• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 1921 agosto
 Preface
 Septiembre
 Octubre
 Noviembre y diciembre
 1922 enero
 Febrero
 Marzo
 Abril
 Table of Contents
 Obras del mismo autor














Title: En la ciudad sin ruido
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00076186/00001
 Material Information
Title: En la ciudad sin ruido
Physical Description: 539 p. : ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: Mâarquez Sterling, Manuel, 1872-1934
Publisher: Impr. de Rambla, Bouza y ca
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1925
 Subjects
Subject: Foreign relations -- United States   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: United States of America
Cuba
 Notes
General Note: The author visited Washington in 1921-22 and writes of diplomatic affairs, including the Conference on the limitation of armament.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00076186
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 16502384
lccn - 25018647

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
    Title Page
        Page 4
    1921 agosto
        Page 7
        Page 8
    Preface
        Page 5
        Page 6
        La ciudad sin ruido
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
            Page 17
        Golondrina de verano
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
        La primera comunion del Sr. Gelabert
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
        El intervenido en casa del interventor
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
        La buena fe
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
        Programa de expiacion
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
        La crisis esencial
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
        "Boiled eggs, oatmeal, coffee and rolls"
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
        El fuego sagrado de la doctrina de Monroe
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
        Creacion y crecimiento
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
        Pacifismo providencial
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
        Intervenir, no conquistar
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
    Septiembre
        Page 97
        Page 98
        Espejismos de la diplomacia comercial
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
        Supersticion de la reciprocidad
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
        Metamorfosis de la reciprocidad
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
        El estado administra, la nacion gobierna
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
        El credito y la fama
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
        El emprestito segun las negociaciones
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
        La paradoja de las responsabilidades
            Page 136
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
        La enferma y su medico
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
        Ilusiones y desilusiones
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
        La barquichuela cruje
            Page 156
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
        Politica de otono
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
    Octubre
        Page 173
        Page 174
        La rehabilitacion
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
        Axiomas de la rehabilitacion
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
        La ciencia humillada por la ciencia
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
        La tunica y los harapos
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
            Page 203
        Azucar y paz en el mundo
            Page 204
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
        Homo homini lupus
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
            Page 217
            Page 218
            Page 219
        El espiritu de John Hay
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
        La puerta abierta
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
        Militarismo Japones
            Page 242
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
        Blancos y amarillos
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
        Fase historica de la puerta abierta
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Las redes luminosas del secretario de estado
                Page 411
                Page 412
                Page 413
                Page 414
                Page 415
    Noviembre y diciembre
        Page 257
        Page 258
        Heroes, diplomaticos y principes
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
            Page 265
            Page 266
        Washington vehemente
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
            Page 282
            Page 283
        Lo insondable
            Page 284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
        Los dos brazos de la guerra
            Page 289
            Page 290
            Page 291
            Page 292
            Page 293
        Hojas de nenufares
            Page 294
            Page 295
            Page 296
            Page 297
            Page 298
            Page 299
        La palabra de Briand
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 305
        Galos y teutones
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
            Page 315
        El estambre diplomatico de John Bull
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
            Page 321
            Page 322
            Page 323
        El espiritu de las naciones
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
        La politica de la paz
            Page 329
            Page 330
            Page 331
            Page 332
            Page 333
        La evolucion ideologica del presidente Harding
            Page 334
            Page 335
            Page 336
            Page 337
            Page 338
            Page 339
            Page 340
            Page 341
        Paz Burguesa
            Page 342
            Page 343
            Page 344
            Page 345
            Page 346
            Page 347
        El calvario de los tres doctores
            Page 348
            Page 349
            Page 350
            Page 351
            Page 352
        El problema de Cuba: La concupiscencia
            Page 353
            Page 354
            Page 355
            Page 356
            Page 357
            Page 358
            Page 359
            Page 360
            Page 361
            Page 362
            Page 363
            Page 364
            Page 365
            Page 366
        Henry Delaware Flood
            Page 367
            Page 368
            Page 369
            Page 370
            Page 371
            Page 372
            Page 373
            Page 374
            Page 375
            Page 376
        Desigualdad fundamental
            Page 377
            Page 378
            Page 379
            Page 380
            Page 381
            Page 382
        El alma Japonesa
            Page 383
            Page 384
            Page 385
            Page 386
            Page 387
            Page 388
        Amores fragiles
            Page 389
            Page 390
            Page 391
            Page 392
            Page 393
            Page 394
        La esperanza de inglaterra
            Page 395
            Page 396
            Page 397
            Page 398
            Page 399
        Ortodoxia proteccionista
            Page 400
            Page 401
            Page 402
            Page 403
            Page 404
            Page 405
            Page 406
            Page 407
            Page 408
            Page 409
            Page 410
        Un plan frente a un programa
            Page 416
            Page 417
            Page 418
            Page 419
            Page 420
            Page 421
        La mision de Lord Lee
            Page 422
            Page 423
            Page 424
            Page 425
            Page 426
            Page 427
        El naipe marcado
            Page 428
            Page 429
            Page 430
            Page 431
            Page 432
    1922 enero
        Page 433
        Page 434
        A la chita callando...
            Page 435
            Page 436
            Page 437
            Page 438
            Page 439
            Page 440
            Page 441
            Page 442
        Sinceridad
            Page 443
            Page 444
            Page 445
            Page 446
            Page 447
        El mapa de China
            Page 448
            Page 449
            Page 450
            Page 451
            Page 452
            Page 453
            Page 454
            Page 455
        La bagatela de Shantung
            Page 456
            Page 457
            Page 458
            Page 459
            Page 460
            Page 461
            Page 462
            Page 463
            Page 464
    Febrero
        Page 465
        Page 466
        Los labriegos de chita
            Page 467
            Page 468
            Page 469
            Page 470
            Page 471
            Page 472
            Page 473
            Page 474
            Page 475
            Page 476
            Page 477
        El milagro
            Page 478
            Page 479
            Page 480
            Page 481
            Page 482
            Page 483
            Page 484
            Page 485
            Page 486
            Page 487
            Page 488
            Page 489
            Page 490
    Marzo
        Page 491
        Page 492
        Harding contra Harding
            Page 493
            Page 494
            Page 495
            Page 496
            Page 497
        Las dos hiperboles
            Page 498
            Page 499
            Page 500
            Page 501
            Page 502
            Page 503
        Cuestion de regimen
            Page 504
            Page 505
            Page 506
            Page 507
            Page 508
        Harding pasea mientras Johnson lucha
            Page 509
            Page 510
            Page 511
            Page 512
            Page 513
            Page 514
        La derrota de los irreconciliables
            Page 515
            Page 516
            Page 517
            Page 518
            Page 519
        Epilogo
            Page 520
            Page 521
            Page 522
            Page 523
            Page 524
            Page 525
            Page 526
    Abril
        Page 527
        Page 528
        Mentiroso!
            Page 529
            Page 530
            Page 531
            Page 532
            Page 533
            Page 534
            Page 535
            Page 536
    Table of Contents
        Page 537
        Page 538
        Page 539
    Obras del mismo autor
        Page 540
Full Text


M. MARQUEZ STERLING


sin -juio


89VP;? r 192 5


En


(0^


J~coa





LI8RERIA
H'AMF@L"
COMPlRA Y VENTA
E Di LIBROS USADOS
O*REILLY NO, 77
Ili AI A A-


EN LA CIUDAD SIN RUIDO





1qy
M. MARQUEZ STERLING




EN LA CIUDAD SIN RUIDO


HABANA
IMPRENTA Y PAPELERIA DE RAMBLA, BOUZA Y CA.
Pi y Margall, N~ms. 33 y 35
1925




















1921

AGOSTO














Lastimado en lo mas hondo por los acae-
cimientos de aquel period borrascoso de
1921 y 1922, en el que la patria se deba-
tia nAufraga contra siniestros enemigos,
juzgue que la manera mAs noble y legi-
tima de servir a la causa de su reivindi-
caci6n hallariala en mi desalifiada prosa;
me situ6 en un observatorio insuperable;
me di por entero a la diaria labor de re-
coger, en cortos ensayos de critical, mis
impresiones de ciudadano de Cuba y de
ciudadano del mundo; y los capitulos que
llenan ahora las pAginas de este libro co-
rresponden a una selecci6n, podada sin
misericordia ni miramiento, de lo que, en
aquella 6poca de dolor y esperanza, pro-
dujo mi mente y dictaron mis ansias.
Los temas primordiales de toda la obra
condensanse en puntos de vista que a la
postre fueron, y continlan siendo, puntos
de interrogaci6n: la crisis industrial de









Cuba, las fases inquietadoras de la en-
mienda Platt, la gloria y el infortunio de
Wilson, el sistema politico de Harding,
las negociaciones pacifistas de los grandes
Imperios militares, y otras materials de
analoga suerte. Harding, Wilson, Kato,
Lodge, Nordau, estadistas y pensadores,
diplomaticos y tribunos, a quienes vereis
a traves de la enconada lucha y a lo lar-
go de las her6icas controversial, han zo-
zobrado va en el misterio de las sombras.
Los males que aver antojAbansenos prac-
ticamente insufribles, remozan sus activi-
dades al nacer el sol cada mafiana. Y las
nuevas desdichas responded a los antiguos
m6viles y al viejo y cruel impulso de que
nos afanamos en protestar.....
No te ofrezco, lector, un libro entera-
mente de actualidad, ni enteramente de
historic.
Las cosas cambian; y, sin embargo, son
las mismas.

M. MARQUEZ STERLING.


Abril, 1925.















LA CIUDAD SIN RUIDO


Despuds de un largo viaje por ferroca-
rril, que aturde los sentidos y entumece los
musculos y las ideas, la llegada es un mo-
mento feliz, y el punto donde terminal se
nos antoja sitio primoroso en el que reci-
ben luz la mente, serenidad el espiritu y
descanso el cuerpo.
Washington, la capital de los Estados
Unidos, conocida mia de antiguo, se me
ofrece, asi, en estos instantes de reposo,
con el atractivo mtiltiple de sensaciones que
enamoran a la debil naturaleza humana, so-
metida, sin tregua, en un siglo de cincuenta
y dos horas, a los tormentos del polvo, de
la velocidad, del hambre y la monotonia.
Mi primer saludo es a un bafio de agua
tibia que me restituye de toda la dignidad
y el lustre del aseo; mi primera visit es a










un portento de la culinaria que restablece
mis energies; mi primer abrazo, mi itnico
abrazo, a los lejanos recuerdos que vienen
a mi, ora taciturnos, ora sonrientes, con la
ensefia de lealtad que graba su indeleble
r6tulo en el pAlido semblante.
Un reloj de ancha esfera se interpone,
en mi camino, sobre un zanco de metal. Es
el vigilante sin suefio que hace guardia per-
petua a un edificio, rojo y alto, a quien ro-
dean indiferentes y nuevos vecinos de pie-
dra color de rosa; me da la bienvenida y
apura el hospitario gesto con la evocaci6n
dulce' de aquel cubano (*), discipulo de
Marti, que mantuvo en torno de la Casa
Blanca el scenario magnifico de sus habi-
lidades y sus victorias.
Retrocedo a 6pocas de fe y juventud
y contemplo la imagen del patriota con su
cabellera de artist, sus ojos pardos y pro-
fundos y su romAntico perfil, penetrando
en el rojo edificio donde parece sentirse
todavia la vibraci6n de su aliento. En el


(*) Gonzalo de Quesada.









peniltiino piso, en un pequefio despacho,
desde cuyo balc6n se ve, a la izquierda, el
gigantesco balaustral de la Tesoreria, que
cierra ]a calle, trabaja con su vehemencia
caracteristica, sin cuidarse de la hora, ni
del calor, ni del frio, ni de la gratitud de
sus conterraneos, el Comisionado de Cu-
ba, la isla de oro que no era pais indepen-
diente, ni colonia, ni provincia, y sugeria,
no obstante, las nitidas ilusiones de un pue-
blo que surge, por la prudencia y la vir-
tud, a la libertad y a la gloria. Junto al
suyo, en un bufete de nogal, inundado de
papeles, peri6dicos y libros, disfruti yo de
la dicha y la honra de servirle en calidad
de secretario, y entregaba la voluntad, el
coraz6n y el cerebro, a la correspondencia
copiosisima, y a los informes y notas que
ponia la temeridad de su confianza bajo
la modestia de mi pluma.
A la vuelta de la esquina, dos cuadras
hacia alla, tropiezo con otro amigo inolvi-
dable a quien la suerte pr6spera viste de
opulencia. Goza, entire los colegas, rivals
de su hegemonia, del prestigio de insig-









nes huespedes que atrajeron, a travis de la
guerra, la mirada universal, y presume, or-
gullosamente, de la mejor cocina de la Na-
ci6n. Aludo al Hotel Shoreham que aloj6,
en su mocedad sencilla, a los constituyen-
tes de la Republica de Cuba, enviados a
discutir, con el ceremonioso William Mac
Kinley, el tremendo alcance de la Enmien-
da Platt. Un afio ha transcurrido a partir
de la cesaci6n de mis faenas de secretario y
reaparezco representando a la prensa cuba-
na con el deber de trasmitir, en sus proli-
jos detalles, el desenvolvimiento, que fue
vertiginoso, de aquel ultimo acto de resis-
tencia national. Declinan ya los entusias-
mos efusivos de la gratitud a los aliados de
la vispera; y se atraviesa en el destiny de
la future Repiublica el fantasma que la in-
quietarA eternamente. El porvenir de Cuba
se decidi6 conforme a la etiqueta "cesari-
na" y, al cabo de dos conferencias y un
banquet, los negociadores anotaron al
margen del pesimismo la sola frase del
President que ampararia, contra bastar-
das conjuras, el irrebatible derecho de









nuestra independencia: "La Enmienda
Platt-exclam6 a prueba de hombre as-
tuto con el objeto de poner fin a un de-
bate en que sus propias razones lo acusa-
ban-es, nada mas, un document para el
archivo de la Historia".
Aquella tarde, silenciosamente trAgica,
los delegados, vencidos, entretuvieron su
decepci6n disimulada en un corto paseo por
los alrededores del Capitolio y escalaron los
quinientos cincuenta y cinco pies del obe-
lisco (el Washington Monument) para mi-
rar desde su empinada cuispide el panora-
ma que cubria, sin flores y sin ruido, la in-
justicia del present y los orkculos del tris-
te y melanc6lico amanecer. De regreso, en
la patria que ansiosa los aguardaba, la
Constituyente acab6 por adoptar la En-
mienda, sin tachaduras, ni entrelineas, en
la forma con que fuc redactada por el Se-
cretario de la Guerra, Mr. Root, y firmada
por el Senador Mr. Platt. A la manera de
las leyes que los romanos llamaron "ver-
sos" y los griegos "cantos", el texto era
intangible: una letra cambiada, un vocablo









sustituido, alterarian su ritmo y quebrarian
su estructura sagrada. "En el derecho pri-
mitivo-afirma Fustel de Coulanges, que
ha consultado los testimonios de Varr6n,
Dionisio de Halicarnaso y Tito Livio-lo
externo era todo; no habia que buscar el
sentido de la Ley". El espiritu de la En-
mienda Platt, ley, doctrine o lo que se
quiera, dependeri, en el transcurso de los
tiempos, de la indole y amplitud de criterio
de los gobiernos que se sucedan en la Ca-
sa Blanca. Las consecuencias, evidente-
mente desquiciadoras, de tan monstruosa
violencia, reveltronse en el moment de fla-
quear y rendirse los constituyentes. En
pugna con los principios que habia selec-
cionado en la Constituci6n, ya concluida y
retocada, prescindi6 la diuctil asamblea de
reclanar, a los partidarios del acuerdo con-
tra la integridad de la Repfiblica, una ma-
yoria de dos terceras parties; y a la sombra
del angustioso eclipse que sufria la pureza
del ideal, regocijAronse los falsos naciona-
listas agazapados en el grosero embuste de
la intolerancia patri6tica. "Todo ha salido










a maravilla--confiesa con juibilo un conven-
cional-; he votado contra la Enmienda y
la Enmienda, no obstante, ha sido felizmen-
te aprobada". Comenz6, ahi, la desorienta-
ci6n moral de nuestra political; y dificil re-
sultaria destacar una mano de aspirante
que no violara, alguna vez, el augusto ar-
chivo de la Historia.
*


Me alejo del Hotel Shoreham y recobro
el dominion de la realidad.
He andado much y he visto innumera-
bles estatuas de guerreros y legisladores,
de sabios y ap6stoles. Lafayette me dirige
una sonrisa y Hamilton me interroga si sus
discursos me produce emoci6n. A distan-
cia que la mente no logra precisar-bien es
de advertir que jamts el meditabundo midi6
su paso ni el caminante su pensamiento-
me invita, a no consentir que muera la es-
peranza, el bronce del h&roe de Polonia, su
brazo hercileo, su pecho palpitante, profe-
tica su pupila, radiosas las sienes, y leo.










como suspendido en consoladoras divaga-
ciones, la magica leyenda que sintetiza su
inmortal bravura en los cantos de todos los
poetas que padecen esclavitud:

and freedom shrieked
as Kosciuszko fell.

Si reuniesemos, lector, tti y yo, en in-
mensa plaza, las estatuas que adornan el
Distrito de Colombia, formariamos un
ej6rcito de capitanes, una legion de funda-
dores de Estados, un cenAculo de fil6sofos;
y bastaria comunicarles el soplo misterioso
de la vida, para verles reanudar la lucha
contra los despotismos seculares que capi-
tulan a discreci6n, y se reaniman y recupe-
ran su odioso reino por la veleidad de los
pueblos y la concupiscencia de los hombres.
Fijos e inm6viles, en sus pedestales de
piedra, duermen el suefio de las conquistas
que realizaron y la furiosa tempestad, una
por una, les arrebata. El viandante, que a
menudo cruza junto a ellos, no se digna mi-
rarles el rostro; lleva el cerebro cargado










de cifras, y gestiona el favor de nuevas ca-
denas que afiancen sus privilegios, empre-
sario de miseria, principle de finanzas, ban-
quero que da, en prestamo, el capital ex-
traido a sus monopolies, y exige, en garan-
tia, la tierra, los altares, las tumbas y el
pudor de las naciones debiles.
Desde la ciipula del Capitolio debe pare-
cer la ciudad una inmensa alfombra de ces-
ped serpenteada de arboles y castillos en
minuatura; la interminable cinta de asfalto
describe sus caprichos geometricos en la
planicie verde obscura; y apenas podran
adivinarse los mil soldaditos de plomo con-
sagrados a perpetuar la memorial de los
pr6ceres.
La noche se esparce lentamente. Los pa-
lacios, los monumentos. los arboles, guar-
danse, con sigilo, en sus funds de tinie-
blas.
Y si alguien me preguntara qud prefie-
ro de esta suntuosa capital, responderia
instantaneamente:
-El nombre.















GOLONDRINA DE VERANO


Ahora bien; la novedad mayor, al me-
nos para mi, en estas regions luminosas
del Empireo norteamericano, es la presen-
cia de un limosnero en la verja de la Man-
si6n Presidencial, en el recodo precise por
donde, incesantemente, circulan los mag-
nates mas conspicuous de la epoca; y tanta
sorpresa me causa, que no la hubiese, ni
con much, excedido, el descubrimiento de
un pueblo de gigantes en el vientre del pla-
neta, o la construcci6n de un puente de
fragil telarafia que nos permitiera vera-
near en los anillos de Saturno.
Afirma cierto poligrafo que la mendici-
dad es profesi6n exclusivamente castella-
na; sobrevive a los rigores del legislator,
segin su cuenta, con el apoyo de una raza
que no se resigna al sacrificio de los tipos







19

que dignifico la literature y enaltecieran
Cervantes, Quevedo, Mateo Aleman, Hur-
tado de Mendoza, Castillo y Sol6rzano y
L6pez de Ubeda: pero, a rengl6n seguido,
el autor, que ambiciona el resurgimiento
de una Espafia robusta, advierte, en el men-
digo, un sintoma inequivoco del atraso mo-
ral e intellectual de Castilla. "En Catalufia
y en Vizcaya-agrega-el pordiosero es
desconocido".
Otro poligrafo, su compatriota, y caste-
Ilano por afiadidura, divulgador de cosas
poco sabidas, consider insuficiente la ob-
servaci6n (*), y niega derechos de belige-
rante a la insostenible teoria de la inferio-
ridad, que es, a la postre, el asidero de su
ilustre contradictor. Asi, a su ver, la men-
dicidad significa, sencillamente, abandon
de los poderes publicos; y reduce los ter-
minos del problema a una simple cuesti6n
de buen gobierno.
Sin embargo, el fen6meno social que da
origen a la existencia del pordiosero erra-

(*) Antonio Zozaya, La Patria Ciega. -Madrid,









bundo, corresponde al sistema econ6mico
y al regimen politico en las monarquias ti-
ranizadas por el absolutismo y en las re-
piiblicas tiranizadas por la democracia. El
hombre ha inventado la higiene para im-
pedir el contagio de las enfermedades quc
anticipan la hora de la muerte. De igual
modo, la higiene contra la miseria, dilata-
ria, sobre mis ancho radio, su inmenso e
incalculable beneficio. "La raza sajona e:i
de suyo piadosa-escribe el poligrafo cas-
tellano antes aludido.- Pasma, en Inglate-
rra y en los Estados Unidos, el florecimien-
to de las instituciones en favor de los des-
amparados. Cehtenares de millones de d6-
lares y libras esterlinas ingresan para so-
corro de los humildes". Pero, el volume de
las obras de beneficencia debe ser propor-
cionado al volume de la miseria; y los
millones de la generosidad angloamericana
y anglosajona, se hallan lejos de curar la
dolencia en sus g&rmenes y raices.
i Virtud excelsa la caridad! Y la caridad,
en si, es una de las formas esenciales de la
injusticia que impera entire los hombres.









Pedro Jose Proudhon, a quien los revolu-
cionarios actuales, en realidad sus discipu-
los, acusan de pauperismo en las ideas, y se
contentan con inflamarlas, decia, sin hiper-
bole, que casi todos los hombres odian la
pobreza: que las classes directors despre-
cian al pobre y lo amordazan. "S6 de bas-
tantes moralistas -exclama- cuya inte-
gridad no tolera sin malestar que se discu-
tan, ante las masas, los problems de la ri-
queza, del salario, de la propiedad. Hablad-
les del deber, del sacrificio, del origen del
alma y de sus esperanzas inmortales: os
aplaudirin a rabiar; pero enmudeced antes
de referiros a los bienes materialss.
Proudhon queria pensar como un re-
formador de la conciencia humana, y sen-
tia como un lirico ardorosamente apasiona-
do de su tema. Oigamosle. Su musa logra
los acordes sublimes del amor al hambrien-
to; y la ingenuidad de su fe tiene puntos
irresistiblemente adorables:
--Para qu6 negarlo? Soy pobre; tam-
bien lo eran mis padres; en la pobreza me
he criado; y, a juzgar de las apariencias, en









ella morire. Desearia ser muy rico porque,
en mi opinion, los bienes de fortune en si
ofrecen algo excelente que aprovecha a to-
do el mundo, incluso al propio fil6sofo. Em-
pero, carezco de medios para conseguirlo, y
aquellos que se me ocurren no estan a mi
alcance. No sere rico mientras existan po-
bres. En cada pobre veo un individuo de mi
familiar. Mi padre era tonelero, mi madre
cocinera.
Desde la 6poca de Proudhon la sociedad
ha progresado en el conocimiento categ6ri-
co de sus errors; y los desvalidos, no me-
nos infelices, vislumbran la vindicaci6n re-
mota de sus derechos a la vida y a la pros-
peridad. No obstante, crece el despotismo
de los acaparadores de placer, y el gober-
nante que los preserve se afana en proscri-
bir, de los ojos de la opulencia, el espectacu-
lo acongojador del menesteroso. La miseria
se ostenta menos donde acaso es mas pro-
funda; y golondrinas de verano son los va-
gabundos que exhiben sus harapos en las
calls magnificas de Washington y Nueva
York.









-Y tl--- interrogo al ex6tico mendican-
te que desde la verja de la Casa Blanca
alarga su sombrero- de d6nde has venido
a estos parajes que no te pertenecen? Eres,
tal vez, un emigrado de Castilla que inten-
tas ejercer tu oficio en el p6rtico de los
temples, a la entrada de los palacios o en
las deslumbradoras avenidas que te sugie-
ren la torpe ilusi6n de una fastuosa clien-
tela? Ignoras, por ventura, que los filan-
tropos, la caridad organizada, las institu-
ciones de beneficencia y, sobre todo, el buen
gobierno, pondran termino a la industrial
humillante de tus andrajos?
El mendigo se incorpora con lentitud y
acerca su sombrero hasta rozarme. La mi-
rada sin luz, el rostro exangiie, la rubia ca-
beza descolorida, no guardian similitud
exacta con el pordiosero famelico y mu-
griento descripto, de mano maestra, por
Gald6s, en una de las novelas de su fertil
ingenio que las generaciones futuras no
desdefiaran. Callado, inm6vil, inerte, no
quiere entrar en charla con sus protectores
del arroyo, ni solicita, del transeunte dadi-









voso, que le tiende una moneda, sermons
de moral capaces de interrumpir el trafico
y, con el trMfico, la corriente de su vil ne-
gocio. La codicia que circula en derredor,
sonando los cascabeles del monopolio, en
santa paz con la Economia Politica, deja
siempre algo del polvo de las ganancias en
el hueco del castor que le sirve de cepillo,
sin que, por eso, quiebre su duefio lanzas, ni
provoque litigios con las animals del Pur-
gatorio, constituidas, de antiguo, en socie-
dad an6nima que reparte, de minute en mi-
nuto, dividends jugosos de la misericordia
divina.
-iVaya, pobre diablo! Comprendo tu
secret y reconozco la exigencia inaplaza-
ble de tu caso, el mis agudo. No eres la tra-
dici6n sino la "crisis"; no represents la
herencia sino la desgracia. Veladas por el
recuerdo punzante de tu loca prodigalidad,
carecen tus pupilas del fulgor de la esperan-
za. Llovieron sobre ti las plagas que no pre-
ven los derrochadores; y te arrastras, to-
davia, con el postrero intent de hurtar a
la injusticia, y a la l6gica de tu suerte, la








solitaria quimera de tu libertad comprome-
tida.
El miendigo, silencioso, recoge con cui-
dado mi metalica contribuci6n, y afn le
hablaria de su destiny si no me atrajera,
de subito, un raro suceso que harat dudar,
al sesudo lector, del equilibrio de mi mente.
Lafayette se apea de un arabe galopa-
dor, y Jackson regresa de la Florida, con
su c6lera y sus cafiones, a horcajadas en el
potro que D. Diego Rodriguez de Silva
oblige a cabalgar, en famoso lienzo, al Con-
de Duque de Olivares.
Entretanto, ha desaparecido el pordio-
sero y s6lo es visible para mi su huella de
hiel. Mancha leave en la nitida labor del ca-
ligrafo, la borra el filo de una cuchilla
sutil ...














LA PRIMERA COMUNION DEL SR. GELABERT

Lanzado a la voragine de los negocios
publicos en un period singular de ataxia
econ6mica, e innumerables y estrepitosas
descalabraduras mas hondamente angus-
tioso, que de suyo, por suceder a una era
de prosperidad de cuento de hadas, lleg6
a la estaci6n de Pensilvania,a tiro de fusil
del Capitolio, seguido de una flamante ple-
yade compuesta de ticnicos, delegados es-
peciales, covachuelistas, interpretes, taqui-
grafos y secretaries, el suave 1). Sebastian
Gelabert, que tiene a su cargo, en el Go-
bierno de la Repfiblica de Cuba, la carter
de Hacienda, y trae, del Presidentc, su ad-
mirador, amplisima investidura; encami-
nose, desde luego, al edificio de nuestra Le-
gaci6n, situado, por mera coincidencia, en-
tre los de las reptiblicas de Polonia v Suiza,









casi frente al de MAxico y cercano al de
Francia, y declar6, sin rodeos, al Estado
Mayor que le acompafia, y al Ministro Ces-
pedes que le recibe cordial y efusivamente,
su prop6sito de iniciar, en aquel instant, y
aiin siendo la fecha domingo site, las ta-
reas de su delicada misi6n.
Los recienllegados, y CUspedes a la cabe-
za para servirles de guia, penetran solem-
nemente, con la gravedad propia de un con-
cilio ecum6nico, en el comfortable recinto
de la biblioteca, donde solo no tienen valor
intrinseco los libros, y rodean, a la mesa de
lectura, doce sillones de artisticos y empina-
dos respaldares.
El iltimo en arribar a su sitio fue un
tecnico a quien la escena y el scenario pro-
ducian embriaguez de curiosidad, y escu-
drifiaba, con un mirar desde muy adentro,
el estuco de las paredes, el terciopelo de las
cortinas, los cuadros, las alfombras, los
estantes. Mas viejo de apariencia que por
edad, y mis encorvado a causa de la cos-
tumbre que del tiempo, al andar conserve
la posici6n adoptada, hace mis de medio si-









glo, en sus faenas de escritorio. Semeja por
el aspect y los modales displicentes al pr6-
jimo achacoso que busca, en invierno o en
verano, clima para su asma, aguas terma-
les para su reuma, sulfurosas o alcalinas
para su est6mago y su higado. Habla sin
elocuencia y sin torpeza, en frases cortas,
duras, que no sirven para construir o de-
moler y son titiles e interesantes.
Antonio de Arazosa, asi se llama, es un
incunable hallado por la Repiiblica en los
anaqueles, comidos de la polilla de cuatro
centuries, que nos leg6, al sucumbir, el re-
gimen colonial; en sus paginas amarillentas
refin'dense las c6dulas reales y el farrago
de disposiciones, reglamentos y estatutos
que nutrieron, a lo largo de la historic, el
metodo administrative de la dominacion es-
pafiola; y fue, para los gobernantes inde-
pendientes, providencial e imprescindible
tesoro, proveedor de sabiduria y fidelisimo
consejero.
En la incertidumbre de los dias aciagos,
v en el regocijo de las horas de triunfo, he-
rida y ag6nica la patria, o restaurada la









Republican, es ptllto sill objecion que al se-
ilor Arazoza I,) an lhchlo feliz las caricias
de todos los vientos. Ap6stol de su propia
discipline, en medio de las tempestades que
!l rcpestan y F1 emiujan, su espiritu re-
c'o)i ; ( aiandmoa, scin iel caso, los influ-
jos de la treza, (que 1ha tlmado parecido de ciencia
Poco menns (qu insondable su vieja y so-
i.erana maestria de i)urocrata. A la pos-
tre, ocupa el silldn de gigantesco respal-
dar que le brinda el Secretario de Hacien-
da, en! re los caudillos de la cafia de azu-
car v la lioja de talaco, el tecnico de ta-
rifas v los delegados de la industrial y del
comercio, y siente, sin belefios de vanidad,
que su destino se agranda en la cauda lumi-
nosa del senior Gelabert.




Conviene observer que no presence la
sesi6n; pero de fijo lo mis important fue,
en ella, el saludo que dirigi6 el senior CUs-
pedes a los comisionados en el instant aza-










roso de apercibirse, juntos, a una recia lu-
cha desigual, sin saber las armas que sus
antagonistas elegirian; y tanto consider
necesarias a la inteligencia del lector, como
lo habian sido a la de los comisionados, las
declaraciones contenidas en aquel discurso,
que lo transcribo, en su integridad abso-
luta, despues de obtener, a costa de gran
esfuerzo, la venia del prudent y receloso
plenipotenciario.

"Me es grato daros la mis cordial bienvenida
-les dijo.- Vuestra presencia en esta Legaci6n,
que es parte integrante del patrio suelo, me sirve
de alegria y de aliento. En las circunstancias di-
ficiles que atraviesa Cuba, hab6is sido enviados
para representar aqui, en los actos que se rela-
cionen con vuestra misi6n commercial, a los respe-
tables centros y asociaciones constituidos por las
fuerzas econ6micas de nuestro pais. Venis a ex-
presar, fiel y sinceramente, el prop6sito de Cuba
de poner cuanto est6 de su parte para que sus in-
timas relaciones comerciales, con esta gran na-
ci6n, puedan seguir siendo tan mutuamente pro-
vechosas como hasta el present lo han sido.
Vuestro nombramiento, otorgado por el senior
President, autorizado por el Honorable Congre-
so, es prueba del acierto con que viene procedien-
do nuestro ilustre Primer Magistrado, y pone de
manifesto, ante propios y extrafios, la creciente
solidaridad patri6tica y la necesaria cooperaci6n









que en presencia de la crisis se ha logrado esta-
blecer entire los poderes pilblicos y entire estos y
los organisms representatives de nuestras mas
importantes industries e intereses comerciales. Y
no podia ser de otro modo, a menos que se con-
jurasen, para destruir de una vez la estabilidad
de nuestras instituciones y el regimen republican
y libre y hundir las riquezas del pais en el abis-
mo de una bancarrota irremediable, todas las des-
venturas econ6micas, con todas las incapacidades
para la vida independiente.
"Puesto el pensamiento en nuestro pasado glo-
rioso y conociendo el espiritu cordial justiciero
que anima siempre al Gobierno americano en sus
relaciones con Cuba, por grave que sea la situa-
ci6n que requiiere vuestra presencia aqui, para in-
formar acerca de nuestras actuales necesidades y
sus remedies mas urgentes, tenemos fundadas es-
peranzas de que nuestras manifestaciones seran
atendidas en lo possible, y de que obtendremos la
ayudla necesaria para socorrer nuestras industries,
que son la vida misma de nuestra Naci6n, asi co-
mno para restablecer el buen credito tan profun-
damente herido en nuestra Reptiblica por graves
errors, que es precise reconocer y rectificar, a
fin de que vuelva la confianza en nosotros y en
nuestros destinos.
"Pero la confianza, sefiores, no se nutre de pa-
labras sino de hechos; y no puede fundarse sino
en la virtud de un pueblo, en su amor al trabajo
y a la economic, en su abnegada devocion a los
mais patri6ticos ideales. Nada debemos confiar a









los caprichos de la suerte, o lo que es lo mismo,
a lo que generalmente se ha dado en Ilamar "la
estrella de Cuba". Un gran General italiano aca-
ba de decir, desde una tribune, en este pais, que
no fue la estrella de Italia la que produjo a Vit-
torio Veneto despues del desastre de Caporetto,
sino la oportuna reacci6n de todo el pueblo y la
capacidad de sus directors para salvar la patria.
Nosotros hemos sufrido nuestro Caporetto; y no
debemos fiarlo todo al benefico influjo de nues-
tra estrella, siino al amor de los cubanos por lo
que nuestra estrella significa.
"En etos moments, restablecer la confianza
es salvar la patria; v vuestra alta inisi6n ha de
contribuir poderosamente a esta finalidad, por-
que, ain en el caso de que no viera coronadas
por el 6xito todas y cada una de sus aspiracio-
nes, la cruel realidad que di6 origen a la acertada
iniciativa que determine vuestra venida, se habra
impuesto ya de modo elocuente a cuantos influ-
yen. de al-una manera, en la direcci6n moral y
econ6mica de nuestro pais, como un mandate im-
perativo, no ya de apoyar vuestras nobles gestio-
nes solamente, sino de poner a nuestros inales
los fuertes e inmediatos remedios que ellos re-
quieren. teniendo en cuenta que el tiempo se acor-
ta en tanto los acontecimientos marchan por li-
neas convergentes al punto decisive, y por gene-
rosa y desinteresada que juzguemos la noble ayu-
da de esta naci6n, es en primer t6rmino a los cu-
banos mismos a quienes incumbe el sagrado deber
de salvar la patria."









Ni el Secretario de Hacienda, ni la ca-
fia de azfcar, ni la hoja de tabaco, ni el
comercio, ni la industrial, ni los t6cnicos
respondieron al discurso del senior Cispe-
des en una pieza oratoria formalmente pro-
nunciada, mis o menos en armonia con el
c6digo de Tim6n, pero, segfin mis noticias,
ninguno de los comisionados refut6 las ca-
teg6ricas afirmaciones del Ministro y adop-
taron todos, como propio, el criterio de que
la patria se inclina sobre un abismo, del
cual, uinicamente podrian apartarla, pr6xi-
ma ya la catastrofe, el energico prop6sito,
y la voluntad inquebrantable, de subsanar
los errors y restablecer el cr6dito, persua-
didos, en la borrasca, pueblo y Gobierno,
de que s6lo a los propios cubanos concier-
ne procurar y mantener el honor y la sa-
lud de la Repiblica.
Prolongaronse mis alla de cinco horas
los diAlogos, las referencias, las acotacio-
nes, en la biblioteca, y al siguiente dia, por
la mariana, se produjo el contact de la Mi-
si6n de Cuba con el Gobierno de los Es-
tados Unidos, en la persona del Honora-









ble Charles E. Hughes, que acogi6 bend-
volamente al Honorable D. Sebastian Ge-
labert, ya por dictarlo asi la cortesia, ya
por la impresi6n favorable que le ocasion6
la estampa de nuestro Secretario de Ha-
cienda, dispuesto, el Sr. Gelabert, a ini-
ciarse en el gran mundo sin mostrar, in-
genuamente, su condici6n de novicio que
comulga por vez primera en sus altares,
elegant, circunspecto, ingenioso como un
Par de Francia de los tiempos de Luis
Felipe.
Extrafio a las feroces pugnas de la po-
litica, y a las controversial de la diplo-
macia, jams habia presentido las respon-
sabilidades que, a su apacible temperamen-
to y a la modestia de sus aspiraciones, te-
niale reservadas el azar que lo improvisa,
en la vejez, hombre de Estado, y fia, por
entero, a su pulcritud, la vida de la patria,
nunca tan vorazmente amenazada; pero,
just es afiadir, en homenaje a su probi-
dad, que acepta sereno y resuelto su com-
plicada suerte, sin sofiar siquiera en la com-
pensaci6n quimerica de su enorme sacrifi-







35

cio. Mas, la conferencia con Mr. Hughes,
que tuvo, en apariencia, por lo menos, el
character de una simple maniobra estrat6-
gica, merece detenido examen y capitulo se-
parado.
Los fraudes al sentimiento national, en
Cuba, y al sentimiento democratic, en los
Estados Unidos, hacen defender nuestro
porvenir de un sencillisimo y arriesgado
problema de interpretaci6n.














EL INTERVENIDO
EN CASA DEL INTERVENTOR

Si el Sr. Gelabert, cautelosamente, se
present al Secretario de Estado con su
cohorte de paladines, no fud, de cierto, me-
nos precavido Mr. Hughes que lo esperaba,
circunspecto y amable, a la sombra de tres
columns de la diplomacia "de ingerencia":
Mr. Henry P. Fletcher, Subsecretario y
ex-Embajador en la Ciudad de los Palacios,
Mr. Boaz Long, Ministro en la Repitblica
de Cuba y especialista en claudicaciones de
nuestra clase director, y Mr. Sumner
Welles, Jefe de la Divisi6n Latino Ame-
ricana y centro burocrAtico de las activi-
dades imperialistas. Mr. Hughes, vestido
a la moda de Londres y usando la barba
gris de un Canciller del Gran Sello, disue-









na, y acaso lo ignora, del conjunto de fuer-
zas morales y materials que constitute la
novisima civilizaci6n del hombre lampifio,
o, mAs propiamente, del hombre de rostro
afeitado; y su cortesania, impecablemente
several, copia mejor de Gladstone que de
cualquiera otro modelo, reafirma la digni-
dad aristocrAtica de sus funciones y en-
noblece la elegancia de sus palabras, a tal
extreme, que no pudo resistir el senior Ge-
labert a la presi6n avasalladora de su per-
sonal ambiente y qued6, breves instantes,
anonadado y confundido.
Pero, de pronto, not6se en el Secreta-
rio de Hacienda un despertar ansioso a
cien alarmas de realidad, al paso que su co-
lega, el Canciller, evolucionaba del cumpli-
miento a los intereses y, ya sobre rieles,
hacia el fin, habia descuidado su plumaje
fascinador; quiere penetrar en el terreno
sin curvas de la 16gica, y tropieza consigo
nismo apenas traza los Angulos que per-
miten, a la 16gica del fuerte, invadir los
dominios de la geometria, creyendo que su
ciencia es matemAtica de la raz6n. Un li-









gero malestar sopla en la frente del senior
Gelabert, y una mirada furtiva, de angus-
tia muy honda, sirve de inteligencia, y pone
en guardia, a sus consternados bachilleres.
Cifras de larga y pesada cola hicieron pi-
ruetas en el aire; y tanto los interlocutores
echaron sus nudos al estambre de la en-
redada conversaci6n que, insensiblemente,
fue hallandose, el senior Gelabert, prisione-
ro de una malla de apretados compromises
que su decoro, y el de Cuba, le impidie-
ron rehusar. Cada cifra era la enuncia-
ci6n disfrazada y, sin embargo contunden-
te, de alguna lacra colectiva, y, en torno de
las sumas y las restas, bailaron su peca-
dora danza, en espiritu, los malvados que
delinquieron y los que, siniestramente, se
disponen a delinquir. Nadie pronuncia un
solo nombre; y, no obstante, los nombres
corren y se esfuman a travis del escabro-
so dialogo, de igual manera que las chis-
pas del incendio saltan al vecindario y se
hunden, apagadas, en la noche y en el
viento. No se dice que fermenta la corrup-
ci6n; y, sin embargo, cada frase evoca la








mancha que derramaron, sobre el armifio
de la patria, los detentadores de su virtud.
Hay un moment en que Mr. Hughes
y sus asesores hablan como jueces que ins-
truyen un process, y los acompafiantes del
senior Gelabert, que no abandonan a su jefe
en medio de la batalla, acuden a su defense
y lo protegen, con sus cuerpos, de la em-
bestida de interrogaciones a que se lanza el
triunvirato inferior. Mr. Welles, el mis
peligroso, y el mis temido por los nuestros,
maneja correctamente la lengua castellana,
ha saboreado, en sus fuentes, a los canto-
res de las hazafias del Cid, y es, por ello,
nias exacto en los golpes y en el ataque;
posee, y aumenta cada dia, un registro
circunstanciado y minucioso de las mise-
rias que empafian a nuestra infelicisima
Republica, y Ilega mis al fondo su estoca-
da. Pero, el senior Gelabert se crece en la
refriega y, sin dar espacio al pinico en sus
filas, concluye prometiendo demostrar en
numeros redondos, y en fecha pr6xima, que
la Repiiblica no ha malbaratado su sol-
vencia y, por ende, que sus buenos hijos








no son merecedores del marchamo de inca-
paces.
La pieza se represent en dos cuadros, y
parte de los peritos del senior Gelabert,
que solo entienden y tratan de tarifas,
abandon el Departamento de Estado al
girar el tema sobre los goznes del empres-
tito; mas, el tono, la intenci6n y el eufe-
mismo de las preguntas finicamente varia-
ron su intensidad, que fud menor, conteni-
dos en una sola tendencia los dos cuadros,
ya so pretexto del bill Fordney, ya en oca-
si6n tan precaria como el auxilio a nuestra
industrial de azucar...
Desde la hora infausta en que los ban-
dos politicos, en el gobierno y en la oposi-
ci6n, sometieron a sus tenaces adversaries
a la engafiosa vigilancia de los Estados
Unidos, e hicieron de la "ingerencia", no
la regla, sino el sistema constitutional, no
escrito, de sus derechos al poder piblico,
la political de la Casa Blanca en Cuba, a
causa de la political de Cuba en la Casa
Blanca, estriba, inexorablemente, en con-
vertir todas nuestras dificultades interiores








41

en conflicts de soberania national. Y
mientras la Repiblica no logre redimirse,
ninguna misi6n cubana, en Washington,
sera cosa distinta del intervenido en casa
del interventor...















LA BUENA FE


Terminada la double entrevista con Mr.
Hughes, y convenidos los nuestros en pre-
sentar un informed que contuviese las jus-
tificaciones de la demand, el Secretario
de Hacienda y, a las veces, Enviado ad
hoc de la Repuiblica de Cuba, desmont6 el
mecanismo de la triple comisi6n que presi-
de, y cada uno de sus components, en asue-
to, retir6se a donde quiso a meditar y re-
dactar, de aquel informed, la parte que a sus
conocimientos perteneciese, no s6lo en el
ramo de impuestos y aranceles, rengl6n
que no exige ponderar su importancia, si-
no en la esfera de la industrial, la agricul-
tura y el comercio.
Algunos fueron a Nueva York, otros a
Filadelfia; pero todos, una semana despues,
regresaron a Washington trayendo, en sus









maletas, enormes manuscritos en pro de la
cafia dulce y de los molinos de aziucar, en
pro tambien del tabaco, de la pifia, del cafe,
la naranja y el cacao, y sustanciosos, y
nunca breves alegatos, relatives a la dis-
pendiosa importaci6n de articulos y mer-
cancias de todas classes y para todos los
usos, de lo imprescindible a lo supcrfluo,
que nutre de oro cubano a nuestros pro-
veedores del norte.
El senior Gelabert recibe las toneladas
de monografias que produce sus colabo-
radores, lee de la cruz a la fecha los docu-
mentos, coteja las cifras en sus columns,
consult con el Plenipotenciario de la Re-
pfiblica y con los experts, e hilvana todo
aquel torbellino de pareceres en el informed
general cuya mrdula consiste, o debe con-
sistir, en demostraciones referentes al ma-
nejo del erario, a la capacidad rentistica de
los tributes, y a la palingenesia administra-
tiva operada con el cambio de gobernantes.
Y si, como lo espera el Secretario de Ha-
cienda, los trabajos parciales empatan, sin
dejar a la duda rendijas indiscretas, y com-









ponen una obra maestra de rara habilidad,
el resultado llenara de gozo a todos y a
cada uno de los patriots, y el senior Gela-
bert habri impedido el golpe de las tarifas
a nuestro azficar, concertado un nuevo
Convenio de Reciprocidad, y ajustado un
prestamo de cincuenta millones de d6lares
que ampare a fabricantes y cultivadores,
convictos de ineptitud.

*

Recuerdo unas hermosas palabras de
Pascal que, en trescientos afios, aproxima-
damente, ninghin fil6sofo ha superado.
"Nada es mis comtin que las cosas bue-
nas-decia el insigne hijo de Clermont-
Ferrat; la cuesti6n es discernirlas y, de
cierto, que todas son naturales y estan a
nuestra mano y son conocidas de todos".
El senior Gelabert, para su gloria, distin-
gui6, en la mirada mate de Mr. Hughes,
lo que habia de aprovechable en su moral
de hombre fisicamente tallado a la inglesa,
v dedic6se a la selecci6n hist6rica de los









hechos plausibles y meritorios que ocu-
rrieran, de Pascuas'a San Juan, en Cuba
republican, para obtener, por un sistema
de laboratorio, en el Animo del Secretario
de Estado, el reactive de confianza que ori-
llarA el escollo interpuesto a las tres peti-
ciones que determinan su investidura. Des-
de la estirada conferencia con Mr. Hughes,
el senior Gelabert no duerme, no reposa; y
el saldo politico de sus "conexiones" in-
formales o subterrfneas o clandestinas con
la gente official va siendo alentador en
grado tan positive que nuestro Secretario
de Hacienda sonrie placenteramente por la
tarde, magiier le trajera noticias alarma-
doras el correo de la mafiana.
Existe en Washington una clase de in-
dividuos, de diversas jerarquias y distin-
tos rangos, que utiliza sus relaciones, con
gente del Gobierno, o de las Cimaras, y se
ocupa profesionalmente, en recomendar y
gestionar los negocios pfiblicos que afec-
tan la vida, la riqueza y el honor de las re-
publicas de Centro Am6rica y las Anti-
Ilas; y, a semejanza de los tkcnicos, en las









carreras de caballos, que dan "el soplo de
un favorite", y simulan poseer el secret
que rige a los falsos resultados, el espe-
cialista en "diplomacia de ingerencia" tie-
ne, a cada segundo, novedades ex6ticas
que trasmitir a sus pupilos, ora desconcer-
tindolos con el detalle torcedor de inicuas
maquinaciones, ora bafiAndoles el alma en
vana espuma de optimism. Sin embargo,
Gelabert que, en apariencia, prometia ocu-
paci6n trascendental a esta suerte de procu-
radores, no ha caido entire sus muelas y ha
empleado, con admirable discreci6n, los re-
cursos adyacentes y los engranajes invisi-
bles. En torno del Secretario de Hacienda
la claridad es discipline de un espiritu sen-
cillo, que adopta, por norma invariable, la
buena fe; y tanto hiere al sentimiento el es-
pectaculo extraordinario de un hombre sin-
cero, que ha podido vislumbrar las fronte-
ras de la victoria con el salvoconducto de
su propia buena fe, a nombre de un pais,
el mAs bello del planet, pero en crisis mo-
ral, donde la buena fe, aparejada a los
viejos ideales en descredito, suscita la bur-









la y el desprecio de sus mas eminentes con-
ductores.
Ahora bien; la victoria del senior Gela-
bert, si la palpara, valdria tanto como una
victoria de la Republica frente a los peli-
gros que la circundan? No adivina el lec-
tor, si es cubano, un riesgo insondable en
las apelaciones extremes a la justicia y a la
generosidad de los Estados Unidos, no ya
por la media del favor sino por lo que ata-
fie a la naturaleza de los compromises que
original sus ventajas? No se transparen-
ta en el fondo de su political de privilegio la
political de la Enmienda Platt, que cierra
los pufios?
Porque, si hasta hoy la discordia exaspe-
rada atrajo hacia la indefensa Repuiblica
el filo de la "diplomacia de ingerencia" no
implicaria la victoria del senior Gelabert
un paso mas, adentro de la Enmienda, y
una provocaci6n permanent a cada una de
sus clAusulas?














PROGRAM DE EXPIACION


La gran prensa de los Estados Unidos,
interesada en los acontecimientos que ata-
fien al curso de la civilizaci6n y al desarro-
1lo de las nuevas ideas, mirando a Rusia
con miedo, a Irlanda con simpatia, a la
India con curiosidad, o discutiendo, en el
tono de las cuestiones trascendentes, inclu-
so la del desarme, si la mujer, equiparada
con el hombre por el siglo en todos los as-
pectos del derecho y de la vida, debe iimi-
larlo, no s6lo en el foro, en la clinic, en el
parlamento, sino, ademAs, en la forma de
cortarse el cabello, no desdefia los asuntos
de la Repiublica de Cuba y un peri6dico de
Nueva York sintetiza, en esta forma inge-
niosa, tocada de humorismo, la psicologia
de nuestras angustias y clamores: desea-









mos comernos el pastel y conservarlo en-
tero.
El arte favorite del periodista de Nor-
te Amdrica es reducir a miniaturas la ex-
tensi6n del analisis politico, y no he de in-
currir en la burda injusticia de negarle
maestria v fecundidad extraordinarias en
ese genero de periodismo, a mi entender, el
que mas a prueba pone el espiritu sagaz y
la rapida comprensi6n de sus cultivadores.
Una frase, por todo comentario, al margen
de un problema de complejidad, s6lo es cau-
tivante si encierra mundos de interpreta-
ci6n dentro del espacio microsc6pico de un
grano de arena, sobre el cual, derrama,
cada lector, su propia luz. Y la sencillez
emotiva de estas admirables condensacio-
nes del pensamiento, amargas o ironicas,
dan por resultado la imagen que seduce y
el espejismo engafiador de las creencias.
Hace un lustro, de no escasas vicisitudes
para la dignidad y el decoro de los cubanos,
que la political de nuestra infeliz democra-
cia resuena, en la singular actistica del pue-
bo de los Estados Unidas, con las voces









mAs incoherentes y contradictorias que hu-
biese concebido, en sus travesuras filos6fi-
cas, el implacable sarcasmo de Voltaire.
Mezcladas en estrafalaria gArrula, esch-
chanse, en la Casa Blanca y en el Capitolio,
demandadas de intervenci6n y de respeto a
nuestra soberania, sostenidas, las unas y las
otras, por los mismos parciales, y sin Ilegar,
por el veredicto de ambos criterios, que 16-
gicamente se excluyen y constituirian, sin
duda, en una sociedad normalizada, el ger-
men de irr-econciliable division, al divorcio
que yo consider vital entire los patriotsa"
y los "antipatriotas". Recordemos de pa-
sada, porque no es mi prop6sito recorrer
los descalabros recientes que impusieron a
la Repfblica un regimen de promiscuidad
doctrinaria, cl evangelico fervor con que
protestaba la oposici6n de la ingerencia de
un Ministro Americano en apoyo de la
Dictadura, y pedia de otro Ministro Ame-
ricano esa misma ingerencia en pro de
sus aspiraciones vindicatorias; y no ha de
aparecer cosa extrafia, ni exotismo, ni no-
vedad ideol6gica, en el ambiente politico









de Cuba, el principio econ6mico aplicado
por nuestros estadistas a la crisis finan-
ciera que arroj6, instantaneamente, en un
amanecer borrascoso, a la desventurada
Repfblica, de la abundancia a la banca-
rrota.
No conoce la ciencia de Leroy-Beaulieu
y de Santa Maria de Paredes cura mAs
eficaz a la merma de los ingresos de un
pais en quiebra que la disminuci6n pro-
porcional de los gastos; y no creo que sus
discipulos, en el Gobierno y en el Congre-
so de Cuba, inventen un m6todo cientifico
a virtud del cual sea htil rebajar los egre-
sos y aumentar la prodigalidad. Hacia
1898, aconsejaba el prodigioso talent de
Joaquin Costa, profeta de la actual genera-
ci6n ib6rica, economies inexorables que sal-
varan de la humillaci6n a la patria de Pe-
layo: "entrar-decia-en el presupuesto de
gastos como Atila en Roma; ejecutar he-
roicas y sangrientas anatomias, tapAndose
los oidos y sujetando al paciente con la
fuerza p6blica, a fin de evitar el curso for-
zoso y la suspension de pagos, y de provo-









car el descenso de los cambios y la subida
de los valores, imprimiendo una direccion
distinta a la political de nuestras finanzas".
Pero, en Espafia, y a su tenor en Cuba, los
gestores y administradores del procomuin
solventan la ruindad organica del fisco for-
zando la Have terrible e inquisitive de los
tributes, y el deficit del presupuesto gene-
ral, agrega Costa, "se transfiere al deficit
depauperante del presupuesto de cada ciu-
dadano".
Ahora bien; la Repiblica de Cuba no
atraviesa una simple crisis de "reajuste
commercial como, adscriptos a la rutina,
declaran los guias de nuestro sacramenta-
do empirismo. La "crisis economic" es
part de la crisis colectiva que ataca, en sus
cimientos, al edificio vacilante y enclenque
de la Naci6n; y no la redimirian, en estos
moments aciagos, el alza milagrosa del
azitcar, ni las minas de oro que descubrie-
ra nuestro Secretario de Hacienda en las
paredes vetustas de la Caja Fiscal, ni me-
nos auin, desde luego, los pr6stamos cuan-
tiosos-cuanto mAs cuantiosos peor- que









actuasen sobre el sintoma y agravasen, in-
teriormente, las dolencias que lo general.
Si en Cuba gobernaran hombres de mi-
rada exploradora, generosos, prudentes,
capaces de sacrificio, convirtirian la crisis
econ6mica en cauterio de la crisis esencial,
sin acudir a recursos y expedientes que no
se driven de la expiaci6n.
Pero este program, el minico razonable,
implicaria una reform positive de la litur-
gia political en vigor, toda vez que la crisis
"esencial" proviene del caciquismo, el ca-
ciquismo de la ausencia de sinceridad en el
ejercicio del sufragio, y todo ello se sus-
tenta en el desbarajuste y el despilfarro.
Los partidos politicos integran, desde la
6poca nefasta de la segunda intervenci6n
extranjera, en que se hizo amo y senior el
pesimista recalcitrant, una oligarquia mal-
avenida que rifle a menudo por la distri-
buci6n de las ventajas del poder, y tan fu-
nesta ha sido su obra, y tan exiguo el pro-
greso de la Rephblica bajo su dominio, que
la crisis econ6mica puede remediarse con
solo restablecer el presupuesto national y









el domestico de los primeros dias de la In-
dependencia, sin suprimir otro servicio del
Estado que la corrupci6n, ni otro exceso de
opulencia que la vanidad y la usura.
Sometidos gobernantes, agricultores, in-
dustriales y politicos a la horma de los re-
cursos minimos de una era de rectificacio-
nes fundamentals, la Repiblica viviria de
nuevo sus propios alientos, y recobraria su
nobleza, su credito exterior, su libertad; los
grandes corazones y las grandes; inteli-
gencias reanudarian su influjo, y una poli-
tica sabia, cordial, cubana, sin impudores
de Enmienda Platt, nos impulsaria sobre la
senda segura del glorioso destino... #-















LA CRISIS ESENCIAL


Nuestros hombres publicos no piensan
que las circunstancias actuales provienen de
circunstancias anteriores, y que, por iden-
tica manera, los hechos del present engen-
dran hechos del future, encadenados, a tra-
v6s de la historic, en una sucesi6n infinita
de causes y efectos incontrovertibles; y es
por eso, a mi entender, que nunca, en la
6rbita official, han podido servir de guia
la experiencia, ni de ensefianza el dolor;
y cada caso que reproduce y abulta las
antiguas faltas, ant6jasele a nuestro hom-
bre pfiblico independiente de toda conti-
nuidad, sin enlace alguno que afirme deri-
vaciones remotas o inmediatas.
Podria decirse que a la constituci6n men-
tal de nuestros gobernantes, de ayer y de
hoy, concurre, a mAs de las razones fisio-









l6gicas, el factor geografico; han supuesto
siempre, y lo suponen ahora, que somos
isla en la epoca, isla en la raza, en los prin-
cipios y en la moral; isla en los errors y
en los descalabros. Moveriales a reir, y tal
vez los enfureciera, quien pretendiese de-
mostrarles que no es el malestar de Cuba
simple dolencia de orden financiero; y, mis
auin los irritaria el audaz aventurado a sos-
tener, en los consejos y cabildeos de Pala-
cio, que los manantiales de infortunio que
se precipitan, ahora, en torrente, son tan
lejanos como el nacimiento de la Reptibli-
ca; loco de remate, pareceriales el que con-
migo reconociera que no existe propiamen-
te una crisis econ6mica sino, a todas luces,
una crisis escncial, de la que resultan
afluentes el desastre de los bancos, el desas-
tre de la industrial, el desastre agricola, el
desastre del comercio, el desastre del sufra-
gio, el desastre de la escuela, plblica, el de-
sastre de la soberania. Empero, por much
que se ingenien los convenidos en torcer el
rumbo de las aguas, la crisis Ileva en sus









ondas el impetu y la violencia que ha de
sanear o destruir...
-Si sois patriots y amAis el bien, de-
jadla correr hacia el precipicio. Si quer6is
convertiros en parias, cefiiros una cadena,
hincaros ante un amo, oponedle el dique
siniestro, acumulad, atravesadas en el sur-
co, todas las resistencias de la corrupci6n
que no han sido ensayadas todavia por los
gobiernos, ni conocidas por el pueblo.
Y aiin asi, lector, cabe imaginar tan
agotado el espiritu, tan debilitada la co-
hesi6n de nuestras classes sociales que no
nos reste la esperanza de ver, en el i'ltimo
choque, renovados los valores y reacciona-
dos los ideales?
He aqui un antecedente que descubre las
profundas raices de la crisis esencial: los
fundadores de la patria tuvieron fe, una
fe ciega, evangelica, en la Revoluci6n, pero
los iniciadores de la Repflblica no tuvieron
fe en la independencia, y tanto que, en
el period muy breve por cierto del puri-
tanismo incomplete y con hoquedad, Estra-
da Palma, fundador, pero iniciador, abrig6









la convicci6n, demasiado ingenua, y con 6l
sus coetAneos, de que se Ilevaria la Repf-
blica en el bolsillo si sus contradictores de
entonces lo derribaban de la presidencia,
o bajaria con ella a la tumba en la hip6tesis
lamentable de su muerte. A esta base, or-
ganizAronse partidos politicos y creAronse
intereses de todo genero, intereses de casta
y de gratitud, acondicionados a la fatalidad
inexplicable de una Republica peregrina de
escasa duraci6n, que viviria el tiempo de
las rosas en la florescencia romantica de los
rough riders y los heroes de la loma de San
Juan. Los pesimistas entoxicaron a los pa-
triotas de una falsa noci6n de sentido prac-
tico, destinada a fracasar; las ambiciones
individuals agrandadas a lo inverosimil,
y los anhelos colectivos atrofiados en el
molde ruin de su estulta insignificancia,
ningfin hombre plblico, ninguna institu-
ci6n political, ninguna sociedad privada,
preocup6se de cuidar ni lustrar aquel boce-
to de Rep6blica dibujado, caprichosamen-
te, en un relAmpago de historic contempo-
rfnea; no hubo actividad progresiva del









Estado, ni 6rganos de difusi6n que acre-
centaran los sillares de nuestra pobre na-
cionalidad, sino, por lo contrario, abrieron-
se las compuertas a los apetitos concupis-
centes, de igual modo que si, resignados a
la certeza de un tragico destiny, los preten-
sos patriots aguardaran sus funerales
aturdidndose en la orgia.
Contra los augurios y vaticinios que
asignaban a la independencia corta vida, la
Repilblica de siete afios, barruntada por el
Solitario de Central Valley, casi toca a una
magica longevidad de cuatro lustros, por
encima de las injuries claudicantes, el in-
cendio, la revuelta, la intervenci6n, la dicta-
dura, el fraude; y la verdadcra crisis, que
sufre hoy, es una extrafia crisis de super-
vivencia, la crisis esencial que redobla su
frenesi en medio de las desgracias y pri-
vilegios del suelo de Cuba, prefiado de
matices y riquezas el tr6pico, benigno el
clima, esplendido el sol, serenas las noches
eliseas que sugieren la intima persuasion,
reconfortante y consoladora, de que la li-







6o

bertad y la virtud le pertenecen, y ha de
ser, en un porvenir glorioso e inevitable,
como cantan los sinn feiners,

first flower of the earth,
first gem of the sea.















BOILEDD EGGiS, OATMEAL, COFFEE
AND ROLLS"

El Conde Witte, autor de la Constitu-
ci6n Rusa de 1905 y primer Presidente del
Consejo de Ministros del Imperio, que ne-
goci6 y ajust6, en Portsmouth, la paz con
el Jap6n bajo los auspicios de Teodoro
Roosevelt, de quien, por cierto, no conser-
vaba un recuerdo muy bendvolo, dijo mas
tarde en sus Memorias-un libro no solo
interesante y ameno sino uitil-que algunos
de los caracteres peculiares de la vida ame-
ricana lo asombraron extremadamente.
"Asi, por ejemplo, agrega, tard6 en acos-
tumbrarme a la idea de que la mayor parte
de los camareros, en los rcstaurantes que
frecuentaba, eran discipulos de la Univer-
sidad. Atraidos por las ganancias-a me-
nudo ascienden a cien d6lares por mes-en-








tran a servir en los hotels y reilnen, en el
verano, el dinero suficiente para vivir en el
invierno. En modo alguno parecen aver-
gonzarse de las obligaciones humilladoras
de tal oficio; Ilevan el traje de camareros,
atienden a los clients, y retiran los plates
de la mesa, desde luego, sin la mis mini-
ma turbaci6n. Terminada la comida cam-
bian de ropa, lucen, prendidas de la solapa,
las insignias universitarias; hacen el amor
a las muchachas, hu6spedes en el hotel;
juegan lawn tennis y pasean, con ellas,
por los parques".
No he comprobado, ni me dispongo a
comprobar ahora, la exactitud, falsedad o
exageraci6n que hubiere en los informes
del Conde Witte, pero estoy en el deber de
referir, a quienes hayan leido sus Memo-
rias, que, en la mafiana de hoy, una ma-
fiana del Amazonas, me sirvi6, en Raleigh,
el desayuno, "boiled eggs, oatmeal, coffee
and rolls", un joven de aspect agradable,
con espejuelos de magister y, a semejan-
za de los estudiantes camareros que cono-
ci6 el Ministro del Aut6crata de todas las









Rusias, ilustrado, comunicativo y de ma-
neras desenvueltas. Respetuoso de la dis-
tancia que mide el superior, sus ojos ne-
gros y feos me interrogaban silenciosa-
mente; y adivin6, en la transparencia de su
semblante, el deseo de atar conmigo un
diAlogo redentor del fastidio y la esclavi-
tud de su tarea. Soy dem6crata; y una son-
risa le franque6 la entrada en mis domi-
nios intelectuales cuando iba yo hacia el
oatmeal y clareaba la bandeja de los rolls.
-- DiplomAtico ?
-No.
Y causa natural extrafieza que un ex-
tranjero, vecino de la Ciudad Diplomati-
ca por antonomasia, no result, a lo me-
nos, archivero de legaci6n.
-- Abogado ?
-Tampoco. No obstante la realidad-
aiadi-se puede vivir en Washington, y
vivir a gusto, serena y dignamente, sin te-
ner Apice de abogado, ni olor de diploma-
tico. Mi ocupaci6n es menos pomposa y mas
intense: meditar; y con mis cosechas de








meditaciones acuilo humildes medallas li-
terarias...
La noticia, de indole estrictamente auto-
biografica, regocij6 a mi singular interlo-
cutor y, estimulado por ella, abrio las laves
de su cauclalnsa verlosidad:
-Gozo del privilegio de no habirmelas
jamAs con clients torpes ni vulgares; y si
de improvise pierdo un senator o un ple-
nipotenciario, o un emulo de Rafael o Ben-
venuto Cellini, me caen, como del cielo,
periodistas, maestros de idiomas, traduc-
tores de novels y otras species. Ahora
bien; no por inclinaci6n espontanea, sino
por ocurrir en Washington, prefiero a los
politicos, nacionales o extranjeros, de iden-
tica suerte que, en Italia, verbi gratia, me
decidiria por los cantantes. En Washington
la political es todo: llena los cerebros, llena
los corazones, lena el ambiente; y no hay
asunto, de cualquier caracter y de cualquie-
ra procedencia, que no tome color y perfil
de material political, y no se introduzca en el
Capitolio, y no aparezca uniformado, con
su visera plomiza, sus galones rojos, y sus








franjas azules, en las oficinas del Gobier-
no, en los banquetes de los embajadores,
en las pantallas de los cinemat6grafos y
en las columns de la prensa local, a la que
copia la de toda la naci6n y, finalmente,
la del resto del mundo civilizado. No pien-
se usted que se trata simplemente de una
diAtesis romAntica ficil de curar. El hilo,
primero de seda, y despu6s de oro, que sim-
boliza la paz moral de los Estados Unidos,
tiende a enmadejarse, y necesitamos con-
servarlo entero, intacto, sin un solo nudo.
Que suerte correria la desvalida humani-
dad si dejAsemos que la oscilante fortune
lo rompiera y flotaran sus pedazos en las
olas y en los vientos? A mi se me antoja
que las consecuencias psicol6gicas de la
guerra europea no han comenzado a ser
visible, todavia, para nosotros. La political
de la guerra, que compone su propia l6gi-
ca, y la political de la paz, que avanza se-
gun los trastornos morales de los estadis-
tas, a la postre se han revelado simetrica-
mente identificadas en lo abstract, alli
donde los acontecimientos no son sino jue-








go de un automotismo contra el cual en
vano protestariamos. No s6 apreciar el al-
cance del libre albedrio de los pueblos y no
me atrevo a equipararlo con el libre albe-
drio de los individuos; pero, si es dado a los
primeros, por el 6rgano de los segundos,
elegir libremente la senda, infiero que in-
curri6 Mr. Wilson-el profeta de los ca-
torce puntos-en un error sustancial que
guard parecido con un pecado; y no re-
queriri largas, complicadas, eruditas de-
mostraciones quien recuerde c6mo el ex-
Presidente hizo de sus evangelios regimen
politico y de su regimen politico aposto-
lado...
El orador se detuvo, sacudi6 unas iniga-
jas y acerc6 a mi plato la jarrilla de crema
de leche.
-A los advenedizos, y son las guerras
grandes fibricas de advenedizos, les aho-
ga el orgullo al repetir que la Gran Breta-
fia nos adeuda cuatro mil millones, la Re-
pilblica Francesa tres mil, y cosa de mil
quinientos la noble Italia; pero, a Fran-
klin, que, al preservar a la humanidad de










las furias atmosf6ricas, inmortaliz6 si
nombre con el prodigioso pararrayos, lo
hubiese hundido en insondable perplejidad
la evidencia de que sus compatriotas con-
tribuyeron con recursos tan enormes a la
lucha y con medios tan d6biles a la recon-
ciliaci6n y a la justicia. De ahi, mientras
los ej6rcitos desgarraban, con nuestra p6l-
vora, y a causa de ella, los tesoros de la
civilizaci6n, las miserias y lacras de Eu-
ropa refugiaronse en nuestros bajos fon-
dos y produce fen6menos y desequilibrios
que no estamos ain capacitadas a interpre-
tar. Evidentemente reglamentada la rebel-
dia, no para embestir a los poderes lega-
les directamente, sino atentando al orden
social y a la paradoja del feudalismo demo-
crAtico, nadie ignora que una legi6n, una
tropa numerosa de mineros, atraviesa, en
los instantes presents, las montafias de
West Virginia; y nadie tampoco ignora
que hoy firmarAn nuestros diplomAticos el
Convenio de Paz con Alemania, influencia-
dos, no por el sentimiento de la naci6n be-
ligerante que descansa el fusil sobre la










piedi a, sino por el nuevo espiritu que am-
biciona otros ideales.
Aqui, el soci6logo retira la fuentecilla de
oatmeal y yo saboreo las filtimas gotas de
cafe.
-Nuestros padres marcharon a la van-
guardia del progress human; y, en cam-
bio, nosotros oponemos resistencia, con las
energies acumuladas en el engrandecimien-
to, a las derivaciones filos6ficas del siglo,
que es, no obstante, nuestro siglo. Observe
usted la evoluci6n reaccionaria operada en
las conciencias y jfizguela por la series de
frivolidades que exteriorizan su repentino
process. Los personajes visten con elegan-
cia el "frac", entran con desenfado en los
salones, y besan a las damas en las puntas
de los dedos, aunque lo disimulen, seducidos
por la poesia tradicionalista que puebla la
mente de calzones cortos y pelucas polvo-
rientas.

... El reloj puso termino al mon6logo y
en menos de un relAmpago el academico
se transfigur6 en el dependiente de res-








69

taurante. Solicited la cuenta de mi gasto;
dijo entire dientes el consabido "boiled eggs,
oatmeal, coffee and rolls", y pronunci6 con
la resonancia de un martillazo el saldo co-
mercial:
-iDollar ten!
















EL FUEGO SAGRADO DE LA DOCTRINE
DE MONROE

En efecto, esta mariana la prensa desper-
t6 a sus millones de lectores dindoles la
noticia del segundo Convenio de Paz con
Alemania; y, gracias a la insuperable y
madrugadora diligencia del Post, he sabo-
reado el manjar de sus clAusulas que a toda
prisa, y es licito el vaticinio, serAn rati-
ficadas por la Alta CAmara, definiendolas
o no algin imulo de Marco Tulio, cuya
elocuencia hubiese sido ineficaz con respec-
to al anterior Convenio.
Quedan, y no en nimero exiguo, fervien-
tes devotos de Mr. Wilson y de su obra;
pero, los grandes peri6dicos, desde Nueva
York hasta San Francisco, insertan parc-
cidas o a veces id6nticas glosas al nuevo
Tratado, y, sin pecar de malicioso, creo ver








en el juicio uniform de los 6rganos po-
pulares la norma de Washington, que,
siempre con fruto, apela al patriotism
de los periodistas en material de complica-
ciones diplomAticas, -complicaciones que
ahora resultarian extraordinarias de un se-
gundo tropiezo, y una tercera tentative, en
los medios de restablecer la que fue amis-
tad s6lida y sincera con los germanos, ain
refiri6ndose, como se refieren, exclusiva-
mente, a la forma juridica de la paz, ya que
paz material y de inimo existe, de hecho y
de derecho, entire ambas potencias, no s61o
desde la fecha del armisticio, 11 de noviem-
bre de 1918, sino a contar de la feliz e inu-
sitada iniciativa del Senador Knox, que la
proclam6.
Un ardoroso intellectual brasilefio, Eduar-
do Prado, que censuraba con acritud la po-
litica international de los Estados Unidos,
record, much antes de la explosion eu-
ropea, que no pudo predecir, el injustifi-
cado comportamiento de sus gobernantes
y funcionarios en presencia del desastre de
1870. Grant no vacil6 en aprobar, dirigien-









dose al Congreso, el despojo de Alsacia y
Lorena; el ministry de los Estados Unidos
en Berlin, Bancroft, congratul6 a Bis-
marck, y en la congratulaci6n expuso su
criterio de que la victoria de Alemania
"la indicaba para rejuvenecer al Antiguo
Continente"; y Sh6ridan, el h6roe, sirvi6
como ayudante del Principe Federico Car-
los contra la causa francesa en el ej6rcito
aleman, dolorosisimos agravios que provo-
caron la indignada e inmortal pregunta de
Victor Hugo:

Est-ce done pour cela qtue vint sur sa frigate
Lafayette donnant la main A Rochambeau?

Transcurre medio siglo. Woodrow Wil-
son, otro espiritu y otro tiempo, rehusa el
carro de la inadmisible tradici6n de Sh&ri-
dan y Grant, politicos mediocres e ilus-
tres militares; y su esfuerzo magico salva
a Francia de los Hfisares de la Muerte,
respuesta, la mis admirable, que jams di6
a poeta de tanta gloria hombre de Estado
tan esclarecido; pero, en el fondo, y sin










restarle merito, la vindicadi6n realizada
por Wilson debi6se a la creencia de que si
Alemania no supo rejuvenecer a Europa
el obedecia, impetuosamente, a la vocaci6n
sublime de rejuvenecer a la sociedad huma-
na en plena decadencia; atraves6 los mares
a recabar justicia y libertad para los hu-
mildes; cubri6 su espada con las catorce
bases que impedirian la guerra y el des-
potismo en lo future; y dict6 la Carta Uni-
versal de Versalles.
Sin embargo, a la vez de aumentar su po-
derio en el Globo resquebrajibase en el
concept de sus compatriotas, y la inexpug-
nable fortaleza de su idealidad se transfor-
m6 en castillo de vanas ilusiones, que
sus enemigos de casa, ahitos de inquina,
destruyeron imputando cargos alevosos a
sit Convenio, o con insinuaciones mortifi-
cantes al estilo cesareo de sus travesias por
el Atlintico; y un torrente de adversidad
corona en intima tragedia los afanes mas
deslumbradores de nuestra 6poca.
Las CAmaras no pretenden rejuvenecer
al mundo sino lisa y Ilanamente dominarlo.










Y a dominarlo es que se encauzan hoy los
elements que proporcion6 el idealismo.
Que asi es y asi continuara la historic del
hombre contra el hombre.
En buena 16gica, el razonamiento no de-
bi6 sorprender a quien como tratadista
proclamara la subordinaci6n inevitable del
Poder Ejecutivo al Poder Legislativo, con-
forme al regimen; y menos aiin al profe-
sor que sostuvo en la cAtedra, como causa
de hondo desequilibrio en el sistema, la
capacidad "semiejecutiva" del Senado en
las relaciones exteriores.
"En la 6nica legislature del Congreso de
1868 a 1869 -decia- la facultad de la
Alta Camara de alterar los tratados pusose
en prActica de un modo que hizo muy vi-
sible la debilidad comparative del Ejecu-
tivo y di6 a presagiar graves resultados;
dejabase ver que el Ejecutivo estaba en su
derecho si bien era insuficiente e irreso-
luto; y que el Senado, imperioso, no tenia
la raz6n. Habiamos pedido a Dinamarca
que nos vendiese la isla de Saint Tho-
mas. Dinamarca rechaz6, al principio, to-








das las condiciones, no ya porque le aco-
modaba poco el precio, sino tambien por-
que la venta era contraria a la political
de las potencias occidentales de Europa,
en cuyo favor deseaba mantenerse. Empe-
ro, a fuerza de negociaciones constantes,
habiasele persuadido a ceder; se firm un
Convenio y el Convenio se envi6 al Senado;
la poblaci6n de Saint Thomas fu6 consulta-
da por un plebiscite, y la isla confi6sele a
un agent de nuestro Gobierno. Los mi-
nistros daneses no sospecharon que nues-
tros gobernantes hubiesen cometido la li-
gereza de celebrar una transaci6n analoga
sin estar ciertos del poder necesario para
concluirla. El Senado dej6 dormir la Con-
venci6n en la carpeta del Comit6, sin ocu-
parse de ella; transcurri6 el plazo de las
ratificaciones, y el Gobicrno danes, que de-
seaba escapar a una humillaci6n ridicu-
la, prorrog6 el plazo y envi6 a uno de sus
estadistas mAs eminentes con el objeto de
precipitar el desenlace por todos los medios
legitimos. El Senado no se preocupaba en
modo alguno de los sentimientos de Dina-








marca y podia menospreciar al Presidente
Grant y al Secretario Fish. En la legislatu-
ra siguiente rehus6 el Convenio y los da-
neses recobraron la posesi6n de la isla".
Es de advertir, al comparar el fracaso
de Grant con el de Wilson, el hecho de ha-
ber incurrido este iultimo en la falta que
censur6 a su distant predecessor, al ajus-
tar transaciones, con el extranjero, sin la
certeza del poder suficiente para concluir-
las, en asunto de trascendencia incuestio-
nablemente mAs alta; descuid6 los perga-
minos peligrosisimos de la Doctrina de
Monroe, que la oposici6n aprovecha como
tActica de partido, convirti6ndola en ban-
dera de arrastre national; irritAronse las
pasiones de la burguesia republican con-
tra el moderado socialismo del Presidente;
y las elecciones postreras que abrieron a
Mr. Harding el p6rtico de la Casa Blan-
ca, implicaron rotunda, violent, unAnime
desaprobaci6n, del pueblo todo, a la obra
maestra de aquel genial arquitecto sin for-
tuna. i
Los correligionarios del implacable Se-








77

nador Lodge iluminan su obscurecido cam-
po y recuperan su ascendiente politico, en
el pais, con solo reavivar el sacro fuego de
la Doctrina. Pactan directamente con Ale-
mania, v la Convenci6n disefia el caracter
de la nueva diplomacia de los Estados
Unidos.
















CREATION Y CRECIMIENTO


Que no haya soluci6n de continuidad: he
ahi la voz del instinto en el alma de los
prohombres norteamericanos de cualquiera
estirpe que, enardecidos por la lucha, esca-
lan trabajosamente las cumbres del po-
der; y, no obstante la furiosa controversial
de todo lo que Wilson ambicionaba del
nuevo espiritu, y todo lo que Harding pre-
tendia de la vieja orientaci6n experimental,
ha de verse, a la postre, a los republicans
en la tarea de restablecer la obra de sus
antecesores los dem6cratas, y en vez de
proscribirla aprovecharla. Ningun mate-
rial quedarA perdido, ningin instrument
de acci6n arrinconado, ninguna tentative
sin sus consecuencias. El impulse no se in-
terrumpe y el pueblo redobla su paso a









cada choque de las ideas que avanzan y el
destino que viene.
Asi, el segundo Tratado de Paz con Ale-
mania no rectifica sino confirm las ven-
tajas del anterior, sin las obligaciones par-
ticulares que determinaron la derrota de
Wilson; y si la critical, imparcialmente,
ahondara m is en la m6dula diplomatica de
las dos convenciones, daria con el hecho
singularisimo de que la dinamica del Tra-
tado de Berlin reposa en la dinamica del
'ratado de Versalles, si bien es evidence
que, anulado el de Versalles por el de Ber-
lin, revive en el de Berlin el de Versalles,
ambos uno mismo cuando convenga, y en-
teramente opuestos y disimiles cuando inte-
rese cancelar por la virtud del uno la del
otro;-hibil filigrana s6lo asequiable por el
talent de la fuerza no por la fuerza del
talent.
Nunca suprimida sino relegada la in-
mensa labor de Mr. Wilson a la condici6n
de antecedente national, el influjo de la
Liga de Naciones aparece con frecuencia
entire las costuras del nuevo c6digo de paz,









que, sin duda, el aristotelico ex-Presidente
consider la mis horrible e inicua de las
profanaciones, por 6l, sin embargo, comen-
zada en su segundo y desastroso viaje a la
patria de Gambetta, que tuvo por finalidad
conceder, a sus contradictores domesticos,
la inclusion de la Doctrina de Monroe, co-
mo principio intangible, en los preceptos
del pacto donde se hallarA, por siempre,
la piedra angular y la raiz de futuras ten-
dencias amparadas en el regimen ubicuo
que permit. a los Estados Unidos, presen-
tarse, con la plenitud absolute de su dere-
cho, en todas las grandes fiestas y en todos
los grandes conflicts de la political inter-
nacional, unas veces apoyados en los acuer-
dos de Versalles, v otras veces en los ca-
torce puntos o en las catorce reserves.
Pero, el cauce que toma la political exte-
rior de Mr. Harding facilmente se adivina
en torno del segundo Convenio de Paz
con Alemania, preludio, o cosa asi, de la
Conferencia del Desarme, o sea el movi-










miento con que los republicans conserva-
dores reaccionan contra el trascendentalis-
mo etico de Wilson.
Los Estados Unidos soslayan, a mi en-
tender sabiamente, la political "antigerma-
na" que Inglaterra provoca a la sordina y
de la cual es insigne y alborotoso campe6n
el Gabinete Frances, pero trazan una li-
nea divisoria entire los ideales de revancha
y los de justicia liquid. Mas, ello no sig-
nifica, ni cosa que lo valga, la resoluci6n
verdadera de abstraerse, en el dulce hogar
americano. de las rivalidades, perfidias y
codicias de !a ccrvulsa y trAgica situaci6n
europea. Su scenario, en la abstenci6n
aparente se agranda; sus ojos y sus bra-
zos dominant mis aliA; sus misculos de
hierro se multiplican. Y aquella fiebre de
supremacia inalterable de la Doctrina de
Monroe, lejos de revelar un extrafio an-
helo de prevenirse contra ilusorios peligros
en las tres Americas, constitute la base
esencial de una political de proyecciones ha-
cia todos los extremes del planet, poseida
la Republica de Jorge Washington de la










misi6n que le concierne de ilustrar al nmn-
do y hacer feliz a la desgraciada huina-
nidad. Sin embargo, Warren Harding
quiere parecerse a Woodrow Wilson y pro-
pone medios de impedir la guerra, el des-
potismo, el hambre y la peste, que no de-
testan menos los republicans de hoy que
los dem6cratas de aver. "Somos la Poten-
cia leader" exclama, pavoneandose, un re-
dactor de World's WIork.
Ahora bien; Wilson desert de la tradi-
ci6n, y en su espiritu se apagaron las remo-
tas brasas normandas envueltas en la ce-
niza de los tiempos; no tuvo en cuenta la
hist6rica lecci6n de su sangre, de sus ante-
pasados, de sus progenitores, y quiso lo-
grar, por la creaci6n del genio, lo qle solo
corresponde al crecimiento; quiso detener
la corriente de las pasiones humans e in-
terceptar el odio y la estulticia. Entre tan-
to, Harding, a quien Wilson puede dar cla-
ses de filosofia y derecho, aduce la necesi-
dad prdctica de resolver el problema de la
paz y la virtud, pulsando la desesperanza







83


de los pueblos d6biles y midiendo el apetito
de los Imperios poderosos. Procede sin di-
laci6n. Se reconcilia con Alemania. Y con-
voca a la Conferencia del Desarme.















PACIFISMO PROVIDENCIAL


El segundo Tratado con Alemania "ig-
nora" la Liga de Naciones; y contra ella se
dirige la pr6xima Conferencia. Una f6r-
mula de Mr. Fletcher, vicecanciller de la
diplomacia norteamericana, y hombre pre-
parado a este g6nero de pr6dicas naciona-
listas, puede darnos, bajo la flor del estilo
biblico, la clave del problema: "Con suje-
ci6n a la Doctrina de Monroe, somos li-
bres tal como Dios y nuestra conciencia lo
indiquen; mientras que, por el Tratado de
Versalles, tendriamos que ajustar nuestros
deberes a lo que dispusiera el Consejo Su-
premo de la Liga de Naciones". Los repu-
blicanos defendian, pues, el extraordinario
poder que supone la ubicuidad y elasticidad
mundial de la Doctrina de Monroe, y resis-
tieron al prop6sito de componer una espe-








cie de Repuiblica de Rep6blicas, asi llama-
da por sus furibundos impugnadores. "Po-
sitivamente argiiian los peri6dicos ha-
ce dos afios-positivamentc somos la na-
ci6n mis civilizada y mas rica de la tie-
rra; nuestra conduct con los otros paises,
en Oriente y en Occidente, se amolda a los
principios de una moral irreprochable; y en
la political del mundo hemos introducido el
respeto a la vida humana. Por lo tanto, no
es necesario a la concordia universal que
acondicionemos nuestras iniciativas al dic-
tamen de una Asamblea, ni podriamos con-
sentir, a nadie, la funci6n de sefialarnos en
donde se hallan la justicia y el honor". De
su lado, los oradores repitieron, hasta lo
infinite, copiandose literalmente los unos a
los otros, que la patria augusta de Jorge
Washington y Thomas Jefferson puede
y podrA jactarse, en toda 6poca, de una
pureza inmaculada. "No tenemos de que
arrepentirnos. Con nosotros va siempre la
libertad".
Naturalmente, los republicans, en esa
tesitura, no solo consideraban atentatorio








a la independencia de los Estados Unidos
el invitarles a una Confederaci6n de aquel
carActer, y fulminaban al creador de la
Liga, sino que, ademis, antojabaseles la
Liga, sin ellos, un 6rgano vano que, en
lltima instancia, engendraria estorbos,
nunca facilidades al ensuefio pacifico. Cier-
to que la flamante y asendereada Liga evi-
t6, al parecer, la pelea de suecos y filande-
ses, acalorados por la dispute de las islas
Alam, pero, a juicio de los detractors de
la Convenci6n de Versalles, el 6xito, de su-
yo esporadico, fu6 licita consecuencia de las
vicisitudes que afligian a todo el Continen-
te, y nada revel6 en pro de la efectividad
political del Supremo Consejo. La lucha
hubiese comenzado, y se habrian agredido
ferozmente los dos pueblos, de consistir el
influjo de los reconciliadores en la dialicti-
ca del fil6sofo o en el razonamiento del di-
plomtatico; y mas ain si la calma de las
pasiones fermentadas hubiese dependido
solo de un c6digo abstract, reminiscencia
borrosa de la Biblia.










No obstante, el Presidente Harding y
sus parciales pregonan en el mundo y sos-
tienen con energia la idea pacifista. L6-
gicos en el program, y astutos en la litur-
gia. no se niegan al contagio sentimental
que las mortiferas guerras dejan tras de
si; pero, el pacifismo que invocan, y el
finico verosimil dentro del m6todo impro-
visado en la campafia electoral, quieren ellos
que sea, precisamente, lo contrario a una
teoria; que nada tenga de acad6mico, ni de
apost6lico: la paz con arreglo al crecimien-
to de la Uni6n Americana. La paz a ima-
gen y semejanza de la nacion providential:
el hecho de la paz y no la doctrine contra la
guerra. La paz fuerza y no la paz ve-
hemencia. La paz a virttd de no ser posi-
ble la guerra. Por encima de las rivalida-
des, las envidias y la discordia, la voluntad
intransigente de la paz. Y esa voluntad,
encarnada en los Estados Unidos.
No seria cosa de mayor asombro que
tales maravillas ocurriesen, perfectas y
avasalladoras, en el siglo mis original de
todas las edades; el mas caudaloso en in-










ventos y prodigies. Los hombres conver-
san de viva voz a trav6s del oc6ano, sur-
can las nubes con el glorioso vuelo de las
aguilas, consultant su destiny con los difun-
tos. Los pobladores de Marte hacen sefia-
les misteriosas en la inmensidad de las on-
das electricas al principle (*) de la telegra-
fia sin hilos. El genio de Einstein (**) ob-
serva imperfecciones en la ley de la gravi-
tacion formulada por Newton.
En un ambiente de preponderancia se-
ductiva, forjan los estadistas de la gran
Rep6blica la ilusi6n de la paz universal;
y dos concepts contradictorios, pacifismo
e imperialismo, se refunden s6lidamente en
el espiritu de los prohombres que actual-
mente gobiernan al pueblo norteamericano.
La political de paz que se proponen seguir,
no traspasari las fronteras marcadas por
Escipi6n: la oligarquia mercantil no im-

(*) Marconi se hizo Principe en el Mundo de las
Finanzas con solo haber aplicado el principio de la te-
legrafia sin hilos descubierto por Branly.
(**) Albert Einstein. Theorie de la Relativite res-
treinte et gineralisee mise a la portie de tout le monde.
Paris. Gauthier-Villars, 1921.








pondrA su orgullo, su codicia, su violencia,
en los territories intervenidos, jams con-
quistados; las arenas auriferas del Pacto-
lo no serAn arrendadas punica fides a los
capitalistas romanos; Cartago no sera des-
truida, ni habra de repetirse el trAgico
episodio del Rey de Pergamo.
Con todo, el prudent lector ha de pen-
sar que la quimera del sentido practice, y
de la realidad embriagadora, contiene pe-
ligros mAs graves que la sinfonia doctri-
naria de la Liga.
La humanidad avanza por un camino
sin fin. Sube a las crestas de los montes,
desciende a los valles profundos, atraviesa
los rios; no llega jams. Bendito el error
de Mr. Wilson, si fecunda la vida y embe-
Ilece el ideal enigmitico de la jornada.













INTERVENIR, NO CONQUISTAR


La Liga de Naciones despert6 bafiada
en torrentes de beatitud; y, bajo el palio
de armonias que compuso el profeta de
Norte America, en el Trian6n, hizo la po-
litica juramento de vasallaje a la moral y
los politicos abominaron asi del famoso li-
bro de Maquiavelo, sobre el carActer y los
procedures de Cisar Borgia, como de las
corruptoras pr6dicas de Schoppe y Gabriel
Naude, monstruos de sinceridad y psic6lo-
gos admirables que hubieran pertenecido
sin escAndalo al Supremo Consejo de Gi-
nebra; es decir, qued6 para siempre dero-
gada la maxima abrupta, evocadora de te-
rribles batallas, que conserve la erudici6n
en su estuche de latin: quod principi pla-
cuit legis habet vigoremn; y en la redondez
de la tierra, mandaria perpetuamente el










severe aforismo por el cual fiat justitia
pereat mundus. Mas, de pronto oy6se la pa-
labra de un ilustre personaje italiano que
deseaba erigir sobre pedestal s6lido la ver-
dadera concordia. Record las chocheces de
la Economia Politica, engendradora de
odio entire las naciones; y mencion6, en ro-
tundos parrafos, las materialss primas",
infalible desnivelador de la 6tica internacio-
nal. Propuso, despu6s, un regimen que im-
pidiera, a los Estados poderosos, el mono-
polio de aquellas materials; y dijo estas pa-
labras evangelicas: "La falta de coopera-
ci6n ccon6mica, y la political mercantil de
cortarse mutuamente la garganta, son el
origen fatal de las guerras".
No reputare de sabio tal remedio, ni ne-
gare que su autor ensefi6 las cartas de su
propio nacionalismo; pero, Tittoni plantea-
ba en crudo, como lo harian Schoppe, Nau-
dd y Maquiavelo, el problema de la paz,
que, a mi criterio, y a ese fin se dirigia de
seguro el delegado de Italia, no ser'i re-
suelto sin el libre cambio y la necesaria
abolici6n de los convenios comerciales.










El President Harding ve, sin embargo,
desde el mirador de la Casa Blanca, vias
distintas que llevan a la paz universal; y
puiblico es el prop6sito que alienta de tran-
sitarlas. Por eso, la Conferencia del De-
sarme representarA distinciones ideol6gi-
cas con la Liga. Lo que a Tittoni se le
antoja resort de las guerras, acaso consti-
tuya, en los acuerdos futures de Washing-
ton, el nervio de un grandiose plan esca-
pado a los doctors de Versalles; y si a
Tittoni lo desvela el anhelo de repartir las
materialss primas", los Estados Unidos de-
sean menos, y se conforman, simplemente,
con aminorar el gasto de fusiles y mante-
ner-a su estilo, siempre pacifico-la zona
de influencia que les toque.
De ahi, coligese que la paz del mundo,
la que conviene a juicio de Washington,
es la paz de los grandes pueblos que cui-
dan de la prosperidad y la dicha de los
d6biles. Limitados los armamentos, abor-
dari la Conferencia, no como los inge-
nuos de Ginebra sospechan el dogma de
Monroe, sino los arduos negocios del Pa-









cifico y del Lejano Oriente, a fin de conju-
rar las reyertas de maiiana. Mr. Wilson,
y acudo al testimonio de un publicista sa-
gaz: Mr. Strother, in!ent6 un sistema de
precauci6n que convirtiese las causes de
discordia en simples concomitancias. Mr.
Harding, relegando las tentativas ilusorias
de su antecesor, guard sus instruments
conciliadores hasta el dia en que las dispu-
tas aconsejen aplicarlos. Poco a poco ira
dandose la humanidad una Constituci6n no
escrita, por id6ntica manera que los in-
gleses dieronse Constituci6n sin escribirla.
Contra los textos divulgados en el mun-
do latino por centenarcs de soci6logos que,
para los defensores de la hegemenia, no
pasan de artists ingeniosos y grandes re-
t6ricos, la fraternidad es un problema cu-
yos factors reposan, pese a lo imaginado
por Tittoni, en complicadas miras de im-
perialismo, que no se compadecen, desde
luego, "con la senil doctrine de las poten-
cias europeas en material de colonizaci6n".
El imperialismo de Mr. Harding educara
y redimira a los pueblos y a las razas infe-










riores-no un imperialismo de soldados,
sino de maestros;-y Strother se deleita
afiadiendo que la future Constituci6n Pa-
cifista de la especie humana, obedecera al
influjo de la potencia mas generosa y mas
habil. Mis habil... en el aprovechamien-
to de las materials primas, pudo agregar.
Magna es la empresa: no lo ignoran sus
inspiradores en el Gobierno, en el peri6-
dico y en el libro. Pero, toda se reduce a
una simple "teoria" que resbala, insensi-
blemente, a las regions del sofisma: "in-
tervenir, no conquistar"; y tal vez los his-
tori6grafos deploren, medio siglo mas tar-
de, el descredito que los adversaries del
Pacto de Versalles echaron sobre la fren-
te de Wilson, y el eclipse que sufri6 su po-
litica salvadora, de la cual subsistirA, como
inica huella infeliz, la literature de sus
comentadores frivoles que ayer batieron
palmas y hoy hacense cruces por el ex6ti-
co lirismo del ex-Presidente. Jamas la "fra-
se hecha" desempefi6 papel tan serio en la
tornadiza fortune de un hombre de Estado.
La "frase hecha" aplaudi6 y denigr6; y si-








gue todavia bordando sus caprichos a tra-
ves de cancillerias, embajadas y acade-
mias. La "frase hecha" es el frac intelec-
tual de los mediocres.
Demasiado poderoso el pueblo de los Es-
tados Unidos para vivir en la obscuridad y
el aislamiento, sus politicos discurren, con
el aprendizaje de la reciente guerra, que
los conflicts de Europa y los de Asia lo
afectan por modo igual que si fuese naci6n
europea o asiAtica, seg6n los casos. En con-
secuencia, los Estados Unidos buscarin la
paz del porvenir allende los mares; y su
diplomacia confia en descubrirla oculta en
Oriente, sin apelar al recurso desquicia-
dor de las "anexiones fdrreas". La gran
puerta de la Rephiblica Celeste, se abre al
pacifismo de los norteamericanos; y con-
traida la political imperialista, esencialmen-
te benefica, sin topar en romAntica, a di-
fundir el arte del gobierno propio, millones
de hombres, arrancados a la barbarie, con-
sumirAn los products de la industrial de
los Estados Unidos.
Escipi6n aconsej6 en Roma la political






96

interventora que, a su pesar, degeneraria
pronto en inimo de conquista. Y no que
sus contemporineos le desdefiaran. Los
conquistadores aprendieron su cruel oficio
en la escuela de la intervenci6n. Y el espi-
ritu national evolucion6 hasta la deca-
dencia.




















SEPTIEMBRE














ESPEJISMOS DE LA DIPLOMACIA COMMERCIAL

Hace una semana que la Misi6n Comer-
cial de la Repuiblica de Cuba se dispers6;
uno a uno, los miembros que la componian
se fueron separando, sin violencia, por sim-
ples y dolorosas causes biol6gicas, del tron-
co inmovilizable que se llama D. Sebastian
Gelabert; y los conductores del expreso a
Key West podrian atestiguar las despe--
didas pateticas de los bondadosos y ama-
bles comisionados.
De la Misi6n queda, como recuerdo, el
Secretario de nuestras fiananzas, medita-
bundo sin caer en melancolia, con sus hi-
jos, con el senior Despaigne, depositario de
sus dudas, y, ademis, con la fe tierna que
le sigue, como sombra bienhechora, por los
centros oficiales, el sal6n de algfin baque-
ro insinuante, y las galerias de los museos.






I00


Replegado, con su pequefia escolta domes-
tica, a las tiendas de campafia del em-
prestito, suele navegar su pensamiento, no
obstante la fe, por mares de incertidumbre.
-Y bien-preguntaran, en la Habana,
a los comisionados, al verles Ilegar sin so-
luci6n;-ustedes, qu6 han hecho, para
que fueron, a que vuelven, de que han
servido ?
Y no seria extrafio que cualquier peri6-
dico, impaciente como la generalidad de
nuestros peri6dicos, acabara por deducir,
de las vagas respuestas, la realidad triste,
desoladora, del fracaso. Esta palabra hi-
riente que suele aplicarse al sacrificio pa-
triotico es en Cuba estigma que nadie quie-
re soportar. El buen 6xito lo simula con
frecuencia el infeliz amedrentado por la
impiedad pavorosa del estigma; y la gente
del Gobierno, si en fingirlo hay utilidad,
contribute al pueril engafio.
A la Misi6n Comercial, que vino a
Washington y retorna como vino, seria
notoriamente injusto demandarle una vic-
toria de cartel, una de esas victorias que




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs