• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Half Title
 Caracter de la poesia Dominica...
 Tendencias en la literature...
 La Dominicanidad
 Influencias - El morbo de...
 El postumismo
 Lo actual
 Valor de la poesia Dominicana -...
 Antologos y antologias
 Reparos a las antologias citad...
 Plan seguido en mi antologia
 Back Matter






Group Title: Publicaciones de la Secretaría de Estado de Educación y Bellas Artes
Title: Notas acerca de la poesía dominicana
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076947/00001
 Material Information
Title: Notas acerca de la poesía dominicana
Series Title: Publicaciones de la Secretaría de Estado de Educación y Bellas Artes
Physical Description: 29 p. : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Contín Aybar, Pedro René
Publisher: Imp. San Francisco, Papelera Ind. Dominicana
Place of Publication: Ciudad Trujillo República Dominicana
Publication Date: 1947
 Subjects
Subject: Dominican poetry -- History and criticism   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Pedro René Contín Aybar.
General Note: Cover title.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076947
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001547322
oclc - 25352492
notis - AHG0862

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Caracter de la poesia Dominicana
        Page 5
    Tendencias en la literature Dominicana
        Page 6
    La Dominicanidad
        Page 7
    Influencias - El morbo de la originalidad
        Page 8
    El postumismo
        Page 9
    Lo actual
        Page 10
        Page 11
    Valor de la poesia Dominicana - Fuentes
        Page 12
        Page 13
    Antologos y antologias
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Reparos a las antologias citadas
        Page 27
    Plan seguido en mi antologia
        Page 28
        Page 29
    Back Matter
        Page 30
Full Text
* .~ir.,ir f~(;
-U 6A,


S PUBIICACIONES DE LA
SECRETARIA DE ESTADO DE EDUCACON Y BELLAS ATES


Pedro Rene Contin Ay.ar


Notas


acerca


de la


poesia dominicana








CIUDAD TRUJILLO
REPUBLICAN DOMINICANA
68.997995 94
CT62Z ,


I -
























Notas acerca de [a

.poesia dommnicana







'-l i- "


z' .*'.















'








CHARACTER DE LA POESIA DOMINICANA
-C



El car6cter general de la poesia dominicana es lirico, con-
-dici6n que ha originado una difusa y abundante po6tica don-
de el tono menor Ileva la voz cantante. La especie amor pri-
-ma, y los suspiros y los ditirambos ocupan tanto espacio, que
no queda m6s, ni para el paisaje, ni para la flora y fauna pe-
culiares del pais, (1) y s61o muy pequefia parte para la 6pi-
S ca, con una variaci6n sui generis, los llamados poemas civiles,
S -y. otra, apenas esbozada, las criollas.

No se han formado con propiedad escuelas, ni las corrien-
tes europeas del pensamiento han conducido, determinada-
mente, la obra de los poetas dominicanos, agrup6ndolos bajo
tal o cual tendencia, por lo que su studio comporta el andlisis
Particular de cada un poeta, y cuando de juntarlos se trata, la
-forma inica a escoger es la cronol6gica, para estar en lo jus-
to, dividiendo la obra literaria en lapsos que pueden variar
segn al gusto de quien hace el studio, y llamarlos acordan-
do el tiempo con la Historia Nacional: Poesia de la Colonia,
Poesia de la Primera Republica, Poesia de la Restauraci6n, et-

(1) Ver mis notas Sobre fauna y flora podticas dominicanas, en Cuadernos
Dominicanos de Cultura, N9 2.

-5-


k.'










cetera, o aceptar una closificaci6n m6s eldstica, por ejemplo:
"Los que tenian veinte afios en...", seg6n la formula origina-
lisima adoptada por Albert Thibaudet en su Historia de la Li-
terarara Francesa.

TENDENCIES EN LA LITERATURE DOMINICANA

Pero hay, para distinguir, dos tendencies marcadisimas:
la poesia con car6cter dominicano y la poesia de factura eu-
ropeizante. Vale decir, los poetas situados en el ambiente,
con poesia propia, y los poetas seguidores de los cauces del
pensamiento universal, sin expurgo alguno. Ambos aspects
original una clase especial de poesia: la poesia aut6ctona,
national sin ser nacionalista, y la poesia sin peculiaridad, que
tanto puede ser hecha en Espafia como en Honoluli, a la som-
bra de Verlaine como a la sombra de Omar Khayydm.

En un caso se ha caido entire las sirtes del folklorismo abu-
sdndose del color local, empleando los vocablos a la manera
desfigurada que los usa el pueblo y queriendo reflejar con
ello el verdadero sentir national, erradamente. La moda sub-
siste ain en cierto sentido, aunque m6s bien reducida a ser ca-
racteristica del cuento y de la novela.

Este vicio era preferable, quiz6s, al otro extreme. Los poe-
tas, desentendidos por complete del ambiente, no podian re-
flejar en su poesia ninguna emoci6n verdaderamente sentida,
sino derivaban al virtuosismo, frio, sistemdtico, incoloro, insul-
so.

Dicha dualidad es causa de la relative pobreza de la liri-
ca national. Pobre en cuanto que carente de fuerza para
hombrearse con Europa y con Norteambrica. A los poetas
no les ha sido possible hallar un medio de expresi6n libre, uni-
versalista y, sin embargo, fiel trasunto del complejo criollo.
Una voz propia, personal, afincada en la Patria, pero cons-
ciente de la universalidad, habria podido dar al mundo la
r.ecesaria orientaci6n americanista y sus resultancias deven-


-6-










drian renovamriento de gcstadcs Cites, pre:sadcle a C oe-
sia americana el valcr, y Ia rescnancic, cue ic terr= -e
reclama.

LA DOMINICANIDAD

Entre nosotros, el cncionalismo se inic a carn Fna-
sias Indigenas de Jose Joaquin Perez (2). Ls poesics, =ra-
cando las costumbres de los indigencs del pas, antes de
Descubrimiento, estan salpicadas de vcces -1ca-a g-'r--
nies, para darles saber. DesgTaciadamente, es en esre adcr-
no donde reside toda la fuerza nacionalista de la pces ia, aue
no pasa de ser intent de rememoracicn sentiientai c ue
academicista, de la extinta raza de !cs pF-ieros pobaior=-s
de la Isla.

No hay ningu.n otro movimniento dcmiic~sa:= hast Ic
apcrici6n de las Criclas de Syron (kArtuo PeLerz-o Cas-t
que en cierto modo es continuado por ic l"a c; cricalst de
Rafael Damir6n y de Tomas Mcel y, a rates, per R-ube Su:o.

Viene despu6s el Postumismo. Pero el Post -_s-.c, =c-
mo se ver6 mds adelante, es en principio morbo li:e:rio m c-
dernista. Por la separaci6n de los lieamientos cidsicos, ad-
quiere perfiles nacionales y es la fuente que genera el rio de
la veidadera dominicanidad cuando, arics mas tarde, al con-
vertirlo Moreno Jimenes en "religion ameicanista", otro oe-
ta nuevo, Hector Inchaustegui Cabral, camCp po:r :s i~:cs
de la universalidad, mas desde el punto de vista doi,- cze.
Esto es, que los problems son humans, sin bcnde:ras y el
verso, aut6ctono tiena su element en Ia xStria mismna: 1a iLe-
la, la fauna, la ideologia, el sentimiento, son domini'mnos, en
function, sin embargo, de parte integarute del conac:to uni-,
versal, desde el ccmienzo del plincipio a Ila iht~c:.i;caid
del fin.

(2) Aunque antexiormente opcuec6i el diunma Igua m.,-. de Tavie: Au.b
Guridi. que a pesca de estcu en veise. uo puede .c'sidez.s e p.'iopi-
mente al hablar de Inc poesia e. general i~oumo ene~d d a m'i as
oe hacer de los poetas noccionales.


-7-










INFLUENCIAS


Pasadas la 6poca Colonial y las primeras d6cadas del
siglo XIX, el cardcter espafol deja de ser lo dominant en
nuestra literature y con la adopci6n del C6digo Civil napo-
leonico, la impronta del intelectualismo dominicano es fran-
cesa. Los ismos europeos perturban a los iniciados, a traves
de Ruben Dario, principalmente. Una poesia preciosista o
academizante, donde florece la mitologia griega y en la cual,
para hablar de la Patria son menester voces y pensamiento
de rezumo cldsicodecadente, ocupa la intenci6n y llena la
labor de un fuerte ndcleo, dado al soneto, con preferencia,
pero de entire quienes no surgeon muchos libros aunque nace
un buen poeta: Ricardo P6rez Alfonseca, de firme cultural cl6-
sica y estro brillante y en quien se reine la solidez de los
maestros y la aligera emoci6n de los nuevos.

Para l!egar a esta nueva concepci6n de la poesia, un
grito aislado, de honda percusi6n, sin embargo, contribuy6
notablemente a enderezar pasos en procura de la libertad de
expresi6n: Virginea, de Valentin Gir6, y otro, en prosa; El
olor de la tierra mojada, de Andrejulio Aybar. El grillete
academico se esfumaba y el imperio de la poesia qued6 ase-
gurado.

EL MORBO DE LA ORIGINALIDAD

Los causes fueron normales hasta cuando Vigil Diaz "or-
q-niz6' el Vedhrinismo (3) modalidad poetica prop.a, Je
una rareza singular, con nomas un seguidor estimable, Zaca-
rias Espinol, y de la que arranca, discutiblemente, el Postu-
misiro de Domingo Moreno Jimenes.

Hasta entonces lo que mueve a los poetas es el afdn de
la originalidad. No hay idea constructive fija. La indepen-
dencia que buscan es olvidar la f6rula academic y muchas

(<, .Arteri.r c; ultraismo en Espacia, y su semejante.


-8-










veces podria interpretarse su aibedrio coao scondiLd i=- d -
suficiencia para resolver los asperos problems dS --t--c.

EL POSTUMISMO

Se ha preguntado a menudo que es el Posti-=iz. 5:
iniciador ha escrito tantas normas esteticas co-o pu.:Lric-
nes de sus poesias ha hecho. Los disciples y los i"os
al movimiento definen en si mismos !a emoc'cs cos--=.c.
Una sola cosa les es comun: el ansia de libef.ad, de :zne. -
dencia y sus consecuentes pecados: el prosci-o y l
gusto (4). Los observadores imparciales h*lla e, s:-=, 1.
verdad inherente a todas las escuelas: que el maestro vale
y los discipulos rara vez pasan de serlo, y en ese caso,
dan otra escuela (5).

A Domingo Moreno Jim6nes se le su .cron cnz:=3-es,
entire ellos, como satelites principles Rafael Augusto Zor--
lla y Andr6s Avelino, y, ad3ams, Raiae! Andr-es E: Ses, .z=-
fael Am6rico Henriquez, Manuel Llanes, Jes-s Maria y Pa.r
Troncoso Sdnchez, Julio A. Cuello, Francisco Ulises D--
guez, Ram6n Perez Ortiz, etc., nombres que acarccen en E"
Dia Estetico, la publicaci6n sensual a ratcos y espo:dli=
despues, del grupo.

El Postumismo, a pesar de sus muchos d.trztores, h"
sido el movimiento mas consistent, el de mrs ra--eii.zci>
nes, el m6s imitado, el de mayor espiritu combativo y el lr:
co que persiste, cues su creador y su continuador incansab'e,
Domingo Moreno Jim6nes, con relieves continentals, es. :
fecha, todo el postumismo.


(4) "Lc roesia postumista se conceptual vulgarmente per vC'.Sais -'-s
menos ingratos a lIa preciaci6n del lector, asi se ove dec- : es es
postumismoa" tan s6lo porque tenga palabras grotesccs n ".z'.s
dcs en los llaomdos vocablos poeticos". Aandres Ave,'-' --a-'eA-
Postumista- 1921).
(5) Andris Avelino, p. ej., tiene en su haber una 'poesa ma.:temi- y
una "poesic fonomenologica".


-9--









LO ACTUAL


Nu meroscs corrientes modernas en un interccmbio uni-
versal, dejarcn su marca en los modos poeticos actuales. Los
i6venes, zafados del postumismo, que en verdad no lleg6 a
ser escuela, pero que determine el impulse liberador del es-
piritu intellectual dominicano modsrno, volvieron ojos a Eu-
ropa ctra vez, atraidos por el faro luminoso de Garcia Lorca
y polarizaron sus inquietudes en una reversi6n a Rub6n Dario
y en un entusiasmado gusto por algn otro poeta americano.
Pero los clasjcos franceses nuevamente estudiados, y las es-
tridencias de los iltimos ismos, princizalmente el surrealis-
mo, y todos los morbos literarios que exportaba Francia, in-
yectarcn vigor e inquietud en la inquieta y vigorosa pl6yade
de los noveles.

Algunos grupos juntaban los esfuerzos y el conocimien-
to particular de uno u otro lider de minoria improvisado, a
cuyo lado crecia una flora heterogenea. La series de confe-
rencias del Ateneo Dominicano, la llegada de emigrantes eu-
ropeos, principalmente de los intelectuales espafioles, con-
vulsionaron la espiritualidad dominicana y pasado un ins-
tante de dispersi6n y desacuerdo, el sentido national recla-
m6 fueros, proyect6ndose en las mismas tendencies de anta-
fio: el nacionalismo a outrance, hasta neciamente chauvinis-
ta y el universalismo de la dominicanidad.

Para crear esta situaci6n, just es reconocer, en primer
t6rmino, la generosa protecci6n del Gobierno y la actuaci6n
de la Oficina de Canje y Difusi6n Cultural, con susl ediciones
de la BIBLIOTECA DOMINICANA y la divulgaci6n de nues-
tra evoluci6n intellectual, y la del Departamento de Bellas Ar-
tes, con la creaci6n de la Orquesta Sinf6nica Nacional, el con-
vertimiento de la antigua escuela del Liceo Musical en Con-
servatorio Nacional de Mdsica y Declamaci6n, la moderniza-
ci6n del Museo Nacional, la instituci6n de la Escuela Nacio-
nal de Bellas Artes y de la Galeria Nacional de Bellas Artes,
con la celebraci6n de concursos de pintura y exposiciones de


-10-










conjunto y personales de los artists nativos y de los residen-
les extranjeros. Y, a seguidas, la labor de divulgaci6n imbri-
coda en los Cuadernos Dominicanos de Cultura (6) y su
existencia misma y la formaci6n y la actuaci6n de dos grupos
importantes, el de Los Nuevos, en la ciudad de La Vega Real
(7), y uno capitalefio, capitaneado por el poata Frankii- Mie-
ses Burgos y su consecuencia, la publicaci6n de La Poesia
Sorprendida, donde, segin reza el lema, Poesia con el hom-
bre universal, se rompen lanzas a favor de todos los ismos
de nuevo cufio y se reviven algunos antiguos con manifesto
deseo de borrar las fronteras intelectuales del pais tanto en
el tiempo cuanto en el espacio, esto es, desconocer el formu-
lismo de la mojigateria iletrada que no saca de la pendura
su bajel, mu6vase el mar o no en hirviente oleaje, sacddanlo
corrientes o fijenlo calmas chichas (8).

La situaci6n, pues, continue siendo la misma de todos los
tiempos: no hay escuelas definidas y el pensamiento domi-
nicano se produce alertado siempre por los clarines de m6s
clara sonancia universal en una fervorosa bAsqueda de la
propia vivencia espiritual y aunque sus resonancias actuales
tienen cualidades superiores a los ensayos de otrora, no se
ha producido todavia, ay!, el gran poeta con poesia tan an-
siado.


(6) Dirigidos por Pedro Rene Contin Aybar, Rafael Diaz Niese, Hector In-
chaustegui Cabral, Emilio Rodriguez Demorizi. Tomas Herndndez Fran-
co y Vicente To!entino Roias, quien, ademas, los administra.

(7) Coo los hermanos Ruben (poeta) y Dario (pintor) Suro Garcia Godoy,
Mario Bobea Billini, Roberto Rinc6n. Mario Concepci6n, Luis Mac Des-
pradel. Arturo Calventi hijo y otros.

(8) La Poesia Sorprendida la dirigian y editaban Franklin Mieses Burgos, Al-
berto Baeza Flores. chileno, (ahora resident en Cuba), Rafael Americo
Henriquez y Antonio Fern6ndez Spencer y en su Junta de Colaborado-
res, figuraban nacionales y extranjeros: Luis Hernandez Aquino, Manuel
Llanes, Aida Cartagena Portalatin, Manuel Valerio. Francisco Matos
Paoli, Manuel Rueda, J. Lezama Lima y J. M. Glass Mejia.


-11-











VALOR DE LA POESIA DOMINICANA


Examindndola en conjunto, la lirica dominicana no des-
merece, comparada a sus similares en indoam6rica, aunque
es just confesar que no ha producido un gran poeta, pese a
la fama interamericana conquistada por unos cuantos nom-
bres: Para determinar la condici6n de poesia es menester to-
mar en cuenta la calidad po6tica y su resonancia ulterior. A
menudo se mistifica la poesia y versificadores estimables, ri-
gurosos de la m6trica, venden su piel de lobo como vell6n de
cordero pascual. La Repdblica Dominicana es una patria de
poetas. Los amantes y los cultivadores del verso son innu-
merables. Resulta peligroso, pues, penetrar esa selva, don-
de puede ser inducido a engafio quien de sus primeras im-
presicnes se fie.

Habia habido, hasta ahora, un errado concept literario
de nuestro pais. La falta de un medio de expresi6n, la esca-
sez o la ausencia de relaciones intelectuales entire los pueblos
de America, nos aislaba. Y como de la choza perdida en el
bosque cuando se la entrev6 a distancia, de nosotros, a veces
s6lo el humo de un guisado, o de una quema de desperdicic,
se alzaba para la denuncia viviente.

FUENTES

Las fuentes de estudic son pobres. Por regla general, los
poetas no publican libros. Se les conoce por los peri6dicos
y las revistas locales o en los intimos corrillos literarios. No
se ha dado a la luz una complete historic de nuestra literatu-
ra. Algunos ensayos eruditos, los de los doctors Apolinar
Tejera (9), y Padro Henriquez Urefia (10), --unicos apareci-
dos en libro-, no pasan de la 6poca colonial, qued6ndose, por

(9) APOLINAR TEJERA: Literatura dominicana: comentarios critico-hist6ri-
cos, 1921.
(10) PEDRO HENRIQUEZ URERA: La cultural y las letras coloniales en San-
to Domingo, Buenos Aires, 1936, 191 pp.


-12-










consiguiente, en la prehistoria. Otros, los publicados por el
doctor Am6rico Lugo en folleto (11) o para servir de pr6logo
a libros de autores nacionales (12), o por don Federico Gar-
cia Godoy, con el car6cter de noticias en publicaciones del o
para el extranjero (13), son simples apuntes de referencias,
sin constituir propiamente un studio general de la literature
dominicana (14).

A la profesora Abigail Mejia Solibre, en sus textos de li-
teratura para uso de los alumnos de la Escuela Normal Supe-
rior, es a quien correspondia haber dado a conocer la obra
con mayor cantidad de datos sobre la material (15).

Ultimamente, sin embargo, Max Henriquez Urefia (16),
public una series de conferencias dictadas en la Facultad de
Filosofia de la Universidad del Brasil, en las-cuales estudia,
con sentido marcadamente hist6rico, la literature dominicana,
deteniendose a considerar nom6s la obra de los nacidos an-
tes del 1900. Las noticias critics se atienen, principalmente,
a la situaci6n dentro del ambiente, de los autores y casi po-


(11) AMERICO LUGO: Bibliografia, 1906.
(12) AMERICO LUGO: Pr6logo a la novela Pinares Adentro, de Pedro M1
Archambault (1929).
(13) FEDERICO GARCIA GODOY: La literature dominicana. En la Revue
Hispanique, Tomo XXXVI. 44 pp.
(14) Asi podria citarse tambi6n la Conferencia de Tomes Hernandez Fran-
co La poesie a la Republique Dominicaine, dictada en Paris en 1923 y
editada en folleto de 54 pp., donde hay noticia de algunos poetas con-
tempordneos y se traducen al frances composiciones de Fabio Fiallo.
Hernndez Franco, etc.
(15) ABIGAIL MEJIA S.:
a) Historia de la literature castellana. Estudio hist6rico que comprende
la Literature Hispano-Americana y de un modo especial la Historia
de la Literatura en Santo Domingo. Barcelona, 1929.
b) Historia de la Literatura castellana. Estudio histrico-critico que
comprende la literature hispano-americana. Segunda edici6n, 1933.
c) Historia de la literature, dominicana. Nueva edici6n. Ciudad Truji-
llo, 1937.
(16) MAX HENRIQUEZ URENA: Panorama Hist6rico de la literature d.-min-
cana. Rie, de Janeiro, 1945. 337 pp.


-13-









dria advertirse un marcado interns formalista en los juicios.
De pasadc, en cambio. la obra refleja las preocupaciones mo-
dernas de nuestra literature y se advierte el studio, o el co-
nocimiento, de autores y libros recientes, aunque el autor evi-
ta, cuidadosamente, hacer menci6n especifica de ellos. Nom-
bres y noticias sobre los noveles --algunos presentados en
mi Antologia, otros aparecidos en los Cuadernos Dominica-
nos de Cultura o en La Poesia Sorprendida-, anuncian, sin
entrar en material y sin mencionar las fuentes, la actual poe-
sia dominicana.

Por uiltimo es digno de menci6n que en la revista Ba(h)o-
ruco, el licenciado N6stor Ibo Contin Aybar, bajo el titulo de
Enciclopedia de Ba(h)oruco, public una parte estimable de
su completisima Historia de la literature dominicana, inedita
en su mayoria.

Esto, en cuanto a la literature dominicana en general. Res-
pecto de la poesia en particular hay poco que decir.

ANTOLOGOS Y ANTOLOGIAS

La primera antologia po6tica es la Lira de Quisqueya,
de Jos6 Castellanos (17), publicada en 1874, en la cual se in-
ciuyen poesias de Manuel Maria Valencia, Javier Angulo Gu-
ridi, Felix Maria del Monte, Nicolds Urefia, Felix Mota, Jos6
Maria Gonzilez, Tosefa A. Perdomo, Manuel de Jesus de Pe-
fia, Jos4 Francisco Pichardo, Jos4 Joaquin PBrez, Manuel Ro-
mdn y Rodriguez, Manuel de Jesis Rodriguez, Federico Hen-
riquez y Carvajal, Juan Isidro Ortea, Salom6 Urefia, Francisco
Javier Machado y Apolinar Tejera, que han muerto todos, con
excepci6n del Maestro don Federico Henriquez y Carvajal,
quien ain produce con su talent privilegiado. Esta lira es
de gran interns hist6rico, pero hay que observer que muchos

(17) LIRA DE QUISQUEYA. Poesias dominicanas escogidas y coleccionadas
por Jose Castellanos, con notas biograficas de sus autores. Santo
Domingo. Imprenta de Garcia Hermanos, 1874. 328 pp.


-14-









de los an ella seleccionados, no t.inen otro vali-ianto, co~no
poetas, clue su inclusion ahi.

Sin embargo, es la que ha servido para is representa-
ci6n dominicana en la America Poetica, de don Domiago Cor-
tes, editada en Paris, en 1875 (18).

En la Historia de la pcesia hispanoamericana, pibliceda
en el 1911 por el doctor den Marcelino Menendaz y Pelayc,
no figuran possics sino de dofia Leonor de Ovando a pesar
del copioso envio h6chole por la Comisi6n nombrada atl efec-
to (19), con su Resefia hist6rico-critca de la poesia en San-
to Domingo, porque, "For vivir la mayor parte de sus auto-
res no han podido figurar", segi n dice don Marcelino, pero
da los nombres, "para utilidad y guia de futures investigado-
res de la historic liieraria de Quisqueya: Dofia Salom. Ure-
fia de Enriquez, (sic) Encarnaci6n Echavarria d3 Delmonte,
Josefa Antonia Perdomo, Altagracia Luisa Sdnchez, Elena Vir-
ginia Ortea, Don Francisco Mufioz del Monte, Felipe Ddvila
Fern6ndez de Castro, Manuel Maria Valancia, Javier Angulo
Guridi, Felix Maria del Monte, Felix Mota, Nicolds Ureia, Mc-
nuei de Jesis Heredia. Jose Francisco Pichardo, Manuel Ro-
driguez Objio, Manuel de Jesus de Pefia y Reinoso, Francisco
Gregorio Billini, Tose Joaquin P6rez, Manual de Jesus Rodri-
guez. Federico Enriquez (sic) y Carvajal, Juan Isidro Ortec,
Francisco Javier Machado, Apolinar Tejera, Miguel Alfredo
Lovastida, Nicolds Heredia, Federico Garcia Godoy, Jose Du-
beau, C6sar Nicolas Penson, Pablo Pumarol, Emi'io Prud'-
homme, Enrique Enriquez (sic), Gast6n Fernando Deligne,
Juan Elics Moscoso, Arturo B. Pellerano, Jose Otero Nolasco".
Y terminoba don Marcelino: "Aiiddense tambien algunac s co-


(18) Cotejese la lista de poets incluidos en ella, con = q ue apc:ece en la
Nota 2, pp. 311-12, de la Histori de la poesia hispcno-americana, de
don Marcelino Menendez y Pelayo (1911).

(19) Formaron la Comision: Don Fiancisco Gregorio Bilini, Doia Salome Ure-
fia de Henriquez, Don Federico Henriquez y Carvajal Don Pantaleon
Castillo y Don Cesar Nicolds Penson.


-15--









plas, decimas y otrcs muestras de poesia popular, o m6s bien
vulgar" sic).
Estc Historia y esa Comisi6n han determinado, al pare-
cer inapelablemente, el quien es qui6n de la poesia domi-
nicana. No es 6ste el lugar para discutirlo, mas, como dato
curioso, anotamos que entonces fueron considerados los ver-
sos de Fabio Fiallo "no poesia" (i?), por lo que el poeta que-
6 fuera. El juicio de la posteridad, afortunadamente, ha
corregido, con creces, el error.

El historiador don Jos6 Gabriel Garcia, en su curso gra-
dual de lectures, compuesto para uso de las escuelas nacio-
nales, El lector dominicano (20) trae un conjunto antol6gico de
prosistcs y de poetas, con versos de: F6lix Maria Delmonte,
Manuel Rodriguez Objio, Jos6 Joaquin P6rez, Salomb Urefia
de Henriquez, Javier Angulo Guridi, Juan Isidro Ortea, Jos6
Nufiez de C&ceres, Manuel de Js. de Pefia y Reynoso, Fede-
rico Henriquez y Carvajal, Manuel de Jesis Rodriguez, Emilio
Prud'homme, Apolinar Tejera, C6sar Nicol6s Penson, Eugenio
Perdomo y Nicolas Urefia.
Otro conjunto antol6gico estimable es el del Almanaque
El Album (21) con poesias de: Enrique Henriquez, Pablo
Franco Bid6, M. de J. de Pefia y Reinoso, Ram6n A. Polanco,
G. Alfredo Morales, Altagracia Savifi6n, Apolinar Perdomo,
Fabio F. Fiallo, Bienvenido S. Nouel, Trina Moya de V6squez,
Apolinar Tejera, Enrique Montafio hijo, Luis Cohen, Gast6n
F. Deligne, Juan Tomds Mejia hijo, Valentin Gir6, Evangeli-
na Rodriguez, Osvaldo Basil, A. Pellerano Castro, J. M. Ber-
nard S., Juan Cheri Victoria, J. Ram6n Aristy, Luis M. Castillo,
Scipion Nasica, J. E. Otero Nolasco, Pedro Abigail Montis, J.
Pablo de Castro, Max Henriquez Urefia, Publio G. de Castro,
Quiterio Berroa Canelo, Servando Morel, Jacinto B. Peynado,


(20; l(ose Gabriel Garcia) El lector dominicano. Curso gradual de lectures
compuesto para uso de las Escuelas Nacionales. Santo Domingo, 1894,
102 pp.
(21; Almanaque de "El Album". Santiago de los Caballeros, 1905. 286 pp.


-16-










Felix F. Rodriguez, Tomasina Matilde Abreu, Mcnuel de NM-
teiz6n, Pedro Henriquez Urefia, Lourdes Bermiud-z, ioae Joe-
quin Hungria, Jcs6 An.dres Fereyra, Eugenio de Crdoba y
Vizcarrondo, Mario E. Mazara, Osvaido Rodriguez, Lorenzo
Despradel, Jos6 M. Jimernez, Emilio Arturo Perez, Lais Emilio
Aybar, Andrejulio Aybar, C. Armando .odriquez, Emilio
Prud'homme, Isabel A. de Pellercc, I. Marino Henricuaz, Ig-
nacio Guerra hijo y B. Baez Lavcstidc.

Y el del afo 1908, (22) con versos de: Max HenIcquez
Urefia, Valentin Gir6, Pablo Franco Bide, R. Emilio 1imenez,
Juan Cheri Victoria, J. Hurmbero Ducczudrac, Jose ML
Jimenez, Fed. Henriquez y Carica, JuCn de is. Eeyes, Fesi-
pe J. Santana, A. Peller: .o Castro, Pcrfiri Hearier, E-ri'ue-
Montafio hijo, Gcst6n F. Deligne, E Oeo Nolcsco, r-7.i-
medes Cruz, J. M. Bernard, Tria Mcca de Vasc-s. zbio F..
Fiallo, Jos6 V. Mart'nez Reyna, Osvaldo Bczil, Tczn-s Ma-
tilde Abreu y Alfredo E. Sdnchez.

Don Enrique Deschamrps, en su volu"c a Sobrcs La R.s-
publica Dominicana-Directorio vy caz: ge'erl, (23- --"i2co
un pequefio conjunto antolc6ico, bcjo el epigraie as belcs
letras de la Rep;blica DCmi iccnc can poesics de: Saic:-
Urefia de Henriquez, Jcse Jcaquin Perez, Felix Marica del
Monte, M. de J. Pefia y Reyncsc, Cescr N. Pens=n, G. F. De-
ligne, Arturo B. Pellerano Castro, F:drrico Hen-iqu- y Car-
vajal, Rafael A. Delicge, Enrique Hen-uez, i. Otero No
lasco, Fabio Fiallo, Isabel A. de Pellerano, Apolincr Perdomo,
G. Alfredo Morales, 3ienv- rid S. Nouel, Mc.uel ds Hre-
dia (24), Andrejulio Aybar. Altrgrzcic Sc.vi-n y Mzcx Hen-
riquez Urefia.

(22) A-lmanaque de "51 A-bu"m'. Santiago de los Cabce-'-ezos, 19.8. 2CO p.
(23) ENRIQUE DESCHAMPS: a Rep-ib'ica r'mir.caccn. iziectorio z Gvui
General. Santiago de los Coballexos o.si en la rvoteda, peo la ohre
se impimino en Barcelona', 1907. 383 pp. y 336 pp. de apedices.
(24) Mcnuel de J. Heredia figure con : o momr.n-osirL: "Magdalena", que
es en realidad de don Fed. Heniquez y Calrv.jil. Enviada a Lun Coa-
curso por unos discipulos del Moestro. con esa firma, sin saberto su au-
tor, gano un premio. Pero, Deschcumps ignorba esto.


-17-










El postal M. German Soriano, que dirigia el Almanaque
Dominicano, public un nimero de 6ste, en el 1911, (25) coa
poesais de: Juan Cheri Victoria, Pedro M. Germ6n, Gast6n F.
Deligne, Federico R. Derm6dez 0., Arturo Pellerano Castro,
Godofredo Pichardo P., M. de J. Gonzrlez, R. Emilio JimBnez,
Jos6 Ma. Jimenez, Apolinar Perdomo, Baldemaro Rijo, Enri-
gue Bosch Col6n, M. Germdn Soriano y Osvaldo Bazil.

E- poeta Osvaldo Eazil hizo para la Casa Editorial Mauc-
-di, de Barcelona un apresurado escogitamiento de poasias,
que se public con el rimbombante titulo de Parnaso Domini-
canc. Comnpilaci6n complete de los mejores poetas de la Re-
pibhiica de Santo Domingo (sic), en el 1915 (23). Figuran
-verses de: Armando Alvarez Pifiairo, Isabel Amechazurra
de F llercno, Francisco X. Amiama G6mez, J. R. Aristy, An-
drejulo Aybcr, Enrique Aguiar, Manuel Eudoro Aybar, Os-
-valdo Eazil, Federico D~rmddez, J. M/I. Bernard, Quiterio Be-
rrca Cnelo, Rall Cabrera, Antonio Cabral, Luis Maria Cas-
tillc, Eugenic C6rdoba Vizcarrondo, Arquimed3s Cruz, Rafael
Dacmlr n, Gcst6n F. Deligne, Rafael A. Deligne, J. Humberto
Ducoudray, Fabio F. Fiallo, R. Octavio Galv6n, Luis E. Garri-
;o, Enrique Henriquez, Federico Henriquez y Carvajal, Max
Henric uez Urefia, Pedro Henriquez Urefia, Gustavo J. Henri-
quez, Manuel de J. Heradia (27), Porfirio Herrera, Primitivo
Herrera, R. Emilio Jim6nez, Jos6 M. Jim6nez, Juan B. Lamar-
che, Virgiiio Martinez Reina, F6lix E. Mejia, J'uan Tom6s Me-
jia, Enrique Montafio hijo, Felix M. del Mont3, Gabriel A. Mo-
rillo, Emilio A. Morel, Juan Elias Moscoso hijo, Bienvenido S.
Nouel, Teodoro Noboa, Salvador O. Nolasco, Juan Isidro Or-
tea, Virginia Ortea, Arturo B. Pellerano Castro, C6sar Nico-
las Penson, Jos6 Joaquin P6rez, Apolinar Perdomo, J. Furcy
Pichardo, Julio A. Pifieiro, Manual de J. Pefia y Reynoso, J.

(25) Almanaque Dominicano 1911. Director: M. German Soriano. Santiago.
1.. D., 297 pp.
(26, OSVALDO BAZIL. Parnaso Dominicano. Compilaci6n complete de los me-
,ores poetas de la Repdblica de Santo Domingo. Barcelona, 1915. 223 pp.


-18-










On6simo Polanco, Ricardo Perez Alfonseca, Emilio Prnri'h~o-
me, L. Perozo, Bartolome Olegario Perez, Juan de I. Reyes,
Baldemaro Rijo, C. Armando Rcdriguzz, R. Augusto Sdnchez,
Altagracia Savifi6n, Salome ITrefia de Henriquez, NiconL~
Urefia, Trina M. de Vasquez, Juan Cheri Victoria.

Este Parnaso no es todo de poetas: quienes hay en el
que versificando medianamente, con el solo espaidarazo
otorgddoles por el demasiado ben.volo compilador, si toca-
sen a las puertas de la Fama, ella, despu.is de recorcerles
a trav6s de la mirilla, les drria la espalda dejandoles fuer.
Porque a fe, que si no es por hacer nimaro y aumentar pd-
ginas, ucurl cosa representan en el Parnaso muchos tales,
tan lejos de toda poesia? (28)

Otro poeta, Rafael Emilio Sanabia, h hecho tres selec-
ciones, una de :cetcs, otra de poetisas y otra terc-ra de e-
bos sexos. En la primer (29), con ligeras notas biogrfica
y a!guna noticia bibliogr6fica, vienen: Felix Servio Ducou-
dray, Virgllio Diaz Ord6fiez, Federico E-ermidez, Juan Bautis-
ta Lamarche, Eaidemaro Rijo, Emilio A. Morel, D. Moreno Ji-
menes, Armando Oscar Pacheco, Ricardo Perez Alfonseca, I.
Humrberto Ducoudray, Julio A. Cuello, Carlos Sdnchez y Sc=-


(27) V.- '- ,? obre Manue! de J. Heredia c pzro-'oit- d-- : .. --'-;'; -
RePTiblca Dominicana Directorio y g'ic=: gene:a'. .L.s be".s etras an
la ?.e'>iCb Dominicana'.

(28) Foco antes de mozir, el aico pcscde, s me quejaba el poeta Osvaldo
Bacsi de la dureza de mi juicio resoecto de su Parnaso, y me exspicabc:
Fui a visitor la Casa Maucci con Ruben Da~io. Mcucci habia ptice-
do I crnasos de casi todoos los poises americanos yyo me doe de no a-
gurar entre ellos uno domini-ano. "Traigamelo", me pidio Muci. pero
urgiendome la entrega en poquisimos dias: Yo hice !o que pude, guia-
do tan solo por mi amor a la patria. Alla, en Barcelona, sin libros. sin
tiempo, reuni lo que tenia a mane, sin escoqer much, pa.a fomnar un
volumen decent. Despues hire una seleccion en mi Parnaso AntiL'nc.
Haya Apolo perdonado al aedo su pecado de patriotismo.

(29) .AFAEL EMILIO SANABIA: Cultura Dominicana Obras SNaciona'es.
Voiumen I. Nuestros lovenes poets. Primera Edicion. S.aao DLea-
go, R. D., 1927. 116 pp.


-19-










ches, L. Hungria Lov2lace, Gilberto S6nchez Lustrino, Victor
Garrido, Manuel Patin Maceo, Julio A. 1ifieyro, J. Furcy Pi-
chardo, Enrique Aguiar.

La segunda (30) est& prologada por dofia Carmen G. de
Peynado y trae un epilogo en verso, de Abigaili Mejia S., don-
de se hacen algunas amables anotaciones critics a las poe-
tisas que figuran en la antologia, que son: Salomb Urefia de
Henriquez, Josefa A. Perdomo, Altagracia Savifi6n, Trina Mo-
ya de Vdsquez, Amada Nivar de Pittaluga, Concha Benitez
de Valera, Martha Lamarche, Isabel A. de Pellerano, Ercilia
Pepin, Lourdes Bermuidez, Ana Cavallo, Livia Veloz y Virgi-
nia Ortea.

De la tercera (31) hablo m6s adelante, un poco respe-
tuoso de la cronologia.

Tambi6n, nuestro ilustre compatriota, Pedro Henriquez
Urefia, en su erudito libro ya citado, La cultural y las letras co-
!oniales en Santo Domingo, trae poesias de un interesante
grupo de escritores que floreci6 en La Espafiola de Colnn,
del siglo XVI al siglo XVIII. Ellos son: dofia Leonor de Ovan-
do Francisco Tostado de la Pefia, dofia Tomasina de Leiva
y Mosquera, Francisco Melgarejo Ponce de Le6n, Jos6 Clavi-
jo, Miguel Martinez y Mosquera, Rodrigo Claudio Maldona-
do, Alonso de Carvajal y Campofrio, Garcia de Carvajal y
Campofrio y de un Poeta An6nimo.

Un acucioso investigator de nuestra historic, el licencia-
do Emilio Rodriguez Demorizi en su bien documentada obra
hist6rico-literaria Poesia Popular Dominicana (32), public

!30) RAFAEL EMILIO SANABIA: Cultura Dominicana (Obras Nacionales) Vo-
Xumen II. Nuestras Mejores Poetisas. Santo Domingo, R. D. 1927. 72 pp.
(3' "AFAEL EMILIO SANABIA: Nuestra poesia. Santiago, R. D., 1944,
S03 pp.
(32) EMILIO RODRIGUEZ DEMORIZI: Foesic Popular Dominicana. Vol. I.
Editornic "La Na i'n", Ciudad Trujiflo, Distrito de Santo Domingo, Rep.
Dominiccna. 1938.


-20-








una curiosa Antologia que abarca composiciones hechas des-
de el siglo XVI al afio 1917, por escritores populares o por
escritores cultos que escribieron el g6nero popular, a saber:
L6zaro Bejarano (Siglo XVI), Luis Jose Peguero ( -1792j,
Meso M6nica (Siglo XVIII), Ana de Osorio ( -1851), Manuel
Fern6ndez (Siglo XIX), Manuel Jcaquin del Monte (1803-
1875?), Marcos Cabral Aybar (1792-1853), Justiniano Garcia
(Utiano) ( -1869), Manuel Maria Valenia (1810-1870), Mc-
nuela Aybar o Rodriguez (1790- ?), Nicolds Ureia de Men-
doza (1822-1870), F1ix Maria del Monte (1819-1899), Jose
Maria Gonzdlez (1830-1863) y Juan Antonio Alix (1833-1917 .
Se copian aqui las fechas cue figuran en la obra del licencic-
do Rodriguez Demorizi como dato de interest hist6rico.

Otro poeta, esta vez uno muy joven, Ivan Alfonseca, ha
publicado una Antologia biogrdfica (33) donde segin expre-
sa su compilador, viene "la juventud de Santo Domingo e=
la poesia contempor6nea, 1924-1942" y figuran en ella au:o-
res nacidos en o despu6s del 1900. La lista numerosisima,
adolece de los defects de falta de selecci6n de, por ejemi.o,
el Parnaso de Bazil y, podria decirse, que los pecados de es-
te han sido desgraciadamente aumentados. He aqui la no-
mina complete: Tom6s Herndndez Franco, M. A. Peguero hi-
jo, Clemente A. Lockward, Porfirio Gonzalez Tcvarez, J. Agus-
tin Concepci6n, Manuel Cabral, Luis Scheker, Salvador B.
Alvarez, Vetilio Delgado, Francisco R. Mejia, Max Uribe, Fran-
klin Mieses Burgos, Rafael O. Brito S., Rafael David Henri-
quez M6ndez, Arturo Bison6 Ferndndez, Hector Viriato No-
boa, Ram6n A. Surifiach, Blanca Estela Mejia de Prestol, Glc-
dio Hidalgo, R. Sudrez Vasquez, H6ctor J. Diaz, H. B. de Cas-
tro Noboa, Alfredo Fern6ndez Sim6, July Isaias, Salvador
Emilio Suazo, T. Adan la Paix Valdes, Rafael Richiez Aceve-
do, Aristides Dominguez Guerra, H6ctor Inch6ustegui Cabral,
Federico N. Cuello L6pez, Francisco Dominguez Charro, Pe-
dro Maria Cruz, Julio Corpor6n, Jos6 Anibal Cruz, Pedro Mir,


(33) IVAN ALFONSECA: Antologia biogrdfica, La juventud de Santo Do-
mingo en la poesia contempor6nea. 1924-1942. Buenos Aires. s. a. 134 pp.


-21-









Jcse Patxot, Rafael Nuiiez Rufino, J. Granados Grull6n, Fer-
nando Voigt, Mario Martinez, Dolores B. D'Esp6sito, Antonio
Da Costa G6mez, Carmen Lara Fern6ndez, Virgilio Hoepel-
man, S6crates Barinas Coiscou, Octavio Guzm6n Carretero,
Aida Cartagena Portalatin, Ruben Suro, Victor Lulo Guzm6n,
Chery Jimenez Rivera, Carmen Natalia, Juan A. Vicioso hijo,
Jose N. Chabebe H., Estela Ferndndez Sim6, Fredy Miller Ote-
ro, Victor Garrido hijo, Victoria Jim.nez Rivera, Di6genes Pau-
lino Isalguez, Rafael Meyreles Soler, Mariano Lebr6n Savi-
fi6n y Ana Quisquaya Sdnchez.

Las composiciones, muy lejos de ser poesia muchas de
ellas, se diria que son la negaci6n de la poesia. Esi~n pre-
cedidas de breves notas biobibliogr6ficas.

Respecto de la poesia popular, el licenciado Rodriguez
Demorizi, public un volume, Del Romancero Dominicano,
(34) con una introducci6n, breves notas acerca de los auto-
res, y con versos de: Luis Jos6 Peguero, Juan Pablo Duarte,
Jose Francisco Pichardo, Gast6n F. Deligne Eulogio Cabral y
uno an6nimo.

En este interregno aparece mi Antologia Po6tica Domini-
cana, (35) zero a seguidas, y en ciarto modo como una re-
acci6n contra el exclusivismo que ella representaba, por mi
rigor de selecci6n, el pceta Rafael Emilio Sanabia public su
tercera antologia, citada anteriormente, con 168 autores, en-
tre quienes hay hasta malos versificadores, como si tuviere
el compilador empefio en dar canidad aunque no calidad.
No sigue ni siquiera un orden cronol6gico, ni alfab6tico y los
buenos y los malos se entremezclan a los peores, confusa-
mente. Puede reproch6rsele, adem6s, que de muchos autores
el escogitamiento de las poesias con que figuran, no es muy

(34) EMILIO RODRIGUEZ DEMORIZI: Del romancero dominicano. Santiago,
R. D.. 1943. 115 pp.
(35) PEDRO RENE CONTIN AYBAR: Antologia poetica dominicana. Selec-
ci6n. pr6logo y notas critical de... Santiago, Reptblica Dominicana,
1943. xvii/310 pp.


-22-








feliz. Cornienza con las estrcfas de! Himno Nc1'icnal, y for-
man el conjunto todos estcs autores: Jose Jccquin Perez, C-
ear Nicol6s Penson, Gast6n Deligne, Emilio Prud'homme,
Apolinar Tejera, Fedcrico Henriquez y Carvajal, Pabio Pun-z--
rol, Manuel de is. de Pefia y Reincso, Rafael Deligne, Artuzo
Pellerano Castro, Enrique Henriquaz, Fabio Fi zo, Pablo FrCn-
co Bid6, Ram6n Antonio Polanco, jcze M1crc Bernird, Ma-
riano Soler Merifio, Lorenzo Despradel, Juan Antoaio Aliz.
Luis E. Garrido, Luis M. Castillo, J. E. Otero Nolasco, Luis
Cohen, Bartolome Olegario P6rez, G. Alfredo Morlas, J. Ra-
m6n Aristy, Teodoro Noboa, Bienverido S. Ncuel B., Juan de
Jesis Reyes, Jos6 Maria Jimenez, Pedro HenriquZz Uref.a,
Andrejulio Aybar, Porfirio Herrera, Juan TomLs Mejia, Apo-
linar Perdomo, Valentin Gir6, Armando Alvarez Pifiero, An-
tonio Cabral, Servando Morel, Enrique Montafo hijo, Osvl-
do Bazil, Juan Cheri Victoria, Gabriel A. Mcrillo, Jos6 Andres
Pereyra, Primitivo Herrera, Emilio A. Morel, Federico Bermu-
dez, Rafael Damir6n, Arcuimedes Cruz Alvaraz, J. Furcy Pi-
chardo, Emilio Arturo P6rez, Ram6n Emilio Jimneez, Feline J.
Santona, Victor Garrido, Ricardo P6rez Alfcnseca, Julio A.
Pifieyro, Rafael Augusto Sanchez, J. Humberto Ducoudrav, Jo-
se Audilio Santana, Pablo Castro, Francisco Pereara hijo,
Abraham Ortiz Marchena, Fernando Arturo Pellerano, Mi-
guel Antonio Garrido, Manuel Patin Maceo, Baldemaro Rijo,
Enrique Aguiar, Juan B. Lamarche, Rafael Emalio Sanabia,
Juan Goico Alix, Emilio Garcia Gcdcy, Rene Ficllo, Virgilioi
Diaz Ord6fiez, Enrique Canbier, Armando Oscar Pacheco,
Porfirio Basora, Gustavo Julio Henriquez, Jacinto T. Perez, Vir-
gilio Martinez Reyna, Luis Perczo hijo, Gilberto Sdnchez Lus-
trino, Carlos Sanchez y Sdnchez, Julio A. Cuello, Joa-zui Ba-
laguer, M. Armando Lora, Jose Morera, Jorg. A. Rivas, Abad
Mendez, Onesimo Polanco, Domingo Moreno Jimenes, Luis
Hungria Lovelace, T. R. Hernandez Franco, Mario Caminero
Sanchez, Col6n Echavarria, J. Agustin Ccnceaci6n, Manuel
Mejia, Julio Gonzalez Herrera, Max Uribe, Miguel A. Guerre-
ro, Tirso Antonio Valdez, Antonio Valdez hijc. Pdr:o Landes-
toy Garrido, S6crates Barinas, Pedro Maria Germ:n, F. Ben-


-23--








jamm Guzm6n, Francisco Alvarez Almdnzar, Vetilio J. Alfau
Duran, J. Ramon Ruiz, Manuel E. Suncar Chevalier, H. B. de
Castro Noboa, Salvador Emilio Suazo, Hector Viriato Noboa,
Francisco Dominguez Charro, R. Sudrez Vdsquez, Manuel Ca-
bral, Clemente A. Lockward, Miguel Angel Jim6nez, Luis
Scheker, Jos6 Bret6n, Ram6n A. Surifiach, Gladio Hidalgo,
Rafael Meyreles Soler, Rafael Ambrico Henriquez, Alfredo
Fernmndez Sim6, Chery Jimenez Rivera, Virgilio Hoepelmdn,
Ruben Suro, M. A. Peg-ero hijo, Antonio Dacosta G6mez,
Francisco R. Mejia, Jose N. Chabbeb, H6ctor J. Diaz, Ivdn Al-
ionseca, Salome Ureia de Henriquez, Josefa A. Perdomo, Vir-
ginia Ortea, Isabel A. de Pellerano, Altagracia Savifi6n, Tri-
ne Maya, Ercilia Pepin, Mercedes Luque, Amada Nivar de
Pittaluga, Livia Veloz, Marta Lamarche, Concha Benitez, Ana
Cavallo, Lourdes Benrmddez, Estervina Matos, Margarita M.
de Bdez, Victoria Jirmnez Rivera, Beatriz Lucila Sim6, Carmen
Natalia, Estela Fernandez Sim6, July Isaias, M6lida Delgado,
Floria Ortega Oiler, Javier Angulo Guridi, Nicol6s Urefia, F6-
lix Maria Del Monte, Manuel Maria Valencia, Jos6 Francisco
Pichardo, Felix Mota, Manuel Rodriguez Objio, Jos6 Francis-
co Pellercno, Juan Isidro Ortea, Francisco Javier Machado,
Manuel de Jesds Rodriguez, Max Henriquez Urefia.

Para celebrar el Primer Centenario de la Independencia
de la Repiblica, el G bierno Dominicano dispuso la publica-
ci6n de una series interesantisima de obras relacionadas con
el event y determninadcras de la cultural national. Entre
ellas, la mds complete y la de mayores alcances, fu6 la Co-
lecci6n Trujillo, que consta de diecinueve volumenes, dividi-
dos en cuatro series, segqn los asuntos tratados, y la cuarta
corresopnde a una Anol!o-gio de la Literatura Dominicana,
que abcrca autores fallecido. "cuyo producci6n data, total o
parcicln'ente, de fecha posterior a la Independencia Nacio-
nal. No figuran an ella, ni autores del period colonial, ni
contem craneos nuestros. La inica excepci6n que se ha he-
cho entire estos l6timos explica indirectamente la exclusion
de alguncs autores muertos prematuramente en fecha cerca-
na, pero cuya obra forma parte de tendencies actuales en ple-


-24-








na evoluci6n, que no correspondent ai pamdo, -i so, por
tanto, hist6ricas".

La Antologia fu6 preparada en colaboracidn or -~C-
Llorens Castillo, Pedro Ren6 Contin Ay7ar y Hecr Inchis-
tegui Cabral. Consta de dos volimenes, uno de prosas y otr
de versos. En 6ste (36) figuran: Iose N-uez de C=-S=re
(1772-1846), Francisco Mufioz del Monte (1800-c. 1865,, Feii-
pe D6vila Fernmndez de Castro (1803-1879), Tavier Az-auo
Guridi (1816-1884), Felix Maria del Monte (1819-1899), Nics-
d1s Urefia de Mendoza (1322-1875), Felix Mota (i822-liEi>,
Josefa A. Perdomo (1834-1896), Manuel de T. de Ps -c yv Hei-
noso (1834-1915), Jos6 Francisco Pichardo (1837-1873>, Mc-
nuel Rodriguez Objio (1838-1871), Jose Joaquin Perez (1845-
1900), Juan Isidro Ortec (1849-1881), Salome Urefa de He=-
riquez (1850-1897), C6sar Nicolds Penson (1835-1901), Ei-
lio Prud'homme (1856-1932), Pablo Pumarol (1857-1889), En-
rique Henriquaz (1859-1940), Gaston F. Deligne (1861-1913),
Rafael A. Deligne (1863-1902), Arturo Pellerano Castro (186-
1916), Fabio Fiallo (1866-1942), Virginia E. Ortec (1868-1903),
Bartolom6 Olegario P6rez (1873-1900), Bienvenido S. Nouel
(1874-1934), Apolinar Perdomo (1882-1918), Fedezce Bermrd-
dez (1884-1921), Altagracia Savifi6n (1866-1942).

En esta cuidadosa antologia hist6rica, se da noticia bio
grdfica de los autores y una casi exhaustive bibliografia que
permit a los estudiosos enderezar pasos en procura de la
verdadera fuente para el conocimiento particular de ca-
da quibn. Trae, adem6s, un copioso Apendice Bibliogqifico,
subdividido en Bibliografias Literarias, Antologias, Estudios
de conjunto, y Peri6dicos y revistas, que abarca el period da
nuestros cien afios de vida republican, conmemorados en la
antes citada esplendida Colecci6n Trujillo.


(36) C3leccion Trujillo. Publicaciones del Centenatio de la Repaub~;i. Li-
rawura. IV. Antologia de la litematura dominicana I. Vero. E cio- del
Goaierno Dominicano. Sodntiago, R. D. 1944. xx 339 pp. ,Vcl' 1' Ae la
Coleccion).


-25-










Empefiado en c:ortar cl studio de lo dominicano todos
los descubrimientos de su infatigable labor de investigator
paciente y consagrado, el licenciado Emilio Rodriguez Demo-
rizi, ccaba de dar a la luz public un pequeiio volume, pri-
morosamente editado, con una antoiogia de Fdbukrs Domi-
nicanas (37), donde figuran: Jose Nufiez de C6ceres (1772-
1846), Felipe Ddvila Ferndndez de Castro (1804-1879), Felix
Maria Del Monte (1819-1899), Nicolds Urefia de Mendoza
(1822-1875), Juan Antonio Alix (1833-1917), M. de J. de Pe-
fa y Reinoso (1834-1915), Jos6 Dubeau y Brem6n (1857-1925),
Pablo Pumarol (1856-1889), Jose Maria Jim6nez (1860-1942),
Luis Emilio Garrido (1874-1904).

Y, para agrupar una parte siquiera de las innumerables
composiciones poeticas inspiradas por la gloriosa Era de
Trujillo, el poeta H. B. de Castro Noboa ha compilado y selec-
cionado en un volumen zeci6n aparecido, poesias de: Enri-
que Aguiar, Ivdn Alfcnseca, F. Alvarez Almdnzar, Porfirio
Bascra, H. B. de Cas'ro Noboa, J. Agustin Concepci6n, Adria-
no Cordero Gonzdlez, Vlgilio Diaz Ord6fiez, J. Humberto Du-
coudray, Emilio Garcia Godoy, Victor Garrido, Valentin Gi-
:6, Antonio Da Costa G6mez, Juan Goico Alix, Julio Gonz6lez
Herrera, F. Benjamin Guznin, Octavio Guzm6n Carretero,
Gustavo Julio Henricuez, Homero Henriquez, Virgilio Hoepel-
mdn, L. A. Hungria Lovelace, R. Emilio Jimrnez, Jos6 Maria
Jimhnez R., J. B. Lamarche, M. Armando Lora, J. Tomds Mejia,
Rafael Meyreles Soler, Jose Morera, Armando Oscar, M. A.
Patin Maceo, Francisco Pereyra hijo, R. PBrez Alfonseca, Juan
de Jesus Reyes, Rafael Emilio Sanabia, Pedro Pablo Sanabia,
Francois Sevez fils, Le6n F. Sosa, M. Germ6n Soriano, Ma-
nuel E. Sunccr Chevalier, Rub6n Suro y Max Uribe (38).


(37; EMILIO RODRIGUEZ DEMORIZI: Fdbulas Dominicanas. Ciudad Truji-
1o, 1946. 115 pp.
(38) H. B. DE CASTRO NOBOA. Antologia Poetica Trujillista. Santiago.
Republica Dominican-. (s. c.) 144 pp. (El prblogo esta fechado a 24 de
octubre de 1946, pers lo oLbo fu6 impresa y puesta en circulaci6n en
abril de 1947).


-26--









Fuera de las mencionadas, no tengo noticia de inq-na
otra Antologia except la Pequefia Antoloqia Psstrmista
(39), con notas al margen del poeta Andres A7velis, s acu-
lo breve donde se agrupan sendas poesias de: D. TMr-no ji-
m6nes, Andr6s Avelino, Rafael Augusto Zorrillc, Fra.cisco
Ulises Dominguez, Jesuis Ma. Troncoso S3mchez, Tois R.
Herndndez Franco, Luis A. Mota M., Rafcel A. Br-ees -Prez,
Julio C6scr Castro, Aristides Pina, Ram6n Perez 7 Manuel
Viera.


REPAROS A LAS ANTOLOGIAS CITADAS


En todas, los ant6logos se han limitado a seleccionar poe-
tas y poesias, sin determinado plan, salvo en los casos de
Pedro Henriquez Urefia y de Emilio Rodriguez Deorii., que
traen la compilaci6n como ejemplo para ilustrar los res:eci-
vos studios de cultural colonial y de poesic popular en el
pais.

No bastan, a mi juicio, para dar a conocer la verdadera
poesia dominicana, definiendo el pensamiento de los intelec-
tuales, sefialando los darroteros seguidos, mostrando, en una
Dalabra, la evoluci6n toetica.

Una antologia debe hacerse siempre con sentido critic,
encaminado el conjunto a fijar, primero, la mejor calidad de
poesia, y, ademds la orientaci6n del pensamiento pcetico en
ella expresado. Vale decir, que si es national, los poetas
con que se la forme sean representatives, asto es, con signifi-
caci6n especial en el desenvolvimiento de la histcria litera-
ria del pais. Como cuando sea unipeisonal debe mostrar la
curva en el process poetico que se estudia.


(39) Pequeia Antologia Postumista. Con notas al margen, de Andxes Ave-
ino. Santo Domingo, 1924. 32 pp.


--27-










PLAN SEGUIDO EN MI ANTOLOGIA


Escogi los poetas con poesia, -sin redundancia-, y de
entire ellos he preferido a los que han publicado libros, pero
en algunos casos, con el deseo de mostrar en un haz todos
los trigos, la significaci6n del poeta en si, me bast6 para se-
leccionarlo (40).

Este possible sentido hist6rico no me sedujo, sin embargo.
Creo en la poesia. Y estoy en el secret. No es la versifica-
ci6n correct lo que gana laureles de la corona de Apolo: es
la poesia (41). Amn respetando la tradici6n, y en cierto mo-
do rindi6ndole parias, he tratado de hallar correspondencias
entire las modernas corrientes est6ticas y la obra de los aedos
dominicanos, presentando aqui los m6s distinguidos, con sus


(40) Los poetas que figuran son los siguientes: Tos6 Joaquin Perez (1845-
1900), Salom6 Urefia de Henriquez (1850-1897), Enrique Henriquez (1859-
1940, Gast6n F. Deligne (1881-1914), Arturo B. Pellerano Castro, Byron
(1865-1916), Fabio Fiallo (1866-1942), Andrejulio Aybar (1872- ), 0.
Vigil-Diaz (1980- ), Rafael Damir6n (1882- ), Valentin Gir6 (1883-
), Federico Barmudez (1884-1921), Osvaldo Bazil (1884-1946), Victor
Garrido (1886- ), R. Emilio Jim6nez (1886- ), Emilio A. Morel (1887-
), Apolinar Perdomo (1889-1918). Enrique Aguiar (1890- ), J. Furcy Pi-
chardo (1891- ), Ricardo P6rez Alfonseca (1892- ), Domingo More-
no Jim6nes (1894- ), Virgilio Diaz Ord6fiez, Ligio Vizardi (1895- ),
Manuel Llanes (1899- ), Rafael Am6rico Henriquez (1899- ), Alta-
gracia Savifi6n, Livia Veloz, Amada Nivar de Pittaluga, Delia W6ber,
Concha Benitez de Valera, Martha Maria Lamarche, Carmen Natalia,
(Carmen Natalia Martinez Bonilla), Armando Oscar Pacheco (1901- ),
Lucas Pichardo (1903- ), Tom6s Hern6ndez Franco (1904- ), Fran-
klin Mieses Burgos (1907- ) Manuel Cabral (1912- ), Pedro Maria
Cruz (1912- ), Tom6s Morel (1913- ), Gladio Hidalgo (1912-1937),
H6ctor Inchaustegui Cabral (1912- ), Pedro Mir (1913- ), Rub6n
Suro Garcia Godoy (1916- ), Francisco Dominguez Charro (1918-1941),
Mariano Jose Lebr6a Savii6n (1922- ).

(41) L'inspiration poetique "tend a rejoindre la priere", c'est a dire, qu'elle
conduit a la priere, qu'elle y pousse de tout ce poid don't parent Words-
worth et Keats. Elle est priere, non pas precisement anologique ou me-
taphorique, mais inchoactive. Qu'on me pardone ces gros mots. Elle est
don de Dieu: plus encore, elle est Dieu lui meme dans ce don: present
et s'offrant, sub diversis soeciebus. Comme toute rencontre de Dieu,
elle est invitation a la priere. Le poete qui voudrait 6puise: ce don,
aller juso'un bout de sa grace, finircrit ncesairement par la priere".
HENRI BREMOD. Eclaircissements, 1925.

-28-










m6s caracteristicos poemas. En la version de los textos con-
servo la ortografia particular de cada poeta.

S6 que no est6n todos. A unos no les he necesitado pa-
ra mi demostraci6n de la poesia national. Pero no por eso
les estimo menos. (Les pido perd6n). A otros, yo no les en-
cuentro la poesia por ningin lado, y esta es una antologia de
poetas. (Tambi6n a ellos, perd6n).

Puedo afirmar, en cambio, que los seleccionados son re-
presentativos de nuestra poesia en cuanto a su condici6n de
trasmisibilidad, esto es, que tanto pueden ser leidos con amor
nacionalista como bajo el rigor de la m6s fria, pero conpren-
siva critical.

Los he separado en dos grupos: Los poetas nacidos en-
fre 1845 y 1900 y los poetas del siglo XX, presentandolos en
orden cronol6gico de edades, que me ha parecido el m6s
convenient de acuerdo con los puntos de vista externados
al comienzo de este trabajo. Por respeto a la justificable va-
nidad de las damas vivas, --oh delicia del pudor y oh, vaga
esperanza de la encantadora coqueteria!-, las junto a ellas
en un Par6ntesis Femenino, en medio de ambos grupos. (Las
mujeres conquistan derechos y los ejercitan, aceptan debe-
res y los cumplen, pero nos dejan a los hombres el privilegio
de envejecer, irremediablemente).

Los datos biogr6ficos est6n limitados a sefialar el arco
de la existencia. (,Qu6 importa el hombre de la vida dia-
ria para la irrealidad del suefio de la poesia?). En cambio,
hago una nota critical de cada uno de los poetas.

Es, pues, una antologia personal, apasionada y, por en-
de "demasiado humana". Otros expurgar6n sus malezas. Mi
interns ha sido presentar un cuerpo vivo: Las arquitecturas
tienen una belleza insoportablemente fria.


-29-


































Este folleto se termin6 de impri-
mir el dia 5 de Agosto de 1947,
en la Imp. San Francisco, 'ape-
lera Ind. Dominicana, C. por A.
Ciudad Zrujillo, 'R. D.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs