• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Foreword
 Titulo de tierras situadas en el...
 Titulo de tierras situadas en el...
 Acerca del verdadero sitio de las...
 Informacion seguida en la ciudad...
 Informacion seguida en la ciudad...
 Restos de la informacion seguida...
 Antos de Gaspar de Chinchilla,...
 Criminal de elicio de la real justicia...
 Provanza hecha a pedimento de Garcia...
 Antos hechos de oficio por el gobernador...
 Peticion del cura de Cariado para...
 Documentos presentados en una informacion...
 Catalogo de las Aves que se encuentran...
 Distribusion geografica de las...
 Catalogo de las aves de Costa-Rica...
 Index














Group Title: Colección de documentos para la historia de Costa Rica
Title: Colección de documentos para la historia de Costa-Rica
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076938/00002
 Material Information
Title: Colección de documentos para la historia de Costa-Rica
Alternate Title: Documentos para la historia de Costa Rica
Physical Description: 10 v. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Fernández, León, 1840-1887
Fernández Guardia, Ricardo, 1867-1950
Publisher: Imprenta nacional etc., etc.
Place of Publication: San José de Costa-Rica
Publication Date: 1881-1907
 Subjects
Subject: History -- Sources -- Costa Rica   ( lcsh )
Costa Rica   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: pub. por el Lic. Don León Fernández ...
General Note: Vol. 4-5, "Documentos especiales sobre los límites entre Costa Rica y Colombia."
General Note: Title of v. 6-10 reads: ... Recogidos por el Lic. D. León Fernández, publícalos D. Ricardo Fernández Guardia.
General Note: Half-title: Documentos para la historia de Costa-Rica.
General Note: Imprint varies: v. 1-3, San José de Costa Rica, Imprenta nacional, 1881-83.--v. 4-5, Paris, Impr. P. Dupont, 1886.--v. 6-10, Barcelona, Impr. Viuda de L. Tasso, 1907.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076938
Volume ID: VID00002
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000101339
oclc - 24802612
notis - AAL6812

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Half Title 1
        Half Title 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Foreword
        Foreword 1
        Foreword 2
    Titulo de tierras situadas en el valle de Landecho, dado por Juan Vasquez de Coronado á Francisco Magariño-Año de 1564
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Titulo de tierras situadas en el valle de Landecho-Años de 1578-1599
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Acerca del verdadero sitio de las ricas minas de Tisiagal y Esirella, buscadas sin resultado en Costa-Rica
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
    Informacion seguida en la ciudad de Cartago, provincia de Costa-Rica, por el capitan Francisco de Ocampo Golfin, acerca de sus méritos y servicios. Año de 1604
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
    Informacion seguida en la ciudad de Cartago, provincia de Costa-Rica, por el capitan Alonso de Bonilla. Año de 1611
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
    Restos de la informacion seguida con motivo de la pérdida de la ciudad de Santiago de Talamanca. Año de 1610
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
    Antos de Gaspar de Chinchilla, escrivano de governacion de la provincia de Costa-Rica, sobre que pide sea anparado en la posesion que tiene del pueblo de Ciruro de su encomienda. Año de 1609
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
    Criminal de elicio de la real justicia contra don Juan Quetapa, cacique de Parragua, sobre muertes y otros delitos graves. Año de 1611
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
    Provanza hecha a pedimento de Garcia Ramiro Corajo acerca de los meritos y servicios de su padre. Año de 1607
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
    Antos hechos de oficio por el gobernador de Costa Rica, Don Gregorio de Sandoval, acerca del descubrimiento de los indios Voldos y de los rios Cutris y Jori. Año de 1640
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
    Peticion del cura de Cariado para que los indios concurran a la fiesta del corpus christi con cruces, pendones, danzas, &. Año de 1638
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
    Documentos presentados en una informacion genealogica seguida en Cartago en mayo de 1612, a pedimento de Alonso Guajardo de Hoces. Año de 1577 á 1610
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
    Catalogo de las Aves que se encuentran en Costa-Rica
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
    Distribusion geografica de las aves costa-ricenses, su modo de vivie y costumbres, por el Dr. A. V. Frantzius
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
    Catalogo de las aves de Costa-Rica por Jose C. Zeledon
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
    Index
        Page 485
Full Text
FERNANDE;


COLECCI(
DOCUME
PARA LA HI
DE COSTA-
2





DEZ


LEON.


CIONN DE
MENTOS
\ HISTORIC


TA-RICA.


V.


2






















DOCUMENTS

PARA LA

HISTORIC DE COSTA-RICA,







COIECCION

DE

DOCUMENTS

PARA LA

HISTORIC DE COSTA-RICA

publicados por el





TOMO II.

San Jos6 de Costa-Rica.



Imprenta acional.

U49%






S1 z 2 b





LATnI4
-AMMUM











PROLOGO

Cumplo con gusto el deber de manifestar mi agradcci-
miiento a los Sefiores Doctor Don Eusebio Figueroa, Don
Francisco MI Iglesias, Don Francisco Saenz, Licenciado
Don Pedro Perez Zeledon, Don Santiago Calvo y Licen-
ciado Don Francisco Gallardo, por los. importantes docn-
imentos que se han servido suministrarme y que serin pu-
blicados en los tomos siguientcs.
Muy particularmcnte doy las mAs sinceras gracias a los
Sceo:res Don Manuel Carazo y Don Jos6 C. Zcledon por
su constant 6 inteligente colaboracion.

San Jos6, octubre 10 dc 1882.


YCCw' r ~1Z~J~













Titulo de tierras situadas en el valle de Landecho, dado
por Juan Vazquez de Coronado i Francisco
Magariiio-Aio de 1564,
Joan Vazquez de Coronado, justicia mayor y capitan ge-
neral destas provincias del Nuevo-Cartago y Costa-Rica por
Su Mag., su justicia mayor, juez de residencia y visitador
general de la de Nicaragua. Por cuanto vos Francisco Ma-
garino habeis servido A Su Mag. en estas provincias, y sois
uno de los conquistadores y pobladores dellas, por la presen-
to, en nombre de Su Mag. y por virtud de su real provision
i mi dirigida, vos doy una estancia para ganado en el Real
de la Ceniza, yendo desta ciudad la villa de Landecho, ma-
no izqiierda del camino, hicia la mar, linderos del Milanes
y Felipe de Miranda: la cual dicha estancia vos doy para
vos y para vuestros herederos y subcesores, que la podais
vender 6 trocar, cambiar y enajenar como cosa vuestra pro-
pia: la cual dicha estancia vos doy sin perjuicio de tercero,
y que de casa A casa hayais lo que es uso y costumbre: y
mando i las justicias desta provincia y ciudad y villa de
Landecho que os metan en la posesion della y no consientan
que seais della desposeido y por fuero y derecho vencido,
que yo por la present vos doy la dicha posesion, habien-
doos recibido en ella, y que dentro de un' ano no la podais
vender, trocar ni enajenari y pasado el dicho tiempo la po-
dais vender, trocar y enajenar como cosa vuestra propia.
Fecha a veinte y site de mayo de mill y quinientos y se-
senta y cuatro afios=(f.) Joan Vazquez de Coronado=Por
mandado del senior general=(f.) Xp6val. de Madrigal, es-
cribano.
Sepan cuantos la present y escriptura de donacion vie-
ren, c6mo nos el capitan Fernando de Luxan y el alferez
Don Juan Antonio Alvarez Pereira y Andres Nieto de Abre-
go, vecinos que somos de esta ciudad del Espiritu Santo de
Esparza de la provincia de Costa-Rica, como herederos le-
gitimos que somos del capitan Don Juan Pereira, vecino que
fu6 desta ciudad, ya difunto, y por lo que al suso dicho toc6
1









DOCUMENTO SUMINISTRADO POR


serlo de Francisco Magarifio, su suegro, decimos que por
cuanto el dicho capitan Don Juan Pereira, nuestro suegro y
padre, tuvo un sitio y estancia nombrado la Torrecilla en el
valle de Landecho desta jurisdiccion, el cual tuvo poblado y
posey6 con just y derecho titulo de tierras y sitio: el cual
titulo y merced hizo al dicho Francisco Magarifio, nuestro
abuelo, el general Juan Vazquez de Coronado, justicia ma-
yor que fu6 desta provincia, como mas largamente consta
por el dicho titulo y merced: y viniendo en consideration
nos los dichos herederos de que el dicho sitio y tierras no
las tenemos pobladas, y sernos de ningun provecho al pre-
sente, atento lo cual, en aquella via y forma que ha lugar y
de derecho podemos, otorgamos y conocemos por esta pre-
sente carta en favor de la cofradia de las benditas animas de
purgatorio desta ciudad, y por via de lismona, que hacemos
gracia y donacion, pura, perfect y acabada, que el derecho
liama inter viros, irrevocable, de las dichas tierras y sitio re-
ferido, A la cofradia de las benditas Animas de purgatorio,
para que en dicho sitio y tierras, el mayordomo y diputados
de dicha cofradia, le pueblen un sitio y estancia de ganado,
para anmentos de dicha cofradia y sufragios A las benditas
Animas, por cuanto es nuestra voluntad hacer esta limosna
y bien: y nos desistimos y apartamos del derecho y posesion
que al dicho sitio y tierras teniamos, y todo ello con sus
usos, abrevaderos y servidumbres, lo cedemos y traspasamos
en la dicha cofradia, para que como cosa propia suya haga y
disponga de ello como mejor y mas fitil le estuviere la di-
cha cofradia: y les damos powder y facultad al mayordomo y
diputados que al present son y adelante fueren de la dicha
cofradia, para que de su propia autoridad 6 como les pare-
ciere, tomen y aprehendan la tenencia y posesion de las di-
chas tierras y sitio, y en el entretanto que no la toman, nos
constituimos por sus tenedores inquilinos, y en serial de po-'
sesion entregamos al mayordomo y diputados de dicha co-
fradia el titulo y merced original de las dichas tierras y si-
tio para que lo pongan en esta donacion, para que en todo
tiempo conste: y los dichos mayordomo y diputados de di-
cha cofradia, que present estan, en nombre de la cofradia
de las benditas Animas de purgatorio, aceptaron la dicha do-
nacion y limosna, de que nos dieron los agradecimientos: y
nos los dichos herederos nos obligamos de haber por fire








DON JOSE SOLEDAD VIQUEZ.


esta escriptura en todo y por todo segun y como so contiene,
v dc no ir ni venir contra ella en manera alguna, por ningu-
na causa ni razon que sea, A cuyo cumplimiento obligamos
nuestras personas y bienes habidos y por haber, con poderio
a las reales justicias para su cumplimiento, sumision A ellas
y renunciacion de leyes y fueros y clAusula guarentigia de
contrato executorio en forma: que es fecha en la ciudad de
Esparza, en veintidos dias del mes de octubre de mil y seis-
cientos y sesenta y cinco anos: y los otorgantes, A quienes
yo el present escribano de Su Mag. doy fee conozco, lo fir-
maron de sus nombres, siendo testigos el capitan MArcos de
Ledesma y el sargento Est6van de la Mata y Luicas de Le-
desma=[f.] Fernando Luxan=[f.] Don Juan Antonio Al-
varez Pereira=[f.] Andres Nieto de Abrego=Ante mi=
[f.] Jos6 Nufiez de Figueroa, escribano pikblico y real.
El capitan MArcos de Ledesma, alf6rez mayor de esta
ciudad deEsparza, y regidor perp6tuo en ella por Su Mag.=
Certifico en la mejor forma que puedo A los sefiores que la
present vieren, c6mo, viviendo en el valle de Landecho,
por algunas disensiones que habia entire la gente de mi ser-
vicio y la del capitan Juan Martin Macotela, me intim6 una
real provision para lanzarme de la part adonde vivia, la
cual hubo y gan6 del real acuerdo de justicia, dando como
di6, por recibo inserto al pi6 de dicha real provision, A Su
Mag., cuatrocientos pesos de A ocho reales por el sitio y es-
tancia en que vivia, que corre desde la cabecera de las tier-
ras que eran de Don Juan Antonio Pereira, corriendo AMa-
chuca abajo, A salir al mar, y por la otra banda desde las ca-
sas en que vivi6 Nicolas Lopez derecho al mar, y por la
banda de arriba derecho i las Lomas A encontrarse con los
linderos del alf6rez Est6van de la Mata, que ent6nces eran
de Dofia Juana Ximenez y Bartolom6 Sanchez: y habiendo
casado A Dofia Juana de Buenrrostro, mi hija legitima, con
el regidor Alonso Gomez Macotela, me mostr6 muchas ve-
ces la dicha real provision, y un tanto de su habilitacion y
entrega de su legitima, y en ella decia haberle dado el di-
cho su padre el hato de San Ildefonso, entradas, salidas y
abrevaderos, y todo lo A 61 concerniente, en precio y cuan-
tia de mil pesos de A ocho reales: y porque su hacienda se
le subia para arriba, arrend6 y tom6 A censo el sitio de la
Torrecilla: y habiendo muerto la dicha Dofia Juana de Buen-








DOCUAIENTO STJXINISTRADO POE


rrostro, mi hija, sin dejar heredero, me devolvi6 el dicho re-
gidor, mi yerno, la dote y capital que llev6 A su poder la
dicha mi hija: y por ser conveniencia suya, me di6, A cuen-
ta de la dicha dote, el hato referido, con todo lo A 61 anexo
y concerniente: el cual recibi y di al alf6rez Lucas de Le-
desma, mi hijo, al tiempo y cuando se cas6 con Dofia Mag-
dalena de Ballesteros: y todos los papeles tocantes A su le-
gitima del dicho regidor, y real provision, por su fin y muer-
to, qucdaron en mi poder: los cuales, cuando el enemigo in-
gl6s saque6 esta ciudad de Esparza, se perdieron, como o-
tros muchos que estaban en el archivo: y A pedimento de
Juan Alvarez de Pedrosa, juez, official real de esta dicha
ciudad, di la present en diez dias del mes de noviembre de
mil seiscientos y noventa afios: y juro por Dios nuestro se-
for y una serial de t cruz, ser esto verdad, y asi lo certifico
y lo firmo en este papel por no haberlo del sello segundo ni
tercero=(f.) MArcos de Ledesma.
Fray Diego Macotela, de la regular observancia del se-
rAfico padre san Francisco, padre predicador y ministry pro-
vincial de esta provincia de San George de Nicaragua y
Costa-Rica-Certifico en cuanto puedo a A los senores que
la present vieren, c6mo teniendo el capitan Juan Martin
Macotela, mi padre ya difunto, una hacienda de campo en
el valle de Landecho, poseia por tierras propias suyas el si-
tio de San Ildefonso, segun corre el rio del Gamalotal (1) A
encontrarse por la banda de arriba con el sitio de Don Juan
Antonio Pereira, que di6 de limosna A las benditas Animas,
y por la otra parte derecho A embestir al mar desde la casa
y sitio en que vivi6 Nicolas Lopez, vecino que fu6 de esta
ciudad, ya difunto, y mirando para arriba al salir del sol
hasta la parte adonde llega el lindero del alf6rez Est6van de
la Mata: y es de saber, que, por algunas disensiones que ha-
bia entire la vecindad en aquellos valles, y dafios de la gen-
te de servicio, el dicho capitan Juan Martin, mi padre, por
tender su hacienda segura y quiet, y que no se le accrcase
ningun vecino, gan6 una real provision para el efecto, y di6
A Su Mag. cuatrocientos pesos de A ocho reales por dichas
tierras: y esta real provision, en una occasion que hubo disen-
sion sobre las haciendas, se la intim6 al capitan MArcos de

(1)-Hoy rio de Jesus-Maria.








DON JOSI SOLEDAD VIQUEZ.


Ledesma, siendo motivo A que bajase A poblarse al valle dc
Bagdces y sitio de las Lajas: y A tiempo y cuando dicho
capitan Juan Martin, mi padre, emancip6 A mis hermanos,
di6 A Alonso Gomez Macotela, mi hermano, a cuenta de su
legitima, dicho sitio y hacienda, en precio de mil pesos de A
ocho reales: y habiendo casado el dicho Alonso Gomez Ma-
cotela, mi hermano, regidor que fu6 de esta ciudad, con
Dofia Juana Buenrrostro, hija legitima del capitan Marcos
de Ledesma y de Dofia Juana de Botancur, y muerto la suso
diclia sin herederos, le demand dicho capitan Marcos de
Ledesma al dicho mi hermano y su yerno los bienes dotales:
y por convenio que hubo entire estas parties, di6 su estancia
de San Ildefonso, con todo lo 6 ella concerniente, entradas y
salidas y abrevaderos, al dicho capitan Marcos de Ledesma,
el cual la recibi6 y se di6 por contento, recibiendojunta-
mente el sitio que era de las Animas con el gravimen de tries
pesos de r6dito: y habiendo casado A un hijo suyo que fu6
el alf6rez Liucas de Ledesma, so la di6 el dicho su padre :i
cuenta de su legitima. Y para que conste donde convenga,
de pedimento de Juan Alvarez de Pedrosa, teniente de jue-
ces oficiales de la real hacienda de esta ciudad de Esparza,
di la present en tres dias del mes de febrero de mil y seis-
cientos y noventa y un aiios: y juro, in verbo sacerdotis, tacto
pectore, ser esto verdad, y asi lo certifico-[f.] Fr. Diego
Macotela.
Juan Matias de Mores, vecino de la ciudad de Cartago
y resident en esta, parezco ante V.S. en debida forma, co-
mo juez comisario para composition, media y remedida de
tierras y amojonamiento de ellas, y digo que yo me hallo
con un sitio y estancia de ganado mayor y menor que tengo
y poseo con just titulo en el valle de Landecho de esta ju-
risdiccion, dado por Don Juan Vazquez de Coronado, justi-
cia mayor y capitan general de estas provincias, juez de re-
sidencia y visitador general que fu6 de ellas, su data A los
veinte y siete dias de mayo del afio de mil quinientos y se-
senta y cuatro, como mAs largamente consta del dicho titulo
y merced: y por cuanto con el trascurso de tiempo y entra-
das de los enemigos, se perdieron las reales provisions des-
pachadas y posesion de dichas tierras, como es pLblico y no-
torio y consta por las certificaciones que demuestro y pido
se me devuelvan, V.S., justicia mediante, en virtud de co-








DOCUMENT SUMDINISTRADO POR


mission con que se hall y papeles presentados con la carta
do venta otorgada a mi favor, de que asimismo hago demos-
traciou, ha de ser muy servido do mandar remedir y amo-
jonar dichas tierras y sus linderos que constant de dicho ti-
tulo y certificaciones: y fecho que sea, proveer se me man-
tenga en la posesion que de ellas tengo adquirida, que es-
toy presto i pagar los costs de dicha media y amojona-
miento: y todo se me entregue original en guard de mi de-
recho: por todo lo cual, A V.S. pido y suplico asi lo provca
y made, que en ello recibir6 merced con justicia &.==(f.)
Juan Matias de Mores.
En la ciudad del Espiritu Santo de Esparza, en diez y
ocho dias del mes de mayo de mil setecientos y nueve afios,
ante mi Don Lorenzo Antonio de Granda y Balvin, gober-
nador y capitan general de esta provincia y su jurisdiction
por Su Mag., y juez comisario de tierras, se present esta
peticion 6 instruments que refiere el contenido en ella: y
vista con dichos instruments, la hube por presentada: y a-
tento A hallarme al present enfermo y no poder pasar por
mi persona A la remedida y amojonamiento que pide esta
part, para ello doy comision, la que se require y es nece-
saria en bastante forma, al capitan Don Alonso de Aranda v
Acevedo, mi lugar teniente en esta dicha ciudad, para que
haga dicha remedida y amojonamiento en la conformidad que
se pide y con citacion de los vecinos inmediatos: y seiialo
por su ocupacion y trabajo de dicho mi lugarteniente, tres
pesos en cada un dia de los que se ocupAre, contando desde
su salida hasta la vuelta, y en la misma conformidad dos
pesos al tirador de cuerda que va en su compania: y pues-
tas las diligencias de todo por ante mi y testigos, se manda-
ra proveer lo que convenga: asi lo prove, mand6 e firm,
por ante mi y testigos, A falta de escribano real, que ]o fue-
ron presents los capitanes Don Francisco Duque de Estra-
da y Don Jos6 de Mier Cevallos. Y asimismo le doy y con-
cedo esta comision para que pueda medir y remedir a todas
las personas que lo pidieren desde la quebrada de Cafama-
zo, incluyendo el valle de Landecho hasta el Mlonte del A-
guacate: y si sobre dichas medidas hubiere contradiccion por
algunas de las parties, teniendo estos justos titulos, les am-
pararA en la posesion: v A los que dijeren hab6rseles perdi-
do 6 quemado, dando plena probanza de ello, mandarin asi-








DlON JOS SOLLDAD VIQUVZ.


nismo se mantengan en la posesion hasta que el senior juez
privativo de dichas tierras, con vista de las diligencias, de-
termine lo que convenga: y en los dias que ocupAre en estas
diligencias, sfialo el mismo salario en la conformidad ex-
presada=(f.) Lorenzo Ant9 de Granda y Balvin=(f.) Joseph
de Mier Cevallos.
El capitan Don Alonso de Aranda y Acevedo, teniente
do gobernador y capitan general por Su Mag. de estas pro-
vincias, para el efecto de medir y remedir y amojonar tier-
ras en el valle de Landecho, y por haber presentadose Juan
Matias de Mores, vecino de dicho valle, con petition que
estA por cabeza de estos autos, ante dicho senior gobernador,
y haber pedido se le amojonase un sitio que ticne en el di-
cho valle de Landecho, do que hizo presentation de sus ti-
tulos y certificaciones y escritura guarentigia de haber com-
prado dicho sitio y estarlo poseyendo por suyo propio, y
dicho senior gobernador haberlos visto y dado por buenos,
en virtud de su comision vine al dicho sitio y estancia de
Juan Matias de Mores, que esta distant seis leguas de la
ciudad de Esparza, y estando en el dicho sitio, cit6 a los ve-
cinos mAs cercanos, que lo fueron Manuel de Nava, el ca-
pitan Juan Antonio Bogarin y Pedro de la Mata Linares: y
estando presents, montamos A caballo, y ful con todos jun-
tos a reconocer y ver el sitio de San Ildefonso: y puestos
en la vega del rio de Machuca en el paso que laman del
rcgidor, hice poner una cruz por mojon: y mirando a la par-
te del Sur, como quien va A la mar, bajando por la vega de
dicho rio hasta las juntas del rio del Gamalotal, pusimos o-
tra cruz por mojon: y pasando rio abajo salimos al paso real
que llaman del Gamalotal, done hice poner otra cruz por
mojon, dejando por lindero la vega de dicho rio hasta salir a
la nar: y volviendo hacia la part del Oriente, atravesando
el dicho sitio por junto a una laguna que esta junto al man-
glar, fuimos A topar con la vega del rio de Cudrros, donde
mand6 poner otra cruz por mojon, junto a un paso que va a
la mar: y mirando dcsde alli hicia la part del Norte en de-
rechura, caminamos por la sabana hasta topar la orilla de
una quebrada que llaman de Juan Martin, y en un paso que
tiene dicha quebrada que sale A un paraje nombrado la
Chutruteca, y corriendo en derechura por la sabana arriba
hasta topar con los asientos viejos de Juan Martin Macote-









DOCUMENT SUMINISTRADO POR


la, donde mand6 poner otra cruz por mojon: y subiendo miui
arriba, fuimos A salir a la punta de la loma que llaman de
el Espinal, y en la punta de dicha loma mand6 poner una
cruz por mojon: y caminando por la orilla de una quebrada
pequefia que esti inmediata a la casa del dicho Juan Ma-
tias de Mores, caminamos hasta topar con la vega del rio
que Ilaman de Machuca, donde se acab6 de amojonar el di-
cho sitio y estancia del dicho Juan Matias de Mores: y lue-
go incontinentemente en presencia de los testigos, llam6 al
capitan Manuel de Nava, filial de la santa hermandad, y a
Pedro de la Mata Linares, como vecinos y baqueanos de es-
te dicho valle, quienes juraron A Dios y a una seiial de t
cruz, que el sitio y estancia que mand6 amojonar conviene
con los titulos y papeles que present el dicho Juan Matias
de Mores, y que dichas tierras siempre han oido decir ser
suyas propias por haberlas comprado en venta real, y esto
es lo que han oido decir y lo que saben, so cargo del jura-
mento fecho, en que se afirmaron y ratificaron: y que no les
tocan las generals de la ley, y lo firmaron de sus nombres
conmigo dicho teniente y los testigos que se hallaron pre-
sentes, que lo fueron el capitan Juan Antonio Bogarin y el
sargento Feliciano de Mena y Juan Luis de Mora: y firma-
ron los que supieron: y va en este papel del sello cuarto por
no haberlo del sello tercero, a falta de escribano pfiblico ni
real: que es fecho en este valle de Landecho, en catorce dias
del mcs de agosto de mil setecientos y nueve afios=(f.) A-
lonso de Aranda y Acevedo=(f.) Manuel de Nava=(f.) P?
de la Mata Linares=(f.) Juan Antonio de Bogarin.
En la ciudad del Espiritu Santo dc Esparza, en diez y
seis dias del mes de agosto de mil setecientos y nueve anos,
yo el capitan Alonso de Aranda y Acevedo, teniente de go-
bernador y capitan general por Su Mag., habiendo visto es-
tos autos y lo por mi obrado en ellos, mando se remitan ori-
ginales a su seforia el maestre de campo Don Lorenzo An-
tonio de Granda y Balvin, gobernador y capitan general
de estas provincias por Su Mag. y juez de comision para
el efecto de medir tierras, para que con vista de ellos man-
de lo que mis convenga: asi lo prove, mand6 6 firn6, en pre-
sencia de los testigos que se hallaron presents, a falta de
escribano piblico ni real, que lo fueron MArcos de Esquivel
y Antonio de Pedrosa, que lo firmaron conmigo dicho tenien-








DON JOSE SOLEDAD VIQUEZ.


tc: y va en este papel del sello cuarto por no haberlo de o-
tro sello=(f.) Alonso de Aranda y Acevedo=(f.) MArcos
de Esquivel=[f.] Ant? de Pedrosa.
Juan Matias de Mores, vecino de esta ciudad, en debida
forma parezco ante V.S. y digo que, en virtud del pedi-
mento que presented ante V.S., como juez comisionado de me-
didas y remedidas de tierras, hallandose en la ciudad de Es-
parza, donde tengo poblado mi hato y estancia de ganado
vacuno y caballar, en el valle de Landecho de esta jurisdic-
cion, con presentation del titulo del sitio que en 61 tengo y
poseo, y el que esta contiguo 1 61, que hube y compr6 con
el gravAmen del censo que sobre 61 estaba impuesto, y las
certificaciones que comprueban poseer uno y otro con jus-
to y derecho titulo, y habiendo mandado V.S., en vista de
61, se reconociesen y amojonasen por su lugarteniente de
esta ciudad, como en efecto se hizo, en vista de los autos y
diligencias que remiti6 a V.S., y con ella, se ha de servir
V.S. de mandar aprobar serbastantes dichos recados, ampa-
randome en la posesion que tengo A dichos sitios: por todo
y lo mis favorable,
A V. S. pido y suplico asi lo prove y made,
que en ello recibir6 merced con justicia--[f.] Matias de
Mores.
En la ciudad de Cartago de la provincia de Costa-Rica,
en nueve dias del mes de setiembre de mil setecientos y
nueve afios, ante mi Don Lorenzo Antonio de Granda y Bal-
vin, gobernador y capitan general de esta dicha provincia
por Su Mag., se present la peticion de la vuelta por el con-
tenido: y vista con el titulo, escriptura de venta y certifica-
ciones que refiere, y las diligencias fechas por el capitan
Don Alonso de Aranda y Acevedo, mi lugarteniente de la
ciudad de Esparza de esta jurisdiction, acerca de haber re-
conocido y amojonado los sitios que posee esta parte en el
valle de Landecho de aquella jurisdiction: en virtud de la
facultad que tengo, segun la comision a mi dada por el se-
fior Licenciado Don Juan Ger6nimo Eduardo, del consejo
de Su Mag., y su oidor en la Real Audiencia de la ciudad de
Santiago de Guatemala, juez de medidas y remedidas de
tierras en su distrito &., apruebo y doy por bastante el di-
cho titulo y venta de los sitios que tiene y posee en el di-
cho valle, y mando le amparen en la posesion que de uno y
2









DOCUMENTO SUMINISTRADO POU


otro tiene, por haber sido la dicha vista de ojos y amojona-
miento sin perjuicio de tercero: y mando que ninguna per-
sona de ningun estado, calidad y condition que sea, le in-
quiete ni perturbe en ella, con apercibimiento que se proce-
deri conforme se hallAre por derecho: y mando se le devuel-
van originales los dichos instruments y demAs diligencias
fechas en esta razon, para en guard de su derecho: y asi lo
prove y mande y firm, por ante mi y testigos, A falta de
escribano real, que lo fueron el alf6rez Nicolas de CUspedes,
regidor perp6tuo de esta dicha ciudad, y el capitan Don Jo-
se de Mier Cevallos, presentes=[f.] Lorenzo Ant? de Gran-
da y Balvin=[f.] Nicolas de CUspedes= [f.] Joseph de Mier
Cevallos.
Juan Matias de Mores, vecino de la ciudad del Espiri-
tit Santo de Esparza, ante V. Md. parezco en la mejor via
y forma que haya lugar en derecho y al mio convenga, y
digo que yo tengo y poseo un sitio y estancia en los t6rmi-
nos de esta jurisdiccion, nombrado San Ildefonso, de criar
ganados mayores, que hube y merqu6 de Juan Antonio. Al-
varez de Pedrosa, con titulos que debidamente ante V. Md.
present, y siendo servido, lo registrarA y vera, y hallando-
los ser buenos, suplico a su merced me lo renove y les d6 el
pase hasta el debido cumplimiento, mandando se me aviven
los mojones de dicho sitio, declarando los linderos en el auto
de medidas que por V. Md. se hicieren: por todo lo cual a
V. Md. pido y suplico prove en justicia este mi pedimento,
pues es tan just, con costas que protest, y en lo necesario
&.=[f.] Juan Matias de Mores.
En la ciudad del Espiritu Santo de Esparza, en veinte
y tres dias del mes de abril del ano de mil setecientos y on-
ce, ante mi el alf6rez Juan Fernandez Vivas, juez comisa-
rio para medir tierras, medidas y que estAn por medir, por
su sefioria el senior Licenciado Don Manuel de Vadtodano,
del consejo de Su Mag., oidor decano y alcalde de corte y
president de la sala de la Real Audiencia que esta y reside
en la ciudad de Santiago de Guatemala, juez privativo del
real derecho de tierras, ventas y composiciones y recaudacion
de su procedido, &., se present la petition por el contenido
Sen ella: y por mi vista, a ella proveo por presentado, y man-
do se le d6 el traslado y testimonio que pide de sus titulos
originales, en virtud de la facultad que A mi me es concedi-








DON JOSI SOLEDAD VIQUEZ.


da: y para que de ello conste, lo firm con los testigos que
me asisten, por falta de escribano pdblico ni real= [f.] Juan
Frz. Vivas=[f.] Juan Antonio de Bogarin=[f.] Manuel
Ant? Toscano.
En la ciudad del Espiritu Santo de Esparza, en veinte
y cuatro dias del mes de abril del afio de mil setecientos y
once, yo el alf6rez Juan Fernandez Vivas, juez para medir
tierras, medidas y que estan por medir, por su seioria el se-
nor Licenciado Don Manuel de Vadtodano, del consejo de
Su Mag., su oidor decano, alcalde de corte, president de la
sala de la Real Audiencia que estA y reside en la ciudad de
Santiago de Guatemala, juez privativo del real derecho de
tierras, ventas y composiciones, y recaudacion de su proce-
dido, &., digo que, habiendo visto el testimonio dado por mi
A pedimento de Juan Matias de Mores, vecino de esta ciudad
del Espiritu Santo de Esparza, en virtud de la facultad que
A mi me es concedida por Su Mag., que Dios guard, le doy
el pase, por haberlos visto y sacado este testimonio de los
originales, y no ser de los comprendidos en dicha c6dula,
por haber sido librado antes del dia veinte y seis de abril
del afo pasado de mil seiscientos y diez y ocho, por cuya ra-
zon no estan obligados a la nueva composicion, s6lo si a se-
fialar las caballerias que hubiere en dicho sitio, como con
efecto asi se hizo, y se tir6 la cuerda desde la quebrada del
Coscote, puestas las cars al Sur, corriendo por la piedra de la
Pitahaya, hasta llegar a la cabecera de la quebrada de Juan
Martin, y de alli se prosigui6 por la vega de la quebrada de
Juan Martin, aguas abajo, hasta Ulegar al rio de Cudrros, y
de alli a la mar, y volviendo con las caras al Norte hasta lle-
gar al Gamalotal, donde estA un mojon de piedra en el paso
real de dicho rio, y corriendo por el mismo rumbo hasta las
juntas del rio de Machuca y el Gamalotal, corri6 hasta la
junta de la quebrada del Tuerto con el rio de Machuca, lin-
dero de las tierras del Guayabal, donde se remat6 dicha me-
dida: y por junto todas las cuerdas hubieron docientas y
cuarenta y seis cuerdas de a cincuenta varas castellanas,
que A razon de veinte y tres cuerdas por caballeria, se han
'medido en este dicho sitio diez caballerias de tierra: y el
medidor dijo haberla hecho bien y fielmente, sin dejar tierra
de por medio, so cargo del juramento que tiene fecho, y lo
firm conmigo y los testigos que me asisten, por falta










12 DOCUMENT SUMINISTRADO POR

de escribano piblico ni real= [f.] Juan Frz. Vivas=
[f.] Manuel Antonio Toscano=- f.] Juan Antonio de
Bogarin (2).


[2]-Este document, entire otros, viene 4 comprobar mis aserciones
[Notas f, 5 y 30, pgs. 93, 95 y 107, Tomo I], cuando he dicho que el va-
lle de Coyoche, Uamado Landecho por los conquistadores espafoles, que
se extiende entire los rios Grande y La Barranca, en la costa oriental del
golfo de Nicoya, estaba ocupado por una colonia de indios Choroteganos,
llamados despnes Giietares, nombre de sus vecinos meridionales, y, por
iltimo, conocidos con la denominacion de indio8 de Garabito. La palabra
Churuteca, que aparece en este document, me parece no permit duda
alguna. Que el valle de Landecho era liamado Coyoche por los indigenas,
queda plenamente demostrado con el document inserto en las piginaa
113, 219, 224 y 230, Tomo I.













Titnlo de tierras situadas en el valle de Landecho.
Alos de 1578-1599.

El capitan Alvaro de Nava, vecino de esta ciudad, en
la mejor via y forma que puedo y ha lugar de derecho, pa-
rezco ante V. Md. y digo que yo cas6 de primer matrimo-
nio en esta ciudad con Margarita Morillo, viuda, mujer que
fu6 del capitan Diego Quintero del Castillo, difunto, y su
heredera, la cual, despues de su fallecimiento, los bienes y
hacienda que de dicho su primer marido hered6, que son las
haciendas que hoy poseo, se vendieron en almoneda piibli-
ca, las cuales se remataron en mi, como mayor poster, en
cantidad de quinientos pesos de a ocho reales, de los cuales
se impuso una capellania por la dicha Margarita Morillo y
su primer marido: la cual cantidad de quinientos pesos tom6
a censo y tribute al redimir y quitar, los cuales cargu6 so-
bre las dichas haciendas que hoy poseo, el cual dicho censo
tengo redimido, como por la escritura de redencion que se
me otorg6 consta, a que me remito: y parece que los titulos
de las tierras de las haciendas que tengo y me entregaron
con ellas, estan maltratados y casi la letra gastada, y para
que en todo tiempo conste y parezca lo que me pertenece
de las dichas tierras, conviene A mi derecho se saque un tan-
to y copia de los dichos titulos, autorizado en puiblica forma y
en manera que haga fee, poniendo por cabeza de dicho tanto
esta peticion original para que conste, interponiendo V. Md.
6 ello para su validacion su autoridad y decreto judicial: por
todo lo cual, A V. Md. pido y suplico sea servido de mandar
que el present escribano me d6 un tanto y copia de los di-
chos titulos autorizados como pido, que en ello recibir6 mer-
ced con justicia: y juro en debida forma no ser de malicia
este mi pedimento, y para ello &.=[f.] Alvaro de Nava.
En la ciudad de Esparza, en veinte y un dias del mes
de mayo de mill y seiscientos y setenta y cinco afios, ante el
capitan Francisco de Vergara Alcolea, alcalde ordinario por
Su. Mag. de esta dicha ciudad y su jurisdiction, se presen-
t6 esta peticion por el contenido en ella: a que provey6








DOCMTJENTOS INJ$DITOS


"por presentada y el present escribano saque un tanto de
los dichos titulos y papeles a la letra, autorizados en puiblica
forma y en manera que haga fee, poniendo por cabeza de
dicho tanto esta peticion y su proveimiento original, para
que conste", y al dicho treslado para su validacion, dijo que
interponia 6 interpuso su autoridad y judicial decreto cuan-
to puede y en derecho debe; y lo firm6=(f.) Franco. Ver-
gara Alcolea= Ante mi=_(f.) Joseph Nufiez de Figueroa,
escrib. real.
El capitan Antonio Pereira, teniente general de gober-
nador por Su Mag. en estas provincias de Costa-Rica &.
Por cuanto Diego Hernandez, vecino de la ciudad de Es-
parza, pareci6 ante mi, y por petition que ante mi presen-
t6, me hizo relacion diciendo que tenia necesidad, para per-
petuarse en la dicha ciudad, de una estancia para en que
tener sus ganados mayores y menores, y de dos caballerias
de tierras para labrar y cultivar en ellas para sustento de
su casa y familiar: la cual dicha estancia linda hicia la parte
de la cabecera del rio que entra en el estero de Landecho por
la part de abajo de la mar, y por la parte de arriba linda
la Chuluteca Vieja y el Rio Grande que viene de Garabito, y
la otra caballeria de tierra estA y linda con el rio de La Bar-
ranca por abajo, y de la otra parte el paso del rio del cami-
no viejo de Cavallon, y la otra caballeria: y la otra caballe-
ria de tierra en la propia estancia, que linde de la otra ca-
balleria que pide: y me pidi6, en nombre de Su Mag., le hi-
ciese merced de lo que dicho es, y titulo de todo ello en for-
ma: y por mi visto, teniendo atencion a que el dicho Diego
Hernandez ha servido y sirve en la pacificacion de estas di-
chas provincias, 6 A la perpetuidad de ellas, por la present,
en nombre de Su Mag., le hago merced al dicho Diego Her-
nandez del dicho sitio en la dicha estancia, y las dichas dos
caballerias de tierra en la parte y lugar que de suso se ha-
ce mencion, con que todo ello est6 sin perjuicio de tercero y
de los naturales, y con que los pastos y abrevaderos sean co-
munes, y con que dentro de seis meses pueble la dicha es-
tancia y siembre y cultive para si todas las dichas tierras,
y con que dentro del dicho tiempo no las pueda vender A
ninguna persona, ni en ningun tiempo A iglesia, ni monas-
terio, ni cofradia, ni hospital ni A persona de 6rden sacra,
ni A ningun estraiio de la corona real, hasta que realmente








DEL ARCHIVO DE GUATEMALA.


y con efecto haya cumplido lo que dicho es: con lo cual, to-
do lo que dicho es, sea suyo y de sus herederos y subceso-
res, en posesion y propiedad, en hacer y disponer de
ello como en cosa propia: y mando a cualesquier justicias de
Su Mag. de esta gobernacion, y i cada una de ellas y t
cualquier alguacil mayor 6 menor, que os metan y amparen
en la posesion de la dicha estancia y caballerias de tierra,
y os amparen y defiendan en ellas, y no consientan que de
ellas seais desposeido en manera alguna hasta que primero
seais oido y vencido conforme a derecho, so pena de do-
cientos pesos de oro para la camara 6 fisco de Su Mag. al
que lo contrario hiciere. Fecho en la ciudad de Cartago,
provincia de Costa-Rica, sAbado, A quince dias del mes de
noviembre de mill y quinientos y setenta y ocho afios=(f.)
Antonio Pereira- Por mandado del senior teniente gene-
ral de gobernador==(f.) Lucas de Escobar, escribano de go-
bernacion y del cabildo.
En la ciudad del Espiritu Santo, en veinte y site dias
del mes de julio de mill y quinientos y noventa y ocho afios.
Ante Francisco Magariflo, alcalde ordinario de la dicha ciu-
dad y su jurisdiccion, y en presencia de mi LAzaro Sanchez,
escribano nombrado, pareci6 present Alonso Gomez Maco-
tela, resident en esta dicha ciudad, y dijo que 61 habia
comprado una estancia de ganado mayor y menor en el va-
lie que Ilaman de Landecho, como consta de la carta de ven-
ta que sobre ello se hizo, A que dijo se referia, y que pedia
al dicho alcalde que, para tomar y aprehender la posesion
de la dicha estancia, mandase dar y diese comision a una
persona, para que, en nombre de la real justicia, le metiese
en posesion de la dicha estancia, juntamente con Diego
Hernandez, vendedor de ella: y pidi6 justicia. Y por el di-
cho alcalde visto dI dicho pedimento, dijo que daba y di6
comision i Domingo Hernandez, resident en esta ciudad,
para que, con vara de justicia y en nombre de ella, meta en
posesion de la dicha estancia al dicho Alonso Gomez Maco-
tela, juntamente con dicho vendedor, que para ello dijo que
le daba y di6 comision y su poder cumplido bastante cuanto
de derecho se require: y lo firm de su nombre=(f.) Franco.
Magarifio=Pas6 ante mi=[f.] Lazaro Sanchez, escribano
nombrado.
En el sitio que era de Diego Hernandez, en el valle de








DOCUXENTOS IItDITOS


Landecho, & veinte y nueve dias del mes de julio de mill y
quiuientos y noventa y ocho anos. El capitan Diego Quin-
tero del Castillo, alcalde ordinario de la ciudad de Esparza
y su jurisdiction, dijo que, por cuanto Alonso Gomez Ma-
cotela, pareci6 ante su merced y le hizo demostracion de
una escritura y carta de venta de Diego Hernandez, vecino
de la ciudad del Espiritu Santo, el cual dicho titulo era de
este hato y la dicha escritura y carta de venta, y le pidi6 y
suplic6 al dicho alcalde que, como en cosa suya y haberla
comprado y constarle por el dicho titulo y carta de venta,
le meta y ampare en la posesion del dicho hato y ganado en
la dicha escritura contenido: y por el dicho alcalde visto su
pedimento, y ser y pasar asi como el dicho Alonso Gomez
Macotela pide, el dicho alcalde dijo que, en nombre de la
real justicia y en aquella via que de derecho ha lugar, le
metia y meti6 y amparaba en la dicha posesion: y el dicho
Alonso Gomez Macotela tom6 y aprehendi6 la dicha pose-
sion, y el dicho alcalde le tom6 por la mano y se pase6 con
1e y le hizo cortar unas ramas y entrar dentro de las casas
del dicho hato: todo lo cual pas6 quieta y pacificamente en
haz del dicho Diego Hernandez y de los testigos aqui con-
tenidos, y en presencia de mi LAzaro Sanchez, escribano: y
el dicho alcalde lo firm de su nombre, siendo testigos a lo
que dicho es Pedro Hernandez y Diego Quintero y Fran-
cisco Ordoiez==[f.] Diego Quintero del Castillo=[f.] Alon-
so Gomez Macotela=Soy testigo=[f.] Diego Quintero=
Ante mi=[f.] Lazaro Sanchez, escribano.
Sepan cuantos esta carta de venta vieren, como yo A-
lonso Gomez Macotela, vecino de esta ciudad del Espiritu
Santo, puerto de Esparza, y alcalde de la santa hermandad en
ella, otorgo y conozco por esta carta, que vendo y doy en
venta real, por juro de heredad para sitmpre jamas, A vos
Pedro de Arce, vecino de esta dicha ciudad, para vos y pa-
ra vuestros herederos y subcesores, para aquel 6 aquellos que
d manera, un sitio de estancia de vacas y yeguas, que yo he
y tengo y poseo en el valle de Landecho, hAcia la mar, que
linda por la una part con el Rio Grande, y por la otra con
hatos del capitan Antonio Pereira y Diego Quintero y Her-
nando Lopez de Ascuia, libre y quita de censo y tribute 6
hipoteca, con todas sus entradas y salidas, usos y costum-









DEL ARCHIVO DE GUATEMALA.


bres y servidumbres, cuantas haya y haber debe y le perte-
necen en cualquier manera, por precio y cuantia de cien pe-
sos de A ocho reales, que por ella me disteis y pagasteis en
cinco mulas A veinte pesos cada una, que hacen la dicha
cantidad de los dichos cien pesos: de los cuales, yo el dicho
Alonso Gomez Macotela me doy por bien content y paga-
do, por cuanto las recibi realmente y con efecto, y estan las
dichas mulas herradas de mi hierro: y porque la paga de prc-
sente no parece, renuneio las leyes de la non inmerata p c-
cunia y de la prueba y de la paga: por ende, desde hoy dia
en adelante, me desisto y aparto de la propiedad y senorio
y de otras acciones reales y personales, que por cualquiera
razon me pertenezcan y puedan pertenecer, de la dicha es-
tancia: y desde luego lo renuncio, cedo y traspaso en vos el
dicho Pedro de Arce y on los dichos vuestros herederos y
subcesores, y vos doy poder y facultad para tomar por vues-
tra propia autoridad, 6 como quisi6redes, la tenencia y po-
sesion de la dicha estancia: y entire tanto que tomais y a-
prehendeis la posesion de ella, me constituyo por vuestro
inquilino, tenedor y poseedor: y si mAs vale 6 valer puede lo
suso dicho, en much 6 pequefia cantidad, vos haga gracia
y donation de ella, y renuncio en este caso la ley del enga-
fio de la mitad del just precio, para que dentro de los cua-
tro afios que la ley del Ordenamiento Real dispone, ni des-
pues, no so pida ni se pueda pedir, porque no vale mis, ni
se espepra que valdra, de lo que me disteis y pagasteis, por-
que soy cierto de su valor: y obligome A la eviccion y sa-
neamiento de ella para que vos sea firme, y si en algun tiem-
po vos fuere pedida, dentro de cinco dias que por vuestra
parte fuere requerido, tomar6 por vos la voz y el pleito, asi
en la posesion como en la propiedad, y vos sacar6 A paz y
a salvo, so pena de vos dar otra tal estancia y en tan buen
lugar, con mis los mejoramientos que hubi6redes hecho, con
las costas y gastos y daios que hubieredes recibido: la cual
dicha estancia hubc y compr6 de Diego Hernandez, vecino
de esta ciudad, y de ella me hizo carta de venta, la cual en-
trego con el titulo con que la poseia, dado por el capital
Antonio Pereira, teniente general de gobernador que fu6 de
estas provincias: y con tal condition, os la vendo, que tengo
de estar en ella con mi ganado hasta fin del mes de enero
del afio que viene de mil y seiscientos y seis afios. A lo
3








DOCUMENTS INIDITOS


cual, estando present el dicho Pedro de Arce, dijo que lo
habia por bien: para lo cual que dicho es, obligo mi persona
y bienes habidos y por haber, y renuncio las leyes de mi fa-
vor, y doy poder A las justicias de Su Mag. para que me
compelan y apremien al cumplimiento de esta escritura. 1
yo el dicho Pedro de Arce acepto la dicha escritura con las
condiciones declaradas: que es fecha la carta en la ciudad
del Espiritu Santo, a postrero dia del mes de mayo de mil y
seiscientos y cinco anios: siendo testigos Francisco Magari-
io, y Diego Polo, y Domingo Lopez, vecinos y residents
en esta dicha ciudad--[f.] Alonso Gomez Macotela=(f.) Pe-
dro de Arce=Pas6 ante mi==(f.) Joan Dominguez Cid, es-
cribano=E yo Joan Dominguez Cid, escribano public y
del cabildo de esta ciudad, present fui A lo que dicho es con
los dichos testigos y otorgantes, y lo escribi, firm y rubri-
qu6 con mi ribrica acostumbrada, en testimonio de ver-
dad=[f.] Joan Dominguez Cid, escribano.
Don Fernando de la Cueva, gobernador y capitan ge-
neral de estas provincias de Costa-Rica, y alcalde mayor de
la de Nicoya, por cl rey nuestro senior &. Por cuanto ante
mi pareci6 Diego Hernandez, vecino de esta ciudad, y me
hizo relacion diciendo tenia necesidad de un sitio para po-
blar ganado mayor y menor, y que le hiciese merced de unas
tierras que son en el valle de Landecho, hdcia el Rio Grande,
que confinan y lindan por la una parte con el Rio Grande,
y la otra de hicia Cartago con el hato de Antonio Pereira,
y por la otra hicia la mar con el hato de Alonso Gomez Ma-
cotela, y por la otra con la Chulutequilla: y por mi visto su
pedimento, mand6 dar y di la present, por la cual, en nom-
bre de Su Mag., y en la mejor via y forma que de derecho
ha lugar, le hago gracia y donation del dicho sitio de suso
declarado, para que lo pueble y cultive el dicho Diego Her-
nandez para si y para sus herederos y subcesores, con tal que
dentro de un afio lo pueble: el cual sitio le doy sin perjuicio
de tercero y naturales, y mando A cualesquier justicias le me-
tan y hagan meter en la posesion del dicho sitio, segun en
este titulo se contiene, sin perjuicio de terceros: que es fe-
cho en esta ciudad del Espiritu Santo, puerto de Esparza, en
veinte y un dias del mes de abril de mil y quinientos y no-
venta y nueve afios=(f.) Don Fernando de la Cueva=Por
su mandado=[f.] Joan Sanchez, escribano.









DEL ARCHIVO DE GUATEMALA.


Digo yo Diego Hernandez, vecino de la ciudad de Es-
parza, que hago traspaso de este titulo A Pedro de Arce, pa-
ra que lo pueble y lo haya por suyo para 61 y sus herede-
ros, sin que haya contradiccion alguna, y digo que agora ni
en ningun tiempo le pondr6 demand ni pleito ninguno: y
porque lo habr6 por firme y valedero y sin contradiccion, lo
firm de mi nombre, siendo testigos el padre Alonso Tello y
Francisco Mufiiz: fecho en Esparza, A veinte de febrero de
mil y seiscientos y cinco ainos=(f.) Diego Hernandez.
El sargento mayor Juan de Villalta, gobernador y ca-
pitan general de la provincial de Costa-Rica por el rey nues-
tro senior. Por la present cometo y doy comision A Gregorio
Martinez de Porta, escribano del rey nuestro senior, para
que, en nombre de Su Mag., d6 la posesion en forma al sar-
gento Tomis Calvo, vecino de la ciudad de Cartago 6 A
quien su poder hubiere, del hato que fu6 del capitan Pedro
de Arce, nombrado San Felipe de Landecho, en la jurisdic-
cion de la ciudad de Esparza, con todo el sitio de e1, tres
casas de paja, y seiscientas cabezas de yeguas grandes y
chicas, y dos burros garafiones, y trece bestias mansas, y
siete machos, y tres mulas cerreras, y doce cabezas de ga-
nado de cerdas, y dos cajas viejas, y un molejon pequefio, y
trescientas reses de ganado vacuno mayor y menor, que to-
do esta en el dicho sitio, con lo demAs que le pertenece, asi
de tierras y Arboles frutales, como la accion de ganado ci-
marron que toca A la dicha hacienda, que todo esto se rema-
t6 en public almoneda en'Juan Muiioz, vecino de la dicha
ciudad, en ejecucion de la sentencia de remate por mi pro-
nunciada, y en la causa de ejecucion que, por parte de Juan
de Reina y Fernando Larios, se sigui6 contra los dichos
bienes por un mail y setecientos y diez y seis pesos y un real,
que pas6 ante el present escribano: y el dicho Juan Mufioz
vendi6 y traspas6 la dicha hacienda, conforme al dicho re-
mate, en el dicho sargento Tomas Calvo, por escritura ante
el present escribano, de que hizo presentation ante mi y
queda con los autos de dicha causa: la cual dicha posesion
se le d6 en forma y conforme A derecho, y, dada, mando no
sea desposeido sin ser primero oido y por fuero y derecho
vencido, y se entienda sin perjuicio de tercero: que para
todo ello y lo dependiente, y alzar vara de justicia para el
dicho efecto, le doy la comision en forma. Fecho en la ciu-









DOCU-MENTOS INIDITOS


dad de Cartago, en cinco dias del mes de mayo de mil y
seiscientos y treinta y un afios=(f.) Juan de Villalta=Por
su mandado=(f.) Manuel de Flores, cscribano piblico y de
gobernacion.
Estando en el hato nombrado San Fclipe de Landccow,
en jurisdiction de la ciudad de Esparza, contenido en este
mandamiento, on veinte y site dias del mes de mayo de mil
y seiscientos y treinta y un afios, yo Gregorio Martinez de
Porta, escribano del rey nuestro sci-or, en virtud del dicho
mandamiento, cogi de la mano i Tomas Calvo, vecino de la
ciudad de Cartago, y estando en las casas de morada de es-
te dicho sitio, y en los corrales do ganado de 6l. y en otras
dos casas que sirven de cocina y vivienda de la gente de
servicio de esta hacienda, y do ello y del sitio de este dicho
hato, con troscientas reses de ganado vacuno, dos burros ga-
ranones y trcce bestias mansas del scrvicio, y siete machos,
y tres mulas cerreras, y doce cabezas do ganado de cerdas,
que todo csti de manifesto, encerrado en los dichos corra-
les, y de un molejon pequefio, y una caja sin cerradura, que
estan presents, doy posesion al dicho Tomas Calvo, en nom-
bre de Su Mag., civil, actual, corporal, vel quasi, y sin per-
juicio de tercero, como se manda por el dicho mandamiento:
v el suso dicho la aprehendi6 quiet y pacificamente, cerran-
do y abriendo las puertas de las dichas casas y corrales, y
paseAndose por ellas y por el dicho sitio, y haciendo otros
actos de posesion sin contradiccion de persona alguna, de
que yo el dicho escribano doy fee: y es declaracion que no
le doy posesion de la cantidad de yeguas que refiere el di-
cho mandamiento, por no estar presents ni haberse podido
recoger en esta occasion: y para que conste, de pedimento de
la parte, doy el present testimonio en este dicho hato, en
el dicho dia, mes y aiio dichos, siendo testigos Diego Coco-
ra y Sebastian, indios del servicio desta hacienda; y lo fir-
m6 el dicho sargento Tomas Calvo=(f.) Thomas Calvo=
Pas6 ante mi y hago mi signo en testimonio de verdad=
(f.) Gregorio de Porta, escribano real.
El alf6rez Tomas Calvo, vecino de la ciudad de Cartago,
digo quo por la present otorgo y conozco que vendo y doy
en venta real, agora y para siempre, A Diego Quintero del
Castillo, vecino de la ciudad de Esparza, un sitio y estancia
on cl valle de Landecho, jurisdiction de la ciudad de Es-








DEL ARCHIVO DE GUATEMALA.


parza, con una casa de paja y corral, y cuarenta y cinco ca-
bezas de ganado vacuno, manso, de todas suertes y edades,
y dos caballos de carrera, y todos los platanales que tengo y
poseo en cl dicho sitio, y un cacaotal en el platanal del
pi ......[roto] al dicho sitio, y todo lo demAs le vendo con
todas sus entradas y salidas, pastos y abrevadores, segrin y
como lo poseia y se me entreg6, y con los titulos que de 61
tengo, y mandamiento de posesion, y mandamiento de su se-
iioria del senior president de Guatemala, y que pueda de la
action matar con desjarretadera, 6 como quisiere, todas las
reses del ganado cimarron que tengo y me pertenece en el
dicho sitio, la cual accion asimismo le vendo, libre todo ello
de censo 6 hipoteca general ni especial: y se lo vendo por
precio y cuantia de quinientos pesos de A ocho reales cada
uno, que me di6 en una obligacion que me tiene fecha Don
Francisco Muiioz de Tremiiio, de la cual me hizo cesion y
traspaso: y confieso ser su valor del dicho sitio, ganado man-
so, y accion, y lo demas referido, los dichos quinientos pe-
sos, y que no vale mas: y si mas vale 6 valer puede, de to-
da la demasia le hago gracia y donacion, buena, pura, per-
fecta 6 irrevocable, que el derecho llama inter vivos: el cual
dicho sitio y demas cosas referidas entrego desde luego, y
doy la posesion y seiiorio al dicho Diego Quintero para que
lo haya y posea como cosa propia suya, habida y comprada
con sus dineros: y me aparto y desisto del senfiorio que en la
dicha hacienda tengo y ....... (roto) hago cierta y segura:
y me oblige, si en algun tiempo se le pusiere pleito al dicho
sitio y demas cosas referidas que le vendo, luego que de 61
se me d6 noticia, saldr6 A ello y tomar6 la voz, y seguir6 A
mi costa por todas instancias, hasta salir con 61 y dejarle en
su quieta posesion; y de no salir con el dicho pleito, volver6
los dichos quinientos pesos que por 61 me da y paga: A cuyo
dumplimiento obligo mi persona y bienes habidos y por ha-
ber, y doy poder 6 todas y cualesquier justicias del rey
nuestro senior para que A ello me compelan y apremien: y lo
firm: fecho en este hato de San Felipe de Landecho, en
diez y ocho dias del mes de diciembre de mil y seiscientos
y cuarenta aios: siendo testigos Crist6val Garcia Beltran, y
Gabriel de Zamora, y Juan de la Cruz Guerrero=[f.]
Thomas Calvo.
Yo Jose NuTicz de Figueroa, escribano del rey nuestro









22' DOCUMENTS INEDITOS

senior y vecino de esta ciudad del Espiritu Santo de Esparza,
de la provincia de Costa-Rica, hice sacar y saqu6 el trasla-
do y testimonio de suso, de los titulos originales y escrituras
de venta y posesiones, de donde se sac6, para cuyo cfecto
se me entregaron y sacaron, A todo lo que se reconoci6 con
quien ..... [roto que me refiero, y va cierto y verdadero,
corregido..... (roto) que se hallaron a lo ver corregir y
concertar, el alf6rez Nicolas de CUspedes, juez official de la
real hacienda de la ciudad de Cartago, y Ventura Martinez,
residents en esta ciudad: y de mandate del capitan Fran-
cisco de Vergara Alcolea, alcalde ordinario de esta dicha
ciudad, di el present, en ella, en doce dias del mes de junio
de mil y seiscientos y setenta y cinco afios: y en fe de ello y
para que conste, hago mi signo en testimonio [aqui el sign] de
verdad--[f.] Joseph Nufiez deFigueroa, escribano real (a).

[a]-Las palabras Chuluteca Vieja y Chulutequilla, que aparecen en es-
te document, tratindose de tierras situadas en el valle de Landecho,
corroboran todavia m6s el contenido de mis notas f, 5 y 30, p. 93, 95 y
107, Tomo I; y 2, p. 12, del present.













Acerca del verdadero sitio de las ricas minas de Tisingal
y Estrella, buscadas sin resultado en Costa-Rica.

STUDIO POR EL DR. A. v. FRANTZIUS: TRADUCIDO DEI.
ALEMAN POR DON E. TWIGHT [a].

Con excepcion de unas pocas noticias referentes al des-
cubrimiento y conquista de Costa-Rica, este pais ha queda-
do poco m6nos que enteramente desconocido hasta la inde-
pendencia de las colonies espafiolas. Sucedi6 ent6nces que
cunndo, por sus relaciones con las naciones extranjeras,
Centro-Am6rica empez6 A llamar las atentas miradas de Eu-
ropa, los primeros autores que dieron razon de Costa-Rica
no estaban a la altura de la tarea quo so propusieron; por
culpa de 6stos, so esparci6 un sinnuimero de falsedades y
errors, que otros escritores posteriores han repetido ciega-
mente, y que aun se han conservado en parte y se encuen-
tran en los escritos que mas recientemente tratan de Costa-
Rica. El objeto de este studio es corregir algunos de los
miis notables de aquellos errors, remontindonos A las fuen-
tes de donde ban podido derivarse.
La historic del descubrimiento y conquista de Costa-
Rica abraza un period que se extiende de 1502 a 1580,
por lo cual se ve claramente que en Costa-Rica no sucedi6
lo que en otras colonies espafiolas: no fu6 invadida e inun-
dada por una turba de aventureros avidos de rapifia. Todo
lo contrario; el numero de Europeos que, hasta principios
de este siglo, ha venido a pisar el suelo de Costa-Rica, es
sumamente reducido. Sin embargo, se lee en casi todos los
escritos que tratan de Costa-Rica, que este pais debe su
nombre A la abundancia de oro que encierra: que las minas
de Tisingal, que apenas cedian en riqueza a las de Potosi,
fueron en otro tiempo trabajadas por los Espaiioles; pero
que, A consecuencia de una sublevacion en que los Indios

(a)-Este estndio fua publicado en la revista alemana Zeitschr. d. Ge-
sellech. f. Erdk. Bd. 14, p. 1-39; y, por medio de Don Manuel Carazo, me
fug generosamente obsequiado por Don Federico Lahmann.









Diz. A. v. FIRANTZIUS:


asesinaron a los Espafioles, fueron abandonadas y no se han
podido encontrar de nuevo.
Todo el que sepa lo que se entiende por un distrito mi-
neral, cspecialnente cuando consta, como veremos despues,
que dicho mineral podia con just titulo sostener la compa-
racion cin el de Potosi, no podrai m6nos de admirarse de que
haya podido perderse. Si la riqueza de aqucllas minas era
verdaderamente tan asombrosa, como se ha dcscrito, no
puede haber dejado de proporcionar ocupacion A un numero
considerable de hombres, y no dejarian de existir muchos do-
cumentos en que el hecho constdra por escrito [1]. Ann
admitiendo que una sublevacion de los salvages hubiera
causado la muerte de todos los Espaholes que se encontraban
entonces en aquel mineral, no por eso habia de faltar en
otras parties gran ndmero de personas que en otro ticmpo
hubieran trabajado en 61, 6 que hubieran tenido alguna cla-
se de relacion con 61, y que por consiguiente pudiesen dar
razon del sitio en donde existian las minas. Podemos, por
tanto, dar por sentado que una i otra veta de plata y oro
pueda perderse, bien sea por derrumbamiento 6 por disimu-
lo intencional; pero que la situation de todo un mineral, y
de un mineral extensamente explotado, pueda llegar a desa-
parecer por complete y a borrarse de la memorial, eso no es
admisible [b].

[1]-En las colonial espaiiolas se pagaba A la corona cierto derecho
lpr el orn q~lo se sa.r;ita de las minas, derecho llamado quinto. Tesole-
ros especialn:s percibian este derecho, Ilevando cneiita y razon de dl. Es-
tais cueneta. ya que se trataba de una mina sitnada en Costa-Rica, debian
existir en Guatemiala 6 en Espaia; sin embargo, ni en una ni en otra
part aparece coistaniciaalguna a de ellas.

(b)-Las juiciosas apreciaciones del ilustrado y laborioso Dr. v. Frant-
zins. con quiet nuiestra patria ha contraido una inmensa deuda de gra-
titud, estan plen:aiente confirmadas por la historic. En todos los docu-
mentos, y son inulchos, que he podido obtener, relatives i la sublevacion
de los Indios de Talananca, acaecida el dia 29 de julio de 1610, y al in-
eendio y abandon de la ciudad de Santiago de Talamanca, fundada a ori-
las del rio Tarire [hoy Sixaula], no se hace la mAs-pequeiia mencion de
minas descubiertas, y much minos de minas en estado de explotacion.
Cuando la snmblvacion. la ciudad de Santiago de Talamanca se encon-
traba fuera de la jurisdiccion del gobernador y capitan general de la pro-
vincia de Costa-Rica, en virtud de capitulacion celebrada por el presi-
dente de la Audiencia y capitan general del reino de Guatemala con el
adelantado Don Gonzalo Vazquez de Coronado, quien recibi6 el titnlo de
gobernador del ralle del Day y de los Mexicanos, con jurisdiction privativa
en ]a ciudad de Santiago de Talamanca, independiente de la del goberna-









LAS MINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


Cuando llegue A Costa-Rica, doce aios ha, ne propuse
averiguar qu6 habia de cierto respect de las enigmAticas
minas de Tisingal, acerea de las cuales ya habia leido algo
en Europa en varias publicaciones referentes & Costa-Rica;
pero por mai que me inform hasta con las personas que
mas se interesaban por la mineria, ningunos datos suficien-
tes logre obtenei. Pregunte por los documents que pu-
dieran dar razon de la existencia de las minas, y se me con-
test6 que los documents referentes A este asunto habian si-
do sustraidos del archive de Cartago y que los tenian escoh-
didos; peir o io me fu possible averiguar quienes eran los
encubridotes.
iCuando niAs tarde nme dedique A un studio formal de
la historic del pais, no dej6 de extraiar que en los docu-
mentos mds antiguos no se hieierdt la ineior alusion A la
existencia de ricas ininas en Costa-Rica, miintras que las
obras que trataban de las minas de Tisingal y Estrell eran
de iina fecha muy recientd.
La obra inms antigua en que eneontre el nombre de Ti-
singal es 1 Diceionarid Gb~i#fico de Aniic4d por Alcedo
[2], del afio de 1786d que parece haber gozado del mayor

[2j-ZDicionario t~ograficoo-Jistorico las Indias Occiderntates A erica
por Ait. de Alcedo. Madrid, 1786. Tomi. I. p. 670.

dor de Cdsta-Rica, y con bbligacion de continual y cohcluir ia conquista
del rest de Talamanca:
En 1610, etnontrabase Don Gonzalo Vrzqriez de tor hado, ya viejo
y achacoso, en la ciidad de Vartago; y la dmniistriaion de l blhMdad de
Santiago enconiendadA al tenientl de goberiadbi y iin~~ai de b'inpo
Don Diegd de Sojo. Pdco dias friteg de la tnblevaeion S6o, eii diipatia
de 26 soldads, habia salido de 1d eidahd dd Santiii aee .~i erifa
entire los indibs Jicagd Moytgaumd y CavWtaras; y, ta beileR encla d& ha-
ber azotado, traiquilado y cortddlgss Ls bfbja, a vMtid6 aie'qid~le bhjo
preteito de q4ie no ibait A sertit A lbs vbii'io3 de Santi; i, .i aisa de
haber asaltado y robadbo Ib Idolob de ero db un teinid 6 lts Ihlibc, 6s
tos, exeitados por sn gran saceridte; AtabrlOii a Soj6y if bilidIa eln el
valle de Usibari, lniataron algundg Boldado 9 hirirfl A otirok al sscer-
dote que Id acdmptiflabs S bjo hB r6tir6 cmdia lidd i tddibpiaa y en
des6rdBd, hb~ii la citidid fb Sdntiago; pizb, litbiendo ibnido do c6inino
que 8tta he haifiabh Bitiadi pbt lob Indiosi in rea dv id daf6 ri+ibi con
el rest a pi imete, tud tir al Pinblo de ThAide [Chirioip]; a dbnde
enviS gtis $ gobirnador de Costa-Riea.
Mid ,a ti'staitti eein de 6a1 bindat de Saiitiagj'8 refugiarbn
dentrd odetl eirte Sai nldefonro qine nnique 8d inaidra I e i tebio
de pdta, reii6 t I&i l dblile drma6 dd los Iridioi; e e=titian eii e-
chisy Iyt doe xiajdrah; boitentfiidose e6itos ieo itit~ndi ai- i igleAia f
casas de la cindad. El sitio no debi6 ser mny estrecho, puesto que per-
4









DR. A. V. FRANTZIUS:


cr6dito entire los Espafioles de aquella epoca. Dice Alcedo
de Costa-Rica: "Didronle el nombre de CosTA-RICA los Es-
pailoles por el much oro y plata que encierra en sus minas; y
de la que l1aman Tisingal se ha sacado poco minos riqueza que
del cerro de Potosi en el Per, &." Es do sentirse que Al-
cedo no cite la fuente de donde ha sacado tan preciosos da-
tos; sin embargo, una casualidad me ha proporcionadb la

mitia & alganos Espaioles salir & merodear en buses de viveres, y dar
aviso al cabildo de Cartago y gobernador de Costa-Ripa. Con. vista del
aviso y del peligro en que estaban los vecinos de Santiago, D1)' Juan de
Ocon y Trillo,'ent6nces gobernador y capital general de Costa-Rica, i
pesar de que la ciudad de Santiago, fundada por 61, le halbia sido, Be ra-
da de su jursdiecion, envi6 inmediatamente el socqrTo pdido, yen o en
person hasta Turrialba con 25 soldados, que continnuari a mando del
capital Diego del Cubllo, y que, unidiosal resto de la gentle de Sojo, lle-
garon oport!namOente 6 la eiudad de Santiagq, cuyo cerco levantaron los
Iddios al aproximarse Cubill con sue soldados.
Cubillo izo eeguir on Santiago una information acerca de todoe los
sulcesos, parte de la cual so ha salvado, y de donde ke tomadoestos datos.
Levantado el cerco y concluida la information, Cubillo resolvi6 re.tirarse
con sus soldados a Cartago, no obstante las protests de los vecinos de
Santiago, qiqe, no recibiendo auxilios de su gobernador, el adelantado
Don Gqnzalo Vazquez de Cor oadq,, aordaron traeladpre CArtagp,
protegidos po la tropa de Cnbipo. Hicifronto ad, y desde ent6npes que-
(16 abandonada la ciudad-de Santiago de Talamanca.
La repoblacion de Santiago y reconquista de Talamanca, emprendi-
das el afo siguiente [1611] por 6rden del Doctor Pedro Sanchez raque,
oidor de la Audiencia de Guateimla, ent6nce visitador de Costa-ica,
no tuvo ixito alguno. El alo signiente [1612], la Audiencia eni6o des-
de Guatemala al capitan Pedro de Oliver, con el mismo objeto; y, 6 pesar
de los auxilios prestados par la provincial de Nicaraua, y de haber sali-
do de Granada una fragata, al mando de Don Sebastian ChaPon de Luna,
que lleg6 hasta la boca del rio Tarre, llamado puerto de Pdi Blnca, y
se uni6 al capital Oliver que habia ido por tieora con la gente de Costa-
Rica, .a irpl lat0 on y reconquisat tam o tnvQo ugar.
Entre lo.ocumento que qe apn qaedan de l s restps .Oel ~ppea se-
guido por Cpbilo.ep Saptjago de Talamanca, ee hall un.a irga poteeta
lecba por el gobernaop y capital general de Costa-Rica, D Juan de
Ocou y Trilo, en octlbre de 16lp, contra el adelpta .Don onzale
Vazquez de CoronadQ, gobernaLdor del calle I DuPy f pqEstapre-
tr-sta prueb* 5lenamente g u en aquella fecha no habia puin q. enplo-
tacion en termtri~ .Ie TaIa ners, annque te ia tuiOCa totcia, do Iinaa
de ore. El pritnipled.4p la pptsta dice asf:
*Easribapo quq e4tmyg preesnte, ddepor tst.iamnio eo pinelr
que haga fe,m A m pod Ju do Ocop y TrillUa.gaWheaqmar e.t4 ge-
i.erpl desta provipcia de Costa-Rica I)ar el ley nuestro seS0r, da como re-
nliero y digo al adelantado desta dicha ppyicia, Pon aa.zLVazquez
de Coronado, como bien sabeys le es notorno y aesmaimi 4' tda t.pro-
vincia y todo el reyno de Tierra-Firme y e Adnuia de d ateznla,
c.Imo yo, on nonqbre kde Mo hag., .hice par laida .d ig de
Talamanca Dn la cosTa0 de Ia nqar del = rtq pn r I el .Qiera
frecunntadp de mu.chob hbreoa y fregtas que 61 venian del' yao do
Tierra-Firme y trayan baetimentos de vino, ropa,'dinero y otras cosas,








LAS MIINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


dicha de dar con ella, como lo explicar6 por extenso mas
adelante. Este pasaje de Alcedo es de la mayor importan-
cia, porque todos los autores posteriores, at mencionar Ti-
singal, no hacen sino repetir, casi palabra por palabra, lo que
nos comunica Alcedo. Macculloch, por ejemplo, en su Dic-
tionary geographical, statistical and historical dice asi en el

y levaban mal,.zarzaparrilla, cebones, pita y otras cosas, con que los
vecinos de la dicha ciudad se iban lieltrechando de o1 necesario para sus
csass y iistent, y con el dicho pierto se.haliian Aecho tres 6 cnatro fre-
gata4, y agora venia un vecino de Puerto-Belo, llaniado Rbque Hernan-
dez, a hacer otra, y un Jun Garcia otra, y se esperabs cada dia yria muy
adelante li dicha cidad, y se tenia much noticia de minas de ore, y los ve-
cinos tenian eni dep1iMto muchos indios que per mi 6rden y mandado se
habian pablad6 y paciflcado, y les acudian 4 servir a los vecinos y hacer:
sus ~ementeris de maiz y casas, y acudian A dar despacho a las dichas
fregatas...........".
He preferido la insercion de la part conducente de este document,
entire otros muchos, porque tratindose en 61 de hacer constar de una ma-
nera especial la prosperidad a que habia legado la ciudad de Santiago
de Talamanca, y de enumerar muy particularmente sus importaciones y
exportaciones, habria sido impossible que hubiera dejado de hacerse men-
cion sobre todo del product de sus minas.
En una informacioi seguida por el ayuntamiento de Cartago, en
1615, quo ea el docbuiento mrs antigno que ha quedado en el archivo, se
hace conAtar la exco6lva pobreza de la provincial de Costa-Rica, y, a can-
sa de ella, el laIentalile estado en que se hallabbn las casas de cabildo,
iglesias y casas db paiticulares dela ciudad, de Cartago: pobreza, mejor
dicho bmsena, que no se. conciliarian con la explotacion de ricas minas,
cinco anOs dejpues de aban donads la ciudad de Santiago y las supues-
tas minit.
En btta inftmacion, tambien seguida en. Cartago, en 1632, se hace
constir qute n defst -ica nr habia habido minas de or, ni de plata, ni
(de otrom ietils mng hiabia ent6nces, asi como tampoco obrages de tin-
ta, ni iigeioai mntpiches de aziuoar; y. que sus products estalan redu-
cidos iZaipaa doe niafa y sieibras de trigo .
Pbr .tAlp itoten la sublv~acion de 1610, si bien inurieron algunos
Espaiidlea aiat ,de los Id&f die.s, s salvaroni ma de docien tas personas
que absiatida Is ciudai dei Sintiago y ee s nrad6arn.6 Carfiago: de
modo a qrer ii lotion para Le seo borrtfra y jpet a inethoria de
aquellD famoa* if s! si en effect hual.maa estado descrliertas y
espl6tadia ,
Vetdad s que dnrante el pqrfA.o deo gobetSnory eapits4 general
Don Juan Vizqnuz de Coronadoiner a4elittikd Cbsta-Kfca eeytre
los afnds de 15 1_68 y en el sp.i sceeor el gobeernador y rcaitan
general Pkrafadae Ribe- a,1569 A aI e ext rajxor garrndes, canifes
de oro d'oa'dvadeaos del rio Fstel.a (boy Chanftaola y Tilbiie pe-
ro e^togva^ placres deBio agotaue e p ,p ; Pueato oe no se
haee mns _#clm on e elos en tempo p iqst'erOiw IA existene&-de ;es-
lo ne~ ricoiaaeofd de oro, est plenantte coI B ada, no solamente eor
doenmntosiaAusncritoes inditoe, si'o tanmeu pbrlainforitmaion- s-
guid en Gnatemyla por el misno Vazquep .de Ifd oado, en 1584, ~bli-
cadaseftr le documents ineditos ddf afchltio e I iMas (Tomo XV, p.
485), aso comb por la relacion de Juan Ddvila, hecha en 1566 al rey de
Espala (Documentos, Tomo XVI, p. 323).








DR. A. V. FRANTZIUS:


articulo Guatemala: "De lamina llamada Tisingal (Costa-
Rica) dice Alcedo que no se ha sacado m6nos riqueza que de la de
Potosi en el Per~:" la cual cita se encuentra yepetida en un
pequefie folleto publicado en L6ndres en 1851, bajo el titu-
lo de Concessions of extensive Territory in Josta-Rica, uno
de tantos folletos de cirounstancias publicados con el objeto
de fomentarla conolizacion y emigracion A Costa-Rica.
En un librito de escuela publicado en Costa-Rica per
Rafael Qspjq [3]), espue8 de, lo que dice de las minas del
Aguacate, encuentro lo siguiente: "Ademas de as, hay
positivamente en todas lasseiranias que hasta aWhorg qn sido
visitadqs, y sobre todo se alla la del Tisingal en las inmedia-
ciones de las reliquias de la antigua ciudad de la prea [cJ,
sita en uno de los excelentes puertos comprendidos en a ense-
nada de Boca-Toro. Algunos creen que la inmensa riqueza
de esta mina y la circunstancia de hallarse spbre la costa de?

L3]-Leociones de Geografia. San Jo6, 1833, p. 86.
[c]-Jamas ha habido en Costa-Rica ciudad alguna con el nombre
de Estrella. Lapiimrapoblacion de Espafoles, fnrada ein t537 por
Felipe Gutierrez, eni'erritorio que ent6nce e m V erqn 'y des-
puesCoeta-Rica,; fE la ciudad de la Concepicion, proabemenp & orilias
del rio que nis tarde se Ilami6 Etrelli, que hoy so ponpc con el non'bre
de Changnenola y 'ilbii [V.Ia nota a, p. 5I Tom I). I)o i gund
poblacioii fr ii a q;' en ela~o de'1545,' Diego G'tierez fud orilas
del rio Suerre, hoy Vieritazon, coi el hnoinbre de Nueva-Cartago Coe -
ta-Rica, en territorio ta~bien ent6ncee de erag y de Cqqta-Bica
[V. la misnim nDta]. l'a ter'era fu a villa de Labd hp4 d uese la-
m'ada ciudad del Espfiitu Santo y rEsiarza funiadas en i el pon-
quistador Licdo. Juanii 'avallox [ la nota a, p Tp a
cuarta fu6'lavinladel Castillo de iarcf-Muloz1 deeypueecs4 e Car-
tago, fundada en el mismo aq porel inismi ~i po. L. ga pobla-
cion fu6 ai villa e tio de Atstria, fimnda edn 0 msmo aa poy el
cl6rigo Juarn de Eatriada,"d nombre e "nisoa Cap.l8on, e la
bahis8a de BSariflrif o .ahfa del'Ab a ienbi d orp-
baro], no 16joade Talel D gi ap. 8, T omo I. I" et fa6
Ia ciudad de Aranjufi, a orillas del rio del mismo nombre, entr; os
1562 y 1563 [Tomo It p. 1921. La s f la n d del i r de
Jesus, fondadacia a15k 8 i or el o4r' o d een el
valle del G1nsaieombttbre t a iets 3di U bifa sdel 4irartq y Eas
dtrella EChangunfl y rj, T La.d bcta.a ui. islin"' adAiea,
fundA A finBs de 1177 -ir l 'obiado' 3iego A2iq, 6
orillas'del in Gualmfe, dentro y en la cov e 'l y
no 14jos do las bieaa d iDrar La n n f
de Talamsnea, ,fitdada wii,'lr e Pcon
y .Tl6uo, 6odai del oioT-aaizi d6lo-ri3M
No hubo, pues, ciudadilla, nio algina' en C eta-Ripa que
ee Ullimra Eatrella. Eiite ome' fa da' por Dofn 'Jun Yazqqez de
Coroiiibd un' rio, y no 6 poblacion ilgnga.








LAS MINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


Mar Caribe, did origen al nombre de Costa-Rica [ch] que con-
serva nuestro Estcd:"
Osejo, que ejerci6 el magisterio en Costa-Rica por los
afis de 1830 y siguientes, y que era un hombre instruido,
es el primer que nos proporciona datos mas precisos
sobre la situation de Tisingal. No es possible dejar de pre-
guntar ipero d6nde pudo haber estado situado este Tisingal
perdidotl-Por antiguos documentos consta que en los pri-
meros afios, despues del descubrimiento del pais, existi6 una
colonia pspaiola, lapada Cwoncepcion, a orillas del rio Estre-
lla, 1sa ual fu~ abandonada, porque en el afio de 1610 los in-
4igenas sometidos so sublevaron y mataron a4 ls Espafioles
[d]. De aqui deduja Osejo que tambien debi6 existir alli
la mina perdida de Tisingal, pues no alega otro motivo en
que fundar su opinion, ni cita otra autoridad: es 1l, por con-
siguiente, el primer autor que sitia Tisingal en las inme-
diaciones de la ciudad Estrella. Por eso es que casi todos
los autores posteriores & 1, hablan de Tisingal y Estrella
comq de dos ricos minerals situados A carts distancia uno
de otro.
De lo que se lee en Osejo, poco difiere lo que dice, en
su informed del ano de 1838, el ingeniero ingl6s H. Cooper,
quien, por comision del gobierno, estudi6 el camino de Car-
tago Moin. Dice asi: ftElpuerto de Limon esti en las in-

[ch]-Ace ca del origen del nombre de Costa-Rica, v6ase mi nota a,
Tomo I, p.'12. '

(d)-Hay evidentemente an error. La ciudad de la Concepcion de-
sapareci6 inmediatamente despues de so fundacioq, y Felipe Gutiprrez,
su fundador, en compaiia de loe pocos Espanoles que no desertaron y
que esbrevivieron A los ataques de las Indids, al hambre, las fatigas y
6 lao enfBrmBdades, legrmpo i4 f1pslW4 de I" s, A d oInde se dirigiamron 4
Panatmi y de all al a Perd, in bum doe nejo fort"pa (O0edo, i)b. XXVIII,
caps. 4, 5, 6 y 7). La existencia de Nueva-Cartago y Costa-Rica fu6 tan
corta como la de Concepcion, annque tuvo un fn mas trSgico, la muerte
de su fundador Diego Gutierrez y la de casi todos los polonps spafioles
a manos de los Indf (Q vied, Ulb. p, cap,. Bnib. II p. 91).
Lq yill d P tyiia de .iq.F f40ba6'gbunada dwepups do n a&no (a,
Tomo I, ]. 11). Las cindades del Nombre de Jesus y de rtieda duraron
m6nos ann que la del Castillo de Austria; y 14 de Saitiago de Talamanca,
fundada hicia 1604, fu6 abandon ada en 1610.' a








30 DR. A. v. FRANTZIUS:

mediaciones del antiguo nperto de la Estrella [e] y ricos mi-
nerales del Tisingal, que fueron abandonados no se por qu6
causa". "Las minas de Tisingal, segun las tradiciones que
hay en esta costa, fueron tan ricas cono las de Potosi en el
Perd, y habia relaciones directamente con Espana; pero, por
una imprudencia, los habitantes y la peluefa fuerzt que ha-
bia en el eastillo [f] fueron degolluaos en iUa re6olticion que
.formaron los Indios, ha bieidd sido ::bandonaeda esta colo ia iin-
feliz d sh Suerte por el capitan general de Costa-Ricd y Tala-
manca." En segiida exci.th Cboper : que se armeif expe-
diciones paia salir 6h busca de dichas iinas; con occasion de
lo cual, se apaita algo de la opinion de Osejo, cuando da
por stntado que las iinas estan stuadas cerca db un rio
Estrella, que 6l coloca en la enseiada eritre Cagiiita y Iunta-
Carreta, advirtiendo al mismo tiempo que la distancia de
Cartago a dicho rio no es mss que de 22 leguas, poco mas 6
m6nos.
Me parece convenient citar aqui la obra de A. v.
Biilow, publicada en el aiio de 1849, bajo el titulo Auswan-
derung und Colonisation, &., y que contiene gran numero de
errors. En la pagina 292, dice v. Biilow: "Las mins nids
ricas se encuentran en el Monte-Aguacate, Tisingal, Sai-Ma-
teo, San-Fdlipe, &.: han sido eplottdaspor la Compaita E-
con6mica de Minds Ahglo-Gosta-Bicnse, domiciliada en L6n-
dres, hasta ahora bajo la direction d e n Aleman, J. Barth."
De lo que precede resultaria que Tisingal se halla en el A-
guacate y que todavia esta explotAndose. San-Mateo no es
una mina, sino una villa situada al pi6 del Monte-Aguacate;
y no hay en Costa-Rica ningun lugar que lleve el nombre
de San-Felipe.
Casi por el mismo tiempo se public la obra de un au-
tor, de quien tenisanos sobradas razones- para esperar datos
completes y fidedignos sobre este astmto, por ser el piime-
ro y eldniito hasta ahbra 4ue se hay dedicado A investigar

(e)-Tampoco ha habido en Costa-Rica, eu tiewnpo algino, pnerto
que lleve el iidtbire de Edtiella. Si eLS Cooper soe rfiere al puerto de
quae s servia li etidid de Santiago fd Talikiairca, ~e1', Aegun minchds
documeutos;antignasfehaciente4. y ;dacbrfiaat eotsta qnB" era alo-
ca del mismo rio Tarire (Sixaul), en cunys .vegaS habia kiddi fndada la
cindad de Santiago, y ine se llamaba puerto de Punt4-Bl4nca.
(f)-Vease Ia nota b.








LAS MINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


los documents originates referentes A la historic primitive y
mas antigua de Costa-Rica. El autor de esta obra acerca
de Costa-Rica, basta ahora sin rival, es el afamado Felipe
Molina [4]. En el afio de 1850, el gobierno de Costa-Rica
lo envi6 A Espafia con el encargo de buscar y registrar
en aquellos archives los docimentos comprobantes del de-
recho de Costa-Rica A aquellos territories que pretendia en
sus diferencias resliecto de limits con las reptiblicas veci-
nas de Nueva-Granada y Nicaragua. En Sevilla encontr6
muchos antiguos 6 importantisimos documents para la his-
toria de Costa-Rica. Es de suponerse que, tanto por propia
voluntad como en virtud de instrucciqnes de su gobierno,
Molina se fij4ra al mismo tiempo en los documents antiguos
que proporcionAran luces sobre Tisingal: y no puede m6nos
que extrafiarnos que no descubriera alli absolutamente nada
sobre el particular. Por esta razon, no hallamos en su obra
sino lo que ya nos hadia participado Osejo, y por cierto en
los terminos siguientes que copiamos de la pigina 33: "Se
supone que la nina de oro lamada el Tisingal, que did nombre
alpais, es4d situada cerca de la frontera de Nueva-Granada
mn el Atldntico." Dice ademas en la pagina, 12, donde ha-
bla mAs circunstanciadamente del mismo asunto; "La tradi-
cion generalnente recibi-a, y que se apoya on docgnmeutos quc
en epocbc aun recieete existian en los archives y que desgracia-
daniente han desaparecido, as 'com een la ,autoridad de algu-
nos escritores, es que esta signficaliva denoniinacion la debe
Costa-Rica d la existencia de ciertas minas de oro llanmadas el
lisingal, situadas en la costa del Atldntico, cerca de Boca-To-
ro, donde existid la extinguida ciudad de la Estrella. Sin
embargo, yo me inclino d pensar que no ha tenido otro origen
que el concept exagerado que se formed el almirante Colon de
las riquezas de aqusella region, cuando recorrid su literal."
Dice tambien en la pagina 13: "No cabe duda que la pro-
vincia alcanzd un alto grado de prosperidad entire los asos


(4)-Bosquieo de la reptblica de Costa-Riia. Nneva York, 1851. Tra-
ducido al aleman, bajo el titulo Costa-Rica, por A. v. BUil6w, 1850, de
una obra anterior de F. Molina, titulada Coup d' oeil rapide sur la repu-
blique de Costa-Rica. Paris, 1849.








32 DR. A. V. V RANTZIUS:

1560 y 1600, ya pr el laboreo de las minas de Tisingal, ya
por el desarrollo de la agricultura" [g].
Lo citado demuestra, como se dijo Antes, que Molina tu-
vo A la vista tanto A Alcedo como los ds dto de Osejoi cuando
puso Tisingal A brillAs del rio Estrella, y se apoya en docu-
mentos aitiguos que cita en su bpiscid6 sobre la question de
limits, part pretender que dichi rio deseiboca .en la
Laguna de Chiriqui (5). Lo que Molina dice con relation A
Tisiiigal, no es sinb una irprodiccidn de Id que se halia en
Alcedo y Osejo. Pero uansdo pretend quei Costa-Rica era
ya, eiitr los afis de 150 y 1600, ina provincia florecien-
te, es facil probar lo cohtrai'io port xi document en extre-
mo ihiteresante irecientemente eiidntrado eli Guatemala, que
poseo en inahriscrito, y que debo A la i abilidad de Don
FranciscB Iglbsias. Por este dbcumierto donsta que los pri-
meros conquistadores y cblobos espasioles tuiieron que lu-
char en aqttulla 6poca con I miiseria y las inks grades ne-
cesidades.
En la excelente obra hist6rica do Pelaez [6] no apare-
ce siI6 una sola vez el h6mbre Tisingal (Toiio II, p. 169);
pero este author se efiere tainbiei A la cita de Alcedo que
hemos reproduiidd ya.
Lo qiie died M. Wagner sobi-e la i minas de hisingal en
el apeidice de su libro (Die e *iblik (Jbstaricd, 1856), se
fuhda eni una tfrdiicion muy inexaCta dd dlo datbs de Mo-
lina, y esta en notable contradiieion con las observaciones
de sti compafiero de viaje C. Scherzer, qiiien, en la pagina
562, llama con mtich6 juicio la atencion "hdcic tafalta de
todo documento autfntico referetd al verdader6 paradero del
misterioso mineral de Tisingal."
Hasta ehi Francia si esparci6 dl rumor y fama del an-
tigui Tisingal. Lafond de Lurcy' en su pequeino folleto so-

(g)-Acerca del nombre de Costa-Rica, v6ase la nota ch: sobre la cin-
dad de la Estrella, la nota c; y en cuanto g las riquezas minerales, la
nota b.

(5)-Costa-Bica y Nueva-Granada, Cvestion de limits por Felipe Moli-
na. Washington, 1852, p. 10.
(6)-Memorias para la historic del antiguo reino de Guatemala. Guate-
mala, 1852.









LAS MINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


bre el Golfo-Dulce [7], habla de Tisingal en t6rminos muy
positives cuando dice: "Se trabaj6 alli (Costa-Rica) much
tiempo la mina de Tisingal que producia.anualmente algunos
milJones de pesos. Los malos tratamientos y las vejaciones d
que los colonos estaban expuestos de parte del gobierno espaiol,
no m6nos que las invasiones que tuvieron que sufrir de nume-
rosos pirates, los obligaron d adandonar su laboreo y sus es-
tablecimientos."
El General de los EE. UU., Tomas Francisco Meagher,
que se distingui6 en la guerra de los Separatitas, en sa arti-
culo Holidays in Costa-Bica [8], habla tambien de la rique-
za de las minas de Tisingal y Estrella; pero lo que 61 refiere
no tiene mas fundamento que las comunicaciones verbales
que, durante su permanencia en Costa-Rica, le hicieron cier-
tas personas con quienes tuvo relaciones, y carecen de today
base segura y autorizada. Dice asi: "Tres siglos ha salian
todos los aiios, de la boca del rio Estrella para Cddis, dos ga-
leones cargados con las lamas y metales de las celebres minas
de oro y plata alli situadas. El monte impenetrable ha borra-
do las huellas de los Espaiioles, las ha hecho desaparecer del
todo y quizas para siempre; y todo cuanto se sabe en Costa-
Rica y en otras parties de las estupendas minas de Estrella y
Tisingal, es lo que nos han trasmitido la tradition popular y
la fantasia de los Indios".
En realidad no existe, propiamente hablando, ninguna
tradition popular en Costa Rica respect de aquellas minas,
y much menos en el territorio ocupado por los indios Ta-
lamancas, en donde se buscan, y donde el nombre de Tisin-
gal es completamente desconocido. En otras parties tampo-
co es muy conocido del pueblo; solamente aquellos Costa-
Ricenses que se Ilaman educados, pueden contar algo sobre
esto, pero no mAs ni menos que lo que estA relatado en los
escritos arriba citados.
Cansaria por cierto al lector si me propusiera citar aqui
todos los opisculos y articulos de circunstancias, que, con
la mira de dar prestigio A Costa-Rica, laman muy especial-
mente la atencion A las ricas minas de oro de Tisingal y

(7)-Notice sur le Golfo Dulee par Gab. Lafond de Lurcy. Paris,
1856, p. 9.
[8]-Harper's New Monthly Magazine, 1869, Vol. XX, p. 320.
5








DR. V. FRANTZIUS:


Estrella, cuya situation todavia no se conoce, y cuya exis-
tencia misma es aun.muy problemitica.
'Sin embargo, para no pasar: por alto nada que valga la
pena,har6nencion aqui de ciertoa articulos publieados con
el nombre de Anti9iiededes por F6liz Mata sobre la historic
mis remota.de Costa-Rica, en un. peri6dico que sali6 & luz
en Cartago en el aio de 1863. Pero, como el mismo autor
no los repite sino como recuerdos de relaciones oidas en su
nifiez de boca;de _un viejo misionero, carecen de.todo-interes
histbrico, tanto mafs cuanto. nada ntevo contienen. Omito,
por tanto, oeuparme .ideo dicho :escrito. Mata,, como buen
discipulo de Osejo, pone naturauimente, como n' maestro, A
Tisingal cerca de Estrella,. y 6 6sta la coloca licia Boca-
Toro. .
Una:nmirada retrospective sobre: oa escritos hasta phora
citalosjp noe:.muestra que ,Alcedo es el primer.antor, que em-
plea'la palabra dtisimgal: dice que Tisingal es una rtquisima
mina de.oro situada en:Gosta-Rica, y que & est. le debe el
pais su nombre actual. -En segaida Osejo, *sin% Awr razon
alguna:para ellao sittia.la:minacerca de la-ciudad .Estrella,
y actor continue, por su propiasautoridad, pretend Iqnue sta
estaba .en la Lagunaide- Chiriqui. 'Desde ent6ncesdlos dos
nombres,' Tisingal:y Estrella, se identificaroa .e mo los de
dos minas muy ricas; y como, segun ver6mosn adelante, las
opinions de;los. autores discrepan ,muchisimo respect de la
situcion de Estrella, lo mismo sucede naturahnente con
TisingaL .
SEh vano: ha sido, buscar el nombre Tisingal ea.as. obras
de loa historiadnresn-As antignos: otro tanto la .pucedido con
los mAs antiguo n.mapas. Al contrario,: empiezaa .aparecer
en mapas may recientes, 6 saber, los de.Maur. Wagner y de
H. Kiepert: [9. En el primero, que esuna,.fielc:qpia del
que se encuentra en el Bosquejo de Molina; aparece Tisingal
al Norte de Piep-Bovalo,. donde .en realidad .se .hallan las
vertientes del-riiobCanguene lEn el egundo iTisingal es-
ta A-orillas derunrio strella que Kiepert hace desembocar
en el mai, alB-Surde Cagiiita.
Es muy notable que, no obstante la gran fama de que

[9]-Neue Earte von Mitelanerika, von H. Kiepert. Berlin (D. Rei-
mer], 1858.









LAS MINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


parecen haber gozado las minas de Tisingal y Estrella, A lo
minos segun pretenden los autores citados, no se- hayan he-
cho, sino hasta en estos iltimos tiempos, esfueraos para vol-
ver A hallarlas. No llama menos la atencion que,. detantas
expediciones'emprendida con: tal objeta, -ninguna haya sido.
Ilevada A cabo por personas id6neas,: pues que.todas ellas
han sido dirigidas por lo que podriallamarse buscadores de
fortune, y ninguna por uin verdadero minero de profession,
ni reuniendo los medios pecuniarios saficientes para seme-
jante empresa. Todo esto indica que los datos suministra-
dos por la tradition escrita, respecto:de:la position doaque-
llas minas, deben ser may inexactos, y que .las ya citadas
alusiones A lI existencia de tales ricas minas de oro, no en-
contraban much credito entire los mnis inteligentes y mAs
ilustrados. Sin embargo, ha habido un sinn6mero de ex-
pediciones mayores y menores, con el objeto de buscar la
mina.. Primeramente Jos6 Maria Figneroa sali6 de Carta-
Sgo, en el afo de 1843, dirigi6ndose de Moin A .Cagiiita, de
alli, por Cuabre, aguas arriba delrio Sixaula, en seguida por
tierra A Bribri; mas allA en. el. interior- hasta la cima de la
montaia de Pico-Blanco.: Emple6. seis mesesien.el viaje.
En 1845, emprendi6 otra excursion, pero dirigi6ndose esta
vez de Cagiiita por tierra hicia el Noroeste al North-River
[10] hasta las cabeceras del rio, permaneciendo cuatro me-
ses en aquella region. Figueroa pretend que la parte. mAs
abundante en oro se encuentra entire los afluentes del Teliri
(h)-que es A su vez el afluente mas setentrional del Sixau-
(10)-En e8ta obra adopto intencionalmente el nombre de.North-Bi-
ver para que el lector no se confunda, aunque este rio lleva todavia hoy .
el nombre de rio.Estrella. Evito este fltimo nombre para que.el lector
no se deje engafiar hasta career que sea e6te el antigno rio Estrella.
(h)--En todos loe documents antiguos se lee sin exeepeion Tarire,
nombre del rio principal, que ha conservado uno de sus afluentes, ann-
que eacrito hoy Tlitri y Tiiri. Por el studio quehee hecho de las lengas
de los indigenas, ime e convencido de que elloe, hoy dia mismo, no
pronuncian Tri, stno Treri, advirtiendo qne a e, on eeta y 4n otraa
inuchas palabra, tiene un sonido especial que se confunde entte los de
a, i, o, de la legas etaatellana. Ti, en I lenga s deolos Gnuaoeo ignifi-
ca agna yrio:entre ld de Viceita, Chiirip6,Bornca y Trriba, di sgni-
fics is mismo;y los de Tucurrique dicen di-re (e especial), reservando Ia
palabra di para el aguardiente. Pero cuando la voz di entra en compo-
sicion para expresar nombres de rios, se convierte generalmente en i en
todas las lenguaa. Asf en San Jose tenemos el rio TIsmf: (TI, rio; DBI-
SBi, grande, en lengua de Tucurrique): en Heredia, el rio PORROSATf: en









DR. A. V. FRANTZIUS:


la-y el North-River, rios que en este punto distan A lo su-
mo cuatro 6 cinco leguas uno de otro. Aqui encontr6 un
pedazo de piedra de moler como las que se usan en el pais
para moler metales, lo que para 61 es una prueba de que ya
en otro tiempo habian ido alli en busca de oro: tambien aa-
116 oro lavado en un riachuelo llamado Orosi, que desembo-
ca en el rio Coen, y encontr6 entire los Indios de aquella co-
marca alhajas de oro de un trabajo evidentemente antiguo.
Poco despues sali6 Francisco Gutierrez, hombre de
grandes proyectos, tomando en 1852 el antiguo camino de
los Espafioles para el teiritorio de los Talamancas que viven
en aquella zona. Precisamente ent6nces, la Compaiifa Ber-
linesa de Colonizacion, bajo la direction del finado Baron v.
Billow, estaba haciendo una carretera en la primer seccion
del camino de Angostura al rio Pacuare. Del Pacuare si-
gui6 pars el rio Chirrip6, en donde los Indios alli estableci-
dos se le mostraron hostiles al principio, apoderandose de to-
do su equipaje y viveres; pero luego mudaron de parecer y
siguierni despues conduciendose como amigos. Sin embar-
go, pronto se volvi6, y-conoci6 entire Pacuare y Chirrip6 una
hermosa planicie que lleva el nombre de Sharra, que compr6
mis tarde al gobierno como tierra baldia, poni6ndole el nom-
bre de Moravia; (i). Alli supo que se encontraba oro 'en un
cerro vecino, situado arriba de las tierras -cupadas pot los
Indios, y que Ileva el nombre de cerro de San Mateo. [(],
Alajuela, el rio ITIQUfs: en Pirris, el rio TIQUIRES: en Talamanca, el rio
TILORIO, &. Y como en todas las lenguas de los aborigenes de Costa-
Rica, las palabras compuestas sufren alteraciones notables por via de
contraccion, me inclino A ereer que la verdadera pronunciacion de Tarire y
Teliri, es Tin. Los Indios de Tucurrique conservan ann el nombre de
TERud pars el rio vulgarmente ilamado Estrells (North-River y Si-
xaula).
(i)-Este nombre, dado por el Sr. Gutierrez al lugar Ilamado Skarra
por los indigenas, en honor y memorial de Don Juan Rafael Mora, ent6n-
ces president de sl repfblica de Costa-Rica, es el inico que, sin duds
porolvido, sobrevivi6 6 la revolution de 1t80, Los nombres de Moracia
Gu anacaste], cale de Mora [calle de la Universidad] .tearo de Mora
[teatro municipal], &., fueron borradoe inmediatameute .por la mano de
a revolution triunfante. Deopues de 22 asoe, cuando yalaa paioaee po-
liticasae an amortignad .y cuando la.hstoria, severs y fria, tiene ne-
cesida4 en qus anales de reg trar semejantee hechoe, no ae eabe: q6 cen-
surar Wa, fd la debilidad de loe gobernantee que aweptan 6 permiten el
uso de tales nombres, 6 la mezquindad de aquellos que los bacen borrar.:
(ll--Casi todos los mapas lo UIaman eqnivocadamente Cerroe de
Matina.








LAS MINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


pcro que los Indios llaman Acabd. Para conocerlo mejor,
en el afio siguiente mand6 abrir un camino desde Moravia
hasta dicho cerro; y los trabajadores en el camino hallaron
senales de vetas minerales al pie del cerro por el lado Sud-
este. El mismo afo, Gutierrez se traslad6 all con algunos
trabajadores entire los cuales iba cierto Jos6 Maria Coronel.
Pero como los trabajos en aquella montafa no producian
utilidades, regrea6 A Moravia, en donde principi6 A sembrar
tabaco.
Dos aiios despues, en 1855, fue al cerro de San Mateo un
tal Canuto Picado, A buscar fortune en las minas; pero pres-
to suspendi6 61 tambien la empresa, despues de haber tra-
bajado algun tiempo en balde. El mismo mal exito tuvo
otra expedition que en el siguiente aiio emprendi6 por su
cuenta el ya citado Coronel.
Solamente para comprobar con qu6 poco juicio se em-
prendieron los viajes de reconocimiento A aquella region, ci-
tar6 aqui el de. los Alinanes que, vinieron desde T6xas i
Matina, en 1856, y que, sin conocer el idioma castellano, se
hicieron conducir por un mulato al valle del Sixaula. Vol-
vieron al cabo de dies y .cho dias, sin poder dar razon si-
quiera del lugar en done habian estado: lo inico que pu-
dieron contar, fu6 que habian caminado continuamente cues-
ta arriba y cuesta abajo por entreespesos bosques, que ha-
bian pasado muchoa rioa y visto de ves en cuando algunos
Indies; del ore, objeto de su viaje, no habian visto por su-
puesto ni seias.
Segun acabamos de ver, el cerro de San Mateo habia
sido en los iltimos tiempos el punto A que se dirigian todos
los que buscaban oro por aquellas parties. Por esta razon,
un tal Pedro Iglesias fue tambien despachado hAcia esa mon-
tafia en 1858, A costa de algunos vecinos acomodados de
Cartago; pero, como los que le habian precedido, .6l tampo-
co hall vetas que valieran la pena de ser explotadas: ni tu-
vo mejor. suerte otra expedition emprendida Oh 1859 por el
ya mencionado Coronel. ',
En el afo 1862, un j6ven de Cartagoi lamado Manuel
Marchena, cuyo. pade habia llegado a adquirir various docu-
mentos, referentes las misiones en .el territorio de Tala-
manca, sacados del convento de Orosi, se dirigi6 al North-
River, porque pens6 que aquel rio, que todavia lleva el nom-









DR. A. V. FRANTZIUS:


bre de Estrella, era el que con igual nombre aparece en los
documents antiguos. De Moin fu6 A la boca de aquel rio;
pero, despues de haberlo seguido aguas arriba poralguna
distancia, volvi6 sin haber descubierto nada.
En febreio de o863, Pedro Igtesias emprendi6 una se-
gunda expedition en mayor escala' y bien provisto de todo
lo necesario, y esta vez extendi6 sus pesquisas hasta el valle
del Sixaula. Fue embarcado de Moin Cagiiita, en segui-
da A pie hasta Cuabre, de donde sali6 en una lancha por el
Sixaula. En el rio Uren, afluente del Sixaula, hall indi-
cios de oro y cobre; y en algunos arroyos cerba de San Jos6
Cabicar, en el rio Coen, tambien alge deo oro de lavaderos.
De este lugar sigui6 para el Noith-River,. donde eficontr6
algunas pepitas de oro en vetas de cuarzo, asi como en al-
gunos arroyos; pero el oro se presentaba en cantidades tan
pequefias, que no valia la pena de ponerse A lavarlo. En
aquel punto, un Indio ofreci6 ensefarle 'una rica mina que,
segun decia, estaba A cuatro leguas del puerto, en la orilla
derecha al Sur de North-River. Pero di6 la casualidad que
precisamente ent6nces se le enfermArs toda la gente; por lo
cual se vi6 obligado A emprender el viaje de regreso, sin
buscar mis la tal mina, despues de haber empleado keis mc-
ses y medio en la exploration.
Ademas de estos viajes de descubrimiento, emprendidos
por Costa-Ricenses, no han faltado otros con gastos much
mayores, hecbos por extranjeros. "MAs de 'una. vez han Ile-
gado A la Laguna de Chiriquibuques fletados en los Estados-
Unidos expresamente para buscar aquellas desaparecidas
minas; pero estas expediciones no hain tenido mejoir xito
que las ejecutadas por Costa-Ricenses, yarreferidas j).

(j)-La lltima y quit la ma notable de laseexpe*ciones ejecuta-
das por Costa-Ricenses a Talamanca enibusca de oro, fu6 la organzada y
personalmente dirigida por el Dr. Don Eiiebi6 Figneroaen ie70.'- Este
Seler estuie algan tinmpota n- Epaa regiestmaki n los' archives tod6e
los documeptoe referentea 6 lae minas de Costa.Rioa, per. mny especial-
mente a la fame. mi6 de Tisingal. Lor6 obtener detalle minneiogos
acerca de los lavaderos de oro del rio de la Eeefrea,'deieiieriwto:yex
plotade por el adelaitado y gobbrnaderDobn buan yaq 4uez elorodado,
y algee. dates tamein ebre mwaa mines' desctbiertas en tiempe del
gobernador:DOt Jit" Francisco Saens N'~nz I[aios de 1675 a ?Eif,1
pero en: cintoala TFebre mins de 'Tiagfil, tl io eohegmr nijn t la
mdsa igeri alasim. CbOn .estoS datts la expedicion lee duri lcia los
lavadero&de oro ~4et riodTe la Estrella sin embargo, como l d6ociii-
tos no fijaban con precision el v6rdadero lugar del' rio, eingscadoe ptoba-








LAS MINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA. 39


El.mentado cerro de San Mateo, que ha motivado las
investigaciones.mAs especiales de los codiciosos de oro en
busca de las Iinas, de Tisingal y Estrella, es un ramal se-
tentrional. del cerro de Chirnip6, situado en la orilla izquier-
da de la vertiente superior del.rio Chirrip6: su cima esta
cubierta de sbhanus, y muchas vetas de cuarzo sefialan alli
la existencia.de,.mntales (k).
Ademas del cerro de SanjMateo, hay otra montafa que
tiene fama de contener ero, y eati situada entire el North-
River y el rio Teliri .Tambien se encuentran sefiales de la-
vaderos de: oro en various arroyos que naeoen n el 'cerro de
Pico-Blaneo y, caoenelop .fluentes, del Sixaula.
El. resultadp final de tantos viajes se reduce, pues, A
q.ue.en various lugares de. a cordillera se hau exioontrado me-
talea.que.contienen rp, pero en ninguna parte 'vestigios de
ua explo.tacion, antigua de mipas en grande-escala. Es
cierto que vaiios Liajeros pretenden haber encontrado "en al-
gunas parties restos de caminos construidos artificialmente,
y que presentan sefiales de much trafico; de donde sacan la
conclusion que,a~tendiendo que su eonstruccion debe en
un tiempo ~ber exigid6 ingentes, giatos, aquellos caminos
no puedenhaber sido hechos sine para la explotacion de

Iguales vestigios se eicuentran ,cerea del rio Chirrip6,
en Au ygaif qeirida W"na Ilega rio bajo del p6te'don-
de estan las pocas aiitacioQnes y cultfivpsde los Indios.
Aqui se ven, en un pardon de roca de 30 hasta 400 de
pendiente, .y en un epacio de 50 hiasta 60 pi~ gradas cor-
tadas en la pefa, que todavia conservan la hIella reconoci-
bIemiente porla relaeionee da.Oaeioy:Molna, ncryeron qqe .el Etrella
debia desembQcar deatiaOLe la ba t 4el A.lmiraote (BoToro], y lo
buacaron intilments alf, fra asando completamente la espstioion, oomo
era .atural., .
4k),-RPa a que .s compreda pe joar pw qu6 el eerro d4 8ia Mateo de
Chiumpdha miapabjetp o tata ub eCp.oracaono enabsmftd tie as, repro-
duzco kont.iracijoa b.qnlaiE4Lh.BPA L-PBRaE0,peridiqo u son
pulieaba.enmar8i J46, daeiaren su n .5de 28 .dt masm de 84, al in-
sertar n documents del aao de 6j62, refreabte. 4, ia eooqait.de Tala-
maneeapren dida por el gobernador Don Rodrigo Anasa Maldeado.
Dieeiastf
'tSAMam o.DKOCHuW=86. LEste el:fUrifrsifo panto ea done
est8a laAiuanin3iB aobrada San. Mateo, alia el Wiingl,que se b* aeido
eatabaolIen EsireUlla ahinendo:ahors,quean Matee eati .enChftrrip6,
sabemo.tamnbien que estariqpesa eAst&enlos eerasO y montaaaeqae es-
tan al frente de Matina, pues el rio que atraviesa dicho valle tiene el










DR. A. V. FRANTZIUS:


ble del casco de las mulas. Yo mismo he visto, en un pun-
to situado entire el rio Pacuare y Moravia, que leva el nom-
bre de Surtubal, hondas zanjas, evidentemente hechas por
la mano del hombre, y que son tenidas por caminos anti-
guos. Dicen que en la veeindad del North-River se en-
cuentran tambien varias de estas zanjas hondas, que se con-
sideran como antiguos caminos de herradura. Pero como
en muchas otras parties de Costa-Rica se encuentran igua-
les zanjas, A veces profundas, y tambien trechos de ca-
mino empedrados, que no pueden haber sido construidos,
especialmente los iltimos, sin el empleo de muchos brazos
y sin much trabajo, lo que indica claramente que datan de
tiempos muy remotos y anteriores A la invasion espafiola,
cuando la poblacion indigena era muy numerosa, forzoso nos
sera tener tambien aquellos vestigios de vias artificiales de
comunicacion, citados arriba, como restos de los antiguos
caminos de los indigenas, mi6ntras no se aduzcan pruebas


mismo nombre de Chirrip6, y su8 alturas son conocidas con el mismo.
El ano de 1815 el Sr. Obispo Garcia sac6 de este archive various papeles
que hablaban de la famosa mina de San Mateo, (alia) Tisingal; de la cual
los Espanoles sacaron tantos tesoroe, y cortaron en sus inmediaciones
siete cerros para dar paso a las mulas que entraban a dicha mina. Esto
no puede dudarse pues la tradicionlo acredita igualmente, aol como tam-
bien es notorio que el gobierno espanol de tiempo en tiempo mandaba
recorder al capitan general de Guatemala y A los gobernadoree de Costa-
Rica que hiciesen diligencias para descubrir Is famosa mina de San Ma-
teo, alias Tisingal; mas habiendo perdido los hijos de los conquistadores
el brio que distingui6 6 sns padres, temieron entrar A este punto, al que
solo los misioneros visitaban de tiempo en tiempo. Que este lugar es rico
no cabe la menor duda, y probablemente de este punto le viene A Costa-
Rica su nombre. El ano de 188, estando los Sefioree Vicente FAbrega,
Jose Maria Volio y Francisco Maria Oreamuno, a bordo de la Maneville,
vieron un Indio que traia en un trapo unk porcion de oro en polvo, la-
vado en aquellas quebradas, y por esto le ocnrri6 al Capitan Zapata pe-
dir al Jefe de este Estado, que ent6nces lo era el Sr. Don Juan Mora, una
persona inteligente que fuese A dirigir una especulacion enaquellos pun-
too, lo que no lleg6 6 tener efecto. iQu6 gloria fuera para Costa-Rica en-
seniorearse de un punto que estA en su territorio y cnya distancia no pasa
de 19 leguas, y cuando desde algunoe puritos de Cartgo se alcanzan A
ver los picos de Chirrip6 iQu6 felicidad foera ete. halazgo. en el dia
que no se consigue el dinero y que no tenemos prodneto alguno que
reemplace el ramo de ca6f que estd abatido! jJ6venes valeroeos, esta no
es la conquista del Vellocino, sino una empres muy fScil, que en dos se-
manas puede conseguirse! iPensadorea! a vootros toca sefalar los medios
necesanos para efectuar una empress que levantart A Costa-Rica sin du-
da alguna A un grade de prosperidad que no puede imaginaree. Aeor-
d4monos que si no hubieran aparecido al tiempo de la independencia, las
minas del Monte del Aguacate, impossible hnbiera sido legar al estado










LAS M3INAS DE TISINGAL Y ESTRELLA. 41

en contrario (1). En un terreno deleznable, mezclado cor
arena, sobre todo en las laderas, los fuertes aguaceros tro-
picales lavan y se lleVan confinuamente la tierra removida
por las pisadas de hombres y animaleb; y pot frin, la violen-

en que hoy nos hallamos. V6ase ya nun vent.ja mda para emprender la
aperture del camino de Matina. Con elauilio que presta un buen cami-
no se atum6itafn laa haciendas de cacao en aqnel irtil valt, en tahti
proportion domo hay ea el interior haciendas de cafs, y la f6rtil y amcna
cordiera de Chirrip6, que ponderaba el Padre Misionero Quesa1a, compa
rdudola con el paraise tetrenal, ser ulia adqiisicioni quie aumentara cl
territorio del Estado".
(1)-Yo tambien he visto, en el sendero entire el rio Paeoare y Mora-
via (Sharra), las zanjas profnndas 6 que se refiere el Dr. y. Frantzius, y
en el lugar Ullaad6 por 61 Sritubal y por los Indios 8uittsnbara, vi tam-
bien piedrad elavados en la tierra, que indicaban bien qne habian side'
pnestas intencioinalmente, cosa que me llam6 tanto mas la atencion
cuanto que en aquel lugar ii en sus alrededoresno se hallan pledras. In-
terrogado acerea do esto el Indio que nos servia de gnia, contest que
aqnellas piedras eran los restos de antiguas habitaciones de los Indios en
uquel lugar. Parecindome que aquello ms bien fuera un antiguo ce-
menterio (ta), y nolos restos de ndi habitation (fji), por la circnnstan-
cia de haiarse be bre la rest misma de una sierra y de no haber agna cer-
ca, siendo asi qne es regis sin excepcion que los Indioe no construian
sns ranches 6 palenques sino 6 las orillas de los rios 6 arroyos, le pre-
.nnte a donde estaba el tabi [cemienterio]; y me contest6 seilalndo al
Noroeste. En cnanto a lo hondo del sendero en algunas parts, 6ejot de
sorprenderme, vino al contrario confirinar lo iqe ya sabia por antiguos
documents mtkSheritoe, esto es, que aqiel er el minse caminoi que en
el sigei pqmdd so epipleaba para ir de Cartago al presidio y coiregimien-
to de San Mat de Ch rrip6 y a Talamancat y,.po consiguiente, tambien
el nmismo pre ablemente que en el sglo eXVI se tomsba para ir a la
ciudad de Santiago de Talamanea: de mode qite qnuel camino debid ser
muy frecnuntado por gente de & pie y de & caballo. Pero si me Ilama
much la atencioe qine en el sendero que de Moravia [Shiarira conduce .
Chirripd, que Itoy no es poede ya andar a eaballo, entire los riachnelos
Zipirit ult[,pio4tniluo, came WarseeMcSiii; y ri, di~ ine.nci pars e~presar
rol y Bqrnri (bre, cacique), se encontraroa tambien ignales y profundas
zanjas, Befalies evidentes del mucio tr ilco de nilas, S eces intercepta-
das por tan ripidins pendientee que paede aIrmars eon certeza que ja-
mas plsaron mlase pnr ali, pues ann pars las personas de 6 pie as un
verdadero.ejiriciao giniiiatico el ascenso y el descenso, que seria ouy
dificil' sini el attilio dO laoraies y ranhas de los afrboles qae sirven de
apoyo al viaj~o. Bten que A deto puliera conteatarse, y eon razon, dicien
do que los Indioe, por acortar Ia distancia, han probablemente abandona-
do en trechoisel antigno casino ed heriaduih, que dibi6 ser' ins largo
pava.ltnoa ryiPndieite ia6nos fueartea, y adoptade en parted n sender
mas cor tq pero 'm inclinado, como as coastmbre frcuaente entire ellos. En
una infermacibn, entire otr A vaias, seguida en Ca rtao, en abril de 1775,
poe elgober% arcl Den Jhan Fetieandez de dBobilris, refiriendobe a las
dosetpedlcibies arma das i Tlaac, bechas en 1747 y 1748, por el
maestreli camnpo, y mis tarde tambien goberador, Don Francisco Fer-
nandez de 1a Piste~a, ee haee oonstar qne las oradas del camino eran:
de Carta4gos l I ltq deil i nombrado Ibiris: de Ibirris, a la rednccion de
Atirro: de Atirro 4 Teiis: de Tuis al rio Pacuare: de Pacnare a Ajarra
(Sharra, Moravia); y de Ajarra d CHIRRIPO.
6








DR. A. v. FRANTZILS:


cia de las aguas hace de las veredas los !lamados zanjones,
que un observador superficial facilmente puede tomar por
trabajos artificiales: por este motive, no podemos conside-
rarlos como una prueba de la existencia en tiempos pasados
de grandes trabajos de mineria.
Despues de haber enumerado los autores y mapas en
que aparece el nombre de Tisingal, asi como los esfuerzos
hechos en estos filtimos tiempos para encontrar la perdida
mina, no me rest sino presentar las pruebas, A que: antes
me obligu6, acerca de la fuente de done Alcedo sacd sus da-
tos sobre Tisingal.
Quiso la casualidad que legAra A mi noticia que un li-
bro en ingles, recientemente publicado bajo el titulo de
the History of the Buccaneers of America, contenia algunos
datos sobre Tisingal. La fortune me depart en Nueva-
York un ejemplar de una nueva edicion de este libro hecha
en B6ston; e inmediatamente me puse A buscar todos aque-
llos pasajes del libro en que aparece el nombre de Tisingal.
Persuadido como estaba, de que Tisingal debia encon-
trarse en la costa del Atldntico en Costa-Rica, me llam6 des-
deluegola atencion que tan repetidas vecessehiciera mencion
de dicho nombre en la relacion de una expedition empren-
dida en la costa del ocdano Pawfico, desde la isla del Tigre
(Amapala) en la bahia de Conchagua (Fonseca), pasando
por Choluteca, hasta Segovia. Las distancias aqui indica-
das, las fechas de las cartas dirigidas de Tisingal, eran tes-
timonios irrecusables de que no se trataba de ningun lugar
situado en Costa-Rica, sino mAs bien en las inmediaciones
de los lugares Antes citados. Con esta certeza, se trataba
pues de descubrir en qu6 parte podia haber existido el tal
Tisingal. Hasta ent6nces ech6 de v6r lo que hasta alli me
habia pasado por alto, debido A una lecture demasiado ri-
pida y superficial, y era que el nombre estaba escrito Tinsi-
gal y no Tisingal. Me fije en seguida en un pasaje en que
un general habla de un nuevo gobernador de Tinsigal, de
donde se desprendia con toda certidumbre, que Tinsigal de-
bia ser una de las capitals de aquella comarca; no era re-
moto pues que fuese Tegucigalpa, capital de provincia situa-
da en aquellas parties. Del atento exAmen de todos los de-
mas pasajes, result confirmada mi suposicion hasta la evi-
dencia.








LAS MINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


El autor de la relacion, que tambien fu6 el jefe de a-
quella asombrosa expedicion, en la cual no causa m6nos ad-
miracion la incredible audacia que la rara suerte de su ejecu-
cion, era un tal Sieur Ravenau de Lussan, quien, desde 1684,
habia estado corriendo como filibuster las aventuras mis
raras en la costa del Pacifico, y que, en 1687, determine
por uiltimo regresar 6 Francia, su patria, con toda su cua-
drilla, compuesta de 280 hombres. Hallandose sus buques
en malisimo estado, resolvi6 Lussan atravesar por el nunca
usado camino de la bahia de Conchagua [Fonseca], pasan-
do por Choluteca y Segovia hasta el rio Segovia, donde
construy6 balsas, y en ellas baj6 aquel rio torrentoso y lie-
no de raudales, legando al fin al cabo Gracias Dios, en
donde se embarc6 y lleg6 felizmente A su patria.
Antes de dar principio A la narracion de su viaje, ha-
bla en la pagina 435 en t6rminos generals de la costa occi-
dental de Am6rica, y compare la misma costa de Centro-
Am6rica con ]a de Sud-Am6rica: "Elpais que se extiende
desde la bahia de Salt Pits (12) hasta Acapulco es el que en
la Mar del Sur estd mejor poblado, y hay alli ademas varias
famosas y muy ricas ciudades; se hallan alli tambien mds mi-
nas de oro que en el Pert, aunque el metal no es tan fino; y
las de Tinsigal solas, son mds estimadas por los Espaiioles que
las minas de Potosi; y por consiguiente no es sin razon que
esta costa occidental es lamada Costa-Rica, aunque en nues-
tras cartas geogrdficas se aplique este nombre solamente d una
pequeta parte deesta vasta region."
Esta visto que este pasaje es el mis important de
cuantos se refieren A Tinsigal; especialmente porque de 61
se desprende que solamente de la costa occidental se trata,
y por consiguiente, es impossible que Tinsigal se encuentre.
en la costa oriental.
En segundo lugar, dice el autor que los navegantes de
aquel tiempo daban el nombre de Costa-Rica A una exten-
sion de tierra muchisimo mayor que el territorio conocido
ent6nces politicamente como provincia de Costa-Rica; por-
que asi como todo el litoral, desde la boca del rio San Juan
- hasta Portobelo, se llamaba Costa-Rica, asi tambien llevaba
(12)-La bahia de Salt Pits es el golfo de Nicoya, que Ilevaba ent6n-
ces, y signi6 llevando hasta principios de este sign, el nombre de golf
de las Salinas.









DR. A. T. FRANTZIUS:


igual nombre toda la costa occidental, hasta las de Nicara-
gua, Honduras y San Salvador, segun acabamos de verlo:
todas ellas en conjunto se llamaban Costa-Rica (11).
(ll)--n copfirnacion de lo que el Dr. v. Frantgius dice, se encnen-
trai en la obra citada, ademas del pasaje insert, muchoq otros que prue-
ban ciertamente que en aquel tiempo se daba el nompbre de Costa-Rica al
territorio comprendido decade Panamsn hasta Mxico.
En la pig. 85, refiriendo las piraterlas de Lolonois, se lee que una
partida se separ6 del resto de los filibusteros y se dirigi, sui patria,
costeendo el contineste hasta llegar a Costa-Ai.a: "aqui (hete) desmibarmron
nnafuertepartida cerot del rio Verapas, y mardc ros en order ak la ciu-
dad del mismo nombre...........,". La relcion supoin, por consigmen-
to, qne el rio y provincia de Verilgu formaban parte de Costa-Rica.
En la pig. 91, refirindose al pirate M6rgan, so dice: "Estalflota lie-
g6, no imicho despues, latala de Santa Catalina, cerca del continent
de Costa-Rica, 12 e 13' latitud, y distant 35 leguas del rio Chare'. Y
nmie adelante se lee que de la isla Santa Catalina pasaron A CoMa Rica,
hasta llegar al rio Colla (Cocl6), dispustosite pillar todaslas cindades de
aquellas partes, y de alli pasar A la villa de Nat,4 A4 hacer lo mismo."
En las p'gs, 92 y 93 se dice que, siendo goberinador de Costa-Rica
Don Juan Perez de Gumiman, en el mes de aulio del ain do 1465, jilzg<
couvenieate desalojar los pfratas de l isla de Santa Catalina, iOHii6
al efecto un confejo de guerra, equip6 mnn flota, envli provisions i Por-
tobelo, se trasiad6 1 mlsmo alli, y despach6 an buqne bneno y bten ar-
nadlo, al mamlo del capital Joso Sauneez Xirenez, con 279 s0 dados, 37
prisioneros, 34 Espafloles de la gmarnicion de Portobelo, 29 mulatou de
Panama, 12 indios flecleres, &. Este bnue, intes de dirigirse ia isla
Santa Catalina, fas' a Cartagena cea na ra ta de Don Juan para el ge-
hernador de squella pluaz, en que le pedia auxilioc: el gobemador de
Cartagena ofreci6 su aynda con na fragata, un'galeon, nnlote y 125
hombres. Con este antxiio, el buque sali de Ca!tgen~ y so dirigi6 4i
la isla Santa Catalina, que eeecto fa, tomaia. Sabidtuo ~ue cen
Costa-Rica jams la habida gobernador con el noml bre Don Juan Pe-
rez de Guzman; y que el conltenido de la r6lacion demnestra bien clara-
mente que debe hacerse alesion al gebesador de Pananid. En eaa fecka
era gobernador de Costa-Rica D. Juan Lopez de la Flor, sneesor de D. Juan
de Obrcgon; y D.J. Perez de Guzman, era en efecto gobernador de Painami.
En la pu 103 se dice: "Ahora para que mi lector comprenda mejor
lo atreviode de a empress (se refiere i M6rgan), se hpce -eoesarie decir
:iites algo aperc de lae cindad de Portobelo. ESTA CIUDAD STi' F LA
PROVINCIA DE COSTA-RICA, en 10 latitnd Norte, A 14 Iegnas del golf
del Darien y A 8 al Oeate del puerto llamado Nombre de Dit."
En la pig. 353, despues de referir la entrada al puerto del Keapejo,
y la toma de Pueblo-Viejo (Nicaragua) por los piratas, al mando de Ra-
venan de Lussan, se dice que recibieron nna carta del A diiei tei-gneral
de la provincia,probablemente por 6rden del igenerai4e POe*a.alita, eni
que les daba aviso de la paz entire las coronas de IFrncia yEppan-a. El
general de'Costa-Riens o-era Otro sin duds que el presidetrteee la An-
diencia y capitan general del reineude Gnatemala.
En la pdg. 399 se encnentra una carta, que se dice ser del goberna-
dor 6 general de Costa-Rica, dirigida al president de Pianamdinei que
se da caenti de la toma, aqtt6oi iaoendie de'la euidaid e: Ora-
i:ada por los piratas. El uso de ciertas frases, tales comeo.4-ustr
qtuerida ciudad de Granada, despues de caber estado cuatro dins eanwestro
fuerte, vinieron a wnestra provinoia, nuestro lago, .., no dej a ia enor duda
de que se trata del gobernador de la provincia de Nicaragua.








LAS MINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


En tercer lugar, viene muy al caso y es exactisima la
comparacion entire Tegucigalpa y Potosi; perque ann en es-
tos filtimo tiempes cncontramos igual comparacion on Dun-
lop (13), que casi en los mismos terminos la expresa, cuan-
do dice: "Los tesoros en riquisimos metales que se hallan en
los alrededores de Tegucigalpa, sobrepnjan d los de las afama-
das minas de Potosi en Bolivia." Hay quo tener asimismo
en cuenta que ambos lugares comprenden extensos distritos
minerals que ha algunos siglos eran ya celebres per su
enorme riqueza en metals de plata.
Sabido es que con el pombre de Potosi [14] se design
un distrito con una ciudad del mismo nombre, cuyas ricas
vetas de plata se hallan en una montafia como de seis leguas
de circunferencia. Esta montafa estA today socavada con
pozos y taladros, donde. hay ms de 300 minas. Las pri-
meras vetas fueron descubiertas A principios del siglo XVI;
y en 1545 se matricul6 Potosi como nmna, fecha en que
principi6 A pagar A la corona espaiiola el impuesto llamado
quinto. De lascuentas que de e1 se llevaban, y que todavia
existen, ha calculado Humboldt en 160.087,901 marcos
( 234.693,840) el valor de la plata extraida: 4 esta suma
habria que afiadir todavia el valor de la crecida cantidad de
metales que la mala fe no dejaria de sustraer A la vigilan-
cia de los empleados reales, y que per consiguiente no pa-
g6 dreeho alguno.
Tegucigalpa es tambien el nombre de un departaen-
to y de ana ciudad situada en sn centro (15). Este depar-
tamento comprende 10, y Antes eontavo hasta 13, distritos
minerales, cada use de los cuales tiene muchas minas. Pa-
ra formarse una idea de la riqueza de estas minas, es me-
nester saber que, en el siglo pasado, una solaa de .elas, la
Guayavilla, en un period de cincuenta, ainos, produjo doce
millones de pesos en plata: que otra mina, la mis celehre de
todas, .Cdrpnus, di6 renimieutos tan increiblemente ricos,
ftS'3i-b. Glasgow Dunlop, Traels in Central-America. London,
1847.
[14]- The London Encyclopaedia. London, 1833, Vol. XVIII, p. 9 and
10. V6Wse tambien: Die Silberminen von Potosi, &, von E. O. Ruecke in
der Berg. uidL Uttennmanniechen Zeitung, 1858, n? 34-36: Der Mine-
raireicbtlhm vd d a. er fall ds dBergbawes auf dem Hcbplateas der Repu-
blik Bolivia vonl. Reck. Ebd., 1866, n ? Z37,9.
(151'-BPinfiotins eid Adrentnues in Iond~iras by W. V. Wells. New-
York," 185, p. 42~427.








DR. A. v. FHANTZItT :


que hubo que crear una real caja especialmente para ella, 4
fin de recaudar los derechos conforme a la ley. Estas dos
ricas minas estaban en el famoso mineral de YuscarAn. O-
tro distrito mineral, llamado San-Antonio, contiene 61 solo
mas de 30 minas.
En cuarto y uiltimo lugar, es evidence que Alcedo,
cuando acopi6 materials de geografia americana para su
Diccionario, tuviera A la vista, leyera y aprovechira el ci-
tado pasaje de Lussan. Pero con suprimir dcl texto la fra-
se "y las solas minas de Tinsigal son mis estintadas por los
Espaioles que las de Potost, ypor consiguiente no es sin ra-
zon que esta cotas occidental es llamada Costa-Rica," y sin
tener en cuenta las palabras que siguen, cay6 en el error
de suponer que Tinsigal estaba en la provincial de Costa-
Rica, y en el mismo error arrastr6 en pos de si a cuantos
autores aprovecharon su obra.
Algo mns precise sobre la situation de Tinsigal se ob-
tiene de otro pasaje en que Lussan habla de tres hombres
de su gente que fueron hechos prisioneros, y que, durante
su prison, oyeron relaciones tan halagiiefias de la riqueza
de una mina situada en las cercanias de Tinsigal, que aun-
que mas tarde se les puso en libertad, mediante un cambio
de prisioneros, desertaron para volver A juntarse con los
Espanfoles, y se empefiaron en persuadir a muchos de sus
compafieros que hicieran otro tanto. El pasaje de la, pgi-
na 404 dice asi: "'La importantisima mina de oro estaba a
14 leguas de la costa (es decir, de la bahia de Conchagua) y
i igual distancia de Tinsigal, &." Esta distancia de 28 le-
guas, si tomamos en cuenta las vueltas del amino, corres-
ponde con bastante exactitud A la position de la ciudad de
Tegucigalpa, que, en line recta, esta, poco mis 6 m6nos,
A 25 leguas de la costa.
Y en efecto, el conjunto de la narracion nos demuestra
que por Tinsigal se ha de entender Tegucigalpa, cuando, en
otras parties de su obra, Lussan hace referencia A aquel:nom-
bre al describirnos su atrevida march de un ocean al
otro.
Lussan fonde6 en la isla del Tigre (Amapala) y desem-
barc6 su tripulacion en nuimero de 280 hombres, el 25 de
diciembre de 1687; y dividiendola en cuatro compafias, em-
prendi6 su march el 2 de enero de 1688. El 8 del mismo








LAS MINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


mes llego cerca de la ciudad de Choluteca, ya sorprendida y
tomada el 19 de diciembre por un pufiado de su gente, que
sin embargo la abandon al dia siguiente. Aqui sus avan-
zadas lograron sorprender y capturar a un Espafiol, a quien
obligaron a dar cuenta de las fuerzas enemigas. Refiri6 que
todas debian unirse para disputarles el paso, y que ya esta-
ban al juntarse con los 300 hombres que debian llegar do
Tinsigal. Efectivamente el mismo dia avistaron los 300
hombres; pero estos esquivaron el encuentro, permanecien-
do various dias como cuerpo de observation a ambos flancos
de los invasores, marehando por una espesa selva de pinos,
pero siempre a distancia, de modo que 6stos nunca llegaban
i verlos, sino que iinicamente oian sus toques de corneta.
El dia 11 Ilegaron A la ciudad de Segovia (16), que
poca resistencia les opuso, contentandose los Espafioles, am-
parados con los pinos que alli forman un espeso bosque, con
hacer de vez en cuando algunos disparos, retirandose en se-
guida y abandonando la ciudad al enemigo. Desgraciada-
mente para este, no encontr6 alli viveres, porque los Espa-
hioles los habian todos destruido 6 llevAdoselos. Por dicha
tomaron A un prisionero que hubo de llevarlos al rio Sego-
via, distant todavia 20 leguas de alli, pues los guias que
los habian conducido hasta este lugar, no conocian mas ade-
lante.
Al dia siguiente emprendieron viaje, y despues de una
march en extreme penosa, sobre lomas espesamente mon-
tuosas, el 13 de enero se encontraron en un estrecho valle
con todas las fuerzas enemigas, reunidas en tres campos for-
tificados con buenas trincheras que dominaban el valle y
cerraban completamente el paso; ademas, el camino que da-
ba vueltas por las honduras del valle, estaba cortado por
barricades en various puntos. En tan critical situation, re-
solvieron adoptar el signiente plan de campafia: para enga-
fiar al enemigo, dejaron en el campamento ochenta hombres
que debian entrener los fuegos durante la noche y hacer
disparos, para hacer career a los Espanoles que no habian le-
L161-Esta ciudad est, un poco al Orieute de la actual ciudad de
Nueva-Segovia, de la cual se hall separada por una sierra, por lo que
lleva el nombre de Vieja-Segovia (Vmase el mapa de Centro-America por
Sonnestern, 1860]. Es un becho que en esta region hay extensas selvas de
pinos: de alli el nombre Ocotal (de ocott, pino) que Ileva hoy Nueva-Se-
govia.








DR. A. V. FRAITZIUS:


vantado el campo; miehtras tanto, la demas gente, favoreci-
da por la luz de la luna, bajaria al valle, y, subiendo por el
lado opuesto, daria vuelta A las trincheras del enemigo, pa-
ra poder, al siguiente dlt, atahaal por la retaguardia A los
Espaioles que iada sospechaban. Lograron tan bien su
intent, que hicieron una horrible caniceria en sus eneiii-
gos, quienes, despues de uia corta pero desesperada lucha,
se pusieron en fuga sin poder rehacerse. En este combat
mataron al general espafiol y le hallaron una carta mnuy im-
portatte para nuestro asunto, cuyo titulo dice asi:
"Calta escritapor el Geteral de fa Provincia de Costa-
Rica al Conandante en jefe de las trinderas, fecha 6 de encrd
de 1688".
Por esta direction se ve btra vez que Lussan da tam-
bien A Honduras el nombre de Costa Rica; por otra part,
la fecha de la carta conciterda perfectainente con la distan-
cia A Tegucigalpa, en done se encontraba el asiento del
gobierno. A principios de enero habia llegado alli la noti-
cia del desembarco de los pirates, efectuada A fines de di-
ciembre: algunos dias mis se emplearian en preparativ6s
belicos; asi es que bien pudo el general de Tegticigalpi es-
cribir el 6 de enero al comandante de las trinchetas, quien
recibi6 la carta pocos dias despues, es decir, Antes del 14
del mismo mes.
En dicha carta se encuen tran estas palabras: "Ibd dienviar
d U. 8000 hombres, dno habersido porque U. ne mand6avisar
que serian sifwicientes 1500". Y mAs adelante dice: "Si acon-
teciera que algunos de ltos log~rart atravesar la mnoitafia,
Don Rodrigo Sarmado, el nseto go6erkdor de 'tinsigl,, itine
drden de caerkes endima pr ta retaguardia, la cabeza de
300 hombres, tan ueg o como esten ei ads en @l combate.
6lo een una ciudad capital podian reunirste en breve
tiempo 8000 hom9ir-es, porque iiicainente Alii e acostuxm-
braba tener sobre las aritms an ifiAtern. considerable. de gen-
te. Ademas, se habla aqui del. nievo gobernador de Tinsi-
gal, lo que prueba sin asomo de duda que Tinsigal dbbit ser
una ciudad principal y el asiento de los gobernadores; y tal
era en efecto Tegweigalpa entnees. ABera pane. eemo la
villa de Cholateca estaba comprendida en el partido die Te-
gucigalpa, al gobernador de Tegacigalpa correspondia pro-
veer A la defense de aquella.









LAS 3INAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


Tenemos que afiadir, para satisfacer la curiosidad del
lector, que los pirates lograron alcanzar sin novedad el rio
Segovia el 17 de enero. Aqui tomaron algun descanso,
construyeron balsas, y, aguas abajo, cuando juzgaron que
ya no tenian que temer de la persecucion de los Espafioles,
construyeron bongos. Embarcados en 6stos, llegaron el 9
de marzo A la boca del rio, cerca del cabo Gracias A Dios.
Aunque esta narracion de Lussan no nos permit abri-
gar la menor duda de que con el nombre de Tinsigal se ha
de entender Tegucigalpa, y no otro lugar alguno, con todo
nos queda todavia por demostrar c6mo ha ocurrido tan ex-
trafia corruption del nombre.
No es esta por cierto la uinica corruption de nombres
que se nota en el libro de Lussan, puesto que casi todos ellos
aparecen alli con una ortografia tan alterada, que A veces se
dificulta al lector dar con el verdadero nombre. Sirvan de
ejemplo los siguientes: a Guayaquil lo llama Lussan Quea-
quilla: A Amapala, Mapalla y Napalla: A Esparza, Lesparso:
al Realejo, Realeguo: A la isla Quibo, al Sudoeste de Panama,
Cueblo: A Sonsonate, Sansonnat: A Segovia, Legoria: A Cal-
dera, Caldaira: A Burica, Barica: A Maria Puercos, Morne
a Puercos: A Boca-Chica, Bocha del Chica: A Otoque, Otto-
qua: A Chepilla, Sipilla: A Tehuantepeque, Teconatepequa: a
Choluteca, Chiloteca: A Chinandega, Ginandega, &. En
casi todos estos errors de ortografia, se nota que los nom-
bres han sido escritos como se pronuncian, por lo cual no
nos sorprenderA tanto que Lussan omitiera,, como hemos
visto, la silaba final pa en Tegucigalpa. A mi regreso A
Alemania, tuve la dicha de hallar, en la Biblioteca de la U-
niversidad de Basilea, el original en frances de la obra de
Lussan (17), donde dice, en los pasajes correspondientes A
las pAginas 362, 390 y 414, no Tinsigal sino Titusigal, que
sc parece mas todavia A Tegucigalpa. Result, pues, que
Lussan escribi6 Tiusigal por Tegucigalpa, el traductor in-
gl6s Tinsigal en vez de Tiusigal, y Alcedo Tisingal en lugar
de Tinsigal; es decir, que A consecuencia de tres errors de
ortografia se ha convertido Tegucigalpa en Tisingal.
Habiendo probado asi que los nombres Tiusigal, Tinsi-

(17)---Journa du voyage fait a la mer du Sud avec les fi8Wstiesrs de
1' A.meriquepar Sieur Raeenau de Lussan. Paris, 1699.
7










DR. A. V. FRANTZIMS:


gal y Tisingal no son mas que corrupciones de la palabra
Tegucigalpa: que, por consiguiente, no existe en Costa-Rica
ningun mineral que lleve tal nombre; y que, finalmente, ha
de borrarse enteramente el nombre de Tisingal (m); nos

[mn]-Como si tantas decepciones sufridas, si tantas esperanzas bnr-
ladas, en busca de las minas de Tisingal y Estrella, no fuerab todavia
bastantes para convencer, ann 6 los mtns cr6dulos, de que la existencia
de aquellas minas debia incluirse en el numero de consejas con que algn-
nos, en falta de documents y de studio, han pretendido l1enar los va-
cios de ]a historic de huestra patria; vino tambien la ciencia 4 dar el
coup de grace 4 todas las Ilamadas tradiciones populares, y que en reali-
dad no son mds que coneejas, buenas ap6nas para entretener a los nifios.
El professor Wm. M. Gabb, distinguido ge6logo, que, por comision del
gobierno, hizo durante 17 meses, en los aios de 1873 y 1874, un minucio-
so y cientifico exdmen del territorio de Talamanca, dice en su extenso
informed, inddito ann, lo que sigue:
"X mediamilla al Sur de tnrbli (tribntario del Lari), en el fianco de
]a colina, hallU una delgada vena de cearzo, de dos 6 tres pids de espe-
sor, y conteniendo pequenas captidades de pro. Otras vepas de cuarzo se
clicuentran ademas en la loma entire Sarbli y Shthtu. Estas parecen tam-
bien anriferas, aunqne no prometen imucho. El mis cuidadoso iexmien
en los arroyos del lade occidental del Uren, no present la menor serial
de oro, y lavy muchos uIgares ei el Oronli y otros grande brazos con el
ulismo resultado. Empleando la batea en el SarbU, eneontre, en la mayor
parte de sls tributaries, Una pequefia cantidad de oro, pero no bagtante
para garantizar s6rias empresas de minierfa".
"Hice dos visits al n oe, nna en o'tubre del aio pasado (1873), y
otra en marzo del present aflo [1874]. .La primer se limit al lado
oriental del rio, mi6ntras que en la fitima penetr6 hasta los extremKos
confines de CABCA4R, examinanido minuciobamente toda la region. Hi-
ce esto con nh cnidado especial, porque hasta boy han circulado much
los informed, oreidos en aparienci per la generalidad, de que existed
alli minas ricas de preolosos metals, descubiertas y trabajadas por los
Espanoles dos siglos ha; Tenia estrictas instrncciones de dedicar espe-
cial atencion i CABIECA, con Is esperanza de descubrirla en otro tiempo
famosa mina, cAya verdaders situation etst hoy olvidada. Por otra par-
te, con motivode nilprime; visit i Coen, los Indios mostraron una'hostili-
dad maroada 6 la prosecuoion de nuestro viajey llegaron hasta eatacionar
en emboscada uaa fuerza armada en une de los pass mes peligraoso. A-
fortnnadamente retardamos algo la fecha de nuestra llegad, y, debido
la proverbial impaeiencia de los Indies, se cansaron de agnardarnos; y
por casualidad descobrimos en entd6ces Abandonada emboecada. Des-
pues, con un,poco de diplomacia y mediante algunos regalos, vencimos
su oposicion y recorrimos today la region sin posterior dtficultad. La ver-
dadera repugnancia A peanitirnio entrar 6 aquel distrite particular so-
lamente, daba color & la impression que babilmos recibido de otras fuen-
tes, y nos di6 grandes esperanzaa de hallar minas de mds 6 minos valor;
aunque numerossp y anteiores experiencias en case semejantee, nos da-
ban buenas.razoues para no tender aino. pea confianan en cto viejos
cuentos, y aun en los Ulamados registros oficiales de las antignas minas
espafnolas. Cuentos semejantes existen en todos los lugares de Califor-
inia, han sido completamente sometidos la prueba, y resultado casi sin
excepcipn inexactos en la realidad; y hasta los registros oficiales respec-
tb de las ninas delay isla de Saito Domingo, resnltaron haber sido enor-
utemente exagerados............".









LAS 31INAS DE TISINGAL Y ESTRELLA. 51

queda ann que contestar A otra pregunta que ya el lector se

Empled diez dias en explorar la vecinddd, examinando cada arroyo
en detalle, y visit algunas excavaciones que se snuonia erah bocas de
ininas. Estas iltimas resultaron ser antiguas sefulturas de los Indios, 6
guacas, que habian sido escarbadas, probablemente con Ia esperanza de
encontrar tesoros. Estando circundadas de paredes de piedra, las perso-
nas inexpertas se engafiaron naturalmente, y con vista delay fabulosas
relaciones de la riqueza mineral de Cab6car, todo ioyo cuidadosamente
hecho en la tierra, fuh mhiado por consiguiette como una mina. En los
arroyos no hall absolntamente sefiales de enarzo& y el wmA ouidadoeo la-
vado no logr6 desenhbrr en ellos la mas pqnepna seal de ore, ni en las.
arenas ni en los cascajos. Cono resultado de la ezploraoion de los alrede-
dores, no tengo la menor vacilacion en declarer qpe alli so hay al*as, y mas
ao,, niwgunos depoesites mterales, except la veta de hierro arribs mencio-
nada, ni en San Joa6 Cabecar ni en parte alguna de la vecindad".
............En el valle del Tsuku [tribntario superior del Uren] ha-
114 las pizarras mny metamorfoseadas y convertidas en una roea riagne-
siana 6 semi-talcoes En edta hay una ancha y bien marcada vena de
cuarzo, la mejor conocida en el pais. Habia conocido sl roca por esta ve-
na, habia ya m de e nn aio, intes de descubrir la localidadl habiendo ha-
llado numerosoa fragments, distintos de los guijarros del Uren, tan abaj*
como Sipurio. Es un cuarzo blanco, lleno de 6xido de hierro, y contiene
algun oro. SI estuviera en un Ingar mds accessible, sin ddsa serta traba-
jada por el precioso metal; pero tal cual et pals es hoy dia, ptede sola-
mente ser considerada como uno de los objetos de futuro valor, para
cuando el pais sea colonizado por una poblacibn industriosa y se hagan
caminos".
"Al pid de las colinas, entire el Lari y el Cee, hay un arroyo llama-
do el Duedi 6 Dueri. Lo explore con much cuidado por varias mills, y
hall por todas parties rioos dep6sitos de cascajos anriferos. En la mayor
parte de los bancos eA qun lavd coan bateas hall an t6rmino medio de dos
l cinco pequezos granos de oro por cads bates dearena, cantidad que re-
compensarta bien a mineros de profession. Hay abundancia de agua y es-
te arroyo vale bien Is pens de trabajarse".
"En resdien: lon recunsbs minerales'de Talamanca pueden ser com-
pendiados en elsigniente y corto sumario. Se encuentra oro en tres luga-
res. Uns ancha vena de cuarzo existe en el arroyo Tsklu, en el lado o-
riental del valle del Uren, qne valdria la pens de explotarse sidfera ma
accessible. La cantidad de oro en. el cuarzo es snftciente, y el tamafo y
position de la vena no dejan qud desear. En Sarbli, hAcia-el ari,. se pre-
senta otra, vena de enarzo, pero dsta es probablemente' demasiado peque-
ia 64incierta para qne sea de positive valor. La posieion,-ademae, en la
part elevada de la colina, es inaccesible y mala pars trabajarse, y estS
en el corazon de un lugar leno de Asperas colihas. La cantidad de oro
en los arroyos es tambienmny pequefia para ser de valor. En Duedino
hallU venas de cuarzo, aunque un extmen mia minouioao que el qee me
permiti6 el carfeter de mi exploration, dari probablemente per resulta-
do tat dep~c brimiento. La cantidad de oro enel, arryo es considerable,
y blocai4dag favorable al trabajo. Lae suestac s einae deor de T4iinpgal
no uedei hawe t eatudodeitro del territorio aeMplrard. Lee: giandesvetas de
cuarzo aurifr o saimpre demuestran sa existenciy l expiowadorexperl-
ientado, por la.;resenia de g#mjarros y de oir lib)e- ent lo curse de
agua. Tatles condieionesno existen; ui en los :ai. dedore de'Cabdear, ni
en otra part alguna, except en los rugazes ya meneionados. .Per todos
los informes que pude recoger durante una residencia y viaje de ano y
medio, aprovechando yo mismo todas las fuentes qne poseia, me inclino









DR. A. V. FRANTZIUS:


habri hecho jddnde estd el tantas veces mencionado Estrella?
Hemos visto mais arriba que tanto se ha juntado, y hasta
identificado, este nombre con el de Tisingal, que me es for-
zoso, antes de concluir mi studio sobre este, hacer tambien
algunas aclaraciones sobre aqu6l.
Siendo asi que, en el lenguaje popular de los Costa-Ri-
censes, el nombre Estrella es sin6nimo de una rica mina an-
tigua que ha desaparecido, no dejard de parecer extraiio
que en los documents hist6ricos mis antiguos en que apa-
rece este nombre, no se haga la menor referencia A tal co-
sa. Hay mas todavia: las fuentes hist6ricas que para la
historic de Costa-Rica poseemos, casi nunca hablan de mi-
nas, pero absolutamente jams, en ninguna parte, de minas
ricas.. Es que el nombre de Costa-Rica, que se pretend
que el pais lo debe A sus ricas minas, tiene un origen muy
particular, de que tratar6mos mas ampliamente.
Mientras que mis indagaciones acerca de Tisingal, me
ban convencido de que absolutamente no existe semejante
lugar en Costa-Rica, respect a Estrella han tenido un re-
sultado enteramente opuesto, a saber, que alli no hay
menos de cinco lugares que levan este mismo nombre.
Como hemos visto, Osejo y Molina pretenden que el rio
Estrella, c6lebre por las minas situadas A sus orillas, desem-
boca en la Laguna de Chiriqui. Al mismo tiempo, Osejo
[18] hace memorial de una ciudad del mismo nombre. "A
la primera de estas 6pocas [de la historic de Costa-Rica]
corresponderia el establecimiento y desaparicion de la famosa
ciudad de la Estrella y de los grandes pueblos de Atirro, Chir-
ripo y Garabito, &". Sin embargo, como Osejo omite in-
dicar de donde ha torado tales datos, no podemos atribuir-
les mayor importancia.
Dice F. Molina, en su folleto sobre la question de limi-

4 la opinion que, si existieron en estas cercanfas, hecho que de ningun
modo estg exento de duda, deben haber estado en las colinas 6 espaldas
de Boca del Toro 6 Laguna de Chiriqui. Varios rios de aquella vecindad
son auriferos, y uno es tan bien conocido, que el pueblo que habla ingles
en aquel lugar, lo llama Gold-River [Rio del Oro]. La mayor parte de las
alhajas de oro halladas en las antiguas sepulturas de los Indios, son de
aquella vecindad, y jamas he sabido de un solo caso en que se hayan en-
contrado en la region del Tilorio 6 del Tiliri. Son escasas en casi todo
Costa-Rica, pero mny comunes en Chiriqui .........".
[18]-Osejo, Obra citada,p. 90.









LAS MINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


tes entire Costa-Rica y Nueva-Granada, lo que sigue:
"Existen comprobantes de que ya por el aio de 1601 empren-
dieron por primer ves los gobernadores de Costa-Rica la re-
duccion de aquellos salvajes, poniendo los cimientos de una
ciudad que apellidaron Concepcion, d las mdrgenes del rio Es-
trella, que desemboca en la gran bahia de Caribaro [19] [n].
[19]-Costa-Rica y Nuera-Granada, Cuestion de linites. Washington,
1852, p. 10.
(n)-El Sr. Molina incurre en various y graves errors en las pocas
lines inserts.
En primer lugar, no fu6 en el ario de 1601 que los gobernadores
de Costa-Rica emprendieron por primer vez la conquista de Talaman-
ca. Ademas de las expediciones hechas, h6cia el ano de 1563, por
el primer adelantado y gobernador Don Juan Vazqnez de Coronado, en
que Ileg6 hasta el rio Estrella (Changuenola y Tilorio), hubo la conquista
realizada por su sucesor, hicia 1570, el gobernador Perafan de Ribera:
conqnista en que emple6 mis tiempo de dos aflos, fundando la ciudadl
del Nombre de Jesus en el valle del Guaimie, entire el rio Estrella y la l:i-
bia del Almirante, y repartiendo los Indios entire los conquistadores y ve-
cinos; asi como la fundacion de la cindad de Artieda, en 1577, por el go-
bernador Diego de Artieda Cherinos, en el mismo valle del Guaimfe: fun-
dacion que supone previamente la conquista del lugar. Cierto es, sin
embargo, que en aquella fecha no existia aun el nombre de Talamanca,
que fo6 dado A aquel territorio un poco mds tarde.
Eu segundo lugar, la ciudad de la Concepcion que el Sr. Molina su-
.pone fu6 fundada en 1601, ni se llam6 Concepcion, ni su fundacion tavo
lugar en aquella fecha, ni estaba A las mdrgenes del rio Estrella. La cin-
dad se l1amaba Santiago de Talamanca: fu6 fundada por el afo de 1604,
6 despues, puesto que habiendo sido su fundador Don Juan de Ocon y
Trillo notaa b), que tom6 posesion de an empleo de gobernador hU-
cia el afio de 1604, es claro que la fnidacion de la cindad de San-
tiago debi6 tener lugar en esa misma fecha, 6 despues. En 1601, 1602
y 1603, ers gobernador de Costa-Rica el adelantado Don Gonzalo Vazquez
e Coronado, hijo del tambien adelantado y gobernador Don Juan. La
ciudad estaba en el valle del Duy, d orillas del rio Tarire [Sixana], y no
en las m genes del Estrella [Changuenola]. Aun 4 riesgo de cansar,
debo repetir que la ciudad de la Concepcion fnu fundada en 1537 por Fe-
lipe Gutierrez notaa c ), probablemente a orillas del verdadero rio Es-
trella.
En tercer lugar, el rio Estrella no desemboca en la bahia del Almi-
rante (bahia de Zorobaro), y mncho minos en la Lagnuna de Chiriqui
(bahia de Aburesma):,ni es possible que en tiempo alguno, despues del afio
1600, haya llevado sus agnas alli, porque para esto serial precise probar
que se ha verificado despues un gran alzamiento en el terreno que se ex-
tiende entire el rio y la bahia del Almirante. Fuera de esta razon topo-
gr'fica, que no es pequefa, hay otra no menor, y es la de no haber docn-
ineuto alguno que apoye la asercion del Sr. Molina; mny al contrario, en
los pocos docnumentos que 61 obtuvo acerca del rio Estrella, se aplica este
nombre al rio Tarire [Sixaula]; y si no es possible aceptar que el Chan-
guenola desagunra alguna vez en la bahif del Almirante, lo que es res-
pecto del Sixaula, la imposibilidad sube de punto, salvo una espantosa
revolution geol6gica, con tales alzamientos y hundimientos, que lleggra
a cambiar completamente todo el sistema orografico 6 hidrografico de
aquella part del territorio.








54 DR. A. v. FRANTZIUS:

Pero desgraciadamente Molina tampoco indica cuales son
los comprobantes de su aserto. MAs adelante, (paginas 15
y 16) alega tres mapas antiguos [20] en que debe leerse el
nombre Concepcion; sin embargo, como no tenemos A la vis-
ta tales mapas, se nos ocurre preguntar si en ellos se en-
cuentra tambien un rio Estrella.
Entre los mapas modernos y especiales de Costa-Rica,
no encuentro este rio Estrella de la Laguna de Chiriqui, si-
no en el mapa de Molina en su Bosquejo, y en la copia dc
dste publicada por M. Wagner.
Molina llama Estrella el rio que en los maps del Al-
mirantazgo ingles [21j, asi como en el de Kiepert, leva
el nombre de Chirica-Mola. Ciudad eon el nombre de Es-
trella, no la encuentro mAs que en el mapa del capitan G.
Lafond [22].
Entre los colonos extranjeros que habitan actualmente
las islas de la Laguna de Chiriqui existe la tradition de que
los Espaioles poseyeron en otro tiempo una colonia llamada
Estrella, de donde sacaron muchisimo oro. Tambien circu-
la entire ellos el cuento de que el capital de uu buque ame-
ricano recibia todes los afioe, por via de regale, cierta can-
tidad de oro de un Indio viejo de Estrella, A quien una vez
habia hecho un favor; y que un negro, que much An-
tes habia vivido entire aquellos Indios, se encontraba muy
acomodado actualmente.
A estas tradiciones, asi conmo A lo que pretenden Osejo
y Molina, tenemos que opener la interesantisima obra de
Roberts [23J, que residi6 durante una gran parte del ano
de 1821 en un pueblo de Indios en, el rio Chiriquimola, de
la cual se desprende que los indigenas no conocen siquiera
el nombre de Estrella, ni existe absolutamente rio alguno

[L0]--. Mappe tu Mxiqi e et de la, Kourell Espagre par Sa8sotn
d' bevWile. Paii,, 1656.
2. Carte duX Meique ett*.la Floric p~r de Isle, dres6e sur nn
grand omibrbde M onirte patr d' Yvervylle le Sueur, 1703.
3. 4 map of the .Jiti. ERinpre i Anerica, Amsterdan, by J.
Goivents and, C. X3ortieo.
[21]- West-Indiee, &&et, Jfrom Caypos Batones to San .Jua de ,Nicara-
gua, by Corpd, E. Barnett, 187; ind Chiirqi Lagooo by Comd. Edlw. Bar-
nett, 189.
[2 1-Carte de la Republkque do CostRima. Pa*is, obiquet, 1851.
[ 3]-Narrative of Voyages and Exzursions on tVe Easat-Coast and in the
Interior of Central Amerigue, by Orlando W.Roberts. Edingbtnrg, 187.









LAS MINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA. .'.

de tal nombre en aquella region, cosa que Roberts no hu-
biera por cierto dejado de referir, A haber tenido la menor
noticia de un rio con ese nombre, y de ricas minas de oro
explotadas anteriormente por los Espafioles en aquel lu-
gar.
Un segundo rio Estrella se encuentra mis al Norte de
la Laguna de Chiriqui, que es el que al present lleva este
nombre. Desemboca al Norte de Punta-Cagiiita [24], y
su origen lo tiene en la vertiente oriental del cerro Chirrip6.
En algunos mapas lleva el nombre de North-Rivcr. Lo he
mencionado ya algunas veces, al referir las varias expedicio-
nes emprendidas en busca de Tisingal, bajo el nombre de
North-River; debiendo todavia afiadir que no es sino un rio
muy pequefio, comparado con el Reventazon, Matina y Si-
xaula; nieintras que las relaciones antiguas hablan del Es-
trella de ent6nces como de un gran rio.
En el ya citado mapa de Lafond [25] encuentro un
tercer rio Estrella; pero 6ste desagua en el Pacifico. Es
probable que lo haya trazado asi por mapas antiguos 6 por
el dicho de Alcedo. En su grande obra, Alcedo no indica
mAs que este tinico rio Estrella, diciendo de Ql (Tom. II, p.
111) que corre hacia el Oeste y desemboca en el mar entire
los rios Higueron y Cartago; perp el rio Higueron segun el
mismo autor (Tom. II, p. 361), desemboca en Puerto-Ingles,
que se eneuentra (Tom. II, p. 447) entire Golfo Dulce y el
rio Estrella, y por consiguiente al Sur de este uiltimo; y el
rio de Cartago (Tom. II, p. 408) corre al Oeste y descubo-
ca en el mar del Sur en el puerto de la Herradura, siendo
por consiguiente nuestro Rio Grande de TArcoles que estA
formado por la union del Virilla con el Tiribi que nace A
inmediaciones de la ciudad de Cartago (*). El Puerto-In-

(24)-No al Sur, comeo l senala equivocadamente el mapade Kiepert.
(25)-En los mapas de Lafond y de Kiepert aparecen en el interior
del pals los nombres Puntamala, Higneran, Hatillo y otros, que todos
ellos estan en la costa miama del iar; sin duda fa& que consultaron al-
gun itinerario. No obstante, el camino de San Jose A Trraba, sigue pre-
cisamente la playa desde Savegre hasta Puntamala.
(*)-El autor no haoe mention del Rio Grande que, viniendo de la
villa de San Ramon con rumbo Nordeste y despues Norte-Sur, recoge las
aguas de los numerosos sub-afluentes que vienen de la vertiente ieridio-
nal de los volcanoes Pnas y Barba, prineipiando por el rio Alajuela, Iti-
quis, &., se mne con el Virilla y sus tributaries en los confines de los1 a-
nos de Turrficares, y cuyo candad de agna no es inferior al del Virilla y
Tiribi juntos. El Traductor.









DR. A. V. FRANTZIUS:


gls, nombre que ademas encontramos en muchas parties,
porque se daba A toda ensenada abrigada en que los pirates
acostumbraban refaccionar sus buques 6 proveerse de agua,
se hall un poco al Norte de Punta-Mala, en la boca del rio
Grande de T6rraba, protegido por la pequefia punta Uvita
y por dos islotes Ilamados Ballena. En nuestros dias Ileva
todavia el nombre de Higueron un pequefio rio que alli de-
semboca. Entre los rios que mis al Norte desaguan en el
Pacifico, el mas important en seguida es el Bar,, que debe
por consiguiente ser considerado como el Estrella de Al-
cedo.
Casi no hay mapa modern que no lo traiga con el nom-
bre de Bar6 [26]. Los informes verbales y fidedignos que
acerca de este rio he podido obtener, son los siguientes: su
boca es tan grande y tan honda, que no faltan alli ni tiburo-
rones ni lagartos: su origen esta a much distancia on el in-
terior y dicen que muy cerca del del rio Estrella: parece
que aqui viven tambien unos Indios que evitan todo contac-
to con los blancos, y no mantienen relaciones sino solamen-
te con los Indios Viceitas, que moran A poca distancia de
ellos en San Jos6 Cabecar. Dicen que en su origen existe
una mina de oro.
Un tal Cornelio Monge, que, en abril y mayo de 1865,
se fue de Cartago para T6rraba, en lugar de seguir el cami-
no que siempre se ha torado, pero que es muy penoso, qui-
so buscar otro mis recto y mas corto: pas6, pues, aguas
arriba 6 en su origen, la mayor part de los rios que, por el
camino siempre frecuentado, se pasan por sus bocas en la
costa: segun lo que 61 refiere, el cauce del Baru lo forman
rio arriba hondos paredones de roca, que le opusieron un
obstaculo muy s6rio A su paso, A tal grado, que para ven-
cerlo tuvo que caminar A grandes trechos aguas abajo 6
aguas arriba, pero siempre encontrando la misma forma-
cion pefascosa del cauce de este rio. Poco despues de ha-
ber pasado el Bari, se encontr6, siguiendo el rumbo Sud-
este, con las vegas del Rio Grande de Terraba; pero no
hall serial alguna ni de volcan ni de Indios.

[26]-A. v. Humboldt, en sus Eleinere S&chraift [1853, Tom. I, p. 41],
pregunta: 1Existiri al Nordeste de Golfo Dulce algun volcano de Barua,
comio lo indica Brua--Galindo no conoce alli mAs que un rio Bard, entire
TUrraba y Balsar, pero no volcau de Barna.








LAS IINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA. 57

La cuarta localidad que leva el nombre Estrella, es una
cuesta 6 cerro, por donde pasa el camino que conduce del
pueblo indigena de Pacaca al valle de Tabarcia, -La
parte de este lado del lugar donde el camino. se divide, for-
mando una .enrucijada ,que 6nd'ub~ ~.Ptiristal, se llama
el camino por la Estrlla Este nombre es muy anfiguo y
parece habersiodo ap ca do uia' part: del' eaiine per el
cual pasaban los trasportes en i'uidaj hasta Pa ianui, desde
1601, 6 quizas intes fi]. Eitrafib es que, cefca de este
lugar que lUeva el nombre de Estrella, existe una vieja mi-
na,. esto ca, la antigna y arruiriada m'ina .lahogada .4e. los Es-
panoles', situada en, Rio' d '4 Ord, eih A'el'all(' de Santa
Ana.
Por, iltimo, debo citar, en quinto lugar, el rio Sixaula
[27], que consider como el vyrdadero ri Estrella de otros
tiempos. A 6l se refieren todos los dat6s hist6ricog mis an-
tiguos, asi como las tradiciones lue" hasta hoy se han con-
servado .(o).

(fi)-En efecto, segun documents manuscritos que poseo,consta
que, aJ irincipio delaf1o 16041 eldelantado y gobernador de.Costa-REca,
Don Gonzalo Vanqhez de:Coronado; poar j oeioivwque reebi6 de la coro-
na para desoubrir y pacifiear el camino dead Cartago .hasta Panamg, (
fin deofIeilitar el comercio de unmlas entire los. .Feinga de ,Gatemala y
'ieira-Fije,,fu6 en personal on gentoy nilas; yl abri6 el .amino Jasta
Cbiriqunfingrbeand dealli por a~a Goata-Rica. :Eatet pauin-,era el
niitnioque 6niu btAyor parte habia recorridy. el. tambiep adelantado
y 'eo naid a Juan, spader, en laa egpedictoa@,.e as8 al rio Es-
trella y oinat q~t~paaak por los pueblos de Paeaca y, nepo.

.27-7-Sixaula es el nombre de la boca del rio nada mi, nombre mny
modernIo qe le iieroni l'os Zaibos-Mosquitos qte visitan.tedo lee afos
est" costas:en busca de tortugas, y que se ha conservadg9 dede ent6n-
ces.

(o)--Sieuto much estar en complete desacuerdo, a este respect, con
ela p1,~iu del mdito Dr. Ftnis.. Eal ntigio. y, veiWdero.ria Es-
trella, e el:aital. C9, n ieno lai Changuini lamiadd.. 4bien Tilorio,
y.desg,~anpo f ~i .a. iaJ], qne otroesafe cein aicola. Mi o-
pinimoni eriit ip en esdpmonmentioa patigus quo me a .rido: possible
encostear; elartraoe q~ue on olamtent Ia.d 6qmeint", dea c relativa-
tie)ente, que dan al rio Sisiaiua raire) el nombre eA rio.Es-
treUe- fle aqui q qramsones, que ellectd, i4ri4Wgr .e Ir.
-. f~ Te4o1d 4siae 15j de febrer6ode 1567 fdigi.4a,! i flortun Velazco,
.e Adisit "p qe jti y racioWes qphfe 'an.vei4 de 1t provincia
.4 Cg .is, nos'i ifprnidd que ha mds di also que Perafan de
Ribeir aiqniipp ups tenemoq proveido por nheaeaq gebrbador de ella
en la eiudad de Cartago, se entr6 la tierira adentro ipQibfar el rio de la
'8










DR. A. V. FRANTZIUS:


El rio Sixaula, cuya boca es lamada con este nombre,

Estrella, con setenta soldados, segun noticia que tuvo que era tierra rica
y done podria hacer much fruto............
En real c6dula, datada en Madrid ( 26 de mayo de 1573, y dirigida a
la Andiencia de Guatemala, se lee: "He visto lo que decis cerca de la en-
trada y descubrimiento a que fu6 Perafan de Ribera, nuestro gobernador
de la provincial de Costa-Rica, y habiendo poblado us pueblo, se volvi6 y
procura de eximirse del cargo pidiendo sucesor............".
En document de fecha 9 de setiembre de 1570, Perafan de Ribera
hace mencion del descubrimiento heeho por 41 del valle del Guaimie (p.
269, Tomo I).
Con fecha 2 de mayo de 1573, el mismo Perafan refiere la fundacion
de la ciudad del Nombre de Jesus (p. 271, Tomo I).
En 4 de agosto de 1571 se da una encomienda de 300 Indios del pue-
blo de Ciruro, fechada en la ciudad del Nombre de Jesus.
Por information seguida en Cartago, A solicited de Alvaro de Actu-
fia, en julio de 1577, se hace constar que el gobernador Perafan estnvo
en el rio Estrella y que emple6 mis de dos afios en recorrer, con 70 sol-
dados, el territorio de Norte 6 Sur.
Los documents citados prueban dos cosas: 10 que el rio Estrella
estaba e eel valle del Guaimie 6 muy cerca de 6l,,puesto que unas veces
se habla de poblar el rio Estrella, y otras de poblar el valle del Guaimie,
siendo, de otra part, cierto que Perafan fund una sola poblacion en
aquel lugar; y 20 que la ciudad del Nombre de Jesus fu6 fundada en el
valle del Gunamie.
Sepamos ahora cual es la localidad del valle del Guaimie. Ya hemos
visto notaa b ] que el nombre indigena del valle del Sixaula [Tarire ,
era ralle del Duy. A fines del ano 1577,Diego de Artieda Cherinoe, gober-
nador de las provincial de Costa-Rica y Nicaragua, y alcalde mayor de
la de Nicoya, se embarca en Granada [Nicaragua], atraviesa el lago, ba-
ja por el Desagnadero [San Juan], sale al AtlAntico, recorre la costa has-
ta la bahia del Almirante, entra en ella per las bocas del Drago, y fund
la cindad de Artieda en el valle del Guaimfe, 6 orillas del rio del mismo
nombre [Doematos ineditos del archive de Indias, p. 566, Tomo XVII]. El
valle del Guamie estaba, pues, dentro de la bahia del Almirante; y como
al mismo tiempo se hallaba cerca del rio Estrella, en teritorio de Costa-
Rica, es fuera de duda que no puede estar situado en otro lugar, que en
el terreno que se extiende entire la bahia del Almirante y el rio Changue-
nola (Changuina).
Ahora bien, si el valle del Guaimfe se halls dentro delay bahia del Al-
mirante, y si el antigno rio Estrella estaba cerca del valle del Guaimie,
es indudable tambien que el antiguo rio Estrella no puede ser otro que
el actual Changuenola.
Pere hay mis todavia. En carts fechada en la ciudad de Santiago
de Talamanca el 10 de enero de 1608, dirigida por el capital Alonso de
Bonilla al gobernador Don Juan de Ocon y Trillo, le dice: "Nuestro Se-
for haya dado A V. Md. mny buenas pascnas y dia de aie nuevo......
los seiores vecinos de esta ciudad se holgaron mucho con mi venida....
....Tambien creo que es muy cierto vendrdn los Indios de Terreve y
Quesues que............El capitan Crist6val de Aguilar Alfaro me dej6
escrita una carts en esta ciudad ............hacindome saber que en to-
do febrero sera en esta ciudad, y intes no puede venir por enviar A Por-
tovelo por municiones y arcabuces para entrar la tierra adentro..-...
Tengo para mi va con designio que, en llegando 4 Coelb, saldr con gen-
td al rio de la Estrella............y asi V. Md. se sirva de hacer mis gen-
te, para que con much brevedad vengan, para que yo pueda salir de esta










LAS 3IINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


en casi todos los mapas modernos de Centro-Am6rica,


tcidad y embrarcare hacia la mar y entrar por la boca del rio y correr la
tierra, y twnar posesion, en nombre del rey nuestro senior, de una provincial de
ntcha cantidad de genie, gae llaman los OROBARASQUE (OIndios de Zo-
robaro, nombre indigena de la bahia del Almirantet], que tengo noticia
qne son enemigos de los Terrees y Quequesques y que me saldrn de
paz.......... porque si aeaso viniere el capitan Crist6val de Aguilar
Altiro, nos halle en la tierra apoderados con ella, y no que e lleven lo mqjor
de ella, que hay muca noticia de riqueza............".
Estando la ciudad de Santiago i orillas del rio Tarire (Sixaula), y
siendo dste navegable, ann para fragatas, hasta la ciudad misma, es evi-
dente que el rio de la Estrella, de que babla la carta, es otro diferente
del Tarire, pues de otro modo los concepts de la carta carecerian de sen-
tido comun, deede el moment en que el capitan Bonilla se propone sa-
lir de la ciudad, ir hacia la mar, entrar por la boca del rio, y recorrer y
tomar posesion de la tierra: lo cual equivaldria & decir que se embarcaba
y bajaba por el rio hasta la mar, para entrar en seguida por la boca del
nismo rio por donde habia salido, 6 fin de recorrer la tierra, que ya ha-
bia recorrido, y tomar posesion de lo mismo que no solamente se poseia
sino que tambien estaba poblado.
En information segmda en Cartago en junio de 1737, declaran los
capitanes Andres Polo y Andres de Salazar que, habi6ndose embarcado
en Matina el capitan Juan de Bonilla, en compafia de Fray Francisco
dle San Jos6, con direecion al rio de la Estrella, se propas6 y toc6 en &l
isla Tojar [isla de Colon, del Almirante, del Drago], que estA en la bo-
ca de la bahia del Almirante, frontera 6 la Talamanca, y a distancia do
tierra fire el tiro de un.arcabuz: los Indies Tojares mataron al capital
Bonilla y A tres Espafloles mis, 6 hirieron al fragile: huyendo de la isla,
naufragaron en la plays do los Indios Guaimies, quienes los condujeron
a Matina.
Siel rio de la Estrella fuera el Tarire (Sixaula), Antes de llegar A la
isla Tojar habrian reconocido el error, por tener que pasar primero por
la boca del Changuenola. Semejante propasamiento no se explica sino es
porque el rio Estrella estaba cerca de la isla Tojar. La information cita-
dla prueba ademas que el rio Estrella no desembocaba en la bahia del Al-
mirante y much m6nos en la Laguna de Chiriquf.
Debo confesar, sin embargo, que hay varies documents que dan al
Tarire [Sixaula] el nombre derio de la Estrella, y qne confanden la ciu-
dad de Santiago de Talamanca con la ciudad de la Concepcion: siendo
por esto muy disculpable la equivocacion en qune incurri6 el Dr. v. Frant-
zins; pero, repito, esos documents son todos del siglo pasado, y la ma-
yor part de fines de aqnel siglo; los documents del siglo XVII dan al
rio Sixaulael'nombre de Tarire, y hacen mencion del Estrella como do
otro rio diferente.
UIio de los documents que llaman Estrella al Tarire, es el inform
de FMlix Francisco Bejarano, gobernador y comandante de las armas de la
provincial de Santiago de Veragua y Alhanje, de fecha 15 de setiembre
de 1775. En 61 se dice: "El 20 de marzo de 1766 los PP. dieron principio
i la reduccion y eonquipta de Veragua, y fundaron los pueblos de San
Francisco de Dolega y Nuestra Senora de los Angeles de Gualaca; y des-
pues llegaron otros que fundaron los pueblos de San Antonio de GUAI-
MIES, San Buenaventura de las Palmas de GUAIMIES y Jesus de las
Marayillas, de la nation Changuina".
S Los Indios Guaimfes, segun este informed, pertenecian la nacion de
los Changuinas 6 Changuenes. Sabido es que el rio Chaiguina, que nace








DR. A. V. FRANTZIUS:


estA formado por Ia conflufncia do cinco rios, Teliiri, Coon,
Lari, Uren y Jurquin. El origen de estos cinco rios se halla
enla. pendiente, Nordeste de los cerros Chirrip6, Pico-Blanco
y Rovalo. El Sixaula, en su curso Inferior,. tiene Ia pai4ictai-
ridad de qpipe, ee I, en6't eitte Punft-Cx q mi-it 'a Pan'ta-
Carreta, se.aprpoxlm a costa 1-ta db 4dl nii isola-
mente trees le uas, pero inmediatamente despties hace una
curva hicia el &ideate y s-gup 1l, c" "r hbi-r1 o trecido,
basta perderse en. el mar-A poca Aistais a ae &Jgi4a" San-
san. J)kesdk lqs tieqi6. iA7s irppi to`bs 'lIa A b*Mexiit6e 66dici6-
nes del; desehaemarca'der'Qn a'q uaela epe`jiiA4' v t1'&'6A'n lili em-
barcaeionesp 4, near lli AM 8j, razon por I nsi hoydiia
i st cue ofte~ I~ga ccqn 81 Ubi cli*h j.o. Thiek&V-iTejo
(Old-Harbor)., Desde el puerto hasta el rii- ce* reafio) 'se ba-'
pia el trA.co por, tierra, sibiondoo el rioeii b6ot'A dede 'eite
punt hasta donde era navegatle. 1 UAW9r qW ,' to-
4davia, esta jiajanera nAs aeostiinlbrgda de peoierAr ebn el
interior. Rps4IlN, puQ*, qxi pel.,pulrtg ie este rio At ii
una. kraA. dfistancia de su boca. Esdificil resWivr hoy dia
si e~lnq, ~O]Osi~ ~pr~topde, los .~ia s ; i~dieikn 'eli cro
tiempo entrar por ia boca dIl rio. y. sii A.i ;mag gi'g'aw iain-
ci& aghi~s s rrJhar gtirhue.4 10"et ,bsNt Bfi&de'el eabob Gra,-
cias 'Dios hastaellibarien, ha'iufrhto alteiiiones tih eon-
-siderables, Dno. soo por las corrientes del mar las br~cien-
;tes de ls rioq,#qio 't64ien
los bancos de coraly.quo qseria dum alhoadiodo 'iui'si ble,
reconocor actufalm'ente I4`t'fdpogi'ifMa "y lpfpotti~e s de las

hi~cia Ia partpdo Ia b4*a de, 4iwir-anq'te.. ep uu nle1tede Aid bleba
del-rio-Ck 'n F40,49 ,]Eq'iq Lpate w beipr, dajuea do recibir las
*4fguael CvCahwo'.ne ela~am 4y .TilpwLo,, aspqw, on :4rhai~ru y anti-
guo nembre es-TUUBIH, hombre de w srftib q.ueooiBpa1ws,4 genes Ile
msusafluentes-auperioreo, llamnada tIRIBI, tEAEBi 'TIE1BE YTER-
B1. Este domeyaetoy,;vjeiw. tajibiep. A comprobar e log 1i"ibi*91 f iianes
* ocupaban. el terowi Coompprn-Oido:e 61 h- bahi a deAl iamhte yel nio
Chsngueuo10e4t.es,.Wl yafle Qwd1 an49s,..
Vodriaadudcir&un'mucha8a -otras razonie&' apoyadas. eyiidooUinentos
aUt~tic pas, rAk wdemoitptr'qne el aiM iguo rio de Ia Estielties eF a-tual
Changueuola; pero lo dicho me par;,ecieasta'n'te.

b ch28d-Lo baitca a do. coral, quo. webi lertao. posfe iin n
hecho enteramente inservibble aqu~el puerto.








LAS MINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


bocas de los rios, de los esteros y de los deltas, tales comn
las encontramos en los mapas antiguos [pj.
La cnenca del Sixaula, uno de los rios mas grades de
Costa Rica, tiene sua vertieates en una zona muy extensa,
que constitute al mismo tiempo el verdadero territorio d'e
los Indios Talpmancas, es detir, del complejo de las tribus
que.habitan esta comarca, que son los Viceitas, Cabecaras
y Terbis. La oonquista del territorio de Talamapca, la re-
duceion y pacifica conversion de aquellas tribus, forma uno
de los episodios de mayor interest 6 importance de la histo-
ria de este pais, tan pobre, por lo demas, en interesantes a-
contecimientos. En la mayor part de los documents his-
t6ricos que tratan Ae este untb, se epncentra siempre el
nombre trella en 1Oambigpclon con el de Talamanca, des-
cribiendose sielprp el io com.o muy cauxdaoso, lo 1ue no
deja de ser important para uaestra indagacion, si tenemos
preseate que el rjo Es4r.ea actual, 6 irtS--River, es muy
.pequao, y .no iiene, por ta.to, .erecho al nom br e Ileva.
Es probablee que, ha a reqibdo este jiombre.ijir aerse,bus-
cado eoi;iopaamepte la ,~oca del anfig0o rio E strela en la
ensenada ya dicha,.o.ep sus cercareais.
Una.prueba irrecusable 4e que 01 xio Sixaula es el an-
tiguo Estrella, la encuentro en un Informe de las Misiones
que se public en n peri6dico del pais (29) ,en 1851.

(p)-Todos los documents que yo conozco, mny EIjos de apoyar la
opinion del Dr. v. Frautzius, la contradicen. Consta en ellos quelas em-
1)arcaoiones (fragatas) leWbahn hasta l. ciapad misma de, Santiago de
Talamauca, eitaando y:atienda por a booa el rio que. Srvia de paerto
y que era Uliada.pasdMoezPvita-B&aipa. >El.qoaino per tigrra. d, Cua-
bre i OlMarboryebleitpreabntate I inconvpoieate de poibiar una via
fluvlal pbor nnate aetre, para 'despaes volver ", e p baraso en.ai mar,
no p.'pociaona otampaco onmoita a lguaa ..de.tiaip6, .al comeroio de
;anti ~ sain at coiraio; parmetodo el, aere .8th .cpo rtQ~ belo
(nbtab), y no habia btrot capidoi de Qar _qgo .. ,e-
ra.: 8 Sico :qne; loneq orendo- dla u gai.acoaliM era# i.lc tat: do al
Occldeilteidi labii ociid Bltaulao elobtde prprlio,. gane
tiempo eni it.por tierre'OtS.ifrbow4 CpBire; pero V#andop e vaerdun
lugar situdod al., riihte, :eonmo.Po rti~lo,, ,djpp de; gansse, epiprde
atitpo,'y'lo natural y;preferible e earaE pot dlrio. ,Qu la
fragats subiain.por el-ro hasta a ciudad, iisa,:y qeen e .1a un
astillero para su construction, son cosas que no dejan la menor a con
lecture de los documents manuscritos que poseo.

[29]-Gaceta, Semanario Ofieal, del Gobierno de Costa-Rica. 1851, i'
160 y T61.









DR. A. V. FRANTZIUS:


Aqui se dice clara y terminantemente: "Los rios Lari y
Coen sejuntan con un rio grande que se llama Estrella". A-
demas, el citado J. M. Figueroa pretend que aun hoy los
indigenas aseguran que el Teliri es el antiguo Estrella.
Siendo el Teliri el rio principal, y habiendo dicho rio, se-
gun parece, conservado este nombre en su curso inferior,
despues de su confluencia con los demas rios, puesto que lo
que los Zambos-Mosquitos llaman actualmente boca del
Sixaula, Ileva entire los indigenas el nombre de Teliriiiac
[30], se puede considerar este hecho como una important
confirmation de mi aserto.
Es evidence que F. Molina ha incurrido en error al co-
locar en la Laguna de Chiriqui la primer colonia espafiola,
establecida en la costa oriental de Costa-Rica, que se llam6
Castillo de Austria, y que parece haber tenido ya alguna
importancia por e aiio de 1560. Se fund para ello en tres
reales cedulas del afio de 1561 [31], en que se dice que
Juan de Estrada desembarc6 A unos 70 hombres en elpuer-
to de San Gerdnimo, de la provincia de Cartago y Costa-
Rica, donde fund la ciudad del Castillo de Austria, &. Pe-
ro sucede que la bahia de Sari Geronimo aparece en uno de
los mapas de la celebre obra de Herrera [32], entire el rio

[30]-La terminacion Tac se encuentra 6 menudo en los nombres do
rios de Talamanca, y significa boca: por ejemplo, Dicariiac, Caratagrifiac,
es decir, boca del rio Dicari y del rio Caratagrd (q).

(q)-El snbfijo Sac, que, segun la tribu A'que los Indios pertenecen,
se pronuncia tambien iocey iue, significa ciertamonte boca.de rio, 6 me-
jor dicho, la termination 6 conclusion del rio. Terii-iac (e especial) y
Teriri-i*o llaman la boca del rio Tarire (Teliri, Tiliri), y no Sixaula nii
Ricsola, que es palabra que no pertenece A ningun. de sns lenguas ni
dialectos. Perd la verdadera y propia signification del subfijo Si, foc y
luc, eS fin, conclusion, extremidad, terminacion. Asi, por ejemplo, el co-
do se llama SURAAC (SURA, brazo), la punta de la barba SCABCU-
. OC(SCARCT, barbas), el talon 8CUBUfOC (SCURO, pi6), la nalga
SOSOC (SOSOBRE, espalds), la oreja SCUQUllAC (SCURIQUICHA,
cuello), la inuela SACAfA4C [SACX, diente], &., &. Algunos Indios,
sin embargo, no llaman Terir al Sixanul, sino TOIE, TAIN [pr. espe-
ciall, que significa grande; siendo de notarse que en antignos documen-
tos se da el nombre de TAYN a un rio de Talamanca, pero que no es el
Tarire probablemente.

[31]-F. Molina, Cuestion de limits, p. 39-41.
[32]-Mapa no 6. Mar del Sur. Description de la Aidieneia d G ua-
tentala.









LAS MINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


Suerre [el rio Pacuare [r] de nuestro tiempo] y la bahia
de Caravaro, que es la Laguna de Chiriqui de hoy [s],
y un poco mis tierra adentro el Castillo de Austria. Por
consiguiente, no estuvo la colonia en la Laguna de Chiriqui
sino much mas al Norte de 6sta, es decir, en la region de
nuestro actual rio Sixaula. En el mapa agregado A la obra
de Roberts, esta tambien sefialado en aquella parte el Cas-
tillo de Austria [t].

[r]-El antiguo rio Suerre, no es el Pacuare de hoy, sino el Reventa-
zon. Podria citar machos documents antignos, en que, describiendo los
rios, puertos y costa del Atlintico, no se hae mencion del Pacuare.
miintras que siempre se cita el rio ypuerto de Suerre. La razon es ob-
via: hasta mediados del siglo pasado, el rio Pacuare era pura y simple-
mente un afluente del Suerre, y no salia, como hoy, directamente al mar.
El ingeniero Don Lais Diez Navarro, que, por comision de la corona, vi-
sit6 cT fuerte de San Fernando, construido en el rio Matina, dice en su
excelente informed de 28 de agosto de 1744: "Saliendo de dicha cindad
[Cartago] para los valles de Barbilla y Matina, con el rumbo al Levaii-
te, so eutra, a las cuatro leguas, en una aspera miontafa, que lsaman la
Cordillera, que corre today la costa del golfo de Honduras y pasa hasta
Tierra-Firme............S puede bajar A dichos valleys, desde la cindad,
por dos caminos, el uno llamado 'el camino real, y el otro el de Tierra-
Adentro, ambos penosisimos, de muy espesas montalas y peligrosos rios;
y aunque ambos son de esta naturaleza, el de Tierra-Adentro es mas tra-
table: yendo por el filtimo se encuentran dos pueblos de Indios Talaman-
cas, lamados Tncurrique y Atirro: a la segunda jornada, se pass un fa-
moso rio por una hamaca de juncos, con mis de cien pass de largo: di-
cho rio se lama en esteparaje "de la Hamaca", y en la barra, de Suerre, el
que esta i tres leguas, 6 a parte del Norte, del rio de Matina ........
El rio de Pacuare se une con el de Suerre a cowta distancia del imar........"
En la miama equivocacion del Dr. v. Frantzins, ha incurrido el historia-
dor Pelaez, empleando como sin6nimos los nombres Suerre y Pacuiwr
(Meiorias, p. 82, Tomo II; y p. 38, Tomo III).
(s)-Lo que hoy se llama Laguna de Chiriqni, no es la antigna ba-
his de Zorobaro, sino la gran bahfa de Aburesma. VWase sino lo que dice
la Relacion de Diego de Porras, compafiero de Colon en an 40 viaje (Co-
lecilon de Viajes por Navarrete, p. 284, Tomo I): "De aqui (Cariari) pa-
86 adelante, 6 eomo iba requiriendo puertos 6 bahias, pensaxdo hallar el
estrecho, lleg6 A una muy grande bahia: el nombre de esta tierra se dice
Cerabaro [bahia del Almirante] ............Por information de los In-
dios fu6 6 otra gran bahia que se dice Aburesma [Laguna de Chiriqui]".
Debiendo tenerse present que viniendo Colon de ls costa de Honduras
hicia el Oriente, debi6 entrar primero en la bahia del Almirante (Zoro-
baro), y despues en la Laguna de Chiriqui (Abaresma).
(t)-El error evidentemente no esti de part del Sr. Molina, sino del'
Dr. v. Frantzius. Con el nombre de bahia de San Ger6nimo, se deaign6,
durante algun tiempo, la antigua bahis de Aburesma [Laguna de Chiri-
qul] mas probablemente, 6 talvez la bahia de iZrobaro (bahia del Ahni-
rante). Los conquistadores y colonos espaioles, en quienes predomina-
ba el esprit religioso, segun se entendia generalmente en aqnelloe tiem-
pos, uastaban much de sostituir los nombres de santos a los nombres
propios 6 indigenas de los lugares: costumbre que no ha desaparecido
ann del todo entire nosotros, como herencia de la 4pbca colonial; y por









DR. A. V. FRANTZIUS:


Cierto es que no encuentro ien ninguna phrte una cons-
tancia .ositiva de que el Castillo -de"Alistria estuviera en el
rio Estirela; sin eub'a'Ago, n6 sianmechte -no hay cosaal"'una
que se .opkosgai 4ial -sit q -siCion, asinol pie mis iii bicn 1-ivbus-
tecen. todQi los datos aWiMitios. Por eJepiplo, TPOiae z (Tomo
I, p. 15)' dice: i'La cidid tdtr d T'damanca e for-
talecida en 1601;'eofi el castitlo de'San !".ldbfpniso,.y yeon sus
ininas y frutos da al comercio de la prdvincia aquella imn-
portancia quc le acredit6 el nombre de Costa-Rica". -Antes
babia dicho: "En .6ta [(ciudadde &Santiago de ,T~14manca]
iabia un casflo, lamado 8aIdddidso9 eon, la o .rr spon-
diente guarnicion. dcitAopa, que 64M dist~ .ba dicho rid. de la
Estrella, por el cnai subianlaa- ia imnhcaciones. ique, venian
de Espaiia, con noiiibtre6 dregistroej y st-amirvaban: en el

esto la geojrafla de*Cqsta-Rica se parec'eInuc16 dun 'ldaxior en enla-
to contiei e lIa uoxenc1bim de -a oti ~boos lrs si~tog y ntras, no -siendo
raro elw 4 -Bo que unap ,obtwto 4& haya i1 diiado en hbaudog con moti-
vo d4el nnombre del sainto 6 santa qre''edba; rlde al -ugar,.-qme I& anto-
ridad superior Be bayei Visto en Isa AMes1dad de ntfervenir en I& etwestion,
i n do or mdispuaente ds iosesai al y adesan enial.
Elmiaapa dodlgj4 a o1rA dellaifr,. &I rteris-*e* que se -apo-
ya eA Dr. V'. Fka' idoIW s, ostace d tait~fidad- E&s4t 61 mnotiento en
Olle ejtex Aalia eA,ul 4iniaeloii ccOt H~xmirA(.berip-
vion di, lim0as r me k X9capa XIII,
''Ing -b ir dd. Nkpya y 20 de lae
Tono 1) diee: "01 ciudat d4'1i1lago 4Oil*;unB N y de in
mar del Norfe'caa en meijb 6 e ''ehvh;if'(Ueain41iea u, l-erl lcanza
puertp v desembarc'adero filtb'ia da d Stur A61, Norte,
en qne hay eigunoa AoA-en.X&' "* 'II wd p Am go-
hemacion, yLAS ~B.AfuIA&. '~IIM O (YDE A1IBACO
(Zorobaro)'CERCA DR LID VIMRT.SADP 1ERG 'JA" primer In-
Jar,'jamas, ni en 46deumenbimiU_ *6 uhiiee mwiou de Mstrds, bahias en
11 Akfjotioo, paer'ciinte4 n1 sedal Ie2po' [del
Almirielt1a6 ( a d'Abid Sqs 4 effecto no
lIay qtirwQ16a& bt'eades t O Veragua.
Eusegnp4 UNITgE$ Ria L I 1 ERA-
( U a~~e:ji~~o[~, Teh os es dhd de rnTht~bIioh~'y~ Z ;esiar 4eues-
tr9r~1~y4anD qu o pruedaiu di~ shibAt)1$iYaSia AeiOb'!riqnf y
ji at~ ~;iIar~ Oesalr) de' ~en
lapalalira h$ a Noey del
Mr,, o e 61 de Caribaco".
A3~ce~lori~A [It xw H Ir j ste a
W) Too" ; 9 flilef 0 W-Vfa"(Do-









LAS MINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


citado castillo". De estos pasajes se deduce que, en el afio
de 1601, diebia existir en el interior alguna ciudad impor-
tante que hacia necesaria semejante defensay y, por consi-
guiente, es de sup'nerse que esta ciudad habria ido formin-
dose y delsariollindose habia ya un nimero considerable de
ainos. NOda hay1 mAs natural, pues, que imaginarse que la
colonial del Castillo.de Austria, que todavia seria de muy po-
ca iinportaniia en. 1560, fuera el principio e' la ciudad de
Santiago de 'Talaianaea, mencioiada mins tarde, en 1601, a
orillas del rio E4triela, y que loe castillos de Concepclon y
San Ildefotiso se edifieiran despues para su defense (u).
Ya quie, en fin, sabemos cual es el antiguo rio Es-
trella (33), iie incumbe ahora poner en claro si realmente
alguna vez hubo en sus inmediaciones minas tan ricas, como
lo pretender algunos.
No cabe la menor duda de que los antiguos Espaiioles no
dejarian de buscar oro enlos cerros de Talamanca, como lo
hicieron eiilas demnis regions de Hispano-Am *rica. Pe-
ro para poder explotar minas, se necesitan casinos, tanto
mis cuanto m6s quebrada, montuosa 6 inaccesible sea la lo-
calidad. Como 1o hemos notado $ntes, se encuentran efec-
tivamente trtzas de antiguos caminos construidos por el tra-
bajo del hombre precisamente en aquellas parties, y el Infor-
me de Misiones del siglo pasado, citado arriba por Pelaez
(I, p. 149), dice de aquellas obras' de comunicacion lo
que sigue-: "Casaa admiration ver c6mo por unas cuchillas,
cuasi itnenetrabl6s, profundizaron zanjones para el trinsito
de mulas, que solamnente el crecido interest que tendrian, pu-
do empefihrlos en abri- caminos tan dificiles y dilatados".
Pero ni este, ni el anterior pasaje de Pelaez (I, p. 215),
ya insert, iidican absolutamente que las empress miners
de los Espafies turieran un brillante resultade; sine que
de los ithpootantes trabajos para abrir vias de comunicacion,
saca en esti tugar la consecuencia de que debia haber ricas
empresas mineras, y en el otro busca en ello una explica-
cion del nombre de Costa-Rica. Pero si tales deducciones
lul-E Copta-$ica nunca hubo castillo, fuerte ni fortaleza quo lie-
vlra ela libre de CoeoPci El castillo de: Concepcion estaba en el
Desaguadero (rio San Juan) en la provincia de Nicaragua.
[33]-Lo que H. Cooper dice tambien del antigno rio Estrella, con-
viene perfectamente al Sixaula y Old-Harbor.
9









DR. A. V. FRANTZIUS:


fueran correctas jc6mo nos explicariamos que en las expe-
diciones de conquista, emprendidas con buen exito por va-
rios gobernadores, inmediatamente despues de la subleva-
cion de los Indios en 1610, y sobre las cuales poseemos su-
ficientes y minuciosos datos hist6ricos (34), no se haga la
menor alusion A esas ricas minas--Los Espafioles cierta-
mente no habrian dejado de volver A trabajar ante todo las
minas cerradas en los distritos reconquistados, tanto mas
cuanto que no les faltarian brazos en aquella comarca, donde
habia ent6nces una densa poblacion. Empero, si bien se
desprende de este tenaz silencio acerca de ricas minas en el
distrito de la Estrella, que 6stas no fueron explotadas, no
por eso debemos concluir que no existan alli vetas de oro.
Al contrario, hemos advertido Antes que realmente se hallan
ipuestras de oro en various puntos hicia el origen de los
afluentes del Sixaula; y siendo asi que las formaciones de la
cordillera de Chirrip6, Pico-Blanco y Rovalo no son de pie-
dra volcAnica, sino, como las de Tilarin, Aguacate y Dota,
de piedra primaria, y especialmente de piedra verde (griin-
stein) y sienita, en su mayor part, es, por tanto, nada impro-
bable que se encuentren algun dia, tambien en aquella cor-
dillera, minas de oro y plata que compensen al minero su
trabajo. Pero faltan absolutamente positives datos hist6ricos
de que hayan sido encontradas y explotadas con buen exito
en tiempos anteriores.
Por lo dicho, no puede ser que las minas de Estrella
hayan sido motivo suficiente para dar al pais el nombre que
Ileva. Veamos, de otra parte, cuales fueron los tesoros mi-
nerales de la provincia de Costa-Rica, al tiempo de la con-
quista.
Aunque nosotros tambien tengamos que hacer coro con
Juarros, cuando se queja de la extraordinaria escasez de
datos hist6ricos acerca de Costa-Rica, sin embargo, tales
como son, llegan A darnos A ese respect las luces nece-
sarias.

(34)--Pelaez, en la obra citada (Tomo II, p. 170 y 171), da los nom-
bres de los gobernadores Juan de Ocon y Trillo en 1610, Alonso de Guz-
man y Casilla en 1622, Rodrigo Arias Maldonado en 1660 y Lorenzo An-
tonio de Granda y Balvin en 1710, como aquellos que se empenaron en tl
reduction por la fnerza de los Indios Talamancas. Pero desde 1686, los
Franciscanos emprendieron la conversion y reduction por medios pactit-
cos [VCase la misma Obra, Tomo III, p. 20 y ss.].








LAS MINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


De los dos historiadores mas antiguos, Oviedo y Ben-
zoni, el primero vivi6 algun tiempo en Nicaragua, y el se-
gundo acompaio6 A Diego Gutierrez, por los afios de 1541 A
1545, en su desdichada expedicion al interior de Costa-Rica
por la costa oriental. Pero ambos guardian silencio sobre el
asunto que tratamos de esclarecer.
Herrera es el primero que habla de los tesoros mine-
rales de Costa-Rica en estos terminos: "Es tierra buena
con muchas muestras de oro y algunas de plata" [35]. MAs
adelante, donde habla de la fundacion de la villa de Brus6-
las en el golfo de Nicoya [36], dice: "Pobl6la el aiio de
1524 el capitan Francisco Hernandez de C6rdova en el
Estrecho Dudoso, en el asiento de Urutina, y por una parte
tenia la mar, por otra los llanos y por la tercera la sierra
de las minas, &".
Fuera de estos dos pasajes del libro de Herrera, no he
hallado otro que trate de las minas de Costa-Rica mis que
en Pelaez (Tomo II, p. 169), donde cuenta que un capitan
Alonso de Anguciana de Gamboa, en 1587 (v), hizo conquis-
tas en Costa-Rica y descubri6 las minas de oro y cobre de
aquela provincial, en las que invirti6 [37] mAs de $ 20,000.
[w]. De estos tres pasajes, unicos que me ha sido possible

[35]-Deseripcioa de las Indias Occidentale. Tomo I, p. 29, Madrid,
1729.
[3i6]-Loc. cit., p. 28.

[v]-En 1587 era gobernador y capital general de la provincial de
Costa-Rica Diego de Artieda Cherinos, qne en 1576 sucedi6 4 Alonso de
Anguciana de Gamboa (V6ase p. 322, Tomo I).

[37]-No consta cuanto sac6 de dichas minas.

(w)-Desde que conocif as Menmorae de Pelaez, not6 lo que dice (p.
169, Tomo II) respect del descubrimiento de las minas de oro y cobre
de la provincia de Costa-Rica, hecho por el gobernador Alonso de Angu-
ciana de Gamboa. M~s tarde encontr6 en el archive de la Andiencia de
Guatemala, la information original, segnida A pedimento de Juan Ban-
tista Bartolom6, de fecha 26 de marzo de 1627, on donde se hall literal-
mente lo que Pelaez insert. Pero, segun el process publicado en el To-
mno (pdgs. 206, 214, 220 y 224,) sabemos ya que las mmas descubiertas y
explotadas por Angnciana de Gamboa en el valle de Coyoche (Lande-
cho), que 61 creia eran de oro, resultaron ser de cobre, y por esta razon
fueron abandonadas. No habiendo noticia de otras minas descubiertas
por aquel gobernador, es muy probable que las minas de cobre de Lande-
cho, sean las mine de oro de que habla la information citada. A prop6-
sito de minas en el valle de Landecho, existe una tradition antigua







DR. A. Y. FIAJNTZIUS:


encontrar, se desprende indudablemente que, en los prime-
ros afios de la conquista, los Espafioles, animados con la es-
peranza de encontrar ricos tesoros, empezarou x explotar
algunas minas; pero el complete silenoio de los autores so-
bre este asunto, en los afios posteriores, indieaia. que, sin
duda no habiendo estas explotaciones crrepondidp. las
concebidas esperanzas, fueron muy- proto abandaadas.
Y esto lo prueba hasta ]a evidencia un ttoeGmento, ofical del
ano.1736, que se encuentra en el archlp de .Cartago. Es
el caso que el.citado afio se habia:, exigido unas npeva- con-
tribucionu la.provinci de Coata-Rica;: pero sa procurador
hizo contra, est4 media un.a exposicion, on que,- entre.otras
muchas razones, alegatambien "que Costa-Rica o. sSee ni
minas, ni metals de ninguna clase, ni ingenios de mazipr,: i
industrial de ninguna especie". Ademas de este documeito,
que hace constar terminaatemente en los tiempos. mii re-
motos la falta;completa, de minas prbductivas,. exIps -i mu-
chos otros informes y desoripeionea del .pae, q~e9'ods ,eon-
cuerdan en p~tara. Costa- ica ya desde l. conqpita, yr
muy particulariente en eil siglo pasado,,coi.p u- psis so-
mamente pobre. A o* ia hb.i q-u no s haya encntrado
en circunstancias mis halagiiejas ni en sus primeros tiem-
pos, lo demuestra el manuscrito citado Antes (38). que en-
contr6 F. Iglesias en Guatemala, y en que un tal Alvaro de
Acufia, uno de los oficiales que emple6 el gobernador Pe-
rafan de Ribera, empefiado ent6nces en la conquista del
pais, en los anos de 1570 i 1580, pinta con los colors mis
vivos la pobreza, asi de los primeros conquistaderes.como
de los primeros colonos espaioles. Muehas veces, para no
perecer de hambre, soldados y oficiales tenian que empren-
der, desde Cartago, expediciones a merodear en las monta-
fias vecinas y saquear los pueblos de los Indios. Pero, co-

acerca de oierta im ine de aagi deuhies taall i mis-me en .e Itga llama-
do Orikcj, qae dicea fu~6 maudaeda cogar par r"i o lna moli.eceApa-
ifol, para no lacer a cqporreaqia. loU aogged de la PeninauJ&. i4 ca-
si seguro que la lama4a miia de azg#e. no ep otra cosa qu )Le.aatign y
abandonajda mina de cobre del tienpo de Angnciana. Tal ea, cai saitm-
pre, el regultado de lo que se ha qperido bantizar en nuestro.pai oon el
nombre de tradiciones.

L38]--Este maniscrito tiene para; nosotros otra importancia wids, y
es que en 61 aparece por primer vez el nombre Estrella.







LAS MINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


mo casi siempre huian los indigenas, al acercarse los Espa-
fioles, se veian 6stos en la dura neeesidad de Ilevar ellos mis-
mos a:cuestas, por loe eseabresos senderos de la montafia,
las cargas de maiz, que generalmente componian san unico
botin.
Habiendo asi prohjdo que, en los tiempos primitives,
no existian en CeottisRiba minas bastanti ricas p&ra que el
pais mercieta 6l a'tinkire de costa rica, busqueamos ahora
cual puddd lhaber;sido. la catsa verdadera de haberle dado
tan aigniAcativa defiomiBacin.
Delde tuego tonenies' qdie 'efuar el error de Molina
que pretendesrqut fiiL,olat iel primero que llamira esta
tierra! Goeta'Rica. .'Esbbiben sabidd que en su enarto viaje,
anii de 10i2, Colbny saidindo dde Cariai, hoy dia; Bluifields,
sigui6 por todac a. bstade" Costa-Rica, sin deaembatear, sino
hasta en la Laguna de Chiriqui y mAs al Sudeste; :pero esta
part -del contineteque acababa de descubrir, la llama6 Ve-
raguh y noCdsta-Rica., La!tien'ay part de costa,, desde
el golfojdel D]rieh hbasta: els G~llao Gvqelai a Diosi qite se
llani-salprincipeo: 0asti1 del Oroi, 'stftidoni el tiempo di-
visioneoiy :caumbioar.de hombre. aTi6rr-iFirmne, Yeragua y
Nubva4CartIag, sgnu se, fud fraccionhanidole territorial de
Surn iNorte, ,. rt: & Di~go' Gutieirrek: 'quien le fairtdada
en feudo esta tierra, no ile: guat guran cosnel hnombre de
la Nueva-Cartago; habiendo l1egado en 1541 A tomar pose-
sion,: public un bando contra el nombre, decretando que su
gobernacion habia 'de: laiarse iNera-Cartago 6 Costa-Rica.
Hizo esto con el double intent de facilitar el alistamiento de
gente, atrayendola con el buen sonido del nombre, y de sepa-
rar al mismo tiempo su provincial, de una manera formal, del
resto de la provincia de Veragua. Por primer vez apare-
ce oficialmente el nombre en una nota de 1561, dirigida por
la corona a Juan de Estrada Ravago, quien, segun ya he-
mos visto hahia fundado la. villa de Castillo de Austria.
Tambien el real titnlo itewido e ti* 57i4 al.goberwador
Diego db A':a :C~ dksignzi todavs la provincia con
los nombres deNivie artagi y Costa-Rica.
Es detir;' l nomnbres e Costa-Rica fi dado atlpafs, no
por las riq ie~asge;e el se encontraro, sino por 7lik'que
se esperaban. Dieg Obitierrez einpies su expedicieo de
conquest' arrebatando alinos millares de ducados a los In-








DR. A. V. FRANTZIUS:


dios de la costa del Levante. Pero este tesoro result ser
su ruina: un cacique A quien trat6 con demasiado rigor, lo-
gr6 atraerlo al interior, lo sorprendi6 dormido y lo mat6 con
casi toda la tropa. De 6sta s6lo cinco hombres lograron es-
capar [39]; y estos dieron cuenta del desgraciado fin de su
jefe, asi como de los tesoros que habia reunido [x]. El
tesoro de Diego Gutierrez, anim6 indudablemente A nuevos
expedicionarios, asi como el tesoro de Badajoz [40] perdi-
do cerca de NatA en el afio de 1515, lo cual sin duda algu-
na di6 motivo para la primer colonizacion y fundacion de
Castillo de Austria de que he hablado Antes. Tambien he
explicado ya c6mo de esta naci6 la colonia Estrella, que se
fu6 extendiendo por todo lo que mas tarde se llam6 territo-
rio de Talamanca, y despert6 la ambition de conquistas en
various goberadores, asi como el ardor religioso en algunos
Franciscanos.
Durante los dos siglos pasados no se explotaron ningunas
minas en Costa-Rica. Hasta algunos aios despues de la
declaration de independencia hecha en 1821, empez6 la
mina de oro del Monte-Aguacate, descubierta en 1823, a
producer valiosos rendimientos, que levantaron la riqueza
del pals: 6poca desde la cual los products minerales del
pals fueron tomando mis incremento y atrajeron capitals
extranjeros para la explotacion de las minas [y]. Asi su-

(x)-El Dr. v. Frantzius ha preferido el texto de Oviedo al de Ben-
zoni. Este iltimo refiere la muerte de Diego Gutierrez ael: II goveratore
che allora stava alla banda, dove grinimii vennero, FACENDO LE SUE NE-
CESSITA, f ilprimo chefose awazzato".
[39]-Uno de 6stos era el may conocido Hieronymus Benzoni, la re-
lacion de cuyas aventuras llam6 much la atencion del pdblico de aquel
tiempo.
(40)-0. Peschel, Geschichte des Zeitaters der Entdeckungen, 1858, p.
502.

(y)-Las riquezas minerales de Veragna. nombre con que al princi-
pio se designaba tambien lo que despnes fue Costa-Rica, fueron conoci-
las desde el descubrimiento de aquel lugar, en 1502, por el almirante
Crist6bal Colon. La Belacion de Diegode Porras dice: "El nombre de esta
tierra se dice Cerabaro (bah[f del Almirante): aqnf se hall la primer
muestra de oro fino que traia un indio como patent en los pechoe, 6 se
resgat6:............de aqui comenz6 4 ir resgatando por toda la costa".
El mismo Colon, en sn carta a los reyes de Espafa (Navarrete, p. 296,
Tomo I), dice: "Dos indios me llevaron a Carambaru, A donde la gente
anda desnnda y al cuello un espejo de oro; mas no lo querian vendor ni
dar trueque. Nombrdronme mnchos lugares de la costa de la mar, a-











LAS MINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


ccdi6 sobre todo despues del descubrimiento de la mina de
oro de Paires en 1857, y de las minas extraordinariamente


donde decian que habia oro y minas: el postrero era Veragna, y 16jos de
alli obra de veinte y cinco legas: part con intention de los tentar a
todos, y llegado ya el medio, supe que habia minas A dos jornadas de
andadura: acord6 de enviarlas a ver, vispera de San Simon y Jddas, quo
habia de ser la partida............Cuando yo part de Carambara y Ile-
gu A esos lugares que dije, hall la gentle en aquel mismo uso, salvo que
los espejos del oro, quien los tenia los daba por tres oascabeles de gabi-
lan por el nno, bien que pesasen dies 6 quince ducados de peso........".
El conocimiento de estas riquezas decidi6 6 Colon A fnndar, A principios
de 1503, la colonia de Belen A orillas del rio Yebra (lamado Palma en el
inapa de Panama, que se dice hecho por los Sres. M. M. Ponce de Leon y
M. M. Paz, 1864). Abandonada la colonial notaa a, p. 152, Tomo I) y muerto
Colon poco 4espues (1506), au familiar reclam6 siempre el territorio de Ve-
ragna, consiguiendo sus herederos, despues de nn largo y ruidoso pleito
con la corona, el vacio titulo de Duques de Veragua. En 1508, Diego do
Nicuesa obtuvo el nombramiento de gobernador de Castilla del Oro, quo
comprendia 6 Veragua; pero las riquezas que 61 se prometia, se le con-
virtieron en trabajos, hambres y decepciones. En 1537, Felipe Gutierrez
fund la colonial de Concepcion, 6 orillas probablemente del rio Estrella
[Changnenola], que la falta de oro y de almentoo lo obliga 6 abandonar
muy pronto: en ns huida hlcia Nombre de Dios, descubri6 una rica mina
de oro (Oviedo, lib. XXIX, cap. 30). En 1545, Diego Gutierrez funda In
colonial de Nueva-Cartago y Costa-Rica, A las mArgenes del rio Suerre
[Reventazon]: obtuvo 700 ducados de oro bajo, que los caciques le rega-
laron voluntariamente; y despnes, empleando el engano y la violencia,
lee quit m&s de 2000 ducados de oro, "pero de baja ley, elaborado en
forma de pnercos, tigres, pieces, psjaros y otras species de animals"
[Benzoni, lib. HI]. HWcia el ano de 1554, Pedro Ordofiez de Villaquirin
sigue nna information en Nicoya sobre las riquezas de Veragna y de los
Indios Giietares, qne crgban orejeras y patenas de oro [ppag. 138, 152
y 156, Tomo I]. Hacia 1563, Don Juan Vazqne de Coronado decubre y
explota los lavaderos de oro del rio Estrella final de la nota b]. Hacia
1573, el gobernador Anguciana de Gamboa, descubrey explota las minas
de cobre del valle de Landecho notaa v]. En 1632 se hace constar que
en Costa-Rica no habia minas notaa b). De 1675 a 1681, se descubren unas
minas de oro notaa j), de que ma tarde no se vuelve a hacker mencion
alguna. En 1750, el obispo Agnatin Morel de Santa-Crez, en el informed
acerca de sn visits a Costa-Rica, dice: "Las gentes que la habitan (Cos-
ta-Rica) son dulces y sociales, pero llenas de trabjos y necesidades, ann-
que en el paraje nombrado las C6neavas, distant una legna de Cartago,
se ha descubierto una mina, de que actualmente so estM sacando este me-
tal, y asi para convertirlo en moneda, e61o se necesitaria de la real 6rden
de V. Ma." En 1797, Don Francisco Luis Ruiz descubre una veta de
plata en las cordilleras de Esecas, en la montana de la Granadilla y
Piedra Grande, la cual habia sido trabajada en otro tiempo; y otras mi-
nas en tierras de Eseasd, en el cerro de las Cabnyas, donde laman el
Barranco. El 15 de julio de 1807, Don Manuel Alvarado da cnenta de
haber descubierto una mina de cobre en las C6neavas, junto al rio Agna-
Caliente: otra de plomo en el cerro de los Micos, cerca de Pacaca: otra de
plata en el cerro de laMina 6 los Negritos, en el camino real en el Rio-
Grande; y otra de ore en el eerro del Oro en Santa-Ana, en la quebrada
de los Lavaderos que eae en el Rio del Oro. El 16 de agosto de 1807,
Don Mannel y Don Benito Alvarado denuncian una mina de plata










DR. A. V. FRANTZIUS:


ricas de las Ciruelitas [41] en 1864. En este iltimo mi-
neral, que no habia sido explorado por mineros competen-
tes sino hasta en estos iltimos tiempos, hay esperanzas de
nuevos 6 importantes descubrimientos.
No cabe la mentor duda de que :es oerros situados en
la vecindad del rio Estrellt, en el territQiio de Talatianca,
tales cono Chirripi6, PicoBiManco y Rovalo, el dia que sean
reconocidos por personas de capa i4ad y conoimientos,
ofreceran tajtieA ricas minas 4 a in ndtstria; pero ca las
cir ancrcu iasac'tuales, su : easpkotaei seria easi impossible.
Mi6ntras los Indios perrpanezcan e si. present eaaido dp
barb4;ie, miirtsw filten vias de cotanicacion y viveres en
aquella region tan montairosi loss gastos de explotacion y
las dificultades casi insuperables para ella, serian de todo

el Paso de las Mulas, en los cerritos llamados los Coyoles, al frente de la
union de los rios Tiribf y Virilla, al lado Spr,
Tendria que salir de los fit hosiQ ltnites de una4 nota p aa seguir
paso & paso lanistoria de los d=cibrimio 4 minerals en Coota-Rica.

[41]-Evidentenente esta es la eerra d Fars minria mencionada por
Herrera; tamhien se.llam6 intes eordtllwfl de Tilarsn [Pblaez, 11, p. 143]
y no Teliian, comose lee en el mapa de Guatiaasta reeit~ bltoado por
el professor v. Setbaeh [Petermnwant : ee grsprpsehkd Mitthla ysit, 18671
tz].

[]--La sierra de lIs miint de que hablt IH mera, no -e possible que
sea el lugar deo la atdudleawminad de Ids Otin8ius potidos Iasods aimy
sencillas.., La primera, parq~ ida ton; J la *hladedonr de la ilt :tBriu-
sdlas (.1582) por e qapitanlr ibaooitoo Ferhantle de eCrleva, S notmbre
de Pedrariaa DWvila, goberaaflot de(Casellaidel O ro, la eost Ftenrio-
nal del golf daNioyq lIf Fife otobdat so aialan las, infims de las Ciiie-
litas, estslas aVeuia ~enqistar, hebirndoe dalo n i oi -'lwcotquis-
ta 4et tlaparte- I4aiaeM histA eLoitlf~e ..54I habts fseqthdo
de pa. loas ba & k t Ab e.sy qCnhomb fBlot 4 a, t' 1S4, 'Tomo 1. La
segDda, pitMs IAa iil4AerCa Bay t. i mQ d ,r ltae in rid =ional
del op duoN iOt a p mea:falr pe~ 0uedt di Iessabiom titeiiqui a idoe dsepi-
radAco lftaast v Alwasdfia tuaKllbaIiaerilg deoTNibya. dOiisi-
vuo eeareri 6i iegaft s: Elt cati 6 Di.ra eallstoe (rebis t 8 leguas.t..r,
debe eatenWdrse i ld gl dli ach ieo de ydia, p. 2w aira3, T o Xin.a
qlueo k tal]Palapor otiapiete,r ddbiBedtie siiuaha .pebiitanimeite 'bit hi
nmaism ei pt8la doeNioepae LajisnaoMe hi uiSalequeilha lik etera
es probable es Seaf Irtsaeie qneawtabia 'as insidede 0J # [IF'lgar
diferedtede Iiiela de Cdit ditr indeue Iaciesielonet. oeniAder Cerefdtsit,
compa4ig it de ftil&Qoveale s AMf a .en*-1a, euand lcdiieer ".'tEeaeigue
Coreviqie4t^,4agulandeeo>6uaiEa (felsiphit(qet. v...J.ilbe' stei dci-
que 4 as miaw con una baetin oexobta vuelta otra. 6 legabs: El Ci caiqtb Diri esti de Corebist 8 leguas...-..".
[DocuBen(toa ineditos del archiveo de itdias, p. 23, Tomo XIV].








LAS MINAS DE TISINGAL Y ESTRELLA.


punto contrarios a toda empresa de esta clase. Solamente
el dia en que nuevos colonos europeos, saliendo de Old-
H'arbor, vayan al antiguo rio Estrella a fundar otro Castillo
de Austria, y 9 culfivar los feraces values y vegas d& ius
afluenteL, hasta ent6nces habrA sonado la hora de convertir
en realidades los bellos y dorados suefios de los tesoros de
Estrella.













Information seguida en la ciudad de Cartago, provincia
de Costa-Rica, por el capitan Francisco de Ocam-
po Golfin, acerca de sus meritos y servicios.
Aiio de 1604.
En la ciudad de Cartago, provincia de Costa-Rica, A
diez y nueve de junio de mill 6 seiscientos e cuatro afios, an-
te Gaspar Rodriguez, alcalde ordinario en esta dicha ciudad
por el rey nuestro sefor, y ante mi el escribano infraes-
cripto, la present el contenido.
El capitan Francisco de Ocampo Golfin, vecino y cn-
comendero desta ciudad de Cartago, procurador general de-
lia, parezco ante V. Md. y digo que, para informar A Su
Mag. de mis m6ritos y servicios, me conviene hacer infor-
macion ante V. Md., adperpetuam rei memorial, de los ser-
vicios que A Su Mag. en esta provincia tengo fechos: A V.
Md. pido y suplico me la reciba, y que los testigos que pre-
sentar6 para ella scan examinados por el tenor de las pre-
guntas siguientes.
1-Primeramente si conocen A mi el capitan Francisco
de Ocampo Golfin.
2-Item si saben que yo el dicho capitan Francisco do
Ocampo e servido A Su Mag. el afio de mill 6 seiscientos en
el oficio de alcalde ordinario, que, por ser yo persona cali-
ficada y de much calidad, fui elegido en el dicho cabildo
en el dicho oficio, y lo us6 y servi A Su Mag. en la execu-
cion de su real justicia: digan lo que saben.
3-Item si saben que luego el afio siguiente de seis-
cientos e uno, por ser tal persona como se contiene en la
pregunta Antes desta, el adelantado, gobernador y capitan
general destas provincias, Don Gonzalo Vazquez de Coro-
nado, me nombr6 por su lugarteniente general de goberna-
dor, ansi en los casos de guerra como en los casos de justi-
cia, y como tal fui recibido al uso y exercicio del dicho ofi-
cio y le us6 bien y fielmente, y en ello servi A Su Mag. sin
salario alguno: digan lo que saben.
4-Item si saben que en el dicho tiempo, estando en el








DEL ARCHIVO DE GUATEMALA.


uso y exercicio del dicho oficio, me vino nueva do c6mo en
la mar del Sur avia ciertos navios de enemigos corsaries, 6
luego despache A mi costa mensajeros y avisos A la Real
Audiericia de Guatemala y. a la Real Audiencia de Panamd,
por tierra, y A las parties y lugares que convino, y luego
apercebi gente y soldados, y mande echar baindo pihblico pa-
ra que todos los vecinos, estantes y habitantes en esta ciu-
dad, se previniesen para ir en servicio de Su Mag. y guar-
da y defense de sus puertos, A los cuales envi6 luego A mani-
dar A las justicias de las juridiciones de los dichos puertos
estuviesen A punto con sus armas y pusiesen centinelas 6
guards en los puertos, y las uvo hasta que se tuvo enter
satisfaction c6mo ya no avia ingleses: digan lo que saben.
5-Item si saben quo yo el dicho capitan Francisco de
Ocampo, por ser tal persona calificada y por la much sa-
tisfacion que de mi se a tenido de que e acudido en to-
das las ocasiones que se an ofrecido A las cosas del bien co-
mun y particular de los vecinos 6 moradores desta ciudad,
e sido nombrado por procurador della tres veces, la una
por election en el cabildo desta dicha ciudad, y las dos por
voz y nombre de todo el pueblo A cabildo abierto, y agora
soy procurador general y lo uso con todo el cuidado possible
volviendo por el aumento y conservation desta ciudad y
vecinos della: digan lo que saben.
6-Item si saben que avra veinte dias, poco mas 6
m6nos, que vino nueva A Don Juan de Ocon y Trillo, go-
bernador y capitan general desta provincia, c6mo al puerto
de Sutrre de la mar del Norte avian Ilegado dos navios y
ciertas lanchas del enemigo inglis, y que avian entrado en
el dicho puerto y robado ciertas mercadurias de mercaderes,
y quemado una fragata que estaba surta para recibir carga
en el dicho puerto, y fecho otros dahios: y para acudir al re-
paro y defense de lo suso dicho, el dicho gobernador y capi-
tan general, por la much satisfaction que tiene de mi el
dicho Francisco de Ocampo Golfin, me nombr6 por capitan
para que acudiese con la gente desta ciudad a la defense del
dicho puerto, y para ello me di6 titulo de capitan: digan lo
que saben y remitanse los testigos al titulo que para ello se
me di6.
7-Item si saben que yo el dicho capitan Francisco de
Ocampo Golfin, luego que fui nombrado por tal capitan, fi-







DOCUMENTS INADIT08


.ce lista general de la gente ple el dielio gobernador pre _en-
trqg6 en el pueblo Ae .Uxai, .dos lej "s de 5sta ii~4d,
,en el camino real que vaI4 puerto e 3zi e; 4, eOpI tAk 4 ae
presidio con lod*.la dicha g-ente y soJjladks,1 i le6 j.q1#008
idespach6,uego a6s Sqjw~ido,'.de lo de x'1'$. w' nfqa4za is-
.tisiacion e .iqfneeenpub e*l e q ejs
Jguas uis .adelante n cI ,amino xeil1 .q1id1w ,~tieito ife
,,Suerre, para que do al o:enviasm y de~p~Jk u 1js r
*aai dae :lqs .qUe :.$e .esper~ra~hitn a dieMo jVerO e, Roqre, C*-
.mo de.lgs.dems ~se a4 se i~epzcase~n ,eri ee "" d
PIag.: ,igiio qAue saoen.
8--Jtein si.j4b -n .jxe igo .qae re.ckq Ia h ebte g" .:Ql-
dados A ~ml .c&gO,' e o~io ~1 cr an iego Ji~i~c,e Jey
.elegi las ~persQnas pvs.S Oeas jpor".ficla)es &egMera como
U6 ai Francisco .Rornmanp& alf~re;4,8 ~iG'~~ul ye~a.por
sargento: Jh ego esp 6.aeita .cagnda4rjsr -
cesarias y.muncJxnpsi porqp.e no an11~ w8Jps. s
soldado, y!bastimiuesoas ACaFQ :~jflO
idihchas soldados:.Io cnalfuL~do2o 4"iCciqo .y A~i~nls;piI
.pttrechos, diners y a es y 4tiu s s q di 7 r
vine a.lJbs..kichs qdPWs Wi ayt ,. #13y
sau ea caX'a y a. lie perso~na. aa:wjgs~ se ;epka .;l~wia
digan lo ,que. saben.
9-Item si saben que .ewclnto vl. tieyo p e, e
presi4io en el icho .pueblo Ae rMao c q 1 1s 'a sol-
,dados y, gente,. los tuve ,con 'to4a'. 1A A"
;mLi&4ar, rlnuy pr~eve~49s y A j4o~p.l.ra Q4, ~o ~ 9$'re-
ciese'en servieioe de, u.. .,4 ,4n *9os
cuerpo. dq guaid"a, susten, 0 y. 0Ia
dados.Q. ci_ iu micol -.C'cO m t t to. que~~u
.spc y:. 1uve Aisfac~ ui ,de .~o 1,vsiwo4a lJlos
inglesesr coxS.fios, ,enemigps.eIlue~M atga4~ese
avian. ido y. retira o r.da icZ puerto yt to ~;d~.d:~jpta pa-~a
raqpuerto de Caianlos,.y~k eLddi~io ,a.tjn pupal-. S fl ,6 r
nandar.mie -viniase A estaJ4. iidad__ oign J Bqs0pBj
10-I.i tem. i,,~aben, yo ..4o1
POcamo GWlin, eir,'cupnt e A y
eapitan. generFJ; 6Vid A ea i.ddcq nte
de mi conipaila y en'tre'en ella en alarde y con tocata
.h6rden y.dicip1 a militari,y..pue ia 1iandaa tydjwj en h ,pi-
.casa,. y hive siemare to~arla caxa, IF p1if6 b2 1 0PRa:qene







DEL ARCHIVO DE GUATEMALA. 77

estuviese today la gente prevonida, sin quo ninguno hiciese
Ausencia, y el sigi"dM' aja e6 sca iy1e Esirifu Santo 1it.
viese ~1arde gq~ie co2i& lo avo,0 parael ual di A todos
1os oiuai;s eprd idamehte 'o a ?a 9 ra quo menes-
Srm c6h,0-s"' 'Id que -oW so!-
uvieron erbuen
tratajnfento quo A ice y muicbas Ri6Vefciofies qjue tuve,
to ob losdichos so'd14Q wqU d n uluy Conlefnt.P ypAifdo,
y yI _," dicho ,mucF.as veces x Ie yHian "n s6efvico de
".'6 .i Al es it el
isi' I. en 4 artes, pligros y
ofe rs:o pe se oireiesen y P .les m.k se: likqan ioq rqe

,1-liJ~em 1,i saben ,pe yo el dicho capitan Francisco
de Oc1 o rs hpm1qre pme I cabaaflero, hi-
*jod i ~algo, e~stoy rieor oy te .,g ftqbrs iijf xtujoeres y un
.1o,,. -a g, st 7) ~ a e, m
hijo'v4rp A l~os buales. ui a Iopa -,pes de ~hiie,
m~itr e adeqeios susod4ichos, no po'ridasusijentar, pi era
pu281le 10 .fuese por telernos; Co no tieiqe, en su sa
sustelond s7pl pi i J6a' ooo;ei6eo 6 pidre Ae
:~~-~.16-an' 11-op On, i
Ia abcn mi rmplrpo
ica ij losf inqs q!e I~erqe en'dncomrien -
.da 59fliy pf leqa" fA4y .p~a rqna iahT u
saen.
Y2-Item a uo tpdo lo suao dicho es piiblico 6
'blica Yoz :6 ama: 46 ssb~ n
notori ,'d"'
locaiipq '
Pitor ~19 i j 'stIla diha peticcon 6 titulos
6dema .roqaf u osqueprese:ita, .ixo quce 16s' a' po* r presen-
tsaps yjtkaokd e nor "l~*!;lai jpreguntas lde inter-
.rogatdrio que lesena, se oxammeiilos n ieis ,ue estii
~estOde exalfipar. ateto, clue uesta gcuja en-cosas &I
servKcio del rey nieStfo sengr y e Ueadon eU i asi'jdei-
cia, I oneiee.a recepcxcn eirhf6Aiti n- ei '5iliaho in-
fraescrito,' para Io Vad 6 on y fa6W ,
ua 4e Wecd hn Wciasoo sr pqmiuere: y, ai o provey6'-en
Gasp ~odrie1ncs a W 16 d,

rbon Fernando dejla ~ev erador 6 capitan ge-
C i'y akaldA" xiior'de
,eral ern 'stas. V'ro"vincas ae-I rs a X iiS r y a may r e
Va'jtoeIreyinpestro ii sen&r, PiiW e 'n't-"e~n. Cs-
ta prQixnca 6,jurx xc _q es ~ st~ii're. cosa iforzosa. y








DOCIDMIENTOS INMDITOS


convenient proveer los corregimientos que an acostumbra-
proveer los gobernadores mis antecesores: 6 yo ansimismo
por la utilidad y provecho que dello redunda para la buena
h6rden de los naturales, y que esten congregados en sus pue-
blos y provincias en las dotrinas christianas y en los tributes
que tienen obligacion: y los valles comarcanos A la ciudad
de Cartago, que son el de Uxarraci, Oroci y Guicaci, y la
provincia de Turrialba, Atirro y Corrocf, con los demis
pueblos que estan comarcanos A la dicha ciudad, que son el
pueblo de Co y Quiricd y Toboci, y el sigundo valle de las
provincias de Acerri y Barba y Curriravd, y la provincia de
Pacaca, estan sin corregidor, y ansi andan los indios amonta-
dos en los montes, en borracheras, cometiendo delitos: y
para el remedio, confiando de vos Francisco de Ocampo
Golfin, vecino de la ciudad de Cartago, que sois tal persona
que acudireis al remedio de lo referido y servir6is A Su 4ag.
con diligencia y cuidado: por tanto, os nombro por corregi-
dor de los dichos dos valleys, provincias 6 pueblos declara-
dos, en nombre de Su Mag.: os doy poder cumplido para
que con vara de la real justicia useis el dicho oficio 6 car-
go, y de ordinario visiteis los dichos pueblos y recoxais A
ellos todos los dichos naturales, y que hagan sus casas, lim-
piea su pueblo, siembren muchas legumbres y las milpas,
ansi las suyas como las de sus encomenderos, conform sus
tasaciones, y las beneficien, y asistan A la dotrina christiana
con toda pulicia: y por vuestro trabajo y solicitud, llevareis
la ochava parte del maiz de las milpas de los dichos enco-
menderos, porque la cuarta part viene A los dichos indios,
y la mitad de aquella cuarta, que es la ochava, os viene a
vos por vuestro trabajo: y en todo har6is lo que convenga
al servicio de Dios nuestro senior y de Su Mag.: y mando
que por tal os hayan, tengan e respeten, y no vayan ni ven-
gan contra lo declarado, so pena de clen pesos de minas pa-
ra la cimara de Su Mag., demas que serAn castigados con
cl rigor que se require: y precediendo ante mi el juramen-
to y solenidad, usareis el dicho oficio, sin que sea necesario
preceder otra diligencia alguna: y si en razon desto, mi lu-
garteniente u otra cualquier justicia, uviere dado alguna
comision A manera de jueces 6 en otra cualquier manera, lo
revoco y doy por ninguno y de ningun valor y efeto. Fe-
cho en esta estancia del capitan Joan Solano, en veinte 6 un








DEL ARCHIVO DE GUATEMALA.


dias del mes de otubre de mill 6 quinientos 6 noventa 6 sie-
te afios(f.) Don Fernando de la Cueva=Por su manda-
do=(f.) Antonio de Peralta, escribano de Su Mag.
j luego incontinente, en presencia del dicho goberna-
dor, por ante mi el escribano de Su Mag., el dicho Fran-
cisco de Ocampo Golfin, hizo el juramento y solenidad en
derecho necesario de acudir A las cosas e casos quo su comi-
sion le manda, sin eceder en cosa alguna, y al bien de los na-
turales, aumento 6 conservation dellos: y si ansi lo hiciere,
Dios nuestro senior le ayude, y haciendo lo contrario, se !o
demand, amen. Fecho en este dicho dia, mes y ano di-
cho: y lo firm el dicho gobernador=(f.) Don Fernando de
la Cueva=(f.) Franco. de.Ocampo Golphin=Pas6 ante mi=
(f.) Antonio de Peralta, escribano de Su Mag.
El adelantado Don Gonzalo Vazquez de Coronado, go-
bernador 6 capitan general por el rey nuestro senior destas
protincias de Costa-Rica. Por cuanto, por h6rden de Su
Mag. y por su comision particular, me estA cometido y en-
cargado el descubrimiento y pacificacion del camino real que
se a de abrir desta ciudad de Cartago, provincia de Costa-
Rica, a la ciudad de Panamai, reino de Tierra-Firme, para
que estos reinos y seiiorios de Su Mag. se frecuenten, traten
y comuniquen, y que de los unos A los otros aya trato, co-
mercio y concurso, por convenir ansi A su real servicio: y
porque de present me parto con la compania de soldados
que tengo alistados, y en esta ausencia tengo necesidad de
nombrar nma persona, cual convenga al servicio de Dios
nuestro senior y de Su Mag., por mi lugarteniente, asi en los
casos de guerra como de justicia que estan pendientes y sub-
cedieren en todo el tiempo que durare la dicha jornada en
mi ausencia: y porque aviendose fecho de mi parte todas
las diligencias menesterosas y necesarias buscando un hom-
bre forastero, de confianza y asperto en negocios, A quien pu-
diese encargar el dicho oficio, por no incurrir en las penas
contenidas en algunas provisions que dicen algunos vecinos
desta ciudad an ganado de la Real Audiencia de Guatema-
la por sus fines particulares, para que los dichos oficios no
sean sostituidos en vecinos desta ciudad, no le e podido
iallar en ninguna manera: y porque este negocio y servicio
que voy A hacer A Su Mag. esta pen diente, y ay otros de
much importancia 6 calidad, y por los que adelante se ofre-








80 DOCUIIENTOS INvDIfTOS
cieren, por ser esta.proviniE tierr4 nueva e ruy remiota e
apartada de la de Gutem i y d tbdo 0rato y comercio:
por tanto, no, contravinien 6 a lo qi ii Mag. en esta razon
tiene proveido; hordenai o y inandicdo: antes para mis servi-
cio suyo, copfiandp d Francisco de Ocamipo Goti, yedibo
desta ciudad, altalde ori6inrIo qii fue e aio pasiado de mill
e seiscientoys honbre principal e cald p ai erto .y astu-
to en negocios a~ i de. guerra como de jusaicfit y, del iual
tengo enter satisfacipa y con4ii za de que, como Ieal vasa-
l1o y servidor de Sn fg.2 actdia este negocio, coiio ne-
gocio que tanioira, y i de dara muy i uena cuei-
ta como lo a fecho en todoC iiis emas negocios e nargos
que a tenido: por iaiio, oi6b de la coiiiisioli 6 tftilu que
de Su Mag. tengo, nomdbro eq mi igaiir or teniinte general
de toda esta gobernacion al di~ cH Francisco de Ocaiimo Gol-
fin, y como tal en today ella, sid terminios e juridiciont asi
en casos de guerra comio de ,usticia, t'iayedo vaira alta de
la real justicia, y la admit intri een. odos Is casos y cosas
anejas y concerientes al dich'o pc~oby caro fle tehnieite
general, asi ios penldieiites ,com., os que suicedTeren, blen
cumplidamente mediate la dicha mi ausencia, quie para
ello y lo dello epeih'dieiife y cinceret-ie le sositfuyo el po-
der y comisin que del rey iinuesio senor tengot para lo que
dic4o aes sin eceptar ni nombrir c6sa alkiia: por cufiato el
dicho Francisco de Ocampo es vec o y encomeridero eAi es-
ta ciudad, y por esta razon se escusari en adimtir este ofi-
cio y cargo, le mando f1 cuipla, a eiimargo de cialqimer
contradicion que -ponga, so pi de quihientbs ducados de
Castilla en quq dese l fkbe doy por con&de b lo contra-
rio haciendo, Ia mitad par la a cAma'a de Sii Mag. yiitad
para gasto d4eijusticia, y se presinte en el a bil, o desta
ciudad-y .de ianzas de quen lar resdnicia: halielas da-
do, so la'ldichia ipaa;plicada s ii iiOi es, man'o al ca-
bildo, justicia re iento c esta udd le rjeciban por tal
mi lugarteniente general, q4e o e lugo0 lo recio o e
por reciid4o alu :so y exercico.ero i ol ic ci ey ab le
ptPda admipistrar como'tal teiienit: mani o l ean guar-
daddasto mer c, e es .fanqjzas, l i es
premineneas que, pr razdn e Id 1clo y 1 rgo, e de-
ben ser gitarcl s a e aver 6 gozar, en guisa que no
le mengiie en ello cbsa algui~a. Que es fecho e+ la ciudad








DEL ARCHIVO DE GUATEMALA.


de Cartago. provincia de Costa-Rica, en veinte y nueve dias
del mes de henero de mill 6 seiscientos 6 un afios=(f.) El
Adelantado-Por su mandado=(f.) Gaspar de Chinchilla,
escribano -de gobernacion.
Present6se Francisco de Ocampo Golfin, en 61 conteni-
do, con este titulo ante el cabildo, justicia e regimiento des-
ta ciudad de Cartago, y di6 la fianza ante mi, como della
consta, A que me refiero, en veinte y nueve de henero deste
dicho afio: y para que ello conste, di el present, 6 fu6 reci-
bido al uso del dicho oficio de tal teniente. Fecho en la di-
cha ciudad, ten el dicho dia, mes y afio dichos=(f.) Grmo.
Phelipe, escribano pdblico.
En la eiudad de Santiago de Alhanje, gobernacion de
Veragua, que es en la provincia de Chiriqui, costa de la
mar del Sur, vi6rnes en la noche, veinte y tres dias del mes
de marzo de seiscientos un afios, como A las nueve della lle-
garon dos indios delpalenque de Coto, termino 6 juridicion
desta ciudad en esta gobernacion, con un pliego que decia
el r6tulo de 61 "Al cabildo, justicia 6 regimiento de la ciu-
dad de Alhanje", y para lo abrir se juntaron los alcaldes or-
dinarios de la dicha ciudad, A causa de no aver al present
en ella teniente de gobernador: conviene A saber, el capital
Gaspar Manoel y Andres Gomez de Coto, alcaldes hordina-
rios de la dichas ciudad, por no aver mAs cabildo en ella: y
asi juntos, luego en el mismo punto, en presencia de mi A-
lonso Miguel, escribano, quitaron la cobertera del dicho plie-
go, y avi6ndola quitado, se hallaron una carta cerrada que
decia el sobre-escrito della "Al Rey nuestro senior en su
Real Audiencia de Panama del Reino de Tierra-Firme": 6
junto con ella un testimonio de lajusticia, teniente de go-
bernador de laciudad de Cartago, provincia de Costa-Rica,
con aviso 6 declaracion de que en esta costa de la mar del
Sur, en la'parte que llaman Papagayo, en la dicha provin-
cia de Nicaragua, se avian visto cuatro velas, navios gran-
des y pequefies, que se entendia por cosa muy cierta ser del
ingl6s 6 oosarios: autorizado e con ello junto una oarta pa-
ra este dichbo abildo, la cual abierta, decia la firm della
"El Adelantado de Gosta-Rica", y leida, encargaba su des-
pacho A la dicha Real Audiencia de PanamA, su fecha della
decia "En:as lomas del palenquede Goto", donde decia.que-
daba abriendo el:camino para esta dicha provincial para el
11








bOCUMENTOS INEDITOS


reino de Tierra-Firme: y luego en el mismo punto y hora,
despacharon con los dichos recaudos de la dicha Real Au-
diencia A Juan de Moxica, vecino y encomendero 6 procu-
rador general desta ciudad, para que los d6 y entregue con
toda diligencia 4 fihigo de Aranza, gobernador 6 capitan
general desta provincia, que al present esta en Nuestra Se-
iiora de los Remedios, once leguas desta ciudad en esta di-
cha gobernacion: 6 para ello con cartas de los dichos alcal-
des para el dicho gobernador, para que luego despache los
dichos recaudos por la posta A la dicha Real Audiencia de
Panama y su president 6 oidores della: para lo cual le die-
ron al dicho Juan de Moxica el avio necesario, 6 A vista de
ojos luego fu6 despachado y prosigui6 su viaje: de todo lo
cual yo el escribano doy fee: e de mandamiento de los di-
chos alcaldes hordinarios, di este testimonio, en el cual los di-
chos alcaldes hordinarios dixeron que interponian 6 interpu-
sicron su autoridad y decreto judicial para su validacion, 6
lo firmaron de sus nombres: el cual dicho testimonio lo en-
tregaron en mi presencia A los dichos dos indios de Coto que
truxeron el dicho pliego, con carta para el dicho Adelanta-
do, para que lo despache luego A la Real Audiencia que,
por mandado de Su Mag., reside en la ciudad de Guatima-
la, para que conste A los sefiores della estar este aviso en es-
te dicho reino: A lo cual fueron testigos el capitan Francisco
de Morales y Francisco de Torres y Alonso Rodriguez, ve-
cinos 6 residents en esta dicha ciudad=(f.) Gaspar Ma-
noel=(f.) Andres Gomez de Coto.
E yo Alonso Miguel Camacho, escribauo piblico desta
ciudad de Santiago de Alhanje, gobernacion de Veragua,
ful present con los dichos alcaldes que aqui firmaron y tes-
tigos: en testimonio de verdad flee mi firm 6 nombre acos-
tumbrado(f.) Alonso Miguel Camacho, escribano.
A sido Dios servido sacarnos A puerto de claridad:
Ilegamos ayer, que se contaron veinte y seis de marzo, A es-
te pueblo de Xarixaba: estando en 61, me vino el testimonio
de aver recebido el pliego que V. Md. me envi6 para el
real acuerdo de Panama y de averle despachado la justi-
cia de la ciudad de Chiriqui, que dista deste pueblo seis le-
guas, que, con el ayuda de Dios, mafiana ser6mos allA y
avr6mos concluido nuestra jornada, A Dios infinitas gracias
por ello, que si se uviera de decir los trabajos que todos









DEL ARCHIVO DE GUATEMALA.


los soldados que traigo an pasado, en abrir caminos y des-
echar malos pasos de quebradas y rios, seria nunca acabar:
solo dir6 A V. Md. que yo les voy en much obligacion por-
que an acudido a regalarme como si todos fueran mis hi-
jos: a sido Dios servido que desde que entr6 en este pue-
blo de Xarixaba tengo una poca de mejoria, aunque sin
ningun g6nero de gana de comer: en las mulas que traigo
me a ido mal, que se me an quedado, doce 6 trece, y el
macho bueno de la casta de Medina, que V. Md. me queria
comprar, rod6 con la carga por una cuesta abajo que le
quebr6 la hiel en el cuerpo: otras averias emos tenido de
poca consideration, aunque si el viaje dura otros seis dias,
nos obligAra A buscar palmitos que comer: vista esta, me
haga V. Md. de despachar este testimonio y memorial de
Puertobelo al senior president, aunque se despachen dos
indios navorios ladinos A que Ileven A Granada y lo den en
mano propia al gobernador, para que lo despache al senior
president: y en la que V. Md. le escribiere me disculpe
con S. S. en que no le escribo por falta de papel, porque
en Chiriqui no se halla, que escribi A Montilla me enviase
una mano de papel y me respondi6 que por ningun dinero
se hallaba pliego, como V. Md. verA por la carta que me es-
cribieron los alcaldes: A V. Md. suplico me haga merced se
le acuda A la casa de Pedro Garcia, sargento mayor, que lo
a hecho muy bien en esta jornada: y tambien la recebir6 se
mire y acuda A todas esas casas e mujeres de los soldados
que traigo, porque les soy en much obligacion: y A la Es-
pinosa me haga V. Md. merced se le acuda con algun ser-
vicio, porque es pobre: emos tenido los mas temerarios a-
guaceros del mundo todo: V. Md. me la haga de que si al
tiempo que esta Ulegue A manos de V. Md., no se me u-
viere enviado barco, se me envie luego, aunque me cueste
lo que costAre, que estimo mas mi salud y la de los soldados
que cuantos averes ay en el mundo: al senior capitan
Joan Solano y mi sefiora Dofia Mayor de V. Md. mil besa-
manos: no digo mAs de que nuestro senior guard A V. Md.
en vida de mi sefiora Dofia Ines, A quien beso a su merced
las manos. Fecha A veinte y ocho de marzo de mill 6 seis-
cientos 6 un afos=Muy servidor de V. Md.==(f.) El Ade-
lantado==A Francisco de Ocampo Golfin, teniente de go-
bernador, A quien nuestro senior guard, en la ciudad de








DOCUXENTOS IN]DITOS


CartagoCartago.
Yo Anton Vanegas, escribano public de la ciudad del
Espiritu Santo desta juridicion, doy fee. que Diego Rodri-
guez, persona que, con vara de la real justicia, vipo 4 este
pueblo de Garabito de la ciudad de Cartago, elviado segun
parece por Francisco de Ocampo Golfin, teniente general de
gobernador, di6 y entreg6 i Juan Gomez Iedrata, alcalde
ordinario de la dicha ciudad del Espiritu Santo,, una carta
con un sobre-escrito que dice "Al: Rey nuestro seiior, en s4
real acuerdo de la oiudad de Santiago de Guaterpal, y a
sus justicias la encaminen A today diligencia", y con ella un
pliego de papel que pareoe ser una declaraoiou y otros au-
tos fechos por el dicho teniente acerca de awzer vjat cu tro
navios en el Papagayo un soldado ilamado Sebaltjai de
Loysaga: y para que conste, di el present, por pedi4Wieto
del dicho Diego Rodriguez, en este.:pueblo de oGarabit jiuri-
dicion de la ciudad del Eapfritu Santo, puerto de Espara,
en cuatro dias del mes *de miarzo de mill 0 seipcientos e un
azos. En fee dello, lo. irm6 de mi nombre y -,briic acos-
tumbrada, en testimonio de veidad==(f) Anton- Vanegas,
escribano.
Don Juan de Ocon y Trillo, gobeanad .e capikan ge-
neraLpor el rey nuestro seiofr 6;juez:de reaidenia.en es.tas
,provincias de Costa-iica, &. FPor cuantjo,.por averjiguaoion
que hice, -me oonhta queen eLpuerto( de Sywrre dostagober-
nacion, de la mar del, Norte, saltaron iagleaes, enemigos de
nuestra santa fee cat6liea, y quemaron una firgate, y:,toma-
ron otra, y saquearon el dicho puerto, y robaron todas las
mercadurias: que en 61 hallaron, quebrando las caas, y otfas
cosas que no.puiieron levar: y asimismo -se.llev.oain ietta
cantidad: de cabras, ov.exas y carneres, pueeos y ga1linas y
otros bastimentos: y dealgunos mariuer.os :-s :ha ~hido o6-
mo los dichos:ingleses traen dos navoa de: ato bordo.y dos
fragatas de lasique tomanon, con tros 4oliasr, y qie estan
en el puerta de'San: Juan, e 2Ni4rag ua :.agtlardaa.dolafra-
gatas, qne an de venir dell puertode tlNiaragua: y, ali pAnto
hice tocar caxa on la ciladd: de Cartago y list de gee:: y
luego determine venir con los soiados : y.-gepte.: aliMtda
este pueblo-de i~xarraci dride al present ea:e on.i los di
ohos soldados:'y ponque la dieha eitdad tiean neesidadlde
defense por estar en ella la caxa real de Su MAgg, su sner-








DEL ARCHIVO DE GUATEMALA.


ced le es forzoso acudir 4 ella y despachar deste.pueblo la
gente y soldados A la defense del dicho puertp de Suerre, y
para ello conviene nombrar Un capitan que vaya con la di-
cha gente e4 servicio de Su Mag. & la defense, del dicho
puerto: y confiando de Francisco de Ocampo Golfin, vecino
y encomendero de la dicha ciudad, que es persona califica-
da y uno de los vecinos mis prencipales de la dicha ciidad,
y en quien concurren las parties e calidades 4 requisites ne-
cesariQs para el; dicho ofcii 6 cargo, por constarme averlo
sido otras veces: eq4 la forma que de derechoa 'lugar, en
nombre del rey nuestro seqpr y en virtud del poder 6 facul-
tad que para ello tengo como tal. capital general, elijo y
nombro por tal capitan al dicho Francisco de Ocampo Gol-
fin, y como tal capital pueda ir y luego se parta y vaya
con todala gente de a. p y de & caballo, que esta en este
dicho pueblo alistada) 4 l defense del dicho puerto de Suer-
re y ciudad de-la Sqanfisiima Trinidad: y en ella y en su puer-
to, en servicio de Su, *g., haga todas las defenses, embos-
cadas y asaltos eplps .eemigos, que le parecieren convenir
para la segurida del- dicho puerto, teniendo copsideracion
al menos daio de sus soldados: y para ello pueda tocar caxa,
pifano, y tender-bandera, y los demas instruments de. guer-
ra, y nombrar y nippbre los demas oficiales d' guerra que
le pareciere cn yq~r y la occasion le adit4re, dando y pel-
trechando a sus oql aI.s de-los peltrechos 'que. utieren me-
nester, echando loa.1.b4dosy h6rdenes que viere que conven-
ga: para todo lo cil Ie joy powder, comision 6 facultad, tal
cual de derecho se r-equIere. y es necesario, con sus inciden-
cias y depende4ias, tal como se suelen dar A lds capitanes
que van en servicio do S Mag. y defense de sus puertos: y
mando a todas las justicias de Su Mag. desta provincial que
por capitan le tengan, y hagan guardar todas las mercedes,
franqueas. 6 lkbeitades e imunidades que,e,deben y Sqn de-
bida4s, en guisa que nole mengu e: e mando' 4todos lbs ve-
cinps, cstantes,y iabjptapts.deA0 i cha ciudad 'd Cdartago
y a,1a,dm9, sol4dis y gente, que por ta.l aan te ng,
obedqzcan y acaten c. d0ho Francipso Oci Go y
acudan 4 sus IlaIa iih6s.y bandos.v h6rdpiesL qu-les'die-
re, so laa pen4s,qp.e i .arte 'de SUlja'g. fes' iire, las
quepuAeda, executar qn ,1s ipobdiente's: y d:m6 dih o es,
luego, dpsde ~ate dicho, pueblo e'. xarj'ace el'dicho capital


85









DOCUMENTOS IMtDITOS


y sus soldados se parta y vaya via recta al dicho puerto y
su defense. Que es fecho en el dicho pueblo de Uxarraz,
en primero dejunio de mill y seiscientos 6 cuatro anos-=
[f.] Don Ju? de Ocon y Trillo=Por mandado del goberna-
dor y capitan general--[f.] Gaspar de Chinchilla, escribano
pfiblico y de gobernacion.
En el pueblo de Uxarraz desta gobernacion, en prime-
ro de junior del afo de mill e seiscientos y cuatro, el capitan
Francisco de Ocampo Golfin, por ante mi el present escri-
bano, hizo lista de la gente que lleva en su compafiia A la
defense del puerto de Suerre desta gobernacion, la cual hizo
en la forma y manera siguiente.

El alf6rez Francisco Roman.
El sargento mayor Ger6nimo de Vera.
El capitan Juan de las Alas.
Hernando de Aguilar. Gabriel Caballero.
Juan Ximenez. Juan de Bonilla.
Pedro de Flores. Alvaro Dorantes.
Diego Farfan. Juan Mufioz Calderon.
Juan Solano. Franco. Ochoa Romano.
Gabriel de Aguilar. Felipe Monje.
Diego de Escobar. Diego Xaramillo.
Franco. Valdivieso. Ger6nimo de Leon.
Luis de Fonseca. Niculas de Rodas.
Juan Lopez Rubio. Juan Fernandez.
Alonso de Guido. Ximon Sanchez.
Francisco Rodriguez. Juan de Araya.
Roman Benito. Francisco de Avendafo.
Juan Rodriguez.

Todos los cuales dichos soldados, el dicho capitan les
mand6 debaxo de bando, A son de caxa, que esten todos a-
percebidos con sus armas para ir A la dicha defense, cada
que venga la nueva del dicho puerto, por cuanto se an des-
pachado correos para saber lo que ay: y ansi lo mand6 6
firm6--[f.] Franco. deOcampo Golphin=Antemi= [f.] Gas-
par de Chinchilla, escribano de gobernacion.
En la ciudad de Cartago, A diez y nueve dias del mes
de junio de mill 6 seiscientos 6 cuatro afios, el dicho capi-
tan Francisco de Ocampo Golfin, para la dicha information,








DEL ARCHIVO DE GUATEM&LA.


present por testigos al capitan Alonso Perez Farfan, veci-
no y encomendero en esta dicha ciudad, del cual fu6 recebi-
do juramento por Dios nuestro sefor e por la serial de la
cruz, en forma de derecho, so cargo del cual prometi6 de
decir verdad: e aviendo jurado, 6 siendo preguntado al te-
nor de las preguntas del dicho interrogatorio presentado por
el dicho capitan Francisco de Ocampo, dixo 6 depuso lo
siguiente.
1-A la primer pregunta dixo este testigo que conoce
al dicho capitan Francisco de Ocampo desde que el suso di-
cho entr6 en esta tierra, que avrA ocho afios, poco mis 6 m6-
nos: y esto responded.
De las generals de la ley que le fueron fechas, dixo
que no le toca ninguna dellas, 6 que es de edad de mas de
sesenta y cinco anos: y esto responded.
2-A la segunda pregunta dixo que este testigo sabe
que el dicho Francisco de Ocampo Golfin fu6 eleto por al-
calde hordinario desta ciudad el ano pasado de mill 6 seis-
cientos, porque este testigo le vido usar el dicho oficio y que
lo us6 bien y como debia, 6 se remite a la election que el dia
de afio nuevo se hizo en el cabildo desta dicha ciudad: y es-
to responded.
3-A la tercera pregunta dixo este testigo que sabe
que por ser el dicho Francisco de Ocampo persona de mu-
cha calidad, e por tal eleto en alcalde hordinario desta dicha
ciudad, el adelantado desta provincia Don Gonzalo Vazquez
de Coronado, que a la sazon la gobernaba, le nombr6 su lu-
garteniente, ansi en los cargos de justicia como en los de
guerra, y se remite al dicho titulo: del cual dicho oficio le
via usar este testigo en esta provincia, y sabe que fue rece-
bido al uso del dicho oficio de tal teniente de gobernador por
el cabildo desta dicha ciudad, y se remite al dicho recebi-
miento: y esto responded. E asimismo video este testigo que
el dicho oficio de teniente le us6 bien y fielmente como de-
bia, sin salario alguno, porque este testigo no sabe se le aya
dado: en lo cual sirvi6 i Su Mag.: y esto responded A esta
pregunta.
4-A la cuarta pregunta dixo este testigo que en esta
ciudad oy6, por cosa piblica entire los vecinos della, c6mo
avia ingleses en la mar del Sur, y video este testigo c6mo el
dicho capitan Francisco de Ocampo Golfin, teniente aviso








DOCU31ENTOS INMgbiTOS


dello, hizo las diligencias que la pregunta contiene, a las
cuales este testigo se remite, y video que el suso dicho pre-
vino y apercebi los soldados y vecmosque avia en esta ciu-
dad para la defense de los puertbs "desta juridicion, en lo
cual acudi6 muy bien y con mucha.punttididad A su obliga-
cion: y esto responded.
5-A la quinta pregunta dixo este testigo que sabe
que fu6 nombrado por procurador desta dicha ciudad el
dicho capitan Francisco de Ocampo, por ser persona de ca-
lidad y de las parties que la pregunta contiene, y se remite
a las dichas eleciones: y en el nombramieito 'y junta que se
hizo A cabildo abierto en el dicho Francisco de'Ocampo de
tal procurador, este testigo se hall presentt, y le a visto
usar las dichas veces e antes el dicho oficio de procurador
desta dicha ciudad: y esto responded.
6-A la sesta pregunta dixo este testigo que sabe que
avra el tiempo contenido en la preginta, pocoo mis 6 menos,
que vino a esta ciridad la nuevra que la pregntta dice, la
cual este testigo oyo pfiblicamcnte en ella a muchas perso-
nas, 6 que por las razones que la pregunta dice, tiene para
si este testigo que el gobernador 6 capitan general della,
Don Juan de Ocon y Trillo, le di6 titulo de capital al di-
cho Francisco de Ocampo, al cual este testigo se remite: y
esto responded.
7-A la s6ptima pregunta dixo este testigo que sabe la
pregunta, porque este testigo lo oy6 aecir a muchos de los
soldados que estuvieron de presidio en el dicho pueblo de
Uxarraci, entire los cuales fueron dos hijos deste testigo, los
cuales le contaron pas6 lo contenido en la pregunta: y esto
responded.
8-A la6 tava pregunta dixo este testigo que sabe que
el dicho Francisco de Ocampo nombr6 los oficiales conteni-
dos en la pregunta, y los vido usai sus oficios, .y sabe que
el dicho Francisco de 'Ocampo liizo las? d4emas prevenciones
que la pregunta dice,'porque este 'tstigo lo' a oido A los sol-
dados que con e1 estuvieron en el dicho presidio, y que esto
fu6e costa del dicho Francisco de Ocampo Golfin: y esto
responded.
9-A la rioveia pregurita dlSo este testigo que.lo con-
tenido en la pregunta lo a oid de6ir 'este testigo por cosa
piiblica en esta ciudad ia muihos de los soldados que estu-








DEL ARCHIVO DE GUATEMALA.


vieron con el dicho Francisco de Ocampo en el dicho presi-
dio, y en particular A los dichos sus hijos: y esto responded.
10-A la d6cima-pregunta dixo este testigo que, des-
pues de aver pasado lo contenido en la pregunta Antes des-
ta, sabe este testigo porque lo vido, que el dicho Francisco
de Ocampo, el dia contenido en la pregunta, hizo resefia de
la gente de su compania en esta dicha ciudad: A muchos sol-
dados dellos a oido este testigo decir lo demas que la pre-
gunta contiene, como es quedar agradecidos del buen trata-
miento y regalos que les hizo, 6 que les di6 p6lvora 6 otros
peltrechos para el dicho alarde de gracia: 6 questo respon-
de.
11 -A las once preguntas dixo este testigo que, con-
forme A la calidad del dicho Francisco de Ocampo Golfin,
ser persona de much calidad y caballero, lo cual este testi-
go a oido decir A muchas personas de la tierra del dicho
Francisco de Ocampo, y asi es pdblico, y no se puede sus-
tentar, ni A Doiia Ines de Benavides, su mujer, con la cual
esta casado el dicho Francisco de Ocampo Golfin, y A los
hijos 6 hijas contenidos en la pregunta, por estar pobres, los
tiene el capitan Juan Solano, su padre de la dicha su mujer,
en su casa, porque la renta de los indios que el dicho Fran-
cisco de Ocampo tiene es poca y con ella no se puede sus-
tentar conform A la calidad de su persona: y esto responded.
12-A las doce preguntas dixo este testigo que lo que
a dicho en este su dicho, es la verdad para el juramento que
tiene fecho, y en ello se afirm6 y ratific6: fuble leido y lo
firm de su nombre--[f.] Gaspar Rodriguez=[f.] Al? Pe-
rez-Ante mfi=[f.] Grmo. Phelipe, escribano public.
En la dicha ciudad, en el dicho dia, mes y afio dichos,
el dicho Francisco de Ocampo, para la dicha information,
present por testigo A Niculas de Rodas, vecino desta dicha
ciudad, del cual fu6 tecebido juramento por Dios nuestro
senior e por la serial de cruz, en forma de derecho, so cargo
del cual prometio de decir verdad: e aviendo jurado 6 sien-
do preguntado al tenor de las preguntas del dicho interroga-
torio presentado por el dicho Francisco de Ocampo, dixo 6
depuso lo siguiente.
1-A. la primer pregunta dixo este testigo que conoce
A Francisco de Ocampo Golfin que lo present por testigo,
avrA siete aios A esta parte: y esto responded.
12








DOCUMENTS INPDITOS


De las generals de la ley que le fueron fechas, dixo
que este testigo es compare del dicho Francisco de Ocam-
po Golfin, pero que por eso no dexarI de decir verdad, 6
que las demas preguntas generals no le tocan, y que es de
edad de treinta y siete aios: y esto responded.
2-A la segunda pregunta dixo que este testigo sabe
que el dicho Francisco de Ocampo us6 el oficio de alcalde
hordinario desta dicha ciudad el alio contenido en la pregun-
ta, porque este testigo lo vido usar el dicho oficio, 6 fue ele-
to en el cabildo que el dia de afio nuevo se hizo, al cual es-
te testigo se remite: e que teniendo consideration A las ra-
zones que la pregunta contiene, tiene para si este testigo, el
cabildo desta ciudad hizo la dicha election de tal alcalde en
el dicho Francisco de Oeampo Golfin: y esto responde.
3-A la tercera pregunta dixo este testigo que por ser"
el dicho Francisco de Ocampo Golfin de las parties e cali-
dades contenidas en la pregunta Antes desta, el adelantado
desta provincia, Don Gonzalo Vazquez de Coronado, que a
la sazon la gobernaba, le nombr6 por su higarteniente desta
dicha provincia, el cual dicho oficio le video este testigo usar
con much retitud y buen zelo de las cosas del servicio del
rey nuestro senior, y se remlite al dicho titulo de teniente:
y esto responded.
4-A la cuarta pregunta dixo este testigo que sabe la
pregutta porque este testigo lo video pasar ansi como la de-
clara, y este testigo fu4 uno de los soldados que baxaron al
dicho puerto de Esparza a la defense de 1: y esto res-
ponde.
5-A la quinta pregunta diso este testigo que sabe,
porque lo a visto asi, que el dicho Francisco de Ocampo
Golfin, a usado los oficios de procurader que la pregunta
contiene, con much retitud, mirando por el bien comun de
los vecinos desta ciudad, y por ser tal persona coe .la pre-
gunta dice, se nombr6 a cabildo abierto por procurador des-
ta dicha ciudad, A los cuales nombranientos este testigo se
remite: y esto responded.
6-A la sesta pregunta dixo qiie avra el tiempo conte-
nido en la pregunta, que este testigo oy6 tratar en esta ciu-
dad A los vecinos della lo eontenido en la pregunta, y vido
este testigo que por la satisfaction que Don Juan de Ocon
y Trillo, gobernador 6 capitan general desta provincia, le








DEL ARCHIVO DE GUATEMALA.


di6 titulo de capitan, al dicho Francisco de Ocampo, al cual
este testigo se remite: y esto responded.
7-A la s6ptima pregunta dixo este testigo que lo con-
tenido en la pregunta es verdad, porque este testigo lo a
visto pasar asi como la pregunta dice, como persona que se
hall6 t ello, por ser uno de los soldados de la dicha lista: y
esto responded.
8--A la otava pregunta dixo este testigo que lo conte-
nido en la pregunta es verdad porque este testigo lo vido
pasar asi, 6 por eso lo sabe, como persona que fu6 uno de
los soldados de la dicha list: y esto responded.
9-A la novena pregunta dixo este testigo que lo con-
tenido en ella es verdad, y como persona que se hall pre-
sente, lo vido per vista de ojos, e por esto lo sabe: y esto
responded.
10-A la d6cima pregunta dixo que lo contenido en
ella este testigo lo sabe y vido pasar asi, y como uno de los
soldados del dicho presidio a quedado agradeeido del dicho
Francisco de Ocampo de la buena condition 6 tratamiento
que a hecho A los soldados de su compafiia: y esto res-
ponde.
11-A las once preguntas dixo este testigo que, con-
forme A la calidad del dicho Francisco de Ocampo y su mu-
jer, Doia Ines de Benavides, e sus tres hijas 6 hijo varon,
no se pueden sustentar con la renta de indios que tiene, por
ser poca, por lo cual y por su pobreza, el suso dicho y la di-
cha su mujer 6 hijos, tiene el dicho capital Joan Solano, su
suegro, en su casa: y esto responded.
12-A las doce preguntas dixo este testigo que lo que
a dicho e declarado en este su dicho es la verdad, y es la
verdad para el juramento que tiene fecho, en elle se afirm6
6 ratific6, y le fu6 leido, y lo firm de su nombre==[f.) Gas-
par Rodriguez=-(f.) Niculas de Rodas=Ante mi- [f.] Grmo.
Phelipe, escribano plblico.
(Declaran de conformidad: Gerdninw de Vera, de 32
afos:. Francisio Ochoa Romano, de 40 ailos: Francisco de
Avendai&o, de 50 atios: Pedro Flores, de 50 aiios: Juan Mu-
ioz Calderon, de 30 aitos: Pedro de Rivero, de 65 aiios: A-
lonso Gutierrez Xibaxa, de 60 anfos; y Juan de Bonilla, de
40 amios: todos vecinos de la ciudad de Cartago.)
En la ciudad de Cartago, A veinte y seis de junio de









DOCUMEKTOS IN19DITOS


mill 6 seiscientos y cuatro afios, ante Gaspar Rodriguez, al-
calde hordinario por Su Mag. en esta ciudad de Cartago, 6
por ante mi el escribano infrascrito, la present el conte-
nido.
El capitan Francisco de Ocampo Gofin,.proeurador
general desta ciudad de Cartago, digo que yo tengo dada
information ad perpetual rei memoriam de mis m6ritos 6
servicios, que A Su Mag. en esta provincia tengo fechos, an-
te el present escribano, y A mi derecho conviene sacar un
tanto, dos 6 mis, de la dicha information, para ocurrir con
ella ante Su Mag. y ante los sefiores president 6 oidores de
su Real Audiencia de Guatemala, por lo. cual A V. Md. pido
y suplico made se me den los dichos traslados, signados y
autorizados en pdblica forma y manera que haga fee: y de
V. Md. su parecer en la dicha information, y made se pon-
ga en ella nn tanto del parecer que, en otra que tengo dada
ante el gobernador y capitan general ,destas provincias, di&
Don Juan de Ocon y Trillo, gobernadorr 6 capitan general
destas provincias: y ansimismo se ponga.un tanto de los ti-
tulos y nombramientos que, para usar los oficios de teniente
general de gobernador y corregidor de toda esta provincia,
tuve, y de los testimonies de los despachos que tengo pro-
sentados de los avisos que di de las nuevas delingl6s, estan-
do usando el dicho oficio de teniente general: y ansimismo
el titulo y nombramiento de capitan y de la lista que hice:
y un tanto de una carta que el dicho gobernador e capitan
general me escribi6 dende esta ciudad al pueblo de EUxarraci,
donde yo estaba con la gente y soldados, por la cual dicha
carta me enviaba a mandar que luego me viniese con today
la dicha gente A esta dicha ciudad: que en lo hacer V. Md,
ansi recebir6 merced con justicia, la cual pido= [f.] Francoe
de Ocampo Golphin.
El dicho alcalde mand6 que se le d6 el dicho traslado
como lo pide, 6 que estA presto de dar su parecer, para lo
cual se le traiga la information, e de interponer, y desde
luego interpone, su autoridad 6 decreto judicial cuanto pue-
de y con derecho debe: y lo firm de su nombre=[f.] Gas-
par Rodriguez=Ante mi=[f.] Grmo. Phelipe, escribano
pdblico.
Por otra que ayer escrebi a V. Md. en ella le avisaba
de c6mo avia recebido un aviso de to subcedido, y dice




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs