• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Front Matter
 Title Page
 Table of Contents
 Procedencia de las fuentes
 Sesiones del congreso nacional...
 Sesiones del congreso nacional...
 Sesiones del congreso nacional...
 Sesiones del congreso nacional...
 Sesiones del congreso nacional...
 Back Matter






Group Title: Colección Trujillo centenario de la república, 1844-1944. 3-12. Ser. II, vol. I-X
Title: Documentos legislativos ..
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076937/00001
 Material Information
Title: Documentos legislativos ..
Series Title: Colección Trujillo centenario de la república, 1844-1944. 3-12. Ser. II, vol. I-X
Physical Description: 10 v. : ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Peña Batlle, Manuel Arturo
Dominican Republic -- Congreso Nacional
Dominican Republic -- Congreso Constituyente, (1844)
Dominican Republic -- Congreso constituyente, 1857-1858
Dominican Republic -- Senado Consultor
Dominican Republic
Publisher: República dominicana, Editorial El Diario
Place of Publication: Santiago
Publication Date: 1944
 Subjects
Subject: Politics and government -- Dominican Republic   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Dominican Republic
 Notes
General Note: Cover-title; each volume has special t.p.
General Note: Series title in part at head of t.p.
General Note: "Esta colección ha sido nominada y dirigida por el licenciado Manuel Arturo Peña Batlle."
General Note: Reports of the various ministries included in the appendices of v. 4-5.
Statement of Responsibility: Edición del gobierno dominicano.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076937
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 01878642
lccn - 45016290

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Half Title
        Page v
        Page vi
    Front Matter
        Page iii
        Page iv
    Title Page
        Page vii
        Page viii
    Table of Contents
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
    Procedencia de las fuentes
        Page xiii
        Page xiv
        Page 1
        Page 2
    Sesiones del congreso nacional 1845
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    Sesiones del congreso nacional 1846
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Sesiones del congreso nacional 1847
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Sesiones del congreso nacional 1848
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    Sesiones del congreso nacional 1849
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
    Back Matter
        Page 249
        Page 250
Full Text







COLECCION TRUJILLO
PUBLICACIONES DEL CENTENARIO DE LA REPBLICA


DOCUMENTS LEGISLATIVOS
II ^ .>'







CONGRESS NATIONAL
1845-1849


EDICION DEL GOBIERNO DOMINICANO
1944


QL92


















UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARIES






















COLECCION TRUJILLO













COLECCION TRUJILLO


CENTENARIO DE LA REPUBLICAN

1844- 1944






















SERIES 11
DOCUMENTS LEGISLATIVOS


VOLUME III


COLECCION


T R U J I L L 0













CONGRESS


NATIONAL


1845 1849
(ACTAS DE LAS SESIONES)


Biblioteca do la
'ers:a ade Santo Decista
Cimuad 2Truju,<, . a
CANJE
e











EDICION DEL GOBIERNO DOMINICANO
1944













AMERICA











ESTA COLECCIN HA SIDO NOMINADA Y DIRIGIDA

POR EL LICENCIADO MANUEL ARTURO PEA BATLLE,

SECRETARIO DE ESTADO DE LO INTERIOR Y POLICIA.


EDITORIAL EL DIARIO
SANTIAGO. REPUBLICAN DOMINICANA

























INDICE






















INDICE


CONGRESS
1845-


NATIONAL
1849


SESIONES DEL CONGRESS NATIONAL
AO 1845


Sesin del 5 de abril
Sesin del 11 de abril
Sesin del 21 de abril
Sesin del 23 de abril
Manifestacin que el Cuerpo Legislativo hace al
Pueblo Dominicano


SESIONES DEL CONGRESS NATIONAL
AO 1846

Sesin del 3 de marzo
Mensaje del Presidente de la Repblica al Congreso
Nacional
Sesin del 17 de marzo


SESIONES DEL CONGRESS NATIONAL
AO 1847

Mensaje del Presidente de la Repblica al Congreso
Nacional













INDICE


Sesin extraordinaria del 10 de junior
Sesin extraordinaria del 12 de junio
A los Honorables Legisladores de 1847, al Pueblo
Dominicano y al Universo


SESIONES DEL CONGRESS NATIONAL
AO 1848

Sesin del 18 de marzo
Mensaje del Presidente de la Repblica al Congreso
Nacional en la cuarta sesin legislative
Memoria del Ministerio de Justicia e Instruccin P-
blica
Memoria de la Seccin de Relaciones Exteriores
Ministerio del Interior y Polica
Memoria del Ministerio de Hacienda y Comercio
Memoria del Ministerio de Guerra y Marina
Sesin del 24 de marzo
Sesin extraordinaria del 27 de marzo
Sesin del 28 de marzo
Sesin del 4 de setiembre


SESIONES DEL OONGRESO NATIONAL
AO 1849


Sesin del 5 de julio
Sesin extraordinaria del 6 de julio
Sesin del 9 de julio
Sesin extraordinaria del 11 de julio
Sesin extraordinaria del 14 de julio
Sesin extraordinaria del 18 de julio
Sesin del 20 de julio
Sesin del 23 de julio
Sesin del 27 de julio
Sesin del 18 de agosto
Sesin extraordinaria del 24 de setiembre






















PROCEDENCIA DE LAS FUENTES


Desaparecidos los registros originales de las actas de! Con-
greso Nacional correspondientes a los aos 1845, 1846, 1847,
1849 y 1850, y sin haberse iniciado todava la publicacin de uns
peridico official que las incluyera en sus columns, ha sido pre-
ciso componer este volume con fuentes de diverse procedencia.
El material est formado en su mayora por impresos de la
poca que, por el sistema de hojas sueltas, circulaban con rela-
tiva profusin en el pas para subsanar la carencia de un rgano
official de publicidad. Gran parte de estas hojas fueron reunidas,
ordenadas y encuadernadas por Flix Mara Ruiz, prcer de la
Patria, y sus colecciones han sido de gran utilidad para la com-
posicin del present volume.
Algunas piezas manuscritas -el acta de la sesin dc! 10 d,'
junior de 1847 y la alocucin de Juan Nepomuceno Tejera de
igual ao- aparecen tambin reproducidas.
El sistema de organizaciin de los documents no es aqu
idntico al seguido en los dems volmenes de la series. En efecto,
para dar una cierta continuidad cronolgica a las fuentes de in-
formacin, se han intercalado entire las actas de las sesiones con-
servadas algunos discursos, mensajes o manifiestos, que cubren
en cierto modo las lagunas consiguientes a la falta de libros-regis-
tros o publicaciones peridicas.
Es necesario hacer constar la ausencia total de material in-
formativo de la Legislatura del ao 1850, en cuyas sesiones, aparte
una limitada actividad legislative, se ocup el Congreso del Tra-
tado de paz, amistad y comercio de la Repblica con la Gran
Bretaa.


























CONGRESS NATIONAL
1845 -1849


































SESIONES DEL
CONGRESS NATIONAL
1845






















SESSION DEL SABADO 5 DE ABRIL DE 1845


Presidencia del Seor Buenaventura Bez

En la Capital de Santo Domingo, siendo las ocho de la ma-
ana, se reunen en el local del Tribunado los dos Estamentos en
Congress, previa la convocatoria prescripta por el Art. 93 de la
Constitucin. Los Honorables miembros de una y otra Corporacin
toman asiento al sonido de la campanilla. El Presidente ordena la
lectura de la lista nominal, y la da sta el Secretario del Consejo
Conservador. Responden presents trece Tribunos y tres Conser-
vadores. En consecuencia, se declara abierta la sesin.
El Seor Presidente nombra una Diputacin compuesta de los
Seores Norberto Linares, Francisco Javier Abreu y Bernardo Ay-
bar, para que anuncien al Presidente de la Repblica la apertura
de la sesin del Congreso y acompaarle hasta el local de ste.
El President de la Repblica se traslada inmediatamente
acompaado de los Honorables Seores Secretarios de Estado del
Despacho de la Justicia, Instruccin Pblica, Relaciones Exterio-
res e interinamente encargado de la carter del Interior y Poli-
ca; del Despacho de Guerra y Marina; y del de Hacienda y Co-
mercio.
El Congress le recibe con la consideracin que merece su
carcter, y es conducido hasta el asiento que le estaba destinado
en igual que a los Secretarios de Estado.
El PRESIDENTE DEL CONGRESO dice: Honorables Legisladores:
El suelo que hace tres siglos y medio recibi la visit del
ilustre conquistador del nuevo mundo, ve hoy por la primera vez












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


reunirse a sus mandatarios en Congreso, para proveer a su bien-
estar y asentar las bases de un dichoso porvenir.
Al echar una ojeada sobre lo pasado diremos, sin temor de
hiprbole, que hemos hecho grandes progress a pesar de los in-
convenientes anexos a los gobiernos nacientes; pero hemos hecho
todo lo que podamos? Deberemos adormecernos embriagados
en la contemplacin de nuestra march? N, Seores, n y mil
veces n; porque la generalidad de los hombres puede dividirse
en dos classes, unos que sin clculo ni principios fijos se per-
suaden que las operaciones del Gobierno deban hacerse con la
sola autoridad de la palabra; y otros que amedrentados por los
inconvenientes, apenas se mueven, creyndose escudados con de-
jar al tiempo que haga lo que su apata les represent como im-
posible. Entre estos dos extremos se encuentran otros, aunque
pocos, que, superiores a las ideas vulgares, saben que ni el hom-
bre tiene el poder en la sola palabra, ni al tiempo solo, sin la
actividad de los gobernantes, le es dado acelerar los adelantos
de un pas.
En los Estados representatives, sobre todo, es necesario,
Seores, que los poderes se auxilien mutuamente a fin de producer
todas las ventajas de que son deudores a los asociados. As lo
entendieron nuestros Constituyentes cuando confiaron indistin-
tamente a los legisladores y al Ejecutivo la iniciativa de las leyes.
Debemos, pues, esperar que, convencido el Ministerio de este
principio de armona y auxilio, se ocupe en presentar a los Cuer-
pos Legisladores el fruto de su experiencia, de esa experiencia
que no es dado adquirir por teora, sino manejando de cerca los
negocios pblicos, supuesto que la cumulacin de los diferentes
ramos de administracin en un nmero limitado de individuos
diversos, de todas classes, principios y conocimientos, debe darles
la suma de prctica necesaria para ponerlos en aptitud de ejer-
cerla con ms tino y oportunidad que ningn otro poder.
El Gobierno, que conoce las necesidades del pueblo, se an-
ticipar sin duda, previnindolas o por lo menos dando todos
los pasos que justifiquen su actividad y previsin; no slo por-
que tal es -el espritu de la Constitucin al ofrecerle todas las












CONGRESS NATIONAL 1845


facultades para hacer el bien y prevenir el mal, sino por la ntima
conviccin en que debe estar de nuestra buena disposicin a
cooperar a todas las medidas que le sugiera el constant anhelo
que siempre ha manifestado de propender a la pblica felicidad.
Es preciso, Seor, no olvidar las clebres palabras del primer
hombre del siglo XIX a los Cisalpinos: "la apata en los funcio-
narios pblicos hace inejecutable la Constitucin". Grabemos esta
mxima en nuestros corazones para que alimente da y noche en
ellos el amor de la Patria.
El objeto de.la convocatoria es la formacin del Reglamento
interior del Congreso, y a este efecto, voy, a nombre del Consejo
Conservador, a someter a vuestra consideracin un proyecto que,
l ha aprobado, pero no por eso cree exento de esos defects in-
herentes a las obras de los hombres.
Este trabajo debe sin duda preceder a toda operacin, a fin
de que stas lleven el sello de la regularidad.
El Seor Francisco Javier Abreu pide se d lectura del Re-
glamento. El Presidente ordena al Secretario que suba a la tri-
buna y la d. As se hace. Admitido a discusin, el Secretario
ocupa de nuevo su lugar y vuelve a dar lectura artculo por ar-
tculo. El primer captulo, en todos sus miembros y artculos, se
adopta, a excepcin del Art. 59, en que se hace una pequea
modificacin, y es que los archivistas de ambos Cuerpos Cole-
gisladores sean solidariamente responsables de los registros del
Congress Nacional, y el lugar del depsito tenga double llave.
Cuya proposicin es hecha por el Vice-Presidente. Se decide nom-
brar una Comisin que formule y present al Congreso el captulo
relative al archivo.
En el captulo 2 se acuerdan a unanimidad los artculos 6,
7, 8, 9, 10 y 11. El Art. 12 sufre una larga discusin por los Se-
ores Javier [Abreu], Lovelace, Bez, Delmonte y Prez. Se
modifica el artculo, adicionndole que en las simples mociones
de orden, observaciones o explicaciones, el orador puede hablar
desde su asiento; pero en todo otro caso debe ocupar la tribunal.
En este estado, el Seor Secretario del Despacho de la Jus-
ticia pide la palabra y obtenida, expone lo satisfactorio que era












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


al President de la Repblica la apertura del primer Congreso
Constitucional y hallarse entire los mandatarios de la Nacin;
pero que llamndole sus ocupaciones, peda retirarse, esperando
del Congreso tuviese a bien acordarle una sesin secret para
comunicarle un asunto de grande importancia. El Congreso que-
da enterado y ofrece responder a la mayor brevedad. El mismo
Seor Secretario de Estado pone en la mesa un paquete cerrado,
de un asunto peculiar a su ministerio. Se retira el Presidente y
se suspended por un moment la sesin.
Despus de diez minutes se contina, y los artculos 13, 14,
15, 16 y 17 se acuerdan a unanimidad. El Art. 18 da lugar a una
larga discusin en la palabra expulsion; el artculo se admite con
la modificacin siguiente: que el Presidente pida al Congreso la
exclusion del culpable, de la sesin, durante sta.
Los Captulos 30 y 49, se acuerdan en todos sus artculos a
unanimidad y sin discusin. En consecuencia, los artculos 19, 20,
21, 22, 23, 24, 25, 26, 27 y 28 se acuerdan conforme al pro-
grama.
El captulo 59 se acuerda igualmente en los artculos 29 y
30. Se nombra en seguida una Comisin compuesta de los Seo-
res R. Prez, Portes y Ariza para formular un captulo sobre el
archivo, atribuciones y responsabilidad del archivista o archivis-
tas del Congreso. Se da lectura por el Secretario del Congreso
de un pliego del Ministro de la Justicia sobre la suspension de la
ejecucin de una sentencia por el general Salcedo, Comandante
en Jefe de la Provincia de Santiago y fronteras del Norte, acom-
paado de algunas piezas de que no se da lectura.
Se decide nombrar una Comisin compuesta de los Honora-
bles Seores Delmonte, Linares y Prez, para que informasen al
Congress. El Secretario del Despacho de Hacienda, que poco
antes haba sido introducido en la baranda. del Congreso, pide
permiso para hablar y concedido, ocupa la tribune y da lectura de
una peticin de la viuda del difunto General Ramn Santana,
acompaada de un decreto de la Junta Central Gubernativa. El
Congress queda enterado y enva la peticin a su Comisin.











CONGRESS NATIONAL 1845


Se da lectura igualmente por el Secretario del Consejo de
una dirigida por el Seor Flix Mercenario, en que pide indemni-
zacin o remuneracin a los sealados servicios que dice ha pres-
tado a la causa. El Congreso queda enterado y pasa a la misma
comisin.
Se da tambin lectura de otra del Teniente Coronel Jos En-
carnacin reclamando trescientos sesenta y cinco pesos de una
hoja de sueldo debida por el anterior Gobierno haitiano a la com-
paa de que era sargento en esa poca. El Congreso queda en-
terado y toma la disposicin que con las otras.
El Ministro de Hacienda pide la palabra y obtenida, hace pre-
sente la urgencia de que la legislature se ocupe de la Ley de
Patentes, y revista con la forma constitutional el decreto del Go-
bierno sobre la material, si ste se mantiene en vigor. Enterado
el Congress, el Presidente responded que, siendo de las atribuciones
del Tribunado, no poda ocuparse el Congreso de la reclamacin
del Ministro.
El President expone que habiendo pedido el Poder Ejecu-
tivo una sesin secret, decidiese el Congreso el da y la hora en
que deba reunirse al efecto. Se acuerda que en sesin extraor-
dinaria se reuna maana, Domingo seis, a las nueve de ella. Se
oficia al Ejecutivo hacindole saber que el Congreso le oira pri-
vadamente el siguiente da.
La sesin se cierra a las once y media de la maana, po-
nindose a la orden del da la audicin privada del Poder Eje-
cutivo. Santo Domingo 5 de Abril de 1845 y 29 de la Patria.
Firmados: El Presidente del Congreso, Buenaventura Baez. Se-
tarios: Juan Bautista Lovelace. Concepcin. Juan Nepomu-
ceno Tejera.
Es cqpia conforme, Juan Nepomuceno Tejera.












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


SESSION DEL VIERNES 11 DE ABRIL DE 1845

Presidencia del Seor Buenaventura Bez

En la Capital de la Repblica, siendo las cinco y media de
la tarde, previa la convocatoria del Presidente, se reunen los dos
Estamentos en el local del Tribunado, se da lectura de la list
nominal por el Secretario del Consejo Conservador y resultan
presents cuatro miembros de este Cuerpo y doce Tribunos. La
mayora estando present, se declara abierta la sesin; dase lec-
tura del process verbal de la anterior y queda aprobado.
El Secretario del Consejo Conservador da lecture, a invita-
cin del Presidente del Congreso, del oficio de convocatoria, cuyo
tenor es:
Santo Domingo 11 de Abril de 1845, ao 29 de la Patria.
Cuerpo Legislativo. El Tribunado. Al Seor Presidente del
Consejo Conservador. Honorable Presidente. Un asunto de la
mayor gravedad y urgencia que tiene por objeto el proveer al
sueldo y subsistencia de la tropa y empleados del servicio de la
Nacin, ejecuta imperiosamente al Tribunado a invitaros para la
convocacin del Congreso Nacional el da y hora que tengis a
bien, a fin de tender a dicha necesidad. El Tribunado os repite
la reiteracin de sus puros sentimientos de amistad, desendoos
que Dios os guard muchos aos. Firmado: el Vice-Presidente,
JOSE J. DELMONTE.

El PRESIDENTE: Honorables Seores: Someto a la considera-
tin de Uds. si el objeto de la convocatoria indicada en la nota
official que acabis de or es de las atribuciones del Congreso.
El Vice-Presidente manifiesta extensamente que el pedir 1'.
convocatoria del Congreso a nombre del Tribunado, para some-
terle la proposicin de emitir la cantidad de moneda papel en
billetes de dos y cuatro reales, crea era de las atribuciones del
Congress y presentaba un proyecto de ley sobre el particular y
el modelo de los tipos.
El President persiste en someter al Congreso si el objeto
de la convocacin es constitutional. Repite el texto de la Consti-











CONGRESS NATIONAL 1845


tucin en el Art. 94, 39 miembro, fundndose en que ninguna su-
ma parcial puede ser acordada sin que previamente se presented
los presupuestos para votar la suma de los gastos generals del
ao.
El SEOR ABREU: Si la indicacin de acordar la suma de
200,000 pesos es del Ministro de Hacienda, este funcionario no
ignora que el Poder Ejecutivo est autorizado por la Constitucin
a tomar todas las medidas que juzgue necesarias, y podr dirigirse
a l sobre la material.
El SEOR MINISTRY DE HACIENDA: Yo slo he presentado
privadamente la urgencia, habiendo odo que se trataba de un
proyecto de ley la emisin de papel de valor de dos y cuatro
reales.
El SEOR JUAN CURIEL: El Congreso debe ceirse puramen-
te al sentido literal del oficio de convocatoria, y si es o no de
las atribuciones del Congreso.
Se da lectura segunda vez del oficio.
El SEOR PRESIDENTE: Consulto al Congreso si el objeto de
la convocatoria es constitutional, y si no, teniendo los presupues-
tos a la vista, puede votar el Congreso una suma cualquiera, m-
xime no habiendo recibido oficialmente la indicacin de la urgen-
cia, siendo ahora la primera vez que el Seor Ministro toca la
material.
El Congress decide que sin tener a la vista los presupuestos
particulares y general no puede votar suma alguna.
El VICE-PRESIDENTE: Supuesto que el Congreso no est dis-
pusto a votar la suma de 200.000 pesos pedida por el Seor Mi-
nistro para satisfacer las necesidades presents, someto (para
cuando se vote el contigente) el modelo de un tipo, por si el Po-
der Ejecutivo se decide a hacer la emisin de papel moneda.
El SEOR SECRETARIO DEL DESPACHO DE HACIENDA: El Po-
der Ejecutivo no querr tomarse esta facultad, aunque implcita
en el Art. 210, estando la Nacin reunida en sus representantes.
Repetir que si he indicado la urgencia ha sido privadamente por
haber odo que deba presentarse un proyecto de ley sobre el par-
ticular.












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


El PRESIDENTE: Con suma pena me veo en la necesidad do
externar principios enteramente opuestos a los del Seor Mi-
nistro. El Poder Ejecutivo no puede dejar de poner en uso la
suma de autoridad que le confiriera la Nacin, porque l es ante
sta tan responsible del abuso de poder como de la omisin que
cometa en los casos en que la Patria lo exija imperiosamente.
Si por el Art. 210 el Poder Ejecutivo provee a la necesidad del
moment, esta media queda siempre en el crculo constitucio-
nal, mientras que el Congreso, votando una suma cualquiera sin
tener a la vista los presupuestos que le deben ser presentados,
infringe la Constitucin; por consiguiente, el Poder Ejecutivo,
que conoce las necesidades, es hbil a tomar las medidas que crea
convenientes en las actuales circunstancias, como se lo. tiene in-
dicado el Art. 210; en tanto que al Congreso le est prohibido por
el Art. 94, tercer miembro.
El Seor Abreu interpela al Seor Secretario del Despacho
de Hacienda por qu el Poder Ejecutivo no haba tomado la ini-
ciativa estndole concedida. Este Secretario reproduce lo ante-
riormente dicho.
El SEOR VILLANUEVA: Apoyando lo dicho por el Honorable
President, agregar que sin tener el presupuesto no puede el
Congress acordar ninguna suma, y que en el caso que el Ejecu-
tivo decide emitirla creo que se dirigir oficialmente al Con-
greso.
El SEOR LOVELACE: Opino, despus de odas las declaracio-
nes, y vista la urgencia, que la suma que el Poder Ejecutivo so-
mete al Congreso servir de presupuesto, pues en virtud del Art.
210 est facultado a emitirlo.
El VICE-PRESIDENTE: Me reasumo (despus de un largo dis-
cursoy si el Congreso debe ocuparse en admitir o no el tipo de
dos y cuatro reales, dejando la suma a discrecin del Poder Eje-
cutivo, que est ms al cabo de las necesidades.
El Seor Medrano combat la proposicin del Vice-Presi-
dente.
El PRESIDENTE: Aun ignoramos si el Ejecutivo adoptar co-
mo recurso una nueva emisin de papel y, caso que la adopted,












CONGRESS NATIONAL 1845


sera necesario que se nos pidiese la formacin de un tipo; sin
estas circunstancias la cuestin me parece premature.
El SEOR VILLANUEVA: Creo que cualquiera que sea la dis-
posicin que tome el Congreso es extempornea. Y que el Poder
Ejecutivo tome las disposiciones que juzgue necesarias.
El VICE-PRESIDENTE: Propongo a la decision del Congreso:
si en el caso que el Ejecutivo decide la emisin de papel moneda,
como ha insinuado el Ministro de Hacienda, para remediar las
necesidades actuales, el Congreso adoptara el tipo que present.
El SEOR VILLANUEVA: Someto igualmente a la consideracin
del Congreso, si ignorndose que el Ejecutivo, en virtud de las
facultades extraordinarias que le concede el Art. 210, ha decidido
emitir billetes de dos y cuatro reales, puede el Congreso antici-
parse adoptando un tipo.
El Seor Presidente consult al Congreso sobre ambas pro-
posiciones.
A unanimidad menos dos se decide que el Congreso no de-
be acordar ninguna suma sin tener los presupuestos, ni adoptar
ningn tipo sin saber oficialmente que el Ejecutivo ha decretado
la -emisin de papel.
Se levanta la sesin a las siete y media de la noche, ponin-
dose a la orden del da de la primera reunin del Congreso la
ltima lectura del Reglamento.
Santo Domingo, 11 de Abril 1845 y 29 de la Patria.- Firmado:
Buenaventura Baez, Presidente del Congreso. Juan Bautista
Lovelace. Concepcin Tabera. Juan Nepomuceno Tejera, Se-
cretarios.
Es copia conforme, Juan Nepomuceno Tejera.












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


SESSION DEL LUNES 21 DE ABRIL DE 1845

Presidencia del Seor Buenaventura Bez

En la Ciudad de Santo Domingo, Capital de la Repblica,
siendo las seis de la tarde se reunen en el local del Tribunado
los dos Estamentos, en virtud de la circular con fecha de este da.
El Secretario da lectura de la lista nominal y se hallan pre-
sentes tres Conservadores y once Tribunos. Estando present la
mayora, se declara abierta la sesin del Congreso; se da lectura
del acta de la ltima sesin habida el 17 y, estando conforme su
redaccin, se sanciona.
El President hace dar lectura de la nota official del Poder
Ejecutivo, en virtud de la que el Congreso es convocado y cuyo
context es el siguiente:
Santo Domingo y Abril 21 de 1845 y 29 de la Patria.- Pedro
Santana, Presidente de la Repblica.- Al Seor Presidente del
Consejo Conservador.- Honorable Presidente.
Mi constant deseo de prevenir todos los obstculos que tra-
ben la march de la Administracin pblica me obliga a someter
a la consideracin del Congreso Nacional la situacin apurada
del Erario pblico, exhaust de numerario con que hacer frente
a las necesidades del moment, circunstancia tanto ms grave,
cuanto que las exigencias de las tropas acantonadas en las fron-
teras de nuestro territorio exigen la mayor atencin.
Convencido de que los mandatarios de la Nacin no podrn
permanecer indiferentes a tan crtica situacin, me dirijo a V. para
que se sirva convocarles cuando lo tenga a bien, suplicndole sea
V. el rgano de mis ideas en este particular, que no son otras
que las de remediar una necesidad perentoria.
Creo de ms advertir que la media extraordinaria que re-
caiga en este particular debe entenderse por la imposibilidad en
que se encuentra el Erario de esperar el detenido examen que exi-
ge el presupuesto general de la Repblica y la madurez con
que deben debatirse las cuestiones relatives a esa material; pues
si las circunstancias lo permitieran, mi deseo sera que jams se
anticipasen las resoluciones, sino que se observase con severidad
el rgimen constitutional; pero, os repito, la necesidad es urgente,











CONGRESS NATIONAL 1845


y al Congreso toca dictar en su sabidura los medios ms prontos
de salir de este conflict.
Srvase V. aceptar la reiteracin de mi distinguida considera-
cin.- Firmado: SANTANA. Refrendado, el Secretario de Estado
del Despacho de Hacienda. Firmado: R. MIURA.

El Congress queda enterado.
El PRESIDENTE: Honorables Seores, la discusin est abier-
ta sobre el objeto de la reunin.
El VICE-PRESIDENTE: Bien impuesto estaba de la gravedad
de las circunstancias y apuro financiero de las Cajas de la Re-
pblica, cuando somet al Tribunado el proyecto de ley sobre
emitir dos o trescientos mil pesos en billetes de dos y cuatro rea-
les, mientras el Congreso verificara los presupuestos y acordase
el contingent del ao, pues desgraciadamente no tenemos por el
moment otro que la creacin de billetes de Caja.
El President hace dar segunda vez lectura del oficio dirigido
al Congress.
No tomando ningn miembro la palabra, el Presidente dice:
Seores, en cumplimiento del mandato que la Nacin nos ha
encomendado, no creo que sin tener examinados los presupuestos
particulares y el general del Estado, sin saber cules sean nues-
tros gastos y recursos, sin acordar el contingent general de gas-
tos, podamos acordar una suma parcial cualquiera que sea la
exigencia y circunstancia del moment. Cules seran las razo-
nes en que apoyaramos este acuerdo? Cmo revestir este acto
del carcter sagrado de legalidad, respect a la Nacin que ha
depositado en nosotros su confianza y sus ms caros intereses y
respect a la Ley Fundamental que ha prescrito nuestros deberes
y trazado el crculo de nuestra misin?
El VICE-PRESIDENTE: La salvacin de la Patria es la supre-
ma ley, y el Congreso debe proveer a su salud. Sin numerario
con que subvenir a la imperiosa necesidad del moment, no hay
Patria. Este es el alma de la sociedad (diremos) y para el sol-
dado es que ms se necesita, pues sin l no hay voluntad de servir,
por grande que sea el patriotism del soldado dominicano; y sin
soldados no hay Patria, pues debemos mantener una guerra ofen-












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


siva y defensive contra -el Occidente y conservar el orden p-
blico.
El PRESIDENTE: Entre la imposibilidad de acordar el Con-
greso ninguna suma parcial y la urgente necesidad de proveer en
el moment present a las necesidades del ejrcito, opin que,
conforme a las facultades que el artculo 94 en su 15 miembro
da al Congreso, se d un decreto cuyo context no sea otro que
repetir el espritu del artculo 210 para que el Poder Ejecutivo
tome las medidas y providencias que juzgue necesarias. Con esta
media ni salimos del crculo constitutional ni reasumimos la
inmensa responsabilidad de haber faltado a proveer las necesi-
dades urgentes del Estado.
Los Seores Abreu y Medrano apoyan la proposicin del
President, en conformidad del artculo 94, que faculta al Con-
greso a conceder al Ejecutivo cuantas facultades extraordinarias
juzgue necesarias.
El SEOR LOVELACE: No creo en el paso del Poder Ejecutivo
otra cosa que pedir la antelacin de la emisin de moneda papel
que al fin, desgraciadamente, tendr que acordar el Congreso lue-
go que examine los presupuestos y establezca el contingent.
Opino en este caso que por un decreto (como ha dicho el Hono
rable Presidente) se le faculte de nuevo, para que en las circuns-
tancias determine lo que juzgue convenient, pues el Congreso
confa en su civismo.
Consultado el Congreso, a unanimidad acuerda se d el
Decreto.
El SEOR MEDRANO: Opino que se nombre una comisin que
formule el decreto y oficio que ha de dirigirse al Poder Ejecutivo.
El SEOR ABREU: Siendo la proposicin de los Honorables
Seores Presidente y Vice-Presidente, que sean ellos los que
redacten el decreto y oficio.
Se adopta dicha proposicin.
Se suspended la sesin por un romento y se redacta el de-
creto.
Contina la sesin; se da lectura del decreto cuyo tenor es
como sigue:












CONGRESS NATIONAL 1845


El Congress Nacional. Atendiendo a que el retardo con que
ha sido presentado el presupuesto general del present ao im-
pide, segn la Constitucin, al Congreso acordar ninguna suma
parcial.
Atendiendo las actuales exigencias y circunstancias en que
se halla el Estado.
El Congress Nacional ha venido en decretar y decreta lo
siguiente:
Articulo nico. Mientras que se discuten y acuerdan los pre-
supuestos de gastos e ingresos del present ao de 1845 presenta-
dos por el Gobierno, y para que la administracin y servicio p-
blico no se paralice, el Poder Ejecutivo tomar todas las medidas
que juzgue necesarias en la actual circunstancia.
Dado en la Ciudad de Santo Domingo, Capital de la Rep-
blica, a los veinte y un das del mes de Abril del ao de mil ocho-
cientos cuarenta y cinco y segundo de la Patria. Firmado: BUE-
NAVENTURA BAEZ, Presidente del Congreso. Firmados: JUAN
NEPOMUCENO TEJERA. JUAN BAUTISTA LOVELACE. J.
CONCEPCION TABERA, Secretarios.
Se acuerda a unanimidad.
El President queda encargado de la redaccin del oficio
que es el siguiente:
Dios, Patria y Libertad. Repblica Dominicana. Cuerpo
Legislative. Congreso Nacional. Al Seor Pedro Santana,
President de la Repblica. Honorable Seor: Hemos reci-
bido vuestra nota official fecha 21 del present, cuyo contenido fu
sometido al Congreso Nacional en su sesin extraordinaria y secre-
ta del mismo da 21 a las 6 de la tarde.
El Congress Nacional penetrado de las crticas circunstancias,
como de la imperiosa urgencia y necesidad a que se ve reducido el
Poder Ejecutivo por la falta de numerario existente en la Caja
pblica, ha expedido su decreto de 21 de Abril remediando a este
mal; cuyo decreto os es remitido por sta adjunto, a fin de ser pu-
blicado a la mayor brevedad.
El Congress Nacional al dar este paso no ha hecho ms que
reiterar la persuasion y seguridad en que est la Nacin del uso que
haris de l, pues ha confiado siempre y confa, no en el poder de
que os ha investido, sino en vuestro civismo y que todas las medi-
das que tomaris no tendrn otro fin que salvar el Estado, antela-
cionando el bien general a todo otro deseo. Igual es la creencia y
seguridad de sus mandatarios. -Santo Domingo y Abril 22 de 1845
y 29 de la Patria.-Firmados.- BUENAVENTURA BAEZ, Presi-
dente. JUAN NEPOMUCENO TEJERA, Secretario.












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


La sesin se cierra siendo las siete y tres cuartos.
Santo Domingo 22 de Abril de 1845 y 29 de la Patria.- Fir-
mados: Buenaventura Baez, Presidente del Congreso. Juan Ne-
pomuceno Tejera. Juan Bautista Lovelace. Jos Concepcin
Tabera, Secretarios.
Es copia conforme: Juan Nepomuceno Tejera.



SESSION DEL MIERCOLES 23 DE ABRIL DE 1845

Presidencia del Seor Buenaventura Bez

En la Ciudad de Santo Domingo, Capital de la Repblica,
siendo las ocho y media de la maana se reunen los miembros de
las dos Corporaciones en el local del Tribunado. Al sonido de la
campanilla ocupan sus asientos. Se da lectura de la lista nominal y
responded a ella quince Congresantes.
Present la mayora, se declara abierta la sesin. Se da igual-
mente lectura de la acta de la ltima sesin y se sanciona.
El PRESIDENTE: La orden del da llama a or el informed de
la Comisin de examen sobre los presupuestos presentados por
el Seor Ministro del Despacho de Hacienda. El Secretario del
Congress dar lectura del informed de dicha Comisin. Sube-ste
a la tribune, y la da. Es como sigue:
Comisin de Examen. Seores: Del detenido examen de los
presupuestos particulares de los Seores Secretarios de Estado,
que forman el presupuesto general de la Repblica, va la Comisin
e daros cuenta con la imparcialidad y concisin possible en tan
delicada material.
Empezando por el del ramo de Hacienda, que se reduce a deta-
llar los sueldos bajo el pie que hoy se pagan, los gastos de es-
critorios, confeccin de papel moneda, etc., nada habra que ob-
jetar si no" se terminase por una suma de 20.000 pesos para gas-
tos imprevistos, que en su ramo no podemos concebir cules sean;
-.bservacin que servir de argument contra los dems presu-
puestos, en razn de que si bien es indispensable que en cada











CONGRESS NATIONAL 1845


ramo se presuponga una suma para lo imprevisto, sta debe ser,
an en los gobiernos ricos, ms limitada; y la razn es muy sen-
cilla: despus de imputado a cada ramo su correspondiente asig-
nacin, sera just que por lo casual y adventicio se acordase
una suma que sin destino conocido previamente, slo sirva a au-
mentar el deficit de la Hacienda pblica hasta el grado de sobre-
pujar a la mitad de los ingresos del Estado?
Por lo que hace a stos, la Comisin advierte que, segn to-
das las probabilidades fundadas en las opinions ya emitidas por el
Tribunado, se aumentarn considerablemente si se consider:
19. Que pagada la mitad de los derechos en moneda fuerte, la
suma que en esta especie result, deber figurar en nuestra mo-
neda con un valor triplicado por lo menos; y 29. Que reformada
la Ley de Exportacin, no se puede dudar que su producido tri-
plique igualmente al de los aos pasados.
En cuanto al presupuesto del Interior y Polica, sin que se
entienda que la Comisin le tache de excesivo intrnsecamente,
no puede dejar de someter una reflexin que el Congreso apre-
ciar en su just valor, y es que al paso que se nota en este pre-
supuesto un vaco inmenso, pues hablando de 40,000 pesos de
gastos imprevistos, no se halla prevista suma alguna para la com-
posicin de calls, caminos, edificios pblicos, etc. Con lo cual se
justificara el destino de una parte de aquella suma que supone-
mos podr ser empleada en tan til objeto.
Pasando a examiner el presupuesto de los tres ramos, de
Justicia, Instruccin Pblica y Relaciones Exteriores, confiado a
uno de los Seores Secretarios de Estado, no present grandes
reparos, pues con motivo de no estar aun fijados los sueldos del
ramo de la Justicia, nada figure en su detalle, y slo adjudica la
mnima suma de cuatro mil pesos para libros y dems enseres de
las escuelas, cuando este ramo no puede en las actuales circuns-
tancias contar con ms auxilios que los del Gobierno, y cuando
de la eficacia que en l se emplee, es que depender el por-
venir del pas; de modo que la Comisin opina que se adjudi-
quen 10,000 pesos para enseres de las escuelas, suprimindose
los 15,000 pesos designados bajo el vago ttulo de gastos impre-












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


vistos, con lo que se economizarn en este presupuesto 9,000
pesos.
Entremos por fin en el presupuesto de Guerra, que es sin
duda alguna el ms complicado y extenso de todos. En primer lu-
gar se nota tal profusin de altos grados militares, que, contando
desde general hasta subteniente, a cada official correspondent diez
soldados, lo que hace monstruosa la actual organizacin y presen-
ta grandes dificultades para cualquiera otra que se quisiese plan-
tear.
-La Comisin, lejos de hallar excesivo el nmero de los sol-
dados, le cree bastante limitado si se consider la necesidad de
cubrir la lnea de demarcacin entire nuestro territorio y el de los
haitianos, y microscpicamente imperceptible en comparacin de
la oficialidad, pues aunque es verdad que se habla de seis regi-
mientos, stos estn an por formarse, y por lo tanto no debern
figurar hasta que no se organic.
Pasando en silencio los detalles que este presupuesto ofrece,
y sacando deducciones de l, porque la nota que le acompaa, al
paso que es muy difusa en la parte histrica de la revolucin.
apenas toca superficialmente su principal objeto, haremos la enu-
meracin de las observaciones a que da lugar.
Primero: despus de asignadas las sumas correspondientes
a sueldos, raciones, etc. del ejrcito, que le llamaremos perma-
nente, gastos de Marina, etc., no se puede comprender cmo -e
presupone la enorme suma de 200.000 pesos para los gastos im-
previstos de este ramo; pues si se habla de equipar de un todo
el ejrcito que est en pie por las necesidades d'e la guerra, no
slo esa suma sera sumamente nfima, sino que sera uno de los
gastos ms palpables y el ttulo de imprevisto no le estara bien.
O se pretend acaso que vamos por las necesidades de la guerra
a mantenernos puramente en guerra, o erigir un gobierno pura-
mente military, nicas hiptesis en que sera possible hacer gastos
tan exorbitantes en objetos que slo se emplearan momentnea-
mente, y luego iran a deteriorarse por el abandon.
Segundo: que si se objeta que dicha suma es muy mdica
en comparacin de lo que puede exigir el estado de hostilidad en












CONGRESS NATIONAL 1845


que nos encontramos, opina la Comisin que para esos casos no
previstos ni posibles de reverse, fu que la Constitucin au-
toriz al Poder Ejecutivo a que tomase todas aquellas medidas
que fuesen necesarias, concesin que no se habra hecho si todas
las ocurrencias de una guerra se hubieran podido prever y cal-
cular matemticamente.
Por lo dems, es grato a la Comisin someter al Congreso
la patritica idea del Seor Secretario de Estado del Despacho
de Guerra y Marina de aumentar el sueldo al benemrito soldado
dominicano; idea fecunda en buenos resultados, porque no hay
que alucinarse: la lucha con el enemigo, sufrir las molestias e
incomodidades de la guerra, el hambre, la sed, la desnudez, la*
fatiga y la muerte, son las verdaderas acciones con que un military
manifiesta su patriotism y se hace acreedor a la recompensa,
es lo que constitute al military; y claro est que siendo el soldado
dominicano un dechado de igual mrito, es just se le recom-
pense.
La observacin del Seor Secretario de Estado de este ramo,
bien que no consider la situacin de la Caja pblica, debe na-
turalmente deducirse que si se le concede el aumento indicado,
ser muy grato a los oficiales superiores, pues esta media, que
atiende a las necesidades de la tropa, les inspirar confianza. Re-
comendamos a la Comisin de Economa se ocupe de esta indi-
cacin.
El principal vaco que la Comisin advierte en el presupuesto
del Seor Secretario de Estado del Despacho de Guerra y Marina,
es que hablando de unos regimientos que estn por formarse,
en razn de que la epidemia lo ha impedido hasta ahora, nada
dice de cul es la verdadera fuerza ejecutiva que tenemos sobre
las armas, que deber ser la base de todo clculo, y esta omi-
sin, que puede haber nacido de distraccin, ha hecho que el
presupuesto no llene su objeto; pero sera fcil de remediarse
este mal interpelndole sobre el particular.
Recapitulando ahora lo dicho sobre todos los ramos de la
pblica administracin, la Comisin cree que deben disminuirse
las sumas que con ttulo de gastos imprevistos cierran los pro.











DOCUMENTS LEGISLATIVOS


supuestos, ya porque no se concibe cmo puedan absorber tan
enormes sumas unas necesidades que se escapan a la prctica y
perspicacia del Ministerio, ya porque eso sera contribuir el Con-
greso a que se acostumbrasen los Secretarios de Estado a dar
un nombre vago a unos gastos que no es impossible prever si con
ahinco y prolijidad se examinan los detalles de cada ramo.
Aqu terminal, Seores, la tarea de vuestra Comisin de in-
forme, y aunque es verdad que hubiera podido extenderse ms
sobre ciertos puntos, se ha abstenido de hacerlo por no tocar a
la parte econmica que habis confiado a otra Comisin, de cuya
exposicin sacaris el convencimiento de la imparcialidad con
que hemos cumplido la honorfica misin. Firmado: Buenaventura
Baez. Jos Mara Medrano. Juan Curiel. Toribio L. Villa-
nueva. Francisco Javier Abreu.
El Congress queda enterado.
La Comisin de Economa present una nota de la que se
da igualmente lectura. Su tenor es: Los que suscriben proponen
al Congress, y se creen que sern apoyados de los dems con-
gresantes, que la primera Comisin que acaba de hacer su informed,
se una con la de Economa para trabajar de mancomn en lo re-
lativo a ese encargo; porque tanto por las luces de los Honorables
que componen la primera, cuanto porque ya con su examen es-
tn ms al corriente de los documents para dar el impulso y lo-
grar el xito que se require de esa operacin; como tambin
porque dicha Comisin Econmica, compuesta solamente de tres
miembros, tal vez de menos -conocimientos en la material, nunca
lograra desempear con la eficacia debida un encargo que a su
concept es aun ms arduo que la parte que le tocaba a la prime-
ra Comisin de cinco miembros.
Por dichos motivos reiteran la demand de la reunin de
las dos Comisiones, lo que no sera ni inconstitucional ni con-
tra las reglas parlamentarias; al contrario, se cree muy just y
convenient.
Si no fueren apreciadas estas observaciones (las que se
pide se pongan a consideracin y votacin del Congreso) ten-
dran los que suscriben el dolor de declarar que no se creen su-











CONGRESS NATIONAL 1845


ficientes ni capaces sin la colaboracin y ayuda de esas otras
luces, susceptibles de desempear con la madurez, acierto y efi-
cacia tan delicada tarea, no obstante que, ayudados de la primera
Comisin, ofrecen todo su celo y empeo para su buen xito.-
Firmados: Lovelace. Rafael Prez. Juan Bautista Ariza. -
(Esto da lugar a una pequea discusin).
El SeoR RAFAEL PREZ: Para terminar la discusin que
se ha suscitado hago present que no se require positivamente
sean los miembros de la anterior Comisin, pero s que se le
agreguen dos ms para former el mismo nmero de aquella por
la entidad de la material, y stos pueden ser electos entire los
otros miembros del Congreso.
El Seor Lovelace apoy la proposicin del Honorable Se-
or Prez.
Consultado el Congreso, se decide por nombrar dos miem-
bros ms para former la Comisin de Economa, y lo son los Se-
ores Jos Joaqun Delmonte y Tabera.
Agotada la material de la present sesin, se levanta siendo
las doce del da.
Santo Domingo, 23 de Abril de 1845 y 29 de la Patria.- Fir-
mados: Buenaventura Baez Presidente del Congreso. Juan Bau-
tista Lovelace. Concepcin Tabera. Juan Nepomuceno Tejera,
Secretarios.
Es copia conforme: Juan Nepomuceno Tejera.



MANIFESTATION QUE EL CUERPO LEGISLATIVE HACE AL
PUEBLO DOMINICANO
DOMINICANOS:
Al terminar vuestros mandatarios la penosa y difcil misin
que le confiarais, just es daros cuenta lo ms sucintamente'po-
sible de cuanto han hecho en cumplimiento de tan arduo como
glorioso mandato.
Es notorio lo limitados y circunscriptos que son nuestros
conocimientos en la vasta y aridsima carrera que emprendira-











DOCUMENTS LEGISLATIVOS


mos de dar leyes por primera vez a un pueblo, que, aunque do-
tado de todas las virtudes sociales y de un carcter el ms dulce
y obediente, veinte y dos aos de contagiosa corrupcin, veinte y
dos aos de pasiva sumisin a todos los vicios concretados, pue-
den haber mancillado su noble carcter y contaminado las virtu-
des que heredara de sus mayores. Tambin al daros leyes han
tenido que tener a la vista, fuera de todas aquellas circunstancii~s
que deben guiar al legislator, que la generalidad est aun some--
tida a tres siglos y medio de tristes preocupaciones, que, a pesar
de tantos sistemas y vicitudes y de la ilustracin de los pueblos
modernos, an les predominan.
Llamados, como queda dicho, en el gran teatro de los pueblos
a desempear el ms difcil e important papel, rodeados de tan-
I tos escollos y peligros, ciegos en cuanto a conocimientos y experien-
cia, no hemos tenido otra luz ni gua que una firme y recta in-
tencin de cooperar a la grandiosa obra de la regeneracin pol-
tica, a un acendrado patriotism que todo lo sabe posponer y
sacrificar en obsequio del bien y felicidad general. Habremos qui.
za faltado en much; pero estad seguros que aquellos en quienes
depositsteis vuestra confianza y vuestros ms caros y preciosos
intereses para que por la primera vez os diesen reglas de vues-
tras acciones y deberes respect a la sociedad, han hecho todos
los esfuerzos de que es susceptible la naturaleza humana, tanto
para arreglar estas leyes a vuestras circunstancias, como para
que os proporcionen la suma de bienes a que sois acreedores.
El actual estado de guerra en que nos hallamos ha influido
much y muchsimo en los obstculos que debamos superar, y las
ms veces hemos tenido que doblegar a esa circunstancia para
soAtener instituciones que parecern fuera del orden civil esta-
blecido; pero que examinadas con escrupulosidad, son precisas
e indispensables. Repetiremos a la Nacin que una multiplicidad
de causes entire s opuestas, que de golpe y bajo diferentes for-
mas se han presentado a la concepcin de la Representacin 'na-
rional, hubieran sin duda debilitado y obstruido la march de sus
tareas; pero la constancia de esta representacin las ha superado
con el concurso y cooperacin del Poder Ejecutivo, que ha en.











CONGRESS NATIONAL 1845


tendido el fin con que ha sido colocado a la cabeza de la sociedad
e investido del augusto ttulo de Primer Magistrado del Estado.
Vuestros mandatarios, en las muchas y diferentes relaciones
que han llevado con el Poder, han quedado satisfechos que el dig-
no ciudadano que lo ejerce est ntimamente persuadido que sin
leyes, sin orden y moralidad, jams habr felicidad en los pue-
blos, y que no es el absolutismo el que har la felicidad pblica
ni regularizar la sociedad. Si uno u otro de los agents del Go-
bierno se desva del sendero de la tey y autoriza su atentado con
el nombre del Ilustre Jefe del Estado, estad ciertos que abusa
de su nombre y procede sin su consentimiento, pues que todas sus
acciones llevan el sello sagrado del orden constitutional.
Dominicanos: vuestros mandatarios han llenado del modo
que les ha sido possible el sagrado mandato; han acordado las leyes
pedidas por el Pacto Fundamental a la primera Sesin Legislativa, y
economizando un tiempo precioso, han acordado, fuera de las exi-
gidas, aquellas que han juzgado ms necesarias para nuestra na-
ciente sociedad, para su rgimen poltico.
En ellas no han consultado otra cosa que el inters del gran
todo, su prosperidad y engrandecimiento.
Nuestra primera Sesin terminal hoy. Las leyes que se han
acerdado nada sern sin la cooperacin general. Vuestros re-
presentantes pueden dar reglas para mantener el orden y llenar
todas las miras del cuerpo poltico; pero es indispensable que las
masas concurran al sostenimiento de las instituciones que ellas
mismas se han dado para la comn conveniencia y prosperidad.
El pueblo debe penetrarse y persuadirse que las parties tienen la
ms ntima relacin al todo, y que la ms mnima distraccin de
una de estas parties, cuando no haga perder el equilibrio al cuerpo
social, retarda la march del progress hacindole retrogradar.
Ellas no llenarn su objeto si cada uno en particular y todos en
general no llenamos nuestros respectivos deberes.
Dominicanos: la ms ardua, la ms gravosa, la ms difcil
y terrible carga de la sociedad se nos encomendara. Dictar leyes
a un pueblo es la obra grandiosa de la sabidura. Dictar por pri-
mera vez leyes al pueblo dominicano, por hombres que no pf












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


seen sino un buen deseo de acertar y la ms recta intencin,
es obra tremenda. Soln, Licurgo, Numa y todos los legisladores
del antiguo mundo, fuera del gran caudal de conocimientos cien-
tficos, locales y particulares del pueblo para quien legislaban,
revistieron sus leyes del carcter sagrado de la Deidad que ado-
raban, asocindola a sus instituciones. Vuestros mandatarios, con-
sultando vuestras costumbres, localidad, moralidad, docilidad y
cooperacin, y su deseo de acertar y haceros felices, han consulta-
do igualmente que la religion santa que profesamos, mandando
practicar todas las virtudes y unindonos con ese lazo indisolu-
ble de amor con que nos ama su divino autor, fuera de las gran,
diosas recompensas que ofrece para la vida future, hace la feli-
cidad de sta, no siendo nada impossible ni impracticable, porque
el Cdigo sacrosanto del Evangelio de la gracia est cimentado
en las reglas morales de la naturaleza.
Todos los pueblos, todas las instituciones han sido pequeas
en su cuna, como el hombre mismo a quien deben su ser y crea-
cin. No son por cierto los colosales Mausoleos de los Reyes de
Egipto, a quienes la mano destructora del tiempo ha respetado
aun, 19s que dirn que fu Memfis en sus principios. No la opu-
lencia, majestad y esplendor de la corte de Daro la que nos
dir lo que fu el principio de uno de los grandes imperios del
mundo. No la magnificencia de Babilonia, sus maravillosas mura-
llas e incomprensibles jardines, lo que nos manifestar la peque-
fez de la ciudad de Belo. No es en el Capitolio ni en las moles
de Adriano, ni en los Palacios de Agripa y Diocleciano donde
buscaremos el principio del grande imperio del mundo; bajo una
humilde tienda, rodeado de algunos centenares de campesinos,
es que el hijo de Marte traza la ciudad por excelencia y echa los
fundamentos a la dominacin universal; no es el Arepago...
Pero hasta dnde vamos? N, no ser en las primeras institu-
ciones dominicanas donde las naciones venideras vern lo que ha
de. ser, si en este pequeo ensayo de nuestra misma pequenez
cooperamos todos. Si el gobierno cooper manteniendo el orden
civil, asegurando los derechos recprocos de los ciudadanos, con-
servando sus propiedades, defendiendo la seguridad personal, y si











CONGRESS NATIONAL 1845


los depositarios de estas leyes llenan su encargo, las aplican a las
necesidades de los individuos y les dan vida y movimiento; si el
ciudadano cooper obedecindola cuando ella lo manda, contri-
buyendo cuando ella lo pida, acudiendo cuando ella lo llame. Si
el soldado cooper defendindola cuando se vea hollada, ejecu-
tndola cuando sea su ministry, y obedecindola cuando ella ha-
ble. Si el sacerdote y ministry de la Divinidad cooper predicando
su observancia, amenazando en nombre de todo un Dios a los
perjuros e infractores de sus pactos, y dando el primer ejemplo
de obediencia y sumisin a la autoridad constituida, como la tra-
z el autor divino de la Religin que profesamos. Si todos, todos,
en fin, cooperamos en aquello que nos toca.
Las leyes por s solas, sin la accin de los encargados en su
observancia u obediencia, son mximas abstractas que abandona-
ra cada uno a su arbitrio, segn los estmulos de sus pasiones o
de sus intereses exclusivos. Dominicanos: sin leyes no hay costum-
bres, sin costumbres no hay orden, sin orden no hay sociedad.
Santo Domingo, 3 de Julio de 1845 y 2- de la Patria.- Fir-
mado: Jos Mara Medrano, miembro del Consejo Conservador
por la Provincia de la Concepcin de La Vega, Presidente del
Congress. Jos J. Delmonte, miembro del Tribunado por la Pro.
vincia de Santo Domingo, Vice-Presidente. Buenaventura Baez,
miembro del Consejo por la Provincia de Compostela de Azua. -
Juan Curiel, miembro del Consejo por la Provincia de Santiago
de los Caballeros. Norberto Linares, miembro del Consejo por
la Provincia de S-vta Cruz del Seibo. Francisco Javier
Abreu. Juan Bautista Lovelace, Tribunos por la Provincia de
Santo Domingo. Desiderio Valverde. Toribio Lpez Villanue-
va. Joaqun de Portes, Tribunos por la de Santiago de los Ca-
balleros. 1. Concepcin Tabera. Juan Bautista Ariza. Santia-
go Calderon, Tribunos por la de la Concepcin de la Vega. Ber-
nardo S. Aibar. Juan Francisco Herrera. Alejo Justo Chanlatte,
Tribunos por la de Compostela de Azua. Rafael Prez. Lorenzo
Hernandez. Luis Devers, Tribunos por la de Santa Cruz del Sei-
bo. El Secretario del Congreso, Juan Nepomuceno Tejera.




































SESIONES DEL
CONGRESS NATIONAL
1846























SESSION DEL 3 DE MARZO DE 1846


Presidencia del Seor Buenaventura Bdez

La sesin se abre a las nueve de la maana, present la ma-
yora. El Presidente propone dar lectura del Reglamento de la po-
lica interior del Congreso para darle conocimiento a los nuevos
Congresantes y rectificar lo que fuese susceptible de modificacin.
Despus de varias observaciones hechas por los Seores Bez y
Lovelace, la mayora decide que se proceda a la lectura. Se da
sta, y el Seor Abreu, al Art. 12, observa y somete a discusin si
un Congresante est obligado a hablar en la tribune o desde su
asiento; despus de varias observaciones y rplicas, la mayora
decide que fuese facultativo al Congresante hablar en la tribune
o desde su asiento, segn la importancia de la proposicin o
discusin. El Art. 79 se modifica igualmente, suprimiendo que las
sesiones del Congreso comenzasen precisamente a las nueve de
la maana, y que stas podan tenerse y hacerse a invitacin pa-
ra cualquiera hora, segn la urgencia.
El Seor Bez somete al Congreso si se nombrara una co-
misin para formular dichos artculos; la mayora decide que esto
quedase a cargo de los Secretarios.
El Seor Medrano propone al Congreso si se nombra una
comisin de redaccin para sus actas, sin que pudiese haber se-
sin sin presentar la de la anterior, pues de este modo se evi-
tara el retardo en su redaccin, como lo hubo en la primera le-
gislativa; que esta comisin fuese, o permanent durante la reu-
nin del Congreso, o mensual; el Congreso lo toma en consi-












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


deracin para decidir en la prxima reunin. Se da lectura y el
Congress queda impuesto de una carta del Seor M. Aybar, que
acompaaba un legajo de la traduccin del Cdigo Civil francs.
A las once del da se recibe de parte del Poder Ejecutivo una
comisin compuesta de los Seores Ministros Toms Bobadilla,
Secretario de Estado en los Despachos de Justicia, Instruccin P-
blica y Relaciones Exteriores; del Seor Ricardo Miura, en los
de Hacienda y Comercio; del Seor Joaqun Puello, en los del
Interior y Polica. A sp llegada, los Seores Villanueva y Abreu,
comisionados al efecto, les reciben a la entrada del saln y con-
ducen a la derecha de la presidencia.
El Seor Ministro de la justicia, en nombre del Poder Eje-
cutivo, dice: que este Magistrado, a causa de una pequea indis-
posicin, se ve privado del placer y satisfaccin en presentarse
personalmente a la Representacin. Nacional para cumplir con
lo prescripto por la Constitucin; pero que en su defecto los Se-
ores Secretarios de Estado transmitiran su Mensaje e informed
segn lo dispuesto por el Art. 102 del Pacto Fundamental.
Este Seor, que era portador de un grande pliego sellado, lo
deposit en el bufete de la presidencia. Se abre, y conteniendo
el Mensaje del Poder Ejecutivo y el informed de los Secretarios
de Estado, se da lectura por el Secretario del Consejo Conserva-
dor del Mensaje del Presidente, cuyo context es:

MENSAJE DEL PRESIDENT DE LA REPUBLICAN AL
CONGRESS NATIONAL

Honorables Seores: mi corazn experiment la ms dulce
satisfaccin en cumplir con el deber que me impone el 109 miem-
bro del Art. 102 de la Constitucin, pues me proporciona la double
ventaja de someter al examen de la Nacin los actos de mi ejercicio
y excitar el concurso de vuestras luces y patriotism para ayu-
darme en la noble pero ardua empresa de conseguir a la Re-
pblica Dominicana el grado de importancia y esplendor a que
est llamada por las muchas dotes con que la ha favorecido la
Providencia.











CONGRESS NATIONAL 1846


La situacin actual de la Repblica es admirable, si se con-
a'dera el punto de donde partimos al romper las cadenas que nos
unan al Gobierno haitiano. Sin ejrcito, sin armas, sin municio-
nes, sin dinero, quin pudo sospechar siquiera que al cabo de
solos dos aos habamos de tener una Constitucin sabia y pro-
porcionada a las necesidades de la Nacin? Un gobierno legal
tan distant del despotismo como de la debilidad? Un ejrcito
lleno de valor y entusiasmo, que constantemente ha correspondido
a la confianza national? Una cantidad suficiente de armas, mu-
niciones, pertrechos y vestuarios? Una administracin de rentas,
en que brilla la probidad y celo de los funcionarios encargados
de su recaudacin? Una marina respectable; y, en fin, tal armona
entire los poderes, y tal unin entire los ciudadanos, que sin te-
meridad hacen presagiar un porvenir feliz que legaremos a las
futuras generaciones, junto con el honroso ttulo de dominicanos
libres e independientes.
Mis constantes desvelos se han dirigido a atraer hacia la
Repblica Dominicana las simpatas de todas las naciones cultas;
en consecuencia, he entablado negociaciones con la Francia y los
Estados Unidos de Amrica, a fin de borrar el repugnante re-
cuerdo del exclusivismo haitiano, cuyos pormenores veris en la
Memoria del Secretario de Estado encargado de las Relaciones
Exteriores, y sobre los que no me detengo porque an no han
producido su debido resultado.
He tenido asimismo ocasin de cerciorarme de la buena dis-
posicin del Gobierno espaol, con respect a nuestra Repblica,
por las comunicaciones verbales del Seor don Pablo Llanes, Ca-
pitn de Navo y Comandante de la segunda division de la escua-
dra espaola en las Antillas, a quien me esmer en penetrar de
nuestros sentimientos de amistad y concordia para con el Gobierno
de S. M. Catlica.
Conforme a lo dispuesto por el Art. 208 de la Constitucin,
he dirigido a Su Santidad una nota diplomtica, con el fin de
establecer de un modo slido y regular la organizacin del r-
gimen spiritual en nuestra Repblica.













DOCUMENTS LEGISLATIVOS


La administracin de Justicia sigue la march trazada por
la Ley Orgnica de 11 de Junio del ao pasado, aunque rodeada
de escollos que present una legislacin escrita en idioma extran-
jero, y ciertas medidas que no son fciles de conciliar con nuestros
usos y costumbres; as es, que en 19 de Septiembre me vi en la
necesidad de dar un decreto fijando el equivalent de los fran-
cos en que estn computadas las multas a que se refieren los
Cdigos en Francia, sobre cuya material llamo particularmente
vuestra atencin; esperando que al discutirse los Cdigos se ha-
gan con ellos las modificaciones imperadas por la localidad y,
sobre todo, que se simplifiquen las formas de enjuiciamientos,
as civiles como criminals, que slo sirven para hacer intermi-
nables los process, sin aadir ninguna luz a los derechos de los
litigantes, ni protegerlos contra las tramas de la temeridad y ma-
la fe.
La Ley sobre la instruccin pblica no ha producido todo el
buen xito que de sus acertadas disposiciones se deba esperar,
y la principal causa de esto depend de la escasez de fondos de
que adolecen la mayor parte de las cajas comunales; y como ste
important ramo de la pblica felicidad debe excitar el celo de
cuantos se interesen en el porvenir de nuestra Patria, no dudo que
con el tino y sabidura acostumbrados pondris un pronto reme-
dio a ese mal, proveyendo a la dotacin de los maestros de pri-
meras letras en aquellas Comunes que no puedan dotarlos conve-
nientemente de sus propios fondos.
En cuanto al interior, en el curso de vuestro receso hemos
disfrutado de la mayor tranquilidad, pues aunque algunos malva-
2os intentaron sembrar la discordia en nuestro seno, la vigilancia
del Gobierno frustr sus tenebrosos planes, restableci la calma
y ofreci por su actitud cuantas garantas se podan esperar.
Las Diputaciones Provinci'les y Ayuntamientos siguen sin
tropiezo la march legal, y si no produce mayores beneficios a
los pueblos es porque la guerra actual desconcierta todas las me-
didas, y hace intiles todos los esfuerzos encaminados a otro
objeto que al de asegurar nuestra independencia.
Durante el receso de la primera Legislacin, el orden. pd-











CONGRESS NATIONAL 1846


blico sufri una grande alteracin con las invasiones que hicie-
ron nuestros enemigos los haitianos por todos puntos de las fron-
teras que dividen nuestro territorio, habiendo logrado posesionarse
en el mes de Julio de los pueblos de Dajabn y Las Matas de
Farfn. Este acontecimiento oblig al Gobierno a movilizar toda
la Repblica y marchar contra el enemigo, hasta rechazarlo fuera
de los puntos que hasta ahora ha dictado la prudencia necesario
conservar con guarniciones. Asimismo, por las amenazas que se
nos hicieron apresnpdonos una goleta armada en guerra, nombra-
da La Virginia, y ocasionando que destruyramos otra nombrada
La Marina, tuve que recurrir a tomar la media de former una
escuadrilla constant de diez velas para repeler las fuerzas ma-
rtimas enemigas, impedir que se hicieran dueas del mar, y man-
tener la confianza en el comercio exterior, que pudo alterarse en
aquellos moments por temor de ser vctimas de la barbarie de
nuestros adversaries, que violando el sagrado derecho de gentes
expidieron fulminantes decretos contra los extranjeros que ne-
gociasen con nosotros.
La actitud de guerra en que se ha mantenido el pas desde
el mes de Julio de 1845 hasta esta fecha, las prevenciones que la
prudencia me hizo tomar para socorrer los habitantes de las Co-
munes de Bnica, las Matas, San Juan y Neiba, cuando se que-
maron aquellos pueblos, y que era de esperarse viniesen a bus.
car un refugio en esta Capital, la compra de armamentos y buques
de guerra, necesarios para la defense de la Patria, y dems for-
nituras militares, han absorbido naturalmente una parte de la
suma que vot el Congreso Nacional en el presupuesto de gastos
de la Guerra y Marina para el ao econmico de 1845 a 1846;
cuyos detalles los tendr el Congreso Nacional en la Memoria
y cuenta detallada que me ha presentado el Ministro de la Gue-
rra y que os someto adjunta.
Vuestra prxima reunin me hizo concebir la esperanza que,
sin embargo de tantos acontecimientos que amenazaban la pblica
reguridad por todas parties, la. Ley de Gastos Pblicos se hubiese
conservado intacta hasta que los legisladores, penetrados de la
situacin del pas y de la legalidad de aquellos gastos imprevis-












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


tos, hubiesen tomado una media para satisfacer las erogaciones
hechas, votando un suplemento al presupuesto de la guerra para
cubrir el deficit que sto le haba ocasionado; pero, desgraciada-
mente, no s por qu casualidad, la falta de algunos miembros de
la Honorable Cmara del Tribunado ocasion que hasta el da 13
de Febrero expirado, las Cmaras no se haban reunido an en
nmero suficiente para abrir sus sesiones legislativas; y apuran-
do de da en da los preparativos del enemigo para invadirnos,
me vi en la imperiosa necesidad de tomar el remedio que menos
perjuicio cre pudiera ocasionar al pas, pues aunque el Ministro
de Hacienda present por su nota del da 12 del mes pasado
una media, sta no se crey tan a propsito como la que tom
en Consejo, que vern Uds. en los documents que con su Me-
moria somete el Ministerio del Interior y Polica.
La Providencia ha puesto en nuestras manos ms de dos-
cientos prisioneros, de los cuales la mayor parte provienen de la
prdida de tres goletas de guerra haitianas que encallaron en las
costas de Puerto Plata, y entire los que se encuentran el Almi-
rante Cadet Antoin y el Coronel Juan Felipe; todos generalmente
han sido tratados con la humanidad imperada por el derecho de
gentes, sin embargo de la conviccin en que estamos de que no
son tratados los nuestros por el Gobierno haitiano bajo el mis-
mo pie.
Los grandes embarazos que diariamente se presentaban en
la Provincia de La Vega por la falta de una Administracin de Ha-
cienda en aquel lugar, me hicieron determinar el nombrar un
Perceptor con las mismas facultades que las que le da la Ley de
Hacienda a los de su misma categora. Esta providencia, a ms
de creerla de toda necesidad para el mayor desempeo del servi-
cio de Hacienda, no tuve la menor dificultad en tomarla, tanto
porque la cre just, como porque no tuve embarazo para la asig-
nacin del sueldo, en razn que habindose economizado los del
Perceptor del Seibo, que no nombr porque no lo cre de necesi-
dad, stos sirven para satisfacer los de La Vega, habiendo reser-
vado en mi deliberacin la dotacin del personal de aquella ofi-
cina al Congreso Nacional, y tanto en este asunto como en la












CONGRESS NATIONAL 1846


dotacin de sueldo a los Subdelegados de Hacienda de las Co-
munes, que- creo necesario, no me detengo ms detallamente por-
que me refiero a lo expuesto por el Secretario de Hacienda.
Todas las leyes votadas por las Cmaras en su primera
reunin legislative reciben su puntual ejecucin, y aunque slo
el tiempo y la experiencia podrn hacer conocer los defects de
que adolezcan, para que vosotros con vuestras luces y buena vo-
luntad los corrijis, yo no puedo menos que encareceros fijis
toda vuestra atencin en las observaciones que sobre las fiscales
somete el Secretario de Hacienda en su exposicin, que tengo el
honor de presentaros; por ella veris el estado en que se encuen-
tra nuestra situacin pecuniaria, y os encargo que al verificar el
presupuesto general de gastos para el ao econmico de 1846 a
1847, no perdis de vista en el embarazo que me he visto este
ao con el que. votasteis el pasado para los de la Guerra, que por
haber sido tan limitado en tan crticas circunstancias, fui puesto
en la alternative o de ver sufrir dolorosos privaciones por falta
de numerario con que hacer las erogaciones ms indispensables
de la guerra, o de valerme de las facultades extraordinarias que
me concede la Constitucin, lo que no deseara verme en el caso
de hacer jams. Como que nada se aventura en perjuicio de la
Nacin si acaso sus Representantes asignaren una suma superior
a la que debe ganarse, porque en todo caso quedara existente en
las cajas de la Hacienda Pblica, es de esperarse que el Congreso.
bien penetrado de la imposibilidad que hay de poder former un
presupuesto just para el ramo de la guerra, porque las circuns-
tancias actuales han impedido que se lleven a debido efecto las
diversas medidas tomadas para la organizacin del ejrcito y por-
que la movilizacin de las guardias cvicas frustra todo clculo;
as es que de estos antecedentes que tendris a la vista, deduci-
ris la necesidad de allanar con la sabidura de vuestras disposi-
ciones los grandes obstculos que traban la march de ese ramo
del servicio.
El Pueblo dominicano no ha cesado nunca de dar las ms
acrisoladas pruebas de patriotism, volando con las armas en la
mano cada vez que la Patria ha necesitado de sus auxilios.












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


Estas faenas inherentes a la guerra, de una parte, y de otra
las batallas con el enemigo, han ocasionado la muerte de algunos
benemritos patriots que dejan sus desgraciadas families en la
orfandad, sin ms auxilio que los que les pueda prestar la ma-
dre Patria.
Por tanto, yo deseara que los Cuerpos Legisladores se ocu-
pasen de former una ley de Montepo, que asignase proporcional-
mente una subsistencia a las viudas o hurfanos en menor edad,
de aquellos que hayan perdido sus vidas en defense de la Nacin.
Reclamo muy especialmente la atencin del Congreso sobre
la circunstancia de haber llamado yo algunos miembros de los
Cuerpos Colegisladores para el desempeo de aquellos empleos
cuyo nombramiento me corresponde, creyendo que ni de la letra,
ni del espritu de nuestro Pacto Constitucional, ni de la prctica
observada por la Espaa, l 2Francia, etc., poda inferirse que las
funciones de legislator fuesen incompatible con los dems car-
gos pblicos; porque eso sera privar, o a la legislature, o a la
administracin pblica de las luces de aquellos que pueden des-
empear ambos cargos; o coartarle la libertad a los pueblos de ele-
gir personas de su confianza; en consecuencia, deseara que os
ocupaseis detenidamente en esa cuestin.
La inmigracin como fuente de donde deben brotar torrentes
de prosperidad para nuestra Patria, merece, Honorables legisla-
dores, vuestra ilustrada atencin. Es menester no perder de vista
que los pueblos aislados estn condenados a permanecer estacio-
narios, y que en una era de luces y progress no adelantar equi-
vale a retrogradar con relacin a los que siguen la march del
siglo.
Tal es, Honorables Seores, la historic fiel de mi adminis-
tracin, comprobada por las Memorias de los Secretarios de Es-
tado, que os someto, en que no he omitido ninguna circunstancia,
porque tengo la conviccin de que si bien alguna de mis actos
no hubiere producido el objeto que me propuse, vosotros no
juzgaris los efectos sino la intencin que los dict, y que mi
constant deseo no es sino ver consolidadas todas nuestras ins-
tituciones, establecer relaciones de amistad con las naciones cul-











CONGRESS NATIONAL 1846 39

tas, y que la agriculture, el comercio y la industrial se desarrollen
a la sombra de la paz y de la ley.
Santo Domingo, 3 de Marzo de 1846, ao tercero de la Pa-
tria.- SANTANA.

Despus de concluida la lectura del Mensaje, el Presidente
consult al Congreso cul deba ser el acuerdo que se diera
para expedir a los Seores Ministros portadores del antedicho
Mensaje. A unanimidad se decidi que si los Seores Minis-
tros por el moment no tenan otra misin cerca del Poder Le-
gislativo que la que acababan de llenar, podan retirarse, re-
servndose el Congreso en su caso, cuando examinara las rela-
ciones de cada ministerio, pedir todas las aclaraciones que cre-
yera convenientes. El Presidente, tomando la palabra, hizo una
elocucin a los Seores Ministros en el moment de separarse,
como rgano del Congreso, por la cual se manifestaba al Ejecu-
tivo cun sensible haba sido a la Representacin Nacional saber,
al recibir su Mensaje, que una indisposicin sbita haba privado
a l de haberse presentado en el seno de dicha representacin;
much ms por la sensibilidad que experimentaban sus miem-
bros al saber se halla afectada su salud. Que el Congreso estaba
satisfecho del patriotism y buenos sentimientos que animan at
Primer Magistrado de la Repblica y que esperaba de da en da
hiciera mayores esfuerzos a fin de que nuestra Repblica lle-
gara al sumo de la felicidad.
Los Seores Ministros se retiran acompaados de los Ho-
-norables Villanueva y Chanlatte. Se consult al Congreso si se
ocontinuara la sesin para dar lectura de las relaciones de los
Secretarios de Estado, y se acuerda suspenderla para continuarla
a las dos de la tarde. Se suspendi a las doce del da. A las dos,
presents los miembros, contina la sesin, se da lectura del in-
forme del Secretario de Estado en los despachos de Justicia, Ins-
truccin Pblica y Relaciones Extranjeras.

Dios, Patria y Libertad.- Repblica Dominicana.- Seor
Presidente.- Cumpliendo con el deber que me impone la ley,











DOCUMENTS LEGISLATIVOS


someto a V. el informed de los diversos ramos y negociados que
estn a mi cargo en la Secretara de Estado que me es confiada,
para que V. pueda dar cuenta a los Cuerpos Colegisladores de la
situacin general de la Repblica, en conformidad de lo que pres.
criben la Constitucin y las leyes.

SECCIN DE JUSTICIA

Publicada la Ley de 11 de Junio del ao pasado que organi-
zaba los diferentes tribunales de la Repblica, sus efectos han
producido la instalacin de una Suprema Corte de Justicia en esta
Capital, un Tribunal de Apelaciones y cinco Justicias Mayores:
uno en esta Provincia, otro en la de Compostela de Azua, otro en
la del Seibo, otro en la de La Vega, y uno en Santiago. En tan
corto espacio de tiempo no ha habido lugar para observer las
ventajas que necesariamente deben producer estos cuerpos, faci-
litando a los ciudadanos la buena administracin de Justicia, que
es la primera necesidad de todo el hombre en sociedad; pero por
todas parties se advierte un espritu bien animado hacia la rectitud
y observancia de la Constitucin y las leyes en el desempeo de
las diferentes funciones que han sido encomendadas a los res-
pectivos funcionarios en el desempeo de sus encargos.
La Alta Corte de Justicia tropez con el inconvenient que
presentaba la observancia de los Cdigos franceses de la Restau-
racin, mandados observer en los Tribunales de la Repblica por
decreto del Congreso del 4 de Julio del ao pasado, sobre las
multas que aplica el dicho Cdigo, calculadas en moneda fran-
cesa, y esto di lugar al decreto de 19 de Septiembre del mismo
ao, en que se mand cobrar las multas a razn de 25 centavos,
moneda del pas, por cada franco, hasta que la primera Legisla-
tura determine sobre la material: Decreto bajo el No. 19.
La misma Corte inst a V. para que diese otro decreto de-
clarando que los que aspiraban a ser escribanos, defensores, se-
cretarios, alguaciles y ministros de Justicia, deberan tener la edad
de 25 aos cumplidos; cuya cuestin, estimndose puramente le-
gislativa, V. decidi por su nota 4 de Septiembre, bajo el No. 2,
que seria sometida a la primera legislature para que decidiese











CONGRESS NATIONAL 1846


sobre el particular y pronunciase tambin a la vez, sobre los que
no teniendo la dicha edad haban podido ser nombrados a estos
empleos en el silencio que la ley haba guardado y por la induc-
cin que se saca del principio que a ninguno se le puede impedir
lo que la ley no priva.
Con la misma fecha, considerando cun important es que
los defensores y escribanos pblicos tengan los requisitos que
require el Art. 39 del Decreto del Congreso de 4 de Julio del
ao pasado, y como quiera que por el Art. 109 de la Constitucin
los oficios pblicos quedaron interinamente hasta la nueva orga-
nizacin, una resolucin fu dada para que los que ejercan los
dichos empleos ocurriesen dentro de dos meses a solicitar su
confirmacin o aprobacin, con las certificaciones de vita et mo-
ribus, en los trminos requeridos por la ley, entendindose que el
que no lo verificara, sera considerado como dimisionado volunta-
riamente de su empleo, cuya decision ha tenido su efecto, comu-
nicndose a los Presidentes de los Tribunales Justicias Mayores,
para que lo hiciesen saber en forma a los interesados: Docu-
mento No. 3.
Tambin a instancia de la misma Corte, se comunic con fe-
cha de 18 de Noviembre una circular que arregla la forma con
que deben ser despachadas las certificaciones de los que postu-
len a los emplos de defensores y escribanos pblicos: Documen-
to No. 4.
Estas han sido las resoluciones ms notables que el Gobier-
no ha tomado en lo que concierne al ramo de la administracin
de Justicia.
Muchas otras ha habido que no han interesado a la generalidad.
y que han sido ms bien ocursos particulares que se han envia-
do a los tribunales respectivos, con excitaciones para que se ad-
ministre pronta y cumplida justicia; pues el Ejecutivo jams ha
perdido de vista la independencia de los Poderes entire s, ni ha
querido mezclarse en decisions judiciales que pertenecen priva-
tivamente a los tribunales, segn el orden legal establecido; pero
sin perder de vista la alta vigilancia que le es confiada sobre todos
los empleados pblicos y los medios que estn a su alcance para












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


constreirlos al cumplimiento de sus deberes, si se presentare el
caso, o hacer que se les persiga por las vas legales, siempre que
se pruebe que de su parte hay fraude, prevaricacin u otras de
las causes que establece el derecho. Sera muy de desear que los
Cuerpos Legisladores, llevando adelante la intencin que han
manifestado, planteasen la legislacin en el idioma comn de los
dominicanos, pues estando los cdigos de la Restauracin en el
idioma francs, se present el grande inconvenient de que ni los
habitantes, ni los jueces pueden estar al cabo de las disposiciones
de la ley, porque ni unos ni otros conocen el idioma de la legis-
lacin, y ste era uno de los grandes males de que se quejaban los
pueblos en tiempo de los haitianos, que a la fuerza obligaban a los
funcionarios pblicos de la parte del Este a que sus actos fuesen
en francs, porque las leyes se encontraban en este idioma. En
efecto, cmo podr un juez que no conoce el idioma extranjero
en que estn escritas las leyes, estudiarlas y aplicarlas? Su voto
depender siempre de la traduccin que se le haga, y esto ser
sujetar la religion del Magistrado a la ms o menos exactitud, a
la ms buena o mala fe de la persona que le sirva de intrprete,
y esto ser siempre sujetar la responsabilidad del magistrado
a accidents que no dependent de su voluntad y dar lugar a que
los ms experts influyan siempre sobre l, cuando su concien-
cia debe limitarse a los trminos que -le prescribe la ley y el
deber.
Por otra parte, el Pueblo Dominicano, demasiado apegado
a sus antiguos usos y costumbres, ha ansiado siempre por una
legislacin anloga a sus circunstancias, a su localidad y a los
principios que constituyen su carcter y su moral pblica; y aun-
que los cdigos de la legislacin francesa son un monument de
sabidura admirable, hay en ellos ciertas reforms que hacer,
precisas y necesarias segn la localidad, el carcter y costumbres
del pueblo, y en esta empresa no tiene duda que el Congreso sal-
dr victorioso, si, como es de esperar, una comisin de legisla-
cin, bien organizada, despus de traducidos los cdigos, se reune
para discutirlos y aadir o quitar lo que convenga, y sobre todo
para simplificar las formas de los juicios y alejar todo aquello











CONGRESS NATIONAL 1846


que sea embarazoso y que no conduzca sino a alimentar la em-
brolla y a hacer interminables los juicios, rodendolos de forma-
lidades difciles y embarazosas para los mismos jueces, y que de
nada conducen para proteger la ley y evitar la arbitrariedad.
Estas ligeras indicaciones permtaseme hacerlas en obsequio
de un verdadero inters pblico, y porque creo de mi deber anti.
ciparlas, por los resultados que podran tener, ya con respect a
los Jueces, si llegase el caso de hacer efectiva su responsabilidad
personal, ya porque, a mi modo de ver, un pueblo nunca puede
ser bien gobernado, ni ser feliz, sino por leyes claras y sencillas
que estn al alcance de su comprensin.

SECCIN DE INSTRUCCIN PBLICA
La ley sobre este important ramo, su fecha 13 de Mayo de
?845, fu publicada, circulada y rdenes han sido dadas para
crear escuelas primaries en todas las Comunes. Un reglamento
fu hecho por m en 27 de Junio, de que acompao un ejemplar
bajo el N. 5, con el objeto de uniformar la enseanza, en vir-
tud de lo que disponen los artculos 6 y 8 de la dicha ley. He
instado con eficacia para que se abriesen los concursos de oposi-
cin para proveer de Maestros las dichas escuelas, pero en casi
todas las Provincias no se han operado mayores ventajas, por
una razn insuperable, y que no est al alcance de los Ayunta-
mientos ni de las Diputaciones Provinciales el allanarla, y de
este inconvenient nace que en casi todas las Comunes los fon-
dos de la Caja Comunal no sufragan ni alcanzan para el gasto
del Proceptor de la Escuela Primaria.
Habiendo observado que ni las Diputaciones Provinciales ni
los Ayuntamientos a quienes est encargada la vigilancia de estos
establecimientos, me haban remitido los process verbales de
los exmenes que prefija la Ley del 15 al 20 de Diciembre, les
dirig una circular que va marcada con el N. 6, y slo las Dipu-
taciones Provinciales de Santiago han respondido a la interpela-
cin que se les hizo, haciendo present que el estado de guerra
en que nos hallamos, la carencia de fondos en las Cajas Comu-
nales con que pagar los maestros, haca que se notase una falta,












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


que, a la verdad, ni puede ser imputable a las Diputaciones Pro-
vinciales ni a los Ayuntamientos. Sin embargo, en esta Capital se
ha instalado una Escuela Primaria y una Ctedra de Latinidad cu-
yos reglamentos aparecen del document marcado N9 7. En Com-
postela de Azua se ha instalado tambin otra Escuela Primaria.
En Santa Cruz del Seibo se estableci tambin otra Escuela; pe-
to ni siquiera se le ha podido dar un sueldo al maestro.
En la Ciudad de Santiago existen dos Escuelas Primarias
de nios varones y otra le nias; dos escuelas ms, particulares,
que denotan estar en su orden regular; lo mismo que en la Ciu-
dad de La Vega, donde su Cura Prroco, el Presbtero Dr. Elas
Rodrguez, ha ofrecido a la Diputacin Provincial establecer gra-
tuitamente classes de latinidad, filosofa, y dar lecciones de teolo-
ga, moral y derecho pblico.
Por todas parties se notan disposiciones muy adecuadas de
parte de la juventud y de los funcionarios pblicos para fomen-
tar la instruccin.
Mas lo primero, a mi ver, en que debe ocuparse el Gobier-
no, y lo que debe atraer satisfactorio resultado, es asegurar a los
maestros sus salaries, sin lo cual no habr ninguno que quiera
encargarse del penoso puesto de Preceptor, que nunca es dema-
siado bien retribuido, si se consider el esmero, la atencin, el
cuidado y las fatigas diarias que tiene que emplear para con los
Lios.
SECCIN DE RELACIONES EXTERIORES

El Gobierno, desde el principio de su creacin legal, ha te-
nido constantemente la mira de fomentar sus relaciones de bene-
volencia, atencin y armona con las naciones extranjeras, con-
siderando que por este medio nico, y ponindose al nivel de ellas
y de los principios comunes de los pueblos civilizados, es que pue-
de parangonar y tomar rango entire las grandes naciones, adop-
tando, como ha adoptado, principios grandes y generosos, dignos
de un pueblo libre y que desea ser feliz y utilizar los grandes re-
cursos que le ha dispensado la naturaleza.
Sus comunicaciones, de que di cuenta al Ejecutivo en Mar-












CONGRESS NATIONAL 1846


zo del ao pasado, no han adelantado sus efectos. La misin de
que fu encargado el Dr.-Jos M. Caminero cerca de los Estados
Unidos -produjo el envo del Sr. John Hogan, comisionado de
aquel Gobierno, para inspeccionar el estado del pas, y habiendo
permanecido algn tiempo en esta Capital, solicit algunos in-
formes, y se le dieron en los trminos que aparecen de la nota
No 8, mas hasta ahora ninguna comunicacin official se ha tenido
que asegure le reconocimiento de nuestra Independencia, ni nin-
gn tratado de amistad y comercio.
Esta misma misin ha abierto algunas relaciones con el co-
mercio de los Estados Unidos que no dejan de ser ventajosas pa-
ra la Repblica, pues encargado, el Dr. Caminero, de hacer venir
algn armamento, vestuarios para la tropa, 50,000 pesos en mo-
neda de cobre, no slo cumpli sus encargos, ahorrando al Go-
bierno una suma de dinero, en que lo benefici, ms dej su
reputacin bien establecida con toda la dignidad y el honor que
es debido al pueblo y al Gobierno a quien represent.
Para cumplir el Ejecutivo con lo que le prescribe el Art.
208 de la Constitucin, dirigi a Su Santidad el Papa, en 26 de
Marzo del ao pasado, la nota marcada No 9 y se espera una con-
testacin que pueda asegurar, como se le ha propuesto al Sant-
simo Padre, la organizacin del rgimen spiritual de las Igle-
sias de la Repblica.
Nuestras comunicaciones con los agents del Gobierno fran-
cs han continuado siempre de un modo poltico y que denota la
buena disposicin que hay de una parte y otra para venir a un
tratado, en el inters bien entendido de aquella grande Nacin y
de la Repblica Dominicana" pero los Agentes franceses no tie-
nen poderes especiales para abrir ningn tratado. Las notas de
25 de Abril, 10 de Octubre y 5 de Diciembre, que acompaan este
informed bajo el nmero 10, presentan en su verdadero punto de
vista nuestras negociaciones con la Francia.
No poda ocultarse al Gobierno la necesidad de haber envia-
do emisarios cerca de la Corte de Espaa, pero no lo ha hecho,
porque noticias no muy destitudas de algn fundamento, haban
anunciado el envo de emisarios cerca de la Repblica, y el Eje-












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


cutivo crey que deba esperar la realizacin de este anuncio, y las
intenciones de la Corte de Madrid con respect a la Repblica
Dominicana. En efecto, el 24 del corriente, seis buques de guerra
espaoles, al mando del Coronel de Marina D. Pablo de Llanes,
fondearon en la rada de este puerto, procedentes de Cuba y Puer-
to Rico, y por nota official del Comandante de la Divisin, los
Excmos. Seores Gobernadores de aquellas islas, mal informados
de que el Gobierno haba dado un decreto de bloqueo, reclama-
ban que su pabelln fuese respetado, pues as lo exigan las sim-
patas que existen entire aquellos y estos habitantes, procedentes
de la identidad de origen, religion, costumbres y buena fe rec-
proca.
El Gobierno le hizo entender al comisionado que no haba
dado tal decreto; que los haitianos eran los que lo haban publi-
cado y que para evitar sus depredaciones y proteger el comercio,
habamos desplegado fuerzas martimas, pero que el Gobierno
espaol poda estar seguro que su pabelln sera respetado en
la Repblica Dominicana, que no haba declarado guerra sino a
los haitianos y que deseaba entretener no slo con la Espaa,
sino con las dems naciones cultas, relaciones de amistad y co-
mercio. Al siguiente da 25 el dicho Seor Comandante baj a
tierra y sus comunicaciones verbales fueron francas y afectuosas;
asegur que la Espaa no tena ideas de dominacin en esta parte
y que estaba muy dispuesta a reconocer la independencia del pas
con quien slo pretendan tener relaciones de amistad y comercio.
Estas y otras circunstancias presagian para la Repblica Do-
minicana un hermoso porvenir, y el Ejecutivo se propone sacar
todas las ventajas posibles. Una de ellas es ya que, debiendo cru-
zar sobre las costas de la Isla, una Divisin espaola, los bu-
ques haitianos casi no pueden perjudicar nuestro comercio, y aun
es muy probable que en una invasion, la Divisin espaola nos
prestase auxilios.
Creo, Seor, que he cumplido con el deber que me impone
la ley, y estar siempre pronto a dar cuantas aclaraciones sean
necesarias en los negociados que han corrido bajo ii cuidado
y responsabilidad.











CONGRESS NATIONAL 1846


Santo Domingo, 26 de Febrero de 1846 y 29 de la Patria.-
Seor Presidente. Queda su ms humilde y obediente servidor.
El Ministro de Justicia, Instruccin Pblica y Relaciones Exterio-
res.- BOBADILLA.

MINISTERIO DEL INTERIOR Y POLICA

En cumplimiento del precepto constitutional que ordena al
President de la Repblica, a la apertura de cada Sesin legisla-
tiva, dar cuenta por escrito a los Cuerpos Colegisladores de la
Administracin del Estado durante el ao expirado y presentar
la situacin interior y exterior de la Repblica en los diversos ra-
mos de la Pblica Administracin, el Secretario de Estado en el
Despacho del Interior y Polica tiene el honor de presentar el
present para someterle al Congreso Nacional, esperando que los
Representantes de la heroica Nacin, ante la cual por primera vez
comparecer a desempear funciones tan delicadas y del todo nue-
vas para l, no le negarn su generosa indulgencia.
El 13 de Diciembre del ao prximo pasado fui elevado al
prominent y delicado puesto de Secretario de Estado en el Des-
pacho del Interior y Polica, y desde poca tan reciente es que
puedo informar y presentar el estado de la administracin en
estos despachos. A pesar de las imperiosas exigencias de la guerra
que nos aflige y absorbe nuestros recursos, no ha descuidado ni
dejado el Secretario de Estado, desde que se le confi la carter
del Interior, de activar todo aquello.que dependiese inmediatamen-
te de su ministerio, como se ver por los documents que tiene
e! honor de acompaar.
La situacin interior del Estado es tranquila aunque impo-
nente; y el mejor orden y armona reina entire todas las corpo-
raciones y ramos dependientes de este ministerio.
Los actos constantes de su registro, y apoyados de los docu-
mentos que tiene el honor de acompaar, son:
El 30 de Agosto, de la suma votada por el Congreso Nacie-
nal para los gastos extraordinarios, el Poder Ejecutivo con acuer-
do de los Secretarios de Estado determine se hiciesen los ocasio-
nados en la inhumacin del finado Manuel Cabral Bernal.












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


El 8 de Septiembre se decret que el 24 de Noviembre que-
daba fijado para celebrar el aniversario de la Constitucin.
El 26 del mismo mes se di un decreto determinando las
medidas que deben tomarse con los extranjeros que llegan al
pas.
El 15 de Diciembre, no habiendo suma votada por la ley que
fija los gastos del Estado, para la manutencin de los press con-
denados por asuntos civiles y a los condenados por comisin mi-
litar, por la exposicin del Ministerio a que pertenece, como el
Poder Ejecutivo con acuerdo de los Secretarios de Estado resol-
vi que de la suma votada para socorro de los lzaros que era
excedente, se les pasase a los que sufran su condena cincuenta
centavos por semana.
El 15 del mismo se les ofici a las diferentes Diputaciones
Provinciales pidindoles formasen la estadstica y censo de la po-
blacin, a lo que han respuesto no series possible ni practicable
por no tener fondos votados para dicho trabajo.
A esta fecha la Diputacin Provincial de Azua no se ha reu-
nido an, dndosele por motivo al Ministro la guerra actual y la
dispersin de sus miembros.
El 16 del mismo Diciembre se acord con anuencia de los
Secretarios de Estado que la Comisin de verificacin de ttulos
creada en la Provincia del Seibo, en virtud de la Ley de 2 de
Julio, habindose instalado el 10 del mismo mes, permaneciese
abierta durante el perodo de los tres meses, segn el artculo
segundo de dicha ley contndose desde la fecha de su instalacin.
El 18 de Diciembre se di el Reglamento interior del Go-
bierno; el 19 del mismo se aprob en todas sus parties el convenio
celebrado entire el Seor Miguel Gneco, administrator de Puerto
de Plata, y los Seores Kerst Neuman y Compaa sobre la
compra de un buque para el servicio de la Repblica de porte de
ciento cincuenta a doscientos toneladas, armado con un can de
colisa de 18 y cinco carronadas por bandas y otros pertrechos de
guerra.
El 22 del mismo se comunic a los Ayuntamientos de Azua,
Saman y Puerto de Plata la contest del Congreso Nacional en












CONGRESS NATIONAL 1846


23 de Junio a la consult que le hizo el Ayuntamiento de sta so-
bre el verdadero sentido del tercer miembro del 24 de la ley de
su creacin, con el objeto de cortar las dificultades que se pre-
sentaban entire los caboteros y el Ayuntamiento.
El 23 de Diciembre el Ministro del Interior y Polica ofici
al Ayuntamiento de la Pennsula de Saman, suspendiendo el
derecho de imposicin sobre frutos del pas que perciban en vir-
tud del reglamento que dicho Ayuntamiento hizo con fecha 25 de
Agosto.
El 14 de Enero del corriente ao se di una resolucin acor-
dada por el Poder Ejecutivo y dems Secretarios de Estado sus-
pendiendo las disposiciones del Ayuntamiento de la Ciudad de
Santiago relatives a las imposiciones del Ejido de dicha Co-
mn, hasta que fuese decidido por el Congreso Nacional. El
20 del mismo, en Consejo de Ministros se decidi suspender
la ejecucin de la sentencia de Valln Simn, condenado a la
pena capital, por haber interpuesto recurso de gracia al Congreso
Nacional.
Las Asambleas primaries de la Provincia de la Capital han
tenido lugar en la poca fijada por la Constitucin y la ley, y
todas las Comunes que componen esta Provincia han remitido
sus process verbales, a excepcin de la Comn de Los Llanos,
que no ha tenido Asambleas primaries por la epidemia que rei-
na, segn la respuesta que se nos ha dado.
En la Provincia del Seibo ha habido Asambleas primaries
en todas sus Comunes.
En la Provincia de La Vega, igualmente.
En la Provincia de Santiago slo las ha habido en su ca-
pital.
En la Provincia de Azua, ni en su capital, ni en ninguna de
sus Comunes, y hasta ahora no hemos recibido respuesta a los
oficios que en fecha 15 y 16 de Diciembre hemos dirigido a los
Jefes Polticos sobre el particular.
Los Colegios Electorales han tenido lugar en el tiempo pre-
fijado por la Constitucin en las Provincias de la Capital, del
Seibo y de La Vega y no en las dems.












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


Al terminar esta exposicin de lo hecho y actuado del ao
expirado, es de mi deber llamar la consideracin del Gobierno
para someter al Congreso Nacional algunos puntos que llaman
altamente la atencin de este Poder del Estado; pero.limitndome
solamente a informarle de los actos del Ministerio a mi cargo,
me reserve someterle separadamente, segn las facultades que
nos da la Constitucin. Santo Domingo y Febrero 19 de 1846 y
29 de la Patria.- Firmado: PUELLO.

MINISTERIO DE HACIENDA Y COMERCIO
En cumplimiento de lo preceptuado por el Art. 89 de la Ley
de 7 de junio sobre la responsabilidad de los Secretarios de Es-
tado, tengo el honor de someter a V. la cuenta detallada del estado
de los negocios de mi despacho acompaada de una sencilla ex-
rosicin cuyo tenor es el siguiente:
Empezando por el cuadro marcado con el nmero primero,
que contiene el resume general de las cuentas del ler. semestre
.del ao comn de 1845, se ver que si bien los ingresos no han
!legado a lo que deba esperarse, ha sido porque la industrial y
el comercio se han resentido de los contratiempos anexos a la
guerra, y sin embargo de la falta de reglas que haba en aquella
poca para que los encargados del ramo de Hacienda dirigiesen
las operaciones, su probidad y buen deseo me han puesto en apti-
tud de presentaros el resultado de las cuentas generals con las
suficientes nociones en el estado ya dicho.
Pasando a los actos privativos de mi ramo, dir: que en el
intervalo transcurrido desde Marzo de 1845 hasta 31 de Diciembre
del mismo, se han tomado sesenta y tres resoluciones y decre-
tos en los diversos ramos de mi despacho, unos explicando las
leyes y otros cuyo objeto ha sido suplir su silencio en cuanto a
ciertos puntos esenciales del servicio, y cuyos pormenores no ana-
lizo porque cada uno encierra en s los motivos que los han dictado.
No pasar en silencio las dificultades que he encontrado en
la ejecucin de las leyes reguladoras de la Hacienda y de los
vacos que a mi modo de pensar adolecen, y por lo tanto sealar
en primer lugar: que la forma de centralizacin de las Cuen-












CONGRESS NATIONAL 1846


tas generals de la Repblica ofrece serious inconvenientes que
no pueden removerse sino estableciendo que cada Perceptor par-
ticular de Provincia d cuenta directamente al Inspector General
de Hacienda, y que los Subdelegados de Comunes sean dotados
por la Caja pblica; porque la extension de las Provincias del
Cibao hace tan difcil la comunicacin entire los diversos agents
de Contadura y el Administrador Principal de Puerto Plata, que
las cuentas experimentan un imponderable atraso, que se aumenta
por las muchas atenciones de aquella administracin, inmediata a
un puerto abierto al comercio exterior.
Por lo que hace a los Subdelegados, el 5 por 100 sobre los
ingresos de sus respectivas Comunes es tan insignificant, que
en algunos no cubre ni aun los gastos de bufete, de modo que no
se encuentran personas de capacidad que quieran encargarse de
un trabajo que aunque no muy grande, exige por lo menos la
presencia constant del empleado en la cabeza de la Comn bajo
pena de responsabilidad por los perjuicios consecuentes a su ne-
gligencia.
En cuanto a La Vega, que como cabeza de Provincia tiene
tres subdelegaciones subalternas, es tanto ms indispensable el
establecimiento de una Perceptora particular, cuanto que a esta
fecha no se han recibido cuentas ningunas de esa Provincia, y
que la del Seibo, que slo tiene una Subdelegacin subalterna,
tiene dotado por la ley un Perceptor particular, que puede omi-
tirse dejando un official segundo que basta para el servicio.
Segn lo expuesto por el Inspector General de Hacienda, no
ha cumplido hasta ahora con la obligacin de visitar las Adminis-
traciones de la Repblica que le impone el 99 miembro del Art.
29 de la Ley de Hacienda, por que sta, por olvido sin duda, omi-
ti la asignacin de una suma especial para cubrir las gastos de
transport, siendo aqu lugar de observer que bastara una sola
visit annual de obligacin, a reserve de ocurrir, cuando el caso lo
exija, a tal o cual Administracin.
Aunque no se me ocultaron los inconvenientes insuperables
de que no se verificase la visit general del Inspector, tanto para
arreglar y unificar el servicio de su ramo, como para remover












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


algunas dificultades superiores a las atribuciones de los Percep-
tores, me vi en la necesidad de diferir la resolucin de esa cues-
tin hasta que el Cuerpo Legislativo determine lo que juzgue
oportuno, por ser la Hacienda el nico Ministerio a que no se le
asigna suma alguna para gastos extraordinarios; material sobre
que detenidamente hablar en su oportunidad.
Aunque en mi informed sometido el ao pasado a los Cuer-
pos Cologisladores hice present la utilidad que resultara del
establecimiento de una caja military en el Ministerio de Guerra,
la experiencia ha demostrado los inconvenientes que este mtodo
present por la intervencin direct que establece entire los em-
pleados de la Hacienda y el Ministerio de la Guerra, distrayndo-
los de su servicio ordinario, produciendo una confusion entire los
fondos de los diversos ramos. As mismo se ofrece grande em-
barazo para el cumplimiento de lo dispuesto por el Art. 181 de la
Constitucin, pues siendo el espritu de ste que el Ministro de
Hacienda someta al examen del pblico la generalidad de las
cuentas detalladas, no se puede satisfacer esta exigencia en cuanto
a los gastos de la guerra, no pudiendo figurar en los impresos por
el Ministerio de Hacienda sino el total de los fondos suministrados
parcialmente a la caja military, pero sin poder presentar la ms
ligera idea de su distribucin e inversin. Estos inconvenientes
cesaran, en mi opinion, si se establecieran Comisarios de Gue-
rra que relativamente a la distribucin e inversin de fondos de-
pendiesen directamente del Ministerio de Hacienda para que, por
ese medio, ste pudiera, sin recargar de trabajo la oficina de la
Guerra, presentar un detalle de los gastos que justamente absor.
ben mayor suma de dinero.
As mismo se hace sentir la necesidad de explicar de un
modo claro y positive la march y atribuciones del Consejo Admi-
nistrativo; la correspondencia entire este cuerpo y el Ministerio
de Hacienda a que dieron lugar sus operaciones sobre las cuen-
tas del primer semestre del ao comn de 1845, prueba que la
material ofrece an dudas a sus miembros, pues suponindose
jueces slo de los guarismos, no llenan en mi opinion el objeto
principal de su institucin, y dejan un vaco en el ramo ms












CONGRESS NATIONAL 1846


delicado de la Administracin Pblica y en que ms se deben
multiplicar el examen y el raciocinio.
La Ley de Aduana exige as mismo algunas modificaciones;:
entire otras deben terminarse por un artculo especial las forma-
lidades practicables con las mercancas procedentes de los bu-
ques que naufragan en estas costas.
Deben as mismo hacerse algunas aclaraciones a la letra del
Art. 25 explicando las palabras a quien fuere de derecho, pues en
mi concept, como ese artculo se refiere a las omisiones o descui-
dos que aun con buena fe pueden cometerse en las facturas o
manifiestos, y no al castigo del contrabando, parece suficiente
que, probado el error competentemente y declarada la confisca-
cin por un simple process verbal del Interventor de Aduana, se
proceda a la venta de los objetos confiscados en aquella misma
oficina, a menos que al acto de confiscacin el interesado decla-
re apelar al Consejo de Aduana que dentro de tercero da deci-
dir definitivamente sobre el reclamo y sin que la venta pueda
diferirse ms all de ese trmino. Esta media evitar costs de
una clase de negocios tan sencillos y no aumentar con trmites
judiciales la prdida de los interesados.
En cuanto al Arancel, necesita de muchas reforms que me
reserve someter posteriormente.
'La Ley sobre los Bienes Nacionales no ha satisfecho cum-
plidamente el laudable objeto que se propusieron los legisladores,
por la omisin de haber estipulado un trmino perentorio dentro
del cual se hubieran hecho todos los reclamos contra dichos bie-
nes, habiendo resultado que a esta fecha no se sabe la suma to-
tal a que ascienden las deudas de que deben responder; y esto
perjudica a los acreedores ya reconocidos y al Estado. As mismo
es indispensable que por un artculo expreso de esa misma ley,
se le impusiese a los Ayuntamientos la obligacin de dar en un
trmino prefijado el catastro general de los bienes, as urbanos
como rurales, de sus respectivas Comunes, con lo cual se sabra po-
sitivamente cules son los bienes nacionales, siendo esta dificul-
tad la causa de que hasta ahora no se ha procedido al arrenda-
damiento de ellos, con grave perjuicio del Erario pblico.












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


As mismo, creo que merece muy particular atencin la venta
de estos bienes, pues la licitacin con todas las formulas ordina-
rias, absorberan much parte del producido; y esto se remedia-
ra imperando que cualquiera que fuese la autoridad a quien se
cometiese practicar la venta, y todos los subalternos que inter-
vengan, deban hacerlo gratis, pues esta simple media aumen-
tara considerablemente los ingresos del Erario pblico y alla-
nara las dificultades, bastando en mi opinion la presencia de dos
funcionarios, uno del ramo de Hacienda y otro del Ayuntamiento,
previous avisos y con la publicidad que garantice su legalidad.
Las salinas de la Comn de Ban han sido objto de una es-
pecial atencin, dejando su administracin por cuenta del Go-
bierno, con el medio que ofrece mejor resultado; no teniendo
otra cosa que advertir en el particular sino que el derecho fijado
a la importancia de este artculo no es an bastante subido, y se-
ra de desearse que se aumentase para evitar la concurrencia.
Para tender a la seguridad de los ingresos de las Aduanas
y evitar los incalculables perjuicios del contrabando, creo opor-
tuno que se establezcan compaas de resguardo, a cuya dispo-
sicin se ponga el nmero de falas que se juzgue convenient,
a fin de evitar en las costas de la jurisdiccin de las respectivas
Aduanas introducciones fraudulentas, sobre cuyo particular me
reserve hacer las aclaraciones necesarias cuando se trate de la
material, si los Cuerpos Colegisladores apreciaren esta opinion.
El Consejo de Aduana se ha ocupado de los negocios que le
conciernen con actividad y celo, como lo prueban sus actos cuya
copia acompao bajo el nm. 3.
En el acta del Congreso Nacional de 23 de Abril del ao pasa-
do, parece que la Comisin de examen al llegar a los gastos impre-
vistos del ramo de Hacienda opin su total supresin, por no
conocer el destino que se dara a la suma pedida por mi para ese
objeto. Nada objet entonces, porque cre que la experiencia sera
la mejor respuesta a aquella dificultad; as someto hoy el estado
detallado de los gastos imprevistos que han ocurrido en dicho ra-
mo de 19 de Julio a 31 de Diciembre de 1845, marcado con el
nm. 4, cuye total asciende a la suma de 4297 pesos 30 centavos











CONGRESS NATIONAL 1846


fuertes y 6032 pesos 72 centavos nacionales, cuya inversin pido
se me apruebe por el Congreso Nacional, al mismo tiempo que
vote por un suplemento al presupuesto de 1845 a 1846 igual su-
ma para los gastos extraordinarios que ocurran en lo que falta por
correr del ao econmico sin lo cual, o se omitirn los gastos con
perjuicio del servicio pblico, o quedar deficit al presupuesto.
Bajo el ,nm. 5 someto el presupuesto particular de mi ra-
mo y el general de la Repblica, que he formado de los que me
han suministrado las otras Secretaras, sobre cuya material no se
podr hablar con fijeza matemtica hasta que no transcurra un
tiempo suficiente para que los datos que ofrezca la experiencia
sirvan de gua a los Legisladores, y que las leyes fiscales existen-
tes produzcan todos sus efectos; siendo de esperar que V. se ser-
vir recomendar al Congreso que fije una particular atencin
tanto en reformar las ya emitidas, como en crear las que aun
subsisten del anterior Gobierno, y que por esto no satisfacen
plenamente su objeto.
Esta es, Seor Presidente, la relacin fiel de lo ocurrido
en el ramo de Hacienda y de las dificultades que se han pre-
sentado, en el curso del ao econmico, en la ejecucin de las
leyes votadas en la pr'imera Sesin legislative. Por mi parte no
he omitido medio alguno de cuantos han estado a mi alcance para
que en lo que me concierne hayan recibido su puntual ejecucin
y si no puedo gloriarme de haber puesto la Hacienda pblica en
aquel grado de progress y esplendor que mi patriotism desea-
ra, a lo menos me lisonjeo de que he sido un centinela infati-
gable de los ramos confiados a mi cuidado.- Santo Domingo y
Febrero 10 de 1846 y 29 de la Patria.- Firmado: R. MiuRA.
Estas relaciones acompaan una copia legal de todos los ac-
tos relatives a su ramo y las causes que le haban obligado a
hacerlos. El informed del Secretario de Estado en los Despachos
de Guerra y Marina, sumamente diminuto, no lo acompaa nin-
gn document justificativo (sin duda por las causes que l
expone).













DOCUMENTS LEGISLATIVOS


MINISTERIO DE GUERRA Y MARINA

Al hacer a V. la relacin del estado actual de la Repblica
en los ramos de Guerra y Marina a mi cargo, segn lo dispuesto
por el artculo 8 de la ley que determine los negocios de las
Secretaras de Estado y la responsabilidad efectiva, encuentro
el ms grande embarazo para hacerlo de un modo circunstanciado,
a causa del estado de guerra en que se encuentra la Repblica,
pues siendo el mayor cuidado el repeler a nuestros enemigos que
incesantemente invaden nuestro territorio, a este solo y principal
objeto se ha atendido, hacindoseme por este hecho impossible
reunir todos los datos que son indispensables para presentar deta-
lladamente el estado de cada una de las Provincias.
Por tanto me limito a hacerle una breve exposicin de los
actos ms notables, privativos a mi ministerio, que han tenido
lugar a esta fecha, dando principio a hacer figurar las delibera-
ciones que a consecuencia de la misma guerra se han tomado, las
cuales van contenidas en la nota nm. 19.
Creo de mi deber observer que desde el mes de Julio pasado
a esta fecha han desplegado los enemigos fuerzas imponentes con
el objeto de invadir nuestro territorio, tanto por mar como por tie-
rra. El Gobierno, celoso siempre en el cumplimiento de su cargo,
moviliz las guardias cvicas, expidi un decreto en 15 de Julio
sobre la organizacin del ejrcito, el cual le incluyo bajo el nm.
29, se active adems la reparacin de fortificaciones, se compra-
ron buques, armamentos, grande cantidad de pertrechos de gue-
rra, vestuarios, etc., y considerando que a consecuencia de los
acontecimientos de Julio en las fronteras del Sur, los habitantes
de esos pueblos vendran a acogerse a la Capital, se hicieron gran-
des acopios de provisions, todo lo que, ocasionando grandes gas-
tos, destruy los clculos hechos por el Congreso Nacional al mo-
mento de votar la suma destinada a los gastos de la guerra para
el ao edonmico, de los cuales inclu a V. una nota en exposicin
de fecha 10 del que rige. Por esta misma causa, previendo que
con las guardias cvicas no podra hacerse frente a las repetidas
tentativas de invasion del enemigo, por la dificultad de reunirlas












CONGRESS NATIONAL 1846


en el perentorio tiempo que sera preciso, y considerando al mis-
mo tiempo que mantenerlas continuamente sobre las armas, a
ms de producer grandes gastos al Erario, se hara un grande
perjuicio a la agriculture casi arruinada, dispuso se formasen nue-
ve regimientos de infantera, dos de artillera y uno de caballera
en todo el territorio de la Repblica, conforme al Reglamento de
las tropas de lnea y su uniform, de fecha 6 de Noviembre 1845,
contenido bajo el nm. 39, los lugares en que dichos regimientos
se encuentran distribuidos estn express en el presupuesto de
gastos ordinarios de los ramos de Guerra y Marina para el pr-
Yimo ao econmico que adjunto le incluyo bajo el nm. 49.
Bajo el nm. 59 se encontrar una relacin de los Seores
Generales, Oficiales superiores y subalternos que tienen sus des-
pachos del Gobierno y que gozan de su sueldo complete.
Sensible me es no poder presentar a V. un estado detallado
y justipreciado de los arsenales y parques de artillera de la Re-
pblica, pues, a pesar de mis continues esfuerzos y repetidas exi-
gencias, no he podido conseguir se me presented; falta ocasionada,
sin duda, por los mismos acontecimientos de la guerra; sin em-
bargo, podr asegurar a V. que el de la Capital y Puerto Plata,
en particular, estn suficientemente provistos. Aunque en esta fe-
cha no podemos contar con un ejrcito con la discipline e instruc-
cin que ha sido possible establecer en medio de las continues mar-
chas y torbellinos de la guerra, no podr pasar en silencio que ca-
rece totalmente de una ordenanza military que arregle las rec-
procas obligaciones de-oficiales y soldados, y que sin ella estara-
mos expuestos a experimentar las ruinosas consecuencias que trae
consigo la desobediencia del ejrcito, de lo cual tenemos un re-
ciente ejemplo en los acontecimientos de Julio pasado.
Siendo una de las cosas ms necesarias para la seguridad de
un Estado la exacta administracin del servicio pblico, no me
es possible prescindir de hacer las observaciones que la experiencia
prctica me ha demostrado a los ramos a mi cargo. Segn lo
dispuesto por el Art. 45, 49 miembro, de la ley que determine los
negocios de las Secretaras de Estado, la de Guerra y Marina est
dotada de cinco empleados cuyo nmero es enteramente pequeo












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


respect a las multiplicadas atenciones de estos ramos, particu-
larmente en el estado de guerra actual, mxime habindose recar-
gado con el establecimiento de la Caja military, la cual exige, por
su grande responsabilidad y muchas atenciones, que sea dotada
con tres empleados a lo menos, pues de lo contrario resultara
que las cuentas sufran grande retardo o que sea necesario distraer
otros empleados de la misma Secretara, con perjuicio de sus res-
pectivos encargos. Por estas razones me parece de absolute nece-
sidad la supresin de la Caja military o el aumento de sus em-
pleados.
Tambin creo es del moment observe a V. que las conti-
nuas quejas de los Administradores de las Provincias del Nor-
deste relative al poco o ningn respeto que les es guardado por
las -autoridades militares de esos lugares, me ha hecho career que
la continuacin de este abuso puede ocasionar grandes males que
perjudicando directamente los intereses del Fisco, producirn infali-
blemente la irregularidad, retardo y confusion de las cuentas que
dichos administradores deben presentar con puntualidad y exac-
titud a la Contadura General de Hacienda y al Ministerio de la
Guerra. Este mal, en mi concept, quedara remediado con la
creacin de un Comisario Ordenador, principal dependiente de la
Secretara de Guerra y Marina, el cual, investido con poderes del
Gobierno, podra cortar tales abusos pasando las revistas por s
o por sus delegados a las guarniciones y cantones de esas Provin-
cias, autorizando adems con su visto bueno todos los gastos re-
lativos a los ramos consabidos, remitiendo mensualhnente o por
trimestre nota de sus operaciones a esa Secretara.
MARINA.- La Flota dominicana se compone hoy de diez bu-
ques, siete del Estado y tres tomados en requisicin y armados
por el Gobierno; todos bien armados, aparejados y tripulados lo
mejor que permit la escasez de marines hbiles y suficientes,
cuyos nombres y armamentos es como sigue:
La fragata Cibao, con 20 caones, fusiles, lanzas, mache
tes, etc.
El bergantn goleta San Jos, con 5 id. id. id.
El idem idem La Libertad, con 5 id. id. id.












00ONGRESO NATIONAL 1846


La goleta General Santana, con 7 caones, fusiles, lanzas,
machetes, etc.
La idem La Merced, con 5 id. id. id.
La idem La Separacin, con 3 id. id. id,
La idem El 27 de Febrero, con 5 id. id. id.
Las tomadas en requisicin

La idem Mara Luisa, con 3 id. id. id.
La idem El 30 de Marzo, con 3 id. id. id.
La idem La Esperanza, con 3 id. id. id.
Esta flotilla est al mando del Coronel de Marina J. Cam-
biaso. Este important ramo adolece del mismo mal que el Ejr-
cito en cuanto a reglamentos y ordenanzas, el que, aumentado
considerablemente, exige en esta parte toda la atencin del Go-
bierno.
Estas son, Seor Presidente, las observaciones que por aho-
ra me ha parecido de necesidad someter a V. sin perjuicio de
hacer, como har, todas las indicaciones que puedan convenir du-
rante la sesin del Cuerpo Legislativo, estando pronto a dar to-
das las aclaraciones oportunas.
Salud a V. con la ms alta consideracin, Sr. Presidente.-
Santo Domingo y Febrero 14 de 1846 y segundo de la Patria.-
firmado: JIMNEZ.
Concluida la lectura, el Presidente consult al Congreso si
se nombraba una comisin para cada despacho ministerial, o una
las abrazaria todas. Se acuerda nombrar cuatro comisiones para
informar al Cuerpo Legislativo. El Presidente nombra para la de
Justicia, Instruccin Pblica y Relaciones Extranjeras a los Ho-
norables Hernndez, Oviedo y Medrano; para la de Interior y
Polica, a los Honorables Ariza, Chanlatte y Abreu; para la de Ha-
cienda y Comercio, a los Honorables Villanueva, Perdomo y Por-
tes; y para la de Guerra y Marina a los Honorables Seores Lo-
velace, Curiel, Bez y Caldern, a cada una de las que el Se-
cretario entrega la respective carter recomendndoles la brevedad
a fin de contestar al Ejecutivo.












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


Se levanta la sesin siendo las cinco de la tarde, habindose
agotado la material.
Santo Domingo, 3 de Marzo de 1846 y tercero de la Patria.-
Fimados: Buenaventura Baez, Presidente del Congreso. Jos
M. Perdomo. -J. Portes. Juan Nepomuceno Tejera, Secretarios. -
Es copia conforme. J. N. Tejera.




SESSION DEL 17 DE MARZO DEL AO 1846

Presidencia del Seor Buenaventura Bez

Abrese la sesin con asistencia del Seor Ministro de Ha-
cienda y Comercio.
Dise lectura del informed de la Comisin de Hacienda en
virtud del cual se interpel al Ministro: 19 Para dar aclaraciones
sobre el tabaco en ramas exportado en Puerto de Plata durante los
tres primeros trimestres del ao de 1845, en que pareca que la
cantidad de libras contenida en el estado de frutos exportados que
present anexo a su Memoria, era muy inferior a la que realmente
se crea haberse exportado; y 29 Sobre que no figuraban en las
cuentas de la Comn de Santiago, el ingreso de las patentes que
deban haberse cobrado durante el primer semestre de 1845, sin
embargo que la Comisin de Hacienda, tena en su poder docu-
mentos justificativos que dichos derechos se haban percibido.
El Ministro de Hacienda pidi la palabra y dijo que se le
ensease el estado producido por l al Congreso, en donde cons-
taba la cantidad de tabaco exportado; lo que fu verificado por el
President de la Corporacin, y al moment dijo el Ministro que
no haba la menor duda que se haba cometido un error al copiar
del estado original las libras de tabaco que se haban exportado
en Puerto de Plata, pues en lugar de 6.000 y pico de quintales
de tabaco que aparecan en el estado, en realidad segn el ori-
ginal (que present) eran de 30.000 quintales aproximativamente
los que haban pagado sus derechos, y que entonces deca que











CONGRESS NATIONAL 1846


se haban cometido dos equivocaciones, una de parte del escri-
biente que copi su estado, al omitir la cantidad de quintales de
tabaco constantes de los estados de Puerto Plata y otra de la
Comisin de Hacienda, que chocndole la poquedad de libras de
tabaco exportado no le admir la cantidad de dinero pagado por
sus derechos, cuyo montante de 46.000 y pico de pesos debi ha-
cerles observer la simple equivocacin, porque, a la verdad, sien-
do el tabaco el principal ramo de exportacin de Puerto de Plata,
de una ojeada se vea que habindose exportado solamente 6.000
quintales de tabaco, y habiendo ste pagado el mnimo derecho de
cuatro reales por quintal en casi toda su exportacin, segn la
Ley que rigi hasta los fines del mes de Julio en que se puso
en ejecucin la Ley de Aduana, no era possible que los derechos
produjesen la enorme suma de 46.000 pesos que constaban en el
estado que tenan a la vista.
El Honorable miembro de la Comisin de Hacienda, J. M.
Perdomo, tom la palabra y expuso que la Comisin no haba
hecho atencin a la suma de dinero, imported de los derechos que
seal el Ministro en su estado; que realmente eso probaba lo
que l acababa de exponer.
El Honorable Seor Villanueva, miembro tambin de la Co-
misin de Hacienda, ratific lo dicho por el preopinante, y agre-
g que, sin embargo, a la Comisin le hubiera sido difcil, por
ese mismo motivo de que una parte del tabaco se cobr a cuatro
reales y otra a dos pesos, haber hecho el clculo sin saber cules
eran las cantidades de uno y otro precio.
El Ministro objet que, siendo facultativo a los miembros
de esa Comisin pedir las aclaraciones necesarias para ilustrarse
en la verificacin de las cuentas, tanto a l como al Inspector
General de Hacienda, nada se opona a que antes que la Comi-
sin hubiese asentado su opinion, lo hubiera hecho y entonces
se hubiera evitado hacer una interpelacin tan infundada.
El President del Congreso dirigi la palabra al Ministro y
le manifesto de un modo ostensible la razn que le asista en su
discusin y lo satisfecho que estaba el Congreso Nacional de las
aclaraciones dadas, asegurndole que el Congreso deseaba las












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


mismas aclaraciones sobre la segunda interpelacin; es decir,
las patentes de Santiago. -
El Ministro, dirigindose al Presidente del Congreso, pre-
gunt de donde se haba tomado la material para pedirle esa acla-
racin.
El PRESIDENTE: Los miembros de la Comisin de Hacienda
son los que estn llamados a responder la interpelacin del Mi-
nistro.
El HONORABLE SEOR PERDOMO: Que a la Comisin le ha-
blan servido de base las cuentas impresas del primer semestre
del ao de 1845.
El MINISTRO DE HACIENDA: Habiendo sido estas cuentas so-
metidas al Consejo Administrativo para su verificacin, a l hu-
biera tocado hacer, pues tuvo los documents a la vista, todas
cuantas objeciones hubiese credo necesarias en su informed al
Congress Nacional; pero una vez que ste ninguna ha hecho so-
bre el particular y que ya las cuentas estn impresas y public
das, me parece extempornea hoy toda cuestin sobre ellas; sin
embargo, deseando siempre cooperar con mis aclaraciones a jus-
tificar la integridad de los empleados de Hacienda, deseo se me
diese conocimiento en qu forma estaba hecha la interpelacin.
El President orden la lectura del prrafo del informed de
la Comisin concerniente a la material.
El Honorable Seor Villanueva di lectura del prrafo con-
cebido en estos trminos (ms o menos): "la Comisin de Ha-
cienda ha observado en las cuentas impresas del primer semes-
tre del ao de 1845, que en la column de la Comn de Santiago
no aparece el derecho de patentes que debi haberse cobrado en
dicho semestre, sin embargo que tiene en su poder piezas justi-
ficativas que acreditan haberse satisfecho dicho derecho; por
tanto, desea se interpele al Ministro de Hacienda para que diga
los motivos porque no aparece este ingreso".
El Ministro de Hacienda observe que lo que la Comisin
peda en su informed no era una aclaracin, sino una acusacin
hecha contra el Administrador de Santiago, y que en este caso
deba, supuesto que las cuentas estaban ya emitidas al pblico,












CONGRESS NATIONAL r846


perseguirse a aquel funcionario ante los Tribunales competentes,
pues l crea que al consignarse en el artculo 181 de la Consti-
tucin la obligacin de imprimir las cuentas, era con el objeto
de que todos los ciudadanos sujetos a pagar un impuesto supie-
ran que se le haba dado entrada en la Caja pblica y conocie-
ran la inversin que se haca de l, y que, por consiguiente, todos
en general y cada uno en particular eran dueos de perseguir al
funcionario de Hacienda que malversara los ingresos del fisco.
El PRESIDENTE: Yo creo que la intencin de los miembros de
la Comisin no ha sido former acusacin contra aquel fuhciona-
rio, y slo s conocer el incident que haya ocasionado la omisin
del derecho de patentes de Santiago en las cuentas ya enuncia-
das, reservndose siempre apreciar el resultado de las aclara-
ciones.
El MINISTRO: Desde que se trata en el informed de tener
documents a la vista que justifiquen haberse pagado el dere-
cho, y que ste no aparece en las cuentas, hay acusacin, y ha-
bindola es necesario que se ventile ante el Tribunal competent.
El PRESIDENTE: Persisto en que efectivamente del escrito
aparece, segn dice el Ministro, una acusacin, pero yo me atre-
vo a asegurar que tal no ha sido la intencin de la Comisin.
y slo result una mala inteligencia en el escrito, pero de ninguna
manera en su sentido.
Y dirigindose a los miembros de la Comisin, que se com-
pona de los Honorables Perdomo, Villanueva y Portes, les pre.
gunt si lo que l acababa de exponer eran o no sus sentimientos;
y ellos manifestaron que positivamente era todo cuanto haban
querido decir.
El MINISTRO: Siendo as, creo que ninguna dificultad ten.
drn los miembros de la Comisin, o bien en rayar lo escrito en
el informed y pedir puramente aclaraciones, las que en este caso
estoy dispuesto a dar, o bien que en el process verbal de la se-
sin se redacten todos los pormenores tal cual han ocurrido.
El SEOR PERDOMO: Para corroborar lo expuesto por el Pre-
sidente del Congreso relativamente a la intencin de la Comisin
de Hacienda, yo estoy ms que persuadido que si el derecho de












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


patentes no consta en las cuentas de la Comn de Santiago, es
tal vez porque, o bien el Ministro, o bien el Administrador Gene-
ral habrn dado rdenes, como se acostumbra, a los Administra-
dores Subalternos, para que se recolecte el derecho de patentes de
todas las declaraciones hechas de un trimestre, y que por un es-
tado general se le diese entrada en el subsecuente, o que se hi-
ciere la coleccin del todo y se pasase al fin del ao; y en esta
virtud, est ms que terminadamente declarado que la intencin
de la Comisin de Hacienda no ha sido sino pedir simples acla-
raciones al Ministro, y, bajo ningn pretexto, acusar aquel Ad-
ministrador.
El MINISTRO (sacando de su faltriquera various comprobantes).
Seores: lo que acaba de exponer el Honorable Perdomo sera
tanto cuanto podra yo haber hecho para satisfacer vuestra pre
gunta, y slo agregar que si la Comisin de Hacienda hubiera
fijado su atencin en el oficio del Inspector General de Hacienda,
que sirve de preliminary a las cuentas impresas, donde dice: "que
se excluyen las de la Provincia de Santiago, de que slo figuran
las cuentas del primer trimestre y ningunas de la Provincia de La
Vega, por las razones que le tengo conmunicadas", habran co-
nocido inmediatamente que si las patentes de Santiago no apa-
cen en aquellas cuentas, es porque habindose principiado a co-
brar a mediado de Marzo no podan los Administradores haber te-
nido el tiempo de cobrarlas todas para hacerlas figurar en aquel
trimestre que conclua el da 31 de este mes, y que, por consi-
guiente, no deben figurar sino en el segundo trimestre, que no
-consta en dichas cuentas.
El HONORABLE PERDOMO: La Comisin no hizo atencin a la
carta preliminary del Administrador, sino al encabezamiento del
estado de las Provincias del Cibao que se. refiere a todo el se-
mestre y he aqu lo que la hizo equivocar.
El MINISTRO: Ciertamente que el estado se refiere a todo
el trimestre, pues siendo Puerto de Plata el punto de centraliza-
cin, y habiendo dado sus cuentas aquella Administracin por el
dicho semestre, era necesario que as fuera, salvando a Santiago
y La Vega, por la nota preliminary.












CONGRESS NATIONAL 1846


El HONORABLE SEOR MEDRANO: El Congreso tiene la facul-
tad de pedir aclaraciones, y creo que nunca estn de ms.
El MINISTRO: No hay la menor duda que es as y tan lejos
estoy de pensar lo contrario, que, cuando se trata de hacerlas,
siempre quiero ser superabundante; en esta virtud, someto al
examen del Congreso la lista de las declaraciones de patentes de
Santiago correspondientes al referido semestre, constantes de 148,
de cuyos nombres se impondrn Uds.
El PRESIDENTE: Yo creo que el Congreso est bien ilustrado
de todo lo ocurrido y que no necesita de la lectura de sus docu-
mentos; por consiguiente, consrvelos V. mientras se decide si
los necesita o no.
Se procedi a la votacin, y a unanimidad declar el Congre-
so estar bien satisfecho y que no necesita la lectura de los do-
cumentos.
El MINISTRO: No hay alguna otra objecin que hacrseme?
El PRESIDENTE DEL CONGRESO: Por el moment ninguna otra
cuestin se present.
Con lo que se retir el Ministro (*).


(*) El acta queda sin cerrar en los originales.





































SESIONES DEL
CONGRESS NATIONAL
1847

























MENSAJE DEL PRESIDENT DE LA REPUBLICAN AL
CONGRESS NATIONAL

Honorables Seores:
Al cumpli con el deber que me impone el 10 miembro del
artculo 102 del Pacto Fundamental, experiment la ms dulce
satisfaccin, tanto por que llega la ocasin de someter a vuestro
examen todos los actos de mi administracin durante vuestro lti-
mo receso, cuanto porque espero de vuestro patriotism que con el
concurso de vuestras luces me ayudis a dirigir la nave del Estado
que la Nacin confi a mis dbiles fuerzas y a conseguir el grado
de felicidad a que por tantos ttulos es acreedor el Pueblo Domini-
cano, despus de haber reivindicado sus derechos con el auxilio,
de la Divina Providencia, y los solos esfuerzos de su heroico valor.
Satisfactorio me es, Honorables compatriotas, manifestaros que
la situacin actual de la Repblica es maravillosa, si se contem-
plan los progress que se han hecho desde su feliz inauguracin
hasta esta fecha; y sobre todo si calculamos que en medio de la
guerra se ha conseguido former un gobierno legal, tan lejos del des-
potismo, que a cada paso ofrece las ms evidentes pruebas de su
sujecin y obediencia a las leyes.
Segn os manifest en mi Mensaje del ao pasado lo cerciora-
do que estaba de la buena disposicin del Gobierno Espaol con
respect a nuestra Repblica, por las comunicaciones verbales del
Seor Don Pablo Llanes, y deseoso de atraer hacia la Repblica
Dominicana las simpatas de todas las naciones civilizadas, deter-
min mandar Emisarios a las Cortes de Espaa, Francia e Ingla-
terra, con el fin de negociar el reconocimiento de la independen-
cia, y former tratados de paz, alianza y comercio, para cuyo efec-
to, y en conformidad de las facultades que me acuerda el artculo
110 de la Constitucin, nombr a los Seores Buenaventura Bez,
Jos M. Medrano y Juan E. Aybar, que revestidos de los poderes
necesarios salieron de esta Capital con direccin a la Pennsula el
da 3 de Junio de 1846, y llegaron a su destino el 21 de Setiembre













DOCUMENTS LEGISLATIVOS


del mismo ao. Desde su salida hasta esta fecha se han recibido
varias comunicaciones que no son de mayor inters, como se ver
por la exposicin del Ministro encargado de la Cartera de Relacio-
nes Exteriores.
Los gobiernos de las islas vecinas mantienen las ms francas
relaciones de amistad con el nuestro; pues en diferentes ocasiones
las autoridades que las rigen han dado pruebas de simpata por
nuestra Repblica, favoreciendo con un buen acogimiento nuestro
pabelln.
Esto me anim en el mes de Julio, para precaver la miseria que
nos amenazaba a consecuencia de la guerra y la seca, a dirigirme
al Seor Conde de Mirasol, Gobernador de la Isla de Puerto Rico,
solicitando se abriesen los puertos de los lugares bajo su mando,
que tuviera por convenient, a nuestros buques mercantes para
poder cargar frutos de aquella isla a sta. La respuesta de este dis-
tinguido Seor correspondi perfectamente con mis deseos, pues
con algunas condiciones racionales se abrieron inmediatamente
los puertos de San Juan de Puerto Rico, Mayagez, Cabo Rojo y
Aguadilla; privilegio excepcional que no se haba jams dispen-
sado a ningn pueblo emancipado de su metrpoli, antes de obtener
el reconocimiento de su independencia, y que los Dominicanos sa-
ben apreciar y agradecer altamente.
En el mismo mes de Julio me dirigi el Seor Heneken un ofi-
cio, dndome comunicacin del que a l le haba dirigido el Seor
Toms Husser, Cnsul General de S. M. Britnica resident en la
Capital de la Repblica de Hait, solicitando, con autorizacin del
President de aquella Repblica, se informara si nuestro Gobierno
poda permitir que se encargara una persona de facilitar la man-
tencin de los prisioneros de guerra detenidos en esta ciudad, y mi
contest fu: que el gobierno de la Repblica Dominicana, huma-
no y generoso desde el moment que la suerte de las armas puso
prisioneros de guerra en su poder, provey a su sustento diario,
y que vea con gusto que ya el Gobierno haitiano, procuraba acor-
darse de tantos desgraciados que yacan en las prisiones dominica-
nas por cerca de dos aos, olvidados de sus compatriotas a pesar
de las reiteradas veces que por medio de los Seores Cnsules
Franceses, haba procurado hacer acordar de ellos a los diferentes
gobiernos que se han sucedido en la Repblica Haitiana desdel
nuestra separacin, y que, por tanto, cualquiera persona podra
encargarse de la benfica proposicin que el Seor Cnsul Bri-
tnico hacia.
Creyendo, como era de esperarse por la referida comunicacin.
que el actual Gobierno Haitiano se ocupase algo ms en la suerte
de sus compatriotas que sus predecesores, dirig al Presidente Ri-













CONGRESS NATIONAL 1847 71

ch en 20 de Octubre ltimo por medio de los Seores Cnsules de
Francia, una comunicacin manifestndole que, a pesar de no ha-
ber tenido ninguna contest de los oficios dirigidos a los diferentes
jefes que han presidido la Repblica Haitiana, relativamente a los
mencionados prisioneros de guerra, y que aunque haba cumplido
por mi parte con cuanto exige el derecho de gentes, deba guar-
dar el mismo silencio; pero que, queriendo probar al mundo entero
la generosidad de nuestro carcter y la moral de nuestra poltica,
me diriga por ltima vez a l, a fin que se sirviera decirme cules
eran las ideas de su Gobierno en este particular; bien entendido
que su silencio esta vez sera considerado por mi Gobierno como
un acandono total de dichos prisioneros.
Hlasta esta fecha ningn efecto han causado las comunicaciones
a que me refiero, y como que mi responsabilidad est a cubierto
u los ojos del mundo civilizado, pues he hecho todo cuanto ha esta-
do a mi alcance, y much ms de lo prescripto por el derecho de
gentes, os recomiendo tomis una media con los mencionados pri-
sioneros, que garantice nuestro pas de las tramas que el enemigo
haya pensado former con dejarlos permanecer en nuestro territo-
rio, despus de haberles ofrecido tantos medios de rescate.
La administracin de Justicia present series dificultades y tro-
piezos que no est al alcance ni de los Tribunales, ni del Ejecutivo
remediar porque consistent en la inconexin de los Cdigos de la
Restauracin con la Ley Orgnica de los Tribunales; y en la insu-
ficiencia de sta sobre various puntos muy esenciales, cuya enume-
racin encontraris muy por menor en la Memoria del Secretario
e Estado de este ramo, y que espero os ocuparis seriamente en
remediar con el tino que exigen las circunstancias.
Este es el lugar de daros cuenta de un decreto que con fecha
23 de Setiembre de 1846, exped acerca de las causes contra los
ladrones, cuya copia encontraris adjunta.
Con bastante repugnancia puse la mano en tan delicada ma-
teria, pero en la alternative de ver entronizarse el robo a la som-
bra de la impunidad que les ofreca la dificultad de formarse las
cortes criminals, en razn de la distinta organizacin de nuestros
tribunales y los de Francia, o de que perecieran en las crcelesh
aglomerados, sin esperanza de ser juzgados, cre necesario adoptar
el nico medio possible, esperando que a vuestra primera reunin
tomarais una media que concilie esos inconvenientes.
La instruccin pblica, a pesar de la Ley de 15 de Mayo de
1846, no ha adquirido an su perfect desarrollo; porque como esa
es la obra del tiempo, apenas han tenido lugar de bosquejarse los
pocos establecimientos que hasta ahora han podido plantearse; sin
embargo, debemos esperar que con la perseverancia, y una eficaz.













DOCUMENTS LEGISLATIVOS


cooperacin del Gobierno, se lograr que ese ramo de la pblica
felicidad llegue al grado de robustez y lozana que le aseguran las
buenas disposiciones de nuestros jvenes para toda clase de studios.
La Repblica en su interior goza la ms perfect tranquilidad,
y ii la agriculture no se encuentra en un estado floreciente, debe
atribuirse a que aunque despus de vuestro ltimo receso el ene-
migo no nos haya materialmente invadido, nunca ha dejado el
Gobierno de mantener las tropas en la actitud military necesaria
para impedir una sorpresa de las muchas que trama su falacia,
como sucedi en el mes de Octubre que, conociendo la imposibili-
dad en que se halla de penetrar en nuestro territorio legalmente,
procur por medio de la perfidia conquistar al comandante Lino.
Peralta para sembrar la cizafia en nuestro suelo, pero afortuna-
damente los pueblos fronterizos, que no han cesado nunca de dar
las ms acrisoladas pruebas de su patriotism, desplegaron en esta
ocurrencia su odio a los enemigos, de quienes por su situacin han
sido tan molestados, y por su actividad se logr descubrir esta
intriga antes que hubiera tenido el tiempo de encontrar ms cm-
plices que el desgraciado Bruno Zayas, que pag su temeridad en
Spc i.tdo junto con l.
Sin embargo de los muchos inconvenientes que se presentan
inherentes al estado de guerra en que nos hallamos, para hacer
progresar la agriculture, fuente inagotable de prosperidad y manan-
tial principal de riquezas para el Estado, he procurado, conciliando
les intereses de la Nacin con la situacin actual del pas, tomar
todas aquellas medidas que me ha dictado el gran deseo que tengo
de hacer dichosa la Repblica, dando algunos reglamentos de poli-
cia urbana y rural, compatibles con mis facultades; cuyas copias
se encuentran en la ,Memoria del Ministro del Interior y Polica.
As mismo es de esperarse que los Cuerpos Colegisladores,
en vista de la gran necesidad que hay de restablecer la agricul-
tura, se ocupen incesantemente en la formacin de una Ley re-
guladora, tanto de la polica urbana como rural.
El anhelo con que los pueblos de la Repblica clamaban por
mi presencia en su seno, y adems queriendo visitarlos para arre-
glar en todas sus parties el servicio pblico, y particularmente el
military, tom la resolucin en el mes de Julio prximo pasado, de
transportarme a las Provincias del Cibao con el Consejo de Mi-
nistros, en donde permanec dos meses, que ocup incesantemente
en el arreglo de todos los ramos de administracin pblica, y a mi
receso a esta Capital, como que el pas gozaba de una perfect,
tranquilidad, determine pasar a la Provincia del Seibo con el mis-
mo objeto, y en el mes de Diciembre efectu mi viaje.
Como que me falta por visitar la Provincia de Azua, y slo












CONGRESS NACONAL 1847


espero la oportunidad para efectuarlo, creo lugar aqu de obser-
var, que, no habindose previsto suma alguna por la Ley de Gastos
Pblicos para los de estos viajes, sera necesario que por su suple-
mento se votase la que vosotros juzguis en vuestra sabidura nece-
saria, tanto para lo que pueda ocasionar esta ltima visit, como
para los que se han hecho en la de las Provincias del Cibao, no
habiendo ocasionado ningunos en la del Seibo, pues sus habitan-
tes los soportaron.
Demasiado satisfactorio me es anunciaros que en todos los pue-
blos por donde he pasado no he visto otra cosa en sus habitantes
sino el amor al orden, la afeccin al Gobierno y sus instituciones,
y la ciega obediencia a las leyes. /
En el mes de Diciembre, antes de mi salida para la Provincia
del Seibo, deseoso de cumplir por mi parte con la sagrada obligacin
de tender a la felicidad del pueblo, convoqu la Diputacin Pro-
vincial de esta Ciudad, el Ayuntamiento y Comercio, con la espe-
ranza que sus luces y patriotism me hubieran sugerido algn me-
dio de mejorar la situacin del pas, con respect a la escasez que
se experimentaba, invitndolos a que con franqueza me manifesta-
ran sus opinions, contando con que todos los ciudadanos estn
obligados a hacer sacrificios por el pas que habitan y que de la
cooperacin de todos result el bien general. En efecto, reunidas
estas respetables corporaciones, me sometieron un proyecto para
mejorar la situacin actual, en que proponan entire otras cosas al-
gunos medios de economa que procur inmediatamente poner en
prctica y otros para remediar la crisis que tambin ejecut, dando
el decreto que franquea el derecho a aquellos artculos de primera
necesidad por el trmino de dos meses, pero, no obstante todo esto,
el da 15 del mismo mes me dirig de nuevo a las mismas corpora-
ciones proponindoles algunas mejoras que estoy seguro hubieran
producido el mejor efecto si hubieran sido llevadas al cabo, lo que
qued desgraciadamente sin respuesta; todos estos documents se
encuentran insertos en la Memoria del Ministro del Interior y Po-
lica, y espero que vosotros fijaris vuestra atencin sobre ellos, a
fin que determinis lo ms convenient a la felicidad pblica.
Por mi Mensaje del ao pasado os recomend muy particular-
mente que, siendo la inmigracin la fuente de donde deben brotar
torrentes de prosperidad para la Patria, mereca vuestra ilustrada
atencin y que en esta virtud se haca indispensable elaborar una
ley que favoreciese a lGs inmigrados, a fin que viniesen a habitar
nuestro territorio, que es tan vasto, y necesita absolutamente mu-
chos brazos para desarrollar la agriculture, y adems porque los
pueblos aislados permanecen estacionarios; y sin embargo que du-
rante vuestro ltimo perodo legislative nada se hizo sobre este













DOCUMENTS LEGISLATIVOS


particular, en el mes de Noviembre, habindose presentado al Go-
bierno el capitn Lademarche del Bergantn "Pruso Frisch", obli-
gndose a traer families laboriosas, tom la resolucin de establecer
con l un contrato para el efecto, cuyos pormenores veris en la
Memoria del Ministro de Interior y Polica.
En conformidad de lo dispuesto por el artculo 76 de la Ley de
Hacienda, determine que se pagasen los sueldos atrasados debidos al
ejrcito antes del ao econmico corriente,, y como que natural-
mente esta suma, que no tena votacin en los presupuestos, se ha
satisfecho de la votada para las erogaciones del present ao, claro
est que si no se repone por una entrada extraordinaria, har falta
para los gastos corrientes; en esta virtud llamo muy particular-
mente vuestra atencin sobre la exposicin que al efecto hace en
su Memoria el Secretario de Hacienda.
Constante es, Honorables Seores, que la economa en la Ad-
ministracin pblica es el alma del Gobierno, y que sin un buen
rgimen en ella ningn Estado puede subsistir, asi mismo sera de
desear que obtemperando a la situacin del pas, fijis toda vuestra
atencin en las leyes fiscales, procurando economizar los gastos en
todo cuanto sea possible y aumentar los ingresos del mismo modo, a
fin que se satisfagan con ellos todas las erogaciones del Estado; y
no me detendr en daros pormenores sobre este particular, porque
me refiero en todo a lo expuesto en la mencionada Memoria del
Ministro de Hacienda y Comercio.
Segn en ella veris, la Nacin posee, libre de ninguna carga,
98 fincas urbanas en buen estado, y 32 en el de ruina; por tanto
seria muy convenient a mi modo de pensar que se determinase
vender las arruinadas, y una gran parte de las buenas. Esta medi-
da producira los mejores efectos, porque con el producido de estas
ventas podra satisfacerse el montante de los gastos anteriores
al ao econmico, y amortizar una parte del papel moneda en$
circulacin.
El Consejo Administrativo fu instalado el 15 de Octubre con-
forme a la Ley de Hacienda, pero hasta esta fecha no me ha
comunicado el resultado de sus operaciones, acaso ser porque esta-
r an ocupado en la verificacin de las cuentas del ao econmico
pasado, que han sido impresas por el Secretario de Hacienda sin
haber recibido los estados certificados por el dicho Consejo, para
cumplir con lo imperado en el artculo 181 de la Constitucin y
cubrir su responsabilidad, a reserve de si hubiere observaciones so-
bre las cuentas que se impriman por separado.
Esta tardanza del Consejo Administrativo en darme cuenta del
resultado de sus tareas, no puedo atribuirlo sino a la necesidad que
tiene de emplear todo el tiempo preciso en tan delicada operacin;













CONGRESS NATIONAL 1847


por tanto, espero que vosotros procuris fijar vuestra atencin
en arreglar este ramo del servicio pblico de una manera definitive.
Vosotros veris que con el objeto de aliviar en todo lo possible
la escasez que se experimentaba a consecuencia del huracn de
Setiembre, hice venir un cargamento de provisions de los Estados
Unidos, que se vendi a las poblaciones al mismo precio que costa-
ban los efectos, sin que en esta operacin se perjudicara el Erario
Pblico, porque estando destinada esa moneda fuerte que se em-
ple en dicho cargamento para cubrir las erogaciones corrientes,
no se hizo otra cosa que cambiarla con un repartimiento igual a
todos los habitantes que compraron provisions.
Mucho tiempo hace que se deja sentir la necesidad de arreglar
el ejrcito, de modo que sin peligro de la seguridad pblica, se Y
reduzcan los gastos de ese ramo por medio del servicio alternative,
y aunque yo he tomado algunas medidas parciales, como se vern
en la Memoria del Secretario de Estado de Guerra y Marina, stas
no he querido hacerlas por complete, porque tocando al Congreso
el arreglo de ese ramo, espero que se ocupe seriamente en organi-
zarlo definitivamente.
Esto no impedir que, considerando el Congreso al pas en es-
tado actual de guerra, vote aquella suma de reserve para los casos
extraordinarios, de la que no se har uso sino en circunstancias
extremes, tales como tener que movilizar las guardias cvicas, las
fuerzas navales, etc. etc.
Por lo dems, mi mayor esmero ha consistido en quitar todo
pretexto a los enemigos para perpetuar los desastres de la guerra;
y lejos de que los triunfos constantemente obtenidos nos hayan
inspirado la menor temeridad, nada prueba ms la justicia de nues-
tra causa que nuestra invariable conduct en ese particular.
Tal es, Honorables Legisladores, el cuadro de la pblica
administracin durante vuestro ltimo receso; y espero que,
fijando vuestra atencin sobre las cuestiones vitales de cuya solu-
cin pende el bienestar de la Sociedad, las tratis con la calma y
prudencia que ellas exigen y que de vosotros debe esperar un pue-
blo que os ha honrado con su confianza, y que as mismo me mani-
festis vuestra opinion acerca de los actos de mi pasada adminis-
tracin, porque no aspirando sino al acierto, vuestra aprobacin
me es tan grata como las justas objeciones que se me hagan en.
beneficio de la comn felicidad.
Por mi parte, nada tengo que aadir a las reiteradas promesas
que tengo hechas de sacrificarme por el bien de la Patria, sino rei-
teraros la sinceridad de mi distinguido aprecio.
Santo Domingo y Marzo 3 de 1847 y cuatro de la Patria.
SANTANA.













DOCUMENTS LEGISLATIVOS


SESSION EXTRAORDINARIA DEL JUEVES 10 DE JUNIO
DE 1847

Presidencia del Honorable Seor Juan Nepomuceno Tejera

Present la mayora, se abre la sesin siendo las tres y me-
dia de la tarde, y la Presidencia declara cul es el objeto de la
reunin del Congreso Nacional e invita a uno de los Secretarios
a dar lectura de un oficio cuyo lema era del Gobierno de la Re-
pblica Dominicana. El Honorable Secretario Benigno Rojas lee
lo siguiente:
Santo Domingo y Junio 10 de 1847 y 49 de la Patria. PEDRO
SANTANA, Presidente de la Repblica. Honorables Seores: En
consecuencia de vuestra comunicacin de fecha 8 del corriente al
Consejo de Secretarios de Estado en respuesta a la que ste les
haba dirigido el 7, los Secretarios de Estado, por su nota del mi.s-
mo da 8, me hicieron saber: 10 que ellos no se creen hbiles a ad-
mitir mi dimisin, y 29 que ellos no continuaran en sus puestor
si yo persista en mi renuncia, lo que dejara al pas sin Poder Eje-
cutivo y, por consiguiente, en la anarqua.
Como quiera que yo he puesto como condicin de mi perma-
nencia en el mando la separacin de un miembro del Congreso Na-
cional y que, en esta virtud, al Congreso se le dirigi una peticin
por el pueblo indicndole por su nombre y pidiendo la expulsion
del Seor Toms Bobadilla, hoy se me han presentado muchos de
los peticionarios quejndose de que hasta ahora nada se les ha
contestado. Por consiguiente, deseoso yo de poner un trmino al
estado de ansiedad en que se encuentra el pas y para evitar los
incalculables males que pueden resultar de esa indecision, pues
sin Poder Ejecutivo corre grandes riesgos la seguridad pblica, he
reurndo el Consejo de Secretarios de Estado, y ste ha deliberado
que es dirija la present comunicacin a fin de solicitar del Con-
greso la solucin de ese asunto dentro del ms breve trmino po-
sible, en la inteligencia que ni el que suscribe ni los Secretarios
de Estado pueden en ningn caso separar su opinion de la del Pue-
blo Dominicano, y ve que descargndose el actual Gobierno de toda
responsabilidad pasarn las consecuencias funestas de una con-
flagracin possible sobre el Congreso Nacional que no ha querido
tender a la voz sumisa de un pueblo que le ha confiado sus desti-
nos, pues yo persisto en mi renuncia y junto conmigo los Secreta-












CONGRESS NATIONAL 1847


rios de Estado, siempre que la condicin no se ejecute, y queda el
Gobierno en vuestras manos.
Esperando vuestra respuesta os participo que queda suspense
la ejecucin de las Leyes que me habis trasmitido. Dios guard
muchos aos. SANTANA. El Ministro de Justicia, VALEN-
CIA. El Ministro del Interior y Polica, PUELLO. El Ministro
de Hacienda, Comercio y Relaciones Exteriores, R. MIURA. El
Ministro de Guerra y Marina, JIMENES. Al Congreso Nacional.
El President consult al Congreso si se somete a discusin
la nota que acabis de oir leer o si se posterga a la opinion de
la Comisin especial nombrada para dar su concept sobre la
peticin presentada por various individuos pidiendo la elimina-
cin del Honorable Seor Toms Bobadilla, Presidente del Trp-
bunado, y la expulsion del pas dentro del trmino perentorio de
48 horas sin determinar un crime para tan inaudito atentado
contra el Pacto Social de los Dominicanos. La mayora se decide
por que se le d lectura de la opinion de la Comisin.
El PRESIDENTE, puesto de pie, y dirigindose al auditorio
dice: Seores del pueblo. La cuestin que va a tratarse en esta
grave y solemne sesin es de vida o muerte para las garantas
sociales de los Dominicanos: todo signo de aprobacin o de im-
probacin queda prohibido, el ms leve murmullo ser reputado
como crime, cerrar la sesin y los autores y cmplices de unos
u otros sern castigados con toda la severidad de las Leyes. El
Honorable Seor Prez da lectura de la opinion de la Comisin
(aqu el informed .
El PRESIDENTE: Honorables Seores: la discusin sobre la
material est abierta y todos tienen indistintamente la palabra.
El PRESIDENTE: Mucho y muchsimo tendra que decir sobre
ello, pero me abstengo de dar mi opinion reservando darla al
Poder Ejecutivo en contestacin a su oficio. Me adhiero a la
opinion de la Comisin porque est en armona con los princi-
pios constitucionales, protestando contra la peticin por haber
echado su autor por tierra 16 artculos del Pacto Social.
El SEOR HENEKEN: Yo soy de la misma opinion de la Co-
misin, pero si por la felicidad pblica y por mantener la Cons-
titucin que he jurado obedecer, podemos conciliar una y otra












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


con los deseos del Poder Ejecutivo, soy de opinion que en virtud
de las atribuciones que nos da el Art. 94, 15 miembro, conceda-
mos al Poder Ejecutivo las facultades que creamos necesarias en
el present caso para que use de ellas.
El President, con una sonrisa satnica, orden dar lectura
del Art. 210 preguntando a toda la Asamblea cules eran ms ex-
tensas, aadiendo que ninguna responsabilidad pesara sobre el
Poder Ejecutivo y s una inmensa como la eternidad sobre el
Congress, a quien pedira cuenta la Nacin, el universe y la pos-
teridad.
El SEOR CORDERO: Yo soy de opinion que si el Poder Eje-
jutivo y el Consejo de Ministros quieren castigar al Seor Boba-
dilla por ese artculo, lo puede hacer el Presidente, pues tiene
facultades y el Congreso no las. tiene.
El SEOR HERRERA: Difiero en parte de la opinion del Seor
Cordero y en todo de la del Seor Heneken, pues despus de
haber firmado la opinion de la Comisin no s cmo se retracta
y propone lo contrario. A mi modo de ver el Presidente de la
Repblica debe denunciar al Tribuno Bobadilla por los casos pre-
vistos en el 149 miembro del Art. 102 de la Constitucin al Tri-
bunado, para que ste, en virtud del privilegio exclusive del Art.
57, le ponga en estado de acusacin, pase al Consejo Conserva-
dor, que decretar la acusacin si la encuentra fundada, y pasar
su causa al Tribunal designado por la misma Constitucin. Sin
eso yo ser incapaz de suscribir nada contra el Honorable Boba-
dilla, y en el caso contrario de culpabilidad, ser de los que le
pondr en estado de acusacin.
El HONORABLE PREZ: Consecuente con mi opinion, no pue-
de el Congreso infringir la Constitucin en una sola slaba; voto
porque se contest al Poder Ejecutivo segn el concept de la
Comisin.
El Honorable Perdomo vuelve a dar lectura del informed o
concept de la Comisin, apoyndola en various artculos e incisos
de la Constitucin.
El HONORABLE HENEKEN: A pesar de todo, Seores, debe-
mos tener present que de la decision depend la conservacin












CONGRESS NATIONAL 1847


o destruccin del Gobierno, pus segn la nota del Poder Ejecu-
tivo, si no accedemos, quedar el Gobierno en nuestras manos.
Varios Diputados responded que esa facultad no se la da la
Constitucin, pues los poderes no se pueden delegar.
El PRESIDENTE: Y qu quiere el Honorable Heneken? Todo
lo que no est prevenido en este Contrato sagrado, que el pueblo
dominicano, libre por esencia, hizo con el Gobierno, que l mis-
mo cedi por la sola fuerza de su querer y voluntad en el mes
de Noviembre de 1844, y que 200,000 mil almas juraron obede.
cer, incluso el Gobierno que constituy, es nulo respect a los
poderes que establece. El Poder Ejecutivo, porque disponga de
la fuerza material que bajo la buena fe de un contrato sacro-
santo se le confi para garantizar ese mismo contrato y las le-
yes que de l emanaren, las libertades pblicas, el derecho im-
prescriptible del ltimo de los dominicanos, porque fu dado por
la mano omnipotente al formarle libre, y la Independencia nacio-
nal, no puede obligar, no digo al primer Poder del Estado, al
ms nfimo de los asociados a que haga lo que la Ley no manda
y much menos a hacer lo que la Ley Fundamental prohibe slo
en los casos por ella misma previstos. Yo no faltar jams a la
Constitucin, a las Leyes, ni a la justicia. Si el Seor Bobadilla
es denunciado como debe serlo y se justifica su crime, ser ra-
diado de la Representacin Nacional despus que sea condenado;
mientras, no hay poder human que me haga suscribir a la in-
famia, a la ignominia; slo temo a stas y a mi conciencia, mas
no a los hombres. Usted no es juez, Honorable Heneken; yo ten-
go el honor de ser Ministro de la Corte Suprema; jams pondr
mi nombre en un acto en que no est calificado y probado evi-
dentemente el hecho; para m el Seor Bobadilla es inocente,
supuesto que no se precisan hechos, ni se le prueban; pruben-
seles constitucionalmente y el primero que suscribir ser el que
le escuda hoy con la omnipotente gida de su honor y sus de-
beres. Yo no defiendo al Seor Bobadilla, que todos saben que
de tres aos ac es mi enemigo capital; defiendo al proscripto
por el ms fuerte y los principios sociales. Seor, desaparezca
primero la Repblica y que la anarqua espantosa con que se nos












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


amenaza vuelva a su primitive estado al Pueblo dominicano antes
que se olviden y echen por tierra los principios y que yo, Repre-
sentante del pueblo, lo sancione con mi nombre. Sera possible
semejante aberracin en el siglo en que vivimos? Prefirira pri-
mero vivir en el estado de salvaje, en que prevalece el derecho
del ms fuerte y se manda y obedece en nombre de la fuerza bru-
tal. Yo, que no puedo disponer de much, me unira al Honorable
Prez, por ejemplo, que debe tener double que yo, y obedecera
a ste y mandara a otros. Repetir que un cataclismo horrible
haga desaparecer la Repblica de la faz del Globo.
Sometida a votacin, el Honorable Heneken salva su voto
y la mayora acuerda la opinion de la Comisin. Se vuelve a der
lectura del oficio del Presidente y los cuatro Secretarios de Es-
tado; y el PRESIDENTE dice: jams la Representacin de un pueblo
libre ha sido tratada con un desprecio tan eminentemente insul-
tante; la discusin sobre la respuesta que deba darse est abier-
ta. Yo opino porque se le made por toda decision el acuerdo del
Congress y el Decreto de clausura del Cuerpo Representativo
que est formulado y que su nico artculo se reduce a que la
Representacin Nacional Dominicana, en la alternative de violar
toda la Constitucin del Estado, cubrirse de ignominia y execra-
cin, o morir, prefiere la muerte y se declara disuelta. Sus mo-
tivos estn consignados en los atendiendos en que se funda. Di-
versos Diputados se oponen a la vez.
El SEOR PREZ: La cuestin es muy simple: no salir del
crculo constitutional, etc. La proposicin del Presidente puede
adoptarse, mas despus; pero no en el moment.
El SEOR PERDOMO: Opino como el Honorable Prez, agre-
gando que el Congreso suspend sus sesiones hasta que haya
Gobierno, supuesto que parece no haberlo.
El SEOR CORDERO: Yo siento ser de contraria opinion a la
del Honorable Presidente. El Presidente de la Repblica ha dado
su dimisin, los Ministros la han dado tambin, si nosotros la
damos, qu ser de este pobre pueblo que nos ha confiado sus
destinos? Si el Gobierno y los Ministros han perdido el juicio,
nosotros debemos conservarlo; si ellos abandonan el puesto y












CONGRESS NATIONAL 1847


el pueblo, nosotros no debemos hacerlo; si ellos tienen quienes los
instiguen o joroben, nosotros no. Debemos permanecer aqu, su-
ceda lo que sucediese, y no salir de los limits que nos traza ese
santo libro y nada ms.
El Honorable Perdomo se explica largamente.
El Seor Prez y Curiel, lo mismo: queden sus notas de la
que dijeron.
El President ordena la lectura del oficio y el SEOR HE-
NEKEN dice: La cuestin se reduce a que el Poder Ejecutivo de-
pone el Gobierno en la Representacin Nacional y es de lo que
debemos ocuparnos. Varios representantes responded y el SEOR
ROJAS dijo: No comprendo como el Presidente y los Ministros
dan su dimisin a la vez, pues un acto debe anteceder a otro
cuando el Presidente da su dimisin al Ministerio; ste, segn e'
Art. 99, ejerce el Poder Ejecutivo y debe proceder sin estimar
si se admite o no. Si el Presidente di su dimisin al Ministerio,
ste no poda dimitirse, pues no tena a quien, no existiendo
President; ser y no ser es cosa impossible, una poltica semejante
no es para hombres de mi temple, etc.
El PRESIDENTE: Contestando al Honorable Cordero, le digo
que nunca propondr dimitirnos, porque esta cualidad preciosa
quiero llevarla conmigo. El decreto de ostracismo estar ya ful-
minado contra m, que no he tenido otra ambicin ni deseo que
la felicidad y libertad de los dominicanos. Patriarca de la revo-
lucin que hoy me proscribir," desde 1837 he trabajado sin ms
miras que sacudir el yugo que pesaba sobre nosotros, ser ex-
pulsado del suelo natal y donde reposan las cenizas de mis pa-
dres, hermanos y amigos, del suelo de mis ms caras afecciones,
pues hasta el recuerdo de las campanas de la Iglesia matriz en
que pas mis juveniles aos sern un suplicio para m como
eran para los israelitas las memories de Jerusaln en su babil-
nica cautividad; pero en todas parties vive un hombre de bien-
Todo ser, menos esclavo, except de la Ley. Se nos amenaza
con la anarqua, esto es, con la fuerza material o la ignominia;
venga la muerte, yo no opongo sino un pecho inerte y el escudo
de la conciencia de mis deberes. No temo ni a las bayonetas, n












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


a los caones ametrallados, ni a toda una soldadesca desenfre-
nada con que pblicamente nos ha amenazado cierto Seor; temo,
s, a la ignominia, mas no a la muerte. Sitise este santuario au-
gusto, dndonos por todo trmino tres horas para hollar la Cons-
titucin; no he opuesto otra fuerza que la moral de mis deberes.
Nac rico, hoy me veo pobre y adeudado. Perecer por no suscri-
bir a la infamia, y dejar mi interesante familiar compuesta de
una esposa querida y de cuatro inocentes en la miseria y orfan-
dad. El esposo y el padre no les legar otro patrimonio, slo un
nombre sin mancilla; pero la Nacin, el universe y la posteridad
nos juzgar. Representantes!, ni los hombres ni los pueblos de-
penden de la voluntad de otro hombre; dependemos nicamente
del rbitro supremo, que no slo impera las voluntades, sino los
espacios, el tiempo y eternidad. Si est escrito que perezcamos,
escrito permanecer; pero el da tremendo, el juez omnipotente
har una diferencia inmensa entire los sacrificadores y las vcti-
mas. Unos y otros seremos juzgados. Este mi asiento.
Diferentes discusiones. Muchos miembros proponen al Seor
Perdomo que formule su opinion respect a la respuesta. Se acuer-
da, y el Presidente protest no volver a ocupar ms el lugar
de Representante por la Provincia de Santo Domingo, y se le-
vanta la sesin a las seis de la tarde, oficindole al Poder Eje-
cutivo.




SESSION EXTRAORDINARIA DEL 12 DE JUNIO DE 1847


Presidencia del Seor Juan Nepomuceno Tejera


Se abre la sesin a las nueve de la maana, present la ma-
yora. El Seor Pedro Santana, Presidente de la Repblica, acom-
paado de los Seors Ministros del Interior y Polica, de Ha-
cienda, Comercio y Relaciones Exteriores y el de Guerra y Ma-
rina,, tomaron asiento.













CONGRESS NATIONAL 1847


El PRESIDENT DEL CONGRESS dice: Seor: en virtud de
vuestra nota official de fecha 10 del corriente y en uso de
las facultades que me confiere la Constitucin, he convocado
la Representacin Nacional; ella ve siempre con placer y sa-
tisfaccin al Primer Magistrado de la Repblica en su seno,
del mismo modo cree es la mayor calamidad para los pue-
blos esos das de dolor y luto, en que, aunque momentneamente,
se turba la buena inteligencia y armona de los poderes del Es-
tado. Ella no ha tenido nunca otro norte ni gua, que el vehe-
mente deseo de la felicidad pblica y el cumplimiento de los
sacrosantos deberes e intereses que se le han confiado. Para ella
no hay sacrificio grandioso ni sensible a que no est dispuesto
porque, por m lo digo, habiendo protestado no volver a ocupar
ms este lugar de honor y gloria, lo he hecho a su sola invitacin;
porque de todo he hecho abnegacin menos del honor.
El PRESIDENTE DE LA REPBLICA, dice: Seor: todo lo ha dicho
V. por m, pues ese es el objeto de la reunin y de mi venida a este
lugar, y habindose vencido todas las dificultades, si el Congreso,
como lo manifiesta, est dispuesto a cooperar conmigo para llenar
las funciones que nos impone el Pacto Fundamental, y continuar a
satisfacer las necesidades y miras del pueblo, acepto de nuevo
el encargo de Presidente de la Repblica: a lo que se le contes-
t, que tal seran siempre las intenciones de la Representacin
Nacional.
De pie, el Presidente de la Repblica, los Secretarios de
Estado y la Representacin Nacional, reiteran de nuevo e indi-
vidualmente el Sagrado juramento sobre el Pacto Fundamental
a que no se ha faltado jams.
El PRESIDENTE DE LA REPBLICA dice en alta e ineligible voz:
Reitero igualmente guardar y hacer guardar la Constitucin y las
Leyes del Pueblo dominicano, respetar sus derechos y mantener
la Independencia Nacional; lo he hecho el diez y seis de No-
viembre de 1844, y creo no haber faltado nunca a l.
El PRESIDENT DEL CONGRESS dice: Yo, a nombre de la Na-
cin que represent, ttulo ms apreciable para un republican
que la vida, lo acepto. Con lo que se concluy este acto solemne,












DOCUMENTS LEGISLATIVOS


siendo las doce del da. Firmados: Santana. J. N. Tejera. Puello.-
R. Miura. Jimenes. J. Curiel. R. Prez. J. V. Lovelace. -
T. L. Villanueva. B. F. de Rojas. j. M. Oviedo Batista. C.
Cordero. S. So. T. S. Heneken. Vicente del Pozo. F.
Herrera. Es copia conforme. El Secretario, Juan Cufliel.
Santo Domingo. Imprenta Nacional. Ao 1847. Ignacio Gon-
zlez.


A LOS HONORABLES LEGISLADORES DE 1847,
AL PUEBLO DOMINICANO Y AL UNIVERSE

Seores:
Bajo los auspicios ms brillantes abr la primera Sesin del
3er. Congress Nacional el 10 de Marzo del ao cursante, y el
que he tenido el honor de presidir sin intermisin. En cuanto a
mi presidencia, creo haber dirigido las discusiones y debates con
la ms estricta justicia e imparcialidad y haber agotado los medios
que dicta la humana prudencia para descubrir la verdad y que
apareciese luminosa y radiante a los ojos de mis Honorables co-
laboradores. En obsequio de este mismo principio eterno, ema-
nacin divina, la verdad, atestar ante la Nacin y el mundo que
el ms patritico y ardiente deseo, que la voluntad ms firme y
decidida, la abnegacin de todo inters y afeccin terrenal ha sido
la divisa, el norte y gua de la mayora de la Representacin Na-
cional. Ella ha hecho cuanto ha estado a su alcance para la fe-
licidad de aquellos que espontneamente depositaron sus ms
caros intereses y afecciones. Entre innumerables actos, ha acor-
dado 22 leyes y decretos en el corto espacio de tiempo de su
reunin. Tiempo en que, por desgracia, se han presentado obs-
tculos ms insuperables que los de los espacios que median en-
tre nuestro globo y los inmensos que giran sobre el nuestro.
Tiempo en que el servilismo, abyeccin y autocratismo han domi-
nado. Tiempo en que han descendido de su rueda venerable los
moments heroicos de Pericnes y Focin, y se han hermanado
con los del famoso Pisstrato y el ltimo Tiberio. Tiempo en que












CONGRESS NATIONAL 1847


ha habido virtudes de los siglos de gloria, y moments de igno-
minia y muerte..,. pero corramos un denso velo, un velo de
muerte y olvido desde el 26 de Marzo hasta el 12 de Junio, y
que la conciencia de sus deberes quede a los que, firmes como .
la cordillera de los Andes, han luchado y nunca transigido ni
violado su augusto mandato, y que esa misma conciencia persiga
sempiternamente, como un sudario de muerte y horror, a los
transgresres.
En mi calidad de Representante jams he hecho oposicin
al Gobierno, he impugnado, s, con todas mis fuerzas y alma, sus
usurpaciones a las garantas sociales y las violaciones de la Ley,
porque tal es mi mandato. El debe tener present que, elevado
sobre los dems hombres que forman la sociedad y que el ltimo
de ellos vale tanto como el ms elevado, es para sostener sus dere-
chos, mas no para abusar de la fuerza que se deposit en sus ma-
nos. Que la opinion pblica es la brjula de los gobiernos en el si-
glo XIX, siglo de luces y de vicios, pero siglo en que se manda en
nombre de los principios y de las Leyes. Yo no culpar al Gobierno,
pero s lo cito ante el Tribunal inflexible de la opinion pblica.
No todos, creo, han cumplido con la santidad de sus deberes, y
monumentos imperecederos como el firmamento lo testificarn
en cualquiera da y circunstancias. Yo he sostenido y sostendr
siempre que los hombres y los gobiernos se sostienen por las
instituciones y las leyes, mas no por la fuerza, y esto segn el
axioma de Montesquieu que dice: "desgraciado el pueblo que se
consideran los hombres y se echan a un lado las instituciones y
leyes, el gobierno ser el patrimonio de los fuertes".
Dominicanos! dirigindome a vosotros, os dir: que si ha-
bis visto turbada la armona entire los supremos poderes del
Estado ha sido momentnea; entire nosotros y el Ejecutivo podr
haber mal inteligencia, pero nunca division. Esto es a aquellos que
han hecho esa oposicin racional para mantener los principios
fundamentals. La nota del 10 del pasado no le har o hace ho-
nor ninguno? Es un exceso de parte del Gobierno; pero debemos
olvidarlo. Siempre he tenido al Presidente por hombre de bien
y de orden. Otros son los culpables.













DOCUMENTS LEGISLATIVOS


La obediencia a las instrucciones, leyes y autoridades, nos es
tan precisa e indispensable en el orden civil como la fe en el
orden moral; fuera de esa derisin no hay Patria.
Dominicanos, la Patria perece siempre que pugnen la ley
del individuo, que es la independencia, y la ley de la asociacin,
que es la subordinacin y armona. Mientras existan unidas es-
tas dos leyes supremas, nuestra Patria no puede perecer.
Representantes del Pueblo, que la conciencia de sus deberes
quede cual aureola inmarcesible a los que nunca han transigido con
su augusto mandato: yo os glorifico en nombre de la libertad e
inteligencia. He dicho. [Juan Nepomuceno Tejera].

Honorables Legisladores:

El primer Congreso Nacional, al terminar sus sesiones legis-
lativas en la era de 1845, dijo a la Nacin que tenemos el honor
de representar, que todos los pueblos y todas las instituciones
haban sido pequeas en su cuna como el hombre mismo a quien
deban su ser y creacin; que el colosal podero de aquellos que
al travs del tiempo y de los siglos admiran la humana imaginacin
fueran nada en sus principios; que no se buscase la omnipoten-
cia romana en el Capitolio, ni en las moles de Adriano, ni en los
palacios de Agripa y Diocleciano, sino en una humilde tienda, en
que slo era grande como el genio creador de cinco aos de heros-
mo, de virtudes y de perfeccin humana; que no se buscase en les
colosales Mausoleos de los reyes de Egipto lo que fu Menfis;
en la Corte de Daro lo que el grande y poderoso imperio de los
Medos, ni en la soberbia Babilonia a la Ciudad de Belo, slo en
una cabaa de pastores o en una horda de ambulantes escitas.
En efecto, as es; empero, si los mandatarios del Pueblo do-
minicano no esperaron que los hermosos das de heroicidad de
Grecia y Roma se desprendiesen de la rueda venerable del tiem-
po, esperaron que reproduciran, bajo el bello cielo de los tr-
picos, esos das de gloria y ese cmulo de virtudes cvicas que
admiramos en la historic de los pueblos reyes, y que cada Do-
minicano libre no ceda en patriotism a los Camilos y Horacios,
a los Arstides y Epaminondas...




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs