• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Fundadores de la patria, sus glorias...
 Atributos y sillares de la...
 Exaltacion y defensa de principios...
 Proyecciones de la patria
 Index






Title: Patria
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076975/00001
 Material Information
Title: Patria
Physical Description: 247 p. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Jordan, Daniel
Publisher: Editorial Centro S.A.
Place of Publication: Bogotá
Publication Date: 1942
Copyright Date: 1942
 Subjects
Subject: Colombia   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Colombia
 Notes
Statement of Responsibility: Daniel Jordan.
General Note: "A la virgen Maria en el segundo congreso mariano nacional."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076975
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AFQ7055
oclc - 12389155
alephbibnum - 001156910

Table of Contents
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Fundadores de la patria, sus glorias y enseñanzas
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    Atributos y sillares de la patria
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    Exaltacion y defensa de principios esenciales en la nacionalidad Colombiana
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
    Proyecciones de la patria
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
    Index
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
Full Text







DANIEL ]ORDMN








PATRIA






A LA VIRGEN MARIA
EN EL
SEGUNDO CONGRESS
MARIANO NATIONAL





Editorial Cenlro S. A.
Bogotl MCMXLII









































CON LA DEBIDA LICENCIA



















PRIMERA PARTE

FUNDADORES DE LA PATRIA,
SUS GLORIAS Y ENSEANZAS













































































(.I














BOLIVAR


Oracin fnebre, pronunciada en el
centenario de su muerte, 17 de diciem-
bre de 1930, en el temple de San Lau-
reano de Bucaramanga.


DELANTE de Dios, grandeza inmutable y esen-
cial, pasan los hombres ilustres llevando en el
fardo de la existencia los defects que prueban la
naturaleza cada, pero luciendo, tambin, las cua-
lidades que demuestran la semejanza con el Creador
y revelan los designios del Altsimo sobre el porve-
nir y desenvolvimiento de los pueblos. Hoy conmemo-
ramos la muerte de quien con arte y poder excepcio-
nales exhibe perfecciones del Seor y cumple algu-
nos de sus designios. Los cien aos corridos sobre su
tumba hundieron en el curso del tiempo las flaque-
zas humans y sacan a la superficie, incontaminado
y encendido, el oro en que se graban pginas de gran-
deza divina, presentando la corona y la gloria del h-
roe, a saber, su pensamiento cumplido y desarrollado,
su obra crecida y pasada por el oleaje de todas las
pruebas.
Mortaja maravillosa la de Bolivar, que hace cien
aos recogi los restos heroicos, mordida por la envi-
dia y destrozada por la persecucin, y ahora, intac-
ta, recibe el homenaje del orbe civilizado y tiene arro-
dilladas a su alrededor a cinco repblicas, que un-


-7-










PATRIA


nimemente la riegan y perfuman con las lgrimas del
mejor recuerdo y del mayor sentimiento filial!
En ninguna parte como bajo las bvedas del tem-
plo catlico se celebra con tanta dignidad y prove-
cho la memorial de Bolvar, porque Dios desciende
a prestarnos auxilio dando de su eternidad para vol-
ver inmortal el recuerdo; y porque la Iglesia, madre
acogedora del patriotism, unge hoy al Libertador
como en los das de la agona; y porque yo desde esta
ctedra, destinada a la sublimidad, veo que con la
espada saca a la repblica del abismo, con el cere-
bro y la voluntad la organize y la impulsa, y con su-
frimientos y sangre del alma la fecundiza y corona.
Estudiemos por lo tanto al hroe, al estadista y al
mrtir. Cuntas lecciones encierran las jornadas del
guerrero, los trabajos y empeos del jefe civil y los
dolores del padre, virtudes que unidas forman el Ge-
nio de la independencia!
Dios, creador de los pueblos y seor de los ejr-
citos, hizo brillar la luz de la civilizacin sobre el
continent americano por medio de Coln; fue for-
mando en l ncleos de sociedades civiles por mano
de conquistadores y misioneros; y cuando Espaa,
madre fecunda y gloriosa, no pudo amamantarlos en
la justicia debido a sus dificultades internal y con
Francia, a la lejana, a la incomunicacin y a los
atropellos de virreyes, oidores y capitanes, suscit a
Bolvar.
Cantar al hroe no es ajeno al lugar sagrado por-
que el patriotism es una virtud; la independencia,
un don de Dios; la obra del Libertador, deferente con
los derechos de la Iglesia; y la causa de los patriots,


-8-










FUNDADORES DE LA PATRIA


enardecida con la elocuencia sacerdotal y honrada
por la sotana. Y qu much si sobre la cabeza de
Bolvar bati alas la profeca, pues el bautizante se
neg a llamarlo Jaime y lo entreg al mundo con
el nombre de Simn a fin de que nuestra Amrica
se engrandeciera con un nuevo macabeo?
No hay necesidad de buscar comparaciones, ni
de solicitarles ayuda a los hroes de Grecia, Asia o
Roma. Para nada necesitamos de los clsicos, los cua-
les tuvieron que apelar a la leyenda para sublimar a
sus protagonistas. Bolvar por eso no tiene poemas;
su epopeya es viviente; la escribi con la punta de la
espada, la cant con la accin y la sufri sobre las
aristas de los Andes, en las pampas, a la orilla del
ocano y en sus propias carnes. Es tan colosal que el
marco lo delinean las fronteras de cinco repblicas;
tan elocuente, que guard los rumors del Orinoco
y del Amazonas, del Atlntico y del Pacfico; y tan
bello, que aprision los paisajes de Casanare, los co-
lores del Avila y del Monserrate y las nieves de la
Sierra Nevada y del Chimborazo.
Es el genio de las batallas, complete en la teora
como en la prctica y que destella todas las cualida-
des. Tiene como el prncipe de Cond aire de gui-
la y lleva (repitamos la frase de Bossuet) la victo-
ria en los ojos. Pertenece a la raza de los que, segn
la sagrada escritura, son ms veloces que las guilas
y ms fuertes que los leones; tanto que el autor ins-
pirado hubiera dicho con mayor razn que de Ale-
jandro Magno: Et siluit terra in conspectu ejus, y la
tierra se enmudeci ante sus triunfos y ante su gloria..


-9-










PATRIA


Domina a los hombres, sojuzga a la naturaleza
y conserve el pensamiento y la voluntad en las altu-
ras de la nobleza y de la perseverancia. Lo pintan al
respect mejor que la palabra rasgos ligeros de su
vida. En moments de reprender irrespetos irroga-
dos a su capelln y de recoger a usurpadores del go-
bierno, exclama: "Aqu no hay ms autoridad ni ms
poder que el mo: yo soy como el sol entire todos
mis tenientes, que si brillan es por la luz que les
presto". En el terremoto de 1812 recorre las calls de
Caracas y de pie sobre los escombros y con el sable
en la mano grita: "Ah! la naturaleza se ala al des-
potismo y nos quiere hacer retroceder, pero a su pe-
sar sabremos obligarla a obedecernos". En Pativil-
ca, siendo vsperas de la batalla ms ilustre de la in-
dependencia, adelgazado por la enfermedad y some-
tido al asiento, contest sublimemente al preguntr-
sele qu piensa, general: "Vencer... si bajan los de-
rroto, si no, subo dentro de tres meses y los bato".
Y en botas de campaa salta como tres varas por el
aire sobre la piedra famosa del Tequendama y se in-
clina sereno a contemplar el abismo, a ver un pare-
cido de sus hazaas, esas aguas de arrojo y de glo-
ria que se empujan incesantemente y se lanzan al abis-
mo del tiempo, triunfantes y nveas, y silenciando al
espacio para que escuche su estrpito.
La Providencia dirige los destinos de los hombres y
los encauza. Bolvar no haba soado con el suyo. Opu-
lento y recin casado, pensaba en la vida de los hijos-
dalgo, cuando lo sorprende la muerte arrebatndole
el amor del hogar porque se necesitan todas sus aten-
ciones y todo su corazn para empresa sin ejemplo.


- 10-










FUNDADORES DE LA PATRIA


La pena lo lleva a Europa y del seno del dolor surge
el hroe.
Visita a Humboldt: sus ojos son despertados con
los mapas de tierras americanas y sus odos abiertos
con el elogio al talent de la raza y con el concept
de que las colonies espaolas son bastante sabias para
gobernarse independientemente. La alabanza al genio
de Caldas despierta entonces al genio de Bolvar, y la
idea se fija, el plan se va plasmando, y el ideal se des-
arrolla. El ambiente ofrece en ayuda desfiles como el
de Montecarlo, de 60.000 franceses. Y sube, finalmen-
te, al Monte Sacro, en compaa del maestro que lo
form hombre y que lo hace hroe, y ante el espec-
tculo del podero europeo y lo annimo de su tierra,
jura no darle reposo al brazo mientras no libre a la
Amrica.
He ah su ideal, inmaculado, sin sombras de am-
bicin, sin manchas de pasiones: darle libertad a me-
dio continent, sacar patrias a la luz de la civiliza-
cin del manto inmenso de Espaa, impotente ya pa-
ra tender al progress y para rechazar las injusti-
cias de sus representantes.
Pasa a la Nueva Granada y encuentra un pueblo
apropiado a su genio y que se hace el instrument de
sus glorias.
Es hora de ver al hroe en sus grandes jornadas.
La accin y el pensamiento cobran la luz, el poder y
la ligereza del rayo.
Colocado en Barranca, se siente cohibido porque
su ambiente es la inmensidad. Con nuestros soldados
emprende la liberacin de Venezuela. Sale la expe-
dicin de doscientos hombres y diez botes, silencio-


-11-










PATRIA


sa, con rapidez y sin molestar la turba de caimanes.
Enva a Tenerife la orden de rendicin y sin espe-
rar avanza simulando un gran ejrcito; sigue vence-
dor a Mompox; persigue al comandante Capdevilla y
lo bate; por la tarde destruye un destacamento en
Tamalameque, se apodera de Puerto Real y entra a
Ocaa. En quince das limpi tan gran porcin de tie-
rra y venci a tres mil espaoles. Avizora luego el sue-
lo de la patria y avanza con quinientos soldados. En
pleno invierno vence las soledades, los hielos, los pa-
sos infranqueables y las tempestades de la cumbre an-
dina, espanto de los propios habitantes. Unido a Cas-
tillo triunfa en la region de Ccuta y exclama en be-
llsima arenga: "Soldados, vuestras armas vencedoras
han llegado a las puertas de Venezuela". Cae sobre
Trujillo, fortaleza enemiga, y comprende que tiene
que avanzar ms que el rayo pues hay mulos sin do-
tes suficientes que a las puertas de Caracas luchan
por entrar. En Taguanes se les cierra el paso y presen-
ta la batalla de lanceros en que simula retirada y se
precipita con Rivas y Girardot sin dejar un solo rea-
lista vivo en la llanura. Y con los soldados descalzos
llega a Caracas llorando la desolacin, a recibir en la
plaza el ttulo de Libertador.
Maravillosa es la correra military que efecta de
Hait a la isla Margarita y a la costa venezolana.
Sin tolerar debilidad alguna y con audacia insupera-
ble pasa el Orinoco por en medio de los enemigos,
bajo lluvia de plomo y en cabalgadura de realista,
y se apodera de Angostura. Empieza entonces la se-
gunda jornada de su epopeya. Como sabe aliarse a la
naturaleza cuando no es preciso dominarla, aprove-


-12-










FUNDADORES DE LA PATRIA


cha el tiempo de invierno, que obliga al espaol a vi-
vir recogido various meses en Venezuela, y salta ven-
cedor, por encima de los Andes, de los llanos a Bo-
yac y de Boyac a Santaf. La jornada es ms peno-
sa que la de Barranca a Caracas. Derrota esos llanos,
cuyos ros y caos son ms impetuosos y traicioneros
que cualquier ejrcito, y desafa la cordillera que le
obstruye el paso, inmensa, inconmovible, jams so-
ada por los llaneros. Y vuelve el espectro del pra-
mo con sus lluvias, hambres, hielos, soledades, tinie-
blas y huracanes. El fro glacial lo vence el fuego del
patriotism y las bajas se compensan avivando el
nimo. Bolvar tiende el puente de Boyac entire su
vida y la inmortalidad, entire la Nueva Granada y los
pases civilizados, y corre a Bogot llevando encen-
dida para siempre la antorcha de la independencia.
Colocado en el camino definitive del triunfo, vue-
la a Venezuela y destruye en Carabobo una de las me-
jores armadas espaolas. Desde all emprende enton-
ces la tercera jornadad de la epopeya, hacia el Ecua-
dor, el Per y Bolivia, porque su anhelo es tan vas-
to como el continent americano. Sus pasos quedan
marcados con batallas cuyas triunfos resplandecen en-
tre los ms brillantes de la historic. Boyac, Carabo-
bo, Pichincha, Bombon, Junn y Ayacucho son letras
del abecedario de su ttulo.
En las derrotas no pierde su grandeza, pero las
aprovecha para aprender, aumentar el entusiasmo y
vigorizar el ideal y las vuelve preparacin de victo-
rias definitivas. Cmo me emociona su huida de Puer-
to Cabello! Con cinco oficiales se escapa de entire las
manos enemigas, se desliza en un barco de pesca evi-


-13 -










PATRIA


tando hasta el ruido en las aguas, recorre cuarenta le-
guas hasta la Guaira, de da le llueve y de noche
oculta la lmpara para ver el mapa, esa lmpara
siempre encendida de su ideal que nunca amenguaron
los destierros, los reveses, la persecucin, el pual, ni
la infamia.
Qu cualidades y virtudes de jefe las que lo
adornaban! Estratega inimitable, se aprovechaba de
la naturaleza y conviva con las fieras y plagas del
trpico; genio de organizacin, vigilaba hasta los me-
nores detalles, desde las herraduras de la brigada has-
ta los pensamientos del enemigo; hombre de mando,
posea voz ruda y clara que desataba en caudales de
oratoria altsima, y era dueo de una energa que ven-
ca la fiebre y la fatiga y lo llevaba a combatir dos
y tres veces, de da o de noche; actividad increble, re-
corra y repasaba un territorio tan vasto como Euro-
pa, sin caminos y erizado de cuadros dantescos. Cono-
ca el present y lea en el future. A la autoridad una
la finura y el don de excitar el entusiasmo y de es-
timular. Vedlo firme y sufrido en los pasos difciles;
con el soldado, padre; con el compaero, generoso;
con el adversario, hidalgo. Altivo cuando dijo a Mo-
rillo que representaba a la Amrica entera y que el
pueblo colombiano no se dejaba dictar condiciones, y
de corazn just y delicado cuando reclam la sangre
de Barreiro, el vencido en Boyac. El odio jams le
toc el corazn.
Cubramos al hroe con la clmide o frase clsi-
ca de Surez, el colombiano que en pocas palabras
acertaba a componer himnos perfectos: "Todo lo tuvo,
obstculos grandes y grande gloria: la presteza con que


-14-










FUNDADORES DE LA PATRIA


comprenda las situaciones; la previsin con que cons-
trua, puede decirse, lo future; el poder de organizer
y el talent para allegar los medios y adecuarlos a
los fines; el esfuerzo y el aliento con que su alma y
su cuerpo acometan las ms difciles empresas y las
terminaba entire fatigas y peligros; la constancia y
la entereza con que saba verificar en s mismo el ideal
del varn just y tenaz pintado por Quinto Horacio;
la firmeza con que disputaba, a veces solo, sus secre-
tos a la fortune; los filos de aquella voluntad que
eran capaces de cortar los mayores obstculos y de
hacer saltar chispas de buen xito de las rocas que
encontraban en su camino. Ah! nosotros, con ms ra-
zn talvez que Manzoni, debemos humillarnos en pre-
sencia de la muestra que el Altsimo quiso darnos de
su poder, trasmitido pasajera y oportunamente a un
dbil mortal, a quien el Todopoderoso y Todopiadoso
tom despus cuentas de sus acciones".


El heroismo es obra integral que no consiste en
destruir sin sembrar y cultivar luego.
El poder con que Bolvar super al valor del es-
paol fatigado de triunfos en ochocientos aos de
luchas picas, refleja la omnipotencia de Dios, quien
para completar su obra de creador de pueblos ilumina
a los genios instruments de su Providencia. Con el
guerrero poderoso nos da al estadista sapiente.
El Libertador jams se nos asemeja a un revolu-
cionario sino a la tempestad que asombra y espanta
con su poder pero a fin de fecundar la tierra y cobi-
jarla con un firmamento limpio de nubes y radiante
de independencia. Las borrascas las necesita el oca-


-15-









PATRIA


no para que sus aguas no se pudran. Procedi l de
acuerdo con un plan perfect y elevado, que se en-
sanchaba y multiplicaba como los crculos en el agua,
segn el horizonte que cada victoria tenda.
Por educacin y por ideas es el reproche inmor-
tal del militarismo, o sea, de ese capricho tirnico que
estrangula su obra y con ella el derecho natural o re-
ligioso en nuestros pases meridionales.
Cuando su ideal brota, por consejo de Rodrguez,
de entire las ruinas del hogar y sobre los mapas de
Humboldt, lee el "Espritu de las leyes" y reniega de
la teora de Rousseau. Al Monte Sacro lo veo ascen-
der llevando la Eneida y los anales de Tcito; en Lon-
dres lo encuentro estudiando la constitucin inglesa,
y en Jamaica escudriando los rincones de Amrica;
advierto que en Estados Unidos lee el libro de la re-
pblica en los cdigos, edificios, bolsas y arsenales; y
en el vrtice del Chimborazo pasma con su delirio de
poeta.
La espada, la accin y el cerebro marchaban en
Bolvar unsonamente, empeados en la sublime ar-
mona de crear los pueblos americanos. Jams degra-
demos nuestras democracies presentndolas como fru-
tos de la revolucin francesa, porque para ello no hay
apoyo ni en la educacin de la colonia, ni en la ges-
tacin acostumbrada y necesaria de las ideas, ni en
la vida del Libertador.
Ide ste una democracia perfect y nunca le
sorprendemos un desmayo en la lealtad para con su
doctrine y su obra.
Su principio primordial es que l hace respetar
las leyes pero que los representantes del pueblo las


-16-









FUNDADORES DE LA PATRIA


dan; y para atajar la tirana propone la corte de jus-
ticia que proteja a los ciudadanos contra el jefe su-
premo y ampare sus derechos contra el abuso o la vo-
luntad de un simple funcionario. Recorded cuntas ve-
ces rechaz la dictadura y admiradlo en el gesto de
recorrer mil quinientos kilmetros para presentarse
ante el Congreso y pedir que se le diga lo que la pa-
tria le pueda reprochar. Adems con vehemencia elo-
cuente rehusa la corona para no degradar su ttulo
de Libertador y porque consider indignos de su glo-
ria los ejemplos de Napolen y de Csar.
Honor jams emulado el suyo, pues guerre y
formula leyes sin dejarse tocar siquiera por la ambi-
cin del mando ni admitir sugestin de pasiones in-
nobles. Su numen inseparable fue la libertad de los
pueblos para su orden y progress.
A raz de cada victoria, apenas echa sobre un pue-
blo el manto de los libres, cambia la faena military por
la tarea de organizarlo, constituirlo democrticamen-
te, ensearle a vivir la libertad dentro del orden aten-
diendo a todas las fuentes y bases del progress.
Como estadista estudia las causes de los reveses
con el fin de corregirlos, segn lo comprueba el Men-
saje a la Nueva Granada; no pierde de vista un mo-
mento, la raza, el clima, el temperament y la educa-
cin; y es su norma supreme que la democracia ab-
soluta conduce a la anarqua y es ms daosa que el
peor despotismo y que a las nuevas naciones es me-
nester conducirlas en el aprendizaje de las virtudes
republicans. Fruto de estas ideas es la constitucin
de Bolivia, en la que se adunan las garantas de la
permanencia y de la libertad, de la igualdad y del
orden.


-17 -










PATRIA


La instruccin es objeto de sus desvelos. A Hum-
boldt le haba ofrecido la mitad de su fortune para
la fundacin en Caracas del institute de ciencias. Que-
ra polticos cultivados, y en el colegio del Sol pro-
nunci celebrado discurso acerca de la necesidad del
studio. No la separaba de la educacin; por lo cual
el congress de Angostura le aprendi esta feliz mxi-
ma de gobierno: "La educacin popular debe ser el
cuidado primognito del amor paternal del Congre-
so. Moral y luces son los polos de una repblica;
moral y luces son nuestras primeras necesidades". Y
para ello coloc la base esencial proscribiendo la es-
clavitud y dndoles libertad a los mil esclavos de su
hacienda de San Mateo, porque el hombre, segn uno
de sus bellos arguments, tiene alma creada por Dios.
As cumpla aquel abrazo que les dio a los indios Jos
y Juan Pablo en el barco ingls y que es digno del
bronce.
Con mano certera apunta en Angostura las fuen-
tes de nuestro progress material y del bienestar eco-
nmico al decretar un tribunal de comercio que vi-
gile las posibilidades de los negocios y el pronto re-
greso a la agriculture y a la industrial, las dos hadas
que debieran tejer la prosperidad patria y que sin
embargo agonizan en el desierto.
Bolvar, sobre todo, es hombre de orden y au-
toridad y por ende enemigo jurado de la anarqua
y de la conspiracin. Todos sus esfuerzos de estadis-
ta se dirigen a salvar el pas de estos abismos; y, co-
mo genio, entiende el orden en su amplio sentido y
con su encadenamiento social y riguroso. Porque, se-
ores, es de saber que el orden material es un mero


-18-









FUNDADORES DE LA PATRIA


efecto sujeto al orden de las costumbres, el cual a su
turno depend del orden intellectual, o sea de los es-
pritus, y que el hombre de las bombas es menos res-
ponsable y perverso en comparacin del disoluto y
del que prepare revoluciones y vaca veneno en el
concilibulo o en los lingotes.
Su doctrine era conservar la libertad inocente y
pura como descendi del cielo, pues la consideraba
tan peligrosa como la hermosura de las criaturas. Y
asegur el orden intellectual reformando el plan de
studios para atajar las consecuencias sociales del ma-
terialismo de Tracy y del sensualismo de Bentham.
El gobierno orden entonces tiempo suficiente para
que los cursantes se radiquen en los principios de
nuestra santa religion y puedan as por una parte re-
batir los sofismas de los impos y por otra resistir
los estmulos de sus pasiones. Quiero dirigirme a us-
ted con particularidad, le dice el Libertador al arzo-
bispo de Caracas, para que con mayor instancia ex-
horte usted a sus ministros a que no cesen en la pre-
dicacin de la moral cristiana y de la necesidad del
espritu de paz y de concordia para continuar en la
va del ordnn y de la perfeccin social.
Sabe muy bien, como Le Play, que el declogo es
el cdigo inmutable de la constitucin esencial de los
pueblos; y le pone a su obra bases eternas, el funda-
mento del derecho la autoridad divina; por lo cual
nractica la armona efectiva entire las dos potesta-
des, garantiza la influencia de Cristo en la escuela,
predica la moral como polo de la repblica, rechaza
la doctrine de Rousseau, atiende a Sucre cuando se
alarma por las locas pretensiones de Rodrguez con-


- 19-










PATRIA


tra la religion en Bolivia, y prohibe las logias como
enemigas de la paz pblica.
Tres documents nos compendian su obra de es-
tadista respect de la Iglesia. En Angostura declara
que Venezuela es un pas cristiano y que se nece-
sita convocar una asamblea eclesistica para decretar
el libre ejercicio del culto y de todas las cuestiones
religiosas. Con solemnidad y elocuencia habla de la
unin de la espada con el incensario, formula del mi-
litar que equivale a maravilla a un canon del dere-
cho eclesistico. "La religion debe gozar de una ab-
soluta proteccin por parte del gobierno", describe al
secretario de relaciones exteriores. La Iglesia, por su
parte, reconoci la obra del Libertador, el Vaticano
acogi al ilustre comisionado que le envi y supo di-
simular formulas dictadas no por el corazn sino por
el ambiente. Aqu Bolvar tambin super a Bonapar-
te, respetando y venerando al Vicario de Jesucristo.
Adicionemos este punto con bellos ejemplos de fe
dados en la vida privada: radiante de inteligencia
bot al fondo de la maleta el diploma recibido por
curiosidad en Cdiz, rindose de las ceremonies ma-
snicas y diciendo que las logias se componan de em-
baucadores y farsantes; los templos se edificaron con
la asistencia del Libertador, quien llevaba el libro de
los viejos castellanos y al que no distraa ni el movi-
miento de la tierra, como lo atestigua el coro de aque-
lla capillita, cuna de Bucaramanga; de sus labios bro-
taron elogios a obispos y sacerdotes; con fruicin evo-
c el sacramento de la confirmacin, cuyo recuerdo
ayud a mojarle los ojos en el banquet de la casa
solariega; al contemplar, desde el cerro que separa la


-20-










FUNDADORES DE LA PATRIA


colina de Santa Ana de los llanos de Mariquita, el
panorama soberbio constituido por la cordillera orien-
tal, opulenta y fecunda, por la llanura, cofre ilmite
de mil paisajes, por el Magdalena, aorta de la patria,
y el Ruiz, sortija impoluta de su frente, exclam:
"Qu grandeza, qu magnificencia! Dios se ve, se
siente, se palpa. Cmo puede haber hombres que lo
nieguen?". Pasada la Convencin de Ocaa, se des-
mont en la plaza de Chiquinquir y directamente se
fue al templo a llevarle a la Reina de Colombia sus
tristezas y presentimientos, y cuando levant la fren-
te augusta le quedaron las manos plidas de lgri-
mas. Y decide, por fin, cul sera su mejor consue-
lo al vagar pobre y desterrado por las playas y al
guarecerse como guila herida y agonizante en la
quinta de San Pedro Alejandrino? El general Monti-
lla se cerciora de la gravedad y le abre paso al Se-
or. Llega el obispo Estvez; Bolvar oye de sus la-
bios pastoral invitacin; pide lo dejen solo para pre-
pararse por largo tiempo; la absolucin se derrama
sobre su alma destruyendo para siempre las flaque-
zas humans y dndole resplandor sobrenatural a la
grandeza del genio; y desde Mamatoco, a coronar
la epopeya, se viene Jess Sacramentado, el que sabe
de todos los dolores e ingratitudes y es al mismo tiem-
po dulcsimo samaritano, y premia a quien supo con-
fesarlo delante de los hombres y cumplir sus desig-
nios, abrindole el camino de la inmortalidad feliz y
dndole la libertad eterna. Despus de declarar en el
testamento su definido catolicismo y encomendar el
nima a Dios, muere Bolvar como haba deseado:
"en los brazos de sus antiguos compaeros y amigos,
rodeado de sacerdotes catlicos de su pas y con el


-21 -









PATRIA


crucifijo en las manos". El Obispo de Santa Marta,
dice Posada, recogi el postrer aliento de aquel hom-
bre que se despeda como un santo despus de haber
ilustrado a su patria como un hroe.
La efigie del estadista y del patriota culmina con
los retoques que le dan grandes y pequeas virtu-
des. En nuestra ayuda vienen el desinters, la abne-
gacin y la nobleza. El dinero, piedra de toque, nada
vale para el Libertador, quien renuncia a una deuda
del fisco y rehusa el milln del Per, pero sirve para
revelarnos el corazn porque Bolvar distribuye en
la travesa la mitad de lo poco que logr reunir para
expatriarse y al ordenar darle a una seora mil pe-
sos anuales de su sueldo dijo angustiado: "Cmo,
la viuda de Camilo Torres en la miseria, mientras yo
devengo mil pesos de sueldo? Imposible!" Cuando se
consider pretexto de division y la independencia pe-
ligra se va murmurando: "Mi dolor es afrentoso,
sacrifice mi corazn, mi fortune y mi gloria renun-
ciando a conduciros a la victoria. Pero la suerte del
pas me impone este deber". Lo sacrifice todo, aa-
de al fin de sus das, para poderle decir al mundo que
Colombia est calmada y floreciente. Apuntemos otras
bellas virtudes. Bolvar jams se embriag, cierta-
mente porque consideraba tal vicio como impedimen-
to del buen gobierno y como oprobio del linaje hu-
mano, segn lo llama San Juan Crisstomo. Hace
frente a la envidia, a las ambiciones y a la calumnia
y todo lo sortea para salvar al pas, sin desamparar
un instant el ideal, aunque la ingratitud le forme
ocano de amargura. Y llevando clavado el pual en
la mitad del alma, recomend hasta en su ltimo


-22-










FUNDADORES DE LA PATRIA


rensaje y en su ltima carta la unin y el silencio
sepulcral sobre los das de dolor. Qu grande la vir-
ttd de Bolvar pues orden en el testamento la in-
ciheracin de tres bales de papeles y explic "En-
tr? mis papeles hay comprobantes de la mala fe e in-
famia de los que han perseguido mi reputacin: de-
seo destruirlos para que por su publicacin no cau-
sen algn da nuevos males a la patria!". Ah! in-
duiablemente es el padre y el dechado de nuestro
pa:riotismo.
Al pensamiento del Libertador siempre le sobra-
ban luces, y alientos a su pecho. Libres nuestras re-
pblicas, piensa en la Argentina y en las islas de
Cuia y Puerto Rico. El patriota se complete con el
internacionalista. Aspira a perpetuar la democracia
que form y a defender su obra de los males inter-
nos, de los influjos de la estrella polar y de posibles
inteatos de Europa; y constitute la gran Colombia,
concepcin brillante aprisionada por los lazos de unos
mismos intereses, origen, lengua y religion. Y va ms
lejos y lanza el proyecto de la conferencia panameri-
cana porque, vidente, sorprende en el norte enemi-
gos de su espada y de sus sacrificios, y tan acertado
andara que se lo hicieron fracasar.



Y hermosa pero triste
apareci tu veneranda sombra,

tenemos que aadir con el poeta e imitar al noble es-
tatuario que apartando fulgentes aureolas, de dudas
en el pecho solitario


-23-










PATRIA


vio aquel tumulto vario
vio el hondo abismo, las amargas olas.

Bolvar es tan excelso que no basta cantarlo y es pie-
ciso llorarlo, sobre todo en este centenario que es el
de sus dolores.
La Providencia tiene un secret inescrutable en
cuyo crisol cae todo lo grande a cobrar el tinte de lo
divino, pues el camino del calvario, marcado con la
sangre del Dios Hombre, es el sendero de toda re-
dencin y grandeza.
Dios, lo dijo alguien, seala a todos los morta-
les su lote de infortunio, proporcionado con su esta-
do. El dolor es en lo spiritual expiacin de las faltas,
crisol que deja pura la grandeza, y prueba de la ale-
vacin de un alma. A veces se acompaa de la pa-
ciencia, atributo el ms necesario del genio en ,on-
cepto de Sarez y que segn Cicern consiste et so-
portar cosas arduas y difciles en obsequio de iines
honestos.
Bolvar es un hroe del dolor que me seduce con
su misterio amargo y se hace fuente de inspiracin
ms que con los portentos de su espada y las concep-
ciones de su cerebro. Entre los hielos de la irgrati-
tud y el incendio de la persecucin prob su patrio-
tismo, expi las debilidades humans y comprendi
para pasar a la eternidad que todo bajo el sol es va-
nidad de vanidades y afliccin de espritu menos ser-
vir a Dios.
Paso por alto la pena que fue cuna de la idea
libertadora, los quince y ms aos de rudo batallar,
los sufrimientos sin nmero ni media en las gran-
des jornadas y las peregrinaciones de proscrito por


-24-










FUNDADORES DE LA PATRIA


Jamaica y Hait, donde tuvo que recoger frutas para
alimentarse y vender hasta el clebre medalln de
la libertad.
Quiero referirme a las penas del alma y del cuer-
po con que lo recompens la democracia. Oh! es el
Job de la libertad, todo se lo hirieron sin dejarle
parte sana. La envidia desde el principio persigui
sus botas vencedoras; la incomprensin y falta de ideas
levantadas llegaron a calificarlo de traidor; surgi
a su lado el escuadrn de sargentones y ambiciosos
que desbarataban las constituciones salidas de su plu-
ma sapiente y los planes de su admirable talent;
salt la turba que se llama legalista para ahogar la
libertad; sus ojos cayeron languidecidos sobre el cua-
dro de las rivalidades y de las elecciones que se ha-
ran combates; y sinti cerca del corazn la frialdad
del pual parricida, y sobre la patria los vientos os-
curos y revueltos de la anarqua, y a los pies de su
gran Colombia el abismo de la disolucin. Le comba-
tieron el pensamiento, el honor personal de estadista,.
las intenciones, el ideal, su genio de independencia
y la obra que brot de su espada y de su cerebro.
Su dolor es aqu comparable al incendio que sus ojos
vean prendido desde Mjico hasta el Cabo de Hor-
nos. Y, seores, en medio de tantas tinieblas mantie-
ne brillante la luz de su ideal, del seno de la infa-
mia emerge siempre augusta la figure del Liberta-
dor ocupado en trabajos por la patria, predicando la
unin y trayendo en los labios y en aras de la colec-
tividad el perdn y el olvido.
La persecucin empieza a raz de la batalla de
Ayacucho, es decir, sellada la independencia de Am-


-25-










PATRIA


rica, una vez cumplida en cierto modo la misin de
Bolvar. Seis aos de angustias, tormentos e incerti-
dumbres, sobre todo el de 1830, que es de la ago-
na del genio y que he seguido paso a paso envuel-
to en vergenza considerando cmo iban la infamia
y la crueldad construyendo el fretro y cavando la
cripta.
La muerte de Nario, primera vctima de la lu-
cha de los politicos contra los militares, arroja espe-
sas tinieblas de tristeza en su corazn. "Me siento
viejo, escribi entonces, a pesar de mis cuarenta aos.
Soy el viejo inquieto por su dinero. Todo me es mo-
tivo de alarma, temo a cada instant perder mi re-
putacin, la sola recompensa de todos mis sacrificios".
Esta ciudad fue testigo de la zozobra con que sigui
los pasos de la convencin de Ocaa. La conspiracin
septembrina le entierra los puales aqu en el cora-
zn, como l mismo lo dijo, y se lo dejaron destroza-
do para siempre. Y finalmente la muerte de Sucre,
el protagonista del idilio de su amistad, lo inclina de-
finitivamente a la tumba y no le deja fuerzas ni para
llorarla.
El patriotism me impele a dejar aqu constan-
cia de la lealtad y del amor de Colombia. El Congreso
Admirable fue blsamo y justicia para el Liberta-
dor, el cual a cada paso experimentaba pruebas de
que todo el pueblo lo quera con delirio. Ante las inu-
sitadas manifestaciones que le hicieron en la plaza
de Bogot la noche nefanda, exclam: "Queris ma-
tarme de gozo acabando de verme prximo a morir
de dolor?". Su ltima jornada, de Bogot a Santa
Marta, la del dolor, fue celebrada triunfalmente por


-26-










FUNDADORES DE LA PATRIA


dondequiera que pasaba y Cartagena lo acogi nom-
brndolo jefe supremo de la repblica.
Se cae el Libertador al salir de la iglesia y luego
se mira en el espejo con los ojos hundidos, descar-
nado y los cabellos blancos a los cuarenta y seis aos
de edad. Lo que no pudieron los ejrcitos espaoles
de ochocientos aos de luchas picas, lo que no con-
sigui la bravia naturaleza, lo consuman las pasio-
nes polticas, el partido de personas y de odio. Le
tumbaron el nimo y dirigieron la campaa de la
tuberculosis con que invadieron el pecho que dict
la salud de la repblica y donde anidaron la libertad
y la victoria.
Y se va llorando y entenebrecido, quejumbroso
como el Magdalena, a echar en el ocano su pena, a
buscar en l un recipient apropiado a su afliccin.
Sicut mare contritio tua, podemos repetir con la Sa-
grada Escritura, es como la mar tu sufrir. Qu digo!
el dolor de Bolvar es ms grande que su gloria: de
nada le vale la cariosa recepcin que se le prodiga
en todas parties, de nada le sirve el saber que en Es-
tados Unidos es ms popular que Washington, que
la prensa de Europa pregona su genio, que Espaa
le reconoce las cualidades militares y polticas, que
su nombre vencer en abnegacin y moralidad po-
ltica a los grandes capitanes de los siglos, que se le-
vantar en fogoso corcel o sublimemente triste en los
parques de las grandes capitals a rivalizar con los
mayores hroes, y que su nombre embargar las ar-
tes y colmar la historic.
El que desafiaba las conjuraciones humans y
naturales se confiesa reducido a cuidar de un esque-


-27-










PATRIA


leto enfermo; quien presida jornadas sin pares en-
tra a Santa Marta en manos amigas; el que luch
contra los espaoles, tiene que admitir la sombra so-
lariega de un hidalgo; el que estableci las garan-
tas del suelo, de la vida y de los bienes, va en bus-
ca de rincn extranjero, es como expulsado de la tie-
rra natal y suplica proteccin para los escasos bienes
que lo librarn de la miseria.
La voz se resisted y la pluma se quiebra impoten-
tes para reflejar el dolor del padre de la patria. Que
nos hable su misma alma cuando llama ms afortu-
nado al extranjero que encontr aqu libertad, y cuan-
do le describe a un amigo. "No espero salud para la
patria. Este sentimiento, o ms bien, esta conviccin
interior ahoga mis deseos y me arrastrar a la deses-
peracin. Yo creo todo perdido para siempre; y la
patria y mis amigos sumergidos en un pilago de ca-
lamidades.... los tiranos de mi pas me lo han qui-
tado; as yo no tengo patria a quien hacer el sacri-
ficio.... Un desengao vale por mil ilusiones". Sor-
prendedlo en el delirio, el cual traiciona el estado
de un espritu porque la voluntad que reprime est
ausente: "Vmonos, grita delirante a su camarero....
esta gente no nos quiere.... Ah! mis hijos". "S, al
sepulcro, exclama confirmando su primera proclama,
h ah a donde ellos me han llevado. Ah! si esto solo
sirviera para la....". Y se le apaga la voz y acaba
la vida ofrecindola gustoso por el bien del pas. Si
la muerte de Cristo fue la de un Dios, la de Bolvar
fue la del padre de la patria.


-28-









FUNDADORES DE LA PATRIA


Seores: el ideal de Simn Bolvar fue, en lo p-
blico, libertar un continent y former democracies
cristianas, de orden y unidas; y, personalmente, con-
servar inmaculado el ttulo de Libertador y la repu-
tacin libre de sospechas.
Su patriotism supera todo elogio, mejor dicho,
se hizo fuente de esta virtud; sacrifice el hogar, la
fortune, las fuerzas y el mando; ejerci mil virtudes
y entreg hasta la vida, todo en forma grandiosa, con
supreme elegancia, en medio de infinito dolor y pa-
ra edificacin de sus hijos.
A la religion catlica le dio un nuevo y precio-
so derecho a dominar espiritualmente en la nacin;
de manera que ella debe imperar no solo por dere-
cho divino y por voluntad de la mayora sino tam-
bin porque es clusula del testamento del que fun-
d la repblica, y sobre la ceguedad y el sectarismo
de los que nada han hecho brillan perpetuamente los
sacrificios, la voluntad y el genio del padre de la pa-
tria, quien en su despedida official le dijo al congre-
so: "Permitidme que mi ltimo acto sea recomenda-
ros que protejis la religion santa que profesamos,
fuente profusa de las bendiciones del cielo".
Hoy, seores, removemos la tierra de su tum-
ba, y desdoblamos la mortaja de la quinta de San
Pedro Alejandrino, y levantamos el Crucifijo de la
agona del hroe, del estadista y del mrtir, para
contemplar la resurrecin del patriotism y apren-
der cmo se ama a la patria y qu ideas deben ilu-
minarnos en su conservacin, defense y progress.


-29-















SUCRE


Oracin fnebre, pronunciada en el
centenario de su muerte, 4 de junio de
1930, en el templo de San Laureano de
Bucaramanga.


EL centenario que ata en estos moments nues-
tros corazones y forma de ellos guirnalda
cordial y viva para el hroe ms querido, conturba
el espritu al choque de emociones al parecer contra-
rias pero fundadas todas en el amor patritico, el cual
removido por la memorial histrica estalla en en-
cendida indignacin o se difunde en el mar de una
tristeza desoladora y matizada de mltiples sentimien-
tos.
Estamos aqu para ver surgir radiante la figure
de Antonio Jos de Sucre, pero de entire una monta-
a cuyos pilagos de obscuridad y muerte los plan-
taron la naturaleza y la poltica, la cual se desata en-
tre nosotros con fiereza tropical, cual mula de las
eumnides sin entendimiento, sin corazn y sin patria.
En la antigedad el artist no pudo trazar la fi-
gura del dolor, y desesperado e impotente ech un ve-
lo sobre el rostro de su obra; y otro tanto se siente
uno impulsado a efectuar en estos moments difciles
y angustiosos: cubrir con divino lienzo el rostro de Su-
cre y la faz de la madre civil. En Caracas un bello mau-


-31-









PATRIA


soleo exhibe la tumba de Bolvar en medio de dos, una
de las cuales est abierta y vigilada por cndores: es
el vaco del Mariscal de Ayacucho, cuya muerte casi
arranca de nuestros sentimientos inexpresables el va-
co del silencio cambiado por la vigilancia del espri-
tu amante y meditabundo. Parodiando a Posada Gu-
tirrez, la frente se nos cubre de sudor fro al pen-
-sar en el villano asesinato y la voz nos tiembla y fa-
lla al querer conmemorarlo.
La figure de Antonio Jos de Sucre nos roba la
admiracin y el cario ms rendidos, pues en el con-
junto y en los detalles no tiene lneas que quiebren
la armona y result la ms admirable y simptica de
la independencia. A las cualidades de gran patriota
y sabio y afortunado military aadi las virtudes del
corazn y la belleza de una vida noble y honest.
Tal es el alma que anim al cuerpo descrito por Lino
de Pombo, al hablar del joven de nariz perfilada, tez
blanca, cabellos negros, ojo observador, talla media-
na y pocas carnes, modales finos, taciturno y modes-
to. Escritores notables han sabido sorprenderla en
toda su hermosura: el prncipe de nuestras letras,
Marco Fidel Surez, apunta como distintivos de Su-
cre la virtud, el valor y la sabidura sin mezcla de
vicios o defects, gloriosa triloga que vale, seores,
por la mejor oracin; y el norteamericano Sherwel,
al citar en su historic de Bolvar la fecha de eterna
ignominia con que un grupo manch su poltica, ex-
clama: "Difcil cmo pudo Sucre tener enemigos, l,
-que fue quiz la ms pura y benvola figure de toda
la guerra de la independencia, todo generosidad, per-
-dn y suavidad de carcter".


-32-










FUNDADORES DE LA PATRIA


El hijo de Cuman a los quince aos cea la es-
pada y desde entonces entreg sin reserve la vida y
los talents a crear la felicidad de la patria y la gran-
deza de Amrica.
Official cientfico, milit a rdenes del extraor-
dinario Miranda, quien adivin al hroe, as como
Bolvar le vi reunidas las cualidades de todos los
que componan la brillantsima plyade de su esta-
do mayor; pele en Carabobo; dirigi en Venezuela
el "Batalln Colombia" mientras en Boyac el nuevo
sol rompa cadenas seculares; y pas luego al Sur de
Colombia a coronar la obra de los hroes de la Am-
rica meridional y a erigirse un pedestal que levan-
ta cornisa cubierta por la nieve de la gloria, tan pu-
ra como la andina y como el alma de su prcer, muy
por encima de las cumbres del Pichincha y del Chim-
borazo.
En Guayaquil se encuentra con gente sin instruc-
cin military y acude a la audacia como nico recur-
so y en march de intrpido legendario cae en Ya-
guach sobre un enemigo avezado, lo desorienta, lo
vence y adquiere el armamento necesario.
Maestro insigne en el arte de la milicia, levan-
ta al fin un ejrcito de 3.000 soldados y bajo la som-
bra de los pabellones colombianos rene y manda a
peruanos, chilenos y argentinos, a los de la pampa y
a los gauchos. Es toda la Amrica del Sur que ha
visto brillar la espada digna de conducirla a la cum-
bre de todas las victorias y de la paz definitive.
Encuentra a los espaoles en posiciones inexpug-
nables y coloca su ejrcito en orden de batalla. No se


-33-










PATRIA


precipita; pasa al frente un da, una noche y otro
da; y cuando a la segunda lo suponan en el mismo
sitio, lanza a los soldados por despeaderos y abis-
mos, rodea en silencio a los realistas, sube y clava
sobre el Pichincha la bandera colombiana, batiente
entire las auras del triunfo sobre 600 muertos, 1.200
prisioneros y la artillera como botn.
El mejor ejrcito espaol lo busca. El virrey La-
serna, encendido, va a vengarse de Junn, y domina
las alturas del Cundurcunca con 9.500 soldados y 2.500
jinetes. Sucre le burla las marchas y contramarchas
y espera en el plano con su genial serenidad en me-
dio de sus 5.800 soldados. Pronuncia al fin la orden y
hace bajar a los enemigos "como una tempestad" des-
encadenada al tiempo que los suyos al "paso de ven-
cedores" dado por Crdoba, eclipsador de la leyenda
griega, suben arrolladores y en poco ms de una ho-
ra le conquistan el ttulo de gran Mariscal de Aya-
cucho, entregndole prisioneros a 16 generals, 16 co-
roneles, 68 tenientes coroneles, 484 mayores y oficia-
les, ms de 2.000 soldados y al mismo virrey Laserna.
Segn Surez, el gran Sucre, hroe invicto del
valor y de la ciencia military, que con su clculo pe-
saba las fuerzas y los movimientos y con su sereni-
dad los deshaca, fue, en esa fecha y en las anterio-
res, la sabidura y el valor en persona.
No se manifest menos admirable en la obra con-
secuente de implantar el orden en la tierra sacada a
la luz de la libertad. Como estadista, estaba identifi-
cado con Bolvar y comprendia que pueblos recin
libertados carecen de virtudes republicans y necesi-
tan constituciones fuertemente conservadoras para
formrselas, lo mismo que para evitar las fauces de


-34-









FUNDADORES DE LA PATRIA


la demagogia. A Bolivia, repblica que naci en sus
manos, la engendr sobre la maravillosa armona del
orden y la libertad; y en su administracin nada es-
cap a sus cuidados, ni las industries, ni las rentas,
las minas, los caminos, la educacin y la deuda ex-
terna, que la volvi ninguna. As ostent las cualida-
des admirables para gobernar de que habl Bolvar.
Agreguemos que su genio civil rompa barreras, por
lo cual al conjuro de su espada realize el pensamien-
to continental del Libertador, la armona boliviana
que hoy se llama "Doctrina Surez", rota para des-
gracia suramericana por la torpe ambicin, la envi-
dia desatentada y el prurito libertino.



Antonio Jos de Sucre pertenece a la historic de
Colombia para mayor gloria suya y gratitud y orgu-
llo nuestros. Es protagonista de la epopeya national
y el ms famoso general de la gran Colombia, despus
del Libertador, quien no vacil en llamarlo el ms
digno de los generals colombianos. Una sola nacin
no puede reclamarlo: para celebrarlo dignamente tie-
nen que fundirse cinco repblicas en el crisol de la
hermandad.
Las murallas colosales de Cartagena sirvieron de
marco apropiado a su efigie de hroe en 1815; con
ejrcitos colombianos liberty en Pichincha las regio-
nes ecuatorianas; en los campos de Ayacucho cre al
Per y a Bolivia y mediante el mayor de los triun-
fos remat la obra de la independencia suramerica-
na; en el Portete de Tarqui venci a los peruanos, do-
bles en nmero, que haban invadido nuestro territo-


-35-










PATRIA


rio en apoyo de la revolucin de Obando y Lpez;
y en enero de 1830 presidi nuestro senado, que jams
se ver mejor honrado.



Sucre fue tambin el hroe de la nobleza y la
magnanimidad. Fue su espritu excepcionalmente se-
lecto; su corazn, nartesio de virtudes y algo as como
la filigrana de los sentimientos ms elevados. Tnto
que Santander lo apellid un ngel. Qu bien le cua-
dran al gran Mariscal las palabras salidas de los la-
bios divinamente preciosos de Jesucristo al ser divi-
sado Natanael: "He aqu a un verdadero israelita en
el cual no hay dolo alguno!".
A cada paso se revelaban las muestras de su co-
razn, con la espontaneidad que el rosal se empurpu-
ra, con la diafanidad del rayo desprendido del sol,
con la sencilla naturalidad del agua que brota de la
pea.
Flores infalibles de la nobleza, pruebas conclu-
yentes de su espiritualidad genial son la gratitud, la
lealtad, la magnanimidad, el amor al hogar y la ca-
rencia de ambicin. No olvid a los humildes pesca-
dores que lo salvaron de las aguas del Atlntico y
desde Bolivia, cuando deslumbraba en el cenit de la
gloria, mand recompensarlos y manifestarles que los
recordaba. En Pichincha hace cesar la persecucin y
les ofrece honrosa capitulacin a los compatriotas de
quienes desolaron su casa solariega y volvieron cad-
veres a various de sus hermanos; y en Ayacucho de-
creta honors al virrey prisionero y les asegura a los
espaoles las vidas, el sustento, la mitad de los suel-


-36-










FUNDADORES DE LA PATRIA


dos y el transport a la patria. Los hermanos reciben
por su orden los 24.000 duros que le correspondan
como herencia paterna, y en su valija desmantelada
halla el desterrado que lo iba a asesinar la suma de
200 pesos, colocada con sigilo y delicadeza.
Hombre de familiar, siempre suspir por el hogar,
sacrificado en aras de la patria; y por llegar ms
pronto tom el camino de la muerte, en su ahelo de
estar antes de su cumpleaos (13 de junio) en el ti-
bio hogar, donde lo esperaban la joven esposa y la re-
cin nacida para compensarle largamente las amargu-
ras de la vida pblica.
La sublimidad de su espritu la encontramos sim-
bolizada en una frase que suelta al comunicarle a
Bolvar la victoria de Ayacucho. Pide entonces como
nica recompensa conservar la amistad del Liberta-
dor, a quien poda emular y cuya estrella iba descen-
diendo.
Gustosa y voluntariamente deja el mando en Bo-
livia porque ve impossible el remedio a la locura de-
maggica que se apodera de nuestros pueblos y con-
sidera que todo es polticamente un montn de are-
na que el soplo de cualquier atrevido lo destruye. Y
desde Ccuta describe a Bolvar en 1830: "Veo delan-
te de nosotros todos los peligros y todos los males de
las pasiones exaltadas, que la ambicin y la vengan-
za van a desplegar con todas sus fuerzas.... Yo trato
de pertenecer exclusivamente a mi familia.... Y por
nada quiero que se me confunda entire los pretendien-
tes al gobierno, o mejor dicho, entire los que preten-
den hacer de la repblica su despojo".


-37-









PATRIA


A la voluntad disciplinada de Sucre, a su cora-
zn tan bellamente ornamentado y a su acierto como
estadista debis buscarles una causa adecuada, que
no es otra sino la religion catlica.
El perfume de su huerto spiritual, las precio-
sas telas de su corazn, los ricos efluvios de su alma,
acaso no son efecto de la caridad que el Espritu
Santo difunde en los corazones?
Su indole era campo abonado para la piedad, por
lo cual el catolicismo inform todos sus actos y apa-
reci rotundo en la obra del estadista. No estableci
l sutiles diferencias entire lo privado y lo pblico,
ni dio lugar a los choques y contradicciones entire las
ideas y los sentimientos, entire las creencias y las cos-
tumbres.
Si Coln se sinti empujado por la Providencia
a compensar con un nuevo mundo las prdidas del
catolicismo, Sucre consider que sus esfuerzos en pro
de la independencia y de la paz eran medio propicio
a que los ministros del Seor desarrollaran su misin
altsima. Y cuando su director de instruccin pbli-
ca en Bolivia, Simn Rodrguez, llevado de las uto-
pas enfermizas de Rousseau, anunci el exterminio
de la religion catlica, se apresur a escribirle al Li-
bertador, que como discpulo se lo haba recomenda-
do, y a conjurar el mal con just y extrema alarma;
lo que es ejemplo mximo para quienes desvirtan la
obra de los padres de la patria y no llevan cuentas
con derechos divinamente establecidos y reclamados
por la casi totalidad de los ciudadanos.


-38-










FUNDADORES DE LA PATRIA


La religion catlica es como la tierra, que hace
germinar las semillas ricas; como la savia, que reali-
za la potencialidad del rbol y lo embellece con las
flores y lo amerita con los frutos: no deja estriles a
los espritus privilegiados que caen en su seno.



La belleza moral de Sucre lo destinaba a ser
el Abel de nuestra independencia, pues los Canes ha-
ban empezado a desgarrar las entraas de la patria
correddos por la envidia y la ambicin. Desde Boli-
via tlaa el gran Mariscal el sabor de las hieles enve-
nenacas por la ingratitud y el prurito libertino. Cuan-
do en Chuquisaca quiso con su presencia calmar la
sublevacin, lo recibieron con una descarga y lo hi-
rieron En la cabeza y en el brazo derecho: en la ca-
beza, facial de la libertad; en el brazo, vencedor en
AyacucIo!
Bolvar era entonces el signo de contradiccin.
Es verdcd patritica que la inmensa mayora, todos
los puebbs, que no traicionan ni el corazn ni la pa-
tria, lo seguan y lo reclamaban, pero un grupo se de-
clar en su contra con fiereza indmita y ciega, como
si valiera ms Tracy o Voltaire que el Libertador, y
remedi su pequeez con odio, pasin a que dio la mis-
ma magnitude que posea la vctima. Ah se esconde
aquel celo larisaico por los derechos del pueblo y por
la libertad, la cual entire nosotros se vuelve dolo en
cuyas aras se sacrifice lo ms santo y lo ms into-
cable y se distingue por la audacia, el frenes y la
agitacin. En poca tan lamentable el tal dolo sem-
br la nacin de sociedades secrets y fcilmente


-39-










PATRIA


poda manejar cuadrillas en las selvas y verdugos en
el ejrcito.
La vida de Bolvar no interesaba a sus adver-
sarios. Ya la haban minado. Si el 25 de septiem-
bre los puales no pudieron desgarrarle las carnes,
en cambio, como deca el Libertador en la plaza cm
gesto nervioso de enfermedad moral, "me los clara-
ron aqu, en el corazn". Pareca que los verdugos se
complacan en corservarle la vida a la vctima a fin
de que sufriera una agona tan lenta como cruel. Pe-
ro ay de los que pretendieran arrebatrsela a sus
garras parricidas!
El odio cobijaba con igual intensidad a todes sus
partidarios y amigos. Aquel celo, la estrella fetdica
que derrama en nuestra repblica influjos de locura
y de ignominia, descubri el peligro en el inocente
Mariscal de Ayacucho, quien con su juventud, talen-
to, popularidad y lealtad sin tacha poda sosener al
Libertador. Y segn usanza, ech a volar el chisme,
estamp la calumnia. Sucre, se dijo, march a some-
ter el Sur al dominio del Per, va con el propsito
de promover la coronacin de Bolvar como rey.
Nuestro hroe regresa de Ccuta despus de un
viaje tan largo como desgarrador, pues el inismo go-
bierno de su nacin le prohibe respirar los aires na-
tales.
Y viene a Bogot a darse el adis postrero con
Bolvar Se abrazan estrechamente, los dos corazo-
nes se juntan y se oyen y se comunican los fatdi-
cos presentimientos, y los ojos de entieambos for-
man una sola fuente de lgrimas que empapa en afec-
to inefable a sus personas y en perdn y ternura a
la tierra que libertaron, a la hija de sus genios y sa-
-40-










FUNDADORES DE LA PATRIA


crificios. Aqu el corazn casi se nos rompe ante es-
te cuadro, que enloquece al mayor artist, del abrazo
pstumo de nuestros hroes mximos, de la ms su-
blime amistad, del desengao comunicado, de la tris-
teza y el dolor aceptados como salario por los padres
de la patria. Ah s brilla el tesoro de que hablan las
sagradas letras. El Libertador se dirige hacia la Cos-
ta, a sumirse en el ocano de la eternidad, refugio
digno de su grandeza y dolor; y el gran Mariscal de
Ayacucho march a Quito, a refugiarse en el hogar,
a guarecerse en el oasis de su esposa y de la hija tier-
na; pero oh crueldad satnica!, ambos encuentran el
beso fro de la muerte.
Qu sombra es la montaa de Berruecos! Qu
cordillera de infamia! Qu selva de acusaciones y
enseanzas!
Espas van adelante y atrs de Sucre. Su muerte
se anuncia con anticipacin en Bogot. Jos Hilario
Lpez lo sigue hasta Popayn. En Pasto Jos Mara
Obando lo dispone todo. Y al pasar Sucre por la an-
gostura estratgica del Cabuyal, los tres asesinos ma-
teriales, apostados a los lados, le traspasan la cabeza,
el cuello y el pecho, a esta misma hora, entire las 9
y las 10 de la maana del 4 de junio.
Ay! Balazo!, grit el Mariscal cayendo muerto
entire el lodo. Ese ay intensamente gemebundo es-
tremeci de vergenza las cordilleras que poco antes
haban recibido el bautismo de la libertad de manos
de la vctima, y fue como una orquestacin fnebre
en que prorrumpieron todas las notas del reproche y
de las torturas.
Qued consumado el delito calificado por el san-
to arzobispo Mosquera del ms atroz que se ha co-


-41 -










PATRIA


metido en toda nuestra larga carrera de locuras, de-
lito de lesa Amrica, delito de la ms fatal trascen-
dencia. En la montaa de Berruecos se dibuj la faz
invertida de Judas, sonaron las cuarenta monedas de
los fariseos criollos y reapareci el pual de Bruto.
De acuerdo con la aplicacin de Valencia, cada respon-
sable podra decir con Otelo: "Ni el grande ocano de
Neptuno alcanzar a lavar esta sangre que tie mis
manos".
No sabemos por qu dejaron arrebatar hasta el
cdaver, el cual fuera en la actualidad la mejor reli-
quia patritica, objeto excelso de nuestro cario y
desagravio.
Al ir de la isla de la Trinidad a Hait, la destre-
za, el valor y la serenidad de Sucre lo salvaron, en
el naufragio, del sepulcro del Atlntico, muy pro-
porcionado a su alteza, y sobre un bal resisti du-
rante veinte horas los embates arrolladores de las olas
y las descargas de la tempestad. Lo que no pudo el
mar ni el cielo, lo llevaron a cabo almas tenebrosas
que es preciso colocar en el sepulcro infernal ms
deshonroso abierto por la pluma de Dante. Desig-
nios inescrutables de Dios que as purifica las almas
y permit echar sobre las glorias humans el manto
terrible del martirio! Tambin permiti, para escar-
miento social, que los asesinos de Sucre cayeran tres
envenenados, uno en el patbulo y dos atravesados
en los campos de batalla.



Bolvar vea en Sucre al amigo del alma, al con-
suelo de la fidelidad en esas horas de amargura que


-42-










FUNDADORES DE LA PATRIA


le multiplic esta poltica de hiena que asuela nues-
tra tierra y se ceba en los ms granado, y al herede-
ro de su obra de libertador y estadista que hubiera
ahorrado las mil desgracias que registra nuestra his-
toria. Preguntaba por l frecuentemente y al fin tu-
vieron que romperle el corazn con la noticia abru-
madora. Ese mismo da enferm Bolvar, entr en de-
cadencia fsica y moral y se apresur a salir de la
patria, empujada al abismo por manos ingratas y
crueles, y a cerrar los ojos sobre las playas del oca-
no como infeliz proscrito.
La sangre de nuestro hroe, segn apunta Su-
rez, apenas ahora empieza (Dios lo quiera) a apla-
car las sombras de Atahualpa y Montezuma.
La selva devor a Sucre, la selva verde de la
naturaleza y la selva negra de nuestra poltica; pero
vive resucitado en el corazn de todo colombiano co-
mo numen el ms querido, y como ejemplar de mi-
litares. gobernantes y ciudadanos, y como condena-
cin la ms terrible y elocuente del odio, la envidia
y la ambicin, que en la poltica hieren a Dios y a
la patria.


-43-














SANTANDER


Oracin fnebre, pronunciada en el
centenario de su muerte, 6 de mayo de
1940, en el templo de San Jos de C-
cuta.


CIEN aos, perodo suficiente para que el tiem-
po sea crisol de una vida humana, se cierran
hoy sobre la tumba del general Francisco de Paula
Santander, la cual los ha resistido victoriosamente
para proyectar sobre Colombia en este da la figure
purificada del prohombre cuyos restos guard custo-
diada por la historic y por la patria. Y efectivamen-
te la centuria que se cumple ha sido cido precio-
so para diluir la escoria de la equivocacin personal
y de la maledicencia ajena, justicia y misericordia pa-
ra sealarle el fardo de las debilidades esenciales en
la vida humana y el puesto de excelencia en la rbi-
ta que recorren los grandes de la tierra, y juez im-
parcial que ya ha colocado su vida y su obra en el
cuadro national y sobre la sombra inevitable en toda
luz terrena a fin de que se destaquen en toda su im-
portancia y magnitude.
El sol lleva un siglo de quebrarse sobre la tum-
ba ce Santander y no ha podido ni hundirla en el
olvide, ni esfumarla en la obscuridad. Su figure la
vemos hoy surgir, luminosa por various principios y
obras del sujeto y resucitada por la historic, maes-


-45-









PATRIA


tra que va pasndole al gnero human los ejemplos
dignos, las proezas gloriosas y las doctrinas saluda-
bles. Y la Iglesia, la nica institucin eterna que alien-
ta sobre la tierra, acoge y bendice esa figure. Pero
qu much, seores, si Francisco de Paula Santan-
der es prcer egregio de la independencia que la Igle-
sia estimul, y magistrado insigne de la repblica de
que ella es esencia y espritu, y creyente sincero y
practicante de sus doctrinas?
No vengo a pronunciar un panegrico, que es la
exaltacin complete de la vida sobrenatural y sin
mancha, sino una oracin fnebre, que en el recuer-
do doloroso present con las salvedades debidas los
aspects meritorios y ejemplares de una vida humana.
Bossuet, al cantar magistralmente las cualida-
des de corazn y de espritu que adornaron al prn-
cipe de Cond, dijo que todo sera una ilusin si a
ellas no hubiera estado unida la piedad, porque la pie-
dad es todo en el hombre. Y ciertamente la grande-
za efectiva es solo la eterna. Desde esta ctedra, que
la verdad ha colocado entire lo temporal y lo eterno,
en vano hablaramos del prcer y del estadista si no
brillara en ellos el creyente, y si los tres no le brin-
daran a la patria que se debate en luchas y dificul-
tades las enseanzas que aseguran la march just del
Estado y sealan entire sus causes el respeto y el apo-
yo a la Iglesia, la cual es hecho national para Colom-
bia, hecho el ms saliente para la historic universal
y hecho patente de la revelacin, o sea de la divini-
dad. La vida de los padres de la patria debe ser br-
jula y faro para las naves que soltaron en el mar po-
ltico; y las conmemoraciones que hagamos en su ho-
nor han de resultar imitaciones fecundas para no ser


-46-










FUNDADORES DE LA PATRIA


palabras vanas, flores marchitas y ocasiones de fies-
tas egostas.
Igualmente, seores, en actos como ste, cuando
se estudia la vida extraordinaria de un hombre y con
l los destinos de un pueblo, ante todo, contemplemos
y adoremos la divina Providencia. El mismo que po-
bl el cielo de astros, cubri la tierra de hombres y
la asegur con families y la ennobleci con Estados.
A la fuerza creadora ha seguido la fuerza que con-
serva y dirige. Dios es la fuente de todo dn, quien
plasma los guerreros y forma los estadistas. El go-
bierna a los hombres y a los pueblos, y de entire el
caos que produce el abuso de la libertad humana, sa-
ca el bien y pasa adelante con sus altsimos designios.
Y as nadie puede negar que a Colombia corresponde
en ese plan un papel de nacin catlica para cumplir.



El prcer tiene una misin divina: la de crear
una patria; y mientras no la realize vive permanen-
temente agitado por una llama celeste que no le da
descanso ni le ahorra sacrificios. De esa manera Dios
conduce los hombres a la formacin de naciones.
Esta faceta de la figure de Santander, la de pr-
cer, lo coloca en la cima y dentro de la aureola de
la epopeya. Se ilumina con las claras luces de la per-
severancia, la perspicacia, el valor, la unin con el
Genio de la libertad, y la organizacin.
Santander batall por former la patria desde el
20. de julio de 1810, da en que se dio el grito de inde-
pendencia, hasta el 19 de agosto de 1819, fecha del
triunfo de Boyac. En llegando a los 18 aos de edad,


-47-










PATRIA


salt de las aulas de la jurisprudencia a las filas de
los soldados. Aprendi el arte en el propio campo de
batalla y fue subiendo por riguroso y trabajado esca-
lafn desde alfrez abanderado hasta general de di-
visin, ttulo con que lo glorific Bolvar despus de
la batalla de Boyac. Las derrotas jams lo vencie-
ron. Sufri various y terrible reveses debido a las
circunstancias, a que las tropas nunca tenan ni com-
pleto el uniform ni provistas las cartucheras, y a
que como en el caso de Lizn tuvo que mandar 260
soldados contra 1.900. Completos fueron los desastres
primero en la llanura de Carrillo y lugo en la pr-
dida del Rosario. A pesar de todo, Santander se sos-
tuvo siempre en la lucha y en el ideal. Aqu se su-
blima en l una de las virtudes de su pueblo: la cons-
tancia. Los reveses no abaten a un prcer, slo la
muerte lo puede contener. La victoria es frecuente-
mente una cadena de derrotas, lo mismo en el com-
bate de los espritus que en las batallas de las armas.
Ah se cifra la grandeza de nuestro guerrero. En su
constancia, en sus obras est diciendo y copiando la
sublimidad de Bolvar cuando en Pativilca, enfermo,
febricitante y casi derrotado, exclamaba y responda
a cada paso: "Vencer!". Aquella, como sta, puede
ser una imagen humana de la grandeza divina de Je-
sucristo, quien, cuando mora infamado en una cruz,
pensaba en su triunfo definitive: la Resurreccin.
En Santander nunca fue derrotado ni el nimo, ni la
esperanza, ni el ideal. Blandi su espada en una y
otra parte, se refugi en Casanare, y subi victorioso
al puente de Boyac.
La constancia sola no basta, sera terquedad o
ruina. En el prcer ella viene avalorada por la pers-


-48-










FUNDADORES DE LA PATRIA


picacia y el valor. Santander observ con tiempo que
para atajar a Lizn el punto estratgico era Chopo
y no el llano de Carrillo, campo seguro de derrota;
en Cachir no aprob la disposicin y el terreno ele-
gidos por Garca Rovira; y famosa por lo hbil, arries-
gada y til, fue su retirada en 1815 de Ocaa a Pie-
decuesta para reforzar las tropas derrotadas en M-
laga. El valor de Santander se revel en la accin de
armas de la Grita; y su mejor elogio vive en las pa-
labras del Libertador, que lo reconoci como el pri-
mero en abrir el camino por las termpilas de Paya
y en derramar la sangre en Gmeza y en prodigar la
vida en Pantano de Vargas y Boyac. Y el mayor elo-
gio de la perspicacia y videncia military de Santan-
der, fue comprender con la velocidad del guila per-
seguida que en los llanos de Casanare se encontraba
el refugio de la libertad. La causa republican yaca
en la desgracia ms complete; Morillo con 11.000 sol-
dados someta la colonia. Los patriots obtuvieron
ventajas en los llanos y all se clavaron los ojos vi-
dentes de los militares. Nuestro prcer tuvo que opo-
nerse a rdenes contrarias y perjudiciales, y de los
2.000 soldados que nos restaban y eran perseguidos
por doquiera, slo 200 pudieron llegar a los llanos.
Atrs quedaba el patbulo reinando. El ejrcito pa-
triota se haba acabado; pero para resucitarlo de en-
tre sus cenizas ah estaban ya el genio de Bolvar y
la actividad de Santander.
La march gigantesca del Libertador hacia Ca-
racas haba culminado en el desastre. En su concep-
cin genial de library a Venezuela para independizar
a Colombia, no fue comprendido ni ayudado suficien-
temente. Las campaas de Nueva Granada haban


-49-










PATRIA


fracasado por el espritu de discordia y de egosmo
que siempre ha venido torturando la patria. Pero ya
se anuncia una nueva era, la ms grandiosa, la de la
epopeya, cuando cesan las pasiones de los hombres y
la patria ocupa todo el pensamiento y todo el corazn.
No bastan la constancia, el valor y la videncia:
para que el prcer triunfe lo ha de envolver la aureo-
la dolorosa. Penalidades indecibles ya haba sopor-
tado Santander en las campaas de los Andes; aho-
ra su patriotism tiene que templarse en la amargura
y crueldad de los llanos; y por amor a la tierra que
va a redimir soporta los tormentos sin nombre que
all encuentra, pensando en los patbulos en que pe-
recen los patriarcas de la libertad granadina. Tan con-
tinuo y total era el sufrimiento de los patriots, que
ms bien deseaban los riesgos para acabar con glo-
ria una vida amarga: tal es la expresin y la ima-
gen del penar en la pampa. Pero el sufrimiento y el
dolor son esenciales para todo en la vida terrena, ya
que constituyen el precio de expiacin y de mrito
no slo de los bienes del cielo sino tambin de los
de aqu abajo. No olvidemos que la patria es hija
de todos los sacrificios y abnegaciones; por lo cual
es maldito el que olvida su origen para explotarla
en beneficio personal o para sacarla de los cauces
que sus padres le abrieron en surcos de sangre y de
dolor.
Santander llega a los llanos con una preciosa ex-
periencia como es la pagada a la federacin, las re-
beldas, las disensiones y los antagonismos. En Arau-
ca se renen los restos heterogneos de la tierra ve-
nezolana y de la granadina; y Santander, nombrado
general en jefe del ejrcito, es reemplazado por Pez,


-50-










FUNDADORES DE LA PATRIA


a quien se somete con abnegacin patritica y quiz
como reparacin a la insubordinacin juvenile contra
el Libertador: ya est maduro para ser el ayudante
de la epopeya americana y el segundo de Bolvar en
la liberacin de la Nueva Granada. En el llano no
poda, como el Len de Apure, manejar potros y to-
ros, cortar ros y conducir semibrbaros; pero era
el guardian del porvenir.
Caldas le haba dicho a Bolvar despus de la fra-
casada liberacin de Venezuela: "Vuestra patria no
ha muerto mientras exista vuestra espada". Del ex-
terior llega nuevamente Bolvar a Venezuela; viene
con un plan gigantesco; ya nadie lo puede detener: es
el genio dirigido por la Providencia, la cual hace su-
perar las fuerzas naturals y las desigualdades inmen-
sas de armas y soldados. Viene a unir los recursos de
Venezuela y Nueva Granada, porque en su cabeza
bulle una gran nacin que ha de crecer y hacerse
continental. Se abre puertos, se asegura auxilios de
potencias extranjeras, sitia a los realistas a lo lar-
go de los llanos y pretend sacarlos de sus puestos,
obligarlos a marchar, sacudirlos, rodearlos y destruir-
los. Pero no puede afrontar la cordillera, y ve que
en esta ocasin hay que proceder al contrario: library
a Nueva Granada para libertar a Venezuela.
El ejrcito colombiano es el de la epopeya, el ni-
co que puede crear naciones al contact de la espada
del Libertador. Momento solemne de la historic, se-
ores: se van a fundir Bolvar y el ejrcito colom-
biano! El camino de la historic hispanoamericana es-
t trazado: de los llanos a Nueva Granada, a Vene-
zuela, al Ecuador, a Bolivia y al Per: del puente de


-51-










PATRIA


Boyac a Carabobo, a Pichicha, a Junn y a Ayacu-
cho.
No hay duda, por lo tanto, que no se puede ser
prcer sin ser amigo y ayudante de Bolvar. Este es
el forjador providencial de patrias, la fuente material
de la libertad, y el genio que domina al caos de las
disensiones, y descuella sobre todos los jefes para
unirlos, y arrastra y deslumbra cuanto encuentra pa-
ra soltar por doquiera el herosmo sin cauce. Santan-
der lo comprende todo con vision de patriota y se in-
corpora al ejrcito de Bolvar, de quien se hace dis-
cpulo glorioso. Uno de sus mayores orgullos fue el
haber ganado la confianza del Libertador, participa-
do en sus heroicas acciones y colaborado en su com-
paa a la fundacin de la patria: subyugado por l,
hizo toda la pica campaa. A causa de su largo go-
bierno y de la escisin entire granadinos y venezola-
nos, prendi en su alma la llama malhadada de la
emulacin; no obstante, cuando le robaron la amistad
de Bolvar, sufri un rudo golpe y le escribi que
aunque en toda su vida no lo llamara ni lo creyera
su amigo, l lo sera perpetuamente con sentimiento
de profundo respeto y de just consideracin. En esta
disensin quiero ver hoy la sombra en que resalta la
magnificencia de las dos figures: Bolvar era tan su-
perior y su genio lo arrollaba todo, que Santander, no
obstante su desacuerdo temperamental y de circuns-
tancias, se le someti y lo sigui; y Santander era
de tan claros talents y relevantes cualidades que Bo-
lvar no quiso desprenderse de l y se vali de sus
grande servicios para la obra de la emancipacin.
El prcer, finalmente, no existe sin organizacin;
aqu se ofrece a nuestra admiracin la obra espln-


-52-










FUNDADORES DE LA PATRIA


dida de Santander. Va l a Venezuela, conquista a Bo-
lvar para la liberacin de Nueva Granada y en l
nos trae la espada creadora de nuestra libertad. Bo-
lvar le confa el comando supremo de las fuerzas de
vanguardia y lo enva a Casanare.
En agosto de 1818, un ao preciso antes del triun-
fo de Boyac, el Libertador lanza la clebre proclama
a los pueblos neogranadinos en la que afirma que el
sol no completar el curso de su actual perodo sin
ver en todo el territorio de Nueva Granada altares
levantados a la libertad.
Santander llega a los llanos a organizer en gran
parte la victoria decretada por el Libertador. Barrei-
ro es enviado por Morillo con 3.000 soldados, pero for-
zado a abandonar el llano pasa a la region de Soga-
moso y entonces aqul manda decir al Libertador que
es la hora y que una batalla puede decidir la suer-
te. Organiza la division de vanguardia con 1.200 sol-
dados y 600 jinetes; Bolvar ordena la march de la
division de retaguardia mandada por el glorioso An-
zotegui, y se present el 4 de julio en Tame y all
mismo se conjugan las dos divisions. Y comienza la
parbola grandiosa de la libertad de Nueva Granada.
Santander cre la aurora esplndida, conductor
segura de la libertad. A semejanza del sol en nuestra
tierra tropical, la libertad, seores, se levanta en los
horizontes ilmites de los llanos como esfera inmensa
que en preciosas tonalidades va concentrando el fue-
go, sube lugo la ruta escarpada de la cordillrea, se
achica en concentracin de luz y de fuerza, vence
los Andes, y revienta con todo su fuego y toda su luz
contra el puente de Boyac, donde deja destrozadas
para siempre las cadenas del imperio hispano y em-


-53-










PATRIA


pieza a soltar en rbitas propias y libres una series de
astros o naciones. El general Santander condujo ese
sol en la persona de Bolvar, y organize en much ese
triunfo preado de dolores y sacrificios. El salto de los
llanos a Boyac por sobre los Andes es una parbo-
la sublime de abnegacin y patriotism, nica en la
historic.
Tenan que vencer a dos enemigos confabulados,
los cuales eran la naturaleza ms fiera y el ejrcito
adiestrado de Barreiro. La batalla contra la natura-
leza es la decisive: vencer la cordillera, dominar los
Andes. Los soldados vienen desnudos y con hambre;
los leones de Apure han dejado sus llanuras ardien-
tes para pisar cimas de 4 y O grados; en expresin de
nuestro prcer, el ejrcito es un cuerpo moribundo.
Bolvar piensa retroceder a los llanos para volver me-
jor equipados o entrar por los valles de Ccuta; mas
Santander rene con presteza a los jefes del cuerpo
a su mando y todos resuelven ir ms bien al encuen-
tro de la muerte que retroceder. En este moment se
salvaron nuevamente la batalla de Boyac y nues-
tra independencia.
Se present el problema del desfiladero de Paya,
pero Santander con su tropa de vanguardia desalo-
ja al retn espaol y abre el camino al ejrcito pa-
triota. Y viene la batalla con el pramo de Pisba, la
ms dolorosa de la pica jornada. Qu pelea tan sin-
gular como tremenda la que se traba! El pramo en-
gulle al ejrcito patriota y lo azota con sus tempes-
tades, y lo envuelve en sus ropajes de escarcha, y le
clava los puales de sus hielos, y lo diezma. El ejr-
cito le deja 200 cadveres, pero sale vencedor del
ventisquero, cruel aliado del realista.


-54-









FUNDADORES DE LA PATRIA


En Tasco el ejrcito se reposa pocos das reha-
cindose de nuevo. Se acerca Barreiro; Bolvar quie-
re darle la batalla; se suceden varias escaramuzas y
la pelea de Gmeza; el enemigo no quiere abandonar
sus alturas y entonces el Libertador, como el rayo,
flanquea, pasa el Chicamocha y entra al valle de Ce-
rinza. En el Pantano de Vargas, Rondn salva la pa-
tria. Y viene el coronamiento inmarcesible: Anzo-
tegui rinde al cuerpo principal, Soublette domina por
su parte, y Santander, encargado de las operaciones
de izquierda, pasa el puente y complete la victoria.
Ha sido vencido el general masn que haba gritado:
"Ni Dios me quita la victoria", y la patria respira ai-
res propios. La corona que le fue brindada en Bogo-
t, el Libertador la pas por sobre las cabezas de An-
zotegui y Santander y luego la arroj sobre sus ba-
tallones.
El prcer va hasta el fin y por eso vence, despe-
ja y consolida. Encargado del poder ejecutivo, San-
tander no deja de ser prcer. Bolvar se encuentra en
el Sur porque es necesario precisar las fronteras e
independizar ms pueblos. Fue poca de grandes zo-
zobras para el Libertador. Haba que asegurar la in-
dependencia de Colombia y libertar de una vez por
todas a la Amrica Meridional. Su sagacidad le haca
ver en las aguerridas huestes del Sur a los nuevos
conquistadores que se nos venan. El general San-
tander comprendi nuevamente a Bolvar y organi-
z auxilios humans y materials para las victorias
del Sur, aunque sometidos a la lentitud de las leyes.
Era prcer de Colombia para asegurar su indepen-
dencia y prcer de la Amrica Meridional para ayu-
darle a procurar libertad complete.


-55-










PATRIA


El Libertador se bata como gigante entire mil es-
collos y peda recursos sin cesar porque slo el ejr-
cito de Colombia poda proporcionarle la victoria al
Per. En un justificado arranque de impaciencia pa-
tritica tach de indiferente a Santander, el cual le
respondi: "Yo tengo honor, general, y mi conduct
no merece de nadie y menos de usted una acusacin
tan injusta y arbitraria.... Al sepulcro ir con el do-
lor de haber odo semejante acusacin". Esta carta
es la encarnacin viva del carcter santandereano,
el cual aun ante las aras ms venerandas grita la
verdad de su honor, pero en ella siento correr sobre
todo la dignidad y el sentimiento patrio de un prcer.
La guerra por la guerra es un delito contra la hu-
manidad; a fin de que sea lcita tiene que ser pri-
mero just, segn ordena la moral para todas las em-
presas humans. Ella no entraba en el plan de la di-
vina Providencia; quien la ha introducido en el mun-
do es el abuso de la libertad humana, puesto que el
pecado ha causado el desequilibrio no slo en el hom-
bre sino tambin en todas las instituciones que l for-
ma. De esa manera la guerra, unas veces es la alia-
da cruenta pero necesaria del derecho, y otras es, co-
mo dijo Bolvar de su espada, un azote del genio del
mal que algunas veces el cielo deja caer a la tierra
para castigo de los tiranos y escarmiento de los pue-
blos. La guerra, pues, tiene que superar con sus cau-
sas justas y con sus fines pursimos los males que va
a remediar y los desastres indecibles que causa.
Luego la patria no es solamente libertad, es tam-
bin orden. Se liberta un pueblo para que entire en el
concerto de las naciones civilizadas, o sea, para que
adquiera la categora de sociedad civil, encargada de


-56-









FUNDADORES DE LA PATRIA


proporcionarles a todos sus miembros el sumo possible
de felicidad temporal, lo mismo que de facilitarles los
medios de realizar y cumplir sus fines espirituales, ya
que el Estado no trabaja con sola material sino que
principalmente trata series inmortales. La libertad la
da el prcer, y el orden lo proporciona el estadista o
magistrado. La patria, por lo tanto, no depend tan
slo del ejrcito sino tambin de los buenos adminis-
tradores, siendo as obra solidaria de los militares y
de los estadistas, por lo cual son traidores a ella los
soldados que no la defienden y los gobernantes que
no le administran la justicia.




Al darle posesin de la presidencia de la gran
Colombia, el jefe ilustre del congress del Rosario
reconoci que Bolvar no solo haba derribado la ti-
rana sino que sobre sus ruinas haba afirmado en to-
da Colombia el imperio de la justicia y de las leyes
y que por eso era grande entire los hroes y eminente
entire los magistrados. Santander, discpulo glorioso
del hombre de la guerra, recibi tambin el legado
civil de quien desprenda perlas de la corona de Es-
paa para que fulgieran con luz propia en nuevas
naciones. Aos ms tarde el asunto civil fue el pre-
texto de la desunin entire los dos hroes; pero este
punto, que ahora no me corresponde tratar, no se pue-
de estudiar sin tener en cuenta el criterio de cada
cual, su temperament, las circunstancias, las debili-
dales personales, y sobre todo las pasiones de los par-
tidos que aprovecharon la ocasin.


-57-









PATRIA


En el general Santander es tan grandiosa la obra
de estadista que parece eclipsarse ante ella su tarea
esplndida de hroe.
Su program fue darle fondo y perfiles civiles
a la tierra sacada a la luz de la libertad, y su obje-
tivo asegurar con la ley el ideal de la emancipacin.
Desde el 20 de julio de 1810, aprendida de los pr-
ceres, traa la concepcin de la repblica con idnti-
cos derechos para todos los ciudadanos.
Hemos dicho que la patria es orden. Pero el or-
den, seores, es la gran cuestin, la cuestin por ex-
celencia de la humanidad. De su resolucin han de-
pendido y dependern siempre todos los bienes y to-
das las desgracias de los Estados. El orden hay que
considerarlo ante todo como un problema de suma
complejidad: orden pblico o material, orden moral
o de costumbres, y orden de los espritus o sea en el
pensamiento, un orden complete e integral, el nico
que engendra la verdadera virtud, la cual es el eco
de un orden eterno, que est consignado en el declo-
go, cifra y clave de todo orden.
El orden lo podemos definir con la justicia; y la
justicia es derecho y es deber; consiste en darle a ca-
da cual lo que corresponde, pero sin excepcin al-
guna: a Dios y al Csar, a las instituciones funda-
mentales como la familiar y a las instituciones divi-
nas como la Iglesia, a toda la nacin y a cada uno de
los ciudadanos. La justicia es como la Eucarista, que
se encuentra con todo el misterio en cada uno de sus
fragments, de manera que est toda entera en cada
uno de los ciudadanos y cuando se hiere en el ms
infeliz ha sido vulnerada en toda su esencia y en toda
la nacin.


-58-










FUNDADORES DE LA PATRIA


La justicia posee una expresin divina y otra hu-
mana; la expresin divina es el declogo, la expre-
sin humana es la ley civil. Pero la ley ha de ser le-
gtima por su fondo y por su forma, puesto que para
que result verdadera y obligatoria ha de ser orde-
nacin dictada por la razn y no por el error o las
pasiones, hecha para el bien de la comunidad, y esta-
blecida por quien legtimamente tiene a su cargo el
gobierno general, a saber en el rgimen democrtico
por quien represent no una parcialidad sino a la na-
cin en su mayora autntica. Y ved, seores, que a
fin de que todo esto no result palabras vanas y fr-
mulas artificiales y de que no nos aneguemos en la
anarqua, se necesita un soporte inconmovible, una
base firmsima: la ley supone la justicia, la justicia
causa el orden, el orden human supone uno eterno,
y ste y todo se basan en Dios, la autoridad supreme,
el que es dueo por esencia de su propia existencia y
por creacin de todo cuanto alienta.
Estos principios eternos nos iluminan para que
comprendamos y pongamos en su puesto la obra del
estadista que nos ocupa.
Santander llena el primer requisito al hacerse un
jurisconsulto complete; estudia la ley y aprehende su
espritu. Se trata de un sacerdocio que slo puede ser
ejercitado por conciencias honradas y por criterios
esclarecidos que no dejan enredar la justicia en el d-
dalo del leguleyo y no dejan matar el espritu con la
letra. De ah que el president del congress del Rosa-
rio pudiera decir, refirindose a Bolvar y Santander
que nada se hubiera hecho con dar una constitucin
si no se hubiera nombrado para ejecutarla a magis-


-59-









PATRIA


trados sabios, prudentes, virtuosos y consagrados al
bien pblico.
Al fijar la obra civil no aprobamos todas las ac-
tuaciones y no vamos a parar mientes en las veleida-
des propias de la naturaleza humana, ni en los arre-
batos de carcter, ni en las condescendencias ni oca-
siones polticas, ni en las campaas perjudiciales de
los que buscaron en vano su sombra y su nombre y
explotaron su enemistad con el Libertador. Las mxi-
mas, los principios y sus grandes aplicaciones es lo
que para nosotros determine la doctrine de Santan-
der. Fue amigo del gobierno unitario, central y fuer-
te; as lo aplic; y lleg a proponer la presidencia vi-
talicia de Bolvar y una gran confederacin meridio-
nal.
Tres pocas podemos sealar en la administra-
cin civil de Santander: dos en las que el Libertador
lo deja encargado del ejecutivo, o sea, a raz de la
batalla de Boyac y lugo desde 1821 hasta 1827; y la
tercera, en la que ejerce la presidencia de la Nueva
Granada desde 1832 hasta 1836. Las dos primeras po-
cas transcurrieron dentro de ese cuadro de grandio-
sidad insuperable que daban el brillo de Boyac y la
constitucin de la gran Colombia. La ltima carece
de esa magnificencia imperial porque los grandes
hombres haban desaparecido, la obra soberbia de la
gran Colombia se haba esfumado y empezaba a sur-
gir nuestra mediocridad; lo que ha hecho ver a una
de nuestras mayores inteligencias, Miguel Antonio Ca-
ro, en la primera una poca de caracteres, y en la si-
guiente un enredo, lo que va de un drama de Sfocles
a una comedia de capa y espada. A pesar de todo,
esta ltima poca es de un valor incalculable para


-60-










FUNDADORES DE LA PATRIA


nuestra repblica porque empezaba una nueva vida
al desprenderse de la gran Colombia y encontraba
para regirla un hijo propio, hroe de la independencia
y adems letrado, porque haba desaparecido Bolvar,
centro legtimo y unin de todas sus creaciones, y
ahora no haba otro recurso que reunir la ciudadana
alrededor de la ley para continuar la patria. Esta es
la obra del general Santander.
Sealados el espritu y la ilustracin, viene la
segunda cualidad del estadista, que es la conviccin
segura y honrada. Santander pudo decir que la obe-
diencia, el celo y el amor a la patria le haban for-
mado la esencia de su espritu y de su existencia.
Comprendi ante todo muy claramente que la ley
es la justicia; por eso desde Europa escribi: "Cuan-
do la justicia es pospuesta a la poltica no hay ga-
rantas, y yo no quiero ser colombiano si mi patria
adopta esta infernal mxima. Patria es para m cual-
quier rincn de la tierra donde se respete la justicia
y se viva con seguridad". He ah, seores, una de sus
formulas sabia y precisa: justicia y seguridad perso-
nal. Cmo manifest de bellamente al posesionarse
de la vicepresidencia en el congress del Rosario que
la constitucin, monument sagrado y motor nico
de la prosperidad de Colombia, y su puesto, por con-
siguiente, eran para el ejercicio universal del bien.
"Slvense los principios para que se salve la nacin",
fue tambin su expresin de sabidura.
La igualdad con que se debe administrar la ley
constitute otro postulado fundamental y una nueva
leccin de nuestro estadista. Habl, en efecto, de la
desigualdad por la que no haba combatido, de esa
escena infame y peligrosa en la que las leyes son


-61-










PATRIA


inexorables para los dbiles y mero espantajo para
los poderosos y malvados. En el despacho de magis-
trado compaeros de vivac encontraron la consti-
tucin abierta sobre un sable y l les explic: "Eso
significa que la espada de los libertadores tiene que
estar sometida a las leyes de la repblica".
El estadista de cualidades ms brillantes perde-
ra la patria, si no las adornase y defendiese con el
decoro de la energa y el yelmo del carcter. Santan-
der fue de principios irreductibles y de una volun-
tad inquebrantable para llevarlos a la prctica. Os
present ante todo el espectculo grandioso de su ca-
rcter en un episodio: en los llanos tropas y jefes,
rebelados contra su poder, fuerzan a Pez para que
se encargue del mando y l, en gesto soberbio, cla-
va la espada en tierra y contest que prefiere que
le quiten con ella la vida a consentir en el ultraje,
y los obliga a, reconocer la autoridad, aceptar su re-
nuncia y acatar su derecho. Oh! La conviccin
profunda y enrgica del orden civil cmo se im-
pone aun en las regions prximas a la barbarie! Y
cmo es de respectable Santander cuando lo hallamos
consagrado a apartar de Colombia en su propia per-
sona el ejemplo de un magistrado dbil que contribu-
yera con la claudicacin a hollar el pacto social y
no hubiera tenido firmeza para sacrificarse por los
buenos principios y por el rgimen constitutional!
Con toda dignidad afronta la rebelin de Pez, oca-
sionada por el error poltico que se cometi al desti-
tuirlo; y en relacin con los auxilios para la campa-
a del Sur no vacila en expresarle al Libertador que
ni los propios deseos, ni la amistad, ni la fuerza pue-
den obligar a su voluntad a proceder contra las le-


-62-










FUNDADORES DE LA PATRIA


yes. Pero para nuestra estadista la firmeza deba ir
acompaada de la decencia, sin insults ni bochinches.
Y nos siguen adoctrinando las cualidades que com-
pletan al magistrado. Cuando regresa a la patria su
primera declaracin es la siguiente: "Convenzmo-
nos que la persecucin a nadie desengaa de sus erro-
res, ni evita las reacciones polticas. Por el contrario,
la moderacin, la tolerancia y la justicia rigen el co-
razn y desarman el descontento". La grandeza de
Santander no poda caer en el abismo antipatriti-
co de la persecucin; tampoco rod por la pendiente
de la parcialidad electoral, de manera que en las can-
didaturas presidenciales de 1836 como ciudadano opi-
n por Obando, pero como magistrado no le prest
apoyo ninguno y dej triunfar y le entreg el poder
al candidate del bolivianismo. Tambin reclam para
s la crtica a fin de poder enderezar los pasos hacia
la felicidad de la nacin. Y cuando el bien pblico
estuvo de por medio, procedi con admirable senti-
do de la responsabilidad, sin arredrarse por los ata-
ques, como en el tratado de la division de los crdi-
tos y deudas de Colombia. Finalmente, uno de los
grandes fines que encontramos en el decreto sobre
instruccin pblica es el de que se aprenda a leer y
escribir porque la privacin del voto sera vergonzo-
sa y porque el voto active constitute el ejercicio de
ciudadano en un gobierno representative.
A todas esas cualidades de estadista les falta el
esplendor de toda grande obra; y bien sabis, seo-
res, que ese esplendor es propio del dolor. Santander
ha sido uno de los hombres ms perseguidos y calum-
niados en vida. Con motivo de un emprstito fue acu-
sado de peculado y de haberse enriquecido a expen-


-63-










PATRIA


sas de la nacin, present l sus haberes y pidi la
investigacin, pero no la obtuvo! Golpe cruel le es-
peraba al final de su carrera. En 1840 estaba como re-
presentante por la provincia de Pamplona en la c-
mara, que desde entonces ha sido un coliseo de cruel-
dades democrticas y de reparaciones polticas. El
hombre ilustre recibi un ataque tan inesperado y fa-
tal que su salud ya minada lo condujo al lecho y lue-
lo al sepulcro. Desgraciadamente los grandes hombres
pagan los excess de sus secuaces.
As como es un espectculo de magnfica selec-
cin contemplar la espada de Bolvar formando na-
ciones y ver al sabio cautivando al universe en su es-
tudio con la fijacin de las leyes fsicas, tambin lo
es estudiar a Santander recibiendo la gran Colombia
para conducirla por la vida civil y moverla por los
cauces de la administracin en circunstancias adver-
sas, con un precedent de diez aos de batallar y cuan-
do haba que multiplicar el ejrcito y crear escuadra
y rentas.
No fue un mero terico de la ley, y pas a las
realizaciones, porque la justicia no se cumple ni el
orden se impone y conserve si las obras necesarias y
tiles no vienen a glorificar los principios. Brillant-
sima fue la actuacin de Santander en el campo de
le educacin pblica. Los diez aos anteriores no le
dieron al pas reposo para el studio porque solo tu-
vieron tiempo para la batalla y el sufrimiento. Ahora
cuando el Libertador segua cumpliendo su misin en
el continent, Santander se quedaba formando la in-
teligencia y la voluntad dignas de guardar el don que
nos hace libres. El 6 de octubre de 1820 expidi el fa-
moso decreto sobre instruccin pblica. A despecho


-64-










FUNDADORES DE LA PATRIA


de las flamantes innovaciones y de las imitaciones ba-
lades y sin medio, ah, en ese decreto, est intacto
el program eterno de nuestra instruccin pblica.
Los maestros, prescribe el artculo octavo, debern
ensear a los nios a leer, a escribir, los principios
de aritmtica y los dogmas de la religion y de la mo-
ral cristiana; les instruirn de los deberes y dere-
chos del hombre en sociedad y les ensearn el ejer-
cicio military todos los das de fiesta y los jueves en la
tarde. Se acendra as la esencia y se pondera la ne-
cesidad de la instruccin, y no se- olvida lo accesorio,
que es el deported moderado. Los fines de la instruc-
cin son consolidar la independencia y proporcionar
los conocimientos de los derechos y deberes del hom-
bre en sociedad. Haba que hacer del indio un ciuda-
dano y del blanco una persona digna de ser libre. En
1821 el congress dict la primera de las leyes relacio-
nadas con la educacin national; en una segunda dis-
puso la creacin de escuelas de nias en los conven-
tos de religiosas; y con una tercera se decret la fun-
dacin de normales segn el mtodo lancasteriano.
En cuanto a colegios, los cre en casi todas las capita-
les de provincia como centros de floracin national.
As surgieron los colegios de San Jos en Pamplona,
de San Simn en Ibagu, de Boyac en Tunja, de An-
tioquia en Medelln, y de Santa Librada en Neiva.
Contra la renuencia del gobierno provincial y por
peticin del obispo Lasso de la Vega, dict el decre-
to para la fundacin del seminario de Nueva Pamplo-
na en 1823. Tambin tenemos que anotar a su admi-
nistracin la apertura del curso de anatoma, la reor-
ganizacin y aumento de la biblioteca national, la


-65-









PATRIA


fundacin del museo y el acertado decreto del Con-
greso sobre ciencias naturales.
Me falta, seores, daros los testimonios de mayor
precio y gloria que dejan a salvo esta segunda face-
ta de la figure de Santander. Cuando abandon la pre-
sidencia de Nueva Granada, "nos dejis en paz, li-
bertad y orden", le escribi el obispo de Santa Mar-
ta; y una plana ilustre de ciudadanos le dijo en p-
blica manifestacin: "Al volver a las playas grana-
dinas dijisteis que la paz y el orden legal eran la pri-
mera necesidad de nuestra patria. Fuisteis escogido
para satisfacerla, lo habis conseguido, y esta es para
vos una gloria esclarecida, que jams podrn obscu-
recer vuestros enemigos". Y iqu much si el mismo
Libertador en 1820 le reconoce que fue el primero en
restablecer el orden y una sabia administracin en
las diez provincias libres de Nueva Granada y en
apresurarse a darle el complete a su libertad resol-
viendo el ms sublime problema de la poltica a sa-
ber, si un pueblo esclavo puede ser libre; y cuando
con la batalla de Ayacucho subi al pinculo de su
gloria y misin, le describe: "Cuanto ms consider el
gobierno de usted tanto ms me confirm en la idea
de que usted es el hroe de la administracin. Es un
prodigio que un gobierno flamante sea eminentemen-
te libre y eminentemente correct y adems eminen-
temente fuerte.... La gloria de used y de Sucre son
inmensas. Si yo conociese la envidia, los envidiara.
Yo soy el hombre de las dificultades, usted es el hom-
bre de las leyes y Sucre el hombre de la guerra. Creo
que cada uno debe estar content con su lote, y Co-
lombia con los tres". Es el elogio ms cumplido, lo
ha dicho el Libertador, nada se puede agregar.


-66-









FUNDADORES DE LA PATRIA


Hermosa y bendita la obra del estadista, por-
que es el ejercicio universal del bien; porque, como
la del hroe, destella con la virtud de la abnegacin,
la cual no piensa ni en s ni en los suyos sino en el
bien de la patria; y, sobre todo, porque es una ema-
nacin de Dios, fuente de toda autoridad, Rey de
reyes y Seor de los que legislan, como no lo puede
ser ni la sangre, ni la raza, ni la material, ni las le-
yes econmicas, ni el pueblo porque es creature y
est sometido al derecho natural y al positive del
Creador! El estadista llena una misin de la divina
Providencia, la cual le da ejemplo esplndido en el
orden, libertad y paz del mundo sideral. Con la ley
que emana de la justicia se produce el orden en su
triple esfera material, moral e intellectual, y del orden
emerge la paz, tesoro el ms precioso y anhelo per-
manente del gnero human. Feliz nuestra patria
que tiene en su esencia la formacin civil para man-
tenerse en el verdadero y just equilibrio de un esta-
do y no ser ni esclava del sistema totalitario, que
reemplaza la ley y su fundamento eterno por un po-
bre human o por un puado de sangre, ni la vctima
de la demagogia, que suprime la ley y su base divi-
na para colocar en su lugar la injusticia y la pasin
tumultuaria!

* *

El estadista creyente encuentra en la verdadera
fe el apoyo que en vano tratan de inventar y sustituir
los sistemas errados en religion. Y l, lo mismo que
el prcer que a los resplandores de gloria agrega los
de la fe, no hace obra meramente humana y efmera


-67-










PATRIA


sino eterna, porque tiene un Ser supremo a quien
ofrendarle la patria y un ms all en el que se cuen-
tan sus mritos de la tierra. Santander fue catlico
prcticamente, y por ello su obra queda tocada de
eternidad y la conmemoracin que hacemos al cabo
de cien aos de su muerte no tiene la fragilidad de
la flor, la vanidad del elogio, ni la frialdad del mr-
mol, llegamos hasta su alma con el dogma de la Co-
munin de los Santos y especialmente con este sa-
crificio, que es del Dios vivo, Jesucristo, cabeza y vida
de todos los que forman su Cuerpo Mstico al travs
del tiempo y de la eternidad.
La formacin de Santander fue obra religiosa y
eclesistica. Nace el 2 de abril de 1792, y el 13 sale
de la pila bautismal del Rosario y bajo el patrocinio
del santo insigne de Paula como ciudadano de la Igle.
sia e hijo y heredero de Dios. Sus trece primeros aos
transcurren plcidamente, bajo este cielo de luz y
sobre este valle de fuego, en el cristiano hogar del
gobernador de la ciudad del Rosario y de la provin-
cia de San Faustino de los Ros. No tuvo para mecer-
se los brazos de la negra Matea sino la cuna de este
valle, pupila insomne de la patria; ni pudo adormecer-
se con el dulce cantar de la pila de la casa bolivaria-
na, sino con los rumors del Tchira y el parpadeo
luminoso y las tempestades de la hoya del gran lago.
De aqu pas al arzobispal santuario que fund Fray
Bartolom Lobo Guerrrero, para crear en la medita-
cin y el studio ciudadanos y hroes. Del entonces
rector del Colegio Real y vicario general del arzobis-
pado recibi el goce de una beca seminaria. Fue pa-
sando su vida escolar bajo los auspicios de su to el
presbtero Nicols Omaa, de quien, como l mismo


-68-










FUNDADORES DE LA PATRIA


lo confiesa, aprendi a conocer la justicia, convenien-
cia y necesidad de que su patria sacudiese la domina-
cin espaola. Principalmente a l y a maestros tan
sabios y religiosos como los doctors Emigdio Ben-
tez y Frutos Joaqun Gutirrez, debe su segunda for-
macin, la base de su vida. Honor a los maestros in-
signes que comparten las glorias del discpulo.
Uno de sus mayores panegiristas liberals nos
dice que Santander "proclam altamente, de palabra
y ejemplo, sus arraigadas creencias catlicas". Y co-
mo tal se declara rotundamente en su testamento.
Una frase suya nos indica claramente cmo tam-
bin saba sobrenaturalizar su vida y proceder a lo
cristiano aun en actuaciones pblicas: "S que debo
morir y que despus de la muerte se seguir mi jui-
cio, que el libro de la Sabidura en el captulo sexto
califica de dursimo para los que no han ejercido bien
el poder que se les ha confiado". En el sentir de la
Sagrada Escritura el consejero y el amigo son teso-
ro raro y piedras preciosas, y l los busc sabios y
piadosos en los arzobispos Caycedo y Mosquera. He
encontrado la formula admirable y precisa, la ms
ortodoxa de un catlico, cuando dice que se ha con-
sagrado sinceramente a estudiar sus deberes y a or
el dictamen de la razn donde no exista la revelacin
o la autoridad de la Iglesia, las que, por lo tanto, tie-
nen el puesto de primaca. Satisfaccin inefable para
la Iglesia y ejemplo el ms alto para todos los co-
lombianos es or y saber que Santander, el prcer, el
estadista y el que pas por Europa en tiempo de cri-
sis religiosa, viene en 1835 a decir: "Yo nunca he he-
cho profesin de incrdulo. Amo mi religion porque


-69-










PATRIA


felizmente la conozco y s que fuera de la Iglesia ca-
tlica no hay salud eterna".
En calidad de hombre pblico y jefe de nacin
tuvo en cuenta su fe inmortal.
No teme el nombrar y reconocer a la divina Pro-
videncia, ni le niega ese ejemplo a sus sbditos. Los
hombres excelsos como l y las grandes naciones co-
mo los Estados Unidos jams se atreven a robarle a
Dios el himno primordial. "Al pisar otra vez las pla-
yas de nuestra querida patria mi primer deber es ado-
rar la Mano supreme que ha protegido mis das y sos-
tenido vuestros patriticos esfuerzos en el restableci-
miento del reinado de las leyes"; "en esta ltima
prueba a que la Providencia ha querido sujetarme",
exclama en otra ocasin para reconocer a Dios an
en las dificultades que sorteaba su administracin. Y
el primer acto y el ms significativo en la glorifica-
cin de los hroes de Boyac, el 18 de septiembre de
1819. fue el de entrar a la cathedral a entonar el Te
Deum.
Comprendi y entendi el ministerio sacerdotal,
el cual no es para obstaculizar ni destruir y a sus fi-
nes religiosos agrega los patriticos. Por ello en su ad-
ministracin de 1819 reclam a los ministros del san-
tuario el contribuir al sostenimiento de la patria; y
a la reunin histrica de 1820, convocada para la apro-
bacin de la ley fundamental de la gran Colombia,
invit a las altas autoridades de la Iglesia y a los su-
periores de las rdenes religiosas; hablando enton-
ces de las actividades del Libertador para entrar en
relaciones con el Vaticano, les suplic que se dirigie-
ran.a la Santa Sede en apoyo de tales propsitos. Fi-


-70-









FUNDADORES DE LA PATRIA


nalmente, en su mensaje de president de Nueva
Granada dijo: "Os llamo a vosotros, respetables mi-
nistros del altar, a que con el ejemplo y la palabra
enseis la obediencia que de rigurosa justicia debe
prestarse a las autoridades constituidas, prediquis
la prctica de las virtudes cristianas, y empleis vues-
tro ministerio de paz en reunir los nimos bajo las ins-
tituciones protectoras que van a regiros. El gobierno
est obligado a proteger el ejercicio de esa religion
santa, que, entire otros oficios de orden superior, con-
tribuye a reformar las costumbres, purificar el cora-
zn, hacer cumplir todos los deberes morales, y ase-
gurar la obediencia a las leyes y a los magistrados".
Y a su palabra segua la obra: concurra a or la
predicacin del doctor Margallo contra las teoras sen-
sualistas y utilitarias que estaban en boga; cuando
Azuero le propuso al congress el destierro del ilustre
predicador, Santander declar que si lo decretaba, l
como president no responda de la paz pblica; y
en las candidaturas presidenciales de 1836 no opin
por la de su ntimo amigo porque con sus teoras, las
antirreligiosas, "al galope podra llevarnos al abis-
mo". Ya en 1819 su gobierno se haba declarado pro-
tector de la Iglesia catlica y resuelto a auxiliar la
jurisdiccin eclesistica contra los principios subver-
sivos del dogma y de la discipline y no permitir que
corrieran doctrinas impas y escandalosas. En las eje-
cuciones debemos a lo menos reconocerle el esmero
que tuvo y las rdenes que dio a fin de que los auxi-
lios divinos confortaran antes las almas y las prepa-
raran para la eternidad. Con ojo de estadista y de
gran patriota vio la importancia de las misiones y


-71-










PATRIA


bajo su presidencia se atendi a las de Casanare, asig-
nndoles rentas a los religiosos que las pudieran ser-
vir.
La Iglesia tiene dos grandes cuestiones que de-
fiende con su sangre y ama como las nias de sus
ojos; ellas son la de la educacin religiosa y la del
matrimonio. En efecto ha recibido el poder de ense-
ar a todas las gentes los dogmas de la fe y los pre-
ceptos de la moral y est encargada de custodiar el
vnculo del matrimonio de sus hijos, elevado a la dig-
nidad de sacramento y sellado como tal por la auto-
ridad que cobija a mandatarios y sbditos. En una na-
cin catlica la Iglesia est asistida por un double de-
recho: el que le ha concedido la autoridad de Dios y
el que le otorga el ser un hecho national. La frmu-
la de Santander como catlico y como estadista era
acatar la revelacin y la autoridad de la Iglesia don-
de ellas existan; y donde no, or el dictamen de la
sana razn.
En su clebre decreto sobre instruccin pblica
apela a la generosidad, luces y conocimientos de los
prrocos; le seala a la escuela como fin el dar a co-
nocer los deberes y derechos del hombre en socie-
dad; y prescribe como fundamental la enseanza de
los dogmas de la Religin y de los preceptos de la mo-
ral cristiana. No ve en los conventos supuestas som-
bras medioevales sino los relicarios que salvaron y
guardaron la civilizacin de Occidente, y decreta que
en ellos se abran escuelas y a los religiosos les con-
fa la esperanza de la patria: saba muy bien que los
establecimientos catlicos haban sido el troquel de
los prceres. Con respect a la introduccin de textos
de Benthan y Tracy, los seores Angel y Rufino Cuer-

-72-










FUNDADORES DE LA PATRIA


vo demuestran la ninguna culpabilidad de Santan-
der, cuyo gobierno dispuso prontamente que en la
enseanza de tales autores se suprimiera lo que con-
trariaba a los principios cristianos; en cambio don
Joaqun Mosquera apunta que los 160.000 cuadros de
lectura que se repartieron entonces eran el resume
de lo ms sublime del dogma catlico y del declo-
go y que los 11.000 ejemplares de Fleury constituan
un acto digno de los tiempos de Bossuet; nada, pues,
de estampas y revistas pornogrficas, ni de ensean-
zas o corrupciones sexuales, ni de principios que pu-
dran el lazo ms fuerte y precioso de la nacionalidad
colombiana.
Respecto del matrimonio recojo en la vida de San-
tander un ejemplo hermoso y una enseanza trascen-
dental. Se acerc l en 1836 a los altares, y en esa
ocasin el prcer, el hroe, el president de la Nue-
va Granada y el viajero de pueblos civilizados, pro-
nunci una alocucin que es sntesis admirable de ese
hermoso punto de la doctrine catlica:: "El matrimo-
nio, dijo, que es el contrato ms conforme a nuestra
naturaleza y a la razn, ha merecido ser elevado a la
dignidad de sacramento desde la promulgacin del
Evangelio. Hoy he pagado con toda mi voluntad este
obsequio a la naturaleza y un homenaje a la religion
catlica y a la moral pblica".
Y Santander persever, cumpliendo as el requi-
sito impuesto por el Maestro cuando dijo: "El que
perseverare hasta el fin ese ser salvo". Y su muer-
te fue un noble coronamiento de su existencia, una
eterna confirmacin para su vida y un augurio de
bienaventuranza. Mortalmente herido sale de la c-


-73-










PATRIA


mara y es la Iglesia quien lo recoge con entraas de
madre y le proporciona toda la dulzura y la grandeza
del bien morir. El mismo pide y reclama los sacra-
mentos augustos que purifican y redimen y nos alis-
tan para el viaje sin vuelta, y llama al excelentsimo
Manuel Jos Mosquera, de cuyas manos de pastor y
mrtir pasa a las del Dueo eterno. Oh, cun her-
mosa y ejemplar es la libertad de morir cristiana-
mente! El cadver del general Francisco de Paula
Santander permaneci por largos das, desde el 6 de
mayo, a la sombra del Crucifijo, envuelto en el pabe-
lln de la patria y embalsamado por los constantes
sufragios de la Iglesia; estuvo expuesto en la sala
rectoral del colegio de San Bartolom, antes su cuna
intellectual y entonces su urna de gloria; pas a los
templos de la Tercera y de San Francisco, porque
Santander busc filialmente para su trnsito no a la
Beatriz del Dante sino al dulce asisiano hermano de
la muerte y sobre todo a la Madre de Dios; y el 13
de mayo, en un desfile de ms de 600 cirios, fue lle-
vado a la cathedral, en donde el arzobispo de Bogot,
acompaado por el obispo de Nueva Pamplona, le
ofrend las exequias finales y le dio el adis religioso.



Pasan cien aos y repetimos en este templo de
San Jos de Ccuta la solemnidad de la cathedral de
Bogot. Y tanto es as que aqu estn tambin dos
prelados: el piadoso obispo de Nueva Pamplona y
el dignsimo prelado de San Cristbal, de la patria
hermana, vivero de hroes. Y nuestra ceremonia es en
este centenario la nica eficaz y de bienes positivos,


-74-










FUNDADORES DE LA PATRIA


porque posee el divino poder de comunicarnos con
Dios y con las almas y de trasmitirles a stas en glo-
ria y en gracias nuestros homenajes ameritados por
la sangre de Jesucristo.
El prcer nos ha dado una patria a costa de sa-
crificios, batallas y organizacin. El estadista nos la
ha afirmado en la vida civil a fin de que por medio
de la ley se cumpla la justicia, se produzca el orden
y sonra la paz. Y ese hombre de las leyes se ha so-
metido al Dios de los legisladores, porque para que
haya ley humana es preciso reconocer primero la di-
vina, sin la cual la otra caera desprovista de todo apo-
yo en el caos, y porque para ser el mandatario de los
hombres hay que ser primero el sbdito de Dios. Y
ese hombre de las leyes se someti a la ley expiato-
ria de la muerte y a la santificadora de los sacramen-
tos, para agregar a sus triunfos humans los del es-
pritu, o mejor dicho, para sustituir lo efmero por lo
eterno.
Cmo se destaca la Iglesia catlica dentro de la
sublimidad nica de la religion verdadera, cuando
sobre el prcer y el estadista levanta al creyente que
confiado en la misericordia divina entra en la vida
perdurable, y cuando sobre el vencedor de Boyac y
de la administracin republican present al vence-
dor eterno en el orden sobrenatural! No es, pues, se-
ores, un puado de material que se pudri no obstan-
te sus cualidades y sus hechos, los cuales acusan evi-
dentemente un espritu. Pertenece al nmero de los
sealados por Jesucristo: "El que cree en M, aun-
que haya muerto, vive".


-75-










PATRIA


Y nos acercamos a su tumba y evocamos su me-
moria y delineamos su figure, no slo para pagar el
tributo de los homenajes merecidos, sino tambin pa-
ra que la patria se ilumine con las enseanzas ver-
dederas que posea y se gue por los ejemplos buenos
que tenga. Este centenario se convierte sobre el al-
tar que nos preside en el voto ms santo y patriti-
co: la patria es obra del prcer y del estadista cre-
yente, no podemos desfigurarla; no somos dignos de
ella si no la conservamos con sacrificios y dentro de
la justicia civil; y los partidos que quieran disputarse
su direccin pueden diferir en todo, menos en una
cosa, que debe ser punto esencial de unin patriti-
ca, o sea, la cuestin religiosa, legado de los padres
de la patria y esencia de la nacin.


-76-














EDITORIAL

EN QUE SE PRECISA EL CONCEPT
SOBRE EL GENERAL SANTANDER


Se cumple hoy el centenario de la muerte del ge-
neral Francisco de Paula Santander. Se trata de una
personalidad atacada rudamente en vida y que no ha
cesado de ser tema de discusin y de combat.
Nosotros celebramos esta fecha por motivos pa-
triticos y regionales. Santander prest indudable-
mente grandes servicios a la patria y es un hijo ilus-
tre de nuestra tierra.
Estuvo batallando durante toda la guerra de la
independencia. En la organizacin de la victoria de
Boyac contribuy poderosamente formando la divi-
sin de vanguardia y abrindole el camino al ejrci-
to patriota. Y en el triunfo final tuvo parte princi-
palsima por haber sido uno de los jefes de la bata-
lla y haber completado la victoria pasando el cle-
bre puente.
La figure de Santander cobra mayor relieve cuan-
do se ilumina con las habilidades del estadista y los
xitos del administrator. Creada la patria, trabaj in-
cansablemente por organizarla dentro de la vida ci-
vil, lo que ha servido para ahorrarle el rgimen de
la bota military que tnto ha postergado a otras nacio-
nes del continent. Por eso predic sin cesar el im-


-77-










PATRIA


perio de la constitucin y el respeto a las leyes. Y
tuvo aciertos innegables en la administracin pbli-
ca, sobre todo en el ramo de la educacin.
Santander, adems, se distingui por sus creen-
cias y prcticas cristianas. Hroe de la patria, presi-
dente de la Nueva Granada y visitante de las nacio-
nes europeas en tiempo de crisis religiosas, pudo afir-
mar categricamente que no haba sido incrdulo por-
que felizmente conoca su religion y saba que fuera
de la Iglesia catlica no haba salud eterna. Y su
muerte ha quedado para todos los colombianos como
un ejemplo glorioso de fe y de piedad.
Los mritos y las cualidades del general Santan-
der han encontrado elogios consagrados, que valen
ms que las inscripciones dejadas en los mrmoles
y en los monumentos para la posteridad. De ello son
ejemplo los reconocimientos de Bolvar y las apre-
ciaciones de Marco Fidel Surez.
Pero tuvo gravsimos errors y equivocaciones
de perjuicios trascendentales. Por ello no puede ser
presentado sin restriccin alguna a la imitacin y al
ejemplo de las generaciones. No pertenece a la pl-
yade de la santidad y su grandeza humana, como la
de otras personalidades de la historic, se destaca en-
tre las sombras propias de nuestra naturaleza cada.
A Santander no le podemos abonar ni la lucha con-
tra Bolvar, ni las ejecuciones, ni la falta de magna-
nimidad, ni ciertas contradicciones. Puede y debe ser
sometido a la crtica y al studio sereno de la histo-
ria. Pero historic no es el insulto procaz, ni el volcar
sobre un personaje patrio la espuerta de las pasiones
y aberraciones de la autosugestin, como lo hace un


-78-










FUNDADORES DE LA PATRIA


escritor de Antioquia, cuyos xitos bibliogrficos los
finca no en el vuelo de las ideas y en la nobleza del
estilo sino en el escndalo y en el crudo lenguaje
que es solaz del vulgo.
A Santander lo celebramos como hombre nacio-
nal. No fue el fundador de partido alguno: tuvo ideas
y procedimientos ms bien conservadores; pero su
oposicin para con Bolvar lo llev a dejarse coger
como bandera por el grupo demaggico que empez
a funcionar desde la conspiracin de septiembre.
Santander tiene servicios muy brillantes y ttu-
loY para ser uno de los hombres de la patria. Y por
eso no necesita de mixtificaciones ni de mitos para
ser grande, como tampoco los necesitan ni Colombia
ni la tierra santandereana.


-79-



















SEGUNDA PARTE

ATRIBUTOS Y SILLARES DE LA PATRIA















LA LIBERTAD


Oracin pronunciada en la celebra-
cin de un 20 de julio.

E L amor ms noble que florece en la esfera pu-
ramente humana, movido por la palabra obli-
gante de quienes llevan la personera de la repbli-
ca, me coloca en medio vosotros a componer el himno
con que honremos a la patria en este da clsico. Fe-
liz de m, que lo hallo con todas sus notas y armonas
en el cuadro esplndido que estis formando. En efec-
to, impulsados por la fe catlica y por altos senti-
mientos de civismo, tenemos aqu reunidos al ejrci-
to, ostentacin de la soberana national; a los magis-
trados, encarnacin de la justicia; a los colegios y es-
cuelas, antorcha de la nacin y fecundos semilleros
del porvenir; a la mujer cristiana, positive orgullo
de la sociedad y su duracin; y a las autoridades de-
partamentales que han entrado al servicio de una re-
novacin patritica con inteligencias frescas, acerta-
da comprensin y sinceridad de gobernantes, virtud
cuya importancia se mide slo al sufrir los estragos
de su ausencia.
Cumplimos ya el deber primordial de bendecir a
Dios y de colocar con splicas efusivas a esta patria,
atormentada en la paz internal y en la vida econmi-
ca, bajo los efluvios de su sabidura, omnipotencia
y misericordia infinitas.


-83-










PATRIA


Meditemos ahora en la responsabilidad que nos
prime por ser los herederos de los patriots; para lo
cual basta y sobra un pensamiento de salud republi-
cana.
Quiero deciros con toda claridad que el himno a
la patria es el elogio de la libertad, pero no el que
brota sonoro y avasallador de los labios encendidos
por la elocuencia o purificados por la poesa, literatu-
ra que ya tiene recargadas de laureles las sienes de
Colombia. Me refiero, seores, al elogio trabajado,
ruda y amargamente, por autoridades y sbditos, con
los esfuerzos y la abnegacin que las nociones exac-
tas de la filosofa exigen para que gustemos de sus
provechosas realizaciones.
La patria es la libertad. Ello es tan cierto que as
como el sol no brinda el triunfo de su luz sino cuan-
do las sombras huyen en tumultuaria retirada, la pa-
tria no dej ver su faz sublime de madre sino el 20
de julio de 1810, al darse el paso decisive hacia la
emancipacin, hacia el poder de organizer indepen-
dientemente este pedazo de continent y de darle vida
propia e inconfundible.
Pero, seores, la libertad es el orden, porque ella
terminal donde comienza el derecho ajeno. Este dn
divino es una parte y no todo el tesoro del linaje hu-
mano. Es una isla esplndida pero azotada permanen-
temente por las aguas de todos los derechos que le
trazan sin cesar las fronteras y le recuerdan que es
una prisionera del ocano. Cuando se le allanan los
lmites, irrumpe el libertinaje y cabalga sobre los lo-
mos de la barbarie, la sensualidad y la injusticia. Y
entonces sobre las lneas ticas que poco ha formaban


-84-










ATRIBUTOS Y SILLARES DE LA PATRIA


la faz de la patria se deslizan como serpientes las de
la caverna y la crcel, pues as transforman a los
pueblos la violencia y la tirana. Pasa algo parecido
a lo que todos los das presenciamos: cuando la no-
che avanza, el firmamento pierde el oro y la grana,
su esplendor es teido de negro, y sobre nosotros que-
dan la obscuridad y el vaco.
La libertad es una verdad y un dn prestantsi-
mo, que, por lo tanto, jams pueden ir contra las de-
ms verdades, ni menoscabar las otras prerrogativas;
por lo cual, el orden que seala lo de Dios, lo de la
Iglesia, lo de la familiar, lo de las sociedades y lo del
individuo, es quien en definitive determine la liber-
tad.
Por eso los padres de nuestra patria al arrancar-
le el precioso jirn al manto imperial de Espaa, no
fue para arrojarlo a la rapacidad de los ms audaces
o al torbellino de las furias. Al contrario le guarne-
cieron los bordes en oro, proclamando las diversas
exigencias del derecho entendido en toda su ampli-
tud, o sea, reconociendo y acatando los derechos divi-
nos, eclesisticos, familiares, individuals, polticos y
civiles.
Cun sabio result el lema de nuestro escudo!
En sus dos palabras ostenta la mejor concepcin de
patria.
Ved, pues, cmo conservar el legado de los pa-
triotas es mantenerlo bajo el cielo de la libertad y
con la direccin del orden, y cmo en la celebracin
de estas fiestas ms que las orquestaciones lricas que
exaltan la fantasa valen las ideas filosficas que son
base del estado, nutren el entendimiento y robuste-
cen la voluntad a fin de que las practique.


-85-










PATRIA


No hagamos de la libertad el escudo de dos colo-
res de que habl el seor Surez y en el que de un
lado est la licencia propia y del otro la sumisin o es-
clavitud ajena, de un lado la facultad absolute de he-
rir el derecho de los dems y del otro el desamparo
y eliminacin de este derecho.
Despleguemos tambin el patritico cuidado de
sostener contra viento y marea el principio de auto-
ridad, eterno como Dios, de donde emana, nica ra-
zn de ser de los Estados y secret para que haya li-
bertad y orden. Si es obligacin de los gobernantes
defender el concept de patria contra los que estran-
gulan la libertad colectiva o individual, tambin es
deber nuestro apoyarlos cuando sobre el escudo na-
cional en lugar del cndor colombiano, seor de las
alturas, que hace pedazos las cadenas de la opresin,
se asoma el oso moscovita, que patea todo derecho y
deja sobre las estepas los despojos sangrientos de ins-
tituciones esenciales del gnero human.
Rematemos el himno a la libertad con una con-
sideracin del clebre Bourguet. Al estudiar a Bonal
y a Taine, socilogos, el uno espiritualista y el segun-
do racionalista, dice que cada uno en la esfera de su
especialidad ha buscado qu prcticas les han asegu-
rado a los pueblos la paz internal, el prestigio exte-
rior y la duracin, y concluye afirmando que el reli-
gioso respeto por la familiar, por la tradicin, por la
propiedad y por la vida humana les ha parecido a
los dos igualmente la condicin sine qua non de la
prosperidad national a travs de todos los pases y
de todos los tiempos.


-86-














LA PAZ


Oracin patritica pronunciada el 7
de agosto de 1932 en el templo parro-
quial de Mlaga.


ESTAS ceremonies militares y religiosas estn
realizando el pensamiento y la palabra de Bo-
lvar, fundador de nuestra nacionalidad, que en smil
caracterstico encareci la unin de la espada con
el incensario porque, genio que ora, no poda conce-
bir ni crear pueblos libres y grandes que no fueran
modelados en su espritu y dirigidos en sus actuacio-
nes por las lumbres y las normas de la religion.
La Iglesia, artfice inmortal del alma national,
es quien mejor celebra los das clsicos de la patria,
ofrendando en ellos la pompa de su liturgia y la efi-
cacia de su culto divino.
Esta misa o sacrificio de valores infinitos y el
himno de accin de gracias que vamos a entonar, han
sido precedidos de la jura de bandera hecha por los
nobles soldados del "Baraya", acto sencillo cuya ma-
jestad la proporciona integralmente la Iglesia pres-
tando el nombre augusto de Dios y predicando la gra-
vedad y las responsabilidades del juramento.
La promesa military tambin ha agitado nuestros
labios y volcado nuestros corazones, ya que todos so-
mos soldados de la patria. De manera que sin distin-
cin hemos quedado comprometidos a sostener puro
-87-










PATRIA


y glorioso el pabelln, conservando y defendiendo lo
que represented sus vividos colors, o sea, la riqueza
y soberana de su suelo, la libertad y la doctrine que
destella su firmamento, y la sangre generosa con que
la engendraron sus hroes, todos catlicos y algunos
sacerdotes.
A fin de que la bandera se despliegue con glo-
ria y decoro sobre un pueblo que busca el engrande-
cimiento en el trabajo y el cultivo spiritual, ha de
flotar en un ambiente libre de obstculos y purgado
de tempestades. Luego en realidad de verdad a lo que
nos hemos obligado es a enarbolarla dentro de la at-
msfera emanada de la paz, el dn inapreciable que
ahora se impone como tema a nuestra palabra, pues
lo insina este aniversario patrio y lo exigen las cir-
cunstancias que nos rodean, de aflixiones regiona-
les y agonas republicans.
Pero, seores, primero que todo entendamos en
su extension y con nimo sincero el concept comple-
jo de paz si deseamos llegar a realizaciones patriti-
cas y no seguir de tumbo en tumbo por la corriente
revuelta y desnacionalizada del sectarismo.
La paz jams ser fruto de violencia ni resulta-
do de combinaciones polticas. Es ella premio de tres
virtudes sociales que llamamos libertad, justicia y ca-
ridad. Con audacia si se quiere sealamos el ejerci-
cio de la libertad como virtud, tanto ms difcil cuan-
to ms preciada.
La paz, por lo tanto, no abrir sus flores sobre
tierra aridecida si no se nutre de esas tres races; no
descubrir su efigie tan deseada para que presida
nuestro progress si no puede colocarla sobre ese tr-
pode, el nico efectivo y duradero.
-88-










ATRIBUTOS Y SILLARES DE LA PATRIA


Ah se acendran las nociones esenciales que saca-
mos del meditar profundo sobre los acontecimientos
de los pueblos y acerca de la definicin que nos da la
filosofa cristiana. San Agustn, lumbrera del uni-
verso, ensea en su libro inmortal "La Ciudad de
Dios" que la paz de los hombres es la ordenada con-
cordia y la paz de todas las cosas, la tranquilidad del
orden, y que el orden no es otra cosa que una dispo-
sicin de cosas iguales y desiguales que da a cada una
su propio lugar.
La paz es un satlite de la libertad. Y la liber-
tad, seores, no es la licencia pero s el ejercicio ga-
rantizado de todos los derechos. Por ello los prce-
res nunca imaginaron libertar esta tierra suprimien-
do derechos naturales y sagrados; antes al contrario
aseguraron la libertad de nuestro suelo consagrando
los del individuo, los de la familiar y de la Iglesia.
Adems la libertad no es unilateral y cuando se les
arrebata a personas o colectividades ella se apaga co-
mo un astro y sus huellas las borra la tranquilidad
que se extingue inmediatamente. Como lo escribi
nuestro mejor prosista y excelso pensador politico,.
contemplando una sola faz: "Si la libertad poltica y
civil pudiere compararse con cosas tan sagradas como
Dios, la Eucarista y el alma, podra decirse que esa
libertad, para que sea perfect, tiene que existir in-
tegra en el todo y en cualquiera parte".
Sin la, justicia, la paz es un mito sangriento, pues
esta consiste en el orden y el orden es precisamente
la prctica o aplicacin de la justicia, la colocacin
de cada cosa en su lugar, el sosegado disfrute que
cada cual tiene de su derecho, el premio del just y el


-89-










PATRIA


castigo del malo, la exaltacin del probo y la humi-
llacin del traficante y la reclusin del bandido. Ah
se oculta el secret para evitar conflicts y colocar
a extrema distancia el brbaro enemigo de la paz, que
es la guerra. Con toda lgica concluye un apologista
de la doctrine catlica: "Si el orden reina y todo est
salvo entire los bienes que tenemos a nuestro cargo,
la paz es obligatoria.... Suprimid la injusticia y ha-
cis intil la guerra just e impossible la injusta".
A fin de que la concordia impere entire los hom-
bres se require en tercer lugar educar y dominar los
sentimientos humans, tan variados como poderosos,
y buscar un principio fundamental o influjo soberano
capaz de subyugar a los hombres individual y co-
lectivamente. Este no es otro que la caridad, la ver-
dadera madre de la paz, puesto que une a los huma-
nos en Dios y, disipando an al amago de la discor-
dia, los lleva hasta el perdn de las injuries y el su-
frimiento de las flaquezas del prjimo y el amor a
los mismos enemigos.
Pero attended cuidadosamente al grado en que de-
ben practicarse las virtudes de la justicia y la caridad
y a la forma y armona con que se desenvuelven en
la creacin de la paz. Levantan su trono en las al-
mas y recorren las escalas que lgicamente tienden
los deberes para con Dios y para con el prjimo has-
ta que logran recoger a los individuos y a las colec-
tividades dentro de los lmites de la tica ms com-
pleta. Porque urge saber que la paz no existe sin la
moralidad que aquellas dos virtudes requieren en las
intenciones y en las obras, en los espritus y en las
-corporaciones. Por eso los Angeles enviados por el


-90-









ATRIBUTOS Y SILLARES DE LA PATRIA


cielo anunciaron la paz slo a los hombres de buena
voluntad, y la poderosa inteligencia de Aristteles
pudo comprender aun en medio de las tinieblas del
paganismo que nicamente una repblica virtuosa es-
t destinada a gozar de la paz. En cambio Isaas tuvo
que escribir de los impos que ignoran la paz porque
no hay justicia en sus caminos, y Jeremas dijo de los
que dejando a un lado la obra spiritual buscan el
xito en los sistemas o procedimientos: "Y curaban la
quiebra o herida de la hija de mi pueblo con ignomi-
nia o palabra liviana, diciendo: Paz, paz; y no haba
paz". Et curabant contritionem filiae populi mei cum
ignominia, dicentes: Pax, pax: et non erat pax.
Hagamos ahora una pregunta que nos lleva a co-
nocer la entidad capaz de hacer el milagro de la paz.
Quin predica, defiende y practice en la forma se-
alada y de manera infalible las tres virtudes esen-
ciales? Repasad todas las histories, recorded todos los
sistemas, estudiad todas las instituciones. Yo como
nica respuesta tengo que presentaros a la Iglesia y
deciros con Sertillanges: "Reconoced que en ella est
la fuente de la paz: porque en ella est la fuente de
la justicia y el amor, en ella los auxilios efectivos, los
sentimientos clidos, las paternidades y fraternida-
des que acogen amorosamente, las fuerzas que levan-
tan al cado al lado de los consejos de inocencia, los
estimulantes que aaden para obrar a las energas de
la tierra las del cielo y que no ignoran ni los recur-
sos de la psicologa ms positive ni los del misticis-
mo, que es el sentido de lo divino en nosotros".
Si las ideas y el raciocinio no nos convencen de
una verdad de tanto moment, los hechos vienen a


-91-










PATRIA


destruir toda duda y a disipar la sonrisa del ms es-
cptico, porque la historic nos ensea permanente-
mente el fracaso de los otros sistemas religiosos, filo-
sficos y politicos, y recoge la cadena indefinida de
desgracias cosechadas por los hombres y los pueblos
que han pretendido crear los elements de la paz fue-
ra de las ideas, los preceptos y consejos del catoli-
cismo.
Y cuando de la paz hacen un problema insoluble
y de crculo vicioso, todas las declaraciones y resolu-
ciones polticas, civiles o de polica, no son a lo sumo
ms que el blsamo aliviante que se extiende sobre
la llaga que sirve de erupcin a un mal interno, que
jams se podr extirpar si no se llega a su fondo, lo
cual es impossible de obtener sin la Iglesia por tres ra-
zones, porque Ella es la que une a los hombres den-
tro de la fraternidad ms slida y obligante, que es
la de Dios; porque lleva a cabo "una obra de mejo-
ramiento en las relaciones humans partiendo del in-
terior", o sea, atacando los causes y no los sntomas;
y porque es la fuente exclusive de la caridad, virtud
que compendia toda la ley divina y como el aire lo in-
vade todo y como el alma se halla integra y vivifi-
cante en todas y en cada una de las relaciones.
Luego, seores, no se puede prescindir de la Igle-
sia. Si se quiere establecer o reparar o asegurar la
paz y conservar intacto el patrimonio de nuestros pr-
ceres, lejos de mermar o desamparar los fueros de la
Iglesia, precisa exaltarlos y defenderlos con la efica-
cia de las obras.
Concluyamos, seores, considerando que la Igle-
sia es igualmente la que nos obtiene la paz, pues al


-92-










ATRIBUTOS Y SILLARES DE LA PATRIA


pie de los altares le dirige al Dador de todo dn la
plegaria de consecuencias infalibles. Deus, clama en
la misa por la paz, a quo sancta desideria, recta con-
silia et just sunt opera, da serves tuis illam, quam
mundus dare non potest, pace; ut et corda nostra
mandates tuis dedita, et hostium sublata formidine,
tempora sint tua protection tranquilla. "O Dios, de
quien proceden los santos deseos, los consejos rectos
y las obras justas, danos esa paz que el mundo no pue-
de dar, a fin de que sometidos nuestros corazones a
tus mandamientos y suprimido el temor de los enemi-
gos, mediante tu proteccin sean tranquilos nuestros
tiempos". Esa es la nica y la bella pacificacin: la
que va surgiendo de deseos sinceros, bajo la luz de la
sabidura, en los consejos, entire obras justas, sobre co-
razones entregados a la ley divina, y en campo donde
se extirp la violencia enemiga.
Ved cmo la Iglesia, a ejemplo de Jesucristo, se
irgue sobre la montaa, dominando los pueblos que
se debate en contiendas, y repite las palabras que
son el estmulo que triunfa: Beati pacific quoniam
filii Dei vocabuntur, bienaventurados los pacficos por-
que sern llamados hijos de Dios.


-93-















EL REFUGIO DE LOS PUEBLOS


Oracin pronunciada en Mlaga, con
motivo de la consagracin de la Di-
cesis de Pamplona al Sagrado Corazn,
en junio de 1932.


E XCITADOS por la fe y movidos por el pa-
triotismo estis llevando a la perfeccin una
jornada, esplndida como ninguna, con el fin de rea-
lizar el voto de consagrarle la dicesis al Sagrado Co-
razn, que angustia supreme le arranc al alma de
nuestro obispo.
Razn tuvo el prelado ilustre al decretar este
acto y razn tenis vosotros al recoger su palabra for-
mando este cuadro de perfect belleza moral, en el
que figuris, no bajo las sombras del error que de-
grada, sino con las claridades del dogma religioso,
ms cierto que cualquier postulado de las ciencias
profanas; en el que os movis, no por propsitos cri-
minales, sino por el amor al prjimo y a la tierra,
tan querida como la sangre generosa que nos dio;
y en el que os cogregis, no en torno de personajes
que son oscuridades o ilusiones, sino alrededor del
Hombre-Dios, realmente present en su Eucarista,
el cual ha hecho de la historic universal la prisio-
nera que se desenvuelve sobre el eje de su Cruz, y de
la civilizacin el fruto exclusive de su doctrine y de
su gracia.


-95-










PATRIA


A nombre, pues, del que ha sido puesto por el
Espritu Santo para gobernar el rebao pamplons,
recojo en esta parroquia a la dicesis enlutada por
la barbarie, literalmente empapada en la sangre de
hermanos, fecundada por las venas sagradas que la
bala aleve rompi, cubierta con los resplandores si-
niestros del incendio que devora las chozas y vuelve
cenizas los frutos largamente trabajados sobre el sur-
co, hecha hornaza de odios y teatro persistentemente
incomprendido para experiments de doctrinas y de-
magogias tan extraas como crueles; recojo esta di-
cesis sin paz y sin amparo, que chorrea lgrimas y
sangre, que gime con todos los dolores intensos de
la orfandad y del destierro, y solloza con todos los
estremecimientos del porvenir amenazante, y la co-
loco bien, adentro del Corazn que se ha dignado pre-
sentarse al mundo atravesado, entire el cerco de espi-
nas y con la Cruz por corona, pero rodeado por las
llamas infinitas del amor divino para aliviar a los
que soportan cargas pesadas y darles refugio a las al-
mas y a los pueblos que sufren persecucin por la jus-
ticia.
En esta solemnidad sin par nos alienta la prome-
sa infalible.
Vino Jesucristo personalmente a decirnos en es-
tos ltimos tiempos que es todopoderoso para dar la
paz y ejercer la misericordia y que es la fuente de to-
dos las bendiciones para derramarlas en abundancia
donde su Corazn sea venerado.
Por otra parte, los individuos y los pueblos le per-
tenecen porque como Dios los ha sacado a la vida hu-
mana y a la vida civil y como hombre los redimi en


-96-









ATRIBUTOS Y SILLARES DE LA PATRIA


la tragedia de su pasin, conquistndolos mediante su
palabra y su sangre.
Y, adems, el plan divino de la creacin tiene co-
mo centro nico la gloria de Dios y como medio prin-
cipal la salvacin de las almas en forma tal que a El
van atadas las ruedas de los pueblos, o sea, la suerte
de las naciones.
Atiende, pues, oh Seor!, al ruego de tu obis-
po, de tu clero y de tu pueblo, y mira nuestra fe y
pesa nuestras esperanzas.
En la Palestina las muchedumbres te seguan se-
dientas de verdad y de alivios y siempre encontraron
en tus labios alimento para sus almas y en tus ma-
nos la salud en sus dolencias; y ahora Mlaga rural
y urbana vuelve de sus habitaciones un desierto para
seguirte por estas calls como un enjambre de abe-
jas que buscan la secret miel de la flor, como muche-
dumbre sedienta de justicia y de paz, los dones que
guard tu Corazn.
Muri Lzaro en Bentania y T, Jess, te habas
retirado lejos y te negaste a volar a la cabecera del
enfermo porque queras aprovechar la muerte evi-
dente y comprobada para manifestar en forma inne-
gable y singular la gloria de Dios. T nunca llegas
tarde. La hermana te sale al encuentro sollozando y
poblando el ambiente de quejas amorosas. Y te con-
turbas con las lgrimas, y miras el sepulcro, y llo-
ras por los males de la muerte; pero tu omnipoten-
cia deja su retiro y manda salir a Lzaro del sepulcro
que lo posea desde various das. Como Marta te sali-
mos al encuentro con lgrimas y quejas y te pre-
sentamos este sepulcro, esta region donde la paz es


-97-










PATRIA


cadver tiempo h. Y como que los cristales de tu
custodia se empaan con tus lgrimas divinales y los
velos eucarsticos no pueden ocultar tus estremeci-
mientos! T nunca llegas tarde y vas a manifestar el
poder de tu brazo y la gloria de Dios.
Subes un da a la barca de Pedro; y adrede te en-
tregas a tu plcido sueo. Y la masa del lago se re-
vuelve en sus profundidades, y la furia irrumpe so-
bre la superficie, y las olas se levantan y se precipi-
tan con horror de catstrofe y en sucesiones sin nme-
ro ni media, y le abren el abismo a la barca gali-
lea y a su indefensa tripulacin. Pero los apstoles
se acuerdan de Ti y te despiertan y te gritan: Sl-
vanos, Seor, que perecemos! Y despus de dormir
como hombre, te levantas como Dios, infinitamente
majestuoso y amante, llamas a los amigos hombres
de poca fe y extiendes la mano sobre tus olas, sobre
tus aguas, sobre tu mar, y las olas humildes se aca-
llan, y las aguas obedientes se aquietan, y el mar,
tu siervo, se extiende bajo tus pies como lmina su-
misa de cristal. En este mar de sangre y de crmenes,
en esta tempestad de errors, mentiras e injusticias,
que surgeon peores que los huracanes martimos y que
en medio de la soberbia no cuentan con el que est
durmiendo vigilante, nos levantamos de pie sobre la
barca de tu Iglesia y te gritamos con fe y con amor
y nos colocamos de rodillas para saludar el milagro
de la paz, la verdad y la justicia, en una tierra za-
randeada como el trigo por Satn, segn tu anuncio
a Pedro, pero que queda consagrada para siempre a tu
Corazn.


-98-














LA HISTORIC


Discurso compuesto para inaugurar
el Centro de Estudios Histricos de Bu-
caramanga, en la fecha que se fijara
primero (12 de octubre de 1928).


E L firmamento intellectual de Bucaramanga se
clarifica con brillantsima estrella en esta no-
che, que nos brinda sus callados moments y la sere-
nidad y el sosiego requeridos por el fraile de Salaman-
ca como propicios a la contemplacin del espritu.
Venimos a vestir de realidad el pensamiento que
de algn tiempo para ac ha estado agitando sin con-
cederles el reposo del sueo cerebros de distinguidos
caballeros. Loor a esa inquietud intellectual y fecun-
da, porque ay de las sociedades donde ella no se
siente! Mueren para el mejor de los atributos del
hombre, que es la razn.
Se trata, pues, de que tallis, seores, con los cin-
celes de vuestro talent, constancia y entusiasmo, un
hogar o monument que represent y desarrolle este
acto trascendental de legitima educacin pblica, cual
es la creacin del centro de studios histricos en Bu-
caramanga.
En el fondo del alma me nace un deleite refina-
do porque la historic me permit colocar dentro de
un marco de su mismo estilo la fecha de la funda-
cin del centro, hacindola resaltar en el da que se


-99-










PATRIA


celebra la fiesta de la raza y en el ao en que Buca-
ramanga dio albergue al Libertador, o mejor, que Bo-
lvar le brind a la ciudad puesto escogido en sus
afectos. La raza como el arco iris nos deslumbra con
tres colors: el catolicismo, el castellano y la sangre
ibera; y precisamente esas son las constelaciones que
deben guiar al centro en la peregrinacin que co-
mienza, por cuanto es su triple oficio el descubrir y
publicar las obras de civilizacin y libertad con que
ha favorecido a estas regions la doctrine catlica, la
cual en todas parties, as como en el calendario uni-
versal, marca las fechas del progress; tejer los datos
y enseanzas de nuestras crnicas con la seda y el oro
de Cervantes y de Surez; y pregonar las hazaas de
los conquistadores y de sus nietos, las glorias de la
misma raza espaola, nobilsima y variadamente rica,
que despus de cansar y dominar la Europa entera
pas a pelear con los mares para arrebatarles la cau-
tiva eterna, refugio y esperanza de la edad modern,
nuestra Amrica. En cuanto al recuerdo de la esta-
da de Bolvar en la ciudad, me apresuro a salvar el
honor y satisfacer la gratitud, presentando la funda-
cin del centro de studios histricos como la digna v
provechosa celebracin del centenario de un hecho de
importancia civil, de sealada distincin y de perfu-
mados recuerdos para este terruo.
En forma concisa me he atrevido a determinar
el fin y la oportunidad de nuestro centro. Sigamos,
seores, desentraando el vasto significado que ste
tiene; pero esforcmonos por hacerlo con ojos escru-
tadores que no dejen escapar los senos ms ocultos.
Ved que el centro de studios histricos es la ciudad


-100-










ATRIBUTOS Y SILLARES DE LA PATRIA


intellectual que colocamos frente a la ciudad del co-
mercio y de las construcciones; y es la llave que va
a dar salida al lquido refrescante de deliciosos re-
cuerdos y que nos abrir el palacio donde suspiran
encantadas tantas crnicas, memories, enseanzas y
leyendas de los tiempos idos; y es finalmente la c-
tedra desde donde la filosofa de la vida dictar las
palabras de salud para generaciones nuevas que re-
niegan o se apartan de la multiple madre que los crio,
o sea, de la religion, del lenguaje y de la sangre.
Lo que ha de significar para el progress mate-
rial el canto de las sirenas del ferrocarril de Puerto
Wilches en la entrada de la ciudad, eso mismo signifi-
ca para su vida intellectual la creacin de este cen-
tro. El prestigio del municipio, el orden social y los
intereses patriots exigen, de los que no en vano osten-
tan en sus frentes la altivez regional, el no permitir
que la locomotora se adelante a la inteligencia sino
que a lo sumo march con ella paralelamente.
Los pueblos en que el comercio y las comodida-
des materials crecen y se inflan de manera exhorbi-
tante y ahogando la voz y los esfuerzos de la razn,
se convierten en plazas de mercado, en centros de
traficantes, en lugares donde el dolar da la ltima
palabra, en regions propicias al conquistador.
Bucaramanga ha despertado las legiones del tra-
bajo, triplicado su rea; ha fomentado crecidas espe-
ranzas en el ferrocarril y vive en el vrtigo de los
deseos y de las construcciones. En cambio, desgra-
ciado por cierto, no le ha podido dar igual impulso
a la vida del espritu. La locomotora, pues, se le ha
adelantado a la inteligencia. Pero afortunadamente


-101-










PATRIA


se consuma ahora una unin de espritus selectos que
han de emprender la campaa reivindicadora de la
razn. Es la guardia de honor que aqu izar los pa-
bellones del espritu sobre la material; que, en medio
de este crecimiento urbano de viviendas suntuosas,
construir con el pulido mrmol de la historic una
altsima ciudadela, sorpresa de los visitantes, guar-
da del prestigio regional; y que mantendr flotante el
pabelln de la inteligencia a fin de que el ferroca-
rril pase por debajo y no sobre l. Ser adems la
junta paternal que estimule y vuelva agradable y pro-
ductiva la aficin por las letras, con lo cual se le da
a la juventud otro medio que ayude a librarla de la
corrupcin, como lo es el studio y el inters por la
comunidad, segn el ejemplo de San Jernimo, el
cual para matar los reclamos ardorosos de la concu-
piscencia estudiaba hebreo, y segn el de Garca
Moreno, quien se libraba de las tentaciones de Pa-
rs en su cuarto de studios, donde meditaba en las
necesidades de su patria que l iba a remediar.
El centro consigue en gran parte lo indicado ape-
nas se ponga en actividades. Es como lo dijimos la
llave de tesoros ocultos. Ejemplos que indican el
camino e infunden nimo los tenemos en el afortuna-
do apuntador del Diario de Bucaramanga, en Jos
Joaqun Garca, patriarca que vive aprestigiando el
terruo con su descendencia y sus Crnicas, en Ote-
ro D'Acosta, hbil devoto de la historic, en Sinforoso
Garca, tan noble como festivo en tejer remembran-
zas, y otros pocos amigos del antao. El ambiente no
es esquivo, puesto que es muy honroso sealar que
en los dos Santanderes el pueblo se interest por la


-102-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs