• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Matter
 Half Title
 Title Page
 Prólogo
 Preface
 Algunos detalles sobre la vida...
 Relacion hecha por el Licenciado...
 Provanza hecha á pedimento de Pero...
 Provanza de Juan Estévan, ciego,...
 Provanza hecha en la Real Audiencia...
 Cédula del rey de España dirigida...
 Probanza de Franciso de Ocampo...
 Legajo CLXXXVI
 Legajo CXCV
 Legajo XXXV
 Informacion seguida en Nicoya por...
 Los Mamíferos de Costa-Rica
 Table of Contents














Group Title: Colección de documentos para la historia de Costa Rica
Title: Colección de documentos para la historia de Costa-Rica
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076938/00001
 Material Information
Title: Colección de documentos para la historia de Costa-Rica
Alternate Title: Documentos para la historia de Costa Rica
Physical Description: 10 v. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Fernández, León, 1840-1887
Fernández Guardia, Ricardo, 1867-1950
Publisher: Imprenta nacional etc., etc.
Place of Publication: San José de Costa-Rica
Publication Date: 1881-1907
 Subjects
Subject: History -- Sources -- Costa Rica   ( lcsh )
Costa Rica   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: pub. por el Lic. Don León Fernández ...
General Note: Vol. 4-5, "Documentos especiales sobre los límites entre Costa Rica y Colombia."
General Note: Title of v. 6-10 reads: ... Recogidos por el Lic. D. León Fernández, publícalos D. Ricardo Fernández Guardia.
General Note: Half-title: Documentos para la historia de Costa-Rica.
General Note: Imprint varies: v. 1-3, San José de Costa Rica, Imprenta nacional, 1881-83.--v. 4-5, Paris, Impr. P. Dupont, 1886.--v. 6-10, Barcelona, Impr. Viuda de L. Tasso, 1907.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076938
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000101339
oclc - 24802612
notis - AAL6812

Table of Contents
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
    Half Title
        Half Title 1
        Half Title 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Prólogo
        Page i
        Page ii
        Page iii
        Page iv
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
    Preface
        Page I
        Page II
        Page III
        Page IV
    Algunos detalles sobre la vida del Licenciado Diego Garcia de Palacio
        Page V
        Page VI
    Relacion hecha por el Licenciado Palacio al rey de España, Don Felipe II, en la que escribe la provincia de Guatemala, las costumbres de los indios y otras cosas notables
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Provanza hecha á pedimento de Pero García, vecino de la cibdad de Leon de Nicaragua, sobre los servicios que ha hecho á Su Majestad
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
    Provanza de Juan Estévan, ciego, vecino de la cibdad de Leon de la provincia de Nicaragua
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Provanza hecha en la Real Audiencia de Guatemala á pedimento de Pedro Ordoñz de Villaquirán, de la calidad de su persona y méritos y servicios que ha hecho á Su Magestad
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Cédula del rey de España dirigida á la Real Audiencia de los Confines, en contestacion á la carta que ésta le escribió con fecha 18 de diciembre de 1559
        Page 159
        Page 160
    Probanza de Franciso de Ocampo Golfin, vecino de Cartago, privincia de Costa-Rica
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
    Legajo CLXXXVI
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
    Legajo CXCV
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
    Legajo XXXV
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
    Informacion seguida en Nicoya por el teniente de alcalde mayor Diego Pelaez. 1599 años
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
    Los Mamíferos de Costa-Rica
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
    Table of Contents
        Page 443
        Page 444
Full Text



a".6---





,Ji,

























DOCUMEINTO8
PARA LA

HISTORIA DE CO8TA-RIGA.


*






COLECCION
DE

DOCUMENTS
PARA LA


HISTORIC DE COSTA-RICA

publicados por el



e. Pon'TOMnO I.d t

TOMO I.


Sa Jos6 de Costa-Rica.


Imprenta Nacional.





F3463c















PROLOGO.

Cuando ap6nas era yo un nifio, entire los papeles que
mi querido padre, Don Jos6 Leon Fernandez, dej6 al mo-
rir, encontr6 algunos manuscritos relatives A la historic de
Costa-Rica que contenian la narracion de los principles
sucesos politicos acaecidos durante los afios.de 1835 A 1842,
en que 61 mismo tom6 una parte muy active. Su lecture
hizo mAs tarde nacer en mi el natural deseo de conocer la
historic de nuestra patria, anterior A aquella fecha. Trat6
desde ent6nces de procurarme algun libro que pudiera sa-
tisfacer mi curiosidad; pero mi decepcion no fue pequefia
cuando, al tomar informes acerca de cualquiera obra espe-
cial que se ocupara de la historic de Costa-Rica, recibi siem-
pre la misma contestacion, "no la hay".
En la creencia de que las publicaciones peri6dicas y no
peri6dicas, oficiales 6 particulares, pudieran darme alguna
luz sobre los mis notables acontecimientos hist6ricos del
pais, me dediqu6 con ahinco A former colecciones que prin-
cipian con el afo de 1830, fecha de la introduction de la
primera imprenta A Costa-Rica. Despues de emplear mu-
cho tiempo y de gastar no menos dinero en former una casi
complete coleccion de todas las publicaciones impresas, me
convenci, al leerlas, de que nada de interest contenian ante-
rior al afio de 1824, y que, except tres 6 cuatro documen-
tos antiguos y sin conexion alguna, que han sido reproduci-
dos, lo demas se referia A hechos posteriores A aquellas fe-
chas.
Mi6ntras tanto, tuvo lugar mi viaje A Guatemala con el
objeto de concluir mis studios de abogado. Entre mis mu-
chas ocupaciones, no descuid6, sin embargo, las investiga-
ciones acerca de la historic de mi patria. Al efecto, me
procure la Historia de Juarros, las Memorias de Pelaez, el
Bosquejo Hist6rico de Marure, las Memorias de Montifar,
el Libro de Actas del Cabildo y la Coleccion de Documen-








-II-


tos Antiguos. Pero la lectura de todas estas obras no sirvi6
sino para confirmarme en la idea de que la historic de Cos-
ta-Rica estaba aun por escribirse.
En el afio de 1876, hallindome de nuevo en Guatema-
la, visited la gran biblioteca de la Universidad y la no m6-
nos interesante de la Sociedad Econ6mica, en donde encon-
tr6 la mayor parte de las obras de los historiadores primiti-
vos de Indias, tales como Herrera, Oviedo, G6mara, de la
Calle, Navarrete, Vazquez, Ximenez, Remesal, Alcedo,
Gage, algunos tomos de la coleccion de documents ineditos
del Archive de Indias, &., &., de las cuales copi6 todo lo
que de cualquier modo podia tener relacion con la historic
de Costa-Rica. Di tambien con un manuscrito de los P. P.
Misioneros de propaganda fide, que contiene much relative
a los indios Guatusos y al viaje que a donde ellos hizo, en
el aio de 1782, el Obispo Don E. L. de Tristan, de que ce-
lebro haber torado una copia, porque la tercera vez que
visit Guatemala ya habia desaparecido el manuscrito, asi
como otro en forma de libro que Ilevaba por titulo Conquista
de la Talamanca. Me es grato mostrar aqui mi reconoci-
miento al Sefior Don Juan Gavarrete por las atenciones que,
como encargado de la biblioteca de la Sociedad Econ6mica,
se sirvi6 dispensarme durante mis frecuentes visits.
Por desgracia, los historiadores de Indias no dieron a
la provincia de Costa-Rica sino la importancia que ent6nces
tenia, es decir, ninguna; y sus obras, muy interesantes bajo
otros respects, dejan al lector casi en complete ignorancia
de la historic de Costa-Rica. Poco m6nos sucede con la
lectura de los historiadores y cronistas guatemaltecos Xime-
nez, Vazquez, Juarros y Pelaez.
Esto me decidi6 a emprender un penoso y largo tra-
bajo, el studio de los archives, tarea que solamente puede
ser apreciada en su just valor por aquellas personas que en
Centro-America hayan tenido necesidad de registrar los ar-
chivos, muchos de los cuales lo son nada mAs que en el
nombre.
Con tal objeto me dirigi al archive de la antigua Capi-
tania General de Guatemala, y deseando sistemar mi traba-
jo, quise dar principio por el examen de los legajos corres-
pondientes i Nicaragua, cuya historic en lo eclesiastico y
econ6mico estA intimamente unida a la de Costa-Rica; pero









-III-


el archivero me inform que Don Henrique Gottel se habia
Ilevado 4 Managua todos los legajos referentes a la provin-
cia de Nicaragua.
Me encamin6 en seguida A Nicaragua, y una vez en
' Managua, result que el Presidente de la Repiblica, Don Pe-
dro Joaquin Chamorro, se hallaba de paseo en Granada, cu-
ya autorizacion se me dijo era indispensable para poder vi-
sitar el archivo. Mi6ntras tanto, Don Anseimo H. Rivas,
Ministro que acababa de ser 6 la dieta centro-americana reu-
nida en Guatemala, y que, como compafiero de viaje, sabia
el objeto de mi visit, en ausencia del Presidente, tuvo la
amabilidad de poner el archivo A mi disposition, en el cual
trabaj6 durante algunos dias. Habiendo regresado el Presi-
dente Chamorro y h6chome una visit de atencion, aprove-
ch6 la oportunidad de manifestarle el objeto de mi viaje, y
me contest que para resolver si me seria 6 no permitido re-
gistrar el archive, le era precise consultarlo antes con sus
Ministros. Aquello me pareci6-no dir6 ridiculo-pero si
extrano; sin embargo de que yo tengo por costumbre no ex-
trafiar nada cuando se trata de cosas de Centro-Am6rica,
pero muy especialmente de Nicaragua. Guard silencio y
esper6 tranquilamente el desenlace del sainete. Supe poco
despues que en realidad habia tenido lugar la reunion del
consejo de Ministros, que probablemente deberian estar muy
desocupados cuando empleaban su tiempo en semejantes ba-
gatelas, y que lo eran ent6nces Don Tomas Ayon, el celebre
agitador de la validez del tratado Cafias-Jerez, Don Emilio
Benard y Don Federico Sol6rzano. Cuando fui a devolver
su visit al Presidente Chamorro, le pregunte cual habia sido
la decision del consejo de Ministros; y el Senor Chamorro,
especie de hombre honrado y caballeresco, pero en el cual,
por entire los ligeros tintes de civilizacion modern, se des-
cubren aun las telaraiias del siglo XVII, me contest, no
sin embarazo, que el consejo de Ministros habia acordado,
despues de profundas meditaciones; negarme la autorizacion
para registrar el archive, no fuera que en 61 hubiese docu-
mentos referentes 4 la question de limits entire Costa-Rica
y Nicaragua, que podia yo aprovechar. Replique al Senor
Chamorro dici6ndole que probablemente sus ilustrados Minis-
tros ignoraban que la question de limits estaba no solamen-
te agotada, sino tambien defnitivamente concluida por me--








-IV-


dio de un tratado firmado, ratificado, cangeado y ejecutado
por ambas parties durante' muchos afos; pero que si -sabian
esto, ignoraban seguramente que mis miras, al buscar docu-
mentos para la historic, eran much mis nobles y elevadas
que las ruins disputes entire caciques, pues como tal consi-
deraba la nueva question de limits promovida por su Mi-
nistro Ayon. No quedaba otro recurso que salvarse, sacu-
di6ndome-no el polvo, como dice el evangelio-pero si las
telarafias; y fu6 lo que hice. Justo es, no obtante, manifes-
tar mi agradecimiento a los Sefiores Don Anselmo IH. Rivas
y Don Carlos Selva, al primero por haberme facilitado el
archive, y al segundo por haberme proporcionado un docu-
mento de much interest hist6rico.
Durante un tercer viaje a Guatemala, consagr cuatro
meses al studio de los archives. Di principio por el de la
antigua Capitania General del Reino, y despues de haber
concluido su registro, note que aun quedaban muchos vacios.
Es esta la occasion de expresar mi gratitud hacia el archive-
ro Don Francisco Gonzalez Campo, cuyas finas maneras y
deferencias me facilitaron much el exAmen de aquel ar-
chivo.
Pas6 en seguida al archive del Tribunal Superior de
Justicia, en donde se halla el grandisimo cedulario de la ex-
tinguida Audiencia y Chancilleria Real, asi como la parte
secret del archivo, que me suministraron datos de la ma-
yor importancia para la historic antigua de Costa-Rica. Ad-
virtiendo todavia various vacios en mis apuntamientos crono-
l6gicos, trat6 de averiguar si habia otros papeles pertene-
cientes al archive de la Audiencia, y supe ent6nces, por el
conserje, que se hallaha una gran pieza del edificio que ocu-
pa el Tribunal Superior, llena de papeles viejos 6 initiles.
La curiosidad me condujo alli, y grande fue mi sorpresa
cuando me encontre con una enorme estanteria literalmente
atestada de expedientes desde arriba hasta abajo, sin indice,
sin caratula, en una confusion tal, que debajo de un expe-
diente de este siglo se hallaba otro del siglo XVI; y todo
ello en un local, en que si bien faltaban 6rden y luz, sobra-
ban polvo, sillas desvencijadas, bancas rotas, mesas sin pa-
tas, faroles sin vidrios, escudos de armas semi-borrados, y
dos retratos de tamaio natural, uno de CArlos IV y otro de
Fernando VII, si mal no recuerdo, que, llenos de telarafias










y con aire bonachon, parecian presenciar impasibles aquel
espantoso des6rden, con mis apariencias de chiribitil de ju-
dio traficante en antiguallas, que de archivo.
Larga y fatigante fu6 la tarea de examiner tantos pa-
peles, y no menor la de copiar los que crei de interest para
mi objeto; pero, empleando tambien parte de la noche, lo
consegui; y mi trabajb fu6 Ampliamente recompensado con
el sinnimero de datos que de alli obtuve, sobre todo para
la historic de los primeros tiempos de la provincia de Costa-
Rica. Baste decir que todos los documents que contiene
este voldmen, except el primero y el ultimo, fueron toma-
dos de aquel archivo. El valor hist6rico de ellos no puede
ser justamente apreciado sino por las personas que, por cual
quier motivo, se hayan ocupado de la historic de nuestra
patria, y sepan que en todos los archives de Costa-Rica, in-
clusive el de Cartago, no se encuentra un solo document
anterior al afio de 1615, y que son muy raros los de esta fe-
cha hasta cl afio de 1650. V6ase, sino, lo que Don Fran-
cisco M. Oreamuno, comisionado oficialmente para el estu-
dio de los archives, decia en su informed, el afio de 1848:
"La comision encargada de registrar las antigiie-
dades del pais, di6 principio A sus tareas pasando al ar-
chivo de la municipalidad de la ciudad de Cartago, y alli
registry los legajos inms antiguos que se han encontra-
do. De tan penosa tarea casi nada puede sacarse de pro-
vecho, y A fuerza de leer largos expedientes, se encuen-
tran esparcidas algunas noticias de aquellos tiempos.
"Los expedientes que se registran mAs antiguos,
empiezan el afio de 1650, y de esta fecha & la de la
conquista del pais, no hay historic alguna. No se sabe
ni se encuentra document de la fundacion de Cartago,
ni noticia de los pobladores que vinieron, ni lo que hi-
cieron desde su ingreso hasta la fecha citada de 1650;
porque aunque hay algunos de fechas anteriores, ya no
pueden leerse......"
Consigno con placer mi mas sincera expression de gra-
titud a mi respetado maestro y distinguido amigo, Licdo.
Don Manuel Dardon, Presidente del Tribunal Superior de
Justicia de Guatemala, por sus bondades y atenciones al
poner A mi disposicion todo el archivo de la Audiencia, aun
la parte reservada.








-VI-


A mi regreso de Guatemala, me propuse visitar todos
los archivos del pais que pudieran ofrecer algun interest.
Registry los de Cartago, Heredia, San Jos6, Alajuela, Bar-
ba, Currirava y Pacaca; y especialmente en los de Cartago
y Heredia Lalle documents importantes, pero nada ante-
rior, como he dicho, al afio de 1615. Puesto que en el ar-
chivo de Cartago jamas ha habido incendio, ni saqueo, ni
otro motive de destruction, es natural suponer que alguna
persona, falta de patriotism y peor intencionada, ha sus-
traido todos los documents que alli debieran encontrarse
desde el ano de 1560, fecha de la conquista y fundacion de
las primeras poblaciones de espaiioles. La sustraccion de
esos documents ha llamado siempre la atencion, y en el a-
pIndice 4 las Lecciones de Geografia, publicadas en San Jo-
se en el afio de 1833, uno de los medios que se proponent
para ensanchar el conocimiento de la geografia hist6rica de
Costa-Rica, es el de
"que los costa ricenses amantes de su patria, resti-
tuyesen A los archives publicos los expedientes, legajos
6 memorial de los tiempos pasados, que por cualquiera
event se hallasen en su poder, y que de tiempo en
tiempo y por un des6rden lastimoso, so han desapareci-
do de los archives y antigiiedades de Cartago y
Orosi."
Habiendo personalmente visitado los archives y cono-
ciendo el lamentable estado en que se hallaban, asi como el
peligro de que continuAran desapareciendo los documents,
tan luego como, en junior de este. afo, fui lamado al Ministe-
rio de Hacienda, propuse la creation de un archive national,
en donde so recogiera y custodiAra toda clase de documen-
tos oficiales anteriores al afio de 1850. Mi idea fue com-
prendida y aceptada, y yo mismo di principio al arreglo del
archive. Esta creacion ha tenido la dicha de continuar des-
pues de haber dejado yo el Ministerio, y no dudo que presto
se haran sentir sus buenos efectos. Como mi objeto era pu-
blicar todos los documents importantes que hubiera en el
archive, y este ap6nas empezaba 4 formarse, quise dar prin-
cipio con algunos de los que yo poseia y que no estaban en
aquel archivo.
Tal ha sido el origen de esta publication que espero po-
der continuar, A pesar de las muchas dificultades que, des-








-VII-


pues de mi renuncia del Ministerio, para ella se me ban
presentado, entire las cuales no ha sido la mas pequeia la
constant lucha que he tenido que sostener contra la mala
voluntad de algunos, y la crasa y pretensiosa ignorancia do
otros, para quienes las publicaciones de este genero estan
muy 16jos de sus cortos alcances, y cuya bien reconocida
falta de patriotism los hace mirar no solamente con indife-
rencia sino tambien con disgusto, todo aquello que de algun
modo tienda A poner las bases en que ha de descansar la
historic patria, en la cual es natural teman ser presentados
tales cuales son en realidad, tratAndose de historiadores que
no tienen otra guia que la luz de su propia conciencia y que
no escriben por paga.
En honra de la nacion y en obsequio de la justicia, de-
be sin embargo decir que he recibido repetidas muestras de
simpatia y de estimulo por part de todas las personas ilus-
tradas residents en el pais, asi nacionales como extranjeras.
Debo much, sobre todo, A la valiosa 6 inteligente coopera-
cion de los ilustrados, cuanto modestos, Seiiores Don Manuel
Carazo y Don Jos6 C. Zeledon. Tengo particular placer
en mostrar mi cordial reconocimiento al Illmo. Sefior Obis-
po de esta Di6cesis, Don B. A. Thiel, por los importantes
servicios que se ha dignado prestarme en el studio 6 inves-
tigaciones acerca de las lenguas de los aborigenes de Costa-
Rica. Igualmente quedo muy agradecido de los Sefiorcs
Dr. Don Roberto Cort6z, Don Jos6 Maria Figueroa, Pres-
bitero Don Fulgencio Bonilla y Don Jos6 Soledad Vi-
quez, al primero por su traduccion del aleman del ultimo de
los documents, y A los otros tres por various doctimentos
que se han servido suministrarme.
OjalA que esta publication logrAra inspirar amor al es-
tiduo de la historic de nuestra patria, pues parece una aber-
racion que aqui, donde se ensena en las classes y se habla por
ia prensa de la historic de los Chinos, Indios, Hebreos, A-
sirios, Egipcios, Griegos, Romanos, &., ni se sepa, ni m.-
nos se enseie la historic del propio pais.
Si este imperfecto ensayo consiguiera despertar todo el
interest que tienen la fauna, flora y geologia de Costa-Rica,
abriendo de este modo un campo mas vasto 6 la explotacion
de sus riquezas naturales, tan variadas como poco estudia-
das y conocidas, y presentando asi un nuevo cauce A la cor-








-VIII-

riente de ideas de tantas j6venes y vigorosas ipteligencias
que se agotan y secan en los desiertos arenales de una fra-
seologia rimbombante, 6 en est6riles y enojosas elucubracio-
nes religiosas y metafisicas, mi principal objeto se habria lle-
nado y seria la mejor recompensa de mi trabajo.

San Jos6, diciembre 31 de 1881.


-.dbofl cymna4ai








DOCUIENTOS HISTORICOS Y ESTADISTICOS
PUBLICADOS BAJO LA DIRECTION DEL
LIC. DON LEON FERNANDEZ.



SAN SALVADOR Y HONDURAS
EL ASO 1576.


Informe Oficial
del
Licenciado Diego Garcia de Palacio
al Rey de Espaiia
sobre
las Provincias Centro-Americanas de San
Salvador y Honduras el ailo de 1576.



Dr. A. von Frantzins
de Heidelberg,
Traducidas del aleman por Don Manuel Carazo.


Sazx T 1881.


IMPIENTA NATIONAL.














PREFACIO.




Debemos al cdlebre historiador espafiol Juan Bautista
Mufnoz, el haber desenterrado del polvo de los archives de
Espafia, gran numero de documents importantes, como
tambien la publication del Informe que acompafiamos, el cual,
a nuestro juicio, es de suma importancia para la Historia,
particularmente si se tiene en cuenta lo escasas que son las
fuentes informativas que nos dan luz sobre los aconteci-
mientos que tuvieron lugar desde el descubrimiento hasta la
conquista de Centro-America. Sabido es que la muerte nos
arrebat6 al incansable compilador en los mejores anos de su
preciosa existencia, y que por esta razon, no pudo publicar
su valiosa coleccion de manuscritos, la cual permaneci6 algun
tiempo olvidada en la oficina de documents originales de la
Academia de Historia de Madrid. El mundo cientifico de-
be al conocido historiador Ternaux-Compans, la publication
en frances de la mayor parte de los documents manuscritos
de la coleccion de Mufioz, impresos en un s61o volimen,
bajo el titulo de Recueil de documents et mimoires originaux
sur 1 histoire de possessions espagnoles dans 1 Amirique; en
esta obra apareci6 el Informe de Palacio, en Paris; el afio
de 1840. Nos hemos esforzado mAs en dar el verdadero
sentido y significacion de este Informe que su traduccion
literal; pues habiendo sido suprimidos various pasajes por di-
ficiles y otros por mal interpretados, 6 mal vertidos, creemos
hacer un servicio A las letras, revisando un manuscrito del
cual se han servido tan ampliamente.
Debido tambien al ripido incremento de California, y a
la importancia del trAfico por Centro-Am6rica, esta part
del nuevo Continente, por tanto tiempo olvidada, ha llama-
do la atencion y hecho que se dirijan hdcia ella las mi-
radas del mundo ilustrado.










El Ministro americano resident en Nicaragua, E. G.
Squier, emple6 su tiempo, en cuanto le fu6 possible,
en coleccionar cuanto pudiese servir para dar ai conocer a
Centro-Am6rica, ocupAndose de preferencia en la historic
de sus antigiiedades. Pronto conoci6 Squier el merito del
Informe de Palacio y public por primera vez en 1859 el
texto espafiol con una traduccion en ingl6s y notas aclaratorias
que se referian especialmente A los idiomas de los indigenas.
Nos da, ademas, algunas noticias sobre el autor del Infor-
me, por las que entendemos que era este un empleado bien
visto por la Corona de Espafia y tambien hombre notable en
otro sentido, esto es, por los trabajos que sobre Marina ha-
bia ya publicado.
Habiendose agotado bien pronto, tanto la obra de
Squier, como la que anteriormente habia publicado Ternaux-
Compans; y despues de haber desaparecido estas del co-
mercio de libros, apareci6 en Madrid el afio de 1866 la im-
presion del texto espafiol de los documents que habia co-
leccionado Mufioz (1); obra que por su extension y costo es
solamente asequible a pocos de nuestros compatriotas.
Las repetidas ediciones y traducciones que se han he-
cho del Informe de Palacio, nos prueban la importancia con
que se mira actualmente su preciosa, aunque corta relacion.
Squier en el prefacio de su obra nos Ilama la atencion y nos
prueba que el conocido historiador Herrera plagio el Informe
de Palacio en el VIII, IX y X Capitulos del Libro 89 de su
cuarta Decada. Al comparar el Informe con los mencio-
nados capitulos de la obra de Herrera, no fu6 poca nues-
tra sorpresa, ver que 6ste no solamente se habia servido
de sus conocimientos, sino tambien, copiado en parte hasta
los errors de pluma que se notan en el manuscrito de
Mufioz. Encu6ntranse, ademas, various pasajes mal inter-
pretados por descuido de puntuacion, lo que prueba con qu6
poca inteligencia se usaba de tan fecunda fuente. Se-
mejante servilismo se miraria hoy dia como el plagio mis
desautorizado; pero si consideramos la magnitude y vasto
campo que abraza la obra de Herrera, dividida en anos,
y en la cual nos da razon de sucesos acaecidos en diferentes

(1) L. Torres de Mendoxa. [Coleccion de documents indditos.
Tomo VI. Madrid, 1866.]










teatros, separados por centenares de leguas, vemos que for-
zosamente tenia que usar de las descripciones de otros,
circunstancia que nos har6 moderar y suspender nuestra
critical. No es, en efecto, la obra de Herrera un trabajo li-
terario por lo que toca a la narracion de los acontecimientos,
sino, mis bien, un Arido cronicon en que se apuntan los he
chos, cuyo m6rito principal pertenece mis a los actors y es-
pectadores que nos dieron detallada relacion, que al autor
de su historic general. Cierto es tambien que tanto Herrera,
como otros autores, copiaban y usaban frecuentemente,
los memoriales, manuscritos, dibujos y relaciones de que
disponian en los Archivos Reales. De los informes de Las
Casas, por ejemplo, Herrera tom6 muchas paiginas y aun
capitulos enteros que incorpor6 en sus obras; pero precise
es confesar que mejor6 el estilo descuidado, aunque se le
reproche haber omitido los pasajes donde se censuraba sove-
ramente la conduct de sus compatriotas.
Desde el afio de 1867, tuvimos por primer vez cono-
cimiento del Informe de Palacio, de la importancia de su
description, especialmente fisica, de aquella parte de la Tie-
rra, y concebimos el deseo de darlo a conocer, por medio de
una version alemana, a nuestros compatriotas. El regreso
A la patria, acaecido poco tiempo despues, no nos permiti6
cumplir nuestros deseos y hasta hace poco nos fu6 posi-
ble pensar en concluirlo y publicarlo. Nos resolvimos en
fin A hacerlo en vista de que la literature del Salvador, en
comparacion con la de los otros Estados de Centro-America,
es notablemente escaSa de obras literarias, al mismo tiempo
que con motive de haberse emprendido el ferro-carril de
Honduras, el interest por esta important region, se ha des-
pertado en alto grado en Europa.
Los conocimientos adquiridos durante nuestra larga per-
manencia en el territorio centro-americano, sobre su geolo-
gia, clima y products naturales, tanto como el conocimiento
personal de sus habitantes y de sus costumbres especiales,
nos fueron de grande utilidad en la version alemana de este
trabajo, para explicar el sentido de sus pasajes oscuros y
poder presentarlo al public aleman de una manera clara y
comprensible.
Pocos son los antiguos documents de los archives es-










patioles, hasta hoy conocidos, de los primeros tiempos del
descubrimiento y conquista de Am6rica, que nos suminis-
tren tan fiel y verdadera description fisica de los paises re-
cien descubiertos, como la corta relacion de Palacio; la ma-
yor parte se limitan A dar cuenta de los acontecimientos po-
liticos que ocurrian, sin cuidarse de describir las comarcas
A que se refieren. Por esta razon insistimos en asegurar,
que ap6nas habra documents de su tiempo que, bajo este
punto de vista, puedan compararse en importancia con el In-
forme de que vamos A ocuparnos. En la espera, sin embar-
go, de que los archives espafioles nos suministren otros de
igual importancia, toda vez que el m6rito de 6ste ha sido
ya conocido Antes, aunque solamente apreciado por pocos,
podemos asegurar que hasta el dia, entire la gran cantidad
de documents que han visto la luz pfiblica, ninguno es de
tanta importancia.

Heidelberg, marzo de 1873.


DR. v. FRANTZIUS.












Aliunos detalles sobre la vida del Licenciado
Diego Garcia de Palacio.


Como se verA en el curso del Informe adjunto, Don
Diego Garcia de Palacio cuando viaj6 por las provincias de
San Salvador y Honddras en el anfo de 1576, ocupaba el
destino de Oidor de la Real Audiencia de Guatemala, don-
de no parece haber permanecido largo tiempo, porque so Ie
encuentra poco despues desempefando el mismo empleo en
la de M6xico.
Era Palacio hombre de bastante penetracion y muy ac-
tivo, notAndose en sus escritos una decidida tendencia A la
carrera military. Hasta hoy no so ha encontrado ninguna
de sus producciones anteriores a su Informe. El mismo alio
en que remiti6 6ste A la Corona, encontramos su firm auto-
rizando un contrato con un tal Diego L6pez de Trujillo, de
Honduras, para someter y colonizar la provincia de Taguz-
galpa; esto es, la part que se extiende hlcia el litoral del
Atlantico de Centro-AmBrica, entire el cabo Camaron, y el
rio San Juan, abrazando todo el territorio conocido hoy dia
con el nombre de costa de Mosquitos. Figuraba Palacio en
este contrato como representante de la Audiencia de Guate-
mala, para lo cual estaba autorizado por real cedula fecha-
da en Madrid A 10 de febrero de 1576. El contrato fu6
celebrado el dia 4 de diciembre del mismo afio y se conser-
va el original en el libro 12 de los archives, bajo el titulo
de: Buen Gobierno de Indias. Alli mismo lleva Palacio el
titulo de: El Ilustre Seifor Licenciado Diego Garcia de Pala-
cio, Oydor de la Real Aildiencia de Guatemala etc.
En 8 de marzo de 1578 dirigi6 un memorial al rey de
Espafa, acerca de la conquista y sujecion de las islas Fili-
pinas, que se encuentra en los archives bajo el titulo siguien-
te: Carta al Bey, sobre la conquista y pacificacion de las Is-
las Filipinas y las ventajas de hacerse la navegacion para cllas










desde cl Pucrto de Fonseca. La carta original se encuentra
centre los legajos rotulados: Papeles tocantes d las Islas de
Poniente, 1570-1588. En ella recomienda con much in-
sistencia el establecimiento de una via terrestre de Puerto
Caballo A la bahia de Fonseca, para favorecer el comercio
maritime entire el Atlantico y el Pacifico.
Mas tarde aspire Palacio al empleo de gobernador de
Filipinas, y en la carta en que muestra esta pretension, ofre-
ce someter aquellas islas A su costa, en caso de que la
Corona acceda A sus aspiraciones; sin embargo parece que su
solicitud fu6 desechada.
El 30-$ abril de 1579 dirigi6 otra carta, del puerto
del Realejo en Nicaragua, a la Corona, en la cual da cuenta
de los saqueos cometidos por el corsario Francisco Drake,
en la costa del Peru etc. Esta se conserve tambien en Sevilla.
Despues de su llegada A M6xico, public en aquella ciu-
dad, las siguientes obras:
"DiAlogos militares de la formation 6 information de
personas, instruments y cosas necesarias para el buen uso
de la guerra." Mexico, 1583, 49
"Instruccion nAutica para el buen uso y regimento de
las Naos, su traza y gobierno, conforme A la altura de
M6xico." M6xico, 1587, 4?
Esta fltima, la dedica A Don Alvaro Manrique de Zui-
figa, Marques de Villamanrique, Virey y Capitan General
de Nueva Espafia. La obra se divide en cuatro libros, que
tratan del globo terraqueo, del uso del astrolabio, de la co-
rreccion gregoriana del calendario de 1582, del azrreo nu-
mero, y de otros asuntos del calendario; y da como ap6ndice
un diccionario de voices usadas en la marina etc. etc.
En setiembre de 1587 ascendi6 Palacio A Capitan Ge-
neral de la escuadra que salia de Acapulco con el objeto de
castigar A los pirates ingleses que se encontraban en el mar
del Sur cometiendo terrible depredaciones. Entre los le-
gajos traidos de Simancas A Sevilla, existe su nombramien-
to; y en 6ste consta que se le consideraba como hombre
muy competent en todo cuanto se referia a la marina, y
por este motive se le dejaba gran libertad de accion. El
resultado de esta expedicion no es conocido, y en su desem-
peiio desapareci6 Palacio de la vida pfiblica y de la escena
de la Historia.














(a) Relacion hecha por el Licenciado Palacio al Rey

D. Felipe II, en la que describe la provincia de

Guatemala, las costumbres de los indios y

otras cosas notables (*).


C. R. M. (b)


Por vuestras c6dulas y provisions esta mandado y or-
denado A los Vireyes, Presidentes y Gobernadores destas
parties, hagan larga y verdadera relacion de la position de
tierras, indios, lenguas, costumbres, rios, montes y rarida-
des y cosas de sus distritos, de que deba darse cuenta a V.
M. y ponerse por memorial, que asi se debe career lo habian
fecho, y como cosa cumplida no tratar6 de ello; por otras,
manda ansi mesmo V. M. que un Oidor, por su turn,
ande visitando las provincias de bU partido para el bien,
conservation e pulicia destos naturales, y desagraviarlos de
las sinjusticias y vexaciones que padecen, y vayan 4 compo-
ner y hacer justicia en las demAs cosas que entire ellos se
ofrecen. En cuyo cumplimiento esta V. R. (**) Audiencia

(*) Coleccion de Mufioz, tomo xxxix.
(**) V. B. iniciales de Vuestra Real.
(a) En lugar de la traduccion del aleman, he preferido, como es na-
tural, el texto de la edicion castellana, tal como ha sido publicado en la
Coleceion de dowmentos ineditos del archive de Indias (Madrid, 1866, tomo
VI, p. 5 y as.), A pesar de los muchos errors qnu contiene, los cuales he
procurado corregir por medio de la comparacion con el texto aleman y
con mis propias observaciones.-Las notas marcadas con asterisco (*)
pertenecen a la edicion espafiola: las marcadas con nfimeros (1, 2, &.) i
la edicion alemana del Dr. A. v. Frantzins; y las senialadas con letras (a,
b, &.) son las mias.-L. F.
(b) Cat6lica, Real Majestad.









DOCGTUMENTOS INEDITOS


de Guatemala me nombr6 para la dicha visit y sefial6 algunas
provincias de su distrito, donde vi y averigu6 algunas cosas,
que de raras y de consideration, me han forzado A dar cuen-
ta a V. M., aunque con rudo estilo.
Conocida cosa es que del Ambito del mundo, que segun
la comun opinion es de cinco mil seiscientas veinticin,:o le-
guas (1), posee y gobierna V. M. la mayor part, como
consta por su position; porque sin esos vuestros reinos de
Espafa, Italia y Flandes, hay A las islas del Poniente, do
vuestros ej6rcitos van ampliando V. R. Corona, tres mil cua-
trocientas cinco leguas (2), regulados los paralelos y fecha
la computacion A las comunes espanolas (3), en que se in-
cluye este distrito, que comienza de los postreros t6rminos
de Teguantepeque (4) (*), y acaba en los de Costa-Ri-

(*) Tegnantepeqie 6 Tecoantepec, qne en lengna india significa Cerro
de Tigre, es el nombre de una provincial y de su capital, del Vireinato de
M6xico.

(1) Por la cifra citada, apurece que Palacio contaba 15 leguas
por grado, miCntras que los Espaiioles en el Congreso de Badajoz en el
;:llo 1524 daban al grado terrestre 161 6 16f leguas. [Vease Peschel, His.
de la Geografia, pag. 354; en el mismo, vdase tambien el cap. "Epoca de
los descubrimientos," pag. 663, en aleman]. De los continues cambios
en la extension de los grades de longitud, no hay que admirarse, porque
(ni ese tiempo los espafloles 6 este respect eran muy descuidados. Ade-
mas de las dimensions citadas, se encuentra que 4 veces dan al grado
141, 164 y 171 legunas. El historiador ingl6s Arthur Helps [The Spanish
Conquest of America, New Yurk, 1857. Vol. III. p6g. 381] se qneja de ]a
diversidad de legnas que se daba al grado en aquel tiempo; circunstancia
que hace mny dificil determinar, conforne 4 los modernos conocimien-
tos geogrdficos, la position de los lugares que se citan en los antignos do-
unmentos. Exclama con mncha razon el mismo historiador: "La legua
Sspailola era una media muy eldstica y quizA correspondia, por su va-
guedad, 4 la Stnde alemana."
(2) Tambien de estos datos se desprendo que Palacio da 154 leguas
al grado terrestre de longitud. La distancia de 3405 leguas, se refiere
solamente 6 las Filipinas, que en efecto se encnentran A 2300 de longitud
al Occidente de Espana; distancia que, con poca diferencia, correspond
a las cifras dadas.
(3) Aqul comienza Herrera 4 copiar 6 Palacio: es el principio de su
Cap. VIII.
(4) Annque Tehnantepeque, en tiempo de la domination espafiola,
formaba el limited que describe Palacio, como frontera de la Real Audien-
cia de Guatemala, en 1824, recien separadas las colonial de la madre pa-
tria, Chiapas, qne hasta ent6nces habia pertenecido 6 las provincial
centro-americanas, por motives puramente comerciales, se separ6 de
6stas, y voluntariamente se incorpor6 a M6xico. [ V4ase G. Gervinus. Hist.
del Siglo XIX, vol. IV, p6g. 528; lo mismo que el Manual de Geog. y Est.
de Stein y Hurschelmann, vol. I, parte 3a, p. 220; en aleman ambas obras:]









DEL ARCHIVO DE INDIAS


ca (*); corre i Sudeste-Noroeste trescientas y mis leguas (5).
Esta dividido en trece provincias principles, sin otras mas
menudas, que en ellas se incluyen, que son: Chiapa, Soco-
nusco (a), Suchitepeques (e) (6), Cuaahtemala (f), Vera-

(*) Costa-Rica, la mis oriental y al mismo tiempo la mas meridio-
nal de las provincias de Guatemala, descubierta por algunos espai-oles de
Panamnd en 1522 (c).

(5) En realidad la distancia correspond a muy cerca de 250 legnas
(calculando 1(K leguas por grado). El edlculo de 300 leguas es demasiado;
y scria en cierto modo pr6ximo 4 la verdad, si so calculara la distancia
desde Tehuantepeque, incluyendola Laguna de Chiriqui. Como los ma-
pas de aquel tiempo determinaban los limits de las provincial reeien
descnbiertas, por puntos de la costa, se explica ficilmente el error.
(6) El nombre de esta provincial se conserve hoy dia finicamente en
un pueblo de irdios, la capital de circuit de ent6nces, situado entire
Quezaltenango y Mazatenango.

(c) La expedicion de Gil Gonzilez de Avila, A que probablemente
alude el autor de la nota, tuvo lugar en efecto en el ai o do 1522, aunque
no con espatioles de Panami, sino con espafoles peninsulares, traidos ex-
presamente con este objeto, y con unos pocos de Panam4.
Gonzilez de Avila desembarc6 en Punta-Burica con 100 hombres y 4
caballos, y recorri6 por tierra, y hcia la costa del Pacifico, todo el terri-
torio de Costa-Rica, cuyo nombre no existia adn, de Nicoya y de Nicara-
gua; mi6ntras que sus buques exploraban las costas hasta el golfo de Te-
huantepeque (Mexico), segun unos, 6 hasta la bahia de Chorotega golfo
de Fonseca en San Salvador), segun otros.
Pero antes de la expedition de Gonzdlez de Avila, el ilustre Alhiran-
te Crist6bal Colon, en el af o de 1502, durante su 4? y filtimo viaje, ha-
bia recorrido today la costa del Atlhntico de la que es hoy repiiblica de
Costa-Rica.
El desgraciado Diego de Nicuesa, en el aiio de 1510, recorri6 tambien
la misma costa.
Y en el ano de 1519, el gobernador de Castilla del Oro (Tierra-Fir-
me), Pedririas Ddvila, envi6 desde Panami una expedicion, al mando del
alcalde mayor Lic. Gaspar de Espinosa, quien desembarc6 en Punta-Bu-
rica y rcgres6 por tierra Panamd; pero sus buques continuaron la na-
vegaciou hicia el Occidente, descubrieron el golf de Nicoya, que Ilama-
ron dc San Ldcar, y lo recorrieron.
[d] Xoconochco.
Le] Xuchiltepec. "La lengua Quich6 es la que hablan generalmen-
te los naturales de esta comarca."-[Ju`rros.]
Lf] JuArros (Compendio de la Historia de la ciudad de Guatemala,
tomo I, trat. 19, cap. 1P) dice: "Este reino tiene el nombre de Guatema-
la, de la voz Quauhtemali, que en lengua mexicana quiere decir palo po-
drido..-. Otros lo derivan de las palabras U-hate-z-ma-la, que en lengua
tzendal significa cerro que arroja agua....". El mismo [cap. 4.? ] afiade:
"De este nombre Jiutemal se puede tomar el origen de ]a palabra Guate-
mala.....". Garcia Peldez [Memorias, tomo I, Introduc.] adopta la etimo-
logia de Jutrros, aunque cambiando la ortografia, pues describe Guhate-z-
mal-ha. Milla [Historia de la America Central, tomo I, Introduc., cap.
19 ] dice: "De Teepan Quauhtemalan, nombre de la capital del reino de los
Cakchiqueles, en lengna nahuatl, 6 mexicana, hicieron los Espafioles el









DOCtIXENTOS INEDITOS


paz (g), Izalcos, San Salvador (h), San Miguel (i), Hondu-
ras, Chaluteca (j), Nicaragua, Taguz-Galpa (k), Costa-Ri-
ca, y en cada una de ellas hay y hablan los naturales dife-
rentes lenguas, que parece fu6 el artificio mas mafioso quel
demonio tuvo en todas estas parties para plantar discor-
dia (7), confundiendolos con tantas y tan diferentes lenguas
como tienen, que son:


(7) El gran niimero de lenguas se disminuye notablemente, si
consideramos que muchas de ellas no son mis que dialectos de una sola
grau familiar. Podemos reconocer como tales inicamente tres, en parti-
cular la lengua maya, que es la que ain hoy dia predomina en Yu-
catan y que tambien en Guatemala es la principal. Despues de es-
tas vienen las de los Chorotegas, lenguas cultas que hablaban los anti-
guos pueblos civilizados, que tenfan su asiento en San Salvador, Nicara-
gua y Guanacaste, y que se extendfan probablemente hasta Chiriquf.
Por desgracia, de esta extensa familiar quedan s61o muy pocos restos.
Entre los Chorotegas, en tercer lugar, estaban asentados en various pun-
tos, como conquistadores y vencedores, los Mexicanos, los cuales, al tiem-
po de lt conquista espaniola, habian hecho considerable progress en la
civilizacion; y en various lugares, la antigua y superior cultural de los Ma-
yas, asi como la de los Chorotegas, habia sido completamente suplantada.
Por ultimo hay en Centro-Am6rica, en today la extension de la costa
del mar Caribe, gran nimero de tribus de indios salvajes, que hablan
muchas lengnas casi desconocidas, y que por esta razon amn no ban sido
estudiadas ni comparadas con detenimiento. [Vease la obra de Stein y
Hilrschelmann, pigs. 245 y 246, y la obra de H. E. Ludwig: "Litteratnre of
American aboriginal languages,"-London, Truebner, 1858.]

de Guatemala....". En el cap. 2? afirma, refiri6ndose al abate Brasseur
de Bourbourg, que Tecpan Quauthtemalan significa palacio del arbol podri-
do; y en el cap. 5? [p. 96] rechaza la opinion de Fu6ntes que deriva la
palabra Guatemala de Coctemalan [palo de leche 6 yerba mala), rechaza
la opinion de Judrros y de Brasseur de Bourbourg, que gntes parecia ha-
ber adoptado, y sigue la de Xim6nez que deriva la voz Guatemala de
Cuahutimal, que significa una fuente de Ia cual se saca cierto betun ama-
rillo. Sin pretender decidir una question, que tampoco juzgo de grande
importancia, me atreveria, sin embargo, i asegarar que en la formacion de
la palabra Guatemala entrala mexicana, 6 nahuatl, quauht [grbol], como
tambien en Gunsimo, Guapinol, Gnayabo, Guanacaste, Guaitil, Guarumo,
Guachipelin, Guaba, Guandbana, Guayacan, &, nombres de arboles bien
conocidos centre nosotros, en que la palabra quauht entra en composicion
al principio; en otros, como en Aguacate, entra en el medio; en Targur,
entra al fin; y por dltimo, en Cuajiniquil se conserve casi integra la pala-
bra mexicana quauht, cuya h se pronuncia con una aspiracion semejante
i laj castellana.
Lg] En lengua indigena Tezulutlan.
[h] Cuzcatlan, "que quiere decir en lengua del pais, tierra depre-
seas."-(Juirros.)
[i] Chaparrastique.
[j] Choluteca, Chorotec.
[k] Taguzgalpa.








DEL ARCHIVO DE IND1AS


En la de Chiapa, la chiapaneca, hoque (1), mexicana,
zozil (m), zeldalguelen (n).
En la de Soconusco, la mexicana corrupt y la maternal
6 bebetlateca (f).
En la de los Suchitepeques y Cuaahtemala la ma-
mey (o), achi, cuaahtemalteca (p), hutateca (q) y chirichota.
Los Izalcos y costa de Guazacapan la popoluca y pi-
pil (r).

[1] Tloque escriben Frantzius y Milla.-Juirros [tomo 1, trat, I ,
cap. 2 ] dice: "Lo que hace ahora la intendencia de Chiapa, se dividia,
en tiempo de la gentilidad, en cinco provincias, habitadas de otras tan-
tas naciones, que hasta el dia tiene cada una su idioma distinto; y son la
de Chiapa, la de los Llanos, la de Tzendales, la de los Zoques y la de Soco-
wasco." De donde parece qne zoque es elhoque de Palacio y el tloque de
Frantzius y Milla.
(m) Zotzil, que en lengua mexicana significa murci6lago.
(n) Tzendal-quelen.
[n] Vebetlateca. Jurros (lice: "La lenga maternal de todo Soco-
nusco es la Mam."
(o) Mamey, como escriben algunos, es probablemente la lengini
Mam, de que hablan Judrros y otros. Milla [Introd., cap. 1 ? ] dice:
"Se conserve tambien la tradition de otras inmigraciones, como la de cier-
tas tribes procedentes de hacia el Norte, que vinieron bajo el maiido de
dos families que se llamaban Tamub 6 Ilocab, y apuderAndose del pais, ai-
cabaron de destruir 4 Tula y 4 Nachan. Esta raza es la que se conoci6 des-
pnes con el nombre de Mam, corruptela de Memr, que significa tartamudo,
y que se aplic6 A aqnel pneblo por la dificultad que tenia para pronnn-
ciar ciertas letras del alfabeto cakchiquel."
[p] Falta aqui la palabra Chienanteca.
[q] Hutlateca.
(r) "Esta palabra es de cierto interest etnol6gico. Bushman [DeI
Denominations Azteques, Berlin, 1853J la consider como esencialmente az-
teca. Pipilli es, segun e1, una reduction, un diminutivo de pilli, palabra
que tiene dos significaciones: primeramente la de niflo, hermano, henna-
na; y despues la de noble, quizA como la alemana Junker, y la inglesa
Child. No es impossible, segun Bushman, que en el nombre de los Pipi-
les, esta voz signifique nobles y no nilios. Podria suceder qne, como Jun-
ker y Child, significase niflo noble, sentido en el cual se emplea habitual-
mente en Granada (Nicaragua). Y no se debe perder de vista que Gra-
nada ocupa el lugar de una antigua ciudad de los Chorotecas, y no de los
Aztecas."-(J. Froebel, A Travers 1' Anerique, Vol. I, cap. 6 9 )
Autzol, octavo rey de M6xico (Judrros, Tomo II. cap. 16), no habien-
do podido subyngar por armas las poderosas naciones que dominaban es-
te reino [Guatemala], Quiches, Cachiqueles, Mames, Tzendales, Quele-
nes y Zapotecas, ocurri6 a ardid, onviando gran nimero de indios, bajo
la conduct de cuatro capitanes y un general, que, introducidos en esta
region con el titulo de mercaderes, se poblaron A lo largo de las costas
del mar del Sunr era la mira de este emperador tener gentle de sn part
establecida en estos passes, que le ayudasen 4 hacer la guerra A los seio-
res que reinaban en ellos; pero la muerte cort6 el hilo A su trama, casi al
mismo tiempo que la urdia. Estos indios eran de la plebe de los Mexica-
nos, y asi hablaban la lengna mexicana corrompida, como la hablan los










DOCUIMENTOS INEDITOS


La Verapaz, la poponchi, caechi y colchi (s).
La de San Salvador la pipil y chontal.
El valle de Hacacevastlan (t) y el de Chimula (u) de la
Sierra, la hacacevastleca y apay.
En la de San Miguel, Poton (v), Itaulepa y Ulua, la
choluteca, mangue y chontal (w).
En Honduras la ulba, chontal y pipil.
En Nicaragua, la pipil corrupt, mangue, naribio, po-
ton y chontal.
En la de Taguz-Galpa (x), la maternal y mexicana.
En la de Costa-Rica, la inicoya, materna y man-
gue (8) (y).

(8) Despues de estar casi concluida la impression de este Informe, re-
cibimos de nuestro amigo el Dr. Berendt, resident ent6nces en Nueva
York, la siguiente aclaracion sobre la lista de las lengnas de que da cnen-
ta Palacio, la cual tiene mayor m6rito si se atiende a los muchos ainos de
residencia del Doctor, asi en Chiapas como en Yucatan, done tuvo oca-
sion de aprender fundamentalmente las lenguas mayas y de coleccionar
un diccionario de esta lengua, que estara pronto concluido. Por medio
de este trabajo podremos penetrar en el studio general y comparado de
las lenguas centro-americanas, material en que debemos considerar i su
autor como el juez mAs competent hasta el dia.
Dejemos seguir el 6rden de Palacio en la enumeracion de las lenguas.
aladiendo solamente las observaciones, tal cual las hemos recibido del
Dr. Berendt.
La lengua de los Chiapanecas y la de los Dirids de Nicaragua, se re-
lacionan muy de cerca. Sobre tan important dato hablardmos adelante
i;is extensamente.
Tloque, quiere decir probablemente Zoque, que es la lengna de una
tribu de montaiaeses que vive en los confines de T'abasco y Chiiapis; 6sta
se relaciona much con la lengna de los Mijes 6 Mixes; pero no unestra
niifos, motivo porque se les llam6 Pipiles, que en dicho idioma quiere de-
cir muchachos. S- propag6 la nacion de los Pipiles en este reino, inmen-
samente, y se extendid por las provincias de Sonsonate, San Salvador y
San Miguel, como se colige de los muchos pueblos de dichas provincial.
que usan la lengna pipil.
(s) Lease: En la Verapaz, la poconchi y la caechi-colchi.
[t ] Acatzahuastlan.
(n) Chiquimula. "Su lengua maternal es la Chorti."-(Junrros.)-
"Brasseur conjetura que la actual poblacion de Chiquimula de la Sierra
fun formada conlos habitantes de Copan, trasladados por 6rden de los Es-
panoles, y parece fundarse en que Chiquimula es el nombre indigena de
Copan, donde se hablaba la lengna chorti, dialecto del poconan."-[Milla,
cap. 11.]
[v] En mexicano, potonchan significa lugar que iiede (Gayangos, Car-
tas y Relaciones, p. 86.)
(w) LUase: En la de San Miguel, poton y taulepa-uina. En la de
Choluteca, mangue y chontal.
[x] Taguzgalpa.
[y] Lease: En la de Costa-Rica y Nicoya, materna y mangne.









DEL ARCHIVO DE INDIAS


De las cuales comenc6 A visitar la de Guazacapan (*)

(*) Pueblo de Guatemala, estado de este nombre, dependencia de
Escuintla.

tener parentesco alguno con la lengua de las tribus del vccindario, y mu-
elo m6nos con la Chiapaneca, como asegura Brasseur.
Zozil es Zotzil 6 Cinacanteca; y Zeldal-Quelen la lengua Tzendal, que
s6lo muestra diferencias de dialecto con la precedent; ambas pertenecen
al grupo de las lenguas Mayas.
Mamey es la actual Mame; Achi es la Tzutuhil; Cuahtemalteca es la
Cakchiquel todavia usada. Hutateca 6 Utlateca es iddntica con la Ki-
ch6 6 Quich6, y la Chienanteca es probablemente la Pocomam; todas es-
tas cinco lenguas pertenecen al grupo de las Mayas.
La Chirichota es una lengna completamente desconocida.
La Popoluca no es lengua diferente, sino el nombre con que los Mexi-
canos designaban el Cakchiquel que se hablaba en la costa; esta palabra
significa lo mismo que la espafiola bozal, esto es, tartamudo 6 el que no
se express con propiedad
La Poconchi leva hoy dia el mismo nombre. Caechicolchi debe se-
pararse en dos, Caechi y Colchi; Caechi es la Cakchi que se habla toda-
via, y Colchi 6 Cholchi [Cholti es Chol] es el Patum de boy dia, la lengua
de los Lacandones; todas tres pertenecen al grupo de las Mayas.
Tlacacebastleca es, segun cree el Dr. Berendt, la misma lengun que na
Alagiiilac, de donde deduce Jnarros que se hablaba en San Crst6bal de
Acasaguastlan, en el valle de Chiquimula de la Sierra. La quo se habl
hoy en esta comarca es la Chorti, de la que so puede decir que no sabe-
inos nada. Brasseur express la opinion de que 6sta puede ser identiea
con la ya mencionada Cholti. Habiendo estado 6ste dos veces en aqnella
:omarca, pudo haber formado un juicio concluyente del parentesco dl
aquellas lenguas.
Las rninas de Copan parecen haber sido el antigno centro, it las cna-
les pertenecian las situadas en el vecindario, p. e., las de Quirigua. La
unifofnidad arquitect6nica de estas ruinas y especialmente la semejan-
za de sns jeroglificos con los de Palenque en Yucatan, conducen a In
creeneia de que su etnologia y afinidad sean id6nticas con las de los
MayaS
La Apay os probablemente la misma Chorti.
Hasta aqui legan los detalles de la carta que hemos recibido del Dr.
Berendt.
Poton, y la mencionada despues Ponton, como cree Squier (v4ase sia
obra, nota 22, pig. 114) son probablemente id6nticas; sobre el parentesco
de estas lengnas no sabemos nada.
La misma observation puede hacerse de Ulia y de Ulba,-as cuales,
lo mismo que la Taulepa, van incluidas en la colectividad de las lenguas
de los Chontales, cuyo grupo de lenguas pertenece o las tribes de indios
que habitan el Noroeste. [VWase tambien sobre esto, lo que dice Squier
en su obra, pag. 114.]
Si Mangue [t] es una lengua mexicana 6 chorotega, anu no es
facil decidirlo. Hoy dia existen todavia en las cercanlas de Masaya, Gra-
nada y Rivas, algunas poblaciones de indios que hablan Mangue, y se
podria, por medio de algun inteligente lingiiista, decidir la question fi-
cilmente. Qne Palacio haya dicho que existia esta lenguajunto 4 la

[t] Torquemada, en su edicion de Madrid de 1732, describe siempre
Mangne, que decididamente es error de ortografia, pues aun hoy en Ni-
caragna se pronuncia Mangne.










DOCUMENTS INEDITOS


hasta el rio de Lempa, que corre cincuenta leguas al Este

Pipil en Costa-Rica, talvez seann arguimento para asegurar que no sea la
Mangue leugna mexicana. Pero es notable que G6mara mencione que
la Mangue no es absolutamente lengua mexieana, sino solamente (p.
190) la Coribici, la Chorotega, la Choudal, la Orotifa y la Mexicana.
Maribio es una de las lenguas chorotegas; la de Taguzgalpa, por el
contrario, segun Squier, era antiguamente la lengua de una tribu muy
lgerrera y poderosa de la parte del Norte de Hondiras, cuyos descendien-
tes se conocen hoy dia bajo la denominacion de Poyais 6 Poyas: consi-
gnientemente una de las lenguas de los Chontales. (V. Squier: The States
of Central-America, New York, 1858, p. 223 y 244).
Como ya hemos dicho (ntes, el Dr. Berendt ha establecido un hecho
do la mayor importancia, esto es, que la lengua de los Chiapanecas, que
viven tan apartados hcia el Norte, esta muy relacionada y emparentada
con la de los Dirids que habitan en Nicaragua. El Dr. Berendt hace co-
mo veinte afios, durante sn permanencia en Masaya, asiento principal de
los Dirids, tuvo oportunidad de estudiar su lengua, y grande fud su a-
sombro al encontrar, a tan larga distancia y en medio del circuit de los
Mayas, esta lengna completamente aislada entire otras tan diferentes. Es-
ta es la razon por la cual el Dr. se ha convencido de que se habla 6sta
hoy, lo mismo que hace 300 anos, en los pueblos de Suchiapa, Acala y en
cl Estado de Chiapa.
Segun nuestro parecer, sin embargo, creemos que entire la extensa re-
gion situada entire Chiapas y la bahia de Fonseca, adn pueden encontrar-
se trazas y restos de la lengua chorotega. Si consideramos que hasta el
dia ningun viajero que tenga conocimiento de estas lenguas, ha dedicado
su atencion A tan important asunto, no nos admira de que no se hayan
encontrado los restos de 6sta. Por nuestra parte,..enemos la mis complete
conviction, y creemos que practicando un reconocimiento de los diferentes
iiembros que hasta hoy parecen discordantes, se encontraria fdcilmente
Ntldio, mejor que nosotros, puede apreciar las dificultades'que encnentra.
.1 investigator en estos passes, cada paso, para proseguir sus investiga-
ciones; y cabalmente por esta razon me he convencio de que, por su ultura,
las tribus de Chorotegas, comparadas con las otras de AmBrica, tienen nu-
cla m us importancia de la que hasta hoy se les ha dedicado, tanto por
ser su extension territorial much mis grande de lo que se habia creido,
cuanto por ser much mis antignas de lo que se ha supuesto.
- Hace como tries alos que por casualidad nos encontramos con una
mny rica coleccion de antigiiedades chiricanas, que el Senor Zeltner,
c6dsul que fu6 de Francia en Panama, habia colectado; y grande fiu
nuestra admiration al notar el parecido de sdtas conlas que habia Lenido
occasion de observer en Nicoya; tanto como si hubiesen salido todos los
objetos de una misma fibrica. Aunque esta semejanza no sea una prne-
ha evidence de que los antiguos poseedores de los meucionados objets de
arcilla, piedra y oro de Chiriquf, tengan parentesco de tribu con los Cho-
rotegas de Nicoya, pues bien podian haberlos adquirido por medio del co-
mercio, existed la probabilidad de que aquel sea el case. La importancia de
esta suposicion merece se busque el mode de resolverla, 6 que se propon-
gan los arguments necesarios para desecharla (z).
(z) Acerca de las lenguas que los indios hablaban, y hablan ain, en
Costa-Rica y Nicoya, me reserve decir algo al fin de este Informe, por
via de aplndice, presentando, al mismo tiempo, extractos de vocabula-
rios, que he podido obtener y former, de algunas de las lengnas de los
aborigenes de Costa-Rica.









DEL ARCHIVO DE INDIAS. )

por la costa del Sur, y a lo ancho hasta Chiquimula de la
Sierra, que corre treinta leguas de Norte-Sud, en'que visit
ciento cincuenta y seis lugares de espafioles e indios, y entire
ellos reparti setenta y ocho de los que los naturales deben
pagar de tribute en cada un afo A sus encomenderos.
La dicha costa comienza desde el rio de Michiatoya (a) y
fenece y acaba en el de Aguachapa; es abundante de montes,
aguas, caza y pesca de todas suertes, tiene muchos frutales
de la tierra y de Castilla, bonisimas naranjas y algunos hi-
gos y melones; es tierra de cacao y de buenas tierras para
maiz y las demas legumbres y semillas, que los indios usan;
tiene comodidad toda ella para hacer sal, aunque la hacen
con much trabajo y riesgo de su salud; sacan la salmuera,
que para hacella han menester, de la tierra que la mar bana
en sus crecientes, y cu6cenla en hornos semejantes A los
que los campaneros usan; gastan much lefia y ollas para
cocerlas, por manera, que aunque se podria hacer much,
es costosa, enferma y trabajosa de hacer (9); tiene muchos es-
teros (*), de que se aprovechan grandes pesquerias de todo
g6nero de pescados y tortugas, aunque tienen y estan l1enos
de caimanes, que propiamente son los cocodrillos, porque
tienen las elecciones (10) que dellos cuentan los naturales, y
espanta pescar en ellos, porque allende de la firmeza que
muestran y grandeza que tienen, estan algunos muy encar-
, nizados y cebados. Y ha acontecido, que pasando un gran
'utoto por un rio, le asi6 uno de la cola, y era tan grande,
que aunque salido el toro a la orilla, 61 tir6 lo que pudo pa-
ra desasirse y salir a tierra, y no pudo, porque el caiman
era tan grande y feroz, que le torn al agua y mat6. Otros

[*J Es decir, lagunas rebalsas, y tambien brazos de mar.
k9) En muchos puntos del Oc6ano Pacifico, especialmente en Costa-
Rica, Nicaragua y San Salvador, se prepare tambien la sal de este modo
primitive; aunque la mayor part de la que hoy dia so consume, viene del
extranjero, que se premiere por lo barata. A pesar de lo peligrosas que
son estas salinas por lo mal sanas, ain hay gente que se dedica 4 tan ries-
goso trifico, que bastantes vidas arrebata A estos passes; sin embargo ya
son pocos los que se dedican 4 tan peligrosa especulacion y pronto desa-
parecerd per la competencia de la sal extranjera.
(10) En el original se encuentra la palabra "eleccion", palabra que
probablemente significa propiedad; esta palabra tambien la repite ha-
blando del bol armnnico.
(a) Michatoyatl.









DOCUMENTOS INEDITOS


estragos y dafios ban hecho en diversas parties destas pro-
vincias, que admiran, aunque con toda'su fiereza hay mu-
chos indios que se echan al agua, y chapuzados debajo, le
atan pies y manos, y dan cabo A otros indios que quedan en
tierra, y ansi los sacan fuera del agua y los matan. Y lle-
gando yo A un lugar, por me regular me convidaron para
que lo viese; no lo quise aceptar por el riesgo que parece
ofrece la braveza de un animal tan espantoso, los cuales,
sin que yo lo supiese, fueron y ataron uno, como dicho es,
y me lo trujeron. Hay algunos de diez, veinte, treinta y
mis pi6s, muy gruesos, de gruesos pies y manos, la cola
gruesa y recia, hieren con ella bravisimamente; tienen mu-
chas conchas, y no las pasa un arcabuz; 6 veces la boca
muy grande con dientes fierisimos, repartidos en tres anda-
nadas; yo cont6 A uno treinta y cuatro dientes en cada una,
sin los colmillos con que atraviesa el hocico superior por dos
agujeros, que naturaleza le hizo (11). Tiene toda esta costa
muchas praderias, que aca llaman savanas, grandes y de
much past, y en ellas algunas estancias de vacas, aunque
no las que podria haber, segun su grandeza y grosedad.
Es tierra enferma por la much calor y humedad que
cn ella hay, de que se suelen causar grandes calenturas y
otros males pestilenciales, mosquitos de cuatro generos, que
de dia desasosiegan y enfadan, y de noche no dejan dormir,
muchas moscas y avispas de diversos generous, malas y vene-
nosas, que en picando hacen roncha, y si la rascan, llaga(12).
Yo vi que un mozo cay 6 de una picadura aturdido y amor-
tecido por mis espacio de dos horas. Hay alacranes y unos

(11) Las species de cocodrilos mis conocidas en Centro-Am6rica
son las signientes: rocodihts americans Gray [C. acutus Cnv.] y el caiman
o lagarto [aligator palpebroeus Gray.]. El ndmero de dientes que le da Pa-
lacio, es correct; sin embargo, probablemente confundi6 6stos con los ti-
burones que, como se sabe, tienen varias hileras de dientes, cuando ase-
gura que los caimanes tienen 6stas en la misma forms.
[12] Ampollas peligrosas y dificiles de curar, causadas por un in-
secto hasta hoy desconocido. Las produce nn insecto comun en Centro-
America, 1lamado en lengua mexicana papolonoyo 6 moyol, compuesto
de palabras espatiolizadas, papalear y moyol, usadas tambien vulgarmen-
te et Centro-Am6rica. Por ejemplo, dicen: el corazon me esta papaleando.
Tambien haman los nmuchachos A los cometas de papel, papalotes8 esto es,
voladores (b).

(b) Papalotl, en lengna mexicana, significa mariposa; y moyoft, zan-
cudo. De modo que papalonoyo significa literalmente mariposa-zancndo.









DEL ARCHIVO DE INDIAS.


gusanos peludos (13), que con cualquiera cosa que de su cuer-
po toquen, emponzofian y veces matan, y otros que llaman
ciento pi6s, tan malos y tan venenosos como los dichos,
grandes culebras 6 viboras malisimas y otras sabandijas pes-
tilenciales y muy danosas, de diferentes species, que espan-
tan con los malos efectos que ellas y con ellas hacen. Hay
unas que crian un cornezuelo en la cabeza (14), de que los
malos usan para sus sucias lujurias, de efecto estraio, y para
lo mesmo hay unos escarabajos muy grandes, los cuernos de
los cuales aun son peores. y de mis mala operation. Yo
hable6 un sacerdote A quien unos, sus toscos amigos le hi-
cieron con las racduras de uno, una burla tan pesada, que
ni bafiarse, ni ungiiento rosado, ni sangrar le aprovech6 por
mis de veinticuatro horas. Hay en esta provincia abejas
blancas, aunque pocas; hacen la miel y cera muy blanca;
no pican tan mal como las otras ordinarias (15).
Hay en toda esta tierra un Arbol comun (16), que nos-
otros lamamos ciruelos, y los indios cotes, que perdiendo las
hojas, sin ellas crian y produce y dan su fructo, y despues
de dado, echan hoja y se paran muy frescos y lozanos, como
yocindose del fructo que han dado.
El dicho rio de Michiatoya, donde esta provincial co-

[13] Los gnsanos de la familiar comprendida en las classes mayors de
las escolopendras, causan con sn picadara gran dolor, y se les llama en
Centro-America gusanos de fuego. Los gusanos peludos, que ortigan, son
cristlidas de varias classes de mariposas, de los cuales hay algunos en-
Europa.
[14] Tal vez sean 6stas algunas species pertenecientes Alos Dynastes
y Megasomna, que tienen de 4 4 6 pulgadas de largo, y los machos tie-
nen un cuerno. La creencia de que estos cuernos scan afrodisiacos, no
tiene razon de ser. Semejante creencia, tenia antignamente mayor crd-
dito que hoy.
[15] La especie de abejas parecida las que produce la miel en
Europa, tiene el nombre gen6rico mexicano de Jicotes. Se encuentran,
silvestres, en las cavidades de los Arboles; y no siendo ponzonosas se las
puede trasportar en. los troncos 6 ramas en quo se anidan, 4 un punto
cerca de las habitaciones, para extraerles con facilidad la miel que pro-
ducen. La cera es de color pardo oscuro y no blanquea.
[16] Ain hoy dia, son losjocotes, que esla palabra con que sin duda
se design la de cotes, una de las frutas mas apreciadas de los naturn-
les. Siendo sn propagacion muy fAcil, por medio de estacas, se usan para
cercar las propiedades. En el tiempo de su madurez se traen 4 las cin-
dades en grades cantidades, tanto crudos como para usar azucarados 6
en conservas; tambien se prepare una bebida fermentada. Con razon los
llaman los Espanoles cirnelas, por lo much que se parecen A esta fruta.
Existe en Centro-Am6rica, cosa de cuatro diferentes species, que perte-
necen todas 4 la familiar de las Spondias de Linneo.









DOCUMENTOS INEDITOS


mienza, nace y es un desaguadero de la laguna de Amati-
tan, cuatro leguas de Guatemala, y para caer a la dicha
provincia hace un salto tan grande (L7), que ni arcabuz parece
no podria llegar de abajo arriba, y una concavidad entire el
aguay peiia donde cae, muy grande, de manera que se crian
en 61 gran suma de papagayos de diferentes suertes, y tantos
murci6lagos que es maravilla; y son tan malos, que si dan 6
topan una ternera, la matan 6 desangran. Cu61ganse
en la dicha cueva unos de otros, y hacen racimos y col-
gajos mayors que un sombrero, y en algunas parties se
han despoblado estancias de ganado por el much daflo que
hacian en las dichas terneras.
En un lugar de aquella provincia, que se llama Nes-
ticpac, hay unos lagos que parece salen de mineros de azu-
fre, de mala agua y hedionda, salen a sus orillas pedazos del
dicho azufre cuajados y congelados de la gravedad del agua,
tan limpio y purificado, como lo mejor que viene de Alema-
iia, y el past que riega las vertientes desta agua, es tan
bueno para los caballos y engordan tanto, que de muy per-
didos y flacos, en pocos dias vuelven en si y se paran muy
hermosos y gordos.
Los indios desta provincia son humildes e de buena
condition; corre entire ellos la lengua mexicana, aunque la
propia es popoluca; en su gentilidad usaban de los ritos 6
idolatrias, suefios y supersticiones de los pipiles y chontales (18),
sus vecinos, de que tratar6 adelante; en los mis lugares se
conocen sus sefiores naturales, y eran poco poderosos; valia
6 mandaba entire ellos mis, el que mas podia 6 tenia mis
hombres de guerra.

[17] Esta cascada, qne se puede contar entire las mais hermosas del
Mundo. tiene mas de 200 pies de caida y se encuentra como s ]a mitad del
camino de esta alden y de San Pedro MArtir, donde existed tambien
otra de m6nos caida. (V. Domingo Juarros, Hist. de:Guatemala, 1857, p. 25.
J. Stephens, Incid. of trav. in Central-America. London 1842. Vol. I.
p. 292; y el Manual de Geografia de Stein. y HRrschelmann, Vol. I. part
:i, p. 228.)
[18] Como es sabido, los Mexicanos estaban establecidos al tiem-
po de la conquista como dueilos y sefores de los indigenas, cuya lengua,
la popoluca, casi iba desapareciendo. Los nombres de los vecinos Pipiles
y Chontales, no designan nacionalidades, sino que el primero sinifcaba
wobles, como se designaban los Mexicanos; mientras que Chontale, querfa
decir brusco b incivilizado, esto es, habitantes que no eran mexicanos,
como los antignos griegos daban el nombre de bArbaros i todos los que
no eran sus compatriotas.








DEL ARCHIVO DE INDIAS.


Esta repartida en seis partidos de clerigos; son me-
dianamente instruidos en la doctrine cristiana; en la pulicia
van tambien aprovechando, aunque como gente nueva en
nuestras costumbres, si se descuidan dellos, saben A la pega
de su gentilidad. Alli se me querell6 un indio de que un su
Alcalde, sin su pedimento, habia procedido contra su muger
y castigAdola por ocho adulterios, y forzAdole A 61 A que
pagase la condenacion que por ellos le habia fecho, por ma-
nera que allende de su afrenta le lievaban su dinero. El
caso es que en tiempo de su infidelidad, era costumbre que
cuando alguna muger estaba de parto, la comadre hacia le
confesase y dixese todos los pecados, para que habi6ndolos
confesado, pariese mejor; y cuando habiendolo fecho la tal
muger no paria, liamaban A su marido y hacianle confesase
61 los suyos, y si esto no aprovechaba, quitAbanle al tal ma-
rido el maxtli (19) 4 pafietes, que traia calzados, 6 ponialos en
las renes (*) de la preiiada, y si esto no aprovechaba para
que pariese, la propia comadre sacaba su sangre y sacrifi-
c:ibala, asperjando con ella los cuatro vientos, haciendo al-
gunas invocaciones y cerimonias. Sucedi6 que estando la
mujer del querellante de parto se confess, oy6ndolo un .al-
guacilejo que estaba escondido; dixo que habia cometido
adulterio con los ocho referidos, y despues de sana, el dicho
alguacil la acus6 ante el Alcalde de los dichos delitos, y por
ellos la prendi6, castig6 6 pen6.
EstAn aun siempre estos naturales en algunos yerros y
cerimonias antiguas; placer4 A Dios, que con la diligencia
que se pone, poco A poco vayan olvidAndose de su perdicion
antigua y tomando el camino verdadero para salvarse.
No tiene esta provincial puerto, sino uno que laaman de Iz-
tapa (c), donde antiguamente el adelantado Pedro de Alvara-

[*] Renes, voz anticnada, cuyo siguificado es el mismo qne rilones.

[19] Maxtli significa tambien calzon [gossipinnm cingnulm], deri-
vado de maxac Lla division del cuerpo entire las piernas].

[c] La sal de que usan los indios la lHaman tequesquit, que es el sa-
litre; la verdadera sal, en lengua mexicana, se llama ixtatle. (Gayangos,
Cartas y Rel., p. 66). En Iztapa entra la palabra mexicana ixtatle.










DOCU3IMNTOS INEDITOS


do hizo ciertos navios pequefios (20). Han querido algunos de-
cir que ser6 c6modo, que si V. M. fuere servido, se pase por
estas provincias la contratacion del Peru y se correspond
con 61, lo cual es impossible por muchas razones. Su entra-
da es playa de much tumbo (*), desabrigada y de mala
faccion para puerto; hace la mar una barra en la tierra har-
to grande y honda en la entrada, y la boca es muy
baja, porque cuando es mar muerta, aun no hay un estado
de agua, y hay resaca (21); la dicha boca se muda cada afio
donde la fuerza de los tiempos here mis recio. Dicen al-
gunos, que para que la barra no se mude, se podria hacer
un muelle, que la fuerce siempre a estar en un lugar y no
mudarse; parece razon de poca consideration, porqne allen-
de que aunque estuviera siempre en un lugar y no mudase,
es baxa y de poca agua, desabrigada, y que con los tiempos
tiene.mas 6 menos arena por falta de cimiento, que no tiene
por ser arena gruesa y lavada, no tiene V. M. ha-
cienda en estas provincias para podello hacer en vein-
te aflos. Dicen tambien, que en la dicha barra se po-
dria echar un rio que con su corriente haga mayor barra y
boca, y mas hondo y mejor puerto; tampoco es bien conside-
rado, porque allende que sera muy costoso y poco fire, segun
lo que la mar y remanso [22] hace entrar la tierra adentro,
aunque en ella se echasen muchos rios, no harian ni podrian
hacer fuerza, que contra la furia ordinaria de la mar y gran
tumbo que siempre alli tiene, haga barra ni puerto convi-
niente; y cuando contra ella hobiera tanta agua y corrien-
te que lo pudiera hacer, la propia corriente impidiera y es-
torbAra que fuera puerto, como quieren decir que podria.


(*) Es decir, de gran avenida de agua.

(20) Don Pedro de Alvarado constrny6 en este Ingar en 1534, los bu-
qnes para au viaje al Peri, donde, atraido por los brillantes progress al-
canzados por Pizarro en aquel lugar, crefa, mejor que en Guatemala, en-
contrar mis vasto campo para satisfacer ns vanidad y saciar su codicia.
(V6ase Juarros, pig. 25.)
(21) El texto original dice bracuz ay resaea. No existiendo en es-
panol la palabra bracuz, se interpret por las de braveza y resaca.
(22) Aqui tambien nos hemos visto obligados 6 cambiar el texto, y
poner en lugar de remarso palabra que no sabemos exist. en espaiol,
la de remanso; y en lugar de entra, siguiendo el sentido, la de entrada.








DEL ARCHIVO DE INDIAS.


La provincia de los Izalcos.

La cosa mAs rica y gruesa, que V. M. tiene en estas par-
tcs, comienza delrio de Aguachapa yacaba en Gueymaco (d)
y costa de Tonala [23]; corre por la misma costa diez y ocho
leguas, tiene las cualidades del suelo y cielo que la de Guaza-
capan, y abundancia de cacao, pesca y frutos y demAs cosas
qhe aca comunmente hay en las tierras calientes, y en espe-
cial la mAs abundante de cacao que se sabe. El Arbol que
da el cacao es median, tiene sus hojas como castafal, aun-
que mayores; produce flor y fruta casi todas las lunas, y lo
mismo hacen en estas parties todos los naranjos; echa su floor
el tronco y ramas, comenzando las mis veces desde el suelo, y
como ellos echan la floor y crian su fruto [24]. Hay otros dos
generos de Arboles, que se laman zicaras y zapotes [e], de que
se van criando unas mazorcas (*) mas largas y mayores que
pifias, y dentro dellas veinticinco 6 treinta almendras, que
es el cacao, de las cuales doscientas valen comunmente en-
tre los indios un real, y es la moneda que para las cosas me-
nudas corre de ordinario entire ellos y nosotros. Es tan
tierno este Arbol, que con cualquier estremo se pierde y se-
ca, y ansi para criarle es menester much cuidado y ponelle
otro Arbol que llaman Madre, que le haga sombra y ampare
del sol y del aire. Antiguamente era tan estimado, que na-
die bebia del dicho cacao, que no fuese cacique, gran seiior

(*) Mazorca, especie de espign, apretada, en que e crian algunoi
frutos mny juntos.

[23] Este Tonala no hay que confnndirlo con la villa de Tonald situn-
da en Tehuantepeque, cerca de la barra del mismo nombre. La costa de
TonalI forma parte de la del Bilsamo, y lleva todavia el mismo nombre
un rio pequeiio que desemboca en el mar, al 0. de Acajutla.
(24) Se debe suplir la i que falta en el texto, 6 poner asi, de mn-
nera que empiece con ,rian la oracion que signe; finicamente de este
modo tiene 4sta el sentido que Palacio se propuso expresar, esto
es, que las flores, como se sabe, se producen immediatamente de la cor-
teza y tronco de las ramas, lo que para un enropeo acostumbrado A ver
florecer los arboles en las puntas de las ramas, naturalmente le parecia
cosa mny extraordinaria y notable.

(d) Gnavmoco.
[e] A mi jnicio, el texto debe leerse asi: "....y como ellos, echan
la flor y crian su fruto otros dos ggneros de arboles que se llaman zicaras
y zapotes--.. ". Lo cnal es cierto respect de los arboles dejicara 6 de
guacal creecential; pero no del zapotero [achras sapota].










DOCUMENTOS INEDITOS


6 valiente soldado (25). Usaban en el sembrallo muchas ceri-
monias, escogiendo de cada mazorca e pifia los mejores
granos de cacao, y juntos los que habian menester, los sau-
maban y ponian al sereno en cuatro dias del plenilunio, y
cuando los habian de descombrar, se juntaban con sus mu-
jeres y hacian otras cerimonias bien sfcias [26]. En efecto;
era la cosa mis preciada que acA habia; ha crecido y multi-
plicAdose tanto despues question en vuestra Real Corona,
con la libertad que tienen de bebello y tratallo, que desta
provincia principalmente y de su comarca se provee la Nue-
va-Espania, de que hay much comercio y contratacion de
una A otra part. La calidad desta fructa es casi fria en ter-


(25) Bien sabida es la gran importancia que daban los Mexicanos
al cacao y lo universalmente apreciado que era el chocolate por este
pueblo. Cuando los Mexicanos se apoderaron-de una part de Centro-
Am6rica, conservaron naturalmente este uso, que parece fu6 un privile-
gio que se hablan reservado despues dela conquista. Los pueblos someti-
doslpor los Mesicanos no apreciaban el cacao; perb si las frutas del zapo-
te,Arbol que eneontraron los Espafoles especialmente en las aldeas choro-
tegas; y 9n Costa-Rica se encuentran ann boy dia en medio de los bos-
ques que- fiteron poblados por tribes de aberigenes, y que hoy dia ya
no existen, grandisimos drboles de zapote muy antignos, como por ejem.
plo en las orillas del rio San Cdrlos y del Sarapiquf. Los mds antignos
arboles de cacao, por el contrario, que se encuentran en los bosques
virgenes de Matina, 6 6 orillas del Reventazon, y en la costa opuesta de
Paquita y Pirris, ban sido plantados por los Espafioles despues de ha-
ber sido despoblados aquellos lugares por sus persecuciones. Tambien Jud-
rros (en ]a p. 22) nos informs que en Suchiltepequez (Guatenala), los
aborigeness se rvian de las semillas del zapote y del cacao silvestre
(Pataiste) con las cudnes mezclaban un poco de cacao. Las semillas do
zapote se vendian all mismo en grandes cantidades. Tambien Peschel,
"Epoca de la Conquibta y Descubrimientos", (p. 513), observe qne sola-
mente las tribes de aborfgeneis barbados [los Nahuatlaques de' Mexico]
posefan plantaciones de cacao, midntras que los Chorotegas plantaban
solamente arboles de zapote; y Miller, en su inapreciable obra sore el
"Origen de las Religiones de los Americanos", (p. 538), dice que el cloco-
late, como la vanila y otras especias las usaban inicamente los no-
bles; por esta razon, he usado en Ingar de la palabra "vello", que no tie-
ne sentido alguno, la de "bebello," que creo es la verdadera.

(26) Es una verdad establecida, que tanto los aborigenes delmundo
antigno, como los del nuevo, celebraban sus grandes fiestas religiosas
enla 6poca de la siembra y de la cosecha. Entre los Chibchas, tribu
que se hallaba 6 ignal grado de cultural que la que describi6 Palacio, los
Espafioles habian ya tenido occasion de observer una gran fiesta seme-
jante en 1560. [V6ase Piedrahita, 1.4). Pero que en semejantes festivi-
dades se hags poco caso del pudor, se nota solamente en muy pocos
pueblos. De la manera mas chocante ocurre esto entire los Astralenses.
(V. Fr. Miller, Viaje de la Novara. Viena 1868, pag. 7.)









DEL ARCHIVO DE INDIAS.


cero grado [27]; fisase en las bebidas generalmente, y gastase
y c6jese tanto, que parece que lo que sale a Nueva-Espafia
y dan y gastan en sus casas y labores, debe ser en solos
cuatro lugares de los izalcos mAs de cincuenta mil cargas,
que A su precio comun, valen quinientos mil pesos de oro
de minas; yo los cont6 y reparti el tribute. Ocupan todos
ellos con sus huertas dos leguas en cuadro, de que se infiere
que no se sabe c6mo tales leguas de Arboles y huertas fruc-
tifiquen y den tanto valor. Cuentan estos naturales el ca-
cao por contles [28], xiquipiles y cargasi un contle es cuatro-
cientas almendras, un xiquipil veinte contles, que son
ocho mil almendras, y una carga tres xiquipiles, que son
veinte y cuatro mil almendras. Por estos nuimeros cuentan
todas las cosas, y es el mayor que entire ellos se halla.
Esta el puerto de Acazutla, donde surgeon y estin los
navios, que andan al tracto del dicho cacao 6 mercaderias
que vienen del Peru y Nueva-Espafia. Tambien se ha
querido decir que este puerto es bueno 6 suficiente para la
correspondencia con el Perui, si V. M. fuese servido que la
que ahora hay en tierra firme se pasase& 4 esta provincia;
esta en altura de trece grades y treinta y seis minutes, 6
por la diferencia del meridiano de Sevilla al desta tierra y
declinacion, se le da cuatro minutes, con que serAn trece gra-
dos y cuarenta minutes (29). 06rrese Este-Oeste, estA desa-
brigado del Sur y sus colaterales; y la playa es de much
resaca y tumbo.
Estan situados los izalcos en la faldc de un volcan, que
siempre esta humeando, y que segun todos afirman, se ha
consumido y bajado de cincuenta afios A esta parte mas de

f27) La doctrine de Arist6teles de que cada cnerpo natural posefa
ecerfb grado determinado de calor 6 de frio, vemos que se habia conser-
vado aun en tiempo de Palacio; y todavia hoy, en los pueblos romanos y
en otros que se sirven aun de la filosofia escoldstica, se tiene como una
verdad evident.
(2S) tontle deberia llevar uns g porque Tzontli (cabeza 6 cabellera)
y centzontli significant 400. Esta palabra entra en la composicion de mn-
chas otras en mexicano, como sucede en las lenguas europeas. IpiUi
Nignifica 20.
129J La latitud geogr6fica del pnerto de Acajutla, segun el mapa de
Sonnenstern, correspond d 14.? 36'. Por esta razon, si se conside-
ra la diferencia de meridiano con el de Sevilla, hay todavia que agregar
4', error que se comprende con facilidad si se tiene en cuenta, que en ese
tiempo so usaba de la vara de Jacob para esta clase de c6mputos. (V6ase
Peschel, Historia del Globo, p~g. 349.)









DOCUMENTS INEDITOS


veinte estados de altura; y algunos afios ha arrojado y espeli-
do de si tanta ceniza, que ha cubierto la tierra muchas leguas
al rededor y fecho gran dafo en las huertas del cacao (30).
Vierte a la parte del Sur, como a la mas baja, much agua,
alguna muy buena y otra malisima y hedionda, con la que
forma un rio, que laman de la Ceniza, por el much y gran
hedor que lleva. Sale ansimismo del otro arroyo, de tan ma-
la y viscosa agua, que en poco tiempo cubre y hace piedra
cualquiera cosa que en 61 cae (31). Y aconteci6, que habi6ndo-
sele caido a un indio un machete, al cabo de dos afios se
hall cubierto de mis de un palmo de piedra por todas par-
tes. Y fuera de la tierra destos izalcos, en un lugar que se
llama Tecpa, sale del dicho volcan otro arroyo, de la mesma
calidad; y dicen que en la provincia de Chiapa, hay un rio
que hace lo mismo, y sacando unos indios piedra para hacer
cal y quebrando una, hallaron dentro un fuste (*) de una
silla gineta, sano y entero.

(*) Fuste, en la acepcion en que esti tornado en el texto, quiere de-
cir cada una de las dos piezas de madera, que tieue la silla del caballo.
[30] No es 6ste el volcan llamado hoy ilia Isalco, que como se sa-
be apareci6 en el siglo pasado, y por consiguiente much tiempo despnes
de la visit de Palacio 4 este Ingar; el actual es may probable hiciera su
aparicion por el aio 1783, y alcanzahoy dia, A fuerza de erupciones, una
iltura de cerca de 4000 pids. El que menciona Palacio se encuentra hai-
cia el N. del volcan de Santa Ana. (V6ase lo que dice Cdrlos von See-
bach acerca del volcan Izalco. Sesion de la Real Sociedad Cientifica,
1865. Tambien el Anuario do Mineralogia de Bronn y Leonhard 1869,
phg. 783.)
[31] Esta clase de fuentes no se consider boy dia como curiosidad.
Se ha determinado que ]a masa disuelta en agna, que aparece A la super-
ficie, se compone de acido carb6nico disuelto en agna, del que se para
una part tan pronto como la presion disminuye. Las fuentes de esta
clase mas conocidas son la de Karlsbad y la de San Filippo en Toscana.
(V6ase la obra de Ch. Lyell, Principles of Geology. London, 1867. Vol.
I. pAg. 402.)
El mars grandiose ejemplo de aglomeracion de gnijarros es el de la
fuente hirviendo lamada Te Tarata en Rotomahana, en Nueva Zelandia,
do la que nos ha dado Hochstetter hace poco tan fiel description en su
viaje 4 esta isla acompafada de nn hermoso grabado.
El lugar lHamado Tecpa por Palacio, es el lugar marcado on el mapa
con el nombre de Tecapa al pi6 del volcano do igual nombre.
Sobre el rio de Chiapas que posee la propiedhd de incrustar las pie-
dras, tenemos la relacion delviajero A. Morelet. [Voyage dans P Amdrique
Central. Vol. I. p. 307]. Se llama sdte, el rio San Pedro, afluente princi-
pal del Usumasinta. En el vecindario de Nojmactin se encuentran ver-
daderas rocas de cal, que impiden ol curso del agna y que por esta razon
se han levantado, esto es, los troncos qne han caido al agua se han hecho
presa E inerustados por el agna han formado rocas calcreas.









DEL ARCHIVO DE INDIAS.


Los dichos izalcos, van subiendo tres leguas, hasta un
lugar que se llama Apaneca, tan fresco y aun frio, como quc
es el estremo de los lugares dichos. C6jenso en el grana-
das, membrillos, manzanas y duraznos, trigo y las demas
cosas que a estas parties han venido de esos vuestros reinos.
En el mesmo alto, una legua del antedicho, esta otro
que se llama Ataco, del mismo temple y fertilidad, muy
abundante de toda monteria y caza, por los muchos y bue-
nos montes que para ella tienen. Tuve noticia que habia
en 61 venados de la forma de los que hay en la India de
Portugal, e hice matar algunos, en que se hallaron algunas
piedras, que probadas en enfermedades pestilentes, hacen el
mismo efecto que las que se traen de la dicha India (32). Hay
tambien un g6nero de osos pequefios, que no tienen la boca
como los de esos reinos, sino que en el cabo del hocico tie-
nen un agujero pequefio y redondo, y para mantenerse pro-
vey6los naturaleza de una lengua larga y acanalada, con que
chupan y sacan la miel do quiera que la hallan, y cuando
esta les falta, se van a los hormigueros, donde tendiendo su
lengua como caito y agujero de otra cosa, enganiadas las
hormigas, entranse y se hartan dellas (33).
Hay asimismo muchas dantas (*) de color blan-
co (34), pardo y bermejo, y muchos otros g6neros de anima-
(*) Dantas, animals cuadrdipedos de la magnitude de un muleto, que
se cria principalmente en la parte occidental de la America Meridional.
[32] Una especie de cabro muy parocido al llamado bezoar, portener
una concrecion en el est6mago que lleva este nombre: no existed en Cen-
tro-Am6rica. Talvez sea esta una especie pequefia de venado, el Cerris
rufinus Puch., llamado por los naturales Cabro de Monte.
La piedra bezoar es una concrecion que se forma en el est6mago de
la cabra bezoar (Capra aegragus Gmel.), que no existed en la India Portu-
guesa, esto es, en la India propia ni en la de mas all del Ganges, sino en
el C&dunaso, Turide, en Persia y en tierra de los Kirguises y Tirtaros.
[33] Al oso hormiguero de que aqui se habla (Myrmecophaga juba-
ta L.) no le falta el hocico, como dice Palacio, pero si los dientes, porque
come es bien sabido, sate pertenece la familiar de los edentados, de la
cual hay algunos que solo tienen algunas muelas; otros no tienen ningu-
na clase de dientes.
[341 El color del tapir, que en Centro-AmErica lleva comunmente el
nombre de data, difiere segun la edad del animal. La piel de los ca-
chorros tiene unas fajas de color oscnro, que mas tarde desaparecen.
Los diferentes colors que se observan cuando son de mas edad, provienen
del color de las aguas estancadas en que les gusta bafarse, y por esta ra-
zon unas fajas son de color rojizo y otras de color negruzco. El tapir cen-
tro-americano.es el Elasmognathus Bairdii Gill., especie diferente de la
sud-americana.









DODUMENTOS INEDITOS


les estrafios y daiinos, y muchas yerbas y Arboles de buenos
efectos para la salud humana, esto es, gran cantidad de Ar-
boles de almaciga, dragos y de resina anime (35).
Prosiguiendo en la visit deste lugar, y pidiendo razon
de los menores y hu6rfanos, para saber el trato de sus per-
sonas y haciendas, me trujeron una nifia de afio y medio,
hu6rfana de padre y madre que estaba en poder y la daba
leche una vieja de mis de setenta afios (36). ~ yo, admirado
de que mujer de tanta edad tuviese leche, la hice traer de-
lante de mi, 6 vi como la nifia la mamaba. Averigiie allen-
de que era de la dicha edad, que jamAs habia parido, sino
que al tiempo que tom6 la dicha niiia, movida de piedad y
con animo de crialla, y porque no tenia quien la diese le-
che suficiente, la di6 el pecho y la vino leche. Hicelo to-
mar por testimonio, y que se diese A entender a los indios
c6mo por la caridad que aquella mujer habia tenido, Dios

[35] Almiciga 6 lentisco, se llama un arbusto (Pistacia Lentiscus
L.) que crece solamente en las costas delMediterrdneo, Argelia y Chipre,
y del Atlantico solamente en Portugal. El verdadero lentisco y el mis
apreciado, solo se extra de Chio de una plant de alli mismo. En A-
m6rica no crece esta plant. Los rboles que Palacio design bajo este
nombre, son evidententnte de otra clase que produce una resina pare-
cida. De 6stos se encuentra aquf un gran nimero; pero no pudi6ndose
extraer sino pequeinas cantidades que los indios llevan al mercado bajo
el nombre de Benjui, so ha dedicado mny poca atencion al arbol de don-
de se obtiene, y son en consecuencia poco conocidos.
Dragos se Hlaman ciertamente los Arboles que produce el jugo 1la-
mado sangre de drago; sin embargo en America no crecen los irboles que
produce la verdadera sangre de drago del comercio, sino en la India
Transgang6tica, las Molucas y las Canarias. Solamente en las Antillas
hay una pavilion cea que produce una resina conocida en el comercio
con el nombre de sangre d drago de la Antillas. A lo que Palacio di6
el nombre de sangre de drago, fue al jugo solidificado de varias crotd-
neas, que no son conocidas en el comercio. En Mexico y Centro-Amd-
rica son dstas el Cr. Draco Sch., y el Cr. Sanguifluus Seemaun; estos dr-
boles se l1aman Targud en Costa-Rica; en Nueva Granada, Cr. hibiscifolius
Kth.
Los "drboles de anime" de Palacio son varias species de him6neas,
principalmente la H. Courbaril L., de las cuales se extra el copal
de las Antillas llamado tambien Resina Animne. Se encuentra dste en
Centro-Amirica, con frecuencia en pedazos cristalinos de un color ama-
rillo plido; y lo llaman simplemente copal.
[36] Este es un caso parecido al que refiere Humboldt que observe
en la Am6rica del Sur, donde sun dice que fub un hombre de treinta
anos el que amamant6 6 an hijo durante cinco meses que dur6 la en-
fermedad de su madre. Por lo que se deduce que los canales de la leche
obran en complete independencia de los drganos genitales; coes que ya
se ha observado con frecuencia en los animals. .(Vase el Viaje de
Humboldt 6 las Regiones Equinocciales. Edicion de Haufl Vol. ILp.310.)









DEL ARCHIVO DE INDIAS.


habia sido servido de usar con ella aquella maravilla contra
la 6rden comun, para que los indios se moviesen a miseri-
cordia, que lo ban bien menester.
Del dicho lugar fui a otro de vuestra Real Corona que
se llama Aguachapa, de median temple, de la fertilidad y
cazas dichas. HAcese en 61 la mejor y mAs galana loza, al
modo de los indios que hay en estas provincias. Principal-
mente la hacen y es oficio de mujeres, las cuales la labran
sin rueda ni instrument alguno, sino que preparado el ba-
rro, lo adelgazan 6 igualan con las manos, de manera que
hacen muy bien cualquiera vasija que les mandan. Hay
en los t6rminos de este lugar dos arroyos, y en' el uno ha-
cen los indios pozos y remansas de agua, en que se cria una
nata y escremento, que beneficiado, se hace colorado como
grana, y desto hacen y dan color A unos jarros que hacen
muy curiosos; yo creo que es bolarmenico (*), porque tiene
las elecciones d61, y ansi mismo lo ha dicho un medico.
Bebido, aprovecha al flujo de Pangre, y hise probado en
enfermedades pestilentes y aprovechado much (37). D6bese
career que, si lo es, el agua do esto se nota pasa por algun
minero del dicho bolarmenico. En el otro arroyo, con la

(*) Bolarmrnico, es contraccion de bolo arm6nico, especie de arcilla
mny final y de color rojo mas 6 m6nos encendido.

[371 Es muy probable, que la tierra roja, con la cual se da el color
rojo encendido A la vajilla de barro, como supone Palacio, sea verdadera-
mente bolarm6nico, porque tambien en Europa se destina 6ste A usos se-
mejantes. En Costa-Rica tuve oportunidad de ver varias piezas de va-
jilla coloreadas con esta especie de tierra, que adn hoy dia se usa en Ni-
coya, done se da A esta loza de barro un rojo muy hermoso: lleva esta
tierra en Costa-Rica el nombre de "curio" y se distingue con los nombres
de curio colorado y curio negro. Con el iltimo se pintan varias figures
sobre el fondo rojo. El curio negro es una arcilla negra, rica en parties
orgdnicas que, al quemar la vajilla, se carboniza. El bol se distingue,
de la arcilla final del mismo color, en que no pose la plasticidad de 6sta,
y por esta razon no se emplea para fabricar la vajilla, sino para darle
color.
La opinion de Palacio del modo c6mo se produce el bol por medio de
la fuerza de las corrientes que penetran centre las capas de esta elase de
tierra, es de todo punto correct. Se forma el bol principalmente por
medio de la desintegracion del basalto, mi6ntras que la arcilla, por la
del feldspato. Segan noshainformado el professor Fuchsde Heidelberg,
se encuentra dste en Habichtswald en pequefias aglomeraciones; y
asegura, que si hubiera en este lugar uua fuerte corriente que las des-
pedazara, resultaria en otro lugar el depbsito de bol que se iria reuni6n-
do gradualmente.










DOCUMENTOS8 INEDITO


misma 6rdcn, coxen otra tierra negra, con que dan muy
buen color negro, aunque lavado se vacia.
Hay en el t6rmino del dicho lugar unos manantiales,
que yo vi, de agua caliente, y tanto que quema, y tan dife-
rentes en el color y nascimientos que espantan. LlAmanle
los indios el inferno (38), y no sin alguna semejanza; brota y
sale el agua en espacio de un tiro de ballesta por muchas
parties y con diversos estruendos, segun los 6rganos por do
salen; unos hacen ruido, como suena un batan, otros como
molino, otros como fuelles, otros como quien ronca, y de
otras mill formas; en algunas parties sale el agua turbia, en
otras clara, en otras colorada, en otras amarilla y de otros
colors, segun los mineros de tierra por do pasan; y del
humo que de alli sale, se hace un betun de diferentes colo-
res, que parece podria servir para pintar los indios. Suelen

(38) El Iiifiero de Ahunachapan, uno de los muchos volcanes de Cen-
tro-America que arrojan lodo, por la circunstancia de encontrarse en el
camino que conduce de Nicaragua, atravesando por el Salvador, a Guate-
mala, ha sido varias veces visitado por los viajeros.
El conocido cl6rigo ingl6s, Tomas Gage, visit Aguachapan en el alio
1637; pero no nos dice nada md de lo que ya habian escrito otros viaje-
ros sobre este Infierno, pues por la prisa con que pas6 por aquel lugar
no pudo en persona hacer nna visit que tanto le importaba, como cld-
rigo.
Una description del panorama de aquella localidad se encuentra en
las conocidas obras de Montgomery y Stephens; la visit el primero en
183I, y el segundo en 1840. Ambos viajeros estuvieron en este volcan. Tain-
bien en la obra del aleman Carlos Scherzer [1854 bajo el nombre de
AgIas termales salfurosas, nos da cuenta de estos volcanes de lodo, que
los naturales designan con los nombres de hornillos, infiernillos y ausoles.
Con la palabra auzeol designan los Mexicanos las fuentes termales y
significa, de muchos o6lores, porque del residue que arrojan las aguas .i
las orillas, se forman capas de tierra abigarradas. Siendo Centro-Am6-
rica muy rica en fuentes termales, aparece la palabra auzeol, may
i menudo, en los nombres de lugares, aunque ha sido corrompida por los
Espatioles eu la de azel, y algnnas veces tambien en la de sol; como por
ejemplo, Poeowol, que es la corruption de pocauzeol, es decir, foente ter-
mal de mds arriba.
Mas complete information sobre los auzeoles de Ahuachapan, nos la
han suministrado los ge6logos franceses Dollfuss y Mont-Serrat, que via-
jaron por Centro-Amnrica en los afos 1865 y 1866; y que en su obrarecien
publicada [Mission scientifique etc. Paris 1868 ] nos comunican el resul-
tado de sus experiments. Segun estos naturalistas los auzeoles son ver-
daderos volcanes de lodo y de considerable extension. [Th. Gage, A. new
survey of the West Indies. London, 1648. p. 183.-G. W. Montgomery.
Narrative of a Journey to Guatemala. New-York, 1839.-Stephens, Inci-
dents of travels in Central America. London, 1842. Vol. II. p. 67.-
C. Scherzer. Wanderungen durch die mittelamerikanischen Freistaaten
Nicaragua u. s. w. Braunschweig, 1857. p. 49-.-Jahrbuch fur Mincralo-
gie etc. von Bronn und v. Leonhard, 1869. p. 793.]









DEL ARCHIVO DE INDIAS


llevar sus ollas de elotes (*) y de care y cocellas en algun
respiradero de aquella agua. Y habrA tres aiios, que pa-
sando un muchacho por el dicho lugar, so le sumi6 y hundi6
una pierna en un pantano desta agua, y aunque le socorrie-
ron luego, dej6 la came de toda la pierna, y sac6 el hueso y
niervos mondos y limpios, y muri6 otro dia siguiente.
Despues de todas estas fuentes se hace un rio, que lla-
man el rio caliente, que aunque sale por debajo de la tierra
mis de media legua de este lugar, ha acontecido polar los
pi6s a, un caballo y mancalle.
Dos tiros de arcabuz, cerca de una sierra que alli esta,
hay otros respiraderos do agua caliente, y esta una piedra
de cinco varas de largo y tres de ancho, hendida por medio,
por cuya hendedura sale siempre cantidad de humo; y lle-
gindose A ella, se eye el mas horrible y espantoso ruido que
se sabe. Y acontece muchas veces, cuando los tiempos an-
dan revueltos, que salen por alli unos bramidos y truer.;i-,
que se oven media legua alrededor, cosa por cierto que ad-
mira. En el monte donde esto esti, hay grandes y gruesos
arboles y un g6nero de robles con grandisimas bellotas, do
que los muchachos hacen tinteros, 6 yo tengo una concha de
las dichas bellotas, que tiene tres dedos de grueso (39). Hay
en los t6rminos deste lugar escorpiones tan grandes como
gazapos, 6 un g6nero de sapos menores que ranas, que saltan
por los arboles y se tienen como pijaros [40]. En tiempo do

(*) Elote, lo mismo que mniz tierno.

[39] Tanto en Centro-America como en M6xico, en las altiplanicies
mis elevadas de las montainas, son los robles los drboles qne mis predo-
minan, y por esta razon marcan el caracter de la vegetation. De today
la Am6rica, M ixico es la que posee mas diferentes classes de robles, pero
lambien abundan en Centro-America y en los Estados Unidos; en Nueva
Granada hay solamente tres classes, y al Snr de la line equinoccial, no
hay ninguna.
Las classes que prodncen las bellotas mais grandes son, el Quercus
insignis Mart. et Gal. y el Q. Skinneri Liebm.; el primero abunda en
Guatemala y Mexico, el iiltimo en Costa-Rica, done tambien los mucha-
chos de escnela se siren 4 veces de las cepsulas de las bellotas como de
tintero. Las cipsulas del Q. insignia, tienen mas de tres dedos de di.i-
metro. (V4ase "Chenes de 1' Amdrique tropicale, onvrage posthume de
F. M. Liebmann. Leipzig, 1869).
[40] Es probable qne Palacio no haya querido significar con la pa-
labra escopiones los animals de este nombre, y se hace tanto mas
probable esta conjetnra, cuanto qne dice que son del tamafio de un conejo
pequenio. Los escorpiones mAs grades de Centro-America apenas alcan-










DOCUMENTS INEDITOS


aguas, hacen tan grande estruendo y dan tan grandes bra-
midos como unos terneros, y aunque esto me lo habian afir-
mado, no lo quise career hasta vello; y ansimesmo las mayo-
res hormigas, que he visto, c6menlas los naturales, 6 las
venden en sus mercados (41).
Toda esta provincia esta repartida en ocho partidos de
clerigos, y por el much comercio que en ellos hay, es gente


zan la dimension de 3 4 4 pulgadas; tambien el nombre mds comun en
castellano, es el de alacran; y bajo el nombre de escorpion se entiende
vulgarmente en Centro-Am6rica otro animal.-En Costa-Rica lleva este
nombre una especie de lagartija que vive en los hormigueros de las hor-
migas rojas y que pertenece a la familiar de las lagartijas; lo mismo su-
cede en M6xico [V6ase Mihlenpford, I. 186]. Palacio habla aqui sin du-
da alguna de los sapos grandes, que parados en las piernas posteriores,
tienen bastante parecido con los conejos pequenos: ademas es cierto
el gran ruido que hacen 6stos, aunque no es tan grande como el de las
ranas que se trepan i los arboles.-La clase de sapo A que se refiere Pa-
lacio, llamada bull frog en las Antillas donde se encuentra 6ste, como
tambien en M6xico, es el Cystignathls 6ollatus Tschudi [Bana ocellata
L.]. Las variedades de ranas de Centro-Ahei&ca son bastante considera-
bles y pertenecen al g6nero de las Hylodes, Hemiphractns, Hyla y otros.
Habiendo leido la traduccion del viaje de Arturo Morelet (Voyage
dans lAm6rique Central, Paris, 1857) he visto su description de lasranas
que se trepan los drboles, 6 mis bien sapos, de los que Palacio dice que
hacen tan gran estruendo y dan tan grades bramidos como un ternero.
Morelet dice: "Hay aqui cierta clase de sapos que, trepados en los techos,
nos dieron tan diab6lico concerto, que no nos fu6 possible dormir un mo-
mento, annque no hubi6somos sido mortificados por terrible mosquitos.
A pesar de que esta rana es muy pequefia, sus gritos eran terrible. cosa
que no dej6 de causarnos grande admiracion."-(Reisen in Central-Ame-
rika von A. Morelet.Deutsch bearbeitet von Dr. H. Hertz.Jena, 1872.S.209.)
(41) Parece muy extraordinario que miwntras los mda autiguos docu-
mentos do -M6xico y Centro-America hablan de cierta clase de hormigas
que servian de alimento y que se trafan los mercados en grades canti-
dades con este fin, en los documents modernos no se haga absolutamente
mention de semejante recurso para la alimentacion. Talvezla grandensidad
de poblacion los obligabam servirse de las hormigas como alimento, necesi-
dad que ces6 cuando los Espafioles despoblaron estas tierras y natural-
mente por esta razon ces6 la costumbre.-Durante nuestra prolongada
residencia en Centro-Amdrica, nunca tuvimos occasion de oir que se usase
de las hormigas como alimento en ningnna part de su extenso territorio;
tampoco he visto ninguna clase de hormigas que e parezca A ]a qne usan
actualmente los indios de la Amxrica del Sur.
Bien sabido es que en la America del Sur, lashembras de a Aftta Ce-
phalotes Linn, que tienen de 6 10 lineas de largo y un estdmago del grue-
so de un guisante, lleno de huevos, que asadas aifuego se conservan en sa-
cos, las consideran los indios del Casiquiare y el Rio Negro, como boca-
do delicado. (V. Humboldt, Viaje las Regiones Equinocciales (Hauf), Vol.
II. p. 379.)
Puede ser que la hormiga de que se hacia uso en Centro-America y
de que habla Palacio, fuera de la misma familiar 6 de una parecida i la
mencionada.









DEL ARCHIVO DE INDIAS.


entendida e ladina, e instruida por la mayor parte en las
cosas de la f6e.
La provincia de Cenconatl (*)(f) se acaba en el lugar di-
cho, y comienza la de San Salvador en el de Atiquizaya, que
es un lugarejo de vuestra Real Corona, que tiene la caza 6
fertilidad de los pueblos ya dichos. Hacen una masa y be-
tun, que Ilaman axin (42), de un g6nero de gusanos hediondos
[*] Creemos que este nombre debe estar equivocado en vez de Izai-
conalt, 6 sea proviucia de los izalcos.
(42) Este animalito que da un tinte amarillo-limon, se parece en su
figure A la cochinilla, pero es como tres 6 cuatro veces mds grande. En
Costa-Rica, tienen varias veces la oportunidad de ver estos animalitos,
que los naturales llaman hoy dia agin 6 axin. Estan cubiertos en la super-
ficie de un polvo blanco como la cochinilla; y al prensarlos salta un color
amarillo de ]a intensidad del amarillo al 6leo. De esta sustancia se sirven
para teilir de amarillo. Que los animalitos despues de muertos tengan
mal olor, cuando no se secan conform a las reglas del arte, y se corrompan,
no es ciertamente de extrafiar. Tambien el agin, como-la cochinilla, posee
en comun la propiedad de curar varias enfermedades.
No es tan desconocido el agin como habiamos creido. Morelet lo en-
contr6 en Yucatan cerca de Cahabon y dice lo siguiente: "Para fijar los
colors, se sirven (los de Yucatan) de una sustancia grasienta que obtie-
nen de la ebullicion de un insecto que llaman age. Esta operacionles da
una masa que produce el efecto del almidon 6 engrudo.
Hemos encontrado ademis [en el Diccionario de la Conversacion, es-
crito por el professor J. Schem, Nueva York, 1872, en la palabra Mexico,
pag. 266], ]a observacion siguiente: entiree los insectositiles se encuen-
tran la cochinilla y el nin 6 agin, pulgon que produce cierta especie de
barniz, etc.". Segun el Dr. Berendt se llama este pulgon, en M6xico, agin,
en Yucatan nin, y en Guatemala nih.
El Dr. Hoppe public en el octog6simo volimen del "Diario de Quf-
mica prictica" [1860. pag. 102-117], un andlisis quimico muy detallado
(f) "Los rios mis nombrados de esta provincia son el de Paza, que la di-
vide de la de Escuintla; y otro que llaman el Rio Grande, que se forma de
innumerables ojos de agna, lo que di6 occasion 4 que apellidasen A la villa
que esti fundada i su orilla, 74zontlatl, que quiere decir en lengua mexi-
cana 400 ojos de agua, y corrompido este vocablo, la nombran Sonsonate."
(Judrros, tom. I, trat. 19 Cap. 40). No hay equivocacion alguna en el
nombre, como dice el autor de la nota de la edicion espafola; lo que hay
es nada mis que falta de ortografia, pues debiera escribirse Cengonatl,
como estd en la edicion alemana del Dr. v. Frantzius. V6ase lanota (28)
en donde se ha dicho que cenzontli significa 400: si & la anterior palabra
se le agrega al fin atle (agna), tendremos centzontlatl, 6 sea, 400 ojos de
agna, como dice muy bien Juirros.-A prop6sito de tzontli (cabeza 6 ca-
bellera), entire nosotros hay una especie de zopilote conocido con el nom-
bre de szonhiche, palabra que me parece compuesta de las mexicanas tzon-
tli (cabeza) y chichiltic [rojo], porque en efecto el zonchiche tiene roja ]a
part superior de la cabeza.-Respetando, como se debe, la opinion del
ilustradq-Dr. v. Frantzius, me atreveria a career que no se describe centzon-
tli, sino dezontli, palabra compuesta del numeral uno [ce] y de cabeza
[tzontli]: ei decir qne los Mexicanos, para expresar 400, decian una ca-
beza 6 cabellera.









DOCUMENTS INEDITOS


y ponzoiiosos, que es maravilloso medicamento para todo
genero de frialdades y otras indisposiciones. Nace dos le-
guas de este lugar el rio que llaman de Aguachapa, y a sie-
te de su nacimiento va muy grande, y A trece, que es donde
entra en el mar del Sur, es tan grandisimo, que creo que en
todas las Indias no hay rio tan grande con tan poca corriente.
De alli fui al lugar de Santa Ana; no tiene cosa de no-
tar mAs que dos generos de madera; de las astillas de la
uma hacen y tifien la color leonada, y el otro palo, si lo
echan en el agua, se torna azul estremadamente (43). Cerca

sobre este barniz animal. No habiendo recibido el Dr. Hoppe, del Dr.
Berendt en persona, el agin que 6ste habia colectado, sino por me-
dio del Dr. Friedel, por causa de este rodeo en los informed, se ban des-
lizado algunos errors. El agin no se puede cultivar como la cochinilla,
y se encuentra en estado silvestre sobre diferentes drboles resinosos, como
eljobo [ Spondias Mirobalanus Jacq.], eljocote [8p. Lutea L.], el maranion
[Anacard. accident. y elpalo mulato [Schinws Sp.]. El nombre cientifico bajo
el cual lo design la "Farmacopea Mexicana" del aio de 1846, es el de coc-
cus axis. No fu6 el misionero espafiol La Slave, quien lo di6d conocer, si-
no el can6nigo y professor de Botanica de la Universidad de Mexico, lla-
mado La Llave, autor del Registro Trimestre [1832 y 1833].
Segun informes del Dr. Berendt lo habia ya conocido Francisco Her-
nindez, autor de la c6lebre obra que apareci6 en Roma el aflo 1650, bajo
el titulo de: Nova plantaruam animalium et mineralium mexicanomru historic
[Cap. IX, 51. Como el agin se endurece pronto al aire, produce nn exce-
lente barniz que tiene la double cualidad de no despedazarse ni descasca-
rarse. Berendt lo empleaba con muy buen 6xito pars preservar de la
oxidacion sus instruments de cirugia; y usando el aceite de trementina
caliente, disolvia a capa de barniz cuando necesitaba hacer uso de 6stos.
En Costa-Rica barnizan los sombreros de poja con el agi para hacerlos
impermeables.
Bajo el punto de vista de la medicine, en la cirugia se emples 6ste
tambien en lugar de vendas en casos de fracture; tambien usan los Mexi-
canos el agi contra los sabanlones, y se frotan con 61 los pi6s cuando tie-
nen que atravesar por lugares cubiertos de nieve.
(43) Los dos palos de tinte mencionados son el fustete que da un co-
lor anaranjado, y el campeche que lo da azulado. El primero lo produce
nn drbol de la familiar de las moraceas (Maclura 6 Broussonetia tinctoria
L.), que en Costa-Riea llaman Palo de Mora para distinguirlo de la made-
ra roja que laman Brazil de claro, porque en mnchos lugares donde nacen
los retofios adventicios se forman ramitas de color negro, muy fuertes, que
parecen clavos introdncidos en el Arbol.
El campeche [Haematoxylon Campechianum L.], se encuentra en la
costa occidental de M6xico. En la obra de Scherzer [ Wanderungen durch
die mlittelamerikanischen Feiestaaten, etc. p. 4031, al hablar del indigo, cita
un pasaje tornado de la obra de Herrera, que es el signiente: "En el lugar
llamado Santa Rosa hay dos g6neros de madera, con la una tifen la color
leonada: y echando la otra en el agua, so vuelve azul." Deduce Scherzer
de este pasaje, la infundada conclusion de que en el aio de 1530 la curiosa
plants del indigo fuese mencionada ya por Herrera. Hasta el aio 1549
naci6 Herrera; ademds, un arbusto no produce madera, y el indigo no es
originario del Ingar, sino que fu6 traido del Asia por los Espalioles.









DEL ARCHIVO DE 1NDIAS.


del dicho esti un lugarejo que se llama Coatan, y en sus t6r-
minos una laguna en la falda del volcan dicho, hondisima y de
mala agua y muy llena de caimanes (44); en el medio de la
misma hay dos islas. Los indios pipiles tenian esta laguna-
por un orAculo de suma autoridad, sin que ningdn hu-
mano pudiera ver lo que en ella habia, y el que lo probase,
se habia de tullir y morir de mala muerte; y derivaban es-
ta devocion de patrafias antiguas. Entendiendo yo que
los indios de la comarca estaban generalmente en este error,
mjand6 que me hiciesen unas balsas para entrar en la di-
cha isla y desengaiiarles de tal torpeza; y estando hechas y
para partirme, parece que ciertos negros y mulatos, de una
estancia alli vecina, entraron en la isla 6 hallaron un idolo
grande de piedra, de figure de mujer, y algunos sacrificios
cerca. Tambien hallaron alli los llamados calchivites, pie-
dras que se usan para curar los males de costado, de orina y
otros [45]. Con lo cual los indios viejos y antiguos se desen-

(44) El lugar situado cerca de Santa Ana, Ulamado por Palacio Coa-
tan, se llama hoy Coatepeque (Juarros p. 112, Squier p. 109, nota 14, y
v. Seebach p. 14). Un lugar que aun hoy dia lleva el nombre de Coatan,
existe todavia en Guatemala; sin embargo, esta 6ste muy distant del ca-
mino de Palacio, al Noroeste de San Pedro Solomd en el distrito de los-
Lacandones; no seria extrano que Palacio hiciera una confusion de nom-
bres, y que el lugar que visit ent6nces, como hoy, llevara el nombre de
Coatepeque. Squier opina que el lago situado cerca del pueblecito de Coa-
tepeque es un crater, idea a que rehus6 adherirse v. Seebach.
En M6xico y Centro-Am6rica se hacian idolos de estas piedras, que te-
nian en su tiempo much mis valor que el oro, y se consideraban 6stos
como las reliquias hace pocos siglos, y ann hoy dia en algunas naciones.
Una comparacion lo mds extensa possible entire las diferentes piedras
de esta clase, y de todas parties del Mundo, nos daria una clave muy inte-
resante de la civilization del g6nero human de todos los tiempos primiti-
vos mis remotos. VWase la "Historia de las Religiones de los Americanos"
por S. J. G. Miller. 1855. p. 486,584 y 485.
(45) Es cosa mny notable, que desde los mas remotos tiempos de la
cultural humana en los diferentes pueblos de todas las parties del Mundo,
han sido muy estimadas y trabajadas con esmero las piedras de color ver-
de claro. Entre los mas antignos pueblos civilizados del Mundo se traba-
jaba el saussurit (jade); los de Nueva Zelandia trabajaban el nephrit, llama-
do por ellos punamid; y entire los Americanos, el feldspato verde (6 piedra
hijada), el diorito verde, el diabas y algunas veces el cuarzo. Esta prefe-
renciase puede atribuir, sin duda alguna, 4 razones psicol6gicas que des-
conocemos.
Todavia al tiempo de la conquista eran muy estimadas estas piedras en
M6xico y Centro-Am6rica y las llamaban los indigenas chalchihuites.
Debido a su gran dureza, estas piedras se han mantenido por muchos
siglos enk perfect estado de conservation y sin alterarse. Dificil seria en-
contrarnos con objetos de mis remotas 6pocas en tan buen estado de con-
servaeion como estos fitiles de piedra. Si se consider, ademds, que sus









DOCU3IENTOS INEDITOS


gafiaron de su yerro, y los mozos mas cristianos entendieron
la burla de aquel santuario, que era como los demas de su
gentilidad.
En el t6rmino y montes del lugar de Guaymoco, de
vuestra Real Corona, hay grandes Arboles de bilsamo (46), y
en toda la costa de Tonala, que es de su partido; en la iglesia
del dicho lugar vi doce pilares del bAlsamo de A mas de cin-
cuenta y cinco pi6s de altos; es madera muy recia y pesada.
El licor que en comun se coge d61, es por el verano, que
acA Hlaman desde Noviembre hasta Mayo. Vale una botija
perulera (*) de 61 doscientos y cuarenta reales entire los in-
dios; sAcanlo con alguna violencia, porque para que el Arbol
d6 y destile mis, lo chamuscan con lefia alrededor del tron-
co. Yo he hecho sacallo y cojello, como el arbol lo di y
despite, sin otra fuerza de fuego ni instrument; dicen es li-
cor maravilloso y que sera de mejor efecto; echa su semilla
como almendras, y en ellas cria un licor como oro; hice sa-
[*] Designase comunmente con este nombre la vasija de barro an-
gosta de suelo, ancha de barriga y estrecha de boca.

labores demnestran considerable talent y habilidad en las artes, result,
que tienen para el investigator de la historic de los tiempos primitivos,
un valor tan grande como el que tenfan para sus anteriores duenos.
(46) El blsamo del Perd, que no se produce en el Peri, sl6o ob-
tuvo este nombre por la circunstancia de que los buques espafoles del
Pacifico, pasaban de la costa de M4xico al Callao, y desde all, por los ga-
leones reales via de Panama, l Europa. Se recoje este bilsamo solamente
entire Acajutla y el rio Comalapa, y por esta razon se usa con mis frecuen-
cia el nombre de Costa del Balsamo, en lugar del verdadero nombre que
es el de Costa de Tonald. Respecto al modo de colectarlo, recibimos el
ano de 1863 de los Sres. Hanburg y Dorat mla minuciosos detalles, por lo
que se ve que 6ste es con poca diferencia el mismo que se empleaba en tiem-
po de la domination espaiola y como cuando Palacio visit aquellos lu-
gares.
La corteza del arbol (Myroxylon Sonsonatense Klotzsch) la golpean los
indios con cuidado y longitudinalmente con martillejos, dejando algnnas
fajas para practical la misma operation al siguiente ano. Se calientan
despues las parties sobre que se ha golpeado por medio de antorchas en-
cendidas; despues de algunos dias se practican con nn cuchillo inci-
siones que se cubren con trapos de algodon para que absorban el
jugo amarillento y algo verdoso que brotan los drboles. Estos trapos em-
papados se cuecen en agua, por cuyo medio queda depositado el balsamo
en vasijas de barro; y para extraer de los trapos el residno, se exprimen
istos de una manera imperfecta.-Tal es hoy dia el modo primitive 4 in-
completo de extraer este product.
Ademas del bllsamo verdadero (bilsamo negro), se extra de las se-
millas del mismo, un aceite llamado aceite de bilsamo, y de las flores, una
solution alcoh61ica llamada balsamito, products que son de mny su-
bordinada importancia para la medicine.









DEL ARCHIVO DE INDIAS.


car un poco, tambien se cree que es maravillosa cosa; en
habiendo occasion se esperimentari tambien; hice sacar de
las mismas pepitas agua, que dicen las mujeres ser muy
buena para agua de rostro.
De alli se vA a la ciudad de San Salvador por una an-
gostura y callejon estrafio; pasase yendo por,e1 un rio se-
senta y site veces; estai la falda de un volcan grande (47) y
de much circunferencia; por sus faldas no echa fuego, por-
que la material que le causaba se debi6 acabar. En el tiem-
po que ardi6, consumi6 6 hizo tan gran boca, que baja mis
de media legua y esta hondisima, y antes de legar A lo ba-
jo hace dos estancias 6 plazas de la forma de los homos de
cal. De lo mas hondo y filtimo sale un humo estraordinario
y de tan grande hedor, que ha acontecido que llegandose un
espafiol cerca, se desmayase y amorteciese. Desde lo ulti-
mo de abajo hasta lo mAs alto esti leno de grandes cedros,
pinos y otros muchos generos de Arboles y animals y do
quemazones del fuego que solia haber en l1.
Tres leguas de su estremidad, esti un lugar que se lla-
ma Nixapa (48), donde hay un pedazo de monte Aspero, que
laman el mal pais, de piedra, de much tierra quemada y
arrojada y muy tendida en grandes pedazos; y ansi pone ad-


(47) Los informes que sobre el volcan del Salvador nos suuinistran
los viajeros modernos, son casi tan escasos como los que nos da la corta
relacion de Palacio. A pesar de que el Baron v. Bilow en sn folleto (Emi-
gracion y Colonizacion. Berlin, 1849, p. 2531 nos describe el abismo terri-
ble que forma dicho volcan, cuyo especticulo imponente y dnico, dice serd
suficiente para recompensar el trabajo de un viaje A Centro-Am6rica, te-
nemos que confesar que la description de Scherzer [Excnrsiones etc.
p. 438], es demasiado lac6nica sobre la formacion del crater, y los ge6lo-
gos Dollfuss y Montserat, desgraciadamente no hicieron la ascension
cuando por alli pasaron. Segun Scherzer no existe en el fondo del crater
exhalacion de vapores, como en tiempo de Palacio; el fondo del crater se
ha llenado de agua.
Las mesetas interiores del crater, que Palacio menciona, se eucuen-
tran tambien en muchos volcanoes: son 6stas los restos de anteriores
derrames de lava que quedan pegados A los borders, cuya parte media mhs
tarde cay6, y por medio de subsiguientes erupciones fueron destrnidas
las mesetas.
(48) Segun Dollfuss y Montserat estd situado al N. del volcano
del Salvador sobre nua line que forma el centro donde se cruzan
otros cuatro 6 cinco volcanes extinguidos, de los cuales uno es el volcano
de Quetzaltepeque. Un poco hicia la parte oriental de este, se encuentra
el lugar l1amado Najapa (V. el mapa de Kiepert ]; probablemente es 6ste
el mismo que Palacio llamaNixapa. Juarros (p6g. 32) lo llama Nejapa,
y Baily, en su mapa, Nojapa.









DOCUIENTOS ]NEDITOS


miracion de d6nde pudo venir, pues en todo lo que hay has-
ta el dicho volcano, no aparesce seal de lugar do haya habi-
do fuego, sino en el dicho volcan; paresce que pues las pie-
dras y tierra que alli hay, son quemadas, y no hay lugar
16 mis cerca pudiera salir, que el dicho volcan las arroj6 al
tiempo que tenia fuego, como lo ha hecho en estas provin-
cias uno que hay en el valle desta ciudad (49), que pocos aios
hU, ech6 de si grandes. montones de fuego y piedra, y otro
de Nicaragua que revent6 y subverti6 unas tierras sobre un
valle, e hundi6 ciertos lugares de indios en que murieron
hartos.
Del dicho volcan salen muchas 6 muy buenas aguas;
junto al dicho lugar de Nixapa se forma un rio dellas, y sa-
le un arroyo que corre y lleva agua de noche y hasta las
site u ocho del dia, e lo demis, se sume 6 no paresce.
Junto al cerro de San Juan, en la provincia de la Cholute-
ca, es pfiblico y notorio que hay otro, que solo corre hasta
medio dia, y de alli hasta la noche se sume el agua; y otro
en la provincia de Chiapa, que tres afios continos corre, y
tres no corre ni parece agua [50].

[49] El volcan situado en "el valle de la Ciudad de Guatemala que
qrrojaba fuego y piedras", es el volcan de Agua, y el mismo quo en se-
tiembre de 1541, 4 consecuencia de un fuerte terremoto, caus6 una inun-
dacion por el derrumbamiento de su crAter, destruyendo enteramente la
recien formada ciudad de Santiago de Guatemala, al pi6 del volcan. No
present el volcano mencionado apariencia alguna de powder arrojar fuego,
miintras que el volcano de Fuego, situado mny cerca del volcan de Agua,
estg siempre en actividad.
El volcan de Nicaragua que destruy6 varias poblaciones de indios,
es probablemente el de Masaya [V. Kosmos de Humboldt. IV. p. 297]
que estaba en actividad a principios del siglo diez y seis; ent6nces pre-
sentaba el raro espectaculo de poderse ver la lava en efusion desde las
orillas del crater. Sobre tan curioso fen6meno tenemos el informed de-
tallado de Oviedo que visit el volcan en el afio de 1529. No tenemos la
menor noticia de la destrucciou de algunos pueblos de indigenas por
eruption del misino (g).
(50) Como los arroyos de agua dulce los alimentan las precipita-
ciones acuosas de la atm6sfera, no es nada extrano que algunos de ellos
solo corran de noche y se sequen en la manfana 6 h6cia el medio dia. En
un clima, donde durante la noche el rocio es tan fuerte que es necesario
usar de paraguas, 4 pesar de lo despejado de la atm6sfera, se explica con
facilidad que durante la estacion seca, algunas arroyos solo se abas-
tezcan del rocio y corran ml6ntras dure 6ste. y se sequen tan pronto

(g) Bien pudiera ser que Palacio no se refiriera alvolcan de Masaya
sino al de Mombacho, que en el ano de 1560 hizo una erupcion que des-
truy6 un pueblo situado en sus faldas.








DEL ARCHIVO DE INDIAS.


Ansi mesmo, en la falda del dicho volcan, hay una ho-
ya redonda, de much anchura, que muestra haber sido vol-
can y ardido much tiempo, porque en todo su circuit, la
tierra y pefia estA muy quemada 6 molida del fuego, y nace
agora una fuente de bonisima agua, de que se provee el lu-
gar de Cuzcatan, que estA asentado a orilla della.
Junto al dicho lugar estA la ciudad de San Salvador; es
de buen temple y f6rtil tierra, esta en altura de trece gra-
dos y treinta y seis minutes (51). Cuando Uegu6 a ella, casi
estaba despoblada, porque un temblor grande, que hizo el se-
gundo dia de la Pascua del Espiritu Santo pasado (52), les
derroc6 y moli6 todas sus casas, que, aunque muchas eran
fuertes 6 buenas, se cayeron 6 abrieron; fue el mas espanto-
so que jams se ha visto. Yo vi un lienzo muy grueso de
la pared de una iglesia, que habi6ndole levantado el temblor
hicia arriba, se torn6 a sentar desviado de su cimiento un
xeme por algunas parties, y a este tono otras muchas cosas.
En el camino y sierras que llaman de los Tezacuangos, hay
hendiduras por muchas parties, y ninguna cosa de los indios
de aquellas tierras qued6 en pi6, todas cayeron. Cont6me
un espafol, que caminaba por alli a la sazon, que tembl6,
porque las sierras parecia que se juntaban unas con otras, 6
que A 61 le fue forzado apearse y tenderse en el suelo, por-
que no se podia tener en pi6. La casa donde yo estaba,
parecia un navio, pues las domas (*) llegaban con los teja-
dos al suelo, 6 quiso Nuestro Sefor que no peligraron sino
tres personas, que fue misericordia suya, segun las casas

[ ] Doma, viene A significar cfipula, 6 la parte superior y prominen-
te de una casa.
como se comienza a calentar el suelo humedecido durante la noche. Res-
pecto al rio de Chiapa que corre durante tres aiios y despues se seca, solo
se sabe(V. Squier, nota 19. p. 112), quetanto so nombre mexicano como el
nsado por los indios Tzendales que habitan sus orillas, siguifican agua de
trees aiios.
(51) La latitud que aqui se determine como sucede en la determina-
da en la pagina 17, al hablar del puerto de Acajutla, no es muy correc-
ta. Esta es en efecto de 130 40,' segun el mapa de Sonnenstern; una equi-
vocacion de 4' aun en aquel tiempo, si consideramos que las observacio-
nes se hacian en tierra y no abordo de un buque que se mueve, siempre
es mny considerable.
(52) Como Palacio firm su informed el 8 de marzo de 1576, se puede
fijar con exactitud el dia en que ocurrid el terremoto. Acaeci6 4ste el se-
gundo dia de Pascna del Espiritu Santo pasado de 1575, esto es, el 23 de
mayo.









DOCUM3ENTOS INEDITOS


cayeron, y la gente andaba turbada y espantada. En los
arrabales de la ciudad salen tres ojos muy grandes de agua
caliente, muy buena e clara 6 sin ningun mal sabor, y que
en sacAndola se enfria y bebe; en su nacimiento es algo ci-
lida, aunque se puede sufrir, y como va corriendo, se va
resfriando; no creo que en el mundo puede haber mejor dis-
posicion para bafos que en las dichas fuentes.
Cerca de la dicha ciudad hay una laguna que boxa cin-
co leguas, de poco fruto, porque hasta agora que han echa-
do algunas mojarras (53), no ha habido.pescado de- 4omento.
Cuentan los naturales indios antiguos, que solia haber en
ella culebras de estrafia grandeza, y que un cacique de un
lugar, que se llama Atempamacegua, top6 una, que segun
la demostracion que hacia, debia tener mis de cincuenta
pi6s; no lo tengo por cosa muy aut6ntica, porque nadie dice
la ha visto sino es este cacique, aunque es notorio por
fama antigua en toda aquella provincia.
A la costa del Sur hay unos campos, que se llaman de
Tivoga(h), que corren catorce leguas (54) hasta el rio de Lem-
pa, termino de la provincia de San Miguel, y llanos abundanti-
simos de past para gran cantidad de ganados; al present

(53) No nos ha sido possible eucontrar la palabra mojarra en ningun
diccionario de la lengua castellana, y por esta razon nos inclinamos &
career que 6sta no es castiza. Tambien hay en Costa-Rica un pescado que
Ileva este nombre, que es muy sabroso y apreciado. La laguna que so
encuentra cerca de la ciudad,. cuya extension se calculi en cinco leguas,
es la 1lamada hoy dia Ilopango, y aunque las aguas son de un color ver-
doso cristalino y tienen olor a azufre, se pesca, segun refiere Squier notaa
21. p. 11:), gran cantidad de las mencionadas mojarras, que los indios lie-
van a San Salvador. Tan important ha llegado a ser esta indnstria, que
cada pescador tiene seifalado, a la orilla del lago, el lugar que le corres-
ponde, para evitar disputes (i).
Se da el nombre de mojarra, tanto en Mexico como en Centro-Am6ri-
ca, a various pescados del g6nero de los Chromidas llamados Heros. (V6ase
Steindachner, apuntes para el conocimiento de los Chromidas de M6xico y
Centro-America. Viena 1864. Memoria de la Academia Imperial de Cien-
cias de Viena, tomo XXIII.)
(54) Esto es, toda la llanura entre la desembocadura de los rios Co-
malapa y Lempa en la costa. Ambos forman aun hoy dia las fronteras
de la provincia de San Vicente, a saber: al Oeste, con ]a provincia de San
Salvador, y al Este, con la de San Miguel. La extension mencionada de
14 legnas correspond exactamente con la media de las cartas hidrogrd.
licas modernas en leguas castellanas.

(h) Giboa.
[iJ Vease la palabra mojarra en el suplemento al Novisimo Diccio-
nario de la Lengua Castellana por una Sociedad de Literatos, Paris, 1873.










DEL ARCHIVO DE [NDIAS.


hay algunas estancias, pero muy poco ganado para lo que
podria haber. Hay en ellos grandes pesquerias y disposi-
cion para hacer sal, al modo de los indios, A un lado de los
dichos campos (55). A la falda de un alto volcan (56) estAn
cuatro lugares de indios, que Ilaman los Nunualcos, donde de
poco tiempo A esta part, se beneficia y cria cacao abundan-
tisimamente, y en tanta cantidad, que, tanto por tanto, esce-
de A la provincia de los Izalcos.
A la parte del Norte del dicho volcan, estA un lugar
que se dice Iztepeque, y en sus t6rminos hay unos manan-
tiales de agua caliente de la misma forma, que dixe los habia
en el lugar de Aguachapa; tienen much alumbre y azufre; en
tbdo aquel alrededor hay muchos Arboles y yerbas para bue-
nos efectos, y en especial estAn los montes Ilenos de raiz de
Mechuacan (57). Del lugar dicho, aunque es en la misma pro-
vincia, comienza otra lengua de indios, que Ilaman los Chon-
tales, gente mAs bruta, aunque antiguamente valientes entire
ellos.
Hay en la dicha provincia una laguna, que se dice de
Uxaca, grande (58), y que de su desaguadero se forma y hace

(55) En el texto castellano de Squier, dice ellos; en vez de liaber pues-
to ella, refiri6ndose la pesca y fabricacion de sal 6 costa y no A campos.
(56) Es 6ste el actual volcan de San Vicente, nombre que no existia
ent6nces, pues la ciudad de San Vicente fu6 fundada hasta el ano de 1638
por Don Alvaro de Quinonez Osorio. En las faldas de este volcan, al Sur,
estAn situados los pueblos de San Juan y Santiago Nunualco, y al N. el
de Iztepeque; en la vecindad se encuentran los pozos de aguas gaseosas,
formadas por las exhalaciones gaseosas y volcanicas, como tambien las
fneintes termales y lagos de fango. Todos 6stos lBevan el nombre de In-
fiernillos de San Vicente. Mont-Serat y Dollfuss han hecho un examen de
estas aguas. (V6ase su obra, p. 181).
(571 La raiz de Mechoacan es la verdadera, que los farmac6uticos de-
nominan con el nombre de jalapa, 6 una clase muy semejante. Esta con-
volvulcea que da una hermosa flor roja (Ipomaea Purga, Wender) abun-
da en Centro-Am6rica en las faldas de los arroyos. La raiz pulverizada
de esta plant, la emplean los naturales de todo Centro-Am6rica, como
purgante y contra otras enfermedades, como la sifilis. Siendo la especie
mexicana la misma y ilevando el mismo nombre mexicano en ambos pai-
ses, es de suponer que los Mexicanos introdujeran esta plant, 6 su uso,
en Centro-Am6rica.
El ruibarbo (rhubarbo) lo menciona Herrera como si fuera la misma
plant que el mechoacan, en lo cual no tiene razon.
(58) El lago donde nace el Lempa, es el mismo que lleva hoy dia los
nombres de Cuija, Giiija 6 Guijar. Palacio le da el nombre de Uxaca
grande, probablemente con el objeto de distinguirlo de otro much mAs
pequeno, dentro del cual hay tambien dos islas.
La circunstncia de que Palacio siga hasta aquf met6dicamente la
relacion de su viaje, y salte repentinamente desde Iztepeque A la laguna









DOCUMENTOS INEDITOS


el rio de Lempa, que es uno de los mayores de este distrito;
tiene en medio dos peiioles, en el uno de los cuales, anti-
guamente los indios de aquel distrito hacian sus sacrificios 6
idolatrias; es tierra, aunque caliente, f6rtil, de much pesca
y caza, hay algunos venados blancos (59), y no se sabe en es-
tas provincias d6 los haya en otras parties; en su ribera hay un
genero de Arboles pequefios (60), que dan una goma de lindo
olor, y que si se moja parece menjuy (*) finisimo; da la floor
muy olorosa, y el fruto no se sabe que sea de provecho.
Tres leguas della esta el lugar de Micla (61), donde anti-

[*] Menjui especie de preciosa resina, de muy grato aroma.

de Cuija. situada ~ gran distancia, tiene talvez su origen, en que tenfa
que atravesar el candaloso Lempa para poder continuar su viaje 6 Cesori
y Gotera, y que aprovech6 la occasion para mencionar el lago donde nace
este rio.- Pero lo mis probable, como lo veremos adelante, es que se per-
di6 part de su Informe, 6 que dste ha sido por equivocacion agregado A
otro legajo.
[59] Esta variedad de venados blancos se encuentra tambien entire
las otras classes de ciervos, como el reno [Cervus capreolus L.], el ciervo
de Virginia [C. tirginianus Gmel.], el ciervo real [C. elaphus L.], el ciervo
dama [C. dama L.] y -los rengiferos. Humboldt vib mia variedad ente-
ramente blanca del C. maricanus Gmel. en los llanos de Caracas, y otra
clase, probablemente el C. antisiensis de Orb., d una altura de 2000 toesas
en los Andes. [V6ase, Vistas de ]a Naturaleza, I, 153].
[60] Esta es probablemente la goma aromdtica llamada carata, que
es resinosa, suave y pegajosa, de un olor muy fuerte, pero agradable, que
se extra de una especie de Icica [Icica caraina H. B. K.], 6 de la Bursera
acrminata Willd. Los indios la traen A vender 6 las ciudades, envuelta
en hojas. El arbusto de que se extra, se encuentra lnicamente en las
parties calidas de Centro-Am6rica, cerca de la costa del Pacifico.
[61] Micle es la actual Mita, que ap6nas cuenta hoy 3000 habitan-
tes. Se encuentra sta situada al pi del extinguido volcandel mismo
nombre (S. J. Sivers. Madera y las Antillas, nota 36). La distance
de este lugar a la laguna de Giija que cita Palacio, corresponded exacta-
mente con la que le da Sonnenstern en su mapa. Los Mexicanos la lla-
maban Mictlan [de mic 6 mniqui, muerte, y tlan, comarca 6 Iugar], esto es,
la ciudad de los muertos, por ser sta la neecr6polis de los antignos reyes.
[Herrera la llama Mimilla, probablemente por error de pluma].
Conocida tambien es la ciudad mexicana de Mitla, en el Estado de
Oaxaca, por sus grandiosas ruinas y antiguas tumbas, y que por la mis-
ma razon la designaban los Mexicanos con este nombre.
La formation montafiosa delays cercanfas de la actual Mita, que es
muy probable sea de cal del Jura, abunda en cuevas naturales que fue-
ron seguramente ampliadas y usadas para b6vedas y sepulturas. Las
mls celebres de estas cuevas por sn capacidad, son la de Tibulca, qne
probablemente es formada de estalactitas, y la de Pefiol, que se dice se
extendia algunas leguas bajo tierra y en cuya vecindad se han encontra-
do huesos de Mastodonte.
Los antiguos informed qune dan razo de haber tornado posesion dcl









DEL ARCHIVO DE INDIAS


guamente los indios pipiles deste distrito tenian grande devo-
cion, y venian A ofrecer sus does 6 A hacer'sacrificios, y lo
mismo hacian los chontales 6 otros indios comarcanos de di-
ferentes lenguas. Tenian en sus sacrificios algunas especia-
lidades, de que aun hoy hay grandes sefiales e indicios.
Allende del cacique y senior natural, tenian un Papa
que llamaban Tecti, el cual se vestia de una ropa larga azul,
y traia en la cabeza una diadema y A veces mitra, labrada
de diferentes colors, y en los cabos della, un manojo de
plumas muy buenas, de unos pAjaros que hay en esta tierra,
que laman quetzales (62); traia de ordinario un bAculo en la
mano, A manera de obispo, y A este obedecian todos en lo que
tocaba A las cosas espirituales. Despues de este, tenia el
segundo lugar en el sacerdocio otro que llamaban el Tehua-
Matlini, que era el mayor hechicero y letrado en sus libros
y artes, y el que declaraba los agiieros y hacia sus pron6sti-
cos. Habia, allende destos, cuatro sacerdotes que Ilamaban
Teupixqui vestidos de diferentes colors y de ropas hasta en
pies, y eran negros, colorados, verdes y amarillos, y estos eran
los del consejo de las cosas de sus cerimonias, y los que asis-
tian A todas las supersticiones y boberias de su gentilidad.
Habia tambien un mayordomo, que tenia cuidado de guardar
las joyas y preseas de sus sacrificios, y el que abria y saca-
ba los corazones A los sacrificados, e hacia las demas cosas
personales que eran necesarias. Sin los dichos habia otros,
que tenian trompetas 6 instruments de su gentilidad para co-
nocer y Ilamar la gente A los sacrificios que habian de hacer.

Ingar en el ano de 1530 (V. JLo}s, II, p. 149] le dan el nombre de Mitlan.
Todo lo que actualmente se =abe de este Ingar y de sus alrededores, nos
hace ver, que pesar de hacer ya tiempo que Copan habia sido abandon"
nado, tanto este como today la comarca oriental hasta Cerquin, era el cen-
tro de important cultural y civilizacion, donde sobrevivi6 mis de una
nacion, hasta su complete destruction por los Espafoles. Desde esa 4po-
ca hasta boy, han permanecido estos lugares casi desiertos y despoblados
por causa del fanatismo de los religiosos espatioles, que estorbaron siem-
pre se cultivase esta f6rtil region ysus magnificos contornos.
[62] Ann hoy leva el mismo nombre este pajaro en todo Centro"
America; y es sin duda alguna el de mds hermoso plumaje de toda la
AmBrica. Es el quetzal [ Trogon resplendent Gould, Pharonnarus Mocinno
de la Llave] del tamano de una paloma, sn plumage de un color torna-
sol-verde-dorado, el pecho es de un color cinabrio brillante, y el macho,
al tiempo de empollar, tiene generalmente dos hermosisimas plumas de
tornasol-verde-dorado, que a menudo tienen la dimension de un metro.
El adorno de cabeza del sacerdote mayor, mencionado arriba, debe ha-
ber consistido en nn penacho de estas plumas de quetzal.









DOCUMENTOS INEDITOS


Election del Papa y sacerdotes.

Cuando el Papa fallescia, lo enterraban vestido, asenta-
do en un banco pintado en su propia casa, y le loraba todo
el pueblo quince dias con muchos gritos y alaridos, y ayu-
naban todos los quince dias. Acabadas las exequias, el ca-
cique y el sAbio elegian otro Papa por suertes, y habia de
ser uno de los cuatro sacerdotes susodichos, y A la election
de este, hacian grandes mitotes (*)(63) y fiestas, y este electo
sacrificaba la lengua y miembro genital, y la sangre ofrecia
A sus idolos, y este elexia el sacerdote que habia de entrar en
su lugar, y habia de ser uno de los hijos del Papa muerto,
si los tenia, u otro hijo de los sacerdotes, y proveia los de-
mAs oficios que faltaban en sus teupas.
Adoraban al sol cuando sale, y tenian dos idolos, uno
en figure de hombre, y este se llamaba Quetzalcoatl (64), y el
otro en figure de mujer, llamado Itzqueye (65); todos los sacri-
ficios que hacian eran A los susodichos, y tenian calendario 6

I*1i Mitote, baile indio en que entraban gran nimero de personas.

[63] Les wiitote, du mot nahuatl mitotl, sont les chcaurs, drames
mouvants et danses sacrees, qui s'executaient dans les temples et les pa-
lais des princes et oil se r6citalent en m6me temps lee actions dramati-
ques; voir A ce sujet le Rabinal Achi, drame ballet de Rabinal, avec la
preface qui le pr6cede la suite de ma Grammaire quiche et du Voca-
bulaire de la m6me langne p. 53. [Recherches sur les Ruifes de Palenque,
par 1' Abb6 Brasseur de Bourbourg. Paris, 1866.]
(64) Quetzalcoatl, significa en lengua mexicana, culebra de hermoso
plumaje; y era 6ste en M6xico el dios de mds importancia despues de
Tezcatlipoca, dios de la armonfa y de la concordia, y de indole suave y
bondadoso. En Cholula lo adoraban cq dios del comercio y le eri-
gieron en su honor la famosa pirdmide r' doade Cholula. La circuns-
tancia de que este dios tan honrado por los Mexicanos, fuese adorado
como deidad principal por los de Mitla, prueba sn parentesco con las tri-
bus mexicanas y que se distinguieran 6stos como los Cholulas por sn acti-
vidad y sagacidad para el comercio. [V6ase, Waitz. Antropologia de
los pueblos salvajes. III, 2, pigs. 141 y 142.)
[65] Itzqueye debe ser palabra maya, nombre probablemente de una
diosa del tiempo de los Mayas, 6 id6ntica con la C6res mexicana Centeotl,
madre del Sol, perteneciente al culto establecido por los Mexicanos.
(Waitz, Vol. III, 2, p. 144.)
En una publication que apareci6 en M6xico (Estudio Hist6rico sobre
la raza indfgena de Yucatan por D. Cr. Carrillo, Veracruz, 1865, p. 15)
encontramos el siguiente pasaje sobre las deidades de los Mayas: "Ixchel
fu6 la madre de muchos dioses, siendo por eso adorada como una gran di-
vinidad." Es probable que esta divinidad sea la que Palacio llama Itz-
queye; la diferencia de pronunciacion en palabras tan parecidas pudiera
provenir de la diferencia de dialecto de la lengua Chorti.









DEL ARCHIVO DE INDIAS.


dias diputados para cada uno dellos, y ansi el sacrificio se
hacia conforme a quien caia la suerte del dia.

Sacrificios.

Hacian dos sacrificios solemnes cada ano, de dia; el
uno al principio del invierno y otro al principio del verano;
y este sacrificio era oculto, que solo lo veian caciques y
principles, y era dentro de la casa de la oracion, y los que
sacrificaban para este sacrificio, eran muchachos de seis
hasta doce afios, bastardos y nacidos entire ellos (66).

La manera deste sacrificio.

Tafiian sus trompetas y atabales un dia y una noche;
antes y luego todo el pueblo se juntaba en la manera suso-
dicha, y los cuatro sacerdotes dichos salian del Cu (67) con
cuatro braseritos de fuego, y en ellos puestos capal y uli (j).
Ibanse derechos todos cuatro juntos A d6 sale el sol, y se
hincaban de rodillas ante 61 y le saumaban, diciendo pala-
bras 6 invocaciones. Esto fecho, se dividian hicia cuatro
parties, Este, Oeste, Norte y Sur, y predicaban sus ritos y
cerimonias; acabado el sermon, se entraban corriendo en
unas casas, que tenian hechas a los cuatro vientos, y des-
cansaban un rato. De ahi se iban 4 la casa del Papa, que
estaba junto al Cu, y alli tomaban el muchacho que habian
de sacrificar, y daban cuatro vueltas al patio en manera de

(66) Habibndose efectuado la sujecion de los pueblos mayas por los
Mexicanos en 6pocas mny remotas, su civilization habia ya penetrado de
tal manera en las costumbres de aquellos, qne al tiempo de la conquista
los naturales habian perdido hasta el recuerdo de ]a grandeza de sus an-
tepasados. Los sos religiosos que son extraordinariamente parecidos,
fueron introducidos evidentemente al tiempo de la invasion de los Mexi-
canos; y ]a opinion de que los nsos religiosos de las tribes mayas perte-
nezcan al culto maya, es infundada. Es tambien probable que los sacri-
ficios humans fueran introducidos por los Mexicanos entire los Mayas.
~Unicamente por medio de nn studio may detenido de las inscripciones
mayas, podria talvez aclararse el cnlto especial de aquel pueblo y sn di-
ferencia con el mexicano.
(67) Cue 6 Ku, n len gua maya, significa temple, palabra que en
mexicano se designaba con la de teocal, derivada de teotl, Dios, y de ca-
li, casa, ca esto es, casa de Dios.

[j] Copal y bule (caucho).









DODUMIENTOS INEDITOS


baile, cantando. Acabadas las vueltas, salia el Papa de su
casa con el sAbio y mayordomo, y subian al Cu con el ca-
cique y principles, los cuales quedaban A la puerta de su
adoratorio; y luego los cuatro sacerdotes tomaban el mucha-
cho en brazos, cada uno de su mano y pie, y salian luego al
mayordomo con cascabeles en los pi6s y manos, y por el si-
niestro lado le sacaban el corazon y lo daban al Papa, el
cual lo ponia en una bolsa pequefia labrada y la cerraba (68).
Los cuatro sacerdotes tomaban la sangre del sacrificado en
cuatro jicaras (69), que son unos vasos de cierta fruta que los
indios usan, y salian uno tras otro, abajaban al patio, y A
las cuatro parties de los vientos dichos, asperjaban la sangre
con la mano derecha, y si sobraba alguna sangre, la volvian
A donde estaba el Papa, el cual echaba la sangre, corazon y
bolsa en el cuerpo del sacrificado, por la propia herida, y
enterrAbanlo en el mismo Cu. Este era el sacrificio que
hacian para los tiempos del afo.
JuntAbanse el Papa, sAbio y hechicero con sus cuatro
sacerdotes, y sabian por sus suertes y hechicerias si harian
guerra, 6 si alguno vendria contra ellos; y si las suertes les
decian que si, llamaban al cacique y capitanes de guerra y
estos salian en busca de sus enemigos, y si tenian victoria
en la batalla, luego el cacique despachaba correo al Papa y
le avisaba el dia que habia subcedido, y el sAbio veia A
quien se habia de hacer el sacrificio. Si era A Quetzalcoatl,
duraba el mitote quince dias, y cada dia sacrificaban un in-
dio de los que habian cautivado en la batalla; y si era
A Itzqueye duraba el mitote cinco dias, y cada dia sacrifica-
ban otro indio. El sacrificio se hacia de esta manera: todos
los que se hallaron en la guerra venian en ordenanza, can-

(68) No hemos podido emplicarnos ]a etimologfa de ta palabra moi-
jada del texto: creemos que debe leerse woada; aunque 6sta significa en
castellano, segun creemos, herida causnda por una arma aguda.
[69] Por jicars se entiende en Centro-Am6rica la eescara de una
frata parecida a la calabaza de la Cresentia Cjete de Lin. Pars el uso
dom&stico de los habitantes de los pafses tropicales, este drbol es de su-
ma importancia. Las classes y variedades de esta especie produce fru-
tas de diferentes tamasos y forms: algunas son redondas y, partidao por
la mitad, dan dos tazas de la form de media bola: otras son ovaladas y,
abiertas por un extremo, sirven para vasos. Estas vasijas no faltan en
ninguna choza de Centro-Am6rica, y las prefieren muchas familiar pu-
dientes a la loza y crietaleria europeas, tanto por la eostumbre, cuanto
porque son m6nos frigiles.








DEL ARCHIVO DE INDIAS.


tando y bailando, y traian A los que habian de sacrificar con
muchas plumas y chalchivites (*) en los pi6s y manos, con
sartas de cacao al pescuezo, y estos (70) traian los capitanes
enmedio de si. Salia el Papa y sacerdotes con los demis del
pueblo A recebillos con baile y musica, y los caciques y capi-
tanes, ofrescian aquellos indios al Papa para el sacrificio.
Tbanse luego todos juntos al patio de su teupa, y bailaban
todos los dias y noches susodichos, y en medio del patio po-
nian una piedra, como poyo, y sobre ella echaban al indio
que habian de sacrificar, de espaldas, y los cuatro sacerdo-
tes tenian al indio de pi6s y manos. Salia el mayordomo
con muchas plumas y cargado de cascabeles, con un nava-
jon de piedra en la mano, y le abria el pecho y le sacaba el
corazon, y en sacAndolo lo echaba en alto A las parties de los
cuatro vientos, y la quinta vez lo echaba en medio del pa-
tio, derecho en alto cuanto podia, y decia: "Toma, Dios, el
premio de esta victoria." Este sacrificio era pfiblico, de
modo que chicos y grandes lo vian.
Los que eran soldados de la guerra, no dormian en sus
casas con sus mujeres, sino en unos calpules (71) que tenian
diputados para ello; lo propio hacian los mancebos que amos-
traban el arte de la milicia, y de dia iban A casa de sus mu-
jeres A comer y beber y de alli A sus millpas, y siempre
quedaba una compafia A guardar el pueblo. Conocianse
los valientes, en cuanto tenian mis agujeros en su miembro;
el que mas, aquel era mais valiente. Las mujeres sacrifica-
ban las orejas y lengua y se labraban todo el cuerpo, y la
sangre que res salia, la cogian en algodones y la ofrecian A

(*) Chalchi'ites 6 chalchicuites, piedras verdes 4 modo de esme-
raldas, con que los indios formaban collares, brazaletes y otros adornos
semejantes.

[70] En lugar do estas, debe decir estos, por referirso esta palabra i
los soldados que regresaban.
(71) Los calpules son, segun Palacio, nna clase de cuarteles 6 casas
consejiles donde los soldados pasaban la noche, y que eran vigilados por
ciertas families qne servian de guards. Prescott en sn Bistoria de la
conquita de Mexico (tomo I, p. )2), dice: "Asignaban los Mexicanos A ca-
da distrito communal en que estaba dividido el pafs, cierto nrimero de cal-
pmli, por los cuales tenian que pagar un impuesto. Los terrenos dedica-
dos a este objeto eran propiedad communal, y como tales no podian ser
enajenados, y volvian 6 la comunidad cuando desaparecian las families
que servian de guarda"









DOCUMENTS INEDITOS


sus idolos; las mujeres a Itzqueye y los hombres a Quetzal-
coatl [72].
Las supersticiones que hacian para sus sementeras, era
que tomaban en unas jicaras pequefias todas las suertes de
semillas que querian sembrar, y las llevaban ante el altar
de sus idolos, y en el suelo hacian un hoyo y las ponian por
su 6rden y las cobijaban con tierra, y sobre ellas ponian un
brasero grande con muchas brasas y con copal y uli, y los
cuatro sacerdotes se sacrificaban las orejas y narices, y por
ellas se metian unas cafas largas y las quemaban ante sus
idolos. Otras veces sacaban sangre de la lengua y miem-
bro, y pedian a sus idolos les diesen frutos y que fructifica-
sen todas las semillas de la tierra. El Papa se sacrificaba
la lengua, orejas y miembro, y con la sangre que desto sa-
lia, untaba los pies y manos A los idolos, 6 invocaba al de-
monio y hablaba con 6l, y le decia los tiempos que habian
de subceder, y mandaba 4 aquellos cuatro sacerdotes, dije-
sen al pueblo lo que el idolo le habia dicho, y siempre con-
cluian esta platica con mandalles que tuviesen comunica-
cion con sus mujeres y de alli fuesen A sembrar [73]; y este
era el sacrificio de las semillas.
Lo que hacian en los sacrificios de la pesca y caza, era
que tomaban un venado vivo y llevAbanlo al patio del Cu e
iglesia que tenian fuera del pueblo, y alli lo ahogaban y lo
desollaban y le sacaban toda la sangre en una olla, y el higa-
do y bofes y buches los hacian pedazos muy pequefios y
apartaban el corazon, cabeza y pies, y mandaban cocer el
venado.por si, y la sangre por si, y mientras esto se cocia,
hacian su baile. Tomaban el Papa y sabio la cabeza del
venado por las orejas, y los cuatro sacerdotes los cuatro
pies, y el mayordomo llevaba un brasero, do se quemaba el
corazon con uli y copal, 6 incensaban al idolo que tenian
puesto y sefialado para la caza y pesca. Acabado el mito-

L72] La costumbre religious de sangrarse que los Mexicanos tenfan,
era muy comun y se practicaba como penitencia. Hacianse las saugrfas
en varias parties del cuerpo con espinas de magney y pedazos de cala
aguzados, recogiendo la sangre en copos de algodon que, impregnados de
esta sangre, sacrificaban A sus fdolos. Generllmente y para este objeto
extrafan la sangre de las orejas, de la nariz, de los labios y del miembro
viril.
[73] VWase la nota 26 (p. 16) donde se habla mis exteusamente de
esta costumbre.









DEL ARCHIVO DE INDIAS.


te, ofrecian la cabeza y pies al idolo y chamuscAbanla, y
despues de chamuscada, la llevaban i casa del Papa y se la
comia, y el venado y su sangre comian los demis sacerdo-
tes delante del idolo; A los pescados les sacaban las tripas y
los quemaban ante el dicho idolo. Lo propio era con los
demas animals.
Lo que usaban cuando parian las mujeres, era que si
Ilamada la partera, la prenada no podia parir, luego la ha-
cian decir sus pecados, y si no paria, hacia que se confesase
el marido, y si no podia con esto, si habia dicho y confesa-
do que conocia alguno, iban A casa de aquel y traian de su
casa la manta 6 pafietes, y se las ceiian A la prefiada para
que. pariese; y si esto no bastaba, el marido se sacrificaba
las orejas y lengua. Y cuando la criatura nacia, si era
hombre, le ponian un arco y flechas en la mano, y si era
mujer un huso y algodon, y la partera le hacia en el pi6 de-
recho una raya con tizne. Significaba esta raya, que cuan-
do fuese grande, no se perdiese por los montes. Pasados
doce dias, llevaban la criatura al sacerdote, y i aquel que
la llevaba, le cortaban ramos verdes en que pisase; y Ilega-
do ante el sacerdote, le ponia el nombre de sus abuelos 6
abuelas, y le ofrecian cacao 6 gallinas, y estas eran las
ofrendas de los sacerdotes. Llegados A casa con la criatura,
la partera tomaba A la recien-parida y la llevaba A lavar al
rio, y ofrecia al agua cacao y copal, y esto hacian porque el
agua no le hiciese mal.
Los ritos de sus difuntos, era que si fallecia el cacique
6 algun capitan 6 senior, 6 hijo 6 mujer destos, los lloraba el
pueblo cuatro dias y cuatro noches; A la cuarta noche, cuan-
do amanecia, salia el Papa y decia que el Anima de aquel
cacique estaba con los dioses y que no llorasen mAs. Todos
estos se enterraban en sus propias casas, asentados y vesti-
dos con todos sus bienes; y aquellas cuatro noches y dias,
su Ilorar era como A manera de mitote, cantaban sus hazafas
y linajes, y si era cacique, luego otro dia, el Papa y todos
los demis del pueblo, tomaban por senior al hijo 6 hija, si los
tenia, y si no al hermano 6 pariente mAs cercano, y A la elec-
cion de este se hacian grandes bailes y fiestas y sacrificios, y
61 daba de comer A todos los capitanes y sacerdotes en su casa.
Si el difunto no era principal, solo le lloraban sus parientes









DOCUMENTS INEDITOS


y sus hijos; y si A alguna mujer se moria la criatura, guar-
daba la leche cuatro dias, que no la daba A ninguna otra
criatura, porque tenian por agiiero quel difunto le haria (74)
algun daiio 6 mal. Este sacrificio se lamaba navitia.
El cacique era su oficio mandar sembrar y casar A los in-
dios (75), y siempre los casaban con muchachas (t), y cuando
estaban concertados, si acaso el yerno encontraba al suegro,
torcia el camino; lo propio hacia la nuera A la, suegra. Y ha-
cian esto porque el diablo les decia, que no habrian hijos si se
topasen con los suegros. El casamiento y boda se hacia de
esta manera: los padres de la novia iban po'r el novio, y lo
levaban al rio A lavar, y los parientes del novio iban por la
novia; y lavados en el rio ambos, los envolvian A cada cual
en su manta blanca, nueva, y los llevaban A la casa de la
novia, y los ataban juntos en las dos mantas afudadas, des-
nudos en cueros. Los parientes del novio daban de presen-
tes A la novia jicolos (76), mantas, algodon, gallinas, cacao;

[74] El original debe decir sin duda alguna haria, en vez de havia.
[75] Aquf, como en casi todos los pueblos civilizados, existia el ma-
trimonio civil natural, y quedaba A opcion de los interesados completarlo
por medio de ceremonies religiosas. Nos parece esto tanto mis sorpren-
dente, cuanto que el clero de los Mexicanos tenia ann mAs influencia que
la que ha tenido james entire las naciones cristianas.
[76] La palabrafioles del texto, es probablemente nn error, y debe
leersejicotes, que es el nombre indigena de las abejas (V6ase la nota 15,
p. 11). Esta suposicion tiene tanta mis razon de ser, canto que es sa-
bido que la cera era uno de los principles products del pais de los Ma-
yas, y pertenecia al ndmero de articulos de que pagaban tributo: tambien
pagaban de tribute copal, mantas de algodon, maiz, &. (VWase Estudio
Historic sore la raza indigena de Yucatan por D. Crescencio Carrillo. Ve-
racruz, 1865, p. 10) (k).

(k) A mi juicio no hay error de escritura en la palabrajicoles del
texto. En un document del siglo XVII que se conserve original en los
archives de la Real Audiencia en Guatemala, y del cual yo mismo saqu6
una copia, se refiere la expedicion que en el ano de 1619 hizo el gober-
nador y capitan general de la provincial de Costa-Rica, D. Alonso de Guz-
man, para el castigo de los indios Auyaques, situados en los confines de
Tierra-Adentro, frontera de Talamanca, a orillas del rio Tarire (Teriri 6
Teliri de hoy, y Estrella en el mapa de Kiepert), que se habian rebelado
desde 1615 y dado muerte 4 sn doctrinero fray Rodrigo Perez. En ese
document en que, centre otras cosas, consta la perfidia con que el gober-
nador y sn gente se apoderaron de mas de 400 indios, que sacaron amar-
rados hasta Cartago, y de los cuales unos murieron de enfermedades,
otros fueron ahorcados y el resto ieiartidos entire ses llamados conquis-
tadores, se dice que el gobernador recogi6 entire aquellos indios y se apro-

[t] Segun aparece, las vindas no se volvian a casar.










DEL ARCHIVO DE INDIAS.


y los parientes de la novia lo mismo al novio, y luego co-
mian todos juntos; A estos casamientos se hallaban el caci-
que y el Papa, de necesidad.

En lo que tocaba al parentesco.

Tenian un arbol pintado, y en 61 siete ramas, que sig-
nificaban site grades de parentesco (77). En estos grades
no se podia casar nadie, y esto se entendia por line recta,
sino fuese que alguno hubiese fecho algun gran fecho en ar-
mas, y habia de ser del tercer grado afuera. Por line
trasversa, tenia otro Arbol con cuatro ramos, que significa-
ban el cuarto grado; en estos no se podia casar nadie.
Fuera de otras leyes que los indios tenian en toda esta
provincia, tenian los de esta nacion per inviolables las si-
guientes (78):
Cualquiera que menospreciaba los sacrificios de sus
idolos 6 sus ritos, moria por ello.

[77] Bien conocido es lo que varia el c6mputo de los grades de pa-
rentesco en varias naciones: aef, p. e., los primos hermanos por la ley ca-
n6nica estan en segundo grado, y por la roman en cuarto grado: porque
por la ley can6nica es regia quot generations tot gradue. (VWase Compen-
dio de los dereho de la Igleia por Richter, 6 Hstoria de las costumbres de
Bome por Friedliinder.)
[ 78] Los castigos tan severos mencionados aquf, se encuentran tam-
bien en otros pueblos, donde comienza la transition de cierto grado de
civilizacion a otro superior. Nos sorprende ver que el castigo que se im-
ponia por trato ilfeito con una esclava ajena, se castigara tambien por
los antiguos Romanos con idWntica pena.

pi6 algnnas ignilas de oro, jicoles, mantas, chaquira (piezas redondas de
concha nicar que era la moneds de aquellos indios), hachas, ovillos de
hilo y otras cosas. Seria muy rara coincidencia que el mismo error que,
segun el Dr. v. Frantzius, hay en el texto del Informe de Palacio, lo hu-
biera tambien en el document original en question: error tanto mds in-
explicable, cuanto que en la caligrafia del siglo XVII es casi impossible
confundir la 1 con la t, que eran dos letras que se diferenciaban ms que
las que actualmente se emplean. Yo debo confesar que no me acuerdo
haber leido la significacion de la palabrajicoZes; y la falta de libros de con-
sulta no me permit aclarar por ahora-esta duda. Es probable que la pa-
labrajicoles fera el nombre de algnna alhaja del uso de los indios; pero
lo que para mf es fuera de today duda, es que no est empleada equivoca-
damente porjicotea, pues no se concibe que el gobernador Guzman vinie-
ra desde Talamanca hasta Cartago trayendojicotee, que era cosa de nin-
gun valor, inc6moda para trasportar y tan comun que ap6nas si se hall
tasacion de indios tributaries en que no se oblige a cada uno de ellos &
pagar anualmente a su encomendero, entire otras cosas, 4 cuartillos de
miel (1 azumbre ) y 1 libra de cera.









DOCUMENTS INEDITOS


Cualquiera que se echaba con mujer agena, moria por
ello.
Cualquiera que tenia cuenta carnal con pariente en
los grades susodichos, morian por ello ambos.
Cualquiera que hablaba con cualquiera mujer, 6 le ha-
cia sefias, si era casada, le desterraban de su pueblo y le
quitaban sus bienes.
Cualquiera que se echaba con esclava agena, le hacian
esclavo, sino fuese que A la tal persona le perdonase el Papa
por servicios, que hubiese fecho en la guerra.
Cualquiera que hurtaba hurto, como fuese grave, moria
por ello.
Cualquiera que forzaba doncella, le sacrificaban por
ello.
Cualquiera que mentia, le azotaban bravamente, y si
era en cosa de guerra, le hacian esclavo por ello.
Los que no eran para la guerra, cultivaban las tierras
millpas del cacique y Papa y sacerdotes, y de las propias
suyas daban un tanto para la gente de guerra. Esto es lo
que he alcanzado de este pueblo.
En el dicho lugar estA una pefia, de donde salen dos ojos
de agua casi juntos, el uno muy caliente y el otro frio (79).
Hay en 61 muchas especias, que los indios usan para sus
comidas y bebidas, 6 una tierra que pareee caparosa, que lo
debe de ser segun el efecto que hace, con que se hace tinta
en toda esta provincial (80).
Desde este lugar comienza la provincial y corregimien-

[79] En la nota 58 (p. 33) hice notar que Palacio hasta alli habia
seguido as camino sistemAticamente, y que de repent habia pasado de
Iztepeqne a la laguna de Uxaca, situada A gran distancia; pero es mis
extrafio ann que, como veremos adelante, parece que continn6 as viaje
hacia el Oriente hasta Cezori y Gotera. Las palabras e el dicho lugar de-
ben referirse forzosamente a Mitla, donde dice Palacio dede este lugar co-
tienza la provinia y orreginiento de Chiquimrsla de la Sierra.
L80] Tambien se encuentra la caparrosa (vitriolo de Marte) en va-
rias otraa parties de Centro-Am6rica. En Costa-Rica tuvimos occasion de
verla en la montana de Candelaria y en Ujarraz: generalmente se crista-
liza cuando se combine con el alumbre de roca en los lugares done hay
manantiales de sales 6cido-sulfroaas. Para preparar la tints, que sun
hoy dia hacen los muchaches de escuela algunas veces, se sirven de una
variedad de dividivi, llamada naeaswol, que se parece much 6 &la aesalpi-
ia coriacia Willd., que viene del Asia. Abundan estas agallas en asido
galico, pero no en acido tanico, por lo cual la tints se vuelve rojiza paula-
tinamente.









DEL ARCHIVO DE INDIAS.


to del pueblo de Chiquimula de la Sierra; es lo mas d6l tie-
rra alta y de buen temple y pastos, f6rtil para labranzas y
crianzas de todo g6nero de mantenimientos y ganado.
Hicia la parte que de este lugar viA dar 6 Gracias a
Dios en Honduras, son indios chontales. Averigiie estando
alli un delito contra un cacique del lugar de Gotera (81), el
cual desde su gentilidad tenia'el miembro hendido y abierto,
que era una de las gentilidades que usaban antiguamente los
mas valientes; e quel afio de 63, en otro lugar cercano,
que se llama Cerori, ciertos indios idolatraron en los terminos
de un monte, y uno se harp6 [*] y hendi6 su miembro, y
que circuncidaron cuatro muchachos de doce aios para arri-
ba, al uso judAico, y la sangre que sali6 dellos, la sacrificaron
A un idolo de piedra, redondo, Ilamado Izelaca (82), con dos
cars atrAs y adelante, y con muchos ojos. Decian que es-
te era el dios que sabia lo present y lo pasado y veia todas
las cosas; tenia untadas ambas cars y ojos con sangre, y sa-
crificabanle venados, gallinas, conejos, aji, chian (83) y otras
cosas que ellos usaban antiguamente.

(*) Es decir, se aran6, 6 di6 tajos en forma de harpa.

[81] La denominacion de indios de Chontales, como hemos dicho
intes notaa 18, p. 12), no es ningun nombre propio sino colectivo, que
dieron los Mexicanos albs pueblos incultos que no hablaban su lengua
y que habitaban la part oriental de Centro-Am6rica. "Hicia la parte
que de este lugar va a dar a Gracias a Dios," pede muy bien referirse
tanto A Mitla como 6 Gotera; sin embargo, mas parece que la intencion
de Palacio fue hablar de Gotera y de Cezori, situados en el vecindario; y
hay mayor razon de crber que edta fuera sn intencion, porque habla de
la vista de nn cerro en cnya cdspide se encuentra un ]ago, que no puede
ser otro que el volcan de Tecapa en cuyo crater, segun los naturales,
existed an lago. (V. Dollfuss y Montserat, p. 785.)
La inesperada aparicion de este pasaje en el lugar en que trata de
Iztepeque, Cezori, Gotera y Tecapa, situados en la provincia de San Mi-
guel, inmediatamente despnes de la relacion de lugares tan distantes co-
mo Mitla y Copan, puede juzgarse que hays sido causada por el cambio
de las hojas sueltas del manuscrito. Extrafio es que tambien Herrera
hays copiado el manuscrito en el mismo 6rden y forms; pero si conside-
ramos que tanto sdte, como Mufoz, se sirvieron probablemente de ama-
nuenses ignorantes que copiaron fielmente nun los errors de plunma, des-
aparecera naestra extrleza.
[82] Los Mexicanoe no tenfan deidad algnna cnyo fdolo fuese re-
presentado de este modo: debe ser, 6 bien una divinidad conservada des-
de el tiempo de los antignos Mayas, 6, si se consider la situation del lu-
gar, bien pudiera ser ano de los idolos 'de los Chorotegas que, como es
bien sabido, fueron descubiertos en Nicaragua por Squier, el cual nos di6
al mismo tiempo una description de sus colosales dimensiones.
[83] En la nota 59 hicimos notar que las classes de ciervos de Cen-









DOCUMENTS INEDITOS


Cerca del dicho lugar, estaba un cerro alto; en la pers-
pectiva parece sobrepuja A todas las alturas comarcanas, y
tiene en su alto una laguna de agua dulce, grande, de mu-
cha hondura, sin que parezca de d6nde puede tener vertien-
te 6 nacer tanta agua (84). Cierto que mirada la situation de
toda la tierra, parece que alli es lo mis alto della, 6 que 6 la
laguna es milagrosa, 6 tiene algun venero que las hondas
entrafias de la tierra produce, y sustentan de ordinario tan
gran pi6lago de agua y un vertiente grande que della sale
siempre. Crianse alli muchas dantas, mis que en otra
parte de aquella tierra; su6lense matar algunas, aunque la
came no es muy buena de comer, porque es viscosa; tienen
dos buches, en el uno echan el past ordinario, y el otro
traen siempre lleno de palos y de madera podrida; no se
que sea de algun efeto, mas es de career que no se lo dit6
naturaleza en valde (85).

tro-Amnrica no han sido todavfa bien examinadas; pero probablemente
en los lugares que visit Palacio se encuentran las mismas species que
hemos hallado en Costa-Rica, donde tuvimos occasion de examiner el Cer-
vts mexicanws Gmelin y el C. rufinus Pucheran: hay ademds en la costa del
Atltntico una clase muy semejante a la primer, descrita por various via-
jeros de diferentcs lugares, como el C. nemoralis Smith, el C. cariaou
Sauss y el C. savannarum Cabanis. (V6ase mi Tratado de Mamiferos de
Costa-Rica. Archivos de Historia Natural de Troschel, afio 35, tomo I,
p. 209.)
La inica especie de liebre que se encnentra en Costa-Rica es la bra-
silena (Lepus brasiliensi Linn.). Es probable que en San Salvador -y
Honduras haya otras dos species, esto es, la Lepis Douglasim Gray y la
L. palustrie Bachm., classes que, segun Salvin, se encuentran en Guatemala.
Las gallinas de que habla el texto no eran las' domnsticas europeas
que fueron introducidas por los Espafioles en America, sino los pavos
(chorpipes) que encontraron ya dom6sticados en M6xico y en otras par-
tes al tiempo de la conquista de Amdrica. Se cree que esta clase de pa-
vos sea una especie silvestre, domesticada en M4xico, del Meleagris gallo-
pavo de Lin.
Se llama chias en Guatemala, dia en Yucatan y chase en Nicaragua,
la semilla de la Salvia hispanim Lin., 6 nna especie muy semejante. Por
esta razon es de todo punto falso que 6ste sea el product del Plantago,
como asegnra B. Seemann. (Vase su obra Nombres vulgares de las plan-
tas americanas, Hanover, 1851, p. 12.). Hemos encontrado esta plants
tambien en Costa-Rica: las semillas son solamente un poco mas grandes
que las de la adormidera, de color de plomo oscro y lustrosas, y cocidas
en agna dan un liquid muy parecido A la infusion de linaza: es bebida
muy insfpida para nnestro paladar, pero muy apetecida por los naturales.
(V. Prescott, Conqmista de Mexico.)
L84] Este es probablemente el volcan de Tecapa. (V. nota 81.)
[85] Debe ser una equivocacion, basada en un error, la que cometi6
Giebel en su valiosa obra Los Maniferos en su orden zoologico, anatomico y
paleontologico, Leipzig, 1859. En la pAgina 182 dice: "Respecto a las par-








DEL ARCHIVO DE 1NDIAS.


En la provincia dicha, esti un lugarejo encomendado
en un Ger6nimo, italiano; sucedi6 alli el aflo de 74, que
cansados los indios y enfadados de una larga enfermedad
que habia tenido su cacique, de acuerdo y juntos fueron a
su casa y le dixeron que segun su enfermedad habia sido
larga, estaban cansados de serville y mantenelle, y que pues
ya no era de provecho ni los podia gobernar, se muriese y
acabase de dalles mis pesadumbre. El cacique enfermo
les respondi6 que tenian razon, y que pues ansi era, que 61 se
queria morir, que lo enterrasen. Ellos, oida su determina-
cion, le amortajaron vivo y tocaron A muerto y lo llevaron i
enterrar. Ocurrieron A la iglesia los mis del lugar, y entire
ellos la nujer del encomendero, y admirada que estando el
dicho cacique poco antes con median dispusicion, se hubie-
se muerto tan presto, se lleg6 A 61 6 dijo A los indios que,-o
le enterrasen, que podria ser algun desmayo; y como ten-
tando le vi6 que estaba caliente, quit6le el velo del rostro y
vi6le vivo, y ella rifiendo A los que le levaban A enterrar, lo
quit de alli y llev6 A su casa, y vivi6 despues mis de cua-
tro meses; 6 para desenojalla, la decian el cacique y los ve-
cinos, que peor hubiera sido si lo matAran. Esta sefiora,
mujer de dicho encomendero, por el afio de 64 se hizo pre-
fiada, y malpari6 cinco hijos de una vez, de cinco meses, y
todos vivos.
Cerca del dicho lugar (86), como van A la cibdad de San
Pedro (87), en el primer lugar de la provincia de Honduras,
que se llama Copan (88), estAn unas ruinas y vestigios de gran

tes blandas (del tapir 6 dataa, solo hay que observer que tiene el es6fa-
go estrecho y que el esthmago present una sola cavidad." Ya Cuvier
habia dicho tan claramente como Palacio, y en concordancia con las pa-
labras de este, "la cavit6 est divis6e en deux poches &." (Leciones de
Anatomia coonparada, tomo IV, 2, p. 62, Paris, 1835.)
[86] Cerca del dicho lugar se refiere claramente a Mitla. (V. notas
.8 y 79.)
[87] Este es el actual San Pedro Zula, situado al Noroeste de Hon-
duras y en el camino que conduce de Omoa a Comayagna. La cindad
fun fundada por Pedro de Alvarado, en 1536, y era antes de importancia;
pero hoy ests casi despoblada.
[88] La antigna ciudad en ruinas de Copan, casi enteramente es-
condida por la vegetacion tropical y completamente desierta, no se debe
confundir con el lugar poblado del mismo nombre, situado en las cerca-
nias. Cortez, el aoo de 1525, en su famosa expedicion de M6xico 6 Hon-
duras, pas6 mny cerca de las clebres ruinas, sin haber tenido la menor
noticia de ellas. Poco despues fueron sometidos estos distritos por el c&-
lebre conquistador de Honduras y San Salvador, Pedro de Alvarado; pe-










DOCUMENTOS INEDITOS


poblazon y de soberbios edificios, tales, que parece que en nin-
gun tiempo pudo haber en tan barbaro ingenio como tienen
los naturales de aquella provincia, edificio de tanta arte y
suntuosidad. Es ribera de un hermoso rio y en unos cam-
pos bien situados, tierra de median temple, harta de ferti-
lidad 6 de much caza 6 pesca.
En las ruinas dichas hay montes que parecen haber si-
do fechos a manos, y en ellos muchas cosas de notar. Antes
de legar A ellos, estA serial de paredes gruesas y una piedra

ro pronto se sublevaron los aborigenes, y Alvarado envi6 a sn general
Hernando de Chavez, i sujetar de nuevo al cacique Copan Calec que se
habia sublevado. Termin6 esta expedicion con el asalto y ocupacion del
pueblo de Copan; pero ni siquiera ent6nces tuvieron los Espanoles la me-
nor noticia de las ruinas de la ciudad inmediata. Fud Palacio cierta-
mente el primer europeo que llegb hasta ellas, 6 por lo m6nos, el primero
que di6 noticia de sus hermosas antigiiedades. Un siglo mas tarde, el
afo de 1689, el historiador Francisco Fuentes, escribid en Guatemala y
did noticia de las ruinas en una obra que hasta hoy no ha sido impresa
(Compendio de la ciudad de Guatemala). De este mannscrito tom6 Jnurros
la description que hizo de ellas en 1809, que debe considerarse como la
primer noticia que Uleg6 a conocimiento del public.
La opinion que ex-iree6 mis tarde el coronel Galindo, en so corta
description de Copan, que dichas ruinas eran los restos de la ciudad in-
dia de Copan (Journal of the B. Geogr. Soc. of London, 1836), destruida por
Hernando de Chavez .en 1530, es enteramente infundada y fu4 rebatida
pocos anos despues, en 1841, por Stephens en sa magnifica obra Incidents
of Travel in Central America (Vol. I, Cap. V.).
Prueba enteramente irrefragable de que las ruinas son much m6s
antiguas, nos la suministra Palacio mostrdndonos que al tiempo de su vi-
sita, inmediatamente despues de la conquista espafiola, se encontraban
estas hacfa ya much tiempo abandonadas; tambien observe mny acerta-
damente que los habitantes de los alrededores habian perdido el recuerdo
de la tradition del origen y causa de las ruinas de aquellas construccio-
nes. Al viajero ingl6s Stephens debemos la exploration de las ruinas de
Copan. En an obra que ya hemos citado, encontramos nna copia mny
exacta de las estatuas de piedra que menciona Palacio, como tambien co-
pias muy files de otros monumentos, ejecutadas en el lugar por el h6bil
pintor Catherwood, compaiero de Stephens. Por las descripciones de
Stephens notamos las grades dificultades A que tnvo que sujetarse para
poder examiner y copiar dnicamente las parties mis interesantes del sitio
de las ruinas, y 61 mismo nos dice que deja todavia much que descubrir
a futures investigadores. Esta situada Copan, en efecto, en la part mrs
meridional de los pueblos que llevan el sello de la civilization de los Ma-
yas y en una region donde se aproximaban las diferentes nacionalidades
de Chontales, Chorotegas y Mayas, los iltimos suplantados despues por
los Mexicanos. El abate Brasseur, en su obra tan Injosamente ilustrada
Recherches ser les Ruines de Palenque (Paris, 1866, p. 8), menciona ap6-
nas las ruinas de Copan, y nos presents dnicamente alganas vistas del
conde Waldeck. UJltimamente hemos recibido, por medio del c6nsal fran-
ces, senior de Zeltner, gran ndmero de vistas muy exactas, de las esta-
tuas existentes en las ruinas; fueron copiadas per an fot6grafo americano
y por sn medio hemos tenido una idea may clara de los citados objetos.








DEL ARCHIVO DE INDIAS. 49

grandisima, en figure de Aguila, y fecho en su pecho un cua-
dro de una vara de largo y en 61 ciertas letras que no se sa-
be qu6 sea.
Llegados A las ruinas, estA otra piedra en figure de gi-
gante; dicen los indios antiguos, que era la guard de aquel
santuario. Entrando en 61, se hall una cruz de piedra de
tres palmos de alto, con un brazo quebrado.
MAs adelante van ciertas ruinas y algunas piedras en
ellas labradas con harto primor; y est6 una estAtua grande, de
mAs que cuatro varas de alto, labrada como un obispo vesti-
do de pontifical, con su mitra bien labrada y anillos en las
manos. Junto A ella, estA una plaza muy bien fecha, con
sus gradas A la forma que escriben del Coliseo romano, y por
algunas parties, tiene ochenta gradas, enlosada y labrada por
cierto en parties de muy buena piedra 6 con harto primor.
Estan en ella seis estAtuas grandisimas, las tres de hombres
armados A lo mosAico, con liga gambas (*), 6 sembradas mu-
chas labores por las armas; y las otras dos, de mujeres, con
buen ropaje largo y tocaduras A lo romano; la otra es de
"obispo, que parece tener en las manos un bulto, como cofre-
cito; decian ser de idolos, porque delante de cada una de-
Has habia una piedra grande, que tenia fecha una pileta (**)
con su sumidero, donde degollaban los sacrificados y corria
la sangre. Tambien tenian sendas (89) cazolejas, do sacrifi-
caban con sus sahumerios; y en medio de la plaza, habia otra
pila mayor, que parece de bautizar, donde ansi mesmo de-
bian hacer en comun sus sacrificios.
Pasada esta plaza, se sube por muchas gradas A un pro-
montorio alto, que debia ser donde hacian sus mitotes y ric-
tos, parece fue fecho y labrado con much curiosidad, por-
que siempre se hallan alli piedras muy bien labradas.
A un lado de este edificio, parece una torre 6 terrapleno
alto, que cae sobre el rio que por alli pasa; hbse caido y der-
rumbado un gran pedazo, y en lo caido se descubrieron dos

(*) Lagaamas, lo mismo que liga de media.
(*) Es el diminutivo de pila.
[89] La palabra castellana sendoa es anticuada, y significa cada uno
(singuli) [1].
(1) Tambien significa grande; y en esta acepcion esta enpleada en
el texto.









DOCU3IENTOS INEDIT09


cuevas debajo del dicho edificio, muy largas y angostas y fe-
chas con harta curiosidad. No he podido averiguar de qu6
servian, 6 para que se hicieron. Hay una escalera que baja
hasta el rio por muchas gradas, y sin lo dicho, muchas cosas
que demuestran haber habido alli gran poder y concurso de
hombres 6 pulicia, 6 median arte en la obra de aquellas fi-
guras y edificios.
He procurado, con el cuidado possible, saber por la me-
moria derivada de los antiguos, que gente vivi6 alli, 6 qu6
saben 6 oyeron de sus antepasados. No he hallado libros de
sus antigiiedades, ni creo que en todo este distrito hay mas
que uno, que yo tengo. Dicen, que antiguamente habia ve-
nido alli y fecho aquellos edificios, un gran senior de la pro-
vincia de Yucatan, 6 que al cabo ae algunos afios se volvi6
A su tierra solo, e lo dej6 despoblado. Esto parece que, de
las patraiias que- cuentan, es la mis cierta, porque por la me-
moria dicha, parece que antiguamente, gente de Yucatan
conquist6 y subjet6 las provincias de Ayajal, Lacandon, Ve-
rapaz y la tierra de Chichimula y esta de Copan (90). Asi la
lengua apay (91), que aqui hablan, corre y se entiende en
Yucatan y las provincias dichas, y ansi mismo parece que el
arte de los dichos edificios es como la que hallaron en otras
parties los espafoles, que primeramente descubrieron la de
Yucatan y Tabasco, donde hubo figures de obispos, hombres
armados y cruces, y pues en ninguna parte se ha hallado tal
sino es enlos lugares dichos, parece que se puede career que
fueron de una nacion los que hicieron uno y otro.
De los lugares dichos, me volvi a Guatemala, porque por
indispusiciones de algunos del Audiencia, fue necesario para
el despacho de los negocios, y ansi se me mand6 lo hiciese.
Pase por lugares bien frios y fragosos, donde hay los mayo-
res y mAs hermosos pinos, robles, cedros, cipreses y otros
muchos Arboles, que hay en todas estas provincias (92).

[90] Lacandon, Verapaz y Chiquimula, son nombres de pueblos que
existen hoy dia; no sucede lo mismo con la provincia de Ayajal,. cuyo
nombre no solamente ha desaparecido, sino que ha sido impossible deter-
minar qu6 part del pafs llevaba este nombre.
[911 Al enumerar las lengnas de los Centro-Americanos se menciona
la apay (p. 6) como la usual en Chiquimula de la Sierra; pertenece esta
evidentemente 6 la gran familiar de las lenguas mayas.
[92] Los pocos irboles que menciona aquf Palacio bastan para pro-
barnos el caricter de la vegetacion y del clima, y que atravesaba por ser-









DEL ARCHIVO DE INDIAS.


Estas son las cosas que en el discurso de la vista, que
hice por 6rden de V. M., me parecieron dignas de alguna
consideration. No pongo entire ellas la 6rden y particulari-
dades de su gentilidad (93), por ser muchas y requerir gran
scriptura, aunque pudiera, por tener hecha memorial de


ranfas que pasaban de 7000 pi6s de elevacion. Esta situada la region de
los bosques de robles, lo mismo que en M6xico, en las altiplanicies que
faldean los montes, i la altura de 7000 hasta 10400 pi6s. Tambien en
Guatemala se encuentran representadas ciertas conifras, ademas de otros
irboles resinosos, como asegura Palacio con tanta verdad: se encuentran
allf varias classes del cipres y deljuniperms. Hay que recorder que Pala-
cio daba a los irboles centro-americanos los mismos nombres que Ileva-
ban los de Espana y que se les parecian, y que sin conocimientos de
BotAnica, se dejaba levar naturalmente por las semejanzas.
Llevan aun hoy dia el nombre de cedros en Centro-Am6rica, varies
Arboles de la familiar de las caobas del g6nero de los cedrela, por tener 6s-
tos un olor aromAtico y ser la madera muy semejante al cedro del Orien-
te; sin embargo, son 6stos completamente diferentes de los del Libano, y
no pertenecen C los pins como el verdadero cedro (Pinus Cedrus Linn.).
Los llamados cedros en Centro-Am6rica tienen un follaje mny parecido al
nogal, y see diferencian por complete, este resplcto, de los del Libano del
Oriented. Palacio sin duda alguna recordaba los cedros del Libano que
pertenecen A los drboles resinosos y que crecen en todos los paises bana-
dos por el Mediterrdneo, y por esta razon muy conocijos por 61: no es f'-
cil fijar A qun clase design con el nombre de cipreses, 9 no ser qune fuera
A las species pertenecientes al cpressus 6juniperus, que suelen encon-
trarse en las sierras mis altas y en las cimas de los volcanes.
De las encinas centro-americanas hemos ya hablado Antes notaa 39).
Se encuentran 6stas mezcladas con otros arboles en la floresta; en M6xico
se encuentran generalmente en compafifa de los drboles resinosos, y en el
Orizava hasta 11000 pi6s de elevacion; desde esta zona en adelante siguen
los pinabetes exclusivamente caracterizando la vegetacion hasta la altu-
ra de 12300 pids. Pero como en Centro-Am6rica las montafas no se ele-
van C tanta altura, los arboles resinosos se encuentran en pocos lugares
caracterizando la vegetation. Bien sabido es que los lugares de Ocote-
pec en San Salvador, y Ocotal cerca de Segovia en Nicaragua, levan es-
te nombre por los abetos 6 pinabetes, y que su nombre tiene por base la
palabra mexicana ocotl, nombre de estos arboles.
Lo mismo que las encinas y robles, los arboles resinosos de la especie
de los pinos (pinu), no so extienden hasta la linea equinoccial ni aun al
Itsmo. El volcan El Viejo en Nicaragua, sitnado 4 los 13 grades de lati-
tud, parece ser el punto mis al Sur, hasta donde alcanzan los arboles re-
sinosos (de la form de los pinos) A la altura de 3000 pi6s.
[93] Por estas palabras del Informe de Palacio, casi se podria dedun-
cir que cuando lo present al rey no hablaba de las costumbres religiosas
de los naturales, pero que habi6ndosele pedido detalles despues sobre 6s-
tas, los agregarian al Informe. Probablemente al agregarlos fueron in-
corporados al Informe sin cuidarse de la continuidad de la relation ni del
6rden cronol6gico; y de este modo fu6 interrumpido sn 6rden como ya lo
hemos hecho notar (notas 58 y 79 ).-Esta es la inica explicacion a que
nos podemos acoger para poder explicar tan extraordinaria interruption,
siendo asi que hasta alli habia seguido la relacion tan ordenada y met6-
dicamente.









DOCUMENTOS INEDITOS


las mis de ellas. Siempre que V. M. me ocupAre en su ser-
vicio, procurare tratar en lo general y en semejantes espe-
cialidades, de manera que se entienda, que a lo menos ten-
go buen deseo.-Nuestro Sefior, la C. y R. persona de V. M.
guard muchos afios con augmento de mayores estados y con
felicisimos sucesos.-Desta vuestra ciudad de Guatemala A
8 de Marzo de 1576 aios.-C. R. M. humilde y leal criado
que besa las Reales manos A V. M.--El Licenciado Pala-
cio (*) (94) (m).

(*) Archivo de Simancas.-Descripciones y poblaciones.--(kota de
Munoz.)
La relation que acabamos de insertar, es la que sirvi6 casi literalmen-
te al ilustre cronista de Indias, Antonio de Herrera, en su D6cada iv, lib.
vmi, para former la historic de la provincial de Guatemala y de las tier-
ras sometidas a este distrito. Pero atendiendo a que Herrera no public
todo el document, sino solo lo que le convenia, y 6 que hay muchas y no-
tables variantes centre el original y lo insertado por aquel, hemos creido
convenient su publication, tal cual sali6 de manos de su author.

[94] Nos falta ann dar la explicacion prometida del modo con qne
Herrera se sirvi6 de los escritos de Palacio, 6 fin de que el lector pueda
jnzgar.
Herrera divide el Informe de Palacio, mis quizd por su volfimen que
por su contenido, en tres capitulos.-El primero [cap. VIII de Herrera]
titalado Que trata de la provincia de Guatemala de la manera que aora la tie-
ne el Audiencia Real, prncipia con estas palabras Que comienza de los pos-
treros f, y acaba tomando el camino verdaderopara salvarse.-Despun e
signed el segundo capitulo 6 segunda division [cap. IX de Herrera)
titulado Que continue en las particularidades de las tierras del distrito de
Guatemala, que principia Que la cosa mas rica 4., y acaba y las venden en
sus mereados.-El tercer capitulo (cap. X de Herrera) titulado Queprosigue
tratando de otras provincias del distrito de Guatemala, principia Comienza la
de San Salvador 4.-En este capitulo Herrera ha copiado A Palacio pala-
bra por palabra: mrs adelante ha escogido solamente algunos cortos y
aislados pasajes, generalmente sin ilacion.-Qne hays omitido la narra-
cion del cacique que iban o enterrar vivo, pase; pero que no crea la be-
lla description de las notables ruinas de Copan, digna de ser menciona-
da, muestra su incapacidad y poco gusto por la historic de la civilizacion
de los pueblos.-Es curioso en extreme el fin de este capitulo de Herrera
si se compare con las palabras con que Palacio terminal sn Informe al
rey.-Herrera dice, copiando literalmente 6 Palacio: "Se pudiera todavia
decir much mis sobre los usos y costumbres de este pueblo, cuyo origen
data del tiempo de su gentilidad; pero para no cansar no los detallare
aqui: los principles de ellos serin tratados en el curso de la Historia."-
Nosotros tambien preferiremos no cansar al lector con mks datos acerca
de estos plagios descabellados, y damos fin a nuestro escrito.

[mj Razones especiales me privan de cumplir por ahora lo que ha-
bia prometido en mi nota (z); y contindo con la publication de docn-
mentos.















Probanza hecha a pedimento de Pero Garcia vecino de

la cibdad de Leon de Nicaragua sobre los ser-
vicios qne ha hecho a Su Majestad (a).


Muy Poderoso Sefior=Joan de Arguyo, en nombre de
Pero Garcia vecino de la cibdad de Leon de la provincia de
Nicaragua, digo que, como constara desta probanza que pre-
sento, el dicho mi parte es de los primeros descobridores,
pobladores e conquistadores de toda la dicha provincia, A do
sirvi6 6 ha trabajado much en servicio de V. A.: y es ansi
que, 6 causa de no tener indios de repartimiento, esta muy
probe 6 pasa gran necesidad: es casado 6 de las personas que
V. A. manda sean preferidas 6 aprovechadas: atento a lo
cual=A V. A. pido 6 suplico se le haga merced de tener
memorial d6l para cuando obiere en que V. A. le haga rerced
de algunos indios que esten vacos, y en el entretanto se le
prove de una ayuda de costa que sea tal para con que se
pueda sustentar, en lo cual recibira bien 6 merced: pide justi-

[a] Doy principio A la publication de los documents ineditos del
archivo de la Audiencia de Guatemala, por la present information, se -
guida ( instancia de uno de los companeros del desgraciado Diego de
Nicuesa.
Sabido es que, despues que el ilustre Almirante D. Crist6bal Colon
descubri6, en el afo de 1502, today la costa del AtlAntico de lo que es hoy
repiblica de Costa-Rica, y recorri6 todas las islas y bahfa de Zorobaro,
llamada despues bahia del Almirante en su honor, y visit la tierra fire
que rodea aquellas islas, a la cual llam6 Vera aqua en genoves; fu4 Diego
de Nicuesa el primer espaniol que trat6 de conquistar 6 Veragua y colo-
nizaria, porque Ia colonial que el mismo Colon fund en el rio de Belen,
esta fuera de la bahfa del Almirante y mns hlcia el Darien, en terreno
que jams Costa-Rica ha reclamado como part de su territorio.
Diego de Nicuesa visit la bahfa del Almirante y di6 nombre la isla
que desde entdnces se llama Escudo de Veragua, y que es el limited orien-
tal que Costa-Rica siempre ha reclamado y reclama en sus cnestiones con
los EE. UU. de Colombia.
Es apenas concebible que los historiadores de Centro-Am6rica, como
Jnurros, Peldez y Milla, no hablen siquiera de Nicuesa, que fu6 elprimer
colonizador de una parte del territorio de lo que es hoy Costa-Rica, y por
consiguiente de una parte del territorio de la Federacion centro-ameri-
cana y del reino y capitania general de Guatemala.








DOCU3IENTOS INEDITOS


cia y el real oficio imploro=[f.] Juan de Arguyo=En
la cibdad de Leon, provincia de Nicaragua, A veinte 6 siete
dias del mes de mayo, aiio del nacimiento de Nuestro Sal-
vador Jesucristo de mill 6 quinientos e cincuenta 6 cinco
aiios, ante el muy Magnifico Sefior, el Licenciado Juan Mar-
quez, Fiscal de Su Majestad 6 su Juez de residencia, Alcal-
de 6 Justicia Mayor en esta provincial, 6 por ante mi Fran-
cisco Sanchez, escribano piblico della, pareci6 present Pero
Garcia, vecino desta dicha cibdad, 6 hizo presentation de
una probanza cerrada 6 sellada, fecha en la cibdad de Gra-
nada, e pidi6 A Su Merced que, por cuanto 61 tiene en esta
cibdad dos testigos que presentar acerca de lo contenido en
la dicha probanza, la made abrir 6 abra, 6 made que por
el interrogatorio en ella contenido se examine los testigos
que presentaren, y, examinados, le made dar la dicha pro-
banza que present, juntamente con lo que los dichos testigos
dixeren 6 depusieren, escrito 6 limpio, cerrado y sellado,
en manera que haga fee, en lo cual interponga su abtoridad
6 decreto judicial para que valga 6 faga fee, 6 sobre todo pi-
di6 justicia, siendo testigos Diego Sanchez e Felipe de Bal-
todano, vecinos desta dicha cibdad=-t luego el dicho Seiior
Juez mand6 abrir la dicha probanza e mand6 al dicho Pero
Garcia que present los testigos de que se entiende aprove-
char, quel estA presto de los mandar recibir e facer en el ca-
so justicia: la cual dicha probanza se abri6 y es su tenor esta
que se sigue=En la cibdad de Granada de la provincia de
Nicaragua, A diez 6 siete dias. del mes de mayo, afio del na-
cimiento de Nuestro Salvador Jesucristo de mill 6 quinientos
6 cincuenta 6 cinco afos, ante el Magnifico Seior Benito
Diaz, Alcalde ordinario en esta dicha cibdad 6 su tierra 6
t6rminos por Su Majestad, por presencia de mi Juan Du-
ran, escribano piblico e del consejo della, parecio present
Pero Garcia, estate en ella, 6 present un escripto con
ciertas preguntas al pi6 d6l, su tenor del cual es este que se
sigue==Magnifico Seiior=-Pero Garcia, vecino de la cibdad
de Granada, parezco ante Vuestra Merced 6 digo que A mi
derecho conviene informar por information de testigos, A los
Sefiores Presidente 6 Oidores de la Real Audiencia de los
Confines, del tiempo que ha que estoy en estas parties de las
Indias, y de lo que he servido A Su Majestad en ellas, en las
conquistas 6 pacificacion dellas en esta Tierra Firme: pido








DEL ARCHIVO DE GUATEMALA


6 suplico A Vuestra Merced que a los testigos que presenta-
re les made preguntar y examiner por las preguntas de
yuso contenidas, 6 lo que dixeren 6 depusieren me lo made
dar escripto 6 limpio, firmado 6 signado en public forma 6
manera que haga fee para el dicho efeto, sobre que pido jus-
ticia: las cuales preguntas son las siguientes.
1-Primeramente sean preguntados si conocen al di-
cho Pero Garcia, e si conocieron a Diego de Nicuesa, e al
gobernador Pedrarias DAvila, 6 al capitan Francisco HernAn-
dez, descubridores 6 conquistadores que fueron de la Tierra
Firme, Ilamada Castilla del Oro, 6 desta provincia de Nica-
ragua.
2-Item si saben quel dicho Diego de Nicuesa, el afio
de quinientos e diez, pas6 de la isla Espafiola, por mandado
de los Reyes Cat6licos, A esta Tierra Firme y costa de Ve-
ragua por gobernador, 6 si saben quel dicho Pero Garcia
vino con 61, 6 anduvo en la conquista 6 guerra que hizo en
la dicha Tierra Firme, hasta tanto que muri6 el dicho Diego
de Nicuesa: e asi lo saben los testigos.
3-Item si saben que despues que vino PedrArias Di-
vila por gobernador de la dicha Tierra Firme, que fu6 aiio
de quinientos 6 trece, el dicho Pero Garcia sirvi6 en la di-
cha Tierra Firme 6 trabaj6 lo all possible en la conquista,
pacificacion 6 poblacion de la dicha Tierra Firme, con su
persona 6 armas, en ayudar A hacer los primeros navios que
se hicieron en esta mar del Sur, y al descubrimiento della
todo lo all possible.
4-Item si saben que despues de la dicha conquista 6
pacificacion de Tierra Firme, el dicho Pero Garcia vino A
esta provincia de Nicaragua A la conquista 6 pacificacion de-
Ila con el capitan Francisco HernAndez, 6 trabaj6 en la con-
quista della con su persona 6 armas todo el tiempo que fu6
necesario andar en la tierra 6 conquista, hasta que fue pobla-
da 6 asentada, e asi lo saben los testigos.
5-Item si saben que en todo lo susodicho el dicho Pe-
ro Garcia sirvi6 A su propia costa e minsion 6 trabaj6 de su
persona, padeciendo muchos trabajos, 6 hambres, 6 necesida-
des, pasando rios A nado, 6 con balsas pasando, 6 con much
peligro de su persona, 6 sin por ello Ilevar sueldo, ni acosta-
miento, ni otra cosa alguna: 6 asi lo saben los testigos.
6-Item si saben quel dicho Pero Garcia. contimoha








DOCUMTENTOS INEDITOS


residido en la dicha Tierra Firme en esta provincia de Ni-
caragua, 6 cierto que fu6 al Perui con un navio que hizo, a-
donde perdi6 todo lo que tenia: 6 asi lo saben los testigos.
7-Item si saben quel dicho Pero Garcia contino ha
tenido su casa pobtada en esta provincia de Nicaragua, a-
donde es casado mAs ha de veinte 6 cuatro afios, 6 que tie..
ne su mujer en esta dicha provincia: 6 que al tiempo que
se fu6 con el dicho su navio, dej6 su casa poblada 6 heeha
compaiifa con Pedro Riquelme, vecino de la dicha cibdad,
que se oblig6 de residir 6 servir por 1l: e asi lo saben los tes-
tigos.
8-Item si saben que en todo el dicho tiempo ha vi-
vido con necesidad, 6 que no tiene indios de repartimiento,
ni se los dieron tales que se pudiese sustentar con ellos, ni
tales como los merecia segun los servicios que hizo 6 traba-
jos que padeci6.
9-Item si saben quel dicho Pero Garcia estA pobre
6 necesitado, 6 vive con muncha necesidad, 6 que, si Su Ma-
jestad no le da con que se sustente, no se podra sostener en
la tierra: 6 si saben ques persona honrada 6 que, por sus ser-
vicios e m6ritos, merece que le den de comer.
10-Item si saben que lo suso dicho es puiblica voz 6
fama=[f.] Pero Garcia.
I presentado el dicho escrito 6 preguntas suso dichas,
6 por el dicho Sefior Alcalde visto, mand6 quel dicho Pero
Garcia traiga 6 present los testigos de que en el caso se
entiende aprovechar, quest presto de hacer en el caso jus-
ticia. Testigos Miguel DAvila, 6 Juan Gutierrez, 6 Francis-
co Carrillo, vecinos y estantes en ella=Pas6 ante mi-[f.j
Juan Duran, escribano plblico 6 del consejo.
E luego el dicho Senor Alcalde, en este dia, dixo que,
porque 61 esta ocupado en cosas tocantes al servicio de Su
Majestad y ejecucion de su justicia, cometia 6 cometi6 A mi
el dicho escribano la recebcion de los dichos testigos para
que les tome sus dichos, 6 para ello me di6 poder 6 comision
en forma, cual de derecho se require. Testigos los dichos,
6 firm61o de su nombre==[f.] Benito Diaz=Pas6 ante mi-
If.] Juan Duran, escribano piiblico e del consejo.
E despues de lo susodicho, este dicho dia, el dicho Pe-
ro Garcia traxo 6 present, ante el dicho Sefior Alcalde, por
testigo a Diego de Pastrana, vecino desta dicha cibdad, del









DEL ARCHIVO DE GUATEMALA


cual el dicho Sefor Alcalde tom6 6 recibi6 juramento en
forma por Dios Nuestro Sefior, e por Santa Maria, 6 por las
palabras de los santos evangelios, 6 por una seiial de cruz
en que corporalmente puso su mano derecha, so cargo del
cual prometi6 de decir verdad de lo que supiere cerca de lo-
que le fuere preguntado: siendo testigos los dichos Miguel
DAvila, 6 Francisco Gutierrez, 6 Francisco Carrillo=Pas6
ante mi=[f.] Juan Duran, escribano piblico e del consejo.
E despues de lo susodicho, en esta dicha cibdad de Gra-
nada, A diez 6 ocho dias del dicho mes 6 aflo susodicho, el
dicho Pero Garcia traxo 6 present por testigo, ante el dicho
Sefior Alcalde, A Francisco HernAndez, 6 A Juan Izquierdo,
vecinos della, los cuales juraron en forma ante el dicho Se-
fior Alcalde, segun es de suso, 6 prometieron de decir verdad.
Testigo Bernaldo Guerrero, vecino della=-Pas6 ante mi=(f.)
Juan Duran, escribano pfblico e del consejo.
E lo que los dichos testigos, 6 cada uno dellos, dixeron e
depusieron per sus dichos 6 depusiciones, por si 6 sobre si, se-
creta 6 apartadamente, es lo siguiente.
El dicho Diego de Pastrana, vecino desta cibdad, tes-
tigo presentado en esta razon por el dicho Pero Garcia, el
cual, habiendojurado en forma, 6 seyendo preguntado y exa-
minado por las preguntas del dicho interrogatorio, dixo e de-
puso lb siguiente.
1-A la primera pregunta dixo que conoci6 al dicho go-
bernador PedrArias DAvila, 6 conoci6 al capitan Francisco
HernAndez, ya difuntos, 6 que no conoci6 A Diego de Nicue-
sa [b].

(b) Creo cumplir con un acto dejusticia y reparar en part el injustifi-
cable olvido de los historiadores Centro-Americanos, respect de Nicuesa,
acompaflando una traduccion de Washington Irving (The life and vo-
yages of Christopher Columbus, and those of his companions. Philadelphia,
1872), que es, 6 mijuicio, el historiador que mhs se ha ocupado de la
expedition de Nicuesa. Dice asi:
Diego de Nicuesa era un cumplido cortesauo, de noble cuna, que habia
sido gentil-hombre de c6mara de D. Enrique Enriquez, tio del rey. Dispo-
sicion natural, education y hdbitos, todo concurria parahacer de Nicuesa
un digno rival de Ojeda. Como este, tambien aqnel era de pequefa estatu-
ra, pero notable por la simetria y desarrollo de sus forms, y por su acti-
vidad y fnerza corporal. Tambien, como Ojeda, era diestro en el uso de
todas armas, y hdbil no solamente en ejercicios de agilidad, sino tambien
en los caballerescos y llenos de gracia, que los caballeros espaIoles de
aquel tiempo habian heredado de los Moros; siendo notable por sn vigor
y destreza en las justas, al uso morisco. Ojeda mismo no podia aven-
tajarle como ginete, y se hace particular mencion de su yegua favorite, 6










DOCUMENTOS INEDITOS


2-A la segunda pregunta dixo queste testigo no cono-

]a cual hacia cabriolar y caracolear al estrieto compas de una viola. Ade-
mds de todo esto, era versado en las baladas legendarias 6 romances de
sn pais, y renombrado como guitarrista de prmera fuerza. Tales eran
las cualidades de este candidate 4 un empleo en las selvas, segun
el rev. obispo Las Casa. Es probable, sin embargo, que hubiera dado
pruebas de cualidadems ms prop6sito para el deseado pnesto, habiendo
estado ya en el servicio military bajo el inado gobernador Obando.
Estando los m4ritos de Ojeda y Nicuesa tan singularmente balancea-
dos, dificil habria sido la election: el rey Fernando eludi6 el dilema favo-
reciendo a los dos; no por cierto suministrdndoles buques y dinero, sino
concedi6ndoles patentes y titulos que nada le costaban y podian repor-
tarle en cambio ricas ganancias. Dividi6 aquella parte del continent,
que est~ situada lo largo del istmo del Darien, en dos provincias, cor-
riendo la line divisoria por medio del golfo de Uraba. La part orien-
tal que se extiende hasta el cabo de la Vela, fan llamada Nueva Andaln-
cia, y ns gobierno dado 6 Ojeda. La otra, al Occidente, inclnyendo Ve-
ragua, y alcanzando hasta el cabo Gracias a Dios, fud asignada C Nicne-
sa. La isla de Jamaica fun dada 4 los dos gobernadores en comnn, como
nn lugar de donde podrian sacar socorros y provisions. Cada uno de los
gobernadores debia erigir dos fortalezas en sa distrito y gozar por diez
aios de las utilidades de todas las minas que descubriesen, pagando i la
corona la decima part el primer ano, la novena el segundo, la octava el
tercero, la s6tima el cuarto y ]a qninta cada uno de los anios sucesivos....
Nicuesa, teniendo mayores medios, arm6 cuatro grandes navfos y dos
bergantines, equipados con abundantes municiones y viveres, tanto para
el viaje como para la colonial en proyecto, enganch6 much mayor fuerza
y se hizo la vela, alegre y jactancioso, para las doradas costas de Vera-
gua, el Aurea Chersonesus de ns imagination.
Las dos armadas rivals llegaron & Santo Domingo casi al mismo
tiempo (1509). Nicuesa habia experimentado de camino lo que sin dnda
consider como un pequeflo angurio de buena fortuna. Tocando en San-
ta Cruz, una de las islas Caribes, logr6 capturar cien naturales que trajo
d bordo de sus naves para venderlos como esclavos en la Espafiola. Esto
se creia justificable en aquellos tiempos, ann por los mas escrpulosos
te61ogos, partiendo del principio de que los Caribes eran todos antropdfa-
gos; dichosamente la opinion de la humanidad, en este siglo mds ilustra-
do, hace poca diferencia entire el crime atroz del cannibal y el del plagia-
rio. Alonso de Ojeda recibi6 con placer a sn amigo, el marino y future
teniente de gobernador, el digno Jan de la Cosa; sin embargo, no podia
minos que sentir la inferioridad de sn armada, compardndola con la de
su rival Nicuesa, cuyas arrogantes naves vefa ancladas en el puerto de
Santo Domingo. Sentia ademds qne los medios de que disponia eran in-
adecuados para el establecimiento de su proyectada colonia. Ojeda, no
obstante, no sufri6 largo tiempo por falta de recursos pecuniarios: stte,
come la mayor part de los hombres generosos y liberals que descuidan
y malgastan su propio peculio, tenia el don de mandar y disponer de los
bolsillos de sus vecinos. Entre la mezclada poblacion de Santo Domin-
go, habia un abogado de alguna habilidad, el bachiller Martin Fernandez
de Enciso, que habia ganado dos mil castellanos (t) abogando; porque
parece que el espiritu de litigio fu6 uno de los primeros fiutos de la vida
civilizada trasplantados al Nuevo Mundo, y qne floreci6 de una manera
sorprendente entire los colonos espaloles......


(t) Eqnivalentes $ 10050 de hoy.










DEL ARCHIVO DE GUATEMALA


ci6 al dicho Diego de Nicuesa, mas de queste testigo ha oi-

Dos gobernadores rivals, tan bien igualados, como Ojeda y Nicue-
sa, ambos de espiritu levantado, aunque encerrado en cuerpos pequefios,
no podian permanecer sin chocar en un lugar tan reducido como Santo
Domingo. La isla de Jamaica que les habia sido asignada en comun, fiM6
la primer causa de querella; la provincia del Darien fu6 causa de la se-
gunda, pretendiendo cada uno incluirla dentro de los lfnites de su juris-
diccion. Sus disputes sobre estos puntos exaltdronse de tal manera, que to-
do el lugar se hizo el eco de ellas. En la discussion, sin embargo, Nicuesa
llevaba la ventaja, pines aunque ambos eran ignalmente esforzados, era
dste mas hombre de mundo; habiendo sido educado en la corte, era mas
urbano y ceremonioso, sabia reprimirse mejor, y es probable que con sus
arguments confundiera.al gobernador rival. No era Ojeda gran casuista,
pero si excelente esgrimista, y estaba siempre listo d decidir con la es-
pada las cuestiones de derecho, 6 de honor, que su lengua no alcanzira a
poner en claro; por esta razon propuso arreglar la dispute en singular
combat. Nicuesa, aunque era igualmente valeroso, era hombre de mis
experiencia, y vi6 a locura de semejante arbitramento. Sonri6ndose en
secret del acaloramiento de su antagonist, propuso como condition
previa al desaffo y para que hubiese algo que valiera la pena por que pe-
lear, que cada uno depositira cinco mil castellanos, que serian el premio
del vencedor. Esta circunstancia, como habia previsto, sirvi6 de freno
temporal al fogoso valor de su rival, que no posefa un doblon en su teso-
ro; pero que tenia probablemente demasiado orgullo pare confesarlo.....
La escuadra de Nicuesa permaneci6 algun tiempo despues de haber-
se hecho aI vela su rival. Sus maneras corteses y atractivas,jnntamente
con el rumor de grades riquezas en la provincial de Veragna, donde in-
tentaba fundar su colonia, habian atraido numerosos voluntarios i su ban-
dera, de tal modo que se vi6 obligado i comprar otra nave para traspor-
tarlos.
Nicuesa tenfa mis de cortesano y de caballero, que de hombre de ne-
gocios, y faltibale capacidad para el manejo de sus asuntos pecuniarios.
Habia gastado sus fondos con mano pr6diga y llenddose de dendas que
no podia pagar por el moment. Muchos de sus acreedores sabian que su
expedicion era vista con malos ojos por el almirante Don Diego de Colon;
para ganarse el favor del filtimo, pusieron toda clase de dificultades a Ni-
cuesa. Jamds hubo un caballero en desgracia mAs acosado y atormen-
tado por acreedores y demands, hostigindolo los unos tan luego como
satisfacia los otros. Consigni6, a pesar de esto, embarcar todas su fuer-
zas. Tenia setecientos hombres, bien escogidos y armados, ademas de seis
caballos. Eligi6 por su capital general A Lope de Olano, nombramiento
al parecer impolltico, puesto que Olano habia estado comprometido con
el muy conocido Roldan en su rebellion contra Colon.
La escnadra sali6 del puerto y se hizo la vela, con exception de
una nave que, con ancla levada y velas desplegadas, aguardaba para re-
cibir A Nicnesa, el cual estuvo detenido en tierra hasta el iltimo momen-
to por los muchos embrollos que artificiosamente le habfan puesto.
Justamente al moment de poner el pie dentro de su bote, fu6 arres-
tado por las arpfas de la ley, y conducido ante el alcalde mayor f contes-
tar demands por quinientos ducados, que fu6 sentenciado i pagar alli
mismo, 6 A prepararse pars ir A la carcel.
Este fu6 un rayo caido sobre el infortunado caballero. En vano ale-
gaba su complete imposibilidad para entregar tal suma en aquel acto;
en vano les hizo ver la ruina que le sobrevendria y el gran perjuicio para
el servicio piblico, si se le impedfa jntarse a su expedicion. El alcalde
mayor estuvo inflexible y Nicuesa entregado i la dseseperacion. En tan










DOCUMEXNTOS INEDITOS


do decir a muchas personas, de cuyos nombres no se acuerda

critic moment, le vino consuelo de donde mtnos esperaba. iSu afliccion
habia logrado ablandar el corazon de un notario pfiblico! Present6se 6ste
ante el tribunal y manifesto que, antes de ver 6 tan gallardo caballero
reducido i tanta extremidad, 1e mismo pagaria en el acto. Nicuesa lo
contempl6 con sorpresa y apdnas podia dar crddito i sus sentidos; pero
cuando lo vi6 en efecto cancelar la deuda y se encontr6 libre repentina-
mente de tan terrible apuro, abraz6 a su libertador, vertiendo ldgri-
mas de gratitud, y se di6 priesa 6 embarcarse, no fuera que algun otro
sortilegio legal fuese hecho 6 su persona.....
Tan luego como la escuadra entr6 al puerto (Cartagena), los botes
salieron 6 encontrarla. La primera pregunta de Nicuesa fau por Ojeda.
Los companeros de dste le contestaron con tristeza que su jefe se habia
ido 6 una expedicion bdlica al interior del pals y que habia trascurrido ya
algun tiempo sin regresar, de modo que temfan que alguna desgracia le
hubiese acaecido. Suplicaron 4 Nicuesa, por tanto, que diera sn palabra
como caballero, que si Ojeda realmente estuviera en apuros, 61 no tomaria
ventaja de sus reveses para vengarse de sus pasadas disputes.
Nicuesa, que era un caballero de noble y generosa alma, se puso rojo
de indignacion A tal ruego. "Busead inmediatamente f vuestro jefe-dijo;
tra6dmelo, si vive; y yo me comprometo no solamente 6 olvidar lo pasa-
do, sino 6 ayudarle como si fuera un hermano."
Cuando se encontraron, Nicuesa recibi6 6 sn antigno antagonist con
los brazos abiertos. "No es--dijo-de hidalgos, sino de hombres de alma
vulgar, acordarse de las pasadas diferencias cuando se ven en afficcion.
De hoy mas olvidemos todo lo que entire nosotros ha ocurrido. Mandad-
me como un hermano. Yo y mis hombres estamos 4 vuestras 6rdenes,
para seguiros 6 donde querais, hasta que la muerte de Juan de la Cosa y
de sus compaieros sea vengada."
El Animo de Ojeda se levant una vez mis con esta gallarda y gene-
rosa oferta. Los dos gobernadores, no mias rivals, desembarcaron a cua-
trocientos de sus hombres y algunos caballos, y partieron con toda priesa
para el funesto pueblo. Se acercaron 6 61 durante la noche, y, dividien-
do sns fuerzas en dos parties, dieron 6rden de no tomar vivo indio alguno.
El pueblo estaba entregado 4 un profundo suefio, pero los bosques
estaban llenos de grandes papagayos que, despertados, hicieron prodigio-
so ruido. Los indios, sin embargo,pensando que todos los EspaTioles ha-
ianu sido destruidos, no hicieron caso de aquel ruido. No fu6 sino hasta
que sus casas fueron asaltadas y envueltas en llamas, que se alarmaron.
Se precipitaron hdcia afuera, unos con armas, otros desarmados, pero fue-
ron recibidos en sus puertas por los irritados Espanioles, y, 6 muertos al
punto, d obligados 6 retroceder dentro del fuego. Las mujeres hufan co-
mo locas con sus hijos en los brazos, pero 6 la vista de los Espanioles des-
lumbrantes de acero, y de los caballos que ellas suponian ser voraces
monstruos, volvian 4 sus habitaciones en llamas, dando gritos de horror.
Grande fau la carniceria, pues no se di6 cartel ni 6 la edad ni al sexo.
Muchos perecicron por el fuego, y muchos por ]a espada.
Cuando saciaron completamente su venganza, los Espalioles se pre-
pararon para el botin. Mibntras se ocupaban en esto, hallaron el cada-
ver del desgraciado Juan de la Cosa. Estaba atado nun arbol, pero hin-
chado y descolorido de un modo horrible por el veneno de las flechas con
que habia sido matado. Este ligubre espect6cnlo produjo tal efecto en
los hombres comunes, que ninguno queria permanecer en aquel lugar dn-
rante la noche. Por consiguiente, habiendo pasado i saco el pueblo, lo
dejaron como una ruina humeante, y volvieron en triunfo 6 sus naves.
Los despojos en oro y otros articulos de valor deben haber sido grades,










DEL ARCH1VO DE GUATEMALA


escripto, que se acuerda que lo oy6 A Juan Dominguez,

porque la parte de Nicuesa y de su gente mont6 a site mil castella-
nos (t). Los dos gobernadores, ahora tieles confederad6s, se separaron
con muchas expresiones de amistad y con mfitua admiration de sus ha-
zafas; y Nicuesa continue su viaje para la costa de Veragua......

EL VIAJE DE DIEGO DE NICUESA.

CAPiTULO I.

Nicuesa se ihce d la vela ldeia el Occidente. Su nanfragio
y desastres siguientes.

Debemos referir abora el 6xito que tuvo el gallardo y generoso Diego
de Nicuesa, despues de separarse de Alonso de Ojeda en Cartagena. Pro-
siguiendo su viaje, se embarc6 en una carabela de modo que pudiera cos-
tear la tierra y reconocerla: di6 6rden que los dos bergantines, uno de los
cuales mandaba su teniente Lope de Olano, se mantuviera su lado, en
tanto que las naves grandes que calaban ms agna debian estar mas Id-
jos hacia la mar. La escuadra lleg6 la costa de Veragua con un tiem-
po borrascoso; y, como Nicuesa no pudo hallar puerto seguro y se rezela-
ba de las rocas y bajios, se hizo hacia la mar afuera al acercarse la no-
che, suponiendo que Lope de Olano lo seguiria con los bergantines, con-
forme 6 sus 6rdenes. La noche fu6 tormentosa, la carabela fue muy sa-
cudida y arrastrada, y cuando amaneci6, ni uno solo de los buques de la
escuadra estaba la vista.
Nicuesa temia que alOun accident hubiera sobrevenido d los ber-
gantines: se dirigi6 hcia la tierra y la coste6 en busca de ellos hasta lie-
gar a un gran rio, en el cual entr6 y ech6 el ancla. No habia estado mu-
cho tiempo alli, cuando las agnas repentinamente bajaron, pues eran na-
da mas que efecto de las lluvias. Sin haber tenido tiempo para esca-
parse, la carabela encall6, y por filtimo cay6 de costado. La corriente
precipittndose como un torrent, puso la debil barca en tal estado, quo
us junturas se abrieron y parecia que iba A hacerse pedazos. En este
moment de peligro un atrevido marinero se arroj6 al agua para traer A
tierra el extreme de un cable, como un medio de salvar A la tripulacion.
Fu6 arrastrado por la furiosa corriente y pereci6 4 vista de sus compaie-
ros. No desalentldo por semejante suceso, otro bravo marinero se su-
mergi6 bajo las olas y logr6 alcanzar la orilla. Amarr6 ent6nces fuerte-
mente an extremo del cable i un arbol, y estando asegurado el otro d
hordo de la carabela, Nicuesa y su tripulacion pasaron uno 4 uno por d1
y alcanzaron la orilla en salvo.
Apenas habian Ilegado A tierra, cuando la carabela se redujo A peda-
zos, y con ella desaparecieron las provisions, vestidos y las demds cosas
necesarias. Nada les qned6 sino el bote de la carabelp que por casuali-
dad estaba en tierra. Estaban, pues, en una situation desesperada, en
ina costa salvage y remota, sin alimentos, sin armas y casi desnudos.
Qu6 habia sido del resto de la escuadra, ellos no lo sabian. Algunos te-
mian que los bergantines hubieran naufragado; otros recordaban que Lo-
pe de Olano habia sido uno de los hombres cobardes y sin ley, confedera-

[t Equivalentes t $ 372S1 de hoy.










DOCUIMENTOS INEDITOS


6 A un Francisco Gonzalez, 6 1 un Valderibano, 6 A otras


dos con Francisco Roldan en ns rebellion contra Colon, y, jnzg6ndole por
]a escuela A que pertenecia, dejaban traslucir sus aprehensiones de que
hubiese desertado con los bergantines. Nicuesa participaba de sus sospe-
chas; y estaba inquieto y triste. Ocult6, sin embargo, sus inquietudes y
se esforz6 en animar A sus compaieros, proponi6ndoles que continudran A
pid hacia el Oeste en busca de Veragua, lugar de ns futuro gobierno; ob-
servando que, si los buques habian sobrevivido la tempestad, se dirigi-
rian probablemente A aquel sitio. Partieron asi 6 lo largo de las playas
del mar, porque la espesura de la floresta lee impedia atravesaria por el
interior. Cuatro de los mds atrevidos mariners se hicieron A la mar en
el bote y se mantuvieron 6 la par de ellos para ayndarlos 6 atravesar las
bahias y rios.
Sns penalidades fueron extremes. La mayor parte estaban sin cal-
zado, y muchos casi desnudos. Tenian que trepar por agudas y isperas
rocas, y que luchar con la densa floresta rodeada de espinas y malezas.
Frecuentemente estaban obligados a atravesar grades ci6nagas y pan-
tanos, y tierras inundadas, 6 profundos y r6pidos torrentes.
Sn alimento consistia en yerbas y races, y en mariscos recogidos en
la playa. Aunque se hubieran encontrado con indios, habrian temido, es-
tando desarmados, dirigirse A ellos en busca de provisions, no fuera
que tomaran venganza de los ultrajes cometidos por otros enropeos en es-
ta costa.
Para hacer sus sufrimientos mas intolerables, estaban en la dnda de
si, durante la borrasca que habia precedido 6 su naufragio, hnbieran side
:Irrojados mas alla de Veragna, y en tal caso cada paso que dieran los
alejaria mas de su deseado paraiso.
Paulatinamente caminaron aun hacia adelante, animados por las pala-
bras y ejemplo de Nicuesa, que dividi6 alegremente las fatigas y priva-
clones con el iltimo de sus hombres.
Durmieron una noche al pid de inminentes rocas, 6 iban 9 continuar sn
fastidiosa march en la mafnaia, cuando fneron espiados por unos indios
desde nna altura vecina. En el sdquito de Niouesa habia un paje favorite,
cuyos raidos atavios y sombrero blanco atrajeron los perspicaces ojos de
los salvajes. Uno de ellos inmediatamente lo escogi6 y apuntdndole mor-
talmente, le arroj6 una flecha que lo dej6 expirante 6 los pi6s de sn amo.
Mi6ntras que el generoso caballero Uoraba su muerto paje, reinaba la cons-
ternacion entire sus compafieros, cada uno temiendo por sn propia vida.
Los indios, con todo, no ejecutaron sino este casual acto de hostilidad, y
permitieron que los Espafoles continudran ns penoso camino sin ser mo-
leetados.
Llegando un dia 6 la punta de una gran bahia que entra much en la
tierra, fueron trasportados poco A poco en el bote, al lugar que parecia
ser la punta opuesta. Desembarcados y continuando sn march, hallaron
con gran sorpresa que estaban en una isla, separada de tierra fire por
un gran brazo de mar. Los mariners que manejaban el bote estaban de-
masiado cansados para llevarlos e la playa opuesta; permanecieron en con-
secuencia today la noche en la isla.
En la mariana se preparaban 6 partir, pero no fun pequeno sn terror
al ver que el bote y los cuatro mariners habian desaparecido. Ansiosos
corrian de una parte A otra, dando gritos, con esperanza de que el bote
pudiera star en alguna ensenada; treparon A las rocas y forzaban sus
ojos hicia el mar. Todo fou en vano. Ningun bote se vefa: ningana voz
respondfa 6 sn llamamiento: era demasiado evidence qne los cnatro mari-
neros, 6 habfan perecido, 6 desertado.










DEL ARCHIVO DE GUATEMALA


personas, que era piblico que vinieron con el dicho Nicue-

CAPfTULO II.

Nicuesa y su. gene en inna isla desierta.

La sitnacion de Nicuesa y de su gente era triste y desesperada A mis
no poder. Estaban en una isla desierts rodeada de una costa pantanosa,
en un remote y solitario mar, donde el comercio jamds desplegaba una
vela. Sus compaieros en los otros buques, si ann vivian y le permane-
cian files, lo tenian sin duda por perdido, y muchos anos podrian tras-
currir Antes que la casual embarcacion de algun descubridor se aventu-
rase en aquellas playas. Mucho Antes que tal sucediese, sn suerte seria
decidida; y sue huesos blanqueando en la arena, serian los finicos que re-
feririan su historic.
En tan desesperado estado muchos se abandonaron A un fren6tico pe-
sar, errando por la isla, retorci6ndose las manos y profiriendo gemidos y
lamentos; otros imploraban A Dios en su auxilio, y muchos se sentaron
poseidos de una desesperacion silenciosa y sombria.
Las angustias del hambre y de la sed los forz6 al fin 4 movers. No
encontraron otro alimento que algunos mariscos esparcidos en la costa, y
yerbas y raices silvestres, algunas de ellas malsanas. No tenia la isla ni
fuentes ni arroyos de agna potable, y se veian obligados A amortignar se
sed en los charcos salobres de los pantanos.
Procuraba Nicuesa animar su gente con nuevas esperanzas. Em-
pledbala en construir una balsa con la madera arrojada por las olas sobre
la playa y con ramas de drboles, con el fin de cruzar el brazo de mar que
los separaba del continent. Dificil era la tarea, por falta de herramien-
tas; y cuando la balsa estuvo concluida, no tuvieron remos con que ma-
nejarla. Algunos de los mns h6biles nadadores emprendieron empujarla;
pero estaban demasiado debilitados por sus sufrimientos. Al primer en-
sayo, las corrientes que barren aquella costa se Ilevaron la bals. mar
afuera, y con dificultad regresaron nadando A la isla. No teniendo mds
esperanza de salvacion, ni otros medios de ejercitar y estimular el animo
de sus compaueros, Nicuesa orden6 repetidas veces que se construyeran
balsas; pero el resultado fu6 siempre el mismo; y, 6 lagente legaron 6 de-
bilitarse demasiado para poder trabajar, 6 desesperados renunciaron 3 la
tentative.
Pas6 asi dia tras dia y semana tras semana, sin alivio alguno de sns
sufrimientos y sin esperanza alguna de socorro. Todos los dias, uno que
otro sucumbia a sus padecimientos, victim, no tanto del hambre y de la
sed, como del pesar y desaliento. Sn muerte era envidiada por sns infe-
lices sobrevivientes, muchos de los cuales estaban reducidos 4 tal debili-
dad, qne tenian que arrastrarse a gatas en busca de las yerbas y mariscos
que constitufan sn escaso alimento.

CAPfTULO III.

Llegada de un bote. Conduct de Lope de Olano.

Cuando los desgraciados Espafioles, sin esperanza de socorro, Ilega-
ban 4 considerar la muerte como un t6rmino deseado de sus miserias, se
sintieron resucitar an dia al contemplar una vela en elhorizonte. Sn ale-
gria fu6 sin embargo contrariada al reflexionar cuantas probabilidades
habia contra su aproximacion a una inculta y desolada isla. VigilAndo-
la con avidos ojos, elevaban sus preces a Dios para que la condnjera 4 su










]OCIJ3ENTOS INEDITOS


sa, lcs oy6 decir como el dicho Pero Garcia habia venido

socorro; y, por fin con gran satisfaction, percibieron que navegaba haicia la
isla. Cuando se acerc6 mss, result ser uno de los bergantines que co-
nandaba Lope de Olano. Ancl6: despach6 un bote, y entire Ia tripulacion
estaban los cuatro mariners que tan misteriosamente habian desapare-
cido de la isla.
Estos hombres dieron cuenta satisfactoriamente de ns desercion. Ha-
bianse persuadido de que las naves estaban en algun puerto hacia el
Oriented y que diariamente las iban dejando mds atras. Desalentados per
el constant y, en su opinion, initial afan que les habia tocado en suerte lu-
chando hdcia el Occidente, resolvieron seguir su propia inspiration sin
arricsgar la oposicion de Nicuesa. Por tanto, i deshora de lanoche, midn-
tras sns compaReros estaban dormidos en la isla, soltaron el bote en si-
lencio y deshicieron el camino A lo largo de la costa. Despues de various
dias de faena, encontraron los bergantines que comandaba Lope de Olano
en el rio de Belen, teatro de los desastres de Colon en su cuarto viaje.
La conducts de Lope de Olano fu6 juzgada como sospechosa por sus
contempordneos, y todavia estA expnesta 4 duda. Se supone qne habia
abandonado a Nicuesa intencionalmente, proponigndose usurpar el man-
do de la expedicion. Habia sin embargo la tendencia 6 juzgarlo seve-
ramente desde que tom6 part en la traicion y rebellion de Francisco Rol-
dan. En ]a noche tempestuosa en que Nicuesa se habia alejado mar afue-
ra para evitar los peligros de la costa, Olano se habia refugiado 4 sotaven-
to de una isla. No viendo en la maiuana la carabela de su comandante,
ningun esfnerzo hizo para buscarlo y sigui6 con los bergantines hicia el
lio de Chdgres, done encontr6 las naves ancladas. Habiase desembar-
cado todo el cargamento, estando casi al pnnto de irse 4 pique A causa de
los estragos de la broma. Olano persuadi6 A la tripulacion que Nicuesa
habia perecido en la pasada tempestad, y, siendo su teniente, reasumid
el mando. Hubiera 6 no perfidia en sus designios, su mando no fu6 sino
una sarie de desastres. Se hizo 6 la vela de Chagres para el rio de Belen,
donde encontr6 que las naves estaban tan deterioradas, qne fu6 forzoso
deshacerlas. La mayor part de la gente construyeron miserable chozas
en la playa, de donde, durante una repentina torment, fueron arrastra-
das por la creciente del rio, 6 enterradas por la arena movediza. A]gu-
nas personas se ahogaron en una expedicion en busca de oro, y 61 mismno
.e salv6 solamente por ser diestro nadador. Las provisions se habian
agotado, sufrian de hambre y de varias enfermedades, y muchos perecie-
ron en extrema miseria. Todos clamaban porque se abandonase la expe-
dicion, y Olano emprendi6 la construction de una carabela con los restos
de sus naves, con el objeto de regresar a6 la Espaiola, aunque muchos sos-
pechaban que su intencion era persistir en la empresa. Tal era el estado
en que los cuatro mariners habian hallado 4 Olano y sa comitiva; la
mayor part viviendo en miserables chozas, privados de lo necesario pa-
ra la vids.
La noticia de que Nicuesa vivia afin, puso fin A la influencia de Olano.
Hubiera obrado con lealtad 6 perfidia, lo que es ent6nces, manifest celo
por socorrer d sn comandante, 6 inmediatamente despach6 en su demands
un bergantin, que, conducido por los cuatro marines, lleg6 6 la isla de
la manera referida.
CAPITULO IV.
Nicuesa se reune con su tripulacion.
Cuando la tripulacion del bergantin y los compafieros de Nicuesa se
encontraron, abrazdronse lorando, porque gun los corazones de los rudos









DEL ARCHIVO DE GUATEMALA


con ellos: e que lo demAs contenido en la pregunta, que no lo
sabe.
3-A la tercera pregunta dixo queste testigo sabe que,
por el aiio de quinientos 6 catorce, 6 quinientos 6 quince,
cuando vino PedrArias DAvila por gobernador de la dicha
Tierra Firme, este testigo video en ella al dicho Pero Garcia
en el dicho tiempo, y alli lo conoci6: 6 sabe este testigo e
vi6, porque se hall present A ello, como Pero Garcia sirvi6
A Su Maj. en la conquista, e pacificacion, 6 poblacion de la
dicha Tierra Firme en el Darien, y en ella sirvi6 con sus ar-
mas como los demAs que la conquistaron e pacificaron: 6 vi6
que en todo trabaj6 todo lo all possible en lo que le fu6 man-
dado, como A los demAs, porque este testigo fu6 muno dellos:
que ansimismo sabe este testigo, e vi6 por vista de ojos, co-
mo el dicho Pero Garcia fu6 uno de los que ayudaron A ha-
cer el primer navio que se hizo en PanamA para descubrir
la tierra del Peru, 6 ayud6 A hacer el dicho navio hasta que
se acab6: 6 questo sabe de la pregunta.
4--A la cuarta pregunta dixo queste testigo sabe que
despues de la conquista 6 pacificacion de la dicha Tierra
Firme, el dicho Pero Garcia vino A esta provincia de Nica-

marinos estaban enternecidos con las aflicciones que habian experimen-
tado; y los hombres se vuelven mitunamente bondadosos por la comunidad
de sufrimientos. El bergantin habia traido cantidad de frutas de pal-
meras y varies otros articulos de alimento, conform habian podido con-
seguirlos por la costa. Los hambrientos Espafioles los devoraban con
tal voracidad, que Nicuesa se vi6 obligado 4 intervenir, no fuese que les
hiciesen dafio. No fu6 m6nos grata la provision de agua fresca 4 sus se-
cos y calenturientos paladares.
Cuando se restablecieron bastante, abandonaron todos la desierta is-
la y se embarcaron para el rio de Belen, con tanta alegria como si sus
penas hubieran llegado a su t6rmino, y se encaminaran a un puerto de
delicias, en vez de cambiar solamente la escena de sus sufrimientos y en-
contrar una nueva clase de horrores.
Entre tanto, Lope de Olano se preparaba con actividad para la pr6xi-
ma entrevista con su comandante, persuadiendo 4 sus oficiales a interce-
der en su pro, y A poner sn pasada conduct bajo el punto de vista mis
favorable. Necesitaba de la intercesion do ellos. Nicuesa lleg6, ardien-
do en c6lera.. Mand6 al moment que se le prendiera y castiggra como
traidor; atribuyendo 4 su desercion la ruina de la empresa, y los sufri-
mientos y muerte de tantos de sus esforzados compaiieros. Los otros ca-
pitanes hablaron en favor de Olano; pero Nicuesa se dirigi6 4 ellos dici6n-
doles: "Haceis bien-exclam6-en pedir merced para 61, pues que vo-
sotros mismos necesitais de person. Habeis participado de su crime;
Pporqu6, si no, habeis tolerado que pase tanto tiempo sin obligarlo a man-
dar una de las naves en busca mian
Los capitanes se excusaron asegardndole que creian que se habia aho-









DOCUMENTOS INEDITOS


ragua, A la conquista e pacificacion della, con el capitan Fran-
cisco Hernandez: e en esta provincia vido como el dicho
Pero Garcia anduvo en la conquista 6 pacificacion della, con
su persona e armas, todo el tiempo que fue necesario, 6 sirvi6
A Su Maj. en todo lo que fu6 mandado, como los demAs ve-
cinos que en la dicha conquista 6 pacificacion anduvieron,
hasta tanto quest provincia de Nicaragua fue poblada e
asentada: lo cual todo este testigo sabe 6 vi6 porque A todo
ello se hall present 6 lo vi6, como uno de los que la con-
quistaron e pacificaron: e esto sabe de la pregunta.
5-A la quinta pregunta dixo quest testigo sabe quel
dicho Pero Garcia sirvi6 como dicho tiene, 6 que sirvi6 e
trabaj6 con su persona 6 armas A su propia costa e mincion,
sin por ello llevar acostamiento ni sueldo, porqueste testigo,
como dicho tiene, fue uno dellos, 6 sirvi6 asimismo A su pro-
pia costa e mission, 6 no vi6 ni supo que A nadie de los di-
chos conquistadores se les diese ayuda de costa: 6 sabe que
en la dicha conquista 6 pacificacion pasaron harto trabajo,
pasando hambre 6 rios, A nado 6 en balsas, segun lo dice la
pregunta: y esto es lo que sabe della.
6-A la sesta pregunta dixo quest testigo sabe e vi6

gado. Reiteraron sus siplicas de graciapara Olano, haciendo la mds pa-
tbtica pintura de sus pasadas y presents penalidades, 6 insistiendo acer-
ca de lo impolitico de aumentar los horrores de so situation con actos de
severidad. Nicuesa por iltimo se decidi6 a ahorrar esta vfctima; resol-
viendo enviarle preso, en la primer occasion, a Espana. Parecia, en ver-
dad, inoportuno hacer mayor la suma de los diaries infortunios que iban
disminuyendo el nimero de su sequito. De la bizarre armada de sete-
cientos hombres resueltos que se habian embarcado en ella en Santo Do-
mingo, cuatrocientos habian perecido ya por various sufrimientos; y de
muchos de los sobrevivientes apduas podia decirse que vivian.
CAPfTULO V.
Padecimientos de Nicuesa y de su gente en la costa del istmo.
El primer cuidado de Nicuesa al volver A tomar el mando general,
fu6 dar medidas pars el alivio de su gentle, que estaban pereciendo de
hambre y enfermedad. Todos los que estaban sanos 6 qne tenan fuerzas
bastantes para soportar la menor fatiga, fueron enviados por partidas f
merodear en los campos y rancherias de los naturales. Este era un ser-
vicio de much peligro; porque los indios de esta part do la costa eran
feroces y guerreros, y los mismos que se habian mostrado tan formidable
A Colon y a su hermano, cuando intentaron fundar nn establecimiento en
las cercanias.
Mnchos EspaRoles fueron muertos en estas expediciones. Si bien lo-
graban recoger provisions, el penoso trabajo de acarrearlas hasta el








DEL ARCHIVO DE GUATEMALA


como el dicho Pero Garcia contino ha tenido en esta pro-
vincia de Nicaragua su casa poblada: e sabe ques casado en
ella 6 tiene en ella su mujer: 6 le conoce mas ha de veinte
afios: 6 que al tiempo que fu6 al Perd no sabe si dex6 casa
poblada, mis de queste testigo oy6 decir que dexaba hecho
compafiia con Pedro Riquelme, vecino desta cibdad, no sabe
para que se hizo la dicha compafila: 6 esto sabe desta pre-
gunta.
7--A la stima pregunta dixo que dice lo que dicho
tiene en la pregunta Antes desta, 6 que siempre ha visto
que, del dicho tiempo A esta parte que dice la pregunta, le ha
conocido casado en esta tierra al dicho Pero Garcia, 6 sabe
que tiene su mujer en esta tierra, 6 ha tenido su casa po-
blada: 6 queste testigo ha oido decir al dicho Pedro Riquel-
me quel dicho Pero Garcia dex6 hecha compania con 61, no
sabe ni oy6 para que fu6 la compaiia.
8 -A la otava pregunta dixo que no sabe otra cosa
de la pregunta mas de que vi6 que trabaj6 muy bien, como
dicho tiene, e le dieron y encomendaron un pueblo de po-
cos indios, que ve que son de poco provecho, que con ellos
cree que pas6 trabajo porque son pocos: e questo sabe de la
pregunta.

puerto era peor para hombres tan debilitados, que la area de pelear por
ellas; pues estaban obligados a trasportarlas a sus espaldas, y, con pesa-
das cargas, a trepar por esearpadas rocas, a atravesar florestas casi impe-
netrables, y a qruzar horribles pantanos.
Hostigados de estos peligros y fatigas, prorumpieron en murmuracio-
nes contra su jefe, acusAndolo no solamente de indiferencia a sus snfri-
mientos, sino tambien de que expresamente les imponia tareas rigurosas
b inuecesarias para vengarse de haberlo descuidado.
El buen caradter de Nicuesa se habia en efecto agriado a causa de
sus contrariedades; y una s6rie de molestos cuidados y desgracias lo ha-
bia vuelto irritable 6 impaciente; pero 61 era un caballero de indole ge-
nerosa y honrada, y no consta que exigiera mis servicios que los indis-
pensables para la seguridad comun. En efecto la carestia habia lUegado
a tal grado, que treinta Espanoles, habiendo ballad una vez el cadaver
de un indio, ya en estado de descomposicion, fueron obligados por el
hambre a comrrselo, y se apestaron de tal modo con tan horrible alimen-
to, que ni uno de ellos qued6 vivo (*).
Desalentado por estan miserias, Nicuesa resolvi6 abandonar un lugar
que parecia destinado a ser la tumba de los Espanoles. Embarcando la
mayor part de su gente en los dos bergantines y en la carabela construi-
da por Olano, se hizo a lavela en demand de algun sitio mas favorable
para su colonia. Parte de su gente permaneci6 alli, esperando que lie-
garan a sazon algunos maizales y legumbres que hablan sembrado. De-

(*) Herrera, dec. I. y VIII, cap. 2 ?.









DOCUMENTOS INTEDITCS


9-A la novena pregunta dixo queste testigo ve quel
dicho Pero Garcia no tiene indios al present en encomien-
da, ni le conoce bienes ni hacienda en esta tierra, por lo cual
cree que no dexa de vivir con trabajo: 6 ve ques persona
honrada 6 por tal lo tienen: e si Su Majestad le hiciese mer-
ced de darle de comer, cabe bien en 61, porque lo ha servi-
do en la tierra: e esto sabe e se parece.
10-A las diez preguntas dixo que dice lo que dicho
tiene en las preguntas de suso, en que se afirma y es la ver-
dad para el juramento que hizo, 6 firm6lo de su nombre
=(f.) Diego de Pastrana-Pas6 ante mi=(f.) Juan Duran,
escribano piblico 6 del consejo.
El dicho Juan Izquierdo, vecino desta cibdad, testigo
presentado por el dicho Pero Garcia, el cual habiendo jura-
do 6 seyendo preguntado por el tenor del dicho interrogato-
rio, dixo 6 depuso lo siguiente.
1-A la primera pregunta dixo que conoce al dicho Pero
Garcia, 6 conoci6 al gobernador Pedririas Daivila, 6 al capi-
tan Francisco Hernandez, conquistadores que fueron de la
Tierra Firme.
2-A la segunda pregunta dixo que ha oido decir lo con-

j6 a estos al mando de Alonso Nufez, A quien nombr6 su alcalde mayor.
Cuando Nicuesa habia costeado cerca de cuatro leguas hrcia el Este,
un marinero genoves, que habia estado con Colon durante sn dltimo via-
je, le inform quo habia por allf un buen puerto, que habia agradado tan-
to al viejo almirante, que le habia dado el nombre de Puerto Bello. Aiia-
di6 que podria reconocerse por una tncora, medio enterrada en la arena,
que Colon habia dejado alli; junto a la cual habia una fuente de agna no-
tablemente fresca y buena, que nacia al pie de un gran arbol. Nicuesa
orden6 que se buscra por la costa, y, por tiltimo, hallaron el ancla, la
fuente y el arbol. Era el mismo puerto que lleva hoy el nombre de Por-
to Belo. Algnnos de la tripulacion fueron enviados a tierra en busca de
provisions, pero fueron asaltados por los indios; y, estando demasiado
debiles para manejar sus armas con su acostumbrada bravura, fueron re-
chazados h6cia los buques con p6rdida de various muertos 6 heridos.
Abatido con tantos infortunios, Nicuesa continue su viaje site le-
gaas mns 16jos, hasta llegar al puerto que Colon habia llamado Puerto de
Bastimentos. Presentaba ventajosa situacionpara unafortaleza yestaba
rodeado de f6rtiles campiias. Nicuesa resolvi6 hacerlo el Ingar de su re-
sidencia. "Aquf-dijo-detengimonos en el nombre de Dios!" Sus com-
paneros, con aquel sentimiento supersticioso con que los hombres en la
adversidad se inclinan 4 interpretarlo todo como augurio, se persuadieron
de que habia un favorable presagio en sus palabras, y Ulamaron el pnerto
"Nombre de Dios," nombre que conserve despues.
Desembarc6se Nicuesa, y, desenvainando sn espada, tom6 posesion
solemne en nombre de los Reyes Cat6licos. Empez6 inmediatamente a
levantar una fortaleza, para proteger A su gente contra los ataques de los









DEL ARCHIVO DE GUATEBIALA


tenido en la pregunta 4 Juan Dominguez, vecino que fu6
desta cibdad, y a un Escobar, ya difuntos.
3-A la tercera pregunta dixo que, al tiempo queste testi-
go anduvo en la conquista de Tierra Firme, vi6 en aquel
tiempo al dicho Pero Garcia, 6 sabe que fu6 conquistador de
aquella tierra, porque lo vi6: 6 le vi6 trabajar en la dicha
conquista con su persona 6 armas: e lo demns contenido en
la pregunta lo ha oido decir A personas de cuyos nombres
no se acuerda.
4-A la cuarta pregunta dixo que lo que sabe de la pre-
gunta, es queste testigo vi6 venir al dicho Pero Garcia a es-
ta provincia de Nicaragua, e en ella lo vi6 andar en la pa-
cificacion della al dicho Pero Garcia, 6 le vi6 trabajar con
su persona 6 armas hasta tanto questa tierra ,fu6 asentada 6
poblada: e esto sabe, porque lo vi6 por vista de ojos.
5-A la quinta pregunta dixo queste testigo sabe quel di-
cho Pero Garcia trabaj6 en la dicha pacificacion con su per-
sona e armas, 6 que en aquel tiempo 4 nadie no se daba
ayuda de costa ni salario, sino que cada uno servia 6 su
propia costa minsion en la dicha conquista, 6 no vi6 que
Ilevase ayuda de costa ni otro salario el dicho Pero Garcia.

salvages. Como era este un caso de necesidad, exigi6 que trabajdran to-
dos los que estaban en capacidad para ello. Los Esparfoles, extenuados
tanto por la penuria de viveres, como por las fatigas, olvidaron su favo-
rable augurio, maldijeron el lugar como destinado a ser su tumba, y se
desataron en imprecaciones contra sujefe, que los obligaba 6 trabajar
cuando estaban al sucumbir de hambre y debilidad. No murmuraban
m6nos los que habian sido enviados en demand de alimento, que se ob-
tuvo solamente A duras penas y A costa de sangre; porque todo lo que co-
lectaban tenian que trasportarlo de largas distancias, y con frecuencia
sufrian las emboscadas y asaltos de los indios.
Cuando Nicuesa pudo disponer de gentle aparente, despach6 la cara-
bela por aquellos que habia dejado en el rio de Belen. Muchos de ellos
habian perecido, y los que quedaban habian estado A veces expuestos i
tal escasez, que llegaron ann d comer toda clase de reptiles, y hasta un
pedazo de lagarto era un banquet para ellos. Pasando la revista de sus
fuerzas, una vez reunidas, Nicuesa se encontr6 con que no le quedaban
sino cien escunlidos y extenuados infelices.
Despach6 la carabela a 1l EspaRola para traer un poco de tocino que
habia mandado le alistiran alla; pero jams volvi6. Orden6 ( Gonzalo
de Badajoz que, A la cabeza de veinte hombres, recorriera el pals en bus-
ca de provisions; pero los indios habian abandonado todo cultivo, pues
les bastaba muy poco alimento y podian subsistir de raices y frutas sil-
vestres de los bosques. Los Esparoles, por consigniente, no hallaron si-
no rancherfas desiertas y campos desolados, pero si enemigos emboscados
en cada desfiladero. Se vieron reducidos 6 tan deplorable situation A
causa de sus padecimientos, que por dltimo no les quedaba ya suficiente








DOCUMENTS Th'EDITOS


6-A la sesta pregunta dixo queste testigo vi6 como el di-
cho Pero Garcia siempre residi6 en Tierra Firme, 6 en esta
cibdad e provincia, sino fu6 despues que fu6 al Peru con un
navio que hizo: 6 que lo demas contenido en la pregunta no
lo sabe.
7-A la setima pregunta dixo que dice lo que dicho tiene
en la pregunta Antes desta, 6 que siempre ha visto que del
dicho tiempo A esta parte, que dice la pregunta, le ha cono-
cido casado en esta tierra al dicho Pero Garcia: 6 sabe que
tiene su mujer en esta tierra, 6 ha tenido su casa poblada:
6 queste testigo ha oido decir al dicho Pedro Riquelme quel
dicho Pero Garcia dex6 hecha compafifa con 61, no sabe ni
oy6 para que fu6 la compafnia.
8-A la otava pregunta dixo queste testigo sabe qu6l
tenia un pueblo de repartimiento, en terminos de esta cib-
dad; 6 es piiblico que son de poco provecho.
9-A la novena pregunta dixo queste testigo al pre-
sente no le conoce ningunas haciendas, ni grangerias, al di-
cho Pero Garcia, 6 por esto le parece que no dexara de vi-
vir con necesidad: 6 es hombre viejo e honrado: e esto sabe
de la pregunta.
10-A las diez preguntas dixo que dice lo que dicho

nimero con salud y fuerza para montar guardia en la poche; y la fortale-
za permanecia sin centinelas. Tal era el estado deseeperado de aquel en
otro tiempo alegre y gallardo caballero, y de sn brillante armada, que
pocos mess antes se habia embarcado en Santo Domingo, orgulloso con
la conciencia del poder y con la seguridad de tener los medios de obligar
los favors de la fortuna......
CAPITULO XI.

Colmenares va en busca de Nicuesa.
Rodrigo de Colmenares continue por la costa hacia el Oeste inspec-
cionando minuciosamente todas las bahiae y puertos, pero pormucho
tiempo sin 6xito. Por iltimo un dia descubri6 un bergantin junto a una
pequefia isla en el mar. Hacia part de la armada de Nicuesa, y habia
sido despachado a pillar provisions. Por este buque fuA piloteado hasta
el puerto de Nombre de Dios, la capital nominal del deeafortunado go-
bernador, pero que estaba tan rodeada y cubierta por la floresta, que ha-
bria pasado por alli sin notarla.
La legada de Colmenares fud recibida con parabienes, trasportee y
lagrimas de gozo. Ap6nas si podia reconocer al alegre y brillante Nicue-
sa de otros tiempos, en el escudlido y demacrado hombre que tenia en sn
presencia. Vivia en la iltima miseria. De todo an gallardo y poderoso
sdqnito en otro tiempo, solamente le quedaban sesenta hombres, tan d6-








DEL ARCHIVO DE GUATEMALA


tiene, en que se afirma, 6 lo firm de su nombre, 6 es la
verdad para el juramento que hizo=[f.] Juan Izquierdo=
Pas6 ante mi=(f.) Juan Duran, escribano piblico 6 del con-
sejo.
El dicho Francisco Hernandez, vecino desta cibdad,
testigo presentado por el dicho Pero Garcia, el cual habien-
do jurado en forma, 6 seyendo preguntado por el tenor del
dicho interrogatorio, dixo lo siguiente.
1-A la primera pregunta dixo queste testigo conoci6
al dicho Pero Garcia, 6 conoci6 al gobernador Pedrarias DA-
vila, 6 al capitan Francisco Hernandez, conquistadores que
fueron de Tierra Firme 6 desta provincia de Nicaragua.
2-A la segunda pregunta dixo queste testigo oy6 de-
cir A muchas personas, que no se acuerda de. sus nombres,
como el dicho Pero Garcia vino 6 habia estado en Veragua
en compania del capitan Diego de Nicuesa, pero queste
testigo no conoci6 al dicho Diego de Nicuesa: 6 esto sabe de
la pregunta.
3-A la tercera pregunta dixo queste testigo sabe quel
dicho gobernador PedrArias DAvila vino A Tierra Firme al

biles, pilidos, flacos y abrumados de penalidades, que daba Idstima mi-
rarlos (*).
Colmenares les distribuy6 alimento y les dijo que habia venido para
llevarlos un .pais abundante y rico en oro. Cuando Nicuesa oy6 hablar
de la colonial del Darien y que sus habitantes le enviaban A buscar para
que fuera a gobernarlos, le pareci6 que resucitaba. Todo el aliento y
generosidad del caballero se despert6 de nuevo en 61. Di6 una especie
de banquet aquel mismo dia A Colmenares y 6 los embajadores, con ]as
provisions traidas en el buque. Presidi6 la mesa con su antigua hilari-
dad, y despleg6 an habilidad en ns anterior empleo de trinchante real, te-
niendo una av en el aire y trinchAndola con admirable destreza.
Bueno hubiera sido para Nicuesa que su repentina alegria no lo hu-
biera Ilevado mAs 16jos; pero la adversidad no le habia ensenado la pru-
dencia. Alconversar con log enviados acerca de la colonia del Darien,
tom6 desde luego el tono de gobernador, y empez6 6 desarrollar el siste-

[*] El puerto de Nombre de Dios por largo tiempo signi6 presentando
las huellas de los snfrimientos de los Espafoles. Herrera nos dice que al-
gunos anos despues, una partida de ochenta soldados espatfoles, al mando
de Gonzalo de Badajoz, Ileg6 al puerto con intention de penetrar en el
interior. Encontraron alli las ruinas del fuerte de Nicuesa, asi como ca-
laveras y huesos,-y cruces erigidas sobre montoncillos de piedra, tristes
recuerdos de los que habian muerto de hambre; cuya vista produjo tal
horror y desaliento en el animo de los soldados, que habrian abandonado
an empresa, A no haber an intr6pido capital despachado inmediatamente
las naves y prividolos asf de los medios de retroceder. (Herrera, d6c. XI,
lib. 1? ).









DOCU31E:NTOS INEDITOS


Darien, por el afio de quinientos catorce, porqueste testigo,
cuando 61 vino, estaba en el Darien e lo vi6 venir: 6 sabe
quel dicho Pero Garcia sirvi6 con su persona 6 armas en la
conquista 6 pacificacion de la dicha Tierra Firme, como los
demAs conquistadores della, porqueste testigo fu6 uno de los
dichos conquistadores: e ansi mismo sabe quel dicho Pero
Garcia fue uno de los que ayudaron A hacer los primeros
navios que se hicieron en la mar del Sur, porqueste testigo
lo vi6: 6 esto sabe de la pregunta.
4-A la cuarta pregunta dixo queste testigo sabe la
pregunta como en ella se contiene, porque vinieron en la di-
cha compafiia todosjuntos, y se hall en toda la conquista, 6
pacificacion, e poblacion desta tierra de Nicaragua, y en ella
vi6 trabajar al dicho Pero Garcia con su persona e armas,
segun lo dice la pregunta.
5-A la quinta pregunta dixo queste testigo sabe quel
dicho Pero Garcia sirvi6, como dicho tiene, con su persona
6 armas, A su costa 6 minsion, porqueste testigo fu6 uno de
los dichos conquistadores, e sirvi6 asimismo A su propia cos-
ta 6 mission, e lo mesmo hicieron los demAs conquistadores:
6 por esto sabe quel dicho Pero Garcia sirvi6 A su costa,

ma de political que pensaba adoptar. Cuando oy6 que grades cantida-
des do oro habian sido recogidas y retenidas por particulares, se encendi6
eln ira. Vot6 que haria devolverlas, y aun habl6 de castigarlos por ha-
ber infringido los privilegios y monopolios de la corona. Este fu6 el mis-
mo error que habia derrocado al bachiller Enciso de su gobierno; y ame-
nazar, era una media violent para uno que hasta ent6nces no era sino
gobernador en ci6rnes. No fu4 initial la amenaza para los avisados ei-
bajadores Diego de Albitez y el bachiller Corral. Pusieronse mAs sobre
aviso por una conversation tenida aquella misma noche con Lope de Ola-
no, que permanecia ann preso.por sn desercion, pero que hall el medio
de comunicarse con los enviados y de prevenirlos contra el confiado go-
bernador. "Que os sirva de ejemplo-dijo-el modo como me ha trata-
do. Yo envi6 socorro a Nicuesa y le salve la vida cuando estaba al pere-
cer de hambre en una isla desierta. Mirad mi recompensa. Me paga con
la prison y las cadenas. Tal es la gratitude que los del Darien deben es-
perar cuando los gobierne."
El astuto bachiller Corral y sn compafrero de embajada conservaron
bien todas estas cosas en sn mente, y tomaron sus medidas de conformi-
dad. Se apresuraron A salir intes que Nicuesa, y, A toda vela, regresaron
en su carabela al Darien. Inmediatamente que llegaon, convocaron unn
reunion de los habitantes principles. "Lindo eambio-dijeron-hemos
hecho, al lamar A Diego de Nicuesa al mando. Hemos invitado a la ci-
giiefa a tomar el gobierno, y 6sta no qnedare satisfecha hasta que nos
haya engullido." Refirieron ent6nces las indiscretas amenazas que se le
habian escapado A Nieuesa, y citaron su tratamiento a Olano como nna
prueba de indole tirinica 6 ingrata.









DEL ARCHIVO DE GUATEMALA


como dicho es: 6 sabe que en la Tierra Firme pasaron har-
tas hambres 6 necesidades, 6 pasando rios e trabajos: 6 esto
sabe de la pregunta.
6-A la sesta pregunta dixo queste testigo sabe quel
dicho Pero Garcia residi6 en Tierra Firme cierto tiempo, 6
despues residi6 en esta provincia de Nicaragua siempre,
hasta que fu6 al Peru con un navio suyo, porque le vi6 re-
sidir: 6 esto sabe de la pregunta 6 no otra cosa.
7--A la s6tima pregunta dixo quest testigo sibe quel
dicho Pero Garcia ha tenido su casa poblada en la cibdad
de Leon y en la cibdad de Granada, hasta que fu6 al Peru,
como dicho tiene en la pregunta Antes desta: 6 siempre, de
veinte afios A esta parte, poco mis 6 menos, le conoze ser
casado, 6 tiene su mujer en la cibdad de Leon: 6 oy6 dezir
este testigo puiblicamente que, cuando fu6 al Perui, dexaba
hecha compafia con el dicho Pedro Riquelme que lo dexaba
para residir por el, pero queste testigo no sabe de qu6 ma-
nera fu6 la compafia porque no se hall present A ello.
8-- la otava pregunta, queste testigo sabe quel dicho
Pero Garcia ha vivido pobremente, e asi lo via este testigo:
6 le conoci6 pocos indios de repartimiento, 6 cree que con
ellos no se podrA sustentar: 6, segun lo que sirvi6 6 trabaj6,

Las palabras del astuto bachiller Corral produjeron violent agita-
cion en el pueblo, especialmente en aquellos que habian acumulado teso-
ros que tendrian que devolver. Nicuesa, ademis, con un acto que casi
aleja toda simpatia por el, di6 tiempo 6 que las pasiones fermentgran.
De camino para el Darien, se detuvo algunos dias en un grapo de islas pe-
quenas, con el objeto de capturar indios para vender como esclavos.
Mi6ntras cometia tales ultrages contra la humanidad, despach6 adelante &
Juan de Cayzedo en un bote para anunciar su llegada. Este mensajero
tenia un resentimiento particular contra 61, y lo traicion6. Asegurb 6 los
del Darien que todo lo que los comisionados les habian dicho acerca de
la tirania 6 ingratitud de Nicuesa, era verdadero; que trataba 6 su gente
con una severidad innecesaria; que les quitaba todo cuanto ganaban en la
guerra, diciendo que el botin le correspondia de derecho; y que su inten-
cion era tratar 6 los del Darien del mismo modo. "IDe d6nde os vino la
locura-afadi--siendo vosotros mismos vuestros amos, y estando en tan
libre condition, de mandar por un tirano que os gobierner"
Los habitantes del Darien se convencieron con esta aseveracion con-
cordante, y se alarmaron de la desgraoia abrumadora que habian invoca-
do sobre sf. Habian depuesto 6 Enciso por su severidad, y se echaban
ellos mismos en brazos de uno que amenazaba ser diez veces mas severe.
Vasco Nufiez de Balboa not6 la perplejidad y confusion. Llam61os apar-
te de uno en uno, y les habl6 privadamente. "Estais afligidoe-les dijo-
y asi debierais estarlo, si el mal no tuviera remedio. Mas no desespereis:
hay un recurso eficaz y 19 teneis en vuestras manos. Si habeis cometido
el error de llamar 6 Nicuesa al Darien, se remedia facilmente con no reci-









DOCUMENTOS INEDITOS


tuvo pocos indios, como se dieron a otros conquistadores
que ansimismo viven con necesidad.
9-A la novena pregunta dixo queste testigo sabe quel
dicho Pero Garcia es persona honrada, e por tal lo tiene 6
es tenido: 6 le tienen por hombre necesitado, porque no tie-
ne indios al present en repartimiento, ni le conoze otras
haciendas: 6 esto sabe de la pregunta.
10-A las diez preguntas dixo que dize lo que dicho
tiene, et que se afirma, 6 lo firm de su nombre=(f.) Eranco.
Hernandez-(f.) Ju? Duran, escribano piblico 6 del con-
sejo.
E despues de lo susodicho, en esta dicha cibdad de
Granada, A veinte 6 dos dias de dicho mes de mayo del di-
cho afo, ante el dicho Sefior Alcalde, por presencia de mi
el dicho escribano, pareci6 present el dicho Pero Garcia e
dixo qu6l no quiere hazer mis probanza, que pide al dicho
Sefior Alcalde le made dar un treslado, 6 dos, 6 mas, desta
dicha probanza, en puiblica forma, en manera que haga fee,
interponiendo en todo ello su abtoridad 6 decreto judicial
para que valga y haga fee: y el dicho Sefior Alcalde mand6
A mi, el dicho escribano, le de un treslado della, dos 6 mas, se-

birlo cuando venga." La evidencia y sencillez del remedio admir6 4 to-
dos, y fue unanimente adoptado.
CAPfTULO XIH.
Catdstrofe del desafortunado Nicuesa.
Midntras se maduraba tan hostile intriga, Nicuesa, sin sospecha algu-
na, continuaba su viaje lenta y tranquilamente, y llegaba en salvo a la
boca del rio. Al acercarse a la playa, repar6 en una multitude, encabeza-
da por Vasco NuBez, que esperaba, como suponla. para recibirlo con to-
dos los honorees debidos. Iba 6 llegar 6 tierra, cuando el procurador sin-
dico le habl6 en altas voces, prevminndole que no desembarcara y que
volviera A today priesa 4 su gobierno de Nombre de Dios.
Nicuesa permaneci6 por un moment como herido de un rayo por tan
inesperado saludo. Cuando se recobr6, les record que habia venido 6
sus instancias. Snplic6 por esto qne se le permitiera desembarcar y te-
ner una explicacion, despues de la cnal 61 estaria presto 6 obrar como
elos juzggran convenient. Sus siplicas no hicieron sino provocar res-
puestas insolentes y amenazas de violencia, si se aventuraba 6 poner los
pi6s en tierra. Acercindose la noche, se vi6 obligado 6 hacerse a la mar,
pero volvi6 a la mabiana siguiente, esperando hallar 6 esta gente veleido-
sa de mejor humor.
Parecia que en efecto habia habido un cambio favorable, puesto qne
fun invitado para salir a tierra. Era simplemente una estratagema para
apoderarse de 6l, porque ap6nas pnso el pi6 en tierra, la multitude se ava-









DEL ARCHIVO DE GUATEMALA


gun lo pide, cerrado e sellado: y en todo ello dixo que inter-
ponia y enterpuso su abtoridad 6 decreto judicial, 6 lo fir-
m6 de su nombre: testigos Francisco Carrillo, y Andres
Sanchez, y Bartolom6 de Vega, vecinos y estantes en ella=
[f.] Benito Diaz-=~ yo Juan Duran, escribano piblico e
del consejo desta cibdad de Granada de la provincia de Ni-
caragua, present fui A lo que dicho es, que ante mi pas6
en uno con los dichos testigos, 6 de pedimento del dicho Pe-
ro Garcia, y de mandamiento del dicho Sefior Alcalde que
aqui firm6 su nombre, lo suso dicho fize escrebir, y lo firm
de mi nombre y ribrica acostumbrada, ques a tal en testi-
monio de verdad=(f.) Ju? Duran, escribano piblico 6 del
consejo.
P, despues de lo suso dicho, en la dicha cibdad de Leon,
en el dicho dia veinte 6 siete de mayo del dicho afio, antel
dicho Senor Juez de residencia, e por ante mi el dicho es-
cribano, pareci6 present el dicho Pero Garcia, 6 present
por testigo A Juan de la Calle, 6 Pedro Martin Zambrano,
vecinos desta dicha cibdad, de los cuales, 6 de cada uno de-
llos por si, el dicho Sefior Juez tom6 6 recibi6 juramento en
forma de derecho, por Dios Nuestro Senor, 6 por Santa Ma-

lanz6 para toniarlo. Entre sus dotes corporales, Nicuesa era notable por
la ligereza de sus piernas. En ellas confiaba esta vez para salvarse, y,
deponiendo la dignidad de gobernador, hny6, para library con vida, por
la costa, persegmdo por el populacho. En breve dej6 atras & sus perse-
guidores y se refugi6 en los bosques.
Vasco Nunez, que tambien era un hombre bien nacido, viendo 6 un
noble caballero reducido A tal extremidad, y 9 merced de un apasio-
nado populacho, se arrepinti6 de lo que habia hecho. No habia pre-
visto tal furia popular, y se esforz6, aunque demasiado tarde, en a-
paciguar la tempestad que 61 mismo habia levantado. Logr6 impe-
dir que persiguieran A Nicuesa por los bosques, y despues trat6 de
snavizar la rabia vengativa de sa compahiero y tambien alcalde, Za-
mudio, cuya hostilidad habiase excitado con el temor de perder su em-
pleo, si se recibia a nuevo gobernador; y cuya violent conduct era
apoyada por el amor natural de la multitud 1 o que se llama "medidas
fuertes." Nienesa entr6 ahora en parlamento con el populacho, por la me-
diacion de Vasco Nufes. Pidi6 que ya que no querian reconocerlo como
gobernador, al m6nos lo admitieran como compaiero. Se lo rehusaron, di-
ciendo, que si lo admitfan en un cardcter, 61 acabaria por conseguir el
otro. Suplic6 ent6nces que, si no lo querian admitir bajo tales condicio-
nes, lo trataran como reo y lo pusieran en prison, pues, querfa dntes mo-
rir entire ellos que volver Nombre de Dios a perecer de hambre 6 por
las flechas de los indios.
En vano Vasco Nuiez despleg6 sn elocuencia para obtener algnna
gracia para este desdichado caballero. Sn voz fu6 abogada por las voci-
feraciones de la multitud. Entre 6sta, estaba un individuo bullicioso y









DOCUMENTOS INEDITOS


ria, bendita madre, 6 por las palabras de los santos evange-
lios, 6 por una serial de la cruz, a tal como esta t, que cada
uno dellos hizo con los dedos de su mano derecha, 6 prome-
tieron de decir verdad de lo que supiesen 6 les fuese pre-
guntado en este caso de que son presentados por testigos: 6
A la fuerza 6 absolucion del dicho juramento, los dichos tes-
tigos 6 cada uno dellos, dixeron si juro 6 amen: A l cual fue-
ron testigos Juan Estevan, 6 MArcos Francisco de Esquivel,
6 Diego Sanchez, presents: pas6 ante mi=(f.) Franco.
Sanchez, escribano pilblico.
E lo que los dichos testigos dixeron, seyendo pregun-
tados por el interrogatorio presentado en la dicha provanza,
es esto que sigue.
El dicho Juan de la Calle, vecino desta cibdad de Leon,
testigo presentado por el dicho Pero Garcia, habiendo jura-
do en forma de derecho, 6 seyendo preguntado por las pre-
guntas del interrogatorio, dixo 6 depuso lo siguiente.
1-A la primer pregunta dixo que conoze 6 conoci6
6 los en la pregunta contenidos, desde el afio de veinte 6
tres, ecepto al dicho Nicuesa que no le conoci6.

fanfarron, lamado Francisco Benitez, gran parlanchin y bufon, que ob-
tenia un vulgar triunfo con la apurada situation de un caballero, y que
contestaba, a todo lo que en su favor se decia, con burlas y chanzas. Era
uno de los partidarios del alcalde Zamudio, y, con su protection, se sen-
tia con atrevimiento bastante para meter alboroto. Sn voz era siempre
la qne mrs se hacia oir entire la griteria general, hasta replicar B los re-
proches de Vasco Nufiez, nada mus que por hacer ruido y con grande vo-
ciferaciones, "no, no, no,-no recibir6mos entire nosotros a una persona
como Nicuesa." Agotada la paciencia de Vasco Nunez, aprovech6se do
su autoridad como alcalde, y en el acto, intes de que el otro magistrado
pudiera intervenir, mand6 dar al vocinglero rufian, en recompensa, cien
azotes que le fueron exactamente contados en las espaldas (').
Viendo que la furia del populacho no se pacificaba, envi6 i decir A
Nicuesa que se retirara a an bergantin y no se aventurkra a volver, has-
ta que le avisdra. El consejo fu6infructuoso. Nicuesa, ademis de en-
gauarse 6l mismo, no sospechaba de los otros. Retir6se a sn bergantin,
es verdad, pero se dej6 seducir por una diputacion, que decia pfiblica-
mente venfa de parte del pueblo, con ofertas de reinstalarlo como gober-
nador. Ap6nas habia desembarcado, cuando fu6 atacado por una tropa
armada, capitaneada por el vil Zamudio, que lo apres6, y lo oblig6, con
amenazas de muerte, a jurar que partiria inmediatamente, y que no se
detendria en lugar alguno hasta presentarse en persona ante el rey y su
consejo en Castilla.
En vano les record Nicuesa que 61 era gobernador de aquel territorio
y representante del rey, y que ellos se hacian culpables de traicion en


(*) Las Casas, Hist. Ind., lib, II, cap. 68.









DEL ARCHIVO DE GUATEMALA


2-A la segunda pregunta dixo queste testigo no cono-
ci6 al dicho Nicuesa, mas de que oy6 dezir lo contenido en
la pregunta, por piblico 6 notorio, que habia pasado lo en
ella contenido, como en ella lo declare.
3-A la terzera pregunta dixo que oy6 dezir lo contenido
en la pregunta piblicamente, pero queste testigo no lo vido.
4-A la cuarta pregunta dixo que sabe la pregunta co-
no en ella se contiene, porqueste testigo se hall present
con el dicho Pero Garcia, y este testigo vido como el dicho
Pero Garcia anduvo en la dicha conquista e pacificacion de-
la, con su persona e armas, todo el tiempo que fu6 necesa-

opondrsele asi; en vano apel6 4 su humanidad, 6 protest ante Dios con-
tra su crueldad y persecution. El pueblo habia llegado al estado de tu-
multo en que esta dispuesto A aiiadir la crueldad la injusticia. No con-
tentos con expulsar de sus playas al desechado gobernador, le acordaron
el peor navio del puerto, un bergantin viejo 6 inservible, enteramente
inadecnadtpara luchar con los peligros y trabajos del mar.
Diez y msete de sus companeros se embarcaron con 61, siendo algunos
de su casa y afectos a su persona; el resto se componfa de voluntarios que
lo acompalaban sin respeto y sin simpatia. La frAgil barca se hizo A la
vela el 1 de marzo de 1511 y se dirigi6 4 traves del Mar Caribe la isla
Espafola; pero jams se volvi6 a ver ni a saberse de ella.
Hanse hecho varias tentativas para penetrar el misterio que cubre
la snerte del bergantin y de su tripulacion. Algunos afios despues, se es-
parci6 un rumor que various Espafioles, recorriendo las playas de Cuba,
habian hallado la signiente inscripcion grabada en un arbol:
Aquffenecid el desdichado Nicuesa (*).
De esto se dedujo que l1 y sus companeros habian desembarcado alli,
y fueron asesinados por los indios. Las Casas, sin embargo, no da cr6dito
4 oste cuento. El acompan6 4 los primeros Espatioles que tomaron pose-
sion de Cuba, y nada oy6 decir del hecho, como probablemente habria
sucedido, si realmente hubiera ocurrido. E1 se figure mis bien que las
tempestades y corrientes del Mar Caribe se tragaron la vetusta embarca-
cion, 6 que la tripulacion pereci6 de hambre y sed, no habiendo sido si-
no muy escasamente provista de viveres. El bondadoso y anciano obispo
anade, con el sentimiento supersticioso que prevalecia en aquella 6poca,
que poco tiempo Antes de la salida de Nicuesa para su expedicion, un as-
tr61ogo le advirti6 que no partiera el dia que habia seifalado, 6 bajo
cierto signo; el caballero contest, no obstante, que tenia m6nos confian-
za enlas estrellas que en Dios que las habia hecho. "Recuerdo, adem&s-
anade Las Casas-que hicia este tiempo se vi6 un comet en la isla Es-
pantola, el cual, si mal no me acuerdo, era de forms de espada; y se dijo
que un monje anunciaba A algunos que estaban pars embarcarse con
Nicuesa, que se separiran de aqnel capitan, porque los cielos predecian
que estaba destinado A perderse. Lo mismo-concluia-podria haberse
dicho de Alonso de Ojeda, que se hizo A la vela al mismo tiempo, y sin
embargo volvi6 A Santo Domingo y muri6 en sn cama" **].

(*) Las Casas, ut sup., cap. 68.
[*"] Las Casas, ut. sup., cap.68.









DOCMiLENTOS INEDITOS


rio, 6 sirvi6 a Su Majestad en todo lo que Ie fu6 mandado,
como buen servidor suyo [c].
5-A la quinta pregunta dixo quest testigo sabe quel
dicho Pero Garcia sirvi6, como dicho tiene, con su persona
6 armas, a su propia costa, sin por ello levar acostamiento
alguno: y este testigo lo video, por ser uno de los dichos con-
quistadores, y hallarse present con el dicho Pero Garcia:
6 ve 6 vido que en la dicha conquista 6 pacificacion pasaron
much trabajo, pasando hambre, 6 rios en balsas, segun que
la pregunta lo dize.
6-A la sesta pregunta dixo queste testigo sabe e vido
como el dicho Pero Garcia ha estado y residido en la dicha
Tierra Firme, y en esta provincial de contino, ecebto que
fu6 al Peru, y estuvo alli cierto tiempo: 6 oy6 dezir que le-
v6 un navio, e que habia perdido cuanto tenia: 6 questo sa-
be desta pregunta.
7-A la s6tima pregunta dixo queste testigo oy6 dezir al
dicho Pedro Riquelme 6 su mujer, como, al tiempo quel dicho
Pero Garcia se fu6 al Perui, habia hecho compafiia con 61, y
que habia dexado su casa poblada en la cibdad de Granada:
6 todo el tiempo quel dicho Pero Garcia ha residido en esta

[c] Aunque W. Irving, en su tan interesante como minucioso rela-
lato de la expedition de Nicuesa, no menciona expresamente la isla del
Escudo de Veragna, como el lugar en donde Nicuesa y sn gente estuvie-
ron aislados y abandonados, es fcil deducirlo por la simple inspection do
una carta geogrifica cnalquiera de aquellas costas. En efecto, desde el
golfo de Urabd (golfo del Darien) hasta el cabo Gracias A Dios, no se en-
cuentra otra gran bahia que entire much en la tierra, mds que la laguna de
Chiriquf y bahia del Almirante, vulgarmente llamada hoy Boca Toro; ni
otra isla que pudiera hacer career que era la continuaoion de la tierra fir-
me, sino ]a del Escudo de Veragua, que sehalla a larga distancia de otras
islas y bastante cerca del continent. Si esto no bast&ra, tenemos ade-
mis la opinion de various historiadores antiguos de Indias, entire otros
Gonzalo Fernandez de Oviedo (HBitoria General y Natural de Indias), que
dice muy claramente que fue en la isla del Escudo de Veragna en done
Nicuesa estuvo abandonado, y que el mismo Nicuesa llam6 esta isla Es-
cudo, por su semejanza de formal con nn escudo.
Formando esta isla el limited oriental reclamado por Costa-Rica, en
sn sempiterna question de Ifmites con los EE. UU. de Colombia (Nueva
Granada), me parece no careceri de interest lo que acerca de ella y sus
costas adyacentes dice el Derrotero de las islas Antillas, 'de la costas de Tier-
ra rnie y de las del Seno Meicano, formado en la Direcoion de trabajos hi-
drografleos (2a edicion, Madrid, 1820).
"Desde la punta de Arenas del rio Chagres, se dirige la costa al
S. 650 0., distancia una milla hasts la pnnts de Morrito; y de edta al
S. 380 0., dos mills escasas, esat la de Animas: today la costa es baja y de
playa.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs