• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Museo y archivo nacionales del...
 Palabras inciales
 Seccion del archivo nacional de...
 Seccion del museo unico
 Poemario historico: Romancero...
 Bibliography
 Glosas
 Table of Contents














Title: Anales del Archivo Nacional de Historia y Museo Unico
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075964/00001
 Material Information
Title: Anales del Archivo Nacional de Historia y Museo Unico
Physical Description: 320 p. : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Archivo Nacional de Historia (Ecuador)
Museo Unico (Ecuador)
Publisher: Talleres Grâaficos del Ministerio de Educaciâon
Place of Publication: Quito
Publication Date: 1939
 Subjects
Subject: History -- Periodicals -- Ecuador   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: Epoca II, t. 1.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075964
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 06188169

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page 1
        Page 2
        Page 3
    Museo y archivo nacionales del Ecuador
        Page 4
    Palabras inciales
        Page 5
        Page 6
    Seccion del archivo nacional de historia
        Page 6a
        Page 6b
        Page 6c
        El archivo nacional de historia, institución cultural ecuatoriana, Rafael Euclides Silva
            Page 7
            Page 8
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
        La entrevista de Bolivar y San Martin y el "secreto" de Guayaquil, Dr. Pío Jaramillo Alvarado
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 34a
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
        Microradiografia de don Roberto Andrade, Rafael Euclides Silva
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
        Guayaquil Durante la Campaña de Tarqui 1828-29, Jorge Perez Concha
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 64a
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
        El doctor Juan Felix Proaño Dean de Riobamba 1850-1938, Gustavo Vallejo Larrea
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
        Cuzco, la ciudad venerable, Rafael Euclides Silva
            Page 86
            Page 87
            Page 88
        Historia de la ciudad del Cuzco, José María Blanco
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
        Legislacion de Indias, Rafael Euclides Silva
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
        Indice alfabetico y cronologico del cedulario de la ciudad de pasto - ano 1791, Rafael Euclides Silva
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
        El primer periodista y el primer periodico Ecuatoriano, Abel Romeo Castillo
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 137
        Jose Celestino Mutis, Rafael Euclides Silva
            Page 138
            Page 138a
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
        Una memoria inedita del botanico Don Jose Celestino Mutis, publica Rafael Euclides Silva
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 148a
            Page 149
            Page 150
            Page 151
        Documentos coloniales para el conocimiento de la instruccion, en la audiencia de Quito, publica Rafael Euclides Silva
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
        Documentos para el estudio de la independencia, Rafael E. Silva
            Page 170
            Page 170a
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
            Page 188a
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 192a
            Page 193
            Page 194
    Seccion del museo unico
        Page 195
        Page 196
        La función democratica del arte, Clodoaldo A. Espinosa Bravo
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 204a
        El arte en San Francisco, Benhamin Gento Sanz
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
            Page 210a
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
            Page 215
        Cinco pintores del Ecuador, Ignacio Lasso
            Page 216
            Page 216a
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
            Page 228a
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
            Page 232a
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 236a
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
            Page 240a
        El arte en la epoca de la colonia - Gorivar y otros artistas, Jesús Vaquero Dávila
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
            Page 246a
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 252a
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
            Page 256a
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
    Poemario historico: Romancero Indio
        Page 269
        Page 270
        El romance del maiz - hijo del sol en tumipampa, Mary Corylé
            Page 271
            Page 272
            Page 273
        El romance de la tierra Guayas, Mary Corylé
            Page 274
            Page 275
            Page 276
    Bibliography
        Page 277
        Page 278
        "Humanior," biblioteca del Americanismo moderno
            Page 279
            Page 280
            Page 281
        Apuntaciones bibliograficas, Mary Corylé
            Page 282
            Page 283
            Page 284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
            Page 289
            Page 290
            Page 291
            Page 292
            Page 293
            Page 294
            Page 295
            Page 296
            Page 297
            Page 298
            Page 299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
    Glosas
        Page 303
        Page 304
        Actividades culturales del archivo nacional de historia, Rafael Euclides Silva
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
        Labor en la seccion canjes y publicaciones del archivo nacional de historia
            Page 310
            Page 311
        La exposicion pictorica del salon de mayo, Benjamín Gento Sanz
            Page 312
            Page 313
            Page 314
        Exposicion pictorica del normal rural de uyumbicho, Rafael Euclides Silva
            Page 315
            Page 316
        Entrevista de Bolivar y San Martin
            Page 317
            Page 318
    Table of Contents
        Page 319
        Page 320
        Page 321
Full Text













Lseo


1.'< X 1 I : m -, ;: *":-,F .%


slo thA


urVm







ANALES DEL ARCHIVO

NATIONAL DE HISTORIC
Y

MUSEO UNICO


Epoca 11


Tomo I.


QUITO ECUADOR
Talleres Grificos del Ministerio de Educaci6i
939

























JORGE PEREZ CONCHA, Director del Ar-
chivo y Museo.
RAFAEL EUCLIDES SILVA, Jefe del Archivo
Nacional Pale6grafo.
DIlRECCION, Y REDACCION:
JESUS VAQUERO DAVILA, Jefe del Museo
Unico.
RAMONA CORDERO Y LEON (Mary Cory-
le), Inspectora del Archivo Nacional




















Museo y Archivo Nacionales del Ecuador

PUBLICACIO NES

SEl Archivo Nacional de Historia y el Museo Unico, nuevos cen--
tros de la Cultura Ecuatoriana, aspiran a difundir en los dinbitos inte-
lectuales de Amirica y Europa las anutnticas manifestaciones del elo-
giado ARTE QUITEIO, Colonial y Moderno, y los gesto's vnds sa-
lientes de la Historia del Coloniaje y Republicanismo Ecuatorianos.
Con este fin, estas instituciones, ademds de sus ANALES, edita--
rdn albumes de Arte y series de escogida documentacidn.
Para todo lo referente a la correspondencia y canje con el AR--
CHIVO NATIONAL DE HISTORIC, dirigiMse al senior Rafael.
Euclides Silva, Apartado 826, Quito-Ecuador.
Las instituciones, centros, academics y personas, que fueren favo-.
recidas con las publicaciones, acusardn el recibo respective. La falta-
de este recibo bastard para suspender los envios. No es necesario, si
h1ay intercambio.















PALABRAS INICIALES





ANALES DEL ARCHIVO NATIONAL DE HIS-
TORIA Y MUSEO UNICO: nuevo paladin en el Campo
de las Letras y las Artes Americanas, saluda a las revis-
tas similares del Continente de Col6n y del Viejo Mundo.
No se trata de la presentaci6n publicitaria de grupo
determinado, es la obra del primer Centro Cultural E-
cuatoriano, o mejor, la manifestaci6n de la obra realiza-
da y a realizarse en el ARCHIVO y MUSEO NACIO-
NALES; obra enmarcada estrictamente dentro de la ex-
tensa e intense labor a ellos encomendada.

PENSAMIENTO, JUVENTUD, TRABAJO: trio
que obrari el milagro de la mejor presentaci6n de nues-
tra Revista.
El Ecuador, duefio de tesoros coloniales, asi letrados
como artisticos, se mostrarf ante el mundo, mediante la
descifraci6n de sus riquisimos e inexplorados documen-
tos que duermen el suefio de los siglos en las selladas
tumbas de los Archivos fiscales o municipales; asi como
en sus grificas, reveladoras de la prepotente magnifi-
cencia del arte prehist6rico y colonial, eternizados en las
piedras de sus temples: obra de concepci6n hispana tra-
'bajada con amor y con dolor por la subyugada raza abo-,











rigen que plasmara much de su tragedia en la obra es-
pafiola.

Desde cualquiera encrucijada, de las som ras o de la
luz, saldrf a nuestro paso la Critica. Y por!ella y para
ella, debemos declarar: queremos hacer labor: la gloria
de los siglos preteritos habri de sufrir nuestra paciente y
prolija investigaci6n, para enseifirsela a quienes quie-
ran verla, sobre todo, a los ecuatorianos que, justamente,
podemos y debemos enorgullecernos de nuestro Pasado
y por 61, tradicionalmente, como una suerte de extension
.gloriosa, hacer nuestro Presente; como hicieran el suyo
los antepasados Indios, Conquistadores y H6roes. Mas,
para tan magna labor, solicitamos el concurso de quie-
nes, con la clencia de una testa nevada por los afios, o con
la dinamia de la juventud ansiosa de saber y de investi-
gar, quieran ver en nuestra Revista, campo propicio
para sus trabajos de investigaciones arqueol6gicas, his-
t6ricas, filol6gicas, etc.; y para la expresi6n de su arte.
Y esto para todos los hermanos de nueotra America
vertebrada por la irrompible espina-dorsal de los An-
des.

Con lo expuesto, hacemos la presentaci6n protocola-
ria de nuestra Revista, en el mundo de las Letras y las.
Artes.


LA DIRECTION.'

















SECCION DEL ARCHIVO NATIONAL
DE HISTORIC




















La Historia

Tiene una magestad augusta:

la lisonja la envilece, la mentira

la afrenta;

s6lo la verdad le da vida.


GONZALEZ SUAREZ


















































SIMON BOLIVAR
(Olco del Museo Nacional)











RAFAEL EUCLIDES SILVA


EL ARCHIVE NATIONAL
DE HISTORIC, INSTITUTION
CULTURAL ECUATORIANA








I

LA CREACION D E L ARCHIVO
NATIONAL DE HISTORIC:


Por Decreto Supremo, No 7, de 14 de enero del afio que acaba de
expirar, se cre6 el Archivo Nacional de Historia y cl Musco Unico. La
creaci6n, sin duda alguna, respondia a una imperiosa necesidad. Nues-
tros ricos archives colonials y republicans han permanecido arrun-
bados en humedos s6tanos, sin el debido cuidado y la obligada venera-
ci6n que merecen las reliquias graficas del pasado. Por demas escan-
dalosas han sido las profanaciones hechas con los documents. Los mis
antiguos y valiosos escritos han emigrado de los dep6sitos plblicos. En
Inanos de particulares inescrupulosos, sin solvencia y carentes de hon-
radez, fueron sometidos a vergonzosa subasta. Los adqui-
rieron nacionales para la formaci6n de sus archives particulares y ex-
tranjeros para mengua del prestigio de nuestra cultural.
La anarquia de los papeles de nuestros archives imposibilita cual-
quier cientifica y rapida investigaci6n. Persona alguna, hasta el mo-
mento, se ha preocupado seriamente de la met6dica y t6cnica organi-
zaci6n de la riqueza grAfica ecuatoriana. En el Presupuesto del afio
1937, por primera vez, se adjunt6 al personal de empleados de la Bi-
blioteca Nacional un Pale6grafo para el Archivo de la Antigua Presi-












8-


dencia de Quito. Se comenz6 la ordenaci6n de la ca6tica mole de ma-
nuscritos con 6xito y a base de la realidad hist6rico-politica de lo que,
en pasados tiempos, constituia la Real Audiencia y Presidencia de Qui-
to. El sistema elaborado tuvo calurosa acogida en otras naciones, bas-
tante preocupadas de la cultural. Puede ser provechosamente aplicado
al arreglo de los documents que se centralicen en el Archivo Nacio-
nal. El trabajo esta iniciado. Esperamos el decidido apoyo del Gobier-
no National.
No se puede concebir que pueblos, que se preciah de cultos, tengan
en complete abandon escritos que trazan los rumbos del future y en
los que se conocen los desvios de generaciones que decesaron para un
mejor enmarcamiento econ6mico, social y politico del porvenir. La
creaci6n del Archivo de Historia no puede responder a medidas de e-
vento, a necesidades de gente que mira en el empleo un medio de solu-
ci6n econ6mica. El respeto de nuestras racionales tradiciones, de nues-
tros justos timbres de gloria; el- respeto del sentimiento del pueblo nos
imponen inflexiblemente la necesidad de la custodia de los viejos ma-
nuscritos, que nada dicen y de nada sirven ante los ojos, siemprq ce-
rrados, de la gente ignara. I
El estado actual de los archives nos acusa, mas que de descuido y
pobreza, de incomprensi6n y de atraso. Todas las naciones, mediana-
mente civilizadas, han procurado en la media de sus recursos, colec-
cionar los documents, former archives y dotarlos de personal compe-
tente. Se habian percatado que, so pena de retroceso, la historic era el
alma del pueblo y el complement de toda efectiva civilizaci6n. No a-
cumularemos ejemplos, pero si citaremos, como acabado modelo, el fla-
mante Archivo General de la Naci6n Azteca que, guardado con religio-
sidad, cuenta con la entusiasta protecci6n del Gobierno. Y, asi, es uno
de los mis representatives centros culturales de Am6rica. Igual cosa
podriamos decir de otros tantos archives americanos.
Sin embargo de que esta clase de instituciones de cultural relievan
la intelectualidad de un pais, no podemos menos de confesar la hosti-
lidad, marcada apatia e indiferencia que han manifestado ciertos secto-
res y ciertas personas, inconformes con el progreso y estancados en un
traditional rudimentarismo; mientras en el exterior los circulos cien-
tificos se alegran de la creaci6n del Archivo Nacional. "Un ejemplar
de la revista "Tr6pico", dice el archivero amnricano Roscoe Hill,











-9


Jefe de los Archivos Nacionales de Estados Unidos, trae la informa-
ci6n de la organizaci6n de un Archivo Nacional en Quito. Supe del
movimiento e interns en pro de tal instituci6n, pero es la primera noti-
cia de la consumaci6n tan deseada. Debo felicitar al Ecuador sobre un
.paso tan imPortante en cone.xi6n con la conservacidn y uso de los do-
cunmetos histdricos".


II

LA FUNCTION CULTURAL DEL.
ARCHIVO NATIONAL DE HISTORIC

Lamentamos decirlo. Se ha pensado, con incredible ligereza, que un
Archivo es un infitil mont6n de papeles viejos, ims dignos de la ho-
guerra que del studio. Hace poco, en una abaceria de los alrededores
quitefios se despendian comestibles en hojas de "papeles viejos, escri-
tos con garabatos". Y aquellos papeles de despacho resultaron ser guias
cde importancia vital para la historic del pais. No es raro el caso de
,que personas ignorantes vendieron "libreado" escritos que habian ilus-
trado puntos culminantes de la vida political ecuatoriana.
En lo que respect a Archivos tambi6n ha prevalecido otro crite-
rio. Y es el que hoy esti en boga. Se dice y se repite, con sobrada su-
ficiencia, que "los Archivos con sus papeles viejos" deben ser arroja-
,dos, como todo desperdicio, en los s6tanos mAs apartados. Y asi se ha
procedido por largos afios.
i NO! Esto subleva. Ruboriza a quienes siquiera lejana e imperfcc-
'tamente vislumbran el concept de cultural. Hemos avanzado eq ideas.
Con complacencia nos reconocemos intelectuales. Intelectialidad es el
rculto al document, el culto a la historic.
La funci6n del Archivo Nacional no s6lo se reduciria a recoger lo
lque esti desperdigado, y centralizar. La labor archivaria no puede ser
estktica. Tiene aspects inus trascendentales. Reunidos los documen-
tos en un edificio "ad-hoc", un ordenamiento cientifico y de acuerdo
con nuestro process hist6rico se adoptaria, para que los numerosos in-
folios puedan ser aprovechados por el investigator y conocidos por los
.,estudiosos.













La publicaci6n de los documents urge. Y esta urgencia tiene una
raz6n obvia: la importancia de los Archivos Coloniales Ecuatorianos,
Sque quiza son de los mas interesantes de la America Espafiola. Y no es
exagerada opinion 6sta. Atinados y juiciosos comentarios de investiga-
dores europeos y americanos corroboran la aserci6n. Tenebrosidades y
escollos desapareran de la historic ecuatoriana y americana con la luz-
que dimane del document puesto en categoria de prueba.
Quito, en la Colonia, fu6 el centro geogrifico done afluian las di-
versas corrientes de la colonizaci6n. Y, en el siglo XVII, se convirti6
en el florido jardin de las Bellas Artes y de la Literatura. Los studios.
eran considerados como de primera clase. Por eso, visitantes y colegia-
les extranjeros se albergaban en este bello rinc6n antdino, a mAs de la
active inmigraci6n espaiiola por motives, sobre todo, econ6mico-
sociales.
Por todas estas razones, los Archivos de Quito, Cuenca, Loja, Gua-
yaquil y otros de poblaciones, insignificantes hoy, -antafio Cabeceras
de Corregimientos- podrian ser los veneros de la niAs rica y acertada
historiologia.
Nuestra historic. despubs de las obras fundameintales y basicas de
Velasco, Cevallos y GonzAlez Suarez, no ha adelantado.
Esporidicamente han escrito, en nuestros tiemios, una que otra
monografia eruditos nacionales de conocido prestigio. Por 6sto, en
limitado nimero, la Bibliografia registra obras de investigaci6n, de
euristica ecuatoriana.
Parece que la historic fuera privilegio del claustro. Esta es nues-
-tra triste realidad, mientras barata literature preocupa a una juventud
superficial, incapaz de mayor esfuerzo, y, por lo mismo, incapaz de con-
cretarse a la ciencia.
Dar a luz los manuscritos de palpitante interns, seriamente desci-
frados y acotados, compete al Archivo. He aqui uno de los trabajos de
nis importancia. De esta manera se esbozaria, con sus florescencias y
lacerias, la vida del Ecuador desde sus periods embrionarios, y se con-
tribuiria al desarrollo de la Historia Americana, en general.
En el exterior, paises mAs cultos que el nuestro, reciben nuestras,
-publicaciones documentaries con beneplacito y siempre con admiraci6n.
novedosa.











- II-


En su carAicter de centro de alta cultural, el Archivo Nacional se re-
lacionaria -como efectivamente se ha relacionado- con los Centros e
Instituciones de America y Europa para establecer intercambio de pu-
blicaciones.
Otra de las funciones del Archivo Nacional miraria al cuidado y
ordenaci6n de los Archivos Provinciales, asi como a la reglamentaci6n
y vigilancia general de los Archivos que van formandose con los pape-
les en trimite, papeles que mas tarde llegarian al fondo comnin, al
Archivo Nacional. Personas peritas y capacitadas, practicantes en el
Archivo Nacional, tendrian la misi6n de constituirse, por temporadas,
en los Archivos de Provincias para su arreglo t6cnico. Los Archivos,
que contienen papeles modernos, presentan el mis desagradable desor-
den. De alli que, si no se orienta, reglamenta y establece un sistema de
organizaci6n comnin, la labor en el organism central se complicaria.
Arreglados los documents en los Archivos parciales, pasarian, sin
mayor trabajo y dificultades, al central.


III

LA CASA PARA EL
ARCHIVO NATIONAL

Sin pensar en un local stable, definitive y adecuado para el funcio-
namiento del Archivo, es initil programar organizaciones. Hemos se-
fialado el error e ignorancia de aquellos que solucionan la centralizaci6n
de los archives con mirar un s6tano o una casa sin ventilaci6n y luz.
La colonia nos ha legado documents que nos testimonian fidedigna-
mente de los tiempos de conquista y dominaci6n ultramarinas. Pero, el
tiempo, con su lenta obra de deterioro, inutiliza los papeles. Si a esto,
se suma la humedad, el polvo y el abandon, pronosticamos, de antema-
no, una complete desaparici6n de nuestras riquezas archivarias.
Un edificio con salas bien ventiladas y con la suficiente luz nece-
sita el Archivo. En otros paises se han construido verdaderos pala-
cios. i Ni los palacios son bastante cosa para guardar incotizables joyas,
recucrdos de un lejano palpitar, muchas veces heroico! Pedir palacios.
seria tal vez inconsulta exigencia. Nos conformamos con nuestra po--











12 -


breza. Y solicitamos tan s6lo un edificio bien acondicionado para que
los turistas, visitantes y cientificos extranjeros se impresionen agra-
-dablemente de nuestros adelantos.


IV

ADECUACION DEL
ARCHIVO NATIONAL

Para adecuar el Archivo Nacional es indispensable destinar una
-apreciable cantidad de dinero para la instalaci6n de las diversas salas:
sala colonial y sala republican de documentaci6ri, ademas de una sala,
convenientemente amoblada con destiny a la investigaci6n de los estu-
.diosos. Se hace, pues, necesario, ademas de mesas, sillas, lamparas,
etc.; la instalaci6n de quinientos metros de anaqpeles con sus respecti-
vas vidrieras. Los anaqueles, en lo possible, deberian ser de hierro y her-
miticamente cerrados para preservar a los documtentos de la humedad,
del polvo y de otros inconvenientes del tiempo.
Para la conservaci6n de los documents, asi como para su met6di-
-co arreglo y buena presentaci6n, seria del caso dotar al Archivo de un
pequefio taller de encuadernaci6n. De este modo, los legajos se exhibi-
Tian en los anaqueles con sus pastas de pergamino.
Para la adecuaci6n del Archivo Nacional, se habia solicitado cin-
-cuenta mil sucres, cantidad que result pequeiia. si se consider que es-
tos dos Centros estan completamente desmantelados.


V

LA BIBLIOTECA Y LA
SECCION PUBLICACIONES

Nuestra mayor aspiraci6n se ha concretado, en la formaci6n de una
buena Biblioteca Histdrica con publicaciones de indole historiografica.
Con este fin, habiatnos pensado adquirir todas las obras, folletos, re-
vistas, hojas sueltas, etc., que se relacionen con el desarrollo de la histo-











- 13;


ria ecuatoriana. Asi mismo, nuestro afAn es allegar todas las produc-
clones de Historia Americana y Europea, ya sea mediante la adquisi-
ci6n, ya sea mediante el canje.
Queremos publicar much: documentaci6n, studios historiogrifi-
cos, historiosofia, arqueologia, linguistica, etnologia, antropologia. y
paleontologia. Este ha sido el anhelo que perennemente hemos perse-
guido y que jams ha sido secundado ni por el Gobierno, ni por las en-
tidades Culturales del pais. En nuestra tierra, las aut6nticas manifes-
taciones de la ciencia, que requieren paciente investigaci6n, clara inteli-
gencia y superioridad, estAn colocadas al margen de la intelectualidad.
Con tan estrecho, mezquino y anticuado criterio, no es de admirarse si
vemos entronizar en el altar inmaculado de las letras y de las ciencias-
a literatos de pujo, de mercado, inimitables escritores modernos de la
acasticidad, con pretensiones de casta.
Por eso, queremos que nuestras publicaciones tengan el sello de la
profundidad y de la cientificidad. Y que las positivas manifestaciones
del aut6ntico intelecto ecuatoriano scan conocidas en el exterior.
Nuestra Instituci6n publicarA su revista trimestral con el aporte de:
los cientificos y cruditos ecuatorianos y extranjeros, y dos o tres vo-
limenes, anotados,.de la mAs rica historiografia.
Esperamos, con fire confianza, que nuestro esfuerzo tenga favo-
rable acogida en los circulos cientificos y el apoyo, con sus publica-
clones, en la formaci6n de la Biblioteca Hist6rica, a que hemos hecho,
referencia.

VI

EL PERSONAL
DE EMPLEADOS

Todo empleado, que trabaja en Oficinas que requieren un concur-
so de ilustraci6n, necesita tener amplios conocimientos del ramo a que-
se consagra.
El Archivo no se caracteriza por ser oficina "mecanica", donde po-
siblemente la rutina podria habilitar al empleado. Para el manejo de un
Archivo Colonial, -integrado por documents escritos en jeroglificos
signos y que proceden de personajes e instituciones, cuya memorial ape-











14 -


nas el versado historiador recuerda, y de organizaciones political desa-
parecidas- se require una vasta y enciclop6dica cultural. Conocimien-
to de las lenguas muertas, como el Latin, de las lenguas aborigenes, co-
mo el quechua, de la historic patria y la universal, de la geografia, etc.
Con un personal select, si fuere possible prepayado en las aulas uni-
versitarias o por lo menos en colegios de ensefianza secundaria, la fun-
ci6n, que hemos indicado, se haria efectiva en beneficio de la cultural y
buen nombre ecuatorianos.
El personal del Archivo podria distribuirse en esta forma:
Director del Archivo Nacional y Museo de Bellas Artes.
Jefe tdcnico del Archivo (Pale6grafo y versado en organizaci6n ar-
.chivaria).
Secretario-Jefe de canjes del Archivo y Museo.
Subjefes: de la Divisi6n Colonial y de la Divisi6n Republicana (2)
Ayudantes de la Divisi6n Colonial y de la Retlublicana (6).
Restaurador de documents (i)
Conserje (I).

VII

PLAN DE ORGANIZATION
DEL ARCHIVO NATIONAL

Hemos manifestado categ6ricamente la absoluta e imperiosa necesi-
dad de centralizar los documents que, hasta el momento, corren el pe-
ligro de desaparecer por consunci6n, por robo o por descuido.
La falta de un local adecuado, definitive y amplio, ha impedido el
traslado de los Archivos que deben former el gran Archivo Central de
la Naci6n. No es menos cierto que la prescripci6n legal de inventariar
todos los manuscritos, para, desde luego,. deslindar toda responsabili-
dad, retardara, por algtin tiempo, la organizaci6n formal y t6cnica, no
de transici6n.
Sin embargo, la practice en el Archivo de la Antigua Presidencia
de Quito y el conocimiento, mias o menos profundo de la historic co-
lonial ecuatoriana, nos ha servido de base en la programaci6n del plan
ordenativo de los infolios.
El arreglo de los documents debe ser, ante todo, un field reflejo











- 15


-de la organizacion political de la Colonia y de la Rep6blica. Cada gru-
po de manuscritos debe corresponder a un organismo determinado.
Hay que establecer esa coordinaci6n entire documents y organis-
mos. Si, en organismnos desaparecidos se tramitaron tales escritos, el
fondo de papeles, de alli provenientes, se agrupara bajo la denomina-
ci6n de tal organismo.
Ia pauta de nuestra organizaci6n nos da, pues, la existencia de los
grandes organismos administrativos.
Por otra parte, esta clasificaci6n debe sujetarse a la gran gama cro-
nol6gica del tiempo, a los linderos de la gcografia y a un mntodo de
convencida, planteado por la t6cnica archivaria modern y por las cir-
Scunstancias especiales de la historic de cada pais.
Seg6n estos antecedentes, nuestro plan consta de dos grandes divi-
siones: la Colonia y la Repliblica. La primera abarca la epoca colonial
(1534-1809); la segunda, la epoca republican (1809-1890). Sefiala-
mos el afio 1890 porque, segfin el decreto de creaci6n, el Archivo debe
coleccionar los documents hasta el mencionado afio. Cronoldgicamente,
estas divisions se ramifican en grupos. La Gobernacidn de Quito (Con-
quista y primeros afios de la Colonia) (1534-1564); la Real Audiencia
de Quito bajo el Virreinato de Lima (1564-1717) y la Real Audienciay
Presidencia de Quito bajo el Virreinato de Santa Fd (1717-1809) son
los tres grupos cronol6gicos de la primera Divisi6n.
Segun general acuerdo de nuestros historiadores, la 6poca republi-
cana, en nuestro caso, la Divisi6n Republicana, estaria integrada por
otros tres grupos: Independencia (1809-1822) ; Gran Colombia (1922-
1830) y Ecuador, Repuiblica Independiente (1830-1890).
A cada grupo le pertenece una series de secciones. Las secciones, a
su vez, comprenden diversas materials; y las materials se ordenan en
legajos.
Este esquema o sitema de organizaci6n lo hemos Ilamado historic.
Todos lo documents se registrarian, adenmis, por una numeraci6n
convenientemente distribuida que alcanzaria individualmente a cada
document.
El fichero constitute la gran guia del investigator. Para nuestro
modesto modo de pensar, en las fichas o tarjetas del Archivo se haria
constar la division, el grupo, la secci6n, la material y 1 nulmero del
-documento, por una parte, y el contenido sint6tico, por otra.















ESQUEMA DE ORGANIZATION DEL ARCHIVO NACIONAL-


I.-DIVISIONES DEL ARCHIVO NATIONAL

(A) Divisidn Colonial (1534-1809):

(a) Gobernaci6n de Quito (1534-1564)
(b) Real Audiencia de Quito bajo el Virreinato de
GRUPOS Lima (1574-1717)
(c) Real Audiencia y Presidencia de Quito bajo el
Virreinato de Santa Fe (1717-1809)

(B) Divisi n Republicana (I809-1890o):

(a) Independencia (1809-1822)
GRUPOS (b) Gran Colombia (1822-1830)
(c) Ecuador, Republica Independiente (1830-1890)


DIVISION COLONIAL (A)

SGRUPO: Real Audiencia de Quito bajo el Virreinato de Lima (b)

i.--SECCION GOBIERNO, ADMINISTRATION.
Y LEGISLATION

I.-Reales CEdulas y Decretos Reales.
2--Reales Ordenes Ministros de Espafia.
3.-Supremo Consejo dz Indias Cartas acordadas.
4.-Superiores Ordenes.- Ordenes y Resoluciones
de los Virreyes.
5.-Ordenes, Decretos, Bandos de los Presidentes de-
la Audiencia.












- i7


3IATERIAS


.M ATERIAS


6.-Instrucciones, Reglamentos, Ordenanzas, Execu-
torias, Indultos.
7.-Reales Provisiones.
8.-Papeles de Gobernadores.
9.-Cabildos y Regidores.
Io.-Corregimientos y Corregidores.
II .-Funcionarios Puiblicos .- (,Nombramientos) .
12.-Legislacion Especial sobre Indios.
13.-Visitadores.
14.-Papeles de Ultramar.
15.-Estadistica y Censos.

II.-SECCION RELIGIOSA.-REAL PATROo
NATO

I.-Bulas, Breves y Rescriptos Pontificios.
2.-Obispos y Cabildos EclesiAsticos.
3.-Curas y Curatos, Conventos, Iglesias.
4.-Tribunal de la Inquisici6n y Santa Cruzada.
5.-Religiosos.
6.-Manuscritos de Jesuitas.
7.-Misiones de Marafi6n.
8.-Doctrinas y Doctrineros.


III.-SECCION ECONOMICA.- REAL
CIENDA Y CONTADURIA


HA-


I.-Acuerdos y Libramientos de la Real Hacienda.
2.-Papeles de los Oficios Reales.
3.-Fundiciones y Minas.
4.-Tributos y Quintos Reales, Situados y Diezmos,
Media Annata.
5.-Penas de Camara y Estrados, Comisos.
6.-Bienes de Difuntos, Bienes Mostrencos y de Me-
nores.


Anales del Archivo 2












it8 -

7.-Ramo de p6lvora, naipes, tabaco y aguardien-
tes, pulperias.
8.-Temporalidades.
9.-Ramo de Alcabalas.
io.-Quina y Canela.
I-.-Almojarifazgos, portazgos, averias, aranceles y
otros impuestos.
12.--Tierras.
13.-Comercio y Arribadas de Navios.
14.-Ramo de papel sellado.
15.-Correos.

IV.-SECCION JUDICIAL.- Real Audiencia.

I.-Informes de la Real Audiencia.
2.-Autos.
3.-Causas Civiles y Criminales.
4.-Papeles de Oidores.
5.-Juicios de Residencia.
6.-Sentencias de la Real Audie cia.
7.-Beneficios, Ordenes Militar s, Titulos.
8.--Expedientes various.

V.-PROTOCOLOS )DE LAS NOTARIAS.-
Papeles de Escribanias.

I.-Testamentos.
2.--Escrituras.
3.-Papeles tramitados en las Escribanias Coloniales.

MIATERIAS VI.-SECCION MILICIA.- Subinspecci6n Gene-
ral del Reino.

I.-Oficios del Subinspector del Reino.
2.-Oficios del Comandante General.
3.-Expedientes Militares.
4.-Hojas de Servicios. Estadistica.











- 19


VII.-SECCION MISCELANEA.- Papeles Various

Instrucci6n.
2.-Literatura Colonial.
3.--Expedici6n al Marafi6n.
I.-Colegios, Universidades y papeles referentes a la
4.-Papeles sobre Limites.
5.-Papeles sobre acontecimientos culminantes en la
Historia ecuatoriana.
6.-Indices e Inventarios.

Con este plan de organizaci6n de la epoca colonial y con ciertas mo-
dificaciones, que la experiencia nos obligaria a introducir, pensamos y
creemos que el Archivo Nacional de Historia seria un alto exponente de
nuestra cultural.

RAFAEL EUCLIDES SILVA,
Pale6grafo del Archivo Nacional










Dr. PIO JARAMILLO ALVARADO


LA ENTREVISTA DE

BOLIVAR Y SAN MARTIN

Y EL SECRETT" DE GUAYAQUIL








i .-ANTECEDENTES


Desde el dia en que se realize, en la ciudad de Guayaquil, la entre-
vista de los dos mas grandes adalides de la independencia suramerica-
na, Bolivar y San Martin, se afirm6 que quedaba oculto un secret de
Estado. En casi todas las narraciones hist6ricas de los afios de la inde-
pendencia de Am6rica se habla del secrett" de Gua aquil. Y en el aiio
nas cercano, 1930, en su obra "El Problema Constitucional" dice el
escritor cubano senior Garcia Kohly, al hablar de San Martin: "Su con-
ferencia con Bolivar, que la Historia ha recogido, con relaci6n a la que,
la critical hist6rica no se ha pronunciado de una manera cabal, respect
a la trascendental material objeto de ella, decide' su alejamiento del
campo de sus combates y de su gloria".
Y en los diaries del Ecuador, en este mismo anio de 1938, se ha re-
producido un articulo del escritor espafiol Azorin, fn el que se insinfia
"el secret de Guayaquil", como algo no descifrado todavia.
Invitado a tomar parte en este Ciclo de Conferencias de la Universi-
dad Central de Quito, he creido del caso tratar acerca del secret de











- 21


Guayaquil, por estar ligado este studio con la cuesti6n de limits del
Ecuador con el Peri, y tambi6n, para desarrollar esta controversial his-
t6rica, solamente apuntada en las Conferencias que, sobre la material in-
ternacional, sustent6 hace poco en Guayaquil.
Parecia que, despues de la publicaci6n del oficio de 19 de Julio de
1822, en el que el Secretario del Libertador, Jos6 Gabriel P6rez, da
cuenta de lo que se trat6 en la entrevista referida, con carActer reserva-
do; conocido este document por la exhibici6n que de 61 hizo, primera-
nmente, Cornelio Hispano, y, luego de exhumado de nuestros Archivos,
fu6 publicado en la Revista del Archivo de la Biblioteca Nacional, en
Quito, publicaci6n esta l6tima que ha servido para ratificar la au-
tenticidad .impugnada del document; parecia, digo, que, cuando se co-
noci6 el contenido de este oficio, nada quedaba por esclarecerse, pues
ha sido aceptado por algunos histori6grafos en su sentido literal.
4 Pero es verdad que hubo un secret que ocultar en la entrevista de
Guayaquil, o s6lo qued6 del suceso una reserve mental, y una reserve
political, que se puede leer entire lines en el oficio del Coronel Perez,
Secretario del Libertador? Esta es la cuesti6n.
Dice el referido oficio en su parte sustancial (y me sirvo para esta
investigaci6n del texto publicado en la Revista del senior TerAn), diri-
gido al General Sucre, en su calidad de Intendente del Departamento
de Quito. (*)
"Tengo el honor de participar a U. S. que el 26 a las nueve de la
mariana entr6 en esta ciudad S. E. el Protector del Perl. El Protec-
tor luego que vi6 a S. E. el Libertador a bordo del buque que lo condu-
cia le manifest del modo mas cordial los sentimientos que le animaban
de conocer al Libertador, abrazarle y protestarle una amistad intima,
sincera y constant. Felicit6 a S. E. el Libertador por la constancia ad-
mirable en la causa que defendi6 en medio de las adversidades que ha
experimentado y por el triunfo que ha coronado su heroica empresa; en



(*) Revista del Archivo de la Biblioteca Nacional.- El documen-
to, citado por el Dr. Jaramillo Alvarado, apareci6 en el N I de la indi-
cada publicaci6n con una introducci6n y critical del Sr. Rafael E. Silva,
actual Pale6grafo del Archivo Nacional de Historia.











22 -

fin el Protector manifest a S. E. el Libertador de todos modos su
amistad, colmindole de elogios y de exageraciones lisonjeras. S, E. el
Libertador contest del modo mis urbano y noble que exigen en tales
casos la justicia y la gratitud.
El Protector se abri6 a las conferencias mas francas que se reduje-
ron principalmente a las siguientes:
A las circunstancias en que se ha encontrado iltimamente esta Pro-
vincia en raz6n de las opinions political que la han agitado. Esponti-
neamente dijo el Protector a S. E. que no se habiaj mezclado en los
enredos de Guayaquil en los que no tenia la menor parte y que la culpa
era de ellos, refiri6ndose a los contrarios. S. E. le repuso que se ha-
bia llenado sus deseos de consultar a este Pueblo: que el 28 se reuni-
rian los electores y que contaba con la voluntad del Pueblo y la plura-
lidad de los votos de la Asamblea. Con esto vari6 de asunto el Protec-
tor y sigui6 tratando de negocios militares y de la expedici6n que va
a marchar.
El Protector se quej6 much del mando, sobre todo de sus compa-
fieros de armas que 61timamente lo habian abandonalo en Lima. Ase-
gur6 que iba a retirarse a Mendoza; que habia dejado un pliego cerra-
do para que lo presentasen al Congreso renunciando el Protectorado y
que tambi6n renunciaria la reelecci6n que contaba se haria en 61: que
luego que ganara la primer victoria se retiraria del mando military sin
esperar a ver el termino de la guerra; pero aiiadi6 que antes de reti-
rarse pensaba dejar bien puestas las bases del Gobierno: que 6ste no
debia ser Democritico porque en el Peri no conviene, y lltimamente
dijo que debia venir de Europa un Principe solo y aislado a mandar
el Peri. S. E. contest que en America no convenia, ni a Colombia
tampoco, la introducci6n de Principes europeos porque eran parties he-
terog6neas a nuestra masa y que por su parte S. Ei se opondria a ello
si pudiese, mas sin oponerse a la forma de Gobierno que cada uno quie-
ra darse. S. E. repuso todo lo que 61 piensa sobre la naturaleza de los
Gobiernos, refiri6ndose en todo a su discurso al Congreso de Angostu-
ra. El Protector replic6 que la venida del Principe iseria para despu6s.
Es de presumirse que el designio que se tiene en el; Peri es el de
erigir una Monarquia sobre el principio de darle la Corona a un Prin-
cipe europeo con el fin sin duda de ocupar despu6s el Trono el que ten-
ga mis popularidad en el Pais o mis fuerza de que disponer. Si los dis-











- 2S


"cursos del Protector son sinceros ninguno esta mis lejos de ocupar tal
Trono. Parece muy convencido de los inconvenientes del Mando.
El Protector aplaudi6 altamente la Federaci6n de los Estados Ame-
Ticanos como la base esencial de nuestra existencia political. Le parece
que Guayaquil es muy convenient para la residencia de la Federacion.
-Cree que Chile no tendra inconvenient en entrar en ella; pero si Bue-
nos Aires por falta de uni6n y de sistema. Ha manifestado que nada
desea tanto como el que la Federaci6n de Colombia y el Peri subsist
aunque no entren otros Estados.
El Protector piensa que el enemigo es menos fuerte que 61 y que
;aunque sus Jefes son audaces y emprendedores no son muy temibles.
Inmediatamente va a abrir la Campafia por intermedios en una Expe-
Sdici6n Maritima y por Lima cubriendo la Capital con su mnarcha de
frente.
El Protector desde las primeras conversaciones dijo espontaneuatr i-
te a S. E. que la material de limits entire Colombia y el Peril se arre-
glaria satisfactoriamente y no habria dificultad alguna: que dl sc en-
'cargaba de promover en el Congreso, donde no le faltarian amigos, es-
le negocio.
El Protector ha manifestado a S. E. que pida todo lo que guste
al Peru, que 61 no hara mas que decir si, si a todo y que 61 espera otro
tanto de Colombia. La oferta de sus servicios y de su amistad es ilimita-
.da manifestando una satisfacci6n y una franqueza que parecen since-
ras. La venida del Protector a Colombia no ha tenido un caracter ofi-
cial, es puramente una visit la que ha hecho a S. E. el Libertador,
pues no ha tenido ningun objeto ni politico ni military, no habicndo ha-
blado siquiera de los auxilios que ahora van de Colombia al Peril. A-
yer al amanecer march el Protector manifestandose a los illtimos mo-
mentos tan cordial, sincere y afectuoso por S. E. como desde el mo-
mento que lo vi6".
Como adici6n al anterior oficio, afiade el senior Secretario PNrcz lo
siguiente:- "Mafiana se retne la Junta Electoral de esta Provincia pa-
ra decidir formal y popularmente su incorporaci6n a Colombia. Proba-
blemente no habra un voto en contra y aqui los negocios tomaran el
.curso regular en que deben quedar para siempre bajo nuestro sistema.
,Constitucional".- (fdo.) P6rez".











24 -


Al dia siguiente de la fecha del oficio anterior dirigi6 el senior Se-
cretario Perez, al senior General Sucre, Intendente del Departamento
de Quito, el oficio siguiente: "Ayer particip6 a V. S. la llegada a es-
ta ciudad del Protector del Peril, y di a V. S. una relaci6n suscinta de-
las principles cuestiones que se ofrecieron entire S. E. el Libertador
y el Protector. Como algunas de estas species son dp una alta grave-
dad en consecuencia, no se si el Oficial encargado de 'escribir la comu-
nicaci6n le puso la palabra Reservada. Si asi fuese digo a V. S. de
orden de S. E. que mi comunicaci6n de ayer, relativala las sesiones en-
tre S. S. E. E. el Libertador y el Protector son de esta naturaleza,
y que V. E. les debe dar today la mayor reserve de nodo que no sea
conocida de otro que V. E. Dios guard, etc.- J. G. Perez".
Y esta reserve ilnpuesta oficialmente a lo que se dijo en la entre-
vista de Guayaquil, ha contribuido para que se mantefpga la afirmaci6n.
de que, en aquella, qued6 un gran secret.
SCual pudo ser este secret?
No la "cuesti6n de Guayaquil", relative a su incorporaci6n al Peril
o a Colombia, que se discuti6 piTblicamente. Tampoco el prop6sito mo-
nirquico que se tuvo no solamente en Lima, sino tambi6n en Bogota y
en Mejico, una vez concluida la guerra de la Independencia; pues aque-
1lo de obtener Principes europeos para que gobiernen en algunas nacio-
nes de Am6rica, fu6 un pensamiento que se repiti6 hasta los dias en
que el General Flores ofreci6 sus servicios a la Reina de Espafia para
la reconquista de Am6rica con la base de la ocupaci(n del Ecuador, y
Garcia Moreno gestion6 tambidn la posibilidad de un Protectorado
Francs para este pais.
A Cual pudo ser el gran secret? ; La separaci6n de San Martin de
la empresa libertadora del Peril, que fu6 un 6xito con la intervenci6n
de Bolivar y del Ejercito colombiano; el proyecto bolivariano de la Fe-
deraci6n de los Estados Americanos; el arreglo de linites entire Colom-
bia y el Peri ya entonces reclamado? Todos estos sucesos fueron de
piiblica notoriedad.
El secret de la entrevista de Bolivar y San Martin en Guayaquil,
es precise, en mi concept, no descubrirlo, sino esclarecerlo, pues estA.
denunciado en el oficio referido, y sobre todo, en los sucesos hist6ricos
anteriores y posteriores a la entrevista. Ensayemos esta investigaci6nL
siquiera sea en forma esquematica.















2.-LAS ACTIVIDADES DE SAN MARTIN EN LIMA Y DE.
BOLIVAR EN QUITO Y GUAYAQUIL.


La Revoluci6n del 9 de Octubre de 1820 en la Provincia de Gua-
yaquil, que incluia entonces en su territorio casi toda la costa ecuato-
riana, y su constituci6n como Estado Independiente, cre6 una base fa-
vorable para dar t6rmino a la campafia de Bolivar y Sucre, en lo que
fu6 el Virreinato espafiol de Nueva Granada, ya que la antigua Capi-
tania General de Venezuela estaba en el dominio republican, pues se
habia expedido la Constituci6n de Angostura en 1819, cuyo articulo
59 decia: "La Repiblica de Colombia se dividira en tres grandes De-
partamentos, Venezuela, Quito y Cundinamarca, que comprendera las
Provincias de la Nueva Granada, cuyo nombre queda desde hoy supri-
mido. Las Capitales de estos Departamentos seran las ciudades de Ca-
racas, Quito y Bogota, quitada la adiciOn de Santa Fe".
Lo que significaba que el Departamento de Quito fu6 incorporado
antes de que hubiese alcanzado su Independencia del Gobierno Es-
)afiol, pues aunque proclam6 su Independencia en 1809, y sostuvo su
beligerancia hasta 1814, solamente en 1822, con la batalla de Pichin-
cha, alcanz6 la Independencia.
Al dia siguiente de este triunfo, el Estado de Quito suscribi6 el
Pacto de uni6n political con la Gran Colombia, ratificando asi el.pro-
p6sito politico de la Constituci6n de Angostura, pero faltaba la adhe-
si6n del Estado de Guayaquil, reconocido como tal por el Estado del
Peri, que habia acreditado ante su Gobierno una representaci6n di-
plomaitica.
En este moment la Provincia de Guayaquil, erigida en Estado In-
dependiente, iba a decidir de la existencia o disoluci6n de lo que fu&6
la antigua Audiencia y Presidencia de Quito, a la que perteneci6 in-
memorialmente, pues Guayaquil form parte integrate del antiguo
Reino de Quito. Porque, incorporado ya Quito a Colombia, despues
de la victoria de Pichincha, si Guayaquil se adheria al Peril, como fue
requerido vehementemente, lo que es boy la Repilblica del Ecuador
habria desaparecido repartidas sus provincias entire Colombia la ac--
tual, y el Periu.


- 25-











-26 -


Esta realidad hist6rica le di6 a la "cuesti6n de Guayaquil" una
maxima importancia, e hizo necesaria la intervenci6n personal de los
Generales Bolivar y San Martin, causa eficiente deliviaje de este uil-
timo a Guayaquil desde Lima en donde su presencia no debia faltar
*en esos moments.
Porque la gesti6n que desarroll6 el Peru para qte Guayaquil for-
mara parte de esa nacionalidad, no tuvo limits, ni en la influencia
political ni en el derroche del oro corruptor. Todo l1 agot6, inclusive
la conspiraci6n military y la amenaza de guerra.
Y esto lo sabia Bolivar; y esto amparaba el General San Martin,
Protector del Peru.
Mas, Bolivar y Sucre contribuyeron tambi6n a que el Estado de
Guayaquil se estabilizase por el triunfo de Pichincha, pues sin la in-
tervenci6n libertaria de los Generales colombianos, esa victoria no ha-
bria sido possible, y Guayaquil iba a ser reconquistada por los realistas,
como antes lo fu6 Quito; pero San Martin pretendiA recoger el fruto
-de esa misma victoria, incorporando la Provincia deI Guayaquil al Pe-
ru, para dar realidad a su proyecto monarquico sobre las bases juris-
,diccionales del antiguo Verreinato.
No podian, pues, ser cordiales, por entonces, las relaciones politi-
cas de Bolivar y San Martin, lo que pudo comprobarse claramente.
Bolivar organizaba en el Sur de Colombia actual, la campafia que
-culmin6 con el triunfo de BombonA; y desde Cali, sabiendo que San
Martin no desistia del prop6sito de apoderarse de Guayaquil, escri-
bi6 el 2 de Enero de 1822, al Presidente de la Junta de Gobierno de
esta ciudad, don Jos6 Joaquin Olmedo, dici6ndole:1 "Yo me lisonjeo,
Excelentisimo senior, con que la Repuiblica de Colombia habra sido
proclamada en esa Capital, antes de mi entrada en ella. V. E. debe
saber que Guayaquil es completamente del territorio de Colombia;
*que una Provincia no tiene derecho de separarse de la Asociaci6n a
,que pertenece, y que seria faltar a las leyes de la naturaleza y de la
political, permitir que un pueblo intermedio viniera a ser un campo
-de batalla entire dos fuertes Estados. Yo creo que Colombia no per-
mitirA jams que ningun poder en Am6rica mutile Isu territorio. V. E.
:sin duda tendra la bondad de prestar toda su protecci6n al senior Su-
*cre, para que el lltimo triunfo de Colombia lleve grabado la mano de
*Olmedo".











- 2z


Dice LarrazAbal, bi6grafo de Bolivar, que fu6 tan grande el dis-
:gusto de San Martin cuando le comunicaron esta intimidaci6n, que
"convoc6 un Consejo de Estado, para consultarle si declararia la gue-
a Colombia. El Consejo opin6 que si, afirma este historiador, con ex-
cepci6n del Ministro Monteagudo y el General Alvarado".
Tuvo San Martin que desistir de tal prop6sito, porque el Peri es-
taba aun ocupado por el ej6rcito espafiol, y escribi6 a Bolivar el 3 de
Marzo de 1822 lo que sigue: "Por las comunicaciones que, en copia,
me ha dirigido el Gobierno de Guayaquil, tengo el sentimiento de ver
la seria intimaci6n que le ha hecho usted para que aquella Provincia
se agregue a Colombia. Siempre he creido que en tan delicado nego-
cio, el voto espontaneo de Guayaquil seria el principio que fijase la
conduct de los Estados limitrofes, a ninguno de los cuales le compe-
te prevenir, por la fuerza, la deliberaci6n de los pueblos. Tan seguro
ha sido para mi este deber que desde la primera vez que mand6 un
Diputado cerca de aquel Gobierno, me abstuve de influir en lo que no
-tenia relaci6n esencial con el objeto de la guerra del Continente. Si
usted me permit hablarle en un lenguaje digno de la exaltaci6n de
:su nombre, y anilogo a mis sentimientos, osar6 decirle que es nuestro
*destino emplear la espada para otro fin que no sea confirmar el de-
recho que hemos adquirido en los combates, para ser aclamados como
libertadores de nuestra patria. Dejemos que Guayaquil consulate su
-destino y medite en sus intereses, para agregarse libremente a la sec-
ci6n que le convenga, porque tampoco puede quedar aislado sin per-
juicio de ambos. Yo no quiero ni debo dejar de esperar, que el dia en
-que se realice nuestra entrevista, el primer abrazo que nos demos tran-
sigiri cuantas dificultades existan, y seri la garantia de la uni6n que
ligue a ambos Estados, sin que haya obstAculo que no se remueva de-
finitivamente. Entre tanto, ruego a V. E. se persuade de que la glo-
ria de Colombia y la del Peri son un solo objeto para mi".
Y Bolivar le replica el 22 de Julio de 1822: "Yo no creo, como
usted, que el voto de una Provincia deba ser consultado para consti-
tuir la soberania national, porque no son las parties sino todo el pue-
blo, que delibera en las Asambleas generals, reunidas libre y legal-
mente. La Constituci6n de Colombia da a Guayaquil una representa-
-ci6n la mAs perfect; y todos los pueblos de Colombia, inclusive la
*cuna de la libertad, que es Caracas, se han creido suficientemente











28 -


honrados con ejercer ampliamente el sagrado derecho de delibera-
ci6n".
En estas comunicaciones, mAs que una conciliacion de intereses es-
tatales, quedaba declarada la beligerancia.
Y es precise anotar que en esta ocasi6n qued6 planteada la teoria
de la libre determinaci6n de los pueblos para constituirse como Esta-
dos independientes, en la forma especial en que el Peri la sustenta
hasta hoy en el litigio de fronteras, y que el Libertador Bolivar es-
clareci6 esa misma teoria, en los terminos en que el Derecho Interna-
cional modern prescribe, para que puedan constituir su soberania or-
ginica las naciones. Es decir, que una Provincia, por important que
sea, no puede separarse del organismo politico a que pertenece, para
agregarse a otro Estado, por su sola voluntad, pues que esto significa-
ria la anarquia y la guerra permanent entire las naciones.
Y es precise recorder tambien, con honda tristeza, la complicidad
que tuvo el General Lamar, nuestro pr6cer mAximo de la Indepen-
dencia, en este process relative a la desmembraci6n de la Provincia
de Guayaquil del Estado de Quito, para incorporarlo al Perui. No ha-
cc falta el examen de su conduct, pues todo intento de exculpaci6n
ha sido impossible; yo mismo lo ensay6, pero los hechos ratifican el
fallo de la historic en forma inexorable.
El General Lamar fu el eje de toda la conspiraci6n para que el
Peril perpetile el despojo, y en todas sus actividades puso en juego
sus relaciones familiares, su prestigio de pr6cer de la Independencia,
y toda su valia al servicio de una causa ingrata.
Cuando San Martin supo la victoria de Pichincha, a la que con-
curri6 el General Santa Cruz con el ej6rcito auxiliar peruano, orde-
n6 que se trasladara este ejircito de Quito a Guayaquil, y a este mis-
mo puerto despach6 la Escuadra Peruana al tmando del Almirante
Blanco Encalada, con el pretexto de transportar' al Peri las fuerzas
de Santa Cruz, pero, realmente, para secundar a Lamar, con las ar-
mas, pues ya habia ganado la voluntad de los dirigentes del Gobier-
no, pero no el apoyo del pueblo guayaquilefio. Asi preparaba San
Martin su cordial visit a Guayaquil.
Mientras tanto Bolivar se unia con Sucre en: Quito, despues de la.
pacificaci6n de Pasto que le habia detenido; y, aceptando la orden de
San Martin, despach6 a Santa Cruz y su ejrcito al Peri, por la Pro-











- 29


-vincia de Loja, no sin tomar las precauciones del caso para obligar-
le a seguir el camino indicado, lo que se obtuvo sin oposici6n por par-
te de este Jefe.
Fu6 en estos precisos dias en los que Bolivar se traslad6 ripida-
mente a Guayaquil, a esperar a San Martin y su anunciado abrazo!

.3.-LA APOTEOSIS DE BOLIVAR
EN GUAYAQUIL

En la tarde del 2 de Julio de 1822, Ilegaba a los muelles de Gua-
yaquil, la faliia que conducia al Libertador.
"Vestia en esa ocasi6n, dice una cronica de aquella epoca, su gran
uniform military: casaca bordada de oro, con los entorchados y charre-
teras de General: una rica espada del mismo metal, con sus corres-
pondientes tiros bordados: pantal6n muy ancho de patio de grana, de
id6ntica labor al costado: grades botas de montar, con espuelas so-
brepuestas: sombrero elastico, muy alto, festonado de franjas de oro,
por la orilla exterior y orlado de pluma blanca, al interior y tres gran-
des plumas derechas, del tricolor de la bandera, azul, amarillo y en-
carnado: en lugar del penacho, formaba el remate de aqucl. Una fa-
ja y banda de seda, igualmente tricolor, con bellotas y rapacejos de
oro, bajando del hombro derecho al costado izquierdo, terminaba, ci-
fi6ndole la cintura. Completaba su uniform, tres condecoraciones, co-
locadas al lado izquierdo del peto de la casaca".
Salieron a encontrarlo algunos individuos de la Junta de Gobier-
no, los de la Legaci6n del Pertl, el Vice-Almirante Blanco Encalada y
personas distinguidas. Estallaron salvas y los habitantes de toda la
ciudad se aglomeraron en los muelles y balcones. Desembarc6 Boli-
var y pas6 por una elegant portada, desde la cual camin6 hasta el
Arco Triunfal, levantado en la casa destinada a su mansi6n. La por-
-tada y el Arco Triunfal ostentaban elocuentes inscripciones. Guaya-
quil recibi6 a Bolivar como pueblo que conocia la importancia de er
libre. Los partidarios de Colombia llenaban los aires con entusiastas
vitores y aplausos, concluye el cronic6n de aquel tiempo.
Al dia siguiente de su llegada, el Libertador recibi6 el oficio del
Ayuntamiento, que contenia estas palabras: "Los ecos de la Libertad
y de la Gloria volvieron siempre a V. E. como al dep6sito de las mis











30 -

nobles virtudes. Gozaron los pueblos de Colombia las dulzuras de-
su influjo, y fueron libres y dichosos. La Americai para serlo, imit6-
la decision y constancia de V. E.: la Europa, admirada, respet6 al
h6roe de los americanos: y el pueblo de esta capital, a quien tenemos
el honor de representar, se dispone a las mejores /demostraciones de
j6bilo y content, que justamente la inspiraba la heroica persona del
primer Libertador del Nuevo Mundo". Firman esta salutaci6n los ca-
bildantes Manuel Avilds, Esteban Amador, Fernando SAenz, Manuel
Tama, Miguel Palacios, Julian Bodero, Francisco Concha, Nicolas.
Vera y Miguel Isus.
Por su parte, la ciudadania de Guayaquil, en pugna abierta con
la Junta de Gobierno, suscribi6 esta petici6n, dirigida al Ayuntamien-
to, a prop6sito de la Ilegada de Bolivar a Guayaquil, que dice en lo
esencial: "V. E. ha oido el voto libre de esta Capital, por su incor--
poraci6n a la Reputblica de Colombia, en el Cabildo de 31 de Agosto
de 1821, a que concurri6 invitado, el Jefe de la Divisi6n del Sur, se-
gin lo expresa el Acta de aquel dia. Sin embargo de cualquier pro-
testa posterior del Cabildo la opinion por la incorporaci6n a la cita-
da Repiblica, se difundi6 con tanto tes6n y energia, que nada contu-
vo en lo sucesivo, al Cant6n de Portoviejo, ni al Batall6n "Liberta-
dores", para que secundasen esta misma decisioni Los hechos han si-
do notorious: cualquier colorido que despues se le haya dado, ha sido-
efecto, de reflexiones de opinions particulars que no deben entor-
pecer el gir6n de los grandes negocios de tendencia national. V. E..
en fin, ha visto ayer la gloriosa entrada de S. E. el Libertador Pre-
sidente victorioso, por toda la Capital, que proclamaba, con entusias-
mo a Guayaquil, incorporado a Colombia. En este acto solemne y au-
gusto, no ha intervenido fraude ni artificio, porque el buen pueblo es-
ti suficientemente ilustrado en la material de que tanto se ha tratado-
en los papeles publicos. Tenemos, pues, la absolute pluralidad de la
Provincia en favor de la agregaci6n". Firman este manifesto los se-
fiores Vicente Espantoso, y los Marcos, Merinos, Hidalgos, Elizal-
des, Llagunos, Robles, C6mez, Morlas, Garaicoas, Villamil, Lava-
yen, Parra, Vallejo, Bernal, Lagomarcino, SuArez y otros apellidos,
notables de Guayaquil.
Haci6ndose eco de esta solicitud, no atendida por el Ayuntamien-
to, el Libertador, por medio de un Secretario, dirigi6 a la Junta de Go-











- 3 1


bierno, la siguiente declaraci6n, el 13 de Julio de 1822: "A los sefiores.
de la Junta Gubernativa S. E. el Libertador de Colombia, para sal-
var al pueblo de Guayaquil de la espantosa anarquia en que se hall
y evitar funestas consecuencias, acoge, oyendo el clamor general, ba-
jo la protecci6n de la Repiblica de Colombia, al pueblo de Guaya-
quil, encargindose S. E. del mando politico y military de esta ciudad
y de su Provincia, sin que esta media de protecci6n coarte de nin-
grin modo la absolute libertad del pueblo, para emitir franca y espon-
tineamente su voluntad, en la pr6xima congregaci6n. El Secretario
General del Libertador, Jose Gabriel P6rez".
En esta misma fecha, don Pablo Merino, Secretario de Ia Junta,
contest conformandose con la anterior disposici6n, y Bolivar expi-
di6 esta proclama: "Guayaquilefios! Terminada la guerra de Colom-
bia, ha sido mi primer deseo completar la obra del Congreso, ponien-
do las provincias del Sur bajo el escudo de la Libertad y Leyes de-
Colombia. El Ej6rcito libertador no ha dejado a su espalda un pue-
blo que no se halle bajo la custodia de la constituci6n y de las armas
de la Repfiblica. Solos, vosotros os veis reducidos a la situaci6n mas.
falsa, mAs ambigua, mas absurda, tanto para la political, como para
la guerra. Vuestra posici6n era un fen6meno, que estaba amenazan-
do la anarquia; pero yo he venido i Guayaquilefios!, trayendo el area
de salvaci6n. Colombia os ofrece, por mi boca, justicia y orden, paz
y gloria. Guayaquilefios! Vosotros sois colombianos de coraz6n, por-
que todos vuestros votos y vuestros clamores han sido por Colom-
bia, y porque de tiempo inmemorial habeis pertenecido al territorio
que hoy tiene la dicha de Ilevar el nombre del Padre del Nuevo Mun-
do. Mas yo quiero consultaros, para que no se diga que hay un co-
lombiano que no ame a su patria y a sus leyes".
Refiriendose a este acontecimiento, escribi6 Bolivar a Santander,.
en carta de 22 de Julio: "La Junta de Gobierno y el Pueblo me com-
prometieron hasta el punto de no tener otro partido que tomar, que
el que se adopt el dia 13. No fu6 absolutamente violent, no se em-
ple6 la fuerza; mas se dirA que fu6 al respeto a la fuerza a lo que
cedieron estos sefiores. Yo espero que la Junta Electoral que se va.
a reunir el 28 de este mes, nos sacari de la ambigiiedad en que nos
hallamos. Sin duda debe ser favorable la decision de la Junta, y si
no lo fuere, no s6 afin lo que hare, aunque mi determinaci6n estit











-32 -

bien tomada de no dejar descubierta nuestra frontera por el Sur y
de no permitir que las guerras civiles se introduzcan por las divisions
provinciales. En fin, Ud, sabe que, con modo, todo se hace".
Nombrado el General Salom, Intendente y Comandante General
de Guayaquil, public en una proclama los articulos' relatives a la or-
ganizaci6n de la Junta Electoral, compuesta de diputados de todos
los cantones, la que debia reunirse el 31 de Julio de 1822, para la de-
,claraci6n de la anexi6n de Guayaquil a Colombia, como asi se efectu6.
Estos documents comprueban con perfect clatidad que la situa-
ci6n de Guayaquil era de lo mtns compleja y peligrosa, pues mientras
la ciudad recibi6 con gran entusiasmo al Libertador, y proclam6 fran-
camente su adhesion a Colombia, un nilcleo reducido auspiciaba la
incorporaci6n al Peri, y otros se pronunciaban porque el Estado de
Guayaquil se mantuviese independiente. Y este caos que amenazaba
de muerte al Estado de Qtito, s6lo podia tener laa soluci6n que tuvo,
con la presencia de Bolivar en Guayaquil.
Y no cont6, sin duda, San Martin en el desarrollo de su plan con el
dinamismo de Bolivar, que multiplicaba y bilocaba su acci6n, o qui-
za tuvo demasiada seguridad de que los sucesos de Guayaquil se con-
cluirian a su antojo, y por esto lleg6 un poco tarde a esta ciudad,
pues solamente supo en P'una que se habia proclamado por el pueblo
la incorporaci6n de la Provincia de Guayaquil a Colombia, aunque la
formalidad del plebiscite s61o debia opcrarse cinco dias despu&s de su
Ilegada. j Qui le quedaba por hacer a San Martin en la ciudad de
Guayaquil despu6s de estos acontecimientos? La entrevista habia fra-
casado en su punto esencial, ahora s61o podia hablarse de los intere-
ses generals de America en orden a formas de Gobierno y a la ur-
gencia de acabar definitivamente con el poderio espafiol, que aiun te-
nia un fuerte ejercito en el Periu. Y estos antecedentes van explican-
do la parquedad en la comunicaci6n official respect de la entrevista,
y la reserve que se recomendaba.
Son minltiples las versions que existen de la entrevista de Boli-
var y San Martin en Guayaquil. Blanco Fombona incorpora en su li-
bro "La Entrevista de Guayaquil" los studios de Goenaga, Villa-
nueva, Mitre y Ernesto de la Cruz, todos de ditintas nacionalidades,
y en todos estos juicios prevalece el criterio interpretativo sobre el
contenido literal del oficio del Coronel Pfez, que se traduce sin ma-












- 33


yor examen, como el abrazo cordial de los dos libertadores, o como
el eclipsamiento military del General San Martin.
Y la verdad es que ante lo irremediable, el abrazo afect6 ser cor-
dial, y sirvi6 para consolidar ante la espectaciOn del Continente la
reincorporaciOn de la Provincia de Guayaquil al Estado de Quito y a
la Unidad Colombiana.
Y de los relates que han dramatizado esta entrevista, el cue re-
produce don Pedro Moncayo entire los documents de su Historia,
tiene mis colorido, mnas ambiente del monmento.


4.-LLEGADA DEL PROTECTOR DEL PERU
A GUAYAQUIL Y LA ENT'REVISTA
CON BOLIVAR


"Era San I I'iii -se afirma en la ITistoria de Moncavo- un
hombre alto y bien formado; de contiiente serio, y3 de naneras fran-
cas y sencillas. Hlablaba poco, anuque su conversaci6n revelaba un
hombre de mundo. Escuchaba al 1ibertador con aire respetuoso y
circunspecto y manifestaba en su admiracion haber encontrado a su
nucvo ilustre amigo mayor de lo que 61 se habia imaginado. Por su
part, el Libertador se esmer6 en su afabilidad y elegant trato. En
la mesa estuvo al lado de San Martin y le obsequid con deferencia.
Por la noche, despu6s de la comida en que reinaron la alegria y la
franqueza, se retiraron a una pieza solitaria para tratar sobre los asun-
tos que hacian necesaria la entrevista. El Libertador se paseaba. La
fiebre de su alma no le dejaba quietud. San Martin hizo lo mismo:
pero luego, abrumado quiza por el peso de aquella situaci6n inquie-
tante y dificil de fijarse, tomando una silla se sent. Bolivar se sen-
t6 tambi6nl Pero volvi6 al movimiento que era la necesidad de su na-
turaleza.
i Qu6 pas6 en tan larga, secret y no interrumpida conferencia?
0Qud puntos se debatieron entire aquellos dos ilustres personajes que
se veian en las riberas del Guayas, habiendo combatido el uno desde


Anales del Archivo 3











34 -

el Golfo de Trieste hasta el Ecuador sereno; el otro desde las ori-
las del Plata hasta las costas del Peri ?
.. .. ........ ...... .. .. .. ..............

Las cuestiones de que se ocuparon fueron 6stas:
SPertenecera Guayaquil a Colombia o al Perui?
SSera monArquico el Gobierno que convendriaI dar a aquella sec-
ci6n de America en que ondeaba todavia el pabell6n espaiool y que
dentro de poco debia libertarse?


SAyudaria Colombia al Peri para adquirir su independencia y a
que precio o condici6n?


Y estas tres graves consideraciones quedaron resueltas y la entre-
vista termin6: Guayaquil qued6 unido a Colombia; Am6rica no fu6
montrquica; el Ej6rcito colombiano iria a Junin y Ayacucho.


"Al separarse el Libertador pregunt6 a San !Martin c6mo estaba
su Gobierno en Lima. San h1;,iiln contest, satisfactoriamente. -
Y bien, repuso el Libertador, a mi se me ha amargado el placer de ha-
ber visto a Ud. con la noticia de la revoluci6n que habri estallado en
Lima.- C6mo, dijo San Martin? Entonces el Libertador, sa-
cando de su faltriquera una carta del Teniente Coronel Juan Manuel
G6mez, Secretario de la Legaci6n de Colombia, se la di6 a San Mar-
tin. Este la ley6; conoci6 la defecci6n de sus propios Jefes, sospe-
ch6 la caida de su Ministro y favorite Monteagudo y el trastorno de
Lima, y dijo: "Si esto ha sucedido, me ir6 a Europa y dar6 un adi6s
eterno a la America del Sur". En efecto, durante la ausencia del Pro-
tector, tuvo lugar, una conmoci6n (28 de Julio), excitada por las o-
presoras medidas del impopular Ministro de Estado don Bernardo
Monteagudo.
San Martin no permaneci6 en Guayaquil sino s6lo veinticuatro
horas. Hubo fiestas, bailes, regocijos.....; pero su espiritu no es-
taba para otra cosa que para retirarse y abandonar la vida piublica




















































BO"IIyAR Y' SA ARTLIN

(DI: "I'ov: -'s ci:i/o:.'-r (,;. ,.nd" d! La.foind de Lurcv)











- 35


que ya le hastiaba. Disimul6 su amargura y se embarc6 para volver
al Callao".
La relaci6n de Don Pedro Moncayo es extensa, plena de arreba-
tos liricos en la defense que hace Bolivar de la democracia contra los
intentos monArquicos de San Martin.
Rara coincidencia! Igual suerte le cupo al General Lamar algu-
nos afios despu6s de esta entrevista de Guayaquil, cuando derrotado en
Tarqui, y fracasada la anexi6n de la provincia de Guayaquil al Per6,
fu6 depuesto de la Presidencia de este pais y arrojado al destierro.
Y en Guayaquil vi6 tambien eclipsarse San Martin su estrella,de
guerrero, pero no su gloria de Libertador.
Antes de salir el Protector para Guayaquil, dijo en una proclama
a los peruanos: "La causa del Continente Americano me Ileva a rea-
lizar un designio, que halaga mis esperanzas: voy a encontrar en Gua-
yaquil al Libertador de Colombia. Los intereses generals del Peri y
Colombia, la en6rgica terminaci6n de la guerra que sostenemos y la
estabilidad del destiny a que, con rapidez, se acerca la America, ha-
cen nuestra entrevista necesaria, ya que el orden de los acontecimien-
tos nos han constituido en alto grado responsables, (Arbitros) del
6xito de esta sublime empresa".
Comentando el General Mitre esta proclama, dice: "No podia ex-
plicarse mas claramente, que el objeto fu6 el arreglo de la "cuesti6n
de Guayaquil", el acuerdo de las operaciones militares, para decidir de
un golpe la guerra de Quito y la del Per6, y la fijaci6n de la forma
de gobierno que debian adoptar las naciones, una vez resuelta la cues-
ti6n de su emancipaci6n".
Y desde Lima escribi6 San Martin a Bolivar, el 20 de Agosto de
1828: "En fin, General, mi partido estA irremediablemente tomado:
para el 20 del mes entrante he convocado al Congreso del Peru; y
al siguiente dia de su instalaci6n, me embarcar6 para Chile, convenci-
do de que s6lo mi presencia es el 6nico obsticulo que le impide a Ud.
venir al Peri, con el Ejercito de su mando. Para mi habria sido el
colmo de la felicidad, terminar la guerra de la Independencia, bajo las
6rdenes del General a quien la Am6rica del Sur debe su libertad; el
destino lo dispone de otro modo, y es precise conformarse".
Parti6 en efecto San Martin a Chile y no encontr6 ya amigos; en
la Argentina, se afirma, Rivadavia intent reducirlo a prisi6n, y Mar-











36-

tin Rodriguez, fusilarlo. Se refugi6 en Europa, y alli muri6 en 1850.
Y pudo contemplar desde el ostracismo que la democracia arraigaba
en America, contrariamente a sus pron6sticos. Hoy tiene estatuas
San Martin en Buenos Aires, en Santiago, en Lima y en Guayaquil.

5.-ENJUICIAM1ENTO HISTORIC
ECUATORIANO SOBRE LA
QUESTIONN DE GUAYAQUIL"

Don Pedro Fermin Cevallos, el mAis imparcial historiador de la
Reputblica del Ecuador, comentando la "Cuesti6n de Guayaquil", di-
ce en sintesis:
"La guerra y la political demandaban juntamente que Colombia se
coneccionase con los pueblos del Peri, libertados ya en parte por las
armas del General San martinn, de quien hablaremos: muy luego, y
con tal motivo fu6 de Enviado Extraordinario y Ministro Plenipo-
tenciario de Colombia el senior Joaquin Mosquera para entenderse con
el gobierno de dicho General. Fue reconocido como tal el 5 de mayo,
y muy luego calO que habia grandes disgustos entire los oficiales del
Iatall6n colombiano, Ilamado entonces "Numancia", y las autorida-
des peruanas, provenientes, seg6n se dijo, de haber sabido aquellos
QUE SAN MARTIN PRETENDIA HACER GUERRA A CO-
LOMBIA PARA IMPi DIR LA INCORPORACION DE GUA-
YAQUIL A ESTA REPUBLICAN .


"En medio de los agasajos rendidos al Libertador por la mayoria
dt. los habitantes de Guayaquil, la Provincia no estaba todavia uni-
formada en su opinion respect al modo de constituirse,
Olmedo, el future cantor del guerrero que trataba de incorporar-
la a Colombia, Olmedo, el alma del gobierno de esa plaza y el que con
tanto acierto alcanz6 a sospechar el nuevo yugo a que bhabian de su-
jetarnos los militares venidos de Venezuela y Nueva Granada; re-
sisti6 con todo su influjo a los empefios del Libertador sin hacer caso
de los 3.000 soldados victoriosos que con 61 habian entrado en la Pro-
vincia. Bolivar y Olmedo, aunque tirando ambos por el mismo ca-
mino de la Independencia, se hallaban encontrados en 1punto al- mo-











- 37


do de constituir a esta parte del antiguo Virreinato de Santa Fe. B',-
livar, Capitan y estadista esclarecido, queria opener a Espafia una Re-
pfiblica grande y capaz de contrarrestarla, y por eso se intcresabc en
la anexidn a Colombia de tan rica Provincia: el pundonoroso, entendi-
do y previsivo Olmedo, puesto con otros a la cabeza del gobierno de
su pueblo, queria conservarlo libre e independiente de los esp.nfioles
en primer lugar, y luego, asimismo, de los venidos a favorecer el gri-
to del 9 de Octubre. Olnedo no hallaba en la reuni6n de Venezuela,
Cundinamarca y Quito esa homogeneidad de indole, educaci6n y cos-
tumbres que constituyen la unidad de un pueblo, y preveia atinado
que, separados unos de otros por la natufaleza misma de esas tres
grandes secciones, dias antes o despu(s, habia de venir a disolverse
el todo y former tres pueblos distintos. En una palabra, Ohnedo s6-
lo queria la unidad de las provincias que componian la antigua Pre-
sidencia de Quito, cual lleg6 a realizarse en 1830, y queria desasirse,
en tiempo, de huespedes peligrosos que, en son de auxiliaries, habian
de sustituir su dominaci6n military a la dominaci6n de los monarcas.
Cual de los dos, si Bolivar u Olmedo, habia de triunfar, casi no hay
para que decirlo.
"El Libertador, continiua Cevallos, liabla tocado en Guayaquil
cuando ya estaban convocados para el 28 del mismo Julio los diputa-
dos de los pueblos que debian decidir tan grave asunto y quienes, si-
guiendo el sentir de Olmedo, quienes, aunque pocos, el de los otros
miembros del gobierno decidido por incorporarse al Pert', y quienes,
en mayor niumero, por pertenecer a Colombia; llcgaron todos a exas-
perarse y a former aqui y alli reuniones tumultuosas que, a continuar
cn tal incertidumbre, habrian forzosamente engendrado una guerra ci-
vil. Bolivar se enfad6; pero todavia guardando contemplaciones que
a lo menos salvasen las apariencias de no haber pretendido influir en
la voluntad del pueblo, se vali6 del Procurador Sindico, senior Jos6
Leocadio Llona, e hizo que por medio de una representaci6n amena-
zadora, pidiese al Cabildo la resoluci6n de incorporarse a Colombia.
La Municipalidad, obrando con un temple que en tales circunstan-
cias no cabia esperar, se neg6 por unanimidad.
"Este resultado, que tampoco Bolivar pudo temer, le enfad6 mas,
y parece que entonces ocurri6 a various ciudadanos la idea de elevar
otra representaci6n al mismo Cabildo, pidi6ndole que, conforme a la













voluntad de los pueblos de Guayaquil y Manabi, anteriormente ma-
nifestada, se decidiese a la incorporaci6n a Colombia. Otros ciuda-
danos, si no los mismos, elevaron la segunda representaci6n al Li-
bertador para que los recibiese con la protecci6n de tal Repiblica,
haci6ndose en consecuencia cargo del gobierno politico y military de
la Provincia; y Bolivar, escudado con esas solicitudes, mand6 levan-
tar en el muelle la bandera tricolor y mand6, por medio de uno de sus
edecancs, a manifestar su voluntad a la Asamblea Provincial, reuni-
da entonces.
"Los miembros de la Junta sefiores Olmedo, Roca y Jimena, mis
que disgustados, ofendidos de aquel acto con que vino a desaparecer
un gobierno formado por la voluntad del pueblo declararon termina-
das sus funciones, y poco despues se fueron para el Peru, a' pesar de
las repetidas instancias con que Bolivar trat6 de detenerlos".
Por su part el General Bolivar, en su correspondencia particu-
lar con el General Santander, le dice, en relaci6n a la visit de San
Martin y la reincorporaci6n de Guayaquil:
"Gracias a Dios, mi querido General, que he logrado, con much
fortune y gloria, cosas bien importantes: la libertad del Sur: la in-
corporaci6n a Colombia de Guayaquil, Quito y las otras Provincias:
la amistad de San Martin y el Peri para Colombia; y salir de este
aliado, que va a darnos en el Peru gloria y gratitud, por aquella parte.
Estos documents comprueban: io que es evidence que San Mar-
tin pretendi6 hacer guerra a Colombia para impedir la reincorpora-
ci6n de la provincia de Guayaquil a esa Repiblica; 29 que en la "cues-
ti6n de Guayaquil" prevalecieron various criterios: el de Olmedo que
auspiciaba el mantenimiento de la Provincia de Guayaquil como Es-
tado Independiente; el de Lamar que trataba de incorporarla al Pe-
ru, y el popular, por la incorporaci6n a Colombia que al fin preva-
leci6; 3r que la incorporaci6n de Quito y Guayaquil a Colombia tu-
vo siempre un caracter precario, pues en el fondo de todos los espi-
ritus prevalecia el sentimiento de independencia estatal, como lleg6 a
realizarse en1_830; y 49 que la "cuesti6n de Guayaquil" era, en la or-
ganizaci6n de las naciones americanas, algo mas que un simple epi-
sodio local, y en esto quiza radica el secret de Guayaquil.











- 39


6.-EL SECRET DE GUAYAQUIL


El vivo interns que el Peril ha torado siempre por la anexi6n de
la Provincia de Guayaquil, que hasta 1822 comprendia casi todo el
territorio de la Costa Ecuatoriana, no sc revel6 solamente en los dias
de la organizaci6n de las naciones americanas sobre los limits de
utipossidetis colonial, pues en los dias de la dominaci6n virreinal, el
Peru intent la usurpaci6n de Guayaquil; y despues, en la era repu-
blicana, con la sublevaci6n de las tropas colombianas al mando de
Bustamante en Lima, y en la guerra que finalize en Tarqui. No es-
tf bien comprobado hist6ricamente, si cuando la expedici6n de Ma-
pasingue, se intent de nuevo dicha usurpaci6n, como entonces se
afirm6.
Lo cierto es que, en el pleito de limits entire el Ecuador y el Pe-
ri, aparece que fu6 necesaria la intervenci6n del Rey de Espafia me-
diante la Cddula de 1819, para definir que la provincia de Guayaquil,
agregada a la jurisdicci6n military de Lima, pertenecia territorialmen-
te a la Presidencia de Quito, por ser de su distrito. Esta Real Cd-
dula incluye la definici6n juridica de la de 1802, sobre el derecho te-
rritorial de la Presidencia de Quito en Mainas y Quijos, por igual
causa que en el Derecho Colonial tenia la Presidencia de Quito so-
bre Guayaquil.
El Per6 virreinal, como el independiente, codici6 vivamente la
Provincia de Guayaquil. Por simple ensanche o predominio terri-
torial? No. Hay algo mAs important en este afin usurpador del Pe-
riu: hay una morbosidad imperialista ancestral: en el fondo hist6rico
de esta nacionalidad palpita una reintegraci6n political incaica; el Ta-
huantinsuyo ha pretendido revivir en el tiempo a costa de la absor-
ci6n del Ecuador y Bolivia.
Por esto, auin no habia obtenido el Peri su independencia en 1822,
pues s61o asumi6 su soberania en 1824 por la batalla de Ayacucho, y
ya quiso hacer suya la Provincia de Guayaquil con la mano protecto-
ra de San Martin; y cuando auin no regresaba el ejercito auxiliar co-
lombiano del Pert, en Lima, la' capital, fu6 corrompido por el oro pe-
ruano ese ejercito libertador, y empujado a la sublevaci6n con Busta-











40 -


mante a la cabeza, con el prop6sito de dominar por la fuerza el De-
partamento del Sur de Colombia, y anexar Guayaquil al Peri.
Fracasado este intent, de nuevo en 1828, con el General Lamar,
hecho Presidente del Pert despu6s de negarse a restituir las Provin-
cias ecuatorianas de Tumnbes. Jaen y parte de _I;in;,. provoc6 el Pe-
riu la batalla de Tarqui, y afin despu6s de la derrota todavia reclama-
ba Lamar, la Provincia de Guayaquil para el Peri, como la condi-
ci6n para la paz. Nunca fue tan insolente una obsesi6n imnperialista!
El Periu quiso las inniensas costas de la Provincia de Guayaquil,
iloy dividida en cinco provincias litorales, para crear un dominion in-
contrastable en el Mar Pacifico sur-americano; y 'Bolivar y Sucre,
que cstaban advertidos de esta ambici6n, le salieron! siempre al paso,
y les desbarataron sus planes.
La incorporaci6n de los Estados de Quito y Guayaquil a Colom-
bia, y la creaci6n de la Repubilica de Bolivia sobre el territorio de
la Audiencia de Charcas, fu't un double y definitive tajo en las garras
rampantes del imperialisnmo incaico resurrecto.
Aparte del grandiose plan de Bolivar relative a reunir en una for-
midable Federaci6n de Estados a todas las naciones indo-americanas
desde MAjico hasta Chile y la Argentina, la creacinl de la Gran Co-
lonibia. era el contrapeso politico establecido para/ equilibrar el im-
perialisino peruano obstinado. Al antiguo \irreinato del Peru se opo-
ne el de la Nueva Granada, en la epoca colonial; yal nuevo Tahuan-
linsuyo republican del Ieriu, se opone la (hran Colombia de Bolivar.
"Quito y Charcas en la 6poca colonial, fueron los contrapesos del
equilibrio virreinal, que, agregados a Santa 16' o a Lima, daban o qui-
tahan mayor iimportancia territorial y political a los Virreinatos. Y
la verdad de esta apreciaci6n puede comprobarse, por el hecho hist6-
rico demostrativo de c6ino Lima o Bogota, trataron siemipre de tener
en sus dominios a Charcas, Quito o la Provincia de Guayaquil, la pri-
mera; y siempre la Audiencia o el Eslado de Quito, la segunda.
La incorporaci6n de la Audiencia o el Estado de Quito, daba a
los Virreinatos un gran ensanche sobre el Mar Pacifico, afiadiendo
a su economic mayores recursos, y a su importanicia political exten-
sos dominios territoriales. Esta afirmaci6n la mantuve en las Con-
r:'clrcii. de Guayaquil sobre la cuesti6n territorial del Ecuador con
el Perl,











- 41


Y dije tambien que la vision panoramica de los origenes de la na-
cionalidad ecuatoriana, permit enfocar una cuesti6n muy singular
consistent en el hecho relative a que, el Reino de Quito, en el.Ta-
huantinsuyo; la Audiencia de Quito, en los Virreinatos del Peril y
Nueva Granada: y el Estado de Quito o Ecuador, en la epoca repu-
blicana, en la incorporaci6n a la Gran Colombia de Bolivar, siempre
cl Estado de Quito, con su voluntad o sin ella, ha sido compelido a
integrar las grades creaciones estatales suramericanas.
Y no habria exactitud. afiadi. si se afirmara que a esta situaci6n
ha contribuido su importancia como Estado, sino que, como contra-
peso a la balanza international, pot su situacion geogrifica, por su a-
cervo historic, por la ley de inercia en l process politico, de los in-
tcreses continentales puede un Estado, por' el complejo de condicio-
nes organicas y sin pretender de gran potencia, y, por no serlo, pre-
cisamente, puede un Estado determinar cl equilibrio politico centre
naciones que son o se presumen capaces de alcanzar la hegemonia po-
litica continental, o causar una conflagraci6n asimismo continental.
Las pequefias naciones en la organization political europea, son
creadas y defendidas por las grandes potencias, porque su existcncia
implide el choque de intereses imperialistas, y cl Tratado de Versa-
lles cre6 nuevas pequefias nacionalidades, o reconstruy6 las despe-
dazadas por la ambici6n imperialista, como Polonia, porque la vida
de los Estados impone limitaciones necesarias a las rampantes ancxio-
nes territoriales, que produce cl desequilibrio politico y por este de-
sequilibrio, la guerra.
Y aqui se va descubriendo cl secret de Guayaquil. El Perti se
esforz6 por incorporar la extensa provincia de Guayaquil a su terri-
torio, para crear un gran Estado dominador en las costas suramerica-
nas del Pacifico; y Colombia, mejor dicho Bolivar, que necesitaba
crear y mantener el equilibrio politico continental para dar estabili-
dad a su Gran Colombia, se adelant6 a obtener la reincorporaci6n de
Ia Provincia de Guayaquil al Estado de Quito y a la Unidad Colom-
biana, con lo que conseguia, en primer t6rmino, impedir la destruc-
ci6n de la antigua naci6n quitefia, constituida en Estado independien-
te, pues iba a ser mutilada por el Peri con la separaci6n de Guaya-
quil; y, rotundamente, impedia que el Periu se engrandeciera con per-
juicio de otras naciones y con usurpaciones territoriales, amenazan-











42 -


do con este engrandecimiento la estabilidad de la Gran Colombia de
Bolivar, en los moments mismos de su organizaci6nj Esta pretensi6n
imperialista del Perui afectaba tambien al Plan de Bolivar sobre la
Liga, Uni6n y Federaci6n de las naciones americanas.
No permitir que el Perui se engrandezca politicamente, con detri-
mento del equilibrio suramericano del Pacifico, por la usurpaci6n te-
rritorial de otras naciones, debi6 ser o fue, en la entrevista de Boli-
var y San Martin, el secret de Guayaquil, mejor dicho, la gran re-
serva mental de los dos grandes capitanes.
Esta aspiraci6n, al dominio del Pacifico, por Cdlombia la grande
o por el Peri, esta denunciada, concretamente, por el General Sucre,
en la carta que dirige a Bolivar, escrita "En el rio de Guayaquil, a 18
de Setiembre de 1828", al darle cuenta de los sucesos politicos de
Bolivia y de los preparativos del Per6 para invadir Colombia, para
hacer suyas por la fuerza las provincial de Guayaquil, Azuay y Lo-
ja, dejando a la Colombia de Santander, las temAs provincias ecua-
torianas como un despojo.
"He sido bien largo, dice el General Sucre, para dar una idea de
cuanto s6 y que le sirva a Ud. de base a sus cAlculos para resolver
la cuesti6n de la guerra. EN MI POBRE OPINION, LA BASE
DEBE SER DOMINAR EL PACIFICO. Del resto Ud. meditara
si en el caso de rompimiento conviene hacerlo ahora o esperar que
desplegando Gamarra sus gspiraciones se eche sobre Lamar y que en
tanto Bolivia resucite del aturdimiento en que esta. Esto admite de
un lado esperanzas que pueden ser ritiles; pero por otro, si los perua-
nos se unen y se consolidan. tambi6n tienen tiempo para organizarse
mejor y prepararse mis. No s6, pues, que es lo mis convenient,
porque tambi6n ignore la situaci6n del Sur de Colombia, lo cual pesa
much en este asunto... Entiendo que Guayaquil esta bamboleando
y que hay bastante que veneer para unir todos los inimos. Con los
informes que obtenga en estos dias me extender6 en otra carta".
Fit6 tan conocido este secret de Guayaquil en la 6poca de la ini-
ciaci6n de la Repdblica, que el senior Michelena Rojas, nombrado Se-
cretario del General Sucre, cuando fu6 este designiado para ir a nego-
ciar en Lima el arreglo de limits, ha dejado en su impcrtante libro
"Exposici6n Oficial", la constancia; del pensamiento dominant en-











- 43


tre los hombres de Estado que intervinieron en la estructuraci6n po-
litica de las naciones independizadas de Espafia.
"Reducido el Ecuador, dice el senior Michelena Rojas (ya cuan-
do esta Repuiblica se separ6 de la Gran Colombia), a los estrechos
limits que el Periu ha querido darle, marcharA a su aniquilamiento,
privado hasta del porvenir halagiiefio que le ofrecian las margenes
del Amazonas y la libre navegaci6n de sus rios; el Per6, alentado en
el primer paso que tan buenos resultados le habia dado, TOMARA
POSESION DE GUAYAQUIL, suefio tambien de esta naci6n
muchos afios ha, como es para el Brasil la ocupaci6n de Montevideo
y toda la zona oriental. (GUAYAQUIL SIENDO TAN NECE-
SARIO AL PERU COMO QUE JAMAS LL-EGARA A SER
NACION maritima como pretend, por lo menos en aquellos ma-
res.- Par6ntesis del seflor Michelena). La Nueva Granada, cuyas
miradas no son nuevas hari otro tanto, extendiendo sus limits has-
ta Quito. Roto entonces el equilibrio entire las Repilblicas dichas
(Venezuela, Nueva Granada y el Peri) con EXTINCION DEL
ECUADOR, lo que seguirA despubs sl6o Dios lo sabe. Sin embargo,
a juzgar por todas las probabilidades posibles y las tendencies natu-
rales de las naciones y afin de los individuos, a no soportar ni la in-
justicia ni la preponderancia, UNA GUERRA GENERAL, entire
estos pueblos seri la consecuencia inevitable, guerra sangrienta y de-
sastrosa que, cualquiera que fuese su resultado definitive, dejari
arraigados profundos odios internacionales, que el tiempo mismo ja-
mAs podrA borrar".

Es, pues, el equilibrio suramericano del Pacifico lo que en el fon-
do discutieron Bolivar y San Martin, equilibrio consolidado con la
reincorporaci6n de la Provincia de Guayaquil al Estado de Quito y
a la unidad colombiana; es la defense de la integridad territorial de
la Repuiblica del Ecuador con sus antiguas fronteras hist6ricas, lo
que realize Bolivar en las conferencias de Guayaquil referidas, en
defensade la justice, para afianzar la paz del Continente y para de-
fender la existencia de la Gran Colombia. Este es el secret de la
entrevista de Bolivar y San Martin en Guayaquil, y por esto ha te-
nido espectaci6n continental permanent. El supuesto del historia-
dor Cevallos, relative a que Bolivar quiso sumar los Estados de Qui-











44 -


to y Guayaquil a la Gran Colombia para enfrentarse a: Espafia con
una fuerte nacionalidad, no es exacto.

7.-EL PLAN POLITICO CONTINENTAL
DE BOLIVAR OPi-' TO AL
MONARQUICO DE SAN MARTIN

Asi, en forma esquematica, ha sido precise desarrollar esta con-
ferencia para tratar, a grandes rasgos, las lines fundamentalss de
un studio sobre el secret de Guayaquil, cuyo desarrollo exigiria un
libro por su abundante documentaci6n, de la quc lie tenido que em-
plear una minima parte. Mas, para comprobar la' exactitud de la
vision political de Bolivar, en orden a que, destruido' o reducido el pa-
trimonio territorial del Ecuador, antigua Audiencia y Presidencia
de Quito, que Cl trat6 de consolidar con la creacidn political unita-
ria de la Gran Colombia, es nccesario recorder, sumariamente, lo
que el Peru ha intentado para obtener cl dominion politico del Mar
Pacifico, y los augurios de estos dias en orden a este mismo impe-
rialismo, en contrast con el plan de Bolivar sobre la Uni6n, Liga
y Confederaci6n de las Naciones Americanas.
Fracasados los intentos de usurpacin territ rial ide las costas
ecuatorianas que foriaron la antigua Provincia de Guayaquil, el
Perfi intent anexar a sus territories los de Bolivia, antigua Au-
diencia de Charcas, pero fu6 derrotado como en Tarqui, en Yungay
e Ingabi, por el ej6rcito boliviano.
Aiios despu6s trat6 de former con Bolivia, por Tratados secre-
tos, una Confederaci6n ofensiva y defensive peru-boliviana, con
prop6sitos que podian derivarse o hacia la absorci6n de Bolivia o en
el amago a Chile, situada territorialmente entire el mar y la cordi-
llera andina, con escasos terrilorios, y por lo mismo obligada a pre-
dominar con su marina en el; Pacifico.
Chile acech6 y encontr6 el pretexto para destruir esa alianza,
como concurri6 con su ej6rcito a desbaratar el intent de la confe-
deraci6n peruano-boliviana de antafio, y que iba a afectar a su sobe-
rania.
Y se produjo la guerra del Pacifico o por el predominio del Pa-
cifico. El resultado? La p6rdida para Bolivia de so litoral y para
f











- 45


el Periu de las Provincias de Tacna y Arica, pudiendo restaurar una
de estas, afios despu6s, pasando por las horcas caudinas de una
transacci6n salom6nica.
Ademnis, ha mantenido el Peri una preponderancia absolute en
el dominio del Amazonas, compartiendola solo con el Brasil, la otra
potencia del Atlantico; y si ha llegado a suscribir arreglos liinitrofes
sobre el territorio amaz6nico ha sido con reserves que luego produ-
jeron conatos de guerra, como el de Leticia, aiin latente. O se ha
negado al cumplimiento del Tratado de 1829, con la anexi6n de las
Provincias de Timbes, Jaen y M:;Ii. -, provincial ecuatoriana' cuya
reivindicaci6n territorial motive la guerra de Tarqui.
Y en estos mismos dias, de nuevo el Peru y Bolivia iuantiene
una nueva alianza, al mismo tiempo que el Peri y Chil.e afectan una
gran cordialidad. Mas lo cierto es que Chile tiene en su poder untr
provincia peruana y todo el litoral holiviano. Sera possible sobre es-
tas bases una amistad sincera? Y Chile esti amnagada lambidn por la
Argentina, duefia de una inmensa extension territorial.
"El peligro viene del Oriente, dice Victor Domingo Silva, escri-
tor chileno, en su iltimo libro "La tempcstad se avecina". La Ar-
gentina, dice, olvida su compromise de no mirar liacia, el Pacifico, y
ha sabido aprovechar sin reserves de nueistro distanciamiento con el
Peri y Bolivia. No satisfecha con la parte del le6n que le corre!-
pondi6 en el tratado transaccional de 1881, jamrs ha perdido opor-
tunidad de hac6rnoslo saber. Codicia secretamente (y no tan secre-
tamente, la posesi6n del Punta Arenas, sobre la que, a regaiia dien-
tes nos cedi6 derechos, y es evidence que s6lo la imposibilidad de
vencernos en un conflict armado le ha impedido hasta ahora corro-
borar con la espada las pretensiones del difunto doctor Zevallos y
los de su escuela".
"Y ailnque no haya podido evitarse que la Cancilleria del Plata
aparezca laciendo y deshaciendo, con ambas manos, en todas las
piezas del tablero, estorbando por un lado el entendimiento comer-
cial de Chile con el Periu, enfriando por otra, nuestras relaciones
tradicionales con la Confederaci6n del Brasil, meti6ndose bajo un
brazo al Uruguay y bajo el otro al Paraguay, tampoco seria just
ni habria por qu6 desconocer que se ha producido por parte de Chi-
le signos de independencia y entereza que, por venir de quien vinie-











46 -


ron y por la hora de su revelaci6n, ha debido tener un efecto y una
significaci6n decisivos".
De acuerdo con la expresi6n de don Bernardo Irigoyen, frase
hist6rica a la que se ha dado por los argentinos el carActer de un
postulado inconmovible, hay que decir ahora: "A Chile ni una pul-
gada en el Atlantico; a la Argentina ni una pulgada en el Pacifico".
"Lo he dicho y lo repito ahora, concluye el escritor chileno se-
fior Silva, en la guerra del Chaco, no ha importado tanto, al fin de
cuentas, establecer la superioridad entire 2 paises nediterrineos,
COMO LA FUTURE HEGEMONIA DE SUR AMERICA: la
cuenca del Plata frente a los Andes: el Atlantico versus el Pacifi-
co". Es el dominio exclusive sobre el Estrecho de Magallanes, Have
de la political suramericana del Atlantico y del Pacifico, lo que pre-
tende la Argentina.
Y para conjurar el peligro del Atlantico, Silva mantiene la efi-
ciencia de lo que se llama el "Bloque del Pacifico'" o sea el B. C. P.
(Bolivia, Chile y Peri), jy esta uni6n sobre despojos territoriales,
con heridas sangrantes, sera possible?
A este prop6sito advierte tambiin Silva: "Chile debe apresurar-
se a satisfacer la aspiraci6n de Bolivia a salir de su condici6n de me-
diterrAnea y respirar el aire del Oc6ano".- A lo que podria agre-
garse, no deberia tambien Chile apresurarse a restituir al Peril la
provincia que detenta en su poder?
Y se puede preguntar: jeste "Bloque del Pacifico", le seri indi-
ferente a Colombia? Y el inmenso acaparamiento territorial amaz6-
nico que le capacitarA al Peri para extender su dominio imperial
con una extension de territorio de la que carecera Chile, podrA ser
indiferente a esta naci6n, que ya tiene a su espalda la grandeza te-
rritorial de la Argentina?
He aqui las fisuras political continentales, que pueden ser lue-
go resquebrajamientos profundos o abismos insondables, por el a-
fin imperialista contrario a las insinuaciones bolivarianas respect
a la confcderaci6n political y el mantenimiento de la soberania de las
naciones americanas, en forma irrestricta.
Esta situaci6n suramericana, sumada al complejo imperialista
totalitario europeo de estos tiempos, esta sefialando el antecedente
que preludia la guerra, por el armamentismo en que han emprendi-











- 47


do Brasil y Argentina .en el AtlAntico, las Repfiblicas suramerica-
nas del Pacifico, y el Aguila Norteamericana afila ya sus garras,
cuida su plumaje armamentista y avisora, como buen vecino, pr6-
ximas intervenciones que afectaran a Indo-Am6rica. Tal es, en esbo-
zo sint6tico, la situaci6n international de este moment.
Y frente a esta realidad parece resucitar el plan de Bolivar.
El senior doctor Alfonso L6pez, ex-Presidente de Colombia, en
circular de 15 de Mayo de 1938, someti6 a la consideraci6n de las
Cancillerias de las naciones de America, un Proyecto de Tratado
sobre la creaci6n de una Asociaci6n de Naciones Americanas para
garantizarse "reciprocamente el respeto de la integridad de sus te-
rritorios y su independencia political .
En los considerandos que preceden al proyecto, se sintetiza el pen-
samiento fundamental y su trascendencia. Los considerandos dicen:
"Las Rep6blicas Americanas cuya uni6n moral descansa EN LA I-
GUALDAD JURIDICA DE TODOS LOS ESTADOS DEL
NUEVO MUNDO: en el respeto mutuo de los derechos inheren-
tes a su complete independencia; en una voluntad fire de mantener
la paz no s61o entire ellas mismas, sino con todas las demis nacio-
nes; en la condenaci6n de la guerra como medio de resolver los con-
flictos internacionales y de la intervenci6n de un Estado en los a-
suntos interns o externos de otro u otros; en la repudiaci6n de la
paz armada; EN EL CUMPLIMIENTO ESTRICTO DE TO-
DOS LOS TRATADOS PUBLICOS; en la prcscripci6n de la
fuerza como creadora de derechos y en el desconocimiento de LA
TEORIA DE LOS HECHOS CUMPLIDOS, han decidido cons-
tituir una Asociaci6n de Naciones Americanas, que funcionara de
acuerdo con los articulos siguientes de este tratado".
Se puede conjeturar por este proyecto que Colombia es indife-
rente al expansionismo territorial peruano que ain le esta afectan-
do en el Amazonas?
Es el pensamiento creador de Bolivar el que supervive como ar-
quetipo modelador de nuevos proyectos encaminados a realizar la
justicia entire los hombres, con el imperativo de la paz.
En el Congreso de PanamA de 1826, en el que se suscribia el
Tratado de Uni6n, Liga y Confederaci6n Perpetua entire las Rep6-
blicas de Colombia, Centro America, Peri y los EE. UU. Meji-












48 -


canos qued6 grabado el pensamiento de Bolivar en bien de la paz de
Am6rica y del Mundo con caracteres eternos. Los principios del
Derecho Americano relatives al arbitraje, la mediaci6n obligatoria
y el uti-possidetis jure, lo ha consagrado el mutnd international, y
Eduardo Herriot ha reconocido en estos dias, que (s del patrimonio
ideol6gico de Bolivar la creaci6n de la Liga de las Naciones.

8.-EL TRATADO DE GUAYVAQUIL DE 1829i
AUSPICIA LA PAZ ENTIRE LAS NACIO-
NES SURAMERICANAS IEL PACIFICO.

Si Bolivar y San Martin, en su entrevista, no liubiesen dado por
concluida "la cuesti6n de Guayaquil", suscitada acerca del destiny
hist6rico y territorial de esta Provincia, sin discutixL siquiera los an-
tecedentes de su reinc6rporaci6i al Estado de OuitoI y a la uni6n co-
lombiana; o lo que habria sido un grave error, si San Martin, con la
aquiescencia del Consejo de Estado peruano, hubiese declarado la
guerra a Colombia, comno se intent, para ocupar por la fuerza la
Provincia deseada, en ambos casos, en cl desacuerdo entire los Liber-
tadores o en la guerra, se habria conmprometido mortalmente o lleva-
do al fracaso la independencia de America, pues como queda dicho,
el Perl' en 1822 afin estaba en powder del ej6rcito < .ir1
Fub sobre la base de la paz, derivada la conclusion amistosa de
la "cuesti6n de Guayaquil", que pudieron Bolivar y Sucre ir al Pe-
rli v realizar la guerra formidable que tuvo su cdlminaci6n defini-
tiva en Junin y Ayacucho.
Cuando termin6 la guerra, y el Peril pudo constituirse en Repti-
blica independiente, que la presidi6 Bolivar; cuando dej el Lihber-
tador el territorio del Perui sin pretender un grupo de arena para a-
gregar a Colombia, segiln su declaraci6n; entonces renaci6 otra vez
en el Peri la tentaciOn de anexar Guayaquil a su territorio, y hacer
suyas las Provincias amaz6nicas quictlnas de T'lmlbes, Ja6n y parte
de Mainas, y con esta usurpaci6n vino el desequilibrio politico en
las relaciones entire Colombia y el Peril, y se produjo la guerra de
Tarqui, en la que Colombia reivindic6 y dio termino a las preten-
siones usurpadoras del Peri. Qued6 la constancia le este suceso en
el Tratado de paz y limits suscrito en Guayaquil, en 1829, sobre el












- 49


precedent del Convenio de Gir6n, para efectuar el cual declare Su-
cre, que no exigia como indemnizaci6n un solo palmo de tierra pe-
ruana, pero si la restituci6n integral de las provincias usurpadas por
el Per6 al Ecuador, unido entonces a Colombia.
Por estos antecedentes hist6ricos, la esencia del Tratado de Gua-
yaquil de 1829 es de paz, sobre la base de la reivindicaci6n territo-
rial y la demarcaci6n limitrofe. Y ademAs, este Tratado se estruc-
tur6 sobre los fundamentos del suscrito en Panama en 1826, tres
afios antes del Tratado de Guayaquil sobre Uni6n, Liga y Confede-
raci6n Americanas.
El Tratado de Panami es el antecedente, no de los Congresos
Panamericanos controlados por Washington, sino de la Liga de las
Naciones auspiciada por cl espiritu excelso de Wilson. En ese Tra-
tado de Panama estan eternizadas las bases de la paz del mundo,
pues Bolivar no circunscribi6 a su Am6rica la acci6n de la Liga, si-
no a Europa y Norte Amn6rica, cuya concurrencia fu6 ofrecida pe-
rc no cumplida, asi como la de las Naciones suramericanas del AtlAn-
tico. Y en el Tratado suscrito cn Panama por los Estados Ameri-
canos concurrentes, no s61o so aupici6 el arbitraje, como soluci6n
de paz y de repudio de la guerra para zanjar las dificultades entire
las naciones; no s6lo se acept6 la mediaci6n obligatoria, y la fija-
ci6n del uti-possidetis colonial, como regla para. la demarcaci6n de
las fronteras hist6ricas, sino que se cre6 la fuerza compulsive nece-
saria, para que las intervenciones de la Liga sean eficientes y no un
escarnio del mundo. El Tratado de PanamA no fue una improvisa-
ci6n, sino que tuvo el antecedente del Tratado inter-americano de
1822, auspiciado por Bolivar, y gestionado por don Joaquin Mos-
quera, Tratado que include el primer stiat-quo limitrofe entire el
Peri y el Ecuador.
"Cuando despues de cien siglos, la posteridad juzgue el origen
de nuestro derecho pIblico, y recuerde los pactos que consolidaron
su destiny, registrarA con respeto LOS PROTOCOLOS DEL
ISTMO. En ellos encontrara el plan de las primeras alianz:ts, cque
trazarAn la march de nuestras relaciones con el universe. QQu se-
ri entonces el itsmo de Corinto, comparado con el de Panama ?"

Anales del Archivo 4












50 -


Con esta afirmaci6n finalizaba Bolivar la Circular que, como Li-
bertador de Colombia y Encargado del Mando Supremo del Peri,
dirigi) a los Gobiernos de las Repiublicas de Amernica, suscrita en
Lima el 7 de Diciembre de 1824, refrendada por dbn Jos6 Sanchez
Carri6n, Ministro de Relaciones Exteriores del Peril.
Y es tambidn significativo que el Tratado de Guiayaquil de 1820,
fu6 negociado por Don Pedro Gual, que anles presidiera el Congre-
so de Panama; del mismo senior Gual que, despues, obtuvo el reco-
nocimiento que Espafia hizo de la Repuiblica del Ecuador como Na-
ci6n independientc. La pluma del senior Gual susqribio los antece-
dentes de la paz de Am6rica en tres ocasiones menorables.
El Tratado de Guayaquil de 1829, contiene el secreto de la paz
de America, pues en 61 se fij6 implicitamente la pi'oporci6n territo-
rial del Perd, ya amenazante con su afian expansionista, afectando la
soberania de Bolivia y la integridad del Ecuador.
Y por lo mismo, constrefiir al Peri al cumplimiento del Trata-
do de 1829 suscrito en Guayaquil, es afirmar las bases de la paz
continental, particularmente entire las naciones suramericanas del
Pacifico.
Entre los prop6sitos enunerados en la circular i del ex-Presiden-
te L6pez de Colombia, y que es un trasunto de la Circular inmortal
de Bolivar, se concretan singularmente tres Bases que son el sopor-
te del Proyecto, y consiste: i" en la uni6n moral de las Repubilcas
americanas. que descansa en la igualdad juridica de todos los Esta-
dos del Nuevo Mundo; 2a. en el cumplimiento estricto de todos los
Tratados pullicos; y 3a. en el desconocimiento de la teoria de los
hechos cumplidos, ultimamente inventada para legitimar la usurpa-
ci6n territorial.
En los Archivos de Guayaquil, como en los del Itsmo, tendrAn
que encontrar los estadistas de Am6rica el principid de ejecuci6n del
plan de Bolivar para consolidar la paz del Continente. En los pro-
tocolos de la entrevista de Bolivar y San -? Gi;,i. la interpretaci6n
genuina del principio de la libre determinaci6n de los pueblos para
constituirse en Estados independientes o incorporarse a otro Esta-
do, pues entonces se planted y accpt6 el principio relative a que "no
es el voto de una Provincia e! que deba ser consultado para consti-
tuir la soberania national, porque no son las parties, si no todo et











- 51


pueblo, que delibera en las Asambleas Generales reunidas libre y
legalmente". Es decir, que no es el simple hecho de la adhesi6n a
la Independencia, como en el caso de Tiumbez y Jaan, el que puede
crear un derecho de anexi6n territorial, sino el pacto derivado del voto
pichiscilario, nor pueblos capacitados ya para constituir un Estado.
Y en los Archivos de Guayaquil, en los Protocolos de las Confe-
rencias previas al Tratado de 1829, suscritos por Dn. Pedro Gual
v el senior Larrea y Loredo, se encuentran los fundamentos de la
paz de las Naciones Suramericanas del Pacifico, por la demarcaci6n
territorial del Perui y del Ecuador. en un Tratado solemne, pues es-
ta delimitaci6n conjura a la vez today usurpaci6n anexionista territo-
rial, atentatoria al equilibrio politico general de America.
El Perti se niega a cumplir el Tratado de 1829, por una sinra-
z6n: porque, disgregados en 1830 los Estados que compusieron la
'Gran Colombia, el Estado del Ecuador carece arin de la fuerza com-
pulsiva eficiente para imponer por la guerra una nueva reindivica-
ci6n de sus provincial usurpadas.
Pero existe una fuerza mayor, en el incontrastable derecho de los
pueblos a vivir en el respeto de su soberania; y esa fuerza existe en
el equilibrio politico para la vida armoniosa de las naciones. Y por
esa ley de equilibrio, por la justicia inmanente, la naci6n ecuatoria-
ni quie tiene 'bondas raices hist6ricas en el Reino de Quito, en la
Audiencia y Presidencia de Quito, y en el Estado de Quito indepen-
diente, tiene en el complejo politico continental la raz6n de su existen-
cia, y en la historic su propia personalidad estatal, que no la podrin
destruir, ni la usurpaci6n, ni la anarquia organica de los gobiernos e-
cuatorianos en el ejercicio del powder, anarquia que es el mayor ene-
migo, tpes ha impedido a la Repiblica su defense efectiva, como se
-puede comprobar en el process de la defense territorial.
En los Protocolos de Guayaquil relacionados con el motive esen-
cial de la entrevista de Bolivar y San Martin; y en los que antece-
dieron a la suscripci6n del Tratado de Linites de 1829, en esos Pro-
tocolos se contiene, no el secret de Guayaquil, sino el secret de la
paz de Amirica.











RAFAEL EUCLIDES SILVA'
It


MICRORADIOGRAFIA DE
DON ROBERTO ANDRADE








ROBERTO ANDRADE POLITICO
Y HOMBRE DE LETRAS

Don Roberto Andrade, viejo y denodado campe6n de la libertad,.
haWoradado la existencia para entregarse a la gran fuerza c6smica de
la muerte. Vivi6 enamorado de la libertad. Y muere en tribute de
ella. Porque, por ella, sufri6 la tempestuosa rabia de 1 autocracia y
los golpes mas formidable del odio y de la calumnia. I
Dificil modelar, en pocas lines, la grande y debatida figure de este
veteran liberal. Dificil tambien rendirle pleitesia pasando por alto
sus defects; defects o fallas que realzan su personalidad de hom--
bre, y de hombre eminente. Dcntro de una ajustada y serena criti-
ca, el escritor, al igual que lo hace el artist del pincel, traza los ras-
gos mis salientes y caracteristicos, sean estos meliorativos en realce
o peyorativos en desventaja.
La Provincia del Carchi, y, alli, la poblaci6n de Puntal, tuvo la
suerte de contarlo entire sus distinguidos hijos. Naci6 bajo las sefia-
les del mis parad6gico destino. En su constituci6n de" hombre, la in-
quietud, el febril entusiasmo, la dinamnia, el impetu combativo, la fo--
gosidad y la pasi6n desbordante se habian contrastado con una supe-
rior inteligencia y gran capacidad de trabajo, con una intense e inde-
clinable convicci6n en sus ideas y con un temple de voluntad de los
aceros toledanos.
Habia nacido con el alma de politico y para servir incondicional-
mente a la doctrine y causa liberals. Y es asi que, jovencito, im--













.berbe a6n, a la vez que frecuenta las aulas universitarias, ejercita
su novata -pero ya candente- pluma en el peri6dico "El Alba", el
asocio con Carlos Tobar y Leonidas Larrea.
Por entonces, el garcianismo, adusto y desp6tico, habia cega-
-do todos los brotes libertarios. Arrinconada la libertad y motejadas
las conciencias, la Repuiblica corria parejas con los paises amolda-
dos al sistema teocritico. La rebeldia del joven Roberto Andrade,
su amplitud y temprana versaci6n en ideas liberals, no pudieron ri.
:mar con el regimen garciano. Son6 el descontento, y brill6 la rabia
,en los ojos de un grupo de j6venes liberals. Roberto Andrade, Cor-
-nejo Astorga, Manuel Polanco, Abelardo Moncayo y otros decidiec
ron acabar con el despotismo del doctor Garcia Moreno. La conspi-
raci6n, abiertamente fraguada, hall al verdugo en el despechade
Rayo. Y el Presidente rindi6 su acerada vida al golpe de asesint
machete.
Los sindicados fueron asediados y perseguidos con la muert.
,En sobresalto continue, Andrade busc6 refugio en Colombia. Y us
sentido poema, "Despedida", escribi6, alli, al abrigo de tierra ajenz
*quebrantados sus anhelos y muertas sus esperanzas de joven ....
Apenas tenia 20 afio"
El doctor don Antonio Borrero, despu6s de un ligero interinaz-
*go de Francisco J. Le6n, ocup6 la presidencia de la Rep6blica. Sig
pocas dificultades y oposiciones, Roberto Andrade regres6 a la Pro'
vincia de Imbabura. Pero, el nuevo Jefe de Estado defraud los i-
-deales del partido de reaccidn. Pues, se habia declarado en france
*oposici6n con el partido, desde el moment que inipoliticamente a-
*dopt6 la Carta Politica del 69, llamada la "Carta Negra". La rebe-
li6n, atizada y encabezada por Veintimilla, ech6 sus raices en todo
el territorio. La actitud de Borrero disgust profundamente a An-
drade, liberal ya hecho y derecho. Y, como era de esperarse, apoyf
la revoluci6n de Veintimilla.
El triunfo de la RevoluciLn septembrista empin6 a Veintimilla
, mnano de su ambici6n fueron trucidados los mis amplios principios
liberals. Y, como consecuencia, la ira dictatorial se desat6 contra
-fon Juan Montalvo, amigo y maestro de Andrade. Sobre el grand
pensador ambatefio advino la crudeza del destierro. Desilusionade


- 51












54 -


y conmovido, don Roberto, pas6 al campo de la oposici6n al Jefe
arbitrario. Fecundo y candente periodista por vocaci6n, ifund6 el pe-
ri6dico de combat "La Raz6n", a la vez que escribia enSrgicamen-
te en "La Candela".
En la Convenci6n Nacional, que se reunih en Ambato, no decli-
n6 un moment en la lucha contra el General Veintimilla. La pala-
bra elocuente, maciza y perforadora, irrit6 la soberbia 'lel Dictador,
que ya se habia declarado enemigo acerrimo del atrevido joven. Pe-
ro el, fire, no se intimid6 ante la arrogancia, ni cedi6, a la suplica
ni cambi6 ante la ping-ie oferta.
De lucha en lucha, de rev6s en rev6s, de episodio en episodio,
de dcsengafio en desengaTio, de destierro en destierro, apur( la hiel
que Ic ofreci6 el destino.



Corrian los tiempos predestinados para el Liberalisnio. Del fon-
do de la Costa, en aparici6n sorprendente, emerge el gran tauma-
turgo de la causa liberal, don Eloy Alfaro. Andrade le presto su va-
liosa ayuda en las montoneras del Litoral y trabaj6 en su compafiia.
en Centro America y en el Peru, por los vitales intereses del pais y
la coronaci6n de la gran empresa que se habia propuesto: la implan-
taci6d del sistema liberal.
Por maniobras de los adversaries, fu6 preso en el vapor "Acon-
cagua", cuando viajaba de incognito; y, conducido a trIaves de la
selva, se le ofreci6, en venganza, grills y reclusion. A grandes sal-
tos el patibulo se le acercaba. Pero, otras miras habia tenido con 61
la suerte. En los anales de nuestra historic despunl cel 5 de junio
de 1895. Y, don Roberto, el irreductible paladin del Liberalismo,
cooperO con ahinco y rectilineamente a la estructuraci6n y afianza-
miento del nuevo orden y program del flamante partido.
Es mal de nuestros politicos vivir en continues querellas, fomen-
tar la disidencia y enrolarse en las facciones o handos. Esta fu6 la
realidad en los primeros afios de la dominacion liberal. Hdrmanos los
hombres del 95, se distanciaron al surgir los recelos y las envidias.
Y Andrade, victim de sus correligionarios eneinistados, fu6 aven--
tado a playas extranjeras.











- 55


Visto en la radioscopia political, le admiro como a esos menhi-
res verticales. inconmovibles v desafiantes. Rebelde y batallador, ja-
mis desmay6. Hombre de acero y convulsivo, habria triunfado al
lado de Sila o de Pompeyo. Incansable defensor de las democracies,
habrian estrechado su mano Marti o Sarmiento. Ap6stol indonlable
y orador fogoso, tiene los rasgos del arquetipo de la firmeza y de
la convicci6n. Desgraciadamente sus varoniles y sinceros principios
se desnaturalizaron con un excedente temperamentAlde insurgencia
y de beligerancia pasionistas.



Don Roberto Andrade. como hombre de letras, es conocido y
leido en todos los circulos intelectuales del continent. Manuel Gon-
zilez Prada, la nms destacada figure de la literature peruana del
pasado siglo, le hizo ambiente y, con su amistad, le alent6 y enfer-
vorizO en su fecunda labor literaria. Prada habia reconocido en An-
drade al escritor y pensador distinguido.
Ha escrito much bajo el techo de la patria y, singularmente, al
abrigo de extranjeras y lejanas tierras. En New York, Cuba, San-
tiago y Lima fatig6 cl idioma y el papcl con elegantes y castizas na-
rraciones, con folletos candentes y con articulos cauterizantes o-
tras catilinarias.
Poligrafo de grandes capacidades, mostr6 su predileccion por los
studios e investigaciones hist6ricas, cullivando con igual macstria
la novela, la poesia y la pol6mica. "Pacho Villamar", en el genero
novelesco y "La nujer v3 la guerra" son producciones de inmejora-
ble estilo. Costumbrista, la primer; sociol6gica, la segunda. "Des-
pedida" es un patitico poema de sus mocedades de aventura.
Casi comio pstuma obra di6 a publicidad la Historia del Ecuador
en numerosas entregas. En un extenso prolcgomenos y con acopio
de originals datos, ha ojeado los siglos anteriores a la formaci6n
dc la Repdiblica: colonia, emancipaci6n, origenes de nuestro regimen
republican y breves rasgos sobre la vida del Libertador. Para his-
toriar el period de la Independencia, entire otros documents, se ha










56 -


valido del precioso expediente original, seguido en 1809 y ISio, con-
tra los patriots, asesinados el 2 de agosto. Se sabia que el process
habia sido enviado a Bogotd. Pero, se lo tenia como perdido. Ca-
sualmente el General Julio Andrade, hermano de nuestro biografia-
do, cuando desempeniaba sus funciones diplomaticas en Bogota, lo
encontr6 en la Biblioteca Nacional. El interesante pr6ceso lo ha re-
producido Andrade en su Historia del Ecuador con otros documen-
tos. El historiador, General Angel Isaac Chiriboga, quizas por des-
conocimiento de los trabajos de Andrade, nos anunciO, como cosa
nueva, que habia visto en Santa Fe el expedient original de las cau-
sas seguidas en Quito contra los pr6ceres de la Independencia. Los
documents que nos ofreceran con el car~cter de preciosos y desco-
nocidos estAn, pues, publicados por el historiador Andrade.
Numerosa es la bibliografia hist6rica que se forinaria con los
studios de don Roberto. "Montalvo y Garcia Moreno ', patetico re-
lato, "El 6 de Agosto", "Tulcan y Cuasp6d", "La campafia de vein-
te dias", etc., etc., son frutos de su ingente labor.
En muchos relates el patetismo tiene tan subidos acentos que des-
concierta, rebela y encona los Animos. Se entrevee al hombre incom-
prendido, de terca franqueza y dura fogosidad, desmainando la ira
y fulminando, en cruda conminaciOn, a tirios y troyanos. Se le ha
criticado por pronunciadas tendencies y por su incontenible fobia ha-
ca ciertas ideas y ciertos sectors. Por el moment no opino nada.
Quizas, en afios de madurez, cuando haya disecado la Historia Ecua-
toriana, en especial la Historia de Repiblica, tenga qite corroborar
algunas de sus afirmaciones, discutidas hoy, si no lo hacen historia-
dores de conciencia y versaci6n, que ya han auscultado las recondi-
teces de nuestra vida republican.




Estilista terso y conciso, manejaba con inimitable correcci6n la
palabra castiza y galana y la frase nerviosa. Ciceroniano en la po-
l1mica argumentada y narrador de envidiable gusto, fu6 tambi6n el
animador de la Biotipologia de Garcia Moreno, escrita ipor Roberto
Agramonte.











- 57


Ganado por los afios y tronchado por la muerte, busca la paz,
que no le brind6 la vida, en la soledad de ultratumba. Nos queda su
actitud, sin concesiones, como ejemplo en estos moments en que con
facilidad se entrega la juventud a farsas y claudicaciones.


PRINCIPLES OBRAS DE
DON ROBERTO ANDRADE


En esta incomplete resefia bibliogrAfica de los escritos de don
Roberto Andrade pasamos por alto los numerosos folletos y publi-
caciones ligeras y periodisticas. Recorriendo sus innumerables pro-
ducciones, se valoriza el m6rito de Andrade, a la vez que se confir-
nma aquello de "leia y escribia sin reposo".


ALGUNAS OBRAS DE ANDRADE:

El 6 de Agosto
Tulciin y Cuaspdd
Un crilico criticado
Cartas Ecuatorialas
Erposicidn Juridica (en colaboraci6n con Alejandro Arenas)
aCain
La campaila de 20 dias
PIginas de sangre
Vida 3' muerte de Eloy Alfaro
La mujer y la guerra
Historic del Ecuador (Texto)
CGografia del Ecuador (Texto)
Las dos Americas
AMoutalvo y Garcia Moreno











58 -

La paz y la guerra
Historia del Ecuador (Origenes, Emancipaci6n y Repiblica, (*}
Despedida
Pacho Villamar y
Otras.


(*) Publicada pot Reed & Reed en nunmerosas entregas. Form"
6 tomos.

Quito, noviembre de 1938


RAFAEL EUCLIDES SILVA











JORGE PEREZ CONCHA


GUAYAQUIL DURANTE LA
CAMPANA DE TARQUI
1.828-29-











La en6rgica actitud asumida por el senior don Crist6bal Armero,..
Encargado de Negocios de la Gran Colombia en Lima, cada vez que
la conduct del Gobierno del Peri,t en relaciOn con los interests de
su Patria, asi lo requeria, produjo, como consecuencia la violent
expulsion que, contra este funcionario, decretara el Ministro de EIs--
tado, scior don Francisco Jos6 M'n -!l, con fecha 25 de junio
de 1827. A continuaci6n, la Cancilleria del Rimac acredit6 cono
Ministro Plenipotenciario ante el Gobierno de la Gran Colombia, al
senior don Jos6 Villa, con el fin de reanudar las buenas relaciones
que, en todo tiempo, debian mantener los dos paises, para lo cual
se le autoriz6 a fin de que, a nombre del Peri, satisfaciera a Co-
lombia sobre todos aquellos puntos que, en una u otra forma, hu-
bieran alterado los sentimientos de la naciOn hermana.
Por desgracia, la mission de Villa en Bogota bien pronto hubo
de revelarse como contraria al motivo de sus instituciones, pues, le-
jos de desarrollar una labor de comprension y acercamiento, comen-
z6 por contraer fuertes vinculacionnes con el partido oposicionista
del Libertador -quien a la saz6n. presidia los destinos de Colom-
bia- hasta que, compelido por la Cancilleria de Bogota a tratar so-
bre el motivo mismo de su misi6n, hubo de recibir de esta un inte-
rrogatorio conform al cual debia contestar al tenor de las pregun-













tas formuladas, con la declaraci6n de que si se encontraba o n6 de-
bidamente autorizado para tratar sobre las cuestiones fijadas en di-
-cho document.

Estas eran a saber:
i'.-La retenci6n indebida, por part del Peri, de la Provincia
-de JaI n y parte de la de Mainas;
2Q.-El envio, sin previo aviso, de la 3' Divisi6n del Ej6rcito
"Colombiano al servicio del Peri, con direccion a tn puerto no indi-
* cado por el Gobierno de Bogota;
3'.-La violent e injustificada expulsion del representante de
Colombia en Lima, senior don Crist6bal Armero, hecho sin prece-
-dente en los anales de la IIistoria;
4.--La prisi6n indebida y otras vejaciones irrogadas a various
-colombianos residents en el Peri, sin causa para motivarlas;
5.-La negaci6n de transito por territorio del Peri a la Divi-
Ssi6n del Ej6rcito auxiliar de la Gran Colombia qie habia estado al
servicio de Bolivar;
6'.-La sorprendente acumulaci6n de fuerzas imilitares sobrela
frontera con Colombia, con grave perjuicio para la tranquilidad de
*este pais; y
7'.-El no liquidar y fenecer las cuentas de todos los suplemen-
tos que Colombia hizo al Peri para conseguir su independencia.
"El Ministro Villa -dice, al referirse a este particular, el Ge-
neral Angel Isaac Chiriboga, en su obra "Tarqui documentado"-
*contest6 al de Colombia dandole a entender que lestaba autorizado
para todo aquello que pudiera remediarse con meras y plat6nicas
satisfacciones y express que no tenia facultad para tratar sobre el
-estado y devoluci6n de las Provincias de Mainas que reteniales ar-
bitrariamente el Pert, ni sobre los gastos de guerra que deberian
hacer de com6n acuerdo, ademris, de justificar la negative del per-
miso para el paso de las tropas libertadoras del Peri, lo cual caus6
verdaderamente desagrado en Colombia ya que se Itrataba de tropas
que dieron al Perui libertad e independencia". Eri consecuencia no
habiendo sido satisfecho el Gobierno de Bogota en los puntos mis
salientes en el interrogatorio en cuesti6n, el Libertador instruy6 al
Ministro de Relaciones Exteriores, senior don Rafael Revenga, pa-











- 6r:


ra que comunicara al representante del Periu con fecha 3 de marzo
de 1828, que, "si dentro de seis meses contados desde esta fecha
no hubiera. pesto el Peri a la orden del Intenedent el1 Azuay, la
Provincia de Jahn y part de Mainas, que retiene; que si dentro de'
uismno plazo, no hubiera satisfecho a Colombia la suma de .........
$ 3'565.747 a que segi n la adjunta cuenta, imontaban a fines de Di-
ciembre siltimo, los suplementos que se Ie hicieran para si emanci-
paci6n y cuyo pago debe ser f6cil, segfin el estado de desalogo en
que se encuentra y que tanto recomienda el mismo senior Villa; y si,
dentro de dicho tirmino, no se hubieran reducido las troPas en el'
Departamento limitrofe al mnintero que tenian en el mes de marzo'
del ailo anterior, y no hubiera declarado el Gobierno del Peri que
esti prd.vimo a dar tos reemiplazos debidos por *millares de colom-
bianos qtie iuricron en defense de la independencia del Perz y a
reparar los insults irrogados a Colombia, volviendo a recibir al se-
jior Armero en Lima con el cardcter de lincargado de Negocios que
teina cutando ignontiniosamente fue expulsado, el Gobierno de Co-
lombia creerd no s6lo que el Peru los hostiliza con dnimo irrevoca-
ble sino que ha dejado la soluci6n de lo just a la suerte de las or--
snas". Esta resoluci6n fue motivada, en gran parte, por la ins6lit'
actitud asumida por el representante del Periu, senior Villa, al tra-
tar con el Ministro Ravenga acerca de los reemplazos militares que
ese pais debia satisfacer a Colombia, seguin convenio celebrado (ni
Guayaquil el 18 de marzo de 1823, por los Generales Juan PAez del
Castillo y Mariano Puertocarrera, en representaci6n de Colombia
y el Per'i, en el orden indicado. Villa pretendi6 negar la validez de
ese tratado alegando, en favor de su pais que el representante del
Peri no habia nonmbrado con la aprobaci6n del Congreso, segiln lo
establecia la Constituci6n Politica vigente en ese tiempo. Enton.es,
el Gobierno de Colombia, considerando que las Cartas Credencia-
les que, con anterioridad, habia presentado el propio Ministro Villa,,
tampoco estaban aprobadas por el Congreso, resolvi6 delsconocerlo
en su character de Plenipotenciario del Peru, raz6n por la cual le
extendi6 el pasaporte 'correspondiente, determinando el Puerto de
Buenaventura para que, por 61, abandonara el suelo colombiano.
Pero, si la misi6n del senior Villa habia sido inuitil en cuanto a
restablecer las buenas relaciones con Colombia se refiere, en cam-














bio, alcanz6 resultados muy fccundos para la realizaci6n de los vas-
tos planes que, a la saz6n, preparAbanse en el Peril, pues, es de to-
oportunidad ni tiempo para provocar, conmociones internal que
favorecieran la ya pensada invasion peruana. Asi lo dicen, por 'o
rnenos, los Inms conspicuous historiadores de Colonrbia y el Ecual .r
al rcferirse a tan aciaga 6poca de la Historia Americana. Citaremos
-en nuestro favor- a alguno de ellos: Cevallos, por ejemplo, en
su important "Historia del Ecuador", dice: "El Ministro Villa, en
puridad de verdad, mas que a reconciliar vino a irritar los animos
y no s61o eso, sino que, durante su permanencia en Bogota, se uni6
estrechamente a los enemigos del Libertador". Poi su parte el emi-
nentc historiador colombiano, Joaquin Posada Gltierrez, quien vi-
vi6 en aquella 6poca, al referirse al Ministro Villa, no vacila en a-
segurar que, "sus primeros pasos indicaban que, a la sombra de su
misi6n ostensible, tenia otra secret, que era la efectiva: la de aca-
lorar los bandos politicos y excitar conmociones en Colombia, ofre-
ciendo a los mis contents, auxilios del Periu". Su conduct hubo
(de comprobarse luego, cuando, irrupcionado Pasto, por los Genera-
les Obando y L6pez, interceptaronse comunicaciones probatorias de
la influencia peruana en los asunlos infernos de Colombia. De alli
que el Historiador contemporineo, don Ricardo I I!:1',.,1: afirme
que la misi6n de Villa en Bogota no fue otra que la de: "fomentar
en Colombia el odio contra Bolivar, impulsar el ptino de Santander
en la noche del 25 de septiembre de 1828 y conferenciar con Oban-
(do y L6pez para que estos traidores insureccionaran el Sur de Co-
lombia. Sea de ello lo que fuere, lo cierto es que, en verdad, no era
el senior Villa la persona Ilamada a reanudar las buenas relaciones
entire Colombia y el Peri, toda vez que era conocida su aversi6n a
la persona de Bolivar, de quien, desde much antes, se hallaba dis-
tanciado. Fu6 esta la razOn por la que el Libertadoc se negaba a reci-
birlo instruyendo al Ministro de Relaciones Exteridres dentro de las
condiciones con que deberia tratar al Plenipotenciario de la naci6n
peruana. En consecuencia, intensificada la situaci6n con el retire del
Ministro Villa, a Colombia, s6lo le toc6 esperar el resultado del ul-
timatum que, por intermedio del funcionario respective, habia for-
mulado ante la Cancilleria del Rimac.











- 63


Asi las cosas, el estado de inimo de los dos paises se exaltaba
s-cada vez mas, conforme iban llegando al espiritu de sus hijos los
vejamenes que, segfin se decia, padecian sus connacionales en el Es-
tado contrario. La guerra, pues, parecia inminente, raz6n por la cual
el General Juan Jos6 Flores se apresur6 a lanzar, desde la ciudad de
Guayaquil, con fecha 18 de abril, una proclama destinada a los hi-
jos de los Departamentos Meridionales de Colombia, la cual fu6 to-
mada por el Peri como una declaracion de guerra. En efecto, al
calor de las acciones, Flores consignaba las siguientes frases: "Pa-
rece que se acerca el dia de la vindicta del honor patrio; los !prfidos
que han Inancillado nuestra Gloria, respondercin de si sacrilega mnal-
dad en el terrible tribunal que la. justicia del Cielo les prepare".
Con todo, Bolivar aproh6 los t6rminos de esta proclama y luego de
conocer los acontecimientos que las fuezas del Perit habian perpe-
trado en Bolivia, no vacil6 en lanzar la suya, con fecha 3 de Julio,
en la que, con toda decision, habla de la perfidia del Perui, que
"ha pasado todos los limiles y hollado todos los derechos de sus 7e-
cinos de Colombia y Bolivia". Termina tan valioso document con
estas significativas palabras: "Arnlaos, colombianos del Sur, Volad
a las fronteras del Perzi y esperad alli la hora de la vindicta. Mi pre-
sencia entire vosotros SERA LA SERAL DE COMBATE".
Por su parte el General Lamar -conocedor de las frases de Bo-
livar- lanz6 un Manifiesto al pais, cuyos destines le habian sido
confiados, en el que, despu6s de consignar denuestos contra el Li-
bertador y contra su obra, justifica la intervenci6n de las armas del
Peri en el territorio de Colombia, a la saz6n, se preparaba a reali-
zar. Terribles, aboininables -dice- son las guerras fraticidas, pe-
ro, qud hacer si el patriotism y el honor vulnerados nos ponen la`s
arlmas en las manos ". Y, luego, agrega: "Volvemos al combat que
-por amor a la humanidad-- hemos procurado evitar...."! Has-
ta done es capaz de Ilegar la audacia, la ignorancia, el deshonor
de los humans ... !

















La guerra era, pues, irremediable. Sin embargo, el Gobierno de-
Colombia quiso hacer un lltimo esfuerzo, para lo icual resolvi6 en-
viar, con direcci6n a Lima, al Coronel Daniel F. O'Lelary, a fin de-
que, puesto al habla con el Gobierno del Peril, determinara la forma
de arreglar pacificamente la soluci6n de la contienda. Por desgra-
cia, al arribo del comisionado a Guayaquil se habia disparado ya los
primeros cafionazos, desde la corbeta peruana "Libertad" en la Pun-
ta del Malpelo, con resultados contrarios para la suerte de sus ar--
mas. .Pasemos, pues, a conocer los detalles de estia primera acci6n.
Sabido es el enorme interns, que, para el Perlu, habia revestido
siempre el Puerto de Guayaquil, al extreme de no haber dejado pa-
sar oportunidad propicia, en su concept, para intentar la tan desea-
da anexi6n. Sin embargo, no habia podido convertirse esto en hala-
gadora realidad, por causes de todos conocidas. La posibilidad de.la
guerra entire Colombia y el Peri presentaba, pues, la mejor oportu-
nidad para apoderarse del ansiado puerto y, una !vez conseguido el
ansiado triunfo definitive de las armas del Peril sobre las colombia-
nas realizar lo que, por tanto tiempo habia constituido una de la4
niAs caras ambiciones del Gobierno y el Pueblo del Rimac.
Asi fu6 que, desde poco antes del mes de Agosto de 1828, em-
pez6 a realizarse por parte de la corbeta peruana "'Libertad", uti mal
disimulado bloqueo del. puerto de Guayaquil con grave preocupacion
para el Comandante General del Apostadero, General Juan Illing-
worth, quien era, a la vez Intendente General del Departamento, y el
mismo que, desde much antes, habia hecho present al Gobierno de-
la Gran Colombia la necesidad de adquirir, cuanto antes, naves ca-
paces de igualar a las fuerzas navales que, a la saz6n, poseia el Pe-
rti. Asi, en carta del 14 de abril del mismo afio, habia dicho al Li-
bertador Sim6n Bolivar: "De marina estamos conio V. E. sabe, muy-
pobres, no teniendo 3a in:s que la "G,. .a.pil, I",, pero si se aprie-
ba la propuesta de Luzarraga que iandi en el correo pemiltimo,
tendremos un bergantin muy bueno que, con una corbeta nos pon-
driamos casi al nivel de los peruanos". En atenci6n, pues, a tan jus-
ta demand, el Gobierno de Colombia, propuso a Chile, la compra.


















































ILLINGWORTH
(Oleo del Museo Nacional)














-de un bergantin que, por entonces, se encontraba en venta, sin que,
por causes ajenas a su voluntad hubiera podido perfeccionarse el
negocio en referencia. Asi las cosas, apereci6 la corbeta "Libertad"
en el puerto de Guayaquil y de inmediato di6 comienzo al bloqueo
.que antes hemos consignado. Illingworth concibi6, entonces, la idea
de mandar la "Guayaquilefia" y la "Pichincha", a 6rdenes del Capi-
tAn de navio Tomas Carlos Wright, con el fin de que exigieran tina
explicaci6n al Comandante P6stigo, de la corbeta enemiga, acerca
de su conduct en el puerto y, de romper esta los fuegos, apoderar-
se de ella, para seguir luego, a los puertos intermediarios, en uno de
los cuales deberian hallar seguramente a la goleta "Macedonia", si
possible, apresarla, y continuar en busca de la fragata "Prueba" --o-
nocida tambien con el nombre de "Protector"- con lo cual se con-
seguiria combatir por separado a las diversas unidades de la escua-
dra del Perl, evitando al propio tiempo el bloqueo a Guayaquil que
tan fatales consecuencias amenazaba alqanzar para Colombia.
El General Juan Jos6 Flores, COMANDANTE GENERAL de
las Fuerzas del Sur, en carta del 28 de agosto, decia al Libertador,
las ventajas que, a su juicio, se alcanzarian mediante la ejecuci6n
del plan propuesto. "No dudo de un brillante resultado -decia- si
la "Prueba" no hubiese venido a Paita. Son incalculables las venta-
jas que vamos a reporter tomando la corbeta "Libertad" y la goleta
"Macedonia". Las costas del Perti serdn hostilizadas por nuestra es-
cuadra; se suspended el bloqueo pasivo que la misma corbeta "Li-
bertad" ha establecido contra Guayaquil, cruzando el "Muerto" y la
"Prueba" no podrd impedir lo primero porque nuestros barcos son
extraordinariamente veleros ni tampoco continnar el bloqueo vien-
.do que se destruye el comercio del Perf".
Por desgracia, el plan no pudo realizarse en todos sus aspects,
pues, habiendo salido de nuestro puerto principal la goleta "Guaya-
quilefia" y la corbeta "Pichincha", al mando de sus respectivos co-
mandantes, Wrigth y Taylor, el 26 de agosto, avisaron a la corbe-
ta "Libertad", en la Punta de Malpelo, el 31 del mismo mes. De
seguido la "Guayaquilefia" se acerc6 a tiro de cafi6n con el objeto
de comunicarle el contenido de su misi6n, pero, observando que el


Anales del Archivo 5.


- 6











66 -


buque peruano se preparaba a hacerle fuego, acort6 la distancia, a-
fin de hablar por intermedio de una vocina, sin conseguir su objeto,,.
pues, la "Libertad" hizo su primera descarga. "Observando que la
corbeta peruana -dice Wright- estaba preparada para el comba-
te, y no teniendo otro medio ams pronto para ponerse en inteligen-
cia con ella que el acercarme a la voz, lo verifique asi, ponidndome
por su aleta tie barlovento, a distancia de medio tiro de pistola; y,
entonces, le dirigi la palabra; exigiendo la causa por la que se ha-
llaba en un bloqueo disimulado, crusando sobre la boca de este rio,.
a lo que se me contest con frivolidades y, por litimo, rompiendo
el fuego, que fud contestado por nuestra parte". "En cinco minutes,.
agrega, estaban ya los dos bajeles amarrados, pero, cuid6 siempre,
al verificar esta muaniobra, de dcjar el lugar mncesario por la amura
de proa de Barlovento, para que atacase por alli nuestra corbeta
"Pichincha". Desgraciadamente, calmno, en parte, l :viento y ese ba-
jel no lleg6 hasta media hora despuds y, en todo tiempo, sostuve un
fuego vivo de metralla y de fusileria". "En la segunda descarga,.
viendome en la posici6n citada, intent abordar a la corbeta, pero,
cuando di la voz de mando, al efecto, observe un incendio por la
proa y poniendo mi primer atenci6n en apagarlo, lo logre en pocos
ninutos". De lo expuesto se deduce que la circunstancia especial de
encontrarse la "Pichincha" en malas condiciones, impidi6 que pu-
diese entrar en combat, lo que facility a la nave peruana el cortar
las amarras que la unian a la "Guayaquilefia" y emprender precipi-
tada fuga, defraudando asi, en gran parte, el plan que habia sido
concebido. De alli que, el General Illingworth, al comunicar al Li-
bertador, con fecha 6 de setiembre el resultado de iesta acci6n, diga:
"Aunque tuve que luchar con la falta de elements, se proporciona-
ron al fin y salieron los buques "Guayaquileiia" y "Pichincha", a
cargo del Comandante Wright". Acompahi a Wrigth hasta Pund
para darle las uiltimas instrucciones y los conse.jos necesarios para
entusiasmar a una oficialidad bisoiia". Y, al referirse a sus resulta-
dos agrega: "El adjunto ejemplar de "El Colombiano" inpondrd a
V. E. del resultado segiin se ha dado al pliblico, y que, a la verdad,
no ha respondido a las bien fundadas esperanzas (que tuvimos de un
dxito feliz". Si yo hubiera podido dudar de 8l un moment -agre-
pa-yo mismol hubiera acompaiado la expedici6n, a pesar de estar











- 67


ciego y enfermo". Porque, en efecto, la acci6n de la Punta de Mal-
pelo, en la que la corbeta "Libertad" pudo escapar de las manos de
Colombia, era a la manera de una invitaci6n hecha al Peru para que,
concentrando sus fuerzas navales, las encaminara a nuestro puerto,
con el inimo de sostener un bien establecido bloqueo.

III

Y asi lo hizo, pues, poco tiempo despues, con fecha 30 de se-
tiembre, se present en pleno Golfo de Guayaquil la escuadra perua-
na, formada por la fragata "Prueba", la corbeta "Libertad", la go-
leta "Peruviana" y cinco lanchas, con tropas de desembarco.
Al comunicar lo anterior, al Ministro de Guerra de Colombia,
el General Illingworth dice: "Observando que el enemigo se dispone
a emprender contra esta ria, he apelado a todos los inedios de de-
fensa y vigilancia de que puedo disponer para contrtrrestar cual-
vuier tentative del enelmiao contra esta plaza. He hecho pasar a fir-
vme la cadena que protege las dos baterias nievas, cuatro caiioneras
y la goleta "Guayaquilcia". Con todo la falta de dinero me -ha inca-
pacitado no s6lo de aumnentar las fuerfas 4ttiles hasta el mimnero ne-
cesario de emnbarcaciones, sino, tambidt para conseguir ,marineria
dfbil Para tripular las auc tiene el Apostadero".
Establecido, pues, el bloqueo de Guayaquil, las tropas peruanas
se dedicaron a cometer toda clase de tropelias en los pueblos de
nuestras iostas, aprovechando de las circunrtancias de encontrarse
tstos casi desg.ua-necidos, como consecucnc,' de la concentraci6n de
fuerzas que, a la saz6n, se hacia en el Departamento del Azuay, con
el objeto de contener la invasion que, por esa region, hacia el ej6r-
cito del Periu, al mando del General Lamar. El pueblo de Machala,
entire otros, fu6 victim del inesperado asalto de cuarenta granade-
ros, bajo las 6rdenes del Comandante Sauri, quien, no content con
sus propios abuses, exigi6 a la autoridad colombiana del indicado dis-
trito la suscripci6n de una nota dirigida al Jefe de la escuadra pe-
ruana, por la cual dejaba constancia de que el citado Sauri y sus
huestes "habian conservado el orden en el pueblo, sin hacer dafio
alguno a sus vecinos". He alli,-dice un escritor de nuestros dias-
el verdadero origen de algunos documents de tal especie que se ex-











68 -


hiben hasta ahora como prueba fehaciente y ofuscan el criterio de
quienes no investigan suficientemnte los hechos.
Con todo, la acci6n sobre Guayaquil no se desarroll6 hasta el
21 de Noviembre, dia en que la escuadra peruana alz6 anclas fren-
te a la Isla de Puna y vino a fondear en Boca de Zono, a 15 millas
de la ciudad. Al dia siguiente, reforzada por la gole{a "Macedonia"
y otras, las naves peruanas enfilaron hacia Guayaquil, bajo las6r-
denes del Almirante Jorge Guisse, enemigo encarnizado de Bolivar y
hombre de no limpios antecedentes. En efecto, en e4 Perui, al ser-
vicio de Riva Agiiero, con 6ste, en 1823, unirse alas armas espa-
fiolas, contra las fuerzas del Libertador. Despu6s, en 1825, de ser-
vicio en Guayaquil, exigi6 al Intendente General del Departamento,
General Juan .Paz del Castillo, la cantidad de 30.000 pesos, comu-
nicandole con hostilizar la ciudad, si no los entregabah. Paz del Cas-
tillo convoc6, entonces, una Junta formada de los niias importantes
Jefes, la que, despu6s de prolongada deliberaci6n, r solvi6 separar-
lo del Mando de la Escuadra Unida de Colombia y el Peri, q' por en-
tonces ejercia y remitirlo, despu6s, al Cuartel General del Liberta-
dor. Ahora, en 1828, le vemos al frente de la Escuadra del Peri,
con inimo, sin duda, de tomar represalia.
Porque, en efecto, habi6ndose presentado la Escuadra Peruana
a las cuatro y media de la tarde del dia que antes queda consignado,
no interrumpi6 sus fuegos hasta las siete y media de la rioche para
reanudarlos al dja siguiente, con los primeros alboreS dela mariana,
hasta que convencido Guisse que no podia realizar el desembarco
por l6 ideado, se retire por la noche, en espera de u na nueva opor-
tunidad. "En la madrugada del 24 -dice el historiador Pedro Fer-
min Cevallos- se vMar6 el "Protector" frente a la antigua aguar-
dienteria y nuestros soldados improvisaron al punto un terrapl)en
semicircular y montaron en el un caii6n de a 24. A las seis de la
mafiana, el Coronel Juan Francisco Pareja, encargado de Ih direc-
ci6n de esta bacteria rompi6 los fuegos contra la fragata y le caus6
algunas averias. Nuestras lanchas, comandadas por el Teniente de
Fragata Francisco Calder6n, cayeron igualmente sobre ella, mas
siempre logr6 escapar, saliendo a remolque y favorecida por la ma-
rea". Pero Giiisse, mortalmente herido dej6 de existir el mismo
dia, siendo reemplazado en el comando de la escuadra, por Jos6











- 69


Boterin, antiguo desertor de la marina de Colombia, quien orden6
cl retire de la escuadra a la altura de Punta de Piedra. La defense
de la ciudad habia sido heroica y en ella se habian distinguido a mas
del General Illinwgorth. O'Leary, Sandes, y Wrigth y cien maIs que
hien hubieron de merecer el honor de la victoria que no otra cosa
fu6 el retire de la escuadra peruana a Punta de Piedra. Si la entra-
da a nuestro Puerto no se hubiera efectuado en forma tan sorpre-
siva, Guayaquil no hubiera experimentado los horrores del bombar,
deo y, antes bien, hubiera rechazado los barcos antes de estar al al-
cance de los cafiones de estos. Pero sucedi6 que, sea por lo repen-
tino de la aparici6n o por otras causes el Coronel Juan Francisco Pa-
reja, que comandaba las baterias de "Las Cruces", no di6 aviso al-
guno, de modo que las fuerzas enemigas pudieron avanzar sin re-
sistencia, cortar la cadena y hacer frente a la ciudad". "Si el Oficial
de Guardia de las baterias de "Las Cruces" hubiera avisado" -di-
ce el General Illingworth en carta al General Flores de fecha veinti-
cinco de Noziembre- ticinp o ubo para reforsar la line todas las
probabilidades de una defense eficas, por que ousted sabe que desde
aquel inisnmo PUNTO se descubre una gran distancia al rio".
Y, en parte official sobre la accion que venimos relatando, el
mismo General dice: "Cbnio sorprendieron a los vigias nada se su-
po hasta que a favor de la buena brisa se pusieron sobre las baterias
de "Las Cruces" A' les hicieron dcscargas cerradas que no pudieron
rcsistsir los 16 artilleros que solaiente habian en ellas. Cuando se'
dieron disposiciones para defenderlas, ya eran inutiles, pues, los e-
femingos en el acto les dicron fuego. En seguida se dirigieron a la
"Guayaquileina" y las lanchas qtte, despuds de haber resistido con
valor, la desigualdad, las obli0 d a retirarse niucho mins porque los
enemigos, luego que asaltaron a incendiary las baterias, aflojaron la
cadena y la pasaron". Y, luego, fija la acci6n de los otros dias:
"Ayer -dice- principiaron el fuego desde las site de la mnaii7na
contra nuestras fuecras naritimas y a las cuatro de la tarde apro,
vcchando cl vientio y la nmarea subicron a situarse frente a la Adua-
u1t, roapiendo unu fuego horroroso contra la ciudad, el que dur6 has-
to la noche y ful tamibiC contestado por una bacteria que se pudo
alistar en la Planchada y por las fuermas maritimas que estaban a-
pcyadas por ella. A las die p i. principiaron a hacer tentativas con












70 -


sus botes para tomarlas, pero, protcgidas par secciones del batall6o
"Caracas", Jos rechazaron con firnmesa. La fragata "Presidente" at
bajar con la vaciante se deturo por la inadrugada elt un bajo, y, at
amlanecer, co c n caii6n de a 24 que se piudo miontar en la Aguardiente-
ria le hemos causado danlo notable, que lo ha denmostrado retirdn-
dose a remolque, luiego que estuvo llina la area hasta inas alki
de las "Cruces" done queda fondeado actualmenfte con las demds
fuerzas. Las casas de la orilla del rio han recibido una averia con-
siderable, pero los enemigos las han recibido igualmente, sin que dc
nuestra parte hayamos perdido nads que cinco hombres, entire solda-
dos y paisanos".

IV

Pero, si Guayaquil se habia adjudicado una victoript con el re-
tiro de la escuadra peruana a Punta de Piedra, despues de haber
perdido a quien la comandaba, no era menos cierto que no podia, por
eso considerar su situaci6n asegurada, pues, desguarnecida como se
hallaba a consecuencia de los preparativos que en el Departamento
del Aztiay se hacian para contener la acometida de las fuerzas del
General Lamar; carente de elements belicos, capaces de responder
con ventaja a los poseidos por nuestros enemigos, todo hacia pensar
que, de un moment a otro, podia ser nuevamente victim de las
huestes del Sur, que no decaian en su empefio de apoderarse, por
cualquier medio, del tan ansiado puerto.
Con todo, la suerte de la ciudad estaba suspendida, en gran par-
te, a la acci6n de las armas que debian realizarse en el Sur del E-
cuador, lo que, sin duda, vendria a determinar los destinos de los
dos paises. Sucre, siempre magninimo, procure un entendimiento
antes de cualquier actitud de orden b1lico, para lo cual dirigi6, des-
de la ciudad de Cuenca, una comunicaci6n al General Lamar, la que,
fechada el 20 de enero de 1829, tuvo por objeto expresar al citado
General sus sentimientos de pesar por el orden de cosas existentes,
asi cotno sus mIs sinceros deseos de llegar, cuanto antes, a una so-
luci6n amistosa. Por desgracia, Lamar contest en el sentido de que
la comunicaci6n del General Sucre constituia un agravio para las
armas del Per6, las que, si habian penetrado en ell territorio de Co-













lombia, lo habian echo confiadas "en la justicia de la causa, en su
fuerza mnorat y fisica y' en la opinion de los pueblos, cansados de
soportar un yugo insoportable del que Guayaquil YA ESTA LI-
BRE". Sin embargo, Sucre, deseando salvar a ambos pueblos de los
males de la guerra, volvi6 a escribirle a Lamar, remiti6ndole un pro-
yecto de convenio que, constant de diez articulos, establecia las ba-
ses de un possible entendimiento, pero el ambicioso Lamar, seguro
,de su superioridad numnrica, respondi6, con tono en6rgico que la
indicada propuesta mis bien parecia una series de condiciones durisi-
-Ias puestas en el campo de la victoria a un pueblo vencido y no
proposiciones hechas a un ejercito que "ha conseguido ventajas con-
siderablrs y posee las probabilidades de la victoria............!!!"
Sucre insisti6 amin imas. Pidi6 a Lamar que manifestara las ra-
zones por las que consideraba injustias las bases que habia propues-
to, recibiendo, como respuesta, una comunicaci6n que, fechada en
Zaraguro el 7 de febrero, contenia concepts injuriosos para el Li-
bertador, que las fuerzas de Colombia de ning6n modo podian acep-
-tar. Agreg6, ademins, Ins bases de un arreglo. segiun el cual, los dos
paises podrian llegar a una soluci6n que, en su concept, era efec-
-tiva. Entre estas, se hacia constar que "el Departamnento de Guaya-
quil quedaria en el estado en que se hallaba antes de que S. S. et Ge-
ineral Bolivar lo agregase a Colombia, para que se pronuncie con
toda libertad sobre su suerte future." Sucre, solicit entonces, que
se designase comisiones de una y otra parte a fin de discutir las con-
d :acept6 la idea. Y, en consecuencia, fueron nombrados, en represen-
taci6n del Periu, el General Jos6 de Orbegoso y el ex-Plenipotencia-
rio Villa, y, por otra part, de Colombia, el General Tomas de He-
res y el Coronel Daniel F. O'Leary. Los comisionados se reunie-
ron durante los dias 11 y 12 de febrero en el puente del rio Zara-
guro, sin concluir acuerdo de ninguntt especic. En consecuencia,
sl6o quedaba el recurso de las armas, el cual, como sabemos, favo-
reciO ampliamente a Colombia, cuyo ejercito escrili6 una pigina
lde gloria en su ya larga lista de victorias. 'Ial fu6 la acci6n del Por-
tete en Tarqui, realizada el 27 de febrero de 1829. A continuaci6n,
Sucre invite una vez miis al Jefe de las fuerzas enemigas a cele-
Arar un arreglo por el cual se establecieran las buenas relaciones que.


- 7f











72 -.


deberian existir entire los dos paises. Lamar acept6 la oferta. Su-
cre design, entonces a sus mismos comisionados de la vez anterior
para que se entendieran con los del Peri. Sus proposiciones fueron
las mismas, no obstante de haber cambiado las circunstancias. Sin
embargo, Lamar a6n las consider impropias. Sucre, en atenci6n
al hecho, roaccion6 ante la actitud de su vencido y particip6 a este
que si no aceptaba sus condiciones hasta el amanecer del dia 28, no
Scontribuiria a resolver la situaci6n en otra forma que no fuera por
las armas. Lamar accedi6, al fin, y, en consecuencia, irealiz6se a
las Io de la mafiana, la entrevista de los comisionados General Juan
Jose Flores y Coronel Daniel F. O'Leary, por parte de Colombia,
y los Generales Ganarra y Orbegoso, por parte del Peri. El con-
venio se suscribi6 el mismo dia y el I1 del mes entrante qued6 ra-
tificado.

V

.Veamos, ahora, cual era la suerte de Guayaquil durante los dias,
de campafia.
Ya hemos dicho, con anteriorid ad que la ciudad se hallaba casi
desguarnecida, como consecuencia de la campafia abierta en el in-
terior, a lo que hay que agregar que, poco despu6s, ordenada des-
puns la incorporaci6n de los batallones "Caracas" y: "Cauca" y del
escuadr6n de caballeria del ejercito que comandaba Sucre, s6lo que-
d6 en Guayaquil el batall6n "Ayacucho". Con estas fuerzas no era,.
pues, dable resistir a ninguna embestida, no obstanfe lo cual el Ge-
neral Illingworth, colno Comandante General de la Plaza, rechaz6,
con energia, la propuesta hecha por el infame Boterin, quien le so-
solicitaba rendici6n. Sin embargo, dadas las circinstancias anota-
das, Illingworth acept6 una capitulaci6n, cuyas bases deberian sal-
var a la ciudad de los perjuicios de una guerra desigtal e infortu-
nada. En consecuencia, acreditAronse, por ambas parties, a los Co-
roneles Pareja y Luzarraga y, cuando estos hallabihnse en plena
discusi6n de las bases del arreglo, acaeci6 el infame levantamiento,
de Daule, en favor de las armas del Peril, lo cual Wino t agravar la
situaci6n de Colombia y a cambiar el rumbo de las negociaciones.
Porque, en efecto, con la insurrecci6n que hemos! anotado, Guaya,-











- 73:


quil qued6 incommunicado con los demis Departamentos Meridionh-
les, sin poder recibir recursos de 6stos y sin que le fuera possible co-
nocer el verdadero estado de la situaci6n del Sur, pues, el ansioso
Boterin se apresur6 a situar sus fuerzas tiles en la confluencia de-
los rios Babahoyo y Daule, con lo cual obtuvo el control de las co-
municaciones. "Estos -dice el historiador Cevallos- los conflic-
tos del General Illingworth subieron de punto, y, deseando salvar,
por lo menos, parte del Departamento, los archives piblicos y algu-
nos articulos de guerra, tuvo que capitular, en otras condiciones, y
capitul6 el 19 de Enero de 1829. Las condiciones del arreglo fue-
ron que, si hasta diez dias no se tuviese noticia de la batalla que es-
taba al darse entire los ej6rcitos que obraban en tierra, desocuparian
la ciudad, tanto la guarnici6n como las autoridades departamenta-
les; que tambien desocuparian dentro de tres dias de recibida la no-
ticia de que habian si'do derrotados los colombianos, y que los bu-
ques, cafiones y mas articulos de guerra necesarios para el servicio
de plaza serian entregados en dep6sitos, sin que pudieran emplearse
contra Colombia". En consecuencia, habiendo vencido el plazo pri-
meramente sefialado sin que tuvieran noticias acerca del resultado
de la :acci6n de armas que se esperaba, el General Illingworth, en
atenci6n al pacto establecido, procedi6 a desocupar la ciudad, tras-
ladandose con sus escasas fuerzas a Daule.
Consumado el triunfo de Tarqui, el 27 de febrero del afio en re-
ferencia, el convenio que, a continuaci6n, se aprob6 -conocido con
el nombre de Convenio de Gir6n- impuso a los vencidos la devolu-
ci6n del Puerto de Guayaquil. En tal virtud, salieron con esta di-
recci6n, el Ayudante del General Lamar, Coronel Dn. Manuel Po-
rras, y los Generales colombianos Arturo Sandes y Le6n de Fe-
bres Cordero. El comisionado del Peri debia ordenar la entrega
de la plaza y los de Colombia recibirla. Pero Guayaquil no fu6 en-
tregada -dice Felipe Larrazabal, historiador venezolano- porque
Porras llev6 6rdenes secrets de Lamar para que no devolviese la
plaza, y, al llegar se mantuvo a nuestros comisionados privados de
libertad, dicidiendo don Jos6 Prieto, Comandante de las fuerzas pe-
ruanas en Guayaquil, que no abandonaria la ciudad a menos que se
Ie previniese 6rdenes directs del Gobierno de Lima. En tanto, un.
Oficio de Lamar al Gran Mariscal de Ayacucho, fechado en Gon-











74 -


zananm -esto es, cuando estaba fuera de su alcance- le informi-
-ba que habia dado Ordenes para suspender la devoluci6n de Guaya-
-quil y el cumplimiento del Convenio de Gir6n, mientras Sucre no
reformase los parties oficiales reltivos a la Batalla de Tarqui, que,
decia, eran injuriosos al Periu y no derogase el Decreto que man-
-daba erigir una column, en el campo de Tarqui, para perpetuarla
memorial del triunfo obtenido alli. Por su parte, el ya citado Prie-
to, se apresur6 a lanzar, con fecha 22 de marzo, una proclama a
los habitantes de la ciudad, en que, entire otras cosas dice: "Guaya-
quileiios! Anegado en jiibilo, ahogado en placer, we apresuro a co-
,nunicaros las plausibles nuevas: Pierdan ya los tiranos la esperanza
,de dominaros, de usurpar vuestros derechos, de saciarse con vues-
tra sangre, do agotar vuestras riquezas. Estdis bajo los auspicios del
.ejdrcito y yo os ofrezco por garante de vuestr seguridad, la majes-
tad misina del pueblo peruano. Gozad todos sus prerrogativas!"..
Queriase, pues, otra vez, la guerra. El Peri hno podia confor-
marse con devolver Guayaquil, despu6s de pocos meses de haberla
tenido bajo su dominio. Antes bien, reforz6 sus guarniciones con
,el envio de una division compuesta de los batallones "Ayacucho"
y "Callao" y los escuadrones "Hfisares de Junin" y "Dragones de
Arequipa", al mando del General Necochea, con lo cual el efectivo
-de la plaza alcanz6 a 2.Ioo hombres, que, mas tarde, se aumenta-
ron con los batallones "Guayas" y "No. Io" formadlos en este Puer-
to.
En este estado de cosas, el Libertador se propuso poner fin al
regimen de desorden que, a la saz6n, predoniinaba en nuestras cos-
tas, sin mas leyes que la voluntad de los opresores, sin mIs princi-
pios que los de las mis bajas ambiciones. "Los peruanos han que-
mado Baba, han mnuerto las mujeres, a los niiios y a los sacerdotes;
han asesinado al General Mires, despuds de hecho prisionero", de-
cia Bolivar al General Montilla. "En sit retirada al Azuay -agre-
gaba- Han destruido todo, todo, todo; han asesinado a los seiio-
res Valdivieso en Loja y, por decirlo de uma 'vez,\ han hecho como
hicieron los espanioles".
Precisaha actuar en forma rapida y decisive. No era possible to-
lerar rnms. El Libertador, con fecha 3 de abril, dirigi6, desde Qui-
-to, en la que declaraba que sus tropas tomaran Guayaquil por cum-











- 75


-plir los preliminares de paz concluidos en el Peri. "No disparemor
6n firo, ni ail sea para defendernos -decia- sino deqpuis de ha-
ber agotado todo sufriiiento, de haber reclanmado en vano nuestros
incontestables derechos. Haremos ai n nis: expulsados que sean los
fcruanos y los facciosos de Guayaquil, pediremnos pas a los vencidos.
E.sta serd nuestra vindicta".
Y, en verdad, tales eran los deseos de Bolivar. "En privado
-dice el mas ilustre de los biOgrafos, Felipe Larrazabal- el Li-
bertador hacia cuantos esfuerzos eran imaginable para que se evi-
tase la guerra y para que el Gobierno peruano cumpliese debida-
mente el Convenio de Gir6n, llegando hasta a escribir al Vice-Pre-
sidente, don Manuel Salazar y Baquij'ano, que mandaba en Lima.
Pero a todas sus insinuaciones de atiistad y paz, respondia Lamar
y los suyos con un grito de guerra, y el Ministro de Relaciones del
Peril con la candidez de que no eran obligatorias las estipulaciones
,del Comvenio de Gir6n". Entonces Bolivar se dispuso a actuar. El
26 de junior situb su Cuartel General en Buijo, hacienda situada en la
,confluencia de los rios Babahoyo y Daule, casi frente a Guayaquil, ciu-
Illingworth desde sus posiciones de Daule, habia solicitado por re-
petidas ocasiones, la entrega de la plaza, alcanzando siempre con-
testaciones nugatorias. Flores, Comandante en Jefe de las fuerzas
habia entrado en campafia, por el lado de Baba y Vinces, toman-
l'atallones "Caracas", "Yahuachi;", parte del "Rifles" y el escua-
.dr6n "Htisares de Colombia". Hasta entonces los peruanos en po-
sesi6n de Guayaquil, no s6lo habian violado las bases del Convenio
de Gir6n, con la no entrega de la Plaza, sino tambi6n las de la pro-
pia capitulaci6n del 19 de enero, en virtud de la cual hubieron de
apoderarse de nuestro Puerto. Asi lo prueba el hecho de haberse
levantado un fuerte empr6stito que mereci6 la reclamaci6n que, an-
te el Intendente General del Departamento, Sr. Dn. Diego Noooa,
',elevara el General Illingworth, quien, como sabemos, hubo de sus-
cribir por parte de Colombia, la capitulaci6n 'antes dicha.
Por felicidad, un acontecimiento politico acaecido en el Perd
vino a salvar a nuestro medio de las consecuencias de la guerra.
Fu6 este la realizaci6n del Golpe de Estado que, durante los dias











76 -


6 y 7 de junio, se realize en Lima y Piura respectivamente, encabe-
zado por los Generales Guti6rrez de la Fuente y Gamarra en el or-
den que se anota.
En raz6n a este hecho, la personalidad del General Lamar que-
d6 conocida como Presidente del Periu, produciendose, con esto, uu
nuevo cambio en el orden de las cosas.
En efecto, el nuevo regimen, lejos de continuar la guerra, trat6
de afianzar la paz. "Una guerra insensata y fratricida, provocada.
artificiosamente con depravados disignios; una ilnvasidn de territo-
rio extranjero, cjecutada con la inds insigne indiscreci6n -la cam-
paiia que, dirigida por las mdixinnas m ns obvias del arte ,;. .. ''.,
hubiera debido producir laurels a cuestros bravos gierreros, ter-
minada en desdichas e inimerocidos oprobios; los valientes sah'ados
delas consecrencias primeras de la ineptitud, condenados despuds a
perecer lastinosainente; cl nombre peruaino sin itancilla en miedio
de los antiguos reveses de la. fortune, alhora pronunciado con des-
precio de- mundo y coil el bald6n por un pueblo heicrano", decia el
propio La Fuente, en su proclama a sus connacionales.
Y, en efecto, sus palabras respondian a los sentimientos de los
hijos del Rimac. En estas condiciones, Bolivar, pens6 alcanzar la
desocupaci6n de Guayaquil, aprovechando la desinoralizacl6n ;pro-
ducida entire las filas de los ocupantes. Y, en tal scntido realize sus.
primeras gestiones, cuya culminaci6n fu la conferencia que en el
Cuartel General de Buijo, celebraron el 27 de junio, los sefiores
Francisco del Valle Riestre, en representaci6n del Peri, y el Gene-
ral Le6n de Febres Cordero, con instrucciones del Libertador. En
-virtud de dicha conferencia, se asegur6 la cesaci6n de las hosti-
lidades, destacando, poco despubs, Bolivar al Coronel Demarquet,
con destino a Piura y con el fin de conferenciar con el General Ga-
marra, quien, a la saz6n, se hallaba al frente de las fuerzas.
Por felicidad para la paz de Am6rica, Gamarra accedi6 a todo lo q',
por intermedio de su Representante, le proponia Bolivar, con lo cual el
problema de la desocupaci6n de Guayaquil qued6 resuelto, siendo:
su etapa final la entrada de las tropas colombianas a la ciudad, he-:
cho acaecido el 20 de julio de 1829.











GUSTAVO VALLEJO LARREA


EL DOCTOR JUAN FELIX PROANO
DEAN DE RIOBAMBA 1850--1938









I


Nacido apenas a los cuarenta y ocho alios de fundada la nueva
Riobamba; el Dr. Juan F6lix Proailo, con su muerte acaecida el
30 de julio tiltimo, acaba de cerrar la primer epoca de historic rio-
bambefia.
En su adolecencia conoci6 -ya setentones- a los fundadores
*de la Villa de San Pedro, de quienes tom6 la relaci6n de la primer
juventud de su ciudad, y de entonces a nuestros dias, fu6 61 mismo
testigo y fiel narrator de cuanto notable ha sucedido alli.
Dotado de ese don envidiable de saber conversar, no se dejaban
sentir las horas, cuando referia la mar de tradiciones de los ciento
treinta y seis afios con que cuenta la Capital del Chimborazo.
"Me cont6 don M. Lizarzaburu, decia, que alla por los afios de
1804 o 5, recien llegados a Tapi los riobamlbeios que se salvaron del
tcrremoto de 1797, cuando todavia Riobamba era solo un grupo de
chozas; esta llanura era tan arida que toda su vegetaci6n se redu-
cia a sigsis, de los que habia hasta en las calls apenas delineadas.
Cierta madrugada una novedad congregO a todos los vecinos en la
plaza, para escuchar por primera vez en la poblaci6n a una avecilla
*que cantaba en los sigsis. Fue tal la alegria, que tunaron!"
Esta y cien leyendas mas no solo las relataba con entusiasmo,
sino que las consign con carifio en various de sus folletos. Y no es
exageraci6n decir que el Dr. Proafo era la historic misma de Rio-











78 -


bamba: de sus labios y de su pluma han tornado nueva vida no s6-
lo los acontecimientos notables, ajustados a la verdad y a la critical.
sino aquello que constitute como el coraz6n de las ciudades: la le--
Venda.

II

Es multiple la personalidad de este ilustre sacerdote. Hecho de
barro antiguo, conserve hasta los ochenta y ocho afios su fortaleza
fisica, sus facultades mentales y su entereza de alma. Austero, ap-
to para las actividades mas variadas, deja profunda huella en la
poesia, la oratoria, la pol6mica, la mtnsica, la arqueologia, la histo--
ria y la acci6n social.
Hard un breve recuento de su vida. Naci6 el 20 de julio de 185o0.
TIuvo como professor de primeras letras a D. Dario Mancheno, a
quien much querian los riobambefios. Recibi6 la ensefianza secun-
daria en el Colegio-Seminario de San Felipe, en donde tom6 el gra-
do de liachiller el 25 de julio de 1869, despu6s de su examen publi-
co "De Universa Philosophia", obteniendo la mas alta calificaci6n::
tres primeras. Los anales del Colegio consignan todos los afios es-
peciales y honorificas menciones del estudiante Proafio.
A los quince afios cumplidos resuelve abrazar la carrera ecle-
siastica; resoluci6n que da lugar a un hecho que revela su alma de
artist y su sinceridad y rectitud a prueba. Era el Dr. Proafio hi-
bil guitarrista y con su talent y gracia era la figure en las reuniones
de los de su edad. Pues bien, segun se dice en los Apuntes de Fa-
nilia, le pareci6 "incompatible este intrumento con el vestido ta-
lar" y vendi6 la guitarra. Y llor6 el muchacho al desprenderse de
ella. Sus dotes musicales le sirvieron despues para cAnticos e him-
nos sagrados que todavia se oyen en today la provincia y al6n en el
resto de la Republica.
Ingres6 al Seminario de Riobamba y a poco se traslad6 a con-
tinuar sus studios en Ouito, en done aJemris asistia a las classes de
Derecho de la Universidad y las de los sabios profesores de la Po-
litecnica.
En febrero de 1875 fue ordenado sacerdote y luego obtuvo los.
grados de Licenciado y Doctor en Teologia.












- 79w


Desde 1874 dict6 en el Seminario de Riobamba las citedras de
Filosofia y Literatura hasta 1877 en que fue elegido Rector. Pero
por este tiempo sufri6 su primer destierro, por abuso del Dictador
Veintimilla, hasta 1879.
En 1883 fue Ilamado al Seminario de Quito, como professor de:
Teologia Dogmatica y Elocuencia, cargo que desempefi6 por dos a-
fios. Alli tuvo por discipulos a sacerdotes de la valia del Obispo Pd-
rez Quifionez y los Drs. Alejandro Mateus, Francisco Jij6n Bello,.
etc.
Sacerdote y patriota integro, aceptaba los cargos piublicos, y po-
nia en ellos today su persona al servicio del pais, y asi fue diputado
al Congress Nacional en 1885 y 86 y para 1888 fue elegido conse-
jero municipal de Riobamba.
En 1890 el Papa Le6n XIIIle nombra Dean de la Catedral.
Funda en 1893 el LICEO DEL CHIMBORAZO, del que es al
mismo tiempo Presidente. Esta corporaci6n agrup6 a lo mis flori-
do del talent en Riobamba y durante su existencia fue un exponen-
te de legitima cultural. A 61 pertenecieron los Drs. Julio A. Ve-
la, R'afael Vallejo G., Daniel Le6n, etc. (Q)
Durante la primera presidencia de Don Eloy Alfaro, sale de nue-
vo al destierro el Dr. Proafio en 1897 y se dirige al Per6 y a Chi-
le, en donde le encargan la ensefianza de Historia Eclesiastica y Li-
teratura Latina en el Seminario de Santiago.
A su regreso del destierro en 1902, vuelve a su rectorado del
Seminario de Riobamba. En 1906 es elegido Vicario Capitular, a
la muerte del Obispo Sr. Andrade.
Su labor sacerdotal ejercida durante muchos afios en diversos
curatos fue notable por un verdadero apostolado sobre todo entire
los irdios, para cuya ensefianza aprendi6 el quichua hasta domi-
iarlo.
La Academia Nacional de Historia, reconociendo el merito de
sus investigaciones, le nombra su socio correspondiente en 1918 y
en 1920 la Societ6 des Americanistes de Paris le acepta como su
mniembro titular.
Varias veces el Dr. Proafio fue objeto de honrosisimas mani-
festaciones de admiraci6n de parte de sus compatriotas. Y es que
-artista ante todo- puso en sus actos y escritos, tal entusiasmo












:80 -


y carifio por Riobamba, que se le puede Ilamar el historiador y can-
tor official de su tierra. En 192o el Municipio riobambefio le conde-
cor6 con medalla de oro. En 1925, con motive de sus Bodas de Oro
Sacerdotales, Riobamba le rindi6 una verdadera apoteosis y le en-
treg6 una tarjeta de oro. Al llegar a sus ochenta y cinco afios, nue-
vamente un homenaje en 1935. Y el anciano patriarca, en pleno
goce de sus energies, asisti6 a esta ;manifestaci6n, ostentando sus
magnificas dotes oratorias con el mismo vigor que sesenta afios an-
tes. En mayo del afio pasado, celebrandose el centanario del Co-
legio San Felipe, es condecovado por, tercera vez,' como el alumno
mas antiguo: habia sido estudiante setenta y cinco afios atrAs. Pero
entonces ya la encanecida cabeza del Dr. Proafio no tuvo -en el
moment de la emoci6n- sino que inclinarse para dejar rodar sus
ligrimas.
Con todo, veinte dias antes de morir, recogi6 sus iultimos arres-
tos, cuando baj6 a la tumba en plenitud de vida un amigo de su al-
ma, el Dr. Rafael VNallejo C., y con letra trdmula por los ailos y
e! sentimiento, escribi6 sus filtimas estrofas. Las consigno aqui por
double motivo: son cl uiltimo brote de la infatigablh pluma de Proa-
ino y encierran para mi la emoci6n de caninoso tributo a la memorial
-de mi padre.
"A la atribulada y distinguida esposa del Sr. Dr. R. Vallejo G.

"Y era feliz su hogar! y sus amigos
le amaban con profundo sentimiento:
la sociedad, el foro, el parlamento
fueron tambi6n de su virtud testigos.

Es plant la virtud que al rudo viento
de dura adversidad crece en el suelo,
las aguas del dolor riegan su asiento,
pero sus flores se abren en el cielo.

Deja correr el llanto de amargura,
es just tu dolor, noble sefiora,
es la hora del dolor y prueba dura,
ofr6ceo a la cruz consoladora". I
I












- 8z


Asi termin6 la jornada su fecundisimo cerebro, y el 30 de julio
falleci6 el mas antiguo y "quizis el mis sabio de los Deanes de A-
m6rica", en los moments en que sele preparaba un Homenitje Na-
cional, para el que iban a contribuir todos los hombres de studio
y las entidades de cultural de la Repiublica. Se le rindieron grandes
honors p6stumos, costeados por el Estado.

III

El Dr. Proafio constat6 en su largp vida, que no habia dejado
est6riles sus variadisimas cualidades.
En poesia deja innumerables producciones liricas, 6picas y aun
dramrticas. Como lirico prefiri6 el soneto y en 1932 di6 a la pu-
blicidad su Sonetario con treintn de los mns seleccionados. Tiene
various de inspiraci6n verdadera y corte magnifico. En general le
estA bien el "os magna sonaturum" -que decia Horacio y elige cele-
brar las grandezas de los heroes y de la Naturaleza. Aunque tiene
tambi6n poesias delicadisicas, como la dedicada a su hermana ciega
tocando el harpa; leanse estas estrofas:

"Canta sin fin, como ave prisionera
oculta canta tras tupida reja;
que al verse asi de oscuridad cercada,
lanza mis tierna y melodiosa queja.

Todo en la vida cambia, hermana mia,
jamrs el tiempo su carrera trunca:
pasa el dolor y vuelve la alegria,
mrs para ti la luz no vuelve nunca."

Andan tambi6n diseminados muchos himnos religiosos, con letra
y milsica suya. Con igual facilidad escribi6 en verso latino y dela
dificil factura horaciana: el alcaico.
Su ensayo epico, El Descubrimiento de Am6rica y los lemAis
poemas similares, son de versificaci6n robusta, pero sin mayor me-
rito.
Anales del Archivo 6











82 --


Dos de sus producciones encontramos en la Antologia de Poetas
Ecuatorianos de Juan Le6n Mera. Pero no es su fuerte la poesia,
de ahi que sus versos se hallan con frecuencia tildados de prosaismo.
Sus dos principles obras dramiticas son CONDORAZO Y
QUIZQUIZ, de factura cl6sica. Quizquiz obtuvo menci6n hono-
rifica en el concurso internaciorial de Bogota en 1919. Habiendo
sido su principal inclinaci6n por la historic, a la que consagr6 lo
mejor de su vida y de su talent, el mnrito de estos dramas esta mis
bien en haber perpetuado en el teatro las gloriosas leyendas y tra-
diciones escuatoriLhnas. Aparte de esto, es muy notable el efecto es-
cenico de muchos pasajes, comno el II Acto de Quizquiz. Pero am-
bos trabajos adolecen de uniformidad y poca caracterizaci6n de los
Spersonajes: todas hablan en estilo semejante y solemne. Y por in-
cluir en cada pieza todo un suceso con los minimos detalles, cons-
truye diilogos interminable. Se puede decir, como Men6ndez Pe-
layo, refiriendose a varias comedias de Lope, que mis bien son ani-
madas y rapidisimas leyendas.
Descoll6 el Dr. Proafio en la oratoria y ha merecido por ello
favorables critics tanto en nuestro pais como en el Peril y Chile.
Merecen recordarse, su discurso politico-religiosos, "La caida de la
Dictadura" pronunciado en 1883 y su disertaci6n en el Parlamento el
6 de agosto de 1885 acerca de los Diezmos.
Entre sus piezas sagradas, la del lo de agosto del mismo afio
con asistencia del Supremo Gobierno y del Ministro de. Espafia, so-
bre "La Influencia de los Papas en la Civilizacidn" y sus Oratorias
PFunebres.
En su double carActer de ciudadano y de sacerdote, produjo be-
Ilisimas selecciones oratorias, como el discurso leido en la Iglesia
de San Alfonso de Riobamba, en el segundo centenario de Maldo-
nado en 1909 y el de la inaguraci6n del agua potable en 1914 pro-
nunciado en la Catedral.
Y Ilegamos a la face principal del poligrafo:; sus investigaciones
y escritos de historic y prehistoria y la defense del P. Velasco, de
la que 61 es el iniciador. Atraido por vocaci6n a estos studios, se
entrega de lleno a desenterrar tradiciones y revolver archivos en
busca de las m.s directs fuentes. Y para ello !no solo pone el te-
's6n y la paciencia del investigator, sino el entusiasmo y Jaun el ca-












- 83


rifio del patriota apersonado de las glorias nacionales. Y este es el
ramo en que sale avante y con socorridisimo acierto el Dr. Proafio.
La enumeraci6n de los articulos y folletos sobre la material, daria
para muchas piginas.
Su defense de la Historia de Velasco es de lo mis autorizada,
pues sus pruebas se fundan en verdadera argumentaci6n cientifi-
ca. Son veintid6s articulos publicados en El Tel6grafo, El Comer-
cio, La Voz de la Verdad, El Observador, La Mafiana de Montevi-
deo y en otros peri6dicos y revistas del Ecuador, Perui y Chile.
Acerca de las tradiciones de Cacha sobre la familiar real Duchi-
cela, para corroborar sus asertos obtuvo del sobreviviente de los Ca-
ciques de Cacha, D. Fco. Javier Lovato Guaraca Duclficela, copia
aut6ntica de los documents que acreditan dicha descendencia. En
sus articulos, "Reparos contra Reparos", "Hubo Reyes en Quito?
Hubo Schyris? Hubo Duchicelhts?" y enotros replica a Jij6n Caa-
mafio y al Arzobispo Gonzilez Suarez, en defense de la buena f6,
del buen criterio y de la documentaci6n hist6rica del P. Velasco.
Para que se aprecie su fuerza de polemista, vease c6mo rebate al
sabio Arzobispo su incredulidad acerca de los Schyris: "Segun los
dos historiadores de Indias, en cuya autoridad se apoya el Ilmo.
GonzAlez SuArez, consta que la madre de Atahualpa fue hija del
uiltimo rey de Quito. Luego hubo algiin rey en Quito antes de la con-
quista de los Incas; luego si la madre de Atahualpa fue hija del il-
timo rey, hubo en Quito otros reyes anteriores al iltimo que fue
padre de la madre de Atahualpa. Luego la existencia de un reino
que se llam6 Quito, estA probada con la utoridad de G6mara, de
Garcilaso y del Ilmo. Sr. Gonzalez Suarez. Por tanto para borrbr
seiscientos afios de historic patria, es menester borrar esas pala-
bras."
Para vigorizar la defense de Velasco consult y averigu6 por to-
dos los medios las fuentes de que se vali6 nuestro proto-historiador
y asi, por ejemplo, se dirigi6 'a Popayan para pedir informes acerca
de la existencia de las obras citadas por Velasco. Obtuvo algtin 6xi-
to, aunque no el que habia deseado; pues por desgracia much se
habia perdido del Seminario de Popayan. (Dios y Patria, Riobba.
1924, N6mero 3) -En conjunto, su labor en este sentido tuvo re-
sultados halagadores y mereci6 valiosas felicitaciones y comenta-














rios de Pio Jaramillo Alvarado, L. Batallas y otrps; no menos q'
la conformidad de criterio con el arque6logo chileno Joaquin Santa-
cruz, etc.
Interesantisimos son sus studios acerca de los monumentos in-
caicos de Palmira, de la Tola de Miacaji y su baluarte subterrineo,
de los monumentos prehist6ricos de Guano, del cementerio de E-
l6n-pata, etc.
Y en cuanto a revivir tradiciones, fue maestro Proafio y se de-
senvolvia con gracia y atractivo; asi en "La Virge del Dios Chim-
bodazo", donde sostiene el origen cananeo de los Piruhaes y en otras
como "El Matrimonio Paccha-HuainacApac, seglin una leyenda po-
pular de Lican."
Pero al eximio poligrafo riobambefio ningin tema le asustaba:
en 1914 public una series de articulos sobre las Basilicas Cristia-
nas; en 1916 las tradiciones riobambefias acerca de la Virgen de
Macas, con el nombre de "La Piedra del Juramento"; en el mismo
aio con clara vision describe "H4acia el Morona y el Macuma", exci-
tando el patriotism para la constucci6n de un camino a esos rios:
la importancia de una via de tanta trascendencia, ptra el Ecuador,
nos esti demostrando el interns con que el Peru6 ha llegado hasta
alki, en busca del Oro Negro que se encuentra a sus orillas con mas
nbundancia que en las mesas mis abundantes de Venezuela. Si se
le hubiera oido al Dr. Proafio, no tendriamos que deplorar muchos
perjuicios en esa riquisima region nuestra. En 1924 describe acerca
del Combate de Tapi y en el mismo afio public una bibliografia
sobre Garcia Moreno y aun entra -seguro de si mismo- a tratar
temas profundos, como su refutaci6n a la teoria del iHombre Ter-
ciario del sabio Ameghino.

IV

No es para un solo articulo el studio de la vastisima obra del
Dr. Proafio y asi, para terminar, recordar6 otro hecho que le honra
sobre manera. Duefio, a costa de sacrificios, de juna notable biblio-
teca formada en afios de afios de selecci6n, la regal6 a la Asocia-
cion de Antiguos Alumnos del Colegio de San Felipe. Esta entidad,
heredera de lo m6s querido del sabio DeAn, esti obligada .a recoger










S" -85

reverentemente todos sus escritos y editarlos. De este modo habri
correspondido a la generosidad y deferencia del Dr. Proafio, y la
Naci6n y el mundo de las letras le quedarin agradecidos.

Gustavo Vallejo Larrea.

Quito, octubre 31 de 1938

(9) Su afdn por la cienca hiro que, guiado por incidents sin im-
portancia, en 1894 diera con el f6sil de un mastodonte (elephas phimi-
genius) en la quebrada de Chal~in, Prov. del Chimborazo; ejemplar
inico por entonces en America del Sur.











RAF1,AL 'L. SILVA


CUZCO, LA CIUDAD VENERABLE








La historic de la ciudad del Cuzco descubre al curioso investi-
gador, lo mas caracteristico, pujante y excelso de las civilizaciones
suramericanas que se amasaron en las fartesas culturales de ances-
trales niicloos oborigenes, absorbidos posterior'meuite por la proto-
hist6rica influencia del Incanato.
Si se busca la cuia y la trayectoria del engrandecimento incaico
y su crepuisculo de decadencia y ruina, alli estAn, ailn palpitantes,
las derruidas niagnificencias y el recuerdo de las escenas que se de-
sarrollaron en aquela venerable ciudad.
El Cuzco, en efecto, es un gran temple donde, por providencial
designio del tiempo, una extinguida civilizaci6n dej6 sus mas mo-
numentales huellas. M6xico, en el Norte, y el Cuzco, en el Sur, han
vivido milenariamente para hacernos un reportaje de! las iadelanta-
das y portentosas cultures que florecieron como itn poderoso brote
del autoctonismo americano. A la vejez geol6gica' del subsuelo cuz-
queTio, sc afiade la vejez prehist6riqa de sus primigenias poblacio-
nes. Antiguos cronistas y cientificos modernos --entre estos Jos6
de la Riva Agiiero- aseguran que el primitive Cuzco se corporiz6
por el process llamado sinoecismo, es decir, mediante la aglomera-
ci6n de poblados diversos y la sedimentaci6n de clanes o pequefias
tribus.
SEsta primer et4pa constructive origin un gran imperio di-
nistico, cuya sede esplendorosa fu6 el Cuzco?
El analista Montesinos nos dice que si. En sus Memorias re-
lata una enrevesada series de Emperadores, reinantes en el Cuzco.
No se precise el tiempo que prevaleci6 este imperio. Ello es que,













factors externos e interns -talvez la hostilidad de tribus inva-
soras y bravias y luchas intestines provocadas por ambiciones- des-
coyuntaron la grandeza de la Metr6poli. Destrozado el Imperio!
Lacerada la ciudad principal. Una ola de primitivismo deslustr6
el brillo pasado. La ciudad madre tom6 un rostro primitive. Se
convirti6 en un simple ayllu. Como otros tantos de la meseta an-
dina.
La historic de este period tiene visos de verdad. Sin embargo,
la ausencia de testimonios y pruebas fehacientes nos hace mas bien
career en la existencia de una tribu poderosa, avecindada en el Cuz-
co. La idea de un Imperio parece lo dorado con que toda leyenda
cubre los atomos de verdad.
Durante largos afios durmi6 el Cuzco. Dormia bajo el peso de
su miseria. Era un ayllu. Empero, los dioses protectores habian
decidido restaurarla.... Inmortalizara. .. Entre penumbras mito-
16gicas aparece el fabuloso Inca Manco Capac, alfa simb6lico del
poderio de la dinastia incaica. Manco Capac, cimenta en el debil
y pequefio ombligo -el Cuzco- la ciudad Capital. La metr6poli
del Tahuantinsuyo.
En tres o cuatro siglos, los Incas la pulieron, engrandecieron y
embellecieron. Las plazas se poblaron de p6treos, sim6tricosy her-
mosos palacios. En innumerables templos y adoratorios se fundi6
el acendrado misticismo de la nobleza orejona y del estado llano. Era
una inmensa Caaba. Una locura religiosa -dice Gabriel Cosio.
Todavia, desafiando a las injuries del tiempo, pregonan esta pre-
terita grandeza: la fastuosidad religiosa de los cicl6peos muros de
Ccoricancha, de los Intihuatanas y del convento de las Acllas. La
suntuosidad y magnificencia de las mansiones reales y de la gente de
tono: Ccollcampata, Ccasana, Sunturhuasi, Amurucancha y otros.
Y su sefiorio military, la fortaleza de Saxaihuaman.
La trayectoria de su grandeza decline. Camino de la ruina. Los
aventureros de Occidente habian mancillado la virginidad de Ame-
rica. Am6rica indigena estaba destinada a sufrir la tortura del colo-
niaje. La ciudad sagrada de los Incas fu6 profanada. Ocho espa-
fioles, en 1533, penetran en su interior. Desuellan el mejor de sus
templos. Y al expirar este trigico afio, el pend6n de Castilla, en
manos del intrepido Francisco Pizarro, flameaba al vaiv6n del vien-


- 87











88 -


to andino, en la milenaria ciudad. El Inti se eclips6. El.Incario se
derrumb6. En Atahualpa y el iltimo de los Tupac-Amaru se ex-
trangul6 a la cobriza raza quechua.
De la hecatombe, surgi6 una nueva ciudad. El Cuzco Hispano-
americano. Poblado por los mas ilustres conquistadores. Adorna-
do con magnificos templos cristianos. Es, junto con Quito y M6-
xico, el mis precioso relicario de la Arquitectura Colonial.
Estas son las ideas que nos surgiere el capitulo del Dr. Dn. Jo-
s6 Maria Blanco, CapellAn del General Jos6 Luis Orbegoso, Pre-
sidente del Per6 durante un breve interinazgo (1834-1836).
El estilo del escrito es bastante vulgar y defectuoso. Suple esta
deficiencia, la prolijidad y minuciosa observaci6n del autor. El Ge-
neral Orbegoso realize, en 1834 y principios del 35, un viaje de vi-
sita por los Deparfamentos del Sur del Per6. El inteligente Cape-
llan coleccion6 en dos nutridos tomos todo cuanto habia observado
en el recorrido. La historic de las ciudades de Huancavelica, Aya-
cucho, Andahuailas, Cuzco, Puno y Arequipa estan ampliamente de-
sarrolladas. Se nota la influencia de los escritos del Padre Acosta
y del Inca Garcilaso de la Vega.
Por su capital interns hemos presentado a los lectores los pri-
meros capitulos de la Historia del Cuzco en la Revista "Tr6pico".
A los investigadores les remitimos a esa Revista. En este Boletin con-
tinuaremos la publicaci6n del studio del curioso sacerdote que, se-
gin nos han informado, filleci6 hace 80 afios en, la poblaci6n de
Salcedo.
Cuzco, la Venerable, agobiada por la gloria, duerme hoy un sue-
fio reparador.














HISTORIC DE LA

CIUDAD DEL CUZCO








Tonado del DIARIO INEDITO "de
la march que hace Si Excelencia el
President Provisional de la Rep iblica
Peruana, Don Luis Jose Orbegoso a
los Departameintos del Sur".

Por el Presbitero Jos6 Maria Blanco,
que fu6 Capelldn de S. E.


IDOLATRIA Y SUPERTICIONES DE LOS INCAS

Los Incas y sus pueblos, como todos los pueblos de la tiera que
no Ian sido iluminados por las luces del Evangelio, fueron id6la-
tras y supersticiosos. Tenian muchos dioses; no obstante preferian
al Sol, despues del Viracocha, al que rendian sus homenajes y le ha-
cian fiestas y sacrificios. Conocian cuatro Dioses principles: Apu-
rini a), Churiinti b), Inuc-vauqui c), y el Tarigatanga d), ademAs
de otros menos principles como el Trueno, que lo llamaban por tres
nombres: chuquiilla, catuilla, intiillapa y se imaginaban que era un
hombre que vivia en el cielo con una onda y una porra teniendo en
la mano el poder de hacer Ilover, granizar y tronar, a lo que aluden
los tres nombres.
Adoraban a la tiera como a Dios, llamandole Pachamama e); al
Mar, con el nombre de Mamacocha; al arcoiris, con el nombre de











90 -


Cuichi, representado con dos culebras a los lados y, a la larga, eran
las armas del Inca; finalmente a las estrellas, con distintos nombres,
atribuyendolas diversos oficios.
Los Pastores adoraban y sacrificaban a tres estrellas Ilamadas
por ellos Urcuchillay, Catuchillay y Machacuay. Aseguraban que la
primera era un carnero de muchos colors que entendia en la con-
servaci6n del danado; la segunda, una oveja con un cordero, que
cuidaba de la fecundidad de 6ste; y la tercera, cuidaba de las ser-
pientes y culebras, a la que se encomendaban para que los libertasen
de ellas. De este modo, todas estaban encargadas de todos los des-
tinos y animals que hay en la tierra y, a todas les rendian adora-
ci6n con distintos nombres: Chacana, Topatorca, Mainana, Mirco,
Miquiquiray y otros.
No contents aiin con tales protectores inventaron lares o pena-
tes que cuidasen particularmente de las families y fuesen los due-
fios de las habitaciones, cuyo ministerio significaban dandoles los
nombres de Conopas o Huasicamayos f ).
Las Chacras, que las miraban como una parte considerable de
sus bienes, no estaban destituidas de un numen que propendiese a
la felicidad y abundancia de las cosechas.
Las Compas. eran unas grandes piedras a las que pedian agua,
creyendo que estaban destinadas a darles la necesaria para regar los
sembrados.
Las Mamateras, que eran unas mazorcas de piedra, debian mul-
tiplicar el maiz y preparar mieces copiosisimas.
Las Hiancas, piedras elevadas en las chacras, eran el nfimen tu-
telar como sefiores peculiares del terreno que cuidaban del aumento.
Las Huacas, eran los adoratorios de estos dioses y, sobre clias
habia diversidad de figures de piedra, objetos tanmbien de las adora-
ciones. En cuanto ia su significaci6n no estaban conformes los mis-
mos adoradores. Cuando se les preguntaba sobrel el origen y natu-
raleza de estas instituciones, se contentaban con decir "que sus pa-
dres les habian ensefiado a honrarlas". Toda It :naci6n tenia estas
Huacas. Ademts de estos dioses, adoraban al Dios de sus Monarcas.










- 9z


SACRIFICIOS

En las Huacas sacrificabhn a los idolos cuyes y ofrecian la coca,
haciendo libaciones con chicha e insuflando o consumiendo por me-
dio del fuego las species que les presentaban: pues, habian conce-
bido que de la voluntad de ellas dependian las vidas, salud y buena
fortune, como era la felicidad de los campos. Para esto se enco-
mendaban y pedian la protecci6n para todos sus haberes.
Solicitando para todo el auxilio de la divinidad, la partisan y co-
municaban a las criaturas mas viles, privadas de racionalidad y sen-
saci6n. Este error les conducia a extravagancias, mis aimn a inquie-
tar los cadAveres de sus padres y mayores. Dc modo que lo sagra-
do de los sepulcros era profanado por los principios de su religion,
y asi sacaban a las momias que encontraban, las eregian en Dioses
y tributaban adoraciones en los campos. Las momias extraidas las
ilamaban Malquis.

OTRAS SUPERSTICIONES

Eran tan superticiosos que, si se eclipsaba el sol o la luna, creian
que eran perseguidos por enemigos superiores y poderosos y, en con-
secuencia, que necesitaban socorro. En tales lances, movidos de
compasi6n, empezaban a llorar y dar grandes alaridos, discurrien-
do que sus voices llegarian hasta alli y desconcertarian al enemigo,
obligandolo a desistir de la empresa comenzada.
Miraban las centellas que suelen arrojar fuego como sefiales evi-
dentes del enojo del Trueno; y temerosos de experimentar sus ri-
gores le ofrecian en sacrificio maiz y chicha para aplacarlo.
El canto de la t6rtola y otros animals filnebres era para ellos
el mas aciago pron6stico. Creian en la proximidad de su muerte,
la de sus vecinos y parientes. Deseosos de apartar este mal les ofren-
daban, rogrndoles que les dejaran libres de tamafia desgracia y des-
cargasen su furor sobre los enemigos.
For una vana curiosidad y por el deseo de saber el porvenir con-
sultaban a los agoreros llamados Camascas y Achicamayos, cuya
ciencia en predecir lo future, consistia en arrojar el zumo de la co-











92 -

ca, mezclado con saliba, en la palma de la mano, y observer el mo-
do como se deslizaba esta entire los dedos mayores para asegurar los
pr6speros o adversos sucesos de los consultores.
Los enfermos corrian a bafiarse en las fuentes y rios, practican-
do ceremonies extravagantes, como la menos ridicule de escupir en
el ichu j), con lo que creian que estaban buenos y que habian ter-
minado sus dolencias.
Tenian por cosa sabida que todas las adversidades o enfermeda-
des advenian por pecados cometidos. Para librarse de estas calami-
dades, a mis de los sacrificios que acostumbraban, se confesaban
vocalmente, como dice el Padre Acosta, con los confesores diputa-
dos para esto, a quienes llamaban Ichuri o Ichuiri, aventajindose
en tenerlos en mayor numero los de Kollasuyo.
Eran tan escrupulosos que creian ser pecado notable callar al-
guno en la confesi6n. Los Ichuris lo averiguaban, bien por la suer-
te o bien p6r la asadura de ialgun animal. Si les descubrian los pe-
cados o pecado callado les castigaban, dandoles gblpes en las espal-
das con una piedra, hasta que los manifestaban. Entonces les impo-
niin penitencias y sacrificios.
Usaban esta confesi6n cuando estaban enfermos los hijos, mu-
jeres, padres, maridos, caciques o cuando el Inca estaba enfermo;
pues, entonces, todas las Provincias se confesaban, distingui6ndose
los Kollas. Los Ichuris estaban obligados al secret con algunas res-
tricciones.
Los pecados que principalmente se acusaban, eran el matar a
uno fuera de la guerra, el hurtar, el tomar la niujer ajena, el dar
hierbus para hechizo o hacer algfin mal. Los mayores se reducian al
descuido en la reverencia de sus huacas, al quebramiento de sus fies-
tas, y al decir mal del Inca y no obedecerlo. No se acusaban de pe-
cados y acciones interiores.
El Inca no confesaba sus pecados a ningin hombre, sino al
Sol para que 6ste los dijere a Viracocha y se los perdonase. Despues
de confesado el Inca, hacia un lavatorio para acabar de limpiarse
de sus culpas; lo cual consistia en ponerse en la corriente de un rio,
diciendo: "Yo he dicho mis pecados al Sol; tu, rio, recibelos y 116-
valos al mar, donde nunca mis parezcan". De esta clase de lavato-
rios usaban tambi6n los demis indios. A estos lavatorios llamaban














Opacuna. Cuando a un padre se les moria los hijos, lo tenian por
gran pecado y decian que s6lo por 6ste podian morir primero sus
hijos que ellos. De modo que, despu&s de haberse confesado, hacian
6stos lavatorios, sujetfndose luego a azotes con ortigas. En esta
prActica empleaban un indio mostruoso, cual lo es un jorobado o
,contrahecho de nacimiento.

FIESTAS

Tenian sus sacrificios y fiestas distribuidas en todos los meses
del iaio. Los sacrificios eran de tres classes: unos, de cosas insensi-
bles; otros, de animales; otros, de racionales, como lo expresa el Pa-
dre Acosta.
El sacrificio de las cosas insensibles se reducia a ofrecer coca,
Maiz, plumas de colors, chaquiras, llamadas Mollo, conchas del mar,
oro, plata, ademas de animals, ropa fina, llamada Cumbi y maderas
olorosas. A veces quemaban tebo. Estas ofrendas eran para alcan-
zar de sus dioses la salud para librarse de los peligros y males, y te-
ner buenos tiempos que fovorezcan las cosechas.
El de animales se reducia a sacrificar ciyes, llamas, pacos pela-
dos y con lanas. Este sacrificio tenia muchas ceremonies. La prin-
cipal era tomar la victin'a del brazo derecho y volverle los ojos ha-
cia el Sol, diciendo diferentes palabras, seguin el animal que mata-
ban. Si el animal era pintado se dirijian las palabras al Chuquiilla g)
para que no le faltase el agua; si era blanco, le ofrecian al Sol con
otras pIlabras; si era blanco lanudo, le ofrecian tambien a el, con
otras palabras, pidi6ndole que alumbrase y que criase; si era huana-
co .pardo se le ofrecian al Viracocha, diriji6ndole otras pnlabras.
Con esta ceremonial se mataba todos los dias en el Cuzco uncar-
nero pelado en honra del Sol, y lo quemaban con unh. especie de
unco o camiseta encarnada, echando al fuego ciertos cestillos de co-
ca que lamaban Villcaroncas. Para este sacrificio tenian sus minis-
tros designados antecedentemente.
Tambien sacrificaban los pAjaros de la Puna, cuando iban a la
guerra, con el objeto de que se disminuyan las Huacas de sus ene-
migos,.se debiliten y desvirtilen. En el Cuzco 6ste sacrificio era co-
nocido con diversos nombres: Cozcovicsa, Contevicsa, Huallavicsa o




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs