• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Preface
 Descripcion de la provincia de...
 Relacion muy circunstanciada escrita...
 Situacion del rio de la Estrella,...
 Relacion circunstanciada de la...
 Probanza hecha en virtud de real...
 Real titulo de gobernador de Costa-Rica,...
 Titulo de adelantado de la provincia...
 Real cedula dirigida a la audiencia...
 Real cedula dirigida a la audiencia...
 Real cedula dirigida a la audiencia...
 Real cedula dirigida á la audiencia...
 Real cedula dirigida a la audiencia...
 Real cedula dirigida á la audiencia...
 Informacion seguida en San Salvador...
 Autos criminales de oficio de la...
 Probanza ad perpetnam rei memoriam,...
 Autos de oposicion del alferez...
 Tribus y lenguas indigenas de Costa-Rica...
 Indice de los documentos contenidos...














Group Title: Colección de documentos para la historia de Costa Rica
Title: Colección de documentos para la historia de Costa-Rica
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076938/00003
 Material Information
Title: Colección de documentos para la historia de Costa-Rica
Alternate Title: Documentos para la historia de Costa Rica
Physical Description: 10 v. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Fernández, León, 1840-1887
Fernández Guardia, Ricardo, 1867-1950
Publisher: Imprenta nacional etc., etc.
Place of Publication: San José de Costa-Rica
Publication Date: 1881-1907
 Subjects
Subject: History -- Sources -- Costa Rica   ( lcsh )
Costa Rica   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: pub. por el Lic. Don León Fernández ...
General Note: Vol. 4-5, "Documentos especiales sobre los límites entre Costa Rica y Colombia."
General Note: Title of v. 6-10 reads: ... Recogidos por el Lic. D. León Fernández, publícalos D. Ricardo Fernández Guardia.
General Note: Half-title: Documentos para la historia de Costa-Rica.
General Note: Imprint varies: v. 1-3, San José de Costa Rica, Imprenta nacional, 1881-83.--v. 4-5, Paris, Impr. P. Dupont, 1886.--v. 6-10, Barcelona, Impr. Viuda de L. Tasso, 1907.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076938
Volume ID: VID00003
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000101339
oclc - 24802612
notis - AAL6812

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Half Title 1
        Half Title 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Preface
        Page I
        Page II
        Page III
        Page IV
        Page V
        Page VI
        Page VII
        Page VIII
        Page IX
        Page X
        Page XI
        Page XII
        Page XIII
        Page XIV
        Page XV
        Page XVI
        Page XVII
        Page XVIII
        Page XIX
        Page XX
    Descripcion de la provincia de Costa-Rica, hecha por el licenciado Juan de Estrada Ravage, y dirigida a Madrid al M.R.P. fray Diego Guillen comisario de la provincia de Cartago y Costa-Rica. Año de 1572
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Relacion muy circunstanciada escrita al rey sobre los sucesos de Juan Vasques de Coronado en la pacificacion y descubrimiento de Nueva-Cartago y Costa-Rica por el cabildo del Castillo de Garci-Muñoz de la misma provincia. Año de 1562
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
    Situacion del rio de la Estrella, tomada de un libro de registros de minas. Año de 1564
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Relacion circunstanciada de la provincia de Costa-Rica, que envio Juan Davila. Año de 1566
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Probanza hecha en virtud de real cedula, sobre si es cierte Juan Vasquez de Coronado entro y poblo la provincia de Costa-Rica y Nuevo Cartago. Fecha en Santiago de Guatemala a 18 de agosto. Año de 1564
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    Real titulo de gobernador de Costa-Rica, por los dias de su vida, al adelantado Juan Vasquez de Coronado, por haberla descubierto - Aranjuez, abril 8 de 1565
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Titulo de adelantado de la provincia de Costa-Rica a favor de Juan Vasquez Coronado. Año de 1565
        Page 63
        Page 64
    Real cedula dirigida a la audiencia de los Confines. Año de 1549
        Page 65
        Page 66
    Real cedula dirigida a la audiencia de Guatemala. Año de 1626
        Page 67
    Real cedula dirigida a la audiencia de Guatemala. Año de 1635
        Page 68
        Page 69
    Real cedula dirigida á la audiencia de Guatemala. Año de 1639
        Page 70
    Real cedula dirigida a la audiencia de Guatemala. Año de 1645
        Page 71
        Page 72
    Real cedula dirigida á la audiencia de Guatemala. Año de 1647
        Page 73
        Page 74
    Informacion seguida en San Salvador por Lucas Castellon acerca de sus servicios hechos en la conquista de Costa-Rica. Año de 1570
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
    Autos criminales de oficio de la real justicia, hechos en el pueblo de Arariba, por mandado del gobernador Perafan de Ribera, contra varias personas, de las cuales una fue ahorcada y otras condenadas a diversas penas. Año de 1570
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
    Probanza ad perpetnam rei memoriam, fecha por Alvaro de Acuña por receptoria de sus servicios que ha hecho a S. M. en estas provincias de Costa-Rica, ante el señor teniente Antonio Pereyra. Año de 1577
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
    Autos de oposicion del alferez Juan de Acuña, vecino de Cartago, provincia de Costa-Rica, como padre y legitimo administrador de Juan de Alarcon, su hijo, y de Isabel de Guevara, su mujer, a las encomiendas y oficios de aquella provincia, en virtud de las provisiones que presenta
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
    Tribus y lenguas indigenas de Costa-Rica por el Dr. Wm. M. Gabb. Notas del Liedo. Fernandez
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
    Indice de los documentos contenidos en este tomo
        Page 487
        Page 488
Full Text
FERNANDE;


COLECCI(
DOCUME
PARA LA HI
DE COSTA-
3





DE


Z


LEON.


CION DE
MENTOS
\ HISTORIC


TA-RICA.


V.


3

















DOCUMENTS
PARA LA
HISTORIC DE COSTA-RICA.





















COFECCION

DE

DOCUMENTS

PARA LA


HISTORIC DE


COSTA-RICA


publicados por el

wi Po le n i eV Il .


TOMO II1.

San Jos6 de Costa-Rica.


Imprenta Nacional







F (3














PROLOGO.


En el ap6ndice de un interesante libro titulado "Costa-
Rica, Nicaragua y Panamd. Su Historia y sus Limites.
Documentos indditos. Siglo XVI", que en estos moments
estA publicando mi ilustrado compatriota senior Manuel M.
Peralta, enviado extraordinario y ministry plenipotencia-
rio de la republican de Costa-Rica cerca de varias c6rtes de
Europa, y encargado especialmente de recoger los documen-
tos que han de servir para la defense de Costa-Rica en la
cuesti6n de limits con los Estados-Unidos de Colombia, se
encuentran unas pocas notas en que, por via de represalias,
me acusa de haber incurrido en ocho errors geograficos e
hist6ricos en mi nota a (Documentos para la Historia de Cos-
ta-Rica, tomo I, p. 152), que contiene una critical sobre ser
el senior Peralta repetidor, ya que no inventor, de la fabula
que Crist6bal Col6n fue quien di6 A nuestra patria el nombre
que hoy tiene, sobre ciertas biografias de pura imaginaci6n
y de notable fantasia que 41 ha escrito, y acerca del uso de
la particular de que hltimamente ha interpolado entire su nom-
bre de bautismo y el nombre de familiar que Ileva.


No hay duda que el senior Peralta se cree infalible,
puesto que no quiere confesar su error, A pesar de ser tan
craso como evidence; y, apelando A un expediente que me
hace recorder los buenos tiempos de mi primer maestra de
escuela, ha puesto en tortura su magin y devanadoselossesos
para presentar pruebas, no de que Col6n fuera el autor del
nombre Costa-Rica, sino de que Diego Gutierrez tampoco
lo fue, como lo dije yo, apoyado en la autoridad del historia-
dor Gonzalo FernAndez de Oviedo y Vald6s.







-II-


Consta muy claramente en el pr6logo de mi obra, cuales
son los documents que he tenido A la vista para escribir
mis mal condimentadas anotaciones hist6ricas, y qu6 archi-
vos he consultado. A esto se limit mi responsabilidad. El
mismo senior Peralta convendri-si la ira no lo ofusca-en
que, conform A aquellos documents, la primera menci6n
que se hace de la palabra Costa-Rica es ]a de Fernindez de
Oviedo (Historia General y Natural de las Indias, lib. XXX,
cap. II), autoridad seguida tambi6n por don Jose Milla (His-
toria de la Amdrica Central, tomo I, p. 19); y nadie-A no
estar insano-podrA culparme de inexactitud hist6rica por
no haber conocido documents recientemente descubiertos y
dados a luz por el mismo senior Peralta, sacados de un ar-
chivo que hasta ahora no me ha sido possible visitar.
El senor Peralta insert una real provision del presi-
dente de la real audiencia de PanamA, fechada el 17 de di-
ciembre de 1539 (Apendices, p. 747), en que se dice la pro-
vincia de Costa-Rica, y una real c6dula de 14 de mayo de
1542, en que se lee la costa rica (Costa-Rica, Nicaragua y
Pananm, p. 128). A esto nada tengo que contestar por hoy;
me reserve para cuando me sea possible estudiar personal-
mente aquellos archives; y espero que el senor Peralta no
perderA much por aguardar.
Mientras tanto, el senior Peralta llevari en amor .de
Dios que me atreva a dirigirle una sola pregunta: icon esos
documents ha probado U. que fue Crist6bal Col6n quien di6
el nombre de Costa-Rica a nuestra patria?-No; y disimule
que contest yo por U., porque lo conozco y s6 que es un
tanta reacio para hacer semejantcs confesiones. Pero si bien
el senior Peralta no logr6 demostrar lo que le correspondia,
consiguio, en cambio y como compensaci6n, probar que tam-
poco yo habia acertado. Si esto satisface al senior Peralta,
en hora buena y provecho Ie haga.
Culparme de haber incurrrido en error, equivaldria a
hacerme cargos por no ser brujo ni adivino; que asi, y sola-
mente asi, habria podido conocer documents sepultados en
los archives de Espafia y que hasta ahora los saca a luz el
mismo sefor Peralta. Sea como se quiera, lo que yo criti-'
que al seinor Peralta fu6 la aserci6n de que el nombre Cos-
ta-Rica hubiera sido dado per Col6n. Probado que no es
cierto, la cuesti6n de si fue el doctor Robles, president de la








-III-


audiencia de PanamA, 6 su yerno HernAn SAnchez de Bada-
joz, 6 Diego Guti6rrez, si algo justificara seria precisamente
la exactitud y oportunidad de mi critical, pero de ninguna
manera las pretensiones hist6ricas del senior Peralta.



Mi estimado compatriota (Ap6ndices, p. 722) parece ce-
barse con particular rencor en mis notas j (tomo I, p. 135)
y z (tomo II, p. 72) que hablan de la fecha de la fundaci6n
y de la situaci6n geogrAfica de la villa de Bruselas; y sacan-
do a la palestra A Carlos-Quinto 4 la vanguardia, A Herrera,
Nicoya y Chira en el centro, con Carlos el Temerario A la
retaguardia, probablemente para que le cubra las espaldas
en case de retirada, declare que, A pesar de mi vasta erudi-
ci6n, lo que yo digo no pasa de un chistoso pasatiempo, y que
todo se reduce A un lapsus y A un mite, devolviendome la
palabra que yo emplee para calificar sus aserciones hist6ri-
cas y sus fantAsticas biografias.
En cuanto A la fecha, no he hecho otra cosa que, entire
los historiadores Herrera y Juarros, adoptar la opinion del
iltimo (Compendio de la Historia de Guatemala, tomo II,
p. 183), por cuyos errors el seflor Peralta (Apindices,
p. 758) muestra tanto respeto y hace gala de una sensibili-
dad y compasi6n tan -delicadas cuando soy yo quien los co-
rrige.
Por lo que hace A la situaci6n geogrifica de la villa de
Bruseras, que el historiador Antonio de Herrera (Descripci4n
de las Islas y Tierra-Firme del mar Ociano, tomo I, cap. XIII,
p. 28 y 29) coloca "en el Estrecho-Dudoso, en el asiento de
Uritina, y por una parte tenia la mar, por otra los llanos y
por la tercera la sierra de las minas", el senior Peralta me.
permitira que fijemos antes y con precision el verdadero
lugar de Orotina.
La relaci6n del viaje de Gil GonzAlez de Avila, fecha-
da en 1522 (Doc. ined. del Arch. de Indias, tomo XIV, p. 20),
despues del cacique Huetara, cita al cacique Chorotega, en
seguida al cacique Gurutina (Orotina), A continuaci6n al ca-
cique Chomi (Chomes) y despu6s al cacique Pocosi que "estd
de Gurutina 4 leguas que atraviesa el golfo de Sant Icarpor
mar". La misma relaci6n dice: Al derredor del golfo de









-IV-


Sant LAcar se anduvieron doce leguas por el asiento de los ca-
ciques Avancari (Abangares) y Cotori (7), hasta volver d la
provincial de Gurutina". He logrado identificar el lugar lla-
mado Chorotega con el valle de Landecho que se extiende
entire los rios Grande y Barranca, come puede verse en mis
notasf (p. 93), 5 (p. 95), 6 (p. 96), 30 (p. 107), del tome I,
2 (p. 12) y a (p. 22) del tome II. El nombre del lugar que
ocupaban los indios Chomes, lo conservan todavia las "sali-
nas de Chomes" y el rio llamado Guasimal, que en algunos
mapas estA designado aun con el nombre de rio de Chomes
notaa a, tome I, p. 152). De modo que, segin la relaci6n
citada, la provincia de Orotina debia estar situada precisa-
mente entire los rios Barranca y Guasimal.
El historiador FernAndez de Oviedo, que tambi6n visi-
t6 personalmente el golfo de Nicoya y levant el primer ma-
pa que de 61 se conoce hasta ahora, coloca en su carta A los
indios de Corobici casi al Norte do la isla de Chira, y A los
indios Tomi (Chomes) al Norte de la isla de Chara (San Li-
cas), dejando entire ambos A los indios de Orotina, frente A
la isla Cachoa (Cavallo); si bien es cierto que en el texto no
menciona A Chomes, "en frente de la isla Cachoa estd la gen-
te d provincial de Orotina, d mds al Este estd la gene d pro-
rincia de Chorotega" (tomo I, p. 106 y 107). Segin el ma-
pa de Oviedo,' Orotina esta al Oeste de Chomes; segin la
relaci6n del viaje de Gil GonzAlez, Orotina queda al Este
de Chomes. Notable variante; pero, de cualquier modo, 0-
rotina estaba situada en la costa setentrional del golfo de
Nicoya.
Hasta aqui parece que vamos muy de acuerdo con el se-
for Peralta; rest s6lo saber si la Orotina de que habla He-
rrera, en que fau fundada la villa de Bruselas, es la misma
Orotina A que se refiere la relaci6n del viaje de Gil GonzA-
lez y la historic de Oviedo. Y no es que hubiera dos Oro-
tinas, sino que, come lo dije en mi nota 29 (tomo I, p.
107), "esta palabra Orotina parece mds bien ser el nonbre
gendrico de todos hos Choroteganos que ocupaban la peninsula
de Nicoya, costas e islas del golfo, y no el nombre especial de
un pueblo provincial: asi piensa Frwbel (A travers I'A-
m6rique) refiriendose c Squier-......Lapalabra Orotina, d
pesar de ser; d mi juicio, una palabra genrica que compreqt-
da dc tods los s Choroteganos de Nicoya y Costa-Rica, desapa-









recid presto; y pocos aios despuds solamente se empleaban los
nombres de los caciques para designer los diferentes pueblos de
indios".
Mi opinion se funda en la acepci6n lata que los histo-
riadores primitivos de Indias han dado a la palabra Orotina,
especialmente cuando enumeran las lenguas que se hablaban
en Nicaragua notaa g, tomo I, p. 122). Herrera (D&c. III,
lib. IV, cap. VII) cita como lenguas de.Nicaragua, la Co-
ribici "que la hablan macho en Choluteca, que es la natural
y antigna", la Chondal, la Orotina y la Mexicana". Gon-
zalo FernAndez de Oviedo (Historia, lib. LXII, cap. I) enu-
mera las lenguas de Nicaragua como sigue: la de Nicaragua,
que es la misma Mexicana, la de Chorotega, la de Chonda-
les, la del golfo de Orotina y otras. El mismo (tomo I, p.
119) aiade: "Yestos indios (de Nicoya) d otros muchos son,
como es dicho, de la lengua de Chorotega 6 los de las islas del
golfo de Orotina d Nicaragua, que estdn allt cerca". Francis-
cisco L6pez de G6mara (Bistoria de las Indias, cap. CCVI)
cuenta como lenguas de Nicaragua, la Coribicl "que loan
mucho, la Chorotega "que es la natural y antigua", la Chon-
dal que "es grosero y serrano", y la Orotina "que dicen Ma-
ma por lo que nosotros Mexicano, que es principal". No
creo por demAs hacer notar que la Chorotega A que aluden
-estos tres historiadores no es la Chorotega costa-ricense que
estaba situada en el valle de Landecho, sino la Chorotega de
Nicaragua y Honduras.
G6mara (cap. CCV) al describir las costumbres de los
Choroteganos de Nicaragua notaa g, tomo I, p. 122), se sir-
ve solamente de la palabra Orotina; de modo que para aquel
historiador Choroteganos y Orotinanos eran sin6nimos. 0-
viedo (tomo I, p. 101 y 102), al hablar del golfo de Nicoya,
dice: "golfo de San L car, que otros llaman golfo de Nearra-
qua (4 otros le dicen golfo de Orotina e otros golfo de los Giie-
tares), d cualquiera de estos dos nombres postreros es su nom-
bre propio". Despues de levantada su carta del "golfo de Ni-
camagua, 6 de Giietares, 6 de Orotina", continuia Oviedo,
'fies he pintado la figure del golfo de Orotina 6 de los Giie-
tatr qgw comunmente suelen llamar de Nicaragua" (tomo I,
p. 104). Y en otra part (tomo I, p. 120) "en las islas del
golf do Orotina". Es manifiesta la tendencia A dar mayor







-VI-


extension al sentido de la palabra Orotina, hasta indicarla
como el nombre propio de todo el golfo de Nicoya.
Mis tarde desaparece el noobre de Orojina, pero que-
dan los de Bagacis, Abangares, Chomes, Chorotega, Giieta-
res, &. Se fund la ciudad de Aranjuez cerca de los indios
Comes (tomo I, p. 192; y Juan Diez de la Calle, Memorial
y Noticias Sacras, p. 129), y no se cita A Orotina; se repar-
ten y encomiendan los indios de Bagacis, Abangares y Cho-
mes, y tampoco se hace menci6n de Orotina. Es al senor
E. G. Squier (Nicaragua, 1842, tomo II, p. 310) A quien se
debe el haber exhumado el nombre de Orotinanos para apli-
carlo A una de las cuatro ramas de la distribuci6n geogrTfi-
ca de los indios de Nicaragua. Sus palabras son: "IV. Los
Orotinanos que ocupaban elpais al rededor del golfo de Nico-
ya y hasta el Sur del lago de Nicaragua". Vease, pues, to-
da la latitud que el senior Squier da A la palabra Orotina.
El licenciado Manuel Orozco y Berra (Geograffa de las
Lenguas de M&6ico, Mxico, 1864, p. 44) dice: "Si es ver-
dad, como asegura algin author, que la lengua chiapaneca es
la usada por los habitantes del pueblo de Nicoya en Nicaragua;
no es entonces otra que la "orotina", hablada en Nicoya, Oro-
tina, Cantrdn, Chorote y otros pocos lugares confinantes con
los Dirids". En la pAgina 172 continue: "La lengua chia-
paneca la hemos dejado sin clasificar. Si es verdad que es la
misma que se habla en el pueblo de Nicoya, es la "orotina" de
Guatemala". Cada vez se da mayor amplitud A la palabra
Orotina.
Julio Frcebel (A travers l'Amdrique, 1861, tomo I,
p. 262) dice: "Estos Aztecas de Nicaragua, 6 si se prefie-
re estos Nahuatlaques, para quienes Squier, probablemente
segin Oviedo, ha puesto en uso el nombre de Niquiranos,
estaban rodeados al Sur por los Orotinanos que habitaban
los hordes del golfo de Orotina 6 de Nicoya". Nueva prue-
ba de la latitud dada A la palabra Orotina.
Esto de una parte, 'y de otra la circunstancia de haber-
se fundado Bruselas como puerto y punto de partida para la
conquista y poblaci6n de Nicaragua, Ilegando los fundadores
por agua desde Panama, y siendo racional suponer que se
escogiera un lugar c6modo para el embarque y desembar-
que, y tal que mis abreviara el camino de tierra; asi como
su fundaci6n A tres leguas de distancia de la sierra de las








-VII-


minas, cuando en aquella fecha no se habian descubierto o-
tras minas que las de Chira en la peninsula de Nicoya por
Gil GonzAlez de Avila, seguin consta de la relaci6n de su
viaje notaa z, tomo II, p. 72); todo induce a career que la
fundaci6n de Bruselas debi6 hacerse en la costa meridional
del golfo de Nicoya, en la vecindad de los indios del mismo
nombre, constantes y files amigos de los espafoles.
Veamos ahora los fundamentos del senior Peralta para
sostener que Bruselas existi6 cerca de lo que es hoy puerto
de Puntarenas. 19-La relaci6n del viaje de Gil Gonzalez,
que, sin embargo, 61 no cita en su apoyo; pero esta relaci6n,
aunque de un testigo presencial, queda alterada con el ma-
pa de otro testigo ocular, el historiador Oviedo, que coloca
A Orotina al Occidente de Chomes, y, por consiguiente, muy
lejos de Puntarenas. 29-La aserci6n del historiador Herre-
ra que dice, no que,Bruselas estuviera situada en la vecin-
dad de Puntarenas de hoy, sino en el asiento de Orotina; pe-
ro sabido es que Herrera escribi6 solamente por las relacio-
nes, de otros, y asi es mis que probable, como lo hace sospe-
*char el empleo de las mismas palabras, que Herrera se sir-
viera de la descripci6n hecha por Pedrarias Davila al empe-
rador Carlos-Quinto, en abril de 1525 (Costa-Bica, Nicara-
gua y Panamd, p. 33). Pedrarias en esa fecha no habia vi-
sitado aun el golfo de Nicoya, y en su descripci6n se refiere
A cartas que le habia dirigido Francisco Fernindez de C6r-
doba.
De manera que, mientras no se conozcan los documen-
tos originales relatives A la expedici6n de FernAndez de C6r-
doba y A la fundaci6n de Bruselas, este punto hist6rico no
podrA recibir una soluci6n definitive; y Bruselas estarA si-
tuada en el valle de Landecho, seguin Bancroft, en la vecin-
dad del puerto de Puntarenas seguin Peralta, y en la costa
meridional del golfo de Nicoya segin mi opinion.
Con todo, el senior Peralta me permitiri que le haga
observer que su opinion ha sufrido graves modificaciones,
puesto que en la nota 2 de la pigina 33 de su obra, dice:
"Esta villa de Bruselas estaba situada en el fondo del golfo
de San L-icar (Nicoya)"; y en la nota de la pagina 721 sos-
tiene que la misma villa de Bruselas estaba en "la vecindad
del puerto de Puntarenas"; siendo asi que el fondo del golf
y la vecindad de Puntarenas estAn muy lejos de ser vecinos.








--VIII--


No llevara & mal que tambi6n le haga notar: 19 que la sie-
rra de las minas que se hallaba como a tres leguas de Bru-
selas, no podia ser otra que la de la peninsula de Nicoya,
porque en aquella fecha no se conocian otras minas, ni en-
tre las exploraciones de Gil GonzAlez y Fernandez de C6r-
doba habia mediado otra que pudiera haberlas descubierto,
siendo cierto, por otra parte, que el filtimo no descubri6 mi-
na alguna en Nicoya: 2? que las minas del Monte-Aguacate y
Ciruelitas son vetas de cuarzo, mientras que las minas de
Chira eran lavaderos, como consta de la relaci6n citada,
"sacdronse en una batea, en obra de 3 horas, 10 pesos 4 tomi-
nes de oro bajo"; y 3? que las minas del Monte-Aguacate y
Ciruelitas no fueron descubiertas sino hasta en el primer
cuarto de este siglo las primeras, y hasta en la segunda mi-
tad de 6ste mismo siglo las segundas.
Si, pues, en todo esto-y perd6n por las represalias-hu-
biera algo de chistoso pasatiempo, seria la pretensi6n del
senior Peralta, al aducir, como prueba de hechos ocurridos
en 1524, las minas del Monte-Aguacate y Ciruelitas, cuya
existencia fu6 ignorada hasta 6ste present siglo.



Otra de las censuras del senior Peralta (Apindices, p.
726) es por haber dicho que la colonia de Felipe Gutierrez
estaba probablemente en territorio hoy de Costa-Rica. No
conozco, ni el senior Peralta cita, otro document referente
A la colonia de Felipe Guti6rrez que la relaci6n del historia-
dor Gonzalo Fernandez de Oviedo y Vald6s (Historia, lib.
XXVIII, cap. IV-VII), que dice: "I asi se fueron d des-
embarcar d par de un gran rio, donde poblaron, el cual alyu-
nos de lo que en esto se hallaron dicen que es el que se llama
Beln, d otros dicen que estd mds al Occidente........ Ya en
aquella ciudad (de la Concepci6n) 6 real ..... habia much
hambre..-....y el dia de esta conveniencia 6 repartimento de
harina, se le amotinaron hasta cuarenta hombres ..... y to-
maron su camino la via del Orientepor la costa dentro de tie-
rra, hdcia el Nombre-de-Dios. ..... Y envid el gobernador
d Pedro de Encinasola con gene hdcia el Nombre-de-Dios
......y ranches cinco 6 seis piezas de indios, y centre ellos u-
no que era muy gentil cavador d minero, e por senas did bur-








-IX-

na razdn done se cogia el oro..... Estas minas estdn tres
6 cuatro leguas de la mar del Norte, e otras tantas de dondi
estaba el asiento de aquestos espaioles -..... Estdn estas mi-
nas entire el rio qne llaman de Belen y el otro donde estaban
poblados estos espaioles --.....Y vuelto al real este Pedro de
Encinasola con las nuevas que es dicho de las minas.. ...
viendo que cada dia eran menos...... .acordose que ..... .fue-
sen por el camino que las tres cuadrillas amotinadas habian
llevado para el Nombre-de-Dios. .- 1 prosiguiendo su ca-
mino, dcsde d tres dias llegaron al rio de Belin, que algunos
llaman Rio-Grande."
Las palabras de Oviedo no dejan duda de que la colo-
nia de Felipe Gutierrez estuvo i las mirgenes de un rio al
Occidente del rio Bel6n. lCail es aquel rio?-El de Vera-
gua 6 de la Concepci6n, contest el sefor Peralta.-Proba-
blemente el rio Estrella (Changuenola), he dicho yo. El se-
iior Peralta alega en su apoyo las palabras de Oviedo cuan-
do dice que las minas (que el senior Peralta sin fundamen-
to alguno supone que eran las minas de Veragua) estaban i
distancia de tres leguas de la colonial. Yo cito en mi favor
las palabras tambi6n de Oviedo, cuando dice que desde la co-
lonia al rio Belen se emplearon tres dias de camino. Cual
de los dos tiene raz6n?-Me parece que sin otros documen-
tos nadie se atreverA A decidirlo.
"Una lectura mAs atenta de Oviedo-continua el senior
Peralta-convencerA al erudito escritor costa-ricense que Fe-
lipe Guti6rrez no puso los pi6s en territorio de Costa-Rica."
Siguiendo el consejo, leo en Oviedo: "Gutidrrezparti6 con
gente para la isla Espafola ..... .Partieron de la EspaFola
-..... yendo por piloto principal un Liaio, el cual se pas6 a-
delante de Veragua .... Conociendo su error, volvieron atrds,
separdndose las naves y Ilegando la del gobernador d la isla
del Escudo: d alli salieron d tierra algunos cristianos ......
P tambidn salieron algunos de esta armada d las islas de Ce-
rebaro (bahia del Almirante) que estdn alli cerca.. 1. lle-
gados d Cerebaro, saltaron 6 una isleta de muchas qve alli
hay..-..."- Mi estimado compatriota sabe bicn que los li-
mites de Costa-Rica Ilegan precisamente hasta esa isla del
Escudo, y que la bahia del Almirante (Zorobaro), asi como
la laguna de Chiriqui (Aburesma), est6n dentro de su terri-
torio. De modo que la lecturea miis atenta de Oviedo" que











me aconseja, viene a convenccrme justamente de todo lo
contrario. Si Felipe Guti6rrez no puso los pi6s en territo-
rio de Costa-Rica, seria porque no los tenia, 6 porque se ha-
cia conducir en hamaca, 6 porque andaba en zancos 6 con
las manos A guisa de volatin, 6 por cualquiera otra raz6n,
except la de no haber estado en territorio de Costa-Rica.



En la pAgina 742 (Apindices) el senior Peralta vuelve
con renovada zafia a critical mi nota a (tomo I, p. 152) que
en mala hora habla del nuevo de del senior Peralta y del mi-
to de algunas de sus biografias. Un amor propio mal enten-
dido no es siempre ni buen consejero ni el mejor criterio en
asuntos del dominio de la historic. El sefor Peralta califi-
ca como error de mi parte haber llevado los limits de la go-
bernaci6n de Veragua hasta el rio UlIa en Honduras, en vir-
tud de la capitulaci6n celebrada con Diego Guti6rrez en 29
de noviembre de 1540 (Doc. ined. del Arch. de Indias, tomo
XXIII, p. 74).
Ha sido equivocaci6n harto comfin entire los modernos
historiadores y personas que se han ocupado en la cuesti6n
de los antiguos limits de Nicaragua y Costa-Rica, fijar el
Desaguadero (rio San-Juan) como linea divisoria entire las
gobernaciones de Diego Gutihrrez y Rodrigo de Contreras.
Don Felipe Molina (Bosquejo de la reptblica de Costa-Rica,
Nueva-York, 1851, p. 83), A quien se debe el descubrimien-
to de tan important document en los archives de Espafia,
confunde el Rio-Grande en Honduras con el San-Juan en
Nicaragua. Don Jos6 Milla (Historia de la Amdrica Cen-
tral, 1879, tomo I, p. 340) repite la misma equivocaci6n.
Los diversos ministros de relaciones exteriores y escritores
que han discutido la cuesti6n de limits con Nicaragua, no
han hecho otra cosa que alegar las mismas razones de Moli-
na, siempre bajo el supuesto err6neo de que los limits de
la gobernaci6n de Diego Guti6rrez no se extendian mAs a-
lla del rio San-Juan. Creo haber sido yo el primero-sin
que esto pruebe m6rito alguno-que hizo notar la equivoca-
ci6n, pues las palabras de la capitulaci6n no dejan lugar a
duda: "de manera que donde acabaren las dichas veinte y cin-
co leguas, medidas de la manera que dicho es, ha de comen-







-XI-


zar la dicha vuestra conquista, y acabar en el Bio-Grande,
hdcia el Poniente, de la otra parte del cabo Camar4n, con que
la conquista del dicho rio hdcia Honduras quede en la dicha
provincia de Honduras."
El seinor Peralta no defiende el error de los seiiores Mo-
lina, Milla y otros-que eso seria ya demasiado-pero, con-
virti6ndose en corrector de correctores, en triple extract de
la correcci6n, declara por si y ante si, que el Rio-Grande
nombrado en la capitulaci6n de Diego Guti6rrez, no es el
rio Ulua sino el Rom6n 6 Aguan. 1 En qu6 document apo-
ya el senior Peralta su opinion? No lo cita, porque proba-
blemente cree que basta y aun sobra la autoridad de su di-
cho, olvidando que en materials de historic ya no se admite
el magister dixit de otros tiempos, y que un hecho hist6rico
que no descansa en document alguno, no tiene mas valor
que el credito que se quiera acordar quien lo refiere. La
tinica raz6n que el senior Peralta alega, para probar la iden-
tidad del Rio-Grande con el Roman 6 Agu6n es que "el pri-
mer gran rio que se present al Oeste del cabo Camar6n, es
el rio Agu6n 6 Roman". Pero, senior Peralta, dispense que
le haga recorder que la capitulaci6n de Diego Guti6rrez no
dice que el limited de su gobernaci6n sea el primer gran rio
que se encuentre al Oeste del cabo Camar6n, y que las pala-
bras Rio-Grande no estAn empleadas alli como nombres co-
munes, sino como el nombre propio de un rio.
Cuando escribi mi tan censurada nota, trat6 de identi-
ficar el Rio-Grande de la capitulaci6n de Guti6rrez con al-
gun rio de la actual repfiblica de Honduras, que estuviera
situado al Poniente del cabo Camar6n y que hubiera llevado
aquel nombre; y ninguno encontr6. Sabia que, hAcia la fron-
tera de Honduras y en territorio que es hoy de la repuiblica
de Guatemala, hay un rio que en lo antiguo llev6 el nombre
de Rio-Grande; pero me pareci6 entonces que tal vez mi a-
serci6n pudiera reputarse como exagerada si extendia los li-
mites de la gobernaci6n de Guti6rrez hasta el alnico Rio-
Grande que se halla al Occidente del cabo Camar6n, y pre-
feri designer el rio Ulia, tanto por ser el mis grande que se
encuentra en territorio hoy de Honduras al Poniente del ci-
tado cabo, como por haber servido en 8 de setiembre de
1563 (Doc. ined. del Arch. de Indias, tomo XVII, p. 531) de
limited entire la audiencia de PanamA y la de Nueva-Espaina.








-XII-


En aquel tiempo, no contaba yo con que me saldria al encuen-
tro con lanza en ristre un corrector de la talla del senior Pe-
ralta A desfacer mis tuertos hist6ricos, ni sospechaba que ha-
bia de tener un censor que me acusara de pecar "por cartas
de mas" (p. 758), cuando, si es que he pecado, ha sido pre-
cisamente "por cartas de menos", como voy A demostrarlo.
Bernal Diaz del Castillo (Historia de la conquista de
Xueva-Espafa, cap. 78, 79 y 80), compafiero de Hernin
Cort6s en su expedici6n desde M6xico hasta Honduras, dice:
"d yendo por la costa del Norte vid que venia por la mar una
canoa d remo-......con los indios mercaderes ...... iban d
entrar en el rio grande del Golfo-Dulce, y de noche la tomaron
en un ancdn que era puerto de canoas, y en la misma canoa se
mctid el Sandoval -..... y los demds soldados se fueron por tie-
rra, porque supo que estaba cerca el rio grande, y, Ilegados
que hubieron cerca del rio grande.... Y Ilegados al gran rio
del Golfo-Dulee, elprimero que quiso ir d la villa, que esta-
ba de alli dos leguas, fud el mismo Corts ..... .Despuds que
Cortes hubo pasado el gran rio del golfo dulce, de la manera
que dicho tengo, fue d la villa donde estaban poblados los espa-
holes de Gil Gonzclez de Avila, que seria de alli dos leguas,
que estaban junto d la mar y no adonde solian estar primero
poblados, que llamaron San Gil de Buenavista.... Escribi6
Cortes d Sandoval que el mismo en persona y el capitdn Luis-
Marinfuesen los postreros que pasasen aquel gran rio .. .
Parecidle d Cortis que era bien ir d ver y calar y bojar aqucl
tan poderoso rio -..... y con cuatro canoas atadas unas con o-
tras ..... .y Cortis por su capitdn.. ... se fuS por el rio; y
obra de diez leguas que hubo ido el rio arriba, hall una lagu-
na muy ancha que tenia el ojo de anchor seis leguas. -... ."
La relaci6n de Bernal Diaz estA confirmada por la car-
ta que el mismo Hernin Cort6s dirigi6 al emperador en 3
de setiembre de 1526 (Cartas y Relaciones de Herndn Cor-
tis, por Pascual de Gayangos, p. 395), que dice: estos in-
dios .... me dijeron... que junto con el dicho pueblo de Nito,
donde los espafoles estaban, estaba un muy gran rio que no se
podia pasar sin canoas, porque era tan ancho que no era po-
sible pasarlo a nado -..... Me dijo el que estaba por capitin
..-. que... .habian subido aquel gran rio arriba y que habian
hallado en il dos golfos grandes, todos de agua dulce --... Yo
... .me determine de subir aquel rio arriba......y asi segui








-XIII-


mi camino el rio arriba... ..y en dos noches y un dia sali al
primero de los dos golfos que arriba se hacen, que estd tres le-
guas de done parti.... y navegud un dia per este golf hasta
llegar d otra angostura que el rio hace, y entrd por ella, y otro
diapor la noche legue al otro golfo......que bqja y tiene en
su contorno mds de treinta leguas ....... Me pareciC que seria
bien seguir el rio de aquel pueblo abajo para ver si entraba en
el otro grande que entra en aquellos golfos dulces, adonde deje
el bergantin y barcas y canoas. ---.. Y asi fue que plugo d
nuestro senior que.. .dieron en el rio grande, y dijeron que a-
quel era el que salia d los go9fos donde yo habia dejado el ber-
gantin y barcas y canoas, y nombrdronle por su nombre que se
llama Apolochic......"
Pedro de Alvarado, adelantado de Guatemala, despu6s
de fundar la villa de San Pedro de Puerto-Caballos en la
provincia de Honduras, reparte, en 15 de julio de 1536
(Doc. ined. del Arch. de Indias, tomo XV, p. 20), los natu-
rales entire sus conquistadores. En los alcaldes Alonso Or-
tiz y Alfaro de Sandoval encomienda el pueblo de San Gil
de Buenavista.
Estos documents, entire otros, prueban:-1--El Rio-
Grande no es otro que el desaguadero del Golfo-Dulce: las
anteriores descripciones no dejan lugar A duda; y el Polo-
chic, tributario principal de aqucl golfo, conserve aun el
nombre que tenia en tiempo de la expedici6n de Cortes.
2-La colonia de Gil Gonzalez de Avila estaba en territorio
que en aquel tiempo era de Honduras y que hoy es de Gua-
temala: San Gil de Buenavista distaba solamente dos leguas
del Rio-Grande, y Pedro de Alvarado reparti6 sus naturales
que caian en la jurisdicci6n de la villa de San Pedro de Puer-
to-Caballos.
Tal vez no sea por demas hacer notar al senior Peralta
que John Baily (Map of Central America, 1850) y H. Kie-
pert (Neue karte von Mittel-America, 1858) dan el nombre
de Rio-Grande al curso superior, no del Polochic, pero si de
su vecino el Motagua.
Hasta tanto que el senor Peralta no demuestre la iden-
tidad del Rio-Grande con el Roman 6 AguAn, y no con el
Ulia ni con el desaguadero del Golfo-Dulce, su opinion, por








-XIV-


respectable que A 61 le parezca, no pasari de ser mas que su
opinion, y, entire la suya y la mia, perdonara que me atenga
A la mia.
Preguntas del senior Peralta: ",qu6 le deja entonces al
adelantado Montejo? g~i qu6 deja reducida la provincia de
Honduras?"-Respuestas:-1? Si los limits de la goberna-
ci6n de Guti6rrez no llegaban m6s que al rio Ulua, la capi-
tulaci6n dejaba al adelantado Montejo algo mas, much mas,
que al gobernador Rodrigo de Contreras, porque a 6ste no
le quedaba ni un solo palmo de costa por el lado del Atlin-
tico; y la provincia de Honduras, aunque reducida por la
capitulaci6n, tenia parte de la costa setentrional, mientras
que Nicaragua quedaba completamente privada de ella.
2 Si los limits de la gobernaci6n de Gutierrez Ilegaban,
como es probable, hasta el desaguadero del Golfo-Dulce, en-
tonces la capitulaci6n dejaba al adelantado Montejo tanto co-
mo al gobernador Rodrigo de Contreras, y la provincia de
Honduras no quedaba reducida ni mas ni menos que la pro-
vincia de Nicaragua.



Pretende el senior Peralta hallar contradicci6n cuando,
en mi tan repetida como censurada nota, digo: "por la part
del Pacifico no se sefialaron los limits de la gobernaci6n de
Veragua"; siendo asi que en la misma nota digo que los li-
mites de Nicoya "llegaban hasta la boca del rio Tempis-
que ...... Al Este del Tempisque, principiaba el territorio
vago y mal definido, conocido con el nombre de Veragua".
Inserto mis propias palabras, porque me parece, 6 que el
senior Peralta no ha leido con cuidado, 6 que su esencia con-
centrada de censura no le ha dejado entender lo que alli so
dice.
De todos los documents hasta hoy publicados-y son
muchos-con relaci6n A Veragua, desde la capitulaci6n de A-
lonso de Ojeda y Diego de Nicuesa en I9 de junio de 1508
(Coleccidn de Viajes, Navarrete, tomo III, p. 170), no hay
uno solo que sefiale sus limits por la parte del Pacifico, has-
ta la capitulaci6n de Diego de Artieda en 19 de diciembre
de 1573 (Doc. ined., tomo XXII, p. 171), en que se fijaron
como limits de su gobernaci6n "desde los confines de Nica-








-XV-

ragua, por la part de Nicoya, derecho d los valles de Chiri-
qui, hasta la provincia de Veragua". Antes de esta fecha,
Veragua, con la cual se confundia frecuentemente A Costa-
Rica, confinaba con Nicoya, no porque estuvieran sefialados
los limits de Veragua por el Pacifico, sino porque, conoci-
dos los de Nicoya, no se necesita de gran penetraci6n para
adivinar donde debian principiar los de Veragua. Despu6s
de 1573, deshecha la confusion de Costa-Rica con Veragua,
los limits de 6sta comenzaban hAcia los valles de Chiriqui
y ya no confinaba con Nicoya sino con Costa-Rica. Esto
me parece tan claro y sencillo que A la verdad no compren-
do la ofuscaci6n del senor Peralta al querer notar contradic-
ci6n en mis palabras.
En cuanto A la provincia de Nicoya, si bien es cierto
que hasta ahora no se ha publicado document alguno que
indique con claridad cuales eran sus limits durante los pri-
meros tiempos de la conquista, de hecho consta que Ilegaban
hasta la boca del rio Tempisque (Zapandi, Zapanci, Cipan-
go), que A veces se confundia con su afluente el rio del Salto,
boca conocida mas tarde con el nombre de puerto de Alva-
rado. He aqui las pruebas. 1l-La real cedula de 18 de
dicicmbre de 1559 (tomo I, p. 159), en que se dice: "la
lrovincia de Veragua, que por otro nombre se llama Nueva-
Cartago, es en ese distrito y confina con la provincia de Ni-
coya .....Y. -de dos anos d esta parte se han venido de
paz unos indios comarcanos que se llaman Chomes". 29-La
informaci6n seguida en 1560 (tomo I, p. 137) en que Alva-
ro de Paz, alcalde mayor de Nicoya, declare (p. 152) quo
los indios Chomes y Abangares confinan con Nicoya y que
los Giietares confinan con los Chomes. 3?-Elgobernador
Peraftin de Ribera, el primero que reparti6 los indios de
Costa-Rica entire sus conquistadores, con fecha 9 de setiem-
bre de 1570 (tomo I, p. 269) encomienda el pueblo de Ba-
gacis "enz trminos y jurisdiccidn de la ciudad de Aranjuez":
sabido es que, desde entonces hasta hoy, Bagaces es limitro-
fe de Nicoya, y que sus jurisdicciones las divide el rio Tem-
pisque. 4.-En 18 de mayo de 1688, los vecinos del valle
de Bagaces, A consecuencia de haber los pirates saqueado 6
incendiado la ciudad de Esparza, solicitan de la audiencia
de Guatemala que se les permit poblar en aquel valle que
"corre treinta leguas de longitud, desde el rio del Salto, que







-XVI-


divide la jurisdiccidn de la provincia de Nicaragua, caminan-
do para la ciudad de Cartago de la de Costa-Rica, hasta el
rio de Chomes (Guasimal)". 'Miguel G6mez de Lara, enton-
ces gobernador de Costa-Rica, sefiala iguales limits al va-
lle de Bagaces, en su informed de 20 de febrero de 1689 (Do-
cumentos MSS.). 5?-En informed al rey del gobernador Die-
go de la Haya FernAndez, de fecha 15 de marzo de 1719, se
dice: "esta provincial de Costa-Rica..... corre hasta el pa-
raje nombrado el rio del Salto, el que media entire vista y la di-
cha provincia de Nicoya. ..- Elpartido de Nicoya, como ya
tengo manifestado d V. M., lo separa de esta provincia el rio
del Tempisque (MSS.)". 6?-La relaci6n geogrAfica, escrita
por el gobernador Juan Gemmir y Lleonart, en 20 de mayo
de 1741, dice: "la ciudad de Esparza......tiene en su ju-
risdicci6n los valles de Bagaces, Las Canas y Landecho....
empieza su jurisdicci6n en el rio del Salto, el que divide la
provincia de Costa-Rica y Nicoya-...... .Dicha jurisdicci6n
cae al mar del Sur y estan los puertos de la Caldera y Alva-
rado.. en el segundo remata el rio del Salto y divide por
aquella parte la jurisdicci6n de esta provincia con la de Ni-
coya (MSS.)." 7a-El ingeniero y visitador del puerto de. Ma-
tina, Luis Diez Navarro, en informed de 28 de agosto de
1744, dice: "llegud al rio del Salto, donde eomienza la juris-
dicci6n del gobierno de Cartago (MSS.)." '8-El obispo Agus-
tin Morel de Santa Cruz, en su informed al rey, de 8 de se-
tiembre de 1752 (Gaceta de Nicaragua, 1874), sefiala el rio
del Salto como linea divisoria entire Costa-Rica y Nicoya.
Estos documents, entire otros muchos que seria largo
enumerar, convenceran al senior Peralta-es de esperarse-
de que los limits de la provincial de Nicoya llegaban hasta
la boca del rio Tempisque, A veces llamado tambi6n rio del
Salto.
SY qu6 contradicci6n halla el senior Peralta, en que, sa-
bidos los limits de Nicoya, aunque no los de Veragua, so
diga que donde concluian los limits de Nicoya debian prin-
cipiar los de Veragua, cuando consta que eran territories
confinantes? Entre dos lugares limitrofes-repito-basta
conocer los limits del uno para saber donde deben princi-
piar los del otro, sin necesidad de estar inspirado ni ilumi-
lado.








-XVII-

"Ocio errors geogrdficos e histdricos-concluye el senior
Peralta-contiene dsta sola nota del senior Ferndndez (mi des-
venturada nota que habla del nuevo de del senior Peralta y
del mito de ciertas biografias que ha escrito); pero no es de
cste lugar apuntarlos, y sdlo la necesidad de restablecer la ver-
dad nos ha obligada d sefialar los principales.....". Ya he-
mos visto a qu6 se reduce los principles y cual de los dos,
entire el senior Peralta y yo, es quien ha incurrido en error;
en cuanto a los menos principles, es lAstima, y grande, que
se los reserve in pictore, exponi6ndose A una indigestion de
historic, y privAndome de contestarle de una vez y por to-
das.
Crea cl senior Peralta que el mayor elogio que podria
hacer de mi obra, seria no encontrar mAs que ocho errors
en cada una de las muchas y largas notas que he escrito so-
bre hechos enteramente desconocidos de la historic de nues-
tra patria; cuando en la suya,-y excuse que me valga de
sus mismas armas-en la primera nota que se aventura A po-
ner (p. 31) se le van los pi6s tan lastimosamente diciendo
que Crist6bal de Olid hace dar (mis exacto habria sido de-
cir da) de puiialadas A. Gil GonzAlez de Avila, siendo preci-
samente todo lo contrario, y cuando 6ste es un lugar comun
en la historic de las Indias, repetido por todos los historia-
dores antiguos y modernos, y que yo mismo-con toda mi
ignorancia y mis ocho errors en cada nota-me he visto en
la necesidad de consignar (tomo I, p. 134) con estas palabras:
" Mds tarde Las Casas y Gonzdlez (Gil) asesinan d Olid
(Crist6bal)". Ya hice notar que en la pAgina 33, el senior
Peralta sit6a la villa de Bruselas en una part, y en la pagi-
na 721 la coloca en otro lugar diferente. En la pagina 128.
v en un document de 1542, dice que es la primer vez que
aparece el nombre de Costa-Rica; y en la pagina 743 cita
documents que mencionan aquel nombre desde 1529. Por
uiltimo, en la pdgina 756 corrige la nota de dos lines de la
plgina 549, atribuyendo el error A trastrueques de imprenta.
Esta excusa de trastrueques de imprenta, aunque vieja y gas-
tada, es mly c6moda, y verdadero panacea para curar to-
dos los dislates impresos y por imprimir. Si con trastrue-
vlPes de imprenta andamos, entonces permit el senor Peral-
ta que pasen como tales el uso de la palabra "conquista de
Carlos-Quinto" en lugar de guerra; y la adici6n de las pala-







-XVIII-


bras San Juan al rio de Ulia. Y advierta el senior Peralta que
por un simple trastrueque de imprenta, no habia necesi-
dad de amenazarme con Carlos el Temerario.
De otra parte, el senior Peralta debiera tomar en cuenta
que yo no he publicado aun la lista ni de mis propios errors
ni de los de la imprenta: que escribo en Costa-Rica, nuestra
patria comin que 61 debe recorder bien: sin libros de consult
mAs que algunosapuntamientossacadosdelos historiadores que
se hallan en la libreria de Guatemala, como consta del pr6-
logo de mi obra: sin la cooperaci6n ni ayuda de personas.
versadas en la historic antigua de Indias: sin otro estimulo
que el amor A mi patria y el deseo de que sea conocida; y
-al contrario-luchando constantemente con la tenaz opo-
sici6n de muehos brutos de levita que, como el senior Peral-
ta debe saberlo, es la peor especie que en su g6nero se co-
noce. Mientras que 61 describe en Europa, con todas las fa-
cilidades que los paises mas civilizados proporcionan a un
escritor; con expedito acceso A los grandes y bien ordenados
archives de Espafia; teniendo A la mano todos los historiado-
res de Indias, antiguos y modernos, asi como los dep6sitos.
hidrogrAficos; y pudiendo, por filtimo, ocurrir, en caso nece-
sario, al auxilio y consejo de las personas de ciencias y le-
tras. Y si, con todas estas facilidades y recursos, cl senior
Peralta incurre, sin embargo, en errors y contradicciones,
J qu6 de extraordinario, qu6 de inaudito habria en que yo-
privado de aquellas facilidades y recursos-cometiera equi-
vocaciones y escribiera disparates? Ademas, el senior Pe-
ralta debiera tener present que mis notas no son mas que
un studio preliminary y preparatorio de la historic quo voy
A publicar, sujeto, por tanto, A correcciones con el descubri-
miento de nuevos documents y comparaci6n con los hasta
hoy conocidos. Y la prueba de esto la tenemos en que el
mismo senior Peralta va corrigiendo los errors do su obra,,
Ai media que va conociendo nuevos documents.
Las equivocaciones naturales y A veces hasta obligadas,
asi como los chistosos lapsus, que se escapan A cualquier es-
critor que se ocupa por primer vez en asuntos de historic
nuevos, desconocidos y oscuros, nada arguyen contra el m6-
rito intrinseco de su obra, ni prueban otra cosa que la ver-
dad tan sabida del nihil human 4 me alidnum .-..... Es por
esto que no debo concluir sin enviar mis mis cordiales feli-









-XIX-

citaciones al senior Peralta por haber abandonado la ingrata
area de escribir fantAsticas biografias y dedicidose a publi-
icar documents de grande interns, no solamente para la his-
toria de nuestra patria, sino principalmente para la defense
de sus derechos en la cnesti6n de limits; y si mi desautori-
zado, pero sincere, voto, pudiera servirle de estimulo para
que continuara en su important labor, yo confieso con gus-
to que su obra es de much m6rito y acreedora A la gratitud
de todos sus compatriotas.



San Jos4 de-Costa-Rica, agosto 15 de 1883.



LEON FERNANDEZ.















(1) Deseripei6n de la provincia de Costa-Rica, hecha
por el licenciado Juan de Estrada Ravago, y diri-
gida a Madrid al M. R. P. fray Diego Guillen (2),
comisario de la provincia de Cartago
y Costa-Rica.--Alo de 1572.
Muy magnifico y reverendo sefor=Es verdad que es-
taba tan confuso de no haber sabido de V. M. tantos meses
como han pasado despues que se parti6 de mi, cfue muchas
veces he tenido por cierto estar V. R. en Indias 6 cerca de
ellas; y asi tuve gran content cuando me dieron la de V.
M., y suplico se me haga de contino, avisandome de su sa-
lud y negocios. Cuanto 6 lo que V. M. por la suya me dice
estar el Consejo de present tan felice y bien gobernado, es
cierto que todos lo entienden asi, y mAs en particular los
que tenemos alguna prActica de aquellas parties; y si yo pen-
sara que ello habia de venir A parar en lo que agora esta,
yo prometo a V. M. que no saliera de esa Corte hasta dar
fin a negocios; y viendo de la manera que pasaban, hice lo
que V. M. ha visto, y es haberme arrinconado adonde de
present estoy. Asimismo en lo que V. M. me describe hi-
ciese una relaci6n de lo que toca i Costa-Rica, bien sabe
V. R. que podria hacerlo y por ventura de otras muchas
provincias, como son Guatenmala y Honduras, Nicaragua y
Tierra-Firme y Cartagena, y de toda la costa, en particular
y asimismo en general; y una de las cosas que bien me ha
parecido del senior president, es el estilo que todo buen go-
(1) -Este important document me fnu obsequiado por
don Francisco Maria Iglesias, quien lo obtuvo de don Felipe Va-
lentini.
(2)-En diciembre de 1574, fray Diego Guillen se hallaba entire
los indios de Garavito en Costa-Rica (Tomo I, p. 230).








DOCLr3IENTOS INDITOS


bernador ha de tener para acertar en su gobernaci6n; por-
que siendo las relaciones verdaderas y de hombres desapa-
sionados y medianamente cristianos, que es lo que S. S. pro-
cura de haber, no puede dejar de acertar en ello, porque la
verdadera relaci6n es un espejo en que se mira el que ha
de gobernar; y siendo, como digo, dada por hombre libre,
tendra el efecto que dicho tengo. Yo quisiera entender la
forma que S. S. es servido de querer ser informado de
Costa-Rica, si es acerca de los naturales 6 de la gente espa-
fiola que alli ha estado, 6 de las poblaciones, 6 personas que
la ban tenido i cargo, 6 de la constelaci6n de la tierra, 6 de
su calidad, asi del cielo, 6 de su latitud 6 suelo y longitud, y
del temple que en ella hay, 6 de otras muchas cosas que se
pudieran decir; di6rame gran content de acertar de cual-
quiera de ellas en particular, que mas gusto daba A S. S.
porque mas ampliamente me declarara; aunque no dejar6 en
general de apuntar aqui algunas de ellas, tocando no mis,
por ser en carta, brevemente; 6 si a V. R. le diere gusto el
sacar de ella lo que le pareciere, 6 sino hacer demostra-
ci6n de ella al ilustrisimo president, dejolo al parecer de
V. R.
Costa-Rica es una tierra mis alta que baja, por tener
muchas cordilleras, que aca se llaman sierras, que unas co-
rren al Norte y otras al Sur; y las que corren al Norte son
las ricas de metales de oro y plata; y las que tienen sus co-
rrientes i la banda del Sur, son f6rtiles y de muchas y muy
buenas poblaciones, por ser, como son en general en todas
las Indias, mas apacibles y sanas para la conservaci6n de la
vida humana; y por esta causa, teniendo esta experiencia
los indios, se han hallado y hallan las mayors poblaciones
y mis f6rtiles que se han descubierto.
Esta tierra y provincia es una cinta de tierra firme que
corre por entire las dos mares, que es Norte y Sur, la cual
dicha cinta corre Leste-Oeste, y los aires que la bafian y el
que mas reina en aquella provincia y tierra, es brisa, que
es el viento mas sano que corre en todas las Indias; y A es-
ta causa, es en extreme sana aquella provincia. La gente de
esta provincia es muy bien dispuesta, limpia y de muy bue-
na disposici6n, y gente muy rica de ropa; y por ser gente
tan curiosa y rica, y hacer tanta ventaja a otras muchas
provincial circunvecinas suyas, han sido muy invidiadas y









DEL ARCHIVO DE LNDIAS.


lo fueron antes que los nuestros pasasen 4 las Indias, por la
gran noticia y riqueza que los dichos naturales tenian; como
se deja claramente entender por las joyas y piezas de oro
que de ella han salido y salen, y de la noticia que se tiene
de las grandes guerras que les hacian los reyes sus vecinos,
especialmente el gran rey Montezuma, que envi6 sus ejerci-
tos, que son mas de seiscientas leguas, antes mAs que me-
nos, en demand de dicha provincial, de la cual tuvo muchas
y muy especiales piezas de oro en su poder; y asiqueda has-
ta hoy dia, como V. R. sabe, y ha visto reliquias de sus sol-
dados y ej6rcitos, que se llaman Nauatatos (3).
Col6n, que fu6 el que descubri6 este Nuevo-Mundo, ha-
biendo recorrido toda la costa del mar del Norte, que fueron

(3)- "Los Nah6as-dice el Padre Sahagun-eran los que hablaban
la lingua mexicana, aunque no la pronunciaban tan clara como los
perfectos Mexicanos; y estos Nah6as tambien se llamaban Chichi-
mecas y decian proceder de la generaci6n de los Tultecas que que-
daron cuando los demds salieron de su pueblo y lo abandonaron...."
Sacamos de lo que va escrito, que el nak6a es un mexicano me-
nos perfect y puro que el mexicano propiamente dicho; es decir, el
nah6a es el mexicano antiguo, tosco, sin pulimento, que despues, y
a media que las naciones que lo usaban fueron adelantando en el
camino de la civilizacidn, se fue perfeccionando hasta alcanzar la
hermosura y la pulidez, que en la actualidad presenta...... El me-
xicmwo y el nak6a no se confundieron nunca por las personas enten-
didas ......... ..
En opinion de Ixtlilxochitl, los Espailoles fueron quienes inven-
taron llamar mexicano al idioma hablado en el imperio: el nombre
propio era culhua, tornado i nuestro entender de los Culhuas 6 7bl-
lecas que fundaron el reino de Coloacin, en donde residieron por dos
veces los Tenochcas......
Nosotros juzgamos que en las palabras mezicano para los Espa-
noles, culhua para los Mexicanos, nahuatl para las tribus nahuatla-
cas, nalka para los Toltecas, no deben mirarse voces arbitrarias v
vacias de sentido, sino que explican en diversas 4pocas el estado del
lenguaje, sus diversas trasmutaciones en cada una de las tribus y los
cambios sufridos a traves de los tiempos......
El nahuatl se llama en Nicaragua niquira 6 niquirdn......
Con esto creemos dar una prueba de bulto de que, al menos en
1579, se tenia como hablas diversas el mexicano y el nahual, supuesto
que en la tan repetida relacidn se distinguen perfectamente el uno
del otro. El nahda, nahua, nahual, nahuatl, nahuate, lo colocamos
entire las lengnas perdidas...... (Geografia de las Lenguas de Mdxico
por el Lie. D. Manuel Orozco y Berra, M4xico, 1864).
Debo agregar que en various manuscritos antiguos de Nicoya y
Costa-Rica he encontrado la palabra naguatato empleada como sino-
nima de intgrprete.








DOCTnENTOS INADITOS


mis de mil leguas, nunca le hinch6 el ojo otra tierra mis que
6sta; y asi entire las mercedes que pidi6 i S. M., fu6 ser du-
que de Veragua, por alcanzar, por su experiencia y ciencia,
ser la mis rica tierra que debajo del cielo habia; y asi mu-
chas veces decia 61 que el cielo y las estrellas declaraban y
mostraban las riquezas que en ella habia, porque decia que,
en todo cuanto habia navegado y andado, no habia conocido
ni visto cielo mis limpio, ni estrellas mis resplandecientes,
que lo era el que estaba sobre esta provincia; y que cierto
entendia que era la grande abundancia de oro y plata y me-
tal que en ella habia; y no fue su ventura de 61 y de sus des-
cendientes, de verlo poblado y descubierto.
Entre los que habemos entrado a poblar esta provincia,
el primero a quien S. M. provey6 fu6 el capitan Diego Gu-
tierrez (4), que fu6 hijo del tesorero de S. M., que se decia
Alonso Gutierrez, de Madrid; el cual pas6 a aquella provincia
con cantidad de gente y estuvo dentro en ella hasta cuaren-
ta y cuatro y cinco dias; y por no ser hombre prActico ni
cursado en las cosas de Indias, habiendo rescatado con los
indios 61 y su gente con agujitas, alfileres y agujas, mis de
seiscientos pesos (5), no teniendo el cuidado que fuera razon
de sus personas, fue Dios servido que los mataran los indios.
El audiencia de Tierra-Firme, visto este suceso, pro-
vey6 para la conquista A Francisco GonzAlez de Badajoz (6),

(4)-No hace menci6n de Felipe Guti4rrez, hermano y antece-
sor de Diego Gutierrez.
(5)-Error del copista problablemente. Segun Benzoni (La
Historia del Mondo Nuovo, Venetia, 1572, p. 84), soldado de Diego
Guti6rrez, los caciques de Suerre le obsequiaron primeramente se-
tecientos ducados de oro de baja ley. Despues el cacique Camaqui-
re le regal mas de dos mil ducados tambien de baja ley (p. 88).
Ambas partidas hacen la suma de 2,700 ducados. Ahora bien, el
ducado valia 374 maravedfes, d sea $ 1-371 cs.; de modo que los
2,700 ducados representaban un valor de $ 3,712-50 cs.
(6)-Faltan los documents relatives a la conquista de Francis-
co Gonzalez de Badajoz. Herrera (cap. 17, DIcada VII, lib. 4"0)
refiri4ndose al asiento celebrado por Diego Gutierrez con el rey de
Espafa, dice: "y con que Hern~n Sinchez de Badajoz que habia en-
trado en aquella provincia por un asiento que con el habia tomado
el doctor Robles, oidor mis antiguo de la real audiencia de Pana-
mi, sin orden ni comisidn real, saliese de la dicha provincia." No
hay concordancia en fechas ni en nombres.








DEL ARCHIVO DE INDIAS. 5

el cual sali6 del Nombre de Dios con navios y gente, y po-
bl6 en la mar del Norte en un valle que llaman Coara, don-
de tuvo hecho su fuerte y estuvo hasta seis meses tratando
y contratando con los indios, de donde hubo, segun fama,
mAs de doscientos mil ducados; y sabido por el gobernador
Hernando de Contreras, siendo gobernador de Nicaragua,
diciendo que le competia A 61 aquella conquista, y movido
con invidia de las grandes nuevas y pujanza del Badajoz,
acord6 de hacer gente y armada y ir sobre l1; finalmente que
para abreviar razones, 61 le despoj6 de toda la riqueza, ma-
tando alguna gente, yA 61l le envi6 preso A la audiencia que
le habia enviado; y asi lo uno y lo otro tuvo mal fin, porque
con la pujanza del dinero y riqueza que trajo, caus6 hacer
los hijos tan gran dislate como hicieron, en levantarse con-
tra su rey.
Despu6s de este caso, fu6 proveido el capitAn Garavi-
to, de cuyo nombre se le ha quedado al reyezuelo indio que
V. R. conoce, que nunca habemos podido hacer buen amigo
de l1. Este capitan muri6; y por su muerte, su gente, te-
niendo navios, se pasaron al Peru, por ser entonces su con-
quista, 6 a lo mcnos la fuerza de la poblaci6n (7).
DespuBs de este capitan, el audiencia de Guatemala,
con el buen obispo don Francisco Marroquin, el santo que
Ilaman, me persuadieron grandemente A que yo y el licen-
ciado Cavall6n tomasemos esta jornada; y para cortar razo-
nes, el dicho licenciado y yo la tomamos A nuestro cargo, sin
tener 61 un real que poner en ella, porque yo lo habia de
gastar y poner, porque en aquel tiempo lo tenia yo, bendito
Dios, muy cumplidamente; y entendiendo que servia A Dios
nuestro senior y A mi rey, le puse el pecho; de forma que ve-
nimos A Nicaragua, donde yo compr6 cuatro navios para ve-
nir por la banda del Norte, y el dicho licenciado habia de ir
por la banda del Sur, y cada uno de los dos habia de poblar
su pueblo, dAndonos aviso el uno al otro de lo que convenia;
y en prosecuci6n de lo dicho, yo envi6 relaci6n A S. M. y A
su Consejo de lo que en la tierra habia, que fu6 la primera
que tuvo S. M., como consta de lo que tengo presentado en
ese Consejo de Indias, habra seis afios y siete; y el dicho li-
(7)-Tambi6n faltan los documents relatives 4 la conquista del
capitgn Garavito.








DOCUMENTOS IN]DITOS


cenciado Cavall6n, haci6ndole S. M. merced de la plaza de
fiscal de la audiencia de M6xico (8), me dej6 en la dicha
provincia de Costa-Rica con las manos en la maza y se fu6
a gozar de la dicha merced; de forma que por no ser moles-
to y no haber de servir por historic, me acorto y s6lo digo
que la dicha provincia de Costa-Rica es desgraciada, 6 por
mejor decir, los que en ella habemos entrado y gastado nues-
tras haciendas: y pues yo lo puedo decir con verdad por ha-
ber gastado mnis hacienda que otro alguno y haberla puesto
en el estado en que esta, hasta que Dios sea servido de que
haya alguno fi otro orden, el cual tengo por muy cierto ten-
drA remedio, por tener y llevar el estilo que lleva S. S. Illma.,
con tan gran zelo y cristiandad, con el descargo de la con-
cicncia real; y tengo por cierto que ha de salir a luz tan
gran bien y riqueza como en aquella provincial esta encerra-
da dentro de sus entraiias, y doime fe como cristiano y sa-
cerdote, que me atrevo & decir que no scria much haber en
ella herreria de oro. como en Vizcaya de hierro.
Entre joyas que yo tengo vistas y he tenido en mis ma-
nos, asi en granos de oro hallados en quebradas, como en
rios, y entire los naturales, es verdad esto que agora dird:
que he tenido grano de m6s de seiscientos pesos de oro, y
do oro de a veinte y dos quilates y medio, y otros granos
muchos de A trescientos pesos, y de A ciento y de A cincuen-
ta; y agora cuando vine en esta flota A la Corte, como V. R.
vido, traje para hacer demostraci6n a S. M., entire otras co-
sas, doscientos pesos en granos y como habas y castaiias, y
alguno mayor que yema de huevo; y como vi el poco caso
que esos sefiores oidores hacian de ello, lo deshice en esa
Corte.
Yo tuve una hacha en mi poder, y creo V. R. lo oiria
en Costa-Rica, que fu6 antes que V. R. en ella entrase, la
la cual era de oro de catorce quilates y granos, con la cual
hacha iba el indio A cortar lefia y la amolaba en las piedras
del rio, y pesaba esta hacha tres libras y media de oro; y la
hacha, con otras piezas tan sobervias y extrafias como 6sta,
yo hice un correo, que fu6 la primer nueva que tuvo la au-

(8)- Equivocacidn del copista seguramente. El Lie. Juan
Cavall6n fu6 nombrado fiscal de la audiencia de la ciudad de San-
tiago en la provincia de Guatemala.








DEL ARCHIVO DE INDIAS.


diencia de Guatemala del descubrimiento de esta provincial,
para que ella la enviase a S. M. con la relaci6n; y ella se
hizo noche de llegar; a la audiencia, ella lleg6, segun tuve
por nueva; de venir a Espaila, s6 que no vino.
Cuando vine ahora siete ailos a esta Corte, a dar cuen-
ta a S. M. y su Consejo de las cosas de aquella provincia,
siendo president el reverendisimo senior don Juan de San-
doval, traje otras joyas y granos de oro; de lo cual el dicho
senior president y yo hablamos A S. M.; y oyendo mi rela-
cion y las particularidades que cont6 de aquellas provin-
cias, S. M. mostr6 haber tenido content, y de las piezas la-
bradas de indios S. M. tom6 algunas, que despu6s el senior
president mand6 se me pagasen. Digo todo esto para que
se entienda la gran riqueza que en aquella provincia hay y
tiene.
Asimismo hay en ella los mejores puertos en entrain-
bas a dos mares que se pueden imaginary, por ser tantos y
tan buenos; y tiene muy grandes rios y poblaciones en ellos.
Esta puesta esta provincia en el mejor puesto de cuan-
tas hay en todas las Indias; porque, por la banda del Sur,
viene al Peru con sus puertos, y A esta misma banda tiene :i
Panama; y por la banda del Norte, A Nombre de Dios, a
Cartagena y A Veragua; al Oeste-Noroeste tiene A Nicara-
gua, y al Oeste a Guatemala, Mexico y Honduras; porque
estas provincias corren por un paralelo Leste-Oeste.
Tiene de latitud quince leguas, y por parties veinte y
cinco, y por parties mas y menos. Tiene de longitud, des-
de los confines de Nicaragua al reino de Tierra-Firme, co-
mo ciento y veinte leguas.
Estain poblados cuatro pueblos de espafioles, los cuales
pobl6 yo; y edifique temples y los adorn6 a mi costa y min-
si6n de cAlices, cruces y ornamentos, como lo tengo probado
y representado en ese Consejo (9).
Asimismo la primera relaci6n que S. M. y su Consejo
tuvo de aquella provincia, fue la mia; y S. M. me respondi6
mandaba prosiguiese lo comenzado y que se tendria cuenta
(9)-Estos cuatro pueblos sin duda son la villa de los Reves de
Landecho (mias tarde ciudad del Espiritu Santo, y tambien Espar-
za), la villa del Castillo de Garci-Miioz (mis tarde ciudad de Car-
tago), la villa del Castillo de Austria, y probablemente la ciudad de
Aranjuez.








DoCUMIENTOS IN-DITOS


con mis servicios, y asi lo hice como me fue mandado, has-
ta que don Juan Vasquez de Coronado vino y le dieron el
adelantamiento; si fue con verdadera relaci6n 6 no, nuestra
Dios lo sabe, y 61 habra dado ya cuenta, al cual Dios por
su misericordia tenga en su gloria, amen.
Asimismo lleve sacerdotes, cl6rigos y frailes, 6 hice y
tuve gran cuidado en la doctrine, instrucci6n de los natura-
les y su conversion, procurando todo lo A mi possible viniesen
en verdadero conocimiento de Dios nuestro senior; hasta que
S. M. provey6 A V. R. y i los demis que fueron, que me
ayudaron a llevar la carga.
Es la tierra mas f6rtil, y tengo por muy entendido y
muy cierto que es de las mejores que estan descubiertas, por
darse, como se dan, plants de Castilla y el trigo, y las de-
mas semillas, con mis fertilidad, que V. R. ha visto. Tiene
may grandes y espaciosas campifias y values. Criase y da-
se en ella el ganado, mejor que en parte alguna, por ser el
temple tan bueno como es; y asi se come la mejor came del
mundo, por participar el mejor cielo y suelo y aguas que se
puede imaginar.
Hay tantas diferencias de metal, que parece fibula, y
cierto que es verdad; y asi lo testifico una de las maravillas
y grandezas del mundo; y que todo el entendimiento huma-
no se puede admirar que, de veinte y cuatro quilates, que
es el oro mis subido, hasta oro de cuatro quilates, que es el
mis bajo que puede ser, que desde los veinte y cuatro hasta
los cuatro, hay diferencias de quilates; por donde se debe en-
tender la gran diferencia de metales y veneros que estan de-
bajo de tierra.
Es tierra tan fertilisima de comida y frutas, que es ad-
mirable cosa de verla. Hay gran cantidad de venados y de
otros generos de caza, que ha habido dia que he muerto y
ayudado 4 matar y se han muerto en mi presencia ochenta
y mis venados; y acA se tendra por disparate.
Yo truje una descripci6n hecha en un papel, que V. R.
vido, para dalla A S. M. y A su Consejo, y pensaba recta-
mente de informar A S. M. y A su Consejo; y como hallH tan
tibios A esos sefiores, que cada uno toma el negocio como es
servido, y en ellos no habia mas que los sefiores doctors
Visquez y Molina que me conociesen, acord6 de dejarlo, y
por verme ya viejo y cansado y no con much salud y con







DEL ARCHIVO DE INDIAS.


gana de buscar mi salvaci6n; aunque Dios sabe cuanto yo
siento de haber dejado aquel ganadillo, que puedo decir que
fui instrument para que se poblasen y viniesen en verda-
dero conocimiento de nuestro Dios, dandoles el agua del
bautismo con las diligencias necesarias A su conversion, edi-
ficAndoles iglesias y templos, y entender como ya les enten-
dia su lengua, y ellos A mi; que es cierto que todas las ve-
ces que me acuerdo de haberlos dejado, no puedo detener
las lAgrimas y tengo harto escripulo de ello: plegue A la ma-
jestad divina que les d6 el amparo y favor que han menes-
ter, para que aquellos miserables acaben de venir en cono-
cimiento suyo, y que nuestro Dios sea servido y ensalzado
adonde tan horriblemente era ofendido; y asi tengo gran
confianza en su misericordia me ha de dar su gloria, porque
entiendo que fui part, y, se puede decir, el todo, despues de
Dios, para que aquello tenga y consiga buen fin, lo cual es-
pero en mi Dios que le ha de tener, pues es obra suya; y.
es cierto que una de las esperanzas que tengo que ha de ser
nuestro senior servido de llevarlo adelante y sustentallo, es
por tomar V. R. con su buen zelo aquella tierra con la com-
pafia de los demAs padres, A los cuales Dios lleve con bien,
pues van A tan santa y, bendita obra; y pluguiera A Dios que
yo tuviera libertad y autoridad para podello decir libremen-
te al senior president y Consejo cuan acertado es de proveer
de obreros y dar calor y favor A las plants tan nuevas co-
mo es esta provincia y otras de su manera, que para M6xi-
co y Peru hay tanto possible que no es mayor el de Espafa.
Hay un secret en aquella provincia de navegaci6n, y
de tanta calidad, que dudo yo haber otro mayor y mAs im-
portante, ni de mayor interns al bien universal, especial al
de la contrataci6n de mercaderes de esta. nuestra Espafia; y
esto lo traia yo muy apuntado en la descripci6n de aquella
tierra para que mejor lo entendiera S. M. y Consejo, y por
tan important A su servicio cuanta cosa podria ser de pre-
sente; y como dicho tengo, como eran tantos esos senores y
de tan diversas opinions, pareci6me que unos lo tomaban
con buen zelo y paraban en ello y veian la raz6n que tenia,
y otros hacian poco caso de ello; y asi lo dej6 por las razo-
nes arriba dichas.
Una de las cosas que S. S. ha de mirar para proveer
gobernador, es que ha de ser y toner calidades de las que
2.








DOCUMENTOS INPDITOS


aqui irAn declaradas; y es negocio que le puede pretender
el hermano del duque del Infantazgo u otra grande calidad
de persona; y lo segundo, possible de hasta cinco 6 seis mil
ducados; que S. M. le haga merced de licencia de negros,
para que de golpe se busque oro y minas, porque descubier-
to esto, no tiene necesidad de mas favor, A causa que los in-
dios no quieren descubrillas ni decir adonde estAn las minas;
y habiendo esto possible, con gran facilidad darian en ello con
la industrial y prActica que alli tenemos.
Asimismo es menester gran autoridad al gobernador que
fuere, porque asi conviene al servicio de Dies nuestro senior
y de S. M. y del senior president, pues ha de ser hechura
suya y en su tiempo; y proveyendose asi, yo pondria mi ca-
beza que fuese un negocio tan acertado cuanto otro ninguno
se habria proveido mejor que 6ste; porque, debajo de ser
cristiano y sacerdote, entiendo que vendria a ser uno de los
pr6speros y ricos hombres que ha habido en las Indias, por-
que seria en su mano henchir cofres; y esto tan bien le cons-
ta 6 V. R. como i mi, pues le consta, en lo poco que alli
estuvo, del vicio de ella.
Conviene que, pues Juan Vasquez de Coronado, por si-
niestra informaci6n, gan6 el adelantamiento de esta provin-
cia, que pues acab6 l6, el Consejo confirm t su hijo en el
negocio; lo cual no s6 si fu6 acertado, advirtiendo como ad-
verti al senior fiscal en secret que no convenia al servicio
de S. M. ni al bien de la tierra, y dando para ello mis razo-
nes bastantes; y no queriendo parar ni mirallas, y asimismo
los inconvenientes que A la tierra vayan, de lo cual yo, por
prActica que tengo del negocio, podria dar tal aviso que se
podria remediar; de forma que el Consejo quedase con su
honor y el proveido no tuviese mas titulo de adelantado; y
cuando se me pidiese raz6n, yo la daria muy cumplida.
Tiene aquella provincia, por dos 6 tres afios primeros,
necesidad de algun socorro y auxilio de las gobernaciones
vecinas; y de.esto yo advertire A su tiempo, mandandomelo.
Asimismo tiene necesidad de dalle al pueblo de Nico-
ya, que esta en cabeza de S. M., que est6 A aquel obispado
y gobernacion sujeto, porque el mismo pueblo lo pide; y asi
traje yo poder para ello, por las vejaciones que pasan de ve-
nir como vienen ochenta leguas despoblado a dar cuenta A
los oficiales reales, y por 6leo y crisma y otras cosasfece-








DEL ARCHIVO DE INDIAS.


sarias al bien p6blico; por donde los miserables indios vie-
nen A padecer grande detrimento en sus personas y vidas; y
asi conviene al descargo de la conciencia real y al del senior
president; y no proveyendolo, teniendo este aviso, no lo
tendria por seguro (10).
Conviene asimismo, por dos 6 tres anos, library el sala-
rio de gobernador y obispo de la dicha provincia de Costa-
Rica en la caja de S. M. en Tierra-Firme, A causa de ser
aquella provincia tierra nueva; y hasta entablarse los nego-
cios, seria muy necesario esto.
Nombrar asimismo oficiales reales, porque hasta ahora
no est&n nombrados; y no seran malos cargos ni de los peo-
res de las Indias. Nombrar alcalde mayor de minas con
veinte y cuatro leguas de jurisdicci6n.
Yo he puesto aqui estos capitulos que me han venido a
la imemoria, luego como recibi la de V. R., que habri ocho
horas. PodrA V. R. hacer lo que dicho tengo, de mirar lo
que mejor le pareciere; y si despu6s de leido, viere que con-
viene mostrar la carta y relaci6n al ilustrisimo senior presi-
dente, d6jolo al parecer de V. R.; y si por acaso S. S. Illma.
la viere, y entendiere que en mAs que esto puedo servir,
enviAndomelo S. S. A mandar, aunque yo me desasosiegue
algun tanto, lo hare de muy entera voluntad, porque yo en
ello entiendo muy cierto servicio a Dios nuestro senior y a
S. M., y por el bien de aquellos naturales; y asimismo su-
plico i V. R. que en lo que yo pudiere servirle en este ca-
so y en lo demAs que se ofreciere, hasta que de esta Corte
V. R. sea despachado, me lo envie a mandar, porque lo ha-
r6 con las entrafias y amor que ya V. R. tiene conocido de
mi; y suplico A nuestro senior d6 A V. R. las fuerzas necesa-
rias para proseguir tan santa obra y jornada como V. R.
quiere proseguir, y lo lleve con aquel pr6spero viaje que yo
deseo. Y todo lo que aqui tengo dicho y va por aviso, lo
digo debajo de haberme puesto V. R. la conciencia por de-
lante, y asi lo digo delante de nuestro senior; y que no pro-
veyendo S. S. Illma. aquella tierra del remedio dicho, siendo
avisado, que no lo tendria por seguro, por la gran necesidad
que tienen, asi los que han poblado como los naturales; y

(10)--Vase desde cuando se hacia notar la conveniencia de
que ~c'oya estuviese unido la provincia de Costa-Rica.
-*h








12 DOCUMENTS IN]DITOS

con esto descargo mi conciencia y encargo la de V. R. de-
lante de nuestro senior; y asi ceso. De esta casa de V. R.,
adonde estare muy A su servicio cuando me mandare que le
sirva, hoy lunes y de mayo 6 de 1572 aios=Besa las ma-
nos de Vuestra Reverencia su mas humilde servidor=(f.) El
licenciado Juan de Estrada Ravago=-Al padre fray Diego
Guillen.
(Hillase original en el Archivo General de Indias de
Sevilla, entire los papeles traidos de Simancas, legajo 22 de
los de Buen Gobierno de Indias. Confront6se en 29 de oc-
tubre de 1793=(f.) M. F. de Navarrete.)
(From the copy in the Dep4sito Hidrogrdfico of the
Spanish Governement=Madrid, March 17 th 1857=(f.) Bu-
ckingham Smith.)
(Esta copia, encontrada en la colecei6n del Sr. D. Jor-
ge Squier, N. York, la he sacado y escrito de mi propio pu
fio=(f.) Felipe Valentini=N. Y., 12 setiembre 1872.)















Relaci6n muy circunstanciada escrita al rey sobre los
sicesos de Juan Vasquez de Coronado en la paci-
ficaci6n y descubrimiento de Nueva-Cartago
y Costa-Rica por el cabildo del Castillo
de Garci-MuNoz de la misma pro-
vincia.-Aiio de 1562 (1).

Cat6lica, Real Majestad=-Por otras que a V. M. tene-
mos escritas, hemos dado larga cuenta de c6mo, en vuestro
real nombre, estamos en la pacificaci6n y descubrimiento de
las provincias de Nueva-Cartago y Costa-Rica, en las cua-
les ha dos afios 6 mas entramos en compaiia del licenciado
Juan de Cavall6n, que, por mandado de vuestro president
6 gobernador de la real audiencia de los Confines, vino A la
dicha obra; 6 de c6mo, por causa de la rebeli6n y contuma-
cia que los naturales de ella han tenido, envejecidos en sus
ritos 6 sacrificios que son muy muchos, hemos padecido al-
gunos trabajos, ansi por los querer atraer al conocimiento de
Dies nuestro senior 6 dominio de V. M. por via de paz, co-
mo porque ellos han procurado lo possible, con guazabaras y
traiciones, defender la poblaci6n de esta ciudad que en vues-
tro real nombre hizo el dicho licenciado, de que se han re-
crecido algunas necesidades e faltas de mantenimientos, que
han sido causa que tan santa obra como 6sta no pasase ade-
lante por la poca posibilidad que hemos tenido, porque pues-
to caso que el dicho licenciado Cavall6n gast6 de su hacien-
da lo que pudo en ]a dicha jornada, hubo de salir de ella al
lamamiento que le fu6 fecho por el dicho vuestro presiden-
te, para que asistiese en la fiscalia de que por V. M. le fu6
fecha merced.
(1)-Este notabilisimo document lo debo tambi6n d la amabi-
lidad de don Francisco Maria Iglesias.








DoCUXMENTOS INtDITOS


e visto por el dicho vuestro gobernador cuan impor-
tantisima era 6 vuestro real servicio la pacificaci6n y des-
cubrimiento de las dichas provincias, y que a causa de no
tener la gente espanola que en ellas residian, capitan so cu-
yo gremio y amparo continuasen la dicha jornada, ni basti-
mentos con que poder sustentarse en ella, se salian 6 deja-
ban la dicha poblaci6n; atento a lo cual y al s6r 6 calidad de
Juan Vasquez de Coronado, 6 que era tal persona cual para
ello convenia, 6 que estaba por vuestro justicia mayor de
la provincia de Nicaragua, le nombr6 6 eligi6 por justicia
mayor de la dicha provincial 6 por vuestro capitan general
de ellas, para que las fuese a pacificar e poblar e socorrer 6
proveer a los espafioles, que en ellas estaban, de bastimen-
tos 6 lo necesario; 6 ansi el dicho Juan VAsquez de Corona-
do, con el zelo y voluntad que siempre ha mostrado al au-
mento de la dicha jornada, lo acept6; 6 luego con toda ins-
tancia, solicitud 6 cuidado, procur6 A socorrer a dicha pro-
vincia, e para ello envi6 un navio con bastimentos 6 ciertos
soldados proveidos de armas y lo necesario, e por tierra en-
vi6 ganados de que en aquella provincia habia much nece-
sidad, el cual mand6 cargar muchos pafios, lienzos, ruanes
y jergas, sayal, calzado e otras cosas, e aderezos de caba-
Ilos, 6 aparejos de jarcia; y le mand6 ir A la provincia de
Costa-Rica para el socorro de ella, que fu6 causa que no se
fuesen algunos soldados, que con la necesidad que tenian se
querian ir; 6 la gente espaiiola se remedi6.
Y el dicho Juan Vasquez qued6 en la dicha provincial,
aprestandose de caballos, armas 6 mAs gente y otras cosas
para mejor favorecer la dicha jornada, enviando por tierra
ganados y otros aderezos tiles y necesarios a la dicha jor-
nada; proveido lo cual, parti6 para esta provincia de Nica-
ragua; que visto el orden, afici6n y zelo con que el dicho
Juan Vasquez hacia la dicha jornada, dejaron los indios que
en vuestro real nombre tenian en encomienda, por seguir al
dicho Juan VAsquez, donde lleg6 A la villa de los Reyes,
puerto de Landecho de esta provincial, que en vuestro real
nombre se ha poblado; 6 alli provey6 6 socorri6 A la gente
que en 61 estaba de lo necesario; y desde el dicho pueblo y
puerto despach6 un navio con caudillo y gente para que le
trujesen de la ciudad de PanamA munici6n e otras cosas que
en la dicha provincia de Nicaragua no pudo hallar.







DEL ARCHIVO DE INDIAS.


A los dos de noviembre de este aiio, entr6 en esta ciu-
dad del Castillo, donde estaba la gente espaiiola de la dicha
provincia, e fu6 recebido de todos con much amor y vo-
luntad, e se le entreg6 el estandarte, 6 se hicibron las de-
mAs solenidades acostumbradas; y el dicho Juan VAsquez,
vista la necesidad en que todos estaban, di6 6 provey6, en
general A todos, patios, lienzos, ropas, camisas, vestidos, ar-
mas, caballos y calzado y otras muchas cosas de que, como
hemos dicho, venia muy proveido, con que repar6 la dicha
necesidad; gastando con todos con much liberalidad 6 fran-
queza su hacienda 6 lo que tenia; animAndolos para que con
mayor zelo e voluntad sirviesen t V. 1. en la dicha jorna-
da, proveyendo A todos con tanta franqueza que di6 y puso
Animo A todos le tuviesen para pasar adelante en vuestro
real servicio, pues demis de gastar el dicho Juan VAsquez
grandisima suma de pesos de oro, se adeud6 y empefi6 en
much cantidad para el dicho socorro.
Y luego al instant dcspach6 y envi6 a su maese de
campo 6 otros capitanes para las provincial de Garavito 6
Coyoche, caciques principles y que estaban rebelados, para
que les diesen a entender en c6mo 61 era venido A estas pro-
vincias, por mandado de V. M.; a las pacificar 6 poblar 6
traer A los naturales de ellas al conocimiento de Dios nues-
tro senior y al dominio de V. M., y que por via de
paz 6 con todo amor 6 regal los persuadiesen A ello, dAndo-
les sus rescates y presents que les enviaba, 6 para que con-
sintiesen predicar entire ellos la ley evang6lica; y ha queri-
do nuestro senior, y el zelo y voluntad con que el dicho Juan
VAsquez sirve A V. M., que ban venido y al present estAn
en esta ciudad de paz ocho caciques, los cuales han dado el
dominion que deben A V. M., reconoci6ndole por soberano
senior; 6 tenemos entendido, mediante el favor divino, quo
asi se atraer, 6 reducira a vuestro real servicio A los demas.
Esta provincia, por lo que fasta agora se ha visto, es
de muy buena constelaci6n, tierra f6rtil y abundosa de bue-
nas y delicadas aguas 6 aires, buen cielo 6 suelo, con tem-
ple antes frio que caliente; hay en ella encinas y robles, al-
falfa y llant6n y verbena 6 otros Arboles de Castilla, 6 na-
ranjos 6 limones, 6 creemos se darn los demAs frutales.
La gente e's rica, bien dispuesta e sin sacrificios en sus per-
sonas; imitan en la ropa, traje y en la contrataci6n A los del









DOCUMENTS INEDITOS


Piru; son hermosos.de rostro, agudos y sagaces, 6 que im-
primen en ellos nuestra lengua espafola, 6, mediante Dios,
imprimirA esta nuestra ley 6 profesi6n cristiana; traen sobre
si, todos en comun, oro, por via de dijes; y cr6ese haber en-
tre ellos de este metal much cantidad 6 ricas minas, por lo
que se ha conocido, aunque hasta agora no se han buscado
por las necesidades que se han ofrecido; tenemos gran nece-
sidad del favor real de V. M. 6 que los que en estas parties
gobiernan entiendan que V. M. es servido se continue la
dicha pacificaci6n 6 poblaci6n, pues va encaminada en toda
paz y cristiandad como V. M. lo quiere, y el dicho Juan
VAsquez lo hace con toda limpieza, y que V. M. nos favo-
rezca de su real caja para ello, pues hasta aqui no se ha he-
cho, pues para cosa de tanta importancia serA necesario y
no basta ningun particular para ello, por ser grandes los gas-
tos que se ofrecen.
A V. M. humildemente suplicamos, pues en vuestro
real servicio estamos derramando nuestra sangre y hemos
servido y servimos con toda lealtad que somos obligados,
nos haya por encomendados debajo de su real amparo, ha-
ci6ndonos toda merced como A vuestros sibditos y vasallos,
mandando ansimismo, por el tiempo que fuere la voluntad de
V. M., que de cualesquier minas 6 tesoros que se descubrie-
ren no se paguen a vuestros reales quintos mas de la veintena
parte, para que con mayor Animo se descubran y busquen.
1 sobre todo suplicamos A V. M., pues, como hemos di-
cho, posponemos vidas y haciendas en vuestro real servicio,
V. M. made se tenga cuenta con que seamos remunerados
de nuestros servicios, como V. M. tan cristianamente lo tie-
de por su costumbre, pues sera dar animos A que otros nos
vengan ayudar en esta jornada; que por nosotros, que V.
M. made 6 no, no dejaremos de morir en ella, sirviendo a
Dios y A V. M. como a nuestro rey y senior natural, A cuyo
servicio estamos ofrecidos. Nuestro sefor la cat6lica y real
persona de V. M. guard con el aumento de mayores reinos
y sefiorios como sus vasallos deseamos. De este Castillo y
provincia de Costa-Rica y diciembre 12 de 1562 afios=
Cat6lica, Real Majestad=De V. M. vasallos que sus reales
pies besamos==(f.) Juan de Yafez de Castro (2), alcalde=

(2)-La copia manuscrita dice Illonves por Yfiez, Illanes.









DEL ARCHIVO DE INDIAS.


(f.) Franco. Suarez de Grado, alcalde=(f.). Juan Gonzalez
de Badajoz=(f.) A19 de Anguciana de Gamboa (3) =Juan
de Turcios (4) =(f.) Juan Mexia=Por mandado del cabildo
de la dicha ciudad y provincia de Costa-Rica=(f.) Franco.
de Vargas (5), escribano de cabildo.
(Hallase original en el Archivo General de Indias de
Sevilla, entire los papeles traidos de Simancas, legajo 22 de
los rotulados "Buen Gobierno de Indias"=Confrontose en
26 de octubre de 1793=V. -B.=(f.) Martin Fernandez de
Navarrete.)
(From the copy in the Depdsito Hidrogrdfico of the
Spanish Gov. at Madrid-19 Jan. 1857= (f.) Buckingham
Smith.)
(Esta copia, encontrada en la colecci6n del senior don
Jorge Squier, N. York, la he sacado y escrito de mi propio
puiio=(f.) Felipe Valentini=N. Y., Set. 1872.)
(3)-La copia dice Anguaca de Glancoa.
(4)-Otiricios dice la copia.
(5)-La misma copia dice Vano por Vargas. En otros docu-
mentos se lee Ruano.


:0:














(1) Situaci6n del rio de la Estrella, tomada de un libro
de registros de minas.-Ai o de 1564 (2).

En el palenque y pueblo de Quequexque, que es la cordi-
llera de la mar del Norte, provincia de Cartago y Costa-Rica,
en cinco dias del mes de marzo de mil y quinientos y se-
senta y cuatro afios; el muy magnifico senior Juan VAsquez
de Coronado, justicia mayor y capitAn general de estas di-
chas provincias por S. M., su justicia mayor, juez de resi-
dencia y visitador general de la de Nicaragua, por ante mi
Crist6bal de Madrigal, escribano de gobernaci6n y de su
juzgado y campo, dijo que, por cuanto su merced ha descu-
bierto oro en el rio de la Estrella con sus negros, que es en-
frente del camino del pueblo de Cutcuru; el cual dicho rio
de la Estrella pasa por pueblos de estas provincias y va a
salir cabe las islas de Zorobaro y bahia del Almirante; y el
dicho oro es gran cantidad y se halla y toma en todo lo que
del dicho rio se ha cateado; por tanto, que su merced se es-
tacaba por descubridor dende un Arbol, cuyas raices corta-
ron los negros para catear, que queda en pi6, hasta un ceiba
que estA rio arriba, hicia el pueblo de Terbi; el cual dicho
Arbol estA arriba de una puente que le cortaron los indios,
enfrente de un cascajal, junto al camino que va a Cutcuru,
cuyo cacique se llama Ciquinibi; y daba y di6 licencia A los
soldados de su campo para que se estaquen A su voluntad,
guardando las ordenanzas, con que dejen la mitad del dicho
rio para que las cuadrillas que vinieren A sacar oro lo pue-
dan sacar, conform A lo que mas convenga al servicio de
S. M. y aumento de las provincias; y porque el dicho senior
general y soldados estin ocupados en la conquista y pacifi-
(1)-Este notable document me fuW generosamete obsequiado
por el doctor don Eusebio Figueroa.
(2)-Archivo General de Indias en Sevilla=Simancas=Nuevo
reino de Granada=Descubrimientos, descripciones y poblaciones
pertenecientes d este nuevo reino=Afios 1526 4 1591.








DEL ARCHIVO DE INDIAS.


caci6n de estas provincias dichas, y el dicho rio de la Estre-
lla dista, A lo que se cree, de la ciudad de Cartago cincuen-
ta leguas, poco mAs 6 menos, de tierra de guerra, en el cual
t6rmino se incluyen las provincias de Ml3orore, Tariaca, Po-
cosi y Suerre, y otras que no ban dado la obediencia A S. M.,
A cuyo servicio y aumento de su real corona importa la pa-
cificaci6n de las dichas provincias, y se han de ocupar este
verano en ellas; por tanto, que daba y di6 licencia A los que
se estacaren en el dicho rio para que puedan tener despo-
bladas las minas hasta seis meses primeros siguientes, pasa-
dos los cuales sean obligados A meter gente en ellas para la-
brarlas; y declaraba y declare que el sargento mayor Juan
de Turcios (3) pueda tomar minas y las registrar para los
vecinos de la dicha ciudad de Cartago y para los de la vi-
lla de Landecho, atento A que estin en servicio de S. M. en
las dichas poblaciones, en las cuales y los soldados de su
campo sirven A S. M. sin llevar su sueldo de su real haber,
las cuales valgan como si de todos tuviese poder; y las pueda
otrosi estacar para el maese de campo Juan de Ovalle y para
los padres fray Martin y Juan de Zamora y Antonio de An-
drada, vecinos de la dicha ciudad, y soldados de es-
tas provincias, los cuales gocen de los dichos seis meses; y
porque Melchorillo, negro de Carlos Bonifas, fu6 en el des-
cubrimiento del dicho oro con los del dicho senior general, y
A sus estacas estac6 mina y labr6 en ella, el dicho senior ge-
neral (dijo) la estacaba para el dicho Carlos BonifAs, y le da-
ba y di6 licencia para tenerla despoblada los dichos seis me-
ses, atento que el dicho Melchorillo va en el campo descu-
briendo minas en servicio de S. M.; y el dicho general, por
mina salteada, estac6 y estacaba para dar la mina del dicho
Carlos Bonifas por mina salteada; por cuyas estacas sucesi-
vamente estacaba al president Juan Martinez de Lande-
cho (4); y luego tras de ella al licenciado Loaysa (5), cu-

(3)-La copia dice Turejos.

(4)-Presidente de la audiencia de los Confines, en cuyo honor
el conquistador Cavall6n di6 al valle de Coyoche el nombre de valle
de Landecho.

(5)-El licenciado Jufre de Loaysa, oidor de la audiencia de los
Confines.








DOCUMENTOS INMIITOS


yos poderes tiene; y daba licencia para poblar las dichas mi-
nas por los dichos seis meses; las cuales dichas minas que
asi estacaba, seiialaba y sefial6 por propias de los dichos
soldados y personas en este su auto contenidas y las que el
dicho sargento mayor, como dicho es, tomare para los veci-
nos declarados; las cuales dichas minas, en nombre de S. M.
y por remuneraci6n de los servicios a su real corona fechos,
daba a los dichos soldados, y, si necesario, por via de here-
dades, y por aquella via que mejor de derecho haya lugar;
con que todos garden las ordenanzas, y con que la mitad
del dicho rio quede para que puedan estacar otras cuadrillas
y sacar oro en el dicho rio, la repartici6n del cual reserva-
ba y reserve en si para dar en ella la orden que mAs con-
venga al servicio de S. M. y aumento de la tierra; y por es-
te su auto asi lo declare y firm de su nombre, con declara-
ci6n que de las dichas minas haya registro en forma=
(f.) Ju? VAzquez de Coronado=Dado y pronunciado fu6 el
dicho auto por el dicho senior general, en el pueblo de Quc-
qucxque, en cinco dias del mes de marzo de mil y quinientos
y sesenta y cuatro afios, siendo testigos Diego Caro de Me-
sa, alguacil mayor de esta provincia, y Juan de Hinojosa y
Miguel de Olivares=Ante mi= (f.) Xp6val de Madrigal,
escribano.
Este dicho dia, mes y afo susodicho, el dicho senior ge-
neral registry la mina en este auto contenida del descubri-
miento, como en este auto se contiene; testigos los dichos.
E luego incontinenti este dicho dia, mes y afio, el di-
cho senior general registry la mina en este auto contenida al
dicho Carlos Bonifis, por virtud del poder que de 61 tiene;
siendo testigos los dichos.
E luego incontinenti, el dicho senior general registry
por mina salteada una mina para si inismo, rio arriba, hicia
Terbi, a las estacas del dicho Carlos Bonifis; testigos los di-
chos.
e luego el dicho senior general estac6, a estacas del
dicho Carlos Bonifas, una mina para el president Lande-
cho; y otra, A sus estacas, para el licenciado Loaysa; siendo
testigos los dichos.
En cinco dias del mes de marzo de mil y quinientos y
sesenta y cuatro afios, ante el dicho senior general y en pre-
sencia de id el dicho escribano, Diego Caro de Mesa, al-








DrEL AuCIIIVO DE INDlUS.


guacil mayor de estas provincias, registry una mina que di-
jo que estaba en el rio de la Estrella, provincia del Guaimi,
en un cascajal que estA saliendo de una quebrada de agua
por do va el camino hacia Terbi, que estA antes de Ilegar A
un remanso de agua grande donde esta una puente de beju-
co; testigos el licenciado Oliveira y Diego Caro y Agustin
de Hinojosa.
Este dicho dia, mes y aiio susodicho, el dicho Diego
Caro de Mesa dijo que registraba una mina A Francisco Ga-
llegos de Villavicencio, por virtud del poder que de 61 tie-
ne; testigos los dichos.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry una mina
Crist6bal de Madrigal, sargento de estas provincias y escri-
bano de gobernaci6n, en una madre debajo del palenque de
Terbi, a la parte de abajo del camino que viene para la pro-
vincia de Quequexque, en la cual madre, A la part de arri-
ba, esti una casa; testigos los dichos.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, Juan de Hinojosa
dijo que 61 registraba una mina, a estacas de Crist6bal de
Madrigal, sargento y escribano de gobernaci6n; testigos An-
tonio de Herrera y Francisco Magarifio y Luis de Estrada.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, sc estac6 Agustin
do Hinojosa Villavicencio, A estacas de Francisco Gallcgos
de Villavicencio; testigos Luis de Estrada y Francisco Ma-
garifio y Antonio de Herrera.
Este dicho dia, mes y ailo susodicho, se estac6 Antonio
de Herrera, A estacas de Juan defHinojosa y a la parte do
abajo; siendo testigos BartolomB Alvarez y Juan del Busti-
llo y Alonso de Ribas.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, Alonso de Guido
dijo que 61 se estacaba A estacas de Alonso de Valdivia, rio
arriba; testigos Luis de Estrada y Rafael Lazaro y Antonio
Hernandez Camelo.
I luego incontinenti, este dicho dia, mes y afio suso-
dicho, se estaco Antonio Hernandez Camelo, A estacas de
Alonso de Guido, rio arriba; testigos Francisco de Estrada
y Luis de Estrada y Rafael L6zaro.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry Luis de
Estrada una mina, adonde se junta la quebrada grande con el
rio de Terbi, arriba de los indios del cacique Ciquinibi, A la
part del rio arriba, de la otra part, en el cascajal grande;








I)OCUMENTOS INtDITOS


testigos Antonio Hernandez Camelo y Rafael Laizaro (6) y
Diego de Porras.
En este dicho dia, mes y aiio susodicho, se estac6 Ra-
fael LAzaro a estacas de Luis de Estrada, a la parte de aba-
jo; testigos Luis de Estrada y Antonio Hernandez Camelo
y Diego de Porras.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, se estac6 Fran-
cisco de Estrada, frontero a la mina del senior general, a la
otra parte del dicho rio, sin perjuicio de la suya; testigos
Bartolom6 Alvarez y Miguel de Olivares y Juan de la
Puente.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, Bartolome Alva-
rez registry una mina en un cascajal que estA de la otra par-
te del rio, frontero del pueblo de Quequexque y Taranca, ori-
Ilas del cafiaveral; testigos Francisco de Estrada -y Juan del
Bustillo y Alonso de Ribas.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry liprion
(sic) al m6dico cirujano mayor de estas provincias una mina,
a estacas de Bartolome Alvarez, rio arriba; testigos Alonso
de Ribas y Miguel Garcia y Bartolome Alvarez.
Este dicho dia, mes y aiio susodicho, registry Antonio
de Melo una mina, a estacas de Bartolom6 Alvarez, rio aba-
jo; testigos Juan del Bustillo y Luis de Estrada y Miguel
Garcia.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry el sar-
gento mayor una mina para el padre Juan de Estrada, por
poder que le di6 el sefor general para ello, a estacas de
Crist6bal de Madrigal, 4 la part de arriba; testigos Juan
del Bustillo y Antonio de Herrera y Bartolom6 Alvarez.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry una mina
el sargento mayor para Juan de Ovalle, maestre de campo
de estas provincias, junto a Luis de Estrada, a la part de
abajo; testigos Luis de Estrada y Antonio de Herrera y Juan
del Bustillo.
Este dicho dia, mes y afno susodicho, registry una mina
el sargento mayor Juan de Turcios, sargento mayor de es-
tas provincias, junto 4 la de Juan de Ovalle, maese de cam-
po, a la part de arriba; testigos Antonio de Herrera y Juan
del Bustillo y Luis de Estrada.

(6)-La Caro dice la copia.








DEL ARCHIVO DE INDIAS.


Este dicho dia, mes y aio susodicho, registry una mi-
na Alonso Bello, entire el pueblo de Cutcuru y Quequexque,
viniendo por el rio abajo, junto A una quebrada que esta la
primera como venimos del dicho pueblo de Cutcuru A Que-
quexque, en un arenal y cascajal; testigos Juan de Turcios,
sargento.mayor, y Bartolom6 Alvarez y Alonso de Ribas.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry una mina
Alonso de Ribas, junto A la de Alonso Bello, A sus estacas, A
la parte de abajo; testigos Bartolom6 Alvarez y Juan Ortiz
y Alonso Bello.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry una mina
Juan Ortiz, junto A la de Alonso de Ribas, A la parte de
abajo; testigos Alonso Bello y Bartolom6 Alvarez y Alonso
de Ribas.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry Alonso
Bello una mina para Juan de YAfiez (7) de Castro, por
virtud del poder que de 61 tiene, junto A las estacas del ge-
neral, A la part de abajo; testigos Juan Ortiz y Alonso de
Ribas y Bartolom6 Alvarez.
En este dicho dia, mes y afio susodicho, registry Alon-
so Bello una mina para Alonso de Anguciana, vecino de la
ciudad de Cartago, por virtud del poder que de 61 tiene,
junto A las estacas de Juan de YAfiez de Castro; testigos A-
lonso de Ribas y Juan Ortiz y Bartolome Alvarez.
Este dicho dia, mes y aiio susodicho, registry una mi-
na Diego (sic) en el dicho rio de la Estrella, en un cascajal.
A las estacas de Diego Caro de Mesa, A la parte del rio arri-
ba; testigos Francisco Leon y BartolomB Alvarez.
En site dias del mismo mes de marzo de mil 6 quinien-
tos 6 sesenta y cuatro afios, registry una mina Juan del Bus-
tillo, junto A la de Juan de Turcios, A la part del rio arri-
ba;-testigos Diego de Porras y Francisco de Estrada.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry Diego
Caro una mina para Juan Solano, por virtud del poder que
de 61 tiene, A sus estacas; testigos los dichos.
Este dicho dia, mes y afo susodieho, registry el susodi-
cho Diego Caro (una mina) para Alonso Caro, A estacas de
Juan Solano, A la parte de arriba; testigos los dichos.
Este dicho dia, mes y aiio susodicho, registry Juan de


(7)-Dillanes dice la copia.








DOCU]MENTOS IIN1D1TOS


Turcios una mina para cl licenciado Milan6s, estacas de
Rafael LAzaro; testigos los dichos; por virtud del poder que
le di6.
Este dicho dia, mles y afio susodicho, registry Alonso de
Guido, en nombre de Miguel SAnchez de Guido, su tio, y
por virtud del powder que de 61 tiene, una mina para el suso-
dicho, a estacas de Antonio de Melo, A la parte de abajo;
testigos los dichos.
Este dicho dia, mes y aflo susodicho, registry una mina
Melchor de Leon, A estacas de Juan Diaz, a la parte de aba-
jo; testigos los dichos.
Este dicho dia, mes y aiio susodicho, registry una mina
Miguel Garcia, A estacas de Melchor de Leon, ai la parte de
abajo; testigos los dichos.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry una mina
Lucas de Escobar, a estacas de Miguel Garcia; testigos los
dichos.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry una mina
Juan de la Puente, adonde se hicieron los ranchos con Bar-
tolom6 Alvarez, a la parte del rio; testigos los dichos.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry una mina
el licenciado Oliveira, junto a la de Juan de la Puente; tes-
tigos los dichos.
Este dicho dia, mes y aiio susodicho, registry una mina
Juan Martin, junto A la de Miguel Sanchez de Guido; testi-
gos los dichos.
Este dicho dia, mes y afo susodicho, registry Pedro de
Balmaseda una mina en el dicho rio de la Estrella, rio aba-
jo, adonde quisieron hacer las balsas con Bartolom6 Alvarez
para ir A la mar; testigos Francisco de Estrada y Juan de
Turcios.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry una mina
Baltasar Diaz, junto la de Balmaseda; testigos los dichos.
En ocho dias del mes de marzo de mil 6 quinientos 6
sesenta y cuatro afios, registry una mina Miguel de Oliva-
res en el rio de la Estrella, entire el pueblo de Cutcuru y el
de Quequexque, en el rio abajo, desde el segundo cascajal
abajo, A la primer quebrada que baja de la sabana (8);
testigos los dichos.

(8)-La copia dice cabafin.








DEL Ancnivo mE INDIAS.


En ocho dias del mes de marzo registry una mina Die-
go Rodriguez Chac6n, A las estacas de Juan Ortiz; testigos
los dichos.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, estac6 una mina
Juan Alonso, en el dicho rio, A estacas de Diego Rodriguez
Chac6n, A la parte de abajo; testigos los dichos.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, estac6 una mina
Alonso de Biduena en el dicho rio, A estacas de Juan Alon-
so; testigos los dichos.
Este dicho dia, mes y afo susodicho, registry una mina
Francisco de Fonseca, A estacas de Alonso de Biduena; tes-
tigos los dichos.
En ocho dias del mes de marzo de mil 6 quinientos 6
sesenta y cuatro afios, registry una mina Diego de Trejo, en
el dicho rio de la Estrella, junto al pueblo de Quequexque,
que tiene por sefias un zapote y un ceiba junto a ella, y un
rancho de indios; testigos Alonso de Ribas y Francisco de
Estrada y Juan de Turcios, sargento mayor.
En ocho dias del mes de marzo de mil 6 quinientos 6
sesenta y cuatro afios, registry una mina Diego HernAndez,
adonde Bartolome Alvarez, el mozo, yendo A la mar en el
dicho rio de la Estrella; testigos Alonso Bello y Diego de
Trejo.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry una mina
Antonio Pereyra, capitAn, A estacas de Diego de Trejo, A la
parte de abajo; testigos Diego Caro de Mesa y Juan de Hi-
nojosa y Francisco Olivares.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry una mina
Francisco Olivares, A estacas de Antonio Pereyra, A la par-
te de abajo; testigos Diego Caro de Mesa y Juan de Hi-
nojosa.
Este dicho dia, mes y ailo susodicho, registry una mina
Francisco Lobo, A estacas de Francisco Olivares; testigos
los dichos.
Este dicho dia, mes y aiio susodicho, registry Juan de
Turcios, sargento mayor, una mina para Melchor de Abreu,
A estacas de Francisco Lobo; testigos los dichos.
Este dihco dia, mes y afio susodicho, registry una mina
Pedro Amarrillo, i estacas del licenciado Oliveira; testigos
Alonso Bello y Alonso de Ribas.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registr6 una mina
4.








DOCUi-ENTOS INEDITOS


Melchor Hernandez; y registry el mismo dicho otra mina pa-
ra Quintero, A estacas de Francisco Genov6s, A la parte de
abajo.
Registr6 el susodicho otra mina para Alonso Gutierrez
Sibaja, A estacas de Crist6bal Quintero, A la parte de abajo.
Registry el susodicho otra mina para Martin de Torral-
ba, A estacas de Alonso Guti6rrez, a la parte de abajo.
Registry el susodicho otra mina para Juan Manuel, A
estacas de Torralba, A la parte de abajo.
Registry el susodicho otra mina para Juan de CArde-
nas, A estacas de Juan Manuel, A la parte de abajo.
Registr6 el susodicho otra mina para Miguel de Cabre-
ra, A estacas de CArdenas, A la part de abajo.
Registry el susodicho otra mina para BartolomB Mejia,
i estacas de Cabrera, A la parte de abajo.
Registr6 el dicho otra mina para Pedro Diaz, A estacas
de Bartolom6 Mejia, A la parte de abajo.
Registry el dicho otra mina para Juan del Castillo, A
estacas de Pedro Diaz, A la part de abajo.
Registr6 el dicho otra mina para Alonso de Morales, A
estacas de Juan del Castillo, A la parte de abajo.
Registry el dicho otra mina para Nicolas del Rio, A es-
tacas de Morales, A la parte de abajo.
Registry el dicho otra mina para Nicolhs Marin, A esta-
cas de Nicolas del Rio, a la parte de abajo.
Registry el susodicho otra mina para Pedro de Estrada,
A estacas de Nicolas Marin, A la part de abajo.
Registr6 el dicho otra mina para Francisco de Aguilar,
. estacas de Pedro de Estrada, A la parte de abajo.
Registry el susodicho otra mina para Francisco Vene-
ciano, A estacas de Francisco de Aguilar, A la parte de
abajo.
Registr6 el susodicho otra mina para Francisco Diaz
Moreno, 4 estacas de Francisco de Fonseca; testigos Alonso
Bello y Francisco de Estrada.
Registr6 el susodicho otra mina para Vera, A estacas
de Francisco Veneciano, a la parte de abajo; testigos los
dichos.
Este dicho dia, mes y ano susodicho, registry una mina
Pedro L6pez, A estacas de Melchor Hernandez; testigos los
dichos.








DEL ARCHIVO DE INDIAS.


Este dicho dia, mes y ano susodicho, registry una mina
Diego Martin en el dicho rio de la Estrella, en el primer va-
do que se pas6 yendo a la mar con Bartolom6 Alvarez; tes-
tigos Alonso Bello y Alonso de Ribas.
Este dicho dia, mes y ano susodicho, registry una mina
Marcos Castell6n, A estacas de Diego Martin; testigos los
dichos.
En nueve dias del mes de marzo de mil 6 quinientos 6
sesenta y cuatro afios, registry el sargento mayor una mina
para Agustin del Rio, vecino de Leon, por virtud del poder
que el senior general le di6 para ello; testigos Alonso de Be-
llo y Alonso de Ribas.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry Miguel
L6pez una mina junto A la de Agustin del Rio; testigos los
diphos.
En diez y site dias del mes de marzo de mil 6 quinien-
tos 6 sesenta y cuatro afios, registry el senior general una
mina junto al pueblo de Quequexque, en una quebrada que
viene por debajo de la tierra, rio arriba, hAcia Cutcur pa-
ra el doctor Barros; testigos Francisco Lobo y G6mez de
Rojas.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry el senior
general otra mina, A estacas de 6sta, A la parte de arriba,
para Luis de Estrada, vecino de Granada; testigos los dichos.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry el dicho
senior general otra mina, A las estacas del doctor Barros, A
la part de abajo, para Hernando Bermejo, de Guatemala;
testigos los dichos.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry el dicho
sefoor general otra mina, A las estacas de don Carlos de Are-
liana, hAcia Quequexque, para el tesorero Pedro de los Rios,
vecino de Leon; testigos los dichos.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry el dicho
senior general otra mina, frontero, detrAs de la otra part del
rio, en un cascajal, para don Carlos de Arellana; testigos los
dichos.
Este dicho dia, mes y aiio susodicho, registry el senor
general otra mina, A las estacas de don Carlos de Arellana,
:i la part de abajo, la vuelta del pueblo de Cutcuru, para
Clemente de Salegas; testigos los dichos.
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry el dicho








I)OCUMENTOS INtDITOS


senior general cuatro minas sucesivas, una junto A otra, la
primera para el doctor Cabreros, vecino de PanamA; y, A
sus estacas, A Benito Diaz Polaina; y, A las estacas de Beni-
to Diaz, A Gonzalo Muiioz, vecino de PanamA; y, A las esta-
cas de Gonzalo Mufioz, A Juan de Arguyo, vecino de Guate-
mala; todas sucesivas, una junto A otra; testigos los dichos.
En diez y nueve dias del mes de abril de mil 6 quinien-
tos 6 sesenta y cuatro afos, estando el muy magnifico sefor
Juan VAsquez de Coronado en el pueblo de Taintit, regis-
tr6 una mina en el rio de la Estrella para Diego Martinez,
vecino de Granada, A estacas de Juan de Arguyo, A la par-
te de abajo; testigos Alonso de Ribas y Rafael LAzaro.
En este dicho dia, mes y afio susodicho, registry el se-
ior general otra mina para Pablo Genov6s, vecino de Gua-
temala, A estacas de Diego Martin; testigos los dichos. 4
Este dicho dia, mes y afio susodicho, registry el senior
general otra mina para Juan de Biedma, secretario del go-
bernador, en el dicho rio de la Estrella, a las estacas de
Pablo Genov6s; testigos los dichos.
Registr6 Juan de Turcios, sargento mayor de esta jor-
nada, una mina para SuArez de Grado, abajo del pueblo de
Quequexque; testigos Alonso de Estrada y Alonso de Ribas.
Registr6 otra mina el dicho, A estacas de Sudrez de Gra-
do, A la parte de abajo.
Registry otra mina el dicho Juan de Turcios, A estacas
de Juan Mejia, para el padre Bonilla, A la part de abajo.
Registry el dicho Juan de Turcios otra mina para Juan
de Zamora, a estacas del padre Bonilla, A la parte de abajo.
Registr6 otra mina para Gonzalo Mejia, a las estacas
de Juan de Zamora, A la parte de abajo.
Registr6 otra mina el dicho Juan de Turcios para An-
tonio de Andrada, A estacas de Gonzalo Mejia.
Registr6 el susodicho otra mina para Pedro de Gallegos,
a estacas de Antonio de Andrada, A la parte de abajo.
Registr6 el dicho otra mina para Juan DAvila, A esta-
cas de Juan Gallegos, A la parte de abajo.
Registry el susodicho otra mina para Luis de Parado, a
estacas de Juan Davila, A la parte de abajo.
Registr6 el dicho otra mina para el bachiller Gonzalo
IiernAndez, A estacas de Luis de Parado, a la parte de
abajo.








DEL ARCHIVE DE INDIAS.


Registr6 el susodicho otra mina para Juan SAnchez
Herrera, A estacas del bachiller, A la parte de abajo.
Registr6 el dicho otra mina para Martin Vasquez, A es-
tacas de Juan SAnchez, A la part de abajo.
Registr6 el dicho otra mina para Domingo Hernandez,
A estacas de Martin VAsquez, A la parte de abajo.
Registr6 el susodicho otra mina para Agustin de Ca-
rri6n, A estacas de Domingo HernAndez, A la part de abajo.
Registrd el dicho otra mina para Pedro de Andarra, A
estacas de Carri6n, A la parte de abajo.
Registr6 el dicho otra mina para Hernan Gutierrez, A
estacas de Pedro de Andarra, A la part de abajo.
Registr6 el dicho otra mina para Alonso Prrez, A esta-
cas de HernAn Gutierrez, A la parte de abajo.
Registr6 el dicho otra mina para Alonso L6pez de la
Torre, A estacas de Alonso Prrez, A la part de abajo.
Registr6 el dicho otra mina para el licenciado Cabral,
a estacas de Alonso L6pez, A la part de abajo.
Registr6 el dicho otra mina para Diego de la Barrern,
A estacas del licenciado Cabral, A la parte de abajo.
Registr6 el susodicho otra mina para Miguel de G6n-
gora, a ]a part de abajo.
Registr6 el susodicho otra mina para Francisco Geno-
ves, A estacas de Luis Diaz, A la parte de abajo.
Registr6 el susodicho otra mina para Pedro HernAndez,
A estacas de Francisco Diaz, a la parte de abajo.
Registry el susodicho otra mina para Lucas Gallo, A
estacas de Pedro HernAndez, a la parte de abajo.
Registr6 el susodicho otra mina para Miranda, A esta-
cas de Lucas Gallo, i la parte de abajo.
Registr6 el susodicho otra mina para TomAs Nataren,
i estacas de Miranda, A la parte de abajo=Pas6 ante mi=
(f.) Xp6val de Madrigal, escribano.
En la ciudad de Catago, que es en el valle del Guarc,.
en estas provincias delNuevo-Cartago y Costa-Rica, en vein-
te y un dias del mes de mayo de mil y quinientos y sesenta
y cuatro afios; el muy magnifico sefor Juan VAsquez de Co-
ronado, justicia mayor y capitan general de estas provin-
cias y de la de Nicaragua por su majestad, por ante mi Cris-
t6bal de Madrigal y testigos de yuso escritos, dijo que, por
cuanto su merced descubri6 oro en el rio de la Estrella, por








J)OCUnENTOS ITNgDITOS


(l ansi nombrado, en la provincial de Terbi y Quequexque, y
estac6 minas a los soldados; por tanto, quo, teniendo consi-
deraci6n A que el real haber de su majestad sea aumentado,
senialaba y sefial6 para su majestad un cuarto de legua que
se entiende rio abajo, entire el pueblo de Qtqueqxque y el de
Coibi, desde la mina de TomAs Nataren, hicia la mar del
Norte; en el cual dicho cuarto de legua, que se entiende
ochocientos pasos, mandaba y mand6 que ninguna persona
sea osada de catear ni sacar oro, hasta que por su majestad
sea dada licencia i orden de lo que de las minas que cupie-
ren en el dicho cuarto de legua se deba hacer, so pena de
perdimiento del oro que sacare, aplicado para la camara y
fisco de su majestad, y m's mil pesos de oro para la dicha
cimara; y ansi lo declar6 y lo firm de su nombre, siendo
testigos Diego Caro de Mesa, Antonio de Andrada, Juan
do Zamora y Juan Mejia=(f.) Ju? VAzquez de Coronado=
Pas6 ante mi=(f.) Xp6val de Madrigal, escribano.
En la ciudad de Cartago, en veinte y site dias del mes
de mayo de mil y quinientos y sesenta y cuatro anos; el
muy magnifico senior Juan Vasquez de Coronado, justicia
mayor y capitin general de estas provincias de Cartago y
Costa-Rica por su majestad, por ante mi Crist6bal de Ma-
drigal, escribano de gobernaci6n y del juzgado, dijo que,
por cuanto su merced trujo ciertas aguilillas de oro de la
mar del Norte, de present, y en estas provincias se han al-
gunas, ansi de rescate como de present; y por auto ha man-
dado que se manifiesten ante los oficiales reales para que se
pague el quinto A su majestad y no se defraud el real haber;
y porque para el dicho efecto, hasta que su majestad 6 su
real audiencia envie unos A esta gobernacion, mandaba y
mand6 A Diego Rodriguez Chac6n que haga una marca, que
sea una estrella pequefia, la cual entregue A los oficiales rea-
les para que ellos tengan el recaudo que es uso y costumbre
en la guard de la dicha marca; y para que ante el dicho
Diego Rodriguez Chac6n, como fundidor, y ante escribano,
se quinte el oro que de aqui en adelante hubiere; y se pre-
gone pdblicamente que todo el oro que hay en la ciudad se
traiga a quintar dentro de tres dias primeros siguientes, so
pena de perdida y de que sera castigado, el que lo contrario
hiciere y no lo trujere, conforme A derecho; y que se de
mandate en forma al dicho Diego Rodriguez Chac6n para








DEL ARCHIVO DE INDIAS.


que haga la dicha marca, para que con 61 y con carta de
pago de los oficiales como la reciben, se entienda haber si-
do, para que haya recaudo en la real hacienda; y ansi lo
mand6 y lo firm de su nombre=(f.) Ju? Vazquez de Coro-
nado=Pas6 ante mi=(f.) Xp6val de Madrigal, escribano.
En la ciudad de Cartago, que es en el valle del Guarco,
provincial de Nuevo-Cartago y Costa-Rica, en veiente y
nueve dias del mes de mayo de mil y quinientos y sesenta
y cuatro afios; el muy magnifico senior Juan VAsquez de Co-
ronado, justicia mayor y capitan general de estas provincias,
por ante mi Crist6bal de Madrigal, escribano de goberna-
ci6n y del juzgado de dicho senior general, y testigos de yu-
so escritos, dijo que, como es public y notorio, su merced
va A los reinos de Castilla, a pedimento de esta dicha ciu-
dad, cabildo y soldados de ella, A informar A su majestad
del estado de esta gobernaci6n; y seria possible tardase en
poblar las minas de la Estrella que estacaron en el rio ansi
intitulado; y por el poco termino las podrian perder los con-
quistadores y otras personas cuyas son y para quien se es-
tacaron, por no les haber dado mas de seis meses para las
poblar; por tanto, que porque en ningun tiempo otra perso-
na las pueda poblar, daba y di6 licencia a los que tienen
minas en el dicho rio de la Estrella para que las puedan po-
blar dentro de dos afios primeros siguientes, y no les pare
perjuicio por no las poblar antes, atento que estin sirviendo
A su majestad; y los dichos dos afos sean y se cuenten de
la fecha de este su auto, que es fecho ut supra; testigos *Mi-
guel de Olivares, Diego HernAndez y Alonso SAnchez, ve-
cinos de esta ciudad=(f.) Ju? VAzquez de Coronado=Pas4
ante mi=(f.) Xp6val de Madrigal, escribano (9).
(9)-Este document es de grande interns, especialmente bajo
dos punts de vista.
1 1. Al prueba, de nna manera que no dejalugar 4 duda, que el
antiguo rio de la Estrella no puede ser otro mas que el actual Chan-
guinola (Tilorio), confirmando asi la opinion que d este respect ha-
biamos ya emitido (Tomo II, p. 57, nota 6). Las palabras el cufil di-
chno rio de la Estrella pasa por paeblos de estas provincits y va A salir
cabe las islas de Zorobaro y bahia del Almirnmte, no necesitan comen-
tario alguno para demostrar la identidad del antiguo rio de la Estre-
lla con el actual Changuinola. Afifdase a esto que uno de los afluen-
tes principles y superiores del Changuinola lleva hoy dia el nom-
bre de Tilor-io y 4 sus mirgenes existen todavia los restos de la tri-
Lu de los indios Terrebes (Teribies, Tiribies, Terbis), de la cual salid









D)ocUMIENTOS IM]DITOS


la colonia actual de los Tirrabas (Tex.abas y Nortes), sacados por los
misioneros a principios del siglo pasado y establecidos en los valles
ocupados por los indios Borucas (Bruncas), en la costa del Pacffico.
Ademis de los documents que acerca de esto poseemos, la casi
complete igualdad del idioma de los Tdrrabas del Pacifico con el de
los Terrebes del lado del Atlntico, es una prueba irrecusable de
nuestro aserto. El nombre de Changuinola que hoy leva este rio,
no es indigena; su boca fu46 lamada asi por los Zambos-Mosquitos.
Hoy mismo los indigenas llaman g su afluente superior Tilorio.
Un afluente inferior de la derecha, que viene del valle y sabanas del
(lindm, se llama Changuina, cuyas mdrgenes ocupaban los indios
('lutgguenes, tribu hoy casi desaparecida, pero que en el siglo pasa-
do era todavia bastante numerosa para que de ella se formaran tres
pueblos, seglin el inforine del gobernador de Santiago y Alhange,
don Felix Francisco de Bejarano (Tomo I p. 57 nota o). En tiem-
po del gobernador de Costa-Rica, don Juan Francisco Sienz Vis-
quez (afio de 1674 g 1681), los indios Changuenes atravesaron la cor-
dillera y se establecieron en los valles de Boruca, en done ataca-
ban y mataban a los conductores de mulas que poralli pasaban pa-
ra Panama y molestaban los indios Borucas. El gobernador reu-
nio una compafifa de soldados en Cartago y fug en persona a desa-
lojar a los indios Changuenes, obliggndolos i retirarse detris del
volcin de Chiriqui, "su antiguo asiento", segdn las palabras textua-
les del document.
2 R Las palabras de este document el cuil dicho rio de la Estre-
Ila pasa por pueblos de estas provincias, prueba de una manera irrefu-
table que el antiguo rio de la Estrella, 6 sea el actual Changuinola,'
estti en territorio de la entonces provincia y hoy republican de Costa-
Rica; desvaneciendo asi las ilusorias pretensiones de los EE. UU. de
Colombia (Nueva-Granada) que, aun prescindiendo de la real orden
de 1803 que llevaria sus limits hasta el cabo de Gracias & Dios, ale-
gan derecho hasta el afluente mis oriental del rio Sixaula (Tarire),
liamado Zlwrquin y Iurqubi, pero que ellos se empeian en bautizar
con el nombre de Doraces y Dorado (Dorasques, tribu desaparecida).















Relaci6n circunstanciada de la provincia de Costa-Rica,
qne envi6 Juan DAvila.--A o de 1566 (1).

S. S. C. M.=Como los vasallos de vuestra alteza sea-
mos obligados a mirar por las cosas tocantes a. vuestro real
servicio y de ellas dar aviso, en especial en negocios y co-
yunturas semejantes como la que agora al present se ofre-
ce; pareci6ndome que en hacerlo hacia conform 6 lo que
tengo profesado, acord6 dar cuenta a vuestra alteza del es-
tado de Costa-Rica, protestando como protest, A ley de
cristiano 6 hijodalgo, de decir en el negocio mera verdad,
conforme a, lo que vi, entendi y tuve noticia, el tiempo que
en ella estuve; para que siendo vuestra alteza informado,
prove en ello, conform al descargo de su real conciencia,
aquello que mis A su real servicio convenga.
Ante todas cosas, quiero dar a vuestra alteza noticia
de quien soy, representando con ello algunos pequeeios
servicios que, conforme a mi deseo, a vuestra alteza he he-
cho, para que se entienda que lo que dijere, conform a mi
calidad y a! deseo que de servir a vuestra alteza he tenido,
me obligue a no decir, combicion (sic) ni afici6n, cosa que
no deba; antes, obligandome lo dicho, teniendo alguna pe-
quefia espiriencia, estar6 obligado a mi rey y senior A decir-
le enter verdad, la cual protest.
Vuestra alteza sabrA que yo soy hijo de Benito Divila,
natural de Alburquerque, y de Catalina Martin de Baro Be-
tacor, natural de la Gran Canaria, hijosdalgo notorious. Fu6
mi padre uno de los primeros conquistadores de estas parties,
y mi madre una de las primeras mujeres que on las Indias

(1)-Parte de la copia de este document me fun obsequiada por
el doctor don Eusebio Figueroa; pero como el document integro
ha sido publicado en la Colecci6a de Docunmentos Iilditos del Archiro
de Indias (tomo XVI, pig. 323), he preferido la reproduccidn del il-
timo con las correcciones que resultan de su comparaci6n con la co-
pia manuscrita.








D)OCUMENTOS ITNIDITOS


entraron. Naci en la ciudad de Granada, provincia de Ni-
caragua, afio del senior de mil 6 quinientos 6 treinta; siendo
mi padre vuestro alcalde ordinario, en la dicha ciudad de
Granada, andando una noche rondando la ciudad, fu6 muer-
to A gran traici6n, siendo acometido, sobre hecho pensado,
de ciertos soldados que al present en aquella ciudad resi-
dian; el cual muerto, quedando yo en poder de mi madre,
residi en la dicha ciudad hasta tener cumplidos diez v siete
aios, teniendo, como yo tenia, en los t6rminos de la dicha
ciudad, los pueblos de indios ilamados Salteba y Masaya; los
cuales vuestro gdbernador Rodrigo de Contreras encomend6
en mi, atento A los servicios que mi padre a vuestra alteza
habia hecho; en el cual tiempo procure, mediante mis fuer-
zas, servir A vuestra alteza en todo lo que se ofreci6; porque
en el interin, viniendo el capitAn Palomino, en nombre de
Gonzalo Pizarro, con mano armada, al Realejo, treinta leguas
de donde yo residia, luego que lo supe, fui por la posta A la
ciudad de Leon, y, con la gente que de la dicha ciudad sa-
]i6 a le resistir, fil y estuve defendi6ndole que no saltase en
tierra; lo cual visto por el dicho capitan Palomino, se hizo a
lo largo, dejando libre la tierra. Despues de.lo cual, fui con
vuestro capitan Francisco del Barco A la conquista y paci-
ficaci6n de la Nueva-Segovia, que en aquel tiempo los natu-
rales de ella se habian rebelado; en la cual pacificaci6n, co-
mo en el descubrimiento del rio llamado Maribichicoa, servi
A vuestra alteza como leal vasallo; de donde redund6 desco-
brirse en la dicha ciudad de la Nueva-Segovia y su comar-
ca muchas minas de oro, con que vuestra real hacienda ha
sido muy acrecentada. Despu6s de lo cual, fui con vuestro
capitAn Diego de Castafieda en demand de una provincia
llamada la Taguzgalpa, de la cual jornada, saliendo perdi-
dos, A causa de que las guias nos metieron en tierra de mu-
chos manglares y ci6nagas, fuimos en demand del Desa-
guadero, tierra que confina con Costa-Rica (2), adonde el
dicho vuestro capitan pobl6 la ciudad de la Nueva-Jaen. Des-
pu6s de lo cual, sali6ndose de la dicha tierra el dicho Die-
go de Castafieda, yo qued6 en su lugar, sirviendo A vuestra
alteza en la dicha poblaci6n, y en traer A los naturales de la
(2)-Ndtese que la tierra situada al Norte del Desaguadero, 6 sea
del rio de San Juan de hoy, era considerada desde entdnces como
confinante con Costa-Rica.








DEL ARCIITO DE INDIAS.


dicha provincia al dominio de vuestra altcza, como lo hice,
sin les hacer agravio ni molestia ninguna.
DespuBs de lo cual, viniendo un tirano, Ilamado Juan
GaytAn, con mano armada, a la ciudad de Leon, sali de la
ciudad de Granada, por vuestro alf6rez A le resistir, donde
servi como leal vasallo. Despaes de lo cual, sabiendo que en
los reinos del Pird se habia alterado contra vuestib real ser-
vicio Francisco HernAndez Gir6n, deseando serviros, pas6 a
los dichos reinos, donde servi como leal vasallo en todo aque-
1lo que se ofreci6 y vuestros capitanes, en vuestro real nom-
bre, me mandaron; hasta que el dicho Francisco HernAndez
fu6 desbaratado y muerto. Para hacer este viaje A las pro-
vincias del Pird, fu6 necesario llevar licencia de vuestra real
audiencia que en los Confines residia; la cual me dieron, con
que me mandaron que dentro de dos afios fuese obligado A
volver A residir en la dicha provincia; donde no, que los in-
dios que yo poseia quedasen vacos para los encomendar li-
bremente; lo cual hicieron luego que me embarque, por re-
laci6n que tuvieron falsa de que yo habia dicho, cuando me
embarque, que yo hacia la cruz A la provincia de Nicara-
gua y que no pensaba volver mas A ella; la cual encomienda
hicieron en un Francisco de Bafiuelos, con aditamento que
casase con dofia In6s Pacheco, persona A quien, segin se decia,
vuestra real persona habia inviado A mandar se le diese con
que se pudiese sustentar. Yo estove, en ir y venir A la di-
cha provincia, tiempo y espacio de los dos anos menos cinco
dias; y como viniese dentro del t6rmino y hall encomendados
los dichos indios que yo tenia en encomienda, ocurri A la real
audiencia, agraviindome del negocio; y llevando certifica-
ci6n de que volvi dentro del t6rmino, fueron servidos de me
volver los dichos indios; y por mi les fu6 pedido que se me
volviesen los frutos y rentas que los dichos indios habian
rentado durante los dos afios; A lo cual se me respondi6 que
lo remitian al primer oidor que A visitar viniese A la provin-
cia de Nicaragua; y hasta hoy estA por averiguar este nego-
cio, porque volviendo yo A la dicha ciudad de Granada y
habi6ndome casado, me fu6 mandado por vuestra real au-
diencia, con provision que para ello me inviaron, que fuese
4 descobrir la Taguzgalpa; lo cual visto por mi y viendo
que A vuestro real servicio convenia, me dispuse A hacer la
dicha jornada; la cual hice, sirviendo A vuestra alteza con








DOCUMENTOS INNDITOS


today la mayor parte de mi hacienda y rentas. Despu6s de lo
cual servi i vuestra alteza en la jornada que hizo vuestro
president, el licenciado Pedro Ramirez de Quinones, i las
provincias de Lacand6n, Pochutla, Catanu y Tofiltepeque;
donde en la dicha jornada, habiendo sido nombrado por
vuestro capitain, servi, pasando muy grandes trabajos y pe-
ligros de muertes.
Despu6s de lo cual, en compafia de Juan VAsquez de
Coronado, vuestro capit6n, entr6 en Costa-Rica, donde, lue-
go que entr6, fui nombrado por vuestro alcalde ordinario; y
habiendo sido nombrado por vuestro capitan, hice muchas
entradas en la dicha tierra; por lo cual y por la espiriencia
que tengo de lo que tengo dicho, podr6, dtndome -Dios ayu-
da para ello, la cual le pido, informal A vuestra alteza de lo
que tengo prometido.
Vuestra alteza sabr: que yo sally con Juan Vaisquez de
Coronado, de la provincia de Nicaragua, con el cual vinp
hasta Nicoya, un pueblo de indios que esta en vuestra real
cabeza; donde el general estuvo esperando un barco para
en 61 pasar A la villa de Landecho, la cual pobl6 el licencia-
do Cavall6n al principio y entrada de Costa-Rica. Esperar
el barco era la causa que, como esto era en la fuerza de in-
vierno, no se podia ir por tierra A la dicha villa, A causa de
los grandes rios que hay y muchas ci6nagas; venido el bar-
co y habiendo inviado los caballos por tierra con gente sucl-
ta y que sabia nadar, comenzamos a pasar la dicha villa;
donde pasados que fuimos, habiendo Ilegado los caballos, el
dicho general mand6 todos se aprestasen para ir al Castillo
de Garci-MIuioz, ciudad que el licenciado Cavall6n habia
poblado. La villa de Landecho, sepa vuestra alteza que es-
ta cuatro leguas de la mar del Sur, el temple de la cual es
caliente; es tierra, A mi parecer, que el que la pobl6 alli,
mAs lo hizo por ponerle el nombre que le puso que por otra
cosa; porque, demis de que A la redonda no tiene poblacihn
ninguna de naturales con que poderse sustentar, ella es tie-
rra de muchas ci6nagas y rios; y la tierra alta que A la re -
donda tiene, es tierra muy est6ril, toda Ilena de piedras y
guijarros. El puerto es muy malo y peligroso, costa brava,
en especial en tiempo de vendavales; y si no es barco muy
pequefio, no puede entrar en el puerto, que es la boca de un
rio que por aquella parte sale A la mar; es tan peligroso, que








DEL ACIdnIvo DE ID1)DAS.


de dos que en aqunlla saz6n cntraron, so perdi6 el uno. De
esta villa de Landecho marchamos para Garci-Mufioz, qur
hay tres jornadas; donde Ilegados, el general fu6 bien rece-
bido de los soldados que en ella habia dejado el licenciado
Cavall6n; y luego comenz6 A dar orden en que se hiciesen
ciertas jornadas en comarca de la dicha ciudad, para entera-
mente saber y descobrir lo que en ella habia; lo cual poni6n-
dolo en efecto para la provincial de los Votos, provincia que
decian era muy viciosa, f6rtil y de muchos indios, y done
so tenia noticia quo estaba retirado Garavito, sailor de la
mayor parte de aquellas provincias, nombr6 por capitan a
Francisco de Marmolejo, el cual con cuarenta soldados fu6 A
la dicha provincia; no la asalt6, como le ftu mandado, por-
que antes de Ilegar aliA los indios fueron avisados. Dijo ha-
ber Ilegado A la dicha provincia y lo mas que en ella pudo
ver fueron dos casas, la una grande y la otra no tanto; la
mayor dijo tener doscientos pi6s do largo y cuarenta de an-
cho. Informiindome yo de ciertos mochachos 6 indias quto
de la dicha provincial trujeron algunos soldados, me dijeron
rcsidir en aquellas dos casas como hasta noventa 6 cien in-
dios, y que la mayor era la casa del senior. Progun-
tcles si habia mas casas y dij6ronme que si, mas que esta-
ban muy lejos y que en cada casa habia un cacique. Es la
gento do esta provincia, y la do todas las que en 6sta so
cuentan, gentle pobre y que no tienen miis de lo que tracn
encima, que es, los principals caciques, unos cosetes sin
mangas, y tan cortos algunos 6 los mds, que no pasan del
ombligo; las indias y los dcmas indios andan desnudos, que
si no son algunas pampanillas de corteza do Arboles con que
se tapan sus vergiienzas, no tienen otra cosa; y algunos an-
dan como su madre los pari6.
Para la provincia de Garavito, quo es la provincia qu,
m6s forma tieno de gentle y la que mas alborotada estaba,
nombr6 por capitan A Juan de Illanes (Yiliez?) de Castro,
el cual sali6 y anduvo en la dicha provincial algunos dias, y
la raz6n que trujo fu6 decir que la gente today estaba alzada
y que no habia podido verse con Garavito ni con ninguin
principal suyo. Trujo algunas indias e mochachos, de los
cuales, siendo yo informado, entendi no habcr en aquella
tierra y provincial de Garavito tanta gente como el licencia-
do Cavall6n habia publicado; porque demas de esto, tenien-








D)OCIrn-MNTOS INEDITOS


do noticia el dicho general que cuatro principles de Gara-
rito estaban retirados al pi6 de una montana, me mand6 que
faese A los traer de paz, lo cual hice con guias que me Ile-
varon adonde los principles estaban;' los cuales eran los
inismos de que habiamos tenido noticias, con los cuales es-
taban hasta veinte indios, treinta mujeres y hasta quince 6
diez y seis mochachos. Estaban aposentados en dos casas
no muy grandes; pregunteles que d6nde estaba Garavito, los
cuales me dijeron se habia ido A la provincia de los Votos;
importuneles me levasen adonde estaba, A lo cual me res-
p]ondieron que seria muy gran trabajo irle A buscar, porque
61 andaba con treinta indios A noche y mes6n, sin parar sc-
gunda noche en una parte; y que, A esta causa, entendian
que si e1 no se queria mostrar, que era cosa impossible ha-
Ilarle. Pediles me diesen por cuenta los indios que habia
en la poblaci6n de Garavito, los cuales se resumieron que
serian hasta trescientos indios; A lo cual, respondidndoles yo
que no lo creia, porque otros caciques me habian dicho que
cran mis de dos mil, se admiraron y me tornaron A decir
que no creyese tal, porque ellos lo sabian mejor que ningu-
no de los que me habian informado; que verdad era que si
en la cuenta entrasen los Tices y la provincial de los Votos,
las cuales eran tributaries al dicho Garavito, que serian por
todos quinientos 6 seiscientos. Traidos estos prencipales al
general, luego los invi6 A que fuesen por toda la tierra A dar
noticia de que era venido, y que les hacia saber que venia
i les hacer todo buen tratamiento, y no A tratarlos como el
capitAn que se habia salido. Porque por los malos trata-
mientos que A algunos caciques habia hecho el licenciado
Cavall6n 6 sus tenientes, sepa vuestra alteza, estaba la tie-
rra alterada. Mandoles que todos viniesen a dar el domi-
nio A vuestra real corona, apercibi6ndoles que el que estu-
viese rebelde lo castigaria. Dentro de quince dias que es-
tos prencipales fueron con este despacho, vinieron A la dicha
ciudad diez 6 doce caciques de diferentes provincias, entire los
cuales vino uno que A todos ecedia en autoridad, el cual di-
jo ser cacique de la provincial de Auzarri (Aserri); con el
cual, por estar la provincial dicha camino de la mar del Nor-
te, por donde el dicho general Ilevaba intent de entrar la
tierra adentro, consult muchas cosas, entire las cuales fu6
decirle que 61 habia venido, en nombre de vuestra alteza,








DEL ARCHIVO DE INDIAS.


a descobrir y poblar aquella tierra; que pucs 61 la sabia, que
le rogaba que fuese con el dicho general A se la mostrar,
que 61 le prometia de le hacer, en nombre de vuestra alteza,
muchas mercedes; el cual le respondi6 que 61 lo haria y que
61 daba su palabra de Ilevar al dicho general A lo mis po-
blado de toda ella. Pidiole el general le ayudase con ta-
memes, indios de carga, para que Ilevasen la ropa, armas y
matalotaje de los soldados; a lo cual respondi6 que si haria,
que le diesen por cuenta cuintos habian de ser; y el dicho
general le di6 cuatrocientos granos de maiz, de lo cual el
cacique se espant6 much y dijo que Garavito, con todo
su poder, no podia dar tantos; A lo cual le fu6 respondido
que no altercase mis sobre aquel negocio, que Ilevase los
dichos granos y que se fuese A su casa, y que para tal dia,
el cual le fu6 sefialado, tuviese los dichos indios aparejados.
El cual ido, habiendo el general dado la ordon en lo de la
ciudad y su comarca, dejando A Juan de Illanes (YAiiez?)
de Castro por su teniente, parti6 de la dicha ciudad con se-
tenta soldados y con hasta cien indios que le dieron la pro-
vincia de Garavito, y la provincial de Pacaca, el Guarco,
Abra (Barva?), Tices y los Votos. Sali6 de la dicha ciudad
para ir a la provincia de Atzarri (Aserri); muchos soldados,
con la esperanza de que en la dicha provincial se les daria
todo recaudo, Ilevaron mas fardaje del que se requeria, lle-
vandolo en caballos cargados; los cuales, por ser la tierra
doblada, pasaron gran trabajo. Habia, dende la dicha ciu-
dad a la provincia dicha, tres jornadas. Las jornadas so
entendera de aqui adelante que cada jornada tiene cuatro
leguas. Donde llegados, yo no vide mas de una casa, la
cual dijeron ser del cacique, en la cual el general se aposen-
t6; y luego el cacique sali6 A hablar al dicho general y le di-
jo que su merced fuese bien venido y que le hacia saber que
todo estaba aparejado, que viese cuando queria comenzar A
marchar. El general, despu6s de le haber abrazado, le di-
jo que 61 se holgaba much de verle y mis de que tan bien
compliese su palabra, y que su deseo era luego marchar,
que mandase apercebir los tamemes para que i cada solda-
do se le diesen los que obiese menester. Venido el dia que
habiamos de marchar, que fu6 dende i dos dias, comenzaron
a juntarse los indios; y habi6ndose juntado como hasta ochen-
ta y tantos indios, el cacique dijo al general que 61 no tenia







I)ocUME'Tos INtDITOS


mAs indios do aquellos que alli estaban, que con ellos y
con su persona podia ayudar y servir en aquella jornada; lo
cual visto por el general, mand6 que lo aprisionasen, y se le
mand6 notificar de part del general que compliese los ta-
memes A cuatrocientos, sino que le mandaria matar; A lo cual
el cacique respondi6 que se podia ejecutar en 61 la muerte
que le significaba, porque 61 no podia dar Lms indios de los
que alli estaban. Yendo yo A ver al dicho cacique, por man-
dado del general, le dije que me pesaba de lo sucedido y
que le hacia saber eran breves sus dias si no daba buen
despacho al general; el cual, dici6ndome que 61 no pod'a
mlns, dando un sospiro, llam6 A un principal y le dijo al oido
lo que despu6s yo supe, que fu6 decirle que ya via el apric-
to en que estaba; que le rogaba fuese al cacique del Abra y
le dijese y rogase de su part le ayudase con algunos tame-
mes, porque el general no ejecutase en 61 su furia mandan-
dole matar. El principal fue luego al general y le dijo que
no toviese enojo ni mandase matar a su cacique, que 61 iba
por los indios. Fue y volvi6 otro dia con treinta indios, con
los cuales y con los que al principio so habian juntado del
cacique, acordo el general hacer la jornada, conformandose
con el cacique y dici6ndole que pues no le habia dado buen
recaudo de tamemes, quo procurase con la brevedad possible
Ilevarlo adonde podiese proveerse de ellos; lo cual el caci-
que le prometi6; y levando el cacique siempre guard, par-
timos de la dicha provincia para la de Quepo, provincia que
decia el cacique tenia muchos indios; y habiendo andado dos
jornadas, el dicho cacique dijo al general que, dos leguas de
alli, A una mano del camino, estaba un principal suyo, el
cual se le habia rebelado con otros que por la tierra adentro
se habian metido, s6lo porque el dicho cacique habia dado
el dominion y se habia proferido de levar al dicho gene-
ral la tierra adentro; dando a entender que 6sta habia si-
do la principal causa por que no habia podido complir en lo
de los tamemes, conforme a su deseo. Mand6 el general pa-
rase alli el real 6 invi6 veinte soldados adonde el principal
estaba, al cual hallaron que habia espirado aquella noche;
trujeron los indios, que fueron site -i echo. Otro dia mar-
chamos, y, sin 6ste otros cuatro, por la tierra mas Aspera
que creo hay en el mundo, todo montafia muy espesa; y al
sesto llegamos A la provincial de Quepo, adonde, teniendo no-







DEL ARCHIVO DE INDIAS.


ticia el cacique de la dicha provincia que 6ramos llega-
dos, sali6 con hasta veinte indios y rog6 al general que
mandase a los soldados que no les hiciesen mal ni fue-
sen a les robar sus casas, que 61 prometia de dar al ge-
neral todo recaudo, porquc, de indios de la provincia de
Pacaca, habia sido informado el general iba en demand de
much oro, que 61 nos Ilevaria alli y iria en persona. El ge-
neral mand6 no se le hiciese daho ninguno, y, dindole las
gracias por lo ofrecido, tom6 cuatrocientos granos de maiz y
le dijo que tantos tamemes habia menester para ir bien avia-
dos los soldados, que los mandase apercebir; el cual los tom6
y, apartando ciento y treinta, dijo que aquellos podria dar
y no mis, los cuales el general le mand6 apercebiese; y ha-
biendo estado cinco 6 seis dias alojados en la orilla de un
rio frontero de las casas del dicho cacique, salimos para la
provincia de Cotd, adonde, el cacique dijo al general, halla-
ria todo recaudo de lo que iba A buscar y deseaba. De esta
provincia se volvi6 el cacique de Awuarri con todos los in-
dios que nos habia dado. El cacique de Quepo, antes de
marchar, present al general ciertas piezas de oro labradas,
que todas valdrian como hasta ciento y cincuenta pesos, las
cuales dijo haber habido en rescate de la tierra, aguas ver-
tientes a la mar del Norte. Dende A dos dias que marcha-
mos, salimos a la mar del Sur; y, yendo por la playa cuatro
jornadas, tornamos a entrar la tierra adentro; y habiendo an-
dado, la vuelta de la mar del Norte, tres jornadas, dimos
con camino seguido; por lo cual y porque el cacique dijo es-
tar el fuerte de Coti cerca, el general mand6 apercebir
treinta hombres para que fuesen de noche y, sin ser sentidos,
asaltasen el dicho fuerte y le prendiesen los caciques. Fu6
por capitAn de esta gente Francisco de Marmolejo, el cual
tuvo tanto descuido que, habiendo dejado las armas los mis
de los soldados, por levar las manos desocupadas para ran-
chear, habi6ndolas dado i criados que Ilevaban, estando ya
dentro en el fuerte, dieron los indios en ellos; y, como los
tomaron sin rodelas que es la principal defense para contra
indios, hirieron i los veinte de ellos de muy malas heridas
con barras arrojadizas y lanzas; por lo cual les convino re-
tirarse 6 inviar L decir al general con la brevedad possible
los socorriese, porque como las heridas se iban resfriando y
ellos se comenzaban a tullir, no esperaban menos que la
6.







DOCLT-MENTOS INIDITOS


muerte si el socorro no venia. En el inter, con algunos ar-
cabuces que habian llevado, comenzaron, los que no estaban
heridos, 6 tirar al fuerte; con lo cual cobraron los indios mu-
cho temor, vi6ndose matar de tan lejos, porque de los arca-
buzazos que tiraron fueron muertos veinte y siete indios y
cinco mujeres, las cuales se habian subido encima de sus ca-
sas 6 dar grita A los nuestros; entire estos indios fueron muer-
tos dos caciques de siete que en el fuerte habia. Siendo el
general avisado, vino por la posta; lo cual visto por los in-
dios, sin les hacer otro daioo, desmampararon el fuerte y ca-
sas que en 61 habia, las cuales dijeron algunos soldados que
serian sesenta y cinco; porque, segun decian, antes de que-
marse, que luego en llegando el general A6 ellas comenza-
ron A arder, las habian contado.
Luego el dia siguiente me mand6 el general que con
treinta soldados fuese a correr la tierra y viese si podia to-
mar algun indio para inviar a Ilamar los caciques; lo cual
hice, y si6ndome la fortune favorable, antes de medio dia
volvi al real trayendo dos indios; con los cuales el general
invi6 A decir A los caciques que el dafio que se les ha-
bia hecho no habia sido por su mandado, y que el capitin
que lo habia hecho estaba bien castigado, ansi con las heri-
das que ellos le habian dado como con haberle 61 refiido mu-
cho; que les rogaba viniesen a le ver y A dar el dominio, co-
mo habian hecho los demAs caciques que atrAs quedaban;
que 61 les prometia todo buen tratamiento; los cuales fueron
y, volviendo otro dia el uno de ellos, con una patena, en la
mano, de oro, dijo que los caciques venian otro dia a dar el
dominion, y que, en serial de paz y amor, inviaban aquella
patena al general, la cual recebi6. Otro dia vinieron los ca-
ciques, los cuales trujeron al general ciertas piezas de oro;
y habi6ndose informado de ellos de la poblaci6n que adelan-
te habia, le dijeron que a cuatro jornadas estaba la provin-
cia de Cia; y a otras cuatro, la vuelta de la mar del Norte,
estaba la de Cabra; lo cual sabido por el general, pareci6n-
dole que no las podria ver todas segun que deseaba, acordO
volverse a la ciudad. Y la principal causa de esta endeter-
minaci6n fu6 que algunos soldadoa se le desvergonzaron A
decir que no hacia la guerra como ellos deseaban, que era
A fuego y A sangre. Tuvo en este pueblo noticia que, aguas
vertientes a4 la mar del Norte, habia rios y quebradas, de








DEL ARCHIVO DE INDIAS.


adonde los indios sacaban oro, de adonde decian habian ha-
bido aquellas piezas que alli le presentaron, que, A mi pare-
cer, las que yo vide valdrian trescientos pesos. Tambi6n
tuvo el general noticia que, pasado de Cbara, aguas ver-
tientes A la mar del Norte, habia muchos pueblos; los cuales,
yo tengo entendido y segin lo que vi en la dicha tidrra, y
tambi6n en la Nueva-Jaen, tierra que confina con 6sta de la
mar del Norte, una parentela de padres 6 hijos 6 nietos Ba-
man un pueblo y tambien provincia, segun son los parientes
pocos 6 muchos. De este pueblo y fuerte de Coti Ilev6 un
indio A la provincia de Nicaragua, del cual fui enteramente
informado de lo que digo; porque dici6ndole yo que c6mo en
un pueblo tan pequefio como era el fuerte, habia tantos ca-
ciques, me respondi6 que tantos pueblos habia en el fuerte
como caciques habia; y que ansi era en todo lo demAs de
aquella tierra, aguas vertientes a la mar del Norte, adonde
hay la fama de las muchas poblaciones y pueblos. Queri6n-
dome yo informar de personas que por la mar del Norte han
entrado en aquella tierra, me han dicho lo mismo; en espe-
cial un suegro mio me ha certificado que en todo lo que en
aquella tierra anduvo, que fu6 much, nunca vido tres casas
juntas; por lo cual tengo entendido, y vuestra alteza sepa,
que en aquella tierra no hay tantos indios como algunos ban
dicho y A vuestra alteza han informado. Esta tierra, aguas
vertientes a la mar del Norte, es tierra de muchos y grandes
rios, toda la mas montaiia y que lo mas del afio Ilueve en
ella. Esos pocos indios que hay son muy belicosos, A causa
de que como la tierra no se puede andar a caballo, nos tie-
nen muy gran ventaja 6 pi6; tierra muy aparejada para que
los indios, si no quieren dar el dominio, no haya quien les
vaya A la mano, sino es haci6ndoles la guerra A fuego y a
sangre; lo cual si ansi se hiciese, en breve serian acabados
6 se. pasarian de la otra banda del Desaguadero, como hicie-
ron los de la otra a 6sta otra, cuando el capitan Castaiieda
pobl6 la Jaen, queri6ndoles apremiar a que tributasen. En
esta tierra, volviendo segunda vez Juan Vasquez de Coro-
nado, dijo haber descobierto un rio muy caudaloso, al cual
llam6 el rio del Estrella, donde dijo haber sacado cantidad
de oro; lo cual descobierto, luego se embarc6 y fu6 a dar no-
ticia A vuestra alteza; y segun yo he sabido de personas que
de vuestra real c6rte han venido a esta tierra, el dicho Juan







.DOCLMENTOS IlikDITOS


VAsquez inform a vuestra alteza en grandisima cantidad,
m6s de lo que ella es; de donde pudiera redundar, a lo que
it mi me parece, que al llegar a Costa-Rica con tanto caba-
llero 6 hijodalgo como traia, fuera causa de que, vistose per-
didos y que los habia engafiado, le mataran 6 hicieran algin
desatino, de los que en estas parties contra vuestro real ser-
vicio se ban hecho. La tierra que yo llamo Costa-Rica,
donde agora esti poblada la ciudad que laman Nuevo-Car-
tago, es tierra de buen temple, fria y muy f6rtil, y que en
ella se darAn todas las frutas y legumbres de Espaiia; y tie-
rra donde se cogerA much pan de trigo. EstAn a la redon-
da de ella las provincias de Garavito, Auzarri (Aserri),
Pacaca, el Guarco (Ujarris), los Tices (3), el Abra (Barva) y
otros muchos pueblos y provincias que al present no tengo
memorial de sus nombres; los Votos estAn treinta leguas de
la ciudad, Quepo otras treinta, Coto y Boruca cincuenta le-
guas; en todas las cuales .dichas provincial no hay tantos in-
dios como a vuestra alteza habrAn informado. Preguntin-
dole yo A Juan Vasquez de Coronado,. estando de camino pa-
ra ir A informar A vuestra alteza del estado de la tierra, que
cuintos naturales le parecia que podria haber en la provin-
cia que Ilaman de Costa-Rica, me dijo que habia pasados de
treinta mil indios, y que, aguas vertientes a la mar del Nor-
te, habia cuarenta mil; por lo cual creo inform A vuestra
alteza, como tengo dicho. Yo, senior, conforme A lo prome-
tido, digo que en la provincia que llaman de Costa-Rica, ha-
bra en toda ella cinco mil indios; y, aguas vertientes ai la
mar del Norte, en todo lo que Juan Vasquez anduvo, no hay
pasados de dos mil=(f.) Juan Davi'la.
(3)-Tices, parcialidad de indios incluida en el pueblo de Bwj-
va (Tomo II, p. 204).











(1) Probanza hecha en virtud de real cedula, sobre si
es cierto que Juan Vasquez de Coronado entr6 y
pobl6 la provincia de Costa-Rica y Nuevo-
Cartago. Fecha en Santiago de Guate-
mala ai 18 de agosto.--Aio de 1564 (2).

En la ciudad de Santiago de la provincia de Guatema-
la, diez y ocho dias del mes de agosto de mil 6 quinientos y
sesenta y cuatro afios, ante el ilustre senior licenciado Fran-
cisco Bricefo, visitador y juez de residencia de la audien-
cia real de los Confines, fu6 presentada una cedula de su
majestad, firmada de su real nombre, su tenor de la cual, es
la siguiente:
"El rey=Presidente e oidores de la nuestra audiencia
real de los Confines que reside en la ciudad de Santiago de la
provincia de Guatemala, y, en vuestra ausencia, a vos el
licenciado Bricefio, a quien habemos proveido por visitador
de la dicha audiencia. Por parte de Juan Vasquez de Coro-
nado, vecino de la ciudad de Santiago, me ha side hecha re-
laci6n, que 61 fu6 proveido, por vos el dicho president -
oidores, de la alcaldia mayor de las provincias de Nicaragua
y Costa-Rica y Nuevo-Cartago, en lugar del licenciado Juan
Cavall6n, fiscal de la nuestra audiencia real de la Nueva-Es-
paiia (3), atento A lo que nos ha servido; y entendiendo que
(1)-Este document ha sido publicado en la Colecci6u de Drc,-
meztos Indditos del Archivo de hIdias [tomo XIV, p. 485].
(2)-Archivo de Indias. Patronato, Est. 1 Caj. 1 ?
(3)-Se repite el error de asegurar que el licenciado Juan Cava-
116n fug nombrado fiscal para la andiencia de Nueva-Espafia (MIxi-
co). Ademis del document publicado en la nota a (Tomo I, p.
181), que prueba que el nombramiento fua para la audiencia de los
Confines, poseo otro manuscrito 6 in6dito, una informacidn segui-
da por el doctor Diego Sanchez de Valenzuela, en que se dice: "En
Santiago de Guatemala, a veinte 6 dos dias del mes de enero de
quinientos 6 sesenta e tres afios, se recibid juramento del licencia-
do Juan Cavall6n, fiscal de S. M en su audiencia real de los Confines,
so cargo de 41 siendo preguntado, dijo lo signiente." Pudiera ser
que mis tarde hubiera sido trasladado de la audiencia de los Con-
fines d la de Nueva-Espafia.







DOCUMENTS INIDITOS


ansi convenia A nuestro servicio y bien de las dichas provin-
cias y naturales de ellas, y por haber en su persona las calida-
des para ello necesarias, como de ello nos habia constado; y
que l1 acept6 el dicho cargo con el buen celo que tenia de
nos servir y hacer el fruto que convenia en los dichos natu-
rales, como lo ha hecho; y por ser en tiempo tan necesario
para ello y para la poblaci6n de las dichas provincias, por-
que cuando sali6 el dicho licenciado de ellas, 61 ni los soldados
que con 61 estaban, no tenian ningunos bastimentos, y se sa-
lian huyendo, hasta que provey6 de los que fueron necesa-
rios A su propia costa, en que ha gastado mis de diez mil
pesos de oro; lo cual ha sido causa para que las dichas pro-
vincias se pueblen; y me ha sido suplicado que,-atento A lo
susodicho y a que esta muy gastado y con necesidad, le hi-
ciese merced de mandarle confirmar el nombramiento del
dicho oficio y darle titulo de 61, como la mi merced fuese. Y
porque yo quiero ser informado de qu6 calidad es la tierra
donde ansi esta cl dicho Juan VAsquez de Coronado, que
nuevamente so ha descubierto, y qu6 distancia hay desde
alli A esa audiencia, y si convernA que se haga gobernaci6n
por si, y qu6 es lo que ha servido el dicho Juan Vasquez y
en qu6 cosas, y si hizo a su costa la entrada y poblaci6n de
las dichas provincias; vos mando A cualquier de vos, que en-
vi6is ante nos A nuestro consejo de las Indias, relaci6n par-
ticular de ellos, juntamente con vuestro parecer; para que
vista, se prove en todo lo que mAs convenga. Fecha en
Madrid, A veinte y seis de julio de mil 6 quinientos y sesen-
ta y tres afios=(f.) Yo el Rey=Pormandado de su majes-
tad=(f.) Francisco de Eraso".
1 por el dicho senior visitador vista la dicha real c6du-
la, la tom6 en sus manos y la bes6 y puso sobre su cabeza,
con el acatamiento debido; 6 cuanto al cumplimiento de ella,
dijo que harA y cumplira lo que su majestad le manda por
la dicha cedula real=(f.) Gabriel P6rez.
En la ciudad de Santiago de la provincia de Guatema-
la, diez y seis dias del mes de enero de mil e quinientos y
sesenta y cinco afios; el senior visitador, en cumplimiento de
la c6dula real de su majestad, ante su merced presentada,
tom6 e recibi6 juramento en forma del licenciado Miguel
Mufioz, provisor del obispado de la provincia de Nicaragua,
presbitero, so virtud del cual, jur6 por las ordenes que tieno








DEL ARCHIYO DE INDIAS.


de senior san Pedro, que diria verdad de lo que le fuese
preguntado 6 sopiese en el caso de que su merced queria ser
informado, e dijo 6 declar6 lo siguiente:
Fu6 preguntado si conoce A, Juan Vasquez de Corona-
do, alcalde mayor que fu6 de la provincia de Nicaragua, 6
si tiene noticia de la tierra que dicen de Costa-Rica, donde
el dicho Juan VAsquez de Coronado estuvo entendiendoen
la pacificaci6n de los naturales de ella; dijo que conoce al di-
cho Juan Vasquez de Coronado antes que fuese alcalde ma-
yor en la provincia de Nicaragua 6 despu6s que fu6 proveido
al dicho cargo, 6 tiene noticia, por relaciones de capitanes 6
soldados, de la tierra de Costa-Rica 6 Nuevo-Cartago, que
han estado en la dicha tierra entendiendo en la dicha paci-
ficaci6n de los naturales de ella; porque le han dado relaci6n
6 nueva de la dicha tierra, 6 por star, como estA, tan cercana
A la dicha provincia de Nicaragua, donde este testigo ha re-
sidido, 6 por haber tenido la juridici6n de aquella tierra en
lo spiritual e haber enviado a ella sacerdotes que dotrina-
sen los naturales, de quien ansimismo se ha informado de
la dicha tierra.
Preguntado diga 6 declare si sabe de qu6 calidad es la
tierra de la dicha Costa-Rica, que ansi nuevamente se ha
descubierto, 6 qu6 distancia hay desde ella hasta esta ciudad
de Guatemala, donde solia residir la audiencia; dijo que lo
que este testigo ha entendido de personas que de aque-
Ila tierra han salido, de quien se ha informado, es que la
dicha tierra es montuosa, 6 que es estrecha, porque dicen que
hay poca distancia de leguas de la mar del Sur A la del
Norte, 6 que es tierra fria, sana, de buen temple; 6 que en al-
gunos rios hay oro, 6 de poca gente, 6 que viven apartados
unos de otros, 6 que la mayor poblaci6n que se ha hallado
junta, sera hasta ochenta indios, 6 que dicen hombres que
la han andado, que labri hasta cuatro mil indios en toda
ella, 6 no m6s; y que confina con la tierra de Veragua, que
se gobierna por Nombre de Dios; 6 que dende la primera po-
blaz6n de Ia dicha tierra que hicieron los espafioles cuando
entr6 el licenciado Cavall6n, habra doscientas leguas, poco
mais 6 menos, hasta esta ciudad de Guatemala.
Preguntado si al parecer de este testigo, si convenia
que se hiciese gobernaci6n por si la dicha tierra de Costa-
Rica, 6 c6mo podria ser mejor gobernada; dijo que lo que







l)OCIuMIENTOS INtDITOS


tiene entendido este testigo, de lo que ha visto y oido tratar
y comunicar a personas que lo saben 6 han visto lo que ha
pasado, le parece que, de gobernarse aquella tierra junta-
mnente con la provincia de Nicaragua 6 ser toda una gober-
naci6n, la dicha tierra de Costa-Rica recibe provecho, por
el favor e socorro que de la dicha provincia le va; pero que
es en grande perjuicio de la dicha provincia de Nicaragua
6 de los naturales de ella, porque de ella sacan muchas piezas
de indios por mar 6 por tierra los soldados para Ilevar a
la dicha provincia; lo cual la justicia no lo ha remediado; lo
cual se remediari mejor 6 mas bastantemente, si la dicha
gobernaci6n estuviese distinta, porque cada uno de los go-
bernadores miraria por su tierra 6 gobernaci6n; ansimismo,
por la distancia que hay de la una tierra a la otra, le pare-
ce que no la podria gobernar, siendo un gobernador; 6 se
gobernarA mejor de por si cada una de las dichas provin-
cias.
Preguntado diga 6 declare que es lo que ha servido el
dicho Juan Visquez y en que cosas, y si hizo la dicha
entrada y poblaz6n de la dicha provincia a su costa; dijo
que al tiempo que el licenciado Cavall6n salio de aquella tie-
rra, dej6 poblado un pueblo que se llama Castillo de Garci-
Mufioz, y pacific i ciertos indios que se llaman los Giieta-
rJs, y en la dicha ciudad de Garci-Mufioz hasta cien solda-
dos, poco mis 6 menos, en su sustento; y envigndole comi-
si6n de la audiencia que reside en esta ciudad para que en-
trase en la dicha ciudad, en lugar del licenciado Cavall6n,
entr6 alli con hasta treinta soldados, poco mis 6 menos, so-
corriendoles de su hacienda con algfn angeo 6 alpargates, 6
rocines y algunas armas; y ansimismo compr6 un barco
que lo meti6 por la mar, con municiones y cosas de basti-
mentos; lo cual todo fu6 A su costa, y siempre, despu6s
que estuvo dentro, envi6 por otras cosas, 6 se le metieron, en
especialmente ganados; 6 que despu6s de estar dentro, hi-
zo ciertas entradas en la tierra, de las cuales result pacifi-
car algunos indios; y descubri6 algunos valles que se en-
tiende que en ellos y en sus rios hay oro; lo cual hasta
entonces no estaba descubierto; de lo cual, en nombre
de su majestad, tom6 posesi6n; 6 teniendo la tierta en
este estado, se sali6 el dicho Juan Vasquez para ir a los
reinos de Castilla A informar i su majestad; 6 que en las







DEL ARCHIVO DE INDIAS.


entradas que el dicho Juan VAsquez hizo, pas6 much tra-
bajo 6 sirvi6 much A su majestad; 6 que despues de salido
el dicho Juan VAsquez, por orden que 61 dej6 dada, se mud6
la dicha ciudad de Garci-Mufioz en un valle que est6 la tierra
mis adentro, por estar mas cerca de las poblaciones de los
indios; e que esto es lo que sabe de lo que le es preguntado,
para eljuramento que hizo; 6 dijo que es de treinta y un afios,
poco m(is 6 menos tiempo; 6 no le tocan las generals pregun-
tas; 6 firmolo de su nombre=(f.) el licenciado Miguel Mu-
fioz=(f.) el licenciado Bricefio=(f.) Gabriel P6rez.
En el dicho dia, mes 6 afio susodicho, el dicho senior vi-
sitador, para la dicha informaci6n, tom6 6 recibi6 juramento
en forma de Rodrigo de Contreras Bielma, vecino de la pro-
vincia de Nicaragua; 6 si tiene noticia de la tierra que dicen
Costa-Rica, donde el dicho Juan VAsquez de Coronado, es-
tuvo entendiendo en la pacificaci6n de los naturales de ella;
dijo que conoci6 al dicho Juan VAsquez de Coronado, antes
que fuese alcalde mayor de la provincia de Nicaragua, de
quince aiios a esta parte; 6 que no le conoci6 siendo alcalde
mayor de la provincia de Nicaragua; e que tiene noticias de
la tierra que dicen Costa-Rica, porque este testigo ha esta-
do en ella, en la part del Norte y en la parte del Sur, antes
que entrase Juan VAsquez en ella, dos aiios continues, po-
co mas 6 menos, y la anduvo 6 pase6 much part de ella, 6
sabe que es cercana la dicha Costa-Rica A la dicha provin-
cia de Nicaragua; fu6 preguntado que diga 6 declare si sabe
de qu6 calidad es la dicha tierra de Costa-Rica, que ansi
nuevamente se ha descubierto, qu6 distancia hay desde ella
hasta esta ciudad de Santiago de Guatemala done solia re-
sidir la audiencia; dijo que en el tiempo de los dichos dos afios
que este testigo estuvo en la dicha Costa-Rica, vi6 y enten-
di6 que la tierra es mal poblada de gente, 6 que la tierra
que esta aguas vertientes a la mar del Norte, es toda tierra
montuosa, de arboledas muy altas; y se hall oro en los rios
6 quebradas, donde se dieron catas; e tambien se hall oro
en poder de los indios; y la tierra que esta hacia la parte
del Sur, es menos tierra, y es tierra rasa de poco monte, por-
que es tierra de sabanas, 6 que de una mar a otra, por don-
de esta al present el pueblo asentado, que es el que pobl6
el licenciado Cavall6n, le parece a este testigo, que podra
haber treinta 6 treinta y cinco leguas, y mientras mis se
7.








IPOcEOtENTOS IN]PDITOS


Ilega hacia Panam6 se va ensangostando la tierra; 6 quc
desde ]a dicha primera poblaci6n que hicieron los espahioles
en la dicha Costa-Rica hasta esta ciudad de Guatemala, ha-
brA doscientas y treinta leguas, poco mds 6 menos.
Fu6 preguntado si al parecer de este testigo, si con-
vernia que se hiciese gobernaci6n por si la tierra de Costa-
Rica, 6 c6mo podria ser mejor gobernada; dijo que a este tes-
tigo le parece que la dicha tierra de Costa-Rica estaria me-
jor gobernada haciendo gobernaci6n de por si, y con mc-
nos perjuicio de la provincial de Nicaragua, porque este tes-
tigo tiene por cierto, que se quitarian las molestias que reci-
ben los naturales de la dicha provincia de Nicaragua, sien-
do como ha sido, toda, una gobernaci6n, de los soldados que
van a la dicha Costa-Rica; porque sin saber el capitan, y
otras veces disimulAndolo, se Ilevan los indios 6 indias a la
dicha Costa-Rica, de cuya causa descasan los casados, 6 se
les hacen otras molestias & los naturales contra su voluntad,
lo cual cesaria si cada gobernaci6n esti de por si; porque
cada gobernador mirar6 por su gobernaci6n 6 por sus shb-
ditos; y tambi6n por la much distancia que hay desde Ni-
caragua hasta Costa-Rica, no se puede, bien gobernar es-
tando todo debajo de una gobernaci6n.
Preguntado diga 6 declare, qu6 es lo que ha servido el
dicho Juan VAsquez de Coronado, y en qu6 cosas, y si hizo
la dicha entrada y poblaz6n de la dicha provincia su cos-
ta; dijo que este testigo habia afio y medio, poco mAs 6 mc-
nos, que lleg6 de los reinos de Castilla con su mujer 6 casa,
; la provincial de Nicaragua; 6 cuando este testigo lleg6, el
dicho Juan VAsquez era ido a la entrada y A la dicha Costa-
Rica; en la cual entrada, supo este testigo, de soldados que
fueron con el dicho Juan Vasquez, que habia hecho una 6
dos entradas; y que si fu6 6, su costa 6 no, este testigo no lo
sabe; 6 que ha sido verdad que pacific ciertos pueblos de
indios, 6 que dicho Juan VAsquez habia aprobado muy
bien como buen capitan en la dicha jornada, 6 que de todo
lo que habia pacificado iba tomando posesi6n en nombre de
su majestad; 6 que este testigo sabe que el dicho Juan Vas-
quez esti muy adeudado en la dicha provincia de Nicara-
gua y en esta de Guatemala; 6 que ha oido decir este testi-
go que la mayor parte de las deudas que ha hecho, ha sido
por las muchas entradas que ha hecho en haber servido a







DEL ARCIIVO DE INDIAS. 31

su majestad en la dicha jornada; 6 que 6sta es la verdad pa-
ra el juramento que hizo, 6 dijo que es de mas de cuarenta
y nueve aiios, 6 no le toca ninguna de las preguntas gene-
rales que le fueron hechas; 6 firmolo de su nombre=(f.) Ro-
drigo de Contreras=(f.) Gabriel P6rez.
En el dicho dia, mes e ano susodicho, para la dicha in-
formaci6n, el dicho senior visitador tom6 6 recibi6 juramen-
to en form de derecho de Hernando Bermejo, vecino de es-
ta ciudad de Santiago de Guatemala, so cargo del cual pro-
meti6 decir verdad, 6 dijo sijuro 6 am6n; 6 siendo pregun-
tado por el tenor de la c6dula real de su majestad, A las pre-
guntas que le fueron hechas, dijo 6 declar6 lo siguiente:
Fu6 preguntado si conoce A Juan VAsquez de Corona-
do, alcalde mayor que fu6 de la provincial de Nicaragua, (
si tiene noticia de la tierra que dicen Costa-Rica, donde el
dicho Juan VAsquez de Coronado estuvo entendiendo en la
pacificaci6n de los naturales de ella; dijo que conoce al di-
cho Juan VAsquez de Coronado, de veinte y dos afios A esta
part, 6 que tiene noticia de la provincia de Costa-Rica,
contenida en la pregunta, por relaci6n que Ie han dado mu-
chas personas que han estado en la dicha tierra en compa-
iiia del dicho Juan VAsquez de Coronado 6 del licenciado
Cavall6n que fu6 a la dicha tierra antes que el dicho Juan
VAsquez.
Preguntado que diga y declare si sabe de qu6 calidad
cs la dicha tierra de Costa-Rica, que asi nuevamente se ha
descubierto, y qu6 distancia hay desde ella hasta esta ciu-
dad de Guatemala, donde solia residir la audiencia; dijo que
este testigo no ha estado en la dicha tierra, como dicho tie-
ne, pero que por relaci6n de muchas personas que han esta-
do en ella, con quien este testigo, ha tratado sobre ello, sabe
que es la dicha tierra montuosa 6 muy fragosa en muchas
parties, 6 que aunque esta poblada de naturales, son pocos,
6 los pueblos pequefios, de poca gente, aunque dicen haber
oro en toda la dicha tierra; 6 que desde esta ciudad de San-
tiago de Guatemala hasta lo postrero de la provincia de Ni-
caragua, que es por donde van A la dicha Costa-Rica, habra
ciento y noventa leguas, que es hasta Nicoya; 6 de alli has-
ta la dicha tierra, habrA setenta leguas, poco mAs 6 menos; 6
que esto sabe de esta pregunta.
Preguntadd si al parecer de este testigo convernia que







DOCUMENTOS IN]DITOS


se hiciese gobernaci6n por si A la dicha tierra de Costa-
Rica, 6 c6mo podria ser mejor gobernada; dijo que lo que
sabe es que estando el dicho Juan VAsquez de Coronado
entendiendo en la pacificaci6n de los naturales de la dicha
Costa-Rica, este testigo fu6 proveido, por*provisi6n real se-
llada con el real sell, por teniente general de alcalde ma-
yor de toda la dicha provincia de Nicaragua, 6 cuando alli
lleg6, hall muchas fuerzas que los soldados que habian ido
A la dicha tierra de Costa-Rica, hacian e habian hecho a los
naturales de la dicha provincia de Nicaragua, levandoles i
ellos 6 a sus mujeres 6 hijos, por fuerza 6 contra su volun-
tad, a la dicha Costa-Rica, para su servicio; e les tomaban
la ropa e otras cosas que tenian en su casa; y era la dicha
fuerza en tanta manera, que los naturales se andaban es-
condiendo por los montes 6 no osaban estar en sus casas,
hasta que este testigo lleg6 a la dicha tierra; de lo cual, A lo
que este testigo se inform 6 despu6s vido por vista de
ojos, era causa ser el alcalde mayor de Nicaragua, alcalde
mayor de Costa-Rica; 6 los tenientes que dejaba en la dicha
tierra, no osaban enojar A los soldados, por ser cosa del di-
cho alcalde mayor; los cuales dichos tenientes se lo dijeron
asi A este testigo; 6 c6mo este testigo lleg6, no consinti6
que se hiciesen las dichas fuerzas, 6 provey6 en los caminos
por donde los soldados habian de pasar, espafioles, con vara
de justicia, para que amparasen a los dichos naturales, e asi
se sosegaron los dichos indios; y el dicho Juan Vasquez,
desde la dicha Costa-Rica, le escribi6 a este testigo muchas
veces, que lo hacia mal en desaviarle los soldados, y era por-
que no le dejaba sacar servicio de indios; y este testigo, co-
mo estaba proveido por su majestad 6 no por el dicho Juan
Vasquez, no se le di6 nada de ello, 6 todavia persevere en
lo susodicho, 6 asi se apacigu6 6 deshizo la fuerza que rece-
bian los naturales de la dicha provincia de Nicaragua; e que
este testigo cree 6 tiene por muy cierto que si el dicho
alcalde mayor que es de Nicaragua, lo fuese de Costa-Rica,
seria total perdici6n 6 destruici6n de la dicha provincia de
Nicaragua; 6 por poblar la dicha tierra de Costa-Rica, se
despoblaria la de Nicaragua; e que los espafioles e indios de
la dicha provincia est.in muy temerosos de que su majes-
tad ha de proveer la alcaldia mayor de Nicaragua, junta-
mente con la de Costa-Rica, lo cual seria en much de-







DEL AncHIvo DE INDIAS.


servicio de Dios nuestro senior 6 de su majestad, y da-
fio de la provincia de Nicaragua; 6 que muy mejor 6 m:is
convenient seria dividir las dichas provincial, como lo
son, que no juntarlas, pues el que fuere alcalde mayor de
Nicaragua ha de tener sus tenientes en Costa-Rica, 6 estando
en Costa-Rica, los ha de tener en Nicaragua; 6 que esto sa-
be de esta pregunta.
Preguntado que diga y declare qu6 es lo que ha ser-
vido el dicho Juan VAsquez, y en qu6 cosas, 6 si hizo la
dicha entrada e poblaz6n de la dicha provincia A su costa;
dijo que estando este testigo, como dicho tiene, por justicia
mayor de la dicha provincia de Nicaragua, le dijeron mu-
chas personas A quien el dicho Juan Vasquez debia dineros,
que habia hecho la dicha entrada 6 poblaz6n A su costa, 6
que en ello, A la cuenta que daban A este testigo de las deu-
das que habia hecho en armas 6 ganados que llev6 a la di-
cha tierra para los soldados 6 en otros socorros que les hizo,
habia gastado el dicho Juan VAsquez, de su hacienda, mu-
chlo, habia quedado empenado en mAs de diez mil pesos
de oro, que debia A personas particulares; 6 que este testigo
se inform de personas que venian de la dicha tierra de
Costa-Rica, 6 decian que el dicho Juan VAsquez de Coro-
nado trataba muy bien a los naturales de la dicha tierra, 6
que solo habia habido eceso en los indios 6 indias libres que
sus soldados habian sacado de la provincia de Nicaragua pa-
ra llevar A la dicha tierra en su servicio; 6 que antes que el
dicho Juan Vasquez entrase en la dicha tierra, habia entra-
do con gente el licenciado Cavall6n 6 habia poblado un
pueblo de espafioles, 6 que cuando sali6 de la dicha tierra,
vendi6 al dicho Juan Vasquez de Coronado su casa 6 cosas
que tenia 6 ganado, por setecientos pesos de oro, A lo que
se acuerda este testigo; 6 que tambi6n los gast6 el dicho
Juan VAsquez de Coronado con los soldados; 6 que esto sa-
be de la pregunta; 6 todos los soldados decian a este testigo
que en lo susodicho habia el dicho Juan VAsquez pasado
muchos trabajos 6 habia servido much A su majestad, '
habia descubierto muy buenas tierras, ricas; 6 que 6sta es la
verdad e lo que sabe de este caso, para el juramento que hi-
zo, 6 firmolo de su nombre;. 6 que este testigo es de edad de
mis de cuarenta 6 cinco afios, 6 que no le tocan las denmis
generales=(f.) Hernando Bermejo=(f.) Gabriel PWrez.







I)DOCITMENTOS INrDITOS


f para la dicha informaci6n, el dicho senor visitador
tomi6 recibi6 juramento por Dios 6 por santa Maria,- e por
una sefial de cruz, en que puso su mano derecha, de Pedro
Venegas de los Rios, tesorero por su magestad en la provin-
cia de Nicaragua; so cargo lel cual prometi6 decir verdad;
: si6ndole preguntado, dijo 6 depuso lo siguiente:
Fu6 preguntado si conoce a Juan Vaisquez de Corona-
do, alcalde mayor que fu6 de la provincia de Nicaragua, 6
,i tiene noticia de la tierra que dicen Costa-Rica, done el
dicho Juan Vaisquez de Coronado estuvo entendiendo en la
pacificaci4n de los naturales de ella; dijo que conoce al di-
cho Juan Vasquez de Coronado antes que fuese alcalde ma-
yor de la dicha provincia, y despu6s que usa el oficio de al-
calde mayor de ella; y tiene noticia de la tierra de Costa-
Rica, por relaci6n que ha tenido de soldados y de otras per-
sonas que ban estado en la dicha tierra de Costa-Rica, por-
que van A ella por la dicha provincial de Nicaragua, donde
se prove de lo necesario para alli, de mantenimientos 6
otras cosas, porque la dicha Costa-Rica confina A la dicha
provincial do Nicaragua.
PreguntAdo diga y declare si sabe de qu6 calidad es la
dicha provincia de Costa-Rica, que ansi se ha descubierto
nuevamente, 6 qu6 distancia hay de esta provincial de Gua-
temala ;i la dicha Costa-Rica; dijo que a lo que este testi-
go ha entendido de muchas personas que han estado en la
dicha Costa-Rica, que la dicha tierra es muy buena y sana,
y part de ella es montuosa, y part es tierra rasa y de sa-
banas, y hay values; y que hay muchos rios y fuentes, y
muchas minas, done han liecho catas, en las cuales, y en
algunos rios, se ha hallado oro; e que ansimismo ha oido do-
cir que esta poblada de much cantidad de indios, y que es
tierra f6rtil y abundant de comidas; 6 que ansimismo ha
oido decir A los dichos soldados, que de una mar A otra ha-
brA treinta 6 cuarenta leguas, poco mias 6 menos, 6 que an-
simismo ha oido decir que desde el primer pueblo, que est:i
fundado en la dicha Costa-Rica, hasta esta ciudad de San-
tiago de Guatemala, habra doscientas y treinta leguas, poco
mAs 6 menos.
Preguntado si al parecer de este testigo si convernia
so hiciese gobernaci6n por si la dicha tierra de Costa-Rica,
6 c6mo podria ser mejor gobernada; dijo que A lo que entien-








DEL AuCmzvo DE INDIAS.


do este testigo y le parece asi, por lo que ha visto comno por
lo que ha oido decir a otras personas que lo saben, es, quc
de gobcrnarse aquella tierra juntamente con la provincial de
Nicaragua y ser toda una gobernaci6n, es grande inconvc-
niente para la dicha provincia de Nicaragua, porque demnis
de no poderse gobernar bien por la distancia que hay de la
dicha Costa-Rica A la dicha provincial de Nicaragua, que
serA distancia de mas de cien leguas, los naturales de la di-
cha provincia de Nicaragua y los espaiioles vecinos reciben
muchas molestias y vejaciones de los soldados, porque los
dichos soldados, por fuerza y contra la voluntad de los di-
chos naturales, les Ilevan sus mujeres 6 indios 6 indias dc
aquella tierra, en daiio y perjuicio de los vecinos encomen-
deros, a quien se los quitan de sus encomiendas; y si algu-
nas veces ha venido a noticia del alcalde mayor, unas veces
to ha disimulado y otras voces no lo consiente; y por esta.
causes le parece a este testigo que de estar la una tierra y
la otra debajo de una gobernaci6n, es grande inconvenient,
y estari la dicha provincia de Nicaragua y tierra de Costa-
Rica, divididas sus gobernaciones cada una por si distinta
v apartada, porque cada gobernador mirar; por.sus natura-
les y por lo que tuviere A su cargo.
Preguntado diga y declare qu6 cs lo que ha served,
el dicho Juan VAsquez de Coronado, y en qu6 cosas, y si
hizo la dicha entrada y poblaci6n de la dicha provincia de
Costa-Rica a su costa; dijo que despu6s que el licenciado
Cavall6n hizo la primera entrada en la dicha tierra de Cos-
ta-Rica, fu6 proveido el dicho Juan VAsquez de Coronado,
por el audiencia 6 por el licenciado Landecho president y
gobernador de ella, para que fuese a la pacificaciin de la
dicha Costa-Rica, y este testigo vi6 al dicho Juan Visquez
de Coronado ir a la dicha provincia con soldados que para
cllo hizo, y otros pertrechos, ansi de ganados como maiz,
alpargates, ropas y otras cosas y armas para los soldados,
todo a su costa; y en dos 6 tres veces que fu4 A la dicha pa-
cificaci6n, siempre hizo los gastos A su costa; quo al parecer
de este testigo, gastaria en cantidad de mis de seis mil pe-
sos, e que en las dichas entradas fu6 pfiblico que pacific
ciertos pueblos de indios, de los cuales tomn6 la posesi6n en
nombre de su majestad, y trajo buenas muestras de oro pa-
ra llevarlas a su majestad Ai los reinos de Castilla; 6 que este







J)OCUMIENTOS INEDITOS


testigo sabe, asi por hab6rselo oido decir ai 61, como a solda-
dos, que en las dichas entradas ha dado muy buenas mues-
tras de su persona y trabajado much, sirviendo i su ma-
jestad, y la mayor part de todo el tiempo andando a pi6; y
que esto es verdad y lo que sabe de loque se le ha pre-
guntado para el juramento que hizo, en que se afirma y ra-
tifica, y 1o firm de su nombre; y qne este testigo es de edad
de mas de cuarenta aios; 6 que habri diez y seis anos que
reside en la dicha provincia de Nicaragua, sirviendo el di-
cho oficio de tesorero=(f.) Pedro Venegas de los Rios=
(f.) Gabriel P6rez.
En la dicha ciudad de Guatemala, veinte y site dias
del mes de enero de mil 6 quinientos y sosenta y cinco aiios,
fu6 recibido juramento en forma de Alvaro de Paz, vecino
de la dicha ciudad de Santiago de Guatemala, el cual dijo 6
declar6 lo siguiente:
Fu( preguntado si conoce ia Juan Vasquez de Corona-
do, alcalde mayor qne fut de la provincia de Nicaragua, y
si tiene noticia de la tierra que dicen de Costa-Rica, done
cstuvo entendiendo en la pacificaci6n de ella; dijo que cono-
cc al dicho Juan Vasquez de Coronado contenido en la pre-
gunta, y que tiene noticia de la tierra de Costa-Rica, por
relaciun que le ban dado de ella algunos soldados y otras
personas que han estado en ella; 6 que ha sabido por la di-
clia relaci6n que el dicho Juan VAsquez de Coronado es-
tuvo en la dicha Costa-Rica entendiendo en la pacificaci6n
de los naturales de ella, despu6s que el licenciado Cavall6n,
fiscal de su majestad, vino de la dicha pacificaci6n; 6 que sa-
be que la dicha Costa-Rica estA cercana y confina con la di-
cha provincia de Nicaragua, porque este testigo, siendo al-
calde mayor en la provincia de Nicaragua, proveido por la
real audiencia que en esta ciudad residia, visitando la dicha
provincia, tuvo noticia de la dicha Costa-Rica y de unos
pueblos que confinan con la provincia deNicoya que es de su
majestad; y que los dichos indios trataban y contrataban con
patenas de oro y Aguilas y otras cosas en la dicha provin-
cia, 6 hizo informaci6n de ello, 6 la envi6 a la real audien-
cia; y por esto sabe lo que dicho tiene.
Preguntado si sabe de qu6 calidad es la tierra de la di-
cha Costa-Rica que nuevamente se ha descubierto, y qu6
distancia hay desde ella hasta esta ciudad de Guatemala,







DEL ARCHIVE DE INDIAS.


donde solia residir el audiencia de los Confines; dijo que por
haberse informado de soldados y otras personas que han es-
tado en la dicha Costa-Rica, antes que se hiciese entrada en
ella por el licenciado Cavall6n, y despu6s aca, de otras per-
sonas que han estado en la dicha Costa-Rica, tiene entendi-
do que la dicha tierra es rica y de much valor, y que hay
much cantidad de oro en ella, ansi en rios como en minas
que se han descubierto; y que la dicha tierra, en parties es
muy montuosa y en parties es tierra rasa, y que tiene va-
lies y tierra de buen temple y sana, 6 que hay cantidad de
gente aunque no much; y que algunas poblaciones que di-
cen que han hallado de indios, son de A quinientos y de A
mil, y de A mil y quinientos indios, y de menos; y que es gen-
te belicosa; y que confina con la tierra de Veragua, que se
gobierna por Nombre de Dios; y que desde la primer po-
blaci6n de la dicha Costa-Rica, hasta esta ciudad de Guate-
mala, habra ciento y setenta leguas, diez mAs 6 menos, por
lo que ha visto este testigo en la tierra y oido de ella.
Preguntado si al parecer de este testigo convernia que
se hiciese gobernaci6n por si la dicha tierra de Costa-Rica,
6 c6mo le parece que podria ser mejor gobernada; dijo que
por la noticia que este testigo tiene de la dicha tierra, asi de
su riqueza como de los indios que en ella hay, le parece A
este testigo que la dicha tierra de Costa-Rica, desde los
confines de la provincia de Nicoya para alli, se hicie-
se gobernaci6n por si, hasta donde su majestad le diese
limits que confinasen con lo que estA poblado por la part
de Nombre de Dios; porque de esta manera se podria con-
quistar y poblar la dicha provincia, y que no fuese inclusa
en la provincia de Nicaragua; porque de incluirse en una
gobernaci6n, no podra ser bien gobernada la una ni la otra,
y vernA much perjuicio A los naturales; y que para ello, su
majestad podrA mandar al que gobernase la dicha provincial
de Nicaragua, le diese todo favor e ayuda al que gobernase
la provincial de Costa-Rica, para los ganados, soldados y
otras cosas que son necesarias para alla, siendo sin perjuicio
de los naturales; porque si fuesen juntas, ambas las gober-
naciones en una, seria en much perjuicio y dafno de los na-
turales y espaiioles; y como dicho tiene, divididas las dichas
gobernaciones, estarAn mejor gobernadas.
Preguntado si sabe qu6 es lo que ha servido el dicho







DOCUMENTOS INIDITOS


Juan Vasquez de Coronado y en qu6 cosas, y si hizo la di-
cha entrada y poblaci6n de la dicha provincia 4 su costa; dijo
que lo que de ello sabe es que el dicho licenciado Cavall6n
fu6 el primero que alli entr6 a poblar, y despues fue provei-
do por alcalde mayor de la provincia de Nicaragua; y es-
tando 61 en ella, el licenciado Cavall6n se vino A esta ciudad,
por las provisions que de su majestad le vinieron de fiscal
de esta audiencia; y venido aqui el dicho Cavall6n, se pro-
vey6 al dicho Juan VAsquez que fuese 4 la dicha pobla-
ci6n y continuase lo que el licho Cavall6n habia comenza-
do; y ansi por cartas que este testigo tuvo del dicho Juan
Vasquez 6 de otras personas que de alli vinieron, supo c6-
mo el dicho Juan Vasquez habia ido A la dicha Costa-Rica
y Ilevado soldados, ganados y otras cosas, A su costa e mi-
si6n, 6 que segun este testigo tuvo noticia, gast6 en ello mu-
cha cantidad de pesos de oro de su hacienda; y que habia
llegado 4 muy buena coyuntura con el socorro que llev6, de
tal manera, que decian que si no fuera se despoblara; y que
este testigo, ansimismo ha sabido que de todo lo que el di-
cho Juan Vasquez conquist6, tom6 la posesi6n en nombre
de su majestad; y que esto es lo que sabe de lo que se le ha
preguntado, para el juramento que tiene hecho; e lo firm
de su nombre, 6 dijo que serA de edad de mis de cincuenta
aiios=(f.) Alvaro de Paz=(f.) Gabriel P6rez=Yo el dicho
Gabriel Perez, escribano de su majestad y de la dicha resi-
dencia, doy fe de todo lo susodicho, segin que ante mi pa-
s6, 6 va escrito en estas catorce fojas con 6sta del signo; 6
por ende fice aqui este mio signo, A tal=(Hay un signo)=
en testimonio de verdad= (f.) Gabriel Perez=(Entre dos
ribricas).












(1) Real titulo de gobernador de Costa-Rica, por los
dias de su vida, al adelantado Juan Vasquez de
Coronado, por haberla descnbierto.-Aran-
juez, abril 8 de 1565 (2).

Don Felipe, &. Por hacer bien y merced A vos Juan
V6squez de Coronado, acatando vuestra suficiencia y habi-
lidad, y los servicios que nos habeis hecho y esperamos que
nos hareis de aqui adelante, y porque entendemos que asi
cumple 4 nuestro servicio, es nuestra merced y voluntad
que agora y de aqui adelante, para en toda vuestra vida,
seiis nuestro gobernador de la provincia y tierra de Costa-
Rica, que hasta agora esta descubierta por vos, y de lo que
aqui adelante descubrieredes en la dicha tierra; y useis de
la dicha gobernacion, y ayais y tengAis la nuestra justicia
civil y criminal con los oficios de justicia que en las dichas
provincias de Costa-Rica y poblaci6n de ellas hubiere. Y
por esta nuestra carta mandamos a los consejos, justicias,
regidores, caballeros, escuderos, oficiales y hombres buenos
de todas las cibdades, villas y lugares que en la dicha pro-
vincia de Costa-Rica y tierra y poblaci6n de ella hubiere y
se poblare, y A los nuestros oficiales, y otras personas que
en ellas residieren, y a cada uno de ellos, que luego que con
ella fueren requeridos, sin otra larga ni tardanza alguna, sin
nos mis requerir ni consultar, ni esperar ni tender otra
carta ni mandamiento, segunda ni tercera yusi6n, tomen y
reciban de vos, el dicho Juan VAsquez de Coronado, el ju-
ramento y solenidad que en tal caso se require y debris ha-
cer; el cual, por vos asi hecho, os ayan, reciban y tengan
por nuestro gobernador de la dicha provincia de Costa-
Rica y poblaciones de ella, por todos los dias de vuestra vi-
da, y os dexen y consientan libremente usar y exercer los
(1)-Documento publicado en la Colecci6n de Documentos Inidi-
tos del Archivo de Indias (tomo XI, p. 124).
(2)-Archivo de Indias. Patronato. Est. 2, caj. 1, leg. 19.







DoctT3IENTOS TNIWDITOS


dichos oficios, y cumplir y executar la nuestra justicia en
ella, por vos 6 por vuestros lugartenientes, que en el dicho
oficio de gobernador y alguaziladgos y otros oficios a la di-
cha gobernaci6n anexos y concernientes, podais poner y
pongAis; los quales podais quitar y admover cada y quando
a nuestro servicio y A la execuci6n de nuestrajusticia cum-
pla, y poner y subrogar otros en su lugar; y oir, library y
determinar todos los pleitos y causes, asi ceviles como cri-
minales, en la dicha provincia y tierra de Costa-Rica y pue-
blos que poblaredes y obi6redes poblado, asi entire la gente
que lo fuere a poblar, como entire los naturales de ella, hu-
biere y nacieren; pudiendo vos y los dichos vuestros alcaldes
y lugartenientes, llevar los derechos i los dichos oficios
anexos y pertenecientes, y hacer qualesquier pesquisas en
los casos de derecho premises y todas las otras cosas a los
dichos oficios anexas y concernientes; y que vos y vuestros
tinientes entendAis en lo que a nuestro servicio y execu-
ci6n de la nuestra justicia y poblaci6n y gobernaci6n de la
dicha provincia de Costa-Rica y pueblos que poblAredes,
convengan; y en usar y exercer los dichos oficios, y cumplir y
executar la nuestra justicia, todos se conformen con vos,
con sus personas y bienes, y os den y hagan dar todo el fa-
vor y ayuda que les pidiBredes y menester huvi6redes, y en
todo vos acaten y obedezcan y cumplan vuestros manda-
mientos y de vuestros lugartenientes; y que en ello, ni en
part de ello, embargo ni contrario alguno vos no pongan
ni consientan poner; ca nos por la present vos recibimos y
habemos por recibido al dicho oficio y al huso y exercicio
de 61; y os damos poder y facultad para le usar y exercer y
cumplir y executar la nuestra justicia en las dichas provin-
cias y tierra de Costa-Rica y lugares que huvi6redes pobla-
do y poblAredes, y en las ciudades, villas y lugares de las
dichas provincias y tierra y de sus t6rminos, que por vos 6
por vuestros lugartenientes, como dicho es, caso que por
ellos 6 por alguno de ellos a 61 no seAis recibido; y por esta
nuestra carta mandamos a qualesquier persona 6 personas
que tienen 6 tuvieren las varas de las nuestras justicias, en
las dichas provincias y tierra, que luego que por vos, el di-
cho Juan Vasquez de Coronado, fueren requeridos, vos las
den y entreguen y no usen m6s de ellas sin nuestra licencia
y especial mandado, so las penas en que caen 6 incurren las








DUL Ancnivo DE INDIAS.


personas privadas que usan de oficios publicos y reales pa-
ra que no tienen poder y facultad, que nos, por la present,
los suspendemos y habemos por suspendidos; y otrosi, que
las penas pertenecientes a nuestra camara y fisco, en que
vos y vuestros alcaldes y lugartenientes condeniredes, las
execut6is y hagais executar y dar y entregar al nuestro te-
sorero de la dicha provincia; y otrosi mandamos que si
vos, el dicho Juan Vasquez de Coronado, entendieredes ser
cumplidero a nuestro servicio y A la execution de la nues-
tra justicia, que qualesquier personas de las que agora estin
6 estuvieren en la dicha provincia y tierra, salgan y no es-
t6n en ella, y se vengan a presentar ante nos, que vos se lo
podAis mandar de nuestra parte y los hagAis de ella salir,
conform A la premitica que sobre ello habla, dando a la per-
sona que asi desterriredes, la causa por que le desterrAis, y si
os pareciere que conviene que sea secret, darsela h6is cerrada
y sellada; y vos, por vuestra parte, enviarnos otra tal; por
manera que seamos informado de ello; pero hab6is de star
advertido que quando ovieredes de desterrar a alguno, no
sea sin muy gran causa: para lo qual que dicho es, y para
usar los dichos oficios de nuestro gobernador de las dichas
provincias de Costa-Rica y pueblos que poblaredes de aqui
adelante, y cumplir y executar la nuestra justicia en ella,
os damos poder cumplido por esta nuestra carta, con todas
sus incidencias y dependencias, anexidades y conexidades;
y es nuestra merced y mandamos que ayAis y llev6is de sa-
lario en cada un afio con la dicha gobernaci6n, dos mil pe-
sos de oro de minas, que montan novecientos mil marave-
dis, de los cuales hab6is de gozar desde el dia que os hi-
ci6redes A la vela para seguir vuestro viaje en el puerto de
Sant Lfucar de Barrameda, en adelante, todo el tiempo quo
tuvi6redes la dicha gobernaci6n; y asimismo teniendo vos
un teniente letrado, paguen al dicho tiniente quinientos du-
cados en cada un afio; el qual dicho salario, dos mil pesos i
vos y los quinientos ducados al dicho vuestro tiniente, man-
damos a los nuestros oficiales de la dicha provincia de Costa-
Rica y tierra de ella, que os den y paguen de las rentas y
provechos que en qualquier manera tuvi6remos en la dicha
tierra, durante el tiempo que tuvieredes la dicha goberna-
cion; y no lo aviendo en el dicho tiempo, no seamos obliga-
do a os pagar cosa alguna de ellos; y que tomen vuestras







62 DOCUMENTOS INADITOS

cartas de pago, con las quales y con el traslado de esta nues-
tra provision, signada de escribano pdblico, mando que les
sea recibido y pasado en quenta lo que asi os dieren a vos
y al dicho vuestro tiniente; y los unos ni los otros, no faga-
des ni fagan ended al, por alguna manera, so pena de la
nuestra merced y de mil ducados para la nuestra cAmara.
Dada en Aranjuez, A ocho de abril de mil y quinientos y se-
senta y cinco afios=(f.) Yo el Rey=Refrendada de Gaztelu
y firmada del consejo=Concertada con el asiento del libro=
(f.) Pedro de Sierralta--(Hay una rzbrica).














Titulo de adelantado de la provincia de Costa-Rica a
favor de Juan Visquez de Coronado.-Alo de 1565.

Don Felipe, &. Por cuanto vos Juan VAsquez de Co-
ronado, A vuestra costa, habeis descubierto y poblado la pro-
vincia y tierra de Costa-Rica; y nos, teniendo delante lo que
en ellas nos hab6is servido, por os hacer bien y merced, es
nuestra voluntad que ahora y de aqui adelante, perp6tua-
mente, seais nuestro adelantado de la dicha provincia y
tierra de Costa-Rica y de los pueblos que en ella hubi6redes
poblado y poblAredes, y despu6s de vos vuestros herederos
y sucesores; y que como tal nuestro adelantado podAis usar y
us6is del dicho oficio vos y los dichos vuestros herederos y
sucesores despues de vos, en todos los casos y cosas A 61
anexas y concernientes, segin y como lo usan los nuestros
adelantados de los nuestros reinos de Castilla y de las dichas
Indias; y que cerca del uso y ejercicio del dicho oficio, y en
el levar de los derechos 61 pertenecientes, guard6is y seais
obligado vos y los dichos vuestros herederos A guardar las
leyes y pragmAticas de estos nuestros reinos que acerca de
ello disponen; y que podAis gozar y goceis y os sean guar-
dadas todas las honras, gracias, mercedes, franquezas, li-
bertades y exenciones, preeminencias, prerogativas 6 inmuni-
dades, y todas las otras cosas y cada una de ellas que por
raz6n de ser nuestro adelantado debris haber y gozar y os
deben ser guardadas; y ayiis y lleveis los derechos, salaries
y otras cosas al dicho oficio de adelantado debidas y perte-
necientes; y por esta nuestra carta mandamos A los conse-
jos, justicias, regidores, caballeros, escuderos, oficiales y
hombres buenos de todas las ciudades, villas y lugares de
la dicha provincia y tierra de Costa-Rica, que A vos y A los
dichos vuestros herederos y sucesores perp6tuamente os ha-
yan, reciban y tengan por nuestro adelantado, y usen con
vos y con ellos el dicho oficio en todos los casos y cosas A
61'anexas y concernientes, y os garden y hagan guardar
todas las honras, gracias, mercedes, franquezas, libertades,







DocUMENTros ITN1DITOS


prerogativas 6 inmunidades, y todas las otras cosas y cada
una de ellas que por raz6n del dicho oficio debris haber y
gozar y os deben ser guardadas, y os recudan y hagan re-
cudir con todos los derechos y salaries al dicho oficio de
adelantado debidos y pertenecientes, de todo bien y cum-
plidamente, en guisa que os no mengiie ende cosa alguna,
segdn y como y de la manera que se ha usado y recudido y
se debe guardar y recudir A los otros adelantados que han
sido y son en estos nuestros reinos de Castilla y en las di-
chas Indias; y que en ello ni en parte de ello, embargo ni
impedimento alguno os no pongan ni consientan poner, ca
nos por la present os recibimos y habemos por recibido al
dicho oficio y al uso y ejercicio de 61; y os damos poder y
facultad para le usar, caso que por ellos 6 por alguno de
ellos 61l no se6is recibido; y es nuestra voluntad y manda-
mos que hayiis y tengAis en cada un aino de renta con el
dicho titulo vos, y despu6s do vos los dichos vuestros here-
deros y sucesores, perp6tuamente, mil pesos de oro de mi-
nas en las rentas que nos tuvicremos en la dicha provincial
y tierra; ca nos por la present mandamos A los oficiales que
al present son en la dicha provincia y tierra, que os den y
paguen en cada un aflo, A vos, y despu6s de vos A los dichos
vuestros herederos y sucesores, perp6tuamente, los dichos
mil pesos, de que asi os hacemos merced, de cualesquier nues-
tras rentas y provechos que en la dicha tierra tuvi6remos; y
tomen en cada un afio vucstra carta de pago 6 de quien
vuestro poder hubiere, y de los dichos vuestros herederos y
sucesores perp6tuamente; con la cual y con el traslado sig-
nado de 6sta, mando que os sea recibido y pasado en cuenta
lo que asi dieren y pagaren; y de ello os mandamos dar la
present, firmada de mi mano y refrendada de nuestro in-
fraescrito secretario. Dada en Aranjuez, A ocho de abril de
mil y quinientos y sesenta y cinco afios=La provision mia
arriba escrita mand6 sacar y dar por duplicada de mis libros,
A pedimento de don Gonzalo VAsquez de Coronado, vecino
de la ciudad de Santiago de la provincia de Guatemala, en
Madrid, a cuatro de abril de mil y quinientos y ochenta y
seis afos=(f.) Yo el Rey=Yo Juan VAsquez, secretario
de Su CesArea Mag., la hice escribir duplicada=(f.) Licen-
ciado Hernando de Vega.
-:0:















Real cedula dirigida i la audiencia de los Confines.-
Aio de 1549.

El Rey=A nuestro president 6 oidores del audiencia
real de los Confines. Sabed que nos, por nombramiento de
don Pedro Guti6rrez de Ayala, como hijo y heredero de
Diego Gutierrez, nuestro gobernador que fu6 de la provin-
cia de Cartago, mandamos que se guardase con Juan Perez
de Cabrera el asiento y capitulaci6n que se tom6 con el di-
cho Diego Gutierrez y las provisions que se le dieron, con
que fuese obligado el dicho Juan P6rez de Cabrera A guar-
dar y hacer guardar en la dicha provincia las nuevas leyes
por nos hechas para el buen gobierno de las Indias y buen
tratamiento A los naturales de ellas; y porque por experien-
cia se ha visto los dafios que se han seguido en nuevos des-
cubrimientos y conquistas, A causa de no se hacer con las
justificaciones que convenia, y porque en la dicha provincia
de Cartago cese esto y se haga como es raz6n, habemos
mandado al dicho Juan P6rez de Cabrera que no entire en
ella ni envie gente alguna A la poblar ni A otra cosa, hasta
tanto que por esa audiencia le sea dada instrucci6n de lo
que debe hacer y guardar en el dicho descubrimiento y po-
blaci6n, porque los indios de ella no sean molestados, ni re-
ciban agravio ni dafio alguno, ni se les tomen por fuerza sus
bienes sino rescatando con ellos; porque, como sab6is, por
una de las nuevas leyes se manda que las audiencias de
esas parties, cada una en su distrito y jurisdicci6n, diese A
los descubridores las instrucciones que pareciesen conve-
nientes, conforme A lo que podrian colegir de nuestra inten-
ci6n 6 de lo que declaramos por las dichas leyes, porque los
tales descubrimientos se hiciesen justamente; y porque con-
viene que al dicho Juan Perez se le d6 la instrucci6n nece-
saria para el dicho descubrimiento y poblaci6n, de manera
que se haga justamente, os encargo y mando que, luego que
9.







DocIrnMEXTos IMADITOS


6sta recibAis, orden6is lo que vi6redes que conviene para
que el dicho Juan Perez de Cabrera haga la dicha poblaci6n
y descubrimiento guardando nuestras leyes y ordenanzas, 6
sin dafio y agravio alguno de los naturales de aquella pro-
vincia, y de manera que nuestra conciencia este saneada; y
para instrucci6n vuestra, os mandamos enviar un traslado
de la capitulaci6n que se tom6 con Francisco de Orellana
sobre el descubrimiento de la Nueva-Andalucia, que es la
que mais parece favorecer el dicho prop6sito, firmada del di-
cho Juan de Samano, nuestro secretario; verla h6is y toma-
r6is de ella lo necesario, afiadiendo 6 quitando vosotros lo
que de ella os pareciere convenir, para que la dicha pobla-
ci6n y descubrimiento se haga justamente como dicho es; y
de ello le dareis la instrucci6n en forma, firmada de vuestros
nombres, y prover6is que se guard y cumpla, y no que se
vaya contra ella en manera alguna, de la cual enviar6is an-
te nos al nuestro consejo de las Indias un traslado en mane-
ra que haga fe. Fecha en la villa de Valladolid, a treinta
y un dias del mes de diciembre de mil y quinientos y cua-
renta y nueve afios=(f.) Maximiliano=(f.) La Reina=Por
mandado de su maj., sus altezas en su nombre=(f.) Juan
de Samano.


"-:o:















Real cedula dirigida a la audiencia de Guatemala.-
Aijo de 1626.
El Rey=Presidente y oidores de mi audiencia real
de la ciudad de Santiago de la provincia de Guatemala. He
sido informado que no habiendo, como no hay, en Costa-
Rica mas de cincuenta vecinos, poco mas 6 menos, que todos
son pobres, por no tener comercio ni contrataciones, se dao-
de salario cada afio al gobernador que proveo en aquella
provincia y al tesorero de ella y al alcalde mayor de Nicoya,
tres mil ducados; y de sus autos y sentencias so apela para
esa audiencia, que hay mas de doscientas y cincuenta le-
guas de distancia, que no se pueden andar sino en tiempo de
verano, de que se siguen muchas molestias y dafios i les di-
chos vecinos; y que para excusar el gasto de los dichos sa-
larios, se podrian consumer los dichos oficios de gobernador,
tesorero y alcalde mayor, y que s6lo haya alcaldes ordina-
rios, como los hay, en Costa-Rica, y agregar el dicho go-
bierno y alcaldia mayor I la provincia de Nicaragua; y por-
que quiero saber si se podrA excusar la caja que hay en la
dicha provincia de Costa-Rica y el oficio de tesorero de ella,
respect de no haber frutos ni hacienda suficiente para la
paga de su salario y el del gobernador, os mando me envi6is
relaci6n sobre ello con vuestro parecer, para que, visto por
los de mi consejo de las Indias, se prove lo que convenga.
Fecha en Madrid, & diez de noviembre de mil seiscientos y
veinte y seis afios=(f.) Yo el Rey=Por mandado del rey
nro. sr.=(f.) Don Rdo. Ruiz de Contreras.














Real cedula dirigida a la audiencia de Guatemala.-
Aio de 1635.

Yo el Rey--Presidente y oidores de mi audiencia real
de la ciudad de Santiago de la provincia de Guatemala. En
un capitulo de carta que me escribisteis en 7 de junio de
634, decis que la tesoreria de mi real hacienda de la pro-
vincia de Costa-Rica estaba vaca, y que respect de lo poco
que tiene que administrar, convendria que mandase que tu-
viesen a cargo la administraci6n de aquella caja mis oficia-
les reales de la provincia de Granada, que resident en la ciu-
dad de Leon de Nicaragua, pues ellos son los que pagan el
salario de mi gobernador de la dicha provincia de Costa-
Rica y otras cosas, por no haber en aquella caja hacienda
de que hacerlo; y que con esto se excusaria la paga de 800
ducados que tiene de salario al aiio el dicho tesorero de
Costa-Rica; y habi6ndose visto en mi consejo real de las
Indias, y consultadoseme, teniendo atenci6n A lo que refers
en dicha carta, y A que habiendose oviado en la dicha pro-
vincia de Costa-Rica el afio pasado de 577 (que es cuando
se conquist6) contador y tesorero que acudiesen A la cobran-
za de lo que tocase y perteneciese a mi real hacienda, y que
habi6ndose reconocido despues lo poco que habia que hacer
en esto por ser la tierra corta, se consumi6 el oficio de con-
tador; he tenido por bien que se consuma el dicho oficio de
tesorero de Costa-Rica, y que se encarguen de la adminis-
traci6n y cobranza de toda la hacienda y demAs cosas que
en ella me pertenecen, mis oficiales reales de la de Nicara-
gua, con que se ahorran los dichos 800 ducados de salario
al afio que gozaba el dicho mi tesorero; y para que esto ten-
ga debido efecto, os mando d6is las 6rdenes que convinieren
A los dichos mis oficiales reales de Nicaragua para la dicha
administraci6n y cobranza de la hacienda y demAs cosas
que me pertenecen en aquella provincial, y vosotros ejecuta-
r6is todo lo que os pareciere necesario para su mejor ejecu-








DEL AucnIVO DE GUATEMALA.


ci6n y cumplimiento. Fecha en Madrid, A cinco dias del
mes de noviembre de mil seiscientos y treinta y cinco afios==
(f.) Yo el Rey=Por mandado del rey nuestro senior=
(f.) Don Gabriel de Ocafia y Alarc6n.













Real c dula dirigida i la audiencia de Guatemala.-
Aio de 1639.
El Rey=Presidente y oidores de mi audiencia real de
la ciudad de Santiago de la provincia de Guatemala. En
carta que me escribieron don Gregorio de Sandoval, mi
gobernador de Costa-Rica, y fray Andr6s Coronado, maes-
tro provincial, en 18 de marzo de 1637, dicen son tantas y
tan terribleslas vejacionesque los naturalespadecen de los co-
rregidores que en aquellas parties poneis, que si no fuerai fuer-
za de experiencias, aun ellos, que estan tan cerca de las lamen-
tables quejas y trabajos de los naturales, no llegaran d creer-
los; y que de todo consta por las visits que en aquella pro-
vincia han hecho cada uno en la parte que le toca; y que
los dichos corregidores envian jueces, y ellos se hacen tan
tiranos que, a sombra de la vara que Ilevan, destruyen todo,
siendo su principal obligaci6n congregar y favorecer los in-
dios; donde el temor de Dios se pierde, y con esto los natu-
rales, que traen en peso la conservaci6n de la provincial, que
todo el afio estin ocupados en sus grangerias, sin permitir-
les descanso ningun dia, ni que vayan a misa, tratindolos
tan rigurosamente que s6lo la consideraci6n mueve A compa-
si6n, siendo asi que no hay cosa en el mundo mAs sobrada
ni menos necesaria que los corregidores y demis jueces que
enviAis por los partidos, con lo cual los indios, como tan fi-
ciles, repiten sus idolatrias; y que hay provincias enteras
que, s6lo con enviarles religiosos y saber que no habian de
tener corregidor, se redujeran sin otro estruendo de armas;
y piden se manden remedial semejantes excess. Y ha-
biendo visto en mi consejo real de las Indias, ha parecido
ordenaros, como lo hago, cuid6is much de lo que aqui se
refiere para que se excusen las molestias y vejaciones que
se hacen 6 los indios=(f.) Yo el Rey=Por mandado &.















Real cedula dirigida i la audiencia de Guatemala.-
ADo de 1645.
El Rey=Presidente y oidores de mi audiencia real de
la ciudad de Santiago de la provincia de Guatemala. En
mi consejo real de las Indias se ha entendido que es muy
limitada la jurisdicci6n que tiene la alcaldia mayor de la
provincia de Nicoya, para que vaya persona desde estos rei-
nos a servirla con 200 ducados de salario, y que en irlo i
hacer se hacen excesivos gastos, y despu6s se pagan mis de
500 pesos de salario y costas de la residencia que, por no
haber otro ninguin residenciado, de necesidad, sin much
causa, se los cargan A los alcaldes mayors; de que ha re-
sultado que todos salen tan pobres que les ha obligado la
suma necesidad i quedarse en esas provincias; y que por
esto seria bien consumer esta alcaldia mayor, ordenando que
para el gobierno y administraci6n de la justicia, provea mi
president de esa audiencia un corregidor con 100 pesos de
salario, que se podran pagar de las comunidades de los in-
dios; y que la del pueblo de Nicoya seria suficiente con una
estancia de ganado mayor que hoy tiene cuatrocientas re-
ses, y cada dia irA en aumento; con que se excusaria el sa-
lario que se paga de mi caja; y que la provincia de Costa-
Rica tiene menos de doscientos espaiioles, y con los vecinos
y naturales no llegan i mil, en veinte y dos pueblos dividi-
dos en cuatro corregimientos que provee mi president de
esa audiencia con 100 pesos de salario cada uno; y demis
de esto, hay seis alcaldes ordinarios y de la hermandad, sin
los de los indios; y yo proveo un gobernador y capitAn ge-
neral de ella, con dos mil ducados de sueldo al afio, pagados
de mi caja; y que siendo asi que por la cortedad de la tierra,
todo lo que procede en ella no alcanza se paguen mis de
los mil en la provincia de Nicaragua, cuyo gobernador no
tiene mis de mil ducados de sueldo, habiendo en ella m;is








I)OCUMENTOS IN*DITOS


de cuatrocientos espafioles en tres ciudades y una villa, con
dos puertos y mas de seis mil indios y forasteros tratantes;
y que por ser la de Costa-Rica mas corta que 6sta de Nica-
ragua y mAs barata y de menos comunicaci6n, se le podria
moderar el salario a mil ducados al afio. Y habi6ndose vis-
to por los de mi dicho consejo, con lo que dijo mi fiscal en
dl, porque quiero saber si es cierto lo referido y las con-
veniencias 6 inconvenientes que se pueden seguir de poner-
lo en ejecuci6n, a qui6n y por qu6 causa, os mando me in-
formnis sobre ello con vuestro parecer, en la primera oca-
si6n que se ofreciere, para que, visto en 61, se prove lo que
mins convenga. Fecha en Zaragoza, A diez y nueve de ju-
nio de mil y seiscientos y cuarenta y cinco afios=(f.) Yo el
Rey=Por mandado del rey nuestro sefior=(f.) Juan Bau-
tista Saenz Navarrete.




-:o:-
















Real cedula dirigida fi la audiencia de Guatemala.-
Afo de 1647.

El Rey==Presidente y oidores de mi real audiencia de
la ciudad de Santiago de la provincia de Guatemala. En
carta que me escribi6 en 7 de junio de 646 don Crist6bal
Zapata, mi contador y official real de las provincias de Costa-
Rica y Nicaragua, refiere que con atenci6n a mi mayor ser-
vicio y aumento de mi real hacienda, deseando so excuse
algunos salaries de ministros mios, ha considerado que la
provincia de Costa-Rica es muy pobre, de forma que paga
dos curas y sacristanes, vienen A quedar liquidos ochocien-
tos pesos; y que A mi gobernador de aquella provincial de
Costa-Rica le tengo senalado de salario dos mil ducados de
Castilla, y que la restante cantidad en cumplimiento A ellos,
se suplen y pagan de la caja de Nicaragua, de forma que
vienen a montar cerca de mil pesos; y que para obviar este
gasto seria de mi mayor servicio el que se consumiese la al-
caldia mayor de Nicoya, que esta alli muy cercana y no
consta toda la provincia de mais de doscientos indios tribu-
tarios, y se le dan de salario doscientos ducados de mi real
hacienda, concediendo facultad al gobernador de Costa-Rica
que pueda poner un teniente en Nicoya, y que si no fuere 6
prop6sito le remueva y castigue como quien esta present
para hacerlo; con que los indios de aquella provincia que
estin cerca, seran mejor tratados; acortando el salario al go-
bernador de Costa-Rica a mil ducados, cantidad suficiente
respect a lo acomodado de precio que valen las cosas co-
mestibles, cuya cantidad se pagari de los dichos ochocien-
tos pesos, y doscientos ducados que se ahorran de la alcal-
dia mayor de Nicoya; de forma que yo vendre a tener de
inter6s y menos costa todos los afos casi los dichos dos mil
pesos, y los indios de la provincia de Nicoya seran mejor
tratados que hasta aqui. Y habi6ndose visto en mi consejo
10.









74 DOCIuIENTOS INEiDITOS

real de las Indias, con lo que dijo mi fiscal de 61, he tenido
por bien dar esta mi c6dula, por la cual os mando me infor-
m6is muy por menor de lo que en raz6n de lo referido pa-
sa, y de las conveniencias 6 inconvenientes que resultarin
de consumirse esta alcaldia mayor, agregindola al gobierno
de Costa-Rica, y si sera bastante el salario de mil ducados
para sustentarse, y de lo demis que se ofreciere en la ma-
teria, para que por mi visto se prove lo m6s convenient A
mi servicio. Fecha en Madrid, A treinta de junio de mil y
seiscientos y cuarenta y siete aios=(f.) Yo el Rey=Por
mandado del rey nuestro sefior=(f.) Juan Bautista Sienz
Navarrete.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs