• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Prelude
 Primera parte: Datos historicos...
 Segunda parte: Legislacion Espanola...
 Parte tercera: Principios economicos...
 Parte cuarta: Principios de moral...
 Parte quinta: Consideraciones politicas...
 Conclusion
 Table of Contents














Title: De la esclavitud en Cuba
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076195/00001
 Material Information
Title: De la esclavitud en Cuba
Physical Description: 479 p. : ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Armas y Câespedes, Francisco de, 1825-
Publisher: Establecimiento Tipografico de T. Fortanet
Place of Publication: Madrid
Publication Date: 1866
 Subjects
Subject: Slavery -- Cuba   ( lcsh )
ESCLAVITUD -- CUBA   ( renib )
Esclavitud -- Cuba
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Statement of Responsibility: por Francisco de Armas y Câespedes.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076195
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 03180380
lccn - 06024066

Table of Contents
    Title Page
        Page iv
    Prelude
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
    Primera parte: Datos historicos sobre la esclavitud
        Page 9
        Page 10
        De la escalvitud antes del Cristianismo
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
        De la esclavitud en las naciones cristianas de Europa
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
        De la servidumbre de los indios de America
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
        De la trata de Africa
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
        Abolicion de la trata
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
        De la emancipacion de escalavos
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
        De la esclavitud en los Estados Unidos de America
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
        Continuacion de la trata - Sus horrores - Estado actual de la cuestion
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
    Segunda parte: Legislacion Espanola sobre la esclavitud
        Page 135
        Page 136
        Reconocimiento de la esclavitud - Modos de constituirse ese estado
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
        Derechos y obligaciones de los senores
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
            Page 151
        Manumision, coartacion, patronato
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
        Instruccion de 30 de mayo de 1789 - Comparacion con el reglamento de esclavos
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
        Breves reflexiones sobre nuestra legislacion en esta materia
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
    Parte tercera: Principios economicos sobre la esclavitud
        Page 177
        Page 178
        Libertad del trabajo
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
            Page 189
        Remuneracion del trabajo bajo el regimen de la esclavitud
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
        Remuneracion del capital bajo el regimen de la esclavitud
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
        Tendencias de la esclavitud a la destruccion de capitales
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
            Page 221
        Se deben beneficios a la esclavitud?
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
            Page 231
        La industria azucarera en Cuba
            Page 232
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Page 242
            Page 243
        Observaciones sobre los precedentes calculos
            Page 244
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
        Causa de estos males
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
        Probables resultados de la reforma
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
    Parte cuarta: Principios de moral sobre la esclavitud
        Page 281
        Page 282
        Reglas para la apreciacion moral de la esclavitud
            Page 283
            Page 284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
            Page 289
            Page 290
            Page 291
        De la inmoralidad de la trata, en cuanto infringe preceptos obligatorios
            Page 292
            Page 293
            Page 294
            Page 295
            Page 296
            Page 297
            Page 298
            Page 299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
        De la inmoralidad de la trata en todos sus actos
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
        Argumentos de los defensores de la trata
            Page 312
            Page 313
            Page 314
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
            Page 321
            Page 322
            Page 323
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
        Es inmoral la esclavitud?
            Page 329
            Page 330
            Page 331
            Page 332
            Page 333
            Page 334
            Page 335
            Page 336
            Page 337
            Page 338
            Page 339
            Page 340
        Reparacion
            Page 341
            Page 342
            Page 343
            Page 344
            Page 345
            Page 346
            Page 347
            Page 348
            Page 349
            Page 350
            Page 351
            Page 352
            Page 353
            Page 354
    Parte quinta: Consideraciones politicas sobre la reforma
        Page 355
        Page 356
        Necesidad y urgencia de la reforma
            Page 357
            Page 358
            Page 359
            Page 360
            Page 361
            Page 362
            Page 363
            Page 364
            Page 365
            Page 366
            Page 367
            Page 368
            Page 369
            Page 370
        Medios de reforma inaceptables
            Page 371
            Page 372
            Page 373
            Page 374
            Page 375
            Page 376
            Page 377
            Page 378
            Page 379
            Page 380
            Page 381
        Del mejor medio de llegar al acierto
            Page 382
            Page 383
            Page 384
            Page 385
            Page 386
            Page 387
            Page 388
            Page 389
            Page 390
            Page 391
        La evolucion
            Page 392
            Page 393
            Page 394
            Page 395
            Page 396
            Page 397
            Page 398
            Page 399
            Page 400
            Page 401
            Page 402
            Page 403
            Page 404
            Page 405
            Page 406
            Page 407
            Page 408
            Page 409
            Page 410
            Page 411
            Page 412
            Page 413
            Page 414
            Page 415
        Refutacion de objeciones
            Page 416
            Page 417
            Page 418
            Page 419
            Page 420
            Page 421
            Page 422
            Page 423
            Page 424
            Page 425
            Page 426
            Page 427
            Page 428
            Page 429
            Page 430
            Page 431
            Page 432
        Otras reformas
            Page 433
            Page 434
            Page 435
            Page 436
            Page 437
            Page 438
            Page 439
            Page 440
            Page 441
            Page 442
            Page 443
            Page 444
            Page 445
            Page 446
            Page 447
            Page 448
            Page 449
            Page 450
            Page 451
            Page 452
            Page 453
            Page 454
        Inmigracion
            Page 455
            Page 456
            Page 457
            Page 458
            Page 459
            Page 460
            Page 461
            Page 462
            Page 463
            Page 464
            Page 465
            Page 466
            Page 467
            Page 468
            Page 469
            Page 470
            Page 471
            Page 472
            Page 473
            Page 474
    Conclusion
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
    Table of Contents
        Page 480
        Page 481
Full Text




DE



LA ESCLAVITUD



EN CUBA


POR


FRANCISCO DE ARMAS Y CESPEDES
,./













MADRID
*',STABLECIMIENTO TIPOGRAFICO DE T. FORTANET
calle de la Libertad, ndm. 29
le>(o













PROLOGO.





En la convalecencia de una grave enfermedad-
momentos en que el hombre estA mejor preparado
que en otros para conocer y apreciar sus deberes
morales- llegued persuadirme de que era obli-
gacion mia emitir concienzudamente mi humilde
opinion sobre la esclavitud en las Antillas espa~io-
las; question que es sin duda la mAs vital 6 im-
portante de todas las que puedan interesar A l.s
habitantes de Cuba.
Prop6iseme no omitir ninguno de los aspects
S bajo los cuales pudiera examinarse esa institution;
aunque tuviera que incurrir A menudo en repeti-
.,,P, enojosas; aunque hubiera de exponerme a
e o-j_ estimara initil la discussion de algunos par-
Sl ularrs. Porque si para un numero considerable
debcubanos son conocidas todas 6 casi todas las
.... erdades que yo deseaba demostrar, la mera cir-
cunstancia de ser verdades admitidas y confesadas,
jamAs seria razon bastante para condenar su repe-









ticion. Y sobre todo porque, si por un lado debia
animarme la esperanza de que aqui mismo, en
Cuba, mi obra contribute A desvanecer equivoca-
ciones 6 errors, por otro lado mi principal mira
habia de ser que los espaiioles peninsulares, que
muy poco 6 nada saben de lo que es la esclavitud
en las Antillas, comprendan el pro y el contra de
la question mas dificil que aguarda resolution.
He aqui la contestacion que anticipadamente doy
A los que considered demasiado largo este trabajo.
Si es verdad lo que digo, poco import que para
algunos sea conocida de antemano esta verdad. Si
Aun entire los que deben conocerla, hay uno siquiera
que con mis observaciones corrija opinions equi-
vocadas, mi tiempo y mis esfuerzos no se habrAn
perdido.
Mas aparte de esto, all en la Peninsula son
ntuy pocos los que tienen motivo para apreciar lo
que es la question del trabajo, tal como aqui se
halla organizado. Unos no ven en la esclavitud
sino la base segura de la mas pr6spera industrial,
de las fabulosas riquezas que el Nuevo Mund~o ha
producido: juzgando que no s6lo es envidiabl'epara
el proletario europeo la position que el esclao
ocupa entire nosotros, sino que estAn interesados el
comercio, las artes y la civilizacion en la permar
nencia y Aun en la extension de una institution,
que ellos reputan santa, benefica y morigerada.
Otros por el contrario, atentos solamente A las









teorias de la ciencia, no han tenido occasion de co-
nocer y pesar las dificultades prActicas del caso, y
creen con candor notable que es possible sustituir
rApidamente el trabajo libre en lugar del trabajo
esclavo, no como quiera sin dahio, sino hasta con
gran beneficio de la industrial. Es precise, pues,
decir a los unos y A los otros lo que hay de cierto
en esta institution, y cual es en mi concept el
medio que ha de conducirnos, al resolver el arduo
problema, al acierto apetecido.
iPero no serA imprudente tratar esta material?
No faltara quien piense que este libro puede caer
en manos de los que no debieran leerlo; y contra
esto se me ocurre observer que en la clase de per-
sonas A quienes comprende la aluion, los que se-
pan leer, que serAn muy pocos, nada aprenderAn
que para ellos sea nuevo y malo en esta obra. Bien
se les alcanza ya todo lo que en ella se encuentre
favorable al cambio; y es muyposible que algunos
ignoren verdades que por primera vez vean demos-
tradas en estas pAginas: como por ejemplo; que la
libertad personal deja de ser benefica, alli donde
no existen habitos de industrial y reglas de mora-
lidad. Por lo demAs, pas6 ya la 6poca del silencio:
los acontecimientos estAn hablando mas que las
palabras: el mismo gobierno metropolitan, en el
Real decreto de 25 de Noviembre de 1865, pro-
cura informes o sobre la manera de reglamentar el
trabajo de la poblacion de color y asiAtica; > y lo









fnico que debe apetecerse en discusiones de este
genero es que las ideas tiendan A un fin moral, y
se presented con formas de moderacion, templanza
y decoro.
Creo que nada de esto se echara de menos en mi
trabajo. La material es de suyo delicada, y muy
pocos son los que la han tratado sin incurrir en
exageraciones en uno i otro sentido, y sin adoptar
un lenguaje destemplado, virulento y caustico con-
tra los sostenedores de la opinion contraria. Por
mi parte he puesto el mayor empeio en mante-
nerme separado de ese terreno, ya por no prevenir
el Animo del lector contra la doctrine que procuro
explicar, y ya porque, al denunciar males mora-
les, precise es .3ner present que el amor al pr6-
jimo es uno de nuestros mAs apremiantes deberes
morales.
* Si he logrado demostrar que es penoso destruir
una institution funesta A todas luces, pero que af
destruirla es precise adoptar precauciones para im
pedir la paralizacion de la industrial y los des6r-
denes de la inmoralidad, mis deseos quedarAn
completamente satisfechos, sean cuales fueren los
medios que se escojan para llegar A tan apetecible
resultado.
F. DE ARMAS. ,


Habana 1.0 de Enero de 1866.





















0


PRIMERA PARTE.



DATOS HISTORICOS SOBRE LA ESCLAVITUD.


*
















CAPITULO I.



DE LA ESCLAVITUD ANTES DEL CR1STIANISMO.





Entre los errors en que ha incurrido la frAgil humani-
dad, pocos habrhn producido males tan desastrosos como
la institution de la esclavitud, m6nstruo horrendo que en
lo moral como en lo econ6mico ha viciado con su h6lito
ponzofioso el progress de la civilizacion y de la industrial.
No es fAcil decir con acierto cual fu6 el origen de lales-
clavitud. QuizAs el primer esclavo vendi6 61 mismo su li-
bertad, 6 fu6 vendido por padres desnaturalizados: quizas
ese estado no se conoci6 sino con la primer superposicion
violent de un pueblo sobre otro; pero de todos modos, es
de presumir que la servidumbre no existi6 sino cuando la
debilidad y la pobreza de un hombre formaron contrast
con la fuerza y las riquezas de otro; cuando hubo quien
acumulase mas medios de subsistencia de los que requeria
para si y su familiar, y pudo aprovechar los sobrante% ei ,la
adquisicion y manutencion de siervos, ya con la mira de
aumentar sus bienes, 6 ya con la de satisfacer sus apetitos
y psiones. No sera por tanto aventurado asegurar que esa








12 f <
institution, violation del derecho de propiedad del hombre
sobre si mismo y sobre el fruto de su trabajo, desde un
principio tuvo por m6vil la codicia, la venganza 6 el desen-
freno de las costumbres, y por medios 6 agents la fuerza
y el engafio.
En los textos sagrados hallamos frecuente mencion de la
esclavitud. Sin duda no se conocia antes del diluvio, porque
No6 debia estar enterado de los males inherentes A ese
estado, cuando anunci6 que los hijos de Canaam serian
siervos de los hijos de Japhet: El fundador del pueblo judio
era propietario de esclavos, y la ley de Moiss nos d &h co-
nocer las circunstancias caracteristicas de la servidumbre
en ese pueblo. Los siervos hebreos se obtenian por compra,
pudiendo vender el padre libre a sus hijos, algunas veces
para favorecer prop6sitos impuros en el comprador. No
debian servir mAs que seis afios, y al s6ptimo salian libres
el esclavo y su mujer, & m6nos que 6sta le hubiese sido dada
por el senior, en cuyo caso la mujer y los hijos permanecian
en aquella condition. Y si al cumplimiento del t6rmino de
suS servicios, por amor al duefio, a la mujer 6 5 los hijos,
preferia quedar en servidumbre, se le declaraba esclavo por
un siglo, esto es, hasta el aflo del jubileo; horadAndosele la
oreja con una lezna, ademis de otras ritualidades encami-
nadas h dar publicidad al hecho. En cuanto al tratamiento
de los esclavos, estaba prevenido que si el senior hacia saltar
un ojo 6 un diente al siervo, 6ste quedaria libre: que si con
palo lo heria, muriendo el eselavo entire sus manos, seria
reo de crime; pero que si el siervo sobrevivia uno 6 dos
dias, no quedaria sujeto el duefio a pena, porque dinero suyo
era. Esto nos indica que la rudeza de aquellos tiempos no
permitia coartar eficazmente la potestad dominica. En la
prevision de los acontecimientos futures, la Providencia









13
Divina habia reservado para mejor 6poca la predicacion de
la caridad, una de las bases en que se asienta la ley moral
contenida en la doctrine evang6lica.
En los pueblos paganos aparece la institution de la es-
clavitud como un medio de mitigar los horrores de la guerra.
No habia ent6nces otro arbitrio que la fuerza para decidir
las controversies de dos 6 mAs pueblos, en que cada cual
se creia asistido de razon y justicia. Proponiase, pues, que
el 6xito de unabatalla, envolvia la sentencia 6 decision que
sobre los mritos de la contienda dictaban las divinidades.
Los heraldos, 6 embajadores que iban A declarar la guerra,
solian hacerlo con formulas y ritualidades en que se invo-
caba A las deidades para que abandonasen al pueblo ame-
nazado, y las autoridades 6 representantes de 6ste contes-
taban en los propios t6rminos. Asi, pues, cuando se veia el
resultado de la lucha, el vencedor daba por cierto que los
dioses habian condenado al vencido, abandonandolo A su
merced para que lo exterminara, si estimaba que debia ha-
cerlo. Muchas veces el vencido fu6 efectivamente exterpli-
Snado. Crease por consiguiente que si en vez del total ani-
quilamiento, los moradores de la ciudad conquistada, de la
cual se apartaron con desden los dioses, eran reducidos A
la esclavitud, recibirian con ello un favor sefialado, resal-
tando mAs y mAs el brillo de la victoria con la generosidad
del magnAnimo conquistador.
Pero la causa de la esclavitud no consistia solamente en
la frecuencia de las guerras en aquellos tiempos primitivos.
Tambien se hacian esclavos los que nacian de las esclavas,
los que se vendian a si mismos 6 eran vendidos por sus
padres, y algunos A quienes en pena de sus delitos se redu-
cia A la cbndicion servil.
Babilonia y Tiro eran mercados de esclavos. En la misma









14 .
Grecia la existencia de la esclavitud es much m-s antigua
que la 6poca a que alcanzan los anales que se nos han tras-
mitido. No hubo republica en Grecia en que la servidumbre
no fuese un element necesario. Los pirates griegos recor-
rian los mares en busca de esclavos, y asi llegaron & asentar
los cimientos del comercio griego. Pero no s6lo los extran-
jeros eran alli reducidos Ala esclavitud, sino que tambien
los griegos esclavizaban a sus compatriotas. Los ilotas ha-
blaban el mismo idioma de Homero, y el hlroe de Macedo-
nia vendi6 h hombres que se expresaban.en su propia
lengua.
Parece que fueronlos lacedemonios quienes introdujeron
la servidumbre entire los griegos. Rudos y severos consigo
mismos, no habian de ser ciertamente benignos y afables
para con sus siervos, y los ilotas gemian en efecto bajo la
mns cruel opresion, hasta el extreme de estar prohibido,
no s6lo que fuesen manumitidos, sino que se les vendiese
fuera del pals. Cu6ntase que en cierto dia fueron reunidos
g'rgn nimero de ilotas cerca del temple de Jdpiter, y todos
pasados a cuchillo. Estas crueldades provocaron en diversas
6pocas levantamientos y guerras, que comprometieron la
seguridad de la republica. En cuanto a los atenienses, pue-
blo de costumbres mis dulces, de instituciones m6nos rigi-
das, y de tendencies mis civilizadoras que las del austero
espartano, todo nos induce a career que se distinguian por
su conduct m6nos cruel para con sus esclavos. No impidi6
esto que en la guerra del Peloponeso se pasaran A los ene-
migos 20.000 esclavos, como tampoco que en otras ocasiones
perturbaran los siervos la paz piblica. Eran en efecto tan
numerosos, que en un censo de Atenas se contaron 20.000
ciudadanos y 40.000 esclavos. En Chio era asimismo crecido
el nlmero de siervos, y su defeccion puso en grave riesgo 6









15
,sus duefios. Arist6teles dice que los tesalios sufrieron mu-
cho con las sublevaciones de los penestas, lo mismo que los
lacedemonios respect de los ilotas.
Los escitas, volviendo de la Media, encontraron h sus
esclavos sublevados, y tuvieron que abandonarles la patria.
CUsar nos indica que eran en extreme numerosos los siervos
en la Galia. En Egipto contempla el viajero admirado los
restos de un antiquisimo trabajo ejecutado indudablemente
por esclavos; y tawto se difundi6 esta institution por toda
la superficieTle la tierra, que s6lo en Australia no se han
encontrado vestigios de tan triste estado.
Entre los romanos habia cuatro classes de siervos. La
primera comprendia A los prisioneros de guerra. Si se ha-
bian entregado, rindiendo sin coaccion las armas, conser-
vaban los derechos de libertad y se llamaban dedititii;
pero los cogidos con las armas en la mano 6 en el asalto de
una ciudad, se vendian en la plaza pfiblica, sub-hasta y se
denominaban servi, 6 mancipia.
Componian la segunda clase: 1., los que de disthtas
provincias se conducian & Roma, donde se vendian desnu-
dos, con una inscripcion al cuello, en que se expresaban
sus buenas 6 malas cualidades, respondiendo elvendedor
de la verdad de lo que asP se afirmaba, a m6nos que colo-
case una especie de gorro en la cabeza del esclavo: llamfi-
banse venales, d servi noviii, si eran recien importados, 6
veteratores en otro caso: 2.0, los que con dolo se hacian ven-
der como esclavos para participar del precio de la venta, A
los cuales un decreto del Senado declare efectivamente
siervos, a pesar de que Antes no estaba permitido al ciuda-
dano reducirse a la condition servil: 3., los hijos vendidos
por sus padres, aunque al recuperar la libertad no se les
consideraba libertinos, sino ing6nuos, como si n~nca hu-









16
biesen sido esclavos; y 4., los deudores insolventes, que
eran entregados a sus acreedores para que con el precio
de su trabajo pagaran sus deudas.
Entraban en la tercera clase los llamados servi-p" ns,
siervos de la pena, porque en castigo de algun delito eran
reducidos A ese estado. Asi sucedia con los ciudadanos que
se ocultaban para que el censor no los matriculase, 6 que
no habian querido tomar las armas en defense de la patria:
como tambien con los condenados a minas, 6 & luchar con
las fieras, 6 a pena capital; respect de todos lbs cuales era
precise despojarlos pr6viamente de la ciudadania y de la
libertad, convirti6ndolos por una ficcion de derecho en es-
clavos de la pena.
La fltima clase era la de los hijos de las esclavas, los
cuales se llamaban verne 6 vernaculi.
No era licito A los esclavos el matrimonio regular, propio
tan s61o del ciudadano romano; mas si les estaba permitida
una especie de union 6 consorcio llamado contubernium,
de dbnde marido y mujer tomaban el nombre de contuber-
nales.
Todos los esclavos de una casa considerados en conjunto
se llamabanfamilia. OcupAbanse en trabajos dom6sticos,
en el comercio y en las fabricas, y a los que manifestaban
talent se ensefiaba la literature y las artes liberals,
vendi6ndose despues por precious muy subidos. Dicese que
esa especulacion contribuy6 en gran manera A crear las
inmensas riquezas de Creso. Unos amos les daban empleos
faciles como porteros, ostiarii, conductor de nifios a la es-
cuela, pedagogi, etc.: otros los obligaban A trabajar la tierra
atados A una cadena, catenati cultores, 6 en habitaciones
subterrAneas, in ergastulis subterraneis.
El poder dominico fu6 ilimitado en un tiempo, teniendo










el sefor derecho de vida y muerte sobre el esclavo. A ve-
ces 6ste era marcado en la frente con un hierro candente,
porlo cual tomaba el nombre de stigmantias dstigmaticus:
otras se le ponia al cuello un yugo de madera, furca, de-
nominindosele ent6ncesfurcifer; y otras se le corregia
con encierros, 6 haci6ndolo mover un molino de trigo.
Pero el lhtigo era el instrument frecuente del castigo, en
cuyo acto se le ataba & los pies un peso grande para dejarlo
inm6vil. Los esclavos azotados A menudo se nombraban
mastigia 6 vejberati. Los pr6fugos, fugitivi, eran perse-
guidos por personas dedicadas a ese oficio, fugitivarii.
Los esclavos no eran hombres, sino cosas. No podian ser
testigos en juicio, ni hacer testamento, aunque los d'uefios
generosos les permitian dejar algunas mandas. Se halla-
ban excluidos del servicio military; bien que despues de la
batalla de Canas fueron armados 8.000 siervos, h quienes
posteriormente se di6 libertad en premio de sus servicios.
Tampoco podian heredar ni adquirir para si; pero la cos-
tumbre era darles para su manutencion cierta cantidad de
trigo y cinco dineros romanos, denarii, cada mes, lo que
se llamaba menstruum, 6 una cuota diaria, diarium. Lo
que de esto ahorraban, 6 lo que obtenian por cualquier
otro medio que les concedia el senior, era el peculio, pecu-
lium, que el esclavo manejaba, dAndolo & interns, 6 & veces
comprando para si mismo otro siervo, que en este caso se
nombraba servi vicarius. De su peculio, de tiempo en
tiempo, tenia que hacer algun present A su amo, y la
acumulacion de ahorros le permitia & veces rescatar su
libertad. Se asegura que un esclavo industrioso y s6brio,
podia h los seis afios salir de la esclavitud. Habia tambien
siervos del pfblico que se ocupaban, 6 en servir de criados
A los magistrados, 6 en vig-ilar & los dembs esclavos, 6 en
2











otras tareas mhs soportables, y recibian cierto sueldo
annual, annual. Otros estaban afectos a una finca como si
fueran parte de ella, glebe adscripti, y se ignora cuhl era
verdaderamente su suerte.
Los siervos obtenian su libertad: 1., per censum: cuando
con beneplbcito del dueflo se matriculaban en el libro del
censor, haci6ndose ciudadanos romanos: 2., per vindic-
tam: cuando despues de decir el amo ante el c6nsul 6 el
pretor, ( quiero que este hombre sea libre conforme al
derecho romano,>> el pretor 6 c6nsul daba en la cabeza al
esclavo con una varita llamada vindicta, soltando de la
mano el amo al siervo, d manu emittebat, quien desde
luego quedaba libre: 3., per testamentum: cuando el se-
fior en su testamento hacia esa gracia al esclavo, bien di-
rectamente, verbis directs, 6 bien roghndolo al heredero,
verbis precatibis. Por iltimo; por carta, per epistolas; a
presencia de various amigos, inter amicos; haciendo sentar
al esclavo & la mesa, per mensam; y de otros modos intro-
ducidos por la costumbre.
El pueblo romano, mientras fu6 virtuoso y magnAnimo,
tuvo pocos esclavos y los trataba con benevolencia. Qui-
nientos 6 seiscientos alios despues de la fundacion de
Roma, todavia los campos se cultivaban por los propieta-
rios con auxilio de trabajadores libres, mercenarii, y los
que poseian siervos los miraban como compafieros, ocu-
pandose juntos en las mismas tareas, y viviendo en las
mismas habitaciones. La ley era en extreme rigorosa; pero
la virtud del ciudadano mitigaba en gran parte esa severi-
dad. Mas a media que la repiblica fu6 creciendo en pros-
peridad y grandeza, el nimero de esclavos iba gradual-
mente aumenthndose, ya con los que se hacian en las
frecuentes guerras, ya con los que se importaban de otras









19
regions, ya, en fin, con los que nacian en casa de sus due-
fios. Considerhbanse ya como objeto de lujo, y habia or-
gullo en mantener un gran nfimero, pascere servos. Plinio
dice que parecian un verdadero ej6rcito, mas bien que el
s6quito de una familiar. Muchos poseian centenares. Puden-
tila, mujer de Apuleyo, di6 400 A cada uno de sus hijos.
Propietarios hubo que llegaron h tener 20.000 6 mas. Re-
fiUrese que el Senado se opuso h que se les diese traje dis-
tintivo por temor de que asi conocieran su ndmero. Y
como las cootumbres pfiblicas degeneraban y se pervertian
en la misma proporcion en que el Estado se engrandecia,
la antigua benevolencia fu6 extingui6ndose hasta ser reem-
plazada por el rigor y la crueldad.
Quinto Flaminio, en medio de un banquet, mat6 A un
esclavo por capricho. Vedio Polion arroj6 h las murenas a
un siervo por haber roto un vaso. Y un suceso espantoso
nos comprueba hasta qu6 grado se hallaban desatendidos
los derechos de la humanidad en aquel pueblo tan grande
por sus crimenes como por sus hazafias. *
Habia en Roma la barbara costumbre de que siempre
que un propietario de esclavos era asesinado, todos sus
siervos debian ser ejecutados, por sospechas sin duda de
complicidad 6 de negligencia. Ocurri6 el asesinato del pre-
fecto de Roma Pedanio Secundo, que poseia 400 esclavos,
y por consiguiente 400 hombres habian de perecer. Various
del pueblo, movidos a compassion, quisieron impedir tan
monstruosa carniceria, y el Senado lleg6 t estar perplejo
por algunos instantes; pero el senador Cassio tom6 la pa-
labra y sostuvo con energia la necesidad de Ilevar a cabo
la sangrienta ejecucion. Triunf6 esta opinion, y A pesar
de los amotinados, los 400 desgraciados fueron conducidos
al patibulo.









20

Al fin, un rescripto del emperador Constantino quit6 a
los duefios el derecho de vida y muerte, y les prohibit en-
venenar 6 descuartizar al esclavo, echarlo h las fieras, ma-
tarlo a palos 6 a predadas, ahorcarlo, precipitarlo en una
sima, herirlo de tal manera que muriese cubierto de san-
gre, 6 darle cualquier g6nero de tormento. Basta esto para
comprender h qu6 extreme lleg6 la sevicia de los propieta-
rios. No en vano Augusto y Tiberio rehusaron el titulo de
dominus, sefor, que era el que tenia el amo.
Naturalmente tanta crueldad en los duefios iebia infun-
dir la desesperacion en los esclavos. Ni es de extranar que en
una sociedad desmoralizada, asi como las classes superiores
no admiten freno en sus pasiones, asi tambien las inferio-
res rompan los vinculos de discipline y sumision. Innume-
rables eran los crimenes perpetrados por los esclavos; fre-
cuentes sus alzamientos, y considerable los trastornos
que causaron las guerras services. Espartaco, h la cabeza
de un ej6rcito, llev6 & todas parties el terror y la desolacion,
y endiarias ocasiones los siervos sacudieron hasta los ci-
mientos del inmenso poder romano.
Tambien en el 6rden econ6mico se hizo sentir pernicio-
samente la influencia de la esclavitud. Con el esplendor de
las victorias y la acumulacion de las riquezas, ya no culti-
vaban las tierras por si mismos los propietarios, encomen-
dando esa tarea a los esclavos, regularmente bajo la direc-
cion de otro esclavo que se llamaba villicus: el sobrestante,
tambien esclavo, de los empleados en el servicio domestico,
se denominaba mediastinus. La plebe era cada dia m6nos
numerosa en las campifias, tanto por las continues guer-
ras de una repdblica en que muy raras veces estuvieron
cerradas las puertas del temple de Jano, como por la de-
gradacion del trabajo, asociado ya con aquella funesta ins-









21
titucion. El hombre libre no queria desempefar los mismos
servicios que el esclavo, y el trabajo libre perdi6 rhpida-
mente terreno en la lucha que con gran desventaja tuvo
que sostener contra el trabajo esclavo. De los campos fue-
ron apoderAndose los patricios hasta que llegaron A pose-
sionarse de la mayor parte del territorio: el cultivo en
grande escala sustituy6 al cultivo en pequefio: el siervo
sin estimulo, sin esperanza, sin porvenir y hasta sin inte-
ligencia, reemplaz6 al hombre libre en esas tareas; y la pro-
duccion disminuy6 de una manera considerable. De Espaiia,
del Oriente y de otras regions se importaban cereales para
el sostenimiento de un pueblo que, olvidando poco h poco
sus virtudes, sus verdaderas glorias y sus libertades, al-
canz6 al fin tal estado de humillacion y envilecimiento,
que ya no le quedaban voz ni energia sino para pedir: pa-
nem et circenses.

















CAPITULO II.



DE LA ESCLAV1TUD EN LAS NAC1ONES CRISTIANAS DE EUROPA.





Tal era el estado de la esclavitud cuando empez6 A bri-
llar la luz del cristianismo; pero hun despues de conocida
la doctrine evangelica, trascurrieron muchos siglos sin
que desapareciera tan negra mancha en la civilization
cristiana.
El inmenso poder romano cay6 al fin, minado y soca-
vado por los vicios, contribuyendo no poco a la extincion
de tanto esplendor y gloria esa misma institution de la
esclavitud. Disminuy6se probablemente el nimero de sier-
vos; pero l6jos de desaparecer todos los males de ese estado,
la edad media s61o ofreci6 de moment un cambio en las
fuentes de la servidumbre. Los sajones llevaron A Ingla-
terra las mis repugnantes formas de la esclavitutl. El pre-
cio de un hombre equivalia al cubdruplo del de un buey,
y los parientes podian vender A sus mis pr6ximos deudos.
Los pueblos germhnicos convirtieron las orillas del Baltico
en teatro de trkfico tan desolador; el Dnieper brindaba su
curso h los mercaderes rusos para conducir A Constantino.










pla los siervos comprados en Rusia; y tal fu6 la actividad
que en este comercio hubo entire las tribus slavas, que se
supone que del de 6stas tom6 nombre nuevo la antigua
servidumbre. Francia, Espafia, Italia, la misma Roma, Aun
despues de ser el asiento del vicario de Jesucristo, pre-
sentan en la historic tan lamentable espectaculo. &Qu6
much, empero, que ent6nces fuese el hombre esclavo del
hombre, cuando se le veia esclavo de sus propias pasiones,
cuando el derecho cedia su lugar a la fuerza, y cuando la
voz de la razon quedaba ahogada en el estruendo y con el
fragor de las batallas?
En medio de todo no puede negarse que el catolicismo,
suavizando las costumbres prblicas y alterando notable-
mente las relaciones que existian entire el senior y el esclavo,
contribuy6 de una manera eficaz A la extirpacion de aquel
grave mal.
El sefor debia ver en el esclavo A una criatura de Dios,
al pr6jimo A quien habia de amar como a si mismo, al des-
valido digno de auxilio y apoyo; al paso que el esclavo,
saliendo de la abyeccion propia de su antiguo estadt, y
elevado A la categoria de hijo de Dios, no s61o veia en su
senior al padre A quien debia honra y respeto, sino que
aprendia A conformarse con su suerte, A sufrir con resig-
nacion y humildad los ultrajes de la fortune, A devolver el
bien por el mal, A perdonar los agravios, y A merecer la
gloria eterna. (Bienaventurados los que lloran, porque ellos
serAn consolados,>) dijo el Salvador del mundo, y esta idea
consoladora no podia m6nos de infundir tranquilidad y su-
mision en el siervo desgraciado, que A pesar de las pena-
lidades de su situation contemplaba el acceso a una vida
future de gloria y santificacion.
Preciso es recorder el estado de la opinion pfiblica sobre










este punto Antes del cristianismo. El siervo no se estimaba
hombre; era simplemente una propiedad, una cosa. Y esto
dependia, no s6lo de la declaratoria de la ley, sino tambien
de la creencia general, asi en el vulgo como en las mhs
elevadas inteligencias. Homero habia dicho que Jdpiter
quit la mitad de la mente 6 los esclavos: Platon corrobor6
y amplific6 ese dicho; y Arist6teles intent demostrar que
la naturaleza misma habia marcado una diferencia esen-
cial entire el libre y el siervo.
Tal era la opinion casi unAnime entire los hombres,
cuando el cristianismo empez6 A esparcir po'todas parties
su ben6fica doctrine. Desde luego se comprende que no
entraba en el prop6sito de la Iglesia cat6lica destruir por
medios rhpidos y violentos la institution de la esclavitud.
S61o por influencias puramente morales debia comenzarse
& combatir la servidumbre; y si observamos paso A paso lo
que con este objeto hizo el catolicismo, si examinamos
cada una de las medidas que para ello adopt, si con sus
respectivas fechas tenemos present el gradual desarrollo
de It civilizacion en el mundo, quiz6 nos hallariamos in-
clinados A pensar que todo fu6 un plan shbiamente concer-
tado desde el principio, previendose al trav6s de los siglos
lo que habia de acontecer. Sin embargo, los hombres no
formaron semejante plan; pues todo ha consistido en la
ensefianza de la doctrine y en la sucesiva aplicacion de
sus preceptos, A media que lo iba permitiendo el adelanto
de la inteligencia humana.
Primero combati6 la Iglesia la idea de que existia una
diferencia muy marcada, moral y naturalmente, entire el
libre y el esclavo. El principio de que ante Dios no hay ex-
cepcion de personas, facility arguments poderosos contra
aquella preoctpacion. Vino simulthneamente la predica-








25
cion de la caridad evang6lica, y los ministros del culto di-
vino consiguieron grandes resultados sobre esto, no ya
tan s6lo con la ensefianza, sino tambien con el ejemplo.
Hay datos aut6nticos de que muchos sacerdotes y otros
cristianos, se sujetaron voluntariamente A servidumbre
para libertar de esa triste suerte h algunos desgraciados
que gemian bajo el peso de sus cadenas. Con esto se logr6
suavizar notablemente el trato que se daba A los esclavos;
pero todavia hizo mAs el catolicismo. MAs adelante se de-
dic6 & favorecer la libertad, ora defendiendo con calor h los
manumitidos, ora facilitando medios para la redencion de
cautivos, ora, en fin, adoptando otras medidas prActicas con
aquellas tendencies.
Para reprimir el mal trato de los esclavos dict6 varias
disposiciones. El concilio Iliberitano, en el aflo 305, impuso
penitencia & la sefiora que maltratara & su sierva. El Epao-
nense, afo 517, excomulg6 al duefio que por autoridad
propia matara & un esclavo: disposicion repetida en el con-
cilio 17 de Toledo. Declar6 ademAs el Epaonense que el
esclavo reo de un delito atroz, se libraba de suplicios cor-
porales refugihndose en la iglesia. El 5. de Orleans, en 549,
tom6 diversas precauciones para que los amos no maltra-
tasen & los siervos que se hubiesen refugiado en las igle-
sias. El de MWrida, en 666, prohibit a los obispos la mutila-
cion de sus esclavos, ordenando que el castigo de 6stos se
encargara al juez de la ciudad. El 11 de Toledo, en 675,
conden6 la mutilacion de siervos de sacerdotes. El Wor-
matiense, en 868, impuso penitencia al amo que por autori-
dad propia matase & su esclavo. Y el 1. Arausicano, en 441,
reprimi6 la violencia de los que se vengaban del asilo dis-
pensado a los siervos, apoderAndose de los de la iglesia.
En defepsa de los libertos, este mismo concilio Arausi-









26
cano conden6 h los que atentaran en cualquier sentido
contra la libertad de los manumitidos en la iglesia, 6 que
le hubiesen sido recomendados en testament. El 5.0 de
Orleans, en 549, asegur6 la libertad de los manumitidos en
las iglesias, encomendando su defense 5& stas. El 2. de
Macon, en 585, prescribi6 que la iglesia defenderia a los li-
bertos, ya hubiesen sido manumitidos en el temple, 6 por
carta, 6 por testamento, 6 ya hubieran disfrutado largo
tiempo de su libertad; reprimiendo la arbitrariedad de los
jueces que atropellaban a esos desgraciados, y disponiendo
que los obispos conocieran de sus causes. El 5. de Paris,
en 614, encarg6 A los sacerdotes la defense de los manumi-
tidos. El 3.o de Toledo, en 589, determine que los manu-
mitidos recomendados A las iglesias fuesen protegidos por
los obispos. El 4.0 de Toledo, en 633, mand6 que la iglesia
se encargara de defender la libertad y el peculio de los
manumitidos que le estuviesen recomendados. Y el Aga-
thense, en 506, dispuso la defense de los manumitidos, sin
acer distinction entire los recomendados y los que no lo
hubiesen sido.
Sobre la redencion de los cautivos, San Ambrosio hizo
especial encargo, aconsejando que con ese objeto se pos-
pusieran los intereses de la iglesia, por desolada que 6sta
estuviese, y hasta quebrantando y vendiendo los vasos sa-
grados: en lo cual convinieron tambien San Cipriano, San
Gregorio, y en una palabra, toda la Iglesia. El concilio 2.0
de Macon, en 585, mand6 emplear los bienes de la iglesia
en la redencion. Para ella el de Reims, en 625 6 630, permi-
ti6 quebrantar los vasos sagrados. El 3.0 Lugdunense,
en 583, prescribi6 que en las cartas de recomendacion que
los obispos acostumbraban dar & los cautivos, se expresa-
ran las fechas y el precio del rescate, asi como las necesi-









27
dades de los cautivos. Un sinodo de los obispos de Irlanda,
por los afios 450 6 456, demuestra quelos eclesiasticos solian
dejarse fnfluir de un celo indiscreto en favor de los cauti-
vos. De las epistolas de San Gregorio se deduce que la
Iglesia gastaba sus bienes en el rescate de 6stos, condo-
nando generosamente lo que entregaba con ese objeto, y
negandose & admitir el reintegro. El concilio 2.3 Vernense,
en 844, destin6 los bienes de la Iglesia, entire otros objetos
caritativos, al rescate de los cautivos; habiendo muchos
cAnones que llaman pauperum necatores, matadores de
pobres, A los que se apoderaban de dichos bienes, 6 los
administraban mal. El 2." Lugdunense, en 566, excomulg6
A los que atentaban contra la libertad de las personas. El
de Reims, en 625 6 630, reprimi6 el mismo abuso. El Con-
fluentino, en 922, declar6 reo de homicidio al que seducia y
vendia A un cristiano. El de L6ndres en 1102, prohibit el
comercio de hombres que se hacia en Inglaterra, vendi6n-
dolos como brutos, y calific6 ese trafico con las palabras
nefarium negotium. Y un sinodo de lugar incierto, en 616,
mand6 que las personas que se hubiesen vendido 6 empe-
fiado, volvieran al estado de libertad al devolver el precio,
sin que se les pudiera exigir mas de lo que hubiesen reci-
bido, y disponiendo que si cualquiera de los padres fuese
libre, los hijos tambien fueran libres; con lo cual se derog6
la regla del derecho civil de que el parto sigue al vientre.
Para asegurar la tranquilidad de la conciencia, y para
poner coto a los abusos que cometian los judios en el co-
mercio de esclavos, el concilio 3." de Orleans, en 538, pro-
hibi6 devolver A los judios los esclavos refugiados en las,
iglesias, bien porque los amos les exigiesen cosas contra-
rias A la religion, 6 bien por final trato. El 4. de Orleans,
en 541 no s6lo mand6 observer lo precedent, sino que









28
castig6 con la p6rdida de todos sus esclavos al judio que
pervirtiera a un esclavo cristiano. El 1. de Macon, en 581,
prohibit A los judios adquirir esclavos cristianos, y res-
pecto de los que ya poseian permiti6 h cualquier cristiano
rescatarlos pagando doce sueldos al duefio judio. El 3. de
Toledo, en 589, dict6 la misma prohibicion, dando libertad
gratuita al esclavo inducido al judaismo 6 circundado por
un judio. El 4.0 de Toledo, en 633, prohibit enteramente f
los judios tener esclavos cristianos. El de Reims, en 625
6 630, prohibit vender esclavos cristianos A gentiles 6 ju-
dios, so pena de nulidad; prohibicion reiterada en carta del
Papa Gregorio III en 731, y en el concilio de Ciptines
en 743. El de Chalons, en 650, prohibit vender esclavos
cristianos fuera del territorio comprendido en el reino de
Clodoveo. Y el 10.0 de Toledo, en 656, reprendi6 severa-
mente a los cl6rigos que vendian sus esclavos A los judios.
Y para favorecer directamente la manumision, el Papa
San Gregorio I emancip6 h dos esclavos de la iglesia ro-
mana, afirmando que el hombre nace libre por naturaleza,
aunque por derecho de gentes se le haya sujetado al ypgo
de la servidumbre, y que nuestro Redentor quiso saldar h
todas las criaturas al revestir la care humana, y a todos
nos concedi6 la pristine libertad. El concilio Agathense,
mandando que los obispos respetaran la libertad de los
manumitidos por sus predecesores, admiti6 de hecho la
facultad de los obispos de conceder manumisiones. El 4.0
de Orleans, en 541, disponia se devolviera a la iglesia lo
empefiado 6 enajenado por el obispo, pero exceptu6 de esta
,regla a los esclavos manumitidos. El sinodo Celichytensis,
en 816, orden6 que h la muerte de cada obispo se diese li-
bertad a todos sus esclavos ingleses, y que en las exequias
del difunto, cada obispo y cada abad manumitiesen A tres









29
siervos, entregando tres sueldos A cada uno. El Ardama-
chiense, en 1171, mand6 dar libertad a todos los esclavos
ingleses, siendo notable este document por cuanto revela
que los ingleses vendian A sus hijos y parientes, dici6ndose
que esto era vicio comun de aquellos pueblos: communi
gentis sitio. En 864 el concilio Apud Silvaneclum dispuso
que los esclavos de la iglesia no se permutaran con otros,
a m6nos que por la permuta se les diese la libertad, reco-
nociendo por otra part y aprobando que los files, en su-
fragios por sus almas, ofrecieran sus esclavos a Dios y A
los santos. El Romano, en 597, orden6 se diese libertad h los
esclavos que quisieran abrazar la vida monhstica, prob-n-
dose pr6viamente la verdad de la vocacion. En las cartas
del Papa Gelasio se censuraba el abuso que iba cundiendo
de ordenar a los esclavos sin consentimiento de sus duefos;
lo cual indica la prevention general que ya existia contra
la esclavitud. El concilio de Merida, en 666, permiti6 a los
phrrocos escoger entire los siervos de la iglesia algunos
para cl6rigos. El 9.o de Toledo, en 655, dispuso que los obis-
pos diesen libertad i los esclavos de la iglesia que hubie-
sen de ser admitidos en el clero. Y el 4." de Toledo, en 633,
permiti6 ordenar A los esclavos de la iglesia, dandoles pre-
viamente libertad.
En el siglo xn el Papa Alejandro III, field a su mission
apost6lica que lo constituia en defensor del desvalido, de-
nunci6 con poderosa voz la institution de la esclavitud,
declarando que la naturaleza a nadie cre6 esclavo, y que
nadie por condition natural estaba sujeto a la esclavitud.
Todos estos esfuerzos de la Iglesia cat6lica en favor de,
la libertad del hombre eran ciertamente mhs de lo que
permitia la 6poca de revueltas y cambios posterior a la
caida del imperio romano.









30
El Feudalismo modific6 de una manera notable las for-
mas de la esclavitud, reemplazandola con el vasallaje. El
vasallo estaba obligado f combatir bajo la bandera del se-
nor, quien tenia obligacion de colocarse tambien bajo el
pendon de su superiorgerArquico. El vasallo podia labrar las
tierras 6 ejercer otra industrial, y aunque gran parte de lo
que adquiria tenia que ingresar en las areas del senior, por
razon de impuestos d otros motives, siempre le quedaba
estimulo suficiente para producer, y para acumular sus
ahorros, con mira de alcanzar el bienestar propio y el de
su familiar. De suerte que bajo este nuevo estado de cosas,
y con la disminucion paulatina del nimero de siervos, el
trabajo libre pudo entrar de nuevo en lid franca y abierta
con el trabajo esclavo; y el resultado de esta otra lucha fu6
necesariamente contrario 6 la esclavitud. El Feudalismo
contribuy6, pues, de un modo indirecto a la extirpacion
de esa institution, si bien introdujo en su lugar una espe-
cie de servidumbre adscripticia al terreno, la cual se ha
trasmitido hasta nuestros dias en algunas naciones de Eu-
ropa, ocasionando injusticias y abuses, que provocaron
trastornos, revoluciones y guerras, en que se derram6 la
sangre a torrentes para borrar los vestigios del vasallaje.
Merced, pues, en primer lugar a la doctrine evang6lica,
y en segundo al 6rden politico y econ6mico que el Feuda-
lismo introdujo en las sociedades civilizadas, y fu6 poste-
riormente ensanchhndose y mejorando, la esclavitud hu-
biera desaparecido en Europa much antes de la 6poca en
que efectivamente desapareci6, si no la hubiese prolongado
,una larga lucha entire moros y cristianos. Posesionados los
sarracenos del litoral africano del mar Mediterrdneo, pasa-
ron desde la Mauritania a Espaiia, y sometieron 6 su do-
minacion la mayor parte del territorio. Invadieron tam-










bien la Francia intentando subyugarla; pero la victoria de
Chrlos Martell el afio de 732 impidi6 que alli fijasen su do-
minio. Por mas de siete siglos, y en mis de tres mil bata-
llas, las dos religiones estuvieron combatiendo una contra
otra, hasta que al cabo la CRUZ obtuvo su final victoria so-
bre la Media Luna ante los muros y torres de Granada.
Mas por otro lado habian ido los mahometanos extendiendo
su dominacion 6 influencia: pasaron del Africa al Asia; y
apoder~ndose de Constantinopla, fijaron tambien suplanta
en aquellas regions, amenazando en varias ocasiones
afirmar su pode'rio en el corazon mismo de la Europa.
En 1683 estuvieron muy cerca de lograr su prop6sito; pero
el heroismo de Sobieski y de sus polacos, salvando h la in-
grata Viena, liberty h la Cristiandad de tamafa afrenta.
Las naciones cristianas se empefiaron asi en cruda guerra
contra el islamismo, no s61o en el territorio europeo, sino
llevando tambien sus armas victoriosas al Asia y al Africa,
ya para rescatar el Santo Sepulcro, y ya para castigar la
insolencia musulmana. Tambien los mares ent6nces cono-
cidos se infestaron de pirates 6 corsarios. La gloriosa jor'
nada de Lepanto abati6 el poder maritime del turco, pero
no hasta el extreme de imposibilitar esas correrias pirhti-
cas. La servidumbre era la triste suerte del vencido. El
cautivo cristiano no tenia mas alternative que la apostasia
6 la eeclavitud; y por via de represalia el cautivo infiel era
tratado en la Cristiandad con la misma intolerancia y ri-
gor. Asi dur6 en Europa por muchos siglos la institution
de la esclavitud, aunque con formas mis benignas que las
que distinguieron ese estado en la 6poca anterior al cris-
tianismo; debi6ndose esa mayor benignidad, no tanto al
precepto de la ley, que no siempre se percibia claramente
en medio de revueltas y luchas, como al cristianismo 6 &








32
la doctrine de mansedumbre y misericordia, y al nuevo
6rden politico y econ6mico que se fu6 gradualmente ar-
raigando en las naciones civilizadas.
Al fin el poder sarraceno qued6 vencido, aunque no ani-
quilado. La Media Luna no se mantuvo erguida sino en
las regions asihticas y africanas, y en un rincon de Eu-
ropa, de donde no ha sido expulsada joh vergiienza! s6lo
porque los celos y rivalidades de las naciones europeas han
proporcionado al sectario de Mahoma un auxilio eficaz y
apoyo contra el mismo pendon de la Cruz. Debilitado, pues,
el islamismo, se consider demasiado feliz al celebrar tra-
tados de paz con los pueblos europeos, estipuldndose, en-
tre otras condiciones, la renuncia & la antigua prhctica de
reducir a cautiverio a los prisioneros de guerra. Los trata-
dos de paz y comercio celebrados por Chrlos III con el em-
perador de Marruecos, con el gran sultan Mustafi IV, y
con sus dependientes los soberanos de Barca, Tinez y Ar-
gel, aboliendo aquella prActica, se hallan insertos en las
Reales c6dulas de 28 de Noviembre de 1784, 29 de Setiem-
fre de 1786, y 29 de Agosto de 1791.
De manera que, allanado el obstAculo que las guerras
musulmanas ofrecieron para la total extincion de la escla-
vitud en Europa, las influencias religiosas y econ6micas
lograron al fin destruir en aquellas regions civilizadas
ese germen de inmoralidad y otros males. S61o en el im-
perio Otomano existe en el dia la servidumbre en Europa.
La misma Rusia, no h& much, ha convertido en hombres
libres a 20.000.000 de siervos que, como resto del antiguo
Feudalismo, se hallaban diseminados en las vastas posesio-
nes de este poderoso imperio.

















CAPITULO III.



DE LA SERVIDUMBRE DE LOS INDIOS DE AMERICA.
*





Cuando gradualmente se iba trasformando la esclavitud
en Europa, apareci6 en America con su carActer mas re-
pugnante, con formas much mhs several, con resultados
mas lastimosos; siendo tambien mks numerosas sus victi-
mas, que se contaban, no ya por individuos, no ya por
classes, sino por razas. Dos han sido, en efecto, las razas en
quo se ha cebado esa institution en el Nuevo Mundo.
Hablar6 primeramente de los indios, porque aunque va-
rias leyes intentaron protegerlos en su libertad individual,
la verdad es que no fueron siempre eficaces. Por otra parte,
la necesidad de esa protection prueba el triste estado que
los indigenas de America se vieron reducidos; pero sobre
todo la rhpida desaparicion y el complete aniquilamiento
de esa raza en algunas regions del Nuevo Mundo, asi
como su notable disminucion en otras, ofrecen la mas pal-
maria demostracion, no ya tan s6lo de la servidumbre de
los indios, sino tambien de sus deplorables consecuenciAs.
Colon realize su grandiose descubrimiento en 1492. Ape-
5










nas regres6 por vez primera a Espafa, fu6 precise princi-
piar a former un sistema de gobierno para los nuevos
passes; y entire otras cosas se previno al almirante procu-
rase atraer f los habitantes de las Indias al conocimiento
de la santa Fe cat6lica, con especial encargo de que los
tratase con amor, y de que si fuesen injuriados por algu-
nos, castigase con rigor a los delincuentes. A pesar de esto,
Colon redujo a la esclavitud & 500 indigenas, A quienes
envi6 A Sevilla para su venta, y propuso formalmente que
los canibales apresados fuesen sometidos a servidumbre,
con objeto de que recibieran el bautismo, aprendiesen el
castellano y sirvieran de int6rpretes a los misioneros: he-
cho y proposition que arrojan una mancha indeleble, hun
en la muy pura y esplendente gloria del gran Almirante.
La magnAnima Isabel la Cat6lica mand6 desde luego po-
ner en libertad a los indios retenidos en cautiverio en
Espafa; y en cuanto a los canibales, contest A Colon que
seria much mejor convertir en sus mismos hogares A los
antrop6fagos y A los demAs indios.
No bast6 esto sin embargo para libertar a los indios de
su triste suerte. Las necesidades del moment obligaron h
Colbn a adoptar el muy deplorable sistema que se conoci6
con el nombre de Emcomiendas, y que es sin dispute la
causa de la total desaparicion de los indigenas en estas is-
las. Cr6ese que dicho sistema principle en 1496. El Almi-
rante se veia en la triste precision de mandar oro A Espafia,
ya para resarcir los gastos de sus expediciones, y ya para
ofrecer una prueba material de que el descubrimiento era
verdaderamente valioso. Impuso en consecuencia a los
indios que pasasen de catorce afios y se hallaran en las
provincias de las minas 6 en las inmediatas, en la Isla Es-
pafola, el tribute i obligation de que cada tres meses








*
35
entregaran una determinada cantidad de oro. En las otras
parties de la isla, los indigenas debian entregar en las mis-
mas 6pocas una arroba de algodon por persona. Y para
conocer y distinguir A los que habian pagado el tribute, se
les daban medallas de cobre que habian de llevar colgadas
al cuello.
El tribute era excesivo; los indios no podian pagarlo, y
Colon tuvo que modificarlo. Un cacique de la Vega Real,
deseoso de evitar a sus sfibditos tan onerosa prestacion,
habia propuesto crear una gran hacienda para sembrar y
cosechar granos suficientes para alimentar A toda Castilla;
y aunque su propuesta se desatendi6 en aquella forma,
sirvi6 para cambiar en servicio personal el tribute que en
oro y algodon habia querido exigirse a los indigenas. Estos,
Antes propietarios de la tierra, se vieron reducidos a una
especie de servidumbre adscripticia A la gleba, obligando-
seles a trabajar gratuita y exclusivamente en beneficio del
poblador blanco, quien no se cuidaba de que al pobre indi-
gena le quedase lo necesario para su precisa subsistencia.
Y no fu6 esto lo peor; porque si al principio el Ideber de los
indigenas se limitaba a trabajar en los respectivos distritos
que se les marcaban, mAs adelante se les oblig6 h seguir
las huellas del colono blanco, cuando 6ste, por convenien-
cia 6 por capricho, abandonaba unas regions para situarse
en otras. Es decir, que el sistema comenz6 simplemente
por conceder las tierras A los colonos; pero luego se hizo
extensive A la designacion de cierta cuota de trabajadores
para labrar dichas tierras, y concluy6 por permitir que los
indios consignados h los colonos blancos en grandes parti-
das, fuesen trasportados de un lugar I otro & merced de
sus sefiores 6 patrons.
Al sistema de encomiendas debe atribuirse la rhpida des-










poblacion de las islas. La constitution del indio no era &
prop6sito para semejantes trabajos, y much m6nos para
resistir los rigores y crueldades con que se le compelia a
desempenar las tareas de ellos exigidas. D6bil, mansa 6 in-
ofensiva esa raza, a lo m6nos en las Antillas, se veia impo-
sibilitada por la falta de costumbre, por la escasez de fuer-
zas y por la excesiva sobriedad de su vida, de satisfacer las
miras de sus superiores. El resultado fu6 que oprimida mas
alla de lo que permitia la aptitud fisica de sus individuos,
la raza indigena de la Espafiola y otras islas se hundi6,
y s61o lleg6 a tener descanso en el regazo de la madre
comun. -
Ya cit6 el afo de 1492, en que Colon descubri6 la isla de
Haiti. Se dice que quince aflos despues, habian perecido
diez y nueve vig6simas parties de los indigenas de dicha isla,
y que estaban desapareciendo rhpidamente los de Cuba,
Puerto-Rico, Jamhica y otras. Se supone que en la 6poca
del descubrimiento habia en AmBrica de cincuenta a se-
senta millones de indios; pero Humbold, tres siglos despues,
s61o encontr6 ocho millones seiscientos diez mil. El seflor
Canga Argtielles, en su Diccionario de Hacienda, dice: calcula en once millones de habitantes los que perecieron
a manos de las naciones conquistadors. En la America
septentrional desapareci6 la decimatercera parte de los
indigenas; en las Antillas perecieron todos; casi todos en las
Caribes y Lycayas; y dos tercios en M6jico, Perd y Brasil.>
En vano se dictaron leyes para reconocer y proteger la
libertad de los indigenas. Oponiase esto al interns de los
pobladores, y a la apremiante necesidad de encontrar sub-
sistencias en el Nuevo Mundo; de suerte que ni las antori-
dades ni los particulares se prestaban de buen grado a
cumplimentar aquellas disposiciones. No faltaban tampoco









37
otras dictadas en sentido contrario. Se ha notado que los
mismos Reyes Cat6licos, en los permisos que expidieron
para intentar nuevos descubrimientos, se reservaron para
si la cuarta parte de los esclavos de las regions descu-
biertas. Agr6gase a esto que ademis de tolerarse aquel
sistema de encomiendas y repartimientos, hay en los C6di-
gos de Indias algunas leyes en que expresamente se per-
mitia esclavizar a determinados indios, si bien resultaron
finalmente derogadas. Por consiguiente, si hubieramos de
guiarnos por estos antecedentes, y por la fatal desaparicion
de los indigenas en las Antillas y otros puntos, seria in-
evitable pronunciar un juicio muy severe sobre los legisla-
dores de aquellos tiempos, como causantes de hechos tan
lastimosos.
Fuerza es, empero, no olvidar algunas circunstancias im-
portantes. Ha dicho Robertson, que si el Gobierno espafiol
hubiera facilitado la investigation 6 examen de los docu-
mentos sepultados en sus archives sobre la Historia de las
Indias, much se habria encontrado que disculpase t la
nacion espafiola de los cargos de rapacidad y crueldad que
desde la conquista le ha dirigido la Europa civilizada. Pro-
bablemente es muy exacta la opinion de aquel eminente
historiador; pero por los documents que hasta ahora co-
nocemos, puede establecerse como verdad incontestable,
que en muchos casos las express instrucciones de los so-
beranos fueron desatendidas por las autoridades y por los
pobladores de los pauses nuevamente descubiertos: que en
otras ocasiones en que se cometieron errors se debieron
estos a malos informes; y en fin, que la larga distancia y la
falta de comunicaciones rapidas y regulars, impidieron h
menudo el remedio de graves:males. Un decreto firmado en
Blrgos 6 Sevilla, quizh no llegaba sino al aflo siguiente f









38
manos del Virey f quien iba dirigido, cuando tal vez se
habia hecho ya impossible lo que se mandaba.
Pero gqu6 importaba la buena intencion de los reyes
ante los inconvenientes con que habia de luchar por la
naturaleza misma de los hechos?
Nada demuestra tanto esos inconvenientes como lo que
ocurri6 respect de Nicolas de Ovando. Tan distinguido ha-
bia sido 6ste por su carActer y otras circunstancias favora-
bles, que la reina lo eligi6 para que fuese uno de los com-
pafieros del principle D. Juan. Lleg6 af ser comendador
mayor de la Orden de Alctntara, y se hizo notable ent6nces
por su humildad y sus virtudes, rehusando obstinadamente
siempre el tratamiento de sefioria debido f su alta ge-
rarqufa.
Este fu6 el gobernador nombrado para la Isla Espafiola
en 1502. JamBs recibi6 gobernador alguno tantas, tan ex-
tensas y tan humanitarias instrucciones, en que descollaba
el precepto de que todos los indios de la Isla Espafiola fue-
sen libres de servidumbre, no se viesen molestados por na-
die, y viviesen como vasallos libres, protegidos por la
justicia, tanto como los vasallos de Castilla. Jamas ha po-
dido parecer tan acertada la election de un individuo para
desempefar un puesto de semejante importancia. Y AcuA1
fu6 el resultado del gobierno de Ovando?
Cuando desembarc6 en la Espafiola, los indios se halla-
ban en armas y los blancos muy escasos de subsistencias,
y completamente desmoralizados. Con tacto y tino redujo
Ovando 6 los espafioles t la obediencia, por lo cual merece
sin duda elogios; si bien la posteridad lo condena justa-
mente por su crueldad con el gran Colon; pero su conduct
con los indios fue generalmente inicua. Declar6 guerra a
sangre y fuego contra los indigenas, a quienes caz6 como








39
bestias feroces, mutilando ,t muchos que hizo prisioneros.
Y sin embargo, ese hombre no tenia vicios, no se enrique-
ci6, 6 invirti6 de una manera piadosa y caritativa lo poco
que adquiri6 6 economize durante su gobierno. Las-Casas
dice de 61 que era fa prop6sito para gobernar, pero no a
indios. Esta simple frase resume y present una larga
historic de sufrimientos y penalidades, que viene a con-
cluir con la observacion de que en breve tiempo qued6
completamente exterminada la raza indigena de la Isla
encomendada al mando de Nicolas Ovando.
Un incident notable me facility occasion de recomendar
de nuevo la buena intention del rey Cat61ico en medio de
las dificultades 6 inconvenientes con que era precise lu-
char. En la Isla Espafiola, que por los indigenas se habia
llamado Haiti, se establecieron los padres de la 6rden de
Santo Domingo, quienes dispensaron grandes favors y
servicios a todos los habitantes, y especial y sefialadamente
& los escasos restos de los indigenas. En los primeros tiem-
pos, la defense que hicieron de esa desgraciada raza atrajo
h los padres la animadversion y el odio de todos los pomla-
dores blancos, sin que la moderacion, la piedad, los ejerci-
cios de virtud y la complete abnegacion de los frailes de
Santo Domingo bastasen ai templar el encono con que se
les miraba. Las autoridades de la Isla, y hun los mismos
padres franciscanos que se establecieron en ella, se afilia-
ron entire los antagonistas de los dominicos. Para destruir,
pues, el influjo de 6stos en Espafa, dnica cosa que los es-
cudaba contra el rencor de los colonos blancos, pas6 A la
Peninsula un padre franciscano llamado Alonso de Espi-
nal, a llevar las quejas de la colonia contra los padres do-
minicos. Iba acompafiado de buenas recomendaciones de
las autoridades del pais, y fu6 muy bien recibido en la










corte, teniendo libre acceso f la persona del rey, y vi6n-
dose por 6ste muy favorecido. Como diputado de los de su
6rden, fu6 a& Espaiia un padre dominico llamado Antonio
Montesino, pero no fu6 admitido en la corte. Ya desespe-
raba de alcanzar una entrevista con el rey, cuando un dia
aprovech6 una oportunidad de forzar, por decirlo asi, la
entrada en palacio, 6 inesperadamente se present ante
Fernando. Pregunt61e 6ste qu6 deseaba; pidi6 el dominico
permiso de hablar, y despues de obtenerlo, exhibi6 sus pa-
peles, y empez6 & hacer la defense de los indios, asi como
la de su propia 6rden. El rey prometi6 prestar al asunto
toda la atencion debida; se oy6 la opinion de personas com-
petentes, y el resultado fu6, no s61o que el padre dominico
obtuvo lo que pretendia, sino que el mismo padre francis-
cano Alonso de Espinal, se confes6 vencido por los argu-
mentos del padre Antonio Montesino, contribuyendo eficaz-
mente a la victoria de 6ste.
Rectas eran, pues, las intenciones de los reyes, y rectas
las de sus cunsejeros. Con toda diligencia y empehio se
pro'curaba elegir las personas mbs dignas para el gobierno
de los paises nuevamente descubiertos; y una y otra vez se
dictaron preceptos para proteger la seguridad individual de
los pobres indigenas. Pero todo era en vano. Habia que lu-
char con la distancia, con la avaricia, con eso que ha dado
en llamarse razon de Estado, y sobre todo con las opinio-
nes propias de aquellos tiempos, tanto en las classes ilus-
tradas como en el vulgo. No olvide esta uiltima circuns-
tancia quien aspire A juzgar imparcialmente los hechos de
dicha 6poca. Era creencia generalmente admitida que po-
dian ser reducidos 6 esclavitud todos los enemigos de la
Santa Fe Cat61ica. En los dias de la conquista 6 poblacion,
la civilizacion europea no estaba tan adelantada que hiciese










extensivos & los paganos los fueros de la humanidad. Bajo
este concept, spor qu6 hemos de extrafiar que los indios
fuesen tratados como siervos? Si los moros, a quienes aca-
baban de veneer los espafioles, podian hacerse esclavos a
pesar de su cultural y adelanto, h pesar de ser superiores &
los mismos espafoles en industrial y ciencias, a pesar de
haber sido dignos y leales enemigos en una contienda de
siete siglos, a pesar de que adoraban & un solo Dios, a pe-
sar de que reconocian h Abraham y a Mois&s como profe-
tas, ,por qu6 no habian de ser reducidos & la servidumbre
los indios, que adoraban trozos de madera y de piedra; los
indios, que ofrecian victims humans al demonio; los in-
dios, que indolentes y perezosos por carActer y nhturaleza,
s61o trabajaban compelidos h ello por la inflexible severi-
dad de un senior, hrbitro supremo de sus destinos?
Ya hemos visto un hecho y una proposition de Colon
que en la present opoca se calificarian como afrentosas y
degradantes; y sin embargo, el hecho y la proposition, sin
ser disculpables, que a tanto no aspiro, tienen una expli-
cacion sencilla. Colon en sus primeros afios habia estado
en la costa de Africa, y habia visto comprar y vender ne-
gros. Verdad es que ent6nces no se preveian los horrores
del modern trrfico; verdad es que Colon no pudo sospe-
char siquiera que al reducir a la esclavitud a los primeros
indigenas condenados h tan triste suerte, al proponer la
servidumbre de otros, al autorizar con su gran nombre ese
inicuo sistema de encomiendas y repartimientos, dictaba
una espantosa sentencia de exterminio total contra una
raza inofensiva, que lo habia acogido con sinceridad y
franca hospitalidad. Pero Colon de todos modos lo hizo,
Colon lo propuso, y es precise recorder que la posteridad
ha visto en Crist6bal Colon, no simplemente al genio, no










meramente al hombre de la ciencia, sino al hombre de co-
razon, al buen cristiano, al just, al recto, al varon, en
fin, digno de mejor suerte. Quizhs la Providencia permiti6
que sus servicios fuesen tan tristemente remunerados, para
que en este mundo pagase por complete todas sus culpas,
y especial y sefialadamente las que cometi6 contra los in-
digenas de America, a fin de que en mejor vida pudiese
entrar desde luego en la posesion de la bienaventuranza
reservada h los buenos.
Y si el gran Colon procedi6 de tal manera, qu6 much
que los espafioles tratasen con tanta crueTdad 6 los indi-
genas? Vinieron sin duda a estas islas muchos europeos
dignos y honrados; vinieron eclesiAsticos humans y pia-
dosos; vinieron, en fin, individuos atraidos por esa sed de
gloria, por ese espiritu caballeresco y aventurero que tan
notable se hizo en el ultimo period de la guerra de los
moros, y que bajo el Gran Capitan en Italia y bajo Hernan
Cort6s y otros jefes en AmBrica, di6 muchas phginas de
gloria & la historic national. Pero no todos eran de esta
case; y concurriendo en todos la equivocada creencia de
que el pagano debia ser esclavizado, c6mo era possible que
se cumpliesen las leyes y reglamentos dictados para pro-
teger la seguridad individual de los indigenas?
Deploremos, pues, el exterminio de 6stos: deploremos
como causa de semejante desgracia, la servidumbre a que
de hecho se vieron reducido,: deploremos que los Reyes
Cat61icos y el emperador hubiesen dejado que alguna vez
se entibiase su ferviente celo en favor de una raza desgra-
ciada, que en las Antillas fu6 barrida de la superficie de la
tierra: deploremos, sobre todo, ver el nombre del gran Co-
lon mezclado en un sistema tan repugnante A la moral
cristiana. Pero en medio de todo demos A los tiempos y a









43
las circunstancias la parte que les cabe en la responsabi-
lidad de los sucesos. Ojalh respect de nosotros mismos se
diga lo propio cuando la posteridad venga Ajuzgarnos por
hechos parecidos, y en que mas 6 m6nos todos hemos te-
nido alguna culpa!
Esa servidumbre de los indios habia de ir precisamente
acompaflada de uno de los caract6res mas repugnantes que
han afeado esa institution donde quiera que ha sido esta-
blecida: el destierro de sus infelices victims. No era sin
duda tan triste la suerte de aquel que al rigor del trabajo
y del mal trato sucumbia en la intima confianza de que en
sus lltimos moments su familiar y sus allegados habian
de dispensarle los servicios propios de tan solemnes ocasio-
nes; no era tan triste la de aquel que estaba persuadido de
que al morir iria 6 descansar al lado de sus padres. Pero
muchos eran conducidos de un lugar 6 otro, probablemente
de una isla a otra: algunos fueron trasportados & Espafa;
y cuando el nmunero de los indigenas se iba aminorando
extraordinariamente en las Antillas, no faltaron especula-
dores que fuesen a buscarlos al continent. Las costas de
Am6rica, como despues las de Africa, se vieron visitadas
por buques que iban en busca de trabajadores. Corte-Real,
Vazquez de Ayllon, Porcallo, Soto y various aventureros,
lograron trasportar a muchos indios del Norte de Am6rica
h estas islas espafiolas. Y ya se comprende que el destino
de 6stos, arrancados violentamente de su patria, del lugar
en que nacieron y en que esperaban ser enterrados, al
l1do de sus padres, esposas 6 hijos, de todo aquello que les
era mas caro, para ir servir en clase de esclavos a tierras
desconocidas, debi6 haber sido much m6s espantoso que
el de los que permanecian en sus propios hogares, at las
inmediaciones de sus parientes y allegados, en cuyo trato









44
podian encontrar algun consuelo y alivio en sus males, si
por otra parte 6stos no se minoraban' aspirando ese aire
natal que por lo regular ofrece siempre esperanza, brios y
conformidad al corazon angustiado.
Pero acabo de hablar de la America del Norte, y esto me
facility oportunidad de decir que no fueron los espafioles
solamente quienes cometieron la injusticia de que vengo
hablando.
Por espacio de dos siglos se vieron indios vendidos como
esclavos en las colonies inglesas, que despues se constitu-
0
yeron politicamente bajo el nombre de Estados-Unidos de
America. El virtuoso Winthrop incluy6 various indios entire
las mandas 6 legados que hizo en su testament, y la pri-
mera Confederacion de la Nueva-Inglaterra designaba &
individuos de la raza humana entire los despojos de la
guerra, a cuya distribution tenian derecho los vencedores.
Los restos de varias tribus, y hasta los inocentes hijos del
c6lebre jefe indio llamado el rey Felipe, cuyo espiritu be-
licoso tanto alarm h los colonos ingleses, fueron condena-
dos A tan degradante 6 inicuo estado.
Verdad es que la raza indigena no desapareci6 en esos
lugares con la dolorosa rapidez que se advirti6 en las co-
lonias espafiolas, principalmente en las Antillas; pero sin
que intent yo paliar 6 excusar este hecho, puedo pre-
sentar A mis lectores un contrast que no es favorable &
las colonies inglesas del Nuevo Mundo. En las espafolas,
las palabras de la ley tendian a proteger la libertad perso-
nal de los indios. Se encomendaba cierto nfmero de 6stos i
los nuevos pobladores, en el concept de trabajadores, y
para que recibiesen instruction religiosa. De aqui result
que de hecho estuviesen en servidumbre y sufrieran todas
las penalidades consiguientes 6 ese estado; pero legal-










mente eran libres, y la ley prohibia fuesen vendidos 6
traspasados de unas & otras manos. S61o en determinadas
ocasiones, s6lo respect de individuos 6 classes sefaladas,
estuvo permitido, y no por largo tiempo, que fuesen redu-
cidos A la esclavitud. Fuera de esos casos, nuestro C6digo
de Indias contiene varias leyes que expresamente declaran
que ni aun so pretesto de just guerra podian los indige-
nas ser esclavizados. No sucedia lo mismo en las colonies
inglesas. No s6lo de hecho, sino de derecho, eran alli sier-
vos los indios apresados en las guerras, y los que plagia-
dos de sus respectivos domicilios fueren trasportados h
otros lugares y alli vendidos. Podian comprarse y ven-
derse: podia disponerse de ellos por testamento i otra 6l-
tima voluntad: en suma, eran verdaderos siervos, tan sier-
vos como los conocidos anteriormente en el antiguo Mundo.
Es decir, que si la esclavitud del india, fue entire los espa-
iholes un abuso del hecho, en las colonies inglesas fu6
tambien un error del derecho.
Caiga, pues, no sobre unos exclusivamente, sino sobre
todos los causantes de semejante agravio, cualquiera qfte
sea su nacionalidad, la parte que proporcionalmente les
toca en tanta injusticia. No es razon que cuando se trata
de hechos perpetrados por muchos, en 6poca en que se ha-
llaba muy viciado y corrompido el sentimiento moral de la
humanidad, se quiera hacer recaer solamente sobre algu-
nos todo el peso de la responsabilidad. Esto seria una in-
justicia, y la verdad es que no es necesario aumentar 6
exagerar el tamafio de la culpa, cuando 6sta por si sola es
ya suficiente grave.
Gradualmente, y h influjo de la predicacion evang-lica,
m.s ain que de las leyes dictadas, fu6 mejorAndose la
suerte de los indigenas en la America espafiola. En 1580 se










reiter6 una resolution de 1509 para que el repartimiento
de indios se hiciese con la obligacion de ampararlos, de-
fenderlos y doctrinarlos, lo cual se previno de nuevo en
1680, so pena de privacion. Alter6se tambien la forma del
servicio, que en vez de ser personal, habia de consistir ya
en ciertos tributos, prohibi6ndose h los encomenderos en
1618 tener casa y entrar 6 residir en pueblos de indigenas;
y en 1621 y 1623 tener estancias y obrajes en los t6rminos
de sus encomiendas, a fin de que no empleasen en prove-
cho propio el trabajo de los naturales. Pero aparece que el
virey del Peri, D. Manuel de Guirior, en Memoria de 23 de
Agosto de 1780, abogando con calor por los indios, los lla-
maba miserables, sujetos siempre d padecer bajo la mano
de los que ejercen cualquier facultad d mando, y se declar6
muy opuesto al sistema de los repartimientos y comercios,
que como por via de dotacion se consentian & los corregi-
dores y alcaldes mayores. Adn quedaban vestigios de
aquel sistema, cuando se separaron de la metr6poli las
colonies espafiolas del Continente americano. De suerte,
qut respect de los indigenas de Am6rica, ocurri6 lo que
ya habia sucedido en Europa respect de la esclavitud.-
Trasformada en una especie de vasallaje, fu6 paulatina-
mente modificndose con la suavidad de costumbres que
predica el cristianismo, y con la introduction de un nuevo
6rden econ6mico que hizo impossible la subsistencia del
trabajo forzado.
















CAPITULO IV.



DE LA TRATA DE IFRICA.





Los destinos de la piel negra y de la piel roja parecian
tan distintos entire si, como la cordillera del Atlas es dis-
tinta de la de los Andes; pero estaba reservado a la Europa
cristiana echar un puente movible sobre el Atl6ntico, para
unir bajo una suerte comun h dos razas, que la naturaleza
habia separado, y para afiadir h los infortunios del linaje
human una forma de esclavitud mhs repugnante que la
que habian contemplado las ergastulas deRoma.
Con todo; no fu6 la servidumbre del negro invention del
blanco. Asi como los griegos esclavizaban & los griegos,
los hebreos h sus correligionarios, y los anglo-sajones h
sus compatriotas; asi tambien los negros, desde la mhs re-
mota antigiiedad, convertian, y aun hoy convierten en
siervos, a los de su propia raza. El esclavo negro fu6 cono-
cido en la cldsica Grecia y en la soberbia Roma, y la his-
toria prueba que ya por los afios 990 los mercaderes moros
de la costa de Berberia llegaron & la de Nigricia, estable-
ciendo alli un cambio regular de products de Europa y










Asia por el oro y los esclavos del Africa central. Los por-
tugueses en 1415 llevaron sus buques a los puertos occi-
dentales del Africa, y en 1441 6 42 Antonio Gonzalez Val-
dera, comandante de una expedicion preparada por el
principle Enrique, hijo tercero de Juan I, trajo a Lisboa los
diez primeros esclavos negros que se vieron en la Europa
occidental. Dos afios despues se habia ya formado una aso-
ciacion para la importacion de esclavos en Portugal, y
Antes de terminar el siglo eran muy numerosos los siervos
trasportados por los portugueses, tanto a su nacion como
a puertos extranjeros.
Espafia tambien tom6 participation en el trifico, y no
ha faltado historiador espafiol que le haya atribuido la no
envidiable gloria de haberse anticipado A los portugueses
en introducir negros en Europa. Sea de ello lo que fuere,
no queda duda de que Antes de la inmortal empresa de
Colon, ya se conocian en Espana los esclavos africanos.
Zufiiga en los anales de Sevilla, dice: < los puertos de Andaluzia se frecuentaba navegacion h las
cistas de Africa y Guinea, de donde se traian esclavos de
que ya abundaba esta ciudad, etc. etc. -Eran en Sevilla los
negros, tratados con gran benignidad desde el tiempo del
rey Don Enrique III, etc. etc.>)
Se ha atribuido A Fr. Bartolom6 de las Casas la primera
idea de traer siervos & Am6rica; pero esto es un error, en
que va envuelta una injusticia contra el ilustre dominico.
Acabo de decir que en Espafa existian con much anterio-
ridad esclavos africanos. En verdad, la esclavitud estaba
alli tan arraigada, que todavia & fines del siglo pasado nos
dijo Don Juan de Sala, en su Ilustracion del Derectio Real,
libro I, titulo II, nlm. 6, ( en Espana, y que desaparecerian presto del todo, si duraba









49
la paz con los mahometanos.> No es extrafo, pues, que
habi6ndolos en Espafia fuesen trasportados & las nuevas
colonies por los mismos propietarios. Probablemente en
los primeros afos, el trasporte se verific6 sin permiso pr6-
vio; pero en 1501 se concedi6 esa autorizacion en t6rminos
express. A los dos afios ya habia tantos africanos en la
Espafiola, que Ovando represent contra ulteriores impor-
taciones. El gran cardenal Jimenez de Cisneros, con una
prevision que honra A su sagacidad, opin6 tambien contra
la introduction de esa clase de trabajadores en la Isla Es-
panola, y es una coincidencia muy singular, que al cabo
de tres siglos se hayan visto realizados sus tristes pron6s-
ticos en esa misma isla. Pero la conveniencia del moment
fu6 causa de que se olvidasen los temores para lo future y
la justicia moral en lo present. El propio rey Fernando el
Cat6lico, en 1510, envi6 desde Sevilla cincuenta esclavos
para trabajar en las minas: en 1511, se permiti6 el trhfico
director entire Guinea y la Espafola; y en 1512 y 13, la
trata recibi6 la sancion de la Corona en varias disposicio-
nes. Chrlos V, j6ven inexperto y rodeado de ambiciosos pa-
laciegos, cedi6 & las ideas de su siglo, y permiti6 A los fla-
mencos trasportar negros & las colonies; mas se asegura
que el remordimiento lo indujo en 1542 & revocar su con-
cesion, y A disponer la emancipacion de los esclavos; me-
didas ambas que se dejaron sin efecto por su sucesor.
En 1517, fu6 cuando el benemerito obispo de Chiapas,
que habia vuelto de America para defender en la corte la
causa de los indios, indic6 que los trabajos que a 6stos se
exigian, podian desempefiarse much mejor por los escla-
vos africanos. Habialos visto el padre las Casas, entire los
sirvientes de grandes palacios perfectamente alimentados
y revestidos de ricas libreas: habialos visto en la misma
I










Isla Espahiola, robustos, contents, y llenos de las mejores
disposiciones; y no podia suponer que la servidumbre lle-
gara jamAs A presentarse bajo las horribles formas que
despues la distinguieron. S61o cuid6, pues, de salvar los
restos de la raza indigena que iban desapareciendo de una
manera rApida y alarmante; y su indication no pas6 des-
apercibida para los avarientos cortesanos del j6ven empe-
rador. Por el contrario, fu6 acogida con avidez: consult6se
la Casa de Contratacion de Sevilla acerca del nimero de
esclavos que debian importarse; y fijado en cuatro mil para
cada afho, se otorg6 el primer privilegio por el t6rmino de
ocho ainos, a uno de los favorites flamencos: vendi6ndolo
6ste h los genoveses, quienes para cumplir el contrato tu-
vieron que comprar los esclavos A los portugueses.
Muy pronto comenzaron a notarse resultados desagra-
dables. Hubo trastornos y revueltas, que ocasionaron mu-
chas desgracias, pero se atribuyeron, no A la institution,
sino a defects de la clase de trabajadores trasportados.
Prohibi6se, pues, en 1526 el embarque de negros ladinos,
y en 1531 el de los esclavos berberiscos. En 1531 se mand6
no se condujeran siervos de la isla de Gelofe, casta era la causa de los alzamientos y muertes de cristia-
nos en Puerto-Rico y las otras islas.> En 1543, se deneg6
la conduccion de mulatos: en 1550, la de esclavo negro
que fuese de Levante: en 1552, la de mulatos y esclavos de
costas de moros 6 judios; y en 1595, la de mulato mestizo,
turco 6 morisco.
El trhfico era inmensamente productive. Los pobladores
blancos, que no querian trabajar materialmente, preferian
que para ellos trabajasen otros hombres, y de este modo
se hallaban siempre dispuestos A adquirir los siervos que
se les ofrecieran en venta. Los mercaderes de esclavos ga-









51
naban sumas cuantiosas, hasta el extreme de que en 6 de
Junio de 1556 se prohibit vender la pieza A mds de cien
ducados: siendo de advertirse que aunque esta prohibicion
se revoc6 en 15 de Setiembre de 1561, despues aparece en
el asiento con la Compania francesa de 1701, la formal es-
tipulacion de que no excederia de trescientos pesos el pre-
cio de los que se condujesen las islas de Barlovento, Santa
Marta, Cumanh y Maracaibo. Es probable ademas que los
importadores se aprovechasen del permiso de traer negros
para introducirinercancias de contrabando. De todos mo-
dos, lo cierto es que los asientos se solicitaban con ansie-
dad, diciendo un escritor contemporAneo, <(que habia em-
pefio en facilitarlos a extranjeros:> prueba inequivoca de
que sobre ello trabajaba la intriga, con quejas y murmu-
raciones de los no favorecidos.
Pero la utilidad no era s61o para los pobladores blancos
y los mercaderes de esclavos. La misma Corona obtenia
ganancias crecidas por medio de la trata. Ademas del
quinto que le correspondia en los rendimientos de las mi-
nas, ademas de las rentas que recaudaba por importacion
y exportacion de mercancias, cobraba pinglies derechos
por el permiso de introducir esclavos en las colonies. A
principios del siglo xv esos derechos ascendian h 2 duca-
dos por cabeza, pero luego se fueron aumentando, y ya
en 1701 importaban 33 pesos y '/, cada pieza, segun el
asiento con la Compania francesa. Fuera de eso, tambien
tenia que pagarse el almojarifazgo, que era un tanto por
ciento de introduction, cuya ascendencia vari6 repetidas
veces. Por Altimo, la misma Corona hizo en algunas oca-
siones el trhfico por su cuenta, encomendando la adminis-
tracion a la Casa Contratacion de Sevilla, como aconteci6
desde 1609 & 1615, desde 1640 hasta 1642, y tal vez desde









52
que termin6 el asiento con los flamencos celebrado en 1517
hasta 1580: 6poca en que, segun se dice, los apuros del
Tesoro y la necesidad de reembolsar A los genoveses los
suplementos que hicieron para la Invencible Armada,
obligaron h Felipe II & concederles un asiento.
H6 aqui los datos que he podido consultar acerca de las
licencias, asientos 6 contratos, y derechos de introduction,
prescindiendo de las fechas anteriores h 1517, por no haber
adquirido noticias mis detalladas de las que ya he in-
dicado.
En 1517 se celebr6 contrata con los flamencos, quienes
trajeron un gran nimero con dafio de la tranquilidad pui-
blica, pues hubo alzamientos y muertes de cristianos,
segun el texto de una Real c6dula. En 1518 se concedi6
merced h D. Jorge de Portugal, al marquis de Astorga y
al gobernador de Bresa, para que importasen, el pri-
mero 200, el segundo 400, y el tercero 4.000 en ocho aflos.
Sin duda la contrata de los flamencos y la del gobernador
de Bresa son una misma cosa. Desde ent6nces hasta 1535,
la Compafia alemana, probablemente los propios flamen-
cos, disfrut6 la merced de introducir 4.000 en cada aflo.
En 1580 se form asiento con los genoveses. En 1586 se
otorg6 merced A Gaspar de Peral para conducir 208.
En 1595 hubo asiento con Pedro Gomez Reynel, por nueve
afios, para trasportar 4.250, distribuidos en las Antillas,
Nueva Espafia, Honduras, Rio de la Hacha, Margarita y
Venezuela, pagando al Gobierno 900 ducados. En 1600,
otro asiento con Juan Rodriguez Coutinho, gobernador de
Angola, por nueve afios, para traer en cada uno 4.250,
satisfaciendo anualmente 162.000 ducados. Por muerte de
Juan, en 1603, se hizo cargo del asiento su hermano
Gonzalo Baez Coutinho, con rebaja de 22.000 ducados.










Desde 1609 hasta 1615, estuvo ese servicio en administra-
cion a cargo de la Casa Contratacion de Sevilla, por cuenta
de S. M. Desde 1616 hasta 1639 se celebraron tres contra-
tas por ocho afios cada una: 1., con Antonio Fernandez
de Elbas, por 3.500 esclavos y 115.000 ducados anuales:
2.0, con Manuel Rodriguez Lameco, por 3.500 esclavos
y 120.000 ducados anuales; y 3., con Crist6bal Mendez de
Sosa y Melchor Gomez, por 2.500 esclavos y 95.000 ducados.
Fuera de los genoveses, parece eran portugueses todos los
que obtuvieron asientos desde que en 1580 el rey de Cas-
tilla ocup6 el tdono de Portugal; pero el levantamiento de
Portugal en 1640, hizo que por largo tiempo no se volviese
a conceder asiento a portugueses.
Desde 1640 continue el asiento en Administracion, hasta
que en 1662 se ajust6 con Domingo Grillo y Ambrosio La-
melin por siete anos, que Se prorogaron hasta 1675, para
importar 24.500 negros, pagando 2.100.000 pesos. En 1675
pas6 & Antonio Garcia y D. Sebastian Silicio por cinco
afios, para introducir 4.000 esclavos, pagando 450.000 pe-
sos. Por falta de cumplimiento se concedi6 en 1676 al co-
mercio y consulado de Sevilla, que ofreci6 1.125.000 pesos
y 200.000 pesos de donativo gracioso. En 1682 se otorg6 &
D. Juan Barroso del Pozo y D. Nicolas Porcio, de Cadiz,
por cuya quiebra, y con pago de 1.125.000 pesos, continue
el holand6s D. Baltasar Coimans hasta 1692. En este.afio
se celebr6 con D. Bernardo Malin de Guzman, por cinco
afios y 2.125.000 pesos. En 1696 se acord6 con la Compafiia
portuguesa de Guinea, por seis anos ocho meses, para con-
ducir 10.000 toneladas de negros, pagando la anticipa-
cion y derechos convenidos; y hubo sin duda dificultades
que se dice terminaron por transaccion entire Espafia y
Portugal. En 1701 se estipul6 con la Compafiia Real de










Guinea-Francesa-hasta 1. de Mayo de 1712, para tras-
portar 48.000 piezas de ambos sexos, por 33 pesos y '/,
cada pieza, no debiendo exceder de 300 pesos el precio de
los que se llevasen h las islas de Barlovento, Santa Marta,
Cumanh y Maracaibo. En 1713 se efectu6 el c6lebre asiento
con los ingleses,-South Sea Company,-para traer en 30
afios 144.000 esclavos, pagando por cada uno, 33 pesos
y '/,; bien que de la cantidad total se rebajaria la corres-
pondiente a 26.400 negros. Este asiento fu6 consecuencia
de la paz de Utrech, que reconoci6 la dinastia de Borbon en
el trono de Espafa; y como su cumplimiento se interrum-
pi6 por la guerra que sobrevino durante los 6ltimos anios,
fu6 confirmado por el tratado de Aquisgran en 1748; pero
por el del Retiro en 1750, la Gran Bretafia cedi6 todo el
derecho que le otorgaban esas estipulaciones, mediante la
indemnizacion de 100.000 libras esterlinas. En 15 de Octu-
bre de 1765 se celebr6 el iltimo asiento, el cual fu6 ajus-
tado con Aguirre Aristegui y Compafifa, y termin6 en 1779.
Por Real 6rden de 26 de Enero de 1780 se permiti6 traer
negros de las colonies francesas. Por otra de 23 de Di-
ciembre de 1783 se concedi6 A D. Juan Bautista Oyarzabal
el permiso de introducir en la parte espafiola de Santo Do-
mingo 400 negros libres de derechos, considerdndolos
como instruments de agriculture. Una Real c6dula de 28
de Febrero de 1789 concedi6 franco permiso para importer
esclavos en Santo Domingo, Habana, Puerto-Rico y Puerto
Cabello. Y otra de 22 de Abril de 1804 di6 libertad absolute
a la trata de negros bozales.
Estas iltimas franquicias y libertades se otorgaron para
fomentar en grande escala el comercio de esclavos. Creiase
que las trabas y restricciones impedian la venida de mayor
ndmero de trabajadores, y se quiso por consiguiente alla-








55
nar todos los obsthculos que para ello hubiese. El econo-
mista notary, pues, con extrafieza, que la primera vez que
entire nosotros se reconoci6 el principio de libertad en el
trrfico, este reconocimiento se hizo en favor de la institu-
cioi; de la esclavitud. Con tal prop6sito Espania y Portugal
celebraron un convenio en 11 de Marzo de 1778, cediendo
Portugal h Espafia las islas de Annobon y Fernando P6o,
para que ambas pudiesen hacer Ampliamente el comercio
de negros, sin necesidad de recurrir al arbitrio de los
asientos; y 6, esto tambien aludia una instruction reser-
vada que se htfbia remitido 6 la Junta de Estado en 8 de
Julio de 1787.
Acontecimientos imprevistos cambiaron sin embargo es-
tos planes; pero antes de aludir 6 ellos, conviene referir lo
relative a la trata de Africa en la colonies extranjeras.
No entra,, sin embargo, en mi plan resefiar minuciosa-
mente toda la parte que cabe en la introduction de la es-
clavitud en America, 6 cada una de las naciones extranje-
ras que tuvieron 6 tienen colonies en el Nuevo Mundo.
CuAl mas, cu6l m6nos, todas han contraido por ello uia
responsabilidad inmensa. P9rtugal, Francia, Holanda, In-
glaterra, Suecia y Dinamarca contribuyeron directamente
a crear esa institution, y la inflexible historic, y un Juez
ain mas inflexible, han sabido ya, y en lo sucesivo sabr6n
demandarles aquella responsabilidad. Dir6 con todo, que
esa culpa parece much mayor en Portugal, en Francia,
en Holanda y en Inglaterra, porque no s61o hacian el co-
mercio de esclavos en sus respectivas colonies, sino que
tambien los llevaban a las colonies extranjeras, general-
mente sin permiso y contra las leyes del gobierno de 6stas.
Pero respect de Inglaterra debo ser algo m1&s explicit,
porque si grande, enorme, ha sido su culpa, tambien han








56
sido grandes, magnAnimos, her6icos los esfuerzos que ha
hecho para repararlas. No es possible tampoco escribir la
historic de la abolicion de la trata, sin escribir a la vez la
historic de Inglaterra en estos iltimos tiempos. Tan enla-
zadas se hallan la una con la otra.
En la political colonial de Inglaterra se advierte el mismo
espiritu de exclusivismo y monopolio que se distingue en
la de Espafia. Por corto tiempo la legislation fiscal inglesa
fu6 bastante liberal respect de sus colonies; pero muy en
breve se adopt alli el propio sistema econ6mico que Es-
paiia, Francia y otras potencias colonizacoras creyeron,
con manifesto error, muy convenient a las relaciones que
debian existir entire las respectivas metropolis y los paises
por ellas colonizados. Mas por una de las extrafias incon-
secuencias, la Inglaterra, que mantenia y se reservaba para
si sola el comercio de sus colonies, codiciaba al mismo
tiempo el de las colonies espafiolas y francesas, y no que-
ria que Espafia y Francia se lo reservasen para si. Lo que
era bueno y just para Inglaterra, no lo era en sentir de
6sfa para las demhs naciones. Tambien los pueblos suelen
ver la paja en el ojo del vecino, sin advertir la viga en el
propio. La Inglaterra, pues, hacia el contrabando en las
colonies extranjeras, no s61o respect de mercancias co-
munes, sino tambien respect de ese otro g6nero de co-
mercio, que consistia en la adquisicion, trasporte y venta
de esclavos 6 trabajadores africanos.
El primer ingl6s que se interest en el comercio de escla-
vos africanos fu6 Sir John Hauskins, uno de los mis c6le-
bres navegantes de su tiempo. En 1562 se apoder6 violen-
tamente de 300 negros en las costas de Guinea, y por via
de contrabando los introdujo y vendi6 en Haiti. Los
efectos coloniales que en cambio obtuvo y llev6 & Inglaterra,










atrajeron la atencion del piblico en general, y hun de la
misma Reina Elisabeth, quien en 1588 di6 su sancion regia
a una Compafiia, que se form para el comercio anglo-
africano. Pero no s61o protegi6 asi el trhfico, sino que tom6
participation 6 interns en aquella Compafiia, convirti6ndose
tan altiva soberana, no como quiera en comerciante de
esclavos, sino en contrabandista.
Virginia se coloniz6 en 1606, y en 1631 comenz6 el
trafico de esclavos bajo la bandera inglesa de una manera
much mhs regular y extensa que hasta ent6nces. Chrlos I
sancion6 una SIciedad expresamente constituida para ello,
segun el sistema que ya habian adoptado los holandeses y
franceses, que estaban haciendo ent6nces dicho comercio
en grande escala. Parece, sin embargo, que Antes de 1645,
no se trat6 de introducir negros esclavos en las colonies
inglesas, tal vez porque carecian de la fertilidad del suelo
y abundancia del oro, que tanto contribuyeron en las Anti-
lHas al fomento de la esclavitud. Lo que se sabe es que
en 1645 se introdujo el primer cargamento de negros en
Boston. Todo Massachusetts levant un grito de indigna'-
cion contra semejante acto, que se consider contrario h la
ley de Dios y 6 la del pais; y los introductores fueron juz-
gados y condenados, ordenhndose que a costa del Erario
pdblico fuesen los negros conducidos a su tierra natal. En
el propio afio de 1645, y en la misma colonia de Massachu-
setts, la Legislatura prohibit la compra-venta de esclavos,
si bien adoptando una excepcion purithnica: la de los apre-
sados en guerra legitima, 6 la de los que con motivo de sus
crimenes fuesen reducidos a servidumbre por sentencia
judicial; a todos los cuales habian de concederse los dere-
chos sefalados en la ley de Mois6s.
Sin duda esta prohibition cay6 pronto en desuso, pues










en 1703 la misma legislature decret6 una fuerte contribu-
cion por cada esclavo que en la colonia se importase, y aun
se intent en 1767 aumentar ese impuesto de tal modo,
que equivaliese h una verdadera supresion del trhfico. Mas
el Consejo, cuyos miembros eran de real nombramiento, se
opuso & esa media, y por otra parte el gobernador tenia,
como todos los demis gobernadores de esas colonies, ins-
truccion expresa de desaprobar todo proyecto de ley con-
trario a la institution de la esclavitud.
Lo prueba lo acontecido en Virginia. La Asamblea de
esta colonia habia decretado un impuesto? sobre esclavos,
equivalent a una prohibicion; pero otra Asamblea.derog6
esa ley, impartiendo la Corona su inmediata sancion 6 la
derogacion. Desde ent6nces casi todas las Asambleas pos-
teriores votaron, una tras otra, la renovacion del impuesto;
mas nunca se pudo conseguir para ello el asentimiento de
la Corona, A pesar de haberse puesto en plant diversos
medios para obtenerlo.
Esa repugnancia de los colonos no estaba limitada a
Massachusetts y Virginia. Tambien Pensilvania, tambien
New-Jersey, hasta la misma Carolina, manifestaron su opo-
sicion A ese peligroso comercio. En cuanto & Georgia, sabido
es se coloniz6 por el ilustre Oglethome, bajo la inteligen-
cia de que no habian de admitirse esclavos en su territorio.
Por dltimo, en Providence y Warwick se decret6 que nin-
gun negro estuviese sujeto f servir perp6tuamente, sino
que al cabo de diez aios habria de obtener su libertad,
prohibi6ndose al duefio venderlo & otros con prolongacion
de ese period, so pena de 40 libras, que eran el duplo del
precio del esclavo. De suerte que en el Norte y en el Sur
una respectable porcion de los colonos miraba con hostili-
dad la institution de la esclavitud africana. No parece sino










que conocian el germen de males que esta encerraba en si,
y que habia de acarwear con el tiempo tantas lgrimas,
tantas ruinas y miseria tanta.
Mas la Corte favorecia la trata, lo cual ofrece la curiosa
observacion de que por la direct gestion del gobierno
metropolitan, y contra los deseos y esfuerzos de los colo-
nos, se arraig6 tan funesta institution en las antiguas co-
lonias inglesas del Norte de Am6rica. DemuBstrase esta
verdad, entire muchos datos, por el que brinda el mensaje
que el Parlamento britanico elev6 al principle Regente
en 1819, donde ge dice que la Gran Bretafia tuvo principal-
mente la culpa de que los americanos cometiesen seme-
jante crime. Eso dependia de que la nobleza, el comercio,
la marina, el pueblo, hasta el gobierno mismo, se hallaban
pecuniariamente interesados en el trffico. Ya hemos visto
la protection que Compafifas negreras obtuvieron de la
reina Elisabeth y de Crrlos I: ya hemos visto tambien que
en 1713, y por consecuencia de la paz de Utrech, se cele-
br6 el asiento de negros con la Sociedad inglesa titulada
South Sea Company. Era 6sta una Sociedad an6nima iit-
corporada 6 constituida por 6rden del soberano, y con
directs miras de favorecer al Estado. Por ese medio una
gran parte de los acreedores de Inglaterra se asociaron
para gozar del trafico exclusive de los mares del Sur, con-
cediendoseles para acrecentar sus products, los bene-
ficios del asiento, segun el tratado de Utrech. En 1719 el
capital social se aument6 por nuevas suscriciones de deuda
national; y al siguiente aflo se propuso incorporar en el
mismo capital today la deuda de Inglaterra. H6 aqui por
qu6 fu6 tan general y profundo el interns piblico en el
buen 6xito de las expediciones de esclavos: hM aqui por
que el gobierno ingl6s forzaba la introduction de 6stos en










sus colonies. La Gran Bretafia pagaba sus deudas con ti-
tulos de acciones trasmisibles libremente como otros cua-
lesquiera valores, y era precise que esas acciones tuviesen
un precio equivalent al que nominalmente represen-
taban.
Pareciase bastante ese sistema al de Law, sin embargo
de que el verdadero fundamento de 6ste consistia en un
Banco de emision; pero asi el uno como el otro tuvieron
resultados desastrosos, si bien el ingl6s no trajo consigo el
empobrecimiento general del pais, sino solamente la ruina
de los accionistas. Mas la Compafiia Soult Sea qued6 con
bastante fuerza vital para dar cumplimiento al contrato
espafiol de negros, y hun para acometer, A la sombra de
ese contrato, un comercio ilicito con la America Espafiola.
Jamaica se convirti6 en un inmenso centro de operaciones
contrabandistas; y mientras aquella Compaflia abastecia de
negros y otras mercancias a las colonies espaflolas, la
Compafiia Africana y otros tratantes se ocupaban en enviar
negros A las colonies inglesas, donde al fin obtuvieron in-
greso en gran ndmero h pesar de la primera resistencia de
los colonos. De esta suerte lleg6 a suceder que el trAfico,
en que durante los primeros aflos no tuvo Inglaterra tanta
participation como Portugal, Holanda y Francia, creci6
de tal modo bajo la bandera inglesa, que ya despues del
asiento fu6 gradualmente aumenthndose, hasta el extreme
de suponerse que la mitad, algunos dicen los dos tercios de
los esclavos traidos a Am6rica, vinieron bajo aquel mismo
pabellon, que despues ha perseguido incesantemente la
trata.
En la costa de Africa se adquirian los negros entire dis-
tintas classes. Habia delincuentes condenados a la esclavitud,
6 multados en una cantidad que no podian satisfacer, y para









61
cuyo pago se les vendia. Tambien eran vendidos los deu
dores insolventes, aunque rara vez se permitia trasportarlos
fuera delpais. Padres desnaturalizados solian igualmente,
por obtener un pequeflo lucro, condenar A perp6tua es-
clavitud A sus desgraciados hijos. Los campesinos igno-
rantes 6 d6biles eran asimismo plagiados, llevados & la
costa y pueAtos alli en venta. Pero el gran reclutamiento
de esclavos se hacia entire los prisioneros de guerra, 6 en el
inmenso ndmero de los que nacian en estado de esclavitud.
El despotismo, la supersticion y las costumbres de Africa
han multiplicado extraordinariamente la clase de los infieles
sometidos a perp6tua servidumbre; y lo peor de todo es, que
la facilidad de vender A los esclavos, ha contribuido muy
poderosamente a fomentar en aquellas barbaras regions
una institution tan contraria A la ley natural.
Algo dir6 de los horrores de la navegacion. Pequefios
buques de doscientas toneladas 6 poco mas, eran los desti-
nados al trhfico, porque ficilmente podian entrar en las
bahias y rios de la costa, y una vez obtenido el cargamento,
escapar apresuradamente del mortifero clima del Africa
occidental. En embarcaciones de ese tamafio se colocaban
quinientos negros 6 mas, por much quenos parezca extralo
que tantos hombres vivieran por largos dias bajo el tr6-
pico, en tan reducida localidad. La desigualdad de fuerzas
entire latripulacion y el cargamento exigi6 el uso de esposas,
y ademis se ataban unas con otras las manos y piernas de
los negros mis faertes La avaricia del tratante le hacia
adoptar algunas medidas con objeto de asegurar la vida de
los esclavos; pero la muerte cubria siempre con sus espan-
tosas alas la embarcacion negrera. Los negros que venian
del interior de la costa, muy escasamente alimentados
durante el camino, durmiendo sobre la tierra hdmeda, sin









62
abrigo contra la inclemencia, y llegando a la orilla del mar
en estaciones enfermizas, traian consigo el g6rmen de do-
lencias que se desarrollaban en breve con la reunion de
tantas criaturas en buque de tan cortas dimensions. En
muchos casos perecieron durante el viaje la mitad, y hun
se dice que en algunos las dos terceras parties de los negros.
Por termino medio se fija la p6rdida total en nn catorce 6
quince por ciento, computindose ademas en un cuatro y
medio por ciento las defunciones ocurridas en las costas de
las Indias occidentales. Este cdculo es depor si horrible;
pero no hay horror ni angustia comparable t la que produce
la idea de un barco negrero atestado de esclavos, pr6ximo
& sucumbir y ya desmantelado, bajo una tempestad en alta
mar, 6 sufriendo las penalidades de un viaje prolongado,
con falta de alimentos y de agua potable.
No era possible que la civilizacion de los gobiernos de
Europa tolerase por mas tiempo semejante trhfico. Tres
siglos habia durado bajo la protection y favor de las prin-
cipales naciones. Tiempo era ya de poner coto a tantos abu-
sos por un lado, a tantos infortunios por el otro, y pronto
vamos a ver todo lo que hizo para extiparlos la noble y mag-
nhnima nacion que mas eficazmente habia coadyuvado a
su creation.

















CAPITULO V.



ABOLICION DE LA TRATA.
*





Aunque el sentimiento moral del hombre se hallaba
viciado y corrompido en los tres 6ltimos siglos, hasta el
extreme de no ver en el trhfico de Africa sino una especu-
lacion licita, hasta-el extreme de considerar que el negro
obtenia grandes ventajas de que se le arrancase de su suelo,
natal, para trasportark en clase de esclavo a e.trafias re-
giones, no faltaron animos generosos que comprendiesen
la iniquidad de la trata y denunciasen sus rigores y cruel-
dades.
La Iglesia cat6lica fu6 la primera que pronunci6 su jui-
cio sobre esto, segun resoluciones de cuya fecha hare mB-
rito en breve. Entre los ingleses, Ricardo Baxen en 1673, y
en el siglo xvni Johnson, Warburton, Roberston, Paley
y otros, protestaron altamente contra la trata; de tal suerte,
que la opinion abolicionista, si no tenia gran n6mero de
partidarios, habia adquirido al m6nos cierto grado de res-
petabilidad, que se aument6 y consolid6 en 1M72 con la
decision recaida en el pleito del negro Somerset. El tribu-









64
nal resolvi6 que la ley inglesa no reconocia el estado de
servidumbre en Inglaterra; y para apreciar la importancia
de este fallo, es precise recorder que las sentencias judicia-
les en esa nacion no s61o forman jurisprudencia, sino que
constituyen el cuerpo del derecho comun, que rige y se
observa donde en contrario no existe un estatuto 6 ley
votada por el Parlamento en ambas Camaras y sancionada
por la Corona. Pero todo se estrellaba contra la creencia
general de que la trata era necesaria 6 indispensable para
la existencia de las colonies.
Toca & Dinamarca la gloria de haber sido la primer na-
cion que adopt medidas eficaces contra la trata, pues
en 1792 aboli6 el trafico en el extranjero, prohibiendo la
importacion de esclavos en sus colonies desde 1804.
Cuando lleg6 la hora de la expiacion para Inglaterra,
cuando despues de una guerra desastrosa tuvo que reco-
nocer la independencia de trece colonies, el Congreso
americano se apresur6 h prohibir la compra de esclavos
traidos de Africa. Virginia, Pensilvania y la Nueva Ingla-
terra prohibieron por su parte corn several penas el co-
mercio de esclavos en el extranjero y la importacion en sus
respectivos territories; y ademAs el Congreso federal, en
ley de 22 de Marzo de 1794, prohibit asimismo dicho co-
mercio en el extranjero, y la importacion de esclavos en
todos los Estados Unidos desde el 1." de Enero de 1808,
bajo penas que por leyes ulteriores se han ido agravando,
hasta haberse sefialado y una vez ejecutado la de muerte
contra semejante delito, que legalmente esta alli calificado
de pirateria.
Cabe f Inglaterra el tercer lugar en el 6rden de fechas,
aunque indudablemente el primero por sus esfuerzos, te-
son y energia en la supresion del trafico. En 1776 mister









65
Harkley habia propuesto en el Parlamento una resolution
condenatoria de la trata; pero breve y facilmente fu6 de-
sestimada. En 1787 se form un comit6 privado, para pre-
parar la opinion piblica en favor de la abolicion, figurando
entire sus nombres los de Wilberforce y Clarkson. Muy
pronto se lograron muchas conversiones, siendo las mas
importantes las de Burke, Fox, Pitt y Lord Grenville. En 9
de Mayo de 1788, Mr. Pit present una mocion en que se
fijaba la session del Parlamento en el siguiente afo para
considerar la material del trafico de esclavos; pero no sa-
tisfaciendo esto I los mas ardientes abolicionistas, y des-
pues de varias tentativas indtiles, al fin se consigui6
una ley que limitaba el nimero de negros de un carga-
mento & lo que proporcionalmente correspondiese segun
sus toneladas. Primer acto director del Parlamento contra el
comercio de esclavos.
En 18 de Abril de 1791, Mr. Wilberforce present una
mocion para prohibir la future importacion de esclavos en
las colonies brithnicas. La mocion se perdi6, pero ofreci6
el singular espectaculo de que Mr. Grosvernor, orador
opuesto A la media, despues de reconocer que la trata
nada tenia de recomendable en lo moral, afiadi6 que no
daria satisfaccion A sus sentimientos humanitarios A ex-
pensas de los intereses de la patria, y que debia aconse-
jarse A todos que no se detuvieran a indagar con much
curiosidad las desagradables circunstancias inherentes al
trafico: frases que en un pais libre 6 ilustrado forzosamente
habian de producer mal efecto, aun el 1791, y frases que
todavia se repiten, en 1865, aunque no en alta voz, entire
nosotros. Mr. Wilberforce no se desanim6. Seis veces volvi6
A presentar el mismo bill, y especialmente desde 1794, 61
y sus amigos jams desperdiciaron una oportunidad de
5










discutir la question; pero todo fu6 en vano. Los horrores
de la insurreccion general de los negros de Haiti en 1793,
y los excess de la revolution francesa, se unian A la con-
sideracion de la conveniencia de las colonies para alejar
toda idea de cualquiera innovacion.
Estaba reservada A los miembros de la administration
de Mr. Fox la gloria de la final abolicion.-En 1804, los
esfuerzos de Mr. Wilberforce habian alcanzado que la CA-
mara Baja aprobase su famoso bill; pero la de los Pares lo
desech6. El siguiente aio la misma COmara Baja se pro-
nunci6 contra esa propia media. Pero en*1806, se aproba-
ron dos bills, que tendian A restringir la trata. Mr. Fox
falleci6 en Octubre de 1806, diciendo en los iltimos mo-
mentos de su vida, que su mis ardiente deseo era la com-
pleta prohibicion del trafico. En 2 de Enero de 1807, Lord
Grenville, miembro de aquella administration, introdujo
en la Chmara de los Pares un bill para la abolicion, y no
sin gran trabajo para el ministerio y sus amigos, qued6
votado por ambas Chmaras. Hubo todavia recelos de que
la Corona, opuesta A toda clase de novedades, crease un
conflict rechazando el bill; pero 6ste obtuvo, en fin, la
sancion de Jorge III en 22 del siguiente Marzo. Dict&ronse
despues otras varias leyes sobre el particular, y todas se
hallan reunidas y compendiadas en la fechada en 25 de
Junio de 1824. Desde aquel c6lebre dia, 22 de Marzo de 1807,
desaperecieron en Inglaterra toda vacilacion 6 incerti-
dumbre. La Gran Bretafia, hasta ent6nces tan protectora
del trffico, se convirti6 en la mas ardiente defensora de las
doctrinas que lo condenaban.
Veamos lo que para propagarlas hizo el gobierno ingl6s.
-Principiar6 por Espafia. Nada habia intentado Inglaterra
respect de Espafia, Antes de 1814. Mas en este afo, el mi-










nistro britinico en Madrid, Sir Henry Wellesley, lamado
despues Lord Cowley, abri6 negociaciones con el Gobierno
espafol. Intentaba aqu6l que Espafa prohibiese a sus sib-
ditos la trata en general, y la importacion de esclavos en
sus colonies; pero el duque de San Cfrlos hizo present
que cuando la Gran Bretafa aboli6 el trhfico, la proporcion
de negros y blancos en las colonies inglesas era de veinte
a uno ; al paso que en las espafiolas no habia mhs negros
que blancos, afiadiendo que Inglaterra habia tenido tiempo
de prepararse para el cambio, desde que en 1794 se dieron
los primeros pasos con ese objeto. Lo inico, pues, que se
consigui6 por ent6nces de Espafa, fu6 que 6sta prohibiera
a sus sAbditos el comercio de esclavos en otras posesiones
que no fuesen las colonies espafiolas; todo acompafiado de
la manifestation de que Espafia participaba por complete
de los sentimientos de humanidad que animaban al rey de
la Gran Bretafia, respect de ese trafico inhuman 6 in-
justo, y ofreciendo adoptar medidas que hiciesen eficaces
esos sentimientos.-En consecuencia se ajust6 y firm el
tratado de Madrid de 5 de Julio de 1814.
Poco despues, en 15 de Febrero de 1815, el Congreso de
Viena declare que la trata de Africa era incompatible con
los principios de humanidad y de moral universal; y Es-
pafia, una de las naciones alli representadas, fu6 tambien
una de las signatarias de la declaratoria, si bien junto con
Francia y Portugal, .resisti6 la adoption de las medidas
que la Inglaterra proponia para la abolicion inmediata, 6
para el sefialamiento de un corto t6rmino. Dej6se, pues, al
arbitrio de las naciones europeas, el determinar el period
en que en sus respectivos territories debia concluir el tra-
fico. En consecuencia, la Inglaterra comenz6 sobre ello
nuevas negociaciones con el Gabinete espafiol, y el resul-








68
tado fu6 el tratado de 22 de Setiembre de 1817, en que Es-
pafia se oblig6 h abolir inmediatamente la trata de esclavos
al norte del Ecuador, prometiendo abolirlo tambien al sur
desde 1820, mediante la indemnizacion de 400.000 libras
esterlinas. El tratado contiene asimismo la concession
del derecho de visit qne pedia la Inglaterra, como igual-
mente la estipulacion de que se establecerian dos comisio-
nes mistas, una en territorio espafiol y otra en el ingl6s.
-iQu6 contrast tan notable ofrece este tratado de 22 de
Setiembre de 1817, con el cl6ebre asiento de 1713! La In-
glaterra, que segun dijeron dos de sus mis grandes ora-
dores en el Parlamento britinico, habia exigido como ainico
precio de Ramillyes y de Blenheim una participation en
el maldito trafico de esclavos, venia al cabo de un siglo f
subvencionar A Espafia, la misma potencia de quien ar-
ranc6 aquella concession, para que coadyuvase a la extir-
pacion del trafico!
En cumplimiento de estos compromises, la Real c6dula
4e 19 de Diciembre de 1817, prohibit desde luego a los es-
pafoles comprar esclavos en la costa de Africa al norte del
Ecuador, haciendo extensive esa prohibicion desde 30 de
Mayo de 1820, h comprarlos al sur del Ecuador, y previ-
niendo que los que licitamente se adquiriesen hasta esta
iltima fecha, no se trasportaran sino al respect de cinco
negros por cada dos toneladas del buque. Asi es cierta-
mente c6mo debe leerse el articulo 4.0 de dicha Real c6-
dula, a pesar de su oscuridad, pues esta queda suficiente-
mente corregida con el tenor del siguiente articulo 5.
Consider6se suficiente este tratado, porque no compren-
dia la estipulacion de que los cruceros ingleses pudiesen
detener a barcos que sin haber recibido ya el cargamento
de esclavos, estuviesen equipados para el trafico.-Este



I










florecia tanto como fntes, y con mayores crueldades, por
la necesidad de eludir la vigilancia de los cruceros. Por tal
motivo, cinco afos despues se convino en un artiqulo adi-
cional, no empero para la detencion de buques equipados
con destino A la trata, sino para el apresamiento de aque-
Ulos en que se encontrasen vestigios 6 pruebas innegables
de que & su bordo habia habido negros. Parece, sin em-
bargo, que este articulo adicional no fu6 oportunamente
comunicado a las autoridades de Cuba, lo cual di6 occasion
t algunas dificultades; pero & los cuatro afios se hizo al fin
la comunicacion celebrAndose ademhs un nuevo tratado
entire Inglaterra y Espafia en 28 de Junio de 1825, en que
se confirmaba el anterior.-Por siplicas del gobierno in-
gl8s, se enviaron tambien Reales 6rdenes A Cuba en 2 de
Enero de 1826, 4 de Marzo y 2 de Agosto de 1830, 12 de
Abril de 1832 y 2 de Noviembre de 1838, previniendo la fiel
observancia de los tratados y de las leyes relatives & la su-
presion del trafico.-Mas el trafico no cesaba. Seguri datos
ingleses, de 1823 a 1832, salieron del puerto de la Babana
para la costa de Africa 325 barcos negreros, de los cuales
volvieron 236 con mfs de 100.000 negros. De los 89 restan-
tes, unos pocos fueron apresados por cruceros ingleses, y
los demAs perecieron con cargamento 6 sin 81. En 1832, los
comisarios ingleses de Sierra Leona, manifestaron que la
trata por Espafia era ent6nces tan active como en otra
cualquiera 6poca, y que en su entender s61o podria supri-
mirse, adoptfndose un articulo referente a barcos equipa-
dos para el ilicito trafico.-En 1833 dijeron que los espa-
fioles se hallaban mas empefiados en el comercio de esclavos
que otra nacion cualquiera. Al siguiente afo afiadieron
que el Anico medio de hacer ineficaces la pericia y expe-
riencia de los negreros espafioles, consistia en la adoption










de aquel articulo; y esto venia afio tras afio repiti6nd6se.
Empero, despues de la muerte de Fernando VII, la Gran
Bretafialogr6 en un nuevo tratado esa concession que tanto
apetecia.-El ministry ingles, Mr. Villiers, tuvo que en-
tenderse con el Sr. Martinez de la Rosa, personaje politico
que, aunque desgraciado como hombre de Estado, poseia
una inteligencia muy elevada, nobles sentimientos y una
integridad jams desmentida. Habia sin embargo que lu-
char con inmensas dificultades, provenientes unas del es-
tado de la nacion por aquella 6poca, y otras de los grandes
intereses comprometidos en el trifico en Cuba. Asi es que
s6lo al cabo de 18 meses de negociaciones, se firm el tra-
tado en que, obteniendo el gobierno espaniol el apoyo del
ingles en la guerra emprendida por el ex-infante D. Car-
los, se estipulaban el apresamiento de barcos equipados
para el trrfico, el castigo de armadores, capitanes y sobre-
cargos, la destruction del buque, la entrega de los negros
encontrados bordo A las autoridades britanicas, y por
iltimo la extension de los limits geogrAficos para el de-
recho de visit.
Antes de ese tratado, los cruceros ingleses no apresaron
por t6rmino medio, sino seis buques espafioles por afo.
Pocos meses despues, ya se habian apresado dos buques que
tenian A bordo 35.000 pesos para la compra de esclavos, y
habia ademhs en Sierra Leona 19 barcos espafoles apresa-
dos segun el nuevo tratado. Pero no por esto disminuy6 el
trdfico: antes bien, mientras mas era perseguido, mhs se
fomentaba y prosperaba. El gobierno brithnico crey6 y
sostuvo despues de ese desengafio, que el inico medio de
impedir la trata era que se declarase pirAtica por Espafia
y otras naciones; pero b ello jams se prest6 el Gabinete
espafiol.










L6jos de eso, la ley de 2 de Marzo de 1845, al seialar pe-
nas contra los infractores de la prohibicion de la trata, las
determine tan leves 6 insignificantes contra los armadores
y las autoridades que favorezcan el ilicito comercio que
no parece sino que est& invitando a que 6ste continue. Mas
adelante tendr6 occasion de explicarme con mayor exten-
sion acerca de esto.-Veamos mientras tanto c6mo abolie-
ron el trhfico la Francia y otras naciones.
0 Apenas habian terminado las guerras con el imperio
francs, la Gran Bretafa y el nuevo gobierno de Francia,
por un articulo idicional del tratado de Paris de 30 de Mayo
de 1814, convinieron en unir sus esfuerzos para que el pr6-
ximo Congreso que debia celebrarse aboliese la trata como
contraria & los principios de justicia natural y f la ilustra-
cion del siglo. Pero el Congreso de Viena, en vez de abolir
la trata, se limit6 h denunciarla en 15 de Febrero de 1815,
como opuesta a los principios de humanidad y de moral
universal, reservando A cada nacion la libertad de determi-
nar la 6poca de la cesacion del trrfico. Francia fu6 una de
las primeras signatarias de la declaratoria que mis se opu-
sieron A la inmediata abolicion y al sefialamiento de un
corto t6rmino para ella, alegando, junto con Espafia, que
Inglaterra durante las guerras anteriores habia abaste-
cido de esclavos superabundantemente h sus colonies.
Mas, despues de todo, el rey Luis XVIII tuvo que resolver
la question en sentido favorable a las miras de la Gran
Bretafia.
A su regreso de la isla de Elba, Napoleon habia abolido
la trata; y Luis XVIII, al recuperar el trono, encontr6 ya es-
tablecido ese hecho. Probablemente se pens6 6 se dese6
dejar sin efecto legal esa media; pero luego hubo de esti-
marse doloroso y perjudicial revocarla. Asi pues, por mis








72
que se considerase nociva A las colonies, el rey tuvo que
sancionar la prohibicion dictada por el emperador. Parece
con todo que fu6 por much tiempo ilusoria, no s61o por
razon del inter6s colonial, sino tambien porque el espiritu
piblico en Francia se hallaba muy predispuesto contra los
africanos con motivo de los horrores de Santo Domingo. No
era fhcil por consiguiente que la generalidad de los france-
ses admitiese de un modo incontrovertible la inmoralidad
de la trata: sobre todo cuando en primer linea figuraba *
denunciando esa inmoralidad, la odiosa rival de Francia, la
que en mas de una guerra maritima 6 terrSstre habia arre-
batado la victoria de las manos del soldado francs.
No se extrafark, pues, que la Francia, que durante la
guerra, 6 por veinte afos al m6nos, no habia hecho el trh-
fico, comenzase de nuevo A hacerlo sin obsthculos verda-
deros por parte del gobierno. La trata prosper y floreci6
desde ent6nces, comprometi6ndose en ella nuevos capitals
y poderosos intereses, y equiphndose abiertamente bajeles
con ese destino en los puertos de Francia. De una comuni.
cacion escrita por un official ingl6s, se deduce que en Octubre
de 1830 se abordaron en la mar cinco buques franceses
con 1.622 esclavos, y que en Noviembre habia diez buques
con esa bandera en el rio Calabar para embarcar negros.
De estos Altimos no fu6 possible detener a ninguno, porque
el tratado con Francia no permitia abordar ninguna nave
protegida con el pabellon francs.
Crey6se por tanto indispensable solicitar el derecho de
visit, y la monarquia de Julio, mAs liberal que la rama
primog6nita de Borbon, no ofreci6 para ello tantos obs-
thculos como 6sta. En 4 de Marzo de 1831 se dict6 una ley
que hacia punibles el trrfico y todo preparativo y compli-
cidad con l6; y en el mismo afo Lord Grenville obtuvo de










Mr. Sebastiani una convention en que se estipul6 el mfituo
derecho de visit. Pronto se advirti6 sin embargo que esto
no bastaba, porque el tratado no contenia autorizacion para
apresar los barcos preparados 6 equipados para el trafico, ni
disponia tampoco la perentoria destruction del buque que
fuese declarado buena presa. Y esto iltimo era tanto mAs
necesario, cuanto que esos buques por lo general volvian h
ser comprados en cortas sumas por los anteriores propieta-
- rios, ya porque nadie queria hacerles competencia al tiempo
de la venta en almoneda, y ya porque la estructura especial
de la mayor pare de esos barcos no los hacia apetecibles
sino para el trafico.
Obtuvier6nse al fin una y otra concession en 1833, en un
tratado firmado por Mr. Broglie y Lord Grenville, en el cual
ambas naciones se comprometieron ademhs & emplear los
mayores esfuerzos, y A ayudarse mutfamente para conse-
guir que todas las demas potencias maritimas accedieran
en esos mismos t6rminos h iguales convenciones.
Dirigi6ronse, pues, ambos gobiernos & las demas poten-
cias maritimas con la indicada pretension. Holanda, Suecia
y Austria no dieron contestacion alguna. Sin embargo,
Holanda, en los decretos de 15 de Junio y 13 de Agosto
de 1815, habia anteriormente prohibido latrata y la impor-
tacion de esclavos en sus colonies. Suecia habia aceptado
la cesion de la isla de Guadalupe, con la condition de pro-
hibir la introduction de siervos en todas sus posesiones.
Estas dos naciones tenian tambien tratados sobre la aboli-
cion con Inglaterra, en los cuales se hallaban estipulados
el establecimiento de comisiones mistas y el articulo de
equipos. Y en cuanto & Austria, una de las potencias
signatarias de la denuncia de la trata en 1815, habia publi-
cado en 1826 un decreto, dando libertad a todo esclavo que










tocase el suelo austriaco, y haciendo altamente punible el
participio director 6 indirecto en el trrfico.
Eludieron una respuesta terminante Rusia, Prusia y
Nap61es, manifestando que no tenian comercio 6 buques
que navegasen en las aguas en que se hacia la trata.
Dinamarca, que desde 1792 dict6 su primer edicto contra
la trata, accedi6 en 27 de Julio de 1834 & las convenciones
de Francia 6 Inglaterra. Tambien Cerdefia accedi6 & ellas
en tratado de 8 de Agosto de 1834; y como uno de los arti-
culos de 6ste estipulaba que los buques sardos apresados
habian de conducirse & G6nova, lo cual ofreecia el inconve-
niente de prolongar la navegacion, aumentando los sufri-
mientos y las defunciones de los negros, se convino en ar-
ticulo adicional de Diciembre delmismo afio, en que dichos
barcos se llevasen al puerto & que en semejantes circuns-
tancias hubieran de ser conducidos los buques ingleses 6
franceses.
Portugal en 1810 habia estipulado con Inglaterra que
prohibiria la trata en todas sus posesiones, menos en las
que tenia en Africa al sur del Ecuador, que eran cabalmente
las que mhs abastecian los mercados de esclavos. En nuevos
tratados de 21 y 22 de Enero de 1815, mediante una inden-
nizacion pecuniaria, prohibi6 a sus sfbditos el expresado
trafico en la costa occidental de A frica al norte del Ecuador,
concediendo el derecho de visit y el establecimiento de
una comision mista, comprometi6ndose solemnemente h asi-
milar su legislation sobre la material, tanto como le fuese
possible, a la legislation inglesa, y reservAndose la trata al
sur del Ecuador con el Anico objeto de abastecer de esclavos
a sus posesiones trasatlAnticas: de suerte, que cuando reco-
noci6 la independencia del Brasil, de hecho debieron consi-
derarse bastantes aquellos tratados, para que se estimara ill-










cito el trAfico, tanto al sur como al norte del Ecuador, puesto
que ya no quedaban A Portugal posesiones trasatlhnticas.
AdemAs, en 1826 el gobierno portugu6s, en otra convention
con la Gran Bretafia, reconoci6 que habia llegado el mo-
mento de poner coto para siempre la inhumana trata, obli-
ghndose a entrar en tratados mks eficaces para destruirla.
Pero a pesar de todo esto, cuando recibi6 la comunicacion
de Lord Palmerston sobre las convenciones de Francia 6
Inglaterra, el gobierno de Portugal procur6 eludir una
contestacion direct.
El Brasil, quehabia sido y era uno de los mayores mer-
cados de esclavos, mostr6 deseos de abolir el trafico, m6nos
por consideraciones de humanidad, que por la 6bvia poli-
tica de no aumentar la inmigracion africana. Y como dicho
tr~fico s61o se hacia alli bajo la bandera portuguesa, que
por otra parte se facilitaba A todo el que la solicitara, el
gobierno del Brasil contest A Lord Palmerston, que tan
pronto como cesara la trata por Portugal, no la habria en-
tre Africa y el Brasil.
Por filtimo, los Estados-Unidos, que esponthneamente
habian declarado pirateria el trafico, evadieron asimismo
una respuesta favorable. Lord Palmerston insisti6 procu-
rando desvanecer las objeciones formuladas; pero el go-
bierno de Washington contest definitivamente que con
ningunas condiciones y de ninguna manera entraria en el
tratado que se pretendia. No se olvide que entire otras co-
sas se solicitaba el derecho de visit que, hun ejercido por
Inglaterra como beligerante, habia sido una de las prin-
cipales causes de la guerra de 1812; lo cual explica la
energica resistencia de los Estados-Unidos h las indicadas
convenciones.
H6 aqui, pues, los adelantos que para la abolicion del










trifico se habian logrado hasta 1834, a impulses y por
virtud de las gestiones de la nacion protestante mhs ilus-
trada y poderosa. Veamos ahora lo que con el propio
objeto hizo el catolicismo.
La Iglesia cat6lica no omiti6 alzar su voz en condenacion
de la trata; Antes bien, ain no habia principiado todavia
la importacion de esclavos en America, ain no estaba to-
davia descubierta la Am6rica, cuando ya la Santa Sede
encontr6 justos motives de censura en el comercio de es-
clavos, que los purtugueses hacian en Africa. Pio II, en le-
tras Apost6licas de 7de Octubre de 1472 afobispo de Rubo,
reprendi6 severamente la conduct de los cristianos que
reducian A esclavitud A los ne6fitos de aquellas regions.
Paulo III, por letras Apost6licas de 20 de Mayo de 1537, y
de 10 de Junio del mismo afio, conden6 A los europeos que
esclavizasen A los indios 6 a otra cualquiera clase de hom-
bres. Urbano VIII, en 22 de Abril de 1639, reconvino igual-
mente A los que se atrevian A reducir A la esclavitud A los
habitantes de la India occidental 6 meridional, venderlos,
comprarlos, cambiarlos, regalarlos, separarlos de sus mu-
jeres y de sus hijos, despojarlos de sus bienes, llevarlos 6
enviarlos & reinos extranjeros, y privarlos de cualquier
modo de su libertad, retenerlos en la servidumbre, 6 bien
prestar auxilio y favor A los que tales cosas hacian bajo
cualquier causa 6 pretexto, 6 predicar 6 ensefar que esto
era licito, y por 6ltimo cooperar a ello de cualquier modo.
Benedicto XIV confirm despues, y renov6 estas pres-
cripciones por nuevas letras Apost6licas, A los obispos del
Brasil y otros, en 20 de Diciembre de 1741, excitando con
el mismo objeto la solicitud de dichos obispos. Pio VII,
animado del propio espiritu de caridad y religion que sus
antecesores, interpuso con celo sus buenos oficios cerca










de los hombres poderosos, para hacer que cesase entera-
mente el trafico de los negros entire los cristianos. Y el
para Gregorio XVI, en 3 de Noviembre de 1839, recordando
los beneficios que la predicacion de la ley evang6lica di6
a la causa de la libertad en Europa, dijo que (a pesar de
ello, todavia se vieron hombres, hun entire los cristianos,
que vergonzosamente cegados por el deseo de una ganan-
cia s6rdida, no vacilaron en reducir a la esclavitud, en
tierras remotas, a los indios, a los negros y h otras des-
venturadas razas, 6 en ayudar A tan indigna maldad,
instituyendo y organizando el trafico de esos desgraciados
a quienes otros habian cargado de cadenas.) Refiri6 en
seguida de qu6 manera conduct de semejantes hombres, como contraria A su sal-
vacion y degradante para el nombre cristiano, muchos
Pontifices romanos, y especialmente Paulo III, Urbano VIII,
Benedicto XIV, Pio II y Pio VII.) Expres6 despues que si
el trafico de los negros ha sido abolido en parte, merced a
la ayuda de Dios y h la solicitud de sus antecesores en de-
fender A los indios y otros pueblos, todavia se ejercia por
un gran numero de cristianos.
qPor esta causa-afiadi6,-deseando borrar semejante
oprobio de todas las comarcas cristianas, despues de haber
conferenciado, con todo detenimiento, con muchos de
nuestros venerables hermanos, los cardenales de la Santa
Iglesia Romana reunidos en consistorio, y siguiendo las
huellas de nuestros predecesores, en virtud de la autoridad
apost61ica, advertimos y amonestamos, con la fuerza del
Sefor, a todos los cristianos de cualquiera clase y condi-
cion que fuesen, y les prohibimos que ninguno sea osado
en adelante A molestar injustamente A los indios, A los ne-
gros 6 h otros hombres, sean los que fueren, despojarlos










de sus bienes 6 reducirlos & la esclavitud, ni A prestar
ayuda 6 favor a los que se dedican a semejantes excess,
6 & ejercer un trifico tan inhuman por el cual los negros,
como si no fuesen hombres, sino verdaderos 6 impuros
animals, reducidos como ellos & la servidumbre, sin nin-
guna distinction, y contra las leyes de la justicia y de la
humanidad, son comprados, vendidos y dedicados a los
trabajos mds duros, con cuyo motivo se excitan desave-
nencias, y se fomentan continues guerras en aquellos
pueblos por el celo de la ganancia propuesta h los raptores
de negros.) *
Y concluy,6 diciendo: ((Por esta razon, y en virtud de la
autoridad apost6lica, reprobamos todas las dichas cosas
como absolutamente indignas dek nombre cristiano, y en
virtud de la propia autoridad prohibimos enteramente, y
prevenimos & todos los eclesi6sticos y legos, el que se atre-
van A sostener como cosa permitida el trafico de negros,
bajo ningun pretexto ni causa, 6 bien predicar y ensefar
en p-iblico ni en secret, ninguna cosa que sea contraria
tlo que se previene en estas letras apost6licas.)
Y todas estas censuras y recriminaciones no estaban li-
mitadas & los documents en que se invocaba la autoridad
de que los Sumos Pontifices esthn revestidos. Tanto los
Papas como los sacerdotes cat6licos, y como los buenos
cristianos, sostuvieron siempre esos mismos principios, no
s6lo de palabra 6 por escrito, sino tambien en sus propias
obras. La historic enaltece el nombre de Fr. Bartolom6 de
las Casas, por los servicios que prest6 & la causa de la
libertad en la persona de los indios; pero la historic, como
obra humana, ha cometido el error 6 la injusticia de rele-
gar al olvido los nombres de muchos cat6licos, que quizas
prestaron mayores servicios. SAbese, sin embargo, que a










fines del siglo xvi, el Padre Alonso de Sandoval dedic6 toda
su vida al alivio de los esclavos africanos en America. Sa-
bese que su discipulo el bienaventurado Pedro Claver,
llamado el Ap6stol de los negros, mereci6 este nombre por
si celo, sus sacrificios, su complete abnegacion en favor
de esas miserables criaturas 'durante un largo period,
desde 1615 A 1650. SAbese que el jesuita espafiol Avendano
y el consejero de Indias Antunez, condenaron el comercio
de esclavos como violacion de los mhs sagrados derechos
de la naturaleza, hun Antes de que los partidarios de otras
creencias religiosas descubriesen los justos fundamentos
de semejante doctrine. Sabese, por iltimo, que hasta el
mismo Papa Leon X, en quien el protestantismo s6lo ve al
hombre ilustrado, protector de las artes liberals, declare
enfAticamente que no s61o la religion cristiana, sino la
naturaleza misma, alzan su voz contra el estado de escla-
vitud.
No esta de moda citar A la Iglesia cat6lica en lo que tenga
conexion con la libertad natural 6 la libertad political del
hombre; pero no es possible borrar de la historic los datos
que 6sta se ve en el caso de presentarnos, para apreciar los
medios que en todos sentidos han facilitado el progress de
la humanidad; entire los cuales resaltan en primera linea
el influjo y los esfuerzos del catolicismo. Dice Balmes, que
la filosofia, ocupada en comentar las doctrinas de Platon y
de Arist6teles, no se hubiera quizIs resistido much A que
renaciese para los paises conquistados la degradante teoria
de las razas nacidas para la esclavitud; pero de todos mo-
dos, es precise convenir en que la filosofia por si sola, sin
auxilio de la ensefianza evang6lica, poco 6 nada hubiera
podido hacer para reprimir la esclavitud. Grandioso es el
espectaculo que ofrece un Pontifice romano, condenando










hace cerca de cuatro siglos lo que la civilizacion y cultural
de Europa viene A condenar ahora. El catolicismo fu6 la
causa principal de la extirpacion de la esclavitud en Eu-
ropa. Esta es una verdad innegable por todos reconocida.
Pero no es m6nos cierto que el mismo-catolicismo ha tenido
una parte muy important, quiza la mas efizaz, en prepa-
rar la opinion del mundo civilizado para la abolicion de la
trata de Africa, por mas que aparentemente result que las
primeras medidas encaminadas h obtener esa abolicion
hayan sido adoptadas por naciones protestantes.
*
















CAPITULO VI.



DE LA EMANCIPACION DE ESCLAVOS.

*




No habia ya en la Cristiandad nacion civilizada, en cuyos
dominios pudieran importarse legalmente esclavos africa-
nos. Hay, empero, medidas que para hacerse efectivas re-
quieren estar apoyadas en la opinion de los pueblos. Si no
es asi, el s6rdido interns se pone en conflict con las dis-
posiciones de los gobiernos; y aunque algunos individues
acaten la ley, la gran mayoria no duda violar sus preceptos,
creyendo. no ser ilicita la infraccion de una prescripcion
que en el sentir general esth desprestigiada. H6 aqui la
explicacion del contrabando y de todos los fraudes perpe-
trados contra el fisco, 6un por personas que aspiran a me-
recer el titulo de respetables y honradas: h6 aqui lo que
aconteci6 respect de la prohibicion de la trata.
El efecto inmediato de dicha prohibicion fu6 retraer de
aquel comercio a los hombres de buena fe, fieles observa-
dores de la ley, quedando el campo, libre de competencia,
a merced de los m6nos escrupulosos, quienes por acrecen-
tar sus ganancias 6 por disminuir la posibilidad de p6rdi-
6








82 *
das en una empresa ya riesgosa, acumularon en las em-
barcaciones destinadas al trafico, mayor nimero de negros
de los que antes se admitian en ellas, y disminuyeron la
aguada y provisions, ya para proporcionar mayor espacio,
ya para no infundir sospechas en el puerto de la expedicion
6 durante la travesia. El trifico gan6 en actividad, segun
palabras del Congreso de Verona, lo que perdi6 en exten-
sion, y tom6 un caracter mis odioso y horrible por la na-
turaleza de los medios que para continuarlos fu6 necesario
emplear. Sabido es que todo acto que ha sido licito, y des-
pues se declara infame, 6 adquiere las condiciones de pe-
ligroso, queda reducido a la esfera de accion de una clase
poco escrupulosa, y ha de ejecutarse precisamente en lo
sucesivo con circunstancias de mayor atrocidad.
Vanos habian sido los esfuerzos y los sacrificios de la In-
glaterra para suprimir totalmente la trata. Ni en el Con-
greso de Viena, ni en el de Verona, ni de otra manera
alguna quisp la Europa conceder colectivamente el derecho
de visit. Verdad es que algunas naciones lo otorgaron con
imhs 6 m6nos restricciones, pero otras eludieron la conce-
sion, y los Estados Unidos se resistieron abiertamente a
ello. Bastaba, pues, que no fuese unAnime ese acuerdo para
que no pudieran recogerse todos los frutos que se espera-
ban de dicha media, pues el mero hecho de que un barco
perseguido izase la bandera americana, i otra de cual-
quiera de las naciones no sometidas & la visit, era sufi-
ciente para abandonar la persecucion. Por otra parte, la
experiencia venia demostrando que la prohibicion jams
traeria consigo la total supresion del trafico.
En Inglaterra una clase muy respectable sostenia que era
precise purgar los crimenes de edades pasadas y borrar del
caracter national ingl6s una mancha repugnante: que era








0 83
precise convertir en hombres con derechos y responsabili-
dadest claras y conocidas, a 800.000 criaturas, a quienes la
ley s6lo consideraba como cosas. La. opinion abolicionista
no se habia dado por satisfecha con la prohibicion de la
trata, much m6nos cuando se vi6 el resultado material de
6sta. Form6se una Sociedad que tenia por objeto ostensi-
ble, no ya tan s61o la mitigacion de los males de la escla-
vitud, sino tambien la final emancipacion de los esclavos.
Tal vez el celo indiscreto de los miembros de esa Sociedad
los condujo h exageraciones que debian retardar el pro-
greso de la caua de la humanidad. En muchos hombres,
el amor al negro casi excluy6 el amor al blanco; y en me-
dio de la impaciencia que no daba tregua ni vagar para la
met6dica curacion de males inveterados, creados con la
participation direct de todas las naciones cultas y ocasio-
nados por el extravio del sentimiento moral del hombre,
se prorumpia en recriminaciones violentas, se proclamaba
una cruzada general contra los propietarios de siervos, y
por medio de publicaciones incendiarias y de otros modos,
se hacia h dichos propietarios una guerra sin piedad. Clro
es que esto excitaba en los duefios las pasiones contrarias,
sobre todo creyendo que sus enemigos intentaban provo-
car des6rdenes, muertes, conflagraciones, destruction y
ruina. Alarmabanse los colonos la mera indication de
que pudiera someterse A duda la existencia de un derecho
en que estribaban la riqueza privada y la riqueza pfiblica;
la seguridad individual, la honra, el reposo y la tranqui-
lidad de las families; en una palabra, los mAs sagrados
intereses del hombre. Y por supuesto, procuraban por su
parte hacer de palabra y obra todo el mal que podian a sus
adversaries.
Empefiada una cruda guerra entire ambas opinions,








84 *
todas las ventajas estaban de parte de los abolicionistas, y
no se hizo esperar por muy largo tiempo la derrota de los
colonos.--Crey6 el gobierno ingl6s que era llegado el
caso de hacer el Altimo, el supremo esfuerzo : la abolicion
de la esclavitud en todas sus colonies. Ya esta media se
habia ensayado, al parecer con buen 6xito en otras pose-
siones extranjeras, tocando a algunos de los Estados Uni-
dos la gloria de ser tambien los primeros en dar semejante
paso. Habian abolido en efecto la esclavitud en sus respec-
tivasjurisdicciones, Vermont en 1777; Pensylvania en 1780;
Massachusets el mismo aino; Connecticut gn 1784; Rhode
Island, el propio afo; New Hampshire, el propio aino; New
York, en 1799; y New Jersey, en 1804. El efecto de la abo-
licion no fu6 perjudicial en dichos Estados: antes al con-
trario, la poblacion, la industrial, el trafico, la instruction
popular, todps los elements, en fin, de prosperidad y
grandeza, experimentaron despues de esas fechas un no-
table aumento de que no hay ejemplo en la historic. Ver-
dad es que esto no podia atribuirse a la emancipacion de
lco esclavos, cuyo nimero fu6 siempre muy corto en los
Estados del Norte, y que no todos llegaron & disfrutar de
la libertad; porque como 6sta en algunos Estados no se
concedi6 instantinea sino gradualmente, various propieta-
rios fueron mientras tanto trasladando y vendiendo sus es-
clavos en los Estados del Sur. Pero en medio de todo apa-
recia el dato irrecusable de que en la America del Norte,
los esclavos habian sido emancipados por prescripcion le-
gal, sin que sufriese dafio la riqueza pdblica.
Tambien en las repiblicas Hispano-Americanas se habia
hecho efectiva la abolicion. El nAmero de esclavos se ha-
bia disminuido considerablemente con motive de las guer-
ras y trastornos que trajo consigo la independencia de esos











pauses; pero formalmente decretaron la emancipacion,
Buenos-Aires, en 1816; Colombia y Chile, en 1821; Bolivia,
en 1826; Perd, Guatemala y Montevideo, en 1828; y M6jico,
en 1829. Respecto de esas repdblicas, no se podia decir que
hubiesen adelantado despues de la emancipacion de los
esclavos, sino quiza retrocedido en el camino de la civili-
zacion y del progress. Juzghbase empero que la causa de
todo ello no consistia en la extincion de la servidumbre,
sino en la incapacidad de esos pueblos para gobernarse h si
propios, 6 en el fatal legado de rencillas y discordias pe-
rennes que sus padres les trasmitieron. De suerte que lo
alli acontecido, no se estimaba como precedent digno de
ser torado en consideration.
Con todo, el cambio se intent en Inglaterra de una ma-
nera que, si no fu6 esencialmente acertada, demuestra que
se quiso obrar con cautela y con prudencia. En 1823, mis-
ter Buxton propuso en el Parlamento una resolution con-
denatoria de la institution, y la enmienda que ofreci6 mis-
ter Canning con las mismas tendencies, obtuvo aprobaci~h
unhnime. Desde Julio de 1823, se comunic6 a las Legisla-
turas Coloniales una determination del Parlamento, en que
se llamaba la atencion de las mismas Legislaturas & las pe-
nalidades de los esclavos, previni6ndose la adoption de
medidas para concederles alivio, mejorar su estado moral
y prepararlos & la libertad. Todo esto fu6 recibido de una
manera muy desagradable por los propietarios, en algu-
nos casos con despreciativa negligencia, y en muchos con
clamores de resistencia, y {un con actos de violencia contra
los negros y aquellos de sus defensores que tuvieron la
imprudencia de excitar la c6lera de los colonos.-Era visto
por consiguiente, que en las colonies iba a encontrar viva
resistencia el prop6sito del Gobierno, cuyas prevenciones









86
se consideraron ridiculas 6 irrealizables, como emanadas
de personas que nada absolutamente entendian de lo
mismo que intentaban.
Este proceder de las colonies despert6 la mayor indig-
nacion en Inglaterra. Si las Legislaturas Coloniales hubie-
ran concedido al esclavo algunos derechos; si hubieran
mostrado alguna liberalidad, por corta que hubiese sido;
si hubieran introducido alguna mejora en el sistema, es
probable que el Gobierno brithnico no habria adoptado,
tan pronto como lo hizo, la media definiMva. Dictaronse
6rdenes, unas tras otras, condenando la obstinacion de los
colonos, y estos A su vez se mostraban mks y mis resenti-
dos. La consecuencia natural fu6 que el gobierno metro-
politano, mas fuerte y mks poderoso, obtuvo necesaria-
mente la victoria; pero-y sea dicho en honor del carActer
ingl6s-sin abusar de ella, y obrando todavia con una gran
moderacion.
En 1831, fueron emancipados los esclavos pertenecien-
tes las propiedades de la Corona.
En 18 de Mayo de 1833, diez aflos despues del primer
amago, Mr. Stanley present en el Parlamento el bill
de emancipacion general. Vot6se por la Chmara baja en 12
de Junio, y por la de los Pares en 25 del mismo, y recibi6
la sancion de la Corona en 28 de Agosto del propio afio.
Las clAusulas principles de este bill, fueron: 1.* conce-
der una indemnizacion de 20.000.000 de libras esterlinas &
los propietarios. 2. Desde 1.* de Agosto de 1834, los escla-
vos de 6 anos 6 de mayor edad pasarian al estado de apren-
dices operarios, dividi6ndose en tres classes. Una de opera-
rios rurales adscriptos al suelo, y obligados A trabajar por
seis afios. Otra de operarios rurales no adscriptos al suelo,
obligados tambien a trabajar por seis afios. Y otra de bra-








*
87
ceros no rurales, obligados & trabajar por cuatro afios. Los
respectivos propietarios habrian de aprovecharse del tra-
bajo, proveyendo A las necesidades de los aprendices; En
cuarenta y cinco horas por semana qued6 fijado el mAxi-
mun del trabajo que podia exigirse del operario, y se otorg6
a 6ste la facultad de rescatar el tiempo que debia invertir
en beneficio de su principal.
Otra circunstancia important es de notarse en la indi-
cada ley. Habian de instituirse magistrados especiales para
que hicieran guardar y observer las relaciones fijadas en-
tre el senior y el sirviente, y para que en casos necesarios
autorizasen al primero A fin de aplicar con dignas correc-
ciones al segundo. Si el aprendiz rehusaba 6 descuidaba
hacer el trabajo que racional y proporcionalmene le cu-
piese, durante las 45 horas de la semana, no podia ser cas-
tigado sin la expresa autorizacion escrita del magistrado
especial, ni el castigo debia pasar jams de veinte azotes.
Las mujeres no podian ser azotadas. Ningun aprendiz por
razon de castigo podia ser compelido a trabajar en horws
extraordinarias, 6 sobre las 45 de la semana, sino en todo
caso por 15 horas mas a la semana.
El nfimero de esclavos asi emancipados, llegaba a
780.933. La indemnizacion pecuniaria importaba 100 mi-
llones de pesos, y por consiguiente result que por t6rmino
medio el Gobierno pag6 poco mas de 128 pesos por cabeza.
Consider6se que este pago en efectivo equivalia a 3/, par-
tes del valor de los esclavos, y que el trabajo de 6stos por
cuatro 6 seis afios representaba las otras 4/, parties : para
cuyo chlculo se partia del concept de que una generation
esclava no podia trabajar por t6rmino medio mhs que siete
afios y cuarto en las Antillas inglesas.
VBse, pues, que la metr6poli, al acordar la emancipa-









88
cion, quiso tambien organizer el trabajo de los libertos, al
m6nos por cierto tiempo, entrando para ello en pormeno-
res minuciosos que prueban la buena fe y el deseo de
acierto por parte de aquel gobierno. Mas esa era una em-
presa muy superior A sus fuerzas. El nudo podia cortarse,
pero asi no se desataba. La media por lo pronto A nadie
satisfizo. No quedaron contents los negros, porque ya
daban por segura la libertad inmediata; llegando su de-
sengafio 6 inconformidad hasta el extreme de que algunos
rescataron por sumas relativamente muy cgnsiderables los
cortos afios de servicio que se les imponian. Y los propie-
tarios tambien se hallaban extremadamente disgustados,
porque los aprendices perdieron su antigua discipline y
subordinacion, se negaban al trabajo, y no daban al capi-
tal el auxilio necesario para la correspondiente production.
Pero sobre todo la intervention de los agents del Gobierno
en las relaciones del senior con el sirviente, habia de ofre-
cer necesariamente inconvenientes de gran tamafio.
*Detenghmonos h considerar la position de estos magis-
trados especiales. Eran empleados nombrados por la me-
tr6poli, y venidos directamente de ella para que estuviesen
muy por encima del influjo de los colonos. Su oficio era
tomar en sus manos el latigo que hasta ent6nces habia
manejado el propietario. Cada mes tenian que andar h ca-
ballo 200 6 300 millas para enterarse de 500 6 600 ocurren-
cias.-Su sueldo no pasaba de 450 libras al afio. Forzosa-
mente fueron recibidos por los propietarios con el mAs
profundo disgusto; pero lo peor es que jams acertaban,
que jams obtuvieron elogios, sino por el contrario recri-
minaciones. De uno se decia que era d6bil, de otro que
duro, de otro que descuidado, de otro que vano y orgulloso;
de suerte que entire los propietarios y los abolicionistas se









89
hallaban los magistrados en una situation verdaderamente
critical. Lo probable es que en la mayoria de las ocasiones,
los propietarios tuviesen que experimentar tristes conse-
cuencias de tal estado de cosas.
Tantos fueron, pues, los embarazos creados por el nuevo
sistema, que los hacendados al cabo de los primeros cuatro
anos, juzgaron procedente y acertado desprenderse del de-
recho que tenian para exigir dos aFios mas de servicio en
sus fincas. Los negros quedaron por lo general libres de
hecho dos afiosqntes de la 6poca prefijada, y ese nuevo
estado foment6 en ellos la pereza ahogando todo estimulo.
El trabajo de esos desgraciados lleg6 f hacerse deficiente
6 irregular. En ciertos periods de la cosecha se combina-
ban para rehusar toda especie de ocupacion, a m6nos que
se les pagasen salaries extravagantes, y estos salaries se
empleaban como medios de obtener, no tanto mayores co-
modidades de present, como una segura indolencia en lo
future Pediase cierta cantidad por el journal de un dia, con-
sagrandose los tres 6 cuatro dias siguientes & la perezat
A la disipacion, y en passes en que no habia pr6vio tipo del
precio del trabajo, las pretensiones y las esperanzas del
jornalero se presentaban necesariamente como irraciona-
les. Consideraban los libertos que el trabajo agricola era
un mal y una degradacion, y los crecidos salaries no bas-
taban para veneer la repugnancia al servicio, ni para aho-
gar la inclinacion al ocio. Apenas se cuidaban ya de obte-
ner mas que lo absolutamente precise para las perentorias
necesidades de la vida. Algunos emprendieron el cultivo
en pequeno, y otros adoptaron oficios fAciles y poco peno-
sos. S61o un ndmero reducido convino en continuar traba-
jando en las haciendas de sus anteriores duefos, pero
exigiendo, segun acabo de indicar, jornales considerable,









90
cuya ascendencia qued6 sujeta h las fluctuaciones consi-
guientes h la complete desorganizacion de la industrial. A
veces se pagaban tres pesos, otras dos, otras uno por cada
dia durante la cosecha. Hubo, en fin, una verdadera reac-
cion. El hombre que se habia hallado toda su vida en estado
de esclavitud, no podia m6nos de aborrecer el trabajo y
apetecer la holganza.-Con tal que obtuviese lo necesario
para mitigar el hambre, ya se habia logrado lo bastante.
Si ni Aun eso se conseguia, en un pais rico y feraz no ha-
bria de faltar occasion de deber a la casuakidad, a la cari-
dad, quizhs al crime, los medios de prolongar la vida. Lo
apetecible era no trabajar.
Fue, pues, necesario abandonar muchas fincas, y la
production del aziicar disminuy6 en mAs de un tercio.
Este es un dato positive, que si al principio se someti6 a
duda, hoy se halla confirmado de una manera incontesta-
ble al cabo de treinta afios. Dijeron los partidarios de la
abolicion, que en todas las colonies, menos en Jamaica,
produjo buen efecto la emancipacion, y que en Jamaica la
mayor parte de la culpa de lo acontecido debia atribuirse
a los mismos colonos, que no supieron aprovechar las cir-
cunstancias favorables del cambio; pero lo cierto es que
donde quiera que el trabajo esclavo se sustituy6 de repente
con el trabajo libre, la industrial qued6 entorpecida, la pro-
duccion disminuida.-En algunos puntos, donde m6nos
esclavos hubo, la 6poca de transition fu6 m6nos larga, y
menos sensibles los perjuicios de la media; pero en otras
localidades a'in duran los efectos perniciosos de 6sta.
Por consecuencia natural y precisa, disminuyeron las
importaciones de los products ingleses en las colonies: de
suerte que la industrial de la metr6poli sufri6 tambien con
el cambio. Y no fu6 este el fnico perjuicio que la metr6-









91
poli experiment. Con la baja de la production colonial y
con medidas proteccionistas adoptadas en beneficio de las
colonies, el precio del azdcar necesariamente encareci6, y
este fu6 un dafio que el pueblo ingl6s tuvo que lamentar
hasta 1847, 6poca en que con la reform de la tarifa de
azicares realizada en 1846, los azdcares extranjeros pu-
dieron entrar en mayor proporcion en el consume, ha-
ciendo bajar el precio al mismo nivel en que se encontraba
antes de la emancipacion.
Si a todo estote agrega que la Gran Bretafia invirti6
generosamente para el rescate de los esclavos la suma
de 100 millones de duros, que aument6 la cifra de los pre-
supuestos anuales, fuerza serh convenir en que la misma
metr6poli particip6 tristemente de los desastres consiguien-
tes la abolicion de la servidumbre.
En las colonies francesas, esa media produjo el mismo
fen6meno econ6mico. Abolida la esclavitud y la trata en
S tiempos de la repdblica, fueron restablecidas por Napoleon,
y ya dije que la Restauracion tom6 parte en la prohibicioi?
general del trAfico. La monarquia de Julio no se mostr6
indiferente a las exigencias de la 6poca en esta material, y
en 1845 la agitacion abolicionista era ya tan considerable,
que se dict6 una ley para que los esclavos pudiesen adqui-
rir peculio y emanciparse. Mas la revolution de 1848 apre-
sur6 los sucesos, y la esclavitud qued6 inmediatamente
abolida, bajo el concept de indemnizar A los propietarios.
Desde ese moment el negro ya no quiso trabajar, sino
lo bastante para acudir a sus mis imperiosas necesidades.
Faltaron brazos al cultivo, disminuy6 la production, se
desorganiz6 la industrial, y la riqueza plblica sufri6 un
quebranto considerable.
Asi, pues, la emancipacion, tal como se llev6 a cabo en









92
las colonies inglesas y francesas, ha sido una operation
desastrosa, econ6micamente considerada. Quedaron libres
un million de hombres, y la conciencia humana dice que
este resultado no se ha comprado caro; pero regions que
Antes se hallaban en un estado de cultivo, se encuentran
en la actualidad en la mayor postracion y abatimiento.
Families que fueron ricas estan hoy arruinadas. La indus-
tria se ha amortiguado; y lo peor de todo es que la clase
en cuyo beneficio se han hecho tantos sacrificios, no ha
mejorado en lo moral ni en lo material, siu embargo de su
nuevo estado civil. Deberemos deducir de aqui que la es-
clavitud no puede abolirse sin que se ocasionen esos mis-
mos dafios? Cuestion es esta que me propongo ventilar en
otra parte de este trabajo: aplazo, pues, su discussion por
ahora.
R6stame hacer aquf algunas indicaciones acerca del 6r-
den en que la esclavitud fu6 abolida en la repdblica de
Venezuela, una de las que componian la de Colombia, la
que, segun dije en este mismo capitulo, decret6 la eman-
cipacion en 1821. El sistema adoptado fu6 el gradual, y es
el vigente en Venezuela, aunque reformado en algunos
particulares por las leyes de 2 de Octubre de 1830 y 24
de Abril de 1838. Ese sistema puede reducirse a, lo si-
guiente:
1." Se prohibit la introduction de esclavos en la repfi-
blica, so pena de declararlos libres, permiti6ndose sin
embargo A cada pasajero entrar uno solo como sirviente
dom6stico, dando garantia de no enajenarlo en el pais y
de reexportarlo, y debiendo darle libertad 6 reexportarlo
luego que fijara su domicilio en la repiblica.
2.0 Los nacidos de esclava desde 21 de Julio de 1821
son libres, y el dueno de la madre estaba obligado A edu-








93
carlos, vestirlos y alimentarlos, en retribucion de lo cual
los hijos deberian trabajar y servir bajo su dependencia
hasta la edad de 18 6 de 21 afos.
3. Los ascendientees y hermanos legitimos de los ni-
iios que se encuentren en ese caso, siendo personas libres,
tenian derecho para libertarlos en cualquier tiempo, pa-
gando a su dueiio la mitad del valor sefialado en la tarifa
h cada esclavo; y de este mismo derecho gozarian los ex-
trafios cuando el duefio no cumpliera con la obligacion de
educar, vestir y alimentar A los hijos de las esclavas, 6 los
tratara con cruelad.
4." No podria venderse esclavo alguno para fuera de la
repdblica, ni dentro del territorio de 6sta seria licito ena-
jenar al hijo separadamente de sus padres hasta la edad de
la pubertad.
5.0 Se estableceria un fondo, poni6ndose a cargo de
Juntas de manumision, con obligacion de manumitir cada
ano & los esclavos a que alcanzasen las existencias del
fondo, 6 por lo m6nos un nfmero determinado, supliendo
la Hacienda la suma que faltara para completarlo. 0
6. El esclavo que por cualquiera de esas razones saliera
del poder de su duefio, entraba de lleno en la categoria de
hombre libre, cuidando el Gobierno de destinar A oficios 6
profesiones Atiles a los que adquieren ese derecho A la edad
de 18 6 21 afos:
FPcil es comprender que todo esto ofrecia graves incon-
venientes; pero no me es possible apreciarlos en toda su
extension, ni en lo politico ni en lo econ6mico, porque las
guerras y revoluciones que tanto han trabajado el suelo de
Venezuela, no permiten hacer esa apreciacion de una ma-
nera acertada, 6 por lo m6nos libre de grandes errors.
Dicese, sin embargo, que en 1835 Venezuela tenia una po-








94 0
blacion de 900.000 almas, y hoy tiene cerca de 2 millones:
que las exportaciones de la production agricola en aquel
afio no llegaron A 7 millones, y que Altimamente s61o en
algodon se exportaron 8 millones, habiendo ascendido A
mhs del duplo la production del cafe, y crecido la de todos
los demas frutos, menos el afiil: que el movimiento comer-
cial exterior fuM en 1835 de unos 13 millones de pesos,
pasando del duplo el actual: que en aquella 6poca todos los
ramos de la renta fiscal no dieron mas de 3 millones, y
ahora s6lo las aduanas produce 10 millones; y en fin, que
la repiiblica ha progresado en ferro-carriles, navegacion
fluvial y de cabotaje, tel6grafos y escuelas; respect de las
cuales se indicaque su nimero se ha cuadruplicado, aumen-
tandose el de las personas que saben leer y escribir, en la
proporcion de 1 A 10.
Doy por lo que valgan estos datos, tornados de un diario
de Caracas. Si resultan ciertos, mi preocupacion no llegara
al extreme de decir que todo eso se debe A la abolicion de
la esclavitud, ni A encomendar el sistema gradual alli
jadoptado con este objeto: sistema en que advierto inconVe-
nientes insuperables; pero imparcialmente no podra desco-
nocerse que much debe haber contribuido la sustitucion
del trabajo libre en lugar del trabajo esclavo en Venezuela,
cuando A pesar de tantas desgracias como esta repfiblica
lamenta, puede ofrecerse al estudioso observador de los
sucesos un cuadro tan brillante como el que brinda el in-
dicado peri6dico de Caracas, Aun cuando lo limitaremos A
la mitad de sus cifras.
















CAPITULO VII.



DE LA ESCLAVITUD EN LOS ESTADOS UN1DOS DE AMERICA.






Bien merecen los Estados Unidos se dedique un capitulo
especial h la historia political de lo que se llam6 institution
peculiar en la seccion del Sur de aquella rep6blica.
Importada la esclavitud africana en las trece colonies
inglesas contra la voluntad de la mhs respectable porcion
de los colonos, llego al fin & arraigarse en el pais, especial*
mente en la region del Sur, donde la benignidad del clima,
el cultivo del arroz, del algodon, y filtimamente del azdcar,
hicieron aparecer muy provechoso el trabajo de los negros.
-En el Norte nunca fueron numerosos los esclavos, porque,
sobre no producirse alli los lamados articulos coloniales,
la conservation de un siervo era extraordinariamente cos-
tosa.-El negro en aquel rigoroso clima no trabajaba sino
la mitad del afio, y era precise alimentarlo, y gastar en su
abrigo mientras no trabajaba.
Prevalecia sin embargo en todo el pals cierto espiritu
de equidad natural, opuesto a la existencia de un estado de
servidumbre involuntaria, que no fuese consecuencia 6








96 *
castigo de un crime personal; y cuando estall6 la guerra
de la Independencia, ese espiritu debi6 adquirir mayor
vigor y brio, por cuanto las ideas generosas y humanitarias
son indispensablemente acogidas y favorecidas, do quiera
se disputan los intereses morales y materials del hombre.
Es curioso el origen de la emancipacion en los Estados
Unidos.-Una negra llamada Elisabeth Freeman, naci6
esclava en 1742, y en 1772, sirviendo en la mesa & sus se-
fores, los oy6 discutir acerca del bill 6 declaratoria de de-
rechos, que despues promulg6 el primer Congreso conti-
mental reunido en Filadelfia en 5 de Seiembre de 1774.
De lo que sobre esos dereclos, y sobre la nueva Constitu-
cion de Massachusets oy6 la negra, dedujo que s6lo las
bestias debian carecer de libertad. Acudi6 A un eminente
abogado, aljuez Sedguick, quien con empefio se hizo cargo
de su defense, y obtuvo sentencia favorable, y hasta la
concession de salaries & la negra, por los servicios prestados
desde la edad de 21 aflos. Este ejemplo fu6 imitado en
muchos casos, y la emancipacion lleg6 a hacerse por lo
smismo una conveniencia y una necesidad en Massachusets
y otros Estados.
Es decir que desde hntes de la declaracion de Independen-
cia-4 de Julio de 1776-ya la institution de la esclavitud
estaba condenada sin apelacion. Y esa condenacion se
reiter6 nuevamente en las palabras de aquella declaracion,
que establecen que todos los hombres fueron creados igua-
les, y que entire los derechos inalienables que les otorg6 el
Criador son de contarse el de vida y el de libertad. De modo
que lo mis extrafo es que, despues de todo esto, la insti-
tucion peculiar haya subsistido por tan largo tiempo, co-
brando nuevas fuerzas cada dia, en la repAblica mas de-
mocrhtica de los tiempos modernos.








97
En 14 de Marzo de 1787 se reuni6 en Filadelfia la con-
vencion que en 17 de Setiembre del mismo aflo present
redactada la Constitucion Federal. Ya habian abolido la
esclavitud Vermont en 1777, y Massachusets en 1780.
New-Hampshirse, Pensilvania, Connecticut y Rhode Island
habian prevenido su gradual extincion, dando libertad a
todos los que naciesen en lo sucesivo.
Franklin era president de una sociedad abolicionista:
James Madison, propietario de esclavos, de Virginia, hizo
considerable esfuerzos hasta conseguir que ni una sola
vez se empleale la palabra esclavo en la Constitucion:
Thomas Jefferson, propietario de esclavos de Virginia,
propuso la exclusion de siervos de todo territorio que se
adquiriese por la Union; y el mismo Jorge Washington,
tambien propietario de esclavos, y de Virginia, declar6 que
daria gustoso su voto para la abolicion de la esclavitud.
Sin embargo, la Constitucion Federal ofrece various ejem-
plos de lo much'o que en medio del espiritu de equidad,
ent6nces general, valia la institution de la servidumbre.
En el prehmbulo se dice que el pueblo de los Estados esta-
blecia dicha Constitucion para asegurarse los beneficios de
la libertad d si propios, y d suposteridad; en lo que se han
apoyado algunos int6rpretes para decidir que esa ley
fundamental no otorga derechos ni a la raza india ni a la
africana, y que ambas estin excluidas de la ciudadania
americana.
La clausula 1.*, section 9.", articulo 1. de la Constitucion,
declar6 que el Congreso no podria prohibir Antes de 1808
la inmigracion 6 importacion de personas que los Estados
ent6nces existentes quisieran admitir; lo cual importaba
tanto como sancionar hasta esa fecha el tr~fico de esclavos.
Por iltimo, la clausula 3.", section 2.', articulo 4., preve-










nia que toda persona que sujeta h servicio 6 trabajo en un
Estado, segun las leyes de 6ste, se escapase a otro Estado,
no podia ser exonerada de ese servicio 6 trabajo, sino que
deberia ser entregada, al reclamarla asi cualquiera & quien
aquel servicio 6 trabajo se debiese. De esta suerte los escla-
vos pr6fugos, que de un Estado pasasen h otro, no obtenian
su libertad, aunque las leyes del Estado donde se refugiaran
condenasen la servidumbre.
En 1790 los esclavos que existian en los Estados Unidos
eran 697.897. Habianse emancipado 120.000 negros en el
Norte-guarismo que meparece exagerado'-y sin embargo
en 1810 el nflmero de siervos se aument6 h 1.191.364. Desde
ent6nces fu6 subiendo, hasta que lltimamente habia lle-
gado 6 4 millones aproximadamente.
En 22 de Marzo de 1794, el Congreso prohibit equipar
barcos dentro de los Estados Unidos para hacer el trafico en
paises extranjeros. El 1.0 de Enero de 1808 empez6 & surtir
efecto una ley del Congreso que imponia graves penas h los
que se ocupasen en la trata; y en 1820 otra ley declar6 pi-
rateria dicho trafico, castigindolo con pena de muerte.
Por algun tiempo no hubo disturbios dignos de atencion
especial, con motive de la esclavitud en los Estados Unidos.
LUjos de eso, los negros eran bastante bien tratados y con-.
siderados.-Washington, al pedirle que sefialara los mejo-
res regimientos que habian torado parte en la guerra de
la Independencia, present en primera linea A un regi-
miento de negros. Y el general Jackson, propietario de
esclavos, cuando termin6 la guerra de 1812 con Inglaterra,
trat6 de patriots A los negros y mulatos del Sur en una
proclama que les dirigi6. <(Sabia yo, les dijo, que amabais
la tierra en que nacisteis, y que lo mismo que nosotros
teniais que defender todo lo que es caro al hombre. Pero









99
habeis sobrepujado mis esperanzas.-En vosotros he en-
contrado ademis de aquellas cualidades, el noble entu-
siasmo que impele al hombre A grandes hazafas.> Esto
era americanizar de hecho a los individuos de una raza
que no se habiajuzgado digna de los beneficios de la Cons-
titucion.
Por este tiempo empezaron a notarse movimientos alar-
mantes entire los esclavos. Como a la vez se advertia el gran
aumento de 6stos, la parte mks ilustrada de la poblacion
blanca del Sur l4g6 a concebir series temores respect de
la conservation de la paz y seguridad interiores. Con tal
motivo se form bajo la presidencia de Mr. Clay una So-
ciedad que se llam6 Colonizadora, con el objeto de facilitar
medios de trasporte h Liberia en la costa de Afk4a A aque-
llos negros cuya presencia en America se estimase peli-
grosa, 6 no se considerara provechosa. Este pensamiento
era absurdo, y es extrafio que hombres como Mr. Clay,
James Madison y James Monroe lo patrocinaran.-Poco's
fueron los negros que aceptaron la proposition de ir i
Africa. Todos los demAs nacidos y criados en America, se
resistian A abandonar el suelo natal, donde tenian todas
sus afecciones, para ir A tierras extrailas, insalubres, inhos-
pitalarias, que no les ofrecian en perspective sino penali-
dades y privaciones. Pero hun cuando la propuesta hubiera
sido de mis fhcil aceptacion, debi6 comprenderse desde el
principio que la Sociedad, por medio de contribuciones vo-
luntarias, finico recurso con que contaba, fuera de la d6bil
protection que el gobierno le dispensaba, nunca llegaria
a reunir fondos bastantes para trasportar h Africa ni si-
quiera una parte equivalent al aumento natural que cada
afio tenia la poblacion negra, hun sin contar con la en-
trada clandestine de bozales de Africa: de suerte que el









100
sacrificio 6 el ensayo habian de ser naturalmente est6-
riles.
Sin embargo de esto, no s61o en el Sur, sino en el Norte,
y aun en Inglaterra, lleg6 & tener gran acogida la Socie-
dad Colonizadora. Tal vez se debi6 esto a la circunstancia
de observarse con frecuencia alzamientos de negros: mal
grave, que exigia la aplicacion de remedies instanthneos,
sin dar tiempo a considerar si eran prudentes 6 indiscre-
tos. En efecto, las insurrecciones entire los esclavos ocur-
rian ent6nces por lo m6nos una vez en cala mes.
Bajo el influjo de semejantes circunstancias sobrevino
el primer coqFicto serio entire el Norte y el Sur. Despues
de la adocion de la Constitucion habian sido admitidos en
la Unio rfomo Estados con esclavos Kentucky en 1792,
Tennesee en 1796, Louisiana en 1812, Misisipi en 1817, y
Alabama en 1819. En el territorio de todos esos Estados
hnlal:L existido de antemano la esclavitud, y no se extrafi6
que 6sta fuese reconocida. No sucedia asi con Missouri,
que era un territorio enteramente nuevo, no contaminado
con semejante mancha. Propisose sin embargo constituirlo
bajo la base de la servidumbre, y el Norte se opuso con
indignacion f semejante media. El Sur a su vez, deseoso
de mantener un equilibrio contra la fuerza preponderante
del Norte, insisti6 con energia en la admission de Missouri
en aquellos terminos, lamenthndose por otra parte de que
la resistencia & la extension de la institution peculiar au-
mentaba las esperanzas que impulsaban A los Megros & in-
surreccionarse contra sus sefiores: de suerte que no s61o
el derecho de propiedad, sino tambien la honra y la vida
de las families del Sur, estaban interesadas en que se hi-
ciera esa concession & los Estados meridionales. La lucha
fu6 larga y tenaz. Empez6 en 1818, y dur6 tres anos. Dos








S 101

veces la C&mara de representantes vot6 la exclusion de es-
clavos del nuevo Estado: dos veces el Senado vot6 su ad-
mision. Al fin ambos partidos aceptaron lo que se llam6 el
compromise 6 transaccion de Missouri, por el cual se di6
entrada en la Union A ese Estado con la institution, pre-
tendiendo el Congreso imponer a sus sucesores la prohi-
bicion de que en lo future se admitiese la esclavitud al
norte de la latitud 36 30'. Asi se crey6 zanjada la question
en 1821.
Ambos partidos quedaron disgustados mn ese resultado.
El Norte crey6 baber hecho una concesio ndebida: el Sur,
aunque logr6 que ingresara en la Union nuevo Estado
con sus mismas instituciones, juzg6 gra el sacrificio
encerrado en la limitacion geogrAfica; pero s e todo la
esclavitud, causa en verdad insostenible, habiaslido muy
quebrantada de los debates. Crecieron en el Sur. la siVpi-
cacia, inquietud, recelo, agonias y aprensiones de la pob -
cion blanca. Y no sin motive se alarmaba 6sta. Las in w
recciones continuaban siempre en aumento, hasta que
en 1831 ocurri6 la que se llam6 matanza de Southamptoin,
lugar en que a manos de negros desesperados y fanAticos,
perecieron mAs de 70 blancos de todos sexos y edades.
Poco tiempo despues de este horroroso suceso, Mr. Gar-
rison, ent6nces desconocido, public un folleto contra las
tendencies de la Sociedad Colonizadora, pero en t6rminos
altamente injuriosos & la honra individual de los persona-
jes del Sur, que se hallaban al frente de esa asociacion. No
hubieran leido muchos el folleto, si el Sur lo hubiese de-
jado pasar desapercibido; pero las pasiones se hallaban ex-
citadas, y algunos de los agraviados hicieron denunciar el
impreso como libelo famoso. La ley era rigida; y el libelo
verdaderamente infamatorio. Mr. Garrison fu6, pues, con-










denado & multa y prison. Bast6 esto para que se viese en
Mr. Garrison un mbrtir de ideas generosas y humanitarias;
su folleto se ley6 con avidez; y la opinion abolicionista
lleg6 h adquirir en el Norte un gran influjo, de que hasta
ent6nces habia carecido entire las masas.-Y ese partido
no se limit ya A oponerse al Sur en determidadas ocasio-
nes, sino que tom6 desde luego la ofensiva, proponi6ndose
mantener siempre en constant agitacion la question de la
esclavitud, y combatir esta institution en todo terreno y en
cualesquiera opiotunidades. Uno de los medios adoptados
al intent, fu6 et de facilitar recursos a los negros que lo-
S grasen huir d'A powder de sus seiores, a fin de que consi-
guiesen subsisr en los Estados libres, 6 en caso de peli-
gro traslI*se al Canada.
Increibles parecen los arbitrios adoptados por algunos
negfos para obtener de ese modo su libertad. Unos se ha-
clat eucerrar en areas, con algunas provisions y muy
,.*~ cida ventilation, para ser trasportados 6 bordo de un
buque, que los conducia & un puerto del Norte, donde
amigos pr6viamente avisados se hacian cargo de esa sin-
gular mercancia. Otros obtenian de las tripulaciones de
barcos del Norte, en las cuales habia casi siempra indivi-
duos de color, que los admitiesen yescondieran A bordo.-
Los mhs emprendian una larga peregrinacion hAcia el
Norte, por los bosques que abundan en el pals, no cami-
nando sino de noche, sin mas alimento que el que en su
trAnsito recogian, perseguidos a veces por perros, atrave-
sando caudalosos rios, hasta que llegaban un Estado libre,
donde eran acogidos, socorridos y protegidos, y en caso
necesario escondidos y conducidos A la frontera del Canada.
-Con el tiempo Ilegaron a hacerse tan numerosas estas
filtimas evasiones, que los abolicionistas se jactaban de








103
poseer un ferro-carril subterrineo underr ground rail road)
para llevar a salvamento h los esclavos que se acogiesen a
uno de los Estados libres.
Exasperados los del Sur, nada omitieron en defense de
su institution. Aument6se la severidad de los propieta-
rios, y se hizo much mayor la represion de los esclavos.
-En algunos Estados, los negros libres fueron expulsados.
Hasta personas blancas, venidas del Norte, sobre quienes
recayeron sospechas de inducir 6 facilitar recursos h los
siervos para que se fugasen, fueron perseguidas, emplu-
madas, martirzadas, y en algunas ocasiones asesinadas:
siendo probable que algunas victims de tap brutal proce-
der fuesen completamente inocentes. Las-eyes, ya bas-
tante several, se hicieron todavia mAs rigurosas.-Prohi-
bi6se ensefiar A leer & los negros; prohibi6se en algunos
Estados dar libertad A los esclavos: y no falt6 legislature que
incurriese en el verdadero atentado de disponer que todo
individuo de color perteneciente h la tripulacion de buqft,
que llegaran h uno de los puertos del Estado, fuera condu-
cido a la cArcel piblica, donde permaneceria hasta que el bu-
que se hiciese A la mar. Pero sobre todo, ent6nces empez6 6
cundir la doctrine de secesion 6 separacion, que apadrinada
con el nombre de Thomas Jefferson y otros gigantes de la
6poca de la Constitucion, habia pasado sin gran acogida
por dos 6 tres generaciones, hasta que el inmenso talent
de John C. Calhoun comenz6 h darle en la Carolina del
Sur y otros Estados algodoneros, la influencia y prestigio
que por desgracia de todos lleg6 por iltimo h alcanzar.
Sin embargo, por ent6nces esa opinion qued6 suficiente-
mente ahogada, en parte por la firmeza de caracter del
general Jackson, que no obstante ser tan avanzado como
el que mas en la teoria de la soberania de los Estados, supo




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs