• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Introduction
 Half Title
 Parte perdida: Abarca del 2 de...
 Parte restante: Abarca del 2 de...
 Mes de Junio
 Glosas al diario de bucaramang...
 Sembalanza de Peru de Lacroix
 Index
 Back Matter






Group Title: Biblioteca venezolana de cultura. Colección "Andrés Bello"
Title: Diario de Bucaramanga
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076973/00001
 Material Information
Title: Diario de Bucaramanga Ed. acrisolada
Series Title: Biblioteca venezolana de cultura. Colección "Andrés Bello"
Physical Description: 281 p. : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Peru de Lacroix, L ( Luis ), 1780-1837
Navarro, Nicolás E ( Nicolás Eugenio ), 1867-1960 ( ed )
Publisher: Ministerio de Educación Nacional, Dirección de Cultura
Place of Publication: Caracas
Manufacturer: Avil Graffica, S.A.
Publication Date: 1949
Copyright Date: 1949
 Subjects
Subject: COLÔMBIA (HISTÓRIA) -- 1819 - 1830   ( larpcal )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Colombia
 Notes
Statement of Responsibility: con introd., notas y apéndice de glosas por Nicolás E. Navarro.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076973
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: ltuf - AAZ4035
oclc - 02175797
alephbibnum - 000226761
lccn - 50028031

Table of Contents
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Introduction
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Half Title
        Page 11
        Page 12
    Parte perdida: Abarca del 2 de Mayo al 26 de Junio de 1828
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Parte restante: Abarca del 2 de Mayo al 26 de Junio de 1828
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
    Mes de Junio
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Glosas al diario de bucaramanga
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
    Sembalanza de Peru de Lacroix
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
    Index
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
    Back Matter
        Page 283
Full Text






BIBLIOTECA VENEZOLANA DE CULTURAL
COLECCION "ANDRES BELLO"







DIARIO DE BUCARAMANGA
POR


L. PERU DE


LACROIX


EDICION ACRISOLADA
CON INTRODUCTION, NOTAS Y
APENDICE DE GLOSAS POR

Mons. Nicols E. Navarro
OBISPO TITULAR DE USULA
Individuo de Nmero de las Academias
Nacional de la Historia, Venezolana
de la Lengua y de Ciencias Polticas
y Sociales, Socio Correspondiente de
la Academia Colombiana de Historia,
&, &. &.

OBSEQUIO DEL MINISTERIO DE EDUCACIOl
NATIONAL. i i:: tE CULTURE



EDICIONES DEL MINISTERIO DE EDUCATION NATIONAL
DIRECTION DE CULTURAL


AVILA GRAFICA. S. A. CARACAS 1949












t2/c


LAT14
AMim A






















INTRODUCTION















La present edicin viene a ser para la generalidad
de los lectores el resultado prctico de nuestra labor es-
cudriadora acerca del DIARIO DE BUCARAMANGA.
Todos los problems references a la autenticidad del ma-
nuscrito que lo contiene y en cuanto a la probidad de su
autor en los various pasajes que siempre se prestaron a
graves sospechas, quedaron luminosamente resueltos en
ese exhaustive studio crtico, y hoy podemos ofrecer
un texto genuino del clebre cdice con todos los bellos
episodios que lo adornan y limpio de aquellos lunares
con que el rencor exacerbado contra determinados per-
sonajes de parte del cronista lo afeara, hasta con la
funesta secuela de hacer odiosa para muchos la figure
excelsa del Liberlador.
El concienzudo crisol a que sometimes la obra de
Peru de Lacroix hasta dejar incontestablemente asegu-
rados nuestros juicios, nos autoriza para garantizar como
nica legtima la traslacin de esa obra que ahora damos
a la publicidad. Habiendo transcrito, en efecto, con m-
ximo esmero en nuestro aludido studio el andariego
original, la forma en que esta edicin se exhibe apenas
se distingue de l por el entrometimiento (ahora bien
justificado) de castellanizar muchas de sus expresiones
y giros para evitar a! lector la chocante impresin de su
lenguaje agabachado y de escuchar a Bolvar usando
una terminologa y unas frases intolerables, propias tan
solo de un francs que mal chapurreara el idioma espa-
ol; pero sin alterar en absolute el sentido de dichas
locuciones o galiparlas, ni much menos incurrir en las
aadiduras, mutilaciones y parfrasis de que adolecen








MONS. NICOLAS E. NAVARRO


las arbitrarias ediciones que tan repetidamente han cir-
culado desde que en 1870 di el ejemplo Don Fernando
Bolvar con sus mal rotuladas EFEMERIDES COLOMBIA-
NAS. Los estudiosos, por su parte, a quienes acucie el
afn de confrontar lugares o verificar la exactitud de
ciertos pasajes, tienen a su disposicin el recurso de con-
sultar nuestro mencionado studio, con lo que la plena
satisfaccin que les causar esa compulsa agregar nuevo
gozo a nuestra fortune de haberlo efectuado *. A mayor
abundamiento, las notas y citaciones que acompaan a
estas pginas, remisivas a ese nuestro arsenal dilucidario
y !a oportuna advertencia con acopio de razones e igual
remisin en los trozos repudiados, abonan sobradamente
para el lector ordinario el acierto de nuestro criterio en
el particular.
El texto que hoy ofrecemos del DIARIO DE BUCA-
RAMANGA est precedido del INDICE de su perdida
PRIMERA PARTE. Es cosa bien sabida que Bolvar per-
maneci en la famosa Villa desde los dos ltimos das de
marzo hasta el 9 de junio de 1828, y Peru de Lacroix
comenz sus apuntaciones el da 19 de abril. Pero las
andanzas de su manuscrito hicieron desaparecer todo lo
correspondiente a dicho mes de abril y aun al 1' de mayo;
de suerte que no se salv la narracin sino desde el 2 de
ese mayo hasta el 26 de junio, perteneciendo lo posterior
al da 9 a noticias particulares del autor relacionadas con
el asunto. Afortunadamente, sin embargo, subsisti el
Indice en referencia, el cual ha resultado de gran entidad
para apreciar la importancia de su material y aun escla-
recer algunos de los temas tratados en las fechas sucesi-
vas. Tal la razn de abrirle aqu espacio, "para que no

Nos referimos al libro: Diario de Bucaramanga Estudio Critico y Re-
produccin Literalisima del Manuscrito Original de L. Peru de Lacrois, con today
clase de aclaraciones para discernir su valor histrico. Por Monseior Nicolde
E Navarro, etc., etc. Caracas Tipografia Americana 1935.









INTRODUCCION


se borre toda huella de tan interesante material y a fin
de que se vea el perfect enlace entire la porcin perdida
y la porcin conservada de la obra de Lacroix". Y bueno
es llamar la atencin hacia la particularidad de que dicho
Indice comienza con el anuncio de un PROLOGO DEL
AUTOR y de una INTRODUCTION AL "DIARIO DE
BUCARAMANGA", lo que demuestra que ya se trataba
de una obra reposadamente escrita y no de un rimero
de rpidos apuntes cotidianos, a cuya cabeza no hubiera
sido posibbe poner ni prlogo ni disertaciones introduc-
torias.
Adems de las notas y citas arriba mencionadas com-
pleta el present libro un Apndice de Glosas sobre temas
que salieron a relucir en las tertulias de Bucaramanga
y cuyos comentarios nos dieron margen para pergear
nuestro volume de TOPICOS BOLIVARIANOS cuando
apareci la primera edicin tpica del discutido DIARIO,
lanzada por Jos E. Machado, en 1932; a las que agre-
gamos ahora la pieza n. V del Apndice de nuestra Re-
produccin Literalsima referente a la infeliz version ur-
dida por Peru de Lacroix, en un ma!aconsejado desfogue
de mortal encono, de la estupenda proeza de Ricaurte
en San Mateo.
Por ltimo, agregamos tambin a esta edicin las
noticias acerca del autor de la obra que hemos podido
recoger y ya en otras ocasiones publicado pero que bien
merecen quedar aqu perpetuadas; no siendo just que
la figure de quien as rindi a la personalidad del Liber-
tador un homenaje carioso y admirativo, si bien algo
sombreado por el influjo de enemistades sangrientas,
pierda todo inters en la memorial y estimacin de la
posteridad.
Abrigamos la ambicin de que esta presentacin
:nuestra del DIARIO DE BUCARAMANGA sea tenida por
el solo texto fidedigno del clebre cdice para la lecture









MONS. NICOLAS E. NAVARRO


comn, el verdadero "textus receptus", que haya de co-
rrer de mano en mano por todo el Continente sin provo-
car resquemores ni prestarse a malignos comentarios.
Y harto nos place el lanzar este libro a la circulacin
en la propicia oportunidad del homenaje conmemorati-
vo que hoy tribute Colombia a la permanencia de Bolvar
en Bucaramanga al inaugurar (el 17 de diciembre,
1190 aniversario de su muerte) como sede de la Academia
de Historia de Santander y Museo Histrico y Arqueo-
lgico del mismo Departamento, bien adaptada para tan
honrosos destinos, la venerable casa que all habit el
Libertador y fu teatro de sus entretenidas charlas mien-
tras escptico aguardaba el desenlace de las graves deli-
beraciones de aquellos flamantes estadistas que se deva-
naban frustrneamente los sesos en la Convencin de
Ocaa.
+ NICOLAS EUG. NAVARRO
Obpo. Tit. de Usula.


Caracas: setiembre de 1949.




















DIARIO DE BUCARAMANGA

























PARTE PERDIDA
ABARCA DEL 2 DE MAYO AL 26 DE JUNIO DE 1828
















DIARIO DE BUCARAMANGA


I INDICE
Pginas
Prlogo del autor.. .... .. .......... a.
Introduccin al Diario de Bucaramanga ...... M
... Da l1 de Abril de 1828.-Mi llegada a Buca-
ramanga y mi primera visit al Libertador.
-Conversacin durante y despues del al-
muerzo.-Proyecto para mi diario.-Comida.
-Mal humor del Libertador.-Paseo.-Baile.
-Cortesas de S. E. y alegra que mani-
fiesta. ..... . ........ .... . .. 1.
... Da 2.-Paseo y visit del Libertador.-Ha-
bla S. E. del Jral. Padilla.-Conversacion
sobre el Jral. Santander.-Arreglo del Mi-
nisterio.-Los Ministros.-El Seor Restre-
po.-El Sor Tanco.-E Sor Vergara.-El
jral en jefe Rafael Urdaneta .......... 13.
.... Da 3.-Mudanza de casa (*).-Convite del


(*) Parece que el Libertador se aloj6 los primeros das en la
casa del Dr. Eloy Valenzuela, Cura de Bucaramanga (por lo menos
all se le recibi al llegar y se le di el banquet de bienvenida). La
siguiente nota del Padre Valenzuela en su libro parroquial de defun-
ciones, es un testimonio fehacientsimo: "Con motivo de preparar la casa
para el obsequio de S. E. el Presidente con la urgencia de llegar el otro
da, los asistentes recogan libros y trastos sin discernimiento ni ad-
vertencia de los rincones y desvanes donde los botaban. Cuando ful a
buscar este libro a poco de pasada la fiesta me fu impossible hallarlo
y tom un pliego en que fechaba los nombres y circunstancias del caso;
y as segu hasta que desembarazado y ms bien por casualidad encon-
tr el libro y lo tom con ansia para llenar el vaco". La partida as
tardamente asentada corresponda al 28 de marzo de 1828. (t Mons.
Navarro).











L. PERU DE LACROIX


cura de Giron.-Fastidio de las visitas.-Re-
flexiones que producen.-Salones Europeos
y Colombianos.-Diferencias entire ellos.-
Cualidades del Libertador.-II.-Obras de
los enemigos de S. E. ............ .. 20.
.... Da 4.-Pasin dominant del Libertador.-
Algunos de sus grandes hechos y de sus obras
como military, politico, legislator y escri-
tor.-Sus intenciones y proyectos.-Nos con-
vida S. E. p" un paseo al campo.-Tristes,
pero verdaderas, ideas y observaciones del
Libertador sobre Colombia y la Convencion
de Ocaa .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 25.
.. Da 5.-Amanece con buen humor el Li-
bertador.-Habla S. E. de la Repblica de
Bolivia.-Compara sus habitantes con los del
Peru.-Paseo en una casa de campo.-Algu-
nas palabras de S. E. sobre el cura de la
ciudad de Giron ................. 30.
... .Da 6.-Recivimt9 en Giron.-Comidas y
conversaciones en casa del Cura.-Baile.. 33.
....Da 7.-Regreso de S. E. a Bucaramanga.-
Conversacion sobre el cura Salgar.-Otra so-
bre el cura Valenzuela .............. 41.

III
... Da 8.-Preguntas del Libertador sobre la
opinion de un diputado a la Convencion.-
Llegada de un Edecn de S. E. el capitn
Andrs Ybarra con noticias de Ocaa y de
Cartajena.-Ideas de S. E. sobre la Conven-
cion.-Miras de S. E. y temores sobre que
no se logren .. ................ 46.










DIARIO DE BUCARAMANGA


....Da 9.-Establecimiento de correos sema-
nales.-Temores sobre las empresas del
Jral Padilla .. .. .. .. .. .. .. .. .. 53.
....Da 10.-Mensaje relative al Dr. Pea, dipu-
tado por Valencia.-Otro mensaje concer-
niente al Jral Padilla, y con respect a los 26
diputados de la junta de la Convencion que
haban querido protejerlo.. .......... 54.
.... Da 11.-Pasaporte pedido por el Jeneral San-
tander (*).-Otras noticias contadas en la
comida pr. el Libertador.-Reflexiones sobre
ellas.-Paseo a caballo.-Gusto y motivos del
Libertador en la celeridad en sus marchas... 55.
... Da 12.-Casa de S. E. en Bucaramanga.-Su
modo de vivir.-Su mesa.-Modo en el des-
pacho ... .. .. .. .. .. .. ....... .. 57.

IV
.... Da 13.-Noticias venidas de Ocaa con el
Cmte. Wilson Edecan de S. E. el Liberta-
dor.-Ideas de S. E. sobre la Convencion y
los partidos.-Correspond" particular del Li-
bertador.-Baile y observaciones que pro-
duce .................. .......... 69.
.... JDa 14.-Vuelve p* Cartajena el official venido
en comision.-Privilejio en fabor del cura de
Giron.-Salvos conductos.-Impreso del cura
de la villa de Bucaramanga.-Baile, su mo-
tivo y observacion del Libertador ...... 77.

(*) Efectivamente, en carta a O'Leary, de 13 de abril, dce'te
el Libertador: "El general Santander me pide garantas y aun pasaporte.
y no dejar de aprovechar la oportunidad para hacerle sentir su mi-
seria". (C.L., t. VII, p. 224). (t Mons. Navarro).











18 L. PERU DE LACROIX

...Da 15.-S. E. recibe la visit de los Ingleses
de las minas de Vetas y Boj a.-Unas palabras
del Libertador sobre su viaje p' Cucuta.-Re-
convencion amigable del cura de Bucara-
manga sobre un paseo solitario del Liberta-
dor.-S. E. conviene de la racionalidad de las
observaciones del Dr. Eloy Valenzuela ... 84.


Y

.... Da 16.-El Jral Paez y el Jral Santander.-
El entreverado.-Opinion del Libertador so-
bre la campaa de 1818 en Venezuela.-Los
Jenerales Pedro Briceo Mendes, y Diego
Ybarra (*). ............ ...... ...... 87.

... .Da 17.-Viaje a Pie de Cuesta.-Suceso en la
Florida con el Cura.-Fiesta en Pie de Cues-
ta.-Noticia sobre los habitantes y campos
de aquella villa .................. 93.


(*) Como reflejo de lo que tal vez asentaba Peru de Lacroix al
desarrollar este epgrafe, copiamos aqu el siguiente retazo de un para-
lelo entire ambos Generales que hay en los fragments de notas a la
Historia de Colombia, del mismo Peru: "El jral Briceo tiene ms
"egosmo que desprendimiento, las preocupaciones que pone en evi-
"dencia no estn en harmona con sus luces y por lo mismo hacen career
"que son el product de algn clculo y no del convencimiento. El
generall Ibarra es puede decirse demasiado desprendido, conoce pero
"no sabe poner en prctica el egosmo: se muestra tal como es, sin
"preocupaciones, y detesta la hipocresa. Briceo es tan interesado co-
"mo lbarra jeneroso: el primero huye a los necesitados, el segundo los
"busca: aquel les dar consejos, este los socorre.
"El espritu del iral Briceo es como su genio, fro, prudent y
"reservado; el del jral Ibarra es igualmente como su carcter, fogoso,
"os=do y comunicativo. Briceo tiene ms instruccin que Ibarra, y ms
"''oe este la podido dedicarse al studio; el silencio y la quieted del
",.binrte se lo han permitido, y el tumulto de los campos, el ruido de
"la armsps han distraido de ella al jral Ibarra; el orimero ha recorrido
"una vida ms quieta y menos active que el segundo: la de Briceo ha
"sido puede decirse la del reposo; la de Ibarra de una agitacin con-
"b';!a". (t Mons. Navarro).










DIARIO DE BUCARAMANGA


.... Da 18.-Paseo al campo.-El cura y los Al-
caldes de la Florida (*). ...... ...... 97.
....Da 19.-El Libertador regresa a su Cuartel
jral.-Su paso en el pueblo de la Florida.-Su
opinion sobre los vecinos de Pie Cuesta.-So-
bre el cura de la Florida.-El jral Fortoul.-
S. E. hace suspender los refrescos de la no-
che en casa del cura de Bucaramanga.... 99.
.... Da 20.-El jral Santander.-El Dr. Soto.-Fl
Dr. Vicente Azuero ................ 104.
... Da 21.-Opinion del Libertador sobre los
transfugas de un partido al otro.-Un Rayo.-
Milicianos de Giron.-Libertad del pueblo.-
Opiniones de S. E. el Libertador sobre dha
libertad &a ...................... 108.

VI
.... Da 22.-Llegada del Coronel Ferguson Ede-
can de S. E.-Noticias de Cartajena y Oca-
a.-Orden relative al jral Padilla.-Obser-
vaciones del Libertador sobre los sres Cas-
tillo, Juan de Fe9 Martin, jral Briceo Men-
dez, y Coronel O'Leary diputados puestos en
paralelo con el Dr. Aranda............. 123.
... Da 23.--Comision al Comandte. Navas.-El
jral Padilla.-Opinion del Libertador sobre
dho jral.-Plan de su revolution ........ ...127.
....Da 24.-Preguntas del Libertador en el al-
muerzo.-El Dr. Muoz.-Relacin del Coro-

(*) Era el Cura D. Elas Puyana, ms tarde Obispo de Pasto,
y los Alcaldes eran los Sres. Domingo Gmez y Jos Simn Mantilla.
(Dato3 del Dr. Martn Carvajal). (t Mons. Navarro).










L. PERU DE LACROIX


nel Ferguson.-Opinion de S. E. sobre el Sor
Joaqun Mosquera .................. 130.
....Da 25.-Reorganizacion de la milicia de Gi-
ron.-La ternera y los consejos del Cura
Salgar ...... .. ......... ...... 132.
.... Da 26.-Llegada del Jral P9 Fortoul.-Obser-
vaciones a que d lugar.-Grados militares
a individuos que no lo son ............ 134.

VII
.. Da 27.-Presencia military del Jral Fortoul.-
Bochorno que le sucede.-Opinion del Liber-
tador sobre las actas populares.--Proyecto
de Monarqua en Colombia.-Como lo para-
lisa el jral Briceo Mendez.-Opinion del
Libertador sobre dho proyecto .......... 138.
...Da 28.-Enfermedad del Libertador.-S. E.
refiere algunos sucesos de la primera Rep*
dc Ve:cizicela.-Historia del official Biona.-
(bservaciones a qe. d lugar .......... 142.
.... Da 29.- El Comte. Navas d cuenta de su
comision.-Llega de Ocaa el Cmte. Herre-
ra.-Noticias de la Convencin.-El Dr. Igna-
cio Marquez.-El Diputado Martin Tobar.-
Predice el Libertador lo que hara la Conven-
cion.-Continua la enfermedad de S. E. .. 147.
....Da 30.-Sistema de medicine del Liberta-
dor.-Historia de los medicos de S. E.El Li-
bertador cita a Napoleon.-Preguntas de S. E.
sobre ideas relijiosas.-Observaciones irni-
cas de S. E.-Proyecto pa. qe. la Convencion
llame al Libertador a Ocaa.-Oposicion
de S. E. para el dho proyecto ........ 152.









DIARIO DE BUCARAMANGA 21


VIII

....Da 19 de Mayo.-Se piden bagajes pa. la
march de S. E.-Se despite el jral Fortoul.
Dialogo entire S. E. y el clerigo Ramires.-
Lo que S. E. dice de dho Doctor.-Nuevas
observaciones sobre la Convencion.-El 18
Brumario de Napoleon.-Por que el Liberta-
dor no hace un golpe de Estado como aquel. 161.

N. B.-Como se ve, es lstima que haya desaparecido el texto
correspondiente a los epgrafes que acaban de leerse, pues muchos da-
tos interesantes se han perdido as para la historic menuda de aquellh
temporada de la vida de Bolvar. Conste, por lo dems, que muchas
de las cosas all apuntadas van de acuerdo con hechos a los cuales se
contrae la correspondencia del Libertador por aquellos das. (Cfr. C.
L., t. VII). Pueden tambin observarse grande analogas entire mu-
chos de esos epgrafes y ciertas materials tratadas asimismo en el
c6dice. (t Mons. Navarro).






















PARTE RESTANTE

ABARCA DEL 2 DE MAYO AL 26 DE JUNIO DE 1828













MES DE MAYO


Sale en comisin el Comandante Herrera. Se habla
del viaje de Su Excelencia para Venezuela. El Li-
bertador critical la conduct de sus amigos en Oca-
a. Da una idea de la political con que deban
manejarse. Su neutralidad en los negocios e intrigas
de los partidos en la Convencin. Noticias de
Ocaa. Baile. Pasin de S. E. por el baile. -
Comparaciones con Napolen. Injusticia del Li-
bertador con los militares de su familiar.

DIA 2.-Hoy sali para Ocaa el Comandante Hle-
rrera despachado por el Libertador, y debe estar de vuel-
ta el 11 o el 12. Su Excelencia se lo ha encargado asi,
y ha dicho que cumplira exactamente si no lo detienen
en Ocaa. El Libertador desde ayer difunda la noticia
de que su viaje es para Venezuela, que marchar con
lentitud y se detendr algunos das en Ccuta: da tam-
bin a entender S. E. que el motivo de su movimiento
es porque ninguna esperanza le queda de que pueda
salir algo bueno de la Convencin, sino males, contra
los cuales es ya tiempo de prepararse. Esta maana decia
que la mayor parte de los diputados que se decan sus
amigos se han manejado con una prudencia parecida
al ms complete egoismo y que lejos de ser tiles eran
ms bien perjudiciales: que slo unos pocos habian sos-
tenido el choque del partido desorganizador con digni-
dad y firmeza; pero que no haban sido sostenidos por
los dems: que los adversos desplegaban una audacia
excesiva y se valan de todos los medios que la intriga
puede imaginar unida con la astucia y la perfidia.
S. E. estaba afectado y abatido. "Mis amigos, deca el









L. PERU DE LACROIX


"Libertador, han obrado con poco tino y con menos po-
"ltica: vieron que haba un partido Santanderista y por
"esto han querido oponerle un partido Boliviano, sin cal-
"cular o sin estar seguros de formarlo ms numeroso que
"el otro: pensaron engrosarlo con los del partido neu-
"tral, en lugar de entrar todos ellos en aqul sin hablar
"de partido. Esta es la march que habran debido se-
"guir: no lo han hecho o por un falso amor propio o
"por un mal clculo o porque la idea no les ha venido;
"pero los hombres que dicen conocer la poltica, que se
"dicen hombres de Estado, deben preverlo todo, deben
"saber obrar como tales y probar con resultados que
"efectivamente son tales como se creen. Mezclados con
"los neutrales, no habra habido entonces partidos en la
"Convencin, sino una faccin que se habra hecho des-
"preciable y hubiera sido impotente. En fin, ya es tarde,
"no hay tiempo para eso: la culpa est cometida y el
"mal es irremediable: lo que temo es que esa falta atrai-
"ga otra mayor, como suele suceder".
Pero, seor, me atrev a decir al Libertador por
qu V. E. no insinu aquella alta y sabia idea a sus ami-
gos? -"Porque no he querido, contest con viveza y con
"fuego, influir en nada en los negocios de la Convencin;
"slo he deseado saber lo que pasaba en ella, sin dar
"consejos particulares ningunos: mi mensaje y nada ms;
"de manera que el bien que salga de ella ser todo suyo,
"como igualmente el mal. Mis enemigos podrn decir que
"me he metido en algunas intrigas, pero nadie podr pro-
"barlo, ni tampoco ningn document pblico o privado:
"esta es una satisfaccin para mi: no ser, pues, al fin
"de mi vida pblica que haya de venir a mancharla".
Estaba an hablando con el Libertador cuando me
anunciaron un seor Molina que quera verme: sal al
corredor y dicho seor me entreg dos cartas de mi sue-
gro el diputado Facundo Mutis, de fecha 25 y 28 del an-









DIARIO DE BUCARAMANGA


terior y Molina habia salido el 29 de Ocaa. Como me
estaba recomendado, lo envi a casa para que me aguar-
dase all: volv donde el Libertador y di a S. E. las car-
tas para que las abriese y leyese; me las devolvi para
que las viese yo mismo. La del 25 nada deca de noticias,
mas la del 28 me informaba que aquel mismo dia se
haba votado sobre la forma de Gobierno y que la Con-
vencin haba decretado el sistema central con una ma-
yoria de las dos terceras parties de sus miembros, y que
l (Mutis) haba sido uno de los de dicha mayora. La
noticia caus much placer al Libertador, y me dijo man-
dase a buscar al Sr. Molina pues quera hablar con l.
Al llegar ste S. E. le pregunt si traa cartas para l y
le contest que no: le hizo en seguida varias preguntas
sobre aquella resolucin del 28 y sobre otros puntos, a
ninguna de las cuales pudo contestar Molina, por estar
poco impuesto de los negocios de la Convencin. El Li-
bertador se extra de que sus amigos no le hubiesen
enviado un posta para informarlo de aquella noticia, que
no deja de ser muy important.
Algunos de los seores de la casa del Libertador han
dado un baile, al que no quiso concurrir S. E., aunque
estaba de muy buen humor. Como a las diez sal del baile
y fui a ver si el Libertador se habia acostado; lo hall en
su hamaca y me pregunt si el baile estaba bueno: le
contest que haba muchas seoras y much alegra.
"Estaba ya persuadido, dijo, de lo uno y de lo otro: en
"esta villa nadie falta al baile, y no estando yo all es
"cierto que debe haber una alegra ms ruidosa. Usted
"ve, sigui dicindome, que la noticia que le ha dado su
"suegro es exactamente tal como yo lo haba pensado,
"es decir: que en aquella cuestin los neutrales y los de
"Castillo se uniran contra los de Santander; pero en las
"otras, los de este ltimo partido se unirn con el pri-
"mero: es no tener ojos, para no haberlo siquiera vislum-









28 L. PERU DE LACROIX

"brado asi". Quera retirarme pero me dijo S. E. que no
tena sueo todava, me cont que haba sido muy aficio-
nado al baile, pero que aquella pasin se haba totalmen-
te apagado en l: que el valse era lo que siempre haba
preferido y que hasta locuras haba hecho, baiIando se-
guidamente horas enteras cuando tenia una buena pareja.
Que en tiempo de sus campaas cuando su cuartel ge-
neral se hallaba en una ciudad, villa o pueblo, siempre
se bailaba casi todas las noches y su gusto era terminar
un valse e ir a dictar algunas rdenes u oficios; volver
a bailar y a trabajar: que sus ideas entonces eran ms
claras, ms fuertes y su estilo ms elocuente; en fin, que
el baile lo inspiraba y excitaba su imaginacin. "Hay
"hombres, me deca, que necesitan estar solos y bien re-
"tirados de todo ruido para poder pensar y meditar: yo
"pensaba, reflexionaba y meditaba en medio de la so-
"ciedad, de los placeres, del ruido y de las balas; si, con-
'tinu. me hallaba solo en medio de much gente, porque
"me hallaba con mis ideas y sin distraccin. Es como lo
"de dictar varias cartas a un mismo tiempo, originalidad
"que tambin he tenido".
"Digame usted, continue el Libertador, creo que Na-
"polen se quejaba much de no haber sido ayudado por
"los de su familiar que haba colocado en various tronos
"de Europa?" Si, seor, y particularmente de su hermano
Luis, Rey de Holanda, y de Murat, Rey de Npoles. -"Yo
"no he colocado, dijo, casi ningn pariente en los altos
"destinos de la Repblica; pero ve usted como tambin
"he sido ayudado por los que los han desempeado. Vea
"la conduct de Santander en Bogot durante mi ausencia;
"la de Pez en Venezuela; la de Bermdez en Maturin;
"la de Arismendi en Caracas; la de Mario entonces y
"en los tiempos anteriores; la de Padilla en Cartagena,
"y se convencer de que todos ellos, ocupando los pri-
"meros destinos de Colombia, han contrariado mi mar-










DIARIO DE BUCARAMANGA


"cha; han impedido la organizacin del pas; han se:n-
"brado la discordia, fomentado los partidos, perdido la
"moral pblica, e insubordinado al ejrcito: ellos, pues,
"con ciertos grados de diferencia, son los nicos autores
"de los males de la patria; de la disolucin de que est
"amenazada la Repblica y de la desastrosa anarqua
"que se est preparando. Si por lo contrario todos ellos,
"v los movidos por sus influencias, hubiesen caminado
"en unin conmigo, de acuerdo y de buena fe, la Rep-
"blica, su Gobierno y sus instituciones estaran asenta-
"dos sobre una roca y nada podria, no digo derribarlos,
"ni siquiera hacerlos bambolear: los pueblos seran li-
"bres y felices, porque con la tranquilidad interior y la
"confianza todo hubiera progresado; hasta la ilustracin
"y con ella el liberalism y la verdadera libertad. Napo-
"len, pues, mi amigo, no es el nico que haya tenido
"que quejarse de aquellos a quienes diera su confianza;
"yo, tal como l, tampoco he podido hacerlo todo solo:
"lo que organizaba lo desbarataban otros; lo que com-
"pona, otros volvian a descomponerlo, y cralo used,
"no haba medios para impedirlo: si acaso pensaba en
"hacer un cambio, al moment se me presentaba la cer-
"tidumbre de que el remedio sera peor que el mal. Tal
"ha sido y tal es mi situacin. No se me acusar de haber
"elevado y puesto en los altos destinos del Estado a in-
"dividuos de mi familiar; al contrario, se me puede repro-
"char el haber sido injusto para con algunos de ellos
"que seguan la carrera military. Por ejemplo: mi primer
"Edecn Diego Ibarra, que me acompaaba desde el ao
"de 13, cuntos aos se ha quedado de Capitn, de Te-
"niente Coronel y de Coronel. Si no hubiera sido mi pa-
"riente, estuviera ahora de General en Jefe como otros
"que quizs han hecho menos que l: hubiera entonces
"premiado sus largos servicios, su valor, su constancia a
"toda prueba, su fidelidad y su patriotism, su consagra-










30 L. PERU DE LACROIX

"cin tan decidida y hasta la estrecha amistad y la alta
"estimacin que siempre he tenido para con l; pero era
"mi pariente, mi amigo, estaba a mi lado, y estas cir-
"cunstancias son causa de que no tenga uno de los pri-
"meros empleos en el ejrcito. Mi sobrino Anacleto Cle-
"mente se ha quedado en el grado de Teniente Coronel.
"Mas ya es tarde y tiempo de ir usted a dormir, a menos
"que prefiera volver al baile". No, seor, ir a dormir,
contest, y dej a Su Excelencia, y pensando en todo
lo que me habia dicho, llegado a mi casa lo anot tal
como acabo de referirlo.















Nuevo impreso del seor Cura de Bucaramanga. El
abate De Pradt, juzgado por Napolen y por el Li-
bertador.

DIA 3.-Esta maana temprano, todos los de la casa
del Libertador hemos recibido un nuevo impreso politico
del Dr. Valenzuela, igual a los anteriores, es decir, lleno
de ridiculeces y disparates. En el almuerzo S. E. se divir-
ti con dicho escrito y hablando de su necio autor, dijo:
"Pobre chocho politico que tiene el delirio de creerse un
"Abate De Pradt: qu locura! pero nadie le quitara de
"la cabeza al cura de Bucaramanga que en poltica y en
materialss de Estado sabe tanto como el Arzobispo de
"Malinas". -Seor, dije yo al Libertador, si chocho quie-
re decir en francs radoteur, Napolen llam asi al seor
De Pradt, diciendo que era un chocho en poltica, y sin
embargo lo reputaba por buen negociador, como hombre
de un gran talent, de extensas luces, y como historiador
y buen crtico. "Napolen, dijo entonces S. E., no careca
"de razn, el Abate De Pradt ha querido profetizar y sus
"equivocadas predicciones polticas le han perjudicado,
"echando algunas manchas sobre su reputacin: sin ellas
"seria un sabio; pero ser siempre un hombre clebre y
"un gran escritor". Se concluy el almuerzo y la con-
versacin; S. E. se qued solo y cada uno de los otros
se fu a sus quehaceres *.
En la comida y por la noche no hubo novedad ni
cosa ninguna notable.

Lo de "nuevo impreso politico del Dr. Valenzuela" se explica sabin-
dose que el da 14 de abril, segn consta por el Indice de la Primera Parte
(perdida) de nuestro cdice, se tertuli en torno de un "Impreso del cura de
la villa de Bucaramanga". Cuanto a las frases despectivas para dicho personaje
que arriba se leen, as como a otras de igual tenor que en el curso del Diario
surgeon, remitimos al lector al APENDICE de la present edicin, Quinta Glosa.
(t Mons. Navarro).














Extraordinario de Ocaa. Carta particular del seor
Castillo. Observacin que produce. Se manda
a suspender al Presidente de la Corte Superior del
Magdalena. Opinin del Libertador sobre dicho
President Dr. Rodrguez. Observaciones de
S. E. sobre Colombia. Paseo a caballo. Proyecto
de paseo al campo.

DIA 4.-A las siete de la maana lleg un extracor-
dinario de Ocaa salido de dicha ciudad el 29 del prxi-
mo pasado por la tarde, con multitud de cartas para el
Libertador y con ellas la noticia comunicada por mi sue-
gro recibida el da 2. Su Excelencia me ley la del sefio'
Castillo que con nfasis dice: que el ejrcito de la unidad
e integridad national ha ganado una gran victoria sore
el ejrcito contrario; que la fuerza y la moral de este
ltimo se est debilitando much, y concluye aconsejan-
do a S. E. no moverse todava de Bucaramanga. "El seor
"Castillo, dijo el Libertador, est an con las suyas: yo
"no s cuando se desengaar y querr ver las cosas co-
"mo son y no como se las est imaginando. SeguramenL.
"que me quedar todava aqu, pero no porque me lo
"dice sino porque me conviene hacerlo as hasta el re-
"greso del Comandante Herrera". Las dems cartas de-
cian poco ms o menos que la del seor Castillo y todas
hablaban del triunfo de la votacin en la cuestin del
Gobierno Central que haba decretado la Convenci.n
desechando el sistema federal.
Despus del almuerzo el Libertador dijo al General
Soublette que transmitiese orden de suspender de su d ls-
tino de Presidente de la Corte Superior de Cartagena al
Sr. Dr. Rodrguez y de que se le haga seguir para la Ca-
pital de Bogot a dar cuenta de su conduct; estando










DIARIO DE BUCARAMANGA


acusado dicho magistrado de haber aprobado los hechos
criminals del Gral. Padilla y de haber entorpecido la
accin del Comandante General del Magdalena, respect
a la expulsion del pas de varias personas calificadas de
desafectas y otras peligrosas complicadas en el movi-
miento del expresado Gral. Padilla. Esta media ha sido
solicitada por el Gral. Montilla, que ha enviado a S. E. los
documents que justifican la acusacin. "Vean ustedes,
"dijo S. E., lo que son las revoluciones y como las cir-
"cunstancias cambian a los hombres. Ese seor Rodr-
"guez es uno de los mejores y ms distinguidos abogados
"de Colombia; tiene muchas luces, pero tambin un ge-
"nio inquieto, enredador e interesado: su talent y su
"propensin a la intriga lo hacen peligroso. Ha sido muy
"enemigo de Santander y muy amigo para con el Ge-
"neral Montilla y ahora es a la inversa: yo lo be consi-
"derado como a un hombre que deba ser alejado de los
"empleos y cuya influencia deba tratarse de disminuir:
"siempre fu esta mi opinion y si se hubiera seguido no
"estaramos hoy con el escndalo de mandar suspender
"de sus funciones al Presidente de una Corte Superior".
Sigui S. E. citando various ejemplos de igual naturaleza,
diciendo que el arte de la poltica es el de precaver y
que esto consiste en saber juzgar bien a los hombres y a
las cosas; en el conocimiento profundo del corazn hu-
mano y de los mviles o principles motors de sus ac-
ciones: que l muy raras veces se habia equivocado en
sus concepts o juicios, pero que no haba podido seguir
siempre sus ideas; algunas veces por no hallar sujetos
ms propios, ms convenientes para los destinos, otras
porque las circunstancias del moment no permitan la
eleccin o el cambio, y otras, en fin, porque las reco-
mendaciones, las fuertes instancias le quitaban toda li-
bertad y le obligaban a colocar a los que no podan me-
recer su confianza; pues el no haberlo hecho era ms









L. PERU DE LACROIX


peligroso que el dar el empleo a aquel por quien se
interesaban tantos sujetos de alto influjo. Concluy di-
ciendo S. E.: "Con los elements morales que hay en el
"pais; con nuestra educacin, nuestros vicios y nuestras
"costumbres, slo siendo un tirano, un dspota, podra
"gobernarse bien a Colombia; yo no lo soy y nunca lo
"ser, aunque mis enemigos me gratifican con esos ti-
"tulos; mas mi vida pblica no ofrece ningn hecho que
"lo compruebe. El escritor imparcial que escriba mi his-
"toria o la de Colombia, dir que he sido Dictador, Jefe
"Supremo nombrado por los pueblos, pero no un tira-
"no y un dspota".
Despus de la comida el Libertador sali a caballo,
con todos nosotros: nos llev casi siempre a todo el paso
de su caballo, que es muy andador, lo que nos obligaba
a todos a seguirlo al galope; parece que S. E. quera sa-
cudirse y sacudirnos: poco se habl. Despus fuimos un
moment donde el cura y S. E. se retir temprano, di-
cindonos que maana o pasado maana iramos a pasar
el dia en el campo, pero que nos avisara, porque iramos
todos juntos. Pregunt al Gral. Soublette si haba much
que despachar en su Secretaria, y ste le contest que
no quedaba nada de urgente.














Motn en Honda. Copia de una carta del Gral. Flores
al Gral. Santander. Opinin del Libertador sobre
la carta y sobre el Gral. Flores. Prediccin. Ac-
tas de Venezuela dirigidas por la Convencin al Li-
bertador. Proyecto de paseo para maana. Mo-
tivo para l.

DIA 5.-Los correos ordinarios de Bogot y del Sur
llegaron esta maana. Con el primero vino el parte de
que una compaa del batalln Vargas, estacionaria en
Honda, se haba amotinado contra su capitn, llamado
Lozada; S. E. di orden para que se hiciese regresar di-
cha compaa a Bogot, donde se halla el Cuerpo, y que
all se abriese el juicio a los complicados en el motn y
que cualquiera que fuera el nmero de ellos fuesen pa-
sados por las armas, si tal era la sentencia del Con-
sejo de Guerra.
El correo del Sur trajo cartas del Gral. Flores para
el Libertador. Este General, encargado del mando del
ejrcito del Sur, ha dirigido a Su Excelencia copia de
una carta que con el mismo correo envia, dice, a su com-
padre el Gral. Santander a Ocaa; su anlisis es ste:
habla del bien y del mal que puede salir de la Conven-
cin: de la desconfianza que los pueblos y las tropas
tienen de ella y del odio general que existe contra mu-
chos de sus miembros, y concluye diciendo: "que l y el
ejrcito de su mando estn prontos a marchar para Bo-
got, y ms all si fuera necesario, para degollar a todos
los enemigos del Libertador, del centralismo y de la uni-
dad e integridad national; y que empezar por l (San-
tander) si como se dice es el jefe del partido demaggico".
"Qu dicen ustedes de la elocuencia de Flores?" pre-
gunt el Libertador. -Que es capaz de hacerlo, contest










L. PERU DE LACROIX


el Coronel Ferguson. -"De hacerlo si, replic S. E., pero
"no de haberlo escrito: yo conozco a Flores mejor que
"nadie; tiene ms arte que esto; pocos en Colombia
"pueden ganar al Gral. Flores en astucia, sutilezas de
"guerra y polticas, en el arte de la intriga y en ambi-
"cin: tiene un gran talent natural, que est desarro-
"llando l mismo por medio del studio y de la refle-
"xin: slo ha faltado a Flores el nacimiento y la edu-
"cacin. A todo esto une un gran valor y el modo de
"saber hacerse querer: es generoso y sabe gastar a pro-
"psito; pero su ambicin sobresale entire todas sus cua-
"lidades y defects y ella es el mvil de todas sus ac-
"ciones. Flores, si no me equivoco, est llamado a hacer
"un papel considerable en este pais. En resume, pues,
"de todo lo dicho, no creo que haya escrito la carta que
"dice a Santander: me ha dirigido esta copia creyendo
"causarme placer. Sin embargo, el Gral. Flores es uno
de los Generales de la Repblica en quien tengo una
"verdadera confianza: lo creo amigo de mi persona y
"no del Gral. Santander".
Dijo despus el Libertador que lo que haba de
cierto era que el Coronel Cordero es el jefe nombrado
por el ejrcito del Sur para presenter a la Convencin
las actas de aquellas tropas y obrar en Ocaa segn
las circunstancias en nombre de dicho ejrcito.
Con el correo ordinario llegado hoy tambin de
Ocaa se han recibido todas las actas de Venezuela,
que el Presidente de la Convencin remite a S. E. con
el fin de que, como encargado de la tranquilidad de la
Repblica y discipline de las tropas, dicte las providen-
cias del caso. Dicha remisin ocupa bastante el espiritu
de S. E. y no se sabe an la resolucin que producir:
hasta ahora no la ha manifestado y se ha limitado a
oir lo que le han dicho el Gral. Soublette y dems que
estn a su lado. El negocio es delicado: la Convencin









DIARIO DE BUCARAMANGA 37

se ha retrado de oir los reclamos de los pueblos y del
ejrcito y, por el contrario, reclama el Jefe del Poder
Ejecutivo medidas de represin contra los firmantes de
dichos documents.
Por la tarde el Libertador nos dijo que maana ira-
mos al campo para tratar de refrescar un poco la ca-
beza y ver de buscar ideas ms serenas y asentadas.
Se veia en su semblante la agitacin de su espiritu y
el trabajo de la imaginacin: al separarse de nosotros
para retirarse a su cuarto, nos dijo: "Quisiera saber
"si el seor Castillo tomar tambin por una victoria de
"su ejrcito la devolucin de las actas de Venezuela".














Paseo al campo. Cacera. Proyecto de asesinar al
Libertador. Cartas en que se habla de dicho pro-
yecto. Opinin de S. E. sobre dicho negocio.-
Cuenta el Libertador lo que le sucedi en el Rincn
de los Toros y en Kingston de Jamaica.

DIA 6.-La casa de campo a donde hemos acompa-
ado a Su Excelencia esta maana dista casi dos leguas
de esta villa; en ella almorzamos v comimos; slo el Ge-
neral Soublette no fu al paseo por hallarse un poco
indispuesto. Durante el dia fuimos a cazar y S. E. se
apart de nosotros quedando bastante distant y solo
ms de hora y media; pero siempre nos mantuvimos a
su vista, aunque l tratase de ocultarse de nosotros. Ha-
bindosenos vuelto a juntar, nos dijo: "Mucho me esta-
ban cuidando ustedes, como si tuviesen sospecha de algn
complot contra mi persona: diganme francamente si les
han escrito algo de Ocaa". Viendo que nadie contestaba,
el Coronel Ferguson sac una carta de O'Leary y la pre-
sent a Su Excelencia quien, despus de haberla ledo,
dijo: "Seguramente todos ustedes tenan conocimiento
"de esta carta?" El mismo Coronel Ferguson contest que
a todos la haba comunicado con condicin de guardar
el secret sobre su contenido. -"Siendo asi, continue el
"Libertador, lean ustedes la que Briceo me ha dirigi-
"do; yo no quera mostrarla a nadie ni hablar de ella,
"pero pues que ustedes estn instruidos del mismo ne-
"gocio, impnganse de todos los pormenores que O'Lea-
"ry no ha dado en la suya". Leimos la carta del General
Pedro Briceo Mndez, que en sustancia deca: que un
asistente de confianza de Santander haba odo a ste
hablar con Vargas Tejada, Azuero y Soto del Libertador,
lo que llam su atencin, y oy muy distintamente que










DIARIO DE BUCARAMANGA


trataban de enviar a Bucaramanga un official para ase-
sinarlo: que el asistente cuando oy aquel infernal pro-
yecto estaba componiendo la cama de Santander, como
a las nueve de la noche: que horrorizado con la preme-
ditacin de un crime que deba quitar la vida al Liber-
tador, a quien l siempre haba querido, fu al da si-
guiente a contar lo que haba odo a una seora que
sabia ser amiga del General Bolvar por habrselo dicho
una de las criadas de dicha seora, de la cual criada el
mismo asistente era querido. Que la seora, luego que
estuvo impuesta, envi a buscar al Gral. Briceo, a quien
hizo relacin de lo ocurrido; que este General habl el
mismo da con el asistente, el cual le confirm todo lo
que haba contado a la seora. El Coronel O'Leary en
su carta deca solamente que estaba instruido de que un
official deba ir desde Ocaa a Bucaramanga, enviado
por Santander con el proyecto de asesinar al Libertador,
y que por lo mismo deba tenerse much cuidado con
los que llegasen de Ocaa y de no dejar solo a Su Ex-
celencia. El Libertador, hablando sobre el mismo ne-
gocio, deca que, aunque le es bien conocida la maldad
del Gral. Santander y de sus compaeros, no poda career
que llegase hasta former tal proyecto; que su asistente
habra mal oido o quiz habra inventado el cuento y
que finalmente, aunque fuera cierto, no seria fcil a
Santander encontrar quien se encargase de dicho pro-
yecto, y que ms difcil seria an la ejecucin: que por
todos aquellos motivos poco cuidado le haba dado el
aviso de Briceo; que, sin embargo, hay ciertas reglas
de prudencia de las cuales slo los insensatos se apar-
tan, y casos tambin en que toda prudencia es intil
porque nuestra buena o mala suerte, o si se quiere slo
el acaso y no nuestra previsin, nos salva o nos pierde:
que en Jamaica y en el Rincn de los Toros no fueron
ciertamente sus clculos prudenciales ni sus medidas









L. PERU DE LACROIX


previsivas las que le salvaron la vida, sino slo su buena
fortune. Yo entonces le dije que hahia oido referir va-
rias veces aquellos dos acontecimientos extraordinarios,
pero con tantas variantes que me hacan dudar de la
verdad. -"Pues, dijo el Libertador, para que no le que-
"de a usted ninguna duda y conozca sus pormenores,
"oiga y oigan ustedes tambin, dirigindose S. E. a los
"dems, cmo sucedieron". Todos nos pusimos alrede-
dor del Libertador, sentados a la sombra de unos gran-
des rboles: nuestros perros hacian la guardia situados
cerca de nosotros y nuestros asistentes estaban a cierta
distancia echando igualmente sus cuentos. El Liberta-
dor principi de este modo:
"Algunos das antes de mi salida de Kingston en
"Jamaica, para la isla de Hait, en el ao de 1816, supe
"que la duea de la posada en que estaba alojado con
"el actual General Pedro Briceo Mndez y mis edeca-
"nes Rafael Antonio Pez y Ramn Chipia, haba mal-
"tratado y aun insultado a este ltimo, faltando as a la
"consideracin debida, lo que me hizo no slo recon-
"venirla fuertemente sino que me determine a mudar
"de alojamiento. Efectivamente sal con mi negro An-
"drs con el objeto de buscar otra casa, sin haber par-
"ticipado a nadie mi proyecto: hall la que buscaba y
"me resolve a dormir en elia aquella misma noche, en-
"cargando a mi negro me llevara all una hamaca lim-
"pia, mis pistolas y mi espada; el negro cumpli mis
"rdenes sin hablar con ninguno, no porque se lo hu-
"biera yo encargado sino porque l era muy reservado
"y callado. Asegurado mi nuevo alojamiento, tom un
"coche y fui a comer en una casa de campo de un ne-
"gociante que me haba convidado. Eran las doce de la
"noche cuando me retire y fui directamente para mi
"nueva posada. El seor Amestoy, antiguo proveedor
"de mi ejrcito, deba salir de Kingston para jos Cayos









DIARIO DE BUCARAMANGA


"al da siguiente a una comisin de que lo haba en-
"cargado, y vino aquella misma noche a mi antigua
"posada a fin de verme y recibir mis ltimas instruc-
"ciones: no hallndome, aguard pensando que llegara
"de un moment a otro. Mi edecn Pez se retire un
pocoo tarde para acostarse, pero quiso antes beer agua
"y hall la tinaja vacia; entonces reconvino a mi negro
"Piito y ste tom dicha tinaja para ir a llenarla; mien-
"tras tanto el sueo se apoderaba de Amestoy que, como
"he dicho, me aguardaba, y vencido por l se acost
"en mi hamaca, que estaba tendida, pues la que mi ne-
"gro Andrs haba llevado a mi nuevo alojamiento era
"una hamaca que haba sacado de mis bales. El ne-
"grito Po, o Pito, que es como yo lo llamaba, regres
"con el agua; vi mi hamaca ocupada, crey que el que
"estaba dentro fuese yo; se acerc y di dos pualadas
"al infeliz Amestoy, que qued muerto; al recibir la
"primera ech un grito de moribundo que despert al
"negro Andrs, el que al moment mismo sali para la
"calle y corri hacia mi nuevo alojamiento que slo l
"conoca: me estaba refiriendo lo ocurrido cuando cn-
"tr Po, que haba seguido a Andrs. La turbacin de
"Po me hizo entrar en sospecha; le hice dos o tres pre-
"guntas y qued convencido de que l era el asesino,
"sin saber todava quin era su vctima. Tom al mo-
"mento una de mis pistolas y dije entonces a Andrs
"que amarrara a Po. Al da siguiente confess su cri-
"men y declare haber sido seducido por un espaol pa-
"ra quitarme la vida. Aquel negrito tena diecinueve
"aos; desde la edad de diez a once aos estaba conmi-
"go y yo tena toda confianza en l: su delito le vali
"la muerte que recibi en un cadalso. El espaol desig-
"nado como de haberle seducido fu expelido de Ja-
"maica y nada ms, porque no se le pudo probar que
"l fuera el seductor. Hay datos para career que dicho










L. PERU DE LACROIX


"individuo haba sido enviado por el Gral. La Torre,
"que mandaba entonces en Venezuela *. Miren ustedes,
continue el Libertador, cmo una casualidad fu lo
"que me salv la vida y la hizo perder al pobre Ames-
"toy: qu decir, qu concluir de esto? Que fu un caso
"feliz para el uno y desgraciado para el otro **. Ahora
"oigan este otro acontecimiento que tambin quiere co-
"nocer el Coronel Lacroix. En la campaa del ao de
"18, que as como la del ao 14 fu una mezcla seguida
"de muchas victorias y reveses, pero que no tuvo los re-
"sultados funestos de aqulla sino consecuencias favora-
"bles e importantes para mi ejrcito y el pas, march
"un da de San Jos de Tiznados, con poco ms o menos
"de 600 infants y 800 hombres de caballera con el ob-
"jeto de ir a unirme con las tropas que mandaba el Ge-
"neral Pez: haba dado orden para que mi division
"acampara en una sabana del Rincn de los Toros a
"donde lleg como a las cinco de la tarde: yo llegu al
"anochecer y fui derecho a situarme con mis Edecanes
"y mi Secretario, el actual General Briceo Mndez, en
"una mata que conoca ya y en donde colocaron mi ha-
"maca. Despus de haber comido algo me acost a dormir.
"El actual General Diego Ibarra, mi primer Edecn, ha-
"bia sido encargado por mi de situar la infantera en
"el punto que le haba indicado, y despus haba ido, sin
"que lo supiera yo, a un baile que haba no s en qu
"lugar, para regresar despus de media noche a mi cuar-
"tel general* **. Apenas haba dos horas que estaba dur-

"Resulta increble hemos dicho en otra part que Bolvar dijese que
el Gral. La Torre mandaba en Venezuela en 1816, y que sobre este personaje reca-
yesen sospechas de haber enviado a Jamaica el individuo que all tram el ase-
sinato del mismo Libertador". Quien mandaba en Venezuela para la fecha del
suceso era el Brigadier Mox; habindosele entonces atribuido a ste (dice Baralt)
el malhadado proyeqto. Adems, no fu en 1816 sino en 1816 cuando ocurri el
caso en referencia. Es preciso, pues, dejar la responsabilidad de estos gazapos a
cargo de Peru de Lacroix. (t Mona. Navarro).
** Acerca de este pasaje vase APENDICE, Sexta Glosa (I). (t Mons. No
varro).
** Parece algo inverosmil esta circunstancia. (t Mons. Navarro).










DIARIO DE BUCARAMANGA


"miendo cuando lleg un llanero a avisarme que los es-
"paoles haban llegado a su casa, distant dos leguas
"de mi campamento, que eran muy numerosos y los ha-
"ba dejado descansando. Segn las contestaciones que
"me di y las explicaciones que le exig, juzgu que no
"era el ejrcito del General Morillo, pero si una fuerte
divisionn much ms numerosa que la ma. El temor de
"que me sorprendiesen de noche, me hizo dar rdenes
"al moment para que se cargasen las municiones y todo
"el parque y se levantara el campo con el objeto
"de ir a ocupar otra sabana y engaar as a los enemi-
"gos, que seguramente vendran a buscarnos en la que
"estbamos: dos de mis edecanes fueron a comunicar
"esas rdenes y activar el movimiento, debiendo avisar-
"me cuando empezara. Volv a acostarme en mi hamaca
"y en aquel moment lleg mi primer edecn, el que
"para no despertarme se acerc pasito y se acost cerca
"de m en el suelo sobre una cobija; yo le o, o llam
"y le di orden de ir donde el Jefe de Estado Mayor para
"que apresurase el movimiento. El General Ibarra fu
"a pie a cumplir esta disposicin, mas apenas hubo an-
"dado un par de cuadras en direccin al lugar donde
"estaba el Estado Mayor oy al General Santander, Jefe
"entonces de dicho Estado Mayor, y habindosele acer-
"cado le comunic mi orden: entonces Santander le pre-
"gunt en voz alta dnde me hallaba yo; Ibarra se lo
"ense y Santander, picando su mula, vino a darme
"parte de que todo estaba listo y las tropas iban a erm-
"pezar el movimiento; Ibarra regres en aquel moment;
"yo estaba sentado en mi hamaca ponindome las botas;
"Santander segua hablando conmigo; Ibarra se acosta-
"ba cuando una fuerte descarga nos sorprende y las bajas
"nos advierten que haba sido dirigida sobre nosotros: la
"obscuridad nos impidi distinguir nada. El General San-
"tander grit al moment: el enemigo! Los pocos que









L. PERU DE LACROIX


all estbamos echamos a correr a campo traviesa, aban-
"donando nuestros caballos y cuanto haba en la mata.
"Mi hamaca, como lo supe despus, recibi dos o tres
"balas; yo, como he dicho, estaba sentado en ella pero
"no recibi herida ninguna, ni tampoco Santander, Iba-
"ra y el General Briceo que estaban conmigo: la obs-
"curidad nos salv. La partida que nos salud con sus
"fuegos era espaola: se ha dicho que los enemigos al
"entrar en la sabana encontraron all un asistente del
"Padre Prado, capelln del ejrcito, que estaba cuidando
"unos caballos; que lo cogieron, lo amarraron y le obli-
"garon a conducirlos hacia la mata donde me hallaba y
"que estando ya muy cerca de ella vieron al General
"Santander sin saber quin era y le siguieron los pasos,
"y despus los del General Ibarra".
Su Excelencia continue diciendo que aquella misma
noche tuvo que andar a pie hasta que Jos, su Mayordo-
mo, le consigui una mala mula, la cual cambi despus
por el caballo del General Ibarra, en el que ste haba
podido ponerse; que por la maana fueron atacados por
los espaoles y derrotados, porque la caballera suya no
quiso batirse y huy cobardemente; que perseguido, se
quit la chaqueta military que llevaba y la tir al suelo
para no ser el blanco nico de los enemigos; que stos re-
cogieron dicha chaqueta y la enseaban en los pueblos
con su hamaca, con el objeto de acreditar, con aquellos
mudos testigos, su muerte que estaban publicando: que
el comandante en jefe de la division espaola se llamaba
Lpez y fu matado y cogido su caballo por el Coronel
Infante, ste se lo di (al Libertador) quien asi montado
fu como se retir a Calabozo. Concluida la relacin,
volvimos a la casa de campo para comer y por la tarde
hemos venido a esta villa, habiendo asi matado un da,
como dijo S. E., o si se quiere habindolo pasado sin
fastidio y sin enojos. Llegado a su casa S. E. dijo que










DIARIO DE BUCARAMANGA


no tenia ganas de salir y entonces nos quedamos con l
para tomar t y conversar. Naturalmente, se habl del
paseo y el Libertador dijo que el bao no le haba gus-
tado, tanto por lo caliente que estaba el agua como por
lo poco de ella; que para baarse le gusta un ro cauda-
loso en que se pueda nadar, o el mar: que aunque no
sea uno de los primeros nadadores, no es tampoco uno
de los peores y que nunca ha temido ahogarse, a pesar
de haberse expuesto algunas veces. "Me acuerdo, dijo,
"de una especie singular, propia de un loco aunque no
"me tengo por tal, y es esta: un da bandome en el
"Orinoco, con todos los de mi Estado Mayor, con various
"Generales de mi ejrcito y el actual Coronel Martel,
"que estaba entonces de escribiente en mi Secretaria Ge-
"neral, este ltimo haca alarde de nadar ms que los
"otros; yo le dije algo que lo pic y entonces me contest
"que tambin nadaba mejor que yo. A cuadra y media
"de la playa donde nos hallbamos haba dos caoneras
"fondeadas y yo, picado tambin, dije a Martel que con
"las manos amarradas llegara primero que l a bordo
"de dichos buques: nadie quera que se hiciese tal prue-
"ba pero animado yo me haba ya vuelto a quitar la
"camisa y, con los tiros de mis calzones que di al Ge-
"neral Ibarra, le obligu a amarrarme las manos por de-
"trs; me tir al agua y llegu a las caoneras con bas-
"tante trabajo. Martel me sigui y, por supuesto, lleg
primeroo. El General Ibarra, temiendo que me ahogase,
"haba hecho poner en el rio dos buenos nadadores para
"auxiliarme, pero no hubo necesidad de ello. Este rasgo
"prueba la tenacidad que tena entonces, aquella volun-
"tad fuerte que nada poda detener: siempre adelante,
"nunca atrs; tal era mi mxima y quiz a ella es a lo
"que debo mis sucesos y lo que he hecho de extraor-
"dinario".













Conclusion del negocio de las Representaciones de Ve-
nezuela. Noticias de Ocaa. Negocio del pre-
sidiario Miguel Amaya. Carta dictada por Su Ex-
celencia sobre dicho asunto. Observaciones del
Libertador. Habla S. E. otra vez de su viaje.

DIA 7.-El Libertador quiso despachar hoy el nego-
cio de las representaciones de Venezuela, pasadas al Po-
der Ejecutivo por el Presidente de la Convencin y por
disposicin de dicha Asamblea; di sus rdenes al Ge-
neral Soublette, quien ofici al General Pez, Jefe Su-
perior de Venezuela, transcribindole la nota del citado
President de la Convencin y dicindole en consecuen-
cia: que se le haca dicha transcripcin para que cum-
pliera con su deber de mantener el orden pblico y la
discipline military en los departamentos de su mando,
satisfaciendo con esto la excitacin de la Gran Conven-
cin. Puesto el oficio, lo llev al Libertador para que lo
viera y dijese si era asi como lo quera. "Esto es bastan-
"te, dijo Su Excelencia, no debe decirse ms: la trans-
"cripcin del oficio es lo important. No ve usted, este
"negocio me ha ocupado demasiado, pero no ha vuelto
"a inquietarme desde que lo consider como una pelota
"que el General Pez haba tirado a la Convencin, que
"sta rechaz luego hacia mi y que ahora yo devuelvo
"a Pez: all se quedar y no volver ms a hablarse
"del asunto". Sin embargo, el Libertador escribi una
larga carta particular al mismo Gral. Pez sobre el mis-
mo objeto y orientndolo sobre todo lo que pasa en
Ocaa.
Por la tarde lleg el correo ordinario de Ocaa tra-
yendo noticias hasta el 2 y, como de costumbre, con
muchas cartas particulares y algunos oficios. Las ms









DIARIO DE BUCARAMANGA


importantes noticias son las siguientes: que la Conven-
cin no habia tomado en consideracin el mensaje del
Libertador relative al doctor Pea: que el proyecto de
constitucin estaba en poder de una comisin y que de-
bia ponerse en discusin el 4 6 el 5 del corriente: vino
igualmente la contestacin de la Convencin al primer
mensaje de apertura del Libertador, la cual est en tr-
minos muy honrosos para S. E.: que por moments se
aguardaban todava en Ocaa siete diputados del Sur
que deban engrosar el partido del seor Castillo.
Despus de la comida presentaron al Libertador la
esposa de Miguel Amaya, acompaada de su hermana.
Aquella seora venia del Socorro con el objeto de solici-
tar que se le permitiese a su marido quedar en el pre-
sidio urbano de aquella ciudad y no seguir para el de
Puerto Cabello, en cumplimiento de la sentencia de la Cor-
te Superior de Bogot que lo ha condenado por un robo
muy escandaloso de mulas. Ms de media hora permane-
cieron con S. E., pero nada lograron y salieron muy des-
consoladas. Terminada aquella audiencia, el Libertador
fu a la Secretaria General: dijo al Gral. Soublette que era
una cosa muy escandalosa que el Gobernador de la Pro-
vincia del Socorro hubiese permitido que Amaya se que-
dase libre en aquella ciudad, en lugar de hacerlo seguir
para el presidio adonde haba sido condenado, y luego
S. E. dict l mismo un oficio para dicho Gobernador,
concebido en los trminos siguientes: que habiendo sa-
bido S. E. el Libertador Presidente que haba demorado
el cumplimiento de la sentencia que manda a Miguel
Amaya al presidio de Puerto Cabello, ha extraado que
el Gobernador se haga delincuente de la falta de ejecu-
cin de las sentencias de los tribunales de justicia y de
las rdenes de los magistrados superiores, contribuyendo
de este modo al desprecio de las leyes y de sus ministros,
cuyo prestigio dicho Gobernador deba esforzarse en










L. PERU DE LACROIX


mantener. Que en vano se alega el estado de enfermedad
de Amaya, cuando es notoria su buena salud y robustez,
y cuando lo es tambin el escndalo de su matrimonio
con una seorita de esa villa, con lo que parece se ha
querido dar el ms positive testimonio del estado de
desmoralizacin de nuestros pueblos. Este fu el oficio
que se dirigi al Gobernador del Socorro sobre dicho
Amaya, a quien sentenciado a presidio por robo, se le
habia tolerado en la ciudad del Socorro, donde hacia
un gasto escandaloso y habiase casado con la seorita
Brbara Bustamante, perteneciente a una de las prime-
ras families de aquella ciudad. Por la noche el Liber-
tador habl del mismo negocio, y dijo: "Las dos seoras
"que ustedes vieron esta tarde son hermanas, e hijas del
"seor Bustamante, del Socorro. La mayor, Barbarita,
"no poda inspirarme ningn inters, porque el haberse
"casado con Amaya siendo este ya un sentenciado a pre-
"sidio por hurtos, es un escndalo intolerable que la
"hace despreciable; un paso tal es el colmo de la inmo-
"ralidad; no slo deshonra a aquella seora, sino al pa-
"dre y a los que se han mezclado en dicho enlace. Se ha
"dicho que el estado de pobreza en que se halla aquella
familiara la disculpa qu error! es una mancha que
"nada puede quitarl Yo, como primer magistrado de la
"Repblica, he tenido que mandar se cumpliese la sen-
"tencia; era mi deber hacerlo: sin embargo, no faltar
"quien diga que lo he hecho por odio por esa familiar y
"porque Bustamante, el traidor del Per, es hermano
"de la mujer de Amaya. Una media general haba sus-
"pendido la pension que, en calidad de jubilado, tena
"Bustamante padre; pero en consideracin a su mala si-
"tuacin he dado orden de que se le continue: con esto,
"seguramente, no he demostrado tener odio por esa fa-
"milia. Las culpas son personales, y nadie es ms que
yo amigo de este principio".










DIARIO DE BUCARAMANGA 49

La conversacin dur todavia algunos moments
sobre otras materials: S. E. dijo que era preciso pedir di-
nero a Bogot y que siempre se vera quizs obligado
a aguardar su llegada antes de ponerse en march; re-
comend al Gral. Soublette hacerlo maana y dar orden
para que se remitiera inmediatamente: "no obstante,
"prosigui S. E., segn las noticias que me vengan con
"el Comandante Herrera, seguir para Ccuta y all se
"aguardara el dinero; en fin, hasta la venida de Herrera
"no puedo determinar nada, y como debe verificarse
"dentro de pocos das es intil dar contrardenes por
"los bagajes que se han pedido". Su Excelencia se fu
para su cuarto y cada uno de nosotros para su casa.















Llegada de un official de Pamp'ona. Viaje del Liber-
tador a Italia. Lo que dice S. E. de Napolen. -
Comparacin que hace de algunos de sus oficiales
con algunos de los de Napolen. Ducoudray-Hols-
tein. Clasificacin que hace el Libertador de los
Generales del Ejrcito de Colombia. Los prime-
ros Edecanes de S. E.

DIA 8.-Por la maana lleg de Pamplona el Te-
niente Freire, official de mi Estado Mayor, que por orden
del Libertador haba yo mandado venir para ayudar en
el despacho de la Secretaria General. S. E. le hizo varias
preguntas sobre el Gral. Fortoul, y Freire le di a en-
tender que no haba llegado muy content a Pamplona.
Salido este official, el Libertador me dijo que vendra
todos los das a su mesa y que yo se lo dijera. Despus
de almorzar, S. E. se puso a trabajar con su Secretario
particular.
En la comida el Libertador estuvo muy alegre: nos
cont varias ancdotas de su vida anteriores al ao de
10 y pertenecientes al tiempo de sus viajes a Europa:
habl del que hizo a Italia; dijo que haba asistido a
una gran revista pasada por Napolen al ejrcito de
Italia en la llanura de Montesquiaro, cerca de Castiglio-
ne*; que el trono del emperador haba sido situado en
una pequea eminencia en medio de aquella gran llanura;
que mientras desfilaba el ejrcito en column delante
de Napolen que estaba en su trono, l y un amigo que
le acompaaba se habian colocado al pie de dicha emi-
nencia, de donde podan con facilidad observer al Em-

Hay aqui una evidence trabucacin de datos en Peru de Lacroix, porque
el teatro del suceso no fu sino el campo de Marengo, cuando pasaba Napolen
hacia Miln (en 1805) para ceirse la corona de loe antiguos' reyes lombardos.
(t Mons. Navarro).











DIARIO DE BUCARAMANGA


perador: que ste los mir varias veces con un pequeo
anteojo de que se servia, y que entonces su compaero
le dijo: quizs si Napolen, que nos observa, va a sos-
pecharnos o career que somos algunos espas; que aque-
lla observacin le di algn cuidado y lo determine a
retirarse. "Yo, dijo S. E., pona toda mi atencin en
"Napolen y slo a l vea entire toda aquella multitud
"de hombres que haba all reunida; mi curiosidad no
"poda saciarse y aseguro que entonces estaba muy lejos
"de prever que un dia sera yo tambin el objeto de la
"atencin o, si se quiere, de la curiosidad de casi todo
"un continent y puede decirse tambin, del mundo en-
"tero. Qu Estado Mayor tan numeroso y tan brillante
"tena Napolen y qu sencillez en su vestido: todos los
"suyos estaban cubiertos de oro y de ricos bordados, y
"l slo llevaba sus charreteras: un sombrero sin galn
"y una casaca sin ornamento ninguno: esto me gust y
"aseguro que en estos pases hubiera adoptado para m
"aquel uso si no hubiera credo que dijesen lo hacia por
"imitar a Napolen, y despus habran dicho que mi
"intencin era imitarlo en todo". Habl despus el Li-
bertador de lo reducido que haba sido siempre su Estado
Mayor General, que sin embargo tenia el ttulo pomposo
de Estado Mayor General Libertador; que nunca haba
tenido a la vez ms de cuatro Edecanes; que entire ellos
haba siempre considerado al Gral. Diego Ibarra como
su Duroc, a quien Napolen hizo gran mariscal del pa-
lacio y Duque de Frioul; que en el Gral. Pedro Briceo
Mndez tenia a su Clarke, Ministro de la Guerra de Na-
polen y Duque de Feltre; que en el Gral. Salom tenia
a su Berthier, Mayor General del Grande Ejrcito de
Napolen y prncipe de Neuchatel y de Wagram; que
podra hacer otras comparaciones pero no tan exactas
como esas; "pero qu diferencia, exclam el Libertador,
"en el grado de la escala social en que se han hallado











L. PERU DE LACROIX


"los unos y los otros de esos hombres; qu diferencia
entiree el rango, la opulencia y la elevacin entire ellos:
"los unos llenos de riquezas, de ttulos y de honors; los
"otros pobres, con el nico titulo military y los honors
"modestos de una Repblica; pero tambin los primeros
"sbditos de un monarca poderoso, los segundos ciuda-
"danos de un Estado libre; aqullos favorites del Em-
"perador, stos amigos del Libertador. Los sibaritas del
"siglo preferiran seguramente el lugar de los primeros,
"pero los Licurgos y Catones modernos preferiran ha-
"ber sido los segundos". Habl despus S. E. de todos
los Edecanes que haba tenido desde que le dieron el
grado de General y, habiendo olvidado nombrar a algu-
nos, yo le cit a Demarquet y a Ducoudray, y entonces
dijo que el primero lo haba sido pero no el segundo; y
continue diciendo: "Ducoudray-Holstein me conoci en
"Cartagena, en el ao de 15, y despus de la evacuacin
"de aquella plaza se me present en los Cayos cuando
"yo estaba preparando mi primera expedicin para la
"Isla de Margarita: yo lo admit, porque entonces todos
"los que se presentaban para ayudarme eran bienveni-
"dos; lo puse en el Estado Mayor, pero nunca tuve con-
"fianza en l para nombrarlo mi edecn; por el contra-
"rio, tena una idea bien poco favorable de su persona
"y de sus servicios, pues me lo figuraba como una especie
"de caballero de industrial que haba venido a engaar-
"me con falsos despachos, porque me haban asegurado
"que los que haba presentado no eran suyos. Poco per-
"maneci Ducoudray con nosotros, se retir y me di un
"verdadero placer".
Esta conversacin me inspire la idea de satisfacer
mi curiosidad sobre un punto que deseaba me explicase
el Libertador, y al efecto le pregunt quin era su primer
Edecn, si el Gral. Diego Ibarra o el Coronel O'Leary,
porque ambos se daban esa calificacin. "Es verdad, con-









DIARIO DE BUCARAMANGA


test S. E., que cada uno de ellos se llama mi primer
"edecn, y ambos estn fundados al hacerlo; pero esta
"es una historic que es preciso tomar desde su principio
"y voy a contrsela. Hasta el ao de 1821, o ms bien
"hasta despus de la batalla de Carabobo, no haba dado
"el titulo de primer Edecn a ninguno de los mos. En
"aquella jornada Ibarra se port, como siempre, con mu-
"cha bizarra, distinguindose de un modo muy honro-
"so: el Jefe de mi Estado Mayor General no lo olvid
"en el boletn de la batalla y mencion su nombre con
"el elogio que mereca; pero movido yo por una delica-
"deza mal fundada e injusta para mi edecn, hice bo-
"rrar su nombre y lo que se deca de l, temiendo que
"se creyese que, por ser mi amigo y hallndose a mi
"lado, era que se hablaba de l en la relacin de la
"batalla, y al dar esta orden dije al Jefe de mi Estado
"Mayor que recompensara a Ibarra de otra manera:
"1l no estaba present en aquel moment, pues haba
"seguido en persecucin de los pocos enemigos que ha-
"ban logrado huir. La recompensa que le di fu nom-
"brarlo mi primer edecn, titulo que deseaba y mere-
"ca y que no solamente le daba ms consideracin sino
"que lo eximia del servicio de las guardias y le daba
"una autoridad direct sobre los dems. Ibarra era el
"ms antiguo y me acompaaba desde el ao de 1813:
"O'Leary, slo desde el ao de 1820 estaba conmigo, es
"decir, despus de la muerte del Gral. Anzotegui, de
"quien era edecn. En el ao de 1824, despus de ha-
"berme acompaado al Per, el Gral. Diego Ibarra fu
"en comisin a Colombia, y habindose casado, se le
"di el mando de La Guaira y despus el de la impor-
"tante plaza de Puerto Cabello, y hallndose por con-
"siguiente separado de mi persona, el Coronel O'Leary
"hizo funcin de primer edecn, como el ms antiguo
"despus de Ibarra y de Medina, a quien los indios ase-









L. PERU DE LACROIX


"sinaron en el trnsito de Ayacucho a Lima, cuando
"venia a traerme la noticia de aquella clebre batalla.
"Yo mismo he llamado a O'Leary mi primer edecn,
"por motivo de la ausencia de Ibarra, pero nunca he
"retirado a ste su ttulo y, vuelto a mi lado, hubiera
"vuelto a asumir sus funciones. Este es el motivo por
"el cual aparecen dos primeros edecanes mos y, como
"he dicho ya, ambos tienen razn para ostentar este
"ttulo; pero el Gral. Diego Ibarra es el primero de los
dos primeros"*.
Qued satisfecho con esta explicacin del Liber-
tador y convencido de que el Gral. Ibarra es el primer
edecn de S. E. y el Coronel O'Leary el segundo, pero
haciendo funcin de primero, o, si se quiere, que es
primer edecn interino, en ausencia del Gral. Ibarra.
Despus de comer el Libertador quiso salir a pie
y durante el paseo habl de los Generales de Colombia,
diciendo que algunos eran muy buenos, muchos me-
diocres y otros muy malos, como en todas parties **; que
los tenia clasificados de este modo: lo los que poseen
el genio military, los conocimientos del arte tanto en la
teora como en la prctica, y a quienes se les puede
encargar el mando de un ejrcito porque a la vez son
buenos en el campo de batalla y fuera de l, es decir,
en el combat y en el gabinete; siendo el nmero de
stos muy reducido; 29 los que dotados de much va-
lor, slo son buenos en el campo de batalla, pudiendo


Conviene advertir que el largo pasaje que acaba de leerse acerca del Ge-
neral Diego Ibarra ocupa en el texto original de Lacroix el espacio de cinco p-
ginas intercaladas (bajo la repeticin cuadruplicada de la cifra 219) con muestra
evidence de haber sido redactadas con posterioridad a la fecha del relato, y tal vez
obedeciendo a un inters muy personal de Peru en favor del prcer en referencia.
Se le include, sin embargo, en esta edicin porque es un elogio muy digno del
Cral. Diego Ibarra (con quien Peru de Lacroix estaba ligado por vinculos fami-
liares) y son palabras que no disuenan en labios del Libertador. (t Mons. Navarro).
* Ntese que esta division es la misma, y expresada casi en trminos idn-
ticos, que la que har ms tarde (Cfr. 6 de junio) el propio Libertador de los
Ministros de la Religin Catlica en Colombia. (t Mons. Navarro).









DIARIO DE BUCARAMANGA


mandar una fuerte division, pero a la vista del jefe del
ejrcito; 3W los que son ms propios para el servicio de
los Estados Mayores y ms hbiles en el gabinete que
en el campo de batalla. S. E. formaba, adems, una cuar-
ta clase en la cual pona a los que por sus ningunas
aptitudes tanto en valor como en conocimientos en la
parte active y directive de la guerra, no podan ser
comprendidos en ninguna de las tres clasificaciones
mencionadas. Dijo, por ltimo, que entire los Generales
de Brigada algunos prometan llegar a la primera clase,
muchos podan ya ser colocados en la segunda, unos
pocos en la tercera y los dems en la clase negative de
toda aptitud y talents militares, que es la ltima; que
sin embargo algunos de ellos eran buenos para un man-
do pasivo, como el de un departamento o provincia *
De regreso del paseo, S. E. entr donde el Dr. Eloy y
se recogi temprano dicindonos que la caminata le
haba dado ganas de dormir; pero fu ms bien a causa
del enfado que le haba dado la lectura de un escrito ma-
nuscrito que le haba mostrado el cura, titulado Alma-
naque, relative al mismo Libertador.










En nuestra edicin critical del Diario de Bucaramanga. p. 207, apostilla 3,
aparece de resalto lo arbitrario, inverosmil y anacrnico de la lista de nombres
selecionados por Laeroix para ponerlos en labios del Libertador, como pertene-
cientes a cada una de las cuatro eategorlas de su elasificacin de Generales de
Colombia, por donde puede colegirse que en el tal reparto de capacidades entr por
much el personal concept posterior del mismo diarista. Por eso nos abstenemos de
incluir esos nombres en la present edicin, ya que ello redundara en desmedro
de la supreme competencia y alto sentido justiciero de Simn Bolvar. (t Mons. Na-
varro).













Almanaque del Dr. Eloy. Noticia de Ocaa. Im-
presos de Cartagena. El Coronel O'Leary. Otras
expresiones del Libertador sobre el autor del Al-
manaque. Paseo a caballo. Un cuento del Li-
bertador sobre Pars. Londres. Observaciones
sobre los ascensos militares.

DIA 9.-Antes del almuerzo el Libertador me envi
a buscar, y al presentarme me pregunt si habia ledo
el Almanaque del Dr. Valenzuela; le contest que me
lo haba mostrado algunos das antes. "El cura est loco,
"dijo S. E., ponindose a escribir como lo ha hecho esa
"multitud de sandeces sobre mi persona, mi modo de
"vivir, mi frugalidad y reuniendo tantos disparates en
"lo que llama su Almanaque: yo tomo en cuenta sus
"buenas intenciones, se las agradezco, pero que no vaya
"a imprimir tan ridculo escrito; hblele usted y trate
"de disuadirlo de tal proyecto". Contest que lo hara
aunque me pareca difcil lograr el objeto, sabiendo lo
que es el amor propio de un autor *.
Por la maana lleg un correo de Ocaa, salido
cl 5, y con l vino la noticia de que la Comisin de
Constitucin no habia presentado el proyecto en que
est trabajando y de que pasaran todava algunos das
antes de que pudiese concluirlo; anunciaban que la Con-
vencin se haba puesto en receso hasta entonces. El
Libertador recibi various impresos de Cartagena, llenos
de personalidades contra los diputados que haban que-
rido proteger al Gral. Padilla: entire dichos impresos
haba La Cotorra y el Arlequn. Supimos que este lti-
mo lo redactaba el Coronel O'Leary, y haba en l tiros
Respecto a estos agrios concepts sobre el Dr. Valenzuela remitimos a la
nota (*) de la pgina 31. (t Mons. Navarro).









DIARIO DE BUCARAMANGA


lo ms virulentos contra el Gral. Santander. Habin-
dome quedado solo con S. E., leyendo los mencionados
impresos, dije al Libertador: - Qu arlequinada tan
fuerte, seor, contra el Gral. Santander y qu furioso
ha debido ponerse Casandro! "O'Leary es terrible, dijo
"S. E., y su pluma sabe destilar la hiel que el que la
"conduce tiene en el corazn, contra el que no quiere o
"lo ha ofendido. Tiene un talent decidido por la s-
"tira y el espritu libelista: no hay quien se le escape:
"su odio es permanent y no se borra aun con la misma
"venganza. Su juicio no es siempre acertado y fu cier-
"tamente por esta falta que, desentendindose de la co-
"misin que le di en Lima el ao de 26 para el General
"Pez, se encarg en Bogot de otra, enteramente opues-
"ta a la ma, que le di el Gral. Satander para el mismo
"Pez. O'Leary es bueno tan solo para ciertas comisio-
"nes. Como military no carece ni de valor ni de cono-
"cimientos para un mando en jefe; pero nunca podra
"lograr aquel ascendiente, aquel influjo, aquel prestigio
"que son indispensables para el mando: no sabe elec-
"trizar ni mover a los hombres *.
El Coronel O'Leary es ingls de nacimiento **; desde
el ao de 1820 acompaa a S. E. y hace funcin de primer
Edecn, como se ha dicho, desde que el General Diego
Ibarra se separ del Libertador. O'Leary ha hecho algu-
nas de las campaas de Venezuela, de la Nueva Grana-
da, del Sur y del Per con el Libertador. S. E. lo ha em-
pleado en varias comisiones importantes, y fu a desem-


Se han suprimido en este pasaje algunos concepts deprimentes acerca de
O'Leary puestos por Peru de Lacroix en boca del Libertador, porque segn lo com-
probado en nuestra edicin critica del "Diario de Bucaramanga", p. 217, apostill 2,
es muy dudosa su autenticidad en cuanto a palabras textuales de Bolvar y refleja
ms bien el propio maligno sentir del diarista, en redaccin posteriormente ma-
nipulada, respect de un personaje que no gozaba de sus simpatas. (t Mons. Na-
varro).
** O'Leary era irlands, nacido en la ciudad de Cork por setiembre de 1802.
(t Mons. Navarro).









L. PERU DE LACROIX


pear una diplomtica cerca del Gobierno de Chile en
el tiempo en que el Libertador estaba en el Per.
Antes de comer dije al Libertador que haba ido don-
de el Dr. Eloy y que me habia prometido que no haria
imprimir su Almanaque; aadiendo yo que dudaba cum-
pliese su palabra, porque su amor propio de autor le es-
taba engaando y difcilmente se resolvera a renunciar
a los elogios y a la celebridad que piensa le procuran sus
escritos. "Qu espritu tan falso y ridiculo el de ese cura,
"dijo S. E.; viejo e impotente como es, debera pensar
"solamente en la muerte y en la eternidad, en lugar de
"ocuparse todava en locuras y disparates como un nio,
"y con tanta simpleza" *.
El paseo, despus de la comida, S. E. quiso hacerlo
hoy a caballo: nos meti de nuevo conversacin sobre su
viaje a Europa: dijo que el da de su llegada a Pars
haba querido en el mismo moment recorrer toda la ciu-
dad; que haba tomado un coche pblico, en el cual por
descuido dej su carter, donde se hallaban las libranzas
y cartas de crdito que llevaba; que habiendo advertido
aquella prdida fu al da siguiente a la polica, muy
inquieto, a dar el aviso del acontecimiento, y que se ad-
mir much de que veinticuatro horas despus se le lla-
mase a dicha oficina para hacerle entrega de su carter,
sin que le faltase un solo document. Nos habl despus
de Londres y de lo poco que le haba gustado aquella
gran capital en comparacin con Pars.
Todos los cuentos del Libertador son muy graciosos,
porque los refiere con arte y con una elocuencia seduc-
tiva y agradable: a veces son muy alegres, no carecen
nunca de aquella sal que despierta la atencin, hace na-
cer el inters y satisface la curiosidad; pero nada que


* Cfr. p. 31, nota (*). (t Mons. Navarro).








DIARIO DE BUCARAMANGA


sea un poco libre cuenta, sino slo cuando se halla con
personas de su confianza.
No hizo el Libertador su visit al cura; se retir
para su casa y all fu la tertulia. La conversacin rod
sobre various jefes y la necesidad en que las circunstan-
cias le haban puesto de concederles ascensos. "En los
primeross tiempos de la independencia, dijo S. E., se
"buscaban hombres, y el primer mrito era el ser guapo,
"matar muchos espaoles y hacerse temible: negros,
"zambos, mulatos, blancos, todo era bueno, con tal que
"peleasen con valor; a nadie se le poda recompensar
"con dinero, porque no lo haba; slo se podian dar gra-
"dos para mantener el ardor, premier las hazaas y
"estimular el valor: asi es que individuos de todas las
"castas se hallan hoy entire nuestros generals, jefes y
"oficiales, y la mayor parte de ellos no tienen otro m-
"rito personal sino es aquel valor brutal y enteramente
"material que ha sido tan til a la Repblica, pero que
"en el da, con la paz, result un obstculo al orden y a
"la tranquilidad. Pero fu un mal necesario".













El Gral. Sir Robert Wilson. El hijo de ste, Coman-
dante Bedford Wilson, Edecn del Libertador.-
El Coronel Guillermo Ferguson, otro Edecn de
S. E. Correspondencia familiar y poltica. Ca-
samiento del Libertador. Muerte de su seora. -
Observaciones curiosas de S. E. sobre aquel acon-
tecimiento. Juicio sobre S. E.

DIA 10.-Muy de maana el Libertador me llam a
su cuarto para que le tradujese algunas palabras, que
no haba podido entender, de una carta escrita en fran-
cs que, desde Londres, le haba dirigido Sir Roberto
Wilson, padre de Bedford Wilson, Edecn de S. E.: la
letra era muy mala pero la carta estaba escrita en buen
francs. En ella haba muchas noticias de Europa y al-
gunas indicaoiones sobre la political del Gobierno de
Colombia, que podan tomarse por unos consejos indi-
rectos que el Gral. Wilson daba al Libertador; la obser-
vacin no escape a S. E. El asunto era relative a Es-
paa con Colombia. Despus de haberme hablado much
el Libertador de Sir Roberto, de haberme ponderado la
reputacin que tiene en Europa, pas S. E. a hablarme
del hijo de dicho General en estos trminos: "El orgullo
"del joven Wilson, no solamente es el de un noble ingls
"sino el de un hijo sabedor y vanidoso del mrito, de la
"reputacin y de los ttulos de su padre; del papel con-
"siderable que ha hecho el autor de sus das, no slo
"en su pas sino en varias Cortes; pero ese orgullo pa-
"rece degenerar en soberbia y esto le perjudica. Wilson
"tiene un espritu ms diplomtico que military, y creo
"que su gusto se inclina tambin ms hacia la primera
"que a la segunda de estas artes. Su juventud le ha im-
"pedido adquirir todava los conocimientos que cree po-










DIARIO DE BUCARAMANGA


"seer y la experiencia que piensa tener: le falta -an mu-
"cho de la tercera educacin, que es la del mundo, te-
"niendo buenas las dos primeras, que son la de nuestros
"padres y la de los maestros. Falta igualmente a Wilson
"cl pasar algn tiempo en la escuela de las dificultades,
"de la adversidad y aun de la miseria. Es observador; le
"gusta la discusin, pero tiene demasiada tenacidad en
"ella: un mismo objeto lo vuelve y revuelve de mil mo-
"dos, lo que prueba no slo la facilidad de su espritu
"sino la abundancia de ideas y la fecundidad de su ima-
"ginacin. Un gran defecto del joven Wilson es el in-
"ters: tiene demasiado apego al dinero y no le gusta
"gastarlo". De este retrato pas S. E. a hacer el del Co-
ronel Guillermo Ferguson, dicindome que preferia su
carcter al de Wilson. "Ingleses son los dos, dijo S. E., y
"aunque haya alguna identidad en sus genios, hay much
"ms de disparidad. Ferguson tiene un orgullo elevado y
"sostenido; todo en l, modales, conduct y pensamien-
"tos son de un caballero. Su genio es algo duro, pero tie-
"ne el corazn excelente. Es military de honor y valiente
"como un Csar. Es delicado en extremo y de una sus-
"ceptibilidad tan cosquillosa que pone en cuidado al que
"lo conoce, y expone al que no le conoce tal defecto. Es
"buen amigo, servicial y generoso aun con sus enemigos.
"Puede ponerse en l la mayor confianza, porque nadie
"ms honrado, ms leal y capaz de una consagracin ms
"entera: tiene igualmente much amor a mi persona.
"Su educacin no ha sido muy distinguida; pero ha sa-
"bido formarse una de imitacin que engaa a muchos:
"no le faltan talents y viveza natural".
El Libertador llama al padre de su edecn Wilson
su grande amigo y mantiene una correspondencia se-
guida con l. Estas relaciones hacen que S. E. tenga mu-
chas consideraciones por el joven Wilson y se nota que
lo trata con ms familiaridad que a sus otros edecanes











L. PERU DE LACROIX


actuales. Sin embargo, dispensa ms confianza al Co-
ronel Ferguson, que es el otro edecn ingls que tie-
ne S. E.
El Coronel Ferguson est al lado del Libertador des-
de el Per; antes era official de infanteria. Por orden de
S. E. mantiene una correspondencia familiar con todos
los jefes del ejrcito de Colombia que se hallan en algn
destino o mando: las cartas que recibe las ve el Liber-
tador cuando encierran algo de interesante y Ferguson
contest o describe segn las indicaciones y puntos que
le da S. E. Esa correspondencia es til porque tiene el
carcter de la franqueza, de la amistad y un origen que
le da tambin un carcter de autenticidad donde estriba
su mrito. Los que se correspondent con el Coronel Fer-
guson ignoran que el Libertador es el alma, el motor de
ese comercio epistolar y que l ve sus cartas: slo es con
Ferguson con quien piensan estarse comunicando.
Despus de la comida el Libertador sali a pie, slo
Wilson y yo lo acompaamos. Me pregunt en qu ao
habia nacido y le contest que en el de 1780. -"Yo pen-
"saba, dijo, ser de la misma edad que usted y tengo
"tres aos menos, porque nac en 1783, y parezco ms
"viejo que usted. Cuntas veces se ha casado usted?"
-Una, seor, le contest, y fu en el ao de 1825, con
la mujer que tengo. -"Usted, pues, dijo S. E., cas a
"los 45 aos, esta es la verdadera edad para el hombre:
"yo no tena 18 cuando lo hice en Madrid, y enviud
"en 1801 no teniendo todavia 19 aos; quise much a
"mi mujer y su muerte me hizo jurar no volver a ca-
"sarme; he cumplido mi palabra. Miren ustedes lo que
"son las cosas: si no hubiera enviudado, quizs mi vida
"hubiera sido otra; no seria el General Bolvar, ni el
"Libertador, aunque convengo en que mi genio no era
"para ser alcalde de San Mateo". -Ni Colombia, ni el
Per, le repliqu, ni toda la Amrica del Sur estuvieran










DIARIO DE BUCARAMANGA


libres, si V. E. no hubiese tomado a su cargo la noble
e inmensa empresa de su independencia. -"No digo
"eso, prosigui S. E., porque yo no he sido el nico au-
"tor de la revolucin y porque durante la crisis revo-
"lucionaria y la larga contienda entire las tropas espa-
"olas y las patriots no hubiera dejado de aparecer
"algn caudillo, si yo no me hubiera presentado y la
"atmsfera de mi fortune no hubiese como impedido
"el acrecentamiento de otros, mantenindoles siempre
"en una esfera inferior a la mia. Dejemos a los supers-
"ticiosos career que la providencia es la que me ha en-
"viado o destinado para redimir a Colombia y que me
"tena reservado para esto; las circunstancias, mi ge-
"nio, mi carcter, mis pasiones, fu lo que me puso
"en el camino: mi ambicin, mi constancia y la fogosi-
"dad de mi imaginacin me lo hicieron seguir y me han
"mantenido en l. Oigan esto: hurfano a la edad de
"diez y seis aos y rico, me fui a Europa, despus de
"haber visto a Mjico y la ciudad de la Habana: fu
"entonces cuando, en Madrid, bien enamorado, me cas
"con la sobrina del viejo Marqus del Toro, Teresa Toro
"y Alaiza: volvi de Europa para Caracas el ao de
"1801 con mi esposa, y les aseguro que entonces mi
"cabeza slo estaba llena de los vapores del ms vio-
"lento amor y no de ideas political, porque estas no
"haban todava tocado mi imaginacin: muerta mi mu-
"jer y desolado yo con aquella prdida precoz e inespe-
"rada, volvi para Espaa, y de Madrid pas a Francia
"y despus a Italia: ya entonces iba tomando algn inte-
"rs en los negocios pblicos, la poltica me interesaba,
"me ocupaba y segua sus variados movimientos. Vi en
"Paris, en el ltimo mes del ao de 1804, el corona-
"miento de Napolen: aquel acto o funcin magnfica
"me entusiasm, pero menos su pompa que los senti-
"mintos de amor que un inmenso pueblo manifestaba













L. PERU DE LACROIX


"al hroe francs; aquella efusin general de todos los
"corazones, aquel libre y espontneo movimiento popu-
"lar excitado por las glorias, las heroicas hazaas de
"Napolen, vitoreado, en aquel moment, por ms de
"un milln de individuos, me pareci ser, para el que
"obtena aquellos sentimientos, el ltimo grado de as-
"piracin, el ltimo deseo como la ltima ambicin del
"hombre. La corona que se puso Napolen en la cabe-
"za la mir como una cosa miserable y de estilo g-
"tico: lo que me pareci grande fu la aclamacin uni-
"versal y el inters que inspiraba su persona *. Esto,
"lo confieso, me hizo pensar en la esclavitud de mi pas
"y en la gloria que cabria al que lo libertase; pero

Hay absolute discrepancia entire este discurso y la noticia que nos da del
caso O'Leary en sus Memorias (t. I, p. 17), donde dice, refirindose a la coro-
nacin del Emperador: "El embajador espaol invite a Bolvar a former en su
squito para presenciar aquella ceremonia, pero no slo rehus la invitacin, s"no
que se encerr en su dasa durante todo el da". Y eso, porque ya Napolen no
era para l "el smbolo de libertad y gloria, el objeto de su admiracin en pol-
tica", como lo haba sido dos anos antes, cuando "acababa de ratificarse el tratado
de Amiens y Bolvar fu testigo de los regocijos con que se celebr tan fausto
Luceso". En cambio, lo que en otra parte del Diario (8 de mayo) pone Lacroix
en labios de Bolvar, de que "habla asistido a una gran revista pasada por Napo-
lcn al ejrcito da Italia en la llanura de Montesquiaro, cerca de Castiglone'" puede
fcilmente identificarse con este dato de O'Leary ibidd., p. 20' acerca de la en-
trada de Napolen a Miln: "Magnifica fu la pompa que se despleg para los
regoeiJos en aquella vez; pero lo que ms agrad a Bolvar fu la gran revista
military en las llanuras de Marengo; all, adems de las tropas, se agolpaba gran
concurso de gente ansiosa de ver al hroe en el campo de la ms clebre de suw
victorias". Mas advirtase que en este mismo lugar O'Leary agrega las siguientes
significativas lneas, referentes a la nueva corenacin del Gran Corso: "No men<;.
esplndida que las fiestas del Piamonte fu la entrada triunfal de Napolen en
M'ln, ni ms brillante la ceremonial de la coronacin del Emperador de los fran-
ceses que la del Rey de Italia. Pero por imponente y fastuosa que fuese esta ce-
remonia, Bolvar, aunque testigo de ella, conservaba los sentimientos que en Paris
le haban alejado de otra semejante y hall ms placer en contemplar la noble ciudad
y sus preciosos suburbios". (En realidad de verdad, consta por la Historia que
NTapolen, en su viaje a Italia rumbo hacia Miln para cefirse la corona de los
natiguos reyes lombardos el ao siguiente (1805) de su coronacin imperial en
Paris, visit de paso con la emperatriz Josefina el campo de batalla de Ma-
rengo: no leyndose nada en tal sentido respect de Montechiaro y Castiglione, si
bien es cierto que estos sitios haban sido tambin teatro de vidtorias de Bona-
parte en la gloriosa campaa de 1796. Pero Marengo (14 jun. 1800) haba eclip-
-ado el brillo de aquellas primeras hazaas).
Agreguemos que Is frases que siguen resultan algo incompatible con lo del
juramento en el Monte Sacro, al cual dificilmente pueden admitirse como alusi-
%as; aunque en sustancia el hecho es innegable, ya que el Libertador mismo fu el
primero en mencionarlo, en su clebre carta de 19 de enero de 1824, desde Pati-
-ilca, a D. Simn Rodrguez. (Cfr. Cartas del Libertador, t. IV. p. 32). (t Mons.
Navarro).










DIARIO DE BUCARAMANGA


"cun lejos me hallaba de imaginar que tal fortune me
"aguardaba! Ms tarde, si, empec a lisonjearme con
"que algn da pudiera yo cooperar a su libertad, pero
"no con que hara el primer papel en tan grande acon-
"tecimiento. Sin la muerte de mi mujer no hubiera he-
"cho mi segundo viaje a Europa, y es de career que en
"Caracas o San Mateo no me habran nacido las ideas
"que me vinieron en mis viajes, y en Amrica no hu-
"biera logrado la experiencia ni hecho el studio del
"mundo, de los hombres y de las cosas que tanto me ha
"servido en todo el curso de mi carrera political. La
"muerte de mi mujer me puso muy temprano en el ca-
"mino de la poltica; me hizo seguir despus el carro
"de Marte en lugar de habrmelas con el arado de Ce-
"res: vean, pues, ustedes si influy o no sobre mi
"suerte" *.
Sigui la conversacin sobre la misma material has-
ta que volvimos a casa de S. E., donde hallamos varias
personas que le aguardaban. El Libertador qued en
tertulia hasta las nueve que se retire a su cuarto.
Se electriza S. E. cada vez que habla de sus viajes a
Europa: se conoce que ha sabido observer y aprovecharse
de sus observaciones. A ms de la viveza de su espritu,
del fuego de su imaginacin, tiene un juicio pronto y
recto; sabe comparar y bien apreciar las cosas y pose
el talent, poco comn, de saber aplicar sus compara-
ciones segn los lugares, las circunstancias y los tiem-
pos: sabe que tal cosa es buena en si, que es excelente,
pero que no conviene por el moment, o que es buena
aqu y no all.


** Acerca de la idea fundamental del pasaje que acaba de leerse, vase
APENDICE, Sexta Glosa (I). (t Mons. Navarro).














Misa del domingo. Tertulia en casa del General Sou-
blette. Nobleza caraquea. El Marqus del
Toro. El General Sucre. Cuentos en la me-
sa. Suspensin del proyecto de viaje de S. E.-Re-
trato del Gran Mariscal de Ayacucho hecho por el
Libertador. Opinin de S. E. sobre la Masonera.

DIA 11.-Hoy domingo el Libertador fu solo a Misa,
contra lo ordinario, porque siempre nos mandaba a lla-
mar para acompaarlo, cuando no estbamos en su casa.
Desde que se halla en Bucaramanga no ha dejado un da
de fiesta de ir a la iglesia, y el cura tiene destinado a
un padrecito, muy expedito para decir la Misa a que
asiste S. E *. No hay hora fija para ella; antes o despus
del almuerzo, segn quiere el Libertador; y esa Misa
es siempre muy concurrida, porque todos quieren ver a
S. E.: vienen muchos campesinos con ese nico objeto.
Despus del medioda y antes de la comida, vino S. E. a
casa del General Soublette donde estbamos todos reu-
nidos; se ech en una hamaca que est en medio de la
sala que sirve de pieza de despacho y se puso a conversar
con muy buen humor y much familiaridad. Se quej
de lo larga que habia sido la misa, como para excusarse
de no habernos enviado a llamar para acompaarlo. Em-
pez despus una larga conversacin sobre la nobleza
de Caracas, pasndola toda en revista: habi del Gene-
ral de Divisin Francisco Rodriguez Toro, diciendo que
se pagaba ms de su titulo de Marqus que del de Ge-
neral: dijo que era uno de sus mejores amigos y merecia
toda su confianza. "El marqus, prosigui, es el proto-
"tipo de la franqueza, de la amenidad y jovialidad de


* Cfr. APENDICE, Tercera Glosa (I). (t Mons. Navarro).











DIARIO DE BUCARAMANGA


"nuestros buenos antepasados: es verdaderamente noble
"en sus sentimientos, en su conduct, como lo es de na-
"cimiento: nadie ms generoso, ms servicial y mejor
Amigoo: es el Epicuro Caraqueo: su mesa es la de un
"gastrnomo y est puesta no slo para todos sus nume-
"rosos amigos sino para cualquiera persona decent que
"quiera ir a visitarlo: todos los das hay reuniones de
"amigos en su casa y su placer es tratarlos bien y siem-
"pre con la mayor franqueza".
Sostuvo en seguida S. E. que el General Sucre es de
familiar noble y antigua, y que es falso lo que se ha dicho
sobre su nacimiento *. Salimos de casa del General
Soublette para ir a comer. El buen humor del Libertador

El Gral. Francisco Meja, en sus Dreres Observaciones sobre el Diario de
Bucarama7nge, al hallarse con esta frase del da 11 de mayo: "Sost!'vo en seguida
S. E. que el Gral. Sure es de familiar noble y antigua, y que es falso lo que se
ha dicho sobre su nacimiento", le dedica el siguiente comentario:
"No he podido menos que parar la atencin en estas pocas palabras. En
'dnde y por quin se ha puesto en duda jams el respectable nacimiento del ge-
'neral Sucre, la antigedad y decencia de su familiar? Tampoco era esta acaso
materiala de conversacin en el seno del cortejo del Libertador, llamado a discurrir
'de preferencia sobre negocios de Estado y de cuanto fuese concerniente al bien
"de la Repblica? iBien se deja traslucir aqu la infernal mano de la malque-
"rencia, de la chismografa y de la emulaoin Soy cumans, y adems amigo
'ntimo de la familiar de Sucre desde mi niez, y aun ful ayudante de rdenes de
".iuel General en 1817; y no recuerdo haber odo nunca la ms leve cosa re!a-
'(ivmnente a este incident entire los hijos de aquel suelo, ni entire los de todo
cl Oriente".
Ciertameste que la especie era para poder producer extraeza, pero no para
ntribuir a malignidad aquella reminiscencia, ni much menos para la acre "obser-
vacin" del Gral. Mejia, que no obedece sino a la predisposicin suya contra el
Libertador que predomina en todos sus comentarios. Cul pudo ser el origen de
aquella murmuracin que Bolvar desmenta? Como dato curioso, he aqu el si-
cuiente que nos ofrece una carta del P. Manuel Romn, Misionero Jesuita del
Orinoco, dirigida a su Provincial P. Jos Gumilla, y escrita en el pueblo de Ca-
richana a 19 de octubre de 1738: "El Gobernador Don Carlos Sucre. siete u ocho
"meses ha que se cas en Cuman en secret, con una mujer bien ordinaria. Una
"carta me describe de tres o cuatro pliegos de su letra, no me dice nada de su
"casamiento, pero lo s de buen original". Es cosa bien probada Cue el r'sn
Mariscal, bisnieto de ese Don Carlos, nada tena de comn con aquella "mujer
bien ordinaria", puesto que su entronque le vena por D* Margarita de Flores y
Trelles, con quien Don Carlos se habia casado antes de trasladarse a Amrica;
la cual D Margarita fu madre de D. Antonio de Sucre y Pardo, quien, de su
matrimonio con Da Josefa Margarita Garca de Urbane a. tuvo por hijo a D. V i-
cente de Sucre y Urbaneja, de cuyo enlace con De Maria Manuela de Alcal provino
el vencedor intachable de Ayacucho. Pero no sera aquel matrimonio de Don
Carlos en la senectud, de que habla y aun se burla un poco el P. Manuel Romn,
la causa remota de la maledicencia (que tal vez hallara algn eco en Quito) a que
el I.ibertador puso reparo con su categrico ments de Bucaramanga? (t Mons. Na-
v.rro).










L. PERU DE LACROIX


continue durante toda la mesa. Vari la conversacin
muchas veces y lleg a contarnos parte de la historic de
Lope de Aguirre y de su muerte; escogiendo los pasajes
y rasgos ms interesantes y ms heroicos. Cont tambin
algo de la historic de un Gobernador espaol (Garci
Gonzlez) cuyo apellido se di a una fruta descubierta
por un indio en Venezuela *. Los hechos de heroicidad
los cuenta el Libertador con much inters y much
fuego y son los que ms le gustan. La conversacin se
hizo despus general, pero, interrumpindola S. E. como
inadvertidamente y mirando el tiempo que estaba llu-
vioso, dijo: "Quin se va a poner en march con este
"tiempo; es mejor quedarse aqu, y as no descontentar
"a nadie; pues me llaman de Bogot, de Caracas, de
"Cartagena y hasta de Ocaa, y no puedo dar gusto a
"todos". Toda la tarde, despus de la comida y hasta
las nueve de la noche, estuvimos en un largo paseo a
caballo y en tertulia casa del cura con el Libertador.
Vuelto a su casa, S. E. habl de nuevo del General Sucre
y nos hizo el retrato siguiente del Presidente de Boli-
via. "Sucre, continue S. E., es caballero en todo: es la
"cabeza mejor organizada de Colombia: es metdico
"y capaz de las ms altas concepciones: es el mejor Ge-
"neral de la Repblica y su primer hombre de Estado.
"Sus principios son excelentes y fijos; su moralidad es
"ejemplar y tiene el alma grande y fuerte. Sabe per-
"suadir y conducir a los hombres; los sabe juzgar, y
"si en poltica no es un defecto el juzgarlos peores de
"lo que son realidad, el General Sucre tiene el de ma-
"nifestar demasiado el juicio desfavorable que hace de
"ellos. Otro defecto del General Sucre es el de querer

El Dr. R. Oramas en sus Estudios Histricos (Tres Clebres Conquista-
di-p,., p. 17) dice: "Tambin en el actual Estado Carabobo y en otras parties de
la Repblica, designan con el nombre de garcigonzal el fruto comestible de un
rbol (Lucuma sp.) de la familiar de las sapotceas". Existe, adems, un paja-
rilec vulgarmente llamado gonzalito, nombre que quiz tenga igual origen.
(t Mens. Navarro).










DIARIO DE BUCARAMANGA


"mostrarse demasiado sencillo, demasiado popular y no
"saber ocultar bien que realmente no lo es. Pero cun
"ligeras sombras sobre tantos mritos y virtudes! casi
"no aparecen y para percibirlas se require un ojo bien
"observador. A todo esto aadir que el Gran Mariscal
"de Ayacucho es el valiente de los valientes, el leal de
"los leales, el amigo de las leyes y no del despotismo,
"el partidario del orden, el enemigo de la anarqua y
"finalmente un verdadero liberal". Poca gana tenia el Li-
bertador de irse a dormir y sigui conversando. Habl
sobre la Masonera, diciendo que tambin haba tenido
l la curiosidad de hacerse iniciar para ver de cerca lo
que eran aquellos misterios, y que en Pars haba sido
recibido de Maestro, pero que aquel grado le haba bas-
tado para juzgar lo ridiculo de la tal antigua asociacin:
que en las Logias haba hallado algunos hombres de m-
rito, bastantes fanticos, muchos embusteros y muchos
ms tontos burlados: que todos los masones parecen
unos nios grandes, jugando con seas, morisquetas, pa-
labras hebraicas, cintas y cordones: que sin embargo la
poltica y los intrigantes pueden sacar algn partido de
esa sociedad secret, pero que en el estado de civiliza-
cin de Colombia, de fanatismo y de preocupaciones re-
ligiosas en que estn sus pueblos, no era politico valerse
de la masonera, porque para hacerse algunos partida-
rios en las logias se hubiera atrado el odio y la censura
de toda la nacin, movida entonces contra l por el clero
y los frailes, que se hubieran valido de aquel pretexto:
que por lo mismo poco poda hacerle ganar la masonera
y much hacerle perder en la opinion *.




Cfr. APENDICE, Primera Gloo. N6tese adems, que tambin Restrepo
(t I. p. 219), atestigua que d Libertador ridicule ba las logias maf6dicae con
mucha fuerza. (t Mons. Navarro).















Noticias de Venezuela. Miseria del pas. El General
en Jefe Jos Antonio Pez. El Coronel Juan San-
tana, Secretario particular del Libertador. Con-
versacin en la comida. Trabaja por la tarde S. E.
Talento del Libertador para hacer un retrato moral.


DIA 12.-El correo de Venezuela lleg por la ma-
ana, y S. E. pas parte de ella en ver su correspon-
dencia y algunos impresos: entr a su cuarto y lo hall
todava con papeles en la mano dos horas despus de
la llegada de dicho correo: iba a retirarme cuando me
dijo que me quedara, pues ya haba concluido. "Las car-
"tas de Caracas me afligen, me dijo, todas me hablan de
"la miseria del pas y del estado de muerte en que se
"hallan los negocios mercantiles y la agriculture: slo
"el General Pez nada me dice de esto, seguramente por-
"que los negocios suyos estn en buen estado y poco le
"importa la pobreza pblica: lea su carta y ver como
"est llena de grandes sentimientos, de protests amis-
"tosas, de consagracin a mi persona y de tantas otras
"cosas que no estn siquiera en su corazn, sino slo en
"la cabeza del que la ha escrito: bien que Pez le habr
"dicho "ponga esto y lo otro" y el redactor la compon-
"dria a su modo. El General Pez, mi amigo, es el hom-
"bre ms ambicioso y ms vano del mundo: no quiere
"obedecer, sino mandar: sufre de verme ms arriba que
"l en la escala poltica de Colombia: no conoce su nu-
"lidad; el orgullo de su ignorancia lo ciega. Siempre ser
"una mquina de sus consejeros y las voces de mando
"slo pasarn por su boca, pues vendrn de otra volun-
"tad que la suya: yo lo concepto como el hombre ms









DIARIO DE BUCARAMANGA


"peligroso para Colombia, porque tiene medios de eje-
"cucin, tiene resolucin, prestigio entire los llaneros que
"son nuestros cosacos, y puede, el da que quisiere, apt-
"derarse del apoyo de la plebe y de las castas negras y
"zambas. Este es mi temor, que he confesado a muy
"pocos y que comunico muy reservadamente".
Estaba siguiendo la conversacin con S. E. cuando
entr el Coronel Santana, Secretario particular; el Li.
bertador le di varias cartas, le explic lo que debia
contestar a cada una y le dijo que las llevara para su
casa. S. E. le habl con un tono muy seco, y ya desde
dos dias antes venia yo observando que de parte de San-
tana exista una gran reserve y much frialdad de part
del Libertador. Salido el Secretario particular, y despus
de haber dado dos o tres vueltas en el cuarto, sin hablar,
S. E. tom la palabra dicindome que la apata de San--
tana era increble, que no haba un hombre ms dejado
y ms interesado, lo que era extraordinario. "Todo es
"fro en Santana, continue el Libertador, su espritu, su
"alma, su corazn; y su cuerpo participa de esa indo-
"lencia moral: slo su memorial tiene alguna actividad
"y suple en l la falta de ideas y de imaginacin. Su hu-
"mor es melanclico y Santana es ya un joven misn-
"tropo. La sensibilidad excesiva que se ve en l, vien:
"de la debilidad de los nervios y es por consiguiente una
"afeccin fsica y no una calidad moral. Es tmido por
"esto, como por falta de usos y de mundo: nadie ms
"abandonado en su persona, pues vive en un continue
"desaseo. Tiene algo de un "cnico", pero nada de la
"filosofa de Digenes; porque ama el dinero, le gusta
"la buena mesa y es un glotn insaciable. No es military
"aunque viste el uniform, y no veo qu destino civil
"se le podra confiar en razn de su indolencia cannica
"y de su ninguna experiencia de los negocios pblicos;
"pero sabe guardar un secret y esta es una cualidad










L. PERU DE LACROIX


"que he sabido apreciar. Tal es Santana" *. Llamaron
al Libertador para comer y fuimos a sentarnos a la mesa.
La conversacin rod sobre Venezuela y S. E. dijo algo
de lo que le decian en las cartas particulares que habia
recibido; habl de algunos arreglos civiles y militares
hechos por el Jefe Superior de Venezuela y de las nuevas
protestaciones de amistad que le hacia el General Pez,
como igualmente del mal que le decia del General San-
tander y de la Convencin: lo que efectivamente haba
yo visto en la carta que me habia hecho leer.
Despus de comer no sali el Libertador: trabaj
una hora con el General Soublette en ver la correspon-
dencia official que habia venido de Venezuela y en dar
sus resoluciones. En seguida dict varias cartas particu-
lares que escribi su Edecn Andrs Ibarra, y dej el
trabajo para ir a acostarse.
El Libertador pose agudeza extremada de talent
y de sentido critico para hacer un retrato moral: sus
pinceladas son rpidas, enrgicas y verdaderas. En pocas
palabras hace conocer al individuo de quien se ocupa.



Parece que hay algo de ensaamiento tal vez por personal antipata -
en esa morosidad con que Laeroix traza un retrato tan feo del Coronel Santana.
No podra ser tan menospreciable el sujeto a quien desde muy largo tiempo atrs
venia el Libertador utilizando en importantes serviios. Cuanto a sus mritos mi-
litares, baste recorder que en el part de la accln de Ibarra (18 de Julio de 1823)
as recomiendU muy particularmente la conduct del capitds Santan; y del aprecio
que Bolvar le profesaba sea testimonio este document firmado de su mano, y
el cual insertamos aqu en desagravio a la memorial del personae en referencia:
"El Coronel Juan Nepomuceno Santana, desde muy Joven, y lleno de entusiasmo
"por la causa de Amrica, me ha acompaado por el espacio de diez aos conse-
"cutivos en las campaas que completaron la Independencia de Colombia y es-
"tablecieron la del Per y Bolivia, siendo mi Edecn y Secretario Privado. En este
"intervalo evacu diferentes comisiones importantes dentro y fuera del pas, con
celo e inteligencia. Siempre lo encontr en el camino del deber y del honor y
"ninguno ms fiel, ninguno ms devoto a mi persona. Pronto a separarme del
'*mando del pas, y no pudindole recompensar dignamente, le ofrezco este testi-
"monio de mi profunda estimacin y cario. Bogot, 30 de mayo de 1830.
"BOLIVAR". Hagamos notar tambin que en la carta del Libertador a Urdaneta,
de 19 de noviembre de 1830, en la cual le recomienda a Lacroix para que asesore
a Jimnez en la expedicin del Cauea, le recomienda asimismo a Santana para que
cencargue del Estado Mayor. (C.L.. t.IX, p. 358). (t Mons. Navarro).









DIARIO DE BUCARAMANGA 73

Tengo ya anotadas algunas de esas pinceladas sobre el
General Soublette, pero hasta ahora no he podido obte-
ner un retrato complete; sin embargo, recoger todos los
retazos y los dar a su tiempo.














Mal de cabeza del Libertador. Receta de su mdico
el Dr. Moor. Comparacin de los mdicos con los
Obispos. Retrato moral del Dr. Moor. Exactitud
de dicho retrato. Llegada del Coronel O'Leary,
viniendo de Ocaa. Noticias dadas por dicho Ede-
cn. Solicitud que el General Soublette y el Co-
ronel O'Leary hacen al Libertador en favor del Co-
ronel Muoz.

DIA 13.-A las siete de la maana entr en el apo-
sento del Libertador, que estaba en su cama tomando una
taza de t. Me dijo S. E. que tenia el estmago algo car-
gado y un gran dolor de cabeza. A poco rato entr su
mdico, el Dr. Moor, muy apresurado, rindose S. E. de
su apuro. El doctor recet un vomitivo con trtaro em-
tico y el Libertador dijo que no lo tomara; entonces el
mdico aconsej que continuara con el t y se retir.
"Este doctor, dijo S. E., est siempre con sus remedios,
"sabiendo que yo no quiero drogas de botica; pero los
"mdicos son como los Obispos: aqullos siempre dan
"recetas y stos siempre echan bendiciones, aunque las
"personas a quienes las dan no las quieran o se burlen
"de ellas. El Dr. Moor est enorgullecido de ser mi m-
"dico y le parece que esta colocacin aumenta su cien-
"cia: creo que efectivamente necesita de ese apoyo. Es
"buen hombre y conmigo de una timidez que perjudica-
"ria a sus conocimientos y luces aun cuando tuviese las
"de Hipcrates. La dignidad doctoral que ostenta algu-
"nas veces es un ropaje ajeno de que se reviste y que
"le sienta muy mal. Est engaado si piensa que tengo
"fe en la ciencia que profesa, en la suya y en sus re-
"cetas: se las pido, a ratos, para salvar su amor propio
"y no desairarlo; en una palabra, mi mdico es para mi










DIARIO DE BUCARAMANGA


"un mueble de aparato, de lujo y no de utilidad: lo mis-
"mo ocurria con mi capelln, que he hecho regresar" *.
Qu exactitud y qu fuerza de colorido en ese re-
trato! Qu critical tan just y tan concisa! El Dr. Moor,
como dice S. E., es un buen hombre; es mdico, como
se ve, del Libertador y, adems, cirujano, y tiene el em-
pleo de primer comandante con grado de Coronel; es
ingls de nacimiento. S. E. discurre muy raras veces con
l y el Doctor nunca se mezcla en las conversaciones de
la mesa ni de las tertulias.
El Libertador no almorz, pero se levant y vino a
conversar con nosotros en la mesa. Al mediodia lleg
de Ocaa el Coronel Daniel O'Leary, Edecn del Liber-
tador: nada de nuevo trajo de la Convencin; slo con-
firm las anteriores noticias, contando todos los porme-
nores de ellas con su modo satrico y mordaz; asegur
que la mayora de la Convencin no estara en favor de
Santander, es decir, por el proyecto de Constitucin re-
dactado por el Dr. Azuero, sino por el que estaba redac-
tando el :Sr. Castillo. El Coronel O'Leary haba salido
de Ocaa el 9 y nos dijo que el Comandante Herrera
debia ponerse en mareha el 10 el 11.
Durante toda la comida el Libertador no ces de
hacer preguntas al Coronel O'Leary sobre various miem-
bros de la Convencin y sobre todas las ocurrencias ha-
bidas; much se habl del General Santander y de todos
:os principles mantenedores de su partido.
Por la tarde el General Soublette y su cuado el
Coronel O'Leary hablaron juntos al Libertador para que
se concediese un pasaporte al Coronel Manuel Mufoz,
que se halla en Ocaa, para pasar a Jamaica; pero des-
pus de haberlos odo a ambos hablar en favor de di-
cho Mufioz, el Libertador les dijo con much sequedad:
"No, seores, el Coronel Muoz debe venir a mi Cuartel
Cfr. APENDICE, Sptima Glosa (I). (t Mons. Navarro).










L. PERU DE LACROIX


"General a dar cuenta de su conduct, que es infame
"y criminal: usted, General Soublette, le dar orden
"para que venga inmediatamente" *. S. E. se retire lue-
go a su cuarto.





































Desde el dia 18 de abril habaf dado orden el Libertador a O'Leary de hacer
que Mufloz se trasladase a Bucaramanga en cuanto coneluyese m period de Se-
cretario de la Convencin. (Cfr. C.L., t. VII, p. 225). (t Mons. Navarro).















El emtico del Doctor. El Coronel Jos Hilario L-
pez. El Comandante Bernardo Herrera llega de
Ocaa. Noticias de la Convencin. Diplomacia
equivocada del Sr. Castillo. Presidente y Vice-
Presidente de la Convencin. Nueva solicitacin
cn favor del Coronel Manuel Muoz. Hechos de
dicho Coronel referidos por el Libertador. Obser-
vaciones sobre la ingratitud. Ropilla en casa de Su
Excelencia. Palabras del Mariscal Catinat.

DIA 14.-El Libertador amaneci bueno y, al mo-
mento de sentarnos a la mesa para almorzar, me dijo:
"Ya ve usted, Coronel, que sin el emtico del Doctor me
"he puesto bueno y quizs si lo hubiera tomado estara
"ahora con los humores revueltos y con una fuerte ca-
"lentura". S. E. hizo nuevas preguntas al Coronel O'Lea-
ry sobre Ocaa y ste, contestndolas, lleg a hablar del
Coronel Hilario Lpez, diputado a la Convencin por la
provincia de Popayn, designndole como uno de los
principles y ms animados satlites del General Santan-
der: "Lpez-dijo entonces S. E.-es un malvado; es un
"hombre sin delicadeza y sin honor; un fanfarrn ridculo
"lleno de viento y de vanidad. Lo poco que ha ledo, lo
pocoo que sabe, le hace career que es muy superior a los
"dems: sin talent como sin espritu military, sin valor
"y sin conocimientos ningunos de la guerra, se cree capaz
"de mandar y poder dirigir un ejrcito" *.

Se omite aqu un pasaje de extremada virulencia contra el mismo Coronel
Lpez y sobre todo contra el Coronel Jos M* Obando, con una punzada de rechazo
al Obispo de Popayn, porque el examen del original nos ha demostrado, en la
double redaccin que conserve y otros pormenores del manuscrito, que ese trozo
fu aliiado posteriormente y toda la responsabilidad de lo sangriento de seme-
jante invectiva debe imputarse al solo Peru de Lacroix, como un desahogo cada
vez ms ensaado de su odio por el ominoso personaje principalmente objeto de
ella. Cfr. nuestra edicin crtica del D. de B., pp. 251 y 258. (t Mons. Navarro).










L. PERU DE LACROIX


Despus del medioda lleg el Comandante Bernardo
Herrera, que haba salido el 11 de Ocaa. Di al Liber-
tador las siguientes noticias: que la comisin de redac-
cin deba acabar el proyecto de Constitucin el 14 y se
haba fijado el da 15 para su presentacin y discusin:
trajo algunos de los artculos principles de dicho pro-
yecto, los cuales disgustaron much a S. E.; pero Herrera
dijo que la adopcin de ellos se paralizar con la pre-
sentacin del proyecto formado por el Sr. Jos Maria del
Castillo, lo que pondr los partidos en el caso de entrar
en una transaccin y convenir en que una nueva Comi-
sin redacte un tercer proyecto de Constitucin tomando
sus materials en los dos citados. "Qu equivocados estn
"en su diplomacia aquellos seores-dijo el Liberta-
"dor.-Si tal es su esperanza es porque ya estn conven-
"cidos de que el partido opuesto al suyo es ms nume-
"roso, y si tiene esa mayora, como lo creo hace much
"tiempo, su ultimatum ser el de la adopcin de su pro-
"yecto: entire dos partidos no hay composicin: el ms
"fuerte manda al otro y particularmente en un caso como
"el present, cuando se sabe que se desecha la razn, las
"miras de inters pblico y que slo imperan las pasio-
"nes, las ideas desorganizadoras y los deseos de ven-
"ganza". S. E. se retir para leer sus cartas. No volvi
a salir de su cuarto sino para comer, y entonces habl
de que ellas decan lo mismo que haba referido el Co-
mandante Herrera y adems que la Convencin haba
reelecto para su Presidente al Dr. Mrquez y para Vice-
Presidente haba nombrado al Dr. Sotomayor: "persona-
je anfibio", dijo S. E., "pero ms enemigo que amigo
"mo *.


` entiende ~cu por rcelecci4n la renovacin reglamentaria de la mesa
de funcionarios; pues el Presidente anterior de la Convencin habia sido el doctor
J. M. del Castillo. (t Mons. Navarro).









DIARIO DE BUCARAMANGA


Se hizo entonces la enumeracin de todos los dipu-
tados partidarios de Santander; segn Herrera el nmero
es much ms crecido que el de los miembros que mar-
chan con el Sr. Castillo, y segn O'Leary es lo contrario.
"Alguno se engaa-dijo el Libertador-y todo lo que
"ha pasado y pasa en Ocaa prueba que los que ven co-
"mo Herrera no son los engaados".
El Comandante Herrera, as como el Coronel O'Leary
venia de Ocaa con el encargo de hablar al Libertador
en favor del Coronel Manuel Muoz, y al efecto le dijo
que dicho Coronel le haba confesado hallarse metido en
el partido de Santander contra su opinion y aun sin su
voluntad: que nombrado diputado a la Convencin por
la provincia de Panam y no calificado por la Junta,
habia sido nombrado Secretario de la Convencin por el
influjo del General Santander; que a la verdad haba
admitido dicho destino, pero que lo haba renunciado
despus, y que su nico proyecto era retirarse a Jamaica.
"No es cuestin de nada de eso-replic el Libertador,
"con una especie de indignacin-poco me importa todo
"lo que ha dicho usted para disculpar a un infame como
"el Coronel Muoz, a un ingrato y traidor. Cuando lo
"hice nombrar Prefecto del Departamento del Istmo y
"desde Bogot lo envi para Panam, fu para que man-
"tuviese el orden en aquel Departamento, reprimiese los
"movimientos anrquicos y contuviese a los malvados y
"a los desorganizadores: todo esto me prometi y todo lo
"contrario hizo. Se declare jefe de los demagogos de
"aquel Departamento; form el Circulo Panameo e hizo
"de l una sociedad de facciosos; me calumni e injuri
"en aquel pas y, llegado a Ocaa, su conduct no ha
"sido menos indecente ni menos criminal: se ha puesto
"de director de las intrigas, ha vuelto a calumniarme, a
"desopinar mi gobierno y a sembrar la division. Todo
"lo que toca a mi persona lo puedo olvidar y perdonar,










L. PERU DE LACROIX


"pero no debo desentenderme de la falta a sus deberes
"como military y como magistrado; los ha traicionado y
"por lo mismo es que he dado orden al General Soublette
"para que lo made venir inmediatamente a mi Cuartel
"General".
Despus de comer, el Libertador sali a pasear a pie:
Ferguson, Wilson y yo salimos con l. La conversacin
fu primero indiferente, pero luego la vari S. E. y, como
pensativo sobre el negocio de Muoz, dijo: "Yo s que es
"bien difcil ser siempre el mismo hombre y que el que
"no tiene principios fijos, invariables, en su conduct no
"puede ser uniform; pero es una fatalidad ma la de
"no haber encontrado sino grandes ingratos: los que
"ms he colmado de beneficios de toda especie, a quienes
"he brindado ms confianza y otorgado ms poder, son
"los que me han infamemente engaado: este Muoz que
"todo me lo debe ha hecho como Santander; se ha vuelto
"mi enemigo, creyendo ocultar con esto la bajeza y la
"vileza de su ingratitud".
Volviendo del paseo S. E. me dijo que saba que casi
todas las noches el General Soublette, yo y otros jugba-
mos la ropilia en mi casa y que deseaba que esta misma
noche se hiciese en la suya, porque tena ganas de dis-
traerse: asi se efectu y se form un cuarto compuesto
del General Soublette con el Comandante Herrera y del
Libertador conmigo. La partida dur hasta las once de la
noche y al separarnos S. E. nos dijo que nos aguardaba
todos los das a las siete de la noche para ropillar.
Me alegro de esta circunstancia, porque es tambin
en el juego donde puede estudiarse al hombre; y para
juzgarlo bien es preciso verio y observarlo en todas las
acciones de su vida privada, en su interior, pues su vida
exterior no basta para hacerlo conocer. El Mariscal de
Catinat deca con razn que era menester ser bien Hroe
para serlo a los ojos de su criado o ayuda de cmara.














Misa. El official Freire. Ancdotas en la comida. -
Trabajo del Libertador. -- Ropilla. Sobre el viaje
del Coronel O'Leary.

DIA 15.-Acabado el almuerzo todos acompaamos
a misa al Libertador y despus fuimos con l a pasar un
rato casa del cura. Sentado S. E. en la puerta de la calle
vi pasar al official Freire (el mismo de quien habl en
la relacin del da 8 de este mes) y me pregunt por
qu no iba a comer a su mesa: le contest que Freire,
por timidez y por falta de uso, se hallara en ella muy
embarazado y poco en su lugar y que por esto no le haba
dicho que concurriese a ella. Entonces me pregunt cul
era la conduct de dicho official y le dije que era buena.
"Pues, continue S. E., usted le dir de mi parte que venga
"a comer hoy conmigo". Cumpl la orden, aunque con
alguna pena, porque saba que Freire, ascendido hacia
poco tiempo de la clase de sargento al empleo de subte-
niente, conservaba todava aquellos modales soldadescos
y, puede decirse, aquella educacin de cuerpo de guardia
que lo hara ridculo en la mesa del Presidente de la Re-
pblica. A la hora indicada lleg Freire y el mismo Li-
bertador le seal el asiento que deba ocupar, y en su
n.titud S. E. vi que efectivamente aquel official no tenia
trato ninguno. Sucedi durante la comida que el General
Soublette dijo: Alfrez Freire, pseme tal cosa: entonces
el Libertador observe al General que deba decirle seor
official. Hubo otro incident: Freire para tomar de un
plato que le quedaba muy distant se levant de su asien-
to y, estirando el cuerpo y los brazos, se sirvi de dicho
plato en el suyo: el Libertador le dijo entonces: "Seor
official no se moleste usted as en servirse cuando un
"plato no est a su alcance; pidalo al que lo tiene de-










L. PERU DE LACROIX


"lante, que es menos trabajo". Despus de la comida el
Libertador me dijo: "Es bien rstico su official de Estado
"Mayor; sin embargo, que venga todos los das a almor-
"zar y comer, lo desbastaremos y educaremos".
Casi todo el da el Libertador ha trabajado en su
correspondencia particular despachando la contestacin
de las numerosas cartas recibidas con O'Leary y con He-
rrera, de Ocaa y del Magdalena. No hubo paseo despus
de la comida por el mismo motivo, pero hubo ropilla
desde las ocho hasta las once y media de la noche: la
suerte fu favorable a S. E. y a mi. Despus del juego
el Libertador me llam a su cuarto y echndose en la
hamaca me dijo que estaba seguro de que l y yo jug-
bamos mejor que el General Soublette y Herrera y que,
a suerte igual, ellos no podan ganarnos. Luego mud de
material y me dijo: "O'Leary ha venido para regresar a
"Ocaa, pero yo estoy bien convencido, a pesar de todo
"lo que me ha dicho, de que su presencia all es intil,
"y la juzgo ms bien perjudicial: yo no lo dejo volver;
"bastantes son los engaados all, por no decir los zonzos.
"Esta idea me da tabardillo y no puedo soportar que to-
"dos ellos se hayan vuelto unos zoquetes, por no darles
"otro nombre".














Motivos de la variedad de humor en el Libertador. Elo-
gio del vino y cun daosa es la mantequilla. Ter-
tulia en casa del General Soublette. Proclama del
General Sucre. El Sr. Vidaurre. Gobierno teo-
crtico. Roma, Csar y sus asesinos. Repblicas
de la antigua Grecia. Locura de Tales de Mileto. -
Inexorabilidad del Libertador. S. E. en el jue-
go. Reflexiones que le hace hacer.

DIA 16.-No sali de su cuarto el Libertador esta
maana sino para almorzar y en la mesa no habl casi
con nadie. Esta variedad en el humor de S. E. podra
atribuirse a una desigualdad e inconstancia en su ca-
rcter, si el motor principal de ella no fuera nicamente
la diversidad de los negocios politicos que continuamente
ocupan su imaginacin y le ponen el espritu triste o ale-
gre. S. E. est siempre nadando en medio de temores y
esperanzas; los que lo rodean y los que le escriben lo
mantienen, los unos en los primeros y los otros en las
segundas, y por bueno que sea el juicio, por pronto que
sepa formarlo, siempre queda algn sediment de mo-
lestas ideas que alteran el humor: porque de suyo el
Libertador lo tiene bueno y jovial.
Despus del medioda el Libertador estaba ya con-
tento y en la comida se haban disipado todas las nubes
melanclicas de su espritu. Hizo durante ella el elogio
del vino, diciendo que es una de las producciones de la
naturaleza ms tiles para el hombre; que tomado con
moderacin fortifica el estmago y toda la mquina; que
es un nctar sabroso y su ms preciosa virtud es la de
alegrar al hombre, aliviar sus pesares y aumentar su va-
lor. Luego S. E., como por casualidad, pas a hablar de
la mantequilla y dijo que era un manjar apetecible para










L. PERU DE LACROIX


muchos; que a l le gustaba bastante, pero que es muy
biliosa, muy daina, que se necesita muy robusto est-
mago para digerirla y que produce flemas y bilis. Pero,
cosa notable, S. E. estaba comiendo en aquel moment
much mantequilla, o para probar que lo que decan de
ella era falso o para demostrar que l tena buen est-
mago, y en cambio tomaba muy poco vino despus de
haber ponderado sus virtudes y su bondad. Refiero este
hecho porque lo he hallado singular *.
Despus de la comida y de un corto paseo a pie,
S. E. fu a casa del General Soublette, donde estuvimos
reunidos todos los de la del Libertador. Como de ordi-
nario, se ech S. E. en la hamaca, que el General le aban-
don, y trat de reanimar la conversacin que se haba
interrumpido a su llegada. Sac, poco despus, de su bol-
sillo un impreso de Lima, titulado La Prensa: haba en
l una proclama del General Sucre, Presidente de Boli-
via, que todos hallaron bien escrita; pero S. E. empez
a disecarla y a criticarla frase por frase, palabra por
palabra, y a probar que no tena todo el mrito que le
airibuian. El mismo papel le di ocasin de hablar del
seor Vidaurre, al que pint como hombre de algn ta-
lento, de conocimientos superficiales y de una grande
inmnoralidad. Pas de esto a hablar de gobierno teocr-
tico, sosteniendo, con una especie de irona, que es el
que ms convendra a los pueblos de la Amrica del Sur,
visto su atraso en la civilizacin, su corta ilustracin, sus
usos y costumbres **. De all salt S. E. a Roma; discu-
rri sobre su antigua Repblica, haciendo ver la inmensa
diferencia de aquellos pueblos con los de Amrica. Habl

Es. a la verdad, tonta esta reflexin. Si el Libertador acababa de decir
de la mantequilla que "a l le gustaba bastante", nada tiene de particular que la
comiese en abundancia a pesar de las dualidades dainas que le reconociera. En
cuanto a lo del vino, ya habia insinudo S. E. que deba tomarse con moderacin
y pronto nos dir el mismo Lacroix (da 29) cun ejemplar era, en efecto, la de
Bolvar sobre este punto en la mesa. (t Mons. Navarro).
** Cfr. APENDICE, Sptima Glosa (II). (t Mons. Navarro).









DIARIO DE BUCARAMANGA


luego de Csar y de su muerte, sacando una comparacin,
idntica, dijo, entire los demagogos que lo asesinaron y
los demagogos colombianos. En fin, remont despus
hasta la antigua Grecia refiriendo el furor revolucionario
que haba reinado en sus varias Repblicas y concluy
discurriendo sobre Thales y su locura, que fu el titulo
que le propin. "No soy yo el solo en escatimarle el nom-
"bre de sabio-dijo el Libertador-su opinion sobre la
"naturaleza de Dios es extravagant, lo mismo que sobre
"la del alma: su desprecio por las riquezas; la idea de
"no casarse por no tener hijos, en fin, una multitud de
"otras locuras, tal como la de dejarse caer en un pozo
"por andar siempre con los ojos mirando al cielo y no
"al suelo".
El General Soublette, el Coronel O'Leary y el Co-
mandante Herrera, viendo al Libertador muy content,
quisieron aprovechar aquel moment para interceder de
nuevo en favor del Coronel Muoz; mas S. E. fu inexo-
rable y puso fin a la splica preguntando muy secamente
al General Soublette si habia ejecutado la orden que haba
dado para la venida de dicho Coronel a Bucaramanga.
Salimos luego de la casa del General Soublette y fuimos
con S. E. a la suya a ropillar hasta las diez y media de
la noche. Nuestra partida es bien poco interesada, pues
para perder veinte pesos seria preciso estar muy de ma-
las, y por lo mismo es el amor propio y no el inters
el nico mvil del deseo de ganar. En el juego como en
cualquiera otra accin de su vida el Libertador mani-
fiesta el fuego de su imaginacin, la viveza de su carc-
ter y aquel ascendiente que ejerce siempre sobre todos los
dems hombres. Ganando, S. E. se pone muy chanceador
y se burla con gracia de sus contrarios; si pierde, se queja
del mal juego y se irrita de la mala suerte: se levanta
de la silla, juega parado y en todas sus acciones se ve
que su amor propio est herido de ver la fortune decla-









86 L. PERU DE LACROIX

rada en su contra y en favor de los otros. Lo he visto
botar los naipes, el dinero y abandonar el juego. Esta
noche sucedi as, pero volviendo luego a sentarse, dijo:
"Vean ustedes lo que es el juego: he perdido batallas, he
"perdido much dinero, me han traicionado, me han en-
"gaado abusando de mi confianza y nada de esto me
"ha conmovido como lo hace la prdida de una mesa de
"ropilla: es cosa singular que una accin tan frivola pa-
"ra mi como lo es el juego, por la cual no tengo pasin
"ninguna, me irrite, me ponga indiscreto y en desorden
"cuando la suerte me es contraria. Qu desgraciados de-
"ben ser los que tienen el vicio o el furor del juego! Sin
"embargo, maana empezaremos de nuevo, y si pierdo
"les prometo que estar ms paciente que esta noche y
"que me armar de toda la calma del General Soublette
"para desafiar la mala suerte". Dijo esto riendo y se re-
tir para su cuarto el Libertador.










Nuevas reflexiones del Libertador sobre el juego. Ne-
gocio de Londres y de los agents diplomticos de
Bogot. Nuevas palabras del Libertador sobre el
Sr. Castillo. Sistema filosfico del Libertador sobre
el alma: sus ideas religiosas.

DIA 17.-Estando almorzando el Libertador nos dijo:
"La ropilla de anoche me ha hecho meditar: yo algunas
"veces he tenido por circunstancias que mezclarme en
"partidas en que se ganaba o perdia much dinero; en
"juegos de azar tales como el monte, a los naipes, o el
"para-pinto a los dados, y me metia en ellos ms bien
"con la idea de perder plata que de ganarla. En la ropilla
"no es as: no es dinero lo que jugamos, sino que cada
"uno de nosotros mete en el juego su parte de amor pro-
"pio; cuenta con su saber; cree tener ms ciencia que los
"dems y, esperanzado con todo esto, se halla penosa-
"mente desappoint, como dicen los franceses, cuando la
"mala suerte destruye todos sus clculos y su saber; esto,
"pues, no sucede en los juegos puramente de azar o acaso
"y si en los de comercio, donde el saber entra por mu-
"cho: as es, seores, que yo no puedo con sangre fra
"perder mi amor propio: ustedes me la ganaron anoche;
"pero espero tomar mi revanche hoy, o, para hablar en
"casteilano, desquitarme".
Por el correo de Bogot llegado hoy S. E. recibi
cartas en que le hablan del mal recibimiento que tuvo
en Londres el Ministro de Colombia y de los empeos que
han tomado los agents extranjeros en Bogot en el nego-
cio del seor Leidesdorf. Su Excelencia se ha manifestado
muy resentido de lo ocurrido en Londres y ha echado
fuertemente contra el Gobierno ingls y su maquiavelis-
mo. Despus se puso a critical la conduct de los agents
diplomticos en Bogot al querer mezclarse en un asunto
ajeno de su ministerio y concluy diciendo al General









L. PERU DE LACROIX


Soublette diese rdenes para que no se hiciese caso de
dichos empeos y que, sin reparo alguno, se diese cum-
plimiento a lo resuelto por el Gobierno.
Tambin lleg el correo ordinario de Ocaa, y en las
cartas particulares que recibi el Libertador se le asegu-
ra que el proyecto de Constitucin presentado por la Co-
misin ser rechazado y que se adoptar el del seor Cas-
tillo con pocas modificaciones: aseguran los mismos co-
rresponsales y amigos del Libertador que la mayoria de
la Convencin est ya de acuerdo en ese punto y ofrecen
a S. E. despacharle inmediatamente un extraordinario
con el parte, dicen ellos, de esa nueva victoria. "Esto, dijo
"S. E. despus de haber referido la noticia anterior, es
"ms fuerte, ms excitante que perder una mesa de ro-
"pilla, y sin embargo ustedes me ven tranquilo y domi-
"nado. Aquellos seores estn todava engaados y esto
"no puede perdonarse al Dr. Castillo, a Juan de Francisco
"ni al General Briceo. Sin embargo, el primero me dice
"que los miembros de la Convencin son 69 70 en n-
"mero y que cuenta, de un modo seguro, con 38 votos
"contra 31 32. i Ah, seor Castillo! desde aqu yo veo y
"cuento mejor que usted! Y dganme ustedes cul ser
"el bochorno, la vergenza del que se cree nuestro Talley-
"rand cuando vea que los Santander, Soto y Azuero lo
"han bailado como a un nio? Esto es lo que va a suceder,
"aunque no lo quiera career todavia el seor O'Leary, uno
"de los grandes diplmatas de Ocaa". El Coronel O'Lea-
ry, que estaba present, sonri pero nada contest.
Durante 'a comida nada se dijo de poltica ni la con-
versacin general ofreci nada tampoco interesante de re-
ferir. Despus de comer, S. E. se ech en la hamaca, di-
ciendo que no tenia ganas de pasear; todos se fueron y
slo yo me qued con el Libertador. Despus de algunos
moments de conversacin sobre materials filosficas,
rodando sobre el sistema del alma, S. E. dijo que los









DIARIO DE BUCARAMANGA


filsofos de la antigedad habian divagado a todo su
sabor acerca de ella y que muchos modernos los haban
imitado.
"Yo, por mi parte, continue, no gusto de entrar en
"tales metafsicas, que consider descansan en bases fal-
"sas: me basta saber y estar convencido de que el alma
"tiene la facultad de sentir, es decir, de recibir las im-
"presiones de nuestros sentidos, pero que no tiene la fa-
"cultad de pensar, porque no admito ideas innatas. El
"hombre, digo, tiene un cuerpo material y una inteligen-
"cia representada por el cerebro igualmente material, y
"segn el estado actual de la ciencia no se consider a
"la inteligencia sino como una secrecin del cerebro:
"llmese, pues, este product alma, inteligencia, espiritu,
pocoo importa, ni hay que disputar al respect; para m
"ia vida no es otra cosa sino el resultado de la unin de
"dos principios, a saber, de la contractilidad, que es una
"facuitad del cuerpo material, y de la sensibilidad, que
"es una facultad del cerebro o de la Inteligencia: cesa
"la vida cuando cesa aquella unin: el cerebro muere
"con el cuerpo, y muerto el cerebro no hay ms secre-
"cin de inteligencia: saque, pues, de all cules deben
"ser mis opinions en material de Eliseo y de Tnaro o
"Trtaro y mis ideas sobre todas las ficciones sagradas
"que ocupan todava tanto a los mortales". -"Esta filo-
"sofia, seor, dije al Libertador, es muy elevada y no
"veo muchos hombres en este pas capaces de subir
"hasta ella". -"El tiempo, mi amigo, replica S. E., la
"ilustracin, las despreocupaciones que vienen con ella,
"y una cierta disposicin en la inteligencia, irn poco
"a poco iniciando a mis paisanos en las cosas naturales
"y quitndoles aquellas ideas y gusto por las sobre-
"naturales" *.

Acerca de .te e asi.:je, vase APENDICE, Cuarta Glosa (I). (t Mons. Na-
sarro).














El Libertador oye misa en el coro. Ropilla antes de
comer. S. E. no quiere recibir al Cnsul de Ho-
landa: motivos de esto. Familia del Libertador.
Paseo a caballo. El Libertador habla de irse
para el campo por dos o tres das. Preguntas del
Libertador al Coronel Ferguson sobre el Coronel
O'Leary y el Comandante Wilson. Contestacio-
nes del Coronel Ferguson. Andrs Ibarra.

DIA 18.-Esta maana asistimos todos a misa con
el Libertador, que desde la vspera haba mandado a
decir al cura que le hiciera preparar el Coro para l y
su comitiva: all estuvimos solos, bien desahogados y
con much menos calor que el que habriamos sufrido
en la Iglesia.
Antes de comer S. E. quiso hacer una mesa de ro-
pilla, porque, dijo, no haba jugado anoche y porque
no haba correo que despachar. Mientras estbamos en
el juego entr el Edecn de servicio anunciando a
S. E. al cnsul de Holanda, que acababa de llegar de
Cartagena y deseaba ser presentado al Presidente de la
Repblica. El Libertador dijo a su Edecn que no re-
cibira al seor Cnsul; que le dijese siguiera a Bogot
a presentarse al Ministro de Relaciones Exteriores, y
continue S. E. ocupndose de su juego. Aquella con-
testacin nos extra a todos, pero el Libertador no tard
much en decir: "Yo no quiero ver a ese sujeto. Su con-
"ducta en Cartagena y en todo el Rio Magdalena ha sido
"demasiado escandalosa para que yo lo admita en mi
"presencia. Que vaya para Bogot donde han llegado
"las quejas contra l". A poco rato volvi el Coronei
Ferguson a decir a S. E. que el Cnsul haba seguido









DIARIO DE BUCARAMANGA


inmediatamente sin querer aceptar nada de lo que le
haba ofrecido.
Se acab el juego para comer. El Libertador habl
de su familiar porque le hicieron varias preguntas sobre
ella: el resume de sus contestaciones y de lo que dijo
es ste: que su padre, Juan Vicente Bolvar, y su madre
Maria Concepcin Palacios y Sojo *, eran naturales de
Caracas; que a su muerte dejaron cuatro hijos, dos va-
rones y dos hembras, hurfanos ya en 1799; que los
varones fueron Juan Vicente y l, Simn Jos Antonio;
y las hembras Maria Antonia y Juana: que la primera
de stas cas con un Clemente, hermano del General, y
tiene cuatro hijos, dos varones y dos hembras: que la
segunda cas con un Palacio, y slo le queda una hija,
casada con el General Pedro Bricefo Mndez: que su
hermano Juan Vicente tuvo dos hijos naturales, legiti-
mados, un varn y una hembra, casada con el General
Laurencio Silva: que ya el nmero de sus sobrinos y so-
brinas es considerable, asi como los hijos de stos: que
slo l no ha tenido posteridad, porque su esposa muri
muy temprano y l no ha vuelto a casarse.
Dimos despus de comer un largo paseo con el Li-
bertador, recorriendo el pie de las alturas de Bucara-
manga; volvimos a desmontarnos y seguimos despus con
el Libertador a casa del Cura. No hubo ropilla por la
noche y S. E. se retire temprano. Ferguson y yo nos
quedamos algunos instantes con el Libertador, que nos
dijo hallarse bastante fastidiado en Bucaramanga; que
sin embargo se quedara todava algn tiempo, pero que
pensaba ir a pasear dos o tres das en el campo, sin
saber an a cul sitio. Luego dijo S. E. a Ferguson:
"Usted no se amaa much con O'Leary y, siendo como

Aunque el apellido materno de Ds Concepein era Blanco, se habla per-
petuado en la familiar Palaeios el uso de llevar como segundo patronmico el de
So.o, que perteneci a una de las primeras abuelas. (t Mons. Navarro).









L. PERU DE LACROIX


"son paisanos, es cosa que me extraa". -"Ni l con-
"migo, contest Ferguson, y creo que mi carcter es
"demasiado franco para el suyo". -"Y con Wilson, pre-
"gunt el Libertador, qu tal estn?" -"Amigos, res-
"pondi Ferguson, pero sin una gran intimidad, porque
"el orgullo de ese joven y su presuncin de career saberlo
"todo mejor que los otros, no puede sino enfriar la
"amistad y retraer de su persona". -"Ellos no conocen
"sus defects, dijo el Libertador *, y se hallaran muy
"mal si estuvieran sirviendo en un cuerpo y no a mi
"lado." Sigui la conversacin sobre algunas otras par-
ticuiaridades relatives a las mismas personas y, llegando
despus a hablar del Teniente Andrs Ibarra, el Liber-
tador dijo: -"Ese joven se asemeja en todo a su her-
"mano el General Diego Ibarra; slo me parece menos
"comunicativo, menos afable. No ha podido dar prue-
"bas todava de su valor, pero lo juzgo bravo y muy va-
"liente; estoy ya seguro de sus sentimientos de lealtad
"y s que sabe guardar un secret; el tiempo le dar
"la experiencia que le falta y su talent har que tem-
"prano se aproveche de ella: apostara que ser siem-
"pre un military de honor, fiel a sus deberes y a la gloria.
"i Ojal el ejrcito colombiano tuviese en sus filas mu-
"chos oficiales de sus sentimientos, igual educacin y
"con las facultades mentales del joven Ibarra!" En se-
guida S. E. dijo al Coronel Ferguson que aprovechase
el primer correo para imponer al General Flores de to-
das las noticias de Ocaa, Cartagena y Venezuela.




Aqu terminaba el pasaje en el manuscrito, en un punto final, que des-
pus se convirti en coma para continuarlo en la pgina siguiente, pero sin alterar
li foliacin; y esto probablemente para agregar el elogio de Andrs Ibarra, ms
I, menos como antes para introducir la apologa del Primer Edecn. Cfr. p. 53.
(" Mons. Navarro).














El correo extraordinario del Sr. Castillo. Proyecto de
paseo al pueblo de Rio Negro. La botella de Ma-
dera que hace ganar la accin de Ibarra. Las bo-
tellas de vino que hacen ganar la batalla de Collin.
Que es preferible batirse despus de almorzar
que en ayunas. La ropilla, juego fastidioso.

DIA 19.-Con ironia el Libertador habl esta ma-
ana en el almuerzo del correo extraordinario que debe
enviarle el Sr. Castillo para anunciarle la adopcin de
su proyecto de Constitucin, diciendo que ya tardaba su
venida; pero que l pensaba ir a encontrarlo hasta el
pueblo de Rio Negro, donde haba determinado pasar
dos o tres das. -"Vendrn conmigo, continue, los que
"quieran acompaarme y no tengan ocupaciones aqu:
"los que no teman ni a las culebras, ni a las calenturas,
"ni a los zancudos, que de todo eso se encuentra en
"aquel pueblo, hermoso en cambio por su situacin y
"la fertilidad de su suelo".
Todo el da ha estado el Libertador de humor igual
y alegre: en la comida nos habl de una accin reida
ganada por l en Ibarra, y la cont de este modo: -"Mi
"primer proyecto no fu atacar de frente al enemigo
"en la fuerte posicin que ocupaba; pero, habindome
"puesto a almorzar con las pocas y malas provisions
"que tena entonces y con la ltima boteila de vino de
"Madera que quedaba en mis cantinas y que mi Mayor-
"domo llev a la mesa sin mi orden, mud de resolucin.
"El vino era bueno y espirituoso; su fuerza, asi como
"las varias copitas que beb me alegraron y entusiasma-
"ron a tal punto que al moment conceb el proyecto
"de batir y desalojar al enemigo: lo que antes me haba
"parecido casi impossible y muy peligroso se me pre-










L. PERU DE LACROIX


"sentaba ahora fcil y sin peligro. Empez el combat;
"dirigia yo mismo los various movimientos y se gan la
"accin. Antes de almorzar, continue S. E., estaba de
"muy mal humor; pero la divina botella de Madera me
"alegr y me hizo ganar una victoria; pero confieso que
"ifu la primera vez que tal cosa me sucediera". -"Se-
"or, le dije yo entonces, si fu la primera vez para
"V. E., no es el primer ejemplo; y a un poco de vino
"tambin deben los austriacos la victoria de Collin".
-"Creo haber ledo el hecho, pero no me acuerdo bien,
"repuso el Libertador, refiralo usted, Coronel". -"Du-
"rante la expresada batalla, el Coronel Benkendorf, del
"regimiento del Prncipe Carlos, se hallaba en reserve,
"detrs de una altura, con su cuerpo de caballera y
"otros regimientos de la misma arma, y situado de mo-
"do que no vea los movimientos de los dos ejrcitos y
"slo oa el ruido de la artillera: mientras le llegaran
"rdenes se puso a almorzar, con muy buenas ganas, con
"buenas cosas y muy buen vino, y creo que el almuerzo
"del Coronel austriaco era mejor que el del General en
"Jefe en Ibarra. Apenas acababa de vaciar, como V. E., su
"ltima botella, cuando le lleg un Edecn del General
"en Jefe trayndole orden para la retirada e indicndole
"el punto donde su regimiento y los dems deban pa-
"rarse y tomar posicin. El Coronel subi al moment
"a la altura y volvi luego con los ojos encendidos, di-
"ciendo: El enemigo viene sobre nosotros; retrense los
"que quieran y que los valientes me sigan. Todos lo si-'
"guieron, porque todos eran bravos: su regimiento car-
"g y derrot una fuerte masa de infantera; los otros
"cuerpos que se hallaban con l hicieron lo mismo: los
"que se retiraban volvieron cara y la batalla se gan, la
"que se habra perdido si el expresado Coronel hubiera
"cumplido con la orden de retirarse que acababa de re-
"cibir. El gran problema por resolver, dice el narrador











DIARIO DE BUCARAMANGA


"de la historic, es el de si el Coronel Benkendorf hubiera
"intentado el referido golpe antes de consumer su ltima
"botella. Creo que no, contina el historiador, y por lo
"mismo debe atribuirse al vino la victoria de Collin, ga-
"nada por el ejrcito del seor Mariscal Daun, y quizs
"cuantas otras". -"No hay duda, dijo el Libertador, de
"que el vino ha hecho ganar varias acciones, pero tam-
"bin habr hecho perder algunas; sin embargo, es pre-
"ferible batirse despus de haber yantado que en ayu-
"nas, y aunque el verdadero valor no necesita otro es-
"timulo que el honor, el cuerpo y el espritu estn me-
"jor dispuestos cuando el estmago se encuentra forta-
"lecido" *.
Por la noche hubo ropilla y dur hasta las doce.
S. E. observe que era un juego fastidioso, que no ocupa
bastante la imaginacin; que su movimiento es lento y
que era preciso hallarse en Bucaramanga, sin saber qu
hacer, para ocuparse de tal diversion. Me habia extra-
ado que S. E. no hiciera antes tales observaciones, por-
que a la verdad la ropilla no es un juego capaz de ocu-
par y distraer a un genio y a un espritu activos como
-on los suyos.







La accin de ibarra fu el 17 de julio de 1823. Vase su descripcin en
Bl-Azp. t.IX, p.ll, y tambin, con algunos otros pormenores, en O'Leary.
(Narracin, t.11, p.203). La ancdota del vino parece no poder enca.ar muy bien
en esos datos, pero tampoco hay para qu poner empeo en desmentirla, siendo
tal vez el caso de aplicar el adagio italiano: Se non e vero a be trovato. En
cambio, es cosa bien acreditada que un almuerzo inoportuno (por haber entendido
mal una orden de Bolvar) estuvo a punto de perder al Gral. Pedro Len Torres
en Bombon, donde por fortune, no slo le salv de la ignominia sino que le
elev al ms alto grado de gloria, un gesto suyo gallardisimo y el herosmo que
en seguida despleg para contribuir a costa de la propia vida al feliz desenlace
de tan formidable accin. No dejemos, sin embargo, de llamar la atencin sobre
la forma literaria que usa aqu Lacroix: "dice el narrador de la historic", "con-
tina el historiador", frases que no son de una charla familiar. (t Mons. Navarro).














Cartas particulares de S. E. Causas, segn el Liber-
tador, de la depravacin de costumbres en Colom-
bia. Malos efectos de la pasin del juego. El
General Manuel Valdez. El tresillo.

DIA 20.-Despus de haber almorzado, el Liberta-
dor hizo leer varias cartas particulares que deben ir pa-
ra Bogot, Quito y Caracas, al General Soublette, dicin-
dole que los oficios de que le haba hablado deben ex-
presar las mismas cosas. Ellas hablan del estado de cri-
sis en que se halla la Repblica; de los esfuerzos de los
malintencionados para trastornar el orden, pervertir la
moral y seducir las tropas; de la vigilancia que debe ejer-
citarse; del cuido de la discipline y de la necesidad de no
dejar en los cuerpos jefes y oficiales de mala conduct y
principios; de alejar los sospechosos y sostener la moral de
las tropas. Quedado solo con el Libertador, continue ha-
blando sobre el contenido de sus cartas, diciendo que
las recomendaciones que hacia eran casi intiles con
ciertos jefes; que era como predicar en desierto; que en
punto a buena moral era muy difcil darla al que no la
tiene y exigir de stos que vigilen a los otros. Atribuye
S. E. la depravacin moral que hay en el pais a la mala
educacin, a la falta de luces y a la pasin del juego,
que dice scr general en Colombia.
"La mala educacin, dice, apaga todo sentimiento
"de honor, de delicadeza y de dignidad, facility el con-
"tagio de las malas costumbres y de todos los vicios:
"la falta de luces perpeta la inmoralidad, hace que el
"hombre se adelante cada da ms en el camino de los
"vicios en lugar de salir de l para ponerse en el de la
"virtud y del honor: el juego aumenta las necesidades,
"corrompe al hombre de bien, es causa. d muchos ro-











DIARIO DE BUCARAMANGA


"bos, de seducciones, de traiciones y de asesinatos, por-
"que el jugador, para hacerse de dinero con que satis-
"facer su pasin, es capaz de todo". Sigui diciendo el
Libertador que en ninguna parte haba visto la pasin
del juego ms generalmente dominant y ms fuerte que
en Colombia: que los oficiales juegan hasta con los sol-
dados, los jefes de cuerpo con sus oficiales y los gene-
rales con sus subalternos: que con un trato tan familiar
no puede haber subordinacin y que faltando sta todo
debe temerse de la fuerza armada. -"Vaya usted a ha-
"cer entender esto al General Valdez y a algunos otros
"de su especie. Imposible! Cito al General de Divisin,
"Manuel Valdez, porque lo pongo a la cabeza de los
"Generales ms desmoralizados, ms escandalosos, ms
"ignorantes y ms cavilosos del ejrcito de Colombia.
"Urdaneta, Pez, Santander, Montilla y tantos otros son
"igualmente grandes jugadores, pero no se comprome-
"ten, no se prostituyen como Vaidez. Pero, si he puesto
"a este General a la cabeza de nuestros hombres ms
"escandalosos, lo pongo tambin entire los ms valientes
"del ejrcito, para que vea usted que no todo es malo
"en el hombre" *.
Por la noche no quiso S. E. jugar ropilla, sino tre-
sillo, diciendo que era este un juego ms vivo, y lo tu-
vimos hasta las doce. Todas las noches, mientras juga-
mos, S. E. y nosotros tomamos una ligera cena. Nadie
e-nra a la sala mientras dura la partida, sino el cama-
rero o el Edecn de servicio, y por consiguiente esta-
mos siempre solos los cuatro: S. E., el General Soublette,
Herrera y yo.

Bueno es recorder, en compensacin de esos vituperios a las costumbres
desordenadas de Valds que pone P. de L. en boca del Libertador, y en confir-
macin de la justicia con que le contaba Bolivar entiree los ms valientes del ejr-
cito", que en el parte official de la batalla de Bombon (en cuyo campo mismo
le ascendi S. E. a General de Divisin) se lee de l este admirable elogio:
"A los talents y virtudes militares del seor General Valds debe la Repblicu
esta victoria" (cfr. Bl.-Azp., t. VIII, p.345). (t Mons. Navarro).














Visita y paseo del Libertador. Habla S. E. de sus pri-
meras campaas. -Confiesa un acto suyo de insu-
bordinacin. A dicho acto y a tres grades des-
gracias personales atribuye lo que es. Libros pres-
tados a S. E. Su crtica sobre el autor de la obra
titulada "Gabinete de Saint-Cloud". Noticias de
Ocaa. Cambian el buen humor del Libertador.-
Su distraccin en el juego. Improvisacin. So-
bre el carcter del Libertador.

DIA 21.-A las seis de la maana pas el Liberta-
dor por mi casa y entr a mi cuarto dicindome que
tena ganas de pasear y venia para que Ferguson y yo
le acompasemos. Yo estaba escribiendo cuando entr
S. E.: mand avisar al Coronel Ferguson, que estaba
todavia acostado y mientras tanto el Libertador se puso
a examiner algunos libros de mi suegro que estn en
mi aposento: apart algunos y me dijo los enviara a su
casa pues quera leerlos. Vino Ferguson y salimos los
tres. Ferguson y yo estbamos uniformados y el Liber-
tador iba de paisano como siempre, con casaca azul,
calzones y chaleco blancos, corbata negra y sombrero
de paja: nunca, en Bucaramanga, lo he visto de unifor-
me. S. E. hizo recaer la conversacin sobre sus primeras
campaas: nos confes que el principio de su fortune,
de su reputacin military y quizs el motivo de sus vic-
torias habia sido un acto de insubordinacin: la toma
de Tenerife contra las rdenes express del Coronel La-
ba.tud, Comandante en Jefe de las fuerzas del Estado de
Cartagena, que a fines del ao de doce obraban sobre
la provincia de Santa Marta; que aquella accin y otras
que siguieron lo hicieron conocer y obtener del Gobierno
de la Nueva Granada el mando de una expedicin sobre












DIARIO DE BUCARAMANGA


Ccuta; que en febrero del ao trece derrot en San
Jos a los espaoles y los persigui hasta ms all del
Tchira sobre las tierras de Venezuela, pero que no po-
dan adelantarse ms sin las rdenes del Congreso Gra-
nadino: que stas le llegaron en junio y que el quince
del mismo mes tenia ya su Cuartel General en Trujillo,
donde declare la terrible guerra a muerte en represalia
de la que hacan *























Se abre aqu en el manuserito de Peru de Lacroix una laguna de ocho
pginas que comprende todo el resto de lo anunciado en el sumario y el encabeza-
miento del da 22 con lo correspondiente a su primer epgrafe "Opinin del Liber-
tador sobre el poema La Guerra de los Dioses", al segundo "Mocin hecha para
el llamamiento a Ocana del Libertador, etc" y al domienzo de la material del tercero
"Palabras del Libertador sobre dicho negocio", con cuya continuacin prosigue el
texto. Por la forma de redaccin que este final del pasaje ofrece, se pone de
relieve que esos tres epgrafes correspondent a unos comentarios privados del Li-
bertador a Lacroix, como se da el caso en muchos otros lugares del DIARIO. No
erti.vo, pues, acertado Don Fernando Bolvar (a quien copi Cornelio Hispano)
al tratar de empatar el relato empleando la tercera persona: Se habl de los
negocios de la Convencin y dijo: que O'Leary, etc., con lo que alter la exactitud
del episodio. El Gabinete de Saint-Cloud y la Guerra de los Dioses fueron, segura-
mente, de los libros apartados por Bolivar en casa de Pern; ouya lectura provoc
de parte de S. E. el juicio crtico que es lstima fuese tragado por la intempestiva
laguna. Nos permitimos introducir el encabezamiento de marras en estas pginas,
ya que tuvimos la fortune de hallar aut6grafo el Indice separado que de su ms-
rlUcrito habia compuesto el autor. Cfr. NAVARRO D. de B. pp. 110-112,
12: XIV. (t Mons. Navarro).













Opinin del Libertador sobre el poema La Guerra de
los Dioses. Mocin hecha para el llamamiento a
Ocaa del Libertador, rechazada por la mayora de
la Convencin. Palabras del Libertador sobre di-
cho negocio. S. E. habla de nuevo, en la comida,
de dicha mocin. Violenta salida contra los que
la hicieron. Imprevisin que les atribuye el Li-
bertador.

DIA 22.- ..........................

"orgulloso y simple O'Leary, sigue en la misma opinion.
"Juan de Francisco Martn, por primera vez, me mani-
"fiesta una esperanza contraria; y l no es tonto. Aranda
"desde much tiempo, como usted sabe, me dice. que la
"mayoria no est por nosotros, y de todos mis amigos
"en la Convencin l es, como lo he dicho antes, el que
'ime ha hablado con ms franqueza y el que tambin ha
"mostrado ms sagacidad". Me dijo igualmente S. E. que
los proyectos de Constitucin no haban sido presenta-
dos, pero que estaba bien seguro de que el del Sr. Casti-
llo scra recibido del mismo modo que lo habia sido la
mocin relative a su llamamiento.
En el almuerzo el Libertador habl poco, y nada
de poltica; se mostr muy fro para con O'Leary, que
habindolo advertido no dijo ni una sola palabra. Por
la tarde y hasta la hora de comer estuvo S. E. trabajan-
do en su correspondencia particular con el Coronel San-
tana. En la mesa puso la conversacin sobre Ocaa y
pregunt al General Soublette qu le decan en las cartas
que haba recibido: ste le contest que le hablaban los proyectos de Constitucin no presentados todava y
de la mocin que haba sido rechazada. "Vean ustedes-










DIARIO DE BUCARAMANGA


"dijo entonces el Libertador-el talent, el juicio y la
"sagacidad de los que se dicen mis amigos en Ocaa.
"Quin creer que esa mocin ha sido hecha sin mi
"participacin? Nadie y, por consiguiente, lo incondu-
"cente de ella, lo impoltico, va a recaer sobre mi per-
"sona: miren, pues, si los que han aconsejado hacerla,
"los que la han hecho y sostenido no son unos locos im-
"bciles. Digo tambin que los que la han rechazado son
"unos locos malos, porque en toda la Repblica se con-
"siderar ese hecho como un desire a mi persona y, por
"lo mismo, los numerosos firmantes de las actas, el pue-
"blo y el ejrcito, se enfurecern contra los diputados
"que han votado por su no admisin. No han visto la
"cosa as o la han despreciado y slo les ha animado el
"gusto de una venganza y el placer de inferirme un
"agravio, creyendo que soy yo el que ha dado el consejo
"de hacer tal pedimento" *


















Respecto de este pasaje y del resto del desarrollo del sumario, que omi-
ti'nos, vase NAVARRO D. de B. pp. 300-303. Y es evidence que aun cuando
eso que omitimos est incluido en las ediciones de Don Fernando Bolvar y de
Cornelio Hispano, lo est, sin embargo, en forma muy trunca y alterada, por no
haberse ellos atrevido seguramente a trasladarlo en toda la crudeza del original.
(t Mons. Navarro).














Marcha del Comandante Herrera para Caracas. Habla
S. E. de irse para Bogot. Sale para Ocaa un
asistente del Coronel O'Leary. El Libertador le-
yendo versos franceses en espaol. Habla S. E. de
various autores. El aguacero. El tresillo. Lo
que S. E. dice al General Soublette. El Libertador
me destina a Bogot al Estado Mayor General.

DIA 23.-Esta maana sali, para regresar a Cara-
cas, el Comandante Bernardo Herrera, a quien el Liber-
tador di ayer el despacho de primer Comandante efec-
tivo. S. E. ha dado a entender, esta maana, que regre-
sar pronto a Bogot. Hoy march igualmente para Oca-
a, por orden de S. E., el asistente del Coronel O'Leary,
con el objeto de llevar la correspondencia y regresar con
cl equipaje de dicho Coronel, que ste haba dejado alli
pensando que volvera. Despus de almorzar, S. E. se
fu a la hamaca y me llam para que oyese el modo como
traduce los versos franceses al castellano. Tom La Gue-
rra de los Dioses y la ley como si fuera una obra escrita
en espaol: lo hizo con facilidad, con prontitud y elo-
cuencia: ms de una hora me qued oyndolo y confieso
que lo hice con gusto y que muy raras veces tuvo nece-
sidad S. E. de pedirme le tradujese algunas voces. En
la comida volvi S. E. a hacer el elogio de la obra del
Caballero de Parny *; pas despus a elogiar las de Vol-
taire, que es su autor favorite; critic luego algunos au-
tores ingleses, particularmente a Walter Scott, y conclu-
y diciendo que la Nueva Heloisa de Juan Santiago

Fu ste un buen poeta, que estuvo muy en boga por aquel tiempo. Se le
llam el Tbalo francs. Desgraciadamente sus producciones, entire ellas esa "Gue-
ira de los Dioses", poema en diez cantos, no siempre se ajustaron a los principios
de la religin y la moral. Respecto de las lectures e ilustracin del Libertador.
vase nuestro sentir en APENDICE, Sptima Glosa (V). (t Mons. Navarro).




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs