• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Table of Contents
 Introduction
 Godigo Civil
 Errata
 Index
 Estudios y conferencias sobre el...
 Back Matter






Group Title: Código civil de la Repúblic del Salvador en Centro-América
Title: Código civil de la Repúblic del Salvador en Centro-América
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076987/00001
 Material Information
Title: Código civil de la Repúblic del Salvador en Centro-América
Physical Description: 303, 102 p. : ; 30 cm.
Language: Spanish
Creator: El Salvador
Silva, José María
Quiroz, Angel
Marroquín, Alejandro Dagoberto, 1911-
El Salvador -- Comisión Revisora del Proyecto de Código civil
Publisher: Editorial Universitaria
Place of Publication: San Salvador
Publication Date: 1960
Copyright Date: 1960
 Subjects
Subject: Civil law -- El Salvador   ( lcsh )
El Salvador   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: El Salvador
 Notes
Statement of Responsibility: Redactado á virtud de Comisión del Supremo Gobierno por José María Silva y Angel Quiroz. Edición del Centenario, 1860-1960. Con notas, estudios y conferencias de Alejandro D. Marroquín ... et al..
General Note: At head of title: Universidad de El Salvador.
General Note: "Informe de la Comisión Revisora del Proyecto de Código civil ... ": p.5-7 (1st group).
General Note: "Estudios y conferencias sobre el Código civil de 1860": p.1-102 (2d group).
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076987
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - ABC5952
oclc - 02953806
alephbibnum - 000255240
lccn - 65033705

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Table of Contents
        Table of Contents 1
        Table of Contents 2
    Introduction
        Introduction 1
        Introduction 2
    Godigo Civil
        Page A-1
        Page A-2
        Page A-3
        Page A-4
        Page A-5
        Page A-6
        Page A-7
        Page A-8
        Page A-9
        Page A-10
        Page A-11
        Page A-12
        Page A-13
        Page A-14
        Page A-15
        Page A-16
        Page A-17
        Page A-18
        Page A-19
        Page A-20
        Page A-21
        Page A-22
        Page A-23
        Page A-24
        Page A-25
        Page A-26
        Page A-27
        Page A-28
        Page A-29
        Page A-30
        Page A-31
        Page A-32
        Page A-33
        Page A-34
        Page A-35
        Page A-36
        Page A-37
        Page A-38
        Page A-39
        Page A-40
        Page A-41
        Page A-42
        Page A-43
        Page A-44
        Page A-45
        Page A-46
        Page A-47
        Page A-48
        Page A-49
        Page A-50
        Page A-51
        Page A-52
        Page A-53
        Page A-54
        Page A-55
        Page A-56
        Page A-57
        Page A-58
        Page A-59
        Page A-60
        Page A-61
        Page A-62
        Page A-63
        Page A-64
        Page A-65
        Page A-66
        Page A-67
        Page A-68
        Page A-69
        Page A-70
        Page A-71
        Page A-72
        Page A-73
        Page A-74
        Page A-75
        Page A-76
        Page A-77
        Page A-78
        Page A-79
        Page A-80
        Page A-81
        Page A-82
        Page A-83
        Page A-84
        Page A-85
        Page A-86
        Page A-87
        Page A-88
        Page A-89
        Page A-90
        Page A-91
        Page A-92
        Page A-93
        Page A-94
        Page A-95
        Page A-96
        Page A-97
        Page A-98
        Page A-99
        Page A-100
        Page A-101
        Page A-102
        Page A-103
        Page A-104
        Page A-105
        Page A-106
        Page A-107
        Page A-108
        Page A-109
        Page A-110
        Page A-111
        Page A-112
        Page A-113
        Page A-114
        Page A-115
        Page A-116
        Page A-117
        Page A-118
        Page A-119
        Page A-120
        Page A-121
        Page A-122
        Page A-123
        Page A-124
        Page A-125
        Page A-126
        Page A-127
        Page A-128
        Page A-129
        Page A-130
        Page A-131
        Page A-132
        Page A-133
        Page A-134
        Page A-135
        Page A-136
        Page A-137
        Page A-138
        Page A-139
        Page A-140
        Page A-141
        Page A-142
        Page A-143
        Page A-144
        Page A-145
        Page A-146
        Page A-147
        Page A-148
        Page A-149
        Page A-150
        Page A-151
        Page A-152
        Page A-153
        Page A-154
        Page A-155
        Page A-156
        Page A-157
        Page A-158
        Page A-159
        Page A-160
        Page A-161
        Page A-162
        Page A-163
        Page A-164
        Page A-165
        Page A-166
        Page A-167
        Page A-168
        Page A-169
        Page A-170
        Page A-171
        Page A-172
        Page A-173
        Page A-174
        Page A-175
        Page A-176
        Page A-177
        Page A-178
        Page A-179
        Page A-180
        Page A-181
        Page A-182
        Page A-183
        Page A-184
        Page A-185
        Page A-186
        Page A-187
        Page A-188
        Page A-189
        Page A-190
        Page A-191
        Page A-192
        Page A-193
        Page A-194
        Page A-195
        Page A-196
        Page A-197
        Page A-198
        Page A-199
        Page A-200
        Page A-201
        Page A-202
        Page A-203
        Page A-204
        Page A-205
        Page A-206
        Page A-207
        Page A-208
        Page A-209
        Page A-210
        Page A-211
        Page A-212
        Page A-213
        Page A-214
        Page A-215
        Page A-216
        Page A-217
        Page A-218
        Page A-219
        Page A-220
        Page A-221
        Page A-222
        Page A-223
        Page A-224
        Page A-225
        Page A-226
        Page A-227
        Page A-228
        Page A-229
        Page A-230
        Page A-231
        Page A-232
        Page A-233
        Page A-234
        Page A-235
        Page A-236
        Page A-237
        Page A-238
        Page A-239
        Page A-240
        Page A-241
        Page A-242
        Page A-243
        Page A-244
        Page A-245
        Page A-246
        Page A-247
        Page A-248
        Page A-249
        Page A-250
        Page A-251
        Page A-252
        Page A-253
        Page A-254
        Page A-255
        Page A-256
        Page A-257
        Page A-258
        Page A-259
        Page A-260
        Page A-261
        Page A-262
        Page A-263
        Page A-264
        Page A-265
        Page A-266
        Page A-267
        Page A-268
        Page A-269
        Page A-270
        Page A-271
        Page A-272
        Page A-273
        Page A-274
        Page A-275
        Page A-276
        Page A-277
        Page A-278
        Page A-279
        Page A-280
        Page A-281
        Page A-282
        Page A-283
        Page A-284
        Page A-285
        Page A-286
        Page A-287
        Page A-288
        Page A-289
        Page A-290
        Page A-291
        Page A-292
        Page A-293
    Errata
        Page A-294
    Index
        Page A-295
        Page A-296
        Page A-297
        Page A-298
        Page A-299
        Page A-300
        Page A-301
        Page A-302
        Page A-303
        Page A-304
    Estudios y conferencias sobre el Codigo Civil de 1860
        Page B-1
        Page B-2
        Page B-3
        Page B-4
        Page B-5
        Page B-6
        Page B-7
        Page B-8
        Page B-9
        Page B-10
        Page B-11
        Page B-12
        Page B-13
        Page B-14
        Page B-15
        Page B-16
        Page B-17
        Page B-18
        Page B-19
        Page B-20
        Page B-21
        Page B-22
        Page B-23
        Page B-24
        Page B-25
        Page B-26
        Page B-27
        Page B-28
        Page B-29
        Page B-30
        Page B-31
        Page B-32
        Page B-33
        Page B-34
        Page B-35
        Page B-36
        Page B-37
        Page B-38
        Page B-39
        Page B-40
        Page B-41
        Page B-42
        Page B-43
        Page B-44
        Page B-45
        Page B-46
        Page B-47
        Page B-48
        Page B-49
        Page B-50
        Page B-51
        Page B-52
        Page B-53
        Page B-54
        Page B-55
        Page B-56
        Page B-57
        Page B-58
        Page B-59
        Page B-60
        Page B-61
        Page B-62
        Page B-63
        Page B-64
        Page B-65
        Page B-66
        Page B-67
        Page B-68
        Page B-69
        Page B-70
        Page B-71
        Page B-72
        Page B-73
        Page B-74
        Page B-75
        Page B-76
        Page B-77
        Page B-78
        Page B-79
        Page B-80
        Page B-81
        Page B-82
        Page B-83
        Page B-84
        Page B-85
        Page B-86
        Page B-87
        Page B-88
        Page B-89
        Page B-90
        Page B-91
        Page B-92
        Page B-93
        Page B-94
        Page B-95
        Page B-96
        Page B-97
        Page B-98
        Page B-99
        Page B-100
        Page B-101
        Page B-102
    Back Matter
        Back Matter
Full Text







UNIVERSIDAD DE


CODIGO CIVIL

DE LA REPUBLICAN DEL SALVADOR

EN CENTRO-AMERICA

REDACTADO A VIRTUD DE COMISION DEL SUPREMO GOBIERNO POR
LOS SEORES LICENCIADOS DON JOSE MARIA SILVA
Y DON ANGEL QUIROZ



EDICION DEL CENTENARIO
1860 -1960

Con notas studios y conferencias de los doctors
Alejandro D. Marroqun, Romeo Fortn Magaa,
Napolen Rodrguez Ruiz, Alejandro Escalante
Dimas y Jos Enrique Silva.


EDITORIAL UNIVERSITARIA
San Salvador, El Salvador, C. A.


EL SALVADOR





















Primera edicin
Imprenta de Eduardo O'Jenkins,
26 Calle de Frankfort, Nueva
York. 1860.

Edicion del Centenario,
Editorial lUniversitaria. San Salvador,
El Salvador, 1960.


















INDI C E


PAGINA


Introduccin

CODIGO CIVIL DE LA REPUBLICAN DEL SALVADOR
EN CENTRO-AMERICA

Informed . . 5
Libro Primero
De las Personas . . . . . 17
Libro Segundo
De los Bienes, de su Dominio, Posesin, Uso y goce . 73
Libro Tercero
De la Sucesin por Causa de Muerte y de las Donaciones
Entre Vivos . . . . . 112
Libro Cuarto
De las Obligaciones en General y de los Contratos . . 166
Indice General del Cdigo . . . . 295


APENDICE

STUDIOS Y CONFERENCIAS SOBRE EL CODIGO CIVIL DE 1860

La Filosofa del Cdigo Civil
Dr. Alejandro Dagoberto Marroqun . . 3
I Defensa del Liberalismo
Dr. Romeo Fortn Magaa .. .. . . .. 13
II La Influencia del Liberalismo
en el Cdigo Civil de 1860 II
Dr. Romeo Fortn Magaa .. . ... 29
El Proceso Histrico del Cdigo Civil
Dr. Napolen Rodrguez Ruiz . . . 49
La Tcnica del Cdigo Civil de 1860
Dr. Alejandro Escalante Dimas . . .. 59
La Reforma del Cdigo
Dr. Jos Enrique Silva . ... . 89


















DEL POR QUE DE ESTA EDICION



Con ocasin de conmemorarse el Primer Centenario de la Promulgacin de nuestro
Cdigo Civil, la Universidad de El Salvador juzg oportuno publicar el texto del Cdigo tal
como fue promulgado en el ao de 1860. El fin que se ha perseguido es, en primer lu-
gar, poner al alcance de abogados y estudiosos el texto de aquel Cdigo, cuyos ejemplares
estn completamente agotados, y slo como una reliquia histrica se puede encontrar alguno
en bibliotecas particulares. Y, en segundo, estimular la lectura del Cdigo Civil en su
texto primitive, a efecto de acostumbrar al Abogado y al estudiante de leyes a consultar
los textos antiguos, con el objeto de que mediante el conocimiento histrico de la legislacin
se obtenga una interpretacin correct y certera de las leyes.

Hasta hace unos diez aos, la historic del Derecho era desconocida en los circulos foren-
ses y estudiantiles de El Salvador. El process formativo de nuestras principles Instituciones jur-
dicas era absolutamente ignorado. Por tal motivo, en mas de alguna ocasin se dieron interpre-
taciones errneas de las leyes, cosa que no habra ocurrido si se hubiera conocido la histo-
ria legislative de la Institucin que estaba en juego en el caso sub-judice.

Dichosamente, gracias a la iniciativa de algunos Profesores de la Facultad de Ju-
risprudencia y Ciencias Sociales de nuestra Universidad, se introdujo en el plan de studios,
como asignatura obligatoria, la historic del Derecho. Desde aquel moment la curiosidad
por conocer los antiguos textos de las leyes, naci en catedrticos y estudiantes. Y fue
entonces cuando principiaron a conocer todo ese admirable process de hermenutica que
constitute la interpretacin histrica del derecho. En tal ocasin se ech de ver cuan
grande era la falta que haca al jurista los textos originales de las leyes, agotados desde
much tiempo. Esa carencia de los textos originales, vino a frenar un poco el entusiasmo
y la inquietud con que haban sido acogidos los nuevos studios. Y se ha tenido que la.
mentar, la supresin de la material "Historia de las Instituciones Jurdicas salvadoreas" del
Plan de Estudios de la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales.

He ah, pues, porqu es urgent una reedicin de esos antiguos textos. La Univer-
sidad, comprendindolo as, ha credo llenar una necesidad con la edicin del Cdigo Civil
de 1860.

Ha pensado adems, que, la manera ms apropiada de rendir homenaje al centenario
de la promulgacin del Cdigo, es reeditar su texto con las mismas caracteristicas tipogr-
ficas de la edicin que de l se hiciera por primera vez en 1859.









Se agrega a la edicin de tan valioso document jurdico el texto de las conferen-
cias dictadas en el Paraninfo de la Universidad por los doctors Alejandro Dagoberto Ma-
rroqun, Romeo Fortn Magaa, Napolen Rodrguez Ruiz, Alejandro Escalante Dimas y
Jos Enrique Silva, stos dos ltimos comisionados por las Asociaciones de Abogados de
Occidente y Oriente, respectivamente, en los actos de celebracin del Primer Centenario del
Cdigo Civil de 1860.

Los juristas dirn hasta que punto la Universidad ha cubierto los objetivos que ha
tenido en mira al llevar a cabo esta edicin.


San Salvador, Julio de 1960.














CODIGO CIVIL.










CODIGO CIVIL




DE LA REPBLICA DEL SALVADOR,



EN CENTRO-AMlRICA.



REDACTADO A VIRTUD DE COMISION DEL SUPREMO GOBIERNO POR LOS SEORES

LICENCIADOS DON JOS MI SILVA Y DON ANGEL QUIR6Z.










NUEVA YORK:
IMPRENTA DE EDUARDO O. JENKINS,
26 OALLE DE FRANKFORT.

1860.


















IN FORME.

De la Comision revisora del Proyecto de Cdigo Civil al poner su obra ya conduida en manos
del Excmo. Seor Senador encargado del Supremo Poder Ejecutivo.

EXciLEi MSIMO SEROR PRFamimDP DE LA REPBLICA,
Los comisionados para la revision del proyecto de Cdigo civil formado en cumplimiento
de la ley de 4 de Febrero del ano prximo pasado, tienen el honor de informaros, que
despues de un diligente y detenido exmen, y de prolongadas discusiones con los Seores
redactores del proyecto, Licenciados Don Jos Maria Silva y Don Angel Quirz, han dado
fin el dia de hoy su delicado encargo. La comision revisora cree que el proyecto es
complete, y juzga de ninguna importancia expresar las pocas declaraciones hechas en l
de acuerdo con los Seores redactores; contrayndose manifestaros sobre el particular
que es muy digno de su aprobacion tal como os lo devuelve. Pero entiende que debe
haceros una exposicion, aunque sucinta, del plan de la obra, y de las razones que tiene
para conceptuarla acreedora la aprobacion del Supremo Gobierno.
A media que nuestros pueblos adelantan en el conocimiento de sus derechos; media
que el comercio se desarrolla complicando el jiro de los valores circulantes, y media
que la industrial explota las diversas, variadas y abundantes fuentes de riqueza pblica,
ocultas antes de ahora consecuencia del sistema de aislamiento planteado por el Gobierno
de la antigua metrpoli, se va sintiendo la necesidad, cada dia mas apremiante, de
ensanchar la lejislacion hasta el alcance de nuestras necesidades sociales; de aclarar los
pasajes dudosos que han sido objeto de grandes disputes entire los Comentadores, y de
innumerables injusticias en el foro; de desarrollar las disposiciones diminutas y abando-
nadas al arbitrio de los Jueces, y de fijar los principios de eterna justicia que deben
guiar al Magistrado en la distribution de los derechos que la sociedad garantiza en la
persona y propiedad del individuo.
Nadie desconoce en el dia los muchos y muy graves defects de nuestros actuales
Cdigos redactados en siglos remotos, en un lenguaje antiguo, que apenas entienden los
profesores del derecho, ininteligibles, por tanto, para la generalidad de los individuos
quienes no comprendiendo las razones, ni aun el texto de la ley, caen con frecuencia en los
lazos de disposiciones que al paso que establecen obligaciones imponen penas los
infractores, se ocultan en el misterio de su lejano origen.
Es ingente, pues, la necesidad de nuevos Cdigos, eu que se remedien los vicios del
rden judicial, y todos los defects de nuestra lejislacion ; y la Comision revisora, despues
de haber comparado el proyecto con nuestros Cdigos actuales y con los de otras naciones
cultas de Europa y Amrica, observe que aquel se hall redactado con la presicion y










(i INFORMED.

claridad que demand una obra de su naturaleza; que se han omitido las superfluidades que
tanto obscurecen la inteligencia de la ley ; que se han suprimido las disposiciones inciertas
tan propias para legalizar lo arbitrario, y que se han resuelto las controversies que hacen
equivoca la justicia ; de tal manera, que sin much dificultad podr entenderse el texto
de las leyes, penetrarse su espiritu y aplicarlas prcticamente los casos que ocurran.
Segun el proyecto, de acuerdo con los principios de nuestro sistema politico, la voluntad
del Soberano expresada en la forma constitutional, es la nica ley que estn sujetos los
Salvadoreos ; y por tanto se quita la costumbre la fuerza de ley.
Se establecen reglas constantes, contra las cuales no se admit prueba en contrario,
acerca del nacimiento y estincion de la personalidad. Sobre el desaparecimiento 6 larga
ausencia carecen de resoluciones completes nuestros Cdigos legales, y se ha llenado este
vaco con vista de lo que disponen los Cdigos de otros pueblos. Se ha fijado el trmino
de la posesion provisoria en los bienes del desaparecido reducindolo al menor tiempo
possible para conciliar los derechos privados, con el interest que la sociedad tiene en no
embarazar la circulation y mejora de los bienes en que consiste la riqueza general.
Conservndose la potestad marital se ha procurado precaver sus abusos, y mejorar la
suerte de la muger; porque aunque aparecen suprimidos los privilegios de la dote y la
clasificacion de bienes dotales y parafernales, y aunque la hipoteca legal de la muger
casada corre la suerte de las otras hipotecas de su clase ; en recompensa se ha organizado
y ampliado en pr de la muger el beneficio de la separacion de bienes : se ha minorado la
desigualdad de los efectos civiles del divorcio; se han regularizado los gananciales y se
han dado bastantes garantias la conservcion de los bienes races de la muger en manos
del marido.
Comprendidos los funestos resultados del abandon de la prle ilegitima, se ha dado en
el proyecto los hijos ilegitimos today la protection compatible con los derechos de los
legitimos, proveyendo lo menos su necesaria subsistencia y education. La calidad de
hijo natural confiere ciertos derechos, y se ha excluido la prueba de testigos, adoptndose
exclusivamente la instrumental, para el reconocimiento del padre natural.
La mayor edad, fijada los viente y cinco aflos, emancipa por ministerio de la ley al hijo
de familiar ; y se dAn reglas claras'sobre el usufructo del padre.
En cuanto la adquisicion de cosas se hacen importantes novedades. La tradition del
dominio de los bienes races y demas derechos reales debe hacerse por instrument
pblico, con el double objeto de restringir la prueba testimonial de que tan escandaloso
abuso se hace, y asegurar las fortunes que consistent en posesiones teriitoriales.
Los trminos posesion civil, posesion natural son desconocidos en el proyecto ; las palabras
posesion y tenencia contrastan siempre en l. Pero la posesion puede ser regular
irregular : aquella adquirida sin violencia, ni clandestinidad, con just ttulo y buena fe;
la segunda sin alguno de estos requisitos. Toda posesion es amparada por la ley ; pero
solo la posesion regular es hbil para la prescription.
El cnyuge sobreviviente es llamado por la ley una parte de la sucesion intestada,
concurriendo aun con los descendientes legtimos.
Quedan suprimidos los testamentos verbales; y la verdad, esta es la nica disposicion
que puede cortar de raiz- los muchos abusos que ha dado lugar la admission de testigos
con que se suplantan ficilmente disposiciones que jamas han existido.
Los herederos sus reiresentados legales son los nicos ejecutores de la voluntad del
testador: quedando por consigniente suprimidos los albaceas, y evitadas las expropiaciones









INFORMED. 7

que da lugar una institution que sustrae los intereses del powder del heredero, dueo
legtimo, para entregarlos sin garantia manos extraas de que regularmente no salen.
En material de contratos, la novedad de mayor importancia es la abolicion del privilegio
de los menores y de otras personas naturales y jurdicas asimiladas ellos, para ser
restituidos in integrum contra sus actos y contratos, siguindose en esto lo dispuesto en el
Cdigo frances y atendindose que semejante privilegio es mas perjudicial que til las
personas mismas en favor de las cuales se hall establecido.
La prueba de las obligaciones debe hacerse por esdritura pblica privada desde ciertas
cuantas que se designan; porque ya se ha dicho, se hace necesaria la limitacion de la
prueba de testigos. Conocida es en la Repblica la existencia de una clase infame de
hombres que se hacen un medio de subsistencia de la prostitucion del juramento.
Por lo que toca al mtodo y plan de la obra, la Comision observe, que se ha seguido el
del Cdigo Chileno, que es en realidad el mas complete; como que en su formacion se
consultaron various cdigos de Europa y de Amrica. El informed del Presidente de
aquella Repblica al Congreso national del present aso, justifica la election de los
Seores redactores del proyecto.
Antes de concluir su informed, la Comision revisora se toma la libertad de hacer una
important indication al Excelentsimo Seor Presidente de la Repblica. No puede
asegurar la Comision que el Cdigo revisado est exento de imperfecciones y vaeios; por
que en material de legislation es impossible la perfection absolute. La observation empero,
del Supremo Tribunal de Justicia, y el transcurso del tiempo, irn poniendo de manifiesto
los defects que hayan podido ocultarse en el exAmen del proyecto; y de este modo se
corregirn oportunamente las disposiciones del Cdigo que no alcanzan dar el lleno los
fines de su emision. El objeto importantey vital- que la Comision llama la atencion del
Supremo Gobierno, es la moralidad y competencia de los funcionarios que deben cumplir
la ley en los diversos ramos de la administration pblica ; porque sin estas cualidades,
que indispensablemente deben adornar los ministros de la justicia, intiles sern los
Cdigos, los reglamentos y leyes, inutiles los esfuerzos que acredita el Supremo Gobierno
por alcanzar la-felicidad de los pueblos. El impulso est dado; y la Comision espera,
llena de confianza, que consolidar su obra la ilustrada y enrgica voluntad del Supremo
Gobierno, regularizando la ejecucion de la ley, y cortando los abusos, con los cuales, se
aumenta cada dia el escndalo de los pueblos, la inseguridad de los individuos y la
inmoralidad consiguiente ese sistema de impunidad y contemplacion que desde largo
tiempo aflige la parte sensata y honrada de nuestra sociedad.

San Salvador, Agosto 20, del aro de 1859.

Excelentisimo Seor Presidente de la Repblica.

JOSE EUSTAQUIO CUELLAR,

ANSELMO PAIZ,

TOMAS AYON.


















GERARDO BARRIOS,

GENERAL DE DIVISION Y SENADOR ENCARGADO DE LA PRESIDENCIA

DE LA REPBLICA DEL SALVADOR.


POR CUANTO:
Habiendo examinado detenidamente el CDIGO CvIL, redactado por la Comision
nombrada de conformidad con la ley de 4 de Febrero de 1858, revisado y reformado por
otra Comision compuesta de dos miembros de la primer y trees jurisconsultos mas; y
hallndole en armona con la legislation espaflola que ha regido al pais y adecuado los
usos y costumbres dominantes;

POR TANTO:
Usando de la autorizacion que la citada ley confiere al Ejecutivo ;

DECRETA:
ART. 10. Los 2435 artculos comprendidos en los 44 ttulos de que constant los cuatro
libros del siguiente Cdigo, son las nicas leyes vijentes en material civil, que rigen en la
Repblica.

ART. 2o. El referido Cdigo Civil se imprimir y circular quienes correspond en la
forma acostumbrada.

Dado en San Salvador, 23 de Agosto de 1859.

G. BARRIOS.

El Ministro de Relaciones Eteriores Encargado del Ministerio de Gobernacion:

M. IRUNGARAY.


(9)



















CODIG-O CIVIL.



TITULO PRELIMINARY.


CAPITULO 1.
DE LA LEY.

ARTICULO 1.
LA ley es una declaracion de la voluntad
soberana que, manifestada en la forma pres-
crita por la constitution, manda, prohibe
permit.
AR''. 2.
La costumbre no constitute derecho sino
en los casos en que la ley se remite ella.
ART. 3.
Solo toca al legislator explicar 6 inter-
pretar la ley de un modo generalmente
obligatorio.
Las sentencias judiciales no tienen fuerza
obligatoria sino respect de las causes en
que actualmente se pronunciaren.
ART. 4.
Las disposiciones contenidas en los Cdigos
de Comercio, de Minera, del Ejrcito y
Armada, y demas especiales, se aplicarn
con preferencia las de este Cdigo.
ART. 5.
La Corte Suprema de Justicia, un mes
antes de la reunion de cada Legislatura, dar
cuenta al Presidente de la Repblica de las
dudas y dificultades que le hayan ocurrido


en la inteligencia y aplicacion de las leyes,
y de los vacos que note en ellas, para que
lo haga present al Cuerpo Legislativo.

CAPITULO 2.
PROMULGACION DE LA LEY.
ART. 6.
La ley obliga en el territorio de la Re-
pblica en virtud de su solemne promulga-
cion y despues de transcurrido el tiempo
necesario para que se tenga noticia de ella.
La promulgacion deber hacerse en el
peridico official, y la fecha de la promulga-
cion ser, para los efectos legales de ella la
fecha de dicho peridico.
ART. 7.
Promulgada la ley en la residencia del
Gobierno, se entender que es conocida
de .todos los habitantes de la Repblica, y se
mirar como obligatoria despues de doce
dias contados desde la fecha de su promulga-
cion.
Podr, sin embargo, restringirse 6 am-
pliarse este plazo en la ley misma, designn-
dose otro especial.
ART. 8.
No podr alegarse ignorance i de la ley
por ninguna persona, despues del plazo
iiii









12 CDIGO CIVIL DE LA REPBLICA DEL SALVADOR.


comun 6 especial, sino cuando por algun
accident grave hayan estado interumpidas
durante dicho plazo las comunicaciones
ordinarias entire el lugar de la residencia del
Gobierno y el Departamento en que debe
regir.
En este caso dejar de correr el plazo por
todo el tiempo que durare la incomunica-
cion.

CAPITULO 3.
EFECTOS DE LA LEY.
ART. 9.
La ley puede solo disponer para lo future,
y no tendr jamas efecto retroactive.
Sin embargo, las leyes que se limiten
declarar el sentido de otras leyes, se entende-
rn incorporadas en estas ; pero no afectarn
en manera alguna los efectos de las sentencias
judiciales ejecutoriadas en el tiempo inter-
medio.
ART. 10.
Los actos que prohibe la ley son nulos y
de ningun valor; salvo en cuanto design
expresamente otro efecto que el de nulidad
para el caso de contravencion.
ART. 11.
Cuando la ley declare nulo algun acto, con
el fin expreso 6 tcito de precaver un fraude,
6 de proveer algun objeto de conveniencia
pblica 6 privada, no se dejar de aplicar la
ley, aunque se pruebe que el acto que ella
anula no ha sido fraudulent 6 contrario al
fii de la ley.
ART. 12.
Podrn renunciarse los derechos conferi-
dos por las eyes, con tal que solo miren al
interest individual del renunciante, y que no
est prohibida su renuncia.
ART. 13.
Las disposiciones de una ley, relatives
cosas 6 negocios particulares, prevalecern
sobre las disposiciones generals de la misma
ley, cuando entire las unas y las otras hubiere
oposicion.


ART. 14.
La ley es obligatoria para todos los habi-
tantes de la Repblica, inclusos los extran-
jeros.
ART. 15.
A las leyes patrias que arreglan las obli-
gaciones y derechos civiles, permanecern
sujetos los Salvadoreos, no obstante su resi-
dencia 6 domicilio en pais extranjero.
1. En lo relative al estado de las personas
y su capacidad para ejecutar ciertos actos,
que hayan de tener efecto en el Salvador.
2. En las obligaciones y derechos que
nacen de las relaciones de familiar; pero solo
respect de sus cnyujes y parientes Salva-
doreos.
ART. 16.
Los bienes situados en el Salvador estn
sujetos las leyes Salvadorelas, aunque sus
dueos sean extranjeros y no-residan en el
Salvador.
Esta disposicion se entender sin perjuicio
de las estipulaciones contenidas en los con-
tratos otorgados vlidamente en pais extrao.
Pero los efectos de los contratos otorgados
en pais extrao, para cumplirse en el Salva-
dor, se arreglarn las leyes Salvadoreas.
ART. 11.
La forma de los instruments pblicos se
determine por la ley del pais en que hayan
sido otorgados. Su autenticidad se probar
segun las reglas establecidas en el Cdigo de
Procedimientos.
La forma se refiere las solemnidades
externas ; y la autenticidad al hecho de haber
sido realmente otorgados y autorizados por
las personas y de la manera que en los tales
instruments se exprese.
ART. 18.
En los casos en que las leyes Salvadoreas
exijieren instruments pblicos para pruebas
que han de rendirse y producer efecto en el
Salvador, no valdrn las escrituras privadas,
cualquiera que sea la fuerza de estas en el
pais en que hubieren sido otorgadas.









CDIGO CIVIL DE LA REPUBLICAN DEL SALVADOR. 18
1


CAPITULO 4.
INTERPRETATION DE LA LEY.
ART. 19.
Cuando el sentido de la ley es claro, no
se desatender su tenor literal, pretesto de
consultar su espiritu.
Pero bien se puede, para interpreter una
expression oscura de la ley, recurrir su in-
tencion 6 espritu, claramente manifestados
en ella misma, 6 en la historic fidedigna de
su establecimiento.
ART. 20.
Las palabras de la ley, se entendern en
su sentido natural y obvio, segun el uso ge-
neral de las mismas palabras; pero cuando
el legislator las haya definido expresamente
para ciertas materials se les dar en estas su
significado legal.
ART. 21.
Las palabras tcnicas de today ciencia 6
arte se tomarn en el sentido que les den los
que profesan la misma ciencia 6 arte;
menos que aparezca claramente que se han
tomado en sentido diverso.
ART. 22.
El contest de la ley servir para ilustrar
el sentido de cada una de sus parties, de
manera que haya entire todas ellas la debida
correspondencia y armonia.
Los pasajes oscuros de una ley pueden ser
ilustrados por medio de otras leyes, particu-
larmente si versan sobre el mismo asunto.
ART. 23.
Lo favorable odioso de una disposicion
no se tomar en cuenta para ampliar 6 res-
trinjir su interpretation. La extension que
deba darse toda ley, se determinar por su
genuino sentido y segun las reglas de inter-
pretacion precedentes.
ART. 24.
En los casos que no pudieren aplicarse
las reglas de interpretation precedents, se
interpretarn los pasajes oscuros 6 contra-
dictorios del modo que mas conforme parezca


al espritu general de la legislation y la
equidad natural.

CAPITULO i.
DEFINITION DE VARIAS PALABRAS DE
USO FREQUENT EN LAS LEYES.
ART. 25.
Las palabras hombre, persona, nifo,
adulto y otras semejantes, que en su sentido
general se aplican individuos de la especie
humana, sin distinction de sexo, se entendern
comprender ambos sexos en las disposiciones
de las leyes, menos que por la naturaleza
de la disposicion 6 el contest se limiten
manifiestamente uno solo.
Por el contrario, las palabras muger, nifla.
viuda y otras semejantes, que designan el
sexo femenino, no se aplicarn al otro sexo>
menos que expresamente las estienda la
ley l.
ART. 26.
Llmase infante 6 nio, todo el que no ha
cumplido siete afos; impuber, el varon que no
ha cumplido catorce aflos y la muger que no
ha cumplido doce ; adulto, el que ha dejado de
ser impuber; mayor de edad, 6 simplemente
mayor, el que ha cumplido veinte y cinco afos;
y menor de edad, 6 simplemente menor, el
que no ha llegado cumplirlos.
Las expresiones mayor de edad 6 mayor,
empleadas en lasleyes, comprenden los meno-
res que han obtenido habilitacion de edad,
en todas las cosas y casos en que las leyes
no hayan eceptuado expresamente A estos.
ART. 27.
Los grados de consanguinidad entire dos
personas se cuentan por el nmimero de gene
raciones. As, el nieto est en segundo grado
de consanguinidad con el abuelo, y dos
primos hrmanos en cuarto grado de consan-
guinidad entire si.
Cuando una de las dos personas es ascen-
diente de la otra, la consanguinidad es en line
recta; y cuando las dos personas proceden
de un ascendiente comun, y una de ellas no
es ascendiente de la otra, la consanguinidad
es en linea colateral 6 trasversal.










14 C0DIGO CIVIL DE LA BREPBUAI DEL SALVADOR


ART. 28.
Parentesco legitimo de consanguinidad es
aquel en que todas las generaciones de que
result han sido autorizadas por la ley; como
el que existe entire dos primos hermanos,
hijos legtimos de dos hermanos, que han
sido tambien hijos legitimos del abuelo
comun.
ART. 29.
Consanguinidad ilegitima es aquella en que
una 6 mas de las generaciones de que result,
no han sido autorizadas por la ley; como
entire dos primos hermanos, hijos legtimos
de dos hermanos, uno de los cuales ha sido
hijo ilegitimo del abuelo comun.
ART. 30.
La legitimidad conferida los hijos por
matrimonio posterior de los padres produce
los mismos efectos civiles que la legitimidad
native. As dos primos hermanos, hijos
legitimos de dos hermanos que fueron legiti-
mados por el matrimonio de sus padres, se
hallan entire si en el cuarto grado de consan-
guinidad trasversal legitima.

ART. 81.
Afinidad legitima es la que existe entire una
persona que est 6 ha estado casada, y los
consanguineos legitimos de sumarido ( mujer.
La linea y grado de afinidad legitima de
una persona con un consanguineo de su ma-
rido 6 mujer, se califican por la linea y grado
de consanguinidad legitima del dicho marido
6 mujer con el dicho consanguineo. As un
varon est en primer grado de afinidad legti-
ma, en la line recta, con los hijos habidos
por su mujer en anterior matrimonio; y en
segundo grado de afinidad legtima, en la
line traversal, con los hermanos legtimos
de su mujer.
ART. 82.
Es afinidad ilegitima la que existe entire
una de dos personas que no han contraido
matrimonio y se han conocido carnalmente,
y los consanguineos legtimos 6 ilegtimos de
la otra, 6 entire una de dos personas que


estn 6 han estado casadas y los consan-
guineos ilegtimos de la otra.
ART. 88.
En la afinidad ilegtima se califican las
lines y grados de la misma manera que en
la afinidad legtima.
ART. 34.
La computacion de los grades de parentes-
co, segun los artculos precedentes, no se
aplica los impedimentos cannicos para el
matrimonio.
ART. 85.
Se llaman hijos legtimos los concebidos
durante el matrimonio verdadero 6 putativo
de sus padres, que produzca efectos civiles,
y los legitimados por el matrimonio de los
mismos posterior la concepcion-Todos los
demas son ilegtimos.
ART. 36.
Los hijos ilegtimos son 6 naturales 6
espurios.
ART. 87.
Son hijos naturales los que al tiempo de
su concepcion podan sus padres casarse con
sus madres sin dispense, con tal que el padre
los reconozca por instrument pblico 6 acto
testamentario.
Se llaman espurios los de dafado ayunta-
miento y los bastardos.
Son de daado ayuntamiento los adulteri-
nos, incestuosos y sacrilegos.
ART. 38.
Es adulterino el concebido en adulterio,
esto es, entire dos personas de las cuales una
A lo menos al tiempo de la concepcion estaba
casada con otra; salvo que dichas dos per-
sonas hayan contraido matrimonio putativo
que respect de ellas produzca efectos civiles.
ART. 89.
Es incestuoso para los efectos civiles:
1. El concebido entire padres que estaban
uno con otro en la linea recta de consangui-
nidad 6 afinidad;
20. El concebido entire padres de los cua-
les el uno se hallaba con el otro en el se-









CODIGO CIVIL DE LA EEPBLICA DEL SALVADOR. 15


gundo grado trasversal de consanguinidad 6
afinidad.
3W. El concebido entire padres de los cua-
les el uno era hermano de un ascendiente
del otro.
La consanguinidad y afinidad de que se
trata en este artculo comprenden la legitima
y la ilegtima.
ART. 40.
Es sacrflego el concebido entire padres de
los cuales alguno era clrigo de rdenes ma-
yores, 6 persona ligada por voto solemne de
castidad en rden religiosa, reconocida por la
Iglesia Catlica.
ART. 41.
Es bastardo el ilegitimo que no siendo de
dafiado ayuntamiento no ha sido reconocido
voluntariamente por su padre con las forma-
lidades legales.
ART. 42.
Las denominaciones de legtimos, ilegti-
mos, naturales, y las demas que segun las
difiniciones precedentes se dan los hijos, se
aplican correlativamente sus padres.
ART. 43.
Los hermanos pueden serlo por parte de
padre y de madre, y se llaman entnces her-
manos carnales; 6 solo por parte de padre, y
se llaman entonces hermanos paternos; 6 solo
por parte de madre, y se llaman entonces
hermanos maternos 6 terinos.
ART. 44.
En los casos en que la ley dispone que se
oiga los parientes de una persona, se en-
tendern comprendidos en esa denominacion
el cnyuje de esta, sus consanguineos legti-
mos de uno y otro sexo mayores de edad, y
si fuere hijo natural su padre y madre y sus
hermanos ilegtimos uterinos mayores de edad.
Si fuere espurio, su padre que lo alimenta,
su madre y hermanos ilegitimos uterinos ma-
yores de edad.
A falta de consanguineos en suficiente n-
mero, sern oidos los afines legtimos.
Sern preferidos los descendientes y as-


cendientes los colaterales, y entire estos los
de mas cercano parentesco.
Los parientes sern citados, y compare-
cern ser oidos en la forma prescrita por el
Cdigo de Procedimientos.
ART. 45.
Son representantes legales de una persona
el padre 6 marido bajo cuya potestad vive,
su tutor 6 curador, y lo son de las personas
jurdicas los designados en el artculo 566.
ART. 48.
La ley distingue tres species de culpa 6
descuido.
Culpa grave, negligencia grave, culpa lata,
es la que consiste en no manejar los negocios,
agents con aquel cuidado que aun las per-
sonas negligentes y de poca prudencia suelen
emplear en sus negocios propios. Esta culpa
en materials civiles equivale al dolo.
Culpa leve, descuido leve, descuido ligero,
es la falta de aquella diligencia y cuidado que
los hombres emplean ordinariamente en sus
negocios propios. Culpa 6 descuido, sin otra
calificacion, significa culpa 6 descuido leve.
Esta especie de culpa se opone la diligencia
6 cuidado rdinario median.
El que debe administrar un negocio como
un buen padre de familiar es responsible de
esta especie de culpa.
Culpa 6 descuido levsimo es la falta de.
aquella esmerada diligencia, que un hombre
juicioso emplea en la administration de sus
negocios importantes. Esta especie de culpa
se opone la suma diligencia 6 cuidado.
El dolo consiste en la intention positive
de inferir injuria la persona 6 propiedad
de otro.
ART. 47.
Se llama fuerza mayor 6 caso fortuito el
imprevisto que no es possible resistir, como
un naufragio, un terremoto, el apresamiento
de enemigos, los autos de autoridad ejerci-
dos por un funcionario pblico &.
ART. 48.
Caucion significa generalmente cualquiera
obligacion que se contrae para la seguridad









16 CDIGO CIVIL DE LA REPOBLICA DEL SALVADOR.


de otra obligacion propia 6 ajena. Son es-
pecies de caucion la fianza, la hipoteca y la
prenda.
ART. 49.
Se dice presumirse el hecho que se deduce
de ciertos antecedentes circunstancias co-
nocidas.
Si estos antecedentes 6 circunstancias que
dan motivo la presuncion son determinados
por la ley, la presuncion se llama legal..
Se permitir probar la no existencia del
hecho que legalmente se presume, aunque
sean ciertos los antecedentes 6 circunstancias
de que lo infiere la ley; menos que la ley
misma rechace expresamente esta prueba
supuestos los antecedentes 6 circunstancias.
Si una cosa, segun la expression de la ley,
se presume de derecho, se entiende que es
inadmisible la prueba contraria, supuestos
los antecedentes 6 circunstancias.
ART. 50.
Todos los plazos de dias, meses 6 aos de
que se haga mencion en las leyes 6 en los de-
cretos del Presidente de la Repblica, 6 de
los Tribunales 6 juzgados, se entender que
han de ser completos; y corrern ademas
hasta la inedia noche del ltimo dia del plazo.
El primero y ltimo dia de un plazo de
meses 6 aos debern tener un mismo n-
mero en los respectivos meses. El plazo de
un mes podr ser, por consiguiente, de 28,
29, 30, 6 31 dias, y el plazo de un ao de
365 6 366 dias segun los casos.
Si el mes en que ha de principiar un plazo
de meses 6 aos constare de mas dias que el
mes en que ha de terminar el plazo, y si el
plazo corriere desde alguno de los dias en
que el primero de dichos meses excede al se-
gundo, el ltimo dia del plazo ser el ltimo
dia de este segundo mes.
Se aplicarn estas reglas las prescripcio-
nes, las calificaciones de edad, y en general
cualesquiera plazos 6 trminos prescritos
en las leyes 6 en los actos de las autoridades
Salvadoreas; salvo que en las mismas leyes
actos se disponga expresamente otra cosa.


ART. 51.
Cuando se dice que un acto debe ejecu-
tarse en 6 dentro de ciertos plazo, se enten-
der que vale si se ejecuta antes de la media
noche en que trmina el ltimo dia del plazo;
y cuando se exije que haya trascurrido un
espacio de tiempo para que nazcan 6 espiren
ciertos derechos, se entender que estos de-
rechos no nacen 6 espiran sino despues de la
media noche en que trmine el ltimo dia de
dicho espacio de tiempo.
ART. 52.
En los plazos que se sealaren en las leyes,
6 en los decretos del Presidente de la Re-
pblica, 6 de los Tribunales 6 juzgados, se
comprendern aun los dias feriados; menos
que el plazo sealado sea de dias tiles, ex-
presandose as: pues en tal caso no se con-
tarn los feriados.
ART. 53.
Las medidas de extension, peso, duracion
y cualesquiera otras de que se haga mencion
en las leyes, en los decretos del Presidente
de la Repblica, 6 de los Tribunales 6 juzga-
dos, se entendern siempre segun las defini-
ciones legales, y falta de estas en el sentido
general y popular, menos de expresarse otra
cosa.

CAPTULO 6.
DEROGACION DE LA LEYES.
ART. 54.
La. derogacion de las leyes podr ser ex-
presa tcita.
Es expresa cuando la nueva ley dice ex-
presamente que deroga la antigua.
Es tcita, cuanda la nueva ley contiene
disposiciones que no pueden conciliarse con
las de la ley anterior.
La derogacion de una ley puede ser total
6 parcial.
ART. 55.
La derogacion tcita deja vigente en las
leyes anteriores, aunque versen sobre la
misma material, todo aquello que no pugna
con las disposiciones de la nueva ley.

















LIBRO 1.

DE LAS PERSONAS.


TiTULO 1.
DE LAS PERSONAS EN CUANTO A SU NA-
CIONALIDAD Y DOMICILIO.

CAPITULO 1.
DIVISION DE LAS PERSONAS.

ART. 56.
Las personas son naturales 6 juridiee.
De las personas jurdicas y de las reglas
especiales relatives ellas se tratar en el
ttulo final de este libro.
ART. 57.
Son personas naturales todos los indi-
viduos de la especie humana, cualquiera
que sea su edad, sexo, estirpe 6 condition.
Dividense en Salvadoreos y extrangeros.
ART. 58.
Son Salvadoreos los que la Constitucion
del Estado declara tales. Los demas son
extrangeros.
ART. 59.
El ejercicio de los derechos civiles es inde-
pendiente de la cualidad de Ciudadano, por
consiguiente, la ley no reconoce diferencia
entire el Salvadoreo y el extrangero en
cuanto la adquisioion y goce de los dere,'hos
civiles que regla este Cdigo.
ART. 60.
Las personas se dividen, ademas, en domi-
ciliadas y transeuntes.
3


CAPITULO 2.
DEL DOMICILIO EN CUANTO DEPEND DE
LA RESIDENOIA Y DEL ANIMO DE PER-
MANECER EN ELLA.
ART. 61.
El domicilio consiste en la residencia acom-
panada, real 6 presuntivamente, del nimo
de permanecer en ella.

DIVIDESE EN POI=TICO Y CIVIL.
ART. 62.
El domicilio politico es relative al terri-
torio del Estado en general.
ART. 63.
El domicilio civil es relative una part
determinada del territorio del Estado.
ART. 64.
El lugar donde un individuo est de asien-
to, 6 donde ejerce habitualmente su pro-
fesion oficio, 6 donde ha manifestado la
autoridad municipal su nimo de perma-
necer, determine su domicilio civil 6 vecin-
dad.
ART. 65.
No se presume el nimo de permanecer,
ni se adquiere, consiguientemente, domicilio
civil en un lugar, por el solo hecho de habi-
tar un individuo por algun tiempo casa
propia 6 ajena en l, si tiene en otra parte
su hogar domstico, 6 por otras circunstan-
cias aparece que la residencia es accidental,
(17)









18 CODIGO CIVIL DE LA. EPOBLICA DEL SALVADOR.


como la del viagero, 6 la del que ejerce una
comision temporal, 6 la del que se ocupa en
algun trfico ambulante.
ART. 66.
Al contrario, se presume desde luego el
nimo de permanecer y avecindarse-en un
lugar, por el hecho de vender el individuo
las posesiones que tenia en un lugar y com-
prar otras en otro diferente, trasladando l
su residencia; por el de abrir en l tienda,
botica, fbrica, taller, posada, escuela i otro
establecimiento durable, para administrarlo
en persona; por el hecho de aceptar un cargo
concejil, 6 un empleo fijo de los'que regular-
mente se confieren por largo tiempo, y por
otras circunstancias anlogas.
ART. 67.
El domicilio civil no se muda por el hecho
de residir el individuo largo tiempo en otra
parte, voluntaria 6 forzadamente, conser-
vando su familiar y el asiento principal de sus
negocios en el domicilio anterior.
Asi, confinado por decreto judicial un
paraje determinado, 6 desterrado de la
misma manera fuera de la Repblica, reten-
dr el domicilio anterior, mientras conserve
en l su familiar y el principal asiento de sus
negocios.
ART. 68.
Los Obispos, curas y otros eclesisticos,
obligados una residencia determinada,
tienen su domicilio en ella.
ART. 69.
Cuando concurran en varias secciones
territoriales, con respect un mismo indi-
viduo, circunstancias constitutivas de domi-
cilio civil, se entender que en todas ellas lo
tiene; pero si se trata de cosas que dicen
relacion especial una de dichas secciones
exclusivamente, ella sola ser para tales casos
el domicilio civil del individuo.
ART. 70.
La mera residencia har las veces de
domicilio civil' respect de las personas que
no tuvieren domicilio civil en otra part.


ART. 71.
Se podr en un contrato establecer de
comun acuerdo un domicilio civil especial
para los actos judiciales 6 extrajudiciales
que diere lugar el mismo contrato.
ART. 72.
El domicilio parroquial, municipal, de dis-
trito 6 relative cualquiera otra section del
territorio, se determine principalmente por
las leyes y ordenanzas que constituyen dere-
chos y obligaciones especiales para objetos
particulares de gobierno, polica y adminis-
tracion en las respectivas parroquias, comu-
nidades, y distritos, &'., y se adquiere 6
pierde conforme dichas leyes ordenanzas.
A falta de disposiciones especiales en dichas
leyes ordenanzas, se adquiere 6 pierde
segun las reglas de este titulo.

CAPITULO 3.
DEL DOMICILIO EN CUANTO DEPEND DE
LA CONDITION ESTADO CIVIL DE LA
PERSONA
ART. 73.
La mujer casada no divorciada sigue el
domicilio del marido, mientras este reside en
el Salvador.
ART. 74.
El que vive bajo patria potestad sigue el
domicilio paterno, y el que se halla bajo tu-
tela 6 curaduria, el de su tutor 6 curador.
ART. 75.
El domicilio de una persona ser tambien
el de sus criados y dependientes que residan
en la misma casa que ella; sin perjuicio de
lo dispuesto en los dos artculos precedents.

TITULO 2.
DEL PRINCIPIO Y FIN DE LA EXISTENCIA
DE LAS PERSONAS.

CAPITULO 1.
DEL PRINCIPIO DE LA EXISTENCIA DE LAS
PERSONAS.
ART. 16.
La existencia legal de today persona prin-









CODIGO CIVIL DE LA BPOBLIOA DEL SALVADOB. 11


cipia al nacer, esto es, al separarse comple-
tamente de su madre.
La criatura que muere en el vientre ma-
terno, 6 que perece antes de estar comple-
tamente separada de su madre, 6 que no
haya sobrevivido la separation un momen-
to siquiera, se reputar no haber existido
jamas.
ART. 77.
La ley proteje la vida del que est por
nacer. El Juez, en concecuencia, tomar,
petition de cualquiera persona 6 de oficio,
todas las providencias que le parezcan con-
venientes para protejer la existencia del no
nacido, siempre que crea que de algun modo
peligra.
Todo castigo de la madre, por el cual
pudiera peligrar la vida 6 la salud de la
criatura que tiene en su seno, deber diferirse
hasta despues del nacimiento.
ART. 18.
De la poca del nacimiento se colije la de
la conception, segun la regla siguiente.
Se presume de derecho que la concepcion
ha precedido al nacimiento no menos que
ciento ochenta dias cablese, y no mas que
trescientos, contados hcia atras, desde la
media noche en que principle el dia del naci-
miento.
ART. 79.
Los derechos que se deferirian la criatura
que est en el vientre materno, si hubiese
nacido y viviese, estarn suspensos hasta que
el nacimiento se efectde. Y si el nacimiento
constitute un principio de existencia, entrar
el recien nacido en el goce de dichos derechos,
como si hubiese existido al tiempo en que
se defirieron. En el caso del artculo 76,
inciso 2*, pasarn estos derechos otras
personas, como si la criatura no hubiese
jamas existido.
ART. 80.
Cuando de un parto naciesen dos personas
y no pudiere saberse cual de ellas naci
primer, se proceder como si ambas hubiesen
nacido un tiempo.


CAPITULO 2.
DEL FIN DE LA EXISTENCIA DE LAS PER-
SONAS.
ART. 81.
La persona terminal en la muerte natural.
ART. 82.
Si por haber perecido dos 6 mas personas
en un mismo acontecimiento, como en un
naufragio, incendio, ruina 6 batalla, 6 por
otra causa cualquiera, no pudiere saberse el
rden en que han ocurrido sus fallecimientos,
se proceder en todos casos como si dichas
personas hubiesen perecido en un mismo
moment y ninguna de ellas hubiese sobre-
vivido las otras.

CAPITULO 3.
DE LA PRESUNCION DE MUERTE POR DE-
SAPARECIMIENTO.
ART. 83.
Se presume muerto el individuo que ha
desaparecido, ignorndose si vive, y verifi-
cndose las condiciones que van A expresarse.
ART. 84.
1'. La presuncion de muerte debe decla-
rarse peticion de cualquiera parte intere-
sada en ella, por el Juez de primera instancia
del ltimo domicilio que el desaparecido
haya tenido en el Siratder, jwmificAndose
previamente: que se ignora el paradero del
desaparecido: que se han hecho en vano las
posibles diligencias para averiguarlo, y que
desde la fecha de las ultimas noticias que se
tuvieron de su existencia, han transcurrido
cuatro anos.
2*. Se citar al desaparecido por tres
veces en el peridico official, corriendo cuatro
meses entire cada dos citaciones.
3*. Sern odos para proceder A la decla-
racion el ministerio fiscal y un defensor nom-
brado por el Juez; y este, peticion de
aquellos, de cualquier, interesado, 6 de oficio,
podr exijir ademas de las pruebas que se le
presentaren del desaparecimiento, sino las
estimare satisfactorias, las mas que segun las
circunstancias convengan.
4'. La declaracion se har trascurridos que









20 CDIGO CIVIL DE LA REPCBLICA DEL SALVADOB.


sean cuatro meses desde la ltima citacion en
virtud del resultado de las pruebasproducidas.
5'. El Juez fijar en la sentencia como dia
presuntivo de la muerte el ltimo del primer
bienio contado desde la fecha de las ltimas
noticias; y conceder la posesion provisoria
de los bienes del desaparecido.
6'. La sentencia definitive se publicar en
tres nmeros consecutivos del peri dico official
7'. Con todo, si despues que una persona
recibi una herida grave en la guerra, 6 nau-
frag la embarcacion en que navegaba, 6 le
sobrevino otro peligro semejante, no se ha
sabido mas de ella, y han trascurrido desde
entonces cuatro aos, y practicdose la justi-
ficacion y citaciones prevenidas en los n-
meros precedentes, fijar el Juez como dia
presuntivo de la muerte el de la accion de
guerra, naufrajio 6 peligro, 6 no siendo en-
teramente determinado ese dia, adoptar un
trmino medio entire el principio y el fin de
la poca en que pudo ocurrir el suceso; y
conceder inmediatamente la posesion defi-
nitiva de los bienes del desaparecido.
ART. 85.
El Juez conceder la posesion definitive,
en lugar de la provisoria, si, cumplido los
cuatro anos que se refieren en la condition
primera del articulo anterior, se probara que
han trascurrido ochenta desde el nacimiento
del desaparecido. Podr asi mismo conce-
derla, trascurridos que sean veinte aos
desde la fecha de las ltimas noticias, 6
quince desde la fecha en que se di la pose-
sion provisoria; cualquiera que fuese, la
espiracion de dichos plazos, la edad del desa-
parecido si viviese.
ART. 86.
Durante el tiempo que corra antes de
concederse la posesion provisoria 6 la defini-
tiva, en los casos en que aquella no precede
esta, se mirar el desaparecimiento como
mera ausencia, y cuidarn de los interests
del desaparecido los apoderados que haya
dejado para su administration, 6 sus repre-
sentantes legales.


ART. 87.
En virtud del decreto deposesion proviso-
ria, quedar disuelta la sociedad conyugal, si
la hubiere con el desaparecido; se proceder
la apertura y publicacion del testamento,
si el desaparecido hubiere dejado alguno; y
se dar la posesion provisoria los herederos
presuntivos.
No presentndose herederos, se proceder
en conformidad lo prevenido para igual
caso en el libro tercero, titulo De la apertura
de la sucesion.
ART. 88.
Se entienden por herederos presuntivos
del desaparecido los testamentarios 6 legiti-
mos que lo eran la fecha de la muerte pre-
sunta.
El patrimonio en que se presume que su-
ceden, comprender los bienes, derechos y
acciones del desaparecido, cuales eran la
fecha de la muerte presunta.
ART. 89.
Los poseedores provisorios formarn ante
todo un inventario solemne de los bienes, 6
revisarn y rectificarn con la misma solem-
nidad el inventario que exista.
ART. 90.
Los poseedores provisorios representarn
la sucesion en las acciones y defenses con-
tra terceros.
ART. 91.
Los poseedores provisorios podrn desde
luego vender una parte de los muebles 6 to-
dos ellos, si el Juez lo creyere convenient,
oido antes el respective defensor.
Los bienes races del desaparecido no
podrn enagenarse ni hipotecarse antes de la
posesion definitive, sino por causa necesaria
6 de utilidad evidence, declarada por el Juez
con conocimiento de causa, y con audiencia
del respective defensor.
La venta de cualquiera parte de los bienes
raices del desaparecido se har en pblica
subasta.
ART. 92.
Cada uno de los poseedores provisorios










oCDIGO CIVIL DE LA. EEPBOLICA DEL SALVADOB. 21


prestar caucion de conservation y restitu-
cion, y har suyos los respectivos frutos 6
intereses.
ART. 93.
Si durante la posesion provisoria no rea-
pareciere el desaparecido, 6 no se tuvieren
noticias que motivaren la distribution de sus
bienes segun las reglas generals, se decreta-
r la posesion definitive y se cancelarn las
cauciones.
En virtud de la posesion definitive cesan
las restricciones impuestas por el artculo 91.
Si no hubiere precedido posesion provi-
soria, por el decreto de posesion definitive se
abrir la sucesion del desaparecido segun las
reglas generals.
ART. 94.
Decretada la posesion definitive, los pro-
pietarios, los legatarios, y en general todos
aquellos que tengan derechos subordinados
la condition de muerte del desaparecido,
podrn hacerlos valer como en el caso de
verdadera muerte.
ART. 95.
El que reclama un derecho .para cuya
existencia se suponga que el desaparecido ha
muerto en la fecha de la muerte presunta,
no estar obligado & probar que el desapare-
cido ha muerto verdaderamente en esa fecha;
y mientras no se present prueba en contra-
rio, podr usar de su derecho en los trminos
de los artculos precedentes.
Y por el contrario, todo el que reclama un
derecho para cuya existencia se requiera que
el desaparecido haya muerto antes despues
de esa fecha, estar obligado probarlo; y
sin esa prueba no podra impedir que el de-
recho reclamado pase otros, ni exigirles
responsabilidad alguna.
ART. 96.
El decreto de posesion definitive podr res-
cindirse favor del desaparecido si reapare-
ciere, 6 de sus legitimarios habidos durante
el desaparecimiento, 6 de su cnyuje por
matrimonio contraido en la misma poca.


ART. 97:
En la rescision del decreto de posesion de-
finitiva se observarn las reglas que siguen:
1". El desaparecido podr pedir la resci-
sion en cualquier tiempo que se present, 6
que haga constar su existencia.
2'. Las demas personas no podrn pedirla
sino dentro de los respectivos plazos de pres-
cripcion contados desde la fecha de la ver-
dadera muerte.
3'. Este beneficio aprovechar solamente
las personas que por sentencia judicial lo
obtuvieren.
4". En virtud de este beneficio se reco-
brarn los bienes en el estado en que se halla-
ren subsistiendo las enajenaciones, las hipo-
tecas y demas derechos reales constituidos
legalmente en ellos.
5': Para today restitucion sern considera-
dos los demandados como poseedores de
buena f, menos de prueba contraria.
6'. El haber sabido y ocultado la verda-
dera muerte del desaparecido, 6 su existencia,
constitute mala f.

CAPITULO 4.
DE LA MUERTE CIVIL.
ART. 98.
Termina tambien la personalidad, relativa-
mente los derechos de propiedad, por la
muerte civil, que es la profession solemne,
ejecutada conforme las leyes, en institute
monstico, reconocido por la Iglesia Cat-
lica.
ART. 99.
El religioso que ha obtenido la relajacion
de sus votos, vuelve la vida civil; pero no
por eso podr reclamar derecho alguno sobre
los bienes que antes de la profession poseia,
ni sobre las sucesiones de que por su muerte
civil fu incapaz.
ART. 100.
La nulidad de la profession facultar al ex-
claustrado para reclamar los derechos de que
por la profession aparente haya sido privado
y que no hubieren prescrito.









22 CODIGO CIVIL DE LA REPBLICA DEL SALVADOR.


TTULO 3.
DE LOS ESPONSALES.
ART. 101.
Los esponsales 6 desposorio, 6 sea la pro-
mesa de matrimonio mutuamente aceptada,
es un hecho privado, que las leyes someten
enteramente al honor y conciencia del indi-
viduo, y que no produce obligacion alguna
ante la ley civil.
No se podr alegar esta promesa ni para
pedir que se lleve efecto el matrimonio, ni
para demandar indemnizacion de perjuicios.
ART. 102.
Tampoco podr pedirse la multa que por
parte de uno de los esposos se hubiere estipu-
lado favor del otro para el caso de no cum-
plirse lo prometido.
Pero si se hubiere pagado la multa, no
podr pedirse se devolucion.
ART. 103.
Lo dicho no se opone que se demand la
restitucion de las cosas donadas y entregadas
bajo la condition de un matrimonio que no
se ha efectuado.

TITULO 4.
DEL MATRIMONIO.
ART. 104.
El matrimonio es un contrato solemne por
el cual un hombre y una mujer se unen ac-
tual indisolublemente, y por toda la vida,
con el fin de vivir juntos, de procrear, y de
auxiliarse mutuamente.
ART. 105.
Toca la autoridad eclesistica decidir
sobre la validez del matrimonio que se trata
de contraer 6 se ha contraido.
La ley civil reconoce como impedimentos
para el matrimonio los que han sido declara-
dos tales por la Iglesia Ctolica; y toca la
autoridad eclesistica decidir sobre su exis-
tencia y conceder dispensa de ellos.
ART. 106.
El matrimonio entire personas que fueren
afines en cualquier grado de la linea recta,


no producir efectos civiles; aunque el im-
pedimento haya sido dispensado por autori-
dad eclesistica.
ART. 101.
No podr procederse la celebration del
matrimonio sin el asenso 6 licencia de la
persona 6 personas cuyo consentimiento sea
necesario segun las reglas que van expre-
sarse, 6 sin que conste que el respective con-
trayente no ha menester para casarse el con-
sentimiento de otra persona, 6 que ha ob-
tenido el del Gobernador del Departamento
respective en subsidio.
ART. 108.
Los que hayan cumplido veinte y cinco
anos no estarn obligados obtener el con-
sentimiento de persona alguna.
ART. 109.
Los que no hubieren cumplido veinte y
cinco aos, aunque hayan obtenido habilita-
cion de edad para la administration de sus
bienes, no podrn casarse sin el consenti-
miento expreso de su padre legitimo, 6 falta
de padre legtimo, el de la madre legtima, 6
falta de ambos, el del ascendiente 6 ascen-
dientes legitimos de grado mas prximo.
En igualdad de votos contrarios pre-
ferir el favorable al matrimonio.
ART. 110.
El hijo natural que no haya cumplido
veinte y cinco anos estar obligado obtener
el consentimiento de su padre y en su falta
el de la madre.
Los hijos espurios menores de dicha edad
obtendrn el del padre que los alimenta 6
el de la madre en falta de aquel.
ART. 111.
Se entender faltar el padre 6 madre
otro ascendiente, no solo por haber fallecido,
sino por estar demente 6 fatuo, 6 por
hallarse ausente del territorio de la Rep-
blica ignorarse el lugar de su residencia.
ART. 112.
Se entendern faltar asi mismo el padre
que ha sido privado de la patria potestad









CODIGO oIVIL DE LA. REPBULOA DEL SALVADOM. 21


por decreto judicial, y la madre que por su
mala conduct ha sido inhabilitada para
intervenir en la education de sus hijos.
ART. 118.
falta de los dichos padres, madres y ascen-
dientes, ser necesario al que no haya cum-
plido veinte y cinco aos el consentimiento
de su curador general, 6 en su defecto, el
de un curador especial.
ART. 114.
Si la persona que debe prestar este con-
sentimiento lo negare, aunque sea sin expresar
causa alguna, no podr procederse al matri-
monio de los menores de veinte y un aos;
pero los mayores de esta edad tendrn de-
recho que se exprese la causa del disenso,
y se califique ante el Gobe-i~idor del De-
partamento respective.
El curador que niega su consentimiento
estar siempre obligado expresar la causa.
ART. 115.
Las razones que justifican el disenso no
podrn ser otras que estas :
1'. La existencia de cualquier impedi-
mento legal, inclusos los sealados en los
artculos 106 y 118.
2'. El no haberse practicado alguna de
las diligencias prescritas en el titulo De las
segundas nupcias, en su caro;
3'. Grave peligro para la salud del menor
quien se niega la licencia, 6 de la prole.
4'. Vida licenciosa, passion inmoderada al
juego, embriaguez habitual de la persona con
quien el menor desea casarse.
5'. Haber sido condenada esa persona
cualquiera de las penas indicadas en el
artculo 271, nmero 4.
6'. No tener ninguno de los esposos me-
dios actuales para el competente.desempeflo
de las obligaciones del matrimonio.
ART. 116.
El que no habiendo complido veinte y
cinco aos se casare sin el consentimiento de
un ascendiente, estando obligado obtenerlo,
6 sin que el Gobernador respective haya


declarado irracional el disenso, podr ser
desheredado, no solo por aquel 6 aquellos
cuyo consentimiento le fu necesario, sino
por todos los otros ascendientes. Si alguno
de estos muriere sin hacer testamento, no
tendr el descendiente mas que la mitad de
la porcion de bienes que le hubiera corres-
pondido en la sucesion del difunto.
ART. 117.
El ascendiente sin cuyo necesario consen-
timiento, 6 el del Gobernador respective en
subsidio, se hubiere casado el descendiente,
podr revocar por esta causa las donaciones
que antes del matrimonio le haya hecho.
El matrimonio contraido sin el necesario
consentimiento de las personas que deban
prestarlo, no priva del derecho de alimen-
tos.
ART. 118.
Mientras que una mujer, aun habilitada de
edad, no hubiere cumplido veinte y cinco
aos, no ser licito al tutor 6 curador que
haya administrado 6 administre sus bienes,
casarse con ella, sin que la cuenta de la ad-
ministracion haya sido aprobada por el Juez,
con audiencia de un curador especial.
Igual inhabilidad se estiende los desen-
dientes del tutor 6 curador para el matrimo-
nio con el pupilo 6 pupila ; aunque el pupilo
6 pupila haya obtenido habilitacion de edad.
El matrimonio celebrado en contravencion
esta disposition, sujetar al tutor 6 curador
que lo haya contraido 6 permitido, la pr-
dida de today remuneracion que por su cargo
le corresponda, sin perjuicio de las otras penas
que las leyes le impongan.
No habr lugar las disposiciones de este
artculo, si el matrimonio es autorizado por
el ascendiente 6 ascendientes, cuyo consenti-
miento fuere necesario para contraerlo.
ART. 119.
El matrimonio entire personas catlicas se
celebrar con las solemnidades prevenidas
por la Iglesia, y compete la autoridad
eclesistica velar sobre el cumplimiento de
ellas.









24 OODIGO CIVIL DE LA BEPBLICA DEL SALVADOR.

ART. 120. Acerca de las demas causes de disolucion
Una ley especial determinar las formali- del matrimonio, toca la autoridad eclesis-
dades y requisitos con que deban contraerse en tica juzgar, y la disolucion pronunciada por
el territorio de la Reppiblica los matrimonios ella producir los mismos efectos que la diso.
entire personas que no profesan la religion lucion por causa de muerte.
Catlica.


ART. 121.
El matrimonio celebrado en pais extrangero
en conformidad las leyes del mismo pais,
6 las leyes Salvadoreas, producir en el
Salvador los mismos efectos civiles, que si se
hubiese celebrado en territorio Salvadoreo.
Sin embargo, si un Salvadoreo 6 Salvado-
rea contrajere matrimonio en pais extrangero,
contraviniendo de algun modo Alas leyes Sal-
vadoreas, la contravencion producir -en el
Salvador los mismos efectos que si se hu-
biese cometido en el Salvador.
ART. 122.
El matrimonio disuelto en territorio extran-
gero en conformidad las leyes del mismo
pais, pero que no hubiera podido disolverse
segun las leyes Salvadoreas, no habilita
ninguno de los dos cnyujes para casarse en
el Salvador, mientras viviere el otro cnyuje.
ART. 123.
El matrimonio que segun las leyes del pais
en que se contrajo pudiera disolverse en l,
no podr, sin embargo, disolverse en el Sal-
vador, sino en conformidad las leyes Salva-
doreflas.
ART. 124.
El matrimonio nulo, si ha sido celebrado
con las solemnidades que la ley require, pro-
duce los mismos efectos civiles que el vlido
respect del cnyuje que de buena f, y con
just causa de error, lo contrajo; pero
dejar de producer efectos civiles desde que
falte la buena f por parte de ambos cnyujes.
Las donaciones 6 promesas que, por causa
de matrimonio, se hayan hecho por el otro
cnyuje al que cas de buena f, subsistirn
no obstante la declaracion de la nulidad del
matrimonio.
ART. 125.
El matrimonio se disuelve por la muerte 1
de uno de los dos cnyujes. h


I


TITULO 5.
DE LAS SEGUNDAS NUPCIAS.
ART. 126.
El varon viudo que teniendo hijos de pre-
cedente matrimonio bajo su patria potestad,
6 bajo su tutela 6 curadura, quisiere volver
casarse, deber proceder al inventario
solemne de los bienes que est administrando
y les pertenezcan como herederos de su mujer
difunta 6 con cualquiera otro titulo.
Para la confeccion de este inventario se
dar dichos hijos un curador especial.
ART. 127.
Habr lugar al nombramiento de curador
aunque los hijos no tengan bienes propios de
ninguna clase en poder del padre. Cuando
as fuere, deber el curador especial testifi-
carlo.
ART. 128.
La autoridad eclesistica no permitir el
matrimonio del viudo que trata de volver a
casarse, sin que se le present certificado
autntico de haberse practicado el inventario
antedicho, 6 de que sus hijos no tienen bienes
propios de ninguna clase, 6 sin que preceda
information sumaria de que el viudo no tiene
hijos de precedent matrimonio, que esten
bajo su patria potestad, 6 bajo su tutela 6
curadura.
El eclesiastico que contraviniere esta dis-
posicion, quedar sujeto la responsabilidad
que por el Cdigo criminal se le imponga.
ART. 129.
El viudo que se casare sin haber hecho
antes el inventario prevenido en el articulo
126, perder el derecho de suceder como
egitimario 6 como heredero abintestato al
ijo cuyos bienes ha administrado.









CODIGO CIVIL DE LA REPBLICA DEL SALVADO. 21


ART. 130.
Cuando un matrimonio haya sido disuelto
declarado nulo, la mujer que est embara-
zada no podr pasar otras nupcias antes del
parto, 6, no habiendo seales de preez,
antes de cumplirse los doscientos setenta dias
subsiguientes la disolucion 6 declaracion de
nulidad.
Pero se podrn rebajar de este plazo todos
los dias que hayan precedido inmediatamente
dicha disolucion 6 declaracion, y en los
cuales haya sido absolutamente impossible el
acceso del marido la mujer.
ART. 131.
La autoridad eclesistica no permitir el
matrimonio de la mujer sin que por parte de
esta se justifique no estar comprendida en el
impedimento del articulo precedent.
ART. 132.
La viuda que, teniendo hijos de precedent
matrimonio que se hallen bajo su tutela 6
curaduria, tratare de volver casarse, deber
sujetarse lo prevenido en el articulo 526.


TITULO 6.
OBLIGACIONES Y DERECHOS ENTIRE LOS
CONYTJES.

CAPITULO 1.
REGLAS GENERALS.
ART. 133.
Los cnyujes estan obligados guardarse
fidelidad, socorrerse y ayudarse mutua-
mente en todas las circunstancias de ja vida.
El marido debe protection la mujer, y
la mujer "bediencia al marido.
ART. 134.
La potestad marital es el conjunto de dere-
chos que las leyes conceden al marido sobre
la persona y bienes de la mujer.
ART. 185.
El marido tiene derecho para obligar su
mujer vivir con l y seguirle donde quie-
ra que traslade su residencia.
4


Cesa este derecho cuando su ejecucion
acarrea peligro inminente la vida de la
mujer.
La mujer, por su parte, tiene derecho
que el marido la reciba en su casa.
ART. 136.
El marido debe suministrar la mujer lo
necesario segun sus facultades, y la mujer
tendr igual obligacion respect del marido,
si este careciere de bienes.
ART. 137.
Por el hecho del matrimonio se contrae
sociedad de bienes entire los cnyujes, y
toma el marido la administration de los de
la mujer, segun las reglas que se expondrn
en el ttulo De la sociedad conyugal.
Los que se hayan casado en pais extrangero
y pasaren domiciliarse en el Salvador, se
mirarn como separados de bienes, siempre
que en conformidad las leyes bajo cuyo
imperio se casaron, no haya habido entire
ellos sociedad de bienes.
ART. 138.
Sin autorizacion del marido, no puede la
mujer casada parecer en juicio, por si, ni por
procurador: eea demandando 6 defendin-
dose.
Pero no es necesaria la autorizacion del
marido en causa criminal 6 de polica, en que
se proceda contra la mujer, ni en los litijios
de la mujer contra el marido, 6 del marido
contra la mujer.
El marido, sin embargo, ser siempre obli-
gado suministrar la mujer los auxilios
que necesite para sus acciones 6 defenses ju-
diciales.
ART. 139.
La mujer no puede, sin autorizacion del
marido, celebrar contrato alguno, ni desistir
de un contrato anterior, ni remitir una deuda,
ni aceptar 6 repudiar una donation, herencia
6 legado, ni adquirir a titulo alguno oneroso
6 lucrative, ni enagenar, hipotecar 6 empear.
ART. 140.
La autorizacion del marido deber ser










CODIGO CIVIL DE LA BEPBLICA DEL SALVADOR.


otorgada por instrument pblico, 6 inter-
viniendo l mismo, express y directamente,
en el acto.
No podr presumirse la autorizacion del
marido, sino en los casos que la ley ha pre-
visto.
ART. 141.
La mujer no necesita de la autorizacion
del marido para disponer de lo suyo por acto
testamentario que haya de obrar efecto des-
pues de su muerte.
ART. 142.
La autorizacion del marido puede ser
general para todos los actos en que la mujer
la necesite, 6 especial para una clase de ne-
gocios, 6 para un negocio determinado.

ART. 143.
El marido podr revocar su arbitrio, sin
efecto retroactive, la autorizacion general 6
especial que haya concedido la mujer.
La revocacion se har por instrument
pblico anotndose por el cartulario su con-
tenido al margen de la escritura matriz cuyas
disposiciones se revocan, y de la copia ori-
ginal de la autorizacion. Hecha en otra for-
ma no valdr.
Si pendiesen autos ante algun tribunal en
los cuales obrare la mujer con autorizacion
del marido, deber este hacer constar en ellos
la revocatoria exibiendo la copia de que se
habla en el inciso anterior con la razon cor-
respondiente: de otra manera se tendr por
no hecha en este caso.

ART. 144.
El marido puede ratificar los actos para
los cuales no haya autorizado su mujer, y
la ratificacion podr ser tambien general 6
especial.
La ratificacion podr ser tcita, por hechos
del marido que manifiesten inequivocamente
su aquiescencia.
El conocimiento del acto y su no reclama-
cion dentro de los treinta dias subsiguientes
l, induce ratification.


ART. 145.
La autorizacion del marido podrser suplida
por la del Juez, con conocimiento de causa,
cuando el marido se la negare sin just mo-
tivo, y de ello se siga perjuicio la mujer.
Podr asi mismo ser suplida por el Juez
en caso de algun impedimento del marido,
como el de ausencia real 6 aparente ; cuando
de la demora se siguiere perjuicio.
ART. 146.
En las acciones civiles contra la mujer
casada deber el actor dirigirse al marido
para que autorize 6 represent la mujer en
la litis.
Si el marido no- pudiere 6 no quisiere
prestar su autorizacion 6 representation,
podr el Juez suplirla y dar la mujer, si
fuere menor, un curador para la litis.
ART. 147.
Ni la mujer, ni el marido, ni ambos juntos,
podrn enajenar 6 hipotecar los bienes raices
de la mujer, sino en los casos y con las for-
malidades que se dirn en el titulo De la so-
ciedad conyugal.
ART. 148.
Si por impedimento de larga 6 indefinida
duracion, como el de interdiccion, el de pro-
longada ausencia, 6 desaparecimiento, se
suspended el ejercicio de la potestad marital,
se observar lo dispuesto en el Capitulo 4,
del titulo, De la sociedad conyugal.
ART. 149.
La autorizacion judicial represent la del
marido y produce los mismos efectos, con la
diferencia que v expresarse.
La mujer que procede con autorizacion del
marido, obliga al marido en sus bienes de la
misma manera que si el acto fuera del mari-
do; y obliga ademas sus bienes propios,
hasta concurrencia del beneficio particular
que ella reportare del acto: y lo mismo ser
si la mujer ha sido autorizada judicialmente
por impedimento accidental del marido en
casos urjentes, con tal que haya podido pre-
sumirse el consentimiento de este.










CODIGO CIVIL DE LA REPBLIOA DEL SALVADOR. 27


Pero si la mujer ha sido autorizada por el
Juez contra la voluntad del marido, obligar
solamente sus bienes propios; mas no obli-
gar el haber social, ni los bienes del marido,
sino hasta concurrencia del beneficio que la
sociedad, 6 el marido, hubieren reportado
del acto.
Ademas, si el Juez autorizare la mujer
para aceptar una herencia, deber ella acep-
tarla con beneficio de inventario ; y sin este
requisito obligar solamente sus propios
bienes las results de la aceptacion.
ART. 150.
Se presume la autorizacion del marido en
la compra de cosas muebles que la mujer
hace al contado.
Se presume tambien la autorizacion del
marido en las compras al fiado de objetos
naturalmente destinados al consumo ordina-
rio de la familiar.
Pero no se presume en la compra al fiado
de galas, joyas, muebles preciosos, aun de
los naturalmente destinados al vestido y me-
naje, menos de probarse que se han com-
prado, 6 se han empleado en el uso de la
mujer 6 de la familiar, con conocimiento, y
sin reclamacion del marido.
ART. 151.
El marido menor de veinte y un alios ne-
cesita de curador para la administration de
la sociedad conyugal.
ART. 152.
Las reglas de los articulos precedentes su-
fren excepciones 6 modificaciones por las cau-
sas siguientes:
1'. El ejercitar la mujer una profession,
industrial oficio.
2". La separation de bienes.
3'. El divorcio perpetuo.


CAPITULO 2.
EXCEPCIONES RELATIVES A LA PROFESSION
OFICIO DE LA MUJER.
ART. 153.
Si la mujer casada ejerce publicamente
una profession 6 industrial cualquiera, como
la de director de colegio, maestra de escue-
la, actriz, obstetriz, posadera, nodriza, se
presume la autorizacion general del marido
para todos los actos y contratos concernientes
A su profession 6 industrial, mientras no inter-
venga reclamation 6 protest de su marido,
notificada de antemano al pblico, 6 especial-
mente al que contratare con la mujer.
ART. 154.
La mujer casada mercadera est sujeta A
las reglas especiales dictadas en el Cdigo de
Comercio.

CAPITULO 8.
EXCEPCIONES RELATIVES A LA SIMPLE
SEPARATION DE BIENES.
ART. 155.
Simple separacion de bienes es la que se
efectu sin divorcio, en virtud de decreto
judicial, 6 por disposicion de la ley.
ART. 156.
La mujer no podr renunciar en las capi-
tulaciones matrimoniales la facultad de pedir
la separation de bienes que le dan derecho
las leyes.
ART. 157.
Para que la mujer menor pueda pedir se-
paracion de bienes, deber ser autorizada
por un curador especial.
ART. 158.
El Juez decretar la separacion de bienes
en el caso de insolvencia 6 administration
fraudulent del marido y en el que se expre-
sa en el artculo 465, inciso 1*.
Si los negocios del marido se hallan en
mal estado, por concecuencia de especula-
ciones aventuradas, 6 de una administration
errnea 6 descuidada, podr oponerse A la
separacion, prestando fianzas 6 hipotecas que










18 CODIGO CIVIL DE LA REPBLICA DEL SALVADOR.


aseguren suficientemente los interest de la
mujer.
ART. 159.
Demandada la separacion de bienes, podr
el Juez, peticion de la mujer, tomar las
providencias que estime conducentes la se-
guridad de los intereses de esta, mientras
dure el juicio.
ART. 160.
En el juicio de separacion de bienes por
el mal estado de los negocios del marido, la
confession de este no hace prueba.
ART. 161.
Decretada la separation de bienes, se en-
tregarn la mujer los suyos, y en cuanto
la division de los gananciales se seguirn las
mismas reglas que en el caso de la disolucion
del matrimonio.
La mujer no tendr desde entones parte
alguna en los gananciales que provengan de
la administration del marido; y el marido,
su vez, no tendr parte alguna en los ga-
nanciales que provengan de la administra-
cion de la mujer.
ART. 162.
La mujer separada de bienes no necesita
de la autorizacion del marido para los actos
y contractors relatives la administration y
goce de lo que separadamente administra.
Tampoco necessity de la autorizacion del
marido para enajenar, cualquier titulo, los
bienes muebles que separadamente adminis-
tra.
Pero necessita de esta autorizacion, la
del Juez en subsidio, para estar en juicio,
aun en causes concernientes su administra-
cion separada; salvo en los casos excepcio-
nales del articulo 138.
ART. 163.
En el estado de separacion, ambos cnyu-
jes deben proveer las necesidades de la
familiar comun proporcion de sus faculta-
des.
El Juez en caso necesario reglar la con-
tribucion.


ART. 164.
Los acreedores de la mujer separada de
bienes, por actos contratos que legitima-
mente han podido celebrarse por ella, ten-
drn accion sobre los bienes de la mujer.
El marido no ser responsible con sus
bienes sino cuando hubiere accedido como
fiador, 6 de otro modo, las obligaciones
contraidas por la mujer.
Ser asi mismo responsible, prorata del
beneficio que hubiere reportado de las obli-
gaciones contraidas por la mujer ; compren-
diendo en este beneficio el de la familiar co-
mun, en la parte en que de derecho haya 61
debido proveer las necesidades de esta.
La simple autorizacion no le constitute
responsible.
ART. 165.
Si la mujer separada de bienes confiere al
marido la administration de alguna parte de
los suyos, ser obligado el marido la mujer
como simple mandatario.
ART. 166.
A la mujer separada de bienes se dar
curador para la administration de los suyos
en todos los casos en que siendo soltera ne-
cesitaria de curador para administrarlos.
No cesar por esta curaduria el derecho
concedido al marido en el articulo 162, in-
ciso 3.
ART. 101.
La separation de bienes, pronunciada ju-
dicialmente por el mal estado de los negocios
del marido en los casos del articulo 158
inciso 2*, podr terminar por decreto de
Juez, peticion de ambos cnyujes; y sin
este requisito continuar legalmente la sepa-
racion.
ART. 168.
El restablecimiento legal de la administra-
cion del marido restituye las cosas al estado
anterior, como si la separacion de bienes no
hubiese existido.
Pero valdrn todos los actos ejecutados
legitimamente por la mujer, durante la sepa-










o~00o MMvI mI LL a MPBL1OA M.-8ALVAn:OB 21


racion de bienes, como si los hubiese auto-
rizado la justicia.
El marido, har constar por .inventario
solemne los bienes de la mujer que entren
de nuevo bajo su administration : no hacin-
dolo asi ser responsable- con sus propios
bienes.
ART. 169.
Si la mujer casada se hiciere una dona-
cion, 6 se dejare una herencia 6 legado, con
la condition precise de que en las cosas
donadas, heredadas 6 legadas no tenga la
administration el marido, y si dicha dona-
cion, herencia 6 legado fuere aceptado por
la mujer con autorizacion del marido, 6 del
Juez en subsidio, se observarn las reglas
siguientes:
1'. El marido exigir que la herencia se
acepte con beneficio de inventario, so pena
de constituirse responsible en sus bienes
las results de la aceptacion.
2'. Con respect las cosas donadas,
heredadas 6 legadas, se observarn las dis-
posiciones de los artculos 162, 163, 164,
165 y 166.
3'. Los contratos de la mujer en que no
aparezca la autorizacion del marido y que
hayan podido celebrarse por ella sin esta
autorizacion, la obligarn en los bienes que
separadamente administra.
4". Los contratos autorizados por el mu-
rido, 6 por el Juez en subsidio, se sujetarn
lo dispuesto en el artculo 149.
5". Sern exclusivamente de la mujer los
frutos de las cosas que administra y todo lo
que con ellos adquiera.
ART. 170.
Si en las capitulaciones matrimoniales se
hubiere estipulado que la mujer administre
separadamente alguna parte de sus bienes,
se aplicarn esta separacion parcial las
reglas del artculo precedent.


CAPITULO 4.
HEXCoEPIoNB REATIVAS AL DIVORCIO
PERPETUO.
ART. 111.
El juicio de divorcio pertenece la auto-
ridad eclesistica. Los efectos civiles del
divorcio, esto es, todo lo que concierne 6 los
bienes de los cnyujes, su libertad personal,
la crianza y education de los hijos, son
reglados privativamente por las leyes y las
judicaturas civiles.
La habitacion y alimentos de la mujer y
las expenses de la litis, que el marido deba
suministrar A la mujer durante el juicio de
divorcio, se reglarn y decretarn por el Juez
civil.
ART. 179.
Para impetrar los efectos civiles del di-
vorcio perpetuo, se presentar al Juez copia
autntica de la sentencia que lo ha pronun-
ciado.
ART. 173.
Los efectos civiles del divorcio principian
por el decreto del Juez civil que lo reconoce.
En virtud de este reconocimiento se resti-
tuyen la mujer sus bienes y se dispone de
los gananciales como en el caso de la disolu-
cion por causa de muerte, sin perjuicio de
las excepciones que se van expresar.
ART. 174.
Si la mujer hubiere dado causa al divorcio
por adulterio, perder en beneficio del marido
todo derecho los gananciales, y el marido
tendr la administration y usufructo de los
bienes de ella; except aquellos que la mujer
administre como separada de bienes y los
que adquiera cualquier titulo despues del
divorcio. En el caso de administration frau-
dulenta del marido, tendr, derecho la mujer
para que se pongan los suyos cargo de un
curador de bienes; y lo mismo ser si peli-
graren por una administration imprudente
6 descuidada; pero en este caso podr el
marido retenerlos, prestando fianzas 6 hipo-
tecas que aseguren suficientemente los in-
tereses de su mujer.










80 CODGO CIVIL DB LA REPOBLIOA DBE SALVADOB.
a*


ART. 175.
El conyuje inocente podr revocar las
donaciones que hubiere hecho al culpable,
siempre que este haya dado causa al divorcio
por adulterio, sevicia atroz, atentado contra
la vida del otro cnyuje d otro crime de
igual gravedad.
ART. 176.
La mujer divorciada administra con in-
dependencia del marido, los bienes que ha
saeado del poder de este, 6 que despues del
divorcio ha adquirido, y puede enajenarlos
6 hipotecarlos sin necesidad de autorizpcion
alguna.
Tampoco ha menester autorizacion para
comparecer en juicio por si 6 por procurador
demandando 6 defendindose.
Lo dicho en los dos incisos precedentes se
observar sin perjuicio de lo prevenido en el
articulo 359, inciso 20.
ART. 111.
El marido que ha dado causa al divorcio
conserve la obligacion de contribuir la cn-
grua y decent sustentacion de su mujer
divorciada: el Juez reglar la cantidad y
forma de la contribution, atendidas las cir-
cunstancias de ambos.
ART. 178.
Aunque la mujer haya dado causa al di-
vorcio, tendr derecho que su marido la
prove de lo que necesite para su modest
sustentacion, y el Juez reglar la coutribu-
cion como en el caso del articulo anterior,
tomando en especial consideration la cuantia
de bienes de la mujer que administre el ma-
rido, y la conduct que haya observado la
mujer antes y despues del divorcio.
ART. 179.
El marido que se encuentra en indigencia
tiene derecho ser socorrido por la mujer,
en lo que necesite para su modest susten-
tacion, aunque l sea el que ha dado motivo
al divorcio; pero en este caso el Juez, al
regular la contribution. tomar en cuenta la
conduct del marido.


ART. 180.
Si la criminalidad del cnyuje contra quien
so ha obtenido el divorcio fuere atenuada por
circunstancias graves en la conduct del
cnyuje que lo solicit, podr el Juez mo-
derar el rigor de las disposiciones prece-
dentes, sea coacediendo A la mujer la restitu-
cion de una parte 6 el todo de sus bienes, no
obstante lo dispuesto en el artculo 174; sea
denegando las acciones revocatorias conce-
didas por el articulo 175. sea modificando el
valor de las contribuciones ordenadas por los
artculos 177, 178 y 179 ; sea adoptando la
regla del articulo 173 sen exception alguna.
Se reputan circunstancias graves la sevicia
atroz, el abandon del cnyuje, la vida licen-
ciosa, el atentado contra la vida el honor
del otro cnyuje y otras de igual naturaleza.
ART. 181.
Si se reconciliaren los divorciados, se res-
tituirn las cosas por lo tocante la sociedad
conyujal y la administration do bienes, al
estado en que antes del divorcio se hallaban,
como si no hubiere existido el divorcio.
Esta restitucion deber ser decretada por
el Juez peticion de ambos cnyujes, y pro-
ducir los mismos efectos que el restableci-
miento de la administration del marido en el
caso del artculo 168.

TITULO 7.
DE LOS HIJOS LEGITIMOS CONCEBIDOS EN
MATRIMONIO.

CAPITULO 1.
REGLAS GENERALS.
ART. 182.
El hijo concebido durante el matrimonio
de sus padres es hijo legitimo.
Lo es tambien el concebido en matrimonio
putativo, mientras produzca efectos civiles,
segun el articulo 124.
ART. 183.
El hijo que nace despues de espirados los
ciento ochenta dias subsiguientes al matri-









CODIGO CIVIL DE LA BEEPBUOA DBL SALVADOB. 81


monio, se reputa concebido en l y tiene por
padre al marido.
El marido, con todo, podr no reconocer
al hijo como suyo, si prueba que durante
todo el tiempo en que, segun el articulo 78,
pudiera presumirse la concepcion, estuvo en
absolute imposibilidad fsica de tener access
la mujer.
ART. 184.
El adulterio de la mujer, aun cometido du-
rante la poca en que pudo efectuarse la con-
cepcion, no autoriza por si solo al marido
para no reconocer al hijo como suyo. Pero
probado el adulterio en esa poca, se le ad-
mitir la prueba de cualesquiera otros hechos
conducentes justificar que 61 no es el padre.

ART. 185.
Mientras viva el marido, nadie podr re-
clamar contra la legitimidad del hijo conce-
bido durante el matrimonio, sino el marido
mismo.
ART. 186.
Toda reclamacion del marido contra la
legitimidad del hijo concebido por su mujer
durante el matrimonio, deber hacerse den-
tro de los sesenta dias contados desde aquel
en que tuvo conocimiento del part.
La residencia del marido en el lugar del
nacimiento del hijo har presumir que lo
supo inmediatamente; menos de probarse
que por part de la mujer ha habido ocul-
tacion del parto.
Si al tiempo del nacimiento se hallaba el
marido ausente, se presumir que lo supo in-
mediatamente despues de su vuelta la re-
sidencia de la mujer, salvo el caso de ocul-
tacion mencionado en el inciso precedent.
Pero contra la legitimidad del hijo nacido
despues de trascurridos trescientos dias de
hallarse ausente el marido, podr este 6 sus
herederos, reclamar no obstante cualquiera
prescription.
ART. 187.
Si el marido muere antes de vencido el
trmino que le conceden las leyes para de-
clarar que no reconoce al hijo como suyo, 6


sin haber reclamado en el caso del ltimo
inciso del articulo precedent, podrn hacerlo
en los mismos trminos los herederos del
marido, y en general toda persona quien la
pretendida legitimidad del hijo irrogare per-
juicio actual.
Cesar este derecho, si el padre hubiere re-
conocido al hijo como suyo en su testamento
6 en otro. instrument pblico.
ART. 188.
A peticion de cualquiera persona que tenga
interest actual en ello, declarar el Juez la
ilegitimidad del hijo nacido despues de espi-
rados los trescientos dias subsiguientes la
disolucion del matrimonio.
Si el marido estuvo en absolute imposi-
bilidad.flsica de tener acceso la mujer desde
antes de la disolucion del matrimonio, se
contarn los trescientos dias desde la fecha
en que empez esta imposibilidad.
Lo dicho acerca de la disolucion, se aplica
al caso de la separation de los cnyuges por
declaracion de nulidad del matrimonio.
ART. 189.
Los herederos y demas personas actual-
mente interesadas tendrn para provocar el
juicio de ilegitimidad, sesenta dias de plazo,
desde aquel en que supieron la muerte del
padre, en el caso del artculo 187, en que
supieron el nacimiento del hijo, en el caso
del artculo 188.
Si los interesados hubieren entrado en po-
sesion efectiva de los bienes sin contradic-
cion del pretendido hijo legitimo, podrn
oponerle la excepcion de ilegitimidad en cual-
quier tiempo que l sus herederos les dispu-
taren sus derechos.
Si el marido hubiere desaparecido, el pri-
mero de los plazos seflalados en este articulo
se contar desde el primer decreto de pose-
sion concedida sus herederos presuntivos.
ART. 190.
Los ascendientes legitimos del marido
tendrn derecho para provocar el juicio de
ilegitimidad, aunque no tengan part alguna









12 CODIGO CIVIL DE LA. EPOBLICA DEL SALVADOR.


en la sucesion del marido ; pero debern ha-
cerlo dentro de los plazos sefalados en el ar-
ticulo precedente"
ART. 191.
Ninguna reclamacion contra la legitimidad
del hijo, ora sea hecha por el marido, 6 por
otra persona, tendr valor alguno, sino se in-
terpusiere en tiempo hbil ante el Juez, el
cual nombrar curador al hijo que lo necesi-
tare, para que'le defienda en l, sin perjuicio
de lo dispuesto en el artculo 186, inciso 40.
La madre ser citada, pero no obligada,
aparecer en el juicio.
No se admitir el testimonio de la madre,
que en el juicio de legitimidad del hijo de-
clare haberlo concebido en adulterio.
ART. 192.
Durante el juicio, se presumir la legitimi-
dad del hijo, y ser mantenido y tratado co-
mo legitimo; pero declarada judicialmente
la ilegitimidad, tendr derecho el marido, y
cualquiera otro reclamante, que la madre
les indemnice de todo perjuicio que la pre-
tendida legitimidad les haya irrogado.


CAPITULO 2.
REGLAS ESPECIALES PARA EL CASO DE
DIVORCIO.
ART. 193.
El concebido durante el divorcio temporal
6 perpetuo de los cnyujes no tiene derecho
para que el marido le reconozca por hijo
suyo, menos de probarse que el marido lo
reconoci como suyo :
1. Por instrument pblico.
20. Por acto testamentario.
3*. Por escritos otros actos judiciales.
4*. Dndolo conocer como hijo suyo
sus herederos, declarndolo estos judicial-
mente.
5*. Crendolo y educndolo sus expenses
en concept de hijo.
Tambien tendr derecho ser reconocido
por hijo del marido justificando que fue con-


cebido en tiempo en que reconciliados priva-
damente los cnyujes habitaron juntos.
ART. 194.
La mujer recien divorciada 6 que, pen-
diente el juicio de divorcio, est actualmente
separada de su marido, y que se creyere pre-
lada, lo denunciar al marido por escrito y
por medio de la autoridad judicial del lugar
en que ella resida, dentro de los primeros
treinta dias de la separation actual.
Si la mujer hiciere esta denunciacion des-
pues de dichos treinta diaa, valdr, siempre
que el Juez, con conocimiento de causa, de-
clare que ha sido justificable 6 disculpable
elretardo.
ART. 195.
El marido podr, consecuencia de esta
denunciacion, 6 aun sin ella, enviar la mu-
jer una compaflera de buena razon que le
sirva de guard, y ademas una matrona que
inspeccione el parto; y la mujer que se crea
prefada, estar obligada recibirlas, salvo
que el Juez, encontrando fundadas las obje-
ciones de la mujer contra las personas que
el marido haya enviado, elija otras para di-
cha guard inspection.
La guard y la inspection sern costa del
marido; pero si se probare que la mujer ha
procedido de mala f, pretendindose embara-
zada sin estarlo, 6 que el hijo es adulterino,
ser indemnizado el marido.
Una y otra podrn durar el tiempo nece-
sario para que no haya duda sobre el hecho
y circunstancias del parto, 6 sobre la identi-
dad del recien nacido.
ART. 196.
Tendr tambien derecho el marido, para
que la mujer sea colocada en el seno de una
familiar honest y de su confianza ; y la mu-
jer que se crea preada deber trasladarse
ella; salvo que el Juez, oidas las razones de
la mujer y del marido, tenga bien designer
otra.
ART. 197.
Si no se realizaren la guard inspection,
porque la mujer no ha hecho saber la pre-









CODIGO CIVIL DE LA BEPOBLICA DEL SALVADOR. 88


fiez al marido, 6 porque sin just causa ha
rehusado mudar de habitacion, pidindolo el
marido, 6 porque se ha sustraido al cuidado
de la familiar 6 personas elejidas para la guar-
da 6 inspection, 6 porque de cualquier
modo ha eludido su vigilancia, no ser obli-
gado el marido reconocer el hecho y cir-
cunstancias del parto, sino en cuanto se pro-
baren inequivocamente por parte de la mu-
jer 6 del hijo, en juicio contradictorio.
ART. 198.
Si el marido, despues de la denunciacion
antedicha, no usare de su derecho de enviar
la guard y la matrona, 6 de colocar la
mujer en una casa honrada y de confianza,
ser obligado aceptar la declaracion de la
mujer acerca del hecho y circunstancias del
parto.
ART. 199.
Aunque el marido tome todas las precau-
ciones que le permiten los artculos prece-
dentes, 6 sin ellas se prueben satisfactoria-
mente el hecho y circuntancias del- parto, le
queda salvo su derecho para no reconocer
al hijo como suyo, con arreglo los artculos
183 y 184, provocando el juicio de ilegitimi-
dad en tiempo hbil.
ART. 200.
No pudiendo ser hecha al marido la de-
nunciacion prevenida en el articulo 194 po-
dr hacerse cualquiera de sus consanguineos
dentro del cuarto grado, mayores de veinte
y cinco afos, 6 sus representantes legales,
si fuesen menores, prefiriendo los ascen-
dientes legtimos; y aquel quien se hiciere
la denunciacion podr tomar las medidas in-
dicadas en los artculos 195 y 196.


CAPITULO 8.
REGLAS RELATIVES AL HIJO P6STUMO.
ART. 201.
Muerto el marido, la mujer que se creyere
embarazada podr denunciarlo en la forma
prevenida en el articulo 194 los que, no
6


existiendo el pstumo serian llamados su-
ceder al difunto, 6 sus representantes le-
gales.
La denunciacion deber hacerse dentro de
los treinta dias subsiguientes su conoci-
miento de la muerte del marido, pero podr
justificarse 6 disculparse el retardo, como en
el caso del artculo 194 inciso 2.
Los interesados tendrn los derechos que
por los artculos anteriores se conceden al
marido en el caso de la mujer recien divorcia-
da, pero sujetos las mismas restricciones y
cargos.
ART. 202.
La madre tendr derecho para que de los
bienes que han de corresponder al pstumo,
si nace vivo y en el tiempo debido, se le
asigne lo necesario para su subsistencia y
para el parto; y aunque el hijo no nazca
vivo, 6 result no haber habido preez, no
ser obligada restituir lo que se le hubiere
asignado; menos de probarse que ha pro-
cedido de mala f, pretendindose embara-
zada, 6 que el hijo es ilegitimo.


CAPITULO 4,
REGLAS RELATIVES AL CASO DE PASAR
LA MUJER 1 OTRAS NUPCIAS.
ART. 203.
Cuando por haber pasado la madre otras
nupcias se dudare cual de los dos matri-
monios pertenece un hijo, y se invocare una
decision judicial, el Juez decidir, tomando
en consideration las circunstancias, y oyendo
ademas el dictamen de facultativos, si lo
creyere convenient.
ART. 204.
Sern obligados solidariamente la indem-
nizacion de todos los perjuicios y costas oca-
sionados terceros por la incertidumbre de
la paternidad, la mujer que antes del tiempo
debido hubiere pasado otras nupcias, y su
nuevo marido.










84 OODIGO CIVIL DE LA BRPOBLICA DEL SALVADO.


TITULO 8.
DE LOS HIJOS LEGITIMADOS POR MATRI-
MONIO POSTERIOR A LA CONCEPTION.
ART. 205.
Son tambien hijos legitimos los concebidos
fuera de matrimonio y legitimados por el que
posteriormente contraen sus padres, segun
las reglas y bajo las condiciones que van A
expresarse.
ART. 206.
El matrimonio putativo no basta para le-
gitimar los hijos que hubieren sido conce-
bidos antes.
ART. 207.
El matrimonio posterior que no puede pro-
ducir efectos civiles segun el articulo 106, no
puede por consiguiente producer la legitima-
cion.
ART. 208.
Los hijos concebidos en adulterio no pue-
den ser legitimados por el matrimonio pos-
terior de los padres, aunque el uno de estos
haya ignorado al tiempo de la concepcion el
matrimonio del otro.
Lo mismo ser aun cuando aquel de los
padres que al tiempo de la conception estaba
casado, haya creido entonces de buena f, y
con just causa de error, que el matrimonio
anterior no subsistia.
ART. 209.
El matrimonio posterior legitima ipso jure
los hijos concebidos antes y nacidos en l;
menos en los casos de los artculos 206, 207
y 208.
El marido, con todo, podr reclamar con-
tra la legitimidad del hijo que nace antes de
expirar los ciento ochenta dias subsiguientes
al matrimonio, si prueba que estuvo en abso-
luta imposibilidad fsica de tener acceso la
madre, durante todo el tiempo en que pudo
presumirse la conception segun las reglas le-
gales.
Pero aun sin esta prueba podr reclamar
contra la legitimidad del hijo, sino tuvo cono-
cimiento de la prenz al tiempo de casarse, 6


si no ha manifestado reconocer al hijo des-
pues de nacido por alguno de los actos desig-
nados en el articulo 193.
Para que valga la reclamation por parte
del marido ser necesario que se haga en el
plazo y forma que se expresan en el titulo
precedent.
ART. 210.
El matrimonio de los padres legitima tam-
bien ipso jure A los que el padre haya recono-
cido como hijos naturales de ambos con los
requisitos de ley.
ART. 211.
Fuera de los casos de los artculos 209 y
210, el matrimonio posterior no produce ipso
jure la legitimacion de los hijos.
Para que ella se produzca, es necesario
que los padres designed por instrument
pblico los hijos quienes confieren este
beneficio, ya esten vivos 6 muertos.
El instrument pblico deber otorgarse A
la fecha de la celebration del matrimonio, 6
en caso de impedimento grave, dentro de los
treinta dias subsiguientes ella, so pena de
nulidad.
ART. 212.
Cuando la legitimacion no se produce ipso
jure, el instrument pblico de legitimacion
deber notificarse A la persona que se trate
de legitimar. Y si esta vive bajo potestad
marital, 6 es de aquellas que necesitan de
tutor 6 curador para la administration de sus
bienes, se har la notificacion su marido, 6
su tutor 6 curador general, 6 en defecto de
este un curador especial.
ART. 213.
La persona que no necesita de tutor 6
curador para la administration de sus bienes,
6 que no vive bajo potestad marital, podr
aceptar 6 repudiar la legitimacion libremente.
ART. 214.
El que necesite de tutor 6 curador para la
administration de sus bienes, no podr acep-
tar ni repudiar la legitimacion, sino por el
ministerio 6 con el consentimiento de su tutor










0ODIGO CaVIL DE LA. REPOBLIA DEL BALVADOR. 86


6 curador general, 6 de un curador especial,
y previo decreto judicial con conocimiento de
causa.
La mujer que vive bajo potestad marital
necesita del consentimiento de su marido, 6
de la justicia en subsidio, para aceptar 6 re-
pudiar la legitimacion.
ART. 215.
La persona que acepta 6 repudia, podr
hacerlo en el mismo instrument en que
se le reconozca, y si no lo hiciere, 6 no fuere
esto possible, deber declararlo por otro instru-
mento pblico dentro de los noventa dias
subsiguientes la notificacion. Trascurrido
este plazo, se entender que acepta, menos
de probarse que estuvo imposibilitada de
hacer la declaration en tiempo hbil.
ART. 216.
La legitimacion aprovecha la posteridad
legitima de los hijos legitimados.
Si es muerto el hijo que se legtima, se
har la notificacion sus descendientes legiti-
mos; los cuales podrn aceptarla 6 repu-
diarla con arreglo los articulos precedents.
ART. 217.
Los legitimados por matrimonio posterior
son iguales en todo los legitimos concebidos
en matrimonio.
Pero el beneficio de la legitimacion no se
retrotrae una fecha anterior al matrimonio
que la produce.
Asi el derecho de primogenitura de un hijo
no se pierde por la legitimacion posterior de
otro hijo, de cualquiera edad que este seA.
ART. 218.
La designacion de hijos legtimos, aun con
la calificacion de nacidos de legitimo matri-
monio, se entender comprender los le-
gitimados, tanto en las leyes y decretos, como
en los actos testamentarios y en los contratos;
salvo que se exceptie senalada y expresamen-
te los legitimados.
ART. 919.
La legitimacion del que ha nacido despues


de celebrado el matrimonio, no podr ser
impugnada sino por las mismas personas y
de la misma manera que la legitimidad del
concebido en matrimonio.
ART. 220.
En los demas casos podr impugnarse la
legitimacion probando alguna de las causes
siguientes.
1'. Que el legitimado no ha podido tener
por padre al legitimate, segun el articulo 78.
2'. Que el legitimado no ha tenido por
madre la legitimate; sujetndose esta
alegacion lo dispuesto en el titulo De la
maternidad disputada.
8W. Que el matrimonio no ha podido pro -
ducir la legitimacion, segun alguno de los
artculos 206, 207 y 208.
4'. Que no se ha otorgado la legitimacion
en tiempo hbil, segun el artculo 211 in-
ciso 3".
No sern oidos contra la legitimacion sino
los que prueban un interest actual en ello, y
los ascendientes legtimos del padre 6 madre
legitimantes; estos en sesenta dias contados
desde que tuvieron conocimiento de la legiti-
macion; aquellos, en los trescientos dias sub-
siguientes la fecha en que tuvieron interest
actual y pudieron hacer valer su derecho.
ART. 221.
Solo el supuesto legitimado y en el caso
del articulo 216 sus descendientes legtimos
llamados inmediatamente al beneficio de la
legitimacion, tendrn derecho para impug-
narla; por haberse omitido la notification 6
la aceptacion prevenidas en los artculos 219,
214 y 216.

TITULO 9.
DE LOS DERECHOS Y OBLIGACIONES EN-
TRE LOS PADRES Y LOS HIJOS LEGITIOS.
ART. 222.
Los hijos legtimos deben respeto y obedien-
cia su padre y su madre; pero estran
especialmente sometidos su padre.
Tambien deben los no emancipados servir









86 C0DIGO CIVIL DE LA REPIBLICA DEL SALVADOR.


su padre y madre sin ningun salario en el
oficio 6 encargo que ellos los destinen y
que sea compatible con las obligaciones que
se imponen los padres en este Cdigo.
ART. 228.
Aunque la emancipacion d al hijo el dere-
cho de obrar independientemente, queda
siempre obligado cuidar de los padres en
su ancianidad, en el estado de demencia, y
en todas las circunstancias de la vida en
que necesitaren sus auxilios.
ART. 224.
Tienen derecho al mismo socorro todos los
demas ascendientes legtimos, en caso de in-
existencia 6 de insuficiencia de los inmediatos
descendientes.
ART. 225.
Toca de consuno los padres, 6 al padre
6 madre sobreviviente, el cuidado personal
de la crianza y education de sus hijos legiti-
mos.
ART. 226.
A la madre divorciada, haya dado 6 no mo-
tivo al divorcio, toca el cuidar personalmente
de los hijos menores de cinco anos, sin dis-
tincion de sexo, y de las hijas de toda edad.
Sin embargo, no se le confiar el cuidado de
los hijos de cualquiera edad 6 sexo, cuando
por la depravacion de la madre sea de temer
que se perviertan; lo que siempre se presu-
mir, si ha sido el adulterio de la madre lo
que ha dado causa al divorcio.
En estos casos, 6 en el de hallarse in-
habilitada por otra causa, podr confiarse el
cuidado personal de todos los hijos de uno y
otro sexo al padre.
ART. 227.
Toca al padre, durante el divorcio, el cui-
dado personal de los hijos varones, desde que
han cumplido cinco aos; salvo que por la
depravacion del padre, 6 por otras causes de
inhabilidad, prefiera el Juez confiarlos A la
madre.
ART. 228.
Podr el Juez, en el caso de inhabilidad
fsica 6 moral de ambos padres, confiar el


cuidado personal de los hijos otra persona 6
personas competentes.
En la election de estas personas se pre-
ferir los consanguneos mas pr6ximos, y
sobre todo, los ascendientes legtimos.
ART. 229.
El Juez proceder para todas estas reso-
luciones breve y sumariamente, oyendo los
parientes.
ART. 230.
Al padre 6 madre de cuyo cuidado per-
sonal se sacaren los hijos, no por eso se pro-
hibir visitarlos, con la frecuencia y libertad
que el Juez juzgare convenient.
ART. 281.
Los gastos de crianza, education y esta-
blecimiento de los hijos legtimos pertenecen
la sociedad conyugal, segun las reglas que
tratando de ella se dirn.
Si la mujer est separada de bienes, corre-
ran dichos gastos por cuenta del marido,
contribuyendo la mujer en la proporcion que
el Juez designare; y estar obligada con-
tribuir aun la mujer divorciada que no haya
dado causa al divorcio:
Pero si un hijo tuviere bienes propios, los
gastos de su establecimiento, y en caso de no
tener suficientes la sociedad conyugal 6 sus
padres, los de su crianza y education, podrn
sacarse de ellos, conservndose integros los
capitals en cuanto sea possible.
ART. 232.
Muerto uno de los padres, los gastos de la
crianza, education y establecimiento de los
hijos, tocarn al sobreviviente en los trminos
del inciso final del precedent artculo.
ART. 283.
Las resoluciones del Juez bajo los respec-
tos indicados en los artculos anteriores, se
revocarn par la cesacion de la causa que
haya dado motivo ellas; y podrn tambien
modificarse 6 revocarse por el Juez en todo
caso y tiempo, si sobreviene motivo just.
ART. 234.
La obligacion de alimentar y educar al










CODIGO OrIVI DE LA BEPRBI0lb DEL SALVADO^


hijo que carece de bienes, pasa por la falta 6
insuficiencia de los padres, A los abuelos
legtimos por una y otra linea, conjunta-
mente.
El Juez reglar la contribution, tomadas
en consideration las facultades de los contri-
buyentes, y podr de tiempo en tiempo modi-
ficarla, segun las circunstancias que sobre-
vengan.
ART. 235.
Si el hijo de menor edad, ausente de la
casa paterna, se hall en urgente necesidad,
en que no puede ser asistido por el padre, se
presumir la autorizacion de este para las
suministraciones que se le hagan, por cual-
quier persona, en razon de alimentos, habida
consideration la fortune y rango social del
padre.
Pero si ese hijo fuere de mala conduct, 6
si hubiere motivo de career que anda ausente
sin consentimiento del padre, no valdrn con-
tra el padre estas suministraciones, sino en
cuanto fueren absolutamente necesarias para
la fsica subsistencia personal del hijo.
El que haga las suministraciones deber
dr noticia de ellas al padre lo mas pronto
que fuere possible. Toda omision voluntaria
en este punto har cesar la responsabilidad
del padre.
Lo dicho del padre en los incisos prece-
dentes se estiende en su caso la madre 6
la persona quien por muerte 6 inhabilidad
de los padres, toque la sustentacion del hijo.
ART. 236.
El padre tendr la facultad de corregir y
castigar moderadamente sus hijos y cuando
esto no alcanzare, podr imponerles la pena
de detencion hasta por un mes en un estable-
cimiento correccional.
Bastar al efecto la demand del padre, y
el Juez en virtud de ella expedir la rden
de arrest.
Pero si el hijo hubiere cumplido diez y
seis aos, no ordenar el Juez el arrest, sino
despues de calificar los motivos, y podr
extenderlo hasta por seis meses lo mas.


El padre podr su arbitrio hacer cesar el
arrest.
ART. 281.
Los derechos concedidos al padre en el
artculo precedent se estienden, en ausencia,
inhabilidad 6 muerte del padre, la madre 6
cualquiera otra persona quien correspon-
da el cuidado personal del hijo; pero nunca
se ejercern contra el hijo mayor de veinte
y cinco aflos, 6 habilitado de edad.
ART. 288.
El padre, y en su defecto la madre, ten-
drn el derecho de elegir el estado 6 profe-
sion future del hijo, y de dirigir su education
del modo que crean mas convenient para l.
Pero no podrn obligarle que se case
contra su voluntad.
Ni, llegado el hijo la edad de veinte y
un afos, podrn oponerse que abraze una
carrera honest, mas de su gusto, que la
elegida para l por su padre 6 madre.
ART. 239.
El derecho que por el artculo anterior se
concede al padre 6 madre, cesar respect de
los hijos que, por la mala conduct del padre
6 madre, hayan sido sacados de su poder y
confiados otra persona; la cual ejercer
este derecho con anuencia del tutor 6 cura-
dor, si ella misma no lo fuere.
ART. 240.
Le derechos concedidos los padres legti-
mos en los artculos precedentes, no podrn
reclamarse sobre el hijo que haya sido llevado
por ellos la casa de Expsitos, 6 abando-
nado de otra manera.
ART. 241.
En la misma privacion de derechos incurri-
rn los padres que por su mala conduct
hayan dado motivo la providencia de
separar los hijos de su lado; menos que
esta haya sido despues revocada'.
ART. 242.
Si el hijo abandonado por sus padres
hubiere sido alimentado y criado por otra
persona, y quisieren sus padres sacarle del










88 ODIGO CIVIL DE LA BEPIBLIOCA DEL BALVADOR.


poder de ella, debern pagarla los costs de
su crianza y education, tasados por el Juez.
ART. 243.
Si un hijo ajeno 6 huerfano, fuere alimen-
tado y criado por otra persona, deber aquel,
servir esta, mientras est en su poder, en
el oficio 6 encargo que lo destine sin
derecho A cobrarle cosa alguna ttulo de
servicios; pero el alimentante deber dedi-
carlo al aprendizage de una profession oficio.


TITULO 10.
DE LA PATRIA POTESTAD.
ART. 244.
La patria potestad es el conjunto de
derechos que la ley dA al padre legtimo
sobre sus hijos no emancipados. Estos
derechos no pertenecen la madre.
Los hijos de cualquiera edad, no emanci-
pados, se llaman hijos de familiar, y el padre
con relacion ellos, padre de familiar.
ART. 245.
La legitimacion pone fin la guard en que
se hallare el legitimado, y dA al padre legiti-
mante la patria potestad sobre el menor de
veinte y cinco anos no habilitado de edad.
ART. 246.
La patria potestad no se extiende al hijo
que ejerce un empleo 6 cargo pblico, en los
actos que ejecuta en razon de su empleo 6
cargo. Los empleados pblicos menores de
edad son considerados como mayores en lo
concerniente sus empleos.
ART. 247.
El padre goza del usufructo de todos los
bienes del hijo de familiar, exceptuados los
siguientes :
1". Los bienes adquiridos por el hijo en el
ejercicio de todo empleo, de today profession
liberal, de today industrial, de todo oficio me-
cnico ;
2*. Los bienes adquiridos por el hijo
titulo de donation, herencia 6 legado, cuando
el donante 6 testador ha dispuesto expresa-


mente que tenga el usufructo de estos bienes
el hijo, y no el padre ;
3o. Las herencias 6 legados que hayan
pasado al hijo por incapacidad 6 indignidad
del padre, 6 por haber sido este desheredado.
Los bienes comprendidos bajo el nmero
1* forman el peculio professional 6 industrial
del hijo, aquellos en que el hijo tiene la pro-
piedad y el padre el derecho de usufructo,
forman el peculio adventicio ordinario; los
comprendidos bajo los nmeros 2 y 3, el pe-
culio adventicio extraordinario.
Se llama usufructo legal del padre de fa-
milia el que le concede la ley.
ART. 248.
El padre no goza del usufructo legal sino
hasta la emancipacion del hijo.
ART. 249.
El padre de familiar no es obligado, en ra-
zon de su usufructo legal, la fianza 6 cau-
cion que generalmente deben dr los usufruc-
tuarios para la conservation y restitucion de
la cosa fructuaria.
ART. 250.
El hijo de familiar se mirar como emanci-
pado, y habilitado de edad, para la adminis-
tracion y goce de su peculio professional 6
industrial.
ART. 251.
El padre administra los bienes del hijo, en
que la ley le concede el usufructo.
No tiene esta administration en las cosas
donadas, heredadas 6 legadas bajo la condi-
cion de que no las administre el padre.
Ni en las herencias 6 legados que hayan
pasado al hijo por incapacidad 6 indignidad
del padre, 6 por haber sido este desheredado.
ART. 252.
La condition de no administrar el padre,
impuesta por el donante 6 testador, no se
entiende que le priva del usufructo, ni la que
le priva del usufructo se entiende que le quit
la administration, menos de exoresarse lo
uno y lo otro por el donante 6 testador.









CODIGO CIVIL DE LA BEPOBLICA DEL SALVADOR. 89


ART. 253.
El padre de familiar que, como tal, adminis-
tra bienes del hijo, no es obligado hacer
inventario solemne de ellos, mientras no pasa-
re otras nupcias, pero si no hace inven-
tario solemn, deber llevar una description
circunstanciada de dichos bienes desde que
empieze administrarlos.
ART. 254.
El padre de familiar es responsible en la
administration de los bienes del hijo, hasta
de la culpa leve.
La responsabilidad del padre para con el
hijo se estiende la propiedad y los frutos,
en aquellos bienes del hijo en que tiene la
administration, pero no el usufructo; y se
limit la propiedad en los bienes de que es
administrator y usufructuario.
ART. 255.
Habr derecho para quitar al padre de fa-
milia la administration de los bienes del hijo,
cuando se haya hecho culpable de dolo, 6 de
grave negligencia habitual.
Perder el padre la administration de los
bienes del hijo siempre que se suspend la
patria potestad por decreto judicial.
ART. 256.
No teniendo el padre la administration del
todo 6 parte del peculio adventicio ordinario
6 extraordinario, se dar al hijo un curador
para esta administration.
Pero quitada al padre la administration
de aquellos bienes del hijo en que la ley le
dA el usufructo, no dejar por esto de tener
derecho los frutos liquidos, deducidos los
gasto de administration.
ART. 257.
Los actos y contratos del hijo de familiar
no autorizados por el padre, 6 por el curador
adjunto, en el caso del artculo precedent,
le obligarn exclusivamente en su peculio
professional 6 industrial.
Pero no podr tomar dinero interest, ni
comprar al fiado except en el jiro ordinario
de dicho peculio" sin autorizacion del padre


otorgada en la forma prescrita en el artculo
140. Y si lo hiciere, no ser obligado por
estos contratos, sino hasta concurrencia del
beneficio que haya reportado de ellos.
ART. 258.
Los actos y contratos que el hijo de familiar
celebre fuera de su peculio professional 6 indus.
trial, y que elpadre autorize en la forma pre-
venida en el artculo anterior, 6 ratifique por
escritura phblica, obligan directamente al
padre, y subsidiariamente al hijo, hasta con-
currencia del beneficio que este hubiere re-
portado de dichos actos 6 contratos.
ART. 269.
No se podrn enagenar ni hipotecar en
caso alguno los bienes races del hijo aun
pertenecientes su peculio professional sin
autorizacion del Juez con conocimiento de
causa, y sin que la venta se haga en pblica
subasta.
ART. 260.
No pbdr el padre hacer donation de nin-
guna parte de los bienes del hijo, ni darlos en
arriendo por largo tiempo, ni aceptar 6 re-
pudiar una herencia deferida al hijo, sino en
la forma y con las limitaciones impuestas
los tutores y curadores.
ART. 261.
Siempre que el hijo de familiar tenga que
litigar como actor contra su padre, le ser
necesario obtener la venia del Juez, y este,
al otorgarla, le dar un curador para la litis.
ART. 262.
El hijo de familiar no puede parecer en
juicio, como actor contra un tercero, si no
autorizado 6 representado por el padre.
Si el padre de familiar niega su autorizacion
al hijo para la accion civil que el hijo quiere
intentar contra un tercero, 6 si est inhabi-
litado para prestarla, podr el Juez suplirla,
y la hacerlo asi dar al hijo un curador para
la litis.
ART. 268.
En las acciones civiles contra el hijo de
familiar deber el actor dirigirse al padre,









40 CODIGO CIVIL DE LA. BRPOBLICA DEL SALVADOB.


para que autorize 6 represent al hijo en la
litis.
Si el padre no pudiere 6 no quisiere pres-
tar su autorizacion 6 representation, podr
el Juez suplirla, y dar al hijo un curador
para la litis.
ART. 264.
No ser necesaria la intervention paterna
para proceder criminalmente contra el hijo,
pero el padre ser obligado suministrarle
los auxilios que necesite para su defense.
ART. 265.
El hijo de familiar no necesita de la autori-
zacion paterna, para disponer de sus bienes
por acto testamentario que haya de tener
efecto despues de su muerte.
ART. 266.
La patria potestad se suspended por la pro-
longada demencia del padre, por estar el pa-
dre en entredicho de administrar sus propios
bienes, y por larga ausencia ael padre, de la
cual se siga perjuicio grave en los interests
del hijo, que el padre ausente no provee.
ART. 267.
La suspension de la patria potestad deber
ser decretada por el Juez con conocimiento
de causa, y despues de oidos sobre ello los
parientes del hijo y un curador especial.

TITULO 11.
DE LA EMANCIPACION.
ART. 268.
La emancipacion es un hecho que pone fin
la patria potestad.
Puede ser voluntaria, legal 6 judicial.
ART. 269.
La emancipacion voluntaria se efectu por
instrument pblico, en que el padre declare
emancipar al hijo adulto, y el hijo consiente
en ello.
No valdr la emancipacion sino es autori-
zada por el Juez con conocimiento de causa.
ART. 270.
La emancipacion legal se efecta:


1. Por la muerte natural 6 civil del padre,
y por la muerte civil del hijo.
2". Por el matrimonio del hijo;
3". Por haber cumplido el hijo la edad de
veinte y cinco afos;
40. Por el decreto que dA la posesion de
los bienes del padre desaparecido.
ART. 271.
La emancipacion judicial se efecta por de-
creto de Juez:
1'. Cuando el padre maltrata habitual-
mente al hijo, en tdrminos de poner en peli-
gro su vida, 6 de causarle grave dao;
2. Cuando el padre ha abandonado al hijo.
8*. Cuando la depravacion del padre le
hace incapaz de ejercer la patria protested.
En los tres casos anteriores podr el Juez
proceder peticion de cualquiera consan-
guineo del hijo, y aun de oficio.
4". Se efecta asi mismo la emancipacion
judicial por toda sentencia pasada en autori-
dad de cosa juzgada, que declare al padre
culpable de un delito que se apliquen penas
que, conforme al Codigo Penal, lleven con-
sigo la prdida de la patria potestad.
ART. 272.
Cuando se hace al hijo una donation, 6 se
le deja una herencia 6 legado, bajo condition
de obtener la emancipacion, no tendr el
padre elusufructo ni la administration de estos
bienes, y se entender cumplir asi la condition.
ART. 273.
Toda emancipacion una vez efectuada es
irrevocable, aun por causa de ingratitud.

TITULO 12.
DE LOS HIJOS NATURALES.
ART. 274.
Los hijos nacidos fuera de matrimonio,
no siendo de dafado ayuntamiento, podrn
ser reconocidos por su padre, y tendrn la
calidad legal de hijos naturales.
ART. 275.
El reconocimiento es un acto libre y vo-
luntario del padre que reconoce.









CODIGO GIVIL DE LA REPOBLICA DEL SALVADOR. 4
14


ART. 276.
El reconocimiento deber hacerse por ins-
trumento pblico entire vivos, 6 por acto tes-
tamentario, y el padre no ser obligado
expresar la persona en quien hubo al hijo
natural.
El hijo de familiar y el menor no habilitado
de edad, necesitan para hacer el reconocimien-
to por instrument pblico, de la autoriza-
cion de su padre, 6 curador, 6 la del Juez en
subsidio.
ART. 277.
El reconocimiento del hijo natural debe ser
notificado, y aceptado 6 repudiado, de la
misma manera que lo sera la legitimacion
segun el titulo De los legitimados por matri-
monio posterior la concepcion.
ART. 278.
Los hijos naturales no tienen respect del
padre que los ha reconocido con las solemnida-
des legales, otros derechos que los que expre-
samente les conceden las leyes.
ART. 279.
El reconocimiento podr ser impugnado
por today persona que pruebe interest actual
en ello.
En la impugnacion deber probarse alguna
de las causes que en seguida se expresan.
1a. La primer de las que se sealan para
impugnar la legitimacion en el articulo 220.
2'. Haber sido concebido, segun el artculo
78, cuando el padre 6 madre estaba casado.
3a. Haber sido concebido en daado ayun-
tamiento, calificado de tal por sentencia
ejecutoriada en los trminos del articulo 938.
4C. No haberse otorgado el reconocimiento
en la forma prescrita en el artculo 276 in-
ciso 1.

TITULO 13.
DE LAS OBLIGACIONES Y DERECHOS
ENTIRE LOS PADRES Y LOS HIJOS NATU-
RALES.
ART. 280.
Las obligaciones de los hijos legtimos para
con sus padres, expresadas en los artculos


222-y 223 se extienden al hijo natural con
respect al padre y madre; pero estar es-
pecialmente sometido al padre.
ART. 281.
Son obligados cuidar personalmente de los
hijos naturales el padre y madre, en los mis-
mos trminos que lo sera el padre 6 madre
legtimos segun el artculo 225.
ART. 282.
Lo dispuesto en los artculos 226, 227,
228, 229 y 230, respect de los cnyujes
divorciados, se aplica los padres naturales.
Pero la persona casada no podr tener
un hijo natural en su casa, sin el consenti-
miento de su mujer 6 marido.
ART. 288.
Incumben al padre y madre del hijo na-
tural los gastos de su crianza y education.
Se incluirn en esta, por lo menos, la en-
sefanza primaria, y el aprendizaje de una
profession oficio.
El Juez reglar en caso necesario lo que
cada uno de los padres, segun sus facultades
y circunstancias, deba contribuir para la
crianza y education del hijo.
El inciso 3 del articulo 231 es aplicable
los bienes de los hijos naturales.
Son igualmente aplicables los padres 6
hijos naturales las disposiciones de los arti-
culos 232, 233 y 235 hasta el 242 inclusive.

TITULO 14.
DE LOS HIJOS ILEGfTIMOS NO RECONO-
CIDOS SOLEMNEMENTE.
ART. 284.
El hijo espurio no podr pedir que su
padre le reconozca, sino con el solo objeto de
exigir alimentos.
ART. 285.
Podr entablar la demand nombre de
un impber, cualquiera persona que probare
que cuida actualmente de su crianza.
Los menores de veinte y cinco aos sern
asistidos en esta demand por su tutor 6
curador general 6 por un curador especial.









42 CDIGO CIVIL DE LA REPOBLICA DEL SALVADOR.


ART. 286.
Por parte del hijo espurio habr derecho
que el supuesto padre sea citado ante el
Juez declarar bajo juramento si cree serlo ;
expresndose en la citacion el objeto de ella.
ART. 287.
Si el demandado no compareciere pudien-
do, y se hubiere repetido una vez la citacion,
expresndose el objeto, se mirar como re-
conocida la paternidad, si aun no hubiere
comparecido en el trmino sealado en la se-
gunda citacion.
ART. 288.
Si el demandado confesare que se cree
padre, 6 segun lo dispuesto en el articulo
287, se mirare como reconocida la paterni-
dad, ser obligado suministrar alimentos al
hijo en la proporcion que le corresponda,
segun el articulo 283; pero solo en cuanto
fueren necesarios para su precise subsistencia.
Si el demandado negare sr el padre, po-
dr el hijo probar que lo reconoci por alguno
de los hechos siguientes.
1. Por escritos otras actos judiciales.
2". Dndolo conocer como hijo suyo
sus herederos declarndolo estos judicial-
mente.
ART. 289.
No es admisible la indagacion 6 presuncion
de paternidad por otros medios que los ex-
presados en los tres artculos anteriores.
ART. 290.
El reconocimiento hecho en la forma que
se expresa en el articulo 288 no confiere al
hijo espurio en ningun caso la calidad de
natural ni otros derechos respect de su padre
que el de perdirle alimentos.
Iguales derechos confiere el reconocimien-
to hecho por el padre en escritura pblica
6 acto testamentario favor de los hijos de
daado ayuntamiento.
ART. 291.
Si por cualesquiera medios fehacientes se
probare rapto, y hubiere sido possible la con-
cepcion mientras estuvo la robada en poder


del raptor, ser condenado este suministrar
al hijo no solamente los alimentos necesarios
para su precisa subsistencia, sino en cuanto
fuere possible, los que competan al rango so-
cial de la madre.
El hecho de seducir una menor, hacin-
dola dejar la casa de la persona cuyo
cuidado est, es rapto, aunque no se emplee
la fuerza.
La accion, que por este articulo se concede,
espira en diez fos contados desde la fecha
en que pudo intentarse.
ART. 292.
El hijo espurio tendr derecho que su
madre le asista con los-alimentos necesarios,
sino pudiese obtener del padre la porcion que
este deba suministrarle.
ART. 293.
Si la demandada negare seT suyo el hijo,
ser admitido el demandante probarlo con
testimonios fehacientes que establezcan el
hecho del parto, y la identidad del hijo.
La partida de nacimiento 6 bautismo no
servir de prueba para establecer la materni-
dad.
ART. 294.
El padre que conforme al articulo 288 in-
ciso 1o haya reconocido al hijo espurio; 6
que le haya alimentado voluntariamente, pue-
de demandarle alimentos en su caso.
La madre puede tambien demandar ali-
mentos de sus hijos espurios, menos que
estos hayan sido abandonados por ella en su
infancia.
ART. 295.
A la madre toca el cuidar personalmente
de los hijos espurios sin distinction de edad ni
de sexo, y ella deben estos obedecer, res-
petar y servir en los trminos de los artcu-
los 222 y 223 ; sin embargo, no se le confiar
el cuidado de los hijos en los casos del art-
culo 226, 6 en el de que, por ser mas con-
veniente la mejor education de los hijos,
prefiera el Juez sacarlos del poder de la
madre y confiarlos otra persona 6 personas
competentes.









CDIGO CIVIL DE LA REPBLIOA DEL SALVADOR. 41


Pero la persona casada no podr tener
un hijo espurio en su casa sin el consenti-
miento de su mujer 6 marido.
ART. 296.
Las disposiciones de los artculos 229, 230,
y 235 hasta el 242 inclusive, son aplicables
los padres hijos espurios en su caso.


TITULO 15.
DE LA MATERNIDAD DISPUTADA.
ART. 297.
La maternidad, esto es, el hecho de ser una
mujer la verdadera madre del hijo que pasa
por suyo, podr ser impugnada, probndose
also parto, 6 suplantacion del pretendido
hijo al verdadero. Tienen el derecho de im-
pugnarla;
1". El marido de la supuesta madre y la
misma madre supuesta para desconocer la
legitimidad del hijo;
20. Los veraderos padre y madre legiti-
mos del hijo, para conferirle A el, 6 sus
descendientes legtimos, los derechos de fami-
lia en la suya;
3*. La veradera madre, aunque ilegtima
para los efectos legales que determine este
Cdigo.
ART. 298.
Las personas designadas en el artculo pre-
cedente no podrn impugnar la maternidad,
despues de trascurridos diez aos, contados
desde la fecha del parto.
Con todo, en el caso de salir inopinada-
mente luz algun hecho incompatible con la
maternidad putativa, podr subsistir 6 revivir
la accion anterior por un bienio contado
desde la revelacion justificada del hecho.
ART. 299.
Se conceder tambien esta accion toda
otra persona A quien la maternidad putativa
perjudique actualmente en sus derechos sobre
la sucesion testamentaria, 6 abintestato, de
los supuestos padre 6 madre.
Esta action espirar los sesenta dias con-


tados desde aquel en que el actor haya sa-
bido el fallecimiento de dichos padre 6 ma-
dre, si estubiese present, 6 desde su regreso
si estubiere ausente.
ART. 800.
A ninguno de los que hayan tenido parte
en el fraude de falso part 6 de suplantacion,
aprovechar en manera alguna el descubri-
miento del fraude, ni aun para ejercer sobre
el hijo los derechos de patria potestad, 6
para exigirle alimentos, 6 para suceder en
sus bienes por causa de muerte.


TITULO 16.
DE LA HABILITACION DE EDAD.
ART. 301.
La habilitacion de edad es un privilegio
concedido un menor para que pueda ejecu-
tar todos los actos judiciales y extrajudi-
ciales, y contraer todas las obligaciones de
que son capaces los mayors de veinte y
cinco afos, except aquellos actos li obliga-
ciones de que la ley le declare incapaz.
ART. 802.
Los varones casados que han cumplido
veinte y un anos obtienen habilitacion de
edad por el ministerio de la ley.
En los demas casos la habilitacion de edad
es otorgada por el Gobernador del departa-
mento respective, peticion del menor.
ART. 808.
No pueden obtener habilitacion de edad
por el Gobernador las mujeres que viven
bajo potestad marital, aunque esten sepa-
radas de bienes, ni los hijos de familiar; ni
los menores de veinte y un anos, aunque
hayan sido emancipados.
ART. 804.
No podr el Gobernador conceder la ha-
bilitacion de edad, sin haber oido sobre ello
A los parientes del menor que la solicit, su
curador general 6 un curador especial, y
sin prvia justification de la honradez 6
idoneidad del menor.










































p
r
m

ni
q
lo

es
pu

las
tis



los
for


44 CDIGO CIVIL DE LA REPOBLICA DEL SALVADOB.

ART. 305. ART. 811.
La habilitacion de edad pone fin la cura- Podrn rechazarse los antedichos docu-
duria del menor. mentos, aun cuando conste su autenticidad
ART. 806. y pureza, probando la no identidad personal,
Esta habilitacion no se extiende los de- esto es, el hecho de no ser una misma la
rechos politicos, persona que el document se refiere y la
ART. 30. persona quien se pretend aplicar.
El menor habilitado de edad no podr ART. 812.
enajenar 6 hipotecar sus bienes raices, ni Los antedichos documents atestiguan la
aprobar las cuentas de su tutor 6 curador, declaration hecha por los contrayentes de
sin previa autorizacion judicial; ni se conce- matrimonio, por los padres, padrinos,
der esta autorizacion sin conocimiento de otras personas en los respectivos casos; pero
causa. no garantizan la veracidad de esta declara-
La enajenacion de dichos bienes raices, cion en ninguna de sus parties.
Lutorizada por el Juez, se har en pblica Podrn, pues, impugnarse, haciendo cons-
ubasta. tar que fu falsa la declaracion en el punto
de que se trata.
TITULO 17. ART. 313.
La falta de los referidos documents podr
DE LAS PRUEBAS DEL ADO suplirse en caso necesario por otros docu-
ART. 808. mentos autnticos, por declaraciones de tes-
El estado civil es la calidad de un indi- tigos que hayan presenciado los hechos cons-
iduo, en cuanto le habilita para ejercer titutivos del estado civil de que se trata, y
iertos derechos 6 contraer ciertas obliga- en defecto de estas pruebas por la notoria
iones civiles. posesion de ese estado civil.
ART. 809.
ART. 809. ART. 314.
El estado civil de casado 6 viudo, y de La posesion notoria del estado de atri-
adre 6 hijo legitimo, podr probarse por las monio consist principalmente en haberse
espectivas partidas de matrimonio, de naci- tratado los supuestos cnyujes como marido
liento 6 bautismo, y de muerte. t lo supuestoo c6nyujes como marido
ientl bautismo, y de amuerte, i y mujer en sus relaciones domsticas y so-
El estado civil de padre 6 madre 6 hijo ciales; y en haber sido la mujer recibida en
natural deber probarse por el instrument ese character por los deudos y amigos de su
ue al efecto haya otorgado el padre, segun marido, y por el vecindario de su domicilio
dicho en el ttulo De los hijos naturales. en general.
El estado civil de padre 6 madre 6 hijo AR.
rpurio deber probarse conforme lo dis- RT 315.
iesto en el titulo 14 de este libro. La posesion notoria del estado de hijo
e edad y Il muerte podrin probarse por legitimo consiste en que sus padres le hayan
La edad y la muerte podrn probarse por tratado como tal, proveyendo su education
Srespectivas partidas de nacimiento 6 bau- tratado como tal, proveyendo su education
mo, y de muerte. y establecimiento de un modo competent, y
m d me presentndole en ese character sus deudos y
ART. 310. amigos ; y en que estos y el vecindario de su
Se presumirn la autenticidad y pureza de domicilio en general, le hayan reputado y
documents antedichos, estando en la reconocido como hijo legitimo de tales pa-
ima debida. dress.










6CDIGO OCVIL DE LA BEPOBLICA DEL SALVADOR. 4


ART. 316.
Para que la posesion notoria del estado
civil se reciba como prueba del estado civil,
deber haber durado diez nos continues,
por lo menos.
ART. 317.
La posesion notoria del estado civil se pro-
bar por un conjunto de testimonios fidedig-
nos, que la establezcan de un modo irrefra-
gable; particularmente en el caso de no ex-
plicarse y probarse satisfactoriamente la
falta de la respective partida, 6 la prdida 6
extravio del libro 6 registro, en que debiera
encontrarse.
ART. 318.
Cuando fuere necesario calificar la edad
de un individuo, para la ejecucion de actos
6 ejercicio de cargos que requieran cierta
edad, y no fuere possible hacerlo por docu-
mentos 6 declaraciones que fijen la poca de
su nacimiento, se le atribuir una edad media
entire la mayor y la menor que parecieren
compatibles con el desarrollo y aspect fisico
del individuo.
El Juez para establecer la edad oir el
dictmen de facultativos, 6 de otras personas
idneas.
ART. 319.
El fallo judicial que declara verdadera 6
falsa la legitimidad del hijo, no solo vale res-
pecto de las personas que han intervenido en
el juicio, sino respect de todos, relativa-
mente los efectos que dicha legitimidad
acarrea.
La misma regla deber aplicarse al fallo
que declara ser verdadera 6 falsa una mater-
nidad que se impugna.
ART. 320.
Para que los fallos de que se trata en el
articulo precedent produzcan los efectos que
en l se designan, es necesario :
1*. Que hayan pasado en autoridad de co-
sa juzgada ;
2. Que se hayan pronunciado contra legi-
timo contradictor ;


3o. Que no haya hpbido collusion en el
juicio.
ART. 321.
Legitimo contradictor en la question de
paternidad es el padre contra el hijo, 6 el
hijo contra el padre, y en la question de ma-
ternidad el hijo contra la madre, 6 la madre
contra el hijo.
Siempre que en la question est compro-
metida la paternidad del hijo legitimo, debe-
r el padre intervenir forzosamente en el
juicio, so pena de nulidad.
ART. 322.
Los herederos representan al contradictor
legitimo que ha fallecido antes de la sen-
tencia; y el fallo pronunciado favor 6 en
contra de cualquiera de ellos, aprovecha 6
perjudica los coherederos que citados no
comparecieron.
ART. 323.
La prueba de colusion en el juicio no es
admisible sino dentro de los cinco afos sub-
siguientes la sentencia.
ART. 324.
Ni prescripcion ni fallo alguno, entire cuales-
quiera otras personas que se haya pro-
nunciado, podr oponerse quien se present
como verdadero padre 6 madre del que pasa
por hijo de otros, 6 como verdadero hijo del
padre 6 madre que le desconoce.
Lo cual se entender sin perjuicio de lo
dispuesto en el art. 289.


TITULO 18.
DE LOS ALIMENTOS QUE SE DEBEN POR
LEY A CIERTAS PERSONAS
ART. 325.
Se deben alimentos:
1. Al cnyuje;
2*. A los descendientes legitimos;
3'. A los ascendientes legtimos;
4'. A los hijos naturales y su posteridad
legitima ;
5*. A los padres naturales:









46 6CDIGO CIVIL DE LA REPBLICA DEL SALVADOB.


6". A los hijos espurios y su posteridad
legitima, segun el ttulo 14 de este libro ;
7'. A los padres espurios, segun el artculo
294.
8*. A los hermanos legtimos;
9". A los hermanos ilegtimos uterinos;
10o. Al que hizo una donation cuantiosa,
sino hubiere sido rescindida 6 revocada;
11. Al exreligioso que por su exclaustra-
cion no haya sido restituido en los bienes que
en virtud de su muerte civil pasaron otras
manos.
La accion del exclaustrado se dirigir con-
tra aquellos quienes pasaron los bienes que,
sin la profession religiosa, le hubieran pertene-
cido, y la accion del donante contra el do
natario.
No se deben alimentos A las personas aqu
designadas, en los casos en que una ley
express se los niegue.
ART. 326.
Las reglas generals que est sugeta la
prestacion de alimentos, son las siguientes;
sin perjuicio de las disposiciones especiales
que contiene este Cdigo respect de ciertas
personas.
ART. 827.
Los alimentos se dividen en cngruos y
necesarios.
C6ngruos son los que habilitan al alimen-
tado para subsistir modestamente de un mo-
do correspondiente su position social.
Necesarios los que le dan lo que basta
para sustentar la vida.
Los alimentos, sean cngruos 6 necesarios,
comprenden la obligacion de proporcionar al
alimentario, menor de veinte y cinco afos,
la enseflanza primaria y la de alguna pro-
fesion d oficio.
ART. 328.
Se deben alimentos cngruos las per-
sonas designadas en los tres primeros y los
dos ltimos nmeros del articulo 325, menos
en los casos en que la ley los limited expresa-
mente A lo necesario para la subsistencia.


Se deben asi mismo alimentos cngruos
en el caso del artculo 291.
A las personas comprendidas en los n-
meros 4 hasta el 9* inclusive del dicho articu-
lo 325 se deben alimentos necesarios.
ART. 329.
Los incapaces de ejercer el derecho de pro-
piedad no lo son para recibir alimentos.
ART. 330.
El que para pedir alimentos reuna various
ttulos de los enumerados en el artculo 325,
solo podr hacer uso de uno de ellos, prefirien-
do en primer lugar el que tenga segun los
nmeros 10 y 11.
En segundo, el que tenga segun el nmero
10.
En tercero, el que le concede alguno de
los nmeros 2, 4 y 6.
En cuarto, el de los nmeros-3, 5 y 7.
El de los nmeros 8 y 9 no tendr lugar
sino falta de todos los otros.
Entre various ascendientes descendientes
debe recurrirse los de prximo grado.
Solo en el caso de insuficiencia del titulo
preferente podr recurrirse otro.
ART. 331.
Cuando dos 6 mas personas son obligadas
dar alimentos por un mismo titulo, los de-
ber cada una proportion de sus facultades,
6 menos que alguna 6 algunas de dichas per-
sonas carezcan de bienes, que entonces la
obligacion recaer en los que los tengan.
ART. 332.
Mientras se ventila la obligation de prestar
alimentos, podr el Juez ordenar que se dn
provisoriamente, desde que en la secuela del
juicio se le ofrezca fundadamente razonable;
sin perjuicio de la restitution, si la persona
quien se demandan obtiene sentencia absolu-
toria.
Cesa este derecho la restitucion, contra el
que de buena f y con algun fundamento ra-
zonable haya intentado la demand.
ART. 333.
En el caso de dolo para obtener alimentos,










CODIGO CIVIL DE LA REPBLICA DEL SALVADOR.


sern obligados solidariamente la restitu-
cion y la indemnizacion de perjuicios todos
los que han participado en el dolo.
ART. 334.
El Juez reglar la cuantia en que hayan
de prestarse los alimentos, y en la tasacion
se debern tomar siempre en consideration,
las facultades del deudor y sus circunstancias
domsticas.
ART. 335.
En concurrencia de alimentarios de various
ttulos, si el deudor no tuviere facultades
para suministrar todos ellos los alimentos
correspondientes, deber darlos de prefe-
rencia :
1". Al donante 6 al exclaustrado en los
casos de los nmeros 10 y 11 del artculo
325, en cuanto alcancen los bienes de la do-
nacion 6 los del exreligioso;
2o. Al cnyuje y los descendientes le-
gtimos ;
38. A los hijos naturales y los espurios;
4o. A los ascendientes legitimos, 6 los
padres naturales 6 espurios;
5Y. A los hermanos;
Los alimentarios excluidos en virtud de la
preferencia establecida, 6 que no hayan ob-
tenido sino parte de la pension debida, tienen
expeditos los recursos del artculo 330 inciso
7 por el todo 6 por el rest de ella.
ART. 336.
Los alimentos cngruos 6 necesarios no se
deben sino en la parte en que los medios de
subsistencia del alimentario no le alcancen
para subsistir de un modo correspondiente
su position social 6 para sustentar la vida.
ART. 337.
Los alimentos se deben desde la notifica-
cion de la demand judicial, y se pagarn por
mesadas anticipadas.
No se podrn pedir los correspondientes al
tiempo anterior.
Tampoco se podr pedir la restitution de
aquella parte de las anticipaciones que el
alimentario no hubiere devengado por haber
fallecido.


ART. 888.
Los alimentos que se deben por ley se en-
tienden concedidos para toda la vida del ali-
mentario, continuando las circunstancias que
legitimaron la demand.
Tambien se conceden siempre que se re-
produzcan las mismas circunstancias despues
de haber cesado.
ART. 339.
La disposicion del artculo 337 inciso 1 en
cuanto la pension alimenticia, no compren-
de los ascendientes obligados dar alimen-
tos un descendiente necesitado, pues cum-
plen con admitirle y mantenerle en su casa,
fuera del caso de sevicia 6 malos ejemplos.
Pero la persona casada no podr tener
un hijo natural 6 espurio en su casa, sin el
consentimiento de su mujer 6 marido.
ART. 340.
El derecho de pedir alimentos no puede
trasmitirse por causa de muerte, ni venderse
6 cederse de modo alguno, ni renunciarse.
ART. 841.
El que debe alimentos no puede oponer al
demandante en compensation lo que el de-
mandante le deba el.
ART. 342.
La pension alimenticia necesaria est
esenta absolutamente de embargo: la cn-
grua lo est en los trminos expresados en
el articulo 1552 nmero 1.
ART. 843.
No obstante lo dispuesto en los articulos
340 y 341, las pensions alimenticias atrasa-
das podrn renunciarse 6 compensarse, y el
derecho de demandarlas trasmitirse por causa
de muerte, venderse y cederse.
ART. 344.
Las pensions alimenticias atrasadas se
prescriben por tres aflos contados desde el
dia el que dejaron de pagarse.
ART. 345.
La obligation de dar alimentos cesa;
1. Por la muerte natural 6 civil del ali-
mentario.









4 COODIGO CIVIL DE LA BEPBLICA DEL SALVADOR.


20. Cuando el deudor se pone en estado
de no poder darlos.
83. Cuando el alimentario pueda adquirir
los suficientes segun su clase, por su trabajo
6 industrial 6 de otra manera.
4*. Cuando por su indolencia, disipacion 6
vicios no se dedica trabajar.
5. Por hacerse reo de injuria grave contra
el deudor.
6. En los demas casos en que la ley lo de-
termine expresamente.
ART. 346.
Los procedimientos judiciales que diere
lugar la demand de alimentos debidos por
ley, sern sumarios, y ademas en los casos del
ttulo 14, secrets, sin perjuicio de la via or-
dinaria, conforme al Cdigo de Procedi-
mientos.
ART. 347.
Las disposiciones de este ttulo no rijen
respect de las asignaciones alimenticias
hechas voluntariamente en testamento 6 por
donation entire vivos; acerca de las cuales
deber estarse la voluntad del testador 6
donante, en cuanto haya podido disponer
libremente de lo suyo.


TiTULO 19.
DE LAS TUTELAS Y CURADURiAS EN
GENERAL.

CAPITULO 1.
DEFINICIONES Y REGLAS GENERALS.
ART. 848.
Las tutelas y las curadurias 6 curatelas,
son cargos impuestos ciertas personas
favor de aquellos que no pueden dirigirse
si mismos, 6 administrar competentemente
sus negocios, y que no se hallan bajo potes-
tad de padre 6 marido, que pueda darles la
protection debida.
Las personas que ejercen estos cargos se
llaman tutores 6 curadores, y generalmente
guardadores.


ART. 349.
Las disposiciones de este titulo y de los
dos siguientes estn sujetas las modifica-
ciones y excepciones que se expresarn en
los ttulos especiales de la tutela y de cada
especie de curadura.
ART. 350.
La tutela y las curaduras generals se ex-
tiendenno solo los bienes sino la persona
de los individuos sometidos ellas.
ART. 351.
Estn sujetos tutela los impberes.
ART. 352.
Estan sujetos A curadura general los me-
nores adults que no han obtenido habilita-
cion de edad ; los que por prodigalidad 4,
demencia han sido puestos en entredicho de
administrar sus bienes; y los sordomudos
que no pueden darse A entender por escrito.
ART. 353.
Se llaman curadores de bienes los que se
dan los bienes del ausente, la herencia
yacente y los derechos eventuales del que
est por nacer.
ART. 354.
Se llaman curadores adjuntos los que
se dan en ciertos casos las personas que
estn bajo potestad de padre 6 marido, 6
bajo tutela 6 curadura general, para que
ejerzan una administration separada.
ART. 355.
Curador especial es el que se nombra para
un negocio particular.
ART. 356.
Los individuos sujetos tutela 6 curadu-
ri se llaman pupilos.
ART. 357.
Podrn colocarse bajo una misma tutela 6
curaduria dos 6 mas individuos, con tal que
haya entire ellos indivision de patrimonios.
Divididos los patrimonios, se considerarn
tantas tutelas 6 curadurias como patrimo-
nios distintos, aunque las ejerza una misma
persona.









C0DIGO OIVIL DE LA BEPtBLIOA DEL SALVADOR. 49

Una misma tutela 6 curadura puede ser se hiciere una donacion, herencia 6 legado,
ejercida conjuntamente por dos 6 mas tuto- con la precisa condition de que los bienes
res 6 curadores, comprendidos en la donacion, herencia 6 le-
ART. 358. gado, se administren por una persona que
No se puede dar tutor ni curador general el donante 6 testador design, se acceder
al que est bajo la patria potestad, salvo que los deseos de estos; menos que, oidos los
esta se suspend por decreto de Juez, en al- parientes y un curador especial, apareciere
guno de los casos enumerados en el articulo que conviene mas al pupilo repudiar la dona-
266. cion, herencia 6 legado, que aceptarlo en
Se dar curador adjunto al hijo, cuando esos trminos.
el padre es privado de la administration de Si se acepta la donacion, herencia 6 le-
os bienes del hijo 6 de una parte de ellos, gado, y el donante 6 testador no hubiere de-
segun el artculo 255. signado la persona, 6 la que ha sido designa-


ART. 359.
No se puede dar curador la mujer casa-
da no divorciada, ni separada de bienes,
mientras los administra el marido.
Se dar curador "la mujer divorciada en
los mismos casos en que, si fuese soltera, ne-
cesitaria de curador para la administration
de lo suyo.
La misma regla se aplicar la mujer se-
parada de bienes, respect de aquellos 4 que
se extienda la separacion.
La curadura de que habla el precedent
inciso no obstar los derechos que conser-
va el marido de la mujer separada de bie-
nes, segun el artculo 162.
ART. 360.
Generalmente, no se puede dar tutor ni
curador al que ya lo tiene: solo podr dr-
sele curador adjunto, en los casos que la ley
design.
ART. 361.
Si el tutor 6 curador, alegando la excesiva
complicacion de los negocios del pupilo y su
insuficiencia para administrarlos cumplida-
mente, pidiere que se le agregue un curador,
podr el Juez acceder habiendo oido sobre
ello los parientes del pupilo y un cu-
rador especial.
El Juez dividir entonces la administra-
cion del modo que mas convenient le pa-
rezca.
ART. 863.
Si al que se hall bajo tutela 6 curadura
7


na no uere idonea, har el magistrado la
designacion.
ART. 363.
Las tutelas 6 curadurias pueden ser testa-
mentarias, legitimas 6 dativas.
Son testamentarias las que se constituyen
por acto testamentario.
Legitimas, las que se confieren por la ley
los parientes 6 cnyuje del pupilo.
Dativas, las que confiere el magistrado.
Sigue las reglas de la tutela testamentaria
la que se confiere por acto entire vivos, segun
el artculo 371.


CAPITULO 2.
DE LA TUTELA 6 OURADURIA
TESTAMENTARIA.
ART. 864.
El padrelegitimo puede nombrar tutor, por
testamento, no solo A los hijos nacidos, sino
al que se halla todavia en el vientre mater-
no, para en caso que nazca vivo.
ART. 365.
Puede asi mismo nombrar curador, por
testament, los menores adults que no
han obtenido habilitacion para administrar
sus bienes; y los adults de cualquiera
edad, que se hallan en estado de demencia,
6 son sordomudos que no entienden ni se
dan entender por escrito.
ART. 86%.
Puede asi mismo nombrar curador, por


1









50 CDIGO CIVIL DE LA REPBLICA DEL SALVADOR.


testamento, para la defense de los derechos
eventuales del hijo que est por nacer.
ART. 367.
Carecer de los derechos que se le confie-
ren por los articulos precedentes, el padre
que ha sido privado de la patria potestad
por decreto de Juez ; segun el articulo 271,
6 que por mala administration haya sido
removido judicialmente de la guard del
hijo.
ART. s68.
A falta del padre, podr ejercer los mis-
mos derechos la madre, con tal que no haya
estado divorciada por adulterio, 6 que por
su mala conduct no haya sido privada del
cuidado personal del hijo.
ART. 369.
Los padres naturales y la madre espuria
podrn ejercer los derechos concedidos por
los artculos precedentes al padre legitimo.
ART. 370.
En defecto de padre y madre podrn los
abuelos nombrar tutor 6 curador sus nietos
legtimos.
ART. 371.
Los padres legtimos 6 naturales y la ma-
dre espuria, no obstante lo dispuesto en lao
artculos 367 y 368, y cualquiera otra per-
sona, podrn nombrar tutor 6 curador, por
testamento 6 por acto entire vivos, con tal
que donen 6 dejen al pupilo alguna part de
sus bienes, que no se le deba ttulo de
legitima.
Esta curadura se limitar los bienes que
se donan 6 dejan al pupilo.
ART. 372.
Podrn nombrarse por testamento dos 6
mas tutores 6 curadores que ejerzan simulta-
neamente la guard; y el testador tendr la
facultad de dividir entire ellos la administra-
cion.
ART. 383.
Si hubiere various pupilos, y los dividiere el
testador entire los tutores 6 curadores nom-
brados, todos estos ejercern de consuno la
tutela 6 curaduria, mientras el patrimonio


permanezca indiviso ; y dividido el patrimo-
nio, se dividir entire ellos por el mismo
hecho la guard, y sern independientes
entire si.
Pero el cuidado de la persona de cada
pupilo tocar exclusivamente 6 su respective
tutor 6 curador, aun durante la indivision
del patrimonio.
ART. 874.
Si el testador nombra various tutores 6
curadores que ejerzan de consuno la tutela 6
curaduria, y no dividiere entire ellos las
funciones, podr el Juez, oidos los parientes
del pupilo, confiarlas uno de los nombrados
6 al numero de ellos que estimare suficiente,
y en este segundo caso, dividirlas como
mejor convenga para la seguridad de los
interests del pupilo.
ART. 875.
Podrn asi mismo nombrarse por testa-
mento various tutores 6 curadores que se sus-
tituyan 6 sucedan uno otro; y establecida
la sustitucion 6 sucesion para un caso par-
ticular, se aplicar A los demas en que falte
el tutor 6 curador ; menos que manifiesta-
mente aparezca que el testador ha querido
limitar la sustitucion 6 sucesion al caso 6
casos designados.
ART. 376.
Las tutelas y curaduras testamentarias
admiten condition suspensiva y resolutoria,
y sealamiento de dia cierto en que princi-
pien 6 espiren ; pero no las dativas.
ART. 377.
El nombramiento de tutor 6 curador debe
ser cierto inequivoco: si fuere dudoso no
valdr.

CAPITULO 3.
DE LA TUTELA 6 CURADURiA LEGITIMA.
ART. 378.
Tiene lugar la guard legtima cuando
falta 6 expira la testamentaria.
Tiene lugar especialmente cuando, vivien-
o el padre, es emancipado el menor, y









CODIGO CIVIL DE L :

cuando se suspended la patria potestad poi
decreto de Juez.


ART. 379.
Los llamados la tutela 6 curaduri
legtima, son en general.
Primeramente, el padre del pupilo;
En segundo lugar, la madre;
En tercer lugar, los demas ascendientes de
uno y otro sexo;
En cuarto lugar, los hermanos varones del
pupilo, y los hermanos varones de los ascen-
dientes del pupilo.
Si no hubiere lugar la tutela 6 curadura
del padre 6 madre, el Juez, oidos los pa-
rientes del pupilo, elegir entire los demas
ascendientes, y A falta de ascendientes, entire
los colaterales aqui designados, la persona
que le pareciere mas apta, y que mejores
seguridades presentare; y podr tambien, si
lo estimate convenient, elejir mas de una, y
dividir entire ellas las funciones.
Los parentescos designados en este artculo
se entienden legtimos.
ART. 380.
Es llamado la guard legitima del hijo
natural el padre, y si este falta, la madre.
A la de los hijoa espurios es llamada la
madre.
ART. 881.
Si continuando el pupilaje cesare en su
cargo el guardador legitimo, ser reempla-
zado por otro de la misma especie.


CAPITULO 4.
DE LA TUTELA 6 CURADURIA DATIVA.
ART. 382.
A falta de otra tutela 6 curadura, tiene
lugar la dativa.
ART. 383.
Cuando se retard por cualquiera causa el
discernimiento de una tutela 6 de una cura-
durfa, 6 durante ella sobreviene un em-
barazo que por algun tiempo impida al tutor
6 curador seguir ejercindola, se dar, por el


REPBOLICA DEL SALVADOB 61

r majistrado, tutor 6 curador interino, para
mientras dure el retardo 6 el impedimento.
Pero si hubiere otro tutor 6 curador que
Spueda suplir la falta, 6 si se tratare de nom-
brar un tutor 6 curador que suceda al que
actualmente desempea la tutela 6 curadura,
y puede este continuar en ella algun tiempo,
no tendr lugar el nombramiento del interino.
ART. 384.
El magistrado, para la election del tutor 6
curador dativo, deber oir a los parientes del
pupilo, y podr en caso necesario nombrar
dos 6 mas, y dividir entire ellos las funciones,
como en el caso del articulo 874.
Si hubiere curador adjunto, podr el Juez
preferirle, para la tutela 6 curadura dativa.


TITULO 20.
DE IAS DILIGENCIAS Y FORMALIDADES
QUE DEBEN PRECEDED AL EJERCICIO DE
LA TUTELA 6 CURADURTA.
ART. 885.
Toda tutela 6 curadura debe ser discer-
nida.
Se llama discernimiento el decreto judicial
que autoriza al tutor 6 curador para ejercer
su cargo.
ART. 886.
Para discernir la tutela 6 curadura ser
necesario que preceda el otorgamiento de
la fianza 6 caucion que el tutor 6 curador
est obligado.
Ni se le dar la administration de los
bienes, sin que preceda inventario solemne.
ART. 387.
Son obligados 6 prestar fianza todos los
tutores 6 curadores, exceptuados solamente:
1. El cnyuje y los ascendientes y descen-
dientes legtimos;
20. Los que se dan para un negocio par-
ticular, sin administration de bienes.
Podr tambien ser relevado de la fianza,
cuando el pupilo tuviere pocos bienes, el tu-
tor 6 curador que fuere persona de probidad









52 CODIGO CIVIL DE LA REPBLICA DEL SALVADOR.

y de bastantes facultades para responder de rientes, mayores de edad, 6 de trees personas
ellos. respetables falta de estos.


ART. 388.
En lugar de la fianza prevenida en el artcu-
lo anterior, podr prestarse hipoteca sufi-
ciente.
ART. 389.
Los actos del tutor 6 curador que aun no
han sido autorizados por el decreto de dis-
cernimiento, son nulos; pero el decreto, una
vez obtenido, validar los actos anteriores,
de cuyo retardo hubiera podido resultar per-
juicio al pupilo.
ART. 39o.
El tutor 6 curador es obligado inventa-
riar los bienes del pupilo dentro de los noventa
dias subsiguientes al discernimiento, y an-
tes de tomar parte alguna en la administra-
cion, sino en cuanto fuere absolutamente ne-
cesario.
El Juez, segun las circunstancias, podr
restringir 6 ampliar este plazo.
Por la negligencia del guardador en pro-
ceder al inventario, y por toda falta grave
que se le pueda imputar en l, podr ser
removido de la tutela 6 curadura como sos-
pechoso, y ser condenado al resarcimiento
de toda prdida 6 dao que de ello hubiere
resultado al pupilo, de la manera que se dis-
pone en el artculo 435.
ART. 391.
El testador no puede eximir al tutor 6
curador de la obligation de hacer inventario,
ni de prestar fianza.
ART. 892.
El inventario deber practicarse conforme
al artculo 1223, inciso 2.
ART. 393.
Si el tutor 6 curador probare que los
bienes-son tan exiguos que no excedern de
mil pesos, podr el Juez oidos los parientes
del pupilo, remitir la obligacion de inventa-
riar solemnemente dichos bienes y exigir solo
un apunte privado, bajo las firmas del tutor
6 curador, y de tres de los mas cercanos pa-


ART. 394.
El inventario har relacion de todas los
bienes races y muebles de la persona cuya
hacienda se inventara, particularizndolos
uno uno, 6 sealando colectivamente los
que consistent en nmero, peso 6 media,
con expression del precio, cantidad y calidad ;
sin perjuicio de hacer las explicaciones ne-
cesarias para poner cubierto la responsa-
bilidad del guardador.
Comprender asi mismo los titulos de pro-
piedad, las escrituras pblicas y privadas, los
crditos y deudas del pupilo de que hubiere
comprobante 6 solo noticia, los libros de
comercio 6 de cuentas, y en general todas
los objetos presents, exceptuados los que
fueren conocidamente de ningun valor 6
utilidad, 6 que sea necesario destruir con
algun fin moral.
ART. 895.
Si despues de hecho el inventario se encon-
traren bienes de que al hacerlo no se tuvo
noticia, 6 por cualquier ttulo acrecieren nue-
vos bienes la hacienda inventariada, se
har un inventario solemn de ellos, y se
agregar al anterior.
ART. 396.
Debe comprender el inventario aun las
cosas que no fueren propias de la persona
cuya hacienda se inventara, si se encontra-
ron entire las que lo son ; y la responsabilidad
del tutor 6 curador se extender las unas
como las otras.
ART. 397.
La mera asercion que se haga en el inven-
tario de pertenecer determinadas personas
los objetos que se enumeran, no hace prue-
ba en cuanto al verdadero dominio de ellos.
ART. 398.
Si el tutor 6 curador alegare que por error
se han relacionado en el inventario cosas que
no existing, 6 se ha exagerado el nmero,
peso 6 media de las existentes, 6 se les ha









OODIGO CIVIL DE LA REP~BLIA DEL BALVAIOE .6


atribuido una material 6 calidad de que care-
cian, no le valdr esta exception; salvo que
pruebe no haberse podido evitar el error con
el debido cuidado de su part, 6 sin conoci-
mientos 6 experiments cientficos.
ART. 899.
El tutor 6 curador que alegare haber pues-
to A sabiendas en el inventario cosas que no
le fueron entregadas realmente, no ser oido,
aunque ofrezca probar que tuvo en ello
algun fin provechoso al pupilo.
ART. 400.
Los passages oscuros 6 dudosos del inven-
tario se interpretarn A favor del pupilo, A
menos de prueba contraria.
ART. 401.
El tutor 6 curador que sucede otro,
recibir los bienes por el inventario anterior
y anotarn en l las diferencias.
Esta operation se har con las mismas
solemnidades que el anterior inventario, el
cual pasar ser asi el inventario del sucesor.


TITULO 21.
DE LA ADMINISTRATION DE LOS TUTORES
Y CURADORES RELATIVAMENTE A LOS
BIENES.
ART. 402.
Toca al tutor 6 curador representar al
pupilo en todos los actos judiciales 6 extra-
judiciales que le conciernan, y puedan me-
noscabar sus derechos 6 imponerle obliga-
ciones. Puede asimismo autorizarlo bajo su
responsabilidad para dichos actos extrajudi-
ciales en la forma prescrita en el artculo 140.
ART. 403.
El tutor 6 curador administer los bienes
del pupilo, y es obligado la conservation,
reparacion y cultivo de estos bienes, 6
enajenarlos, segun fuere mas provehoso al
pupilo. Su responsabilidad se extiende hasta
la culpa leve inclusive.
ART. 404.
Si en el testamento se nombrare una per-
sona quien el guardador haya de consultar


en el ejercicio de su cargo, no por eso ser
este obligado someterse al dictamen del
consultor; ni hacindolo, cesar su responsa-
bilidad.
Si en el testamento se ordenare expresa-
mente que el guardador proceda de acuerdo
con el consultor,tampoco cesar la responsabi-
lidad del primero por acceder la opinion del
segundo; pero habiendo discordia entire ellos
no proceder el guardador sino con autoriza-
cion del Juez, que deber concederla con
conocimiento de causa.
ART. 405.
No ser licito al tutor 6 curador, sin pre-
vio decreto judicial, enajenar los bienes raices
del pupilo, ni gravarlos con hipoteca, 6 ser-
vidumbre, ni podr el Juez autorizar esos
actos, sino por causa de utilidad 6 necesidad
manifiesta.
ART. 406.
La venta de cualquiera parte de los bienes
del pupilo enumerados en el articulo prece-
dente, se har en pblica subasta, conforme
en el Cdigo de Procedimientos se prescribe.
ART. 407.
No obstante la disposition del artculo 405,
si hubiere precedido decreto de ejecucion y
embargo sobre los bienes races del pupilo,
no ser necesario nuevo decreto para su ena-
Jenacion.
Tampoco ser necesario decreto judicial
para la constitution de una hipoteca, 6 ser-
vidumbre, sobre bienes raices que se han
trasferido al pupilo con la carga de constituir
dicha hipoteca, servidumbre.
ART. 408.
Sin previo decreto judicial no podr el tutor
6 curador proceder A la division de bienes
raices 6 hereditarios que el pupilo posea con
otros proindiviso.
Si el Juez, peticion de un comunero 6
coheredero, hubiere decretado la division,
no ser necesario nuevo decreto.
ART. 409.
El tutor 6 curador no podr repudiar nin-









54 CODIGO CIVIL DE LA. REPBLICA DEL SALVADOR.


guna herencia deferida al pupilo, sin decreto
de Juez con conocimiento de causa, ni acep-
tarla sin beneficio de inventario.
ART. 410.
Las donaciones 6 legados no podrn tam-
poco repudiarse sin decreto de Juez: y si
impusieren obligaciones 6 gravmenes al
pupilo, no podrn aceptarse sin previa tasa-
cion de las cosas donadas 6 legadas.
ART. 411.
Hecha la division de una herencia 6 de
bienes races que el pupilo posea con otros
proindiviso, ser necesario, para que tenga
efecto, nuevo decreto de Juez, que con au-
diencia de un curador especial la apruebe y
confirm.
ART. 412.
Se necesita asi mismo previo decreto para
proceder transacciones 6 compromises sobre
derechos del pupilo que se valen en mas de
quinientos pesos, y sobre sus bienes races ;
y en estos casos y en cualquiera otro en que
no deba preceder decreto, la transaccion 6 el
fallo del compromisario se sometern la
aprobacion judicial, so pena de nulidad.
ART. 413.
El dinero que se ha dejado 6 donado al
pupilo para la adquisicion de bienes raices,
no podr destinarse ningun otro objeto que
la impida 6 embaraze; salvo que intervenga
autorizacion judicial con conocimiento de
causa.
ART. 414.
Es prohibida la donacion de bienes races
del pupilo, aun con prvio decreto de Juez.
Solo con prvio decreto de Juez podrn
hacerse donaciones en dinero, otros bienes
muebles del pupilo; y no las autorizar el
Juez, sino por causa grave, como la de so-
correr un consanguineo necesitado, contri-
buir un objeto de beneficiencia pblica,
otro semejante, y con tal que sean propor-
cionadas las facultades del pupilo, y que
por ellos no sufran un menoscabo notable los
capitals productivos.


Los gastos de poco valor para objetos de
caridad, 6 de licita recreation, no estn su-
jetos la precedent prohibicion.
ART. 415.
La remision gratuita de un derecho se su-
jeta las reglas de la donation.
ART. 416.
El pupilo es incapaz de ser obligado como
fiador sin prvio decreto judicial, que solo
autorizar esta fianza favor de un cnyuje,
de un ascendiente 6 descendiente legitimo, y
por causa urgente y grave.
ART. 417.
Los deudores del pupilo que pagan al tu-
tor 6 curador, quedan libres de todo nuevo
pago.
Tambien lo quedan los que pagan al pu-
pilo con autorizacion de su tutor 6 curador
6 decreto judicial.
ART. 418.
El tutor 6 curador deber prestar el dine-
ro ocioso del pupilo con las mejores seguri-
dades, al interest conventional 6 legal esta-
blecidos por la ley.
Podr, si lo estimare preferible, emplear-
lo en la adquisicion de bienes races.
Por la omission en esta material, ser res-
ponsable de lucro cesante, en cuanto aparez-
ca que el dinero ociso del pupilo pudo em-
plearse con utilidad manifiesta y sin peligro.
ART. 419.
No podr el tutor 6 curador dar en ar-
riendo ninguna parte de los prdios rsticos
del pupilo por mas de ocho aos, ni de los ur-
banos por mas de tres, ni por mas nmero de
aos que los que falten al pupilo para llegar
los veinte y cinco.
Si lo hiciere no ser obligatorio el arren-
damiento para el pupilo 6 para el que. le
suceda en el dominio del prdio, por el
tiempo que excediere de los limites aqui
sealados.
ART. 420.
Cuidar el tutor 6 curador de hacer pagar
lo que se deba al pupilo, inmediatamente









OODIGO OIVIL DE LA. BEPtBLIOA DEL SALVADOR. 5


que sea exigible el pago, y de perseguir los
deudores por los medios legales.
ART. 421.
El tutor 6 curador tendr especial cuida-
do de interrumpir las prescripciones que
puedan correr contra el pupilo.
ART. 422.
El tutor 6 curador podr cubrir con los
dineros del pupilo las anticipaciones que
haya hecho beneficio de este, llevando los
intereses legales; mas para ello deber ser
autorizado por los otros tutores 6 curado-
res generals del mismo pupilo, si los hu-
biere, 6 por el Juez en subsidio.
Si el pupilo le fuere deudor de alguna es-
pecie, raiz 6 mueble, titulo de legado, 6
cualquier otro, ser preciso que la posesion
de ella se d al tutor 6 curador por los otros
tutores 6 curadores generals, 6 por el Juez
en subsidio.
ART. 423.
En todos los actos y contractors que eje-
cute 6 celebre el tutor 6 curador en repre-
sentacion del pupilo, deber expresar esta
circunstancia en la escritura del mismo acto
6 contract; so pena de que omitida esta
expression, se repute ejecutado el acto 6 ce-
lebrado el contrato en representation del
pupilo, si fuere til este, y no de otro
modo.
ART. 424.
Por regla general, ningun acto 6 contra-
to en que direct 6 indirectamente tenga
interest el tutor 6 curador, 6 su cnyuje, 6
cualquiera de sus ascendientes 6 descendien-
tes legitimos, 6 de sus padres 6 hijos ilegti-
mos, 6 de sus hermanos legtimos 6 ilegiti-
mos, 6 de sus consanguineos 6 afines legti-
mos hasta el cuarto grado inclusive, 6 de
alguno de sus socios de comercio, podr
ejecutarse 6 celebrarse sino con autorizacion
de los otros tutores 6 curadores generals,
que no esten implicados de la misma manera,
6 por el Juez en subsidio.
Pero ni aun de este modo podr el tutor 6


curador comprar bienes raices del pupilo, 6
tomarlos en arriendo; y se extiende esta
prohibicion su cnyuje y sus ascendientes
6 descendientes legitimos, 6 ilegtimos.
ART. 425.
Habiendo muchos tutores 6 curadores
generals, todos ellos autorizarn de consu-
no los actos y contratos del pupilo; pero en
materials que, por haberse dividido la admi-
nistracion, se hallen especialmente cargo
de uno de dichos tutores 6 curadores, basta-
rla intervention 6 autorizacion de este solo.
Se entender que los tutores 6 curadres
obran de consuno, cuando uno de ellos lo
hiciere nombre de los otros, en virtud de
un mandato en forma; pero subsistir en
este caso la responsabilidad solidaria de los
mandates.
En caso de discordia entire ellos decidir el
Juez.
ART. 426.
El tutor 6 curador tiene derecho que se
le abonen los gastos que justamente haya
hecho en el ejercicio de su cargo : se incluir
en ellos la indemnizacion de los servicios que
el guardador preste al pupilo en concept de
Abogado, Mdico, Artesano 6 Labrador, 6
en otros que no sean debidos 6 inherentes
su administration: en caso de legtima re-
clamacion, los har tasar el Juez.
ART. 427.
El tutor 6 curador es obligado A llevar
cuenta fiel, exacta y en cuanto fuere dable,
documentada, de todos sus actos administra-
tivos, dia por dia; exibirla luego que tr-
mine su administration ; A restituir los bie-
nes quien por derecho corresponda; y
pagar el saldo que result en su contra.
Comprende esta obligacion todo tutor 6
curador, incluso el testamentario, sin embar-
go de que el testador le haya exonerado de
rendir cuenta alguna, 6 le haya condonado
anticipadamente el saldo; y aunque el pu-
pilo no tenga otros bienes que los de la
sucesion del testador, y aunque se le dejen










56 CODIGO CIVIL DE LA REPBLICA DEL SALVADOR


bajo la condition precisa de no exijir la
cuenta 6 el saldo. Semejante condition se
mirar como no escrita.
La cuenta se llevar en un libro de papel
del sello 4* de 2' clase, foliado, rubricado, y
sellado por el Juez que discierna la tutela 6
curadura, y con una razon en la primera
foja firmada por el mismo Juez, en que se
exprese el objeto del libro, y el numero de
fojas que comprende.
Las expenses necesarias para la justifica-
cion y rendicion de la cuenta sern de cargo
del pupilo.
ART. 428.
Podr el Juez mandar de oficio, cuando lo
crea convenient, que el tutor 6 curador,
aun durante su cargo, exhiba las cuentas de
su administration, 6 manifieste las existen-
cias otro de los tutores 6 curadores del
mismo pupilo, 6 un curador especial, que
el Juez designar al intent.
Podr provocar esta providencia, con
causa grave, calificada por el Juez verbal-
mente, cualquier otro tutor 6 curador del
mismo pupilo, 6 cualquiera de los consan-
guineos mas prximos de este 6 su cnyuje.
ART. 429.
Espirado su cargo, proceder el guarda-
dor la entrega de los bienes dentro del
trmino que el Juez le sealare atendidas
las circunstancias; sin perjuicio de ejecutar
en el tiempo intermedio aquellos actos que
de otro modo se retardarian con perjuicio del
pupilo.
ART. 430.
Habiendo muchos guardadores que admi-
nistren de consuno, todos ellos la expiracion
de su cargo presentarn una sola cuenta;
pero.si se ha dividido entire ellos la adminis-
tracion, se presentar una cuenta por cada
administration separada.
ART. 431.
La responsabilidad de los tutores y cura-
dores que administran conjuntamente es
solidria; pero dividida entire ellos la ad-


ministracion, sea por el testador, sea por
disposicion 6 con aprobacion del Juez, no
ser responsible cada uno, sino directamente
de sus propios actos, y subsidiariamente de
los actos de los otros tutores 6 curadores, en
cuanto ejerciendo el derecho que les concede
el artculo 428 inciso 20, hubiera podido
atajar la torcida administration de los otros
tutores 6 curadores.
Esta responsabilidad subsidiaria se extiende
aun los tutores 6 curadores generals que
no administran.
Los tutores 6 curadores generals estn
sujetos la misma responsabilidad subsidiaria
por la torcida administration de los curadores
adjuntos.
ART. 432.
La responsibilidad subsidiaria que se pres-
cribe en el artculo precedent, no se ex-
tiende los tutores 6 curadores que, dividida
la administration por disposition del testador,
6 con autorizacion del Juez, administren en
diversos distritos.
ART. 433.
Es solidaria la responsabilidad de los tu-
tores 6 curadores cuando solo por acuerdo
privado dividieren la administration entire si.
ART. 484.
Presentada la cuenta por el tutor 6 cura-
dor, ser discutida por la persona quien
pase la administration de los bienes.
Si la administration se trasfiere otro
tutor 6 curador, 6 al mismo pupilo habili-
tado de edad, no quedar cerrada la cuenta
sino con aprobacion judicial, oido un curador.
ART. 435.
Contra el tutor 6 curador que no d ver-
daderamente cuenta de su administration,
exhibiendo A la vez el inventario, el libro y
las existencias, 6 que en su administration
fuere convencido de dolo 6 culpa grave,
habr por parte del pupilo el derecho de
apreciar y jurar la cuantia del perjuicio
recibido, comprendiendo el lucro cesante; y
se condenar al tutor 6 curador en la cuanta









OCDIGO CIVIL DE LA REPBLICA DEL SALVADOR. 57


apreciada y jurada; salvo que el Juez haya
tenido bien moderarla.
ART. 436.
El tutor 6 curador pagar los interests
legales del saldo que result en su contra,
desde el dia en que su cuenta quedare cer-
rada 6 haya habido mora en exhibirla; y
cobrar su vez los del saldo que result
su favor, desde el dia en que cerrada su
cuenta los pida.
ART. 487.
El fiador tiene todas las responsabilidades
impuestas por la ley los tutores 6 curadores
cuando no cumplen estos 6 sus herederos los
deberes de su encargo.
Los fiadores no pueden pedir que se les
exonere de la fianza, aunque el tutor 6
curador no desempefe bien su cargo, en
cuyo caso podrn provocar su remocion.
ART. 438.
Toda accion del pupilo contra el tutor 6
curador 6 sus fiadores en razon de la tutela
6 curadura, prescribir en cuatro anos, con-
tados desde el dia en que el pupilo haya
salido del pupilaje.
Si el pupilo fallece antes de cumplirse el
cuadrienio, prescribir dicha accion en el
tiempo que falte para cumplirlo.
ART. 439.
El que ejerce el cargo de tutor 6 curador,
no sindolo verdaderamente, pero creyendo
serlo, tiene todas las obligaciones, derechos
y responsabilidades: del tutor 6 curador ver-
dadero, y sus actos no obligarn al pupilo,
sino en cuanto le hubieren reportado positive
ventaja.
Pero si hubiere procedido de mala f,
finjindose tutor 6 curador, ser precisa-
mente removido de la administrcion, y
privado de todos los emolumentos de la
tutela 6 curadura, sin perjuicio de la pena
que haya lugar por la impostura.
ART. 440.
El que en caso de necesidad, y por ampa-
rar al pupilo, toma la administration de los
8


bienes de este, ocurrir al Juez inmediata-
mente para que prove la tutela 6 cura-
dura, y mientras tanto proceder como
ajente oficioso y tendr solamente las obliga-
ciones y derechos de tal. Todo retardo
voluntario en ocurrir al Juez, le har res-
ponsable hasta de la culpa levisima.


TITULO 22.
REGLAS ESPECIALES RELATIVES
A LA TUTELA.
ART. 441.
En lo tocante la crianza y education del
pupilo es obligado el tutor conformarse
con la voluntad de la persona 6 personas
encargadas de ellas, segun lo ordenado en
los ttulos 9, 13 y 14 de este libro si per-
juicio de ocurrir al Juez, cuando lo crea con-
veniente.
Pero el padre 6 madre que ejercen la
tutela no sern obligados consultar sobre
esta material persona alguna ; salvo que el
padre, encargando la tutela la madre, le
haya impuesto esa obligation : en este caso
se observar lo prevenido en el articulo 404.
ART. 442.
El tutor, en caso de negligencia de la per-
sona 6 personas encargadas de la crianza y
education del pupilo, se esforzar por todos
los medios prudentes en hacerles cumplir su
deber, y si fuere necesario ocurrir al Juez.
ART. 443.
El pupilo no residir en la habitacion 6
bajo el cuidado personal de ninguno de los
que, si muriese, habrian de suceder en sus
bienes.
No estn sujetos esta exclusion los as-
cendientes legtimos, los padres naturales, ni
la madre espuria.
ART 444.
Cuando los padres no hubieren provisto
por testamento la crianza y education del
pupilo, suministrar el tutor lo necesario
para estos objetos, segun compete al rango










58 CODIGO CIVIL DE LA BEPiBLICA DEL SALVADOB.


social de la familiar; sacndolo de los bienes
del pupilo, y en cuanto fuere possible, de los
frutos.
El tutor ser responsible de todo gasto
inmoderado en la crianza y education del
pupilo, aunque se saque de los frutos.
Para cubrir su responsabilidad, podr
pedir al Juez que, en vista de las facultades
del pupilo, fije el maximun de la suma que
haya de invertirse en su crianza y educa-
cion.
ART. 445.
Si los frutos de los bienes del pupilo no
alcanzaren para su moderada sustentacion y
la necesaria education, podr el tutor ena-
jenar 6 gravar alguna parte de los bienes, no
contrayendo emprstitos ni tocando los bienes
raices 6 los capitals productivos, sino por
extrema necesidad y con la autorizacion de-
bida.
ART. 446.
En caso de indijencia del pupilo, recurrir
el tutor las personas que por sus relaciones
con el pupilo estn obligadas prestarle ali-
mentos, reconvinindolas judicialmente, si
necesario fuere, para que asi lo hagan.
ART. 447.
La continuada neglijencia del tutor en
proveer la cngrua sustentacion y educa-
cion del pupilo, es motivo suficiente para
removerle de la tutela.
ART. 448.
La tutela fenece.
1. Por llegar el pupilo la pubertad.
20. Por la muerte natural del pupilo y
por la natural 6 civil del tutor.
3. Si hubiere sido dada cierto tiempo 6
bajo condition, cumplindose aquel 6 fal-
tando esta.
40. Si el tutor se excusase legitimamente.
5. Si fuere removido de la tutela.
6*. Por el reconocimiento que haga el
padre del hijo natural que se halla en guard.


TTULO 23.
REGLAS ESPECIALES RELATIVES LA
CURADURIA DEL MENOR.
ART. 449.
La curadura del menor de que se trata
en este titulo, es aquella que solo por razon
de su edad est sujeto el adulto emancipado.
ART. 450.
Al menor que ha obtenido habilitacion de
edad no puede darse curador. Ninguna de
las disposiciones de este titulo le comprende.
ART. 451.
El menor adulto que careciere de curador
debe pedirlo al Juez, designando la persona
que lo sea.
Si no lo pidiere el menor, podrn hacerlo
los parientes; pero la designation de la per-
sona corresponder siempre al menor, 6 al
Juez en subsidio.
El Juez, oyendo los parientes del menor,
aceptar la persona que este design, si fuere
idnea.
Si ni el menor ni los parientes pidieren el
curador, lo nombrar el Juez de oficio.
ART. 452.
Podr el curador ejercer, en cuanto la
crianza y education del menor, las facultades
que en el titulo precedent se confieren al
tutor respect del implber.
ART. 483.
El menor que est bajo curaduria tendr
las mismas facultades administrativas que el
hijo de familiar, respect de los bienes ad-
quiridos por 61 en el ejercicio de una profe-
sion 6 industrial.
Lo dispuesto en el articulo 257 relativa-
mente al hijo de familiar y al padre, se aplica
al menor y al curador.
ART. 454.
El curador represent al menor, de la mis-
ma manera que el tutor al impber.
Podr el curador, no obstante, si lo juz-
gare convenient, confiar al pupilo la ad-
ministracion de alguna parte de los bienes









CODIGO CIVIL DE LA BE

pupilares; pero deber autorizarlo al efecto
por escritura p4blica y bajo su responsa-
bilidad.
Se presumir la autorizacion para todos los
actos ordinarios anexos ella.
ART. 455.
El pupilo tendr derecho para solicitar la
intervention judicial, cuando de alguno de los
actos del curador le result manifesto per-
juicio; y el Juez, encontrando fundado el
reclamo, prover lo que crea mas convenient
y til los intereses del pupilo.

ART. 456.
La curadura fenece.
1. Por cumplir el pupilo la edad de veinte
y cinco afos.
2. Por la habilitacion de edad.
30. Por la muerte civil del pupilo.
4*. Por las causes designadas en los n-
meros 2 hasta el 6 del artculo 448.


TITULO 24.
REGLAS ESPECIALES RELATIVES A LA
CURADURA DEL DISIPADOR
ART. 457.
A los que por prdigos 6 disipadores han
sido puestos en entredicho de administrar sus
bienes, qe dar curador legitimo, y fata de
este, curador dativo.
Esta curadura podr ser testamentaria en
el caso del artculo 466.
ART. 458.
El juicio de interdiccion podr ser provo-
cado por el cnyuje no divorciado del supues-
to disipador, por cualquiera de sus consa-
guineos legtimos hasta en el cuarto grado,
por sus padres, hijos 6 hermanos naturales
uterinos
Tambien podr provocarse dicho juicio por
la madre, hijos 6 hermanos espurios en los
casos en que sean llamados heredarse.
El Juez debe promoverlo de oficio en los
casos en que no haya sido provocado.


~PBLIOA DEL SALVADOBR 59

ART. 459.
Si el supuesto disipador fuere extrangero,
podr tambien ser provocado el juicio por el
competent funcionario diplomtico 6 con-
sular.
ART. 460.
La disipacion deber probarse por hechos
repetidos de dilapidacion que manifiesten una
falta total de prudencia.
El juego habitual en que se arriesguen
porciones considerable del patrimonio, dona-
ciones cuantiosas sin causa adecuada, gastos
ruinosos, autorizan la interdiccion.

ART. 461.
Mientras se decide la causa, podr el Juez,
virtud de los informes verbales de los pa-
rientes 6 de otras personas, y oidas las ex-
plicaciones del supuesto disipador, decretar
la interdiccion provisoria.
ART. 462.
Los decretos de interdiccion provisoria y
definitive debern notificarse al public por
el peridico official 6 del departamento, si lo
hubiere, y por carteles, que se fijarn en
tres, lo menos, de los parajes mas frecuen-
tados del distrito.
La notificacion deber reducirse expresar
que tal individuo, designado por su nombre
appellido, profession y domicilio, no tiene la
libre administration de sus bienes.
ART. 463.
Se deferir la curadura del disipador:
1P. Al marido no divorciado, si la mujer
no estuviere totalmente separada de bienes ;
20. A los ascendientes legtimos, padres
naturales 6 madre espuria;
8*. A los colaterales legtimos hasta en el
cuarto grado, 6 los hermanos ilegtimos
uterinos.
El Juez tendr libertad para elegir en cada
clase de las designadas en los nimeros 2 y 3,
la persona 6 personas que mas apropsito le
parecieren.
A falta de las personas antedichas tendr
lugar la curadura dativa.









60 OODIGO CIVIL DE LA REPBIOA DEL SALVADOR.


ART. 464.
El curador del marido disipador adminis-
trar la sociedad conyugal en cuanto esta
subsista, y la tutela 6 curatela de los hijos
menores del disipador.
ART. 465.
La mujer no puede ser curadora de su
marido disipador, pero despues de la inter-
diccion, tendr derecho para pedir separacion
de bienes.
Separada de bienes, los administrar libre-
mente; mas para enajenar 6 hipotecar los
bienes races necesitar de prvio decreto
judicial.
ART. 466.
Si falleciere el ascendiente que ejerza la
curaduria del disipador, y fuere de los que
pueden nombrar curador por testamento, se-
gun el Capitulo 2 del titulo 19 de este libro,
podr nombrar en su testamento la persona
que haya de sucederle en la guard.
ART. 467.
El disipador tendr derecho para solicitar
la intervention judicial, cuando los actos del
curador le fueren vejatorios 6 perjudiciales ;
y el curador se conformar entonces A lo
acordado por el Juez.
ART. 468.
El disipador conservar siempre su liber-
tad, y tendr para sus gastos personales la
libre disposicion de una suma de dinero, pro-
porcionada sus facultades, y sealada por
el Juez.
Solo en casos extremos podr ser autori-
zado el curador para proveer por si mismo
la subsistencia del disipador, procurndole
los objetos necesarios.
ART. 4w.
El disipador ser rehabilitado para la ad-
ministracion de lo suyo, si se juzgare que
puede ejercerla sin inconvenient; y reha-
bilitado, podr renovarse la interdiccion, si
ocurriere motivo.
ART. 470.
Las disposiones indicadas en el artculo


precedent sern decretadas por el Juez con
las mismas formalidades que para la inter-
diccion primitive; y sern seguidas de la
notificacion prevenida en el articulo 462;
que en el caso de rehabilitation se limitar
expresar que tal individuo designado por su
nombre, apellido, profession y domicilio, tiene
la libre administration de sus bienes.


TITULO 25.
REGLAS ESPECIALES RELATIVES A LA
CURADURA DEL DEMENTED.
ART. 471.
El adulto que se halla en un estado ha-
bitual de demencia, deber ser privado de la
administration de sus bienes, aunque tenga
intervalos lcidos.
La curadura del demented puede ser testa-
mentaria, legtima 6 dativa.
ART. 472.
Cuando el nio demente haya llegado la
pubertad, podr el padre de familiar seguir
cuidando de su persona y bienes hasta la
mayor edad; llegada la cual deber precisa-
mente provocar el juicio de interdiccion.
ART. 473.
El tutor del pupilo demente no podr des-
pues ejercer la curadura sin que preceda in-
terdiccion judicial, except por el tiempo que
fuere necesario para provocar la interdiccion.
Lo mismo ser necesario cuando sobre-
viene la demencia al menor que est bajo
curadura.
ART. 474.
Podrn provocar la interdiccion del de-
mente las mismas personas que pueden pro-
vocar la del disipador.
Deber provocarla el curador del menor
quien sobreviene la demencia durante la cu-
radura. La disposicion del inciso 3* del
articulo 458 es aplicable al caso present.
Pero si la locura fuere furiosa 6 si el loco
causare notable incomodidad los habitantes,
podr tambien el procurador sindico 6 cual-
quiera del pueblo provocar la interdiccion.









CODIGO CIVIL DE LA. REPUBLCA DEL SALVADOR. 61

ART. 475. que sea llamada heredarle, no ser su
El Juez se informar de la vida anterior padre 6 madre, 6 su cnyuje.
y conduct habitual del sunuesto dempnte


oir el dictamen de facultativos de su con-
fianza sobre la existencia y naturaleza de la
demencia.


ART. 476.
Las disposiciones de los artculos 461 y
462 se extienden al caso de demencia.
ART. 477.
Se deferir la curadura del demente;
1". A su cnyuje no divorciado; pero si
la mujer demente estuviere separada de
bienes, segun los artculos 158 y 169, se dar
al marido curador adjunto para la adminis-
tracion de aquellos que se extiendala sepa-
racion ;
2*. A sus descendientes legitimos;
3*. A sus ascendientes legtimos;
4*. A sus padres 6 hijos naturales 6 su
madre 6 hijos espurios;
5*. A sus colaterales legtimos hasta en el
cuarto grado, 6 sus hermanos ilegtimos
uterinos.
El Juez elegir en cada clase de las desig-
nadas en los nmeros 2, 3, 4 y 5, la persona
personas que mas idneas le parecieren.
A falta de todas las personas antedichas
tendr lugar la curadura dativa.

ART. 478.
La mujer curadora de su marido demente,
tendr la administration de la sociedad con-
yugal, y la guard de sus hijos menores.
Si por su menor edad otro impedimen-
to no se le defiriese la curaduria de su mari-
do demente, podr su arbitrio, luego que
cease el impedimento, pedir esta curadura 6
la separacion de bienes.
ART. 479.
Si se nombraren dos 6 mas curadores al
demente, podr confiarse el cuidado inme-
diato de la persona uno de ellos, dejando
los otros la administration de los bienes.
El cuidado inmediato de la persona del de-
mente no se encomendar 6 persona alguna


ART. 480.
Los actors y contratos del demente, poste-
riores al decreto de interdiccion, sern nulos;
aunque se alegue haberse ejecutado 6 cele-
brado en un intervalo lcido.
Y por el contrario, los actos y contratos
ejecutados 6 celebrados sin previa interdic-
cion, sern vlidos; menos de probarse que
el que los ejecut 6 celebr estaba entonces
demente.
ART. 481.
El demente no ser privado de su libertad
personal, sino en los casos en que sea de te-
mer que usando de ella se dale si mismo,
cause peligro 6 notable incomodidad
otros.
Ni podr ser trasladado una casa de locos,
ni encerrado, ni atado, sino momentnea-
mente, mientras solicitud del curador, 6 de
cualquiera persona del pueblo, se obtiene
autorizacion judicial para cualquiera de estas
medidas.
ART. 482.
Los frutos de sus bienes, y en caso necesa-
rio, y con autorizacion judicial, los capitals,
se emplearn principalmente en aliviar su
condition y en procurar su restablecimiento.
ART. 483.
El demente podr ser rehabilitado para la
administration de sus bienes si apareciere
que ha recobrado permanentemente la razon ;
y podr tambien ser inhabilitado de nuevo
con just causa.
Se observar en estos casos lo prevenido
en los artculos 469 y 470.


TITULO 26.
REGLAS ESPECIALES RELATIVES LA
CURADURIA DEL SORDOMUDO.
ART. 484.
La curadura del sordomudo, que ha llega-
do la pubertad, puede ser testamentaria,
legitima 6 dativa.










62 CODIGO CIVIL DE LA BEPIBLICA DEL BALVADOR


ART. 485.
Los artculos 472, 473 inciso 1, 477, 478
y 479 se extienden al sordomudo.
ART. 486.
Los frutos de los bienes del sordomudo y
en caso necesario, y con autorizacion judicial,
los capitals, se emplearn especialmente en
aliviar su condition y en procurarle la edu-
cacion convenient.
ART. 487.
Cesar la curadura cuando el sordomudo
se haya hecho capaz de entender y de ser en-
tendido por escrito, si l mismo lo solicitare,
y tuviere suficiente inteligencia para la ad-
ministracion de sus bienes; sobre lo cual to-
mar el Juez los informes competentes.


TITULO 27.
DE LAS CURADURIAS DE BIENES.
ART. 488.
En general, habr lugar al nombramiento
de curador de los bienes de una persona
ausente cuando se reunan las circunstancias
siguientes :
1*. Que no se sepa de su paradero, 6 que
lo menos haya dejado de estar en comuni-
cacion con los suyos, y de la falta de comuni-
cacion se originen perjuicios graves al mismo
ausente 6 terceros ;
2". Que no haya constituido procurador,
6 solo le haya constituido para cosas 6 nego-
cios especiales.
ART. 489.
Podrn provocar este nombramiento las
mismas personas que son admitidas pro-
vocar la interdiccion del demente.
Ademas, los acreedores del ausente ten-
drn derecho para pedir que se nombre
curador los bienes para responder sus
demands.
Se comprende entire los ausentes al deudor
que se oculta.
ART. 490.
Pueden ser nombradas para la curadura
de bienes del ausente las mismas personas


que para la curaduria del demente en con-
formidad al artculo 477, y se observar el
mismo rden de preferencia entire ellas.
Podr el Juez, con todo, separarse de este
rden, peticion de los herederos lejitimos
6 de los acreedores, si lo estimare conve-
niente.
Podr asi mismo nombrar mas de un
curador y dividir entire ellos la administra-
cion, en el caso de bienes cuantiosos, si-
tuados en diferentes distritos.
ART. 491.
Intervendr en el nombramiento un de-
fensor especial.
ART. 492.
Si el ausente ha dejado mujer no divorcia-
da, se observar lo prevenido para este caso
en el titulo De la sociedad conyugal.
ART. 498.
Si la persona ausente es mujer casada, no
podr ser curador el marido sino en los
trminos del artculo 463 nimero 1.
ART. 494.
El procurador constituido para ciertos
actos 6 negocios del ausente, estar subordi-
nado al curador; el cual, sin embargo, no
podr separarse de las instrucciones dadas
por el ausente al procurador, sino con autori-
zacion de Juez.
ART. 495.
Si no se supiere el paradero del ausente,
ser el primer deber del curador averi-
guarlo.
Sabido el paradero del ausente, har el
curador cuanto est de su parte para ponerse
en comunicacion con e1.
ART. 496.
Se dar curador la herencia yacente,
esto es, los bienes de un difunto, cuya
herencia no ha sido aceptada.
La curadura de la herencia yacente ser
dativa.
ART. 497.
Si el difunto cuya herencia es necesario
nombrar curador tuviere herederos extran-









ODIGO CIVIL DE LA BEPOBLICA DEL SALVADOR. 68


jeros, el consul de la nacion de estos tendr
derecho para proponer el curador 6 cura-
dores que hayan de custodiar y administrar
los bienes.
ART. 498.
El magistrado discernir la curaduria al
curador 6 curadores propuestos por el cn-
sul, si fueren personas idneas; y peticion
de los acreedores, 6 de otros interesados en
la sucesion, podr agregar dicho curador 6
curadores otro it otros, segun la cuanta y
situation de los bienes que compongan la
herencia.
ART. 499.
Despues de trascurridos cuatro anos desde
el fallecimiento de la persona cuya herencia
est en curadura, el Juez, peticion del
curador y co conocimiento de causa, podr
ordenar que se vendan todos los bienes
hereditarios existentes, y se ponga el pro-
ducido interest con las debidas seguridades,
6 sino las hubiere, se deposit en las arcas
del Estado.
ART. 500.
Los bienes que han de corresponder al
hijo pstumo, si nace vivo, y en el tiempo
debido, estarn cargo del curador que haya
sido designado este efecto por el testa-
mento del padre, 6 de un curador nombrado
por el Juez, peticion de la madre, 6 de
cualquiera de las personas que han de su-
ceder en dichos bienes, sino sucede en ellos
el pstumo.
Podrn nombrarse dos 6 mas curadores,
si asi conviniere.
ART. 501.
La persona designada por el testamento
del padre para la tutela del hijo, se pre-
sumir designada asi mismo para la curadura
de los derechos eventuales de este hijo, si
mientras l est en el vientre materno, falle-
ce el padre. T. .
ART. 502.
El curador de los bienes de una persona
ausente, el curador de una herencia yacente,
el curador de los derechos eventuales del que
est por nacer, estn sujetos en su adminis


tracion todas las trabas de los tutores 6
-curadores, y ademas se les prohibe ejecutar
otros actos administrativos que los de mera
custodia y conservation, y los necesarios
para el cobro de los crditos y pago de las
deudas de sus respectivos representados.
ART. 503.
Se les prohibe especialmente alterar la
forma de los bienes, contraer emprstitos, y
enajenar los bienes raices y aun los muebles
que puedan conservarse sin que se deterioren
6 corrompan, no ser que esta enajenacion
pertenezca al jiro ordinario de los negocios
del ausente, 6 que el pago de las deudas la
requiera.
ART. 504.
Sin embargo de lo dispuesto en los art-
culos precedentes, los actos prohibidos en
ellos los curadores de bienes sern vlidos,
si justificada su necesidad 6 utilidad, los
autorizare el Juez previamente.
El dueo de los bienes tendr derecho
para que se declare la nulidad de cualquiera
de tales actos, no autorizado por el Juez; y
declarada la nulidad, ser responsible el
curador de todo perjuicio que de ello se
hubiere originado dicha persona 6 ter-
ceros.
ART. 505.
Toca los curadores de bienes el ejercicio
de las acciones y defenses judiciales de sus
respectivos representados; y las personas
que tengan crditos contra los bienes podrn
hacerlos valer contra los respectivos cura-
dores.
ART. 506.
La curadura de los derechos del ausente
espira su regreso; 6 por el hecho de
hacerse cargo de sus negocios un procurador
general debidamente constituido; 6 conce-
cuencia de su fallecimiento ; 6 por el decreto
Sque en el caso de desaparecimiento concede
la posesion provisoria 6 definitive.
S La curadura de la herencia yacente cesa
Spor la aceptacion de la herencia, 6 en el caeo









64 CDIGO CIVIL DE LA BEPOBLICA DEL SALVADOR.


del artculo 499, por el depsito del product
de la venta en las arcas del Estado.
La curaduria de los derechos eventuales
del que est por nacer, cesa consecuencia
del parto.
Toda curadura de bienes cesa por la ex-
tincion 6 inversion complete de los mismos
bienes.

TITULO 28.
DE LOS CURADORES ADJUNTOS.
ART. 507.
Los curadores adjuntos tienen sobre los
bienes que se pongan su cargo las mismas
facultades administrativas que los tutores,
menos que se agreguen los curadores de
bienes.
En este caso no tendrn mas facultades
que las de curadores de bienes.
ART. 508.
Los curadores adjuntos son independientes
de los respectivos padres, maridos, 6 guarda-
dores.
La responsabilidad subsidiaria que por el
artculo 431 se impone los tutores 6 cura-
dores que no administran, se extiende los
respectivos padres, maridos 6 guardadores
respect de los curadores adjuntos.


TTULO 29.
DE LOS CURADORES ESPECIALES.
ART. 509.
Las curaduras especiales son dativas.
Los curadores para pleito 6 adlitem son
dados por la judicatura que conoce en el
pleito, y no tendrn otras facultades que las
que especialmente se les hubieren conferido
por el discernimiento.
ART. 510.
El curador especial no es obligado la
confeccion de inventario, sino solo otorgar
recibo de los documents, cantidades 6 efectos,
que se pongan su disposicion para el de-


sempeo de su cargo, y de que dar cuenta
fiel y exacta.
TITULO 80.
DE LAS INCAPACIDADES Y ESCUSAS PARA
LA TUTELA 6 CURADURIA.
ART. 511.
Hay personas quienes la ley prohibe ser
tutores 6 curadores, y personas A quienes
permit excusarse de servir la tutela 6 cura-
dura.

CAPITULO 1.
DE LAS INCAPACIDADES.

REGLAS RELATIVES DEFECTS FISICOS
Y MORALES.
ART. 512.
Son incapaces de toda tutela o curadura,
1". Los ciegos;
20. Los mudos;
3*. Los dementes, aunque no estn bajo
interdiccion ;
4. Los fallidos mientras no hayan satisfe-
cho sus acreedores;
60. Los que estn privados de administrar
sus propios bienes por disipacion;
60. Los que carecen de domicilio en la Re-
piblica ;
7". Los que no saben leer ni escribir;
8. Los de mala conduct notoria;
9. Los condenados judicialmente una
pena de las designadas en el articulo 271 n-
mero 40, aunque se les haya indultado de
ella;
100. La mujer que ha sido condenada 6
divorciada por adulterio; y subsistir la in-
capacidad, aunque el estado de divorcio haya
terminado por la disolucion del matrimonio,
6 por la reconciliation;
11. El que ha sido privado de ejercer la
patria potestad segun el articulo 271;
120. Los que por torcida 6 descuidada ad-
ministracion han sido removidos de una guar-
da anterior, 6 en el juicio subsiguiente esta
han sido condenados, por fraude 6 culpa grave,
A indemnizar al pupilo.









CODIGO CIVIL DE LA REPBLICA DEL SALVADOB. 65


REGLAS RELATIVES LAS PROFESIONES,
EMPLEOS Y CARGOS PBLICOS.
ART. 513.
Son asi mismo incapaces de toda tutela 6
curaduria;
1. Los que pertenecen al fuero eclesis-
tico; pero los eclesisticos seculares que no
ejerzan episcopado 6 no tengan cura de al-
mas, podrn ser tutores 6 curadores de sus
parientes;
2. Los individuos del Ejrcito 6 la Arma-
da, que se hallen en actual servicio; inclusos
los comisarios, mdicos, cirujanos, y demas
personas adictas los cuerpos de linea 6
las naves del Estado;
3. Los que tienen que ejercer por largo
tiempo, 6 por tiempo indefinido, un cargo 6 co-
mision pblica fuera del territorio Salvadoreo.

REGLAS RELATIVES AL SEXO.
ART. 514.
Las mujeres son incapaces de toda tutela
6 curadura; salvas las excepciones siguien-
tes :
1'. La mujer que no tiene marido vivo,
puede ser guardadora de sus descendientes
legitimos 6 de sus hijos ilegtimos;
2'. La mujer no divorciada puede ser cu-
radora de su marido demente 6 sordomudo;
3'. La mujer, mientras vive su marido,
puede ser guardadora de los hijos comunes,
cuando en conformidad al articulo 1692 se
le confiere la administration de la sociedad
conyugal.
Estas excepciones no excluyen las inhabili-
dades provenientes de otra causa que el sexo.
REGLAS RELATIVES LA EDAD.
ART. 515.
No pueden ser tutores 6 curadores los que
no hayan cumplido veinte y cinco aos, aun-
que hayan obtenido habilitacion de edad.
Sin embargo, si es deferida una tutela 6
curaduria al ascendiente 6 descendiente, le-
gtimo 6 ilegtimo, que no ha cumplido
veinte y cinco afios, se aguardar que los
cumpla para conferirle el cargo, y se nom-
9


brar un interino para el tiempo interme-
dio.
Se aguardar de la misma manera al tutor
6 curador testamentario que no ha cumplido
veinte y cinco aos.
Pero ser invlido el nombramiento del
tutor 6 curador menor, cuando llegando
los veinte y cinco solo tendria que ejercer la
tutela 6 curaduria por menos de dos aos.
ART. 516.
Cuando no hubiere certidumbre acerca de
la edad, se juzgar de ella segun el articulo
318, y si en consecuencia se discierne el car.
go al tutor 6 curador nombrado, ser vlido
y subsistir, cualquiera que sea realmente
la edad.

REGLAS RELATIVES LAS RELACIONES
DE FAMILIAR.
ART. 517.
El padrastro no puede ser tutor 6 curador
de su entenado.
ART. 518.
El marido no puede ser tutor 6 curador
de sus hijos naturales sin el consentimiento
de su mujer.
ART. 519.
El hijo no puede ser curador de su padre
disipador.
REGLAS RELATIVES 1 LA OPOSICION DE
INTERESTS DIFERENCIA DE RELIGION
ENTIRE EL GUARDADOR Y EL PUPILO.
ART. 520.
No podr ser tutor 6 curador de una per.
sona el que le dispute su estado civil, 6 ten-
ga enemistad con ella 6 con sus consangui.
neos hasta en el cuarto grado.
ART. 521.
No pueden ser solos tutores 6 curadores
de una persona los acredores 6 deudores de
la misma, ni los que litiguen con ella, por in-
tereses propios 6 ajenos.
El Juez, segun le pareciere mas conve-
niente, les agregar otros tutores 6 curado-
res que administren conjuntamente, 6 los
declarar incapaces del cargo.










66 OODIGO CIVIL DE LA REPBLICA DEL SALVADOR.


Al cnyuje y los ascendientes y descen-
dientes del pupilo no se aplicar la disposi-
cion de este articulo.
ART. 522.
Las disposiciones del precedent articulo
no comprenden al tutor 6 curador testamen-
tario, si se prueba que el testador tenia co-
nocimiento del crdito, deuda 6 litis, al tiem-
po de nombrar dicho tutor 6 curador.
Ni se extienden los crditos, deudas 6
litis que fueren de poca importancia en con-
cepto del Juez.
ART. 528.
Los que profesan divers religion de
aquella en que debe ser 6 ha sido educado el
pupilo, no pueden ser tutores 6 curadores
de este.
REGLAS RELATIVES LA INCAPACIDAD
SOBREVINIENTE
ART. 524.
Las causes antedichas de incapacidad, que
sobrevengan durante el ejercicio de la tutela
6 curadura, pondrn fin ella.
ART. 525.
La demencia del tutor 6 curador viciar
de nulidad todos los actos que durante ella
hubiere ejecutado, aunque no haya sido
puesto en interdiccion,
ART. 526.
Si la ascendiente legitima 6 madre ilegiti-
ma, tutora 6 curadora, quisiere casarse, lo
denunciar prviamente al magistrado, para
que se nombre la persona que ha de suce-
derle en el cargo; y de no hacerlo asi, ella
y su marido quedarn solidariamente respon-
sables de la administration, extendindose la
responsabilidad del marido aun los actos
de la tutora 6 curadora anteriores al matri-
monio.
REGLAS GENERALS SOBRE LAS INCAPA-
CIDADES.
ART. 527.
Los tutores 6 curadores que hayan ocul-
tado las causes de incapacidad que existian


al tiempo de deferirseles el cargo, 6 que des-
pues hubieren sobrevenido, ademas de estar
sujetos todas las responsabilidades de su
administration, perdern los emolumentos
correspondientes al tiempo en que, conocien-
do la incapacidad, ejercieron el cargo.
Las causes ignoradas de incapacidad no
vician los actos del tutor 6 curador; pero,
sabidas por l, pondrn fin la tutela 6 cu-
radura.
ART. 508.
El guardador que se creyere incapaz de
ejercer la tutela 6 curatela que se le defiere,
tendr para provocar el juicio sobre su in-
capacidad los mismos plazos que para el
juicio sobre sus excusas se prescriben en el
articulo 535.
Sobreviniendo la incapacidad durante el
ejercicio de la tutela 6 curadura, deber de-
nunciarla al Juez dentro de los tres dias sub-
siguientes aquel en que dicha incapacidad
haya empezado existir 6 hubiere llegado
su conocimiento; y se ampliar este plazo
de la misma manera que el de treinta dias
que en el articulo 535 se prescribe.
La incapacidad del tutor 6 curador podr
tambien ser denunciada al Juez por cual-
quiera de los consanguineos del pupilo, por
su cnyuje, y aun por cualquiera persona del
pueblo.

CAPITULO 2.
DE LAS EXCUSES.
ART. 529.
Pueden excusarse de la tutela 6 curadura:
1. El Presidente de la Repblica, los
Ministros de Estado, los Magistrados de la
Corte Suprema de Justicia, los Fiscales y de-
mas personas que ejercen el ministerio pu-
blico, los Gobernadores Departamentales y los
Jueces letrados.
2. Los administradores y recaudadores de
rentas fiscales.
3r. Los que estn obligados servir por
largo tiempo un empleo pblico fuera del
distrito en que se ha de ejercer la guard:










CODIGOOIVIL MDE LA BEPBLICA DEL SALVADOR.


4. Los que tienen su domicilio fuera de
dicho distrito.
5". Las mujeres.
6". Los que adolecen de alguna grave en-
fermedad habitual 6 han cumplido sesenta
anos.
70. Los pobres que estn precisados vi-
vir de su trabajo personal diario.
8W. Los que ejercen ya dos guards; y los
que, estando casados, 6 teniendo hijos legiti-
mos, ejercen ya una guard; pero no se to-
marn en cuenta las curaduras especiales;
Podr el Juez contar como dos la tutela 6
curadura que fuere demasiado complicada y
gravosa :
90. Los que tienen bajo su patria potestad
cinco 6 mas hijos legtimos vivos de cual-
quier sexo, contndoseles tambien los varones
que han muerto en accion de guerra bajo las
banderas de la Repblica.
ART. 580.
En el caso del articulo precedent nme-
ro 8, el que ejerciere dos 6 mas guards de
personas que no son hijos suyos legtimos 6
naturales, tendr derecho para pedir que se
le exonere de una de ellas fin de encargarse
de la guard de un hijo suyo legtimo 6 na-
tural; pero ho podr excusarse de esta.
Tampoco podr en este caso excusarse la
madre guardora de sus hijos espurios.
ART. 531.
La excusa del nimero 9 articulo 529, no
podr alegarse para no servir la tutela 6 cu-
raduria del hijo legtimo 6 natural.
ART. 532.
No se admitir como excusa el no hallar fia-
dores, si el que la alega tiene bienes races;
en este caso ser obligado constituir hipo-
teca sobre ellos hasta la cantidad que se es-
time suficiente para responder de su adminis-
tracion.
ART. 533.
El que por diez 6 mas aos continues haya
servido la guard de un mismo pupilo, como
tutor 6 curador, 6 como tutor y curador su-
cesivamente, podr excusarse de continuar


en el ejercicio de su cargo; pero no podr
alegar esta excusa el cnyuje, ni un ascen-
diente 6 descendiente legtimo, ni un padre
6 hijo natural, ni una madre 6 hijo espurio.
ART. 584.
Las excuses consignadas en los artculos
precedentes debern alegarse, por el que
quiera aprovecharse de ellas, al tiempo de
deferirse la guard ; y sern admisibles si du-
rante ella sobrevienen.
ART. 535.
Las excuses para no aceptar la guard
que se defiriere, deben alegarse dentro de
los plazos siguientes :
Si el tutor 6 curador nombrado se hall
en el departamento en que reside el Juez
que ha de conocer de ellas, las alegar den-
tro de los treinta dias subsiguientes aquel
en que se le ha hecho saber su nombramien-
to; y si no se hall en dicho departamento,
pero fs en el territorio de la Repdblica, se
ampliar este plazo razon de un dia por
cada seis leguas de distancia entire el lugar
de la residencia del Juez y el de la residencia
actual del tutor 6 curador nombrado.
ART. 536.
Today dilacion que exceda del plazo legal y
que con median diligencia hubiera podido
evitarse, impondr al tutor 6 curador la res-
ponsabilidad de los perjuicios que se siguie-
ren de su retardo en encargarse de la tutela
6 curadura ; y har ademas inadmisibles sus
excuses voluntarias, no ser que por el
interest del pupilo convenga aceptarlas.
ART. 537.
Los motivos de excusa, que durante la
tutela sobrevengan, no prescriben por nin-
guna demora en alegarlos.
ART. 538.
Si el tutor 6 culador nombrado est en
pais extranjero, y se ignore cuando ha de
volver, 6 si no se sabe su paradero, el Juez
lo llamar por el peridico official 6 del de-
partamento si lo hubiere, y por carteles que
se fijarn en tres de los lugares mas frecuen-









68 CDIGO CIVIL DE LA REPUBLICAN DEL SALVADOR.


tados del lugar, sealndole un plazo dentro
del cual se present el tutor 6 curador
encargarse de la tutela 6 curadura 6 ex-
cusarse; y espirado el plazo, podr, segun
las circunstancias, ampliarlo, 6 declarar in-
vlido el nombramiento; el cual no con-
valecer, aunque despues se present el
tutor 6 curador,

CAPTULO 3.
REGLAS COMUNES LAS INCAPACIDADES
Y LAS EXCUSAS.
ART. 539.
El juicio sobre las incapacidades 6 excuses
alegadas por el guardador deber seguirse
con un curador especial.
ART. 540.
Si el Juez en la primera instancia no
reconociere las causes de incapacidad alega-
das por el guardador, 6 no aceptare sus ex-
cusas, y si el guardador no apelare, 6 por el
Tribunal de apelacion se confirmare el fall
del Juez quo, ser el guardador responsa-
ble de cualesquiera perjuicios que de su re-
tardo en encargarse de la guard hayan
resultado al pupilo.
No tendr lugar esta responsabilidad, si el
tutor 6 curador, para exonerarse de ella,
ofreciere encargarse interinamente de la
tutela 6 curadura.


TTULO 31.
DE LA REMUNERACION DE LOS TUTORES
Y CURADORES.
ART. 541.
El tutor 6 curador tendr, en general, en
recompensa de su trabajo la quinta parte de
los frutos de aquellos bienes de su pupilo que
administra.
Si hubiere various tutores 6 curadores que
administren conjuntamente, se dividir entire
ellos la quinta por parties iguales.
Pero si uno de los guardadores ejerce fun-
ciones que no est anexa la perception de
frutos, deducir el Juez de la quinta de los


otros la remuneracion que crea just asig-
narle.
Podr tambien aumentar la quinta de un
guardador, deduciendo este aumento de la
quinta de los otros, cuando hubiere una
manifiesta desproporcion entire los trabajos
y los emolumentos respectivos.
Se dictarn estas dos providencias por el
Juez, en caso necesario, peticion del res-
pectivo guardador, y con audiencia de los
otros.
ART. 49.
La distribution de la quinta se har segun
las reglas generals del artculo precedent
inciso 1" y 20, mientras en conformidad A los
incisos 3* y 4* no se altered por asuerdo de
las parties 6 por decreto del Jues h ni regir
la nueva distribution sino desde la fecha del
acuerdo 6 del decreto.
ART. 84h.
Los gastos necesario ocurridos los tu-
tores 6 curadores en el desempeno de su
cargo segun el artiulo 426, se les abonarn
separadamente, y no se imputarn la
quinta.
ART. s44.
Today as igacion que expresamente se haga
al tutor 6 urtador testamentario en recom-
pensa de su trabajo, se imputar lo que
de la quinta de los frutos hubiere de caber
dicho tutor 6 curador; y si valiere menos,
tendr derecho que se le complete su re-
muneracion; pero si valiere mas, no ser
obligado pagar el exceso mientras este
quepa en la cuota de bienes de que el testa-
dor pudo disponer su arbitrio.
ART. 545.
Las excuses aceptadas privan al tutor 6
curador testamentario de la asignacion que
se le haya hecho en remuneracion de su
trabajo.
Pero las excusas sobrevinientes le privarn
solamente de una parte proporcional.
ART. 546.
Las incapacidades preexistentes quitan al









ODIGO CIVIL DE LA REPCBLICA DEL SALVADO. 69


guardador todo derecho la asignacion
antedicha.
Si la incapacidad sobreviene sin hecho 6
culpa del guardador, 6 si este fallece durante
la guard, no habr lugar la restitution de
la cosa asignada, en todo 6 part.
ART. 547.
Si un tutor 6 curador interino releva de
todas sus funciones al propietario, corres-
ponder su quinta integra al primero por
todo el tiempo que durare su cargo; pero
si el propietario retiene alguna part de
sus funciones, retendr tambien una part
proporcionada de su quinta.
Si la remuneracion consistiere en una
cuota hereditaria 6 legado, y el propietario
hubiere hecho necesario el nombramiento
del interino por una causa justificable, como
la de un encargo pblico, 6 la de evitar algun
grave perjuicio en sus interests, conservar
su herencia 6 legado integramente, y el in-
terino recibir la quinta de los frutos de lo
que administre.
ART. 548.
El tutor 6 curador que administra frau-
dulentamente 6 que contraviene la disposi-
cion del articulo 118, pierde su derecho la
quinta, y estar obligado la restitucion de
todo lo que hubiere percibido en remunera-
cion de su cargo.
Si administra descuidadamente, no cobra-
r la quinta de los frutos en aquella parte de
los bienes que por su negligencia hubiere su-
frido detrimento 6 experimentado una consi-
derable diminucion de products.
En uno y otro caso queda ademas salva al
pupilo la indemnizacion de perjuicios.
ART. 549.
Si los frutos del patrimonio del pupilo fu6-
ren tan escasos que apenas basten para su
precise subsistencia, el tutor 6 curador ser
obligado servir su cargo gratuitamente; y
si el pupilo llegare adquirir mas bienes, sea
durante la guard 6 despues, nada podr
exigirle el guardador en razon de la quinta
correspondiente al tiempo anterior.


ART. 5M0.
El guardador cobrar su quinta .medida
que se realize los frutos.
Para determinar el valor de la quinta, se
tomarn en cuenta, no solo las expenses in-
vertidas en la production de los frutos, sino
todas las pensions y cargas usufructuarias
que est sujeto el patrimonio.
ART. 551.
Respecto de los frutos pendientes al tiem-
po de principiar 6 espirar la tutela, se suje-
tar la quinta del tutor 6 curador las mis-
mas reglas que est sujeto el usufructo.
ART. 552.
En general, no se contarn entire los fru-
tos de que debe deducirse la quinta, las ma-
terias que separadas no renacen, ni aquellas
cuya separacion deteriora el fundo 6 dismi-
nuye su valor.
Por consiguiente, no se contar entire los
frutos la lefla 6 madera que se vende, cuando
el corte no se hace con la regularidad nece-
saria para que se conserven en un ser los
bosques y arbolados.
La quinta se extender, sin embargo, al
product de las canteras y minas.
ART. 558.
Los curadores de bienes de ausentes, los
curadores de los derechos eventuales de un
pstumo, los curadores de una herencia
yacente, y los curadores especiales, no tienen
derecho la quinta. Se les asignar por el
Juez una remuneracion equitativa sobre los
flutos de los bienes que administran, 6 una
cantidad determinada, en recompensa de su
trabajo, no pudiendo bajar de un dos ni exce-
der de un ocho por ciento.


TITULO 32.
DE LA REMOCION DE LOS TUTORES Y
CURADORES.
ART. M54.
Los tutores 6 curadores sern removido :
1. Por incapacidad ;
2". Por fraude 6 culpa grave en el ejerc-








70 CDIGO OIVfL DE LA BEEP1BUOA DEL BALVADOR


cio de su cargo, y en especial por las senala-
das en los artculos 390 y 447;
3*. Por ineptitud manifiesta ;
4*. Por actos repetidos de administration
descuidada;
5*. Por conduct inmoral, de que pueda
resultar dao las costumbres del pupilo.
Por la cuarta de las causes anteriores no
podr ser removido el tutor 6 curador que
fuere ascendiente, 6 descendiente, 6 cnyuje
del pupilo, pero se le asociar otro tutor 6
curador en la administration.
ART. 555.
Se presumir descuido habitual en la ad-
ministracion por el hecho de deteriorarse los
bienes, 6 disminuirse considerablemente los
frutos; y el tutor 6 curador que no desva-
nezca esta presuncion dando explicacion sa-
tisfactoria del deterioro 6 diminucion, ser
removido.
ART. 6"8.
El que ejerce varias tutelas 6 curaduras
y es removido de una de ellas por fraude 6
culpa grave, ser por el mismo hecho remo-
vido de las otras, peticion de cualquiera
persona del pueblo, 6 de oficio.
ART. 557.
La remocion podr ser provocada por
cualquiera de los consanguineos del pupilo,
y por su cnyuje, y aun por cualquiera per-
sona del pueblo.
Podr provocarla el fiador del tutor 6 cu-
rador y el pupilo mismo, que haya llegado
la pubertad, nombrando para ello un cu-
rador especial.
El Juez podr tambien promoverla de
oficio.
Sern siempre oidos los parientes, y un
curador especial.
ART. 558.
Se nombrar tutor 6 curador interino para
mientras penda el juicio de remocion. El
interino excluir al propietario que no fuere
ascendiente, descendiente 6 cnyuje; y ser
agregado al que lo fuere.


El tutor 6 curador removido deber in-
demnizar cumplidamente al pupilo.
Ser asi mismo perseguido criminalmente
por los delitos que haya cometido en el ejer-
cicio de su cargo.

TITULO 83.
DE LAS PERSONAS JURIDICAS.
ART. 559.
Se llama persona juridica, una persona
ficticis, capaz de ejercer derechos y contraer
obligaciones civiles, y de ser representada
judicial y extrajudicialmente.
Las personas juridicas son de dos species:
eorporaciones, y fundaciones de beneficencia
pblica.
Hay personas jridicas que participan de
uno y otro carcter.
ART. 560.
No son personas jurdicas las fundaciones
6 corporaciones que no se hayan establecido
en virtud de una ley.
ART. 561.
Las sociedades industriales no estn com-
prendidas en las disposiciones de este ttulo:
sus derechos y obligaciones son reglados, se-
gun su nataruleza, por otros ttulos de este
Cdigo y por el Cdigo de Comercio.
ART. 562.
Las corporaciones 6 fundaciones de derecho
pblico, como la nacion, el fiasco, las munici-
palidades, las Iglesias, y los establecimientos
que se costean con fondos del erario, se
rigen por leyes y reglamentos especiales, y
en lo que no est expresamente dispuesto en
ellos, se sujetarn 4 las disposiciones de este
ttulo.
ART. 568.
Las ordenanzas 6 estatuos de las corpora-
ciones, que fueren formados por ellas mismas,
sern sometidos la aprobacion del Presi-
dente de la Repblica, que podr concederle
si no tuvieren nada contrario al rden pblico,
A las leyes 6 las buenas costumbres.
Todos aquellos quienes los estatutos de
la corporation irrogaren perjuicio, podrn










ODIQO OIVIL DE La REP~EUOA DEL SALVADOE 71


recurrir al Presidente para que en lo que
perjudicaren terceros se corrijan; y aun
despues de aprobados les quedar expedito
su recurso la justicia contra today lesion 6
perjuicio que de la aplicacion de dichos esta-
tutos les haya resultado 6 pueda resultarles.
ART. 564.
Lo que pertenece una corporation, no
pertenece ni en todo ni en parte ninguno
de los individuos que la componen; y recipro-
camente las deudas de una corporation, no
dan nadie derecho para demandarlas en to-
do 6 parte, ninguno de los individuos que
componen la corporation, ni dan accion sobre
los bienes propios de ellos, sino sobre los
bienes de la corporation.
Sin embargo, los miembros pueden, ex-
presndalo, obligarse en particular, al mismo
tiempo que la corporation se obliga colecti-
vamente; y la responsibilidad de los miem-
bros ser entonces solidaria, si se estipula ex-
presamente la solidariedad.
Pero la responsabilidad no se extiende
los herederos, sino cuando los miembros de la
corporation los hayan obligado expresamente.
Si una corporation no tiene existencia legal
segun el articulo 560, sus actos colectivos
obligan todos y cada uno de sus miembros
solidariamente.
ART. 565.
La mayoria de los miembros de una corpo-
racion, que tengan segun sus estatutos voto
deliberativo, ser considerada como una sala
6 reunion legal de -la corporation entera.
La voluntad de la mayoria de la sala es la
voluntad de la corporation.
Todo lo cual se entiende sin perjuicio de
las modificaciones que los estatutos de la cor-
poracion prescribieren este respect.
ART. 566.
Las corporaciones son representadas nor


dichas personas, 6 porque lo juzgare con-
veniente, segun los casos y circunstancias.
ART. 567.
Los actos del representante de la corpora-
cion, en cuanto no excedan de los lmites del
ministerio que se le ha confiado, son actors de
la corporation; en cuanto excedan de estos
limits, solo obligan personalmente al repre-
sentante.
ART. 568.
Los estatutos de una corporation tienen
fuerza obligatoria sobre today ella, y sus
miembros estn obligados obedecerlos bajo
las penas que los mismos estatutos impongan.
ART. 569.
Toda corporation tiene sobre sus miembros
el derecho de policia correctional que sus es-
tatutos le confieran, y ejercern este derecho
en conformidad ellos.
ART. 570.
Los delitos de fraude, dilapidacion, y mal-
versacion de los fondos de la corporation, se
castigarn con arreglo al Cdigo Penal.
ART. 571.
Las corporaciones pueden adquirir bienes
de todas classes cualquier titulo; pero no
podrn conservar los bienes races que ad-
quieran y estarn obligados venderlos den-
tro de los dos ailos subsiguientes al dia en
que hayan adquirido la posesion de ellos.
Si no lo hicieren, el Presidente de la Rep-
blica ordenar que gubernativamente se ven-
dan con las formalidades legales y que su
producido se entregne las mismas corpora-
ciones para que lo inviertan en los objetos
respectivos.
Lo dispuesto en este artculo sobre bienes
races no se extiende los prdios funds
necesarios para el uso y dependencias de
dichas corporaciones.


las personas quienes la ley 6 las ordenan- ART. 572.
zas respectivas, han conferido este carcter, Los bienes races que las corporaciones ad-
6 por aquellas A quienes la corporation con- quieran s enajenarn en hasta pblica pr-
fiera poder legal por falta 6 impedimento de via tasacion judicial de su valor.










72 CODIGO CIVIL DE LA REBPBLICA DEL SALVADOR.


ART. 573.
Los acredores de las corporaciones tienen
accion contra sus bienes como contra los de
una persona natural que se halla bajo tutela.
ART. 574.
Las corporaciones no pueden disolverse por
si mismas, sin la aprobacion de la autoridad
que legitim su existencia.
Pero pueden ser disueltas por disposicion
de la ley, pesar de la voluntad de sus miem-
bros, si llegan comprometer la seguridad
6 los intereses del Estado, 6 no correspondent
al objeto de su institution.
ART. 575.
Si por muerte otros accidents quedan
reducidos los miembros de una corporation
tan corto nmero que no puedan ya cum-
plirse los objetos para que fu instituida,
6 si faltan todos ellos, y los estatutos no hu-
bieren prevenido el modo de integrarla 6 re-
novarla, en estos casos corresponder la
autoridad que legitim su existencia, dictar
la forma en que haya de efectuarse la inte-
gracion 6 renovation.
ART. 576.
Disuelta una corporation, se dispondr de


sus propiedades en la forma que para este
caso hubieren prescrito sus estatutos ; y si en
ellos no se hubiere previsto este caso, pertene-
cern dichas propiedades al Estado, con la
obligacion de emplearlas en objetos anlogos
los de la institution. Tocar al cuerpo le-
gislativo sealarlos.
ART. 577.
Las fundaciones de beneficencia que hayan
de administrarse por una coleccion de indivi-
duos, se regirn por los estatutos que el funda-
dor les hubiere dictado; y si el fundador
no hubiere manifestado su voluntad este
respect, 6 solo la hubiere manifestado in-
completamente, ser suplido este defecto por
el President de la Repblica.
ART. 578.
Lo que en los artculos 568 hasta 576 se
dispone acerca de los corporaciones, de sus
estatutos y de los miembros que las componen,
se aplicar las fundaciones de beneficencia
y A los individuos que las administran.
ART. 579.
Las fundaciones perecen por la destruction
de los bienes destinados su manutencion.

















LIBRO


DE LOS BIENES, DE SU DOMINIO, POSESION, USO Y GOCE.


TITULO 1.
DE LAS VARIAS CLASES DE BIENES.
ART. ~8o.
Loe bienes consistent en cosas corporales 6
incorporales.
Corporales son las que tienen un ser real
y pueden ser percibidas por los sentidos,
como una casa, un libro.
Incorporales las que consistent en meros
derechos, como los crditos, y las servidum-
bres activas.

CAPITULO 1.
DE LAS COSAS CORPORALEB.
ART. 581.
Las cosas corporales se dividen en muebles
6 inmuebles.
ART. 58.
Muebles son las que pueden trasportarse de
un lugar otro, sea movindose ellas si
mismas, como los animals, que por eso se
llaman semovientes," sea que solo se muevan
por una fuerza external, como las cosas inani-
madas.
Exceptanse las que siendo muebles por
naturaleza se reputan inmuebles por su
destino, segun el articulo 585.
ART. 588.
Inmuebles 6 fincas 6 bienes raices son las
cosas que no pueden trasportarse de un lugar
10


otro; como las tierras y minas, y las que
adhieren permanentemente A ellas, como los
edificios, los rboles.
Las casas y heredades se llaman prdios 6
funds.
ART. 84.
Las plants son inmuebles, mientras ad-
hieren al suelo por sus raises, menos que
estn en macetas 6 cajones, que puedan tras-
portarse de un lugar otro.
ART. 585.
Se reputan inmuebles, aunque por su na-
turaleza no lo sean, las cosas que estn per-
manentemente destinadas al uso, cultivo y
beneficio de un inmueble, sin embargo de
que puedan separarse sin detrimento.
Tales son, por ejemplo:
Las loss de un pavimento;
Los tubos de las caerias ;
Los utensilios de labranza 6 minera, y los
animals actualmente destinados al cultivo 6
beneficio de una finca, con tal que hayan
sido puestos en ella por el dueo de la finca;
Los abonos existentes en ella, y destinados
por el dueno de la finca A mejorarla;
Las prensas, calderas, cubas, alambiques,
toneles y mquinas que forman parte de un
establecimiento industrial adherente al suelo,
y pertenecen al duelo de este.
Los animals que se guardian en conejeras,
pajareras, estanques, colmenas, y cuales-










74 CDIGO CIVIL DE LA REPBLICA DEL SALVADOR.


quiera otros vivares, con tal que estos ad-
hieran al suelo, 6 sean parte del suelo mismo,
6 de un edificio.
ART. 586.
Los products de los inmuebles, y las
cosas accesorias ellos, como las yerbas de
un campo, la madera y fruto de los rboles,
los animals de un vivar, se reputan muebles,
aun antes de su separacion, para el efecto de
constituir un derecho sobre dichos products
6 cosas otra persona que el dueo.
Lo mismo se aplica la tierra 6 arena de
un suelo, los metales de una mina, y las
piedras de una cantera.
ART. 587.
Las cosas de comodidad t ornato que se
clavan 6 fijan en las paredes de las casas y
pueden removerse facilmente sin detrimento
de las mismas paredes, como estufas, espejos,
cuadros, tapiceras, se reputan muebles. Si
los cuadros 6 espejos estn embutidos en las
paredes, de manera que formen un mismo
cuerpo con ellas, se considerarn parte de
ellas, aunque puedan separarse sin detri-
mento.
ART. 588.
Las cosas que por ser accesorias bienes
races se reputan inmuebles, no dejan de serlo
por su separacion momentanea ; por ejemplo,
los bulbos, 6 cebollas que se arrancan para
volverlas plantar, y las loss 6 piedras que
se desencajan de su lugar, para hacer alguna
construction 6 reparacion y con nimo de
volverlas l. Pero desde que se separan
con el objeto de darles diferente destino,
dejan de ser inmuebles.
ART. 589.
Cuando por la ley 6 el hombre se usa de
la expression bienes muebles sin otra califica-
cion, se comprender en ella todo lo que se
entiende por cosas muebles, segun el artculo
582.
En los muebles de una casa no se compren-
der el dinero, los documents 6 papeles, las
colecciones cientficas 6 artisticas, los libros 6


sus estantes, las medallas, las armas, los ins-
trumentos de artes y oficios, las joyas, la
ropa de vestir y de cama, los carruajes 6
caballerias 6 sus arreos, los granos, caldos,
mercancas, ni en general otra cosas que las
que forman el ajuar de una casa.
ART. 590.
Las cosas muebles se dividen en fungibles
y no fungibles.
A las primeras pertenecen aquellas de que
no puede hacerse el uso convenient su
naturaleza sin que se destruyan, y las
segundas aquellas que por dicho uso no se
destruyen.
Las species monetarias en cuanto perecen
para el que las emplea como tales, son cosas
fungibles.


CAPiTULO 2.
DE LAS COSAS INCORPORATES.
ART. 591.
Las cosas incorporales son derechos reales
6 personales.
ART. 592.
Derecho real es el que tenemos sobre una
cosa sin respect determinada persona.
Son derechos reales el de dominio, el de
herencia, los de usufructo, uso 6 habitacion,
los de servidumbres activas, el de prenda y
el de hipoteca. De estos derechos nacen las
acciones reales.
ART. 598.
Derechos personales 6 crditos son los que
solo pueden reclamarse de ciertas personas,
que por un hecho suyo, 6 la sola disposicion
de la ley, han contraido las obligaciones cor-
relativas; como el que tiene el prestamista
contra su deudor por el dinero prestado, 6 el
hijo contra el padre por alimentos. De estos
derechos nacen las acciones personales.
ART. 594.
Los derechos y acciones se reputan bienes
mueble inmuebles, segun lo sea la cosa en
que han de ejercerse 6 que se debe. Asi el









CDIGO CIVIL DB LA BIPOBLICA DEL SALVADO. 71


derecho de usufructo sobre un inmueble, es
inmueble. Asi la action del comprador para
que se le entregue la finca comprada, es in-
mueble, y la accion del que ha prestado di-
nero, para que se le pague, es mueble.
ART. 585.
Los hechos que se deben se reputan mue-
bles. La action para que un artfice ejecute
la obra convenida, 6 resara los perjuicios
causados por la inejecucion del convenio, en-
tra por consiguiente en la clase de los bienes
muebles.

TITULO s.
DEL DOMINION.
ART. 596.
El dominio, que se llama tambien propie-
dad, es el derecho real en una cons corporal,
para goar y disponer de ella arbitrariamente;
no siendo contra ley 6 contra derecho ajeno.
La propiedad separada del goze de la cosa,
se llama mera 6 nuda propiedad.
ART. 597.
Sobre las cosas incorporates hay tambien
una especie de propiedad.
Asi el usufructuario tiene la propiedad de
su derecho de usufructo.
ART. 596.
Las producciones del talent 6 del ingenio
son una propiedad de sus autores.
Este especie de propiedad se regir por
leyes especiales.
ART. 599.
Las cosas que la naturaleza ha hecho co-
munes A todos los hombres, como la alta mar,
no son subceptibles de dominio, y ninguna
nation, corporation 6 individuo tiene derecho
de apropiArsels.
Su uso y goce son determinados entire in-
dividuos de una nation por las leyes de esta,
y entire distintas naciones por el Derecho In-
ternacional.
ART. 600.
Las cosas que han sido consagradae para


el culto divino, se regirn por el Derecho
Cannico.
ART. 601.
El uso y goce de las capillas y cementerios,
situados en posesiones de particulares y ac-
cesorios ellas, pasarn junto con ellos y jun-
to con los ornaments, vasos y demas objetos
pertenecientes A dichas capillas 6 cemente-
rio, A las personas que sucesivamente ad-
quieran las poesiones en que estn situados,
menos de disponerse otra cosa por testa-
mento 6 por acto entire vivos.
ART. oe8.
Los modos de adquirir el dominio son la
ocupacion, la accesion, la tradition, la suce-
sion por causa de muerte, y la prescription.
De la adquisicion de dominio por estos dos
ltimos medios se tratar en el libro De la
sucesion por causa de muerte, y al fin de este
Cdigo.

TITULO 3.
DE LOS BIENES NACIONALES.
ART. M08.
Se llaman bienes nacionales aquellos cuyo
dominio pertenece la nacion toda.
Si ademas su uso pertenece A todos los ha-
bitantes de la nation, como el de calls, pla-
zas, puentes y caminos, el mar adyacente y
sus playas, se llaman bienes nacionales de
uso pblico 6 bienes pblicos.
Los bienes nacionales cuyo uso no perte-
nece generalmente A los habitantes, se lla
man bienes del Estado 6 bienes fiscales.
ART. 604.
Son bienes del Estado todas las tierras que,
estando situadas dentro de los limited terri-
toriales, carecen de otro dueo.
ART. 605.
El Estado es dueo de todas las minas de
oro, plata, cobre, azogue, estao, piedras
preciosas, y demas sustancias fsiles, no
obstante el dominio de las corporaciones 6
de los particulares sobre la superficie de la
tierra en cuyas entralas estuvieren situadas.









76 C~DIGO OCVIL DE LA BEPIBULCA DEL SALVADO.


Pero se concede los particulars la facul-
tad de catar y cavar en tierras de cualquier
dominio para buscar la minas A que se re-
fiere el precedent inciso, la de labrar y be-
neficiar dichas minas, y la de disponer de
ellas como dueos, con los requisitos y bajo
las reglas que prescribe el Cdigo de Mineria.
Las producciones minerales de naturaleza
terrosa, como las piedras siliceas, 6 las de
construction, las arenas, las tierras arcillopas
y magnecianas, las piedras y tierras calizas
de toda especie, las minas de sal y las de car-
bon de piedra, pertenecen al dueo del ter-
reno en que se encuentren, sin perjuicio de
lo que disponga el Cdigo de Minera.
ART. 606.
Los puentes y caminos construidos ex-
pensas de personas particulares en tierras
que les pertenecen, no son bienes nacionales,
aunque los dueos permitan su uso y goce
todos.
Lo mismo se extiende cualesquiera otras
construcciones hechas expenses de particu-
lares y en sus tierras, aun cuando su uso
sea piblico, por permiso del dueo.
ART. 607.
El mar adyacente, hasta la distancia de
una legua marina, medido desde la line de
mas baja mara, es mar territorial y de do-
minio national; pero el derecho de polica,
para objetos concernientes la seguridad del
pais y la observancia de las leyes fiscales,
se extiende hasta la distancia de cuatro le-
guas marinas medidas de la misma mantra.
ART. 608.
Se entiende por playa del mar la extension
de tierra que las olas baiian y desocupan al-
ternativamente hasta donde llegan en las
mas altas mareas.
ART. 609.
Los rios y todas las aguas que corren por
cauces naturales, son bienes nacionales de uso
pblico.
Exceptanse las vertientes que nacen y
mueren dentro de una misma heredad: su pro-
piedad, uso y goce pertenecen los dueos


de las riberas, y pasan con estas los here-
deros y demas sucesores de los dueos.
ART. 610.
Los grandes lagos que pueden navegarse
por buques de mas de cien toneladas, son
bienes nacionales de uso pblico.
La propiedad, uso y goce de los otros la-
gos pertenecen los propietarios riberanos.
ART. 611.
Las nuevas islas que se formen en el mar
territorial 6 en rios y lagos que puedan na-
vegarse por buques de mas de cien toneladas,
pertenecern al Estado.
ART. 612.
El uso y goce que para el trnsito, riego,
navegacion, y cualesquiera otros objetos lci-
tos, correspondent los particulars en las
called, plazas, puentes y caminos pblicos, en
el mar y sus playas, en rios y lagos, y gene-
ralmente en todos los bienes nacionales de
uso pblico, estarn sujetos las disposiciones
de este Cdigo, y las Ordenanzas generals
6 locales que sobre la material se promulguen.
ART. 618.
Nadie podr construir, sino por permiso
especial de autoridad competent, obra algu-
na sobre las calls, plazas, puentes, playas,
terrenos fiscales y demas lugares de propie-
dad national.
ART. 614.
Las columns, pilastras, gradas, umbrales,
y cualesquiera otras construcciones que sir-
van para la comodidad ornato de los edi-
ficios, 6 hagan parte de ellos, no podrn
ocupar ningun espacio, por pequeo que sea,
de la superficie de las calls, plazas, puentes,
caminos y demas lugares de propiedad na-
cional.
Los edificios en que se ha tolerado la prc-
tica contraria, estarn sujetos la disposicion
del precedent inciso, si se reconstruyeren.
ART. 616.
En los edificios que se construyan los
costados de calls 6 plazas, no podr haber,
hasta la altura de dos varas y tercia, venta-
nas, balconies, miradores otras obras que










OODIGO CIVIL DE LA BEPO BOA DEL SALVADOR. 77


salgan mas de cuatro pulgadas fuera del
plano vertical del lindero; ni podr haberlos
mas arriba, que salgan de dicho plano verti-
cal, sino hasta la distancia horizontal de doce
pulgadas.
Las disposiciones del artculo precedent in-
ciso 32, se aplicarn las reconstrucciones de
dichos edificios.
ART. 616.
Sobre las obras que con permiso de la au-
teridad competent se construyan en sitios de
propiedad national, no tienen los particulares
que han obtenido este permiso, sino el uso y
goce de ellas, y no la propiedad del suelo.
Abandonadas las obras, 6 terminado el
tiempo por el cual se concedi el permiso, se
restituyen ellas y el suelo por el ministerio
de la ley al uso y goce privativo del Estado,
6 al uso y goce general de los habitantes, se-
gun prescribe la autoridad soberana.
Pero no se entiende lo dicho si la propie-
dad del suelo ha sido concedida expresamente
por el Estado.
En las tierras de ejidos se concede unica-
mente el uso y goce de ellas y extinguido un
pueblo vuelven al Estado.
ART. 617.
No se podrn sacar canales de los rios para
ningun objeto industrial 6 domstico, sino
con arreglo las leyes ordenanzas respec-
tivas.
ART. 618.
Las naves nacionales 6 extranjeras no po-
drn tocar ni acercarse ningun paraje de la
playa, except loo puertos que para este
objeto haya designado la ley; menos que
un peligro inminente de naufragio, 6 de apre-
samiento, otra necesidad semejante las
fuerze ello; y las capitanes 6 patrons de
las naves que de otro modo lo hicieren, es-
tarn sujetos las penas que las leyes y or-
denanzas respectivas les impongan.
Los nufragos tendrn libre acceso la
playa y sern socorridos por las autoridades
locales.
ART. 619.
No obstante lo prevenido en este titulo y


en el De la accesion relativamente el dominion
de la nation sobre rios, lagos, islas, subsis-
tirn en ellos los derechos adquiridos por
particulares antes de la promulgacion de este
Cdigo.

TITULO 4.
DE LA OCUPACION.
ART. 620.
Por la ocupacion se adquiere el dominio
de las cosas que no pertenecen nadie, y cuya
adquisicion no es prohibida por las leyes Sal-
vadoreas, 6 por el Derecho Internacional.
ART. 621.
La caza y pesca son species de ocupacion
por las cuales se adquiere el dominio de los
animals bravios.
ART. 622.
Se llaman animals bravos 6 salvajes los
que viven naturalmente libres 6 independien-
tes del hombre, como las fieras y los peces;
domsticos los que pertenecen species
que viven ordinariamente bajo la dependen-
cia del hombre, como las gallinas, las ovejas;
y domesticados los que sin embargo de ser
bravios por su naturaleza, se han acostum-
brado la domesticidad y reconocen en cierto
modo el imperio del hombre.
Estos ltimos, mientras conservan la cos-
tumbre de volver al amparo 6 dependencia
del hombre, siguen la regla de los animals
domsticos, y perdiendo esta costumbre vuel-
ven la clase de los animals bravios.
ART. 628.
No se puede cazar sino en tierras propias,
6 en las ajenas, con permiso escrito del dueo.
Pero no ser necesario este permiso, si las
tierras no estuvieren cercadas, ni plantadas
6 cultivadas; menos que el dueo haya
prohibido expresamente cazar en ellas y noti-
ficado la prohibicion.
ART. 624.
Si alguno cazare en tierras ajenas sin per-
miso escrito del dueo, cuando por ley estaba
obligado obtenerlo, lo que case ser para










78 CDIGO CIVIL DE LA BEPOBLICA DEL SALVADOR.


el dueo, quien ademas indemnizar de
todo perjuicio.
ART. 625.
S podr pescar libremente en los mares;
pero en el mar territorial solo podrn pescar
los Salvadoreos y los extranjeros domicilia-
dos.
Se podr tambien pescar libremente en los
rios y en los lagos de uso pblico.
ART. 626.
Los pescadores podrn hacer de las playas
del mar el uso necesario para la pesca, cons-
truyendo cabaas, sacando tierra sus
barcas y utensilios y el product de la pesca,
secando sus redes, &'.; guardndose empero
de hacer uso alguno de los edificios 6 cons-
trucciones que all hubiere, sin permiso de
sus dueos, 6 de embarazar el uso legitimo
de los demas pescadores.
ART. 627.
Podrn tambien para los expresados me-
nesteres hacer uso de las tierras contiguas
hasta la distancia de diez varas de la playa ;
pero no tocarn los edificios 6 construc-
ciones que dentro de esa distancia hubiere,
ni atravesarn las cercas, ni se introducirn
en las arboledas, plantios 6 siembras.
ART. 628.
Los dueos de las tierras contiguas la
playa no podrn poner cercas, ni hacer edi-
ficios, construcciones cultivos dentro de las
dichas diez varas, sino dejando de trecho en
trecho suficientes y cmodos espacios para
los menesteres de la pesca.
En caso contrario ocurrirn los pescadores
las autoridades locales para que pongan el
convenient remedio.
ART. 629.
A los que pesquen en rios y lagos no ser
licito hacer uso alguno de los edificios y
terrenos cultivados en las riberas ni atrave-
sar las cercas.
ART. 630.
La disposicion del articulo 624 se extiende
al que pesca en aguas ajenas.


ART. 631.
Se entiende que el cazador 6 pescador se
apodera del animal bravo y lo hace suyo,
desde el moment que lo ha herido grave-
mente, de manera que ya no le sea fcil
escapar, y mientras persiste en perseguirlo;
6 desde el moment que el animal ha caido
en sus trampas 6 redes, con tal que las haya
armado 6 tendido en paraje donde le sea
licito cazar 6 pescar.
Si el animal herido entra en tierras ajenas
donde no es licito cazar sin permiso del
dueo, podr este hacerlo suyo.
ART. 682.
No es licito un cazador 6 pescador per-
seguir al animal bravo que es ya perse-
guido por otro cazador 6 pescador; si lo
hiciere sin su consentimiento, y se apoderare
del animal, podr el otro reclamarlo como
suyo.
ART. 888.
Los animals bravos pertenecen al dueo
de las jaulas, pajareras, conejeras, colmenas,
estanques 6 corrales en que estuvieren en-
cerrados; pero luego que recobran su liber-
tad natural, puede cualquier persona apo-
derarse de ellos, y hacerlos suyos, con tal
que actualmente no vaya el dueo en segui-
miento de ellos, tenindolos la vista, y que
por lo demas no se contravenga al artculo
623.
ART. 684.
Las abejas que huyen de la colmena y
posan en arbol que no sea del dueo de esta,
vuelven su libertad natural, y cualquiera
puede apoderarse de ellas, y de los panales
fabricados por ellas, con tal que no lo haga
sin permiso del duefo en tierras ajenas,
cercadas 6 cultivadas, 6 contra la prohibi-
cion del mismo en las otras ; pero al dueo
de la colmena no podr prohibirse que per-
siga las abejas fujitivas en tierras que no
estn cercadas ni cultivadas.
ART. 635.
Las palomas que abandonan un palomar y
se fijan en otro, se entendern ocupadas









06DIGO CIVIL DB LA BEPOBICCA DEL SALVADOB. 79


legtimamente por el dueo del segundo,
siempre que este no se haya valido de alguna
industrial para atraerlas y aquerenciarlas.
En tal caso estar obligado la indemni-
zacion de todo perjuicio, inclusa la restitu-
cion de las species, si el dueo la exijiere,
y si no la exijiere, pagarle su precio.
ART. 636.
En lo demas, el ejercicio de la caza y de la
pesca estar sujeto las ordenanzas espe-
ciales que sobre estas materials se dicten.
No se podr, pues, cazar 6 pescar sino en
temporadas, y con armas y procedures, que
no estn prohibidos.
ART. 637.
Los animals domsticos estn sujetos
dominio.
Conserva el dueo este dominio sobre los
animals domsticos fujitivos, aun cuando
hayan entrado en tierras ajenas; salvo en
cuanto las ordenanzas de polica rural 6 ur-
bana establecieren lo contrario.
ART. O68.
La invention 6 hallazgo es una especie de
ocupacion por la cual el que encuentra una
cosa inanimada que no pertenece nadie, ad-
quiere su.dominio, apbderndose de ella.
De este modo se adquiere el dominio de
las piedras, conchas y otras sustancias que
arroja el mar y que no presentan seales de
dominio anterior.
Se adquieren del mismo modo las cosas
cuya propiedad abandon su dueo, como
las monedas que se arrojan para que las
haga suyas el primer ocupante.
No se presumen abandonadas por sus due-
os las cosas que los navegantes arrojan al
mar para alijar la nave.

ART. 639.
El descubrimiento de un tesoro es una es-
pecie de invencion 6 hallazgo.
Se llama tesoro la moneda 6 joyas, otros
efectos preciosos, que elaborados por el hom-
bre, han estado largo tiempo sepultados 6


escondidos sin que haya memorial ni indicio
de su dueo.
ART. 640.
El tesoro encontrado en terreno ajeno se
dividir por parties iguales entire el dueodel
terreno y la persona que haya hecho el des-
cubrimiento.
Pero esta ltima no tendr derecho su
porcion, sino cuando el descubrimiento sea
fortuito, 6 cuando se haya buscado el tesoro
con permiso escrito del dueo del terreno.
En los demas casos, 6 cuando sea una
misma persona el dueo del terreno y el des-
cubridor, pertenecer todo el tesoro al due-
o del terreno.
ART. 641.
Al dueo de una heredad 6 de un edificio
podr pedir cualquiera persona el permiso
de cavar en el suelo para sacar dinero 6 al-
hajas que asegure pertenecerle y estar escon-
didos en l; y si sealare el paraje en que
estn escondidos y diere competent seguri-
dad de que probar su derecho sobre ellos,
y de que abonar todo perjuicio al dueo de
la heredad 6 edificio, no podr este negar el
permiso ni oponerse la extraccion de di-
chos dineros 6 alhajas.
ART. 642.
No probndose el derecho sobre dichos
dineros 6 alhajas, sern considerados 6 como
bienes perdidos, 6 como tesoro encontrado
en suelo ajeno, segun los antecedentes y se-
ales.
En este segundo caso, deducidos los costs,
se dividir el tesoro por parties iguales entire
el descubridor y el dueo del suelo; pero no
podr este pedir indemnizacion de perjuicios,
menos de renunciar su porcion.
ART. 643.
Si se encuentra alguna especie mueble al
parecer perdida, deber ponerse disposicion
de su dueo; y no presentndose nadie que
pruebe ser suya, dentro de las cuarenta y
ocho horas subsiguientes la de haberse en-
contrado, se entregar la autoridad compe-
tente, la cual ordenar su depsito y dar










80 OODIGO OIVIL DE LA BBP>d LICA DEL BALVADOB.


aviso del hallazgo en el peridico official 6 del
departamento, si lo hubiere, y en carteles
pblicos que se fijarn en trees de los parajes
mas frecuentados del lugar.
El aviso designar el gnero y calidad de
la especie, el dia y lugar del hallazgo.
Si no pareciere el dueo, se dar este
aviso hasta por tercera vez, mediando trein-
ta dias de un aviso otro.
ART. 644.
Si en el curso del ano subsiguiente al ltimo
aviso no se presentare persona que justifique
su dominio, se vender la especie en pblica
subasta; se deducirn del product las ex-
pensas de aprension, conservation y demas
que insidieren; y del remanente se dar la
cuarta parte por via de gratificacion la per-
sona que encontr la especie y el resto se
aplicar al Tesoro national.
ART. 645.
La persona que haya omitido las diligen-
cias aqu ordenadas, perder su portion en
favor del Tesoro national, y aun quedar
sujeta la accion de perjuicios, y segun las
circunstancias, la pena de hurto.
ART. 846.
Si aparece el dueo antes de subastada la
especie, le ser restituida, pagando lasexpen-
sas, y lo que titulo de salvamento adjudi-
care la autoridad competent al que encon-
tr y denunci la especie.
El premio de salvamento no podr exceder
de la cuarta parte del valor liquid de la es-
pecie.
Si el duefo hubiere ofrecido recompensa
por el hallazgo, el denunciador elejir entire
el premio de salvamento y la recompensa
ofrecida.
ART. 647.
Subastada la especie, se mirar como irre-
vocablemente perdida para el dueo.
ART. 648.
Si la especie fuere corruptible 6 de aque-
llas que se deterioran, 6 si su custodia y con-
servacion fueren dispendiosas como la de un


animal, podr anticiparse la subasta sin per-
juicio de practicar despues lo prevenido en el
articulo 648, y el dueo presentndose antes
de expirar el ano subsiguiente al ltimo aviso,
tendr derecho al precio, deducidas, como
queda dicho, las expenses y el premio de sal-
vamento.
ART. 649.
Si naufragare algun buque en las costas de
la Repblica, 6 si el mar arrojare ellas los
fragments de un buque, 6 efectos pertene-
cientes, segun las apariencias, al aparejo 6
carga de un buque, las personas que lo vean
6 sepan, denunciarn el hecho la autoridad
competent, asegurando entire tanto los efec-
tos que sea possible salvar para restituirlos
quien de derecho corresponda.
Los que se los apropiaren, quedarn su-
jetos la accion de perjuicios, y la pena de
hurto.
ART. 650.
Las species nufragas que se salvaren, se-
rn restituidas por la autoridad los intere-
sados, mediante el pago de las expenses y la
gratificacion de salvamento.
ART. 651.
Si no aparecieren interesados, se procede-
r la publication de tres avisos por peridi-
cos y carteles, mediando seis meses de un
aviso otro; y en lo demas se proceder
como en el caso de los articulos 643 y si-
guientes. 6
ART. 662.
La autoridad competent fijar, segun las
circunstancias, la gratification de salvamento,
que nunca pasar de la tercera parte del
valor de las species.
Pero si el salvamento de las species se
hiciere bajo las rdenes y direction de la au-
toridad pblica, se restituirn los interesa-
dos, mediante el abono de las expenses, sin
gratificacion de salvamento.
ART. 68.
Todo lo dicho en los artculos 649 y si-
guientes se entiende sin perjuicio de lo que
sobre esta material se estipulare con las po-









CDIGO CIVIL DE LA REPTBLICA DEL SALVADOR.


tencias extranjeras, y de los reglamentos fis-
cales para el almacenaje y la internacion de
las species.
ART. 654.
El Estado se hace dueo de todas las pro-
piedades que se toman en guerra de nation
nation, no solo los enemigos sino A los
neutrales, y aun los aliados y los nacionales,
segun los casos, y dispone de ellas en con-
formidad las ordenanzas de Marina y de
Corso, salvo lo que se estipulare con las po-
tencias extranjeras.
ART. 655.
Las press hechas por bandidos, pirates 6
insurgentes, no trasfieren dominio, y repre-
sadas debern restituirse los dueos, pa-
gando estos el prmio de salvamento los
represadores.
Este prmio se regular por el que en ca-
sos anlogos se conceda los apresadores en
guerra de nacion nacion.
ART. 656.
Si no aprecieren los dueos, se proceder
como en el caso de las cosas perdidas; pero
los represadores tendrn sobre las propie-
dades que no fueren reclamadas por sus due-
os en el espacio de un ao contado desde la
fecha del ltimo aviso, los mismos derechos
que si las hubieren apresado en guerra de
nacion nacion.


TITULO 5.
DE LA ACCESION.
ART. 657.
La accesion es un modo de adquirir por
el cual el dueo de una cosa pasa serlo de
lo que ella produce, 6 de lo que se junta
ella.
Los products de las cosas son frutos na-
turales 6 civiles.


CAPITULO 1.
DE LAS ACCESIONES DE FRUTOS.
ART. 658.
Se llaman frutos naturales los que da la
naturaleza, ayudada 6 no de la industrial hu-
mana.
ART. 659.
Los frutos naturales se llaman pendientes
mientras que adhieren todavia la cosa que
los produce, como las plants que estn arrai-
gadas al suelo, 6 los products de las plants
mientras no han sido separados de ellas.
Frutos naturales percibidos son los que
han sido separados de la cosa productive,
como las maderas cortadas, las frutas y
granos cosechados, &"; y se dicen consumi-
dos cuando se han consumido verdaderamente
6 se han enajenado.
ART. 660.
Los frutos naturales de una cosa pertene-
cen al dueo de ella; sin perjuicio de los
derechos constituidos por las leyes, 6 por un
hecho del hombre, al poseedor buena f, al
usufructuario, al arrendatario.
Asi los vegetables que la tierra produce es-
pontaneamente 6 por el cultivo, y las frutas,
semillas y demas products de los vegetables,
pertenecen al dueo de la tierra.
Asi tambien las pieles, lana, astas, leche,
cra, y demas products de los animals, per-
tenecen al dueo de estos.

ART. 661.
Se llaman frutos civiles los precious, pen-
siones 6 cnones de arrendamiento, y los in-
tereses de capitals exigibles, 6 impuestos
fondo perdido.
Los frutos civiles se llaman pendientes
mientras se deben; y percibidos, desde que se
cobran.
ART. 662.
Los frutos civiles pertenecen tambien al
dueo de la cosa de que provienen, de la mis-
ma manera y con la misma limitation que los
naturales.









82 CODIGO CIVIL DE LA REPBLICA DEL SALVADOR.


CAPITULO 2.
DE LAS ACCESIONES DEL SUELO.
ART. 663.
Se llama aluvion el aumento que recibe
la ribera de la mar 6 de un rio 6 lago por el
lento imperceptible retiro de las aguas.
ART. 664.
El terreno de aluvion accede las hereda-
des riberanas dentro de sus respectivas lines
de demarcacion, prolongadas directamente
hasta el agua; pero en puertos habilitados
pertenecer al Estado.
El suelo que el agua ocupa y desocupa
alternativamente en sus creces y bajas peri-
dicas, forma parte de la ribera 6 del cauce,
y no accede mientras tanto las heredades
contiguas.
ART. 665.
Siempre que prolongadas las antedichas.
lines de demarcacion, se corten una otra, an-
tes de llegar al agua, el tringulo formado por
ellas y por el borde del agua, acceder las
dos heredades laterales; una linea recta que
lo divida en dos parties iguales, tirada des-
de el punto de interseccion hasta el agua,
ser la linea divisoria entire las dos heredades.
ART. 666.
Sobre la parte del suelo que por una
avenida 6 por otra fuerza natural violent
es trasportada de un sitio otro, conserve el
dueo su dominio, para el solo efecto de
llevrsela; pero si no la reclama dentro del
subsiguiente ao, la har suya el dueo del
sitio que fu trasportada.
ART. 667.
Si una heredad ha sido inundada, el ter-
reno restituido por las aguas dentro de los
diez afos subsiguientes,volver sus antiguos
duenos.
ART. 668.
Si un rio varia de curso, podrn los pro-
pietarios riberanos, con permiso de autori-
dad competent, hacer las obras necesarias


para restituir las aguas su acostumbrado
cauce; y la parte de este, que permanente-
mente quedare en seco, acceder las here-
dades contiguas, como el terreno de alu-
vion en elcaso del artculo 664.
Concurriendo los riberanos de un lado con
los del otro, una lnea longitudinal dividir
el nuevo terreno en dos parties iguales; y
cada una de estas acceder las heredades
contiguas, como en el caso del mismo ar-
tculo.
ART. 669.
Si un rio se divide en dos brazos, que no
vuelven despues juntarse, las parties del an-
terior cauce que el agua dejare descubiertas
accedern las heredades contiguas como en
el caso del artculo precedent.

ART 670.
Acerca de las nuevas islas que no hayan
de pertenecer al Estado segun el artculo 611,
se observarn las reglas siguientes:
1'. La nueva isla se mirar como parte del
cauce 6 lecho, mientras fuere ocupada y deso-
cupada alternativamente por las aguas en
sus creces y bajas peridicas, y no acceder
entire tanto las heredades riberanas.
2'. La nueva isla formada por un rio que
se abre en dos brazos que vuelven despues
juntarse, no altera el anterior dominio de los
terrenos comprendidos en ella; pero el nue-
vo terreno descubierto por el rio acceder
las heredades contiguas como en el caso del
artculo 668.
3'. La nueva isla que se forme en el cauce
de un rio, acceder las heredades de aquella
de las dos riberas que estuviere mas cer-
cana toda la isla; correspondiendo cada
heredad la parte comprendida entire sus res-
pectivas lineas de demarcacion, prolongadas
directamente hasta la isla y sobre la super-
ficie de ella.
Si toda la isla no estuviere mas cercana
una de las dos riberas que la otra, acceder
las heredades de ambas riberas; corres-









CDIGO CIVIL DE LA REPBtLICA DEL SALVADOR. 8


pondiendo cada heredad la parte com-
prendida entire sus respectivas lines de de-
marcacion prolongadas directamente hasta la
isla y sobre la superficie de ella.
Las parties de la isla que en virtud de
estas disposiciones correspondieren dos 6
mas heredades, se dividirn en parties iguales
entire las heredades comuneras.
4". Para la distribution de una nueva isla,
se prescindir enteramente de la isla 6 islas
que hayan preexistido ella; y la nueva
isla acceder las heredades riberanas como
si ella sola existiese.
5'. Los dueos de una isla formada por el
rio adquieren el dominio de todo lo que por
aluvion acceda ella, cualquiera que sea la
ribera de que diste menos el nuevo terreno
abandonado por las aguas.
6'. A la nueva isla que se forme en un
lago se aplicar el inciso 2 de la regla 3"
precedent; pero no tendrn parte en la
division del terreno formado por las aguas
las heiedades cuya menor distancia de la
isla exceda la mitad del dimetro de esta,
medido en la direction de esa misma dis-
tancia.


CAPITULO 3.
DE LA ACCESION DE UNA COSA MUEBLE
A OTRA.
ART. 671.
La adjuncion es una especie de accesion,
y se verifica cuando dos cosas muebles per-
tenecientes diferentes duefos se juntan
una otra, pero de modo que puedan
separarse y subsistir cada una despues de
separada; como cuando el diamante de una
persona se engasta en el oro de otra, 6 en
un marco ajeno se pone un espejo propio.
ART. 672.
En los casos de adjuncion, no habiendo
conocimiento del hecho por una parte, ni
mala f por otra, el dominio de lo accesorio
acceder al dominio de lo principal, con el


gravamen de pagar al dueo de la parte
accesoria su valor.
ART. 673.
Si de las dos cosas unidas, la una es de
mas estimacion que la otra, la primera se
mirar como lo principal y la segunda como
lo accesorio.
Se mirar como de mas estimacion la cosa
que tuviere para su dueo un gran valor de
afeccion.
ART. 674.
Si no hubiere tanta diferencia en la esti-
macion, aquella de las dos cosas que sirva
para el uso, ornato 6 complement de la
otra, se tendr por accesoria.
ART. 675.
En los casos que no pudiere aplicarse
ninguna de las reglas precedentes, se mirar
como principal lo de mas vollmen.

ART. 676.
Otra especie de accesion es la especifica-
cion, que se verifica cuando de la material
perteneciente una persona, hace otra per-
sona una obra 6 artefacto cualquiera, como
si de uvas ajenas se hace vino, 6 de plata
ajena una copa, 6 de madera ajena una
nave.
No habiendo conocimiento del hecho por
una parte, ni mala fe por otra, el dueo de
la material tendr derecho reclamar la
nueva especie, pagando la hechura;
A menos que en la obra 6 artefacto el
precio de la nueva especie valga mas que el
de la material, como cuando se pinta en
lienzo ajeno, 6 de mrmol ajeno se hace una
estatua; pues en este caso la nueva especie
pertenecer al especificante, y el dueo de la
material tendr solamente derecho la in-
demnizacion de perjuicios.
Si la material del artefacto, es en parte
ajena, y en parte propia del que la hizo 6
mand hacer, y las dos parties no pueden
separarse sin inconvenient, la especie per-
tenecer en comun los dos propietarios;
al uno prorrata del valor de su material, y










84 CODIGO CIVIL DE LA REPBLICA DEL SALVADOR.


al otro prorrata del valor de la suya y de
la hechura.
ART. 677.
Si se forma una cosa por mezcla de ma-
terias ridas 6 liquidas, pertenecientes
diferentes dueos, no habiendo conocimiento
del hecho por una parte, ni mala f por otra,
el dominio de la cosa pertenecer dichos
dueos proindiviso, prorrata del valor de
la material que cada uno pertenezca;
A menos que el valor de la material per-
teneciente uno de ellos fuere considerable-
mente superior, pues en tal caso el dueo de
ella tendr derecho para reclamar la cosa
producida por la mezcla, pagando el precio
de la material restante.
ART. 678.
En todos los casos en que al dueo de una
de las dos materials unidas no sea fcil reem-
plazarla por otra de la misma calidad, valor
y aptitud, y pueda la primer separarse sin
deterioro de lo demas, el dueo de ella, sin
cuyo conocimiento se haya hecho la union,
podr pedir su separacion y entrega, costa
del que hizo uso de ella.
ART. 679.
En todos los casos en que el dueo de una
material de que se ha hecho uso sin su cono-
cimiento, tenga derecho la propiedad de la
cosa en que ha sido empleada, lo tendr
igualmente para pedir que en lugar de dicha
material se le restituya otro tanto de la
misma naturaleza, calidad y aptitud, 6 su
valor en dinero.
ART. 680.
El que haya tenido conocimiento del uso
que de una material suya se hacia por otra
persona, se presumir haberlo consentido y
solo tendr derecho su valor.
ART. 681.
El que haya hecho uso de una material
ajena sin conocimiento del dueo, y sin just
causa de error, estar sujeto en todos los
casos perder lo suyo, y pagar lo que mas
de esto valieren los perjuicios irrogados al


dueo; fuera de la action criminal que
haya lugar, cuando ha procedido sabiendas.
Si el valor de la obra excediere notable-
mente al de la material, no tendr lugar lo
prevenido en el precedent inciso ; salvo que
se haya procedido sabiendas.

CAPITULO 4.
DE LA ACCESION DE LAS COSAS MUEBLES
A INMUEBLES.
ART. 682.
Si se edifica con materials ajenos en suelo
propio, el dueo del suelo se har dueo de
los materials por el hecho de incorporarlos
en la construction; pero estar obligado
pagar al dueo de los materials su just
precio, otro tanto de la misma naturaleza,
calidad y aptitud.
Si por su parte no hubo just causa de
error, ser obligado al resarcimiento de per-
juicios, y si ha procedido sabiendas, que-
dar tambien sujeto la accion criminal
competent; pero si el dueo de los mate-
riales tuvo conocimiento del uso que se hacia
de ellos, solo habr lugar la disposicion del
inciso anterior.
La misma regla se aplica al que plant 6
siembra en suelo propio vegetables 6 semillas
ajenas.
Mintras los materials no estn incorpo-
rados en la construction 6 los vegetables
arraigados en el suelo, podr reclamarlos el
dueo.
ART. 688.
El dueo del terreno en que otra persona,
sin su conocimiento, hubiere edificado, plan-
tado 6 sembrado, tendr cl derecho de hacer
suyo el edificio, plantation 6 sementera, me-
diante las indemnizaciones prescritas favor
de los poseedores de buena 6 mala f en el
titulo De la reivindicacion, 6 de obligar al
que edific 6 plant pagarle el just precio
del terreno con los interests legales por todo
el tiempo que lo haya tenido en su poder, y
al que sembr pagarle la renta y indem-
nizarle los perjuicios.









CODIGO CIVIL DE LA BEPOBLICA DEL SALVADOR. 8


Si se ha edificado, plantado 6 sembrado
ciencia y paciencia del dueo del terreno,
ser este obligado, para recobrarlo, pagar
el valor del edificio, plantation 6 sementera.


TITULO 6.
DE LA TRADITION.
CAPITULO 1.
DISPOSICIONES GENERALS.
ART. 684.
La tradition es un modo de adquirir el do-
minio de las cosas, y consiste en la entrega
que el dueo hace de ellas A otro, habiendo
por una parte la facultad 6 intencion de tras-
ferir el dominio, y por otra la capacidad
intencion de adquirirlo.
Lo que se dice del dominio se extiende
todos los otros derechos reales.
ART. 685.
Se llama tradente la persona que por la
tradition trasfiere el dominio de la cosa
entregada por 1 6 su nombre, y adqui-
rente la persona que por la tradition ad-
quiere el dominio de la cosa recibida por l
6 su nombre.
Pueden entregar y recibir nombre del
dueo sus mandatarios, 6 sus representantes
legales.
En las ventas forzadas que s hacen por
decreto judicial A petition de un acreedor,
en pblica subasta, la persona cuyo dominio
se trasfiere es el tradente, y el Juez su repre-
sentante legal.
La tradition hecha por 6 un mandatario
debidamente autorizado, se entiende hecha
por 6 el respective mandante.
ART. 686.
Para que la tradition sea vlida debe ser
hecha voluntariamente por el tradente 6 por
su representante.
Una tradition que al principio fu invlida
por haberse hecho sin voluntad del tradente
6 de su representante, se valida retroactiva-
mente por la ratificacion del que tiene facul-


tad de enajenar la cosa como dueo 6 como
representante del dueo.
ART. 087.
La tradition, para que sea vlida, require
tambien el consentimiento del adquirente 6
de su representante.
Pero la tradition que en su principio fu
invlida por haber faltado este consentimien-
to, se valida retroactivamente por la ratifica-
cion.
ART. 68S.
Para que sea vlida la tradition en que
intervienen mandatarios 6 representantes
legales, se require ademas que estos obren
dentro de los limited de su mandato 6 de su
representation legal.
ART. 689.
Para que valga la tradition se require
un titulo traslaticio de dominio, como el de
venta, permuta, donacion, &.
Se require ademas que el titulo sea v-
lido respect de la persona A quien se con-
fiere. Asi el titulo de donacion irrevocable
no trasfiere el dominio entire cnyujes.
ART. 690.
Se require tambien para la validez de la
tradition que no se padezca error en cuanto
la identidad de la especie-que debe entre-
garse, 6 de la persona quien se le hace la
entrega, ni en cuanto al titulo.
Si se yerra en el nombre solo, es vlida la
tradition.
ART. 691.
El error en el titulo invalida la tradition,
sea cuando una sola de las parties supone un
titulo translaticio de dominio, como cuando
por una parte.se tiene el nimo de entregar
A titulo de comodato, y por otra se tiene el
nimo de recibir titulo de donacion, 6 sea
cuando por las dos parties se suponen ttulos
traslaticios de dominio, pero diferentes, co-
mo si por una parte se supone mutuo, y por
otra donacion.
ART. 692.
Si la tradition se hace por medio de man-









CDIGO CIVIL DE LA REPtBLICA DEL SALVADOR.


datarios 6 representantes legales, el error de
estos invalida la tradition.
ART. 693.
Si la ley exije solemnidades especiales
para la enajenacion, no se trasfiere el domi-
nio sin ellas.
ART. 694.
La tradition puede trasferir el dominio
bajo condition suspensiva 6 resolutoria con
tal que se exprese.
Verificada la entrega por el vendedor, se
trasfiere el dominio de la cosa vendida, aun-
que no se haya pagado el precio, menos
que el vendedor se haya reservado el domi-
nio hasta el pago, 6 hasta el cumplimiento
de una condition.
Lo dicho en el precedent inciso se en-
tiende sin perjuicio de lo dispuesto en el ar-
tculo 1808.
ART. 695.
Se puede pedir la tradition de todo aque-
llo que se deba, desde que no haya plazo
pendiente para su pago; salvo que interven-
ga decreto judicial en contrario.
ART. 696.
Si el tradente no es el verdadero dueo de
la cosa que se entrega por el 6 su nombre,
no se adquieren por medio de la tradition
otros derechos que los trasmisibles del mis-
mo tradente sobre la cosa entregada.
Pero si el tradente adquiere despues el
dominio, se entender haberse este trasferi-
do desde el moment de la tradition.
ART. 697.
La tradition da al adquirente, en los casos
y del modo que las leyes sealan, el derecho
de ganar por la prescription el dominio de
que el tradente carecia, aunque el tradente
no haya tenido ese derecho.


CAPITULO 2.
DE LA TRADITION DE LAS COSAS
CORPORALES MUEBLES.
ART. 698.
La tradition de una cosa corporal mueble
deber hacerse significando una de las parties
la otra que le trasfiere el dominio, y figu-
rando esta trasferencia por uno de los medios
siguientes :
1. Permitindole la aprension material de
una cosa present, 6 entregndosela real-
mente ;
20. Mostrndosela;
3". Entregndole las leaves del granero,
almacen, cofre 6 lugar cualquiera en que
est guardada la cosa;
4o. Encargndose el uno de poner la cosa
disposition del otro en el lugar convenido;
50. Por la venta, donacion otro ttulo
de enajenacion conferido al que tiene la cosa
mueble como usufructuario, arrendatario,
comodatario, depositario, 6 cualquier otro
ttulo no traslaticio de dominio; y recpro-
camente por el mero contrato en que el
dueo se constitute usufructuario, comodata-
rio, arrendatario, &'.
ART. 699.
Cuando con permiso del dueo de un pr-
dio se toman en el piedras, frutos pendientes
li otras cosas que forman parte del prdio, la
tradition se verifica en el moment de la
separacion de estos objetos.
Aquel quien se debieren los frutos de una
sementera, via 6 planto, podr entrar co-
jerlos, fijndose el dia y hora de comun acuer-
do con el dueo.


CAPITULO 3.
DE LAS OTRAS SPECIES DE TRADITION.
ART. 700.
La tradition del derecho de dominio de los
bienes races, la del derecho de usufructo 6
de uso constituidos en ellos, y la del derecho
de habitacion se efectuar por medio de una









CODIGO CIVIL DE LA BEPbBLICA DEL SALVADOR. 8'


escritura pblica en que el tradente exprese
entregarlos y el adquirente recibirlos: esta
escritura podr ser la misma del acto 6 con-
trato en que se trasfiere 6 constitute el de-
recho.
Acerca de la tradition de las minas, se es-
tar lo prevenido en el Cdigo de Minera.
ART. 701.
El derecho de hipoteca se trasfiere por la
anotacion de la escritura en que se constitute
en el competent registro de hipotecas.
ART. 702.
En el moment de deferirse la herencia, la
posesion de ella se confiere por el ministerio
de la ley al heredero; pero esta posesion
legal no habilita al heredero para disponer
en manera alguna de un inmueble mientras
no preceda decreto judicial que d la pose-
sion efectiva.
ART. 708.
La tradition de un legado se efecta por
medio de una escritura pblica en que el tra-
dente exprese entregarlo y el legatario reci-
birlo : en esta escritura se insertar la cabeza,
clusula y pi del testamento en que conste
el legado.
ART. 704.
La tradition del objeto adjudicado en acto
de particion 6 division, se verifica por el acto
judicial en que se confiere la posesion efectiva.
ART. 705.
La tradition de un derecho de servidumbre
se efectuar por escritura pblica en que el
tradente exprese constituirlo, y el adquirente
aceptarlo: esta escritura podr ser la misma
del acto 6 contrato.
ART. 706.
La tradition de los derechos personales que
un individuo cede otro, se verifica por la
entrega del titulo hecha por el cedente al
cesionario con una nota que contenga, la
fecha de esta, el traspaso del derecho al
cesionario, designndolo por su nombre y
apellido, y la firma del cedente, 6 la de su
mandatario 6 representante legal.


TITULO 7.
DE LA POSESION.


CAPTULO 1.
DE LA POSESION Y SUS DIFERENTES
CALIDADES.
ART. 707.
La posesion es la tenencia de una cosa de-
terminada con nimo de ser seor 6 dueo,
sea que el dueo 6 el que se da por tal tenga
la cosa por si mismo, 6 por otra persona que
la tenga en lugar y nombre de l.
El poseedor es reputado dueo, mientras
otra persona no justifica serlo.
ART. 708.
Se puede poseer una cosa por various t-
tulos.
ART. 709.
La posesion puede ser regular 6 irregular.
Se llama posesion regular la que procede
de just ttulo y ha sido adquirida de buena
f; aunque la buena f no subsista despues
de adquirida la posesion. Se puede ser por
consiguiente poseedor regular y poseedor de
mala f, como viceversa el poseedor de buena
f puede ser poseedor irregular.
Si el titulo es traslaticio de dominio, es
tambien necesaria la tradition.
La posesion de una cosa ciencia y pa-
ciencia del que se oblig entregarla, har
presumir la tradition ; menos que esta haya
debido efectuarse por instrument pblico.
ART. 710.
El just ttulo es constitutivo 6 traslaticio
de dominion.
Son constitutivos de dominio la ocupacion,
la accesion y la prescription.
Son traslaticios de dominio los que por su
naturaleza sirven para trasferirlo, como la
venta, la permuta, la donation entire vivos.
Pertenecen esta clase las sentencias de
adjudicacion en juicios divisorios, y los actos
legales de particion.
Las sentencias judiciales sobre derechos









L8s CDIGO CIVIL DE LA REPIBLICA DEL SALVADOR.


litijiosos no forman nuevo ttulo para legiti-
mar la posesion.
Las transacciones en cuanto se limitan
reconocer 6 declarar derechos preexistentes,
no forman nueva ttulo; pero en cuanto
trasfieren la propiedad de un objeto no dispu-
tado, constituyen un ttulo nuevo.
ART. 711.
No es just ttulo,
1. El falsificado, esto es, no otorgado real-
mente por la persona que se pretend ;
2. El conferido por una persona en calidad
de mandatario 6 representante legal de otra
sin serlo ;
3W. El que adolece de un vicio de nulidad,
como la enajenacion que debiendo ser autori-
zada por un representante legal 6 por decre-
to judicial, no lo ha sido;
4. El meramente putativo, como el del
heredero aparente que no es en realidad here-
dero; el del legatario cuyo legado ha sido re-
vocado por un acto testamentario posterior,&'.
Sin embargo, al heredero putativo quien
por decreto judicial se haya dado la posesion
efectiva, servir de just ttulo el decreto ;
como al legatario putativo el correspondiente
acto testamentario que haya sido judicial-
mente reconocido.
ART. 712.
La validacion del ttulo que en su principio
fu nulo, efectuada por la ratificacion, 6 por
otro medio legal, se retrotrae la fecha en
que fu conferido el ttulo.
ART. 713.
La buena fd es la conciencia de haberse
adquirido el dominio de la cosa por medios
legtimos, exentos de fraude y de todo otro
vicio.
As en los ttulos traslaticios de dominio
la buena f supone la persuacion de haberse
recibido la cosa de quien tenia la facultad de
enajenarla, y de no haber habido fraude ni
otro vicio en el acto 6 contrato.
Un just error en material de hecho no se
opone la buena f.
Pero el error en material de derecho cons-


tituye una presuncion de mala f, que no
admite prueba en contrario.

ART. 714.
La buena f se presume, except en los
casos en que la ley establece la presuncion
contraria.
En todos los otros la mala f deber pro-
barse.
ART. 715.
Posesion irregular es la que carece de uno
6 mas de los requisitos sealados en el ar-
tculo 709.
ART. 716.
Son posesiones viciosas la violent y la
clandestine.
ART. 717.
Posesion violent es la que se adquiere
por la fuerza.
La fuerza puede ser actual 6 inminente.

ART. 718.
El que en ausencia del dueo se apodera
de la cosa, y volviendo el dueo le repele, es
tambien poseedor violent.

ART. 719.
Existe el vicio de violencia, sea que se
haya empleado contra el verdadero dueo
de la cosa, 6 contra el que la poseia sin serlo,
6 contra el que la tenia en lugar 6 nombre
de otro.
Lo mismo es que la violencia se ejecute
por una persona 6 por sus agents, y que se
ejecute con su consentimiento 6 que despues
de ejecutada se ratifique express 6 tcita-
mente.
ART. 720.
Posesion clandestine es la que se ejerce
ocultndola los que tienen derecho para
oponerse ella.
ART. 721.
Se llama mera tenencia la que se ejerce
sobre una cosa, no como dueo, sino en lu-
gar 6 nombre del dueo. El acrecedor
prendario, el secuestro, el usufructuario, el
usuario, el que tiene el derecho de habitacion,
son meros tenedores de la cosa empeada,









CODIGO CIVIL DE LA REPBLICA DEL SALVADOR. 8!


secuestrada, 6 cuyo usufructo, uso 6 habita-
cion les pertenece.
Lo dicho se aplica generalmente 6 todo el
que tiene una cosa reconociendo dominio
ajeno.
ART. 722.
La posesion de las cosas incorporates es
susceptible de las mismas calidades y vicios
que la posesion de una cosa corporal.
ART. 723.
El simple lapso de tiempo no muda la me-
ra tenencia en posesion; salvo el caso del
articulo 2420, regla 3a.
ART. 724.
Sea que se suceda ttulo universal 6 sin-
gular, la posesion del sucesor principia en l;
menos que quiera aadir la de su antecesor
4 la suya; pero en tal caso se la apropia
con sus calidades y vicios.
Podr agregarse en los mismos trminos
la posesion propia la de una series no in-
terrumpida de antecesores.
ART. 725.
Cada uno de los partcipes de una cosa
que se poseia proindiviso, se entender haber
poseido exclusivamente la parte que por la
division le cupiere, durante todo el tiempo
que dur la indivision.
Podr pues aadir este tiempo al de su
posesion exclusive, y las enajenaciones que
haya hecho por si solo de la cosa comun, y
los derechos reales con que la haya gravado,
subsistirn sobre dicha parte si hubiere sido
comprendida en la enajenacion 6 gravmen.
Pero si lo enajenado 6 gravado se extendiere
mas, no subsistir la enajenacion 6 grava
men contra la voluntad de los respectivos
adjudicatarios.
Lo dispuesto en el precedent inciso se
entiende sin perjuicio de lo prevenido en el
artculo 855.
ART. 726.
Si se ha empezado poseer nombre
propio, se presume que esta posesion ha
continuado hasta el moment en que se
alega.
12


Si se ha empezado poseer nombre
ajeno, se presume igualmente la continua-
cion del mismo rden de cosas.
Si alguien prueba haber poseido anterior-
mente, y pose actualmente, se presume la
posesion en el tiempo intermedio.
ART. 727.
La posesion puede tomarse no solo por el
que trata de adquirirla para si, sino por su
mandatario, 6 por sus representantes legales.


CAPITULO 2.
DE LOS MODOS DE ADQUIRIR Y PERDER
LA POSESION.
ART. 728,
Si una persona toma la posesion de una
cosa en lugar 6 nombre de otra de quien
es mandatario 6 representante legal, la
posesion del mandante 6 representado prin-
cipia en el mismo acto, aun sin su cono-
cimiento.
Si el que toma la posesion nombre de
otra persona, no es su mandatario ni repre-
sentante, no poseer esta sino en virtud de
su conocimiento y aceptacion; pero se re-
trotraer su posesion al moment en que fu6
tomada su nombre.
ART. 729.
La posesion de la herencia se adquiere
desde el moment en que es deferida, aunque
el heredero lo ignore.
El que vlidamente repudia una herencia
se entiende no haberla poseido jamas.
ART. 730.
Los que no pueden administrar libremente
lo suyo, no necesitan de autorizacion alguna
para adquirir la posesion de una cosa mue-
ble, con tal que concurran en ello la voluntad
y la aprension material 6 legal; pero no
pueden ejercer los derechos de poseedores,
sino con la autorizacion que compete.
Los dementes y los infants son incapaces
de adquirir por su voluntad la posesion, sea
para si mismos 6 para otros.









fl CODIGO MIMI DE LA BEPBIJOA DEL BALVADO


ART. 731.
Si la cosa es de aquellas cuya tradition
deba hacerse por instrument pblico, nadie
podr adquirir la posesion de ella sino por
este medio.
ART. 782.
El poseedor conserve la posesion, aunque
trasfiera la tenencia de la cosa, dndola en
arriendo, comodato, prenda, depsito, usu-
fructo, 6 A cualquiera otro ttulo no trasla-
ticio de dominio.
ART. 733.
Se deja de poseer una cosa desde que otro
se apodera de ella con nimo de hacerla
suya; menos en los casos que las leyes
expresamente exceptan.
ART. 734.
La posesion de la cosa mueble no se en-
tiende perdida mientras se halla bajo el
poder del poseedor, aunque este ignore ac-
cidentalmente su paradero.
ART. 735.
Para que cese la posesion que se tiene por
instrument pblico, es necesario un nuevo
instrument pblico en que el poseedor tras-
fiera su derecho otro. Mientras esto no
se verifique, el que se apodera de la cosa
que se refiere el instrument, no adquiere la
posesion de ella, ni pone fin A la posesion
existente, salvo que por decreto judicial se
trasfiera otro el derecho.
ART. 76.
Si alguien, pretendindose dueno, se apo-
dera violent 6 clandestinamente de un in-
mueble poseido sin instrument pblico, el
que tenia la posesion la pierde.
ART. 737.
Si el que tiene la cosa en lugar y nombre
de otro, la usurpa, dndose por dueo de
ella, no se pierde por una parte la posesion
ni se adquiere por otra; menos que el
usurpador enajene A su propio nombre la
cosa.
En este caso la persona quien se enajena


adquiere la posesion de la cosa, y pone fin
la posesion anterior.
Con todo, si el que tiene la cosa en lugar
y nombre de un poseedor por instrument
pblico, se da por duefo de ella y la ena-
jena, no se pierde por una parte la posesion
ni se adquiere por otra, sin el competent
instrument pblico.
ART. 738.
El que recupera legalmente la posesion
perdida, se entender haberla tenido durante
todo el tiempo intermedio.


TITULO 8.
DEL DERECHO DE USUFRUCTO.
ART. 739.
El derecho de usufructo es un derecho
real que consiste en la facultad de gozar de
una cosa con cargo de conservar su forma y
sustancia. y de restituirla su dueo si la
cosa no es fungible ; 6 con cargo de volver
igual cantidad y calidad del mismo gnero, 6
de pagar su valor, si la cosa es fungible.
ART. 740.
El usufructo supone necesariamente dos
derechos coexistentes, el del nudo propie-
tario y el del usufructuario.
Tiene por consiguiente una duracion limi-
tada, al cabo de la cual pasa al nudo propie-
tario, y se consolida con la propietad.
ART. 741.
El derecho de usufructo se puede consti-
tuir de various modos:
1. Por la ley, como el del padre de fa-
milia, sobre ciertos bienes del hijo;
2*. Por testamento ;
3o. Por donacion, venta otro acto entire
vivos :
4'. Se puede tambien adquirir un usu-
fructo por prescription.
ART. 742.
El usufructo que haya de recaer sobre in-
muebles por acto entire vivos, no valdr si no
se otorgare por instrument pblico.









CODIGO CIVIL DE LA BEPOBLICA DEL SALVADOR 91


ART. 743.
Se prohibe constituir dos 6 mas usufruc-
tos sucesivos 6 alternatives.
Si de hecho se constituyeren, los usufruc-
tuarios posteriores se considerarn como sus-
titutos, para el caso de faltar los anteriores
antes de deferirse el primer usufructo.
El primer usufructo que tenga efecto har
caducar los otros ; pero no durar sino por
el tiempo que le estuviere designado.
ART. 744.
El usufructo puede constituirse puramente,
bajo condition suspensiva 6 resolutoria, desde
cierto da, por tiempo determinado, 6 por
toda la vida del usufructuario.
Cuando en la constitution del usufructo
no se fija tiempo alguno para su duracion, se
entender constituido por toda la vida del
usufructuario.
El usufructo, constituido favor de una
corporation 6 fundacion cualquiera, no podr
pasar de treinta aos.
ART. 745.
Se puede constituir un usufructo favor
de dos 6 mas personas, que lo tengan simul-
tneamente, por igual, 6 segun las cuotas
determinadas por el constituyente ; y podrn
en este caso los usufructuarios dividir entire
si el usufructo, de cualquier modo que de
comun acuerdo les pareciere.
ART. 746.
La nuda propiedad puede trasferirse por
acto entire vivos, y trasmitirse por causa de
muerte.
El usufructo es intrasmisible por testa-
mento 6 abintestato.
ART. 747.
El usufructuario es obligado recibir la
cosa fructuaria en el estado en que al tiempo
de la delacion se encuentre, y tendr derecho
para ser indemnizado de todo menoscabo 6
deterioro que la cosa haya sufrido desde
entonces en poder y por culpa del propie-
tario.


ART. 748.
El usufructuario no podr tener la cosa
fructuaria sin haber prestado caucion sufi-
ciente de conservation y restitucion, y sin
previo inventario solemne su costa, como
el de los curadores de bienes.
Pero tanto el que constitute el usufructo
como el propietario podrn exonerar de la
caucion al usufructuario.
Ni es obligado ella el donante que se
reserve el usufructo de la cosa donada.
La caucion del usufructuario de cosas
fungibles se reducir la obligacion de resti-
tuir otras tantas del mismo gnero y calidad,
6 el valor que tuvieren al tiempo de la resti-
tucion.
ART. 749.
Mientras el usufructuario no rinda la
caucion que es obligado, y se termine el
inventario, tendr el propietario la adminis-
tracion con cargo de dar el valor liquido de
los frutos al usufructuario.
ART. 750.
Si el usufructuario no rinde la caucion
que es obligado dentro de un plazo equita-
tivo, sealado por el Juez instancia del
propietario, se adjudicar la administration
este, con cargo de pagar al usufructuario
el valor liquid de los frutos, deducida la
suma que el Juez prefijare por el trabajo y
cuidados de la administration.
Podr en el mismo caso tomar en arriendo
la cosa fructuaria, 6 tomar prestados in-
teres los dineros fructuarios, de acuerdo con
el usufructuario.
Podr tambien, de acuerdo con el usu-
fructuario, arrendar la cosa fructuaria, y dar
los dineros interest.
Podr tambien, de acuerdo con el usu-
fructuario, comprar 6 vender las cosas fungi-
bles, y tomar 6 dar prestados interest los
dineros que de ello provengan.
Los muebles comprendidos en el usufructo,
que fueren necesarios para el uso personal
del usufructuario y de su familiar, le sern
entregados bajo juramento de restituir las










92 CDIGO CIVIL DE LA BEPBLICA DEL SALVADOR.


species 6 sus respectivos valores, no cargn-
dosele en cuenta el deterioro proveniente del
tiempo y del uso lejitimo.
El usufructuario podr en todo tiempo
reclamar la administration prestando la
caucion que es obligado.

ART. 751.
El propietario cuidar de que se haga el
inventario con la debida especificacion, y no
podr despues tacharlo de inexacto 6 de in-
completo.
ART. 752.
No es lcito al propietario hacer cosa
alguna que perjudique al usufructuario en
el ejercicio de sus derechos ; no ser con el
consentimiento formal del usufructuario.
Si quiere hacer reparaciones necesarias,
podr el usufructuario exijir que se hagan
en un tiempo razonable y con el menor
perjuicio possible del usufructo.
Si trasfiere 6 trasmite la propiedad, ser
con la carga del usufructo constituido en
ella, aunque no lo exprese.
ART. 753.
Siendo dos 6 mas los usufructuarios, habr
entire ellos derecho de acrecer, y durar la
totalidad del usufructo hasta la espiracion
del derecho del ltimo de los usufructuarios.
Lo cual se entiende, si el constituyente no
hubiere dispuesto que terminado un usufructo
parcial se consolide con la propiedad.
ART. 754.
El usufructuario de una cosa inmueble
tiene el derecho de percibir todos los frutos
naturales, inclusos los pendientes al tiempo
de deferirse el usufructo.
Recprocamente, los frutos que aun estn
pendientes la termination del usufructo,
pertenecern al propietario.
ART. 755.
El usufructuario de una heredad goza de
todas las servidumbres activas constituidas
favor de ella, y est sujeto todas las servi-
dumbres pasivas constituidas en ella.


ART. 756.
El goce del usufructuario de una heredad
se extiende los bosques y arbolados, pero
con el cargo de conservarlos en un ser, re-
poniendo los rboles que derribe, y respon-
diendo de su menoscabo, en cuanto no de-
penda de causes naturales 6 accidents for-
tuitos.
ART. 757.
Si la cosa fructuaria comprende minas y
canteras en actual labordo, podr el usu-
fructuario aprovecharse de ellas, y no ser
responsible de la diminucion de products
que consecuencia sobrevenga, con tal que
haya observado las disposiciones de la orde-
nanza respective.
ART. 758.
El usufructo de una heredad se extiende
los aumentos que ella reciba por aluvion 6
por otras accesiones naturales.
ART 759.
El usufructuario no tiene sobre los tesoros
que se descubran en el suelo que usufructa,
el derecho que la ley concede al propietario
del suelo.
ART. 760.
El usufructuario de cosa mueble tiene el
derecho de servirse de ella segun su na-
turaleza y destino; y al fin del usufructo no
es obligado restituirla sino en el estado en
que se halle, respondiendo solamente de
aquellas prdidas 6 deterioros que provengan
de su dolo 6 culpa.
ART. 761.
El usufructuario de ganados 6 rebafos, es
obligado reponer los animals que mueren
6 se pierden, pero solo con el incremento
natural de los mismos ganados 6 rebaos;
salvo que la muerte 6 prdida fueren im-
putables su hecho 6 culpa, pues en este
caso deber indemnizar al propietario.
Si el ganado 6 rebao perece del todo 6
en gran parte por efecto de una epidemia i
otro caso fortuito, el usufructuario no estar
obligado reponer los animals perdidos, y









C0DIGO CIVIL DE LA REPBLICA DEL SALVADOR. 91


cumplir con entregar los despojos que hayan
podido salvarse.
ART. 762.
Si el usufructo se constitute sobre cosas
fungibles, el usufructuario se hace dueo de
ellas, y el propietario se hace meramente
acreedor la entrega de otras species de
igual cantidad y calidad, 6 del valor que
estas tengan al tiempo de terminarse el usu-
fructo.
ART. 763.
Los frutos civiles pertenecen al usufructua-
rio dia por dia.
ART. 764.
Lo dicho en los artculos precedentes se
entender sin perjuicio de las convenciones
que sobre la material intervengan entire el
nudo propietario y el usufructuario, 6 de las
ventajas que en la constitution del usufructo
se hayan concedido expresamente al nudo
propietario al usufructuario.
ART. 765.
El usufructuario es obligado respetar los
arriendos de la cosa fructuaria,contratados por
el propietario antes de constituirse el usu-
fructo por acto entire vivos, 6 de fallecer la
persona que lo ha constituido por testamento.
Pero sucede en la perception de la renta
6 pension desde que principia el usufructo.
ART. 766.
El usufructuario puede dar en arriendo el
usufructo y cederlo quien quiera ttulo
oneroso 6 gratuito.
Cedido el usufructo un tercero, el ce-
dente permanece siempre directamente res-
ponsable al propietario.
Pero no podr el usufructuario arrendar
ni ceder su usufructo, si se lo hubiese pro-
hibido el constituyente ; menos que el pro-
pietario le releve de la prohibicion.
El usufructuario que contraveniere esta
disposicion, perder el derecho de usufructo.
ART. 767.
Aun cuando el usufructuario tenga la fa-
cultad de dar el usufructo en arriendo 6
cederlo cualquier titulo, todos los contratos


que al efecto haya celebrado se resolvern al
fin del usufructo.
El propietario, sin embargo, conceder al
arrendatario 6 cesionario el tiempo que ne-
cesite para la prxima perception de frutos;
y por ese tiempo quedar sustituido al usu-
fructuario en el contrato.
ART. 768.
Corresponden al usufructuario todas las
expenses ordinarias de conservation y cultivo.
ART. 769.
Sern de cargo del usufructuario las pen-
siones, cnones y en general las cargas peri-
dicas con que de antemano haya sido gravada
la cosa fructuaria y que durante el usufructo
se devenguen. No es licito al nudo propie-
tario imponer nuevas cargas sobre ella en
perjuicio del usufructo.
Corresponde asi mismo al usufructuario el
pago de los impuestos peridicos fiscales y
municipales, que la grven durante el usu-
fructo, en cualquier tiempo que se hayan
establecido.
Si por no hacer el usufructuario estos pagos
los hiciere el propietario, 6 se enajenare 6
embargare la cosa fructuaria, deber el pri-
mero indemnizar de todo perjuicio al segundo.
ART. 770.
Las obras 6 refacciones mayores necesarias
para la conservation de la cosa fructuaria,
sern de cargo del propietario, pagndole el
usufructuario, mientras dure el usufructo, el
interest legal de los dineros invertidos en ellas.
El usufructuario har saber al propietario
las obras y refacciones mayores que exija la
conservation de la cosa fructuaria.
Si el propietario rehusa 6 retard el de-
sempeo de estas cargas, podr el usufruc-
tuario para libertar la cosa fructuaria y con-
servar su usufructo, hacerlas su costa, y el
propietario se las reembolsar sin interest.
ART. 771.
Se entienden por obras 6 refacciones
mayors las que ocurren por una vez 6 lar-
gos intervalos de tiempo, y que conciernen









94 CODIGO CIVIL DE LA REPUBLICAN DEL SALVADOR.


la conservation y permanent utilidad de
la cosa fructuaria.
ART. 772.
Si un edificio viene todo tierra por ve-
tustez por caso fortuito, ni el propietario
ni el usufructuario son obligados 6 reponerlo.
ART. 773.
El usufructuario podr retener la cosa
fructuaria hasta el pago de los reembolsos
indemnizaciones que, segun los artculos
precedentes, es obligado el propietario.
ART. 774.
El usufructuario no tiene derecho pedir
cosa alguna por las mejoras que voluntaria-
mente haya hecho en la cosa fructuaria ; pero
le ser lcito alegarlas en compensation por
el valor de los deterioros que se le puedan
imputar, 6 llevarse los materials, si puede
separarlos sin detrimento de la cosa fructua-
ria, y el propietario no le abona lo que des-
pues de separados valdrian.
Lo cual se entiende sin perjuicio de las
convenciones que hayan intervenido entire el
usufructuario y el propietario relativamente
mejoras, 6 de lo que sobre esta material se
haya previsto en la constitution del usufructo.
ART. 775.
El usufructuario es responsible no solo de
sus propios hechos omisiones, sino de los
hechos ajenos que su negligencia haya dado
lugar.
Por consiguiente, es responsible de las
servidumbres que por su tolerancia haya de-
jado adquirir sobre el prdio fructuario, y
del perjuicio que las usurpaciones cometidas
en la cosa fructuaria hayan inferido al dueo,
si no las ha denunciado al propietario opor-
tunamente, pudiendo.
ART. 776.
El propietario podr impetrar de la autori-
dad, las providencias conservatorias que le
convengan, si la propiedad pareciere peligrar
6 deteriorarse en manos de! usufructuario.
ART. 777.
Los acreedores del usufructuario pueden


pedir que se le embargue el usufructo, y se
les pague con l1 hasta concurrencia de sus
crditos, prestando la competent caucion de
conservation y restitution quien corres-
ponda.
Podrn por consiguiente oponerse toda
cesion 6 renuncia del usufructo hecha en
fraude de sus derechos.
ART. 778.
El usufructo se extingue generalmente por
la llegada del dia 6 el event de la condition
prefijados para su terminacion.
Si el usufructo se ha constituido hasta que
una persona distinta del usufructuario llegue
cierta edad, y esa persona fallece antes,
durar sin embargo el usufructo hasta el dia
en que esa persona hubiera cumplido esa
edad, si hubiese vivido.
ART. 779.
En la duracion legal del usufructo se cuen-
ta aun el tiempo en que el usufructuario
no ha gozado de l, por ignorancia 6 despojo
6 cualquiera otra causa.
ART. 780.
El usufructo se extingue tambien,
Por la muerte natural 6 civil del usufruc-
tuario, aunque ocurra antes del dia 6 condi-
cion prefijada para su terminacion;
Por la resolution del derecho del consti-
tuyente, como cuando se ha constituido sobre
una cosa que se ha comprado con pacto de
retrovendendo, y se verifica la retroventa;
Por consolidacion del usufructo con la pro-
piedad;
Por prescripcion;
Por la renuncia del usufructuario.
ART. 781.
El usufructo se extingue por la destruction
complete de la cosa fructuaria: si solo se
destruye una part, subsiste el usufructo en
lo restante.
Si todo el usufructo est reducido un
edificio, cesar para siempre por la destruc-
cion complete de este, y el usufructuario no
conservar derecho alguno sobre el suelo.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs