• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Errata
 Title Page
 Dedication
 Frontispiece
 Introduccion
 El linaje
 1850-1860
 1861-1881
 1881-1892
 1892-1896
 1896-1905
 1906-1915
 1916-1919
 1920-1927
 1928-1930
 1931-1934
 1935
 1936-1937
 Monseñor Cayzedo epistolografo
 Labor pastoral
 Semblanza de Monseñor Cayzedo
 Indice alfabetico
 Indice de ilustraciones
 Indice general
 Back Matter






Group Title: vida ejemplar de monseñor Manuel José Cayzedo
Title: La vida ejemplar de monseñor Manuel José Cayzedo
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076979/00001
 Material Information
Title: La vida ejemplar de monseñor Manuel José Cayzedo arzobispo de Medellín con ocasión del primer centenario de su nacimiento
Physical Description: 477 p. : ports. ; 24cm.
Language: Spanish
Creator: Robledo, Emilio, b. 1875-
Cayzedo, Manuel José, 1851-1937
Publisher: Impr. Departamental de Antioquia
Place of Publication: Medellín
Publication Date: 1952
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliographies.
General Note: "Monseñor Cayzedo epistológrafo": p. 337-429.
General Note: Errata slip inserted.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076979
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000121595
oclc - 28311074
notis - AAN7521

Table of Contents
    Errata
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Dedication
        Page 5
    Frontispiece
        Page 6
    Introduccion
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    El linaje
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    1850-1860
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    1861-1881
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    1881-1892
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    1892-1896
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    1896-1905
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    1906-1915
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    1916-1919
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
    1920-1927
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
    1928-1930
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
    1931-1934
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
    1935
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 324a
        Page 325
        Page 326
    1936-1937
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
    Monseñor Cayzedo epistolografo
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
    Labor pastoral
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
    Semblanza de Monseñor Cayzedo
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
    Indice alfabetico
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
    Indice de ilustraciones
        Page 475
        Page 476
    Indice general
        Page 477
    Back Matter
        Page 478
Full Text



FE DE ERRATAS ADVERTIDAS


Pagina 44.-Linea 3.-Donde dice: Hodi, 16ase: hodie.
Pagina 68.-Lined 7.-Donde dice: Chocorne, l6ase: Chocarne.
PAgina 112.-Linea 31.-Donde dice: De ahi que en el, lease: De ahi
que el.
PAgina 182.-Linea 6.-Donde dice: Don, l6ase: Dom.
Pagina 190.-Linea 10.-Donde dice: de un, lease: del.
PAgina 190.-Linea peniltima.-Donde dice: Se habia visto en el caso,
lease: no era otra que la.
Pagina 313.-Linea 2.-Donde dice: cocluya, l6ase: concluya.
Pagina 321.-Linea 30.-Donde dice: Paraceloso, l6ase: Paracelso.
Pagina 477.-Linea penultima.-L6ase: 461.
Pagina 477.-Linea iltima.--Lase: 475.







~in iai 3~tu ~ruur-


matturI


3ii~vw 4'


Jamirin iar iB frbi



FJx-prtri~btt be la Arulbtmta Qhilmnbtuawt l"e *st1rt
Wrtaitu ~irariat lbe Ia A. nnioqutu lit arla..
Mstmbrw Gzrreunlitutw ift La ]tIcl, Arabeats
fopafiizta be Iitria


BBtil p


-,


;*/'(';'" ."^


r
'
i -'3





































A la memorial be mi Marte Ouia

iosa Ma. norrea bte jnblbo, en el

primer rentenarin be au nataltin.






























IMPRENTA DEPARTMENTAL DE ANTIOQUIA MEDELLIN


r
I
G
::
i







I
&.








S. A


Monsefior Manuel Jose Cayzedo, Arzobispo de Medellin.-1906.















INTRODUCTION

Dando de mano a compromises y ocupaciones de diverse in-
dole, aceptamos el encargo de escribir la vida de Monsefor don
Manuel Jose Cayzedo, con ocasi6n del primer centenario de su
nacimiento. No nos consideramos con derecho a renunciar a es-
te deber, que es a la vez un privilegio, en atenci6n a que aquel
gran principle de la Iglesia y colombiano eminentisimo, nos hizo
el honor de su amistad y nos otorg6 atenciones cuyo recuerdo
no se caerd de la memorial.
Cuando ya habiamos avanzado un poco en el studio del
archive de Monsefor Cayzedo que se guard en la Curia Metro-
politana, estuvimos indecisos en la continuaci6n de la tarea em-
prendida, porque dudamos que fuaramos nosotros, y no persona
mds autorizada, 'quien debiera llevar a feliz trmino tan ponde-
rosa tarea. Tal es la vastedad de la obra evangglica de Monsefior
Cayzedo y la calidad de los mitodos para realizarla. Mas habien-
do tenido por norma de nuestra vida el no dejar comenzada la
obra que hayamos emprendido despugs de haberlo meditado y
hallarla digna de nobles empeios, a fin de no incurrir en las'ad-
moniciones del Espiritu Santo, continuamos con redoblado em-
peiio y con filial carifo las investigaciones sobre aquel var6n
clarisimo.
El studio de los caracteres de selecci6n se presta fdcilmen-
te a un double escollo. Si se quiere pasar revista a todas y cada
una de sus virtudes, se corre el riesgo de trazar un retrato gene-
ral, de lineamientos vagos, desprovisto de originalidad. Si se
apoya uno en un rasgo dominate de su caricter, puede pare-
cer que se olvida aquel principio profesado por la teologia y
-7-






'; *'









confirmado por la experiencia, segtin el cual las virtudes se lHa-
man y fortifican y no pueden existir la una sin la otra.
Durante toda su vida, pero en especial en su fecundo episco-
pado, este gentilhombre de raza, nacido para el mando, iba a dar
a sus diocesanos y a la Iglesia colombiana el espectdculo admi-
rable de tierna piedad, de mortificaci6n, de abnegaci6n. Duefio
de una constituci6n sana, soportaba valientemente el peso de su
ministerio. De talla pequefia y de mirada several; de voz fire
y persuasive, tenia a un mismo tiempo un coraz6n de bondad
inagotable. Poseia un natural franco y una vivacidad de humor
que a veces rayaba en agudeza. La rectitud, la sencillez, la fran
queza de su cardcter, le ganaban el respeto y la confianza; pero
el queria hallar aquella rectitud en los demds. El rasgo domi-
nante de su gobierno parece haber sido una preocupaci6n cons-
tante de verlo todo, de examinarlo todo por si mismo. No vaci-
laba en entrar en los detalles mds minuciosos. Ya veremos con
cuanta regularidad visit las numerosas parroquias de su di6ce-
sis, aun las mds remotas y subi6 a sus cdtedras a evangelizar en
la forma sencilla y convincente como solia hacerlo.
Hall6se siempre listo para apoyar toda emvresa patriotica, in-
telectual, social y caritativa con el mismo interns que si fuera
religiosa. Era valiente: tenia el valor de hablar y obrar de acuer-
do con sus convicciones. Se regocijaba cuando los hombres cola-
boraban con el y sufria profundamente cuando asistia a sus
defecciones.
No nos proponemos hacer un recuento del celo desplegado
durante sus 31 ai~os de episcopado, de la fidelidad en el cumpli-
miento del deber, de la fecundidad de un ministerio empleado
en bendecir y en consagrar, en edificar templos y asilos y en
predicar a las almas la vida future. Sabemos que esto puede de-
cirse de mil obispos y el elogio y la ensefianza resultarian quizd
un poco vulgares.
La Iglesia necesita, hoy mds que nunca, de hombres que
vean mas lejos que la generalidad, que se levanten a mayor al-
tura y obren con mayor audacia que otros. No serdn muy nume-


- 8 -








rosos, ni es menester que lo sean: no lo han sido jamds. El pro-
greso ha sido siempre la obra de unos pocos espiritus de selec-
ci6n. Un solo hombre salva toda una nacisn.
Nuestra tarea pues, consiste en honrar a un hombre que so-
bresali6 de lo ordinario y que fue un gran conductor de hom-
bres en tiempos solemnes para la Iglesia.
Pero debemos hacer constar honradamente que esta tarea
no se habria llevado a cabo sin el abnegado concurso de los se-
flores presbiteros don Samuel Posada y don Daniel Restrepo
Uribe, quienes mantienen vivo el recuerdo piadoso y leal del
amado Pastor a quien sirvieron, el primero como Familiar y el
dltimo como Maestro de Ceremonias. Ellos han sido los verda-
deros pesquisidores de documents y los que han rastreado has-
ta dar con los testimonies de que nos hemos servido. A nosotros
nos ha tocado la tarea de darles la forma en que ahora aparecen.
Hubidramos deseado prescindir en nuestro relato de various
acontecimientos que figuran en la admirable Vida de Monse or
Cayzedo, por referirse a personas ya desaparecidas a quienes
nos ligaron vinculos afectivos y a otras que aun son viadoras y
a quienes profesamos respeto y profunda simpatia; pero debien-
do escribir sobre un personaje que por raz6n de su alto ministe-
rio tuvo que intervenir en la direcci6n spiritual de miles de in-
dividuos; y no debiendo ocultar actuaciones en que se mostr6
como verdadero Cristo, para usar la expresi6n del Ap6stol, en
defense de la doctrine, por fuerza hemos tenido que violentar
nuestros sentimientos en atenci6n a que somos narradores de la
verdad y segdn el lema de nuestro Instituto MAGNA EST VE-
RITAS ET PRAEVALEBIT. Pero en todo moment hemos te-
nido present el dicho de San Agustin, de perdonar a las perso-
nas y condenar sus extravios y de ocuerdo con el hemos ex-
puesto los yerros de los que erraron y al propio tiempo los co-
rrectivos del celoso e ilustrado Pastor; pero hemos prescindido
de los ndcnbres de aquillos.

Medellin, noviembre 16 de 1951


-9-















CAPITULH PRIMER

El linaje

Omnes isti in generationibus gentis suae
gloriam adepti sunt, et in diebus suis
habentur in laudibus.
Qui de illis nati sunt, reliquerunt nomen
narrandi laudes eorum:
Cum semine eorum permanent bona.

EcclL XLIV, 7-8-11

Todos istos fueron honrados en sus generaciones
Y en su 6poca famosos.
Los hay de entire ellos que han dejado nombre
para que se cuenten sus alabanzas.
Con su posteridad permanece su bien.

SIN DUDA cuando Cervantes pone en boca de su heroe in-
mortal los consejos que dio a su escudero antes de hacerse cargo
del gobierno de la insula, recordaba las admoniciones que el
ap6stol de las gentes dirigi6 a Tito en la tercera de sus episto-
las en la cual le describe: "...... Pero cuestiones necias, y ge-
nealogias, y contiendas, y debates sobre la ley, evitalas, porque
son initiles y vanas". Don Quijote, a su vez, le dice a Sancho:
"Este iltimo consejo que ahora darte quiero, puesto que no sirva
para adorno del cuerpo, quiero que le lleves muy en la memo-
ria, que creo que no te sera de menos provecho que los que has-
ta aqui te he dado; y es, que jamis te pongas a disputar de lina-
jes, a lo menos, comparAndolos entire si, pues, por fuerza, en


- 11 -









EMILIO ROBLEDO


los que se comparan uno ha de ser el mejor, y del que abatieres
serAs aborrecido, y del que levantares, en ninguna manera pre-
miado".
Se comprende que ambos textos se refieren a las disputes y
contiendas sobre genealogias, mas no en manera alguna a con-
siderar como cosa baladi la limpieza de sangre, pues bien sabido
es cudnta influencia tienen los caracteres hereditarios sobre la
conduct de los hombres y cudn exaltada es por las mismas sagra-
das Letras la generaci6n casta con claridad, y la de aquellos que
alcanzaron gloria en las edades de su generaci6n y fueron ce-
lebrados en sus dias; los que de ellos nacieron y dejaron hom-
bres para celebrar sus alabanzas y con cuya posteridad perma-
necen los buenos.
No s6lo se hereda de los padres y antepasados el color de
la piel, sino tambien la limpieza de coraz6n, de mente y de con-
ciencia; el honor, la virtud y la valentia. Al patrimonio heredi-
tario pertenece, no s61o la belleza corporal sino tambi6n la del
alma. La sangre habla en las cuestiones de religion tanto como
en las demas.
Por eso cuando se media en las virtudes de los hombres, se
debe indagar por sus progenitores. Porque la herencia no se limi-
ta a las caracteristicas somaticas o meramente fisicas sino que
a trav6s de los influjos materials penetra en la espiritualidad
del alma.
Siendo ilustre la estirpe del Excelentisimo senior Cayzedo
y habiendo contribuido 41 a enaltecerla durante su meritoria
existencia, just es que nos detengamos en algunas considera-
clones acerca de sus antepasados, con lo cual se recuerda no po-
co de la historic de Colombia, a la cual estan vinculados muchos
de aquellos claros varones.
El CapitAn Crist6bal de Cayzedo, natural de los reinos de
Espafia, era hijo del ovetense don Francisco de Cayzedo, uno ~de
los primeros pobladores de Popayan en 1537, y de dofia Francis-
ca Ar6valo Vasquez.


- 12 -









L'A VIDA EXEMPLAR DE MONSEROR MANUEL JOSE CAYZEDO

Dicho Capitin, que fue ademis Regidor y Procurador gene-
ral de Popayan, cas6 con dofia Isabel Delgado de Salazar, hija
del Gobernador espaiol don Diego Delgado y de dofia Mariana
del Campo y Salazar, los cuales fueron padres de don Juan de
Caycedo y Salazar.
Este don Juan fue encomendero en Popayin, regidor per-
petuo en Cali y el primer alf6rez real de esta iltima ciudad en
el siglo XVII. Cas6 con dofia Maria de Holguin Rengifo, de cu-
yo matrimonio naci6 el capitin don Crist6bal de Cayzedo Ren-
gifo.
El capitan Crist6bal de Cayzedo Rengifo fue sargento ma-
yor y maestre de campo, encomendero, regidor perpetuo, tenien-
te de gobernador, justicia mayor, alcalde mayor de minas, su-
perintendente de armas, corregidor de naturales y alf6rez real
de Cali. Cas6 con dofia Maria de Hinestrosa Principe; y de su
matrimonio naci6 don Nicolas de Cayzedo Hinestrosa.
Don Nicolas de Cayzedo Hinestrosa tuvo los cargos de Sar-
gento mayor, maestre de campo, teniente de gobernador y al-
f6rez real de Cali. Se uni6 en matrimonio con dofia Marcela Ji-
m6nez de Villacreces, en Popayan; y de ellos fue hijo don Ni-
colas de Cayzedo Jim6nez, quien naci6 en Cali, donde desempe-
fi6 el cargo de Alf6rez real desde 1744 hasta 1758. Cas6 en Po-
payan con dofia.Josefa Tenorio y Torrijano. De este matrimonio
naci6 don Manuel de Cayzedo y Tenorio.
Don Manuel de Cayzedo y Tenorio se educ6 en el Seminario
de Popayan, de donde fue bachiller y maestro. Fue, ademas, al-
f6rez real de Cali, capitan de caballos corazas, teniente coronel
de la Compafifa de dragones, pacificador de los pardos de Llano-
grande, alf6rez real de Cali. En este carActer toc6le jurar a Car-
los IV con toda solemnidad y es fama que fue el vecino mis
prestigioso y rico de aquella ciudad. Fue condecorado por Car-
los IV con la real Cruz de Carlos III. Este personaje es el h6-
roe de la conocida novela colombiana El Alf6rez Real y a 61 se
ha aplicado por antonomasia dicho titulo, no obstante haberlo lle-
13 -








EMILIo ROBLEDO


vado various de sus antepasados como se ha visto en el curso de es-
tos apuntes y de sus descendientes. En la mencionada novela, de
la escuela romAntica, escrita por don Eustaquio Palacios y que
hoy se lee con interns por las reminiscencias hist6ricas y la fideli-
dad con que describe las costumbres de la 6poca colonial en la
capital del Valle, se pueden apreciar las cualidades de don Ma-
nuel de Cayzedo y Tenorio, de quien se dice que era el mis no-
ble y mis ilustre de todos; que habia recibido del monarca es-
peciales mercedes en favor de su familiar y que su opinion y dic-
tamen en asuntos piblicos eran recibidos como definitivos.
Tenia, de contera, excelentes prendas de cristiano y como
tal se comportaba en el trato de sus esclavos y como amo y se-
for de sus extensos dominios en Cafiasgordas. Muri6 en Cali en
1808. Habia casado con su parienta dofia Francisca de Cuero
y Caycedo y entire otros hijos tuvo a don Joaquin.
"Don Joaquin de Cayzedo y Cuero, pr6cer ilustre de la In-
dependencia --dicen Restrepo Saenz y Rivas- de quienes hemos
torado la mayor parte de estos datos, naci6 en Cali el 22 de agos-
to de 1773. Hizo sus primeros studios en el Colegio de la Mer-
ced de Cali y en el Seminario Real de PopayAn, y visti6 en 1788
la beca del Colegio Mayor del Rosario, donde recibi6 los grades
correspondientes hasta el de doctor, incorporAndose entire los
abogados de la Real Audiencia. Decidido partidario de la causa
de la emancipaci6n, fue el doctor Cayzedo y Cuero el alma del
movimiento en su ciudad natal como president y miembro de
la junta de gobierno".
Discipulo del doctor Jose Felix de Restrepo, tuvo como es-
te colombiano ilustre un altisimo culto por la justicia y empe-
z6 a distinguirse desde temprano en el foro haciendo la defen-
sa de la reputaci6n de su padre, el Alf6rez real, en elocuentes
y bien razonadas alegaciones ante la real audiencia que mere-
cieron f6rvidas congratulaciones de don Camilo Torres.
Instalado en la ciudad de su nacimiento, contrajo matrimo-
nio en 1805 con su prima dofia Juana Maria Camacho y Cayzedo.


- 14 -








L'A VIDA EdEMPLAR DE MONSEIOR MANUEL JOSE CAYZEDO


DON MANUEL DE CAYZEDO Y TENORIO
Alferez Real, Bisabuelo de Monsefior Cayzedo.

Esta distinguida matrona fue victim de la sevicia de los
espafioles en los dias de la reconquista. Por orden de SAmano
tuvo que salir en calidad de desterrada y refugiarse en Me-
dellin.


- 15 -


xY Y
51p :~.: ~PI

.f









EMILIO ROBLEDO


Muerto su padre don Manuel en 1808 como ya dijimos, co-
rrespondieron a don Joaquin los cargos de regidor y alf&rez real,
en desempefio de los cuales se hallaba cuando empezaron los
primeros movimientos de emancipaci6n que fueron secundados
espontinea y desinteresadamente por el doctor Cayzedo, quien
renunci6 todos sus titulos honorificos de que estaba investido
y los que se le habian prometido, pues sabemos que el senior Vi-
rrey Mendinueta en persona le ofreci6 obtener en su favor el
nombramiento de Oidor de la Real Audiencia de M6xico.
Pisose al frente del movimiento de independencia y fue nom-
brado primeramente Secretario de la junta patri6tica reunida
en Cali. Puso a 6rdenes de las ideas republicans todos sus re-
cursos pecuniarios y el prestigio personal de que gozaba y com-
bati6 al gobernador Tac6n en la batalla de Palac6 en 1811, des-
pubs de lo cual se organize en PopayAn una junta de gobierno
que lo eligi6 Presidente.
Combatiendo con varias fortunes al lado de Baraya primero,
luego, por iniciativa personal suya, en la defense de Pasto y mis
tarde al lado del americano Macaulay, dio la batalla de Catam-
buco donde fueron derrotados los realistas, quienes se rehicieron
en breve y cargaron con tal impetu que recuperaron lo perdi-
do, derrotaron a los patriots y apresaron al Coronel Cayzedo
y a todo su estado mayor. A Macaulay, que habia logrado esca-
par, le dieron alcance los pastusos en Buesaco. Cayzedo, Macau-
lay y muchos de sus compafieros fueron fusilados el 26 de enero
de 1813.
SDel matrimonio del pr6cer doctor Caycedo y Cuero y dofia
Juana Maria Camacho, naci6 en Cali, en 1807, don Fernando de
Caycedo Camacho, quien pas6 a vivir a Bogota, donde se doctor
en jurisprudencia y mis tarde asisti6 como representante al Con-
greso de 1852 y 1853. Cas6 con dofia Aquilina Martinez de Pini-
llos, matrimonio del cual naci6 el Excelentisimo Sefior Cayzedo
el 16 de noviembre de 1851, en Bogota, como lo veremos mas
adelante.


- 16 -









LA VIDA EJEMPLAR DE MONSEROR MANUEL JOSE CAYZEDO

Por la rama materna, el senior Cayzedo fue de linaje no me-
nos ilustre. Fue su abuelo don Jos6 Martinez de Pinillos, natu-
ral de Tomaternos de Cameros, en Castilla la Vieja. El apellido
se hizo acreedor al agradecimiento pifblico en el Nuevo Reino
de Granada por la generosidad de don Pedro Julian Martinez
de Pinillos quien pas6 a America siendo joven, estableci6 co-
mercio en Cartagena y Momp6s, Zaragoza y Remedios, y tras
una permanencia en Cidiz regres6 a Momp6s donde puso casa
uniendose en matrimonio con dofia Manuela Tomasa Najera, con-
sanguinea suya.
Don Jose Manuel Groot transcribe parte de la declaraci6n de
servicios prestados por este generoso espafiol, de donde tomamos
los siguientes datos. Agradecido por los favors que habia reci-
bido de la divina Providencia, resolvi6 destinar la mayor par-
te de su cuantiosa fortune a obras pias y de servicio social. Des-
tin6 $ 85.000 para la fundaci6n de dos escuelas de primeras le-
tras; cre6 asimsimo un colegio en que se ensefiase latinidad, filo-
sofia y teologia; dot6 una comida diaria para los press de la
carcel. Fund6 un hospicio que fuese tambi6n hospital para ambos
sexos y ambos esposos Pinillos cooperaron en los gastos de la
guerra contra ingleses y franceses, en la reedificaci6n de tem-
plos, hospitals y conventos, e hicieron cuantiosos donativos a
la Corona para los gastos de la administraci6n.
Como se ve, el senior Caycedo nadi6 y vivi6 entire hombres
de clara estirpe, hasta que fue hombre 61 mismo. El ambiente
en que respiraba tenia refinamiento, cultural y cortesia y por don-
dequiera encontraba caballerosidad y bondad. Ya veremos c6mo
emple6 las cualidades que le fueron ing6nitas y aquellas que ad-
quiri6 como resultado de las condiciones ecol6gicas en que vivi6.






17 M. Cayzedo 2










EMILIO ROBLEDO


BIBLIOGRAFIA

Jos6 Maria Restrepo SAenz y Raimundo Rivas. Genealogias de San-
ta F6 de Bogota.
Gustavo Arboleda. Diccionario Biogrifico del Cauca.
Eustaquio Palacios. El Alferez Real.
Jos6 Manuel Groot. Historia Eclesiastica y Civil de la Nueva Granada.
J. C. de Guerra. Herildica Vasca.
Jose Restrepo Posada. Correspondencia privada y arbol geneal6gico
de doia Aquilina Martinez de Pinillos.
Demetrio Garcia Vasquez. Revaluaciones Hist6ricas. I.












00-o-00


- 18 -








LA VIDA EXEMPLAR DE MONSERiOR MANUEL JOSE CAYZEDO


CAPITULO SEGIUND

1850 1860
Vir obediens loquetur victoriam.
Prov. XXI. 28.

LA ADMINISTRACION que asumi6 el mando despubs del
discutido 7 'de marzo de 1849 no se dio punto de reposo en su a-
taque a la Iglesia Cat61ica. Como al pueblo de Bogota se le hi-
zo career que a 61 se debian los honors del triunfo y el presi-
dente de la Repiblica cometi6 el error inicial de consultar la
voluntad popular en la escogencia de sus colaboradores en el
ministerio, aqu6~ se consider arbitro de los destinos naciona-
les, y el ensimismamiento y la audacia en sus exigencias raya-
ron en lo inverosimil.
Nosotros compartimos la tesis de los que opinan que el
triunfo del 7 de marzo se debi6, mas que a la coacci6n ejerci-
da sobre el Congreso, el cual en la cuarta votaci6n definitive
pudo deliberar sin barras, a la division e indisciplina de los
conservadores, quienes teniendo un candidate de las condicio-
nes del doctor Rufino Cuervo, dispersaron sus votos entire e1 y
los sefiores Ospina, Gori y Florentino Gonzalez, en tanto que
los adversaries se hallaron siempre uninimes y firmes hasta
ver triunfante su candidate.
Mas sea de ello lo que fuere, es lo cierto que duefio de la
mayoria de las CAmaras un grupo de congresistas inteligentes,
audaces e imbuidos en los principios del jacobinismo francs
y en el espiritu del afio 48, empez6 a maquinar todo g6nero de
desafueros contra la Iglesia cat6lica y sus ministros.


- 19 -









EMILIO ROBLEDO


En el discurso mismo de posesi6n del senior Presidente se
advirtieron concepts que no dejaban la menor duda acerca de
lo que se proponia adelantar en punto a reforms de indole
religiosa; y en el Congreso de 1849 se planted ya la reform
de la ley de patronato que culmin6 en los afios siguientes de
1850 y 51 en forma tal que necesariamente habia de producer,
como en efecto produjo, el conflict entire las autoridades civil
y eclesiAstica.
Los jesuitas, que habian regresado -al pais en 1844 y cuyo
buen nombre y prestigio se iba acrecentando mas y mas cada
dia, fueron el primer blanco de la Democritica y de la Escuela
Republican, quienes bien pronto consiguieron que se dictara
el decreto de expulsion en obedecimiento a una pragm6tica de
Carlos III (!). Dicho decreto fue promulgado el 21 de mayo de
1850 y los religiosos de la Compafiia salieron en el mismo mes.
Uno de los mas elocuentes oradores de la Democritica, que
mas tarde hizo su cuarto de conversion, describe en los t6rmi-
nos siguientes las actividades de los socios. "Qu6 haciamos to-
dos en la Democratica? Perorar, diciendo casi todos los mas es-
tupendos dislates, agitar las pasiones, practicar la political tu-
multuaria y organizer las fuerzas brutas del liberalism. J6-
venes y artesanos proponiamos y proclamdbamos las cosas mas
estrafalarias, dejando el herrero su yunque y el joven elegant
los salones de la alta sociedad para ir a ensayarse en la orato-
ria populachera y declamadora, alzandonos sobre una tribune
que olia a cuero curtido (........). En breve las democriticas
se multiplicaron en toda la repfiblica, estrechamente relaciona-
das y organizadas en una inmensa falange de batallones, sin
armas ni discipline, pero prontas a la lucha; y llegaron a ser,
no s61o una gran potencia political, una especie de estado volun-
tarioso y engreido, dentro del estado legal, sino un grande es-
torbo y dificultad permanent para los gobernantes y un serio
peligro para la sociedad entera".


- 20 -









LA VIDA EJEMPLAR DE MONSEI9OR MANUEL JOSE CAYZEDO


DR. JOAQUIN DE CAYZEDO Y CUERO


Abuelo paterno


- 21 -









EMIL!O ROBLEDO


Con semejantes clubes politicos, facil es adivinar la suerte
que habian de tener todas las iniciativas contra la Iglesia y
sus ministros. Conseguida la expulsion de los miembros de la
Compafiia, los proyectos de. leyes hostiles no se dieron tregua
alghna. En el mismo afio de 1850 se promulg6 la ley sobre se-
si6n de diezmos a las provincias despojando de ellos a los hos-
pitales y demas coparticipes. A poco de haberse expedido la
ley de 15 de mayo que suprimia las Universidades y al propio
tiempo reconocia el derecho de los prelados a reglamentar los
Seminarios y a 6stos el de dar grades, se present un nuevo
proyecto de usurpaci6n del Seminario de Bogota, el cual no
prosper en aquellos dias pero si en el siguiente afio al conver-
tirse en la ley que incorporaba el Seminario de la arquidi6cesis
en el Colegio de San Bartolom6. No fueron parte a contener es-
te despojo los razonados arguments expuestos por el Ilustrisi-
mo Sefior Arzobispo Mosquera en un respetuoso memorial cuan-
do empez6. a discutirse el proyecto, ni el veto que consign
el President de la Repulblica. En 1852 este dict6 el decreto de
expoliaci6n cuyo primer articulo es del tenor siguiente: "Des-
de la sanci6n de este decreto queda incorporado el Colegio
Seminario conciliar de la Arquidi6cesis de Bogota al national
de San Bartolome, lo mismo que todos los bienes, rentas y al-
hajas que correspondent al mencionado Colegio Seminario".
El 30 de mayo de 1851 se dict6 la ley sobre censo y capella-
nias que autoriz6 a la rama ejecutiva del gobierno para dispo-
ner de aquellos derechos reconocidos y reglamentados por las
leyes.
El 14 de mayo se habia promulgado la ley sobre desafuero e-
clesiastico segun la cual se suprimi6 todo privilegio del clero y, en
consecuencia, sus miembros serian juzgados por los tribunales
civiles aun en aquellos asuntos en que por su naturaleza, son
del resort exclusive de la autoridad eclesiastica. A este proyec-
to se opuso tambi6n el vigilante arzobispo metropolitan, pri-
mero en forma privada y mas tarde publicamente. El episcopa-
22 -








LA VIDA EXEMPLAR DE MONSEROR MANUEL JOSE CAYZEDO

do national se levant6 en masa para hacer causa comfin con el
primado.
Como si no bastasen las anteriores leyes para saciar la sed
de oposici6n a la Iglesia y la enemiga contra el Clero, se dic-
t6 la ley de 27 de marzo adicional de la de patronato, por la
cual se atribuy6 a los cabildos el nombramiento de curas, en
un todo opuesto a la discipline de la Igiesia; y lu6go, lu6go la
de 19 de junio en virtud de la cual qued6 a merced de las Ca-
maras provinciales la provision de las sillas vacantes en los Ca-
pitulos catedrales. El Ilmo. Senior Mosquera se dirigi6 entonces
al Sefior Secretario de gobierno en nota privada en la cual a-
ducia razones incontrastables en contra del descabellado proyec-
to, pero todo en vano; porque la ley fue sancionada. Entonces
hizo piblica su protest en la cual exponia, entire otras cosas,
que los Capitulos catedrales eran de discipline eclesiastica gene-
ral y que no podia quedar la provision de sus sillas a la discre-
ci6n de ningdn cuerpo; y terminaba manifestando que no que-
dindole otro recurso, protestaba contra las leyes reclamadas,
"dando cuenta de todo a la Silla Apost61ica, cuya decision seri
la regla infalible de mi conduct en estos negocios, asi como
en los temporales no vacilo ni he vacilado en prestar la mis
pronta obediencia a las leyes". iQuiza no sospech6 el sabio y
ejemplar prelado que estas sensatas razones serian poco des-
pu6s las que habian de servir a los enemigos de la Iglesia para
acusarlo de rebelde a las leyes y solicitar su destierro; a pesar
de que no ignoraba lo que habia pasado en una de las sesiones
de la democrAtica, cuando un artesano, en el colmo del desen-
freno jacobino, se ofreci6 a ahorcar al Arzobispo!
Tal era la situaci6n de las relaciones eritre las dos potesta-
des en 1851, cuando en el hogar del matrimonio Cayzedo Ca-.
macho-Martinez de Pinillos naci6 el 49 hijo el 16 de noviembre,
el cual fue bautizado y confirmado nor el propio Ilustrisimo
Senior Arzabispo Mosquera y Arboleda en su Oratorio privado,
el 18 del mismo mes, segin reza la partida siguiente:
23 -









EMILIO ROBLEDO


"El infrascrito Parroco de San Pedro de Bogota certifica
que en e' libro 63 pg. 214 de bautizos, se encuentra la partida
siguiente: "En Bogota a diez y ocho de noviembre de mil ocho-
cientos cincuenta y uno, el Ilmo. Sefior Arzobispo doctor Manuel
Jose Mosquera y Arboleda, en su oratorio privado, bautiz6 so-
lemnemente a Manuel Jos6 Nicolas, nacido el diez y seis del
present, hijo legitimo del senior Fernando Caicedo Camacho
y de su sefiora Aquilina Martinez de Pinillos y Licht. Abuelos
paternos el senior doctor Joaquin de Caicedo y Cuero y la se-
flora Juana Maria Camacho y Caicedo naturales de la ciudad
de Cali. Abuelos maternos, el Sefior Jos6 Martinez de Pinillos
natural de Tomaternos de Cameros en Castilla la Vieja, Reyno
de Espafia, y la Sefiora Petra Licht y Grajales natural de esta
ciudad. Fueron padrinos el Sefior Doctor Sebastian Buscioni
natural de Florencia de Italia, encargado que fue de la Legaci6n
de la Santa Sede, y la Sefiora Maria Ignacia Fernandez de C6r-
doba y Larraondo, actual alumna del Colegio del Sagrado Cora-
z6n de Jesus y natural de la ciudad de Cali. Quedan advertidos
de sus obligaciones. Conste. Manuel Ma. Saiz. Nota. En el mis-
mo dia y acto continue del bautismo, recibi6 el nifio de la par-
tida que antecede, el Sacramento de la Confirmaci6n siendo pa-
drinos los mismos del baustismo. Conste. Manuel Ma. Saiz".
Hijos del mismo matrimonio fueron: Dolores, Maria Josefa,
Camilo, Rafael, Ignacio, Fernandina y Nicolas.
En la casa paterna debi6 de comentarse con angustia la si-
tuaci6n en que iba quedando la republica, pues al jefe de la
familiar, don Fernando, toc6le la ingrata tarea de asistir impo-
tente a las discusiones que se suscitaron en el seno de la Cimara
de Representantes, como uno de sus miembros durante los aflos
de 1852 y 1853.
La situaci6n de intranquilidad lleg6 a tal extreme, en es-
pecial en el Cauca que "para escapar del peligro de perder la
vida, la honra y la hacienda, o todo junto --dicen don Angel y
don Rufino J. Cuervo- muchas families caucanas buscaron re-


- 24 -








LA VIDA EJEMPLAR DE MONSEIgR MANUEL JOSE CAYZEDO

fugio en los montes; otras emigraron hacia el interior de la Re-
pfiblica o salieron para el extranjero; muchas lo aventuraron
todo a los trances de una resistencia armada. Tal fue el ori-
gen de la revoluci6n de 1851, que estall6 en Pasto por el mes
de mayo y se extendi6 luego por Antioquia, Mariquita, Bogota,
Tunja y Pamplona, excitada por todas las causes de desconten-
to que estaban obrando desde el 7 de marzo......."
La guerra no resuelve nunca las pugnas de los partidos si-
no que los agrava, dejando en pos de si una secuela de muer-
tes, desmoralizaci6n y miseria; pero cuando aquella se hace sin
organizaci6n alguna y se lucha contra un enemigo duefio de
todos los recursos, lanzarse a ella es una locura y s6lo puede
explicarse ppr un estado de desesperaci6n, ya que no puede pen-
sarse en el triunfo sino por obra de milagro. Tal fue lo que ocu-
rri6 en 1851 en que la revoluci6n qued6 rapidamente sofocada
en el pais, salvo en Pasto y Tiquerres, quedando el gobierno
l1eno de complacencia por haberse cumplido lo que ya decia
El Aviso desde mayo de 1849, -conviene a saber: "Si los conser-
vadores quisieran lanzarse en la oposici6n de hecho, nos harian
un gran favor, porque entonces se apresuraria la hora deseada
de su castigo, y se veria libre el pais de su funestisima presen-
cia". Y agregaba: "Es de sentirse que no se muevan, porque
tiempo es ya de que ellos desaparezcan de la escena political y
de la comunidad social".
En 1852 las relaciones entire las dos potestades se hicieron
mis tirantes. El gobierno se hallaba muy preocupado por los
asuntos referentes al patronato y el 12 de febrero de dicho afio
dirigi6 una circular a los prelados en relaci6n con la convenien-
cia que hubiera en la separaci6n absolute entire la Iglesia y el
Estado, concretando la cuesti6n a la pregunta siguiente: "Es
mas iitil, necesario y convenient establecer la absolute inde-
pendencia de la Iglesia y el Estado, bajo la tuici6n del gobier-
no, y con los derechos y obligaciones que tal estado de cosas
original reciprocamente?".
25 -








EMILIO ROBLEDO


Ante semejante alternative, el Ilmo. Sr. Mosquera contes-
t6 al mes siguiente por medio de un studio a fondo del pro-
blema en el que despu6s de insinuar que toda dificultad se zan-
jaria con establecer un convenio o concordato con la Santa Se-
de, terminaba asi: "(......) Estas graves dificultades cuya exis-
tencia en la Nueva Granada no puede ocultarse a la sabiduria
del Gobierno, dicen bien los felicisimos resultados que deberia
traer un convenio como el que dejo apuntado. Las conciencias
tranquilas, una armonia inalterable entire las dos potestades,
el termino de las presents cuestiones, evitindose otras ulterio-
res, a que da lugar lo incierto de las relaciones entire la Igle-
sia y el Est-ado actualmente, serian acontecimientos fecundos
para el bienestar de la Republica, dindole mayor estabilidad
y fuerza, porque es indudable que cuando los ciudadanos se ha-
llan tranquilos en su conciencia con respect a 1as leyes, 6stas
tienen m6s vigor y los hombres se dedican con mayor consagra-
ci6n y confianza a las tareas de sus oficios, industries y profe-
siones.
(......) No dudo que llevara a un t6rmino feliz el arre-
glo de las relaciones entire la Iglesia y el Estado, y por 61 diri-
jo los mas fervientes votos y oraciones a Nuestro Sefior". Por
este mismo estilo fueron las respuestas de los demas Obispos
a quienes se les habia hecho la misma pregunta y que ya cono-
cian la del Metropolitano.
Pero el clima era de hostilidad manifiesta al Catolicismo y
el Sr. President en su mensaje al Congreso de aquel afio de-
cia con toda franqueza: "He meditado profundamente sobre es-
ta material, y al fin me he decidido a indicaros la conveniencia
a sancionar la complete independencia de la Iglesia (......)"
Como se ve, el gobierno en lugar de buscar al apacigua-
miento procurando el concordato como lo deseaban los hom-
bres buenos, proponia medidas abiertamente contrarias a las
prActicas de la Iglesia; y aunque en aquel afio no lleg6 a san-
cionarse la Iglesia libre en el Estado libre, si se aprob6 la ley


- 26 -








LA VIDA EXEMPLAR DE MONSEROR MANUEL JOSE CAYZEDO

de 19 de junio sobre descentralizaci6n de gastos, ley que obli-
g6 al Ilmo. Sr. Mosquera a protestar de nuevo, pues no le que-
daba otro recurso y afiadi6 lo que ya dejamos dicho acerca de
su absolute sumisi6n a las leyes civiles, protest que le vali6
el ser acusado de rebeldia.
Con efecto, nombrada una comisi6n para estudiar los a-
suntos relacionados con las protests del Metropolitano e infor-
mar si habia violado las leyes y h6chose reo de castigo, dedujo
cuatro cargos de violaci6n de las disposiciones legales y lleg6
a la conclusion siguiente: "Son tales resoluciones las que la Co-
misi6n juzga no s61o estrictamente legales sino tambi6n exigi-
das imperiosamente por la convenience piablica en la situa-
ci6n actual, y por la necesidad de conservar siempre inc6lume
la majestad de las leyes".
En consecuencia, la acusaci6n se present y atropeyando to-
das las normas procedimentales, la proposici6n de destierro fue
presentada y aprobada en el t6rmino de un dia y el ilustre de-
fensor de la fe tuvo que partir de Bogota para su confinamiento,
del cual no habria de regresar, el 19 de junio de aquel aciago
aio de 1852.
Todo se habria obviado con el arreglo con la Santa Sede
como lo habia insinuado el manso Arzobispo. Aun los gobier-
nos mis recalcitrantes y nada adictos al Catolicismo han apela-
do a este sistema. Para comprobar este aserto creemos oportu-
no y convenient reproducir aqui los concepts del Sr. Clemen-
ceau contenidos en una carta dirigide a su amigo el Sr. Segis-
mundo Moret.
"Creo de una manera definitive -le dice- que no debe
usted intentar nada, absolutamente nada, que signifique alte-
raci6n del regimen religioso de su pais, sin antes negociar con
Rome y obtener de ella la concesi6n que usted estime necesa-
ria para desarrollar su political.
Los paises que tienen la dicha de tener Concordato no de-
ben romperlo nunca. La mayor locura que puede hacer un go-


- 27 -









EMILIO ROBLEDO


bierno en una naci6n concordataria es romper este medio de
comunioaci6n que se tiene con la Santa Sede, porque, una vez
roto, queda el poder civil aislado completamente y en una si-
tuaci6n de conflict diario. Significa tanto como vivir tenien-
do dentro de la naci6n la representaci6n de un poder spiritual
con el cual no puede el gobierno entenderse, porque el camino
finico que tiene para ello, que es el de Roma, queda cerrado y
roto una vez destruido el Concordato.
Mi antecesor, el Sr. Combes, de cuya honorabilidad y de
cuya firmeza de convicciones no puedo dudar, pero de cuya
inteligencia como gobernante no puedo hacer una gran apo-
logia, llevado de su buena fe y de sus convicciones, de tal mo-
do arraigadas que en su espiritu se convierten en sectarismo,
crey6 que se realizaba una political convenient y litil para Fran-
cia llegando a la ruptura del Concordato para separar la Igle-
sia y el Estado.
Ese fue grande error, porque, no solamente conmovi6 a una
gran parte de la opinion francesa, que se sinti6 herida de una
manera violent en sus convicciones y en sus creencias, sino
que tambi6n inutiliz6 los caminos que tenia abiertos para ha-
ber podido conseguir palmo a palmo con tes6n y habilidad, el
limited maximo de concesiones que seguramente Roma hubie-
ra otorgado.

Yo haria el m6s grande de los sacrificios por poder res-
tablecer el Concordato sin desdoro para Francia.

En paises como Espafia donde, no hay que negarlo, la ma-
yoria de las masas es cat6lica, no hay mas remedio que realizar
las reforms aconsej6ndose m6s de la habilidad y de la astu-
cia que del sectarismo y la intransigencia, porque los pueblos
cat6licos, que perdonan que se les haga la exacci6n de impues-
tos onerosos, que ven con resignaci6n que se les merman sus
libertades political y que, en una palabra, lo resisten todo, cuan-


-- 28 -










LA VIDA EJEMPLAR DE MONSEIOR MANUEL JOSE CAYZEDO
do se les toca de una manera airada al sentimiento religioso,
siempre que la forma que se intent hacer no tenga el refren-
do de la tolerancia de la Santa Sede, se levantan furiosos y
produce conflicts que se sabe c6mo empiezan pero que no
se sabe nunca c6mo pueden terminar".
Los consejos anteriores de un testigo mayor de toda excep-
ci6n y dictados por una madura experiencia y por una inteli-
gencia de verdadero patriota, no deben ser olvidados de los
gobernantes que de veras se preocupan por el bienestar de la
sociedad.


&M

cI.


DR. FERNANDO CAYZEDO CAMACHO

Padre de Monsefior Cayzedo


- 29 -









EMILIO ROBLEDO


No lo comprendieron asi los presidents de aquellos afios
si recordamos lo que dijo en su al.ocuci6n el general Obando
al tomar posesi6n el 19 de abril de 1853. Oigamosle: "No se me
oculta que la uni6n entire la Iglesia y el Estado, desde los tiem-
pos de la jerarquia judaica hasta los nuestros, ha fortificado
el fanatismo y la superstici6n, y engendrado todas las perse-
cuciones religiosas que han sido la deshonra de la humanidad.
Y se tambi6n que, siendo tal uni6n por una parte fuente de
tirania, y de hipocresia y corrupci6n por otra, no ha sido la I-
glesia, bajo su influjo venenoso, como dice un celebre publi-
cista, sino la escala de la ambici6n para trepar al poder, la pro-
fesi6n de sus dogmas una mera moda mundanal, y hasta se ha
degradado el cristianismo a medio de distinciones temporales
y terrenas, en vez de ser el objeto grande y supremo de la e-
xistencia inmortal".
En estos t6rminos, en que hay tantos errors como pala-
bras, el primer mandatario de una naci6n de mayoria cat6li-
ca, empezaba su gobierno atacando en forma inusitada las cre-
,encias del pueblo.
Como escribimos con criterio de historiador, al bosquejar
el estado de la repliblica en aquellos afios, consignamos aqui
las leyes que se promulgaron en beneficio de la cultural nacio-
nal, algunas de las cuales llevan la firma de prohombres del
conservatism. En primer lugar debemos destacar la ley que
estabileci6 la Comisi6n Corografic~ para el studio del pais; lue-
go, la que reconoci6 la libertad de los esclavos que tuvo co-
mo precedentes la de la Legislatura de Antioquia de 1814 y la del
Congress de Cfcuta en las cuales intervino el doctor Jos6 F&-
lix de Restrepo.
Una sintesis de aquella administraci6n apareci6 en Call,
hecha por un ministerial y la reproducimos porque la conside-
ramos oportuna: "El partido liberal sent, pues, su trono, y L6-
pez gobern6 exclusivamente con el 'la Naci6n, habiendo acabado
en paz su period administrative, digno de eterno recuerdo por
30 -








LA VIDA EJEMPLAR DE MONSEIQOR MANUEL JOSE CAYZEDO

la libertad de esclavos, libertad de tabaco y aguardiente, antes
monopolizados, libertad ilimitada de la prensa, expulsion de los
jesuitas, ensanche del poder municipal, fracci6n inconsulta de
las provincias, anarquia de la ensefianza piblica, libertad del
zurriago, ensanche de terrenos por medio de los derroches de
cercas; y, en fin, por lo much bueno y lo much malo que hi-
zo en 6l".


DOSA AQUILINA MARTINEZ DE PINILLOS

Madre de Monsefior Cayzedo


En 1853 la division de los ministeriales.en g6lgotas y demo-
criticos o draconianos se hizo mis profunda y s61o se acorda-
ban en la aprobaci6n de disposiciones anticlericales que llega-
31 -









EMILIo ROBLEDO


ron a convertir los congress, como lo afirma un liberal de la
mas alta alcurnia que vive aun "en Concilios candentes, en los
que la ignorancia y las pasiones hicieron su agosto. La vida de
la Repfiblica se hizo impossible. Y de ello fueron responsables
draconianos y g6lgotas, aunque en mayor escala los primeros".
Se reform la Constituci6n estableciendo el sufragio univer-
sal aun para los gobernadores, el procurador y los magistrados
de la Corte Suprema; suprimi6 la prisi6n por deudas y consagr6
la Iglesia libre en el Estado libre. Esta iltima reform, que
venia a suprimir el derecho de patronato,'aunque tan opuesta
a las tradiciones de la Iglesia Cat6lica, lleg6 a ser casi una ne-
cesidad y fue aceptada con beneplacito aun por el clero mismc
como minima de males, dada la situaci6n de inferioridad a que
habian sido reducidos aun las mas conspicuas figures del cle-
ro national. Dicha disposici6n que iba a beneficiary a los prela-
dos proscritos puesto que podian regresar a sus di6cesis respec-
tivas, no alcanz6 a favorecer al eximio Sefior Mosquera, quien
falleci6 en Marsella, cuando se dirigia a Roma, el 10 de diciem-
bre de 1853.
El afio de 1854 se sefiala por la sublevaci6n del general Jo-
se Maria Melo, quien siendo jefe del ejercito desde la presi-
dencia del general Jos6 H. L6pez y apoyado por los draconianos
y por el president Obando mismo, seguln el concept de sesu-
dos historiadores, desconoci6 las normas constitucionales y nom-
br6 al president jefe de la revoluci6n ,al ofrecerle la dictadu-
ra. Obando manifest no aceptar dicha actitud, pero nada pro-
cur6 para contener a los perturbadores del orden, y Melo pro-
clam6 la dictadura military el 17 de 'abril.
Tras grandes dificultades predomin6 al fin el espiritu le-
galista de los colombianos; y unidos y vivaqueando bajo los
mismos campamentos los hombres que hacia poco habian par-
tido el sol en los eampos de batalla en defense de sus ideas,
reconquistaron el libre ejercicio de los fueros constitucionales
y entraron triunfantes a Bogota el 4 de diciembre de 1854. Nom-


- 32 -









LA VIDA EXEMPLAR DE MONSENROR MANUEL JOSE CAYZEDO

brado president de la Repfiblica el Dr. Manuel Ma. Mallari-
no, presidi6 una de las administraciones mis tranquilas y pro-
gresistas que ha tenido la naci6n por su espiritu civilista, su
ecuanimidad y su alejamiento de las pugnas de los partidos po-
liticos. Los prelados regresaron a sus di6cesis y hubo paz en
las conciencias. Esta paz se prolong durante la administraci6n
siguiente llamada de la Confederaci6n Granadina, presidida
por el austero gobernante doctor Mariano Ospina Rodriguez,
hasta el 18 de julio de 1861 en que el general Mosquera, tras
una series de combates en una revoluci6n que no tenia mis ra-
z6n que el deseo inmoderado de hacer triunfar sus persona-
les ambiciones de mando, plant la bandera de la revoluci6n
en la plaza de Bolivar.
Una nueva era de persecuci6n y de zozobra iban a sufrir
los colombianos, en especial los miembros del clero y las co-
munidades religiosas, que apenas empezaban a convalecer de
las exacciones de la d6cada anterior.
El voluntarioso general triunfante inici6 en seguida la se-
rie de famosos decretos violatorios de los derechos individua-
les y las garantias sociales: el de tuici6n, que desnaturaliz6 el
significado mismo del vocablo, pues en lugar de protecci6n, que
es el que le da el l1xico de la lengua, se convirti6 el estado en
el primer perseguidor de los asociados. Por dicho decreto se
prohibit a los sacerdotes el ejercicio de su ministerio sin la
autorizaci6n del gobierno; el de expulsion de los miembros de
la Compafia que habian regresado al pais; el llamado de bienes
de manos muertas calificado por el pueblo de ufias libres porque
dio pAbulo al enriquecimiento indebido de usureros de ambos
partidos que traficaron con los bienes arrebatados a las comu-
nidades; los de expulsion de monjas, tratadas en forma inicua.
Mientras los sucesos que acabamos de narrar a grandes ras-
gos cambiaban la faz de la naci6n, el nifio Manuel Jos6 Oayze-
do recibia en el hogar los primeros rudimentos de la instruc-
ci6n, y era iniciado en la educaci6n cristiana al lado de sus exce-
lentes padres, en los primeros diez afios de su existencia.


M. Cayzedo 3


- 33 -










EMILIO ROBLEDO


BIBLIOGRAFIA

Juan Pablo Restrepo. La Iglesia y el Estado en Colombia. Lon-
dres, 1885.

Angel y Rufino Jos6 Cuervo. Vida de Rufino Cuervo y Noticias de
su Epoca 1892.

Gustavo Arboleda. Historia de Colombia.

Eduardo Rodriguez Pifieres. El Olimpo Liberal, etc. 1864-1884 Bo-
gota 1950.











O0-0-00


- 34 -









LA VIDA EEMPLAR DE MONSE19OR MANUEL JOSE CAYZEDO


CAPITULD TERCERO

1861 1881

Senectus enim venerabilis est non
diuturna, neque annorum numero
computata: cani autem sunt census
hominids et aetas senectutis vita
immaculate. Placens Deo factus est
dilectus, et vivens inter peccatores
translates est.

Que la ancianidad respectable no es la longeva,
ni se mide por nimero de aios;
mas canas para el hombre es la prudencia,
y edad de ancianidad, vida inmaculada.
Hecho agradable a Dios, fue amado,
y viviendo entire pecadores fue trasladado.

Sap. 4, 8-10

EL ANO de 1861, tan infausto para la repiblica por los acae-
cimientos revolucionarios que se iniciaban, lo fue particular-
mente para la familiar Oayzedo-Martinez de Pinillos porque
a las desventuras de la patria hubo de sumar el mayor dolor
que puede sobrevenir a un hogar bien constituido: la muerte
de la madre. Con efecto, el Dr. don Fernando, que habia pelea-
do la buena batalla en el Congreso, en defense de sus convic-
ciones y de los fueros de la Iglesia y sus ministros, asisti6 con
cristiana resignaci6n pero con el coraz6n desgarrado, a la muer-
te de su esposa que le dejaba ocho hijos huerfanos. Asi no es
35 -










EMILIO ROBLEDO


de extrafiar que en una pagina confidencial hubiese dejado con-
signadas, en aquel dia luctuoso, las siguientes frases: "......0-
freci con la mas grande y espontanea cordialidad, este mi sa-
crificio, implorando su misericordia infinita a fin de que se
digne conservar en nuestra infortunada patria la religion san-
ta que heredamos de nuestros padres, y aiiadi con la mas gran-
de excitaci6n que si su Divina Majestad exigia de mi mayores
sacrificios, estaba pronto a hacerlos con tal que el Catolicismo
se conservase en !a Nueva Granada. Quede despues rodeado
de mis hijos, de mis ocho hu6rfanos sumergido en la mas pro-
funda tristeza".
En el mismo afio fueron matriculados en El Liceo de la
Infancia los nifios Camilo y Manuel Jos&. Dicho institute fun-
cionaba en Bogota bajo la direcci6n de don Ricardo Carrasqui-
lla y era ahi donde se educaban muchos de los nifos de las
personas de calidad de la capital. Don Ricardo se acompani6
de don Ruperto S. G6mez, que fue el padre de nuestro poeta y
humanista Antonio G6mez Restrepo y autor el mismo de muy
sentidas poesias. Entre los papeles de familiar han sido halladas
las primeras calificaciones del nifio Manuel Jose en dicho Li-
ceo, aunque incompletas, en el afio 61. Dice asi una de ellas:
Liceo de la Infancia Diploma de Honor- Concedido al alum-
no Manuel Caicedo Por su aplicaci6n y su conduct irre-
prensible Bogota, 30 de noviembre de 1861. Tambien se hall
un vale de buena conduct que al reverse dice: A Manuel Cai-
cedo P. 6 de julio de 1861 Jhs. M. Valenzuela S. J. y una ri-
brica. Lo cual indica que el Colegio de los Jesuitas funcionaba
en el primer semestre de 1861 (1) y que fue entonces cuando el
R. P. Mario Valenzuela prepare al nifio Cayzedo para la prime-
ra comuni6n el dia de San Luis Gonzaga de aquel afio. Mas tar-


(1) El Decreto de expulsion de los Jesuitas dictado por Mosquera en
julio de 1861, se puso en ejecuci6n el 31, dia de San Ignacio.


- 36 -









LA VIDA EXEMPLAR DE MONSEROR MANUEL JosE CAYZEDO

de iba a ser el propio R. P. Valenzuela quien preparara al Sr.
Cayzedo al Episcopado, por medio de ejercicios espirituales,
segfin lo asevera el R. P. Daniel Restrepo en la Vida de aquel
eminente jesuita honor de nuestras letras.
Tambi6n se hallaron fragments del diario que llevaba el
Dr. Fernando de Caycedo y uno de e1los se refiere al mes de
marzo y dice: "El 22 de mearzo de 1861, se celebr6 en el Cole-
gio la proclamaci6n de notas de todos los alumnos, y la con-
siguiente premiaci6n a los que la merecieran por su conduct.
Manuelito fue proclamado con.notas 6ptimas por su buena con-
ducta y por su aplicaci6n y al fin del acto fue coronado como
Emperador de su clase que era la preparatoria o elemental". Y
]a siguiente efemerides: 'Su Primera Comuni6n y su admisi6n
de Miembro de la Congregaci6n de la Santisima Virgen Tu-
vo lugar este tierno e importantisimo acto, el dia 21 de junior
de 1861, dia de la gran solemnidad con que la Compafiia de Je-
suis celebra la fiesta de San Luis Gonzaga a quien la misma
Compafiia aclama como el Patrono y protector de los niiios de
sus Colegios. En este dia recibieron el Pan de los angeles de
manos del Ilustrisimo Sefior Arzobispo, a las siete de la mafia-
na, todos los Novicios y Hermanos de la Companfia y seguida-
mente todos los nifios del Colegio habiendo sido los primeros
los de la primera Comuni6n que fueron tres y entire ellos Ma-
nuelito, que lleg6 con much compostura y devoci6n coronado
con una guirnalda de pequefias rosas blanoas y con un cirio en-
cendido que llevaba en sus inocentes manos. Dios Nuestro Se-
fior conserve siempre en este hijo la inocencia y buenos prop6-
sitos de este dia solemne: yo le dirigi desde la vispera una afec-
tuosa carta en la que le consigno algunos consejos".
Como ya lo habri observado el lector, era varia la grafia
del apellido. A este respect hemos visto un document aut6-
grafo, escrito en Bogota el 19 de abril de 1862, de pufio y le-
tra del doctor Fernando Cayzedo que reza asi: Variaci6n de
firma. La necesidad de evitar equivocaciones en los contratos


- 37 -









EMILIO ROBLEDO


y demAs documents, por haber otros sujetos de mi mismo nom-
bre i apellido en esta ciudad, me oblige desde que fij6 en ella
mi residencia a firmar con mis dos apellidos, paterno y ma-
terno Caicedo Camacho, lo que ha complicado mi firma. Deseo-
so ahora de simplificarla manifiesto que en adelante suscribi-
re solamente con mi primer apellido restableciendolo como se
ve en este aviso con la misma ortografia como lo escribieron
siempre todos mis antepasados a cuyos ritos i costumbres pro-
feso la mas grande i cordial veneraci6n. BogotA, a 19 de a-
bril de 1862 Ferndo. de Cayzedo". Queda asi justificada, una
vez por todas, el uso de esta grafia empleada por el Sr. Cay-
zedo desde que fue estudiante de segundas letras.

De 1864 aparecen nuevos Informes relatives a Manuel de
Cayzedo, quien habia entrado el 15 de enero Present6 exi-
menes finales en Aritm6tica, Fundamentos de la fe, Castella-
no, Historia antigua, Dibujo y Caligrafia, con la calificaci6n de
notable, except en Aritm6tica y Caligrafia, que fue calificado
de median.

En todo colombiano mayor de cincuenta afios y de alguna
cultural, sin duda perdurara el recuerdo de los escritos de don
Ricardo y su fama de caballero cristiano, de apologista cat6-
lico, de orador espontaneo y diserto y de poeta regocijado que
educ6 varias generaciones de colombianos. Al recorder que la
minoridad y primera juventud del Sefior Cayzedo pasaron am-
paradas por los ejemplos y ensefianzas de aquel eximio edu-
cador, debemos detenernos haciendo unas breves consideracio-
nes sobre su personalidad y su sistema pedag6gico, porque a
nuestro juicio, los influjos de don Ricardo perduraron en el
alumno a trav6s de toda su larga vida. Para el desempefio de
esta tarea nos van a servir los Apuntamientos que escribi6
su condiscipulo y amigo don Jos6 Manuel Marroquin, comple-
tados por el Ilustre Rector del Colegio del Rosario, Monsefior
Rafael Ma. Carrasquilla, hijo de don Ricardo.
38 -









LA VIDA EJEMPLAR DE MONSEAOR MANUEL JOSE CAYZEDO

La labor educadora de don Ricardo fue una de las mAs ex-
tensas, profundas y durables de Colombia. Departia amigable-
mente con sus discipulos, se interesaba por sus asuntos y les
daba consejos paternales y oportunos, pues disfrut6 del d6n
del consejo, como lo atestiguan sus propios amigos. Ejercia una
vigilancia estricta sobre sus alumnos, sin legar a ser imperti-
nente ni desdorosa y con ella suplia los castigos de dolor, tan
acostumbrados en aquellos tiempos y que 61 no ejerci6 nunca.
Siendo inclinado a la sitira, nunca ofendi6 con ella a per-
sona determinada, a lo menos no censur6 nominatim sino a quien
habia cometido faltas piblicas y en ejercicio de piblicas fun-
ciones, como es el caso de Emprestitos voluntarios, Cinco fusiles
y otros juegos literarios, en quo pone en solfa los decretos con
que a diario extorsionaban al pais el general Mosquera, Rojas
Garrido, et sic de caeteris.

Era de un humor inimitable. Este adjetivo, empleado por
el senior Marroquin para pintar a su amigo no lo escogi6 al tun
tun sino con pleno conocimiento de que era mis ficil imitar a
los autores de alta inspiraci6n que a un humorista como el au-
tor de El poder del hombre, Los yerros de imprenta, etc., que
de un asunto baladi sacan tema para grandes ensefianzas o pa-
ra que el lector se desternille de risa.
Como razonador y como orador, don Ricardo fue de la es-
cuela de los predicadores de Nuestra Sefiora. Monsefior Carras-
quilla hace de su padre la siguiente semblanza cuando subia
a la tribune: "Era de elevada estatura, grueso y bien forma-
do, con rostro en que se hermanaban la gravedad y la dulzu-
ra. Tenia voz de bajo profundo, pero tan sonora, que se dejaba
oir en los mas dilatados recintos. Fluia a torrentes la palabra
sin una vacilaci6n, sin repetirse, sin una muletilla ni un tro-
piezo. La acci6n oratoria era amplia, magestuosa, solemne. El
discurso, al calor que brotaba de aquel pecho, encendia el ver-
bo como ascua; y todas estas condiciones producian en los o-


- 39 -








EMILIO ROBLEDO


yentes una impresi6n tal, que no se borraba despu6s por ente-
ro, en todo el curso de la vida".
Al leer los trazos anteriores, prescindiendo de la estatu-
ra y la voz, el lector que conoci6 al Excelentisimo Sr. Cayzedo
y le oy6 sus sermones de cuaresma desde la catedra de La Can-
delaria, de seguro cree que estan describiendo su noble apos-
tura, su discrete accionar y su dicci6n encendida y diserta.
En aquella fue.te bebi6 su elocuencia el Sr. Cayzedo y de
aquellfa imaginaci6n fecunda en aticismo espontaneo y oportu-
no sac6 la fina y distinguida ironia con que solia definir las
situaciones mas dificiles o pintar a los hombres. Y de la pro-
pia manera que estudi6 el caracter e inclinaciones naturales
de su hijo y To hizo amar y estudiar los autores del mas puro
clasicismo y mas tarde lo forj6 discipulo devotisimo y conven-
cido de Santo Tomas, asimismo fueron influidas por aquel
maestro incomparable la nifiez y la juventud y aun la vida
toda del Sr. Cayzedo "discipulo predilecto de mi padre" segin
frase de Monsefior Carrasquilla.
En 1864 el Dr. Cayzedo, fiel a las ensefianzas de los Jesui-
tas, quiso darles la mayor muestra de su adhesi6n enviandoles
a sus dos hijos Camilo y Manuel Jose, al Colegio que la Com-
pafiia tenia en Quito.
Con efecto, el 9 de diciembre parti6 de Bogota el padre
con sus dos hijos a quienes deseaba acompafiar hasta Honda,
donde se despidi6 de ellos segun el relate que nos dej6 1l mis-
mo: "Estuve todo el dia con mis hijos y pernoct6 con ellos a
bordo (del vapor America), pero no hallandome con fuerzas
para despedirme de mis amadisimos hijos, el dia 14 madru-
gue much, me postre de rodillas cerca de la cama de mis que-
ridisimos hijos, que dormian, eleven mi coraz6n *a Dios, los ben-
dije muchas veces y me arranqu6 de su lado".
Los nifios Cayzedos, no llegaban a la capital del Ecuador co-
mo personas an6nimas, sin nexos con las tradiciones de aquel
pais hermano. Muy al contrario: de la memorial de la buena socie-


- 40 -








LA VIDA EJEMPLAR DE MONSE19OR MANUEL JOSE CAYZEDO

dad de Quito no se habia caido el recuerdo del destierro sufrido
por el patriota Obispo Ilmo. Sefior Jos6 Cuero y Caycedo, quien
presidi6 en 1809 la junta insurgente y que le vali6 del general
don Toribio Montes el confinamiento en el cual muri6. Y el
nombre del joven Manuel Jose debi6 recordarles el de su homo-
nimo el Dr. don Manuel Jos6 de Cayzedo y Cuero, quien siendo
provisor general de la di6cesis y habi6ndose afiliado al nu-
mero de los patriots, fue desterrado a las islas Filipinas de
donde regres6 a Cali, fue rector de Santa Librada y en 1827
fue de los fundadores de la Universidad del Cauca.
Pero no se habia escrito para los nuevos estudiantes aquel
dicho: "Que no haga alarde de su ilustre raza, Quien debi6 ser
mel6n y es calabaza". Antes bien, pusieron el mayor empefio
en sus studios y en mantener en alto el buen nombre de sus
antepasados. Asi lo deducimos de la correspondencia epistolar
de los P. P. con el Dr. Fernando a quien le llegaban noticias
como 6stas: "Sus hijos no nos dan que hacer: son dos alhajas
preciosas que tenemos"; y presentados los examenes le decian:
"Lleno de gusto y satisfacci6n escribo a usted hoy: sus hijos
han salido colmados de premios: esto no es gracia nuestra, si-
no justicia debida a su m6rito".
Mientras los j6venes Cayzedos avanzaban en su prepara-
ci6n humanistica en el Ecuador, en nuestra patria se presen-
taban cada dia motives de congoja patri6tica. Tras los acae-
cimientos que dejamos narrados vino la Convenci6n de Rio-
negro de 1863 y la nueva Constituci6n en que se prescindi6 del
nombre de Dios, supremo Legislador y se extremaron las dis-
posiciones que daban pibulo a todo g6nero de desenfreno, que-
dando la naci6n dividida en tantas secciones independientes
cuantas provincias habian hecho parte de la Confederaci6n Gra-
nadina. Menudearon las revoluciones en tal forma que fue en-
tonces cuando un autor extranjero, al hacer el studio de nues-
tra vida political lanz6 la expresi6n de que en Colombia reina-
ba la "anarquia organizada".

41 -









EMILIO ROBLEDO


Algunos departamentos como Antioquia, Cundinamarca y
el Tolima habian logrado ponerse a buen recaudo de las nove-
lerias extremists, y lograron una pr6spera administraci6n, des-
pu6s de haber padecido grandes perturbaciones de todo orden.
Por fortune Murillo Toro que presidia el gobierno central se
dio cuenta cabal de lo que aquello significaba en orden a la
tranquilidad y al cumplimiento de la misma constituci6n, y re-
conoci6 los gobiernos seccionales desatendiendo las voces de los
que anhelaban ver al pais envuelto en una perenne discordia.
Mas en 1867, cuando se pens6 en que gracias a las medi-
das adoptadas por Murillo Toro en punto de tolerancia religio-
sa la repuiblica volveria a tener algfin respiro, fue vana la es-
peranza con la vuelta de Mosquera a la presidencia y la con-
siguiente implantaci6n de sus medidas persecutorias. Por for-
tuna, del exceso del mal, segin frase manida, surge el bien y
el Gran General en pugna con el Congreso y siempre volunta-
rioso, el 29 de abril declar6 la republica en estado de guerra,
disolvi6 el Congreso y se proclam6 dictador. Esta actitud de re-
beldia contra el orden constitutional exasper6 a los civilistas
de todo el pais y el dictador fue reducido a prisi6n el 22 de ma-
yo a medianoche; al amanecer del 23, el general Santos Acos-
ta arengaba las tropas; y en la tarde del mismo dia asumia la
presidencia de los Estados Unidos de Colombia.
En 1868 terminaron los hermanos Cayzedos sus studios de
Humanidades con gran lucimiento y se prepararon para regre-
sar a la ciudad native que en esos moments era el scenario
de las pugnas entire el gobierno de la Uni6n, presidido por el
general Santos Guti6rrez y el de Cundinamarca cuyo gober-
nador era a la saz6n don Ignacio Gutierrez Vergara. Quiza por
los acontecimientos que entonces pasaban en Bogota y de los
cuales se temia que pudieran desencadenar la guerra civil, pe-
ro principalmente para visitar a sus numerosos parientes, los
dos hermanos se demoraron en Cali y a fines del afio se halla-
ban en Bogota.

42 -









LA VIDA EXEMPLAR DE MONSEIOR MANUEL JOSE CAYZEDO

El joven Manuel Jos6 Cayzedo volvi6 al Colegio de don
Ricardo Carrasquilla para hacer studios complementarios, y su
hermano Camilo entr6 a la Escuela de Ingenieria. Juzgamos que
fue entonces cuando el senior Cayzedo estudi6 latin con don
Rufino J. Cuervo, pues el sabio humanista dictaba aquella cAte-
dra y tuvo como alumnos, no s6lo al senior Cayzedo sino a Mon-
sefior Carrasquilla y al propio don Ricardo. Al finalizar el afio
lectivo de 1869, el senior Cayzedo fue el mejor entire los alum-
nos, como lo habia sido en Quito y obtuvo el primer premio
del institute. Entre los papeles de familiar se encontr6 un Tes-
timonium honors del mes de febrero de 1867 destinado a Em-
manueli de Cayzedo, firmado por el Rector Antonio Ma. Bor-
da y por el R. P. Joseph Ma. Landin, con el conocido lema
Macte Nova Virtute, Puer, Sic Itur ad Astra, Animo joven, asi
se llega a las alturas! Asimismo se hallaron los informes co-
rrespondientes al 29 y 49 bimestres de 1869, firmados por don
Ricardo Carrasquilla. Anota alli que curs6 geometria, francs,
caligrafia, dibujo y ciencias intelectuales, con calificaci6n de
notable y un Testimonio de Honor del mismo Liceo de la In-
fancia, concedido al alumno Manuel de Cayzedo por haber ob-
tenido el primer puesto en la clase de L6gica. En dibujo fue
siempre sobresaliente.
El Senior Cayzedo continue interesindose por la suerte de
los compafieros de Quito y de sus maestros. Asi lo atestigua la co-
rrespondencia que se ha encontrado en el archivo de la fami-
lia. Una de las cartas es del P. Proafio y corresponde al afio de
1868. El R. P. Proafio fue un jesuita ecuatoriano, buen matemitico
al decir de Victor E. Caro, que en 1859 se hallaba en Bogota en
el period de la carrera jesuitica en que el novicio, una vez
terminados los studios de filosofia y antes de cursar los de
teologia, lo dedican al magisterio por tres afios. Fue amigo in-
separable del Sr. Caro y del Excelentisimo Sr. Herrera Restrepo.
En el afio de 1868 le escribi6 al Sr. Cayzedo desde Quito y
despubs de informarlo acerca del estado de aquel Colegio, se
43 -









EMILIo ROBLEDO


despidi6 de su discipulo con estas frases de unci6n y de ca-
riio.
"Hijo mio, me voy a San Millan, y es precise poner fin a
esta carta. Te pido, pues en conclusion no te olvides de nos-
otros: encomienda a Dios a tu maestro y crece y adelanta en
todo sentido. Por fortune eres hijo de un buen padre y her-
mano de buenos hermanos: creo, pues, que nunca te extravia-
ras: hijo mio, teme much a Dios y ama much a tu Madre, a
Maria: no tienes otra sobre la tierra: respeta a tu padre y no
andes en compafiia de los malos. Si esto haces me daras much
consuelo y mereceras que siempre te llame, como ahora, mi
muy caro discipulo, buen hijo y mi mejor amigo".

Completada la preparaci6n literaria, el senior Cayzedo, al
iniciarse en la practice de la vida en 1870, no lo hizo como la
generalidad de los j6venes que salen ansiosos de placeres y
dispuestos a correrla. No: a pesar de sus 19 afios de edad, no
frecuent6 el teatro ni los bailes y en cambio entr6 a ser socio
de la Juventud Catolica junto con los Cuervos, los Gutierrez
y los Marroquines.
En 1871 fue secretario del Sefior Caro en la redacci6n del
trisemanario El Tradicionista, peri6dico que durante various a-
ios sirvi6 de guia doctrinario a los amigos del orden y la li-
bertad en la justicia, y contribuy6 a la educaci6n popular con
la publicaci6n de las obras de autores colombianos como las
de Jose E. Caro, Jose Manuel Groot, Sergio Arboleda, etc. En
esta labor se emple6 hasta 1876; pero en 1873 muri6 el Dr.
Fernando y el Sr. Cayzedo qued6 encargado de la familiar, y
tuvo que asumir el papel que le correspondia. Se hizo comer-
ciante y en el desempefio de este nuevo oficio obr6 con la pru-
dencia que le era habitual sin procurarse ganancias excesivas.
La Sociedad de San Vicente de Pafil, fundada en Bogota
por el P. Mario Valenzuela, tuvo al Sr. Cayzedo como uno de
sus mas adictos socios. Este manifest un espiritu tan ajustado


- 44 -









LA VIDA EXEMPLAR DE MONSEROR MANUEL JOSE CAYZEDO


Retrato del Sefior Cayzedo hecho en Paris 1881


a la indole de esa instituci6n, que fue nombrado por unanimi-
dad president para el period 1878 a 1879, cuando apenas con-
taba 27 afios. Del informed que present a la Sociedad al termi-
nar su mandate, sobre los trabajos llevados a cabo se expre-
san los concepts siguientes en un articulo que apareci6 en
La Defense Cat6lica: "......brilla el claro talent del autor y
se pone de manifiesto la habilidad con que supo aprovechar los
elements que para hacer el bien le ofrecia la Asociaci6n". Per-
tenecen al informed presentado en aquel aflo por el Presidente
senior Cayzedo los concepts siguientes, que se refieren a las
festividades que los socios de la Sociedad de San Vicente con-
memoraban con la Comuni6n: "El no haber decaido la Socie-


- 45 -









EMILIO ROBLEDO


dad, sino al contrario, haber podido tender a sus obras y esta-
blecer algunas nuevas no se debera a estas comuniones nume-
rosas? Nuestra Asociaci6n es de caridad y en ninguna parte
como en la Sagrada Eucaristia se enciende y fortalece la vir-
tud".
A pesar de la profanaci6n de templos que ocurri6 en 1877
y de la expulsion del pais de mAs de un centenar de sacerdo-
tes y de los Obispos de Antioquia, Popayin, Medellin y Pasto;
y no obstante el haber dictado el Congreso del mismo afio una
nueva ley contra el clero tan draconiana como los decretos de
Mosquera, ley cuya ejecuci6n por fortune no tuvo vigencia,
es evidence que la clerofobia iba siendo menos manifiesta y los
conflicts entire las dos potestades menos frecuentes en cuanto
lo permitian las tendencies ideol6gicas del radicalismo, que e-
ran, y continifan siendo, de hostilidad a la discipline cat6lica.
El manso arzobispo Arbeliez que gobern6 la arquidi6cesis
desde 1868 hasta 1884 no se dio punto de reposo en procurar la
pacificaci6n de las almas y la anhelada armonia; y aunque su-
fri6 dos destierros por parte del gobierno y persecuciones por
la justicia de parte de sus subalternos, su espiritu no se vio
nunca perturbado por el odio ni por el deseo de venganza. En
su ultima pastoral, promulgada pocos dias antes de su muerte,
hace reconocimiento de estos hechos en la siguiente forma:
"Es un hecho de suma importancia y que no debemos pa-
sar en silencio, que despu6s del largo y cruel combat entire la
autoridad civil y la eclesiastica, y a pesar de la separaci6n le-
gal de la Iglesia y del Estado, ha cesado la persecuci6n, debido
a la mutua buena voluntad con que procuran entenderse dichas
autoridades, no obstante la discordancia de sus legislaciones, y
sobre todo porque la experiencia y buen sentido han hecho ver
a nuestros gobernantes que sin la armonia entire las dos potesta-
des, no puede haber paz ni tranquilidad. Quiera Dios que este
germen de uni6n verifique un cambio just y sabio en la legis-


- 46 -









LA VIDA EXEMPLAR DE MONSEIQOR MANUEL JOSE CAYZEDO

laci6n que es lo que demandan las necesidades de nuestra Pa-
tria".
Una vez cumplidos sus deberes imprescindibles para con la
familiar y orientada 6sta por los senderos tradicionales del tra-
bajo y la rectitud, el senior Cayzedo, que habia mantenido per-
sistente en su coraz6n el deseo de consagrarse al servicio de
Dios, en 1880 emprendi6 viaje al exterior con el animo de vi-
sitar previamente various paises y observer a vista de ojos los
grandes adelantos de la civilizaci6n occidental. Fue asi como
viaj6 primeramente por los Estados Unidos y luego pas6 a
Europa donde visit a Inglaterra, Francia, y Alemania, para
fijar al fin su residencia en Roma. Habia llegado al t6rmino
de su peregrinaci6n spiritual y empezaba el cumplimiento de
una vocaci6n sobrenatural. En la plenitud de sus facultades
fisicas e intelectuales y con una libre y espontinea voluntad,
el 21 de abril de 1881 se matricul6 en el Colegio Pio Latino A-
mericano regentado por los Padres de la Compafia. Tenia 30
anos.



BIBLIOGRAFIA

El Labaro Afio I, NQ 8 Medellin 1905.
Corona Funebre etc. 1937 Julio Cesar Garcia.
Obras de Don Ricardo Carrasquilla 22 de agosto 1827 1927 -
Bogota. Imprenta de La Luz.
Gustavo Arboleda Manual de Historia de Colombia.
Gonzalo Uribe Villegas Los Obispos y Arzobispos de Colombia.
Papeles de Familia.
Restrepo Daniel S. J. Vida del Padre Mario Valenzuela BogotA.
Uribe Antonio Jose Sociedad de San Vicente de Pail Memoria
Hist6rica (1857-1907).
Un Padre Misionero Biografia del Excmo. Sefior Esteban Rojas To-
bar 1941.


- 47 -










LA VIDA EJEMPLAR DE MONSEIOR MANUEL JOSE CAYZEDO


CAPITAL CUARTH

1881 1892

Ecce constitui te hodi super gentes, et super
regna ut coellas, et destruas, et disperdas, et
dissipes, et aedifices, et plants.
Jer. I, 10.

He aqui que te he establecido hoy sobre las na-
ciones, y sobre los reinos, para que arranques y
destruyas y desperdicies, y disipes, y edifiques, y
plants.

INSTALADO EN ROMA el Sr. Cayzedo al lado de la Com-
pafiia de quien su padre habia sido tan adicto y que a 61 mis-
mo le habia servido de gui.a durante su primera juyentud, se
dedic6 sin tardanza y con gran fervor a sus nuevas tareas es-
colares, reemplazando con tes6n e inteligencia la deshabitua-
ci6n de las lecciones, como hombre que tenia su objeto perfec-
tamente definido y tomaba tiempo para llegar a 61 seguramente.
Los espiritus ensimismados en sus propias ideas huyen de
Roma con el mismo afan que ponen en buscarla los que des-
cansan en la verdad, que desean, para afirmar sus pasos, un
maestro, un consejero, un guia.

Tu duca, tu signore, e tu maestro

Al contrario de los racionalistas, que hallan en la Santa
Sede el opresor de las inteligencias, los que buscan con cora-
z6n ingenuo la verdad, saben que la Iglesia de Roma es la li-


- 49 -


M. Cayzedo 4









EMILIO ROBLEDO


bertadora de las inteligencias. Parafraseando a Lacordaire po-
demos decir: Si Dios quiere restablecer el reino de la verdad
en la tierra, desde el principio escoge una ciudad que es su ciu-
dadela, y esa ciudad no es Jerusal6n, es Roma. Si quiere, des-
pu6s de la redenci6n del hombre por la sangre de su Hijo e-i-
viar sobre el mundo los cuatro rios de su sangre reparadora,
hard brotar ese divino manantial no ya de la Rosa del G61gota,
sino de la piedra del Vaticano. Y en fin, si Europa, si las na-
ciones todas tienen un porvenir, una esperanza de salud en sus
actuales conmociones, a Roma han de dirigir sus miradas, con
la confianza de que de ahi les vendra siempre la vida.
Mas no es uinicamente como capital del orbe cat6lico co-
mo Roma aparece a la faz de las gentes. Ya desde los tiem-
pos de Carlomagno, Alcuino la saludaba como Roma poderosa,
honra del mundo, inclita madre; y Pr6spero de Aquitania es-
cribia:

Sedes Roma Petri quae pastoralis honors
Facta caput mundi, quidquid non possidet armis
Religione tenet.

El dicho: Roma locuta est es la voz de la humanidad y
significa que el legado de Roma tiene un valor universal, am-
plio y uinico. Lo que el Cristianismo' adquiri6 en su contact
con Roma puede apreciarse especialmente en la organizaci6n
jerArquica de la Iglesia Cat6lica y en la idea de que una Igle-
sia universal surgiese desde temprano en la historic del Cris-
tianismo.
Cuando el senior Cayzedo contestaba a lista como alumno
del Colegio Pio Latino Americano, 6ste hallibase situado en
la casa hist6rioa llamada de San Andr6s del Quirinal. Ahi
habian estado el Santo fundador de la Compaiiia Ignacio de
Loyola y San Francisco de Borja, el 3er. general de la Com-
pafiia, los ,antiguos caballeros galantes, cuya dramitica con-
versi6n todavia nos conmueve; ahi quedaron santificados los


- 50 -









LA VIDA EJEMPLAR DE MONSEIOR MANUEL JOSE CAYZEDO

aposentos de San Luis Gonzaga y se hallaba aun el sepulcro
de San Estanislao de Kostka. Datos que hos inducen a career
que fuera dicho sitio el mismo a que se refiere el P. Rivade-
neira en su vida de San Ignacio cuando dice: "Uno de los que
vinieron este afio a Roma llamados por Ignacio, fue don Fran-
cisco de Borja, duque de Gandia, que como ya dijimos, era
profeso, aunque ocultamente, de la Compafiia; el cual, enten-
diendo cu.nto provecho se podia hacer en aquella ciudad, que
es cabeza del mundo y de donde toda la cristiandad se gobier-
na, y especialmente toda nuestra Compafiia, por tener en e-
lla su cabeza y prep6sito general, y juzgando que no era raz6n
que habiendo sido ella la primera de todas en escoger d abra-
zar 1.a Compafiia, careciese del fruto que otras muchas reci-
ben en su ensefianza y doctrine, procur6 que en Roma se fun-
dase un Colegio (siguiendo en esto el consejo y el parecer de
nuestro padre Ignacio), al cual se dio principio el afio de mil qui-
nientos y cincuenta y uno, a los 18 de Febrero, en unas casas
muy estrechas que estaban debajo del Campiorlio, con cator-
ce estudiantes de la Compafiia, que tenfan por rector a Juan
Peletario, frances; (............) Mas lu6go, el mes de Sep-
tiembre siguiente, doblandose el nfimero de los nu6stros, se
pasaron a otra casa mas anchurosa y capaz. Ensefiaban en aquel
tiempo nuestros preceptores a sus oyentes solamente las tres
lenguas, hebrea, griega y latina, y arte de ret6rica; (..........) ".
Cuando la Compafiia se acrecent6, mudaron el Colegio a otro
sitio en 1556; mas tarde comprendiendo San Ignacio que debia
hacerse una fdbrioa donde se pudieran alojar estudiantes de
muchas naciones apartadas de la luz evangelica, movido el
Padre Santo Gregorio XIII "del grandisimo fruto que deste
colegio se sigue, y de la necesidad que del Seminario del Clero
romano y los de alemanes, ingleses y otros que su beatitud (pa-
ra bien destas naciones) ha fundado, tienen. del Colegio roma-
no para su gobierno y doctrine, con animo de senior, y padre
y de pastor universal vigilantisimo y de principle liberalisimo,


- 51 -









EMILIo ROBLEDO


ha querido ser fundador deste colegio, labrandole de una obra
suntuosa, y dotAndolo con muy bastante renta, para que en 61
se pueda sustentar gran nuimero de estudiantes y maestros de
diferentes naciones de nuestra religion, para sustento y arri-
mo de todos los demas".
Los latino-americanos que pertenecen a dicho colegio, si-
guen sus cursos en la Universidad Gregoriana y el senior Cay-
zedo disfrut6 en sus dias de profesores tan eminentes en teolo-
gia moral como el Padre Antonio Ballerini.
Como los RR. PP. de la Compafifa le conocian desde que
era nifio y sabian de sus excelentes prendas de virtud, talent
y discipline, no bien se incorpor6 en el Colegio le nombraron
prefecto y durante todo el tiempo que permaneci6 en Roma
desempefi6 el honroso cargo con el beneplacito general.
La seriedad de los studios literarios preparatorios hechos
en Bogota y Quito, facilitaron al senior Cayzedo los eclesiasti-
cos de Roma. y fue asi como en diciembre de aquel mismo afio
fue ordenado de exorcista y ac6lito; el 23 de Setiembre de 1882
recibi6 el Sub-diaconado. En el mismo dia del mismo mes de
1883 fue ordenado de Diacono. En fin, el 22 de diciembre de
1883, recibi6 la dignidad de Presbitero, en la Basilica de San
Juan de Letran, de manos del Eminentisimo Sr. Cardenal Ra-
fael M6naco La Valleta, Vicario de su Santidad Le6n XIII y
mas tarde Decano del Sacro Colegio. Al dia siguiente de su or-
denaci6n Sacerdotal, el 23 de diciembre, celebr6 la Santa Misa
en la Capilla del Colegio Pio Latino Americano. Tu es Sacerdos
in aeternum secundum ordinem Melchisedech. Se cumplia en
'l la sentencia del Eclesiastes: Todas las oosas tienen su tiempo.
Tambi6n el hombre tiene siempre su hora; basta con que pro-
ceda conforme a la ley de Dios y no atropelle la economic de
la Providencia. Habia cumplido con sus deberes de escolar du-
rante su nifiez y juventud; cuando, desaparecidos sus padres y
su hermano mayor, se vio obligado a tomar la direcci6n de
la familiar, acogi6 sin vacilar y quiza contrariando los dictados


- 52 -










LA VIDA EXEMPLAR DE MfONSEi.OR MANUEL JOSE CAYZEDO

de su vocaci6n, el papel que la Providencia le sefialaba. Ahora
habia realizado el anhelo de su vida y se sentia dispuesto a
cumplir hasta la muerte las obligaciones de su Sagrado Minis-
terio.


MONSEIROR CAYZEDO


Ordenado sacerdote 1883

Durante el afio de 1884 continue i!ustrando su entendimien-
to y enriqueciendo su experiencia a'i contact con la Santa Se-
de. Interin es nombrado Arzobispo de Bogota el Ilmo. Sr.
Pafil (Jose Tel6sforo), miembro de la Compaiia; y sabiendo
que el senior Cayzedo se hallab-a en Roma, le confiri6 el hon-


- 53 -









EMILIO ROBLEDO


roso encargo de recibir en su nombre el Sagrado Palio qu3
como es bien sabido, es la insignia que da el Papa a los prela-
dos en representaci6n de su dignidad arquiepiscopal, formada
por una faja blanca con cruces negras.
Aquello tenia todo el valor de una predestinaci6n. Presen-
t6se el nuevo levita en la Sala del Consistorio, delante del Pa-
dre Santo y del Colegio de Cardenales, con la apostura y dig-
nidad que le fueron cong6nitas; y ahinojado ante Su Santidad
Le6n XIII, le pidi6 el Palio como era de ritual en nombre del
Ilmo. Sefior Arzobispo electo y en seguida, en el Palacio de la
Cancilleria hizo la profesi6n de fe como delegado de su me-
tropolitano, ante el Eminentisimo Sefior Cardenal Martel, quien
impuso el Palio sobre los hombros del senior Cayzedo.
HTallandose en Roma, en el dicho afio de 1884, recibi6 car-
ta de su condiscifulo en el Pio-Latino, senior Esteban Roias,
aue fue consagrado sacerdote en el mismo afio que el Sefior
Cayzedo. En la carta exponia el Pbro. Rojas el caso de concien-
cia en punto de discipline que le habia ocurrido con el Ilmo.
Sefior Bermudez, Obispo de Popayvn y solicitaba el studio
y el consejo de su condiscipulo y del Director spiritual en el
Colegio de Roma. No podemos pasar inadvertida la respuesta
que dio el Sefor Cayzedo, porque en ella se pinta la nobleza
en la amistad y la firmeza en el respeto a la jerarquia, que fue-
ron atributos peculiares del senior Cayzedo. Despu6s de anun-
ciarle que le habia escrito ya participAndole su ordenaci6n de
sacerdote, agrega: "Somos, pues, doblemente hermanos y todos
los dias nos unimos en espiritu sacrificando la misma santisi-
ma Victima. OjalA que Ud. se acuerde de mi en esos momen-
tos con la frecuencia que yo de Ud. He leido y releido muy
despacio la carta que Ud. me describe y los documents adjun-
tos, para poder darle mi juicio, que si bien poco vale, Ud.
bondadosamente me pide que le d6 imparcialmente en el gra-
ve asunto que motiva esta carta. De ellos he sacado en lim-
pio que Ud. tuvo una equivocaci6n al tomar la primera no-
54 -









LA VIDA EdEMPLAR DE MONSElTOR MANUEL JOSE CAYZEDO

ta por nombramiento de Cura parroco de aquellos pueblos; e-
quivocaci6n disculpable por la circunstancia en que Ud. se
hallaba y sobre todo por la petici6n hecha al Sefior Obispo por
los vecinos de Guadalupe. Esta misma equivocaci6n dio ori-
gen a que U., juzgando las cosas de un modo que no era e-
xacto, diera, perd6neme que se lo diga, un paso falso. Y se.
lo digo porque U. quiere que le hable con claridad y U. que
sabe cuAnto es el cariiio que le tengo, calculari que se lo di-
go por su bien, que tAnto me interest. Y le dire las razones
porqu6 llamo yo este, paso falso. El Sr. Bermidez viendo que
U. hacia y obraba como Cura, tenia el deber de advertir a U.
que ese no habia sido el sentido de su nombramiento; y quiza
para hablar con U. sobre los asuntos de aquella parte de su
di6cesis o para darle el verdadero en vista de lo que U. le di-
jera, le ordenaba fuera a Popayan. Hasta aqui no veo yo lo
que U. me dice, que el Sr. Obispo precipit6 los acontecimien-
tos. A U., a mi modo de ver, le tocaba Anicamente bbedecer,
y en Popayan verbo a verbo entenderse con el Sr. Obispo y
explicarle por qu6 habia U. creido que habia sido nombrado
Cura. La cara del hombre hace milagros y con esa docilidad
habria U. obtenido lo que deseaba, si era la voluntad del Se-
fior, fnica cosa que U. busca. Nosotros como sacerdotes debe-
mos obediencia a nuestros Prelados y Dios N. S. no nos tomari
cuenta del bien que hayamos dejado de hacer por obedecer
a un superior, antes bien, esta obediencia nos la premiar-. (1).
Ademis en estos tiempos de rebeli6n contra la Iglesia debe-
mos dar ejemplo a los laicos en sujetarnos absolutamente a sus
prescripciones. Su carta al Secretario del Obispo tiene el defec-
to de ser un exabrupto, dice las cosas como las siente sin do-
rarlas, y este no es el medio mAs oportuno para obtener bue-
nos resultados; hay necesidad de diplomacia. C6mo puede a-


(1). Advertimos que los subrayados son nuistros.


- 55 -









EMILIO ROBLEDO


gradar a un Obispo que un sfibdito le diga: me voy al Delegado
a que me pase a otra di6cesis? esto es cortarse las alas. Y sake
U. mi querido Rojas, lo que hay en todo eso? falta de mundo.
La experiencia no se aprende sino en cabeza propia y desgra-
ciadamente a U. le falt6 en esta ocasi6n. Consult con el P. Es-
piritual su asunto y me dijo que le dijera simplemente esto:
Rogado una vez el B. Leonardi para que escribiera las reglas
de su institute (fue fundador de los Siervos de Maria) tom6
un papel y escribi6 con letras gordas "Ubbidienza". No le di-
gas mis. "Rocas 6 un buon figlio e capira" afiadi6 el P. Espi-
ritual. Como s61o la muerte no tiene remedio, qu6dale un ca-
mino para resarcir el mal paso, y este camino es bellisimo, pues
es indioado por la santa humildad, y con 61 darA U. prueba de
alma grande, que de var6n perfect es reconocer el yerro y
saberlo enmendar. El paso es el que Nuestro Sefior Jesucristo
nos ensefi6 en la parabola del Hijo Pr6digo (esto no quiere de-
cir que yo compare a U. con el pr6digo en la culpa, no): ir a
Popayin, arrojarse a los pies del Sefior Obispo y decirle: "Pa-
ter, pecoavi......" Paso es 6ste tanto mas meritorio cuanto que
pareci6ndole a U. que ha obrado bien, somete su raz6n al duro
yugo de la obediencia. No hay duda que el Sr. Bermfidez, al
ver la buena voluntad de U. que yo s6, pues lo conozco tan
bien a U., no es otra que buscar la gloria de Dios, convencido
de que U. s61o err6 por deseo de obrar mejor, arreglara los
asuntos a pedir de boca. Y si N. S. no quiere que U. trabaje
por salvar almas en el Tolima sino en el Cauca, podria U. re-
husarse a dar gusto al Padre de families?


Cuando esta carta lleg6, los asuntos del Pbro. Rojas se ha-
bian precipitado y el Sefior Obispo lo habia suspendido en su
ministerio. Interin, el Sr. Cayzedo le habia escrito otra oarta
mas apremiante ain que la anterior en la cual es mis afirma-
tivo en cuanto a aconsejarle obediencia incondicional a su O-
bispo y pedimento de perd6n. En ella le da los mas amistosos


- 56 -









LA VIDA EXEMPLAR DE MONSEIOR MANUEL JOSE CAYZEDO

consejos y agrega: "Si yo estuviera en Bogota emprenderia via-
je a Garz6n para convencerlo y hacerlo partir (a Popayan) y
no dudo que le haria dar el paso sin gran trabajo, pues esta tan
en armonia con su caricter, con sus inclinaciones y con su vir-
tud. En fin, Rojas, termino suplicindole por nuestra buena a-
mistad, por su mismo bien, y por la preciosa sangre del Re-
dentor que haga el sacrificio y se someta completamente sin
condiciones ni cortapisas; cree U. tener toda la raz6n; asi seri
mas acepto su sacrificio al Sefior. Que El le abra los oj.os y le
haga ver su equivocaci6n, y alivie sus penas (graves por cier-
to, gravisimas) ha sido el objeto de mis mementos en estos
dias......" "No dudo que U. sabri apreciar las palabras mias
como nacidas inicamente del carifio mis desinteresado y que
dentro de pocos meses -otra cosa no permit la distancia que
nos separa- tendr6 el placer de recibir una carta suya fecha-
da en Popayin llena de regocijo y de paz que me darA mis
gusto que el abrazarlo de nuevo......"
Por fortune el noble amigo tuvo el gusto que anhelaba. El
Sr. Rojas influido por sus consejos, hizo lo que debia hacer;
se someti6 a su superior jerirquico y alcanz6 la plenitud del
Sacerdocio tal como el propio Sefior Cayzedo se lo habia predi-
cho en dos ocasiones y en forma que asume las condiciones de
la profecia. Es el caso que hallandose los dos amigos en Re-
ma, el Sr. Cayzedo, que como hemos visto fue sobresaliente en
el dibujo desde los bancos del Liceo de la Infancia, esboz6 en
uno de los cartapacios de su condiscipulo Rojas, un paisaje en
que se veia dibujado un rio, en la orilla una palma de elegan-
tes frondes bajo las cuales descansa un sujeto con biculo y mi-
tra. Al pie se leia el siguiente letrero "Esteban Rojas, Obispo".
Ademas, hemos visto en la Biografia del Sr. Rojas, escrita
por un Padre Misionero, que entire los objetos mis intimos del
Sefior Obispo de Garz6n se encontr6 una caja y dentro de ella
una pluma de oro con esta inscripci6n: "Para que firme su pri-
mera Pastoral Cayzedo".


- 57 -









EMILIO ROBLEDO


Coronados con tan buen exito los deseos de toda su vida,
el senior Cayzedo se dispuso a regresar al seno de su familiar.
Con efecto, el 19 de enero de 1885 sali6 de Roma con el senti-
miento de dejar sus amados maestros y el claustro de su or-
denaci6n, pero a la vez lleno de fervor apost6lico y dispuesto
a sobrellevar los azares de un ministerio que se esperaba eri-
zado de contrariedades, de sacrificios y de martirios. Le acom-
pafiaba su condiscipulo, Monsefior Jose Eusebio Diaz, con
quien hizo una ,travesia feliz hasta llegar a las Antillas
donde recibieron la noticia de que habia guerra en Colombia
y que los puertos de Cartagena y Barranquilla se hallaban en
poder de los revolucionarios. Con muy buen acuerdo endereza-
ron a la Guaria para entrar en Venezuela y esperar en Cara-
cas el curso de los acontecimientos.
Dijimos en el capitulo anterior que a despecho y pesar
de muchas irregularidades que todavia se advertian en pun-
to de procedures del gobierno con el clero, la persecuci6n reli-
giosa era menos manifiesta. Varios de los corifeos de la Demo-
critica y la Escuela Republicana empezaban a tener su camino
de Damasco, tales como Samper y Galindo. Este ultimo, en sus
Recuerdos Hist6ricos titula asi el Capitulo XII "1873 1884 -Pa-
so de la juventud a la edad provecta- Del entusiasmo al jui-
cio -De la exaltaci6n a la moderaci6n- Del servicio de un
partido al servicio de la Naci6n". Y mas adelante hace la si-
guiente confesi6n paladina: "...y para descargo de mi concien-
cia, dando a Dios infinitas g'racias por haberme concedido el
valor de hacerlo, debo decir: que contra las partidas que que-
dan abonadas al CrBdito de mi cuenta en los Congresos, hay o-
tras en el DWbito de esa misma cuenta, dictadas por el mas
vergonzoso fanatismo, por el mis salvaje espiritu de intoleran-
cia, de las cuales me avergiienzo, y por las cuales pido since-
ramente perd6n a la Iglesia y a la sociedad oat6lica de mi pais,
y son:......". Aqui continfia enumerando las leyes y proposi-
ciones que impuso "con el fanatismo del Sectario, abusando


- 58 -









LA VIDA EJEMPLAR DE MONSE19OR MANUEL JOSE CAYZEDO

del ascendiente y del prestigio que en aquel congress le daban
los servicios prestados al partido durante la guerra de 1876.
Asimismo contribuyeron en gran parte al apaciguamiento,
el buen sentido de Murillo Toro y la actitud sincera y profun-
damente cristiana del Sefior Arzobispo ArbelAez. Se venia ob-
servando, ademis, que el Dr. Nifiez empezaba a hacer un cuar-
to de conversion a la derecha. Sin duda su permanencia en In-
glaterra, donde tuvo oportunidad de estudiar a fondo el caric-
ter ingl6s y su sabia legislaci6n, lo llev6 a reflexionar seria-
mente sobre las torpezas cometidas en el gobierno de su pais
y quiso enmendarlas. Esa actitud se hizo mis manifiesta des-
pu6s de 1875, cuando los del Olimpo radical le habian cerrad)
el paso a su eandidatura a la presidencia de la Repiblica en
beneficio del Sefior Parra. Sea de ello lo que quiera, es lo cier-
to que sus copartidarios antiguos le juraron la enemiga, no ad-
mitieron explicaciones ni formula alguna de avenimiento y se
lanzaron -a la guerra en 1885. Guerra insensata sin duda de
parte del liberalism, pero providencial desde el punto de vis-
ta de la tranquilidad religiosa, del progress ordenado y la paz
de la Repiblica; en una palabra, desde el punto de vista del
pais conservador.
Gracias a la participaci6n conservadora al servicio del go-
bierno, la revoluci6n fue debelada en breve y el Dr. Ndfiez
pudo anunciar a un mismo tiempo, desde uno de los balcones
del Palacio de San Carlos, el 8 de setiembre de aquel afio, (1885),
que la revoluci6n estaba terminada y que la Constituci6n de
Rionegro habia dejado de existir.
Mientras en Colombia se sucedian estos acaecimientos
que. iban a cambiar la faz del pais, el senior Cayzedo no espe-
raba en Caracas inactive y mano sobre mano el desarrollo de
los acontecimientos. Dedic6se a la prActica de su ministerio sa-
cerdotal con la venia del senior Arzobispo UscAtegui, predioan-
do, confesando, visitando los enfermos y ejercitando la caridad.
Y fue de tal manera eficaz su apostolado y el de su compafie-
59 -









EMILIO ROBLEDO


ro el Sefior Diaz, que habi6ndose percatado el metropolit-ano
del bien que hacian en su grey los nuevos sacerdotes, los alo-
j6 en su Palacio, design al Sr. Cayzedo como CapellAn del Asi-
lo de la Beneficencia, y les prodigy las mas delicadas atencio-
nes. Hizo mas: quiso retenerlos e incardinarlos en su arquidi6
cesis; pero ellos rehusaron agradecidos el noble ofrecimiento,
y al cabo de siete meses de hallarse en la capital de Venezuela
y cuando las vias de acceso se hallaron despejadas en Colombia,
regresaron a la patria.
El Sr. Cayzedo no dej6 caer de su recuerdo la noble hospi-
talidad que recibi6 en Venezuela. En carta dirigida al Sr. Ar-
zobispo de aquella ciudad, en 1907, cuando ya era Arzobispo
de Medellin, para corresponder a una invitaci6n que se le hi-
zo para concurrir a unas festividades religiosas, le dice: "...A-
demas mi permanencia en Caracas durante el afio de 1885 me
hizo presenciar el fervor con que celebran en la Santa Cate-
dral los solemnes cultos de la Sagrada Eucaristia y mi cora-
z6n conserve agradecido el recuerdo de la especial benevolen-
cia con que fui acogido en la inolvidable Caracas.
En 1886 desempefi6 por corto tiempo el curato de Las A-
guas y el mismo aflo el Ilmo. Sefior Arzobispo lo nombr6 Pre-
fecto General del Seminario de Bogota y hacia 1888 lo promo-
vi6 ,al delicado cargo de Vicerrector del mismo institute, cuan-
do Monsefior Carrasquilla fue nombrado cura de la Catedral
Metropolitan, en la iglesia de S. Carlos.
El Seminario de Bogota, fundado por el Ilmo. Sefior Mos-
quera y objeto de todas sus complacencias, habia estado regi-
do por sacerdotes insignes. Cuando el Sefior Arbelaez goberna-
ba aquella arquidi6cesis puso el establecimiento bajo el rec-
torado del Dr. Ignacio Barreto, quien fue nombrado Obispo de
Pamplona. Para reemplazarlo fue nombrado el eminente sacer-
dote que mas tarde habia de ser Obispo de Medellin y Arzo-
bispo de Bogota, el Sefior Herrera Restrepo, educado en el Se-
minario de San Sulpicio, de Paris, y quien cambi6 totalmente


- 60 -









LA VIDA EXEMPLAR DE MONSEIOR MANUEL JOSE CAYZEDO

el funcionamiento y le introdujo grandes mejoras de todo g6-
nero. Al senior Herrera reemplaz6 el Dr. Joaquin G6mez Otero
quien acrecent6 con su -autoridad los adelantos alcanzados por
su antecesor. A su vez el senior Cayzedo ejerci6 alli su magis-
terio como Vicerrector con tal eficacia y dignidad que fue cali-
ficado por el propio Monsefior Carrasquilla en los t6rminos
siguientes:
"En un establecimiento tan bien organizado como 6ste, la
labor de los superiores, recatada y silenciosa, es mis para admi-
rarse que para referirse; pero dan testimonio por los servicios
prestados por el Dr. Cayzedo al Seminario, la consternaci6n
de los alumnos al saber que iba a abandonarlos, las ligrimas
silenciosas que por 61 han derramado y las sinceras demostra-
ciones de carifio que todos, grandes y pequefios, se han esme-
rado en tributarle".
Ademis de prefecto general y Vicerrector, el Sefior Cayze-
do fue professor de los cursos de latin 10 y 29, de castellano, re-
t6rica e historic eclesiastica. No bastaba todo esto a sus activi-
dades; desempefiaba tambi6n las funciones de Capellin del no-
viciado de las Hermanas de la Presentaci6n, de Director de la
Comunidad de Hijas de Maria, "de los labios de una de ellas,
que, andando el tiempo, habia de ocupar el primer sitio en mi
afecto -dice a este respect el Dr. Antonio G6mez Restrepo--
oi muchas veces los mas grandes elogios de las plAticas que di-
rigia a las educandas aquel eclesiastico sencillo y afable, que
en sus actos y en sus palabras demostraba una distinci6n de
gran senior. Hablaba a las nifias con fervor, con exquisite tacto,
y con tanta delicadeza y facilidad de expresi6n, que mantenia
en suspense a su infantil auditorio. Pero no s61o en este g6nero
de predicaci6n sobresali6 el senior Cayzedo -agrega G6mez
Restrepo- en discursos, en conferencias, en sermones, exhibi6
las dotes de un notable orador sagrado". En sus platicas y en-
sefianzas se complacia en despertar en sus oyentes el culto Ma-
rial; y fue por su devoci6n a la Santisima Virgen como se e-


- 61 -









EMILIO ROBLEDO


rigi6 en el Seminario la estatua en cuyo pedestal hizo grabar
esta sencilla pero elocuente leyenda: Mater et Custos.
Fue entonces cuando el Sefior Cayzedo pronunci6 la alocu-
ci6n que copiamos en seguida y que segfin lo afirman quienes
tenian por que saberlo, caus6 tan grata impresi6n en el Sefior
Nuncio de Su Santidad, que desde entonces lo present como i-
d6neo para el episcopado. Dice .asi el discurso:
"Paseaba por el parque que rodea la cathedral de Berlin
un ministry protestante que mas tarde volvi6 al seno de la I-
glesia, y entire un grupo de chiquillos que alli mismo juguetea-
ban, le llam6 la atenci6n una nifia de 10 a 12 afios, alegre y
llena de vida. Trab6 con ella conversaci6n y al saber que era
cat6lica le pregunt6 algunas oraciones y termin6 con el Ave-
maria. Entonces tomando el protestante un ademan serio se le
puso por delante y le dijo: "vosotros los cat6licos hac6is mal
en invocar tanto a Maria, convirti6ndola en Diosa". El Sefior
debe estar muy desagradado con vosotros. La nifia sorprendida
y con los ojos llenos de lagrimas le respondi6: "Sefior, nosotros
no adoramos a Maria, pero, ipero c6mo no la hemos de amar
si es nuestra madre?..."
"Ahi tennis, sefiores, la historic de la humilde estatua que
acaba de ser bendecida. Aqui, lo digo con el coraz6n lleno de
jubilo, aqui, mas que en ninguna otra parte, Maria es nuestra
Madre. Y no viendo su imagen ocupar el centro material del
edificio del Seminario como ocupa el centro moral, se echaba
de menos alguna cosa... teniamos algo de huerfanos; y entire
hijos bien nacidos, el retrato de la madre ocupa el primer pues-
to en el hogar. Y no al acaso he dicho esta palabra que el Se-
minario es nuestro hogar, y si no, decide ipor que ese amor
tan grande que le tienen los que han vivido en sus tranquilos
claustros, sobre todo si la Santa unci6n sacerdotal ha sido el
termino de sus anhelos?... Pero veo en vuestros ojos y siento
en vuestros corazones una objeci6n... Si, tennis raz6n, el ver-
dadero centro de este Seminario es el Coraz6n de Jesis Sacra-


- 62 -









LA VIDA EJEMPLAR DE MONSEROR MANUEL JOSE CAYZEDO

mentado. El rey de la gloria, vive en medio de los que mis
tarde han de dilatar su reino en las almas santificindolas y sa-
crificAndose por ellas: la luz tremula de la limpara del Santua-
rio que difunde su incierto fulgor durante la noche, nos dice
que hay un Coraz6n que vigila sin cesar por nosotros... Pero
El tambi6n es hijo de Maria y no lo dud6is, la estatua de la
Virgen Maria atraera sobre este Seminario sus copiosisimas
bendiciones. Y cuAntas necesitamos! Dia por dia las sagradas
filas se van aclarando. Los afios, y mas aun la ardua fatiga, miul-
tiple trabajo, celo no escaseado hacen que los obreros del Pa-
dre Celestial pasen temprano a recibir el salario prometido al
sierVo fiel. Los pueblos, entretanto, sin guia y sin pastor, claman
desolados por Padre y Dios quizA en tremendo castigo del odio
y desprecio que se ha tenido por sus ministros, cierra su mano
y las vocaciones sacerdotales escasean Lquien mejor que Maria
puede lograr que luzcan de nuevo, dias de misericordia en que
se concedan abundantes? Ese es otro motivo que los Superiores
del Seminario hemos tenido al erigir esta estatua: para que a
sus pies os form6is vosotros para el altar; hoy seminaristas per-
fectos, mariana sacerdotes santos".
Debemos recorder tambi6n lo que escribi6 en 1910 el Dr.
Luis Rubio Marroquin en la resefia hist6rica del Seminario de
Bogota hecha con motivo del jubileo episcopal de Monsefior
Herrera Restrepo: "Fue Vicerrector por este tiempo el Dr. Ma-
nuel Jos6 Cayzedo, actual Arzobispo de Medellin. Sucedi6 al
Dr. Rafael Ma. Carrasquilla, y no solamente acab6 de cimen-
tar lo much que su distinguido predecessor habia logrado en
el breve tiempo que permaneci6 en aquel puesto, sino que los
afios que desempefi6 el cargo de Superior del Seminario son e-
poca memorable de su historic. Su celo y su amor al studio
parecieron comunicar nueva vida al movimiento intellectual que
se sentia y los que hoy somos alumnos del Seminario vimos con
placer y conservamos con religiosidad las tradiciones caballe-
rosas del Vicerrectorado del Ilmo Sefior Cayzedo, y nos parece

63 -









EMILIO ROBLEDO


respirar aun el ambiente que en el Seminario dej6 la unci6n
de su amable piedad el heredero de las virtudes de D. Fer-
nando de Cayzedo, el nieto del protomartir de la Independen-
cia, D. Joaquin de Cayzedo, el representante de la aristocracia
de la virtud y de la sangre".
La -arquidi6cesis de Bogota venia siendo duramente pro-
bada por la muerte. En 1884, el Sr. Arbelaez; en 1889 el Sefior
Pafil y en 1891, en abril, el senior Velasco que le habia sucedido.
A la muerte de este fltimo fue nombrado el senior Dr. don Ig-
nacio Buenaventura Vicario Capitular; y este distinguido ecle-
siAstico tuvo a bien nombrar al senior Cayzedo secretario de la
Curia Metropolitana.
En el desempefio de este cargo el Sefior Cayzedo corres-
pondi6 con sus conocimientos, su actividad y fino tacto a las es-
peranzas que puso en 61, el honorable senior Buenaventura y
fue ello ocasi6n propicia para ponerse en cadelero y llamar la
atenci6n, muy a pesar suyo, de las personas constituidas en al-
ta dignidad que tenian que entenderse con la oficina que le es-
taba encomendada.
Con efecto, acababa de ser Obispo electo de la di6cesis de
Pasto el Ilmo. Sefior Joaquin Pardo Vergara; mas con motive
de la muerte del senior Velasco, fue nombrado para reemplazar-
le el Ilmo. Sefior Herrera Restrepo, quien ocupaba la silla da
Medellin y para lenar esta sede fue trasladado el senior Par-
do Vergara y propuesto para la de Pasto el senior Cayzedo, por
el senior president de la Republica, doctor Carlos Holguin,
de acuerdo con el senior Delegado Apost6lico.
"Como secretario privado del Dr. Carlos Holguin -vuelve
a decirnos G6mez Restrepo- me toc6 ir a la residencia del Sr.
Cayzedo para manifestarle que el Presidente de la Repuiblica
deseaba hablar con 61. Acudi6 inmediatamente a Palacio, en don-
de fue recibido con la habitual gentileza por el Dr. Holguin,
quien le manifest que el gobierno, de acuerdo con la Santa
Sede, deseaba que ocupara la sede vacant de Pasto. Aquella


- 64 -









LA VIDA EJEMPLAR DE MONSEFOR MANUEL JOSE CAYZEDO

elecci6n representaba para el agraciado un gran sacrificio: te-
nia que alejarse de su ciudad natal, en donde residian sus her-
manos, sus colegas, sus amigos, para radicarse en una ciudad
remotisima y en un medio que le era totalmente desconocido.
Porque en aquel tiempo era mAs dificil ir a Pasto que a Euro-
pa. El viaje solia durar hasta un mes, al trav6s de montaias
fragosas y de regions insalubres, que habia que recorrer al pa-
so tardo de la mula, no siendo raro el caso de que en el Quindio,
en epoca de luvia, se hiciera inaccesible a los viajeros".

Hizo cuanto le fue possible por eludir el ponderoso cargo que
se le iba a imponer. Suplic6 al Sefior Caro, su antiguo jefe en
El Tradicionista y hermano politico del Dr. Carlos Holguin,
para que disuadiera a 6ste de aquella candidatura; pero aqu6l no
s6lo no acept6 el encargo sino que, antes bien, lo estimul6 a
que aceptara la designaci6n haci6ndole ver que era el l1amado
a ilustrar aquella di6cesis. Ademis, en seiial del beneplicito
con que los sagrados manes de su padre habrian de recibir la
noticia de su consagraci6n episcopal, escribi6 el siguiente so-
neto:

Al Ilustrisimo Sefior Doctor Don
Manuel Jose Cayzedo,
Obispo de Pasto



El honor y la carga resististe
De la mitra y el biculo, Cayzedo,
Con profunda humildad, con sano miedo
Mas Dios lo quiso y consagrado fuiste.

Virtud consoladora ya te asiste:
Trocar ya debes en viril denuedo
Las timideces, y en semblante ledo
El que mostraste ayer pAlido y triste.


- 65 -


M. Cavzedo 5









EMILIO ROBLEDO


Tu padre en la mansi6n donde disfruta
El premio a sus virtudes concedido,
El dulce afecto antiguo guard ileso;

El te acompafia en la dificil ruta:
De la mitra y el baculo temido
Hara blanda la carga, leve el peso.

M. A. Caro

Bogota, mayo de 1892.
Todo empefio fue initil para disuadir a la Santa Sede y
y al gobierno mismo de la resoluci6n tomada. Cuando se diri-
gieron a aquella haci6ndole ver los perjuicios que sufririan las
numerosas almas de seminaristas e hijos espirituales del se-
for Cayzedo en Bogota, su respuesta fue que todas aquellas
excelentes cualidades del candidate eran serial evidence de que
se habia acertado en su elecci6n y que no seria revocada.
Con efecto, el Sefior Delegado de la Santa Sede, don Enri-
que Sibilia, insisti6 en el nombre del postulado y por Breve ex-
pedido por Su Santidad Le6n XIII el 19 de febrero de 1892 fue
nombrado Obispo de Pasto.
El domingo, 29 de mayo de 1892, fue consagrado Obispo de
manos del Sefior Arzobispo Metropolitano Ilmo. Herrera Res-
trepo, a quien acompaiiaron los sefiores Obispos de Medellin
y de Tunja, doctors Joaquin Pardo Vergara y Jos6 Benigno
Perilla respectivamente. Fueron sus padrinos sus hermanos don
Ignacio y don Nicolas y estuvo asistido por el Sefior Nuncio
de Su Santidad, por el Venerable Capitulo Metropolitano, nu-
merosos miembros del clero y muy distinguido piblico. Tom6
como lema de las armas de su escudo pastoral el siguiente:
"Monstra te esse Matrem. Era esta la voz salida del fondo del
alma para la celestial Madre, la que le habia reemplazado a su
madre terrenal que se le separ6 cuando era nifio. Muestra que
eres Madre.


- 66 -









LA VIDA EJEMPLAR DE MONSEIOR MANUEL JOSE CAYZEDO


:


'l. ^ .. /






MONSESOR CAYZEDO

Preconizado Obispo de Pasto 1892


- 67 -










EMILIO ROBLEDO


BIBLIOGRAFIA


Labaro Ob. cit.
Anibal Galindo Recuerdos Hist6ricos.
Biografia del Excmo. Seiior Esteban Rojas Escobar, Obispo dimisio-
nario de Garz6n por un P. Misionero 1941.
Corona Funebre Ob. cit.
Chocorne P. El P. Fr. Enriaue Domingo Lacordaire, O. P.
Uribe Antonio Jos6 Memoria Hist6rica Central de S. V. de P. en
Bogota 1857 1907.
Gonzalo Uribe Villegas Ob. cit.










00 --0


- 68 -








LA VIDA EJEMPLAR DE MONSEROR MANUEL JOSE CAYZEDO


CAPITULH OUINTH

1892 1896

Et implebit eum Dominus spirit sapientiae et in-
telectus: stolam gloria induit eum.

Eccli. 15, 5.
...... Y Dios le llenara del espiritu de Sabiduria
y de inteligencia, y le vestira de vestidura de
gloria.

NADA MAS adecuado para el nuevo Obispo que los her-
mosos texts del Eclesiastes que nos sirven de epigrafe de este
capitulo. Porque en verdad, el Sefior le llen6 de espiritu de sa-
biduria para que ensefi-ara la verdadera y sana doctrine a los
hombres, no por su propio espiritu sino por el espiritu de Dios;
y le revisti6 de la vestidura de gloria, de justicia y de caridad
de tal manera que le hizo comparecer hermoso y brillante de-
lante de Dios y de los hombres.
Digalo si no, la Pastoral que dirigi6 a sus diocesanos el
mismo dia de su consagraci6n y acerca de 1a cual hablaremos
en uno de los capitulos finales y en la cual manifiesta que su
renuencia para aceptar la honrosa designaci6n de Obispo de
Pasto, no era cierto por menosprecio a la noble ciudad de Lo-
renzo de Aldana y a los distinguidos hijos de aquella region,
sino por el temor que le asaltaba de no poder l1enar debida-
mente los deberes del ponderoso compromise.
Dada la dificultad para administrar aquella vasta comar-
ca desde la ciudad de Popayin a la cual pertenecia, Su Santi-

69 -









EMILIO ROBLEDO

dad Gregorio XVI decret6 la erecci6n de un Obispado en Pas-
to, auxiliar del de PopayAn, el 24 de febrero de 1836. En 1858
tanto el clero como los vecinos de Pasto solicitaron la erecci6n
de un Obispado independiente; y habiendo hallado convenien-
te y just la petici6n, Su Santidad Pio IX, a la saz6n Papa rei-
nante, expidi6 la Bula In excelsa militants Eclesiae, de 10 de
abril de 1859, por la cual erigi6 el Obispado de Pasto. S61o el
16 de mayo de 1860 se ejecutori6 lo ordenado.
El primer Obispo auxiliar fue el Ilmo. Sefior Mateo Gon-
z6lez Rubio, nombrado en 1840; porque aunque antes que 61
fue nombrado fray Antonio Burbano, de la Orden de San Mar-
tin, 6ste muri6 en 1837, antes de ser consagrado. El primer O-
bispo diocesano fue el Sefior Puyana (Jos6 Felix).
Aunque hemos visto en alguna publicaci6n que la fecha de
la salida de Bogota del senior Cayzedo hacia Pasto fue a fines
de agosto de 1892, juzgamos mas precisa la del 12 de julio que
dio el peri6dico bogotano El Orden, del 19 del mismo mes. Di-
ce asi: "La partida del Sefior Cayzedo ha causado penosa sen-
saci6n en Bogota, cuyos habitantes le estiman en alto grado,
y sera motive de suma complacencia para el Clero y los fie-
les de la Provincia Eclesiastica, que con tanto acierto ha sido
encomendada a sus virtudes e inteligencia". AdemAs, la siguien-
te circular suscrita por el propio senior Cayzedo confirm nues-
tro concept: "Tengo el gusto de poner en conocimiento de U.
que el dia 31 de agosto, tom6 posesi6n can6nica de este Obis-
pado, con las formalidades de estilo, en la Santa Iglesia Cate-
dral.
Para cumplir debidamente los gravisimos deberes de mi
sagrado cargo, necesito la gracia de Dios; por tanto suplico a
U. que ruegue por mi y haga que sus feligreses oren tambi6n
por el mismo fin.

Dios guard a U.
Manuel Jos6 Obispo de Pasto".


- 70 -








LA VIDA EXEMPLAR DE MONSEROR MANUEL JOSE CAYZEDO

La nota tiene fecha 3 de setiembre y fue dirigida a los se-
fiores curas de la Di6cesis.
Tomar posesi6n de su elevado cargo y darse a su desem-
pefio con actividad y celo apost6lico fue todo uno. Prueba de
ello son las circulares que dirigi6 frecuentemente a sus subal-
ternos y de las cuales han quedado algunos ejemplares impre-
sos. Versan sobre la declaratoria de vigencia de los decretos y
disposiciones de su ilustre antecesor el senior Velasco; sobre el
jubileo episcopal de Su Santidad Le6n XIII; sobre la reanu-
daci6n de las Conferencias de moral. El 13 de enero de 1893
empez6 la luche contra el protestantismo, prohibiendo la lec-
tura de publicaciones enviadas por un ministry protestante re-
sidente en Medellin. Del 21 de enero al 22 hizo las primeras
ordenaciones y el 12 de febrero dio su segunda Pastoral y pri-
mera de Pasto, pues ya vimos que la de su consagraci6n fue
dada en Bogota.
En el mismo afio de 1893 empez6 a luchar por la evangeli-
zaci6n de las numerosas tribus indigenas de su dilatada di6-
cesis. Con efecto, el senior Cayzedo solicit al R. P. Melchor
de Tivisa, superior del convento de Capuchinos de Tulcan, que
enviara algunos de los Padres a visitar los pueblos indigenas
de los rios Caquet& y Putumayo. Los deseos del nuevo Prela-
do fueron recibidos con gran acatamiento por el active Misio-
nero como una orden de lo Alto y para cumplirla, el 2 de ju-
lio, en una ceremonia conmovedora se armaron caballeros de
Cristo a dos Padres Capuchinos y un sacerdote secular, en la
iglesia de Tulcan; y el 27 del mismo mes salieron de Pasto los
tres Padres misioneros en direcci6n a La Laguna, primer pue-
blo de indios. Iban acompafiados del senior Cayzedo y su Vi-
cario, quienes regresaron a las pooas horas.
"Imposible es describir la satisfacci6n de S. S. Ilma. (el O-
bispo de Pasto), -dice el P. Pacifico de Vilanova en su libro
Capuchinos Catalanes en el Sur de Colombia -al darle cuenta
de la buena disposici6n en que estAn las tribus de Mocoa y


- 71 -








EMILIO ROBLEDO


Putumayo para recibir el Evangelio: la sumisi6n y respeto que
todos los indios tienen al sacerdote, y la facilidad con que to-
das aquellas tribus pueden ser catequizadas. Se confirm en
los santos prop6sitos que ya tenia de tender a "su grey del
CaquetA" y no dudamos que aprovechara la primera ocasi6n
que se ofrezoa para enviar operarios a aquella vifia inculta".
A pesar de los esfuerzos del senior Cayzedo por incorpo-
rar aquellas tribus a la vida de la gracia desde entonces y por-
que se facilitara la formaci6n de una Prefectura, s61o en 1896
se 'logr6 abrir en Mocoa la primera residencia misional y al
cabo de ocho afios se cre6 la Prefectura.
Los esfuerzos del Sr. Cayzedo por la evangelizaci6n de a-
quellas tribus fueron exaltados por el Sr. Leonidas Medina, O-
bispo de Pasto, en Conferencia dictada en la Basilica Primada
en octubre de 1914, en la cual decia:
"Se debe a la iniciativa del Ilmo. Sr. Dr. don Manuel Jos6
Cayzedo, entonces Obispo de Pasto, la primera excursion al Ca-
queta y Putumayo, emprendida en 1894 por los RR. PP. Angel
de Villalba y Francisco de Ibarra, misioneros Capuchinos, y el
R. P. Henrique Collins, Rn., con el objeto de informar al gobier-
no del lamentable estado en que se encontraba aquella region
y de solicitar su apoyo para reducir y catequizar las tribus que
poblaban aquel territorio".
La predicaci6n frecuente desde 1893 fue una de las grandes
labores de Monsefior Cayzedo. Fund6 o mejor revivi6 la Sociedad
de San Vicente de Paiul que en 1876 habia fundado el Dr. Vi-
cente Cardenas.
Habiendo sido informado de que el director del Colegio de
San Luis de Ipiales no s61o no daba una ensefianza religiosa
satisfactoria sino que permitia expresiones blasfemas contra
la asunta Madre de Dios, con la prudencia que us6 siempre en
los casos delicados, llam6 previamente la atenci6n del interesa-
do; y cuando se convenci6 de la verdad de los hechos y de la
pertinacia del Director, prohibit el establecimiento, el cual fue
72 -








LA VIDA EXEMPLAR DE MONSEIOR MANUEL JOSE CAYZEDO

clausurado. Mas antes de decidir el cierre habia dirigido a va-
rios ciudadanos que se interesaban por el Colegio y que le ha-
bian manifestado que los padres de familiar estaban conformes
con las ensefianzas de moral y religion dadas en 61, una comu-
nicaci6n en que les decia: "...No puedo menos de hacer notar
a U.U. dos cosas: la primera, que no es a los simples fieles a los
que toca decidir si las ensefianzas que se dan en un Colegio son
conformes o no a la doctrine de la Iglesia Cat6lica, como U.U. lo
insinfan en los nfimeros 2 y 5 de su memorial. La segunda es,
que U.U. tienen obligaci6n en conciencia de procurar a sus hi-
jos una educaci6n que sea ante todo s6lidamente cristiana, co-
sa muy dificil de obtener en ese Establecimiento por las ten-
dencias que se notan en su program, en que figure el studio
de la Religi6n como cosa muy secundaria y por el espiritu que
manifiesta el discurso de su Director, en que trata de la ciencia,
segdn la entienden hoy algunos, como si fuera el todo de la e-
ducaci6n".
Interesado por la educaci6n cristiana, en 1894 aplaudi6 el
prop6sito de los P.P. Filipenses de fundar un Colegio en Ipia-
les; permiti6 su fundaci6n en diciembre y obtuvo de la Santa
Sede la fundaci6n can6nica en 1895.
Asimismo tuvo especial cuidado en que se ensefiara la doc-
trina Cristiana a los nifios por el nunca bien ponderado texto
del P. Gaspar Astete con las advertencia y la prefaci6n del
Ilmo. Sefior Manuel Jos6 Mosquera, obra admirable de sinte-
sis filos6fica y teol6gica que 'aprendimos de labios de nuestra
madre, y que ya en la tarde de la vida recordamos con sinigual
complacencia y filial devoci6n.
En 1894 practice la primera visit a su extensa di6cesis,
circunstancia que merece un comentario especial dada la mane-
ra como el senior Cayzedo cumplia con este deber pastoral. Te-
nemos, por fortune, para el comento de este aspect de su vida,
los datos que hemos logrado consultar en la correspondencia e-
pistolar del Excelentisimo Sefior Emilio Botero Gonzalez, ac-
73 -








EMILIO ROBLEDO


tual Obispo de Pasto, modesto y santo var6n ap6stolico, que fue
subordinado del senior Cayzedo, a quien acompafi6 en sus vi-
sitas en la Arquidi6cesis de Medellin y en el Seminario.
Despues de dolerse de no haber hallado acta alguna de visi-
ta de las que el Sr. Cayzedo practice en la Di6cesis de Pasto a-
grega el Sefior Botero: ".....Cuando visited las 55 parroquias
de esta Di6cesis, (............) Ni aqui he podido hallar algo
parecido. Pero basta saber que 61 hacia visits que duraban has-
ta cuatro meses a traves de la inmensa Di6cesis de entonces,
que comprendia la actual, mas la Prefectura de Tumaco con
much parte de las Costas del Pacifico, parte del extenso Vica-
riato del Caqueta y Putumayo, y por parroquias principles
muy extensas, que la Santa Sede segreg6 para dArselas a la Di6--
cesis de Popayan. Afiidese a esto que en ese tiempo no habia
carreteras, y las parroquias se adentraban muchisimo mAs que
hoy en los rincones de las selvas. Yo acabo de visitar la Di6ce-
sis, y me doy cuenta de lo que significa andar, ahora cincuenta
y ocho afios, por estas montafias y caserios sin ninguna como-
didad, como anduvo el abnegado Sefior Cayzedo. Y no es por-
que me admire de esos viajes por haber pasado de los 21 afios,
sino porque he sabido que sus visits duraban hasta cuatro me-
ses; y porque, como refieren los ancianos, tenia que estar rele-
vando a los que le ayudaban, por lo duro del camino y de los
trabajos.

Por eso, para admirar la obra del Sefior Cayzedo en sus 4
afios de gobierno en esta Di6cesis, me basta conocer algunos de
los lugares por donde -anduvo, darme cuenta de su celo en los
caserios de la selva, y de la constancia y fortaleza que eran su
distintivo. De todo esto le hablan a uno los ancianos que lo co-
nocieron, y podria resumirle diciendo: "el Excelentisimo Sr. Cay-
zedo no levant aqui obras materials, pero hizo un bien in-
menso levantando obras espirituales en el temple de las almas,
y llenando muchas paginas de oro con hechos que, al cerrar los
74 -








LA VIDA EJEMPLAR DE MONSEIZOR MANUEL JOSE CAYZEDO

ojos para este mundo, debi6 encontrar escritos en el libro de
Dios".
El autorizado concept del Excelentisimo Sefior Botero que
acabamos de trascribir, deberia servirnos de remate a la obra
pastoral del senior Cayzedo en Pasto. Con todo, vamos a agre-
gar algo que consideramos del caso.


MONSEROR CAYZEDO, Obispo de Popayan


Retrato hecho en Roma durante el Concilio
Plenario de America Latina 1901

La entidad administrative llamada hoy Departamento de
Narifio no fue creada sino en 1904 y, por consiguiente, el se-
fior Cayzedo ya no era Obispo de aquella di6cesis. Dicho de-


- 75 -


..c-








E7MILIO ROBLEDO


partamento, como los demis que se crearon entonces, era de
toda necesidad para la buena administraci6n piblica y para el
progress national. El departamento de Caldas no hizo sino re-
coger los elements dispersos antioquefios que se hallaban co-
lonizando en el Cauca, el Tolima, el Choc6 y al sur de Antio-
quia mismo. Hay tal unidad de origen, que adopt los mismos
sistemas de la cepa matrix y su progress fue palpable. Lo pro-
pio sucedi6, aunque en menor escala con Huila, AtlAntico, San-
tander del Norte y Narifio. En este 6ltimo formado de la anti-
gua provincia de Pasto, rica porci6n del viejo Cauca que por
su extension y la belicosidad de sus caudillos lleg6 a ser una
amenaza, recibi6 un beneficio inmenso. Con excepci6n de la
culta ciudad de Pasto que desde su fundaci6n por Lorenzo de
Aldana en 1539 fue poblada por families peninsulares de cali-
dad, el rest de la poblaci6n era en su mayoria india, lo que
es decir, muy refractaria o reacia a las medidas de progress.
Asi, a lo menos, aparece de una correspondencia in6dita que
poseemos del Ilmo. Sefior Manuel Canuto Restrepo, que fue
Obispo de Pasto, con el Ilmo. senior Jose Joaquin Isaza, Obis-
po de Medellin.

El Sr. Restrepo se duele de la indolencia de sus diocesanos
y el propio sefor Cayzedo tuvo que luchar hasta el fin por im-
plantar medidas de higiene rudimentarias y normas de vida
social que son indispensables entire los hombres.

Cuatro Pastorales escribi6 el senior Cayzedo durante su per-
manencia en la di6cesis de Pasto. La primera, como dijimos
antes, la escribi6 y public en Bogota el dia de su consagraci6n
y desarrolla el program de un episcopado, la adhesi6n irres-
tricta a la Iglesia Cat6lica y la imitaci6n del Pastor divino. En
1893 dirigi6 dos Pastorales: una el 12 de febrero en la cual de-
sarrolla los siguientes temas. De d6nde vengo y a d6nde voy;
nuestro destino y nuestra verdadera felicidad y la otra el 24
de setiembre sobre las excelencias del Santo Rosario.


- 76 -









LA VIDA EXEMPLAR DE MONSEICOR MANUEL JOSE CAYZEDO

En 1894 escribi6 sobre la instituci6n divina de la Confesi6n
y, Grave obligaci6n del Cat6lico. En 1895 hizo la apologia de
la Virgen del Carmen y del jubileo Carmelitano.
Por filtimo, correspondi6 a una sentida manifestaci6n que
le dirigi6 el clero en 1896 con motive de haber sido nombrado
Obispo de Popayin y en la cual le decian los sefiores don Ma-
nuel Santacruz, don Rafael Chaves, don Anselmo Guerrero, don
Antonio Falleco y demis sacerdotes seculares y regulars, en-
tre otras cosas, la siguiente:
"Al alejaros de nuestro suelo, cuando ya nada tenemos que
esperar, ni que temer de vos, cuando toda sospecha de adula-
ci6n es impossible, 6igase la voz de la verdad y del amor. Este
lo hab6is merecido muy grande y universal, y por eso hoy en
todas parties se derraman ardientes ligrimas. En vuestra nue-
Va di6cesis hallareis tambi6n qui6n os ame, porque tambien
en ella abundan las almas nobles y los corazones cristianos, que
sabrin apreciar vuestras virtudes: pero por much que hagan
no podrin cobraros mayor afecto que los hijos que dejais hu6r-
fanos. En el arte rarisimo de armonizar 1a firmeza y la suavi-
dad y con una laboriosidad muy superior a vuestras fuerzas
fisicas, a las cuales ha suplido el amor a vuestros hijos,-habeis
conquistado todos los corazones".
Monsefior Cayzedo contest asi:
"............ La tierna manifestaci6n que me dirigis con
motive de mi separaci6n de la di6cesis me ha conmovido hon-
damente, pues me deja comprender una vez mis el amor que
me tennis, no por mis meritos, que son ningunos, sino por vues-
tra benevolencia, fruto de la caridad que Jesucristo ha encen-
dido en vosotros y que aumenta dia por dia cuando lo inmol0is
en los altares.
Por esta misma caridad os ruego que ech6is al olvido las
faltas que he cometido en el ejercicio de mi sagrado cargo: el
bien hecho durante el tiempo que estuve a la cabeza de la di6-


- 77 -










EMILIO ROBLEDO


cesis, obra es de Dios; los errors cometidos en ese mismo tiem-
po deben imputarse a mi insuficiencia; pero estad persuadidos
que ha sido m6vil de mis actos el deseo de cumplir con mis
deberes, no el de causar a nadie el sinsabor mas ligero".
Cerca de cuatro afios permaneci6 el senior Cayzedo en la
di6cesis de Pasto, hasta que habiendo muerto en Cart-ago el
Ilmo. Sefior don Juan Buenaventura Ortiz el 15 de agosto de
1894, fue trasladado a la sede vacant de Popaydn en el Consis-
torio de 2 de diciembre de 1896.







BIBLIOGRAFIA


Gonzalo Uribe Villegas. Ob. cit.
R. P. Mario Valenzuela. Compendio del C6digo Civil en armonia con
la Conciencia.
R. P. Daniel Restrepo, S. J. Vida del P. Mario Valenzuela.
Jr. Maximo de San Jos6 Carmelita Descalzo Excmo. Dr. Manuel
Jos6 Cayzedo, Arzobispo de Medelin El Combate por la Fe y
por la Iglesia 1931.
P. Pacifico de Vilanova Capuchinos Catalanes en el Sur de Colom-
bia Tomo I.
Excmo. Sr. Emilio Botero Gonzalez Correspondencia Privada.
Corona Fiinebre Ob. cit.


- 78 -









LA VIDA EJEMPLAR DE MONSEtOR MANUEL JOSE CAYZEDO


CAPITULD SEXTON

1896 1905

Ibunt rami ejus, et erit quasi oliva gloria ejus,
et odor ejus ut Libani.
Convertentur sedentes in umbra ejus: vivent tri-
tico, et germinabunt quasi vinea: Memoriale ejus
sicut vinum Libani.
Sus ramas tiernas se extenderin, y su floreci-
miento sera cual el del olivo, y. su fragancia co-
mo la del Libano.
Quienes habitan a su sombra volveran a cultivar
trigo, y florecerin como la vifa; su renombre
seri como el del vino del Libano.
Oseas, XIV, 7-8.

UNA VEZ fundada pot el Adelantado Sebastian de Benal-
cizar la ciudad de Popayin en 1536, el fundador adelant6 en sus
conquistas hacia el oriented en busca de las tierras donde debia
hallarse el indio dorado. Fue entonces cuando ocurri6 el en-
cuentro de los tres descubridores Jim6nez de Quesada, Nico-
las de Frederman y Banalcizar, quienes despu6s de asistir a
la fundaci6n de Bogota el 6 de agosto de 1538 se fueron a Es-
pafia a dar cuenta de sus hazafies y en busca de preeminencias.
Benalcizar regres6 a las tierras de su conquista bien pro-
visto de c6dulas reales que lo declaraban gobernador de ellas.
Aparte de su preocupaci6n por el gobierno material, pens6 en
el mejoramiento spiritual de sus extensos dominios, e intere-


- 79 -









EMILIo ROBLEDO


s6 al Emperador en la erecci6n de una di6cesis, lo que obtuvo
Carlos V de su Santidad el Papa Paulo III, quien expidi6 la
Bula de 19 de setiembre de 1546 que establece dicha di6ce-
sis como sufragAnea de la de Quito. Fue nombrado primer O-
bispo el Maestro don Juan del Valle, quien hizo la erecci6n de
la di6cesis en Aranda del Duero, y luego vino a Popayin de
paso para Quito, a recibir la consagraci6n de manos del Ilmo.
sefor Diaz Arias; pero cuando lleg6 a la capital del Ecuador
ya habia muerto el metropolitan. En calidad de electo, pero
no consagrado, ejerci6 el Sefior del Valle hasta 1562 en que
muri6. Lo sucedi6 el religioso agustino fray Agustin de la
Corufia, propuesto por el emperador don Felipe II y preconi-
zado por el Padre Santo Paulo IV.
Andan pues descaminados don Juan de Castellanos y fray
Pedro Sim6n, cuando dicen que BenalcAzar trajo consigo al O-
bispo y que 6ste fue fray Francisco de Granada. El primero, al
tratar del regreso del gobernador y do la alegria que el suceso
produjo entire sus soldados, dice:


Por los de sus antiguas amistades
La nueva, divulgada y extendida,
Ocurren de las villas y ciudades
A dar el parabien de la venida,
Obispo trajo con sus dignidades,
Mercenario, persona conocida,
De las primeras en esta jornada
Y este fue Fray Francisco de Granada"

(Elegias 11 184)

Parece ser que el R. P. Granada fue el candidate de Benal-
cizar para esta sede, y al efecto fue enviado a Espafia bien pro-
visto de memoriales para el rey, en los cuales se le solicitaba
la erecci6n de la silla episcopal y la designaci6n del mercedario
80 -








LA VIDA EJEMPLAR DE MONSE19OR MANUEL
Granada. Pero 6ste no tuvo buen 6xito. Asi se desprende del
relato de Fr. Joel L. Monroy, historiador de la Orden de la Mer-
ced en Am6rica, citado por el Sr. Arcesio Arag6n en nota a la
Historia de la Di6cesis de Popayin por el Pbro. Manuel A. Bue-
no. S61o que alli se nombra Hernando y no Francisco de Gra-
nada, al religioso mercenario.
La promoci6n de Monsefior Cayzedo a la sede de Popayin
fue recibida con generals muestras del mayor beneplAcito. El
prelado mismo hall en la ciudad fecunda un medio social de
todo su agrado, cuyo recuerdo no se cay6 nunca mis de su
memorial. Si en Pasto habiale tocado oficiar ante los sagrados
manes de su ilustre abuelo el protomirtir de nuestra emancipa-
ci6n, aqui iba a suceder en la sede episcopal a uno de sus con-
sanguineos benem6ritos, el Ilmo. Sr. Fray Fernando Cuero y
Cayzedo, cuya memorial, al decir de uno de sus bi6grafos "se
recuerda con veneraci6n", y quien despu6s de haber ejercido
su ministerio en Bogota y en la ilustre ciudad de Rionegro, don-
de fue a la par del Sefior Vicario el Pbro. don Jos6 Miguel de
la Calle, promovedor de la Independencia de Antioquia, fue
preconizado para vig6simo cuarto obispo de Popayin en 1842 pa-
ra suceder al Ilmo. Sefior don Salvador Jim6nez de Enciso y
Cobos Padilla. El Sr. Cuero y Cayzedo muri6 en 1851, justa-
mente cuando nacia el Sr. Cayzedo.
Segfin su costumbre, no bien se posesion6 de su cargo, em-
pez6 su tarea apost6lica: ora fomentando el culto marial que
fue uno de los homenajes que 61 tribute con mis espontaneidad
y devoci6n; ora llamando la atenci6n del clero acerca del ejem-
plo a que esti obligado a dar en punto de cumplimiento de las
respectivas Constituciones Sinodales; ya estimulando los ins-
titutos docentes de ambos sexos; ya proveyendo lo indispensa-
ble, aun de su peculio propio, a fin de que la fibrica de la Ca-
tedral no s61o no se interrumpiera sino que se asegurara su ter-
minaci6n, lo que efectivamente consigui6 contratando a un hibil
arquitecto, el Sr. Adolfo Duefias, quien "con celo y consagraci6n


- 81 -


M. Cayzedo 6









EMILIo ROBLEDO


dignos del mayor encomio, se dedic6 a la obra hasta entregar-
la terminada el dia 12 de junio de 1906, dotando a la ciudad de
hermoso y .anchuroso temple de esbeltas proporciones, decora-
do magnificamente y ornamentado con gusto sobrio y aristo-
cratico", segun lo afirma el primer historiador de aquella di6-
cesis, senior Pbro. Manuel A. Bueno.

"Una de las obligaciones mas grandes de los Obispos -decia
en una Circular de agosto de 1901- es sin duda ninguna, extir-
par cualquier vicio que vaya apareciendo en su clero y pro-
curar que en 61 luzcan la santidad y l.a dignidad del caracter
sacerdotal". Y agrega mas adelante: "...El Santo Concilio de
Trento quiere que todo en el Sacerdote respire santidad: su
vestido, su lenguaje, su mirada y hasta su modo de andar, por-
que con todo debe predicar a Cristo y conciliarle el respeto
de los pueblos.


"Estas consideraciones son las que nos obligan a dirigir
hoy la present Circular por haber tenido conocimiento cierto
de que algunos sacerdotes se entregan *al comercio y a otra cla-
se de negocios igualmente ilicitos. A la gran mayoria de nues-
tro clero que no ha caido en esta falta, serviran nuestras pala-
bras para mantenerlo firme en sus sever-as virtudes, y a los
que acuse la propia conciencia de haber delinquido en esta ma-
teria, confiamos en Dios que les servir6 para corregir un mal
que atrae graves castigos del cielo sobre los prevaricadores y
sobre el pueblo".
Tras estas consideraciones llenas de doctrine y de sana pru-
dencia, entra a hacer las admoniciones, oportunas y de una ma-
nera general, a fin de ver que efectos producia y si bastaban
ellas para enderezar las practices viciosas. Cuando, como ocu-
rri6 en este caso, las advertencias no eran tenidas en cuenta,
entonces atacaba de frente y en forma epistolar, pero siempre
con educaci6n y mesura: ....................


- 82 -









LA VIDA EXEMPLAR DE MONSEIROR MANUEL JOSE CAYZEDO

Muy estimado Sr. Cura: (...........)
"Respecto del pedido de vinos hecho por U. a Espafia le di-
r6 francamente, que lo creo por lo menos imprudente, pues
aunque U. no negocie con ellos, para lo cual seria necesario
que los vendiera a como le cuestan exactamente, siempre se da
lugar a habladurias muy perjudiciales por el escandalo, a lo
menos pusilorum, que de ahi result necesariamente. Me di-
ce U. que al paso que ningin sacerdote le ha comprado el vino
"si se lo compran m6dicos para sus boticas" -y nosotros hemos
de tener por norma las palabras del Ap6stol: Si esca scandali-
zat non manducabo carnes in aeternum, para no hacer nada aun-
que sea inocente, si ha de producer escandalo.
"Temo que ese paso le cause a U. amarguras: no quisiera
ser profeta, pero soy Prelado".
Y como no valieran las observaciones hechas en forma tan
urbana como paternal, volvi6 a la carga ya en forma mis fran-
ca '...Un deber sagrado e ineludible para mi es el que me
pone la pluma en la mano: el de tender al buen nombre de
los sacerdotes de mi clero. Hace ya various meses que recibo a-
visos y mas avisos que me lo pintan a U. como un gran nego-
ciante. Yo he suspendido mi juicio, pues me digo: El P. X no
creo yo que tenga c6mo negociar, porque 61 mismo me ha di-
cho muchas veces que el Curato de P. era tan de cortas entra-
das que para tender al Coadjutor se veia en el caso de ofrecer-
le una retribuci6n que no correspondia a sus generosos deseos.
Como tampoco ha podido 61 heredar grandes sumas de su fa-
milia, no es possible, me repito a mi mismo, que el P. X tenga
c6mo negociar, y menos en la escala que me lo pintan. Eso tie-
ne que ser falso; pero como entretanto continflan los diceres y
es tanto que ya pasa a ser escandalo, he resuelto dirigirme a U.
poni6ndolo al cabo de lo que corre ain en esta ciudad cuinto
rnas en las poblaciones del Valle. Y hago 6sto con el fin de
que U. vea de donde puede nacer ese alboroto y trate de cor-
tar lo que pudiere ocasionarlo.
83 -









EMILIO ROBLEDO


"No me detengo a hacer reflexiones acerca del asunto, pues
las hice en mi Circular de Agosto de 1901..."
En 1899 emprendi6 viaje a Roma para asistir al Concilio
Plenario de la America Latina, de donde regres6 en 1901, cuan-
do todavia se hallaban caldeadas las pasiones por la desastro-
sa guerra de los mil dias. Imbuido en el espiritu del Evangelio
y convencido de que se debia colaborar sin tregua en la paci-
ficaci6n de los espiritus, no desaprovechaba ocasi6n ninguna
a fin de inculcar en su clero y en los feligreses los principios
de respeto mutuo y la moderaci6n en las palabras. A este pro-
p6sito hemos visto la carta que en 1902 dirigi6 a uno de los
sacerdotes de su clero que se mostraba renuente para. seguir
sus instrucciones:
"Con pena y con sorpresa lei la carta que en contestaci6n
a una mia del mes de junio me envi6 U. con el joven V. de B.;
y digo que la lei con pena y con sorpresa porque se muestra
U. reacio a seguir mis indicaciones y afin me da a entender
que no variara la linea de conduct que en sus predicaciones
le improb6, suavemente si, pero con toda claridad.
"Yo soy el primero en reconocer que soy indigo de ocu-
par el puesto en que me hallo, pero asi y todo reconozco hu-
mildemente que estoy puesto por el Espiritu Santo para regir
esta grey; y al Prelado legitimo prometen los sacerdotes el dia
memorable de su ordenaci6n, solemnemente "obediencia y re-
verencia".
"N. Santo Padre Le6n XIII describe al Obispo de Madrid
(Plurimus nobis, 19 de abril de 1889): "es deber de los Obispos
procurar la armonia y la concordia entire los cat6licos; deben
aconsejarlos con sus exhortaciones y alejar con su autoridad
las causes perniciosas de disidencia entire ellos". En la carta
al clero frances (8 Sepbre. 1889) dice tambi6n N. Sto. Padre
"A las recomendaciones del S. Concilio (de Trento), que bien
querriamos, amados hijos, grabar en vuestros corazones, fal-
tarian ciertamente aquellos sacerdotes que adoptasen en su


- 84 -








LA VIDA EXEMPLAR DE MONSEIOR MANUEL JOSE CAYZEDO

predicaci6n un lenguaje poco en armonia con la dignidad de
su estado y la Santidad de la palabra de Dios".
"En vista de esto y de lo imprudente que es remover desde
la Citedra sagrada motives de desavenencia entire los cat6li-
cos, espero que U. a pesar de su manifiesto prop6sito -y por
eso mismo- se abstenga de predicar (digo predicar porque no
s6 c6mo llamar eso) contra el Gobierno actual de Colombia,
tanto el general como el seccional del Cauoa..."
Cuando tratemos acerca de las condiciones del Sefior Cay-
zedo como epistol6grafo, volveremos a abordar estos temas que
tanto lo preocuparon durante su vida pastoral y sobre los cua-
les hay copioso y muy select material en su epistolario.
El magno Pontifice Le6n XIII elev6 la sede de Popayan a
la categoria de Arquidi6cesis por decreto consistorial de 20 de
junio de 1900, con las di6cesis de Pasto y Garz6n como sufra-
gdneas. (La de Call le fue agregada mis tarde). Dicho decreto
fue ejecutoriado el 20 de abril de 1901 por Monsefior Antonio
Vico, a la saz6n Delegado Apost6lico y mis tarde elevado a la
dignidad cardenalicia.
El Ilmo. Sr. Cayzedo, que debia continuar al frente de la
nueva Arquidi6cesis, escogi6 el 29 de junio de 1902 para que
le fuera impuesto el sacro palio, ceremonia que llev6 a cabo el
Ilmo. Sefior Fray Ezequiel Moreno Diaz, Obispo de Pasto, con
la mayor solemnidad. Con ocasi6n de su nueva dignidad, la
junta encargada de organizer las festividades obsequi6 al Sr.
Cayzedo con un pectoral bellamente labrado por el orifice don
Patrocinio NarvAez y que lleva por el anverso la leyenda del
libaro de Constantino: In hoc sign vinces; y en el reverse: Po-
payin a su primer Arzobispo. En nombre de la junta, Guiller-
mo Valencia ley6 la alocuci6n siguiente:
"Ilustrisimo y Reverendisimo Sefior Arzobispo: plugo a. la
Providencia guardarnos porque vi6semos a nuestra cara ciudad
ennoblecida por gracia del Vicario de Cristo. Y al par de ta-
mafia fortune, cibenos tambien la de ser hoy espectadores por
85 -









EMILIO ROBLEDO


la asunci6n de vuestra sefioria ilustrisima a una cAtedra ilus-
tre, cefiida en el sagrado palio de la noble manera como se cie-
rra hoy nuestro ciclo episcopal, que cuenta casi cien pastores,
dellos insignes por la prudencia y la doctrine, dellos gloriosos
en su fortaleza y mansedumbre.
"CuAnto sea nuestro regocijo por tan claros sucesos, di-
ganlo estas lines, trazadas mejor con el coraz6n que con la ma-
no, como una oraci6n de gracias al Altisimo en la persona del
Pontifice que en sus postrimerias se ha acordado paternalmen-
te de nosotros para colmarnos de favors y tambien como ejer-
cicio congratulatorio a vuestra sefioria ilustrisima, que ha con-
seguido hoy por brios de su virtud perseverante, de su caridaci
encendida, de su fe docta cuanto aquilatada, y de su genial dul-
zura, recibir, como principle de la Iglesia Cat6lica, toda suerte
de poderes para protecci6n y consuelo de la grey que le fue en-
comendada.
"Era bella y piadosa costumbre en algunos de los caballe-
ros que se cruzaban para el rescate de los Santos Lug'ares, tor-
nar de Palestina, enriquecidos sus blasones con emblemas de la
Redenci6n, por ver de prestarles a sus glorias lustre y verdor
que no fenecen: y asi la corona de espinas, el ave de Pedro y
el buido acero de Longinos, trazados en los escudos sefioriales,
protegieron por modo stable contra la incuria de los tiempos,
a los yelmos empenachados, a las cimitarras sangrientas y al
Aguila herAldica con las alas extendidas debajo de los veros a-
zules.
"Al escribir hoy nuestros nombres oscuros al pie del es-
cudo pastoral de vuestra sefioria ilustrisima, nos mueven igua-
les sentimientos que a los legionarios de Godofredo. Ansiamos
porque todo el lustre alcanzado con las armas de nuestro jefe
en Cristo, se refleje en nuestra humilde oscuridad, para que asi
proclame, tan alto como quepa, nuestra fe incontrastable en el
Divino Maestro y en su Iglesia; y nuestra sumisi6n absolute a
la palabra del Pontifice, atributos en que nos ufanamos ante
86 -








LA VIDA EJEMPLAR DE MONSERNOR MANUEL JOSE CAYZEDO

los que alientan hoy dia y ante cuantos viviran en lo que esta
por venir, a estilo de aquel santo rey de las Galias que estima-
ba mis el sitio en que fue cristianado, que la basilica augusta
donde le cifieron la corona.
"Y recoja estas frases la benevolencia de vuestra senoria
ilustrisima como el canto de jilbilo que alzaron en un dia glo-
rioso los que iban movidos blandamente hacia una patria mejor
por el brazo sacerdotal y puro de un barquero divino".
El Senior Cayzedo dio respuesta en los siguientes trrminos:
"Es el episcopado spiritual consorcio entire el Pastor y su
Di6cesis, y el anillo episcopal, que los fieles llaman esposa, sig-
nifica la fidelidad que ha de guardar aquel a la Iglesia de Dios
y de esta suerte lo que honra a uno es motive de content pa-
ra' el otro; por lo cual el dia de la erecci6n de la Arquidi6cesis
de Popayan, pedi vuestro concurso para solemnizar, y me lo
prestasteis entusiasta.
"Poco despues S. S. Le6n XIII, envi6 el Breve en que me
nombra su primer Arzobispo; y hoy que mi venerado hermano
el Ilustrisimo y Reverendisimo Sr. Obispo de Pasto, me ha im-
puesto la sagrada insignia que represent la plenitud de mi nue-
va potestad, vosotros, para festejar este suceso, os reunisteis
con una espontaneidad que me llena de regocijo. Si, mi coraz6n
os ama mis, si cabe, al veros echando a un lado funestas divisio-
nes, unidos con los vinculos de la cristiana caridad y del mas
noble de los entusiasmos, el entusiasmo religioso que manifes-
tais haciendo protest de inquebrantable adhesi6n al Vicario
de Jesucristo, y al que el Espiritu Santo ha puesto para gober-
nar esta grey.
"iY con que sincera elocuencia ha expresado el senior Presi-
dente de esta Junta vuestras cat6licas convicciones, al pintar
con vigorosas pinceladas los dos caudillos y los dos campos que
se disputan el reinado del mundo: Jesucristo y sus discipulos,
Satands y sus secuaces!
87 -









EMILIO ROBLEDO


"Si, Jesucristo es rey; su reino se extiende a todos los siglos
que fueron y a los que vendran despues. Pablo vi6 este reino
y traz6 su historic en aquellas palabras sublimes: Christus he-
ri, et odie, ipse et in soecula.
"Desde los comienzos del mundo aparece el Redentor, que
principia a reinar alimentando la esperanza en su venida, el
misterioso presagio de su advenimiento lo siente no s6lo el pue-
blo hebreo sino toda la humanidad: lo atestiguan los historia-
dores, los poetas lo cantan, las sibilas lo vaticinan, los magos
de Persia buscan en el firmamento la estrella de Jacob.
"Este reinar de Jesucristo antes de nacer prueba que es Dios
mas ain que en los milagros mismos que hizo durante su vida;
purs que hombre deseoso de ensefiar una doctrine ha podido pre-
parar el fundamento de ella durante los siglos que le precedie-
ron? Si Jesucristo no es Dios, quien prepare a su cdtedra la ro-
ca de granite en que se asienta? Qui6n recogi6 perlas a tra-
v6s de los tiempos para orlar sus sienes cuando apareciese?
"Aparece finalmente, y principian sus conquistas cambian-
do en serial de honor la cruz de su patibulo. Poco despues vaga
desconocido entire las turbas de Roma un pobre pescador judio
que sucederd -a Ner6n en el trono; en vano se le encarcela: "Es-
toy aprisionado, dice, pero la palabra de Dios no estA encarce-
lada"-Resuena potente, en efecto, recorre la redondez del mun-
do: y el griego, el Arabe y el latino repiten respetuosos el nom-
bre de Jesucristo. En vano los Cesares romanos quieren ahogar
este reino entire sus brazos poderosos, y las pasiones, y los vi-
cios, y el mundo se levantan gritando: Lqu6 viene a hacer este?
;No lo queremos!
"Ya va para veinte siglos la duraci6n de ese combat contra
el reino de Cristo. No le dan tregua un punto: ique guerra des-
vergonzada y desleal la que le mueven, esforzdndose por dis-
putarle cada paso! y, no obstante, Jesucristo pertransit bene-
faciendo, pasa haciendo el bien a todos. Tiene por trofeos: la
barbarie destruida, abolida la esclavitud, civilizado el mundo,


- 88 -








LA VIDA EXEMPLAR DE MONSE1OR MANUEL JOSE CAYZEDO

enjugadas o dulcificadas las ligrimas, santificado el dolor; y
sin embargo, el mundo lo persigue con la fuerza, con la auda-
cia y con la opresi6n; y las conquistas, las alegrias, hasta los
gemidos del que sigue a Cristo son un delito: qui6n le hiere,
qui6n le despoja, quien lo golpea, gritando a cada instant: "no
queremos que reine sobre nosotros".
"La mania de perseguir a la Religi6n es siempre la mis-
ma. Hoy la tirania disfrazada de libertad persigue el reino de
Cristo; lo acosa la calumnia por todas parties: que no se dice;
que no se describe contra la religion? No hay blasfemia que no
se descargue contra ella, ni delito ni infamia que no se eche
en cabeza; son las pasiones que en su locura se avientan con-
tra ella como canes rabiosos, grufiendo siempre el nolumus hune
regnare super nos.
"Contra este reino nada puede el tiempo, ni el nombre de
Cristo cae bajo la ley universal del olvido; forma el objeto de
los amores de la humanidad, de sus studios, de sus delicias;
ella espia sollozando las huellas sangrientas de sus pies y las
sigue sin jams cansarse: este no es un reinar de hombre, es
un reinar de Dios.


'Si Jesucristo no reinara, no veriamos aquel prodigio, glo-
ria de nuestra 6poca y maravilla para las futuras, aquel ancia-
no que es blanco del odio de los enemigos de Cristo, y que re-
cibe el ultraje de muchos de los que se fingen sus hijos, pero
que no aceptan sus infalibles ensefianzas; este anciano tiene
blancos los cabellos y hondas arrugas en la frente... en su al-
ma reina una paz que el mundo no puede darle ni much me-
nos quitarle. Si habla, es para decir la verdad, y su voz se oye
en todo el mundo; si dice no, es para defender la justicia; si al-
za la mano, es para bendecir: en pie, firme, apoyado en la cruz,
en medio de los tronos que vacilan, de las coronas que ruedan,
ni una serial de temor, ni una palabra de hiel, ni una sombra


- 89 -









EMILIO ROBLEDO


de debilidad.... es Jesfis que reina en el mundo: Le6n XIII,
su Vicario, bastaria para probarlo.
"Esta fiebre que agita a la familiar humana, como al enfer-
mo en la hora de la crisis, no la permit Dios sin algfin fin;
de estas tinieblas brotar6 nueva luz; en el porvenir alborean ya
sus claridades. El tedio por los sistemas es universal; la huma-
nidad esta cansada de palabras hueras; necesita verdades rea-
les para sostener el peso de ia vida y el peso de la muerte. A-
quella tristeza indefinible que, como dice Le6n XIII en su En-
ciclica, pesa sobre las almas y aquel inmenso vacio que sienten
los corazones; aquel desengafio que llega empapado en llan-
to, tantas esperanzas burladas..... Prometieron paz los ene-
migos de Cristo, y el mundo esta en guerra; abundancia y se
experiment miseria; felicidad y la augustia moral atormenta
las almas.


"Con dos reflexiones el senior Encargado de los asuntos lo-
cales ha fortalecido mi alma sobresaltada; que Dios da sus gra-
ciaS a media de los cargos que impone, -y yo ciertamente no
los he buscado- y el recuerdo de los meritisimos Obispos su-
fraganeos de esta nueva Provincia Eclesiastica; que si la supe-
rioridad de ellos me humilla, me -anima el que sus luces, sus
meritos y sus virtudes me seran auxiiio poderoso.
Finalmente, os ruego, senior, que manifest6is al senior Jefe
Civil y Militar y a sus inmediatos colaboradores, mi gratitud
por sus manifestaciones de respeto y por las congratulaciones
que me haceis en nombre de tan benemeritos hijos del gene-
roso Cauca".
Por lo que hacia al Ilmo. Sefior Cayzedo, el miraba todas
aquellas exaltaciones como motivo de mayores obligaciones y
asi lo expresaba en correspondencia con uno de sus subalternos:
"...Por lo que a mi toca -le dice- s61o veo que convertido
en Arzobispado un Obispado, el Prelado de 6ste, tenia que pa-


- 90 -









LA VIDA EJEMPLAR DE MONSEROR MANUEL JOSE CAYZEDO

sar a Arzobispo. Por otra parte la carga se aumenta, como lo
indican los dos brazos de la cruz arzobispal. Me consuela si, y
much, que de mi parte no hubo absolutamente nada, para que
la cosa sucediera. Honores sunt onera, esto a nadie se oculta,
por eso agradezco y pido las oraciones: Nisi Dominus custo-
dierit civitatem..."
Una de las preocupaciones mis vivas del Sefior Cayzedo
en el gobierno de esta arquidi6cesis fue la cristianizaci6n de los
indios de Tierradentro, como lo habia sido durante su episco-
pado en Pasto por la de los Mocoa y Putumayo. Asi lo inferi-
mos de la correspondencia con el Sr. Pbro. J. F. Bret, visita-
dor de los Lazaristas en 1904, a quien se dirige en setiembre en
los terminos siguientes: "...yo que habia visto frustrarse por
la revoluci6n de 1899 una dulce esperanza de organizer la tal
misi6n, le contest en el acto (al P. Pron) dici6ndole cuiles e-
ran las bases del contrato. Poco despubs se fu6 el para Tunja
sin que se me respondiera claramente.
"Cuando la fundaci6n de Nitaga U. si me escribi6 de nue-
vo, pero como este pueblo no es de mi arquidi6cesis ni que-
da en Tierradentro, hubo de parar en eso la negociaci6n;
"Hoy de nuevo golpeo a las puertas de la Congregaci6n de
la Misi6n, rogando a U. por el que los envi6 "evangelizare pau-
peribus" el Divino Maestro, y por el buen S. Vicente, que se
haga cargo de Tierradentro iPobrecitos indios! pasan y much
de diezmil; estan a un paso de PopayAn y puede decirse que
son paganos!

"Confiado en el celo y caridad de Ud. -se trata de tantas
almas redimidas en la sangre de Jesucristo- espero una res-
puesta afirmativa que serb gran consuelo para la pobre alma de
este pastor tan lleno de penas".
El Sefior Cayzedo continue insistiendo en este empefio an-
te los PP. Lazaristas de Cali y ante el Superior General de la
Congregaci6n de la Misi6n en Paris. Todavia en 1905, cuando


- 91 -









EMILIO ROBLEDO


ya estaba para terminarse su labor pastoral en aquella arqui-
di6cesis, le vemos dirigirse a Paris en tono suplicante en favor
de sus pobrecitos indios.
En este mismo afio de 1905 public su Pastoral sobre la Le-
pra en la cual expresa su preocupaci6n por la manera como di-
cho flagelo estaba invadiendo la poblaci6n colombiana, a la cual
"tiene cogida entire sus garras y la va devorando apresurada-
mente".
En carta que por aquel entonces escribi6 a su discipulo el
Dr. Pedro Ma. Carreno le dice, preocupado con este problema
"...Acababa de publicar mi Pastoral de Cuaresma sobre este
tema de los leprosos e iba a emplear mi corto o much vali-
miento entire mis ovejas, cuando lleg6 el Decreto del General
Reyes por el cual se centralizan esas rentas en la Capital: as
quello fue como una zancadilla para mis proyectos, pues U.
comprende que no es f6cil que en 1as Provincias demos limos-
nas que hayan de ir a la Capital. No entro en averiguaci6n del
por qua, sino s6lo hago notar el hecho".
Desde comienzos del afio se decia en Bogota y Popayan de
la promoci6n del Sefior Cayzedo a Medellin. El mismo, en pre-
visi6n de que fuera cierto el rumor popular dirigi6 al Sefior De-
legado el telegrama siguiente con fecha 3 de abril: "HAblase a-
qui con insistencia de mi traslaci6n a Medellin. Manifiesto V. E.
que yo no la aceptare. Si ia Santa Sede juzga convenient, por
cualquier motivo, que yo deje a Popayan, sin aceptar traslaci6n,
presentaria respetuosamente mi renuncia".
La Nunciatura correspondi6 al telegrama anterior en la for-
ma siguiente con fecha 19 de abril: "Saludandolo con todo res-
peto contest telegrama de ayer manifestandole que yo no co-
nozco disposiciones de la Santa Sede sobre el particular, para
mi incondicionalmente acatables. Creo sin embargo, que ellas
en ningin caso serian inspiradas por la intenci6n de remover-
lo de esa arquidi6cesis". Asi se infiere de la lectura de la co-
92 -









LA VIDA EXEMPLAR DE MONSEROR MANUEL JOSE CAYZEDO

rrespondencia con el Sr. Pbro. Eladio Jaramillo, Secretario del
Arzobispado de Medellin y con el propio Sefior Arzobispo Pri-
mado Herrera Restrepo. Al primero de los nombrados le escri-
be desde Popayan con fecha 19 de junio: "El correo pasado me
trajo la carta con que Ud. se ha servido honrarme con motive
del telegram que le dirigi6 el Ilmo. Sr. Herrera, referente a mi
traslaci6n de esta Sede a la de Medellin ...................
"Un peri6dico de esta ciudad, al publicar el telegrama que
a Ud. dirigi6 el Sr. Arzobispo de Bogota, dice que yo he renun-
ciado la Silla de Medellin. C6mo puedo renunciar lo que no po-
seo, cuando el Excmo. Sefior Delegado, no ha creido convenien-
te dirigirme una sola palabra?

En el mismo mes de junio decia tambi6n al Sr. Can6nigo
Juan de Dios Uribe: "................ Bien puede Ud. consi-
derar dos cosas: la primera que en nueve afios de apacentar una
grey se echan raices muy hondas en los corazones de los buenos
cat6licos que no ven en su Pastor las dotes que tenga, sino las
que deberia tener y que le dan como si las poseyera; y la im-
portancia de la Arquidi6cesis de Medellin. El s61o pensar en
que iria a ser sucesor de los Ilmos. Sres. Herrera y Pardo Ver-
gara, pone espanto".
Pero la verdadera angustia de su espiritu al pensar que ten-
dria que abandonar a Popayan, es en la correspondencia episto-
lar con el Sefior Herrera Restrepo donde se manifiesta con mas
espontaneidad y franqueza. En carta de 27 de junior le dice:
". .................. En V. S. I. respect de mi en todo este ne-
gocio de traslaci6n no he visto sino afecto, que si s6 agrade-
cer. ( ........................) Pero consider V. S. mi situa-
ci6n: cariiio y empeiios de aqui; oscuridad y temores alli- y sin
saber nada de la voluntad de Dios ................"
"Yo he sostenido esta palabra "Si el Padre Santo me lo
manda, obedecer6" pero lay! cuinto mejor seria que me envia-
93 -









EMILIO ROBLEDO


ra a un rinconcito a llorar mis pecados y a pedir a Dios perd6n
por los 13 afios de episcopado. A delictis meis munda me et ab
alienis parce servo tuo.
"En las cartas y telegramas que he contestado a Medellin &,
he dicho que oficialmente no s6 nada, y asi es la verdad pues no
se los terminos del cable que vino de Roma, pues V. S. I. s61o
me dice que el Padre Santo resolvi6 nombrarme Arzobispo de
Medellin, pero no me dice mAs- y como nada me han dicho res-
pecto de Popaydn, creo que no he perdido la jurisdicci6n y que
soy Arzobispo en esta Arquidi6cesis, mientras no se me comuni-
que lo contrario y eso he dicho aqui: "Si estuviera ya nombra-
do para Medellin aqui habrian tenido que nombrar Vicario Capi-
tular, pero de eso nada se me dice".
"Ruego a V. S. I. reciba mis cartas con indulgencia: lleva
ya aiios largos de conocerme y por eso le escribo asi".
Al fin, con fecha 29 de Julio de aquel afio, el Sefior Cay-
zedo recibi6 la siguiente comunicaci6n de la Nunciatura: "Es
augusta voluntad de nuestro Santisimo Padre que V. S. I. se dig-
ne venir a esta Capital tan pronto como le sea possible, a fin de
que conozca las instrucciones y deseos de la Santa Sede sobre
el particular.
"Confiando en que V. S. I. agradecera esta demostraci6n
de particular benevolencia de parte de Su Santidad, me suscri-
bo de V. S. I. muy atento seguro servidor y hermano
Bogota, 29 de julio de 1905 Francisco, Arzolbispo de Mira
Delegado Apost6lico".
Al recibir el Sr. Cayzedo el despacho anterior se apresur6
a enviar el telegrama siguiente: "Accepi litteras et unice rogo
mihi dicas num amisserim jurisdictionem Popayanensem? A lo
cual respondi6 el Sefior Delegado: "Amplitudo tua adhuc ju-
risdictionem popayanensem retinet. Quae non amittitus nisi
per posessionem canonicam novae Sedis. Vale. "Pregunta el pri-
mero despues de avisar recibo, si ha perdido su jurisdicci6n en


- 94 -









LA VIDA EJEMPLAR DE MONSEIOR MANUEL JOSE CAYZEDO

PopayAn y responded el Sr. Delegado que la conserve hasta que
tome pcdsesi6n can6nica de la nueva di6cesis.
Y por correo envi6 el Sr. Cayzedo la siguiente respuesta
que hemos hallado en borrador entire la correspondencia de a-
quella 6poca:
"He tenido el honor de recibir la Nota en que V. E. me co-
munica que es augusta voluntad de N. Smo. P. que yo pase a
regir la Arquidi6cesis de Medellin, y al efecto V. E., en nom-
bre de Su Santidad me nombra Arzobispo de Medellin; dignAn-
dose rogarme al mismo tiempo que pase a Bogota, tan pronto
como me sea possible, para darme a conocer las instrucciones y
deseos de la Santa Sede sobre el particular.
"Siendo deber mio el acatar los deseos del Vicario de Jesu-
cristo, me pondr6 en march para esa Capital tan pronto coma
me lo permit mi salud, actualmente quebrantada.
'Con sentimientos de perfect consideraci6n me es hon-
roso suscribirme de V. E.
"Muy atento servidor y hermano"
La respuesta anterior, lo mismo que la correspondencia per-
tinente de aquellos meses, indica bien a las claras que el Sr.
Cayzedo aceptaba por obediencia el cambio, pero no lo halla-
ba convenient ni deseable, ni mis honroso que el mismo car-
go en Popayan. Diganlo, si no, las siguientes comunicaciones
al Ilmo. Seiior Herrera y al Capitulo de Medellin. Al primero
decia: "Ayer que regress Visita recibi telegrama. Amor entra-
fiable por mi grey, cariflo grande que me manifiestan en esta
ocasi6n y su empefio de que no los abandon, hacen ver que
Dios me quiere aqui. Repito sin embargo lo que dije Excmo. De-
legado tres abril". Reafirmaba sus razones en una larga epis-
tola de la cual extractamos los siguientes pirrafos: "...........
"Tambi6n me dice V. S. I. que el Padre Santo no ha he-
cho nada sino con entera madurez en vista de los informes es-
critos, pero qu6 dicen esos informes?... lo ignore. S61o calculo
95 -









EMILIO ROBLEDO


que seran enteramente en favor de la traslaci6n que le habrin
pintado como premiaci6n y yo no veo por que lo sea, pues
las rentas ni me important, ni la Iglesia es cosa que tenga en
cuenta. Por que no me han oido a mi? por que no me han pre-
guntado?


"Ahora bien: oscurecido asi el principio con el polvo de
las pasiones humans iay Dios mio! que dificil es persuadirse
uno que tal sea la voluntad divina.
"Al renunciar yo el episcopado renunciaria tambi6n la dig-
nidad y prerrogativas. No tienen que preocuparse por titulo
ni nada. Me basta un rinconcito alla v. g. Tesorero de Diezmos
-Capellan de las Hermanitas de los Pobres.


Interin la sociedad de Popayan se desvivia por hacer mis y
mas grata la permanencia del Sr. Cayzedo en aquella arqui-
di6cesis, maxime al saber la renuencia con que habia recibi-
do la noticia de un cambio de sede.
Se ha dicho que el cambio se debi6 a solicitud que hizo Gui-
llermo Valencia al General Reyes. Nunca lo creimos porque el
senior Cayzedo conserve siempre gran aprecio por el insigne pa-
yanks. La carta que copiamos en seguida nos confirm en nues-
tra creencia:
En carta de 25 de agosto Guillermo Valencia, a la saz6n
gobernador, le dice: "Anoche, al tener noticia de la publica-
ci6n hecha por "La Verdad" de la nota dirigida a Su Sefioria
por el Excelentisimo Sefior Delegado Apost6lico, dese6 ir, entire
los primeros, a Su Sefioria Ilustrisima, con el fin de expresar-
le que deploro, como jefe del Gobierno civil en esta Secci6n,
la promoci6n de Su Sefioria Ilustrisima a la Sede Medellinen-
se y, como eat6lico, comparto el sentimiento general por igual
causa.


- 96 -








LA VIDA EJEMPLAR DE MONSEROR MANUEL JOSE CAYZEDO

"El haber tenido que tratar con Su Sefioria Ilustrisima a-
suntos relacionados con el servicio piblico, me ha proporcio-
nado la oportunidad de apreciar las altas dotes de gobierno de
Su Sefioria Ilustrisima, y la de beneficiarme con la ben6vola
acogida que, en toda ocasi6n, me ha dispensado.
"Esas pooas, y para mi gratas entrevistas, han dejado en
mi alma un vivo recuerdo, y me compensan, en parte, el largo
tiempo que pas6 para mi sin que hubiera tenido la fortune de
acercarme a Su Sefioria Ilustrisima, a quien recordar6 siem-
pre con much respeto y gratitud.
"S6 tambi6n que la salud de Su Sefioria Ilustrisima esta
un tanto quebrantada. Esto acrecienta la pena que hoy expe-
rimento por la cercana ausencia de Su Sefioria Ilustrisima, de
quien me es grato repetirme, etc".
Al fin, el 20 de setiembre, vispera de la partida del Sefior
Cayzedo de Popayin, un numeroso y select grupo de su grey
se present al Palacio arzobispal a rendirle clido homenaje
de adhesion y a recibir la bendici6n. En aquel acto llev6 la pa-
labra don Sim6n Rojas en nombre de los concurrentes y se ex-
pres6 asi: 'Permitidnos Sefior que os manifestemos los sen-
timientos que nos agitan, hoy en el iltimo dia que pasAis en
esta vuestra primera Sede Arzobispal: su sinceridad y viveza
no permiten que queden ocultos; y para responder a nuestro
amor y satisfacer a la justicia quisi6ramos pregonarlos con el
amor tan grande que despertara todos los ecos y moviera to-
dos los corazones.
"La certidumbre de vuestra partida ha desatado fuentes
de ligrimas en nuestros hogares, que estAn hoy cubiertos de
bombras de tristeza, como si de cada uno de ellos se separara
para siempre un miembro querido. Y con raz6n, porque vos,
en el desempefio de vuestra misi6n, no s6lo hab6is sido el je-
rarca que gobierna y el maestro que ensefia con autoridad y
ciencia divinas, sino que impulsado por vuestra ardiente cari-


- 97 -


M. Cavzedo 7










EMILIO ROBLEDO


dad sois nuestro amigo fidelisimo, nuestro hermano amantisi-
mo, nuestro padre pronto al sacrificio por el bien de sus hijos.
"Vuestra voz, que de continue clam6 con encendido acento
en la catedra sagrada para ensefiarnos la virtud, tambi6n reso-
n6 blandamente en el seno sagrado de la familiar desolada, co-
mo dulce eco de la voz de Jesis, para aliviar dolores y hacer
sonreir esperanzas celestiales en el oscuro horizonte de la
vida.
"Vuestras manos se alzaron siempre limpias y puras s6lo
para bendecir; vuestros pasos se enderezaron inicamente en
busca de las heridas del alma para curarlas; los gemidos de
vuestra alma se exhalaron siempre para atraer sobre la patria
lluvia de prosperidades.
"Si la verdad y la justicia son atributos necesarios de la
historic, la historic dir4 que cerristeis dignamente la gloriosa
series de obispos de Popayin, en quienes resplandecen con bri-
1lo inextinguible la ciencia y la piedad, y que abristeis con mag-
nifico esplendor la de los arzobispos de esta arquidi6cesis; que
registeis la iglesia con celo, sabiduria y prudencia excelsos;
que por vuestra doctrine fuisteis luz puesta en alto, y que por
vuestra conduct fuisteis la sal misteriosa que mantiene y per-
petia la incorrupci6n. Ahora s61o os decimos que vuestra par-
tida es para nosotros una desgracia y desgracia inmensa; y que
en medio de este indecible dolor que nos abruma, inclinamos
resignados nuestras frentes ante los designios de Dios Omnipo-
tente, porque qui6n ha conocido los designios del Sefior, o qui6n
fue su consejero?
"Ponemos nuestros ojos, segin el consejo del Ap6stol, en
el dechado que se nos dio: asi aprenderemos de vos a confor-
mar con el querer divino vuestra voluntad, que a veces qui-
siera rebelarse.
"De lo intimo de nuestra alma, en donde viviri vuestra
memorial coronada por la gratitud, pedimos al Sefior que apla-
ne y alumbre nuestro camino, y a vos que nos bendigAis en


- 98 -








LA VIDA EXEMPLAR DE MONSEAOR MANUEL JOSE CAYZEDO

su santo nombre. Esa bendici6n nos obtendra la fortaleza que
tanto necesitamos".
El Ilmo. Sefior Cayzedo dijo, para terminar su respuesta:
"...Yo tambi6n he sentido las emociones que sienten sus
hijos en los dias severos de la Semana Santa, y en los risue-
fios del Niflo Dios, y en las funciones tradicionales de los Re-
yes. No olvidar6 a Popayan: sus campos amenos, el rumor de
su Cauca, la nieve de su Purac6, la esplendidez de su cielo
vendrin a mi memorial trayendome el recuerdo de la cultural
e hidalguia de sus hijos, y de su religiosidad. Que siempre crez-
can esos sentimientos son los deseos que encierra mi bendici6n,
que os doy bafiado en lagrimas, y por cierto no la filtima, para
que siempre credis todo lo que por medio de la Iglesia ensefia
Jesucristo; practiqu6is todo lo que manda y conden6is todo
cuanto condena".
El ilustre arzobispo se habia ganado la voluntad y la es-
tima de toda su grey no s61o por su consagraci6n a la prActica
de sus deberes y sus virtudes asc6ticas, sino tambi6n por su
prudencia y sabiduria y por su patriotism. Como prueba de
esto filtimo baste recorder la encendida protest que en 1903
present junto con el capitulo metropolitan y el clero de la
ciudad de Popayin, por la desmembraci6n del territorio patrio;
y el empefio que puso en que se tributara a la memorial dei
Sabio Caldas y de sus compafieros de martirio, los honors a
que se habian hecho acreedores por ]a ofrenda de sus vidas.
Asi se deduce de los t6rminos de una carta del Sefior Miguel
Arroyo Diez que terminal asi: 'El interns de V. S. por todo lo
que se refiere a Caldas y Popayin nos obliga cada dia mas y
mis al carifio que por V. S. hemos tenido todos los hijos de es-
ta ciudad y a deplorar de todo coraz6n la separaci6n de V. S.
del gobierno de esta Arquidi6cesis".
En el Consistorio de 19 de diciembre de 1905 fue nombrado
Monsefior Cayzedo Arzobispo de Medellin.
99 -











EMILIO ROBLEDO


BIBLIOGRAFIA

Archivo del Sefior Cayzedo Popayan.
Uribe Villegas Gonzalo Obra citada.
Bueno y Quijano A. y Ortiz Juan Buenaventura Historia de la Di6-
c6sis de Popayan.
Groot Jos6 Manuel Obra citada.
Robledo Emilio Conferencia sobre la Gobernaci6n de Popayan.












00- 00


- 100 -




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs