• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Table of Contents
 Main






Title: Teatro
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076955/00001
 Material Information
Title: Teatro
Physical Description: 57 p. : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Dorr, Nicolas, 1946-
Publisher: Ediciones El Puente
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1963
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076955
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001485312
oclc - 25352534
notis - AGZ7415

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Table of Contents
        Page 5
        Page 6
    Main
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
Full Text











TEATRO


DE


NICOLAS DORR


un libro de teatro de las ediciones el puente










BY THE UNIVERSITY OF
FLORIDA LIBRARIES.





TEATRO

D

NICOLAS DORR


ediciones EI Puente, 1963





























ES PROPIEDAD DEL AUTOR.


ESTAS EDICIONES HAN SIDO DISENADAS POR
GILBERTO SEGUI Y JOSE LORENZO CRUZ.
PORTADA: NELSON DORR.














TA BLA
DE
CONTENIDO


7 EL TEATRO DE NICOLAS DORR

11 LAS PERICAS

29 EL PALACIO DE LOS CARTONES

46 LA ESQUINA DE LOS CONCEJALES












EL TEATRO DE NICOLAS DORR

No creo que sea deber de un pr6logo definir la obra del prologado.
Pero afin si lo fuese, no me atreveria a hacerlo con el teatro de
Nicolas Dorr. Tampoco estoy seguro de que sea necesario hacerlo
con ningan teatro. En una 4poca donde los contenidos y las forms
han saltado en pedazos, bien pudiese una obra teatral convertirse en
un extrafio mosaico donde cada idea, contenido, personaje, etc., arras-
trase consigo al scenario diferentes y contradictorias formas.
Una especie de "todo-vale".
Un "todo-vale" grifico, dibujado con fuertes colors, propio de un
mundo tambien grafico, vital, puesto a marchar en movimiento acele-
rado. No se si serb aventurado decir que el mundo nos esta entrando
por los ojos.
Y asisitir a la representaci6n de una obra de Nicolas Dorr es
participar en una fiesta para los ojos. Aun el lenguaje de Nicolas es
mas grafico que otra cosa. Ese extraflo lenguaje en clave, pleno de
imagenes infantiles, aplicado a los negocios de los grandes, es un
estupendo grafico de lo ridicule de esos negocios y de esos grandes.
La musica y la letra de sus canciones son tambien grificas rondas
infantiles donde hombres y mujeres de pelo en pecho pelean por el
caramelo-politica y el caramelo-felicidad.
Cuando llegu6 a Cuba alguien me critic una obra de Nicolas
calificandola de "absurda". Pero primero fueron inventadas las cosas
y despues sus palabras. Primero el pan, y despues "pan". Primero
las viejas generaciones produjeron hechos y sociedades y mundos y
families y relaciones absurdas, y despu6s "absurdo".
Lo que fue el mimo, el juglar, la farsa. la comedia, ha dado hoy
lugar a una nueva farsa popular, donde lo c6mico ha sido reem-
plazado -por fin irrespetuosamente- por lo absurd, lo sin disculpa.
lo que hoy ya no se puede acariciar ir6nicamente ni perdonar.
El teatro de Nicolas es como una mirada del "despues" sobre el
"antes". Lo alegre de su teatro, lo brillante, lo imaginative, lo vital.
pertenece a ese "despues" que el vive y que le pertenece. Lo ridicule
y lo absurdo pertenece al "antes", ronda infantil de fantasmas sobre
los cuales este estupendo author de 16 afios comienza a cerrar bs
iultimas ventanas.
Osvaldo Dragun.


-7-












































































(



















LAS

PERICAS

de

nicolas dorr


Las Pericas, de NicolAs Dorr, fue estrenada en la
Sala "Arlequin". en el mes de abril de 1961


VIDELIA RIVER
NANCY FERNANDEZ
LAURA ZARRABEITIA v GLADYS ANDREUS
JOSEFINA SEIJO y ZOA FERNANDEZ
RAMON MATOS


Rosita
Panchita
Felna
Serafina
Voz de Armando


NELSON DORR


Dtreccid


-9-




























I










PRIMER CUADRO

EPOCA: Actual.
ESCENA: Un comedor muy conservado. A un lado, una mesa y tres
sillas: a otro extreme, una mecedora. A derecha e izquierda. puertas inte-
riores. Al centro, una ventana de tipo colonial.
(Un domingo por la mafiana. Las tres hermanas ancianas se encuen-
tran sentadas alrededor de la mesa tomando el desayuno; sus pies no
alcanzan el suelo. Todas visten de negro. except Rosa, que esta sentada
en la mecedora al otro extreme de la habitaci6n y tambiEn toma so
desayuno.)
ROsITA.-(Hablando sola, su voz va creciendo hasta convertirse en gri-
tos.) Porque Panchita y Felina, porque Felina y Panchita. porque Sera-
fina y Felina, porque Felina y Serafina... Armandito... el pan para
Armandito. Tengo que darselo. iQue le pasari? No vino ayer... tie
habra dado la luna?
PANCHITA.-Bestia, callese.
FELINA.-Come y calla.
PANCHITA.-Pero qun mujer mas insoportable... Todo el dia habla
que te habla. (Rosa se acerca a la mesa. Quiere separar la silla vaca.)
Rosa, ya te he dicho que, aunque seas hermana nuestra. te prohibimos'
que te sientes a la mesa.
*ROSITA.--Por que?
PANCHITA.-Porque alcanzas.
LAS TRES.--A su sitio. (Le indica a Rosa la mecedora. Rosita vuelve
sobre sus pasos y se sienta en la mecedora. Se mece rapidamente.)
PANCHITA.-Descarada. Miren que venir a alcanzar el suelo sentada y
nosotras no. Es incredible. iC6mo es possible que nosotras, que somos seio-
ras con titulos, no alcancemos, y ella, que no tiene ninguno, se de el lujo
de que los pies le Ileguen al suelo? No soporto a la gente tan atrevida.
(Comienza a mover los dedos sobre la mesa. como si tocase el piano.
tarareando "La pobre Rosita".)
Su hijo le pego un tromp6n.
Estaba la pobre Rosita
muy triste y solita
sentada en un rinc6n.
iQue le pasara a Rosita?
(Todas rien.)
RosITA.-Porque Panchita y Felina. porque Felina v Panchita, porqtu
Serafina y Felina, porque Felina y Serafina...
PANCHITA.-Pero, ic6mo no se calla esta salvaje?
"FEUNA--Espera; veras c6mo la enmudezco. (Coge la sombrilla y a.
hasta el asiento de Rosita y le da an som.brillazo en la cabeza.) -
11 -






RosrrA.-iAy!, se lo dire a Armando cuando venga. Se lo -dire cuando
venga con la luna y las cantinas.
PANcHITA.-Felina, la pusiste peor.
FELINA.-Rosa, callate. (Rosa se calla rApidamente.) Dios mio, las
siete. (Va hasta la silla, toma el veld negro y se lo pone en la cabeza.)
SERAFINA.-Tenemos que apresurarnos.
FELINA.--Vas con nosotras, Panchita?
PANCHITA.-No puedo; pronto vendra el hijo de esta mujer a pedir
comida, y si no estoy aqui, entra y me roba.
RoSITA.-Mentira. Mi hijo no es ningfn ladr6n.
PANCHITA.-Atrevida. iC6mo se atreve a desmentirme? (A sus her-
manas, mas bajito.) iHay que eliminar a ese Armando! Viviendo de las
viejas ricas, con el pretexto de que es normal. Con lo chusma que es,
hacemos muy bien en no dejarlo entrar... porque, si no, arregladas esta-
riamos. Por eso le tenemos que pagar una habitaci6n...
ROSITA.-En un solar...
PANCHrrA.--Y en qu otro lugar mejor puede vivir, que en un solar?
Es es su element. (Se pone de pie.) jiAy, Armand6n!! (Al pizblico.)
Et Fs el mayor problema que tengo en la vida. Muchas veces viene a las
site de la noche a pedir el almuerzo. ISaben por que hace eso? Pari
mortificarme. Y ademas me roba, es un ladr6n. Cuando era nifio, el padi;
lo ech6 de la casa porque le rob6. Y asi ha crecido, desviado del buen
camino. Hace tres aflos le rob6 un pantal6n a un negro, y nosotras tuvi-
mos que ir a sacarlo de la carcel. Nunca tengo sosiego por culpa de esfe
Armando. El fue quien mat6 a mi hija. Yo tenia una nifia rubia, de ojos
azules... dicen que era mong6lica... pero es mentira. Y el la mat6 gri-
tando a todo lo que daba su garganta: "Arroz con frijoles, arroz ton
frijoles." Y mi nifia, que era tan fina, no pudo soportarlo y muri6. Y
ahora en la vejez, cuando esperaba pasarla tranquila con mi piano, ya
ven la cruz de espinas que me rodea... esta Rosa, mi hermana, es loca.
Mientras mas escucho su voz enloquecedora diciendo mil palabras por
minute como una maquina infernal, mas me incomodo, y su hijo por otfo
lado gritando constantemente: "Comida, comida, comida." Hacen que
me sienta perturbada. (A Felina.) Felina, td tienes que hacer algo. Lleva
a Armando a un asilo... me va a volver loca. Llevenselo lejos, enti6-
rrenlo vivo, quemenlo. No puedo soportarlo. (A Serafina.) Serafina,
Serafina, te lo pido de rodillas: ipor quk no le dices a tu hija Dulce que
lo recoja?
SERAPINA.-No me haria caso; es de lo mas descarada. De contra que
la tengo recogida en una de mis propiedades, Isaben lo que estaba ha-
ciendo el otro dia? Pintando una pared sin mi permiso, iso atrevida! Pero
yo no se lo tolerk. jSabes lo que hice? Cogi la brocha y se la mande por
la cabeza. Se creen que me van a desobedecer. Mis propiedades son mias,
y nadie tiene derecho a hacerme nada en ellas. iAy, mis propiedades! (Al
piblico.) No me dejan vivir. Yo soy la mas rica de todas... la propie-
taria. Pero a veces quisiera no serlo, que si no me paga el inquilino, que
si se muda fulano... como el lio que tuve con unos inquilinos nuevoe; le
alquile a un matrimonio solo... sin hijos. 1Y saben cutantos hijos' ie
aparecieron, de pronto? Seis. ZY saben lo que me han puesto en el balc6d?
Un tren de lavado. iMe estan acabando con el pisoa Pero yo siempre subo


-12-







con mi lave, y veo lo que estin haciendo. El otro dia subi y encentre -k
pila del bafio abierta, ique desconsideraci6n!, y cuando voy a cerrarla,
viene la mujer para arriba de mi como una tora, diciendome que no podia
entrar en su casa, y menos con mi Have .. Pero qui loca, mira que ven&t
a prohibirme que entire en mi propiedad... y diciendo que es su casa.
iMi casa! iQue para eso la hice yo! Pero seguire entrando; esa es mi
propiedad, y nadie tiene derecho a prohibirme que entire en ella cuando
me plazca, aunque la tenga alquilada. Y por eso, isaben c6mo me llaman
mis nietos? "La Periquita". Ah, pero yo no se los aguanto. Siempre esta-
mos de lucha; creo que no podrE vivir sin peleas, me aburriria, yo me
siento como si tuviera veinte afios. iSoy de espiritu guerrero!
PANCHITA.-Serafina, tu hija tiene que Ilevarse a Armando.
SERAFINA.-Pues no, Panchita, mi hija no recogera a Armando por
nada de este mundo.
PANCHITA.-Hay que desaparecerlo, o me echo una botella de' alcohol
y un f6sforo.
PELINA. Tranquilizate, ya- buscaremos el medio de desaparecerlo. Me
dedicarE por complete, ahora que ya no tengo las preocupaciones de mis
propiedades.
PANCHITA y SERAFINA.--C6mo?
FELINA.-Si, se las regale a mi sobrino Ner6n. He hecho un trato coo
el abogado, y todas mis propiedades han pasado a manos de Ner6n. (Al
prblico.) Ner6n es un sobrino prestigioso, es doctor. Digan, entonces,
1quien merece mis propiedades, el que es prestigioso y tiene dinero, o
Armando, que es un normal muerto de hambre? Claro esta que Ner6n.
Y todas mis joyas seran de su esposa. (Rie.) Yo tambien soy viuda, y no
me interesaron jams los hijos; asi que jams me interesaron las preocu-
paciones. Mi esposo era comerciante, yo director de escuela; nos casa-
mos y nos convertimos en ricbs propietarios. El muri6 y yo vendi la
mitad de las propiedades... y me di la gran vida, viajando por today
Europa: Espalia, Francia, Italia... paises encantadores. Tengo coleccio-
nes de albumes con fotografias mias en los principles monumentos y
en los lugares mas destacados de todos estos encantadores paises. Pero
no los voy a cansar con la descripciones de mis viajes. Respecto a Ar-
mando, dire que no lo resisto. No tiene titulo y es un chusma. Respecto
a su madre, no hace falta verla dos veces para darse cuenta una de que
esta completamente loca. De buena gana los llevaria a los dos a un
asilo, pero nunca nos ponemos de acuerdo mis hermanas y yo para hacerlo.
PANCHITA.-Felina, iqur hacemos con Armando?
SERAFINA.-Lo que tenemos que hacer es tirarle un jarro de agua todos
los dias cuando venga a buscar la comida.
PANCHITA.-YO no sirvo para eso.
FBLINA.-Esa no es una buena tactica.
SERAPINA.-Pues yo lo hare. Bueno, me voy. Rosa, recoge las tatas.
PANcHrrA.-Serafina, reza para que a Armando le pase algo.
* SERAPFIA.--Por que no nos acompafias?
PANCHITA.-Torpe, inverosimil, ya te dije que no podia ir.
SEIAFrNA.-Esta bien, Pancha.
PANOmTA.-No me digas Pancha Ya sabes que me gusta que me dig"

-418-






Panchita. O en todo caso, "La Flor del Embeleso". Porque eso de Pancha
me luce muy falto de respeto.
ROSITA.-Porque Panchita y Felina, porque Felina y Panchita, porque
Serafina y Felina, porque Felina y Serafina...
PANCHITA.-Callese, bestia.
RosITA.-Tengo derecho a hablar.
PANCHITA.-Usted no tiene derecho a nada, usted es una recogida, y
ademas normal y loca.
ROSITA.-Loca lo sera usted. LPor que tienen que ser asi conmigo?
Malas hermanas. Desnaturalizadas.
PANCHITA.-jAy, pero que bestial! No te atrevas a hacerle la comida a
tu hijo hoy. iQue trabaje!
ROSITA.-El trabaja.
PANCHITA.--Y que hace con el dinero?
FELINA.-Lo gasta en tabaquitos.
ROSITA.-Todos los hombres lo hacen.
PANCHITA.-Si, pero todos los hombres no tienen luna. iOy6? No tienen
luna. Y esa luna nos ha costado dinero. Un capital.
SERAFINA.-Lo que debiamos hacer con Armando es casarlo. (Rie.)
PANCHITA.-NO seas chacotera. Lo que habria que hacer es matarlo.
El dia que me entered que a Armando le ha pasado algo, voy a dar una
fiesta, y me volvere a casar. Me untarn arrebol en las mejillas. Y al fin
podrE ir de nuevo a misa.
FELINA.-Si nosotras nos morimos primero que el. yo no s& c6mo se las
va a arreglar para seguir viviendo.
SERAPINA.-Haciindose el ciego o el cojo, para pedif dinero.
PANCHTTA.-Pues bien, no le dejare ninguna dote. No se lo merece.
Mafiana mismo llamare a mi abogado para que, cuando yo muera, todas
mis pertenencias pasen a manos de mi sobrino Ner6n. como has hecho ti.
Y hasta Rosa. si est. viva. Ella es mi hermana y. como quiera que sea,
no puedo dejarla sola en la calle y menos con su hijo. Porque ese loco
seria capaz de venderla o de matarla. Ya esta decidido. Ner6n heredarh
a Rosa.
ROSITA.-Yo no quiero; Ner6n es muy malo. me pondra de criada suya.
FELINA.-Grandes principles arruinados han servido de criados a fami-
las de menos rango social que ellos.
RoSITA.-No lo pueden hacer. Porque Panchita y Felina, porque Sera-
fina y Felina, porque Panchita y Serafina, porque Felina, Panchita y Se-
rafina se merecen estricnina.
PANCHITA.--Han oido lo que ha dicho esta china pelona? No la sopor-
to mis. (Sale.)
FELINA.-(A Serafina.) Dejemosla con su locura. Vamos. (Salen.)
RoSITA.-Adi6s, Pericas. (Al priblico.) ZVen ustedes c6mo me avasa-
Ilan a mi y a mi pobrecito hijo? Siempre he sido la esclava, el trapo sucio.
Todo porque soy medio normal y no estudie. Pero soy la ins linda, y yo
alcanzo al suelo sentada y ellas no. Por eso me odian, y no crean nada
de lo que dicen de mi hijo. El no es malo, s6lo que un poquito atolon-
drado. Cuando era nifio le dio la meningitis. Tambidn es lunitico, pero
no le hace dafio a nadie; s6lo le da por hablar muy alto y decir malas
palabras Pero si viviera mejor de como vive. por ejemplo aqui con


-1.4 -







nosotras, estoy segura que se curaria. Pero mis hermanas no le dejan
poner un pie despues de la puesta. Panchita dice que 1e le roba todos
S los dias, pero es mentira. Y aunque lo hiciera, Zpara que ellas quieren
tanto dinero? Para empapelar las paredes. El y yo no somos mas que
* unos titeres en manos de ellas, pero algin dia nos rebelaremos, algfn dia.
TELON



SEG-UNDO CUADRO

(Panchita entra muy excitada.)
PANCHITA.-Dios mio. Dios mio. iQue horror!, parecia un hombre
flaco con nariz de picoloro. iAy, que voz mas horrible! (Se va la luz un
instance. Panchita da un grito y corre alrededor de la mesa; despues se
precipita hacia la puerta de la derecha, se tropieza con Felina y Serafina.
Da un grito.) Fue el... fue el. Se apag6 la luz. LUstedes no lo vieron?
FELINA.-Cmlmate; la luz la apague yo porque me equivoque.
PANCHITA.-Mentira. La luz la apag6 el de la voz ronca. Cuando lleg6
hizo lo mismo para anunciarme su presencia, y ahora lo volvi6 a hacer
para anunciarme su retirada.
FELINA.-Ya te he dicho que fui yo. Diselo tu, Serafina.
SERAFINA.-Que torpe eres. Los fantasmas no existen, lo debes haber
sofiado.
PANCHITA.-Yo no suefio con los ojos abiertos. El de la voz ronca
estuvo aqui y me habl6. Ademss, no es la primera vez que tengo visi-
tantes nocturnos.
FELINA.--C6mo?
PANCHITA.-No te hagas la asombrada. Ya yo te he hablado antes de
los aparecidos que me rondan.
FELINA.-Si, pero pense que ya se te habia quitado ese barrenillo.
PANCHITA.-Pues no. Hace unos instantes estuvo uno aqui. Queria ser
uno de mis candidates.
FELINA.--QuiEn?
PANCHITA.-Un cabezudo. iSabes que edad tiene? Veinte afios. Un
puro pich6n de espiritu. Esta arrebatado por mi. (Espantada.) Me que-
ria llevar con el ahora mismo. iAy!, Felina, me tienen montada guardia
en la cabecera de mi cama. He visto unos enanitos subir por ella,
SERAFINA.-Eso ha sido un suefio.
PANCHITA.-CAllate, impertinente. Felina, ayfidame a quitar a los ena-
nitos de mi cabecera. Estan edificando alli una gran fortaleza. Si no me
ayudas, yo misma la derribar6 con mis propias manos. No puedo sopor-
tarlos con sus miradas fijas. Estan alli rondandome. Ayfdame a des-
aparecerlos.
FELINA.-Estis nerviosa...
PANCHITA.-Felina, tengo miedo de volverme loca.
SERAFINA.-Eso es un hecho.
FELINA.-Cllate. (A Panchita.) Debes convencerte de que esas coli-
nas no existen. Olvida esas pesadillas.


-15-







SP~V XrrA.-I Pero c6mo crees que puedo olvidar lo que veo 4i i-
wate? Todo lo que te he dicho estA allj en mi cuarto, en la cabecera de
mi eaa.
FEUNA.--Te cambiaremos de cuarto.
PAMNCHITA.-Eso nunca. Lo que tienes que hacer es comprar un pico
y una pala; yo perforare la colina donde se encuentre la fortaleza.
FELINA.-Lo que haras sera perforar la pared.
PANCHITA.-Tengo que matar a Jos enanos.
SERAFINA.-Atrevida, lque dira Blancanieves? iC6mo vas a matar a
sus siete enanitos!
PANCHITA.-Chusma.
FELINA.-No la mortifiques; se pondra peor. (Lleva a Serafina a un
lado.)
SERAFINA.--Tfi crees que todo eso que ella ve. se deba a que esta
enferma de la vista?
FELINA.-No, lo que ella tiene es... (Bajito. con misterio.) Psicosis
senil.
PANCHITA.-Z-Que estan hablando ahi?
FELINA.-Nada, nada. Cuentale algo agradable, Serafina.
*,SERAFINA.-Panchita, Zsabes una cosa? Internaron a Lo6l del Pilar en
una casa para ancianas perturbadas. Que hija mis mala tiene; ella fue la
que la ingres6. Dice que la madre se volvi6 loca. que un dia sali6 a la
calle y se desnud6 dentro de un charco de agua.
FELINA.-Pero yo no lo creo. iTi puedes career que una mujer de tanto
rango social como ella vaya a refrescarse de esa manera?
SERAFINA.--Y sabes como la hija nos cont6 la historic? Atacada de la
risa. iAy!, pero eso yo no lo puedo aguantar. Le tuve que dar un carte-
razo por la boca. No me es possible soportar a una hija que se burle de
su madre. Ay, Felina, que bien hiciste en no tener hijos. Los hijos son muy
mal agradecidos. Pronto hasta mi hija Dulce querra hacer lo mismo; pero
conmigo va a encontrar la horma de su zapato. conmigo no hay quien
pueda.
PANCHITA.-Pues yo no pienso de esa manera. Tu hija y la de Lolo
del Pilar serin asi porque son de pelo negro. Pero en cambio mi niia, que
era de pelo rubio, no hubiera salido asi... los cabellos rubios son de
angel... y mi angelito se fue al cielo... (Llora.)
SERAFINA.-Ay, por favor, no empieces con el ataquito.
PANCHITA.-(Canta "El premio angelical".)
El bello cielo azul
es el cielo de Dios
y Dios se la Ilevo
para hacerla un angelito
y bendecir a Panchita
por haber tenido una nifia asi.
Y asi otorgar el premio a su virtud.
su gratitud y su amistad.
Es el premio angelical.
(Se escuchan voces afuera.)


16-







Voz DE ARMANDO.-Vamos en orden. Usted aqui... en orden: el uno
e dols y el tres aqui. Formen fila. Vamos, vamos, no se descompongan.
S T#, iqu6 nfimero eres? E1l diez? Bueno, para alli. Esperen sus turnos...
el cuatro, el cinco y el seis aqui. Organicense. Del seis al diez former la
S otra fila. Vamos, fila, que Armando invita. (Grita.) Vamos, viejas ricas,
triigan cincuenta cantinas, que tenemos hambre. Y no queremos arroz de
ayer, queremos de hoy. Vamos, abran el "Refrigidaire". Arroz con frijo-
* les, arroz con frijoles. (Todos.) Arroz con frijoles, arroz con frijoles.
(Rien.)
FELINA.--Pero que es esto? Ese Armando ha traido el solar complete
para aca.
PANCHITA.-IQue bochorno! Ya no podre salir jams. Hay que lamar
a la policia. Que le pongan cadena perpetua.
SERAFINA.-Que policia ni que policia; ya veran... (Sale corriendo
por un lateral.)
Voz DE ARMANDO.-Vieja, trae las cantinas. (Rosa sale, atraviesa la
escena y desaparece por otra puerta.) Arroz con frijoles. Arroz con
frijoles.
SERAINA.- (Entra con una palangana que se supone llena de agua. La
lanza por la ventana.) Cojan comida. (Risas.) Pero, cobardes, no corran.
PANCHITA.- (Recuperandose.) Pero si son chacoteros.
FELINA.-Con esto de hoy ya rebos6 la copa de los atrevimientos.
SERAFINA.-i-Saben quien iba en la fila? Chuchi, el barbero que le rom-
pi6 la cabeza a Armando por haberle robado cinco centavos. iPero que
poca vergiienza tiene este Armando!
ROSITA.--(Entra, trae en las manos las cantinas.) Aqui estan, mi hijito:
S aqui estan las cantinas. (En la ventana.) iPero d6nde esta mi nifio? ZQue
!e hicieron?
FELINA.-iHacerle? Que nos ha hecho la perlita de tu nifio, trayendo-
nos aqui a todo el solar donde vive, a pedir comida desaforadamente.
PANCHITA.-Dios mio, Dios mio. El finico hijo que tuvo esta mujer, y
no se le pudo morir en el vientre. Pero se acab6. Hay que escarmentarle.
No le pagare mis el cuarto.
FELINA.-Muy bien. Eso lo debiste hacer hace much tiempo.
(Tocan a la puerta. Serafina sale.)
ROSITA.-No lo pueden echar a la calle. No lo permitire.
PANCHITA.-Felina, llevatela. que se desata.
(Felina se la lleva por un brazo.)
ROSITA.-Porque Panchita y Felina, porque Felina y Panchita, porque
Serafina y Felina, porque Felina y Serafina. (Salen.)
SERAFINA.-(Entra corriendo.) Ay, lo que han dicho. Lo que me han
S dicho de Armando.
PANCHITA.-LQu pasa ahora?
SERAFINA.--Armando ha encerrado a una mujer en su cuarto y no la
deja salir. La mujer" esta como loca tumbando la puerta abajo. Dice la
encargada, que da de plazo hasta maiiana para que Armando la suelte o
llamara a la policia. Ya se acab6 de arrebatar Armando; secuestrar a una
mujer y encerrarla en su propio cuarto. Y dicen que la encerrada esta
completamente loca.


--17-







PANCHITA.-Una desgracia mas. No vivimos mas que para disgustos.
Ahora esa mujer perturbada, esa va a matar a Armando. Esto va a salir
en los peri6dicos. iQue escandalo, Dios mio! (Gritando.) Felina, Felina.
(Sale Felina.) Armando ha encerrado a una mujer loca en su cuarto y
no la deja salir. Hay que ingresarlo en un asilo inmediatamente.
SERAFINA.-Lo que hay que hacer es ir y sacar a esa mujer de la habi-
taci6n cuanto antes...
FELINA.-Si, alguien tiene que ir a hablar con Armando.
SERAFINA.-(A Felina.) Vamos las dos.
PANCHITA.-Si, si, por favor; no podre soportar el escindalo.
FELINA.-Esti bien, vamos enseguida. (Salen.)
(Cambian las luces.)
VOICES QUE CANTAN.-(Suavemente.)
Rosita se cas6,
Rosita enviud6.
Serafina se cas6,
Serafina enviud6.
Felina se cas6,
Felina enviud6.
Panchita se cas6,
Panchita enviud6.
Las cuatro son:
Las Pericas,
Las Pericas,
Las Pericas,
Las Pericas...
PANCHITA.--Que? jQue es esto? jQuienes son? iQue, que? iQuien
habla? iD6nde estan? Oigo mil voces que hablan... iQuienes son? Pero,
ique es esto? Callense... me aturden. Por favor, able uno s61o. (Se
acerca al proscenio.) 1Que dicen? (Escucha con trabajo.) Ah, que ya esta
hecho todo. Pero, ique cosa? lQuO? (Pausa.) No entiendo. (Pausa.) Que
la rueda se fue sin el carro, que se cay6 el buque con la botella dentro
de un ojo, que muri6 el geranio al anochecer; no entiendo. Por favor, que
able uno s61o. (Se sonrie.) Gracias. Yo soy Panchita. Pero, iquienes
son ustedes? (Pausa.) Los Gi-gan-tes y Ca-be-zu-dos. Ah, los Gigantes
y Cabezudos. iQue quieren ser amigos mios? jQu- bueno! 1De d6nde
vienen? iDe las colinas de la cabecera de mi cama? iQue no? Entonces,
ide que colinas? iDe las de aqui? jAy!, es verdad; las colinas han inva-
dido la casa... no podre salir de aqui. Romper6 algunas para poder salir.
(Comienza a dar vueltas, dando golpes en el aire.) lAy, ay, auxilio; se
caen las colinas! (Llora. Tira de ella una mujer imaginaria.) Suelteme,
sefiora; no me moleste; su6lteme le he dicho. So atrevida. (Se levanta.)
Cabezudos, Cabezudos, si, si, estoy bien. IC6mo? iQue se fue la nifia
sola, sin el diente y con la uiia en el pelo? Pero, Zc6mo la madre la dej6
ir? lQue la madre no lo sabe? Pero ique nifia mis atrevida!; se fue sola
y sin nariz. (La mujer imaginaria la vuelve a molestar.) Pero lusted otr.
vez? Suelteme, sefiora; suelteme, impertinente. No, no me voy con usted.
Suelteme de una vez, atrevida. iC6mo? iQue cantan? ZA ver? Va-len-tin,
To-me-guin. Ah, Valentin Tomeguin. Le rom-pie-ron el... iOigame!'

-18-







Yo soy una director retirada para decir eso. (Aparece la mujer ima-
ginaria.) Sefiora, suelteme. Le he dicho que no me voy con usted. No me
moleste mis. So atrevida, solapada, impertinente. (A los cabezudos.)
LDigan? Ah. (Rie.) (Despacio pero con ritmo.) Valentin Tomeguin le
rompieron el violin. (Baila y canta muy alegre.) Valentin Tomeguin. le
rompieron el violin. Valentin Tomeguin, le rompieron el violin. Ay, pobre
Rosarito, se trag6 un real; pobre Rosarito, la tienen que operar. (Rie.)
iQue dicen? iQue me pagan el viaje a la China si les vendo la sayuela?
Pues no. No les vendo nada. lEs que quieren verme desnuda? Atrevidos.
(Se vuelve de espaldas.) No les escucho. Callense. Ay, tasajo, tasajo,
tasajo. iQuien quiere tasajo? (Se ha vuelto.) lQuien? Ganchitos por
los poros. Pero iquien es ella? iGanchitos por los poros, que nombre mas
horrible! (Pausa.) Una mujer que echa ganchitos por los poros y arafias
peludas por la boca. iQu- horror! (Aparece la mujer imaginaria.) Pero
lusted de nuevo? Ya le he dicho que no voy a ninguna parte. Suelteme.
No la resisto mis. (A los Cabezudos.) Pero lquien es ella? iC6mo? (Sc
echa hacia atras, horrorizada. A la mujer imaginaria.) Ah, pero Zusted cs...
echa ganchitos, ganchitos por los poros y arafias peludas por la boca?
Asi que echa ganchitos; debe estar riquisima... y Ino los vende? lNo?
Ah... Inmoral. Edtiquese, edtiquese. (Pausa.) lQue? iC6mo? iQue me
quieren retratar? Ah, eso si. Pero Zpara que? iPara una entrevista? !Que
emocionante? iQuien me la va a hacer? Ganchitos por los poros. (A la mu-
jer imaginaria.) jUsted de nuevo? Espere un moment. Necesito polvos,
arrebol y pintura de labios. (Hace que se arregla con todo lo anterior-
mente dicho.) Yo tengo una pose para cada fotografia. Algunos dicen que
tengo cara de Madonna. Ya veran: soy muy fotogenica. Un moment. (Se
pone en una pose muy ridicule, con las manos hacia atirs.) Ya estoy lista.
(Posa.) zYa? Ah, otra mis. (Posa.) iYa? iOtra? (Posa.) Ya, ino? Otra
mas. (Posa.) ZYa? Pero icuintas? Nunca me han torado tantas en mi
vida. iQue excitante! (Posa.) iYa? iOtra? (Posa.) Ahora si. Ninguna
mas. iOtra? (Va a cambiar de pose.) iC6mo? jQue no cambie de pose?
lQue luzco muy bien asi? Gracias. Es usted muy amable. (Posa.) Ya.
iNo? Bueno. (Posa.) Dejeme cambiar de posici6n. (Posa.) Ay. (Posa.)
Pero jcuantas fotos me va a tomar? (Posa.) No puedo mantenerme tanto
tiempo en esta pose. (Posa.) Dejeme cambiarla, se lo ruego. (Posa.)
Ay... (Posa.) Salvenme, Cabezudos y Gigantes. Ayfidenme pronto. (Se
suelta de la pose y cae desfallecida en una silla.) Canalla, abusadora, me
alegro de que le salgan arafias peludas por la boca. Ya me la pagara,
impertinente. (Llama.) Cabezudos y Gigantes, llvense a Ganchitos. ra-
pido. no quiero verla mas. (Se levanta rdpidamente.) lQue? iC6mo? iQue
tengo que ir con ustedes? No, eso nunca. Por favor, jpor que quieren
Ilevarme? 1C6mo? iQue soy la elegida del rey de los Cabezudos? No.
Yo le guard luto a mi esposo. No, no quiero ser reina. jQue? jQue si
Ilevo a Armando a un asilo no me levaran? Pues que se lo eleven, que
se lo eleven. lQue tengo que ser yo? iYo tengo que Ilevarlo a un asilo?
lAhora mismo? Pero ahora mismo no puedo. Mis hermanas lo llevarAn
mafiana. Pero ipor que no pueden esperar hasta mafiana? Por favor. .
no me pueden Ilevar a mi. Sueltenme, sueltenme, sueltenme. Esta bien,
yo llevare a Armando ahora mismo. (Se suelta, corre hacia un lateral.)
No. bajen las colinas, quedense alli. No quiero ir con ustedes. No me


- 19-







podran levar... Ay. (Corre hacia el otro lateral. Ya en la puerta, grita.)
Nunca tendre un hijo de ese monstruo y menos a mi edad. (Sale, dejando
caer la cortina de la puerta.)
TELON



TERCER CUADRO

(Panchita se encuentra sentada en el sill6n de Rosita; Felina, a su lado;
Serafina esta mirando por la ventana.)
PANCHITA.-Bueno, pues ya les he contado todo... Hay que Ilevarse a
Armando a un asilo, si no los Cabezudos me vendran a buscar...
FELINA.-EstS bien. Le prepararemos todo para llevarlo lo mis pronto
possible.
PANCHITA.-Ojala no me vengan a buscar antes. iY que haremos con
la mujer que Armando tiene encerrada?
FELINA.-No sabemos que hacer. No hemos encontrado a alguien que
quiera meters a sacar a esa mujer. Por otra parte, ella esta enloquecida
tumbando la puerta a golpes. Y lo mas grave, da de plazo hasta mariana
para que Armando la suelte, y jura a gritos que si este no lo hace lo
matara. Va a correr la sangre. Tenemos que convencer a Armando para
que la suelte, habra que avisarle a la policia.
SERAPINA.--De veras que lo encerraremos en un asilo?
FELINA.-Si, no queda mas remedio.
SERAPINA.--Y con quin pelearO?
FELINA.-Con tus nietos o entrate a golpes con tus propiedades, pero
Armandito sera ingresado.
PANCHITA.-LIvense a Armando. Llevenselo.
FELINA.-Tranquilizate... lo ingresaremos.
SERAFINA.-Pero temo que nos moriremos de aburrimiento.
PANCHITA.-(Se levanta rapidamente.) iAy!, ellos de nuevo. Los Cabe-
zudos vienen a buscarme, esc6ndanme. No dejen que me Ileven. (Se escuda
tras sus hermanas.)
SERAFINA.--iQut dice?
FELINA.-No entiendo nada.
PANCHITA.-(Saca la cabeza de detras de sus hermanas.) lQue dicen?
ZQut? iQue se cay6 el carret6n y al caer se le rompi6 el cordal dentro del
pafiuelo? iC6mo! lQue se ha ido solo, sin corbata y desnudo? IQue le
dieron el permiso para cantar, pero que todavia no se ha torado la clara
del huevo?
FELJNA y SERAPINA.-jQue horror!
PANCHITA.-Cabezudos, Cabezudos, Cabezudos. Mis hermanas lleva-
ran a'Armando a un asilo mariana mismo. ZMe oyeron? TSi?4Estan:coa-


-20-







formes? Gracias. Gracias. (Muy alegre.) Estan conformes; no me itevA-
ran. (Recita.)
Cabezudos y Gigantes, .
que salga todo triunfante.
Que todo salga triunfante,
Cabezudos y Gigantes.
Con la ayuda de Ganchitos
y la arafia con pelitos.
Que salga todo triunfante,
Cabezudos y Gigantes.
Lanlaralaralan. Vamos a alegrarlos. Les representaremos, en prueba de
nuestro afecto, "Los Pericones". Felina. Serafina, traigan sombreros y
pericones. Lanlaralaralan, lanlaralaralin, lanlaralaralin. (Cantan "Los
Pericones".)
(Recita.)
Sefioras y seilores:
Esta es la funci6n mAs grande por los sigros
jamAs serA igualada.
Podria calificarse como un canto de antafio
y serA cantada en a capella.
VerAn ustedes c6mo esta representaci6n
IlegarA a los oidos de todos,
que la escucharan y se encantaran.
Atenci6n, atenci6n.
Comienza la funci6n.
La gran funci6n comienza.
(Entran Felina y Serafina. Llevan sombreros del 1900 con grande fib-
res y cintas; traen en las manos unos grandes pericones (abanicos):
cada una de ellas trae un sombrero y un abanico para Panchita. Se lo
entregan situandose a cada lado de ella, mientras cantan desde su apH-
rici6n.)
FELINA y SERAFINA.-Lanlaralaralin, lanlaralaralAn, lanlaralaralAn.
Corre, corre, corre Canelo
que te comen las polillas.
Corre, corre con Periquilla;
corre, corre y vuelve a correr.
PANCHITA.- (Recita.)
Por correr te has extraviado.
1D6nde estis? iD6nde te encuentras?
Cuando te sientas cansado,
ven y sientate a mi lado.
(Rie.)
FELINA y SERAFINA.-(Cantan.)
Corre, corre, corre Canelo
mira que si no pierdes juego.


- 21'-







PANCHITA.- (Recita.)
Canelo ya se aleja.
Canelo, ia d6nde vas?
Mira que tu novia espera.
Canelito, ja d6nde vas?
(Rien las tres.)
LAS TRES.-(Cantan.)
No camines hacia atras.
no camines hacia atras:
corre Canelo
para adelante ya.
(Tiran los pericones.)
FELINA.- (Recita.)
Ay, se cay6 el peric6n.
Ay, se cay6 en el sal6n.
SERAFINA.- (Recita.)
Ay. se cay6 el peric6n.
Ay, se cay6 en el sal6n.
PANCHITA.- (Recita.)
Ay, se cay6 el pericon.
Ay, se cay6 en el sal6n.
(Los van recogiendo.)
FELINA.-
Mi peric6n es este...
SERAFINA.-
Este es mi peric6n...
PANCHITA.-
Tengo tres.
(Rien. Bailan.)
LAS TRES.- (Cantan.)
Con mi peric6n,
con mi peric6n me paseo yo
por el Malec6n.
PANCHITA.- (Recita.)
Cuando salgo de paseo
luzco tan bella y preciosa
que si voy con una flor
me dicen la mariposa.
LAS TRES (Cantan.)
Con mi peric6n,
con mi peric6n me paseo yo
por el Malec6n.
FELINA.- (Recita.)
Por la tarde va la brisa,
por la maiiana el amor,
y yo que soy una flor,
por la tarde voy de prisa.


-22 -







LAS TRES.-(Cantan.)
Con mi peric6n,
con mi peric6n me paseo yo
pora el Malec6n.
SERAPINA.-(Recita.)
Cuando un viejo me mira
con mi abanico me cubro yo
y cuando un joven me mira
formo un alboroto atroz.
LAS TRES.-(Cantan.)
Con mi peric6n,
con mi peric6n me paseo yo
por el Malec6n.
PANCHITA.- (Recita.)
Venga joven galante,
mi fiel constant
a mi lado por favor
y cibrase con mi peric6n
hasta llegar al Malec6n.
(Rien.)
LAS TRES.- (Cantan.)
Peric6n, peric6n, peric6n.
Con mi peric6n
con mi peric6n me paseo yo
por el Malec6n.
(Rien y cambian de lugar unas con las otras.)
Por el paseo del Prado
voy caminando, voy caminando
hasta legar al sitio donde se encuentra
donde se encuentra mi amor.
(Rien y hacen el mismo juego.)
Lanlaralaralan.
Si le dijera, joven,
c6mo me siento yo,
tendria de sus besos
montones, montones
montones para mi
montones para mi
para sentirme mis feliz.
(Rien.)
S (Recitan.)
Mi rostro cubro con mi peric6n
mi rostro cubro y dejo libre mi coraz6n.
(Rien.)
SLanlaralaralan, lanlaralaralan,
lanlaralaralAn.
Peric6n, peric6n, peric6n.
(Salen moviendo los pericones.)


- 2-







(Cambian las luces. Despu!s, una luz a la derecha. Alli estb Rosita.)
ROSITA.-Lo he oido todo. 1Asi que me creen una normal sin senti-
mientos?... Pues lostengo. Y no permitire que se lo Ileven, porque no
ha hecho nada para merecer semejante castigo. A mi tambiEn me quieren
desaparecer para llevarme como criada a casa de Ner6n. Y todo porque
soy noble. Por eso me desprecian y me insultan y me dicen loca y anor-
mal. Si yo soy loca, mis locas son ellas. Locas ridiculas. Asi que "Pe-
ric6n, peric6n. Ay, se cay6 el peric6n. Ay, se cay6 en el sal6n." (Rie,
imitando a sus hermanas.) "Lanlaralaralan, lanlaralaralin, lanlaralaralan."
(Transici6n.) Decrepitas, pellejas. Pero se acab6, no me tendran nmas de
sirvienta, cocinera, lavandera, ama de laves, jardinera, institutriz de viejas
locas... y pronto sere, segiin sus deseos, la limpia-orines de los perros
de Ner6n. Pero no lo permitire. Si ellas se murieran... Entonces yo y mi
hijo si viviriamos felices. Pero, iqu& va!, estas hermanas mias estAn ,est-
diando para ceibas. Por muerte natural jams saldriamos de ellas. Pero si
las arrollara un tren... Ojali, ojala. Me han tocado mi punto serio: mi
hijo. Y por el soy capaz de todo. Hasta de matar a esas periquitas ripia-
das. (Comienzan a cambiar las luces.) Lanlaralaralin, lanlaralaralAn, lan-
laralaralin, el desayuno es mis sabroso con un poco de veneno... el
desayuno es mis sabroso con un poco de veneno... el desayuno es mas
sabroso con un poco de veneno... (Sale.)
(Entra Serafina mirando a todos lados.)
SERAFINA.--D6nde estara mi velo? Dejame ver por aqui.
FELINA.-(Aparece en el marco de la puerta de la izquierda.) Serafina.
SERAFINA.--Que?
FELINA.--Vas a volver por lo de Armando?
SERAFINA.-Si, pero ya no se ni que hacer. Antes de ayer y ayer he
ido hasta alla, le he hablado... y todo sin resultado favorable. Armando
estA empecinado en no dejarla salir. Despues de desayunar ire allh: pero
esta vez con un hombre que derribe la puerta.
FELINA.-Bueno ... procura que esa mujer salga cuanto antes.
SERAFINA.-Le he ofrecido diez centavos a un hombre para que derribe
la puerta... Ahora todo esta arreglado, ino crees?
FELINA.-Pero, ahora falta que el hombre se arrepienta.
SERAPINA.-Imposible. Le hice firmar un contrato.
FELINA.-Eso esta muy bien.
SERAFINA.-Soy mujer de negocios brillantes.
(Entra Panchita. Trae en las manos un ramo de flores artificiales.)
PANCHITA.-Miren que flores. que colors. Lo finico malo es que no
tienen olor. Son artificiales. He Ilegado a la conclusion de que las flores
artificiales son mis practices qiue las naturales. Fijense: a istas no tengo
necesidad de echarles agua que crie insects; estas flores no se marchitan
nunca. Siempre se conservan como acabadas de comprar. Las flores arti-
ficiales para mi y las naturales para los muertos.
SERAFINA.-Esa es una idea estfipida e inverosimil. Razonada uinica-
mente por un cerebro perturbado como el tuyo. Rosas. rosas: para rosas,
tenemos bastantes con nuestra Rosita de cultivo.


-- 24 -





PANCHITA,-Pues no. Eri today, caso, lo' coasalutie doft N&Wt. S1 Ce&te
quii es una idea brillante, es brfiante.
SERAiFNA.-Pero que tozuda.
FELINA.-Panchita ... Serafina saeara boy a la netifr dfiniffifriente
de la habitaci6n.
PANCHITA.--Si? iQue buerin! Pero tiene que aptrarse. Armando odebe-
ra ser ingresado cuanto antes. Si no, ya ti sabes... (SeKFafa atelatW.fd
-ELINA.-Hoy esa mujer saidra a la calle... y malide Artda*fdrseta
ingresado.
PANCHITA.-Y hoy por la tarde vendra Ner6n a Ilevarse a Rosa. idjC
contenta estoy! (A Felina.) iY c6mo Serafina sacar& a ka mujer?
FELINA.-Porque esta vez Serafina se ha buscado a un hombre pata
que derribe la puerta, ofreciendole diez centavos bajo contratd.
PANCHITA.-Esta muy bien. Pero tengan cuidado no sea un borradco.
SERAFINA.-Felina, isabes d6nde esta mi velo? No lo encuentro.
FELINA.--Es possible que afin no te hagas la costumbre de tener tn
lugar para cada cosa? Aprende conmigo, que tengo todo en ordein.
SERAFINA.-Ah, aqui esti. (Se lo pone.)
FELINA.-Rosa, prepare el desayuno pronto.
ROSA.-(Desde adentro.) Ya voy.
fFelina toma un velo que esta encima de la mecedora y se lo pone. Se
sientan todas en la mesa.)
SERAFINA.--C6mo tarda!
PANCHITA.-Lo hace adrede.
SERAPINA.--Ya esta el desayuno, nene?
ROSITA.-Lo estoy hacienda.
SERAFINA.--Que hora es, Felina?
FELINA.-Las siete y media.
SERAFINA.-Se esta hacienda tarde.
FELINA.-ROSa... Zya?
ROSITA.-Si.
PANCHITA.-Ese desayuno...
SERAPINA.-Apirate, Rosa.
ROSITA.-Ya voy.
LAS TRES.-AI fin...
PANCHITA.-Felina, tienes que buscar pronto una criada porque cuando
Rosa se vaya para casa de Ner6n, no tendremos quien nos atienda.
FELINA.-Ya puse un anuncio en el peri6dico.
PANCHITA.--La pediste joven? Porque si se nos aparece aqui una an-
ciana perturbada, terminaria por convertirnos en lo mismo.
FELINA.-La pedi joven. Aunque a las j6venes de veinte a treinta afios
les gusta colocarse donde hayan caballeros. para sentarseles en las piernas.
Y como aqui no hay ning6n caballero, sino damas retiradas y viudas,
temo que no vendra ninguna.
(Entra Rosa.)
ROSITA.-EI desayuno. (Pone sobre la mesa la bandeja.)
LAS TRES.-Ya era hora...
RosIrA.-Bebanlo todo. Y espero que les caiga muy bien.
UNA voz.-(Desde afuera.) Rosita, Rosita. Corra, que mataron a su


-25-




hijo Armando; una mujer lo mat6. Corra, Rosita. (Risas.) A Armando
lo mat6 una mujer encuera. A Armando lo mat6 una mujer encuera, a
Armando lo mat6 una mujer encuera... (Risas.)
(Rosita se queda livida. Despues sale corriendo por la puerta derecha.
Serafina y Felina se levantan.)
PANCHITA.-No se muevan... ja d6nde van ustedes? Pero si es una
noticia formidable. Vamos, vuelvan a la mesa; dejen a Rosa que se las
arregle como pueda. Vamos. (Felina y Serafina vuelven a la mesa.) jQue
felicidad, que felicidad! Al fin salimos de Armando; las angustias de
afios han terminado en un segundo. Ahora me pintarE el pelo, me dare
arrebol a las mejillas, me volvere a casar y al fin podre acompafiarlas a
misa. Vamos a dar una gran fiesta. Mis queridas hermanas, pondremos
nuevos cortinajes, arreglaremos toda la casa, que esta algo descuidada.
iQue felicidad! Esperen. IQue? iC6mo? 1Son ustedes los Cabezudos?
iSe han enterado de la noticia? iQuE bueno, que bueno! jC6mo dicen?
iQue ya esta todo arreglado? Naturalmente. FC6mo? IQue me Ilevaran?
Gracias, gracias. iQue? iAh!, ique nos tomemos el cafe con leche, que
se enfria? Claro, claro. (A las hermanas.) yamos, hay que desayunar;
debemos complacer a los Cabezudos. Dicen que esta muy sabroso, y ellos
siempre lo saben todo.
TELON


-26-














EL


PALACIO

DE LOS

CARTONES

de

nicolas dorr


(vodevil en un acto)
El Palacio de los Cartones, de Nicolas Dorr, fue
estrenada en la Sala "Arlequin, el 9 de Octubre
de 1961.


REPARTO
NANCY FERNANDEZ Tiburcia
GLADYS ANDREUS Natalia
LUIS BRUNET Policarpo McDollar
JOSE HERRERA Lomoeyagua
MARIA ELENA SALAS La mujer del cubito


NELSON DORR


Direcci6n








ACTO UNICO



EPOCA: 1925.









ESCENA: Una habitaci6n, construida con anuncios comerciales (dga-
rrillos, refrescos, gomas de autom6viles, chiclets, etc.). Tambien afiches
de- peliculas "fastuosas".
(Tiburcia, sentada en una silla hindf de alto respaldo, terminal su
chaqueta; Natalia baila a su lado con un plumerito de plumas multicolores,
en la frente. Tiburcia tiene en su frente una cinta de perlas colgantes. Sus
maquillajes, como los de los otros personajes, son los mismos utilizados en
las peliculas silentes.)
TIBURCIA.- (Canta.)

Yo quisiera volar
hacia un mundo nuevo;
por eso mi chaqueta
es de alto vuelo.
(Suspirando.) iAy, quiero volar! (A Natalia.) ZNo es maravillosa mi
chaqueta, Natalia queridisima?
NATALIA.-Si, mi amor; cualquier cosa.
TIBURCIA.--Ay!, ic6mo que cualquier cosa? Debes saber que esta cha-
queta es bellisima. Con grandes bordados tipo princess. Es mi gran suefio,
y hoy la estrenare; me siento contentisima. Al fin termine mi chaqueta.
Llevo afios haciendola, pero estoy complacida. Es una obra de arte, algo
distinto. Me siento superior de s61o contemplarla. le da a una aire de
gran dama.
NATALIA.-iAy, normal, eso es un ripio. una basura. un trapo de lim-
piar el piso, una bazofia!
TIBuRCIA.-Mentira. iC6mo puedes decir eso, mi hermanita? Mi cha-
queta es lindisima. Una chaqueta, por muy humilde que sea, es siempre
algo superior, y mi chaqueta lo es... No me vengas a decir que tienes
envidia.
NATALIA.--Envidia yo? Acemila.


-29-





TIBURCIA.-Pero Natalitica...
NATALLA.-Acemila, acemila.
TIBURCIA.-Te desprecio. te desprecio. No sabes nada de nada. No te
das cuenta que tiene merito hacer algo original,' para poder resaltar de
entire tanta "sofocaci6n".
NATALIA.-Ay. ret6rica-poetica. Esa chaqueta esta extrafiisima. Y nada
mas que se le puede ocurrir hacerla a una atrofiada como ti. Trapera.
TIBURCIA.-Ay. que no son trapos. Son bellos encajes con rosas in-
crustadas, hojas de esmeralda, pajaros dorados y grandes lazos de raso.
NATALIA.--Trucut0! Con todo lo que me digas, ese trapo mal envuelto
esta extrafio. y de contra con olorcito... jay! (Rie.)
TIBuRCIA.-Chacotera. Asi no llegarAs a ningin lado.
NATALIA.--Que dices. Flaqui?
TIBURCIA.-Grosera, ordinaria, descompuesta y zafia. Nadie te querra
jams. iQuien va a aguantarte tan quisquillosa y mal hablada? Aprende
conmigo, que por ser dulce y culta tengo al tierno Lomoeyagua loquito
por mi.
NATALIA.-Total, yo prefiero estar solitaria y con la boca engurrufiada
antes de tener una cosa como esa de marinovio.
TIBURCIA.-No te permito...
NATALIA.-Ese animal que, por lo extrafio que es, no se ha podido
clasificar todavia en el parque zool6gico, pero yo me atrevo a opinar que
es un escarabajo.
TIBURCIA.--Ay, descompuesta! (La imita.) iMonina!
NATALIA.-Ay, ahora veras, ahora vers. .. despidete de tu chaquetica.
monada.
TIBURCIA.-(Temblando.) Perd6name, mi hermanita. Yo no lo volvere
a hacer. Perd6name... Te lo pido de rodillas.
NATALIA.-(Conmovida.) Esta bien... te perdono.
(Natalia comienza a pasar las manos por los cabellos de su hermana.
pero de pronto camb:a de actitud y agarra a Tiburcia por el cuello. Esta
reacciona y toma a su vez a su hermana por el' cuello. Caen de rodillas.
Lloran.)
LAs Dos.- (Desprendiendose una de la otra, corren a los extremes y
miran afuera.) Ay, icuando llegaran estos hombres?
NATALIA.--Nos los habran "tumbado"? Imposible. Mi Policarpo me
idolatra, y yo a l6 lo mismo. Nosotros si que somos una pareja ideal. El
con su bigotico al aire y yo con mi pelo a la moda. Ay, mi novio es tan
fuerte como inmoral. LSabes? Ayer me hizo una proposici6n deshonesta
Queria inspeccionarme sin darme el anillo.
TIBURCIA.- (Con intenci6n.) iAy, y lque hiciste tf, Monina?
NATALIA.-La pregunta me ofende, queridisima Flaqui.
TIBURCIA.-Entonces, no aceptaste, Mufieca?
NATALIA.-NO.
TIBURCIA.-Ah, y ite pidi6 perd6n?
NATALIA.-Claro, Chiquitica.
TIBURCIA.-Y tui, ilo perdonaste?
NATALIA.- C6mo no voy a perdonar al hijo del ganadero McDollar?
Al millonario del bigote errante. Seria estipido no perdonarle. Pronto sere
una McDollar. Natalia McDollar.


-30-




TIBuRCIA.-(La aplaude.) Muy bien, muy bien. Pero iya has averigua-
do si es verdaderamente hijo del millonario, queridisima Monina?
NATALIA.-Si, Chiquitica. Aunque no hacia falta averiguarlo; con s6lo
mirarle a los ojos, siente una la seductora fuerza de un McDollar.
TIBURCIA.--Ah. si? Entonces, no comprobaste que es hijo del ganadero,
Lagarta.
NATALIA.-(Explosiva.) Lo comprob&, "globito de Cantoya". Ayer lo
vi paseandose con una vaca. Lo salude, pero ni me vio; llevaba much
prisa. Seguramente estaba en asuntos de negocios. (Tiburcia aguanta la
risa.) Es una perfecci6n de hombre. Lo que no podrian decir muchas que
yo conozco.
TIBURCIA.-Me parece que eso va conmigo. Y si es asi, estas comple-
tamente despistada. Mi Lomoeyagua es una perfecci&n. Y ademas. no le
falta ningfin diente. (A Natalia le falta un diente.)
NATALIA.-(Indignada, con intenci6n.) Pero ino es mezquino?
TIBURCIA.-Ay, un poco; eso, si. El otro dia le digo que para el invierno
que viene necesitaba un abrigo de vis6n. Y isabes lo que me respondi6?
Que la finica criatura que necesitaba en el mundo un abrigo de vis6n. era
el vis6n.
NATALIA.-(Rie.) Ay, si me lo dice a mi, pobre de el, le doy tal patada
voladora, que al otro dia tfi lees en los peri6d'icos: "McDollar, el primer
hombre a la Luna."
TIBURCIA.-Pues yo no opino asi. A los hombres se les debe tratar con
dulzura. Yo a mi Lomoeyagua siempre lo trato bien. Los hombres necesitan
mujeres finas y dulces.
NATALIA.-Los hombres, lo que necesitan son otras cositas.
TIBURCIA.-Mal hablada. Manchas con tu impudor el fino nacar de
mis orejas.
NATALIA.-(Sin escucharla, grita.) Quiero un collar, quiero un collar,
un collar, dame un collar, Tiburcia.
TIBURCIA.-No te escucho.
NATALIA.-Lo necesito inmediatamente, linda. Tambien prestame, que-
rubin, la sortija que te regal6 Lomoeyagua. Anda, mufiequita de biscuit.
TIBURCIA.-(Halagada.) Bueno, el collar, si; pero la sortija, no. Es un
regalo de Lomoeyagua. y el no quiere que la preste a nadie.
NATALIA.-(Fuera de si.) Claro, basurita. Por miedo a que descubran
que es robada.
TIBURCIA.-Eso es mentira.
NATALIA.- (Canta.)
Que mal olor tiene esta gorda:
creo que es una garrapata,
que mal olor,
que mal olor,
f6sforo y alcohol.
TIBURCIA.-Te desprecio. te desprecio. Puedes decir lo que quieras,
que no te prestare ni la sortija ni la chaqueta. Mi sortiia v mi chaqueta.
Estar& maravillosa.
NATALIA.-El fondo de botella v el ripio de limpiar los orines de !os
gatos.
TIBURCIA.-Envidiosa. Sabes muv bien que la sortija es cara y la cha-


-31-




queta m&s ain. Todo de acuerdo at gran dia que es hoy. A mediattoeie se
cumpir& cien afios de haberse construido el palacio.
NATALIA.-EI centenario del "Palacio de los Cartones".
TIBuRCIA.-Siempre lo destruyes todo. jPor que me tienes que recor-
dar los cartones? Ya te arrepentiras cuando en la fiesta yo sea la sensa-
ci6n. Ya sabran todos que estamos juntos pero no revueltos.
NATALIA.-Ay, me matare. Sientes vergiienza de ser mi hermanita.
(lora.)
TIBURCIA.-(Conmovida.) Ay, no digas eso. Para que veas que no es
verdad, te prestar6 mi chaqueta cuando tid quieras.
NATALIA.-7(Llorando, abraza a su hermanita.) Ay, mi hermanita Ti-
burcia, me arrepiento de todo lo que he dicho. Tu chaqueta es bellisima.
La maravilla del siglo.
TIBURCIA.-(En las nubes.) Con bellos encajes, con rosas incrustadas,
hojas de esmeralda, pAjaros dorados y grandes lazos de raso.
NATALIA.-(Canta. Al priblico.)
Mi querida hermana me convenci6
y la bella chaqueta ya me gust6.
Cuello de reina, capa de princess.
es esta chaqueta de sutil belleza.
(Hablado.)
Dejame verla en mis hombros
un instant nada mas.
Dejame saciar mi asombro.
LAS DOS.-(Cantan y bailan.)
Aguja e hilo
la chaqueta es mi delirio.
Aguja y dedal
me la tengo que probar.
Un, dos, tres,
la reina sere.
Un, dos, tres,
la reina sere.
Linda chaqueta, bot6n y flor,
lazos y hojas es un primor.
NATALIA.- ( Canta.)
Con sueios dormidos
la construy6.
Original, preciosa y ejemplar.
Pero... yo me atrevo a opinar:
Que esta divina
para la letrina,
que es una locura
para la basura
y un bultico
que se esconde en el trasero
que siempre esta en uso,
que se lava poco
y se ensucia much.
(Tira la chaqueta al suelo y la pisa.)


-32-






(Tiburcia toma su chaqueta y Natalia se la arrebata; las dos tiran de
la chaqueta.)
TIBURCIA.-Ay, mi chaqueta, mi preciosa chaqueta. Descompuesta,
zafia, dame mi chaqueta.
NATALIA.-Bazofia, trapo sucio para la papelera, a quemar microbios,
Candela, candela, candela.
TIBURCIA.-Asesina, asesina. Lomoeyagua, ayfdame, Lomoeyagua.
NATALIA.-Ayidame, Policarpo. Candela, candela, candela. Policarpo,
Policarpo.
TIBURCIA.-Lomoeyagua, Lomoeyagua, Lomoeyagua.
NATALIA.-Policarpo, Policarpo, Policarpo.
(Entran Lomoeyagua y Policarpo, bailando.)
Los Dos.-(Cantan.)
Por las calls vamos
somos los borrachos
somos los borrachos
que cantamos.
Vivan los borrachos
nos gusta el alcohol
y a cualquiera le cantamos
una bella canci6n.
Vivan los borrachos.
TIBURCIA.--(Va hacia Lomoeyagua.) Ay, ay, ay, Lomoeyagua; mi
chaqueta, mi maravillosa chaqueta, me la rompi6. jAy, mi inica chaquetal
NATALIA.-Ay, Policarpo; se volvi6 loca. Ayfdame a quemar el ttapo
sucio, maloliente. Nos quiere poner en ridicule a todos.
TIBURcIA.-Atrevida y cinica, aunque fuera una basura, y claro que no
to es, es mia y la tienes que respetar, Monina.
NATALIA.-Ay, te voy a ensefiar, Chiquitica. Sudltame, que me la como.
iFlaqui! *
POLICARPO.-Pero lquE es esto? Peleas de mujeres descompuestas.
Comp6nganse, comp6nganse.
LOMOEYAGUA.-Comp6nganse, comp6nganse.
POLICARPO.-Silencio. Discipulo, tome la palabra.
NATALIA.-i Chiquitica!
TIBURCIA.-i Monina!
POLICARPO.-Basta. Comp6nganse.
LOMOEYAGUA.- (Canta.)
La descomposici6n del est6mago
es la fnica admitida,
pues las peleas descompuestas
no son nunca bien recibidas.
NATALIA.-Ay, normal.
LOMOEYAGUA.-Oigame, sefiorita, mas respeto.
TIBURCIA.-Ay, mi amor, rey de mis noches, defiendeme.
LOMOEYAGUA.-A ver, Tiburcia, flor del lucero, melocot6n de afio
nuevo, Ilegaremos al baile de los primeros.

-33-






PoLIcARPO.--Prese ahi. iQu6 se habrAn creido! Nosotros delante.
Vamos, Natalia, vamos al bailey.
LOMOEYAGUA.-Al baile.
POLICARPO.-Al baile.
NATALIA.-Al baile.
Los TRES.-Al baile, al baile, al baile. Para el baile nos vamos; un, dos.
tres, al derecho o al reves. El primero sere. Al baile...
TIBURCIA.-(Se interpone.) No, no pueden ir a ninguna parte. No lo
permitirE. (A Lomoeyagua.) iNo te das cuenta, mi amor? Esta mala her-
mana, esta monina, me ha roto mi preciosa chaqueta, mi finica, mi incom-
parable chaqueta.
LOMOEYAGUA.-No llores, Tiburcia.
TIBURCIA.-Sin ella no puedo ir al baile. No se lo perdonar6 jams.
Ay... (Se lanza en brazos de Lomoeyagua.)
POLICARPO.-Silencio. Vamos a ver. Formaremos un tribunal y por
parties expongan sus problems. (Se sienta en la silla.) Tome usted la
palabra. sefiorita Tiburcia.
NATALIA.-Ay, pero lquE cs esto? Mi amor, no pierdas el tiempo.
PoLICARPO.-Silencio, que estoy concentrandome. Hay que esperar a
que se calmen los elementales.
LOMOEYAGUA.- (Espantado.) Los elementales... los elementales...
Shssssssss...
PoucARPO.-Adelante, ya estA despejada la pista mental.
LOMOEYAGUA.-Vamos, exp6nle tu caso; te hablara la voz de Mi-
teyere.
STIBURCIA.-(Arrodillindose.) Ya le he dicho todo. Esta inculta y
envidiosa me ha roto mi chaqueta.
NATALIA.-iEso es mentira! (Arrodillandose.) Encantado Miseyere, esa
chaqueta no es otra cosa que el trapo sucio de limpiar los orines de la
gata desintegrada.
TIBURCIA.-Eso es mentira.
- -LOMOEYAGUA.-Tiburcia tiene raz6n.
NATALIA.-Usted se calla, parpado caido.
TIBURCIA.-Atrevida, respeta a mi novio.
LOMOEYAGUA.-Tiburcia tiene raz6n.
NATALIA.-Usted se calla,, pArpado caido.
LOMOEYAGUA.-Tiburcia tiene raz6n.
NATALIA.-Pero iquE caida de ojos! Ay, se le caen, se le caen.
TIBURCIA.-Esto es ofensivo. No lo soporto mAs. iMonina!
LOMOEYAGUA.-Tiburcia tiene raz6n.
NATALIA.-Usted se calla, bestia alcoh6lica. Mira electrica. eres una
cosa mala y un...
POLICARPO.-Basta.
LOMOEYAGUA.-Los elementales.
POLICARPO.-Callate, Lomoeyagua. Callate, Tiburcia. Callate, Natalia.
1Habla, Policarpo. iSi, yo soy Policarpo McDollar!, y puedo hablar, por-
que estoy acreditado para ello. Yo tengo.certificado de gran Miseyere,
lista en blanco y registry de circulac'6n. Todo ello me acredita a hablar.
Los TRES.-Miseyere, Miseycre, Miseyere.


-34-






POLICARPO.-A callar. Yo soy Mesias. Maestro de maestros. Mesias.
Mesias, Mesias.
LOMOEYAGUA.-Yo tambien. (Se situa a su lado.)
PoLICARPO.-Apartese, loco. Usted es solamente mi discipulo. (Le ex-
tiende la mano.) Bese usted; esia sagrada. (Lomoeyagua le besa la mano.)
Y ahora veran mi herida... el navajazo pectoral, consagrado tres veces.
Miren. (Se abre la camisa, pero en el pecho no tiene nada.) Ah, perdn;
es verdad. No fue en el pecho, fue en la ingle. (Va a quitarse el pantakbi.
TIBURCIA.-Lo creo, lo creo.
NATALIA.-Atrevete. (Le abre los ojos.) Subiendo, subiendo.
LOMOEYAGUA.-Todos te creemos, Miseyere.
POLICAkPO.-Claro, c6mo no van a creerme.
LOMOEYAGUA.-Es cierto.
POLICARPO.-Yo soy Mesias, Maestro de maestros, Gran Miseyere. iNo
es verdad, mi discipulo?
LOMOEYAGUA.-(Haciendo como un muiieco automatico.) Es ciert, es
cierto, es cierto.
PoLICARPO.-Oigame, ique atrevimiento es Ese?
LOMOEYAGUA.-Es cierto, es cierto. (Policarpo Io mira profundamente.)
Ay, me silencia con la mirada.
TiuRcCIA.-(Deteniendo a Policarpo que avanza hacia Lomoeyagua
amenazadoramente.) Ay, ay, mi chaqueta, arreglenmela, arreglenmea-
No puedo vivir sin mi preciosa chaqueta, sin mi regia chaqueta de reina.
POLICARPO. Cllese, descompuesta, y mireme. (La mira prof n-
damente.)
TIBURCIA.-(Con terror.) No.
POLICARPO.-(Se aproxima.) iTienes miedo?
TIBURCIA.-Ay, Lomoeyagua, sM!vame. No, no, no.
LOMOEYAGUA.-No. no la tomaras. Lo impedire; (Se pone en media.)
POLICARPo.--iAh!, ite rebels? iIntentas igualarte a Policarpo McDo-
Ilar? (Mirandolo intensamente.) Ahora veras lo que tti eres. Mirame...
mirame. ..
LOMOEYAGUA.-No, no, los rayos... los ravos me dominant.
NATALIA.-Poder, powder, powder. (Risa siniestra.)
TIBURCIA.-No, a el no. Perd6nalo.
POLICARPO.- (Con una risita diab6lica.) Mirame... discipulo bestfal
LOMOEYAGUA.-Los rayos ultravioletas me persiguen... iAy! (Queda
hipnotizado.)
POLICARPO.-Yo esta; lo domine. A ver. discipulo bestial.... (Policarpo
da unes pases magicos.) Toma tu forma primitiva... A! suelo. "Lomo"
(Lomoeyagua se tumba como un perro.)
TIBuRCIA.-Auxilio, auxilio. No Ic permitire.
NATALIA.-(La dctiene.) CAllate, estfupida. Es un milagro.
STIBTsncIA.-Ah, un mrilagro. milagro, milagro, milagro. (Llora emo-
cionada.)
POLICARPo.-Silencio. (A Lomoeyagua.) A ver, perrrito sarnoso, rs-
cate tu barriguita. (Este lo hace.) A ver, ahora duermete. (Lo hace.)
Ahora tienes pesadillas. (Grfiie.)
TImuRcIA.-Sufre, sufre. iQue horror! ZQue puedo hacer? Ah, lo co-
brire con mi chaqueta magica y lo desencantare. (Lo va a hzer.)


-35 -






NATALIA.--Que vas a hacer, torpe? Policarpo, ay6dame.
POLICARPO.-Ah, itu tambien te rebels? Ahora veras. (A Lomoeya-
gua.) C6jela, Lomo. c6jela y destrfuyele el "paracaidas".
(Lomoeyagua afilla y se lanza sobre Tiburcia.)
TIBURCIA.-Ay. ay. ay.
(Luchan con la chaqueta Lomo y Tiburcia; se interrumpe la acci6n.
Entra por la derecha una mujer: trae en las manos un cubito con una
.matica muy chiquitica con unas hojitas muy verdecitas; todos corren a la
ventana. Musica.)
LA MUJER DEL cuBrIo.-(Baila enloquecida un "chirleston"; da gri-
ticos.) (Sale despues de cruzar el scenarioo)
PoUCARPO.--Quien es ella?
NATALIA.-La muaer del cubito.
TiURCIA.-Va a regar su plantita.
LOMOEYAGUA.--Para que?
TIBURCIA.-Es hora de comer.
LOMOEYAGUA.-Ah. (Se rie.)
(Policarpo mira a Lomoeyagua profundamente: tension; Lomoeyagua
se transform en... "Lomo".)
TIBURCLA.-iAy! (Lomo se abalanza sobre ella. Terror.)
POLICARPO.-Basta. (Hace an gesto y Lomoeyagua vuelve a su estado
normal.)
LOMOEYAGUA.-Ah, los rayos, los rayos. (Un grito de Tiburcia.)
TIBURCIA.-Lomoeyagua, mi principle errante, al fin nos encontramos
,de nuevo. (Escena de amor.)
NATALIA.- (Aplaudiendo.) Milagro, milagro. (Besa a Policarpo. Otra
escena de amor, menos candorosa.) Ay, mi sultan, rey de los magos.
POLICARPO.-(A Lomoeyagua.) ZC6mo estas,.discipulo atrevido, apren-
-diz de Mesias. parvulo indefenso, despues de haber pasado la prueba
infrahumana?
LOMOEYAGUA.-(Se arrodilla.) Ay, los elementales, los elementales.
Ha sido una prueba terrible. (Se queja.)
TIBURCIA.--Pobrecito! (Se queja tambien.)
POLICARPO.-Ha sido necesario. Asi no dudarAs jams del poder de
McDollar. Aprende, discipulo. (Se acerca a Lomoeyagua.) Y ahora te
recojo de nuevo en mis brazos protectores.
LOMOEYAGUA.--(Se abrazan.) Maestro. (Tiburcia y Natalia aplauden.)
NATALIA.-A la fiesta.
ToDos.-A la fiesta.
TIBURCIA.-iAaaaay!... Mi chaqueta. Ay, que desamparada estoy.
Yo no puedo ir a la fiesta. Han destruido mi chaqueta. Ya no valgo nada
Yo me quiero morr.
NATALIA.-(Rie.)
POL CiARPO.- Vamos, Natalia.
NAT'ALIA.- (Se prende de su brazo.) Vanmos, Poli. (A Tiburcia.) Adi6s,
-estrellita; ya no podras querer alumbrar mas que el lucero. (Rie.)
TIBuRCIA. No, detenganse. Yo tengo que ir al baile. (A Policarpo.)
Usted es el culpable. iArregleime mi chaqueta!
POLICARPO. -Pobrecita. A ver iqu6 podriamop hacer por ella?... Mira,
para que veas que no somos tai malcs, to a,'rcqlaremnos la chaqueta. (Na-


-36-







talia se encoleriza, Policarpo le guifia an ojo, some tiBanammenft) [L&-
moeyagual
LOMOEYAGUA.-(Se para en seco.) Ay, los rayos. (Se escod tm
S Tiburcia.)
PoLICARP.-Lomoeyagua, comp6n la chaqueta.
S TIURCIA.-Lomoeyagua no es esdavo de nadie. El no la compondref
LOMOEYAGUA.-Es cierto..
POLICARPO.-iAh!, es cierto, jno?
S NATALIA.-Poli, no permitiras.
PoucARPo.-(Le hace una seiial de silencio.) Vamos a ver, pondre r
acertijo. Si lo contests acertadamente, no la coserfs.
NATALIA.--Y quibn la cosera?
POucARPO.--Tu. (Lomo y Tiburcia se alegran.) 4De acuerdo?
LOMOEYAGUA.-Es cierto.
POICARPO.-A ver,.ique es un escote? (Lo promnacia asi: "shcote".)
LOMOEYAGUA.-Son... son... (Da v elta es an circulo. pensandta
Tiburcia se le aproxima.)
POLICARPO.-Shsss, para alla. sefiorita. No se permiten sopladitos.
LOMOEYAGUA.-Ay, son unos picos redondos.
POLICARPO.-( Triunfal.) Desaprobado. (Natalia apltade.) Discipaml
bestial, el escote es lo que usan las mujeres en sus vestidos. que lo miamo
airve para pescar un hombre que para pescar un resfriado.
LOMOEYAGUA.-Es cierto.
TIBURCIA.-No se vale. iTraici6n!
PoICARPO.-A callar. (A Lomoeyagua.) Puesto que no suplate zew
ponder, ya sabes lo que te toca... a coser.
LOMOEYAGUA.-Me humillas.
POLuARPO.-Chit6n, y coja la chaqueta rapido.
LOMOEYAGUA.-(Haciendo lo indicado.) Ay, me humillas, me humilm
(Llora.)
TIBURCIA.- (Canta.)
No digas eso. amor mio;
nada te puede humillar.
que hacer una cosa bella
nunca podra deshonrar.
C6sela con bello gusto.
pon todo tu arte en ella.
que cuando havas terminado
obtendras un premio just.
POLICARPO.-A coser, a coser. (Lomoeyagua se pone a coser con Ti-
burcia.) Bueno, ahora que todo esta arreglado al tin, sientese aqui, Na-
talia, flor de querequete. (Le indica las rodillas.) Y ahora vera el regalo
que le he traido. Para que se lo ponga hoy en la fiesta y para que lo kew
toda su vida.
NATALIA.-Ay, mi cielo, que sutil eres.
POLlCARPO.-Cierre los ojos. (Natalia lo hace.) Ahora (Saca uIm c
fita.) Abralos.
NATALIA.-IAY, el aqiillo de compromise!
POLICARPO.-Me ha costado un dineral: asi que no lo toques much b


- 37-






para que no se gaste. Tuvc que vender una de mis mejores vacas para
comprartelo.
NATALA.- (Mira bien la sortija.) Pues no se diria que te hayas arrid-
nado, McDollar. porque el anillo es mas bien chiquito.
POLIC-ARPO.- (Tose.) Es que cuando lo compre era mas grande; pero
?omo esta es la quinta ve: que le mande a limar el nombre...
NATALIA.-Ay. te matare. te matar,. McDollar.
POLICARPO.- (Detenindola y abraz:ndola, canta.)

Damisela, damisela,
no se ponga usted tan brava
y salga de la ventana
que quiero verle la muela.
Dama, ricito de flor,
ramito de bello aroma,
a la ventana se asoma
cuando escucha mi canci6n.
NATALIA.- (Canta.)
Si pasas por el balc6n
y cerca de la enramada,
as6mate a la ventana
y veras mi coraz6n.
(Todos aplauden. Mfisica. Tiburcia se pone su chaqueta arreglada)}
NATALIA.-Vamos al bailey.
POLICARPO.-AI baile.
LOMOEYAGUA. -Al baile.
TIBURCIA.-Al baile.
Tooos.--Al baile, al baile, a] baile. (Bailan y gritan. Despues van sa-
iiendo. Policarpo se detiene de pronto. Todos quedan amontonados frente
it. i. Cesa la mfsica.)
POLICARPO. Un moment. ;Atenci6n! Yo soy Mesias. Y necesito saber
Mamediatamente que clase de personalidades iran a ese baile conmemora-
tivo, antes de aparecer en el. No me es possible codearme con toda clase
de chamuchina.
LOMOEYAGUA. Ni yo tampoco, porque soy el discipulo.
TIBURCIA. -Pues no hay peligro; ira lo mejor del Palacio. Se pasaron
rngurosas invitaciones.
NATALIA.-Requisito indispensable: presentaci6n, junto con la invita-
ci6n, de la hoja de antecedentes penales.
POLICARPO. (Tose.) Y por casualidad ino ira...?
LOMOEYAGUA. (Con miedo, sin terminal la palabra.) 1Cubi...?
TIBURCIA. (Titubeando.) Si, si, claro... no podia faltar... Cubito.
NATALIA. -No se podria hacer algo por que ella no fuera?
TIBURIA. -Es impossible. Ella no faltara de ninguna manera.
NATALIA. Lo hara sin dudas despues de...
TIBUR A. Despu&s de comer, claro est&. (Lomo rie, Policarpq abre
los ojos.)
NATALIA.--(Con desesperacion.) Si, tambien ira Cubito.
TIBURCIA.-Si no fuera por ese problema que tiene. Es una lastima.
NATALIA.---Si, indiscutiblemente.


-38-






TIBURCIA.-No se pudo evitar. (Transicidn.) Pero nd hay nada qoe
temer... De todos modos, sera una esplEndida fiesta. El baile mas pe-
cioso que se haya celebrado en el Palacio...
NATALIA.-De los Cartones. (Rie.)
NATALIA, POLICARPO y LOMOEYAGUA.--Que fiesta!
TIBURCIA.-(Con aire de triunfo.) ;Y yo estrenar6 mi chaqueta'
(Redoble de tambor, comienza la mfisica. En las parties habladas subra-
If yarA ritmicamente los versos.)
NATALIA (Hablado.)
La linda chaqueta
de mi hermana
yo la tiraria
por la ventana.
TIBURCIA.--(Hablado.)
Te gusta. te gusta
mi bella chaqueta:
observa que es hecha
de una sola pieza. -
NATALIA. (Hablado.)
*Eso estaba viendo
y asombrada quedo;
el bordado que tiene.
Zes de ufias con pelos?
POLICARPO.-- Hablado.)
Pido la palabra:
Tripita de bofe
y una garrapata
y de un alacrAn
una de sus patas.
LOMOEYAGUA.-- (Habia.)
Es cierto.
Pipi de esmeralda
de gata francesa
es lo que se huele
en esta chaqueta.
TIBURCIA.- (Hablado.)
Ay. no se si la insultan.
Ay. no se si la alaban.
Solo les dire
que vale muv cara.
TODOS.- (Cantan.)
Colorin, coloring, coloring.
bailaremos hasta el fin.
TIBURCIA.- (Hablado.)
La noche sera ramos de rosas.
hojas de esmeraldas.
lentejuelas verdes
que a lo lejos saltan.


-39--







Las estrellas
son inmensos cocuyos
que nunca descansan.
LOMOEYAGUA.- (Cantan.)
La noche es bella
como un camale6n
que en los dias de fuego
sale del pante6n.


NATAIA.- (Hablado.)




TBuRaA.- (Hablado.)


PouCARPO y


Hermana querida,
dejame ponerme esa hermosura
que por su extrafieza
se plancha y se arruga.


No esta terminadai
me le falta un toque
quiero de zafiro
un inmenso broche.
LOMOEYAGUA.- (Cantan.)
Ay, por el pie del alacran
prestale a Natalia
la preciada prenda.
Mira que se muere
por un instant ponersela.


NATAUjA.- (Canta.)




TBuRma .- (Hablado.)


PoucARPo y


La double via en el cerebro
me tengo que hacer
para que la linda chaqueta
me pueda poner.

Los halagos me pierden
y la prestare,
pero sl6o un instant
te la dejare.


LOMOEYAGUA.- (Cantan.)
Visi6n visionaria
la chaqueta se nombra;
digame enseguida:
jla deja o la compra?


NATALIA.- (Hablado.)




TmuRcIA.- (Hablado.)


Le dire enseguida:
la compro y la dejo;
pero dejenme verla
antes en el espejo.

Ahora veran
que chaqueta mas linda
llena de cocuyos que saltan
y brincan.


-40-


NATALIA.- Hablado.)


POuCARPO V






(Natalia se pone la chaqueta.)
POLICARPO y LOMOEYAGUA.-(Cantan.)
Que maravilla,
S que maravilla:
la piel es de rana
y por eso brilla.
NATALIA.-(Hablado.)
Con esta locura
quieres resaltar;
pobrecita hermana
nada lograris.
TImBURIA.-(Canta.)
No es porque la hice yo.
pero la chaqueta es un primor
me Ilev6 cien afios
su conclusion.
Por eso la quiero con el coraz6n
NATALIA, POLICARPO y LOMOEYAGUA.-(Cantan.)
iDivina, divina, divina!
Colorin, colorin, colorin,
bailaremos hasta el fin.
(Se van.)
TIBURCIA.-(Halando la chaqueta.) (Canta.)
Dame la chaqueta,
isudtala ya!
NATALIA.- (Hablado.)
Ay, marfil de colmillo.
POLICARPO.- (Hablado.)
De un gran elefante.
LOMOEYAGUA.-(Hablado.)
Por eso esta siempre tan brillante.
(Rien.)
POLICARPO.- (Hablado.)
Pero es de un color
que esta en desuso.
NATALIA. --(Hablado.)
c Olorcito rico,
olorcito grato.
POLICARPO.- (Hablado.)
Costura enjaulada
con muchos retazos.
LOMOEYAGUA.-(Hablado.)
Lentejuelas verdes
que brincan y saltan.
Los TRES- (Cantan.)
PArenme en la esquina
para contemplarla.


--41 -






TIBURCIA.- (Hablado.)
La chaqueta hermosa
me ha de servir
para de esta gente
poder huir.
Los TRES.- (Cantan.)
Colorin, color-in, coloran,
bailaremos hasta el fin.
NATALIA.-
Pi, pi, pi. ri. bi.
pirate ahi.
TmBURCIA.-(A la chaqueta.)
Pi, pi, pi, ri, bi, '
todos mis halagos son para ti.
NATALIA.-
Pi, pi pi, ri. ba,
con la chaqueta no se va.
(Comienza un fercejo con la chaqueta entire los tres.)
LOMOEYAGUA.- :
Pi, pi pi, ri, ba,
la chaqueta que Jinda estA.
POLICARPO.-
Pi, pi, pi, ri, bu,
yo soy mas lindo que tii.
TIBURCIA.--
Pi, pi, pi, ri, bo,
la duefia soy yo.
NATALIA.-
Pi, pi, pi, ri, bi,
damela a mi.
POLICARPO.-
Pi, pi, pi, ri, bu,
suelta la chaqueta caraji.
NATALIA.-
Pi, pi, pi, ri, bo,
sueltala, se acab6.
TIBURCIA.-
No, no, no.
NATALIA.-
Pi, pi, pi, ri, bi,
dejala ahi.
POLICARPO.-
Pi p1, pi, ri, bu,
surltala, caraju.
LOMOEYAGUA.-
Pi, pi pi, ri, ba,
dejenla ya.
(Se parte en dos la chaqueta.)
TIBURCIA.-- Ay!


-42-






NATALIA, LOMOEYAGUA y POLICARPO. -
Pi, pi, pi, ri, bo,
la chaqueta se rompi6.
TIBURCIA.-
Pi, pi. pi, ri. bo.
me muero yo.
(Cae al suelo.)
NATALIA, POLICARPO y LOMOEYAGUA.-(Brincan junto a ella enloque-
cidos. La senalan con sus bastones como si la hirieran.)
Pi, pi pi. ri. ba,
pi, pi. pi. ri, be.
pi. pi. p. r. bi.
pi. p pipi. ri. bo.
pi. pi. pi. ri. bu.
TIBURCIA.--Ay! (Muere.)
NATALIA.-Pin.
POLICARPo.-Pan.
LOMOEYAGUA.-Pun. (Cae de rcdillas y Ilora junto a Tiburcia muerta,
NATALIA y POLICARPO.-(Hablado.)
Se muri6 en el sal6n.
se n~aii6 de sopet6n.
NATALIA.- (A Policarpo.) A'h-.l S;?
POLICARPo.-Ahora si.
Los Dos.--A baile. (Cantan.)
Colorin. coloring. coloring.
bailaremos hasta el fin.
Colorin. colorin. colorin.
bailaremnos hasta el fin.
Colorin. colorin. colorin.

(Natalia v Policarpo se van bailando a la fiesta del Palacic de los
Cartones.)
T'ELON














LA

ESQUINA

DE LOS

CONCEJALES

de

nicolas dorr


(Pieza satirico musical con un pr6logo y un cuadro)

La Esquina de los Concejales, de Nicols Dorr, fuh
estrenada por el "Conjunto Dramatico Nacional" en
la Sala "Las Mascaras", el 26 de julio de 1962.


REPARTO


JOSE ANTONIO RODRIGUEZ
MIGUEL NAVARRO
EDUARDO VERGARA
CARLOS RUIZ DE LA TEJERA
HERMINIA SANCHEZ
ASENNEH RODRIGUEZ
MYRIAM GOMEZ
JOSE M. PACHECO

NELSON DORR


Obrero I
Obrero U
Obrero III
Conceal
Lo16 Viceiro
Yanelo
Cusita
King-Kong

Direccid6


-45-






PROLOGO
(Patio de una imprenta. Tres latones de basura llenos de papeles.
-rentc a cada uno de ellos esth sentado un obrero, de cara al public.
ComeI: la basura.)
Los OBREROS.-(Cantan. a punto de vomitar.)
A comernos la basura
nos obliga el patr6n:
somos unos titeres
por su explotaci6n.
OBREROS I v III.-
No podemos soportarlo
habra que rebelarse.
un terreno muy grande
habra que buscarse.
OBRERO II.-Pero ;d6nde esta? Por aqui no hay ningun sitio.
OBRERO.III.-(Abre la mano y la cierra.) Aqui esta.
OBRERO I.-No estamos para pujos. El asunto es grave; ya yo estoy
enfermo de comer tantos peri6dicos.
O'R.ERO III.-S.i. esto es tremnendo. Figurense que ayer di de cuer-
po un ejempiar de "La Marina" del domingo. con mufiequitos y codo.
O~RERO I.--Por que vamos a soportar que ese patr6n-!-dr6n nos obli-
cue F: hacer esto? Hay que echar la basura a otro lado v no a nuestras
barrio 's.
O.':-RO !11.-Si, pero yo Cngc ;iiedo de hacrl!o sin contar con el patron.
OBTERO III.-(Con intenci6n.) Tiene muy buen sabor, Aeh? (Senalan-
:o lc_: eri6dicor.)
Ob!.ERO I.-Ya hemos comuido bastante: hay que rebelarsc
SS e' e ObZre-c l de! lat6n.)
OBPERo II.--Pero el patron no lo va a permitir. Si se enter, seria
cape= de echarnos.
OB-ERO I-.-Si conseguimos un siitlo no podra negarse a que echemos
la basura en el.
OeRERO II.--Anij el nos hace que la comamos, porque no tienen d6nde
echarla
OBRER I1. --Que? No vas a defenderlo, tverdad? Porque era lo unico
que faltaba. Lo que el nos hace, no tiene explicaci6n ni excusa posibles.
Nos paga un misero sueldo, y ademis tenemos que comernos los desper-
dicios, porque no halla un mejor lugar donde eeharlos. La mejor manera
que tenemos de acabar con esto es largandonos, pero ahora esto signifi-
caria morirnos de hambre. Por eso lo menos que podemos hacer, por
ahora es buscar d6nde echar estos desperdicios. Porque no los vamos a
comer mis.
OBRERO III.-Pero... ipobre mi trasero! zQue va a leer entonces?
OBRERO I.-Parece mentira que todavia te queden deseos de divertirte.
Esta bueno ya. No perdamos mis el tiempo. Compafieros. el moment
ha Ilti.'co. Ni un papelito mas a nuestras trips. Hay que rebelarse.


- 46 -





A ver: tfi mismo te has quejado muchas veces. Dime, itfC quiere. ser ua
comel6n de basura para toda tu vida?
OBRERO III.-Bueno, bueno, mira, a mi me gusta jaranear pero eso sao
quiere decir que no este consciente de todo. Ti tienes raz6n en lo que
dices, y yo no quiero ser un comel6n de basura para toda mi vida. Pera
S c6mo lo vamos a resolver?
OBRERO II.-A mi me parece impossible deshacernos de los papeles.
OBRERO III.--D6nde los echaremos?
OBRERO I.-En la esquina...
OBRERO II.-(Temblando, a la vez que se persigna.) Santa Barbara
bendita, para ti mis rezos son. iLa esquina de los concejales! ZLa esquina
de los concejales? (El obrero I asiente con la cabeza.) Pero itu te has
vuelto loco? iC6mo vamos a meternos con la political? Era lo fnico que
faltaba. Ay...
OBRERO III.-(Rie.) Pero parece mentira que seas tan miedoso.
OBRERO II.-Soy respetuoso y nada mis.
OBRERO I.-Pero comprende: la esquina de los concejales es el lugar
mis cercano que tenemos, y ademAs hay much sitio.
OBRERO II.-Si, si; pero, con todo lo que digas, es la esquina de los
concejales.
OBRERO I.-Y que importa? iD6nde estaria mejor la basura que en la
esquina de los concejales? Al fin nos libraremos de esta comidita. Toma-
remos la esquina.
OBRERO II.-Pacificamente, :no?
OBRERO I.-Les planteamos el caso pacificamente. Con probar asi, no
se pierde nada.
OBRERO II.-Pero esas mujeres... las sargentos politicos...
OBRERO III.-(Al obrero I.) Tienes toda la raz6n; estoy contigo. (Al
obrero II,) Y ellas ni pinchan ni cortan. Ahi el que manda es el concejal.
No vengas a decirme que por miedo a ellas. (Hace senas de segair
comiendo.)
OBRERO II.-No, eso jams.
OBRERO I.-Entonces, el mejor lugar es !a esquina...
OBRERO II.-Yo no quisiera irles a la contraria: pero. .
OBRERO III.-Y dale. Pero abre el entendimiento: es lo mins iusto. Hay
que tomar la esquina de los concejales. Ya yo me decidi. y si a mi trasero
no le gusta, que se chive.
OBRERO II.-Pero es que un concejal, si quiere, nos puede dejar en la
calle sin trabajo. Yo pienso que podriamos hablar con el patron .. (Ca-
mina.)
OBRERO III.-Hombre, que no se diga; este es un moment decisive.
OBRERO I.-Vamos. olvidate del patr6n: lo arreglaremos por nuestra
C!e'!'ta.
OBRERO III.-Es a nosotros a quien nos perjudica, jno?
OBRERO I.-Vamos, dinos rapido: :a d6nde vas?: :a d6nde?
OBRERO II. -- Bueno... yo... entonces. digamos... tal vez,.
quizis. ..
OBRERO III.-iSi o si?


-47-





OBRERo I.--Parece mentira que un obrero se ponga de parte de quiea
lo explota. Ti mereces quedarte toda la vida comiendo basura. Not
vamos sin ti.
OBRERO III.-(Al obrero II.) Apurate... di: ja d6nde vas?: la d6nde?
OBRERO II.-. .a la esquina de los concejales.
OBRERO I.-Muy bien; asi se hace. Al'fin dejaremos todos de comer
como bestias.
OBRERO III.-Un obrero no es un chivo.
OBRERO I.-(Se dan todos las manos.) Un. dos, tres, adonde vamos
digamos los tres.
Los TRES OBREROS.-A "La Esquina de los Concejales".
Y en uno, dos y tres
la basura dejaremos de comer.
Y en uno, dos y tres
la basura dejaremos de comer.
Y en uno, dos y tries
la basura dejaremos de comer.
(Salen y empujan la basura hacia afuera.)
TELON

CUADRO UNICO
(La casa del conceal Consuegra. Yanelo y Cusita se encuentran col-
gando unos pasquines en las paredes.)
YANELO y CusrIA.-(Cantan.)
Vote por Consuegra usted
y vera que el le paga, le pagara muy bien
Vote por Consuegra usted
y vera que el le paga, le pagara muy bien.
LOLO VICEIRo.-(Aparece en la puerta de matnparas, abriendolas de an
tir6n, con an ridicule aire de reina. Canta.)
Yo trabajaba la calle
sin rumbo ni porvenir
pero conoci a Consuegra
y ahora s6 lo que es vivir.
Yo no entiendo la political,
pero mi voto es de el
y por conseguirle votos
Consuegra nos paga bien.
YANELO y CUSITA.- (Hablado.)
Por un plato de comida
al normal de la esquina
le quitamos la cedula
a 0l y a toda su familiar.
CusITA.- (Hablado.) /
Consuegra conmigo es bueno
me levara a New York,
que es el pais de los ricos,
donde no hay explotaci6n,


-48 -





LOLO VICEIRO.-
Los americanos son
gente en verdad toda fina:
me pagan muy buenos d61ares
por manosear a mis hijas.
CUSITA.-
Para mi un americano
es mAs Dios que el del altar.
I LAS TRES.-
Todas nos arrodillamos
cuando los vemos pasar.
(Lo hacen.)
CusITA.- (Canta.)
Cayo Hueso y Tampa son
mis lugares preferidos.
YANELO.- (Canta.)
Alli la trata esta en grande
con los tatuados marinos.
LOLO VICEIRO.-(Canta.)
Y por no cansarlos mas
una cosa les dire.
LAS TRES.-(Cantan.)
Consuegra paga diez pesos
por cada voto de usted.
CusrrA.-
Consuegra...
LAS TRES.-
Todas estamos con l1.
YANELO.-
Consuegra..
LAS TRES.-
Todas estamos con el.
LOLO VICEIRO.-
Consuegra...
LAS TRES.-
Todas estamos con el.
Consuegra...
Todas estamos con ~l.
YANELO.-; Ahora!
CusITA.-- Azicar!
LOLO VICEIRo.-iCon las manos arriba!
(Todas levantan los letreros.)
(Comienza una miisica frenetica. Las dos j6venes bailan desaforada-
mente. Lolo Viceiro pone fin al canto con un gran gesto.)
LOLO VICERO.-Bueno, nifias, recogiendo el cucurucho, que esth muy
regado. Ah, corazones, me he encontrado un trozo de bofe desbordante
encima de la coqueta. Se puede tener gatos, sin necesidad de estarke
tirando el bofe encima de la coqueta. >
YANELO.-Ya yo he dicho que no quiero que mis gatos coman bofe,
sino palomilla, sutilezas, finas sutilezas.

-49-


c------ -






CusrrA.-Yo estoy completamente de acuerdo con Yanelo. (Que es eso
de bofe? A los gatos los consider mejor que a las personas.
(Yanelo y Cusita se abrazan felicitandose mutuamente.) "
LoL VICEIRO.-Y id6nde tienen la cedula. corazones? Porque saben
muy bien que, el que no tiene c&dula, no tiene derecho a la vida.
CusrrA.-No nos hagas reir...
YANELO.-A mi no me interesan las cedulas. (Se arregla la cadenita
del pie.)
LotL VIcEmo.-Callate, abici, que si algo tenemos es gracias a las
cedulas: lo uinico que les digo es que vayan cumpliendo rapido los veinte,
para que puedan obtenerla, no se vayan a career que pueden seducir a
Consuegra solo con la piel; muestrenle un voto y se derrite.
YANELO.-Pues yo a Consuegra lo tengo loquito con mis encantos.
CusrrA.-Y yo ya lo seduje.
LoLO VICEIRO.-Pero que nifias mas saliditas. (Confidencial.) Si me
descuido, me quitan a Consuegra. (A las nifias.) Miren, queriditas, uste-
des sigan con los mister John y mister Peter... y dejenme a mi a Consue-
gra, que me va a hacer alcaldesa.
LAS NINAS.--C6mo?
CusrrA.-Eso es mentira tuya.
YANELO.-Paparruchera.
LOLO VICEIRO.-Pero, tupiditas, ino se dan cuenta? Si Consuegra sale
alcalde, lo mas just es que yo sea alcaldesa. (Suena el tiembre del
telefono.)
YANELO.--(Corre al telefono.) iHall6? No, no, "chica", "te equivo-
cate", esta es la casa de tu mama. Y riscate, coraz6n.
LOLO VIcEIRo.-Nifia, iqu6 forma de contestar es esa?
CUSITA.--Que te dijeron?
YANELO.-Pues me sale una voz de "pajarito" que me dice: "iEs la
casa de la esquina de los concejales?"
CusITA.-Esa fue Juanita Picadillo.
LOLO VICEIRO.--Ay, que atrevimiento!
YANELO.-No, no, seguro que fueron los de la imprenta.
LOLO VICEIRO.--No ven? Ya les he dicho que no pueden ponerse por
la ventana a silbarios cuando salen del trabajo.
LAS NINAS.--Nos divertimos.
LOLo VICEIRO.--Si; pero pueden creerse otra cosita.
LAs :;::,s. Que nosotras, las Viceiro...?
YANELO.---No nos hagas reir...
CUSITA.-Simplemente, nos divertimos con la. "plebe".
Lo-o V'(:EIJo.-Menos mal que piensan de modo sensato. iC6mo unas
nifias come ustedes con cadenitas de oro al pie, van a tratarse con obreros
traga papeles?
LAS NINAS.-- ;Que inmoralidad!
LOLO VICEIRO.-(A toda voz.) Las cadenitas de oro son para los ameri-
canos. (A las niias.) Y ahora mismo me cierran todas las puertas y ven-
tanas y miren a ver si las cadenas que puse cercando nuestra acera no las
han violado los medios pelos esos que se atreven a todo. (Al priblico.) Con


-50-





los ebreros no se puede hacer amistad, ni tan siquiera saludarlos. I Teman
a -lis puertas.
LOLO VICEIRO.-Lleg6 mi concejal.
CUSITA.- (Corre a la puerta.) Monono.
S YANELO.-(Lo mismo.) Monono.
LOLO VICEIRO.-Shsss. (Deteniendolas.) Puede ser que no sea Cot-
suegra. Miren primero por el postiguito.
(Cusita y Yanelo miran por el postiguito. Inmediatamente lo cerran
Sy lanzan un grito.)
LOLO VICEIRO.--Quien es?
YANELO y CUSITA.-Los de la imprenta. Los traga-papeles.
LOLO VICEIRO.-iQue desparpajo! LQue es Io que-quieren? Silenio,
hay que'pasarle la tranca a la puerta; nada bueno deben querer. Prepa-
ren la artilleria pesada.
OBRERO I.-(Sin aparecer, en voz alta.) Sefiora, venimos de parte del
redactor de la Cr6nica Social, para hacerle un reportaje.
LOLO VICEIRO.--C6mo? iComo ban dicho? (Se acerca a la puerta.)
i Repitiendo!
OBRERO III.-Usted se extrafiara de que unos obreros vengamos pdr
uia entrevista; es que el reportaje quiere hacer notar la confraterniza-
ci6n que existe entire la gente "jai" con los humildes obreros.
OBRERO I.-Un tierno reportaje con usted y sus hermosas hijas.
YAIELO.-Que pasen, que pasen, que pasen...
LOLO VICEIRO.-Nifias, moderense, moderense. por favor. (A los obre-
ros.) Bueno. entren, querubines.
(Lolo Viceiro abre la puerta a los obreros. Yanelo da un codazo a
Cusita.)
LOLO VICEIRo.-Sientense, pero con cuidado; ojo con los modales muy
bruscos, no vayan a romperme las rejillas.
(Se sientan.)
OBRERO I.-Bueno. sefiora...
LOLO VICEIRO.-Lol6 Viceiro, alcaldesa.
CUSITA y YANELO.-iCon el n6mero diez estara a la cabeza'
LOLO VICEIRO.-Estoy.
CUSITA y YANELO.-Estara.
LOLO VICEIRO.-iChit6n. call6n!
OBRERO I.-Encantado, sefiora; es para mi un honor estrechar la aano
de una alcaldesa.
OBRERO III.--Es algo asi como condesa?
LOLO VICEIRO.-Casi. casi.
OBRERO II.-Entonces. encantado, turquesa. (Hace una reverencia. Ya-
nelo y Cusita aguantan las risa.)
OBRERO I.-Bueno, podemos comenzar asi: "La distinguida, regia y
encopetada alcaldesa Lo16 Viceiro de Consuegra, nos recibi6 belfsima-
mente arreglada con un glamoroso vestido de... (A Lol6.) ZQu tea- eb
LOLO VICEIRo.-Chif6n.
OBRERO I.-...con un glamoroso vestido de chiffn, con hombreras-
"Piramidal", gasas de seda y un gran floripondio en el medio del pecho
toque de acuerdo al buen gusto de esta regia akaldesa."

51 -





OBRERO III.- "Sus dos preciosas hijas, sentadas en sendos butacones
dorados, nos regalaban sus mAs expresivas sonrisas dejando resaltar us
dientes, similares al oro viejo."
OBRERO II.-"De oro resaltaban tambien sus tobillos..."
CusrrA.-Imbecil.
LOLO VICEIRO.-No son de oro nuestros tobillos; es que tenemos ca-
denitas.
LAS TREs.-De alto vuelo.
Los OBREROS.-j Cadenita de oro al pie! iCadenitas, cadenitas, cadenitas
con paticas!
OBRERO I.-"Las tres reunidas con sus encantadoras cadenitas, nos
daban la bondadosa noticia de que pensando en un mejor desarrollo y
enriquecimiento de nuestra imprenta, ya que carece de local donde echar
los desperdicios de peri6dicos..."
OBRERO III.--"...estando por este medio los obreros obligados a co-
mersela..."
OBRERO II.-".. .Aan donado, con una bondad sublime, con un tierno
aire fraternal, su casa y su terreno..."
Los TRES.--...para que los obreros de la imprenta lo utilicen como
basurero." (Gritos de las Viceiro.)
LOLO VICEIUO.--QU0? lQuien sugiere? jQui n opina? jQuien inten-
ta? Yo no he donado nada. atrevidos. lQuien invent semejante calumnia?
LoS OBREROs.-EI duefio de la imprenta.
LAS NINAS.--Estan seguros?
OBRERO I.-El duefio de la imprenta fue.
Los OBREROS.-Segurisimo.
CUSITA.-Ay, yo dejaria corriendo este barrio; a mi lo que me gusta
es el Country Club.
LOLO VICEIRO.-(Desorbitada, apartandolos.) Miren, sefiores; momifi-
cada es de la inica manera que me van a sacar de aqui. Esta casa es mia
y ustedes no son quienes para robarmela. (Grita como una loca.) Auxi-
lio, que me quieren matar. (Las nifias corren tras ella.) Auxilio, quieren
violar a mis hijas.
LAS NIRAS.--Auxilio, auxilio!
OBRERO II.-iQue les pasa?
OBRERO III.-Se descompusieron.
OBRERO I.-(Al pziblico.) A la primera dama tambien le da, isaben?
(A la alcaldesa.) Pero, alcaldesa, comprenda; usted puede dejar esta casa
en cualquier moment, su esposo el conceal puede conseguirle otra en
Miramar.
OBRERO III.-Turquesa, nosotros necesitamos este sitio urgentemente.
OBRERO II.-Rosa de Francia...
LOLO VICEIRO.-(Da un grito de espantc.) Me estrangula. Socorro,
estA ahorcando. (Transici6n.) iAy, aqui mismo fue! Ya se todo lo que
se proponen. Quieren apoderarse del terreno, de la casa, de nuestras cade-
nitas y-despues violar a mis pobres hijas, aiin virgenes, y hasta a mL
Piratas de imprenta, corruptores. Pues no, no nos quitaran la honra jamAs.


-52-





A imprimir a. otra part. Esto se lo digo a Consuegra, como qr
lamo Lo16.
YANELo.-Adriano...
CuSITA.-Isabelino...
LOLO VICEIRO.-Consuegra...
LAS TRES.-Adriano Isabelino Consuegra.
(Aparece Consuegra, viejo de aspect repugnante. Viste traje blanco.
Detras su guardaespaldas King-Kong.)
LOLO VrcEIRo.-Isabelino, salvanos. (Las tres corren y lo besuqean.)
CONSUEGRA.-Bueno, bueno, basta. (Mirando a los obreros.) ZY msto?
zVienen a dar las cedulas?
LAS TREs.-Deja que te expliquemos, Isabelino.
CoNSuEGRA.-Silencio. (A los obreros.) No se arrepentirin, pago muy
bien: diez pesos por cada cedula. Ademis, voy a ser un buen alcalde.
Terminare con la escasez de agua y hare llegar el desodorante a ba
capas mis bajas de la sociedad. Mi campafia es: "Pro un olor mejor".
"Olor Consuegra". "Desodorante Consuegra".
LOLO VCEIRo.-Salvanos, Adriano.
CUSITA. Isabelino, estos hombres quieren quitarnos la casa y el
terreno...
YANELO.-Y la honra...
LOLO VICEIRO.-Para echar toda la basura de la imprenta en ella.
CONSUEGRA.--C6mo? lQue quieren echarles la honra en la basura?
LAS TRES.-Si, si, si... No, no, no...
OBRERO III.-Encantado, Concejal; permitame que le explique mejor...
CONSUEGRA.--Ah!, Lusted es el que quiere echar la honra de mis ami-
gas en la basura?
OBRERO III.-Yo no, senior. (Con malicia.) Seria impossible.
CONSUEGRA.-King-Kong... (Se adelanta el hombre gorila.)
OBREROS I y II.-Sefior concejal, hay un equivoco...
OBRERO I.-Nosotros solamente pensamos...
OBRERO II.-Es que... verA usted...
CONSUEGRA.-King-Kong... (King-Kong toma a los tres obreros per
los cuellos de las camisas.)
Los OBREROS.-Concejal, es muy important. iAy!...
CONSUEGRA.--A callar!
Los OBREROS.-(En la puerta.) Sefior Isabelino. (El obrero III sacs
un paiiuelo ondeandolo como bandera de paz.) Nosotros no queremos las
honras, ni las cadenitas; es otra cosa...
OBREROS I y II.-Vinimos a hacer un cambio por...
OBRERO I.-Cedulas.
CONSUEGRA.--Que? ZC6mo? Entrando, entrando. King-Kong... (Este
t los suelta. Los obreros llaman aparte a Consuegra. Comienzan a habar
en voz baja.)
LOLO VICEIRO.-Consuegra. con los obreros no se habla.
LAS NINAS.-No se habla.
CUSITA.-(Acercandose al grupo.) Yo no entiendo nada. (A Yanelo.)
iEstaran hablando en "inglis"?


-58 -






YANELO.-Pero, Cusita, icuando se ha visto que los obreros sepan
"inglech"?
LOLO VICEIRO.-Consuegra...
CONSUEGRA.-(Rompe el grupo negando con la cabeza.) Pues no, ciu-
dadanos, no puedo complacerlos. La puerta esta por alli. Seguidite, a
seguidito.
LAS TRES.-(LO abrazan y Io besan.) Bravo, bravo. (A los obreros.)
Desfilando, desfilando.
OauERO III.-Pero, Consuegra, se lo suplicamos; usted puede conse-
guirles en la Quinta Avenida: casas, casonas, mansiones, palacios. pa-
lacetes. ..
LOLO VICEIRO.-No les hagas caso. "father".
CONSUEGRA.-Ya les he dicho que no me interest el asunto; sigan
comiendo basura. y desfilen si no quieren que se les interrumpa la
digesti6n.
OBRERO 1.--Que pena que usted piense asi!... Nosotros, todos los
obreros de la imprenta, habiamos acordado darle nuestras cedulas a,
cambio de la casa.
LoL VICEIRO.-No.
CONSUEGRA.---Que? Como dijo?
LOLO VICEIRO.-No flaquees, "monono". Atras, tentaciones cedulares,
CONSUEGRA.-(En las nubes.) Repitiendo, repitiendo: Zc6mo, cuando,
d6nce?
OBRERO III.-Que tenemos pensado...
OBRERO II.-Todos los obreros de la imprenta...
OBRERO I.-Darle nuestras cedulas por este basurero.
CONSUEGRA.-En este caso... podria pensarlo...
'OBRERO I.-No por much tiempo. La basura esta esperando urgente-
mente por nosotros. y nosotros por usted.
CONSUEGRA.-(Caminando entire las nubes. Las nifias lloran Y tiran de
cl.) Cedulas, cedulas, cedulas...
LLO VICEIRO.-Nifias. vayan afilando el cuchillo porque esto terminal
en guaguanc6 dramatic.
CONSUEGRA.-Cedulas, cedulas, cedulas. ;Cuantas son en total? iCuAn-
ias? Time is money.
Los OBREROS.--Mil cdulas. Flamants money... cedulas.
CONsuEGRA.-(Saliendosele los ojos.) Muy interesante, muy intere-
sante. lNo te parece, Lol6
LOLO VICEIRO.-B6rrate.
CONSUEGRA.-Pero... Lol6 Viceiro...
LOLO VICEIRO.-B6rrate del mapa, rebajado, arrastrado, que por mil
cedulas hace trato con la "plebe". Pellejo.
CONSUEGRA.-Mai pellejo lo serAs td, majfa. (Grita.) A ver,-nifias de
papa Consuegra, las llevarE al Country Club.
LAS NIrAS.-(Que entran con un cuchillo enorme entire las dos.) jAy!
Los OBREROS.-sEstan de acuerdo?
LAS NINAS y CONSUEGRA.-Si.
LOLO VICEIRo.-Ay, lo destripo. (Corre hacia Consuegra con el cuchi-
1lo entire las manos. King-Kong se le interpone y forcejea. Se desmaga.
Cae en brazos de las nifias.)


54-






Los OBREROS.- (Entregandole una hoja en blanco a Consuega.) Firme
aqui, mesie concejal.
CONSUEGRA.-Pero este papel estA en blanco.
OBRERO III.-Es que nosotros no sabemos escribir.
OBRERO II.-Pero de todas maneras lo que interest es su firma.
OBRERO I. Asi, los compafieros de la imprenta no dudaran de su
altruismo.
Los OBRERO.-El benefactor Consuegra.
CONSUEGRA.-Pues... aqui esta. (Firma.)
Los OBREROS.-i Firm6!
CONSUEGRA.-( Canta.)
Cedulas, ique maravilla!,
salvaci6n de un conceal;
cualquier xcosa por el voto,
doy lo que tenga que dar.
Yo me arrastro tras los votos
porque mi negocio es;
si tu cedula me entregas,
yo te beso hasta los pies.
Soy el rey politiquero.
mis novias cedulas son,
mi amante las elecciones
y mi esposa la naci6n.
Que bonitas son las c6dulas,
que me vende el votador;
quien mas cedulas se compare,
ese serA el triunfador.
Cedulas, cedulas, cedulas, pronto.
OBRERO I.-Con calma, un moment.
OBRERO II.-Le ofrecimos mil cedulas.
OBRERO III.-Pero de esta forma:
Los OBREROS.-Por cada cedula, un kilo de papeles te tienes que comer.
LAS NINAS.-Traici6n.
LOLO VICEIRO.-Sangre, sangre.
OBRERO III.-Pues ya sabe, concejal: papeles son cedulas y cedulas son
papeles.
CONSUEGRA.-Basura.
OBRERO II.-La basura no es tan mala.
OBRERO I.-S6lo un poco de papeles director al est6mago y esa alcaldia
sera suya.
CONSUEGRA.-King...
OBRERO III.-Ademas, sera un gancho publicitario fenomenal.
Los OBREROS.-El alcalde Consuegra deja limpia de basura la ciudad
de La Habana.
OBRERO II.-Unas cuantas fotos comiendo... y despu6s: cine, T.V.,
luces, ne6n, ne6n, ne6n.


-55-






CONSUEGRA.-ES interesante... un alcalde debe hacerlo todo; pero...
*c6mo me las arreglare con esa basura dentro de mis tripas?
OBRERO III.-Las da de cuerpo enseguida, concejal. (Rien.)
CONsuEGRA.-King-Kong.
Los OBREROS.-Ne6n, ne6n.
OBRERO I.-La U.P.A.
OBRERO II.-La P.A.
OBRERO III.-La U.P.I.
Los OBREROS.-HablarAn de ti.
CONSUGRA.--Ah!... isi?..
LOS OBREROS.-Y. .
KING-KONG.--i La cumbre!l!
CONSUEGRA.-Acepto.
(Grito de las nifias.)
LOLo VICEIRO.-(Se zafa de las nifias desaforadamente.) El cuchillo.
{Corre buscando el cuchillo.)
LAs NIPAS.--(Tras ella.) Sangre. no. Sangre, no.
CoNSUEGRA.-King-Kong... (King-Kong se enfrenta a Lol6. Esta I
saca el cuchillo. Forcejea.)
LOLO VICEIRO.-Damelo, King-Kong.
CONSUEGRA.-No, King-Kong.
LOLO VICEIRO.-Si, King-Kong.
(King-Kong resbala y cae, y todos caen junto con el.)
LoS OBREROS.-A comer, Consuegra.
CONSUEGRA.--QUO? iC6mo? Un moment, un moment. Orden. Yo
solo no podre comer toda la basura. ,Como cuantos papeles son?
Los OBREROS.-Cientos, miles, millones...
CONSUEGRA.-Pues yo solo no pudo comerla; tengo una sola boca...
King...
LoS OBREROS.-Y tres mas.. (Senalan a las Viceiro.)
CONSUEGRA.--Viceiros!
LAS NINAS y LOLO.-No, no, no...
CONSUEGRA.-Si, si, si... Vivan las elecciones, vivan las cedulas, viva
la basura y viva yo.
(Se oyen campanas de camiones de basura.)
Los OBREROS.-Es la basura.
LAS NINAS y LOLo.--Ayyy!
CONSUEGRA.-(Enloquecido.) Cedulas, cedulas, cedulas.
Los OBREROS.-Cedulas, cedulas, cedulas, que pase la basura.
CONSUEGRA.-(Repite.) Que pase la basura.
(Se escucha el tema musical de los obreros. Estos abren la puerta e
Introduced los latones de basura.)
OBRERO III.-Mire, conceal, que ejemplares de "La Marina" mis
hermosos.
OBRERO I y II.-Exquisitos,
CONSUEGRA.-Viceiros, a tragar.
(Las Viceiro caminan a gatas hacia los latones. Lloran y comen)


-56-





CONSUEGRA.-King-Kong... (Tambiin empieza a comer.)
Los OBREROS.-(Al publico)
Ya ven ustedes.
Ya ven ustedes.
(Para la masica. Las Viceiro, Consuegra y King-Kong quedan dew-
nidos, en actitud de comer.)
Consuegra y las Viceiro
se lo comen muy bien.
Y King-Kong es
un gran comel6n.
(Comienza la mtisica.)
Y en un, dos, tres
la basura ya dejamos de comer.
Y en un, dos, tres
porque la politiqueria y la basura
se Ilevan muy bien.
(Los obreros salen bailando.)

FIN




I


-57 -















Li




















C;










I'

























t











EDICIONES EL PUENTE
LO PUBLICADO

La Conquista (poemas) jos6 mario
Hiroshima (poema) santiago ruiz
El Largo Canto (poema) mercedes cortazar
27 Pulgadas de Vacio (poemas) silvia
De la Espera y el Silencio (poemas) jose mario
Algo en la Nada (poemas) fulleda le6n
Clamor Agudo poemsa) jos6 mario
Silencio (poemas) ana justina
Ni un Si hi un No (cuentos) guillermo cueva cearri6n
15 Obras para Niios (teatro) jose mario
Las Fibulas (cuentos) ana maria simo
Acta (poema) reinaldo felipe
El Orden Presentido (poemas) manolo granados
A trav6s (poemas) jose mario
Mutismos (poemas) nancy morej6n
La Mutaci6n (cuentos) mariano rodriguez herrera
Novisima Poesia Cubana, I variouss autores)
GH (poemas) georgina herrera
Poemas en Santiago joaquin g. santana
Tiempos de Sol (poemas) belkis cuza malI
Poesia Yornba (antologia) rogelio martinez furi
Soroche y otros cuentos, jesus abascal
Teatro nicolAs dorr
Santa Camila de la
Habana Vieja (teatro) jos6 r. brene

LO POR PUBLICAR

Isla de Giiijes (poemas) miguel barnet
Mateo y las Sirenas (cuentoA) ada abdo
Cuentos, evora tamayo
Novisima Poesia Cubana, II variouss autores)
Novisima de Cuento various autores














'i,

































iI








































EDICIONES EL PUENTE
Se termin6
de imprimir
este libro
Steatro- nicolas dorr
con 2000 ejemplares
en
diciembre
de 1963
Afio de la Organizaci6n
LA HABANA. CUBA

































TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ,
EDfCIONES EL PUENTE, 1963
LA HABANA, CUBA















































































IMPRENTA. OBISPO 253. HABANA. CUBA







I




















Q
'1







f




I

































* .. -*
'V. *
cc




. /


un libro de teatro de las 'ediciones el puente







TEATRO

ficolds dorr
Nicolas Dorr naci6 en 1947 en La Habana, junto al mar. Alli pasa
su nifiez y parte de su adolescencia; alli describe sus poemas, peque-
fias "Chisp.tas", hermosas, abundantes en ingenuidad.

Despues se traslada a la ciudld y se mezcla en los barrios alegres
y tristes, observa y describe; complete un cuaderno con mas de cien
poemas que titula "Tiempo Jnquieto". Algunos de estos poemas los
da a conocer en ]a revista "Bohemia".

Sus observaciones y deseos de una comun-caci6n mas direct lo
lievan a intent:! 1 dra;n<.turgia. Asi describe su primer obra de
teatro, "El Pa;-io de los Cartones" (1960). En 1961 el teatro
"Arlequin" estrena "Las Pericas", su sequnda obra. El exito de
piblico y de critica es unanime.

En el rinsmo aio estrena tambiEn su primera obra, "El Palacio
de los Cartones". Al misrno tiempo prepare y da conclus:6n al afio
siauiente a "La CLc'.'da" u obra en tres acts, ain sin estrenar.
(Menci6n en el concurso I.terario del T.N.C. de 1962.)

Al crearse el Sen.irjnrio de Dramaturgia del C.N.C., cntra a for-
mar oarte de este, doi~r desarrolla studios literarios intensivos.
En 1962 describe "La E'-quina de los Concejales", estrenada en la
sala "Las Mascaras".

Actualme- te trabana af,'na:samenrte en "La Puerta de Tablitas".


un libro de teatro de Iis ediciones el puente




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs