• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Managua
 Acuerdo de reconocimiento...
 La iglesia de tipitapa
 La laguna e Jiloa
 La leyenda de la laguna robada...
 Antiguedad de Managua
 Himno de Managua
 Notas historicas
 El primer plan de arbitrios en...
 La real cedula del rey
 Managua entre Leon y Granada
 Los primeros periodicos de...
 El reporterismo de Managua hace...
 Alcaldes municipales de Managua...
 Numero de fabricas
 Managua de ayer
 Recordando al viejo Managua
 Cantores populares y poetas
 Las sierras de Managua
 Sin rojo - Tierra seca
 La nostalgia de Managua - Quien...
 Las cortinas de la vieja parroquia...
 Tipos populares del Managua de...
 Publicaciones y sus fundadores...
 El barrio Latino
 El primer matrimonio civil...
 Recuerdos del tiempo viejo
 La casa del aguila
 Las calles de Managua
 Hombres de merito






Title: Historia de Managua
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076980/00001
 Material Information
Title: Historia de Managua data desde el siglo XVIII hasta hoy
Physical Description: 256 p. : illus. ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Halftermeyer, Gratus, 1887-
Publisher: s.n.
Place of Publication: Managua
Publication Date: [195-]
Edition: Ed. definitiva.
 Subjects
Subject: History -- Managua (Nicaragua)   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076980
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000147098
oclc - 28311097
notis - AAR3319

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Managua
        Page 1
        Page 2
    Acuerdo de reconocimiento del escudo
        Page 3
    La iglesia de tipitapa
        Page 4
    La laguna e Jiloa
        Page 5
        Page 6
    La leyenda de la laguna robada por los brujos de Managua
        Page 7
        Page 8
    Antiguedad de Managua
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
    Himno de Managua
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
    Notas historicas
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
    El primer plan de arbitrios en Managua
        Page 121
        Page 122
        Page 123
    La real cedula del rey
        Page 124
        Page 125
    Managua entre Leon y Granada
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Los primeros periodicos de Managua
        Page 135
        Page 136
        Page 137
    El reporterismo de Managua hace cerca de medio siglo
        Page 138
        Page 139
    Alcaldes municipales de Managua que actuaron desde 1833 a 1929
        Page 140
        Page 141
    Numero de fabricas
        Page 142
    Managua de ayer
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    Recordando al viejo Managua
        Page 147
        Page 148
    Cantores populares y poetas
        Page 149
        Page 150
        Page 151
    Las sierras de Managua
        Page 152
    Sin rojo - Tierra seca
        Page 153
    La nostalgia de Managua - Quien contemplo estas cosas
        Page 154
    Las cortinas de la vieja parroquia de Managua
        Page 155
        Page 156
    Tipos populares del Managua de antaño
        Page 157
        Page 158
        Page 159
    Publicaciones y sus fundadores de Managua
        Page 160
    El barrio Latino
        Page 161
        Page 162
    El primer matrimonio civil popular
        Page 163
        Page 164
    Recuerdos del tiempo viejo
        Page 165
        Page 166
    La casa del aguila
        Page 167
        Page 168
    Las calles de Managua
        Page 169
        Page 170
        Page 171
    Hombres de merito
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
Full Text

G R A T U S H A L F T E R M E Y ER_________.___r|_-, _________ ___


HISTORIC DE MANAGUA
DATA DESDE EL SIGLO XVIII HASTA HOY.





EDICION DEFINITIVE


MANAGUA, NICARAGUA.


AUTOR DEL LIBRO


G R AT U


H A L F- T E R M E Y E R














rANAGC UA






ID ESPUES de una labor documental en Bibliotecas y archives
Sparticulares, he venido formando este libro que trata del CEN-
TENARIO DE MANAGUA, empezando del afio de 1846 en que fue eleva-
da esta villa al rango de ciudad, por acuerdo de la Asamblea Legislativa,
hasta nuestros dfas.
Me he dedicado a relatar solamente los heehos mis trascendentales en
ese period de cien afios de vida ciudadar.a, ocurridos por el designio de la
Naturaleza o por la mano progresista del hombre. He omitido sucesos tri-
viales y detalles de contiendas fratricidas, porque seria muy prolijo y necesi-
taria un grueso volume que no me siento en capacidad econ6mica de edi-
tar; ademas, eso queda para el historiador cuyo postulado yo no aspiro
alcanzar.
Este libro es finicamente una ofrenda de cariio por la ciudad donde naci, .
en ocasi6n de su centenario; es el obsequio del hijo para la madre que
cumple afios; es el deseo filial y sincere porque Managua, la bella ondina
del Xolotlin, sigan en esa senda de prosperidad por la qtle hoy camina hacia
un porvenir mejor.
He palpado sus dolores y quebrantos. Pareciera que Managua tenia
una lengua de metal para Ilorar y lamentarse cuando su alma estaba abatida
por la desgracia. Y esa lengua existia en las inolvidables campanitas del viejo
jo cementerio de San Pedro.
Yo las oigo todavia, a trav6s del tiempo, repicar o doblar con aquel mo'
nocorde hondamente triste, linguido, doloroso, emocionante, como s6lo ellas
podian hacerlo y que quiza no habrian otras en el mundo. Veo ain al viejo
campanero Salvador Ocampo (Chaschds) tirar de las cuerdas de las campa-
nitas. iQue dolorosa nota darian al derrumbarse en aquella mafiana trigica
del 31 de marzo, cuando se moria Managua en los estertores de una horro-
rosa tragedia!





El espiritu alegre, chirigotero y epigramatico de Managua lo he visto
asomarse en los labios de Chu Piura, Chic6 Chapin, la Catalina, Chico Rosi-
ta, Chico Vallejos y Ti6 Dofia; el alma de Managua, medio loca y medio
cuerda, ha palpitado en Robleto Mejia, y en Melisandro S6nchez.
Ha sido tambi6n her6ica con Andrbs Castro, en San Jacinto; madre de
un virtuoso sacerdote de gratas remembranzas: el Padre Julian Garcia; y de
un ap6stol de la ensefianza: el Maestro Gabriel Morales.
Di6 a la Patria Presidentes progresistas: Jos6 Santos Zelaya y Carlos
Sol6rzano.
Poetas de cerebro y medula: Francisco Zamora, Salvador Ruiz Morales,
Ram6n Saenz Morales, Jose T. Olivares. Y un compositor de fama mun-
dial: Luis A. Delgadillo.
Medicos insignes, humildes y filintropos: Jes6s Carcia y Cleto Cajina,
perdido el primero en la oscuridad de su raz6n, y cuando Managua gozaba de
su ciencia y de su filantropia.
Managua ha dado al mundo artists, indutriales y filantropos como Za-
carias Guerra, Antonio Silva y otros.
El espiritu de Managua es polifac6tico, quizA por su cosmopolitismo de
iltima hora: es gentil, magnanimo, bullanguero, emprendedor, tenaz, cuerdo,
loco, rie. Ilora, sufre, goza y no se preocupa del dia de mariana, ni le inlporta
lo que sobrevendrA. Vive la hora del moment.
En el Escudo de Managua, como un blas6n de honor, deben grabarse
los nombres de sus hijos que en los distintos 6rdenes de la vida se esforza-
ron por su bienanza y prosperidad. Unos en elevada posici6n social y otros-
en un plano de humildad, viven en la conciencia de Managua, Todos han pa
sado a la vida del recuerdo, y la Historia les tiene sefialado su lugar.
Ellos son: Pbro. Julian Garcia, Maestro Gabriel Morales, Doctor Cleto
Cajina, Doctor Jesfs Garcia, General Jos6 Santos Zelaya, Doctor Serapio
Orozco, General Aurelio Estrada, Coronel don Jos6 Dolores Estrada, don
Felix Pedro Largaespada, don Faustino Martinez, don Luis L6pez, don Deo-
clesiano ChAvez, don Benjamin Ortega D., don Chico Bermfdez, don Juan
Manuel Dofia, don Jos6 Angel Robleto (vino muy joven y se hizo managiien-
se por adoptaci6n), don Zacarias Guerra, don Antonio Silva, don Marcial So-
lis, don Perfecto de Trinidad, don Juan de Dios Matus, don Carlos Sol6rza-
no, Samuel Portocarrero y otros.
Muchos extranjeros honorables quisieron a Managua como a su propia
ciudad natal. Aqui formaron su hogar y aqui murieron, casi todos, y cada
uno de ellos di6 su aporte en pro de la localidad. Recordamos a los si-
guientes:
Don Enrique Gothel, don Fabio Carnevalini, don Enrique Bernard, Mr.
Ronfaut, don Victor Lesage, don Julio Wiest, don Pablo Grommeyer, don
Constantino Stefen, don Julio Balcke, don Francisco Bunge, don Pablo
Adam, don Alejandro Lazarenko, don Adolfo Handler, don Juan Halfterme-
yer, don Alberto Peter, don Otto Miiller, don Daniel. Frixione, don Alejan-





dro Remotti, don Pablo Giusto, don Carlos E. Nicol, doctor David Campari,
doctor Fidel N6bili, don Luis Lairac, don Napole6n Re,. don Enrique Low,
don Federico K. Morris, don Antonio Belli, don Antonio Vechioni, doctor
Gustavo C. Lembke, don Vicente Rodriguez, don Damian Nogu6s y Taulet,
don Angel Caligaris, doctor Jos6 Leonard, doctor Jos6 Maria Izaguirre, don
Desiderio Fajardo Ortiz, don Pedro C. Salcedo, don Juan T. Aguirre, doni
Juan F. Aguerri, don Indalecio Herrindez, don Alejandro Cousin, don
Eduardo y don Fernando Kattengell, don Tomas R. Vilar, don Carlos Schiff-
mann, don Tomis y don Carlos Wheelock, don Juan Hactasch, don Her-
mann Munkel y otros que han pasado a la vida del recuerdo.
Managua ha sido gentil con los extranjeros, de ahi que muchos se que
daron para siempre en nuestro terrufio.





4cueW sd de Reconoc4iWneela del Cdcad.

d{e la eGud de MAi4WS

El President de la Republica, CONSIDERANDO: que es deber de
cultural rememorar hechos pasados que prestigian la historic de esta capital;
CONSIDERANDO: Que Managua era la poblaci6n precolombina mas ir-
portante del pais, como se comprueba por el dato hist6rico de que poseia
40,000 habitantes, 10,000 de los cuales eran arqueros u honderos, pot 16 q-ie
mereci6 que los conquistadores espahioles la llamasen la Ciudad de Nicara-
gua por antonomasia, bautizfndola con el nombre de Santiago de Managua,
cuya importancia decay6 por efectos de la conquista, habiendo obtenido en
las postrimerias del period colonial y por su probada adhesion a la Corona
que S. M. el Rey don Fernando VII le otorgase el titulo de Villa, con el
dictado de Leal, en C6dula de 24 de Marzo de 1819; Considerande: Que el
cronista espafiol Fray Gil GonzAlez di6 a conocer el blas6n heraldico de
Managua en el siglo XVIII, consistent en un escudo en cuyo campo luce
un le6n campante que tiene su garra izquierda posada en un globo en flanco
diestro, surmontadq El Escudo por una corona,

ACUERDA:
Unico: Tienese como emblema heraldico de la ciudad de Managua el
Escudo de Armas colonial, descrito arriba, pudi6ndosele usar con fines de
ornato y de reconocimiento local.
Comuniquese--Palacio del Ejecutivo-Managua, D. N., 11 de Julio de
1944-El Presidente de la Republica, Anastasio Somoza-El Ministio del
Distrito Nacional, Andr6s Murillo.





m& .9bieUa de Tifutafui

Don Matias de Oropesa, Corregidor de Matagalpa y Chontales, estuvo
en el pueblo de San Jos6 de Tipitapa, en 18 de agosto de 1,756, y por soli-
citud de don Juan Bautista de Almendares, fundador del dicho pueblo, diri-
gi6 al CapitAn General un informed .en que circunstancialmente le describe
la poblaci6n haciendo notar su important posici6n geogrffica, y el progress
a que en pocos afios habia llegado.
"La Iglesia, decia el Corregidor, se compone de 45 varas de largo y a
su correspondiente el alto y ancho; siendo el adorno y fabrica (aunque sin
fenecerse), pero pongo en la soberana comprensi6n de U. S. que no admira
lo ejecutado sino que en tan corto tiempo mas parece fibrica de 20 afios
que labor de un solo afio, porque su arquitectura. (aunque de adobes) se
halla hermoseada con buena disposici6n de nivel y demAs que no puede
darse mejor; el techo, de maderas bien labradas, compuestas, casadas, y
con firme clavaz6n, y ademis de lo dicho, cubierta de teja y encalada, de
suerte que parece de cal y canto. Las sagradas imAgenes, tan bellas que
inclinan a singular devoci6n, con igual compostura y adorno. Los orna-
mentos son muy ricos, de tela de plata y de oro, que adn fueran suficierftes
para una cathedral; los vasos sagrados pueden competir con los mis exqui-
sitos de toda esta provincia. Su coro de madera toreado, tan grande y
suficiente que en muchas parties fuera apetecido, y en 61 un 6rgano de c6le-
bres voces y pulida compostura, teniendo al mismo tiempo quien lo maneje;
de suerte que todo mueve a'muy profunda referencia, veneraci6n y devoci6n".

El Cabildo de Tipitpa

"El Cabildo estA en la parte mis pfiblica, con los ministerios de pri-
sioneros y anexos de justicia, un fuerte cepo y grills, con otras disposicio-
ner para que los viandantes tengan alojamiento tan bien ordenado como
si fuera de una ciudad; pajizo, pero de 14 varas de largo, y al respective
su ancho y alto, para el remedio de los que necesitasen castigo, que es
cuanto pudiera ordenar nuestro cat6lico Monarca y Sefior, para que sus
vasallos vivan como deben.
El terreno es muy llano y liso como si fuera labrado a mano; su
cielo limpio y benigno; los aires saludables; su planaje fecundo, que lo
que se siembra en l6, fructifica en desmedida abundancia, de suerte que,
segin las labores que en los corios campos que poseen y las crecidas utili-
dades que por esto obtienen los que se hallan fundados en dicha poblaci6n
dan tanto cr6dito a los que las ven, que, a mi concept, dentro de muy
breves afios puede hacerse entire las ciudades dicha poblaci6n el emporio
de todas; pues si en un tan corto tiempo se halla tan poblada y Ilena, se
deja al soberano discurso de U. S., cual se podra hallar en lo venidero, con
el favor que el fundador espera de la benigna atenci6n de U. S., adelan-
tando su celo cuanto puede ser en servicio de ambas magestades.





Tiene por padr6n 330 personas de ambos sexos, tan gustosas en el
agrado de su poblador, que aunque 6ste ejecuta justicia (y es siempre teri.i-
da) la ejerce con paternal distribuci6n y ejemplo singular de su persona,
con lo que es aclamado por padre mAs que temido por juez, siendo tan
manirroto, que en su casa hallan amparo los desvalidos, auxilio los destitii-
dos, consuelo los desconsolados, que comer los hambrientos, no permitiei-
do escAndalos ni vicios, ocupandoles en sus continues fabricas, siernbras.y
poblaciones; para cuyo efecto el poblador tiene hecha donaci6n de 13 caba-
Ilerias y media de tierras, que en nombre de nuestro Soberano reparti6 par~a
el feliz logro de la Real Corona, enajenando lo suyo propio para fomentar
esta real obra.
El Puente de Tipitapa
Dicha poblaci6n se halla distant de la ciudad de Granada doce leguas,
inmediata a la garganta de las dos lagunas (de Managua y Granada); de
suerte que el paso que tienen los que trafican de todo el partido de Sbaco '
y Chontales, los duefios y sirvientes de la citada ciudad, es tan diforme,: que
si el arbitrio del poblador no fuera tan exquisite, no pudieran proveerse de
los necesarios menesteres. Pero tiene dicho poblador hecha y cuidada y
fuerte una puente de madera tan bien discurrida y aprovechada, que hasta
ahora en tantos afios que ha la conquista de dicha ciudad de Granada, no
se habia visto ni discurrido, por lo que se padecian tantas incomodidades y
desgracias como imposibilidad por lo ancho de dicho paso o garganta, pues
se compone la mencionada puente de 208 varas con la que hallan feliz
pasada los indios que para lograr la paga de sus tributes van a trabajar a
Chontales, los mercaderes y traficantes sus continues comercios, de cuya
seguridad result el crece de las reales alcabalas, y los pobres pasan a
buscar de unas a otras parties su remedio, lograndolo por la gran facilidad
de dicho puente; porque cuando no lo habia, en s61o legar a ver las orillas
de dicho paso, paraban el discurso por el riesgo que se les prevenia; y acla-
mando los dichos comerciantes el pablico beneficio que se les irrogaba,
expontfneamente se obligaron a dar al poblador el corto estipendio de -me-
dio real por el pasaje, el que tiene asignado a fin de que el culto divino-
posea el aprovechamiento en crecido logro de las almas, y con aste se veri
fique el adelantamiento del pueblo y servicio real.


jXa rMi fla

La laguna de Jiloi, de oringen volchnico, una de las mis grandes y pro-
fundas de los alrededores de Managua, esta situada en la peninsula de Chil-
tepe; sus aguas son azufradas y salobres. Esta pintoresca laguia evocadora
de misteriosas leyendas es casi desconocida por la mayoria de los' nicara-
giienses, apesar de estar cercana a la capital.
Ahora hay buena carretera que se internal en la peninsula, pudiendo
tambifn hacerse el viaje atravesando el corto trecho del lago, en pequefias
embarcaciones.





A veces la costa de la laguna es rocosa y con grandes farallones de for-
mas caprichosas. En el ambiente se respira un fuerte olor a azufre, principal-
mente en los lugares donde hay solfataras, donde la temperature es elevada.
En esos respiraderos el vapor se convierte en montoncitos de alumbre,
en unos, y de azufre, en otros.
Hay rocas elevadas, cortadas a plomo, que pare n obras de ciplopes,
semejardo castillos colosales, propios para alojar gig ntes o series de otras
6pocas y de otras edadades. -
Un poco distant de JiloA hay otra pequefia laguna llamada Apoyete,
donde existe un gigantesco animal o serpiente monstrua de escamas dora-
das y grandes orejas, que suele salir a flote en las noches de luna plena.
Esto, segfn parece, es leyenda o fantasia de los vecinos del lugar, pues hasta la
vez nadie ha visto al monstruo.
En JiloA hay una pequefia peninsula rocosa, donde se extrae la gradilla,
que much se usa en Managua para la orilla de las aceras.

Una leyenda amorosa

Ese ameno rinc6n managiiense, JiloA, fu6 asiento y dominio de un caci-
que de los niquiranos. En aquellas altas rocas, a orillas de la laguna, tuvo
efecto una escena amorosa, de factura sentimental, entire una joven india,
hija del jefe de la tribu que dominaba la region y un valeroso mancebo de los
primitives mangues que vivian en los departamentos de occidente. Eran
buenos agricultores y hablaban un dialecto sonoro y agradable.
La enamorada pareja solia reunirse en aquellas alturas, ai frente de la
laguna, y formaban sus idilios bajo la lumbra del sol o al amor de plAcida
luna. Alli tenian sus soliloquios sin mis testigos que las aves canoras de
la uberrima campifia; y una tarde, ante "el dios mayor de los cerros" y
las legendarias aguas sagradas de Jiloa, se juraron amor eterno; pero faltaba
para el matrimonio el consentimiento del padre de la novia, que era con-
trario, a tal uni6n, quizA porque el novio era de otra tribu o por ser de
baja descendencia, pues no era hijo de cacique.
Un dia de tantos el viejo cacique sorprendi6 a la enamorada pareja
en sus coloquios de amor. y Ileno de ira mand6 a sus subordinados que
echaran de los dominios de Jiloa al advenedizo doncel; pero, antes de que
tal afrenta ocurriera, se despidi6 tiernamente de su amada y se arroj6 a la
laguna, desapareciendo bajo sus aguas.
La inconsolable india llor6, y llor6 tanto que sus ligrimas formaron un
riachuelo que lleg6 a la laguna y sal6 sus aguas para siempre.
Todas las tardes Ilegaba a la roca solitaria la joven india a llorar su
amor perdido; y en una mariana plena de luz y de armonia, se arroj6 ella
tambien a la laguna para juntarse con so bien amado.
DeSde entonces, cuenta la tradici6n, son saladas las aguas de Jiloa.

6








lo 9^qMs de Afag4Wfu
Managua tiene su folklore derramado en coplas, refranes, juegos popu-
lares, leyendas ciistianas, leyendas coloniales, leyendas indigenas. Una de
esta es la de la Laguna robada por los brujos de Managua.
Contaremos lo que refiere el Ingeniero Alfonso Valle, sabio eh lenguas
precolombinas, lo que a su vez oy6 hace mis de medio siglo en tierras de
Cuscatlan, donde desempefi6 el cargo de maestro de escuela, por lo quie fu
comisionado por el Ministerio de Instrucci6n Piblica para presenciar los
exAmenes de las escuelas primaries en los pueblos del oriented de aquella.
Repdblica.
De regreso, jinete en una mula, temblando como una gota de agua, el
animal lo conducia por un abismo; pero por fin lo llev6 a un pueblecito. En
la Casa Cural encontr6 amable hospitalidad. Refiri6 al senior Cura el susto
que llev6 y la alegria al salir del camino.
-Es que esa mula, sin duda, es conocedora de estos caminos. Le
soltaste las riendas y en vez de dar un gran rodeo, cogi6 por el atajo y
acort6 el trayecto por el borde de la laguna.
Pero si alli no hay laguna, Padre-le dijo.
La hubo, la cosa es que se la robaron.
iC6mo? jQuien se la robo?
Unos indios brujos de tu tierra.
Y usted, Padre, cree en tales brujerias?
---Tanto como articulo de fR, no; pero estas tradiciones han venido
siendo trasmitidas de generaci6n en generaci6n, desde remotos siglos, entire
las tribus cuscatlecas o mas xincas o lencas.
Y agreg6:
--Algunos afios antes de la Conquista de Am6rica por los espafoles,
regia una parte del territorio de Cuscatldn un Cacique que tenia una hija,
ppncesa a la vez. Un dia pas6 por su residencia un indio en trazas de
mercader, con various servidores, de los que venian del Sur y llegaban hasta
Mexico. Interrogado por el Cacique, le cont6 que volviaa las tierras del
Quich6, camino de las posesiones de su'padre, situadas en unas montafias
que rodean los grandes lagos. El Cacique acogi6 al viajero y a su s6quito,
convidandole a su casa, tras de lo cual vinieron el areito o baile y la borra-
chera en medio de la mfsica, de las chirimias y teponastes.
Entre el forastero y la princess habia estallado el amor y tanto le pint6
aquel la exuberante hermosura, en que se encontraba el cacicazgo de sus





padres, que la india emprendi6 con 1 y los acompafiantes la escapada esa
misma noche, siguiendo por la vereda de la laguna. Al mirar por l6tima vez
aqiiellas aguas donde habia nadado con las doncellas de su tribu, la princess
rompi6 a llorar con terura.
---Adi6s mi lagunita !...Si pudiera llevarte!
---Podemos llevarla--.dijo el mancebo.
-Si, llev6mosla---respondi6 611a.
El indi6 llamo a sus servidores y desde la orilla de la laguna recit6 en
misterioso dialecto conjures, bajo cuyo poder las aguas se estremecieron e
iban bajando a media que el hechicero descendia con ellas El agua qued6
reducida a un charquito que el brujo cogi6 en el cascar6n de un huevo
de guajolote o pavo months, el cual llev6 consigo.
Como para el amor las fronteras son paja, atravesaron el Rio Lempa,
en canoas, a la opuesta rivera; atravesaron tierras de xincas, lencas, chol-
tecas, matagalpas, nagrandanos y pipiles, hasta alcanzar las de Imabita, a
orillas del Lago Xolotlan.
(Segin opina Cuadra Cea, Xolotlfn significa: "Costa de 13s pavos
monteses o guajolotes". El ingeniero Valle opina que significa: "Abun-
dancia de Xolotli". anfibio pequefio, que el indio comia.' Ambos son
interpretadores de voces indigenas).
De Imabita se adelant6 un mensajero hacia las sierras del Oriente,
anunciando la llegada de aquel gran cacicazgo. Se organize el convite para
recibirlos y juntos se dirigieron hacia el pueblo donde residia el jefe de
aquella region; pero el raptor, al mostrar el embrujado cascar6n de huevo
donde encerraba la laguna robada, se le cay6 con gran estruendo en un
profundo barranco, crAter de algin volcan extinguido, dejandole inundado
de agua, para former ahi la Laguna de Tiscapa, robada por los brujos de
Managua.
Esta es la leyenda de la pintoresca Laguna de Tiscapa.
***
Tiscapa es interesante por sus fincas de ganado, situadas en sus 'alre-
dedores, como porque es la traditional laguna de Managua o el viejo
lavadero piblico a donde concurren las mujeres a ejercer el oficio dom6s-
tico de lavanderas, dando un aspect muy tipico sobre las piedras coloca-
das a las mirgenes de la laguna. Tiscapa, guard la leyenda de una Deidad
Chupadora, que atrae sin duda a los imprudentes bafiistas. Sus aguas azh-
les o verdes scgin juegue en ella la luz, ofrece al pincel del artist bellas acua-
relas. En su amplia playa hay Arboles donde juegan las ardillas, Canta el
Cierto Giiis, el mas celoso y agorero de los pajaros que por bandadas alegran
los patios de las casas de Managua y saca a picotazos a otros que quieran in-
vadir sus predios.
Al Sur, hacia Tiscapa, se extiende cada vez mis la poblaci6n de Mana-
gua, que va quedando entire los brazos protectores de su lago Xolotlan y entire
el remanso siempre virgen de sus lagunas.






La loma de Tiscapa que tiene asus pi ea eslaguna,yergueen la alta
cima al Palacio Presidencial que domina a Managua en bella perspective. L.
hist6rica Loma de Tiscapa es el lugar en que han quedado las derrots, los
aciertos y desaciertos de nuestros Gobernantes que han actuadb y an act~6an
en los destinos del pafs; es donde han quedado estos ideales como eco dentro
del estilo morisco del Palacio de Tiscapa, que se refleja como espejo austorio
sobre las aguas de la misma laguna de este nombre.
Extracto de un libro de Sara Luisa Barquero, alta empleada del Minis-
terio de Educaci6n.



4Ant49idl.ad de4 AG4sia
Managua, ciudad indigena, cuya existencia data de tiempos inmemoria
les a juzgar por los objetos arqueol6gicos encontrados en diversas excavacio-
nes, asi como por las huellas de pies humans estampados en las piedras
que pueden observarse al Occidente del cementerio general, perteneci6 en la
.poca aborigen, al sefiorio de Tepetlapan (Tipitapa), rio de los petates de
piedra, y se extendia al Occidente de Tipitapa, formando una tolderfa de mas
de tres leguas de extension. El origen de su nombre parece ser de proce-
dencia nahualt, del trmino Manahuac, que significa "rodeado de estanques"
o "rodeado de pesca" y que se descompone asi: Ma, estanque o pesca; y
nahuac, rodeado de.
Hacia el afio de 1880, el Gobierno envi6 al Museo Etnol6gico de Leipzig
dos piedras en que estaban grabadas huellas de pies humans que se encon-
traron en excavaciones hechas por ese tiempo al Occidente de la ciudad
cerca del lago y se crey6 entonces que pertenecfan a la poca cuaternaria.
Recientembnte la Instituci6n Carnegie y la Universidad de Harvard, han en-
viado arque61ogos y vulcan6logos para hacer investigaciones en el terreno
de tales huellas, de las cuales encontraron unas que van hacia el N. 0., bus-
cando altura, paralelamente al lago, y las otras, menos profundas en direci6n
opuesta. Tales huellas son de hombres, mujeres y animals, siendo de notar
que entire la de 6stos, las hay de nutrias y de bisbntes (15" x 17"). La con-
clusi6n a que ha llegado es que hace unos 2.000 afios, la erupci6n del volcan
Tiscapa arroj6 primero ceniza hacia el N. O., de Managua, y despuds lodo
frlo y arena, sustancias que al conglutinarse formaron la piedra en que estin
aqullas grabadas. Las primeras huellas, pues, correspondent a la huida y las
segundas al regreso de los habitantes, despues de laerupci6n. Se calculaque
la poblaci6n de ese tiempo era de 200 personas. No tenian agriculture, ni ce-
ramica, ni tejidos, y vivian de la caza y la pesca.
Dn. Diocleciano Chyiez, nuestro recordado taxidermist, director'que
fu( por much tiempo del Museo Nacional, ya habia sentado la hip6tesis de la
erupci6n del volcin Tiscapa en relaci6n con las citadas huellas. (Vdanselos
apuntes de la monografia de Managua escritos por 61 tambien recordado ciu-
dadano don F6lix Pedro Largaespada, de muy grata memorial .





A pesar de la belleza de su topografia, no atrajo la atenci6n de los Con-
quistadores, estilo Hernndez de C6rdoba, Pedrarias Davila, Salcedo etc.; sin
embargo, cuentan las cr6nicas que el Reverendo Padre Bobadilla quem6 en
1529 en la plaza de Managua los documents de los indigenas (mapas, pin-
turas religiosas e hist6ricas, calendarios, etc,), por considerarlos produc-
ciones diab6licas.

Notas de la 6poca colonial
Por lo mismo que no tuvo la importancia de Granada, Le6n, Realejo y
Segovia, poco se menciona en las narraciones de los historiadores, Juurroz
para el caso, al hablar de los curatos cita el de Managua que contaba con
6.169 feligreses, incluyendo Mateare su anexo; y Morel de San Cruz que dice
que el poblado tenia 9 casas de Teja y 900 pajizas por. el afio 1751, 6poca en
que los vecinos contribuian al diezmo con 218 pesos y cinco reales.
Tambi&n se hicieron referencias a la belleza del paraje en que estaba la
ciudad.
El Intendente y Capitin General Diego de Artieda y Chirinos mand6
donar al vecindario de Managua en el afio de 1759 el sitio de Chapoltepec,
compuesta de 849 caballerias, para la formaci6n de potreros "donde pudiesen
apacentar sus yeguas".

Parcialidades que componian la poblaci6n
por el alio 1750
Segin acta hecha en la ciudad de Le6n, cabecera de la entonces Pro-
vincia de Nicaragua, por el Sr. Licenciado don Antonio de Navia Bolafios,
del Consejo de su Majestad, Oidor de la Real Audiencia de Santiago de
Guatemala, Visitador General de estas Provincias y Reales Cajas, Gober-
nador y Teniente de Capitan General, la poblaci6n se componia de las par-
cialidades nombradas:
Telpanecat Mazagalpa
Jicoagalpa Gozanigalpa o Cozacaqinti
Calpanzinti Goatepet
La posici6n geogrifica de estas parcialidades se conoce en parte nor tra-
dici6n que conserve el Capitfn don Bernardo J. Galo, asi:
Mazagalpa es hoy Santo Domingo.
Goatepet o Cuastepe, es hoy Candelaria.
Telpaneca o Pueblo Grande es la zona del Hospital, Banco y Campo
de Marte.
En este barrio se establecieron los nativos obligados por los colonizado-
res espafioles que ocuparon Mazagalpa y Cuastepe.
A principios del siglo XIX las autoridades principles de Managua recla-
maron ante el Gobiero de la Provincia para que no se les aumentara el tri-





buto por la pobreza en que se hallaban los vecinos a causa deias malas cese-
chas. En 1802 la escas6z del maiz los habia obligado a. vender cuanto po-
seian para mantener a su familiar.
En ese afio murieron 25 tributaries antes de pagar el impuesto, y dbmo
no dejaron bienes para ello, el Alcalde tuvo que vender su casa y otros inte-.
reses que poseia para pagar poraquellos. Losindios alegaban no podercubrir
la nueva cuota con el aumento decretado por la audiencia; piero como se les
exigia gubernativamente el pago de tales cargos, huian a las montaias dis--
puestos a abandonar el pueblo, y a establecerse donde no les alcanzara el rigor *
de los empleados fiscales.
Por ese tiempo el product de la venta de tabaco era un poco mas de,
1.000 pesos; mientras en Le6n y en Granada era de 4.000, en Rivas de 3.000,,
y 2.000 en Masaya.
Tres estancos de aguardiente habia en Managua, mientras Le6n contaba
con 13 y Granada con 9.
SLa industrial de afiil se explotaba en Managua, como en otros lugares de.
Centro Am6rica, y se cuenta que un cura de este pueblo, Alejandro Antonio
de la Secada, sugiri6 a la Capitania General, el afno de 1798, en memorial de'-
24 de Septiembre que public La Gaceta de Guatemala; la conveniencia de
hacer hornos especiales para quemar la hierba de los beneficios a fin de evi,
tar la plaga de las moscas, originada por la maceraci6n del jiquilite. La ini-
ciativa fu6 acogida por las autoridades del reino, de modo que el sistema se
generaliz6, con los mejores resultados.
Continuando los t6picos hist6ricos relatives a Managua, consignamos
que por el afio de 1811 en que ya la villa contaba con 2 curas, 6stos contri-
buian al mantenimiento del Seminario San Ram6n de Le6n con 24 pesos.
Seguramente por lo mismo que vivia sumida en su tranqilila vida aldea-
na, no tom6 parte en los alzamientos de 1811 y 1812 ocurridos en Le6n y
Granada, y mis bien, encabezada por el cura Pbro. Policarpo Irigoyen, se
mantuvo field a la causa del Rey de Espafia, actitud que le vali6 para que el
Obispo Sr. Garcia Jerez, a la saz6n Intendente de la Provincia, permitiese
la organizaci6n de un Ayuntamiento, y gestionase ante el Rey para obtener a .
favor de ella el titulo de Villa, que se consigui6 por fin, segin real edtla de-
24 de Marzo de 1819 con el distintivo de Muy Leal Villa, al. mismo tiempo
que se le concedia a San Fernando de Masaya el titulo de Villa.
Hidrografla
De la zona propiamente destinada a la siembra de granos, plAtanos yfru-
tales, el Valle de Ticuantepe y las tierras adyacentes son de mayor fertilidad,
asi como la hoyada de Ticomo. En Ticuantepe y Esquipulas los terrenos
estan en extreme divididos: no hay alli grandes terratenientes. Se trata de
pequefios propietarios, y, por lo mismo, las parcelas que poseen estan total-
mente cultivadas. A ello se debe sin duda que esta parte del Departamento
constituya uno de los principles centros de abastecimiento de la ciudad
Capital.





La distribuci6n hidrogrhfica es la siguiente:
El Lago de Managua, antiguo Xolotlin, de 38 mills de largo por 16 en
sn partemhsancha, afecta la forma de un numero ocho cuyacinturala forma
la Phfta Parami al N. y la de Chiltepe al Sur. Su profundidad varia entire 5
y 20 metros.
Desde cerca de San Rafael del Norte desciende, para Ilegarle por la parte
Septentrional el Rio Viejo. Tambi&n recibe por el Norte los rios SanRoque
y acicaya, y por la ribera Meridional entire Managua y Tipitapa, hay various
pequefios rios que se han utilizado en la irrigaci6n de las haciendas ganade-
ras de esa zona. En cambio, el rio de Tipitapa le sirve de desagiie dirigi&ndose
al Gran Lago de Nicaragua que se halla a 28 pies mis bajo que el Xolotlin.
La vertiente del Pacifico lleva 16s rios Tolapa, Masachapa, Cuisala, Za-
pote, San Martin y San Joaquin.
Por el lado de la Sierra, ademis de algunos ojos de agua como el de
Galo, el de Ocote y otros, es digno de mencionarse el rio de Las Nubes que
nace en la Hacienda de ese nombre entire enormes paredones para cruzar la
cordillera de Sur Oeste a N. E. y cuyas aguas van a abastecer al vecindario
de Masaya mediante el esfuerzo de la Empresa Aguadora de dicha ciudad.
La zona cafetalera cuenta con pocas fuentes de agua. Las haciendas se
abastecen en lo general por medio de pilas y aigibes, donde se recogen de las
lluvias, de modo que si estas son escasas, sus habitantes sufren grandemente
con la sequoia.
Lagunas
Rodean la ciudad de Managua las siguientes lagunas: por el Sur, Tiscapa,
de agua potable, distant medio kil6metro separada de la capital por la Loma
del mismo nombre, en cuya cima estA la Casa Presidencial.
Su lecho es profundo y son frecuentes las muertes que ocurren en sus
aguas debido a la temeridad o inexperiencia de los baftistas.
La de Nejapa, al S. O., a 5 kil6metros de distancia, con aguas sulfurosas
medicinales, de cuyo limo se fabric el jab6n que lleva su nombre. Asososca,
al Occidente a 3 kil6metros, tambifn de lecho profundo como Tiscapa. La
oquedad en que se hall se puede admirar desde la altura del paseo de Las
Piedrecitas. Su agua es potable y sirve para abastecer a la ciudad y a las co-
marcas circunvecinas. La de Jiloa, al N. 0. de la Capital, sobre lecho de
alumbre y la Apoyeca cerca de Chiltepe rodeada de precipicios que la hacen
de dificil acceso.
Terrenos y products
Los del Norte del Lago, son sonsocuitosos y poseen todavia lefia y ma-
deras en general. Estin cubiertos de haciendas de ganado valiosas.
Al Sur del Lago, terrenos de aluvi6n, tienen potreros, haciendas de ga-
nado (de humedad entire la Capital y Tipitapa) y huertas. Las maderas es-
casean en esta region.





4
En los values de Ticomo, Santo Domingo, Esquipulas y Ticuantepe tie-
rras sueltas, feraces, propias para el cultivode granos, cania y arboles frutales.
En la regi6n montafiosa, terrenos humiferos en que se produce la caia
de az6car y especialmente el cafe.
Hacia el S. O. del lago hay minas de piedra de gradilla. En las proximi.
dades de la ciudad hacia el Occidente y al S. O., de cantera.
En Jiloa yacimientos de alumbre. El cerro de Las Piedrecitas.
En San Rafael del Sur y el Carmen terrenos calizos (de la mayor calidad)
y se asegura ademas que existen yacimientos petroliferos, lo mismo que al
Norte del-lago, seg6n el aspect de algunas piedras que se han encontrado
cerca de San Erancisco del Carnicero.

Valor de los terrenos
La creciente demand de los predios urbanos despuds del terremoto de
1.931, ha dado lugar a que el valor de dstos haya subido en una proporci6n
elevadisima, de vemte veces mis en las barriadas, y de diez mas o menos en
la central.
En cuanto a la parte rural el alza de precio de los terrenos es tambi6n
alta. Se nota una nueva tendencia a volver los ojos al campo con la con-
vicci6n de que es la tierra la que ha de responder a las'.necesidades del
hombre, siempre que se la cultive y cuide con esmero; porque la verdad es
que las tierras pr6ximas a la ciudad se han convertido en potreros o en
fincas de ganado en las cuales hay silos que dan abasto para el manteni-
miento de los animals. El cultivo de granos se hace en pequefia escala; lo -
que mis atenci6n ha merecido es la cafia de az6car, el ajonjoli y el arroz;
tambien el platano, porque en Managua se estima much mAs el platano que
el pan y la tortilla, lo contrario que ocurre en Le6n y en otros Departa-
mentos, donde es la tortilla el bastimento que sustituye al pan. Los arboles
frutales estan mereciendo actualmente la atenci6n de los cultivadores por la
creciente demand que hay de ellos.
Esta circunstancia explica el tambi6n creciente precio de los terrenos
de la agricultural
Poblados
Los poblados principles son: Tipitapa, de edad inmemorial, residencia
del Jefe de la Tribu de los Dirianes, bautizada por los colonizadores espa-
fioles en 1,753 con el nombre de San Jos6 de Tipitapa, fundada por don Juan
Bautista Armendiriz, a cuyas expenses se levant6 una ermita y se construy6 un
puente sobre el rio de su nombre. Contaba entonces con 300 vecinosy 75 casas.
A pesar deser lugar de transito de las vias queunen la capital con los Departa-
mentos de Chontales y Matagalpa, Jinotega y Estelf, su progresoha sido may
lento debido a lo insalubre de sus aguasy a su mal clima. Sin embargo, en la ac-
tualidad cobra vida gracias'a la carretera asfaltada que lo cruza llevando el
mensaje de la civilizaci6n a los Departamentos citados. Son tambi6n mo-





tivo de atracci6n turistica los baiios termiales construfdos bajo la Adminis-
traci6n del senior Presidente Somoza, para aprovechar en bien de la huma-
nidad doliente las fuentes sulfurosas naturales, por tanto tiempo descuidadas.
El Gobierno atiende tambien al saneamiento del lugar por medio de la Di-
recci6n General de Sanidad, y el 12 de Octubre recien pasado se inaugur6
el servicio de luz electrica.
Sus pobladores viven dedicados al comercio, la ganaderia y la pesca.
Dista de la capital 20 kil6metros sobre la citada carretera y cuentan con
5.404 habitantes.
Mateare, poblaci6n tambien antiquisima y de mejoramiento tardio
lugar de trAnsito del Ferrocarril que va hacia Le6n, construido por el Presi-
dente Zelaya, tiene 2.000 habitantes cuyas actividades principles son el cul-
tivo del campo y la ganaderia en pequefio, y la pesca.
San Rafael del Sur, cuna del ex-Presidente de la Reptiblica, General Jos6
Maria Moncada, con 4.000 habitantes, por donde pasa el ramal de carretera
que se dirige a Masachapa. Tambien adelanto tardio; su patrimonio radica
en la agriculture, la ganaderia y la extracci6n de cal, por cierto de la mejor
calidad Tambi6n explota la sal marina. Hoy present nueva vida gracias
a las grandes empresas establecidas en la jurisdicci6n como Montelimar, ha-
cienda ganadera del senior Presidente Somoza, provista de muelle, con grandes
plantaciones de cafia; y a la fabrica de cemento Portland Artificial Canal,
perteneciente a la firma Dambach y Compafiia, con capacidad de 20 tone-
ladas de producci6n diaries y con perspective de 40 afios de explotaci6n.
Hoy cuenta el pueblo con luz elctrica y otras mejoras realizadas por el
Supremo Gobierno.
San Francisco del Carnicero, puerto de la costa Septentrional del lago.
por donde leva a la ciudad, mediante lanchas de vela y de gasoline, granos,
aves de corral, cerdos, ganado vacuno, products de lecheria, lefia y maderas
en abundancia; cuenta con 1.600 habitantes.
Son lugares esencialmente agricolas el Valle de Sabana Grande, situada
al Oriente de la capital, de la que dista unos 15 kil6metros sobre la linea
ferrea que se dirige'a Granada; y la Villa de El Carmen, distant unos 60 ki-
16metros hacia el Suroeste.
Tiene ademas el departamento otros caserios como San Andres de la Pa
lanca al Occidente, San Isidro, al Sur; Jagiiitas al S. E.; Maderas, al N. E. y
otros de menor importancia.
Lugares Hist6ricos
El sitio en que esta el Palacio Nacional, donde existi6 una casona de
alto, de corredores a la calle y de piso de cerca de dos varas sobre el nivel
de aqulla, residencia primero de los curas, fua ocupada por los filibusteros,
quienes la desalojaron al tener noticias de la proximidad de las fuerzas
aliadas.
Alli celebr6 el General Martinez el 24 de Septiempre de 1856 el triunfo
de San Jacinto.





Cqstumbres tradicoinales. Termini para- .
siempre la fiesta del Patrono Santiago. -
Personajes tipicos de Managua.

In illo timpore, por julio, el barrio mis popular, San Antonio, se ani-
maba con la traditional fiesta del patrono Santiago, el Ap6stol guerrero de la
Religion Cristiana.
Con ocho o diez dias de anticipaci6n al 25 de julio, dia del Santo, los
caudillos de la fiesta se reunian para "darse de alta" en casa del mayordomo
don Jos6 Le6n Diaz, donde se velaba todas las noches el bast6n y el som-
brero de la imagen, con toques de pitos y tambores, bebederas, comilonas
que terminaban el 24, dia en que esos adminikulos eran trasladados en pro-
cesi6n al temple parroquial, para colocirselos al Ap6stol.
La fiesta de Santiago gozaba de popularidad y conservaba un caricter
traditional, trasmitido de generaci6n en generaci6n.
El iltimo mayordomo fu! don Jos6 Le6n Diaz, Los mantenedores de
la fiesta duermen ya el suefio etemo. Eran ellos Mama Nila, Salvador
Chaschds, Chico Chapin, Chico Chiquito, Chico Tdn, Cabo Chico, El Mosca
(no recordamos su nombre), Chico Vallejos, poeta bataneco, Teodosio Pe-
drito Pava, un senior Tapesco y otros que viven la vida del recuerdo y que -
con la muerte de ellos desapareci6 tambien para siempre el regocijo popular
y el alma regional de la 6poca.
Salian a la calle distintos bailes de miscaras, siendo el principal el del
Gigante y el Alf&rez, que venia a ser un triste remedo de la leyenda de
Goliat y David; pero sin fundamento hist6rico en la tradici6n biblica, ni sin-
deresis ni orden en los parlamentos.
Un dia de esos, Chico Tin, que desempe.iaba por devoci6n el papel de
gigante, apur6 copas mis de las reglamentarias, al extreme de perder el hilo
de su relate. En una de las calls c&ntricas de la ciudad formaron el palenque
guerrero y ambos adversaries entraron en combat, rodeados del populacho.
En el moment en que el alf&rez alzaba su tizona de madera para decirle a su
contrario:
"Rindete, Fierabris",-ste enardecido por el licor, sinti6 herida su dig-
nidad di hombre, y tomando la cosa por lo serio, enarbol6 airado su alfanje
y contest:
-No me rindo porque soy muy hombre y echi, filo, indio tal por cual!
-Rendite, hombre Chico Tin, no arruines la lea-dijole el alf6rez por
lo bajo.
-Pues no me rindo,--y descarg6 un tremendo tisonazosobre la cabeza
del pobre alf6rez que.cay6 bailado en sagre. El sainete termin6 en tragedia
y el epilogo fue la circel, pues la policia tuvo que encerrar a Chico Tan con
todo y su disfraz.
La revoluci6n generaldel 93 entr6 victoriosa a Managua el 25 de julio






dia de Santiago. Por esta circunstancia Ia fiesta del patrono tuvo por mu-
chos afios mayor popularidad.
En el barrio de San Sebastian, Chico Vallejos exprimia el jugo de su ca-
letre para escribirle coplas a los diablitos.
Como muestra de la poesia de Vallejos alli va un bot6n;
"Nosotros somos los diablos
Que venimos de Masaya
S61o por andar cantando
iViva el General Zelaya!"
Mama Nila en el barrio de San Pedro recurria a sus amistades para con
seguir trajes apropiados para El Tinco, baile establecido y patrocinado por
la popular viejecita. El Tinco se parecia al Cartel de Masaya, en la fiesta
de San Jer6nimo.
Chico Chapin hacia heroicos esfuerzos en esos dias por no achisparse
much y estar s61o a media asta para estar apto en el baile de la yegiiecita
y lo que se ofreciera en honor y homenaje del Ap6stol.
Las calls de Managua convertianse en un grostesco y alegre carnaval.
Con la evoluci6n del tiempo todo ha pasado. Pasaron los hombres y
las cosas de esa epoca, quedandonos s6lo el lejano recuerdo de la tipica
ciudad de Santiago de Managua que tuvo su proverbial alegria muy distinta
a la de hoy.
Hasta el patrono estA a medias con Santo Toribio de Mongrovejo.
Las fiestas de Santiago y de Nuestra Sra. de Candelaria, con la lavada
del maiz con los pies, terminaron para siempre.
Como el popular Chi Piura, que existi6 en Managua, diciendo la frase
consonatada o el verso satirico, asi andaba por esas calls la Catalina, con la
batea de dulcitos en la cabeza, siempre alegre con sus plAticas rimadas que
entablaba con todo aquel que encontraba a su paso.
Se hizo popular la Catalina, la poetiza de los limpiabotas y de los gafia-
nes; y esa popularidad la favorecia porque sus golosinas se realizaban con
mis presteza. Los muchachos de la calle; esos ingenios precoces, dignos de
mejor suerte, eran los mAs adeptos a la Catalina. Le hacian corro donde la
encontraban y le "daban cuerda" para oirle sus versos.
En la penumbra del tiempo se pierde la epoca en que un labriego (cuenta
la tradici6n) al hacer la desyerba para sembrar su huerta, se encontr6 a floor
de tierra una pequefia imagen que al punto reconoci6 ser la de Santo Domin-
go de GuzmAn.
Con el entusiasmo y la buena voluntad de los vecinos, se construy6 un'a
ermita en el lugar del hallazgo a dos leguas al SE. de Managua, sobre una
colina rodeada de verdura, ante una vista esplendorosa de amables auroras y
bellos atardeceres; donde el oro del sol, la policromfa de las flores y un clima





saludable, forman un conjunto de armonias y gratas emociones. En su man,
si6n campesina permaneceel Santo todo el afro, except los primeros diez.
dias del mes de agosto que es traido a la capital como en visit pastoral. Y
es traditional tambi6n que cuando por alg6n caso fortuito el pueblo no trae a
la image el 19 de agosto, 6sta se viene sola a su visit acostumbrada. (Es-
to no-lo certifico porque no me costa, pero los campesinos creyentes lo ase-
guran con su sencillez ing6nita).
Desde la noche del 31, la plaza de la iglesia aldeana se colma de visitan-
tes para la vela de la imagen y el aire se llena de acordes musicales produci-
dos por instruments de factura pueblerina como la guitarra, la dulzaina, el
acorde6n, la marimba, el juco, el quijongo y la mandibula de buey que hace
de castafnuelas. Es una vela completamente profana, donde se baila, se bebe,
se canta y hasta se pega cuando el licor ha revolucionadoen los cerebros. La
religion anda por el cerro de Masaya, que no siempre ha de ser por los cerros
de Ubeda.
En la mariana del 19 el pueblo managiiense se dirige a la sierra del Santo,
a pie, a caballo, en carretas y en autos, seg6n las posibilidades de cada cual.
Conozco la idiosincrasia de este mi pueblo: no es el espiritu religioso ni la
fe de creyentes lo que hace ir a la sierra a traer y a dejar el Santo. Va por
costumbre, por sport; unos por disipar penas, por expansion; Otros porque
tienen dinero y otros porque no tienen. Se va a echar una cana al aire, o a
echar por las ventanas del espiritu today la melancolia recogidaen las horasde
tristeza. Y es por eso que alli vemos del 19 al 10 de agosto, fuera de sus ca-
sillas y un poco desorbitados, al artesano sobrio que en otrora hemos visto
circunspecto en la ciudad entregado a la lucba diaria de la vida. Y pues que
el Managua neto no tiene mas religion que la del trabajo (aunque respetuoso
a todas), just es que una vez al afio tenga estas expansiones que son como
pequeias treguas en el duro trafago del taller.
Anteriormente las fiestas agostinas tenian otro carfcter mas popular, dis-
tinto al de hoy. Acompafiando al Santo venian muchos bailes de disfraces
con su correspondiente murga, tales como la Gigantona, las inditas, el
macho-rat6n, la yegiiita, los diablitos, el tinco, la sirena, elviejo y lavieja, etc.,
etc.; mas una manada de'torosbravos que eran lidiadosdel 19 al 4 en la plaza
de Santo Domingo, de esta ciudad, y del 5 al 10 en la de San Sebastian.
Tambi6n se lidiaba en San Antonio. El primer cornfipeto era jugado, cuando
entraba el Santo, en la plaza principal (no existia el Parque Central) en pre-
sencia del senior Presidente, Prefecto y Alcalde 19 que estaban en los altos de
la casa de corredor, hoy Palacio Nacional. En el tope del 7 habia gran ani-
maci6h y se acostumbraba hacer un simulacro de guerra entire dos barcos si-
mulados en dos carretas, en una de las cuales iba el Santo.
En la actualidad ya no existe mas que el recuerdo de una edad que pas6.
Decay6 el entusiasmo y se archivaron todas aquellas antiguallas para dar
lugar a los modernismos que nos trae la nueva civilizaci6n.
Esto es un recuerdo a la memorial de aquellos oscuros hijos del pueblo-
managuas aut6nticos-que dentro su humildad e idiosincrasia naturales, tu-
vieron un caudal de entusiasmo por estas fiestas, poniendo su contingent de





energies porque en Managua existiera siempre aquel espiritu de regocijo y
animaci6n. Almas candidas que cubrieron sus pobrezas con el peplo de una
sana alegria y que trocaron el dolor en carcajadas, como en el poema de Peza.
Cada pueblo tiene sus tipos originales y sus tipicas costumbres que
entran en el alma national.
Managua tenia a la Catalina, la poetiza callejera; a Robleto Mejia, el loco
ilustrado-reencarnado siete veces, segin 6l-y a Santirilyo, el hazmereir de
grandes y chicos.
Santirilyo podia estar calificado entire los hombrezuelos de quienes habla
Ferndn Caballero. Un proyecto de hombre entire lo tragico y lo c6mico, asi
como una imagen que se refleja en un espejo c6ncavo.
Una carita de sacrismoche, redonda, mofletuda, con unos ojitos grises
que siempre miran al suelo, bajo un sombrero siempre abollado; y un cuerpo
pequeiin, jorobado y cojitranco, enfundado en una vestimenta mas grande
que su flaca humanidad, esa es la vera efigie de Santos Espinosa, conocido
en todo Managua por Santirilyo, sirviente colado de La Gallera, de la Chepi-
ta, de Manuel Villalta, etc., y de todo aquel que por una barrida o un manda-
to le da una copa de aguardiente o un mal bocado.
En las bolsas de su casaca, Santirilyo cargaba siempre piedras de la calle,
en previsi6n de los ataques que le formaban los muchachos.
Sobre la antigua Calle de Camelias, hoy Calle de Cabezas, y a dos cua-
dras al Poniente del Cuartel Principal, hoy Palacio de Ayuntamiento, vivia el
reverendo sacerdote Saturnino L6pez, de aut6ctona familiar managiiense. El
apellido L6pez es el mas numeroso en Managua.
Hard una quincena de afios que exisiia en ruinas la casa del Padre Tu-
nino, una esquina de gradas altas, como en los villorrios, paredes de adobes,
de construcci6n antigua. Vivia solo, con una sirvienta; de costumbres auste-
ras y muy entregado a su ministerio, adusto, regafi6n hasta el ridicule. La
gente timorata de aquel tiempo temblaba en su presencia. La sirvienta anda-
ba en puntillas y le servia al pensamiento.
Las malas lenguas decian que el padre Tunino prestaba dinero con un
crecido interns y que entire aquellas gruesas paredes de adobes tenia entierro
de macuquinas.
Despu6s de muerto, el Padre, qued6 ese runr6n y era corriente ver a los
muchachos escarbar entire aquellos escombros, con la esperanza de en-
contrar una botija repleta de monedas como en los tiempos de Guardiola.
El caso es que nadie encontr6 nada y que el Padre no tenia mas haber que
esa casa y los estipendios que le proporcionaban sus servicios sacerdotales,
amen de los obsequios o primicias de los feligreses.
Ademfs de su fama de regafi6n tenia la de virtuoso y fiel cumplidor de
los preceptos cristianos. No era de gran ilustraci6ni, ni la naturaleza le
habia dotado de aptitudes, para la cftedra sagrada. Sus sermones eran repri-
mendas o regafios para los feligreses.






Al alba y cuando daban las cinco en el reloj de La Culequera, el Padre
se dirigia a la Iglesia de San Sebastian a decir sqi misa cotidiana.
Una madrugada, entire oscuro y claro, al subir las grades de la sacristia
de San SebastiAn, el Padre puso el pie sobre algo mal oliente. Esto fue motive
para que la mostaza se le subiera a las narices y despu6s de restregar la suela
del zapato contra el filo de la acera, entr6 al temple dispuesto a espetar un
serm6n de padre y muy senior mio y que hiciera temblar el misterio.
Empez6 la misa y en el.inter-misarum di6 principio a la filipica que fue
poco mas o menos en estos termmos:
"Hermanos mios: eQu6 l6s pasa a Uds., por los clavos de Cristo? Esta
madrugada, al subir las grades de la sacristia, yo el bendito Padre, me he lle-
nado mis zapatos de. pura porqueria; y son ustedes las mujeres las co-
chinas Y jqu6 es eso que ya no quieren hablar el hidioma castellano que,
nos mand6 la Santa Isabel .la Cat6lica... ? Todo lo han cambiado... A
la mujer le dicen volado, a la novia jaia, a la comida que es el pan nuestro
)de cada dia le dicen b.irra; ilos burros serAn ustedes!; al real le dicen realejo;
al peso, bamburraca; al medio, mechudo; ide las mechas se los va a llevar el
diablo! a los policies les dicen pastores; a la muerte, pelona; al trabajo, calan-
che Esa es jerigonza dei diablo, iherejes!"
"Dios nos manda amar a nuestros semejantes; pero ustedes no llaman a
naidie por pu nombre propio, el que recibi6 en el bautismo sino por el apodo
vulgar. En toda plAtica les oigo decir; fui a la tienda del Macho; compr6
floes donde las Cachimbitas; me razur6 donde Pilar Chicharr6n; me estfha-
ciendo uin cofre Jos6 Angel Guacal; que las Cabo Queso, que el Piojo; que
tom6 un trago donde Santiaguito Barragdn; que me compuso el altar Ale-
jandro Marica; que las Ratonas van; que los Mapachines vienen; Toribio
Tapudo asi; que Alejandro Posada asi. y a mi, al bendito Pa ire, s6lo me
andan diciendo El Padre 7unino o el Padre Tuno ... iSaturnino L6pez, me
llamo! .. Los Tunos seran ustedes". Amen.
Por terminada la misa se dirigia a su casa a tomar su chocolate con ros-
quillas, del desayuno, y si todavia le quedaba algin resquemor, la vieja sir-
viehta agjiantaba el epilogo.
Cori todo, el Padre Tunino muri6en olor de santidad.
Una elegant casa de dos pisos esta hoy en donde fuera la casa de este
venerable sacerdote.








La familiar Solis. Una de las
mis antiguas de la Villa de
Santiago de Managua.

Las families primitivas de la Villa de Santiago de Managua son de ori-
gen espafiol, como Solis, Rivas, Sol6rzano, L6pez, Tejada, Martinez, Fonseca
G6mez, etc. Don Deogracias Rivas escribi6 la genealogia de la familiar
Rivas, una de las fundadoras de esta Villa.
Procedente de Espafia llegaron a este rinc6n del Nuevo Mundo, el aiio,
de 1720, los recien casados don Deogracias Solis y dofia Maria del Pilar Te-
jada, el primero natural de C6rd6ba y la segunda de Valencia. Este matri-
monio tuvo como inico hijo a Juan Jos6 Solis Tejada. Este fue padre de Fran-
cisco Solis, quien cas6 con Josefa G6mez, todos de Managua. Este matrimo-
nio tuvo trece hijos: Juan Maria, Mariano, Pastor, Jos6, Ana, Francisca,
Mauro, Bruno y Bruna (gemelos), Jesfis y Jesu (gemelos), Vicenta y
Joaquina.
Juan Maria, el primog6nito, nacido en 1817, estudi6 en la escuela del
maestro F61ix Guti6rrez. Cas6 con Magdalena Guerra, hermana del Licencia-
do don Benjamin Guerra, de esta ciudad. Cinco hijos tuvo este matrimonio:
Mariano, Alejandro, Marcial, Abel y Deogracias. De estos vive todavia don
Alejandro.
Cuando el Gobierno del General TomAs Martinez di6 cumplimiento al
decreto del Gobierno anterior para premier a los cultivadores de caf6, don
Juan Maria Solis se acogi6 a ese decreto formando la hacienda "La Encan-
tadora", obteniendo a los seis afios una regular cosecha del precioso grano.
Donde es hoy la Casa Riguero es el punto geogrifico de la casa primitive de
la familiar Solis.
Cuando la toma de Granada por el aventurero William Walker, don
Juan Maria sirvi6 al Gobierno constituido, con el grado de CapitAn.
A la vuelta de la campaiia, en el afio de 1857, el capitan don Juan Maria
Solis fu6 alcalde de Managua, en donde se distingui6 por su honorabilidad
en el manejo de los fondos municipales. La primera mejora que hizo fu6
una rampa como de cien metros de largo frente a los terrenos de Monsieur
Jean Halftermeyer, entire lo que es hoy el Parque Dario y el Club Social. Al
afio de haber dejado la alcaldia muri6 su esposa dofia Magdalena.

xXx

Siendo juez de agriculture el senior Solis ocurri6 el siguiente caso:
Una sefiora se present ante el referido juez quejfndose que ella le
habia dado ocupaci6n como sirvienta, a una mujer, quien de previo le






mostr6 la solvencia de no haber comprometido su trabajo con nadie y que
por esa raz6n le habia facilitado dinero como adelanto para que le prestara
sus servicios en su casa de habitaci6n; pero que despuis de various dias, fue a
comprometerse con dofia Fernanda Selva de Guzmin, esposa del Presidente
de la Repfiblica don Fernando Guzman. La quejosa .pidi6 al juez Solis
obligara a la sefiora de Guzmfn a mandarle a su casa a la criada desertora,
y que si dofia Fernanda queria tenerla, le pagara lo que la sirvienta le debia,
reconociendole a la criada los dias que habia estado en su casa. El juez
Solis notific6 respetuosamente a la Presidenta que se sirviera retirar de su
servicio lo mas breve possible a la referida criada, pues esta no le habia pre-
sentado solvencia; dc lo contrario se veria en el caso de imponerle una
multa que sefialaba el C6digo de Agricultura.
Dofia Fernanda, un tanto mal humorada, contest al secretario notifi-
cador, que no s6lo no retiraba de su servicio a la criada sino que censuraba
la conduct irrespetuosa para la esposa del Presidente de la Repiblica, Su-
po el General Guzmin, por su propia esposa, la intimaci6n del juez Solis, y
viendo que este obraba de acuerdo con la ley, orden6 a dofia Fernanda reti-
rara a la siirvienta, pues la justicia debia entrar por casa.
Los que se dieron cuenta de este incident, creyeron que el juez Solis
iba a ser destituido; pero estono fue asi: el Presidente Guzman lo mand6 a
felicitar por su actitud levantada en pro del cumplimiento de la ley.
Afios despues contrajo segundas nupcias con la sefiorita Salvadora
Avilts.
XXx

En cierta ocasi6n don Juan Maria Solis ocup6 el cargo de Guardal-
macin del Palacio, siendo entonces Presidente de la Repfblica su sobrino
carnal el General Joaquin Zavala. Hecho el inventario recibi6 la oficina con
estrictas 6rdenes,.a la cuales debia sujetarse.
Una noche que se verificaba una fiesta danzante en el Palacio, en honor
del Presidente Zavala, lleg6 un ayudante a la oficina del Guardalmac6n Solis
a decirle a 6ste que decia su Excelencia que se estaban acabando los licores,
que mandara mAs.
Solis le contest6:-Digale a su Excelencia que lo ordenado por el Sr.
Ministro, eso remiti.
Se fue al ayudante y luego volvi6:
-Repite su Excelencia la 6rden y que haga inmediatamente el envio
del licor que tenga, pues el baile es official.
-Repita Ud. a su Excelencia, -dijo Solis--, que no sale nada de mi ofi-
cina si no es con orden ministerial. Es la manera de Ilevar claras las
cuentas.
-Sucede senior, -contest6 el ayudante--, que el Ministro no estA en Pa-
lacio para dar la orden.






---Entonces es ficil allanar la dificultad, --replic6 el inflexible empleado--,
que su Excelencia made a comprar con dinero de su propio bolsillo los li-
cores que faltan y mariana quedara arreglado todo.
No hubo orden ni excitativa que hiciera ceder a aquel caricter de
temple toledano.
Al dia siguiente Solis puso su renuncia; pero no se le acept6.
Muri6 don Juan Maria el 6 de Abril de 1887.

**

Don Mariano Solis Guerra fue el primer hijo en primeras nupcias de
don Juan Maria. Fu6 un honrado agricultor y de los primeros caficultores.
Sus hijos fueron: Eduardo, Elena, Mariano, Apio Claudio, Magdalena y
Zoila.
Don Alejandro Solis Guerra, segundo hijo de don Juan Maria, contrajo
matrimonio con la sefiorita Lorenza Cardoza. Tuvieron siete hijos: Abel,
Alejandro, Anibal, Porfirio; Umbelina, Josefa, Soledad y Antonio. Don Ale-
jandro form la hacienda de caf6 Santa Rosa.
Don Marcial Solis Guerra, tercer hijo de don Juan Maria, fue de nino a
la escuela del Maestro Gabriel Morales. Cuatro afios despubs fue enviado a
un Colegio de Granada. De alli volvi6 a la ciudad natal y se acerc6 al Li-
cenciado don Francisco Zamora, poeta managiiense, y al maestro Indalecio
Bravo y al Dr. Salvador Castrillo quienes lo encarrilaron en la carrera del
Derecho; dej6 esta y ya hombre hecho a las contingencies de la vida se de-
dic6 a la agriculture.
Cas6 con la sefiorita Carmen Chamorro, procreando tres hijos que son
Sara, Berta, y Marcial Erasmo.
Como alcalde de Managua fue el primero que mand6 a nominar las calls
y casas de la poblaci6n, firmando contrato con el entonces capitAn Dionisio"
Estrada.
Don Marcial fue el primero que estableci6 una empresa funeraria, aca-
bando con el obligado sistema de conducir en hombros las cajas mortuiorias
al cementerio de San Pedro. Al S. O. de esta ciudad estableci6 un trillo de
beneficiary el caf6, de fuerza animal. Desaparecido el trilo, los terrenos que
lo ocupaban lo urbaniz6 y vendi6 solares a plazos, a gente pobre. Ese lugar
es conocido ahora por Barrio de Marcial.
El Gobierno del Dr. Cardenas, en 1886, nombr6 juez de lo civil y de lo cri-
minal de este Distrito al pasante en derecho don Marcial Solis. En 1887 fu6
diputado por el distrito de San Antonio. En 1888, a pesar de la estrecha
amistad que ligaba al diputado Solis con el Presidente de la Repdblica, don
Evaristo Carazo, aquel en el Congreso protest en6rgicamente contra el trata-
do Soto--Carazo, que lesionaba hondamente la integridad national.





SPor haber pertenecido al partido conservador, del cual fu6 abnegado
defensor el Senior Solis, sufri6 prisiones y persecusiones de los Gobiernos que
no eran de su partido.
La muerte de don Marcial Solis Guerra, ocurrida en el afio de 1914, fue
muy.sentida por la sociedad y pueblo de Mahagua, sin distingos de colors
politicos, dado a que su vida fue un vivo ejemplo de virtudes civicas, como
ciudadano y como padre de familiar. No dej6 rencores ni la maledicencia
ronda su tumba, antes bien, el buen recuerdo es aureola de luz que hace vivir
su nombre.
La primera hija del cuatrimonio Solis Chamorro es Sara, hoy esposa del
periodista Gabry Rivas; la segunda Berta, casada en primeras nupcias con don
Carlos L6pez Bonilla, ya difunto. Cas6 despubs con don Salvador Martinez.
El tercero y iltimo es Marcial Erasmo, nacido en Enerode 1887, educa-
do en Estados Unidos, a donde lo enviaron sus padres en 1903. Cas6 con la
sefiorita Berta Bermfdez. En epoca conservadora ha desempefiado puestos
pfblicos como Jefe Politico del departamento de Managua, diputado por el
distrito de San Antonio; en dos ocasiones Sub-Srio. de I. P. y despu6s SuB-
Sirio. de Hacienda y Ministro de este ramo, por ausencia del propietario. Agen-
te Confidencial en el Gobierno de don Bartolom6 Martinez ante el Gobierno
de Honduras. Retirado de la political, Marcial Erasmo se ha dedicado a la
agriculture y al comercio con buen resultado, dada su honradez ydinamismo.

***

Don Juan Maria Solis Aviles es el primer hijo de segundas nupcias
de don Juan Maria Solis, casado con la sefiorita Julia Carnevalmni. Hijos de
este matrimonio son: Alfredo, Felisa, Celina, Julia y Adolfo. Don Juan
Maria Solis Avil6s, en sus afos mozos fu6 periodista. Fund6 un peri6dico
bi-semanal, "El Managuense", dedicado a la propaganda candidatural para
President de la Repiblica, a favor del Coronel don Evaristo Carazo.
La seiiorita Bersab6 Solis Aviles, segunda hija de segundas nupcias de
don Juan Maria, contrajo matrimonio con don Perfecto de Trinidad, ciuda-
dano meritisimo que desempefi6 importantes puestos piblicos. Procrearon
ocho hijos: Josefa, Perfecto, Emilio, Bersabe, Jesus, Julio, Alicia y Marco
Antonio. %
Salvadora, tercera hija, cas6 con don Jos6 Nicomedes Gutidrrez.
Srita. Natalia Solis Aviles, se dedic6 al magisterio.
Don Cesar Solis alumno de la escuela del Maestro Gabriel, despubs
aprendiz de encuadernaci6n de Monsieur Bernat, en el Taller Central, en
1884 Ilegando a ser afios mis tarde uno de los primeros profesionales en ese
ramo y Director de la Encuadernaci6n en la Imprenta Nacional. En agosto
de 1931 el senior Solis muri6 trijicamente en un accident automovilistico
por la calle de Candelaria. Cas6 con la sefiorita Clelia Carhevalini y procrea-
ron seis hijos: Amanda, Julio, Humberto, German, Fabio y Francisco.






Sefiorita Esmeralda Solis Avil6s, sexta y (iltima hija de don Juan Maria.
De las hermanas de don Juan Maria citaremos a Bruna Solis G6mez, ca-
sada con don Perfecto Zavala, cuyo primer hijo, Joaquin, fu6 Presidente de la
Repuiblica por el afio 1883, y quien hizo muchas obras de progress. Joaquin
Zavala Soliz naci6 en Managua. Muy joven se traslad6 a Granada y alli con-
trajo matrimonio con la sefiorita Mercedes Barberena. En su administraci6n
fu6 fundada la Escuela de Artes y Oficios y la Biblioteca Nacional.
Ana Francisca Solis cas6 con don Jacinto Espinoza. Hijos de este ma-
trimonio: Loreto, Adin, Carmen y Francisco Espinosa Solis, padre este ilti-
mo del eminente m6dico Dr. Rodolfo Espinosa R., que fu6 Vice--Presidente
de la Republica.
Don Juan Ignacio Solis, uno de los primeros caficultores, form la ha-
cienda de cafe "San Ignasio" la que aument6 mis tarde y que a su muerte
dej6 con el nombre de La Florida. Cas6 con la sefiorita M6nica L6pez,
procreando cuatro hijos: Guillermo, Carlos, Ram6n y Angela. En 1890
don Juan Ignacio fu6 alcalde de Managua. Sobre el antiguo cauce viejo
hizo en la Calle Real un puente de madera, que dur6 hasta que fu6 clausura-
do dicho cauce por el incremento de la poblaci6n.
Aqui vamos a consignar un rasgo patri6tico de don Juan Ignasio Solis:
Cuando los conservadores de los 18 afios estaban en platicas con los ban-
queros norteamericanos para conseguir un empr6stito en condiciones one-
rosas, aquel celoso ciudadodado puso en manos de Abelino Serrano la can-
tidad de diez mil pesos, a fin de que no se llevara efecto dicho empr6stito,
que lesionaba los intereses de la Naci6n, conduct que ning6n otro ciuda-
dano imit6.
Don Juan Ignacio falleci6 el 7 de Julio de 1929, a los 82 afios de haber
llevado una vida ejemplar.
Don Perfecto Zavala Solis, hermano del Presidente Zavala, fu6 otro de
los viejos fundadores de haciendas de cafe de la Sierra de Managua. Tuvo
cuatro hijos; Perfecto, Luis, Juan y Gilberto.
La dilatada familiar Solis, primitive de esta Leal Villa de Santiago de Ma-
nagua, esta ramificada en toda ldeciudad. Sus ascendientes se remontan al
siglo XVII, figurando entire ellos don, Juan de Solis, escultor de noble estirpe;
don Antonio de Solis, poeta lirico, autor dramatico e historiador espaiol.
A principios del siglo XVIII la familiar Solis enpez6 a extenderse en Ma-
nagua. Todos sus miembros, algunos de ellos humildes, han dejado huella
luminosa, por su conduct intachable.







La Capital del Estado sin residencia fija.
La Villa de Santiago de Managua, elevada
al rango de Ciudad en 1846. Un decreto
anterior del Rey don Fernando VII coce-
diendole titulo de Leal Villa. Su primer
Ayuntamiento. C6mo era el poblado de
Managua en 1751. La Vieja Parroquia.
Es elevada a Capital del Estado en 1852.
El primer peri6dico official.

Accidentalmente en julio de 1846 residia en la muy Leal Villa de San-
tiag9 de Managua el Gobierno del Estado, siendo Director el Senador don
Jos6 Le6n Sandoval; y decimos accidentalmente porque segfn las circustan.
cias, la capital se trasladaba a Le6n, a Granada o a Masaya.
Estaba el Gobierno en Managua cuando ffue dictado el siguiente
acuerdo:
El Senador Director del Estado de Nicaragua, a sus habitantes:
Por cuanto la Asamblea Legislativa ha decretado lo siguiente: El Sena-
do. y Camara de Representantes del Estado de Nicaragua, contituidos en
Asamblea.
DECRETAN:
Art. 19 La Villa de Santiago de Managua se eleva al rango de Ciu-
dad con la denominaci6n de Santiaga de Managua.
Art. 29 El Gobierno hard que se publique este decreto con la mayor
solemnidad en esta capital.
Dado en Managua a 24 de julio de 1846. N. Ramirez, S. P. Aguirre
S. S. Al Poder Ejecutivo. Sal6n de la CAmara de R. R. Santiago de Ma-
nagua, 24 de julio de 1846 Justo Abaunza, R. P. Juan B. Sacasa, R. S. J. Es-
tanislado GonzAlez R. S.
Por tanto, Ejecitese. Managua, julio 24 de 1846 Jos6 Maria Sandres.
Al Secretario del Despacho de Relaciones.
Retrocedamos un poco, aunque someramente.
El 24 de marzo de 1819 el Rey de Espafia don Fernando VII decret6
una Real C6dula concediendo el poblado de Managua, en el Reyno de Goa-
themala, Provincia de Nicaragua, el Tftulo de Leal Villa de Santiago de
Managua, con derecho a gozar de las preeminencias de Ayuntamlento, for-
mado por Alcaldes ordinarios y Regidores.
Esta gracia fue mandada a publicar por bando en la Intendencia de
Le6n y en el referido pueblo de Managua, el 21 de abril de 1820.





x El Obispo de la provincia de Nicaragua en 1751, don Pedro Agus-
tin Morel de Santa Cruz, en visit pastoral al Pueblo de Managua, da el
informed que dice:
"La situaci6n del pueblo es de lo mas alegre y deleitable que puede con-
templarse; extendiendose a la orilla de una laguna que, a la primera vista, pa-
rece el mar. El agua es dulce, gruesa y potable, y abundan en ella los peces,
aunque pequefios y poco gustosos".
"Los naturales de Managua defienden como regalia propia, el ejrccio de
'la pesca en las riberas de.,su pueblo".
"En las cercanias hay otras seis lagunas redondas, pequefias y distintas
entire si, y la mis grande ocupara el espacio de una legua; dos de estas son
salobres y las restantes, de agua dulce y pesada".
"La iglesia parroquial estA como a una cuadra de la playa; es median,
de tres naves, sobre horcones, de adobe y de teja. Tiene por Santo titular a
Santiago, una sacristia reducida y el atrio cercado por tapias, carece de to-
rres, las campanas estan pendiente de cuatro horcones con su techo de paja,
hay cuatro altares con retablos y frontales dorados, ornamentos pocos
y viejos".
"Las iglesias de Veracruz (hoy el obelisco), San Miguel, San Mateo
(hoy Candelaria) y San Sebastian, hallase repartidas por el pueblo y son de
la misma fabrica que la parroquial".
"Las casas de teja son nueve y las de paja cuatrocientas cincuenta y seis,
separadas las unas de las otras, y en un radio de media legua. Fuera de es-
tas, hay cuarenta y siete de la misma especie en varias haciendas de ganado
mayor y trapiches, que se numeran en el territorio".
"Existen setecientas cincuenta y dos families, cuatro mil cuatrocientas
diez personas, de todas edades, asi ladinos como indios; pagan 6stos de tribu-
to annual mil docientos pesos". Hasta aqui el informed.
x Managua estA situada en una planicie con ligero declive hacia el Nor-
te; 158 pies sobre el nivel del mar a los 129 de latitud norte y los 859 539
longitud occidental del meridiano de Greenwich. El area que cubre actual-
mente la ciudad es de diez kil6metros cuadrados, siendo la de todo el depar-
tamento de 3.400 kil6metros cuadrados, sin incluir las 38 millas de largo por
16 de ancho del lago Xolotlan, en cuya ribera sur la ciudad palpita.
Por doquiera Managua estA rodeado de agua. Al Norte, el Lago; al
Sur, la Laguna de Tiscapa; al Suroeste, la de Nejapa, y en el mismo rumbo
la Laguna de Asososca.
El Lago de Managua es ya bien conocido, por sus bellezas, sus impo-
nentes niontafias y por su majestuoso Momotombo, ademas del Momo-
tombito.
La Laguna de Tiscapa estA en el crater de un volcan de poca altura en
uno de cuyos bordes esta edificado el Palacio Presidencial.






La Laguna de Nejana esta situada a unos seis kil6metros, tiene' propie-
dades medicinales y antisepticas. Del lodo de su fondo se extra materiapri-
ma para fabricar el Jab6n Nejapa, de cualidades germicidas.
Asososca estA situada a tres kil6metros y a unas pocas varas del Parqiue
de Las Piedrecitas, terminal de una carretera pavimentada De esta laguna
se extrae el agua que Ilevada a un acueducto suministra la que consume
la capital.
x La iglesia mAs antigua era la Parroquia,-- donde estA hoy laCatedral.
---Este temple se encontraba en ruinas, por lo que el senior Cura Pbro. Juan
Antonio Chamorro solicit6 permiso a Guatemala para derribarlo y reedificar-
lo. En 1781 cay6 la iglesia colonial. -Como pasaran cinco afios y no se le
resolvia nada. el Padre Chamorro, sufragando los. gastos de su propio peculid
y con el trabajo de los indios, pudo acerr los cimientos, los que le cotar.0n
1.178 pesos. El Ingeniero Jose Maria Alexandr iizo .los planos:en 1783
de orden del Presidente de la Audiencia. Iicluiijido to gastaao por el Pa-
dre Chamorro, la Parroquia de Managua, aldea en ese entbnces, 6st6
10.771.00 pesos plata. Managua estaba reducida a ese cant6n y sus habitan-
tes escogieron ese lugar por la cercania del lago que les proporcionaba la
vida, con la pesca de sardina. La Parroquia que conocimos, la del cura Cha-
morro, data de 1783, en el siglo Diez y ocho..
x En 1846, cuando arranca nuestra historia, no habia en la nueva ciu-
dad de Santiago de Managua ni un solo. mdico, ni se conocia el nombre de
las enfermedades. No se sabia qu6 era apendicitis; s61olel'c61icomiserere q' se
curaba con una infusion de purga defraile, o sean tres hojas de esta plant,
cortadas para abajo, y hervidas en una taaa de agua. Cada quien se curaba
solo, siguiendo el'consejo de los viejos o de algdn cifrahdero. N6 habian
boticas. Si alguien se causaba una pequefia herida, se la curaba echandose
en la lesi6n polvito de la puerta, y se sanaba; para la sarna, rasquin o sar-
pullido, no habia como la hoja de sardinillo refregada en el agua del baoo.
Para las curaciones de la piel el sebo era superior. Para las afecciones del
higado era bueno el cocimiento de la hoja uia de gato y el achppaste. El
cuasquito, el hombre grande y la cola de alacrdn eran grandes panaceas.
La ruda, para la sordera, y la hoja de mango para los golpes. Para que el
enemigo malo no entrara a las casas, los managuas hacian una cruz de ceniza
en la puerta de la casa al acostarse. La gente maria de vieja o cuando Dios
queria. Nuestros antepasados eran met6dicos: el amor lo conocian hasta
que el senior cura los casaba, y eso segfn la luna. Si el sat6lite estaba tier-
no, no se consentia la uni6n. Se acostaban apenas oscurecia y' se levanta-
ban al primer gallo.
Los del barrio de San Antonio se odiaban a muerte con los del barrio
de Santo Domingo. iAy de aquel que llegara al barrio del otro! Salia mal
parade o se armaba una asonada en que habian hasta muertos. No se sabia
a que obedecia esta rivalidad que s61o demuestra.la poca o ninguna cultu-
ra de aquel tiempo. Un gallo en patio ajeno no estaba tan mal visto como
unr toieio en el barrio de Santo Domingo, o un domingueio en el de San
Antonio. En el dltimo tercio del siglo pasado se acab6 estaridiculacuesti6n

.27





de towieios y santodomingueios. El maestro Gabriel en la escuela, y los
chingos en la calle, pusieron en el orden a los beligerantes del barrio.
x Le6n y Granada querian para si la residencia del Gobierno. En
1852 era Director de Estado el Licenciado don Laureano Pineda, de Rivas,
y en febrero del mismo afio fungia interinamente don Fulgencio Vega, con
residencia temporal en la segunda ciudad.
El dia 5 del mismo mes y afio fue dictado el acuerdo siguiente:
El Senador Director del Estado de Nicaragua:
Teniendo present que la permanencia del Gobierno en esta ciudad (Gra-
nada) ha sido por el triste acontecimiento del 4 de agosto de 1851 y mien-
tras duraban las circunstancias de entonces que 6stas ban desaparecido junto
con la facci6n asilada en el cuartel de Le6n; y considerando que la Ciu-
dad de Santiago de Managua es el lugar de la residencia ordinaria del Go-
bierno, en uso de sus facultades.
DECRETA:

Art. 19 El Poder Ejecutivo del Estado se traslada el 9 del corriente a
la ciudad de Santiago de Managua como punto de su residencia.
Art. 29 El Seflor Ministro General es encargado del cumplimiento del
present decreto y de su publicaci6n y circulaci6n. Dado en Granada a 5
de febrero de 1852. Fulgencio Vega.
Estos decretos eran publicados en el "Registro' Oficial", editado en Ma-
saya, en 1845. Despubs se llam6 "Gaceta del Gobierno Supremo del Estado
de Nicaragua". Luego "Correo del Istmo", editado en Le6n, y a donde se,
habia trasladado la capital, siendo Director don Norberto Ramirez.
El primer cabildo de Managua estuvo frente a la casa de don Federico
Sol6rzano esquina Norte. En el primer period del General Zelaya pas6 ese
cabildo a la esquina opuesta al maestro Indalecio Bravo, o sea donde es
ahora la parte trasera de Catedral.
x El Patr6n de Managua es el Ap6stol Santiago, decretado asi desde
1819 por el Rey Fernando VII que a este poblado lo declar6 Leal Villa de
Santiago de Managua. Estfn equivocados los que dicen que el Patr6n es
Santo Domingo de Guzman.
x No habia moneda national por esos tiempos. Corria si, la moneda
de otros paises: de Guatemala, de El Salvador, de Costa Rica, de Honduras,
del Perf, de'M6xico y de Chile. Las bambas de esta iltima naci6n tenian
una leyenda: "Por la Raz6n o la Fuerza" que lamaba la atenci6n por lo enr-
gico; lo contrario del C6rdoba de ahora que dice dulcemente: "En Dios Con-
fiamos". Para las pequefias compras en los tiangues se transaban con cacao
o candelas de sebo que servian para el alumbrado, porque el gas no se cono-
cia ain. De estonces qued6 un refran eitre el pueblo: tener un palito de
cacao, y que se refiere a tener dinero o tener de qu6 vivir. Al principio de
los 30 afios que gobernaron los conservadores patriarcales, ya hubo moneda
de plata nicaragiiense, que no se sabe que camino tom6. A prop6sito del
cacao: Actualmente en Santa Lucia, aldea pintoresca de Boaco, se ocupa la
cabuya como moneda corriente, en tiendas y pulperias.
28







Por primer vez el Congreso en Managu.
En 1875 es creado el Departamento Ade
Managua. Su primer Prefecto. Limites
estrechos de la ciudad. De dl que se oca-
paban los vecinps. Administraci6n de don
Frutos Chamorro. Guerra Nacional El
c6lera. Decreto acerca del cultivo del ca-
f6. Administraci6n del General ToniAs
Martinez y apoyo eficaz al cafe. La prime-
ra tienda de ropa. Administraci6n Gus-
man. Apoyo a la Instrucci6n Pflica. La
primer Geograffa de Nicaragua. Liber-
tad de imprenta. Administraci6n dedon
Vicente Cuadra. El primer alumbrado.
Don Enrique Gothel. Las economics de
don Vicente.

x El 19 de setiembre de 1849, siendo Managua ocasionalmente cabecera
del Gobierno, se reuni6 el Congreso porprimera vez en esta ciudad, bajo la
presidencia del Senador don Toribio Teran; y el 6 de octubre declar6: "qae
se adheria al principio de exclusi6n absolute de intervenci6a extranjera en
los negocios domnsticos e internacionales de los estados republicans de
America.
En 1852 que fue trasladada nuevamente la capital del Estado, Managua
era a6n distrito del departamento de Granada; y fu& hasta en 1875, en la ad-
ministraci6n de don Vicente Cuadra, cuando por decreto legislative, Mana-
gua dej6 de ser distrito para llamarse departamento. Su primer Prefecto,
hoy Jefe Politico, fue don Bruno Torres.
Sus limits eran estrechos. Por el Norte, elUago; por el Sur, done es
hoy el Campo de Marte; por el Este Santo Domingo y por el Oeste San
Sebastian.
Sus habitantes cultivaban pequefias fincas. Se bebfa agua del lago y
vendian sardinas a los demis pueblos del Estado. En camas de cuero se
aporreaba el algod6n, para desmontarlo y hacer pabilo. Luego, hacian can-
delas Je sebo para el alumbrado. Las calls eran torcidas y los solares cer-
cados de card6n o pifiuela. En ]a plaza piblica era el mercado, que en esa
epoca se llamaba tiangue.
x En 1853 tom6 posesi6n el general don Frutos Chamorro, como jefe del
Ejecutivo y ya con el nombre de Presidente de la Rep6blica.
x En 1854 apareci6 el c6lera morbus en Managua. La invasion de Wal-
ker y la guerra national, fu( la peor de las pestes, que derram6 much jan-
gre de hermanos.





x En la administraci6n Chamorro, el Poder Legislativo di6 el siguiente
decreto en relaci6n con el cultivo del caf6, en la Sierra de Managua o en otra
zona:
El Director del Estado de Nicaragua,
a sus habitantes,
Por Cuanto:
La Asamblea Legislativa ha decretado lo siguiente:
El Senado y Camara de Representantes del
Estado de Nicaragua, constituidos en Asamblea,
DECRETAN:
Art. Unico. Se destinan quince mil pesos del erario para premier a los
empresarios de caf6 que dentro de siete afios obtengan cosechas conforme al
reglamento que sobre el particular emitira el Gobiemo dentro de un mes del
exequatur de esta ley.
Dado en el Sal6n de Sesiones de la Camara del Senado.---Managua, Ma-
yo 6 de 1853.--Jos6 Le6n Sandoval, S. P.--Miguel Morales, S.S.
Al Poder Ejecutivo.--Sal6n de sesiones de la CAmara de Representantes.
Managua, Mayo, 9 de 1853.---Mateo Mayorga, R. P.--Gregorio Jimenez, R.
S.---Timoteo Lacayo, R. S.
Por tanto: Ejec6tese.--Managua, Mayo 9 de 1853.---FRUTOS CHA-
MORRO. Al Senor Ministro de Despacho de Relaciones.
De orden supreme lo inserto a Ud. para su inteligencia, publicaci6n y
circulaci6n en el Departamento de su mando; esperando recibo. D. U. L.
ROCHA.
(En "La Gaceta Oficial de Nicaragu", 21 de MAayo de 1853, No. 76i.
En los dos periods del General don TomAs Martinez, de 1857 a 1867,
Managua entr6 a una era de bienandanza con el impulse que este Presidente
di6 al cultivo del caf6. Esta fu6 la base del progress no s61o de la capital
sino tambien de la Repfblica. Don Leandro Zelaya fu6 el primero que sem-
br6 la primera mata de caf6 en El Tizate, que l1 fund.
x Ya Managua cuenta en esa 6poca con una tienda de ropa o venta de
g6neros, cuyo propietario es don Florencio Arce. La poblaci6n es de 7.000
habitantes.
x En la administraci6n del General don Fernando Guzman de 1867 a
1871, se empez6 a reglamentar la instrucci6n pfiblica, que se encarg6 a una
junta local de padres de familiar. Se aprendia lectura, escritura, las cuatro
reglas y el Cat6n Cristiano.
x El Ingeniero don Pablo Levi describe la primera Geograffa de Nicara-
gua, contratado. por el Gobierno.




x El lago era tan seco en aquel tiempo que casi se podia ir a pie a traer
tejas a San Isidro, en la peninsula de Chiltepe. Estaba tan crecido el monte
en la rivera del lago, que el Gobierno dict6 un acuerdo que public pc ban-
do, obligando a los vecinos a la roza de ese lugar. Este acuerdo gubknati-
vo que bien pudo haber sido una simple orden del alcalde, daba una idea de
la sencillez y del ambiente patriarcal de esa 6poca.
La libertad de imprenta estuvo garantizada y fue este el mayor prestigio
de la Administraci6n del General Guzman.
x El 3 de octubre de 1872, en el Gobierno de don Vicente Cuadra, fu6
expedido el decreto estableciendo el alumbrado piblico en las calls de la
capital y sustituyendo a los faroles que cada vecino coigaba de un clavo en
la puerta de su casa.
Esta mejora se lley6 a cabo dos aiios mis tarde de acordada y fue regla-
mentada y supervigilada por el Municipio. Era alcalde don Francisco Ber-
midez, quien impuso penas several para el que destruyera ese alumbrado.
Habian multas de 80 centavos para el que se atreviera a subirse a abrir un
farol para encender uh puro; por dafiar un poste 5 pesos, por romper un vi-
drio 1 peso; por romper un tubo 50 centavos; 4 pesos por quebrar una esca-
lera; 25 centavos por derramar el gas y 10 pesos por dafiar el farol entero.
x En 1873 el aleman don Enrique Gothel edit6 "El Porvenir de Nicara-
gua"; semanario independiente que no pertenecia a ningfn partido. A tres
leguas al Streste de Managua vivia el senior Gothel, en el valle que 61 fund
y que en la actualidad leva su nombre. Alli hizo una ermita y fund' una
escuela, ademAs del peri6dico que el mismo distribuia, montado en un borri-
co. El senior Gothel no era cat6lico; pero era cristiano. La gente timorata
y oscurecida en un fanatismo ignorante, teniale por hereje. !Hereje! quien
fund6 una escuela, un temple y un peri6dico, tres luces en aquella 6poca de
oscurantismo....!
Los restos de ese extranjero emprendedor descansan en el cementerio
extranjero, frente al parque "11 de Julio", de San Pedro. Don Enrique Gothel
pertenecia a la masoneria.
x La administraci6n de don Vicente Cuadra se distingui6 por su labor de
economic, que en los tiempos que corren caerian en ridicule; pero no en
aquella epoca que era sencilla y honest. A4 bajar el Sefior Cuadra de la
Presidencia, qued6 el tesoro national repleto. Las administracionos subsi-
guientes, hicieron labor de progress y encontraron facilidad para' ello, con el
dinero economizado.
Al rededor de don'Vicente Cuadra hay muchas anecdotas que parecen
inverosimiles: Que -1 mismo barrfa su oficina presidential para no pagar
portero y evitar ese gasto a la Naci6n; que de su bolsillo particular pag6 a
don Bias Villalta la composici6n del reloj national de la misma oficina; que
a los misicos de la banda de los SS. PP., les ordenaba que apagaran la can-
dela cuando acabaran de tocar una pieza en las noches de concerto; que al
director de esa misma banda, que ganaba mAs, le rebaj6 el sueldo porque no
era just que por estar haciendo muecas con una varita tuviera un sueldazo.




Con esas economies de don Vicente, los nicaragiienses de boy tenemos
ferrocarril. Escuela de Artes y Oficios,- Biblioteca Nacional, tele-
grafos, etc.
x El conservatism de Managua encabezado por los generals Jose Ma-
ria Cuarezma, Nicolas Mendez y un senior Talavera, adversaba al Gobierno
de don Vicente, y habia indicios de que esos militares querian tomarse los
cuarteles. El Presidente Cuadra lo supo y entonces mand6 a llamar al Ge-
neral Cuarezma, que entire parentesis, era su compare.
-Compadre,-le dijo don Vicente,-lo he mandado a Ilamar para de-
cirle que mi Gobiemo necesita de sus servicios, y he pensado darle la coman-
dancia de armas de Managua.
-Pero compadre,--le contest Cuarezma,-Ud. sabe que yo soy adversa-
rio de su Gobierno, aunque en lo personal sea su amigo y compare. Yo
no podr6 desempefiar ese cargo.
--Pero Ud. sera el comandante de armas, y si no quiere aceptar, le apli-
care la sanci6n del C6digo Militar.--le objet6 el Presidente,--y venga mariana
a tomar posesi6n.
Cuarezma fum a consultar el caso con sus amigos Mendez y Talavera, y
estos, brincando de content, le aconsejaron que aceptara el cargo porque
asi la situaci6n era de ellos y facilmente votarian a don Vicente. Cuarezma
acept6 el cargo y tom6 posesi6n bajo juramento de fidelidad.
Dias despu6s sus amigos llegaron a verle. a la Comandancia de Armas y
a saber que partido iban a tomar para derrocar al Presidente. Cuarezma les
hizo saber que ahora 61 era su comandante de armas y tenia que cumplir con
su deber; y que al primero que revolucionara lo repeleria a balazos. Esto
demuestra que el Presidente Cuadra conocia el alto valor moral de los hom-
bres de su tiempo, ademas del respeto que les infundia un juramento.
EstA demas decir, que en Managua nadie intent revolucionar con el
General Cuarezma en la Comandancia de Armas, apesar de que 6ste era el
peor enemigo del Gobierno.
Pero el juramento....!







El Maetro GabrieL El telgrafo. Semi. I
cia un ferrocarriL El incident con Ale.
mania. El hospitalde Managua. Las pri-
-meras cases de alto. El Mercado Ceatral
El Muelle. El aluvi6n del 4 de octubre de
1876. El ferrocarril Le6n-Momotombo.
Mas telfgrafo. La primer fibrica de hie.
to. Es fundafa la Biblioteca Nacional.
Llega a Managua por primera vez el jo-.
vencito Rub6n Dario, a quien ilaman poe-
ta-nifio y lo emplean eh la Biblioteca Na-
cional. Un Senador como pocos. La
Sangie de Cristo y los mfisi'~-s.

x En la Calle de Candelaria y en los alrededores de la vieja Parroqn'a vi-
via un modesto hijo de Managua, grande-y noble dentro de un marco de sen-
cillez. Era.el Maestro Gabriel Morales un predestinado, que de la enseianza
de la nifiez habia hecho un culto. Su abnegaci6n y amor a sus discipulos
legaba al apostolado.
Su escuela era particular y la 6nca de varones en Managua. Pas6 mil
vicisitudes; y fu6 en la administraci6n de don Pedro Joaquin- Chamorro, en
1876, cuando se le asign6 un pequeiio sueldo.
No era ilustrado el Maestro Gabriel; pero en 61 erd innata la idea de eit-
sefiar al que no sabe En 61 era aplicable el axioma de que "hace mAs elque
quiere que el que ppuede". De entire sus discipulos hubo Presidentes de la
Repfblica, Ministros de Estado, Profesionales, Sacerdotes, etc.
El Maestro Gabriel Morales muri6 el 10 de agosto de 1888. Su muerte
caus6 hondo dolor en el coraz6n de Managua. La familiar coloc6 un bello
mausoleo significativo sobre su tumba, en el cementerio de San Pedro, mau-
soleo que afios mis tarde fue destruido por el terremoto del 31; pero el mu-
nicipio lo reconstruy6 y coloc6 en el Parque de San Antonio; alli todos los
afios, en el dia del Maestro, van los nifios de las escuelas a depositar
flores como tribute de gratitud al Maestro excelso, que dej6 huella de luz en
las conciencias. En 1889 el pedagogo cubari don Desiderio Fajardo Ortiz,
orador, escritor y poeta, escribi6 la biografia del Maestro, lo-mejor que se ha -
escrito para el ap6stol. El nombre del Maestro Gabriel Morales es en Ma-
nagua un simbolo.
x En esta administraci6n de don Pedro Joaquin Chamorro, la capital ya
pudo comunicarse con el mundo. Es establecido el tel6grafo.
x Muy er breve Managua podri comunicarse rApidamente con Le6n y,
demis pueblos de Occidente. Se inician log trabajos de un ferrocarrila Mo-
motombo. De este puerto a Managua se hizo despu6s la travesfa en los va-




porcitos "Amelia", "Francia" y "El Cachete". A este se le decia asi porque
caminaba de un lado. Estas embarcaciones fueron repuestas por otras de
rnayor calado: "El Managua", "Progreso" y "El Angela". Estos yapores
fueren puestos en servicio en 1886.
x Ppr un asunto familiar entire don Francisco Leal y el C6nsul de Alema-
nia don Pablo Eisentuck, en el que quizA el primero tuviera raz6n, hubo un
incidente diplomatico con aquella potencia, que acarre6 una dificultad para
nuestra pequefia patria. Se evit6 el conflict pagando una suma de 36.000
pesos.
x El 2 de mayo de 1876 el fildntropo don Jose Angel Robleto fund el
Hospital de Managua, poniendo la primera piedra del edificio y sobre de
ella la suma de 100 pesos Dlata. Cedi6 ademis un seguro de 2,300 d6lares
para mantenerlo, Influy6 para que con ese dinero se fundara un Banco de
Caridad a beneficio del hospital, cosa que no se pudo hacer, pero el hospital
si. Aun esti en pie. El senior Robleto fue regidor y Alcalde. Edific6 las
primeras casas de alto, construy6 el muelle y mejor6 el cementerio. Fu6
propulsor de la edificaci6n del primer Mercado Central. Muri6 en Granada
el 5 de febrero de 1916. La Junta de Beneficencia de Managua, trajo su
cadaver para darle sepultura en este cementerio, y rendirle tribute de cariflo
x El 4 de octubre de 1876 se desat6 un fuerte aguacero sobre la sierra y
la ciudad, y un espantoso aluvi6ri entr6 por el Sur--oeste, del lado del cami-
no de Ticomo, y busc6 cauce por la Calle Honda que despubs se llam6 Calle
del Aluvi6n y es hoy la. Calle Norte. La gran corriente arrastr6 frboles y
pefiascos voluminosos. De estos todavia hay algunos en calls no pavimen-
tadas del barrio de San Antonio. Centenares de victims hubo entire aho-
gados y golpeados.
Las personas mas importantes que perecieron fueron don Florencio
Arce y una hija suya que muri6 al dia siguiente, golpeada por una tapia que
le cay6 encima; la madre political de don Indalecio Bravo, de nombre
Maria de Jesfs; y dofia Josefa Emilia de Trinidad, esposa de don Jesfs de
Trinidad.
Las autoridades y vecinos prestaron su ayuda como pudieron, tirfndoles
cables a los que eran arrastrados por la corriente Muchas personas fueron
rescatadas de la muerte por los oportunos auxilios de Jose Santos y Fran-
cisco Zelaya, dos valientes muchachos que estaban reci6n Ilegados de Europa;
del joven Nicolas Mendez y de los hermanos Luis, Francisco y Benito Arr6-
liga. De estos pequefios heroes sobrevive el filtimo, bastante anciano.
Tambi6n ayudaron en el salvamento Fulgencio Fonseca, Coronado Martinez
y Terencio de Trinidad.
Por ausencia del Sefior Presidente don Pedro Joaquin Chamorro, que
estaba en Le6n combatiendo la plaga del chapulin, dictaron las medidas con-
ducentes al salvamento de la ciudad, los Ministros don Anselmo H. Rivas y
don Emilio Benard, quienes se portaron a la altura de su deber.
Muchos dias despubs se estuvieron recogiendo cantidades de muebles
que sobrenadaban en la costa del lago.





Los sobrevivientes de esa hecatombe recnerdan- cafmta e6os
dfas. Por antonomasia se le ha Ilamado al aluvi6n: d coia rVma e
Francisco.
x El General don Joaquin Zavala, administraci6nde 1879 a 83, inaugwurt 6
el ferrocarril de Le6n a Momotombo, y qued6 ya establecido el trafico por
los vapores del lago.
Los hilos telegraficos siguen uniendo los pueblos de la Repfbibca. El
dia del aluvi6n y en el moment de la voragine, es transmitida a Occidaene
la fatal noticia que lleg6 trunca porque la correntada bot6 los postes. El
mensaje s6lo alcanz6 a deeir. "Managua se estd per..."
x Don Francisco Javier Medina trae a la capital la primer maquimnaia
para fabricar hielo. Tres quintales diaries son sufieientes para ese eatonces.
x Es abierta la 1iblioteca Nacional en los bajos de la Casa de Corredor
(Palacio) y este es un gran paso a la cultural. Se nombra director a don
Antonino Arag6n. Poco tiempo despu6s lleg6 a Managua con procedencia
de Le6n,- un adolescent a quien laman el poeta-niflo. rico en ideals, y
paup6rrimo en bienes materials. Es Rubin Dario, a quien asignan un
sueldito como dependiente o auxiliar de la Biblioteca. _Y es para elioeta-
nifio ese centro de luz, como la fuente de Castalia, para su espiritu Avidb '-
de ideal.
x Habia en el Congreso Nacional hombres de alta mentalidad; pero tamn-
bien ocupaban asiento personages de ningin mrito intellectual, fmicamente
con el distintivo de ser honrados hasta la exageraci6n y meticulosos haita
el ridicule. Uno de estos era don Faustino Martinez, senador en el ano del
60, por el distrito de Managua; senior de tierras y acaudalado, como que
poseia varias haciendas y no pocas casas de alquiler.
Segfn la frase usual, "chapado a la antigua", no se bafiaba cuando esta-
ba tierna la luna, ni hacia otros menesteres intimos, siempre que el satelite
estuviese en tal estado. Suresposa, una sefiora gorda y buenota, era exacta-
mente su alt/rego, o por antonomasia su "media naranja"; y cabia bien la,
frase, pues no se concebia el uno sin el otro y no hacian Iada de pr sf, sino
en conjunto y siempre poni&ndose de acuerdo.
Matrimonio modelo, nacido el uno para el otro, afines en sus gustos y
sus deseos; debianse obediencia mutua.
Cuando don Faustino regresaba del Senado a su casa, a la hora del al
muerzo, su "media narahja" le contaba lo que habia hecho en casa durante
su ausencia. Por ejemplo: que habia echado con doce huevos. a la gallina
lempa, que andaba culeca; que habia dado cinco reales a la sirvienta de la ye-
cina de enfrente, para una misa en San Antonio, etc. Por supuesto que don '..
Faustino aprobaba todo y lo daba por bien hecho. En cambio don Faustino
contabale punto por punto lo que se habia hecho y discitido en el Congreso.
La ermita de San Pedro, en el cementerio viejo de Managua, tenia gra-
bado en su fachada, el nombre de don Faustino Martinez, como el propulsor




de la construcci6n de ese pequefio temple, que afios mas tarde destrayera el
terremoto de 1931.
Ocurri6 que a la Cfmara del Senado lleg6 el proyecto de la fundaci6n del
Banco de Nicaragua. Por la pobreza de espiritu de aquella 6poca, el asunto
alborot6 y fue cbnsiderado de gran trascendencia en los anales patriots. Fu6
discutido larga y concienzudamente por aquellos representantes que tonian
cerebro y medula. Por de contado que aquellos de obtuso caletre como don
Faustino, no hacian mAs que ver, oir y callar, siguiendo el axioma de que
,"boca cerrada no entran moscas".
-Ese es un asunto peliagudo,-decia nuestro don Faustino,-que lo dis-
cutan Jerez o don Anselmo que son mis leydos.
Ya en casa don Faustino, pregunt6le su cara mitad:
---Dig6, niil6, y agora eque hicieron en el Congreso?
---Pues, nifia, estamos haciendo un banco.
---iAh! un banco! Ve, nifi6, tratA de que ese banco lo haga el maistro
Reyes Campos que es carpintero y que endemds esta agora sin trabajo. Acor-
date qte es nuestro compare. Pobre, talvez se remienda con la hechura oe
ese banco.
---No, hija.... si no es banco de madera, es de plata....
---iAh! pues entonces que lo haga el maistro Silvestre Silva que es plate-
ro y estf fregado, y tambi6n es nuestro compare.
---No, hija,... si es banco de dinero, para hacer billetes.
---iAh pues yo no entiendo c6mo ira a ser ese banco de ustedes. Mejor
serd que vos no te metAs en la hechura de ese traste. Talvez le van a poner
muchas gavetas y alli van a querer meter todos la mano... jAve Maria
Purisima...! vos no te metfs en eso.
---Si, hija, ya lo veo eso muy enredado.
El Banco de Nicaragua se fund sin el voto del Honorable Senador por
Managua, don Faustino Martinez, que obedecia a! consejo de su mujer.
Por esta 6poca un grupo de mfisicos de la Banda de los Supremos
Poderes fu6 contratado para ir a amenizar una fiesta del otro lado del lago.
Se embarcaron en una goleta y sin ninguna novedad Ilegaron y cumplieron
su cometido, pero de regreso, y a la altura de Chiltepe, un fuerte chubasco
los pusos en graves aprietos: el naufragio era inminerite. En la atribulaci6n
se acordaron de la Sangre de Cristo, imagen que se veneraba en la iglesia de
San Miguel, y con fe ciega y en moments tan critics, pidi&ronle de rodillas
su intervenci6n para que aplacara la tempestad. Luego requirieron los ins-
trumentos y ejecutaton una sentida march f6nebre dedicada a la Sangre de
Cristo; mientras tanto las olas embravecidas empezaron a calmarse y volvi6
la tranquilidad. Al saltar a tierra ocurrieron a la iglesia a rendir graciasa la im-
invocada y a prometerle que mientras ellos vivieran ejecutarfan en sus proce-
siones, como una devoci6n. Esos musicos ya no existen; pero la devoci6n




se generaliz6 a todos los misicos,.como una muesira de compaftPsmo y pa-
ra mantener viva la promesa de aquellos.
Alcanzamos a conocer a algonosde esos filarm6nicos promesantes. Ellos
eran: Florencio Castro, Ezequiel Rivera Tetey, Pedro Garcia Lugo, Jesus
Arr6liga y Juan Cano.
Con la venta del terreno y destrucci6n de la iglesia de San Miguel, la
image de la Sangre de Cristo pas6 a la iglesia de San Antonio, donde se le
hizo una capilla.
Actualmente es la imagen mis venerada en Managua.
Su fiesta ritual es el 5 de julio que es sacada en procesi6n, lo mismo que
el Miercoles Santo. La banda de la Guardia Nacional continfa con la pro-
mesa.
x Todavia por la 6poca del aluvi6n vivia para bien de la humar.idad el
venerable sacerdote Julian Garcia, verdadero ministry de Cristo,,y cuyo.amor
al pr6jimo no tenia limited. Hacia suyo los dolores ajenos y se multiplicaba
viendo a los enfermos, principalmente a aquellos que no tenian recursos ni
techo propio, ni un asilo de caridad donde albergarse. No habia hospital;
pero el padre JuliAn se sacrificaba por hacer menos lastimoso el estado-de
cualquier paciente pobre. Eran muchas las bondades y virtudes que adornia
ban el espiritu de este esclarecido hijo de Managua, cuya labor cristiana fue
la de un verdadero ap6stol. Fu6 de los primeros en accionar en la obra de
salvamento, cuando el aluvi6n del 76. La estatua del Padre JuliAn Garcia,
merece estar en una de las horacinas exteriores de Catedral, como upo de
benefactores de Managua.









**








Un pergrino misterioso. En 883 l Pre-
sidente Zavala inaugra la Ecuela de Artes
y Oficios. Expulsi6n de os Jeanitas. El
ferrocarril de Managua a Granada. Se
acaban las diligencias dedon Pedro Ruiz.
El primer coche de caballos sale a las ca-
lies. El primer carretn. Aumentan las
tiendas. El temblor del 85. Los piimeros
pozos. Los primeros peri6dicos de Mana-
gua. Los primeros tallarines. La Zegua
y la carreta-nagua. Restos de feudalismo.

x La monotonia aldeana de Managua fue interrumpida en esa 6poca con
la aparici6n de un extrafio personae de aspect nazarene; era de Palestina
de median estatura, que vestia tunica escarlata y portaba una pequefia
cruz de madera. Serena y dulce la mirada, voz suave y reposada, se paraba
en las esquinas y hablaba en parabolas .como Jesucristo. Lo seguia curiosa
la chiquilleria y aun los viejos, y le escuchaban con respeto. Nadie osaba
interrogate, solamenta un mal hombre le trat6 de loco y arrebatandole la
cruz le di6 con ella dos espaldarazos. Todos reprobaron la acci6n canalles-
ca de aquel truhan, que se reia de lo que acaba de hacer. El peregrine reco-
gi6 su cruz, mir6 a su gratuito ofensor y le dijo sentenciosamente estos pala-
bras de Jesus: "Con la varas que mides serds medido".
A la mariana siguiente amaneci6 la novedad de que al malvado hombre
lo habian apaleado unos individuos en un bochinche, la noche anterior, por
las afueras de Managua. Este jayAn era de apellido Pinz6n, y de p&sima
conduct.
El misterioso personaje no se hospedaba en ninguna parte. No se le
vi6 comer ni pedir nada. Solamente una vez solicit agua que le dieron en
una botella que 61 portaba. Or6 y luego apur6 el agua que se habia tornado
roja como sangre. Se Ilamaba Zacarias Esquilach, de Nazareth y de 54 afios.
Desapareci6 sin saberse mas de 61. Todavia viven en Managua personas
alrededor de 70 afios de edad, que recuerdan de este extrafio sujeto.
x Managua ya tiene un hotel: el Hotel Brown.
x En esta administraci6n del general Zavala, el Gobierno en 1883 estable-
ci6 la'Escuela de Artes y Oficios con profesores traidos de Francia y bajo la
direcci6n del ingeniero Monsieur Ronfaut. Hay talleres de mecanica, ebanis-
teria, carpinteria y Incuadernaci6n. Este taller fu6 dirigido por Monsieur
Enrique Bernard, el primer encuadernador que vino a Nicaragua, recind fa-
lecido a una avanzada edad.
El Taller Central es ahora el primer centro mecanico de la Repfblica y
funciona bajo la dependencia de la Empresa del Ferrocarril.

38





z; Sigui6 k estola expusion de r6- Jeuitaso c
ci6n en el pueblo; pero que obedecfa a una media de ordeal bfico.
x Con la Uegada del Dr. Adan Cardenas al poder, continda prog.resaado
la capital.
El ingeniero Mr. Theo E. Hocke construye la esquina SE. del Palado .
National y parte de la otra oriental.
Se inaugura el ferrocarril de Managua a Masaya el 5 de abril de 188M :
obra de empuje para-a Republica. La gente timoraa le tenoi miedo al ti.en-.
Las diligencias de don Pedro Ruiz Tejada, especie de carromatos tirdo
por mulas, caen ep desuso. Por muchos anos hicieron el trfico depasajerows
a Granada y Masaya. Quedaron haciendo viajes a Diriamrfba y Rivas.
x Don Federico Sol6rzano trae el primer coche tirado'por caba -
Presidente Cardenas usa otro y don Marcial Solis trae otro coche.de
que pone al servicio del pfblico. La estaci6n del Ferrocarril es 'i .
frente al Cuartel Principal, donde es hoy el parque Frixione.
x En 1884 Managua ve otra innovaci6n: es un carret6n de un caba~m
cruza las calls polvosas de la cudad para ir a la estaci6n a la hora de fti -
al Mercado Central, en busca de cargi.
x Ya hay varias tiendas casi todir la Calle del Aluvi n.
Citaremos les princpales En la Casa del Aguila, la ferreteda deI'
Guillermo Jericho, la primera en su g.nero lUegada a Managua; tiena de ge-
neros de don Enrique Low, de Morris y Heiden, de los hermanos Wheelock,
de don PabloGr6mmeyer, de don Jose Angel Robleto, de don Regino Gkr-
cia, de don Jdaquin Elizondo e hijos, de don Carlos, Huete Herrera, de doe
Alberto Peter,,botica de don Gustavo C. Lembke, botica "El Globo" de los
Drs. Adan CArdenas y Marcos Velasquez, y la de don Pastor Guerrero ,
x En 1885 la guerra de Barrios conmueve a todo Centre. Amr-ica- xn
Managua hay alistamientos militares y el progress de la ciudad se aetarga. '
x El 11 de abril del mismo 85, alas 9 de la'noche, un fuerte temblor sa-
cude a la capital; hace muchos estragos, principalmente en Le6n, done ca-
yeron muchas casas. En esa ciudad muri6 aplastada por una pared, la eapo.
sa de don OttoSchiffman. En Managua, murieron dos personas y se de;te-
rioraron los temples de San Miguel y la parroquia-
x Asi que vuelve h tranquilidad vuelven timbi~ n aires de prosperida
con la subida del precio del caf&
Hay mas casas de pisos; la gente del campo viene a vivir a la eiudMad.
Ya no se va a traer el agua al lago porque se hanabierto muchos pozos. Al-
gunos tienen bomb para extraer el agua.
-x Apareceun peri6dico: "El Porvenir", delDr. Jesss-Hernandez- Somo-
za, con miras political .




En 1887 aparece "El Managiiense", de don Fabio Carnevallini, tambien
de indole political. -
x Ya Managua come tallarines, fideos y macarrones ,que fabric el-italia-
no Juan Mollo, quien tambien tiene reposteria en la Calle del Aluvi6n. Al
principio la gente comia con asco los fideos porque creian que eran gusanos.
x No habia policia urbana. Una ronda compuesta de cinco o seis solda-
dos bajo el mando de un official que iba a caballo, f a quien la voz popular
Ilamaba Chingos era la que hacia la vigilancia de la poblaci6n.
x El bajo pueblo vivia en constant zozobra porque'en las noches, y por
los suburbios, salia la zegua y la carreta-nagua que asustaban a la gente
sencilla con el fin de robar. Indudablemente tales espantajos eran ladrones
que disfrazados a la sombra de la noche y en aquel ambiente de ignorancia y
de sencillez, hacian de las suyas en contra del haber del pr6jimo.
x Un juez de agTicultura se encargaba de dirimir los asuntos entire el pa-
tr6n y el operario que siempre era el perdidoso porque existia una ley incon-
gtuente, atrabilaria e inhumana, como resto del odioso feudalismo. Si en
los libros del patron estaba apuntada la deuda, el operario tenia que pagar
irremisiblemente trabajando en la hacienda; o los chingos se encargaban de
levarlo a la cArcel; y Pquella era una deuda cariba que nunca se acababa de
pagar. Pudieramos citar casos concretos de patrons que aparecian asesina-
dos a traici6n poi un hostigado operario.
x Citaremos unas anecdotas del Presidente Dr. Adin Cirdenas que reve-
la su gran caracter y su eleyado espiritu. Un ciudadano de Managua, del
barrio de San Antonio, era un furibundo enemigo de ese Gobierno y vivia
atacandd porla prensa al Dr. Cirdenas. Una vez la esposa de aquel sujeto
se enferm6 gravemente de una fuerte hemorragia. Alguien le dijo que el Dr.
Cfrdenas era el inico medico que podia curarle a su esposa. El otro objet6
que eso rio podia ser puesto que 61 era enemigo del doctor y que 6ste lo que
haria seria matArsela mAs pronto; pero tanto le instaron y en vista de que la
sefiora estaba grave, que el hombre ocurri6 al Palacio a buscar al Presidente.
Ya eran horas avanzadas de la noche y un ayudante le dijo que el Sefior Pre-
sidente estaba ya recogido en sus aposentos. El hombre tanto suplic6 e in-
sisti6 que el ayudante le avis6 al Dr. Cardenas, y 6ste sabiendo que era el m-
dico a quien buscaba su enemigo y no al funcionario, acudi6 presuroso con
su valija y juntos fueron a ver a la enferma, sin permitir el doctor -Cardenas
que le acompafiara ningfin ayudante. El medico vi6 a la enferma y la salv6
de una mdterte segura, pues el caso era grave. El Dr. Cirdenas no cobr6 ni
un centavo a su enemigo Rolitico; pero :ste, en lo sucesivo fue el mejor ami-
go y el mAs ardiente defensor del Prasidente CArdenas.
Al salir de la presidencia estaba tan pobre como cuando habia entrado.
Con el Dr. Marcos E. Velfsquez form una sociedad y pusieron una bo-
tica que se llamaba El Globo.
En ocasi6n en que don Alfredo Pellas iba a Europa, su amigo el Presi-
dente Cardenas le encarg4 le trajera un par de chapitas que queria obseguiar-





le a sn esposa doiia Asunci6n, ya que en Managua no habia una joyeria'
donde comprar tal prenda. Don Alfredo'fu& y regres6 con' el encargo que
mostr6 al doctor junto con la factura que di6 aljoyero'europeo.
-Muy bien-dijo el Dr. Cardenas.-Estan preciosas las chapitas; peroi
no veo la factura de la Aduana. ..
---No, doctor--contest6 Pellas-no hubo necesidad de pagar aduana
porque yo traia las prendas en el bolsillo de mi chaleco yno me las vieron.. -.
Ademas, se trataba de un objeto para el Sefior Presidente. '
--Aun cuando asi sea-replic6 el Dr. Crdenas---estas chapitas son para.
uso personal de mi sefiora esposa y deben pagar el impuesto de la Aduana.'-
Pellas se vi6 obligado a ocurrir a la ofictna a satisfacer el pago de dicho-
impuesto, porque asi lo exigia el Sefior Presidente.
x Por naturaleza el espiritu del Managua neto es guas6n y aming d..
hacer broma hasta en los asuntos mas series. Desde que Managua exisw,.
a nadie se le ha conocido por su apellido legitimo, s61o por etapodo. Eata "-.
inveterada costumbre era tan arraigada que algunos de -esos remoquetes se
hicieron apellidos y como tal se continuaron usando, como Piura, Ldla, y,
otros. Ya los apodos han ido desapareciendo, quizA por el advance de'lh
Scivilizaci6n. No habia familiar en Managua que no tuviera el cognoinento y1.
que se venia trasmitiendo de generaei6n en generaci6n. Indudabilemente
que tenian su origen o historic, que seria largo de contar, s6lo diremos que
nuestra poblaci6a se componia de Piojos, Mapachines, Ratones, Gatogallo,
Machos, Chipizas, Caboquesos, Pimpanzas, Pulgas, Perrasbravas, Riri,
Loras, Caliadrias, Guatuzas, Zorras,. Gallochancho, Tapedulce, Guacal,
Rosquillas, Ti6 Tigre, Cangreja, Boba, Barragan, Cabistan, Perromojado,
Tapudo, Collolito, Pistillo, Chibola, Dormil6n, Jocote, Pellota, Cachim-
bitas, etc., etc.
x El 8 de Enero de 1886 ve la luz pfblica "El Imparcial", bisemianrio'
dirigido por Ruben Dario, Eran redactores Pedro Ortiz y Eugenio L6pez,
(El Padre Cobos). Se editaba en la imprenta del Dr. Jesfs Hernmndez:,
Somoza.


-S.
'< ^,

*t -










Un modelo de Presidentes. "El Pais", de
Pedro Ortiz. Florecimiento literario. El
circo de Castafio. Colegios de nifias. El
primer professor de idiomas. El hielo. La
instala-i6n de la Aguadora. La ordena-
ci6n del Padre Lezcano. La compaiia
Blen. Dos grandes maestros. Fajardo
Ortiz. Jos6 Maria Izaguirre. El Dr. Jose
Leonard. Sencillez republican de los
Presidentes Carpzo y Madriz. El Presi.
dente Soto de (osta Rica en Managua.

x El coronel Evaristo Carazo subi6 a la presidencia en 1887 y no ter-
min6 su period porque le sorprendi6 la muerte el lo. de agosto de 1889, en
Granada.
Fue modelo de presidents, en cuanto a pureza administrative. Mand6
traer maestros al extranjero y se preocup6 de la instrucci6n pfiblica. El 28
de marzo de 1889 el Congreso lo ascendi6 a general de division.
En 87 y 88 la prensa estuvo representada por un gran diario de avanza-
da: "El Pais", dirigido por el notable escritor Pedro Ortiz. Colaboraban
asiduamente Ruben Dario, cuya primera juventud la pas6 en Managua, en
labores periodisticas; Angulo Guridi, Ricardo Contreras, Modesto Barrios,
Francisco Huezo, y otras plumas doctas y fecundas. "El Pais" formaba po-
l1micas de enjundia y medula acerca de asuntos politico-sociales, literarios,
cientificos o lingiiisticos. El lector se solazaba y abrevaba su espiritu en
esas publicaciones de doctrine. Han pasado cincuenta y seis afios desde esa
epoca y la prensa actual no ha avanzado. Se distingue ahora finicamente. en
cuanto a su labor noticiosa, dado a' las facilidades que presta el advance de la
civilizaci6n. El editor de hoy no recibe ninguna colaboraci6n ni se preocu-
pa de ello.
No se fomentan ideas; y las plumas que pudieran hacerlo estfn aletar-
gadas. Los periodistas de aquella 6poca duermen el suefio eterno. Pasaron
a la historic Pedro Ortiz, Anselmo H. Rivas, Enrique Guzmfn, Ruben Dario,
Ricardo Contreras, Francisco Huezo, Desiderio Fajardo Ortiz, Modesto Ba-
rrios Alejandro Angulo Guridi, Manuel Riguero de Aguilar, y otros.
Hubo un florecimiento literario, como despertar de aurora en ese afio de
1887. En la Imprenta Nacional se edita por cuenta del Gobierno un drama:
"Al borde del abismo", de don Manuel Bias SAenz. Circula "El Viajero",
novela descriptive e instructive del Dr. Gustavo Guzmfn, y "El Catecismo
Politico" del Dr. HernAndez Somoza.
x Managua esta despertando. Ya llegan circos acrobaticos con don




Estanislao Castaio, arista mexicano que lueoE for hor en; asa .
Llegan ilusionistas y prestidigitadores.
x Hay ya dos colegios de niiias: el de las sefioritas Zoila y Cipriana'
Mora y el de la seiiorita Elisa Wilson, con apoyo official del Gobierno.
x Las families acomodadas aprovechas los conocimientos idiomati-
cos del ciudadano frances don Juan Halftermeyer, llegado, al pais en 1854. t
Es el primero que da classes de frances e ingles en -la capital.
x En 1888 hay otras mejoras locales de gran importancia: la fabrica
de hielo a orillas del lago, cercana a la Escuela de Artes, de los sefiores
Kattengell; y la instalaci6n de la cafteria para el abastecimiento del agua.
Esta se toma de un pozo frente al lago donde esta ahora el Cuerpo' de Bom-
beros. Por medio de una bomba, esta agua es enviada a las pilas que estin
al pie de la loma de Tiscapa y de alli baja por su propio 'declive a llenar la
cafleria, en la poblaci6n. Los habitantes ya pueden bafiarse diariamente en
su casa sin la molestia.de ir al lago o a Tiscapa. El servicio del agua es ad-
ministrado vor una Compafia Aguadora que encabezan don Pablo Giusto y.
don Carlos E. Nicol y otros, casi todos- extranjeros emprendedores. En los
interiores 'de las casas hay jardines y se pueden regar las calls.
x En esta 6poca es ordenado sacerdote el joven seminarista don Jose
Antonio Lezcano y Ortega. Un faro que empieza a brillar.
x Sale a luz "El Mercado", peri6dico que dirige don Rafael A.
Rivas.
x Nuestra capital goza ya de diversiones cultas venidas del Viejo
Mundo. La Comrafnia Blen da a conocer por primera vez en la escena las
obras dramaticas de los autores espafioles. Su debut con la bellisima obra
literaria de Camprod6n, "Flor de un dia", es un acontecimiento artistic.
La compaiia Blen era una sola familiar. Se encarifi6 con Managua y
cada uno de sus miembros, varones y mujeres, form su hogar. Sus descen-
dientes pertenecen a lo mejor de nuestra sociedad, actualmente.
x Por los afios de 1887 a 88 arrib6 a nuestras playas Desiderio Fa-
jardo Ortiz, con procedencia de Guatemala, a donde habia llegado proscrito
de Cuba, en. a falange del ap6stol Jos& Marti y en compafnia de Antonio Ma-
ceo, MAximo G6mez, Jos6 Maria Izaguirre, Victor Dubarry y otros lideres
que peleaban por la independencia de la Peria Antillana.
Vino a Managua invilidode ambas piernas, a conseeuencia de un bala-
zo que por asuntos romfnticos le diera un rival; y se hacia conducir en una
silla de manos.
Docto en pedagogia y fuerte en la oratoria, con alma de patricio, forja-
da en las luchas de un ideal grande: la libertad de Cuba. Su verbo era de
combat cuando se trataba de la gran obra literaria. En ideas era hermano
gemelo de Marti.
Con la ayuda de don Felix Pedro Largaespada y de otros padres de fa





milia, fund el Colegio de Managua en la casa done hoy esta la ferreterfa
de don Eduardo Mendoza.
SEn 1894 Desiderio Fajardo Ortiz vo16 a su patria, donde la sofiada Re-
phblica lo reclamaba para cobijarlo bajo los pliegues de su bandera de liber-
tad. En Managua dejaba sepultados series queridos, y muchos corazones
agradecidos que todavia lo recuerdan con carifo.
En 1904, diez afios mis tarde q ue supartida de Nicaragua, el inolvidable
Maestro moria en Santiago de Cuba, su suelo natal.
En 1938 el autor de este libro hizo la iniciativa en "La Noticia", para
que una escuela de varones de Managua tuviese el nombre de Desiderio
Fajardo Ortiz.
El maestro Jose Maria Izaguirre hizo much por la juventud nicara-
giiense, en uni6n de Fajardo Ortiz.
Doctor en ciencias pedag6gicas, hizo profesi6n de la ensefianza, dedi
cando a ella toda su vida.
Fue por various afios Director del Colegio de Varones de Managua.
Aqui cas6 con dofia Hercilia Eva, que ain vive.
Cuando la Estrella Solitaria brill6 refulgente en su bandera azul y
blanca, flotando a los vientos de libertad, el Dr. Izaguirre regres6 a la
Patria en uni6n de su esposa, sorprendi6ndoie la muerte en 1905, en la
Habana, dejando en Nicaragua toda una generaci6n de hombres preparados,
que hoy y siempre lo guardarin eternamente'en su memorial
Otro extranjero fitil traido por el Gobierno del General Zelaya fue el
sabio pedagogo doctor Jos6 Leonard, natural de Polonia. Era mas6n en
alto grado y maestro de maestros. Sus restos descansan en el cementerio
de San Pedro, bajo un simb6lico monument costeado por la masoneria
nicaragiiense. Muri6 en 1907.
x El maestro Enrique Vega, uno de los primeros constructores de casas,
introdujo una innovaci6n en las edificaciones que dirigia. Es la de los
aleros volados, que tiene aceptaci6n y es de utilidad.
x El Presidente Carazo, despues de sus horas de oficina, salia solo del
Palacio a visitar a sus amigos. Estando una vez de visit en casa de don
Alcibiades Fuentes, sentado en la acera, pas6 un policia y le orden6 que se-
quitara de alli porque era prohibido. Indudablemente el agent no conocia
al President; pero es el caso que este obedeci6 respetuosamente, pues
aqu!l cumplia con su deber, por lo que don Evaristo le aprob6 su conduct.
Otro ejemplo de sencillez democrAtica lo di6 afios mis tarde en 1910,
el President Dr. Madriz. QuizA por los moments azarosos de la 4poca, al
doctor Madriz se le olvid6, como lo manda la ley, inscribir en el Registro Civil
de las Personas, el nacimiento del iiltimo hijo de su matrimonio, Ilegado al
mundo en esos dias, en el Campo de Marte.
El Registrador, don Salvador Montenegro, en vista de que ya se habia




pasado el t&mino y la parfi d el dicho nifib no se inicriifa, mand6 a noti-
ficar una multa de chico pesos al sefor -Predeite de Il Repfblica, pbr no'
haber cumplido en tiempp con oquel requisito. El doctor Madriz inmedia-
tamente mand6 a inscribir a su hijo y a satisfaWer el pago de la multa a la
que 61 sehabia hecho acredor. Y se qued6 satisfecho de que las auori-.
dades subalternas del Gobierno que 61 presidia fueran celosas en-el cumpli-
miento de la ley.
iCarazo y Madriz ..! Dos buenos repfblicos para una Rep4blica
ideal, o para un triunvirato con Cincinato enmedio...
x En esta administraci6n lleg6 a Managua el senfor Presidente de
Costa Rica don Bernardo Soto, a arreglar con el senor Presidente Carazo el
asunto de limits entire aquella Rep6blica y Nicaragua, de lo que result el
tratado Soto-Carazo, siendo nuestra Patria la parte perdidosa. Los alumnus
del Lices de Managua, uniformados, hicieron los honors al Presidente
Soto.






El Dr. Roberto Sacasa, titimo president
de los 30 aiios. La Penitenciaria. La
policla urbana. Prensa de combat. El
poeta Palma. Se vislumbran candidates
liberales. Se acaba la policia de Sacasa.
El 4 ,Centenario del Descubribiento de
Amirica.

x El 6 de agosto de 1889 tom6 posesi6n de la Presidencia de la Repd-
blica el senador encargado Dr. Roberto Sacasa, para terminar el period que
dejara vacant don Evaristo Carazo.
Es iniciada la-.construcci6n de la Penitenciaria Nacional que se hacia ne-
cesaria por la evasi6n constant de reos peligrosos; ademAs de que la Casa
cuartel y prisi6n llamada del Ojoche, no prestaba garantias. El Ojoche era
donde es hoy el Parque Dario.
En este cuartel fue organizada la primera policfa urbana, elegantemente
uniformada y bien instruida por el ciudadano costarricense don Federico
Mora. Los policiales fueron escogidos entire personas de reconocida honra-
dez y buenas costumbres, e instruidos convenientemente en sus deberes ci-
vicos. Todavia existen algunos miembros de esa policia, la primera y finica
que ha tenido la capital. Dur6 poco tiempo por los sucesos politicos luga-
refios que ocurrieron.
x Por esa 6poca se publicaron nuevos peri6dicos: "Diario de la Capital",
"El Term6metro", de don Jos6 Dolores GAmez, "El Diarito" de don Carlos
Selva, "Reconciliaci6n" y "El Duende" de don Juan de Dios Matus. Dada
la libertad de imprenta, por ese entonces, los Animos vivian caldeados y res-
piraban fuerte por aquellos voceros de la opinion pfblica. Las polemicas de
Gimez y Selva causaban escozor. Las pasiones estuvieron exaltadas. En-
rique Guzmfn y Pedro Ortiz atacaban al Gobierno.
y Por esos dias fueron hubspedes de Managua el exquisite poeta cubano
Jos6 Joaquin Palma, y su hija la Srita. Zoila Americana Palma, gallarda y
gentil como una palmer de las hermosas playas de su patria, done se agi-
ta mas armonioeo el mar. El poeta y su hija, tan bella como su nombre,
fueron objeto de calidas manifestaciones de simpatia por esta socielad.

x El Ojoche era una vieja casona de adobes perteneciente al Gobierno, y
se lamaba asi por un Arbol de ese nombre que estaba en el mismo sitio don-
de esta hoy el Obelisco, que conmemora el pasado siglo XIX. Fue el Ojo-
che cuartel y carcel de policia, en una 6poca; y en la administraci6n de don
Evaristo Carazo, cuartel de la banda de los SS. PP. En ese entonces ingre-
s6 a ese cuerpo como aprendiz un muchacho de Le6n, que ya ejecutaba el
bugle-especie de cornetin-y que mis tarde fue el sublime compositor Jos6 de
la Cruz Mena. Enseguida fue cuartel de artilleria e infanteria, siendo ins-






tructores, de la primera arma, don Pablo Adam, sfbdito aleman que dej6 ho-
norable familiar; y de la segunda anna, Mr. Jacquill6n, francs, y don Ale- -
jandro Lazarenko, ruso. Despues el Ojoche fue cartel de la policia urbana
del Dr. Roberto Sacasa.
x El Presidente Sacasa pretendi6 former un Gobierno Nacional con ele-
mentos de los dos partidos. Estaban en el gabinete el Dr. Modesto Barrios,
don Benjamin Guerra, don Francisco J. Medina, don Frutos Paniagua, co-
mo Ministros; y Subsecretarios los doctors, Jose Madriz y Pedro Gonzalez;
con excepci6n de Guerra todos eran occidentales, y esto tenia con resque-
mores a los de Oriente.
x El 17 de febrero de 1890 fue expulsado del pais el periodista coicm-
biano Victor Dubarry, lo que di6 lugar a, que en la prensa gobiernista y la
opositora se caldearan mis los animos.

x En ese afio apareci6 el diario liberal "El Centinela",' dirigido por don
Felix Pedro Zelaya R. y dedicado a la propaganda candidatural de los sefio-
res general.Jose Santos Zelaya, para Presidente y Dr. Francisco Baca h., a-
ra vice-Presidente, en el period de 1891 a 95. Existia otro "El Centinela"
de don Jos6 Maria Moncada.
x En el mismo afio, en septiembre, es ordenado sacerdote el joven semi-
narista managiiense Jos6 Antonio Villalta. que afios mas tarde fuera Cura de
Managua.
x Dado al ambiente politico se enerva el progress local. Los diaries
atizaban la discordia.
x Hubo un bochinche a mano armada con la policia urbana, del que
resultaron algunos muertos y heridos. Adolecia el pals de una enfermedad
political que la indole de nuestro libro no nos permit entrar en detalles de
esa naturaleza.
Con la caida del Dr. Roberto Sacasa pasan a la historic los hombres de
los 30 afios, verdaderos patriarcas, con limpias ejecutorias de honradez y de
progress. El Dr. Sacasa no termin6 su period.
x El 24 de mayo de 1891 muere a la edad de 89 afios don Juan Halfter-
meyer, alsaciano de origen, y professor de idiomas en Granada y Managua.
Fue sepultado en el cementerio extranjero de San Pedro. Era un extranjero
itil. Sus discipulos de la sociedad de Granada y Managua le recuerdan
con cariio.
x El 12 de octubre de 1892 celebrose el 49 centenario del descubrimiento
de Am6rica. El maestro Fajardo Ortiz di6 una velada con sus alumnos en
el teatro que existia a una cuadra al oriented de la Iglesia parroquial. Pro-
nunci6 el discurso de apertura el Maestro; fu6 una pieza oratoria de gran
alcance hist6rico que mereci6 la ovaci6n al autor.
En un nimero del program figure un cuadro vivo y represent a
Col6n el jovencito Rodolfo. Espinosa R., hoy eminencia medica.

47






Don Fabio Carnevalini tom6 inter~ y participaci6n en ese festival
pro-Col6n.
x El 8 de marzo de 1893 contrajo matrimonio, a la edad de 26 afios, el
poeta Ruben Dario con la sefiorita Rosario Murillo, de la sociedad de Mana-
gua. El acto religioso, fnico porque no existia aun el mdtrimonio civil fue
de carfcter intimo, en casa de don Francisco Sol6rzano Lacayo y de su
esposa dofia Angela Murillo, hermana de la contrayente, al costado norte de
la plaza de San Miguel, y en donde es hoy la tienda de don Alfonso Wong.
Ofici6 la ceremonia Monsefior Rafael Ramirez, con asistencia del senior cura
de Managua, Pbro. Pedro Abelardo Obreg6n. Estuvieron presented los
duefios de casa; el Dr. Jose Navas, el maestro Desiderio Fajardo Ortiz y el
Dr. Manuel Maldonado. En diciembre de ese mismo afio naci6 un nifio de
ese matrimonio, que muri6 de t6tanos poco tiempo despues, cuando el poeta
ya estaba en Buenos Aires, con sed de inmensidad y anhelos de infinite.
x En la 6poca de los 30 aflos y en el primer period del General Zelaya,
la gente de primera categoria o la del centro, como la llamamos popular-
mente, era pulcra en el vestir. Se usaba much el casimir que era' mas
barato que la manta de ahora. Todo el mundo usaba levita, 'on excepci6n
del bajo pueblo que vestia de camisa. Todavia recordamos en traje de levi-
ta en la calle a las siguientes personas: Dr. Jos6 Maria Izaguirre, Director
del Colegio de Varones; don Leonidas Fletes, inspector del mismo; Br. Jos6
Maria Fonseca, Dr. Jorge Bravo, don Jos6 Angel Robleto, padre e hijo, don
Regino Garcia, don Jose Angel Garcia, don Salvador Lezama, Dr. Felipe D.
Suazo; Drs. Salvador Castrillo padre e hijo; Dr. Benjamin Castrillo, don
Adolfo y don Adin Vivas, General Riguero de Aguilar, Dr. Serapfo Orozco,
don Herndn Guzmin, Dr. S. Gustavo Escobar, don Federico Sol6rzano, padre
e hijo, don Zacarias Guerra, don Terencio Garcia y otros cuya vision vive
afn en nuestra memorial. De estos sobreviven el maestro Fletes, el Br. Fon-
seca y Jos6 Angel Robleto h. Hoy no se usa levita en la calle; pero se usa
una cotona o pijama entire la gente birn. Poca pena.
x Entre el 20 y el 24 de julio de 1893 Managua fue teatro de aconteci-
mientos guerreros. Fuerzas del Gobierno que habian quedado del Pacto de
Sabana Grande, a bordo del vapor Managua, atacaron por retaguardia a los
revolucionarios liberals, ocasionindoles muchas bajas en sus filas; saliendo
herido el general leonbs Fernando Maria Rivas. Tambi&n los liberales
utilizaron vapores armados en guerra, en el lago, para bombardear las posi-
ciones de los conservadores. El General Aurelio Estrada con una column
de revolucionarios se dirigi6 a las Sierras de Managua para juntarse con
el cuerpo principal de los occidentales. El General don Hip61ito Saballos
que defendia el cerro de Motastepe, abandon esta posici6n cuando se libra-
ba la batalla de la Cuesta, ocupAndola a continuaci6n el General Estrada y
su column de revolucionarios. Mientras el General Zelaya avanzaba victo-
rioso hacia la capital, las tropas del Gobierno huiani perseguidas muy de
cerca por las fuerzas del general Joaquin Gutierrez, Chocoyito; y los dispa-
ros del vapor Progreso que iba en persecuci6n del vapor .Managua, Ilegando
hasta Tipitapa, donde los liberals derrocaron a 800 hombres acampados
en aquella localidad.




En Sabana Grande el General Eduardo Montiel, a la cabeza de 500
hombres se encontr6 en el camino con los derrotados, huyendo todos a
Granada.
,x En el mes de julio de 1893 que el partidolconservador dej6 el po-
der, le qued6 a la Naci6n en fereearriles y vapores, un valor de ... .-
($2.948.580.92) dos millones novecientos cuarenta y ocho mil quinientos
ochenta pesos noventa y dos centavos, (pesos plata). Los conservadores *
modernos no construyeron ni una pulgada de ferrocarril.
El inicador de la obra ferrocarrilera en Nicaragua fue don Pedro
Joaquin Chamorro, continuada por Zaamai Cardenas, Zelaya, Moncada y
Sacasa (J. B.).
En la 6poca actual, el partido liberal ha hecho aumentar el valor to
tal del ferrocarril de Nicaragua a la respectable suma de site millions de
d6lares







La Revoluci6n del 93. Administraci6n
del General Zelaya. El Congreso de esa
6poca. El Colegio de Izaguirre y el de la
seflorita Toledo. Nuevos diaries. La
Reincorporaci6n de la Mosquitia. Un
alcalde ideal. El Parque Central. La Re-
pablica mayor de Centroamerica llega a
Managua. El temblor del 29 de abril de
98. El arco de Piedra de San Antonio.

x El 25 de julio de 1893 entr6 a Managua la revoluci6n liberal que se
pronunci6 en Le6n el 11 del mismo mes, encabezada por el general Jose
Santos Zelaya. Venia por'el antiguo camino carretero de occidente, ingre-
sando por la hoy llamada Calle del Triunfo, antes Calle Real.
Fue digno de notarse que no hubo ning6n suceso de sangre ni nada que
alterarse el orden piblico.
Debido al cambio politico, hubo movimiento inusitado en todos los 6r-
denes de la vida managiiense. Ya no es la misma ciudad mon6tona que se
acostaba a las ocho de la noche y se levantaba al clarin sonoro del primer
gallo; salvo en las noches de teatro, jueves y domingo que actuaba algdna
compafia.
x De Granada, donde fungia como Director del Istituto Nacional de
Oriente, lleg6 en 1892 el Dr. Jose Maria Izaguirre y ocup6 el mismo cargo
en el nuevo Colegio de Varones que antes fundara particularmente el maes-
tro Fajardo Ortiz, colegio que se convierte en official, y que hoy es el "Insti-
tuto Ramirez Goyena". En la Casa del Aguila estuvo algfn tiempo este
colegio.
Surgi6 luego el Colegio de Sefioritas, dirigido por la joven institutriz
sefiorita Josefa E. Toledo, que ya se perfilaba como una risuefia esperanza
para la Patria.
x Aparece "El Imparcial" del general don Manuel Riguero de Aguilar,
periodista de combat, de origen espafiol; pero que hace de Nicaragua su se-
gunda patria y se interest por ella. Mas tarde ese diario se llama "El Li-
beral".
x Nace el "El Comercio", de don Jos6 Maria Castrillo; tuvo larga vida
y por eso se le llam6 el decano de la prensa. Apareci6 tamcien "El Si-
glo XX", de corta existencia.
x La barra del Congrsso Nacional era muy numerosa, en su local de
la esquina N. 0. del Nacional, todavia casa de corridor. El Poder Le-
gislativo lo componia una sola Camara, la de diputados, compuesta por
hombres dotados de grandes cualidades oratorias. Cuando se discutian





asuntos de trascendencia, aquel humilde Sal6n de Sesiones que tenia un
extravagant y pintarrajeado cielo raso, se convertia en un Are6pago done
resonaban el verbo contundente de Joaquin Sans6n; la palabra calida de Mar
nuel Coronel Matus; la final ironta de Gustavo Guzmfn o la oportuna idea :
de Ramirez Mairena. Gozaba la barra con estas elucubraciones intelectua-
les. Dijrase que en aquel recinto que no por sencillo dejaba de ser sagrado,
se emocionaba hondamente el alma de la Patria. El que estas lineas escri-
be, un adolescent en aquel entonces y que entraba a esa barra, si hubiera
vivido en tiempos de Anselmo H. Rivas y de MAximo Jerez, quizA que hoy
diria lo mismo acerca de estos parlamentarios de los 30 afios, como dice de
los de la administraci6n primer del General Zelaya.
x La luz de la ensefianza lleg6 al 6ltimo rinc6n. La sombra del analfa-'
betismo desaparecia paulatinamente; y tuvo mayor empuje la Instrucci6n
NPblica cuando ocup6 esa carter el Dr. don Adolfo Altamirano. Que no
se crea si que no hubo instrucci6n anteriormente, Si que la hubo, aunqiue
en menor escala.
Fue establecida la policia escolar, que hizo eficiente la concurrencla a
las escuelas.
x En febrero de 1894 hay alarm en Managua por los alistamientos mi-
litares que ocurren. De la capital sale el Dr. Jos6 Madriz, con poderes am-
plios del Gobierno para arreglar las diferencias que se suscitan en Bluefields
por la Reincorporaci6n de la Mosquitia .y que pueden traer graves c6~ne-
cuencias con Inglaterra que protege al reyezuelo Henry Clarence.
En Honduras, Domingo Vasquez estA en armas contra Nicaragua.
La cuesti6n de la Mosquitia se resuelve favorablemente para nuestra
Patria, con la reincorporaci6n de ese jir6n de suelo nicaragiiense, graciasal
tacto politico del Dr. Jos6 Madriz; a la mesurada energia del Gobernanti Ge-
neral Zelaya y sobre todo a la audacia e indomable valor del General Rigo-
berto Cabezas, brazo ejecutor de ese episodio national.
En esa obra de la Reincorporaci6n de la Mosquitia accion6 gente de
Managua. Ademas del General Zelaya, que le toc6 en suerte ser el Gober-
nanfe en aquella 6poca y dirigir desde aqui la acci6n, fue de la capital con
tropa managiiense el entonces joven coronel Ram6n Ocampo, el popular TiA
Gata; en el Rama estaba el coronelFrancisco E. Torres, aut6ctono Managua
que fue el mis adicto compafiero del General Cabezas.
x El Generat Zelaya mand6 construir las fortalezas del Campo de Marte,
al pie de la loma de Tiscapa. Las murallas fueron hechas por el ingeniero
don Napole6n R6. El Campo de Marte ha sido en distintas administracio-
nes residencia presidential y cuarteles. Hoy esta all la Academia Militar y
otras oficinas militares de la Guardia Nacional.
x El 4 de julio de 1894 se public solemnemente la nueva Constituci6n
liberal del 93, puesta en vigor el 11 de ese mes y afio, primer aniversario-de
la Revoluci6n. Se abolfa la pena de muerte, los bienes de manos muertas y
los diezmos y primicias; se establecia la secularizaci6n de cementerios, el ma-




trimonio civil, la ensefianza laica, la libre testamentificaci6n, el divorcio ab-
soluto, el habeas corpus, la libertad de trabajo y de profesi6n, la de impren-
ta y la de cultos. Se prohibieron las instituciones monasticas, se suprimie-
ron los monopolies, se estableci6 una sola Camara, la de diputados, la auto-
nomia de los Municipios y otras tantas reforms. La Constituci6n political
del 93 abarcaba el program del Partido Liberal.
x A raiz de la llegada del General Zelaya al Poder, lleg6 a Managua una
emigrci6n liberal colombiana huyendo de los godos de su Patria. El Ge-
neral Zelaya les di6 apoyo. En esa emigraci6n venian hombres de talent,
poetas y escritores, entire ellos Juan de Dios Uribe, de quien se recuerda su
magistral discurso, de estructura montalvina, dicho en Le6n ante la estatua
y restos que llegaban de Rivas, de Maximo Jerez, el 10 de marzo de 1894;
General Emiliano J. Herrera, que form6 su hogar en Rivas; Juan de Dios
Fuertes, a quien lamaban familiarmente Cabo Pichincha; Miguel Hoyos,
Cesar Gonzalez y otros que no recordamos. El Cabo Pichincha era poeta y
muy dado a la bohemia, y por su caracter alegre se hacia simpatico. En un
dia de apuros fue donde el General Zelaya, que era su palio de lagrimas, a
solicitarle un auxilio, conthndole primero un chiste. El Presidente orden6
se le diera un recibo de cien pesos por gastos imprevistos.

El Cabo Pichincha se fue al Ministerio de Hacienda con el recibo para
el requisite del dise pero el Ministro Dr. X y Z. en presencia del agraciado
dijo viendo el recibo:
-Yo no firmo esto por que no quiero fomentar borracheras.
--EstA bien,--dijo el Cabo Pichincha,--pero antes de irme quiero despe-
dirme de Ud. con este cuarteto:
-Diga Ud. lo que quiera--observ6 el Ministro.
Entonces habl6 el Cabo Pichincha:
--"Indio, mestizo, animal,
de fisonomia double,
la figure mas innoble
del Partido Liberal".
Dicha la improvisaci6n, sali6 a escape dejando furioso al Ministro. El
General Zelaya supo esto y le cay6 en gracia y le mand6 a dar los cien pesos
al popular Cabo Pichincha.
x Vivieron en Managua, en el primer period del General Zelaya, los
emigrados politicos, generals Eloy Alfaro y Leonidas Plaza G, del Ecuador,
Dr. Policarpo Bonilla, Generales Terencio Sierra, Manuel Bonilla y Miguel
R. DAvila, de Honduras; Dr. Belisario Porras, de Panama, todos liberals
amigos y protegidos del Presidente de Nicaragua.
Mas tarde fueron Presidentes de la Repfblica en sus respectivos pauses.
Estuvo tambidn el General hondurefio Domingo VAsquez; pero prisionero en
el cuartel principal. Afios despues estuvieron los Generales y Doctores Dio-
nisio Guti6rrez, Oqueli Bustillo, Jos6 Maria Cuellar, MAximo B. Rosales,





Jose Angel Arias y otros caudillos politicos hondareijs que aqul encontr~
ron pan y cordialidad. Nicaragua era asilo sagrado, como lo ha sido siem-
pre, para todo buen ciudadano que nos visit, y Managua se ha distjngido
por su cordialidad.
x Antes del 93 las municipales eran omnimodas; pero sujetas a la:
adquiescencia del Prefecto del departamento. El 11 de julio de 1894, primer
aniversario de la revoluci6n liberal, el Gobierno quiso celebrar este-4canteci-
miento, quitandole a los Prefectos o Jefes Politicos -ese derecho de supervi-
gilar a las municipalidades, y concedi6ndoles a 6stas amplia autonomia. En
1895, en la memorial presentada por el senior Alcalde don Felix Pedro Lar-
gaespada, conservador, se muestra muy satisfecho del Gobierno liberal por
tal acuerdo en favor del Municipio.

Don Felix Pedro era hijo dilecto de Managua, formado su espiritu en la
humilde escuela particular del Maestro Gabriel Morales. Am6 a su ciudad
natal con carifioso empefio.. En distintas ocasiones, en 6pocas de conserva-
dores y liberales, Largaespada fu6 el Alcalde ideal. El candidate que se ke
oponia tenia segura la derrota en las elecciones. Se afan6 por toda obra de'
progress y cuando el tesoro municipal estaba en dificultades, el Alcalde Lar-
gaespada suplia dinero de su bolsillo para que la obra 'empezpla no se
atrasara.
Una calle de la ciudad tiene su nombre y en su casa solariega hay una
placa conmemorativa que recuerda a las generaciones que alli vivi6 un hu-
milde ciudadano que sirvi6 a Managua con carifiosa devoci6n. A su muerte,
el pueblo le hizo una apoteosis. Su retrato estaba en el Palacio del Ayunta-
miento.
x En 1895, recien Ilegado al poder el General Zelaya, don F61ix Pedro
Largaespada fu6 electo Alcalde, siendo, como se sabe, perteneciente al parti-
do conservador; pero sin fanatismo politico, amigo del orden y de la justicia.
En ocasi6n de las fiestas patrias, en septiembre, un empleado de la Alcaldia,
quiza para congraciarse con el Presidente Zelaya, puso banderas rojas en la
Casa cabildo. Visto esto por el Alcalde Largaespada, mand6 a quitarlas y
a poner en su lugar banderas nacionales, pues se trataba de celebrar un
acontecimiento patri6tico y no una cuesti6n de partido. Esta actitud del
Alcalde conservador Largaespada fue aprobada por el Presidente liberal.

En la Administraci6n del General Emiliano Chamorro, don Felix Pedro
volvi6 a la Alcaldia. Uno de esos palaciegos que nunca faltan en la politi-
queria mediocre, reproch6 al Alcalde Largaespada el hecho de que los sefio-
res Coronel don Claudio Saravia y don Luis G. Bravo, ambos liberals, fue-
ran empleados de la Alcaldia, el primero como contratista en el acarreo de
piedras, y el segundo como Registrador del Estado Civil. El Alcalde Larga-
espada contest al intrigante que tanto el senior Bravo como el Coronel
Saravia eran nicaragiienses, amigos suyos de su conocimiento personal, con
derecho a los puestos pfblicos y files cumplidores de su deber, y que poco
le importaba el color politico siendo, como eran, honrados y buenos ciuda-
danos, y que mientras l1 fuera Alcalde aquellos seguirfan en sus puestos.

53





Esto demuestra que don Felix Pedro no era intransigente en political, y de
ahi que todos los liberals le daban su voto para Alcalde.
Cultiv6 las letras y escribi6 much acerca de la vida de Managua. Su
lenguaje era sencillo y claro como el correr de su propia vida. Dej6 in&dita
much obra hist6rica que conservaba su hijo Feliciano, y que seria loable y
digno de publicarse, por la importancia que tiene para nuestra ciudad.
x En febrero de ese mismo afio de 1895 muri6 el Dr. Pascual Fonseca,
que en distintas ocasiones desempefi6 importantes puestos. Fue progenitor
de honorable familiar.
x En 1896 el General Hip6lito Saballos present al Municipio que presi-
dia el General Aurelio Estrada, un plano elaborado por Monsieur Louis
Lairac, para la construcci6n del Parque Central, comprometiendose a darlo
terminado por la suma de 10.500 pesos. Una vez hecha la obra, otro alcal-
de, el senior Fonseca S., hizo moci6n para que ese centro se llamara "Parque
Aurelio Estrada", en atenci6n a los esfuerzos de este ciudadano en favor de
esa obra. Asi se acord6 oficialmente, pero el pfblico le nombra s6lo Parque
Central. En esa obra ayud6 [tesoneramente el General don Romualdo S.
Sairia.
x En este mismo afio hay una contienda fratricida que dichosamente es
pronto debelada por el Gobierno. Le6n se puso en armas contra el Gobier-
no de Zelaya.
x El 17 de septiembre de 1897 ingres6 a Managua en el vapor "Progre-
so", la Dieta de la Repiblica Mayor de Centro America. El element ofi-
cial y piblico estuvo a recibirla en el muelle. En nombre de la Municipa-
lidad le di6 la bienvenida el Sindico Dr. Ram6n Rostran. La oficina de la
Dieta estuvo en la esquina de la Casa del Aguila. Habia vislumbres de
uni6n centroamericana; pero todo se redujo a palabras, palabras, palabras.
x El 19 de noviembre del mismo afio falleci6 don Francisco Zelaya, her-
mano del seflor Presidente de. la Rep6blica. Representando al Municipio
llev6 la palabra el Br. don Jos6 Maria Fonseca.
x En la mafiana del 29 de octubre de 1898 un fortisimo sacudimiento de
tierra llen6 de panico a la capital. Cay6 el tech del Banco de Londres don-
de pereci6 un hombre; lo mismo que el cimborrio de la Parroquia, que era
una esfera de piedra como de tres metros de circunferencia, y cuya mole, al
caer, qued6 sepultada como media vara en el piso.

x Frente a la iglesia de San Antonio habia un arco de piedra como de
siete metros de altura que no guardaba relaci6n ni con la est6tica ni con la
seguridad individual. Para ampliar la calle del Mercado que pasa por la
iglesia dicha, hoy "Calle Rub6n Dario", la Municipalidad de 1899 mand6
botar ese arco; pero el senior cura Pbro. Pedro Abelardo Obreg6n'protest6
por eso y el Municipio le pag6 600 pesos en calidad de indeninizaci6n.
x Managua ha aumentado su comercio. Ya tiene elprimer almac&n chi-
no de "sederia y ropa hecha", de Min Sun Lon; y uno turco, el de Noma


54





Tala Chajin. Cuarenta afios mas tarde las tres cuartas parties del comercio
de la ciudad estan en poder de turcos y chinos. Una cuarta parte solamente
sera national. Al paso que vamos en Managua no habri ni un solo comer-
ciante nicaragiense.
x El afio de 1898 arrib6 a nuestras playas en gira artfstica, la escritora
espaiola dona Emilia Serrano, Baronesa de Wilson, permaneciendo en nues-
tra capital por algunos dias. Di6 a conocer su brillante pluma en los diaries
managiienses. Visit6 las principles ciudades. A Granada le agreg6 el cog-
nomento de Sultana del Gran Lago, y a Masaya la Ciudad de las Flors.
Su alma exquisite de poetisa y escritora gos6 con la visi6n de nuestrbo~i
gos. Afios mfs tarde, como en 1919, volvi6 a Managua con el h t
tanto decaido por la edad. En el Parque Central la Banda de los SS. pP
di6 una noche un concerto especial, con m6sica espafiola, en honor a'la Ba-
ronesa de Wilson, que se acompafiaba de un secretario. Fue este su iltimo
viaje por la Am6rica. Poco tiempo despu6s, ya en la madre Patria, hiz eso
gran viaje sin retorno. Dej6 much obra publicada.













*






La cuesti6n de limits con Costa Rica.
El primer cinemat6grafo. La voladura
del Cuartel Principal. La Escuela Mili-
tar. La luz electrica. Obsequio de faro-
les a Nagarote. Los primeros autom6-
viles que corren en Managua. Una reli-
quia hist6rica.

x En julio de 1899 muri6 a los 22 afios de edad el General Ireneo Estra-
da, muy querido del pueblo de Managua. A los 18 afios, casi un adolescen-
te, el Gobierno le habia otorgado el Grado de General, por su valor y pa-
triotismo.
x En el afio de 1899 surgeon algunas dificultades entire Nicaragua y Costa
Rica, por asunto de demarcaci6n de limits. El Presidente de los Estados
Unidos arregla las cosas amigablemente y envia a nuestra Patria en repre-
sentaci6n suya al General E. P. Alexander, como arbitro, quien ingresa a es-
ta Capital el 10 de septiembre de ese afio.
x En enero de 1900 lleg6 el primer cinemat6grafo Lumiere y trabaj6 en
el Teatro Castafio que estaba edificado al costado sur del Palacio Nacional.
Eran peliculas cortas, sin argument, y motivadas en escenas del natural.
Eran las primicias del cine mudo.
x En ese mismo afio residi6 en Managua el notable escritor mexicano
don Federico Gamboa, con la representaci6n como Ministro de su pais en
Centro Am&rica. Gamboa era'autor de la novela "Santa" y de otras obras
de reciedumbre.
x A las siete y media de la noche del mi6rcoles 16 de abril de 1902 la
ciudad es conmovida por una espantosa detonaci6n y todos los vecinos ve-
mos elevarse a gran altura una espesa column de humo y llamas. Era el
Cuartel de Artilleria e Infanteria, hermoso edificio de dos pisos, frente a la
Estaci6n Central del Ferrocarril, que volaba por los aires impelido por la ex-
plosi6n del dep6sito de p6lvora y dinamita que estaba a bajo nivel, y que
consistia en 200 quintales de p6lvora negra, 50 cajas de dinamita y millares
de cajas de parque, que estuvieron detonando toda la noche, durante el in-
cendio que se propag6.

La explosion encontr6 punto vulnerable hacia el lago, por lo que la po'
blaci6n, hacia el sur, no tuvo mayor perjuicio; sinembargo hubo averias has-
ta las ocho cuadras distantes del Cuartel. La Estaci6n Central desapareci6
como barrida por un cicl6n, pereciendo alli el policial Juan Hernndez, que
estaba de turno y cuyo cadaver fue encontrado dividido en la Costa del La-
go. En unas mediaguas al Oeste murieron el senior Santiago Guillen y
Clara Henriquez, ambos de Granada. El Comandante de Cuartel Coronel
Salvador Peralta Lobos, estaba a salvo despubs de la explosion; pero inspira-





do en un sentimiento temerario, dijoles a todos: Sdivese el que pueda; yo mo-
rire en mi puesto; y entr6 al lugar del siniestro para morir en las llamas.
Fue un caso heroico rayano en locura. Muri6 tambien el Sargento mayor
Joaquin Vargas; el Teniente Melchor,Villarreal; el Corneta Francisco Nifio
y los civiles Jesis Maria Fonseca y Canuto Ruiz. En el Cuartel de Artille-
ria estaban 160 soldados, de los cuales se salvaron doce hombres milagrosa-
mente; 34 hombres de caballeria, 96 soldados de infanteria y 19 de la banda
de guerra. Para mayor desgracia ese dia toda la fuerza estaba reconcentra-
da en esos cuarteles por la circunstancia de estar en Masaya temporalmente
el senior Presidente Zelaya; y si se salvaron doce hombres, fue porque anda-
ban en la calle en esos moments.
Al dia siguiente se logr6 sacar de los escombros que ain estaban en lla-
mas, treinta cadaveres que no se pudieron identificar porque estaban horri-
blemente quemados. En la costa del lago fueron incinerados porque no ha-
bia tiempo de darles sepultura. Aparecieron despues mas de cien cadi-
veres.
Media hora despu6s de la explosion, el Presidente Zelaya estaba de re-
greso de Masaya dando las 6rdenes pertinentes.
A los ocho dias todavia aparecian trozos de cuerpos humans en el
vecindario.
La colonia alemana le ofreci6 al Gobierno un empr6stito de 16.500 pe-
sos; y los sefiores Lairac, Dreyfus y Bourlet, en representaci6n de la colonia
francesa, la suma de 8000, dinero que fue aceptado para los gastos que se
sobrevinieron.
El Cuartel Principal fue construido en la 6poca de los 30 afios, adyacen-
te al llamado "La Culequera" sobre la calle de El Porvenir, hoy Avenida Bo-
livar. Alli era el reloj pfiblico.

El comandante de armas Cororiel Marcial Maradiaga, con datos obteni-
dos en el moment, sigui6 una instructive y apareciendo comprometidos los
sefiores General don Filiberto Castro y el Coronel Anacleto Guandique, este
iltimo de altd en el susodicho cuartel, fueron sometidos a Consejo de Gue-
rra que presidi6 el General Nicasio Vgsquez, y vocales: Bodan, Rivas, Obre-
g6n y Bonilla y condenados a la pena capital. Fueron fusilados en el mis-
mo lugar del siniestro y sus cadiveres quemados en la misma hoguera ante-
rior, el dia 19 de enero de 1903.
Narramos esto tal cual lo vimos, sin hacer ningfn comentario a la jus-
ticia o injusticia del process.
Existe un folleto editado en enero de 1918 en que el Pbro. Ram6n Igna-
cio Matus trata de rehabilitar la memorial de Castro y Guandique. El 3 de
noviembre de 1920 la Corte Suprema de Justicia anul6 este process.
Fue esa una noche de zozobra y desolaci6n para Managua. Las fami-
Jias vecinas al cuartel huyeron a las sierras. Los robos se multiplicaron y la
policia fue poca para contener las raterias. Noche tragica fue esa del





16 de abril de 1902. Fue valorado en seis millones de pesos el total de lo
perdido en este siniestro.
x En ese mismo afio se estableci6 la Escuela Militar en donde fuera en
6pocas pasadas el trillo "La Momotombo", en la actualidad Hospital de la
Guardia. De esa instituci6n salieron buenos oficiales del ej6rcito. De Chi-
le fueron traidos el Capitfn Pedro A. Diaz, Director fundador, y los Tenien-
tes Enrique Werner y Manuel C. Arias. El Capitin Diaz se recuerda una
caballerosidad sin limits que demostraba al military culto y amable. Arias
se qued6 en Nicaragua y fue asesinado en la Paz Centro, donde adquiri6 pro-
piedades, afios mis tarde.
x Ya Managua tiene luz el&ctrica que empieza a funcionar en la Noche
Buena de Diciembre de 1902. jCuanta diferencia a la otra noche del 16 de
abril! Ahora es luz y alegria. Repican a gloria en todos los corazones y
los nacimientos estin mis concurridos. El nacimiento de don Ram6n Saenz,
por la Escuela de Artes, esta mis animado. Hay titeres y mufiecos de barro
que representan ridiculamente a personas conocidas de Managua. La luz
de las calls es blanca como la luna. Son globos que le Ilaman de arco vol-
taico. La luz de las casas es de bujias. Las calls estfn Ilenas de gentes
que pasea s6lo porque hay luz electrica, y van cantando sones de Pascua.
El alumbrado piblico de gas que dejaron don Vicente Cuadra y don Chico
Bermndez, sirvi6 28 afios. Fue instalado en 1874. Al Municipio de Naga-
rote el de Managua le obsequi6 50 faroles de los que quedaron fuera de
servicio.
x Otra novedad hay en Managua que llama la atenci6n. Es el primer
autom6vil que corre por las calls y cuyo duefio es el Gerente de la Compa-
fiia de la Luz El1ctrica, Mr. Te6filo Mauricio Salom6n. El Presidente Ze-
laya tiene otro. Meses mas tarde ya hay como cincuenta autom6viles y el
Municipio tiene mis entradas por el pago de matriculas de tales vehiculos.
x En ese afio la Municipalidad le obsequia al Museo Nacional que dirige
el Dr. David J. Guzm An, la medalla conmemorativa que Guatemala le habia
obsequiado al heroe de San Jacinto, General don Jos6 Dolores Estrada. El
Municipio obtuvo esta reliquia por compra que de ella hizo a un pariente
del heroe.







Intentona revolucionaria. El Congreso
de Estudiantes Ceintroamericano. El
nuevo matadero p6blico. El primer ta-
qugrafo. La Sala de Operaciones Jesfs
Garca. Exposicidn industrial. Los tem-
blores de Masaya. La guerra con Hon-
duras. Al cabo de 12 afos Inglaterra re-
conoce la Reincorporaci6n Mosquitia.
Recordando a Rigoberto Cabess. Muer-
te de Mr. Nicol. La villa del Carmen.
Un suicidio extrafo en Managua. El bi-
Ilete chanchero. La muerte de Altamiruno.

x El 17 de marzo de 1903 vuelve la intranquilidad al vecindario con los
movimientos militares que se notan en los cuarteles. Hay salida de tropas.
En la capital se han recibido noticias que grupos de revolucionarios ban to-
mado el cuartel de Juigalpa, y los vapores del Gran Lago. Dichosamente,
en mayo, el Gobierno descabeza la revoluci6n y Emiliano Chamorro y su
gente huyen. Vuelve la tranquilidad.,
x Y una nota cultural de acercamiento literario llama la atenci6n de Ma-
nagua. En el Sal6n Municipal se refne en septiembre de ese aflo el 3er.
Congress de Estudiantes Centroamericanos, formado por buenos muchachos
de cerebro y md&ula, de lo mejor de las Universidades Centroamericanas:
Luis Angel Villaj los hermanos Alduvin, Rafael y Ricardo, de Honduras;
Emesto Argueta, de GuAtemala; Antonio Medrano, Benjamin Zeled6n, Jose
T. Olivares, Jos6 Rodriguez Cerna y otros.
x En 1904 el Municipio dispuso la construcci6n de un nuevo matadero
p6blico al occidente de la ciudad, acondicionado conform los fltimos pro-
cedimientos. Con Mr. Salom6n se celebr6 contrato para hacer venir los
materials para el edificio, que es el que sirve actualmente.
x De aios atras vivia en Managua el colombiano don Gustavo Ortega,
escritor, taquigrafo, y hombre de talent dado a la bohemia, pero de buena
indole. Ruben Dario que fue compafiero de periodismo de Ortega, dijo un
dia que 6ste era un buen diablo. Gustavo Ortega fue el primero que en el
Colegio de Varones di6 classes de taquigrafla.
x Una obra de grogreso se inici6 el lo. de noviembre de 1900. Es el
ramal de ferrocarril que une a Managua con la Paz Centro, qdedando ya una
sola line de Granada hasta Corinto. La travesia de Momotombo a Mana*
gua en los vapores del lago qued6 ya paralizada. Al juntarse el ultimo rid,
el afio de 1903, en la floreciente villa de la Paz se celebr6 un acto memota-
ble al cual concurri6 el propulsor de la obra, Presidente Zelaya y su gabine-
te. El mandatario corona la obra- colocando in clavo de oro, costeado pot





el pueblo. El Dr. Manuel Maldonado que en ese entonces estaba-en su apo-
geo mental y vigoroso, pronunci6 un hermoso discurso, leno de bellas ima-
genes, que era como un himno al trabajo y un canto al progress. El largo
trayecto de Corinto a Granada, la arteria aorta de Nicaragua, que pasa re-
partiendo vida por las principles poblaciones del pais, es una series conti-
nuada de bellisimos paisajes que recrean la vista del pasajero.
x En 1905 nos visit el poeta Julio Flores, en su jira continental. Algu-
nas semanas permanece en Managua y esto promueve una series de recepcio-
nes literarias en homenaje al panida Colombiano. El gran trigico vezezola-
no Te6filo Leal B. y su compafiia, que actuaban en el Teatro Castafio, le ob-
sequian una velada artistic que tuvo resonancia por su magnificencia. Leal,
que ademAs de actor era escritor y poeta, dijo el discurso de apertura que fue
una bella pieza de oratoria, lena de imngenes de ret6rica y gallardas figures
poeticas desgranadas del rico idioma castellano; y todo eso declamado con
donosura y elegancia por tan agregio actor. Afios mis tarde supimos que
Julio Flores, cargado de laureles, habia muerto en Acusiari, aldea colombia-
na, donde el poeta, retirado ya de las bellas letras, era senior de tierras y due-
ino de ganados, y tambien padre de familiar. Leal tambien habia muerto en
su Patria, en una relative miseria, como acaban los grandes artists.
x En su vida inquieta y accidentada, Managua ha tenido sus monientos
espirituales que como suaves remansos le han proporcionado quietud y ale-
gria. A veces la visit de un artist o de un poeta es motive de amables
horas que nos transportan al pais del ideal y del ensuefio. El Poeta de
America, Jose Santos Chocano, vino en el afio de 1905. Con su lira en ris-
tre y cargado de laureles plant aqui su tienda en artistic peregrinaje, y asi
cant6:
"Managua. . .
es el cAntaro de agua,
que va sobre el hombro gentil
de una mujer, en cuyo perfil
estremece un ritual, medali6n de marfil.
Y otro dia triste levant su tienda y alz6 el vuelo, sediento de cielos y
de horizontes.
Chocano muri6 trAgicamente en Buenos Aires, afios mas tarde.
x Otro escritor bohemio que vivi6 aqui fue Emiliano Hernmndez, por los
afios de 1906 y 1907. Era venezolano, de una pluma castiza y amena. Fue
redactor de "El Comercio". Trotamundos, al fin, se larg6 el dia menos pen-
sado.
x El 8 de mayo de 1905 la Municipalidad acord6 ayudar con dos mil pe-
sos para la construcci6n, en el hospital, de una sala de operaciones y dos sa-
las de pensionistas. La sala de operaciones fue bautizada con el nombre
Jesus Garcia, en recuerdo del eximio md&ico managiiense que perdi6 el
uso de-la raz6n.
x El lo. de enero de 1906 el Municipio abri6 una exposici6n de in-





iustidas y ataesunadcinales Esta. ieiniciada-por el diario "El Comercio" y
costeada por aquella Gporaci6n.
x Con motive de los temblores continues que se estaban sucediendo en
Masaya, derivados del vecino volcan Santiago, la Municipalidad de 1906 dis-
puso votar la suma de 600 pesos para socorrer a los 9damnificados de aquellai
ciudad.
x En 1907 fuerzas hondurefias invaden el territorio nicaragiiense en Los
Calpules y sobreviene la guerra. Managua paraliza su progress. Esa lucha
, trae luto a los hogares.
x El Gobierno declara feriados los dias 1, 2 y 3 de noviembre deT afo
1906 por haber reconocido Inglaterra y participado oficialmepte, la sobera-
nia de Nicaragua sobre la antigua Reserva Mosquitia. Este reconocimiento
de aquella potencia viene hasta los 12 afos de la reincorporaci6n. Ya el
General Rigoberto Cabezas descansaba en el cementerio de Masaya, y cuya
premature muerte ocurri6 dos afnos despu6s de la epopeya, el 21 de agosto
de 1896, a los 36 aios de su edad. iIronias del destiny! Cabezas, indoma-
ble ante el peligro, audaz y patriot a quien respetaron las balas, muere a
consecuencia de la extraida de una nigua ....
x En octubre de 1907 dofia Celia Elizondo de Nicol recibe la noticia de
la muerte de su esposo don Carlos E. Nicol,- ocurrida en Londres a done
habia ido en temporada de vacaciones. Desempefiaba el consulado de su
patria en Managua, donde se habia radicado y formado su hogar. Fue un
extran,ero emprendedor, iniciador ddL servicio del agua por cafieria en esta
capital.
x El 15 de septiembre de 1907 se le concedi6 el titulo de Villa al pobla-
do de El Carmen, a 12 leguas al S. O. de Managua. Don Pablo Hurtado ob-
sequi6 400 manzanas del sitio El Apante al nuevo Municipio que se inau-
gur6 y ese mismo dia entreg6 los titulos al sindico don Cdsar Mendoza, y se
distribuyeron 50 solares a los vecinos. Hoy El Carmen es un pueblo flore-
ciente y pintoresco, cruzado por un rio.
x Un suceso trAgico impresion6 a la ciudad el dia 29 de septiembre de
1907. El italiano Juan Bautista Olivieri se suicide arrojandose de cabea en,
el pozo que estaba en el jardin de la antigua ernita del Perpetuo Socorro.
Olivieri habfa sido teniente de. caballeria en Italiaen el reinado de Hum-
berto I. Hacfa tiempo vivia en Managua con su esposa Marieta, cultivando
legumbres; pero un dia ella le fue infiel y al pobre hombre se le paraliz6 me-
dio cuerpo, y entonces busc6 la muerte dentro de un pozo. El caso provo-
c6 honda sensaci6n en Managua por la circunstancia de haber quedado dos
pequefiuelos, hijos del suicide, en desamparo.
x En la 6poca del General Zelaya el cost de la vida era mas facil para la
clase proletaria. Corria un billete al que el pueblo en su lenguaje especial y
Schirigotero, llamaba chanchero; pero con esa moneda habia hasta para de-
Srrochar. El pals consumia lo de casa, es decir, la lefia de nuestras monta-
fias para las calderas. No se ocupaba la gasoline, porque no habia para
qu6.




x En las primeras horas de la noche del 8 de mayo de 1906 un suceso
inesperado y doloroso ocurri6 en la capital. En su propia casa de habita-
ci6n, en el cant6n de la parroquia, muri6 tragicamente el ilustre Dr. don
.Adolfo Altamirano, quien desempefiaba la carter de Relaciones Exteriores
e Instrucci6n Pfblica, ramo este iltimo en el cual se especializ6. Por esa
irreparable p&rdida, el Gobierno que veia en el doctor Altamirano un emi-
nente colahprador y un coraz6n bien puesto por la lucha contra el analfabe-
tismo, declar6 duelo national y decret6 honors de Ministro de la Guerra a
su cadaver. La patria le debe much a este notable hombre pfblico, caido
en la voragine de un incident familiar, en pleno vigor y cuando much mas
se esperaba de 61, por su talent y la buena voluntad que le animaba.
x Don Jos6 Santos Zelaya naci6 en Managua el lo. de noviembre de
1853. Sus padres, don Jos6 Maria Zelaya y dofia Juana L6pez, de la buena
sociedad, disfrutaban de bienes de fortune. Hizo sus studios en Francia,
interno en el Liceo Hoches, de Versalles, donde adquiri6 conocimientos de
gran utilidad para la carrera de las armas. Se traslad6 a Inglaterra para
continuar sus studios en Londres, con intenci6n de dedicarse a la m'edicina,
pero la muerte de su padre, acaecida en Managua, le oblig6 a regresar a la
Patria a cuidar de sus intereses, junto con su hermano Francisco. Hablaba
various idiomas y tenia un sentido practice de la vida. Era de presencia arro-
gante, sin petulancia, pues sus modales eran naturales; de conversaci6n sua-
ve y reposada, sereno en el peligro y de las ideas radicales. Siendo muy jo-
ven, durante los 30 afios, pele6 unas elecciones para alcalde de Managua, y
tuvo un incident con don Fabio Carnevallini. Contrajo matrimonio con la
sefiorita Ana Bone, enviudando al poco tiempo; despu6s cas6 con la sefiorita
Blanca Cousin, de nacionalidad belga, con quien tuvo numerosa descenden-
cia-que le sobrevive. Por sus ideas iiberales sali6 expatriado para Guatema-
la, en 1885, con sus correligionarios Dr. Julio C6sar, Rigoberto Cabezas, En-
rique Guzmfn, Francisco Baca padre, Jos6 Dolores GAmez y Mariano Sala-
zar. Ha sido muy combatido por el partido de la oposici6n; pero hay algu-
nos, como el Dr. Salvador Castrillo, que le hacen justicia, segin articulo de
esta brillante pluma, que hemos leido, publicada en La Noticia, en octubre
de 1930 a raiz de la llegada de los restos del expresidente.

El General Zelaya tuvo siempre una idea muy elevada de la justicia
social. A muchas personas salv6 de las injusticias o errors que se cometen
al amparo de los c6digos. En cierta ocasi6n don Concepci6n Arce le debia
a un acaudalado de Granada cierta suma de dinero. El plazo se cumplia y
el senior Arce con temor de perder una propiedad, fu6 donde su amigo el
General Zeleya en demand de algin empleo productive que le proporcio-
nara el pago de la deuda. El Presidente le di6 una colocaci6n en la Costa
Atlintica, aconsejandole tambien que hiciera alla algfin negocio para que
pudiera rescatar pronto su propiedad y que mientras tanto le pidiera una pr6-
rroga a su acreedor. Arce en lugar de seguir el consejo de pedir la pr6rro-
rroga, traspas6 por escritura la finca a su compare X, cuyo nombre calla-
mos, con la condici6n de que a su regreso de la Costa volveria la finca a su
poder y se repartirian de las utilidades. Estp con el fin de que el acreedor
de Granada no le cayera encima a la propiedad. Arce hizo dinero en la





Costa y se vino; pero al pasar por Granada lo primero que hizo fiI6 pagar.
a su acreedor y quedar solvente. Tranquilo ya por esa parte, fun donde el
compare X para que hicieran liquidaci6n de las utilidades de la finca. El
compare le puso una evasiva, despu6s otra y al cabo de muchas dilatorias,-
le hizo saber que la finca era de l6 y que no habia mhs qu6 hacer. La
escritura de, traspaso estaba en regla y los jueces amparaban a X. Enton-
ces Arce volvi6 donde el General Zelaya y le cont6 el caso. El General
era un gran psic6logo; conocia a Arce y sabia que le estaba diciendo la
verdad; tambidn conocia la idiosincracia del otro. Mand6 Ilamar a 6ste
y le pidi6 que cancelara ete traspaso devolviendole a Arce su propiedad.
El compare X se neg6 rotundamente, alegando la legitimidad de la escri-
tura. Entonces el Presidente lo mand6 a la Penitenciaria, dando orden
de que lo pusieran en libertad hasta que devolviera la propiedad. Iatent6
fugarse X y lo sorprendieron. Le iban a dar un castigo fuerte, pero fse fo
evit6 rescatando inmediatamente la propiedad a su legitimo duefio.
Quiza que el General Zelaya haya tenido sus errors. No hay ni uno
que se crea just; pero debemos decir que fu6 magnanimo con todo-aqael
que necesitaba un auxilio y que nadie salia desamparado cuando' e-im-
ploraban en un caso precario. A muchos salv6 de que quedaran'enlti
calle a causa de uia leguleyada, como en el caso anterior, y hasta diri-
mi6 asuntos dom6sticos dandole la justicia a quien verdaderamente la
tenia. Gustaba de que le hablaran francamente y aun perdonaba a un
enemigo que le decia la verdad. De -esto hay casos concretos, que no
citamos por no herir susceptibilidades.







La entrada triunfal de Rubn Dario a Ma-
nagua. El origen de su ministerio en Es-
paia. Duelos del Presidente Zelaya. El
Mercado Nuevo. El cauce occidental. El
cierre del comercio en dia domingo. La
religion de la Humanidad. El barrio San
Jacinto. La revoluci6n de la Costa. El
Dr. Madriz. El terremoto de Cartago y el
socorro de Managua.

x No siempre ha de ser dolores, miserias y quebrantos. Managua tiene
sus alternatives. Tras de la pena le acaricia el rostro la alegria, como un
balsamo que reconforta el espiritu.
El 23 de noviembre de 1907 la ciudad amaneci6 engalanAndose y em-
banderando sus casas. La Compafiia El1ctrica coloc6 un arco de luces fren-
te a la oficina, y el Municipio, de antemano, vor6 la suma de mil quinientos
pesos para oramentar la ciudad y recibir dignamente al hijo esclarecido de
Nicaragua, Ruben Dario, que volvia a la Patria despubs de various afios de
ausencia, cabalgando en el Pegaso para glorificar el solar native.
A las 6 de la tarde el tren expreso que traia al Poeta y su comitiva
se par6 en el lugar donde fue la Estaci6n Central. Managua entero, a
pleno pulm6n lanz6 un grito de jfibilo por medio de las campanas.de
sus iglesias, de los pitos de todas las ffbricas y locomotoras, de las deto-
naciones de bombas y cohetes, de los cafiones de la Fortaleza de Tisca-
pa,'y de todo un conjunto de voces de cinco mil almas que llenaban la
plazoleta. Dario al salir emocionado del vag6n, no pudo poner su plan-
ta en el suelo porque cien brazos se lo disputaban para llevarlo en hombros,
como en efecto llevaron al Gran Hotel, de Lupone.
Nunca se habia hecho a personaje alguno tan grande y sincera ova-
ci6n como en esa tarde hist6rica se hizo al genio de la poesia. Dario, en
plena salud y de 40 afios de edad, volvia a Managua, la ciudad que le aco-
gi6 en su adolescencia, brindindole amistad y hogar. Aqui ensay6 sus
primeras armas periodisticas y en los salones principles su presencia fue
solicitada.
Ya en el balc6n del segundo piso del hotel, el comisionado del ComitY,
Dr. Manuel Maldonado, dijo el discurso de bienvenida, iniciandose en estos
t&rminos:
"Ilustre poeta. Vuestra Patria es sagrada para Vos porque ella guard
las cenizas de vuestros antepasados y porque en ella se meci6 vuestra cuna
al pie de agrestes montafias, arrullada por las brisas de nuestros azules y
tranquilos lagos......"




El poeta contest" con esta breve alpcuci6n: .
"Para las palabras de oro, para las frases-e diamante con que me ha sa
ludado un gran orador, s6lo tengo una frase:' Gracias, ggrias, rcias".:
El poeta fu6 huesped de don Felix P. Zelaya R., en este entonces Minis-.
tro de Hacienda. Se sucedieron continues fiestas y recepciones para Dario.
Dias despuks en la Escuela Normal de Senoritas, se' di6 una velada e&n
honor de dofia Blanca de Zelaya.
Tuvo un numero el poeta. Lo olmos .qecitar el p veme -scrito para esi .
acto: "Salutaci6n a Dofia Blanca", cuyo primeri vrso.oes:
"De'las Blancas que tenemos noticia. .. -
. . . .
Y el filtimo:
Blanca de Nicaragua ha de ser la mejor".
Al bajar de la eso( el Presidente Zelaya abra6 a Dario y le dijo estas ,'
precisas palabras que escuch6 de cerca el autor de estas memoia:s:
-"Mi abrazo para el Minist"o de Nicaragua en Espafia".
Cuando Dario se fue de la.Patria, Ilevaba sus credenciales diplomaticas
ante Su Majestad Alfonso XIII.
Ocho afios mas tarde Ruben. Dario estaba de regreso enbisca del supre- ,
mo descanso, "bajo el nicaragiqense sol de.encendidos oros".
x En 1908, el 14 de febrero, muri6 el Coronel Julio Zelaya. hijo del Se-
fior Presidente de la Repfiblica, Fue Secretario Priv do de laPiTesidencia.
x El 11 de marzo del mismo afio muri6 dofia Juana v. de.Zelaya, hono-
rable matrona de esla sociedad y madre del General Jos6 Santos Zelaya-, Pre- '
sidente de la Repfiblica.
x En 1908 se empez6'la construcci6n-del Mercado noevo en terrenos-de'
San Miguel. que la Compafiia del Mercado compr6 a la Ouria. Veintitres
afios despues este mercado desapdreci6 por el erremoto.
x En septiembre del mismo afo la.municipalidad dict6'un acuerdo de- .:
clarando de utilidad pfiblica la construeci6n del cauce occidental.
x .El 27 de abril de 1908 la IMunicipalidad acord6 el cierre de'los estabe-;'
Scimientos de comercio, el dia domingo.
x A fines deh ismo'afio lleg6 el conferineista ehilerio:Juan Jo.s Julio y
Elizalde, quien se habiaretirado del sacerdocio cat6lico para predicar una
nueva religion cirtiana a la que l6 llamaba "La Religi6n de lanHumanidad",
inspirindose en'las filosofias de Augusto Conipte Sostuvo poldmicas en los. ,
peri6dicos y dipgonferencias en el Parque Central, que eran-escuchadas ton
ate icin. Era ut hombre ilusrado. Su dbctrinia inotuvo equidores.





El 14 de septiembre de 1909 el Municipio en vista del incremento que
iba tomandd la poblaci6n hacia el occidente, fund ese dia un nuevo barrio
al que bautiz6 con el nombre.San Jacinto, en homenaje al hecho glorioso del
56, contra los filibusteros, y en que se cubri6 de glorias el General Josg Do-
lores Estrada. El barrio San Jacinto es actualmente populoso, tiene una
Iglesia de Cristo del Rosario y un Sal6n de Cine. Sus calls son bien tra-
zadas y hay movimiento commercial. En ese barrio esta el Matadero Piblico.
x El 12 de octubre de este afio se estaba celebrando un acto escolar en la
Casa del Aguila,'en donde fuucionaba una Escuela de Nifias de dofia Juliana
Diaz de Casco. El Presidente Zelaya y su Gabinete y numerosa concurren-
cia presenciaba tal acto en conmemoraci6n del descubrimiento de Am6rica.
De pronto un ayudante se le acerc6 presuroso al General Zelaya y le entreg6
un mensaje. Leido el papel el Presidente frunci6 el cefio, comunic6 lo ocu-
rrido a sus allegados y sali6 precipitadamente para el Campo de Marte, se-
guido de sus Ministros y Ayudantes. La fiesta termin6. Managua volvia a
intranquilizarse: el Gobernador e Intendente de la Costa Atlantica, General
Juan J. Estrada, se habia alzado en armas en Bluefields el dia anterior, con-
tra el Gobierno a quien 61 servia, en convivencia con el General Emiliano
Chamorro.
El 18 del mismo mes la Municipalidad se refine y acuerda un voto de
censura para Estrada, por su infidelidad.
Luego, la guerra fratricida: sangre en los campos, luto en los hogares,
lagrimas, penas, quebrantos, miserias .....
x El 21 de diciembre del mismo aflo toma posesi6n de la Presidencia de
la Repfiblica el ilustre hombre de Estado doctor Jos6 Madriz, por dep6sito
que en 61 hace el General Zelaya. Llega el Dr. Madriz a ocupar ese alto car-
go en la hora nona de las concupiscencias political. f Su period fue corto,
y en lucha contra una revoluci6n que no teaia 61 por qu6 soportar. No era
ese el moment para el Dr. Madriz.
x La Municipalidad de 1910 acord6 enviar a Cartago, Costa Rica, la su-
ma de cien d6lares, para ayudar a los damnificados de aquella ciudad, por el
terremoto ocurrido en ese afio, que caus6 muchas baias, en cuenta la muerte
del poeta Rafael Angel Troyo.











*j
-




J I. '



Llega al poder it Managua que no loce
nada. El bombaideo do la'CpitaL Los
Parque. de ,Dirio-y San Sebasti-n. El
Palito de Don Diego. ELCementerio Nie.
vo. La legada de Mr. Knox. Zacrfas
S Guerra Muere el Dr. Cardenas. El C6U
doba. .LaT6itola Valencia. Losagrandes
artists de Espafa. La pera Bracale.
La Noticia. El Arsobispo de Managua.

x El General Juan J. Estrada llega el 29 de agosto de 1910 al Campo de
Marte bajo la fgida del partido conservador qiie ha vuelto al poder. Estra-
da es managiiense aut6ctono, de la case popular atesana y Managua podia
esperar alg6 de un hijo suyo; pero la madeja de la political. se eqred6 y el
progress qued6 paralizado. Nada de progress;
El nubarr6n de la political "s ya una sombra fatidica que enluta hogares
de la capital, que es bombardeada incesantemente desde Ids planicies del que
es hoy Barrio Larreynaga. Mena, conservador, en amalgam con liberals,
atacan a la ciudad con objetivo a las fortalezas del Campo de Marte, Tiscapj
y el Palacio Nacional, y muere gente inocedte. Esto ocurri6el 12 de agosto
de 1912. En su propia casa de habitaci6n muere ametrallada dofia Maclovia
Luma y. de Aguiluz, duefin de un hotel, londrable madre de familiar a quien
deja sumida en honda pena; y cae en la calle, tambi&i ametrallado, el popu-
lar mandolinista Pedro Espinosa, conocido familiarmente por- sus discipulos
y amigos por Pedro Chica. Sangre inocente derramada por los amblciosos
de mando.

x Uno que otro Alcalde hace'lguna labor por nuestra localidad. Glo-
sando encontramos que en 1911 se autoriz6 %la construcci6n del Parque de
San Sebastian. En afios anteriores, por la. fiesta de Santo Domingo, en
agosto, se jugaban toros en San Sebastian. En el mismo afo se inicia la he-
chura del Parque del Obelisco con el nombre 11 de-Octbre, para conmemo,
rar la revoluci6n de la Costa. H--ay dificutades con el Ministerio de Fomen-
to por la construcci6n de este parque, debido a que 6ste alega ser dueiio del
terreno v pide remuneraci6n; pero al fin todb se define y se hace la obra que
es hoy el Parque Dario, uno de los paseos mas concurridos die la ciudad por
su vista panoramica, consagrado por dos nonumentos: el del Obelisco, que
conmemora los hechos mas gloriosos del Siglo XIX inaugurado al entrar al
Siglo XX, y eidel Poeta, que le dedica Nicaragua. -All estA tambi6n el Ar-
bol del Centenario de la Independencia de Centroamdrica, plantado por el:-
Presidente de la Repiblica don Diego Manuel Chamorro, el 15 de septinem-
bre de 1921. Es un Arbol de laurel de la India, hoy primoiosamente asistido
67


S- ', -' ... ,- "





por un jardinero del Distrito que se encarga de aderezarlo convenirenteente.
El managiiense aut6ctono que es amigo de popula'rizar todo, le nombra pin-
torascamente el palito 'de don Diego.
x El .13 de febrero de 1911 tuvo efecto el incendio del almac6n de artille-
ria del Campo de Marte. El Ejecutivo decret6 el Estado de Sitio y hubo
prisioneros por centenares.
x El 9 de abril el Presidente Estrada disolvi6 el Congreso y decret6 elec-
ciones de diputados para una Constituyente. El Ministro de la Guerra Ge-
neral Mena estaba en Corinto y a su regreso a Managua el 8 de mayo fue
capturado al bajar del tren de orden del Ministro de la Gobernaci6n General
Jose Maria Moncada. El suceso produjo efervescencia en todo el pais.

x Adolfo Diaz asumi6 el mando el 9 de mayo de 1911 y repuso al Gene-
ral Mena en el Ministerio de la Guerra.
x El 14 de mayo de 1912.se recibe la noticia del fallecimiento del ilustre
ex-Presidente doctor Jos6 Madriz, en ciudad Mexico. Han pasado muchos
afios y nadie trata de repatriar esos restos.
x El Alcalde de 1912 don Samuel Portocarrero, es el mas progresista;
dej6 obras de gran utilidad, en colaboraci6n con los regidores dpn Alberto
Sol6rzano, don Juan Manuel Caldera, don Agustin Cerna y el- Sindico don
Arturo Tijerino Morales. Levant6 le cimientas del Parque Dario. Inau-
gur6 el Parque de San Sebastian, bautizado por la sefiorita Berta Rivas, con
la clasica botella de Champin. Inici6 la construcci6n del Cementerio Nue-
vo, al occidente de la ciudad porque el de San Pedro ya estaba limitado:
Levant6 las murallas y dej6 ese cementerio en visperas de ser inaugurado.
Don Samuel Portocarrero muri6 en abril de 1916 y fue sepuitado en
San Pedro; pero al inaugurarse el Cementerio Nuevo los restos del senior
Portocarrero fueron trasladados a este lugar, para que fuera st cadaver el
que lo inaugurara.
Managua. por el desarrollo de su poblaci6n ya require otro cementerio.
Le6n y Masaya con menos poblaci6n tienen dos cementerios.
x El 2 de marzo de 1912 ingres6 a esta capital el Ministro de Relaciones
Eteriores de los Estados Unidos, Mr. Phil:inder C, Knox, quien visit ofi-
cialmente al Presidente Diaz en la .ilamada Nfmero Uno, quu era la Casa
Presidencial Ea Municipalidad en cuerpo lo recibi6 en la Estaci6n Central,
'declarindolo hu6sped de honor. Knox estA vinculado a la political de Nica-
ragua por haber sido 1l el que influy6 en la caida del General Zelaya.

x En 1914 el Alcalde don Federico Cabrera autoriz6 al General don
Aurelio Estrada para traer el agua de Asososca y ocupar las calls de la ciu-
dad para poner la cafieria. El General Estrada implant el servicio; pero
esta important mejora dur6 poco tiempo. La cafieria lleg6 hasta el barrio
.de la Penitenciaria, y se vendia el agua en pipas que recorrian la ciudad.





x El' 19 de julio de 1913 vi6 la luz piblica el diario La Noticia, dirigido
por don Juan R. Avil6s y editadoen la Tipografia Atldntida de don loracio
E, P6rez. La Noticia ha sido el Diario mns popular y mas leido en la Re-'
pdblica y es el que ha sufrido mis contrariedades por las, chispas del oficio.
Tiene vida propia. Su Director esta reputado comp uno de los primeros pe-
riodistas liberals de Nicaragua. Se form 61 solo, sin .ms ayuda que su ce-
rebro, unas cuartillas de papel y un lapiz, tres palancas en las cuales se ha
apoyado para obtener vida independiente.
x El 2'de diciembre de 1913 su Santidad el Papa Pio X crea el Arzqbis-
pado de Managua, resultando electo Monsefior Jos6 Antonio Lezcano y Or-
tega, quien empieza a funcionar el 10 del mismo mes y afio.
x El 5 de mayo de 1914 falleci6 don Zacarias Guerra, citidadano mana-
giiense que desempeii6 cargos consejiles. Era de carfcter hura~o, de pocos
am.gos. El bajo pueblo se mofaba de 61 escribi6ndole r6tulos satiricos.en
las paredes de su casa. Nunca se querell6 con nadie. Estoicamente oia las
ofensas o pretendia no oirlas. Era acaudalado; pero nunca gastaba ni medio
centavo en diversiones. Solter6n empedernido vivia s6lo en.su caser6n de
la Calle del Triunfo. Cuando muri6 casi nadie fu6 a su entierro. Dias
despu6s el juez de disttito abriael testamento de Zacarias Guerra, en el cual
ordenaba que todos sus bienes fueran para la construcci6n de un. hospicio
de hu6rfanos. Esta noticia cay6 como una bomba en todo Managua. Era
lo inesperado. Lo que ni siquiera pudo haberse sofiado. Conocida su vo-
luntad testamentaria, en el coraz6n de todos, Zacarias Guerra bajo la losa
fria del cementerio de San Pedro, empezaba a vivir.' Hubo una reacciin.-
Los que aun se burlaban de 61, se reunieron en el Parque Central, como en
desagravio, y fueron a visitar la tumba del incomprendido, con los corazones
enlazados llenos de gratitud.
Response arzobispal, coronas, flores, discursos, tpdo eso hubo en la
resurecci6n de Zacarias Guerra. Dado su hermetismo, 61 nunca hizo ni
siquiera menci6n de su testamento. Indudablemente era un espiritu superior.
La vanidad del mundo nunca estuvo en su animo, ni las lisonjas ni los for-
mulismos sociales ensuciaron su coraz6n. Se le tenia por tacaflo y egoista,
pero l despreciaba al pupulacho ignorante que le befaba. Su vida, casi en
el anonimismo, se encauz6 en la linea recta de una geometria moral. El
hospicio "Zacarias Guerra" funciona hoy en terrenos de la extinta Peniten-
ciaria Nacional en donde centenares de hijos sin padres aprenden a ser homr.-
bres, gracias a aquel sujeto raro que empez6 a vivir hasta que muri6. La
. gratitud del pueblo de Managua con los niios del hosplcio "Zacarias.Gurra",
se perfuma sobre su tumba, al recordarlo.
Por estos tiempos Managua ya no es la ciudad timorata que cree en la
zegua y en la carreta-nagua. Ya pas6 a la historic.
Tiene ahora un buen teatro: el Variedades, al lado norte de la Parro-
quia. (Hablamos en tiempo present, de aquella 6poca). Ya nos dimos eli
gusto de ver a la gran bailarinade fama mundial la inimitable T6rtola Va-.

69





lencia, de los pies desnudos, que despuds de haber bailado ante los soberanos
de Europa, quiso tener el capricho de venira bailar a la tierra de Danio, su
amigo, segfn lo express la artist al autor de estos apuntes, que era enton-
ces cronista de un diario.
Y aplaudimos en el Variedades a los primeros artists drasMaticos de
Espafia, dofia Maria Guerrero y don Fernando Diaz de Mendoza; y tambien
escuchamos la gran 6pera Bracale, compuesta de artists de primo cartello.
como el tenor Hip6lito Lazaro y la diva italiana Elena Cherubin'i y todo un
conjunto orquestal de notables profesores, en que hasta el timbalero era
maestro deConservarjo,y la muchacha del arpa era una compositora y ejecu-
tora de fama. El gobierno de don Adolfo Diaz le mand6 a dar una prima de
cinco mil pesos al empresario don Adolfo Bracale, con el fin de que las en-
tradas de galeria fueran rebajadas a 50 centavos, para que el pueblo cono-
ciera la 6pera. De aqui parti6 la compafila directamente a Nueva York. Y
en aque urbe dirian -los artists:
-iVenimos de Managua, de trabajar!

iOh, Managua de 1846, con 7,000 habitantes! Ya no eres la misma de
cuando te alumbrabas con pabilo embadurnado de se bo y te acostabas a las
seis de la tarde para levantarte a las tres de la madrogada a coger sardinas
en la costa del Xolotlan ... Si los sagrados nranes de aquel entonces se
despertaran, se asombrarian del Managua de hoy.
x El 12 de Julio de 1916 muri6 a los 80 aft i, en Managua, el Dr. don
Adan Cardenas, ex president de la Ripblica en la'llamada -poca de los 30
anos, durante el period de 1883 a 78, y en el cual inaugur6 el ferrocarril de
Managua a Granada.
x En la Administraci6n de Diaz, en 1913, se establece el c6rdoba. Por
esta conversion monetaria hay un desequilibrio econ6mico, aumentado por
la lucha fratricida entire conservadores, por una parte auxiliad o por liberals.
Ocurre la ocupaci6n military extranjera.

x Esta administraci6n apoy6 directamente la ensefianza religiosa. Es
fundado el Instituto Pedag6gico, que ha dado buenos resultados. Los Her-
manos Cristianos son buenos educadores. p r su competencia y abnegaci6n.
x En 1915 y 16 hubo como un florecimiento de ideales entire la intelec-
tualidad managiiense, con Salvador Ruiz Morales coino abanderado, tenien-
do su campo de acci6n en la revista "Los Domingos", en donde espigaban
en las letras patrias, muchachos entusiastas de aquella .poca La iltima ve-
nida de Dario, en 1915, fu6 para (stos como una clarinada mental que los
llamaba a sembrar la simiente en el surco de la literature national. Ese sur-
co era Los Domingos, de grata recordaci6n. Apagado el astro el 6 de febre-
ro de 1916 y eclipsado Ruiz Morales,-el abanderado managiiense,-se aca-
b6 el entusiasmo literario. Una que otra revista aparece; pero degenerada
en propaganda comerciales o en mines alabanzas a nulidades. Esto tiene





su explicaci6n: conmo es mas caro hoy el material tipogrfico y cuestahis i
una edici6n, el duefio de la obrad ha apartado la ideologia y nercantilizado
su. revista para no fracasar monetariamente.
x Habia.la costumbre de llevar los cadAveres de parvulos al cementerio
.de San Pedro, al son de alegre mfsica, por la creencia de que un nifio que
muere es un angelito que sube a la gloria, limpio del barro del mundo. Esto ,-
tiene su 16gica y hasta cierto punto estaba buena la i m6sica; pero lo que si .
no tenia raz6n de ser era la fea mania de Ilevar litros de aguardiete al ce-
menterio para repartirle copas a la concurrencia, sucediendo que a veces se
quedaban algunos individuos dormidos sobre una Ilpida, en complete estado
de embriaguez, hasta la media noche que se despertaban dentro de aquel sa-.
grado recinto. Estas cosas terminaron en la entrada del Siglo XX.
Una circunstancia digna de apuntarse hoy, es el estado de moralidad
que observ4ba el muchacho de aquel tiempo. Sumiso, respetuoso, obedien-
te hasta con las personas extrafias, cualquiera que fuese su condici6n; pero
en la Ipoca actual, es duro confesarlo, la chiquilleria que se levanta en los
barrios bajos es insuborninada, de una procacidad repulsiva, de un vopabula-
rio sucio y hasta pornogrifico, audaz para today mala acci6n. Es inteligente;
pero emplea su intelecto en la picardia. La policia escolar no existe como
existi6 en los tiempos del General Zelaya. Es innegable que las peliculas de
arguments fuertes e inmorales han influido en el temple del muchacho, pro-
picio a percibir mis pronto el mal ejemplo que el bueno.
Hace cincuenta afios-registrando hoy papeles de aquel tiempo--la auto-
ridad perseguia la prostitqci6n. Hoy tenemos uD barrio de Los Angeles en
donde esta amalgamado todo un c6mulo de inmoralidades. Muchachas que
no tienen ni catorce afios de edad, ni siquiera figure de mujer, ya estin en:la
ci6naga del deshonor y del aguardiente. iY pensar que esas muchachas pu-
dieron haber sido buenas madres de familiar!






El barrio de Buenos Aires. El parque de
Las Piedrecitas. La Sala Cabrera. Eduar-
do Zamacois. Un rasgo de valor de don
Diego.' La Naci6n, del Dr. Barrios. La
muerte del Maestro Barberena. Muere el
President Chamorro. Asciende don Bar-
tolom6 Martinez. Don Carlos Solrzano,
Muerte del Gral Aurelio Estrada. Muerte
del Dr. Barrios.

x En 1917 fue alcalde don Felix Pedro Largaespada. Fund6 el barrio
de Buenos Aires con calls amplias y rectas, las mejores de la ciudad. La
Cancilleria de la Repfiblica Argentina envi6 una nota a esta alcaldia agrade-
ciendo el recuerdo que en Managua se hace de aquella gran capital, poniendo
su nombre a un barrio de la capital nicaragiiense. En nuestro Buenos Aires
estin el Colegio Ruben Dario que dirige el Pbro. Marco A. Garcia, y el
Colegio Bautista, ambos de primer orden.
x Cuando el cine no habia venido a Nicaragua, Managua era muy visi-
tada por buenas compafiias teatrales, drama y zarzuela. La familiar B16n,
fu6 la primera que trabaj6 en un teatro provisional, en el patio de Moiriq---
Heidem, donde es hoy la Casa Dreyfus, calle del Alivi6n. Los dramas
romfnticos estaban en boga, del Romancero espaiiol y los de corte clasico
de Calder6n de la Barca, con el Alcalde de Zalamea.y otros; llegaron despu6s
los Diestros, Juan y Alfredo, que trabajaron en otro teatro provisional frente
a la casa de don Indalecio Bravo y a la alcaldia municipal. Los Diestros
perdieron aqui a su madre, la actriz dofia Matilde Cavaleti, cuyos restos que-
daron en el viejo cementerio de San Pedro. Juan ya-muri6. A Alfredo lo
vemos ain, ya anciano, trabajando en el cine mexicano. Es un gran carac-
teristico.
En el primer period del General Zelaya fu6 construido el teatro Casta-
fio. Lleg6 entonces una buena compafiia dramftica dirigida por el gran
trAgico italiano Comendador don Luis Roncoroni y en la que figuraban la
eminente actriz cubana Evangelina Adams, Andr6s Bravo, Francisco Ortega
de Quintana y otros de segunda fila. 'Debutpron con "El Estigma" de Eche-
garay, cuyos dramas estaban reci6n entrenados en la Peninsula. Reinaba
entonces el teatro de Echegaray. Roncoroni nos di6 a conocer casi toda la.
obra de don Jose. En 1900 vino la compafiia Luque. en la que figuraba et
inimitable Ricardo Luque, cuya sola presencia en escena causaba risa.
La inolvidable compafiia de zarzuela del maestro don Eduardo Unda,
vino primeramente cuando la compafiia eta infantil. Aiios despu6s vblvie-
ron con mayores prestigigs. Recordamos ain la voz de oro de Merceditas
Unda, casada en Granada con el baritone de la compafiia, Jacinto Arriola; la
gracia artistic de|Leoriardo, y, sobre todo, el magico violin del maestro
Unda, en el solo del intermezzo del Anillo de Hierro. Julia, Lupe y Lolita,





cuyos rostros de rosa sabian a gloria, hicieron palpitar a muchos corazones
managiiense. Todos aquellos muchachos del viejo Managua y que ioy pe
namos canas, recordamos ain a trav6s del tiempo, las sentimentales noches-
del Castafio.
"Juventud, divino tesoro,
te vas para no volver .. ."

En Mexico y Guatemala vive una parte'de la Compafia Unda, lo que la
muerteha respetado. En otro lugar hablamos de Te6filo Leal. Afos ms
tarde, en el Teatro Variedades, actu6 otra compafila. de renombre, los cases f
de la escer.a espafiola: dofia Maria Guerrero y don Femando. Diaz de Men-
doza. Ya habia pasado de moda el teatro de Echegaray para dar-luga a Ia.
escuela de Benavente, que hizo una innovaci6n en el teatro espaiol,. sipri
miendo la tragedia para dar lugar a los problems sociales, amen de las filk
granas de los Hermanos Alvarez Quintero. Dofia Maria y don Fernqndo&
nos diercn a conocer esta escuela.
En el Castafio recordamos a los artists de primera, despu: i e gr :an
Te6filo Leal, a Carlos Obreg6n, Zoila Adams, Juana Lasauca, Ceferin6 Ba-,
rraj6n y otros de segunda fila.
En el Variedades, a Virginia Fibregas, primer 6poca, Marial Diez,
Leonardo Campafia, Andrgs Chivez, Bernardo Jambrina, Mariano Rued.,
Milagros Crespo, muerta en Managua en 1921, Compafia de Opera Bracale
y otras.
MAs antes-habia muerto en. Managua el gran maestro director y concer-
tador mexicano don Jos6 Maria VWliz, cuyos restos reposan en el cementerio
de San Pedro.
Vino despubs el cine y.se acab6 el verdadero teatro en Managua.
Sinembargo qued6 el ideal por el teatro y se han formado compafias
nacionales con elements propios, descollando.el artist Paco Garcia. Auto-
res nacionales han escrito obras dramiticas y zarzuelas que han tenido 6xito-
artistico; de 6stos han sobresalido: Hernan Robleto, Manuel Rosales,, Pablo
A. Cuadra, Marcial Rios Jerez, Dr. Santiago Argiiello, Domingo Ibarra y
Gratus Halftermeyer, autor de este libro, y en escena han recibido el home-
naje del pfblico, con lo que se han sostrado satisfechos dado su amor al
arte. Aqui cabe,el verso de Antonio Plaza:
."Habr6 de comer laurel como si fuera un borrico".
x De 1917 a 18 Managua cuenta con una nueva via que la une a los
pueblos de Carazo. Es la carretera llamada de Las Piedrecitas, eh cuy- lu-
gar a una legua de la ciudad, se construy6 un parque que llev6 el nombre de
Parque Lastenia, pero que al bajar de la Presidenciag el General Emiliano
73






Chamorro, tom6 otro nombre: el de Las Piedrecitas. Ese lugar es de un
belleza panoramica incomparable, digna de ser visitada por turistas y extra
jeros. Posee residencias aristocrAticas, plubs, restaurants y cantinas de pri
mer orden. Es el paseo nfmero uno de Managua. El clima es delicioso
saludable, como que se respira alli el aire puro de la sierra. Quiz& que el
todo Nicaragua nose encuentre otro paseo tan encantador como el Parqu<
Las Piedrecitas, obra que, aprovechando los dones de la Naturaleza, auspici(
el Gobierno del General Chamorro.
x El 18 de abril de 1918 alleci6 don Rafael Cabrera, important ciuda
dano que desempefi6 delicados puestos pfblicos y fue progenitor de honora
ble familiar. A su paso por un Ministerio, se le llam6 el Ministro blanco
por la pureza con que desempefi6 su cargo. Dot6 al Hospital General d(
una Sala de Tuberculosos, la que Ileva el nombre de Sala Cabrera. A fuer
za de trabajo y honradez form una fortune considerable, lo que le permiti6
dados tambien a la bondad de su carfcter, ser desprendido con los mene
terosos.
x A principios de 1918 lleg6 el escritor espafiol Eduardo Zamacois, quien
di6 en el Teatro Variedades conferencias interesantes con temas literarios,
ilustrados con el cine. Aqui tuvo un romance con caracteres novelescos y
que termin6 en su matrimonio con la sefiorita Tulia Aviles, de la sociedad
managiiense. El epilogo fue el divorcio y la partida de Zamacois para otras
tierras. Tulia se volvi6 a casar.
x Hasta hace pocos afios ha sido el as del toreo en Espafia el matador
Rafael G6mez (El Gallo). Sus prestigious de torero han culminado en todas
las plazas del mundd; pero en el improvisado caso taurino del terreno deso-
cupado del Cuartel Principal, el Gallo dej6 sus arrests de gran torero ante
las embestidas furiosas del Pan Tostado, travieso cornfipeto de los Cabrera.
El c61ebre Gallo con su cuadrilla lleg6 a Managua en 1918, precedido de
just fama ganada en. buena lid, en todos los redondeles del mundo. El Ga-
llo sufri6 en ese domingo por la tarde, tremenda cogida del Pan Tostado, y
no pudo torear mis en Managua por el estado nervioso en que lo puso el
toro managiiense. El gran torero debe acordarse much de Managua, de
una manera ingrata para su carrera artistic.
x Por el afio de 1918 lleg6 a nuestros lares el conferencista hindu Carlos
Jinarajadasa, hombre de gran capacidad intellectual y de renombre en ia In-
dia, en Europa y en Am&rica. Estudi6 en Inglaterra y se dedic6 al ejercicio
de la teosofia. En el Variedades di6 varias conferenciag doctfinarias filos6-
ficas, en correct espafiol, potrocinadas por las sociedades teos6ficas y espiri-
tistas. En religi6n Jinarajadasa no pertenece al cristianismo; pero en sus
conferencias admira a Jesucristo como uno de los primeros fil6sofos de la
humanidad, con Mahoma y Confucio. HarA cuatro afios volvi6 Jinarajadasa
a Managua y como anteriormente, fue bien recibido. Ultimamente estaba
en Madras, (India).
x El heroe de la aviaci6n americana Charles Lindberg aterriz6 en Mana-





gua en el hfio de 1927-en su avi6n Espiritu de SAn~Luis, el mismo aparato
del raid New York-Parls. Su llegada a riuestros cielos fue un acontecimien-
to. Millares de persopas le ovacionaron en su trayeeto del Campo de Ate-
rrizaje al Palacio Nacioral, en donde el Ingeniero don Andres Urtecho le di6
la bienvenida a nombre del Gobierno. La muchedumbre le aclamaba. Lind-
berg en ese entonces era un muchacho timido, en apariencia, herm6tico' y
como de veinte anios de edad. No hablaba el espafiol y s61o contestaba en
monosilabos cuando se le dirigia la palabra en ingl6s. Se le obsequiaron
muchas fiestas, en las que no prob6 ni una gota de licor. Su arribo a Ma-
nagua lo hizo por el S. 0, guiandose porla vista de la line f6rrea. A pe-
sar de su juventud se veia en 61 al hombre de una voluhtad de hierro. ,Fue
sin precedentes su arriesgada travesia del Atlantico eii su aparato de un solo-
motor.
x En la Administraci6n del General Chamorro es construido otro centro
de recreo, el Parque de Candelaria.
x Por el aio de 1922 hubo en los cuarteles del Campo de Marte una ten-
tativa revolucionaria; pero el Presidente de la Repfblica don Diego Manuel
Chamorro con inusitado valor temerario, afront6 &I solo el peligro, ante los
correligionarios que pretendian dar el golpe military para derrocarlo, y salva
a Nicaragua de una nueva lucha fratricida.
x En el afio de 1922 vi6 la luz p~blica el Diario La Naai6n, bajo la di-
recci6n del doctor don Modesto Barrios. Tuvo corta vida por dificultades
econ6micas.
x La reform escolar se impuso en esa administraci6n, con el Catecismo
cat6lico. Hubo decidido apoyo a los Colegios de -indole religiosa, como una
tendencia de unir a la Iglesia con el Estado, y suprimir poco a poco la liber-
tad de cultos.
x El 18 de diciembre de 1921 falleci6 el maestro violinist don J. Vicente
Barberena, compositor de mfsica religiosa y reputado como un virtuoso del
arte. Fue Director de -a Banda de los SS. PP.
x El 12 de octubre de 1923 muri6 el Presidente de la Repfiblica don Die-
go Manuel Chamorro, a consecuencia de un ataque de diabetes. Su cadaver
fue llevado a Granada, su ciudad natal. Desempefi6 diferentes puestos pi-
blicos, siendo ademas fogoso orador parlamentario. El Partido Conservador .
perdi6 a uno de sus mas ilustrados consejeros.
Le sucedi6 el Vice -Presidente don Bartolom6 Martinez, qulen intent
la reconciliaci6n de los dos partidos hist6ricos, cosa que en Nicaragua nunca
ha dado buen resultado. La administraci6n de don Bartolome di6 por resul-
tado ia llegada al poder de un managiiense limpio dejnmundicias political,
don Carlos Sol6rzano.
x En 1922 vino a Managua el primer avi6n manejado por el aviador
italiano Enrico Masi, aterrizando en las explanadas del Campo de Marte,
pues aun no habia campo de aviaci6n. Millares de personas acudieron
avidas de curiosidad a ver el arribo del pAjaro mecanico que estrenaba los





cielos de Nicaragua. Hoy aunque pasen millares de aviones por nuestra
ciudad, nadie se molesta en alzar la mirada para verlos. Masi muri6 poco
despu6s en un accident aereo, en el aeropuerto de Ilopango, El Salvador,
debido a una mala maniobra del aprendiz que manejaba el aparato y en el
cual iba el infortunado aviador. En la guerra mundial de 1914 accion6
como pilot aviador.
x En la mafiana del 7 de Febrero de 1923 muri6 el connotado liberal Co-
ronel don F61ix Pedro Zelaya R., ex-Ministro de Hacienda en la Administra-
ci6n Zelaya. Perteneci6 a la clase obrera, siendo Tip6grafo en sus afios mo-
zos. Dej6 el componedor y el chivalete y se dedic6 al periodismo. Flnd6
La Centella y El Artesano el primero de propaganda liberal, en 1884, y el
segundo, obrero, en 1888. En 1892 fund el Diario El Centinela, que tuvo
corta vida y que fue dedicado a la propaganda candidafural del General Ze-
laya y del Dr. Baca h. Como periodista liberal, combative, ie toc6 actuar
en 6poca de conservadores. En la Administraci6n Liberal fue Diputado.
Por beAeficios recibidos en Niquinohomo, en esta Villa construyeron un
Parque con el nombre "Zelaya R.". El Gobierno de don Diego Manuel
Chamorro le decret6 honoresde Ministro de la Guerra.

x En 1925 el Presidente Sol6rzano dispuso la pavimentaci6n de su ciu-
dad natal. La.primera calle que se paviment6 fue la antigua avenida del
Porvenir, Ilamada asi porque conducia a la Estaci6n Central del Ferrocarril,
hoy Avenida Bolivar, y donde estf .el Teatro Gonzalez y numerosos edificios
de cemento armado.
El President Sol6rzano no termin6 su period dado su temperament
netamente civil que no le permitia gobernar intereses encontrados, que desa-
finaban en esos moments. Un golpe military hizo Ilegar al poder nueva-
mente al General Chamorro, a quien otra fuerza mayor hizo bajar al poco
tiempo.
Como dijimos del Dr. Madriz, no era esta la hora en Nicaragua para
don Carlos Sol6rzano.
Y volvi6 la guerra fratricida que hoy nos obliga a dejar una laguna en
nuestras memories managiienses.
x Una noche de agosto de 1925, de results de una conjuraci6n en la
Fortaleza de la Loma de Tiscapa de la que era Jefe el General Alfredo Rivas,
cufiado'del Presidente Sol6rzano, fue asaltado el Club Internacional,, en el
coraz6n de la ciudad, y en donde se obseguiaba un suntuoso bailey al Minis-
tro de Instrucci6n Pfblica, Dr. Leonardo Argiiello, estando present el senior
President don Carlos Sol6rzano. Los asaltan'tes capturaron al Dr. Segundo
Albino Roman y Reyes, Ministro de Hacienda; al General Jose Maria Mon-
cada y a don Federico J. Lacayo, Subsecretario de Guerra, los que fueron
llevados prisioneros a la Fortaleza. Fue noche de zozobra para la ciudad y
de ese asalto se origin la caida del senior Sol6rzano, del poder.
x El 13 de julio de 1925 muri6 en su retiro de Motastepe, a una legua de
Managua, el General don Aurelio Estrada, quien goz6 de prestigious entire la





clase artesana. DesempeMi6 diferentes cargo pfiblicos, inclusive el de Alcal.
de, en cuyas funciones se disting~i6 por su labor de progress. Aunque no
era hombre ilustrado, pero si tenia ideas propias elevadas y gustaba de leer
buenos libros. Por disposici6n testamentaria, su cadaver fue sepultado en el
cementerio campesino de Nejapa, a donde lleg6 numerosa concurrencia y la
fuerza military a tributarle los honorees de Ministro de la Guerra.
x El Alcalde don Pablo Leal construy6 el hermoso Palacio del Ayunta-
miento, en los terrenos del extinto Cuartel Principal. La fachada tiene se-
mejanza con el Templo de Minerva. En uno de sus frontones esta colocada
una placa de piedra, un tanto ilegible la leyenda, y que estuvo en el primer
cabildo. edificado por el primer Alcalde de la Villa de Santiago de Managua.
x Despues de una laboriosa operaci6n de apendicetomia, muri6 el 4 de
febrero de 1926 en el Hospital Rosales, de San Salvador, el prestigiado escri-
tor y poeta managiiense don Salvador Ruiz Morales, quien hacia poco tiem-
po habia regresado de Alemania donde desempefiaba el cargo de C6nsul de
Nicaragua. Afios mas tarde sus restos fueron traidos al solar native y sus
funerales tuvieron en Managua carActer de apoteosis. Ruiz Morales, el
poeta caballero de.Managua, muri6 en plena juventud, cuando se abria un
risuefio porvenir para 6l, dada su caracteristica de cultural y de inteligencia
poco comin. Amigo en toda line, buen coraz6n buen hijo de Managua,
su muerte constituy6 una p6rdida para la" Patria. Como escritor, 'cuando
usaba la ironia, firmaba con el seud6nimo Pedro Roa; como poeta roman-
tico firmaba Juan Silva y como caballero se daba enter en aras de la amis-
tad. Era todo un liberal en la acepci6n del vocablo.
x El 19 de noviembre de 1926 muri6 en su quinta del barrio de Col6n,
cargado de afios y de merecimientos, el ilustre doctor don Modesto Barrios,
reputado como el mejor orador centroamericano, Jurisconsulto de nota, codi-
ficador por antonomasia, todos los abogados del pals le llamaban Maesro.
Por sus grandes meritos era llamado a ocupar elevados pu'estos en adminis-
traciones de los dos partidos. Liberal de la escuela de Jerez, venia actuando
en la political desde la 6poca de los 30 afios. Fue periodista, de pluma.. doc-
trinaria.
x En 1928 fue construido el Palacio de Comunicaciones, de pura piedra,
que el terremoto del 31 derrumb6 totalmente.
x El 21 de agosto de 1928 muri6 don Felix Pedro Largaespada, declara-
do de antemano Benemerito de Managua por la Municipalidad que presidia
don Humberto Pasos Diaz. Ese dfa la Municipalidad presidida por el Genej *
ral Jose Maria Zelaya Cardoza se declar6 en sesi6n permanent; declar6 due-
lo de Managua, y se traslad6 en cuerpo a la casa mortuoria para llevar el ca-
daver al Palacio del Ayuntamiento, en donde fue colocado en capilla ar-
diente.
Los funerales revistieron gran solemnidad y milHares de ciudadanos
acompafiaron el cadaver del Benemerito de Managua a su iltima morada.
La pasi6n de don F61ix Pedro fue su anior a la ciudad natal.







La vuelta del Partido Liberal. La Casa
Presidential en Tiscapa. Creaci6n del
Ministerio de. Sanidad. Rutas ACreas.
La iltima Corporaci6n Municipal. Los
restos del General Zelaya en Managua.
Barrio Moncada y no Campo Bruce.

x Despues de cruenta lucha volvi6 al poder el Partido Liberal, en 1929,
que toma posesi6n el General Jos6 Maria Moncada.
Construy6 la Casa Presidencial en la Loma de Tiscapa.
Es un Palacio de construcci6n modern, con motives moriscos combi-
nados con los nuevos giros de la arquitectura. Su imponencia y su aire se-
fiorial llama poderosamente la atenci6n, siendo visible desde cualquier punto
de la ciudad.
Fue inaugurada el 4 de Enero de 1931.
Estableci6 el Ministerio de Sanidad y construy6 el Instituto de Higiene
y Laboratories.
Quedaron inauguradas las rutas areas. Podemos ahora ir a almorzar a
Guatemala y cenar en M6xico, en un mismo dia.
x La filtima corporaci6n Municipal de 1928 a 29 la componian el Gene-
ral ros6 Maria Zelaya Cardoza, Alcalde Propietario; don Guillermo Solis L.,
Suplente; don Rodolfo Sotomayor, don Emilio Lara, don Jose Frixione, don
Rafael Guillen Morales, don Adan Sol6rzano P., don Enrique Ramirez M:,
don Humberto Guevara y don Nicolas Estrada, regidores; y Sindico, Dr.
Alejandro Ziniga Castillo. El Presidente Moncada, por acuerdo de 31 de
octubre de 1929 declar6 a Managua Distrito Nacionaf, quedando de hecho
suprimidas las elecciones Municipales, y estableciendo el Gobierno Munici-
pal con tres Miembros, un Presidente y dos Vocales, nombrados por el Eje--
cutivo. Los primeros Miembros del Distrito fueron don Jonas Alvarez, Pre-
sidente, y don Constantino Pereira y don Jos6 Frixione, vocales. Las elec-
ciones pr6ximas para Alcalde casi las tenia ganadas el General Andrds Mu-
rillo; pero con ese decreto qued6 sin acci6n.
x Para favorecer a la clase proletaria el Presidente Moncada don6 el te-
rreno para la formaci6n de un Barrio, en el lugar donde los Marinos Ameri-
canos tuvieron un Campo de Aterrizaje, y en donde pereci6 un Jefe America-
no de apellido Bruce, al Oriente de la Ciudad. A cada quien se le di6 un
solar en calidad de obsequio, comprometibndose a edificar en un t&rmino
prudencial, y a no disponer de esa propiedad.
Actualmente el Barrio es populoso, con calls amplias y buenas edifica-




clones, y ha toqado ihalamente el nombre de Campo Bruce que no sigl -
nada, en vez deBarrio-'Moncada que quiere decir: gratitud. En agost de-'
1943 el Congreso Nacional dispuso que esos habitantes pueden disponer de
esas propiedades con arreglo a ra ley. El Barrio Momtada, tiene una Igleia j
Cat6lica y dos Evangilicas, escuelas, agua en abundaneia y laz ectrics...
Hay tambien una Secci6n de Policia.
x De 1928 a 29 empezaron los trabajos de la Iglesia Catedral.. La mo,
numental armaz6n de hierro fue traida de Belgica, -junto con el Ingeniefo
Pablo Dambach, encargado de armarla. Gratuitamente se prest6 para hacer
veces de inspector de esos trabajos el Coronel Jos6 Dolores Estrada, uno de
los managiienses mis entusiastas por el mejoramiento del solar native;

Hubo un impuesto sobre el cafe a beneficio de la conatra i6n de Ca-
tedral.
x El senior Presidente Moncada nacionaliz6 la Loteria que daba pingiies
ganancias a particulares. Hoy es Loterla Nacional de Beahcencia y se
aprovechan de esas ganancias el Hospital General, la Casa NrAq el Asilo
de Meridigos, etc.,
x Fue creado el Ministerio de Agricultura y Trabajo, del cual fue palmer
Ministro don Jos6 Antonio Cabrera.
x La Ilegada de los iestos del General Jose Santos Zelaya en octnbre de
1930 a la tierra natal, con procedencia de Nueva York, constituy6 uda apo-
teosis que el Pueblo Liberal de Nicaragua le hacia al recordado Presidente.
Desde el arribo del Barco a Corinto, las salvas de artilleria del puerto anunr
ciaron el ingreso del cadaver, y asi, de estaci6n en estaci6n, hasta la Ilegada
del tren a Managua, fue una continue manifestaci6n de aprecio y de satisfac-
ci6n porque los restos del esclarecido hijo de Nicaragua iban a reposar en el
patrio suelo. En el Sal6n del Congreso Nacional permanecieron un dia en
capilla ardiente, y de alli conducidosal pante6n familiar del clausurado -e-
menterio de San Pedro, el 12 de octubre del referido afio. En los.funerales
llev6 la palabra official el Vice-Presidente-de la Repiblica Dr. Enoc Aguado.
x El 6 de octubre de 1930 muri6 en San Jos6 de Costa Rica la apreciable
dama managiiense Esperanza Aguerri de Fiallos. Su cadaver fue traido a ,
su suelo natal




-/ s'







El terremoto de 1931. Edificios que caye-
ron. Miles de 'muertos y golpeados. La
La fosa coman. El salvamento. El Sal-
vador fue la primera Repfiblica que nos
so-orri6. La hora mas tragica en la his-
toria de Managua. Masaya, capital in-
terina.


x A las 10 y 23 minutes de la mafiana del 31 de marzo de 1931. Martes
Santo, la ciudad fue sacudida por un temblor que empez6 de una manera
lenta y fue aumentando en vitalidad hasta culminar en terremoto que caus6 I
la destrucci6n deManagua.
En los mercados, almacenes y tiendas de comercio que estaban ates ta
dos de gente que se preparaba para la Semana Santa, fue mayor el espanto
y la confusion. Los que habian quedado con vida corrian como locos en
distintas direcciones.
Por las materials inflamables de las boticas, empez6 un voraz incendio
que devor6 mas de veinte manzanas del radio central; incendio que se propa-
gaba libremente sin que nadie pudiera contrarrestarlo, pues no era el mo-
mento para dedicarse a esas atenciones. Cada quien buscaba en los escom-
bros a su madre, a su padre, al hermano, al hijo.
Managua, convulsa siempre por los pequefios temblorez que se siguie-
ron despubs del terremoto, era un solo lamento entire las ruinas, en las calls
desoladas y en el ambiente trAgico.
Cayeron el Palacio Nacional, el Palacio de Comunicaciones, los dos
mercados, el Teatro Variedades, la Casa del Aguila, los templos de CanJela-
ria, San Antonio, San Pedro, la Penitenciaria Nacional,-donde murieron
centenares de reos y alienados; los mejores edificios del radio central y el
que qued6 en pie en la ciudad, qued6 averiado.
Quedaron en pie solamente la armaz6n de hierro, de la Catedral en,
construcci6n, la Casa Pellas, el Club Social, el Palacio del Ayuntamiento y
la Casa Presidencial, y uno que otro edificio de particulares.
Mis de mil personas perecieron en esa hora trAgica, y otro tanto qued6
golpeado o lisiado para el rest de su vida.
En medio de aquel lugar de ruinas y de dolor, surgia impasible la figure
evangl6ica de Monsefior Jose Antonio Lezcano y Ortega, que de un lado pa-
ra otro se multiplicaba socorriendo a los agonizantes o dando consuelo a los
que lloraban la muerte de un deudo. Su figure se agigantaba entire los es-
combros y entire los cadaveres. Era el Pastor estoico y resignado ante la




V'. : '* r


obra de la Naturaleza, que veia morir a su amado pueblo, y que arrostran-
do todo peligro repartia bendiciones... Era Jesfis aplacando la tempestad
en el mar de Tiberiades y aando inuestras de valor a sus ap6stoles.
iCuanta diferencia con aquel otro que en la misma hora fulminaba ana-
temas contra la ciudad mirtir!'
Managua os lo agradece, Mqnsefior Lezcano. iGloria a Vos!
x Pasado el primer moment de estupor, empez6 la obra de salvamento"
Muchas personas estaban ilesas bajo los escombros y pudieron rescatarse,
como don Francisco Sol6rzano Lacayo, y otros que no recordamos.
Centenares de cadiveres no identificados fueron Ilevados en cami6n al
cementerio y echados a la fosa comin; una zanja especial que se hizo pron-
tamente. Mas tarde fue colocado alli un monument costeado por los
obreros.
Recordemos a los muertos principles:
Sefiorita'-Maria Huezo, Br. don Gilberto Saballos, don Napole6n R6,
don Francisco G. Avellfn, dos sefioritas Stadthagep, dofia Chepita Oreamu-
no y sus hijos Lucita, Pedro, Vicente y Jos6 Antonio Mora, don Pedro Pablo
Argiiello, don Federico K. Morris-muri6 al dia siguiente-, dofia Francisca
Montealegre v. de Sol6rzano, dona Paula Morales de Delgado, sefioritas
In6s Saballos, Chepita Sevilla, dofia Dominguita Cubillo v. de Corea, dofia
Margarita Selva v. de Robleto Gallo, dofia Elsa AnzoAtegui de Mejia, sefio-
rita Maria Leticia Abea, dofia Emestina Hurtado v. de Ruiz y sus nietecitas
Dorita y Soledad, don Sinforoso Sfenz R.; niio Enrique Elizondo, don
Roque Matamoros, don Carmen Fonseca Saballos, Dr. Leopoldo Rosales,
dofia Alicia Baca de Godoy, don Ram6n A. Reyes, Sor Conchita-Superiora.
del Hospital General-, don Jos6 Moreno, tip6grafo; sefiorita Rosa Cifuentes,
sefiorita Maria Arce, nifia Telma Leal, don Adolfo Romero.
En la Penitenciaria murieron el mayor del cuerpo de marines, Dr. Hugo
Baske, m6dico; el teniente Jaime F. Diekey, y 24 soldados. Murieron casi
todos los reos, por la imposibilidad en que estaban de ponerse a salvo.
Eh la calle, por el comercio y en sus respectivos autom6viles perecieron
la sefiora del official J. D, Murray y Lea Rossich, esposa del teniente Rossich,
y su pequefio hijo L6uis
En los mercados se identificaron 65 cadiveres de mujeres y 17 de varo-
nes, los que fueron recogidos por sus deudos. Los que no fueron identifica-
dos ni reconocidos por sus familiares, dado el estado lastimoso en que se en-
contraban, fueron Ilevados a la fosa comfin.
A los muchos dias fue encontrado entire unos escombros, el cadaver de
don Adrian Zavala.
Las hermpanas Repfiblicas de Centroamerica inmediatamente despu6sdel
terremoto enviaron los primeros socor0os por la via a&ea, consistentes en
alimentos, medicines y dinero. El primer auxilio que lieg6 fu6 el de El Sal-
vador, de cuya comisi6n era jefe el General Trabanino, caballeroso y noble
en tales circunstancias.
De todos los pauses del mundo Ilegaron radios de condolencia, inclusive
de Su Santidad el Papa.





Los golpeados y heridos, que Ilegaron a dos mil, fueron enviados a los
hospitals preparados de emergencia en Le6n, M1asaya y Granada, porque en
Managua era impossible atenderlos. La ciudad destruida era un solo lamen-
to. Hogares enlutados, riquezas destruidas, quemado el Archive Nacional
donde existia toda la documentaci6n hist6rica de Nicaragua. Dichosamente
se salv6 la Biblioteca Nacional.
El gobierno del General Moncada se traslad6 temporalmente a Masaya,
que por algunos dias fue la capital..
El Managua de calls torcidas y casas de adobes desapareci6. Surgira
Managua?
A raiz del terremoto aterriz6 en Managua, manejando su propio avi6n,
el millonario norteamericano Will Rogers, quien obsequi6 cinco mil d6lares
para los damnificados. Este rasgo humanitario del filintropo yankee. caus6
honda sensaci6n y el Gobierno, agradecido, puso su retrato en las estampi- r
Ilas de correo. Rogers muri6 hace poco en un accident aereo.
A los pocos meses despues del terrenoto, vinieron discos de M6xico
con una canci6n hondamente sentida, cuya mfisica y letra era del cantante
mexicano Guty Cardenas, quien se inspir6 en nuestro propio dolor para
externar sus sentimientos por medio de la poesia y del pentagrama. Poco
tiempo despu6s el artist Guty CArdenas muri6 asesinado en la capital mexi-
cana. Managua le agradece su recuerdo y deplora su triste fin.
El operator del inalambrico de la Tropical Radio Telegraph Company,
Mr. S. M. Craigie, que se encontraba de turno, fue quien de Portezuelo di6
aviso al mundo de la desgracia que nos ocurria. El Teniente Harold D.
Hoke, aviador del cuerpo de marines de los Estados Unidos, vol6 hacia Co-
rinto para urgir socorro inmediato de medicines, de los vapores de guerra
surtos en la bahia.
Otras de las victims del terremoto que se pudieron identificar en los
Mercados, en sus casas y en las calls, son las siguientes: Leticia Abea, ven-
dedora de ia tienda de Egon Lenz; Edda Irias Zamora, Josefa Sandino, Yel-
ba Castillo, Aurora Sandino. Blanca Monje, Alicia Sandino, Graciela Melen-
dez, Juana Mercado, Gregoria Garcia, Rosa v. de Mejia, Carmela Ruiz, Mar-
garita Ramirez, Leticia Martinez, Petronila Zambrana, In6s Martinez, Sabi-
na Cajina, Matilde Ciceres, Luisa Toval, Eugenia Torres, Alicia Aleman,
Virginia Silva M., Ana Castillo, Petronila Aguilar, Josefa de Rodriguez,
Gertrudis Benavente y su hijo Armando, Carmen Guill6n de Estrada, Sofia
Rivera, Ana Rosa Garcia, Josefa Bermuidez de Cuadra, Isabel Picado y su
pequefia hija Isabel, Juana Rivera, Francisca v. de Castillo, Juana Guillen,
Rosalia Martinez, Carmen Malespin, Mauricia Rodriguez E., Petronila Agui-
lar, Ana Castillo, Herminia de Mel6ndez, Maria Galo v. de Ruiz, Ritana de
Morales, Margarita Baca, Olga Morales A., Matilde de Bricefio, Mercedes
Fitoria, Jacinta Miranda y su nieta Amanda del mismo apellido, Leonor Cas-
tillo y su hijo Domingo Castillo, Genoveva de Tapia, Maria Fonseca, Teresa
Dub6n, Maria de Helen Peters, Virginia Mufioz, Rosa Palacio, Berta L6pez,
Juana M6ndez, Rosa Luna v. de Quintana, Rosario Robleto, Dolores Santa-
maria v. de Sol6rzano, Francisco Melendez, Alfredo Garcia, Jos6 Francisco




Juan GCaleano, Jos6 M. Baltodano, -Tiburcio Rayo, Adolfo Romero, Luis
Castillo y Jeoss Garcia.
El President de la Rep6blica, Gral. Jose Maria Moncada se encontraba
de vacaciones en su propiedad rdstica "Venecia", jurisdicci6n de Masatepe,
pero al tener conocimiento ae la catastrofe, se t-aelad6 inmediatamente a la
capital, llegando el mismo dia pot la tarde.
En el vapor "Corinto", el jueves 2 de abril desembarc6 en Corinto unr
patte de la Cruz Roja Salvadorefia y el domingo 5 de ese mismo mes a bor-
do del vapor "Venezuela" lleg6 el resto encabezado por su jefe el General
Jose Tomas Calder6n, Inspector General del Ejrcito de su Pais; Dr.Jose A.
Fernandez, don Agustiin Rivera y don Ricardo Moreira, y las enfermeras
sefioritas Olimpia Montes, Hercilia Turner, Rosibel Romaro, Cristina y Anita
Goens y Carman Moreno. Esta misi6n trajo ademis 150 qq. de azdcar, me-
dicinas, aparatos telef6nico3, tlegrificos y alambre en gran cantidad para
restablecer los Servicios de Comunicaeiones. A la Misi6n Salvadoreha debe
Nicaragua que las comunicacionesecon Managua no hayan sido interrumpi-
das por tienpo indefinido; pues 6stas fueron restablecidas con gran rapidez.
El jueves 6 del mismo mes, lleg6 a Corinto el vapor zKreta" con la Crus
Roja de Costa Rica, integrada asi: Jefe de la misma, Dr. Warren"i H; orry,
Dr. Inacente Moreira, nicaragiiense; Dr. Onofre Villalobos y don Elias Cal-
der6n, don Francisco Bonilla, don Manfredo Pentzke, don Jos4 Emilio Bola-
ilos, don Ernesto Oviedo, don Luis Esquivel, don Juan M. Morales, don
Cornelio Vargas, don Emesto Lacayo, don Gilberto Tercero y don Ram6n
M. Padilla., Esta Misi6n trajo para los damnificados, tiendas de campaa;
5.000 inyecciones, antitetinicas y gran cantidad de medicines; 1.000 camiso-
las; 1.000 calzoncillos, 1.000 pantalones y 1.000 pares de calzado. Adminas
de esto, tambien traia el contingent del diario "La Tribuna", de San Jose,
Costa Rica, consistent en maiz, arroz y frijoles.
Por la via area tambien legaron a Managua, la Cruz Roja de los Esta.
dos Unidos, la Cruz Roja de Panama, encabezada por la distinguida sefiorita
* panamefia Enriqueta Morales, y la Cruz Roja de Guatemala, formando parte
de esta ultima el Dr. Rodolfo Espinosa R., que fue Vice-Presidente de
la Repablica, y por la via del Tempisque, la Cruz Roja de Honduras.
Todas estas misiones prestaron valiosos servicios tanto en la capitAl
como en otras ciudades donde se encontraban refugiados los damnificados.
Fue la Cruz Roja Salvadorefia la que mis se distingui6.
Un caso curioso y providencial ocurri6 en el barrio de la Penitenciarfa.
A la hora del terremoto un hombre estaba cavando un pozo, a una profiam
didad de 30varas. Crey6 el pobre hombre que ya habia llegado su iltima
hora al ver que las paredes del pozo se bambaleabak y grit6' desesperada-
mente; pero en vano, nadie estaba en Animo de extraerlo de aquella profun-
didad. El brocal que ya'estaba concluido, cay6 totalmente; pero hacia afae-
ra, sin caer ni una arena en el agujero donde estaba el hombre. Este fue
sacado sano y salvo.

83







La Avenida Roosevelt. En el Hormiguero
era el Matadero Piblico, La Candilerii.
El primer pan frances. Las calls con
nombres propios.

x Pasan los afios con las contingencies de la vida; pero queda en nuestra
retina la vision del recuerdo de las cosas idas. El tiempo todo lo transform,
lo altera, lo disminuye, lo envilece o lo ennoblece, segfn las circunstancias.
Caminando por la populosa "Avenida Roossevelt", *de Managua, bauti-
zada asi fltimamente por el reconocimiento democritico, y que hoy es la
principal arteria de la poblacion, con suntuosos palacios que se hacen la com-
petencia en elegancia arquitect6nica, retrotraemos con la ayuda del recuerdo
de la nifiez, la vision de aquella calle sin nombRe y sin importancia, con ram-
pas mal construidas y antiest6ticas, altibajos y quebraduras que formaban
las aguas lluvias.
.Las casas eran de construcci6n antigua, de adobes, unas con acera alta
o baja o sin ella. Solamente habian tres casas de dos pisos, dos de las cuales
aun existen: en el extreme sur de la que fue de don Luis L6pez, hoy reedifi-
cada por el Gobiero del Dr. Juan B. Sacasa y ocupada por los talle-
res de la Imprenta Nacional; y la de don Asunci6n Cuadra, hoy del Instituto
Pedag6gico. La otra de dos pisos era la del Dr. Luciano G6mez, destruida
por el terremoto del 31 de marzo de 1931. Alli estuvo el sindicato de aguar-
diente en la administraci6n.
La loma de Tiscapa y la explanada del hoy Campo de Marte eran potre-
ros de don Jose Santos Zelaya, que aiios mis tarde fuera military de prestigio,
hombre de estado y Presidente de la Repifblica. En la esquina N. O. del
Campo de Marte, ex-mansi6n presidential, habia un beneficio de caf6, pro-
piedad del mismo senior Zelaya, administrado primeramente por don Domin-
go Fonseca y despubs por don Salvador Orochena P. Enfrente, hoy forta-
leza de El Hormiguero, era el matadero pdblico.
Citaremos las families aut6ctonas de Managua mis conocidas que vivian
en esa avenida, caminando de sur a norte: Despues de don Asunci6n Cua-
dra, el Colegio de Varones que dirigia don Perfecto Zavala; las families de
don Salvador Ruiz, de don Evaristo L6pez, de don Lorenzo Navarrete-Divi-
la, de dofia Fulgencia L6pez, conocida mis por Gencha Piura; la de don
Chico Zelaya, hermano de don Santos, la de don Teodoro Picado, que era
uno de los mejores sastres de ese entonces; la casa de los Al arados Cana-
chona y de don Manuel Torres Chaflado (en aquella 6poca era muy usual
el apodo); la esquina de don Jesis Hernfndez Fonseca, que en la parte sur
de la casa habia construido un segundo piso para dormitorio; segula la fami-
lia de don Hip6lito Saballos. Este ciudadano tenia la particularidad de que
al escribir su firma se leia: "50 Sebollas"; seguia la familiar de don Mariano




Bermfidez y de dofia Micaela Alvarez Gisa, la casa de don Tio Pava, da.-
de-vendian el tipico mondongo, y donde los trabajadores amaiecfan refoci-
landose. Ese local es ahora propiedad del doctor Maximo H. Zepdfla.
SMs allf seguia el General don Lisimaco Lacayo,frente al Hotel Lupone-.
habia una casita pequefia, esuinada, con puertas piptadas ie rojo y agaja-
readaspor balas. Era alli el cuautel de a Candileria, dofideuna patrull de' .
hombres se encargaba de arreglar y encender los faros de gas que alunibra-
ban las calls de Managua. Estos faroles estaban colocado.. arriba de&un
poste de tres varas de altura, en cada esqnina. Los candileros salia. per -
esas calls con una- escalera al hombro; en la plafiana, en la'fare y ena .
madrugada a preparar. encender y apagar los farbles. -
SEntr6 el siglo XX, el siglo de las luces, y vino la luz eldttrica iasuprimir 1m *
el alumbrado de gas La casita de la Candileria fue ocupada pqr e Mdseo
.Nacional. Afins .mAs tarde fu6 destruida la Candileria, Ilamlei siempre.
asi,aubque la ocupara el Museo, y fu6 construido un edificio de mejor 'pA~- .
sentaci6n y alli se estableci6 el "Club Intemacional" que destruy66 eltee-
moto. En ese mismo lugar estf hoy un primoroso edificio coni jardines al
frente, una obra de gusto artistic, ocupada por las oficinas ldea Panaire.
El viejo Hotel Lupone es hoy el Gran Hotel, monumental fAbflca, orgullo de
la Avenida Roosevelt.
Mas Jiacia el norte estaba la Casa de Corredor, o casa (del Gobiemrno
por donde desfilaron los clAsicos hombres de los 30 afios. Algunos a fuerza :
de buenos, llegaron al ridicule. El gran Palacio Nacional esta en su lugaf,
el primer monument de Nicaragua.
Hace 50 afios no existia el Parque Central. Estaba si la arboladura de
mangos, que esha hoy, mandada a sembrar por el Alcalde don Francisco de_:
de Dios Avil&s, progenitor de honorable familiar managiiense y conocido con-
el remoquete de don Chico del.Palo.
En el centro de la plaza alcanzamos a ver la maroma de Charini. bajo- -
de su gran carpa de lona y que trajo un elefante quie decia imamd!, y hacia
piruetas en el circo, parade en unos barriles.
Y Ilegamos con la mente al extremo nortede la hoy"Avenida Roosevelt, -
es decir, a'la playa del Xolotlfn. No estaba el ferrocarril. .Eran unos bai.
rrancos; y en ese lugar con parte de lo que es hoy el Parque Dario, vivid et
abuelo paterno del que describe estos apuptes, junto con sus dos.hijosadole. -
centes. Habia adquirido titulo de propiedlad y tenia una fabrica deadobes y
elaboraba el primer pan francs, apellidado asi.porque-el fabricante era origi -
nal de Alsacia. ApodAronlo don Juan del Bairrnco,
Expropiado el terreno para el ferrocarril, mi abuelo recibi6 como indea- ,-.
nizaci6n la suma de 30 pesos plata.
Hasa alli, a grandes rasgos, la que es hoy la hermosa: Avenida Roose- '
velt, donrde esta el Poder Ejecufivo, el Banco Nacional y el de Londresi los -
mejores almacenes, el Palacio Pellas de varies pisos, y elegantes edificios d&
cemento armado. Por esa avenida han desfilado Presidentes de Centro 1

85





Sod Amrdica, Ministros de Estado extranleros y diplompticos. En esta
Avenida vimos el primer desfile escolar; era Ministro de,Instrucci6n PNblica
el Dr. Adolfo Altamirano.
Siendo president del Distrito don Constantino Pereira, acord6 6ste muy
acertadamente, bantizar las calls de Managua con nombres de pr6ceres y.
artists que son orgullo de la Patria; pero lleg6 otro Presidente y bor;6 lo
que habia hecho aqu6l, dejando el sistema de numeracion que es engorroso y
nada edificante. Las pocas que tienen nombre son popularmente conocidas.
Todo el mundo sabe cuil es la Avenida Roosevelt, la Avenida Bolibar, la ca-
lie Col6n, la calle Cabetas, la calle Largaespada; pero vayamos a saber cua~
es Ia 3a. Avenida Oeste o ia 11a. Calle Sur. Lo sabrA solatnente el que viva
en esa calle. Ademis con los nombrep propios enaltecemos la memorial de
un h6roe o de un artist y mantenemos en el alma del pueblo in recuerdosa-
grado, digno de ejemplo.
Managua debe tener Calle Rub6n Dario, Calle Zelaya, Calle Maestro
Gabriel, Calle Vega Matus, Calle Mena, Avenida Morazdn, Avenida
Madriz, etc.
Los jefes de familiar vecinos de esta Avenida que he nombrado, ya no
existen. De aquellas casas hay pocas reparadas. Solamente estn una, inal-
terable, desafiando al tiempo, como para atestiguar en estas memories: La
esquina de dos pisos del Instituto Pedag6gico, de los Hermanos de las Es-
cuelas Cristianas,
x En la ovoca de los 30 afios estaban bautizadas nuestras calls con nom-
bres de los mejores hombres de Nicaragua. La memorial de 6stos vivia la-
tente en el coraz6n del pueblo y asi aprendia a quererlos o a respetar su me-
moria. Era un modo de hacer Patria.
Habia calle de Martinez, en recuerdo del Presidente don Tomas Marti-
nez, mantenedor de la industrial del cafe. Calle de Zavala, fundador de la
Escuela de Artes y Oficios y de la Biblioteca Nacional. Calle de Guzmin,
propulsor de la libertad de imprenta; y Calle Zamora, en recuerdo del poeta
managiiense Francisco Zamora, autor de la bella y recordada poesia "Yo
pienso en ti", cuya musa inspiradora fu la sefiorita Flora Guzmin, hija del
President de la Repeblica, don Fernando Guzman.
Bella, de una belleza incomparable era Flora. Si hay aristocracia en la
belleza, la de Flora era efectiva. El poeta, quizd enamorado, dijo en versos
endecasilabos"
Yo pienso en t

Cuando inclina su faz en el ocaso,
pAlido el sol que el horizonte dora,
tambien se agobia mi cabeza, Flora,
con inmensa pasi6n, y pienso en ti.

Esta es la primer estrofa.





La casa del poeta era en el mismo punto geografico--casualida~ felh-
donde esta hoy la Escuela de Bellas Artes, en la calle de su nombre, y-qqe
es la misma donde estfn la oficipa y talleres de "Flecha", calle que en aque..
entonces empezaba del arco de piedra de San Antonio y terminal en la costa
del lago. De ese arco ya hablamos en paginas anteriores.
Del poeta Zamora nos ha sido dificil recoger datos. Su poesia ihs:-
conocida es la anterior, que por su facilidad ritmica muchos la conservan,
en la memorial.
SEl nombre de la calle Zamora ha desaparecido, Zom han desapatecido
los otros nombres ilustres bajo una fria indiferencia. Quiza algum dia 'un
Jefe del Distrito bautice nuestras calls con los nombres de esos sujetos que
fueron honra y gloria de la Patria o del Continente.
Actualmente s6lo tenemos Calle Rigoberto Cabezas, (nombrada enia
administraci6n del Ministro del Distrito don Hernan Robleto); Calle LIrga-
espada, Avenida Bolivar, Calle Col6n, Avenida Roosevelt, Calle 15 de Sep;
tiembre.
Mantengamos en el alma del pueblo el recuerdo de esos hombresque
en los distintos 6rdenes de la vida han sido orgullo de la Patria. Aunquie
sea de ese modo contribuyamos a su inmortalidad. Ellos nos dejaron hueHla
de luz. Nosotros record6mosles siquiera...
x Las families primitivas de Managua, fiindadoras de la Ciudad, son as
siguiefites: L6pez--este es el apellido mis popularizado y esel de mamni o -
porcentaje en la poblad6n---Rivas, Sol6rzano, Martinez, Espinosa, -Prez,
Fonseca (piojo); Fonseca (collolito); Fonseca (cuaitillo); Coadra, G6mez-"
(mapachin); los G6mez de Granada no son mapachines; Gavarrete, Corna-
vaca, Lola, Alvarez, Olivares,'de Trinidad, Largaespada, Morales, Garcia,
Chavez, Moreira, Manzanares y otros.
Los demis apellidos son importados, como Zelaya'y Robleto son grana-
dinos; hay Zelaya de Honduras; 'Pereira, Gamboa, Jerez, de Le6n; Briceifo,
Mendieta, de Diriamba; Alvarado, Velisquez, de Masaya; Montealegre.
'Gasteazoro, de Chinandega; Maliafio, de Rivas; etc., etc.
x El maestro don Abelino Serrano, hombre comprensivo y de un espiritu
elevado, liberal de priacipios, se ha interesado siempre por las cosas e
Managua, aunque l1 es originario de Masaya; pero vinculado a nuestla,:
ciudad. Actualmente describe acerca de la labor meritoria del fllantropo
don Zacarias. Guerra, con documents de importancia que coritribuiran en
much al acervo de la historic local, en lo que se refiere all testamento del.
finado.
i -o
*a r






El Monte de Piedad: El Barrio Larrey-
naga. La inundaci6n del Barrio Miralago.
El barrio de Silva. El radio telefono. El
Barrio de Santa Rosa. Edificios post-te-
rremoto. Colegios y Escuelas. Obras de
ornato. Estatuas y bustos. El periodismo
de Managua. La Catedral. Paracaidistas
mujeres.


x Hubo crisis despues del terremoto. Muchos tuvieron que entregar al
acreedor sus propiedades.
En la administraci6n del doctor Juan Bautista Sacasa fue fundqdo el
Banco Hipotecario y el Monte de Piedad con sucursales en las poblaciones
principles de la Repfiblica. Esto alivia un poco la situaci6n.
Se empez6 a reconstruir Managua. Muchas calls que tenian topes ya
quedaron.libres del estropiezo. Paulatinamente surge la capital, aun con el
dolor de la herida, reci6n abierta.
x En terrenos que fueron de don Diego Maltez, al oriented, don Sofovias
Salvatierra fund en 1932 el Barrio Larreynaga, parp vecinos pobres, y con
facilidadesde pago. La intenci6n del senior Salvatierra fue hacer alli un barrio
modelo. Se form un comit6 para la edificaci6n de un temple dedicado a
Santa Juana de Arco, el que se logr6 levantar; pero no se termin6 por abulia
o por falta de concordia entire los del comit6, y tambien por la falta de un sa-
cerdote que es el fnico que puede hacer estas obras. Pareciera que el Barrio
Larreynaga esta dejado de la mano de Dios. No hay vigilancia policiaca.
No hay escuelas; pero hay tabernas y de vez en cuando llegan por alli los ra-
teros. El Barrio Larreynaga tiene si un don de la naturaleza; clima y am-
biente sano por el aire puro que se respira.
x El 2 de enero de 1933 el cuerpo de Infanteria de Marina y fuerzas de
los Estados Unidos salieron de Managua, de regreso a su patria. En ni-
mero total de 956 hombres se embarcaron en Corinto asi: En el transport
Antares, 17 oficiales y 304 soldados, y en el transport Henderson, 63 oficia-
les y 511 soldados; y en 22 aeroplanos que emprendieron el vuelo desde este
aer6dromo, se fueron 61 oficiales y soldados.
x En octubre de 1933 un temporal de various dias se desat6, y la playa
aument6 bastante al extreme de inundar totalmente el barrio de Miralagos,
cercano a la estaci6n del ferrocarril, y en donde vivian centenares de families
pobres que quedaron sin hogar, debido a que unas casas cayeron y otras es-
taban inhabitables porque quedaron adentro del lago. Don Antonio Silva,
duefio de una extension de tierra al oriented del Campo de Aviaci6n, llam6 a
los damnificados y en un rasgo de filantropia de una alma generosa, les di6





un solar a cada uno de los mis pobres, a un precio irrisorio y al crdlito pra :
que le pagaran hasta despues que edificaran. Tambi&n ies prdporcdon6 'ma-
deras a muchos de ellos. Asi se form el hoy Barrio de Silva. Hace poco -:
tiempo muri6 don Antonio Silva' aut6ctono hijo de Managua. En su tiems -
po fue Alcalde y Regidor. Don6 el terreno donde se construye la iglesia
del Calvario.
x De trfusito para los Estados Unidos estuvo en la capital visitando al
senior Presidente Sacasa; el senior Presidente de PanamA, Dr. Arinodio
Arias, quien fue recibido en el aeropqerto con los honors de estilo, por
nuestro gobernante y el elemento official.
x Tambien estuvo en esa misma administraci6n, el Presidente electo de
la Repdblica de Colombia, Dr. Alfoniso L6pez, quien hoy por segunda vez
ocupa ese alto cargo en su Patria. Ambos fueron hubspedes del Piesidente
Sacapa, en casa presidential.
x Ha hecho labor cultural la Asociaci6n de Escritores y Attistas, secci6n
de Nicaragua, cuyo actual president es el doctor don Andr6s Vega Bolafios,
espiritu dilecto, que ha patrocinado la Exposici6n del Libro, en ocasi6n del
aniversario de Dario y con el fin de estimular a los autores nacionales que
sin apoyo ninguno laboran por la bibliografia patria.
x No es necesario hablar del poeta. Mucho de 61 se ha dicho y la gian-
deza de su genio es conocida en todos los paises, y alli en Ia ribera del lagi,
en su parque, se levanta un mirmol en que se plasm6 la admiraci6n de -
su pueblo.
El escultor se inspire en algunas de sus composiciones para realizar el
monument, y en la barca de la poesia Ilevando en la proa a la diosa de la-
Fama, se. pregona la grandeza del Panida.

Y se lee:
Yo soy aquel que ayer no mas decia
el verso azul y la canci6n profana,
en cuya noche un ruisefior habia
que era alondra de luz por la matiana.

El duefio fui de mi jardin de suefio,
lleno de rosas y de cisnes vagos,
el duefio de las t6rtolas, el duefio
de g6ndolas y liras en los lagos.

El turista al leer los versos en el marmol del genio extraordinario, medi--
tarf en su gloria: "en la gloria del mas excelso poeta. del habla espafiola.: .*
El poeta que con su genio rompi6 en mil pedazos el metro de cristal de:Ii; 1
Real Academia Espafiola, la que llor6 su muerte, y se descubre ante su gloria".:-
El poeta Machado dijo: "nadie su lira taiie.si no es el mismo Apot ,:
nadie esta flauta toque si no es el mismo Pan".
i -
euo.





A raIs de su muerte Managua organize un comity que empez6 a funcio-
nar en 1916 para allegar fondos pro-monumento, y que fue organizado asi:
President, Rosibel Martinez; Vice Presidentes, dofia Josefa O. de Huezo y
-Dr. Francisco Paniagua Prado; Tesoreros, sefiorita Ester Castell6n y don
Jos6 Antonio Cabrera; Secretarios, sefiorita Trini Medal e Ingeniero don
Jose Andr6s Urtecho; vocales, sefiorita Anita Navas, dofia Justina de Espi-
nosa, Dr. Manuel Maldonado y don Constantino Lacayo.

El monument que Nicaragua a su Rubin Dario erigi6, fu6 inaugura-
do solemnemerite el 15 de septiembre de 1933, con asistencia.de todos los
elements oficiales, extranjeros y particulares.
Diplombticos, artists y poetas extranjeros que legan a Nicaragua, visi-
tan cordialmente este artistic monument y dejan en 61 coronas y flores.
x Deciamos al principio que Managua es polifac6tico, por su cosmopo-
litismo de filtima hora: Asi como hay much gente honorable, los prosti-
bulos alojan individuos sanos, j6venes y fuertes que viven a expenses de las
mujeres de mala vida y a los que se conoce con el nombre de chulos o chivos.
Para ejemplo de estos tales, ambuli diariamente por esas calls un buen
hombre que carece de sus ojos, que se le quemaron en una explosion traba-
jando en una mina. Guiado inicamente por el in'stinto y su anhelo de tra-
bajar, ese pobre ciego cuyo nombre es Wenceslado Guti&rrez, empuja un
artefacto de ruedas que es su taller de afilar. Asi se gana la vida, afilando
cuchillos, navajas, cortaplumas, tijeras, etc., y mantiene con decoro a su
esposa y a sus hijos. No pide ni acepta dadivas. Pide trabajo inicamente.
En cambio los chivos, j6venes, y sanos, viven de vagos en las tabernas, espe-
rando quin les de un trago, le arman pendencia al que no se los da o le
pegan a la concubina cuando 6sta no les ha participado de las ganancias.
Managua en.ese punto. necesita la acci6n moralizadora. Sobran sitios donde
ir a trabajar, y sobran vagos.
Wenceslado Gutierre2 es tn h6roe y un gran ejemplo de moralidad.
Tambien hay otro pobre honbre, grande dentro de su dignidad, y que
sentimos no conocer su nombre, que es manco de ambos antebrazos y asi
con los muiiones mutilados, le gana su vida al Distrito Nacional barriendo
las calls de la ciudad.
jCuAnta podre en aqullos! iCuanta grandeza y dignidad en 6stos!
Aqu6llos merecen la sanci6n del Reglamento de Policia; 6stos la medalla
del merito
x En febrero de 1933 qued6 establecido en Managua el radio telbfono
con los Estados Unidos y algunos paises latinoamericanos.
x En la administraci6n del doctor Carlos Brenes Jarquin hay apoyo deci-
dido a la Academia de Geografia e Historia, y tambien protecci6n a las
Olimpiadas inter-escolares.
x Sigue en aumento la reconstrucci6n de Managua. Estin prohibidas
las edificaciones de paredes de piedra-cantera, la que se ocupara solamente





para cimientosy cadenas. Albafiiles y carpinteros estan en afin constante
y por centenares se han trasladado a la capital, con sus families, de otr i ; ':
ciudades. El terremoto caus6 mas de dos mil muertos; pero la poblaci6n --
aument6 considerablemente con la gente que se vino a trabajar.
x El 30 de abril de 1936 falleci6 en San Jose de Costa Rica, donde vivia
en uni6n de su esposa y su hijo Carlos Jos6, el ex-presidente de la Rep6blicai
don Carlos Sol6rzano. El 9 de mayo del mismo, afo, sus restos mortales
fueron traidos a Managua en avi6n, tributandosele los honors correspon-
dientes. Durante su administraci6n se retiraron las fuerzas norteamericanas".
acantonadas en Managua, Dej6 empezada la pavimentaci6n.
La historic dard su fallo justiciero sobre la limpia personalidad de este
buen hijo de Managua que no pudo terminal su period presidential, a causa
de los estropiezos de la political
Pudo 61 continuar en su puesto respaldado por el derecho que le'asistia,
pero no quiso que se derramara ni una gota de sangre; y aun cuandbcto hau
biera protegido un poder extrafio, tampoco quiso esta intromisi6n en una
causa nacibnal. Fue al destierro y muri6 de nostalgia.
x El 6 de abril de 1939 muri6 en New York, a donde habia ido a operar
se, el coronel don Jos6 Dolores Estrada, quien accidentalmente fue Presiden-
te de la Repfblica, por dep6sito que el habia hecho el doctor Jos6 Madriz.
El Coronel Estrada desempefi6 muchos cargos de importancia y fue uno- de
los propulsores del progress de su ciudad natal. Se interest vivamente en la
construcci6n de la Catedral, hasta verla terminada. Puede decirse que de es-
ta gran obra 6~ fue el brazo ejecutor. Su cadaver fu6 traido de aquella urbe
y depositado en la criota de la Catedral, en donde reppsan los restos del otro
Jos6 Dolores Estradas, h&roe de San Jacinto. El Gobierno le decretW hono-
res de Presidente de la Republica.
x El 3 de juriio del mismo afio falleci6 el coronel don Jos6 Maria Vega '
T6llez, de cuna humilde, que por su hombria de bien desempefio various puestos.
x En 1940 lleg6 a Managua procedente de El Salvador el escritor guate-
malteco Gustavo Martinez Nolasco, conocido en el mundo literadio con el
nombre de Ramiro de C6rdoba. Es un gran comentarista, quiza el mejor que
ha venido a nuestros lares. Su critical es constructive y bien intencionada,
en forma erudita, lo que demuestra a primera vista que se ha quemado las
pestafias en asuntos literarios. Ha viajado algo y en su vida inquieta, parece
que nuestra capital le es propicia y cordial y ha sentado plaza en la redacci6n
de "La Nueva Prensa". En 1942 edit6 un libro juicioso: Neurosis en Litera
tura Centro Americana, que figure en los anaqueles de nuestra biografia na-
cional. Ramiro de C6rdoba es element de valia en las letras controameri-
canas, de limpio cartel y de sanas costumbres. Ojala que no se le ocurra el
dia menos pensado alzar el vuelo de nuestro alero. Compafieros como 61
nos honran.
x Se estA formando 9tro barrio mas al oriented del Barrio de Silva, lla-,
mado Santa Rosa.. De aqui a La Favorita, el barrio mas occidental, hay
una legua y media de longitud. ,





x En 1852,- administration de.don Laureano Pineda,- que fue trasla-
dada en definitive la capital a Managua, perteneciendo ain como distrito al
departamento de Granada, tenia 5.000 habitantes. Hoy tiene 120.000, de los
cuales dos terceras parties serfn managiienses.
x La ciudad se ha embellecido con edificios de estilo modern de cemen-
to armado, tales como la suntuosa Catedral, de hierro y cemento, el Palacio
National, Ia Gerencia del Ferrocarril, el Lido Palace, l1 Instituto Pedag6gico,
al sur, el teatro Gonzalez, el Mercado Central, el Colegio Rubin Daria, la
Casa Nazaret, el Banco Nacional, Congreso Nacional, Ministerio de Higiene,
en construcci6n, Palacio de Comunicaciones, en construcci6n, Iglesia de San
Jos6; contiguo a 6sta el Colegio de la Inmaculada, en construcci6n, Palacio
de tres pisos del General Anastasio Somoza, Palacio de cuatro pisos de don
Constantino Pereira, Palacio de tres pisos del Dr. Salvador Guerrero Montal-
van, Gran Hotel de la testamenteria GonzAlez y muchos palacios mas de esta
misma pertenencia; casa de dos pisos de don Francisco Bunge; de tres pisos
de don Eugenio Lang; casa de dos pisos del Gobierno, donde est& la oficina
mmigraci6n cerca de Santo Domingo; casa del Cuerpo de Bomberos, Iglesia
de San Antonio, en construcci6n; casa de dos pisos de la testamenteria de don
Jos6 Maria Castrillo; casa de dos pisos del ingeniero Zogaib; un barrio ente
ro de palacetes y preciosos chalets de particulares entire el Campo de Marte y
el cementerio clausurado de San Pedro, el que liaman Barrio de las residen-
cias; otro barrio entero hecho por el Banco Hipotecario, en la actua ladminis-
traci6n del General Somoza, y Ilamado Colonia Somoza; edificio del Institu-
to Ramirez Goyena y Escuela Normal; Casa Dreyfus, de dos pisos; Colonia
GonzAlez, frente al Caimito; y miles de edificaciones mbs de particulares' que
seria prolijo enumerar. Todos estos son post-terremoto.
Actualmente Managua tiene los siguientes locales de espectdculos, y de-
cimos local y no teatro porque en Nicaragua s6lo uno hay arquitect6nica-
mente hablando: el teatro. Municipal de Le6n, Los demis son salbnes de ci-
ne, cuadrados en su interior. bien construidos en forma de bodegones, pro-
pios para almacenar caf&. El Arte, la acustica, la est6tica y el gusto por un
teatro de verdad, estfn por las sietes cabritas. Hecha la disgresi6n sigamos.
Salones de especrAculos; el GonzAlez, el Margot, el Col6n, el Palace, el
Tropical, el America, el Boer, el Gladiador, el Triunfo, el Victoria, la Voz de
la America Central y otro que estln construyendo en el llamadn Pati6n, so-
bre la 15 de Septiembre. En el Caimito hay un coso taurino y una cancha
de gallos.
Hay seis templos cat6licos, seis salas evang6~icas, una sabatista, un tem-
plo mas6nico; el Club Social, Club de Obreros, Casa del Cbrero, Club Inter-
nacional, Casino Militar, Club Arabe, Club de Ajedrez, Club de Nejapa; pa-
seos: las Piedrecitas, Miraflores y JiloA, Ia primera al lado sur de la laguna de
Asososca, el segundo a la orilla del lago, y el tercero a la orilla de una pre-
ciosa laguna que tiene misterios de leyenda y ensuefio.
Colegios de primaria y secundaria y escuelas elemlentales son los siguien-
tes: Instituto Ramirez Goyena, Instituto Pedag6gico, Ruben Dario, Renova-
ci6n, Escuela Serapio Orozco, Colegio de Sefioritas, la Divina Pastora, LaIn-





maculadaColegio Bautista, Repfblica de M6ico, Repiblica de Argentina,
Repfblica de Chile, Repfblica de Panama, Repfblica de El Salvador, Rep&-
blica de Guatemala, RepAblica de Honduras, Repfblica de Costa Rica, Repft-
blica de Venezuela, Escuela Jose Madriz, Desiderio Fajardo Ortiz, Rafael
Herrera, Maestro Gabriel, Monseior Lezcano, egcuela Chepita. Toldo,
Santiago Argiiello, Juan J. Cafias y otras mas de particulares y escuelas de
Comercio, ademis de la Academia Militar.
Parques son: el Central, Dario, Frixione, Candelaria, Santo Domingo,
San Antonio, San Sebastian,- Fray Bartolome de las Casas, Bolivar, 1i de
Julio, parque Liliam, boulevard de la Aviaci6n, boulevard Somoza.
Estatuas o monumentos: el de Ruben Dario en el parque de su hombre;
del maestro Gabriel Morales en el parque de San Antonio; estatua de bronce
del Soldado Nicaragiiense en el parque Central; estatua de la Repiblica en
el boulevard Somoza; estatua del Comercio y de Minerva eh la entrada del
Palacio del Ayuntamiento. Bustos: del General Somoza en la Calle del
Triunfo, extreme occidental; de don Francisco Frixione en el parqtue de su
nombre; del General Francisco Morazin ei el Parque Central; de dofa Che-
pita Toledo de Aguerri en el costado norte de Catedral. Afuera de Catedral
estin las estatuas en yeso tamafio natural, de la Reina Isabel la Cat61ica,
del Rey Fernando VII, de Crist6bal Col6n, de Francisco Hernmndez de C6r-
doba, de Monsefior Jos6 Antonio Lezcano Morales, de Fray Margil, y Fray
Bartolome de las Casas.
Estin los siguientes asilos: Hospital General, Hospital Bautista, Hospi-
tal Militar, Asilo de Ancianos, Asilo de Alienados, Asilo de Leprosos, Casa
Nazaret, Hospicio Zacarias Guerra.
Tiene los siguientes diaries: La Noticia, La Prensa, La Nuev r Prensa,
Novedades, Flecha. Revistas: Elite, Orbe y Exito. Con excepci6n de La
Prensa y La Nueva Prensa, las demas publicaciones son liberals.
Hijos de Managua que se han dedicado al nragisterio con'amor y abne-
gaci6n son los siguientes: Gabriel Morales, Abraham, Vicente y Miguel
Alvarez, Perfecto Zavala, F61ix G. Ramirez, Zoila y Cipriang Mora, Ester
Martinez, Lino Gonzilez, Teresa Morales, Sara Luisa Barquero, Saturnina
Guill6n, Juanita Molina, Sara Burgos, Jos6 Rodriguez Galo, Rafael Fonseca
Garay, Gilberto Saballos, Matilde de Saballos, Carlos Espinosa Carnevalini,
Ignacio Fonseca, Jos6 Espinosa B., Hernmn Ocampo, Gustavo Garcia, Lolita
Soriano, Albertina Ocampo de Trinidad, dofia Chepita Toledo de Aguerri,
no es de Managua, pero aqui ha pasado casi toda su vida modelando cere-
bros y cultivando corazones; aqui estA consagrada en el mirmol, y su nom-
Sbre es un simbolo en la conciencia de Managua.
x En 1937 estuvo en Managua por segunda rez, el artist de cine argen
tino, Jos6 Borh, quien como cantante se ha creado un estilo original muy
suyo, pero de una musicalidad nada artistic. Film6 la pelicula de la toma
de posesi6n de la Presidencia de la Repihlica del General Somoza.
x Uno de los hombres humildes de Managua que hizo labor cientifia y
form su hombria de bien con el esfuerzo propio, fue don Deoclesiano Chh-





vez, quien muri6 en octubre de 1937. Por muchos afios fue director del
Museo Nacional. Era taxidermista.
x Antes del terremoto se principi6 a construir la .iueva Catedral Metro-
politana, cuya armaz6n de hierro fue hecha por el ingeniero belga llegado
especialmente al pais para ese fin, don Pablo ODambach.
En la edici6n de noviembre de 1932 de la "Revista del Clero", de Le6n.
6rgano official de la Arquidi6cesis de Managua y de las Di6cesis de Le6n,
Granada y Matagalpa, a la pag. 7 bajo el mote "Acontecimiento", textual-
mente dice: "Septiembre 19 --- Se cancel hoy, felizmente, la deuda con Les
Atelier -Metallurgiques, de Nivelles, Bl6gica, por la armaz6n metAlica de la
Catedral capitalina, 89,094.55 d6lares. Acerca de la cual le anotan, para
sumarlos a la cantidad que antecede, los siguientes gastos relacionados con
el precio total de la dicha armaz6n metalica:
Viaje del mecAnico que la arm6, venida y regreso, de Europa $1.050.00.
Aseguro del mismo contra accident de trabajo $152.00 Pensi6n del mismo
en 13 meses a raz6n de $300.00 cads mes, $3.900.00. Equipos de maquinas
y cables para el trabajo $1.200 00. Total: 95.351.55. Habi6ndose econo-
mizado: la comisi6n en Coiinto de la Casa Rodolfo d'Arbelles, que no cobr6
ni un centavo por el envio del miller de toneladas; los derechos de introduce
ci6n de Aduana y Municipales que se dispensaron y el descuento del 50 i
del flete del ferrocarril Corinto-Managua".
La Catedral ya estA terminada y en funciones. Le faltan ornamentos y
uno que otro detalle. Su construcci6p es de una elegancia arquitect6nica
inmejorable. Su costo total no puede decirse ain, pues se continfan los tra-
bajos de remate. Sus torres estan consagradas, la norte a San Pedro y la
sur a San Pablo; el frente central al Salvador del mundo. Esta Catedral
embestida ya por un terremoto y cuya armaz6n qued6 ilesa, es ahora el- orgu.
lo de Managua. iOh manes del Cura Chamorro! iCuanto luch6 por su
vieja parroquia del siglo diez y ocho!
x En 1940 fueron establecidas las prActicas de paracaidismo a grandes
alturas y arrojandose de la cabina de un avi6n. El primero que se arroj6 al
vacio fue el estudiantne de aviaci6n Jos6 Maria Valle, managua, quien ate-
rriz6 muy bien en las explanadas del Campo de Marte. En 1941 fue de
admirarse el arrojo de dos valerosas muchachas, tambi6n de Managua, que
en el Campo de Aviaci6n se dejaron caer en paracaidas, a considerable altu-
ra. Estas dos valientes son Nena Montenegro y Hilda Huertas, dos guapas
morenas, de cuna humilde, dignas de mejor suerte, y que hoy viven por el
barrio de la Aviaci6n.




***






Obras de progress del General Somoa.
Creaci6n del Ministerio del Distrito. El
temple de la mfisica. La Biblioteca Pul-
garcito. El Mercado Oriental. La Uni-
versidad Central. El Cuerpo de Bombe-
ros. El balneario de Tipitapa. Las fbri-
cas de Managua. Le falta el Malec6n.
El Himno a Managua.

La actual administraci6n del General Anastasio Somoza iniciada en
1937, nos ha traido paz y trabajo y, como consecuencia, la prosperidad y en-
grandecimiento de la capital. Un ej6rcito ,bien disciplinado es ga~antia de
esa paz que tanto anhelamos los buenos nicaragiienses, contribuyendo tam-
biWn la mano firme de quien dirige los destinos de la Patria.
De sus escombros se ha levantado Managua mis elegant y mejor pre-
parada, y sigue prosperando gracias a la preocupaci6n constant del Gober-
nante General Somoza
x Las Mercedes, El Rodeo y El Trapiche son tres soberbias haciendas
de ganado, situadas sobre la misma carretera de Tipitapa, con press de agua
y abundante past. Frente a Las Mercedes esta el nuevo campo de aviaci6n.
Tipitapa es una Villa situada al oriented de Managua, como a 5 o 6 le-
guas de distancia, famosa porque en ella se firmaron los pactos de paz entire
el delegado personal del ex-presidente Hoover de los Estados Unidos, el Ge-
neral Jos6 Maria Moncada, jefe de la revoluci6n liberal, y el ex-presidente
Adolfo Diaz.
El viaje a todos estos lugares se hace en autom6viles en pocos minhtos
y sobre una buena carretera. A esta villa se le di6 el nombre de'Villa Stim-
son; pero prevaleci6 el de nuestro Cacique.
Ya los habitantes de la Capital saben que existe el balneario de agua sa-
lobre llamado Jiloa, situado a pocos kil6metros sobre el ferrocarril a occiden-
te. Y es evidence el auge que ha tornado, pues cada domihgo muchas perso-
nas se dirigen a tomar-los bafios d6 la laguna del mismo nombre, lo que es
facilitado de manera especial.
Masachapa es el balneario de Managua, situado en el Pacifico. Tiene
una hermosa y encantadora playa y presta todas Jas comodidades de aloja-
miento. El viaje, en autom6vil, se hace en tres horas mas o menos y la ca-
rretera atraviesa las sierras de Managua, de paisajes bellisimos. Las hacien-
das de caf6 estin conectadas por esta via.
Cerca de Masachapa esta la hacienda modelo Montelimar propiedad del'
General Anastasio Somoza, en donde hay much que admirar, ademas de los
dones de la Naturaleza en ese bello lugar.

95

'~~~~~~ ~ ~ u ..




Desde 1846 que empiezan estas memories, hasta nuestros dias, Mana
en sus 100 afios de vida ciudadana, ha; tenido graves dolencias que le han
bilitado sa estructura orginica: aluviones, lhuracanes, c6lera morbus, vifuc
en varias 6pocas, fuertes temporales como el de 1924 y el de .1933, temblor
bombardeos, uno en 1893 por los vapores del lago, y otro en 1913; terren
tos, incendios, plagas de chapulin, etc.; pero ha restafiado sus heridas, grac
al dinamismo de sus hijos y a la labor de los Gobernantes, que sin disting
de colors politicos, han hecho labor por la ciudad capital, desde aquell
hombres del afio 46 que la elevaron al rango de ciudad, hasta el actual ma
datario General Anastasio Somoza que esti trabajando dia a dia por su pr
greso; y si unos polos de las administraciones pasadas, no hicieron nada, n
fue por culpa de ellos sino por las circunstancias critics del moment.
Citaremos las obras siguientes:
Fue creado el Ministerio del Distrito, tocAndole desempefiar tal carg(
al periodista don Hernfn Robleto, dejando muchas obras de progress. Con
tra viento y marea intent la arborizaci6n de las calls, logrando en parte tal
mejora. El pfblico insensato destruia los arboles; cambi6 el kiosko del Par-
que Central, de anacr6nica& factura, por el templete de la mfsica, de belleza
arquitect6nica, de estilo modern y con las condiciones ac6sticas indispen-
sables; los muestrarios de altos relieves imitaci6n de bronce, de la parte supe-
rior, que resefian episodios hist6ricos nacionales, estarian mejor en el Palacio
Nacional o en el Palacio del Ayuntamiento y no en el Templo de la Mfsica,
en donde quedarian de molde los retratos de artists nacionales ya fallecidos:
Mena, Vega Matus, don Carmen y don Pablo Vega, Vicente Barberena,
Luis F. Urroz, o cuadros alusivos al Arte. Pero valga por el progress y la
buena intenci6n. Sigamos con la obra meritoria del Sr. Ministro Robleto:
mejor6 la estructura del Parque Central; construy6 buena cantidad de ban-
cos de cemento, en distintas formas; hombre de letras, al fin, dot6 a ese cen-
tro de un minfsculo edificio para los nifios: la Biblioteca Pulgarcito. Parece
un juguete de Navidad, pequefio en la forma; pero grande en el fondo, que
insinfa al nifio hacia el amor al libro; construy6 el parque 11 de Julio en la
plazoleta de San Pedro y el Parque Bolivar; el Parquecito del Padre Las
Casas; el Mercado Oriental que tanta falta hacia en esos barrios, y no
desatendi6 la pavimentaci6n de las calls. Construy6 el muelle del Lago de
Managua.
x El 15 de agosto de 1943 muri6 en San Jos6 de Costa Rica dofia Josefa
Guzman v. de Robleto, de Managua, nieta del Presidente don Fernando
Guzman y viuda del filintropo don Jos6 Angel Robleto. Viaj6 por Europa
y tuvo refinada cultural.
x El dia 23 del mismo mes y afio un desgraciado accident conmovi6 a
la ciudad. Un avi6n de la Guardia Nacional perdi6 el control, hacienda
practices sobre el lago, y cay6 en picada, matandose los pilots, tenientes
Guillermo Falla y Bayardo Herrera, j6venes de esperanzas en la carrera
aeronautica.
x La venida a Nicaragua del senior Presidente de Costa Rica, Dr. Rafael
Angel Calder6n Guardia tuvo gran resonancia en los circulos politicos y





y social; vino en 1942 en visit official y en febrero de 1943 a apadjnnar.as
bodas del Dr. Guillermo Sevilla Sacasa y sefiorita Liliam Somoza. En am--
has ocasiones Managua estuvo de gala en honor alilustre" huesped.
x En febrero de 1943 vino Lombardo Toledano, Presidente de la Confe
deraci6n de Obreros de Mexico, de renombre en todo el Continente; Ofmos
su voz en la Plaza de Armas frente al Palacio Nacional, en el Margot, y en
la Casa del Obrero.
x En marzo de este mismo aiio nos lleg6 pasajeramente otro mexicano
de popularidad teatral en el mundo del cine: Mario Moreno, cuyo nombre
de guerra es Cantinflas.
x En la mariana del 30 de agosto de 1943 muri6 .en el hospital el popular
actor dramitico Jose Ximeno, de origen guatemalteco y que actu6 por mu-
chos afios en los teatros de Nicaragua. Fu6 tambien autor de obras teatra-
les.y en Bluefields ejerci6 el periodismo. Era de la escuela ae Te6filo Leal,
el gian artist que nos visit a principios del siglo. Como todos los artists,
Ximeno acab6 en un hospital; 61 qug habla sido tan aplaudido por todos los
pfblicos de Centro Am&rica, al bajar a la tumba apenas tuvo el pufiadde
tierra de los cuatro amigos sinceros que lo acompafiaron al cementero y
unas pocas lfgrimas de sus compafieros de Arte.
x La carretera panamericana lleg6 ya a la frontera tica. Managua estf
unida a Rivas y demas pueblos meridionales, sin necesidad de hacer la tave-
sia del Gran Lago que molesta a la gente propensa al mareo.
x En la Avenida Roosevelt se levanta majestuosd el elegant edificio del
Banco Nacional, obra que enorgullese al actual Gobierno; hfe concluido y
puesto al servicio el suntuoso Palacio Nacional, elprimer monument arqui-
tect6nico de Nicaragua; el Palacio de la Loterfa Nacional de Beneficencia la
Colonia Somoza y la Casa del Obrero, estas dos obras demuestran el interest
del Gobierno por la clase trabajadora; el antiguo aeropuerto y el modern
de Las Mercedes; creaci6n de la Universidad Central, de la que fie su primer
Rector el doctor Salvador Mendieta. El actual es el doctor don Modesto
Armijo.
Fueron nacionalizadas las compafias de luz, fuerza el&ctrica y agua; na-
cionalizados los mercados; construido el edificio del Cuerpo de Bomberos y
creada esta instituci6n que es una garantia para la ciudad; construcci6n del
Cauce Central que tambien es otra garantia para la poblaci6n, que por su
posici6n topografica en declive, ha estado amenazada de aluviones.
Fue creado el hospital de enfermedades mentales.
Se estableci6 el Consejo T6cnico de I. P.
La Universidad Central de Bellas Artes, cuyo Director es el escultor
Genaro Amador Lira, funciona con 6xitos lisonjeros.
Fue creado el concurso annual Rubin Dario, con premios de 500 c6rdo-
bas para la mejor obra de pintura, escultura, mfsica y literature. Esta inno-
vaci6n cultural es de gran estimulo para losque se dedican a las BellasArtes.





Fue creada la Comisi6n Nacional de Deportes que patrocina las partidas
deportivas internacionales y locales.
x En la vecina villa de Tipitapa, la puerta commercial de Managua, fue
creado un balneario medicinal, aprovechando las fuentes de agua caliente
azufrada, de origen volcinico que hay en el lugar. A la orilla de la gran
piscina esta un hotel para el refrigerio de los bafiistas y alojamiento de en-
fermos. Ese lugar pintoresco atrae el turismo.
x El 4 de julio de 1943 fue inaugurado por el senior Presidente Somoza
el nuevo y elegant edificio de la Empresa Aguadora, construido durante
esta administraci6n. Ese mismo dia fue inaugurada tambi6n la Nueva Uni-
dad en Tiscapa, para el mayor abastecimiento de agua a todos los sectors
capitalinos. En esta obra cooper el servicio interamericano de salud pfibli-
ca a cargo del Dr. Leonard S. Rosenfeld. En el Campo Bruce se install la
bomba Pomona para el abastecimiento de agua en ese sector. Con las utili-
dades netas de la Empresa Aguadora fue construido ese edificio, de estilo
modern, frente al lago, y cuyo costo ascendi6 a $ 97 592.92, sin compro-
miso ninguno para el Gobierno. El Administrador, Mayor Jose D. Garcia M.,
ha establecido en esa instituci6n una pequefia biblioteca que liena una im-
portante funci6n social.
Gracias a esa paz de que vivimos disfrutando, Managua se mantiene en
constant ajetreo, cono una colmena colosal que labor por la bienandanza
colectiva.
x En las fiestas del Caimito se ha establecido anualmente la Exposici6n
Agropecuaria e Industrial, donde se exhiben raros ejemplargs de animals de
buena sangre. Estas exhibiciones atraen a la gente conciente que no comul-
ga con los garitos y la tarbena.
x Hay mis industries. Mas fibricas. Hay fabricas de telas; de botones;
de camas de hierro y de madera; de muebles de mimbre, de hierro y de ma-
dera; de. ladrillos de cemento; de espejos; de utensilios de carey; de jab6n; de
velas; de galletas que rivalizan con las extranjeras; de tacones; de cigarrillos;
de cervezas; de vinos y licores; de aguardiente; de alcoholes; de perfumes; de
polvos de tocador; de herramientas; de aceites; de maizenas; de hielo; de chi-
bolas. Hay desmotadoras de algod6n; aserrios; trillos de caf6 y de arroz; labo-
ratorios e industries pequefias y fibrica de baratijas que no por ser de infima
categoria no dejan de producer modestas ganancias y dan la vida a families
pobres.
Hay 21 talleres tipogrAficos con la Imprenta Nacional.
Sastres, zapateros y ebanistas hay en Managua que son verdaderos artis-
tas en su ramo. Justo orgullo sentimos al oir a un official norteamericano
cuando dijo que 61 Ilevaba de nuestra capital, muebles, ropa y calzado traba-
jados por artesanos-managiienses, que en su patria no los hacen mejor.
Al escribir estas memories estan dos grandes obras pot terminarse. El
Palacio de la Unidad Sanitaria y Ministerio de Higiene en la Avenida Roose-
velt y el Palacio de Comunicaciones.


- 98




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs