• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Table of Contents
 Consejo superior
 Facultad de agronomia
 Antonio Gil (1863-1934)
 Un interesante hongo entomogeno...
 La resistencia al corte y la reaccion...
 Identificacion colorimetrica de...
 Planteamiento del problema agrario...
 Back Cover














Group Title: Revista de la Facultad de Agronomia
Title: Revista de la Facultad de Agronomâia
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075957/00001
 Material Information
Title: Revista de la Facultad de Agronomâia
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Universidad Nacional de La Plata -- Facultad de Agronomâia
Universidad Nacional de La Plata -- Facultad de Agronomâia y Veterinaria
Publisher: s.n.
Place of Publication: La Plata Argentina
 Subjects
Subject: Agriculture -- Periodicals   ( lcsh )
Agriculture -- Periodicals -- Argentina   ( lcsh )
Agriculture -- Research -- Periodicals -- Argentina   ( lcsh )
Genre: governmental publication   ( marcgt )
periodical   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: v. 1-6, 1895-1904; ser. 2, v. 1-14, 1905-1920; ser. 3, v. 14, no. 2-v. 20, 1921-1935; v. 21- 1936-
Numbering Peculiarities: Series designation dropped with v. 21, 1936.
Issuing Body: Volumes for 1895-19 issued by the Facultad de agronomia y veterinaria, La Plata; 1905- by the Facultad de agronomia y veterinaria (1905, Facultad nacional de agronomia y veterinaria) of the Universidad nacional de La Plata.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075957
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 01697081
lccn - 47034793
issn - 0041-8676

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Table of Contents
        Page 1
    Consejo superior
        Page 2
    Facultad de agronomia
        Page 3
        Page 4
    Antonio Gil (1863-1934)
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Un interesante hongo entomogeno (beauberia globulifera speg. picard)
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    La resistencia al corte y la reaccion de adherencia en las tierras y los ensayos de arados
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Identificacion colorimetrica de las variedades de trigo mediante el acido fenico
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Planteamiento del problema agrario Argentino
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Back Cover
        Back Cover
Full Text


ir:
r
3
J


,c.
;-


;
-I


17..~ ., '. *i 7

L1-VEPNSE1DrSD'At)4A -ONAtIFD-.EBA'PLATAJ
if-. -*'. FACULLADi DE AGROYORIA


Too U, NA .IICIEIBRE DE 1931 f(ftCEA EPWA) ,,



;Ji; >E~A'4






-~~~? 44- DELr
r~ I-'7L"`-- ;!'ii V -- ''4 I -~








RN N- -IA
J ~ N .-i






A7 -N.-> -T
-i-4

A.IlaJA.KDBO ~or'ro, ~~j~-Oi! (X86O~1984). r__ ,r
oUAr B. MAncaloNArrTO (In In6ere o ie 'ljonIoia6geno (Boaubarki gfobtAllera I
lBpb 3?1-u lr d
Tsdmo V. i AU ,- L~a rfilstencia al'. t, I -re we 6.
ti.e~rrs y ioc.einayos de arasoa.-.~ -

1UL1 RMHFsIFORN, Ideutifica f coloimAiriia do lns ariadsdad 4e rigd mhi -
dhante el Acido f~nico *A 4 -* p.
.. .' ..Ai~aha Rfl400ThUn PIoeiino deI problems agIaroagztn s

*4-.----" K
-Akcouts RrwGU11L3T,1tB' P te o .~i nitle t O's vieuttwo .'. ..P




AN



-A-

7f
4c~-: N.-51
-<4)--T -,
-?' ~' T2


-.7 N

-.<~- -N `\: ?


I.4
,--1 -


'L~AiFI.T. O4LLBB 80'
'.(REtBIOA ela UGENTTNA)lj"


-4 1



N--
'N"^ ^


y 1.
I-.-


4I'


N..--N


7,-" .** N *

y--N -'


-4.


;. 4k

1~ >j ~


' .


k~


-N) -

-- -L
/4-.-


N,


*.,


- ?- 4'





-.5~

- 4/ b -


.1'


-.5


'/ *


S-i
/i-.c
Ai1*


.5-

C- ,. 4 `: I'
r,.-i"


'yL, j.



s ~-r ,
I'

6'


L:: rpi~a.


7











UNIVERSIDAD NATIONAL DE LA PLATA
FACULTAD DE AGRONOMIA
TOMO XX, No I DICIEMBRE DE 1934 (TERCERA EPOCA)




REVISTA
DE LA



FACULTAD DE AGRONOMIA


S UM A RIO

pAG
ALBJANDRO BOTTO, Antonio Gil (1863-1934) ..... ...... .... 5
JUAN B. MAROHIONATTO, Un interesante hongo entom6geno (Beauberia globulffera
[Speg.] Picard) . . . . . . 13
TEfFILO V. BARARAO, La resistencia al corte y la reacci6n de adherencia en las
tierras y los ensayos de arados . . . .. . 19
JULIO HIRSCHHORN, Identificaci6n colorim4trica de las variedades de trigo me-
diante el acido fenico . . .... . .... . 31
ANDREAo RINGUELET, Planteamiento del problema agrario argentino ... 89


REDACCION:
ILA PLATA, CALLESr 60 y. 118
(RIEPIBLICA ARGENTINA)
1934














UNIVERSIDAD NATIONAL DE LA PLATA


CONSEJO SUPERIOR

President
Dr. Rieardo Levene

Vice-Presidente
Prof. Jos6 Rezzano


Sr. Ferndn F6lix de Amador
Dr. Juan E. Cassani
Ing. Guillermo C. C4spedes
Ing. Agr. Cbsar Ferri
Dr. Lorenzo Galindez
Dr. Enrique V. Galli
Ing. Agr. Anibal L. Guastaviao
Dr. Juan Hartmann
Dr. Juan Keidel


jeros Titulares
Dr. Juan E. Machado
Dr. Agustin Pardo
Ing. Justo Pascali
Dr. Antonio G. Pepe
Sr. Rafael Peaean del Sar
Dr. Jos6 Peco
Sr. Jose Rezzano
Dr. Frank L. Soler
Dr. Carlos J. B. Teobaldo


Consejeros Suplentes
Ing. Agr. y Dr. Carlos M. Albizzati Dr. H&rcules Corti
Dr. Carlos Alberto Alcorta Dr. C. Natalio Logiudice
Sr. Antonio Alice Sr. Arturo Marasso
Ing. Evaristo Artaza Dr. Moldo Montanari
Ing. Nicolas Besio Moreno Dr. Alejandro M. Oyuela
Ing. y Dr. Manuel F. Castello Dr. Guido Pacella
Dr. Emilio D. Cortelezzi Dr. Buenaventura Pessolano

Representantes de los alumnos
Titulares


Sr. Alberto Agabios


Sr. Florentino Hugalde


Sr. Benijamin A. M. Bambill

Suplentes
Sr. Sebastian C. Calumi


Secretario General y del Consejo Superior
Sr. Santiago M. Amaral


B. AIRES EST. GRAFICO "TOMAS PALUMBO" LA MADRID 321-25 U. T. 21-1733














UNIVERSIDAD NATIONAL DE LA PLATA






FACULTAD DE AGRONOMIA




CONSEJO ACADEMIC

Decano
Ing. Agr. CUSAR FERRI

Vice-Decano
Dr. EMILIO D. CORTELEZZI

Consejeros acad6micos titulares
nlg. Agr. y Dr. TOMAs AMADEO Ing. Civil GABRIEL C. DEL MAZO
Ing. Agr. y Dr. CARLOS M. ALBIZZATI Prof. JosE F. MOLFINO
Dr. ALBERTO CASSAGNE SERIES Ing. Agr.EMILIO J. RINGUELET

Consejeros academieos suplentes
Arq. MARIO COOKE Ing. Agr. SANTOS SORIANO
Ing. Agr. JULIO HIRSCHHORN Ing. Agr. JosE J. VIDAL
Ing. Civil ANTONINO RULLI

Delegados. Estudiantiles
Titulares


LUIS F. CORTELEZZI


SERAFfN FOUCAULT


Suplentes
JUAN J. NAGERA ANIBAL J. OLARTE

Delegado titular al Consejo Superior
Ing. Agr. ANfBAL L. GUASTAVINO

Delegado suplente al Consejo Superior
Dr. MoLDo MONTANARI

Secretario de la Facultad y del Consejo Acaddmico
Ing. Agr. FELIPE ARRIAGA

Bibliotecario
Ing. Agr. RODOLPO M. URO














PERSONAL DOCENTE

Profesores Honorarlos
INn. AGR. ALEJANDRO BOTTO
DR. ENRIQUE HERRERO DUOLOUX


ING. AGE. Y DE. TOMAS AMADEO
Profesor de Economia y Legislaci6n
agrarian
ING. AGR. Y DR. CARLOS M. ALBIZZATI
Professor do Quimica agricola
(Fitoquimica)
ING. Aan. TEOFILO V. BARAIAO
Professor supl. de Maquinaria agricola
INO. AGR. RICARDO BEHR
Professor supl. de Hidrologia agricola
DR. DOMINGO BOREA
Professor supl. de Economia y Legislaci6n
agrarias
INo. AGC. SANTIAGO BOAGLIO
Professor supl. de Agricultura 1 part
INO. AGR. ARTURO BURKART
Profesor supl. de Botanica agricola
I part
Dr. ALBERTO 0ASSAGNE SERIES
Professor de Administraci6n rural y
Contabilidad
INO. CIVIL JULIO R. CASTINEIRAS
Professor de Construccione, rurales
DR. MAROELO CONTI
Profesor de Maquinaria agricola y de
IIidrologia agricola
ARQT. MARIO COOKE
Professor supl. de Dibujo
DR. EMILIO D. CORTELEZZI
Professor de Anatomia y Fisiologia
ING. CIVIL GABRIEL C. DEL MAZO
Profesor de Dibujo
ING. AOG. CESAR FERRI
Professor de Agrologia y Complementos
do Mineralogia y Geologia
ING. AGR. FERNANDO rRENEAU
Profesor do Industrias agricolas I part
y de Industrias agricolas II part (Le-
cheria)
ING. AGR. LUIS G. FERREYRA
Professor supl. de Construcciones rurales
ING. AGR. ROBERTO E. FAURA
Profesor supl. de Quimica agricola
(Fitoquimica)
ING. AGR. SEBASTIAN GONZALEZ
SABATHIE
Profesor supl. de Industrias agricolas
II part (Lecheria)
PROFESORES D,
ING CIVIL LEONIDAS A. BARRANCOS
Profesor de Topografia
DR. ANTONIO CERIO'J'I1
Profesor de Qaimica analitics industrial-
D.. JORGE E. DURRIEU
Profesor de Zootecnia I y II parties
Ixa. CIWL JUST PASCALI
Profesor de Complem. de Matematicas


ING. AGR. JUAN JOSE GOMEZ
Profesor supl. de Aecanica general y
aplicada a la agriculture
ING. ARn. ANIBAL L. GUASTAVINO
Professor de Arboricultura general y frutal
y Regente de Prctica agricola
ING. AGR. JULIO HIRSOHIIORN
Profcsor de Agricultura I part
DR. PEDRO LENCI
Professor snpl. de Anatomia y Fisiologia
[NG. AGE. CARLOS A. LIZER Y TRELLES
Professor de Zoologia y Entomologia
agricolas
ING. AGR. JUAN 0. LINDQUIST
Professor supl. de Fitopatologia
ING. AGB. JUAN B. MARCHIONATTO
Profesor de Fitopatologia
SR. JOSE F. MOLFINO
Professor supl. de Botanica agricola
II part
DR. MOLDO MONTANARI
Profesor de Agriaultura II part
DR. EMILIANO MAC DONAGH
Professor supl. de Zoologia y Entomologia
agricolas
ING. AGe. MOISES.M. MORON
Profesor supl. de Agricultura II part
ING. AOe. LORENZO R. PARODI
Profesor de Botanica agricola II part
ING. AG,. EMILIO J. RINGUELET
Profesor de Botanica agricola I part
INa. CrVIL ANTONINO RULLI
Prefesor do Mec&nica general y aplicada
a la agriculture
ING. AAe. SANTOS SORIANO.
Profescr de Microbiologia agricola
ING. AGR. JUAN L. TENEMBAUM
Profesor supl. de Administraci6n rural y
Contabilidad
INc. AGR. JOSE J. VIDAL
Professor sapl. de Arboricultura general
y frutal

E CORRELACION
DR. EMILIO E. PIAGGIO
Professor de Complementos de Quimica
ING. CIVIL MANUEL UCHA
Profesor de Fisica y Meteorologia
agricolas
DR. REINALDO VANOSSI
Profesor do Quimica an'iitica cualitativa


PERSONAL DOCENTE AUXILIARY


ING. A( TEOFILO V. BARARAO
Jefe de laboratorio de Maquinarna e Hi-
drologia ,,r-..-l,. y de Meecnica general
y '..l. .'. a a a agricultural
DR. DOMINGO BOREA
Jefe de Economia y Legislaci6n agrarias
y de Administraci6n rural y Contabilidad
ING. AnG. JUAN CAMPOS AYALA
Adscripto interino a la Estaci6n
agron6mica
ING. AGR. ROBERTO E. FAURA
Jefe de Quimica agrico!a (Fitoquimica)


ING. AGR. LUIS G. FERREYRA
Jefe de Dibujo y de Construcciones rurales
IsG. AGR. JOSE GO1OSTEGUI
Jefe de Arborieultura y PrActica agricola
ING. Aan. JUAN C. LINDQUIST
Jefe de laboratorio de Botfnica agricola
I y II parties y de Fitopatologia
1.I. AaR. MOISES M. MORON
Jefe de Agricultura I y II parties
ING. ACR. PEDRO S. TOULICOT
Jefe interino de la Estaci6n agron6mica






















































Ing. Agr. ANTONIO GIL
1863 1934














ANTONIO GIL


(1863- 1934)


Cuando aprendiamos, en la iniciaci6n de nuestros studios agro-
n6micos, conjuntamente con sus leyes, los distintos aspects de la
evoluci6n de todo el mundo organizado o no, nunca pensamos que
esas leyes que las rigen, las iriamos viviendo paso a paso y senti-
riamos sus efeetos en la material y el espiritu.
Nos encantaba la forma brillante con que muchos de nuestros
profesores sabian explicarnos y hacer que nos identificaramos con
esos diversos aspects, los cuales hoy, no s6lo en base a aquella ini-
ciaci6n, sino que por haberlos abarcado en toda su amplitud, y mis
que todo, por haberlos sentido en < los comprende-
mos en todo su sentido y en toda su inevitable finalidad.
Antonio Gil, que tanto se destacara en estas funciones de ense-
fianza, porque tambi6n le toc6 revelarnos la evoluci6n del mundo
mineral, ha cerrado su ciclo; ha completado su pasaje por este
mundo de material y de espiritu, dejando, a semejanza de tantos
fen6menos intensos que, sin aparato, son ejes de transformaciones
primordiales, el trazo inconfundible de su personalidad.
Antonio Gil, fu6 el maestro por excelencia; tenia personalidad
propia en base a principios fundamentals e inconmovibles; capaci-
dad y dignidad.
Antonio Gil, fue la figure destacada del grupo inicial de los es-
tudiantes de agronomia en el pais, y esa posici6n; con prestigio
siempre creciente, supo mantenerla a trav6s de sus afanes profesio-
nales y de las tareas del profesorado, transformhndose, con el tiem-
po, en el ejemplo viviente de consagraci6n al studio y al trabajo.
Antonio Gil, hizo, mantuvo, afirm6 e impuso, sin resistencias, su
personalidad en el mundo intellectual en que le toc6 actuar. No fu6
blando ni complaciente, fu6 mas bien austero, pero afin dentro de
esta modalidad, era su condici6n tan natural, que atraia por su
dignidad.
Esa dignidad fu6 el trasunto de todos sus actos. Recuerdo que
con motive de la cuesti6n universitaria que tanto conmovi6 a las











-7-


generaciones de 1918 y 1919, una interesante conversaci6n que sos-
tuvibramos.
Yo abogaba por la Reforma, y como tal, puse una series de argu-
mentos con la convicci6n que las circunstancias me permitian,.y,
al impulsarlo a dar sus opinions, estas fueron m6s o menos sus
palabras: creo en la juventud, porque he sabido ser joven y apre-
ciar como tal los hechos; creo en mis discipulos, porque los he sen-
tido correctos y capaces, pero no estoy conform con la forma de
sus impulses. Creo tambien en los que fueron mis compafieros en
las tareas de la ensefianza, y, si para aqu6llos tengo esa censura,
para estos lamento que no tuvieran present las palabras profun-
damente humans y el gesto sublime del fil6sofo de Tesalia, en
trance de apurar la copa de la cicuta, al despedirse de sus disci-
pulos... !
En la funci6n pfiblica, y especialmente en lo que atafie al desen-
volvimiento de nuestra vieja Facultad, que tanto queria, vivi6, co-
mo todos sus hombres, horas duras y moments amables. En
aqu6llas, su serenidad imperturbable, infundia tranquilidad en los
espiritus agitados, y en 4stos, se le veia redoblar su esfuerzo y esti-
mular la acci6n de sus alumnos, de sus compafieros y de sus subordi-
nados, mereciendo asi la confianza de todos, a la par que inspiraba
el entusiasmo necesario para proseguir la lucha en la funci6n y en el
trabajo.
En su calidad de maestro, que fu6 donde le conoci mrs, en base
a sus amplios conocimientos y a su condici6n especial de carfcter,
no tuvo nunca inconvenient en ponerse en contact cordial con sus
alumnos, a los que trat6 con la naturalidad y la confianza que re-
clamara Ostwald para el maestro ideal, y con las cuales, se puede
agregar, se logra inspirar el respeto que sabe contener, por su ex-
celsitud, a las agrupaciones estudiantiles por mis inquieto o move-
dizo que su espiritu apasionado sea. Digo esto, con pleno conoci-
miento de causa. La tarea del maestro es dificil y hasta peligrosa
cuando sus modalidades de caricter y su discipline estA confiada
en la inferioridad de sus alumnos, y no sabe o no tiene las condi-
ciones necesarias para superarse.
Antonio Gil, sobrepasaba el nivel medio de la enseiianza; ella
tenia la elasticidad suficiente para no ofuscar al mediocre y no
defraudar al despierto; su discipline, su m6todo, su dicei6n eran










-8-


perfectos, y en todos los puntos que trataba, ademis de la origi-
nalidad que es indispensable evidenciar en esta delicada funci6n,
surgia la profundidad de sus conocimientos.
Con verdadera .elocuencia, persuadia por su fino razonamiento,
y tenia tal modo de decir las cosas, que hubiera satisfecho las con-
diciones impuestas por Pascal. Se le escuchaba sin trabajo, sin
fatiga ni dificultad, despertando de tal forma el interns de sus
oyentes, que no s61o los hacia pensar, sino que los llevaba, insen-
siblemente, a los puntos mks dificiles sin los tropiezos que la com-
plejidad de los mismos pudieran ocasionar.
Disertaba con palabra precisa, sencilla y natural, por manera
que su auditorio no perdia la ilaci6n del asunto y comprobaba, con
satisfacci6n, que habia comprendido y, aprendido algo nuevo. Por
eso he dicho que pudo substituir, con ventaja para sus alumnos,
largas horas de studio y de esfuerzos para la comprensi6n de los
numerosos puntos, complejos y dificiles que encierran muchas de
las materials de nuestra carrera, haciendo, asi, grata la tarea del
studio e inolvidables las horas convividas en las. aulas de nuestra
Facultad.
Generoso por temperament, di6, sin reserves, todo su caudal in-
telectual y entreg6 con profusi6n todo su haber bibliogrAfico, que
no era poco, completando su funci6n de maestro, en la conducci6n
de los novels, cuando estos se encontraban abocados a algin tra-
bajo, evitando con ello el desaliento que muchas veces les embarga
a 6stos, como consecuencia de su inexperiencia.

*


Sus trabajos y publicaciones fueron numerosos y de singular va-
lor tecnico.
Sus studios agricolas sobre las islas del Parana, son un model
de orden, y lo revelan al venerado maestro, en toda su integridad.
En 6stos, es fkcil comprobar, a la par que al hombre met6dico y
prolijo, al professional complete.
Es por esto que he dicho mas de una vez, que ellos sirvieron
para orientar la labor de sus colegas, orientaci6n que se tradujo en
aquella obra de conjunto tan fitil aunque incomplete, que se de-
nominara < Investigaci6n Agricola >, la que permiti6 revelar en su










-- a -

hora, el desenvolvimiento alcanzado por el pais en lo que se rela-
ciona con su caricter agricola, y destacar la importancia de los
t6enicos de la agronomia, cuya labor, si bien interesante, se venia
haciendo personal y aislada, disgreghndose asi un cimulo de ener-
gias, preciosas en su valor y en sus frutos, y que hubiera logrado
toda su plenitud, si ella se hubiera encarado con un plan orgknico
y continuado.
Su Tratado de Agricultura, del que aleanz6 solo a publicar el
primer volume, es toda una pieza consagratoria y donde se evi-
dencia la profundidad del maestro.
El studio de los minerales que concurren a ]a formaci6n del
suelo arable, otro de sus trabajos, precioso folleto en su concepci6n
y valioso por el aporte que represent como introducci6n al studio
de la Agrologia de la que fuera un eminente professor, lo re-
velan en un nuevo aspect, a la vez que reafirman la manifestaci6n
que tengo forrhulada, de la vastedad de sus conocimientos.
El studio sobre los caracteres fisicos de los trigos, interesante
por su forma y de gran valor 'econ6mico por su finalidad, tiene el
m6rito de constituir toda una orientaci6n definida en este rumbo,
y quizA sea 61, el trabajo precursor de los studios biom6tricos que
se realizan hoy en la rama cerealera de ]a producci6n agraria ar-
gentina, y que permitira, conjuntamente con los studios gen6ticos
y fitot6cnicos completar el dominio de los factors que rigen a esta
producci6n, etc.

**# *


Esto que escribo, que no alcanza a ser sino una p6lida semblanza
de este hombre ejemplar, es convenient que lo conozcan nuestros
alumnos, muchos de los cuales, mas de una vez, al realizar sus
trabajos en el Laboratorio de Agrologia, al mirar su cuadro, se ha-
bran preguntado, suponiendo ]a de un predecessor, qui6n habrd sido esa
figure tan venerable, que en manera sonriente, pareeiera que con
intima satisfacci6n, contemplara y presidiera el afAn de 6stos, en el
intento de desentrafiar el secret de esa masa friable, que llamamos
tierra, la que en grandiosa armonia con la diminuta simiente, ela-
boran, en acci6n sublime, el sustento material de tantas vidas.










- 10 -


Pienso, tambien, que mientras no se escriba la historic de la
familiar agron6mica, tendremos que vivir de la tradici6n, transmi-
tiendo de generaci6n en generaei6n, como los Arabes, el recuerdo de
los hombres que desde su sitial de verdaderos maestros, supieron
cimentar, no s6lo su personalidad, sino que concurrieron con su es-
fuerzo, en la construcci6n de ese edificio sutil, tan caro a todos
nosotros, que se llama prestigio de nuestra querida Instituei6n.
En esta faena, no hay peligro que nos sorprendan en id6ntica
situaci6n que a los antiguos griegos ante sus idolos, pues cualquiera
que fuera nuestro entusiasmo, nunca caeriamos en exageraci6n ante
la personalidad tan complete de nuestro recordado maestro. Para
probarlo, no tengo mas que repetir un p6rrafo de la oraei6n fline-
bre pronunciada en el cementerio ante sus restos mortales: su tarea
professional fue larga, nutrida y brillante; larga, porque ella abarc6
m6s de un cuarto de sigl6 de labor continue; nutrida, porque ella
fu6 multiple; y brillante, porque toda ella fu6 modelo de sabiduria
y de ensefanza.
ALEJANDRO BOTTO.


DATOS BIBLIOGRAFICOS DEL INGENIERO AGR6NOMO ANTONIO GIL (1)

Termin6 sus studios a fines de diciembre de 1887; al afio siguien-
te en 1888 rindi6 examen de tesis, que vers6 sobre < Alternativas
de cosechas >>.
Fu6 de la primera promoci6n de alumnos del Instituto Agron6-
mico Veterinario de Santa Catalina, habiendo sido promovido con
la nota mis alta de los alumnos de su curso.
Comenz6 sus tareas dentro de la Facultad, en el mismo afio que
rindi6 su tesis o sea en 1888, en el mes de marzo fu6 nombrado
Secretario de la Rectoria.
En septiembre del mismo afio lo nombraron Ayudante del curso
de Agronomia.
En 1889 se le nombr6 Profesor de Agronomia, siendo el primer
professor de la material que tuviera cargo docente, fuera del grupo
de catedriticos que de exprofeso fueron contratados en Europa,
para el Instituto Agron6mico y Veterinaria de Santa Catalina.


(1) Datos bibliogrificos recopilados por la Sefora Dofia Arminda B. de Gil.










- 11 -


En 1890 fue confirmado en el cargo, al trasladar el antiguo Ins-
tituto Agron6mico y Veterinario a la que es hoy Facultad de Agro-
nomia de La Plata.
En este cargo de professor continue sin interrupci6n hasta marzo
de 1912, en que se retir6 por haberse acogido a los beneficios de la
jubilaci6n.
Durante este largo period adem6s del cargo docente desempefi6
otras funciones pfiblicas en la provincia de Buenos Aires, como en
otras dependencias del gobierno national.
En 1893 fu6 nombrado Director y Administrador del parque y
bosque de la ciudad de La Plata.
En 1894 el ministry doctor Emilio Frers lo nombr6 para efectuar
studios agricolas en las islas del Delta del Parana, comisi6n que
fu6 desempefiada, publicando en un volume el resultado de sus
observaciones.
En 1896 fu6 comisionado conjuntamente con el ingeniero agr6-
nomo Jose Cilley Vernet para 'iacer un studio de los procedi-
mientos seguidos en el cultivo de cereales en la provincia y mejoras
que pudieran llevarse a cabo. El resultado de esta comisi6n consta
en folletos que public en aquella 6poca.
En 1897 fue nombrado tambi6n en uni6n del ingeniero Jos6 Ci-
Ily Vernet y Adolfo Tonnelier para proyectar el plan de studios,
programs, reglamentos, etc., que deberian regir en la Escuela
PrActica de Agricultura, que de acuerdo con el mismo decreto se
estableceria en Santa Catalina, Lomas de Zamora.
En 1897 tambi6n el gobierno de la provincia lo nombr6 Director
de la Oficina Quimica-Agricola. En dicha oficina organize los di-
versos servicios agricolas con que contaba entonces la provincia de
Buenos Aires.
En 1898 fu6 Miembro de la Facultad de Agranomia y Veterinaria
de La Plata.
En 1899 lo nombraron Director de Santa Catalina. Ese cargo lo
desempefi6hasta mayo de 1902 que renunci6, entregando el estable-
cimiento al ingeniero agr6nomo Juan A. Ortiz.
En 1904 fu6 nonibrado adscripto a la Divisi6n de Agricultura del
Ministerio de Agricultura.
En various periods fu6 Acad6mico de la Facultad de Agronomia











12 -

y Veterinaria de La Plata, tanto bajo el regimen provincial como
national.
En 1905 la Universidad Nacional de La Plata lo nombr6 Profesor
de Agrologia, Agronomia general y especial y Dibujo.
En 1905 Profesor de ]a Escuela Regional de Santa Catalina.
En 1906 Profesor de Geologia y Agrologia de la Facultad de
Agronomia de la Universidad Naeional de La Plata.
En 1906 Vice-Decano de la misma Facultad. Este cargo lo des-
empefi6 en dos periods consecutivos y como consecuencia tuvo a su
cargo la direcci6n t6cnica de la secci6n agron6mica de dicha Facul-
tad; durante ese vice-decanato fu6 en various periods delegado de
la Facultad al Consejo Superior de la Universidad.
Tambien el H. Consejo de la Facultad lo distingui6 nombrando-
lo Acad6mico Honorario de la misma.







- 13 -


Un interesante Hongo Entom6geno (Beauberia globulifera
[Speg.] Picard)*

POR EL ING. AGn. JUAN B. MARCHIONATTO.


En la Memoria de la Divisi6n de Fitopatologia del Mlinisterio de
Agriculture de la Naci6n, correspondiente al afio 1932, determina-
mos sobre varias orugas (Dirphia y Antarctia) un hongo que result
ser el Sporotrichum globuliferum Speg. o Beauberia globulifera
(Speg.) Picard. El material estudiado procedia del Valle de Rio
Negro habiendo sido recogido por el entom6logo Pablo KShler.
Las orugas muertas por el hongo se << momifican > y quedan en-
vueltas por un moho algodonoso de color blanco puro que terminal
por cubrirse de una abundante eflorescencia de aspect pulverulento,
semejante al yeso molido.
El micelio externo del hongo es filamentoso (d. 11/ 2/2 micrones)
y lleva conidi6foros dispuestos en ;< compactos en
todo su recorrido; los conidi6foros (< phialides ) son clavulados
(8-9 X 2-3 micrones), adelgazados en sus extremidades en un este-
rigma filiforme, de ramificaci6n cimosa y quebrada que soporta co-
nidios aproximadamente globosos (2-21/2 micrones) e hialinos, lo
mismo que los conidi6foros.
El hongo se pudo aislar y oultivar en el agar de papa glucosado
.al 1 % y da un micelio algodonoso y con desarrollo lujuriante que
esporula rapidamente formando una masa pulverulenta de esporos de
color crema. Los cultivos en cilindro de patata, despu6s de varias
semanas, se tifien parcialmente de amarillo.
Varios tubos de cultivos con este hongo fueron entregados al en-
tom6logo K6hler para ser ensayados en el Rio Negro sobre Dirphia
lauta Berg, mariposa que aparece a veces en grandes cantidades y

Comunicaci6n relatada en el Centro de Estudios Agron6micos, en la sesi6n del 20 de abril de 1934.










- 14 -


que invade con preferencia a las plantaciones de sauce. Como a su
llegada a Rio Negro el entom6logo K6hler comprob6 que las orugas
del lepid6ptero nombrado habian terminado su evoluci6n, eligi6 otras
orguras de las species Colias lesbia y Plusia nu (Act. 0372, D. A.
S. V., 1933).
En las infecciones de orugas P. nu sobre un total de doce, seis
murieron al cuarto dia de realizada la infecci6n, mientras que las
orugas testigos se mantenian en perfectas condiciones; las orugas de
C. lesbia infectadas en igual manera solo murieron tres para el




















Fig. 1. Langosta voladora con B. globulifera (infec. natural).

mismo lapso de tiempo. De acuerdo con estos ensayos el entom6logo
K6hler consider que el hongo es mortal para las orugas siendo es-
pecialmente favorables al ataque del hongo las orugas que esthn
cubiertas de pelos como la P. nu.
En el mes de octubre del ppdo. afio, recibimos del mismo ento-
m6logo varias crisilidas de << bicho de cigarrillo > ( Oeceticus geyeri
Beg) recogidas en Catamarca y que estudiadas resultaron estar in-
vadidas por dos hongos Beauveria globulifera (Speg.) Picard y
Spicaria farinosa Fries var. verticilloides Fron? este filtimo aiin
no sefialado en la R. Argentina -- que pudimos aislar y cultivar.
En una publicaci6n reciente (Marchionatto, Juan B., Nota sobre













Speg., Physis, XI, p. 348 y sig., 33),
dimos a conocer todos los antecedentes que se refieren a la existencia
de la B. globulifera (Speg.) Picard en nuestro pais, el que descripto
originariamente por Spegazzini (1880) sobre diversos cole6pteros
fu6 tambien encontrado por el mismo mic6logo sobre la langosta
voladora (1906).
De nuestro trabajo se deducia que el << hongo de CarcarafiA >, des-
cubierto por el entom6logo L. Bruner en los alrededores de la ciudad
de Carcarafia en el afio 1897 y que a pesar de haber 11amado la











f.t




.;_


Fig. 2. Oruga de Dirfia con B. globulifera (infec. natural)


atenci6n por su acci6n langosticida no se habia determinado mAs
que su posici6n gen6rica, debia referirse a la especie B. globulifera
(Speg.) Picard. Nuestra afirmaci6n no s61o se basaba en las carac-
teristicas macrosc6picas que describi6 Bruner (< La destrucci6n de
la langosta por medio de enfermedades fungoides >, Bol. Agr. Gan.,
afio VI, p. 1080, 1903) para las langostas atacadas por el < hongo
de Carcarafi >>, sino tambi6n por otros detalles, no menos impor-
tantes, entire los cuales hay que sefialar el polifagismo de este hongo
que podia parasitar a langostas pertenecientes a diferentes g6neros,
coincidiendo asi con lo que se conoce hoy sobre la B. globulifera que
tiene igual comportamiento. Por otra parte es interesante sefialar
que los cadbveres de langostas invadidos por el < hongo de Carca-


- 1 --










- 16 -


rafi6 > que remiti6 Bruner a los Estados Unidos para su clasificaci6n
y studio no pudieron ser utilizados por haber fracasado las tenta-
tivas que se hicieron para cultivar el hongo y que se atribuyeron,
con raz6n, a que los esporos habian perdido su poder germinativo.
A nosotros nos ocurri6 lo mismo cuando quisimos aislar el hongo de
un cadaver de langosta de mks de sesenta dias, en que el micelio y
los esporos eran abundantisimos, y con un cultivo puro de B. globu-


Fig. 3. Langosta saltona con B. globulifera (infec. artificial)


lifera, completamente desarrollado, que se perdi6 por igual causa;
desde que renovamos los cultivos del hongo cada treinta dias ellos
se conservan en perfectas condiciones.
Aprovechando un material de langosta saltona el Ing. Agr. Jose
Vallega, siguiendo nuestras instrucciones, hizo un ensayo para pro-
bar si la B. globulifera que originariamente habia side aislada del
< bicho de cigarrillo >, era pat6gena para la Schistocerca paranensis.
Sobre un total de veinticinco saltonas infectadas se determine el









- 17 -


50 % de insects muertos despu6s del quinto dia de realizada la in-
fecci6n.
Es interesante destacar que los sintomas que presentan las lan-
gostas muertas por la B. globulifera recuerda en algunas de sus






0oo
Q
c o 0 O


Fig. 4. Beauberia globulifera (Speg.) Picard
a germinaci6n de los conidios. temp. 22 24 h.
b formaci6n de conidioforos y conidios.
c micelio
S lomerul de conidioforo cilindro de papa temp. 22* C 14 dias.
d glomerulos de conidioforos y conidips


manifestaciones al < hongo verde > (Sporotrichum paranense.March.)
o sea que los insects al morir toman un color rojizo intense, por la
presencia de un pigmento, que luego desaparece dejando los 6rganos


ya










-- 18-

incoloros; la decoloraci6n del cuerpo va acompafiada de una dese-
caci6n general y posteriormente aparece en la parte externa un
abundante micelio algodonoso que sale con preferencia por las parties
intersegmentales del cuerpo imprimiendo al insecto in aspect muy
caracteristico. En buenas condiciones de humedad el hongo terminal
por invadir totalmente el cuerpo de la langosta.
Con estos nuevos antecedentes se confirm nuestra afirmaci6n
anterior de que el << hongo de Carcarafii > es la B. globulifera (Speg.)
Picard, hongo ubicuitario que parasite a diversos insects y en el
que se ha cifrado muchas veces esperanzas por su elevado poder pa-
t6geno.
Reyes (< An unreported fungous disease of the Philippine migra-
tory locust >, Extr. en Rev. Appl. mycol., V, XII, p. 216, 1933) il-
timamente esta ensayando la B. globulifera con bastante 6xito en
la langosta migratoria de las Islas Filipinas y por nuestra parte
esperamos emprender los trabajos para estudiar su comportamiento
en la langosta voladora de nuestro pais.








-- I -


La resistencia al corte y la reacci6n de adherencia en las

tierras y los ensayos de arados

POR EL ING. AGE. TEOFILO V. BARARAO

El arado, como todas las maquinas, transform la energia motriz
recibida en trabajo fitil o trabajo agricola; los ensayos permiten va-
lorar estas dos formas de energia y el cociente.dar~ el rendimiento
mecanico; valor primordial para juzgar la labor efectuada por la
mAquina y su eficiencia.
Este rendimiento tiene un valor prActico por dar a conocer, con
una noci6n exacta, la cantidad de energia consumida en el trabajo
agricola, y, permit ademis, la comparaci6n con el rendimiento de
los distintos tipos de arados entire si y con los rendimientos de las
otras maquinas utilizadas en el cultivo hasta llegar a la cosecha del
product.
Si hici4ramos un anAlisis del trabajo total absorbido en las faenas
agricolas, desde la roturaci6n hasta la cose'cha, veriamos que aqulla
tiene una proporci6n tan elevada que supera holgadamente la suma
de todos los trabajos desde las labores complementarias hasta las de
recolecci6n.
Se comprenderi fTcilmente, que el conocimiento, en los distintos
casos, del rendimiento de un arado, juega un papel tan important
en la economic, que cualquier factor que pueda afectar tal rendi-
miento, se traducirh en una p6rdida de energia o trabajo utilizable,
cobrando mayor interns por tratarse de un aumento del denomina-
dor comfin: kilogrfmetro, especialmente lamado kilgrdmetro de tra-
bajo agricola para diferenciarlo de la misma unidad industrial y
recorder la parcidad con que debe ser empleado.
La energia recibida como esfuerzo de tracci6n, por la unidad de
longitud, seri el trabajo motor; la energia que se utiliza en la ope-
raci6n de labranza, sera el trabajo litil.









- 20 -


Empiricamente se sabe que al esfuerzo de traci6n se opone un
esfuerzo resultante de una suma de esfuerzos elementales, complejos
y de dificultosa determinaci6n. Cada experimentador ha interpreta-
do en forma distinta y personal, el anklisis del trabajo resistente.
Asi, mientras unos lo determinan en la dinAmica del arado, en el
moment y posici6n de trabajo, otros lo estudian en el trabajo mis-
mo una vez realizado. Hay autores que determinan a priori el trabajo
necesario, con un studio de las propiedades fisico-mecfnicas del
substratum, en el cual el process fisico-quimico-bio]6gico altera con-
tinuamente estas propiedades, dificultando la obtenci6n de constantes
que tengan un valor mis o menos duradero.
Creyendo lo mis rational una division del trabajo fitil en trabajos
elementales, con los cuales se logra realizar la labor de labranza,
tales como: corte vertical, corte horizontal y separaci6n e inclinaci6n
de la banda de tierra, admitimos que tenga la mayor importaneia
hallar las constantes para cada uno de esos esfuerzos y para cada
estado distinto de la tierra. Todos los otros esfuerzos, como el absor-
bido en el transport de la maquina misma, deben considerarse, a
los efectos del rendimiento, y para obtener resultados comparable,
como resistencias pasivas.
La determinaci6n de ambos esfuerzos de corte y la resistencia
opuesta por la adherencia de la tierra a los instruments de labranza,
es lo que propongo, con los m6todos y dispositivos de media que a
continuaci6n se detallan.

EL RENDIMIENTO.-La expresi6n general.-La formula que da
el rendimiento de un arado es:

T.u
F.L


donde T u es el trabajo fitil; F, esfuerzo medio de tracci6n y redu-
cido a la proyecci6n horizontal; L, la longitud del sufco. Por lo
visto, el denominador de la expresi6n es ficil determinar; la difi-
cultad estA en el celculo del trabajo fitil.
Es un hecho conocido por los pricticos, que la misma tierra tiene
una series gradual de estados distintos en ]a resistencia que opone a
la labranza. Las variaciones del estado fisico, se dice, responded al










- 21 --


tenor de humedad; a la capacidad para el aire; al grado de apel-
mazamiento producido por el pisoteo; a la cantidad de vegetaci6n
con sus raices mas o menos resistentes, y a otras causes.
Es comlin expresar con los trrminos tenacidad, cohesion y adhe-
rencia el grado de resistencia de la tierra, pero los m6todos que se
emplean para la valoraci6n, tratan el substratum, como una subs-
tancia inerte; los datos tendran importancia en las construcciones
pero no en la labranza.
Es necesario, pues, organizer el ensayo para obtener contempork-
neamente el valor del numerador y del denominador y las constantes
del primero se determinardn in sitiu.

LAS PALAS DINAMOMtTRICAS EN LA DETERMINACI6N DE LA TENACI-
DAD. El experimentador frances Adrian de Gasparin, ha usado en
sus trabajos de clasificaci6n de las tierras segfin su dureza, una pala
dinamom6trica que se deja caer desde una altura de un metro y se
mide la penetraci6n. Este instrument mide la tenacidad y adhe-
rencia en una sola determinaci6n y desde la superficie del suelo
hasta la profundidad alcanzada en una caida, variando de uno a
cinco centimetros. Si se quiere hallar la resistencia a una profun-
didad mayor, es necesario repetir la operaci6n a sucesivas profun-
didades hasta llegar a ella y librando, en cada golpe, de una cantidad
de tierra igual a la capa cortada en la caida anterior.
Este inconvenient ha sido salvado ingeniosamente en la modifi-
caci6n introducida por el professor Conti. Difiere de la anterior en
que la fuerza viva de la pala, se reemplaza por la de un pil6n de
forma anular quo le permit deslizarse sin frotamiento a lo largo del
mango de la pala que le sirve de guia. La lamina es de acero de for-
ma rectangular, con 10 cm. de base y 20 cm. de altura, formando
un conjunto rigido con el mango, y de un peso dado p. El recorrido
del pil6n es de 1 m. Complementa el aparato, una regla graduada,
que apoya sobre el suelo y mide el grado de penetraci6n.

Teoria (fig. 1). Habiendo sido reemplazada la energia de la
fuerza viva de la pala al caer, por la de un cuerpo independiente:
el pil6n P, y siendo en la primera dicha fuerza; proportional al peso
de la pala y a la altura de caida, en la segunda, el cuerpo del pil6n
de masa M, produce una analoga energia y proportional a los mis-









- 22 -


mos factors; pero, antes de llegar al suelo, choca con otro cuerpo
de masa M', que permanece en reposo y es el intermediario entire el
suelo y aqu6l: la limina que produce la hendedura. Este choque


T

1.m.











20 cm.


FIF. 1.

resta parte de la energia actual de la caida. Si llamamos v la velo-
cidad del pil6n P, despu6s del recorrido de 1 m., segfin la formula:


v = \2g.h










- 23 -


La velocidad del sistema despu6s del choque, sera:

M.v
V [1]
M + M'

F6rmula que corresponde al caso particular del choque en que uno
de los cuerpos esta en reposo; luego, la volocidad es cero y el se-
gundo sumando del numerador se anula en la formula fundamental
del choque:
M v +M' v'
M + M'

Obteniendo la velocidad del sistema, es facil calcular la energia
cin6tica por la siguiente formula:

1
Ec. = (M + M') V2 [2]
2

Siendo constantes los pesos de P y de L, s6lo variaria el resultado
de la formula [1] y por consiguiente de la [2], de un punto a otro
de la Tierra y en cantidad despreciable por lo insignificant, tendre-
mos, como resultado final, ]a constant K para cada instrument.
Es facil dar a esta constant un valor c6modo, tal como 5, 10 6 20,
para simplificar el calculo, haciendo variar el peso del pil6n con la
adici6n de pesos suplementarios, pues la limina tendra el peso que
result de la construcci6n, y la altura h, conviene mantenerla de un
metro.

Modo de opera. Supongamos que haya que determinar la resis-
tencia a la labranza de una tierra, a la profundidad de 12 cm. Apo-
yando el filo de la lImina sobre el suelo, se deja caer el pil6n y la
energia de esta caida producing una hendedura, que se mide en la
regla graduada r, de unos centimetros; sin mover la pala, se levanta
el pil6n para dejarlo caer nuevamente, y asi se repite ]a operaci6n
hasta lograr el corte de la tierra de 12 cm. de espesor. Si el golpe
se h'ubiera repetido n veces, se tendra:

T = n.K;


siendo K, la constant especifica de la pala.











- 24 -


Representaci6n grdfica. Se puede representar grAficamente la
march de la determinaci6n; llevando a un sistema de ejes coorde-
nados: X Y, el nfimero de golpes y los centimetros de penetraci6n,
respectivamente. Obtendremos asi una curva cuya observaci6n per-
mite apreciar la dificultad de penetraci6n en Is distintos estratos
atravesados por la pala. Asi, mientras en el primer golpe, la lImina
ha cortado 4 cm., en el sexto, s6lo alcanza a una fracci6n de cen-
timetro.









o curva de penetraci6n


1 ----- -----------------
I



I 1I





U 1 2 3 5 5 6 7 8 10 1
Profundidad en centimetres
FIG. 2.


CORTE Y ADHERENCIA. La resistencia media por la pala dina-
mom6trica, es la suma de una resistencia opuesta por la tierra a
ser cortada y otra resistencia producida por la adherencia al instru-
mento cortante. La primera puede regirse por las leyes de la mec-
nica de resistencia al corte o cizalladura como si se tratara de un
material cualquiera; leyes que establecen su proporcionalidad a:
1 A la secei6n del corte;
29 Al ancho del instrument cortante;
39 A la resistencia especifica del cuerpo, consecueneia de la te-
nacidad y cohesion de sus mol6culas.
La propiedad de adherencia que tienen las tierras hace que se
peguen a los instruments que las trabajan; variable para cada ma-
terial, acero, hierro, madera, etc., y que ha permitido la elecci6n de










- 25 -


estos elements para las piezas de las herramientas de trabajo. Esta
propiedad origma una reacci6n con caracteres muy particulares, que
escapa a las leyes de frotamiento y participa de algo de las leyes de
roce de los liquidos. Asi, aumenta con la extension de la superficie
en contact y es independiente de la presi6n. L6gicamente tiene que
ser asi, puesto que, a diferencia del frotamiento, en que los cuerpos
en contact conservan su integridad, excepei6n hecha del pequefio
desgaste, la adherencia de la tierra a los 6rganos de trabajo es tan
grande que las particular se fijan fuertemente a la superficie de
aqu6llos, venciendo, la mayor parte de las veces, la fuerza de cohe-
si6n de la tierra misma y en estos casos la reacci6n es considerable.
Desgraciadamente esta propiedad produce resistencias pasivas muy
grandes en la mayor part de las tierras de labor y aumenta con
el grado de humedad y s61o se salva esta dificultad cuando las su-
perficies en contact adquieren un pulimento especular.

ANALYSIS DE LA RESISTENCIA A LA LABRANZA. Es necesario conocer
el valor de cada una de las reacciones que involueramos en ]a denomi-
naci6n de resistencia a la labranza. Una es la resistencia opuiesta al
corte y la otra, producida por la adherencia. Las dos son factors
concurrentes y de distinta magnitude. La primera es inversamente
proporcional al tenor de humedad; la segunda, obedece a una pro-
porcionalidad muy particular: aumenta con la cantidad de agua
hasta un cierto punto, para disminuir cuando el grado se aproxima
a la saturaci6n.
Para conocer estos valores por separadb se procede de la siguiente
manera con la modificaci6n que he introducido en ]a pala dinamo-
m6trica de Conti.

Instruments. Dos lfminas, una de superficie S1, rectangular,
de base b y altura h; otra de superficie 82, de la misma base y altura
pero de una forma tal como ilustra la figure 3, o sea con una dife-
rencia en menos igual a s, que corresponde a las parties recortadas
de una igual a la anterior.
Modo de operar.--Se hace una determinaci6n, como ya se ha
indicado, con la lamina (A) y tendremos: Ti n. K = N1 kgm.
Estos N1 kgm han sido absorbidos para enterrar la lImina a una
profundidad h; luego, llamando F1, el esfuerzo de la reacci6n, se










- 26 -


tiene la ecuaci6n: N1 kgm = h F. Tambien podemos establecer, de
acuerdo a las leyes anteriormente emmniadas: F1 = r. d S1; don-
de r, es el coeficiente de resistencia al corte; d, de adherencia. De
donde:
F,
r =--
d S1

Se hace una segunda determinaci6n con la lamina (B) y tendre-








I


(A) Sr H ( IS. H
s s '


.. -b: ", .


FIo. 3.


mos: F2 = r. d. 82. LlanRando s, a la diferencia de superficie po-
dremos establecer: F1 F = d. s; de donde

d -F1-- Fz [
d =F F2 [a]


La reacci6n de adherencia estara dada por la diferencia entire las
dos determinaciones, con las laminas (A) y (B), y dividida por la
diferencia de superficies.

Representaci6n grdfica. Los graficos de la figure 4, muestran
dos curvas OA y OB, correspondientes a la penetraci6n, con cada
una de las laminas (A) y (B). El ejemplo muestra un corte a una













profundidad de 12 cm. Con la lamina (A) se necesitan 6 golpes;
con la (B), 4 golpes. La observaci6n de los grAficos permit apre-
ciar las caracteristicas de las curvas. Asi, la curva OA, tiende a ser
parab6lica; mientras la OB, en sus tramos finales, el aumento de
resistencia es poco y tiende a ser recta, considerdndose como aumen-
to de tenacidad de los estratos inferiores y no al aumento de adhe-
rencia. Multiplicando el nfimero de golpes, en cada caso, por las
constantes Ki, K2 de cada limina, hallaremos el trabajo en kilo-


6 x A

o 5


d 3 penetraci6



1


S 1 4 5 6 7 9 101112
Profmudidad en cm.
FIG. 4.

grimetros. Para el primer caso, 24 kgm y 16 kgm para el seg'un-
do (fig. 5).
EL CORTE HORIZONTAL. La observaci6n de la curva representati-
va del corte vertical, muestra claramente que la dificultad de corte
crece con la profundidad; bien notable cuando se determine con la
limina (A) por el agregado de la reacci6n de adherencia, y tambi6n
visible en la segunda determinaci6n con la limina (B), aunque la
adherencia, en este caso, no aumenta sino en una pequefia porci6n.
De aqui se infiere la siguiente conclusion: el esfuerzo de corte de
la banda de tierra est6 supeditado a dos resistencias de corte; una
en la direcci6n vertically la otra horizontal, de distinta magnitude.
Si se tiene en cuenta que el corte horizontal, en el trabajo de los










- 28 -


arados, es siempre mayor que el vertical de 1,41 a 3 veces ma-
yor se comprenderA fAcilmente que de la precision de la determi-
naci6n de este coeficiente, depend en gran parte, la apioximaci6n
de los resultados finales para hallar el trabajo fitil.

1VEDIDA DEL COEFICIENTE DEL CORTE HORIZONTAL.-- Vemos en la
prietica que, ademfs del mayor esfuerzo que require el corte hori-
zontal por la dureza del suelo, esta dificultado por las races pivo-
tantes que ilegan hasta los estratos inferiores y algunas veces de
gran tenacidad; tales como las de alfalfa, achicoria, rumex y otras,


Y
25 lImina A

20 Trabajo de adherencia

20 l&mina B

c 10
r PTrabajo de corte
5
x
0 1 2 5 6 7 8 9 10 11 12
Profurididad.en cm.
FIl. 5.


y que no son atacadas por la lamina en su march vertical, por mts
que corte ramificaciones que no tienen, desde luego, la misma te-
nacidad de aqunllas. Es, pues, necesario efectuar un corte horizon-
tal para ponerse en las mismas condiciones de trabajo que las he-
rramientas de labranza.
Se puede medir este esfuerzo y deducir luego un coeficiente, con
el dispositivo que he ideado y ensayado, que represent en forma
esquemftica en la figure 6.
Consta de dos parantes p, unidos en la parte superior entire si y
en la parte inferior a una base b. De estos parantes esta suspendido











- 29 -


un pil6n P, de peso dado que en la posici6n (A), estA en contact
sin presi6n con la lamina L, la cual puede deslizarse con un minimo
de rozamiento en la direcci6n que indica la flecha y atacar con su
filo a la muralla de tierra correspondiente a un surco de profundidad
H. El pil6n P oscila libremente con un movimiento pendular, pu-
diendo pasar de la posici6n (B) a (A) sin mas impedimento que
la presi6n del aire y el rozamiento en el eje e. Por lo tanto, la ener-
gia cin6tica de P, no es exactamente igual al product h. G; pero
estos factors son pequefios con relaci6n a la fuerza viva, que pueden
prieticamente despreciarse y obtener resultados perfectamente com-





e e---


(6.
H H
L P -. ......


FIG. 6.

parables. La determinaci6n del trabajo se efectfa por medio de las
formulas anteriormente enunciadas. Es convenient realizar ensa-
yos de corte horizontal, con lIminas distintas, semejantes a las (A)
y (B) de las palas dinamom6tricas, para comparar la adherencia
vertical con la horizontal; ensayos que se realizaran a una profun-
didad de corte igual a la profundidad del surco en los ensayos de
arados.

CONCLUSTONES -

En la dificil tarea de determinar el rendimiento de una mfquina
como el arado, cuyo esfuerzo absorbido tiene tan amplios limits, el
6xito dependerA del conocimiento, en cada caso, del trabajo fitil co-
mo he dicho al comienzo. Ensayos meticulosos y prolijos exigen un
tiempo largo de acuerdo a las directives que el maestro Ringelmann












aconseja diciendo que es necesario tener en cuenta << la calidad y la
cantidad de trabajo practice ejecutado en las diversas condiciones
de funcionamiento >, para llegar luego a establecer la ley que rige
el trabajo de toda m'quina agricola que interpreta por la siguiente
formula: Y = a + bx; donde Y, es el trabajo absorbido; a, el tra-
bajo en vacio; b, el trabajo util, y x, un coeficiente -para cada mh-
quina. Expresi6n de distinta forma pero coincidente con la de
rendimiento definido anteriormente. La resistencia de corte y ]a
reacci6n de adherencia forman parte integrante del factor b y en
forma preponderante; pero queda por valorar una parte del trabajo
itil, separaci6n e inversion de la banda de tierra, que no ofrece tan
series dificultades siguiendo cualquiera de los procedimientos, que
poco difieren entire si y que conducen a los mismos resultados. (Des-
plazamientos de los centros de gravedad en cada banda; M. Conti,
< Mecinica Agricola > y Medida del desplazamiento vertical de la
masa terrosa durante el trabajo; Ringelmann y Bourdelle, Agronomiques >, enero de 1931).
Finalmente, el procedimiento de media que propongo en este
trabajo debe ser empleado con cierta circunspecci6n. No pretend
con 61 clasificar las tierras por su resistencia, sino que integrari los
ensayos dinkmicos para los fines expuestos, y, dada la sencillez de
la labor en el terreno, se presta para un gran numero de medidas en
cada ensayo de arados. En ciertos casos serA itil para determinar
a priori el trabajo necesario.


BIBLIOGRAFIA

BALLU T. Machines agricoles; Paris 1933.
BOURDELLE J. Les essais de machines agricoles; Paris 1932.
CONTI M. Mecdnica agricola; II tomo; Buenos Aires 1913.
DAVIDSON J. B. Agricultural machinery; Nueva York 1931.
RINGELMANN y BOURDELLE. Anales Agronomiques; Paris 1931.


-- 30 -










- 31 -


Identificaci6n colorimdtrica de las variedades de trigo me-

diante el icido fknico ()
Pon JULIO HIRSCHHORN (2)


I. LA SISTEMATICA DE LAS VARIEDADES

Los sistem&ticos se desinteresan un tanto de las variedades bo-
tAnicas, tal vez porque su identificaci6n segura o exacta suele requerir
observaciones un poco largas, ya de caracter genitico, ya de caracter
ecol6gico, pero iii el agricultor ni el agr6nomo pueden desenten-
derse de sus variedades agricolas, desde que ellas constituyen, pre-
cisamente, la < unidad >> cuyos caracteres t6cnico-econ6micos tienen
que armonizar, de la manera mis ventajosa, con el ambiente agri-
cola.
La sistemktica de los trigos tiene, naturalmente, sus dificultades
propias, ain limitando a pocos grades, mas o menos arbitrarios, la
escala de valoraci6n de los caracteres fundamentals. El origen fi-
logen6tico de las species y las hibridaciones interespecificas e inter-
varietales, acrecientan las variaciones y multiplican las dificultades,
sin contar las originadas por aquellos caracteres morfol6gicos es-
pecialmente los geneticamente cuantitativos que, por fluctuar de-
masiado por la acci6n del ambiente, solo hallan su expresi6n tipica
en la curva normal de frecuencia.
La clasificaci6n cientifica, exacta, de las variedades agricolas -
< formas > para Percival y para Boeuf pertenece al
future y, en cierto aspeeto, es la gen6tica la que ahora tiene la pala-
bra, pero mientras no exist, o mientras su aplicaci6n no result
prhctica, habrA; que limitarse, en lo botAnico, al esquema de las cla-

(') Trabajo del laboratorio de Agricultura 1- parte de la Facultad de Agronomla. Sobre el resulta-
do de los primeros ensayos, se hizo una comunicaci6n en el Centro de Estudios Agron6micos, en
la reuni6n del 20 de abril de 1934.
(2) Ing. Agr. Profesor de Agricultura (1a parte) de la Facultad de Agronomia de La Plata.










- 32 -


sificaciones tecnicas Pero, la clasificaci6n agrico!a de las variedades
estA basada en caracteres cuya utilizaci6n no es possible en ciertos
sectors de la actividad relacionada con la explotaci6n, con el comer-
cio y con la industrial. Es precise establecer con exactitud la variedad
destinada a la siembra, la que adquiere el acopiador, la, que se va
standardizar o la que debe entrar en la mezc'a del molinero o en la
del exportador... y entonces la ocasi6n apremia y no es possible recu-
rrir a la conformaci6n de la espiga, que es donde reside la mayor par-
te de los caracteres morfol6gicos varieta'es, y menos, todavia, a los
caracteres morfol6gicos de la plant, a la modalidad fenol6gica, al
tipo de vegetaci6n o de reacci6n a tal o cual agent pat6geno, de-
biendo limitarse exclusivamente a los caracteres varietales de la
semilla. Mas, el cariopse ocupa un lugar muy secundario en la sis-
temktica, tanto de las variedades botknicas como de las agricolas,
no obstante constituir la forma, estructura y desarrollo del fruto,
una jerarquia dominant en la sistemAtica de las faner6gamas.
Como si ello fuera poco, la fl6rula triguera rioplatense present
un sello de uniformidad particularmente acentuado, en lo que a la
morfologia de la semilla se refiere, junto a la cual la de Europa
y mismo la de los E. U. de Norte America, casi no acepta parang6n,
y es en el color donde la uniformidad aleanza su mayor grade, vale
decir, en el caricter de la semilla de importancia jerkrquica fun-
damental en los esquemas de Seringe, de Metzger, de Vilmorin, de
KiSrnicke y de Percival.
Salvo dos o tres variedades de semilla blanca, de cultivo muy
restringido y muy local en ]a region andina del pais, y sin impor-
tancia commercial alguna, puede decirse que todas las variedades de
trigos de pan rioplatenses son de semilla colorada, de tons mfs o me-
nos claros o subidos, mientras que en los EE. UU. de N. Am6rica, las
variedades de trigos de pan de cariopse blanca representan el 37,5 %
del total, los colorados el 50 % y el resto se reparte entire colorados
palidos y colorados oscuros. Casi lo mismo sucede con los demAs ca-
racteres: tamafio y forma del cariospe, del surco ventral, de los 16-
bulos, cepil!o, embri6n, etc., de categoria y tipos intermedios en la
mayoria de nuestros trigos, mientras que 'en los de los E. U. de N.
America se distribuyen relativamente en todas las cases .

(1) Datos calculados por el Ing. Agr. RAFAEL CASTELLS, para su trabajo sobre caracteres biom6-
tricos de trigos, facilitados gentilmente.











- 33 -


Tal uniformidad encuentra su explicaci6n en el pedigr6e de
nuestros trigos. En efecto: todas o casi todas las variedades de ori-
gen hibrido derivan del Barletta (Americano, en la R. O. del Uru-
guay), y con intervenci6n muy frecuente del Pel6n (Favorito).
Las < corrientes> de otras ramas son limitadas: Chino, Ardito,
Marquis, por lo demns con semillas bastante parecidas en color y
otros caracteres, a.la del Barletta. (Cuadro 11).
A media que el nfimero de variedades aumenta, las dificultades
crecen, mientras que, por otra parte, la, necesidad de distinguirlas
crece tambien, como consecuencia del perfeccionamiento general de
la tecnica de la producci6n, del comercio, de la industrial y del
control official y privado.
Esto conduce al ataque de las dificultades por los distintos flan-
cos, librado ya en el campo de la sistematica con todos los recursos
facilitados por el progress de la ciencia, de los que Thellung (24)
hizo referencia en los siguientes terminos, en su notable studio
critic sobre la botknica sistemitica <... el sistem6tico modern
usa cualquier m6todo para llegar a la meta. Paralelamente al exa-
men morfol6gico, utiliza los adelantos de muchas ciencias hermanas:
Anatomia, Fisiologia, Biologia, Hibridaci6n, Fitogeografia, Onto-
genia, etc. La diferenciaci6n biol6gica. de las proteinas, determine
el grado de parentesco por medios quimico-biol6gicos >.
Un primer intent de identificaci6n exacta de nuestras varieda-
des de trigo, en base a medidas, lo constitute el trabajo del Ing.
Agr. C. Klein (13). En el epilogo del mismo, el Ing. Agr. G. J. Fis-
cher expresaba ya la necesidad de < ampliar el studio morfol6gico
del grano con el de ]a afinidad de los tegumentos del mismo a los
colorantes, con el comportamiento caracteristico en el ensa.yo de in-
dustrializaci6n y con reacciones serol6gicas >.
El comportamiento en la prueba industrial revela caracteristicas
varietales acentuadas que permiten diferenciarlas. El Dr. H. D'An-
dre (1), autoridad en la material, reconoce hasta cierto punto, al-
gunas variedades ya durante el laboreo de la pasta y el mismo (5),
refiri6ndose a un tipo bothnicamente tan heterog6neo como el Bar-
letta, dice textualmente: < Si un trigo que se design como Barletta
represent efectivamente el tipo Barletta, debe poseer las propie-


(1) Director del Laboratorio de Molineria y Panificaci6n del M. de Agr. de la Naci6n.











- 34 -


dades tipicas de esa variedad, es decir, que debe demostrar una
exceptional aptitud panadera, y en esta aptitud descansa la mejor
seguridad que.se puede tener de que el trigo pertenece a la raza
Barletta >.
< Por lo visto, con las pruebas experinientales de molienda y pa-
nificaci6n se dispone de un medio de control valioso para la clasi-
ficaci6n de los trigos >.
Importantes, a este respect, resultan las cnclusiones a que lleg6
el Ing. Agr. G. J. Fischer en 1929 (8), en su studio sobre el trigo
38 M. A., cuyos datos analiticos, obtenidos por el Dr. D'Andre,
fueron sometidos a una interpretaci6n estadistica, con la determi-
naci6n de coeficientes de variaci6n y de correlaci6n entire caracte-
res morfol6gicos e industriales y la influencia del ambiente (14
caracteres y 22 localidades), resultando que, mientras el coeficiente
de variaci6n para extracci6n de marina y su blancura era de 3 %,
para blancura y contextura del pan era de 2 %/, para volumen del
pan 7 %, para el tenor 'en gluten y tamafio de la semilla lleg6 al
13 %, confirmando con precision matemAtica y en pocas constan-
tes, correspondientes a una variedad de pedigree, las aseveraciones
sostenidas, afios antes, por D'Andr6 para el << tipo indigena > Bar-
letta, en base al complejo de sus observaciones simplemente com-
putadas.
En la individualizaci6n dire asi de los earacteres tiles
est6 la importancia del studio analitico mencionado. En este sen-
tido es, tambi6n, interesante mencionar la contribuci6n que aporta
el analisis quimico (1), pudiendo eitarsc, entire otros, la de Blago-
veschevsky y Sossiedov1, quienes en 1934 demostraron que es
possible distinguir los grandes grupos de trigos de pan, de semillas
duras y semillas tiernas, en base a la relaci6n entire el nitr6geno
total y el nitr6geno aminado (dosable por el formol).
Naturalmente, tales m6todos industriales y quimicos solo pueden
tener un valor complementario en el diagn6stico varietal.
Muy otro es, en cambio, el car cter del mrtodo serol6gico 2, vas-


(1) Obra interesante, sobre 6ste particular, es la de Molisch H. Pflanzenchemie und Pflanzenver-
wandschaft. Jena, 1933.
(2) IOWARSKI fu6 el primero que, en 1901, lo aplic6 en la sistematica y, precisamente, para di-
ferenciar harinas de distintas procedencias. MEZ y GOHLKE construyeron todo un arbol geneal6gico
a base del comportamiento serol6gico, pero GILG y SCHUERHOFF rechazan de piano tal m6todo de
identificaci6n y R. WETTSTEIN opina, en 1924, que dlos metodos serol6gicos no han dado, verdaderos










- 35 -


tamente conocido en anilisis biol6gico y aplicado por primera vez
en el Rio de la Plata para trigo, por el Dr. F. Fielitz (7) en 1934,
llegando a la conclusion de que se puede obtener sueros varietales
monovalentes, con propiedades fitoprecipitantes especificas, origi-
nadas por la cantidad y la calidad de las proteins inoculadas.
La relative complejidad de la tMcnica serol6gica vegetal y el tiem-
po que demand su diagn6stico estAh compensados por su precision,
lo que hace prActicamente util tal metodo en casos especiales.
La afinidad de los tegumentos de la semilla con sustancias qui-
micas y su reacci6n cromitica, constitute otro recurso de identifi-
caci6n varietal, intentado en estos filtimos afios con resultados pro-
misorios.
En el present trabajo se relatan los resultados obtenidos en
nuestros ensayos con el Acido f6nico y con otros compuestos, sobre
trigos y sobre otros cereales.


II. HISTORIC DEL METODO COLORIMTRICO3

La propiedad de tefiirse las semillas y otros 6rganos del trigo,
por la acci6n de compuestos quimicos, esth limitada, casi exclusiva-
mente hasta ahora, al geido fenico. Tal propiedad ha sido revelada
por un agricultor alemAn, Pieper, (8) en 1922, quien observ6 que
las semillas de trigo que liabia desinfectado con un compuesto fe-
n6lico, el betanol, oscurecian, y que si las remojaba previamente en
agua y, luego, en una soluci6n de betanol al 1 %, la coloraci6n di-
feria con las variedades.
Hermann (10) en 1924, perfeccion6 el m6todo de Pieper reem-
plazando el betanol por el Acido f6nico al 1 %o y' quitando el exceso
de humedad de la superficie de la semilla, despu6s del remojado
previo, con papel secante.
En 1927, Pfuhl (19) simplifica el m6todo de Hermann, sumer-
giendo la semilla durante cuatro horas en ac. f6nico al 1%, sin


resultados utilizables en sistemjtica. Parece, sin embargo, que las contradicciones entire las afini-
dades serol6gicas y las morfol6gicas se deben a errors experimentales, por la purificaci6n incomple-
ta de los antigenos, cuyas 'mezclas" BERG denomina .protenoms (Cuatrecasas, J. La composici6n
quimica en sistematica vegetal. La Farmacia Moderna. 46: pp., 25-33. Madrid. 1935. Este articulo
trae un resume interesante sobre el tema).
(3) Extracto de la relaci6n hist6rica que hace FRIEDBERG, en su trabajo eitado y de donde fueron
tomadas las respectivas citas bibliogrficas.













remojo previo, y en 1930 Snell y Pfuhl (22) dan a conocer una
lista con la coloraci6n de trigos de Alemania.
Dutkiewicz-Miczinska (6) control este m6todo en 1930, y lo apli-
ca a la identificaci6n de trigos de Polonia.
Hasta entonees, el m6todo habia sido aplicado, con resultados, a
la semilla exclusivamente.
En 1933 aparece el notable studio de Friedberg (9), en el que
da a conocer los resultados de sus numerosos y pacientes ensayos
sobre la colecci6n de trigos de la St. Cent. de Am. des Pi. de Gr.
Cult. de Versailles, constituida por m s de 500 variedades. Fried-
berg perfecciona el m6todo aplicado a las semillas, introduce modi-
ficaciones que hacen extensible su aplicaci6n a las espigas con
resultado positive, y estableee una escala, o test, para classes de colo-
raci6n. Investiga, tambi6n, la existencia de correlaciones entire el
compprtamiento colorimitrico con earacteres morfol6gicos de la se-
millas y de Ia espiga, y con los grupos botinicos, como, asimismo, la
localizaci6n del color, su naturaleza quimica y su caricter genetico
y ecol6gico. El trabajo de Friedberg 'es el mas complete aparecido,
hasta la fecha, sobre el tema en cuesti6n.

III. MATERIAL Y MATODO

Los ensayos de coloraci6n de semillas abarcan 106 variedades, de
las cuales 93 pertenecen a Tr. vulgare Host, y las restantes a Tr.
durum Desf, y a otras species menos cultivadas en el pais, mien-
tras que los realizados sobre espigas estAn limitados a 68 y las sobre
tallos a 26, habiendo sido, la casi totalidad, cultivada en el Campo
DidActico de la Facultad en 1933, afio en que aquellos se iniciaron.
Las observaciones acerca de la acci6n del ambiente sobre la reac-
ci6n varietal, fueron realizadas sobre 6 variedades, provenientes de
5 localidades pertenecientes a regions ecol6gicas bien distintas,
habiendo sido, ademds, cultivadas en 4 afios, segin se ve en el
cuadro N9 1. Esta investigaci6n pudo, ademis, extenderse a 14 va-
riedades mis, cultivadas y ensayadas tambi6n por Friedberg en
Versailles, las que van incluidas en el cuadro NO 2.
Se ha considerado fitil incluir en los ensayos, todas las variedades
rioplatenses que ha sido possible reunir e identificar por sus carac-
teres morfol6gicos, culturales, etc., tanto los tipos o poblaciones in-


- 36 -











- 37 -


digenas o aclimatadas de antiguo, como las de pedigree, pues por
aceptadas o depreciadas y rechazadas en el cultivo o en el comercio,
su identificaci6n ofrece el mismo interns. Fueron tambien incluidas
algunas < selectas > todavia no entregadas al gran cultivo, porque
interesaba establecer su comportamiento a los efectos de una mas
amplia interpretaci6n de los resultados.
Se sigui6 el m6todo de Friedberg (9) con ligeras modificaciones
de detalle, cuya conveniencia y utilidad fu6 advertida, ya, en los en-
sayos de 1933, las que se exponen a continuaci6n:
14 tratamiento de 100, o de 200 y mas semillas para cada va-
riedad, en vez de 10, como aconseja Friedberg, debido a la relative
heterogeneidad del comportamiento colorim6trico de la mayoria de
nuestras variedades, tal, que 10 semillas podrian no representar, ni
aproximadamente, el tipo o la clase a que corresponde ]a variedad.
Seguramente, el material con el que trabaj6 Friedberg ha de ser
much mks homog6neo;
2 el reemplazo del tubo de ensayo por el frasco de Erlenme-
yer, a fin de exponer de modo uniform todas las semillas a la ac-
ci6n del hc. finico o del remojo en agua, impuesto, tanto por la
cantidad del material como por su naturaleza, evitarido, asi, pro-
ducir una heterogeneidad de origen experimental.
Las operaciones del m6todo son las siguientes:

a) Para semillas:
4 remojado en agua corriente durante 16 horas; dispuesto en
horas de la tarde, la operaci6n que sigue se realize en hora c6mcda
de la mafiana siguiente;
24 desagotamiento de las semillas sobre papel secante, en capa
delgada y durante 40' a 1 hora;
3 inmersi6n, en soluci6n recientemente preparada de kcido
fenico al'1 %, durante 4 horas;
4 lavaje en agua corriente hasta que desaparece la espuma
y desecaci6n sobre papel secante o sobre papel de filtro.
En las variedades que tifien mAs o menos intensamente, la colo-
raci6n se hace neta y se intensifica a los pocos minutes de estar
las semillas en contact con el aire. A las 3 o a las 4 horas puede
ya hacerse un primer registro de la coloraci6n y el definitive a los
dos o tres dias.










- 38 -


b) Para espigas y tallos:
Queda comprobado que los tallos, en sus internodios superiores,
tienen la propiedad de reaccionar, tambi6n, al Ae. fenico, y con el
mismo tratamiento que para las espigas estableciera Friedberg, a
saber: inmersi6n en ac. fenico al 1 % durante 24 horas, sin re-
mojo previo en agua, cubriendo las espigas con unos 3 cm de la
soluci6n. Conviene tener en cuenta lo que queda dicho para la semi-
lla, respect a la cantidad de material a tratar.
Dado que la escala de coloraci6n de nuestros trigos recorre toda
la gama de tons, desde el mas o menos negro hasta el gris muy
pAlido y casi imperceptible, aparte de las variedades que no reaccio-
nan, y en consideraci6n a que los matices esthn sujetos a pequefias



gem PARPO OSSC LMO ?pDDO CLRIP INCLOI.C


***e* ***l O eS O O t,, **Oi ,f q**no


ALTO BE SIEM J OUAUEIESE KLEIN SI ftVAL ;L T LA 1A


Foto 1. Escala de classes para la coloraci6n de semillas L


fluctuaciones, ya originadas por las del material, ya por los errors
experimentales, result convenient adoptar la escala o test de
Friedberg y, asimismo, el criterio con que la aplica, prndente y
practice.
Los tons son agrupados en cinco classes. Para limitar, en lo po-
sible, la apreeiaci6n subjetiva de las 4 classes coloreadas, se han con-
feccionado nuestros tests con las variedades testigos y afines adop-
tados por Friedberg y con variedades nuestras de comportamiento
colorim6trico semejante (fot. 1).
Se crey6 tambi6n convenient referir el tono de las classes a- los
de un atlas standard de co!ores, habiendo utilizado el de Maerz y
Paul, de 1930 (15).

(1) A causa de la dificultad encontrada para imprimir los tons claros, la revelaci6n del negati-
vo fu6 hecha de manera que la reproducci6n diera una idea la mis aproximada a la realidad.











- 39 -


Va a continuaci6n ]a equivalencia para las 3 classes intermedias:


Pardo oscuro . . P1. 56. E. 8.
Pardo ..... ......... > 8. E. 11.
Pardo claro ........... >> 7. C. 9.
















VALOR rEAZS LA MLVIaiJsoI U.3 A STIMMAR



S PAR cW I













%U--CO T(3 Wl.A. Ai rIm 'rwi

Folo 2. Clases y variedades testigos, para coloraci6n de espigas. Los ejemplares
intercalados correspondent a graduaciones intermedias.


Para las espigas, Friedberg reduce la escala a tres grupos: es-
pigas que se coloran; espigan que se coloran poco y espigas que no
se coloran. Nosotros, en base al comportamiento de la coleeei6n es-
tudiada, establecimos 4 classes, las que consideramos prActicamente
bien diferenciables, correspondiendo, probablemente, nuestras dos
primeras a la primera del autor citado, y son: pardo oscuro; pardo;












- 40 -


pardo claro; sin colorear o casi (fot. 2)1. Las mismas sirven para
coloraci6n de los tallos.
Por lo demrs, las variedades han sido dispuestas en las listas, en
orden de intensidad colorim6trica semejante o decreciente, estando
sujetas a trastrueque las variedades que ocupan lugares vecinos por
efecto de las fluctuaciones ya mencionadas.


IV. OBSERVACIONES


1. Acci6n del ambiente sobre la propiedad de coloracion. Fue-
ron sometidas a la acci6n del 6e. f6nico, semillas y espigas de 6
variedades que se habian ya definido por un comportamiento
homog6neo en ensayos previous con material proveniente de la co-
secha del aiio anterior cultivadas en localidades pertenecientes a
regions ecol6gicas muy diversas del pais y en distintos afios. Los
datos estan compilados en el cuadro 1.
Se ha observado la misma coloraci6n (clase) para las diversas
localidades y afios, salvo una diferencia de clase, registrada para
el Record, de Pla.
'Id6ntico resultado se obtuvo con las 14 variedades argentinas,
italianas y francesas, cultivadas y coloreadas por nosotros aqui y por
Friedberg en Versailles (Francia). (Cuadro 2).
Semillas de Ardito, heladas en maduraci6n pastosa, y chuzas>>
de G. Urquiza, se colorearon normalmente.

2. Coloraci6n de las semillas de nuestras variedades.-De las
93 variedades de trigos de pan (Tr. vulgare), cuyas semillas fue-
ron ensayadas (cuadro 9), el 95 % (94,5) reacciona al ac. f6nico,
dominando la clase pardo oscura con un 60 %, mientras que la
negra y la pardo clara estin pr6ximas entire si, con 10 y 13 %, es-
tando reducidas a la menor representaci6n las variedades que no
reaccionan o que lo hacen en grado mAs o menos imperceptible:
5,5 % (Cuadro 3).
La sol. finica remanente del tratamiento de las semillas, se tifie
lenta y gradualmente a partir de la superficie, con intensidad se-


(1) Eureka ha sido colocado equivocadamente a continuaci6n de Valor, correspondiendole estar
despu6s de La Previsi6n 3.











CUADRO 1.

Comportamiento colorimitrico de las variedades, cultivadas en distintos aios y diferentes localidades.


Coloraci6n
Variedades Afio Localidad

S__Semillia Espiga


Klein San Martin





SSin Rival



38 M. A.

>) >>

Klein Record




> Favorito

Maravilla


1928
1929
1931
1933
1933
1928
1933
1933
1928
1929
1933
1933
1928
1929
1933
1933
1928
1933
1928.
1933


G. Pico (La Pampa).
PIA (Bs. Aires).
Rafaela (S. Fe).
S. Antonio (E. Rios).
F. de Agronomia (La Plata).
G. Pico (La Pampa).
F. de Agronomia (La Plata).
Rafaela (S. F6).
G. Pico (La Pampa).
Pla (B. A.).
F. de Agronomia (La Plata).
S. Antonio (E. Rios).
G. Pico (La Pampa).
P1I (B. Aire).
Rafaela (S. Fe).
F. de Agronomfa (La Plata).
G. Pico (La Pampa).
F. de Agronomfa (La Plata).
G. Pico (La Pampa).
F. de Agronomfa (La Plata).


pardo oscuro





pardo claro



pardo oscuro











pardo oscuro













pardo



pardo

sin colorear o casi



pardo claro




pardo muy claro
Sclaro
a muy claro

pardo oscuro

pardo











CUADRO 2.


Comportamiento colorimetrico de las variedades, cultivadas en distintos aios y diferentes localidades.


Coloraci6n

Versailles (Francia) La Plata (Argentina)
Variedades (L. Friedberg) (J. Hirschhorn)

Semilla Espigal Semilla Espiga


Klein Favorito .. pardo claro se color pardo claro pardo oscuro
Alto de Sierra . negro se color poco negro a claro
Ardito .....
Marquis . pardo oscuro >> pardo oscuro
Luiggia Strampelli ,
Linaza (Tr. c). . negro se color negro > oscuro
Massy . .. ... pardo oscuro no se color pardo oscuro no color
Potenziani ... negro se colora negro pardo oscuro
Vilmorin . .. no se colora no color
Bon Fermier .. no se color no color
Bordeaux . .
Gros Bleu. . no se color
H. de Tresoir .
Mentana ... se color poco











- 43 -


mejante a la del cariopse; a la semana, la coloraci6n es neta, pero
continfia acentukndose durante algunas semanas mis, no habi6ndose
notado progress a partir de los 6 meses, durante mas de un afio
y medio en que se mantuvo en observaci6n (Fot. 3).


:S


LIr ~.


.*- 7


Foto S. Coloraci6n del liquid remanente del tratamiento de las semillas, a los 10 dias.
100: G. Urquiza; 85: Lin Calel; 35: 38 M. A.; 530: La Previsi6n 3.


La poca homogeneidad con que se color la mayor parte de las
variedades, constitute el carActer que mis llama la atenci6n, domi-
nando la de 2 classes, pero con un buen niunero que abarca hasta 4
classes (Cuadro 3).
No ha sido registrado un solo caso de variedad que reaccionara
con colors pertenecientes a las classes extremes. Las variedades que
no reaccionan se caracterizan por una extrema homogeneidad de tal
comportamiento; las que tifien de negro presentan bajos porcen-
tajes de semillas de otras classes y, en todo caso, pertenecientes a las
classes mis pr6ximas, mientras que las de coloraci6n en grado in-
termedio son las mas heterogeneas, abareando hasta 4 classes y ofre-
ciendo el aspect de un verdadero mosaico de tonos, que resaltan
por la presencia de semillas que no se coloran (Fot. 4).











-44-


CUADRO 3.


Variedades cdyas semillas se coloran con cierta uniformidad.


Aparecen, ademas, semillas de la clase:

sin
0 Variedades pardo pardo co
' negro pardo lorear
oscuro claro
0 o casi


Negro

1 Alto de Sierra .. ...... + -
2 Titan ....... -
3 Ardito . .. + -
4 Linaza ...... ..+ +
5 Kansas 169 .... . .+ +
6 G. Urquiza . ... + + -
7 Klein Triunfo .. .. .+ + +
8 Universal I (Klein) .. -
9 Excelsior Mejorado ... -
10 Ruso 73 .......... + +
11 Sola 20 ........ .+ + + +
12 Marquis ....... + -
13 Kansas ......... + +

Pardo oscuro

1 Rieti. ............
1 Mammouth. ....... .. +
2 Klein Record ........ + -
3 Klein 32 ........... + -
4 Tesoro . . -
5 Guatrach6 M. A . .
6 Klein San Martin . + -
7 Rafaela 6. M. A . -
8 Lin Calel. M. A . .
9 Blackhull ............ + -
10 Klein Granadero ....... -.. +
11 Klein Acero ........ + -
12 Utracdn M. A. ....... + + -
13 Bonaerense ....... + + -
14 B.B.N. 0.. : ..... + -
15 No 8 (Amos) ....... + -
16 La Previsi6n 28 . ... + -
17 Pirovano 225 . + + -











- 45 -


CUADRO 3.


Variedades cuyos granos se coloran con cierta uniformidad (cont.)


Aparecen, ademAs, semillas de la clase:
0sin
O Variedades pardo pardo
negro pardo colorear
oscuroo casi


Pardo oscuro

PrInci e de G(leso


Soma
Ganador
Eureka .
La Previsi6n
La Previsi6i
Maravilla
Tenmarq
Valor ..
38 M. A. (
38 M. A. P
Seguro II
Pagador
Oro .
Australiano
Era .


n . . .

n 34 (N. S.) ..




Sel. Klein)
04. 27 (Sel. Boaglio)


Pardo

Sin Rival (Klein) .
No 22 (Amos)
Blandengue ......
Ceres ...
Centenario .. ...
Duro Capa (Tr. d) .
Klein Vencedor .
Universal II (Klein) .
Taganrock (Tr. d.)

Pardo claro

Klein 33 .. ....
Chino 466(S. C.) .
Klein Fenix ......













- 4R -


CUADRO 3.


Variedades cuyos granos se coloran con cierta uniformidad (cont.)


SAparecen, ademAs, semillas de la clase:
0 sin
Variedades pardo pardo
0 negro pardo colorear
oscuro claro
o casi


Pardo claro

4 Sola 50 ... .... -
5 Klein Favorito .. ..... .- -
6 Medeah .......... -
7 Chargarod .. ......... -
8 De Polonia proceed de Chile) -
9 L. Club (Tr. c) .. ... + -
10 Kanhard ......... -
11 Milagro (Tr. t) ....... +
12 Boliviano 8B ........ + -

Sin colorear o casi

1 La Previsi6n 3 ..... -
S2 Bolita o Boliviano . ...
3 Sudoeste ....... . .
4 La Previsi6n 25-'/I4 . .
5 Porvenir ........... -
6 de Polonia . .
7 Blanco de AndalgalA (Criollo). -
8 Candeal comin (Tr. d) .
9 Candeal Pirovano (Tr. d) .. -









- 47 -


La proporei6n porcentual de los tonos varia de muestra a mues-
tra, aunque dentro de ciertos limits mis o menos propios para
cada variedad.
Para dar una idea aproximada de tales propiedades, se ha incluido
en el cuadro 3, los valores promediados sobre 5 repeticiones, que
representan unas 1000 a 1500 semillas tratadas.


Ie $* o *** oI t f,** *


44911l ol lSf n of











Foto 4. Algunas de Ias variedades de coloraci6n muy heterog*nea.

Las variedades de comportamiento mis heterog6neo van agrupa-
das por separado (Cuadro 4), habiendo sido la variedad de Plases y
en segundo t6rmino ]a significaci6n num6rica de cada una, el cri-
terio que se consider mis adecuado al caso de nuestras variedades.
Las variedades de coloraci6n muy homog6nea son las menos, es-
tando caracterizadas por la ausencia de otras classes (Fot. 1 y 5).
El comportamiento colorim6trico referido nos pareci6 coincidente
con el grado de homogeneidad, o de pureza, que para las variedades
tratadas habiamos observado, tanto en su comportamiento cultural
y feno]6gico como en sus caracteres morfol6gicos, pero no obs-
tante ello, se consider convenient establecer de un modo exacto
la naturaleza de una heterogeneidad tan manifiesta y general. Al
efeeto fueron separadas, al azar, 20 plants de 6 parcelas diferentes
de un E. C. R., sometiendo, por separado, las semillas a la acci6n











- 48 -


CUADRO 4.


Variedades cuyas semillas se coloran muy desparejamente.


Porcentaje de semillas que se colorean de:

SVariedades pardo pardo sin
negro pardo
o oscuro claro colorear



1 Saldom6 ........... 80 10 10 -
2 Tusela (Touzelle) ... -. 80 10 10 -
3 Klein 40 ......... 70 20 10 -
4 Sola 20 .. . .. 70 15 15 15 5
5 Kanred X 38-23-7 (La Previsi6n) 60 30 10 -
6 No 91 (Amos) . ... 60 40 -
7 La Previsi6n 32 ....... 60 30 10 -
8 Kanred ....... ... 60 30 10 -
9 Lombardo . . 20 50 20 10 -
10 Barletta. ........ 50-80 10 10-20. 5-10
11 Bonaerense .. .. ...... -- 50 50 -
12 110. M. A. ........... 50 40 10 -
13 Klein Piramide ..... 40 10 30 20
14 Klein H 51 .. ..... 30 60 10 -
15 Chubut .. . . 20 40 20 20 -
16 La Previsi6n 25 . . 40 20 30 10
17 KanredX38-231.125 (La Previsi6n) 40 40 20 -
18 Kanred X 38-27-9 (La Previsi6n) 40 40 20 -
19 Arrieta (Rieti) ...... 30 50 15 5
20 'Litoral ........... 20 55 20 5
21 Klein Palantel6n ...... 30 50 20 -
22 Barlettin .......... 30 30 40 -
23 La Previsi6n 25-2/32 ....... 20 30 30 20
24 Klein 31 ......... 10 50 30 10
25 Klein Sinmarq . ... 10 30 20 40
26 Forragero 3 Pirovano ... 10 20 30 40
27 Ruso (sin barba) .. ... 10 10 70 10
28 Renacimiento . ... 20 60 20 -
29 Glindon . .. ..... 5 20 55 20
30 Colorado (Tr. t) ........ -- 20 20 60 -



del ae. fMnico, tomindose 6 variedades del grupo que se habia com-
portado homog6neamente y 5 para el grupo de coloraci6n mani-
fiestamente despareja. Los datos registrados aparecen en el cuadro 5.












- 49 -


CUADRO N 5.

Comportamiento colorimmtrico de 20 plants tratadas por separado (semillas).


No de plants coloreadas de
Grupo de variedades
ne pado pardon pardo sin
negro pardo
oscuro claro colorear


Homogeneas:
Marquis . ... 20 -
Lin Calel ... 20 -
Guatrach6 M. A 20 -
Duro Capa . 20 -
Sola 50 . 20 -
Candeal (Tr. durum)... 20

Heterogdneas:
Barletta . ... 14 2 3
Sinmarq ....... 2 5 9 4
Klein 31 . 2 9 6 3
Ruso (sin barba) .. 2 2 12 4
La Previsi6n 25 ... 9 4 5 2








It s smi e apoyan sobre el papl nro
sees, l| 1M egg *loo c** */^5
***i *!!1 ***, I!1** III *I* IIII Io!! i.!



AI11 3!t.

Foto 5. Semillas de'9 de las 20plantas, tratadas por separado con la sol. f6niea. Obsorvese sla
notable homogeneidad de la coloraci6n. Arriba, a la derecha, so destaca el cepillito, que no se colora,
de las semillas que apoyan sobre el papel negro.


La Fot. 5 ilustra el comportamiento del Lin Calel, de una unifor-
midad notable, solamente alcanzada por muy pocas variedades mis
de las ineluidas en el primer grupo del cuadro 5.


."-













- 50 -


CU*ADRO 6.

Coloraci6n de las espigas.


Coloraci6n Caracter de
Variedad cases)
la coloraci6n la variedad


Valor . .
La Previsi6n 3 .
Eureka . .
La Previsi6n 25-2/32
Sudoeste .
Lin Calel . .
Oro . .
Kanred . .
Sola 50 . .
Saldom . .
Tusela (Touzelle)
Bonaerense .
L. Club (Tr. c) .
Klein Piramide .
Klein Favorito .
Linaza (Tr. c) .
La Previsi6n 25 .
Utracan M. A .. .
Mammouth .
Kanhard . .
Tenmarq . .
Ganador . .
Sinmarq .. .
Chargarod (Tr. d)
Marquis .. ...
Barletta ....
Guatrach6 M. A .
Maravilla . .
Era . .
N 91 (Amos) .
Pagador . .
No 22 (Amos) .
La Previsi6n 25-9/32
Ardito . .
G. Urquiza .
Klein San Martin
La Previsi6n 28
Kanred X 38-27-9


pardo oscuro








S S
o a





>
u
>








pad
> >
> >
> >








pardo




a
>
>
>
>
>

>
>






> .
pard
>


homog6nea
-





med. horn.
heterog6nea
liger. het.
heterog6nea



homog6nea
heterog6nea
bastante horn.
heterog6nea


homog6nea
heterog6nea
homog6nea
med. horn.
Sheet.
heterog6nea
homogdnea
homog&nea
heterog6nea
homog6nea
heterogenea

heterog6nea
med. het.
med. het.
homog6nea



med. hom.
med. hom.
med. het.


homog6nea







med. horn.
heterog6nea
liger. het.
heterog6nea



homog6nea
heterog6nea
homogenea
med. het.


homog6nea
heterog6nea
homog6nea
med. het.
S het.
heterog6nea
homogenea
homog6nea
heterog6nea
homog6nea
heterogenea

med. het.
med. het.
med. het.
homog6nea



med. horn.
med. horn.
med. het.






'I


51 -


CUADRO 6 conclusionn).

Coloraci6n de las espigas.


Variedad Coloraci6n Caracter de
Variedad
(clase)
la coloraci6n la variedad


Ruso 73 (sin barba)
Alto.de Sierra .
Klein 33 . .
Tit n . .
Blackhull . .
Sola 20 . .
Luiggia . .
Seguro II . .
B. B. N. 0. .
Klein 31 . .
Klein Acero .
Soma . .
Klein 32 . .
La Previsi6n 32 .
Klein 40 . .
38 M. A .
38 M. A. Po4. 27
Excelsior Mejorado .
Klein Granadero .
Kanred X 38-201.125
Kanred X 38-23-7
Taganrock (Tr. d)
Medeah (Tr. d)
Milagro (Tr. t.)
Tr. monococcum
Klein Fenix .
No 8 (Amos) .
Klein Record .
La Previsi6n 34 .
Klein Triunfo .
Rafaela 6 . .
Duro Capa (Tr. d)
Klein Vencedor .
Klein Sin Rival .
Klein H 51 ...
Klein Palantelen .
de Polonia (Tr. p)
Candeal (Tr. d) .


pardo claro

o

o >
> > -
5> 5
s >

> >

>
> >
> >
> >

>
5
>
>

a

> >
> >
>


5 5
>


> >
> >
> >
>
> >


I colorear o casi



^




> a

> a




homog6nea


med. hom.
med. horn.
med. horn.
heterog6nea
homogenea


heterog6nea


med. horn.
med. horn.
heterog6nea



med. horn.
homog6nea


med. horn.
med. het.


med. hom.



homogenea

med. horn.
med. het.
> )0
med. horn.
homog4nea




heterog6nea
med. het.
homogenea


homog4nea


med. horn.
med. horn.
med. horn.
med. horn.
homog6nea


heterog6nea


med. horn.
med. horn.
heterog6nea



med. hom.


homoginea
med. horn.







homog6nea

med. horn.
med het.
o >
med. hom.
homog6nea




heterog6nea
med. het.
homog6nea
55











- 52 -


Las semillas de diferentes espigas pero de una misma plant, se
colorearon siempre homog6neamente en las variedades de ambos
grupos, mientras que las diferencias observadas correspondieron,
siempre tambien, a diferentes plants; entire espiga y espiga o entire
semilla y semilla se observaron diferencias en algunos casos, pero
tan pequefas como las que suelen observarse para algunos de sus
caracteres morfol6gicos.


-' I


Foto 6. Aspeoto de una mezcla experimental de 6 variedades, tratada con A. f6nico (la fotogra-
fa destaca poco los contrastes).


Algunas irregularidades en la coloraci6n merecen menci6n espe-
cial y son las siguientes:

14 en un buen numero de variedades, suelen presentarse semi-
1]as tefidas en forma despareja, coloreAndose con mayor intensi-
dad, en general, el surco ventral, mis patente en las variedades que
tifien poco, sigui6ndole, en orden de afinidad, una muy estrecha
franja que rodea la semilla en el apice, en la base misma del cepi-
llito, como en el Sola 50;
2* en algunas variedades se presentan manchas de coloraci6n
mis intense o sin colorear, en las paredes.










- 53 -


Los pelos del cepillito apical de la semilla no se coloran, por lo
que se destacan, facilitando la apreciaci6n de su tamafio.
Otro ensayo consisti6 en establecer si existia influencia del achu-
zamiento, de la acci6n de las heladas durante la maduraci6n pas-
tosa y de . Semillas de Ardito, heladas cuando se
encontraban en maduraci6n pastosa, de G. Urquiza muy achuzadas
y de Guatrach6 M. A. con alto grado de < panza blanca > fueron so-
metidas a la acci6n del ac. f6nico, habiendose coloreado normal-
mente.
Para observer el aspect que present la coloraci6n de una mezcla
experimental de variedades, se trat6 ]a siguiente, de la cual da una
idea la Fot. 6: igual cantidad de Sola 50, G. Urquiza, Klein Fenix,
Klein Sin Rival, Klein 33 y Alto de Sierra M. A.
La heterogeneidad de ]a coloraci6n y las classes correspondientes
denuncian, bien a las claras, la mezcla en cuesti6n.
34 coloraei6n de las espigas.
La colecci6n de trigos de pan cuyas espigas fueron ensayadas
col6ricamente, abarca 68 variedades. No se obtuvo coloraci6n con
tono de la clase negra, no habiendo sobrepasado, las variedades de
mfs intense coloraci6n, del tono pardo oscuro subido, dominando la
pardo claro, mas exactamente la coloraci6n pardo muy claro, con
un 38 %. Las variedades que no reaccionan son las menos, con un
9,5 % del total, repartiendose ]as restantes, con escasa diferencia
entire las classes restantes, intermedias (Cuadro 9).
Las diferencias intervarietales son, en general, menos marcadas,
menos acentuadas que en semillas. En el cuadro 5, las variedades
estAn dispuestas por classes y en orden de intensidad semejante o
decreciente, con la reserve mencionada para el caso de las semillas.
La homogeneidad del comportamiento colorimetrico estd indicada en
column parte, como asimismo el grado de uniformidad de las es-
pigas, en base a suls principles caracteres sistem6ticos varietales y
a titulo de referencia, cuya utilidad se'r analizada en su lugar.
Como en el caso de las semillas, tambien aqui se averigu6 el com-
portamiento colorim6trico intra e interindividual sobre 20 plants
elegidas al azar, de diferentes parcelas y para las mismas variedades
contenidas en el cuadro 5. Los resultados obtenidos son los mismos
que en el caso de las semillas, si bien con un tipo y grado distinto
en las de comportamiento heterogoneo. La fot. 7 ilustra sobre la co-










- 54 -


loraci6n pareja de Lin Calel y la despareja de La Previsi6n 25,
un tanto atenuada esta filtima a causa de que los tonos intermedios
se destacan menos.
Conviene mencionar, ademrs, algunas de las particularidades que
fueron observadas acerca de la coloraci6n de la espiga, porque pue-
den aportar puntos de apoyo, o de orientaci6n, al anf.lisis e inter-














Ai.
iI











Foto 7. Arriba: 2 espigas de cada una de las 8 plants de Lin Calel, de las 20 tratadas, mos-
trando lo parejo de la coloraci6n en esta variedad.
Abajo: 1 espiga de cada una de las 5 plants, de las 20 de La Previsi6n 25, tratadas, las que ilus-
tran sobre el grado de heterogeneidad de su comportamiento; plant 4; parda oscura; plant 5:
sin colorear; plants 1, 2 y 3, con tonos intermedios.


pretaci6n bioquimica y quimica del mecanismo de la coloraci6n;
consignamds las siguientes:
1 las glumas y la zona descubierta de las glumelas son las que
tifien mks intensamente;
2 las nervaduras se coloran con mis intensidad que el resto;










- 55 -


no obstante, las aristas alcanzan tonos mas claros y el diente de la
gluma no se colora;
3 las glumelas de las flores esteriles pertenecientes a espigui-
llas fertiles, no se coloran, o easi no se coloran, mientras que las
glumas de las espiguillas esteriles basales, se tifien normalmente;
4 en general se observa coloraci6n mis intense en los hordes
y region superior de las envolturas florales; en algunas variedades
la mitad o el tercio basal de las glumas permanece sin colorear;
5 en ciertas variedades las glumas se coloran muy irregular-
mente, como sucede, por ejemplo, con Maravilla, La Previsi6n 28,
Luiggia Strampelli, etc., en las que las espigas presentan un as-


MSO I-Am I" CdAkd 1"(8 ~. 1 l I















lorean con poca diferencia.
A. - -


Foto 8. Coloraci6n del tallo. Los 3 internodios superiores estsn enumerados en el orden que
ocupan en ia plant; el 1 es el superior que sostiene la espiga.
En Kanhard el 3ero. se colorea m&s intensamente que el apical; en Guatrach6 M. A. los 3 se co-
lorean con poca diferencia.
Klein 40 ilustra el caso mAs general: atenuaci6n basipeta del tono.

pecto moteado, con tendencia a no colorear en la base de las glu-
melas;
6 espigas mantenidas durante mks de un afio y medio en la
soluci6n fMnica, presentaron un aspect bastante semejante al regis-
trado con el tratamiento normal, habiendose observado un ligero
tinte parduzco en pelos y diente de las glumas.
Por lo que se refiere al liquid remanente del tratamiento de las
espigas, 6ste toma, mis rkpidamente que el de las semillas, una co-
loraci6n semejante al de las espigas de las que proviene.

4. Tallo. El resultado de nuestros ensayos demuestra que reac-
ciona a la aeci6n del ac. fUnico, mediante un tratamiento igual al










- 56 -


de la espigas. Iermann (10, p. 717), afirma que los tallos no se
coloran. Fueron estudiadas tan solo 26 variedades, habi6ndose ob-
servado que la mayor afinidad con el acido reside en el internodio
extreme apical y en grado mas intense hacia la espiga, mientras
que los basales y mediales del tallo, en ningfin easo se colorearon;
en algunas variedades se obtuvo coloraci6n en los 3 internodios su-
periores (Fot. 8). La vaina tambi6n se colora.
En el cuadro 7 aparecen las variedades tratadas y su comporta-
miento. Solo una se colored de pardo oscuro, 2 de pardo y 5 de
pardo claro; las demis no reaccionaron, recordando la ausencia de
negro el caso igual registrado para espigas.
Por lo demfs, el liquid proveniente del tratamiento de los tallos
se comporta del mismo modo que el de los otros 6rganos estudiados.


V. ALNAuSIS

1. Constancia de la coloracion.- Advertida la reacci6n colorim6-
trica tan heterogenea de muchas de nuestras variedades, se planted
la necesidad de averiguar la existencia de variaciones originadas
por la acci6n del ambiente y el carhcter de las mismas, en caso de
existir, no obstante haber establecido ya Friedberg la independencia
de la reacci6n con respect al factor que se analiza.
Aparte del comportamiento tan irregular mencionado, las tres
localidades estudiadas por Friedberg para Francia (Valence, Cler-
mont y Versailles) tienen un clima muy semejante(14) y terrenos
limosos, esquistoso y graniticos (11), mientras que el Area triguera
de la Argentina comprende regions ecol6gicas extremadamente di-
ferenciadas, algunas de las cuales imprimen fuertemente su sello so-
bre la textura y el aspect externo de la semilla, en grado tal que
permit, a un ojo medianamente ejercitado, reconocer, muchas veces,
la region o Ja zona de proven'iencia, pudiendo mencionarse, a este
respect, el easo del Lin Calel M. A. proveniente de Mar del Plata
y de la zona del Oeste.
Si se exceptia la desviaci6n en media clase registrada para Klein
Record, de PlI (una selecci6n diferente?) la reacci6n colorim6trica
registrada para las distintas proveniencias y diferentes afios (cua-
dro 1), confirm la conclusion de Friedberg, esto es, la invariabili-
dad de la reacci6n en el tiempo y en el espaeio, puesta a prueba













- 57 -


CUADRO 7.

Coloraci6n de las semillas, espigas y tallos (esquema).



Coloraci6n del
SVariedades

las semillas la espiga el tallo


Alto de Sierra .
Titan . .
Ardito . .
Linaza(Tr. c) .
G. Urquiza .
Klein Triunfo .
Excelsior Mejorado .
Sola 20 . .
Marquis. . .
Mammouth .
Klein Record .
Klein 32 . .
Guatrach6 M. A.
Klein San Martin
Rafaela 6 M. A.- .
Lin Calel M. A. .
Blackhull . .
Klein Granadero .
La Previsi6n 34 .
Utracin M. A .
B. B. N. 0. ....
No 8 (Amos) .
La Previsi6n 28
Soma . .
Ganador. . .
Eureka . .
Klein Acero .
Maravilla . .
Tenmarq . .
Valor . .
38 M. A. (Sel Klein)
38 M. A. Po4. 27 (Sel.
Boaglio). .
Seguro II . .
Pagador . .
Oro . .
Era .......
Klein Sin Rival .


negra




a






parda oscura
n

a










a a
a
a a
o a
o a


















5 5
pardparda oscura
> >
>
> >

>
> >
> >
> >
> >




> >
> >
> >
> >
> >
> >
> >
>




>

> >
> >



parda


parda clara


parda
parda oscuro
parda
no colora o casi
parda clara

parda
parda

parda clara


parda


casi sin colorear
parda oscura


parda clara



parda clara

parda

parda clara
parda
parda oscura
parda clara
parda


parda oscura
parda clara





parda
parda oscura
parda

sin colorear


no se colorea


no se colorea









no se colorea
parda clara



no se colorea





parda clara
no color


parda clara








parda clara


no se colorea









no se colorea














- 58 -


CUADRO 7 conclusionn).


Coloraci6n de los granos, espigas y tallos.


I Coloraci6n de
Variedades

los granos la espiga el tallo


N 22 (Amos) .
Duro Capa (Tr. d)'
Klein Vencedor .
Taganrock (Tr. d)
Klein 33 . .
Klein Fenix .
Sola 50 . .
Klein Favorito .
Medeah (Tr. d) .
Chargarod (Tr. d)
L. Club (Tr. c) .
Kanhard . .
Milagro (Tr. t) .
La Previsi6n 3 .
Sudoeste . .
La Previsi6n 25-9/32
de Polonia (Tr. p)
Candeal (Tr. d) .

Saldom . ..
Tusela . .
Klein 40 . .
Sola 20 . .
Kanred X 38-23-7
N 91 (Amos) .. .
La Previsi6n 32 .
Kanred . .
Barletta . .
Bonaerense .
Klein PirAmide .
Klein H 51 ..
La Previsi6n 25 .
Kanred X 38-231.125
Kanred X 38-27-9
Klein Palantel6n .
La Previsi6n 25-2/32
Klein . .
Klein Sinmarq .






parda clara

>

>
> >

> >

>


sin colorear o casi



>
>


pardas

>
a

s








>
>
>
>

>
>


oscura


parda
>
>
>


parda
Ssin colorear


parda clara



parda oscura


parda clara
parda



parda muy clara
parda oscura
parda oscura
parda
sin colorear


parda oscura






parda
parda clara
parda oscura
parda



no es colorea
parda
parda clara


sin colorear
parda oscura
parda clara
parda


sin
sin
sin


>


colorear
colorear
colorear


parda clara



parda oscura






sin colorar
-







parda
sin colorear



sin colorear

S rar












sin colorear











- 59 -


de un clima templado chlido y huimedo y de un terreno areno-arci-
lo-humifero (Rafaela, Norte de Santa Fe) y de otro frio y seco,
con terreno arenoso (G. Pico, La Pampa). El parang6n de los datos
*obtenidos aqui, con los registrados por Friedberg para Francia,
sobre 14 variedades (cuadro 2), constitute la prueba mas rigurosa
y concluyente a este respect, naturalmente que dentro del concept
de la constancia relative de los caracteres gen6ticos en relaci6n al
ambiente.
El achuzamiento y la acci6n de las heladas durante la madura-
ci6n pastosa, no afectan tampoco el carActer en cuesti6n.
Las variaciones profundas que hemos observado sobre diversas
muestras pertenecientes'a distintas localidades y afios, sobre varie-
dades antiguas y sobre nuevas, de pedigree, deben atribuirse, pues,
sin duda alguna, a la disgregaci6n, a la seleeci6n natural o a la
que ejerce el cultivo sobre las < poblaciones >, cuando no debidas
a las selecciones sucesivas con las que los criaderos suelen reempla-
zar el < mosaico > de sus primeras entregas a cuenta de... mayor
uniformidad future.
En cuanto a las pequefias variaciones, no son otras que las flue-
tuaciones individuals.

2. Coloracion de las variedades.- La sucesi6n gradual de tonos,
desde el negro hasta el gris claro casi imperceptible, y la presencia
de variedades que no reaccionan al ac. f6nico, confiere a la escala
con 5 classes, establecida por Friedberg, un valor practice indudable
para la identificaci6n colorim6trica de nuestras variedades. Claro
estd que, cuanto mis distantes en la escala, tanta mayor es la faci-
lidad y seguridad de la identificaci6n.
Trat6ndose de variedades pertenecientes a distintas classes, y mas
si existe una clase de por medio (negro y pardo claro; pardo oscuro
y sin colorearse), la identificaci6n de esas variedades es ~egara, a
condici6n, como se comprende, de que la duda estuviera circuns-
cripta a determinadas variedades, desde que, como aparece en el
cuadro 3, son muchas las variedades que comprende cada clase.
Se da a continuaci6n algunos ejemplos acerca de la utilidad prAc-
tica del m6todo, por medio del cual pueden resolverse, con segu-
ridad, dudas como las siguientes, entire otras muchas: si determi-
nada partida de semillas pertenece a Klein San Martin o Favorito;










- 60 -


a Klein Triunfo o a 38 M. A.; a Klein 32 o a Klein 33; a Sola 50
o a Marquis; a Sola 50 oa 38 M. A.; a La Previsi6n 3 o a cualquiera
de las demas variedades creadas por la Chacra Experimental de La
Previsi6n; a Porvenir o a cualquiera de las otras variedades creadas
por el Instituto Fitot6cnico de La Estanzuela.
Examinando los cuadros 3, 4, 6 y 7, se ve cuhn numerosos son los
casos que este m6todo permit resolver, mkxime si se combine la
coloraci6n de las semillas con la de las espigas y, quiza -tambi6n,
con la de los tallos, posibilidad por cierto poco frecuente en los
casos en que el mitodo colorimitrico debe ser mis iitil: identifica-
ci6n varietal por la semilla, exclusivamente.
Existen, ademis, variedades para las que su reacci6n al Re. fenico.
constituye un complement de caracteristicas morfol6gicas que de
por si las singularizan en cierto grado. Asi el caso de Sola 50, va-
riedad de semilla chica y casi tan corta como la de Marquis, pero
que apenas se tifie de pardo muy elaro (casi sin colorear) y con estre-
cha franjita menos clara en el apice, mientras que Marquis tifie de
negro. Colorim6tricamente, Sola 50 es inconfundible con cualquiera
de las 106 variedades que hemos tratado.
Para la identificaci6n de los trigos de fideo (Tr. durum) mas
cultivados en el pals, el m6todo es tambi6n de utilidad indudable.
El Candeal no se colora, tanto en las semillas como en las espigas;
igual comportamiento tiene el trigo de Polonia (Tr. PoldnicEnm), pe-
ro, no digamos las espigas, sino que, tambien, las semillas se distin-
guen inconfundiblemente de las del Candeal, con su aspecto << acente-
nado >. Medeah se colora de pardo claro, lo mismo que Chargarod,
pero esta variedad ha desapareeido casi del cultivo. Taganrock y
Duro Capa se coloran de pardo, pero mientras este filtimo, afirmando
su condici6n de trigo de pedigree, reacciona en grado notablemente
homog6neo, Taganrock se tifie en forma despareja, apareciendo, en las
muestras analizadas, coloreadas de pardo oscuro y de pardo claro.
Entrando en juego la coloraei6n de las espigas, la identificaci6n
es mfs fhcil todavia (Cuadro 7).


(1) El trigo duro de fideos que con el nombre de Medeah o Medea se cultiva en pequefia escala
en algunas localidades del pals, no es una variedad pura; aparecen formas mfticas y las aristas flue-
tuan entire el pardo muy oscuro y el amarillo rojizo. BOBUF cita tipos semejantes para Tunisia. El
tipo ensayado por FRIEDBERG (9, pp., 709 y 736) resisted sin colorearse a la acci6n del 6. f6nico,
afin durante 24 horas; no la describe ni la clasifica botAnicamente y, por la coloraci6n que toma,
pertenece sin duda a un tipo distinto al de nuestra colecci6n.











- 61 -


Las dificultades y las dudas se presentan para identificar aquellas
variedades que, no obstante corresponder a tonalidades distintas,
pertenecen a la misma clase u ocupan lugares vecinos entire dos
classes pr6ximas. En tal caso puede ser ftil (Friedberg) disponer de
una colecci6n standard de variedades tratadas al ae. finico, a los efec-
tos de identificar por comparaci6n. Cuando la morfologia de la
semilla contribute con algfin caricter mis o menos apreciable, el
comportamiento colorimitrico puede resolver dudas, mismo entire va-
riedades pertenecientes a una misma clase. Claro estA que, dada la
notable sensibilidad de la reacci6n al he. f6nico, el modus operandi,
la calidad de las substancias, etc., intervienen modificando ligera-
mente los matices, lo que sera precise tener en euenta.
Dado que la reaeci6n cromdtica de las espigas y tallos es inde-
pendiente de la de las semillas, el uso de aquellos 6rganos, de ser
possible, comporta un recurso no despreciable en la identificaci6n
colorimitrica, siendo convenient, en este sentido, ampliar las prue-
bas que se hicieron sobre espigas y tallos, a toda la colecci6n de
los trigos del pais, pero es precise considerar que la utilidad del
m6todo ya es entonces muy relative, a nuestro juicio, cuando se
dispone de espigas, pues la duda en la identificaci6n por la morfo-
logia de 6stas se limita a pocas de las variedades actualmente cul-
tivadas.
La propiedad de colorearse es conservada a la intemperie (llu-
vias, etc.)1 (Cuadro 10-4).
La heterogeneidad de la coloraci6n de la mayor parte (mis del
80 %/) de nuestras variedades, es un hecho que llama la atenci6n.
No hay duda de que la propiedad de colorearse es un caricter ge-
n6tico, pero se desconoce todavia su naturaleza factorial y con cuales
caracteres morfol6gicos o fisiol6gicos de la plant esta ligado; las
experiencias sobre el particular, estin recien en march y su escla-
recimento llevara tiempo, pero un hecho puede desde ya ser neta-
mente destaeado y es el de que el caracter en cuesti6n es susceptible
de homogeneizaci6n, de fijacibn, a igual que cualquier otro caracter
gen6tico de la semilla o de la espiga.
Poseemos un grupo de variedades que se coloran muy homog6nea-
mente, pudiendo mencionarse, en orden de uniformidad algo menor,


(1) Espigas expuestas a la acci6n del agua y del sol, durante 10 dias, se colorearon normalmente.










- 62 -


dentro de aquel grado, al Lin Calel M. A., Guatrach M. A., Mar-
quis, Klein Sin Rival, Klein Favorito, Sola 50, La Previsi6n 3,
Klein Fenix, Porvenir, Sudoeste, Duro Capa, G. Urquiza, Blan-
dengue, Rafaela 6, Klein San Martin, 38 M. A., etc. (cuadro 3).
En el extreme opuesto, con heterogeneidad manifiesta, se sitfia
un-gran nfmero de variedades, habiendo sido agrupadas aparte
aquellas que mAs despliegan el abanico de su policromia, existiendo
varias que invitan a bautizarlas de < overas >, especialmente aque-
llas que incluyen tonos que van desde el pardo oscuro hasta semillas
que no se coloran, como: Barletta, Klein Piramide, Klein 31, Ruso,
Klein Sinmarq, Forrajero 3, Pirovano, Litoral, etc.
STiene relaci6n la pureza gen6tica de nuestras variedades de tri-
go, con el grado de homogeneidad de su coloraci6n al ac. fenico?
Para un gran nfimero de variedades no es possible dudar, desde ya,
en contestar afirmativamente.
Posiblemente ninguna de nuestras variedades esta constituida por
una < linea pura > en el sentido de Johansen: < un conjunto de indivi-
duos que descienden de un solo individuo homocigota, absolutamente
autofecundante > pero algunas, como Lin Calel M.A. y Guatrach6
M. A., entire otras, deben estar muy cerca de esta condici6n, tal es
su homogeneidad colorim6trica. Por otra parte, los resultados del
analisis geneal6gico hecho por Williamson (26) sobre material co-
rrespondiente a una de las primeras multiplicaciones del Lin Calel,
arrojan cifras superiores al 99 % de pureza, concordantes con la
homogeneidad de sus caracteres morfol6gicos, fenol6gicos, cultura-
les, etc., y con el comportamiento colorim6trico de sus semillas, es-
pigas y tallos; se trata, en este caso, de un trigo de hipot6tico origen
hibrido, pero en todo easo remote, en opinion de Fischer (3), por su
aquella primitive pureza.
La homogeneidad morfo!6gica stable del Guatrach6 M. A., del Mar-
quis y de otros, concuerda con su comportamiento en la coloraci6n,
mientras que del otro sector pueden tomarse casos no menos caracte-
rfsticos e ilustrativos. Klein '31, por ejemplo, ha dado un 10 % de se-
millas de color pardo oscuro, 50 % de pardo, 30 % de pardo c'aro y
10 % sin colorearse, y esta heterogeneidad colorimetrica la encontra-
mos pareja con la de los caracteres morfol6gicos de la espiga, del
grano, de la plant en general y con la modalidad fenol6gica de la
misma. A titulo de ejemplo citar6 el hecho de que sobre menos de









- 63 -


100 plants de esta variedad de pedigree he podido separar, entire
otras, 6 formas bien caracteristicas de glumas (fig. 1) con una do-
minancia caledilada en un 60 % para la forma 1. Tal heterogeneidad,
o una poco menor, no es rara en nuestras variedades.


FIo. 1. Principales formas de glumas, frecuentes en Klein 31. La form 1 es la que caracteriza
a la variedad (70 %); 4, 5 y 6 son formas provenientes de uno de sus progenitores mediators, el Ame-
ricano, que es un tipo de nuestro Barletta.


El comportamiento colorim6trico del 38 M. A. (muestras de mul-
tiplicaciones entregadas al cultivo antes de 1930) ha sido bastante
uniform, pero aparecen semillas con tonos un tanto diversos, y es
sabido que no s6lo no es una < linea pura >, sino que algunas de sus


Kleit 5'1.



,1I



I ~ z .3





flI






B I i. *1 I
tcm.










- 64 -


lines todavia disgregaban, habiendo sido separadas y multiplica-
das varias de ellas, por los Ings. Boaglio (Pergamino), E. Klein
(Sem. Calpa), Vigliano I (Federaci6n Agraria 1).
El comportamiento del Klein Record (Artigas, de La Estanzue-
la), encuentra su antecedente, exactamente estableeido por el Ing.
Agr. G. J. Fischer (4) al historiar la formaci6n y aparici6n del tri-
go Artigas, del cual fueron separadas varias lines con posterioridad
a su entrega al cultivo, algunas de espiga colorada, otras de espiga
blanca, habiendo una de ellas dado origen a la variedad Blan-
dengue.
El comportamiento del Kanred esti igualmente documentado en
su heterogeneidad bien conocida. Segin una publicaci6n official del
M. de A. de la Naci6n, en la Est. Exp. de Guatrach6 fueron sepa-
radas numerosas lines de esta variedad por el Ing. Agr. R. Nieves,
con la creaci6n del Guatrache M. A. y del Utracin M. A. El Ing. Agr.
C. Klein (20) asignaba a mtuestras de Kanred procedentes de la pro-
vincia de Buenos Aires, una impureza de hasta el 15 %, pero nosotros
hemos cultivado muestras procedentes de La Pampa con mayor gra-
do de mezcla, todo lo cual define la naturaleza de la heterogeneidad
colorim6trica del Kanred. Lo mismo sucede con el caso del Soma y
del Soma Mejorado, los que difieren hasta en las variedades proge-
nitoras, no obstante no darlo a entender sus nombres (20. p. 17).
Podrian citarse otros casos igualmente ilustrativos, pero con los
mencionados basta para fundamental la siguiente afirmaci6n: el
comportamiento colorimetrico heterog6neo de la mayor part de
nuestras variedades se debe a su heterogeneidad gen6tica, a su im-
pureza, debiendo establecerse la relaci6n de este carkcter con los de-
mas de la semilla, de la espiga, etc., mediante studios especiales.
El tratamiento con el ac. fenico no es sino un espejo fiel que refleja,
en la semilla, el grado de pureza o de impureza mis patented en cier-
tos caracteres de la espiga, de la plant toda, en sus caracteristicas
fenol6gicas, culturales, etc.
Tal heterogeneidad de la mayoria de las variedades de pedigree,
obtenidas por hibridaci6n artificial, no puede extrafiar, sino que todo
lo contrario, dado el escaso nimero de generaciones de selecci6n
con que cuentan las primeras multiplicaciones que suelen entregarse

(1) En la Chacra Experimental de la Federaci6n Agraria pudimos observer, en 1928, una for-
ma mfitica separada del 83 M. A por su director el Dr. Vigliano.











- 65 -


al gran cultivo, mientras que la homogeneizaci6n, sino absolute,
cuando menos en alto grado y la fijaci6n de la misma, demandan,
en la mayoria de los casos, el double y acaso el triple del tiempo de-
dicado a las pacientes tareas de la selecci6n.
El apremio en largerar>> nuevas variedades que son todavia
< poblaciones > con muchas lines en disgregaci6n, no redunda
siempre tan solo en el interns exclusive del criadero, pues
cuando la tal < variedad > present una superioridad grand sobre
las existentes en la campafia, por su productividad, rusticidad y
rendimiento, el beneficio es de car6cter general y puede compensar
con ventajas hasta la atenuaci6n posterior de aquella superioridad
inicial, a media que las nuevas descendencias de las lines disgre-
gantes van imprimiendo su caricter a la << poblaci6n >, sin consi-
derar, naturalmente, el valor del. efecto moral que la < degenera-
ci6n > de las variedades de < pedigree > produce sobre los agricultores
que no se explican el fen6meno, y en el gremio de los cerealistas
que si tampoco se lo explica lo explota, en cambio, inteligentemen-
te, aparte del tiempo que se tarda en reemplazarla por nuevas se-
lecciones.
En las primeras etapas de la era hibridacionista rioplatense, tales
multiplicaciones y variedades << prodigious dejaron un saldo muy
favorable sobre las < poblaciones > criollas y sobre las << lines >> ob-
tenidas de 6stas, pero actualmente va siendo cada dia mas dificil
justificarlas, porque el margen de superaci6n se va reduciendo rd-
pidamente en los rumbos mas guero.


Caso de La Previsi6n 25. El anAlisis del comportamiento colo-
rimetrico de La Previsi6n 25 conviene hacerlo aparte, pues cons-
tituye un caso interesante.
Efectivamente; mientras esta variedad present nna uniformidad
muy acentuada de los caracteres morfol6gicos de sus 6rganos. y del
porte, macollage, espigaz6n, maduraci6n, etc., su comportamiento
colorim6trico evidencia una heterogeneidad solo comparable a la de
variedades manifiestamente desparejas en los caracteres menciona-
dos. Se trata, como se sabe, de una de las mis bellas creaciones de
la fitotecnia rioplatense y nos resistiamos a interpreter el contrast
sin repetir los ensayos sobre una base de material la mas amplia











- 66 --


possible. La colecei6n fu6 integrada con muestras de muy diferentes
proveniencias, entire ellas, por una remitida especialmente por su
kriador, el Ing. Agr. V. C. Brunini.
Los nuevos ensayos, realizados con todas las precauciones, con-
firmaron el comportamiento inicial, dando un promedio de: pardo
oscuro, 40 %; pardo, 20 %; pardo claro, 30 % y sin colorear, 10 %
(cuadro 3), heterogeneidad tan patente en semillas (fot. 4) como
en espigas (fot. 7).
El easo era interesante bajo todo punto de vista y, sobre todo,
porque contribuia a permitir entrever algo sobre la naturaleza ge-
n6tica de la afinidad colorim6trica.
Mks o menos al ailo y medio de la primera noticia comunicada al
Ing. Brunini 6ste tuvo la gentileza de remitirnos material de dos
selecciones, por 61 separadas, de La Previsi6n 25, para su analisis
colorim6trico: La Previsi6n 25-2/32 y La Previsi6n 25-9/32.
En primer trmnino, la separaci6n de esas dos lines certificaba
la heterogeneidad denunciada por la coloraci6n. Quedaba por ave-
riguar si la coloraci6n de las lines se correspondia con las classes
registradas para La Previsi6n 25. De los ensayos result que: las
semillas de La Previsi6n 25-9/32 no se coloran y homog6neamente,
mientras que las espigas -toman un tinte pardo, igualmente parejo,
en las 20 tratadas; un 10 % de La Prevision contiene es'ta clase. En
cuanto a La Previsi6n 25-2/32, su comportamiento reproduce mis
o menos el de la variedad originaria: semillas: pardo oscuro 20 %,
pardo 30 %, pardo claro 30 % y sin colorear 20 %/o; espigas: desde
el pardo oseuro hasta sin colorear.
En vista de estos resultados, solicitamos y obtuvimos del Director
de la Chacra Experimental << La Previsi6n >, algunos datos relatives
al comportamiento agricola e industrial de ambas seleeciones .
Las selecciones entire si y con relaci6n a la variedad originaria, pre-
sentan una uniformidad morfol6gica de la espiga, plant, porte, y
de los caracteres culturales, muy acentuada, por lo que el Ing. Bru-
nini consider a La Previsi6n 25 < como uno de los trigos m6s pu-
ros de los que hoy figuran en el cartel >. Veamos ahora las dife-
rencias:
I la select 9/32 es mIs susceptible a Tilletia sp.; la semilla
es ms ,'chica, con un peso hectolitrico superior, siempre, en 2 6 3
(1) Expreso mi agradecimiento al Ing. BRUNINI por la gentileza.












- 67 -


puntos; menos < panza b1anca ; comportamiento molinero y pana-
dero superior a los otros, como, asimismo, various caracteres exten-
sim6tricos (Schopin);
2 la select 2/32, tiene una semilla del mismo tamafio que
La Previsi6n 25 actual; en valor molinero y panadero es inferior a
ambas y en la prueba del extensimetro difiere igualmente, y
39 las 2 selectas superan en un 10 % el rendimiento de La
Previsi6n 25 actual, y son algo menos resistentes a P. glumarum.
Del analisis precedent pueden desprenderse las siguientes con-
secuencias:
1- La Prvisi6n 25 y las dos selectas, se diferencian mas por
caracteres fisiol6gicos que por caracteres morfol6gicos, lo que las
aproximaria a las entidades definidas como ;
29- que la existencia de, por lo menos, 4 diferentes lines, en
La Previsi6n 25, era te6ricamente previsible, en base a su comporta-
minto colorimetrico, aun cuando la homogeneidad morfol6gica del
mismo hubiera sido afin mayor;
39 que La Previsi6n 25-9/32 debe provenir de una plant ori-
ginada por una semilla que en La Previsi6n 25 no se color;
49 que la uniformidad del comportamiento colorimetrico de La
Previsi6n 25-9/32 significa homocigosis en este caricter y que su
pureza y separaci6n habria sido facilitada y anticipada, si la pasi-
vidad al Ac. fenico es un character recesivo, como lo supone Friedberg
y como aparece en nuestras primeras observaciones sobre el parti-
cular (1) ;
59 el comportamiento colorim6trico heterogeneo de La Previsi6n
25-2/32, reproduciendo el cuadro de La Previsi6n 25 con las 4 classes,
permit suponer que deriva de un fenotipo, en disgregaei6n, de la
clase dominant, parda oscura o parda, y
69 que la select que mfs se destaca del conjunto, La Previsi6n
25-9/32, es tambi6n ]a que colorimttricamente se define como ]a mis
diferente y la mis pura a la vez, coincidencia particularmente sig-
nificativa en este orden de consideraciones.
Seria, desde luego, arriesgado generalizar sobre los resultados del
precedent analisis, pero es evidence que sefiala una direcei6n para
nuevas y mis amplias investigaciones. A este respect, no basta
revelar la heterogeneidad colorim&trica, sino que import poder utili-

(1) Las semillas en Fi de G. Urquiza y Sola 50 se coloran de pardo oscuro pero no tan intense
como la de su progenitor materno. J. H.















St & ,t I~l


p.


3V SI. Vr~


ii tO b illg
w *I I lot*


*o pga ig g .g< 0,4-.
9uevh9v tI1tfln1VI


S.. Io/ *

w Vo
S aIdr-


Foto 8 a. Arriba: aparece la tonalidad con que se tifen variedades de las 4 classes, con la
sol. f6nica al 0,5 %.
Abajo: las mismas con la sol. f6nica al 1 %.


I -


S .s.






*. -.


Foto 8. b. Semillas de trigo G. Urquiza germinadas, en distintas fases, despu6s de tratadas
(previo remojo en agua durante 14 horas) con la sol. de 4. f6nico al 0,5 %. N6tese la coloraci6n os-
cura de la semilla. G. Urquiza pertenece a la clase negra.


__ __ I


B~nrrric~/L
r; ~_~,_~ __~Y_










- 69 -


zar las semillas de las diferentes classes para siembra. Los ensayos de
germinaci6n con semil'as tratadas, demostraron que el ac. f6nico al
1 %, en las condiciones del tratamiento, destruye el poder germinati-
vo. Una series de ensayos tendientes a conciliar la conservaci6n del po-
der germinativo con una coloraci6n suficiente como para revelar
las diferentes classes integrantes de una poblaci6n, dieron por resul-
tado que, con el Ac. f6nico al 0,5 % 1, con o sin remojo previo en
agua, se obtiene el 100 % de germinaci6n vigorosa y una gama de
tintes practicamente satisfactoria para la diferenciaci6n perseguida.
M1~s todavia; para las variedades o tipos que se coloran de pardo
oscuro o de negro en la mayoria de sus semillas, es preferible la
soluei6n al 0,5 %, porque aparecen much mis diferenciada la he-
terogeneidad y mejor separables los diferentes grupos.
En las fotografias 8 a y 8 b se puede apreciar !a coloraci6n y el
poder germinativo de semillas tratadas con Ac. fenico al 0,5 %.

3. Correlaciones morfo-colorimBiricas. Del anklisis de las cifras
del cuadro 9, se desprende que no existe una relaci6n mis o menos
significativa entire la reacci6n al Ac. fenico con los principles ca-
racteres morfol6gico-sistemAsticos de las 93 variedades, de trigos
de pan, tratadas.
a) Ya del examen del cuadro 3 aparece que la texture fisica
de la semilla no guard relaci6n alguna con su coloraci6n: Klein
Triunfo, Ardito, G. Urquiza y Marquis se coloran igualmente de ne-
gro; Guatrach6 M. A. y Klein San Martin, Lin Calel i. A. y 38
M. A., se coloran igualmente de pardo oscuro; Candeal (Tr. duricm),
Sudoeste, La Previsi6n 3 y Porvenir no reaccionan. Tal comporta-
miento tiene su explicaci6n histol6gica, como se verk adelante, pero
ello no obstaria, desde luego, para que ambos caracteres estuvieran
ligados gen6ticamente.
b) Semillas que tifien de negro: sobre 9 variedades, el 45 %
de sus espigas tifie de pardo claro y el 33 % de pardo. Friedberg,
sobre 150 variedades de trigos de pan euyas semillas se coloran de
negro, obtuvo que un 67 % de las mismas no co'oran sus espigas,
es decir, que la intensidad de la coloraci6n de estos 6rganos estaria
en una relaci6n inversa; en nuestro caso tal relaci6n no existe.

(') Consignamos el caso de semillas de Gi Urquiza sumergidas en agua durante 6 dias y con
comienzo de germinaci6n, continue normalmente la germinaci6n con el tratamiento al 0,5 %.









- 70 -


Semillas que tifien de pardo oscuro: sobre 42 variedades, el 40 %
de ias espigas se colora de pardo claro y el 37 % de pardo.
c) En la clase pardo clara y la sin colorear, con muy pocas
variedades, no aparece relaci6n alguna entire la coloraci6n de la se-
milla y la de la espiga, mientras que en la colecci6n de Versailles,
el 78 % de las variedades cuyas semillas no toman color, sus espi-
gas se coloran.
d) La misma relaci6n inversa para aquel caricter se advierte
en toda la colecci6n estudiada por Friedberg (diversas species con
506 var.) : la mayoria de las semillas se coloran con tonos oscuros,
mientras que ]a mayoria de las espigas no se coloran. De nuestra co-
lecci6n, en el 83 % las semillas se coloran con tonos oscuros (desde
el negro'al pardo), mientras que en las espigas que se coloran del
mismo modo representan el 50 / .
En nuestras variedades no aparece correlaci6n sifnificativa
alguna ente el comportamiento colorimetrico de las semillas
y el de las espigas.
e) Color natural de las espigas. Ni en el grupo de las varie-
dades de espigas blancas, ni en el de las coloradas, aparece una
correlaci6n significativa, ni much menos, con el tono de la colo-
raci6n de las semillas y el de las espigas. Se notan ligeros predomi-
nios porcentuales sin significaci6n estadistica. Para Friedberg (op.
cit.) las variedades de espigas coloradas tendrian mayor afinidad
con el 6c. fenico -(67 %) que las blancas (47 %). En las nuestras
se advierte un ligero predominio de las coloraciones parda y parda
oscura en las espigas coloradas, mientras que en las blancas pre-
domina ligeramente las pardo claras, pero nada mis. Entre el color
natural de las espigas y la coloraci6n de las semillas, tampoco
aparece correlaci6n alguna de significaci6n, como tampoco en la co-
lecci6n, tan amplia, de Friedberg, cuyas diferencias son demasiado
reducidas.
f) Aristas. En nuestras variedades, las mfiticas estAn poco re-
presentadas (14 sobre un total de 93) ; en el grupo de las aristadas se
nota un ligero predominio de variedades cuya semi'la se colora de
pardo y en las mfiticas las de pardo claro, classes, por lo demds,
vecinas y, por lo tanto, poco definidoras, mientras que en lo que
respect a la coloraci6n de las espigas, la repartici6n por classes es
m6s libre ain. En la colecci6n de Versailles, el 71 % de las varie-
dades de espigas coloradas se tifte con tonos oscuros.








CUADRO 9.
Coloraci6n de las semillas y de las espigas de las variedades de Tr. vulgare; distribuci6n de las classes seguin caracteres morfildgicos
y variedades botdnicas.

STotal negro pardo oscuro pardo pardo claro sin colorear
Agrupaci6n segn Organo tratado N % N N %
de var. No % No % No I% No % No %


Total de tratadas ......



Espigas blancas ......



Espigas coloradas : ....



Espigas aristadas .. ...


Espigas midticas ......



Tr. vulgare var. erythrospermun


Tr. vulgare var. ferrugineum


Tr. vulgare var. lutescens.



Tr. vulgare var milturum


grano
espiga

grano
espiga

grano
espiga

grano
espiga

grano
espiga

grano
espiga

grano
espiga

grano
espiga

grano
espiga


93 13
68 0


13,5
0

19,5
0


4 13,0
0 0

11 16,0
0 0

2 14,0
0 0


25,0
0

11,5
0

20,0
0

0
0


60,0 10
22,5 19


10,5
30,0


35,0 8 17,0
22,0 9 25,0

56,0 3 9,0
24,0 10 36,0

43,0 10 17,0
26,0 13 23,0

43,0 1 7,0
27,0 4 36 %


15 47,0
10 35,0

14 54,0
5 20.0


4
2

2
1


40,0
22,5


4
5

3
8

0
4


12,5
18,0

11,5
32,0


100,0 0 0
50,0 1 50,0


10 10,5
26 38,0

9 19,5
15. 42,0

4 13,0
9 30,0

9 14,0
20 37,0

4 29,0
4 36 %

5 15,5
9 32,0

3 11,5
10 40,0


0 0
4 25,0

3 11,5
2 8,0


0 3 30,0 1 10,0
45,0 3 32,5 0 0


0
0


0 0
0 0










- 72 -


g) Variedades boihicas. Conforme al predominio de las cla-
ses pardo oscura y parda en el total de nuestros trigos de pan, el
mismo se advierte en las tres variedades bothnicas que agrupan la
casi totalidad de nuestros trigos (cuadro 9). En Tr. v. lutescens, de
las 9 variedades ninguna reaccion6 en espigas al ac. f6nico, y, en
semillas, una sola no reaccion6. Tampoco aparece correlaci6n al-
guna con las agrupaciones sistematico-varietales.
En general, en las 93 variedades de trigos de pan, no apa-
rece correlaci6n entire el comportamiento colorim6trico de las
semillas y el de las espigas, con ninguno de los caracteres
morfo-sistemiticos analizados.


VI. LOCALIZACI6N DE LA PROPIEDAD REACCIONANTE

Hermann (10), lo mismo que Dutkiewicz-Miczinska (6), sostienen
que la acci6n cromAtica del Ac. finico alcanza a la testa y a la zona
hialina de la semilla, mientras que para Friedberg (9) solo actfa
sobre el pericarpio, sin alcanzar a la testa, habiendo este filtimo
localizado su acci6n en las glumas, limitAndola al tejido escleren-
quimitico.
La impermeabilidad relative de la testa ha sido bien estudiada
en el cariopse de various cereales, especialmente por Braun en ce-
bada y por Pugh (21) en trigo, y la pasividad del albumen es de-
masiado evidence a simple vista. En nuestros ensayos, la soluci6n
iodo-iodurada solo alcanza a colorear el albumen en las zonas en
que han sido desprendidos los tegumentos de las semillas sumer-
gidas en dicha soluci6n.
Podia, hasta cierto punto, atribuirse los resultados tan diferentes
de las observaciones microsc6picas, a variaciones de la mencionada
semi-impermeabilidad en funci6n del ambiente, y en much mends
grado a cambios de naturaleza quimica del mismo origen.
Nuestras observaciones, realizadas sobre semillas de Alto de Sie-
rra, que se colora de negro, sobre Sola 50, que se colora apenas y
sobre Candeal, que no se colora, permiten sostener que la acci6n del
fc. f6nico estA limitada exclusivamente al pericarpio del cariopse,
sin afectar a la test, cuyo color amarillo o amarillo rojizo, segfin
variedades, permanece inalterable, y tampoco a la zona hialina (mi-
crofot. 9), confirmindose, asi, las observaciones de Friedberg.















































Microfot. 9. Izquierda: corte microscpico de la semilla de trigo Alto de Sierra M. A. mostran-
do el pericarpio coloreado por el a. fenico; el endocarpio aparece mas claro. Ni la testa, ni la capa
nucela etc. se tien. Derecha: Idem. de Candeal, que no se colra. La testa se destaca, como en
Alto de Sierra, por s coloraci6n amarilla ligeramente rojiza.











- 74 -


Nuestras observaciones microsc6picas sobre glumas coloreadas,
permiten sostener que la coloraci6n alcanza al par6nquima cloro-
filiano.
Por lo que respect a la coloraci6n de los tallos, el anklisis mi-
crosc6pico revela que el hipoderma esclerenquimatoso no se color
o que solo lo hace en .muy d6bil grado, debiendose la coloraci6n del
tallo a la de los islotes de tejido parenquimitico par6nquima cloro-
filiano en el tallo verde (Microfot. 10).
Ni la hepidermis, fuertemene cutinizada, ni los haces corticales
e internos, ni el tejido lagunoso reaccionan, al menos en grado
apreciable.
El hecho de que los islotes parenquimatosos en el internodio su-
perior, sean mks anchos y se encuentren en nfimero creciente de la
base hacia el apice del tallo y a expenses del escler6nquima (2), esti
de acuerdo con el comportamiento colorimitrico de los diferentes
internodios, pero no explica porqu6 en unas variedades el tallo
se colora y en otras no, puesto que la presencia, abundancia y repar-
tici6n del par6nquima es mas o menos com.in a todos los trigos,
con diferencias especificas y varietales que, de por si, no pueden
original variaciones colorimitricas tan profundas.


VII. FASE EN QUE APARECE, EN LA PLA'NTA, LA PROPIEDAD
DE COLOREARSE

Como consecuencia de las observaciones realizadas, se ha consi-
derado convenient averiguar en cual estado del desarrollo o de la
maduraci6n de la plant, adquieren el tallo, la espiga y la semilla,
la capacidad de reaccionar al ic. fUnico, no' s6lo por el interns te6-
rico del asunto, sino que tambign por su aspeeto prhctico, porque
en ciertos casos puede interesar la identificaci6n colorim6trica, a
titulo complementario, de un trigo alin no maduro. Por otra parte,
tal esclarecimiento puede aportar un element de juicio indifecto
(fisiol6gico o bioquimico) pero fitil para la interpretaci6n quimica
del mecanismo de la co!oraci6n.
Las observaciones fueron realizadas sobre plants de Lin Calel,
variedad preferida por su gran uniformidad y porque present la
ventaja de que tanto el tallo, como la espiga y la semilla reaccionan
patentemente al icido fenico.














islote de tejido paren2uimdtico, coloreado.

tejido esclerenquimdtico.

epidermis, fuertemente cutinizada.


tejido lagunoso.















Microfot. 10. Corte transversal del internodio superior del tallo de trigo Lin Calel. M. A. (aum.
190 D.), tratado con A. f6nico. Se destaca el tefido de los islotes parenquimaticos y la ausencia de
coloraci6n del tejido esclenquimAtico a c6lulas pequefas y de paredes muy engrosadas.










-- 76 -


Los ensayos se realizaron sobre material cosechado en 7 subfases
del desarrollo y de la maduraci6n del cariopse, a saber:
1 comienzos de la maduraci6n lechosa; cariopse en '/s de su
longitud definitive;
29 promediando la maduraci6n lechosa; cariopse en 3/4 de su
longitud definitive;
34 final de la maduraci6n lechosa; cariopse en el maximum de
su volumen.










i n c .... ...,,
M *f


Foto 11. Espigas, semillas y tallos (intermedio apical) de Lin Calel M. A. tratados con 4. f6nico
en distintas subfaces de su desarrollo. A mitad de la maduraci6n amarilla la coloraci6n parduzca
se destaca ya netamente.


44 comienzo de la maduraci6n amarilla;
,54 promediando la maduraci6n pastosa; todavia se ve rastros
de color verde sobre el surco ventral y la parte basal de los 16bulos;
6" plena maduraci6n amarilla, y
7* maduraci6n total.
Los 6rganos fueron tratados de dos maneras: frescos, recien des-
prendidos de la plant y sobre lotes previamente dejados secar, en
el ambiente del laboratorio, durante 8 dias, obteniendose, en ambas
formas, el mismo resultado siguiente:
19 la propiedad de colorearse aparece en los comienzos de la ma-
duraei6n pastosa en los 6rganos ensayados (cariopse, espiga, tallo
y vainas);
29 la coloraci6n, inicialmente de un pardo claro apenas percep-
tible, va intensificndose a media que la maduraci6n avanza;
39 en plena maduraci6n amarilla, las semillas se coloran de










-77 -


pardo bastante oscuro, lo mismo que las glumas, mientras que los
ta!los y vainas toman un tinte pardusco, y
49 la coloraci6n caracteristica para la variedad es alcanzada en
maduraci6n total solamiente.
En ciertos, casos, como se ve, el m6todo colorim6trico puede pres-
tar utilidad desde la maduraci6n amarilla, fase en que ya es possible
descartar categ6ricamente si una variedad pertenece o no a la clase
que no se colora o que solamente se colora de pardo claro.


VIII. INTERPRETACI6N QUIMICA DE LA COLORACI6N


La interpretaci6n exacta del process quimico de la coloraci6n
carece de base, pues se ignora todavia cual es la sustancia o el com-
plejo quimico, contenido en los 6rganos, que intervene. Sa diluci-
daci6n interest, mismo prActicamente, pues podria facilitar el per-
feccionamiento de la t6cnica corespondiente.
La repartici6n de la sustancia o sustancias reaccionantes al acido
f6nico, no s6lo tiene carkcter cualitativo sino que, tambi6n cuan-
titativo; en nuestra colecci6n tenemos extremos de maxima concen-
traci6n (coloraci6n negra), ausencia complete de reacci6n y toda
la gama intermedia. AdemAs, en Tr. durum Desf. domina la ausen-
cia de coloraci6n (Friedberg). Sabemos tambi6n que se trata de una
propiedad cuya aparici6n estA vinculada estrechamente con el pro-
ceso metab6lico de la maduraci6n y con asiento en tejidos muertos,
de funci6n mecnica (parrnquima y escler6nquima). Su variaci6n
tiene, por otra parte, relaci6n con los caracteres morfol6gicos y fi-
siol6gicos, como se ha visto, y, por lo tanto, parentesco sistemAtico
y significaci6n gen6tica.
La existencia de sustancias quimicas en las plants, con reaccio-
nes de tal naturaleza, es un heeho bien conocido. El reactive de
Million produce un color rojo intense en la epidermis limbar de la
BromeliAceas. Ya en 1854, Rochleder sostuvo que la semejanza entire
las plants de un mismo grupo era debido a que contenian las
mismas substancias quimicas e Ivanov sostiene, en 1926, que los
caracteres sisteniticos correspondent al quimismo de las unidades
correspondientes, como sucede con los cristales, representando la
expresi6n de la suma de los caracteres quimico-fisiol6gicos. (Cuatre-












- 78 -


casas, J., < La composici6n quimica en sistemhtica vegetal >>, 6. 26
y 27).
Dos hip6tesis han sido hasta ahora emitidas acerca de la colora-
ci6n de la semilla del trigo: una por Hermann y otra por Fried-
berg (9). La de Hermann supone la formaci6n de un colorante rojo,
la fenerythrina, por acci6n del Acido fenico sobre compuestos ami-
nados en presencia de metals pesados que actuarian como catali-
zadores (Cu, Mn, etc.), dependiendo su formaci6n de la cantidad y
solubilidad de los aminados, mientras que la de Friedberg relaciona
la acci6n de ac. fenico a la de una diastas6, la oxidasa, que bien
podria ser la tirosina, basado en la teoria de Nattin y Lemoigne
respect a la acci6n de la pirocatequina y fenoles en general, sobre
las harinas (Pekar modificado).
Sin pretender resolver la cuesti6n, sino tan solo con el prop6sito
de contribuir a plantearla, se ha realizado algunos sencillos ensayos
e intentos de confrontaci6n, que se pasa a exponer:
1 la presencia de aminas, especialmente de la colina (16, pp.
170), como de aminokcidos, en especial del ac. glutaminico (16,
pp. 149) es un hecho bien establecido en la semilla del trigo, pero
en consideraci6n a que son los constituyentes bAsicos de las pro-
teinas, deben encontrarse en mayor proporci6n en el albumen que
en el pericarpio, glumas y tallos maduros; sin embargo, el albumen
no se colora, mismo desprendiendo el pericarpio y tegumentos semi-
nales y la aleurona;
29 la acumulaci6n de los compuestos nitrogenados se inicia
desde muy temprano en el cariopse del trigo, siendo intense en
plena maduraci6n lechosa, especialmente los aminados y amino-
acidos, cuyo decrecimiento es gradualmente intensificado con la ma-
duraci6n y a media que se forman las proteinas (12). Sin embargo,
hemos constatado, con toda exactitud, sobre Lin Calel, que la colo-
raci6n aparece precisamente a comienzos de la maduraci6n pasto-
sa, y se intensifica con la maduraci6n total, con march paralea
a la de las proteinas.
39 las semillas de trigo, heladas tempranamente (con mAs de
40 % de humedad) son extremadamente pobres en compuestos ami-
nados, segin various studios, entire ellos el de Johnson y Witcomb,
1927 (12), y sin embargo las semillas de nuestro Ardito, heladas en










- 79 -


plena maduraci6n pastosa, se coloran normalmente. & Es que serA
cuesti6n de solubilidad mAs que de cantidad?
49 las aminas y amino-acidos son solubles en agua (tambien
las albunminas y algo las globulinas) y, sin embargo, el liquid de
maceraci6n de semillas de Lin Calel en agua fria a 500C durante
25 o durante 65 horas, no se colored con sol. de ac. finico al 1 %,
ni al 3 %, con exposici6n al aire durante 108 horas! (cuadro 10).
De esta manera, al menos, su solubilidad y su presencia no se revela;
50 el liquid de maceraci6n de espigas desgranadas de Lin
Calel, en agua durante 15 horas, comienza a denotar coloraci6n a
las 14 horas, llegando a pardo oscuro a las 108 horas; si la mace-
raci6n se liace en kc. fSnico al 1 %, el liquid se colora mis rapi-
damente. Parece, pues, que la substancia reaccionante, contenida en
las glumas, glumelas, raquis, etc., difiere de ]a contenida en ]a semilla
(cuadro 10). En alcohol a 65 % es insoluble.
El material macerado durante 192 horas conserve la propiedad
de reaccionar al ac. fenico sin alteraci6n alguna de la intensidad
del tono (cuadro 10).
69 el liquid coloreado, proveniente del tratamiento de semillas
o de espigas, etc., con el ac. fenico, oscurece algo con el agregado
de K(OH) o de NH3 sin dar precipitado, pero con ac. clorhidrico
(20 %) produce al poco tiempo un precipitado del color del liquid,
de aspect algodonoso, floculento, que flota en el liquid, que no
se redisuelve en exceso de acido, pero si en presencia de K(OH) o
de NH3, devolviendo la coloraci6n primitive al liquid que se habia
decolorado. Ni el agua oxigenada, ni el Ac. acetico, ni el alcohol,
tienen acci6n sobre el colorante en soluci6n o precipitado.
Los compuestos aminados, por sus propiedades basicas, se combi-
nan con los acidos dando sales. gHabria desalojado el C1H al acido
f6nico, con formaci6n de una sal insoluble? Constituye una prueba
en favor de la hip6tesis de Hermann?;
79 Friedberg constat6 que a ]a ebullici6n, la semilla pierde la
propiedad de colorearse con el ac. fenico. Por nuestra parte hemos
probado: que a 75C durante 35' esta propiedad se conserve todavia
intacta en la semilla, espiga y tallo; que a 85C comienza el efecto
de la temperature; que a 900C durante 5' la espiga de G. Urquiza
no reacciona mas, mientras que las semillas todavia conservan algo
esta propiedad, la que se pierde entire los 90 y 950C, segin varie-










- 80 -


CUADnO 10.


Solubilidad del principio contenido en las glumas y en las semillas que reacciona
colorimetricamente al ac. ftnico diluido.

Ensayos realizados con la variedad Lin Caldl, cuyas semillas y espigas se tifien de pardo oscuro
y pardo, respectivamente, con el m6todo de Friedberg.


1. lquido de una maceraci6n


14 hs.
*36
60
108


pardo muy claro
pardo claro
pardo
pardo oscuro


sin colorear
dorado ?
dorado ?
> ?


2. lfquido de una maceraci6n

24 > pardo claro sin colorear
72 > pardo


durante 15 hs. en agua.

sin color sin colorearse
canela claro

amarillo

durante 65 hs. en agua.

amarillo
~ >


3. liquid de una maceraci6n durante 24 hs. en alcohol a 95.

108 > no se color no se color no se color

4. espigas remojadas en agua corriente y luego tratadas con
la sol. de 6. fdnico al 1 % durante 24 hs.

con remojo previo durante
Variedades
24 hs. 82 hs. 192 hs.



Lin Calel ...... pardo pardo pardo
38 M. A ........ pardo claro pardo claro pardo claro
G. Urquiza .... pardo pardo pardo
La Previsi6n 3 . pardo oscuro pardo oscuro pardo oscuro










- 81 -


dades, durante 5' a 10'. Se observ6 en algunas variedades que
normalmente se coloran bastante uniformemente, como G. Urquiza,
que calentadas en agua a 85 o a 90C, el comportamiento colori-
mttrico se torna muy heterog6neo, pues mientras muchas semillas
ya no se coloran, otras tifien todavia con distintos tons.
De los amino-Acidos, el mas abundance en trigo es el acido glu-
taminico, el cual no se descompone a 1000C durante 6 horas (16,
pp. 150-51).
89 el hecho de que la coloraci6n cobra cuerpo y se intensifica rA-
pidamente en contact con el aire, pone de manifiesto un process
bifasico; uno initial, en que actfia el ac. fenico sobre los 6rganos
tratados y otro final, de naturaleza cromhtica, de oxidaci6n de la
combinaci6n formada, que recuerda el mismo efecto cromitico que
la oxidaci6n produce sobre el nficleo benc6nico, al que pertenece el
ac. fenico, llevindolo a la forma quinoidea. Hermann atribuye a los
metales pesados, existentes en los tejidos, una funci6n catalizadora
en la oxidaci6n, mientras que Friedberg piensa en la intervenci6n
de una oxidasa, ]a tirasinasa, la que existe en el trigo.
La mayoria de las oxidasas (fenolasa, etc.), son destruidas a los
600C (16, pp. 19), o bien reducidas a la inactividad, segfin otros, a los
80 6 100C (23, pp. 184). Esta propiedad conform con el comporta-
miento de las semillas y espigas observado en nuestros ensayos, las
que reaccionan normalmente todavia despu6s de la acci6n de 75C du-
rante 35', pero que a partir de 90C durante 5' desaparece o casi.
Pero la fenolasa es soluble en agua y nuestros prolongados macerados
de la semilla en agua, no reaceionan a la sol. fUnica, mientras que
el liquid proveniente de las espigas, reacciona. Atravesari mis
ficilmente la fenolasa los tejidos celul6sicos de las glumas, etc., que
los del pericarpio? Bien podria suceder. De cualquier manera, con-
sideramos que la diferencia aludida puede ser itil en studios pos-
teriores, pues desde ya sabemos que de las espigas es possible extraer
f6cilmente la substaneia que reacciona con el h. f6nico.
Consignamos que los 6rganos tratados durante 72 horas con
alcohol, o con cloroformo, conservan la cualidad de colorearse, no
obstante su acci6n sobre las oxidasas.
99 es interesante destacar el hecho de que la zona coloreable,
estA localizada en tejidos muertos, de tipo parenquimatoso, forma-
dos en el period del crecimiento, por una camada pericarpio,










82 -

vaina y gluma o por un islote tallo de par6nquima cloro-
filiano 1, y que la presencia de aminados o de oxidasas en canti-
dad, cuando menos, igual en el endosperma deja sin embargo inac-
tivo a .ste;
10 es curioso constatar que dos ereales cuyas proteinas contie-
nen gliadina -- el trigo y el centeno son los que mejor reaccionan
al Acido f6nico;
119 nuestra observaci6n de que las glumelas de las flores que
quedan est6riles no se colorean. no obstante alcanzar un relative
desarrollo, parece indicar que en estos 6rganos la presencia de la
substancia reaceionante estaria vinculada a la formaci6n y desarro-
llo del cariopse o a un fen6meno semejante al que inhibe la forma-
ci6n de las aristas en las mismas. Esto no sucede con las glumelas
de as espiguillas basales, igualmente esteriles (la region epip1asica
estk en el tercio medial de la espiga), pues se coloran normalmente.
La explicaei6n de este pequefio detalle no es tan simple, como se ve,
y su aclaraci6n puede ser ftil.


IX.- AccION DE OTROS COLORANTES


Se ha ensayado el comportamiento de semillas remojadas en agua,
de las 106 variedades de trigos, a la acci6n de los siguientes com-
puestos fen6licos: Acido sulfanilico O.O.M. Nitrofenol, OCCC
Naftol y M. Nitroanilina. Ninguno de ellos ha dado resultados, ha-
biendo sido el naftol el inico que produjo una coloraci6n parduzca
en un nuimero limitado de variedades.


X. NATURALEZA HEREDITARIA


En este aspect, la naturaleza de la coloraci6n es tambi6n muy
poco o nada conocida. Friedberg (9, pp. 710-11) hace un somero
anklisis de algunas relaciones colorimetricas entire variedades pro-
genitoras y filiales, y da su parecer en el sentido de que probable-
mente la coloraci6n negra es dominant. El an6lisis de dos feno-


(1) Llama la atenci6n que la zona que se color, es la m6s rica de la plant del trigo en pentosa-
nas (arabane, xilane, etc.): el afrecho (pericarpio etc.) contiene 22 a 25 % y el tallo 26 a 27 % (23,
pp., 69).









- 83 -


CUADRO 11.
Grjfico del pedigree de trigos rioplatenses









Id;. ? 5w l,. Q-.,,



fflem Rec-
LUl-4LIae 414 V1,es








Lldndnmor
141) Parvn/9i2
'~"~"'"~ %C*dO fe c-*--------I ----I K c -kI... .r







Klei~S~n~ K Cem 40~
UwerielT \ /O Kl, 32 '9.12

31 1 1DBde45ug e Iq


- ide,' T,-w,,/o .,,2,



Ba. rletta 'K.h1V- K d d La -
,LI- 44S 2Li K. K3 /7!3




Kle,) ceo ffj

I Amor Ameno ano P -djtf1&--05
P. CelI/d








C+________bd, J olae, 2 0 /Pf
II Barletta 7 Chn LffL Jq'






Uo~r~r~n j. Fdnrod L i t.,./tle~
--K/u'et Pcoe,,t/e C93


j!!f2Lncero. (9.14
MlLio CaleR La P, ej2d,,,,34







R.Arentina R. 0. del Urugua
Ba Breea ?oCiin B C 'e'Sar






Klein Favorito = Ideal I = Pel6n 33 c
Klein San Martin Larrafaga (= VI 0)
Record = Artigas (111 c)
Universal I Americano 26 n
II 44d











- 84 -


tipos en F3, de P. Etienne Potenzziani, con aparici6n de un tipo
intermedio, le permit sostener que se trata, euando menos, de un
character bifactorial.
De los datos consignados en el cuadro 3, relatives al comporta-
miento colorim6trico de nuestras variedades y del examer; del cua-
dro 11, que contiene el pedigree de algunos trigos rioplatenses,
r'esultaria acceptable la hip6tesis de que se trata de un earicter mul-
tifactorial con efectos acumulativos o con interacci6n factorial. La
gama de la coloraci6n de las semillas une los exremos y es complete,
destachndose, ademis, algunas variedades como casos interesantes
desde aquel punto de vista. Citamos los siguientes:
19 La Previsi6n 25: coloraci6n heterog6nea, con pardo oscuro,
pardo, pardo claro y sin colorear; sus progenitores, Lin Calel M. A.
y Klein Vencedor, se coloran de pardo oscuro y pardo, respectiva-
mente, y con gran uniformidad;
29 Klein Sinmarq: coloraci6n heterog6nea, con pardo y sin co-
lorear; sus progenitores, Marquis y Klein Sin Rival se coloran de
negro y de pardo, respectivamente, y con uniformidad;
30 G. Urquiza: coloraci6n, muy homogenea, de negro (con ra-
ros casos de pardo oscuro y pardo); sus progenitores, 38 M. A. y
Klein San Martin, se coloran de pardo oscuro, con casos de pardo
o de pardo claro, pero no de negro;
49 La Previsi6n 3: no se color y con homogeneidad, mientras
que sus progenitores, Klein Favorito y 38 M. A. se coloran de pardo
claro y pardo oscuro, respectivamente, sin que en ningin caso se
haya observado la aparici6n de semillas que no se coloran en estas
dos variedades;
5q Porvenir: no se color y con homogeneidad; sus progenito-
res, Klein San Martin y Universal I (Larrafiaga y 26 n), se coloran
de pardo oscuro y de negro, respectivamente, con casos de pardo os-
euro en la segunda variedad, pero en ninguin caso se observ6, en
ellas, semillas que no se coloran.
Como se ve, se trata de un caracter interesante. Nuestros cruza-
mientos datan del afio 1933 y es premature consignar las primeras
observaciones realizadas. Esperamos que la posibilidad de obtener
una adecuada coloraci6n de las semillas, sin dafiar su poder germi-
nativo, referida en otro lugar, podra ser aprovechada en tales es-
tudios.










- 85 -


XI. MnTODO ABREVIADO DE COLORACI6N

Con el objeto de abreviar el tiempo (20 horas) que insume el
tratamiento por el metodo de Friedberg, se ha llevado a cabo una
series amplia de ensayos, combinando las siguientes condiciones: con
remojo previo desde 2 hasta 16 horas, de dos en dos horas, a la tem-
peratura del ambiente, y con soluciones de Ac. fenico, desde 1 %
hasta 5 %. Otra series semejante, pero con remojo, a temperatures
desde 300C hasta 850C, durante 35'. Otra. series semejante, pero
sin remojo previo.
Se trabaj6 con cinco variedades, correspondientes a las cinco
classes.
Con remojo previo de dos horas en agua, a la temperature del
ambiente, y con Ac. f6nico al 3 %, se obtuvo coloraci6n normal.
Con remojo previo a 50C durante una hora y media, o a 75C
durante media hora y con Ac. fenico al 3 %, se obtnvo coloraci6n
normal.
Sin remojo previo y con Ac. fenico al 1 %, la coloraci6n es muy
pr6xima a la normal y a las 4 horas de expuestas las semillas al
aire, y con la sol. al 3 % es bastante mAs caracteristica.
Puede considerarse, prActicamente, que con cualquiera de las
combinaciones sefialadas se obtiene resultados suficientemente exac-
tos como paia determinar la clase a la que, muy aproximadamente,
pertenece tal o cual muestra de semilla, indicaci6n que en casos
especiales puede ser suficienee para descartar dudas.

XII. ENSAYOS DE COLORACI6N CON OTROS CEREALS

1. Centeno. El centeno tiene un comportamiento colorim6trico
semejante al del trigo, tanto en semilla, como en espiga. y en tallo.
Se han tratado las tres variedades que se cultivan en el pais: Co-
muin, Klein y Pirovano.
Los tres dan una coloraci6n sumamente heterog6nea, que va desde
el negro hasta sin coloraci6n, y no ha sido possible conseguir mues-
tras cuya coloraci6n permitiera diferenciarlas, posiblemente a causa
de la facilidad con que se hibridan las diferertes lines y'varie-
dades.











- 86 -


2. Cebada.--Han side ensayadas 220 variedades, con las semi-
llas vestidas y denudadas, con y sin remojo, a distintas temperatu-
ras y concentraciones del Acido. Los resultados obtenidos hasta
ahora, prometen resultados muy relatives.
3. Arroz. -Una colecci6n de 78 variedades, ensayadas con com-
binaciones iguales a las empleadas para cebada, dieron resultados
completamente negatives.
4. Avena. Este cereal reacciona mAs que ]a cebada y es mis
ficil que, prosiguiendo con los ensayos, se llegue a un metodo ade-
cuado para la identificaci6n varietal. Sobre 28 variedades tratadas
obtuvimos: 9 coloreadas de pardo claro; 2 de pardo y el resto sin
colorear.

CONCLUSIONS


1 La coloraci6n de los trigos por el Acido f6nico, con el m6todo
de Friedberg, permite agrupar en classes las variedades rioplatenses
y destacar caracteristicas tiles para su identificaci6n.
2q El grade de pureza de las variedades rioplatenses es puesta
de manifiesto 'de una manera objetiva, clara, sencilla y elegant
por el m6todo colorimetrico, en concordancia con sus antecedentes
geneal6gicos.
39 Este m6todo, empleando A. f6nico al 0,50 %, facility, proba-
blemente, la separaci6n de lines poce diferenciables inorfol6gica-
mente, pero de significaci6n fisiol6gica posiblemente mayor.
4Q Para casos determinados puede usarse, con ventaja, el m6todo
de coloraci6n abreviado.
59 El tall y la vaina foliar tienen, tambien, la propiedad de co-
lorearse.
69 Queda confirmada, sobre una amplia base, la independencia de
la coloraci6n.con respect al ambiente (Friedberg), al achuzamien-
to y a la acci6n de las heladas durante la maduraci6n pastosa.
79 El comportamiento colorimetrico no guard correlaci6n con
los caracteres morfo-sistemAticos.
81 La propiedad de colorearse aparece desde los comienzos de la
maduraci6n pastosa.
99 En la semilla, la coloracin esth localizada en el pericarpio
(Friedberg), mientras que en las glumas y en el tallo es el par6n-












- 87 --


quima clorofiliano el que demuestra la mayor afinidad con el acido
f6nico.
10. La substancia reaccionante de la semilla no pasa al agua de
maceraci6n, mientras que la de la espiga (envolturas florales, ra-
quis, etc.), pasa y reacciona como la espiga misma.
11. La combinaci6n coloreada en soluci6n f6nica liquido de tra-
tamiento) es aparentemente inalterable por substancias alcalinas
(KOH, NH3), mientras que con el C1H da un precipitado flocu-
lento, que flota en el resto del liquid decolorado, y que se redisuel-
ve en medio alcalino.
12. A los 750 C, durante media hora, los 6rganos reaccionan nor-
malmente todavia, mientras que a 90C durante 5 minutes, esta
propiedad desaparece precticamente, apareciendo la espiga como
algo mis sensible a la acci6n de la temperature.
13. Ni el alcohol, ni el cloroformo en maceraci6n prolongada,
tienen acci6n alguna sobre ]a substancia coloreable.
14. El comportamiento colorim6trico y el origen geneal6gico de
algunas variedades, permit sospechar de que aqu61 es debido a
factors mfiltiples con interacci6n factorial.


BIBLIOGRAFIA CITADA

(1) BLAGOVESCHEVSKY, M. and N. J. SOSSIEDOV. 1934. Regarding the posibili-
ty of characteryzing hard and soft Wheat, according to the ratio between total
and amino nitrogen of their seeds and energy of autolysis of the later. Cer.
Chem. Vol. XI, pp., 117.
(2) BLARINGHIEM, L. et MIEGE, E. 1914. Etude anatomique des pailles de Bl6s.
Mem. de Lab. de Biol. Agr. Inst. Pasteur. Paris, pp. 27, etc.
(3) BELMONTE, J. y G. J. FISCHER, 1935. La capacidad del trigo Lin Calel para
mejorar las harinas uruguayas. Arch. Fit. del Uruguay. Vol. I. Ent. 1, pp. 10.
Montevideo.
(4) Comisi6n Especial de Estudio (Ings.: FISCHER, SPANGENBERO y BROTOS).
El trigo Artigas. Su valor agrfcola-industrial, pp. 6-13. Montevideo.
(5) D' ANDRE, HENRY. 1927. Conferencias sobre molineria y panificaci6n, dadas
en la Facultad de Agronomia de La Plata. Rev. de la Fac. de Agr. T. XVII,
N 29, (3a 6p.) La Plata.
(6) DUTKIEWIWICs-MIczINSKA. 1930. La mani6re de discernir les vari6tes du
froment, par la coloration des graines A 1' aide du phenol. Roezniki Naur Rol-
niczych i Lesnich. T. XXIII (cit. in Friedberg).
(7) FIELITZ, F. 1934. M6todos biol6gicos de diagn6stico. Contribuci6n al studio
de las variedades de trigo por la precipitaci6n con sueros especificos. Rev. de
la As. Rur. del Uruguay. No 3, pp. 24 y sig. Montevideo.












88 -


(8) FISCHER, G. F. 1929. Estudio sobre'el trigo 38 M. A. Bol. del. Min. de Agr.
T. XXVIII, No 1, pp. 5-28. Bs. Aires.
(9) FRIEDBERG, L. Essai de classification des bl4s d' apres leur reaction a 1' Acide
phenique. Ann. Agr. (Nouv. Ser.) 3er. An. pp. 697-736. Paris.
(10) HERMANN, W. 1928. Die Unterscheidung von Weizensorten durch Phenol-
farbung der Samen. Kuhn Arch. Bd, und Disertation. Halle. (Cit. in FRIEDBERG).
(11) HITIER, H. Sisteme de culture et assolements. Paris.
(12) JOHNSON, A. H. and W. O. WITCOMB. 1927. A comparition of some proper-
ties of normal'and frosted Wheat. Mont. Agr. Ex. St. Bull. 204.
(13) KLEIN, C. 1929. Estudio sobre las caracterfsticas de 12 variedades de trigos
de pedrigree y la posibilidad de identificarlas por el grano. Bol. del Min. de Agr.
T. XXVIII. NO 2, pp. 151-162. Bs. Aires.
(14) KLEIN, P. 1914. Meteorologie Agricole, pp. 472 y sig. Paris.
(15) MAERZ, A. and REA M. PAUL. 1930. A dictionary of color. First Edit. Me.
Grow. Hill. N. York.
(16) ONSLOW, M. W. 1923. Practical Plant- Biochemistry. Cambridge.
(17) Percival, J. 1921. The Wheat Plant. E. P. DUTTON & Co. N. York.
(18) PIEPER. 1922. Ein mittel zur Unterscheidung von Weizensorten am korn.
Deut..Land. Presse. 49-pp. 438 (in FRIEDBERG. Op. cit.).
(19) PFUHL, I. F. 1927. Unterscheidung der Weizensorten durch Farbung dee
corner. Ang. Bot. Bd. IX-H. 3, pp. 374. Berlin. (in FREUDBERG. Op. cit.).
(20) Primera Conferencia de Agr6nomos y Experimentadores. 1930, pp. 36. La
Plata.
(21) PUGH, G. W. 1932. Relation of the semipermeable membranes of the Wheat
kernel to infection by Gibberella Saubinettii. Jour. of Agr. Res. Vol. 45. No 9,
pp. 609 626.
(22) Snell, K. und I. F. Pfuhl. 1930. Beitrage zur Morphologie und Sistematic
der Weizensorten. Biol. Reich. f. Land. und Forsch. H. 39 (in FREUDBERG. Op.
cit.).
(23) THATCHER, R. N. 1921. The chemistry of Plant Life. Mc. GROW. Hill. N.
York.
(24) THELLUNG, H. 1926. Nuevas orientaciones de la botinica sistemftica. Vers.
cast. de A. BURKART. Rev. de la Fac. de Agr. Ent. 3a. T. V. pp. 151 y sig. Bs.
Aires.
(25) CLARK, J. A. MARTIN, J. and C. R. BALL. 1922. Clasification of American
Wheat varieties. Bull. 1.074. U. S. Dep. of Agr. Washington.
(26) WILLIAMSON, J. 1931. La pureza del trigo Lin Calel. Prim. Conf. de Agr. y
Exp. Pub. No 831. Min. de Agr., pp. 137 140. Bs. Aires.











- 89 -


Planteamiento del problema agrario argentino
Pon ANDRES RINGUELET

La salud moral y material
del pais estA en el campo.


I. AGRICULTURE Y CIVILIZACI6N

Desde que el mundo es mundo la humanidad clama por el < pan
nuestro de cada dia >, y no la care precisamente.
El pan es la salud del pobre y el alimento ineludible del rico. Y
la existencia de 600 millones de < comilones de pan >-- toda la po-
blaci6n del globo exceptuando el Asia arrocera y los pueblos birba-
ros- autorizan a considerarlo articulo de primera necesidad.
La Historic Econ6mica del mundo es la Historia del Pan, piles
es el pan el que ha regido y rige la sinuosa march de la civilizaci6n.
Sin embargo no fu6 por instinto el alimento del hombre. El ser
human comenz6 por tomar, atrapar, los frutos que le brindaba la
naturaleza. Aquellos que no requerian mayores esfuerzos ni prepa
raci6n previa para satisfacer sus necesidades. Pescaba y cazaba.
Pero pronto la prole lo oblig6 a cuidar de las bestias, multiplicar
el ganado. Necesit6 pastos y abandon la caverna para hacerse n6-
made.
Sofren6 sus impulses, meramente destructores, para volverse con-
servador, celoso guardian de sus intereses. A la vez que su instinto
le despertaba, indireeta y 16gicamente, la noei6n de propiedad; que
mas que una idea o un impulse, fu6, en un principio, un imperative
orginico. Noei6n de propiedad que a media se intensificaba tor-
naba mks profundo su egoismo y el odio hacia los demAs.
Pas6 el tiempo, aumentaron las exigeneias de la familiar y hubo de
resolverse a buscar nuevas fuentes de recursos. La tierra virgen se
brindaba, el pastor se radic6 surgiendo la agriculture, cuyas activi-










90 -

dades, realizadas en comfin, forjaron la primera c6lula social; no ya
la agrupaci6n para ofrecer resistencia en el combat a intensificar
la acometividad en el ataque sino la uni6n de voluntades e intereses
mas durables. Mas a]. caminar de los afios, la division del trabajo,
la multiplicaci6n y nuevas exigencias de la vida hecha mas c6moda
llev6 la explotaci6n al individualism que exacerb6 ain mis el es-
piritu de agresividad, de rapifia, por conquistar la propiedad: el
egoismo innato en la especie humana desvirtuando, oponi6ndose
-como siempre- a la sociedad.
Es interesante recorder, al respect, a Nicolai que en su studio
sobre el desarrollo del trabajo human, esquematiza de la siguiente
manera la evoluci6n de la sociedad: Hombre, fuerte, cazador se ha-
cia pastor originando pueblos ganaderos, n6madas y guerreros que
no trabajaban... la mujer, d6bil, recolectora de vegetables, se hacia
agricultora, constituyendo pueblos pacificos, domiciliados.
Los pueblos ganaderos no han dejado rastros, los agricolas han
hecho cultural.
La misma palabra trabajo, originariamente en lengua alemania
arbeit es sin6nimo de ackerbau: agriculture.
Lo significativo es que esa agriculture, ejercida en sus origenes
por el primer esclavo human: la mujer (aunque la Biblia dice que.
Eva yAd6n eran agricultores) engendr6 la cultural, ain sin atener-
nos a la possible derivaci6n de la palabra cultural de cultivo;,porque,
y esto es suficiente, las regions mns feraces del globo han originado
las civilizaciones mas notables: el valle del Nilo en Egipto, del Eu-
frates en Asiria, del Ganges en la India y del Yan-Tse-Kiang en
China... y fueron sus primitives dioses tutelares: Isis en Egipto.
Demeter, Ceres, y Atena en Grecia y Roma, Narthus, Frigga y Fre-
ya entire los germanos y Kibela en Asia... precisamente todas fi-
guras femeninas.

II. CARACTERES TUNIVERSALES DE LA AGRICULTURE

Fuera de duda la agriculture vino a intensificar la actividad hu-
mana aunque en forma limitada con respect a las otras actividades
por cuanto los factors que la rigen y contringen a la vez (suelo,
clima, etc.), no se oponen al desenvolvimiento de las demis.
Fu6 como sigue siendo, pese a la maquina y a la ciencia, una










- 91 -


< industrial > de evoluci6n lenta, cuya economic se caracteriza por
la lenta acumulaci6n del capital. Y supeditada a los fen6menos natu-
rales y a la industrial. (He aqui los fqndamentos de toda una cues-
ti6n econ6mica que balbuceada por el historiador Ricardo se teme
enfocar abiertamente porque involucra un pavoroso problema, sinte-
tizado por dos palabras literariamente inocentes: campo y ciudad).
La agriculture, conservadora por naturaleza, pacifica, progress
por la ciencia y la industrial (aunque la responsabilidad del progress
lo compare con la naturaleza). La industrial, inquieta y rebelde, es
en el fondo una < segunda agriculture >, pues si el hombre, con lad
fuerzas naturales, hace producer el trigo, con el auxilio de las fuer-
zas artificiales obtlene la harina con que elaborar el pan.
El arado, hoy la mAquina y la electricidad, es a la vez simbolo de
independencia del hombre sobre ]a fuerza bruta y de dependencia
de la agriculture con respect a la industrial. Y esto nos revela otro
hecho de real valor para la economic: la paralizaci6n de la agricul-
tura trae aparejada ]a crisis de la industrial, con el agravante de que
en la agriculture el organismo se rehace mas dificultosamente' y
una crisis perdura mas.
Otro caricter que identific6 siempre a la agriculture fu6 su indi-
vidualismo. El problema agricola y el campesino no interest fuera
del circulo regional. Se lo ha considerado como una cuesti6n extran-
jera a las preocupaciones cindadanas. Le cupo a la guerra ]a virtud
de.desplazar al solitario de la campifia hacia ]a ciudad, cuyos ojos
absortos reconocieron en el a un hermano hasta entonces olvidado,
vegetando al borde del progress y ]a civilizaci6n. El agricultor no
conocia el ritmo de la vida de su pais y la Naci6n desconoce y no
quiere conocer su realidad agraria.
Con ello insensiblemente se descubre otro factor inherente a la
agriculture, no menos desfavorable .para ella: el menosprecio que
siempre mereci6 como area innoble.a cargo exclusivamente del sier-
vo, del esclavo;'primero mujer, mis tarde Ilamado campesino y en-
tre nosotros gringo. Porque el ciudadano debia emplear su tiempo
en los nobles menesteres de la guerra y debe, ahora, dedicarse a la
political para asegurar una tranquila y ficil subsistencia.
Sin embargo es la agriculture la que ha sobrellevado la pesada
carga de cimentar la riqueza del pais, direct e indirectamente.









- 92 -


III. LA ARGENTINA AGRfOOLA

El imperative geogrAfico de la Argentina es agricolo. Sus indus-
trias bAsicas son la cria de animals y la produceei6n de granos.
Basta decir que en los 20 afios que van desde 1910 a 1931 el au-
mento de la exportaci6n -y somos esencialmente exportadores- de
los products agricolas ha sido seis y media veces mayor que todos
los demAs products del pais, exportados (203.122j977 Tn contra
30.587.905 Tn). Toda la historic de la Rep6blica, su pasado, su pre-
sente y su porvenir est6 en el campo (1).
Desde el confin mSs remote, a traves de las llanuras, creando
pueblos, nutriendo ciudades, llega a los puertos para proyectarse. a
todos los paises del mundo la riqueza de la pampa argentina, pro-
vocando una ritmica pulsaci6n de progress que le ha permitido al
pais sobrellevar sin tragedies, las crisis mis profundas.
La economic argentina es la economic agraria: la economic del
trigo y la economic de la vaca. Y eso que actualmente se cultiva
s6lo un 9,2 % del 28 %, sobre la extension territorial del pais, uti-
lizable para la agriculture; a pesar de haberse duplicado, en el t6r-
mino de 20 afios, el Area sembrada.
Amn en plena crisis, del afio 1930, ocupaba por su coseeha cerea-
lera el cuarto lugar entire todos los paises productores. No en vano
Hoover ]a instituy6 < Granero del Mundo >.
Nuestro pais produce mas de lo que necesita y le piden los dem6s
paises.
Pero esa riqueza inagotable explica quizAs el atraso profundo de
todo lo que concierne a la agriculture (hago solo un distingo con la
ciencia, porque ella no es obra de gobiernos).
La Argentina, netamente agricola, cuya realidad social-econ6mica
estA en el campo, carece de conciencia agraria. Su vida gira desorbi-
tada, desplazado su eje del campo, absorbidos sus intereses por la
ciudad.


(1) PEDRO F. MAROTTA, El Agro Argentino en la Historia y en la Economta del pais. Buenos
Aires, 1930.













IV. IDIOSINCRASIA CRIOLLA

Vivimos en un pais eminentemente agricolo-ganadero pero cuya
idiosincrasia la debemos a la ganaderia y no a la agriculture.
Azaara atribuy6 la vitalidad del indigena americano a su alimen-
taci6n carnivora. Y Azaara cs quien nos pinta con frase por demis
grafica la situaci6n de entonces: < catos a los agricultores, pues si se hicieran pastores vivirian sin
trabajar y sin necesidad de comer past como los caballos >. (En
honor al papel social que ha desempefiado la mujer, recordemos a
Nicolai: el hombre fu6 el instrument inconsciente del progress, pues
para no trabajar ha instigado a la mujer a trabajar).
Los conquistadores, avidos de oro, se encontraron con una pampa
carente de minas pero abierta al trabajo del azad6n labriego. Sin
embargo su genio pudo mas que ]a naturaleza y a modo de lo acos-
tumbrado en el solar de la raza se dedicaron a la cria de ganado,
que cultivar la tierra era < oficio basto de indios y de pecheros pe-
ninsulares >.
Los descendientes, hijosdalgos, abuelos de la patria, enarbolaron
las, varas de medir g6neros o negociaron el cebo, cuero y lana como
acopiadores. Olvidemos la sana requisitoria del licenciado Matienzo
rogando a los reyes envio de agricultores y menos caballeros. Y las
sugestivas medidas sancionadas por various virreyes imponiendo el
trabajo forzado para hacer possible la cosecha de las escasas chacras
que rodeaban Buenos Aires.
Basta mencionar las piginas de cualquier historiador argentino
o las sabrosas narraciones de los cuentistas de la 6poca para com-
prender la deprimente situaci6n que se veia obligado a sufrir el
agricultor de entonces; mAxime cuando el culto national del coraje
constituia el pundonor criollo.
El alma castellana pugna por los menesteres de la ganaderia,
sefioril, y nos separa de lo real, en innegable contradicci6n geogra-
fica.
Tener muchas tierras, tener peones, ser libre y caudillo" en su
feudo, he ahi el ideal. (Seria interesantisimo dedicar un capitulo
a la revoluci6n emancipadora de Mayo; donde se utilize la ideolo-
gia francesa antifeudal para apuntalar un movimiento de ]a clase


- 93 -










- 94 -


propietaria americana y la pequela burguesia criolla que fueron
los 20 mil votos representados por Moreno en su memorial).
El Estado fruto de esa clase y 6rgano a la vez de la misma ha
yacilado siempre. entire el latifundista .y la casta de agents semi-
industrializantes. Por eso nuestras oligarquias criollas viven encara-
mAndose en- un hombre o en una camarilla.
El mismo Ministerio de Agricultura es quien nos dice en un
studio grAfico interesante: < Se explica, tratAndose de ]a ciudad
asiento de nuestros ricos propietarios, ganaderos especialmente, que
el aumento repentino de los valores empleados en la edificaci6n y
jugados en los hip6dromos coineida con afios de repunte en el valor
de las exportaciones ganaderas, aunque de baja para las agricolas >.
Lo que no obsta para que nuestro pais, con ininterrumpidos des-
gobiernos de clase, con una sefialada orientaci6n capitalist ganadera
en todas las manifestaciones de su vida -nacional, commercial o po-
liticamente considerada- no cuente todavia con un solo frigorifico
propio. Frigorifico que simboliza el control del comercio y decir
comercio en un pais esencialmente productor de materials primas y
por tanto exportador por sobre todas las cosas, es decir la Have de
su vida misma.
No nos extraiia pues que la prensa << seria > proteste, como no hace
much lo hiciera, ante un proyecto de las Camaras de la Naci6n
propiciando un aumento del impuesto a las carreras. No es invero-
simil de ahi explicarse porqu6 en la provincia de Buenos Aires por
eada escuela funcionen cinco tabernas. Y Ia ensefianza superior, en
simulaci6n de universitaria est6 desvirtuando la ciencia, rebajando
la eficacia tecnica professional y simulando a ratos interns de cultural
que no pasa de ]a pedanteria del titulo. Y que no tengamos tan
siquiera una geografia econ6mica, base y orientaci6n de nuestra rea-
lidad; porque geografia econ6mica no es el a'umulamiento de esta-
disticas m's o menos exactas o mis o menos convincentes cuando ni
siquiera tienen la virtud de realzar el significado de sus propios
nfimeros, darles vida y hacerles decir de los problems reales que
muchas veces se ocultan por desconocimiento o apatia y otras por
intereses bien, pero muy bien dirigidos. De ahi que se hable del
maiz como < un mal necesario > y se trate de reducir el irea sem-
brada de trigo; mientras 4/5 parties del mundo piden pan. 0 prefe-
rimos vender el maiz a infimo precio para que el vecino engorde











95 -

chanchos y nos lo devuelva en apetecibles y bien cars jamones, or-
gullo del progress y :adelanto adquirido.
La economic argentina esta abandonada, en el pais, al libre juego
de los intereses privados, y en el exterior a la d6bil tutela de arcaicos
tratados de comercio casi nunca respetados.
Un estado semejante significa por 16gica un campo doblemente
propicio para reagravar una crisis que como la actual, fuera de las
causes propias del sistema imperante, tiene causes especificas de la
agriculture y particulares de la Repilblica Argentina.


V. CRIsis

Dejemos a un lado la obra administrative, indice invariable en el
pais, cuya vida political se resuelve en aspiraci6n burocrAtica. Am-
pliemos nuestro panorama. Vayamos hacia los problems mas ge-
nerales.
El pais como < el mundo parece dar tumbos en el pantano de la
ineertidumbre >.
Lo real e indiscutible es la crisis intensificada en la agriculture.
La Conferencia de Ginebra convocada por el Consejo Econ6mico
de la Sociedad de las Naciones convino en que: < y con ella la crisis econ6mica en general seria en gran parte solu-
cionada si se consiguiera resolver el llamado problema del trigo >.
Verdad que plantea tres problems graves en nuestro pais que ade-
m6s de padecer una crisis econ6mica general sufre una agudisima
bancarrota agricola y su poder defensive de rehabilitaci6n es difi-
cultoso porque siendo nosotros los panaderos y carniceros del mundo
toda nuestra vida esta en manos del extranjero, la exportaci6n, las
cifras que danzando sobre las olas cruzan los mares en cadena
perpetua.
No lo podemos ocultar: el Norte sufre, el gran Oeste argentino
se despuebla. (Una vez el Gobierno carg6 trencitos con agricultores
hambrientos y de la Pampa se los llev6 al Chaco y del Chaco se los
llev6 el trencito de la desesperaci6n).
TomAs Moro nos sonrie: las bestias se tragan al hombre. El campo
hecho potrero se va abriendo a la hacienda. Solo que ahora son las
vacas gordas las que se comen a las flacas.
El caballo vuelve a relinchar libre, orgulloso de haber desalojado









- 96 -


al motor. La mhquina no trabaja: ni por cincuenta pesos en una
feria de C6rdoba se pudo vender un tractor andando...
Se hacen studios muy interesantes, deshilvanados, incompletos
sobre la sequoia en la Pampa, infertilidad de tal o cual zona, de la
granja como panacea econ6mica, sobre los malos caminos, graneros
ut6picos, creditos expropiatorios, las aduanas terrestres que son los
ferrocarriles, ausencia de cooperativismo, sistemas de explotaci6n,
falta de tcnica, la moral del agricultor, ma'a political, exceso de pro-
ducci6n, reducci6n de las exportaciones, desvalorizaci6n de la mone-
da, reducci6n de las rentas nacionales, censos de desocupados, flor
de caridad, aumento de la deuda pfiblica, forma de acrecentar los
aranceles, posibilidad de inutilizar el trigo como alimento human,
aprovechamiento del mismo para engordar cerdos, industrializaci6n
del grano.para proyectarlo por el cafo del miuser previendo la be-
licosidad del vecino en un impetu delirante por < bastarse a si mis-
mo >. Principio que encierra la mis il6gica pero explicable contra-
dici6n de la historic econ6mica actual, mas ain para paises como
el nuestro de estructura agraria semi-feudal y primitive y depen-
diente del capitalism financiero en sus relaciones con el mercado y
el credito. (Solo los capitals extranjeros en el pais ocasionan una
sangria annual de 500 mnillones de pesos).
Nacionalismo econ6mico del cual.Italia es el mis alto. exponente.
(Muy interesante seria discutir aqui, en otra sesi6n, la gloriosa bata-
Ila del trigo que ha ilevado a la romintica Italia a cultivar flores
para poder pagar el pan y el impuesto estableeido para comerlo).
Nacionalismo econ6mico, decia, que no significa otra cosa que un
peligroso enquistamiento que si no arrastra a la asfixia lleva al es-
tancamiento, a la paralizaci6n. Pero, y he ahi su mis patri6tica
explicaci6n: permitirA como la clisica muralla china resistir el ase-
dio en caso de guerra.
Los teorizantes manifiestan poder afirmar que la economic euro-
pea padece cojera: < dustrial demasiadb larga y una pierna agricola demasiado corta >.
Yo creo, y creo sin prevenci6n, que la economic de Europa y la de
America padece renguera complete.
Un destacado economist de catedra argentino, al inaugurar la
Comisi6n de Economia Nacional de la Provincia de Santa Fe, revela
algunas barajas de nuestra crisis; ella se debe a:











- 97 -


19 Que se ha reducido el valor total de las exportaciones a pre-
cios bajos en cerca de la tercera parte con relaci6n al period 1927-
1929. 29 Que se ha reducido la producci6n del afio en mks de 600
millones de pesos 3. 3Q Baja del nivel de vida de la poblaci6n tra-
bajadora hasta una reducci6n de sus consumes en no menos del
20 %. 49 Crecimiento progresivo de la desocupaci6n hasta batir todos
los records existentes. 59 Balance commercial e international de pagos
fuertemente desfavorables, debiendo pasar de 470 millones. 6Q Des-
valorizaci6n progresiva de la moneda. 79 Reducci6n de las dem6s
rentas nacionales en cincuenta a sesenta millones. 8Q Cierre del ejer-
cicio financiero con deficit record de 210 millones arriba. Se refiere
al afio 1930.
Jevons (en 1884) explic6 las crisis por las manchas solares. Pa-
receria brujeria del medioevo pero, L. Moore en 1923 las explica por
las posiciones del planet Venus frente a la Tierra y el Sol.
Clement, Jugler y Liefmann, luego Werner Lombart dice: < La
depresi6n es el estado normal de la economic modern y las crisis
son el resultado del alza que las present >.
E. E. U. Mitchell y Torp hasta rechazan el t6rmino crisis suplan-
tfndolo por << recession > (retroceso). Otros las determinan por el
exceso o falta de producci6n, exceso o falta de consume.
Cassel, Jugler, Irving Fischer, Lloyd Overstone dan la pauta en
el < desorden de la circulaci6n, producci6n y reparto del oro, cr6-
dito, etc. >>.
Francisco Nitti, en 1932, la demuestra como product de la desor-
ganizaci6n political. Y Marx -no el vapuleado Carlos Marx- la
explica con la sobreproducci6n, relative por supuesto. Porque hay
sobreproducci6n, sobreproducci6n con respect a las necesidades sol-
ventes; no con respect a las necesidades naturales: el hambre. No
basta querer, no basta necesitar consumer: hay que poder comprar.
La capacidad de consume del capitalism es redueida, est6 limitada
por el deseo de acumular, de aumentar el capital, de producer la
plus valia.
No es extrailo, asi, que la llamada escuela hist6rica (Roscher-
Schmoller) que busca por medio de estadisticas y coordenadas esta-
blecer los sintomas anunciadores de crisis y de progress ayudados
por los < bar6metros de coyuntura > (Instituo de Harvard en E. U.
y en Alemania el Instituto para la busca de coyuntura) han fraca-











- 98 -


sado. Lo hizo pfblico << Berliner Tageblatt > y lo confes6 el econo.
mista americano W. C. Mitchell y el aleman Liefmann.
Hay desorden en la producci6n y desorden en la distribuci6n;
cuando en el mundo ha ido sensiblemente pareja el aumento de po-
blaci6n con el de producci6n: los niimeros indices son 111 y 113
respectivamente de 1913 a 1932.
Impera la ley del interns compuesto que Ileva mis allh del mal
codificado. Es la nueva filosofia econ6mica: lo rational de lo irra-
cional.
La vida de la plant exige agua. El comercio clama sequia. La
ciencia se desvive por mejorar y aumentar la poblaci6n. El interns
vuelca el vino en las asequias, arroja el caf6 al mar, quema el algo-
d6n y deja podrir el trigo en los dep6sitos.
La naturaleza y la ciencia luchan por la vida. La ley del interns
compuesto obliga a abandonar sus frutos para pastoreo de las bes-
tias. En la abundancia se padece.
Pero la crisis no se soluciona restringiendo la vida o acusando a
la ciencia o a la mqquina como responsables del caos. Esa es la
economic capitalist dirigida no para bien de la colectividad sino
en benefico de un grupo. Esa es la mas grande de las dictaduras
que sufrimos -en pleno siglo de la democracia-; dictadura silen-
ciosa que obra sordamente y se adivina en el dominio politico, en
los nacionalismos belicosos, en la legislaci6n, en los grandes trusts,
en el cr6dito, en la banca, en la industrial, en la ciudad.

VI. CIUDAD Y CAMPO

La guerra, dijimos, tuvo la virtud de descubrir la ciudad al cam-
pesino.
SBien pronto los zuecos de los labriegos alarmaron a los tranquilos
hombres de bien vivir. El 4xodo se hizo active y hubo de agotarse
las medidas para interrumpirlo. Ya no era el primitive problema de
la vida de la ciudad multiplicada a causa de la minquina, que hizo.
crecer la urbe en forma desproporcionada.
El Institute Internacional de Agricultura estudi6 el problema y
seiial6 como determinantes principles del desorden: las causes eco-
n6micas y de ellas la innegable escasa remuneraci6n del trabajo
agrario comparado con el industrial.











- 99 -


En segundo t6rmino se colocaron los factors sociales.
Un Consejo Internacional Cientifico reunido en Roma en Noviem-
bre de 1927 resolvi6 aconsejar para detener el 6xodo rural: << Se
equiparen: 1 las condiciones y derechos (sociales, legislativos, etc.)
del agricultor con el habitante de la ciudad; 2 los salaries; 39 el
confort de vida, y 49 la educaci6n >.
Van m6s lejos los consejos Comunales Rurales (Rural Commu-
nity Councils) de Inglaterra al crear bandas rurales de mfisica y
compafiias para representacibnes dramhticas.
Esta vez no se nos ocurri6 imitar a "Europa porque el problema
de urbanizaci6n no constitute un mal tan agudo; aunque el 6xodo
rural (que es el problema de los trencitos) se deja sentir en grandes
regions.
Necesitamos bandas de mfisicas y algo mas que para compafias
dramhticas, ya tienen bastante los agricultores con su vida.
Si bien es cierto que el capital agricola se caracteriza por su lenta
acumulaci6n y que en nuestro pais esti bien distant de obtener el
10 % y larga vida, como se afanaban en proclamarlo los < farmers >
norteamericanos (Good-live and ten por cent) y que no hay nece-
sidad de hablar de confort ni de educaci6n en el campo; aun cuando
en cierta estancia de C6rdoba-se lleg6 a former una liga de la risa
para recreo del chacarero; porque el campesino se desenvuelve en un
primitivismo conmovedor; tenemos un problema mas serio, mas
grande, muy nuestro, acrecentado por la crisis y la idiosincrasia ar-
gentina: el problema de la ciudad y el campo.
No aludo al ciudadano de todas las ciudades para qui6n sus pre-
ocupaciones diarias terminan poco antes de los suburbios. Que si
conocen un poco de pampa es el parche de campo que entrevieron
a trav6s de la ventanilla del ferrocarril o del cristal del autom6vil
en un raid realizado con entusiasmo deportivo.
Del hombre de todos los dias que en la oficina, en la cAtedra,
en la banca, en el club o caf6 entire un vermouth, un fox-trox o un
ehisme de Hollywood se distrae leyendo una estadistica que no com-
prende o algfin inflanmado articulo periodistico que no entiende sobre
el aumento del intercambio o la suba del precio del trigo.
Al ciudadano que en su largo peregrinaje por aulas y calls lleg6
a conocer, en un museo, esa plant misteriosa, adorada por los az-
tecas, que los norteamericanos transformaron en chanchos, el maiz




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs