• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Proemio de don Carlos Silva...
 Half Title
 Introduccion - motivo de estas...
 La obra de don Francisco A. Encina,...
 La crisis moral chilena, segun...
 Su nacionalismo
 Su individualismo
 Sus vistas sobre la educacion...
 Proposito dominante de la obra....
 La critica de don Enrique Molina....
 Concepto i fundamentos del...
 Intelectualismo i economismo
 Lucha entre las tendencias intelectuales...
 Causas de esa pretendida contraposicion....
 Olvido del orijen de la ciencia,...
 La cultura literaria, artistica...
 Crisis universal de la educacion...
 Critica de al educacion France...
 Las orientaciones educativas en...
 La crisis de la educacion secundaria...
 La reforma educativa: lo que rechazamos...
 La reforma de metodo. Observaciones...
 La reforma de metodo (continuacion)....
 La reforma de metodo (continuacion)....
 La reforma de metodo (conclusion)....
 La reforma de organizacion
 La creacion del ambiente econo...
 La concepcion nacinoalista de la...
 Transcendencia social de la reforma...
 Ante el gran peligro. La conservacion...
 Conclusion
 Nota final
 Lista alfabetica de autores...
 Table of Contents
 Del mismo autor
 Back Cover














Group Title: Biblioteca de la Asociacion de educacion nacional ; vol. III
Title: Educacion ecâonomica e intelectual
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075958/00001
 Material Information
Title: Educacion ecâonomica e intelectual
Series Title: Biblioteca de la Asociacion de educacion nacional
Physical Description: 1 p. l., 247 p. : ; 19 cm.
Language: Portuguese
Creator: Galdames, Luis
Publisher: Imprenta universitaria
Place of Publication: Santiago de Chile
Publication Date: 1912
 Subjects
Subject: Education -- Chile   ( lcsh )
EDUCACION -- CHILE   ( renib )
HUMANISMO   ( renib )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Luis Galdâames; proemio de Don Câarlos Silva Cruz.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075958
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 19486090
lccn - 17003617

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Proemio de don Carlos Silva Cruz
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Half Title
        Page 9
        Page 10
    Introduccion - motivo de estas conferencias
        Page 11
        Page 12
        Page 13
    La obra de don Francisco A. Encina, "Nuestra inferioridad economica" - sus caracteres jenerales
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    La crisis moral chilena, segun esa obra. El tradicionalismo de la misma
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    Su nacionalismo
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Su individualismo
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Sus vistas sobre la educacion nacional
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
    Proposito dominante de la obra. Su orientacion ecnomico-industrial
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    La critica de don Enrique Molina. Sus conceptos sobre el individualismo i el tradicionalismo. El caso de nuestra emancipacion
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
    Concepto i fundamentos del nacionalismo
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
    Intelectualismo i economismo
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    Lucha entre las tendencias intelectuales i las tendencias economicas de la educacion. En el fondo, el antagonismo no existe
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
    Causas de esa pretendida contraposicion. El paso del antiguo al nuevo humanismo. La educacion cientifica
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Olvido del orijen de la ciencia, de su valor humano i del concepto de la civilizacion. Injustificado desden de los intelectuales por la actividad ecnomica
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
    La cultura literaria, artistica i cientifica; lo que en ella corresponde a la educacion. Por que la ensenanza secundaria es el blanco de todas las criticas
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
    Crisis universal de la educacion secundaria. La vida real frente a la vida ideal
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    Critica de al educacion Francesa
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    Las orientaciones educativas en Alemania, Estados Unidos, Inglaterra i Japon
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
    La crisis de la educacion secundaria en Chile; sus causas. Siempre el punto de vista economico
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
    La reforma educativa: lo que rechazamos i lo que queremos
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    La reforma de metodo. Observaciones sobre la ensenanza de las matematicas i de las ciencias fisicas i biolojicas
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    La reforma de metodo (continuacion). Observaciones sobre la ensenanza de los idiomas, de la filosofia i de la rilijion
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
    La reforma de metodo (continuacion). Observaciones sobre la ensenanza de la jeografia i de la historia
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
    La reforma de metodo (conclusion). Observaciones sobre la ensenanza tecnica, fisica i moral
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
    La reforma de organizacion
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
    La creacion del ambiente economico
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
    La concepcion nacinoalista de la educacion
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
    Transcendencia social de la reforma educativa. Educacion popular i economica
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
    Ante el gran peligro. La conservacion de la nacionalidad Chilena
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
    Conclusion
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
    Nota final
        Page 240
    Lista alfabetica de autores citados
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
    Table of Contents
        Page 245
        Page 246
        Page 247
    Del mismo autor
        Page 248
    Back Cover
        Back Cover 1
        Back Cover 2
Full Text



Biblioteca de la Asociacion de Educacion Naoiiona
VOLUME III -



E ucOACON EdON6MWCA

E INTELLECTUAL, -


SPOR

LUIS OALDAMES


PROEMIO DE DON OARLo49' SILVA QRUZ












SART~IASoi DE CHILtE
URRFNTA UNIVERSITARiA
19122~' 180
1919-











UNIVERSITY
OF FLORIDA
LIBRARY


11







Biblioteca de la Asociacion de Educacion Nacional
VOLOMEN III




EDUCATION ECON6MICA


E INTELLECTUAL

POR


LUIS GALDAMES


PROEMIO DE DON CARLOS SILVA ORUZ


0- ,
** I *. 0** *


SANTIAGO DE CHILE
IMPRENTA UNIVERSITARJA
uANX!RA 180
1912















































LES PEOPIEDADP


4. ..*~ *'



.
~~~ ~ *.. '.


S

S S














PROEMIO


En las tardes de los dias 7 i 10 de este Setiem-
bre, la Biblioteca Nacional de Chile fu6 honrada
con la lectura de las dos conferencias que, refundi-
das en un solo cuerpo, encontrard i saboreard el
lector de las siguientes pAjinas i que producirAn
seguramente en su espiritu, como produjeron en
el de los oyentes, la sensacion aquietadora de un
rayo de luz en el caos de una question national i
vital largamente debatida i no siempre claramente
comprendida.
Que la question educativa es hoi, entire nosotros,
un problema de vital importancia national, mas
aun, que es el problema bAsico i fundamental, de
cnya solution depend el porvenir de la Repiblica
i al cual estAn adscritos, como subordinados i deri-

4 77







' PROEMIO


vados, todos nuestros otros problems politicos, so-
ciales, econ6micos i financieros, no cabe dudarlo.
De los dos factors que en estos problems en-
tran,-el factor naturaleza i el factor hombre,-el
primero es un postulado fijo: no podemos cambiar
nuestra situation en el globo terraqueo, nuestro
clima, nuestra configuracion jeografica, la natura-
leza i el relieve de nuestro suelo, su constitution
jeol6jica i su distribution hidrogrdfica. Pero si po-
demos, si queremos, modificar el otro factor: pode-
mos cambiar el modo de ser del element huumano,
reaccionando en lenta pero segura evolucion sobre
los factors pre-establecidos-herencia, tradition,
caracteres raciales.
I1 cual es el instrument propio para provocar
este process evolutivo? dCual, si no la education?
Sistemas educativos bien orientados: no hai otro
medio de influir de un modo decisive i permanen-
te sobre las colectividades humans, moldedndolas
hasta ajustarlas dentro de las condiciones natura-
les existentes, completando la adaptacion ya es-
pontineamente comenzada por el medio i produ-
ciendo, en filtimo trrmino, la armonia entire la
naturaleza i la raza, base fundamental de la gran-
deza de los pueblos.








EDTCACION ECONx6ICA E INTELECTUiL


Que en esta interesantisima Kcuestioneducativa,
se iba perdiendo un poco la claridad de la vision
colectiva, lo prueba el hecho de irse acentuando
cada vez mas la disociacion i aun el antagonism
entire dos tendencies que, l6jos de ser antin6micas,
podrian llamarse complementarias>: la tendencia
intelectualista i la tendencia econ6mica. 6Acaso el
hombre de ciencias, el de letras o el de arte pue-
den independizarse en absolute de las realidades
materials i vivir de luz i de 6ter, por encimade las
nubes, cabalgando en un rayo de luna? 6No se es-
pondrAn con ello 6i la anemia i a la esterilidad en
production equilibrada, a ejemplo del ilustre man-
chego, a quien del much leer i del poco dormir (i
aun mdnos comer)
La sana razon i la esperiencia de los pueblos pi-
den de consuno que el j6ven salga del aula sano i
fuerte, despejado de cerebro i firme de voluntad,
apto para las altas especulaciones filos6ficas, para
el cultivo de la ciencia i para el sentimiento de la
belleza, pero listo tambien para engranar como ro-
daje iitil en el mecanismo social, para ser motor, i
no freno o peso muerto, en la march de la colec-
tividad hacia el bienestar i hAcia el progress. I es-
tas no son actividades antag6nicas, sino parties de







PROEMIO


un mismo todo, que es la realidad de las cosas, la
vida integra i complete, a la cual debe correspon-
der una integra i complete education.
Las ciencias, las letras i las artes son realidades
de la vida, no m6nos que la agriculture, las indus-
trias i el comercio; la patria es una realidad adhe-
rida a las raices mismas de la vida en el fondo del
corazon human. Para todas estas realidades pre-
paremos a los j6venes; sin que las unas atrofien 6
miaten a las otras i sin perder de vista su 6rden na-
tural de precedencia: losophare. Demos education mas que humanista,
mas que cientifica, mas que econ6mica, mas que in-
tegral; demos education realista. Pero, entiendase
bien, realista sin dejar de ser idealista: que pre-
pare para las realidades de la vida, pero teniendo
siempre a la vista, como guia en los azares del ca-
mino, la estrella de una alta idealidad.
Todo esto, que hoi parece entire nosotros teoria
nueva, i que trabajosamente se abre paso por entire
los debates de la Asociacion de Educacion Nacio-
nal, por entire las conferencias de Estension Uni-
versitaria-de las cuales naci6 el libro fundamen-
tal del seflor Encina-i por entire las columns de
la prensa, todo esto fu6 ya hace cinco afios recono-








EDUCACION ECoY6m1CA E INTELLECTUAL


cido i preconizado-mirabile dictu!-por el Gobier-
no mismo; en sintesis, es verdad, i un poco plat6-
nicamente, como no podia dejar de serlo, dada la
limitacion de las facultades ministeriales en mate-
rias educativas. Pero es el hecho que la Memoria
de Instruccion Pdblica de 1907, firmada por el en-
t6nces Ministro del ramo i ahora de Industria i
Obras Pdblicas, don Oscar Viel, contiene los pirra-
fos siguientes:
ha demostrado que el pi-ogreso, el bienestar, la li-
bertad dentro del 6rden, en los paises modernos, no
provienen s6lo de la cultural intellectual ni del esti-
mulo a las ciencias i a las artes. Esos beneficios se
obtienen, principalmente, con el arm6nico desen-
volvimiento de las diversas actividades, tanto las
del 6rden ideal i abstract como las que pertenecen
a un 6rden concrete, prictico i positive.
KMas perjudicial i mas peligrosa aun que la falta
misma de cultural suele ser la cultural desequili-
brada. Ella crea aspiraciones desmedidas, sin dar
las fuerzas, la aptitud ni los medios para realizar-
las; desvia a la juventud de los trabajos remunera-
tivos con los cuales podria labrar su propia inde-
pendencia econ6mica i acrecentar la riqueza del







PROEMIO


pais, i produce la pldtora de aspirantes a las profe-
siones liberals i administrativas. Se abandon asi
al elemento estranjero todo el ancho campo de la
esplotacion de las riquezas naturales del pais; i
queda casi esclusivamente en sus manos la elabo-
racion i el aprovechamiento de esas riquezas por
medio de las industries i del comercio.
Organizadas, por una part, la enseaanzajeneral
primaria i media que dan las escuelas, liceos i co-
lejios i que propende principalmente a la prepara-
cion intellectual, i, por otra, la t I .,ar:a especial
universitaria que lleva a las profesiones liberals,
urje organizer a su lado, en condiciones de igual
importancia i de igual atractivo para la juventud,
la enseranza especial tMcniea que propende a la pre-
paracion econ6mica.
dio i de reform que ofrece nuestro servicio de
education national, el mas interesante i el que mas
debiera preocupar a la opinion pitblica, puesto que
se refiere a la eficacia misma de nuestro sistema
educativo para propender realmente al bien de la
juventud i del pais.>
Al leer estas lineas i al recorder el libro del senor
Encina, las discusiones, las conferencias, el movi-








RDUCACION EcoN6MICA t IXlENLCTUAL


miento de opinion del filtimo'tiempo, no puede de-
jar de reconocerse que el Ministro de 1907 fu6
profeta.
I ahora, yendo al terreno concrete, 6c6mopue-
den confundirse i amalgamarse en la practice edu-
cativa las dos tendencies pseudo-antag6nicas, la
intelectualista, que prepare el espiritu para las al-
tas i desinteresadas tareas del ideal, i la econ6mica,
que templa la actividad i el caracter para la lucha
por la existencia?
El senior GaldAmes lo puntualiza en este libro
como yo no podria hacerlo. Pero, en corroboracion,
de su teoria i por via de ejemplo, vaya un caso,
entire miles que conserve en mis recuerdos.
Era una clase de Ingles en una de Nueva York. El professor hacia estudiar los
cldsicos de la lengua i los alumnos se ejercitaban
en su manejo oral i escrito, teniendo ademas una
buena base de cultural humanista, griega i latina.
S61o que, en vez de escribir sus composiciones en
cuadernos, como entire nosotros, las publicaban,
previa cuidadosa selection, en un peri6dico, del
cual ellos mismos eran empresarios, redactores, di-
bujantes, fot6grafos, tip6grafos, impresores, correc-
tores de pruebas, contadores, ajentes de avisos, re-







PROEMIO


clamistas i repartidores. Para estas tareas, que se
realizaban siempre fuera de horario, ponian a re-
caudo los conocimientos adquiridos en las classes
de ciencias i en las de cultural humanista. En ellas
los j6venes se formaban a la vez hombrea de letras,
hombres de accion i hombres de negocios. El pe-
ri6dico se distribuia gratis en el barrio i dejaba en
avisos una utilidad liquid de setenta dollars al
ano; con los cuales se iba incrementando la biblio-
teca de la'clase de Ingles. El trabajo industrial i
mercantil de los alumnos, su actividad material,
cristalizaba asi en hermosas ediciones de Shakes-
peare, de Milton, de Longfellow, que, a su vez,
vendrian a infundir en sus almas el amor del
ideal.
Tiete razon de sobra el senor Galdames al career
en la armonfa possible i accessible entire la educa-
cion intellectual i la education eeon6mica. Todo es
question de espiritu i de metodo.

CRAdos SILVA CRUZ.
Setiembre de 1912.










EDUCAION ECONO ICA E INTELECIUAL







Education Econ6mica e Intelectual


I

Hace tiempo, despues de leer con detention
el libro de don Francisco A. Encina sobre dNues-
tra Inferioridad Econ6mica>, pens6 escribir al-
gunos artfculos para la prensa o decir algunas
palabras ante nuestro pfblico ilustrado, acer-
ca de las ideas i de .los principios allf con-
tenidos i de los rumbos nuevos que se tiende a
trazar o a acentuar.
Encontr6, es cierto, en la obra unos cuantos
reparos que hacer i varias opinions que, a mi
juicio, debian rectificarse o esclarecerse; pero
las tendencies jenerales que en ella se desarro-
llan, el caudal de observation i de ciencia que
revela, el jeneroso espfritu que la anima, desde
la primera hasta la iltima pijina, me parecie-






LUIS GALDAMES


ron cosas mui dignas de ser estimadas i mui
dignas, ademas, de servir como base a una vi-
gorosa campaia en beneficio de nuestra ense-
Aianza i de nuestra actividad econ6mica. Yo
mismo abrigaba desde arios atras ideals anAlo-
gos, si bien no los habia aun concretado ni es-
puesto particularmente.
Sin embargo, nada publiqu6 ni nada dije en-
t6nces, porque cref observer que, tanto ehtre
nuestra jente ilustrada como entire mis colegas
de la ensefianza, se habia formado ya opinion
respect a los t6picos salientes de la obra.
Por eso ha sido para mf una sorpresa el que
mi talentoso colega i amigo, don Enrique Moli-
na, haya alcanzado hasta la tribune universita-
ria con el esclusivo prop6sito de fustigar aque-
lla obra en sus fundamentos capitals, para de-
fender principios que no han sido atacados i
sobre la base de algunas ideas no comprendi-
das en toda su integridad. (1)

(1) Las conferencias del senior Molina, Rector del Liceo
de Talca, fueron dadas en el Salon Central de la Universi-
dad del Estado, en los dias 3, 4 i 5 de Setiembre; i las que
ahora se publican, se dieron, como se sabe, los dias 7 i 10
del mismo mes, en el Salon Central de la Biblioteca Na-
cional.







EDUCATION ECON6MICA E INTELLECTUAL 13

Sin duda, es an honor para las doctrinas es-
puestas en el libro n6mica, el haber hallado un contradictor tan
prestijioso i culto como el senor Molina; i no
sere yo quien venga a abrir pol6mica sobre el
mismo asunto. Mi prop6sito es much mas mp-
desto. Intento solamente rectificar i esclarecer
algunos concepts de la obra del senor Encina
i de la critical del senor Molina, ya que convie-
ne a los educadores en general i a todos los que
se interesan por nuestra cultural, el no echar en
olvido ciertas Ifneas directrices de la actividad
docente i de sus orientaciones educativas.
Intento, ademas, poner en claro los rumbos
dominantes de la education en los passes que
van a la cabeza de la cultural contempordnea i,
a la vez, inducir, en conformidad con nuestras
necesidades, con nuestros recursos i con nues-
tras aspiraciones como pueblo, el caracter pro-
pio que conviene imprimir a la education na-
cional.

















Hai en el libro Nuestra Inferioridad Econd-
mica una larga i compleja series de puntos ap6-
nas esbozados i otros desenvueltos con mas o
m6nos amplitud, lo que hace de 61 una obra
mui desigual i hasta cierto punto heteroj6-
nea. (1)
Hai, ademas, alli un cimulo de afirmaciones
cientificas' en su mayor parte de caricter socio-
16jico i antropol6jico, que distan todavia de te-
ner el valor absolute que parece atribuirseles,
como verdades definitivamente demostradas.
Asi, por ejemplo, i es un ejemplo nada mas, tra-
tando de la poderosa influencia de la ensefian-


(1) Biblioteca de la Aspciacion de Educacion Nacional.
Volhmen I.-Nuestra Inferioridad Econdmica. Sus causes,
sus consecuencias, por FRANCISCO A. ENcINA (Santiago de
Chile, Imp. Universitaria, 1912. XXV+-64 pp. en 8.0)






EDUCATION ECON66ICA E INTELLECTUAL 15

za en las sociedades nuevas de razas mezcladas,
asegura que eel cruzamiento disocia los carac-
teres psicol6jicos ancestrales con igual enerjia
que los rasgos fisicos; destruye la herencia i
debilita la fuerza del medio social, que es su
consecuencia..., (PAj. 210).
Pero Ges esto siempre efectivo? AI no se dan
casos tambien de cruzamientos que, en vez de di-
sociar, contribuyen a integrar i a robustecer, asi
los rasgos fisicos como los rasgos psicol6jicos co-
munes? 6No descansa, acaso, en este principio
biol6jico la selection natural i artificial de to-
das las species? I con respect a nuestra pro-
pia nacionalidad, 6no habia nada de comun en
del es-
pafiol i del indfjena? Estas preguntas no re-
quieren respuesta. Ellas han sido dadas con
creces, por lo que a nosotros respect, en la
monumental obra del doctor Nicolas Palacios,
.Raza Chilena, i por lo que a la t6sis misma
se refiere, ahi estA la biblioteca psicol6jica de
Ribot, para hablar muchas veces por mi.
Lo que talvez ha querido significarse con esa
afirmacion, es que el cruzamiento reproduce
casi neutralizados los caracteres antag6nicos i








LUIS GALDAMES


acentfia los rasgos comunes, Ilegando a veces
a ocasionar un desequilibrio especifico. (1)


(1) La obra Raza Chilena (Valparaiso 1904, 1 vol. en 4.0, 743
pp.), a que Antes me he referido i que ha conquistado a su
autor, don NICoLAS PALACIOS,-que la public an6nima,-
un gran sitio en nuestra hasta ahora incipiente literature
sociol6jica, contiene various capitulos destinados a estudiar
los rasgos psicol6jicos del pueblo chileno, derivAndolos de
la mentalidad g6tica o jermana i de la araucana; pero su
idea dominant se desenvuelve al rededor de la proposition
de que Ambos elemientos (el g6tico i el jermano) poseian
el process llamado por el soci6logo LAPOUGE 0seleccion so-
cialb tendiera a la separacion (o como dice el
sefior Encina) de las naturalezas orijinales>. (pAj. 27). Como
se comprende, lo de los elementss g6ticos, es una mera
conjetura, pero no asi lo de las apsicolojias semejantes,,
que la obra ha caracterizado perfectamente.
En cuanto a la t6sis, en general, i a las numerosas obras
de RIBOT, puede consultarse principalmente La Herencia
psicoldjica-(Ed. espafiola.-Madrid 1900.-1 Vol. en 4.o-XVI,
+892 pp.)'destinada a desarrollar i esclarecer la teoria de
WEISMANNi otros sobre la trasmisionhereditariade los carac-
teres adquiridos por la accion lenta pero eficaz de los afios i
de la education, en consecuencia; proposition que tan bien
ha desenvuelto i aplicado GUYAU en su sujestivo i hermoso
libro La Educacion i la Herencia (Ed. espafiola de la Casa
Ch. Bouret. Paris.-MBjico, 1910. 1 vol. en 8.a, 320 pp.) Tra-
tando RIBOT de lo que 61 llama clas leyes de la herencian,







EDUCATION EOON6MICA E INTELLECTUAL 17

Doi este ejemplo, como podrfa dar various mas
que seria enfadoso traer a colacion aquf, sobre
todo cuando el mismo autor, cuya amplitud de
miras es casi siempre una garantia de sus jui-
cios, declara en la introduction de la obra, que
cabe precaverse much de estas jeneralizaciones,
a causa del cestado embrionario de la sociolo-
jfa>. Son sus palabras.
Pero, prescindiendo por el moment de aquel
conjunto un tanto abigarrado de materials, a
que antes me referia, i de estas afirmaciones
jeneralizadoras, no puede desconocerse que hai
en la obra una series de principios de 6rden filo-
s6fico que le dan unidad i le imprimen caracter,
que la hacen, en suma, orgdnica i eficiente en


deja bien establecido, no ya el hecho de la sino mas bien el de la .asociacioni de caracteres, con pre-
dominio, eso sf, de los rasgos del padre o de la madre. (PAj.
157 i siguientes).
Pero, como quiera que sea, i aun cuando ALFREDO FOUI-
LLtE haya pretendido dejar establecida esa disociacion, en
su obra Temperamento i Cardcier (Ed. espafiola. Madrid,
1901, 1 vol. en 4.0 321 pp.), es lo cierto que no lo ha conse-
guido, a mi juicio, de un modo fehaciente. (VBanse, en la
obra citada. las pAjinas 289-298).







18 LUIS GALDAMES

sus prop6sitos. Veamos algunos de es6s prin-
cipios.
I al entrar en esta material, se me va a escu-
sar que cite muchas veces pdrrafos enteros de
la obra, porque estimo que es 6sa la inica
manera de precaverse de caer en falsas inter-
pretaciones sobre el pensamiento de un autor.
















Desde luego, el quebrantamiento de las ideas
i de los sentimientos tradicionales ha traido
como consecuencia, en su concept, una honda
crisis moral, principalmente en las classes supe-
riores de nuestra sociedad. En el contact cada
vez mas estrecho con antiguas i florecientes ci-
vilizaciones, en la colectividad una postracion, un malestar
confuso i jeneralizado, cuyas lineas mas salien-
tes son el descontento, la falta de fe en el por-
venir, la p6rdida de los hdbitos i tradiciones de
gobierno i administration i una especie de de-
sequilibrio agudo entire las necesidades i los
medios de satisfacerlas>8. (Paj. 252).
En otros t6rminos, ese contact ha producido
un progress intellectual evidence, pero que no
guard armonia con el desarrollo econ6mico i






LUIS GALDAMES


el perfeccionamiento moral de la colectividad.
Al paso que ese desarrollo i este perfecciona-
miento ban caminado con lentitud, aquel pro-
greso ha avanzado con una rapidez desconcer-
tante. De ahf el desequilibrio, de ahf la crisis
internal que gravita sobre nosotros.
La esplicacion viene en seguida. la piedra angular de una sociedad la constitu-
yen las ideas i sentimientos tradicionales. Bue-
nos o malos, sublimes o ridiculos, para el crf-
tico que los juzga por comparacion con los de
otros pueblos o con referencia a determinadas
sectas relijiosas o sistemas filos6ficos, la espe-
riencia social demuestra que no pueden ser
quebrantados o modificados bruscamente, sin
grandes trastornos morales,. I luego afade:
en igual media la admiracion por lo propio,.
(Paj. 253).
1 al fin, resumiendo el problema en today su
amplitud hist6rica i social, dice: KMi6ntras con-
fiAbamos con fe sencilla en que el simple adve-
nimiento de la libertad, el desarrollo de la ins-
truccion i la copia de las instituciones, nos
harian virtuosos, ricos i grande, la sujestion








EDUOACION ECON6MICA E INTELLECTUAL 21

optimist mantuvo nuestra moral. Pero en cuan-
to la realidad disip6 el ensuefio, en cuanto pal-
pamos que la instruction no nos habia tornado
sobrios, trabajadores i honrados, ni las liberta-
des nos habian hecho grandes i fuertes, ni el
sistema parlamentario habia aumentado nues-
tras virtudes civicas, ni mejorado el gobierno
ni la administration, desapareci6 l' sujestion,
dejando no la realidad desnuda, sino el pesi-
mismo que sigue al derrumbamiepto de las
grandes ilusiones (Paj. 261).
No cabe dudar de que estos puntos de vista
son, por lo m6nos en su forma, nuevos en nues-
tro pais, i en todo caso, sujerentes.
He ahi, por lo demas, el tradicionalismo cien-
tffico de la obra i un esbozo lijero, por sus con-
secuencias, del nacionalismo de que estA satu-
rada i de lo que se ha llamado su anti-intelec-
tualismb, que yo designaria mejor como su
Seconomismo,.

















Pero su nacionalismo tiene raices i funda-
mentos much mas hondos.
Empieza el senior Encina por constatar una
decadencia aguda del sentimiento de nacionali-
dad en nuestro pais. Seiala sus causes i sus
efectog i caracteriza sus manifestaciones. El he-
cho puede ponerse en duda por aquellos que mi-
ran solamente la superficie de las cosas; pero
no puede desconocerse que nuestra carencia de
ideales colectivos, que nuestra falta de rumbos
en todas las cuestiones que afectan hondamente
a la vitalidad del pais, que el descenso del espf-
ritu piiblico en la casi totalidad de nuestra po-
blacion i otra multitude de fen6menos morales
concurrentes con los anteriores, acusan un esta-
do de alma en que el sentimiento national dista
much de ejercer una action, no dir6 dominan-
te, pero ni siquiera eficiente.







EDUCATION ECON6MICA E INTELLECTUAL 23

Ya habia llamado la atencion sobre este he-
cho el doctor Palacios, en la obra antes recor-
dada, i en una conferencia posterior decia 61
mismo: En la atm6sfera moral de Chile flota a
la fecha un vago presentimiento de males futu-
ros, de intranquilidad por el porvenir, de presa-
jios siniestros; algo como la conciencia de un
mal interno indefinido que royera sordamente
los centros mismos de la vida national. Esta
alarma general de los Animos ha traspasado ya
los limits de la inquietante duda i el pueblo
chileno empieza a perder la antigua fe en sus
destinos>. (1)
Esta situation es peligrosa, es una sombra
que se levanta sobre el horizonte de nuestro
porvenir de nacion. Es necesario, es urjente di-
siparla.
Y he aquf c6mo se esplica. (Los hombres,-
dice el senor Encina,-estAu actualmente agru-
pados en colectividades que difieren fundamen-
talmente en el grado de desarrollo i en su ma-
nera de pensar, de sentir i de obrar, i esas co-
(1) NICOLAS PALACIos, Decadencia del Espiritt de Nacio.
nalidad (folleto de 32 pAjs.)-Conferencia dada por el autor
en el Salon Central de la Universidad, el 2 de Agosto de
1908.







LUIS GALDAMES


lectividades estdn animadas de almas que nacen,
se desarrollan i se modifican independiente-
mente del alma de los individuos que las com-
ponen>. (Paj. 212).
en otra parte,-tienen temperament i cardcter
propios, que imprimen un sello personal i es-
elusivo a todas las manifestaciones de su acti-
vidad. No existen dos razas que piensen, sientan
i obren exactamente igual. No obstante las ten-
dencias cosmopolitas de la civilizacion contem-
porinea, el aleman, el ingles, el italiano, etc.,
conciben de una manera particular aun aque-
llas instituciones que, como la religion, la patria,
la propiedad i la familiar, constituyen las bases
fundamentals de.su civilization comun.> (Paj.
254-255).
Estas afirmaciones pueden, sin duda, atenuar-
se en diferentes puntos i ampliarse en algunos
otros, acentuandolas mas aun; pero, mediante las
adquisiciones preciosas de la psicolojia contem-
porinea,, no pueden de ningun modo desvir-
tuarse. (1)
(1) Consfiltense al respect, entire muchas otras, la obra de
PASCUAL Rossi, Sociolojia i Psicolojia Colectiva. (Ed. espafola







EDTCACION ECON6MICA E INTELECTUAL 25


La consecuencia 16jica de ellas es demasiado
clara para que necesite una esplicacion. Puesto
que cada pais posee una individualidad nacio-
nal propia, distinta de la de los demas, debe ar-
bitrar tambien medios propios para satisfacer
sus necesidades i sus aspiraciones.
Este anti-universalismo, tan contrapuesto a


de las de A. FOUILLiE, Temperamento i Cardcter, ya citada, i
Bosquejo psicol6jico de los Pueblos europeos (Ed. espafiola, Ma-
drid, 1903. 1 vol. en 4.0, 660 pp.) i las much mas populares
de RIBOT i LE BON sobre estos mismos asuntos.
En un campo mas restrinjido, un italiano, SOIPIO SIGHE-
LE, ha escrito tambien uno de los primeros i mas hermosos
libros sobre este asunto, titulado en la traduccion francesa
La Foule Criminelle (Paris, 1892. 1%,Tl. en:f'9 II-4,83 pp).
.. -
La psiquis colectiva e,*g n Jxo.demas, ur iichc ya.'vulkar
centre la jente de est o,. Iues en la actualidad podria'fe r .**.
marse una verddef'a "b'iblioteca sobre tal material, Von los'*** .
centenares de..ljr' s publicalos~:4i ~to e .tdos los **,
idiomas.Eljos'thn puesto en o aro,th mdcc, irlefragable, en-
carando la cu'stion desde distintos puntos de vista, que las
muchedumbres tienen una alma distinta de la de los indivi-
duos que las componen, aunque por cierto de su misina
especie, asi como todos los cuerpos colejiados i todas las
agrupaciones de hombres. Los pueblos, por consiguiente, la
poseen tambien i es ella la que constitute el fondo de, su
carActer e imprime rumbos determinados a su accion.







LUIS GALDAMES


las especulaciones filos6ficasde carActer metaff-
sico, tan poco avenible con los imperatives cate-
g6ricos de la conciencia individual, tan distant
,de las concepciones humanistas i humanitarias
que toman at hombre como un ser idealmente
igual en toda la redondez de la tierra, ese anti-
universalismo, precisamente, es lo que mas a
fondo ha debido tocar a los espiritus jenerosos
i nobles que entreven una 6poca mas o m6nos
pr6xima en que todos los pueblos entonen en
coro el inmortal himno de las glorias comunes
de la especie.




*.': ,::':': \ .*: .. ..
: . ... :
*. .* a **. .
" ** : ..".
.. : .: .:" ".... .: -
















El tradicionalismo i el nacionalismo culmi-
nan en un individualism vigoroso i en6rjico,
dentro del espfritu general de la obra. Pero no
es un individualism politico, sino psicol6jico i
econ6mico, que se traduce en una fuerza de
perfeccionamiento i en una potencia de pro-
duccion individual i social.
S desde el hijo del mas humilde gaian hasta el
del mas encumbrado senior, desde el flamante
bachiller hasta el titulado en nuestros institu-
tos t6cnicos, sale del colejio desprovisto de las
ideas i sentimientos que son los motors de la
actividad econ6mica. La ensefianza no les desa-
rroll6 el deseo i la voluntad firme de no dejar-
se supeditar, ni les ennobleci6 la finalidad del
esfuerzo industrial, base del poderfoide la gran-
deza de los pueblos en la hora actual,







lUis GALDaMES


Falta a nuestros j6venes la ambition inten-
sa e ilimitada, el estimulo que mueve al hom-
bre a consumer la existencia en una actividad
devoradora, en la cual el individuo puede des-
trozarse, pero la colectividad se engrandece.>
(PAj. 106).
Este individualism no carece, sin embargo,
de atenuaciones. Es, desde luego, un curioso
individualism colectivista, como se ve por la
frase final del pArrafo anterior: el individuo
puede llegar a destrozarse en beneficio de la co-
lectividad.
Es, por otra parte, un individualism que
tampoco prescinde de la asociacion ni de la coo-
peracion en la vida econ6mica. Hablando pre-
cisamente de estos t6picos, se lee en la obra:
cEsta creciente importancia de la asociacion, da
en las modernas sociedades industriales, al es-
pfritu de cooperation, a la capacidad para obrar
en comun, dentro de la actividad econ6mica,
una importancia anAloga a la que, desde el pun-
to de vista military tienen en las primitivas so-
ciedades guerreras.> (Pajs. 85-86).
El individualism de nuestro autor radica,
pues, uinicamente en el terreno psicol6jico: es







EDUCATION EOON6MICA E INTELLECTUAL 29

la discipline de la voluntad, el poder del caric-
ter, el evanjelio de la enerjfa i de la action.
Es ese individualism potente, tan fecundo
en iniciativas de progress social, que caracteri-
za la filosoffa norte-americana en sus dos gran-
des representantes actuales: Williams James i
Lester Ward.
<(El ideal mayor de la civilizacion,-dice este
filtimo,-es el ejercicio lib6rrimo del mayor nf-
mero de facultades mas en6rjicas. Este debe
ser tambien el ideal mas 6tico i superior......
Ya se consider el asunto desde el punto de
vista del progress social, ya desde el del bie-
nestar individual, el desideratum sera siempre
la liberation de la enerjia social. El soci6logo
la exije, porque ella aumenta el poder progre-
sivo de la sociedad. El moralista la pediria por-
que acrecienta la felicidad. Para Ambos es pre-
ciso la actividad: asi es que cuanto mas actividad
es mejor. La moralidad verdadera, asi como el
verdadero progress, consiste en la emancipacion
de la enerjia social i en el libre ejercicio de las
facultades...... Las fuerzas sociales,--aiaide,
sintetizando su pensamiento,-son las fuerzas







30 LUIS GALDAMES

psfquicas operando en el estado colectivo del
hombre.) (1)
4ParecerA est6ril o contrario al interest social
este individualism, que es tambien elde tra Inferioridad Econ6mica ?

LESTER WASD.-Factores Psiquicos de la Civilizacion (Ed.
espafiola de (La Espafia Moderna,, Madrid.-1 vol. en 4.0*
402 pp.) PAjs. 134, 135 i 146.

















Toca su turno ahora a la education.
6Qu6 tiene que ver ella con ese tradiciona-
lismo quebrantado, con ese sentimiento de na-
cionalidad que se debilita, con ese concept
individualista que no se manifiesta sino mui ais-
ladamente?
Todo jira en el libro del seinor Encina al-
rededor de la education i he aquf de qu6 ma-
nera:
sociedad con civilizaciones mds fuertes i desa-
rrolladas, habrian sido mas lentos i m6nos tras-
cendentales, si la education sistemitica no
hubiera obrado sobre el alma national, bajo
muchos respects, en el mismo sentido que la
influencia europea.>
Hace en seguida un lijero esquema de sus







LUIS GALDAMES


modificaciones durante el filtimo siglo i afade:
da transcendencia de los distintos cambios ve-
rificados en nuestra ensefianza, ha quedado
limitada a una distribution mas rational de los
conocimientos i al mejoramiento de los m6todos
pedag6jicos... La enseoanza consiste en una
education meramente intellectual, en una sim-
ple instruction, de marcado sabor clAsico al
principio, i acentuadamente cientifica mas tar-
de... De la education del carActer, no hai otras
huellas que cierta tendencia a atrofiar en el
niio el desarrollo de la voluntad, para hacerle
mas d6cil i mas educable intelectualmente...
A imitation de la deleznable ensetanza que,
como supervivencia de las estrafas teorfas de
otra 6poca, subsiste todavia en Europa, la nues-
tra ha carecido siempre de ideales. No es que
se desconozca la necesidad de la education
moral, sino que se estima que la da dla influen-
gia que las luces del esplritu ejercen sobre el
corazon i la voluntad>... En la ensenanza jene-
ral se alejan deliberadamente los ideales que
conducen a la actividad econ6mica, para no
desvirtuar sus fines>.. Se limita a desarrollar
las facultades que conducen al cultivo de las






EDUCOAION EOON6MIOA E INTELLECTUAL 33

ciencias i de las artes liberals, i abandon todo
lo demas a la action de la herencia i del medio.
Toma para sf el oropel, lo que, segun la feliz
espresion de Spencer, llena los moments de
ocio de la existencia; i prescinde del vigor ffsi-
co, del desarrollo de las aptitudes econ6micas,
de la moral i del carActer, esto es, de todo lo
que conserve al individuo i a la especie i hace
possible una civilization robusta. (PAjs. 204-
209).
Compara en seguida la influencia social de
la ensefanza en Europa i entire nosotros i en-
cuentra que, al paso que en los paises del viejo
continent su eficiencia es relativamente escasa,
porque no alcanza a contrarrestar el poder de
la herencia varias veces secular, en que se
asientan las ideas i las aspiraciones de aquellas
sociedades, ni el peso abrumador del medio
ambiente, formado tambien a traves de muchas
jeneraciones, entire nosotros ocurre otra cosa:
la influencia social de la education ha podido
ser i continfa siendo poderosfsima; porque,
segun sus propias palabras, aquf < el alma en formacion de un pueblo nuevo, for-
mado por el cruzamiento de distintas razasv i







LUIS GALDIMES


viene a ser asi capaz de grande bienes i de.grandes males>.
(Pajs. 210 i 211).
I continia el sefor Encina: ( culiaridad de nuestra ensefanza es su descas-
tamiento, o mejor dicho, 'la ausencia de todo
sabor i tendencies nacionales>... i su tercera
peculiaridad, cla falta de armonfa con el grado
de desarrollo nacional..... Copia inconsciente
de programs i m6todos europeos, no toma en
cuenta nuestro patrimonio hereditario, nuestro
estado social ni los rumbos trazados a nuestros
destinos por la naturaleza de los elements ff-
sicos de crecimiento i por los demas factors
sociol6jicos>. (Pajs. 211-214).
Tales son, a juicio del senior Encina, los ca-
racteres salientes de nuestra education; pero
de toda ella, asi fiscal como particular. Yo me
permit llamar la atencion sobre este hecho.
Consecuencias: canalizacion de la juventud
mas capaz, fisica i mentalmente, hicia las pro-
fesiones liberals; desden por las actividades
econ6micas jeneradoras de riqueza, atavico ya
antes de que la ensenanza viniera a reforzarlo;
desarrollo cr6nico de la empleomania pliblica i







EDUCATION EOON6xICA E INTELLECTUAL 35

del parasitaje administrative; creacion, en fin,
de un proletariado intellectual, tanto mas este-
ril i mas infeliz cuanto mas cultivado.
Lo dicho con respect al 6rden econ6mico.
En cuanto al 6rden moral, no ha sido m6nos
grave la falta de ideales de vida, en lo que se
refiere al caracter de la juventud, i de ideales
nacionales, en lo que se refiere a la orientation
de la actividad pfiblica.
senior Encina,-tomamos el rabano por las ho-
jas. Se nos antoj6 que su eficiencia. derivaba de
los conocimientos cientificos i literarios que
forman la base de sus programs i de sus m6-
todos pedag6jicos, i no de los sentimientos que
la informan i de la eficaz sujestion que ellos
enjendran. Del huevo trajimos la cascara i de-
jamos el j6rmen. En lugar de la ensefianza ale-
mana, importamos un maniqui sin sangre i sin
vida que, dada nuestra sensibilidad a los efec-
tos de la education, tenia fatalmente que con-
tribuir, por omision o por action, a la decadencia
de la mas vital de las fuerzas de una colectivi-
dad (el nacionalismo) sin la cual todo lo demas,







LUIS GALDAMES


-poblacion, riqueza, actividad i cultura,-s61o
sirve de cebo a los fuertes.> (Pajs. 308-309).
H6 ahi c6mo, pues, en el concept del senior
Eneina, nuestra education ha cooperado a la
jeneracion de la crisis moral por que hoi atra-
vesamos i ha repercutido en el 6rden econ6mi-
co i en el 6rden social.
Lo peor del caso es que la mayor parte de
todo eso, que a primera vista parece como el
resultado de una fantasia siniestra, es efectivo.
Pueden estar recargadas las tintas i aumenta-
das las imijenes (yo creo que lo estan), pero no
puede desconocerse, a la postre, que en tales
observaciones existe un gran fondo de verdad.
La naturaleza misma del libro, escrito con
fines de propaganda i de action, esplica el uso
de lentes de aumento para su critical implacable.
Por cierto, esta critical tiene sus atenuaciones.
Ella no puede afectar igualmente a toda la en-
seianza. Ataile mui poco a la instruction pri-
maria i en nada casi a la commercial, ala agricola
i a la t6cnica en general, cuyo desarrollo es in-
cipiente todavia entire nosotros. Afecta de modo
casi esolusivo a la ensefianza secundaria i su-
perior, que es donde van a nutrirse los elemen-






EDUCATION ECON6MICA E INTELLECTUAL 37

tos directives del pais, los futures conductores
de nuestro pueblo.
Hasta aquf el andamiaje de la obra. Veamos
ahora su coronacion, o sea, sus fines.














VII


Como su mismo titulo lo indica, con ella se
propone el autor abrir a la Republica una nue-
va via de expansion econ6mica. Analiza con
este prop6sito nuestro medio jeogrifico i nues-
tros elements 6tnicos, hasta llegar a la conclu-
sion de que los dos 6rdenes de. actividad que
hoi alimentan la economfa national no son sus-
ceptibles de un gran desenvolvimiento future.
La agricultural i la minerfa no podrAn bastar,
dentro de poco tiempo, para satisfacer las exi-
jencias de nuestro crecimiento social i cultu-
ral i quedaremos rezagados en el movimien-
to espansivo de la mayor parte de las nacio-
nes de este continent, much mejor dotadas
que la nuestra desde el punto de vista jeogrA-
fico, o sea, en cuanto a la capacidad productora
de su suelo. Las cifras cantan, como vulgar-
mente se dice, en esta relacion.






EDOCACION ECON6 ICA E INTELLECTUAL '39

Las cifras que se refieren a nuestra capacidad
agricola son bien ficiles de retener en la me-
moria. Yo mismd, en un trabajo anterior, las
habia apuntado i deducido de ellas id6nticas
conclusions que el senior Eneina. (1)
Dentro de los 750,000 k2 a que, aproximada-
mente,-segun las filtimas mediciones,-alcan-
za el area total del pais, no hai mas de 200,000
k2 cultivables. De estos, nuestra agriculture
s61o aprovecha actualmente 60,000 en pastoreo
i cultivos; pero propiamente cultivados, s61o hai
20,000 i regados... 11,000. De modo que, en
suma, apenas se cultiva el 2,7% del area total
del territorio i s61o puede Ilegar a cultivarse
el 25,% como maximum.
I ahora, comparemos: la Arjentina, sobre una
Ssuperficie de mas o m6nos 2.800,000 k2, tiene
aprovechables para la agriculture mas de
1.500,000 i cultiva actualmente 200,000; esto
es, diez veces mas que nosotros. I el Uruguai,


(1) V6ase mi Jeografia Econdmica de Chile (Santiago, 1911,
1 vol. VII+319 pp.) en los capitulos referentes a la agricul-
tura i a la industrial i, principalmente, las pajinas: 143-145 i
206-210.







LUIS GALDAMES


sobre unos 180,000 k2 de superficie, aprovecha
en cultivos i pastoreo mas de 150,000.
I no detallemos mas ni comparemos tampoco
a este respect, porque seguramente nos senti-
riamos un tanto deprimidos i quizas si hasta
inc6modos.
En cuanto a la minerfa, los metales precio-
sos no abundant i estin poco m6nos que ago-
tadas sus antiguas fuentes. El cobre i el salitre
Con las demas sales de la misma rejion, hacen
la fuerza; el carbon, por su part, cooper hoi
i podrd cooperar mariana con nuevos elements
a la riqueza national; pero hai que tener pre-
sente que este uiltimo product tiene un acen-
tuado character industrial i -que tambien lo tie-
ne el cobre, cuya importancia va siendo ya casi
tanta como la del hierro, en la industrial mecd-
nica de nuestro tiempo. I el salitre mismo es
tambien, en cierto modo, una esplotacion in-
dustrial.
Por eso con no poca razon puede mui bien de-
cirse que, si la agriculture i la minerfa como tal,
no pueden ser s6lidas bases de nuestra future
expansion econ6mica, en cambio,elpais se hall
admirablemente dotado para la actividad indus-







EDUCATION ECON6MICA E INTELLECTUAL 41

trial i commercial; entire otras causes, por su es-
tensa costa, por la densidad de su poblacion,
por sus numerosas i potentes caidas de agua,
por su riqueza en cobre, en fierro i en carbon
mineral, a la que ya podemos aiadir el petr61eo,
i por la misma suavidad del clima en toda la
rejion del centro. S61o que la poblacion no estd
preparada para adaptarse a estos nuevos j6ne-
ros de actividad. Hai, pues, un evidence anta-
gonismo entire las condiciones econ6micas natu-
rales de nuestro territorio i las aptitudes de la
raza.
El senor Encina resume asf su pensamiento:
Es, pues, nuestro territorio una de aquellas
comarcas que condenan a las razas d6biles i mal
educadas econ6micamente, cualquiera que sea
su pujanza en otras esferas de la actividad, a
arrastrar una existencia linguida i precaria;
pero que ofrecen amplios horizontes a la auda-
cia i a la tenacidad de las razas fuertes en los
grades superiores de la evolucion>. (Pajs. 63-64).
e,Qu6 hacer.ent6nces? Tratar de suprimir o
atenuar cuanto sea possible esa falta de prepara-
cion i do aptitudes de nuestro pueblo para la






42 LUIS GALDxMES

vida manufacturer, fabril i cbmercial. 'I esa
es la obra reservada a la education.
Tal es, en lijero restimen, lo que ensefia i lo
que persigue el libro Nuestra Inferioridad
Econ6mica>; i no se necesita estraordinaria pe-
netracion de juicio para comprender la trascen-
dencia national de su t6sis.
Es una obra chilena, escrita para Chile i para
que la mediten los chilenos.















VIII


Examinemos ahora la critical de que el senior
Molina la ha hecho objeto. Es sensible que sus
interesantes conferencias no hayan sido publi-
cadas todavfa, pero supliremos tal vacfo con re-
cuerdos i notas.
Llam6 la atencion, desde luego, el senor Mo-
lina, hacia el individualism que trasciende
en la obra. Ya hemos observado que ese indi-
vidualismo no es el que comunmente se denomi-
na asf en la terminolojfa filos6fica i principal-
mente polftica. I aun cuando fuese el mismo,
Gno sabemos todos que ya van pasando a la his-
toria las disputes entire socialists e individua-
listas? No sabemos tambien que Ambos siste-
mas coinciden al fin en los prop6sitos que per-
siguen, que son siempre el bienestar i la salud
del individuo, i que s61o difieren en los medios







LUIS GALDiXES


para conseguirlos, con el gobierno o sinel go
bierno?
En todo caso, no se trata de un cargo, porque
me parece que entire individualistas i socialists
mediard, por lo m6nos, la virtud colectiva por
excelencia, que es la tolerancia, ya que Ambos
sistemas hacen alarde de libertad.
Un tanto mas grave, si se quiere, es el repa-
ro de tradicionalismo. Este sistema, que con
tanta elocuencia defini6 mi distinguido colega,
es, en su sentido-vulgar i corriente, la conserva-
cion de todos los usos, costumbres, ideas, creen-
cias i aspiraciones del pasado. Es lo contrario
del progress, es el estancamiento de todas las
corrientes espirituales i morales de la sociedad.
Pero, en sentido rigurosamente cientifico, es
algo mui divers; es un sistema de filosofia so-
cial que nos enseria que, en toda colectividad
organizada, los cambios que tienden a produ-
cirse bruscamente entralian el peligro casi cier-
to de las reacciones dolorosas; que ninguna vo-
luntad soberana, por fuerte que sea, puede
arrancar de raiz i de un solo golpe las institu-
ciones seculares ni cimentar por complete las
nuevas, cuando no correspondent a necesidades







EDUCATION ECON6MICA E INTELLECTUAL 45

hondamente sentidas, i que, para que aqu6llas
caigan i 6stas se levanten con firmeza, se nece-
sita: o que la sociedad ya las repudie por inne-
cesarias o perjudiciales, o que tenga suficiente
fe en las otras llamadas a reemplazarlas. En
suma, el tradicionalismo cientifico i positivista
viene a ser asf el process normal de una evolu-
cion conseiente.
Pero se dice, entire muchas otras cosas, nues-
tra revolution emancipadora queda por comple-
to inesplicada con este sistema, pues no habria
podido producirse dentro de una conception se-
mejante de las modificaciones sociales. Ella fu6
un trastorno violent del pasado.
Esta es, realmente, una observation mui par-
ticular. Cualquiera que de buena voluntad
estudie la j6nesis de ese movimiento, no podra
m6nos de reconocer que 61 se venia preparan-
do desde hacia un siglo, en el seno de la misma
sociedad colonial, de manera inconsciente, por el
descr6dito cada vez mayor de la administration
de la metr6poli i por la sujestion imitativa que
ejercian de afuera la filosofia revolucionaria i
las revoluciones. Por algo la obra de don Mi-
guel Luis Amunategui, Los Precursores de la







LUIS GALDAMES


Independencia>, es nuestro mas bello ensayo de
filosofia de la historic. (1)
Dentro del determinismo mas o m6nos proba-
ble de los hechos sociales, es casi seguro que,
Sin la oportunidad estraordinaria que la anor-
mal situation de Espaia ofreci6 a sus colonies
para emanciparse, desde 1808 a 1814, el hecho
no se habria producido ent6nces.-
Sabido es que, entire nosotros, desde 1810
hasta 1813, es decir, hasta que se encendi6 la
guerra por la emancipacion, mui pocos de los
prohombres de aquel movimiento pensaban se-
riamente en la independencia complete. I por
lo m6nos, al instalarse la primera junta national
de gobierno,si algunos pensaron, nadie os6 decir
que 6se era el primer paso h6cia la consecucion
de tal prop6sito. La evolution inconsciente se
trasform6 en seguida en evolucion consciente, i
una vez madura,-hizo crisis, fu6 revolution. (2)

(1) M. L. AmUNATEGUI. Los Precursores de la Indepen-
dencia de Chile (Santiago, 1870-1872. 3 vols. en 4.0. Hai
nueva edicion en 3 vols. de 1909-1910).
(2) Puede consultarse con provecho sobre este particular,
la obra de don ALEJANDEO ALVAREZ, 1asgos jenerales de la
Hiatoria diplomdtica de Chile (1810-1910)'-Primera 6poca.
--La emancipacion,.-(Santiago, 1911.-1 vol. en 4.o,
263 pp.)







EDUCATION ECONOMIC E INTELLECTUAL 47

Pero una crisis do esta especie, aperturba
acaso la normalidad de la via evolutiva.? La
crisis del alumbramiento, Gno es una crisis nor-
mal en el desarrollo del ser human? I algunas
de las crisis posteriores que marcan etapas su-
cesivas en la evolution org~nica del individuo,
ason por eso m6nos normales?
I despues de todo, volviendo a nuestra revo-
lucion emancipadora, nadie desconoce ya que
fu6 precise un cuarto de siglo para que la socie-
dad pudiera amoldarse, todaviaimperfectamente,
a la forma republican de gobierno, i que fu6
menester medio siglo para que algunas de las
instituciones masjenuinamente coloniales, como
los mayorazgos, pudieran abolirse. Cayeron
como frutos secos de un arbol envejecido. (1)
41 no hemos necesitado un siglo para renovar
por complete la lejislacion que nos legara la
metr6poli?

(1) Yo mismo he sefialado Antes i detallado un tanto esas
caracterfsticas de la revolution emancipadora, en mi Estudio
de la Historia de Chile, (2.a Ed., Santiago, 1911.-1 vol. en
8.0, VIII+520). Consaltense al respect el cap. VIII sobre
dla independenciai i el cap. IX sobre publicanai.







LUIS GALDAMES


Lo que prueba que aquel trastorno, por gran-
de que fuese, dej6 siempre intacta en sus rasgos
esenciales la estructura social.
Hasta ahora mismo, no obstante todos nues-
tros progress, much parte de aquel pasado
vive en nuestro espiritu como palpita ain en
nuestra sangre.
Pero, Gquiere decir lo espuesto que debemos
resignarnos a vivir de modo permanent bajo la
capa gris de las tradiciones antiguas? Claro esta
que no, porque de nosotros depend el contri-
buir a apresurar una evolution consciente i
met6dica.
El medio social moldea a su antojo al indivi
duo, pero la voluntad i la intelijencia humans
reaccionan a la vez sobre el medio i lo amoldan
en definitive a sus aspiraciones. Lo finico que
se nos exije en tales casos es que, a las formas
caducas contra las cuales reaccionemos, opon-
gamos otras formas nuevas capaces de reempla-
zarlas con ventaja. En la sociedad no se destru-
ye por destruir; se destruye para edificar.
No es, pues, el voceado tradicionalismo, asf
comprendido cientificamente, el fantasma ago-
rero que se nos present.






EDUCATION ECON6MICA E INTELLECTUAL 49

I de ningun modo podria serlo, en una obra
como precisamente, procura contribuir a la realiza-
cion de una evolution transcendental en nues-
tro organismo educativo. aC6mo es concebible
que para conseguir tal prop6sito empezara por
decapitarse a si misma, con un tradicionalismo
vulgar y rancio, adverse a toda innovation, por
saludable que se la suponga?
Realmente, seria incomprensible.

















No son mas fundadas las observaciones que
ha sujerido a la crftica el nacionalismo de la
obra.
Es cierto que este principio no estd desarro-
llado alli con amplitud i precision, pero ello no
obsta para que se le comprenda i se le juzgue
en su verdadero cardcter i en toda su inte-
gridad.
El nacionalismo no se opone a la penetration
de ideas, de instituciones, de conocimientos i
de enerjias estraias en el organismo social del
pais, a condition de que se adapten a nuestro
medio traditional, cientificamente entendido, i
a nuestras circunstancias.
Lo que rechaza es la simple copia, la imita-
cion servil de lo estraio, su adoption lisa i Ila-
na, por el solo hecho de ser bueno en el pais de
procedencia.







EDUCATION ECON6MICA E INTELLECTUAL 51

La f6rmula del estadista japones, to i adapto,, encierra todo el secret de la tras-
formacion rdpida i consciente de aquel gran
pueblo.
Pasa con el desarrollo social algo semejante
a lo que ocurre con la alimentacion del orga-
nismo individual. Podemos injerir todos los ali-
mentos ex6ticos que mas nos -agraden; pero, si
no somos capaces de asimilarnos su sustancia,
mas serA el dafio que el provecho que de ellos
reportemos.
Aplicando ahora estos concepts a la educa-
cion, lo que el nacionalismo desea, como ya
otra vez tuve oportunidad de manifestarlo,
es que en todos los colejios actie miento permanent de ideales, en armonia con
nuestros reciursos, con nuestras necesidades i
con nuestras aspiraciones como pueblo; un con-
junto homoj6neo de doctrinas i de aspiraciones,
oapaz de determinar el rumbo de nuestra acti-
vidad individual.? (1)

(1) V6ase mi folleto El Nacionalismo en la Educacion
(Discurso de oportunidad, publicado tambien en la de Instruccion Primaria. Aflo XVI, N.o 2, correspondiente
a Abril de 1912).







LUIS GALDAMES


Desenvolver de nuevo aquf este pensamiento
me apartaria demasiado de mi prop6sito.
Lo dicho basta, sin embargo, para compren-
der que el nacionalismo educativo es .algo mas
amhplio que el civismo i que el amor a la patria.
Estos sentimientos inclinan a la actuacion polf-
tica o a la simple contemplation admirativa de
las glorias nacionales; aquel tiene por objeto
una accion constant en beneficio propio i co-
lectivo, dentro de todos los 6rdenes de la acti
vidad humana, segun orientaciones jenerales
sujeridas permanentemente.
S61o asi concurriremos a la formation de un
espiritu national active i fecundo.
La base rational de este principio se encuen-
tra en las desiguales caracteristicas psicol6jicas
de cada pueblo, o si se quiere mejor, en las pecu-
liaridades que le son propias i que lo distinguen
de los demas, i en la necesidad que tiene cada
individuo, asi como cada nation, de orientar
su actividad segun ideales formados al calor de
sus sentimientos.
El sentimiento individual asi como el senti-
miento colectivo, constituyen la fuerza de todas
las acciones humans. Esto lo saben demasiado







EDUCATION ECON6MICA E INTELLECTUAL 53

los psic6logos i los fil6sofos mismos no lo igno-
ran hoi. Lo que el nacionalismo se propone es,
pues, dotar a cada colectividad de esa fuerza de
action que desarrollan los ideales propios. (1)


(1) Definiendo el alma colectiva, dice PASCUAL RossI, en
la obra Antes citada, Sociolojia i Psicolojia Colectiva: 4la co-
nexion de las representaciones i de los sentimientos dentro
de una-comunidad social puede ser designada como una
conciencia colectiva i las comunes direcciones de voluntad, co-
mo un querer colectivo,. (PAj. 38). Precisamente, es a esa
conciencia i a este querer colectivos, a lo que debe denomi-
narse nacionalismo,, cuando se refiere a un pueblo organi-
zado que constitute una nacipn.
Por su part, LE-BON, en uno de sus iltimos libros, La
Psicolojia Politica i la Defensa Social (Ed. espafiola, Madrid,
1912. 1 vol. en 8.0, XI+431 pp.), nos advierte que, ten opo-
sicion a las ensefianzas de la filosofia clAsica, existen dos
formas de 16jica mui distintas, la 16jica racional i la 16jica
de los sentimientos. Estas dos 16jicas se hallan de tal modo
distanciadas que no se puede pasar jamas de la una a la
otra i, por consiguiente, espresar la una en el lenguaje de la
otra. Por esto, precisamente, hai tantas cosas que se sienten
i que no se pueden definir. En la 16jica racional se basan
todas las formats del conocimiento, especialmente las cien-
cias exactas; con la 16jica sentimental se edifican nuestras
creencias, es decir, los factors de la conduct de los indi-
viduos i los pueblos. La 16jica racional rije el dominio de lo
consciente, donde se fabrican las interpretaciones de nues-
tros actos, mi6ntras que en el dominio de lo sub-consciente,








'LUIS GALDIXES


Tampoco se contrapone ese nacionalismo con
una s6lida education cientifica. Su aspiracion
consiste, a este respect, en que dentro de un

dirijido por la 16jica de los sentimientos, se elaboran sus
verdaderas causes. La observation demuestra,-afiade Le-
Bon,-que las sociedades se hallan guiadas por la 16jica de
los sentimientos i que la 16jica racional no es suficiente pa-
ra influir en ella i m6nos para transformarla...Esas ideas,-
reflexiona por fin,-permanecen incomprensibles para, los
cerebros latinos>. (PAjs. 23-24).
Pues bien, he querido citar esta bella pAjina para que se
comprenda mejor cuAl es el espiritu del nacionalismo. Que-
remos obrar a la vez sobre la conciencia i el corazon de
nuestro pueblo, para que pueda encaminarse a mas grandes
destinos; pero, en todo caso, hemos de preferir la 16jica del
corazon. Por lo demas, las ideas espuestas por Le-Bon las
he encontrado en muchos otros psic6logos i soci6logos mo-
dernos; i ya parecen incorporadas definitivamente a la
ciencia.
Asi, por ejemplo,-i perd6neseme la amplitud que doi a
esta question, en gracia a su trascendencia educativa,-LUIs
GUMPLOWICZ, soci6logo austriaco a quien no seria possible
tachar de reaccionario ni de individualist, establece como
un hecho, en una de sus multiples obras, La Sociolojia i la
Political (Ed. espafiola de tLa Espafia Modernas, Madrid,-
1 vol. en 4., 243 pp.), ma la vida psiquica del individuo se desenvuelve indepen-
dientemente de su voluntad i sin llegar a su conciencia*. I
afiade: ,la primer impulsion para el descubrimiento de
esta vida psiquica instintiva del hombre, surji6 de la idea de







EDUCOAION ECON6MIcA E INTELLECTUAL 55

plan general de ensenanza se de a la ciencia su
part preferente, coimo element bAsico de toda
la cultural humana; pero tambien se d6 la suya,
en proporcion no despreciable, a todas aquellas
disciplines que mas directamente contribuyen
al conocimiento cabal del pais i que mejor per-
miten formarse un concept claro i persistent
de sus recursos, de sus necesidades i de su por-
venir.
Queremos algo mas todavfa, Queremos que
la ciencia misma se enseiie en lo possible desde
un punto de vista national.
No es que pretendamos nacionalizar la arit-
m6tica i la qufmica, ni que exijamos carta de

Shopenhauer; la voluntad que vive en nuestro. ser, es el ele-
mento primario i sustancial, mi6ntras que nuestro intelecto
forma el element secundario i accidental de nuestra alma>.
(PAj. 88). Iddntico es el punto de vista de RIBOT en su Psico-
lojia de los sentimientos (Ed. espafiola, Madrid, 1900.1 vol. en
4.o, 564 pp.); de WARD en la obra citada i en sus notables
Sociolojia estitica i Sociolojia dindmica i en su popular
Compendio de Sociolojia, de JAMEs, de BALDWIN, de BINxT,
de MONSTERBERG, i de todos los psic6logos eontemporA-
neos, cualquiera que sea su escuela. Por lo demas, las obras
de estos iltimos psic61ogos son tan conocidas de nuestros
profesores i estudiosos, que me parece supdrfluo detallarlas
aquf.







LUIS GALDiMES


ciudadania para la Luna i el planet V6nus, ni
tampoco que vayamos a inscribir en los rejis-
tros electorales a Quintiliano i a Dem6stenes.
Nuestra aspiracion es mui distinta.
La aritm6tica i en general todas las matemA-
ticas, no se ensefan ni pueden ensefiarse por
complete en abstract. Se ensefian con aplica-
cionies, con problems. aNo es verdad que ten-
dria su'ensefanza mayor interest i hasta mayor
eficiencia educativa, si a estas aplicaciones, si
a estos problems se les diera como base la rea-
lidad prActica de los hechos nacionales o loca-
les? 6No se aprenderia mejor por este medio a
conocer, sobre todo, una buena portion de la
actividad econ6mica del distrito en que estA
ubicado el colejio i de todo el pais?
En lugar de decir, por ejemplo, Juan compr6
a Pedro tales o cuales cosas, tomadas comun-
mente al azar, i desarrollar alrededor de estas
entidades imajinarias un problema, 6no seria
preferable hacer rodar esos problems mismos
alrededor de la actividad agrfcola, minera o in-
dustrial de la localidad correspondiente?
Aplicaciones anAlogas pueden hacerse con
todos los ramos, conforme a su naturaleza, in-







EDUCATION ECON6MICA E INTELLECTUAL 57

clusos la ffsica, la qufmica i hasta la astrono-
mfa.
No es, pues, ent6nces tan irrisorio el punto
de vista national en que su ensefianza permit
situarlos.
Dentro de un plan bien meditado de educa-
cion national, la ciencia representaria la parte
general i humana de la ensefianza; las asignatu-
ras de referencia mas direct al pais le segui-
rian, como ramas que se estienden desde un
tronco comun; i la cultural artistic, literaria i
t6cnica, representaria algo asi como las flores i
los frutos del arbol secular.

















Pero se ha acusado tambien de anti-intelec-
tualismo, no s61o al libro cNuestra Inferioridad
Econ6mica,, sine ademas a aquellos que pre-
conizan el desarrollo de la ensefianza especial i
t6cnica dentro del pais; i con este motive, el
senior Molina nos proporcion6 a todos los que
tuvimos la satisfaction de concurrir a sus con-
ferencias, el placer de oirle un verdadero himno
a las ciencias i al talent.
Es de agradecer al ilustrado colega el trabajo
que estas cosas significant para quien las corn-
pone; pero, encarado el asunto desde un punto
de vista utilitario, yo me he quedado creyendo
que no habia necesidad alguna de tan brillante
defense. La ciencia no ha sido atacada por na-
die; i en cuanto a la ensenanza cientifica,'no lo
ha sido tampoco en forma tal que haya querido
decapitarsela.







EDUCOCION ECON6MICA E INTELLECTUAL 59

Interpretando una frase de aquella obra, en
que se califica de la enseanza
puramente cientifica, crey6 el senior Molina ver
en ella una tacha de anacronismo a la ciencia.
Forzoso es reconocer que se necesita cierta ca-
pacidad imajinativa para confundir ambos con-
ceptos, porque una cosa es la enseilanza cienti-
fica i otra cosa distinta es la ciencia. Puede hoi
decirse con perfect justicia que una ensefianza
puramente literaria es anacr6nica, sin que ello
ni remotamente imported afirmar que la litera-
tura no tiene razon de existir.
Lo que en realidad puede significar la tacha de
canacronismo contra una institution cualquie-
ra, es que no corresponde a las conveniencias,
a las necesidades o a las ideas dominantes del
tiempo present; en suma, que ya hizo su 6poca
i que debe ser reemplazada por una institution
que cumpla mejor con los fines a que aquella
esta adscrita.
Estimo que no de otra manera puede inter-
pretarse la tacha de anacronismo opuesta a la
ensefianza cientifica de nuestro pais.
Sin duda que ella es exajerada i no se justi-
flea del todo, si bien la esplicaria el tono vivo







LUIS GALDAMES


de un libro hecho para la propaganda de una
doctrine que s61o ahora empieza a abrirse paso.
Pero, como quiera que sea, es el hecho que
esa ensefianza cientifica, que no es otra que la
secundaria, exije reforms de no escasa entidad
en su organization i en sus m6todos; que para
cumplir impliamente la mission social que le
esti encomendada, necesita acentuar algunas
orientaciones que ha descuidado i limitar otras
que ha estimulado en exceso; i que si estas cir-
cunstancias no autorizan para calificarla de
anacr6nica, por lo m6nos permiten 11amarla
atrasada. I esto iltimo, -no porque la ciencia
padezca de atraso, sino porque la enseianza
necesita amoldarse a las exijencias de la 6poca
i del pais en que se la sostiene i desarrolla, ya
que ella en si misma no es un fin, sino un me-
dio de perfeccionamiento individual i colectivo.
Alguna razon ha tenido la Universidad del Es
tado paraadoptar, despues de diez aioas de labo-
riosajestacion, el nuevo plan de studios secunda-
rios que empezard a aplicarse en 1913 i por algo
tambien ha introducido en 61 diversas asigna-
turas nuevas, en gran parte a costa de las pro-
piamente cientificas.







IDUCACION ECONOMIC E INTELECTUAL 61

Creo haber dejado establecido que el anti-
intelectualismo de que se acusa a la obra < tra Inferioridad Econ6mica> no puede fundarse
en el cargo de anacronismo hecho a la ense-
iAanza cientifica.
Pero el senior Molina lo fund6, ademas,
en otros pasajes del libro, en que se trata del
rumbo esclusivamente intelectualista de la en-
sefanza secundaria, de tal modo que desde tem-
prano se canaliza la vocacion del j6ven hacia
las profesiones liberals, hacia el studio como
la ocupacion mas digna del individuo, hacia el
cultivo de la ciencia como la mas honrosa de
las actividades i hacia la literature i el arte
como caminos seguros para labrarse la inmor-
talidad.
Yo quisiera que cada uno de los que,
como yo, han pasado por nuestros estableci-
mientos de instruction secundaria hasta conse-
guir el bachillerato o llegar mui cerca de 61,
yo quisiera que, recordando los amables tiem-
pos aquellos de la vida estudiantil, interroga-
ra a su conciencia sobre cuAl fu6 el ideal
de vida que ent6nces se form6. Yo estoi
seguro de que, por lo m6nos ooho entire cada







LUIS GALDAMES


diez, ambicion6 siempre los laureles de la
fama en las nobles lides de la intelectualidad.
I si esto es un hecho, Gpor qu6 no tener la
franqueza, la sinceridad de reconocerlo? Sera
bueno o serA malo, segun estraios concepts;
pero la verdad es que para nosotros, en aquel
tiempo de estudiantes a lo m6nos, era lo mejor
concebible. (1)
I a juzgar por el conocimiento que tengo, me
inclino a inferir que los actuales j6venes estu-
diantes de establecimientos secundarios no
piensan hoi, por regla general, de manera dis-
tinta de la que pensamos los estudiantes de ayer.
El censurar este hecho, como el seoor Enci-
na lo censura, i convertirlo en cargo contra
nuestra ensenanza secundaria, no me parece
que baste para calificar a quien asi procede
como anti-intelectualista.

(1) Hilvanando recuerdos, he reunido 41 nombres entire
mis compafieros de colejio i, clasificAndolos en seguida por
las profesiones que han adoptado despues, he hallado lo si-
guiente: 17 empleados pdblicos; 12 profesionales, incluso el
profesorado; 3 literatos o artists i 9 comerciantes, indus-
triales o rentistas. I es de advertir que, estos iltimos, salvo
uno que otro, no brillaron en el colejio por su capacidad.
Entrego el hecho sin comentarios.







EDUCACION ECON6MICA E INTELLECTUAL 63

El mal que el libro del senior Encina denun-
cia es diferente; el mal estA, a su juicio, en el
esclusivismo cientffico, literario i artistic que
esas orientaciones revelan, como si la sociedad
necesitara inicamente de esta clase de apti-
tudes para su subsistencia i su prosperidad,
cuando ap6nas si una escasisima minoria tiene
vocacion verdadera para tal j6nero de acti-
vidades; i como la inmensa mayoria necesita
del trabajo material para su sustento, result
que sale a la vida orientada en una direction
falsa i debe someterse a todo un process de re-
construccion mental para cambiar de rumbo i
entregarse de lleno a la vida econ6mica.
Una gran parte de estos ex-candidatos a la
celebridad, carece de la fuerza de cartcter i de
la maleabilidad necesaria para rehacerse, i va a
engrosar afio por aio las filas del parasitismo
social en sus multiples formas.
Constatar este fen6meno, perfectamente ob-
servable para quien quiera abrir los ojos i ver,
no es anti-intelectualismo; es a lo sumo un
acentuado concept del-valor prectico de la education i
de la cultural individual.







64 LUIS GALDdMES

Lo que a la enseifanza secundaria se pide en
este punto no es, pues, que borre de sus progra-
mas las ciencias i las letras, sino que les limited
un tanto su desarrollo educativo i abra delante
de las intelijencias juveniles, a un tiempo con
los amplios horizontes de la verdad, de la justi-
cia, del bien i la belleza, los no m6nos luminos6s
i estensos del trabajo, de la iniciativa econ6mi-
ca i de la riqueza ganada a costa de perseve-
rancia i esfuerzo.

















Establecido el hecho de que no se trata en
forma alguna de destruir la education intelec-
tual i cientifica, parece ociQso agregar que nin-
guno de los que prohijamos la tendencia econ6-
mica i nacionalista de la ensenanza pfiblica, ha
tenido la insensatez de pensar, ni siquiera por
un moment, que yo sepa, en la pretendida ne-
cesidad de trasformar los liceos en simples es-
cuelas industriales.
Cualquiera persona medianamente equilibra-
da advierte que tamaifo desprop6sito equival-
dria a un retroceso cultural evidence, a un ver-
dadero desnucamiento de nuestra raza.
Pero en el fondo de este debate, entire repre-
sentantes de la ensefanza intellectual i de la
ensefnanza econ6mica, debate en que se han
exajerado los t6rminos i puesto en alto relieve
los concepts, existed una rivalidad latente entire







LUIS GALDAMES


Ambas tendencies. Parece como que se sintie-
ran enemigas irreconciliables, come si la una
pretendiera surjir a costa de la otra, i las posi-
ciones adoptadas son, digAmoslo de una vez con
franqueza, las de dos combatientes irritados.
El liceo, i en general toda la enseianza secun-
daria i aun hasta la universitaria, se sienten como
suplantadas por los institutes tecnicos de carAc-
ter commercial o industrial. Creen mermada su
influencia, reducido su campo de accion por es-
tos recien llegados a la cooperation de la cultu-
ra; i adoptan con respect a ellos una actitud
defensive, que se traduce en cierta indiferen-
cia i hasta en cierto desden por la instruction
que proporcionan. Estan fuera de la ciencia
pura, i fuera de la ciencia no hai salvacion...8i
hacen ciencia, es con miras utilitarias i el utili-
tarismo aja las vestiduras de la ciencia i depri-
me su dignidad.
Tales son los concepts mas o m6nos fntimos
de nuestros humanistas de ahora. (1)

(1) Es interesante el hecho de que nuestra Universidad,
que es una institution del Estado, en quien reside constitu-
cionalmente la superintendencia de la education piblica, no
se haya esforzado nunca de manera visible, por tomar su







EDUOACIOqN ECOqN6MICA E INTELLECTUAL 67

Por su parte, la education t6cnica i utilitaria,
es decir, econ6mica, mira con cierta ojeriza al
liceo i aun hasta la Universidad. Se apercibe de
la frfa indiferencia con que estas instituciones
la tratan, i como se cree hostilizada, hasta se
atreve tambien a-hostilizar.
La situation que he bosquejado, no es, por lo
demas, propia de nuestro pais inicamente. Ella
se ha manifestado con diversas formas, en casi
todos los paises del mundo, i en algunos de ellos
es todavia una de las mas trascendentales cues-
tiones llamadas palpitantes.
Ha ocurrido con las tendencies econ6micas
en la education jenqral, algo perfectamente and-
logo a lo que ocurri6, desde principios del pa-
sado siglo, con las tendencies cientificas que se
trataba de imprimir a la misma. La education
cldsica ent6nces imperante, duena esclusiva de

puesto, colocando bajo su jurisdiccion la instruction prima-
ria i la t6cnica, ya sea commercial, agricola o industrial. Se ha
conformado con la secundaria de hombres,-porque la de
mujeres no la tiene tampoco,-i con la superior professional.
Esta actitud despectiva s6lo puede esplicarse por su orien-
tacion humanista i cientifica, que la induce a mantenerse
alejada de los grandes problems econ6micos i sociales
que afectan vitalmente al pais.







LUIS GALDIAEE


las intelijencias, resisti6 con vigoroso empuje
en todo el mundo civilizado, lo que llamaba su
bastardeamiento, por la incorporation de las
ciencias fisicas i biol6jicas en sus programs.
El antiguo humanismo literario i artistico fu6
al fin vencido en todas parties, para ceder su
puesto a un nuevo humanismo, que no re-
chazaba completamente al anterior, sino que lo
integraba con la ciencia.
Recuerdense las luchas de la segunda mitad
del siglo pasado en nuestro pais, por introducir
las asignaturas cientfficas en la enseianza se-
cundaria, luchas que tanto contribuyeron a tem-
plar el caracter i a poner en relieve las gran-
des facultades de hombres que, como Barros
Arana, mantuvieron hasta su muerte el fuego
sagrado del culto por la ciencia. L6ase, ademas,
si se quiere, la del
eminente maestro don Valentin Letelier, i en
ella se encontrard espuesto, con singular elo-
cuencia, el evanjelio de este nuevo humanismo
triunfante. (1)'


(1) VALENTIN LETELIER.-Filosofia de la Educacion (2.a
Ed.-Santiago de Chile, 1912.-1 vol. en 4.0 XXIV+864-pp).







EDUCOAION ECON6XICA E INTELLECTUAL 69

Pero los tiempos cambian; las necesidades i
las aspiraciones de los pueblos se modifican i la
education que, en definitive, no es otra cosa
que un gran instrument de progress social,
tiene forzosamente que amoldarse a las nuevas
situaciones que la evolution va creando.
I nosotros hemos llegado a una 6poca en que
todas las conciencias se han emancipado, preci-
samente por obra de esa misma renovation cien-
tffica; en que las luchas espirituales por la liber-
tad i por el derecho, han perdido su antigua
significacion te6rica; en que la pasividad resig-
nada de las muchedumbres tiende a trasformar-
se en una imperiosa exijencia de bienestar i de
salud; hemos llegado, en fin, a una 6poca en
que la vida individual i national adopt en to-
das parties formas nuevas de factura esencial-
mente econ6mica.
Cada hombre, duefo absolute ya de todo el
lote de sus facultades, ha venido a ser asf un
valor ponderado en la economfa de su pais; i a
sus aptitudes naturales i a su esfuerzo propio,
ha debido agregar la armadura de una prepara-
cion s61ida, no s61o para protejerse contra la
competencia de sus semejantes, sino principal-







LUIS GALDiAME


mente para intensificar el rendimiento de su
actividad. Cada nacion, a su vez, como los indi-
viduos que la constituyen, ha debido adoptar
iguales m6todos dentro de la economia univer-
sal, done la concurrencia ni siquiera puede
mitigarse con las ventajas de la cooperation
voluntaria.
I como la vida toma estas formas i como la
primera necesidad para las colectividades i los
individuos es vivir, el aspect econ6mico ad-
quiere asf caracteres vitales e insustituibles
en todas las sociedades modernas.
aPuede la education ent6nces hacer hoi caso
omiso de esos factors? ,Es razonable, es siquie-
ra human, prescindir de incorporar en la ense-
fianza general, literaria i cientifica, una orien-
tacion que conduzca hacia las fuentes mismas
en que la colectividad se nutre i condiciona su
existencia?
6Qu6 motivos tan calificados podrian opener
las ciencias, las letras i las artes, para desdefiar
las realidades de la vida prActica?
La verdad .es que esos motives, si existen,
no son mas que aparentes, i que el pretendido
antagonismo entire los rumbos intelectuales i los







EDUCATION ECON6MICA E INTELECTUVL 71

rumbos econ6micos de la education, desapare-
cera bien pronto, para dar lugar a una integra-
cion arm6nica de todos ellos, tal como se com-
pletaron e integraron, a mediados del siglo
XIX, en el nuevo humanismo,' la antigua cul-
tura clasica, que tanto lustre diera a los espiri-
tus, i la ciencia modern que ha puesto al hom-
bre en contact director con la naturaleza i le ha
entregado algunos de sus secrets misteriosos.















XII


La proposition anterior nos acerca al objeto
principal de este studio, que es, precisamente,
el sentar las bases concretes de la conciliacion
entire la education intellectual i la education
econ6mica.
Pero, antes de Ilegar al punto en que habr6
de esforzarme por demostrar la posibilidad i
conveniencia de su unification, se hace nece-
sarioinquirir las verdaderas causes del distan-
ciamiento que en la actualidad existe entire
ambas orientaciones educativas.
La tarea, como veremos, no es dificil.
Conviene observer, desde luego, que cada
edad i cada pueblo han tenido un concept de
la education, conforme a sus necesidades, a sus
aspiraciones i a su propia constitution social,
lo que vale decir,-conforme a su ideal de vida;
i a ese concept han ajustado sus instituciones







EDUCAOIOX ncoN6miCA E IXTELRCTVAL 73


docentes, como debia sin duda alguna -uceder;
puesto que, educando al niiio para la sociedad,
el colejio ha sido considerado siempre como un
medio de preparation i de adaptation a ella;
nunca como un fin.
Si hubiera de empeiarme en demostrar esta
proposition, de suyo obvia i sobradamente co-
nocida, me seria precise revistar paises anti-
guos i modernos i hacer desfilar, como en las
peliculas de un cinemat6grafo, pueblos, edades,
doctrinas e individuos.
No es 6ste mi prop6sito.
La evolution de la education ha sido objeto
ya de mAltiples obras especiales; i no estaria
bien fatigar a los Animos con latas enumeracio-
nes de concepts distintos.
Constatar, en efecto, que en los Estados anti-
guos, como Esparta, Atenas i Roma,-sin re-
montarnos mas atras afn,-la education tenia
caract'res especiales en concordancia con las
necesidades i aspiraciones de cada pueblo; que
en Esparta era military, porque la clase social
dominant provenia de la conquista, se compo-
nia de un escaso ndmero i no se habia asimila-
do a las inferiores, antiguas duefias del suelo;








LUIS GALDAMES


que en Atenas era artistic, literaria i fisica,
porque la industrial i el comercio daban a sus
classes elevadas bastante desahogo i la posesion
no disputada del suelo les permitia mantenerse
sobre una esclavitud tranquila, i porque, ade-
mas, sus mismas condiciones jeogrdficas crea-
ban el ambiente del arte; i en fin, que en Roma
era principalmente ciudadana, porque desde un
principio las cuestiones political i sociales cons-
tituyeron el eje de su vida interior; observer i
constatar todo esto nada tiene de nuevo ya i es
el pan de cada dia, no s61o de los educadores, si-
no aun de toda persona medianamente culta. (1)

(1) Ldanse, si se quiere, al respect, entire muchas otras,
la obra de CH. LETOURNEAU, L'Evolution de I' Education,
dans les diverse races humaines (Paris, 1898.-1 vol. en 4.0,
617 pp.-T. XIX de la < Bibliothbque Anthropologiqne); la de
JOHN ADAMS The Evolution of Educational Theory (London,
1912.-1 vol. en 4.0, 410 pp.); la de TOMAs DAVIDSON, Una his-
toria de la Educacion (Ed. espafiola, Madrid, 1910.-1 vol.
en 8.0, 401 pp. de la Biblioteca Cientifico-filos6fica) i la de
FRANFOIS GUEX, professor suizo, Histoire de l'Instruction i
de 1' Education (Lausanne-Paris, 1906.-1 vol. en 4.0 736
pp).
Adenias, pueden consultarse las obras maestras i ya clA-
sicas de FUSTEL DE COULANGES, sobre la cultural antigua; de
CURTIUS, sobre Grecia, i de MOMMBEN i de FERRERO sobre
Roma.







EDUCATION ECON6OMICA E INTELLECTUAL 75

Dentro de ese concept general i de la evolu-
cion educativa correspondiente a la. de las for-
mas i estados sociales, el humanismo de la edad
modern, jeneroso i desinteresado, surjido del
Renacimiento i la Reforma, s61o veia en la edu-
cacion un medio de perfeccionar las facultades
espirituales i morales del individuo. Cultivaba
las letras i las artes, por lo que en si tienen de
bello i de bueno, i proporcionaba a las intelijen-
cias una admirable agudeza de juicio. Afinaba
a un tiempo las facultades sensitivas, hasta ha-
cer de cada individuo un foco reflector de las
mas variadas e intensas emociones. El arte sur-
jia asf resplandeciente desde las aulas mismas
e iluminaba la existencia enter, en todos aque-
llos series privilejiados que podian vivir com-
pletamente libres de las preocupaciones vulga-
res del diario sustento.
Pero este privilejio, como todos, s61o podian
gozarlo mui pocos individuos; i el antiguo hu-
manismo tomaba asf un marcado tinte aristo-
crdtico, puesto que la ensefianza general estaba
reservada para la nobleza de cuna. (1)
(1) aA pesar de los esfuerzos de algunos pedagogos i fil6
sofos, la instruction, que habia torado un desarrollo bas-








LUIS GALDAMES


Las muchedumbres trabajaban pacientemente
de sol a sol i no necesitaban ni exijian tampoco
ninguna education formal. Eran las multitudes
services adscritas a la tierra o al taller que re-
clamaban sus sudores.
Pero, desde fines del siglo XVIII, comenz6
a cambiar la decoracion de la historic. Las mu-
chedumbres se auto-educaban, por decirlo asi;
la aglomeracion en las ciudades crecia mas i
mas con el desenvolvimiento de la actividad
manufacturer; la riqueza comenzaba a repar-
tirse con mas equidad; las condiciones de la sub-
sistencia so modificaban; las ciencias aplicadas
a la industrial, principiaban tambien a invadir
el taller i la fabrica; i aquellas muchedumbres

tante satisfactorio en las classes superiores de la nacion, no
penetraba casi en las masas populares. .Esto dice GUEX,
(obra citada, pdj. 280), tratando del maria a fines del siglo XVIIIn i lo confirm en seguida con
el exAmen de la situation en diversos paises europeos. Po-
cas cosas mas injustas por eso,-i vaya como una observa-
cion aislada,-que critical a nuestros antepasados coloniales
i a Espafia, por que no mantenian escuelas para nuestro
pueblo. Pero, si aun en Europa casi no existian, jc6mo iba
a haberlas en este fltimo rincon del mundo? No debe olvi-
darse que la escuela popular es el fruto sazonado de las
ideas democrAticas.







EDUCATION ECON6MICA E INTELLECTUAL 77

atdvicamente services, de paso resignado i tran-
quilo, libres ahora del antiguo yugo, recla-
maban mui pronto su participation ciudadana
en todos los intereses piblicos de cada nation:
una sociedad nueva entraba a realizar nuevos
destines.
'El siglo XIX se abria en medio de esa tras-
formacion general, que desde ent6nces no hizo
mas que acentuarse de anio en aiio. Natural-
mente, ella no alcanzaba en todas las naciones
igual grado, ni revestia en todas tampoco id6n-
ticas formas; pero la Europa entera i la mayor
parte del continent americano, se sintieron es-
tremecidas per ese poderoso surjimiento de la
personalidad humana. (1)

(1) Quien quiera que conozca algo de la historic, mas allI
de las batallas i de la sucesion de los jefes de Estado, comr
prenderA perfectamente ese bosquejo general que abre la
llamada sotros; pero, como las personas que ban estudiado la his-
toria en la forma que hoi debe estudiarse son todavia po-
co numerosas, yo no resisto al deseo de traducir e insertar
aqui, para completar mi pensamiento, algunas lineas de la
bella obra de TEODORO Fix, Observations sur l'etat des classes
ouvribree (Paris, 1846.-1 vol. en 4.0, IV+412 pp.):
cMaravillosas trasformaciones se han producido desde
hace un siglo,-decia Fix, en 1846,-en los procedimientos







LUIS GALDAMES


La education sistemdtica se decidi6 ent6nces
a abrir nuevas vias; comenz6 a estenderse hasta
las masas i penetr6 en ellas con manifiestos pro-
p6sitos morales i civicos. El antiguo humanis-
mo fu6 a buscar refujio en los Institutes i Uni-
versidades, pero hasta allh lo sigui6 la ola de-
mocrdtica.
La investigation cientifica, a su vez, perfec-
cionaba sus m6todos i ampliaba su horizonte, i
contraponia el valor de los conocimientos posi-
tivos i reales al formulismo literario i artistico.


usados por el hombre para satisfacer sus necesidades i sus
gustos. Los descubrimientos i las invenciones que han cam-
biado las formas del trabajo, estendido el dominio de la pro-
duccion i multiplicado los objetos necesarios para la vida,
vienen a ocupar sin duda el puesto de aquellos grandes in-
cidentes hist6ricos que han dado, hace mas de tres siglos,
una vida nueva a las naciones. La invencion de la imprenta
i el descubrimiento del nuevo mundo son hechos mas bri-
llantes que la division del trabajo, la acumulacion de capi-
tales por el ahorro, la construction de una multitud de mi-
quinas injeniosas, la aplicacion del vapor como fuerza mo-
triz i la creacion de las comunicaciones rApidas; pero, no
por ser'mas modestos, estos hechos han dejado de ejer-
cer una ben6fica influencia sobre los destinos del j6nero
human. Mejorando las condiciones fisicas i materials del
hombre, han contribuido tambien a su elevacion moral e







EDUCATION ECON6MICA E INTELLECTUAL M79

I ya sabemos lo que durante la primer mi-
tad del siglo ocurria en la education de todos
los paises cultos: la ciencia entraba en las aulas
conjuntamente con la democracia en la political.
El antiguo humanismo, asequible tan s61o a
la aristocracia desocupada i vividora, pasaba a
integrarse con las ciencias naturales que, por
ser la verdad, a todos servian, i por referirse a
los fen6menos del universe entero, no recono-
cian castas nijerarqufas sociales.
Pero, al entrar la ciencia a refundirse con el


intellectual; pues el desahogo i el bienestar constituyen la
primera escala do la civilizacion. Solamente cuando las con-
diciones fisicas de nuestra existencia han sido satisfedhas,
podemos entregarnos a ocupaciones i ejercicios quo corres-
pondan a las necesidades de la naturaleza spiritual.
cPero la division del trabajo, la invencion de las mAqui-
nas i la formacion de capitals, no habrian tenido en su apli-
cacion mas que efectos incompletos, si esos fen6menos eco-
n6micos no hubieran coincidido al mismo tiempo con la
libertad del trabajo, la emancipacion de todas las fuerzas
intelectuales i espansivas en sus relaciones con la produc-
duccion... Desde el moment en que cada cual fu6 entrega-
do a sus propios impulsos, quo los obstaculos civiles i po-
liticos desaparecieron, que el camino qued6 abierto para
todos, se encontr6 el estimulo mas poderoso para apropiarse
las fuerzas i los recursos del mundo esterior>. (Pajs. 11-13).







LUIS GALDAMES


antiguo humanismo, consider que su mission
s61o consistia en propagar la verdad i disipar el
error de las preocupaciones tradicionales, tal
como las letras i las artes tenian por objeto cul-
tivar el concept de la belleza i purificar los
sentimientos nobles. Padeci6 el contajio de este
unilateralismo moral i cia> pas6 a ser una f6rmula complementaria de
la otra, <. I puesto que la
belleza tiene derecho a existir porque es la be-
lleza, la verdad reivindic6 tambien el mismo
derecho, por ser la verdad. (1)

(1) Si se quiere confirmar esta asercion, lease la conocida
obra de HUXLEY, La Educacion i las Ciencias Naturales (Ed.
espafiola de (La Espafia Moderna, Madrid,-1. vol. en 4.0,
314 pp.), en la cual el ilustre sabio repite con frecuencia fra-
ses como 4stas, que en su 6poca eran todavia una aspiracion:
SerA necesario,-dice con respect al hombre,-que en su
espiritu haya reunido el conocimiento de las grandes ver-
dades fundamentals de la naturaleza i el de las leyes de
sus operaciones... Habra aprendido a amar toda clase de
bellezas, asf las de la naturaleza como las del arte, i a detes-
tar toda bajeza i a respetar a los otros como a si mismon.
(PAj. 93). Consiltese tambien al respect la obra de ERNES-
TO VAN BRUYSSEL, C6nsul de B6ljica en Francia, La Vida
Social i sus evoluciones, (Ed. espafiola, Madrid, 1908.-1 vol.
en 8.0, 388 pp., de la pAjs. 340 i siguientes.






EDUTACION ECON6MICA E INTELLECTUAL 81

I he aquf c6mo el nuevo humanismo comenz6
a educar a la juventud para la verdad i la belle-
za, sin acordarse de que, antes que la belleza
i la verdad estd la vida, la vida que es necesa-
rio merecer i ennoblecer por el trabajo.
A causa de este olvido tambien, los Institu-
tos del nuevo humanismo pasaron a ser en todos
los paises las aulas reservadas a la education
de las classes pudientes o que pretenden serlo,
i su orientacion se encamin6, por vicio digamos
hereditario, a former una juventud sentimental
i pensadora, abierta a todas las sujestiones de
los grandes ideales, pero estraiia casi en abso-
luto a las exijencias de una vida material esfor-
zada. (1)

(1) En el Congreso Internacional de Ensefianza Secunda-
ria reunido en Paris en 1900 i a prop6sito del tema A qu6
diversas necesidades sociales debe corresponder la ense-
fianza secundaria i c6mo puede adaptarse a ellas?, se pro-
dujo un animado debate, en el cual M. B]RtNGER dej6 esta-
blecido que la te una ensefianza democrAtica, sino mas bien una ensefianza
reservada a la clase social llamada comunmente burguesia, i
de la cual no participa mas que una pequefia porcion de la
clase llamada popular).
VWanse interesantes detalles de este debate i sus con-
clusiones, en el voldmen titulado Le Congres International






82 LUIS GALDAMES

I aquella ciencia, que empez6 por reclamar
su puesto enja enseianza de la juventud, a tf-
tulo de que era la verdad universal i que como
el sol debia alumbrar para todos, se recoji6 a si
misma entire las paredes del humanismo anti-
guo i ap6nas si ha conseguido llegar hasta las
muchedumbres con el brillo opaco de un astro
eclipsado.
La escuela primaria, que es el inico hogar
cultural de las masas, hoi mismo s61o puede
proporcionar un minimun de ciencias fisicas i
biol6jicas. He ahf, pues, la prueba.

de l'Enseignement secondaire, d l'exposition universelle de
1900 (Paris, 1901. 1 vol. en 4.0, 144 pp.), en las pAjs. 12-21.














XIII


Pero no es esto todo. Una vez incorporada a
la education, la ciencia olvidaba su orijen ple-
beyo. Olvidaba que naci6 de la.tecnica, allA en
las 'remotas 6pocas de la barbarie n6made, que
la naturaleza alimentaba con sus frutos silves-
tres i atormentaba al mismo tiempo con sus fe-
n6menos de ignorado orijen.
La palanca no la invent un fisico, la inven-
t6 el primer hombre, un bArbaro cualquiera,
que se sirvi6 de una rama de arbol para hacer
rodar un peiasco. El fisico no ha hecho otra
cosa despues que fijar las leyes que rijen su
fuerza.
Del frotamiento de dos trozos de niadera,
aquel mismo bArbaro hizo estallar el fuego i
ech6 las bases del principio cientifico de la tras-
formacion de la material en calor i enerjias vi-
tales.






LUIS GALDAMES


GI a qu4 seguir con los miles de ejemplos
andlogos que podrian citarse?
Las invenciones t6cnicas pueden deberse hoi,
i en efecto se deben, a la obra paciente del sa-
bio; pero, en un principio, cuando la ciencia no
se habia aun constituido, ellas fueron, segura-
mente, mas la obra de la casualidad que de la
reflexion.
professor moderno,-al inventor como un hom-
bre de frente pdlida, con la cabeza entire ambas
manos, empeifado en elaborar la obra del por-
venir. Tales hombres existen i tienen tales ho-
ras en la vida, pero en aquella 6poca (la 6poca
de la barbarie) la invencion no surji6 sino cuan-
do su conception vino como un relimpago, de
cualquiera parte, a estallar entire los pliegues
confusos de la intelijencia i la ilumin6 sibita-
mente. (1)
Pero aquel concept desdefioso de la ciencia
por la t6cnica proviene, ademas, de un descono-
cimiento mayor aun de la manera como se de-

(1) M. D'EYTII.-Les Comencements de la technique, en la
obra publicada bajo la direction de KRAEMER 'L'Univers
et l'Humanit6,. (Paris, 5 vols.), t. V, p6j. 7.







EDUCATION ECON6MICA E INTELLECTUAL 85

sarrolla i se mide lo que llamamos civilization
humana.
Esta civilization no es otra cosa que el domi-
nio cada vez mas grande del hombre sobre la
naturaleza impasible, la transformation de la
material inerte en enerjia fitil.
Desde el grosero martillo de silex hasta el
colosal martinete de la usina modern, desde el
viento i el agua corriente trasformados en fuer-
za i movimiento, hasta el vapor i la electrici-
dad, que hoi nos enorgullecen como las mas
grandes conquistas del jenio del hombre, todas
las etapas que la civilization ha recorrido no
consistent en otra cosa que en arrancar a la na-
turaleza algunos de sus grande secrets, para
aprovechar mejor su infinita variedad de recur-
sos en servicio del hombre i de la especie.
Asi es c6mo aquel Prometeo de la leyenda
griega, a quien Jipiter condena a un eterno
suplicio, encadenado a una roca del Caucaso,
por haber arrebatado una chispa del fuego ce-
leste i dotado con ella al hombre de una inteli-
jencia a semejanza de los dioses, es el mas gran-
de de los simbolos que haya podido concebir el
pensamiento human; porque ese Prometeo re-







LUIS GALDAMES


belde que sufre impasible la perpetua renova-
cion de sus entrafias, anuncia que llegard un
dia en que los dioses rodarAn del Olimpo i el
hombre pasard a ser el ainico senior del Univer-
so, duefio esclusivo de sus propios destinos.
Lo que significa que aquellos dioses paganos
que representaban ciertas fuerzas desconocidas
de la naturaleza, serian derribados por el hom-
bre el mismo dia en que 6ste lograra penetrar
en los secrets de esas fuerzas i se apropiara de
ellas para ponerlas enteramente a su servicio.
I como casi todo esto lo ha conseguido ya,
aquellos dioses han sido derribados, pero su
destino es ain mas cruel: ellos viven todavia i
vivirAn siempre al servicio del hombre.
I es a la chispa que Prometeo rob6 al cielo,
segun el gran mito, a quien se debe una trasfor-
macion tan prodijiosa. La intelijencia humana,
aplicada primero a la t6cnica, i despues a la
ciencia i la t6cnica unidas, ha hecho suyas las
fuerzas ignoradas que encarnaban los dioses del
Olimpo.
dice Luis Bilchner,-hasta cierto punto cons-
ciente de si mismo, sacude como un sueio la







EDUCATION ECON6MICA E INTELLECTUAL 87

existencia puramente natural que habia tenido
hasta ent6nces (bajo la barbarie) i coloca su do-
minio sobre la naturaleza, que Antes era com-
pletamente desp6tica.> (1)
No hai motivo, pues, para considerar que se
bastardea la ciencia, al ligarla a la tecnica, de
la cual ha nacido i mediante la cual tambien
adquiere todo su inmenso valor human i'civi-
lizador.
I si esto es asi, Ga qu6 ent6nces llevar a la en-
seianza general ?
EstA bien que el sabio, que no ignore que el
mas desinteresado descubrimiento cientifico ha-
lla al fin i bien pronto una aplicacion uitil, cul-
tive dentro de su gabinete la ciencia por la
ciepcia; pero los que vamos al colejio a conocer
la ciencia, a aprender a estudiarla i aplicarla,
no podemos Ilevar otra divisa ni prop6sito que
,la ciencia para la vida>.
Ha sido un lamentable olvido de estos he-
chos lo que ha dado orijen al pretendido anta-
gonismo entire las tendencies humanistas i las
econ6micas.

(1) BiCHNER. Lugar del hombre en la naturaleza (Ed. es-
pafiola, Barcelona, 1906, 2 vols. en 8.0), tomo II, pAj 15.








LUIS GALDAMES


Una circunstancia mas ha tendido a agravar-
lo. Los literatos, los artists i los fil6sofos, han
hecho casi siempre gala de un desprecio
olfmpico por todas las exijencias materials de
la vida. Han vivido el suerio de su propia gran-
deza. Los hombres de ciencia han seguido sus
rastros, i todos juntos han hecho penetrar en
la education sus mismos sentimientos de orgullo
i jenerosidad. (1)
No han tenido present que ellos forman una

(1) Desde ARIST6TELES, (L6ase su Politica, Lib. VIII,
Cap. III), para quien el trabajo manual era indigno de un
hombre libre, porque deformaba su cuerpo i deprimia su
intelijencia, hasta HAECKUL, cuyas vistas sobre la educa-
cion escluyen todo ideal econ6mico, (16anse laspAjs. 413 i
414 de su obra Les Enigmes de l' Univers.-Ed. francesa de
Schleicher), los hombres de pensamiento han vivido su pro-
pio ideal de verdad i de belleza.
ROUSSEAU, mitad literate, mitad fil6sofo, tuvo, como es
sabido, las vistas mas retr6gradas en material de education.
Los mas grandes males vienen de nosotros mismos,--dice
por ahi en su Emilio (Ed. Garnier, Paris, 1 vol. en 8.0, 565
pp.); sentencia budista, base del sistema. I luego afirma:
razonable' educar a un pobre para ser rico que a un rico
para ser pobre. Frase de efecto, sin duda, pero que es la
negacion absolute de todo ideal econ6mico i de toda demo-
cracia (Vanse pAjs. 20 i 25 de la Ed. cit.).






EDUCATION ECON6MICA E INTELLECTUAL 89

infima minorfa dentro de cada colectividad mo-
derna i que, si les es dable a veces prescindir
un tanto de todo lo que significa bienestar o
riqueza, la inmensa masa de la- poblacion que
vive en torno suyo no puede ni debe poseer los
mismos rasgos desprendidos de su character, i
'que el ideal econ6mico es por lo m6nos tan
honroso i fecundo como cualquiera de los idea-
les espirituales.














XIV


Lo espuesto no significa que debamos sus-
traernos, ni siquiera parcialmente, a las corrien-
tes intelectuales que, a semejanza de dinamos
el6ctricos, dan vida, animation i fuerza a una
colectividad.
Del mismo modo que las sociedades necesitan
una expansion constant de su riqueza para sub-
sistir, tambien requieren poseer ese n-cleo es-
cojido de hombres dedicados a las areas del
pensamiento, que conserven e incrementen el
acervo comun de la civilization i contribuyan a
hacer mas agradable la existencia.
Para ellos el honor de los sacrificios por la
belleza i la verdad; i para ellos este honor,
porque su nfmero es siempre restrinjido i por-
que ellos representan las cispides mas altas
dentro de la que podriamos llamar la topograffa
del espiritu human.






EDUCATION EOON6MICA E INTELLECTUAL 91

La enseianza no puede m6nos que contem-
plar tambien esta verdadera -necesidad social;
pero, puesto que es 611a una necesidad que s61o
debe ser satisfecha sobre la base de elements
mui seleccionados, su papel habrd de limitarse,
dentro de su grado general, a despertar las ap-
titudes espontAneas, para encauzarlas, cultivar-
las i abrirles horizontes despues.
Lo que quiere decir que las tendencies inte-
lectuales, tanto en lo que se refieren a la cien-
cia como a la literature i al arte, deben irse
acentuando gradualmente, desde la education
primaria hasta la secundaria i superior, pero
s61o en esta iltima es possible que adquieran su
pleno desarrollo.
He ahi lo que entire nosotros no ha querido
comprenderse bien.
Una ensenanza superior que no es ni litera-
ria ni cientifica, sino esclusivamente professional,
nos ha inducido a hacer de la ensenanza secun-
daria el alcdzar de la literature i de la ciencia,
con olvido de que ella, por su carActer univer-
salista, tanto interno como esterno,-es decir,
tanto por lo que toca a las materials que la cons-
tituyen como por lo que atanie a los mismos







LUIS GALDAMES


individuos con derecho a recibirla,-debia co-
rresponder a otras necesidades sociales fuera de
las que s61o tienen aspect intellectual.
El concept jeneralizado hoi, acerca de la
education secundaria, es que ella se propone
former al hombre para la vida en sociedad i
desarrollar arm6nicamente en el niio todas sus
facultades intelelectuales i sus mejores dotes
morales. Aspira a algo mIs todavia; aspira a
former el caracter de cada educando, o sea, a
despertarle el sentimiento de su propia indivi
dualidad. (1)


(1) Consultese a este respect la citada obra de don VA,
LENTIN LETELIER, Filosofia de la Educacion, que es la espo-
sicion mas complete que conozco respect a los fundamen-
tos i tendencies de la ensefianza secundaria cientifica. El
seflor Letelier no ha podido, sin embargo, sustraerse del
todo a las exijencias econ6micas de la education comun i
hablando de los caracteres jenerales de 6sta, dice: de la educacion,'contemplada en su mas noble aspect, no
es el de asegurar a los educandos los medios de hacerse ri-
cos. Sin que le sea licito eximirse de adiestrar sus faculta-
despara el trabajo (yo subrayo), el fin que ella debe perseguir
es el de formarlos para la sociedad en que han de vivir).
(PAj. 166). Lo malo estd en que mi sabio maestro no deta-
Ila en ninguna parte, por que medios el educando puede
eadiestrar sus facultades para el trabajob dentro de la edu-







EDUCATION ECON6MICA E INTELLECTUAL 93

Para conseguir estos fines, desarrolla todo un
program de disciplines cientificas, filos6ficas,
literarias, artfsticas i t6cnicas. I no cabe dudar
de que consigue la mayor parte de sus prop6si-
tos, tanto en Chile como en todos los paises en
que esta regularmente organizada.
Pero en los paises de vieja civilization, al re-
ves de lo que sucede entire nosotros, la instruo-
cion primaria tiene un desarrollo much mayor,
tanto por las materials que abarca i los aiios de
studio que dura, como por la -cantidad i cali-
dad de individuos que la reciben; la instruction
superior es esencialmente cientifica i a ella estA
reservada la conservation i el incremento del
saber human; i en fin, la instruction profesio-
nal t6cnica se hall difundida, en sus multiples
formas, de manera estraordinaria. La educa-
cion media general, o sea, secundaria, no viene

cacion secundaria, si no es por las disciplinas de la clase; i
deja para la ensefianza professional i t6cnica la satisfaccion
de tal necesidad. Esto iltimo es obvio, pero no se trata de
eso. Se trata de que en la enseflanza secundaria general el
j6ven, estraflo a todo ejercicio professional determinado, des-
pierte sus aptitudes i adquiera el amor por el trabajo mate-
rial, en igual grado a lo m6nos que adiestre sus aptitudes i
adquiera el amor por el trabajo intellectual.







LUIS GALDB3IES


a ser asi mas que una de las tantas ramas en
que el organismo educativo se divide; ofrece,
ademas, grades i caracteres diversos, i s61o se
la conceptfia como una etapa preparatoria para
el trabajo cientifico de la Universidad, o como
una cultural minima para la vida del individuo
en una colectividad civilizada. El nino puede,
de este modo, elejir desde el principio de su ca-
rrera de estudiante, cualquiera de las cien puer-
tas que so le abren para entrarlo en la vida i
la actividad docente se reparte en otras tantas
direcciones, complicfndose e integrAndose recf-
procamente, como las mismas formas de la ac-
tividad social.
La ciencia, la literature i el arte encuentran,
de este modo tambien, capacidades numerosas
que se entregan a su cultivo i que se dedican
con porfiado teson, a prepararse especialmente
para ese j6nero de labores, en los multiples
planteles destinados a tal objeto.
Por otra parte, la selection social, resultado
de la lucha econ6mica, ha impuesto rasgos psi-
quicos persistentes i hereditarios en la pobla-
cion de cada uno de esos paises, rasgos que
orientan a la mayor parte de sus individuos







EDUCATION ECONOMICA 0 INTELLECTUAL 95

hacia los grandes esfuerzos del trabajo mate-
rial i utilitario.
La necesidad es i ha sido siempre, en todas
las colectividades, la mejor i mas eficaz educa-
dora.
En distinto caso se halla nuestro pais. Aquf la
necesidad no ha fijado todavia un tipo colectivo
hereditario, que busque de preferencia la vida
econ6mica; aqui no hai escuelas propiamente
cientificas, sino solamente profesionales supe-
riores; aqui la instruction primaria es lo mas
d6bil que puede ser, en cualquier sentido que
se la consider; la ensefanza t6cnica, ap6nas si
empieza a desarrollarse i a rendir algun fruto.
La education secundaria absorbe, pues, casi
todos los elements nuevos de las classes diri-
jentes de la sociedad i de la misma clase media
i es, en suma, el cartabon con que se mide i el
eje sobre el cual jira la preparation previa que
casi todas las demas ramas de la education re-
quieren.
Su papel es asi preponderante dentro de
todo el organismo educational del pais i su in-
fluencia social es trascendente, tanto por ese
motive, como por lo que ataile a la cultural je-








LUIS GALDAMES


neral de las jeneraciones que entran a elaborar
nuestro porvenir de nation.
No obstante esta diversidad de situaciones,
nosotros hemos hecho aqui, al organizer la edu-
cacion secundaria, lo mismo que en todas par-
tes, entendiendo por (todas parties > los pai-
ses de civilization mas avanzada que nos sir-
yen como modelo. Nuestros educadores hu-
manistas han obrado con perfect 16jica, dentro
de su concept de que la humanidad es una
sola e igual, a lo largo de todo el planet. (1)
Pero esa 16jica racional, si nos ha permitido


(1) Es sujestivo observer c6mo hasta 16s sabios de
ideas mas amplias, del siglo pasado, no podian desligar el
concept humanidad del concept cientifico, siguiendo en
esto, consciente o inconscientemente, el humanitarismo
universal de COMTE. Asf, por ejemplo, i citar mas seria en-
fadoso, hablando BfCHNER de los cambios sociales que tien-
de a producer la ciencia, dice: eLa rivalidad, tan 6til en si
misma, debe subsistir; pero la antigua i ruda forma de des-
truccion'i esterminio que ofrecia la lucha por la existencia
en el pasado, debe manifestarse en una forma ennoblecida
i propiamente humana de la concurrencia para el bien je-
neral. En otras palabras, en lugar de la lucha para la exis-
tencia, debe sustituirse la luchapor la existencia; en vez del
hombre, la humanidad (yo subrayo)... en vez del odio general,
el universal amor. (Obra citada,,T. II, pAj. 29).




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs