• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Introduction
 Milagros de nuestra senora
 Loores de nuestra señora
 Aqui comienza el duelo que hizo...
 Empieza la vida del glorioso confesor...
 Vida de Santa Oria
 Vida de San Millan
 Martirio de San Lorenzo
 De los signos que apareceran antes...
 Del sacrificio de la misa
 Table of Contents














Group Title: Milagros de Nuestra Senora : y otros poemas de Berceo ; traslado en verso moderno y seleccion de Francisca Chica Salas
Title: Milagros de Nuestra Seänora
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075979/00001
 Material Information
Title: Milagros de Nuestra Seänora y otros poemas de Berceo ; traslado en verso moderno y selecciâon de Francisca Chica Salas
Physical Description: 104 p. : ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: Berceo, Gonzalo de, 13th cent
Chica Salas, Francisca
Publisher: El Tala
Place of Publication: Buenos Aires
Publication Date: 1943
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075979
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 10150248

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Half Title
        Page 2
        Page 3
    Title Page
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Introduction
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 10a
    Milagros de nuestra senora
        Page 11
        Page 12
        Vision del prado bien florido
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
        Milagro del fuego que no oso tocar la imagen
            Page 20
            Page 21
            Page 22
        Milagro del clerigo simple
            Page 23
            Page 24
            Page 25
        Milagro de la flor maravillosa
            Page 26
            Page 27
            Page 28
        Milagro del clerigo y del buen galardon
            Page 29
            Page 30
            Page 31
        Milagro de los peregrinos y el mar
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
    Loores de nuestra señora
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Aqui comienza el duelo que hizo la virgen el dia de la pasion de su hijo
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Empieza la vida del glorioso confesor santo domingo de silos
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        La oracion de la ciega asturiana
            Page 61
            Page 62
        Plegaria de Gonzalo de Berceo a Santo Domingo de Silos
            Page 63
            Page 64
    Vida de Santa Oria
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Vida de San Millan
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        El oleo esmerado que envio dios la vigilia de San Julian
            Page 78
            Page 79
        Milagro de la nina muerta
            Page 80
            Page 81
            Page 82
    Martirio de San Lorenzo
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    De los signos que apareceran antes del juicio
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    Del sacrificio de la misa
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    Table of Contents
        Page 106
        Page 107
        Page 108
Full Text



I LLAGROS

DE N.UESTRA SENORA

otros poemas de


SBERCEOG


Version de
FRANCISCA CHICA


SALAS


::





.... EDICIONES



S-.* _." -^ .y ...


SC. E. P. A.


... 7


* f







MILAGROS
DE NUESTRA SENORA
y otros poemas










TRASLADO EN VERSO MODERN
Y SELECCI6N DE
FRANCISCA CHICA SALAS




Mf I L A- G R 0 S
MILAGROS
DE NUESTRA SENORA
y otros poemas de
BERCEO





I








77efci


Queda hecho el dep6sito de ley.







FRANCISCA CHICA SALAS
realize esta version
sobre los textos
antiguos de
Solalinde,
Marden
Y
Sanchez


a1 9' 2








INTRO DUCCION










G ONZALO DE BERCEO, el primero de los poetas cas-
tellanos que conocemos por su nombre, es tambign el zinico
individualizado hasta el siglo XIV, hasta Juan Ruiz y
el canciller Ayala: en el an6nimo cielo de la Edad Media
alcanzamos a reconocer s6lo su voz. El arte de clerecia, a
cuya novedad formal se cifi6 Berceo con mds rigor que
todos los poetas de su escuela, utilize las fuentes escritas
-latinas- comunes al resto de Europa; la-apire ida~Y -6-
Sceria delos juglares, en cambio, recoge los temas de la
tradici6n oral y se complace en la leyenda de sus heroes
locales.
Ja..~A.pLa alejandrina monorrima que el nuevo arte
introdujo, y que fue, casi con seguridad, de importacidn
francesa, separa formalmente un mester de otro; y el afdn
vivisimo de mayor refinamiento expresivo acentza esa di-
vergencia; pero ambos mesteres han franqueado, mds de
una vez, la distancia entire sus ideales artisticos, como
lo ha seialado la ciencia admirable de Menindez Pidal.
El arte de Berceo no es el de un hombre que levanta,
por sobre el alto rumor de la canci6n de gesta, la serial
distinta de una poesia cortesana ceiida a enjuta erudi-
ci6n: Berceo se precia modestamente de ser us juglar








Saunque no pueda huir de su cultural de letrado. Su arte
serd una insistencia de cultural, un afindFe-Tllviar al re-
pertorio de los juglares los temas devotos que solicitaban
su fe sencilla.
El mester de clerecia no fue un arte de soledad: Ber-
ceo se alzd entire el hermetismo de la lengua culta,4yJla
abierta entrega de la recitacidn popular, y acerca la una
a la otra para que Ileguen al pueblo. as histories mara-
villosps con que el conde Ferndn Gonzdlez animaba su
hueste al combat:
Tantas virgenes santas, tanto buen confesor...
Al hablar de Berceo, se ha identificado fuente y obra;
pero, como en todo verdadero poeta, la realizacidn de-
Sfinitiva es much mris que el modelo de donde partied.
Es original, si, este poeta de la Edad Media espaiola,
que se apega mds que ninguno a la tradicidn devota
de la tierra castellana, desde su pequeio, pero tan puro,
pero tan claro mundo de San Milldn. Y no sdlo sus
prosas son mas sentidas cuando celebra sus santos cas-
tellanos: hay un tema para el que su verso cobra una al-
tura lirica inesperada: el tema marial, que vivid en la
predilecci6n de los siglos mds gloriosos de la Edad Media,
anima el relate de las simples maravillas obradas por la
Virgen, y da suave gracia de vitral a la vision del prado
"bien sencido". La devocion del poeta por la Gloriosa
distrae las coplas de su mondtono movimiento, prestcin-
doles su estremecida piedad en el Duelo y su apasionada
sziplica en los Loores. Hubo, quiza.mi dsdelirco que de
"arrador en estp clrioi medieval, que contd tantaS- c-i r
cunstinciadas hzstorias y de quien la inedita expresidn
trasciende aln a travis de la cerrada estrofa monorrima.
Su sentimiento, como regido por una voluntad de restric-
cidn, lo lleva a la palabra desnuda, direct, que tanto se







ajusta al mds alto. lirismo. Y actuales, modernisimos, en-
contramos nosotros esos versos cuya virtud sentimental
nos llega viva e inmediata en una lengua sin retdrica,
trabajada intencionalmente en un puro ascetismo.
La present selecci6n de la obra total con su traslado
en verso modern, responded al deseo de acercar a nues-
tra dpoca una poesia que, por razones de tiempo, se hace
cada vez mds esquiva. El lector que ha leido directamente
el original no podrd menos de advertir c6mo la traduc-
ci6n aja la belleza de los versos antiguos: no impune-
mente puede hacirseles recorrer tan de prisa lo que la
lengua castellana anduvo en casi siete siglos.
El material de que tal trabajo podia disponer era es-
caso: las ediciones anotadas de los poetas espaioles an-
tiguos son contadisimas, y Berceo ha sido de los menos
favorecidos; la investigacidn realizada hasta ahora sobre
su gramdtica y su vocabulario es de incierto valor. Una
version como vista requeria, ademds, que se hubiesen es-
tablecido en forma cientifica las conexioneseculturales des
-( / I, .-, d, B:'rceo muy especialimentela reelacion que
guardian "sis poemas con la pcli o.2 laita tin dii al. He p'-
Sdido -ali.ar muchos de estos inconvenientes gracias a la
ayuda que, para la interpretaci6n del texto, he tenido
en las explicaciones de mi amiga Maria Rosa Lida.
Por iltimo, dird, apoydndome en el recuerdo de unas
palabras de Pedro Salinas en su esplindida version del
Cid, que si la gracia candorosa de los poemas de Berceo,
llega, por esta version mia, "a ganar un sdlo corazdn mds",
pensare, como el juglar devoto, que tuve para mi el am-
paro de la Gloriosa.


FRANCISCA CHICA SALAS.














MILAGROS DE
NUESTRA SENORA








VISION
del prado bien florido










A MIGOS y vasallos del Todopoderoso:
si fueseis un moment de escucharme gustosos,
querria yo contaros un cuento muy hermoso;
lo tendr6is al final de verdad por sabroso.

Yo, maestro Gonzalo de Berceo llamado,
yendo de romeria me detuve en un prado.
Era verde e intacto y de flores poblado,
lugar que codiciara todo hombre cansado.

Daban rico perfume las flores bien olientes;
refrescaban del hombre pensamientos y frente.
Manaba cada esquina agua de claras fuentes.
en verano bien frias y en invierno calientes.

Habia alli gran copia de buenas arboledas,
perales y manzanos y granados e higueras:
frutas de muchos precious que en el prado se hospedan
pero ninguna habia ni podrida ni aceda.








El verdor de aquel prado, el olor de las flores,
la sombra de los Arboles de templados amores,
me refrescaron todo y olvid6 sinsabores.
Podria vivir el hombre con aquellos olores.

No encontr6 en todo el mundo lugar tan delicioso,
ni sombra tan templada, ni olores tan sabrosos.
Me quit mi ropilla por holgar mas gustoso,
y descans6 a la sombra de un arbol muy hermoso.

Estando asi a su sombra huyeron mis cuidados;
escuch6 cantos de aves dulces y modulados.
Nunca oyeron los hombres 6rganos mas templados
ni que former pudiesen sones mas concertados.

O cantaban por quintas o por altas octavas;
las de la melodia errar no las dejaban;
en la pausa, en el canto, a una se esperaban;
aves torpes ni roncas alli no se posaban.

Ni 6rgano, ni viola, rabel ni sinfonia,
ni salterio ni mfisica ni clara voceria,
ni los mas acordados sones de juglaria
a los cantos aquellos compararse podrian.

Pero aunque os decimos del prado la bondad
mas es lo que callamos, creedlo de verdad;
qte alli habia en primores tanta diversidad
que no podria contarlos ni cl6rigo ni abad.

El prado que yo os digo tenia otra nobleza:
ni calories ni frios secaban su belleza.
Estaba siempre verde en su cabal pureza,
y el verde en ninguin tiempo perdia fortaleza.








Tan pronto como estuve en tierra reclinado
de todo sufrimiento me senti descansado;
olvid6 toda pena, todo el dolor pasado;
quien alli reposase seria bienhadado.

Los hombres y las aves todas que aparecian
Ilevaban tantas flores cuantas levar querian;
pero merma ninguna al prado aquel hacian:
por una que levaban tres o cuatro nacian.

Del Paraiso mismo es imagen el prado
que Dios de bendiciones y gracias ha colmado.
El que tal cosa hizo fu6 maestro avisado;
nadie que alli morase tendria ojos cansados.

El fruto de los arboles de dulzura era henchido:
si el padre Adin hubiese de tal fruto comido,
al engafio maligno no se habria rendido,
ni padecieran tanto Eva ni su marido.

Amigos y sefiores: lo que dicho tenemos
es oscura palabra; aclararla queremos.
Quitemos la corteza, al coraz6n entremos;
tomemos lo de dentro, lo de fuera dejemos.

Todos cuantos vivimos y por nuestro pie andamos,
estemos en prisiones o en el lecho yazgamos,
todos somos romeros que en el camino andamos.
San Pedro asi lo dice: por 61 os lo probamos.

Los afios que vivimos, tierra ajena pisamos;
la vida duradera arriba la esperamos;
que nuestra romeria tan s61o la acabamos
cuando ya al Paraiso nuestras almas llevamos.








En esta romeria tenemos un buen prado
donde encuentra refugio el romero cansado:
es la Virgen Gloriosa, madre del Biencreado,
con quien nadie jams pudo ser comparado.

Este prado fu6 siempre de verde honestidad,
que nunca tuvo mancha en su virginidad.
Despu6s y antes del Hijo fue virgen de verdad,
dulcisima e intacta, de toda integridad.

Las cuatro fuentes claras que del prado manaban
los santos evangelios al vivo figuraban,
pues los evangelistas que devotos narraban
mientras los escribian con la Virgen hablaban.

Cuanto ellos escribian la Virgen lo enmendaba,
que bien seguro era lo que Ella aconsejaba;
parecia que el agua toda de Ella manaba
pues lejos de la Virgen nada se encaminaba.

Como la buena sombra de dulce lozania
bajo la cual se ampara today la romeria,
tal son las oraciones de la Virgen Maria
que por los pecadores suplica noche y dia.

Cuantos corremos mundo, justos y pecadores,
sacerdotes y legos, reyes y emperadores,
todos alli acudimos, vasallos y sefiores,
y todos a su sombra vamos a cortar flores.

Los Arboles que dan sombra dulce y donosa
son los santos milagros que cumple la Gloriosa;
mAs dulces que electuario, medicine sabrosa
que sirven al enfermo en dolencia penosa.








Las aves que gorjean entire aquellos frutales
y que con dulce voces dicen cantos leales,
6stas son Agustin, Gregorio y otros tales:
todos los que escribieron sus santos historiales.

Sentian todos por Ella gran amor y amistad;
ponian en sus memories encendida piedad;
decian de la Virgen cada cual su verdad;
pero tenian por todo pareja lealtad.

El ruisefior que canta con fina maestria
o la misma calandria que hace gran melodia
no cantaron mejor que el var6n Isaias
o los otros profetas, honrada cofradia.

Cantaron los ap6stoles sus laudes mis piadosas;
confesores y mirtires alzan voces gozosas;
las virgenes ensalzan tambien a la Gloriosa,
y entonan ante Ella canciones deleitosas.

Toda la Iglesia canta, toda la clerecia
glorifica su nombre ante Ella cada dia;
todos a la Doncella ofrecen pleitesia:
estas son las calandrias de gran placenteria.

Tornemos a las flores que componen el prado,
y que lo hacen hermoso, apuesto y bien templado.
Las flores son los nombres que los libros han dado
a la Virgen Maria, madre del Biencreado.

La muy bendita Virgen es estrella llamada;
estrella de los mares, norte y guia esperada.
Es-en la tempestad por los hombres buscada,
que cuando la descubren la nave estA salvada.








Es llamada en los cielos Reina y Madre divina,
temple de Jesucristo, estrella matutina,
Sefiora natural y piadosa vecina,
de cuerpos y de almas salud y medicine.

Ella es el vellocino aquel de Gede6n
que trajo en si la lluvia y fu6 hermosa vision.
Ella es Ilamada honda de David, el pastor
que confundi6 con ella al gigante foll6n.

Ella es la fuente clara de que todos bebemos,
Ella nos trajo el pan de que todos comemos,
Ella es refugio santo al que todos corremos,
puerta de promisi6n que franquear queremos.

Ella es llamada puerta, firme y bien ajustada,
que se abre antes nosotros para darnos entrada.
Ella es paloma intacta por hiel nunca amargada,
siempre limpia de ira, siempre regocijada.

Tambien, por buen derecho, la llamaron Si6n
porque es nuestra atalaya y nuestra protecci6n.
Y trono bien labrado del sabio Salom6n,
sabio por maravilla, justiciero var6n.

No hay nombre bien logrado, puesto lucidamente,
que de alguna manera a la Virgen no siente.
No hay nadie que no tenga principio en esa fuente:
ni Sancha ni Vicenta, ni Sancho ni Vicente.

Ella es llamada vifia, uva, almendra, granada
que de granos de gracia esta toda cuajada;
olivo, cedro, bilsamo, palma bien enramada,
mAstil de la serpiente que en metal fu6 forjada.








La vara que Moises en la mano blandia,
que confundi6 al Egipto y a su sabiduria,
que los mares cerraba y los mares abria,
s6lo era la Gloriosa Virgen Santa Maria.

Y si pensar queremos tambi6n en el bord6n
que decidi6 la vieja contienda de Aar6n,
no otra cosa indicaba, bien lo dice el serm6n,
que a la Virgen Gloriosa, con sobrada raz6n.

Amigos y sefiores: en vano contendemos,
entramos en gran pozo, fondo no le hallaremos;
mAs han de ser los nombres que de Ella encontremos
que las flores del prado mis grande que sabemos.

Deciamos, amigos, que eran los frutales
donde entonan las aves sus cantos mAs cabales,
los muy santos milagros, preciosos y caudales,
que cantamos nosotros en fiestas principles.

Quiero dejar, ahora, los pijaros cantores,
las sombras y las aguas, las ya nombradas flores;
quiero, de estos frutales tan llenos de primores.
hacer muy breves versos, amigos y sefiores.

Quiero yo de estos irboles un breve instant hablar;
de todos sus milagros s61o algunos contar.
La Gloriosa me guie, que lo pueda acabar,
que yo no me atreviera de otro modo a empezar.

Lo tendr6 por milagro que cumple la Gloriosa
si Ella quiere guiarme, si me ayuda en tal cosa.
Madre Ilena de gracia y Reina poderosa:
guiame td en ello, pues eres generosa...







MILAGRO
del fuego que no os6 tocar la Imagen










SAN Miguel de la Tumba es muy grande convento.
El mar lo cerca todo; 61 se levanta en medio.
Es arriesgado sitio, donde sufren tormento
los monjes que alli viven, en ese enterramiento.

En este monasterio por nosotros nombrado,
habia buenos monjes en gran paz congregados;
altar de la Gloriosa muy rico y muy honrado,
con una rica imagen de valor sefialado.

La imagen en su trono estaba colocada
con el Hijo en los brazos, que es cosa acostumbrada;
alrededor los reyes, muy bien acompafiada,
como que es rica reina por Dios santificada.
Y como rica reina lleva corona final,
el rico velo en alto en lugar de cortina.
Muy bien tallada estaba, con labor peregrina;
valia mis el pueblo por tener tal vecina.








Pendia ante la imagen un buen aventadero
que en la lengua del vulgo le Ilaman moscadero.
De alas de pavones bien lo labr6 el obrero;
brillaba como estrella, semejante al lucero.

Cay6 del cielo un rayo por los graves pecados,
y se encendi6 la iglesia por los cuatro costados.
Quem6 todos los libros y los pafios sagrados.
Por muy poco los monjes no murieron quemados.

Ardieron los armarios, las paredes frontales,
las vigas, las gateras, los maderos cumbrales,
ardieron vinajeras, cAlices y ciriales.
Dios permiti6 esas cosas asi como otras tales.

Y a pesar de que el fuego ardi6 vivo y quemante
ni roz6 a la Virgen, ni roz6 al Infante.
Ni toc6 el abanico que colgaba delante,
ni le trajo de dafio un dinero contante.

Ni la imagen ardi6 ni el abanico bello,
ni recibi6 de dafio lo que vale un cabello.
Y ni siquiera el humo se acerc6 a todo aquello
ni dafi6 mAs que yo al obispo don Tello.

Lo de dentro y de fuera todo fu6 arrasado.
Se volvi6 carb6n todo, que fu6 todo asolado;
mas lo que rodeaba a siete pies su estrado
no sufri6 el mal del fuego, que a tanto no fue osado.

Maravilla juzgaron todos, fnica y bella,
que ni el humo ni el fuego se acercasen a Ella.
Intacto el abanico, claro como una estrella,
el Nifio muy hermoso y hermosa la Doncella.








El valioso milagro no cay6 en el olvido.
Fu6 puesto en buenos versos, en libros incluido.
Mientras el mundo dure ha de ser repetido.
Por 61 algin perverse al bien fu6 convertido.

Y la Virgen bendita, que es la reina total,
como el tocado suyo libr6 de fuego tal,
asi libra a sus siervos de la llama eternal
y los Ileva a la Gloria, donde no ven el mal.







MILAGRO
del clerigo simple










ERA un cl6rigo simple, pobre de clerecia;
no olvidaba su misa a la Virgen Maria;
era toda su ciencia rezarla cada dia;
mis la aprendi6 por hibito que por sabiduria.
Este misacantano fu6 al obispo acusado;
decian que era necio, mal cl&rigo probado;
el Salve, Sancta Parens s61o habia estudiado;
no sabia otra misa el torpe desastrado.
Fu6 entonces el obispo movido a dura safia.
Dijo: "De ning6n cl6rigo escuch6 tal hazafia.
Id a decir al necio de la mala calafia
que ante mi se present, no lo esquive con mafia."
Y vino ante el obispo el preste pecador;
habia, en el gran miedo, perdido la color;
no pudo de vergiienza mirar a su senior;
nunca sufri6 el mezquino tan ingrato sudor.








El obispo le dijo: "Preste, di la verdad,
si es asi como dicen, tanta tu necedad".
Y contest el buen hombre: "Sefior, por caridad,
si dijese que no, diria falsedad".

El obispo le dijo: "Si no tienes la ciencia
de cantar otra misa, ni seso, ni prudencia,
te prohibo que cantes y te pongo en sentencia:
vive como mereces, por otra providencia."

Volvi6 su via el cl6rigo, triste y desamparado.
Si grande era el castigo fu6 el sonrojo doblado.
Acudi6 a la Gloriosa Iloroso y angustiado:
que le diese consejo, que estaba acongojado.

La Madre venturosa, que nunca desoy6
a quien de coraz6n ante sus pies cay6,
el ruego de su cl6rigo muy pronto lo escuch6.
No le di6 plazo alguno, pronto lo socorri6.

La Emperatriz Gloriosa, madre sin sujeci6n,
apareci6 despu6s al obispo en vision.
Dijo palabras duras, fuertecillo serm6n.
Descubri6, de este modo, todo su coraz6n.

Habl6 severamente: "Sefior obispo vano:
contra mi por qu6 fuiste tan duro y tan villano?
Yo nunca de tus bienes toqu6 valor de un grano
y td me arrebataste mi buen misacantano.

Aquel que me cantaba la misa cada dia
pensaste que abrazaba pecado de herejia.
Lo tuviste por torpe, por cosa sin valia.
Le quitaste la orden de la capellania.








Si t6 no le ordenases decir la misa mia
segin acostumbraba, grande querella habria.
Al t6rmino de un mes tu vida acabaria;
ya veras cuAnto puede la safia de Maria."

Qued6 con la amenaza el obispo espantado.
Mand6 venir al punto al cl6rigo agraviado.
Le pidi6 mil perdones por su yerro pasado,
que en su caso se habia torpemente engafiado.

Le mand6 que cantase como solia cantar
y que de la Gloriosa fuese siervo en su altar.
Si algo le hiciera falta en vestir o en calzar,
61 se lo mandaria, aun de lo suyo, dar.

Volvi6 asi el sacerdote a su capellania.
Sirvi6 a la muy Gloriosa Madre Santa Maria,
y acab6 ese oficio de fin cual yo querria.
El alma fu6 a la Gloria, tan dulce cofradia.

Y ni con muy ceiiido escribir y narrar,
aun viviendo mil afios y sin darnos vagar,
podriamos los milagros mAs pequefios contar
de los que en la Gloriosa Dios se digna mostrar.







MILAGRO
de la flor maravillosa










D Ejun! cle4id sini seso tanibi6nihemo' e1ddo
que yacia en los vicibs mundanos embelid&.
Mas si dado a locuras, tenia un buen sentido:
amaba a la Gloriosa de coraz6n rendido.
Aunque a sus devaneos vivia mal avezado
la saludaba siempre con, amor ordenado.
No acudia a la Iglesia ni cumplia recado
sin pronunciar primero el nombre bienhadado.
Decir bien no sabria cuil fuera la ocasi6n,
ni sabemos tampoco si fu6 a ley o a traici6n:
cayeron enemigos fieros sobre el var6n
y lo hirieron de muerte. Dios le d6 su perd6n.
Los hombres de la villa y en devoci6n hermanos,
al ver que no tenian la verdad en sus manos,
lejos de la ciudad, en unos altozanos,
le dieron sepultura, y no entire los cristianos,








Le pes6 a la Gloriosa un tal enterramiento,
pues yacia su siervo fuera de su convento.
Se apareci6 a un buen cl6rigo de claro entendimiento
y le dijo que en ello habian ido sin tiento.

Hacia treinta dias que estaba alli enterrado;
en t6rmino tan largo podia ser condenado.
Dijo Santa Maria: "Conetisteis pecado
al consentir que yazga de todos apartado.

Te mando que asi digas: el preste, mi notario,
no merecia ser echado del sagrario.
Treinta dias os doy de plazo necesario.
Ponedlo con los otros en el cristiano osario."

Y le pregunt6 el cl6rigo, por el suefio embargado:
"Ti que hablas ; qui6n eres? Di qui6n me da el recado,
que cuando Ilegue a ellos me sera preguntado
qui6n es el que intercede y qui6n el soterrado."

Le dijo la Gloriosa: "Yo soy Santa Maria
madre de Jesucristo, que mam6 leche mia.
Aquel que desechAsteis de vuestra compafiia
era notario mio, yo poi tal lo tenia.

En bien del que enterristeis tan lejos del convento,
a quien servicio santo"le negAsteis de intent,
en su favor alego tan prolijo argument.
Si asi no lo cumplieses viviris en tormento."

Cuanto la Virgen dijo fu6 en seguida escuchado.
Abrieron el sepulcro de prisa, y fu6 mostrado
un milagro no simple, double y muy sefialado.
Palabras y milagro los libros han contado:








le llenaba la boca una preciosa flor
de muy grande hermosura, de muy fresca color.
Henchia el sitio todo de su sabroso olor.
Del cuerpo no sentian ni levisimo hedor.

Le encontraron la lengua no menos fresca y sana
que suele ser por dentro la olorosa manzana.
No estaba al mediodia mas fresca, mis lozana
cuando hablaba en la huerta con la gente cristiana.

Vieron que era piedad de la Virgen Gloriosa,
que nadie hacer podria obra tan milagrosa.
Trasladaron el cuerpo cantando Speciosa
muy cerca de la iglesia y en tumba mas valiosa.

Amigos y sefiores: seguira sabia via
el que a la Virgen santa rindiese pleitesia.
Mientras est6 en la Tierra vera placenteria
y salvarA su alma en el iltimo dia.







MILA
del clerigo y del


GRO
buen galard6n


N OS cuentan de otro cl6rigo tambi6n las escrituras
que de Santa Maria amaba la figure.
Hacia reverencia ante la imagen pura.
Humilde veneraba la virginal hechura.
Adoraba a su Hijo, y la adoraba a Ella.
Si el infante era sol, era la madre estrella.
Queria bien al Nifio y bien a la Doncella.
Que los servia poco, pensaba con querella.
Aprendi6 cinco dichos, palabras de alegria,
que cuentan de los gozos de la Virgen Maria.
Los repetia el cl6rigo, delante, cada dia,
y con ellos la Virgen gran jfibilo sentia.
"Gozo tengas, Maria, que en el angel creiste.
Gozo tengas, Maria, que virgen concebiste.
Gozo tengas, Maria, que Cristo al mundo diste.
Cerraste la ley vieja y la ley nueva abriste."








Cuantas fueron las ilagas que el Hijo padeci6
decia tantos gozos a la que lo alumbr6.
Si el cl6rigo fu6 bueno, y bien lo mereci6,
buen galard6n que tuvo, buen pago recibi6.

En estos cinco gozos habremos de mirar
los sentidos del cuerpo que nos hacen pecar.
Son el ver, el oir, el oler y el gustar
y el asir de las manos que llamamos tocar.

Y si estos cinco gozos que dichos os tenemos
a la Gloriosa Virgen bien se los ofrecemos,
del yerro que por estos sentidos cometemos
por su ruego santisimo gran perd6n ganaremos.

El cl6rigo enferm6 de muy fuerte manera.
Le querian los ojos salir de la cabeza.
Pensaba que su vida toda acabada era
y que se le acercaba la hora postrimera.

Apareci6 la Madre del Sefior celestial,
la que en misericordia no tuvo nunca igual.
"Amigo, dijo, guirdate el Rey Espiritual
de cuya madre fuiste amigo tan leal.

Esfu6rzate, no temas y no estes congojado.
Piensa que serAs pronto de tus males curado.
Y consider en Dios, tu dolor aventado.
Bien lo dice tu pulso, que es bueno y sosegado.

Pues estoy junto a ti, ya no tengas temor.
Tente por mejorado de todo tu dolor.
Recibi de ti siempre buen servicio y amor.
Por esos tus trabajos, quiero hacerte favor."








Regocijado el cl6rigo piensa el lecho dejar
y que podri en el campo por sus pies caminar;
mas es bien diferente saber e imaginar
y muy de otra manera iba todo a acabar.

El cl6rigo pensaba de su prisi6n salir
y con sus conocidos solazarse y reir.
Pero no pudo el alma tal plazo recibir:
desamparando el cuerpo se hubo de partir.

La recibi6 la Virgen, Estrella Matutina,
y se parti6 la ahijada con la buena madrina;
la cifieron los Angeles con la gracia divina,
la llevaron al cielo donde el bien no terminal.

La muy Gloriosa Madre lo que le prometi6,
siempre sea bendita que bien se lo cumpli6.
Como ella lo decia 61 no lo comprendi6,
pero lo que le dijo bien de verdad pas6.

Cuantos la voz oyeron y vieron estas cosas
lo creian milagro que hizo la Gloriosa.
Pensaban en el cl6rigo de suerte venturosa;
todos cantaban glorias a la Virgen preciosa.








MILA GRO
delosperegrino_s el.._el ar_










SENORES: siquisieseis, mientras acaba el dia,
milagros como estos muchos mas contaria.
Si no os quejAis vosotros, menos me quejaria,
que como pozo hondo asi es Santa Maria.
Tal es Santa Maria como el caudal de un rio;
todos been en 61, las bestias y el gentio;
mafiana como ayer, grande y nunca vacio;
en todo tiempo corre, tiempo caliente y frio.
Recorre el mas distant y apartado lugar:
los valles y los montes y las tierras y el mar.
Quien supiese rogarle con claro y limpio hablar,
a 6se el dolor de ijada no lo podria tomar.

Leemos un milagro de su santa piedad
que sucedi6 a un obispo, senior de caridad,
hombre de fe cat6lica, de gran autoridad;
61 lo vi6 con sus ojos: sabia Ia verdad.








Y asi como lo vi6 tal cual lo refiri6;
ni le suprimi6 nada ni nada le afiadi6.
Dios le d6 el Paraiso, que bien lo mereci6;
misas dijo, mas tanto ninguna le vali6.

Se aprestan los romeros para ir a ultramar
y frente a la Cruz cierta, junto al sepulcro orar.
Entran a los navios, por Acre han de pasar
si el Padre de los cielos los quisiese guiar.

Soplaron vientos buenos despuds de la partida,
aires muy deleitosos sobre la mar dormida;
tenia gran content la alegre comitiva,
con tiempo tal, bien pronto la mar es recorrida...

Rompi6 la tempestad, una borrasca brava;
perdi6 Animo el piloto que la nave guiaba;
ni el ajeno peligro ni el propio remediaba
que toda su destreza no valia ni un haba.

Aun les pas6 otra cosa, desdichada ocasi6n,
del fondo de la nave se desprendi6 un tabl6n.
Vieron entrar grande agua, romper cada rinc6n;
Ilevaba miras todo dei r a la perdici6n.

Una nave pequefia con la mayor train,
o pinaza o galera creo que le decian,
que si crudas borrascas a afligirlos venian,
en ella refugiados el riesgo evitarian.

Se condujo el maestro como leal cristiano,
pues tomando al obispo, su senior, de la mano,
con otros buenos hombres, mAs altos diocesanos,
los hizo entrar al barco, pens6 con juicio sano.








Con mal lograda astucia un peregrine artero
se arroj6 de la nave pues era bien ligero.
De los de la galera quiso ser compafiero;
se ahog6 dentro del agua mas no muri6 sefiero.

Apenas media hora alcanz6 a estar cumplida
-Dios lo quiso- la nave qued6 en el mar hundida;
y de la gente dentro de la nave sumida,
ni uno solo, siquiera, pudo escapar con vida.

Los que con el obispo juntos permanecieron
se acercaron a tierra todo lo que pudieron,
Ilorosos y afligidos por los que perecieron;
se dolian porque ellos a la par no murieron.

Teniendo por los muertos gran tristeza y pesar
tendian lejos la vista, miraban hacia el mar
por si veian alguno de los muertos Ilegar,
pues el mar nunca quiere cosa muerta ocultar.

Mirando si a los muertos alcanzaban a ver
por darles sepultura y el cuerpo proteger,
vieron blancas palomas de las aguas nacer,
tantas, cuantos los muertos alcanzaban a ser.

Veian las palomas que brotaban del mar
mAs blancas que la nieve cara al cielo volar.
Creyeron que eran almas que Dios queria llevar
al Santo Paraiso, al glorioso lugar.

Franca envidia les daba, desquitarse querian;
porque quedaron vivos hondo pesar tenian;
no les cabia duda, bien claro lo veian,
pues el alma de aqu6llos las aguas devolvian.








Decian: "iAy romeros, ay bienaventurados
que ya fuisteis por fuego y por agua pasados!
Nosotros en el yermo vamos desamparados,
siempre en vela; vosotros reposAis bien guardados.

Gracias al Santo Padre y a la Virgen Maria
ya os adorna la palma de vuestra romeria.
Nuestra vida es de pena; la vuestra es de alegria;
creimos acertar y fu6 necia porfia".

Teniendo gran congoja por el mal que les vino
querian tomar la senda, volver a su camino.
Vieron que de la mar salia un peregrine;
parecia mas bien romerillo mezquino.

Cuando lleg6 hasta ellos cerca de la ribera
el mismo que saltara conocieron que era;
se santiguaron todos de que de esta manera
quedase en el mar vivo toda una hora entera.

El peregrino dijo: "Oid, asi hayAis vida.
Arrojad vuestra duda, dir6 verdad cumplida,
pues quiero que sepais c6mo escape con vida.
Dir6is: "Gracias a Dios", tras la verdad oida:

cuando yo de la nave mayor quise salir
porque mis ojos vieron que se queria hundir,
pens6 que de la muerte ya no podria huir.
Valme, Santa Maria, comenc6 a decir.

Pronunci6 estas palabras: Valme Santa Maria...
No pude decir mis, que tiempo no tenia.
Fu6 ripida la Virgen -piadosa cortesia.
Si no hubiese acudido ahogado moirria.








Fue rApida la Virgen: trajo hasta mi un buen pafio,
pafio de much precio; nada vi tan extranio;
lo ech6 bajo mi cuerpo; te librarA de dafio,
dijo, haz cuenta que duermes y huelgas en el bafio.

No vi6 tan rica obra criatura carnal;,
era labor de Angeles, no labor material.
Tan holgado yacia como bajo un tendal
o como quien se duerme en un verde pradal.

Dichosa seri el alma -y bienaventurada
que fuese bajo sombra tan rica solazada;
ni frio ni calor ni vendaval ni helada
le darAn tal enojo.que viva lastimada.

Bajo este patio gozan alegres, sosegadas,
las virgenes gloriosas de Jesucristo amadas,
que cantan a su madre laudes multiplicadas
y ciiien en sus frentes coronas muy preciadas.

La sombra de aquel paiio trae prudent mesura;
bajo 61 encuentra el hombre para el calor, frescura,
y el que padece frib, del calor la dulzura.
Sefior: Qu6 rico amparo en horas de amargura!

Tantas sus gracias son, tanta su caridad,
y tantas sus virtudes y tanta su bondad,
que no podria contarlas ni cl6rigo ni abad,
ni pensarlas, siquiera, ni rey ni potestad".

El pesar que sintieron por los que peligraron
al sabor del milagro todo se lo olvidaron.
Djeron gracias a Dios y el Te Deum cantaron;
con un Salve, Regina dulcemente acabaron.








Cumplieron los romeros despubs su romeria;
llegaron al sepulcrd con muy grande alegria;
adoraron la Cruz del Hijo de Maria;
jams en este mundo vieron tan dulce dia.

Cantaron el milagro de la Madre Gloriosa;
c6mo libr6 'a aquel hombre de la mar peligrosa,
decian que' habia sido obra maravillosa.
Pusi6ronlo en escrito, lectura muy sabrosa.

Cuantos habian oido esta santa lecci6n
daban a la Gloriosa todos su bendici6n;
tenian para servirla afn mAs devoci6n
porque de ella esperaban merced y galard6n.

La fama de esta historic vol6 sobre la mar;
no la retuvo el viento, pobl6 todo solar;
la puso en buenos libros uno y otro lugar,
por eso la bendicen los hombres al hablar.

Cuantos quieren y ensalzan a la Madre Gloriosa
ante el Rey de los cielos cantan laudes dichosas,
pues por ella salimos de la carcel penosa
en que todos viviamos, hondura peligrosa.

Los que en la perdici6n por Eva hemos caido
recobramos por Ella el buen solar perdido.
Si no fuese por Ella nos faltaria el sentido;
pero su santo fruto ya nos ha redimido.

Por ese santo fruto que pura concibi6
que por salvar al mundo muerte y pasi6n sufri6,
salimos de la fosa honda que AdAn abri6
cuando contra el mandate mal bocado arranc6.








Ella les da valor grande a los apenados,
Sencauza a los mezquinos y a los que van errados;
hace en mares y tierras milagros celebrados
iguales o mayores que los reci6n contados.

Ella, Ilena de gracia, rosa maravillosa,
cuide de nuestros bienes y vida dolorosa,
guArdenos en el mundo de asechanza enganiosa
y nos d6 con los santos la morada gloriosa.














LOORES DE
NUESTRA SENORA






















TUS loores, Seiiora, querria celebrar,
querria de tu falda s61o el ruedo tocar.
No merezco, Gloriosa, acercarme a tu altar,
aunque mi fe en tu nombre nunca me ha de faltar...

Se cumpli6 en ti, Sefiora, el dicho de Isaias:
del tronco de Jes6 una rama saldria;
Una flor nunca vista en ella brotaria
y en la flor siete dones Nuestro Sefior pondria.

Madre, fuiste la rama; tu Hijo fu6 la floor
que devuelve Ia vida con su templado olor,
da salud a los ojos, vida con su sabor,
Ileno de aquellos dones y solo otorgador...

Madrc: en tu alumbramiento nuevos signos cundieron;
los pastores en vela nuevos luceros vieron;
la verdad milagrosa nuevos cantos dijeron;
y de paz y de gozo nuevas voces se oyeron.








Mas sefiales Ilegaron portentosas y bellas;
man6 aceite la piedra, naci6 una nueva estrella,
el tiempo se detuvo y di6 a luz la Doncella.
Paz hubo en todo el mundo como nunca antes de Ella.

Surgi6 un nuevo lucero entonces en Oriente;
Balaam habl6 de 61 aunque no fu6 creyente;
supieron que era signo de Dios omnipotente;
vinieron en su busca, le trajeron presents.

Tres dones le ofrecian, con lo que ellos figuran:
oro, porque era rey, real su estirpe pura;
a Dios daban incienso, just honor a su altura;
mirra, para cuidar la mortal envoltura...

Tu pensamiento, Madre, en todo reparaba.
De palabras, de obras, nada se te olvidaba.
En las cosas del mundo al Hijo te prestabas,
y en las cosas eternas a El te encomendabas...

Dulce es tu nombre santo y toda tui, Gloriosa;
sali6, cuando naciste, de la espina la rosa;
abriste los misterios, sencilla como hermosa;
te recibi6 el Sefior para hacerte su esposa.

Madre, ante tu belleza no tienen prez las flores,
porque Dios fu6 el maestro que encendi6 tus colors.
Tus obras son muy nobles, tus virtudes mejores,
y por eso te ensalzan tanto tu amadores...

Tu memorial, Sefiora, tu clara invocaci6n,
es sabor al oido, dulzura al coraz6n;
gran gozo tiene el alma al oir tu raz6n;
en ti puso Dios, Madre, cumplida bendici6n...







Podria compararte con el cristal, Sefiora:
Como el sol lo atraviesa y jams lo desflora,
asi engendraste, Madre, divina embajadora,
como si atravesases vision consoladora...

Reina y Sefiora nuestra de alta autoridad:
por los que much pecan llnate de piedad.
Derrama tus bondades sobre la cristiandad,
que Dios, por tu plegaria, nos hari caridad...

Madre: cuida las 6rdenes, salva las clerecias,
extiende la creencia, guard las cofradias.
De ti necesitamos las noches y los dias,
pues nuestras voluntades de bien estin vacias.

Haz fuertes a los d6biles, defiende a los valientes,
ayuda al que est. en pie, levanta a los yacentes;
sostiene a los erguidos, defiende a los valientes,
ensefia a cada uno los modos convenientes.

Por mi, que mAs que todos pequ6, merced te pido;
vu6lvete a mi, Sefiora, no me eches en olvido.
Quitame del pecado en que yazgo embebido,
que estoy preso en Egipto, los vicios me han vendido.

Tambi6n merced te pido para tu trovador
que compuso estos versos, fu6 tu fiel amador.
Ante Cristo, tu Hijo, suplica en su favor.
Consiguele limosna en casa del Sefior.

Ruega por la paz, Madre, y por el temporal.
Conc6denos salud y guirdanos de mal.
Guianos de tal suerte por la vida mortal
que al fin tengamos todos el reino celestial.













AQUI COMIENZA
EL DUELO QUE HIZO LA VIRGEN
EL DIA DE LA PASSION
DE SU HIJO






















EN el precioso nombre de la Madre divina
de quien naci6 al mundo salud y medicine,
si por gracia de Dios mis pasos encamina,
querria de su duelo componer una rima.

El duelo que sufri6 por su santo Hijo amado
en quien no encontr6 nunca puerta abierta el pecado
cuando de sus discipulos qued6 desamparado:
el que ning6n mal hizo era muy mal juzgado.

San Bernardo, un buen monje que fu6 de Dios amigo,
quiso saber Ia pena del duelo que yo os digo;
nunca habia querido pensar en otro abrigo
sino en Ella, a quien dijo San Gabriel: "Dios contigo."

No una vez, sino muchas, el devoto var6n,
vertiendo vivas lAgrimas de fire coraz6n,
hacia a la Gloriosa s61o una petici6n:
que ella le mandase dulce consolaci6n.








Decia el santo monje con toda voluntad:
"Sefiora de los cielos, de alta autoridad,
con quien nuestro Mesias comparti6 su verdad:
no me niegues, Sefiora, limosna de piedad"...

Tanto pudo el buen monje su raz6n afirmar
que el clamor a los cielos se hubo de elevar.
Dijo Santa Maria: "Pensemos retornar;
no quiere este buen monje darnos ningin vagar".

Descendi6 la Gloriosa y vino a la morada
donde rezaba el monje, la capucha calada.
Le dijo: "Dios te salve, buena alma lastimada;
por traerte consuelo acudo a tu Ilamada".

Sefiora, dijo el monje: "Si ti eres Maria
que con tus propios pechos criabas al Mesias,
a ti misma he rogado y con mi fe insistia,
que esti toda en ti, madre, esta esperanza mia".

"Monje, dijo la duefia: "No dudes de tal cosa:
yo soy Santa Maria, de San Jos6 la Esposa.
Me trae aqui tu ruego atenta y presurosa:
quiero que compongamos t6, monje, y yo, una prosa".

"Sefiora, dijo el monje: Soy yo bien sabedor
que tocarte no puede tristeza ni dolor;
que vives en la gloria de Dios, Nuestro Seiior;
mas te ruego me ampares, hazme este don de amor.

Te ruego que me digas, en la primera entrada,
si cuando a Jesucristo apresaron t6 estabas;
con qu6 ojos, Madre santa y c6mo lo mirabas;
que de alg6n modo, madre, lo cuentes, deseaba."








"Monje, dijo la Virgen, me cs tarea pesada
renovar mi congoja, que estoy glorificada,
pero por mi no ha sido la saeta olvidada
y en medio al coraz6n la tengo bien clavada.

Ni viejo ni mancebo, ni mujer desposada
sufri6 dolor tan grande, vivi6 tan apenada:
dos veces fui encendida, dos veces fui quemada;
la pena de Maria nunca serA sofiada.

El dia de la cena, despues de haber cenado,
tomamos Corpus Domini, tan sabrosos bocados;
se alz6 s6bito ruido de hombres de a pie y armados;
entraron en la casa tal como endemoniados.

El pastor qued6 firme, no dej6 la posada;
la grey de las ovejas fu6 toda dispersada;
al cordero apres6 esa falsa mesnada;
el lobo los guiaba que cobr6 la soldada.

Con esta grave angustia asi sobrevenida
perdi toda la sangre, qued6 desfallecida;
mis querria estar muerta que no sufrir tal vida;
con la muerte me dieran la salud mas cumplida.

Cuando cobr6 el sentido mire a mi alrededor,
y no vi a los discipulos, ni tampoco al pastor;
si lo de antes fu6 pena, 6ste fu6 mal mayor,
que no hallaba manera de acallar mi dolor.

Fui detris de los lobos que al pastor se Ilevaban
y a voces los refii porque a mi me dejaban;
ellos por mis clamores tres agallas no daban,
que ya con su ganancia lograda se tornaban.








Alzaban grande llanto las dos hermanas mias;
ambas contra el vestido su coraz6n batian;
ambas por los eriales lloraban y gemian;
de mi hijo dulcisimo ambas eran las tias.

Maria de Magdala de 61 no se apartaba,
que fuera de mi, era la que mejor lo amaba;
nunca se viera llanto como el que ella lloraba;
el duelo de Maria a todos quebrantaba...

Viendo a mi hijo asi yacer en tal estado
entire dos hombres viles en la Cruz desangrado,
sin merecer el mal y tan mal castigado,
mi coraz6n ya nunca sentiria alegrado...

De sus pies y sus manos corria sangre viva,
sangre sobre la cruz de palma y de oliva;
los ruines en el rostro le arrojaban saliva.
Llena de fiera angustia la madre de Dios iba...

SAy, hijo mio querido, Sefior de los Sefiores;
ando yo dolorida, t6 sufres los dolores;
te hacen muy mal servicio los vasallos traidores;
td sufres los trabajos y yo los sinsabores!...

Hijo, cerca de ti querria yo acabar,
que al mundo no quisiera sin mi hijo tornar;
hijo, senior y padre, dignate a mi mirar,
que el ruego de la madre no debe hijo rehusar.

Hijo dulce y sombroso, temple de caridad,
arca de toda ciencia y fuente de piedad;
no dejes a tu madre en tan triste ciudad,
donde no saben ver media ni bondad.








Hijo: ti de las cosas eres bien sabedor,
y eres de las querellas muy sabio avenidor;
no dejes a tu madre en tal sitio de hcdor
en que al santo dan muerte y salvan al traidor.

Hijo: siempre tuvimos, td y yo, una vida;
yo a ti te quise much y fui por ti querida;
siempre crei en ti y fui por ti creida.
Tu larga caridad por qu6 ahora me olvida?

Hijo, no asi me olvides y llvame contigo;
no me queda en el mundo ya mis de un buen amigo;
me diste a Juan por hijo y aqui Ilora conmigo;
te ruego me concedes todo lo que te pido.

Te ruego que me otorgues esto que yo te pido;
much es para una madre tan pequefio pedido.
Hijo, te lo suplico y tambi6n te convido
a que mi pobre ruego no eches en olvido."

Le respondi6 el Sefior, dijo palabras tales:
"Madre, much me duelo de esos tus grandes males;
tus ligrimas me mueven, tus palabras caudales;
mas me amarga tu pena que mis golpes mortales.

Madre, bien te lo dije, pero lo has olvidado;
te quita la memorial duelo grave y pesado:
he sido por mi Padre desde el cielo enviado
a recibir martirio y a ser crucificado...

Madre, tii el secret primero lo supiste;
de Gabriel, mensajero de Dios, lo recibiste;
en celda bien cerrada celosa lo encubriste,
y a tu cintura casta las Ilaves te cefiiste.








Madre, que ya ha Ilegado la hora de triunfar,
ya nuestros enemigos Ia espalda han de tornar.
Madre, toma buen Animo y no quieras flaquear
que ese Ilanto que hace nos puede ya dafiar.

Llena estAs, madre mia, de gracia spiritual;
un hijo concebiste precioso y principal;
resignate a mi pena, a que sufra este mal,
ya que no puede, Madre, remediarlo otra sal..."

"Hijo, no te podemos estorbar la partida,
que la mesnada tuya quedaria perdida,
porque todos esperan que por ti tendrAn vida;
mas se nos harA larga la hora de tu venida."

"Madre, contest el Hijo: de aqui al tercer dia
contigo estar6 vivo, tendris gran alegria;
visitar6 primero a ti, Virgen Maria,
despu6s a Sim6n Pedro, toda su cofradia.

Madre, de ti en tanto me quiero despedir
que ya te he dicho todo lo que habia de decir."
Inclin6 la cabeza como quien va a dormir,
entreg6 a Dios el alma y se dej6 morir...






D E cerca de la cruz yo nunca me partia,
lo que entire si tramaban los ruines yo veia;
yo los miraba a todos y todos a Maria.
Me tenian por loca de tanto que gemia.








Abrazaba la Cruz hasta donde alcanzaba;
le besaba los pies, eso me deleitaba:
la boca no podia besarla, que alta estaba,
ni tocarle las manos, lo que mAs codiciaba.

Decia: iAy mezquina, lo que hube de ver!
En tan dura celada nunca pens6 caer;
he perdido el sentido, el animo, el saber:
que el llanto de mis ojos no cese de correr.

Que el llanto de mis ojos no cese de manar;
mi coraz6n zozobra, no puedo descansar.
Aciago es este dia, lo hemos de recorder;
los siervos de mi hijo nunca lo han de olvidar.

Que los de nuestro bando recuerden este dia,
dia tan sin justicia y tan sin alegria;
dia en que yo pierdo mi sol, Virgen Maria.
Dia en que muere el sol nunca es cumplido dia.

Dia en que pierdo yo toda mi claridad,
la lumbre de mis ojos y de toda piedad.
Lloran los elements todos de voluntad,
si yo, mezquina, Iloro, no hago liviandad.

Si yo mezquina Iloro y si asi desfallezco,
si con pena tan grande aun la vida aborrezco,
no se por qu6 me pasa, que yo no lo merezco,
mas a Dios, que lo quiso, a 1 se lo agradezco..."












EMPIEZA LA VIDA
DEL GLORIOSO CONFESOR
SANTO DOMINGO
DE SILOS






















EN el nombre del Padre, que hizo todas las cosas,
y en el de Jesucristo, Hijo de la Gloriosa,
y el Espiritu Santo que con ellos reposa,
de un santo confesor quiero hacer una prosa.

Quiero hacker una prosa en hablar paladino
como el que suele el pueblo cambiar con su vecino,
que no soy tan letrado para usar del latino;
bien valdri, segfin creo, un vaso de buen vino...

Santo Domingo, cuentan veraces escrituras,
fu6 natural de Cafias y no de estirpe oscura;
concebido en limpieza, en la forma mAs pura:
el origen sin tacha, la- pureza segura...

Era buena la cepa y engendr6 buen sarmiento;
no fu6 liviana caiia de las que dobla el viento;
que asi prendi6 despu6s, como de buen cimiento;
la vanidad del mundo no le daba content.








A sus padres servia de toda voluntad;
el nifio les mostraba siempre gran humildad;
y era, afin de pequefio, tanta su santidad
que se maravillaba toda la vecindad.

De risas y de juegos vivia separado,
que ningfin regocijo miraba de buen grado.
Aunque de pocos aiios era muy mesurado;
de grandes y de chicos bien de verdad amado...

El pan que sus mayores le daban cada dia
por nada de este mundo todo se lo comia;
con los nifios amigos el santo lo partial;
era cabal el nifio, de cumplida valia.

Yo creo en una cosa, s6 bien que es realidad:
guiaba al pequefiuelo el Rey de Majestad,
pues hace tales cosas en su benignidad
que aun a la bestia muda da raz6n y verdad...

Cuando fu6 rapacillo que se podia mandar,
le encomend6 su padre las ovejas guardar;
el hijo obedeci6, no queria pecar;
sali6 con su ganado y lo quiso guiar.

Guiaba sus ovejas como muy buen pastor;
otro de mas edad no lo haria mejor;
no queria que entrasen en ajena labor;
las ovejas estaban con 61 a su sabor.

Les daba buenos pastos, -las guardaba de dafio;
temia de su padre escuchar el regaiio;
no haria caer a pobres ni a ricos en engafio;
mis querria de fiebre padecer todo un afio.








Al alba las llevaba despu6s a lugar cierto;
tenia para cuidarlas los ojos muy abiertos;
andaba cerca de ellas prudent y bien despierto;
ni por sol ni por lluvia se acogia a cubierto.

Regresaba con ellas de tarde a la morada,
en la mano el cayado, con su capa frisada;
a los que lo engendraron, en la puerta, a la entrada,
les besaba la mano, la rodilla doblada...

Con la guardia preciosa que este pastor les daba
y con la santa gracia que Dios les otorgaba,
aumentaba la grey, a diario mejoraba,
tanto, que hasta en algunos envidia despertaba...

El santo pastorcillo, Ileno de buenas mafias,
andaba con su greyy por el confin de Cafias;
deseaba ser cl6rigo, cumplir buenas hazafias,
vivir honestamente con honestas compafias.

Gusto hallaron los padres cuando al infante oyeron
en cambiarle su hAbito; otro mejor le dieron;
le buscaron maestro, el que mejor pudierbn;
(y al Ilevarlo a la iglesia, a Dios se lo ofrecieron.

Le dieron su cartilla a uso de monaguillo
y se sent en el suelo, se quit6 el sombrerillo;
con la mano derecha tom6 su punterillo
y aprendi6 hasta el titulo en un corto ratillo.

A la escuela el infante iba muy de mariana;
no habia de decirselo la madre ni la hermana.
De hacer al mediodia siesta no tenia gana;
aprendi6 muy de prisa la primera semana.








En poco tiempo el nifio fur en salmos instruido;
santos himnos y canticos sabia de corrido;
evangelios y epistolas pronto los ha aprendido;
uno mayor hubiera much tiempo perdido.

Leia bien y cantaba sin ninguna pereza,
mas s61o en el sentido ponia su agudeza,
pues sabia que en eso estaba la riqueza:
no queria el meollo perder por la corteza.

Elegido fu6 el mozo Ileno de bendici6n.
Sali6 de mocedad y fue santo var6n.
Dios lo escuchaba much, oia su oraci6n.
Le fue saliendo afuera la luz del coraz6n...

El cl6rigo precioso en quien todos fiaban
dej6 a Cafias, el pueblo donde tanto lo amaban
los parientes y amigos que en su amor habitaban
y se alej6 a los yermos donde hombres no moraban.

Y cuando se vi6 s61o, de su pueblo apartado,
holg6, cual si se hubiese de fiebres liberado.
Daba gracias a Cristo que lo habia guiado.
No tenia, sabedlo, para cena pescado...

Aunque hiciese mal tiempo, cayese fria helada,
hubiese vientos malos, borrasca destemplada,
espesisima niebla o dura granizada,
todo este sufrimiento no lo tenia en nada.

Sufria fuertes dolores las noches y los dias
como sabeis por otras altas hazafierias;
mas para el buen cristiano, fiel sucesor de Elias,
no valiant' las penas ni aun tres chirivias...








LA ORACION
de la ciega asturiana


UNA misera ciega de la tierra asturiana,
natural de la villa que llaman Cornejana,
veia por la tarde como por Ia mafiana;
hacia treinta meses que no vivia sana.

Era Sancha su nombre, lo dice la escritura;
estaba la mezquina en grande desventura,
que el hombre que no ve yace en triste angostura:
no sabe d6nde es Burgos ni d6nde Extremadura.

Tom6 su lazarillo, que la solia guiar,
y se puso en camino, quiso el paso apurar;
iba a la tumba santa para merced rogar;
iba en la confianza de poderla alcanzar.

Cuando estuvo la ciega frente a aquel cuerpo santo,
se dej6 caer en tierra y sinti6 gran quebranto.
Dijo: "Sefior que yaces aqui, bajo este canto,
escucha, padre, y vuelve la cabeza a mi IIanto.








Seiior: tA que ganaste de Cristo gran poder,
que haces hablar al mudo y aun a los ciegos vcr,
consigueme la luz, qui6reme socorrer:
que pueda mi alabanza por el mundo correr".

La oraci6n terminada agrad6 al buen pastor.
Obr6 la virtud santa del santo confesor.
Vi6 luz la pobrecilla, alzaron gran clamor;
regres6 a Cornejana sin ningiin guiador.







PLEGARIA
de Gonzalo de Berceo a
Santo Domingo de Silos








S ENOR Santo Domingo, confesor acabado,
temido de los moros, por cristiano amado:
defi6ndenos, senior, del golpe del pecado;
que yo de su saeta no me vea alcanzado.
Sefior: padre de muchos, siervo del Creador
que fuistes leal vasallo de Dios, Nuestro Sefior:
ru6gale por nosotros, s6 nuestro intercesor;
que salve nuestras vidas y que nos d6 su amor.
Padre que los cautivos libras de las prisiones,
a quien todos los pueblos dan grandes bendiciones,
ayidanos, senior, a ser buenos varones;
que no puedan vencernos las malas tentaciones.
Padre Ileno de gracia: quisiste a Dios servir,
saliste de tu pueblo, fuiste al yermo a vivir.
A los que te suplican dignate bien oir
y dignate, por ellos, merced a Dios pedir...








Padre: las almas nuestras ayuda ti a salvar;
que el demonio no pueda nada nuestro llevar;
Sefior: como tu alma bien supiste guardar
te rogamos que quieras de las nuestras cuidar.

Padre que por el alma tu cuerpo aborreciste
cuando en manos divinas tu voluntad pusiste,
y volver la cabeza atris nunca quisiste:
ruega a Dios por nosotros, pues tanto le serviste.

Padre, ti bien lo entiendes, eres conocedor
de c6mo es el diablo sutil revolvedor;
pasaste td por todo, mas eres vencedor;
defi6ndenos de l1, que es mal perro traidor...

Padre, nuestros pecados, nuestras iniquidades,
en palabras y en obras y aun en voluntades,
a ti las confesamos, senior de los abades,
y merced te pedimos para que asi te apiades...

Ruega a Dios que a la Iglesia bien cuide y bien defienda;
que apague los errors, la caridad encienda,
que con sus oraciones santas a ella atienda;
que cumpla asi su oficio y sea sin contienda.

Para mi, padre, quiero tu merced invocar
pues tuve gran empeiio en ser tu fiel juglar;
este pobre servicio dignate recorder,
dignate, por Gonzalo, al creador rogar...














VIDA
SANTA


DE
ORIA






















En el nombre del padre que nos quiso crear,
y en el de Jesucristo que nos vino a salvar
y en el del Santo Espiritu, luz de buen alentar,
quiero a una santa virgen en rimas recorder.

Quiero en la vejez mia aunque ya estoy cansado
contaros de esta virgen en romance ordenado;
que por sus oraciones Dios me mire de grado
y no quiera venganza tomar de mi pecado.

Al empezar mis versos, en la primera via,
a ella pido merced, sea mi dulce guia;
que ruegue a la Gloriosa Madre Santa Maria
para que bien nos guard las noches y los dias...

Como dice el ap6stol San Pablo en su lecci6n
fu6 esta santa reclusa vaso de devoci6n,
porque Dios puso en ella cumplida bendici6n
y le mostr6 en los cielos una hermosa vision.








Es bueno que os digamos en la primera entrada
que nombre le pusieron cuando fu6 bautizada:
por ser mas que las piedras preciosas estimada
tenia nombre de oro y fu6 Oria llamada...

Recogi6 de sus padres las costumbres prudentes;
cuando la aconsejaban paraba en ello mientes;
con sus menudos labios apretaba los dientes
para que no escaparan dichos inconvenientes...

Oria dej6 este mundo, negros velos tomaba;
en un rinc6n angosto quiso entrar encerrada;
sufria gran abstinencia y vida lastimada,
por donde gan6 al cabo de Dios rica soldada.

Aunque su encierro era estrecha claustraci6n
lo tenia por ancho su santo coraz6n.
Rezaba siempre salmos y una y otra oraci6n;
los cielos traspasaba su firme devoci6n.

Se sinti6 bien pagado Dios con sus oraciones,
y le mostr6 en el cielo tan hermosas visions
que a los hombres debian cambiar los corazones;
contarlas no podrian palabras ni sermones.

A la tercera noche despu6s de Navidad,
dia de Santa Eugenia y su festividad
vi6 admirables visions, preciosa infinidad:
bien parece que estaba llena de santidad.

Despu6s de los maitines, rezada la oraci6n,
Oria la escuch6 atenta con grande devoci6n;
quiso dormir un poco, tomar consolaci6n,
y vi6 al cabo de un rato milagrosa visi6n.








Vi6 tres virgenes santas de gran autoridad
que fueron todas mirtires en su temprana edad:
Agueda, en Catania, esa rica ciudad;
y en M6rida, Olalla, hermosa de verdad.

Cecilia, la tercera, esa martir preciosa
que quiso ser tambien de Jesucristo esposa;
no queria otra suegra si no era la Gloriosa,
mAs hermosa que el lirio, mis a6n que la rosa.

Estas tres santas virgenes que hab6is todos oido,
todas ellas parejo el color del vestido,
parecia que hubiesen en dia igual nacido:
hermosas como estrellas en el cielo encendido...

La nifia entire paredes estrechas encerrada
qued6 con la vision dulcemente asombrada,
pero por el Espiritu Santo fu6 confortada.
Les pregunt6 sus nombres y fue reconfortada.

Las virgenes le hablaron de muy bella manera;
A, da luego Olalla, Cecilia,Ja tergera:
'Oria, p or empren os esta larga carrera;
eres para nosotras ya nuestra compafiera.

Venimos a llamarte porque eres nuestra hermana,
nos manda Jesucristo, de quien todo bien mana,
porque veas ti misma junto a l1 cuanto gana
el servicio que cumples y tu saya de lana.

Ti te deleitas much, nifia, en nuestra pasi6n;
lees nuestras razones de alma y de coraz6n:
queremos que contemples bien en esta vision
qu6 glorias recibimos, qu6 rico galard6a".








Contest la profesa, la que Ilamamos Oria:
"Yo no seria digna de ver tan alta gloria,
mas si me concedieseis sitio en vuestra memorial
fin cumplido alcanzara alli toda mi historic".

"Hija, repuso Olalla, tal cosa no me digas,
que tienes en el cielo mil amigos y amigas.
T6 dominas tu came y tanto la fatigas
que a subir a los cielos a ti misma te obligas.

Recibe este consejo, hija mia querida:
contempla esta paloma y lo demAs olvida;
v6 donde ella te Ileve, no habrA senda mentida;
qu6date con nosotras que Cristo te convida."

Al oir el consejo de Santa Olalla daba
alz6 la vista Oria, hacia arriba miraba.
Vi6 una enhiesta column que a los cielos se alzaba,
tan alta, que su vista apenas la alcanzaba.

Habia en la column escalones y gradas;
ver solemos iguales en las torres labradas.
Por mi fueron algunas mil veces escaladas.
Por ellas suben almas ya bienaventuradas.

Se movi6 la paloma, comenzaba a volar,
de la tierra a los cielos su vuelo a levantar.
Oria miraba d6nde llegaria a posar.
No podia por nada su empefio dominar.

Empezaron las mirtires gloriosas a subir
y la nifia reclusa las empez6 a seguir.
A su primer mirada -Dios lo quiso cumplir-
fu6 subida a la cima, para hablar sin mentir...








Ya eran, a Dios gracias, las virgenes legadas;
sobre la alta column cstaban ya posadas.
Vieron un Arbol bueno de frondas dilatadas
que de flores diversas estaban bien pobladas.

Era muy verde el ramo, de hojas verdes cargado;
daba sombra sabrosa y fresco muy templado;
habia en torno al tronco maravilloso prado;
por si solo valia much mAs que un reinado.

Estas cuatro doncellas mAs ligeras que el viento
tuvieron en este Arbol premio y placer sin cuento.
Todas en 61 subieron, todas con gran content,
que encontraron en 61 holgura y cumplimiento.

Y estando en ese Arbol estas duefias nombradas
-en sus manos, alegres palomas sosegadas-
vieron alli en el cielo ventanas desplegadas
por donde salian luces que no serAn contadas.

Tres personas salieron por esas aberturas,
todas angelicales, con blancas vestiduras;
traian en las manos ramas frescas y puras;
vinieron hacia ellas sus celestes figures.

Recibieron las virgenes estos santos varones;
como plumas las alzan en sus altos bastones;
las llevaron muy alto, a distantes regions,
y vieron venturosas y claras procesiones.

Oria, la fiel reclusa de Jesucristo amada
record la ensefianza por Santa Olalla dada:
poniendo en la paloma su prudent mirada
subi6 tras de las otras a la rica morada.








Entran al cielo abierto las virgenes hermanas
y se alegra con ellas la alta corte cristiana;
les agrad6 la virgen de la saya de lana:
no se tienen en menos por la nifia serrana...














VIDA DE
SAN MILLAN





















QJUIEN la tvida quisiese de San Millin saber
y su cabal historic con verdad conocer
preste oldos al libro que yo quiero leer
y vera d6nde envian los burgueses su haber.

Segdn el sentir mio, aunque pese al Pecado,
al final, cuando hubiese todo el libro acabado,
las cosas que oiri serin bien de su grado
y dar los tres dineros no le sera pesado...

Luego que hubo nacido, los que al santo engendraron,
todo envuelto en sus pafios al temple lo llevaron,
y como la ley manda, bautismo demandaron.
Lo dieron a los cl&rigos, su cabeza mojaron.

Cuando fu6 rapacillo que se podia mandar
le encomend6 su padre las ovejas cuidar.
El hijo obedeci6 y las fu6 a guardar
con las ropas que suelen los pastores usar...








Tenia esta costumbre el pastor de que os digo:
por hAbito llevaba la citara consigo
para ahuyentar el suefio, porque el mal enemigo
hurtar no le pudiese cordero ni cabrito...

Andando por las sierras, el cayado apoyando,
cumpliendo asi su oficio, sus ovejas guiando,
de muy fuerte manera lo fu6 el suefio tomando;
inclin6 la cabeza, se qued6 dormitando.

Durmi6 cuanto Dios quiso suefio dulce y templado;
mientras yacia dormido fu6 por Dios alumbrado,
y cuando abri6 los ojos, despert6, ya ensefiado.
Por partir de este mundo olvid6 su ganado.

Tuvo un buen pensamiento, todo Dios lo ganaba;
para tomar tal vida doctrine !e faltaba;
supo que San Felices en Bilibio moraba;
no veia la hora de hablarle como ansiaba.

San Felices con 61 tuvo grande alegria;
di6 gracias al Sefior y a la Virgen Maria;
comprendi6 que no era engafio ni falsia;
Dios le daba salud con su sabiduria.

Lo recibi6 de grado, de todo coraz6n,
y le ensefi6 los salmos para hacer su oraci6n;
con su ardor y firmeza lo puso en tal saz6n
que alcanz6 bien la forma de toda perfecci6n.

Bien pronto fue en los salmos el pastor educado;
en cAnticos y en himnos harto bien ensefiado;
en toda la doctrine fu6 maestro acabado;
gun el que lo instruia se quedaba pasmado,








Cuanto mas era su animo en la ciencia embebido
tanto en firme creencia vivia mis encendido;
de la ciudad el santo querria haber salido,
por volver a los montes y vivir escondido...

Con gran pena el maestro, con gran duelo y pesar
le otorg6 la licencia, no la pudo negar;
le di6 su bendici6n como la debia dar,
como la de el maestro a su buen escolar.

Se qued6 asi el maestro donde solia morar;
el discipulo al monte se hubo de tornar,
y no hemos leido ni podemos hallar
que volviesen en vida a unirse en un lugar.







EL OLEO ESMERADO
que envi6 Dios la vigilia de
San Juliain








A NTE el cuerpo precioso que el Sefior much amaba
pendia siempre una lampara, sin cesar alumbraba.
Jamas noche ni dia el 61eo le faltaba,
salvo cuando la mecha el sacristan cambiaba.
No s6 c6mo pas6, que la noche empezada,
alli por San Julian, vigilia sefialada,
el aceite falt6 a los de la morada:
ni una blanca de 61eo para quemar quedaba.
Se tuvo el sacristan por gravemente errado;
de verlo mal prendido estaba acongojado;
no podia comprarlo ni pedirlo prestado;
le dolia que el sepulcro no estuviese alumbrado.
El Senior de los cielos, el Todopoderoso,
que tiene por sus siervos durable amor piadoso,
la mengua de la lumbre vi6 misericordioso
y les mand6 remedio magnifico y precioso.








Al Ilegar con la noche el moment de holgar
el sacristan entr6 el sepulcro a mirar:
vi6 que ardia la lImpara delante del altar,
llena de mejor 6leo que el que solia comprar.

El sacristan qued6 harto maravillado
de esa lumbre tan clara, de 6leo tan esmerado.
Comprendi6 que no era a mercader comprado
sino que Dios lo habia de los cielos mandado.

Tafieron las campanas, alzaron gran clamor;
los cl6rigos dijeron laudes al creador;
rindieron pleitesia al santo confesor
que tal parte tenia en Dios, nuestro Sefior.

Al otro dia tuvieron un acuerdo atinado;
pusieron otro 61eo y aqu6l fu6 retirado;
era santo aquel 6leo y de tal don colmado
que se cur6 por 61 much enfermo cuitado.

Cuantos para sus males al santo 61eo acudian
(muchos eran, y muchos cada hora venian)
los ungian con 61 y hallaban mejoria;
de ir tras otro remedio menester no tenian.








MILAGRO
de la ninia muerta










H ABIA dos buenas gentes en la villa de Prado;
marido y mujer eran, muy virtuosos casados;
tenian una hija que Dios les habia dado;
mAs amaban la nifia que cuanto habian ganado.

Andaba en los tres afios, era ya mayorcilla,
los padres la tenian vestida a maravilla;
se hubo de enfermar tan mal la pobrecilla,
que del cuerpo queria salir su alma sencilla.
Con tal pena los padres estaban desolados;
no estarian por su muerte misma tan apenados;
andaban dando voices, tal como arrebatados;
a la nifia tenian los ojos siempre alzados. rut

La pena de la hija, a estos padres prudentes,
en un nuevo remedio les movi6 a parar mientes:
La llevarian al sitio del que todas las gentes
volvian muy alegres aunque fueran dolientes.






WAhlr7-0 To 0a A/ '^4 -r0 (1 4Le
P" cuie 1-4L 6V7- 6me 0,_5
Prepararon la enferma porque la via emprendiera;
Ilevaba rica ofrenda de 6fe'l fino y de ce~A;
mas antes de cumplida la jornada primera
se les muri6 la nifia por quien todo esto era.

Los padres con la pena iban enloquecidos:
se mesaban el pelo, rasgaban sus vestidos;
los que en su compafiia tambi6n habian venido
alrededor del cuerpo yacian afligidos.

Con toda la desgracia que les habia llegado
hubieron de seguir, pero bien lo han pensado:
un parecer tomaron, por Dios les fu6 enviado,
pues el final lo muestra que fu6 bien acabado.

Pensaron que aunque muerta, podia ser Ilevada
al santo confesor a quien fu6 encomendada:
ya que en vida no pudo conocer su morada d e It' Pc
que fuese al menos muerta cerca de 61 enterrada.

Prepararon el cuerpo, alzaron grande llanto Cf h-Cy I' e
y lo llevaron luego ante el sepulcro santo; dy so
lo pusieron en tierra cubierto con su manto 4i' ti
que cuando lo veian, sentian gran quebranto.

Los hermanos del claustro, monjes bien acordados,
vieron los hombres estos reciamente apenados;
pensaron entire ellos que mal habrian cenado
pues con tal duelo saben amargos los bocados.


Les rogaion que fuesen un moment a cenar
para contar su pena y el dolor moderar;
dejaron a la muerta delante del altar,
fueron al refectorio, la limosna a tomar.


/i )<' rpC15,-1


1d e








Pero con la congoja estaban quebrantados; ,
por el andar y el llanto duramente cansados;
durmieron poco rato despu6s de haber cenado
y fueron con la pena aprisa levantados.

Mientras ellos holgaban, el confesor precioso
rog6 por la pequefia al Creador Glorioso. G h
El Senior de los cielos, rey santo y poderoso n,,a'
recibi6 la plegaria, como Padre piadoso.

Salieron los parientes, ya un instant pasado,
dAndose en las cabezas con los pufios cerrados;
y delante de todos, los padres apenados,
que el coraz6n tenian mis que nadie angustiado.

Fueron hasta la Iglesia para poderla ver
los unos por Ilorar, los otros por deber;
otros por cortesia y por vigilia hacer,
mas quiso Dios las cosas de otro modo volver.

Luego que se asomaron a vista del altar CV o1'V
vieron a la pequefia por su pie caminar. -by
Viva y sana la vieron reir y travesear a Y
tan bien como si fuese criada en el lugar. "

No lo querian career los padres, que esto vieron;
todas las otras gentes en espanto cayeron;
pasaron tan gran dia como nunca creyeron,
que de ver tal milagro ni esperanza tuvieron.

Mas al cabo quedaron seguros de esta cosa:
que les vali6 del Santo la virtud milagrosa.
Dieron gracias a Dios, cantaron una prosa
cl Tedium laudamus que es loa muy hermosa.














MARTIRIO
DE SAN LORENZO

















"Contar quiero el martirio
del Senor".



VICENCIO con Lorenzo, hombres de noble hechura,
fueron ambos de Huesca, lo dice la escritura;
ambos fueron cat6licos y ambos de gran cordura,
criados por Valerio y de su estirpe pura.

Y cuando el obispado San Valerio tenia,
obispado de Huesca, muy noble canonjia,
cri6 a estos dos cl6rigos, les ensefi6 la via
porque amasen al hijo de la Virgen Maria...

En cumplir con su oficio ponian su coraz6n;
convertian los errados con su predicaci6n;
las sentencias dictaban con derecha raz6n
y Cristo los tenia llenos de bendici6n...

San Valerio, el obispo, de todo bien amigo,
llev6 a sus dos criados hasta Roma consigo;
agrad6 al papa Sixto tal como pan de trigo;
le dijo a San Valerio: "De grado estoy contigo",








De coraz6n le place estos dos compafieros
que cual monjes de claustro eran simples y enteros;
hablaban con cordura, con dichos muy certeros;
para disputaci6n eran buenos voceros.

A Valerio le dijo Sixto con voluntad:
"Te pido, amigo mio, por Dios y caridad,
que recibas mi ruego y hagas esta bondad:
que me des tus dos cl6rigos para esta ciudad..."

Sixto con San Lorenzo tuvo gran alegria;
vi6 que muy buenas honras por el monje venian;
por toda la Romania volaba su valia;
todos iban alegres, con gran placenteria.

Fuera de los ap6stoles, que tienen mayor grado,
el Consejo no estuvo con nadie mis pagado:
todos decian que Dios al monje habia enviado.
Sea por ello Dios bendecido y loado.

Era hombre cabal, de much discreci6n;
oia a los cuitados, entendia raz6n;
se dolia del alma que cae en pordici6n;
moria por ser mirtir y por sufrir pasi6n.

Bien estaban las cosas, corria viento templado
al hijo de la casa no arrojaba el alnado;
mas volvi6se la rueda, fu6 el eje trastornado
y el verano en invierno todo qued6 cambiado.

Alzaron los romanos un mal emperador;
si Ner6n fu6 muy malo 6ste no fue mejor;
tom6 contra Jesis tan grande desamor
que no podia oir el nombre del Sefior.








Ret6 a los hombres todo, toda la cristiandad,
y comenz6 en los cl6rigos a hacer gran crueldad;
les daba fuertes penas sin ninguna piedad,
cn los malos ejemplos ponia su voluntad.

Lleg6 a oidos de Sixto, que tenia el papado,
de c6mo andaba Decio tan cruel y tan airado;
bien vi6 que todo el caso estaba ya juzgado,
y que seria sin duda al martirio entregado...

Mientras dur6 entire Sixto y Decio la contienda,
Lorenzo a quien la Iglesia el tesoro encomienda,
lo di6 todo a los pobres, lo dice la leyenda:
paupdribus dispersit: muy rica fue la ofrenda...

Los privados de Decio, verdugos carniceros,
lo ponen en la circel con otros compaiieros;
pensaron que por ello les daria dineros,
les haria merced que no fuesen pecheros...

Por San Lorenzo luego mand6 el emperador;
el que lo tenia preso lo llev6 a su senior:
"Que aparezca el tesoro, os mando, don traidor,
o antes del almuerzo pagards con dolor."

San Lorenzo le dijo: "Todas tus amenazas
me saben mAs sabrosas que no las espinacas.
Todos tus servidores y t6, que me amenazas,
no me causAis mas miedo que palomas torcazas."

Esto le pes6 a Decio, se queria ensafiar,
mas como codiciaba el tesoro ganar
dijo que al monje daba ese dia vagar;
y fu6 con Valeriano toda la noche a holgar...








El noble Valeriano a la otra mariana
dijo: "Id por Lorenzo, que los enfermos sana;
el fruto hemos de ver de esa palabra vana,
bien temo que saldremos con ganancia liviana."

Luego que lleg6 el monje le habl6 asi Valeriano:
"Lorenzo mis pareces sin seso que bien sano;
mu6stranos el tesoro, pase ya a nuestra mano
o ti podrAs perderte por torpe y por liviano."

"Dame, dijo Lorenzo treguas de tercer dia,
que tomar6 consejo yo de mi cofradia.
Te mostrar6 el tesoro despues, hoy no podria."
Contest Valeriano: "De ti eso querria..."

Cuando los dias de tregua hubieron de acabar,
alleg6 muchos pobres, cuantos pudo encontrar;
consigo los llev6 y comenz6 a rezar:
"estos son los tesoros que quiso Dios amar.

Estos son los tesoros que jams envejecen;
cuanto mas se derraman tanto y tanto mas crecen;
los que bien a 6stos quieren y dones les ofrecen
tendrin para si el reino que al alma fortalece."

Vi6 Valerio que estaba torpemente engafiado,
que el pleito no acababa tal como habia pensado;
Ileg6 al emperador con safia y muy airado;
le dijo c6mo el caso se habia trastocado.

Volvi6ndose a Lorenzo le dieron a escoger:
"Sacrifica a los dioses o habris de padecer:
esto en manera alguna lo podrias torcer."
"A la pasi6n, repuso, me quiero yo acoger."







Para darle mas pena, muerte mis cruel y fiera
un lecho prepararon duro por gran manera;
no habia en I6 ni ropa ni punto de madera,
que de hierro macizo todo forjado era.

Le dicron muy mal gozo, tal como ois contar;
se pusieron los malos ministros a atizar;
avivaron el fuego sin querer descansar,
pero daban al santo mis placer que pesar...

El santo les decia: "Volvedme al otro lado;
buscad buen condimento, que estoy ya bien asado;
poneos a almorzar, que os habeis fatigado.
Hijos, Dios os perdone: hicisteis gran pecado."













DE LOS SIGNOS
QUE APARECERAN ANTES
DEL JUICIO






















N UESTRO padre Jer6nimo, que siempre nos atienda,
mientras leia en hebreo la sagrada leyenda,
encontr6 extrafias cosas, profecias horrendas;
quien las quisiere oir piense que bien merienda.

Encontr6 este buen santo en todo aquel caudal
que antes del dia marcado para el juicio final,
vendran muy graves signos, tiempo de fiero mal;
se verA todo el mundo en angustia mortal...

De estos signos temidos, 6ste sera enviado:
muchos pies sera el mar a las nubes alzado,
mis alto que las sierras y mAs que los collados;
tanto, que quedarAn en seco los pescados.

Pero a mano derecha se quedari aquietado
y no podri esparcirse, quedari como helado,
como pared enhiesta o muro bien labrado;
el que llegase a verlo se sentird espantado.









En el segundo dia el mar estari hundido,
mis a6n que la tierra, y cuanto habia subido.
Nadie ha de osar mirarlo, entonces, atrevido;
mas pronto a su virtud serA restituido...

En el s6ptimo dia habri prisa mortal:
se trabarAn las piedras en batalla campal;
lidiarin como hombres que hacerse quieren mal
y se harAn todas piezas menudas como sal.

Los hombres con la pena, con toda esta amargura,
con todos estos signos de fiera catadura,
tratarin de.ocultarse en alguna angostura.
DirAn: "Montes, cubridnos en esta desventura..."

En el noveno dia vendrAn mis mensajeros;
se aplanarin las sierras y todos los oteros;
seran de los collados los valles compafieros;
serAn todos iguales, caminos y senderos...

Al duodecimo dia nadie osari mirar,
que verAn por el cielo grandes llamas volar;
verin a las estrellas caer de su lugar
lo mismo que las hojas cuand6 caen del higar...

El dia catorceno recia lucha desata;
se abrasari en el mundo todo, el oro y la plata,
vestiduras preciosas, purpuras y escarlatas;
no quedarA en las cuevas conejo, ni en las matas...

Cuantos fueron con su alma a la vida llevados,
cuantos nunca nacieron ni fueron engendrados,
los comieran las aves o fueran aventados
en el dia que os digo serin todos juntados.









Todos los que murieron en una u otra edad,
de nifios o de viejos o bien en mocedad,
todos de treinta afios, cifra de trinidad,
vendrAn en ese dia al Rey de Majestad.

A la parte derecha el que just fu6 en vida;
a la izquierda los malos, las gentes sin media,
y en medio el Rey, su corte ricamente vestida,
cerca de la Gloriosa, de caridad cumplida.

Se volvera a los justos el Sefior, Rey Glorioso,
y les dira serm6n mesurado y sabroso:
"Venid los que bendijo mi Padre venturoso
y recibid mi reino durable y delicioso.

Tomad buen galard6n los que bien me servisteis,
que cuando tuve hambre de alma me nutristeis,
y cuando tuve sed bien de beber me disteis;
si me falt6 el vestido de grado me vestisteis.

Cuando a las puertas vuestras os pedia posada
me la disteis de grado, con presteza doblada;
en las penas que tuve me disteis buena entrada;
quiero por todo ahora daros buena soldada ..."

Se volvera a la izquierda con safia y muy dirado
y les dira por nuevas temoroso recado:
"Idos de aqui, malditos, ministros del pecado,
id con vuestro monarca, maestro endemoniado.

Id a arder en el fuego que os espera encendido,
con Lucifer, con todo su ej6rcito temido;
socorro no tendr6is, que es pleito decidido.
Quien a tal senior sirve tal premio ha merecido...








Si me hubi6seis tendido limosna, aunque menguada,
para vosotros hoy la tendria guardada;
pero fuisteis tan malos que no me disteis nada,
y la crueldad vuestra no la tengo olvidada.

Y cuando el pobrecillo a vuestra puerta vino
pidiendo en nombre mio, con habito mezquino,
ni pan quisisteis darle ni darle vuestro vino,
hoy, si hubierais pensado, podria seros padrinos."

Vendrin despu6s los Angeles, Angeles infernales,
con hachas encendidas y con fuertes dogales;
los llevarin delante con azotes mortales.
Cristo nos guard a todos de servidores tales.

Los llevarAn al fuego, recio fuego infernal,
donde no verin luz, sino dolor y mal;
les derin sendas says de un Aspero sayal
y cada una de ellas les pesarA un quintal...

Los comera la sierpe y el terrible escorpi6n,
de dientes muy amargos y de agudo aguij6n;
clavaran sus cabezas en medio al coraz6n
y no tendrAn remedio en ninguna raz6n.

Les darin malas cenas y peores yantares,
humo espeso a los ojos, mil hedores mortales,
y vinagre a los labios, hiel a los paladares,
a las gargantas fuego, dolor a los ijares.

Colgaran de la lengua a los calumniadores,
a los falsos testigos y a los injuriadores;
no alcanzaran perd6n reyes ni emperadores;
tendrAn malos sirvientes, como malos sefiores...








El alto Rey de reyes, aquel juez justiciero
que pone orden en todo sin ningun consejero,
con su corte preciosa, de todos el primero,
en la Gloria entrari del Padre verdadero...

Los angeles del cielo harAn gran alegria
como nunca la hicieron mayor en ningin dia,
pues veran que les crece solaz de compafiia.
Dios ordene que entremos en esa cofradia.

Dejemos ya las penas de los desventurados
y digamos los gozos de aquellos bienhadados;
ser6n 6stos muy grandes, serin gozos doblados
y el alma con el cuerpo seran ambos juntados...

De la primera gracia os queremos decir:
tendrin vida sin t6rmino, nunca habrin de morir,
y serAn tan lucientes, yo no os quiero mentir,
que site soles tanto nunca podrAn lucir.

Y seran muy sutiles y para ver certeros;
no encontrarAn estorbo ni en sierras ni en oteros
ni en niebla, ni en nublado, ni en leguas ni en senderos;
verAn de todo el mundo los confines postreros.

Y tendrAn otra gracia, a mayor cumplimiento:
muy ligeros seran, mAs ligeros que el viento;
volarAn cielo arriba y abajo a su content.
Lo que dije esta escrito, sabed que yo no os miento.

Serin asi ligeros, es de toda verdad,
como en nosotros mismos es nuestra voluntad
que corre cuanto quiere sin sentir flojedad
y en el pais que quiere asienta vecindad...








Dirin todos gozosos sus laudes al Sefior
y habri entire todos dones de caridad y amor;
no alzar6n por la paz ni oraci6n ni clamor,
ni mirarin las nubes si tienen mal color.

Jesucristo nos lleve a esa compafiia
donde hay tantos bienes y tan grande alegria,
guienos la Gloriosa Madre Santa Maria
que es la fuente de gracia que mana cada dia...













DEL SACRIFICIO DE LA MISA




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs