
entrafiar. ennstitvymondo nntil vrdadero suplieio pnra l investigador. que luego
ia de eumplir obligneiones profesionales. ilustrando n poniendo Ins medior para
iluntrar a quien. en un iexeso do candor, re.quiere el anxilio de la consulta o1
el dietamen.
1D P.ta snurto, el prnfosional de Dereohn. 'dedieando sna actividades alf
pstvdo de reuanto dehIo onnoer e interpreter, dofinindo obligaeiones y pun-
tualitando normnas de ,xi.eneia parn ejer-itar Ins anemones que asistanr. a quie-
noe l cimptpon vive on nnm ahboutn ita trannnilidnd. so produce eon In inse
,nriitad inavor. v la responsnil!dad onmin a 't netunaifn anmenta considera-
blonmowi o ni n -i oln (101 rmor n ,'1I ni h;niitahle. pamnndo pnr inepto. negti-
"oite n i lvidnli-no. siquiorn hnlva. pii-nto todno n huen despo y su mayor esti-
ninlo on eimnmlir con In minis'n onn L confinra.
Niestr!'s 1oves civilos y petnnls., tnuto lns de fondo o substantivas eomo las
d(1 forma n adietiv-. se salivnron cencralmonto del espiritn nmodificador. v
einrdo llcnhan alinns. elarns v onneretn-s innovainones. In reform era admi-
tida. brevemo nto eotudinda, v. sin eansar fatinas ni molestins. so adantnban a
In vida pionfesinnal f-eilmente. para sn interpretaei6n y apliaei6n en los casos
correspondientea.
La bnrnnn'la coevisti coan la leiisooin administrative. y montes. minas,
agnas, benefivc-ncia. ote.. ersin objeto dl, sueosivas muntaione.s, nelaraciones y
anulacioners de ahi los ceguidos errors, las pLrdidas de tiempo y de dinero,





ASUNTOB GXNERALE.S


la desesperaci6n de letrados y litigantes al ver deshecho su problema, que desde
el primer inomento adoleeia de un vicio efectivo y sin enmienda, conoeido ge-
neralniente cuando ya no tenia remedio. t
Pero hoy nada ha escapade al peri6dico official; nada hay tranquilo ni se-
guro en las eolumnas dinamicas del 6rgano legislative; son las leyes civiles y
pentiih, las administrativas y las politics, las que en indeswifrable coufu.si6n
ha de -pasar por la vista del conaultado, para que plans conozca el consultant
y la realidad asi lo demuestra."
Que lo transeripto parece escrito para nosotros, repetimos, lo comprueba
que el dia 31 de Diciembre filtimo habian aparecido en nuestra Oaceta mais de
3,300 Deeretos con disposiciones y modificaciones de todas classes y que alcanza
a todos ls enuerpos lepale.s y reglamentarios existentes.
En el ultitio euatrimestre de 1933, Is Gacetai no fu, chorro. comeo dice el
artieuista, sino catarata incontenible.
En la Revista de Tribunales, tamnhi6n encontramos bajo el titulo selec-
cidn (ParAbola) el siguiente comentario:
"Dice D. Jos6 de la Cueva en "Informaciones":
"So licenei6 el soldado que ejercia en la compafita el oficio de sastre, y el
capilhin di6 a un teniente, y el teniente a un sargento y el sargento a un cabo
el encargo de designer el nuevo sastre.
El eaho inquiri6 si entire los soldados habia alguno del oficio, y comprob6
pie no. Y ya no se cans6 mAs. Paa6 un soldado y lo 11am6:
-TW, veen aei. -A la orden, mi primero. -Ti sabes algo de sastre? -No,
s~fior. -Ilay algiin sastre en tu familiar -No, senior. -Hay sastre en tu
pueblo I -No, spfior; nero lo hay en el pueblo de al lado. -&En el de al lado?
i T eres el sastre de la compafila l"
Siempre que se ha nombrado para eargos judiciales a personas procedentes
de otras carreras, he pensado, sin poderlo remediar, en el euento del sastre de
la eompariia.--C'sar Camargo."
Como estamos en period de reorganizaci6n judicial, por no haber sido su-
ficiente la depuraci6n de Septiembre filtimo. no esta de mis la leotura del re-
ferido sueedido.
OAN.


COLEGIQ DE ABOGADO05 DE LA HABANA
S5OOION OFIOIlAX

La Junta de Gobierno on la sesi6n do 27 de Septiembre adopt6 los siguien-
tes aewrdos:
El Dr. Llans6 hizo present la gratitnd del ex-Decano Dr. Barraqu6 por
el logro de su traslado al Hospital Militar.
Quedar enterada de las geationes del Dr. Llans6 en favor del colegiado
Dr. Gonzalez Manet y mostrarse conuplacida.
Que el Colegio intervenga en la depuraci6n del Poder Judicial y hacer una
declaraci6n de principios sobre el particular.
-En la sesi6n de 29 de Septiembre se adoptaron los siguientes aeue'rdoa:
Recordar a la Comisi6n nombrada para tratar de los trabajos preparatorios
sobre material oonstitucional quo active los mismos.
Comisionar a los Dres. Dobal y Capeatany para que investiguen si es eierto
quo la Asociaci6n M6dica Nacional ha becho imputaciones ealumniosas sobre
el Circulo o Colegio.
Contestar al Dr. Herrera Sotolongo la carta publieada en distintos peri6-
dices.





A91UNTOB GENERLUE8


Solicitar del Presidente de la Repiblica Espafiola el indulto del Dr. Secades.
IHafer la siguiente declaraci6n: "El Colegio de Abogados de la Habana,
impuesto del moment ldeol6gicamente revolucionario que vive nuestro pals y
respondiendo a ]a condici6n inherent a la profesi6n, tie representar funda-
mentalmente una funci6n social. la administraci6n de Justicia, declara:
1"--Que con el procedimiento utilizado por el actual Gobierno para la
depurnci6n del Poder Judicial .se ha violado una de las bases esenciales de todos
los programan revolucionario incluso el del Directorlo Estudiantil, cual es la
de la independencia del Poder Judicial, ya que con las cesantias y nombra-
mientos deeretados se ha sometido dicho Poder al Ejeeutivo en una forma con-
traria a la ideologia revolucionaria y sentando un peligroso precedente.
2"-Que la forma de depuraei6n empleada da ni traste con el prestigio y
la independenein del Poder Judicial; y que ella debi6 llevarse a efecto con toda
energin. exigiendo responsabilidades a loq culpable. y hacienda las remoeiones
y nombramientos que fueren menester para ofreeer laI adecuadas garantias a
lo aeusndos y aquilatando la capacidad de los nuevos ftncionarios. pero pre-
firiendo, parn eubrir Inas vacantes. a los que con "n actnaci6n hubieren hon-
rado al Poder Judicial."
-En In seqi6n de 19 de Oetuhre adopt6 los siuieTntes aenerdos:
Dar el phsame al Dr. Pedro Dohal, por el fallecimiento de un familiar y,
a los familiares del Dr. Alfredo Boffil por el de este compafiero.
Quedar enterada de las restiones de los Dres. Llns6 y Dihigo one han
realivado para que se den facilidades a Ios letrados detenidos en el Presidio
Modelo. pnra .su defense y majoren de oceal.
Solicitor nla libertad de los ex-oficiales die Ejtreito Nacional, algunos de
lo enale.s son Polegiados y nlbondos en ejeireiio.
Que el Administrador del Cireulo solicited eon anticipaci6n cuando vaya a
faltar algo dA interns parna ls enlegiados. n fin de facilitArselo.
Tnteresar de ln Seoretnrfn de Comunieaciones la franquicia postal.
Pedir In snpresi6n (d la vejaminosa re.ja que existe en el Castillo del Prin-
cipe que imposibilita a los ahbgados el contaeto eon aus defendidos.
Que so dC uepnta en eada junta del movimiento eenn6mico del Colegio.
Aplienr al Dr. Pedro OonzAlez, el acnerdo sobre letrados exilados.
Requerir al Dr. Hollingvorth exhiha su titulo de abogado en la Seeretaria
del Colegio.
No acceder a In pedido por el Dr. Domingo Meneta para que se deje sin
efecto an solieitud de bnja. porque ello implicaria reeonoeerle como tiempo de
ejereicio professional el lapso en que estuvo en el extranjero.


LIBROS Y REVISTAS
LA REPORMiA CONSTITTTCONA, Y rI, TRIITUNAL STIUPRMO, POR JUAN GTTT'I-
nVun. Qvni6s.-TTnhbann,. 1934.-El ex-.Presidente del Tribunal Supremo. hon-
dadosamente dediendo, rns ha remitido un ejemplar de mste libro surv dedica-
do. pomo an nombre lo revela, a puntnalizar la actuaci6n del Tribunal Supremo,
enioneos presidido por ,l. en un moment trasendente de la historic political de
la Repiihlica. empeflo que no so debe exclusivamente a sun propia determinaei6n,
sino mAs hien requerido por voluntad ajena. aegfin express el autor. Como es an
compendio de nn determinado episodio do In Nnai6n, el libro result doeumentado
para el studio y conprensi6n del problema p ne afront6 el Tribunal Supremo.
LA TRORfA PuTRA nsi. DEaiRno. POR HANS KnLLSN.-Modrid.-La "Editorial
Revista de Derecho Privado" nos ha enviado este libro del Profesor de la Tni-
versidad de Colonia, en el que se exponen las lineas [undamentales de la teoria





ASTINTOS GENERALES


purn i el Dereeho. des& el punto de vista clit las eoncelieions vientifieas tie dielho
Proft-sor (j114 iesde hlaD't (10% d~~endas las viene ilustentalido coil min discipulos.
&EriuPI IOOIi) ruoirv atii DEILWHO14 DEI 3UrbRRA, PRo JUAN J. E. (CAM.St.-
Hiabana. 1934.-- Esle lihro es inin ohra laureada eon Inedalla (14 plat& v menaiku
Iooiiiiifien jalr vi Coe. 'rii, Ile Ahivnldos e it el C.cawtrso 3e 1930, tin ejeni plar del
411181 nosi hla d('diendh) sit autor. Del misinic. sati estos capitulo'll HatUdiO fiiost'-
fieo (101 derneho it Is, igildod ; El fuero, de guerra, en Cuba (tres eapfthilost) -y
('issifietwiili y vofllpetenin ie itt' larribiiiiales Militaresi (t re% vapituins). -('on-
tielle vilntatis disposiviolles le-gales y reAniuentarias linepi reference a tal es-

Q1 It 1', I~?A TP.CtNt4CilAC'l, I)P. E B'DARIII L. ldA)oRPN,,.-Madriil.---a Edito-
1rial Revisla, de IDerecho Privado'' nos Iha reinitido este pequefto libro del Cate-
(IrAtico det ]a Universidaci de Murcia, en el quo fte eixarinan lam can$"a de la!
aetlital el' :si. evol6llitlail. cottipiiisitiuo his opiniolles; de los nifis destacadog eonfo-
tilistas4, estiudia las prilntipits Peonnitinko de ]a teciioeraria, stis proptignadores y
sit,; obra-4 y IIa itfluetivia de Astas en 1os diversas paisea.
OF'sr. DUREV110 PRIVAtao.-MandrKd ltpaila. Matrzo.-EI sinnarin do
I.Ste aiime11ro e's el 4igilietllD uyni~ena Tjq'1h'Dmlativa Podifieftdaia, por Felipe (NIC.

rae~iaf (it, bhiees, por Pi. D~elgado ; Mervant ii. 11 rcelto de Ins ob igavhions. nlier-
paolti..pa A. Polo. Social, por A. Vnewo die in Di revei~t Oleitetal de los Re-
-Z ist ros v del Not ari a di. hi pot eeri a-, par JT. Douninivgnoz; Rov ita de' Plev isiis, por
.1. ir o Nat as Bt Id iogt'Afifias.
~ lh~vis'r nt, IFato..-Linila, Perfi, Novi einhr1'-D iv ien bre.-Por priltiera
vez iias visit esta revisita, Iirsr~atio ofiviad del Colegio de Aboi-ados deC UaquCIli Re-
11fihlfiiva Y eonll pusto de~jailuos establecido el canje.
OTt?\M t1t-TNTAs v.\,r't'ANJL:RAs'.--Irt'nlos reithidt) PR evisfa ('46iea (it, Jitisi-
purwic~irria. Butenos Aires. Ropfiblit'a Argrtnthia. Pohnebrer LtA JtIsir~jia. MtcXicCI,
14Nebr(ero: fleri.fts tit, fos Trib etnales. AMadrid. Esparna. Diejenihre y Etiero. at la
qiue diiil-la11105o, tIII suti 'ida a] arrihar. a stis (10 nAlos de VidaiI Los 7'ribitaleis, M(dXi-
fea. Mair70: 3. R0.1'411 de Ierre'ho I/ Urislarioiv, ('aravas, Veneziuelai, Enero- Fe-
itieo.
Oili?% 5 EXIA.1Ilvin45 rtevibido i."nivali e:t Ix? J1 urispriideiwria al IDia,
DIviei'nhrve I'evislf (If 111 .4806t'u6s6n de' I ffiRICes dcI ('oweriDTU. Miurzo : y Gardai't
(If, 'Iribitt pialfs. A bril. t1ttttiei'o extraortlintario iledi iado todo 61 a dar euenta del
jilivlo oral (it' IaI ealnsain iltinad por el atiesinattt de las bi'rikiinos Freyre y Doetor
Agnihor, de hit 1Habana.


MISCELANEA

MOVTIIIENrrO JUDICIAL.- Des pia iti'sd jutbliendit (A ant erior nitfnero,
hla uahida (e1 sigiliente:
Secrotario do Justicia.-Por falleciniiento del Ledlo, 1ioherto M~ndez Pe-
fiate, fut- nolubrado patra dicho cargo el Dr, Carlos Saladrigas y ZaYAR, qIlle 3'Z
Io desellpefill aniteriortaenite.
Subsecrotario do Just~ioia.-i~n remtinitiiido tlieohi cirgo el Dr. .Tosi R.
Brinitigier v L are'do.
-1aaenbrir dicho eargo) fti6 flontibrfdo vI D~r. Pedro 140pez y Dortictis.
ahiga.do tie C1ienfuegos.
Presidents do Audlencia.-Ifi, sido deelarado (Desant(' el Dr. Joaq~idn Rio
3. Balmnlaseda, Presidente dle IaI Andivein. de la Habana,. desde 7 de Noviembre
de 193:33.
-TIl sido notinhrado para desempemiar dii'ho eargo, el Ledo. Mario Montero
y Beldarrian, que era Preqidente de Sala desdo, 21 do Marzo do 1927.





ASUNTO8 GENERALS


President de Sala.-Ha sido nombtado Presidente de Sala de la Audien-
cia de la Habana, el Ledo. Ram6n Madrigal y Mendigutia, que era Magistrado.
Magistrado.-Ha sido nombrado el Dr. Maximiliano Smith y L6pez de
Mora, de la Audiencia de la Habana.
Snstitudc6n del Presideate de la Repiblica.-Por Decreto-Ley 58, se ha
modificado el art. 8 de la Ley Organica del Poder Ejecutivo en el sentido de
que en caso de vacar la Presidencia de ]a Repdblica y mientras no estuviere
designado el sustituto, asumira las funciones de Presidente Provisional de la
Repiblica, el Presidente del Tribunal Supremo o la persona que estuviere de-
sempefiando el cargo.
Peritos.-Han sido restituidos a sus cargos de peritos mercantile y calf-
grafos de los Tribunales, los Sres. Ram6n Saro y Pablo L. Cortes.
Comisi6n Especial de Investigaci6n.-Ha sido creada esta Comisi6n para
investigar la deuda del Estado con The Chase National Bank, la que serA pre-
sidida por el Magistrado del Tribunal Supremo Dr. Guillermo de Montagi,
la que debera rendir su labor en 45 dias a lo sumo. Cada miembro de la Comi-
si6n recibira una retribuci6n de $1,000.
Causes radicadas.-Durante el afio de 1933 los Juzgados de Instrucci6n
de la Repdblica radicaron las siguientes causes:


1.-Santiago de Cuba. . .
2.-Secei6n 4V . . . . .
3.-Cienfuegos. . . . .
4.-Secei6n 2 . . . . ..
5.-Santa Clara. . . . .
6.-Camagiiey. . . . .
7.-Secci6n 5 . . . . ..
8.-Remedio,. . . . . .
9.-Sagua la Grande. . . .
S10.-Secei6n 3a . . . . .
11.-Marianao. . . . .
]2.-Matanzas. . . . .
13.-Palma Soriano. . . .
14.-Sancti Spiritus. . . .
15.-Guantanamo. . . . .
16.-Cardenas. . . . .
.17.-Secci6n I . . . . .
18.-Col6n. . . . . .
19.-Holguin. . . . . .
20.--Giiines. . . . . .
21.-Mor6n. . . . . .
22.-Ciego de Avila. . . .
23.-Manzanillo. . . . .
24.-Victoria de las Tunas. .
25.-Bayamo. . . . . .
26.-Banes. . . . . .
27.-Mayari. . . . . .
28.-Guanabacoa. . . . .
29.-Trinidad. . . . .
30.--San Crist6bal. . . .


2,386
1,969
1,968
1,790
1,625
1,571
1,492
1,300
1,223
1,094
1,070
1,062
1,013
952
950
945
911
835
829
807
713
709
630
565
555
526
425
404
395
386


Como en el afio 1932 se radicaron
aumento de 2,056 causes.


31.-Alacranes. . . . .
32.-Bejucal. . . . .
33.-Puerto Padre. . . .
34.-Pinar del Rio. . . .
35.-Florida. . . . .
36.-Pedro Betancourt. . .
37.-Consolaci6n del Sur. .
38.-Baracoa. . . . .
39.-Santa Cruz del Sur. .
40.-San Antonio Bafios. .
41.-Guanajay. . . . .
42.-Guane. . .. . .
43.-Regla. . . . . .
44.-Gibara. . . . . .
45.-Jaruco. . . . .
46.-Artemisa. . . . .
47.-San Juan y Martinez. .
48.-Nuevitas. . . . .
49.-Isla de Pinos. . . .

Total. . .


1.-Audienein
2.-
3.- ,
4.-
5.- ,,
6.- ,,


Habana. .
Oriente. .
Santa Clara.
Camagiiey.
Matanzas .
Pinar del Rio


. 381
. 348
. 337
. 327
. 318
. 305
. 255
. 253
. 250
.248
. 235
. 230
.200
. 187
. 175
. 175
164
162
92

. 35,769

. 10,600
8,683
7,463
3,723
3,528
. 1,772


Total. . . 35,769
33,713 causas, hubo en el afio 1933 un





ASUNTOS GENERALS


Sentencas.-Las Audiencias de la Repfiblica durante el afio 1933 dictaron
las siguientes sentencias:
1.-Habana. . .. . . Criminals: 1,488 Civiles: 1,077 Total: 2,565
2.-Oriente. . . . ... ,, 1,351 ,, 223 ,, 1,574
3.-Santa Clara. . .... . ,, 969 ,, 127 ,, 1,096
4.-Camagiiey. . . .... ,, 377 ,, 124 ,, 501
5.-Matanzas. .... . ,, 432 ,, 57 ,, 489
6.-Pinar del Rio. . .... ,, 357 ,, 41 ;, 398

Totales. . ,, 4,974 ,, 1,649 ,, 6,623
Licenci.-Se ha concedido una de tres meses al Sr. Alfredo Hernandez,
escribiente de la Audiencia de la Habana.
Nombramientos.-Ha sido nombrado Secretario, el Sr. Miguel A. Ortega.
-Han sido nombrados Oficiales de Sala, los Sres. Eduardo Ortega y Emi-
lio PWrez, de la Audiencia de Oriente.
-Han sido nombrados Oficiales de Secretaria, los Sres. Manuel Sosa, de
la Auidiencia de Oriente; Luis Sastre, Elvira Vicent e In6s Fernandez, de la
Audiencia de Santa Clara.
-Ha sido nombrado Oficial, el Sr. Manuel Bustillo, del Juzgado Muni-
cipal del Sur de Santiago de Cuba.
-Han sido nombrados Meean6grafos, los Sres. Maximiliano. Martinez,
Alfredo Ferrer, Luis Rodriguez e Isabel Santa Cruz Pacheco, de la Audieneia
de Oriente; Mario de la Torre, Blanca Rodriguez, Arturo de Lara y Maria
G6mez de la Audiencia de Santa Clara.
-Han sido nombrados Eseribientes, los Sres. Carlos M. Arrufat, Eduardo
Salazar, Isabel Real, Rodolfo Grillo, Leopoldo Crespo y Iaria Mufioz, de la
Audiencia de Oriente; Maria Rodriguez, del Juzgado Municipal del Norte de
Santiago de Cuba; Antonio Osas, del Correocional de la Seccei6n 59; Gnillermo
Rodriguez, Carmen Manchaea, Rita G6mez y Maria Vald4s y Vicente, de la
Audiencia de Santa Clara.
-Ha sido nombrado Alguacil, el Sr. Juan Hurtudo, de la Audieitcia de
Santa Clara.
-Ha sido nombrado Mozo de Limpieza, el Sr. Jos6 Tandr6n, de la Au-
diencia de Santa Clara.
FALLECIMIENTOS.-Ha falleeido el Ledo. Roberto M6ndez Pefiate, Se-
eretario de Justicia. que atent6 contra su vida. Coronel del Ej6reito Libertador,
ex-Representante, ex-Gobernador, ex-funeionario judicial, patriota de siempre,
hombre puro y persona decent a carta cabal, su muerte ha sido muy sentida y
lamentada. Fu6 Juez de Primera Instancia e Instrucci6n de Santa Clara, Te-
niente Fiscal de esa Audiencia, Magistrado de las Audiencias de Pinar del Rio
y de la Habana; y al ser eleeto Presidente de la Audiencia de Santa Clara, re-
nunci6 para oeupar el cargo de Gobernador.
-Tambi6n falleci5 el Ledo. Alfredo Zayas y Alfonso, ex-Constituyente,
ex-Senador, ex-Vicepresidente y Presidente de la Repfrblica. Abogado desde
1881, gran orador y repiblico, contaba con la simpatia de las masas por su
respeto a la libertad durante su period presidential. En los comienzos de su
carrera professional, fue Juez y Fiscal Municipal.
-Asimismo han fallecido: el Sr. Luis Mestre, Seeretario de la Comiai6n de
Jubilaciones y Pensiones Judiciales, y el Dr. Francisco Daniel y Moreno, abo-
gado de esta capital.
NOTICIAS VARIAB.-El Sr. Rafael Veitia, de Santa Clara, ha dirigido .al
Seeretario de Justicia una exposici6n acerea de la necesidad de que se haga
algo en beneficio de algunos Juzgados Municipales de 4V clase, que por s- exten-





ASUNTO8 GozENERmA


si6n territorial y densidad de poblaei6a tienen mayor importancia que algunos
de 3 oclase, y a es efeeto expone la poblaci6n que corresponds a los sigulentes
Juzgados de 4: clause: Guaoa, 25,584 habitantes; Taguasoo, 23,457; y Manicara-
gua, 22,732; y la eorrespondiente a estos Juagedoa de 3f clause: Abrews, 5,500;
Zulueta, 7,325; Ranehuelo, 8,320, y San Juan de los Yeras, 12,416. En los Jus-
gados de 4! clause el Estado no paga aueldo al Juez ni a los auxiiares, y a da
una cantidad mensual de $55.75 para personal, material, easa, etc.
-Por aegunda vet fu6 roibdo el Juzgado Municipal del Norte, de Santiago
de Cuba, de donde se llevaron unos $30 product de la recaudaei6n del Regiatro
Civil, armas ocupadas como piezas de conviccin, etc. En el Jungado no duer-
me nadie contra to que eatA dispuesto.
-El Colegio de Procuradores de Oriente aeord6 der dte baja a 40 colegia-
d -Con motive del falleeimiento del Ledo. Roberto Mendea Pofiate, Secre-
tario de Justicia, el (Gobierno deeret6 tree dias de duelo official.
-El Tribunal National de Sanciones ha radicado d-4sde su fundacin' habta
el dia 31 de Marxo Altimo 228 caunas.
-El Colegio de Procuradoree de Camagiley dirigi6 al Seoretario de Go-
hernaci6n una protest por haber sido atropellado por la polieta el abogado
Dr. Francisco Guill~n on montento que defendia a un acusado en un juicio.
-So estA gestionando la creacidn de un Juagado Municipal de 4! elawe para
cl pueblo de Tamarindo, Camagliey.
-El Sr. Felipe de Torres y Carvajal nos participa habor obtenido el titulo
de Procurador.
-El Colegio de Abogados de Santiago de Cuba acord6 interesar del AGo-
bierno la reorganizaci6n del Poder Judicial "ateadiendo a la capasidad y con-
diciones morales de coda funcionario, auxiliar y subalterno, al objeto de que
scan deaignados aquellos que ofreecan mayores garantias por nt competencia
para desempeilar el cargo y por sus anteoedentes de conducta"
-El propio Colegio aeord6 dar de baja a los colegiados que adeuden seia
mesc.s de cuota.
-En la caa de los Juxgados de eata capital fut descubierto un retrato del
Dr. Jos4 A. FPrnAndex, Director del Departamento de Qulnimen Legal de la S,-
cretarfa de Justicia, recientemente fallecido.
-Los auxiliares y hubalternos de la Ad'ministraci6n de justicia vienen ge?-
tionando se les aumenton su haberes reducidos arbitrariamente.
-Desde el dia 15 de Marxo de 1934 qued6 abierto el Registro de ia Propie-
dad del Norte de Marianao.
-El Congreso de Espafia acord6 restablecer por el tcrmino de an aafo, la
pena de muerte para castigar a los autores de atentadon terroriatas, tracen a
mano armada, asalton, etc.
-La socidad de abogadnM Rosales y Lavedfn, girarA en to sueesivo bajo
la rax6n Rosales, Gorrin y Mafia..
-Avusado de amenaxas al Seeretario Judicial Sr. Fax. fu6 detenido in
sujeto por orden del Jues de Instrucci6n de la Seeoi6n Cuarta.
--TLas Audieneias de Camagiley y Santa Clara participaron a la Steretaria
de Justicia que enreten en absoluto de material
-'Tn polidla de Rodas, al str eondenado por el Juex Municipal Dr. Jorge
P6rco, a $100 de multa, por juego al prohibido. tratSt do heer fuego eon au re-
v6tlvtr contra el Juex.
-El Presidente jubilado del Tribunal Supremo. Dr. Juan Gutierrea
Quir6s, fu6 deapojado do su reloj, leontina, etc., por un vendedor de perdioe..
-Ditio de la Maria, aboga por Ia modifieaci6n del art. 157 'tel C6-
digo de Comercio, al igual que ya lo fWu en Bspafia, pues result impossible. quw
las compaflas an6nimas publiquen menualmente au balance.







REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMO CORN11PONE#NCIA D0 MSUNDA CLAW RN LA OPItCNA M0 CORREOS D LA HASANA

Suscrlpci6n annual, $ 7.00 N6mero *uelto... $0.70 Anunclo on el Dirt. $2.00

ARO X. HABANA. MAYO DE 1934 NUM. 5.

EL PROBLEMA DEL PODER ESPECIAL PARA
FORMULA LA QUERELLA (*)
El art. 277 en su inciso 7 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, exige
como requisite para la presentaci6n de la querella cuando el querellante fuere
representado por un Proeurador, un Mandntario, o un Abogado, que ae pre-
eente eon el eserito de querella powder especial a favor del apoderado para for-
ninlar In querella y para continuarla. La falta de preeisi6n del inciso que nos
ocupa. en cuanto al coneepto de la espeecialidad del poder, ha motivado en la
doctrine y en la practice debates continues acerea de la naturaleza del man-
dato que se require.
Las opinions de los tratadistas; lans de los que se ven obligados a discurrir
sobre este punto ante los Tribunales de Justicia; y las opinions de estos pro-
pio. Tribunalca, me enouentran divididas ante el defooto de ese precepto que
no define si la especialidad del poder ha de ser limitada o no para el easo con-
creto de la querella. UTnoa sostienen que el poder especial para ejercitar por
via de querella la aeoi6n penal a nombre de otro, ha de ser un poder especia-
lisinio, concrete, limitado, individual, podemos decir, con especificaci6n de la
persona contra la cual se voya a ejercitar y del hecho punible determinado que
habrA do ser objeto del procedimiento para su sanei6n correspondiente. Otros
mantienon, por el contrario, quo no es necesario que el poder reuna tales requi-
sitos, es decir, que sea limitado para perseguir a persona determinada por rax6n
de' un heoho delictuoso, tambi6n determinado.
Los que piensan de esta segunda manera se dividend a an vex en subgrupos
que se manifiestan mAs o menos exigentrs en cuanto a determinados requisitos
en el poder en atemperancia a sus opinions mAs o menos liberals sobre el
alcanee que debe de darsele a la teorta de la representaci6n. Entre estoe sub-
grupos, austaneialmente, unos se manifiestan en el sentido de que es snficiente
ol poder general para pleitos en el cual el mandante le otorgue a sue apodera-
dos facultades para ejercitar las acciones penales del poderdante; otros esti-
man bastante el aludido poder en el quo el mandante otorgue facultades a sus
poderdados para promover querellas; otros exigen expresiones que revelen la
voluntad del mandante de autorizar al mandatario para promoter la querella;
y otros algo mfis que eonservadores que los anteriores, estiman que debe de ser
necesario, suficiente, un poder especial con autorizaei6n o facultades a los man-
datarios para estableeer querellas a nombre del mandante, con carAeter gene-
ral; es deeir, que debe de exigirse, al menos, un mandate especial sin determi-
naoi6n de la persona contra la cual se vaya a establecer ni de los hechos que
se estimen punibles ejecutados por aquella.
(*) AiNageeemao al Dr. Ramhro Anees ol emvlo de ete artldulo, conque favorece a esta
rovlsta-7. dd D.





OU ASUNTOS GENERALS
Nosotros en lo que concierne a la parte concrete y literal del inciso 79 del
irt. 277 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, opinamos eon el segundo grupo
nue el precepto no exige el powder "especialisimo" para el caso concrete en que
ia de utilizarse. Pensamos asi porque el articulo no dice literalmente que el
nandato se otorgue Tinica y exclusivamerrte para la querella en que se vaya a
isar; disponiendo tan solo que es necesario que el apoderado "tenga poder
!special para formular la querella".
La expresi6n del legislator empleando las palabras "la querella" cuando
ie refiere a que es precise poder especial para establecerla, es decir, el articulo
'la" antes de la palabra "querella", es la causa, y no otra, de la opini6n
!adical de los partidarios del primer gripo de esta pol6mica juridica acerca
le la interpretaei6n del precepto.
A primer vista la redacci6n gramatical empleada por el legislator utili-
rando la palabra "querella" produce la sensaci6n de que el poder especial
iabrA de ser otorgado limitadamente para la querella que se establezea; pero
li se analiza en conjunto el precepto y los demAs que comprenden el Titulo
3egundo del Libro Segundo de la Ley que nos ocupa, se apreciari que el legis-
,ador no utiliza solo, aisladamente, el vocablo o la palabra "querella" cada vez
jue habla de la misma, sino que por el contrario, siempre se express empleando
41 articulo "la" antes de la palabra "querella", de la misma manera que lo
lace en el Titulo anterior del propio Libro y Ley euando se refiere a la fie-
iuneia.
La raz6n no es otra, que el legislator al tratar de la querella, como de la
lenuncia, se refiere a los modos o maneras de ejercitar la acei6n penal contra
leterminada persona, y de ahi el por qu6 utiliza la forma del precepto que nos
mcontramos analizando. La querella y ]a denuncia pues, son los escritos y
rormas o maneras de ejercitar la acci6n penal que lleva aparejada el dereceho;
3xpresiones estas distintas del derecho a ejercitar las aceiones penales. La
tomenclatura juridica para viabilizar dichas aciones no es otra que la de la
iuerella y la denuncia.
Analizando, pues, literalmente el precepto y yendo a los motives de la
lorma de expresi6n empleada por el legislator, habra que convenir en que al
?xpresarse aqu61 en el inciso y articulo tantas veces repetido, en el sentido de
iue se require poder especial para formular la querella, quiere dccir que es
precise tener facultades especiales para formular la querella en general y como
!onsecupieia, para establecer la que motive el uso del poder; y no que sea
preciso in poder especial para el hecho punible y persona responsible que se
raya a perseguir.
Refiricndonos de una manera mas amplia en esta material, es decir no ya
a la literalidad del precepto, nosotros opinamos que no es necesario ni el poder
mspeeialisimo para formular la querella que se establezca, ni el poder para
pleitos con facultad para establecer la querella, ni menos ain el poder espe-
sial con facultades a los mandatarios para establecer querellas a nonibre del
andante, con carActer general, bastando tan solo el poder general para pleitos
Dn el cual el mandante le otorgue a sus apoderados facultades para ejercitar
las acciones penales, porque dada la extension que comprenden esas faculta-
dles, no cabe duda, a nuestro juicio, acerca de la voluntad del poderdante en el
eontrato de mandate para que el mandatario ejercite a nombre de aquel las
acciones penales por cualquiera de las vias, formas o procedimientos, que ]a Ley
establece.
Es al menos esta una interpretaci6n de 16gica juridica con base en lo que
hemos expuesto hasta ahora y en los preceptos y doctrinas de la teorla de la
representaci6n, en el contrato de mandate que estudia el Capitulo I, Titulo IX,
del Libro IV del C6digo Civil.
Las distintas S4las de lo Criminal de la Audiencia de esta Capital y los
Jueces de la misma, han venido manteniendo uno y otro criterio, cada ves que





ASU1NT0S GENERALS


;e han visto precisados a confrontar el problema; nero desde cicerto tiempo a
%sta parte se viene acentuando por unos y otros que caen dentro del segundo
.rupo de los polemistas.
Asi. por ejemplo, la Sala 1P de lo -Criminal resolvi6 por auto de 3 de
'ebrero de 1927 una apelaci6n en un caso en que un Abogado de esta Capital
itilizaba un poder que contenia en forma general, entire otras, "la facultad
le establever querella criminal contra una o varias personas", etc., etc., que el
)oder era suficiente, fundando su rcsoluci6n en los siguientes Considerandos,
iue a nuestro juicio, son enteramente acertados y de una racionalidad juridica
ncuestionable. Dicen los fundamentos a que aludimos:
Considerando: que el poder especial a que se refiere la Ley no es el mandate limitado
oncre.amente al heeho puniblo que se trata de perseguir, sino aquel quo contenga la facultad
special de ejercitar las acciones penales que competan al poderdante, forma esta do apode-
*amiento eficny y licita cuando costa de modo indudable (que es lo que exige ol legislator)
a voluntad del interesado de autoribar a su representante para iniciar y seguir aqu61 ejer-
!icios en procedimientos criminals, voluntad que soe desconceeria y facultad expresamente
'onsigwadn, que vendria a anularse en la prActiea interpretando en t'rminos de tal suerte
>rohibitivo el precepto legal.
Considerando: que no imports a ese efecto la posibilidad de que el mandatarlo, usando
41 poder on que especificnmente -e le faculta para queorollarse, lo hiciera en casos determi-
indos fucra de las instrucciones y der-eos del mandate, ya que ella seria una cuesti6n do
tbhuo de poderes, internal del contrato de mandate, a debatir entire mandate y mandatario
r que no trarciende a la personalidad y atribuciones do 6ste, respect de terceros, y en todo
'a-o con In consiguiente responsabilidad para qu'en quiso conferir y confiri6 facultades po-
lienio por determinaci6n propia y libre su confianra en otro y trasmitifndole su represen-
nci6n "!ilida y legal en tanto no revoque el apoderamiento.
Considerando: que en tal sentido en cuanto a la interposiei6n de querellas, se ha pro
unicindo drpde hace tiempo la opinion general do Tribunales y escritores, en relaci6n con el
)rceepto de que Pe trata, extendido hoy en Cubat a mandatarios y Abogados, tnmbi6n en virtud
le la reform legislative.
La Sala 3. de lo Criminal ha dictado en el mes de Marzo del pasado afio
)tro auto resolviendo en grado una apelaci6n motivada por Ia negative de un
Juez a admitir una querella porque no se acompafiaba poder especialisimo
:nra el caso concrete de la misma, en cuyo auto, por los propios motives que
;e consi!enan on la resoluci6n quo se cita precedentemente, dictada por la Sala 1P,
levoe6 el auto recurrido y orden6 admitir la querella que se establecia a nombre
i con poder de otro.
En la pigina 63 del nfimero de Marzo de 193"1 de esta utilisimna revista,
1l Dr. Francisco Llaca y Argudin, Director de la misma y Presidente entonces
le la Sala que dict6 la rcsoluci6n, coment6 favorablemente y de consorcio la
mieva orientaci6n liberal de los Tribunales do nuestra Capital en lo que se
-cfiere a este problema.
Recientemente, en un caso que hemos tenido baio nuestra direeci6n y que
los ha movido a rerlactar estas lines para ser publicadas en el REPERTORIO
JUDICIAL, por la utilidad que la divulgaci6n de estos problems y resoluciones
)ueda representar, la Sala de Vacaciones, resolviendo un recurso de sfiplica
*ontra un auto dictado por la Sala 2. de lo Criminal de esta Audiencia, en el
nual se planted el mismo problema, ha resuelto por auto de 11 de Julio de 1933,
landonos la raz6n, que es suficiente para establecer la querella que el abogado
jue utilice el mandato tenga dentro del poder general para pleitos poder espe-
-ial "para causes criminales y -para cualquier otro asunto criminal, ya sea
?ivil, criminal o d& otra clase"; fundandose la Sala que dict6 la resoluci6n en
iue en cl mandato de autos el mandante autoriza de un modo expreso a su
lpoderado para establecer causes criminals, "que es la acci6n, dice la Sala,
jue ha sido establecida en la present qnerella". El Considerando del auto a
iue nos referimos, literalmente dice asi:
"Considerando: que el apartado 79 del art. 277 de la Ley'de Enjuiciamiefto Criminal
)xige que al estableeerse una querella power un abogado en representaci6n de querellante queo
;e acompafie al eserito initial poder especial para formnalizar 6eta, y, en el present cao, en





ASI.TNTOB GENERALES


la escritura de mandate quo obra on autos se eonsignan entire otras facultades at maudatario,
loder especial "para causas criminals y para cualquier otro asunto conereto, ya sea civil.
criminal o de otra clase", lo que no quiere decir, que para que la faeultad que so consign
en ese mandate so consider como el poder especial exigido por el apartado 79 del art. 277
citado para estableer la querella habria .sido necesario que on 41 so detallaran las causes
crximinales o querellas que fueran a establhccrse, today, vez quo ol niandaute autorisa de un
modo expreso a su apoderado para estableetr entusas eriminales, que es la acci6n que ha sido
estableeida on In present querella".
La Sala, puts, de Ia misma manera que las anteriores, acepta decidida-
mente el criterio amplio de que lo eseneial y suficiente para la eficacia, del
poder es que en el contrato de mandate conste la voluntad del mandante de
facultar de in modo claro y determniiante al mandatario para estahlecer causes
4riminales. es decir, parn ejcreitar la aeei6n penal que asista al andante, sea
dual fuere In via, forma o procedimiento (denuncia 0 querella) para ejereitar
ante los Jueces y Tribunales las aneciones dimanentes del derecho que produzea
la lesi6n moral o material a los intereses del mandate.
Sc ve, pues, quc en un orden netamente juridico se vienen uniformando
los criterion judiciales, dentro de una hermen6utica legal tan acertada como es
aada menos que la de recurrir y ahondar en la instituci6n del mandate y espe-
cialmente en la voluntad como element del contrato, para interpreter el con-
c(epto del poder especial de la querella.
La nueva y decidida orientaci6n de los Tribunales, no s61o tiene una im-
portancia doctrinal de extrema consideraci6n. sino que a su vez trae aparejada
la soluci6n a una series constant de casos que se presentan en ]a vida real, como
por ejemplo, los que pueden siscitarse con personas ausentes del territorio
national, insoluhles hajo el imperio de la teoria conservadora y radical de los
sostenedores del poder especialisimo para el caso concrete de la querella.
Nuestra Reptibliea, como casi todas las de la America Central y del Sur,
ha constituido hasta hace poeos afios, y constituira de nunvo, apenas so esta-
bilice su vida economica comni resultado de ia nueva political arancelaria y
exterior de los Estados Unidos. nna podcrosa fuente de atracci6u emigratoria
de trabajo y de capital. Del volumen de esos hombres de trabajo muchos de
ellos hacen capital que invierten en el territorio national, ausentAndose defi-
aiidamente o per grande temporadas del pals. Las grande inversiones de
capitals extranjeros" n empresas y negoeios en el territorio de la Repfblica,
tienen sus oficinas matrices en el extranjero. Los comerciantes extranjeros que
proven a los nacionales radican y tienen igualmente sus oficinas en otras na-
ciones. Unos y otros interests se encuentran representados por sus apodera-
dos, adminisiradores y representantes comerciales o comisionistas. Hasta ahora
frente al criteria del poder especialisimo constantemente so han visto impedi-
dos de cumplir sus mandates eadayvez que se han visto necesitados de establecer
urgentemente querellas o actuar como parties en las denuneias cuando los dere-
ehos e intereses de sus mandantes han requerido tales medidas. La nueva orien-
taci6n subsana a nuestro juicio un absurdo juridico y viene a resolver dificul-
tides de toda consideraci6n en la vida prietica de los negoeios e intereses radi-
cados en el pafs, sumindose dicha orientaci6n una partida en el haber de los
ereditos de la justicia. Por eso Ia celebramos.
DR. RAMIso ARzwos.


LA IGUALDAD ANTE LA LEY
Todo el mundo habla de Ia ley. Raro serA encontrar una persona que, aun
ein tener raz6n, dice valientemente: "Yo estoy dentro de la ley", "'Eso es
perfeetamente legal',', "La ley es la ley, y hay que eumplirla"; yofras ftases
per el estilo. Y. sin embargo, casi nadie conoce la ley, ni los legisladores que





ASUNTOS GENERALEU


la hacen, ni los abogados gue la esgrimen, ni los jueees que la aplican. Desde
luego, todo esto tiene sue excepeiones, porque no siempre se enouentran legil-
ladorep, abogados y jueeeg ignorantes. Ello no obstante, la ley es easi deseo-
nocida por todos, a pesar de lo cual, todos screen que la eonocen.
La ley, como generalmente se define, es una regla o norma de earicter
general, aplicable, por lo tanto, a todos los individuos que conviven en el agre-
gado social. Quizi de ese caracter general que parece tener la ley, ha surgidb
en nuestra Constituci6n (y en todas las de las demis naciones del mundo), ese
precepto tan caeareado de que "todos los cubanos son iguales ante la ley"; y
que los italianos, allA en su tierra, en las Cortes de Assissi o Audiencias, tienen
puesto en un cartel la frase la legge 6 uguale per tutti, "la ley es igual para
todos".
Nada es mas falso que esas palabras del legislator. La ley no es ni puede
ser igual para todos; los cubanos no son iguales ante la ley., En efeeto,, el
mayor de edad, no es lo mismo que el que a-n no ha llegado a alcanzar la edad
de 21 asios. Y, sin embargo, el mayor de edad y el menor de edad, son ambos
cubanos, o por lo menos, son ciudadanos, series humans, a quienes la ley debe
eonsiderar como iguales. El hijo legitimo tiene sus derechoa; el hijo natural
tiene los suyos, mas restringidos, desde luego, que los de aqu61l. El hombre
puede votar, la mujer no puede hacerlo (*). El hombre tiene dereeho a ocupar
cargos pdblicos, tales como Representante, Senador. etc., etc. La mujer career de
esa faeultad. Los legisladores gozan de la Ilamada inmunidad parlamentarid.
Los denaus hombres. que no son legisladores, carecen de esa inmunidad.
Hlasta ahora, como se ve, no hemos encontrado la exactitud de la frase "la
ley es igual para todos", pues hemos visto que no hay igualdad entire el hombre
y la mujer, entire el mayor y el menor de edad, entire el hijo legitimo y el na-
tural, centre el legislator y el simple ciudadano.
&En d6nde esth por ventura, la igualdad de la ley para todos? Los cu-
hanos son o no son iguales ante la ley? He aid la demostraci6n evident
de tal mentira que contiene la Constituci6n de todos los pauses del orbe civi-
lizado, cuando afirma que la ley es igual para todos. &Y por qu6 no es la ley
igual para todos? Pues muy seneillo: porque no hay dos personas iguales, por-
que cada hombre. cada ser human es en si mismo un mundo. La ley tiene la
benevolencia de querer ser igual para todos, de brindar a todos los mismos be-
neficios, pero tropieza con los inconvenientes que constituyen la personalidad
de cada cual, y no puede, en manera alguna, conceder los mismos dereehos al
hombre de 30 afios que al nifio de 7; iii al hombre que a Ia imujer; ni al Senador
que al simple ciundadano.
Y ello es asi, porque los hombres, y quien dice los hombres, dice las muje-
res, no son ignales entire si. AdemAis esos privilegios del hombre sobre la mujer,
del mayor sobre el menor, del legislator sobre el ciudadano, sirven para justi-
ficar aquel aforismo juridico que dice Dwra lex. sed lex. "La ley es dura, pero
es la ley", y con ello lo hemos dicho todo.
Por eso se explica que despubs que la ley ha establecido la igualdad de
todos ante ella, disponga mas tairde que in determinado grupo de ciudadanos
goce de derechos que otros no tienen. La ley se desmiente a si misma. La ley
es dura, pues, pero es y seguirA .iMendo la ley. AdemAs de dura, la ley es mei-
tirosa, pues afirma que ella es conocida de todos. QuizAs por eso es que hastk
el modesto limpiabotas habla de la ley como cosa propia, como si la hubieri
dado a luz.

(*) Acaba de consignarse en la Ley .Constitucional de la iepfblioa, el dereeho de votgr
a la muier.-N. del D.





kBUNTOS GENEUALES


La ignorancia de la ley no excusa de su cumplimiento, dice un precepto
legal, l Habrase visto algo mAs injusto Porque ese precepto supone lo siguien-
te: 1', que todo el mundo conoce la ley; 2., que el qpe no la conoce es up igno-
rante de la ley; y 3?, que el que ignora la ley, porque no se la han ensefiado,
porque no es abogado o porque, sitndolo, no sabe una palabra) debe cumplirla
como si ]a conociera. 1 Pero no sabe el legislator que la ignorancia es la nega-
ci6n del conocimientot .
Cuando la ley sale publicada en la Gaceta, que es un peri6dico official, que
nadie lee, se entiende que todo el mundo debe conocerla. Ello no deja de ser
una ficci6n, una de tantas ficciones que desgraciadamente nos present la ley a
cada moment. Estamos seguros que ni el diez por ciento de los habitantes de
Cuba no han visto nunca un ejemplar de la Gaceta. Pero esto, que el legislador
y el Juez lo saben, para nada importa: la ley sali6 en la Gaceta, luego la ley
debe ser bonocida. Como se ve, la ley s61o vive de fieciones, y, por lo tanto,
nada hay tan falso como la ley.
RIOCARDO M. ALEMLN.


LA MORATORIA HIPOTECARIA
La Audiencia de la Habana, por auto 33, de 5 de Febrero de 1934, resr,olvi6
quw habiendose dispuesto por el Juzgado, al aplicar a este caso la Ley de Mo-
ratoria, quw ecsara la administraci6n del inmueble hipotecado, y consiguiente-
mente, que se le entregara al deudor, al no cumplir el acreedor tal obligaci6n
que le imponia la citada ley y la resoluci6n judicial; es manifiesto que el acree-
dor carece de derecho para exigirle al deudor el cumplimiento de pagarle el
interns del 4 por 100 y menos, cuando el administrator de la finca hipotecada
no le ha rendido las cuentas de su administraci6n conforme lo prevenido en el
art. 20.
-La Audiencia de la Habana, por auto 42, de 9 de Febrero de 1934, ha
declarado que dispuesto por el Juzgado la rendici6n de cuentas por el admi-
nistrador judicial en el procedimiento hipotecario por aplicaci6n de la Ley
de Moratoria, y admitida apelaci6n en ambos etectos contra dicha resoluci6n,
no puede ordenarse la rendici6n de cuentas "pues el efecto suspensive produ-
cido por la admisi6n de la apelaci6n, tione como consecuencia que no sea firm
dicha resoluci6n en euanto al ccse del administrator, y, por tanto, no es afin
la oportunidad procesal de ordenarse la rendici6n de cnentas de la adminis-
traci6n."
-La Audiencia de la IIabana, por auto 95, de 26 de Marzo de 1934, ha
declarado que la Ley de 3 de Abril de 1933 no altera las feehas de los venci-
mientos ni la forma, titrminos y condiciones del contrato, por lo tanto, si los
interests tictien que pagarse el dia 8 de cada mes, no le es licito al dendor dividir
la mensualidad comprendida cntre.los dias 7 de Marzo v 8 de Abril de 1933
en dos ttrminos: uno a partir de 7 de Marzo hasta 3 de Abril y otro a partir de
esta fecha hasta el 8 de Abril.
-La Audiencia de la Hahana, por auto 117. de 14 de Abril de 1934, ha
declarado que no puede impedirse al deudor personarse en el procedimiento
hipotecario hasta efectuado cl remate, porque la Ley de Moratoria ha creado
derechos e impuesto obligaciones a los dendores hipotecarios, y de prosperar
aquella tesis, holgaria la promulgaci6n de dicha lev, pues se harian ilusorios los
derechos que otorga al deudor, que s61o puede hacerlos efectivos en el propio
procedimiento en que antes no podia ser oldo sino en la oportutnidad de jnter-
venir en la liquidaci6n del precio del remate de su vropiedad hipotecada, limi-
taci6n que no puede subsistir mientras surta sus efectos la Ley de Moratoria.
X. Y. &





ASUNTOS GENERALS


COMENTARIOS

IIa terminado, a lo que parece. la reorganizaci6n de nuestro Poder Ju-
dicial. La segunda en un plazo de ocho meses. Sera la filtima? lie ahi la
incognita.
Sc crey6 (iue al triunfar la revoluci6n que derroc6 el regimen existente y
renuitiiar los components del Tribunal Supremo, seria nombrado el personal
que habria de integrar 6ste y se le encomcndaria la depuracion del Poder Judi-
cial dictindose al efecto las oportunas reglas. Pero no fiu- asi.
Posesionado del Gobierno el Presidente Dr. Grau, en 10 de Septiembre de
1933, el dia 19 de ese me.s, comenz6 la llamada depuracion judicial, y heclho
cargo del Gobierno el Coronel Mendieta, se anunci6 la reorganizaci6n del Poder
Judicial, habiendo comenzado la labor cl Secretario de Justicia Dr. Roberto
M6ndez Pefiate; pero su inesperado iuicidio detuvo los trabajos que continue
el nuevo Secretario Dr. Carlos Saladrigas y Zayas, que segin es sabido so
asesoro del Presidente de la Audiencia de la IIabana, Ledo. Mario Montero y
Heldarrain y del Juez Municipal de esta capital, hoy Magistrado de aquel Tri-
bunal, Dr. Andrts Iiazeano y Maz6n. La Sala de Gohbirno del Tribunal Su-
preino y su Presidente, no han tenido Ila menor intervencion en dicha reor-
ganizacion.
Por ahora ha terminado el desasosiego -en el 'oder Judicial. & Cuainto tiem-
po durarit su tranquilidad?
C'uando se hizo en Septiembre la depuracion judicial, quedaron cesantes 49
funcionarios judiciales sin formaei6n de expediente, ingreaundo en la carrera,
om1110 consecuencia de esas cesantias, 3 opositores aprobados y 46 abogados en
(.ier icio.
En la reorganizaci6n de ahora han quedado cesantes sin formacion de
expediente, 43 funcionarios; de ellos, 19 tie los nombrados en Septiembre. Y
han iiigresado 5 opositores aprobados; 16 de los ue fiiueron declarados cesantes
cn Sptlicmbl)re y 32 abogados en ejercicio. La diferencia entire ambos sumandos
se debe a 15 plazas do nueva creaci6n.
Esta reorganizacion ha tenido la novedad de que so declararon extingui-
dlos los servicios de aquellos fumnionarios a los quoe s ha rehajado la categoria,
iienos a nliiiinos, no obstante nolinbrirscles parn servir nuevos cargo. Por consi-
giicntc, no podrain percihir haber durante los dias que medien centre cl 13 de
Mayo, cn que han tenido iue cesar, y el dia en (iue tomaron posesi6n de
su niievo cargo, que cs lo que da derecho a cobrar aqu6l. Diferencia de sueldo
iluc cgrosara los ingresos del fondo de jubilaciones y pansiones judiciales.
Por el D)ecreto-Ley 207 do 1934.1, se ha dis)uesto quo Ilas dos Salas do
lo Civil de la Audiencia de la Hahana conocortin d.e los recursos gubernativoe
quei c cse sililoz .an contra las calil'icaciones Iuen hagan los Registradores de la
PIropilatd atribuidas hoy a la Sala (c Gobierno y al l'residente de dicha
Auditciniai.
Es dvcir, que se rompe la armonia de la Ley, pue.s hasta ahlora todas las
Salas de Gobierno v los Presidentes de las Audiencias conocian de esos asun-
tos. Y desde ahora 6stos seguirin resolviindolos, menos en la In abana.
En la Misccldnea, bajo el rubro de Noticias Varias, public esta revista
cuanta noticia se consider de interns, relacionada con los Tribunales, el ejer-
vivio de la profesidn de abogado, etc. En el ultimo nfimero se hizo saber la
reapertura de la A.ademia de Derecho que dirige el Dr. Antonio Lancis y se
di) a conocer su brillante cuerpo de profesores.
Y el Dr. Lancis ha correspondido no solo dando las gracias al Director de
REPERTOMO JUDICIAL, por la publicaci6n do la noticia, sino que puso a su dis-





56 AsUNTOS GemNIALs

posici6n una beca para que un estudiante de Derecho que designare la utilice:
y ha sido designado el joven Sr. Fidencio Sfnchez y Escoto, aventajado estu-
diante, que se muestra muy complacido de asistir a ella por el provecho que le
report.
Nos complacemos en divulgar el rasgo del Dr. Lancis.
OAN.


COLEGIQ DE ABOGADOS DE LA HABANA
SBOCION OFIOIAL

La Junta de Gobierno, en sesi6n del dia 14.de Noviembre de 1933, adopt6
los siguientes acuerdos:
Aprobar la moci6n del Dr. Chediak, de que se solicite del Ejecutivo la con-
mutaci6n de pena a los que resulten condenados a la pena de muerte por el
movimiento revolucionario de 8 de Noviembre bajo este fundamento:
"Prescinde el Colegio de Abogados de toda consideraci6n doctrinaria sobre
la pena capital; prescinde asimismo de toda raz6n de orden legal, para deman-
dar inicamente del Presidente de la Repfiblica. que en nombre de los princi-
pios de humanidad y de justicia, base de toda sociedad civilizada, evite un nuevo
sacrificio de vidas humans, para que de esa manera se d6 el primer paso firme
hacia el apaciguamiento spiritual del pais, el que no pucde ni podrA conse-
guirse con la aplicaci6n de la pena capital."
A moci6n del Dr. Sirgo, solicitor del Presidente de la Repfblica una au-
diencia para pedirle la libertad de los detenidos por los filtimos sucesos poli-
ticos; una amnistia para los complicados en dichos sucesos, "para producer la
calma ansiada por la sociedad cubana"; y para hacerle saber que el Colegio
"hace fervientes votos porque el Gobierio consiga hacer reinar la paz y la cor-
dialidad entire todos los cubanos a cuyo efecto ofrece su mas decidido concurso."
-En la sesi6n de 16 de Noviembre se adoptaron estos acnerdos:
Quedar enterada de que el Dr. Llans6 obtuvo del Estado Mayor del Ej6r-
cito se dictara una disposici6n general pnra que a los abogadoe defensores se les
dieran todas las facilidades para ver a sus defendidos press en distintas for-
talezas y comunicar a dicha Jefatura la complacencia del Colegio.
Quedar enterada de que los Dres. Llans6 y Dihigo se constituyeron en el
Campamento de Columbia por las noticias alarmantes que circularon sobre la
suerte de los compafieros press por los iltimos aconteeimientos, donde per-
manecieron hasta que obtuvieron la seguridad de que nada ocurriria a dichos
abogados.
A moci6n del Dr. SuArez, solicitar del Estado M1ayor se resuelva la situa-
ci6n de los mismos, bien poniendolos en libertad o someti6ndolos a los Tribu-
nales civiles y facultando al Colegio para visitarlos y aliviar la situaci6n de los
mismos.
A moci6n de los Dres. SuArez y Dihigo, que el Administrador del Circulo
tenga las funciones de direceci6n y administraci6n del mismno, representando a
]a Junta de Gobierno y haciendo cumplir sus acuerdos y que se fije aviso ha-
ciendolo saber a los colegiados y que ',stos tienen el deber ineludible de acatar
las resoluciones de la Junta y Ias disposiviones del Adminislrador, sin perjuicio
de dirigirse por escrito a la misma, la que resolvera en definitive.
Nombrar a los Dres. Dihigo y Sunrez para que propongan un plan de
reducci6n de gastos.
Quedar enterado del cordial saludo que por medio del Dr. Chediak envia
el Colegio de Camagiiey.
No acceder a la petici6n del Dr. Valencia. de representer al Colegio en los
pauses que se propone visitar.





ASUNTOS GENERALS


Felicitar al Autom6vil Club de Cuba por su acuerdo sobre amnistia de la
)ficialidad del Ejercito.
Quedar enterada del mismo acuerdo adoptado por la Confederaci6n de
?rofesionales, en relaci6n con los compafieros que prestan sus servicios en el
Bjercito.
Agradecer al Jefe del Despacho del Senado el envio de various tomos del
'Diario de Sesiones", lo que gestion6 el Dr. Dihigo.
Comunicar al Sr. Jos6 Peila, que no. habihndose justificado su queja contra
,arios letrados de esta capital, despuks de minucioso studio, no procede tomarla
'n eonsideraci6n.
Quedar enterada de que los Colegios de Ciego de Avila, Camagiiey, Ma-
-ianao, Rancti Spiritus y Matanzas, han acogido el proyeeto sobre Federaci6n
le Abogados y que comunicarAn sus acuerdos a este respect.
Aprobar la designacion hecha por '1 Decano del Dr. Betaneourt para former
)arte del Tribunal de Oposiciones a una Notaria.
No acceder a la solicitud del Dr. Francisco G. Guir6s de que se dU de baja
II Dr. Orestes Ferrara, porque la solicitud tiene que fornularla el interesado.
Y liitdar enterada de las gracias del Dr. Amaral, del Colegio de Ciego de
\vila, por atenciones recibidas.
Junta.-El dia 17 de Junio, a las 8 de la mariana. debe celebrar Junta
mineral ordinaria el Colegio para elegir el Tesorero, el Vice, el Bibliotecario
: 4 diputados, y en ella se tratarit, adoimais, de la Memoria annual, de la forma-
*ion del presupuesto annual, de la cuota social, del sello de bastanteo, de las ape-
acitones contra correceiones impuestas a los colegiados y de cualquier otro
isuiino de que no debe tratarse en junta extraordinaria.



IIBROS Y REVISTAS
UNA OPINION SORE EL OBJETO Y ALCANCE TDEL UlCI'R- O D)E INCONSTITTUCI)-
AMUADAI), POR JUAN F. EDELMANN Y ROVIRA.-IIahana, 1934.-IIemos recibido
in folleto que contiene la opinion del actual Presidente del Tribunal Supremo
iwrea del aleance y objeto del expresado) reiu so y que conocida servirk para
'l mejor studio del mismo.
TEORi. GENERAL DEL DERECHO CIVIL INTERNATIONAL, POR ANGEL MODESTO
'AREDls.-Quito, Ecuador, 1934.-lHemos recibido los tomos 2Q y 3? de esta
mportaute obra didictica del Director de la Biblioteca Na< ional del Ecuador,
\liembros de las Sociedades de Legislaci6n Comparada de Paris, Madrid y
Wiaslihinton y Correspondiente de la Oficina de Legislaci6n Extranjera de
"ranecia, de cuyo primer tomo se han oeupado con encomio escritores de todos
os paiseos, incluso el Dr. SAnchez de Bustamante, para hacer resaltar los m6-
-itos de esta obra, de la que sentimos no haber recibido el primer tomo.
CONCERTO, DESARROLLO Y FUNCION DE LA CIENCIA POLITICAL, POR HERMANN
[IELLER.-Madrid, 1933.-La Editorial Revista de Derecho Privado, nos remite
'ste pequefio studio del Profesor de la Universidad de Franefort del Meno y
le la Univorsidad de Madrid, recientemente falle.ido en Esparia, en donde
,staba exilado. Es un examen somero do la ciencia political a traves de la historic
iasta Ia ('poca present.
LA CONTRImUCI6N GENERA., SORE LA RENTA EN ESPARA, POR Pio BALLES-
rERos.- Madrid, 1933.-La Editorial Revista de Dereecho Privado nos ha en-
,iado este libro del CatedrAtico de la ITniversidad de Madrid y ex-Magistrado
iel Tribunal Supremo, ocupado todo 61 al estndio del rel'erido impuesto.
REVISTA DE DERECHO PRlVADO.-Madrid. Esparia, Abril.-El sumario de
?.ste nfimero es el siguiente: Los Tribunales del Trabajo en Alemania, por D.
ie Buen; La nueva ley catalana de mayoria y habilitaci6n de edad, por F.





ASUNTOS GENERALS


Maspons; Cuestiones prActicas: de los hijos puestas en condici6n, por E. Sa-
guer; la Jurisprudencia del Tribunal Supremo: civil, por F. Bonet; y Notas
bibliogrAficas.
INFOb MACIN FISCAL.-IHabana, Diciembre-Abril.-Henmos recibido los'cin-
co primeros nimeros de esta revista mensual de divulgaci6n fiscal y mercantil,
que so public en esta capital bajo la direcci6n del Dr. Juan J. Maspons. Que-
da establecido el canje.
OTRAS REVISTAS EXTRANJERAs.-Han llegado a nuestro poder La Justicia,
de M6xico, Marzo; Revista de los Tribnnales, Madrid, Espafia, Febrero; Revista
Critica de Juriprtudencia, Buenos Aires, Repfiblica Argentina, Marzo; Geor-
getown Law Journal, Washington, IT. S. A., Marzo; Revista Juridica, Caracas,
Venezuela, Octubre-Diciembre; Jurisprude.ncia, Montevideo, Uruguay, Enero;
y Gaceta Judicial, Quito, Ecuador, Septiembre-Octubre.
OTRAS REVISTAs.-Hemos recibido igualmente La Jurisprudencia at Df,,
Enero; y Revista de la Asociacidn do Viajantes del Comeroio, Abril, de la
Habana.


MISOELANEA
MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despuks de publicado el n4mero anterior
ha habido el siguiente:
Magistrados del Tribunal Supremo.-Han sido nombrados los Dres. Josd
F. Perera y Trujillo, Domingo Tamargo y Bautista, Diego V. Tejera y Garcia,
Luis Le6n y Merconchini y Gast6n Mora y Varona.
Presidentes de Audiencia.--Hn sido nomhb ados los Dres. Crist6bal Mor6
y Marruz, de Matanzas, y Ricardo Ros y del Castillo, de Camagiley.
Presidents de Sala.-HIan sido nombrados los Dres. Miguel Zaldivar y
Sanchez y Enrique de Almagro y Elizaga, de la Habana.
Magistradoe de la Audiencia de la Habana.-Han sido nombrados los
Dres. Andrts Mf Lazeano y Maz6n, Emilio Men6ndez y Men.ndez, Angel A.
Giraudy. Antonio F. Echeverria y Alfonso, Ram6n Pag6s y Solis, Carlos Azct-
rate y Rosell, Rogelio Benitez y de Cfirdenas, Juan C. Andreu y del Junco,
Benito Costo y Parra, J'uiis Rodriguez y Aragin, Carlos Pifieiro y Crespo, Fran-
cisco Solis y Vald6s, y Enrique Mazas y Morales.
Maristrados de otras Audiencias.-Han sido declarados cesantes los
Dres. Alfredo IIerrera, de Pinar del Rio: Adolfo FernAndez v Junco, de Ma-
tanzas; TLuis Fortun y Fortfin, Victoriano Ribas y Menendez, Eugenio GonzAlez
y Perez de Alc.o y Augusto Vidaurreta y Casanova. de Santa Clara; y Nestor
Montalvan y de la Torre, de Camagiicy.
-Han sido nombrados los Dres. Joaquin del Rio y Balmaseda y Francisco
Chnc6n y Carbonell, de Pinar del Rio; Manuel Caffias y Viiias, Ceferino Saiz de
la Mo a y Francisco de los Reyes y Payne, de Matanzas; Francisco Burguet,
Arturo F. Hevia y Diaz y Luis F. de Almagro y Elizaga, de Camagiiey; Fede-
rico C('rdova y de Quesada, Pedro Sufirez y Macfas, Juan Valiente y Murillo,
Arqntmides Rosell y Franco, Luis F. Niifiez v Gallardo y Armando Gobel y
Buigas, de Oriente.
Jueces de Primera Instancia.-Han sido declarados cesantes los Dres. Arta-
tides Russinvol y Carballo, de Matanzas; y Alberto Dubois y Guernica, de San-
tiago de Cuba.
-Ilan sido nombrados los Dres. Juan Nodarse y Fleites, del Norte; Juan
M. Navarrete y de Paula, del Este; Manuel Zaldivar y Cordero, de Almendares;
Manuel G6mez y Calvo, de Giiines; Rafael de Arag6n y del Pozo. de Marianao;
Joaquin Barroso y Acevedo, de Matanzas; Miguel Rodriguez y Morej6n, de Co-





ASUNTOS GENERALS


16n; Rieardo Trelles y Boissier, de Santa Clara; Manuel Urrutia y Lle6, de
Cienfuegos; Gustavo Freyre y Ronquillo, de Camagiiey; Rieardo Diaz y Olivera,
do Santiago de Cuba; Le6n Soublette y Sostre, de llolguin; y Manuel Ponce y
Chaple, de Manzanillo.
Jueces de Instrucci6n.-IHan sido declarados cesantes los Dres. Santiago
Felifi y Silvestre, de Matanzas; Joss Espinosa y Espinosa, de Santa Clara; An-
tonio Gonzilezx y Llaguno, de Sancti Spiritus; Cisar Castellanos y Garcia, de
Canigicey; y Roberto Rosillo y Rodriguez, de Santiago de Cuba.
-lin sido nombrados los Dres. Antonio M. Lazcano y Maz6n, de la See-
ci6n 3'; Fidel Vidal y Camps, de la Secei6n 4.; Emilio L6pez y Centelles, de la
Secei6in i5"; Leonardo Anaya y Murillo, de Marianao; Ismael L6pez de Villavi-
cencio y Balbona, de Matanzas; Salvador Mole6n, do Col6n; Jos6 Casanova y
Casanova. de Santa Clara; Jorge Siberio y Sotolongo, de Cienfuegos; NicolAs
Carbonell y Cabrera, de Sancti Spiritus: Armando Rodriguez y Vald6s, de Ca-
magiiey; Armando G6mez y Anaya, de Santiago do Cuba; y Juan Alfonso y
Jorge, de Ilolguin.
Jueces Correccionales.-HIan sido deeclarados cesantes los Dres. Jos6 Coll
y Torres, de Camagiley; y C6sar Laneis y Gareia FernAndez, de Pinar del Rio.
-Ioan sido nombrados los Dres. Enrique Rubio y Linares, de la Seeci6n 1D;
Efrain Callava y CeldrAn, de la Secei6n 5t; Adriano Alcoz y G6mez, de Matan-
zas; Jos, Giiira c Izquierdo, de Santa Clara; Pedro Cantero y Touriflo, de Re-
ncdios; Pedro Lozano y Urquiola, de Camagiley; y Adolfo Nieto y Pificiro-
Osorio, de Santiago de Cuba.
Jueces de Primera Instancia e Instrucci6n.-Han sido declarados cesantes
los l)res. Fernando Aguilar y Almeida, do Cairdenas; y Manuel de la Concep-
ei6n y \Vald6s, de San Crist6bal.
--lla renunciado el Dr. Jos( M. Rodriguez y Aymerich, de Isla de Pinos.
-Ilan sido nombrados los Dres. Jos6 Salgado y Salgado, de Guanabacoa;
Rina6n Houza y G(oas, do Jaruco; Lucns Ponzoa y Rodriguez, de Isla de Pinos;
Manuel IHirro.o y Iuopez de Quintana, de C('irdenas; Amado Bello y llernfindez,
de Alaermoes; lafnel Arango y Bustanante, de Pedro Betaneourt; Arturo Ra-
mirez y Cruz, de Remedios; Josi Subirats y Quesada, de Trinidad; IIum-
berto Olivera y Sendra, de Mor6n; Elpidio Garcia y Tuduri, d( Ciego de
A\ila; H fiil Blanco y Laredo, de Nuevitas; Jos' Fernfindez y Piloto, de Santa
('ruz del Sur; Virgilio Arango y Mestre, de Bayanmo; Antonio Vignier y Riera,
de Guanutinamo; Marcos Ortega y Diaz, de Puerto Padre; Miguel Agramonte
y Alvarce, dO, Vicoria de Inas T'nmas; ,os5 Garecrtin do Vail y Navarro, de Banes,
y .Joatuu Ruiz y Aramburu, de Mayari.
Jucces Municipales de la Habana.-lfn sido deelarado cesante el Dr. An-
tonio Carrillo do Albornoz y Pint6, del Oeste.
-lIlan sido nombrados los Dres. Jos,' Miis y Obregpin, del Sur; Henry Sa-
laznr y Parejo, del Oeste; Jorge Cowley y Fernfindez Sanavedra, del Centro; y
Fran'cisco Vianello y Garcia, del Vedado.
Jueces Municipales.-Inan sido declarados cesantes los Dres. Jorge L6pez
y Maza, de Caimito de Guayabal; Jos6 FernAndez y Moenndez, de Los Palacios;
Flix P(rez y P'orta, de Artemisa; Sixto leeuona y Ilerniindez, del Sur de Ma-
tanzas; JoNs GOSmez y Camejo, de Jovellanos; Antonio Grosso y Garcia, de Santo
Domingo; Amado Cervantes y Guti6rrez, de Trinidad; Julio Vigil y Soler, de
Yagunjayi; Jo.se de Caturla y Alvarez, de Placetas; Manuel Verez y PWrez, do
Zulueta; Pastor Carmona y Arredondo, de Camagiiey; Rafael HIerrera y Tellez,
de Caney; Jca i Pujol y Roca, del Cobre: Alvaro SAinhez y Cifuentes, de Man-
zanillo; Severino Estrada y Sierra, de Bayamo; Pedro Pefias y de Francisco, de
Victoria de las Tunas; Galo Mateo y Carbonell, de Camarones; Fernando Fi-
gueras y ConzAlez, de Florida; y Pedro Perez y PWrez, de Jiguani.





ASUNTOS OENERALEB


-Han sido nombrados los Dres. Guillermo HIerrera y Cardenas, de Guan-
bacoa; Julio GarcerAn y Sousa, de Guines; Lincoln Brito y Mederos, de Mi-
rianao; Silvio Dechard y de la Torriente, de Regla; Segundo Diaz y Villarnovv.
de San Jos4 de las Lajas; Faustino Manduley y Murillo, de San Antonio de Ias
Vegas; Jorge Bota y Masvidal, de Quivicin; Alberto Brodermann y de Vigniel.
de Bauta; Claudio Padr6n y HernAndez, de Isla de Pinos; Francisco Calderin y
Toste, del Norte de Pinar del Rio; Pedro Calera y Pereda, del Sur de Pinar del
Rio; Antonio Sotolongo y Alvarez, de Guanajay; Alfredo Fabar y Le6n, de San
Luis de Pinar del Rio; Ernesto Martinez Malo y Quijano, de Los Palacios; Ja.
cinto Carluch y Avila, de Cabafias; Armando Garcia y Mendoza, de Artemisa:
Oscar Quintana y FernAndez Arcila, dtl Norte de Matanras; Jos6 Iribarren y
Acosta, del Sur de Matanzas; Enrique Castellanos y Henriquez, de Col6n; Luis
Milans y Alvarez, de Limonar; TomAs Perrote y IIerrero, de Marti; Jose Noval
y Guti6rrez, de Jovellanos; Waldo Medina y Mtndez, de Cabezas; Alberto Se
grera y GOmez, del Perico; Miguel Busquets y Ilernindez. de San Jos6 de'lo,
Ramos; Ernesto Ruiz y Riesco, de Santa Clara; Antonio de las Barreras y Gil
Martinez Malo, de Sagua la Grande; Juan Canals y Borges, de Cienfuegos;
Victor HIugo Led6n y Uribe, de Santo Domingo; Rigoberto Avila y Marrero, de
Calabazar de Sagua; Jesis GAlvez y Echemendia, do Enerucijada; Nestor Gon-
zAilez y DAvalos, de Trinidad; Gustavo Rodriguez y P6rez, de Yaguajay; Jos(
Camejo y Mirabal, de Placetas; Julio Bringuier y Laredo, de Zulueta; Rafil Vei-
lia y Ferrer, de Ceja de Pablo; Juan Exp&sito y Casasis, de Camagiiey; Emi-
lio AdAn y Silva, de Ciego de Avila; Juan Mor6 y Benitez, de Mor6n; Jos,
Perea y Valieni c. de Caney; ,Mario Armenteros y Cuevas, del Cobre; Juan
Solis y Carrillo, de Manzanillo; Edmundo Estrada, de Bayamo; Manuel Ve-
ranes y Rojas, de Sagua de ThAamo; Manuel Fernandez y Valenzuela, de Vie-
toria de las Tunas; Andrts Coucelo y Ricalo, de San Luis de Oriente; Salva-
dor Xiqut's y Sanchez. de San' (ristobal; Antonio Viera y Machado, de Palmi-
ra; Armando Raggi y Ageo, de Abreus; Ram6n Vidal y Diaz, de Camarones;
Lorenzo Negret y Valdts, de Florida; Eduardo Cutie y Alvarez, de Jiguani;
Fl1ix Pino y Delgado. de Esmeralda; y Mario Qnir6s y. Macias, del Sur de
Santiago de Cuba.
Confirmados.-Los funcionarios judiciales que no figuran en las anterio-
res relaciones como nombrados o declarados eesantes. ban sido confirmados en
los cargos que en 11 de Mayo de 1934 desempefiaban.
Secretario de Sala.-Ha sido nombrado el Dr. Mario Santovenia y Echai-
de, de la Audiencia de la Habana.
Abogados de Oficio.-Ha renunciado el cargo de Abogado de Oficio del
Tribunal de Defensa Nacional. el Dr. Gaspar Garcia y Barona.
-Para eubrir dicho cargo ha sido nombrado el Dr. Carlos Robrefio y
Deupy.
Jubilaci6n.-Ita sido jubilado forzosamente, el Sr. Dionisio Nodarse y
Fleita, Oficial del Juzgado Municipal de San Juan y Martinez, con un retire
annual de $306.23.
Escalaf6n Judicial.-Es possible que con el n6mero de Junio do esta re-
vista, se reparta el Escalaf6n Judicial, terminada como ha sido la reorganiza-
ci6n judicial.
Aumento de categoria.-Por Decreto-Lcy 159, de 24 de Abril de 1934,
Gacefa del 25, se elev6 a la categoria de Oficiales de Secretaria, dos plazas de
Escribiente de la Audiencia de la Habana.
Aumento de sueldo.-Los sueldos de los emplcados del Estado han sido
aumentados, por Decreto-Ley 163, Gaceta de 25 de Abril de 1934, pero han
quedado exceptuados los funcionarios y empleados del Poder Judicial, Minis-
terio Fiscal y Abogados de Oficio.





.ASUNTOS F.NERALES


Juntas de Educaci6n.-Por Decreto-Ley 178, de 27 de Abril do 1934.
ubliendo en la Gaceta del 28, se dispone quo In Junta de Edunaei6n del Din-
-ito Escolnr de. I IHaban y ins Junlns de Ins d(emini( capitales dr provincias
dariin vomipuestas, entire otros, por un Magistrado o Junz designado por la
ala tie (ohbierno de la respective Audiencin; y Ins demints .nntas por el .Jnez
rnii.ipal de la nabheera. y euiinndo eIlln lit haya ins de nno. el quit design In
,lai de ()lobierno d(' In Anliencia.
La/ Atudiviiin de In labni design al Magist'rado Dr. Francisco Solis
Irn integrar la .Junta de 'duanciIn d' In I IbaniI.
Causas, expedientes, etc.--Fl Fisnal de la Autdincia deh Orienie ih for-
mindii(o conclusions acusalorins contra hl Sres. Dr. Inocencio Poutou, Fran-
svo Ruiz y Ricardo Linonta, Juez Municipal, Secretario y Alguacil, del Juz-
ado Mmnicipal ide Tiguabos, nor malversacidu, para los qul interest 2 afims y
dia de suspensiSn y multa de $163.90.
-- I In sido absuelto del delito (de malversnaei6n el Sr. Fernando Ochoa,
--Sqecrelario (dlI Jug.ado Municipal d" i-lein., de (upi fii' nacusado por ,1 Minis-
'rio I,'i" cval.
Renuncias.-llan renunciado sus cargo los Sres. Dr. Oscear Quintana.
nez Municipal de Los Arahbos; y Arturo Fernmindez de Castro, Eseribieute del
uzgado Correecional de la Secci6n 4.
Nombramientos.-llan sido nombrados Oficiales de Sala, los Sres. Or-
ndlo Siberio y Roberto Fernandcz, de la Audiencia do II Hahana.
Officials d(e Secretaria: los Sres. Octavio Dobal, Juana Revilla, Alfredo
lernaimtlez, Abelardo Aiguiar, Angel Alvarez, Gerardo Castell6, Manuel Rico
Riamtn Ferniiadez, de la Audiencia d< la Habana.
lMeean6grafos: Sres. Jesfis Farias, Adela Crespo, Gabino Vald>'s, Fran-
is.o Scigle, Doningo Sutiras, Benito Aloseo y Elisa Pdrez, d<' la Audiencia
o la lihl)ana.
-Escriitenttes: los Sres. Adalberto Martinez, del Juzgado Correccional de
!i Scecvin 4-'; Armandina Cotofio, Manuel Sinchlez, Rosa Prcz, Rafaela Gon-
iloz, Maria Pedraja, Alberto G0.rate, Isabel Figueredo, Josefina Menundez y
lutonio Bencomno, de la Audiencia de la llabana.
--Alguaciles: los Sres. Evelio Salinhez, del Juzgado Correecional de la
eci6oii 4-1; .Juan MAldedros y Domingo Arienteros, de la Audieneia de la
Tabana.
Mozo de limpieza: el Sr. Pedro Stefania, de la Audiencia de la Habana.
COMISION DE JUBILAOIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-La
lomisi6n recaud6 durante el mes de Febrero, $21,729.97 y pag6 $14,261.62,
* tuvo un superivit de $7,468.35.
FALLECIMIENTOS.-IIan fallecido: el Sr. Camilo Perez, Procurador de
*sta ciudad; el Sr. Manuel Martinez, Conserje del Juzgado Correecional do
Iarianno, que se priv6 de la vida; la Sra. Ana Cordero de Zaldivar, esposa
lel Pre.sidente de Sala de la Audiencia de la IIabana, Dr. Miguel Zaldivar y ma-
Ire de los Dres. Alvaro y Manuel Zaldivar, Magistrado del Tribunal Supremo y
Inez de Prinwra Instancia de la Habana, respeetivaniente; el Dr. Augusto Sa-
*racent y Pricto, Registrador Mercantil de Col6n, muerto violentamente; cl
)r. Antonio L6pez y Martinez, Secretario de Sala jubilado de 1i Audiencia de
a iTabana; y la Sra. Adelina Verdes, esposa del Dr. Leandro J. Cafiizares, Se-
*rotario de Sala del Tribunal Supremo.
NOTICIAS VARIAS.-Segfin el cable el gobierno aleman se propone pro-
tibir el divorcio a los matrimonios con sucesi6n.
-De los 180,987 inmigrantes que Ilegaron a Cuba desde 1925 a 1933, eran
ihogados 92.





ASUNTMS OENBRALE8


-La eAireel de GuantAnamo que a61lo tiene capacidad para 80 press, al-
berga ahora 260.
-Entre las Bases provisionales del Programa del Partido "Acci6n Repu-
blicana Liberal", se cuenta la siguiente: "8.-Absoluta independencia del Po-
der Judicial. Supresi6n de la Secretaria de Justicia, quedando a cargo del Tri-.
bunal Supremo la organizaci6n y eumplimiento de las funciones actualmente
encomendadas a dicha Secretaria. El Ministerio Fiscal ae organizarA bajo la
dependencia del Poder Ejecutivo."
-Han sido designados para integrar el Consejo de Estado los abogados
Dres. Alberto Blanco, Pedro Cue, Pablo Desvernine, Mario Diaz, Ricardo Dolz,
Joe6 Irhfarri, Rafael S. Jim4nez, Mario Lamar, Juan A. Lliteras, Fernando,
Ortiz, Ram6n Zaydin, Federico Laredo y Rafael MW Angulo. Los Sres. Irizarri,
Ortiz y Zaydin no aceptaron.
-En la Gaceta de 30 de Abril de 1934 se ban publicado los nombres do
los Procuradores colegiados en el de la IIabana. La list ocupa 12 piginas.
La Asociaci6n de Abogados de Francia, con asistencia de delegados de
todos los Colegios de Abogados franceses, se reuni6 y por unanimidad formula
un voto favorable a la absolute indepeudencia dc la Magistratura.
-El dia 26 del mes de Abril se inaugur6 ]a "Academia de Derecho" que
ha fundado la "Sociedad de Legislaci6n Comparada", filial de la de Paris y
quo preside el Dr. Luis de Feria. En dicho acto hicieron uso de nla palabra,
ademAs del Dr. Feria, los Dres. Roberto Netto, Ricardo MorAn y Jos6 Guerra
L6pez. Asistieron un representante del Ministro Plenipoteneiario de Francia,
Magistrados del Tribunal Supremo, Catedraticos de la Universidad, Abogados,
estudiantes y muches damas. Ameniz6 el acto la Banda Municipal. Agradece-
mos ia invitaci6n de que fu6 objeto RrEPrroRIO JunlCIAL, a la que correspon-
dimos gustosos.
-El Secretario de Justicia ha hchbo saber que los menores de 16 aflos
son irresponsables y, por tanto, no puede exigirseles que acrediten no tender an-
tecedentes penales.
-La Asociaci6n de Auxiliares y Subalternos del Poder Judicial de Ca-
magiley se ha dirigido al Secretario de Justicia pidiendo amnento de sueldos.
-La Polieia Judicial en Abril filtimo prest6 2,241 servieios y se dice que
pasarfi a defender directamente del Poder Judicial.
--Parece que serfn restablecidas las eAreeles de Guanajay, Gilines, Jaruco,
Col6n, Sagua la Grande, Manzanillo, Mor6n, Santiago de Cuba y Trinidad.
-El Colegio de Procuradores de Matanzas ha elegido la siguiente Junta
de Gobierno: Decano: Sr. Miguel Bonera; Vice, Sr. Jacinto. Martinez; Secre-
tario, Sr. Jos6 Vazquez; Vice, Sr. Pablo de Le6u; Tesorero, Sr. Fernando Lles;
Vice, Sr. Gustavo Berzon; Diputados, Sres. Esteban Diaz, Segundo Tormo,
Ram6n Rodriguez, Heriberto Urquiza, Enrique Sandoval, Felix Cruz Alvarez,
Oscar Rodriguez, Miguel Cabrera y Rogelio Alonso.
-El Colegio de Abogados de Holguin, al quedar constituido definitiva-
mente, eligi6 esta Junta de Gobierno: Decano, Dr. Emilio del Barrio; Secre-
tario-Contador, Dr. Francisco Frexes; Tesorero, Dr. Rafael Vilasuso; Diputa-
dos, Dres. Santiago Palacios, Rafael Gast6n, Leopoldo Ariza, Pedro Talavera,
Segundo Sera y Pedro Ferrer.
-El Secretario del Juzgado Municipal do Manicaragua, ha interesado del
Secretario de Justicia que scan clasificados los Juzgados Municipales de cuarta
clase en tres categorlas comprendiendo los de 1D los que tengan mns de 16,000
habitantes; de 2' los que tengan mis de 8,000 y de 83 los demas, dotindose a los
de 1! de Juez, Secretario, Oficial, dos Escribientes, Alguacil, casa y material;
a los de 2f de ignales plazas menos la de Oficial y un Escriblente; y a los de 8!
s6lo Secretario y Alguacil, ascendiendo la n6mina mensual de los de 1V *335, la
de los de 2f $191, y la de los de 38 $137.





ASUNTOS GUNERALES


-El Colegio de Abogados de Santa Clara, que radica en el Palacio de
Justicin. pidil al Secretario de Justicia la creuci6n de una plaza de Alguacil
lue atienda el local.
FIANZAS.-Un ciudadano cubano interpuso una querella, mns como no
pudo acreditar msi carActer do tal, so le exigi6 fianza, la que prest6 y habiendo
tportdio d(tspu')s lita justificaci6n tie su condici6n do cubano, pidi6 la cance-
aci6n de dicha fianza, lo que neg6 la Sala Segunda de lo Criminal de esta Au-
.licncii, hajo el fundamento "del estado actual del procedimicnto". Contra di-
.,ha resolucion so estableci6 recurso do casaci6n por via de inconstitucionalidad,
por el Letrado Lorenzo Laredo, quo no admiti6 el Tribunal por quo dicha re.-
soluicin no tcnin el carieter de dcfinitiva c interpunsto recurso de quoja lo
Jtclhar6 vou ilgar el Tribunal Supremo por auto do 22 do Junio de 1933 bajo
,stos fundamentos:
onsilAmtrn1)lio: (|ilI nt'giida pI r la Audieneia, la cancelaci6fn de Ia fianza
interosada por el recurrente, no puede negarse que qued6 resuelta do modo
(Idtin itiva, lit petici6u forniulada, sin que on raz6n a su naturaleza sea do aquc-
IIns ( I pu Iedtcn sOr reproducidas on el juieio para sr resurltas on In sentencia
i1iv on M('1 se dicte, Ia que, por otra part ya habia sido dictada, raz6n por la
mul, no e.s do aplicaci6n el auto de 26 de Soptinembre de 1932 dictado por esta
;ila eni que doelar6 sin lugar cl rowurio do queja, interpuesto contiita i auto
resolutorio en sentido negative, do un articulo previo propuesto on el curso do
a causi, sobre aplicaci6n de una ley de Amnistia, puesto que esa propia cues-
tiun podia ser reproducida en el debate como medio do defense y roauclta en
la sentenctia que pusiera thrmino al juicio contra la cual pudiera estableeerae el
rt'cirso.
Considerando: que llnados por el recurrent los requisitos exigidos por
In ordeii do casacion parn la interposici6n del recurso por infracei6n do ley
mn (q1ti swo vita coiio infringido un articulo de la Constituci6n procede su admi-
sinm y cn .omsecuencia que so declare con lugar el recurso do queja interpues-
lo contri cl niuto que lat deneg6.
So declare con lugar el recurso do queja interpuesto por el recurrente con-
Itr el rfl'erido( auto con las costas dt oficio, y comuniquese a la Audiencia a los
,f'tos del art. 8'. de la Orden de casaci6n rnmiti'ndole a este efecto las actua-
'iones que obran en ento Tribunal con earActer devolutivo.-Firnmantes: seiiorca
enocnwal, Rabell, Salcedo, de Rojas if Martinez Escobar.
INDULTO CONDIOIONAL.-Su anulaci6n.-La Sala Tercera de lo Cri-
inrinal d lita Audiencia dtie llabana conden6 a un procesado que liabia sido
indlultado condicionalnmente, pero como en la causa no habia antecedente algu-
no do divho indulto, no anul i'slte. Al reeibir el Jefe del Presidio los testimo-
nios do condena, particip6 a la Secretaria de Gobernaci6n quo ese penado habla
4ido indultado condicionalmente, lo que a su vez ese centre particip6 a dicha
Snla, lqu por auto de 2 de Mayo de 1933 resolvi6 lo siguiente:
Considerando: que el parrato quinto del art. 3? de la Ley do Indulton
'lispone que sera indulto condicionnl el que w concede con li limitaci6n de
*lue habrA de quedar sin efecto en el caso en quo el reo indultado, despuas de
A reo cumplirif la pena que le faltare por cumplir cuando fuC indultado, previa
leclarani6ii que harf el Tribunal al dictar sentencia anulando los efcitos del
indulto.
Considerando: que la circunstancia meranmente formularia do no hacerso
tal declaraci6n de nulidad en la sentencia condenatoria posterior al indulto
-ondieional, porque al dictarse, el Tribunal sectenciador ignoraba que el reo
liabia sido con anterioridad indultado condicionalmente; no puede enervar el
precepto terminante de la Ley de Indultos de que el indulto conditional que-
larA sin efeeto en el caso de que el reo indultado, despubs de sorlo, come-
tiere cualquier otro delito; y puede dicha nulidad acordarse por cl Tribunal





ASlUNTOS OENERAIJS


sentenciador aun despu6s do dietada dicha senteneia, mediante resoluei6n que
quedara sujeta a la subsistencia o no de aquella sentencia condenatoria poste-
rior, de modo que si 6sta fuese casuda, ipso facto quedarA sin efecto la resoluci6n
anulatoria del indulto conditional, y si el recurso interpuesto no prosperara o
lo sentencia quedara fire por no haberse ejercitado recurso alguno contra la
misma, subsistira la resoluei6n anulatoria del indulto conditional.
Considerando: que la sentencia que condon6 al procesado por cuatro de-
litos cometidos con posterioridad a su indulto conditional, qued6 firm per no
haberse ejereitado contra la misma recurso de casaei6n, y por tanto, procede
anular el indulto conditional referido.
Se anula el indulto partial conditional, etc.--Firmantes: seiores Llaca,
Ledn, de Llano y Ramos.
Voto particular.--Considerando: que previniendo el pArrafo 5 del art. o3
de Ia Ley do Indultos que si el indultado cometiere despu6s cualquier otro de-
lito quedara sin efecto el indulto conditional y eumplira la pena que le falta4e
por cumplir cuando fu6 indultado, diciendo dicho precepto "previa declara-
ci6n al efecto, que harA el Tribunal al dictar sentencia anulando los efectos
del indulto", debe entenderse que el pronunciamiento de anulaci6n admitido
tiene que haeerse precisamente en la sentencia de una causa posterior a Ia onu
que fu6 indultado el reo, pues no hay apoyo legal alguno para poder estimar
otra .cosa, dado el texto expreso de dicho precepto.
Considerando: que si la sentencia do causa posterior, como la de la pro-
sento causa, qued6 fire, y en ella no se hizo tal declaraci6n de anulaci6n por-
que en la causa no constaba la concesi6n del referido indulto condicional y
s61o aparecia Ia pena que so le habia impuesto en la causa en quo fti6 indul-
tado, lo quo sirvi6 para apreciarle la agravante de reincidenoia; ha de eti-
inarse extemporAneo hacer aborn dicha declaraci6n porque ya no so estf dentro
del t6rmino legal fijado por el art. 161 de la Ley de Enjuioiamiento Criminal
para modificar, en cualquier sentido de los que limitadamente estableee, la
sentencia, ni hay otro precepto que autorice para hacerlo despu6s miAxime cuan-
do a6n dentro del referido termino no se hubiese podido verifiear per falta para
ello de la necesaria constancia, la cual ha venido a esta causa finalizindose su
ejecuci6n mediante certificaci6n expedida por el Seeretario con vista de lo que
resultabn do In otra eausa.-- Firmante: senior de Llano.
Notificado el Fiscal, el procesado y au defenior de dicho auto, fu6 con-
ws REGLAS DE DEREOHO.-En La Justicia. de M3xico. en various ndnte-
ro so hlian venido insertando Ins reglas (de derecho qoe hoy comenzamos a re-
producir, por estimarlo intereeante.
1.-La ausencia por eausa de la Reptblica no daria al que la hace, ni a
otro alguno.
2.-Tjo acnsorio sigue la naturaleza dtie In principal.
3.-La obligaci6n y la acei6n, una vez extiniuidas, no reviven.
4.-El actor debe seguir el fuero del reo.
5. -No probando el actor, debe ser absuelto el reo, aunque nada hays heeho
per sn part.
6.-La prueba ineumbe al actor.
7.-Los actors legitimos que no admiten dia ni tondici6n, si se les afiade,
se vician.
8.-El noto debe interpretarse de maners que mAs bien valga, que deje
de ser.
9.-No se puede conocer la verdad, sino atendidas las eirounstancias del
heeho.
10.-No debe ser oldo en jnicin el que pide cosas contrarias, o se contra-
dice a at mismo.








REP!RTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
INSCRIPTA COMO CORRUSPONOU4MC4A OR WGUNDA CLAWK RN LA OFICINA OR COERKOUDE1 LA IIASANA

Suscripci6n anuall. $ 7.00 N~amoro mualto. .. $0.70 1Anunclo on *11 Dirt. $2.00

A!F40 X. HABANA. JUN10 DE 1934. NUM. 6.


QUEBRANTAMIENTO DE SENTENCIA INJUSTAMENTE
CASTIGADO


c44414(4t.4 )s4)trt'I e lit ueNiosit a I atal', y que uniit 1''z IitlucitIAdit (vitiri't el error,
N. N(oI el t'i'roi qiit st-gfl~ lilieittr( pllreet'I t'oh1(i4e it lit iiiijosipi (I) ttie 1414'h l f1t-
(-('24)II iia proat'deit4' 4(III'(' 4'es e jeem ia, It e0ltt4M410llt'flei (' ( NItN Ilid4) Ill 1 i'Jlutal' tIiji-
po4)ieilifl de4 ull ( 'ieipo legalit otro onijtimido mod ifiea('iones q(le (,rail illipre-
c ini 1)1 'p r lit 1111iai riled el 4(,1jreeept'jt del ('6d igo ('emd a, de (4)nde4 swmiO
y (40) litindtl(( de4' it'I Ordeii Imilitai' (d4l (lobier-no I titerv't'itor it lit 41m.4 Nte tt(.V4);
Sil ~(11c i 4' 4t)N 44 tilt' t'N4' t'X4't'N (it 1)V4'nt'lili det li 4spr'e'ept om 1 tgale de (4t.Orlnina-

do n il (Vt4)* me 14 d ri4) t'Nll, i 4111,111t, ) (' iii ('11 114' iip tl.I l i~t zg lo a. -nis()Ide d l
Ialwiptn ilS d'i~ u ( m1' il ''l (Ontn i (14 jit(- ran ti. ieaI i t e N4'I tt' di'jN *;te i~tit) (lem it' 114

se' l11t 4111(1( 'llt raditl at t'iii prt'set'iptiohies en e'I Iib,'o 11 (de (ihelo (16digo (quo He
vo4)trae at' 41s 1 d(.5'tIitt)N y' Sits pel1141N
S(hr i t(i'I'1iebrtar lt hionde(1'1lla ((('(44 %let- 4) 114) v)iniderad'1i ol0 i de)11)41'itf, lion

444544 (111e 4)1t'4) 544sfit'itt'ti, liii ati con 411 IIi1N ilIlsilt), Ill II 4g41Ii Vii. A 4( 44l-14)5, sobre tod14


terio) en lit defint4i64ln ((11w' te pt'opio CIeitrp)4 It-gill (16 (it' lo 41le~ sotn th'itos y

l4 4i l4ttt~llli rt'4tibi4(la (c4)n t14'Nlgrld( p4)1 fl14(ht)N, (de plc enI e'1 (10digo Peonal

quedl) e rI I1ogadto, ('it el I 4ibI'4 S4'gmido~t 'te(it os y sits IptnuiN tral) "D l )0it evil-
544i)4l tde4 p1'4'N4 (N y ('44114 idos ('14(,i45 e Cai14)v P de 'it 11( V I ref'rente it' i De

4io co ta't d iitrt'll de 4411.it" Y~l' 544(4 11 ('144 91111 i)4 44()4 1(4 ttg g'1.I.- (t tione Nil erf's

(4tlNitltcN 4) telo'14) llgeIt'll-s envarttgll(1t) 4(4' ll gurit~l y m'ist~loill (14 pl'esoN, It)
flue4 341 Ioq (Vu(i-os snltcionanif. Por imlt'tr41 part' p('t)Himos ((tI Hi en el dere-
('114 de4 pt'1111 (l1te tiene lit Iaoci('dad, hn tie atenderse sit'ipt'' ait Intinteii6tt eul-
pab1414, y It 11(4 c J ~lt''tt 1'ioflht1' 11itg11 der'cho rt'Np(tabl(' con el acto det l1a fuga
dt p4'11d4)s, hemflos (14 esta~r cotn Ios teglincos; por lo que, ante la debida obe-
(liencilla it In'ly eni vigor, que ha de aplicar~e inexemaleml)enilt.4, all diqCIlrrir HO-
bre casts5 cono t*I ((li4' (Wllpa. fl14tra 41ten11i61' no 1)t)(Itmoq prescintlir do esa. conl-
si(14rllci6n (lie nost iinpeleit' hitter t'cr In necesidatl (de unita "reetifiencit'n '.





ASUNTOS MOUALES


Para el punto juridico que tratamos, basta atenernos a los vigentes pre-
ceptos de la Orden NQ 213 del afio 1900 en relaci6n con nuestro C6digo Penal.
En efecto, el articulo clave del asunto, o sea el 127 del mencionado C6digo,
en su pirrafo primero dice: "Los sentenciados que hubieren quebrantado su
condena, sufriran una agravacidn en la pena, con sujeci6n a lo que se dispone
en las reglas siguientes" y en su regla 6f decia "Los sentenciados a presidio,
prisi6n o arrest, sufriran un recargo de la misma pena, que no podri exceder
de la sexta parte del tiempo que les faltare para cumplir la primitive condena".
De suerte que lo que salta a la vista de esos preceptos es el prop6sito del
legislator, respect de la disposici6n general, de que el sentenciado tenga una
agravaci6n en su pena, y en cuanto a la regla 6%, concretando, que el senten-
ciado sufra el recargo de la misma pena en la proporci6n que establece de lo que
le quedaba por cumplir. Recargo no es otra cosa que aumento de carga, y si
la que llevaba un penado era de arrest aqu61l no puede ser otro que aumenthr-
selo en una cantidad de tiempo igual a la sexta parte de lo que le quedaba por
extinguir.
Mas dicha regla 6* qued6 implicitamente modificada porque el quebran-
tamiento del arrest pas6 a constituir el nitmero 19 del articulo XLI de la Or-
den 213 de 1900 en que se relacionan los delitos sometidos a la competencia de
los Jueces Correccionales. Dicho niimero 19 dice "Los condenados a pena de
arrest que quebranten la sentencia que los hubiese condenado".
Los Jueces Correccionales conforme al articulo XLVIII de la expresada
Orden, tratandose de delitos, pueden imponer condenas que no excedan de
seis meses de encarcelamiento o multa que no pase de $500; y ya se fij6 por
el Tribunal Supremo que el minimum de dichas condenas serA de $31 de multa
o 31 dias de encarcelamiento.
Ante ese patr6n de una Orden que ya prescribe no hacerse distinci6n entire
los delitos sometidos al Juez Correccional sobre haberse procedido en su co-
misi6n con dolo o por culpa (cosa que estimamos que el Juez dentro de su
facultad discrecional siempre debe de tener en cuenta para obrar de aeuerdo
con la ciencia penal) el Juez ante quien se acusa a un penado de haber que-
brantado la condena de treinta y un dias de encarcelamiefito cuando s61o le
faltaba para cumplirla doce dias, como en dicha Orden no existe disposici6n
que le faculte para establecer una excepci6n, aunque de sobra conozca el en-
pfritu que inform6 en el C6digo Penal, la sanci6n para los que quebrantan las
sentencias y lo que en 61 se establecfa, prudentemente, temiendo prevaricar si
impone los dos dias de recargo que cree debia ser la sanci6n, fall imponiendo
el minimum para que esta facultado, o sea treinta y un pesos de multa que
de no pagarse se convertiran en treinta y un dias de encarcelamiento.
En cambio la Audiencia castiga con seis dias de recargo al que eumpliendo
una condena de diez afios de presidio mayor se evadi6 del establecimiento penal
cuando s6lo le faltaba por cumplir de dicha pena un mes y seis dias.
Ostensible iniquidad (no ilegalidad) ofrece ese fallo del Juez Correccio-
nal contrastAndose los dos casos referidos. Y pugna contra los buenos princi-
pios penales que un acto que para los mas no debe ser objeto de sanci6n y que
para los menos esta se limit a un recargo minimo consistent en determinada
cantidad y s6lo en proporci6n al resto de la pena que se cumplia, se pueda
imponer una igual o hasta mayor (si se extrema el error) que la pena primitive.
Ante lo expuesto, dado el hecho de easos como el apuntado que sabemos ban
ocurrido, creemos un deber provocar la iniciativa de la inmediata necesaria
reform de la mencionada Orden 213 en el sentido de instituir para el indicado
quebrantamiento de la pena de enearcelamiento (antes denominado arrest)
la especial sanci6n que establecia el C6digo Penal.
Y no se extrafie que haya penados que faltandole poco tiempo para extin-
guir su condena se hayan fugado, no s61o por esa irresistible ansia de libertad,
sino porque de determinado Establecimiento Penal se ha dicho por referencias
de los mismos, que los presidiarios se evadian, no obstante aquella circunstancia,





ASUNTOS QGENRALiB


por el temor de que en ella precisamente -sea cual fuere Ilamemos violenta-
mente la raz6n- si podian salir del Estableeimiento -Penal, pero en viaje al
inundo desconocido.
Eso que ocurre es sencillamente una ironia de la justicia. Asi lo habrin en-
tendido muchos Jueees Correccionales al fallar diciendose el dura lex sed lex, y
que no han tenido t6rminos habiles para evitarla.
GREGORIO DE LLANO.


UN CASO PRACTICE DE SEGUNDA TERCERIA

Se sigue ui juicio ejecutivo, fundado en un titulo escriturario, contra la
entidad mercantil X y, tambien, al amparo de la responsabilidad subsidiaria
que declara el art. 148 en relaci6n con el 237 del C6digo de Comercio, contra
sus socios gerentes A y B. Ya en trimite de primer subasta el empleado de la
entidad ejecutada, C, deduce demand incidental do terceria de mejor dere-
cho, por el uiltimo afio do sus haberes, alegando la preferencia "singularmen-
te privilegiada" que declara el art. 1924, inciso 2?, letra D. Se sustanci6
dicha terceria por los trimites del juicio declarative de mayor cuantia, prac-
ticiindose toda la prueba articulada por las parties y, por filtimo, se dict6 sen-
tencia. La demand se declara sin lugar por el fundamento finico de no ha-
berse demandado a los gerentes A y B, que tenian igualmente el caricter de
ejecutados en el juicio principal, infringiendose con ello el art. 1537 de la
Ley de Enjuiciamiento Civil e impidiendo, en suma, tal defectuosa promoci6n,
que se dictase pronunciamiento alguno sobre los derechos esenciales invocados
por el tercerista, por ser de interns puiblico lo que al procedimiento judicial
atafie, y afectar indudablemente el fallo a los mencionados gerentes, que no
habian sido oidos. El empleado tercerista C, deduce nuevamente su reclama-
ci6n incidental demandando ahora, de acuerdo con la doetrina expuesta, a todos
los ejecutados del juicio principal, esto es, la sociedad X y a sus socios gerentes
A y B. La cuantia de lo reclamado es la misma de la anterior terceria y uno
mismo el titulo que le sirve de fundamento: una liquidaci6n de sueldos del uil-
timo afio suscrita por un gerente. j Procede esta segunda terceria no obstante
la prohibici6n enfatica y terminante del art. 1536 de la Ley de Enj. Civil? That
'is the question...
En efecto: el art. 1536 de la ley de trAmites eiviles prohibe las segundas
tercerias que so funden en titulos o derechos que poseyera el que la interponga
al tiempo de formular la primera. "No se permitiri en ningtn caso..." empieza
el citado articulo para poner mas de relieve la prohibici6n. Pero aqui, en rigor,
se estA en un supuesto absolutamente distinto como se hace precise aclarar desde
ahora en la siguiente forma: 1procede una segunda terceria, fundada en el
mismo titulo, cuando la primera fuie declarada sin lugar por una cuesti/n de
forma (infracci6n del art. 1537 E. C.), que impidi6 entrar en el examen y re-
soluci6n del fondo de la litis, o sea, dentro de la colisi6n de derechos, determinar
su preferencia? l Cabe, en suma, dentro del espiritu del invocado.precepto pro-
cesal-art. 1536 E. C.- la promoci6n de esa segunda terceria en atenci6n a no
haberse hecho todavia pronunciamiento alguno sobre la cuesti6n esencial de
fondo planteada por el tercerista?
Asi concretado el problema, considerando en principio que se trata de un
supuesto esencialmente distinto al que contempla la letra terminante del repe-
lido art. 1536, no puede prescindirse de relacionar esta cuesti6n con la doctrine
general de la cosa juzgada con la que mantiene intima conexi6n. Es doctrine
reiterada de la jurisprudencia que cuando so declara sin lugar la demand per
defects de indole procesal (excepciones dilatorias, acumulaci6n, cuestiones ad-
jetivas, etc.) no se integra la cosa juzgada. Innumerables sentencias de nuestro





ASUNTOB GENEBALES


Tribunal Supremo declaran la procedencia, en tales circunstancias, de un nue-
vo procedimiento para discutir la cuesti6n de fondo, subsanados los defeQtos
procesales del anterior, sentencias N9 50 de 26 de junio de 1906, N? 26 de 12 de fe-
brero de 1916, NQ 116 de 14 de noviembre de 1918, NQ 62 de 21 de agosto de
1919... Hay ademas otra sentencia que, concretamente, resuelve una cuesti6n
aniloga en sus lineamientos generals a la que estoy exponiendo, aunque no se
contrae precisamente a un juicio de terceria. En ella se hace la siguiente de-
claraci6n: "La absoluci6n de la demand por el fundamento de no haber de-
mandado a todas las personas que podian tener interns en el pleito, y con re-
serva de sus derechos al actor, no constitute cosa juzgada que impide estable-
cer nuevamente la acci6n dirigiendola contra todos los interesados". (Sent.
NQ 12 de 31 de marzo de 1920, Jurisprudencia al Dia, Cuaderno de lo Civil,
afio de 1920, pag. 255). Quiere decir que la circunstancia de no haberse de-
mandado a todos los interesados -que es el supuesto que estamos analizando-
es un defecto de form que no inmpide subsanarlo en otro procedimiento, de
acuerdo con la doctrine de la cosa juzgada.
Sentado lo anterior 4 puede aplicarse esa doctrine a un juicio de terceria
de mejor derecho ? 1 Es obstAculo infranqueable para ello la letra terminante del
antes mencionado art. 1536 de la ley procesal civil T El sentido juridico nos
grita que n6; demostremos razonadamente el fundamento de nuestra opini6n.
Esa soluci6n, en efecto, no puede estimarse una violaci6n del art. 1536, ya que
este precepto, en la prohibici6n absolute que encierra, no puede ni debe consi-
derarse aislado sino, por el contrario, en relaci6n con los principios y doctri-
nas generals de dereeho, euTl es la de la cosa juzgada que distingue entire
cuestiones sustantivas y cuestiones adjetivas. Ninguna raz6n juridica se opone
a que dentro de la 6rbita del mencionado precepto procesal, esto es, dentro de
la letra y el espiritu del art. 1536, se establezca esa distinci6n para Ilegar a la
conclusion de que, tratindose de defects de forma o de procedimiento, y no
obstante la prohibicion de ese articulo, procede una segunda terceria, subsana-
dos tales defects. Y en rigor de derecho tiene que ser asi: una cuesti6n sustan-
tiva nunca puede ser igual, por su naturaleza y efectos, a una cuesti6n adjetiva,
aunque se trate de un juieio incidental de terceria. j Es que, acaso, dentro del
cuadro de defense de una terceria, pueden surtir el mismo efecto una excepci6n
perentoria, la de pago, por ejemplo, de efectos sustantivos, que enerva y mata
la acci6n ejercitada, y otra cualquiera dilatoria, la de incompetencia de juris-
dicci6n, la de falta de personalidad, de trascendencia meramente adjetiva que,
a lo sumo, solo dilata o pospone el planteamiento y resoluci6n de la cuesti6n
esencial de fondo?
Ademas, desentrailando ya su verdadero sentido, lo que ese art. 1536, en
forma tan enfatica, trata de evitar es "el abuso, bastante frecuente, de presen-
tarse sucesivamente en un mismo juicio ejecutivo dos o mis tercerias por una
misma persona para dilatar indefinidamente el pago al acreedor, favoreciendo
la mala fe del deudor", segfin proelama el senior Manresa en sus elasicos co-
mentarios a la Ley de Enj. Civil (Tomo V, pig. 631). Esa es la finalidad de la
prohibici6n como razonadamente explica tambi&n en su reciente e interesantisima
obra "Las Tercerias de Dominio" el Magistrado de nuestro Tribunal Supremo
Martinez Escobar, que cita al efecto dos sentencias del Tribunal Supremo de
Espafia, principalmente la de 4 de marzo de 1916, donde se declare que el
art. 1536 de la Ley de Enj. Civil "se propuso desarraigar los abusos intro-
ducidos en la prActica, impidiendo ciertas reserves para sorprender al litigante,
perturbar y dilatar la tramitaci6n, o suplir omisiones en la alegaei6n de los
hechos o presentaci6n de los titulos fundamentals de la acci6n..." Pero en
el caso propuesto que estamos analizando no se trata de 6so: el tereerista no
pretend de mala fe interrumpir una via de apremio ni suplir defeetos del
titulo presentado con una nueva demand, para que prospere su acci6n, porque
todavia no se ha hecho pron&ncismiento alguno esencial sobre los derechos qoe
r#clama. Hasta este moment, pues, el Juez no sabe quin tiene la raz6n en la





ASUNTOS GeNNBAL


cuesti6n de preferencia planteada otra vez por el tereerista. En puridad de ver-
dad -y para hablar graficamente- no se trata de segunda terceria sino de
la misma terceria, subsanados los defects de forma que impidieron resolver an-
teriormente el fondo de la cuesti6n que se deduce en el nuevo procedimiento
incidental. El sentido propio, la aspiraci6n mAxima, el espiritu del art. 1536
-tan terminante en su letra- es matar las argucias y la mala fe de un tercero
interesado en prolongar indefinida y temerariamente el pago del acreedor con
la interposici6n de sucesivas demands de tereerla. Y ni argucia, ni temeridad,
ni mala fe puede haber en un tereerista que interpone una nueva demand en
la justisima aspiraci6n de plantear la cuesti6n eseneial que deduce, adornada
de todos los requisitos formales que se le exigen, para que se diete el oportuno
pronunciamiento sobre su derecho y se le diga si 61 tiene la raz6n o la tienen
los ejecutantes...
No conozco, tras una bisqueda minuciosa de la jurisprudencia de nuestro
Tribunal Supremo y resolueiones de la Audieneia de la Habana, senteneia al-
guna que resuelva concretamente la cuesti6n a que me estoy refiriendo, o sea,
la oposici6n aparente entire la doetrina general de la cosa juzgada en la forma
que la consagra la jurisprudeneia y la letra del art. 1536 de la Ley de EnJ. Civil.
Sin embargo, para robustecimiento prActico de la tesis expuesta, es casi seguro
afirmar que la aceptaria nuestro Tribunal Supremo si se tiene en cuenta la
declaraci6n que hace en su reciente sentencia No 160, por infracci6n de ley
(precisamente del art. 1536), de 30 de oetubre de 1931. (Jurisprudencia al Dia,
Cuaderno de lo Civil, tomo de 1931, pig. 344). Esta sentencia, que cita tambi6n
en su mencionada obra el Sr. Martinez Escobar, aunque no resuelve' un caso exac-
tamente igual al que hemos estudiado, apliea la misma doctrina que sustenta-
mos en relacin a un caso de impersonalidad que, en eseecia, y do aht- sit
analogia, es una cuesti6n de forma: "No precede la interpasiei6m de segwnid
terceria cuando ha sido deelarada sin lugar la primer demand per igual
titulo, pero to cuamdo esta declaraci& se ha basade en que #l Procu 'dwr &M
actor no tenkt la representaei6n del misnw, en cuyo caso el tereeritsa BO1 ha
litigado en el primer procedimiento".
Ea definitive, respect al cawo praetico expuesto, estime que de asuerdo
con la doetrina general de la cosa juzgada precede ausa egbnda tereeria E,i es
que asi quiere Ilamarse, subsanando en ells el defeat que e so advirti e el faelo
de la anterior de no haberse demandade a les gerentes ejeeatadoe, que fabern
part en el juieio principal; ya que, en rigor tbenice, se traot de uan oeetiW '
de forma, no comprendida en la prohibiei6n del art. 1586 de la ley deo tamites
civiles. No es ni puede ser 6bice para ello la frase "en ningn case" que cen-
tiene el repetido art. 1536. La exeepci6n surge aqui de la propia naturalesa
distinta de las cuestiones sustantivas y las adjetivas, de efeetos diametral-
mente opuestos, sin que sea precise que la autorice la letra del articulow La
eyes no son casulsticas y menguado error seria que pretendieran abawrar las
complicaciones variadisimas que. la realidad ofrece. La vida, multiple y coma
pleja, no podrA nunca eneerrarse en el mas perfect de los e6digos. Recordemos,
para terminar, penetrandonos de su mia intimo y trascendente sentido, el sabio
postulado del venerable maestro Cueto: "La ley reina; la jurisprudencia go-
bierna".
DR. M. GAYOL FERNANDkz.


LA. MORATORIA BIPOTEA=RIA
La Audiencia de la Habana, por auto 27,. de 3 de Fobrero de 1934,. ha de-
clarad& que no expresando. el art. 9 de la Ley. de Moratoria, la clae da bmenem
contra las cuales no me seguiri la via de apremio, hay que deduchir o. de tixto
de ese precepto y de los demfs de la Ley que con, 41 tiene relaci6n; y "si o tiene
en cuenta que por el repetido art. 9 se autorizan anotaciones de demand y de





ASUNTOB GENERALES


embargos, los que no pueden referirse a otra clase de bienes que a los inmuebles,
y que el art. 20 se contrae a las personas o entidades duefias do industries radi-
cadas en Cuba, aludidas en el art. 9, otorga una moratoria hasta el dia 1 de
Julio de 1935, en favor de dichas personas y entidades respect de las obligacio-
nes garantizadas con bienes existentes dentro del territorio Nacional y que former
parte del conjunto industrial de la industrial de que se trate, se llega a la eon-
clusi6n de que los bienes cuyo remate para el cobro de criditos comunes, prohibe
el art. 9? comentado, no son otros que los que formen parte del conjunto indus-
trial de la fabric de que so trate, los cuales tienen la consideraci6n de inmue-
bles, de acuerdo con lo dispuesto en el inciso 51 del art. 334 del C6digo Civil e
inciso 1' del art. 111 de la Ley Hipotecaria"; por lo que seguido juieio ejeeu-
tivo contra una fibrica de conservas, la ejecutante tiene derecho a seguir la via
de apremio sobre las cajas de conservas y er6ditos activos embargados, pero no
respect de lo demas que forma el conjunto industrial de la coinpafila ejecutada.
--Segin informaci6n publicada por various peri6dieos diaries, el Secre-
tario de Defensa Nacional hubo de manifestar que no se concederan nuevas mo-
ratorias por el Gobierno, noticia que por interesar a nuestros leetores, nos
apresuramos a reproducir.
X. Y. a.


OOMENTARIOS
El Consejo de Seeretarios dict6 el Decreto-Ley 252, de 22 de Mayo de 1934,
Gaoeta del 24, para conceder a los funcionarios judiciales traslada4os en la iltima
reorganizaci6n, no s61o pasaje para si, sino tambien para sus familiares, y ade-
mas la cantidad de $25 pars el traslado dejnobiliario y enseres de su pertenencia.
Lo mAs important del Decreto-Ley, con serlo much, no es el referido
auxilio eeon6mico que ordena, sino la declaraci6n que contiene el preimbulo, de
que ello se aeuerda debido "a la reducida remuneraci6n consignada para los
mismos en la vigente Ley de Presupuestos."
Esto quiere decir que no debieron ser exceptuados los empleados judiciales
del fltimo aumento de sueldo que se dispuso para los otros servidores del Estado,
y debe entenderse que en breve sera reparada esa injusta exclusi6n, pues no hay
que olvidar que el Presupuesto del Poder Judicial fu6 objeto de rebajas en 8 de
Enero de 1930, en 5 de Noviembre de 1931 y en 22 de Enero de 1932, lo que se-
guramente sus components no habrAn olvidado, ast como tampoco que a unos
se le adeudan 4 meses de haberes y a otros 5, 6 y hasta 7 mews.
El Gobierno mediante un Decreto-Ley, concedi6 a los Magistrados del
Tribunal Supremo dimitente, el derecho a obtener su jubilaci6n, de cuyo asunto
hubimos de ocuparnos varias veces. Se trata de una equitativa decision, pues
beneficia a funcionarios con mis de 30 afios de servicio, salvo algin easo, y que
han contribuido durante 17 afios al fondo de jubilaciones.
Despues de haberse concedido por la Ley de 18 de Marzo de 1927 el derecho
de jubilaci6n a los que habian sido separados de la carrera mediante expe-
diente; y el derecho de pension a las viudas de Magistrados fallecidos antes de
la promulgaci6n de la Ley de jubilaciones y que no contribuyeron, por tanto, al
fondo, c6mo no va a parecer equitativa esta Ley de ahora
861o falta que se concede jubilaci6n a los que teniendo las condiciones le-
gales, han sido declarados cesantes sin formaci6n de expediente y que por mu-
choes afios contribuyeron al fondo de jubilaeciones y que deben haber quedado en
el mayor desamparo por su edad y falta de recursos.
Se han aprobado las bases para Ilevar a cabo el Censo en la Republica.
Begin las mismas, el Tribunal Superior Electoral y las Juntas Provineiales y
Municipals Electorales asumirAn las funciones que antes estaban eneomendadas
a la Junta Nacional del Censo y Direcci6n General del Censo.





ASUNTOS GENERALS


Es decir, que los funcionarios judiciales que estan al frente de esos orga-
nismos tendrAn que abandonar las funciones propias de su cargo, para dedicarse
a esas otras ajenas en lo absolute al mismo.
El Poder Judicial es criticado, pero a la postre se acude al mismo para los
grandes empefios.
Ha fallecido una de las mAximas figures de la guerra de Independencia.
Uno de los grandes Abogados de la Repiblica, que brill6 por su talent, dotes
oratorias y grandes conocimientos del Derecho, y que antes brillara en el Insti-
tuto y en la Universidad como estudiante. Un hombre bueno, sencillo, modesto,
dem6crata y patriot. Un virtuoso padre de familiar cuyos deberes no olvid6.
Con lo dicho casi result innecesario decir que nos referimos al Dr. Domingo
Mfndez Capote, el ilustre eardenense en cuyo terrufio se le queria y estimaba
grandemente, como en el resto de la Repfiblica.
Descanse en paz el ilustre pr6ceer.
Desde el mes de Agosto de 1933, viene atendiendo el Gobierno el pago
de los haberes del personal, con gran regularidad. Se pagan hasta por adelantado.
Pero no sucede asi en cuanto al pago del material de las oficinas pfiblicas, que
4wtan atrasadisimos.
Ello original que en las oficinas judiciales no haya papel, tinta, libros, im-
presos, etc., porque los que suministran esos menesterees se niegan a facilitarlos
en esas condiciones. Da pena ver como el Tribunal Supremo de la Repfiblica y
demis Tribunales y Juzgados tienen que utilizar impresos de deseeho y hasta
anuncios para sus actuaciones.
Se viene dando el caso de que los funcionarios y auxiliares tengan que ad-
quirir papel, tinta, etc., para llenar su cometido.
A Por qu6 no se pagan con puntualidad seas apremiantes atenciones para que
cese ese lamentable estado de cosas?
Lo que dijimos en el niimero anterior acerca del Decreto-Ley 207. ha
quedado sin efecto por otro posterior.
Vuelven a conocer el Presidente de la Audiencia de la Habana y la Sala
de Gobierno de la misma, de los recursos gubernativos contra las calificaciones
que hagan los Registradores de ]a Propiedad. La armonia procesal ha quedado
restablecida.
OAN.


COLEGIO DE ABOGADOS DIU LA HABANA
SBO0ION OFIOIAL

La Junta de Gobierno, en sesi6n del 20 de Diciembre, adopt los siguientes
acuerdos:
Conceder seis meses de exenci6n de pago de cuetas y condonarle sus atrasos
al Ledo. Angel Michelena; prorrogar por un aiio la exenci6n concedida al Ledo.
Enrique Valencia, y conceder un afio de exenci6n al Ledo. Jer6nimo Rodriguez.
Declarar que no design al Dr. Carlos Palmna para que con ocasi6n de su
viaje a M6xico, pronunciase alli, a nombre y representaci6n del Colegio, confe-
rencias sobre Derecho Penal cubano.
Quedar enterado de que el Jefe de la Circel sustituy6 al penado que aten-
dia alli el Sal6n de Abogados.
Reiterar a dicho Jefe y al Secretario d&. Gobernaci6n el pedimento de que
sea retirada la reja que ha sido colocada en dicho Sal6n y a trav6s de la cual
tienen que entrevistarse los Abogados con sus defendidos.
Quedar enterado de que los colegiados Dres. Esteban Alfonso y Antonio
Barreras se han mostrado agradecidos por el interns demostrado con motive de
sus detenciones.





ASUNTOS GENERALS


Quedar enterados de las comunicaciones de los Colegios de Abogados de
Sancti Spiritus, Giiines, Manzanillo y Marianao relacionadas con la Federaci6n
de Abogados.
Designer al Dr. Sirgo para que forme parte de la Comisi6n que conoce de
dicho asunto.
Anotar la correcei6n firme impuesta por el Juez de Primera Instancia de
Artemisa al Dr. Lucas Lamadrid.
Dar las gracias al Presidente de la Audiencia de Oriente que particip6
que un poder se present alli sin el sello de bastanteo.
Darse por enterada de comunicaci6n del Jefe del Estado Mayor del Ej6r-
cito en la que manifiesta imprimiri la mayor actividad para resolver la situa-
ci6n de los Abogados press, asi conmo que se darAn facilidades a sus defensores.
Informar al Juez Municipal del Este que se estiman equitativos los hono-
rarios que reclama el Dr. Gerardo Portela, ascendentes a $200.
'Gestionar la franquicia postal para el Colegio.
Designer al Dr. Bengochea para que continue como delegado de la Junta
en el Circulo de Abogados.
Dar las gracias a los Dres. Busto y Villiers por su efieaz cooperaei6n faci-
litando la labor del Colegio en sus gestiones a favor de los compafieros detenidos.
-Durante el mes de Enero no celebr6 sesiones la Junta de Gobierno.
PROTESTA REITERADA.-La Junta de Gobierno del Colegio, en 26 de
Mayo filtimo adopt este acuerdo:
"El Dr. Manuel Sainz Silveira ha sido victim de otro atentado terro-
rista, que parece causado por el hecho de que R1 se ha encargado de la defense
de individuos que pertenecieron a la Policia Nacional, a lo cual se consider
obligado porque durante muchos afios fu6 su letrado defensor. En diversas
ocasiones anteriores el Colegio de Abogados de la Habana ha protestado de las
violencias cometidas contra miembros suyos por actos profesionales, que son un
ataque director contra la libertad professional y el respeto al derecho ajeno. La
defense es no s6lo un derecho, sino un deber ineludible, al extreme de que sin
ella no pueden funcionar los Tribunales de Justicia, pues nuestras leyes exigen
que todo procesado, cualquiera que sea el delito que haya cometido, tenga un
defensor. Por ese motivo este Coolegio consigna una vez mis su protest y
exhorta a todos para que, controlando los impulses pasionales del moment
respeten el ejercicio de un derecho, cuya negaci6n fu6 una de las razones mas
poderosas para combatir el regimen caido en Agosto de 1933."
OTRA PROTESTA.-El siguiente acuerdo fu6 tornado por la Junta de
Gobierno del Colegio de Abogados el dia 7 de Junio corriente:
"Con noticias esta Junta de Gobierno de que en distintas ocasiones se ha
procedido por miembros del Ej6rcito Constitucional a la detenci6n de diversas
personas que han sido internadas en prisiones militares totalmente incomu-
nicadas y sin posibilidad, por tanto, de obtener la indispensable asisteneia por
parte de sus Abogados; y asimismo que al establecerse el oportuno recurso de
Habeas Corpus y librarse el mandamiento correspondiente para la presentaei6n
del detenido, no ha tenido la orden judicial el debido cumplimiento, acuerda la
Junta formular su mis en6rgica protest por todos estos hechos atentatorios
del respeto y majestad que en todo tiempo deben tener los Tribunales de Jus-
ticia, representantes del Poder Civil, velando por los fueros de la elase de
Abogados que por raz6n de aquellos se ve impedida de eumplir su elevado
ministerio."
LAUDO.-El Tribunal de Honor, al que someti6 su caso el Dr. Manuel
Sainz y Silveira, emiti6 el siguiente laudo:
"Por cuanto: el Dr. Manuel Sainz Silveira, graduado de la Universidad
de la Habana en Derecho Civil y Abogado en ejereicio en esta Capital, ha some-





A81TJNTOS GENERALS


tido a la consideraci6n de este Tribunal la siguiente pregunta: A policies
que durante 15 afios han venido pagando igualas por la prestaci6n de mis ser-
vicios profesionales de Abogado, por actos realizados como agents de la auto-
ridad, tengo el deber de defenderles por delitos que se les imputan cometidos
durante el regimen de Machado y que estin sometidos a la jurisdicci6rn de los
Tribunales de Sanciones?"
Por cuanto: Al iniciarse los process de various de sus clients ante los
Tribunales de Sanciones, el Dr. Sainz Silveira, que se ha limitado siempre al
ejercicio exclusive de su profesi6n, sin haber participado nunca de la acci6n
political ni desempefiado cargo del Gobierno, entendi6 de acuerdo con criterio
corriente que debia asumir esas defenses; pero al observer cierto reacci6n en
contra suya por parte de la opinion pfiblica revolucionaria, decidi6 designer este
Tribunal para someter a su consideraci6n el dilema que tiene planteado, y
determinarse en el future, de conformidad con su fallo, es de consignarse para
el resguardo de su prestigio professional, que ha procedido con toda buena fe y
atento a respetar las normas morales de la profesi6n.
Por cuanto: Es precise admitir el postulado de que en el caso de la con-
sulta el abogado no se obliga en un porvenir mis o menos remote, a defender
casos en que sus clients resultasen acusados de delitos que puedan colocarlos
fuera de la humanidad, convirtiendolos en enemigos del pueblo, y que hayan
tendido a cooperar al mantenimiento del regimen derrocado, los cuales estAn
sometidos precisamente a la jurisdieci6n de los Tribunales de Sanciones.
Por tanto: El Tribunal resuelve que el letrado Dr. Manuel F. Sainz Sil-
veira puede excusarse de esas defenses, sin que esto entrafie para ,sus clients
perjuicios irreparables porque en filtimo t6rmino tienen la defense obligada
del Abogado de Oficio, establecido por la Ley.-Habana, Mayo 29 de 1932.-
Jose A. Presno, Rector de la Universidad; Pablo F. Lavin, Teniente Fiseal del
Tribunal Supremo; Jose Morell, Estudiante; Manuel A. Varona, Estudiante;
Ramdn Zaydin, Catedritico; Francisco Carrera Justiz, Catedratico, y Aureio
Ferndndez Concheso, Catedratico."


LIBROS Y REVISTAS
EVASIONES DE PRESS, POR EL DR. DEGoo V. TEJERA Y GARCIA.-Habana, 1934.
El Magistrado del Tribunal Supremo Dr. Tejera acaba de publicar este libro
que es un studio minucioso, doctrinal y praetico, de los delitos de quebranta-
miento de condena, desorden pfiblico e infidelidad en la custodia de press; y
un ejemplar del cual nos ha dedicado.
MI DELITO, POR EL DR. SALVADOR GARCIA RAMOS.-Panami, 1934.-Aten-
tamente dedicado, hemos recibido este folleto en el que el Dr. Garcia Ramos,
abogado y ex-representante cubano, se defiende de la imputaci6n que se le
ha hecho, de haber disparado al pueblo desde el Capitolio, y que dedica, en
primer termino, "a los hombres de bien de mi pais".
MEMORIA SOBRE LOS FERROCARRILM.-Hemos recibido la correspondinete al
afio de 1931 a 1932 de la Comisi6n de Ferrocarriles.
REVISTA DE DERECHO PRIvADo.-Madrid, Espafia, Mayo.'-He aqui el su-
mario de este niumero: La prueba del dereeho consuetudinario, por N. Alcali;
Resefia de legislaci6n, literature y jurisprudencia en el dereeho privado ita-
liano, por L. Mossa; Revista de revistas, por U. Alvarez; Jurisprudeneia del
Tribunal Supremo, por M. de la Plaza, F. Delgado y A. Maeso, y Notas biblio-
graficas.
OTRAS REVISTAS EXTRANJERAS.-Han llegado a nuestro poder: Gaceta Ju-
dicial, Quito, Ecuador, Noviembre; Jurispr'dencia, Montevideo, Uruguay, Fe-
brero; Los Tribunales, M6xico, Abril; Revista de los Tribunales, Madrid, Es-





ASUNTOS GENERALS


pafia, Marzo; Revista CrUtica de Jurisprudewnia, Buenos Aires, Repfiblica Ar-
gentina, Abril; La Justicia, Mexico, Abril: Georgetown Law Journal, Washing-
ton, U. S. A., Mayo; Revista dcl Colegio de Abogados. Buenos Aires, Repfiblica
Argentina, Marzo-Ahril: y Juridicas y Sociales, Buenos Aires, Repfiblica Ar-
gentina, Enero-Febrero.
OTRAS REVISTAS. Tambinbn liemos recibido Revista Cubana de Derecho.
Mayo-Julio; Gaceta de Tribunales. Mayo; La Jurisprudencia al Dia, Febrero;
Boletin de la Secretaria de Comuniicaciones, Abril; Rerista de la Asociaeidn de
Viojantes del Comercio, Abril; e lJformaid4n Fiscal. Mayo, de la IIabana.


MISCELANEA
MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despu6s de publicado el nfinero anterior,
ha habido el siguiente:
Fiscal del Tribunal Supremo.-Ha sido aceptada la renuncia que de dicho
cargo present el Dr. Roque Garrig6 y Salido.
-Para cubrir dicha vacant se nombr6 al Dr. Rafil de CArdenas y Echarte.
President de Audiencia.-Ha sido nombrado el Dr. Juan M. Allo y Go-
vin, de la de Santa Clara.
President de Sala.-Ha sido nombrado Presidente de la Sala de Urgen-
cia de la Audieneia de la IIabana. el Ledo. Jos6 Ignacio de Almagro y Elizaga.
Fiscal de Audiencia.-Ha sido nombrado el Dr. Martin del Junco y Ga-
Ilardo, de la de Matanzas.
Magistrados de la Audiencia de la Habana.-Se ha tenido por rehusado
el nombramiento liecho a favor del Dr. Carlos Pifieiro y Crespo.
--Ha sido nombrado para eubrir la anterior vacant, el Dr. Leopoldo Me-
ruelo y Torres.
-IIan sido nombrados para integrar la Sala de Urgencia de la Audiencia
de la HIabana, con categoria de Magistrados, los Dres. TomAs Quesada y Bor-
denave, Miguel A. Busquet y lHernandez, Braulio Gonzfilez y Miranda y Joa-
quin R. Pefa y Ilernindez.
Magistrados de otras Audiencias.-Ha sido declarado cesanie el Dr. Ce-
ferino Saiz y de la Morn. de Matanzas.
-Se ha tenido por rehusado el nonmbramiento de Magistrado de la Au-
diencia de Pinar del Rio, hecho a favor del Dr. Joaquin del Rio y Balmaseda.
-Han sido nombrados los Dres. Adriano Aleoz x- ('n,uez y Jos6 Giiira e
Izquierdo, de Oriente; Federico Cordova y de Quesada y Taurino Rodriguez y
Valdts, de Pinar del Rio; y Eduardo Potts y Castellanos, de Matanzas.
Abogados Fiscales.--Han sido nombrados los Dres. Francisco Chac6n y
Carbonell, Jos, M. Fuente y Carretero y Ramiro de la Cuesta y Rend6n, de la
Audiencia de la Habana.
Juez de Primera Instancia.-Ha sido nombrado el Dr. Armando Garcia
y Mendoza, de Giiines.
Jueces de Instrucci6n.-Ha sido declarado cesante el Dr. Nicolas Carbo-
nell y Cabrera. de Sancti Spiritus.
-Han sido nombrados los Dres. Enrique Hart y Ramirez, de Sancti Spi-
ritus, y Rafael Gutibrrez y Martinez, de Sagua la Grande.
Jueces Oorreccionales.-Han sido nombrados los Sres. Dr. Enrique Cas-
tellanos y HIenriquez, de Matanzas; Manuel G6mez y Calvo, de Santa Clara;
Felipe Luaces y Sebrango, de Pinar del Rio; y de Urgencia de la Habana, el
Dr. Rail BaizAn y GonzAlez.
Jueces de Primera Instancia e Instrucci6n.-Han sido declarados cesantes
los Dres. Rafael Arango y Bustamante, de Pedro Betancourt, y Virgilio Aran-
go y Mestre, de Bayamo.





ASUNTOS GENERATES


-Han sido nombrados los Dres. Victoriano Rivas y Menendez, de Pedro
Betancourt; TomAs Perrote y Herrero, de San Juan y Martinez; Manuel de la
Concepci6n y Vald6s, de Artemisa; y Jos6 Ferrer y Saavedra, de Bayamo.
Secretario de Sala.-Ha sido nombrado el Dr. Miguel Lavastida y Lavas-
tida, de la Sala de Urgencia de la Audiencia de la Habana.
Jueces Municipales.-Han sido declarados cesantes los Dres. Luis Moreno
de Ayala y Fernfindez, de Camajuani; Edmundo Estrada, de Bayamo; Andrea
B. Coucelo y Ricalo, de San Luis, de Oriente; y Rigoberto Aguila y Marrero, de
Calabazar de Sagua.
-Ha renunciado el Dr. Alfredo Fabar y Le6n, de San Luis, Pinar del Rio.
-Han sido nombrados los Dres. Mario Quir6s y Macias, de Col6n; Claudio
Padr6n y HernAndez, del Sur de Santiago de Cuba; Armando Raggi y Ageo,
de Isla de Pinos; Sixto Lecuona y Hernandez, de Abreus; Jos6 Camejo y Mi-
rabal, de Camajuani; Julio Vigil y Soler, de Placetas; Fernando Alvarez y
Tavio, de Artemisa; Jorge L6pez y Maza, de Caimito de Guayabal; Pedro A.
P6rez y Perez, de Marti; Manuel V6rez y Perez, de Consolaci6n del Sur; Ro-
berto Rosillo y Rodriguez, de Bayamo; Israel Camus y Perez, de San Luis,
Oriente; Mamerto Lizirraga y Hernindez, de Camarones; Ernesto Martinez
Malo y Quijano, de San Luis, Pinar del Rio; Jos6 Fernandez y Menendez, de
Los Palacios; Antonio Viera y Machado, del Este de Cienfuegos; y Alvaro SAn-
chez Cifuentes y Paz, de Palmira.
Fiscal de Partido.-Ha renunciado el Dr. Eudaldo Rodriguez y L6pez, de
Puerto Padre.
Jueces Municipales de 4V clase.-Ha sido declarado cesante el Sr. Taurino
Leyva, de Yaguaramas.
-Ha sido nombrado el Sr. Tomhs Gattorno, de Yaguaramas.
Jueces Municipales suplentes.-Ha renunciado su cargo el Dr. Julio V.
Alonso, 2 suplente de San Jos6 de las Lajas.
-Ha sido nombrado el Dr. Gregorio Martinez, primer suplente de Giiines.
Abogados de Oficio.-Han sido nombrados los Dres. Aurelio Collazo y
Carlos Menci6 y HernAndez, de la Sala de Urgencia de la Audiencia de la Habana.
Tribunales de Urgencia.-Por un Decreto-Ley se ha dispuesto crear en
la Audiencia de la Habana una Sala de Urgencia compuesta de un Presidente
de Sala y cuatro Magistrados, un Secretario, un Oficial de Sala y personal
auxiliar y subalterno. Tambien contara con dos Abogados Fiscales y dos Abo-
gados de Oficio. En las demas Audiencias se constituira un Tribunal igual.
Ha sido creado asimismo un Juzgado Correccional de Urgencia. No se dice si
este Tribunal sera permanent.
Transferencias de cr6dito.-Por D. P. 1263, de 15 de Mayo de 1934, se
ha dispuesto transferir $1,404 al capitulo "para personal suplente y tempo-
rero", y $110.40 al capittulo "personal de los Juzgados", que se tomarAn del
capitulo "Gastos diversos del Poder Judicial", para pagar a los auxiliares y
subalternos que ganaban menos de $30, la diferencia hasta esa suma.
-Por Decreto-Ley 271, de 6 de Junio de 1934, Gaceta del 7, se ha dispues-
to que el Secretario de Justicia puede tomar de los sobrantes de Presupuestos
anteriores de la Direcci6n General del Censo las cantidades necesarias para
adquirir material de oficina, reparar y adquirir mobiliario o cualquier otro
efecto para el uso de los Tribunales o de la Secretaria de Justicia.
Aumento de personal.-Por Decreto-Ley 241, de 22 de Mayo de 1934, se
aument6 el personal del Tribunal Supremo con un Oficial de Sala, 2 de Se-
cretaria, 1 Mecan6grafo, 3 Escribientes, 2 Mozos de limpieza y 1 Manipulador
del ascensor.
Autorizaci6n.-Por Decreto-Ley 238, de 22 de Mayo de 1934, Gaceta del
23, se autoriz6 al Secretario de Justicia y al Presidente de la Audiencia de la
Habana, para instalar la Sala Segunda de lo Civil y de lo Contencioso Admi-





ASINTOS GENERALS


nistrativo de dicho Tribunal y adquirir material sin el requisite de suhasta.
hasta $3,000.
-Por Deereto-Ley 235. de 18 de Mayo de 1934. Gaceta del 23, se autoriz6
al Juez Municipal del Este de Cienfuegos para invertir $2.835.70 para instalar
ese nuevo Juzgado.
Or6dito.-Por Decreto-Ley 242. de 22 de Mayo de 1934. (aeeta del 23. se
concediO un er6dito do $2,000 para reforzar el capitulo del Presupuesto para
el pago de dos mensualidades de haber a los familiares de funcionarios., auxi-
liare.s y subalternos del Poder Judicial qu, fallezean.
Alquileres.-Por I). P. 1264 se ha fijado la cantidad de $100 para el al-
quiler de la casa que oeupa el Juzgado Correecional de la Seeei6n :P; y $86 para
el de la que ocupa el Juzgado Municipal del Este.
Distribuci6n de asuntos.-La Audiencia de la Habana acord6 que la Sala
Primera de lo Civil conoveraf de los signientes asuntos: De todos los juicios
deelarativos a que se contrae el art. 481 de la Ley de Enjuiciamiento Civil; de
los recursos de amparo en la posesi6n y dominio; de los expedientes sore acci-
dentes del trahajo; de las apelaciones sore divorcios; de los procedimientos
sumarios hipoteearios; de las expropiacionfe forzosas; de las suspensions de
pago: de las quiebras y de los recursos contenciosos en material electoral, y de
todos aquellos que no se asignen a la Sala Segunda: y que la Sala Segunda de
lo Civil conocera de los siguientes asuntos: De todor los asuntos contencioso-
administrativos: de los expedientes sore iubilaciones y pensions de emplea-
dos del Fistado, la Provincia y del Municipio: de las apelaeiones en expedientes
de Retiro Maritimo; de las apelaciones en expedientes de Retiro Ferroviario y
de Tranvias; de las informaciones suplementarias y de los expedientes sobre
Pensiones de Veteranos.
Division de Juzgados.-Por Decreto-Ley 234. de 18 de Mayo de 1934, se
dividiO el Juzgado de Primera Instancia e Instrucci6n de Sagua la Grande.
-Por Decreto-Ley 235, de 18 de Mayo de 1934, se ere6 otro Juzgado Mu-
nicipal en Cienfuegos. El actual se llamari' del Oeste y el nuevo del Este.
-Por Decreto-Ley 240, de 22 de Mayo de 1934, se ha puesto en vigor la
Ley de 19 de Junio de 1929, que dividi6 en dos el Juzgado Municipal de Ca-
magiiey y que se denominarin del Norte y del Sur.
Licencias.-Se ha concedido licencia extraordinaria a los Sres. Alberto
Garcia y Navarro, Juez de Primera Instancia e Instrucci6n de San Crist6bal,
4 meses; Dr. Enrique Winsmareh. Seeretario del Juzgado de Primera Instancia
de Almendares, 2 meses; y Amado FernAndez, Secretario del Municipal de
Campeehuela, 3 meses.
Causas, expedientes, etc.-Se ha iniciado causa por asesinato, entire otros.
contra el Sr. Carlos Artega y Vilat6, Oficial del Juzgado de Primera Instaneia
de Camagiiey.
Escalaf6n.-No habiendo podido ol)tener todos los datos necesarios para
nla terminaci6n del escalaf6n judicial, no podemos publicarlo en este nfimero.
Tribunales de Menores y Reformatorios.-Por Deereto-Ley 255, de 25 de
Mayo de 1934, Gaceta del 26, se ha ereado una Comisi6n para que haga los
studios necesarios para establecer en la Repfiblica dichos Tribunales, dentro
del t6rmino de 180 dias. ConstarA de un Presidente, un Letrado y un Secre-
tario. Para el primer cargo ha sido designado el Ledo. Manuel Landa y Gonzfi-
lez, Presidente de Sala jubilado de la Audiencia de la Habana, con el haber
de $325; y para el segundo en comisi6n, el Dr. Joaquin R. Pefia, Jefe Superior
de Loteria.
Renuncias.-Han renunciado sus cargos los Sres. Dr. Ram6n Vidal, Juez
Municipal primer suplente de Giiines; Dr. Andres R. Simon, primer suplente
de Yaguajay; Dr. Luis Milands, Secretario del Municipal del Norte de la Ha-
bana; y Rafael Pascual, Escribiente del Municipal del Norte de Pinar del Rio.
Oesantfas.-Han sido declarados cesantes los Sres. Orestes Gilell, Escri-





ASUNTOS GENELRLES


iente del Juzgado Municipal de Cienfuegos; Jesfis Espada, Secretario del Mu-
icipal de Camarones; Eduardo ChAvez. Official del de Instrucci6n de Cien-
iegos; Andr6s DelmAs, Secretario del Correccional de Cienfuegos: Federico
lumenigo, Oficial del de Primera Instancia de Cienfuegos: Jose R. Duany,
ilguacil del Municipal de Palmira; Roda E. PWrez, Eseribiente de la Audiencia
e la Habana; Lino G6mez, Secretario del Municipal de Pedro Betaneourt;
Gerardo Castell6, Oficial de Secretaria de la Audiencia de la Habana.
Nombramientos.-Han sido nombrados Secretarios los Sres. Ram6n Por-
ilo, del Juzgado de Instrucci6n de (ienfuegos; Augusto Cehallos, del Muni-
ipal de Camarones; Raimundo Leal, del Municipal del Este de Cienfuegos;
'ederico Dumenigo, del Correccional de Cienfuegos; Rigoberto Dumenigo, del
municipal de Cienfuegos; Teodoro Rangel, del Municipal de Pedro Betancourt;
afil Echeverria, del Correccional de ]a Secci6n 1P: Guillermo Quintana, del
municipal del Norte de la Habana: y Francisco Vald(s, del Correccional de
Trgencia de la Habana.
Oficiales de Sala: los Sres. Dr. Octavio Hernandez y Jose M. Tagle. del
'ribunal Supremo; y Abelardo Aguiar, de la Audiencia de la Habana.
Archivero: el Sr. Manuel Portocarrero, del Tribunal Supremo.
Oficiales de Secretaria: los Sres. Gustavo Lavin, Francisca Buselo y Maria
.. Arrangoiz, del Tribunal Supremo; y Eliseo y Osvaldo Crespo. de la Audien-
ia de la Habana.
Oficiales: los Sres. Juan D. Posada. del Juzgado de lnstruvci6n de Cien-
negos; Juliain Perdomo, del Municipal del Este, Habana; Carlos Junquera, del
municipal de Abreus; Roberto Curbelo, del de Instrucci6n de Cienfuegos; Delia
hldarse, del Municipal de San Juan y Martinez; Avelino Maza, del Municipal
el Este de Cienfuegos: Andres Delmis, del de Primera Instancia de Cienfue-
os; Francisco Escarpenter, del Municipal del Norte de la IIabana; Pablo Laz-
ano, del de Instrucci6n de la Secci6n 4;: y Rafil L6pez de Villavicencio, Mar-
arita Arag6n y Alcibiades Garcia, del Tribunal Supremo.
Mecan6grafos: los Sres. Eduardo Chaple y Nila Berniidez, del Tribunal
;upremo; y Carlos Lima y Paulino Sierra, de la Audiencia de la Habana.
Escribientes: los Sres. Santiago Matamoros, del Juzgado Municipal de
'ienfuegos; Oscar G. L6pez. Ignacio Flores y Maria Pino, del Municipal del
iste de Cienfuegos; Galo G6mez, del Municipal de Palmira; Gloria Menacho,
iscribiente de la Audiencia de la Hlabana- Gabriela Pascual, del Municipal del
4orte de Pinar del Rio; Isabel Madeley, del Municipal del Norte de la Habana;
trmando Alonso, del Municipal del Este de la flabana; Lucia Cay, Raqu61l Ba-
'rena, Eugenio Ponte y Margarita Silveira. del Tribunal Supremo; y Ram6n
lonzilez y Sergio Sangenis, del Juzgado Correceioual de Urgencia de la Habana.
Alguaciles: los Sres. Juan Torres, del Juzgado Municipal de Cienfuegos;
loaquin Montero. del de Instrucci6n de Cienfuegos; Alfonso Afont. del Mtuni-
.ipal del Este de Cienfuegos; Juan Suco, del Municipal de Palmira; Magin
Krilson y Casimiro Reyes, de la Audiencia de la Hlabana; y Alfredo FernAndez,
lei Correccional de Urgencia de la Habana.
Conserjes: los Sres. Eloy Garcia, del Municipal del Este de Cienfuegos;
luliAn Martiarta, de la Audiencia de ]a Ilabana; y Pio Triolet, del Juzgado
'orreccional de Urgencia de la Habana.
Manipulador del elevador: el Sr. Armando Carballo, del Tribunal Supremo.
Mozos de limpieza: los Sres. Saturnino Medina, de la Audiencia de Pinar
lei Rio; Ruben Rosell6 y Alberto Alfonso, del Tribunal Supremo; Alfredo
olis y Antonio Platt, de la Audiencia de la Habana; y Guillermo Mercader,
Tel Correccional de Urgencia de la Habana.
NOTICIAS VARIAS.-De los 96 miembros del Senado Federal de los
Estados Unidos, 68 son Abogados; y de los 435 miembros de la CAmara de Re-
presentantes, 251 son tambi6n Abogados.





ASUNTOS GENERALS


-Segfin el cable, en breve serh restablecida la pena de muerte en Austria.
-Los Dres. Enrique Cuervo Rubio y Aurelio Fernandez Concheso nos han
participado que han abierto su bufete en "La Metropolitana".
-La Policia del Puerto de la Habana, se denominarf en lo sucesivo Po-
licia Maritima del Puerto de la Habana.
-El Registro de la Propiedad nfimero 9, de la Habana, ha sefialado como
horas de oficina, las de 8 a 2 de la tarde.
-El ex-Embajador de los Estados Unidos en Cuba, Mr. Henry Guggenheim,
en su libro "Los Estados Unidos y Cuba" que acaba de publicar, dice: "Otro
abuso politico fundamental en Cuba es la aprobaci6n, al por mayor, de las leyes
de amnistia y la concesi6n de indultos. Durante la corta existencia de la Repfi-
blica, hasta fines de 1931, se habian concedido treinta amnistias generals y
cerca de ocho mil indultos. La amnistia, con respect a los actos de un character
marcadamente politico, puede, desde luego, ser del mins alto interns politico,
pero la amnistia por crimenes comunes, aunque tales crimenes esten, en algfn
modo relacionados con las perturbaciones political, no pueden menos que tener
un efecto desmoralizador sobre la administraci6n de justicia. Las amnistias
concedidas casi automAticamente por ofensas electorales, han hecho un escarnio
del C6digo Electoral, tan cuidadosamente preparado por el General Crowder;
y las aprehensiones de 1909 y 1924 indican que los legisladores cubanos estaban
deseosos de condonar ]as violaciones de la Ley, hechas por sus conciudadanos.
La experiencia que Cuba ha tenido es una triste ilustraci6n de lo que puede re-
sultar cuando se emplea sin restricci6n."
-Segfin la Comisi6n Nacional de Estadistica, 1o robado, hurtado y estafado
en la Habana por delineuentes durante el afie 1933. ascendi6 en objetos y pren-
das a $310,077.95, y en dinero y valores a $81,608.86. Habi6ndose recuperado
de lo primero por valor de $25,545.44 y de lo segundo $18.040.37. Lo dejado
de recuperar importa $348,101.
-Los Abogados graduados en 1924 celebraron un almuerzo de camaderia
y buen humor en el restaurant "Budapest", en esta capital.
-La filial del A. B. C. de Cruces ha pedido la creaci6n del Partido Judi-
cial con los t&rminos de Cruces. Ranchuelo, San Juan de los Yeras, Santa Isabel
de las Lajas y Camarones.
-Ha visitado la Habana el jurisconsulto nicaragiiense Dr. Jer6nimo Ra-
mirez y Brown.
-El jueves 14, pronunci6 en la Sociedad de Legislaci6n Comparada el
Dr. Alberto Blanco una conferencia euyo tema fu6 "Algo sobre la no-retroacti-
vidad", asistiendo muchos elements intelectuales que alabaron al conferencista.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES. El
Ejecutivo ha dejado sin efecto la incautaci6n de la fianza de $300 prestada por
el Sr. Lorenzo Estades, en causa del Juzgado de Cienfuegos y que correspondia
al fondo de jubilaciones.
-Tambi6n la de $300 prestada por el Sr. Teodoro Paseiro, en causa del
Juzgado de Mor6n.
-Ha sido nombrado Presidente sustituto de la Comisi6n, el Ledo. Roge-
lio Benitez, Magistrado de la Audiencia.
-La Comisi6n tuvo este movimiento en Marzo fltimo: Ingresos: saldo de
Febrero, $7,468.35; ingresos del mes, $8,224.85. Total, $15,693.20. Egresos,
$8,696.78. Superivit, $6,996.42.
COMPARIAS DE FIANZAS.--Se ha dejado sin efecto la autorizaci6n
concedida a "La Uni6n Nacional" para prestar fianzas.
-Se ha promulgado un Decreto-Ley por el que se dispone que en ningfin
procedimiento judicial se admitan fianzas que presten companiias que no ten-
gan constituida garantia en efectivo o en valores del Estado.





ASUNTOS GENERALS


FALLEOIMIENTOS.-Han fallecido: los Dres. Joaquin M. Betancourt
y GonzAlez, y Juan Pedro Tomas y Byrne, abogados de esta capital; Jos6 Gue-
rra y Escobar, Oficial de Sala del Tribunal Supremo; y el Lcdo. Manuel Her-
nindez y Diaz, Abogado, Notario y ex-Juez Municipal de Giiira de Melena.
-Tambi4n falleci6 el ilustre abogado, pr6cer de la Repfiblica y gran pa-
triota, Dr. Domingo Mendez Capote. Buen estudiante que obtuvo la nota de
sobresaliente en todas las asignaturas del bachillerato y Universidad y alcanz6
todos los premios ordinarios y extraordinarios; y se gradu6 primero de Licenciado
y despues de Doctor en Derecho Civil y Can6nico, obteniendo el premio extra-
ordinario. Alcanz6 tambien los titulos de Notario, Doctor en Filosofia y Letras
y Doctor en Derecho Administrativo. Luego fue CatedrAtico Auxiliar de la
Universidad. Al estallar la revoluci6n que culmin6 con la Independencia de
Cuba, se incorpor6 a ella, desempefiando el cargo de Gobernador de las Villas,
pasando despues a former parte del Consejo de Gobierno de la Repfiblica en
armas. Redact6 las leyes penales de la misma, alcanzando el grado de Brigadier.
Fug Presidente de la Asamblea Constituyente de ]a Yaya y Vicepresidente de
la Repfiblica en armas. Terminada la guerra, presidi6 la Asamblea de Santa
Cruz del Sur y la Convenci6n Constituyente. Durante la Intervenci6n Ame-
ricana, fue Secretario de Estado y Gobernaci6n. Electo posteriormente Senador
y Vicepresidente de la Repiblica. Fue un abogado incansable, de gran bufete,
viendosele en los estrados de los Tribunales con gran frecuencia, donde sus
informes eran justamente encomiados. Fu6 Decano del Colegio de Abogados en
tres periods y Letrado Consultor y Secretario de grande empresas. Durante
el filtimo period de gobierno de Machado se exil6 y fue Presidente de la Junta
Revolucionaria de New York. Al caer el regimen, vino a Cuba y enferm6 por
primera vez en su vida. Las preocupaciones sufridas en el exilio minaron su
existencia y falleei6 el dia 16 del actual, siendo su sepelio una demostraci6n de
duelo national. Se le hicieron los honors correspondiente a su alta jeirarquia
alcanzada como veteran de la Guerra de la Independencia.
REGLAS DE DERECHO.-11.-El abogado debe alegar razones, y no
denuestos.
12.-No se castiga el afecto, si no se sigue el efecto.
13.-No se debe afiadir aflicci6n al afligido.
14.-Una cosa es vender, y otra consentir en la vendida.
15.-El alegato de una parte de ninguna manera da derecho.
16.-Ninguno puede poner a otro una condici6n inieua.
17.-El animo se presume tal, cual lo demuestran los hechos.
18.-El afio comenzado se reputa por complete.
19.-Pendiente la apelaci6n, no debe innovarse en nada.
20.-El argument que se toma del absurdo es vhlido en derecho.
RECURSO DE CASACION CONTRA RESOLUOIONES DE LOS JUE-
CES DE PRIMERA INSTANOIA.-El Tribunal Supremo por sentencia 28,
de 27 de Febrero de 1934. ha declarado lo siguiente:
Considerando: que contra las sentencias dictadas en apelaci6n de asuntos
de la jurisdicci6n contenciosa por los Jueces de Primera Instancia, s61lo se da
el recurso de casaci6n en el supuesto del inciso 29 del art. 1687 de la Ley de
Enjuiciamiento Civil, referido exclusivamente a los juicios de desahucio; por
lo que tratandose aqui de una consignaci6n de cantidad que se hizo conten-
ciosa y resolvi6 en juicio verbal, no era admisible el recurso en su origen,
inadmisibilidad que por radical alcanza a todos los motives, incluso los de
ampliaci6n, y obliga en el estado actual del procedimiento a declararlo impro-
cedente con expresa imposici6n de las costas al recurrente, como ordena el
art. 40 de la Orden 92 de 1899.-Firmantes: Sres. Martinez, Montagi, Fermdn-
dez, Sol6rzano (Ponente) y Pichardo.





ASUNTOS GENERALiB


DEBITO CONYUGAL.-Atenuante de arrebato y obcecaci6n.-Un caso
interesante resolvi6 la Sala de lo Criminal del Tribunal Supremo por sentencia
130, de 30 de Octubre de 1933, en la que se declara por primera vez que la re-
sistencia de la mujer a ejecutar el coito con su marido, puede ser causa de arre-
bato y obcecaci6n. Dice asi la sentencia en lo pertinente:
Considerando: en cuanto al motivo alegado tambi6n por la defense en el
acto de la vista como constitutive de infracci6n de ley, al amparo del nimero
5 del art. 849 de la Ley procesal, al no haberse apreciado al procesado la
atenuante 8W del art. 9 del C6digo Penal, o en su defecto la 10t del mismo
texto legal, por su correlaci6n con la primeramente citada; que del context
de la sentencia cabe apreciar que el procesado, joven de 29 afios de edad, segin
se lleva dicho, bien porque estaba prendado de su legitima consorte, o porque
estuviese necesitado de satisfacer sus acentuados deseos carnales, que quizAs no
pudiera satisfacer con otras mujeres por fidelidad a la propia, o por la difi-
cultad de encontrar otra en el lugar de su residencia, barrio de Guayos, en
Media Luna, del tOrmino municipal de Manzanillo, que result sabido es un
lugar aislado de los centros urbanos de poblaci6n donde se facility mis el
acceso carnal con mujeres, venia siendo objeto de la resistencia de su mujer
al dibito conyugal, a lo que seguramente se consideraba con legitimo derecho,
al haber contraido matrimonio que impone a los c6nyuges el reciproco deber
de condescendencia en cuanto a la satisfacci6n de sus licitos e intimos deseos
y uno de cuyos fines es el de la procreaci6n de la especie; el que por su juven-
tud, vida de campo y privado de placeres por lo ya dicho, es de career tuviese
arrests irrefrenables en ese sentido, y si a eso se agrega su escasa cultural,
pues se trata de un campesino, lo que le impedia se diera exacta cuenta de que
el miserable estado de salud de la esposa aconsejaba complacerla no intentando
ejecutar con ella esos actos que seguramente rechazaba por las molestias o
malestar que le produjesen, ya que padecia de hidropesia; ignorante por su
poca preparaci6n mental, para saber que la ciencia ha proclamado que esta
enfermedad ejerce notable influencia sobre la totalidad del organismo, per-
sistia en el logro de sus deseos, y si a esto se afiade que su suegra apoyaba a
su mujer, por lo que esta no se separaba de aquella y no accedi6 a mudarse a
la casa que acababa de fabricar para vivir juntos, separados de la vigilancia
y tutela protector de la madre political respect de la hija; todo ello fuW crean-
do en eI un estado morboso que habria de producer funesto resultado en cual-
quier moment, como en efecto se produjo el dia de la sangrienta ocurrencia,
en que "despues de almorzar, pretendi6 con mayor empeno que su esposa acce-
diese a sus deseos er6ticos, y al negarse ella alegando su estado de enfermedad
y de imposibilidad fisica y dirigirse en busea de protecci6n dada la actitud
violent del procesado, hacia donde se encontraba su madre", s6bitamente di6
muerte a su esposa y a su suegra e hiri6 al hermano de aqu6lla que se present
en el lugar del suceso; por lo que no es possible dudar que en tales moments se
encontraba el procesado en la situiai6n que prevy el ndmero 8 del art. 99 del
C6digo Penal, porque se arrebat6 y obeee6 por un estimulo inmediato, cual el
agravio que hubo de ver le inferia su esposa con aquella negative, lo que per-
turb6 y ofusc6 hondamente su animo no permitiendole reflexionar al estar sub-
yugada de modo poderoso su voluntad por aquella negative; por lo que pro-
cede estimar dicha circunstancia en favor del reo, sin que a ello obste que el re-
pudio de su esposa fuese debido a causes que parecen legitimas, dados los tir-
minos de la sentencia, porque esto podran apreciarlo personas en estado nor-
mal y de cultural adelantada y no por quien, como el procesado, no reunia esas
ventajosas condiciones; por lo que procede casar la sentencia por el error de
derecho en que incurri6 la Sala sentenciadora al no apreciar dicba circunstan-
cia atenuante.-Firmantes: sefiores de Llano, Llaca (Pgnente), Duval, Solis,
(6rdova, Andreu y Mestre.








REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
N3CRIPTA COMO CORRESPONOENCIA DESEGUNDA CLASE EN LA OFICINA DE CORREOS DE LA HABANA

5uscripci6n annual, $ 7.00 Nuamero suelto. . $0.70 Anuncio en el Dirt. $2.00

ANO X. HABANA. JULIO DE 1934. NUM. 7.


SOBRE RESERVE LINEAL (')

No encontrarain nuestros lectores en este trabajo. ninguna idea nueva ni
Ipropia en el orden de la ensefianza, empero, si estamos seguros que con e1 llama-
mos su atenci6n acerca de una verdadera irregularidad que, con toda modestia,
nos atrevemos a calificar de infracei6n manifiesta del derecho hoy vigente en
ista Naci6n, respect de la clase de reserve que acusa el membrete inicial.
La anterior reserve lineal, calificada por los autores y escritores de la ma-
teria como extraordinaria, con relaci6n a la que comprenden los arts. 968 y 969
Riel C6digo Civil, que estiman ordinaria, aquella que desenvolvia dicho cuerpo
legal en el art. 811, se ve reproducida conmo si estuviera vigente en esta Repfi-
)lica tal precepto, nada menos que, ocurricndio los hechos que constituyen su
nacimiento, can posterioridad al Decreto del Gobernador Provisional 553 de 28
de Mayo de 1908, publicado en la "Gaceta Oficial" del dia 29, desde cuyo mo-
menfo empezd a regir.
El suprecitado Deereto, parece no haber existido para algfin Registrador de
la Propiedad, quien di6 al olvido, siquiera sea en sus deseos o tendencies de
vincular tal reserve lineal, en las sueesiones de sfibditos o ciudadanos extranjeros,
especialmente en las de los espafioles, al practical con la obligaci6n de la reserve
lineal la inscripei6n de un bien inmueble, que on deseendiente causa lucrativa-
mente en herencia intestada, descendiente que mediante el propio titulo luerativo
y herencia tambien intestada, hubo de otro aseendiente.
Los heehos que han dado lugar a cuanto llevamos indicado, son los siguientes:
Fallece A., natural de Espaila, pero de nacionalidad cubana, en 17 de Fe-
brero del afo 1916, sin haber hecho uso de la facultad de testamentifacei6n acti-
va, declarindose mediante auto de un Juzgado de Primera Instancia de esta
capital, por sus finicos y universales herederom, a sus tres hijos legitimos B., C.
y D., sin perjuicio de la cuota que en usufrueto fija el art. 834 del C6digo Civil,
en favor de su legitimo consorte E., madre de los mismos.
De aquellos tres hijos, fallere D. en Espaoio. el dit .70 de Diciembre (ldet aio
1919, siendo mayor de edad, de estado soltero, y sin haber otorgado disposicidn
testamentaria, y solicitado por la precitada viuda de A. o sea Dofia E. en su
favor la correspondiente declaratoria de herederos abintestato, ya que carecia
el finado descendiente de todo otro forzoso, se sustaneiaron las oportunas dili-
gencias para aquella declaratoria de herederos, con la expresa determinaci6n,
como lo pidi6 la solicitante Dofia E., de ser reservable los bienes que constituian

(*) El estimado compafiero Dr. Joaquin FernAindez de Velasco y Lacoste Ramirez,
suseriptor fundador de esta revista, recientemente fallecido, obsequiaba todos los afios a
REPERTORIO JUDICIAL con un articulo, en los que con competencia que le era caracteristica
y todos reconocian, siempre trataba un tema juridico de importaneia. El present, es el
uiltimo con que nos favoreci6.-N. del D.





ASUNTOS GENERALS


la herencia de tal descendiente D., habidos los trniminos del aludido art. 811 del
C6digo Civil, porque eran los misnmos adquiridos en la de su progenitor o causan-
te A. a titulo lucrative.
Esa declaratoria de herederos la Iizo un Juzgado de Primera Instancia
de la Naci6n espafiola, el que dicto auto con fecha 22 de Junio del a-io 1920 que
contiene la parte dispositiva del tenor literal siguiente: "So declara inico uni-
versal heredero abintestato de la expresada ,finada Dofia D., vecina que fu6 del
pueblo de..... en este Termino Municipal, a su legitima madre la recurrente
Dofia E., con la obligaci6n de reserra que establece el art. 811 del Cddigo Civil
en cuanto a los bienes a que cl mismo se refiere, y segfin se ha interesado en el
escrito inicial dc este c.rpedicate."
Tanto por lo que respect a la herencia del aseendiente originario o causante
A., como a la del descendiente D., so inscribieron en el Registro de la Propiedad,
y entire otros bienes un inmueble del descendiente D. que hered6 luerativamente
del anterior ascendiente A. trasmitido al 6bito intestado de dicho descendiente D.
a su otro aseendiente o madre E. con la reserve lineal del art. 811 del C6digo
Civil.
Andando el tiempo y por realidades de la vida tuvo la aseendiente reser-
vista E. necesidad de vender el bien inmueble objeto err6neamente de la mentada
reserve lineal, y como tenia que suceder surgi6 la natural consecuencia de los
reparos que la prudencia siempre aconseja a los que van a invertir sus capitals,
por lo que so tropezo con el temor de los te6rinos con (qne fue inscripto el in-
mueble en el Registro de la Propiedad. a nombre de la reiervista E., lo que di6
en tierra con la pretendida venta del inmueble.
Transciirido algfin tiempo. y subsistente las cansas generadoras de la frus-
trada venta, se lleg6 a! fin a su efectividlad juediando consideraciones de orden
familiar y fue consumada a favor do C., hermano de la finada Dofia D., hacikn-
dose constar en la escritura de venta una chlusula del signiente tenor literal:
"Que en la venta realizada anteriormente por el aseendiente resorvista E. de la
casa A. so entendian trasmitidos en favor del comprador C. todos cuantos dere-
chos y acciones pertenezean o puedan pertenecer a Dofia E. y Don B. (otro her-
mano del descendiente fallecido) con motive do la reserve existent referente a
la finca vendida, quedando consiguientemente facultado el adquirente C. no s61o
para representar libremente tales derechos y acciones,. sino tambikn para iniciar
cuantas gestiones. reelamaciones. expedientes o juicios se requieran o sean nece-
sarios, hien en Cuba o en Espaiia, para obtener la extinei6n de tal reserve en
cuanto a la finca A.. fundando su petici6n en la derogaciOn on Cuba del art. 811
del C6digo Civil o en cualquier otro concept, etc."
Aquella escritura de venta del bien objeto de reserve, se inscribi6 en el
Registro de la Propiedad. con otra que ratifie6 sus conveneiones. llevadas a cabo
mediante apoderado que representaba tanto a la reservista Dofia E. como al otro
hermano B. de la descendiente finada Dofia D., y como quiera que durante algfin
tiempo anterior a la relaci6n de compra-venta el comprador o adquirente C. estu-
vo en posesi6n do la finea vendida. a quien tambien pertenecia otra contigua, que
le correspondi6 en pago de su legitima en la hereneia de la ascendiente originario
A. demoli6 ambas fines, construyendo a sus expenses un nuevo edificio, el Regis-
trador de la Propiedad practice la correspondiente nueva inscripei6n del mismo,
pn los terminos siguientes: "Inscripto el document que precede que es la escri-
tura... con vista de la escritura... en euanto a la compra-venta de la easa calle
de.... sin perjuicio de la reserve del art. 811 del C6digo Civil, al folio... del
tomo..., finca No...., inscripei6n...; y en euanto a la agrupaci6n y nueva
edificaci6n de las casas, etc., sin perjuicio en cuanto al terreno procedente de
la antigua casa No....., etc., de la reserve del art. 811 del C6digo Civil, al folio...
del tomo...., finca No..... inscripei6n... Habana, 21 de Octubre de 1930."
Es de advertir que el Registrador de la Propiedad al inscribir el bien que la
descendiente D. dejaba por su hereneia intestada a su ascendiente E. practice la





ASUNTOS GENERALS


inscripci6n 5. del folio. . vuelto, del tomo.. ., hacienda constar que la finada
descendiente E. era natural de Aviles, Espafia, que liabia fallecido en Madrid
el dia 30 de Diciembre de 1919 y que fu6 declarada su finica y universal here-
dera de su sefiora madre Dofia E. por la reserve del art. 811 del C6digo Civil y
terminal aquella inscripei6n diciendo: "Se inscribe a favor de la Sra. E., como
inadre y finica y universal heredera de la Srta. D., la finca de este niimero, con
la reserve del art. 811."
La calidad de bien reservable en orden lineal, que acept6 el Registrador de
la Propiedad, por la constancia del auto declaratorio de herederos abintestato,
que pronunci6 el Tribunal espafiol, al haeerlo del descendiente D. en favor de su
aseendiente E., result a nuestro modesto entender, eomo llevamos afirmado en
pArrafos precedentes, una infracci6n patente de la legislaci6n civil que rige en
esta Repfiblica, entire otras consideraciones, por las que pasamos a establecer:
19-En que el Deereto 553 de 28 de Mayo de 1908, del Gobernador Provi-
sional y como establece su art. 19 qued6 derogado totalmente el art. 811 del C6digo
Civil, Decreto que rige desde su promulgaci6n en la "Gaceta Oficial" del dia 29
del propio mes y afio, con lo cual qued6 satisfecho el fundamento de su preAm-
bulo, de facilitar la libre contrataci6n.
2'--En que dicho Decreto estableciO en el art. 2' que las reservas lineales
hasta el dia de su promulgaci6n en la "Gaceta" de la Repfiblica, quedaban re-
conocidas desde luego a favor de los parientes del descendiente fallecido que
vivan actualmente que se hallen dentro del tercer grado de parentesco y perte-
nezean a la linea de donde los bienes procedan, excluyendo el grado mas pr6ximo
al mis remote.
39-Porque los reservatarios deberan solicitar conforme puntualiza el alu-
dido Decreto, la inscripci6n a su favor en el Registro de la Propiedad de la re-
serva que pese sobre bienes y derechos inscribibles, y podrAn disponer libremente
de los derechos reservados a su nombre por eualquiera de los medios legales, ya
entire vivos, ya por causa de muerte, trasmitiendose tales derechos a sus herede-
ros del propio modo que los restantes bienes que formen la herencia.
4"-En que no se han cumplido ni observado los requisitos que para inte-
resar y declararse tal reserve, puntualiza el art. 69 del citado Decreto, en con-
sideraci6n a que la fecha del fallecimiento del descendiente fallecido D. que
oeurri6 el 30 de Diciembre del afio 1919 y el prohibe o deroga toda reserve des-
puns del 29 de Mayo del afio 1908, por lo cual ningiin Tribunal cubano hubiera
podido declarar la reserve que el mismo reconoce, con la limitaci6n al dia de su
invocada promulgaci6n.
59-El precitado Deereto suprimi6 las reserves lineales respetando los de-
rechos adquiridos con anterioridad al mismo, en favor exclusivamente de los
parientes que vivieran en la feeha de la promulgaci6n del mismo como tenemos
indicado y no como prevenia la legislaci6n anterior, en beneficio de los parien-
tes dentro del tercer grado que existieran al fallecimiento del reservista. Con-
virti6, como nos ensefia el notable jurisconsulto Dr. (Manuel Martinez Escobar
en su obra "La Hipoteca". un dereeho problemtAtio y futuro, en un dereeho.
efectivo e inmediato y de precisa limitaci6n.
Ademis de cuanto tenemos referido, existe la realidad de que la prohibi-
ei6n del Decreto derogatorio del art. 811 del C6digo Cievil, no estA refiido con'
el precepto del art. 10 de dicho cuerpo legal en su primer aparte que dice: "Los
bienes muebles estan sujetos a la Ley de la Naci6n del propietario; los bienes
inmuebles, a las leyes del pais en que estan sitos"; discipline que acompafiando-
nos con el notable civilista espafiol Don Joaquin Abella en su obra el "C6digo
Civil Espefiol", al interpreter la misma, se produce en el siguiente sentido:
"El estatuto real se fund en el double principio de la propiedad y de la sobe-
rania national; porque formando los bienes inmuebles parte integrante del te-
rritorio de eada Naci6n, al Estado compete el derecho absolute de regular su po-





ASTJNTOS GENERALS


sesi6n, adquisici6n, enajenaci6n, etc., etc., conforme al precepto romano lex loci
rei sitae."
Y en este aspect de reproducir las afirmaciones de los que saben mas que
nosotros, no debemos olvidar las que lace el eminente comentarista al C6digo
Civil espafiol Don Jos- Maria Manresa y Navarro, quien se manifiesta sobre este
tema en el siguiente sentido: Que los bienes inmuebles que define el art. 334 del
C6digo Civil, estin sometidos por former parte del Territorio del Estado, o estar
a l61 intimamente unidos, y por los conflietos que originarian el que se rigieran
por leyes diversas, se someten en todas las legislaciones al estatuto real." "Res-
pecto a la trasmisi6n de los bienes inmuebles, si esta es intervivos, debe aplicarse
el estatuto personal en lo referente a la capacidad, y el real en todo aquello euyo
objeto predominante y esencial son los bienes; y si es mortis causa, siempre, como
veremos, se ha de acudir a la ley national de la persona de cuya sucesi6n se trata
por lo que ha podido decir la exposici6n de motivos que precede a la Ley Hipo-
tecaria, que todos los actos de comunicaci6n o de tramitaci6n de la propiedad o
de construcci6n de un derecho real, verificados en el extranjero por extranjeros
o regnicolas, que se reficran a bienes sitos en Espafia. aunque con arreglo a nues-
tras leyes fueran aqui vAlidos, no podrian inseribirse, ni aparecerian tampoco
en el Registro las ineapacidades para enajenar, que obrando dentro de sus atri-
buciones y derechos indisputables, impusieran los tribunales extranjeros, con-
forme a las reglas del estatuto personal, por el que se gradiia la capacidad de las
personas, a sfibditos suyos que tuvieran en nuestro pais bienes inmuebles, que
siempre son regidos por el estatuto real o lo que es lo mismo, por la ley del suelo
en que se hallan; principios Astos que establece la Ley Hipoteearia en su art. 5."
Resumiendo, nosotros estimamos, que el auto del Juzgado de Primera Ins-
tancia de la Naci6n espaiiola, de 22 de Julio del afio 1920, no tiene suficiente
eficacia para destruir la derogaci6n que del art. 811 del C6digo Civil, hizo el
repetido Deereto del Gobernador Provisional 553, de 28 de Mayo de 1908, que
rige desde el inmediato 29 por su promulgaci6n en la "Gaceta Oficial", en con-
secuencia del principio que rige los bienes inmuebles que no es limitado por los
casos de sucesiones porque ellas no son capaces de alterar ni variar en modo al-
guno la legislaci6n sohbre inmuebles, porque si asi fuera, la soberania de derecho
cubana estaria a merced de las distintas legislaciones del mundo; y ademas, por-
que aquella resoluci6n del Juzgado de la Naci6n espafiola y como ereemos que
ha declarado nuestro Tribunal Supremo de Justicia en resoluci6n que la flaqueza
de nuestra memorial no nos permit recorder, un auto de declaraci6n de here-
deros abintestato, esta destinado por su naturaleza y por el exelusivo pronun-
ciamiento que contiene, a justificar tan s6lo la personalidad como tales herede-
ros de las personas a quienes se refiere, pero sin que tenga otro aleanee, much
menos para hacer ineficaz el Decreto a que tantas veces nos tenemos referido,
y especialmente al fundamento de su preambulo de que los bienes inmuebles
objeto de la reserve lineal, quedaran a la libre contrataci6n.
Y como quiera que, con ocasi6n del studio que hicimos del caso objeto de
este pequefio trabajo, se nos ha indicado el deseo de que establezeamos el proce-
dente debate judicial, para la extinci6n o cancelaci6n en el Registro de la Pro-
piedad, de la reserve lineal que tenemos tratado, se nos ocurre esbozar que, aeaso
pueda lograrse aquella extinci6n o cancelaci6n, distinguiendo dos aspects, a
saber: Uno: Si el adquirente C. que compr6 el inmueble objeto de aquella re-
serva, hermano del descendiente D. que la caus6, le perjudica la misma, o si
puede ejereitar las aeeciones procedentes para la repetida caneelaci6n. Otra: Si
a un tercer adquirente que compare a C., le perjudica tal reserve y en todo caso
si le es dable ejereitar acciones para tal cancelaci6n, o sino ha menester de tal
ejereciio.
En principio y a reserve del studio detallado que podamos practicar, en-
tendemos que se puede ejereitar por aqu6l las aeciones para la cancelaei6n alu-
dida, en lo que respect al bien sito en Cuba, a objeto de que las personas que





ASUNTOS GENERALS


le trasmitieron respeetivamente como reservista y como possible pariente o pa-
rientes, a quiehes les hubieren podido corresponderles el bien objeto de la reserve,
convengan en la inexistencia de la misma, por la prohibici6n del Decreto del Go-
bernador Provisional, lo que ya tienen aeeptado esos reservista y pariente en la
escritura en la que trasmitieron al mentado C. tanto el bien inmueble de parte
de la reservista, como los derechos y acciones que le correspondieran al dicho
pariente, toda vez que la limitaci6n de aquel Decreto no puede hacerla baldfa
ni la Ley ni la resoluci6n de una legislaci6n y tribunal extranjeros, ciertamente
sin competencia para instituirla, mejor dicho para revivirla.
Ademis, puede ser possible la reclamaci6n aludida en el pArrafo pireedente,
porque creemos que se eneuentra en el euadro que nos ofrece el art. 4 del C6digo
Civil, "de que son nulos los actos ejecutados contri lo dispuesto en la Ley",
y no es ir contra los propios, ain en el supuesto de que se hubieren ackptado,
ya que los que no se pueden desconocer son los legitimos, sean propios o de los
causantes, que igualmente los hubieren l1evado a eabo dentro del predicado
expreso de la Ley, como nos tiene ilustrado en esta material, si no hemos inter-
pretado equivocadamente sus afirmaciones, el competente Magistrado de nuestro
Supremo Tribunal de Justicia, el Dr. Manuel Martinez Escobar, en su obra "La
Hipoteca".
Y en cuanto al tercero, no obstante que no vemos nada que le impida el
ejercieio de las acciones antes referidas, apreciamos que no necesita poner en
ejecuci6n las mismas, puesto que tal reserve lineal no le perjudica en consecuen.
eia de que estA creada, fuera de los t6rminos, de las circunstancias, del procedi-
miento y a la feeha en que quedaron reconocidas, a favor de los parientes que
vivieran en el moment actual del Decreto del Gobernador Provisional, vigente
desde el 29 de Mayo de 1908.
JOAQUfN FERNANDEZ DE VELASCO.


LA MORATORIA HIPOTECARIA
Constituido un erldito hipotecario por $3,000, se oblig6 el deudor a pagar
el intersa del 31/2 por 100 annual y se convino que mensualmente se amortizaria
el principal e intereses. El deudor se acogi6 a la moratorid, a lo que accedi6
el Juez; pedida reposici6n, la neg6; y apelado el auto, la Audiencia declar6 sin
lugar el recurso por auto 81, de 9 de' Marzzo de 1934.
El Magistrado Dr. Ramiro Castellanos salv6 el voto, consignando que ha-
bi6ndose convenido un interns annual, la forma de pago estipulada de pagar men-
sualmente capital, e intereses, no exinda al deudor del deber de pagar el interns
convenido, y como no lo abon6, no puede acogerse a la moratoria.
-La Audiencia de la Habana, por el mismo auto 81 de 9 de Marzo de 1934,
ha declarado que en los procedimientos hipotecarios no estan obligados a perso-
narse los deudores, y si se personal, a los efectos de la Ley de -Moratoria, pueden
recurrir cualquier proveido que en los autos se haya dictado y les perjudique,
cualquiera que sea su fecha.
-La Audiencia de la Habana, por auto 129 de 26 de Abril de 1934, ha de-
elarado que un deudor que a la promulgaci6n de la Ley de Moratoria adeudaba
varias mensualidades, si al primer vencimiento paga el interns reducido, aquella
deuda no le perjudica, pero si deja pasar el dia y consigna despues los intere-
ses, el procedimiento tiene que seguir; agregando "sin. que pueda entenderse,
como se pretend por los recurrentes, que en virtud de la Ley de Moratoria
hubiera que prescindir para el e6mputo de las tres mensualidades de las vencidas
con anterioridad a la vigencia de la referida ley, porque la suspension del .ven-
cimiento de la obligaei6n de pagar plazos de amortizaci6n del capital e inte-
resee vencidos con anterioridad, no la estableci4 la Ley de un modo absolute,





ASUNTOS GENERALS


sino conditional y supeditada a que el deudor pagara puntualmente a partir
de su promulgaci6n, el interns reducido, por lo que en los casos en que el deudor
dejase de pagar a su vencimiento un s61lo plazo de interns, despues de regir la
Ley de Moratoria, debe prescindirse de ella como si no se hubiera dictado y
aplicarse la legislaci6n vigente cuando se promulg6"; sin que tampoco pueda
entenderse, cuando se estipula que la falta de pago de trees mensualidades ven-
cidas sera causa del vencimiento del credito, que se concede un plazo de tres me-
ses para el pago de cada mensualidad vencida, pues "no puede (lrsele otra
extension que su texto claro y concluyente no permite"
-La Audiencia de la Habana, por auto 122 de 19 de Abril de 1934, ha de-
elarado que si un deudor hipotecario al promulgarse la Ley de Moratoria adeu-
daba dos meses de intereses convenidos y despu6s dej6 de pagar un mes del in-
ter6s reducido y en la escritura se convino que la falta de pago de tres mensua-
lidades seria causa del vencimiento de la obligaci6n, puede ejereitar su derecho
el acreedor, computando aquellas dos mensualidades y esta posterior.
-La Audiencia de la Habana, por auto 131 de 30 de Abril de 1934, ha de-
clarado que una obligaci6n garantizada con hipoteca, sino se inscribi6 el docu-
mento en el Registro de la Propiedad, esa obligaci6n no esta amparada por la
Ley de Moratoria, porque la inscripci6n es el requisiteo esencial para la exis-
tencia de la garantia hipotecaria y el titulo presentado es ejecutivo" y procede
despachar ejecuci6n si se pide.
-La Audiencia de la Habana, por auto 173 de 18 de Junio de 1934, declar6
que no puede impedir la aplicaci6n de la Ley de Moratoria pretendidos pactos
extra-judiciales, "pues tales cuestiones no pueden plantearse sino en el corres-
pondiente juieio contradictorio y con sujeci6n a los preceptos legales que lo
regulen."
X. Y. Z.


COMENTARIOS

El Cronista Judicial de un peri6dico de Santiago de Cuba evacua la con-
sulta siguiente:
"Nos pregunta "Un litigante" que si "un Juez puede oeupar un poder en
el acto de un juicio verbal so pretexto de que no tiene el sello de bastanteo, y;
de contra, no permitir que lo use en otro acto que tiene que celebrarse ese dia
y hora, y dici6ndole al demandado que se fuera porque no habia juicio."
Nosotros nos resistimos a career que los hechos hayan ocurrido como nos los
narra "Un litigante", porque aunque desgraciadamente hay jueces muy brutos
y muy soberbios, nos parece impossible que Ilegue su brutalidad y su soberbia a
realizar actos que si bien tienen su sanci6n en el C6digo Penal, caen ademAs den-
tro del mas inealificable abuso y de la mAs odiosa arbitrariedad. Pero si son asi
los hechos, sepa "Un litigante" que un Juez no puede haeer tal cosa, por las
razones apuntadas. En ese caso, lo que debi6 haber liecho el Juez, era tomar
nota del poder y del abogado que lo bastante6, para dar cuenta al Colegio de
Abogados. Por ello aconsejamos a nuestro comunicante se dirija civicamente
no s6lo a la Sala de Gobierno de esta Audiencia, sino al Fiscal del Tribunal
Supremo, para que se le instruya a ese Juez arbitrario el oportuno expediente,
para la sanci6n que merece. Hagalo asi "Un litigante", que prestarA un gran
servicio a la familiar forense. Hay que limpiar el camino, que afin esta lleno de
abrojos."
Aunque estimamos justificada la indignaci6n que al Cronista produjo el acto
arbitrario que se le comunic6, creemos que el Juez no procedi6 asi por "bruto",
ni por "soberbio", sino excedi6ndose en su deseo de velar por los intereses del
Colegio de Abogados respective, olvidando que la Orden Militar 500 de 10 de





ASUNTOS GENERALS


Diciembre de 1900, suprimi6 los sellos de hastanteo. sin que pueda career de
eficacia un poder porque los Colegios de Abogados hayan establecido como fuente
de ingresos los tales sellos y los colegiados no se lo pongan. Lo inms que puede
hacer el Juez en easo tal, como indica el Cronista Judicial citado, es complacer
al Colegio de que se trate, participandole que el abogado falt6 a tal deber esta-
tutario. Ese aviso es lo que han rogado los Colegios se les d6 por los Jueces para
vigilar el cumplimiento que sus colegiados den a ese deber.
0 Se nos ha preguntado si la infracci6n del art. 35 de la Ley de Accidentes
del Trabajo de 15 de Noviembre de 1933, cae dentro de la sanci6n del art. 38.
El art. 35 dispone que "los tralajadores que oresten sus servicios en las
empresas o industries a que se refiere esta Ley. tendrin que ser asegurados por
vuenta de sus patronss. euya obligacion "es ineludible" y "en ningfin caso.
por ningfin concept ni en fornia alguna nodrAn los Patronos retener direct o
indirectamente, parte del salario de los ohreros para el sostenimiento de los se-
guros hechos en el cumplimiento de lo que dispone la present Ley."
Y el art. 38 dispone que "cualquier persona que intentase inediante la re-
ducci6n del salario de sus trabajadores, o de otra manera direct o indirecta,
resareirse de las responsabilidades originadas por esta Ley. o burlar sus efectos,
incurrira en la comisi6n de un delito". etc.
Conio el 35 se contrae a "retener direct o indirectamente" parte del salario
y el 38 a "reducci6n del salario" a "manera direct o indirect" de "resar-
.irse de las responsabilidades originadas por esta Ley". el patrono que "inten-
lase mediante la reducci6n del salario (que equivale a retenci6n), resarcirse de
las responsabilidades originadas por esta Ley (la de pagar el seguro de sus tra-
hajadores), o "burlar sus efectos" (mediante la rebaja o reducciOn de haberes),
"ineurrira en la comisi6n de un delito cuyo conocimiento correspondera a los
JTuzgados Correccionales, los que aplicarin en eada caso las penas que sefiala
la Orden Militar 213 de 1900."
Es cuanto se nos ocurre decir acerea de dichos preceptos legales.
(A.N.


COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
SECTION OFFICIAL
La Junta de-Golierno adopt los siguientes acuerdo.s en sesi6n de 2 de
Febrero:
Enviar al Colegio de Abogados de Cienfuegos, que los pidiS, los antece-
dentes en relaci6n con la protest formulada por el incumplimiento de las re-
soluciones de los Tribunales.
Felicitar a las personas eleetas para dirigir los Colegios de Sancti Spiritus
y Santiago de Cuba y el de Procuradores de Camagiley.
Aprobar una moci6n del Dr. Chediak relative a la no modificaciOn del
Decreto-Ley 157 que exige la condici6n de cubano, a los abogados para ejercer
en la Repfiblica; y enviar ademins, a moci6n del Dr. Perera, un telegrania de
protest al Presidente de la Repfiblica ante la posibilidad de su derogaci6n.
A niociOn del Dr. L6pez Ibafiez que se fije a todo escrito que se present
un sello contention del nfinero de orden y feeha de presentacion; y otro con
la fecha y hora de entrega al miembro de la Junta al que se pase el mismo para
studio e informed.
Designer al Dr. Luis Machado para que forme parte de la Comisi6n de
Arqueologia y Urbanismo de la Habana, a solicitud del Alcalde Municipal.
Decir a la Uni6n General de Inquilinos, que el Colegio esta dispuesto a
cooperar al proyecto de ley de inquilinato, segfin solicita.





ASUNTOS GENURALES


Quedar enterada de que los Colegios de Cardenas y Sancti Spiritus se
adhieren a la protest formulada contra el incumplimiento de las resolueiones
judiciales.
Que el Decano investigue si existen o no cargos que justifiquen la prisi6n
del ex-Decano Ledo. Jesis MW Barraqu6; y la actuaci6n del Dr. Herrera So-
tolongo en relaci6n con el problema m6dico.
Aplicar a los miembros de la Junta de Gobierno la sanci6n del art. 28 de
los Estatutos por falta de cumplimiento del deber de asistir a las Juntas y que
las ponencias se pasen a los mismos por riguroso turno.
Expresar al Colegio M6dico Nacional la condolencia del de Abogados por
el fallecimiento del Dr. Jose E. Borges, esperando que se eselarezecan los hechos
que la originaron y que se haga justicia.
Reiterar a los Secretarios de Gobernaci6n y Guerra la petici6n de que sea
retirada la reja existente en el Sal6n de Abogados de la Carcel de la Habana
y que dificulta las entrevistas con los penados.
Dirigir comunicaci6n a todos los colegiados para que hagan las sugestio-
nes que estimen convenientes en beneficio de la else de abogados, para luego
someter el asunto a la Junta General.
-En la sesi6n de 6 de Febrero se adopt este aeuerdo:
Dirigir una comunicaci6n a los Sres. President de la Repfiblica y Secre-
tario de Justicia acerea del prop6sito de reformar el Deereto-Ley 157 que exige
]a condici6n de cubano en quienes pretendan ejeroer la profesi6n de abogado.
-En la sesi6n de 15 de Febrero se adoptaron estos aeuerdos:
Designer a los Dres. Dihigo, Sirgo y Chediak para que estudien y confee-
cionen un pliego de todas las mejoras necesarias para la clause de abogados.
JQuedar enterada del cable de la American Bar Association de New York
relative a necesitarse la condiei6n de native para el ejercicio de la profesi6n de
abogado en aquel Estado.
Pedir a todos los Colegios de la Isla, soliciten del Presidente de la Repfi-
blica no se derogue el Decreto-Ley 157.
Dar las gracias al Colegio de Santiago de Cuba por su telegrama acerea de
la naeionalizaci6n de los abogados.
Comunicar al Dr. Lavin que en vista de ser incompatible el cargo official
que desempefia con el ejercicio de la profesi6n de abogado y su aetitud de no
concurrir a las sesiones, la Junta llega a la conclusion de que es su firme reso-
luei6n renunciar el cargo de Diputado y que en la pr6xima sesi6n se dara
posesi6n a su sustituto el Dr. Andr6s Sainz.
Remitir comunicaciones a los colegiados morosos en el pago de'la cuota
para que se pongan al corriente y de lo contrario se cumplirAn los Estatutos
vigentes.
Convocar a la Junta General para el dia 15 de Marzo.
Acceder al reingreso de los colegiados Dres. Virgilio Villa y Miguel San-
tiesteban y condonarles los atrasos.
ELECOIONES.-En las filtimas elecciones fueron elegidos para integrar
la Junta de Gobierno los siguientes colegiados: Tesorero, Dr. Rafil L6pez; Vice,
Dr. Juan Calvo; Bibliotecario, Dr. Eduardo Betancourt; y Diputados, Doctores
Manuel Fernandez, Luis Bottifoll, Pedro G. Mendive, Oscar Barcel6 y Natalio
Chediak.


LIBROS Y REVISTAS
DEnBCHO INTEENACIONAL PITBMCO, POR EL D.L ArTONwo SLNCHES Dz BUS-
IAMANTE.-Habana, 1934.-El ilustre Maestro nos ha favorecido con el tomo 29
de su notable obra asi titulada, que comprende el libro 3 que trata del Dereeho





ASUNTOS GENERALS


Tnternacional pfiblico administrative con estos capitulos: Su coneepto, deno-
minaci6n y contenido; Proteeei6n humanitarian; id. moral; La salud piiblica;
La cultural; La propiedad intellectual; la id. industrial; el correo; El telegrafo,
el -telefono, los cables submarines y el radio; Comunicaciones y transito; Rela-
ciones mercantiles; La agriculture; El trabajo; Otros acuerdos internacionales
administrativos; Regulaci6n administrative de la Soeiedad de las Naciones;
Los mandates internacionales; La protecei6n international de las minorias; La
organizaci6n international del trabajo; Regulaci6n administrative de la Uni6n
Panamericana; id. del Tribunal Permanente de Justicia Internacional; y Pro-
blemas generals. Este indice de materials revela la importaneia de este torio
de 534 paginas.
PROBLEMAS DE GOt3ERNo SoCIALISTA.-Madrid, 1934.-Este libro contiene
trabajos de Sir Stafford Cripps, E. F. Wise, J. F. Horrabin, G. D. H. Cole,
C. R. Attlee, Harold Clay, C. Addison y H. N. Brailsford, todos sobre asuntos
socialistsa, con un pr6logo del Presidente de las Cortes Constituyentes de Es-
pafia, Julian Besteiro. Es uno de los muchos editados por la Editorial Revista
de Derecho Privado, de Madrid, que nos ha enviado un ejemplar.
LA REFORM DE LA CASACI6N PENAL, POR FELIX ALVAREZ-VALDts.-Madrid,
1934.-La Editorial Revista de, Derecho Privado, de Madrid, nos ha enviado
este pequeiio libro del Secretario de la Sala 2. del Tribunal Supremo de Es-
pafia, en el que se estudia ]a necesidad de dicha reform.
CARTA DIRIGIDA AL SR. PRESIDENT DE LA REPMBLICA Y AL SECRETARIO DE
JUSTICIA, POR EL DR. ALFREDO HERRERA.-Habana, 1934.-Con motivo de haber
sido declarado cesante en su cargo de Magistrado de la Audiencia de Pinar del
Rio, el Dr. Herrera dirigi6 dichas dos cartas que recogi6 en un folleto, asi como
otra dirigida al Dr. Cosme de la Torriente, relacionada con dicho asunto.
REVISTA DE DERECHO PirvA.o.-Madrid, Espaiia, Junio.-Contiene este su-
mario: Las servidumbres in faciendo en derecho espafiol, por J. Ossorio; El
Derecho privado alemAn en el afio 1933, por H. Schoch; Jurisprudencia del
Tribunal Supremo: Civil, por F. Bonet; Divoreio y separaci6n de bienes, por
F. Delgado; Notas bibliograficas\
OTRAS REVISTAS EXTRANJERAs.-Hemos recibido: Revista Critica de Juris-
prudenoia, de Buenos Aires, Repfiblica Argentina, Mayo; Gaceta Judicial,
Quito, Ecuador, Diciembre; Los Tribunales, M6xico, Mayo; Revista de los Tri-
bunales, Madrid, Espajia, Abril; La Justicia, M6xico, Mayo; Jurisprudencia,
Montevideo, Uruguay, Marzo; Revista de Derecho y Legislacidn, Caracas, Ve-
nezuela, Marzo-Abril; Revista Juridica, Caracas, Venezuela, Enero-Marzo; y
Juridicas y Sociales, Buenos Aires, Repuiblica Argentina, Marzo-Abril.
OTRAs REVISTAs.-Tambi6n hemos recibido: Gaceta de Tribusales, Junio;
Revista de la Asociaci6n de Viajantes del Comerio, Junio; La Jurisprudencia
al Dia, Marzo; Boletin Oficial de la Secretaria de Comunicaciones, Mayo;
y Revista Cubana de Derecho, Agosto-Octubre, de la Habana.


MISCELANEA
MOVIMIENTO JUDICIAL.-Despubs de publicado el ndimero anterior
ha habido el siguiente:
Secretario de Jastiia.-Ha renunciado el cargo el Dr. Carlos Saladrigas
y Zayas.
-Para cubrir dieha vacante ha sidp nombrado el Dr. Mario Montero y
Beldarrain, Presidente de la Audiencia de la Habana.
Subsecetario de Justicia.-Ha renunciado el cargo el Dr. Carlos L6pez
y Dortic6s.





ASUNTOS GENERALS


Jueces Municipales suplentes.-Han sido declarados cesantes los Doctores
Luis de Arango y Arango, primer suplente del Oeste, Habana; y Orlando del
Monte, segundo suplente del Oeste.
-Han sido nombrados los Dres. Antonio Carrillo de Albornoz y Pint6,
primer Suplente del Oeste, Habana; y Ren6 Garcia y de la Vega, segundo
suplente del Oeste, Habana.
Tribunales de Urgencia.-Se ban aceptado las renuncias presentadas por
los Dres. Joaquin R. Pefia y HernAndez v Toms Quesada y Bordenave, Ma-
gistrados de la Sala de Urgencia de la Habana.
-Para cubrir dichas vacantes han sido nombrados los Dres. Ceferino
Saiz de la Mora y Eugenio GonzAlez y Perez de Alejo.
-Tambien renunci6 el Dr. Jose M. Fuente y Carretero, Abogado Fiscal de
la Sala de ]a Habana.
-Para cubrir dicha vacant fu6 nowbrado el Dr. Augusto L. Vidaurreta y
Casanova.
-Tambi6n renunci6 el Dr. Aurelio Collazo y Gutibrrez, Abogado de Ofi-
cio de la Sala de la Habana.
-Para cubrir dicha vacant se nombr6 al Dr. FabiAn Garcia y de la Vega.
Comisi6n de Inteligencia Obrera.-Por Decreto-Ley 323 se ha dispuesto
que donde hubiere various Jueces, presidira dicha Comisi6n el Juez de Primera
Instancia o Municipal que design la Sala de Gobierno de la Audiencia, que
a su vez designara dos suplentes.
Franquicia postal.-La Secretaria de Comunicaciones, ha coneedido la
franquicia postal a los Tribunales de Defensa Nacional.
Autom6vil.-Se ha adquirido por la Secretaria de Justicia un autom6vil
para uso del Presidente de la Audiencia de la Habana.
Salad 4a de lo Criminal y Juzgado Correccional de la Secdl6n.-Por
Deereto-Ley 317, de 6 de Julio de 1934, se ha creado la Sala 4. de lo Criminal
de la Audiencia de la Habana y el Juzgado Corrececional de la 6* Secci6n, que-
dando facultado el Presidente de la Repilblica para disponer cuando ]a Sala
de Urgencia de la propia Audiencia y el Juzgado Correccional de Urgencia de
la Habana, pasaran a former aquellos Tribunales.
Ley de Enjuiciamiento Civil.-Por Decreto-Ley 319 se ha dispuesto mo-
dificar el art. 280 de dicha Ley en el sentido de que las correcciones imponibles
a los auxiliares judiciales son cualquiera de las tres primeras del art. 448 y
ademfs multa hasta $15.
Cr6ditos.-Se ha concedido un eredito de $280 al Tribunal Supremo y
otro de $480 a la Audiencia de la Habana, para uniforms de la servidumbre.
-Se ha autorizado a los Jueces de Instrucci6n de Sagua la Grande y
Municipal del Este de Cienfuegos para adquirir sin subasta el mobiliario para
su instalaci6n.
-Se ha autorizado al Secretario de Justicia y Audiencia de la Habana
para adquirir por subasta lo que se necesite para los Tribunales de Urgencia.
Jubilaciones.-Han sido jubilados los Dres. Rail Trelles y Govin, Ma-
gistrado del Tribunal Supremo, con un retiro annual de $4,276.35; Gabriel
Vandama y GonzAlez, id., con un retire de $4,077.45; Miguel Figueroa y Her-
nandez, id., con un retiro de $4,176.96; Juan M. M)enocal y FernAndez de Cas-
tro, Presidente de Sala id., con un retiro de $4,800; Jose V. Tapia y Puente,
id., eon un retiro de $4,605.30; Pedro C. Salcedo y de las Cuevas, Magistrado
id., con un retiro de $4,077.45; Francisco de Rojas y Tarrau, id., con un retiro
de $3,580.20; Pedro Pablo Rabell y Herrera, id., con un retiro de $3,779.10; y
Marcelo de Caturla y Garcia, id., con un retiro de $4,475.25.
Oesantfas.-Han sido declarados cesantes los Sres. Moishs Rodriguez,
Secretario del Juzgado de Instrucci6n de Giiines; y Oscar Navarro, Secretario
del de Primera Instancia e Instrucci6n de Jaruco.





ASUNTOS GENERALS


. Renuncias.-Han renunciado los Sres. Domingo HernAndez, Secretario
del Juzgado Municipal de Jagiiey Grande; y Maria Diaz, Oficial del de Pri-
mera Instancia 0 Instrucci6n de CArdenas.
Nombramientos.-Han sido nombrados Secretarios, los Sres. Guillermo
Feraindez, del Juzgado de Instrueci6n de Giiines; Arturo Martinez, del Mu-
nicipal do Jagiicy Grande; Arturo Clapera, Gerardo Labrador y Carlos Fer-
iiandez, del de Prihuera Instancia de Sagua la Grande; Amirico TWstar, Tomas
A. L6pez y Justo B. Espinosa, del de Instreei6n de Sagua la Grande; Alfredo
Testar. del Municipal de Sagua la Grande, y Publio PAez, del de Primera Ins-
tancia e Instruccion de Jaruco.
Oficial de Secretaria: el Dr. Ignacio Soto, de la Audiencia de l llabana.
Oficiales: lo.s Sres. Moisks Rodriguez, del Juzgado de InstrnceiOn de Giii-
nes: Jos' M. HernAndez, del Municipal do Jagiiey Grande; Jos- Bianchi, del
de Primera Instancia e Instrucci6n de CArdenas; Ramnn GonzAlez, Jo.s Garcia
y Francisco Trapaga, del de Primera Instaneia de Sagua ]a Grande; Felipe
Valencia, Rodolfo Espinosa y Jos6 B. Mederos, del de Instrueci6n de Sagua
la Grande; y Prisciliano SAnchez, del Municipal de Sagua la Grande.
Escribientes: la Srta. Magdalena PWrez, del Juzgado Municipal de Sagua
la Grande.
COMISION DE JUBILACIONES Y PENSIONS JUDICIALES.-Por
l)eereto-Ley 275, Grcela 8 Junio, se ha dispuesto que cada vez que se reported
una infracci6n del impuesto sore transport terrestre, seri remitido el easo
al Juigado Correccional y de la multa quo se imponga corresponderfi el 10
por 100 para el fondo de jubilaciones y pensions judiciales.
-La Comisi6n en el mes de Abril tuvo este movimiento: saldo del mes
anterior, $5,587.92; ingresos, $10,498.17; egresos, $8,604.12. Saldo, $7,481.97
--Por Deereto-Ley 318 de 1934, so ha ereado para esta Comisi6n la plaza
de Auxiliar del Seeretario.
-Hia sido nombrado Seeretario de ]a Comisi6n el Sr. Juan Gibert y
Canella.
COMPARIAS DE FIANZAS.-El Secretar(o de Agricultura lha retirado
la autorizaein eoncedida para prestar fianzas a la compailia "Excelsior".
FALLECIMIENTOS.-IIan fallecido: la Sra. Amparo 06mez de ]a Maza,
viuda de Nuiio. lhija del Ledo. Pablo (6niez de la Maza y Tejada, Juez
Correctional jubilado de la Habana; el Ledo. Emilio del Junco y Pujadas, ex-
Se'retario de Justicia; el Sr. Joaquin Gonzilez, Oficial del Juzgado de Primera
Instancia de Santa Clara, que so suieid6; y el Sr. Amado FernAndez y Pifia,
Secretario del Juzgado Municipal de Campeclhuela.
-Tambi6n falleci6 el Dr. Joaquin FernAndez de Velazco y Lacoste Ra-
mirez, prestigioso Notario de esta capital y competent abogado, muy consul-
tado por sus eompafieros de profesi6n. Era un distinguido colaborador de esta
revista, de la que era suscriptor fundador y al que nuestro Director profesaba
gran estimaci6n.
-Igualmente falleci6 el Ledo. Arturo Hevia y Diaz, Miagistrado jubilado
del Tribunal Supremo y ex-Presidente de la Junta Central Electoral. Fu6
ademas Juez de Primera Instancia del Este de esta capital, Teniente Fiscal y
Magistrado de la Audiencia de la Habana. En todos esos cargos demostr6 su
competencia. Era padre del Magistrado de la Audiencia de Camagiiey Dr. Ar-
turo F. Hevia y Diaz.
NOTICIAS VARIAS.-Segfin la Comisi6n do Estadistica, durante los
afios 1932 y 1933 fueron condenados a pri'vaci6n de libertad por los Tribunales
de la Republica 14,890 y 14,111 personas, respectivamente.





ASUNTOS GENERALS


-En la Escuela Reformatoria de Guanajay habia en 31 de Dieiembre de
1933, 231 nifios.
-En la Escuela Reformatoria de Aldecoa habia en igual fecha 178 nifias.
-El Tribunal de esterilizaci6n de Berlin, habia decretado en 1? de Junio
uiltimo, segiin el cable, 325 esterilizaeiones.
-La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo aprob6 los Estatutos del
Colegio de Procuradores de Oriente.
-Los abogados graduados en 1917 se reunieron en fraternal Agape en
Miramar Yatch Club.
-Segfin la prensa diaria el Juzgado Municipal de Mayari eerr6 sus puer-
tas por falta de material con que trabajar.
-El Dr. Alfredo Herrera, ex-Magistrado de la Audiencia de Pinar del
Rio, nos participa haber establecido su studio de abogado, en Habana 65, altos.
-Se ha concedido la franquicia postal a los Colegios de Abogados de San-
tiago de Cuba y Matanzas.
-En el Juzgado Correecional de la Secci6n 5. se efectu6 un robo de $140.
-El Colegio de Proeuradores de Santa Clara gestiona la creaci6n de otro
Juzgado Municipal en dicha ciudad.
-La Universidad de Salamanca invite al Dr. Antonio SAnchez de Busta-
mante a explicar un cursillo en Octubre pr6ximo.
-El Secretario de Justicia design como Secretario particular suyo, al
Dr. Pedro HernAndez y Lovio, Juez Municipal de Santa Maria del'Rosario.
-En el Juzgado Municipal de Holguin, un soldado insult al Juez porque
absolvi6 a un acusado.
-La Asociaci6n de Auxiliares de la Administraci6n de Justicia de la Ha-
bana, ha pedido al Secretario del ramo gestione el aumento de sueldos al Poder
Judicial.
-Los Jueces Municipales suplentes de la Habana se reunieron en el Cole-
gio de Abogados, acordando recabar del Secretario de Justicia el pago de los 31
meses de haberes que se les adeudan, y visitar al Presidente del Tribunal Su-
premo para que les apoye.
REGISTRO CIVIL..-Matrimonio.-Edictos.-Sr. Director: Doy cuenta a
Ud. con el escrito del Dr. Rolando Acosta Marcos, Notario Ptiblico eon resi-
dencia en San Antonio de las Vegas, por la que en sintesis, consult a este
Centro si los dias de fijaci6n de los edictos para contraer matrimonio, que se
dispone en el art. 89 del C6digo Civil y 140 del C6digo Notarial, son dias habi-
les o inhabiles. El Negociado es de parecer que en contestaci6n a la consulita
formulada, se exprese al Dr. Rolando Acosta Marcos, Notario de San Antonio
de las Vegas, que no distinguiendose en el precepto del art. 89 del C6digo
Civil y 140 del C6digo Notarial entire dias habiles e inhabiles, hay que respetar
el principio juridico que informa nuestra legislaci6n en la cual, en esos casos,
los llamados a aplicar la ley al cumplirla no deben tampoco distinguir. Por con-
siguiente, siendo los dias habiles la excepci6n establecida en las leyes, especial-
mente en la de Enjuiciamiento Civil para la jurisdicci6n contenciosa, hay que
entender que los quince dias de fijaci6n de los edictos para contraer matri-
monio son dias naturales, aplicando el precepto general del art. 79 del propio
C6digo. Usted, no obstante, resolverfi.-Habana. 28 de Junio de 1934.-Dr. J.
Concepci6n, Jefe del Negociado de Registros.-Sr. Subsecretario: La Direcci6n
conforme. Habana, 28 de Junio de 1934. Pedro G. de Medina, Director.--
Conforme: Habana, 28 de Junio de 1934. Por mi y autorizado por el senior
Seeretario. Pedro L6pez Dortic6s, Subsecretario.









REPERTORIO JUDICIAL
REVISTA MENSUAL FUNDADA EN 1925 BAJO LOS AUSPICIOS DEL
COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
IN3CRIPTA COMO CORRESPONDONCIA DESEGUNDA CLASM EN LA OFICINA DE CORREOS OE LA HABANA

Suscripci6n annual, $ 7.00 Nirmero suelto. .. $0.70 Anuncio en el Dirt. $2.00

AIlO X. HABANA. AGOSTO DE 1934. NUM. 8.


LA INAMOVILIDAD JUDICIAL

No por espiritu de critica, que dada nuestra insignificancia y, sobre todo,
la realidad del actual moment en que vivimos, estas modestas impresiones que
p)rivadamente muchos comparten, nada habran de influir en el curso de los acon-
tecimientos, en beneficio del interns pfiblico: dej6moslas aqui, que "el mundo
en tanto sin cesar navega por el pi6lago inmenso del vacio", segfin el poeta.
Refiri6ndose a la instituci6n que motiva estas lines, dijo Don Lorenzo
Barrio y Morayta, que arranca del Derecho Romano y que la inspira el Dere-
ldio Eclesifistico y no Divino, ya que en los libros del Nuevo Testamento no se
eiiuentra establecida y puede afirmarse que no aparece hasta despubs que se
diO paz a la Iglesia.
En las leyes de Justiniano se consagra en relaci6n con los funcionarios
eclesifisticos, y ese antecedente arrastrado a la organizaci6n del estado politico
espaiiol en el curso de los ailos, fu6 reconocido por la Constituci6n del 18 de
Mayo de 1812 que modific6 el regimen existente a la saz6n, y al amparo del
eual vivimos los cubanos como sfibditos de la naci6n progenitora con todas sus
ilteriores evoluciones hasta la Independencia.
Nuestra Repiiblica al constituirse no olvid6 semejante estado de derecho,
y en las Disposiciones Generales acerea de la Administraci6n de Justicia, art. 87
de la Constituei6n de 21 de Febrero de 1901, se estableci6 este hermoso pre-
cepto de supreme garantia: "Ningun funcionario del orden judicial podra ser
suspendido ni separado de su destino o empleo, sino por raz6n de delito u otra
causa grave, debidamente acreditada y siempre con su audiencia. Tampoco po-
dri ser trasladado sin su consentimiento a no ser por motivo evidence de conve-
nieneia pfiblica". Precepto este que fu6 objeto de la unanime aprobaci6n de
la Constituyente en sesi6n del 14 de Febrero de 1901, como si para dichos con-
vencionales, que integraban la Rlite de la intelectualidad y del patriotism mis
desinteresado del pueblo cubano en aquel moment hist6rico, la consagraci6n
de ]a inamovilidad del Poder Judicial, fuera, como indudablemente es, en todo
pais civilizado, una de las piedras angulares de la organizaci6n political del
Estado.
Pero no bast6 esto, con ser sobrado. Al promulgarse en 18 de Septiembre de
1909, la Ley Organica que habia de reglamentar ese Poder creado por la Cons-
tituci6n, precisamente para darle mayor eficacia, a semejante estabilidad, se
dijo en el titulo V del preimbulo siguiente: "Se garantiza la independencia de
la carrera judicial, estableciindose la incomovilidad do sus fu'nionarios", re-
servindole al Tribunal Supremo, en vez de al Gobierno, a diferencia en esto de
lo que ocurria en Espania, cuyas disposiciones se copiaban sobre traslados, sus-





ASUNTOS GENERALS


pensi6n y separaci6n de funcionarios judiciales, reservandole a dicho Tribunal,
decimos, la resoluci6n final en los casos respectivos.
i Que proteeei6n mas eficaz para un principio juridico de interns puiblico,
que se inicia en los albores del poder civil, como element de sui estabilidad,
en casi todos por no decir absolutamente en todos los pueblos civilizados de la
tierra!
i Por qu6 a tal consensus sobre este problema, han podido llegar los genera-
ciones en todas las razas y a travys de todas las edades en el eurso de la Huima-
nidad... T
Y es que, la mas elevada funci6n social del Poder Puiblico radica induda-
blemente en la Administraci6n de Justicia, y por eso los llamados a realizarla
necesitan reunir condiciones singulares, aparte de sentirse rodeados de circuns-
tancias que les permitan llevar a cabo el cometido a la altura de la misi6n que
les ha sido confiada; porque la Justicia, segiin dijo el Proemio de la Partida 3.
del Titulo Primero: "es una de las cosas por que mejor y mis enderezada-
mente se mantiene el 1Wundo. Es como fuente de donde manan todos l,os de-
rechos..."
En cuanto a lo primero, ya lo hemos dicho en distintas ocasiones; el ver-
dadero Juez ha de reunir cualquiera gue sea el alto nivel de su eultura juridica,
tres eondiciones sine qia non, la primer: la de no tener pasiones; la segunda:
la de no tener prejuicios; y la tercera: la de no tener interns en e:; problema
euya resoluei6n le este sometida. Y si esas constituyen su aporte personal, nada
se logra si el Poder Pfiblico no lo rodea de estas dos garantias indispensables:
remuneraci6n que le permit no tener preocupaciones econ6micas, y seguridades
de inamovilidad, n6 en una ley que pueda suspenderse de una plumada, sino en
la realidad de su disfrute.
Mientras el cuadro no este complete no hay Juez posible...
861o asi el capital propio y extrafio se moviliza y estimula los veneros de
riqueza; sembrando en un pais la prosperidad econ6mica y el bienestar puiblico.
que constitute su genuina consecuencia.
Invibrtanse los terminos de este razonamiento, e imaginemos un Juez que
haya traido su aporte obligatorio a la labor que se le encomienda, pero que el
Poder Piiblico le pague tarde y reducida hasta el ridiculo la retribuci6n del
agobiante trabajo; y ademAs, que sepa que su cargo estA a merced de un poli-
tico prominent o de una instituci6n de credito con amigos en el Gobierno, &., &.,
que se yea, por una parte doblegado por el peso abrumador de los cuantiosos
intereses que reclaman una soluci6n favorable just o injusta de su pluma;
y de la otra la necesidad de saerificar una familiar que vive de su sueldo como
inica fuente de ingresos, si la resoluci6n que dicte no satisface a los cohechan-
tes, y digasenos eual ha de ser la consecuencia de semejante situaci6n. Que clase
de Administraci6n de Justicia puede haber en el pais en que tal orden de cosas
se haya creado.
Y cuando la Ley es la que lo crea, for medio de los errors o a impulso de
los intereses politicos que la inspiran, hay que repetir con Leon Duguit, en sn
bella obra sobre la transformaci6n del Estado: "La verdad es que la Ley es
la expresi6n vd de una voluntad general que no existe, ni de la voluntad del
Estado que tampoco existe; sino de la voluntad de los hombres que la votan."
Por tales razones, y para terminar, puede haber en un pais civilizado un
regimen politico de Dictadura, en Italia y Alemania existe; o un estado de
Revoluci6n, en Austria barri6 la metralla recientemente las calls de Viena; y
Francia meti6 en Paris treinta mil hombres para impedirla, e Inglaterra la
espera en estos moments; pero, seguramente, mientras el Poder Puiblico en esas
naciones mantenga la Administraci6n de Justicia dentro de los moldes que le
son propios para su eficacia en el cumplimiento de sus elevados fines, viven las





ASUNTOS GENERALS


naciones la vida de la eivilizaci6n que estA vinculada en el cumplintiento de la
Ley, interpretada con absolute independencia por sus jueces, a la luz de los
principios que informan la ciencia del derecbo,. que emana, como dijeron las
Partidas, de la misma Justicia.
Josf RODRioruI ACOSTA.



COMPRA POR SUBROGACION EN TERCERA
SUBASTA (*)

En procedimiento hipotecario seguido por seis millones de pesos contra
rierto Central Azucarero, el actor ofreci6 en tercera subasta $100,000 por los
bienes, cantidad inferior a cinco millones de pesos, dos terceras del tipo de la
segunda subasta, por lo cual el Juzgado hizo saber el precio ofrecido al deudor
a los efectoe del art. 1504 de la Ley procesal.
El ejecutado no opta por ninguna de las facultades de dicho articulo, mas
un acreedor posterior, al amparo del caso 1 del art. 1210 del C6digo Civil, se
persona en el procedimiento a pagar al rematador el precio ofrecido por 6l y
subrogarse en el remate, planteandose con tal motivo las siguientes cuestiones:
l.-Partes en los procedimientos hipotecarios.-Sabemos que esos procedi-
mientos son actuaciones de la via de apremio sustanciables entire sus dos parties
REcULARES, acredor y deudor, pero esto no obsta a que otras personas puedan
ser tenidas por parte, pues el art. 176 del Reglamento Ilipoteeario autoriza al
deudor y demAs interesados por cualquier concept, para interponer los recur-
sos ordinarios, siempre que no suspendan ni entorpezean el curso de las actua-
io01n0s.
El Dr. Martinez Escobar consider inobjetable esta interpretacin0. pues en
su conocida obra La Hipotera, pig. 304, dice: "Desvanece toda duda el art.' 176.
al expresar que, ademis del deudor, pueden interponer los recursos ordinaries
iontra las resoluciones judiciales, "las demAs personas POR cIrAIQTIER CONCEPTO
INTERESADAS", los que nunca suspenderAn ni entorpecerAn el curso del proce-
dimiento ejecutivo. Para establecer recursos, es precise personarse en las ae-
tnaeiones".
Por otra parte, las sentencias del Tribunal Supremo de Espafia fecha Mayo
24 de 1871 y del Tribunal Supremo de Cuba fecha Octubre 9 de 1909, estable-
(,en: "Toda persona a quien pueda perjudicar un proveido judicial, tiene de-
recho a establecer contra 61 los correspondientes recursos legales, y cuando, a ese
cfeeto, lo solicitare, debe ser admitida como parte en el procedimiento'". Doctrina
Pista aplicable al procedimiento hipotecario en su modalidad de insuspendible, en
primer lugar por la generalidad absolute en que esta formulada, y ademas por
disposici6n expresa del mencionado art. 176 del Reglamento IHipotecario.
Consideremos ahora el caso concrete del pago. El art. 1504 de la Ley pro-
ecsal, paralizando el procedimiento, da al deudor un trmuino de nueve dia.s
para pagar al acreedor liberando los bienes. No se le puede negar, pues, el de-
recho de realizar las promociones conducentes a ese pago. Pues en el mismo
-aso se encuentra el acreedor del deudor ejecutado que se dispone a realizar el
pago de acuerdo y a los efectos de los arts. 1158, 1210, caso 19 y 1212 del
('6digo Civil. Actfia colocAndose en el lugar del deudor por expresa autoriza-
iiin de la Ley, y forzosamente ha de comparecer en el procedimiento a quo se
halla sometido el cr6dito objeto del pago, aceptar las condiciones de la subasta

(*) Agradecemos al Dr. J. Cwsar Trujillo el envio de este su primer articulo, en el que
'rata una interesante cuesti6n doctrinal.-N. del D.





ASUNTOS GENERALS


e instar lo demas atinente a su interns. No se le puede mandar a la via oidi-
naria, porque el termino es perentorio, de preciso ejericio en las aetuaciones
de la subasta y dentro del brevisimo termino de nueve dias.
Nos parece, pues, inconcuso que el acreedor en cuesti6n, debe ser admitido
como parte.
II.---El derecho del art. 1504 no es exclusive del deudor.-Sosti6nese que
el dereeho concedido por el art. 1504 de la Ley procesal es exclusive del deudor,
y asi no puede ejercitarlo otro acreedor, como es la regla general respect a
todo pago, tesis que consideramos err6nea.
El referido precepto adjetivo sin establecer exclusiones ni distingos, crea
una sencilla cuesti6n de pago sujeta a las reglas sustantivas ordinarias sobre
las personas que pueden pagar por otro, y los distintos efectos del pago, con-
tenidas en los citados arts. 1158, 1210 y 1212 del C6digo Civil.
III.-Cantidad a pagar.-En el supuesto easo, &qu6 cantidad es la que debe
ser pagada al ejecutante, el precio del remate o el imported de su credito? l Cien
mil pesos o seis millones de pesos? La pregunta descubre la trascendencia del
problema.
Se ha venido entendiendo que para obtener la liberaei6n de los bienes a
que se contrae el repetido art. 1504, preeisa pagar al acreedor la totalidad del
cr6dito reclamado, porque pagar implica cumplir Integramente la obligaei6n,
y con criteria tan opuesto al verdadero espiritu del repetido articulo la tercera
subasta ha devorado fortunes cuantiosas.
El precepto en cuesti6n reza: "... se harn saber el precio ofrecido al deu-
dor, el eual, dentro de los nueve dias siguientes, PODRA PAGAR AL ACRE DOR UIBE-
RANDO LOS BIENS... No puede referirse mAs que a la responsabilidad de los
bienes, porque se produce con ocasi6n del remate y para evitar su fatalidad ex-
propiatoria. Ahora bien, i cual es la responsabilidad de los bienes? I qu6 de-
recho tiene sobre ellos el acreedor ejecuntante eualquiera que sea la naturaleza
y cuantia de su credito Unica y exelusivamente recibir su preeio en venta
judicial, hasta donde le cubra. Nada mas. Le esta vedado. apropiarselos o ha-
c6rselos transferir en pago.
Los derechos del acreedor tienen double faz y cada una de ellas refleja
efectos propios y distintos. Una es personal, en relaci6n con el deudor; la otra
es real, en relaci6n con los bienes que los -garantizan. En su aspect personal
pagar al acreedor signifiea la satisfacci6n total del cr6dito. S61o asi puede li-
berarse EL DETDOR de su responsabilidad PERSONAL. En su aspecto real pagar
implica entregar la cantidad que opera la liberaci6n de los bienes.
Rem atAndolos un tereero los liberal pafgando el precio de la subasta, aunque
no eubra ni con much la totalidad del credito. Se los adjudica el aetor por,
una cantidad inferior a la que se le adeuda, y tambi6n quedan libres del rema-
nente, bien los conserve a bien los venda. Por el remate se purgan de toda rela-
ci6n con el acreedor.
Luego es ineomprensible, que cuando intervene el deudor, el cr6dito se
desligue de los bienes y para liberarlos se le exija mi" de lo que esos bienes
significant en el orden peeuniario, facilitando al ejecutante defraudar al deudor
y al fisco con este razonamiento y actuaci6n: "Vale cien realmente y mi acreen-
cia alcanza y sobra para pagarlo, pero no ofrezco mAs que uno, porque asi de-
venga el Estado menos derechos y conserve mas complete mi titulo contra el
deudor. Quizas le encuentro otros bienes, y mientras tanto mantengo suspen-
dida sobre 61 mi espada de acreedor. No corro ningdn peligro con esta infima
oferta; si el deudor quiere liberar los bienes, habrA de pagarme la totalidad del
cr6dito, muy superior al valor de aqu6llos, y si present postor que mejore mi
oferta, tengo margen para derrotarlo en puja. No se presentarhn. Ese art. 1504
es baldio, no produce naf efecto que el de dilatar nueve dism la aprobaei6n del
remate, y bien me paga su espera lo que arrebate al deudor y al fisco".





ASUNTOS OENERALES


No es para este resultado que el legislator dedica su atenci6n al ejecutado
y le tiende la mano en el dificil trance.
Y este coneepto se reafirma mis ain, si eabe, con la llamada Ley de la
acci6n personal, de 3 de Abril de 1933 (Gacet& del 4), por la que se priva asl
acreedor hipotecario insatisfecho en el remate, de toda acci6n por el deficit. Es
decir, barre con el caricter personal del credito. Lo convierte en real exclu-
sivamente. No debe la persona, sino los bienes. La cuantia del credito est&
limitada al precio de la subasta y pagandole 6ste al acreedor se le paga total-
mente su credito, todo lo que tiene derecho a reclamar tanto con relaci6n a la
cosa como a la persona.
J. CASAR TRUJIILO.


LA MORATORIA HIPOTECARIA

El Tribunal Supremo, por sentencia 6 de 25 de Enero de 1934, ha decla-
rado que dispuesto en el art. 1 del Deereto 3325 de 22 de Diciembre de 1933,
que el art. 20 de la Ley de Moratoria sea aplicable tambi6n a las hipotecas re-
feridas en los arts. 1, 2 y 3 de la meneionada ley, o sea sobre ingenios y finca)
rfisticas que formen parte de su cuerpo general de bienes comprendidos en dicho
art. 3, "es evidence, en el moment actual en que se resuelve este recurso, que
el auto recurrido infrinje el art. 20 de la repetida Ley de 3 de Abril de 1933,
invocada en el present recurso".
-El Tribunal Supremo, por sentencia 291 de 28 de Febrero de 1934, ha
declarado que salvo el caso a que se refiere el Deereto 3325 de 22 de Diciembre
de 1933, no se da el recurso de casaci6n, segfin reiterada doctrine, en el proce-
dimiento para el cobro de cr6ditos hipotecarios.
-Con el mayor sigilo se discuti6 v aproh6 por el Cousejo de Secretarios una
nueva moratoria hipotecaria, que tiene hablando bajito a incontables personas.
Afin despu6s de aprobada, muy pocos conocian sus preceptos.
En el foro, especialmente entire los Notarios, ha caido como una bomba,
pues si el capital estaba retraido, impidiendo la contrataci6n, ahora se esconderai
definitivamente, pues cualquiera concierta un pr(stamo hipotecario con seme-
jantes medidas legislativas, precursoras, Ilegado el caso: de otras semejantes.
Ya se recogerf el fruto.
x. Y. z.


REGLAS DE ETICA (*)
(Sancionadas por la Federaci6n Argentina de los Colegios de Abogados)

1.-Conducta del abogado. En su caracter de auxiliar principal de la ad-
ministraci6n de justicia, el abogado debe ser desinteresado y probo, llevar hasta
muy lejos el respeto de si mismo y guardar celosamente su independencia hacia
los clients, hacia los poderes pfiblicos y, especialmente, hacia los magistrados.
Debe actuar con irreprochable dignidad, no s6lo en el ejercicio de su profesi6n,
sino tambi6n en su vida privada: llamado a apreciar, a veces a juzgar los actos
de otros, ejerce un ministerio que no puede desempefiar con autoridad sino a

(*) Comenzamos en este nfimero a publicar estas Reglas de Etica professional, por
considerar do gran utilidad su conocimiento.-N. del D.





ASUNTOS GENERALS


condici6n de ser 61 mismo respectable. En suma, su conduct professional o pri-
vada, no debe jams infringir las normas del honor y de la delicadeza que ca-
racterizan la del hombre de bien.
2.-Probidad. La probidad que se exige al abogado no import tan s61o
correcei6n desde el punto de vista pecuniario: require ademis lealtad personal,
veracidad, buena fe. Asi, por ejemplo, no debe aconsejar ningiin acto fraudu-
lento, formular afirmaciones o negaciones inexactas, efectuar en sus escritos ci-
taeiones tendenciosamente incompletas, aproximativas o contrarias a la verdad,
retener indebidamente documents ni demorar la devoluci6n de expedientes.
3.-Desinteris. El desinter4s que debe caracterizar al abogado no consiste
en el desprecio del provecho pecuniario, sino en el cuidado de que la perspective
de tal provecho no sea nunca la causa determinante de ninguno de sus actos.
4.-Dignidad en Ta vida privada. En su vida privada el abogado debe elu-
dir cuanto pueda afectar su independencia econ6mica, comprometer su decoro
o disminuir, aunque sea en minima media, la consideraci6n piiblica que debe
siempre merecer. Debe evitar que se le protesten documents, se le haga objeto
de persecuciones judiciales o procedimientos precautorios, pues la repetici6n de
tales medidas revelaria un desorden incompatible con el ejercieio professional.
Debe abstenerse de evacuar consultas o conferenciar con sus clients en lugares
pfiblicos, poco adecuados a tal objeto. Por su situaci6n especial como t6enico
del derecho, no debe usar ciertas defenses, como la excepei6n de juego. En suma,
debe tratar de conducirse con el miximo de rigor moral, para asegurarse asi la
mayor estimaei6n pfiblica.
5.-Respeto de la ley. Es deber primordial de los abogados respetar y haeer
respetar la ley y las autoridades piblicas. Deben cumplir estrietamente las
disposiciones fiscales que gravan la profesi6n, pagando, en su oportunidad, los
impuestos o derechos que correspondan.
6.-Nombramientos de oficio, defense de pobres, suplencia de los magistra-
dos. Son deberes ineludibles de los abogados la aceptaci6n de los nombramientos
de oficio y defenses de pobres, asi como la suplencia de magistrados y juris de
enjuiciamiento. Estas obligaciones son de tal modo de la esencia de la profe-
si6n, que debe computarse su incumplimiento como falta grave cuando no me-
diaron causes verdaderas y suficientes de excusa.
7.-Estilo. En sus expresiones verbales o escritas el abogado debe usar de
la moderaci6n y energia adecuadas, tratando de decir todo lo necesario y nada
mAs que lo necesario al patrocinio. En la critical del fallo o de los actos de tn
magistrado, debe cuidarse de proceder con el maximo de respeto a la persona
del mismo, absteniendose de toda expresi6n violent o sareastica. En cuanto al
colega adversario, toda personalizaci6n constitute falta contra la solidaridad
professional y es, ademis, grave error de t6cnica del patrocinio. Finalmente,
ain la parte contraria debe ser objeto de consideraciones, pues si puede tratarla
con adecuada severidad cuando lo impongah las exigencias de la defense, el
abogado s61lo se ajustarA a su verdadero rol evitando toda vejaci6n iniitil, toda
violencia impropia.
8.-Formacidn de la clientele. El abogado debe evitar escrupulosamente la
solicitaci6n direct o indirect de la clientele, absteniendose de toda publicidad
sospechosa o excesiva. Al s61lo efecto de dar noticia de su direcci6n y telffono,
horas de consult o especialidad, puede publicar avisos en los periodicos: en tal
caso no debe hacerlo de un modo demasiado llamativo o en format de gran ta-
miafio, limitindose a emplear el tipo general o corriente de texto y superficie,
tanto mejores cuanto mis discreto aquel y mas reducida 6sta. Los grandes avi-
sos, las cireulares euyo texto no se circunscriba a las menciones mAs arriba ex-
puestas, son contrarios a la profesi6n. Es indecoroso todo procedimiento para
conseguir clients mediante agents o corredores, participaciones en los hono-
rarios o asociaciones de cualquier indole; como asimismo, solicitar nombramien-
tos de oficio a los jueces o tribunales. *





ASUNTOS GENERALES


9.-Sociedades de abogados. Los abogados pueden asociarse entire si y aun
es recomendable que lo hagan para asegurar una mejor atenci6n de los asuntos.
Sin prohibirlo en absolute, no es aconsejable que se asocien con procuradores, ya
que la diferencia de rol professional puede dar lugar a situaciones poco compa-
tibles con ]a independencia del abogado. La asociaci6n con terceros, tengan o no
titulo, con el prop6sito ostensible o implicito de apro'vechar su infuencia para
conseguir asuntos, es una de las mas graves faltas que puede cometer el abo-
,ado contra la dignidad professional y contra los principios 6ticos fundamenta-
les que regulan el ejercieio de la abogacia.
(Continuard).


COMENTARIOS
Segdn la declaraci6n de un empleado de la Secretaria de Hacienda, durante
el present afio no habrA aumentos de sueldos. Luego, lo que se dijo acerca de
qui se aumentarian los del Poder Judicial, los finicos que no fueron aumenta-
dos al acordarse esa media respect de los otros servidores del Estado, quedara
para mis adelante. Asi pasa generalmente con los asuntos del citado Poder.
Con ese motivo Diario de la Marina dediec un editorial a ese asunto haciendo
nimy atinadas consideraciones.
Record que en 8 de Enero de 1930 se rebaj6 un 15 por 100 de los haberes
de los que ganaban $3,000 y en igual proporci6n los gastos de representaci6n;
y se rebaj6 un 10 por 100 en cuanto a los que devengaban de $600 a $3,000.
Que en 5 de Noviembre de 1930 se suprimieron totalmente los gastos de
representaci6n, lo que represent una merma de 35 y 20 por 100, segfin los
liaberes.
Y en 22 de Enero de 1932 se rebaj6 a todos un 25 por 100, y aunque se dijo
en la ley que dispuso tal media que era con caricter provisional y durante
-l1 rest del aiio fiscal, estamos en 1934 y el aumento no se ha dispuesto.
En cambio, en Abril filtimo, se orden6 el aumento de los sueldos de los
derais empleados hasta un 40 por 100 en algunos casos. Despuks se aument6 el
haber del soldado. El de los Maestros. El de la Policia, etc.
La reorganizaci6n del personal de auxiliares judiciales en este Distrito
judicial, fu6 causa de que se desataran las pasiones en grado sumo.
No podrin quejarse los auxiliares. Cuando en las dos reorganizaciones del
personal de funcionarios judiciales quedaron cesantes unos 70 de 6stos, salvo la
protest del Colegio de Abogados, nadie di6 muestras de haberse enterado de
esa catistrofe.
Veremos lo que acontece al reorganizarse el personal del Ministerio Fiscal.
Si no estamos equivocado, el Decreto-Ley 149, sobre licencias para los
funcionarios judiciales ya no rige. El mismo dispone que sus disposiciones "se
entenderAn automaticamente caducadas y sin valor alguno, tan pronto se realice
la organizaci6n judicial" y "entren en vigor los preceptos constitucionales sobre
inamovilidad de funcionarios judiciales", y ambas cosas ya han acontecido.
OAN.


COLEGIO DE ABOGADOS DE LA HABANA
SECCION OFFICIAL
En la sesi6n del dia 2 de Marzo se adoptaron los siguientes acuerdos:
Dar el pesame al colegiado Dr. Bernardo Latour por el fallecimiento de
su padre.





ASUNTOS GENERALS


Condonar los atrasos del colegiado Dr. Juan Sousa.
Pedir al Secretario de Justicia y a los Presidentes del Tribunal Supremo y
de la Audiencia que al hacer nombramientos se d6 preferencia a los abogados.
Conceder dos meses de lieencia al Dr. Portocarrero y que lo sustituya el
Dr. Prendes.
Reiterar al Secretario de Gobernaci6n la petici6n de que sea retirada la
reja existente en el sal6n de abogados de la Carcel.
Pedir al Secretario de Comunicaciones se restituya la franquicia postal a
los Colegios de Abogados.
Quedar enterada de que los Colegios de Abogados de CArdenas, Santiago
de Cuba y Sagua la Grande se han solidarizado con el aceuerdo adoptado con
relaci6n al Deereto-Ley 157, sobre abogados extranjeros, y darles las gracias.
-En la sesi6n de 15 de Marzo se acord6:
Dar el p6same a los colegiados Dres. Portocarrero y Angulo, por el falle-
cimiento de sus padres.
Dar las gracias al Presidente de la Repiblica por baber concedido la fran-
quicia postal al Colegio y al Diputado Dr. Gutierrez por sus gestiones.
Con motive de la detenci6n del colegiado Dr. Pedro Dobal se acord6:
"La Junt. de Gobierno del Colegio de Abogados, con conocimiento de la
detenci6n de su Diputado Dr. Pedro Dobal y Roman, ast como de los vejame-
nes y maltratos a que ha sido sometido, acord6 eousignar su mas formal pro-
testa ante las autoridades y recabar de las mismas su inmediata libertad y el
castigo de los culpables. El Colegio de Abogados una vez mis protest de que
los press civiles sean recluidos en prisiones militares, por estimarlo illegal.
Asimismo acuerda nombrar a los Dres. Miguel SuArez Fernandez, Eduardo
Betancourt y Agiiero y Fructuoso Prendes, para que recaben de las autorida-
des el cumplimiento de estos acuerdos".
Aprobar lo heeho por el Decano con motive del incident ocurrido al
Dr. Carlos Estevez cuando fungla de defensor en el Tribunal de Sanciones.
Nombrar Ponente al Dr. L6pez Ibfiiez para que investigue lo ocurrido a
un abogado en el Tribunal Supremo que se dice fue injuriado por un grupo
de personas.
Aprobar lo hecho por el Decano, que por hechos ocurridos con motive de
los lanzamientos dispuestos en juicios de desahucio, se dirigi6 al Presidente del
Tribunal Supremo pidiendo garantia y proteeci6n para los abogados en el ejer-
cicio de la profesi6n.
Trasladar la queja del colegiado Dr. Artola que dice fu6 vejado por el
Supervisor del Presidio Modelo, a la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo,
porque los hechos fueron consecunecia de su actuaci6n como Juez Correccional,
recabando el respeto para los funeionarios judiciales y sus resoluciones, y "de
modo especial por los miembros de la fuerza pfiblica, que deben ser los primeros
en respetar a las autoridades, significandole asimismo que este Colegio estA
dispuesto a cooperar decididamente con el Tribunal Supremo en las gestiones
que en ese sentido practique y a prestarle todo su apoyo si fuere necesario".
Dirigirse al Tribunal Supremo para demandar que se exija a los Jueces y
Tribunales que se eercioren de la firma de los letrados que autoricen los escritos
y que se exija que se escriba en letra legible el nombre y apellidos de los mismos.
Resolver la queja del colegiado Dr. Aguirre, que fu6 declarado cesante
como letrado consultor de la Asociaci6n de Dependientes, en el sentido de que
lo fue en uso de la facultad que concede al Presidente los Estatutos por ser cargo
de confianza, por cuya raz6n no procede acoger su queja.
Condonar sus atrasos a los colegiados Dres. Andres Angulo, Octavio Ortiz
y Jose Villal6n.
Conceder exenci6n de pago por 6 meses a los Dres. Jos6 Gay, Miguel Gon-
zAlez Llorente y Armando Masvidal.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs