• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Frontispiece
 Front Matter
 Homenaje
 Palabras anteriores
 Informe de la comision sobre la...
 Parte primero
 Parte segunda
 Parte tercero
 Parte cuarta
 Parte quinta
 Parte sexta
 Bibliography
 Table of Contents














Title: Extranjerâia, inmigraciâon, extradiciâon y naturalizaciâon
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075950/00001
 Material Information
Title: Extranjerâia, inmigraciâon, extradiciâon y naturalizaciâon estudio jurâidico sociolâogico
Series Title: Extranjerâia, inmigraciâon, extradiciâon y naturalizaciâon
Physical Description: 246 p. : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Robayo, Luis Alfredo
Publisher: "Fr. Jodoco Ricke"
Place of Publication: Quito
Publication Date: 1949
 Subjects
Subject: Conflicto de leyes -- Ciudadanâia
Extranjeros -- Ecuador
Citizenship -- Ecuador   ( lcsh )
Conflict of laws -- Citizenship   ( lcsh )
Aliens -- Ecuador   ( lcsh )
Emigration and immigration law -- Ecuador   ( lcsh )
Genre: theses   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Thesis: Tesis (Doctor en Jurisprudencia y Ciencias Sociales) Universidad Central de Quito.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075950
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 48289768

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page 1
    Frontispiece
        Page 2
    Front Matter
        Page 3
        Page 4
    Homenaje
        Page 5
        Page 6
    Palabras anteriores
        Page 7
        Page 8
    Informe de la comision sobre la tesis doctoral
        Page 9
        Page 10
    Parte primero
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Parte segunda
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
    Parte tercero
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Parte cuarta
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
    Parte quinta
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
    Parte sexta
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
    Bibliography
        Page 245
        Page 246
    Table of Contents
        Page 247
        Page 248
Full Text

Dr. Luis A. Robayo



ilnmigracio n




Eatranjera


STUDIO


JURIDICO SOCIOLOGICO


*


25.6e
TR629e


QUITO ECUADOR










UNIVERSITY
OF FLORIDA









Es propiedad del Autor. Queda hecho el
Depsito que ordena la Ley.







'Dr. LUIS eA. OBAYO






EXTRANJERIA, INMIGRACION,

EXTRADITION Y NATURALIZATION

STUDIO JURIDICO SOCIOLOGICO


QUITO ECUADOR
Edit. "Fr. Jodoco Ricke".


1949


















LEY DE EXTRANJERIA


Estudio analtico crtico e histrico de la Ley
de Extranjera, Extradicin y Naturalizacin
del Ecuador de 1940, y de su Reglamento de
aplicacin, con materials conexas de Inmigra-
cin, Derecho Internacional Pblico, Privado
y Constitutional.


TESIS PRESENTADA A LA COMISION RES-
PECTIVA DE LA UNIVERSIDAD CENTRAL
DE QUITO, PARA OPTAR EL TITULO DE
DOCTOR EN JURISPRUDENCIA Y CIENCIAS
SOCIALES.


Por el Doctor
LUIS A. ROBAYO.


QUITO, 1949
















Ln Homenaje de GratituJ


A

LA ACADEMIA DE ABOGADOS DE-QUITO,
en cuyo ilustre cenculo despertse mi
aficin por las ciencias jurdicas;


A

LA ASAMBLEA NA'CIONAL DE 1938.
que con amplio y liberal espritu abrime
las puertas a la vida cultural: y


A

LA UNIVERSIDAD CENTRAL,
cuya luz inextinguible de su ALMA PARENS'
alumbr el sendero de mi preparacin professional.








PALABRAS ANTERIORES


He conceptuado como un deber de acendrado patriotism, y ms
aun en mi calidad de universitario, tratar acerca de la important al par
que trascendental cuestin, que represent, la Inmigracin, de
la que efluyen, sin la menor duda, grandes y complicadas con-
secuencias en los mltiples aspects de la vida de los pueblos, bien as en
su present, como en su devenir perpetuo.
Un simple studio analtico-crtico de la actual Ley de Extranjera,
Extradicin y Naturalizacin que rige en nuestro pas, sin relacionarlo
con las materials fundamentals que constituyen la parte preliminary de
l, no habra traducido nunca mis aspiraciones de cristalizar, dirlo as,
las ideas, en algo aprovechable para las instituciones de carcter po-
sitivo, que a este propsito exigen el prestigio y la bienandanza de nues-
tra Patria, en el desenvolvimiento evolutivo y armnico de las socie-
dades humans, que algn da culminarn en la perfeccin de la exis-
tencia, mediante la solidaridad, la noble y altruista comprensin de
*.us inmortales destinos.
El present studio acaso llene, siquiera en parte, -el vaco refe-
rente a la Inmigracin en el Ecuador, considerada desde el punto de
vista de la legislacin que debe informarla.
He credo tambin oportuno considerar, de paso, otros problems
'.e actualidad social, y que, indudablemente, contemplan eZ mejor es-
tado y el porvenir de la Nacin, ya que no debe postergarse por ms
tiempo la incorporacin de muchos ecuatorianos a una vida digna de la
civilizacin y cultural en que sc gallardean los pueblos de Amrica.
Despus de escrita esta obra he recorrido muchos pases de
este continent y he vivido y estudiado las inst;tuciones, leyes y or-
ganizacin, por espacio de ms de seis afos, especialmente en dos pases
considerados como models en material de inmigracin, extranjera y
turismo: los Estados Unidos de Norte Amrica y el Canad. As dejo
cumplida mi tarea de complementary la parte terica y cient-
fica con los frutos de la observacin y experiencia.
Este modesto contingent de entusiasmo y de fervor patritico
que me ha impulsado a escribir las presents pginas, ojal encuentren
benvola acogida en la inteligencia y el corazn de mis conciudadanos,
a fin de poder exclamar como el Correggio: ANCH' 10 SON PITTORE.


LUIS ALFREDO ROBAYO.










INFORMED


SEOR DECANO DE LA FA'CULTAD DE JURISPRUDENCIA
Y CIENCIAS SOCIALES:


Con meditado y prolijo examen, hemos ledo la tesis presentada
por el Licenciado seor Luis A. Robayo D., intitulada "LEY DE EX-
TRANJERIA".- Estudio analtico-crtico e histrico de la actual Ley
de Extranjera, Extradicin y Naturalizacin del Ecuador, y de su Re-
glamento de aplicacin, con materials conexas de Derecho Internacional
Pblico, Privado y Constitucional", para emitir el informed reglamenta-
rio del caso, en nuestra calidad de miembros de la Comisin designada al
respect. Y cumpliendo, pues, con nuestro cometido, expresamos a
Ud. que la tesis en referencia, satisface ampliamente y con sumo acier-
to los puntos que la forman, y que son material substantial de ella.
El Licenciado seor Robayo trata por extenso de las materials a
que se contrae la tesis, en un magnfico studio que se extiende a 300
y ms pginas, y diserta, a propsito de las cuestiones comprendidas en
la tesis, con una ilustracin de instituciones pblicas y de doctrinas de
eminentes autores, que, en realidad de verdad, dan la media del buen
criterio con que ha procedido el seor Robayo, y de su consagracin al
estudio- vario y multiple, referente a las cuestiones tan importantes y
oportunas que comportan la tesis de que se trata.
En ella ocupan el lugar ordenado, en el sentido del buen discurso
y de la lgica, los problems de alta trascendencia social y jurdica, co-
mo son la inmigracin y sus diversas classes; la nacionalidad y el domi-
cilio; los modos de adquirir la nacionalidad, con arreglo a las doctrinas
de los sabios tratadistas y de las organizaciones constitucionales de las
naciones; y entra tambin en ella el studio del Estatuto Fundamental
del Ecuador, a propsito de la nacionalidad; el anlisis del domicilio, se-
gn nuestro Cdigo ICivil; el anlisis de la nacionalidad y el domicilio,
conforme con el Cdigo de Derecho Internacional Privado Snchez Bus-
tamante; y as contina el studio de tantas otras materials, que, todo en
su conjunto, ha dado por resultado la produccin de tan excelente obra,
como es la tesis' susodicha; y la cual terminal con un proyecto de ley de
Extranjera e Inmigracin, que debera adoptarlo nuestra Repblica, pa-
ra que, aquellos aspects referentes a la extranjera e inmigracin, res-
pondan a sus altas y congruentes finalidades, en trminos que garanticen
el prQgreso, la seguridad y el honor de nuestra Nacin.
No podemos, pues, menos de aprobar, con aplauso, la tesis del Li-
cenciado seor Luis A. Robayo D., y nos es muy grato recomendar el es-
tudio de ella, en cuanto se publique, y hoy, sobre todo, que la especie hu-








- 10 -


mana se ha diseminado por sobre el haz del mundo, saliendo, cada pue-
blo o raza, de los lindes nacionales, para ejercer el dominio que el hom-
bre tiene sobre la tierra, en cualquier lugar donde pueda mover sus ac-
tividades, dejando la huella de su existencia, sin prejuicios ancestrales,
que han hecho impossible, en la prctica, el gran principio de la solida-
ridad humana.
Ordenamos, pues, la publicacin de la Tesis mencionada, en los
Anales de la Universidad, y hacemos constar que la aprobamos con la
ms alta calificacin, que equivale a SOBRESALIENTE.


DR. CARLOS SALAZAR FLOR,
Decano, Presidente de la Comisin.


DR. AURELIO GARCIA, DR. MANUEL 'BENJAMIN CARRION,
Subdecano. Profesor de Derecho Internacional Pblico.


Es fiel copia del Original que reposa en el archivo del Plantel.


EL SECRETARIO GENERAL,
Dr. Washington Cevallos.


Quito, Enero 4 de 1943.














Parle Primera



TITULO I


DE LA INMIGRACION


"Inmigrantes somos todos; y todos tienen la posibilidad de llegar
a ser ciudadanos en lo future", express el ilustre Mandatario de los Es-
tados Unidos de Norte Amrica, Franklin D. Roosevelt, en una de sus
alocuciones.
Esta aseveracin se confirm con slo recorrer la historic de la
humanidad, desde sus albores hasta nuestros das.
Aquel hombre que en los tres estados de salvajismo de que nos
habla Morgan, era nmada, sin vinculacin definitive hacia un deter-
minado lugar de la tierra, ahora ha sido reemplazado, en cierta manera,
por el inmigrante. Al correr los tiempos, todos los pueblos han cam-
biado sus tierras de origen. En nuestros dias, especialmente, en las
ltimas centuries, la posesin de la tierra ha adquirido aspects de es-
tabilidad, y, por lo mismo, el cambio de la poblacin de un lugar a otro
es espordico y en forma limitada, ya sea mediante la inmigracin o
colonizacin, sin mencionar desde luego, las conquistas modernas de
Manchukuo, por parte del Japn, de Abisinia, por parte de Italia, ni
la ltima invasion agresora al Continente Europeo, por parte de Ale-
mania.

Definicin:

Es preciso, como indica el Profesor Roberto Mac-Lean y Estens,
de la Universidad Mayor de San Marcos, Lima, distinguir el concept
de inmigracin de otros movimientos de poblacin, -conquista, inva-
sin, colonizacin- susceptibles de clasificarse como migraciones, y
que obedecen siempre a causes econmicas, polticas y religiosas.
A primera vista, parece muy fcil definir lo que es la inmigracin,
y quin es un inmigrante, distinguiendo estos vocablos de sus correla-
tivos: emigracin y emigrante; con todo, y a pesar de los esfuerzos rea-
lizados por parte de los tratadistas y de las conferencias internacionales,








- 12 -


no ha sido possible, hasta nuestros das, llegar a formular un concept
uniform y generalmente acceptable.


En el Lxico de la Real Academia de la Lengua Espaola.

De la propia definicin dada por el lxico en referencia se al-
canza a vislumbrar la falta de una distincin clara de las palabras
migracin y sus derivados, seguramente porque la migracin en nues-
tros tiempos ha alcanzado caracteres de verdadera discipline cientfica,
y en el orden prctico, legal va adquiriendo distinto significado.
En el diccionario de la Real Academia Espaola encontramos las
siguientes definiciones:

Migracin: Accin y efecto de pasar de un pas a otro para estable-
cerse.
Emigrar: Dejar una persona su propio pas con nimo de establecerse
en otro extranjero. Ausentarse temporalmente del pas
propio para hacer en otro.determinadas faenas.
Emigracin: Accin de emigrar. Conjunto de habitantes de un pas que
traslada su domicilio a otro.
Emigrante: El que por emigracin se ha trasladado al pas donde
reside.
Inmigracin: Accin y efecto de inmigrar.

Inmigrar: Llegar a un pas para establecerse en 1.
Inmigrante: El que inmigra.

Littr y. Darmesteter definen como emigrante el que abandon
su pas para establecerse en otro. Littr tacha de neologismos a las
palabras inmigrar y emigrar que son derivados de los vocablos: migrar,
-migracin.
Es obvio considerar, por otra parte, que todo migrant es, al
mismo tiempo, emigrante e inmigrante, segn se tome en cuenta el pai
de donde procede o el lugar de su nueva residencia, respectivamente.

En el Derecho Positivo:
En el Derecho Positivo de los pases se observa una marcada
confusion y una multitud de definiciones de emigrante e inmigrante,
lo que ocasiona en el campo del Derecho Internacional Privado, verda-
deros conflicts, creando una incertidumbre en el goce y ejercicio de
los derechos de los extranjeros, ya que de su calificacin y definicin
depender la proteccin de determinados derechos que podrn ser in-
vocados slo por los que se hallen comprendidos en dichas definiciones.
Aconteee a veces, que un mismo sujeto puede ser, de acuerdo con una








- 13 -


legislacin, inmigrante, y segn otra,- emigrante, imposibilitndole esta
situacin conocer el estatuto personal al que puede acogerse.
Esta diversidad de calificaciones y definiciones en la legislacin
positive obedece a que cada pas, dejando a un lado el concept lgico
de emigrante, se fija prcticamente en la clase de individuos a los cua-
les se aplican las leyes y reglamentos de Emigracin, y, finalmente,
porque los Gobiernos de cada pas, agregan a los elements esenciales
de la emigracin: abandono de un pas para establecerse en el terri-
torio de otro Estado", otros secundarios, como la razn de la partida;
permanencia definitive; region escogida para' establecerse; relacin per-
manente de nacionalidad o domicilio; los miembros de familiar del emi-
grante; celebracin de un contrato de trabajo o de transport; el sexo
y la edad, etc.
Hay algo ms, la definicin de emigrante, as como la de inmi-
grante, no est explcitamente formulada en cada ley o reglamento,
puesto que enumerar los que son emigrantes o inmigrantes, o excluir
de estos trminos a ciertas personas, no es, de ningn modo, definir quin
y qu es el inmigrante y emigrante.
Con el objeto de unificar los diversos criterios nacionales, la Ofi-
cina Internacional del Trabajo de la S. D. N., llev a cabo, en el ao
de 1921, una encuesta entire los pases miembros de esa Organizacin,
sobre lo que entendan por el trmino emigrante o inmigrante, segn el
caso. El resultado fu poco satisfactorio, y se hizo present, una vez
ms, la diversidad de criterios en esta material; diversidad que se expli-
ca por el antagonismo de intereses.


En las Conferencias Internacionales:

En la Primera Conferencia Internacional de Emigracin e Inmi-
gracin, reunida en Roma, del 15 al 31 de mayo de 1924, se abord nue-
vamente la cuestin, sin que los esfuerzos para unificar el criterio tu-
vieran resultado prctico, debido a la considerable resistencia que opu-
sieren muchos Delegados. La Comisin encargada de estudiar el pun-
to, present un Proyecto de definicin del trmino emigrante-inmi-
grante, la que no obstante el espritu de transaccin que la inspiraba,
solamente obtuvo la aprobacin de los Representantes de 40 pases so-
bre 50 que se hallaban presents. Hubo una disparidad de eriterios
muy difcil de conciliar. Los elements "permanencia y establecimien-
to" desempearon papel important en aquellas discusiones. Los pa-
ses de emigracin, como es lgico, aspiraban a que sus nacionales reci-
bieran en otro pas, durante su permanencia, el tratamiento concedido
generalmente a los inmigrantes; en tanto, que los pases de inmigra-
cin se manifestaron decididos a no conceder tal beneficio, sino nica-
mente a los extranjeros que llegaran con el nimo de establecerse per-








- 14 -


manentemente ya los que, por consiguiente, pudieran asimilarse a su
propia poblacin.
Para tratar de conciliar los intereses opuestos, la Conferencia de Ro-
ma elabor una prolija definicin que comprende tres definiciones yux-
tapuestas, cuyo texto es el siguiente:
"Se consider como emigrante al individuo que abandon su
pas con el fin de buscar trabajo, o que acompaa o va a unirse con su
cnyuge, sus ascendientes, o descendientes, sus hermnos o hermanas,
sus tos o tas, sobrinos o nietos, o su conjunto, emigrados con el mismo
familiar, o que retorna en las mismas condiciones al pas, al cual haba
inmigrado anteriormente".
La Conferencia entenda por emigrante al individuo as descrito,
a partir del moment en que principian sus preparativos de viaje, has-
ta el moment en que penetra al pas de destino. Desde ese instant,
queda sujeto a las leyes, reglamentos y convenciones de este ltimo pas,
si responded a las siguiente condiciones:
a) Se consider como inmigrante todo individuo extranjero que
llega a un pas para buscar trabajo, y cuya intencin, expresa o pre-
sunta, es la de establecerse all, de manera permanent; y
b) Se consider como simple trabajador extranjero al que lle-
ga a un pas con el fin de trabajar temporalmente".
Esta definicin muy compleja no tuvo la aprobacin de todos los
Estados representados, y, en consecuencia ,se desisti de adoptarla. En
esta virtud, se prescindi de una definicin international para dejar el
asunto a la libre apreciacin de los Estados, segn los dictados de sus
intereses nacionales.
En la segunda Conferencia Internacional de Emigracin e Inmi-
gracin, reunida en La Habana, en febrero de 1928, la Delegacin me-
xicana, present un Proyecto de definicin de migrant, pero, por no
haberse presentado en su oportunidad, se dej el asunto para tratarlo
en la Tercera Conferencia, que deba reunirse en Madrid, y que, por
dificultades de diversos rdenes, no ha llegado a reunirse an.
La Conferencia Comercial Panamericana, reunida en Buenos
Aires, en junio de 1935, recomend a los pases miembros de la Unin
Panamericana, que formularan su propia definicin, tomando en cuen-
ta que no deba considerarse como inmigrante:

19.-A los Funcionarios de los Gobiernos Extranjeros, sus fami-
liares y squito;
29.-A los turistas, dentro de los trminos que fijan las leyes de
cada pas;
39.-A los hombres de negocios, extranjeros, que visiten el pas
por tiempo limitado;
49.-A los extranjeros en trnsito ininterrumpido por el pas;
59.-A los extranjeros legalmente admitidos en un pas, que pa-








-- 15 -


ra trasladarse de una parte a otra del mismo, deben pasar por territo-
rio extranjero;
69.-A los empleados de empresas de transport que, en cumpli-
miento de sus funciones, penetren al pas;
79.-A los extranjeros comprendidos dentro de las clusulas y
estipulaciones de tratados de comercio, as como a sus esposas e hijos
solteros menores de 21 aos, en caso de que los acompaaren o los si-
guieren para reunirse con ellos;
89.-A los tcnicos especialistas en una rama no desarrollada en
el respective pas, amparados por un contrato temporal y durante la
vigencia de ste, o bien dentro de los trminos de las leyes de cada
pas".
Al ao siguiente, en la Conferencia de la Paz, reunida en Buenos
Aires, en 1936, al tratar del problema de la inmigracin, la Delegacin
brasilea propuso se hiciera la debida distincin entire colono e inmi-
grante. Seran colonos nicamente los que llegaran al pas contrata-
dos por el Gobierno, en tanto que el calificativo de inmigrante se re-
servara para los que vinieran sin tal requisito.
Este es el estado en que se encuentra el problema referente a la
definicin de emigrante e inmigrante, sin que, por el moment, haya
perspective de llegar a una definicin international, ni siquiera conti-
nental, como sera la que adoptaran los pases de la Unin Paname-
ricana.
Es indispensable, por lo tanto, que cada pas se esfuerce por elabo-
rar su propia definicin, atendiendo a sus particulares circunstancias
e intereses, para luego, armonizar, en lo possible, las distintas definicio-
nes nacionales, y tomando en cuenta el mayor numero de elements
que predominen en las varias definiciones, llegar a una, generalmente
acceptable.

Definiciones particulars:

Con esta idea, un autor colombiano ha sugerido adoptar para su
pas, la siguiente definicin:
"Se consider como inmigrante a todo extranjero de raza blan-
ca, jornalero, artesano, obrero industrial, agricultor, professional o pro-
fesor que siendo menor de 50 aos y habiendo comprobado ante las autori-
dades competentes su identidad, moralidad y aptitud, llegue a la Rep-
blica con nimo de establecerse permanentemente en lla, ya sea a ex-
pensas propias o auxiliado por el Estado, por una corporacin pblica
o por una empresa privada, siempre que haya hecho, previamente la
declaracin de que intent ingresar al pas en calidad de inmigrante".
De lo que precede, se alcanza a comprender que no es tan fcil
armonizar los diversos pareceres y que en muchas legislaciones nacio-
nales ni siquiera se ha definido lo que es un emigrate o un inmigrante.








- 16 -


Movidos nosotros slo por un afn de studio, nos permitimos ex-
presar nuestra definicin al respect.
Consideramos a la inmigracin como uno de los fenmenos de la
migracin, cuyo antecedente es la emigracin que se produce en virtud
,de mltiples y complejas causes, destacndose, entire ellas, las de orden
econmico, politico, social y religioso; traducindose luego, en el ingre-
so individual o colectivo a un distinto pas, con nimo expreso de per-
manecer en l para ejercitar actividad humana.
De este mismo concept, podemos partir para realizar la distin-
cin entire el emigrante y el inmigrante. As, diremos emigrante es to-
da persona que impulsada por aquellas causes que determinan la emi-
gracin, se ve en el caso de abandonar un pas para radicarse en otro.
El trmino correlativo, o sea de inmigrante, aplicaremos al mis-
mo sujeto que antes se llamaba emigrante, desde el moment que in-
gresa a un nuevo pas, sometindose, previamente, a las leyes y regla-
mentos que para la admisin de extranjeros inmigrantes establece cada
pas, y en el cual piensa permanecer.
Hemos definido al emigrante por los mviles que le inducen a
abandonar su pas, que no pueden ser otros que los de carcter poltico,
econmico, religioso; y al inmigrante, por el sometimiento voluntario a
las normas de un distinto pas, para sustituirlo, temporal o definitiva-
mente, por su pas anterior. En esta forma hemos descartado de he-
cho a muchos extranjeros, tales como: turistas, viajeros, estudiantes,
personas contratadas por empresas pblicas y particulares, represen-
tantes diplomticos, etc., que no son ni emigrantes ni inmigrantes, en un
sentido estricto y legal.
Querer definir al emigrante e inmigrante desde el punto de vista
de la edad, de la profesin, del trabajo, del origen, de la residencia, de
los documents que porta, etc., es descuidar a muchas personas que en
el fondo son inmigrantes o emigrantes; y al mismo tiempo, se corre el
riesgo de incluir a muchos extranjeros que no son ni lo uno ni lo otro.

Inmigracin y Colonizacin:

Por fin, nos queda distinguir la inmigracin de la colonizacin.
Ya sabemos lo que es la inmigracin y por ende el inmigrante. La co-
lonizacin para muchos autores es un fenmeno diverso de la inmigra-
cin, y es considerado como uno de los various movimientos de poblacin
que se caracteriza ms tarde, por el arraigo a la tierra en forma de-
finitiva.
Por supuesto, debemos reconocer que existe una diferencia en-
tre los vocablos colonizacin e inmigracin, desde el punto de vista
etimolgico; pero en el orden de los hechos, y analizando los elements
constitutivos de la colonizacin y de la inmigracin, llegamos a concluir
que no hay mayor diferencia entire ellos, y que, por lo mismo, no hace








- 17 -


falta separar en dos categoras distintas la colonizacin y la inmi-
gracin.
El Profesor Po Jaramillo Alvarado, en su Libro "El Agro Ecua-
toriano", dice:
"Colonizar es arraigarse a la tierra por el trabajo y por el afecto;
es fundar el hogar y hacer suya la patria adoptive en el amor de los hi-
jos creados en el nuevo ambiente. Nos referimos a la colonizacin por
el element extranjero, porque tambin existe la colonizacin interior,
con el propio element nativo".
"La inmigracin es la ola humana que se desplaza, ocasional-
mente, con propsitos de arraigar en otras latitudes, o simplemente de
buscar trabajo temporal para volver nuevamente a su lugar de origen".
"Digamos, el inmigrante se convierte en colono cuando su tienda
de errabundo se transform en hogar, cuando ha llegado a former par-
te de la nacionalidad".
Hemos visto antes, al tratar de la definicin de inmigrante, que
en la Conferencia de la Paz, de 1936, la Delegacin brasilea, tratando
de distinguir al colono del inmigrante manifest que no deban ser con-
siderados como colonos nicamente los que llegaren al pas contrata-
dos por el Gobierno. Esta apreciacin a ms de ser incomplete, carece
de valor prctico alguno, porque no toda persona contratada por el Go-
bierno es colono; los hechos nos estn demostrando que existen institu-
ciones de carcter national e international encargados del problema de
la colonizacin.
Por otra parte, tampoco el criterio de arraigamiento al suelo o
de cultivo del mismo pueden servir como bases suficientes para califi-
car al sujeto de colono. En efecto, nuestra actual Ley de Extranjera,
exige que el extranjero que ingrese al Ecuador en calidad de inmi-
grante, se dedique preferentemente a actividades agrcolas, sin que esto.
quiera decir que se convierta en colono. Por ltimo, la misma ley -en.
el Ecuador- no hace ninguna distincin entire el inmigrante y el colo-
no, y slo se limita a hablar del inmigrante en forma general.
En el fondo, despus de analizar los diversos puntos de vista que
han guiado en la determinacin del concept de colonizacin y de colono,
encontramos que, en definitive, el colono es un verdadero inmigrante.
Aclaremos, desde luego, que la inmigracin convertida en colonizacin6
puede estar sujeta a una reglamentacin especial.

TITULO II

Clases de Inmigracin:

Las principles son:

Econmica y Poltica:








- 18 -


I INMIGRACION ECONOMIC

Aunque en principio seamos partidarios de la libertad de migrar
y de que el hombre se convierta en ciudadano del mundo, con todo, en
.el campo de los hechos, esa libertad tiene que sufrir, necesariamente,
ciertas restricciones, porque cada Estado, respondiendo a un sentido de
propia conservacin y superacin, se ve en la obligacin de velar por la
suerte de su element national, abriendo las puertas al inmigrante que
represent, ante todo, un aporte biolgico, nuevas iniciativas, costum-
bres, cultural, industrial, inversin de capitals, etc., porque todo esto
represent riqueza y prosperidad para un pas.
De la seleccin y aprovechamiento de esta clase de elements
depende el porvenir de un Estado, pero esta seleccin ha de hacerse en
-forma prudent y metdica, sin que se torne impossible el acceso de los
"extranjeros a un pais.
Con sobrada razn F. De Martens, en su obra de Derecho Inter-
nacional, anota al respect lo que sigue: "La libertad de migracin no
,supone el derecho de inmigrar en todas parties. Porque cada Gobierno
puede subordinar a determinadas condiciones la emigracin en su te-
rritorio. Est obligado, sin embargo, a respetar las exigencias funda-
mentales de la comunidad international, no oponiendo a los inmigran-
-tes obstculos insuperables".
Al hablar de la migracin y de sus fenmenos derivados, haba-
mos anotado que entire las causes determinantes se hallaban las de ca-
rcter econmico; y al referirnos a stas, debemos manifestar que las
causes de orden econmico son las resultantes de su desequilibrio en-
tre la densidad de la poblacin y los recursos vitales del pas, y el deseo
,de bienestar impele al individuo a alejarse del territorio national.
Siendo la inmigracin un fenmeno natural, sujeto a leyes eco-
nmicas, y dada la importancia que va adquiriendo en los actuales tiem-
-pos, merece que se lo eleve a la categora de discipline cientfica.
La inmigracin econmica se lleva a cabo mediante un plan cien-
tfico y sobre datos estadsticos acerca de la realidad y necesidades de
un pas. Es entonces, con el conocimiento complete de los valores
,efectivos, as como de las imperiosas necesidades, que el Estado, me-
diante un organismo tcnico, decide la clase de inmigracin que con-
viene al pas y procura, por todos los medios a su alcance, atraer a to-
dos aquellos elements que. en una u otra forma representan aporte
efectivo en pro de la economa del pas. Esta contribucin puede tra-
ducirse en trabajo manual, intellectual, inversiones de capital, instala-
ciones de nuevas industries, etc. Esta clase de inmigracin es la ms
aconsejada y convenient para el rpido desarrollo de los pases cuya
economa y grado de civilizacin son incipientes.
En esta clase de inmigracin el inmigrante escoge un determina-
do pas para su nueva residencia, para ejercitar una actividad humana








- 19 -


til. Esta clase de inmigracin se efecta mediante escrupulosa selec-
cin de los elements, y se opone a la inmigracin artificial.
Tratando de estudiar en el fondo esta clase de inmigracin eco-
nmica, nos encontramos, desde un principio, frente a una pregunta:
dbese primero propender, por todos los-medios, a esta clase de inmi-
gracin, con miras a estructurar un pas econmica y culturalmeilte; o,
por el contrario, es preciso, ante todo, y cabalmente para conseguir es-
ta inmigracin econmica, preparar a un pas para la inmigracin y pa-
ra recibir al inmigrante?
He aqu dos interrogantes que si merecen nuestra atencin:
Hay pases pequeos, pobres, sin orientacin poltica ni econ-
mica, que sin exageracin, podramos decir viven en plena Edad Me-
dia, y que piden a grito herido la colaboracin de elements propios y
extraos para alcanzar su progress. Estos pases, por lo mismo, anhe-
lan y necesitan para su vida y mejoramiento la presencia de factors
tiles. Pero frente a esta inaplazable urgencia del pas necesitado,
hay como si dijramos otras fuerzas que actan en forma opuesta al in-
greso de capitals humans y efectivos. Estas son: la falta de garan-
tas suficientes para la inversion de capitals, de vas de comunicacin,
de facilidades para la colonizacin, de estabilidad poltica, de un Con-
sejo Tcnico qe dirija y fomente la corriente inmigratoria, sobre un
terreno prctico, tomando en cuenta, primordialmente, la extension del
territorio, el clima, la densidad de poblacin, la posibilidad de explotar
sus recursos naturales, la necesidad de mejorar el element tnico, etc.
La inmigracin es un fenmeno sumamente complejo, porque
tiene ntima relacin con casi todas las ciencias: geografa, historic, es-
tadstica, biologa, sociologa, etc.
Por ms que para un pas sea decisive la inmigracin econmica,
debe sta prepararse en alguna forma, como lo ha hecho la Argentina,
por ejemplo. Es de elemental sentido comn que a nadie se le va a
ocurrir dejar su propio suelo si sabe que le espera un sinnmero de
contingencies y una situacin desfavorable. Habamos anotado que el
traslado de un sujeto de un pas a otro' responded a sentimientos de me-
joramiento.
Con frecuencia se olvida la historic de los pueblos y se aduce
por parte de pases dbiles y necesitados los ejemplos de inmigracin
en otras Naciones, all est -se dice- Estados Unidos de Amrica y
la Argentina, como han progresado tanto con la inmigracin y coloni-
zacin. Pero no se detienen a preguntar qu hicieron, previamente,
esos pauses para atraer a esas corrientes inmigratorias y qu les ofre-
cieron luego.
Estados Unidos de Norte Amrica ofreci toda garanta, inclu-
sive tierras y capitals, y hasta la opcin a ser ciudadanos; Argentina
vitaliz suspampas, fertilize sus desiertos, invirti cuantiosas sumas en
apertura de caminos, construccin de ferrocarriles, irrigacin, emple







- 20 -


su ejrcito por espacio de muchas dcadas en el progress material del
pas. Sigui planes sabiamente trazados por sus grandes estadistas
como Sarmiento, Mitre, Roca y otros.
Cuando no se sigue.un plan cientfico y slo se realize una pro-
paganda exagerada, se corre el riesgo de un seguro fracaso, como ocu-
rri en el Ecuador con los intentos de colonizacin en Galpagos y
Mindo.
El problema de la inmigracin est sujeto a leyes inflexibles que
hay que desentraarlas previamente y que no puede resolverse- satisfac-
toriamente con infundadas propaganda.
La escasa poblacin del Ecuador, en relacin con la extension,
nos est indicando la impostergable necesidad de poblar y para alcan-
zar esto necesitamos ante todo, una organizacin internal radical, labor
fecunda y efectiva con, los elements hombre y territorio.
Asombra y adquiere relieves de quijotismo, observer que pases
como el nuestro, con primitive economa y que ni siquiera tiene mayo-'
res atractivos para el inmigrante -aparte de su tan decantada belleza
natural y de las fbulas sobre riquezas ocultas- en su afn irrefrena-
ble de conseguir mayores ingresos fiscales hacen de la inmigracin
una' fuente de ingresos, descuidando el fin verdadero que es mejorar la
raza, las costumbres, la Nacin misma.
El distinguido professor colombiano, Dr. Luis Lpez de Mesa,
ex-Canciller, en su memorial del Ministerio de Relaciones Exteriores
de 1939, refirindose a la inmigracin til en Colombia, dice:
"Para fomentar la inmigracin til era necesario former ante to-
do, un censo de las artes, oficios y profesiones que le permitiera aten-
der con certidumbre la oferta de extranjeros inmigrantes con una de-
manda national de aplicacin precisa; y un censo de Ias necesidades
tcnicas y culturales del pas que le capacitase para ofrecer a los ele-
mentos de esta ndole que solicitaran venir o a las instituciones nacio-
nales que careciesen de ellos un fcil entendimiento; y un censo de las
tierras baldas aprovechables inmediatamente para que en llas halla-
ran nuevo hogar las colonies que as lo requirieran".

II.-INMIGRAICION POLITICAL

Se present, como consecuencia de convulsiones polticas que de
tiempo en tiempo, al igual que las crisis econmicas, se registran en la
historic, como resultado de las nuevas concepciones ideolgicas y de su
marcada pugna con las existentes doctrinas polticas.
Esta clase de inmigracin, dada su naturaleza propia es espor-
dica y est sujeta a ciertas modalidades que le. son peculiares y que se
basan en el sentimiento de comunidad y solidaridad internacionales.
Por lo mismo, los inmigrantes polticos deben .estar sujetos a distinta
Legislacin que los otros, ya que no es human exigir en igual forma








-21 -


al inmigrante que sin ninguna preparacin y aviso se ve compelido. por
fuerza de las circunstancias polticas a abandonar su pas, que aquel
otro, que, con la debida preparacin y con conocimiento del lugar a
donde se dirige, se traslada a ejercer una actividad.
Por ser esta inmigracin occasional y significar propiamente al
pas que lo recibe un deber de proteccin, antes que un aporte econ-
mico para el Estado, sin desconocer que, desde luego, aun esta clase de
inmigracin beneficie al pas, desde el punto de vista de la civilizacin
y de la cultural en general, no nos detendremos ms.
Para concluir debemos insistir en la necesidad que
tienen los Estados de admitir como inmigrantes polticos solamente a
aquellos que se amolden a los principios bsicos o a la organizacin del
estado, de lo contrario, hay el peligro de que se atente contra los fun-
damentos de la vida constitutional de un pas y se pierda su nacionali-
dad e independencia.
Admitida la inmigracin poltica que ms convenga al pas d-
bese ofrecer al inmigrante poltico la posibilidad de asimilarse al inmi-
grante econmico.

Inmigracin artificial

La inmigracin se torna artificial cuando se lleva a cabo sin pre-
paracin de ninguna clase y por ligereza, a base de una falsa propa-
ganda del pas, ya por parte de agents reclutadores, ya por parte del
Estado, por medio de sus agents diplomticos o consulares, con afanes
lucrativos.
Fuera de que no hay derecho para traer y permitir la venida de
personas para exponerlas al hambre, a la miseria y a la desocupacin,
constitute un delito contra la patria el reclutar inmigrntes para un
pas, mediante paga, prevalindose de una situacin de diplomtico o
cnsul, sin tender a las condiciones que, de acuerdo con la ley de la ma-
teria, el inmigrante debe reunir, atentando, de esta manera, contra la
misma seguridad y bienestar del Estado. Manifestamos nuestro repu-
dio por el fomento de esta clase de inmigracin ruinosa para el pas ya
que existen mayores probabilidades de que ingresen numerosos ele-
mentos indeseables.
Para terminar este captulo 'transcribiremos aqu las palabras
que el General Bartolom Mitre pronunci en el Senado de la Nacin
Argentina en 1870 y que son aplicables a nuestro pas:
"El hombre que se expatria por un acto deliberado de su volun-
tad, dice el prcer, nos d por ese hecho la garanta de que es un ser
enrgico y responsible, que viene con un propsito, que viene a enri-
quecer a la sociedad a la que se agrega, incorporando a ella una nueva
fuerza fsica y moral-que obedece libremente a sus inspiraciones, con-
sulta a sus conveniencias y toma su asiento en nuestro hogar. Este








- 22 -.


es el tipo de inmigrante voluntario. El inmigrante contratado, reclu-
tado o comprado por empresarios que .buscan sus conveniencias, ms
que el porvenir de la colonizacin, es un ser irresponsible que viene
esclavizado a un contrato de explotacin y que, por consiguiente, debe
ser buscado entire los menos aptos".
"Demos a la inmigracin la base natural de la libertad; demos
a la colonizacin la base slida de la propiedad: favorezcamos estas dos
grandes tendencies de la humanidad que constituyen su nervio: pre-
paremos estas regions para recibir en su seno dignamente a los millo-
nes de hombres que movidos por su espontnea voluntad, vengan de
remotos pases buscando una nueva patria, que ser la patria de sus
hijos. As cada trabajador libre, valdr por 10 comprados y cada pe-
dazo de terreno regado por el sudor del hombre libre ser ms fecundo
que centenares de leguas artificialmente ocupadas". Dejemos, deca
el General Mitre, que los grandes destinos de la inmigracin se cum-
plan por leyes que la rigen y le den el aliento de la vida". Y terminaba
magistralmente con estas palabras: "Yo quiero que el extranjero que
venga a esta tierra, en vez de levantar la tienda provisional del pere-
grino, se sienta en nuestro hogar al calor del fuego nativo; que nues-
tra patria sea su patria, porque encuentre aqu todos los derechos y ga-
rantas a que puede aspirar; que nuestros intereses sean comunes, que
nuestros hijos y los hijos de los inmigrantes se identifiquen en un solo
amor, para que nuestra raza se salve y para que nuestro estado social
se mejore, para que nuestra nacionalidad no se debilite.... y para .que
el nombre de la bandera argentina no sea un eco y una nube que se
lleve el viento".













Parte eSunda


DE LA NACIONALIDAD Y DEL DOMICILIO

TITULO I

La Nacionalidad.

No podamos prescindir del studio de este captulo que en el
Derecho Internacional Privado ocupa extenso campo, y es objeto de
hondas y fecundas teoras.
La nacionalidad va adquiriendo mayor afn e importancia, desde
el moment en que los pueblos no slo aspiran a constituirse en nacio-
nes, sino tambin a former una nacionalidad que los distinga y carac-
terice. Anhelo muy natural que se explica debido a las profundas di-
ferencias que existen entire una nacin y otra, ya desde el punto de vis-
ta fisiogrfico, sociolgico, cultural, histrico, religioso, etc., ya tambin
en razn de sus propias aspiraciones y actividades.
Gran parte de los problems que preocupan a la ciencia del De-
recho Internacional Privadp giran alrededor de la nacionali-
dad. Es interesante observer como este aspect de la na-
cionalidad es la base no slo de sustentacin de los derechos civiles y
politicos, sino tambin de la territorialidad y extraterritorialidad de
las leyes.

Concepto y contenido jurdico en el Derecho Internacional Privado

Podemos agrupar en dos todas las definiciones que se han dado
respect de la nacionalidad: uno de origen histrico, de orden sentimen-
tal, que se confunde con la patria; y la otra que responded al estado ac-
tual de evolucin del derecho, desvinculada por complete de aquellos
elements constitutivos de patria y nacin.
Segn el primer grupo, la. nacionalidad estara formada por los
elements integrantes de la nacin, tomada como sinnima de patria:
comunidad de hombres que tienen una misma tradicin, origen y que
practican iguales costumbres. De acuerdo con este punto de vista en-
contramos que el individuo se halla perpetuamente sujeto al Estado y,
en consecuencia, la nacionalidad se vuelve irrenunciable.
Este concept ha quedado como recuerdo histrico, por lo que no








- 24 -


nos detendremos ms en este punto, y no es del caso hacer la distincin
entire Nacin, Patria, Estado y Nacionalidad.
El segundo grupo consider a la nacionalidad dentro de una es-
fera ms subjetiva, como algo que se oculta en la conciencia de los su-
jetos, y dentro de un concept de libertad y de reconocimiento de la
personalidad humana.
De las varias definiciones que dentro de este segundo grupo se
han dado, quiz la ms complete y la que ms convene al Derecho In-
ternacional Privado es la del Profesor J. P. Niboyet, quien define la
nacionalidad como "el -vnculo jurdico y politico que relaciona a un in-
.dividuo con un Estado".
Generalizando este pensamiento se ha llegado en cierta manera
a formular la nacionalidad, como el "vnculo de subordinacin jurdi-
ca y poltica que une al individuo con el Estado".

Diversas Definiciones

Examinaremos algunas otras definiciones sobre la nacionalidad.
Para Manccini era menester que a ms de los elements de co-
munidad de raza, de religion, de lengua, etc., se aadiera aquello que lla-
ma la conciencia de la nacionalidad. Pero este nuevo element que
agrega y que determine la nacionalidad no slo es vago e impreciso
sino que obliga a desentraar los components de "la conciencia de la
nacionalidad". Este aspect esencialmente subjetivo necesita traspa-
rentarse y concretarse en algo. Tal vez al referirse a la conciencia de
nacionalidad pens en el lazo de unin spiritual entire el individuo y
l Estado, como resultado de un sinnmero de- afinidades y de senti-
mientos de interdependencia.
La nacionalidad para Vanni est dada no por el concurso de to-
dos esos elements y condiciones que determinan el concept de patria,
sino por un element que constitute la condicin fundamental, esen-
cial, de la nacionalidad y que descansa en "la conciencia de todos los
miembros que la componen; de former, un todo, de estar ligados entire
si por estrechas relaciones, y de former una individualidad distinta de
las otras agregaciones".
Esta definicin descarta el concept de patria del de nacionali-
dad, pero todava no llega a precisarse lo suficiente, y, en todo caso,
avanza un poco ms de las concepciones dadas por Trotter, Manccini y
Renn, para quienes la nacionalidad es instinto fundamental, concien-
cia de nacionalidad y el alma de una Nacin, respectivamente.
La nacionalidad para el Profesor Juan de Dios Tras y Gir es
el vnculo que liga al sujeto de derecho a determinado territorio y, por
consiguiente, a la soberana que en este territorio rige. Ms luego, ca-
lifica a este vnculo de nacionalidad o ciudadana, empleando ambos
trminos como sinnimos. En esta definicin se nos habla de vnculo,








- 25 -


pero se omite el precisar la naturaleza del vinculo, porque sabemos que
entire el individuo y el estado existen una series de vinculos, de divers
orden y naturaleza.
Una definicin anloga a la anterior nos d el professor Jos Joa.
qun Caicedo Castilla, cuando afirma: ."la nacionalidad es el .vnculo
que une a una persona a estado determinado".
En igual imprecisin del concept de nacionalidad ha incurrido
el autor del Cdigo de Derecho Internacional Privado, Dr. Antonio
Snchez de Bustamante, cuando define: "La nacionalidad es el vnculo
libre y necesario que une al Estado con el individuo".
Muchos otros autores, entire ellos Posada, se han limitado a de-
finir la nacionalidad como el vinculo jurdico solamente, porque temen,
seguramente, confundir el concept de nacionalidad con el de ciuda-
dana.
Mas, es lo cierto que la nacionalidad no slo es vnculo jurdico,
sino tambin poltico, porque por el simple hecho de nacer el sujeto den-
tro de una organizacin poltica, como es el Estado, surgeon problems y
relaciones de esta ndole. Muy distinta sera el ejercicio de los derechos
politicos que se concretan en la calidad de ciudadano, que las meras re-
laciones o vnculos de carcter politico que trae consigo la nacionalidad.
Tambin es frecuente la confusion no slo por parte del vulgo,
sino tambin aun de los mismos autores, respect de los vocablos nacio-
nal y ciudadano, tomndolos como sinnimos. Nos reservamos hacer la
debida diferencia entire estas dos condiciones en el prximo studio; pe-
ro de paso podemos decir que mientras lo uno represent nmero, canti-
dad, lo otro, indica calidad. La nacionalidad es lo genrico, y lo espec-
fico la ciudadana. Mientras el national se queda en la esfera del goce
y ejercicio de los derechos civiles, el ciudadano avanza un escaln ms
y llega al goce y ejercicio de los derechos polticos.
IHabiendo quedado slo para la historic esa subordinacin ciega y
absolute del individuo al Estado, y observndose en la actualidad, una
compenetracin ms estrecha entire el derecho privado y el pblico, en-
tre el individuo y el Estado, la vinculacin jurdica y poltica, conse-
cuentemente, ha adquirido matices de libertad y temporalidad.
Otros autores como Weiss consideran a la nacionalidad como un
contrato sinalagmtico, asemejndole a aquellos contratos de carcter
bilateral, entire el Estado y los particulares.
Aceptando en principio este punto de vista, busquemos el conte-
nido jurdico de este contrato. Sabemos que la naturaleza de todo con-
trato sinalagmtico es la concurrencia de la voluntad de ambas parties
para obligarse recprocamente. A primera vista parece que chocara el
carcter de contrato sinalagmtico con la imposicin de. la nacionalidad,
cuando se dice que por el hecho de la sangre o del territorio el individuo
se vuelve national. Pero no es as, la aparente imposicin de la ley se
vuelve en voluntad express o tcita. Y no es que el carcter de sinalag-








- 26 -


mtico aparece slo cuando nos referimos a las consecuencias posteriores
que se derivan del vnculo de la nacionalidad, y desde que el national
puede renunciar la nacionalidad para domiciliarse y naturalizarse en otro
pas, sino que subsiste concomitantemente con el nacimiento de la nacio-
nalidad.
En efecto, en el contrato sinalagmtico que se produce entire el es-
tado y los particulares para dar origen a la nacionlidad, la voluntad de
los individuos se puede manifestar expresa o tcitamente. Expresa cuan-
do el individuo solicita su carta de naturaleza; tcitamente, cuando, en-
contrndose comprendido dentro de la ley, adquiere la calidad de nacio-
nal y se conforma con el imperio y los efectos de la ley. Mientras el su-
jeto no puede exteriorizar expresa y conscientemente su voluntad, su-
ple e interpreta el Estado.
Este carcter de contrato sinalagmtico se conforma con el dere-
cho que tiene el hombre de vivir y desarrollarse, aceptando y cam-
biando su nacionalidad, segn los dictados de su bienestar y progress.
El fundamento jurdico de la nacionalidad, como hemos visto,
ha girado alrededor de dos aspects: el 19 de complete sujecin del in-
dividuo al Estado y, por ende, de imposibilidad de renunciar y cambiar
a su gusto la nacionalidad; el 29 de libertad de escoger una nacionali-
dad, de conservarla o cambiarla segn las circunstancias.
Este segundo aspect se funda en el reconocimiento de la perso-
nalidad jurdica y poltica del hombre.
Como consecuencia de estos concepts del derecho modern, el
Institute de Derecho Internacional, en su sesin celebrada en Cambrid-
ge, en 1895, aprob los siguientes postulados:
19.-Todo hombre debe tener una patria. El hombre para existir
necesita convivir con sus semejantes, debe pertenecer por ley natural
a un grupo, en el seno del cual ejercita y desarrolla sus facultades.
No se concibe l hombre sin patria, el aptrida, como no se concibe el
hombre sin familiar.
29.-Nadie puede tener ms de una patria. Lo contrario, dara
lugar a la double y multiple nacionalidad.
39.-Libertad para cambiar de patria.
La nacionalidad no debe ser obligatoria. El hombre puede cam-
biar de ella, cada vez que sus vnculos a un pas, que no sea el suyo,
creen en l afectos e intereses comunes, que le hagan considerarlo como
su patria. Pero este cambio de nacionalidad debe ser reglamentado
para evitar que puedan adquirirla elements perjudiciales a l Nacin.
49.-Imposibilidad de mantener la nacionalidad de origen ms
all de la segunda generacin.
Un pas no puede mantener como ciudadanos, a travs de varias
generaciones, a sus nacionales en passes extranjeros. Esto afectara los
intereses del pas en que residiera y dara lugar a posibles conflicts.
Nuestra legislacin ha aceptado estos principios en el artculo 15








-27 -


de la Constitucin de 1946, al declarar, en su letra b), que la nacionali-
dad ecuatoriana se pierde por naturalizacin en otro Estado. (*)
En resume, podemos decir que en el derecho actual se han es-
tablecido tres principios fundamentals de la nacionalidad:
19.-La nacionalidad no se impone; 29.-Todo individuo debe
tener su subordinacin poltica; 39.- Nadie debe tener ms de un
vnculo de subordinacin.

Doble y no nacionalidad.

As como se ha reconocido la libertad de adoptar y cambiar la
nacionalidad, o sea de expatriacin y desnacionalizacin, tambin las
legislaciones deben preocuparse de estos dos aspects que el sujeto, co-
mo consecuercia de esos mismos principios o fundamentos de la nacio-
nalidad, no tenga una double nacionalidad o. carezca de ella.
A este propsito es recomendable la labor de la Academia Inter-
nacional de La Haya, la cual tom una resolucin para el caso de pre-
sentarse la double nacionalidad; en el sentido de que en todos los casos
en que por oposicin de dos legislaciones fundadas en distintos siste-
mas puede presentarse la double nacionalidad, o sea, la nacionalidad plu-
ral, hay que buscar el mayor nmero de los elements en favor del
vnculo de la nacionalidad.
Sera convenient que esta resolucin se incorporara en los trata-
dos para que no se quede en el campo de la teora.
La resolucin de la Academia Internacional de La Haya, nos
parece acertada, porque se ajusta ms a la razn y al derecho que la
nacionalidad, cuyo vnculo est compuesto de menos elements, por
ejemplo, slo el nacimiento, ceda su campo en favor de aquella, cuyos
elements de vinculacin son ms fuertes y numerosos: el nacimiento,
el domicilio, etc.
Para el Profesor Estanislao Zeballos, el problema de la double na-
cionalidad, propiamente, no existe, sino que, en concept de l, se trata
tan slo del conflict de instituciones que proviene de la presencia de
leyes fundadas en distintos sistemas, y de la imposibilidad de imponer-
se un sistema a otro. Ciertamente, la opinion del Profesor Zeballos
est basada en la realidad jurdica, y en los hechos, porque lo que se
denomina como double o multiple nacionalidad se produce por la apli-
cacin de diversas leyes fundadas en sistemas contrarios.
Tambin se han hecho muchos esfuerzos en el campo doctrinario,



(*) En la Constitucin de 1906-1907, en el inciso 29 del Artculo 14 se
establece que los derechos de ciudadana se pierden por naturalizarse en otro
Estado.








- 28 -


especialmente, para; solucionar el problema de los que, habiendo perdi-
do su racioalidcdde origeii no han adquirido otra, como es el caso de
los Staatenlosen. Es muy 'distinto decir sin hogar i(heimathelosen que
sin nacionalidad (Staatenlosen). Repugna a la razn decir individu
simi.patria; ipuesto Cque 'sta se la adquiere una sola vez y se la conserve
siempre, con caracteres indelebles. En cambio, la nacionalidad es algo
ms mutable e independiente del sujeto. Por eso decimos sin nacio-
nalidad, y usamos el trmino staatenlosen, por ser el ms propio.
A este respect, a la legislacin del Brasil, le corresponde el pri-
mer puesto entire los otros pases por haber reglamentado este proble-
ma de.los sin nacionalidad; mientras otras legislaciones americanas
guardian silencio. El Cdigo Civil brasileo, dice: "el individuo que
conforme a su ley national haya perdido la nacionalidad de origen sin
adquirir otra debe ser considerado como national del Estado donde se
encuentra domiciliado".
El Profesor Zeballos censura el sistema brasileo manifestando
que ello implica una violacin del principio: "La nacionalidad no se im-
pone"; y se pronuncia porque en todos los casos de staatenlosen se deje
al individuo el derecho de optar, mediante una declaracin expresa,
por la nacionalidad de origen, o por la nacionalidad local, y que slo a
falta de manifestacin de la voluntad se le consider como national del
Estado en donde se encuentra domiciliado. El argument del Dr. Ze-
ballos no es convincente ni alcanza a demostrar la violacin de la re-
gla, si se toma en cuenta que el hecho de domiciliarse en un pas y de
pertenecer en l algunos aos, ejercitar alguna actividad que lo vincu-
le al pas, est demostrando su voluntad tcita de adoptar una nueva
nacionalidad con todas sus consecuencias.
Tambin el Cdigo Civil Alemn, en su Art. 20, dispone lo si-
guiente "A los sin patria, se les aplica la ley del ltimo pas a que han
pertenecido y si tal pas no puede ser determinado, la del domicilio, y
a falta de sta, la ley de la residencia".
Anloga disposicinse encuentra en el Art. 89 del Cdigo Civil
Japons: "Los que no tengan nacionalidad, quedan sometidos a la Ley
del domicilio, si sta no es conocida, a la del lugar donde residan".

Nacionalidad automtica.

Entre las diversas doctrinas que se han expuesto en estos ltimos
tiempos sobre nacionalidad, merece citarse la del Profesor Estanislao
Zeballos, conocida con el nombre de "Nacionalidad Automtica". Se-
gn esta doctrine, el extranjero que haya residido 3 aos en el territo-
rio respective de un Estado, puede inscribirse en las listas electorales,
y en virtud de esta inscripcin, obtener la nacionalidad local, perdien-
do la de origen. Se produce este fenmeno automticamente, sin ne-
cesidad de carta de naturaleza.








-29-


Ningn reparo tenemos que hacer a esta doctrine, toda vez que
se ajusta a los principios bsicos de la nacionalidad: por una parte la
necesidad de que todo sujeto tenga un vnculo de subordinacin pol-
tica; por otra, la libre voluntad en la eleccin de la nacionalidad, que,
en este caso, la voluntad se manifiesta en forma tcita y presuntiva por
hechos tales como: la residencia por algunos aos, el sometimiento vo-
luntario a las leyes del pas en que reside.
En este studio queremos referirnos slo a la nacionalidad de los
individuos de la especie humana; no somos partidarios de la nacionali-
dad de las personas jurdicas, porque ellas son del todo extraas a las
relaciones de familiar y al hecho natural del nacimiento, razn por la
cual no se les puede aplicar ninguno de los modos originarios ni deriva-
tivos de la nacionalidad. Adems, la Nacin est compuesta de los na-
cionales, porque representan un nmero efectivo, autntico; en cambio
las personas jurdicas son personas intelectuales, morales, que no pue-
den aumentar el nmero de los habitantes de un pas. Por otro lado,
para el individuo de la especie humana existe la posibilidad de adqui-
rir la calidad superior, como sera la de la ciudadana, de lo cual est
privada la persona jurdica. Las personas jurdicas son ajenas al es-
tado civil, por ms que tengan capacidad.
Para estas razones, nos parece con Niboyet que lo nico que ne-
cesitan las personas jurdicas para su desenvolvimiento econmico-ju-
rdico, es un estatuto legal de constitucin, como el que correspond al
contrato de sociedad. (*)

TITULO II

Modos de adquirir la Nacionalidad.

Podemos clasificar los modos en dos:

a) originarios
b) derivatives

Modos originarios

Los modos originarios, a su vez, se subdividen en dos: el jus san-


(*) En el Ttulo II, Nacionalidad, de la Constitucin Poltica de 1946,
encontramos la siguiente disposicin:
"Artculo 14.-Son ecuatorianas las personas jurdicas autorizadas por
la ley eouatoriana".
Por t W# aZwnes anteriormente expuestas, no creemos que esta disposi-
ci6n irVa aft fin prctico.








- 30 -


ginis y el jus soli, derecho a la sangre y derecho al suelo, respectiva-
mente. Estos modos, como examinaremos luego, son aquellos que se
fundan en circunstancias concomitantes con el hecho del nacimiento,
relacionndolo ya con el aspect filial o con el territorial.

El jus sanginis.

Su origen encontramos en la mxima romana "cun legitimate
nuptiae factus sun patrens liberi sequntur", que se encuentra en el li-
bro 19 del Digesto, texto que, en su libro 24, admite que cuando el hijo
no fuera legtimo "Naturae haec est ut qui nescitur sine legitimo matri-
monio matrem saquatur", o sea, que el hijo legtimo deba seguir la
condicin del padre, y l no legtimo la de la madre.

El jus sanginis se funda en los lazos de la sangre, sistema se-
guido por casi todos los pases europeos y los Estados Unidos, porque
los primeros necesitan mantener y aumentar el nmero de sus na-
cionales.

El jus soli

Este sistema arranca de la poca feudal en que el individuo se
vinculaba tan estrechamente a la tierra, hasta el extremo de former
una sola cosa. Su antecedente histrico encontramos en el feudalismo,
al menos en lo que respect al jus solid europeo. Al respect no puede
ser ms elocuente lo que nos dice Michelet en sus "Orgenes de la Fran-
cia": "El sistema feudal es la religion de la tierra; ninguna tierra sin
seor, pues, ningn seor sin tierra, l la posee, pero es poseda por
ella; los hombres que nacen en los peascos de la tierra feudal son una
misma cosa con la tierra y, como el soberbio barn son tambin domi-
nados y confundidos cn el suelo".
No es ni puede ser el origen del jus soli europeo el mismo del
jus soli americano. En Europa tuvo como antecedente el sistema feu-
dal; en tierras de Amrica, el espontneo afecto y arraigo que sintieron
los primeros inmigrantes para estas tierras de libertad y generosidad.
El sistema del jus soli descartado de su origen histrico se funda
en nuestros das en el hecho del nacimiento del individuo en un terri-
torio determinado. Este sistema ha sido preferentemente seguido por
las legislaciones americanas, porque los pases de este Continente as-
piran a una mayor poblacin para sus territories.

Sistema mixto de adquisicin originaria de la nacionalidad .. ;.-'

No siempre se aplican, en forma pura, los sistemae t ialiios de
la adquisicin de la nacionalidad, sino que se acude a un- tercer siste-








- 31 -


ma que se denomina mixto, en el cual predomina uno de los dos sis-
temas: el jus sangiiinis o el jus solid, y se combine o complement el
uno con el otro. Este sistema mixto han seguido muchos pases de
Amrica, como por ejemplo, Argentina, Colombia, Cuba, Ecuador, en
los que predomina el sistema del jus soli, y se complement con el sis-
tema del jus sangiiinis.
Dentro del punto de vista cientfico, no podemos decir, en forma
categrica cul de los dos sistema es el ms aconsejado para un pas,
puesto que tanto el jus solid como el jus sangiinis dan lugar a los dere-
chos civiles y polticos. Por otro lado, ambos sistemas tienen fundamen-
to natural, el uno, el jus sangiinis, en el vnculo de la sangre y de la
familiar; el otro, el jus solid, en el afecto e influencia csmica del suelo
en que tiene lugar el nacimiento del sujeto.

Modos derivatives.

Estos modos provienen de circunstancias posteriores al naci-
miento de las personas, y que son: 1) la naturalizacin; 2) el matrimno-
nio, y 3) los cambios de soberana territorial.
En la Parte III, estudiaremos lo relative a la Naturalizacin.
La nacionalidad por los cambios de soberana territorial se regular
por tratados, entire el pas anexante y anexado.
Por esto, en este studio, nos concretaremos a estudiar slo uno
de los modos derivatives de la adquisicin de la nacionalidlad; el matri-
monio.:

De la Nacionalidad de la Mujer Casada

Respecto de este problema se han presentado -dos orientaciones
antagnicas: la una se pronuncia por la prdida de la nacionalidad, a
consecuencia del matrimonio, formando de esta manera, una sola na-
cionalidad; la otra, sostiene que el matrimonio no tiene fuerza suficien-
te como para hacer perder la nacionalidad de la mujer, propugnando
por lo tanto, la libre determinacin de la mujer casada para adoptar la
del marido o conservar su anterior, segn le guen las circunstancias.
Examinemos los arguments que se han expuesto en pro y en
contra de las orientaciones anotadas, para luego, llegar a concluir la
que ms convenga a la institucin del matrimonio, no slo desde el pun-
to de vista cientfico, sino tambin jurdico.
Los que sostienen que la mujer por el hecho del matrimonio de-
be seguir la nacionalidad de su marido, se basan en las siguientes ra-
zones: a) la necesidad de asegurar la unidad familiar, garantizando la
preponderancia del marido, como jefe del hogar. Segn sus defenso-
res, este sistema se inspira, ante todo, en el inters familiar.
No admiten la existencia de dos estatutos dentro de una misma








-- 32 -


sociedad, pues la consideran como contradictorio y anmalo que la
ciencia jurdica no puede admitir; es una necesidad social y, a la vez
familiar, dicen, mantener a todo trance la unidad familiar, para lo que
se necesita, ante todo, afirmar la ley national del matrimonio.
Para ellos el sistema contrario ira a atentar los principios de la or-
ganizacin familiar.
b) La diversidad de legislaciones original dificultades en lo re-
lativo a la entrada al territorio del Estado y a la expulsion de los ex-
tranjeros.
Se sealan otros inconvenientes: en caso de guerra, por ejemplo,
la mujer al conservar su propia nacionalidad puede estar sometida a
una soberana extraa, y considerarse como perteneciente a un Estado
enemigo.
c) La dualidad de nacionalidades puede traer graves repercu-
siones en la vida conyugal y entire los hijos.
Aunque cabe observer que adoptndose la ley del domicilio con-
yugal, para regir todo lo relative al matrimonio, esos conflicts desa-
pareceran.
.Estos arguments, aunque sugestionadores, no tienen sino un
fundamento, y es el de que aquella incapacidad relative que carece
de toda base cientfica y filosfica, de que por el hecho del matrimonio
la mujer se vuelve incapaz, se quiere agregar otra incapacidad ms
odiosa capitisis deminutio"), como es la prdida de la nacionalidad.
Todo esto, puede resumirse en el egosmo del hombre y en la domina-
cijn que se quiere tener sobre la mujer como rezago del pater families.
En pro del sistema que se pronuncia porque la mujer mantenga
su nacionalidad de origen, se alega como razn fundamental, la de que
en la vida contempornea la mujer ha dejado de ser incapaz, recono-
cindole su personalidad jurdica, y admitiendo que no debe cambiar
de nacionalidad sin su consentimiento.
Esta tendencia se referza en -la consideracin de los siguientes
hechos:
a) La mujer en nuestros das puede tener bienes propios y ad-
ministrarlos y disponerlos libremente; b) Ha alcanzado la conquista de
los derechos polticos, y en muchos pases goza, por lo tanto, del dere-
cho de votar; puede ejercer profesiones liberals, actuar en la vida na-
cional, llegando a desempear un papel important en el campo social
y cultural; c) Que el principio de igualdad, ante la ley, trae como con-
secuencia, que a la mujer se conceda un tratamiento igual al hombre
en lo que respect a la nacionalidad; d) Que la nacionalidad es uno de
los ms importantes derechos y, por consiguiente, en relacin con l,
debe tomarse en cuenta el consentimiento del interesado.
Se observa, adems, que esa facultad dada a la mujer para esco-
ger su nacionalidad no es peligrosa, porque es lo ms probable que al
decidirse ella tome en cuenta las circunstancias y los intereses de fami-








-33-


lia. As, por ejemplo, si el matrimonio contina viviendo en el pas de
la mujer; si all nacen y se cran los hijos, no hay inconvenient en que
la mujer conserve su nacionalidad primitive y es possible que el mismo
marido est de acuerdo con ella. Por el contrario, si va a vivir en el
pas del marido es lo ms possible que la mujer prefiera voluntariamen-
te adoptar la nacionalidad de ste.
Y a la objecin de que este sistema es causa de conflicts y difi-
cultades en el regazo de la familiar, por reconocer un double estatuto de
la nacionalidad, contestan los partidarios de este sistema que esto no
es sino un' prejuicio y que los temores al respect son infundados; y
recuerdan que lo propio se tema cuando se emancip a la mujer.
Comparando los arguments que se sacan a relucir por los de-
fensores de uno y otro sistema, nosotros llegamos a las siguientes con-
clusiones:
No es verdad que la unidad familiar descanse en la unidad de la
nacionalidad, porque en nada altera la armona ni la esencia de la so-
ciedad conyugal la presencia de dos nacionalidades, antes por el contra-
rio, se respeta uno de los postulados que han servido de fundamento
jurdico a la nacionalidad, como es la libre subordinacin a un vnculo
jurdico, y la libertad de conservar y cambiar cuando las circunstancias
lo exijan, pero contndose previamente ,con el consentimiento del in-
teresado.
No vemos cmo puede alterarse la unidad familiar por el hecho
de que cada uno de los cnyuges conserve su propia nacionalidad, ya
que la esencia de la unidad y armona, responded a otro orden de ideas,
distinto de la nacionalidad nica, como es la comprensin y el amor,
cuyos orgenes y proyecciones salen de la rbita legal.
No es raro observer como dentro de un mismo hogar, hay credos
polticos, religiosos, costumbres, cultural y lenguas diversos, sin que,
por esto, se pueda hablar de desunin y desarmona en la vida del
hogar,
Adems, adoptndose este sistema no hay inconvenient para que
la mujer libremente, y cuando las circunstancias le aconsejen, adopted
la nacionalidad del marido, con lo cual se llega a la unidad de la nacio-
nalidad, tan deseada, tan defendida por los sostenedores de un solo
vnculo de subordinacin poltica en la institucin matrimonial; pero,.
por las vas del respeto y del derecho que entire los cnyuges deben
prevalecer.
Tambin, la prdida de la nacionalidad por parte de la mujer
traera otras consecuencias que repercutiran no slo en la vida del ho-
gar sino aun dentro de la misma sociedad. Nos referimos a la prdida
de su calidad de ciudadana, con la consiguiente prdida de los dere-
chos politicos, lo cual no puede aceptarse, porque todo estado tiene in-
ters en aumentar no slo el nmero de los nacionales sino, sobre todo,
el de los ciudadanos, porque slo con estos se puede gobernar conscin-








-34 -


te y acertadamente. Por otro lado, se le privara a la mujer de la in-
tervencin muy natural en los problems politicos, relacionados con el
pas de su origen.
Si se quiere que haya un solo vnculo de nacionalidad en el ma-
trimonio, por qu no se prev tambin el caso de que el hombre siga
la nacionalidad de la mujer, nico caso que se contempla en las Legis-
laciones brasilea y uruguaya?
En definitive, convenir en que la mujer debe perder su naciona-
lidad por el hecho del matrimonio, y que debe seguir, por consiguiente,
la condicin national de su marido, es nada menos que consagrar una
injusticia, desconocer todas las conquistas que en el campo de la cul-
tura, del derecho y de la poltica ha alcanzado la mujer modern; y,
por ltimo, socavar los mismos principios que estn sosteniendo las ba-
ses slidas de la nacionalidad.
Por estas razones, somos de la opinion de que, como consecuen-
cia de la mutua comprensin y del respeto recprocos que deben irn-
perar en el matrimonio, no se vuelva nuevamente incapaz la mujer,
perdiendo su nacionalidad, obligndola a adoptar otra, que, acaso est ,
muy lejos de ser la que su razn, su alma y sus conveniencias le sugie-
ran, y se deje plena amplitud para que conserve su nacionalidad d
origen, o adopted la de su marido, segn los casos.


Evolucin de los derechos politicos y civiles en el Continente Americano

En Colombia, el matrimonio no influye en lo relative a la nacio-
nalidad, ya que se require la concurrencia de dos voluntades. De ma-
nera que los principios del derecho colombiano, en material de naciona-
lidad se pueden resumir en esta forma:
a) El extranjero casado que se naturaliza en Colombia, adquie-
re la nacionalidad local para si y no para su mujer, y sta conserve su
nacionalidad de origen, y para perderla necesita, a su vez, pedir y ob-
tener carta de naturaleza;
b) Si una colombiana se casa con un extranjero, aquella con-
serva su propia nacionalidad.
c) Si una colombiana se casa con un extranjero, aquella no ad-
,quiere la nacionalidad de su marido;
d) Si una colombiana casada obtiene carta de naturaleza, en
un estado extranjero, no por eso la mujer pierde la nacionalidad co-
lombiana.
En Cuba, tampoco influye la institucin del matrimonio en lo re-
lativo a la nacionalidad de la mujer. Al respect, transcribimos el Art:
16 del Ttulo II de la Constitucin de la Repblica, firmada en la ciudad
de Quimaro el da primero de Julio de 1940, que trata de la Nacio-
nalidadt








- 35 -


"Ni el matrimonio ni su disolucin afectan a la nacionalidad de
los cnyuges o de sus hijos.
La cubana casada con extranjero conservar la nacionalidad
cubana.
La extranjera que se case con cubano y el extranjero que se case
con cubana conservar su nacionalidad de origen o adquirirn la cu-
bana, previa opcin regulada por la Constitucin, la Ley o los tratados
Internacionales".
Igual disposicin se encuentra en el Cdigo Civil Cubano, en
el Art. 22 del Libro Primero, de las Personas (De los Cubanos y Ex-
tranjeros).
Brasil, Estados Unidos, Chile, Uruguay consagran tambin el
sistema de la independencia de la nacionalidad de la mujer.
En la Convencin de Montevideo, en la Sptima Conferencia In-
ternacional Americana, de 1933; en el Instituto Europeo de Derecho
International, reunido en Oslo, y en la Convencin de La Haya de
1930, se ha puesto de relieve la independencia de la mujer en material
de la nacionalidad.
Atribuyen a la mujer la nacionalidad de su marido extranjero
los siguientes pases:
Bolivia, Costa Rica, Hait, Mxico, Nicaragua, Repblica Domi-
nicana y Venezuela.
Por lo que respect al Ecuador, jurdicamente, desde el punto de
vista de la legislacin ecuatoriana, no sabemos hasta dnde fundada-
mente se pueda sostener que la mujer ecuatoriana casada con extran-
jero, pierda, por este hecho, su nacionalidad, toda vez que en la Cons-
titucin de 1906-1907, al tratar de los ecuatorianos, y, por
ende, de los nacionales no contiene ninguna disposicin referente
a la prdida y readquisicin de la nacionalidad, y slo se limita a ha-
blarnos de los ecuatorianos o nacionales por el nacimiento o por la na-
turalizacin. (Art. 9).
Tampoco encontramos ninguna disposicin expresa al respect
en el Cdigo Civil ni en la Ley de Extranjera ni en ninguna otra ley.
Creemos que la opinion de que la mujer ecuatoriana casada con
un extranjero pierde su nacionalidad no se respalda en ninguna dispo-
sicin legal, sino en el criterio de que al producirse el matrimonio, tam-
bin deberan fusionarse las dos nacionalidades en una sola.
Tal vez nos permitimos career que la opinion de que la mujer
ecuatoriana casada con extranjero pierde su nacionalidad se base en la
disposicin del Art. 68 del Cdigo Civil, que dice: "La mujer casada no
divorciada sigue el domicilio del marido, mientras ste resida en el
Ecuador".
Criterio por dems errado e injurdico, ya que el.domicilio y la
nacionalidad son dos instituciones totalmente diversas y con proyeccio-
nes tambin diferentes.







- 36-


No est lejano el da en que se suprima el cambio de la naciona-
lidad a consecuencia del matrimonio (*). En el campo del Derecho
International se acenta la tendencia en este sentido.
Ha correspondido a este continent la lucha por la igualdad de
los derechos politicos y su consiguiente conquista, y no cejar en su
empeo hasta que exista la perfect igualdad entire el hombre y la mu-
jer; igualdad ante el derecho, ante la ley, ante la vida. Este irrenun-
ciable anhelo de los pueblos americanos se ha reflejado en las conferen-
cias Panamericanas. Ya en la V Conferencia Panamericana reunida en
Chile, se asent la idea de que la mujer mantenga su nacionalidad; ms
tarde, en la VII Conferencia Americana, celebrada en Montevideo, el
26 de diciembre de 1933, se aprob una Convencin sobre nacionalidad,
cuyo Art. 6, dice: "Ni el matrimonio, ni su disolucin afectan a la nacio-
nalidad de los cnyuges o de sus hijos".
En la VIII Conferencia Panamericana reunida en Lima, en 1938,
se aprob la siguiente declaracin, sobre:

DERECHOS POLITICOS Y CIVILES DE LA MUJER

"La igualdad de derechos para la mujer ha constado en el pro-
grama de las Conferencias Panamericanas desde 1928, en aquel tiempo


(*) Despus de escrita esta obra (en 1942), hemos visto con singular
beneplcito que, por primera vez, la Constitucin Poltica de 1945 contiene una
disposicin expresa en apoyo de nuestra tesis de que el matrimonio no es cau-
sa suficiente para hacer cambiar la nacionalidad. En efecto, el Artculo 13
del Ttulo Segundo, De Los Ecuatorianos, dice:
"Ni el matrimonio ni su disolucin afectan a la nacionalidad de los
cnyuges o de sus hijos.
La Ley establecer el procedimiento para facilitar a la extranjera ca-
sada con ecuatoriano la adquisicin de la nacionalidad de su marido. Igual-
mente, facilitar la adquisicin de la nacionalidad ecuatoriana al extranjero
que, casado con ecuatoriana, estableciere su domicilio en el Ecuador".
El primer inciso de este artculo es exactamente igual al artculo 6 de
la Convencin sobre Nacionalidad, suscrita en la VII Conferencia Interame-
ricana, celebrada en Montevideo el 26 de Diciembre de 1933.
La ltima Constitucin Poltica de 1946, que actualmente nos rige, en
su Artculo 12 del Ttulo II, al hablar de la Nacionalidad, contiene una dis-
posicin anloga, cuyo texto es el siguiente:
"Ni el matrimonio, ni su disolucin, alteran la nacionalidad de los cn-
yuges".
De este modo se ha dado fin a la controversial acerca de si la institu-
cin del matrimonio cambia o no, en la legislacin ecuatoriana, la nacionali-
dad de la mujer.








- 37-


la VI, Conferencia Internacional de los Estados Americanos autoriz la
creacin de la IComisin Interamericana de la Mujer. Dentro de los
Estados Unidos el movimiento por los derechos de la mujer haba es-
tado much tiempo dividido entire aquellos que abogaban por la igual-
dad de derechos sin respetar ninguna clase de legislacin especial pro-
tectora para la mujer y quienes se empeaban por la igualdad de dere-
chos y por la legislacin destinada a proteger a la mujer en la indus-
tria y en relacin con el hogar y la vida familiar. Amargas diferencias
de opinion haban emergido como el debate ha continuado, especial-
mente cuando los esfuerzos tendan a impresionar a las Conferencias
Panamericanas con uno u otro de estos dos puntos de vista opuestos.
La mujer, quien abog por la igualdad y la legislacin protectora gan
el da en Lima. La Conferencia, en una formal resolucin, declar que
la mujer tiene el derecho a) a un tratamiento poltioo sobre la base de
la igualdad con el hombre; b) para gozar de la igualdad tocante al es-
tado civil; c) a una complete proteccin y oportunidad para tiraba-
jar; y d) a la ms amplia proteccin como madre. Se decidi que la
Comisin Interamericana de la Mujer continuar su trabajo, actuando
solamente en una capacidad consultiva e informando a la Unin Pana-
mericana, delante de cada Conferencia, sobre los problems concer-
nientes a la mujer, los cuales a su juicio, deberan ser considerados. Los
Gobiernos, los cuales no han nombrado an sus representantes a la Co-
misin, o cuyos representantes no son activos, son urgidos para desig-
nar tales representantes despus de lo cual la Unin Panamericana de-
signar como Presidente a uno de los miembros de la Comisin, quien
lo presidir hasta que se rena la Conferencia de 1943".
Tambin un proyecto de Ley de iCiudadana y Naturalizacin- de}
Institute Argentino de Estudios Legislativos del ao 1938, est confor-
me en todo con la Convencin sobre Nacionalidad, suscrita en la VII
Conferencia Internacional Americana en Montevideo, en 1933.


TITULO III

DEL DOMICILIO

Su importancia y contenido

Nos hallamos frente a otro de los problems de no pmenor impor-
tancia y proyeccin en el campo del derecho international privado, ya
que toda la teora del estatuto personal gira alrededor de la nacionali-
dad y del domicilio.
Es incuestionable la importancia del domicilio, no slo dentro
Sdel derecho interno, sino tambin international, y desde distintos pun-
tos de vista:








- 38 -


19.-Con relacin a la nacionalidad misma. El domicilio puede
ser un antecedente para adquirir, conservar o perder;
29.-Respecto a la jurisdiccin, la regla "actor sequitor forum
rei" es fundamental en el derecho procesal y en el international; el do-
micilio del demandado hara nacer la competencia de los Tribunales
de un pas o de otro;
39.-Respecto al goce o ejercicio de derechos, el extranjero do-
miciliado, disfruta en. algunos pases, de' condicin jurdica superior al
extranjero no domiciliado. 'Ei el Ecuador, por ejemplo, slo el extran-
jero domiciliado tendra derecho a pescar en aguas territoriales. .En
algunas legislaciones se exige la caucin solvi al demandante no domi-
ciliado en el pas;
S- 49.--Respecto de la determinacin de la ley personal. Si bien en
el campo doctrinario y an en la legislacin positive se ha dado prefe-
rencia al sistema de la nacionalidad, con todo, existen legislaciones que
auspician el sistema del domicilio, como por ejemplo, la britnica, es-
candinava ,americana, argentina;
59.-El domicilio sirve tambin para determinar la legislacin
aplicable en cada caso en que se presented dificultades por la coexis-
tencia de varias legislaciones, dentro de un mismo pas o circunscrip-
cin territorial;
69.-Para la apertura de la sucesin.
Tambin ha sido muy difcil llegar a establecer una definicin
ms o menos exacta de lo que es el domicilio.
Podemos coino hicimos al tratar de la nacionalidad, distinguir
dos corrientes: .una de carcter histrico que lo encontramos en las ins-
tituciones del Derecho Romano, y que se acenta con el rgimen feu-
dal; como consecuencia de la vinculacin del hombre a la tierra, y de
la existencia de varias legislaciones en cada una de las provincias y re-
giones en que estaba dividido un reino; y otra ms modern y quiz la
que ms se acomoda a la razn es aquella que slo se detiene a consi-
derar la relacin jurdica que puede realizarse en un moment dado y
en un lugar determinado.
Segn la definicin del Derecho Romano, y que aun se conserve
en muchas legislaciones, para hablar del domicilio es menester la con-
currencia de dos elements: uno de carcter subjetivo, que es el
"animus", y otro, de carcter material, el "manendi".
De acuerdo con esta definioin, los elements del domicilio estn
constituidos por el nimo o voluntad del individuo de permanecer en
una localidad y fijar la residencia en la misma, que puede ser real o
presuntiva.
Sin embargo, no siempre concurren estas circunstancias, como
en el caso de la mujer y de los hijos que dependent del padre, quienes
siguen, el domicilio del marido, o del padre, respectivamente, sin con-
siderar el animus.








~39 -

Lo propio acontece con un Agente Diplomtico, quien reside de
f~dto en el pas, donde ejerce su cargo, conservando el domicilio que te-
nia en" el pas de su procedencia.
En la prctica britnica, el domicilio es una concepcin neta-
mente jurdica, es la relacin que la ley establece entire un individuo y
una localidad o un pas determinado. En este sentido, Westlake consi-
dera como tal la dependencia a la ley britnica de los protegidos ingle-
ses en territories de Turqua y China.
Dentro de este criterio, Westlake nos explica estos concertos, as:
"He colocado en oposicin el domicilio fundamental de la juris-
diccin y el domicilio como criterium de la ley personal. En el primer
caso, basta considerarlo prcticamente como equivalent de la residen-
cia, y admitir, en consecuencia, que una persona tenga ms de dos do-
miilios; en el segundo caso, debe ser nico y constituir algo ms que
una simple residencia".

Clases de domicilio:
De modo general el domicilio puede dividirse en domicilio nor-
mal, habitual o comn, en oposicin al especial o adquirido. El prime-
ro es el domicilio relative a todas las relaciones jurdicas.
El segundo, para ciertos actos o contratos, o efectos determinados.
En el domicilio formal, u ordinario, pueden concurrir, y gene-
ralmente concurren, las tres circunstancias: de animus morandi; resi-
dencia efectiva y asiento de intereses.
!Frente a este domicilio que podramos llamarlo real o de hecho,
aparece el domicilio legal o jurdico, en que la ley admite la ficcin del
individuo en determinado lugar, o, mejor dicho, la posibilidad de rea-
lizar una relacin jurdica en un moment dado y en un determinado
lugar.
Habamos visto que el individuo puede ligarse por tres aspects,
en forma ms o menos fuerte al Estado: por la nacionalidad, por el do-
micilio y por la residencia; de stos el vinculo ms intenso y stable es
el de la. nacionalidad.
Por la nacionalidad, se establecen entire el individuo y el Estado
derechos y deberes recprocos que siguen al individuo a donde quiera
que se -traslade. -Por el domicilio, adquiere nuevas relaciones jurdicas
al igual que por la simple residencia.
Tal como habamos observado respect de la nacionalidad, cuyas
bass se asientan sobre principios de libertad, variabilidad y esponta-
neidad, ocurre con el domicilio que, en algunos casos, viene a sustituir
a la nacionalidad.
Por ltimo, rstanos aclarar que el domicilio no puede ni debe
confundirse con la nacionalidad porque los modos de adquirir son to-
talnente diversos. Mientras: el individuo, desde el punto de vista cien-










tfico,' slo debera tener una nacionalidad, en cambio puede tenier va-
rios domicilios. La nacionalidad surge a consecuencia .de los .hechos,
como son: el jus sanguinis, el jus soli, sin mencionar ls sotros modos de
adquirir la, nacionalidad >que tambin son hechos; en tanto el domicilio
nace del derecho.
SExiste una series de clasificaciones de domicilio, muchas de ellas
sin mayor importancia para el derecho. Por lo que cuando tratemos
del domicilio en el Cdigo Civil Ecuatoriano, nos referiremos a algunas
de ellas.
TITULO IV
La Nacionalidad en la Constitucin Ecuatoriana
-, En la Constituecin, por propia declaracin, considerada como la
Ley Suprema de la Repblica, se ha legislado lo relative a la nacionali-
dad ecuatoriana.
La Constitucin Poltica, decretada por la Asamblea Nacional de
1906-1907, que es la que nos rige en la actualidad (1942), pese a que no
se amolda a las exigencias de la present vida national o international
ha seguido, en material de nacionalidad, el jus soli preferentemente, com-
binado o complementado con el jus sangiiinis, como sistemas originarios,
y como derivatives solamente la naturalizacin. Por el context de las
disposiciones pertinentes que transcribimos se puede comprobar nuestra
afirmacin:
TITULO 39
De los ecuatorianos
Art. 99.-Los ecuatorianos lo son por nacimiento o por naciona-
lizacin.
Art. 109.--Son ecuatorianos por nacimiento:
19.-Los nacidos en el territorio del Ecuador, de padre o madre
ecuatorianos.
29.-Los nacidos en el mismo territorio, de padres extranjeros que
residan en l; y,
39.-Los nacidos en el Ecuador, de padres desconocidos.
Art. 11.-Para los derechos que esta Constitucin acuerda, se con-
siderarn como ecuatorianos por nacimiento, los que habiendo nacido en
suelo extranjero, de padre y madre ecuatorianos por nacimiento, ven-
gan a residir en la Repblica y expresen su voluntad de ser ecuatorianos.
Art. 12.-Son ecuatorianos por naturalizacin:
19.-Los naturales de otra Nacin que estuvieren en el goce de
la nacionalidad ecuatoriana;
29.-Los extranjeros que profesen ciencia, arte o industrial til,
o sean dueos de propiedad raz o capital en giro, y que, habiendo resi-
dido un ao en la Repblica, declararen su propsito de avecindarse
en lla y obtengan carta de naturalizacin;


I








- 41 -


39.-Los que la obtengan del Congreso por haber prestado ser-
vicios relevantes a la Nacin;.
49.-Los hijos de extranjeros naturalizados, mientras permanez-
can bajo la patria potestad, y despus, cuando, llegados a su mayor
edad, no renuncien expresamente la naturalizacin; y
59.-La mujer, extranjera, viuda de extranjero naturalizado en
la Repblica, mientras no manifieste su voluntad contraria.
El artculo 10 de la Constitucin se encuentra reformado y el 11
suprimido, por Decreto Supremo, cuyo texto es como sigue:

"No 181

Feder ico P e z,

Encargado del Mando Supremo de la Repblica,

Considerando:

Que es necesario reconocer en la Ley Constitucional la nacio-
nalidad ecuatoriana de las personas nacidas en el extranjero de padre
o madre ecuatorianos por nacimiento, como lo establece el inciso 29
del Art. 89 de la Constitucin Poltica de 1929; y
Que en la Constitucin vigente se reconocen para los derechos.,
que lla acuerda, como ecuatorianos por nacimiento a los nacidos en
el exterior de padre o madre ecuatorianos;

Decreta:

Artculo primero.- Al Art. 10 del Ttulo III de la Constitucin
de la Repblica expedida en 1906, adase el siguiente inciso:
"49.-Los nacidos en territorio extranjero de padre o madre
ecuatorianos de nacimiento cuando se domicilien en la Repblica y
manifiesten de modo expreso su voluntad de ser ecuatorianos".
Artculo segundo.-Suprmase el Art. 11 del referido Ttulo III.
Artculo tercero.- Encrguese de la ejecucin del present De-
creto el seor Ministro de Gobierno.
Dado en el Palacio Nacional, en Quito, a 13 de abril de 1936.-
(f.) Federico Pez.- El Ministro de Gobierno.- (f.) A. A. Bayas.-
Es copia.- El Subsecretario de Gobierno.- (f.) V. Oviedo".

Este Decreto reformatorio de la Constitucin Poltica se halla
en pleno vigor e incorporado, por lo tanto, en la legislacin constitu-
cional ecuatoriana, por ms que en la ltima edicin de 2 de marzo de
1939, se haya omitido tomar en cuenta el mencionado Decreto, ya que
sabemos por los principios del Cdigo Civil que rigen la material de








-42 -


derogacin de las leyes, que stas slo pueden derogarse express o t-
citamente, y no de ninguna otra manera. Una omisin, lm olvido en la
coordinacin de todaas dispocions is i e- vigencia, no es ni puede ser
jams una forma de derogacin. As lo comprueba, adems, m u
caso de jurisprudencia del Ministerio de Relaciones Exteriores,
que se contiene en el siguiente Decreto Ejecutivo:

"N9 1330

jCarlos A. Arroyo del Ro,

President Constitucional de la Repblica,

Considerando:

Que la seorita Mara Amrica Miranda Lalama, nacida en N-
poles, Italia, el ao mil novecientos veinte y uno, hija de madre ecua-
toriana de nacimiento, ha hecho la correspondiente declaracin ante
el Ministerio de Relaciones Exteriores, en fecha diez y seis de abril
ltimo, expresando su voluntad de ser ecuatoriana; y
Que es favorable el informed emitido sobre el asunto por el seor
Consultor Jurdico de la Cancillera:

Decreta:
Art. 1Q.-De conformidad con lo dispuesto en el Decreto Supre-
mo nmero ciento ochenta y uno, del trce de abril de mil novecientos
treinta y seis, instrument reformatorio de la Constitucin Poltica de
mil novecientos seis, en actual vigencia, considrase a la peticionaria
seorita Mara Amrica Miranda Lalama como ecuatoriana de naci-
miento.
Art. 29.-Inscrbase la referida declaracin de nacionalidad y
el instrument gubernativo que la confirm en el Registro de Nacio-
nalizaciones y Naturalizaciones de la Cancillera.
Art. 39.-Confifrase a la interesada copia autntica de la ins-
cripcin en dicho Registro y remtase otra, igualmente autorizada, a la
Direccin General del Registro Civil para la inscripcin definitive en
el Libro respective.
Art. 49.-E1 seor Ministro de Agricultura, Encargado del Des-
pacho de Relaciones Exteriores queda encomendado de la ejecucin
de este Decreto.
Dado en el Palacio Nacional, en Quito, a 8 de Agosto de 1942.
(f.) C. A. Arroyo del Ro.- El Ministro de Agricultura, Encar-
gado de la Cartera de Relaciones Exteriores.-- (f.) Ricardo Crespo Or-
dfiez.- Es copia.- El Subsecretario de Relaciones Exteriores.- (f.)
Cristbal de Gangotena y Jij6n".










La Constitucin que comentamos, en la parte relative a la na-
cionalidad, es anticuada, no porque sea un tanto antigua; pues hay
otras como la que rigen los Estados Unidos de Norte Amrica, que tie-
ne ms de una centuria, y, sin embargo, parece haberse legislado pa-
ra todos los tiempos y circunstancias, por la sabidura con que se la
elabor, sino porque se la dict sin tomar en cuenta las posibles inno-
vaciones que habran de traer el adelanto y civilizacin, y se earacteriz
por su estrechez de miras. Desde este punto de vista, es quiz much
ms avanzada y amplia la Constitucin de 1929, la cual, a ms de con-
templar otros casos por los cuales se puede llegar a ser ecuatoriano,
prev expresamente la prdida y readquisicin de la nacionalidad ecua-
toriana, aspect que no contempla la actual Constitucin. (*).


(*) El texto de los artculos 9 y 10 de la Constituci6n Poltica de 1946,
en el Ttulo II, sobre nacionalidad es como sigue:

ARTICULO 99

Los ecuatorianos lo son por nacmiento o por naturalizacin.
Son ecuatorianos por nacimiento:
19.-Los nacidos en el territorio national y que estn compre~didos en
cualquiera de los siguientes casos:
a) Si ambos padres son ecuatorianos o extranjeros domiciliados en el
Ecuador a la fecha del nacimiento del hijo, o si ambos son padres desconocidos;
b) Si uno solo de los padres es ecuatoriano y el hijo reside en el Ecua-
dor o ha sido inscrito antes de los dieciocho aos, como ecuatoriano en el Re-
gistro de Nacimientos, o si, habiendo cumplido la edad expresada, no mani-
fiesta voluntad contraria;
c) El hijo de padres extranjeros no domiciliados, que, cumplidos los
dieciocho aos, declare su voluntad de ser ecuatoriano.
29.-Los nacidos en territorio extranjero y comprendidos en cualquiera
de los casos siguientes:
a) Si el padre o la madre, o ambos, son ecuatorianos que se hallen al
servicio del Ecuador, en ese territorio, a la fecha del nacimiento del hijo;
b) Si el padre o la madre, o ambos, son ecuatorianos que se hallen exi-
lados o transitoriamente ausentes del Pas, a la misma fecha, y
c) Si el padre o la madre, o ambos, son ecuatorianos o extranjeros do-
miciliados en el Ecuador a la fecha del nacimiento del hijo, y ste, habiendo
cu~plido la edad de dieciocho aos, no manifiesta voluntad contraria.

ARTICULO 10

En general, se presume que es ecuatoriano por nacimiento quien hubiere
nacido en el territorio de la Repblica.








44 -

TITULO V

El domicilio en el Cdigo Civil

El Art. 54 del Ttulo I del Libro I, al hablar de las personas en
cuanto a su, nacionalidad y domicilio dice:
"Las personas se dividen, adems, en domiciliadas-y transentes".
Esta disposicin se ha inspirado en la division hecha por el De-
recho Romano, en sui juris y alieni juris.
Nuestro comentarista del Cdigo Civil, Dr. Luis F. Borja, obser-
va que la division de las personas contenidas en el citado artculo, no
conduce a nada, y en vez de referirse al domicilio, como el lugar en que
se desarrolla la vida del sujeto, se lo toma como punto de vista para es-
tablecer una nueva calidad de las personas, y, por lo tanto, un nuevo
estado civil, como decir national o extranjero.
Esta disposicin no guard armona ni con la anterior del Art. 53,
que declara que la ley no. reconoce diferencia entire el ecuatoriano y el
extranjero, en cuanto a la adquisicin y goce de los derechos civiles, ni
tampoco con el Art. 13, relative a generalidad y territorialidad de la ley
para todos los habitantes de la Repblica, sean estos nacionales o extran-
jeros, y sin que en su ignorancia excuse a persona alguna.
El mismo comentarista manifiesta que la disposicin del Art. 54
slo se encuentra en el Cdigo Chileno y en los dems que lo han adop-
tado a ciegas, como el ecuatoriano y colombiano. Este articulo ms
bien habra correspondido a la Constitucin.

Del domicilio en cuanto depend de la residencia y del
nimo de permanecer en ella.

Art. 55.-E1 domicilio consiste en la residencia, acompaada, real
o presuntivamente, del nimo de permanecer en lla.
Divdese en poltico y civil.
Esta disposicin contiene dos parties: la primera que es una field
copia de la definicin de domicilio dada por el Derecho Romano. La
segunda establece una division del domicilio en poltico y civil; entre-
vindose como extrao a la material civil el domicilio poltico, ms pro-
pio de la Constitucin Poltica.
Por otro lado, quien tiene el domicilio civil lo tiene tambin el
politico, porque el individuo que pertenece a una seccin determinada
Sdel territorio, est por el mero hecho de residir en un pas, vinculado
con todo l.
En la definicin de domicilio dada por el Derecho Romano y tras-
ladada a nuestro Cdigo, tenemos que hacer una distincin entire el
domicilio propiamente dicho y la residencia. No siempre es necesario
que el individuo se halle fsicamente present en un lugar determinado








- 45 -


para hablar de domicilio. La residencia es un hecho, una realidad
conformada por otros hechos, como son: la habitacin, la morada en
una casa, etc. En cambio, el domicilio ms bien es .creacin del dere-
cho, que se fija en el asiento legal y jurdico de la persona, como llama
Ortoln.
Para determinar el domicilio no hace falta la, presencia real de
un individuo, basta que exista actualmente o en potencia la vinculacin
jurdica de la persona con un lugar determinado y en moment dado.
Como luego veremos, la disposicin del Art. 55 sufre sus restric-
ciones y se lo particulariza.
"Art. 56.-E1 domicilio. poltico es el relative al territorio del
Estado en general. El que lo tiene o adquiere, es o se hace miembro
de la sociedad ecuatoriana, aunque conserve la calidad de extranjero.
La constitucin y efectos del domicilio politico pertenecen al
Derecho Internacional.
Consecuentes con el reparo que hicimos al artculo anterior, el
domicilio poltico no debera constar en el Cdigo Civil, sino en la
Constitucin de la Repblica, y en ltimo caso, en la Ley .de Extran-
jera.
Tal como est redactado el Art. 56, no define ni expresa el con-
tenido del domicilio poltico. Habra sido ms claro y preferable decir
todos los habitantes de la Repblica tienen por el mero hecho de ser
miembros de la Nacin el domicilio poltico.
En el fondo, el domicilio politico no es otra cosa que la relacin
poltica, de carcter general, del sujeto con todo el territorio, por vivir
dentro de l. Esta relacin o vinculacin poltica se traduce en la pro-
teccin que todo habitante, sea national o extranjero, recibe del Esta-
do en donde reside, en atencin a su naturaleza de hombre y por vivir
dentro de una sociedad organizada.
Muchos creen que este domicilio poltico, cuando est acompa-
ado del nimo de permanecer en el territorio, se torna en civil. Noso-
tros creemos que no se transform el domicilio politico en civil, porque
no se opone la coexistencia de ambos domicilios en una misma persona.
Asi pues, quien ha adquirido el domicilio civil tambin conserve el
politico. Porque hemos de ver al habitante de un Estado bajo una
double relacin, una de carcter civil, circunscrita a un determinado lu-
gar del territorio national; y otra de carcter politico con respect a
todo el territorio, por haber nacido o ingresado y hallarse actualmente
residiendo en l.
De la aclaracin que precede, se desprende las consecuencias
jurdicas de cada uno de los dos domicilios.
A este respect, el comentarista Dr. Borja no nos dice con pre-
cisin qu es el domicilio politico ni su alcance jurdico.
No pocos jurisconsultos han sostenido la tesis de.que el domicilio
politico es el lugar en donde un individuo ejerce los derechos politicos,








-46 -


inherentes a la calidad de ciudadano. Este punto de vista tambin es-
tara- en abierta oposicin con el mismo principio sentado en el Art. 56
que no exclude del domicilio politico a los extranjeros.
Por otro lado, para el ejercicio de los derechos polticos no slo
es necesario tener domicilio poltico sino tambin el civil, con respect
a una circunscripcin del territorio.
Dentro de la legislacin civil ecuatoriana encontramos un caso
en que tiene lugar la distincin entire el domicilio poltico y el civil,
contenido en el Art. 600 del Cdigo Civil.
"Se podr pescar libremente en los mares; pero en el mar terri-
torial slo podrn pescar los ecuatorianos y los extranjeros domici-
liados.
Se podr tambin pescar libremente en los ros y en los lagos
de uso pblico". Aqu se trasluce claramente el pensamiento del le-
gislador, facultando la actividad de la pesca a los que tengan a ms
del domicilio poltico el domicilio civil.
El domicilio poltico no tiene mayor aplicacin ni importancia
en el campo civil. Es el domicilio civil el que desempea papel de-
cisivo en las relaciones civiles, y a esta clase se refiere en sus disposi-
ciones. Por ejemplo, en tratndose de la apertura del testamento, el
Art. 999 del citado Cdigo, dice:
"La apertura y publicacin del testamento se harn ante el juez
del ltimo domicilio del testador, sin perjuicio de las excepciones que
a este respect establezcan las leyes".
"Art. 57.-El domicilio civil es relative a una parte determina-
da del territorio del Estado".
Segn esta definicin, el domicilio civil se contrapone al poltico,
y la definicin est dada por la misma ley, en el siguiente artculo:
"Art. 58.-El lugar donde un individuo est de asiento, o donde
se ejerce habitualmente su profesin u oficio, determine su domicilio
civil o vecindad".
En el Cdigo Civil Argentino a esta clase de domicilio lo equipa-
ra con el domicilio real.
Debemos, consecuentemente, con lo que hemos manifestado res-
pecto del domicilio en general, observer que para que exista el domi-
cilio no es indispensable, como en el derecho romano, que se produzca
la fusin de los elements "residencia", nimo y asiento de las activi-
dades".
En el concept del domicilio civil dado por nuestro Cdigo, tie-
nen preponderancia el nimo de establecerse o avecindarse, el lugar
donde un individuo desarrolla sus actividades.
Los dems artculos del Ttulo I, que tratan del domicilio no tie-
nen mayor importancia para nuestro studio, puesto que giran alrede-
dor del concept del domicilio civil, y se refieren a detalles y terminal
con el domicilio en cuanto depend de la condicin o estado civil de las








- 47 -


personas, cuyas disposiciones son bastante claras y no necesitan de ma-
yor comentario.
Hay una series de divisions de domicilio en muchas legislacio-
nes: poltico, civil, de hecho, de derecho, especial, general, judicial, etc.;
pero en definitive, lo que encontramos en todos estos domicilios como
algo permanent es la relacin jurdica entire el individuo y un lugar
determinado.

TITULO VI

LA NACIONALIDAD Y EL DOMICILIO EN EL CODIGO DE
DERECHO INTERNATIONAL PRIVADO SANCHEZ
DE BUSTAMANTE

No es nuestra intencin hacer una crtica a todas y cada una de
las disposiciones del Cdigo de Derecho Internacional Privado, acep-
tado en forma unnime en Amrica, esto sera objeto de otro studio
especial. Pero sin dejar de reconocer los mritos indiscutibles de su
autor, el notable jurisconsulto cubano, Dr. Antonio Snchez de Bus-
tamante, tenemos que convenir en que una codificacin relativamente
perfect de Derecho Internacional Privado no puede ser labor de un
solo hombre, ni se puede alcanzar en forma global, sino que, por el
contrario, ha de ser el fruto de una sistemtica y paciente jornada, me-
dida en el tiempo y en la eficacia. Una codificacin cualquiera ha de
comenzarse material por material, si se aspira a unificar la legislacin
de los pueblos, y, por tanto, a solucionar los conflicts.
Indudablemente que el Cdigo de Snchez Bustamante sintetiza
un trabajo mprobo y una paciente labor, pero no ha llegado a rendir
en la prctica los resultados que su autor deseaba.
En nuestro pas este Cdigo ha perdido todo su valor y se ha
vuelto impracticable, porque, a los vacos, vacilaciones y deficiencies
de la codificacin, se agreg el defecto en la forma, como el Senado
del Ecuador lo ratific, cuyo texto es el siguiente:

"EL SENADO DE LA REPUBLICAN DEL ECUADOR,

Decreta:

Artculo nico.-Ratificase en todo lo que no se oponga a la
Constitucin y Leyes de la Repblica, la Convencin de Derecho In-
ternacional Privado, acordada por la Sexta Conferencia Panamericana
de La Habana en 1928, que aprob el Cdigo Snchez de Busta-
mante.
Dado en Quito, Capital de la Repblica, a once de Noviembre
de mil novecientos treinta y dos, etc."








- 48 -


Para ver si no se opone el ICdigo Snchez de Bustamante hay
necesidad de comparar los 437 artculos que contiene con nuestra Le-
gislacin. En lo que se oponga, no se lo toma en cuenta, y en lo que
est de acuerdo, qu papel desempea? Cabalmente, para que se diga
que no se opone es indispensable que estn de acuerdo sus disposicio-
nes con las de nuestra legislacin, y si esto result, qu objeto tiene el
Cdigo Snchez de Bustamante, cuando nuestras leyes contemplan los
mismos casos?
Aun cuando todas las disposiciones del Ttulo Preliminar del ci-
tado Cdigo estn sujetas a crticas, sin embargo, en nuestro studio
slo nos referimos al artculo 79, cuyo tenor es como sigue:
"Cada Estado contratante aplicar como leyes personales las del
domicilio, las de la nacionalidad o las que haya adoptado o adopted en
lo adelante su Legislacin".
Este artculo lejos de solucionar los conflicts, que en el Dere-
cho Internacional Privado provienen de sus mayores fuentes -la na-
cionalidad y el domicilio- deja sin solucin alguna. Habra sido pre-
ferible que el Cdigo se pronunciara por una sola ley national: por la
de la nacionalidad o por la del domicilio; luego, las legislaciones de los
otros pases con diversos sistemas habran seguido el establecido por
el Cdigo de Derecho Internacional Privado.
La Legislacin ecuatoriana, por ejemplo, en tratndose del es-
tatuto personal, sigue la ley de la nacionalidad. En cambio, la brasi-
leia adopta la del domicilio.
En efecto, el Art. 14 del Cdigo Civil Ecuatoriano, dice:

"Los ecuatorianos, aunque residan o se hallen domiciliados en
lugar extrao, estn sujetos a las leyes de su patria".
19.-En todo lo relative al estado de las personas y a la capa-
cidad que tienen para ejecutar ciertos actos, con tal que stos deban
verificarse en el Ecuador; y,
29.-En los derechos y obligaciones que hacen de las relaciones
de familiar, pero slo respect de su cnyuge y parientes ecuatorianos".
Como se desprende de la disposicin transcrita, todo aquello que
se refiere al estatuto personal -estado, capacidad y relaciones de fa-
milia- se rige por la ley de la nacionalidad.
De acuerdo con el Cdigo de Snchez Bustamante, siempre que
se haga mencin a las leyes personales hay que formular 3 preguntas:
la.-Qu se entienden por leyes personales?.-21-Cules son
las leyes personales? y 31 A cul de ellas se refiere en cada caso?
El mismo autor refirindose a la primera pregunta, en el Art. 39,
nos dice que leyes personales o de orden pblico interno son aquellas
que se aplican a las personas, en razn de s domicilio o de su nacio-
nalidad, y las siguen, aunque se trasladen a otro pas. Empero el Art.
79 del mismo Cdigo, dice: "Cada Estado contratante aplicar como








- 49 -


leyes personales las del domicilio, las de la nacionalidad o las que haya
adoptado o adopted en lo adelante su legislacin interior".
Esta nueva adicin a las leyes personales, es por dems obscura.
No conocemos otras leyes personales que las de la nacionalidad
y las del domicilio.
Ahora, veamos las disposiciones que contiene el Libro Primero,
Ttulo Primero del Cdigo Snchez Bustamante, relativamente a la
nacionalidad.

DE LAS PERSONAS

CAPITULO I

Nacionalidad y Naturalizacin

Art. 99.-Cada Estado contratante aplicar su propio derecho a
la determinacin de la nacionalidad de origen de toda persona indivi-
dual o jurdica y de su adquisicin, prdida o reintegracin posterio-
res, que se hayan realizado dentro o fuera de su territorio, cuando una
de las nacionalidades sujetas a controversial sea la de dicho Estado. En
los dems casos, regirn las disposiciones que establecen los artculos
restantes de este captulo".
Este artculo contiene una redaccin un tanto obscura y defectuo-
sa, as, por ejemplo, se dice: "persona individual", cuando tal vez quiso
referirse a la "persona natural".
Esta disposicin se refiere tambin a la nacionalidad de las per-
sonas jurdicas, cuestin que nos parece bastante extraa, ya que la
doctrine se ha inclinado a considerar a esta clase de personas como aje-
nas a la nacionalidad, y ha sugerido la existencia de un estatuto legal
que rija sus actos.
Tambin se mantiene en pie el conflict que puede sobrevenir
sobre nacionalidad, cuando se deja a cada Estado contratante la potes-
tad de aplicar su propio derecho.
Art. 10.-A las cuestiones sobre nacionalidad de origen en que
est interesado el Estado en que se debate, se aplicar la ley de aque-
lla de las nacionalidades discutidas en que tenga su domicilio la per-
sona de que se trate. *
Este artculo se inspira en uno de los principios establecidos
por la Academia de La Haya, con el objeto de solucionar el problema
que surge a consecuencia de la double nacionalidad, segn el cual, se
debe decidir la nacionalidad en favor de aquella que tenga el mayor
nmero de elements de vinculacin. En el caso de la disposicin co-
mentada, por ejemplo, en favor de aquella que, a ms del nacimiento,
tenga su domicilio, he aqu dos elements frente a uno.
"Art. 11.- A falta de este domicilio, se aplicarn al caso pre-








- 50 -


visto en el artculo anterior los principios aceptados por la ley del Juz-
gador".
Esta disposicin es complementaria de la anterior. Se resuelve
el caso material de conflict por la lex fori.
"Art. 12.-Las cuestiones sobre adquisicin individual de una
nueva nacionalidad, se resolvern de acuerdo eon la ley de la naciona-
lidad que se suponga adquirida".
Lgico que tratndose de la adquisicin de una nueva naciona-
lidad se ha de estudiar primeramente si la ley conforme a la cual se
adquiri la nacionalidad anterior, no impide el cambio de la misma
para evitar la presencia de una double nacionalidad, condenada por la
teora.
El artculo 13 se refiere a las naturalizaciones colectivas, cosa
extraa a la material que-comentamos, por lo que nos referimos a di-
cho artculo.
"Art. 14.-A la prdida de la nacionalidad debe aplicarse la ley
.de la nacionalidad perdida".
Proclama el mismo principio del artculo 12, para el caso inverso.
"Art. 15.-La recuperacin de la nacionalidad se somete a la ley
de la nacionalidad que se recobra".
Es un principio muy obvio. En cierto modo la nacionalidad y sus
variantes sigue el principio de la lex sita, es decir, de la ley del lugar en
donde se celebra el acto o contrato, toda vez que, como hemos visto, la
nacionalidad es un verdadero contrato sinalagmtico.
Con esto hemos terminado el capitulo de la nacionalidad en- el
Cdigo de Derecho Internacional Snchez de Bustamante, porque las
dems disposiciones, desde el artculo 16 hasta el 21 inclusive, se refieren
a la nacionalidad de las personas jurdicas, cuestin que no la admiti-
mos, por razones antes expuestas; por lo tanto, no nos detendremos a
;analizar sus disposiciones.
El Captulo II del mismo Libro primero trata del Domicilio y
y sus disposiciones las vamos en seguida a analizar:
"Art. 229.-E1 concept, adquisicin, prdida y recuperacin del
domicilio general y especial de las personas naturales o jurdicas se re-
girn por la ley territorial".
Propiamente el concept no se rige por la Ley territorial, sino la
ley territorial est regida por el concepto que cada legislacin tenga del
-domicilio.
Est por dems esta disposicin, porque es muy natural que quien
desee adquirir o recuperar, lo mismo que aquel que pierde el domicilio, se
ha de someter a la Ley del lugar en donde est relacionado el domicilio.
"Art. 23.-El domicilio de los funcionarios Diplomticos y el de
los individuos que residan temporalmente en el extranjero, por empleo o
comisin de su Gobierno, o para studios cientficos o artsticos, ser el
'-ltimo que haya tenido en su territorio nacionaI'.










Aqu se trata del domicilio legal, en el que se extiende la sobera-
na del Estado al lugar donde el fmucionario o comisionado por el Go-
bierno ejerce sus funciones; y en este caso, es lgico convenir en que,
habiendo sido encomendado por su Gobierno para desempear un cargo
en el exterior, ha de conservar el domicilio que tena en el pas de su
procedencia, y del cual se ha separado temporalmente.
"Art. 24.-El domicilio legal del jefe de la familiar se extiende a la
mujer y los hijos no emancipados, y el del tutor o curador a los menores
o incapacitados bajo su guard, sino dispone lo contrario la legislacin
personal, de aquellos a quienes se atribuye el domicilio de otro.
Esta disposicin se refiere al caso del domicilio en razn del estado
civil y condiciones de ciertas personas, y se contiene en casi todas las
legislaciones de los pases, en igual forma.
Art. 25.-Las cuestiones sobre cambio de domicilio de las perso-
nas naturales o jurdicas, se resolver de acuerdo con la Ley del Tri-
bunal, si fuere entire uno de los Estados interesados, y, en su defecto,
por la del lugar en que se pretend haber adquirido el ltimo domicilio".
Es una cuestin de mero trmite.
"Art. 26.-Para las personas que no tengan domicilio se enten-
.der como tal el de su residencia, o en donde se encuentre.
Igual disposicin se encuentra en casi todos los Cdigos Civiles,
ya que la ley deba suplir la falta de un domicilio conocido, para que
la relacin del derecho sea possible en todo caso, y no sufran perjuicios
los terceros, y, adems, para que los mismos individuos reciban la pro-
teccin de la ley.

Ley del Estatuto Personal

Por fin, habiendo tratado del estatuto personal y estudiado la
nacionalidad y el domicilio, nos corresponde expresar nuestra opinion
respect del sistema que nos parece ms cientfico y adecuado.
Sabemos en que consiste el estatuto personal o lo que son las le-
yes personales (estado civil, capacidad y relaciones de familiar .
La nacionalidad, desde que se elev a la categora de doctrine,
y produjo el gran movimiento que culmin con la formacin de los es-
tados y la unificacin de la legislacin en los grandes Estados como
Francia, Italia y Alemania, viene ejerciendo mayor influencia que el
domicilio.
Con el devenir de los tiempos y la evolucin del derecho se ha
llegado a definir al estatuto personal como la ley que se aplica a la per-
sona, la rige y la acompaa a todas parties, siendo su fundamento la pro-
teccin que el Estado debe a sus sbditos. Pero lo que io ha sido an
possible determinar es cul sistema debe regir al estatuto personal, si
debe ser el de la nacionalidad o el del domicilio.
En un principio, el estatuto personal era para cada uno la ley de








52 -

su domicilio, entendido por esta palabra "domicilio" la ley del domici-
lio actual, es decir, la del que tena la persona al moment de realizar
el acto jurdico. Bajo este aspect la ley del domicilio actual rega
aquellas materials de derecho substradas de la influencia territorial.
Algunos autores han sealado como causa de esta regla consuetudina-
ria la subordinacin del hombre a la tierra, fruto del sistema feudal.
Otros sostienen que esa regla de consuetud se deba a la circunstancia
de la poca en que las diversas provincias de un mismo Estado .eran
regidas por leyes diferentes, era impossible aplicar al hombre, conside-
rado como persona, obrando independientemente de sus bienes, una
ley distinta de la del domicilio.
Ya en el siglo XVIII algunos autores juzgaron que la costumbre
de un domicilio susceptible de cambiar a voluntad del interesado no
tena toda la fijeza que era menester revestir a una ley destinada a
acompaar perpetuamente a la persona a donde quiera que sta se tras-
lade, y se pens en aplicar a las materials que entran en la capacidad
general la ley. del domicilio de origen que posee toda la certeza possible,
en tanto y en cuanto el individuo conserve ese domicilio. En la actua-
lidad esta clase de domicilio slo tiene importancia terica.
El problema por resolverse sera ste: "Cul de los dos siste-
mas, el de la nacionalidad o el del domicilio conviene ms al estatuto
personal, en el Derecho Internacional Privado?
Para esto tenemos primeramente que exarninar los puntos de
vista de ambos bandos.
Los partidarios del sistema del domicilio, respaldados por la tra-
dicin, se fundan en la teora de la territorialidad absolute de la ley.
Segn esta teora todos los habitantes del territorio, sin distincin de
nacionalidad, de derecho, estn sometidos por igual al imperio de la
ley. Dentro de esta teora podramos decir que nada queda fuera ni
sale del imperio de la ley territorial, tanto las personas como las cosas:
se rigen por esta ley.
En nuestros tiempos, es errneo hablar con exclusividad de una
soberana territorial, porque junto sta existe tambin una soberana
individual, ya que debe ser reconocida, porque territorio y poblacin
y soberana son los elements constitutivos del Estado.
Nada es absolute, se ha dicho; todo est sujeto a ciertas limita-
ciones. Aceptar la territorialidad absolute de la ley equivale a borrar
de una sola plumada toda la teora inconmovible y filosfica de los de-
rechos adquiridos, conforme a una ley. .

La extraterritorialidad de la ley aun fu reconocida por los br-
baros que destruyeron el Imperio Romano, quienes trataron de conci-
liar el derecho national con el extranjero, dejando a los pueblos ven-
cidos la observancia de sus propias leyes; de suerte que cada uno era
regido por un derecho personal, segn. su origen; y por eso los jueces,








- 53. -


al principio de cada process, se cercioraban de la nacionalidad del in-
teresado, para saber la legislacin a la cual estaban sujetos.
Este sistema anulaba por complete el principio de la. soberana
de los Estados.
El rgimen feudal junto a. las pequeas, soberanas aisladas e
impotentes, fund el sistema contrario de la territorialidad de las le-
yes, segn el cual en cada estado no se aplicaban sino los estatutos lo-
cales, con prescindencia complete de las legislaciones extraas.
Ms tarde, los glosadores y post-glosadores del Derecho Romano
establecieron la clebre teora de los estatutos personales, reales y mix-
tos. Distinguieron entonces en el derecho positive leyes locales que
deban prevalecer siempre, cualesquiera que fuesen las personas a que
se aplicaran, llamadas por esto estatutos reales; leyes que acompaa-
ban al extranjero a todas parties, denominadas estatutos personales; y
leyes que, como las de procedimiento y las relatives a la ejecucinde
-las sentencias, fueron los estatutos mixtos, asimilados por d'Argentr
a los estatutos reales.
Con posterioridad, aparece Savigny, encabezando el movimiento
en favor del sistema del domicilio.
Savigny parte del supuesto de que entire los pueblos que han lle-
gado a un grado ms o menos igual de civilizacin (Comunidad Inter-
nacional), existe una comunidad de derechos, o sea, una manera uni-
forme de comprender y resolver los problems jurdicos, por lo mismo
en cada uno de ellos, los jueces deben aplicar a cada relacin de dere-
cho la ley que ms convenga, previo examen de la naturaleza intrinsi-
ca, y acerca del hecho jurdico, sin distinguir, en su aplicacin nada a
este respect, entire nacionales y extranjeros.
Esta teora ha dado lugar a la de los que sostienen que en prin-
cipio debe aplicarse la ley del domicilio de las parties.
Gracias a la iniciativa de los jurisconsultos italianos, tiende hoy
a prevalecer una teora conocida con el nombre de personalidad del
derecho, que A. Weiss, sobre la formula de Mancini, la expone en los
siguientes trminos:
"La ley cuando estatuye sobre un inters privado tiene por ob-
jeto la utilidad de las personas; no puede regir sino a aquellas para
quienes se ha expedido pero esa debe en principio regirlas en todo lu-
gar y en todas sus relaciones jurdicas, salvo las excepciones o atenua-
ciones que resultan del orden pblico international, de la regla locus
regit actum y de la autonoma de la voluntad".
Los partidarios de la nacionalidad sostienen que una ley desti-
nada a aplicarse de una manera continue a la persona, debe ser, ante
todo, una ley stable, y que, precisamente, el domicilio no ofrece esta-
bilidad alguna.
A parte de esta razn, y del reconocimiento de la personalidad
del derecho, el sistema de la nacionalidad se basa en la libertad inhe-








-134 -


rente y anterior a todo derecho que tiene el individuo para trasladarse
de un lugar a otro.
No hay duda de que pe~ado los arguments de uno y otro sis-
tema, conocidos los antecedentes histricos y las proyecciones en el
campo del derecho, el sistema de la nacionalidad es el ms adecuado y
convenient al estatuto personal; porque no slo el orden jurdico estara
garantizado, sino la misma realitacin y estabilidad del derecho. Por
ltimo, aquel derecho necesario, como lo llama Mancini, y que est
constituido por leyes que la voluntad humana no puede alterar -esta-
do y capacidad de las personas, relaciones de familiar y sucesin here-
ditaria- est ms protegido y asegurado con el sistema de la naciona-
lidad que con el del domicilio. Dentro de este ltimo sistema, todos los
derechos adquiridos, en material de estado y capacidad desapareceran.
Conviene aclarar el alcance del derecho necesario, segn su au-
tor.
Mancini, al tratar de la extraterritorialidad de las leyes, divide-
en dos parties: una que se denomina derecho necesario, y otra derecho
voluntario. La part necesaria, dice, en el Derecho Internacional Pri-
vado, se forma en cada pueblo, bajo la influencia inmediata de todos
aquellos factors denominados naturales: raza, clima, situacin geogr-
fica, tradicin, convicciones, etc.,. qwe determinan su fisonoma, espe-
cial y caracterstica, y constituyen la nacionalidad. En esta material,
todo individuo debe sujetarse a la ley de la Nacin, a la cual pertenece;
lo contrario implicara un gran e injustificado sacrificio, sometindole
a una ley que, correspondiendo a condiciones diversas, chocara con
los caracteres fundamentals de su ser.
Mancini, en su segunda exposicin de 1879, ante el Instituto de
Derecho Internacional, y que es en donde se contiene propiamente su
teora sobre la nacionalidad, despus de hacer una sntesis histrico-
crtica, plantea el asunto en la siguiente forma:
"Dentro del Derecho Internacional, no cabe duda acerca de si
cada soberana tiene la facultad absolute de near la aplicacin de le-
yes extranjeras en su territorio; ya que ninguna soberana debe apro-
bar eyes injustas que se contrapongan a la buena armona que exige
la comunidad jurdica international, ni basada en su independencia
que' trae consigo el reconocimiento de su poder legislative, pretender
la imposicin de la accin incompetent de la ley territorial; ni tam-
poco, puede legtimamente so pena de faltar a sus deberes y de incu-
rrir su violacin de las leyes internacionales, negarse a toda aplicacin
del derecho extranjero en su territorio".
Despus de este anlisis, no cabe duda de que la nacionalidad
es un lazo ms slido, ms stable y ms en concordancia con el dere-
cho individual. Mientras el domicilio responded a un concept hist-
rico en decadencia, de vinculacin ciega y perenne del hombre con la
tierra, la nacionalidad se funda en un vnculo de subordinacin pol-








55 -

tico-jurdica del hombre a un estado, pero vnculo basado en la liber-
tad que tiene para decidirse por la nacionalidad que a bien tenga.

El estatuto personal en el Cdigo Civil Ecuatoriano

Nuestro Cdigo Civil Ecuatoriano aun cuando segn su artculo
13: "La ley obliga a todos los habitantes de la Repblica, con inclusion
de los extranjeros; y su ignorancia no excusa a persona alguna", no re-
conoce el estatuto personal de los extranjeros por seguir en todo su
rigor el principio de la territorialidad, con todo, en su artculo 14, con-
sagra el principio de la extraterritorialidad en material del estatuto
personal de ls ecuatorianos coio puede apreciarse de la siguiente dis-
posicin:
"Art. 14.-Los ecuatorianos aunque residan o se hallen domici-
liados en lugar extrao estn sujetos-a las leyes de su patria: 19 En to-
do lo relative al estado de las personas y a la capacidad que tienen pa-
ra ejecutar ciertos actos, con tal que stos deban verificarse en el
Ecuador; y,
29.-En los derechos y obligaciones que nacen de las relaciones
de familiar, pero slo respect de su cnyuge y parientes ecuatorianos",













Pare 1 ercera





DE LA NATURALIZATION Y CIUDADANIA


TITULO I


DE LA NATURALIZATION

Definicin y fundamento.

Una definicin bastante generalizada de naturalizacin es la
dada por el Profesor Weiss, la cual contiene tambin nuestra Ley de
Extranjera. Naturalizacin y Extradicin. Segn Wiss, la naturali-
zacin es un acto soberano y discrecional de la autoridad pblica, por
el cual una persona adquiere la calidad de national del Estado que esa
autoridad represent.
Siguiendo el mismo autor, quien, como se recordar, equipar la
nacionalidad a un contrato sinalagmtico, tenemos que si la naturali-
zacin es uno de los modos derivatives de adquirir la nacionalidad, por
consecuencia lgica, la naturalizacin es un contrato de igual naturale-
za, celebrado entire el individuo y el Estado, en virtud del cual adopta
una nacionalidad en sustitucin de la anterior.
El fundamento de la naturalizacin no puede ser otro que aque-
llos principios que informan la nacionalidad en nuestros das, y que
se refieran a la libertad de expatriacin y de desnacionalizacin. Se ha
dicho, el individuo es libre para abandonar una nacionalidad y adoptar
la que ms le convenga a sus intereses. Sin la naturalizacin, aquel
principio ampliamente reconocido de la libre subordinacin y eleccin
del vnculo de dependencia del individuo con el Estado, con carcter
variable, sera un contrasentido.
Es en la naturalizacin en donde se destacan ms claramente
los elements propios del contrato sinalagmtico. Por un lado, tene-
mos la concurrencia de la voluntad del sujeto y del Estado; por otro,








- 57 -


el libre sometimiento del primero a todos los requisitos que la ley es-
tablezca para el efecto, facultad del segundo para aceptar o negar la
solicitud de naturalizacin; y, por fin,' la aceptacin por parte del sujeto.
La naturalizacin lleva envuelta la renuncia expresa,, por part
del sujeto, a todo vnculo de subordinacin poltico-jurdica anterior,
como consecuencia de otro de los postulados que sostienen el edificio
de la nacionalidad, y que preconiza como cientfico y convenient el
mantenimiento de una sola nacionalidad.
Naturalizacin, en un sentido lato, significa todo cambio de na-
cionalidad; pero en sentido restringido, y dentro del Derecho Interna-
cional Privado, es uno de los modos derivatives de adquirir la nacio-
nalidad, con la consiguiente calidad de national.
En muchas legislaciones, como veremos ms adelante, el natu-
ralizado no slo se equipara con el national de origen, sino que se co-
loca en el mismo nivel del ciudadano, porque conceden a los naturali-
zados el ejercicio y goce de los derechos civiles y polticos, como en
Alemania, Estados Unidos, Argentina, etc.
Desde el moment en que el individuo ha obtenido, siguiendo todo el
process previsto por la ley, la carta de naturaleza, deja de ser extran-
jero y se convierte en national del pas.
La seleccin del nuevo element que se incorpora a la vida pol-
tica de un Estado, por la naturalizacin, prcticamente se produce, me-
diante los requisitos y condiciones que la ley establece para adquirir
la nacionalidad por este medio. La defense del pas se efecta en dos
formas: preventive y represiva. La primera, mediante las exigencias e
impedimentos para adquirir la naturalizacin; la segunda, fijando en
la Ley las causes de prdida de la ciudadana.

Formas de la naturalizacin

La naturalizacin puede ser individual o colectiva.
Individual, cuando beneficia a una sola persona el acto de la na-
turalizacin.
Colectiva, cuando comprende a -todos los miembros de la familiar
del naturalizado que se hallan bajo su dependencia legal. Tambin la
naturalizacin colectiva tiene lugar cuando por razones de cambio de
soberana territorial, la naturalizacin abarca a los habitantes de la
porcin de terreno anexado.
En Inglaterra, hasta 1870, no se admita la posibilidad de que un
ciudadano pudiera cambiar de nacionalidad, y cuando el ciudadano in-
gls, contraviniendo a esta prohibicin, se naturalizaba en otro estado,
adquira una double nacionalidad.
La naturalizacin se admite hoy en casi todas las legislaciones,
como consecuencia de la nueva concepcin de la nacionalidad. Slo
vara en cuanto a los requisitos y procedimientos. Pero existe unifor-








- 58 -


midad en exigir del sujeto que desea naturalizarse en un estado, la
comprobacin de su edad, pas de origen; identidad personal, solven-
cia ,moral y econmica, residencia de algunos aos antes a la fecha de
solicitud de naturalizaci6n, renuncia expresa a la nacionalidad anterior.
En Inglaterra, se necesita la permanencia de cinco aos para ob-
tener la carta de naturaleza, conseguida la cual el sujeto se convierte
en national y ciudadano.
La naturalizacin puede verificarse por un acta del Parlamento
o por un permiso del Ministro del Interior. En el primer caso, el natu-
ralizado puede ejercer todos los derechos politicos, y hasta integrar el
Parlamento y el Consejo Privado, a menos que por clusula especial,
se. excluyen estos derechos. En el segundo caso, no se conceden de or-
dinario los derechos politicos, y no se obtienen sino los de adquirir
bienes muebles en el territorio del Reino y viajar con pasaporte ingls.
Adems de estas dos classes de naturalizacin: una de carcter
amplio, la concedida por el Parlamento, y la otra de carcter restrin-
gido, otorgada por el Ministerio del Interior, existe otra especie de na-
turalizacin, llamada denizacin; en virtud de la cual puede adquirir
el extranjero, propiedades territoriales, por compra o actos entire vi-
vos, pero no por herencia.' Esta naturalizacin no produce ningn de-
recho politico, y nicamente el ejercicio y goce de los derechos civiles.
En los Estados Unidos se exigen como requisitos indispensables
para obtener la naturalizacin, la permanencia de 5 aos en cualquiera
de los estados, pero dos aos antes debe pedirse la naturalizacin, ma-
nifestando su intencin de renunciar la anterior nacionalidad. El natu-
ralizado goza de los mismos derechos que el nacional-ciudadano, con
la nica diferencia de que no puede llegar a ser Presidente de la Re-
pblica. Para ser elegido miembro del Congreso necesita el naturali-
zado haber permanecido 7 aos en la Repblica. En Estados Unidos es
donde se consigue con ms facilidad la nacionalidad. La permanencia
puede probarse con un testigo, y no se interrumpe por ausencia acci-
dental.
En Argentina se exige para obtener la naturalizacin, entire
otras cosas, la residencia de dos aos continues, en forma general; y
cualquiera que sea el tiempo de residencia cuando se halle en alguno
de los casos de excepcin, como haber desempeado con honradez em-
pleos de la Nacin o de las provincias, dentro o fuera de la Repblica;
haber establecido en el pas una nueva industrial o introducido una in-
vencin til; haberse casado con mujer argentina, etc., etc.


Efectos de la naturalizacin

La naturalizacin es uno de los modos generadores del vinculo
de la nacionalidad, aun cuando el vinculo que proviene de la naturali-








- 59 -


zacin no sea tan fuerte como el que result de los modos originarios
de la adquisicin de la nacionalidad.
En general, la condicin poltica del naturalizado y del ciudadano
de origen, es igual, salvo algunas excepciones que en la prctica experi-
menta esa igualdad, y que en resume se refieren a la admisin para
determinados cargo pblicos, despus de algn tiempo de residencia
en el pas; exclusion de altas funciones pblicas, como Presidente, Vi-
cepresidente de la Repblica, Magistrados de las Cortes, Ministros de
Estado, legisladores: distincin en cuanto al goce de los derechos pol-
ticos, segn la clase de naturalizacin.
SEn cuanto a los derechos civiles o privados hay una tendencia
uniform en todos los pases a conceder, tanto al national como al ex-
tranjero, sin hacer distincin, con mayor razn tratndose del natu-
ralizado.
Por lo dems, si por el hecho de la naturalizacin el individuo
se convierte en national y ciudadano -en muchos casos- es natural
que se ha de contribuir en alguna forma al sostenimiento de la vida
econmica y poltica del Estado.

LA NATURALIZATION EN EL DERECHO
CONSTITUTIONAL EICUATORIANO

El Art. 12 de la Constitucin Poltica de 1906, Ttulo III, que
trata de los ecuatorianos", dice:
"Son ecuatorianos por naturalizacin:
19.-Los naturales de otra Nacin que estuvieren en el goce de
la nacionalidad ecuatoriana;
29.-Los extranjeros que profesen ciencia, arte o industrial til,
o sean dueos d propiedad raz o capital en giro, y que, habiendo re-
sidido un ao en la Repblica, declared su propsito de avecindarse en
ella y obtengan carta de naturalizacin.
39.-Los que la obtengan del Congreso por haber-prestado ser-
vicios relevantes a la Nacin.
49.-Los hijos de extranjeros naturalizados, mientras permanez-
can bajo la patria potestad y despus, cuando, llegados a su mayor
edad, no renuncien expresamente la naturalizacin; y,
59.-La mujer extranjera, viuda de extranjero naturalizado en
la Repblica, mientras no manifieste voluntad contraria". (*)



(*) El Art. 11 de la Constitucin Poltica de 1946, dice:
Son ecuatorianos por naturalizacin:
a) Los que hubieren obtenido del Congreso la nacionalidad ecuatoria-
na por haber prestado servicios relevantes al Pas;








-.00 -


Mas en el artculo 99 expresa: "Los ecuatorianos lo son por naci-
miento o por naturalizacin".
De modo que segn esta disposicin al extranjero que se natu-
raliza deja de ser tal y se convierte en national.
Hay algo ms: de acuerd .con la Constitucin que comentamos
de 1906, el naturalizado se confunde completamente con el national y
se vuelve ciudadano, si llena ,los requisitos que la ley exige para ad-
quirir esta calidad, en la misma forma que lo hace el national de
origen.
Nuestra Constitucin, para el ejercicio de los derechos politicos,
no hace distincin entire el national de origen y el naturalizado." En
efecto el Art.. 13,-al hablar de los ciudadanos, establece:
"Para ser ciudadano se require tener 21 aos de edad y saber
leer y escribir".
Luego si el naturalizado por expresa disposicin del Art. 11 es
ecuatoriano, y si tiene, adems, 21 aos y sabe leer y escribir, lgica-
mente es ciudadano.
La asimilacin del naturalizado al national de origen no es comple-
ta en nuestro sistema constitutional, pues, ni siquiera hay una seccin
especial que hable de los derechos y deberes del naturalizado y ni dis-
posicin que establezca la diferencia entire el naturalizado y el nacio-
nal de origen.
El Art. 28, al tratar "de las garantas individuals y polticas",
dice: "los extranjeros gozan de los mismos derechos civiles que los ecua-
torianos, y de las garantas constitucionales, except las consignadas en
los nmeros 13 y 14 del Art. 26; en tanto que respeten la Constitucin
y las leyes de la Repblica". (*)


b) Los que hubieren obtenido Carta de Naturalizacin de conformi-
dad con la ley, y
c) Los .nacidos en el exterior, de padres extranjeros que despus se
naturalizaren en el Ecuador, mientras sean menores de dieciocho aos. En
este caso, conservarn la nacionalidad si no la renuncian de manera expresa.
Esta disposicin es much ms sencilla que la que contena la Constitucin
de 1906.


(*) -En la nueva Constitucin Poltica de 1906 encontramos las siguientes
disposiciones que correspondent a los artculos 13 y 28 de la Constitucin
de 1906:
"Artculo 17. (Ttulo III, Ciudadana).- Todo ecuatoriano, hombre o
mujer, mayor de dieciocho aos, que sepa leer y escribir, es ciudadano, y, en
consecuencia, por regla general, puede elegir y ser elegido o nombrado fun-
cionario pblico".








-61 -


Las garantas constitucionales de que habla el Art. 26 en sus lti-
mos numerales Nos. 13 y 14 son:
"La libertad de sufragio,
La admisin a las funciones y los empleos pblicos, sin otras con-
diciones que las que determinan las leyes".
Estas restricciones de los derechos polticos slo se aplican a los
extranjeros, mas-no a los naturalizados, quienes son considerados como
nacionales (ecuatorianos).
En conclusion, nuestra Carta Poltica, en tratndose de los dere-
chos politicos, no hace ninguna diferencia entire el ecuatoriano de naci-
miento y el ecuatoriano por naturalizacin, y slo excluye del ejercicio
y goce de estos derechos a los extranjeros.
No poda ser de otro modo, porque entonces no habra ninguna
diferencia entire el extranjero simplemente y el naturalizado; y tampo-
co habra tenido razn de ser la naturalizacin, sin el consiguiente au-
mento de derechos y obligaciones que le coloquen en una situacin ms
favorable y superior que el extranjero.
Tampoco la Ley de Elecciones promulgada el 19 de marzo de 1939
hace distincin alguna al tratarse del derecho de sufragio, derecho prin-
cipal del ciudadano y esencial para la organizacin poltica de un Esta-
do. A continuacin transcribimos las disposiciones pertinentes para
mejor claridad:
"Art. 2.-E1 derecho de ciudadana consagrado por la Constitu-
cin de la Repblica, habilita:
19.-Para elegir la persona o personas que deben ejercer el poder
pblico; y,
29.-Para ser elegido y desempear los diversos cargos que com-
prende dicho poder".
"Art. 39.-El sufragio, garanta constitutional, derecho politico y
deber cvico de los ecuatorianos, se regular en las disposiciones de la
present Ley"-.



"Artculo 180 (Ttulo II de las Garantas, Seccin I, Garantas Gene-
rales).- Los extranjeros gozan en el Ecuador en los trminds que exija la
Ley, de los.mismos derechos que los ecuatorianos, con excepcin de los dere-
chos polticos y de las garantas que la Constitucin establece a favor de slo
los ecuatorianos".
En el artculo 17 encontramos una innovacin important en cuanto a la
edad que se require para ser ciudadano, Esta incorporacin temprana a la
vida cvica es muy provechosa para el pas, a la vez que aumenta el nmero
de sus ciudadanos.
El artculo 180 es bastante parecido al 28 de la Constitucin de 1906 y
est redactado en forma ms clara y sencilla.








- 62 -


S "Art. 21.-Para ser elector se require ser ciudadano en ejercicio
y reunir las dems condiciones que en los respectivos casos determine\
las leyes".
Con todo, existen algunas excepciones, en virtud de las cuales se
exige para determinadas funciones, como para ser Senador o Diputado,
President de la Repblica, Ministros Secretarios de Estado, Ministros
de la Corte Suprema, Consejeros de Estado, etc., tener la calidad de
ecuatoriano de nacimiento. Pero estas excepciones no anulan el ejer-
cicio de los derechos polticos.
De las disposiciones constitucionales y de la Ley especial de
Elecciones transcritas, se desprende que, en material de derechos civiles
y politicos, existe una perfect igualdad entire el national de origen y el
naturalizado, y que la misma Constitucin, en ninguno de sus pasajes,
hace diferencia alguna.
En la Constitucin de los Estados Unidos se equipara totalmente
el national de origen con el naturalizado y se confunde por complete
la nacionalidad con la ciudadana. En la enmienda XIV a la Consti-
tucin, del ao 1868 encontramos lo siguiente:
"Quin es ciudadano?
Seccin 1.-Todas las personas nacidas o naturalizadas en los
Estados Unidos, y sujetas a su jurisdiccin, son ciudadanos de los Es-
tados Unidos y del Estado donde ellos resident. Ningn Estado har o
pondr en vigencia ley alguna que disminuya los privilegios o inmuni-
dades de los ciudadanos de los Estados Unidos; tampoco ningn Estado
podr privar a ninguna persona de vida, libertad o propiedad, sin el
debido process de ley; as como tampoco podr negar a ninguna perso-
na dentro de su jurisdiccin de la igual proteccin de las leyes".


TITULO II

DE LA CIUDADANIA

Evolucin histrica

La ciudadana, como todas las dems instituciones de carcter ju-
rdico-poltico, ha seguido un largo e indefinido process de evolucin.
en consonancia con el desarrollo del derecho, de las organizaciones del
estado, de las doctrinas polticas y con el papel que ha correspondido
desempear al individuo frente al Estado.
En la larga trayectoria que ha recorrido la ciudadana, se puede
considerar, como su punto de partida, el privilegio, y como su meta, la
igualdad de los hombres ante el derecho, y la posibilidad de todo hom-
bre de alcanzar esta calidad.
En el Derecho Romano, en un principio, slo los patricios de la








- 63 -


gens, gozaban del ttulo eminente de ciudadana, el cual comprenda una
serie-de privilegios. Entre los derechos. que la ciudadana confera,
unos eran de carcter pblico, y politico como el jus sufragium, el jus
honorum, el jus ocupandi agrum publicum; y otros de carcter pri-
vado, como el jus connubium, el derecho de patronato, y el jus com-
mercium, comn tambin a los plebeyos; y entire. los deberes cuyo cum-
plimiento representaba un alto honor se encuentran el jus militae y el
jus tribute.
Como sabemos, las personas libres en Roma se dividen en ciuda-
danos romanos y peregrinos.
La ciudadana romana, como hemos dicho, traa consigo grandes
privilegios y derechos, que podramos resumirlos en los siguientes:
1.-De adquirir la propiedad romana (dominium), y de practicar
todos los actos relacionados con ella. Este derecho era conocido con el
nombre de jus commercii;
2.-De otorgar testamento y de adquirir por l, o sea la testa-
menti faction;
3.-De celebrar un matrimonio vlido segn el jus civil y de ad-
quirir los derechos provenientes del mismo, en especial la patria potestad
y el derecho de parentesco civil, llamado agnatio; tal era el jus connubii;
49.-De tener participacin en los comicios y aspirar a las diver-
sas magistraturas; tal era el jus sufragii et honorum.
En cambio, los peregrinos, o sean los extranjeros sometidos al po-
der romano que no gozaban del derecho de ciudadana, estaban forma-
dos por los pueblos independientes que haban celebrado con los roma-
nos tratados de alianza. La palabra extranjera vino a ser sinnima de
hostes, que quiere decir hostile. Los pueblos que se mantenan alejados
de la civilizacin romana eran conocidos con el nombre de barbari.
De las tres classes de peregrinos, slo los latinos se acercaban ms
a los ciudadanos romanos en cuanto al goce y ejercicio de la plenitud
de los derechos civiles y polticos.
Con las conquistas alcanzadas por la plebe, en la lucha incesante
por la igualdad ante la ley, poco a poco fu extendindose el derecho de
ciudadana a los dems hombres, en la poca de los primeros emperado-
res, hasta que con Caracalla se concedi a todos los pueblos sujetos a la
dominacin romana. En tiempo de Justiniano ya no haban ms extran-
jeros que los brbaros.
El estado o condicin del ciudadano romano comprenda tres de-
rechos: libertad, ciudad y agnacin, correspondiendo a la prdida de ca-
da uno de stos, la mxima, la media y la mnima capitis deminutio,
respectivamente. La mxima capites deminutio traa consigo las otras
eapites deminutio.
La voz ciudadana (cives), en su sentido etimolgico, significa to-
do hombre que nace en la ciudad; bajo este aspect, todos los individuos
que nacen en un Estado, son ciudadanos de l; pero en un sentido ms








-64 -

restringido, cual corresponde a-nuestro tiempo, se aplica slo a los na-
cionales-de origen o por naturalizacin que se hallan en goce y ejercicio
de derechos polticos por haber adquirido la calidad de ciudadanos,
conforme a la Ley.
Lo que caracteriza y distingue al ciudadano del simple national y
del extranjero es el ejercicio activo y pasivo de los derechos politicos.
Por lo que conviene precisar, ante todo, lo que son estos derechos.
Segn Pillet y Niboyet los derechos deben dividirse en tres cate-
goras para saber cuales deben concederse o negarse a los extranjeros,
y los que deben -nantenerse en beneficio exclusive de los nacionales.
Estas tres categoras que responded a una escala ascendente de
otros derechos inherentes a la persona humana; vida, libertad y honor,
son: derechos privados, pblicos y polticos.
Para dichos autores, el derecho poltico consiste en el derecho de
elegir y ser elegido, o sea el ejercicio del sufragio. Derecho que, segn
ellos, no puede permitirse su ejercicio a los extranjeros, porque son aje-
nos a la vida poltica y constitutional del Estado.
Los derechos pblicos, dentro del criterio de los mismos autores,
es todo principio jurdico que en conclusion tiene algn fin denominado
garanta, y cuyo ejercicio interest directamente al individuo.
Los derechos privados se refieren a las relaciones de familiar, y
de carcter.civil, derechos que une a los individuos entire s y con la so-
ciedad.
Los derechos.pblicos o garantas constitucionales se refieren a
los derechos que se conceden a todas las personas, sin distincin, porque
se funda en la naturaleza humana. Los derechos polticos se conceden
slo a los nacionales.
En material de derechos pblicos y privados, podemos decir que
hay perfect igualdad entire nacionales y extranjeros, pero tocante a los
rderechos polticos, stos slo correspondent a los nacionales,
En la poca modern, hay un gran movimiento por sostener la di-
visin tripartita de los derechos en la forma en que lo hacen los autores
antes citados. Estos tres derechos tienen su rbita propia de accin y su
diferencia. Los derechos polticos son aquellos que en su ejecucin va
envuelta parcialmente la soberana, y consistent en la facultad de inter-
venir en la administracin del Estado, ya sea eligiendo a sus represen-
tantes, o ya desempeando los cargos pblicos que se le confe, siempre
que llene las condiciones exigidas por la ley. Los derechos pblicos son
aquellos que ponen al, individuo en relacin cori la sociedad, sin que ha-
ya ejercicio de soberana, y son los que la Constitucin llama garantas
sociales, garantas individuals, y el Cdigo Penal", "derechos indivi-
duales"; la libertad de prensa, de enseanza, de industria, derechos de
asociacin, etc. Respecto de estos derechos es possible que haya tambin
ciertas restricciones. Estos derechos pblicos son los que pertenecen al
hombre, en razn de su naturaleza.








- 65-


Correspondi a Italia la consagracin, por primera vez, del prin-
cipio de la igualdad de los derechos civiles entire nacionales y extranje-
ros. El Art. 39 del Cdigo Civil Italiano, dice: "El extranjero podr
disfrutar de todos los derechos civiles atribuidos a los ciudadanos".
En definitive, la ciudadana es una calidad que tiene el national
y que le habilita para el ejercicio y goce de los derechos polticos.

Derechos politicos

Muchos autores al referirse a los derechos polticos tratan de cir-
cunscribir su esencia y contenido, en ltimo trmino, en el derecho de
sufragio y ms concretamente, en el voto electoral.
En verdad, el ejercicio del derecho de sufragio es uno de los de-
rechos politicos ms importantes, pero no se condensa en l todo el de-
recho poltico. Aparte de elegir y ser elegido el ciudadano tiene el dere-
cho de intervenir activamente en la vida y estructura poltica del pas,
desempeando todas las funciones en la esfera administrative y jerr-
quica. Porque si slo nos atendramos al derecho de sufragio, descarta-
ramos la posibilidad de que el ciudadano pueda ejercer otras funciones
que no provienen del voto popular.
Tambin, el ciudadano, como consecuencia de mayores derechos,
tiene mayores deberes. Est llamado a armarse para la defense de la
patria. En una palabra, su intervencin en un Estado es constant y
notoria en todos los aspects de la vida poltica national.


TITULO III

DIFERENCIA ENTIRE LA NACIONALIDAD Y LA CIUDADANIA

Habamos dicho, al hablar de la nacionalidad, que es frecuente la
confusion entire los trminos nacionalidad y ciudadana, o national y
ciudadano, tomndolos como sinnimos, siendo as que son dos institu-
ciones completamente distintas, conforme vamos a demostrarlo:
Posada se haba cuidado de definir a la nacionalidad como el
vnculo jurdico que une al individuo nationall) con la persona colec-
tiva Nacin. En cambio, la ciudadana es el vnculo jurdico-poltico
que une al individuo con la sociedad polticamente organizada, es de-
cir, el Estado.
A esta definicin tenemos que hacer el siguiente _reparo: no es
que la ciudadana cree el vnculo politico entire el national y el estado,
porque ste existe antes, al tiempo de adquirir la nacionalidad. La, ciu-
dadana no hace otra cosa que apoyarse en ese vnculo poltico-jurdico
preexistente, para llegar hasta el campo de la realizacin de los dere-
chos politicos.








- 66 -


El national cuando se encuentra capacitado para la accin pol-
tica, conforme a las disposiciones constitucionales o a la ley, debe ser
reconocido y declarado ciudadano. Los tratadistas demuestran que la
ciudadana supone la nacionalidad. Aunque pueden coincidir las dos
cualidades en un mismo sujeto, pueden subsistir, sin embargo, indepen-
dientemente la una de la otra; as no todo national es ciudadano. Mas,
ciudadana sin nacionalidad, no cabe:
Podemos anotar las siguientes diferencias principles:
19.-Desde el punto de vista etimolgico y tcnico, nacionalidad
y ciudadana son dos concepts muy diferentes. Lo uno es vnculo de
subordinacin jurdico-poltica; lo otro es ejercicio de derechos polticos.
29.-Desde el punto de vista de la adquisicin: la nacionalidad se
la adquiere por los modos originarios del jus sanginis y jus soli y por
otros derivatives como son: el matrimonio, la naturalizacin y por el
cambio de soberana; el paso de la ciudadana se la adquiere llenando
los requisitos previstos por:la ley para su adquisicin.
39.-La nacionalidad se la adquiere en forma irrestricta, en tanto
que la ciudadana est sujeta a ciertas restricciones que provienen de
las circunstancias o condiciones particulares del individuo. Tales son la
menor edad, falta de idoneidad intellectual, etc.
49.-La suspension y prdida de la ciudadana no siempre impli-
can la prdida de la nacionalidad, mas, la prdida de sta lleva envuelta
la de la ciudadana.
59.-La nacionalidad es un grado inferior compuesto de derechos
civiles y pblicos, en tanto la ciudadana represent un grado superior,
que capacity para el ejercicio de los derechos politicos, los cuales signi-
fican cierta exteriorizacin de poder y soberana.
69.-La nacionalidad abarca a un mayor nmero de individuos,
indistintamente; en cambio, la ciudadana busca en lo possible la selec-
cin entire los nacionales, en razn de su edad, su grado de desenvolvi-
miento cultural, y en algunos pases, en razn del sexo.
La diferencia de estas dos relaciones jurdicas: nacionalidad y
ciudadana no es modern, ya desde los tiempos helnicos encontramos
esta distincin. Aristteles manifestaba que "el ciudadano es el indivi-
duo que tiene en la Asamblea pblica y en el tribunal voz deliberate,
cualquiera que sea el estado de que es miembro", y que el ciudadano es
"individuo investido de un cierto poder; basta, pues, gozar de ese poder
para ser ciudadano". Como se ve, la ciudadana fu concebida para di-
cho filsofo como una situacin especial, como algo que sale de lo co-
mn, de la masa amorfa del pueblo.
Los revolucionarios franceses emplearon el trmino "ciudadano".
para proclamar la reivindicacin de los derechos del pueblo frente a la
aristocracia. En vez de referirse al hombre, se refieren al "ciudadano",
en su afn de igualdad y libertad, y de soberana en manos del pueblo.
En est forma se desvirtu completamente el concept de ciudadano,








- 67 -


puesto que, segn ellos, era todo component del pueblo: hombre, mu-
jer, menores, etc. Esta confusion se la mantiene an en nuestros das,
,especialmente, dentro del element popular.
Los autores que estudian la ciudadana estn acordes en consi-
Le atribuyen contenido y fisonomas propios.
En la prctica, dentro del derecho positive, como veremos ms
adelante, es donde la diferencia revista inters por el cuidado que tienen
algunas legislaciones en definir la posicin de la nacionalidad frente a
la ciudadana.
Bluntschli, en su Derecho Pblico Universal, despus de admitir
que existe oposicin entire los ciudadanos y los dems nacionales, ense-
a que los primeros forman un grado ms elevado en la masa comn de
los nacionales, y gozan, slo por esta cualidad, de los derechos polticos,
y, especialmente en la constitucin representative, del derecho electoral.
"La ciudadana, cualidad de ciudadano -antigua- supone, necesaria-
mente, la nacionalidad; pero, adems, implica la plenitud de los derechos
politicos; es la plena expresin de las relaciones polticas entire el indivi-
duo y el estado".
Demolombe, en su Course de Code Napolen sienta como base
que la cualidad de francs no habilita para el ejercicio de los derechos
polticos; es necesario, dice, ser ciudadano; y este ttulo presupone la ap-
titud para ejercer tales derechos.
Para el professor argentino Zeballos, la ciudadana no es la nacio-
nalidad sino una de las formas bajo las cuales se manifiesta como fun-
cin poltica, y formula la siguiente definicin de ciudadana: "es el es-
tado poltico de los habitantes legalmente calificados para ejercer la so-
berana, para contribuir y expresar la voluntad active de la nacin".
Entre las ms recientes teoras sobre ciudadana encontramos la
expuesta por el.Dr. Juan Carlos Garay, argentino, y que se la conoce
con el nombre de "Ciudadana Automtica". Segn esta doctrine, el ex-
tranjero, por el solo hecho de residir en el territorio national 5 aos con-
secutivos, adquiere automticamente la ciudadana, sin que la solicite,
y puede entrar en seguida en el ejercicio de los derechos polticos.
Esta teora, sin duda, se inspira en el laudable fin de similar en
lo possible a los extranjeros que resident en el pas y en la necesidad que
tienen los estados de aumentar el nmero de sus ciudadanos.

Aunque compartimos en todo con este propsito, sin embargo, no
creemos que ese sea el procedimiento adecuado para incorporar a ele-
mentos extraos a la ciudadana, rompiendo la unidad del process na-
tural como sera primero que el extranjero adquiera la nacionalidad,
condicin sine qua non para adquirir una cualidad ms elevada como la
ciudadana.
De acuerdo con el autor de la "ciudadana automtica", un mis-


_ _










mo individuo puede ser, al mismo tiempo, national de un estado y ciu-
dadano de otro.
Hemos visto que la ciudadana es virtualidad y atributo propio
del national y no del extranjero.
Esta teora parte del supuesto de que la nacionalidad es un hecho
y la ciudadana un derecho. En tanto la nacionalidad no puede renun-
ciarse, porque es una condicin inherente al individuo y que no depend
de su voluntad, la ciudadana puede variarse, porque es una consecuen-
cia del domicilio. Este supuesto es completamente falso y ya ha sido
combatido por la doctrine y las instituciones dedicadas al studio de es-
tos problems. No es cierto que por el hecho tambin de residir o ave-
cindarse un individuo sea national o extranjero, adquiere la calidad de
ciudadano, as lo demuestra el derecho positive.
De admitirse la teora de la ciudadana automtica, corremos el
riesgo de adquirir automticamente una nueva nacionalidad y de que se
present el problema del double vinculo de subordinacin poltieo-jur-
dica, lo cual ha sido ampliamente desechado por la ciencia.
Est bien que se conceda la ciudadana siempre y cuando se ad-
quiera primero la nacionalidad, renunciando al vnculo anterior, y se-
gundo, cuando se renan todos los requisitos que la ley exige para la ob-
tencin de este ttulo y calidad superior de ciudadano.
Esta doctrine alterara todo el sistema de la nacionalidad y los
principios bsicos del Derecho Internacional Privado.
En los Estados Unidos se admite la sinonimia entire nacionalidad
y ciudadana. Por la ley de 12 de octubre de 1922, la mujer que se casa
con un ciudadano de los Estados, o cuyo esposo fuere naturalizado en
ese pas, y, en ambas hiptesis, -con posterioridad a la fecha de la ley-
adquirira la nacionalidad americana, como consecuencia del matrimo-
nio, y slo podra naturalizarse con todos los requisitos exigidos por las
Leyes de Naturalizacin, con algunas excepciones favorables.
A su vez, la mujer americana no dejar de serlo por razones del
matrimonio, a menos que renuncie formalmente su nacionalidad ante
una Corte que tenga jurisdiccin sobre naturalizacin de extranjeros.


TITULO IV

La ciudadana y nacionalidad en el derecho comparado.

Recorriendo el Derecho Positivo de algunos pases, observamos
que la mayora de las Constituciones y Lejes sobre Ciudadana y Natu-
ralizacin se preocupan de efectuar una distincin categrica entree los
trminos e instituciones denominadas "Nacionalidad y Ciudadana", y
que son muy pocas las que han tomado como sinnimas.
Revisemos algunas Constituciones Polticas:


- 88 -










Constitucin Espaola, de 9 de diciembre de 1931.-En los artcu-
los 23 y 24 sobre nacionalidad, no se advierte una precisa distincin y
se admite la coexistencia en un mismo sujeto, de ciudadana y naciona-
lidad diferentes. La ciudadana est subordinada "a una reciprocidad
international efectiva", y se hace extensive a los naturales de Portugal
y de los pases hispnicos, inclusive Brasil. Los nativos de estos pases,
de origen hispnico, pueden obtener la ciudadana espaola, previa so-
licitud y residencia, "sin que pieidan y modifiquen su ciudadana de
Sorigen". Es una especie de ciudadana automtica en favor de los na-
cionales de ciertos pauses. Al aceptar que pueden adquirir la ciudada-
na espaola sin perder ni modificar la de origen, parece que lo admiti-
do es la double ciudadana. Mas este supuesto se aclara con el texto de
la parte final del Art. 24 que dice: "En estos mismos pases '(se refiere a
los que ha mencionado anteriormente) si sus leyes no lo prohiben an
cuando no reconozcan el derecho de reciprocidad podrn naturalizarse
los espaoles sin perder la nacionalidad de origen". En Portugal y en
Hispanoamrica, salvo disposicin en contrario de la Ley espaola, pue-
de (el espaol) adquirir la ciudadana sin que ello implique la prdida
de su nacionalidad. Desde luego, cabe observarse que la disposicin
constitutional responded ms a un sentimentalismo basado en la afinidad
de razas e idioma que en un principio jurdico.
Constitucin de Nicaragua, de 30 de marzo de 1905. Contiene una
precisa diferencia entire la nacionalidad y la ciudadana. Los artculos
4-6 del Ttulo II, trata de los nicaragenses, o sea, de los nacionales,
comprendiendo, tanto a los naturales como a los naturalizados, define
quienes poseen la nacionalidad nicaragense, tanto por razn de su na-
cimiento, como por la adopcin. El nacido en Nicaragua, de padres nica-
ragenses o extranjeros, domiciliados, tiene esa nacionalidad, desde el
da de su nacimiento. Pero no posee por esa sola circunstancia la ciu-
dadana. La ciudadana se define en el Art. 14 del Ttulo IV, en los si-
guientes trminos: "Son ciudadanos todos los nicaragenses mayores de
18 aos". De modo que quienes no renan estas dos condiciones de na-
cionalidad y edad no son ciudadadanos.
SConstitucin del Per, de 13 de. noviembre de 1860. Esta mante-
na la misma distincin que la de Nicaragua. Legislaba en el Ttulo V
"De los Peruanos" y en VI "De la Ciudadana". Admita en material de
nacionalidad la combinacin del jus solid y del jus sanginis; defina la
nacionalidad originaria y estableca la naturalizacin. Segn el inciso
29 del Art. 34, se consideraba peruano por nacimiento, entire otros, al
hijo de padre peruano o de madre peruana, nacido en el extranjero y
que hubiere sido inscrito en el Registro Cvico por voluntad de sus pa-
dres durante su minora de edad. Es decir, que el menor de edad en ta-
les condiciones era peruano por nacimiento, desde el moment de la
inscripcin en el Registro. El Art. 37, del Ttulo VI, relative a la Ciu-
dadana, estatuye: "son ciudadanos en ejercicio los peruanos naturales








- 70 -


de 21 aos y los casados aunque no hayan llegado a dicha edad". Estas
disposiciones de la Constitucin de 1860 no rigen en la actualidad, si
bien la vigente no hace en forma clara, como la anterior, la distincin
entire nacionalidad y ciudadana; admite en cierto modo, la posibilidad
de que un individuo pueda tener nacionalidad y ciudadana distinta, ya
que, en reciprocidad de lo que prescribe la Constitucin espaola, a-
condicionado la nacionalidad y la ciudadana a las prescripciones de la
ley y del pertinente tratado. En efecto el Art. 59 dispone que los nacidos"
en territorio espaol que se naturalicen peruanos no pierden su nacio- *
nalidad de origen.
Constitucin de Mxico, de 12 de febrero de'1857. A pesar de las
mltiples enmiendas que ha experimentado hasta su posterior de 19 de
mayo de 1917, ha mantenido la distincin entire la nacionalidad y la ciu-
dadania. En ambas Constituciones, el Art. 30 determine quienes son
mejicanos, aclarando la ltima que "la calidad de mejicano se adquiere
por nacimiento o por naturalizacin"; y que es national, desde el da er
que nace, el hijo de padres mejicanos, ya tenga lugar el nacimiento
dentro o fuera de esa Repblica. El Art. 32 establece que el mejicano
tiene preferencia sobre el extranjero para desempear los empleos, car-
gos o comisiones del Gobierno en que ,no sea indispensable la calidad
de ciudadano. Este artculo prev tres classes de personas: extranjeros,
mejicanos no ciudadanos (nacionales) y ciudadanos mejicanos. De acuer-
do con esta distincin, el Art. 34 manifiesta que "son ciudadanos de la
Repblica todos los que, teniendo la calidad de mejicanos renen, ade-
ms, los siguientes requisitos: 1.-Haber cumplido 18 aos, siendo ca-
sados; o 21 si no lo son; 29-Tener un modo honest de vivir". Como
se ve, la distincin entire ciudadano y national es clara y precisa.
Constitucin de Bolivia, sancionada el 17 de octubre de 1880.-
La Seccin IV trata de los bolivianos y la V de la ciudadana. El
Art. 33 establece que para ser ciudadano es menester llenar 5 requisitos:
"ser boliviano; tener 21 aos, siendo soltero o 18 siendo casado; saber
leer y escribir; tener una propiedad inmueble o una renta annual de 200
pesos bolivianos que no provengan de servicio prestado en clase de
domstico; estar inscrito en el Registro Cvico". Como puede observar-
se, segn esta Constitucin, la nacionalidad es uno de los cinco requi-
sitos exigidos para adquirir la calidad de ciudadano, y quien no est en
condiciones de cumplir con todas esas exigencias ser national o ex-
tranjero, pero en ningn caso ciudadano.
Ponstitucin de Colombia, de 5 de agosto de 1886. En sta, el
artculo 89 expresa quienes "son nacionales colombianos" y el 15 quie-
nes "son ciudadanos", exigiendo en este ltimo caso, la reunin de los
siguientes requisitos: ser colombianos (es decir national colombiano
conforme al Art. 89); ser varn, tener ms de 21 aos; ejercer profe-
sin, arte u oficio, obtener ocupacin lcita u otro medio legtimo y
conocido de subsistencia. Como se ve, la nacionalidad es uno de los re-








- 71-


quisitos esenciales para alcanzar la cualidad de ciudadano. Es tan clara
la distincin que hace entire nacionalidad y ciudadana, y que la man-
tiene tambin en tratndose de las causes de la prdida de la naciona-
lidad y de la ciudadana.
Constitucin de Costa Rica. Contiene una distincin precisa
entire "los costarricenses", es decir, los nacionales y los "ciudadanos
costarricenses", o propiamente ciudadanos. Las condiciones para ad-
quirir la calidad de natural se establecen en los Arts. 59 y 69; en cambio,
los requisitos necesarios para la calificacin de ciudadano, estn enu-
merados en el Art. 99. Segn este ltimo, el costarricense no es ciu-
dadano por el solo hecho de ser national, necesita, adems, tener 20
aos cumplidos y 18 si fuere 'asado, o professor de alguna ciencia o po-
seer alguna propiedad u oficio honest, cuyos frutos o ganancias sean
suficientes para mantenerlo en proporcin a su estado. Igualmente,
por separado, en los artculos 79 y 10 se legisla acerca de la prdida y
recuperacin de la cualidad de costarricense y del ejercicio de la ciu-
dadana, respectivamente. Tambin no deja duda esta Constitucin de
la diferencia de las instituciones nacionalidad y ciudadana.
Constitucin de El Salvador, de 13 de agosto de 1885.- Los artcu-
los 41-44 y 48 hablan de quienes tienen la cualidad de salvadoreos (es
decir de nacionales), y el articulo 51 establece que "son ciudadanos
todos los salvadoreos mayores de 18 aos, los casados y los que hayan
obtenido algn ttulo literario aunque no hubiesen llegado a esta edad".
A primera vista, salta la distincin que hace la ley entire el national y
el ciudadano, exigiendo a este ltimo requisitos que no tienen lugar
cuando se trata de adjudicar la calidad de simple national.
Constitucin de Guatemala, de 11 de diciembre de 1879, cuya
tercera reform a esta Constitucin tuvo lugar el 12 de julio de 1903.
Distingue la Constitucin entire "guatemaltecos" (nacionales) y "ciu-
dadanos". El Art. 59 trata de los nacionales, siguiendo el sistema com-
binado del jus soli con el jus sangiinis. El 69 extiende la nacionalidad
a los naturales de los otros pases centroamericanos bajo ciertas con-
diciones; y el 79 trata de la naturalizacin de los extranjeros; y el 89
-establece que "son ciudadanos los guatemaltecos que se encuentran en
una de estas condiciones: ser mayores de 21 aos, saber leer y escribir
o tener una renta, industrial, oficio o profesin que le proporcione me-
dios de subsistencia; pertenecer al ejrcito, siendo mayor de 18 aos;
ser mayor de 18 aos y tener un grado o ttulo literario, obtenido en
los establecimientos nacionales". Tambin es clara la distincin entire
national y ciudadano.
Constitucin de Honduras, de 10 de setiembre de 1924. El Ttu-
lo II, en sus artculos 79, 89 y 99 se ocupa de los hondureos -natura-
les o naturalizados-. El ttulo IV trata de los "ciudadanos" a los que
define en el artculo 20 como "todos los hondureos mayores de 21 aos
y los mayores de 18 que sean casados o sepan leer y escribir".








--.72 -

.Constitucin -de Hait, de 1932. El Art. 69 establece que "la reu-
nin, de los derechos civiles y polticos constitute la calidad de ciuda-
dano". La nacionalidad se rige por el Art. 13 del Cdigo Civil y la ley
de 12 de agosto de 1907; en cambio, la ciudadana por el Art.: 79 de la
Constitucin. Segn este articulo para ser ciudadano se requieren los
siguientes requisitos: ser haitiano, y haber cumplido 21 aos. En este
mismo artculo al referirse a la nacionalizacin de los extranjeros se
expresa: "pueden adquirir la nacionalidad haitiana, conformndose a
las reglas establecidas por la ley". -Mas, el extranjero que adquiere la
nacionalidad haitiana no adquiere ipso facto la ciudadana; durante 5
aos no es admitido al ejercicio de los derechos polticos, por lo cual.no
adquiere la cualidad de ciudadano.de coniformidad con el Art. 69. En
ese pas la nacionalidad y la ciudadana son concepts completamente
distintos.
Constitucin Uruguaya, de 24 de marzo de 1934. El Art. 65 ex-
presa que: "La adopcin de la ciudadana legal no importa renuncia a
la nacionalidad de origen" y el Art. 71, partiendo de las dos hiptesis:
prdida de la nacionalidad y prdida de la ciudadana dispone que: "La
nacionalidad no se pierde ni an por naturalizarse en otro pas" y que
la ciudadana legal se pierde por cualquier otra forma de naturaliza-
cin ulterior. La ley de 19 de febrero de 1928 anterior a la Constitu-
cin de 1934, pero que concuerda con sus principios establece que "no
es necesaria la renuncia de la nacionalidad de origen para la adopcin
de la ciudadana legal uruguaya". Conforme con estos preceptos la
nacionalidad uruguaya es independiente y distinta de la ciudadana: y
que no se pierde por naturalizarse en otro pas ni se adquiere por adop-
tar la ciudadana uruguaya. En ambas hiptesis la nacionalidad se
conserve y lo que adquiere el extranjero que se naturaliza o pierde el
uruguayo que lo hace en otro pas, es la ciudadana.
Constitucin Argentina, de 25 de setiembre de 1860. El Art. 20
dice: "Los extranjeros gozan en el territorio de la Nacin de todos los
derechos civiles del ciudadano; pueden ejercer su industrial, comercio y
profesin; poseer bienes races, comprarlos y enajenarlos; navegar los
ros y costas; ejercer libremente su culto; testar y casarse conforme a
las leyes. No estn obligados a admitir la ciudadana, ni a pagar contri-
buciones forzosas extraordinarias. Obtienen nacionalizacin residiendo
dos aos continues en la Nacin; pero la autoridad puede acortar este
trmino a favor del que lo solicite, alegando y probando servicios a la
Repblica".
El Art. 21.- "Todo ciudadano argentino est obligado a armarse
en defense de la patria y de esta Constitucin, conforme a las leyes que
al efecto dicte el ICongreso, y a los Decretos del Ejecutivo Nacional. Los
ciudadanos por naturalizacin son libres de prestar o no este servicio
por: el trmino de 10 aos contados desde el da en que obtengan su
carta de ciudadana".


I--1- 1-








- 73 -


En el primer articulo transcrito ya se nota la diferencia que hace
la ley entire el extranjero y el ciudadano argentino; adems, en ese mis-
mo artculo se establece que el extranjero obtiene la nacionalizacin re-
sidiendo dos aos continues en la Nacin. Algunos autores han credo
encontrar en el Art. 20 la sinonimia entire national y ciudadano, en opo-
sicin al extranjero; pero del texto de tal disposicin se desprende que
al establecer que el extranjero goza en territorio national de los dere-
chos civiles del ciudadano, implcitamente reconoce que al ciudadano
correspondent, adems, otros derechos, como son los politicos.
La Ley de Ciudadana Argentina, N9 346 de octubre 8 de 1869,
en su Ttulo I, al hablar de los argentinos, dice:
"Art.- 19.- Son argentinos:
19.-Todos los individuos nacidos, o que nazcan en el territorio
de la Repblica, sea cual fuere la nacionalidad de sus padres, con ex-
cepcin de los hijos de Ministros extranjeros y miembros de las Lega-
ciones residents en la Repblica;
29.-Los hijos de argentinos nativos, que habiendo nacido en
pas extranjero optaren por la ciudadana de origen;
39.-Los nacidos en las Legaciones y buques de guerra de la Re-
pblica;
49.-Los nacidos en las Repblicas que forman parte de las Pro-
vincias Unidas del Ro de la Plata, antes de la emancipacin de aqu-
llas, y que hayan residido ei el territorio de la Nacin, manifestando
su voluntad de serlo;
59.-Los nacidos en mares neutros bajo el pabelln argentino".
Al emplear este artculo las palabras "son argentinos", se est
refiriendo exclusivamente al national, a aquel que" nace. o se supone
nacido en territorio national, pero no al national ciudadano, en ejercicio
de los derechos polticos.

El Ttulo II de la misma Ley trata de los ciudadanos por natura-
lizacin, en su artculo 29, cuyo tenor es como sigue:
"Son ciudadanos por naturalizacin:
19.-Los extranjeros mayores de 18 aos que residan en la Re-
pblica dos aos continues y manifiesten ante los jueces federales de
seccin su voluntad de serlo;
29.-Los extranjeros que acrediten ante dichos jueces haber pres-
tado, cualquiera que sea el tiempo de su residencia, algunos de los si-
guientes servicios:
19.-Haber desempeado con honradez empleos de la Nacin o
de las provincias dentro o fuera de la Repblica;
29.-Haber servido en el ejrcito o en la escuadra, o haber asis-
tido a una funcin de guerra en defense de la Nacin;
39.-Haber establecido en el pas una nueva industrial o intro-
ducido una invencin til;








- 74 -


49.-Ser empresario o constructor de ferrocarriles en cualquiera
de las provincias;
59.-Hallarse formando part de las colonies establecidas o que
en adelante se establecieran, ya sea en territories nacionales o en los
de las provincias con tal que posean en ellas alguna propiedad raz;
69.-Habitar o poblar territories nacionales en las lneas actuales
de fronteras o fuera de ellas;
79.-Haberse casado con mujer argentina en cualesquiera de las
provincias;
89.--Ejercer en ellas el profesorado o en cualesquiera de las ra-
mas de la educacin o de la industrial .
Por este artculo parece concederse al mismo tiempo la natura-
lizacin y la ciudadana, si bien la Constitucin y leyes. argentinas con-
sideran como dos instituciones distintas. De modo que no puede acep-
tarse que, de acuerdo con la misma legislacin argentina, el supuesto
de que por el hecho de la naturalizacin el extranjero adquiere, al mis-
mo tiempo, la ciudadana. Esta situacin se aclara con el texto del T-
tulo IV de la misma ley, que es del tenor siguiente:
"De los derechos polticos de los argentinos: _
Art. 79.-Los argentinos que hubiesen cumplido la edad de 18
aos gozan de los derechos politicos, conforme a la Constitucin y a las
leyes de la Repblica.
Art. 89.-No podrn ejercerse en la Repblica los derechos pol-
ticos por los naturalizados en pas extranjero; por los que hayan acep-
tado empleos u honors de Gobiernos extranjeros sin permiso del Con-
greso; por los quebrados fraudulentos; ni por los que tengan sobre si
sentencia condenatoria que imponga pena infamante o de muerte".

Constitucin de Cuba, firmada el 19 de julio de 1940 y puesta en
vigencia el 10 de octubre del mismo ao. En el Ttulo II "De la Nacio-
nalidad", encontramos las siguientes disposiciones:
"89.-La ciudadana comporta deberes y derechos, cuvo ejerci-
cio adecuado ser regulado por la ley.
99.-Todo cubano est obligado:
a) A servir con las armas a la patria, en los casos y en la forma
que establezca la Ley;
b) A contribuir a los gastos pblicos en la forma y cuanta que
la Ley disponga;
c) A cumplir la Constitucin y las leyes de la Repblica y ob-
servar conduct cvica, inculcndola a los propios hijos y a cuantos es-
tn bajo su abrigo, promoviendo en ellos la ms pura conciencia nacio-
nal.
Art. 10.-El ciudadano tiene derecho: a) A residir en su patria sin
que sea objeto de descriminacin ni extorsin alguna; no importa, cuales
sean su raza, clase, opinions politicas.o creencias religiosas; b) A votar








75 -

segn disponga la ley en las elecciones y referendos que se convoquen en
la Repblica;
c) A recibir los beneficios de la asistencia social y de la coope-
racin pblica, acreditando previamente en el primer caso su condicin
de pobre;
d) A desempear funciones y cargos pblicos;
e) A la preferencia que en el trabajo dispongan la Constitucin
y la Ley.
11.-La ciudadana cubana se adquiere por nacimiento o por na-
turalizacin.
12.-Son cubanos- por nacimiento:
a) Todos los nacidos en el territorio de la Repblica, con excep-
cin de los hijos de los extranjeros que se encuentren al servicio de
su Gobierno;
b) Los nacidos en territorio extranjero, de padre o madre cuba-
nos, por el solo hecho de avecindarse aquellos en Cuba.
c) Los que, habiendo nacido fuera del territorio de la Repblica
de padre o madre natural de ICuba que hubiesen perdido esta naciona-
lidad, reclamen la ciudadana cubana en la forma y con sujecin a las
condiciones que seale la Ley;
d) Los extranjeros que por un ao o ms hubiesen prestado ser-
vicios en el Ejrcito Libertador permaneciendo en ste hasta la termi-
nacin de la Guerra de la Independencia, siempre que acrediten esta
condicin con document fehaciente expedido por el Archivo Nacional.
,13.-Son cubanos por naturalizacin:
a) Los extranjeros que despus de cinco aos de residencia con-
tinua en el territorio de la Repblica y no menos de uno despus de
haber declarado su intencin de adquirir la nacionalidad cubana, ob-
tengan la carta de ciudadana con arreglo a la Ley, siempre que conoz-
can el idioma espaol.
b) El extranjero que contraiga matrimonio con cubana y la ex-
tranjera que lo contraiga con cubano, cuando tuvieren prole de esa
unin o llevaren dos aos de residencia continue en el pas despus de
la celebracin del matrimonio, y siempre que hicieren previa renuncia
de su nacionalidad de origen.
14.-Las cartas de ciudadana y los certificados de nacionalidad
cubana, estarn exentos de tributacin.
18.-Ningn cubano por naturalizacin podr desempear, a
nombre de Cuba, funciones oficiales en su pas de origen".
En el Ttulo VII "Del Sufragio y de los Oficios Pblicos", tene-
mos estas disposiciones.
"97.-Se establece para todos los ciudadanos cubanos, como de-
recho, deber y funcin, el sufragio universal, igualitario y secret.
Esta funcin ser obligatoria, y todo el que, salvo impedimen-
to .....







- 76 -


99.-Son electores todos los cubanos, de uno u otro sexo, ma-
yores de veinte aos, con excepcin de los siguientes:
a)..... "
Por las disposiciones transcritas observamos que bajo una mis-
ma denominacin se comprende .tanto a la nacionalidad como a- la ciu-
dadana. Por otro lado, la Constitucin de Cuba, no hace perfect dis-
tincin entire el national y el ciudadano; antes bien, emplea estos tr-
minos como sinnimos y los derechos y deberes que correspondent a
cada una de estas calidades se encuentran mezclados, si bien es cierto,
que las disposiciones del Ttulo VII a que hemos hecho mencin, se re-
fieren exclusivamente a los ciudadanos.

Constitucin de los Estados Unidos. La enmienda XIV a la'Cons-
titucin hecha en 1868, en la Seccin I, al tratar de definir
el ciudadano dice: "Todas las personas nacidas o naturalizadas en los
Estados Unidos, y sujetas a su jurisdiccin, son ciudadanos, de los Es-
tados Unidos y del Estado en donde ellas resident. Ningn estado ex-
pedir o ejecutar ley alguna que reduzca los privilegios o inmunidades
de los ciudadanos de los Estados Unidos; tampoco ningn Estado pri-
var a ninguna persona de vida, libertad o propiedad, sin el debido
process de ley; tampocd negar a ninguna persona dentro de su jurisdic-
cin la igual proteccin de las leyes".
Segn esta disposicin constitutional, los trminos national y
ciudadano estn tomados como equivalentes o sinnimos.
Antes de la guerra de secesin no se admita a la ciudadana a
los de raza negra, pero despus del ao 1868 se levant esta restriccin,
en virtud de la enmienda XV (1870) a la Constitucin que trata del
"Negro Suffrage", cuyo texto es como sigue:

"Seccin la.-El derecho de los ciudadanos a votar no ser ne-
gado o restringido por los Estados Unidos o por ningn estado con mo-
tivo de raza, color o condicin previa de servidumbre.
Seccin 2a.-E1 Congreso tendr el poder para hacer cumplir
este artculo por medio de legislacin apropiada".
Constitucin del Ecuador en 1906. El Ttulo III, al tratar de los
ecuatorianos, en su Art. 9, dice: "Los ecuatorianos lo son por nacimien-
to o por naturalizacin". El Ttulo siguiente, el IV se refiere a los ciu-
dadanos, y en su Art. 13 establece: "Para ser ciudadano se require te-
ner 21 aos de edad y saber leer y escribir".
SEl Art. 13 de la Constitucin de 1929, estaba redactado en la si-
guiente forma: "Es ciudadano todo ecuatoriano, hombre o mujer, ma-
yor de 21 aos que sepa leer y escribir".
El Art. 28 establece: "Los extranjeros gozan de los mismos dere-
chos civiles que los ecuatorianos, y de las garantas constitucionales,
except las consignadas en los nmeros 13 y 14 del Art. 26 (libertad de








- 77 -


sufragio y admisin a las funciones y los empleos pblicos, sin otras
condiciones que las que determinan las leyes). (*)
Del texto de estas disposiciones se alcanza a ver la distincin que
hace la ley entire el nacional-ecuatoriano que puede ser por nacimiento
o por naturalizacin, y el ciudadano. Igualmente, se efecta la distin-
cin entire l extranjero y el ciudadano, al tratarse de los derechos
polticos.


TITULO V

CIUDADANIA EN EL ECUADOR

Si bien, de acuerdo con la Constitucin Poltica de 1946, para ser
ciudadano en el Ecuador se require ser ecuatoriano, mayor de 18 aos,
saber leer y escribir", con todo result un verdadero privilegio de unos
pocos habitantes, como lo vamos a demostrar.
Habamos sentado el principio de que la nacionalidad era canti-
dad, nmero, masa compact, en cambio la ciudadana, calidad, atributo
superior que habilita para el ejercicio de derechos polticos; es algo
que deja de ser actitud meramente pasiva para convertirse en active
dentro de la organizacin de un Estado.
De acuerdo con los ltimos datos suministrados por la Oficina
de Estadstica y Registro Civil, al 19 de enero de 1942 (Publicados en
el Registro Oficial No 601, de 27 de agosto de 1942), el nmero de ha-
bitantes en el Ecuador alcanza la cifra de 3.085.871. De este nmero-
slo unos pocos cientos de miles de ecuatorianos se hallan capacitados
para adquirir la calidad de ciudadanos, el resto slo alcanza la denomi-
nacin de "ecuatorianos", pero no la de ciudadanos. A pesar de que la
Constitucin exige un mnimo de condiciones para declarar idneo al
ecuatoriano para el ejercicio de los derechos polticos, un reducidsimo
nmero est en condiciones de llenarlas. La heterogeneidad de razas, y,
especialmente, el analfabetismo, como patrimonio de la mayora de los
habitantes, hace que una considerable porcin de nacionales ecuatoria-
nos vivan alejados de la suerte del pas y de sus instituciones. Estos
elements ajenos a la vida del'pas, en sus diversos aspects, slo sirven
para soportar las cargas fiscales y resignarse ciegamente a lo que dis-
ponen los pocos hombres ciudadanos que a manera del seor feudal
disponen de la vida y persona de sus siervos.
No hay otra forma de incorporar al ecuatoriano a la ciudadana


(*) En la nota que aparece al pie de la pgina 75 a citan los artculos
17 y 180 de la Constitucin de 1946, que son los que correspondent a los artcu-
los 13 y 28 de la Constitucin de 1906.








- 78 -


que .ducndolo, cumpliendo el deber que todo Estado tiene de prepa-
rar a sus sbditos para que sirvan mejor los sagrados intereses de la
patria .. Todo cuanto se haga por despertar el civismo, los sentimientos
de patri,,. nacionalidad, etc. es nugatorio, artificial, en tanto la educa-
cin nojllegue a todas las regions y a todos los hombres del Ecuador.
Mientras los Gobiernos no sepan respetar los derechos cvico-polticos de
los ciudadanos y no se interesen viva y sinceramente por levantar la ig-
nominiosa injusticia que pesa sobre la casi totalidad del pueblo ecuato-
riano, -miseria moral, econmica e intelectual-, muy lejos estamos de
progresar y de encauzar al pas por mejores derroteros.
As como el movimiento pro reivindicacin de los derechos po-
lticos de la mujer iniciado en Amrica lleg hasta nuestro pas,-obli-
gando a conceder el voto a la mujer desde el ao de 1929, borrndose un
baldn injusto que recaa sobre la mujer ecuatoriana, as tambin debe-
mos realizar una cruzada pro cultural de las masas, que permit incorpo-
rar la mayora de los ecuatorianos a la vida de la civilizacin.
Por fortune, hombres cultos y conscientes de sus deberes para con
el resto de la poblacin ecuatoriana, en una u otra forma demuestran su
preocupacin por el problema del indio, del campesino y del analfabetis-
mo. Al respect, es muy laudable la creacin del Instituto Indigenista en
el Ecuador, cuyos frutos no tardarn en apreciarse, as como la preo-
cupacin viva demostrada por la Sociedad Jurdico-Literaria, por la
Unin Nacional de Periodistas, Crculo de la Prensa, Ateneo Ecuatoria-
no, Casa de la Cultura, Sociedad de Egresados del Meja, Grupo Am-
rica, etc.
Si pases como el Brasil se preocupan decididamente por la adan-
tacin al medio national de los brasilefos descendientes de extranje-
ros, por medio de la enseanza y uso de la lengua national, del cultivo
de la historic national, por la incorporacin en asociaciones de carc-
ter patritico y por todos los medios que puedan contribuir para la
formacin de una conciencia comn (Decreto-Ley NP 1.545 de 25 de
agosto de 1939), con mayor razn, el Estado ha de preocuparse del ade-
lanto, progress y asimilacin a la vida poltico-nacional y de civiliza-
cin, de sus propios elements, de los hijos de su tierra, de los ecua-
torianos.














Parte Cuarta


DE LA EXTRADICION


TITULO I


EVOLUCION HISTORICO-JURIDICA

La extradicin definida por Planas Surez como "el acto por el
que un Estado presta ayuda a las autoridades judiciales de otro, entre-
gndole a la persona acusada de algn crime o delito cometido en su te-
rritorio para juzgarla y castigarla", ha sufrido una series de transforma-
ciones, y ha seguido un process inverso.
La institucin de la Extradicin, en la forma establecida en el De-
recho Internacional contemporneo, corresponde a los tiempos modernos,
como consecuencia de las nuevas concepciones que el hombre y los Esta-
dos tienen respect de la moral, de la justicia, del derecho, de la poltica,
de la solidaridad interestatal. Esta institucin, en su process de evolu-
cin, ha marcado una trayectoria circular y opuesta, porque, si en un prin-
cipio se la instituy para perseguir a los delitos politicos, hoy sirve tan
slo para los comunes.
Es muy natural que esta institucin no aparezca en los primeros
moments de la humanidad, porque esos perodos obscuros se caracteri-
zaron por la ms acentuada teocracia, y todas las manifestaciones de la vi-
da individual y colectiva, inclusive la inexorable y ciega justicia, gira-
ban alrededor de concepts teolgicos y mitolgicos.
Esta institucin slo aparece cuando el hombre abandon sus
costumbres primitivas, cuando cambian sus sentimientos, sus concep-
ciones sobre la vida y sus semejantes, en una palabra, cuando se vuelve
civilizado, y cuando los pueblos ponen tregua a sus luchas a muerte,
salen del estado de complete aislamiento y egosmo, y se establece una
entente entire los hombres y l1s Estados. Es entonces, cuando ya se
puede comenzar a vislumbrar la formacin tcita de la comunidad in-
ternacional sobre la base de reciproco respeto, colaboracin y enten-
dimiento.
Algunos han credo encontrar el origen de la extradicin en la
poca en que la cultural helnica lleg a su apogeo, confundindola con








- 80 -


otra institucin llamada derecho de asilo, establecida por los helenos, y
que consista en el perdn y la misericordia, frente a las exigencias de
un derecho rudimentario. Los templos, altares y dems sitios consa-
grados al culto de la religion, ofrecan a los malhechores proteccin y
absolucin.
El imperio romano, clebre por la compilacin de las institucio-
nes jurdicas, no practice el derecho de asilo en forma absolute, como
los griegos, y lo conceda solamente cuando el delincuente haba sido
amparado por una vestal, bajo juramento de que el encuentro haba
sido casual.
Con el advenimiento del Cristianismo, este derecho de asilo ad-
quiere mayor fuerza y vigor, porque la excelsitud de la doctrine que lo
constitute, es luz y verdad encarnadas en el mutuo amor que procla-
ma; y de l arrancan, como de fuente inagotable, los sentimientos de
piedad y misericordia que hacen de los hombres elements de vida re-
cproco, dentro del gran principio de fraternidad humana. Los malhe-
chores mismo hallan asilo en los templos, porque, segn el derecho
consuetudinario, y an por disposiciones cannicas, los sacerdotes, re-
presentantes de Dios en la tierra, podan libertar de la muerte y de los
castigos a quienes se ponan bajo su amparo.
Con respect a la extradicin en la Edad Media, algunos auto-
res sostienen que el derecho de extradicin pudo nacer despus de la
cada y la division del Imperio Romano; pero no debe extraar lo con-
trario, si se consider cuan diferentes eran en la Edad Media los reg-
menes polticos, los actos legislativos, las relaciones internacionales y,
sobre todo, el modo cruel de entender el fin de la justicia represiva.
Los Estados se consideraban aislados y en perspective de hostilidad
permanent. Las comunicaciones eran difciles, y con frecuencia se
ignoraba en un Estado lo que suceda en un pas limtrofe. Asi es que
la represin de los delitos fu generalmente considerada como cues-
tin de inters territorial.
Por lo dems, no existi nunca esa complicidad de elements
que ha sido la causa del origen y desenvolvimiento de la extradicin,
como complement necesario de la justicia represiva.
Este derecho de asilo que en un principio fu una mera prc-
tica y que luego, se convirti en norma jurdica, consagrada en el Fue-
ro Juzgo y en el Cdigo de Alfonso el Sabio, estaba destinado a desa-
parecer merced al influjp que ejercieron las nuevas corrientes filos-
ficas, polticas y religiosas, y debido tambin a la independencia pro-
pugnada entire el Estado y la Iglesia. La extradicin estaba llamada
a sustituirla, pero respondiendo a otros fines.
Orgenes de la extradicin
La extradicin surge como institucin jurdica en el siglo XVIII,
se desarrolla en el XVIII, y se define en el XIX.
En un principio la extradicin se haba establecido con miras a








- 81 -


la represin de los delitos politicos, generalmente, y en forma excep-
cional, para los comunes. Su explicacin la encontramos en el abso-
lutismo de la soberana de los estados, y en los celos y venganzas po-
lticas propias del rgimen de Gobierno.
La extradicin como sistema de satisfacer venganzas polticas.
lleg a'su ocaso en 1830, al advenir las doctrinas liberals, propias del
siglo, que consideraron como inhumano y sin fundamento jurdico ni
moral someter al procedimiento de la extradicin a quienes sacrifica-
ban sus vidas por la mejor organizacin social y por la igualdad de los
hombres ante la ley y la existencia. Desde entonces se ha excluido to-
talmente de la extradicin los llamados delitos polticos, para
afrenta de la civilizacin y degradacin del hombre, los Estados nazi-
facistas le han exhumado, lo que significa la negacin y absorcin de
todos los derechos del hombre.
Cuando comprendieron los estados su obligacin de contribuir
al imperio de la justicia universal, impidiendo-que el crime, el escn-
dalo social queden en la impunidad por el solo hecho de atravesar una
frontera, se apresuraron a celebrar tratados de extradicin para los
delitos comunes.
La forma y modo de proceder a la extradicin varan, pero se
ha uniformado la intervencin diplomtica. Hay una tendencia bastan-
te generalizada a incluir en los tratados de extradicin el mayor n-
mero de delitos con el fin de procurar el mayor alcance de la justicia
penal.
Como corolario del principio consignado en todos los pases ci-
vilizados, en virtud del cual para hablar de infraccin y aplicar las
consiguientes penas es menester que stas estn preestablecidas por la
ley, para proceder a la demand de extradicin se exige que el estado.
que la solicita compruebe plenamente la existencia de la infraccin y
la culpabilidad del sujeto, de cuya extradicin se trata. Esta es una
garanta individual y social.

Tambin se ha aceptado como prctica universal entire los pa-
ses, con excepcin de la Gran Bretaa y los Estados Unidos, la no ex-
tradicin de los nacionales, esto es, cuando el individuo ha cometido
un delito en Nacin extranjera y se refugia en su propio pas.
La negative a la entrega de los nacionales que han cometido un
delito en el exterior, se funda ms en razones de garanta individual
que social, puesto que se atiende al sujeto, considerando la. grave situa-
cin que pudiera confrontar al distraerle de la .competencia de sus
jueces naturales, y someterle a las normas de una legislacin diverse
de la suya y a la proteccin que el Estado debe a sus sbditos. Pero
con esto no se ha salvado ni garantizado -el orden social e international.
Hay, en la actualidad, una fuerte opinion en el sentido de no excluir
de la extradicin al national que despus de delinquir en el extrn-








- 82 -


jero, regresa a su patria, burlando la justicia para acogerse a una es-
peci de asilo.
De la enumeracin de los delitos politicos, la ley belga de 1856
excluy, por no tener relacin, los atentados contra la vida de los Je-
fes de Estado y su familiar. Esta disposicin legal se ha convertido has-
ta nuestros das en principios de Derecho Internacional aceptado en
forma unnime.
Hace falta una definicin universal respect de lo que es el de-
lito poltico para evitar que muchas infracciones queden en la impuni-
dad, por estar dentro de la clasificacin de los delitos polticos; y, a la
inversa, podran otras infracciones considerarse como comunes, sien-
do as que por sus fines y mviles tienen un carcter politico.
Tambin puede presentarse el caso de concurrencia de various
estados interesados en la extradicin. No se ha podido tampoco llegar
a un criterio uniform respect del procedimiento que debe seguirse
para tender con preferencia a una demand antes que a otra.
A este respect el Instituto de Derecho Internacional, en su se-
sin en Oxford, seal los siguientes caminos:
"Si hay varias demands de extradicin por el mismo hecho, la
preferencia debera ser dada al Estado en cuyo territorio se cometi
la infraccin".
"Si el mismo individuo es reclamado por various Estados con
motivo de infracciones diferentes, el Estado requerido tomar en con-
sideracin, en general, la gravedad relative de estas infracciones. En
caso de duda sobre la gravedad relative de las infracciones, el Estado
requerido tomar en cuenta la prioridad de la demanda.
Hay pases que en tratndose de infracciones de igual gravedad,
conceden preferencia a la demand de extradicin del pas que prime-
xamente haya presentado.
Hoy ya nadie discute si el delito poltico debe incluirse en
la extradicin, y se ha reconocido que el delito politico se inspira en
mviles altruistas, desinteresados y no revela ni el egosmo, ni la per-
versidad del delito comn, y que tan delincuente politico es el
Estado como los ciudadanos, pudiendo afirmarse que la mayor Darte
de los delitos polticos original el mismo Estado, ya por el atropello a
las garantas individuals, constitucionales y sociales. El malestar eco-
nmico y politico, el Gobierno de oligarquas, etc., son sus mejores
fuentes.
Lo que s reviste ahora inters es el asunto relativamente a si
un Estado debe acceder a una demand de extradicin, a falta de
Tratado.
La extradicin pertenece al Derecho Internacional Pblico, y el
Derecho Internacional entire sus fuentes tiene la costumbre, la cortesia
international, ciertas prcticas y usos inveterados.
Por otra part, el cumplimiento de un deber no hace falta que









- 83 -


conste en ninguna ley. La Comunidad Internacional de los Estados
supone el pacto tcito de todos ellos, de velar por el imperio de la jus-
ticia y.del derecho.
Si la extradicin tiene como finalidad impedir que el crime
quede en la impunidad por el solo hecho de traspasar el delincuente
los lmites de un pas, y si en material de justicia penal, en donde el de-
recho lesionado trasciende a la sociedad misma, se consider que no
existen fronteras naturales para el juzgamiento y reprensin de los
delitos.
ICreemos que no hace falta de un tratado ni de tratados de ex-
tradicin para tender a una demand de extradicin. Bastan slo los
principios de Derecho Internacional que rigen la material de la extra-
dicin. Lo contrario sera negarse a cooperar en la realizacin de la
justicia universal, y permitir que se burlen las leyes y se altere el or-
*den social con slo el cambio de territorio, regresando de este modo
a una especie de asilo, propio de la edad antigua.
Al respect M. Rouher, Ministro francs, nos dice:
"El principio-de la extradicin es el principio de la solidaridad,
de la seguridad recproca de los Gobiernos y de los pueblos contra la
ubicuidad del mal".
Bluntschli que sostiene la existencia de la asociacin jurdica
como fundamento del Derecho Internacional nos dice que, si a pre-
texto del derecho de asilo, se denegase la extradicin, seran heridos
los grandes intereses de la asociacin humana.










*















Parte Quinta


STUDIO ANALITICO CRITIC E HISTORIC DE LA LEY DE
EXTRANJERIA, EXTRADICION Y NATURALIZATION,
SANCIONADA EL 27 DE NOVIEMBRE DE 1940.

TITULO I


COMENTARIO GENERAL

Conviene, para los fines de sistematizacin, dividir este studio
en dos parties La primera relative a una crtica y comentario de la ley
en su conjunto y en forma general; la segunda al studio detallado y
en particular de sus disposiciones.

I PARTE

Esta ley que rige en el Ecuador, desde el 27 de noviembre de
1940, en lo que a Extranjera se relaciona, es la quinta que se ha ex-
pedido en la Repblica, y la misma que est vigente. La primera
y segunda, bajo el nombre de Ley de Extranjera, fueron decretados
por el Congreso Nacional el 28 de agosto de 1886 y 23 de agosto de
1892, respectivamente; la tercera, con la denominacin de Ley de Ex-
tranjera, Extradicin y Naturalizacin, por el Congreso, el 18 de oc-
tubre de 1921; la cuarta, con el mismo nombre, por Decreto Supremo,
de 16 de febrero de 1938. (*)
La historic de esta ley no es muy antigua ni ha sufrido mayores
cambios.desde la primera expedida en 1886. El problema de la Inmi-
gracin, en el sentido tcnico y econmico, en el Ecuador es reciente,
apenas data de tres lustros su aparicin y desenvolvimiento; por eso,
todas las leyes, desde la primera hasta la segunda inclusive, slo se

(*) El 20 de febrero de 1947, la Asamblea Nacional expidi una nue-
va Ley de Extranjera. Esta entr en vigencia el-4 de marzo de 1947 y est
publicada e el R. O. N9 824 de igual fecha.








- 85 -


denominaban de Extranjera, la tercera agreg los sustantivos Extra-
dicin y Naturalizacin, los mismps que se siguieron conservando
hasta la cuarta y quinta. La sexta de 1947 que es la ltima, se deno-
mina slo Ley de Extranjera. Hasta ahora, propiamente, no hemos
tenido ninguna Ley que trate en forma particular y precisa de la In-
migracin.
Por lo que se refiere a las tres primeras leyes es justificable que
nada se haya legislado ni contemplado sobre Inmigracin, puesto que
como hemos dicho antes, este fenmeno, con carcteres definidos y co-
mo problema para el pas no se present sino hasta hace algunos aos.
Mas, no se justifica respect de la tercera, cuarta y quinta de las leyes
mencionadas, que han continuado llamndose de Extranjera, Extra-
dicin y Naturalizacin, y peor aun respect de la sexta que slo se
llama de Extranjera.
La Ley de 1940 se denomina de Extranjera, Extradi-
cin y Naturalizacin. Veamos si su contenido responded a estos tres
nombres.
Ante todo, somos partidarios de que cada una de estas institu-
ciones: extranjera, extradicin y naturalizacin, sean objeto de dis-
tintos y separados cuerpos de leyes. La extranjera debe ocuparse del
ingreso y permanencia del extranjero en el pas; en tanto que la Na-
turalizacin, material de Derecho Internacional Privado, de los requi-
sitos y procedimiento para addptar la nacionalidad ecuatoriana; y la
Extradicin, material de Derecho Internacional Pblico, debe estable-
cer los casos en que ha lugar a la extradicin, y el procedimiento que
ha de seguirse, de acuerdo con los tratados que al efecto tenga cele-
brado el Ecuador con otros pases, en primer lugar, y segn los prin-
cipios generalmente aceptados en esta material, en ltimo trmino.
La Ley en vigencia de Extranjera, Extradicin y Naturaliza-
cin, parece haber sido elaborada en forma inconsulta, y aprobada a
ciegas por el Congreso; pues, se distingue por su laconismo; contiene
originalmente apenas 22 artculos. De stos slo dos (Arts. 13 y 14)
estn dedicados a la Naturalizacin. En cambio, en el Reglamento de
aplicacin de la Ley de Extranjera, etc., se legisla extensamente en
24 artculos (desde el Art. 66 hasta el 90); y un solo artculo (12) se
refiere a la Extradicin, y que en mejor forma lo hace el Art. 172 del
Cdigo de Procedimiento Penal, en tanto el Reglamento contiene 19
artculos sobre esta material (Art. 47-65).
Aunque tampoco somos partidarios de las Leyes extensas, con
todo, no es cientfico sacrificar la claridad y comprensin de todos los
casos a que se refiere la ley, por el laconismo o silencio.
Despus de demostrar que hasta ahora no se ha expedido pro-
piamente ninguna ley sobre inmigracin,, ya que por el studio que
hemos realizado en el primer capitulo, sabemos que no es lo mismo ex-
tranjera qu inmigracin, y por lo mismo, una cosa es ser extranjero








- 86 -


y otra muy distinta inmigrante, observamos que, sin guardar ninguna
relacin lgica, con el ttulo que encabeza la Ley, el Art. 1o, dice:
"Establcese el Control de Inmigracin, Emigracin y Extranjera";
parece que lo que se quiere decir con esto es establecer un organismo o
una institucin que se encargue de todo lo relative a la Extranjera y Mi-
gracin en sus dos aspects: inmigracin y emigracin. Pero del texto
de la ley, observamos que sin ninguna sistematizacin lgica, se regular
sobre diferentes materials: Extranjera, Naturalizacin, Extradicin,
impuestos, ejercicio de profesiones liberals, etc.
Salta a la vista la incongruencia que existe entire la denomina-
cin de la Ley de Extranjera, Extradicin y Naturalizacin, con el
establecimiento del Control de Inmigracin, Emigracin y Extranje-
ra en el primer artculo de la Ley, porque parece que se quiere des-
virtuar el contenido mismo de la ley. Po- otro lado, el Control de In-
migracin, etc. nada tiene que ver con la extradicin, que se efecta
por va diplomtica, ni con la naturalizacin que es ms propio y com-
pete al Ministerio de Relaciones Exteriores.
Por otro lado, admitiendo por un moment, que est acorde la
disposicin del Art. 19 con la denominacin de la ley, recorriendo todo
el texto de la misma, en ningn pasaje se habla de inmigrante, ni de
la inmigracin, ni de emigrante, emigracin, por lo que con algunas
reforms podra servir simplemente para una ley de Extranjera, mas
no de Inmigracin.
Desde ahora, enunciamos la conveniencia de que se adopted una
de las siguientes leyes, que existen en casi todos los passes de inmi-
gracin, ya que como hemos visto, tcnicamente hablando, no tenemos
hasta ahora ninguna Ley sobre Inmigracin, toda vez que es inconcebible
crear un Control de Inmigracin, sin legislar sobre esta material:
,Ley de Extranjeria e Inmigracin, o bien Ley de Inmigracin y Pasa-
portes. Nos inclinamos por la primera de estas denominaciones, por-
que se podra ms fcilmente hacer la distincin entire el extranjero y
el inmigrante; en segundo lugar, las disposiciones de extranjera po-
dran aplicarse en general, para ciertos casos, tanto a los extranjeros
como a los inmigrantes, en cambio, las de inmigracin slo para lo re-
lativo al inmigrante, desde su ingreso, hasta su posterior desenvolvi-
miento en el pas.
Por otro lado, en el Art. 19 se establece el Control de Inmigra-
cin, Emigracin y Extranjera, pero no se indica en forma precisa en
la misma Ley las atribuciones y funciones que compete a este rga-
no del Poder Ejecutivo.
Parece que hasta ahora, se ha mantenido el error de tomar co-
mo sinnimas las palabras Extranjera e Inmigracin, cuando son dos.
instituciones distintas, siendo la primera el gnero y la segunda la es-
pecie. Por los studios previous, sabemos que no todo extranjero que
ingresa al pas es inmigrante, aunque todo inmigrante sea extranjero.








- 87 -


Adems, este Control que se menciona en el primer artculo no se sa-
be como ha de efectuarse ni por medio de qu organismos, al respect
no existe ninguna sola disposicin en la ley, y nicamente en el Reglamen-
to respective, encontramos algunas disposiciones dispersas que tratan de
la Direccin de Inmigracin y de los organismos que dependent del
Ministerio de Gobierno.-(Art. 30, 114-115).
En consecuencia, no se sabe si en ciertos casos la Ley se refiere
al extranjero o al inmigrante, por no existir mencin alguna. Por otro
lado, a propsito de algunas disposiciones, parece que la ley se ha to-
mado por Reglamento, y a la inversa.


TITULO II

SEGUNDA PARTE

SCOMENTARIO DETALLADO DE CADA UNA DE LAS
DISPOSICIONES DE LA LEY EN STUDIO.


CAPITULO I

Control de Inmigracin, Emigracin y Extranjera

"Art. 1.- Establcese el Control de Inmigracin, Emigracin y
Extranjera".
Esta disposicin parece darnos la idea de que lo que la Ley se
propone es el control de Inmigracin, etc., pero no, propiamente, el
fomento y reglamentacin de la Inmigracin. Este artculo es un tanto ex-
trao al nombre de la Ley misma. Adems, esta especie de Control de
Inmigracin, etc., que no se sabe en que consiste, ya se estableci por
Decreto Supremo NO 47, de 22 de febrero de 1937, cuyo artculo pri-
mero reza:
"Establcese, adscrito al Ministerio de Polica, el Servicio de
Seguridad Nacional, el que estar a cargo de un Jefe General y bajo
cuyas rdenes funcionarn los de Vigilancia y Seguridad Pblicos, el
Informativo, el de Investigacin, el de Identificacin Dactiloscpica,
el de Inmigracin y Extranjera".
"El antedicho Jefe General ser de libre nombramiento y remo-
cin del Ejecutivo y sus atribuciones y deberes se determinarn en re-
glamento especial".
Este Control de que nos habla el art. 19 parece que no es sino la
continuacin de ese servicio de Inmigracin y Extranjera creado por
el Decreto Supremo N9 47, y que, posteriormente, se ha denominado
Oficina de Inmigracin, Extranjera, Control de Inmigracin, etc., y








- 88 -


que, en definitive, de acuerdo con la Ley en vigencia se encuentra en
manos del Ministerio de Gobierno, del Director General y Subdirector
de Inmigracin, con sede en Quito, Subdirector de Inmigracin, con
residencia en Guayaquil.--(Art. 114 del Reglamento).
Tal vez se quiso en vez de crear un control establecer un Orga-
nismo encargado de dirigir y fomentar la inmigracin. Si la ley quiso
referirse a la Inmigracin, Emigracin y Extranjera, habra sido ms
acertado comenzar, desde su primer artculo, creando un Organismo
o Consejo tcnico que estudie, fomente y dirija estos problems, con
especificacin precisa de sus deberes y atribuciones. Este Consejo que
debera ser autnomo, sera el llamado a asesorar a la Direccin Ge-
neral de Inmigracin, sobre planes tcnicos, basados en el conocimien-
to de la realidad y necesidades del pas.
Art. 2.- El territorio de la Repblica del Ecuador est abierto
para todos los extranjeros que quisieren venir a residir en l o a do-
miciliarse, siempre que cumplan con las disposiciones de la present
ley y las de los Reglamentos respectivos".
Esta declaracin de libertad ce ingreso al Ecuador, que da la
impresin de generosidad y reconocimiento del derecho que tiene el
hombre de trasladarse de un lugar a otro, viene conservndose teri-
camente desde el ao de 1921. Al efecto, la Ley de Extranjera de 28
de agosto de dicho.ao, en su artculo 21, Captulo III, al hablar de la
Admisin de Extranjeros, dice:
"El territorio de -la Repblica est abierto a todos los extranje-
ros que quieran venir a residir en l o a domiciliarse, con las excep-
ciones que se van a expresar en los artculos siguientes".
En la Ley de Extranjera, Extradicin y Naturalizacin de 16
de febrero de 1938, el artculo 19, del ICaptulo I, que trata de los ex-
tranjeros, se expresa en igual forma:
"El territorio de la Repblica del Ecuador est abierto a todos
los extranjeros que quieran venir a residir en l o a domiciliarse, siem-
pre que cumplan las disposiciones de la present ley".
Habra sido preferible suprimir esta declaracin lrica y con-
tentarse con decir "Podrn ingresar al Ecuador todos los extranjeros
que estn en condiciones de cumplir con los requisitos que para su ad-
misin exige la present ley y no se hallen comprendidos en ninguno
de los casos de prohibicin.
Esa declaracin categrica y amplia del art. 19 sufre en el trans-
curso del texto de la ley y del Reglamento una series de restricciones
que la vuelven limitada y contradictoria.
Est por dems decir "Que quieran venir a residir en l, o a
domiciliarse", ya que no slo est abierto el territorio para los extran-
jeros que quieran residir o domiciliarse en l, muchas otras personas
pueden tambin ingresar ya sea en trnsito para otros pases o en ca-
lidad de turistas, en misiones cientficas o artsticas, etc.








-89 -


El turismo en el Ecuador est aceptado y reglamentado por el
Decreto Supremo N9 130, de 2 de junio de 1938, cuyo artculo 19 dice:
"La Repblica del Ecuador ofrece amplias facilidades a los turistas
que -visiten su territorio sujetndose a las disposiciones de la presen-
te Ley".
La disposicin del art. 29 tal vez tendra razn de ser, en tratn-
dose de los inmigrantes, aunque parece en cierta forma hacer referen-
cia a ellos, aunque por otro lado, se refiere a los extranjeros en ge-
neral.
Tambin est por dems decir "residir o domiciliarse". Basta-
ra con decir "residir", porque conforme a los principios, la residencia
comprende los elements material y subjetivo, permanencia real y
nimo de avecindarse. La idea de residencia envuelve la de domicilio.
"Art. 39.- Se consideran como extranjeros en el Ecuador a to-
dos los individuos a quienes la Constitucin de la Repblica no los d
la calidad de ecuatorianos. (*)
En la segunda ley de Extranjera de 23 de agosto de 1892, en su
artculo 29, dice: "Son extranjeros en el Ecuador las personas que no
se hallan comprendidas en los casos que seala el art. 69 de la- Cons-
titucin".
La tercera Ley de Extranjera, Extradicin y Naturalizacin, de
18 de octubre de 1921, en el Captulo I, que trata de los extranjeros,
en su artculo 19, dice:
"Son extranjeros en el Ecuador las personas no comprendidas
en los casos que puntualiza el Ttulo III de la Constitucin Poltica del
Estado".
La cuarta Ley de Extranjera, etc. en su artculo 79 se expresa:
"Se consideran como extranjeros en el Ecuador, a todos los in-
dividuos, a quienes la Constitucin de la Repblica no les d la calidad
de ecuatorianos".
Podramos definir diciendo: "Son extranjeros todos aquellos
que, segn la Constitucin, no son nacionales".
En la actual Ley de Extranjera, Extradicin y Naturalizacin
se anota el silencio respect de la division de los extranjeros en domi-
ciliados y transentes.
El artculo 54 del Cdigo Civil, aunque expresamente no lo di-
ce, con todo, se refiere a los extranjeros, cuando establece: "Las per-
sonas se dividen, adems, en domiciliadas y transentes". Pero no da
ninguna definicin de estas dos classes de personas.
Mas, por el context de las disposiciones pertinentes de las an-



(*) Esta disposicin es semejante al art. 19 de la Ley de Extranje-
ra de 1947.







- 90 -


teriores leyes de Extranjeria, podemos notar que, luego de enunciar
que los extranjeros son domiciliados y transentes, se da una defini-
cin de cada uno de llos.
El artculo 69 de la Primera Ley de 1886, dice:
"Los extranjeros son domiciliados o transentes:
Son domiciliados:
Primero: Los que hayan adquirido o adquirieren domicilio, con-
forme a las leyes civiles.
Segundo: Los que, ante cualquiera autoridad municipal de la
Repblica, hayan declarado la intencin de domiciliarse; y,
Tercero: Los que, aun sin tal declaracin, hubiesen residido, sin
interrupcin ms de dos aos.en el territorio del Ecuador, sin ejercer
cargo pblico de Gobierno extranjero.
Esta presuncin de domicilio puede destruirse por prueba en
contrario".
Respecto de los extranjeros transentes no se dice nada.
La segunda Ley de 1892 contiene estos artculos:
Art. 39.-Los extranjeros son domiciliados o transeuntes.
-Son domiciliados:
19.-Los que hubieren adquirido o adquiriesen domicilip con-
forme a las leyes civiles;
29.-Los que ante cualquiera autoridad poltica, hayan declara-
do su intencin de domiciliarse;
39.-Los que, aun sin tal declaracin, hubiesen residido en el
territorio del Ecuador, con nimo de permanecer en l.
Art. 49.-Constituyen nimo de permanecer:
dF.-La residencia continue y voluntaria por ms de dos aos,
sin ejercer cargo pblico de Gobierno extranjero.
29.-La residencia unida a la posesin de una propiedad raz;
39.-La residencia unida al ejercicio del comercio, con casa es-
tablecida, o de cualquier otra industrial que no fuese transitoria;
49.-Haber contrado matrimonio con ecuatoriana y permaneci-
do en el pas por ms de un ao.
Tampoco en esta Ley se dice nada de los transentes.
La tercera Ley de 1921, contiene al respect las siguientes dis-
posiciones:
Art. 29.-Los extranjeros son domiciliados o transentes.
Art. 39.-Son domiciliados:
19.-Los que de modo expreso y por escrito, manifestaren ante
la autoridad local el deseo de domiciliarse. Esta autoridad ser el In-
tendente de Polica en las capitals de provincia, los Comisarios en las
cabeceras de cantn y los Tenientes Polticos en las parroquias.
Los Comisarios y los Tenientes Polticos deben enviar, a la breg
vedad possible, al Intendente respective una razn de la declaracin
correspondiente.








- 91 -


En las Intendencias se han de llevar Registros de Extranjeros,
en los que se anotarn las declaraciones de domicilio que stos hubie-
ren hecho.
29.-De un modo tcito, por el nimo de permanecer, acompa-
ado del hecho de la residencia.
Art. 49.-Significa nimo presunto de permanecer, y es, por lo
mismo, prueba de domicilio, cualquiera de las siguientes circunstan-
cias u otra anloga;
19.-La residencia voluntaria y continue en el territorio de la
Repblica por ms de un ao, sin ejercer cargo alguno de Gobierno
extranjero;
29.-La residencia unida a la posesin de una propiedad raz;
39.-La residencia unida al ejercicio del comercio, con casa es-
tablecida o el de cualquier otra industrial que no puede calificarse de
transitoria;
49.-La residencia unida al ejercicio de una profesin, durante
seis meses;
59.-Haber contrado matrimonio con ecuatoriana, permane-
ciendo en el pas durante seis meses; y,
69.-Ejercer cargo, comisin o empleo confiado por el Gobierno
,ecuatoriano en el pas o haber celebrado con l un contrato que le
obligue a permanecer en el territorio de la Repblica.
Art. 59.-Los extranjeros que no son domiciliados, se denomi-
narn transentes.
En la cuarta ley de 1938 encontramos las siguientes disposicio-
nes:
Art. 89.-Los extranjeros son: domiciliados y transentes.
Art. 99.-Son extranjeros domiciliados, los que de un modo ex-.
preso, y por escrito, manifestaren ante la autoridad competent su vo-
luntad de residir en el Ecuador, siempre que, conservando los trmi-
tes y cumpliendo las condiciones exigidas por esta Ley, obtengan el
permiso respective para el objeto.
Art. 13.-Son extranjeros transentes, los que ingresen al
Ecuador, sin nimo de domiciliarse en l, y cumpliendo, en todo caso,
los requisitos exigidos por esta Ley.
Los extranjeros transentes no podrn permanecer en el terri-
torio de la Repblica por ms de noventa das, a menos que se domi-
ciliaren en l.
Art. 14.-La distincin entire extranjeros domiciliados y tran-
sentes, except lo dispuesto en el artculo anterior, no tiene otro
efecto que el de hacer que los extranjeros domiciliados, se regulen, en
cuanto al goce y ejercicio de sus.derechos, por el sistema legal del do-
micilio, en todos los casos en que ste sea reconocido por la legisla-
cin ecuatoriana.
Estas disposiciones relatives a los extranjeros en su double as-








- 92 -


peto de domiciliados y transentes debi constar en la ley y no en el
Reglamento..
Comparando la ley actual con su Reglamento de aplicacin se
observa a primera vista, lo siguiente:
19.-Todos los vacos y omisiones de la ley se ha querido llenar
y subsanar con el Reglamento;
29.-Muchas disposiciones de la ley constant en el Reglamento
y a la inversa;
39.-El Reglamento se sale de los lmites de la ley y contempla
nuevas y extraas disposiciones de la Ley, en abierta pugna con los
principios de Derecho Poltico Constitucional.
As en el Reglamento encontramos estas disposiciones :
"Art. 39.-Los extranjeros son: residents o transentes".
"Art. 49.-Son extranjeros residents los que habiendo mani-
festado por escrito ante la Autoridad competent su voluntad de resi-
dir en el Ecuador y cumplido las condiciones exigidas por la ley y los
Reglamentos, obtengan el respective permiso de residencia".
"Art. 59.- Son extranjeros transentes los que ingresan al
Ecuador sin nimo de residir en l permanentemente.
Los extranjeros transentes no podrn permanecer en el terri-
torio de la Repblica por ms de noventa das. Terminado este plazo
debern obtener el permiso de residencia en el Ecuador o abandonar
el pas. El Director General de Extranjera, Inmigracin, etc. podr,
por razones suficientes, prorrogar el plazo a que se refiere el inciso
anterior hasta por noventa das, terminados los cuales se cumplir lo
dispuesto en la parte final de dicho inciso".
"Art. 69.-La distincin entire extranjeros residents y tran-
sentes tiene por objeto regular el goce y el ejercicio de los derechos
de aquellos por el sistema legal del domicilio, en todos los casos en que
ste sea establecido por la Legislacin ecuatoriana".
Segn la Ley colombiana los extranjeros se dividen en domici-
liados y transentes: transentes, son los que estando en la repblica
no tienen en ella domicilio y domiciliados, los que resident en el terri-
torio colombiano con nimo expreso o presunto de permanecer en l.
En verdad tiene much importancia, la distincin entire el ex-
tranjero domiciliado y el transente. Por el studio que hicimos res-
pecto del Domicilio sabemos que el estatuto personal en algunas le-
gislaciones se rige por el sistema del domicilio, adems, el domicilio
desempea papel destacado en el ejercicio de los derechos civiles y en
material de jurisdiccin. En algunas ocasiones, el domicilio hace ]as
veces de nacionalidad. Por ltimo, si bien el grado de proteccin en
material de derechos pblicos o garantas constitucionales que ofrece
el Estado a todo extranjero que ingresa, sin distincin entire tran-
sentes y domiciliados es igual, con todo, los derechos y deberes de
uno y otro son diversos.








- 93 -


Aceptada la necesidad de dividir a los extranjeros en domici-
liados y transentes, debemos definir a cada uno de ellos.
El extranjero domiciliado es aquel que adquiere domicilio, ci-
vil, conforme lo establece el Cdigo Civil y lo declara por escrito ante
la autoridad respective su deseo de residir en el pas.
Para dar la calidad de extranjero domiciliado 'no basta que ex-
prese su' voluntad ante la autoridad competent en residir en el Ecua-
dor, es necesario, adems, que en la realidad adquiera domicilio.
Los transentes son todos los extranjeros que no adquieren do-
micilio civil.
"Conviene recorder que esta division entire extranjeros domici-
liados y transentes se hizo constar por primera vez en la Constitucin
de 1897, artculo 37.
"Art. 40.- Para la admisin de un extranjero en el pas, se jus-
tificar, como condicin indispensable, que haya observado conduct
moral intachable y que pueda ser til en las actividades que pretend
desarrollar.
El Reglamento determinar la forma de comprobacin ante los
Cnsules respectivas.
Las Autoridades de Inmigracin estarn tambin obligados an-
tes de aceptar el ingreso de un extranjero en el Ecuador, a averiguar
sobre la conduct de aquel y sobre las dems circunstancias a que se
refiere el inciso anterior; y caso de violacin a lo dispuesto en este ar-
tculo, estarn sujetas dichas autoridades a una multa de mil a dos mil
sucres".
No es suficiente que compruebe la utilidad de las actividades que
pretend desarrollar, sino principalmente, que stas sean beneficiosas
para el pas.
Est por dems el tercer inciso, ya que las autoridades de Inmigra-
cin para cerciorarse de la conduct del extranjero, antes del ingreso
necesariamente tienen que hacerlo por medio de los Cnsules de otro
modo es muy difcil que obtengan datos en el exterior respect de la
persona que intent venir al pas.

1Con respect al segundo inciso, en el Reglamento no encontramos
la forma de comprobacin de la conduct y utilidad del extranjero an-
te los Cnsules. A este efecto, slo hay dos disposiciones en el Regla-
mento que no tienen nada que ver, pero tal vez se crey con ello regla-
mentar lo que prescribe el inciso 29 del art. 49.
Art. 10.-El. Director de Inmigracin estudiar la solicitud pre-
sentada y tendr la obligacin y el derecho de hacer todas las averigua-
ciones que estime convenientes, para cerciorarse de la verdad de las in-
formaciones suministradas por el inmigrante.
Los Cnsules, cuyo informed favorable ser necesario para la ad-
misin de un extranjero en el territorio national, estn obligados a su-








- 94 -


ministrar a la indicada Direccin, todos los datos que ella solicite por
intermedio del Ministerio de Relaciones Exteriores".
Este artculo aclara ms lo que sostenamos que en primer y l-
timo trmino las averiguaciones de la Direccin de Inmigracin tienen
que hacerse por medio de los Cnsules, pero no se indica en ningn
pasaje del Reglamento la manera de comprobar ante estos funcionarios
la solvencia moral y tcnica.
El artculo 21 del Reglamento dice: "De la utilidad de las activi-
dades agrcolas, industrials o de cualquier otro gnero, que se propon-
ga desarrollar el extranjero, juzgar la Direccin General de Inmigra-
cin. Para este efecto, el Ministerio de Agricultura e Industrias, en-
viar peridicamente a la citada Oficina las indicaciones acerca de las
necesidades industriales, agrcolas, etc. de la Repblica, a fin de que
dicha Oficina proceda conforme a esas indicaciones.
Si se trata de actividades artsticas o cientficas, la Direccin de
Inmigracin, proceder conforme a las indicaciones que le d el Mi-
nisterio de Educacin".
Aqu se trata de la apreciacin de las actividades del extranjero
cuando se halla en el pas, pero se ha omitido indicar como se ha de
comprobar esta utilidad antes de ingresar al pas ante los Cnsules res-
pectivos.
En la ley de 1938, tenemos dos disposiciones que tratan de la ad-
misin de extranjeros, en lo relative a la conduct y utilidad del ex-
tranjero;
Art. 15.-Todo extranjero, para poder ingresar al Ecuador, pre-
sentar ante la autoridad determinada en el Art. 10, los pasaportes vi-
sados por el Cnsul ecuatoriano del lugar de partida, o a falta de ste,
por un Cnsul de una Nacin amiga.
El Cnsul del lugar de partida, no podr visar el pasaporte, sin
exigir antes el certificado de las autoridades de la poblacin de resi-
dencia del extranjero, sobre la conduct y ms condiciones personales
de ste, y cerciorarse ,por todos los medios del caso, que el extranjero
puede inmigrar al Ecuador.
Las autoridades de inmigracin estarn tambin obligadas, antes
de aceptar el ingreso en el Ecuador, a averiguar sobre la conduct del
extranjero y las dems circunstancias a que se refiere el inciso ante-
rior; y estarn sujetas a una multa de quinientos a mil sucres, en caso
de violacin de lo dispuesto en este artculo.
Art. 16.-Todo extranjero que quiera venir a radicarse en el te-
rritorio del Ecuador, manifestar, expresamente, ante el funcionario
consular que vise su pasaporte, su intencin de permanecer en el pas,
la naturaleza o calidad de las actividades a las que quiera dedicarse.
La manifestacin de esta intencin constar en el mismo pasaporte, de-
bidamente comprobada por el-funcionario- consular de la visacin.
Para evitar arbitrariedades por parte de los Cnsules en la apre-








- 95 -


ciacin de las actividades tiles para el pas, sera convenient que en
una Ley de Inmigracin se especificara con criterio amplio cuales acti-
vidades son tiles para el pas y lo que deben realizar los inmigrantes.
Entonces, el extranjero que deseare ingresar como inmigrante al pas
debera comprobar satisfactoriamente por cualquier medio, que se ha-
lla en condiciones de realizar una de esas actividades sealadas en la
Ley. Por lo que respect a la conduct moral, deber presentar certifi-
cados fehacientes que demuestren que el extranjero goza de buena
conduct y sus antecedentes le abonan a su favor.
"Art. 5.-En ningn caso podr un funcionario consular visar
pasaportes, ni la autoridad de inmigracin admitir en el territorio ecua-
toriano a los extranjeros que estuvieren comprendidos en una o ms
de las situaciones que se indican en las letras siguientes:
a) Los expulsados de otros pauses por causes contempladas en
esta Ley y en los Reglamentos respectivos;
b) Los locos, los dementes y los idiotas;
c) Los mendigos de profesin;
d) Los vagabundos;
e) Los que adolecieren de enfermedad incurable o contagiosa, o
peligrosa -para la salud pblica, segn el Reglamento de Sanidad;
f) Los que traficaren con la prostitucin;
g) Los que hubieren sido expulsados anteriormente del Ecuador;
h) Los que no hubieren sido aceptados en otros pases aun co-
mo meramente sospechosos;
i) Los condenados en el extranjero por crime o delito comn,
aun cuando hubieren cumplido la pena u obtenido gracia;
j) Los que no acreditaren plenamente buena conduct y condi-
ciones personales que les hagan deseable en el pas;
k) Los gitanos, cualquiera que sea su nacionalidad;
1) Los que pretendan hacer propaganda en el Ecuador de doc-
trinas polticas".
El Art. 13 del Reglamento de aplicacin dice:
"La Direccin General de.Inmigracin, adems de los casos es-
tablecidos por la Ley, no podr admitir en el territorio ecuatoriano:
a) A los analfabetos;
b) A los que se dedican a la trata de blancas o trafican con estu-
pefacientes;
c) A las prostitutes;
d) A los polgamos; y,
e) A quienes, por cualquier medio, hubieren propagado y pro-
pagaren y se propusieren propagar doctrinas o teoras contrarias al sis-
tema constitutional ecuatoriano.
Aun cuando la disposicin del art. 49 debera constar en el Re-
glamento de Pasaportes y no en la ley que comentamos, con todo, tene-
mos que hacer los siguientes reparos:








- 96 -


Otra vez se quiere llenar los vacos de la ley con el reglamento.
En principio estamos de acuerdo en que no se permit el ingreso al pas
de las personas especificadas en el art. 13 del Reglamento; pero cree-
mos que el Reglamento no tiene facultad ni poder alguno para crear
nuevas y ms condiciones de las establecidas en la Ley; si se quiso que
no ingresen las personas especificadas en el Art. 13 del Reglamento;
por qu no se incluy en el art. 59 de la Ley? El Reglamento por su pro-
pia cuenta agrega otras prohibiciones distintas de los que en la Ley se
indican tales como: a los analfabetos, a los polgamos etc.
Tambin en la ley se ha olvidado incluir entire las personas cuyo
ingreso no debe admitirse, a los chinos, aunque desde ahora nos mani-
festamos abiertamente opuestos a esta especie de racism, y en su opor-
tunidad haremos la defense del caso, y se ha dejado para el Reglamen-
to (Art. 79). Las leyes que prohiben la inmigracin china al Ecuador.
estn en vigencia, y a su debido tiempo haremos los comentarios que
convengan.
Muchas de estas prohibiciones contiene el art. 17 de la Ley de
1938, aunque no se contempla a los analfabetos; en cambio, se introdu-
ce otra prohibicin en la letra j) de este artculo, que dice:
"Los que pretendan ejercer trabajos u oficios que puedan pro-
ducir menoscabo o competencia.a los ecuatorianos, sin dar un resulta-
do til o beneficioso para el pas".
No tena razn de ser esta disposicin, puesto que al moment
de hacer la solicitud de ingreso el extrarijero est llamado a comprobar
que la actividad que intent ejercer es til para el pas.
Iguales prohibiciones, aunque con ciertas modificaciones y con
excepcin de los analfabetos, se contemplaba en el artculo 22 de la ley
de 1921.
Continuando con .nuestro comentario al artculo 59 de la Ley,
vemos que aquella declaratoria de amplia libertad de ingreso al terri-
torio del Ecuador, proclamada en el 29 artculo, sufre en el 59 sus res-
tricciones, a consecuencia de las prohibiciones establecidas por la Ley
para la admisin del extranjero en el pas.
"Art. 69.-Los extranjeros, por el hecho de llegar al pas se su-
jetarn a las leyes ecuatorianas sin excepcin alguna, y quedan, por
consiguiente, sometidos a la IConstitucin, leyes, jurisdiccin y Polica
de la Repblica del Ecuador, sin que, en ningn caso ni por motivo al-
guno, puedan hacer valer contra las indicadas Constitucin, leyes, ju-
risdiccin y Polica su calidad de extranjeros". (*)
Igual disposicin se contiene en el artculo 32 del Reglamento,
y concuerda con el 33 del mismo que dice:

(*) El 29 incisO del artculo 2 de la Ley de Extranjera de 1947 contiene
una disposicin semejante, redactada en forma ms concisa.








- 97 -


"Los extranjeros estn sometidos en el Ecuador a las mismas-
obligaciones que los ecuatorianos, except las de servicio military obli-
gatorio y las que nacen de aquellos cargo de que los exonera lo.s
Tratados o a falta de stos, el Derecho Internacional. En los casos de-
conflicto international armado o de conmocin internal, sujetos a las
Leyes de seguridad, polica y orden pblico".
En la primera ley de 1886, tenamos otras disposiciones relati-
vas al goce y ejercicio de derechos civiles y garantas constitucionales,
entire ellas encontramos las siguientes:
Art. 49.-Los extranjeros gozan en el Ecuador, con arreglo a la
Constitucin y a las leyes, de los derechos civiles y de las garantas-
constitucionales del Estado, salvo la limitacin establecida en el artcu-
lo 10 de la present ley.
Art. 59.-El goce de los derechos civiles concedido a los extran-
jeros por el artculo anterior, no se extiende a la limitacin establecida
por las leyes ecuatorianas, respect de determinados privilegios, como
son el de comercio de cabotaje, el de navegacin en los ros interiores,
salvo los del Oriente, abiertos a todas las banderas, y el de la pesca en
mares territoriales.
Prrafo nico.- Autorzase al Poder Ejecutivo para remover
stas u otras restricciones, ya por concesin especial, como la conferida
a la Compaa Inglesa de navegacin en el PaCfico, respect del ca-
botaje, ya por tratados, sobre la base de la reciprocidad, .ya con el ob-
jeto de establecer sta respect de los extranjeros en cuya patria los
ecuatorianos gocen de derechos que las leyes del Ecuador no concede
a aquellos.
Art. 89.-Los extranjeros estn sujetos en el Ecuador a las mis-
mas obligaciones que los ecuatorianos, except al servicio military y al
de cargos de que los exoneran los Tratados, o, en falta de stos al De-
recho de Gentes.

Prrafo nico.- Con todo, en caso de guerra exterior o conmo-
cin interior, los domiciliados podrn ser obligados al servicio de poli-
cia, relative a la seguridad de personas y propiedades del lugar en que
estuvieren establecidos.
La segunda ley contiene disposiciones parecidas, como vamos
a ver.
Art. 59.-Los extranjeros gozan en el Ecuador, con arreglo a la
Constitucin y a las leyes, de los derechos civiles y de las garantas:
constitucionales.
Art. 69.-E1 goce de los derechos civiles, concedido a los extran-
jeros, por el artculo anterior, no se extiende a los privilegios que las
leyes ecuatorianas conceden a los nacionales.
Art. 79.-Los extranjeros estn sujetos en el Ecuador, a las mis-
mas obligaciones que los ecuatorianos, except al servicio military y al








- 98 -


de cargos de que los exoneran los Tratados, o, a falta de stos al De-
recho de Gentes.
Art. 89.-En caso de guerra exterior o conmocin interior, los
extranjeros, salvo lo establecido en los *Tratados, quedan, como los ecua-
torianos, sujetos a las leyes de seguridad y orden pblico y al uso que
haga el Poder Ejecutivo de las facultades extraordinarias, consignadas
en el artculo 94 de la Constitucin.
En la tercera ley encontramos disposiciones un tanto anlogas,
que contienen en los artculos 7, 8, 9 y 10. Una breve modificacin se
anota en los incisos segundo y tercero del Art. 79 que dice:
"El goce de los derechos civiles, concedido a los extranjeros por
este articulo no se extiende tampoco a los privilegios que las leyes ecua-
torianas confieren exclusivamente a los nacionales y a las diferencias
que, en cuanto al goce de los mismos derechos, se establece entire tran-
seuntes y domiciliados.
Los extranjeros podrn desempear el cargo de Cnsules ad ho-
norem del Ecuador".
En la cuarta ley se contemplan iguales disposiciones que, en la
ley anterior y que se contienen los artculos 24, 25, 26 y 27.
En la actual ley se ha suprimido el derecho que se les conferia
en la tercera ley a los extranjeros simplemente, y en la cuarta a los ex-
tranjeros domiciliados para poder desempear el cargo de Cnsules
ad-honorem del Ecuador.
Como hemos visto, poco han variado las disposiciones relatives
al goce de los derechos civiles y garantas constitucionales de los ex-
tranjeros, dentro de la legislacin de Extranjera.
Mas, cabe observer que en las cuatro primeras leyes se habla de
goce de derechos civiles y de garantas constitucionales y nada se dice
a este respect en la ltima ley, en la cual se trata exclusivamente del
sometimiento del extranjero a la (Constitucin y a las leyes del Ecuador,
por el hecho de llegar al pas. Este vaco se ha querido llenar con el
Reglamento; en efecto, el artculo 29, dice:
"Los extranjeros, en sus personas y bienes, gozan en el Ecuador,
con arreglo a la Constitucin y a las Leyes, de los mismos derechos ci-
viles que correspondent a los nacionales y de las garantas que consig-
na la Carta Fundamental, salvo aquellas que sta acuerda exclusiva-
mente a los ecuatorianos".
Pero aclarado este punto, nos corresponde investigar si es cierto
que slo se concede el goce, como lo expresan todas las leyes que en
material de Extranjera se han expedido en el Ecuador, o si tambin le
corresponde el ejercicio de los derechos.
Al respect tenemos que referirnos aunque sea muy ligeramen-
te al derecho Constitucional Ecuatoriano.
La primera Constitucin Colombiana de 1821 que regia en el
Ecuador por estar formando parte'de la Gran Colombia, no hablaba de




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs