• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Punto primero
 Punto segundo
 Punto tercero
 Punto cuarto
 Punto quinto
 Punto sexto
 Punto septimo
 Punto octavo
 Punto noveno
 Punto decimo
 Punto undecimo
 Punto decimosegundo
 Punto decimotercero
 Punto decimocuarto
 Punto decimoquinto
 Punto decimosexto
 Punto decimoseptimo
 Punto decimoctavo
 Punto decimonoveno
 Punto vigesimo
 Punto vigesimoprimero
 Punto vigesimosegundo
 Index
 Back Matter






Title: Notas sobre derecho constitucional
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076986/00001
 Material Information
Title: Notas sobre derecho constitucional
Physical Description: 190 p. : ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Amiama, Manuel A
Publisher: Editora Montalvo
Place of Publication: Ciudad Trujillo, R. D.
Publication Date: 1954
 Subjects
Subject: Constitutional law -- Dominican Republic   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Dominican Republic
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076986
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 03208070
lccn - 55017318

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Punto primero
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11-12
        Page 13
    Punto segundo
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
    Punto tercero
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Punto cuarto
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
    Punto quinto
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    Punto sexto
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    Punto septimo
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Punto octavo
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
    Punto noveno
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Punto decimo
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    Punto undecimo
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Punto decimosegundo
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
    Punto decimotercero
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    Punto decimocuarto
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    Punto decimoquinto
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    Punto decimosexto
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
    Punto decimoseptimo
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Punto decimoctavo
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    Punto decimonoveno
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
    Punto vigesimo
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Punto vigesimoprimero
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
    Punto vigesimosegundo
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    Index
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Back Matter
        Page 191
Full Text


MANUEL A. AMIAMA
Catedrtico de la Universidad de Santo Domingo




flotas sobre erecdio

Constitutional


Editor MONTALVO Jos Reyes 44 Ciudad Trujillo, R. D. 1954



















PUNTO PRIMERO


Teora del Estado o teora poltica.-Llmase asi la
discipline que investiga, por los mtodos de la filosofa, los
problems que se relacionan con el Estado como un hecho
natural y social y los fundamentos del derecho pblico.
Aunque el mtodo de la teora poltica es el de la filo-
sofa, esto es, la reflexin apoyada en los datos de la in-
tuicin intellectual, el planteo de los problems que se de-
baten en la teora poltica require a menudo entrar en
consideraciones tanto histricas como sociolgicas.
Sin embargo, histricamente, las investigaciones de
la teora poltica han estado casi siempre asociadas a las
de las instituciones capaces de encarnar mejor las ideas de
los filsofos y pensadores que han contribuido a la teora
poltica. "La Repblica", de Platn, y "La Poltica", de
Aristteles, son ejemplos de la verdad de esta aseveracin.
Ciencia poltica o constitucional.-La ciencia poltica
estudia, del modo ms generalizante possible, las institu-
ciones del Estado, con el fin de tratar de encontrar por el
raciocinio asociado con la experiencia, la mejor forma de
organizer el Estado para que sus instituciones respondan,
del modo ms armnico que sea possible, a los principios de
seguridad, justicia, bien comn, libertad y moralidad que
revela la teora poltica, al mismo tiempo que a las necesi-
dades legtimas de orden prctico que resultan de la expe-
riencia histrica, como condiciones esenciales para la esta-
bilidad y el bienestar social e individual.
El mtodo de la ciencia poltica es esencialmente in-
ductivo y comparative. La ciencia poltica, que es llamada


-7-









MANUEL A. AMIAMA


tambin a veces ciencia constitutional, se apoya en la so-
ciologa y en la historic.
Como ya se ha dicho, los studios de teora poltica y
los de la ciencia poltica, aunque lgicamente diferentes
por sus mtodos y sus finalidades, se asocian frecuentemen-
te, puesto que su asunto o tema fundamental, el Estado, es
,comn a ambas disciplines.
En las grandes obras que el pensamiento human ha
,consagrado a estas investigaciones, desde la antigedad
hasta los tiempos modernos, (La Repblica, de Platn; La
Poltica, de Aristteles; El Ensayo sobre el Gobierno Civil,
de Locke; El espritu de las leyes, de Montesquieu; El Con-
trato Social, de Rousseau), se alternan temas que corres-
ponden, dentro de una estricta pureza lgica, a la teora
poltica o a la ciencia poltica. Son disciplines interpene-
trantes, como todas las que han de contar con la naturaleza
del hombre, ser de conciencia y de idealismo, pero tambin
inexorablemente rodeado de necesidades orgnicas que de-
be satisfacer en todo instant.
Concepto del Derecho Constitucional.-El Derecho
Constitucional es el conjunto de normas que regulan, fun-
damentalmente, la organizacin y el funcionamiento del
Estado, en el sentido ms amplio de este trmino. Esto es,
no slo sus instituciones primaries, como los Parlamentos,
Congress, Jefes de Estado y Tribunales, sino tambin las
secundarias, como los Departamentos, Provincias, Conda-
dos, Distritos y Municipalidades.
A veces, para destacar la diferencia entire la ciencia
poltica o constitutional y el Derecho Constitucional, se lla-
ma a ste Derecho Constitucional Positivo. Pero esta lti-
ma expresin es de uso raro. A veces se habla tambin de
Derecho Constitucional ingls, o de Derecho Constitucional
francs, o de Derecho Constitucional dominicano, para dar
a entender que se hace referencia a la organizacin consti-
tucional efectiva de Inglaterra, Francia o la Repblica Do-
minicana o del pas de que se trate, Pero, en este ramo de
la ciencia, como en otros, domina siempre a los autores y
tratadistas el anhelo universalista y generalizador. Lo fre-
cuente es que designed sus obras con el amplio nombre de


-8-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


Derecho Constitucional, aunque consagren en ellas cap-
tulos especiales o comentarios especiales, a las organizacio-
nes polticas reales de sus respectivas nacionalidades.
El Derecho Constitucional pertenece a una rama jur-
dica ms amplia que se denomina Derecho Pblico interno.
A este pertenecen tambin el Derecho Administrativo, el
Derecho Procesal (por lo menos en su parte orgnica), y
el Derecho Penal. Hay tambin el Derecho Pblico exter-
no, que comprende el Derecho Internacional Pblico y se-
gn algunos, tambin el Derecho Internacional Privado.
Todo el Derecho Pblico, tanto interno como externo, se
contrapone al Derecho Privado, que regular las relaciones
entire los particulares, as como tambin ciertas relaciones
de carcter patrimonial entire el Estado y los particulares,
que no son de inters general absolute o inmediato.
Esta circunstancia sirve de apoyo para definir tam-
bin el Derecho Constitucional en esta nueva forma: Es la
rama del Derecho Pblico que regular, fundamentalmente,
la organizacin y el funcionamiento del Estado. Se puede
combinar esta definicin con la dada antes, para obtener
una ms complete.
Fuentes del Derecho Constitucional.-Las normas cuyo
conjunto constitute el Derecho Constitucional proceden:
a) principalmente, de las Constituciones o leyes constitu-
cionales, escritas o sea votadas expresamente como tales;
b) de costumbres tradicionalmente establecidas y univer-
salmente aceptadas por las autoridades y pueblos de que
se trate, y a las cuales la ley escrita entiende respetar o no
contrara; c) de las decisions de los tribunales que inter-
pretan las Constituciones o las leyes constitucionales o los
fueros consuetudinarios, que en esta forma adquieren for-
ma explcita y ms precisa; y d) en fin, de la autoridad de
los tratadistas de teora o ciencia poltica, cuando a ello no
se opone una norma ms imperative. Se llaman fuentes
del Derecho Constitucional. En forma breve, se dice pues
que las fuentes del Derecho Constitucional son la ley, la
costumbre, la jurisprudencia y la doctrine. Estas son las
fuentes de todas las dems ramas del Derecho. Pero, con-
viene destacar desde ahora, que el imperio de la costum-


-9-









MANUEL A. AMIAMA


bre, ya dbil en otras ramas del Derecho ampliamente des-
arrolladas por la ley, la jurisprudencia y la doctrine, es
todava muy important en el Derecho Constitucional a
causa de la brevedad y sintetismo de la mayor parte de las
Constituciones y de las leyes constitucionales. En cambio,
en esta rama jurdica, la doctrine tiene menos imperio que
en el Derecho Privado.
Diferencia entire Constitucin y Derecho Constitucio-
wal.-Segn lo dicho anteriormente, la diferencia entire
Constitucin y Derecho Constitucional es fcil de advertir.
El Derecho Constitucional es much ms amplio de conte-
nido que la Constitucin, puesto que contiene o incorpora
normas que exceden en nmero y alcance a las que expre-
sa textualmente la Constitucin, ya que se integra tambin
de normas que nacen de la costumbre, de la jurisprudencia
y de la doctrine. El studio de la Constitucin de un pas
jams da sino una idea de la organizacin poltica. La com-
pleta amplitud de miras slo se obtiene desde el Derecho
Constitucional. A esto se agrega una diferencia metodol-
gica, pues las Constituciones responded siempre en su es-
tructura -y esto aun ms en las de mayor solidez- a una
cristalizacin histrica, en tanto que el Derecho Constitu-
cional puede ser organizado para su exposicin y studio
en un orden ms sistemtico.
Contribuciones al Derecho Constitucional en la Rep-
blica Dominicana.-En la Repblica Dominicana, ha exis-
tido siempre algn inters por las cuestiones constitucio-
nales de parte de los juristas y escritores. La independen-
cia national realizada en 1844, ocurri slo 23 aos des-
pus del perodo de la reincorporacin a Espaa por la re-
volucin de Juan Snchez Ramrez. Y bien se sabe que du-
rante ese period transcurrido de 1809 a 1821, hubo en
Espaa y por tanto entire nosotros dos moments de cons-
titucionalismo liberal, el primero en 1812 al votarse la
Constitucin de Cdiz, y el segundo en 1820, al reimplan-
tarse esa misma Constitucin como resultado de la revo-
lucin de Riego en la metrpoli. De ese perodo queda, re-
lacionado con materials constitucionales, un manifiesto pu-
blicado por el Doctor en Filosofa Andrs Lpez de Me-


-10-






Pages
11-12
Missing
From
Original









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


mas est precedida de un breve studio histrico-crtico,
obra de Manuel Arturo Pea Batlle, nacido en 1902, de
inexcusable consult en esta material; Pea Batlle es autor
tambin de un studio de carcter ms universal y filos-
fico intitulado "Transformaciones del pensamiento polti-
co" (1942); en fin, cierran esta bibliografa las recientes
obras de Gustavo A. Meja Ricart, "El Estado indepen-
diente de Hait Espaol", la "Historia del Derecho Domi-
nicano", y de Carlos Snchez y Snchez, "La Independen-
cia Boba de Nez de Cceres ante la historic y el derecho
pblico". En los ltimos meses de 1953, Salvador Aybar
Mella ha publcado un folleto apreciable acerca de la gne-
sis del Estado dominicano.
Especial mencin merece, en esta material, el opsculo
publicado en 1944 por Javier Malagn Barcel y Mala-
quas Gil Arantegui, intitulado "La primera Constitucin
Poltica de la Repblica", en cuya parte final se reproduce
el Informe con que la Comisin designada por la Constitu-
yente de San Cristbal acompa el proyecto de la Comi-
sin. En este opsculo se destaca la influencia que tuvo la
Constitucin de Cdiz de 1812 en la estructuracin de la
Constitucin de San Cristbal.


-13-



















PUNTO SEGUNDO


Nocinn el Estado.-El Estado es una comunidad so-
cial, ms o menos numerosa, con una organizacin guber-
nativa propia e independiente de toda otra comunidad, y
asentada sobre un territorio propio.
El hecho de que la poblacin de la comunidad sea ms
o menos numerosa, no es esencial a la idea de Estado. La
antigedad conoci Estados de muy poca poblacin, como
algunos de los Estados griegos, que slo contaban con unos
pocos miles de habitantes. Hoy mismo existen Estados con
relative poca poblacin.
Tampoco es esencial a la idea de Estado el tamao del
territorio. En la antigua Grecia, hubo Estados que slo
contaban con una ciudad y sus inmediaciones, y tambin
en la actualidad hay algunos Estados cuya extension te-
rritorial es muy escasa.
Por tanto, lo esencial a la idea de Estado es la pose-
sin de una organizacin gubernativa propia y la indepen-
dencia de sta de toda otra comunidad.
Hay Estados que han entrado con otros en federacio-
nes y confederaciones, con una organizacin gubernativa
superior a todos los Estados que forman la federacin o
la confederacin, sin que por esto dejen de ser Estados.
Pero, en el Derecho Constitucional, siempre que se habla
de Estado, sin mayor aclaracin, se entiende que se habla
de un Estado independiente.
La cuestin de los fines del Estado.-Es esta una de
las cuestiones que ha investigado siempre la teora polti-
ca. Por cierto, una de las ms debatidas. Para algunos, la


-14-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


finalidad esencial del Estado es la organizacin de un go-
bierno que garantice la integridad y la seguridad de la co-
munidad frente a las comunidades exteriores y la paz, el
orden y la justicia en el interior. Para otros, el Estado ha
nacido para todo eso, pero, adems para garantizar a los
asociados el desevolvimiento libre de todas sus facultades
y actividades licitas, sin ms limitaciones o restricciones que
aquellas que sean estrictamente necesarias para que el go-
bierno pueda mantener la seguridad y el orden y el ejerci-
cio de las mismas facultades por los dems asociados. En
fin, en los tiempos modernos, se consider que entra tam-
bin en los fines del Estado la promocin del progress y el
mejoramiento econmico, por medio de obras y empresas
propias y de medidas que tiendan a mantener entire todos
los asociados, no obstante las diferencias de aptitudes y
capacidades de los miembros de la comunidad, cierta pru-
dente igualdad de condiciones econmicas.
Si comparamos la vida un Estado antiguo tal como
nos la muestra la historic y la vida de un Estado modern
de los ms desarrollados, veremos que es evidence que los
mecanismos, medios y actividades de un Estado modern
son much ms numerosos y variados que los de los Esta-
dos antiguos. Sin embargo, a pesar de esa multiplicidad de
actividades, si las reducimos a sus finalidades esenciales,
veremos que todas ellas tienden a estos objetivos funda-
mentales: la garanta de la seguridad, la consecucin y el
mantenimiento del bien comn y el imperio de la justicia
igual para todos en igualdad de circunstancias. Las ense-
anzas de la historic coinciden en este punto con las de la
filosofa del derecho, en cuanto sta se refiere a los fines
del Estado.
Origen del Estado.-La historic nos ensea que los
Estados han nacido de dos modos distintos, pero siempre
sobre la base de una comunidad que, por el hecho de una
larga convivencia sobre un mismo territorio o por la fuerza
unitiva de una cultural comn, han llegado a adquirir una
conciencia comn de sus necesidades materials y espiri-
tuales, y sobre todo, una voluntad de unin y cooperacin
para la conquista de un mejor future.


-15-








MANUEL A. AMIAMA


El primer modo es el de una comunidad que, por un
lento process de espontnea organizacin jurdica, llega,
en un moment dado, a darse cuenta de que todo ese orden
jurdico se ha ido jerarquizando hasta culminar en la cons-
titucin de un centro de autoridad que todos los asociados,
sin necesidad de mutuo acuerdo, aunque a veces mediante
la confirmacin de ese estado de cosas por medio de un
acuerdo ms o menos explcito, llegan a considerar como
la base de la organizacin jurdica.
La mayor parte de los pueblos que desde antiguo tiem-
po constituyen Estados, han creado leyendas en las cuales
se trata de fijar el moment y las circunstancias precisas
en que surgi en ellos un acuerdo para establecer un go-
bierno y por tanto un Estado. Pero la verdad parece ser
que, si hubo tales acuerdos, se trat ms bien de conven-
ciones para dar carcter explcito a una situacin social ya
existente, o para introducir cambios deliberados en la or-
ganizacin poltica existente desde un tiempo anterior. En
todos esos casos, se ha tratado casi siempre de un process
lento, acaso de siglos, como el de formacin de todos los
dems products de la cultural y la convivencia humans.
En otros casos, el process ha ocurrido de otro modo.
Comunidades que ya formaban Estados han realizado co-
lonizaciones sobre territories inhabitados o poco habitados,
o se han impuesto por la fuerza a otras comunidades en pro-
ceso de desarrollo y las han absorbido, creando as nuevas
comunidades que, por la obra de las metropolis, han asimi-
lado en relativamente pocos aos una cultural intensive, y
han podido as en un moment dado adquirir su indepen-
dencia y former un nuevo Estado, sin tener que atravesar
los largos perodos de consolidacin social y spiritual que
han necesitado otros pueblos para constituirse en Estados.
Tal es el caso, como lo seala Hauriou, de los Estados ame-
ricanos y de algunos de Asia, Africa y Oceana. Muchos
defects y tropiezos en la vida poltica de estos Estados,
se deben a esa formacin abreviada.
La Nacin.-Muchas veces se habla de Nacin y de Es-
tado, como si fueran la misma cosa. No lo son, sin embar-
go. La Nacin es el conglomerado popular que se forma na-


-16-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


turalmente, y que por fuerza de la convivencia sobre un
territorio determinado, llega a adquirir imperativamente,
como condicin para sobrevivir y mantenerse, una obliga-
da solidaridad social. A esto se aade una necesaria comu-
nidad de religion, de cultural, y de ligamiento jurdico. Si
a todo esto llega a poder agregarse una organizacin gu-
bernativa propia e independiente de toda otra comunidad,
la Nacin se convierte, como ya hemos dicho, en Estado.
La historic registra numerosos casos que demuestran
que ese es el process real de la formacin de las Naciones
y de los Estados. Pero registra tambin casos en que, de-
terminados pueblos, han llegado a constituir Naciones com-
pletamente aptas para funcionar como Estados, pero que
no han podido serlo por verse sujetas en el curso de su
desarrollo al dominio de otras comunidades previamente
constituidas en Estados y que han conservado, despus de
la superposicin, una situacin de superioridad como
Estados metropolitanos.
Proceso natural de formacin de la Nacin y del Esta-
do.-Por lo dicho anteriormente, se comprueba que las Na-
ciones lo mismo que los Estados son generalmente el resul-
tado de un process natural, que conduce a la solidaridad
social, unas veces fortificada por impulsos nacidos de la
conciencia de la utilidad comn y la mayor conveniencia, y
otros casos por la necesidad de sumar fuerzas contra pe-
ligros vecinos. Hemos visto tambin algunos casos en que
el process natural se precipita, por la obra de una cultural
debida a la accin de otro Estado sobre la comunidad. En
fin, se pueden citar tambin, a ttulo de curiosidad histri-
ca, algunos casos de Estados que han nacido sin previa pre-
paracin social para tener esa investidura, y slo por la
accin puramente jurdica y la conveniencia poltica de
otros Estados. Pero evidentemente se trata de casos excep-
cionales, que no alteran la regla general que preside la for-
macin de los Estados. Naturalmente, uno de los medios
de formacin del Estado es la conquista de su independen-
cia contra el Estado metropolitan.
Estado y Gobierno.-Los trminos Estado y Gobierno
designan claramente cosas diferentes, pero inseparables.


-17--









MANUEL A. AMIAMA


El Estado es la comunidad poltica que posee una organi-
zacin gubernativa propia e independiente. Sin gobierno
propio e independiente, la comunidad no es Estado, aun
cuando tenga el mismo vigor, la misma voluntad de inde-
pendencia y la misma riqueza y civilizacin que otras co-
munidades constituidas en Estados. El Estado supone el
Gobierno y el Gobierno supone el Estado.
El trmino Gobierno tiene hasta cuatro acepciones que
conviene examiner, para llegar a un concept claro de lo
que ms usualmente se entiende por ello en la teora y en
la ciencia polticas.
Unas veces -tal es por ejemplo la acepcin que le da
Hostos- design la actividad que se pone en juego para
conducir la vida del Estado y realizar los fines de ste.
Otras veces, y esto es lo ms corriente, se entiende
por Gobierno el conjunto de los organismos superiores que
dictan las medidas que regulan la actividad del Estado.
Esta acepcin es muy frecuente.
Una tercera acepcin asigna al trmino Gobierno la
significacin de Poder Ejecutivo.. Esta acepcin es muy
empleada por los escritores europeos, especialmente por los
franceses.
En fin, algunas personas, cuando hablan del Gobier-
no, se refieren al conjunto de las personalidades polticas
que, en un moment dado, manejan los resorts de los Po-
deres Pblicos.
En la Repblica Dominicana, de acuerdo con la Cons-
titucin, Gobierno es la actividad de la soberana national
que ejercen combinadamente el Congreso Nacional, el Pre-
sidente de la Repblica y las Cortes y Tribunales, o sea el
ejercicio de los poderes legislativos, ejecutivo y judicial.
Formas de Estado.-Con la cuestin de Estado y Go-
bierno se relaciona ntimamente la forma en que una y
otra organizacin se combinan y se han combinado a travs
de la historic. Por tratarse de una relacin en que, como
en toda relacin, se dan dos trminos por lo menos, algu-
nos usan en el enfoque de este problema la expresin de
formas de Gobierno y otros la de formas de Estado. La l-


-18-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


tima se emplea preferentemente en la actualidad (V. Lind-
say, El Estado democrtico moderno.
No conocindose con exactitud la historic primitive
de los pueblos, la cuestin de que se trata, respect a ellos,
slo puede sujetarse a conjeturas ms o menos fundadas.
Se cree que la forma primitive del Estado fue de tipo
patriarcal, confiado al ms viejo padre de la tribu, acaso
con el consejo de los sacerdotes y jefes guerreros. Proba-
blemente el patriarcado era vitalicio o se conservaba
hasta que el patriarca por la avanzada edad se pona vale-
tudinario. Tal vez en los tiempos de guerra el jefe guerre-
ro ms audaz o experimentado asuma el gobierno y lo con-
servaba despus, producindose as el caudillaje. De una
y otra forma nacera, por la fuerza de los hechos, la cos-
tumbre de que los hijos de los patriarcas o de los caudillos
heredaran la magistratura, y as sucesivamente, quedando
instituido el rgimen monrquico.
En los tiempos mejor conocidos por la historic, han
existido la monarqua military absolute, la monarqua oli-
grquica y la oligarqua o gobierno aristocrtico, como en
Venecia.
Como veremos ms adelante, en Grecia y en Roma, o
ms precisamente hablando, en Atenas y en Roma, y qui-
zs tambin en Cartago, hubo perodos en que la organiza-
cin estatal se acerc bastante a lo que hoy conocemos por
democracia representative.
En los tiempos modernos, la totalidad de las naciones
civilizadas estn organizadas por el sistema democrtico-
representativo, unas veces republican y otras monrquico.
Por esta razn, esta cuestin constitutional slo ofrece hoy
un inters histrico. El inters se ha desplazado hacia los
matices de la organizacin democrtica.
Origenes del Estado dominicano.-El sentimiento, de
parte del pueblo dominicano, de ser una comunidad social
diferente del pueblo que constitua la metrpoli, Espaa,
parece que comenz a nacer en el moment en que Juan
Snchez Ramrez consum, contra Francia, la reincorpo-
racin de la parte oriental de la isla a Espaa, despus de
la ocupacin resultante del Tratado de Basilea. Segn pa-


-19-









MANUEL A. AMIAMA


rece, algunos de los caudillos que acompaaron a Snchez
Ramrez en la revolucin reincorporadora pensaron que se
poda aprovechar la ocasin para emancipar al pueblo do-
minicano de todo dominio extrao. Esto ocurri en 1809,
cuando ya en la Amrica del Sur se haban producilo algu-
rnos levantamientos contra el dominio espaol.
Cuando, a comienzos de 1821, gobernaba la antigua co-
lonia, ya erigida en Provincia, Don Sebastin Kindeln,
,ste, en sus comunicaciones al Gobierno metropolitan, se
refera, con preocupacin, a ciertas inquietudes polticas
que, posiblemente, tenan que ver con la idea de una se-
paracin de Espaa, o de la autonoma.
A fines del mismo ao, el Licenciado Jos Nez
de Cceres se pronunci, ayudado por muchos elements
destacados, contra el dominio de Espaa y proclam la
creacin de un Estado independiente, al que llam Estado
Independiente de Hait Espaol, ponindolo bajo la pro-
teccin de la Gran Colombia. Para algunos, la creacin de
este Estado debe considerarse como el acta de nacimiento
poltico del pueblo dominicano. Para los partidarios de esta
idea, constitute un argument favorable a su tesis el he-
cho de que el movimiento emancipador de 1844 fuera lla-
mado por sus impulsores "Separacin de Hait", como para
indicar que se trataba de una revocacin de la unin im-
puetsa veintids aos antes del Hait Francs de Boyer
con el Hait Espaol creado por Nez de Cceres, aunque
shora sin ninguna vinculacin con la Gran Colombia.
Para otros, que constituyen mayora, el Estado domi-
nicano naci real y efectivamente con el pronunciamiento
contra el dominio haitiano en 1844 y la proclamacin de
la Repblica Dominicana, que llevaron a feliz resultado en
lo ideolgico, poltico y military, Juan Pablo Duarte, Fran-
cisco del Rosario Snchez, Ramn Matas Mella, Pedro
Santana, Antonio Duverg y otros gloriosos prceres.
La verdad es que, de no haber fracasado por la inter-
vencin de Hait la frgil obra de Nez de Cceres, es du-
doso que an sin esa intervencin esa obra se hubiera man-
tenido, con el apoyo de todos los hijos del pas, frente a
una decidida reaccin de Espaa, desde Cuba o desde Puer-


-20-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


to Rico, para deshacer la situacin creada por Nfiez de
Cceres, a favor de la sorpresa y casi con las caractersti-
cas de un golpe de Estado, puesto que Nez de Cceres
era, en el moment del levantamiento contra el Goberna-
dor Pascual Real, un caudillo poltico rodeado de influen-
cia por el hecho mismo de ser, o haber sido poco antes, alto
funcionario del gobierno de la Provincia.
El verdadero sentimiento de la nacionalidad dominica-
na se plasm en nuestro pueblo como un fenmeno de con-
traposicin contra el pueblo haitiano que lo domin de
1822 a 1844, completamente distinto por la raza, por la len-
gua, por la religion y por las costumbres. As naci tam-
bin la voluntad de la separacin y de la creacin de un Es-
tado independiente tanto de Hait como de Espaa, porque
se tena la impresin de que si Espaa hubiera querido en-
trafiablemente al pueblo dominicano, hubiera podido librar-
lo del yugo haitiano, sobre todo habiendo pasado ya en
Europa para ese tiempo la inquietud de las guerras napo-
lenicas.
El Estado dominicano naci, pues, segn la opinion
de la mayora de nuestros historiadores y crticos de his-
toria, con el levantamiento antihaitiano de 1844.
Pero an despus de la independencia de 1844, queda-
ban en el nimo popular restos muy vigorosos de la antigua
afeccin a Espaa, sentimiento que en algunos dominica-
nos, especialmente de las classes aristocrticas y acaudala-
das, se mezclaba con la preocupacin de que, si Hait in-
ta en una guerra con los dominicanos para restablecer la
unidad poltica de la isla, los dominicanos no podran re-
sistir esa fuerza, ya que Hait contaba en 1844 con una po-
blacin much mayor que la de Santo Domingo -500.000
habitantes contra apenas 80.000-, a menos que fuera con
la proteccin de una gran potencia amiga, Francia o Es-
paa, pero preferentemente Espaa.
La anexin a Espaa en 1861, realizada por Pedro
Santana, no se hubiera podido efectuar por la sola fuerza
poltica de ste, que ya estaba en decadencia, si no hubie-
ra contado con aquel fondo sentimental que recordaba to-
dava a la antigua Madre Patria, ni sin el temor que cier-


- 21--









MANUEL A. AMIAMA


tamente embargaba a muchos acerca de la dificultad de
resistir nuevos ataques haitianos, si stos se decidan a
romper la tregua patrocinada entire los dos pases en 1856
por Inglaterra, Francia y los Estados Unidos. No era ex-
trao a este temor el hecho de que los Estados Unidos es-
taban desgarrndose en esos mismos das en la sangrienta
.guerra de Secesin.
Pero, as como la ocupacin haitiana hizo nacer en la
mayora del pueblo dominicano la hostilidad contra el veci-
no pueblo usurpador, as la anexin a Espaa hizo compren-
der a los dominicanos que era indispensable iniciar y sos-
tener contra Espaa la guerra por la Restauracin de la
Independencia.
Esas dos luchas fueron pues las fraguas que templa-
ron definitivamente el sentimiento national dominicano y
dieron permanencia a la vocacin poltica que represent
la creacin del Estado dominicano en 1844.
En las luchas y vicisitudes que ha tenido despus el
pueblo domnicano, ese sentimiento nunca estuvo ya ms
ausente, y se consideraron siempre como etapas de prueba
y sacrificio, en aras del perfeccionamiento y el fortaleci-
miento de nuestra vida constitutional independiente.
El territorio.-Al proclamarse, en 1844, la Repblica
Dominicana, fue la aspiracin legtma de todos que el te-
rritorio del nuevo Estado fuera el mismo que Espaa ha-
ba cedido a Francia en 1795 por Tratado de Basilea, o sea
el determinado por el Tratado de Aranjuez de 1777. Los
cuidados de la guerra que hubo que sostener por doce aos
para proteger la independencia contra las intermitentes
invasiones de los haitianos, hicieron que se pusiera poca
atencin al aspect jurdico de la cuestin fronteriza. La
cuestin vino a considerarse al concertarse el Tratado de
Paz de 1874, despus de la Restauracin. El artculo 4 de
este Tratado estipul que comisarios de los dos pases tra-
zaran la frontera, de acuerdo con "las posesiones actua-
les". Cuando la Asamblea Nacional dominicana discuti
el Tratado para su ratificacin, algunos diputados hicie-
ron notar que esa frase no era adecuada, pues pareca in-
dicar que la Repblica aceptaba como lnea fronteriza la


-22-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


del moment del Tratado, o sea la de 1874, muy diferente
de la de Aranjuez, en perjuicio de la parte dominicana. Es-
tos temores fueron acallados y el Tratado recibi la rati-
ficacin. Cuando ms tarde se trat de trazar la frontera
o definirla explcitamente, aquellos temores resultaron jus-
tificados, pues los haitianos alegaron que la lnea de que
se trataba en el instrument de 1874 era la del uti posidetis,
o sea hasta lo que ocupaban los haitianos en dicho ao.
As comenz un debate entire los dos pauses que no vi-
no a terminar sino con los Tratados de 1929 y 1936, por
los cuales se fijaron los lmites definitivos de las dos Na-
ciones, los cuales fueron trazados sobre el terreno con pi-
rmides o hitos de concrete que van desde el ro Massacre
en el Norte hasta el ro Pedernales en el Sur, pasando por
el Sur entire los lagos Enriquillos y el Fondo. El territorio
situado al Este de esa lnea de unos 340 kilmetros de lar-
go, es el asiento de la Repblica Dominicana. Dichos Tra-
tados completan pues en este punto los artculos 3 y 4 de
la Constitucin relatives al territorio.


-23-




















PUNTO TERCERO


Concepto de Constitucin poltica.-Sentido lato y sen-
tido estricto.-Se puede hablar de Constitucin poltica en
un sentido lato y en un sentido estricto. En el primer sen-
tido, as como decimos que todo individuo tiene una cons-
titucin peculiar, flemtica, o sangunea, dbil o fuerte, de-
licada o vigorosa, del mismo modo decimos que toda Na-
cin tiene una Constitucin poltica, cuando reune las con-
diciones de un Estado, esto es, cuando posee una organiza-
cin gubernativa propia e independiente de toda otra co-
munidad. Es en este sentido lato en el que se expresa Fritz
Fleiner, cuando dice: "Toda la vida poltica se encuentra
sometida a un orden fundamental, escrito o consuetudina-
rio, que nosotros llamamos Constitucin del Estado. Ella
es la que provee de rganos al Estado y le hace capaz de
voluntad y de actividad. Por ella el Estado viene a ser una
persona jurdica, y seencuentra, mediante la gestin de
sus negocios, en situacin de verificar o realizar los fines
que le son propios (Instituciones de Derecho Administra-
tivo, comienzo del Captulo primero).
Es en ese sentido lato en el que emplean el trmino de
Constitucin muchos autores antiguos o los modernos que
hablan de los pueblos antiguos. En ese sentido lato, no se
prejuzga si la Constitucin es monrquica, oligrquica o
democrtica o liberal. Todava hoy no se niega que tienen
Constitucin muchas Naciones en que la organizacin gu-
bernativa que estatuyen es, por la forma o por el fondo, de
carcter absolutista en favor de los gobernantes o de la
clase social de la cual ellos deben salir.


-24 -









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


En un sentido ms estricto, se sobreentiende por Cons-
titucin un ordenamiento poltico fundamental de la Na-
cin que no se limita a establecer los rganos gubernativos,
sino tambin y muy principalmente los lmites de los pode-
res o facultades de esos rganos y las esferas de actividad
de los asociados que no pueden ser lcitamente invadidas
por las medidas de los rganos del gobierno, sean ellas le-
yes, decretos o sentencias o tratados internacionales. Co-
mo veremos ms adelante, para que existan estas Consti-
tuciones no es ni siquiera preciso que ellas estn escritas.
Pueden estar formadas por un conjunto de principios y
normas tradicionales, siempre que todos, autoridades y
pueblos, en todos sus actos, reconozcan la vigencia y supre-
maca de esos principios y normas y que se ajusten siempre
a ellos como un marco de mayor jerarqua. Los Estados
que tienen estas Constituciones suelen denominarse Estados
de Derecho, queriendo significar esta expresin que la
Constitucin no se 'imita a establecer las instituciones gu-
bernativas, sino que se propone restringir su accin den-
tro de esferas bien determinadas y consagrar ciertos dere-
chos intangibles para los asociados que los gobernantes no
pueden sobrepasar o vulnerar.
Constitucionalismno.-Constitucionalismo es un trmino
derivado de Constitucin en el sentido estricto. Como lo
destaca bien el professor Carl J. Friedrich, constituciona-
lismo es el movimiento o process histrico-poltico por vir-
tud del cual los pueblos modernos se esfuerzan por lograr
y van logrando poco a poco la conquista de Constituciones
que limitan en marcos bien definidos los poderes de los go-
bernantes y consagran contra sus interferencias y medidas
aquellos derechos cuyo libre ejercicio necesita la persona
humana para vivir con seguridad, bienestar y dignidad, y
para cooperar a la propia estabilidad y prosperidad leg-
'ima del Estado de que forma parte. Ms adelante veremos
que el nacimiento del constitucionalismo data de una poca
relativamente reciente, pero que sin embargo, tiene algu-
nas races en el pasado de Grecia y de Roma, cuyo recuer-
do e influencia se han mantenido siempre vivos para los
pueblos occidentales, a travs de la cultural.


-25-









MANUEL A. AMIAMA


Constituciones escritas y Constituciones consuetudi-
narias. Llamamos Constituciones escritas aquellas que
han- sido otorgadas o votadas por un magistrado o
por una asamblea con capacidad para hacerlo y que
por supuesto figuran estampadas en documents con
fuerza jurdica. La Constitucin de la Repblica Do-
minicana es, huelga decirlo, de este tipo. Pertenece a l
la mayora de las Constituciones de las Naciones modernas.
En cambio, llamamos Constituciones consuetudinarias a
aquellas que estn integradas por normas tradicionales re-
ccnocidas como supremas por los pueblos y los gobernantes.
Inglaterra es hoy ya la nica Nacin de importancia que
sigue apegada a una Constitucin consuetudinaria. Sin em-
bargo, como lo hace notar el professor Lapradelle, la Cons-
titucin inglesa misma no es ya consuetudinaria comple-
tamente. Consta ms bien de una parte de normas escritas
y de una porcin de reglas o principios consuetudinarios.
De ella, son escritas la Magna Carta, otorgada por Juan
sin Tierra en 1215, el Bill de Derechos de 1629, otorgado
y traicionado por Carlos I, el Acta de 1689 que afirma la
fuerza del Parlamento, el Bill de Establecimiento de 1701
que traslad los derechos dinsticos a la casa de Bruns-
wick-Hanover y la Ley de 1911, que disminuy los pode-
res de la Cmara de los Lores y autment los de la Cmara
de los Comunes en las materials financieras. El resto es
consuetudinario. Algunos Estados todava primitivos de
Asia y Africa, la mayor parte de ellos semisoberanos, tie-
nen an Constituciones consuetudinarias, de tipo patriar-
cal o desptico.
Conviene observer que el hecho de que se califique
una Constitucin como consuetudinaria, no significa ne-
cesariamente que sus normas no figure por escrito en al-
gunos documents, oficiales o cientficos. Lo que las carac-
teriza es que las normas no han sido dictadas como tales
por una autoridad o asamblea, sino que se han ido forman-
do por un lento process de cristalizacin y de reiterada
confirmacin por los actos de los propios gobernantes y
por el consenso de los pueblos.


-26-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


Constituciones rgidas y Constituciones flexibles.-
Ejemplos tpicos.-Caso de la Constitucin dominicana.-
Denomnanse Constituciones rgidas aquellas que han
sido votadas por una asamblea especialmente establecida o
apoderada para ello nicamente y que no pueden ser mo-
dificadas sino por una asamblea de la misma naturaleza,
y no por los rganos que ellas establecen para el ejercicio
del gobierno ordinario. Son rgidas tambin aquellas que,
una vez implantadas, no pueden ser modificadas sino por
un procedimiento especial y extraordinario, aunque este
procedimiento pueda ser iniciado y conducido por rganos
permanentemente establecidos por la Constitucin para el
gobierno ordinario. El primer caso es el de la Constitucin
dominicana. Su rigidez consiste en que, despus de' haber
sido implantada por una asamblea especial la de San Cris-
tbal, de 1844, nunca ha sido reformada ni puede ser refor-
mada sino por una asamblea igual, expresamente convoca-
da elegida por el pueblo para ese fin. El segundo caso es
el de la Constitucin de los Estados Unidos, la que votada
en 1787 por una asamblea expresamente convocada y ele-
gida para ello, no puede ser enmendada sino por un pro-
cedimiento especial y extraordinario, en el cual deben to-
mar parte el Congreso federal y las Legislaturas de los Es-
tados Unidos, como se ha hecho varias veces desde 1787,
o por una asamblea especial, sistema ste que aunque consa-
grado por la Constitucin (Ver Roger Pinto, La Crisis del
Estado en los Estados Unidos), nunca ha sido hasta ahora
utilizado. Puede citarse tambin como Constitucin rgida
la de Francia de 1875 a 1946, que no poda ser reformada
sino por una Asamblea Nacional resultante de la conjun-
cin del Senado y la Cmara de Diputados, organismos
permanentes de gobierno, pero con una mayora superior a
la necesaria para las decisions ordinarias.
Constitucin flexible es aquella que puede ser refor-
mada por la asamblea establecida para producer la legisla-
cin ordinaria. Otra vez el ejemplo tpico de Constitucin
flexible es Inglaterra, donde la Constitucin puede ser re-
formada por el Parlamento y sin ningn procedimiento es-
pecial, lo mismo que las leyes ordinarias. As se hicieron


-27 -









MANUEL A. AMIAMA


las agregaciones y reforms constitucionales de 1701 y de
1911, ya dichas. De donde result que formalmente hablan-
do en Inglaterra todas las leyes tienen la misma fuerza y
rango y ninguna puede ser tcnicamente considerada o de-
clarada como inconstitucional ni por el Poder Ejecutivo
ni por los Tribunales. Para poder distinguir pues entire las
leyes inglesas cules son las constitucionales y cules las
ordinarias, se hace preciso penetrar en su alcance y pro-
psito y esto no puede ser all obra de las autoridades como
tales, sino ms bien de los hombres de leyes y del propio
pueblo. Sin embargo, cualquier reform que signifique una
prdida o restriccin de derechos individuals que todos
los ingleses tengan por ya definitivamente adquiridos, co-
rre el riesgo de provocar una crisis poltica popular y la
cada del partido poltico que haya siquiera propuesto la
reform en el Parlamento. En Inglaterra, pues, la nica
garanta contra la inconstitucionalidad esencial de las le-
yes, reside en la cultural y el celo cvico del pueblo y de sus
lderes.
Como ya hemos dicho, la Constitucin dominicana per-
tenece al tipo de las rgidas. Ni siquiera ha prosperado
entire nosotros la idea de establecer un sistema de reform
similar al de los Estados Unidos, porque se ha querido de-
jar siempre como rbitro de las reforms al sufragio po-
pular. Como veremos much ms adelante, ni siquiera es
possible entire nosotros reformar, por ningn medio que sea,
el sistema poltico fundamental que consagra la Constitu-
cin, para que ste sea siempre republican, democrtico,
civil y representative.
Bosquejo histrico de la Constitucin dominicana.-
Puede decirse que la primera Constitucin dominicana fue
el conjunto de principios polticos y promesas formales con-
tenido en la Manifestacin dirigida al pueblo por los trini-
tarios el 16 de enero de 1844, de que ya hemos hablado en
el primer punto de estas notas. Se anunciaba all que el
propsito del grupo separatist era convertir la Nacin do-
minicana en un Estado unitario, respetuoso de la religion
catlica, republican, democrtico y representative. Al for-
marse la Junta Central Gubernativa, al da siguiente de


-28-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


la proclamacin de la Independencia el 27 de febrero, des-
pus de las medidas ms urgentes para asegurar el orden
interno, la administracin de los servicios pblicos ms
esenciales, y la obtencin de recursos humans y econmi-
cos con que proveer a la defense del nuevo Estado contra
la reaccin de Hait, los primeros pensamientos se orien-
taron hacia el establecimiento de una Constitucin escrita.
Se sabe (Vase Coleccin Trujillo, Recopilacin de Cons-
tituciones), que el prcer fundador de La Trinitaria,
Juan Pablo Duarte, prepare en esos das o tena preparado
un proyecto de Constitucin de su propia creacin, del cual
el reputado historigrafo cita algunos fragments. Pero
no fue ste el proyecto que se present a la Constituyente
de San Cristbal, sino uno diferente. En esta asamblea fi-
guraron muchos prohombres que seguramente conocan bien
la Constitucin Espaola de Cdiz de 1812, que estuvo en
vigor en nuestro pas, como Provincia de Espaa, hasta el
pronunciamiento de Nez de Cceres en 1821. Es eviden-
te, por la forma misma que se di a la Constitucin, que
los principles miembros de la asamblea de San Cristbal
conocan tambin la Constitucin de los Estados Unidos y
las Constituciones francesas iniciadas en 1791, as como
tambin las teoras polticas (Locke, Montesquieu, Rous-
seau) que las haban inspirado.
Sin grandes debates, la asamblea de San Cristbal
elabor la Constitucin en menos de dos meses y la procla-
m el 6 de noviembre de 1844. Ella consagr efectivamente
en sus lneas generals el program poltico anunciado en
la Manifestacin de agravios del 16 de enero del mismo ao.
En realidad, la discusin slo dur desde el 22 de octubre,
fecha en que la Comisin nombrada al efecto present su
informed y proyecto, hasta el 6 de noviembre. En la Asam-
blea figuraron diputados por todas las Comunes, incluso
las cuatro que estaban en poder de Hait en violacin del
Tratado de Aranjuez, o sean San Miguel, San Rafael, Hin-
cha y Las Caobas. De esos hombres, los ms prominentes
y los que ms influyeron en la estructuracin fundamental
de la Constitucin, que represent una transaccin entire
conservadores y liberals, fueron Manuel Mara Valencia


-29-









MANUEL A. AMIAMA


y Buenaventura Bez. La Constitucin estableci un go-
bierno civil; un sistema de Ejecutivo presidencialista, con
algunas concesiones al parlamentarismo. La consagracin
del gobierno civil no se logr sin fuerte pugna con el Pre-
sidente Santana, quien pretenda un rgimen military de
gobierno. Se le tranquiliz con una disposicin transitoria,
el artculo 210 propuesto por Don Toms Bobadilla, que
le daba plenos poderes mientras durara la guerra con Hait.
Sumner Welles, en su historic de la Repblica Domi-
nicana, pretend que slo en los models angloamericanos
se inspiraron los hombres de 1844 al concebir la Constitu-
cin. Manuel A. Pea Batlle, as como Javier Malagn Bar-
cel y Malaquas Gil Arantegu, han sefielado tambin la
influencia de la Constitucin de Cdiz en el pensamiento
de nuestros constituyentes, influencia que fue muy impor-
tante. En reciente conversacin con el professor Froiln Ta-
vres, ste me ha manifestado la misma opinion.
Despus de 1844, la Constitucin ha tenido varias re-
formas, la primera en 1854 y la ltima en 1947, pero que
no han alterado esencialmente la teora poltica que desde
el principio la inspir. Las reforms ms fundamentals
han sido: la reafirmacin del sistema bicamarista; la supre-
sin de la Vicepresidencia; la supresin del refrendo mi-
nisterial de los actos del Presdente; la instauracin del
sufragio director para las magistraturas polticas; la crea-
cin del recurso de casacin; la extension de los derechos
polticos a la mujer; la atenuacin de la pena de muerte;
la consagracin explcita del poder del Congreso para dic-
tar leyes reguladoras de las relaciones obreropatronales;
la consagracin de la posibilidad de la expropiacin para
fines de inters social; y la posibilidad de establecer juris-
dicciones contencioso-administrativas, ponindose as fin
a una polmica acerca de la cual hablaremos en el punto
XVII.


-30-



















PUNTO CUARTO


Proceso histrico del constitucionalismo.-El process
histrico de la organizacin de los Estados por medio de
Constituciones reguladoras de poderes comienza en Grecia
y en Roma, casi al mismo tiempo, y se contina an en
nuestros tiempos, como veremos al final de este punto. Es
a este desenvolvimiento a lo que llamamos, en estas Notas,
process histrico del constitucionalismo. Las Constitucio-
nes a que se refiere el examen de este process, son unas
veces consuetudinarias, a veces escritas, y en ciertos casos
no se puede afirmar ni lo uno ni lo otro, pues, como en lo
tocante a Grecia y a Roma en la antigedad, puede ser que
algunas de las Constituciones llegaran 'a escribirse, como
se escribieron otras muchas obras de historic, de literatu-
ra y de ciencias.
La aportacin griega.-La aportacin griega a la his-
toria del constitucionalismo toma especial relieve con la
Constitucin de Atenas, que fue siempre el ms democrti-
co de los Estados griegos. En sus mejores moments, el
Estado ateniense -la polis, como lo llamaban ellos- tuvo
una Constitucin que o-ganizaba, adems de un gobierno
poltico central, un. asamblea para hacer las leyes y para
juzgar las causes importantes, y juzgados menores para
las causes ms corrientes. Consagraba as un esbozo de la
division de los poderes. Aunque esta Constitucin no po-
na lmites a los poderes de los gobernantes, ni precisaba
los derechos individuals de los ciudadanos atenienses, la
diversidad de rganos gubernativos que estableca tenda a
proteger la libertad. Por otra parte, como hace notar Lin-


-31-









MANUEL A. AMIAMA


say (El Estado democrtico modern, primera parte), los
griegos, y especialmente los atenienses, siempre tuvieron
como un principio poltico fundamental, que los gobernan-
tes tenan que respetar, en sus acto-. leyes superores a
ellos. Esto ltimo tom cuerpo explcito en la filosofa es-
toica, que fu la creadora de la idea del Derecho Natural.
Aristteles, en su "Poltica", dice que reuni y exami-
n 1 :s Constituciones de 158 Estados griegos, lo que prue-
1-'. el inters que tenan los griegos de sujetar la actividad
gubernativa a una estructura jurdica. En contraposicin
a Platn, su maestro, partidario de un gobierno de la clase
aristocrtica, Aristteles prefera el sistema democrtico.
La aportacin romana.-La poca imperial.-Roma
tambin, en el mejor moment de su perodo republican,
esto es, desde la cada de Tarquino el soberbio hasta el pri-
mer Triunvirato, tuvo, adems de una magistratura eje-
cutiva, los cnsules, un Senado que haca las leyes, y pre-
tores que administraban la justicia. Era tambin un esbo-
zo de la division de poderes. Pero tambin, como los ate-
nienses, crean en la vigencia de leyes inspiradas por los
doses, que deban ser respetadas por los gobernantes. Esta
creencia se fortific ms tarde, cuando penetr en Roma la
idea del derecho natural nacida en Grecia con los estoicos.
Esta idea se mantuvo aun despus que se olvidaron las
antiguas instituciones republicans y los Emperadores de-
bilitaron el Senado y absorbieron de hecho el poder legis-
lativo. El cristianismo, al penetrar en Roma despus de la
imperatura de Augusto, reforz la idea del Derecho Natu-
ral. Este Derecho, no escrito, templ much el despotismo
o el absolutismo de algunos Emperadores, y si ello no se
tradujo en un progress para el constitucionalismo, influy
much en el mantenimiento de la libertad civil y en la for-
macin del derecho romano. Hay que acreditar tambin a
Roma el nacimiento de la idea de las libertades municipa-
les, que ms tarde habran de impulsar much los movi-
mientos democrticos, primero en Inglaterra y ms tarde
en la Europa continental.
La Edad media y el Derecho Natural como regulador
de la autoridad del Estado.-En toda la Edad Media, priv


-32-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


siempre la idea de que la autoridad de los monarcas y se-
flores feudales, que entonces nadie discuta, no era total-
mente absolute, puesto que deba ejercitarse de acuerdo
con los principios de un derecho superior, que la razn de
los hombres era capaz de encontrar por la inspiracin di-
vina. San Agustn en el siglo IV, San Isidoro de Sevilla en
el VII, y principalmente, Santo Toms de Aquino en el si-
glo XIII, se refirieron en sus obras a ese derecho superior
al poder de los gobernantes. La influencia del cristianismo
en esa poca di vigor a ese pensamiento medioeval. Por
otra parte, el cristianismo no influa entonces slo como
doctrine, sino directamente por la autoridad de los obispos
y sacerdotes de la Iglesia Catlica, todo lo cual templaba
la falta de una organizacin jurdica que limitara las fa-
cultades de los gobernantes y asegurara a los sbditos el
goce de ciertas libertades pblicas.
La Magna Carta inglesa.-El primer vagido del cons-
titucionalismo despus de la cada del Imperio Romano de
Occidente, ocurri en Inglaterra con el otorgamiento de la
Carta Magna por Juan sin Tierra en 1215, en el mismo siglo
en que Santo Toms en el Continente iba a reafirmar el
Derecho Natural. Fue arrancada a Juan sin Tierra por los
barones ingleses, pero sus concesiones, otorgadas a ttulo
irrevocable y a perpetuidad, favorecieron a todos los hom-
bres libres, aristcratas o no. En sntesis, la Carta Magna
o Magna Carta garantiz la seguridad y la libertad perso-
nal y la inviolabilidad del derecho de propiedad. Garantiz
tambin que la administracin de justicia se hara siempre
mediante un procedimiento que asegurara la defense de los
procesados. El original de la Magna Carta se conserve to-
dava en Inglaterra y durante la ltima guerra fue llevado
por un tiempo a los Estados Unidos, para preservarlo de
los incendios y destrucciones causados por los ataques ale-
manes.
El perodo absolutista.-El period absolutista se ini-
c" en la Europa occidental en los tiempos de La Reforma.
Desapareci en esa parte de Europa en distintos momen-
tos. En Inglaterra, con las revoluciones del siglo XVII.
En Francia, con la Revolucin del siglo XVIII. En los de-


-33 -









MANUEL A. AMIAMA


ms pases europeos, gradualmente un poco ms tarde, con
excepcin de Rusia, donde, despus del largo perodo ab-
solutista de los Zares, ha seguido el absolutismo comunista.
Las causes del absolutismo fueron, principalmente, la
cesacin o la atenuacin de la misin moderadora que ejer-
ca la Iglesia Catlica y la tendencia centralizadora qure
hubieron de adoptar los monarcas para acabar con el feu-
dalismo. En Francia, particularmente, a esos motivos se
agreg la necesidad de resistir las pretensiones de los Em-
peradores alemanes de convertir a los monarcas de los di-
ferentes Estados en vasallos.
El absolutismo asumi distintos matices en los dife-
rentes Estados de Europa. En algunos, como en Francia
y en Espaa, alcanz caracteres fanticos y derrochado-
res y tendencies belicosas, y en otros, como en los Estados
alemanes, fue ms ilustrado y tolerable para los pueblos
y para las dems naciones.
Los monarcas absorbieron en s toda la fuerza de la
soberana y llegaron a desdear el Derecho Natural, pre-
tendiendo que derivaban su poder de un origen divino y
que no era Derecho sino lo que ellos prescriban y manda-
ban. La ola del absolutismo se extendi hasta Inglaterra,
aunque tambin fue este pas el primero que reaccion con-
tra la omnipotencia real, como veremos en seguida.
Renacimiento del pensamiento constitucionalista.-El
despotismo y el fanatismo de Carlos I en Inglaterra, que
en el siglo anterior se haba separado de la Iglesia de Ro-
n a, determinaron una rebelin poltica, esta vez apoyada
por la mayora del pueblo y no slo por la clase aristocrti-
ca, que culmin en la conquista de una Ley de Derechos
que vino a agregarse a la Marga Carta, como parte de la
Constitucin iglesa. Nuevos intentos de despotismo monr-
quico produjeron nuevas luchas del siglo XVII, que obli-
garon a la monarqua a otorgar el Acta de 1689, por la cual
s< fortaleci el poder del Parlamento, institucin que vena
existiendo desde los tiempos medioevales, en constant lu-
cha con el rey. La Ley de Establecimiento de 1701, sta vez
votada por el propio Parlamento, convirti a ste en el su-
premo rgano del Estado ingls. Todas estas leyes, unidas


-134-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


al derecho poltico consuetudinario que las completaban,
integraron lo que desde entonces se conoce como la Cons-
titucin inglesa.
En el Continente no hubo movimientos constituciona-
listas en el siglo XVII ni en los primeros decenios del si-
glo XVIII, al vez a causa de la Guerra de Treinta aos, que
distrajo en Francia al pueblo con la victoria y a los pueblos
alemanes los dej exhaustos. Pero en cambio, renaci en
esos tiempos el inters por el Derecho Natural, que tanto
habra de influir despus en los movimientos polticos. En
esta poca nacieron las grandes obras de Hugo Grocio, Be-
rito Spinoza y Samuel Pufendorf, que, aunque de tenden-
cias conservadoras en cuanto a la organizacin del Estado,
resucitaron con gran vigor la idea medioeval de que por
encima de la autoridad de los monarcas y prncipes, haba
un derecho superior, que la razn humana poda deducir
ael pensamiento divino, y deba encauzarlos por la modera-
cin y la justicia. Estas obras ejercieron enorme influen-
cia sobre las classes cultas y tambin sobre las classes bur-
guesas que ya comenzaban a representar una fuerza im-
portante en la comunidad, y aunque ellas no trazaban un
program poltico revolucionario, fueron las precursoras
de las peticiones de reform estatal que surgieron poco des-
pus y de las sacudidas a que estas peticiones dieron lugar,
con mayor fuerza en Francia y con menor xito en las otras
naciones continentales de Europa.
Locke, Montesquieu, Rousseau.-Las obras polticas
de Juan Locke no determinaron ningn cambio en Inglate-
rra, sino que al contrario, fueron el panegrico de la "Glo-
roisa Revolucin" de 1688, de la cual salieron el acta de
1689 y la Ley de Establecimiento de 1701. En desquite, pro-
dujeron enorme efecto entire los colonos norteamericanos y
en la burguesa o clase media francesa, y aun entire mu-
chos elements del clero y de la aristocracia ilustrada.
Puesto que ya Inglaterra haba conquistado la divi-
sin de los poderes y tena afirmada la independencia del
Parlamento y de los Tribunales frente al poder del rey,
-el que por otra parte estaba frenado por los Ministros
agents del Parlamento-, el acento de la obra de Locke fue


-35-









MANUEL A. AMIAMA


puesto sobre la intangibilidad de los derechos individuals
frente al poder del Estado, como base de la felicidad y el
bienestar comn.
Las conquistas polticas inglesas y las obras de Locke
contribuyeron a crear en Francia un partido liberal y li-
brepensador, los llamados enciclopedistas, cuyas figures
ms eminentes fueron el barn de Montesquieu (Carlos
Secondat) y Juan Jacobo Rousseau. El primero, como se
v, perteneca a la aristocracia y tena una formacin prin-
cipalmente histrica y jurdica. Sus obras "Las cartas per-
sas", "Grandeza y decadencia de los romanos" y "El esp-
ritu de las leyes" contribuyeron a afirmar en el pensamien-
to del pueblo la necesidad de separar del rey la potestad
de hacer las leyes con la teora de la division de los poderes
en legislative, ejecutivo y judicial, y en general a crear
un clima de repulsa contra el despotismo en todas sus for-
mas. Juan Jacobo Rousseau era de la clase media ilustra-
da y ms bien socilogo y agitador poltico. Aunque era
ginebrino, resida frecuentemente en Francia -al revs
de Voltaire- y su prdica se diriga indudablemente al
pueblo francs. En su obra "El Contrato Social" y en otras
muchas que public, se concrete a proclamar y a tratar de
demostrar con arguments de gran elocuencia que la so-
berana o poder supremo de gobernar no resida en los ma-
gistrados, sino en el propio pueblo, o en lo que l llam la
"voluntad general" y que era a sta a la que competa or-
ganizar el Estado y dar las leyes.
La Constitucin de los Estados Unidos.-Hamilton, Ma-
dison y Marshall.-Las teoras de Locke, de Montesquieu
y Rousseau no slo encontraron eco en la Constitucin de
los Estados Unidos de 1787 y en las enmiendas que la com-
pletaron dos aos despus para consagrar expresamente
los derechos individuals, sino que contribuyeron a dar im-
pulso ideolgico a la Revolucin misma que de 1774 a 1782
logr la independencia de los Estados Unidos de la Coro-
na Britnica.
Deben citarse a Alejandro Hamilton y a James Madison
como los que, entire los prceres de la Revolucin Americana,
contribuyeron ms a armonizar la consagracin de las teo-


-36-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


ras de Montesquieu y Rousseau con las tradiciones y expe-
riencias de la vida colonial para crear una slida democra-
cia representative. La obra de John Marshall consisti en
hacer reconocer al Poder Judicial como mximo intrprete
de la Constitucin. Veremos esto con ms detalle en el vi-
gsimo segundo punto.
Las Constituciones francesas.-La Revolucin france-
sa de 1789, tendi desde el primer moment a dar a Fran-
cia una Constitucin escrita. Las primeras fueron la de
1791, monrquica y la de 1793, republican. En lo funda-
mental, ellas se inspiraron en una combinacin de las ideas
de Montesquieu y de Rousseau, estableciendo tres poderes
para el gobierno del Estado, la frecuente renovacin de
las asambleas legislativas por el sufragio del pueblo y la
inviolabilidad de los derechos individuals, principalmente
el de igualdad, seguridad, y libertad de pensamiento.
A pesar de que esas Constituciones fueron reemplaza-
das despus por otras al producirse la reaccin que signi-
ficaron la implantacin del imperio napolenico, la restau-
racin de los Borbones, el nacimiento del imperio de Na-
polen III y finalmente la Tercera Repblica en 1871, que
se rega por las Leyes Constitucionales de 1875, en todas
las cuales se suprimi la Declaracin de los Derechos del
Hombre y del Ciudadano, es opinion de muchos juristas
franceses (vase a Len Duguit, Manual de Derecho Cons-
titucional), que esa Declaracin no ha dejado nunca de ser
parte de la Constitucin Francesa. Y efectivamente, duran-
te todos los aos de la Tercera Repblica, los propios go-
bernantes de Francia siempre ajustaron sus actos al en-
tendido de que esa Declaracin constitua para los france-
ses una norma imperative y supreme para los poderes p-
blicos.
La Constitucin actual de Francia, aprobada por el re-
ferendum popular del 13 de octubre de 1946, consagra ex-
presamente la vigencia de la Declaracin de los Derechos
del Hombre y del Ciudadano, final homenaje a Locke y a
Rousseau y consagra otros de carcter social.
Resto de Europa.- Despus de la Revolucin francesa,
gradualmente todas las naciones de Europa fueron adoptan-


-37-









MANUEL A. AMIAMA


do Constituciones escritas que consagraron la division de los
poderes, la limitacin de sus facultades y los derechos indi-
viduales.
En el caso de Rusia, las cosas sucedieron de un modo
inesperado y extrao. El Zar estableci en 1905 una asam-
blea legislative, que se denomin La Douma, pero algo des-
pus volvi al sistema autocrtico. En 1917, como resul-
tado de su derrota por Alemania, los rusos derrocaron al
zar y establecieron una Repblica al tipo europeooccinden-
tal. El partido marxista no di tiempo a la consolidacin
de este rgimen y a favor de la sorpresa y de la inexperien-
cia poltica de las masas, implant por la violencia una dic-
tadura comunista. Sus Constituciones de 1924 y 1936 han
establecido un Congreso para el ejecicio del Poder Legisla-
tivo, pero todas las instituciones deben ser, por la Constitu-
cin misma, privilegio del proletariado, por lo cual ha esta-
blecido una tirana de clase en oposicin a los prncipios de
la democracia, que require, por definicin, la posibilidad
legal y efectiva de todos los ideales e intereses populares
de tomar parte en la gestin del gobierno, y especialmente
en las decisions del cuerpo legislative.
La emancipacin de la Amrica Latina y el Constitu-
cionalismo.-De 1804 en adelante todas las antiguas colo-
nias de Espaa, Portugal y Francia en Amrica se emanci-
paron y crearon Estados independientes. La primera Nacin
que en la Amrica Latina se hizo independiente fu Hait.
Cuba fu la ltima. A media que se fueron emancipando,
se sujetaron a Constituciones escritas inspiradas en el mo-
delo de la de Francia, en la de los Estados Unidos y en la de
la propia Espaa de 1812 (Constitucin de Cdiz).
Puerto Rico no ha conquistado la independencia, pero
s la condicin de Estado asociado a la Unin Norteameri-
cana y cuenta desde 1950 con una Constitucin que aprob
el propio pueblo puertorriqueo, con la sancin del Con-
greso de los Estados Unidos.
Por especiales causes polticas, Hait, Mxico y Brasil
tuvieron en algunos perodos Constituciones monrquicas,
pero a poco volvieron a la forma republican.


-38-









MANUEL A. AMIAMA


El constitucionalismo en los pueblos de Oriente y
del mundo.-Lel siglo XIX a los das presents, la mayor
parte de las Naciones libres de Africa, Asia y Oceona han
entrado en la va de las Constituciones escritas. Para no ci-
tar sino las naciones principles, Turqua ha adoptado una
Constitucin republican desde 1920; Egipto, en los lti-
mos tiempos, ha hecho lo mismo; China se di una Constitu-
cin republican en 1911; la India y Pakistn constituyen
Estados independientes republicans desde hace pocos
aos y se han dado Constituciones escritas; el Japn
conserve la forma de Estado imperial, pero despus de la
ltima guerra adopt una Constitucin escrita, ms demo-
crtica que la anterior; las antiguas principles colonies
inglesas de Africa y Oceana han conquistado su indepen-
dencia, aunque conservando su comunidad con las Nacio-
nes britnicas y tienen Constituciones escritas; en el mismo
camino entraron las Indias Orientales Holandesas al eman-
ciparse de Holanda (Repblica de Indonesia).
Puede decirse, pues, que todo el mundo civilizado ha
reconocido la conveniencia de sujetar su vida poltica fun-
damental a cnones escritos.


-39-



















PUNTO QUINTO


La soberana.-Evolucin histrica.-Preguntar por lo
que es la soberana, en la material poltica, es preguntar dn-
de reside el poder supremo de que dimana la autoridad del
gobierno del Estado. Se puede por tanto definir la soberana
como la autoridad ltima y supreme del Estado.
Entre los filsofos y escritores antiguos acerca del Es-
tado, la cuestin de saber dnde resida en ltimo trmino la
autoridad del Estado no fu discutida o debatida claramen-
te. Por ejemplo, en los tiempos de Aristteles, los historia-
dores, gegrafos, viajeros y filsofos, saban que haba pue-
blos, como Egipto y los imperios orientales y algunos de
la propia Grecia, que tenan gobiernos autocrticos, teocr-
ticos o aristocrticos, y que haba tambin otros que tenan
gobiernos democrticos. Incluso haban surgido opinions
distintas acerca de cul de esos sistemas era el mejor. Ya
hemos dicho que Platn favoreca el gobierno aristocrtico,
mientras que Aristteles era partidario de la democracia.
Pero la cuestin se mantena dentro del terreno de la pre-
ferecia de cada cual. No se debati la cuestin con la pre-
tensin de llegar a demostrar que, en trminos generals,
y conforme a la naturaleza del hombre, la sociedad y el
Estado, la soberana deba reconocerse siempre a los pro-
pis gobernantes, o al pueblo en que gobernaban. No dej
de haber algunos esbozos de crtica sobre este punto, pero
no lleg a formarse en la antigedad una doctrine sistem-
tica sobre la soberana poltica.
Sistema autocrtico.-Sistema democrtico.-La cues-
tin de la soberana se planted crticamente por primera


-40-








NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


vez en Francia en el siglo XVI. En esa poca, la situacin
de Francia era la siguiente: haba, por una parte, el rey
que aspiraba a centralizar en sus solas manos el poder po-
ltico; por otra parte, como residuo del feudalismo, ha-
ba en distintas regions de Francia ricos e influyentes
aristcratas -duques, prncipes y barones- que trataban
de conservar en sus manos algunas de las prerrogativas del
gobierno, an a costa de resistencia armada contra las fuer-
zas reales. Todo esto en el interior. Por lo que concierne
al exterior, el rey de Francia, aunque catlico, y contrario
a La Reforma, deseaba no estar bajo la tutela poltica del
Papa ni tampoco que se considerara a la monarqua como
una esfera de influencia del antiguo Sacro Imperio Roma-
no regido, aunque dbilmente ya, por Emperadores alema-
nes. Tal situacin la mantena el rey de Francia por la fuer-
za de las armas y de la diplomacia. Pero la monarqua ne-
cesitaba justificar esa situacin con una doctrine coheren-
te, que le sirviera de base. La elaboracin de esa doctrine
fue la obra de Juan Bodin (Jean Bodin). Bodino sostuvo
en su obra "Los siete libros de la Repblica" que, por de-
recho divino, la soberana temporal, esto es, el poder su-
premo poltico, perteneca en Francia al rey, con exclusion
de toda otra influencia.
Esta doctrine, que daba una posicin preeminente al
rey tanto en la vida internal, como con respect a la vida
international, constituy la base filosfica del absolutis-
mo o autocratismo, y se mantuvo en vigencia hasta fines
del siglo XVIII, cuando, contra la doctrine traditional de
Bodino surgieron opinions discrepantes, la ms apasiona-
-da y radical de las cuales fu la de Juan Jacobo Rousseau,
quien sostuvo enftica y decididamente que la soberana
resida en el pueblo y que era tiempo ya de reformar la or-
ganizacin del Estado para que fuera l quien diera las
leyes y dispusiera de los resorts del gobierno. Naci as
la doctrine democrtica de la soberana, en oposicin a la
vieja doctrine autocrtica defendida en Francia por Bodi-
no, en Inglaterra por Hobbes, y en otros Estados europeos
por filsofos y escritores de menor influencia. Rousseau no
lleg a propugnar un sistema concrete de organizacin es-


-41-









MANUEL A. AMIAMA


tatal, pero de sus obras se deduce que aspiraba a un gobier-
no sin rgano legislative -permanente y que por tanto no
pudiera hacer las leyes sino consultando en cada caso la
voluntad general, o sea el sistema llamado democrtico
puro.
Sistema conciliante consagrado por las Constituciones
modernas.-Representacin de la soberana.-De un modo
implcito o explcito, las Constituciones modernas consagran
el principio de la soberana popular, haciendo as homenaje a
la doctrine de Rousseau, pero han conciliado este reconoci-
miento adoptando al mismo tiempo el sistema de la repre-
sentacin de esa soberana, en cuanto a su ejercicio efecti-
vo y salvo en ciertos aspects, por funcionarios y organis-
mos que proceden, direct o indirectamente, de la volun-
tad popular, expresada frecuentemente por el sufragio. Esa
representacin se ejerce por funcionarios y cuerpos per-
manentes como instituciones, pero cuyo personal se renue-
va de tiempo en tiempo.
Slo una funcin se ha reservado en las Constituciones
modernas al pueblo mismo: la funcin electoral, de cuyo
ejercicio result la formacin del personal de los cuerpos
representatives y las instituciones representatives; y en
cierto modo, la funcin legislative supreme, puesto que to-
da reform constitutional debe ser el resultado de un pro-
cedimiento que esencialmente equivale a un referendum,
como lo veremos en el punto XXI.
Division de los poderes.-Las Constituciones modernas,
siguiedo el modelo de la Constitucin inglesa, de la Cons-
titucin de los Estados Unidos y la doctrine de Montesquieu
de que ya hemos hablado consagran adems el sistema de
la division del gobierno en tres diferentes rganos, legis-
lativo, ejecutivo y judicial, con el propsito de asegurar,
hasta donde ms sea possible, que la delegacin de la sobe-
rana en instituciones y cuerpos permanentes quede some-
tida a un sistema de frenos y contrapesos que no permitan
la prdida de la influencia de la voluntad popular en la
prctica del gobierno. A estas precauciones para resguar-
dar la soberana popular, se han agregado otras para que
la soberana popular misma no pueda convertirse, por la


-42-








NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


fuerza de las mayoras, en un peligro para otros intereses
populares legtimos. Las veremos en segudi.a
Los derechos absolutos.-Entre esas precauciones fi-
gura la consagracin, en beneficio de los asociados, de una
series de derechos, de carcter civil, cvico y poltico, con-
tra los cuales no pueden atentar las instituciones represen-
tativas permanentes, ni el Congreso, ni el Presidente de
la Repblica, ni las Cortes y Tribunales. Se llaman dere-
chos absolutos, por considerarse como anteriores y supe-
riores a la Constitucin. Ellos demarcan una esfera de com-
pleta libertad, que no puede ser invadida ni mermada por
ninguna media gubernativa, llmese ley, acto administra-
tivo o sentencia judicial, sin que ello constituya un atenta-
do a la ley poltica fundamental. Forman as, por tanto,
una porcin de la soberana popular que los asociados se
han reservado completamente y acerca de la cual no han
otorgado a ninguna institucin un poder representative.
Son un campo de democracia pura. Estos derechos absolu-
tos sern examinados en detalle ms adelante, en los pun-
tos sptimo y octavo.
Representacin de las minoras.-El principio de la
soberana popular se ha desvirtuado muchas veces, con la
creencia de que significa un derecho indiscutible de las ma-
yoras a imponer su criterio a las minoras, siendo lo cier-
to que la esencia de aquel principio es la discusin de to-
dos los asuntos de inters general del Estado por todas las
fuerzas sociales que constituyen su base. De ah que la ma-
yor parte de las Constituciones modernas se empeen en
establecer sistemas que aseguren o faciliten una represen-
tacin de las minoras en las instituciones del gobierno, por
lo menos en aquella que tiene a su cargo la misin princi-
pal, que es la creacin del derecho positive: el cuerpo le-
gislativo. En ciertos pauses, esta precaucin ha querido ser
llevada hasta el rgano ejecutivo, crendose, para tal efec-
to, un ejecutivo colegiado, como en Suiza y en la Repblica
Oriental del Uruguay.
La facultad de celebrar tratados.-Como vimos en la
historic, cuando Bodino formula en el siglo XVI en Fran-
cia su doctrinana de la soberana, no lo hizo slo para con-


-43-









MANUEL A. AMIAMA


solidar el poder real y por tanto el Estado absolutista en
lo interior, sino tambin para dar carcter absolute a la
voluntad del Estado en las relaciones internacionales. Lle-
vado esto a un extremo radical, como ocurre con todas las
doctrinas, aun con las que tienen un gran fondo de verdad
o de moralidad, quiso ser interpretado por muchos monar-
cas y estadistas como una negacin de la posibilidad del
Estado de contraer compromises internacionales que fue-
ran de carcter obligatorio, ni siquiera en el terreno moral.
Fu esta interpretacin extrema de la doctrine de la sobe-
rana national una de las causes que dieron lugar en esa
misma poca al nacimiento del Derecho Internacional P-
blico, cuya base fundamental es el pricpio "Pacta sunt ser-
vanda", esto es, que los pactos hechos por un Estado deben
ser cumplidos por ste, aunque ello signifique una restrict
cin de su soberana, cuando esto se ha hecho en beneficio
de un orden jurdico just y equilibrado entire las Naciones.
Por esto, se ha consagrado en casi todas las Constituciones
modernas -por modernas consideramos siempre las si-
guientes a la Revolucin Francesa- la facultad del Estado
de celebrar tratados. Lo que esto significa, realmente, no
es que puedan celebrarse tratados, lo que seria pueril, sino
que el Estado puede celebrar tratados que lo obligen fren-
te a otras Naciones, y que la existencia de esta obligacin
es superior a cualquier actitud unilateral, tomada en nom-
bre del principio de la soberana popular, como ocurra en
tiempos de los Estados absolutistas.
La autonoma regional.-La consagracin de la auto-
noma regional en la mayora de las Constituciones moder-
nas, represent otra important parte de concesin a ex-
pensas del principio de la soberana national. Significa que
las instituciones representatives nacionales al ejercer sus
poderes, en nombre de la soberana national, deben dejar
cierta esfera de accin gubernativa propia a las subdivisio-
res territoriales, sean estas Departamentos, Provincias o
Municipios, sobre materials de inters local y que no cho-
quen con los intereses verdaderamente nacionales. En el
punto XIX examinaremos con ms detalle las distintas for-
mas empleadas por las Constituciones para proteger los


-44-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


intereses regionales y locales, contra posibles excess de
la soberana national.
Teora consagrada por la Constitucin dominicana.-
La Constitucin dominicana en su artculo 13 reconoce co-
mo principio fundamental que la soberana reside en la
Nacin ("Slo el pueblo es soberano"). Pero para apreciar
los lineamientos de la teora poltica consagrada por nues-
tra Constitucin, es preciso examiner sus dems disposi-
ciones, que representan importantes restricciones a ese
principio desnudamente enunciado. La Constitucin no slo
dice que el gobierno es representative, sino que en efecto
organize el gobierno en forma representative. En cuanto
a esta organizacin, consagra la division de los poderes en
tres rganos, el legislative, el ejecutivo y el judicial. Con-
sagra los derechos absolutos. Establece un sistema de re-
presentacin de las minoras en las Cmaras Legislativas.
Reconoce al gobierno la facultad de celebrar tratados obli-
gatorios para la Repblica, mediante un procedimiento en
el cual deben actuar el Presidente de la Repblica y el Con-
greso. Consagra irrevocablemente la autonoma municipal
y hace possible la concesin de la autonoma a otras admi-
nistraciones, nacionales o regionales. Todo este sistema de
la Constitucin dominicana ser objeto de explicaciones
ms detalladas, en los puntos que siguen.
Por ltimo, la Constitucin dominicana aspira a que
el sistema poltico fundamental que ella consagra y estable-
ce, est a salvo de las variaciones poltico-partidistas que
puedan producirse en el future. En efecto, ella prohibe to-
da reform constitutional que se refiera a la forma de go-
bierno. Se trata de un voto poltico solemne, de una fuerza
moral que confa que siempre dominar la conciencia pol-
tica del pueblo dominicano y ser respetado por sus esta-
distas.


-45 -




















PUNTO SEXTO


Estructura fundamental de las Constituciones moder-
nas.-Como hemos visto, la inmensa mayora de las Cons-
tituciones modernas -pudiramos decir que casi la totali-
dad de ellas- son Constituciones escritas. La misma Cons-
titucin inglesa tiene por base muchos documents escritos.
A media que el sistema democrtico se ha ido afir-
mando en las Constituciones de los pueblos modernos, stas
han ido adqu iendo una estructura ms sistemtica, sobre
todo en aquellos pases en que, como el nuestro, cada vez
que se hace una reform sta se incorpora al texto general
de la Constitucin, de manera que el texto aparezca siem-
pre como un todo homogneo.
En todas las Constituciones escritas modernas, no obs-
tante las diferencias en los detalles de la estructuracin,
encontramos siempre tres parties fundamentals, que son,
una consagrada a la declaracin de los derechos absolutos
o humans, una destinada a la organizacin de las institu-
ciones del Estado y en fin una tercera en la que se estable-
ce el procedimiento para la reform constitutional.
Si examinamos las principles Constituciones moder-
nas, encontramos tres tipos de estructuracin: algunas, co-
mo la Constitucin de Cuba, son Constituciones de much
extension, que no se limitan a la declaracin de los dere-
chos humans, a la organizacin central del Estado y al
establecimiento del procedimiento de reform de la Cons-
titucin, sino que se proponen tambin organizer con cier-
to detalle muchas instituciones secundarias y complementa-
rias, como las Secretaras de Estado, el Gobierno Provin-


-46 -









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


cial y Municipal y establecen ciertas normas que en otros
pases se confan a la accin del legislator ordinario. De
este tipo son tambin algunas Constituciones de los Estados
de la Unin Americana, en las que vemos disposiciones has-
ta sobre el rgimen de las minas y de los transportes. Este
recargo de las Constituciones con previsiones que general-
mente se consideran ms propias del derecho administrati-
vo que del constitutional, tienen un motivo poltico. Obe-
decen al propsito de library la regulacin de ciertas ma-
terias de las mudanzas demasiado frecuentes que resultan
de la alternacin de los partidos en el gobierno. Algunos
critical este sistema, al cual acusan de restar a la Consti-
tucin sencillez y fundamentalidad. Para otros, es una ten-
dencia llamada a afirmarse, porque consideran que los in-
tereses de la democracia frente al creciente intervencionis-
mo del Estado y al predominio de los mtodos administra-
tivos, requieren como freno una regulacin de la actividad
administrative que est lo ms possible fuera del alcance
modificador de la propia Administracin y del legislator
ordinario.
En el otro extremo se sita el tipo de la Constitucin
sinttica, casi slo encaminada a la organizacin de los po-
deres pblicos y del procedimiento para la reform consti-
tucional, como lo era la Constitucin francesa de 1875, for-
imada por las Leyes de ese ao. La nueva Constitucin de
la Unin francesa, de 1946, no ha aumentado much en
extension en comparacin con la de 1875, aunque incluye
implcitamente o por va de adopcin la Declaracin de los
Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789. En ella no
se detalla ninguna de las atribuciones del Parlamento ni
del Poder Ejecutivo, salvo las que se refieren a ciertos nom-
bramientos de funcionarios de la ms alta categora pol-
tica y de los jueces del orden judicial.
En posicin intermedia, se encuentran otras Constitu-
ciones como la de los Estados Unidos y la nuestra, que ade-
ms de las previsiones que ya hemos calificado como de
fundamentals y caractersticas de toda Constitucin, se-
alan expresamente algunas atribuciones al Congreso, al
President de la Repblica y al rgano ms alto del Poder
Judicial (Suprema Corte de Justicia).
-47-









MANUEL A. AMIAMA


Consagracin de los derechos absolutos.-En la mayor
parte de las Constituciones, la consagracin de los derechos
absolutos de los ciudadanos y de los habitantes del Estado,.
ocupa un sitio de preferencia. En ciertos pases llega a te-
nerse el criterio de que lo esencial de una Constitucin es-
triba en la consagracin de esos derechos y que todo lo de-
ms es de menor importancia. En Inglaterra, donde tanto
se confa en la fuerza de la tradicin consuetudinaria, las
parties escritas de la Constitucin se refieren principal-
mente al aseguramiento de los derechos absolutos. En los
Estados Unidos, en la Constitucin de 1787 se dieron como
por sobrentendidos los derechos absolutos ya reconocidos
en las Colonias ms avanzadas en su organizacin polti-
ca que formaron el Nuevo Estado. Pero qued en pie un
gran descontento por este exceso de confianza. Dos aos ms-
tarde, fue preciso, para acallar este descontento, hacer una
important enmienda a la Constitucin, agregndole una
Declaracn de Derechos.
Organizacin de las instituciones del Estado.-La orga-
nizacin de las instituciones del Estado se inspira, en todas.
las Constituciones modernas, en el principio de la tridivisin
de los poderes y por tanto las Constituciones suelen consa-
grar gran extension a cada una de las instituciones que en-
carnan cada uno de esos tres poderes. Como veremos con
ms detalle en otro punto, las Constituciones modernas-
tienden a precisar en su propia esfera todo cuanto se rela-
ciona con el Poder Legislativo, no dejando, respect a esto,
ningn campo de accin a la legislacin ordinaria. Despus.
de los derechos absolutos, lo que ms preocupa siempre a
las asambleas constitucionales es demarcar con precision
la estructura y el funcionamiento de los cuerpos legislati-
vos, para que no puedan hacer nada respect de su propia
organizacin y tengan siempre como obligatorio marco el
de la Constitucin.
Por lo que respect al Poder Ejecutivo, las Constitu-
ciones generalmente se limitan a lo fundamental, permi-
tiendo que la legislacin ordinaria complete el sistema de
su funcionamiento. Para el Poder Judicial, las Constitu-
ciones suelen ser ms parcas an: generalmente las Cons-


-48-








NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


tituciones abandonan al legislator ordinario la demarca-
cin de la competencia de las Cortes y Tribunales que lo
integran. En el caso de Francia, no obstante ser la patria
del ilustre escritor que sistematiz ms elocuentemente la
teora de la division de los poderes, los estadistas y an
muchos de los tratadistas de derecho pblico se negaron
siempre a reconocer el poder judicial como un poder dife-
rente al poder ejecutivo. En las Constitucionales de 1875,
la justicia no aparece organizada como un poder, sino im-
plcitamente como una rama especial de la administracin
ejecutiva. La reciente Constitucin de 1946 es menos tmi-
da, pues organize una nueva institucin --el Consejo Supe-
rior de la Magistratura- cuya misin es asegurar el nom-
bramiento y la promocin de los jueces en una forma que
no depend enteramente como antes del Poder Ejecutivo.
La inamovilidad de los jueces del orden judicial se ha con-
vertido adems en un precepto constitutional. En esencia,
pues, la nueva Constitucin francesa ha reconocido al po-
der judicial como una fuerza independiente del Poder Eje-
cutivo.
Aun cuando hay an muchas Constituciones escritas
que silencian por complete las instituciones administrativas
secundarias, como Departamentos, Provincias y Comunes,
la mayora de ellas adopta un sistema contrario, aunque
abandonando al legislador ordinario la tarea de definir en
detalle sus atribuciones, salvo algunas muy fundamenta-
les, como las de establecer tributos y sanciones.
Procedimiento para la reform constitucional.-A esta
material se consagra generalmente en las Constituciones
modernas una buena parte de su articulado. Ya veremos
esto con ms detalle en el punto XXI de estas Notas.
Estructura de la Constitucin dominicana.-La Cons-
titucin dominicana, con la estructura que le ha dado la
ms reciente de las reforms, o sea la del 10 de enero de
1947, est integrada por 16 Ttulos, subdivididos, algunos
de ellos, en Secciones. La division no es siempre muy siste-
mtica, puesto que algunas materials, como por ejemplo, to-
do lo que en ella se refiere al Poder Legislativo, pudiera ser
objeto de un solo Titulo subdividido en Secciones, en vez de


-49 -








MANUEL A. AMIAMA

ser objeto, como lo es, de various Ttulos, como si los distin-
tos aspects fueran materials distintas.
El Ttulo I se refiere a la Nacin, al Gobierno y al Te-
rritorio; el Ttulo II a los Derechos Individuales; el T-
tulo III a los Derechos Polticos; el Ttulo IV a la Sobera-
na; los Ttulos V, VI y VII al Poder Judicial; el Ttulo X
a la Cmara de Cuentas; el Ttulo XI a los Ayuntamientos;
el Ttulo XII al Rgimen de las Provincias; el Ttulo XIII
a las Asambleas Electorales; el Titulo XIV a la Fuerza Ar-
mada; el Ttulo XV, se integra de varias Disposiciones Ge-
nerales; y el Ttulo XVI y ltimo, a las Reformas Consti-
tucionales.
Los 16 Ttulos indicados comprenden un total de 112
artculos.
El texto de la Constitucin tiene un total de aproxima-
damente 3,000 palabras.



















PUNTO SEPTIMO


Los derechos absolutos.-Son derechos absolutos aque-
llas prerrogativas del hombre que, en el concept de la vida
modern de la humanidad, se consideran indispensables
para que el hombre pueda cumplir normalmente sus fines
naturales y sociales. Aunque estos derechos se consagran
en las Constituciones para precisarlos y reafirmarlos, se
sostiene en la Teora Poltica que su existencia es superior
y anterior a todo pacto constitutional. Su revelacin y reco-
nocimiento ha ido ocurriendo a travs de la historic y su
nmero se ha ido haciendo ms nutrido a media que la
sociedad ha ido progresando en moralidad y en activida-
des. Los derechos absolutos son llamados tambin derechos
del hombre, derechos individuals, derechos fundamentals,
derechos inherentes a la personalidad humana y tambin
derechos humans. La Constitucin dominicana los deno-
mina derechos individuals y tambin derechos inherentes
a la personalidad humana. Los primeros derechos del hom-
bre fueron reconocidos, por va constitutional, en Inglate-
rra con la Carta Magna. En la Constitucin de los Estados
Unidos, fueron consagrados en la parte preambular de una
manera implcita y de manera explcita en la primera en-
mienda que se hizo a la Constitucin. Al ocurrir la revolu-
cin Francesa, los principles derechos individuals que re-
conocemos hoy fueron consagrados en un document me-
morable votado por la Asamblea Nacional que se conoce con
el nombre de Declaracin de los Derechos del Hombre y del
Ciudadano. En esta Declaracin, la Asamblea Nacional se
inspir principalmente en las doctrinas de Locke y Rous-
seau.


-51-









MANUEL A. AMIAMA


Los derechos del hombre figuran hoy expresamente
reconocidos, en una u otra forma, y con diferencias pocos
fundamentals, en todas las Constituciones democrticas
que merecen este calificativo. Slo hay divergencias en lo
relative a la inviolabilidad de la vida, porque en muchos
pases existe todava la pena de muerte.
Desde el principio de su constitucin la Organizacin
de las Naciones Unidas se esforz por hacer aceptar a todas
las Naciones que integran ese magno organismo interna-
cional, una convencin sobre Declaracin Universal de los
Derechos Humanos. La convencin fue lograda y se procla-
m en Pars el 10 de Diciembre de 1948. La Repblica Do-
minicana suscribi y ratific esta convencin al poco tiem-
po de ser preparada.
En las notas que siguen, se analiza el sentido de los
principles derechos individuals reconocidos por las nacio-
nes modernas.
La inviolabilidad de la vida.-La cuestin de lo, pena
de muerte.-Desde el punto de vista filosfico, la inviolabi-
lidad de la vida constitute, sin duda alguna el primero y el
ms grande de los derechos del hombre, puesto que es la
vida el hecho o la condicin necesaria para que haya socie-
dad humana. Sin embargo, este derecho no se estima como
inviolable en todas las naciones del mundo. Numerosas na-
ciones de avanzada civilizacin y de organizacin demo-
crtica, niegan todava carcter absolute a esta prerroga-
tiva humana. Entre nosotros, ha habido alternatives en la
Constitucin. Desde 1844 hasta 1908, la Constitucin do-
minicana no consagraba la inviolabilidad de la vida y por
tanto poda establecerse y pronunciarse la pena de muerte
para ciertos crmenes. Muchos dominicanos eminentes se
manifestaron en ese perodo radicalmente contrarios a que
la Constitucin, con su silencio al respect, permitiera la
existencia y aplicacin de la pena de muerte.
A fines del siglo pasado, el notable jurista Rafael Jus-
tino Castillo (en 1886) public una tesis contra la pena de
muerte. El insigne Eugenio Mara de Mostos se pronunci
igualmente contra esta pena en sus ctedras de Derecho
Constitucional en el Instituto Profesional, que se publica-


-52-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


ron en 1897. Este movimiento de ideas di lugar a que se
lograra una primera conquista en 1908. La reform cons-
titucional de ese ao prohibit la pena de muerte por deli-
tos polticos. En fin, la reform de 1924 la suprimi para
todos los casos y en ese misma ao el Congreso dict una
ley por virtud de la cual en todos los casos en que el Cdigo
Penal estableciera la pena de muerte, slo se aplicara la
de trabajos pblicos por treinta aos, y la de veinte aos
cuando se reconocieran circunstancias atenuantes.
En 1942 hubo una reform constitutional. Seguramen-
te debido a la circunstancia de que en ese ao la Repblica
se encontraba en estado de guerra con las potencias totali-
tarias, se introdujo de nuevo la pena de muerte en la Cons-
titucin, pero con la important reserve de que slo podra
aplicarse en los casos de traicin, espionaje y otros crme-
nes de lesa patria y siempre, adems, que en el moment
del pronunciamiento y ejecucin de la pena, la Repblica se
encuentre en estado de guerra con nacin extranjera. Como
puede advertirse, son tantos los requisitos, que prctica-
mente puede decirse que en la Repblica Dominicana no
existe la pena de muerte. El texto es el inciso 19 del articulo
6 de la Constitucin.
La libertad de conciencia y de cultos.-Importancia
histrica del problema.-La libertad de conciencia consis-
te en el derecho que se reconoce a todo hombre de tenr, en
material de religion, las creencias intimas que estn ms
de acuerdo con su razn, su tradicin y educacin. La li-
bertad de cultos consist en el derecho que a todo hombre
pertenece de manifestar, por actos externos, la intimidad
de sus creencias religiosas. La libertad de conciencia y de
cultos ha representado para el hombre una de las conquis-
tas ms difciles. Este process de conquista, esta lucha no
ha cesado todava completamente, ni siquiera en muchas
de las naciones ms civilizadas. La primera Nacin que re-
conoci constitucionalmente la libertad de conciencia y de
cultos fue la Unin Norteamericana, al conquistar su Inde-
pendencia. En ese moment, ni an Inglaterra, madre de
ctras muchas libertades, la haba reconocido. La misma De-
claracin de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, me-


-53 -









MANUEL A. AMIAMA


morable fruto de la Revolucin Francesa, fue reticente en
este punto.
En la Repblica Dominicana, la Constitucin en el in-
ciso 39 del artculo 6, consagra la libertad de conciencia y
de cultos, sin otra limitacin que el respeto debido al orden
pblico y a las buenas costumbres. Sin embargo, el Art.
93 de la Constitucin estatuye que las relaciones de la Igle-
sia Catlica Apostlica Romana y el Estado seguirn sien-
do las mismas que son actualmente, en tanto que la reli-
gin Catlica Apostlica Romana sea la que profese la ma-
yora de los dominicanos. Existe pues entire nosotros, desde
la fundacin de la Repblica, un modus vivendi de carcter
constitutional en material religiosa, en virtud del cual la
religion Catlica Apostlica Romana es en cierto modo la
religion del Estado o aquella a la cual el Estado puede l-
citamente concederle ciertos privilegios legales y adminis-
trativos, siempre que con ello no se lesione el principio de
la libertad de conciencia y de cultos, reconocida a todos los
asociados. En la prctica, esta libertad existe efectivamen-
te y de ella disfrutan todos. Conviene advertir que en el
concept de religion no pueden ser incluidas ciertas prc-
ticas de carcter orgistico y salvaje y que por tanto estas
prcticas no pueden beneficiarse de la libertad constitucio-
nal que comentamos.
Tampoco se incluyen entire las confesiones religiosas
permitidas por la amplitud del principio constitutional,
aquellas cuyos credos, bajo el disimulo de religiosidad, obli-
gan a los asociados o feligreses a resistir el cumplimiento
de las leyes aplicables a la generalidad de los asociados.
Libertad de expresin del pensamiento.-Para el hom-
bre que vive en sociedad, es condicin fundamental la li-
bertad de expresin del pensamiento, que no es otra cosa
que la expresin de la libertad de conciencia, en un radio
ms amplio que el de la creencia religiosa. Esta libertad es
esencial al hombre especialmente en material poltica. Se de-
nomina tambin libertad o derecho de libre opinion. Es un
derecho multiple o complejo, que abarca tanto la libertad
de hablar como la de escribir y la de trasmitir el pensa-
miento por cualquier medio que sea, conocido o por cono-


- 54 -









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


cerse. Su manifestacin ms important es la libertad de
imprenta y de prensa, esto es la de publicar libros y peri-
dicos con toda clase de opinion sobre materials religiosas,
polticas, cientficas o de cualquier otra naturaleza. Su con-
quista por las socedades democrticas no ha sido cosa fcil.
La lucha por esta libertad contina todava. Aun en la ac-
tualidad, hay grandes porciones de la humanidad donde
esta libertad no existe o donde su ejercicio conlleva trabas
y dificultades y aun peligros extremos para la seguridad
y la vida.
En la Repblica Dominicana, la Constitucin consagra
el derecho de expresar el pensamiento sin sujecin a cen-
sura previa, en el inciso 5 del artculo 6. Dicho texto se li-
mita a establecer la posibilidad de sanciones contra los que,
abusando de este derecho, atenten contra la honra de las
personas, el orden social o la paz pblica. Se consagra as
en esta material un rgimen represivo a posteriori, pero no
una previa restriccin al ejercicio del derecho, que es lo
esencial en este punto.
Derecho a la seguridad individual.-Este derecho con-
siste en la libertad fsica de accin y de movimiento y de
no encerramiento o encarcelamiento sin causa justificada
en la ley. Fue objeto de las primeras declaraciones en la
Carta Magna que ya hemos examinado antes. Es una liber-
tad de extrema importancia, puesto que el hombre ama y
necesita la libertad fsica casi tanto como la vida. Est con-
sagrada en todas las Constituciones del mundo, salvo en
aquellas que slo tienen de Constitucin el nombre.
Proyecciones principales.-La seguridad individual,
que significa la seguridad fsica, constitute una libertad
muy compleja, y se descompone en mltiples garantas, to-
das coadyuvantes al mismo fin. Comprende la prerrogati-
va del individuo de no ser sometido a apremio corporal,
esto es, a encarcelamiento, por deudas ordinarias y nor-
malmente contradas, es decir, sin intervencin del fraude
o sin infraccin a las leyes penales. El apremio corporal o
encarcelamiento por deudas estaba a la orden del da en el
antiguo rgimen, esto es, hasta la Revolucin Francesa y
la revolucin emancipadora de los Estados Unidos. En la


-55-









MANUEL A. AMIAMA


propia Inglaterra, esta inhumana prctica estuvo en vigen-
cia hasta los tiempos que Charles Dickens describe en sus
famosas novelas, o sea hasta los primeros aos del siglo
XIX. Comprende tambin la seguridad individual la garan-
ta contra prisiones y detenciones por orden de los funcio-
narios administrativos y la de slo defender, en esta ma-
teria, de las autoridades judiciales, y aun esto con requisi-
tos formales. Comprende tambin el derecho de no ser juz-
gada una persona dos veces por la misma causa, lo que cons-
tituye la regla denominada non bis in idem.
Comprende la garanta de no tener nadie que declarar
en contra de s mismo, en ninguna circunstancia, ni aun a
peticin o requerimiento de las autoridades judiciales. En
la poca actual en ciertos pauses incluso de los ms demo-
crticos, esta garanta est padeciendo infortunadas vulne-
raciones. Comprende tambin la seguridad individual la
garanta de no sufrir ninguna condena, por leve que sea
la pena, sin juicio en audiencia pblica o sin una citacin re-
gular. Todo este conjunto de garantas para las causes
judiciales se denomina en el derecho anglo-sajn debido
procedimiento legal y figure en la Carta Magna, de donde,
con ampliaciones y precisiones, ha pasado a todo el derecho
constitutional democrtico. Se exeptan de la audiencia p-
blica los casos disciplinarios, habindose establecido que
esta omisin tampoco es possible cuando las penas excedan
de la naturaleza puramente disciplinaria. La seguridad in-
dividual comprende tambin el derecho de ser sometido
todo presunto infractor a un juez o tribunal competent,
dentro de las cuarenta y ocho horas de la detencin, sin
lo cual debe ordenarse la libertad, as como el derecho a
una providencia formal dentro de las cuarenta y ocho ho-
ras del sometimiento al juez o tribunal competent. En fin,
comprende tambin como supreme garanta el derecho a
recobrar la libertad en los casos de prisin arbitraria o
illegal, por un procedimiento expeditivo, que es lo que se
llama el procedimiento de Habeas corpus, que naci en In-
glaterra en la Edad Media y se ha generalizado en todos
los pases democrticos.
En la Repblica Dominicana, todo lo relative al dere-
cho a la seguridad individual figure en el inciso 12 del ar-
-56-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


tculo 6 de la Constitucin, el cual constitute uno de los fun-
damentos ms slidos de la organizacin poltica y del De-
recho Constitucional dominicano. Su texto est complemen-
tado por la Ley de 1915, de normal aplicacin en nuestros
Tribunales y Cortes de Apelacin.
Inviolabilidad del domicilio y de la correspondencia.-
El hombre, an desde su estado primitive, se ha preocupa-
do por tener una vivienda. En esta vivienda se acoge con
sus familiares. Quiere y ha querido siempre que esta vi-
vienda est protegida en su intimidad contra toda curiosi-
dad extraa. No es slo su vivienda material, sino su ho-
gar, su refugio spiritual. Este poderoso instinto familiar
hacia la proteccin de la vivienda privada ha debido tener
expresin en la organizacin jurdica de los pueblos y ha
dado nacimiento, por el inters de todos los asociados en
una comunidad, al derecho a la inviolabilidad del domici-
lio. En esta expresin, el trmino domicilio recupera su
sentido etimolgico y se refiere, no al lugar de la ubica-
cin jurdica del individuo como en el derecho civil, sino
al santuario donde el hombre, con su familiar, habitat regu-
larmente y donde concentra lo ms ntimo y privado de su
actividad. El derecho a la inviolabilidad del domicilio fue
consagrado por primera vez en Inglaterra por la Carta Mag-
na y se ha convertido, en las Constituciones de todos los
pueblos civilizados, en uno de los derechos fundamentals
del hombre.
En la Repblica Dominicana, la inviolabilidad del do-
micilio est consagrada por el inciso 9 del Art. 6 de la
Constitucin. No es tan absolute este derecho que, abroque-
lado con l, el asociado pueda cometer impunemente y a
salvo del brazo de la justicia atentados contra la propia
sociedad en que vive.
El texto constitutional provee que las autoridades pue-
dan penetrar en el domicilio de las personas, cuando se
trate de casos previstos por la Ley y con las formalidades
que ella prescribe.
Tan sagrado como la privacidad del hogar, es para el
hombre el secret de la correspondencia que sostiene con
sus familiares, amigos y relacionados. No solamente le in-


- 57-









MANUEL A. AMIAMA


teresa este secret por razones sentimentales, sino tambin,
en ciertas circunstancias, por motivos de inters econmi-
co. Pinsese, por ejemplo, en los hombres de ciencia que in-
tercambian sus ideas y noticias sobre una investigacin que
estn realizando, de cuyos resultados pueden defender be-
neficios justificados. Pinsese, en el caso de los comercian-
tes que, lcitamente, necesitan, para proteger sus negocios,
evitar la competencia de sus colegas. Por esto, el derecho a
la inviolabilidad de la correspondencia ha debido ser con-
sagrado como una prerrogativa, fundamental para la vida
en sociedad, en los Constituciones modernas.
La Constitucin dominicana consagra este derecho en
el inciso 8 del Art. 6. A la correspondencia ordinaria nues-
tro texto constitutional asimila los dems documents pri-
vados e incluye en la categora de correspondencia las co-
municaciones telegrficas, telefnicas y cablegrficas. Se
interpreta adems que estas indicaciones no son limitativas.
La proteccin debe extenderse a cualquier otro medio de
comunicacin que pueda ingeniarse por la mente humana
en el future. Como en el caso anterior, este derecho no pue-
de ser absolute. En ciertos casos, la correspondencia puede
registrarse y ocuparse, pero slo mediante procedimientos
legales y siempre que se trate de la sustanciacin de asun-
tos que se ventilen en la justicia y haya, por supuesto, in-
ters pblico en tal sustanciacin.
La libertad de enseanza.-La libertad de enseanza
represent la necesaria reaccin contra el rgimen que im-
per en la mayor parte de los pueblos hasta hace algunos
siglos, segn el cual slo el clero o funcionarios del Estado
tenan el privilegio de educar e instruir. Se descompone
esta libertad en dos prerrogativas distintas, pero comple-
mentarias la una de la otra. La primera, la libertad de en-
sear a otro que se reconoce a todo el mundo, sin lo cual
la cultural carecera de la fuerza expansive que conviene
a la perfeccin del hombre y de la sociedad. La segunda,
la de ensear cada cual la verdad segn cada cual la crea,
sea en el orden religioso, cientfico, artstico o de cualquier
otra naturaleza, sin lo cual la cultural se estancara por el
dogmatismo. En ciertos pauses, se ha pretendido dar una in-


-58-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


terpretacin tan extrema a la libertad de enseanza, que
se ha cado en el extremo vicioso de sostener que el Estado
no debe mantener agents para la enseanza, a fin de que,
por la fuerza que de hecho tiene el Estado y la influencia
que lo rodea, la libertad de enseanza de los particulares
no sufra menoscabo. Hoy se reconoce que la libertad de en-
sear debe corresponder no slo a los hombres, considera-
dos individualmente, sino tambin a las instituciones, in-
cluso a las pblicas. En los tiempos contemporneos, se ha
llegado a algo ms an: a la nocin de que el Estado, no
;slo tiene el derecho de participar en la enseanza, sino
que tiene el deber de hacerlo, aunque sin caer en los dogma-
tismos que en el pasado provocaron los privilegios de las
instituciones clericales.
Entre nosotros, el inciso 4 del Art. 6 de la Constitu-
cin consagra la libertad de enseanza. Su texto dispone
que la instruccin primaria estar sujeta a la vigilancia
del Estado. Prescribe la obligatoriedad de esta enseanza
para los menores de edad escolar, en la forma que establece
la ley. Provee la gratuidad de esta instruccin, la prima-
ria, en los establecimientos oficiales y, para los fines de
esta gratuidad, asimila a ella la instruccin que se da en
las escuelas agrcolas, de artes manuales y economa do-
mstica. Esta important garanta para la cultural popular
se estableci con la reform constitutional de 1942.
Libertad de asociacin y reunin.-El hombre es un
ar eminentemente social, segn lo confirm la historic.
Tanto por razones instintivas como sentimentales, y tam-
bin por motivos de conveniencia para el mejor xito de sus
actividades particulares, gusta de asociarse con otros en
una forma ms estrecha y circunscrita que aquella en que
est vinculado con los otros hombres en la ms amplia pe-
ro ms difusa comunidad que constitute la Nacin. Para
que el hecho de la asociacin, duradero o eventual, pueda
nes con sus asociados y compaeros de grupo. Para el ejer-
cicio eficaz de su actividad poltica, la libertad de asocia-
cin y de reunin es particularmente indispensable. Por
esta circunstancia las Constituciones democrticas moder-


-59-









MANUEL A. AMIAMA


nas no olvidan nunca consagrar esta libertad, o esta double
libertad, en una forma expresa e inequvoca.
La Constitucin dominicana consagra ambos derechos,
que son de una misma naturaleza, en el inciso 6 del arttulo-
6. Naturalmente, este derecho slo puede ejercerse para
fines pacficos y as lo puntualiza el texto constitutional,
aunque no era indispensable hacerlo, puesto que todo de-
recho, para ser absolute, necesita por definicin tener por
mira una finalidad lcita, de modo que no tienda a lesionar
el inters de los dems asociados. En cierto modo, los de-
rechos absolutos que hemos examinado en este punto, se
refieren a la seguridad y a la tranquilidad espirtual. En
el prximo punto, examinaremos otro grupo de derechos.
absolutos, que interesan al hombre desde un punto de vista
econmico.


-60-



















PUNTO OCTAVO


El derecho de propiedad.-Proteccin contra la expro-
piacin y la confiscaci6n general de bienes.-Cuando en el
Derecho Constitucional se habla del derecho de propiedad
se hace referencia a la propiedad de toda naturaleza, pero
muy particularmente de la propiedad territorial o inmue-
ble. En las comunidades primitivas, poco pobladas y debi-
do al desconocimiento o a lo rudimentario de la agricultu-
za, la tierra, especialmente fuera de las poblaciones cons-
titua, al parecer, una propiedad comn. En un perodo de
mayor poblacin y de aprecio de la tierra como base de
cultivo y produccin, la tierra que formaba el soporte de
las comunidades polticas, fue tomada en propiedad por el
rey o caudillo y por los personajes principles del gobier-
rio, que fueron constituyendo en todas las comunidades pri-
mitivas una clase dominant o aristocrtica. Esto explica
por qu, desde el inicio de los tiempos histricos ms an-
tiguos de que se tiene noticia, las classes aristocrtcas se
esforzaron por hacer reconocer, aun de los monarcas, el
respeto del derecho de propiedad. Los jefes guerreros re-
ciban con frecuencia donaciones en tierras despus de las
guerras victoriosas, dentro de las propias comunidades o en
las nuevas comarcas conquistadas. Por esta circunstancia,
de todos los derechos individuals que hoy conocemos, el
-de propiedad es el de ms antigua formacin, porque en su
reconocimiento y consagracin como una prerrogativa in-
tangible, intervinieron las classes aristocrticas. En una u
otra forma, este derecho ha existido en todos los regmenes
constitucionales.


-61-









MANUEL A. AMIAMA


Con el nacimiento en los pueblos occidentales de Eu-
ropa, despus de la Edad Media, de regmenes absolutos.
y dado el mayor valor que haba ido adquiriendo la tierra,
se produjeron frecuentes arbitrariedades de parte de los
monarcas, especialmente en los perodos de confusion y
guerra civil, que indujeron a las classes aristocrticas, prin-
cipales dueas de la riqueza territorial, a hacer reconocer
por los reyes de un modo solemne e irrevocable la ilegali-
dad de la expropiacin sin compensacin.
En los tiempos modernos, este derecho est explcita-
mente consagrado en todas las Constituciones democrticas,
como una prerrogativa de todos los habitantes, sin distin-
cin de clase.
En nuestro pas, el derecho de propiedad est consa-
grado en el inciso 7 del art. 6 de la Constitucin. Segn su
texto, la propiedad privada cual que sea su naturaleza, no
puede ser tomada por el Estado ni por otras personas au-
torizadas por el Estado, sino por causa debidamente jus-
tificada de utilidad pblica o inters social y previa just
indemnizacin. Segn esto, la posibilidad de tomar la pro-
piedad privada en tales casos no corresponde al antiguo
concept de la expropiacin, sino ms bien a la figure ju-
rdica de la enajenacin o venta forzosa. La introduccin
del inters social como justificante de esta enajenacin for-
zosa en nuestro texto constitutional data de la reform de
1942. Significa que el Estado puede ordenar la expropia-
cin remunerada no slo para obras destinadas a ingresar
y permanecer en el patrimonio del Estado, sino tambin
para resolver problems en provecho de ciertos grupos o
ncleos de la comunidad necesitados de un asiento territo-
rial para fines de habitacin o de trabajo. Es esta la pri-
mera forma de aplicacin que se ha dado a la reform de
1942.
El texto constitutional permit que en los casos de ca-
lamidad pblica, la indemnizacin pueda no ser previa. En
los casos ordinarios, la indemnizacin debe preceder a la
enajenacin y debe ser just, lo que se ha interpretado siem-
pre en el sentido de que corresponda cuando menos al va-
lor de la adquisicin por el expropiado y que sea fijada por
tribunales en forma contradictoria.
-62-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


El mismo texto, en su tercera parte, prohibe la con-
fiscacin general de bienes, la que constitua una de las
prcticas ms odiosas del antiguo rgimen. Segn dicho
texto, la confiscacin general de bienes slo es permisible
en tiempo de guerra con nacin extranjera, contra los cul-
pables de traicin o espionaje.
Advirtase bien que la confiscacin prohibida por la
Constitucin es la de carcter general; pero no la de cier-
tos bienes, lo que si puede disponerse en los casos de cr-
menes y delitos comunes para cuanto haya servido para la
comisin de esas infracciones. Es la confiscacin especial
que figure en various casos previstos por el Cdigo Penal y
otras leyes represivas.
La libertad del trabajo.-Su verdadera significacin
desde el punto de vista histrico.-Hasta la poca del feu-
dalismo, salvo para los siervos y esclavos cuyo gnero de
trabajo dependa de los seores y amos, el trabajo era, co-
mo regla general, libre para los hombres libres. Esto es,
todo hombre libre, poda elegir y practicar como medio de
vida o con fines desinteresados, el gnero de trabajo que
mejor cuadrara a sus aptitudes, conocimientos o gustos.
Con el advenimiento del feudalismo, o sea despus del im-
perio de Carlomagno, los hombres libres perdieron esa li-
bertad traditional. Los seores feudales primero y los mo-
narcas absolutos despus, implantaron prcticamente en
toda Europa el sistema de que ningn hombre poda dedi-
carse a otro gnero de trabajo que el sealado por los go-
bernantes, que era generalmente la misma clase de traba-
jo, para cada hombre, que el de su progenitor. En muchos
casos, este sistema no produjo dificultades y en casos limi-
tados fue propicio al perfeccionamiento de los artists, ar-
tesanos, operarios y obreros. Pero, en general, caus un
gran estancamiento en el desarrollo de las actividades eco-
nmicas y muchas injusticias, sobre todo cuando, bajo
el amparo real, los trabajos se convirtieron en monopolio
de gremios y corporaciones dominados por individuos o
grupos privilegiados, que explotaban el sistema en su pro-
pio beneficio y sin consideracin al inters general..


-63-









MANUEL A. AMIAMA


Al producirse la Revolucin Francesa, esta situacin
se haba atenuado en Francia, y bajo el ejemplo de Fran-
cia, en otras naciones europeas. Pero la Revolucin Fran-
cesa quiso definir permanentemente la situacin y procla-
m como un derecho individual absolute e irrevocable la
libertad del trabajo y la abolicin de los gremios y corpo-
raciones y as se hizo. Desde entonces, la libertad del tra-
bajo constitute un derecho absolute reconocido en todas
las Constituciones democrticas.
En la Repblica Dominicana, la libertad del trabajo
est consagrada en el inciso 2 del Art. 6 de la Constitucin.
Se entiende que la expresin genrica "libertad de trabajo"
significa libertad de comercio, de obra, de industrial y en
general de toda actividad de la cual el hombre pueda obte-
ner sustento, riqueza, o satisfaccin desinteresada. Du-
rante algn tiempo, muchas personas creyeron entire nos-
otros que la libertad del trabajo lo que significaba era que
el Estado no poda reglamentar, ni aun por medio de leyes,
las relaciones entire los patrons y los trabajadores. Este
criterio completamente errneo y contrario al sentido his-
trico de esta libertad, llev a dar lugar a que, en el ao
1926, se declarara inconstitucional una Ley sobre la Jor-
nada Comercial que el Congreso haba votado. Frente a
este error, la Asamblea Revisora de 1934 agreg al texto
constitutional algunas frases para indicar que lo que sig-
nificaba la libertad de trabajo era la prohibicin de mono-
polios en beneficio de particulares. Aun as, el criterio co-
rrecto no qued suficientemente aclarado. Fue preciso agre-
gar tn 1942 nuevas aclaraciones al inciso 2 del artculo 6
de la Constitucin. Las aclaraciones consistieron en decla-
rar, explcitamente, que la ley puede, segn lo requiera el
inters general, establecer la jornada mxima de trabajo,
los das de descanso y vacaciones, los sueldos y salaries m-
nimos y sus formas de pago, los seguros sociales, la parti-
cipacin preponderante de los nacionales en todo trabajo,
y en general, todas las medidas de proteccin y asistencia
del Estado que se considered necesarias en favor de los
trabajadores.


-64-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


Conviene advertir que los monopolios de trabajo pro-
hibidos por la Constitucin, son los de los particulares. Por
tanto, la ley puede reservar con exclusividad ciertos tra-
bajos al propio Estado o a otras entidades pblicas, por
razones de conveniencia econmica, tcnica, military o de
cualquier otra naturaleza. As, desde hace muchos aos, el
Estado se ha reservado el monopolio del transport de la
correspondencia de primera clase. Ultimamente, se ha re-
servado el monopolio de la extraccin de la sal, del mrmol
y otros minerales. Se reserve tambin como monopolio la
prestacin de ciertos servicios de inters general. Los de-
talles de este punto correspondent al Derecho Administra-
tivo.
La libertad de trnsito.-Incorporando as un progress
democrtico alcanzado en todas las naciones civilizadas, y
que en algunas ni siquiera necesita ya una declaracin ex-
presa y escrita, la Constitucin dominicana en el inciso 10
del Art. 6 consagra la libertad de trnsito, la cual signifi-
ca, por ser una libertad multiple, la libertad de locomocin,
la libertad de residencia, tanto en cualquier parte del pas
como en cualquier zona de la ciudad. Las antiguas reser-
vaciones o prohibiciones en las zonas urbanas, han queda-
do prohibidas en nuestro pas desde el principio de la Re-
pblica, como han sido abolidas en todas las naciones, aun
E.n las menos civilizadas. La residencia obligatoria en de-
terminadas regions o ciudades (confinamiento) y la pro-
hibicin de habitar en determinadas parties del pas, por
cierto tiempo (destierro), slo pueden resultar de conde-
naciones judiciales, en virtud de la aplicacin de leyes de
alcance general para todo el mundo. Fuera de este caso,
slo por motivos imperativos de salud pblica pueden las
autoridades, siempre sobre la base de disposiciones lega-
les, previas y de carcter general, disponer el traslado obli-
gatorio de las personas enfermas de males contagiosos, a
sitios o edificios determinados.
Del mismo modo, las leyes de inmigracin pueden con-
dicionar la permanencia definitive o temporal de los ex-
tranjeros admitidos en el pas, a que establezcan su resi-
dencia en zonas o regions determinadas, de las cuales no


-65-









MANUEL A. AMIAMA


puedan salir, a no ser de nuevo para dirigirse al exterior.
Tales son las excepciones a la libretad de trnsito pre-
vistas en la ltima parte del inciso 10 del artculo 6 de la
Constitucin dominicana.
El derecho a la propiedad, intelectual.-Este derecho
consiste en el privilegio, por parte de quien realize con ori-
ginalidad una produccin cientfica o literaria, o de quien
consigue algn invento o realize un descubrimiento median-
te su genio o su esfuerzo, de aprovecharse de los beneficios
econmicos y morales que de ellos pueda derivarse. Su con-
sagracin, que se origin en Inglaterra en el siglo XVII,
tiende a impedir los plagios y rapias que ocurran anti-
guamente, por culpa de los cuales muchos creadores e in-
ventores geniales o esforzados en el campo de la ciencia, la
tcnica, el arte o la literature, vivan y moran en la ms
extrema pobreza, mientras otros, con audacia y descaro,
utilizaban el product de sus desvelos e inspiraciones acu-
mulando grandes riquezas.
Este derecho est consagrado en el inciso 11 del artcu-
lo 6 de la Constitucin dominicana, desde el ao 1865. Tie-
ne la particularidad de que, aunque es un derecho absolute,
no es en cambio, un derecho perpetuo y ni siquiera vitali-
cio. La Constitucin atribuye al Congreso la potestad de
fijar el tiempo de su aprovechamiento exclusive, o los re-
quisitos que hay que cumplir para su conservacin y man-
tenimiento por los titulares originarios.
Otros derechos absolutos.-En este punto y en el an-
terior, hemos examinado los derechos absolutos que consa-
gra nuestra Constitucin en su artculo 6. El artculo 7 de-
clara, sin embargo, que la enumeracin contenida en el ar-
tculo 6 no es limitativa y que por tanto no excluye la exis-
tencia de otros derechos de igual naturaleza. Por su impor-
tancia, y aunque esos derechos no expresamente consagrados
son muchos, vamos a citar los siguientes: En primer lugar
el derecho de igualdad ante la ley. Este derecho es tan evi-
dente y tan esencial a la democracia y caracterstico de ella,
que no necesita ninguna declaracin explcita. Vase, sin
embargo, el artculo 107, a que hacemos especial mencin
en el punto subsiguiente. El penetra y domina todo el sis-


-66-










NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


tema constitutional dominicano. Podemos citar tambin el
derecho de peticin y de obtener contestacin que tienen to-
dos los habitantes del pas ante las autoridades. En ante-
riores versions de la Constitucin dominicana, este dere-
cho estaba expresamente consagrado, pero por su carcter
indenegable se ha dejado de incluir entire los derechos ex-
plcitos. El trascendental derecho de no tener nadie que
pagar impuestos sino cuando sean establecidos por la re-
presentacin popular, y que se reconoce como fundamen-
tal desde la Carta Magna, result del artculo 33, inciso 1
de la Constitucin, que confiere slo al Congreso el privi-
legio de establecer los impuestos o contribuciones y del Art.
77, prrafo nico, que faculta a los Ayuntamientos a esta-
blecer arbitrios, o sea moderados tributos locales, median-
tes ciertos requisitos. El derecho de proteccin contra la
ilegalidad est consagrado por el artculo 88 de la Consti-
tucin. En fin, el artculo 89 consagra el derecho de pro-
teccin contra los actos de cualquier persona que usurpe la
autoridad, lo que incluye a las propias autoridades que
usurpen las funciones de otras.
Como comentario final a este punto y el anterior, re-
cordemos que los derechos individuals, desconocidos en la
antigedad y en la Edad Media, -salvo el de propiedad
para las classes euptridas, patricias o aristocrticas-, han
tomado carta de naturaleza en las Constituciones gracias
principalmente a las revoluciones de Inglaterra, Estados
Unidos y Francia y a los esfuerzos de pensadores como
Locke y Rousseau.


-67-




















PUNTO NOVENO


Derechos polticos de los asociados.-Los derechos ab-
solutos que hemos estudiado en los dos puntos anteriores
aprovechan o se refieren, ms o menos en todos los pases
civilizados y organizados democrticamente, a todos los que
habitan el territorio, sean nacionales o extranjeros, resi-
dentes o transentes. En cierto modo, correspondent mo-
dernamente aunque desde luego con ms desarrollo, a los
derechos que en la antigua Roma integraban lo que se de-
nominaba el jus gentium, que era una especie de derecho
comn aplicable a los romanos y a los extranjeros o pere-
grinos. El objeto de su declaracin y reconocimiento con
carcter absolute es el de proporcionar a todos, con la po-
sibilidad de su ejercicio, una esfera de actividad dentro
de la cual puedan desenvolver sus facultades y realizar
los fines de la vida con seguridad, provecho y bienestar.
Pero, al lado de esos derechos que aprovechan a todos
los habitantes, hay algunos que tienen como fin asegurar
la participacin active de algunos de los habitantes en la
estructuracin y la orientacin de la vida poltica, esto es
en la actividad que se relaciona con la organizacin de las
instituciones del Estado y la conduccin del Gobierno. Es-
tos derechos se denominan derechos polticos y son la na-
cionalidad y la ciudadana. En los pueblos modernos, en
los que, como ya hemos visto, se reconoce casi universalmen-
te que la soberana reside en los pueblos, estos derechos
son los que, al ponerse en ejercicio, manifiestan el poder de
la soberana y realizan el fenmeno o mecanismo de la re-
presentacin, en virtud de la cual la soberana popular se


-68-








NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


express por instituciones y funcionarios que acten en
nombre de la voluntad popular. Una vez que se adquieren,
estos derechos politicos son tan absolutos como los ya es-
tudiados, y slo se diferencian de ellos en el objeto de su
institucin.
Bosquejo histrico.-Desde los tiempos primitivos, se
hizo la distincin en cada comunidad entire nacionales y
extranjeros. Los ltimos raras veces eran hombres libres.
Generalmente habitaban la comunidad a ttulo de esclavos
o de siervos. Slo los nacionales ocupaban las magistratu-
ras por derecho consuetudinario, aunque no como una pre-
rrogativa que, fuera de la magistratura, les confiriera un
papel activo, puesto que el sistema de gobierno en los pue-
blos primitivos, fuera patriarcal o caudillesco, era de tipo
absolutista. Con el nacimiento en Grecia y en Roma de una
organizacin que se aproximaba a la democracia, nacieron
los derechos polticos, como un atributo asociado a la na-
cionalidad, con mayor extension numrica en Atenas y con
menor extension en Esparta. En Roma, los derechos pol-
ticos de los ciudadanos eran tambin extensos en nmero,
puesto que abarcaban tanto a los patricios como a los ple-
beyos, por lo menos para el ejercicio de la funcin elec-
toral, aunque no en los primeros tiempos para el acceso
a las grandes magistraturas. Histricamente, aunque pa-
rezca ello extrao, los derechos polticos fueron reconocidos
primero que los derechos civiles. En Grecia por ejemplo,
se tuvo primero nocin de los derechos polticos que de los
derechos civiles, como prerrogativa reconocida y garanti-
zada de los ciudadanos.
La nacionalidad.-La nacionalidad es un atributo, pero
tambin un derecho que el asociado adquiere por el hecho de
nacer en el territorio, o bien de nacer en cualquier parte que
sea, pero dep adres que hayan tenido antes la nacionalidad
propagada al hijo. La nacionalidad que se adquiere por el
hecho de nacer en el territorio o suelo patrio, se denomina
nacionalidad territorial y ms corrientemente nacionalidad
por jus solid (derecho del suelo). La que se adquiere por el
vnculo de la sangre se denomina nacionalidad por la san-
gre (jus sanguinis y tambin nacionalidad de origen).


-69-








MANUEL A. AMIAMA


Histricamente, la nacionalidad jus sanguinis precede a
la nacionalidad por jus soli, porque las razones de raza y
de estirpe eran siempre las ms poderosas, desde el punto
de vista poltico. El sistema de la nacionalidad jus soli, pa-
ra equipararse al jus sanguinis, ha requerido un largo
process de olvido y desdeamiento de los antiguos orgullos
de raza y de estirpe que en otros tiempos avasallaron tan-
to los sentimientos de los hombres, principalmente en el
seno de las classes privilegiadas.
En nuestro pas, a causa de las circunstancias que pre-
cedieron a la proclamacin de la Repblica, la primera
Constitucin di una importancia primordial a la raza y al
origen, para la atribucin de la nacionalidad. En la Cons-
titucin actual la material est regida por el artculo 8. Se-
gn dicho texto, son dominicanos, en primer lugar, las per-
sonas que al present gocen de esta calidad en virtud de
Leyes y Constituciones anteriores. En segundo trmino,
todas las que nazcan en el territorio, con lo cual se consa-
gra el jus soli; pero esta regia sufre dos excepciones: no
se impone la nacionalidad dominicana a los hijos legtimos
de los representantes diplomticos extranjeros; tampoco
se impone a los hijos de los extranjeros que estn de trn-
sito en el territorio national. La determinacin del estado
de trnsito, en cuanto a su carcter y duracin, no ha sido
todava regulada por ninguna ley.
En tercer lugar, consagrando as el jus sanguinis, el
texto constitutional declara dominicanos a las personas
nacidas en el extranjero que sean hijas de padre o madre
dominicanos, siempre que, de acuerdo con las leyes del pas
de nacimiento, no hayan adquirido otra nacionalidad. En
este ltimo caso, sin embargo, las personas as nacidas en
pases extraos pueden adquirir la nacionalidad dominica-
na remitiendo al Poder Ejecutivo un acto levantado ante
un official pblico por el cual manifiesten su propsito de
tener nacionalidad dominicana. Este derecho se denomina
derecho de opcin y para que produzca efecto eficaz, la ma-
nifestacin debe producirse de los dieciocho a los veinti-
ds aos, o sea dentro del ao de cumplirse la mayor edad
civil conforme a la ley dominicana, lo que ocurre actual-
mente a los veintin aos.


-70-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


Sin embargo, ese plazo no es absolutamente rgido. El
Gobierno Dominicano, durante la ltima guerra mundial,
ha establecido el precedent de que el plazo no expira a los
veintids aos de edad del interesado, si despus de los die-
ciocho aos de edad el interesado se ha visto en una impo-
sibilidad absolute para manifestar su voluntad, por hechos.
extraos y poderosos.
En fin, el texto constitutional consider tambin como
dominicanos a los que se naturalizan segn la ley. Pero,
como veremos ms adelante, en puntos subsiguientes, la
nacionalidad adquirida por nacionalizacin no tiene la mis-
ma eficacia poltica que la nacionalidad natural a que nos
hemos referido en los prrafos anteriores. Adems, como.
la Constitucin confa a la legislacin ordinaria la regula-
cin de la naturalizacin, la ley puede dar a sta efectos.
revocables, lo que no ocurre con la nacionalidad natural se-
gn veremos en seguida.
Su carcter irrevocable.-Puede decirse que en la uni-
versalidad de los pases civilizados, en los tiempos moder-
nos, la nacionalidad es un atributo irrevocable, lo que quie-
re decir que una vez que se adquiere no puede arrancarse
a quien la posee. Ni an en el caso de la comisin de cr-
menes de lesa patria se puede retirar la nacionalidad na-
tural a quien la tiene adquirida. Este peculiar atributo de
la nacionalidad se ha reconocido siempre entire los pueblos
civilizados, an de la antigedad. En los tiempos moder-
nos, slo el rgimen totalitario alemn que sucumbi con
la ltima guerra, lleg al exceso de privar de la nacionali-
dad a grandes ncleos de la poblacin alemana, por rencor
poltico disimulado con prejuicios raciales. En una gran
democracia modern, en los ltimos meses del ao 1953,
algunos extremists han intentado con otras finalidades la.
imitacin de ese ejemplo, pero hasta ahora sin resultado.
En nuestro pas, la nacionalidad natural se ha reco-
nocido siempre como irrevocable. Ms an, el texto consti-
tucional (Prrafo del artculo 8) impone la nacionalidad
a los que han nacido como dominicanos, sin distinguir si
por razn del suelo o por razn de origen. Permite al le-
gislador ordinario establecer sanciones para los que, sien-


-71 -








MANUEL A. AMIAMA


do dominicanos, aleguen la posesin de una nacionalidad
extranjera.
Por tanto, las personas que conforme a nuestra Cons-
titucin sean naturalmente dominicanas y adquieran, por
su voluntad o contra ella o a pesar de ellas, una naciona-
lidad extranjera, poseen una double nacionalidad y ante
nuestras leyes y autoridades conservan los deberes y dere-
chos inherentes a los dominicanos, salvo lo que diremos
ms adelante en el prrafo Ciudadana.
El texto constitutional slo hace una excepcin en esta
material. En efecto, la mujer dominicana que se casa con
un extranjero, puede adquirir la nacionalidad de su mari-
do, lo que significa que puede no ser considerada como do-
minicana si adquiere la nacionalidad del esposo. Esta ex-
.cepcin tiene como fundamento el propsito de no poner
obstculo a la unidad de nacionalidad en la asociacin ma-
trimonial. Con ello, adems, la Constitucin dominicana ha
querido permitir la eficacia de Convenios Internacionales
que han tenido por objeto mantener la unidad de naciona-
lidad en el seno de los matrimonios, no obstante que tengan
los dos cnyuges nacionalidades distintas.
La asimilacin de los extranjeros.-La naturalizacin.
-Como ya hemos visto, la Constitucin permit la adqui-
sicin de la nacionalidad dominicana por el procedimiento
de la naturalizacin, cuya regulacin se confa a la legisla-
cin ordinaria. La material se rige por un estatuto que se
denomina la Ley de Naturalizacin. El studio de esta Ley
es material que concierne al Derecho Administrativo y por
tanto no lo emprenderemos en estas Notas. En general, esa
Ley require como preliminary para la concesin de la na-
cionalidad dominicana, -la que depend soberanamente
del Presidente de la Repblica-, o una residencia prolon-
gada en el pas, o la creacin en el pas de cultivos o indus-
trias, o el matrimonio con una persona de nacionalidad do-
minicana, o la fijacin formal de domicilio en el pas, o la
prestacin de servicios tcnicos en las fuerzas armadas o
la disposicin de ingresar en colonies agrcolas del Estado.
La ley faculta al Presidente de la Repblica a conferir la
nacionalidad dominicana sin ninguna condicin a los ex-


-72-








NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


tranjeros que hayan prestado servicios meritorios a la Re-
pblica. (Nacionalidad privilegiada). En todos los casos,
la concesin es facultativa.
La ciudadana.-La ciudadana es la condicin jurdica
que inviste a la persona del derecho de tomar parte active
en la vida poltica del pas a que pertenece. En los tiem-
pos modernos, salvo por razones de edad, todos los ciuda-
danos tienen las mismas facultades polticas. En la anti-
gedad, por ejemplo en Esparta, los ciudadanos (esparcia-
tas, periecos e ilotas, equivalentes respectivamente a miem-
bros de la clase elevada, la clase media y la clase baja),
no tenan todos los mismos derechos polticos. Con el pro-
greso democrtico, caracterstico de la Edad Moderna, ta-
les diferencias, fundadas en diferencias genealgicas, han
desaparecido.
Las nicas diferencias que subssisten se fundan en la
edad, y son por tanto, para cada ciudadano, meramente
temporales.
Derechos que implica la ciudadana.-Generalmente,
la posesin de la ciudadana confiere dos derechos subsidia-
rios: El de elegir los magistrados de los rganos supremos
del Estado y otros que sean electivos, y el de desempear
las magistraturas electivas. En ciertos casos, confiere tam-
bin una calidad indispensable para el desempeo de car-
gos administrativos.
Sistema de la Constitucin Dominicana.-La Constitu-
cin dominicana toca la material de la ciudadana en los ar-
ticulos 9, 10 y 11. Declara ciudadanos a todos los domini-
canos de uno u otro sexo mayores de dieciocho aos y a los
que sean o hubieren sido casados aunque no hayan cumpli-
do esa edad. Por tanto, extiende el derecho de la ciudadana
a las mujeres dominicanas, important conquista sta que
se consagr en la reform constitutional de 1942, patro-
cinada por el ilustre estadista Generalsimo y Doctor Rafael
L. Trujillo Molina. Se advierte que, segn el texto consti-
tucional, las personas cuyo matrimonio se disuelve por
muerte o por divorcio, conservan la ciudadana en la per-
sona de los divorciados o del cnyuge superviviente.


-73-








MANUEL A. AMIAMA


En principio, el derecho electoral de los dominicanos
que han alcanzado la ciudadana, es absolute. Pero, al con-
trario de lo que ocurre con la nacionalidad natural que es
irrevocable segn ya hemos visto, la ciudadana puede per-
derse en ciertos casos. Estos casos son los siguientes: por
tomar las armas contra la Repblica o prestar ayuda en
cualquier atentado contra ella; por condenacin a pena cri-
minal y mientras sta dure; por interdiccin judicial; por
la admisin de empleos de algn gobierno extranjero en
el territorio dominicano sin previa autorizacin del Poder
Ejecutivo; y por adquisicin de otra nacionalidad. En este
ltimo caso, ntese que ni an la adquisicin de otra na-
cionalidad hace perder a los dominicanos su nacionalidad
natural, segn ya hemos dicho: lo que se pierde en ese caso
es simplemente la ciudadana, que es cosa diferente de la
ijacionalidad.
La Constitucin no reserve a los ciudadanos dominica-
nos otras prerrogativas que las ya dichas, o sean la de ele-
gir y la de ser elegidos para las magistraturas que depen-
den del sufragio popular. La legislacin ordinaria puede
reservarles otras prerrogativas que no alcancen a los ex-
tranjeros. Ciertas leyes establecen algunas prerrogativas
para los ciudadanos dominicanos, que no tienen los extran-
jeros. Pero esto es ya del dominio del Derecho Administra-
tivo o del Derecho Civil, y no del Derecho Constitucional.


-74 -



















PUNTO DECIMO


El sufragio como ejercicio de la soberana popular.-
Hemos visto que, despus de una larga evolucin de ideas,
se ha consolidado en los tiempos modernos, en todos los
pauses civilizados, tanto entire los pensadores polticos co-
mo en las organizaciones polticas, la teora de que la so-
berana reside esencialmente en el pueblo.
Como consecuencia de esto, el organismo poltico pri-
mario y fundamental en todo Estado democrtico es el pro-
pio pueblo, la colectividad, la comunidad. Mas estrictamen-
te hablando, el organismo poltico primario y fundamen-
tal es la colectividad de los habitantes investidos de los de-
rechos polticos cuyo examen hemos hecho en el punto an-
terior, es decir, los ciudadanos. Empero, el ejercicio de las
funciones gubernativas de cada da no est atribuido en
las democracies modernas a la misma colectividad de los
ciudadanos, sino a instituciones permanentes que ejercen
los poderes de la ciudadana, en representacin de sta. La
trasmisin o delegacin de estos poderes lo realize la co-
lectividad ciudadana por un acto que se denomina el sufra-
gio o eleccin. La funcin que ejerce en este caso la co-
lectividad ciudadana se denomina funcin electoral. La fun-
cin electoral es ejercida en determinados perodos, que
varan segn los pases. A veces, se ejerce cada ao. En
ciertos casos, cada siete aos. Hay distintos sistemas de
ejercer la funcin electoral, los principles de los cuales
veremos ms adelante. Adems, las distintas instituciones
del Gobierno se eligen de modos distintos, como tambin
veremos luego.


-75-








MANUEL A. AMIAMA


En suma, para los pauses organizados democrtica-
mente, el sufragio es la institucin esencial y caractersti-
ca. De ah su importancia en la ciencia poltica y el em-
peo que han tomado todas las sociedades democrticas por
organizer su prctica en una forma que represent, del
modo ms fiel possible, la voluntad de los ciudadanos
Constituye una funcin equiparable a la legislative, la
ejecutiva y la judicial?-Por su misma naturaleza, la fun-
cin electoral es una funcin poltica. Debemos por eso
asimilarla a la funcin legislative, la ejecutiva y la judicial?
Tal fu la opinion de Bolvar, que fu el primero en sumar-
la a las tres funciones ya mencionadas. En realidad, es una
funcin poltica muy important e indisolublemente ligada
al sistema democrtico. Pero lgicamente no debe ser asi-
milada a las otras funciones, sino ms bien antepuesta a
ellas. Es como una funcin previa, sin cuyo ejercicio y sin
cuya obra falta el soporte para las dems. Sirve para echar
la base desde la cual actan las otras funciones. Unas ve-
ces, como cuando se ejerce para los fines de la reform
constitutional, equivale o se aproxima a la funcin legisla-
tiva, puesto que al ejercerse en un sentido o en otro, ma-
nifiesta la voluntad del pueblo acerca de las reforms que
se intentan. En los casos ordinarios, su finalidad es de-
terminar las agrupaciones polticas y por tanto los pro-
gramas polticos que deben dominar por un period de
tiempo en el seno de las instituciones gubernativas. De to-
das las funciones polticas, es la nica cuyo ejercicio se
reserve drectamente el pueblo, salvo ciertos casos en que,
por previsin de las Constituciones, o por decision extraor-
dinaria de los Congresos, se deben celebrar referendums
o plebiscitos en los que tambin acta directamente el pue-
blo por medio del sufragio.
En resume, podramos decir que, respect de las fun-
ciones legislative, ejecutiva y judicial, la funcin electoral
es una funcin matriz, superior a aquellas en contenido po-
ltico y que en el mecanismo poltico debe antecederlas. Es
pues una funcin poltca, tal como Bolvar lo crea y como
lo cree tambin Hostos, pero no de su mismo rango, sino
de un rango poltico superior y que adems no se manifies-


-76-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


ta, como las otras, permanentemente, sino a ms o menos
largos perodos de tiempo, o en ciertas ocasiones extraor-
dinarias.
Diversos sistemas.-Las diversas Constituciones de-
mocrticas, aunque establecen desde luego el sufragio, no
lo hacen todas en la misma extension ni con los mis-
mos lineamientos. En ciertos pauses, el voto est reservado a
los hombres; en otros, se hace extensive a las mujeres; en
algunos, se hace defender de la condicin econmica y en
ctros es independiente de esta circunstancia, siendo ste
hoy el sistema ms generalizado. En ciertos pauses, el su-
fragio es director para todos los cargos electivos, mientras
que en otros es indirecto o de segundo grado; en la mayora
de los pauses cada sufragante o ciudadano vota por todos
los candidates y el resultado se basa en la proporcin de
los votos obtenidos por cada uno, mientras que en otras na-
ciones, ya muy pocas, se aplica el sistema del voto limita-
do o del voto acumulativo, para que las minoras puedan
obtener algunos elegidos contra una mayora que no sea
muy aplastante; en otros, se resuelve este problema me-
diante la eleccin por pequeos distritos, en los que se de-
cide localmente la eleccin de cada senador, diputado o fun-
cionario municipal, y en otros por listas nacionales, depar-
tamentales o provinciales, para que la mayora y la mino-
ra obtengan representaciones proporcionales a sus respec-
tivas fuerzas.
En nuestro pas, el voto es director para los cargos de
President de la Repblica, Senadores, Diputados, Regido-
res, Sndicos y Suplentes de stos y en cierto modo indirec-
to o de segundo grado para los Jueces y miembros de la
Cmara de Cuentas, como veremos con ms detalle en otro
punto; la circuncripcin electoral es la Comn para los
funcionarios municipales, la Provincia para los Senadores
y Diputados y la Nacin entera para Presidente de la Re-
pblica, considerndose al Distrito de Santo Domingo pa-
ra este fin como una Provincia (artculos 17, 20, 76 y 83
de la Constitucin).
El derecho de voto existe tanto para los hombres co-
mo para las mujeres, desde la reform de 1942 (C., art. 9).


-77-









MANUEL A. AMIAMA


El derecho de voto no est condicionado en nuestro
pas a ninguna condicin econmica.
La Constitucin prev la representacin de las mino-
ras cuando haya de elegirse ms de un candidate, que-
dando a cargo de la legislacin ordinaria regular el siste-
ma de clculo del resultado de los votos (art. 84).
La Constitucin require la inscripcin previa de los
electores antes de efectuarse el sufragio, sistema que trajo
algunos abusos y dificultades en las elecciones de 1924; pe-
io en los ltimos aos, la Ley Electoral ha prescrito que
para el cumplimiento del precepto constitutional, basta la
inscripcin en el moment mismo que antecede al voto en
las mesas electorales.
Entre nosotros, el resultado de la votacin se determi-
na por el sistema de la representacin proporcional, desde
el ao 1924, consagrndose as el sistema que haba favo-
recido Hostos en sus ctedras de Derecho Constitucional
(v. Ley Electoral desarrollando el artculo 84 de la Cons-
titucin).
Las nicas restricciones que establece la Constitucin
dominicana al ejercicio del derecho del voto son las siguien-
tes: los que hayan perdido la ciudadana en la forma que
ya hemos explicado en el punto anterior, pierden el dere-
recho de sufragio (C., art. 81) ; los miembros de las fuer-
zas armadas y de los cuerpos policiales, no pueden votar
segn el mismo texto. En algunos pases, esta ltima res-
triccin se consider exagerada y poco compatible con el
sistema democrtico estricto.
El sufragio universal.-Es el voto concedido a todos
los ciudadanos sin distincin de condiciones econmicas.
En los das actuales, la expresin se refiere al sistema en
que hombres y mujeres disfrutan del derecho electoral. Co-
mo hemos visto, el sufragio universal existe en nuestro pas.
Todos los tratadistas consideran el sufragio universal como
el requisito sine qua non de una organizacin poltica ver-
daderamente democrtica. Como ya hemos visto, la univer-
salidad del sufragio se estableci por la reform constitu-
cional de 1942.


-78-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


Garanta de las operaciones electorales.-En todos los
pases, los tratadistas y estadistas democrticos se han es-
forzado porque las Constituciones, o cuando menos la le-
gislacin ordinaria, establezcan sistemas y reglas que ga-
ranticen la libertad del sufragio y la exactitud y honesti-
dad de la computacin de sus resultados.
La Junta Central Electoral.-Entre nosotros, la prime-
ra garanta del sufragio est en la propia Constitucin.
Ella establece en su artculo 85 un importantsimo orga-
nismo denominado la Junta Central Electoral, y le confiere
en el mismo texto sus atribuciones fundamentals, que son:
dirigir los process electorales y asumir la direccin y man-
do de la fuerza pblica en los lugares donde se verifiquen
las votaciones (atribucin administrative); reglamentar de
acuerdo con la Ley, entendindose que se trata de la Ley
Electoral, lo que quiere decir, segn la opinion del autor
de estas Notas, que en material electoral el poder regla-
mentario es un privilegio exclusive de la Junta Central
Electoral (funcin reglamentaria o normativa); y en fin,
juzgar las controversial electorales, con lo cual la Junta
Central Electoral asume el carcter de un tribunal admi-
nistrativo especial (funcin jurisdiccional).
El texto constitutional provee que la Junta Central
Electoral estar auxiliada por Juntas subalternas. Esto es
material de la Ley Electoral.
Los perodos constitucionales.-Se denominan as los
perodos de duracin de las funciones de los magistrados
electivos. Su extension vara en los diversos pases y segn
los funcionarios de que se trate, desde un ao hasta siete
.aos, como es por ejemplo en Francia para el Presidente
de la Repblica, personalmente considerado.
En nuestro pas, actualmente, el perodo constitucio-
nal es de una duracin de cinco aos (C., arts. 17, 20, 44,
47 segn veremos, 74, 78 y 102). Este perodo es colecti-
vo, esto es, que terminal el mismo da para todos los fun-
cionarios electivos, cual que haya sido el moment de su
eleccin o su designacin (C. art. 102). Esta regla comen-
z a aplizarse para los funcionarios elegidos el 16 de mayo
de 1942, de modo que hubo un perodo constitutional de


-79-









MANUEL A. AMIAMA


1942 a 1947, otro de 1947 a 1952 y en la actualidad (afo
1954) est en curso el perodo constitutional 1952-1957.
El da en que terminal el perodo constitutional es el 16 de
agosto (C. art. 102).
De acuerdo con el artculo 82 de la Constitucin, esta
fecha tiene importancia capital, cada cinco aos (a partir
de 1942), puesto que de ella se deriva la fecha de las elec-
ciones ordinarias. Como segn dicho texto stas deben ocu-
rrir tres meses antes del 16 de agosto, el da de las eleccio-
nes ordinarias es siempre el 16 de mayo.
Desde el punto de vista electoral, el conjunto de los
ciudadanos con derecho al voto es denomnado por nuestra
Constitucin con el nombre general de Asambleas Electo-
rales. Ellas correspondent a lo que en Atenas se denomina
el gora y en Roma comitia curiata primero y ms tarde
comitia centuriata.
En lo que concierne a las elecciones extraordinarias,
requeridas por ejemplo cuando se erigen nuevas Provincias
o Comunes en el decurso de los perodos constitucionales, el
artculo 82 en su parte final provee que las Asambleas Elec-
torales se renan a ms tardar sesenta das despus de la
fecha de la ley de convocatoria. As, si por ejemplo, una ley
de fecha 16 de abril convoca a una eleccin extraordinaria,
la eleccin debe realizarse a ms tardar el 16 de junio. Mu-
chos juristas critical esta disposicin constitutional y sos-
tienen que sera ms important establecer en estos casos
un plazo mnimo dentro del cual no puedan celebrarse las
elecciones, a fin de evitar sorpresas a los partidos no gu-
bernamentales, aunque se mantenga el plazo mximo ya in-
dicado, para dificultar que las elecciones extraordinarias
se compliquen con las ordinarias.
En fin, a propsito del artculo 83 de la Constitucin,
hay que decir que en el mismo se prev la posibilidad de
que algunos funcionarios pblicos adems de los especfi-
camente ya indicados como electivos por la Constitucin,
sean sujetados por la ley al procedimiento de la eleccin
popular, al igual que en otros pauses, como Inglaterra y
los Estados Unidos. Hasta ahora, es ste un punto de nues-
tra Constitucin que no ha sido objeto de ningn studio


--80 -









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


especial, para determinar el alcance del artculo 83. En
opinion del autor de estas notas, el legislator ordinario no
podra aplicar este sistema sino a aquellos funcionarios
cuyo nombramiento no est determinado especficamente
por la Constitucin como atribucin de uno de los Poderes
Pblicos. Segn esto, no podra aplicarse ni a los Secreta-
rios de Estado, ni a los miembros de los Consejos de Gue-
rra, ni a los miembros del Consejo Administrativo de San-
to Domingo, ni a los Gobernadores Civiles de las Provin-
cias, cuyo nombramiento est expresamente reservado al
President de la Repblica, ni a los Jueces y miembros de
la Cmara de Cuentas, cuya designacin est reservada ex-
presamente al Senado. En cambio, podra establecerse pa-
ra los miembros del Ministerio Pblico, acerca de los cua-
les la Constitucin guard silencio, en lo que respect a
su nombramiento.
Los Partidos Polticos.-Bosquejo histrico-jurdico.-
Hasta hace algunos aos, las Constituciones guardaron si-
lencio acerca de la organizacin y atribuciones de los Par-
tidos Polticos, y slo las leyes ordinarias se referan a ellos,
para los fines de su participacin en las actividades elec-
torales. Nuestra Constitucin es una de las que han roto
contra esta tradicin incluyendo en su texto varias dispo-
siciones que se refieren a los Partidos Polticos.
La ms fundamental de ellas es la contenida en el
artculo 103, segn la cual es libre la organizacin de par-
tidos y asociacones polticas de acuerdo con la ley, siem-
pre que sus tendencies se conformen a los principios esta-
blecidos en el artculo segundo. Segn este artculo, el Go-
bierno de la Repblica Dominicana es esencialmente civil,
republican, democrtico y representative, lo que quiere
decir lo siguiente:
Civil, esto es, que los miembros del Gobierno no pue-
den tener funciones militares activas, salvo el Presidente
de la Repblica, porque disposiciones express que cons-
tituyen una excepcin a la regla general se las confieren
(art. 49, comienzo y ordinal 13).
Republican, esto es, que la calidad del primer ma-
gistrado ejecutivo no puede defender de ningn requisi-


-81-









MANUEL A. AMIAMA


to de herencia familiar y que dicho magistrado debe ser
elegido por perodos de tiempo determinados.
Democrtico, que debe emanar de la soberana nacio-
nal, por medio de libres elecciones y que todos los parti-
dos deben tener legalmente la posibilidad de ser represen-
tados en la esfera de los Poderes Pblicos y desempear las
funciones de acuerdo con la voluntad national.
Representative, esto es, que la soberana national,
aunque resida esencialmente en el pueblo, debe manifes-
tarse por la obra de organismos y funcionarios que la re-
presenten, a fin de que todo acto de Gobierno sea objeto
de la prudencia y la deliberacin y se prevenga la dema-
gogia y la anarqua que resultara del sistema contrario.
Para mayor afirmacin de estos principios, la Cons-
titucin prohibe toda reform constitutional en relacin
con la forma de Gobierno, esto es, con la forma civil, re-
publicana, democrtica y representative (art. 111).
Es sobre el fundamento de estos principios que en
nuestro pas ha podido prohibirse por la ley la formacin
de partidos comunistas, porque como se sabe las platafor-
mas de estos partidos proven el monopolio del poder por
el proletariado, con exclusion radical de las otras classes
sociales. Sobre la misma base, podran prohibirse todos
los dems partidos totalitarios o que tienden por sus pla-
taformas al monopolio del poder, ya que el propsito de
la Constitucin es que todos los que cuenten con suficien-
te electorado colaboren en la obra del Gobierno, especial-
mente en los cuerpos colegiados.
Otra referencia a los Partidos Polticos figure en el
artculo 16 de la Constitucin, en el cual se dispone que
cuando haya vacancies de Senadores o Diputados, se lle-
narn de ternas que present el Partido Poltico a que
perteneca el legislator cuya falta produjo la vacancia.
Slo a los treinta das de la vacancia, sin que el Partido
Poltico interesado haya presentado dicha terna, tiene la
Cmara correspondiente la facultad de llenar la vacancia.
Historia.-Hasta el ao 1924, los Partidos Polticos
no tuvieron entire nosotros Programas o Plataformas Po-
lticas formalmente escritas y depositadas ante la autori-


-82-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


dad dirigente de las elecciones. Eran Partidos esencialmen-
te personalistas, sin mayor punto de cohesin que la per-
sona del caudillo que los haba fundado o que haba im-
puesto en ellas su liderazgo o jefatura.
Desde el ao de la Independencia hasta la Anexin, la
actividad poltica del pas fue monopolio del partido en-
cabezado por Pedro Santana, de tipo reaccionario y del
que encabezaba Buenaventura Bez, algo progresista. El
primero era llamado en los ltimos tiempos partido azul
y el segundo rojo. Fallecido Santana durante la Anexin,
al producirse la Restauracin qued subsistiendo el par-
tido rojo de Bez. Los antiguos azules se pusieron bajo la
frula de caudillos de menor influencia, entire los cuales fi-
guraron Jos Mara Cabral y Gregorio Lupern, despus.
Al subir al poder Ulises Heureaux en 1882, lo hizo al prin-
cipio apoyado por el partido azul y como personalidad des-
tacada de ste, pero gradualmente fue tratando de borrar
las antiguas tensions entire azules y rojos, y de asociar al
Gobierno a los ciudadanos ms notables del pas sin dis-
tincin de abolengo politico.
Al caer en 1899 Ulises Heureaux de la Presidencia
de la Repblica, el movimiento popular que determine su
cada estaba dirigido por diversos caudillos que procedan
de los dos partidos del perodo anterior, o por hijos de
aquellos caudillos, entire los cuales sobresalan Juan Isidro
Jimenes, Horacio Vsquez, Carlos Morales Languasco, Ra-
mn Cceres y otros.
Al poco tiempo de la cada de Heureaux, las masas
dominicanas se haban distribuido en dos partidos antag-
nicos, el uno encabezado por Juan Isidro Jimenes y el otro
por Horacio Vsquez. El primero tena como insignia un
gallo bolo y en su mayora proceda del antiguo partido
azul. El segundo se llam a lo ltimo Partido Nacional,
se simbolizaba por un gallo rabudo y proceda del partido
rojo. Naturalmente, con muchos elements cuya tradicin
era indeterminada. Ms tarde surgieron partidos ms pe-
queos, como el progresista y el legalista.
La intervencin military de 1916 a 1924 puso en sus-
penso la actividad de los partidos, que a menudo diriman


--83-









MANUEL A. AMIAMA


sus ambiciones en guerras y luchas intestines o en pug-
nas parlamentarias de la peor especie, como la que de 1900
a 1902 frustr el arreglo de la deuda externa y la que en
1916 facility la ocurrencia de la intervencin military.
De 1924 a 1930, la escena poltica vi reaparecer al
Partido Horacista y al antiguo Jimenista (que asumi el
nombre de Coalicionista, bajo la direccin de Francisco J.
Peynado, el Progresista dirigido por Federico Velzquez, y
surgieron entonces otros partidos menores, como el Na-
cionalista encabezado por Tefilo Hernndez, el Republi-
cano, fundado por Rafael Estrella Urefia, el Obrero, fun-
dado por Wenceslao Medrano y otros grupos menores di-
fciles de definir.
En la actualidad, slo dos partidos estn debidamen-
te inscritos ante la Junta Central Electoral: el Partido
Dominicano, partido de principios que fund en 1931 el
Generalsimo Dr. Rafael L. Trujillo Molina con el emble-
ma de la palma real, smbolo de la libertad, y el Partido
Laborista Nacional que se fund en 1946. El primero fu
por primera vez a elecciones en 1934, alcanzando la victo-
ria. Es el partido en el poder desde entonces. Sus Esta-
tutos fueron reformados hace pocos aos, para darles un
sentido ms democrtico que los de 1931.


-84-



















PUNTO UNDECIMO


Representacin de la soberana popular.-Ya hemos
visto que aunque, conforme a la teora poltica aceptada
en el present la soberana reside en el pueblo, entendido
ste como conjunto de los ciudadanos, se reconoce tambin
que el pueblo mismo no podra ejercitar directamente el
poder soberano sin producirse una total anarqua. Un sis-
tema as, que constituira la llamada democracia pura, ja-
ms ha existido en la realidad de la historic. Lo aconsejado
por la prudencia y la conveniencia es que el poder sobera-
no sea ejercido en nombre del pueblo por organismos y
funcionarios que lo represented. Es el sistema denomina-
do representative, transacin entire la anarqua que resul-
tara de la democracia pura y el despotismo, al estilo an-
tiguo, que producira su ejercicio por una persona, que
pronto, por la inercia de las cosas y los defects de la na-
turaleza humana, degenerara en la tirana.
La enseanza de la historic, al par que la reflexin
racional, muestran que, para los fines de un gobierno bien
ordenado, la soberana popular slo tiene que desprender-
se, para que la ejerzan rganos y funcionarios represen-
tativos, de tres funciones, que son la funcin legislative,
o sea la de formular las normas; la funcin ejecutiva, o
sea la de cumplir y hacer cumplir esas normas; y la fun-
cin judicial, o sea la de aplicar esas normas en los casos
de conflict entire la sociedad y los individuos o entire los
individuos mismos. Una important y fundamental fun-
cin, puede y debe reservarse el pueblo mismo, que es la
funcin electoral, por medio de cuyo ejercicio se llega a


-85-









MANUEL A. AMIAMA


orientacin de las leyes constitucionales y a la seleccin
de las personas que, por ciertos perodos de tiempo, de-
ben ejercer las funciones representatives a que ya hemos
hecho referencia.
Estas funciones, llamadas tambin poderes, forman
*,n conjunto la actividad que se denomina Gobierno. Ya he-
mos visto que Gobierno se denomina tambin el conjunto
*de los rganos representatives que ejercen tales funcio-
nes.
La Constitucin dominicana en su artculo 2 consagra
esa triloga de funciones o poderes, separando cada uno
de los dems y proclamando su carcter responsible. Pro-
hibe que uno cualquiera de ellos delegue sus funciones en
otro.
Como principio el ms esencial de todos en la Consti-
tucin y el nico que la nuestra pone a salvo de toda re-
forma en el Art. 111, nuestro Pacto Fundamental, como
se denomina a veces la Constitucin, proclama que el Go-
bierno es esencialmente civil, republican, democrtico y
representative. Lo que esto significa ya lo hemos visto
antes.
La funcin legislativa.-Parlamentos y Congresos.-Sis-
tema unicamarista.-Sistema bicamarista.-Los rganos en
los cuales se delega la funcin legislative se denominan
en las diversas Constituciones Parlamentos, Congresos,
Asambleas, Dietas o Legislaturas. La denominacin ms
frecuente es la de Parlamento y la de Congreso. En la
Constitucin dominicana, el rgano legislative se denomi-
na Congress Nacional.
Unas veces, el rgano legislative consta de un. solo
cuerpo en cuyo seno comienza y terminal la elaboracin
de las leyes. Es el sistema unicamarista o unicameral
Otras veces, lo ms frecuente en la actualidad, el: r-
gano legislative est integrado por dos cuerpos que ac-
tan separados, pero coordinadamente. Es el sistema bi-
camarista o bicameral. En nuestro pas, la Constitucin
ha oscilado entire los dos sistemas. Veremos esto con ms
detalle en el punto vigsimo primero. Actualmente, y des-
de 1908, consagra el sistema bicamarista, con algunas li-


-86-








NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


geras concesiones al sistema unicamarista, en lo que res-
pecta a la Asamblea Nacional. (Vase la Constitucin, des-
de el art. 13 hasta el art. 43).
El Poder Ejecutivo.-Sistema Parlamentario.-Siste-
ma Presidencialista.-Sistema Colegiado.-El Poder Eje-
cutivo, o funcin ejecutiva se confa a funcionarios que
asumen diversas denominaciones, tales como emperador,
rey, o president de la repblica. A veces se adoptan, en
la lengua poltica, las denominaciones fonticas que tie-
nen esos magistrados en las propias lenguas de sus pauses,
tales como Mikado, Sha, Negus, etc.
En ciertas Naciones, la atribucin del poder ejecuti-
vo al magistrado o dignatario que aparece como la cabeza
visible del Estado no es sino nominal y el poder efectivo
est confiado a un ministry o a un cuerpo de ministros,
que son designados de acuerdo con la mayora que pre-
domine en el Parlamento y que slo a ste deben rendir
cuentas y obedecer en la conduccin de la poltica y de la
actividad administrative. Esta forma de organizacin y
funcionamiento del Poder Ejecutivo se denomina sistema
parlamentario. Se origin en Inglaterra, desde el siglo
XIII, afirmndose desde la Revolucin de 1688 y la Ley
de Establecimiento del 1701, de que ya hemos hecho men-
cin en estas notas. Inglaterra sigue siendo hoy el pas
donde se practice, con mayor autenticidad, el sistema par-
lamentario. Este sistema ha sido adoptado tambin en
Francia, desde hace muchos aos. Muchos otros pases lo
practican, aunque no con tanta eficacia y verdad como en
Inglaterra.
En otras naciones, el Poder Ejecutivo, es ejercido efec-
tivamente por el Presidente de la Repblica, sin una su-
jecin cuotidiana y servil al Congreso, aunque en trmi-
nos generals traten de orientar sus actos a la tendencia
del Congreso, por ser ste una representacin ms nutrida
y matizada de la voluntad national, ya que, en efecto, el
President de la Repblica sale de un solo partido o de una
alianza de partidos que se han unificado para fines elec-
torales, mientras que el Congreso, considerado en conjun-
to, emana de la universalidad de todos los partidos. El sis-
tema es entonces llamado presidencialista.
-87-








MANUEL A. AMIAMA


En nuestro pas, en este punto la Constitucin estable-
ce el sistema presidencialista. Como veremos en el punto
decimoquinto, las Constituciones anteriores a la actual ha-
can algunas concesiones al sistema parlamentario, que
luego han sido suprimidas para que el sistema presiden-
cialista funcione en toda su pureza.
En fin, la prctica casi universal es la de que el Poder
Ejecutivo sea ejercido por un solo magistrado o funciona-
rio, llmese rey, president o primer ministry. Pero hay al
present dos naciones que hacen excepcin a esa regla y
cuyas Constituciones proven un poder ejecutivo colegiado
o colectivo, encabezado por uno de los miembros de la co-
legiacin que se turnan cada ao. Este sistema existe en
Suiza y en el Uruguay.
La funcin jurisdiccional.-Tribunales judicia2es.-
Tribunales Administrativos.-La funcin jurisdiccional es
aquella por cuyo ejercicio se resuelven los conflicts entire
la colectividad y los individuos o entire los propios indivi-
duos. Su mismo nombre indica etimolgicamente su misin
o finalidad: decir el derecho, resolver lo que en cada caso
conflictivo es la voluntad de la ley. Los rganos en que la
scberana national manifiesta esta funcin se denominan
generalmente Cortes o Tribunales. Unas veces los conflic-
tos ocurren, como ya hemos dicho, entire la colectividad y
los individuos, como en los casos de infracciones que deben
castigarse con penas represivas, sobre la persona o el pa-
trimonio del infractor. Son las causes penales. Otras veces
los conflicts ocurren entire los mismos individuos, por cues-
tiones relacionadas con el estado familiar o el patrimonio
privado. Son las causes llamadas civiles o comerciales. Los
tribunales que tienen la misin de aplicar la ley en todos
estos casos, se denominan tribunales judiciales. La Consti-
tucin dominicana consagra a estos tribunales los artculos
del 57 al 71.
Otras veces, los conflicts ocurren entire la Administra-
cin Pblica y los particulares por disconformidad de stos
con los actos de aqulla que lesionen su inters. Los tribuna-
les que actan para conocer y decidir estos casos conflictivos
se denominan Tribunales Administrativos y constituyen ge-


-88-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


neralmente una jurisdiccin especial separada de la juris-
diccin judicial a que antes ya nos referimos.
La Constitucin dominicana no establece ella. misma
ningn tribunal administrative de carcter general, a no
ser la Junta Central Electoral cuya misin ya hemos expli-
cado, pero el inciso 12 de la Constitucin, art. 33, confiere
al Congress la atribucin de crear o suprimir esta clase de
tribunales y disponer todo lo relative a su organizacin y
competencia. Es en virtud de esta facultad cmo el Con-
greso ha establecido desde hace aos en nuestro pas un
Tribunal Superior Administrativo para asegurar la lega-
lidad de todos los actos de la administracin pblica de in-
ters para los particulares. El studio de esta jurisdiccin
corresponde al dominio del Derecho Administrativo.
Organos secundarios.-No obstante la teora tripartita
de los poderes, las Constituciones suelen no limitar las r-
ganos constitucionales a los ya especificados. Hay en todo
pas actividades normativas, administrativas y jurisdiccio-
nales de carcter peculiar, que las Constituciones, adelan-
tndose al legislator ordinario y como una garanta con-
tra los posibles excess o tendencies absorbentes de los r-
ganos fundamentals, prefieren encomendar a rganos
distintos, instituidos por las propias Constituciones, para
conseguir su estabilidad absolute. Son rganos estatales de
carcter secundario en comparacin con los otros, pero no
por eso de escasa importancia ni falta de arraigo en la his-
toria de los pueblos, en cuya evolucin a menudo han in-
fluido poderosamente.
La Constitucin dominicana establece various rganos
de esta naturaleza, tales como la Cmara de Cuentas (art.
72 al 75), los Ayuntamientos (art. 76 al 78), el Consejo
Administrative del Distrito de Santo Domingo (art. 49, in-
ciso 27), las Gobernaciones Civiles (arts. 79 al 80), la Jun-
ta Central Electoral a la que ya nos hemos referido en el
punto dcimo (art. 85) y la Junta Monetaria (art. 94 y
95).
Modos de conferir las atribuciones a los distintos rga-
nos del Estado.-Estatuto especial para los Parlamentos y
Congresos.-Las Constituciones, como regla general, se li-
mitan, en lo que se refiere al Poder Ejecutivo y al Poder
-89-









MANUEL A. AMIAMA


Judicial, a definir express o tcitamente las funciones esen-
ciales y caractersticas que son de su naturaleza; a confe-
rirles determinadas atribuciones que se desea proteger de
los azares de la legislacin ordinaria; y a sealarles cier-
tas atribuciones que, por su especial carcter, no entraran
en la funcin ejecutiva ni en la funcin judicial, de no dis-
ponerlo explcitamente las Constituciones. Todo el resto de
la esfera de accin del Poder Ejecutivo y del Poder Judi-
cial, se confa a las disposiciones de la legislacin ordinaria.
Esta esfera es, si no ms important desde el punto de vista
poltico que la sealada directamente por las Constitu-
ciones, s much ms extensa. En realidad es extenssima.
En cambio, con los Parlamentos y Congresos, las Cons-
tituciones suelen ser exhaustivas. Esto es, tienden a dispo-
ner, respect de la organizacin y funcionamiento de los
Congress y Parlamentos, todo cuanto haya de disponerse,
no dejando nada a la legislacin ordinaria. A lo sumo, se
deja a cada Cmara el poder de formular su reglamenta-
cin internal. Esto se explica histricamente. Las magistra-
turas ejecutivas y an las magistraturas judiciales existen
desde los tiempos ms antiguos, sin necesidad de Constitu-
ciones escritas. La razn de ser de estas estriba, por lo que
toca a lo institutional, en la consagracin de la representa-
cin legislative. Conseguir la separacin del poder legislati-
vo respect del poder ejecutivo ha sido la verdadera lucha
poltica de las sociedades civilizadas contra las tendencies
del poder unipersonal y absolutista, en todo lo anterior al
present siglo.
La Constitucin dominicana es una prueba de estos
cuidados. Ella consagra a la organizacin y funcionamien-
to de poder legislative nada menos que tres ttulos comple-
tos, que abarcan un total de treinta artculos, o sea, como
habamos visto, desde el 13 hasta el 43. En ellos, nada se
abandon al legislator ordinario. Slo el art. 24 confa a
cada Cmara la reglamentacin de su servicio interior y
el despacho de los asuntos que le son peculiares, incluyendo
el establecimiento de un rgimen disciplinario para sus
miembros.
En los dos puntos que siguen, nos ocuparemos con ms
detalle de la funcin legislative en la Repblica Domini-
cana.-90-
-90



















PUNTO DECIMOSEGUNDO


La funcin legislativa.-Organizacin en la Repblica
Dominicana.-La Constitucin de la Repblica Dominicana
consagra tres Ttulos completos al Poder Legislativo, que
abarcan desde el art. 13 hasta el artculo 43, segn ya he-
mos visto. El rgano al cual se confa el ejercicio del Poder
Legislative es el Congreso Nacional, compuesto por un Se-
nado y una Cmara de Diputados. Adopta pues el sistema
bicamarista. Esto no ha sido siempre as, En various pero-
dos histricos, el Congreso Nacional ha estado constituido
por una sola Cmara. El sistema actual es una vuelta al
que estableci la Constitucin de San Cristbal en 1844,
aunque con cambios de nombres, pues entonces la Cmara
baja se denominaba Tribunado y la Cmara Alta se deno-
minaba Consejo Conservador.
La eleccin de los Senadores y Diputados se hace por
voto director, tomndose como base territorial o demarca-
cin electoral la Provincia. Para estos fines se consider una
Provincia el Distrito de Santo Domingo.
Los cargos de Senadores y Diputados son incompati-
bles con todo otro cargo pblico permanent, con excepcin
de los honorficos y los del profesorado.
Cuando ocurren vacantes, no se hace una eleccin es-
pecial direct. Se cubren de las ternas que somete el Par-
tido Poltico al cual pertenezca el legislator que falte, por
muerte, renuncia o destitucin. Slo cuando el Partido Po-
ltico interesado descuida presentar la terna por treinta
das, el Senado o la Cmara de Diputados, segn el caso,
llena la vacant de que se trate.


-91--









MANUEL A. AMIAMA


Las Cmaras, trabajando separadamente, constituyen
el Congress Nacional, que es el cuerpo que tiene la funcin
legislative. Pero en ciertas ocasiones, las dos Cmaras se
juntan para trabajar unidas, a fin de realizar ciertas ac-
tuaciones que la Constitucin especifica y entonces este
cuerpo mixto recibe el nombre de Asamblea Nacional.
Cada Cmara tiene facultad para reglamentar lo con-
cerniente a su servicio interior y al despacho de sus asun-
tos y puede establecer penas disciplinarias para las faltas
que cometan sus miembros.
El bufete directivo de cada Cmara se compone de un
President, un Vicepresidente y dos Secretarios, que se
eligen el 16 de agosto de cada ao.
Cada Cmara design sus empleados auxiliares y puede
revocarlos a su conveniencia.
El Congress Nacional.-Es el rgano que ejerce
la funcin legislative, por la accin combinada de los dos
cuerpos que lo forman. Como veremos ms adelante, el
Congress Nacional tiene, adems de las legislativas, otras
atribuciones de distinta naturaleza.
Eleccin y formacin.-La eleccin de los Senado-
res y Diputados se realize por voto director cada cinco aos,
a contar del ao 1942, sobre la base territorial de la Pro-
vincia, que para este fin constitute la demarcacin electoral.
Se elige un Senador por cada Provincia, reputndose
como una Provincia el Distrito de Santo Domingo.
La Cmara de Diputados se compone de miembros
elegidos por cada Provincia y el Distrito de Santo Domingo,
a razn de uno por cada sesenta mil habitantes o fraccin
de treinta mil. Pero es de regla que ninguna Provincia
tendr menos de dos Diputados, aunque su poblacin sea
inferior a treinta mil habitantes.
Para ser Senador o Diputado se require ser dominica-
no, estar en el pleno ejercicio de los derechos civiles y po-
lticos y tener treinta aos de edad por lo menos.
Los extranjeros naturalizados pueden ser Senadores
diez aos despus de la naturalizacin y Diputados ocho
aos despus, pero en ambos casos requieren una residen-
cia continue en el pas de dos aos antes de la eleccin.


-92-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


Legislaturas ordinarias y extraordinarias.-El Con-
greso Nacional celebra dos legislatures ordinarias por ao.
La primera se inicia el 27 de febrero y dura noventa das.
Las propias Cmaras pueden prorrogar dichas legislatu-
ras ordinarias por sesenta das, lo que acostumbran dispo-
ner por medio de una simple Resolucin que, por supuesto,
es soberana y no est sujeta a ninguna otra aprobacin.
Los perodos de descanso se denominan recesos. En
realidad, estos recesos no han sido instituidos por nuestra
Constitucin ni por las dems Constituciones para fines de
descanso, sino para que los legisladores, si lo desean, pue-
dan ponerse en contact con los ncleos polticos de donde
proceden. Tambin se procura con ello en todos los pases
aliviar la situacin de expectativa que tiene el Poder Eje-
cutivo cuando el Congreso est reunido.
El Congress puede reunirse tambin en legislature ex-
traordinaria, con lo cual los recesos se acortan, pero para
ello es indispensable, por los motivos ya expuestos, una
convocatoria del Poder Ejecutivo.
Normalmente, las legislatures se efectan en la Capi-
tal de la Repblica, por ser el asiento del Gobierno (Ar-
tculo 5). La Capital de la Repblica es la antigua Ciudad
de Santo Domingo, hoy Ciudad Trujillo, pero, en caso de
necesidad el propio Congreso puede declarar que se efec-
ten en otro sitio. El Presidente de la Repblica puede dis-
poner lo mismo en los casos de legislatures extraordina-
rias por l convocadas.
Temperamento al sistema bicamarista.-La Asamblea
Nacional.-Ya hemos dicho que las Cmaras Legislativas
se renen a veces conjuntamente, en forma de Asamblea
Nacional. Esto constitute un temperament al sistema bi-
camarista. Cuando las Cmaras se renen en Asamblea
Nacional, el quorum debe ser de ms de la mitad de los
miembros de cada Cmara. Las decisions de la Asamblea
Nacional se toman por mayora absolute de votos, esto es,
por ms de la mitad de los miembros presents. Conviene
advertir que la computacin de los votos se hace sobre el
plenario de la Asamblea, sin tomar en cuenta la calidad de
cada miembro, sea Senador o Diputado.


-93-









MANUEL A. AMIAMA


Cuando las Cmaras estn reunidas en Asamblea Na-
cional, preside el Presidente del Senado; ocupa la vicepre-
sidencia el Presidente de la Cmara de Diputados y des-
empean la Secretara los Secretarios de las dos Cmaras.
Las atribuciones de la Asamblea Nacional son exami-
nar el acta de eleccin del Presidente de la Repblica, pro-
clamarlo si la eleccin es correct, recibirle el juramento
si no lo ha hecho previamente ante algn funcionario u
official pblico como puede hacerlo, y admitirle la renuncia.
Pero, como veremos ms adelante, en ciertas ocasiones,
la Asamblea Nacional tiene una importantsima atribucin,
que es la de elegir el Presidente de la Repblica. Esto lo
veremos ms adelante con detalle.
El Senado.-Aparte de su colaboracin inexcusable en
la elaboracin de las leyes, el Senado tiene la atribucin de
nombrar los jueces de todas las Cortes y Tribunales del or-
den judicial, except los Consejos de Guerra, y los miembros
de la Cmara de Cuentas. Estos nombramientos constituyen,
segn la tradicin, una eleccin de segundo grado, estimn-
dose que los magistrados as nombrados duran por un pe-
rodo constitutional. Es de regla, de la cual es eco el ar-
tculo 47 cuando se refiere al Presidente de la Suprema
Corte de Justicia, que estos magistrados deben ser nom-
brados por el personal del Senado que toma posesin el 16
de agosto y no por el personal saliente.
Es de la competencia del Senado aprobar o no los nom-
bramientos de carcter diplomtico que hace el Presidente
de la Repblica.
Corresponde tambin al Senado juzgar a los funciona-
rios pblicos electivos por mala conduct o por falta en
el ejercicio de sus funciones, cuando son acusados por la
Cmara de Diputados. Este procedimiento se denomina jui-
cio poltico (en ingls impeachment) y de l nos ocupare-
mos ampliamente en el punto decimocuarto.
La Cmara, de Diputados.-Tambin la Cmara de Di-
putados, adems de su participacin indispensable en la
formacin de las leyes, tiene algunas atribuciones admi-
nistrativas, a saber: acusa ante el Senado a los funciona-
rios electivos, por mala conduct o falta en el ejercicio de


-94-








NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


sus funciones y autoriza o n a los Ayuntamientos a ena-
jenar inmuebles. Le correspond tambin aprobar o des-
aprobar los contratos municipales que constituyan en ga-
ranta inmuebles o rentas comunales.
Privilegios y garantas de los legisladores.-Las Cons-
tituciones suelen establecer ciertos privilegios y garantas
para los legisladores, a fin de que no puedan ser alejados
del centro de su actividad ni privados fcilmente de su li-
bertad fsica. En este orden de ideas, nuestra Constitu-
cin dispone que los Senadores y Diputados no pueden ser
juzgados (penalmente) sino por la Suprema Corte de Jus-
ticia (Artculo 61). Tambin dispone, en su Artculo 28,
que ningn Senador o Diputado puede ser privado de su
libertad durante la legislature, salvo con la autorizacin
de la Cmara a que pertenezca, o que sea aprehendido en
el moment de la comisin de un crime. Esta garanta se
denomina inmunidad parlamentaria. La solicitud de auto-
rizacin se denomina suplicatorio. An en estos casos, la
Cmara interesada o cualquier miembro de ella puede exi-
gir la libertad del legislator detenido, por el tiempo que
dure la legislature o una parte de ella. El requerimiento
debe hacerse al Procurador General de la Repblica, pero
en caso de necesidad la Cmara interesada o el miembro
de ella que quiera tomar a su cargo el caso, pueden dar
directamente la orden de libertad, la cual debe ser apoyada
por todo depositario de la fuerza pblica.
Como veremos ms adelante, todo legislator tiene de-
recho a la iniciativa de las leyes. Es precisamente la razn
de ser de su presencia en los cuerpos legislativos.
Vacantes de legisladores.-Segn ya hemos visto, las
vacantes de legisladores son cubiertas en principio por los
Partidos Polticos interesados. En caso de inaccin de s-
tos por treinta das, son cubiertas por la Cmara a que
pertenezca el legislator que falte.
En los dos puntos que siguen, examinaremos en deta-
lle el procedimiento legislative y las atribuciones del Con-
greso y de sus dos Cmaras. Tendremos entonces que repe-
tir algo de lo que llevamos ya dicho sobre el Poder Legisla-
tivo, aunque con otras finalidades.


-95-




















PUNTO DECIMOTERCERO


El procedimiento legislative en detalle.-Como ya he-
mos dicho, las Constituciones acostumbran organizer inte-
gramente todo lo relative al funcionamiento de los cuerpos
que ejercen el Poder Legislativo, contrariamente a lo que
ocurre con el Poder Ejecutivo y el Judicial, respect de
cuyo funcionamiento dejan gran parte a la legislacin or-
dinaria.
La Constitucin dominicana sigue tambin esa costum-
bre y consagra gran extension al procedimiento que debe
seguirse para la elaboracin de las leyes.
El derecho de iniciativa.-Llmase as la prerrogativa
que se reserve a algunos funcionarios y organismos de pre-
sentar a los Parlamentos o Congresos proyectos o proposi-
ciones de ley con el privilegio de que sean obligatoriamen-
te tomados en cuenta y discutidos y votados formalmente,
para su aprobacin, modificacin, o rechazamiento. El de-
recho de iniciativa se diferencia del derecho de peticin
ordinaria que tiene todo ciudadano, porque en este ltimo
caso las peticiones no tienen que ser obligatoriamente so-
metidas a votacin ni discutidas. Por ejemplo, si un ciu-
dadano enva al Congreso un proyecto de ley, lo nico a
que tiene derecho es a que se le acuse recibo, mientras que
si un legislator present el mismo proyecto, ste debe to-
marse en cuenta y ser formalmente discutido.
Conforme a la Constitucin Dominicana, tienen dere-
cho de iniciativa en la formacin de las leyes los Senado-
res y los Diputados y el Presidente de la Repblica.
La Suprema Corte de Justicia tiene tambin el dere-
cho de iniciativa, pero slo en asuntos judiciales. Se inter-


-96-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


preta que asuntos judiciales son los que conciernen a la or-
ganizacin de los Tribunales, a su competencia y al proce-
dimiento que debe seguirse ante ellos.
Como veremos ms adelante, el Presidente de la Re-
pblica es entire nosotros el funcionario que tiene el dere-
cho de iniciativa en media ms amplia, pues hay ciertas
leyes, como la de Gastos Pblicos y las que crean Secre-
taras y Subsecretaras del Estado, que slo pueden ser
propuestas por dicho magistrado.
Discusin de los Proyectos de ley.-Las Resoluciones.-
A fin de que las leyes sean el resultado de una cuidadosa
meditacin y se sustraigan lo ms possible de los errors
de las improvisaciones o de las sorpresas, las Constitucio-
nes establecen siempre que los proyectos sean discutidos
ms de una vez, promediando un period de tiempo ms o
menos largo entire las discusiones. Algunas Constituciones
exigen hasta tres discusiones para cada proyecto.
Entre nosotros, en la actualidad slo se requieren dos
discusiones en cada Cmara para la aprobacin de los pro-
yectos de ley.
Antiguamente se requeran tres discusiones. La Cons-
titucin exige el intervalo mnimo de un da entire las dos
discusiones, lo que se ha interpretado en los ltimos aos
en el sentido de que si por ejemplo un proyecto se discute
un martes, no puede ser sujetado a la segunda discusin
sino el mircoles, o ms tarde. Algunos han sostenido que
el intervalo de un da debe ser franco, esto es, que si un
proyecto se discute un martes, hay que dejar el mircoles
de intervalo, no pudindose efectuar la segunda discusin
hasta el jueves o ms tarde; pero esta opinion no ha sido
la seguida por nuestro cuerpo legislative, por lo cual se
entiende que implcitamente ha sido rechazada.
Las Resoluciones, de carcter administrative, slo re-
quieren una sola discusin en cada Cmara, o en la Cma-
ra a que compete su votacin.
Efectos de la declaracin de urgencia.-Hay casos en
que el inters pblico o circunstancias especiales demandan
que un proyecto de ley sea considerado con la mayor pron-
titud possible. Para estos casos, nuestra Constitucin per-


-97-









MANUEL A. AMIAMA


mite que las dos discusiones se efecten en sesiones conse-
cutivas, aunque stas se celebren en el mismo da. Pero, pa-
ra que este procedimiento sea regular, la Constitucin exi-
ge que en la primera sesin el proyecto de que se trate sea
declarado formalmente de urgencia y que en la segunda se-
sin, el proyecto sea aprobado por las dos terceras parties
de los votos de los legisladores presents en la sesin. (ar-
tculo 26 combinado con el 35).
Las precauciones sealadas tienen por objeto evitar
que pequeas mayoras en favor de un proyecto, en una
sesin determinada, aprovechen la ocasin para hacerlo
aprobar sorpresivamente, en ausencia de otros legisladores,
cuya presencia pudiera determinar una votacin en otro
sentido.
La cuestin de la declaratoria de urgencia concierne
a cada Cmara, y no al Congreso en total. Por tanto, un
proyecto declarado urgente por la primera Cmara, puede
no serlo por la otra y recprocamente. Como veremos ms
adelante, sin embargo, el hecho de que un proyecto sea
declarado de urgencia por la segunda Cmara que lo haya
aprobado, tiene un efecto distinto al caso de que la urgen-
cia haya ocurrido en la primera Cmara.
Reglas de quorum y de mayora.-Como regla general,
la Constitucin dominicana slo require la mayora abso-
luta, o sea la presencia de ms de la mitad de los miembros,
para la formacin del quorum, esto es, para que se repute
la presencia de un nmero suficiente de legisladores para
deliberar y votar vlidamente los asuntos en discusin. Es-
ta regla es comn tanto para la Asamblea Nacional, como
para el Senado y la Cmara de Diputados (artculos 23 y
26). Sin embargo, como veremos ms tarde, hay ciertos ca-
sos en que reglas especiales de mayora influyen sobre el
quorum, que tiene que ser ms nutrido en tales casos. Esos
casos son por cierto de much importancia. Los veremos
en seguida.
Asuntos sujetos a mayoras especiales.-Como regla
general, los asuntos en el Congreso pueden ser aprobados
por mayora absolute computada sobre el quorum regular
y ordinario, calculado como lo hemos visto en el prrafo an-


-98-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


terior. Esta regla impera tanto para la Asamblea Nacio-
nal como para el Senado y la Cmara de Diputados (ar-
tculos 23 y 26).
Sin embargo, hay varias cuestiones para cuya aproba-
cin o apoyo eficaz la Constitucin require mayoras es-
peciales, que a veces, como ya hemos dicho, influyen sobre
el quorum mismo, para hacerlo ms amplio. Estos casos
son los siguientes:
El Senado necesita el voto de las tres cuartas parties
de la totalidad de sus miembros para pronunciar senten-
cia condenatoria contra los funcionarios electivos acusa-
dos por la Cmara de Diputados (artculo 19); la Cmara
de Diputados require el voto de las tres cuartas parties de
la totalidad de los miembros para acusar a los funciona-
rios electivos (artculo 22); cada Cmara require el voto
de las dos terceras parties del quorum, para aprobar los
asuntos declarados previamente de urgencia (artculo 26,
segunda parte); se require el voto de las dos terceras par-
tes del nmero total de miembros de una Cmara, para
aprobar de nuevo un proyecto de ley observado por el Po-
der Ejecutivo, como condicin para que el proyecto se man-
tenga y la observacin quede desechada (artculo 37, al
final); se require el voto de las dos terceras parties de los
miembros de cada Cmara para aprobar leyes relatives a
la moneda o la banca, cuando no son iniciadas por el Poder
Ejecutivo a propuesta de la Junta Monetaria o con el voto
favorable que sta (artculo 95) ; se require el voto de
las dos terceras parties de los miembros de cada Cmara
para votar leyes erogatorias de fondos o modificativas de
la ley de Gastos Pblicos, cuando no hayan sido iniciadas
por el Poder Ejecutivo (artculo 104); y en fin, se requie-
re el voto de. las dos terceras parties de los miembros de
una y otra Cmara para votar leyes que propongan la re-
forma constitutional.
Como puede advertirse, segn nuestra Constitucin la
mayora ms baja es la absolute computada sobre el quo-
rum y la ms elevada y exigente la mayora de las tres cuar-
tas parties computada sobre la totalidad de los miembros.


-99-









MANUEL A. AMIAMA


Sin necesidad de mayor explicacin se v que en estos
casos de mayora especial, la regla del quorum ordinario
queda implcitamente sin efecto, puesto que es lgico que
el quorum sea siempre igual o mayor que la mayora exi-
gida. As, por ejemplo, en una sesin en que slo est pre-
sente la mitad ms uno de los miembros de una Cmara,
no se puede votar un asunto que requiera el apoyo de las
tres cuartas parties de la totalidad de los miembros de esa
Cmara.
Reglamento interno.-Cada Cmara reglamenta los
detalles de su procedimiento interno por medio de su Re-
glamento. En ciertos aspects, estos Reglamentos tienen
much importancia.
Veto y observacin de las leyes.-Como regla general,
una vez que las leyes son aprobadas por el Congreso Na-
cional y remitidas al Poder Ejecutivo, se denominan per-
fectas. Deben entonces ser promulgadas por el Presidente
de la Repblica para que se conviertan en ejecutorias. La
promulgacin consiste en la firma del Presidente de la Re-
pblica, lo que generalmente hace despus de ponerle un
texto por el cual manda que se publique la ley, para su co-
nocimiento y cumplimiento. Este texto se denomina co-
rrientemente formula promulgatoria entire nosotros y en
ctras parties decreto de promulgacin. El Presidente de la
Repblica debe promulgar la ley dentro de los ocho das
de recibida del Congreso y publicarla dentro de los quin-
ce das de la promulgacin. Si la ley fue declarada de ur-
gencia (se entiende que por la ltima Cmara que la apro-
b) debe promulgarla dentro de los tres das del recibo de
ella de parte del Congreso.
Sin embargo, puede ocurrir que el Presidente de la
Repblica, al recibir una ley del Congreso, estime que la
ley es inconvenient por el sentido de sus disposiciones o
por la forma de su redaccin o por inoportuna en el mo-
mento en que ha de entrar en vigor.
Para dar eficacia a ese criterio possible, las Constitu-
ciones confieren al Poder Ejecutivo una atribucin que se
denomina la atribucin del veto. En las Constituciones que
obedecen todava a supervivencias absolutistas, el veto es de-


-100-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


finitivo, esto es, que aniquila por complete la accin par-
lamentaria. Una ley vetada cae total y definitivamente. En
este sistema, el Poder Legislativo slo tiene el nombre de
tal, pero en la prctica pertenece al Poder Ejecutivo, con-
vertido as en el rbitro final de la legislacin.
En la mayor parte de las Constituciones modernas el
veto es simplemente suspensivo y tal es el caso de la Cons-
titucin dominicana, en la cual, para mejor delinear la ins-
titucin, ni siquiera se usa la palabra veto, sino la expre-
sin observacin de las leyes. El sistema es objeto del ar-
tculo 37 de la Constitucin. Cuando el Presidente de la
Repblica estima que una ley es inconvenient o inoportu-
na, puede devolverla con observaciones al Congreso Na-
cional, por la va de la Cmara que la aprob en segundo
trmino en el curso de la elaboracin. Esta Cmara debe
someterla a una nueva discusin en la sesin ms prxima.
Si la ley es aprobada de nuevo por las dos terceras parties
del total de dicha Cmara, se pasa a la otra para el mismo
procedimiento y si sta la aprueba por las dos terceras par-
tes la ley se consider defintivamente aprobada y se remite
de nuevo al Presidente de la Repblica para su promulga-
cin y publicacin.
En cambio, si la primera Cmara no rene en favor
de la ley las dos terceras parties de los votos, o si aun reu-
nindolos, la segunda Cmara no rene las dos terceras
parties, la ley debe considerarse desechada por efecto de
las observaciones del Presidente de la Repblica.
Nuestra Constitucin no indica cual sera la situacin
en el caso de que el Presidente de la Repblica no promul-
gara ni publicara la ley en los plazos indicados a que ya
antes nos hemos referido. Se entiende que cometera una
falta en el ejercicio de sus funciones, exponindose al pro-
cedimiento sancionatorio establecido por la Constitucin.
Requisitos para la obligatoriedad de las leyes.-Ya he-
mos visto que las leyes aprobadas por el Congreso se re-
putan perfectas; y que una vez promulgadas por el Presi-
dente de la Repblica, se califican de ejecutorias. Este l-
timo acto del Presidente de la Repblica es tan importan-
te y decisive en la suerte de las leyes, que consuetudinaria-


-101-









MANUEL A. AMIAMA


mente se tiene por fecha de una ley, la fecha de su pro-
mulgacin. Esta fecha tiene la ventaja de figurar en el
mismo texto de la formula promulgatoria y de ser una fe-
cha nica, en tanto que, salvo los casos de extrema urgen-
cia, las dos Cmaras suelen aprobar las leyes en fechas
distintas, por lo cual no se podran tomar como fechas de
la ley sin difcultades. Adems, esto slo sera possible en
los regmenes en que el Poder Ejecutivo carece no solamen-
te de la facultad del veto definitive, sino an del veto sus-
pensivo.
Pero, para que una ley sea obligatoria para los funcio-
narios y para la comunidad en general, no sera lgicamen-
te bastante que haya sido promulgada o publicada. Es pru-
dente que entire la publicacin y la obligatoriedad haya un
plazo de conocimiento de la ley, por breve que sea este pla-
zo. Nuestra Constitucin dispone en su artculo 39 que las
leyes despus de publicadas, son obligatorias para todos
los habitantes de la Repblica, si ha transcurrido el tiem-
po legal para que se reputen conocidas.
Ese tiempo legal no est determinado por la propia
Constitucin. Lo est actualmente en el artculo primer
del Cdigo Civil, en el cual se dispone que las leyes son
obligatorias al da siguiente de la publicacin en el Distri-
to de Santo Domingo y en el resto del pas al otro da. Na-
turalmente, la propia ley de que se trate en un caso par-
ticular puede ella misma fijar otros plazos para la obliga-
toriedad, sea acortando el plazo ordinario, lo cual ocurre
muy raras veces felizmente, o para alargarlo, lo que su-
cede ms frecuentemente, cuando se trata de leyes que mo-
difican un rgimen legal previamente establecido y hay
que acomodar la transicin del rgimen anterior al rgi-
men nuevo. En este ltimo caso, la ley es vigente desde la
publicacin, y slo su efectividad es diferida hasta una fe-
cha posterior. Tal ocurri en el caso del Cdigo Trujillo de
Trabajo, el cual entr en efectividad el 24 de Octubre de
1951, no obstante que se public tres meses antes. Lo mis-
mo ocurri con la Ley de Cheques.
La publicacin se hace sistemticamente en la Gaceta
Official, pero puede hacerse adicionalmente en la prensa,


-102-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


antes que en la Gaceta Oficial, cuando se quiere abreviar
el plazo para su obligatoriedad. En estos casos, la propia
ley o la formula promulgatoria, deben autorizar la vigen-
cia desde la publicacin en la prensa. De acuerdo con nues-
tra Constitucin, una forma sacramental debe preceder co-
mo encabezamiento el texto de .las leyes. Este texto es as:
"El Congreso Nacional, En Nombre de la Repblica", eco
del principio de la separacin de poderes.
Nulidad de las leyes inconstitucionales.-Especifica-
ciones.-El artculo 40 de nuestra Constitucin, proclama
la nulidad de pleno derecho de toda ley contraria a la Cons-
titucin. Conviene agregar que el principio no solamente
se refiere a las leyes, sino tambin a los decretos y regla-
mentos y a toda clase de actos de los organismos o funcio-
narios del Estado o de las instituciones pblicas. La nuli-
dad puede resultar de la inobservancia de los procedimien-
tos constitucionales en la elaboracin del acto de que se tra-
te, lo que puede afectar principalmente a las leyes, o de la
circunstancia de que los actos lesionen el ejercicio de los de-
rechos absolutos, individuals o politicos, que ya hemos
analizado en el punto anterior. La expresin "de pleno
derecho" tiene en este caso un sentido jurdico estricto, lo
que quiere decir que para que la nulidad sea efectiva nece-
sita ser pronunciada. Ms adelante, en el punto vigsimo-
segundo veremos el mecanismo de esta declaratoria y el al
chance de sus efectos. Pt r tanto, la ley, aunque sea contraria
a la Constitucin, se mantiene como ley mientras no ocu-
rra la declaratoria de su nulidad y an en estos casos, co-
mo veremos, la nulificacin tiene efectos restriguidos.
El principio de la irretroactividad de las Leyes.-Ex-
cepcin.-Es un principio de buen gobierno y de razn, re-
conocido desde tiempo muy antiguo, que las leyes no deben
ser retroactivas, esto es, que no deben ser aplicadas a los
hechos que ya hayan pasado, ni a los hechos actuales si la
ley es nacida en el future. Segn los pases, este principio
est consagrado en la Constitucin o en la ley. En Francia,
por ejemplo, el principio est consagrado en la legislacin
ordinaria, aunque en material penal lo fu por la Declara-
cin de los Derechos del hombre y del Ciudadano votada en


-103-









MANUEL A. AMIAMA


1789 y readoptada explcitamente por la reciente Constitu-
cin. En los Estados Unidos, lo est por la Constitucin,
que prohibe al Congreso votar leyes ex post facto. Es-
te ltimo sistema es el seguido entire nosotros, donde el prin-
cipio de la irretroactivdad est formulado por el artculo
42 de la Constitucin. Por este hecho, entire nosotros el
principio debe ser respetado no slo por los jueces que
aplican las leyes, sino tambin por el Congreso que las
hace y en general por todos los cuerpos oficiales y autori-
dades. Lo mismo que en los Estados Unidos, cuyo modelo
hemos seguido en este punto.
No es fcil a veces determinar si una ley, o la aplica-
cin de ella, es de efecto retroactive. La cosa es ms f-
cir cuando los hechos a que trate de aplicarse una ley tienen
su comienzo y su fin en el pasado, o se configuran defi-
nitivamente en el pasado. El problema se hace ms arduo
cuando se trate de situaciones de hecho de tal peculiari-
dad que, aunque comenzadas en el pasado, en cuanto a su
formacin, se prolongan y persisten despus de la ley. En
estos casos, aplicndose la ley desde que se vota hacia ade-
lante, se encuentra con la situacin de hecho y puede re-
girla en ciertos casos, sin que la aplicacin pueda ser ca-
lificada de retroactive. La instantaneidad o inmediatez
de la aplicacin se parece entonces a primera vista a la re-
troactividad, pero en realidad es distinta de ella.
Se ha propuesto como el mejor criterio para determi-
nar si la aplicacin de una ley es retroactive o no retroac-
tiva, ver si la aplicacin lesiona o no lesiona derechos ad-
quiridos, esto es, prerrogativas explcitamente adquiri-
das en forma positive e inequvoca por obra de una ley.
Si no hay lesin, la aplicacin no sera retroactive. Si hay
lesin habra retroactividad de la prohibida por la Cons-
titucin. En la teora general del Derecho Civil, se exami-
na exhaustivamente esta importantsima cuestin de la irre-
troactividad de las leyes, y a ella nos remitimos aunque
con la advertencia de que en nuestro pas el principio no
es slo de la legislacin ordinaria, sino de orden consti-
tucional. Por tal razn, los comentarios de la jurispruden-
cia de los Estados Unidos, que tienen el mismo rgimen


- 104-









NOTAS SOBRE DERECHO CONSTITUTIONAL


nuestro en este punto, en esta material son de mayor utilidad
para el studio de esta material en la Repblica Dominicana.
El mismo articulo 42 de la Constitucin formula una
excepcin al principio de la irretroactividad. La excep-
cin est formulada as: "Las leyes no tienen efecto retroac-
tivo, sino en el caso de que sean favorables al que est subj-
dice o cumpliendo condena". Quiere decir que la excepcin
Lslo se refiere a las leyes penales. Por aqu la cosa est clara.
Cabe, sin embargo, una interesante pregunta sobre este
punto en el caso contemplando por la excepcin constitu-
cional, para que la aplicacin retroactive se produzca: es
necesario que la misma ley de que se trate lo prescribe,
o la excepcin se aplica de pleno derecho, en el silencio de
la ley, por la sola fuerza de la Constitucin? La opinion ms
generalizada est por la afirmativa, primero, por el tono
categrico de la Constitucin al establecer la excepcin,
y en segundo trmino, porque es un principio de huma-
nidad que, en todo caso de duda, la ley se interpreta en be-
neficio del reo y en general en provecho de los que sufren
-el castigo de las leyes.
Como cuestin original agregaremos, para terminar
este punto, que hay ciertos casos en que el lesgilador, no
pudiendo dar efecto retroactive a algunas leyes, por no
referirse a casos como los previstos en la parte final del
artculo 42 de la Constitucin, se vale de artificios para
conseguir el mismo resultado en provecho de aquellas a quie-
nes deben aplicarse las leyes. Por ejemplo, cuando se redu-
ce el tipo de un impuesto, es frecuente acordar en la mis-
ma ley rebajas o bonificaciones para los deudores del im-
puesto al tipo anterior.
En general, puede decirse que el objeto del principio
9de la irretroactividad de las leyes es no causar perjuicios,
pero no el de no poder conceder beneficios a las situaciones
creadas, cuando esto pueda obtenerse sin el sacrificio de
derechos adquiridos que tengan verdaderamente, y no slo
en apariencia, este ltimo carcter.


-105-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs