• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Obras del autor
 Half Title
 Title Page
 Liminar
 Prelude
 La comunidad
 La razon
 El hombre y el cosmos
 Notas
 Table of Contents
 Back Cover














Group Title: La razon y el indio
Title: La razâon y el indio
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075947/00001
 Material Information
Title: La razâon y el indio
Physical Description: 246 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Reinaga, Fausto
Publisher: Ediciones PIB (Partido Indio de Bolivia)
Place of Publication: La Paz
Publication Date: 1978
Edition: 1. ed.
 Subjects
Subject: Philosophy -- Miscellanea   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references.
Statement of Responsibility: Fausto Reinaga.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075947
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 04830216
lccn - 79111978

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Obras del autor
        Page 3
    Half Title
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Liminar
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Prelude
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    La comunidad
        Page 15
        Page 16
        La voz de la ciencia
            Page 17
            Page 18
            Page 19
        La primigenia comunidad mundial
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
        El ser y el verbo
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
        El tiempo
            Page 31
        La vida
            Page 32
        La muerte
            Page 33
            Page 34
        America y occidente
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            La razon de los hombres
                Page 79
                Page 80
                Page 81
                Page 82
                Page 83
                Page 84
                Page 85
    La razon
        Page 45
        Page 46
        La razon de los dioses
            Page 47
            Que son los dioses
                Page 47
                Page 48
                Page 49
                Page 50
                Page 51
            Cristo
                Page 52
                Page 53
                Page 54
                Page 55
                Page 56
                Page 57
                Page 58
            Santo Tomas
                Page 59
                Page 60
                Page 61
            Renacimiento
                Page 62
                Page 63
            La reforma
                Page 64
                Page 65
                Page 66
                Page 67
                Page 68
                Page 69
            La guerra de los dioses
                Page 70
                Page 71
                Page 72
                Page 73
                Page 74
                Page 75
                Page 76
                Page 77
                Page 78
            El poder y la razon
                Page 86
                Page 87
                Page 88
                Page 89
                Page 90
            La montana socratica
                Page 91
                Page 92
                Page 93
                Page 94
                Page 95
                Page 96
                Page 97
                Page 98
                Page 99
                Page 100
                Page 101
                Page 102
                Page 103
                Page 104
                Page 105
                Page 106
                Page 107
                Page 108
            "Humano, demasiado humano"
                Page 109
                Page 110
                Page 111
                Page 112
                Page 113
                Page 114
                Page 115
                Page 116
                Page 117
                Page 118
                Page 119
                Page 120
                Page 121
                Page 122
                Page 123
                Page 124
                Page 125
                Page 126
                Page 127
                Page 128
                Page 129
                Page 130
                Page 131
                Page 132
                Page 133
                Page 134
                Page 135
                Page 136
                Page 137
                Page 138
                Page 139
                Page 140
                Page 141
                Page 142
                Page 143
                Page 144
                Page 145
                Page 146
                Page 147
            El cainismo
                Page 148
                Page 149
                Page 150
                Page 151
                Page 152
        La razon y la bomba atomica
            Page 153
            La Razon
                Page 153
                Page 154
                Page 155
                Page 156
                Page 157
            El marxismo
                Page 158
                Page 159
                Page 160
            El nazifascismo
                Page 161
                Page 162
            Nuremberg
                Page 163
                Page 164
            La bomba atomica
                Page 165
                Page 166
                Page 167
                Page 168
                Page 169
            La fe
                Page 170
                Page 171
                Page 172
                Page 173
            Tres decadas de bomba atomica
                Page 174
                Page 175
                Page 176
                Page 177
                Page 178
    El hombre y el cosmos
        Page 179
        Page 180
        El hombre y el cosmos
            Page 181
            Hacia afuera
                Page 182
                Page 183
                Page 184
                Page 185
                Page 186
            Hacia adentro
                Page 187
                Page 188
                Page 189
            El pensamiento de occidente
                Page 190
                Page 191
                Page 192
                Page 193
                Page 194
                Page 195
            Einstein y el dios antropomorfo
                Page 196
            Heisenberg y la "diosa razon"
                Page 197
                Page 198
                Page 199
                Page 200
                Page 201
                Page 202
        El indio
            Page 203
            Nosce te ipsum
                Page 203
            Los hijos del sol
                Page 204
            El pensamiento amautico
                Page 205
                Page 206
                Page 207
            Que es lo que ha creado occidente?
                Page 208
            La guerra atomica
                Page 209
                Page 210
            Que soy?
                Page 211
                Page 212
                Page 213
            "Por aqui!"
                Page 214
                Page 215
                Page 216
                Page 217
                Page 218
                Page 219
                Page 220
    Notas
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
    Table of Contents
        Page 245
        Page 246
        Page 247
    Back Cover
        Page 248
        Page 249
Full Text
-V~ Jt


L r


- r:jY:

2


i;~i --"


ii










.""~~


~ ~a i
A. -,-'-


L -. .





OBRAS DEL AUTOR


MITAYOS Y YANACONAS. Primer Pre-
mio Municipal de Oruro. 1940.
VICTOR PAZ ESTENSSORO. 1949.
NACIONALISMO BOLIVIANO. 1952.
TIERRA Y LIBERTAD. Premiada en el
Primer Congreso Boliviano de Socio-
logia. 1953.
BELZU. Primer Premio Municipal de
La Paz. 1953.
FRANZ TAMAYO. 1957.
REVOLUTION CULTURAL Y CRITICAL.
1957.
EL SENTIMIENTO MESIANICO DEL
PUEBLO RUSO. 1960.
ALCIDES ARGUEDAS. 1960.
ESPARA. 1960.
EL INDIO Y EL CHOLAJE BOLIVIA-
NO. 1964.
LA "INTELLIGENTSIA" DEL CHOLA-
JE BOLIVIANO. 1967.
EL INDIO Y LOS ESCRITORES DE
AMERICA. 1969.
LA REVOLUTION INDIA. 1970.
MANIFIESTO DEL PARTIDO INDIO
DE BOLIVIA. 1970.
TESIS INDIA. 1971.
AMERICA INDIA Y OCCIDENTE. 1974.
LA RAZON Y EL INDIO. 1978.
EL PENSAM1ENTO AMAUTICO. 1978.
INDIANIDAD. 1978.

Direcci6n epistolar:
Fausto Reinaga
Casilla postal 1206
La Paz-Bolivia
(Sudamerica)

Domicilio:
Calle Cnl. Valdez 1439
(Villa Pab6n)
Tel6fono 3-26608
La Paz -Bolivia













LA

EL


RAZON
Y
INDIO






FAUSTO REINAGA


'1


LA PAZ BOLIVIA


1978


















FAUSTO REINAGA
Registro de,la Propiedad
Intelectual D. L. L. P. NQ 27-78

PRIMERA EDICION
Febrero de 1978




*o ''


Impreso en Bolivia Printed in


Bolivia


Impresores: Litograffas e Imprentas Unidas S. A.


1978

















LIMINAR


LA RAZON Y EL INDIO
Esta obra, es una lucha de cerebros; lucha de ideas. No es
una olimpiada de apolineos Adonis. Si tal fuera, ni Sdcrates ni
Kant ni Kierkegaardcestariarn en la lid; ni serian lumbraradas del
reino del pensamiento.
"La Razdn y el Indio", es confrontacidn de la capacidad in-
telectual ymoral de los hombres, en la bisqueda de la verdad y
la libertad: valores supremos de la vida en el planet Tierra.

MI NOMBRE INKA RUPHAJ
Tomds Katari,se levanta contra Espaila el 26 de agosto de
1780, y Tuphaj Amaru, el 4 de noviembre de 1780.
En las venas de Tomds Katari corre la sangre inka, y en su
espiritu resplandece el Tawantinsuyu.
Mi madre descendiente de Tomds Katari, tremolando la
Wiphala ocupa su puesto, en la Guerra india de 1899 y 1927.
La voz de mi sangre y el hdlito de mi espiritu me mandan ser
lo que soy: Inka.
Inka, es la esencia y presencia de la dignidad y excelsitud de
la especie humana; es mente luminosa y coraz6n pleno de justi-
cia; es el Hijo del Sol y de la Tierra, que vive en paz y amor con


-7-






todos los series del Orbe. En suma, Inka es la conciencia lUcida
del Cosmos, vale fiecir, conciencia de la verdad y la libertad.
La opinion puiblica de la intelectualidad indianista de Amd-
rica y Europa exalta y proclama mi linaje.
Y los indios qheswas y aymaras que me miran los ojos, to-
man mi pulso y mi aliento, se transfiguran... De bestias escla-
vas que se arrastran, se ponen de pie. Y dentro de su conciencia,
en -medio de reldmpagos y truenos, estupefactos contemplan el
reino de la libertad.
Luego, por derecho, propio, llevo en mi frente la MASKA-
PAYCHA de los Inkas.
Fausto Reinaga, nombre europeo, no es connatural a mi ser
indio. Inka Ruphaj, es el que, en puridad de verdad, me corres-
ponde.


CARTAS

"Santiago Chile, 13 (de septiembre de 1976.
Venerable, Inka:
Tu libro, luz de milenios, millones de milenios, al sustituir
el pensamiento de Occidente con el pensamiento amdutico, hard
del hombre lo que el hombre es: Cosmos.
En cuanto a mi persona declare: que yo con mi piel blanca
y mi alma postrada ante el Dios Cosmos, me pienso indio y me
siento indio.
Si el siniestro resplandor atdmico, intentara enloquecer con
el terror, antes de carbonizar a los series de la Tierra; entonces,
entonces la humanidad enardecida con la fuerza del Poder de
este libro, luchard hasta su tltimo hdlito, por el reino de tu pen-
samiento en el Orbe.

Te abraza.
GURU"1.


-8-






"Rue du Tareau 8,
6723 HABA Y LA VIEILLE,
Bdlgica Europa.
12 de marzo de 1977.
Inkas
Este libro mesidnico llega a la hora, no s6lo para la causa
de un pueblo entire otros, sino de la humanidad, que busca la sa-
lida icdsmica a su catastrdfica equivocaci6n.
Con la adhesion absolute de un indio blanco.
ilnti te ayude y nos ayude!
IVON SONDAG"2.

"Centro de Investigaciones Superiores del
Institute Nacional de Antropologia e Historia
S. E. P.
La Casa Chata
Hidalgo y Matamoros Tlalpan 22, D. F. Mdxico.
Septiembre 9 de 1977.
Mi respetado Inka:
...el movimiento indio que ahora surge en todo nuestro
continent es una palmaria realidad. En pocos aios ha crecido
el ntmero de organizaciones indias en todos nuestros paises; la
lucha es cada dia mds consecuente; el contact y la solidaridad,
tanto a escala national como international, se refuerzan; la ideo-
logia india en cuya construcci6n usted ha jugado un papel cla-
ve, es cada vez mds clara y se expresa mejor;... la obra de usted,
tanto por su importancia intrinseca como por el efecto que ha
tenido en otros ide6logos y dirigentes indios, dentro y fuera de
Bolivia, viene a ser la piedra angular y faro.
Le envio la DECLARACION DE BARBADOS II, en que
he puesto mi grano de arena:
Renuevo mi conviccidn de que su pensamiento es la subs-
tancia. vital de la ideologia india...
GUILLERMO BONFIL BATALLA"3.


-9-






"Unite Le Corbusier
7, rue 380
2700 Firminy
France.
14 de diciembre de 1977.
Don Fausto, Inka Ruphaj:
Acabo de leer las pdginas de Introduccidn de "LA RAZON
Y EL INDIO". Son pdginas de fuego; fuego salido de la entraina
de Los Andes; fuego acumulado,iconcentrado desde casi cinco
siglos y de repente estalla...
Para su venida en mayo, a Paris, hemos empezado ya a "pre-
parar el terreno", lo vamos a recibir muy \bien.
Hasta pronto y un muy respetuoso saludo y caluroso abrazo.
JEAN- LOUP HERBERT"4.


-10-
















PROLOGO


"La Raz6n y el Indio", no es doctrine filos6fica ni teo-
16gica. No es critical de la ."raz6n pura", la "raz6n practi-
ca" o la "raz6n dialictica". No es mito ni utopia. No es
verbo hecho came de una ideologia parida por la cicuta de
Atenas, ni una fe forjada por la cruz del G61gota...
No habla de la raz6n ni de la fe. No habla de la con-
ciencia, el destiny o la libertad del hombre de Occidente.
Habla de la salvaci6n del hombre y de la vida en el
planet Tierra.
Los idolos y los paradigmas de Europa aqui no can-
tan ni bailan; no son sujeto ni objeto; premisa ni ergo.
Los hacedores de Occidente, no han sido tomados en cuen-
ta ni como guia ni como modelo ni como ejemplo; por-
que han conducido al hombre a su exterminio, al crime
de la Guerra At6mica: tragedia que la imaginaci6n no al-
canza a imaginar en toda su magnitude.
Occidente, Europa no ha dado nada, nada de bueno
al hombre. Todo lo contrario. De S6crates a Nietzsche la
raz6n, fe y acto no han hecho otra cosa que "el hombre
lobo". En la Tierra: el "hombre es lobo del hombre", (ho-
mo homini lupus). En el cielo: "Dios es lobo de Dios",


-11-






(Deus lupus dei). "El pufial de la raz6n" (pugio ratio),
y el "pufial de la fe" (pugio fidei), en medio de oceanos
y diluvios de sangre y l-grimas, han edificado la sociedad
celeste y la sociedad terrestre.
Del seno de Europa no ha salido una sola vida amAu-
tica, es decir, una vida humana plena, plena de unidad
entire idea y acto, pensamiento y acci6n.
Si Kant hubiese dicho su imperative categ6rico: "Haz
de tal manera que tu amor sea una norma universal", si
Marx hubiese formulado su utopia: "De cada uno seguin
su capacidad, y a cada uno seguin su necesidad", y si Nietzs-
che hubiese lanzado su paradigma: "Dios ha muerto, que
venga el Superhombre"; si Kant, Marx y Nietzsche hubie-
sen dicho tales cosas desde el punto de vista amautico...,
entonces con respeto y veneraci6n hubitramos tornado en
cuenta, al "p6rfido cristiano" y "fil6sofo idiota" (Kant),
al "sanguinario profeta judio" del "diente por diente y
ojo por ojo" '(Marx), como al incestuoso edipico que vo-
mita relAmpagos y rayos (Nietzsche).
Pero ninguno se refiere al Cosmos ni al hombre
amautico.
S6crates, Kant, Marx y Nietzsche han engendrado el
marxismo y el nazifascismo, que hoy armados de Bomba
At6mica, afilan sus garras para devorar la vida del plane-
ta Tie-ra.
El pensamiento amautico, si se quiere el evangelio
amautico no es el "Reino de Dios" de Cristo, la "sociedad
sin classes" de Marx, ni el "Reich nazi milenario" de Hitler.
Es otro, distinto, verdadero, salvador.
El hombre de Occidente ha inventado a Dios. La "so-
ciedad sin classes" de Marx, es el "Reino de Dios en la Tie-
rra", y el "Reich nazi milenario", se desvanece...


-12-






Las mis grandes ideas y creencias de'Occidente, son
finitas; luego, no salvan al hombre.
El hombre tiene hambre de eternidad. Clama por una
vida sin finitud.
S61o el pensamiento amiutico aplaca su hambre. S61o
este evangelio le da certeza y fe de una vida eterna.


-13-
















LA COMNI A
LA COMUNIDAD




















LA VOZ DE LA CIENCIA


No se sabe en qu6 lugar del planet Tierra ha apare-
cido el simio erecto, el Pithecantropus simico erectus; pe-
ro, por el testimonio de la sociedad preamericana, es en
Tiwanaku donde aparece el Homo-sapiens, que edifica la
primigenia sociedad mundial.

"La civilizacidn de Tiwanaku se desarrolla paralelamente a la
epoca del neolitico y sin duda del paleolitico. En America vivian
entonces hombres que dibujaban y fabricaban cohetes siderales,
mientras en Europa, en Asia y en Africa vegetaban hombres mu-
cho menos evolucionados, apenas capaces de tallar sus utehsi-
lios en el silex.
Tiwanaku fue habitado por hombres de inmensos conocimien-
'tos cientificos... que inscriben su mensaje en el friso de la Puer-
ta del Sol... cosmonautas que se arriesgan fuera de las zonas
viables de Tiwanaku.
La historic de Prometheo, aparece luminosa a la luz malva
y blanca de las bombs de Hiroshima, de Nagasaki, de Reggane.
El hombre de Tiwanaku trae la ciencia del Cosmos, de los
astros, de las artes, de la arquitectura, de la medicine. Tambi6n
trae el secret del fuego.
El hombre de Tiwanaku existia en numerosos ejemplares que
se esparcieron por todo el globo y principalmente en direcci6n a
Egipto, al Asia Menor, al Himalaya y Europa"1.


-17-







El antrop6logo Charles Wiener, hace un siglo escribi6:

"LlegarA el dia en que, en una pagina casi blanca de la his-
toria universal se acabard esta obra de reconstrucci6n que inten-
to empezar hoy. Entonces se revelarn en su antigua majestad, es-
te mundo que nosotros llaramos Nuevo. Cuando llegue ese dia
se comprendera quizd... si los viejos purrdas, los pontifices
amautas, resucitaran de sus tumbas, podrian decir a los faraones,
a los sacerdotes-de Caldea, a los brahmanes de la India, a los pri-
meros hijos del cielo de la China.: somos de un mundo descono-
dido para ustedes, un, mundo todavia nuevo par a la centsima
generacidn que nos ha seguido, pero cuando estabamos vivos
dominAbamos, ustedes el hemisferio oriental, nosotros el Occi-
dente; fuimos contempordneos".

Y los arque6logos Hans Horheimes, Maria Reiche y
el Cnl. Fawcett, exclaman:

"Lo mAs notable es que el conjunto revela unas matemAti-
cas completamente diferentes de las nuestras..."
"El calendario astron6mico mas grande del mundo y de to-
'das las 6pocas".
"Un sudario separa aT mundo contempordneo de los miste-
rios de la antigliedad sudamericana".
"iTiwanaku! objeto de escritos y de las hip6tesis mas fan-
tasticas! Una ciudad, cuyas ruinas colosales parecieron a George
Squier "tan perfectas y admirables como las de Asiria, Egipto,
Grecia y Roma"2.
"Thomas P. Stafford, Vance Brand y Donald K. Slayton, a
trav6s de maravillosas fotografias de la Tierra dan la imagen del
Globo:
"Disfrutamos de una vista de la cuenca del Amazonas que
nadie haya contemplado jamss.
Entre los descubrimientos por la tripulaci6n sefialaremos los
siguientes: el descubrimiento, para los ge6logos, de un crater cer-
ca de Goids, Brasil, que tal vez sea uno de los aspects mis an-
tiguos de la superficie terrestre; el trazo para los hidr6logos, de
la trayectoria del sedimento desde el delta del rio Orinoco (el
sedimento ha penetrado cientos de kil6metros en el Atldntico);


-18-






*y por uiltimo, para los especialistas del desierto, la fotografia de
las dunas de arena de fantasticas formas que se encuentran en
la Argentina.
Los astronauts estudiaron, ademas, la falla levantina del Cer-
cano Oriente que va desde el golf de Acaba y atraviesa al nor-
te el Mar Muerto y el de Galilea.
Pero los resultados que mAs perplejidad les oausaron provi-
nieron de las dunas do arena que so encuentran al norte del De-
saguadero, rio de Argentina... Las formas de las dunas son fan-
tasticas... como piel de elefante o escamas de pescado. No hay
explicaci6n respect al mecanismo que dio forma a estas dunas.
El descubrimiento del primer objeto celestial (aparte del Sol),
que emite radiaci6n en la region ultraviolet extreme del es-
pectro electromagn6tico. Nunca se habian intentado las investiga-
clones astrondmicas del firmamento en esta region, salvo efimeros
cohetes de sondeo. Se descubri6 una estrella sumamente extrafia:
una candente estrella diminuta llamada "Enana blanca". El rasgo
singular de esta estrella es su temperature: aproximadamente
50.000 grades centigrados mas de lo esperado".
Al final se halla: "El studio de los desiertos de la costa perua-
na, cerca de Pisco e Ica, que pueden arrojar nuevas luces sobre
las civilizadiones que en tiempos idos florecieron en esta region
hoy est6ril..."3.

Ante la fuerza conceptual, ante el poder de per-
suasi6n de estas palabras, toda la escala de valores de Oc-
cidente se derrumba, y el firmamento del cerebro del hom-
bre se ilumina de verdad y de libertad... La estructura
mental, la estructura del pensamiento que Occidente ha
edificado en 6.000 afios, se desvanece.
La Tierra vista desde el espacio, con sus arrugas, sus
bosques, sus rios y sus oc6anos; y el hombre, gusano im-
perceptible debatidndose en su tr6gica ilusi6n de ser: prin-
cipio, centro y fin del Universo... La Tierra en su derre-
dor no tiene sino vacio. Un vacio que carece de "encima",
de "abajo", de "norte", "sur", "este" y "oeste"... En este
vacio, no existe ni cielo, ni dios, ni paraiso ni averno. Yo
no veo en toda la Galaxia que rodea a la Tierra, mas que
estrellas y estrellas; si se quiere soles y sat6lites de soles.


-19-






La "raz6n" de S6crates, el pensamiento socrdtico que
es el fundamento, pedestal y faro de Occidente, descansa
en el error; y 6ticamente genera la mentira. El error y
la mentira, no son la Libertad.
En tanto que el pensamiento amautico, no s6lo que
no es el error ni el generator de la mentira, sino es la Ver-
dad: madre de la Libertad.
El pensamiento socritico es la opresi6n; el pensamien-
to amautico, la Libertad...



LA PRIMIGENIA COMUNIDAD MUNDIAL

El cielo estrellado sobre mi cabeza. En mi senda, a
mis pies, una comunidad de hormigas. Las estrellas, soles
de galaxies que se pierden en la infinitud... Las hormi-
gas, series que edifican una sociedad perfect sobre la faz
de la Tierra.
Estrellas y hormigas existen fuera del tiempo; vale
decir, desde antes del principio de los siglos. Estrellas y
hormigas, organizadas c6smicamente, c6smicamente viven.
Los Amautas, los grandes cerebros, ven y conocen el
cielo estrellado, como la sociedad de las hormigas. Y
crean una comunidad a imagen y semejanza de las estre-
llas y las hormigas.
Edifican una comunidad mundial. Antes, much an-
tes del advenimiento de Occidente, aqui en el planet Tie-
rra, hay una sola sociedad, un solo pensamiento y una
sola lengua. Sobre el planet Tierra hay una comunidad
mundial, un pensamiento mundial y una lengua mundial.
El hombre occidental, en lo mAs hondo de su coraz6n
y de su conciencia, aun siente el aleteo del espiritu de
aquella comunidad.
El pensamiento amautico, el pensamiento c6smico, ha-
bla una sola lengua, una lengua universal.
Probanzas?


-20-






Ahi estan desparramadas en todo el globo terrAqueo
voces mayas, aymaras y qheswas. Es mas. La raiz de to-
das las lenguas habidas, es raiz aymara o maya. Las len-
guas muertas que se han hablado y las lenguas vivas que
se hablan proceden de una sola lengua4.
{Que queda de la primigenia communidad? "Cada 700 mil
afios, el Polo Sur se convierte en Polo Norte por la mecA-
nica de rotaci6n de la Tierra; con los cambios de clima
desaparecen las tierras buenas y se transforman en desier-
tos. Los pueblos siguen la direcci6n de las tierras produc-
tivas o las transforman... La Tierra ha cambiado 42 ve-
ces la posici6n de su eje, lo que significa que entire cambio
y cambio, han desaparecido civilizaciones que lograron su
perfecci6n... Cada 11.500 afios -mas o menos- nuestro
planet Tierra sufre una series de impacts de asteroides
que actian a modo de gigantescos b,ombardeos destructo-
res que varian la posici6n del eje de la Tierra en various
grades, lo que trae como consecuencia, ademas de la des-
aparici6n.de grandes extensions de tierra, una variante
en los climas para alterar el process evolutivo de las so-
ciedades. Por ejemplo, se sabe cientificamente que el il-
timo terrible bombardeo de asteroides provenientes del
espacio que queda entire Marte y Jipiter, sucedi6 el 5 de
junio del afio 8.348 antes de Cristo, aproximadamente a
la una de la tarde -segain el matematico H6ctor M. Cal-
der6n-; el mayor de los asteroides pesaba cerca de veinte
millones de toneladas que actuaron sobre los 5.981 trillo-
nes de toneladas que es la masa calculada de nuestro pla-
neta. Su acci6n fue devastadora. Subieron las aguas y
desaparecieron islas, cambiando la faz terrestre. Sucum-
bieron millones de series inteligentes con su civilizaci6n y
su cultura..."
He ahi la causa de la catastrofe que determine la rui-
na (en lugares), y (en otros) la extinci6n de la primige-
nia comunidad.
Tanto en Europa, como en Asia y Africa, todavia se
ven trozos, pedazos de la comunidad mundial. Cuando
Plat6n, TomAs Moro, San Agustin, y los socialists ut6-


-21-






picos tejen sus utopias, y cuando Marx y Engels conciben
y clasifican la Historia de Occidente poniendo como pun-
to de partida el "comunismo primitive"; utopistas y "so-
cialistas cientificos" (sic), se refieren a aquella comuni-
dad primigenia del mundo.
El pensamiento. ZPiensa el hombre? ZPiensa la hormiga?
ePiensa la estrella? ZQu6 es el pensamiento?
Hoy por hoy sabemos; mas que saber, sentimos que
el pensamiento es una energia c6smica, un halito del Sol.
Eso sabemos, eso sentimos; nada mas que eso por ahora...
El cerebro piensa. El hombre piensa. La hormiga
piensa. Y si piensa, habla. La estrella piensa y habla. El
arbol piensa y habla. La Tierra piensa y habla. Los muer-
tos que han vuelto a ser tierra, piensan y hablan. El sue-
lio, Zqu6 es el suefio? El suefio es eso: que los muertos
hablan. Nuestro cerebro, cuando el cuerpo duerme, se
halla despierto6.
Existe la evidencia de que los animals piensan y
hablan. Nuestro pensamiento es ain incapaz, impotente,
para ver, oir y comprender el pensamiento y la lengua de
la hormiga o de la abeja...
Eso que Occidente llama instinto, puede ser pensa-
miento, un pensamiento acaso mis perfect que el pen-
samiento del hombre. El hombre carece de capacidad pa-
ra negar esta posibilidad. Vemos con los pjos que las hor-
migas han hecho una sociedad perfect. Y yo creo que su
pensamiento como su lengua, tambi6n son perfectos.
Construyen su sociedad donde nada falta, y todo en su
lugar se halla.
Hay dos pensamientos: el pensamiento amiutico y el
pensamiento socrAtico. El pensamiento amdutico dice al
hombre: Tu has salido del Cosmos. Todo lo que hay en el
Cosmos hay en ti. T6 eres Cosmos.
Y el pensamiento socritico, el pensamiento de Occi-
dente, dice al hombre: Ti eres centro y eje del universe.
TA exists. Fuera de ti no hay nada. El Ser eres ti. En
ti esti todo lo que existe. Alpha y Omega, principio y fin,
eres td. Ti piensas, luego haces. El hacedor es el pensa-
miento. Del pensamiento salen cielo y tierra: Dios y hom-
-22-






bre. Es decir, el pensamiento hace la sociedad celeste de
los dioses y la sociedad terrestre de los hombres.
El pensamiento amautico edifica una sociedad a ima-
gen y semejanza del Cosmos, y el pensamiento socritico
hace una sociedad a imagen y semejanza del ser "huma-
no, demasiado humano.
La primigenia sociedad es una sociedad c6smica, y la
sociedad de Occidente una sociedad anti c6smica.
Si la sociedad c6smica es una armonia vital, la so-
ciedad de Occidente es el ego, el yo, el reino del "homo
homini lupus" en la Tierra, y el reino de "Deus lupus dei"
en el cielo.
El antropo, el homo, el yo, truena a los cuatro vien-
tos: todo lo que hay, esta en mi. Todo lo que tengo llevo
conmigo. Todo lo que soy y todo lo que tengo es pensa-
miento; mi pensamiento. "Existo, luego, siento y pienso"
(Arist6teles). "Pienso, luego existo" (Descartes).
SHe ahi Occidente, la sociedad que han hecho S6crates,
Arist6teles, Jesuis, Descartes, Kant, Hegel, Marx, Nietzsche,
Sartre.
Si la acci6n sale del cerebro, como el hijo de la ma-
triz, del pensamiento de esta pleyade han salido: Alejan-
dro, C6sar, los Cruzados, Napole6n, Lenin, Hitler, Stalin,
Gandhi, el Ch6.
Lo que existe es el Cosmos. Si no hay Cosmos, no
hay pensamiento. El Cosmos piensa, cuando piensa el
hombre. O bien, en el pensamiento del hombre esta el
Cosmos.
El Cosmos es movimiento. Entre las parties y el todo
hay interrelaci6n, mancomunidad y solidaridad. Del es-
fuerzo conjunto emerge una acci6n colectiva, arm6nica.
Cada cosa, cada ser es lo que es y hace lo que debe hacer.
El Sol gira sobre si mismo. La Tierra da vueltas en
redor del Sol; y la Luna en redor de la Tierra. El Sol da
calor a la Tierra; y la Tierra se hincha de vitalidad. El
hombre, los animals y las plants, toman sus formas y
las condiciones especificas de su ser.
El Sol es quien hace la vida que existe en el planet
Tierra. Del connubio Sol Tierra sale la -vida. El Sol en-
gendra y la Tierra pare.
-23-






Los hombres, por ello, uninimemente llaman Padre
al Sol, y Madre a la Tierra.
El hombre no es ni microcosmos ni macrocosmos. El
hombre es Cosmos. El pensamiento es Cosmos. El "soplo
vital" es "soplo" c6smico. Fllido c6gmico. Y, como tal
el pensamiento es energia. Fuerza. Fuerza fisica y fuerza
psiquica. Del cerebro del antropoide no pudo salir la
Bomba At6mica. El cerebro de Einstein ha tenido que
concebir y descubrir el uso genocide del atomo.
El pensamiento es Cosmos. La sociedad que este pen-
samiento crea, elabora, edifica, organize, es una sociedad
c6smica. La sociedad humana, es la imagen del Cosmos.
La expresi6n del Cosmos. La sociedad que hace el pensa-
miento no es, no puede ser, sino una sociedad c6smica.
El pensamiento es el conceptor y creador de todas las
sociedades, civilizaciones y cultures que han existido y
existen sobre el planet Tierra.
El pensamiento de S6crates ha forjado Occidente. De
S6crates emergen y se desprenden: Cristo, Descartes,
Kant, Hegel, Marx, Nietzsche...
El Olimpo heleno y el Cielo cristiano, no han salido
de las manos, sino de la cabeza de los hombres. El pen-
samiento ha hecho a Dios, a la filosofia y a la ciencia. El
hacedor de la sociedad de Occidente es el pensamiento.
Sin S6crates, Descartes, Kant, Hegel, Marx,.... no existiria
Occidente.
En la raiz y la forma, el espiritu y la estructura de es-
ta sociedad, aparece el pensamiento. La causa primera,
el "soplo vital" y el demiurgo de la sociedad es el pensa-
miento. El pensamiento es quien concibe y modela a la
sociedad; y no la sociedad al pensamiento. La conciencia
no sale de la existencia; la conciencia es quien hace a la
existencia.
El pensamiento forja la riqueza y el poder material
y spiritual de Occidente. Nada existe en esta sociedad sin
que haya sido antes una idea. En el cerebro del hombre
han nacido la leyenda y la aventura; la teoria y la acci6n;
la mistica y la epopeya. El cerebro, el pensamiento ha


-24-






descubierto la ley y el atomo, que hoy Ilevan al hombre
camino de las galaxies.
La supreme dignidad del hombre es el pensamiento.
Y, el pensamiento vive en la palabra. El hombre piensa y
habla.
Para aquel cronista de S6crates, Aristocles, que en la
historic de la Filosofia se le conoce con el nombre de Pla-
t6n, la idea es lo real; el arquetipo de la realidad es la idea.
Kant, proclama: "la idea descubre la material. Sin la
idea es como si no existiera".
Y afiade: "Hab6is reducido la mente a material, pero
Zos diis cuenta que s61o conoc6is la material gracias a la
mente?" Proseguia luego: "Zes 16gico reducir la inica cosa
que conoceis directamente, es decir, la mente, a lo que
s6lo conoc6is indirectamente, es decir la material "
Hasta la fecha nadie se ha atrevido a responder a esa
pregunta.
Para Hegel "lo racional" (es decir el pensamiento) es
lo real, y "lo real es lo racional". Marx, euf6rico clama:
"En el cerebro del fil6sofo se inicia la Revoluci6n"; y con
gula repite el apotegma de su maestro Hegel: "El pensa-
miento criminal de un bandido es mis sublime y vale mis
que todas las maravillas del cielo".
Einstein, con la idea llega a la fisi6n del atomo. Y,
cuando hace la Bomba At6mica, con que Truman arrasa
Hiroshima y Nagasaki, Einstein, sentencia: "la manera de
pensar... la de antes de la Bomba At6mica, y la de despu&s
de ella. Ya no es possible pensar como antes, ni hacer lo
que antes se hacia".
Las Galaxias en los circulos de la masa encefilica
del hombre, no s61o han hecho el instinto: ciega ley de la
costumbre. El hombre puede aprehender y dominar aquel
instinto.
Catorce millones de Galaxias tallan, esculpen, forjan
los catorce millones de circulos nerviosos del cerebro hu-
mano, y sale el pensamiento. El origen del pensamiento
se halla en la energia que fluye de las Galaxias.
Mientras Europa no demuestre lo contrario, esta con-
cepci6n es la tinica vilida para la ciencia y el conocimiento.
-25-






IQu6 existe? ZExiste el hombre? uQu6 es el hombre?
ZDe d6nde ha venido? uCuil su destino?
El pensamiento europeo no ha respondido a ninguna
de estas preguntas. Europa vaga y divaga, en medio de
teorias e ilusiones, suefios y utopias, el pensamiento eu-
ropeo se debate en un caos y en un nihilismo aterrador.
En el intent de responder a estas preguntas se ha
enmarafiado dentro un zarzal de elucubraciones; zarzal que
muchas veces se ha convertido en fuego que arrasa pue-
blos, civilizaciones, cultures. El imperative conciencial de
responder y de responderse a si mismo, ha engendrado
en la inteligencia europea un verdadero almicigo de mi-
tologias, religiones y escuelas filos6ficas. Los hombres de
pensamiento con "su" verdad y "su" convicci6n, y los reli-
giosos con "su" fe y "su" pasi6n han entregado su vida al
verdugo. La cicuta de Atenas, la cruz del G6lgota y el fue-
go de la Inquisici6n, como la "raz6n" de la Guillotina y
la Bomba At6mica, han ejecutado al cerebro que no cree,
que duda, que objeta, que contradice, o que formula otra
manera de career, de pensar y de hacer...
Frente a este panorama de desolaci6n y muerte en que
agoniza el pensamiento de Occidente, el pensamiento
amautico se yergue como una montafia de luz.
A la conciencia objetora, a la conciencia libre y uni-
versal de cualquier 6poca y latitud del orbe terrestre, que
formula estas preguntas: eQu6 existe? eExiste el hombre?
4Qu6 es el hombre? eDe d6nde ha venido? 4Cudl su des-
tino? El pensamiento amautico responded asi:
ZQud existe? Existe el Cosmos. eExiste el hombre?
Si, existe. eQu6 es el hombre? El hombre es Tierra con un
pedazo de Sol en la cabeza.
ZDe d6nde ha venido? No ha venido de ninguna par-
te, y no va a ninguna parte. Porque el hombre es Cosmos.
Cual su destino? Su destino es la libertad!


-26-






EL SER Y EL VERBO


En la sociedad c6smica hay un solo pensamiento, un
solo verbo, y un solo gobierno. El pensamiento es amau-
tico, la'lengua es maya y el gobierno un Consejo de
Amautas.
Como de la lengua maya salen todas las lenguas, la
voz elocutiva que nombra el SER, la palabra que expresa
el SER en maya, aymara y qheswa es CAN.
Un solo t6rmino en las tres lenguas:

Can Can Cancafia
(Maya) (Qheswa) (Aymara)6.

"Can -en maya; aymara y qheswa- abarca lo objeti-
vo y lo subjetivo. Lo abstract y lo concrete; lo ideal y lo
real. Para el pensamiento maya, constitute lo universal de
la Naturaleza y de la propia persona humana. Naturaleza
y hombre existen hermanados en la vida, y cumplen su mi-
si6n. CAN es el gran todo, es lo c6smico; es n6mero; es
cuadrado; es circulo; es sabiduria; es filosofia; es religion;
es ensefiar y es aprender; es guia; es jefatura; es raiz; es
present, pasado y future, pues modifica el tiempo de los
verbos y, por uiltimo es el hombre como ser de energia,
lo mismo que el Sol, la Tierra, la Luna, y con su nombre
se forman numerosas acepciones, como CANAN.
Para la filosofia maya la condici6n circular es la que
cuida la ARMONIA UNIVERSAL.
El maya habia llegado a la CONCIENCIA COSMICA,
al DIOS COSMICO, al declarar que HUNAB-KU era el
dador del MOVIMIENTO Y LA MEDIDA, y que jams lo
habia representado con image alguna, y sin embargo vi-
via INMERSO EN EL, y que esa manifestaci6n del SER
ABSOLUTO, si no lo representaba particularmente, como
a las demis deidades, sin embargo estaba latente en sus
manifestaciones espirituales y materials, ya que alli es-
taba present en su arquitectura, en su moral, en su legis-
laci6n y en su propio comportamiento personal al consi-


-27-






derar con un verdadero sentido human, que todos los se-
res humans SON HERMANOS ENTRE SI, que no existe
el TU, sino que TU ERES YO; MI OTRO YO (en maya)
IN LAC ECH. La hazafia del pensamiento maya lleg6 a la
formulaci6n del SIGNO CERO, y al concept matemitico
del SER ABSOLUTE.
La COSMOGONIA MAYA, antes que pueblo alguno de
la Tierra, plantea la teoria de la NEBULOSA, y sigue su
curso evolutivo apegado a la verdad (lejos de cualquier
concept mitol6gico). Y gracias a ello, llega a crear una
RELIGION CIENTIFICA Y FILOSOFICA, raz6n por la
cual FILOSOFIA, RELIGION y CIENCIA estdn intima-
mehte vinculadas. No se separan, ni se aislan, y funda-
mentalmente tienen una sola nominaci6n: CAN que signi-
fica ENERGIA COSMICA, y es dentro de sus LIMITS
donde se desarrolla toda la cultural y la civilizaci6n del
pueblo maya, asi como la de los demds pueblos de este
Continente...
El pensador maya lleg6 a la conclusion de que el
HOMBRE liabia sido CREADO por los mismos creadores
de la Tierra, y que EL no era un ser excepcional DENTRO
de la naturaleza, sino parte INTEGRANTE DE ELLA. Que
61 como ella, tenia que obedecer LEYES; igual que las
plants, las bestias, los pdjaros, los insects.
Se llam6. Itza. Y lleg6 a la convicci6n de que era nada
menos que PRODUCTO de la conjugaci6n de ELEMENTOS
GENERADORES catalizados por la presencia del AGUA,
del liquid element, en combinaci6n con la ENERGIA,
con el fuego, con el calor, y que su organismo estaba com-
puesto con los mismos elements que contenia la NATU-
RALEZA, minerales y vegetables. Asi lleg6 a la convicci6n
de que la naturaleza y 61 eran una sola cosa. Que las mis-
mas leyes dinimicas, energ6ticas que habian hecho possible
la presencia de la Tierra, habian contribuido a su propia
presencia. Y asi pasado el tiempo, se declara CHAN, se ma-
nifiesta CAN, sinteis de 1o universal, del gran todo.
La Tierra, para el pensamiento maya, no es un Ser
aislado en el infinite, obedece a influencias extraestelares,
el Sol tiene que ver con la Tierra directamente, sus fen6-


-28-






menos como las Manchas que sufre peri6dicamente tie-
nen efectos decisivos en la vida del planet, como en la vi-
da del hombre... Calcularon de manera perfect las re-
voluciones sin6dicas de la Luna, de Marte, Venus, Satur-
no, Mercurio, J6piter y el Sol ... De este su amor a la na-
turaleza surgi6 su magnifica formula del CERO, no como
simbolo de la NADA, sino como GERMEN de ALGO de
donde sale ALGO, ya que no podian aceptar que de la NA-
DA, hubiera salido TODO"7.
"... La palabra fue inventada por el hombre preame-
ricano. El creador de la palabra es el indio maya... Buda
y Cristo estudiaron sus ensefianzas originales en la lengua
maya... El idioma ritual de Cristo era el maya. HELI
LAMAH ZABAC TANI, iltimas palabras que salieron de
sus labios en el G61gota, -y que nadie sabe qu6 idioma
era- es lengua maya.
Palabras mayas se encuentran en todas las, lenguas
del mundo. En Jap6n, un 40% del idioma tiene races ma-
yas. En la India una gran proporci6n de las lenguas ha-
bladas vienen del maya. Los viejos idiomas acadio y cal-
deo eran en gran parte maya. Lo mismo el egipcio. El al-
fabeto griego constitute un texto en idioma maya.
El Pop-Wuh -Biblia Maya- es el document mds
antiguo sobre la historic humana, anterior al RIG VEDA
y el ZEND AVESTA. Adin y Eva son palabras mayas:
Ahtan, Eua... El nombre Maria igual que el de las ma-
dres de otros mesias es: MAIA... La cruz de Cristo es la
cruz de Palenque. La esfinge y la swistica construyeron
los mayas en Egipto.
Los indios mayas instruyeron a la India, Tibet, Egipto,
Babilonia. El pueblo indio preamericano, es el Anico pue-
blo de la antigiiedad que cre6 su alimento. Y la organi-
zaci6n humana( la sociedad) no naci6 en Caldea, ni en la
India, ni en Egipto, ni en Grecia, ni en Roma, much me-
nos en Europa. Naci6 aqui en Am6rica.
La contribuci6n spiritual que nos brindan ahora las
civilizaciones maya, tolteca, tiwanaku, inka, etc., despoja-
das del misterio que las rodeaba, es un aporte de gran va-
lor en este moment crucial de la humanidad..."


-29-






"...8.000 afios antes de Cristo utilizaron el algod6n;
sus fantisticas tdcnicas elaboraron 190 tonalidades de te-
jidos... Dominaron la fuerza radiactiva con que roian la
roca. En sus construcciones usaban un cemento muy su-
perior al nuestro. En los flancos pardmicos de los Andes
hicieron terraplenes y sembraron 20 millones de hectareas
y dieron un regimen social de abundancia a 20 millones
de series humans. La mitad de los alimentos de que hoy
se nutre la humanidad, inventaron los indios preameri-
canos.
Inventaron y usaron el CERO en sus incomparables
matemiticas. Los amerindios ejecutaron la mayor proeza
intellectual de todos los tiempos: un calendario que en-
cuadra un ciclo de 374.440 afios intimamente relaciona-
dos con las leyes del Universo, y el hombre, dentro de 1l,
como part indesligable de las mismas leyes". Y lo mts
asombroso que llegaron al socialismo c6smico: crearon
la "comunidad"; y como gobierno: un "Poder 6tico... "
"El historiador Valmiki (siglo IV A.C.) en el Ramaya-
na (vol I), dice:
"Los mayas, partiendo de su tierra de nacimiento eni
el Este como misioneros de religion y conocimiento fue-
ron primero a Burma y alli instruyeron a los Nagas; de
Burma fueron al Deccan en la India, de donde llevaron su
religion y conocimientos a Babilonia y Egipto".
"Los mayas eran grandes navegantes, cuyos barcos
viajaron de los oc6anos del Oeste a los del Este, y de los
mares del Sur a los del Norte en edades remotisimas".
Y James Chuchward, viajero e investigator, asienta:
"Un hecho notable es que encontramos palabras ma-
yas en todas las lenguas del mundo9.
... Los mayas fueron los primeros culturizadores de
la India, el Tibet, Egipto, Babilonia, Acadia y Grecia. Lo
hemos comprobado con textos de historiadores de la India
y Egipto. Esti establecido hist6ricamente que la ciencia-
religi6n conocida por Cristo en Egipto, la India y el Tibet
era maya.
La comparaci6n de palabras en Sinscrito (el len-
guaje antiguo de la India); Zend (la antigua lengua de
-30 -






Persia); Griego, Latin, y otras lenguas, ha demostrado que
todos estos idiomas provienen de un lejano origen co-
min"10



EL T IEMPO


Hay tres tiempos: tiempo hist6rico, tiempo geol6gico
y tiempo c6smico. El tiempo en la concepci6n amautica
debe encuadrarse dentro del Cosmos. El concept tiempo,
se manifiesta y actda en la raz6n. No es possible concebir
el pensamiento en el vacio y sin su ariete la raz6n. Tiem-
po y raz6n modelan el pensamiento. Pero el conceptor del
tiempo y de la raz6n es el mismo pensamiento. De tal
suerte que si tiempo y raz6n estin en el pensamiento, por
ende, tanto la raz6n, como el tiempo, no pueden manifes-
tarse sin el pensamiento, fuera del pensamiento. Hay tiem-
po y raz6n donde hay pensamiento; y hay pensamiento
donde hay raz6n y tiempo.
Pasado, present, future, no son nada. No tienen con-
tenido ni significaci6n.
La concepci6n amiutica del tiempo es circular. El
tiempo amautico es redondo. La vida amiutica es redonda.
El Sol, la Tierra, la Luna, la estrella, toda la Galaxia
es redonda. El Cosmos es redondo. El mundo amautico
es redondo.
Nada es linea recta; todo es circulo. El germen, la se-
milla, el semen, el falo, la matriz tienen forma circular,
redonda... Todo es una concatenaci6n infinite, relaci6n
inconmensurable; entonces la concepci6n rectilinea del
tiempo es antic6smica; antinatural: es el yo, el egoismo,
el oro, el robo, el asesinato...
El individualism es Occidente. Y Amdrica, comu-
nidad.
En el cerebro amautico se halla impresa la imagen
del Cosmos, de su Cosmos. La Tierra, la Luna, las estre-
llas son redondas, y giran alrededor del Sol. Por tanto,

-31-






el concept, (la idea) tiempo es redondo, circular. El
circulo carece de punto de partida y meta. En un tiempo
circular, no hay principio ni fin. Todo es energia en mo-
vimiento. Todo se mueve y toma fondo, forma y maneras,
sin alterar su esencia: la energia.
La raz6n, no puede ser ni actuar, sino dentro del con-
,cepto circular del tiempo. Como las Galaxias existen en
armonia, la raz6n no podia ser otra cosa que la supreme
lucidez del pensamiento al servicio del hombre.
El poder de esta raz6n, hecho pensamiento y fuerza
de voluntad, ha creado, plasmado y esculpido una socie-
dad perfect: la sociedad de Pream6rica, que existe viva
y actuante en la Comunidad-ayllu del Tawantinsuyu de
los Andes, el Calpulli azteca de M6xico y el Pop-Wuh maya
de Centro Amdrica.
Dentro de la concepci6n circular del tiempo ha ger-
minado, toda la estructura conceptual de la gran cultura
amiutica. Religion, Filosofia, Arte, salen del tiemlpo
circular.


LA VIDA

ZQu6 es la vida para el hombre arrutico?
ZQu6 es la vida para el indio?
Con unci6n religiosa, el indio deposit la semilla en
el surco. En supreme serenidad y concentraci6n de su.
misteriosa fuerza fecundante, la Tierra la recibe. Y de es-
ta sacra conjunci6n nace la plant. Nace la vida.
Cuando el espermatozoide inunda el surco de la ma-
triz, depositando la semina creadora, cuando el hombre y
la mujer se funden en un nirvAnico rito religioso, en este
dxtasis del supremo instant la energia c6smica se hace
vida.
La semina creadora se ha hecho forma y conciencia;
came vital y espiritu de luz, he ahi la vida, esa es la vida
para el indio, en esta tierra del Nuevo Mundo, que los eu-
ropeos han puesto el nombre de Am6rica.
-32-






I Y asi se fecunda y nace la vida de todo ser vivo, en el
planet Tierra.
"... La naturaleza del hombre es la naturaleza de to-
dos los animals; y surgi6 de 6sta... en el nivel de la es-
tructura e interacci6n molecular, el almacenamiento y
transferencia de informaci6n, las operaciones energ6ticas
y de otras caracteristicas definitorias de la vida, el hom-
bre difiere de una bacteria de un modo muy poco signi-
ficativo...
Vive en comunidades biol6gicas y tiene un nicho y
una ecologia, igual que los petirrojos y las lombrices de
la tierra... mira hacia las estrellas y hacia el barro, re-
cuerda su pasado y predice su futuro.. .." (G. Gaylord
Simpson).
La vida en cuanto halito c6smico, en cuanto Cosmos,
no muere. La vida, destello de la energia galAxica, es eter-
na. La muerte no existe. Dentro la concepci6n del TIEM-
PO-CIRCULAR, la idea intelectiva de la muerte, es inad-
misible. Esta concepci6n, hecha convicci6n, conciencia y
sentimiento vital reverbera en el alma c6smico-panteista
del indio.
La vida para el indio es Cosmos. La vida es eteria
renovaci6n. Mi crineo y mis sesos cuando sean tierra, en
vez de pensamiento darin flores... Y las flores, cuando,
sean cerebro, darn pensamiento...


LA MU1ERTE

El hombre sale del Cosmos. Es hijo del Cosmos.
Es Cosmos. Como el Cosmos es eterno, el hombre es eter-
no. La cuna y el sepulcro, en el mundo amdutico, en el
pensamiento amAutico, no existen. Nacimiento y muerte
son nada mAs que manera y forma de los series que pue-
blan el planet Tierra. Mineral, vegetal, animal y hombre,
cambiari, pero sin dejar de ser substancia c6smica.
El hombre al nacer es pequefio y delicado. Pedacito
human, tiene volume o forma torpe y d6bil, y una men-

33 -






te de ciegos impulses. Luego, toma cuerpo y conciencia.
Su ser se Ilena de luz y fuerza vital,
Como hijo del Sol, su Dios, el hombre es un ser sa-
grado. El hombre es un dios. Y, como hijo del Sol, me-
jor de los Soles de las Galaxias, el hombre piensa; pien,
sa el bien, y hace el bien. El hombre de cerebro, el genio,
crea; crea conocimiento, ciencia y conciencia c6smicos.
Cuando la unidad humana llega a su Otofio y llega a
su Invierno, se convierte en tierra, roca, arbol; y su pen-
samiento, en parte constitutiva del fluido solar, vale de-
cir, vuelve a la galAxica energia del Cosmos.
Para la fauna humana no hay primaveras ni invier-
nos. La fauna humana es eterna. Mi padre, el constructor
de Tiwanaku y de Machupicchu, vive en mi; y yo vivird
en mis hijos de care y en mis hijos de pensamiento. Mis
padres estan en mi; yo en mis hijos. Somos eternos. So-
mos polvo de estrellas y nota de sinfonia de Dioses...
Cuando nace un nifio, el indio se alegra, canta y bai-
la; y cuando muere alguien, el indio no ilora, prepare su
comida y bebida y visti6ndolo con sus mejores prendas,
deposit el cadaver en el sitio mis fecundo de la tierra.
El indio deposit a sus muertos.en el seno de la Pachama-
ma, cantando y bailando, Ileno de alegria.
La idea y la imagen de la muerte han salido de Occi-
dente. Occidente ha inventado a la Parca con su giiadafia,
para meter el terror de la nada en la sangre y el alma del
hombre. Occidente ha inventado el dolor, la angustia, el
miedo, etc...
La raz6n de Occidente ha inventado el tiempo; ha me-
dido el tiempo en eras, milenios, siglos, lustros, afios, me-
ses, dias, horas, minutes, segundos; Le ha adherido al
hombre el reloj, el cron6metro; que es el medidor de su
vida y de su tiempo...
El tiempo es una linea recta... Y tambidn la vida hu-
mana es una linea recta, El hombre es una linea recta; su
sociedad tambidn.
Para el Cosmos: ni el tiempo ni la vida tienen prin-
cipio ni fin. No tienen origen ni meta.


-34-






Y el hombre de Occidente se debate como si tuviera
un principio y su vida un destino. Lo cual es absurdo y
estupidez. La intelecci6n, la concepci6n de Occidente so-
bre el tiempo, la vida y la muerte es un absurdo y una es.
tupidez...


AMERICA Y OCCIDENTE

La sociedad de Pream6rica es un cielo estrellado y
una comunidad de PAZ y AMOR. Y como tal ni nombre
tiene. La Europa antrop6faga con los ojos azorados, tra-
gindose la saliva, la llama iNuevo Mundo!
Antes del descubrimiento de Am6rica, en el Nuevo
Mundo hay un solo pensamiento, una sola lengua, una sola
organizaci6n social y un solo gobierno.
El pensamiento es amiutico, la lengua maya, la so-
ciedad ayllu comunidad, y el gobierno, un Consejo de
Amautas. Como de la lengua maya salen todas las lenguas,
la voz elocutiva que nombra el SER, la palabra que expre-
sa el SER en maya, qheswa y aymara es CAN: un solo t6r-
mino en las trees lenguas.
Aqui no vamos a hacer el recuento de las mil y una
leyendas que Europa ha tejido, respect al pensamiento
del Nuevo Mundo. Desde la pelea entire Las Casas y Se-
pilveda, donde la acusaci6n no s6lo que no admite que
haya pensamiento en la cabeza del indio, ni siquiera con-
cibe que el indio sea hombre. Por su parte, la defense,
afirma: que el indio "es hijo de Dios" igual que cualquier
otro hombre de la Tierra.
El pensamiento indio es un pensamiento amautico.
Cuando el indio piensa, los 14 millones de circulos nervio-
sos de su masa encefalica, vibritiles al ritmo del Cosmos,
rutilan como un cielo estrellado.
La intelecci6n conceptual india del Universo es una
unidad total. Su Galaxia y su si mismo, una identidad
absolute.


-35-






La Galaxia del indio y las Galaxias del espacio side-
ral, se hallan en un mismo pulso. "La estrella mis lejana
de la mas lejana Galaxia es la hermana del hombre".
El sistema solar es un punto, una nota en la infinitud
de los sistenias. El hombre un punto y una nota dentro del
sistema solar. Alrededor del Sol giran la Tierra, la Luna
y otros planets. Todos estos astros se mueven al mismo
ritmo y la misma armonia. No hay astro disonante. Todos
los planets de un sistema, y todos los sistemas de todas
las Galaxias existen dentro de una ley de cohesi6n e inter-
dependencia. Del trabajo en conjunto, mejor; del movi-
miento solidario, emergen el ser y la existencia de cada Ga-
laxia, de cada sistema, de cada planet, y de cada hombre.
Por tanto, el hombre y la sociedad son la misma ima-
gen de su Galaxia, de su sistema y de su planet. El hom-
bre es el Cosmos. Su Cosmos.
He ahi la raz6n primera y'6ltima del hombre y de la
sociedad del Nuevo Mundo. La raz6n primera y iltima del
pensamiento indio y del mundo indio.
Enr la calidad del pensamiento esti implicit la cali-
dadde la lengua. No hay pensamiento sin palabra, ni pa-
labra sin pensamiento. Grecia y Roma inmortalizan el grie-
go y latin. La sabiduria hasta el Renacimiento ha hablado
el latin. Luego, cuando las nacionalidades sajonas, latinas
y slavas irrumpen el mundo, con su lengua, llegan a Am6-
rica.
El castellano, el ingles, el portuguds, el francs, el ru-
so, se enfrentan a las lenguas del Nuevo Mundo.
Europa en cuatro siglos y medio de guerra no ha
vencido a Am6rica. No ha conquistador el Nuevo Mundo.
En la substancia mas vital del Ser: pensamiento y lengua,
Amdrica vive. Aqui no vamos a particularizar el Maya, la
lengua mas sabia del Universo, que segfin la ciencia filo-
16gica de nuestro tiempo, salieron del Maya todas las len-
guas de la Tierra. Y ni duda cabe, que el Aymara y el
Qheswa son ramas del com6n tronco mdyico.
El conocimiento y la lengua, la filosofia y la filologia
en el aymara y el qheswa, no obstante la conduct asesiria
de la "fiera blanca" de Europa, revisten suma importancia.


-36-






Quiero decir, que el pensamiento y la lengua del indio es-
tan vivos en la sangre y el espiritu de millones de aut6c-
tonos que habitan desde Alaska hasta la Patagonia.
Pero donde se halla invicto, y cada dia en lucha mis
aguerrida, es en Bolivia, Peru y Ecuador. Los Cronistas
de ayer enceguecidos por el dogma cristiano, y los Cronis-
tas de hoy, enceguecidos por el dogma de la "raz6n" y de
"su" ciencia, no han ni asomado al fondo del pensamiento
amautico; no han aprehendido, no han agarrado el espi-
ritu vital de las lenguas indias; en nuestro caso, al espiri-
tu del aymara y el qheswa. La ciencia europea, manejada
por gringos o por mestizos colonizados hasta la abyecci6n,
en este orden, hace solamente aleteos de mariposa. No
llega a la esencia, vale decir, nada sabe, nada entiende del
pensamiento indio ni de las lenguas indias actuantes y
vivas.
Un testimonio. La cultural de Occidente desde 1492
hasta hoy, 1977, aquf en Am6rica, si no arrasa con el pen-
sar y el habla del indio, encaja dentro de la escala de sus
valores. El pensamiento y la lengua amautas, metidos en
lecho de Procusto, sufren toda suerte, de vicisitudes. Y,
asi de este modo, el pensamiento result un pensamiento
que no es del conquistador blanco ni del indio conquis.
tado; y el aymara y qheswa castellanizados, degeneran en
una jerigonza incomprensible.
Extraigo, del arsenal de mi mundo psiquico, los con-
ceptos que vestidos de su ropaje lingiiistico propio, de-
muestran no la evidencia, sino la certeza de mis enun-
ciados.

Qheswa

Yuyay Pensar.
Yuyayk'a yuyan El pensamiento piensa.
Yuyayta yuyachina Hacer pensar el pensa-
miento.
Yuy aspak'a chek'anta yuya- De pensar hay que pensar
na recto, just, bien.
Ch'uwata yuyana Pensar claro, limpido.


-37-






Llijhuta yuyana
Chek'anta yuyana
Ukhunchis imaynatachus nin,
chayta yuyana, chayta nina,
chayta rimana, chayta ruhua-
na


Aymara


Amuyana
Amuyafiarusti amuypan

Amuyafiasti amuyi
Amuycipanja amuyafia che-
kha, huali
Amuyana khana, khoma
Amuyana huali khoma
Amuyana chekhapaqui
Cunti sihua, cunti amuyi,
cunti parli, cunti parli chy-
masajja, uc lurafia


Pensar luminosamente.
Pensar recto.
Lo que dice, lo que piensa,
lo que habla, lo que hace
nuestra conciencia, eso
hay que hacer.



Pensar.
Hacer pensar el pensa-
miento.
El pensamiento piensa.
De pensar hay que pensar
recto, just, bien.
Pensar claro y limpido.
Pensar luminosamente.
Pensar recto.
!Lo que dice; lo que piensa,
lo que habla, lo que hace
nuestra conciencia, eso hay
que hacer.


iHe ahi el imperative categ6rico amautico! iEl impe-
rativo categ6rico indio!
Lejos del testimonio falaz, falso y de mala fe de los
Cronistas y de los cientificos de Europa, el pensamiento
indio vivo, actual y actuante es 6ste:
Como el indio es Cosmos, la primera cosa que hay en
su pensamiento es la idea de la eternidad: en aymara y en
qheswa: HuIfiay, (eternidad). El Sol (Inti), la Tierra (Pa-
cha-Mama), y el hombre (runa) son unidad, identidad y
eternidad., En el pensamiento amiutico no asoma el Co-
gito ergo sum y menos el Homo homini lupus. La esfera
/de valores del indio descansa o arranca de este pensa-
miento.
En el Nuevo Mundo hay un solo pensamiento, una
sola lengua y una sola Reptiblica c6smica.






El testimonio estelar de la unidad de pensamiento, de
la unidad de lengua y de la unidad social es el Calendario
Maya; Calendario Maya y el "Nosce te ipsum" que est.n
grabados en la Puerta del Sol de Tiwanaku, y la viva y ac-
tuante presencia del Calpulli en Mexico, del Pop Wuh en
Guatemala, y del Ayllu-Comunidad en el Tawantinsuyu
de los Andes.
El Sol es redondo, la Tierra, la Luna y el Atomo, tam-
bidn. El pensamiento que sale de la energia, forma y mo-
vimiento de estos astros, no puede tener otra forma, otra
energia y otro movimiento...
El pensamiento vivo del indio, el pensamiento amdu-
tico, aquel que palpita en su alma, como en sus venas la
sangre, el pensamiento actual y actuante que llena y col-
ma el mundo mental indio; aquel que conserve su virgi-
nidad, virginidad pristine e inmicula de la primigenia co-
munidad mundial; aquel que no ha sido hollado ni man-
chado por el color ni por el sabor del pensamiento de la
"fiera blanca" de Europa, es el pensamiento salvador en
la era nuclear de la humanidad.
La sociedad que ha hecho, que ha tallado, que ha mo-
delado y plasmado este pensamiento es una sociedad per-
fecta. El pensamiento indio hace una sociedad perfect.
La constelaci6n del pensamiento indio de Pream6rica abar-
c6 y aprehendi6 la dimension galaxica del Universo, y apli-
cando sus leyes construy6 el Calpulli, el Pop Wuh, la Co-
munidad y el Ayllu; y sobre tal cimiento, edific6 una socie-
dad c6smica en el Continente del Nuevo Mundo.
El pensamiento amiutico cre6 una sociedad perfect,
la inica que vieron los ojos de Europa y palparon las ma-
nos de Europa.
Una sociedad donde nadie miente, nadie roba, nadie
explota. Una sociedad donde no hay hambre, miseria car-
nal ni spiritual. Una sociedad donde todos trabajan. Una
sociedad donde cada uno recibe, segin su necesidad; y rin-
de segin su capacidad.
Una sociedad que en milenios de evoluci6n Ilega a es-
tablecer, a imagen y semejanza del Cosmos, tal solidaridad,


-39-






donde cada unidad humana es responsible de la totalidad
del grupo social.
Como el Ayllu existe en una comarca, la tierra se ha
hecho sangre y conciencia del hombre. De tal modo que
hombre y tierra, tierra y hombre son la misma cosa: uni-
dad e identidad absolutas. Son Comunidad, Ayllu, Calpu-
lli, Pop-Wuh.
"tPor que el Preamericano se sinti6 Cosmos? Como
contestaci6n inmediata viene al pensamiento: Zqu6 otra
cosa podemos ser?1.
"El cuerpo human -dice el Dr. Leprince- es una
antena que recibe y transmit los mensajes de toda clase
que le llegan de todo el Universo.
Nuestro ser, con la .concepci6n comunal c6smica, se
difunde mis alli del amor a una sola persona, siente el in-
menso amor colectivo, la consubstanciaci6n; alli todos los
series forman un convoy en march. En todo caso el amor
es fusi6n y no apetito, como en algunas concepciones pa-
ganas, ni caridad o compasi6n, como en alguna doctrine
religiosa.
Podemos, empleando el patr6n de los valores preame-
ricanos, poner, la Etica, de esencia comunal en el Cosmos.
Y obtenemos una definici6n hasta hoy desconocida: EL
BIEN ES LO QUE TIENDE A PROMOVER LA EVOLU-
CION Y EL MAL LO QUE TIENDE A DETENERLA..."12
El Tawantinsuyu, la sociedad que encontraron los es-
pafioles en 1532: "... Era la voluntad guiada por la in-
teligencia. No hubo en el Imperio un mendigo... La li-
mitaci6n del consume a lo estrictamente necesario permi-
ti6 una distribuci6n just. Nadie recibia mis porque na-
die debia recibir menos. El Estado regulaba la vida eco-
n6mica en toda su extensi6n.... Precisase tener muy en
cuenta que el Imperio del Peri, al advenimiento de los In-
kas, era ya un pais de vieja tradici6n cultural. Las mani-
festaciones de una etapa superior de desarrollo pueden ser
fechadas ya mis de diez mil afios antes de Cristo y, por lo
fanto, otros mil afios antes de los comienzos del Imperio
Inkaico. El florecimiento de las artes, de la cerimica, de


-40-






la orfebreria, junto al desarrollo intellectual tipificado en
los Amautas y en su instituci6n, capital, el Yachayhuasi. La
prosperidad se habia extendido de un extreme a otro del
Imperio. Los graneros y los dep6sitos estaban henchidos
de alimentos, de vestimenta, de vasijas de ornamentos, de
metales, de herramientas. Las comunicaciones por fla-
mantes vias eran rapidas gracias al servicio de los chasquis
o postillones...
El sistema inka, es inico en la Historia de la Cultura,
porque no hubo pueblo alguno en el mundo que planifi-
cara una sociedad para conseguir el bienestar universal.
Lo comin y corriente fue alg6n ordenamiento social para
circunscribir el beneficio econ6mico a una clase privile-
giada o al monarca omnipotente. Todo planteamiento
te6rico para organizer la sociedad en forma tal que que-
dara suprimida la miseria, fue considerado como mera
utopia...
Resta por examiner si el ordenamiento o planifica-
ci6n inkaica sacrifice la libertad. El poder del Inka no
debe ser confundido con ningdn g6nero de tirania o des-
potismo. El hombre, en el Imperio, era una valiosa uni-
dad social que se movia en la 6rbita de sus quehaceres y
deseos, y por lo tanto en su libertad. No podemos com-
parar con la nuestra, porque la 6rbita de nuestros deseos
y quehaceres es distinta. Se es mis libre cuando hay mis
que escoger. No midamos, pues, la libertad del hombre
antiguo con nuestra propia media. El hombre del Ta-
wantinsuyu gozaba de "su" libertad"13.
"El pueblo de los Inkas era tan grande, tan civilizado,
tan human, tan digno, y de tan luminosa conciencia, que
no habia en su tiempo otro igual sobre la faz de la Tierra.
ZProbanzas?
Son perentorias.
La ciencia y la t6cnica llegaron a tal grado de esplen-
dor, que es dificil siquiera imaginar la vida social del In-
kanato.
Lo que queda en Cuzco, y lo que pueden nuestros ojos
contemplar con estupefacci6n en Machupicchu; y ni qu6

-41-






se diga en Tiwanaku, demuestran y ratifican estas pala-
bras:
"... los grandes trabajos no fueron realizados con
tiles de tallar piedra, sino con una pasta radiactiva que
roia el granito..." ... la ingerieria inkaica asombra a la
ingenieria de Occidente".
"En el Departamento de Lambayeque hay in canal que
partiendo del rio Chancay se extiende hasta las pampas de
Motupe y M6rrupe con mas de setenta y nueve kil6metros
de recorrido y una enorme capacidad; ese canal lleva el'
nombre de RACCARUMI. Pues cerca de Carhuaquero el
canal atraviesa una estribaci6n de la cordillera formada
por rocas muy duras y lo hace describiendo una curva de
mas de dos kil6metros de desarrollo. Cuando se levant6 el
piano de esa region para los studios de la presade Car-
huaquero, se descubri6 que la curva mencionada era un
arco de circulo perfect. Inmediatamente surge la pregun-
ta: ZC6mo y con qu6 elements los t6cnicos de esa 6poca
pudieron trazar un corte en roca en arco de circulo? ZC6-
mo se las arreglaron para abrir una zanja de mas de diez
metros de profundidad por otros tantos de ancho, con ta-
ludes perfectos, conservando un Angulo constant de des-
viaci6n? La respuesta es dificil. Los t6cnicos de esa 6poca
no conocian ninguno de los instruments topogrdficos que
hoy serian indispensables para este trazo. Como 6ste, hay
miles de problems resueltos con tanta exactitud que el
t6cnico modern tiene que asombrarse".
El kipus es un alfabeto perfect. Un color y un nudo
de k'aito resistente y fino, para el kipucanayu, es la expre-
si6n de la verdad viva. El kipucamayu a traves del kipus
conoce el estado fisico y psiquico de los series humans; el
tiempo, la condici6n y la situaci6n de los sembradios; la
cantidad y la calidad de las cosechas, etc., etc. En fin to-
do el movimiento de personas, cosas e ideas. El kipus es
la ciencia estadistica de la vida de catorce millones de ha-
bitantes que tiene el Imperio.
Ademis habia en la escritura inka signos grabados en
piedras, planchas de oro, de madera y pafios pintados..."


-42-






"... Los mayas habian fijado el afio solar en 365'2420
dias. Los mayas estaban en un error de diezmilsimas, an-
tes que el Occidente llegara despues de largos cilculos, a
establecer la duraci6n exacta del afio solar en 365'2422
dias..."
.El pensamiento amAutico hizo el Tawantinsuyu, que
Occidente vio con sus ojos, toc6 con sus manos, y destroz6
con su espada, su arcabuz y su Cristo...
Esta America, que Occidente, que la raz6n de Occi-
dente, no ha podido veneer, no es "La otra America", ni
America latina, ni America hispana.
Hay una sola America: la America c6smica, la Ame-
rica India!


-43-












LA RAZON DE LOS HOMBRES


En el Templo de Delfos, estaba grabado el "Nosce te
ipsum" amiutico (Con6cete a ti mismo). Alli vivia la Pi-
fonisa, protegida por sacerdotes.
"La Sibila balbuceaba. No eran palabras articuladas
las exclamaciones de su boca; eran sonidos primitivos,
ruidos animals. Roncos murmullos, tartamudeos y gru-
fiidos se fundieron al fin en estridentes gritos. Cuando
sus pulmones quedaron completamente agotados, la Sibi-
la dej6 caer su cabeza hacia adelante. Estaba envuelta
en los vapores estupefacientes que salian de uina hendi-
dura del suelo. Cualquier otro mortal hubiera sido aho-
gado por estos vapores, pero la Pitonisa, el heraldo de
las sabias 6rdenes de Apolo, inhalaba de ellos nuevas
fuerzas. Se levant6 de su asiento de tres pies. Era una
figure enjuta, tan completamente cubierta por sus habi-
tos blancos que s61o dejaba ver su roja boca contraida y
fantasmal. Al peregrino arrodillado ante ella, le pareci6
que se hacia cada vez mis alta. En poco, tiempo, llegaria
al Olimpo..."
Para preguntar a la Pitonisa "ZQui6n es el mis sabio
de los hombres?" "... Queref6n habia realizado una pe-
regrinaci6n desde Atenas. Era un camino largo y dificil,
duro para Queref6n, que no era de los mejores en el Li-
ceo. Tosia un poco, se cansaba facilmente y nunca habia


-79-






ganado un premio en los juegos. Pero apenas sinti6 las
molestias de la peregrinaci6n a Delfos, los dias que pasu
'respirando el polvo del camino, las noches en las zanji
de la carretera. Sonrefa siempre, incluso cuando esta-
ba a punto de desmayarse. Cuando emprendi6 el regre-
so a Atenas, ya no era un ser incompetent y superficial
La ciudad le recibiria alegremente. Sus conciudadanos le
rodearian, pendientes de sus palabras. Porque Ilevaba el
mensaje, la sentencia de la divinidad: "iS6crates!".
Los amables sacerdotes que le recibieron la noche d-
su Ilegada y le permitieron descansar en un ivestibulo del
teriplo, como si fuese un gran senior, y no un pobre sr
plicante sin otra cosa que ofrecer que un escudlido car-
nero y dos gallitos, no necesitaron much trabajo para
sonsacarle el objeto de sus ansias. Sali6 de la conversa-
ci6n, sin grandes esfuerzos diplomaticos. Queref6n esta-.
ba tan embriagado por la magia del hombre en quien
creia, que no podia evitar la menci6n del nombre que-
rido en cada una de las frases: "S6crates cree, S6crates
opina, S6crates dice, S6crates quiere".
Qu6 es lo que este S6crates cree, opina y quiere en
realidad? Los sacerdotes de Delfos se retiraron a delibe-
rar. Su decision tuvo un caricter fatal. Tenia poder su-
ficiente para someter y liberar las inteligencias hasta mu-
cho mis alli de las fronteras de H61ade...... los sa-
cerdotes escribieron en la tablilla de cera: S6crates es el
hombre mis sabio del mundo.
Aqui estin las palabras de la Pitonisa, interpreta-
das y escritas -dijo el gran sacerdote, entregando la tabli-
la al muchacho Queref6n.
S6-cra-tes!
No; no era equivocaci6n. No era ni suefio ni ilusi6n.
Alli estaba: iS6crates!
Ni palabra, ni gracias, ni oraciones eran bastantes.
Queref6n ni se tom6 el tiempo necesario 'para proteger de-.
bidamente la tablilla. Emprendi6 el retorno carretera ade-
lante. Exigi6 a sus palpitantes pulmones y a sus d6biles
piernas un esfuerzo mayor que el que eran capaces de
rendir. Consigui6 Ilegar a Atenas.

-80-






En un principio, parecia que el experiment iba a fra-
casar. Por primera vez, un oriculo de Delfos no producia
temblores de espanto ni especulaciones financieras, sino
una fuerte hilaridad. Atenas refa a carcajadas.
Queref6n tenia que mostrar el oriculo cien veces al
dia. Tal vez de modo diferente al que esperaba, se con-
virti6 en una celebridad ciudadana. Sus amigos le arreba-
taban la tablilla. Corriendo en alegres grupos, se pasa-
ban la preciosa cera como una pelota hasta que alguno de-
jaba caer con indiferencia sobre la hierba.. S61o cuando
Alcibiades estaba present cuidaban los muchachos de
mirar lo que hacian. Alcibiades era l. mis fuerte de to-
dos. El mismo se refa de todos, incluso de S6crates... en
el tumulto de la plaza del mercado, en las barberias y en
los bafios, no habia autoridad con s6lidos pufios -como
Alcibiades- que protegiera a S6crates. Alli la hilaridad
no tenia limits. Atenas era el centro del mundo sin du-
da alguna, pero en todos los tiempos fue, vista por dentro,
un villorrio murmurador. En el CerAmico, el Mercado de
los alfareros, cuyos tenduchos, bazares, casas de comidas
y paseos formaron la primera calle Mayor de la historic,
todo el mundo se acordaba del viejo Sofronisco, el es-
cultor. Muchos habian bebido con 61 por la noche unos
vasos de vino y algunos le habian encargado sus dioses do-
m6sticos. Su trabajo era bueno y barato, pero a nadie
se le ocurri6 que pudiera engendrar al hombre mas sa-
bio del mundo. Su mujer, Fenareta, la honorable coma-
drona, tambidn fue muy popular y solicitada entire las fa-
milias del CerAmico. Se recordaba que, despues de la
muerte de Sofronisco, se habia casado con un vecino y se
habia trasladado mas tarde a otro distrito de la ciudad..
Si S6crates hubiese sido el hombre mas sabio del
mundo, no hubiera necesitado andar sin tflnica ni calza-
do' iCurios.o un sabio a quien se veia todas las mafianas
en la fuente, llenindose ansiosamente de agua el est6ma-
go, y a quien nunca se veia por las noches en la taberna,
donde las classes altas saboreaban el vino de Creta! iMal-
dita sabiduria la que obliga a su poseedor a levar una vi-
da de perros! Y; si el hombre era tan sabio, epor qu6 los


-81-






nifios se asustaban de su aspect grotesco? ZEra 16gico
que el dios-Sol se hubiese fijado en un fantasma noc-
turno, aunque fuese un grueso fantasma? No; Apolo esta-
ba gastando una broma a la ciudad. Tal vez queria po-
ner a prueba el ingenio de sus atenienses. ePor qu6 los
dioses no iban a dudar de los hombres, cuando los hom-
bres dudaban de los dioses?"1.
S6crates tuvo que buscar el moment mas pat6tico
para hablar con Apolo, y demostrar a Atenas que Apolo
no miente... Atenas estaba en guerra... y sucedi6 en ple-
no campo de batalla; en el mayor de los peligros, cuando
el miedo roia las entrafias, S6crates llama a Febo. Y, Fe-
bo en persona delante del ej6rcito de Atenas, baja del
Olimpo y le habla a S6crates.
"... El primer muerto aparecia atravesado en el ca-
mino... yacia duro y rigido con una profunda herida de
espada en la frente de la que ya no manaba sangre, nadie
derramaba una lIgrima. Era s61o un arquero de Creta,
uno de esos mercenaries extranjeros que formaban la
compafiia de suicides.
Alcibiades no se preocupaba de los espectadores. No
dedic6 una mirada ni a los que protestaban ni a los que
le admiraban. Se inclin6 sobre el muerto y lo levant6.
iVen hermano, vamos a bailar! -exclam6 riendo.
Y comenz6 a girar abrazado al cadaver. Un paso con
el derecho otro con el izquierdo, otro con el derecho...
Brdscamente, alz6 al cuerpo inerte, lo mantuvo un instan-
te sobre el talud que descendia hasta el mar y, a continua-
ci6n dej6 caer al cretense, que se hundi6 con un chapoteo
en las aguas.
- Animo, amigos! -grit6 Alcibiades- La muerte es fi-
cil. Los muertos no sufren. Es algo maravilloso.
S6crates hizo una pregunta:
- (C6mo sabes que serd algo maravilloso... el mas alla?
- No s6 qu6 sera... -reconoci6 Alcibiades- Espero que
no se sufra despu6s de muerto -continu6 Alcibiades
con vacilaci6n. Y, de pronto, el magnifico official de ca-
balleria dijo: -Tengo miedo.
82-






- (Por qu6 tienes miedo? Sabes lo que te espera en el
mis alla? O la nada (un reposo profundo y sin suefios),
o la supervivencia: nuevos encuentros, nuevos rostros,
nuevas formas que examiner. (No es asi? ZPuede ha-
ber alguna otra posibilidad?
Las palabras de S6crates irradiaban una tranquilidad
profunda, a la que Alcibiades arroj6 su replica:
- (Es que td mismo sabes c6mo sera el mis alli?
- iNo! -Unos ojos brillantes parpadearon alegremen-
te-. Pero confieso que trato ansiosamente de averi-
guarlo. Ya sabes cual es el pecado que me persigue:
la curiosidad.
Agradaba a S6crates decir que tenia el vicio de la cu-
riosidad. Pero era algo mas que vicio. Era frenesi, fuego,
la verdadera sustancia de su vida. Habia sondeado a to-
da la ciudad con sus preguntas. Sin descanso, perseguia
un s61o objetivo: el descubrimiento del hombre. Sin em-
bargo, sabia que no habia voz humana que pudiera dar
una contestaci6n a sus preguntas finales. Buscar la ver-
dad era el deber del hombre. Dar la verdad era el privi-
legio de los dioses. El oraculo no era testimonio bastan-
te. La Sibila, los sacerdotes y el muchacho Queref6n se
interponian aun entire 61 y Apolo. Apolo debia hablarle
directamente. Tal vez haria brillar el sol a medianoche;
6se seria un signo que todo el mundo reconoceria. O tal
vez el Dios se revelaria a S6crates solamente, de modo
que nadie mas lo advirtiera. Pero, en todo caso, 61 sabria
a ciencia cierta que era el elegido. Su misi6n era extender
la justicia, la virtud y la sabiduria. Era en conjunto una
misi6n racional. Y, sin embargo, s61o un milagro podia
remover los fltimos obstaculos y darle el impulse que
le llevara difinitivamente por su camino. Apolo tenia que
decirle: "iS6crates, marcha!.
El milagro ocurri6 la noche anterior al asalto de Po-
tidea. Para muchos, era la noche anterior a la muerte. La
ciudad rebelde estaba bien fortificada, dominaba la en-
trada de la peninsula de Palene y habia en ella tropas en-
viadas desde Corinto al mando del temible Aristeo. Ade-

-83-






m~s, Calias, el general alfarero, no habia tenido en cuenta
al avanzar -como descubri6 con espanto mas tarde-, el
puesto enemigo de Olinto., La expedici6n ateniense habia
caido en una trampa peligrosa, con campamentos enemi-
gos delante y detris, y con el mar tempestuoso del otofio,
por ambos lados.
Los soldados, pocas horas antes animosos y confiados,
estaban sobrecogidos de miedo. Parecian un confuso re-
balio de ovejas extraviadas. Las tiendas de campafia pro-
porcionarian tal vez un refugio contra los espectros de la
noche. Tal vez se podria, si la angustia aumentaba, lla-
mar a las lejanas y dulces imdgenes del sol perpetuo de la
Acr6polis, de las alegres fiestas de la Panatenea, de los
bulliciosos y lindos hijos que cada soldado habia dejado
en su casa. En las gloriosas guerras de liberaci6n, los ate-
nienses habian demostrado que sabian morir. Pero nadie
podia decir que les gustaba morir. Y el deformado aspec-
to del mercenario muerto se proyectaba de'modo, terrible
en los cielos.
S61o S6crates no se refugi6 en la carpa. Aunque por
costumbre era el mis hablador de todos ellos, esta vez
no intervino en la conversaci6n sobre la muerte, en la que
todo el ej6rcito participaba. Se mantuvo aparte. No res-
pondi6 cuando le llamaron. Miraba distraido y ausente.
Miraba a las tinieblas de la noche. Dio unos pasos atris
y adelante y, a continuaci6n, se detuvo. Durante una ho-
ra o mas, permaneci6 inm6vil. A su alrededor, la calma
era absolute. Pero dentro de 61, en su interior, la voz se
habia dejado oir. No era, lo comprendi6 enseguida, su
propia voz. Pero tampoco era la solemne voz, parecida al
trueno, que pudo haber lanzado, Apolo. Era una voz como
un murmullo, como un susurro, como un suspiro, pero
muy clara. Los hombres no hablan asi ni tampoco los
dioses. Era el sonido de algo nuevo. Era el daimon, el ser
sobrenatural, el buen demonio, el demonio personal de
S6crates, que surgia de las profundidades insondables.
La prolongada ausencia de S6crates comenz6 a ser
notada por los hombres de su regimiento. fQu6 hacia
fuera, en aquella fria noche? Algunos salieron para bus-


-84-






care y le observaron con profunda atenci6n mientras
permanecia quieto, convertido en piedra. Los gritos y las
bromas no le arrancaron de su abstracci6n. El que un
hombre se volviera loco antes de la batalla, era un pre-
sagio? ZBueno o malo? Todo el ejdrcito comenz6 a in-
dagarlo. Los soldados abandonaron sus tiendas. A pesar
del frio penetrante, salieron al campo abierto. Un solda-
do, un hoplita ordinario, convertido repentinamente en
una estatua congelada; era un espectdculo que nadie que-
ria perder.
Pero no sali6 de alli nada sensacional; no sucedi6 ab-
solutamente nada. Por lo menos, nada que fuera visible
desde fuera. En cambio, S6crates, el mis sabio de los
hombres, habia tenido la revelaci6n de su demonio. La ley
del interior de su pecho comenz6 a hablar:
- eSabes quidn soy? -pregunt6 la voz.
- Eres... Eso -respondi6 S6crates reverentemente.
- 4Soy el bien o soy el mal?
- Eres el bien.
- Pero soy duro e implacable. A menudo, tengo que he-
rirte. Mi hija es la Conciencia, mi hijo el Deber. ZMe
tienes miedo?
- No much. Tal vez sea duro obedecerte al principio.
- Pero al menos, nunca correrds peligro de extraviarte.
Yo te guiar6, te dirigir6 y te advertir6 para que nunca ha-
gas nada malo. Es todo lo que te prometo. Nunca ten-
drds otro premio. Y el camino por donde te lleve te con-
ducird a un amargo final.
SIr6 derecho por donde tU me guies. Qu6date conmigo.
No me abandones nunca.
Nadie escuch6 estas palabras. No se habia movido un
misculo en el rostro de S6crates.
Un Sol rojo apareci6 sobre el horizonte. S6crates
continuaba de pie e inm6vil, como un monument de mar-
mol. ZC6mo no le dolfan los pies? No sentia hambre y
sed despuds de aquella extrafia vigilia? ZEstaba encanta-
do? ZEmbrujado? ZSe habia vuelto loco? iAh! Ahora, arro-
jaba sus armas hacia la bola de fuego que se alzaba sobre


-85-















II

LA RAZON














LA RAZON DE LOS DIOSES






eQud son los dioses?

"... En un dia hermoso retumba, un ronco trueno, y una gran
masa de roca encendida se precipita sobre la Tierra...".
Los hombres que oyeron el fragor del trueno y vieron el ful-
gor del rayo, contemplan aquel trozo de hierro y quddanse estu-
pefactos, aterrados. Un impostor les dice ehtonces: "Es un don
Sdel cielo; recojamosle, pongamosle en sitio seguro, hagamos un
escondrijo y el lugar donde este oculto ese pedazo de hierro serd
objeto de veneracidn".
Estd dado el primer paso hacia la religion; el impostor que
le recogi6 y le puso a buen recaudo es considerado como supe-
rior a los demds; se ha convertido en sacerdote y ha echado los
primeros cimientos de la hierocracia; se erige en jefe de una tribu;
algunos otros elegidos por 61 le rodean, y el pueblo permanece
huinmlde y tr6mulo ante su presencia..."1

Este "impostor" tiene pensamiento. Gracias a su pen-
samiento ha tornado el fuego del cielo y ha inventado a
Dios. Gracias al pensamiento ha hecho el clan y se ha con-
vertido en amo del clan. El pensamiento ha hecho la so-
ciedad.
La raz6n de los Dioses brota de la raz6n de los hom-
bres.


-47 -














LA RAZON DE LOS DIOSES






eQud son los dioses?

"... En un dia hermoso retumba, un ronco trueno, y una gran
masa de roca encendida se precipita sobre la Tierra...".
Los hombres que oyeron el fragor del trueno y vieron el ful-
gor del rayo, contemplan aquel trozo de hierro y quddanse estu-
pefactos, aterrados. Un impostor les dice ehtonces: "Es un don
Sdel cielo; recojamosle, pongamosle en sitio seguro, hagamos un
escondrijo y el lugar donde este oculto ese pedazo de hierro serd
objeto de veneracidn".
Estd dado el primer paso hacia la religion; el impostor que
le recogi6 y le puso a buen recaudo es considerado como supe-
rior a los demds; se ha convertido en sacerdote y ha echado los
primeros cimientos de la hierocracia; se erige en jefe de una tribu;
algunos otros elegidos por 61 le rodean, y el pueblo permanece
huinmlde y tr6mulo ante su presencia..."1

Este "impostor" tiene pensamiento. Gracias a su pen-
samiento ha tornado el fuego del cielo y ha inventado a
Dios. Gracias al pensamiento ha hecho el clan y se ha con-
vertido en amo del clan. El pensamiento ha hecho la so-
ciedad.
La raz6n de los Dioses brota de la raz6n de los hom-
bres.


-47 -






"... todo individuo human es una sintesis corp6reo
-psiquica preordenada a ser un espiritu. ." "el cono-
cimiento, filos6ficamente, es el antecedente de la fe"2.
"Mi raz6n concibe a Dios" ... "es Dios quien garan-
tiza nuestra raz6n". (Descartes).
"... Los Dioses forman una especie de humanidad
trascendente idealizada, engrandecida lo mismo en sus vi-
cios que en sus virtudes. El mundo human es su obra,
su imperio, el teatro de sus voluntades, de sus derrotas
y de sus triunfos. El hombre a quien mas envidian, que
aman, existe para agradarlos. Personificaciones supremas
del deseo de vivir y celosos de su superioridad indiscuti-
ble, le niegan la felicidad perfect. El culto mas asiduo,
los mas opulentos sacrificios, la mis complete fidelidad
son incapaces de conmoverlos cuando nuestra prosperidad
humana les desagrada.. ."
"S6ame permitido referir un suefio. Cierta noche
-4era que alguin angel o serafin se habia apoderado de
mi, cobijandome bajo sus alas, para conducirme al paraiso
del Evangelio, al lado del "Creador"?- sent que me ele-
vaba en los cielos, dejando abajo la Tierra. A media que
iba subiendo, Ilegaba a mi, desde aqu6lla, un largo y triste
rumor, semejante a la mon6tona canci6n de los torrentes
oida desde lo alto de las montafias, en el silencio de las
cumbres.
Pero en esta ocasi6n percibia voces humans: eran
sollozos mezclados con acciones de gracias; gemidos en-
trecortados por bendiciones, sfiplicas desoladas, suspiros
que exhalaban agonizarites pechos y subian con el incien-
so, y todo esto se fundia en una sola voz inmensa, en una
desgarradora sinfonia que llen6 mi pecho de piedad; el
cielo pareci6me obscurecido; ya no vi el sol ni la alegria
del universe. Me volvi hacia mi acompafiante: "4 No
ois?" le dije. El angel me mir6 con rostro sereno y pla-
centero: "Son -contest6me-- las plegarias de los hombres,
que desde la tierra suben hasta Dios".
Mientras hablaba, sus niveas alas brillaban a la luz
del sol, pero a mi me parecieron negras y Ilenas de horror.
"iC6mo me desharia yo en lagrimas si fuese ese Dios!"


-48-






grit6; y, en efecto, rompi a llorar como un nifio. Solt6 la
mano del angel y me dej6 caer sobre la tierra, pensando
que conservaba en mi demasiada bondad para poder vi-
vir en el cielo"4.
"... El Dios de Plat6n es una sustancia inefable, in-
comprensible. Idea supreme, contiene en si todas las de-
mis...; modelo ideal, que existe desde el principio de la
humanidad, reside en una consideraci6n especial super-
mundana de la Raz6n"'.
"... Arist6teles, de raz6n en raz6n, se remonta a un
Dios, que es la inteligencia abstraida del individuo, la in-
teligencia que piensa por si misma; Dios es Raz6n de Ra-
zones, abstracci6n pura. Arist6teles hacia entrar dialecti-
camente a todos los series en Dios, que los precontenia,
fuera del cual s61o dejaba un vacio, una sombra, una vana
quimera, la materia..."6.
"... Hay en la filosofia de este hombre Kant, hom-
bre de coraz6n y de cabeza, un significativo salto, como
habria dicho Kierkegaard, otro hombre -iy tan hombre!-
el salto de la Critica de la Raz6n Pura a la Critica de la
Raz6n Practica. Reconstruye en 6sta, digan lo que quieran
los qte no ven al hombre, lo que en aquella abati6, des-
pu6s de haber examinado y pulverizado con sus andlisis
las tradicionales pruebas de la existencia de Dios, del Dios
Aristotdlico, que es el Dios que corresponde al zoon politi-
con, del Dios abstract, del primer motor inm6vil, vuel-
ve a reconstruir a Dios, pero al Dios de la conciencia...
Kant reconstruy6 con el coraz6n lo que con la cabeza
habia abatido. Y es que sabemos por testimonio de los
que le conocieron y por testimonio propio, en sus cartas y
manifestaciones privadas, que el hombre Kant, el solte-
r6n un si es no es egoista, que profes6 filosofia en Koe-
nigsberg a fines del siglo de la Enciclopedia y de la Diosa
Raz6n, era un hombre muy preocupado del problema.
Quiero decir del 6inico verdadero problema vital, del que
mis a las entrafias nos llega, del problema de nuestro des-
tino individual y personal, de la inmortalidad del alma.
El hombre Kant no se resignaba a morir del todo. Y por-


-49-






que no se resignaba a morir del todo, dio el salto aquel,
el salto inmortal, de una a otra critical.
Quien lea con atenci6n y sin anteojeras la Critica de la
Raz6n Prtatica, verA que, en rigor, se deduce en ella la
existencia de Dios, de la inmortalidad del alma. El impe-
rative categ6rico nos lleva a un postulado moral que exi-
ge a su vez, en el orden teol6gico o mas bien escatol6-
gico, la inmortalidad del alma, y para sustentar esta in-
mortalidad aparece Dios...
Un dia, hablando con un campesino, le propuse la
hip6tesis de que hubiese, en efecto, un Dios que rige cie-
lo y tierra, Conciencia del Universo, pero que no por eso
sea el alma de cada hombre inmortal en el sentido tradi-
cional y concrete. Y me respondi6: "Entonces, para qu6
Dios?" Y asi se respondia en el rec6ndito foro de su con-
ciencia el hombre Kant... "
La raz6n conduce a Dios; al alma. eY la came? Para
acallar su 'grito la raz6n establece la resurrecci6n de la
came. Luego viene la apostasia. La raz6n ap6stata, duda.
Duda es dolor. Dios es dolor. La raz6n ha inventado el
dolor.
Para Hegel, "... la personalidad divina result de la
objetivaci6n de los atributos humans, la actividad mila-
grosa de la omnipotencia divina, proviene de atribuir la
realidad a los deseos humanos... La imaginaci6n religio-
sa hace del hombre un ser pasivo, de Dios un ser active;
pero porque la actividad atribuida a Dios no es mAs que
el deseo del hombre, por el cual la indefinida omnipoten-
cia se determine en actividad real, el sujeto mismo resul-
ta ser el que obra sobre si. Obra interponiendo un objeto,
un ser divers de si, Dios (expresi6n de la.especie y de la
naturaleza), entire si mismo como determinante y si mis-
mo como determinado...
"... mientras no haya otro yo que Dios, 61 (el hom-
bre) es una persona simplemente potential, es decir, ima-
ginaria.'..; el hombre no es nada sin Dios, de sujeto se va
haciendo objeto, de ideal se hace.realidad. Qu6 es una
fuerza o propiedad que no se manifiesta, una potencia que
no se actia, un saber que nada sabe de real?" "Este bien,


-50-






esta raz6n, en su mis concrete concepci6n es Dios; Dios
gobierna el mundo; el resultado de su gobierno, la ejecu-
ci6n de su plan, es la historic universal"8.
Para Feuerbach, "... ]a personalidad de Dios no es
mas que la duplicaci6n de la personalidad del hombre".
"Toda identidad que no sea verdadera, que no sea uni-
dad consigo misma, es fantasia, contrasentido". Para es-
tablecer la verdad, se debe decir que el conocimiento que
el hombre posee de Dios no es mAs que el conocimiento
que tiene de si mismo, de su propia naturaleza.
Si nada tienes, nada eres. El hombre nada es sin Dios.
Y Dios nada es sin el hombre. .'. ".
Marx, establece: "... la religion es la interpretaci6n
general de este mundo, su resume enciclopedico, su 16-
gica en forma popular, su "point d'honneur" espiritualis-
ta, su exaltaci6n, su sanci6n moral, su solemne completa-
miento, su consuelo y justificaci6n universal. Es la reali-
zaci6n fantastica del ser human. El hombre ha encon-
trado el reflejo de si mismo en la fantastica realidad del
cileo.
La guerra contra la religion es, entonces, directa-
mente, la lucha contra aquel mundo, cuyo aroma moral
es la religion.
La miseria religiosa es a un tiempo la expresi6n de la
miseria real y la protest contra ella. La religion es el so-
llozo de la criatura oprimida, es el significado real de un
mundo sin coraz6n, asi como es el espiritu de una 6poca
privada de espiritu. Es el opio del pueblo.
La eliminaci6n de la religion como ilusoria felicidad
del pueblo, es la condici6n para su felicidad real. El esti-
mulo para disipar las ilusiones de la propia condici6n, es
el impulse a eliminar un estadoa que tiene necesidad de las
ilusiones. La critical de la religion, por lo tanto, significa
en germen, la critical del valle de lagrimas del cual la reli-
gi6n es el reflejo sagrado"10.
"... a los dioses les gusta correr, comer, beber; co-
habitar con mujeres, asumiendo con tal objeto, la forma de
un toro en el caso del rapto de Europa por Jipiter, y la
forma de una paloma en el caso del "Espiritu Santo". En


-51-






Grecia, donde eran frecuentes las practices homosexuals,
Zeus adopt la forma de un aguila en sus relacioies con
el joven Ganimedes... "1
"En la actualidad los hombres ricos piadosos, creen
.en Dios como un poder divino desconocido. e incognosci-
ble del que todo depend, pero que no tiene relaciones ex-
ternas con el hombre; la divinidad es un espiritu. La si-
tuaci6n puede describirse del modo siguiente: la econo-
mia se caracteriza, por un lado por una relaci6n de domi-
naci6n y sumisi6n, y por otra parte por relaciones de cam-
bio desorganizadas; la preservaci6n de la religion explica
el carActer magro y descarnado del Dios actual""2.
La raz6n de los dioses es el dogma de la fe. La fe no
obstante de ser una creencia ciega, es la hermana siame-
sa de la raz6n. Por ello donde estd la fe, estA la raz6n y
viceversa. A Dios que es fe, la raz6n, s61o la raz6n con-
cibe.
Si la sociedad humana es el "homo homini lupus", la
sociedad celeste es el "Deus lupus dei".
El cielo es el reflejo de la inmundicia terrestre; y la
sociedad humana es el reflejo del sacro mundo celeste.
La sociedad de los dioses, es una copia de la sociedad
humana; o bien, esta es el reflejo de la sociedad celeste
de los dioses.


Sr is to

"Hace casi exactamente 1.600 afios, actuaba tambidn
en el Imperio romano el peligroso partido de la subver-
si6n. Este partido minaba la religion y todos los funda-
mentos del Estado; negaba de plano que la voluntad del
Emperador fuese la supreme ley; era un partido sin pa-
tria, international, que se extendia por todo el territorio
del Imperio, desde la Galia hasta Asia y traspasaba las
fronteras imperiales. Llevaba muchos afios hacienda un
trabajo de zapa, subterrineo, ocultamente, pero hacia bas-
tante tiempo que se consideraba ya con suficiente fuerza


-52-





para salir a la luz del dia. Este partido de la revuelta, que
se conocia por el nombre de los cristianos, tenia tambi6n
una fuerte representaci6n en el ej6rcito; legiones enteras
eran cristianas. Cuando se los enviaba a los sacrificios ri-
tuales de la Iglesia national pagana, para hacer alli los ho-
nores, estos soldados de la subversion llevaban su atrevi-
miento hasta el punto de ostentar en el casco distintivos
especiales -cruces- en sefial de protesta. El Empe-
iador Diocleciano dict6 una ley contra los cristianos.
Fueron prohibidos sus locales, prohibidos los distintivos
cristianos -las cruces-, como en Sajonia los pafiuelos
rojos. Los cristianos fueron incapacitados para desempe-
fiar cargos p6blicos, no podian siquiera ser cabos... Has-
ta se dice que los cristianos quemaron al Emperador su
palacio, en Nicomedia, halldndose 61 dentro. Entonces
Oste se veng6 con la gran persecuci6n de cristianos del afio
303 de nuestra era. Fue la iltima de su g6nero. Y dio tan
buen resultado, que 17 afios despu6s el ej6rcito estaba
compuesto predominantemente por cristianos, y el si-
guiente aut6crata del imperio romano, Constantino, al que
los curas llaman el Grande, proclam6 al cristianismo "re-
ligi6n del Estado"13
"Si es verdad que ha habido, un hombre de came y
hueso, llamado Cristo, 6se es una copia de S6crates. Cris-
to es S6crates; y su vida mitica, la vida de S6crates; pero
a la inversa".
"... el suefio de Alejandro el Grande, legendario con-
quistador iniciado en los misterios de Samotracia, era
reconciliar el Asia con Europa, por una sintesis de sus
religiones, por una autoridad cientifica, por el recono-
cimiento de la Ciencia de Arist6teles, rindi6ndole home-
naje lo mismo que a la Minerva Griega, al Jehova he-
breo, al Osiris egipcio y al Brahma hindi, reconociendo,
una misma Divinidad y una misma sabiduria a trav6s
y bajo todos esos simbolos. Lanz6se con un pequefio
grupo de griegos por los caminos asiaticos hasta la In-
dia, sofiando con el Imperio Universal, pero no al mo-
do cesireo ni a la manera como lo intentaria despu6s el
catolicismo, ahogando la religion y aplastando la ciencia.

-53-






Este redivivo Dionysos fue el 6ltimo de los resplandores
de esa Grecia 6rfica... Su empresa no pudo lograr la glo-
riosa conclusion que le habia destinado el hdroe, pero que-
daba la Alejandria que 61 fundara. Alli la filosofia orien-
tal, el hebraismo y el helenismo, se fundirian en la figure
y la doctrine de Jesis.
Ese suefio, esa aspiraci6n de Alejandro el Grande que-
d6 truncado y su Imperio dilapidado por los generals
materialistas que se lo repartieron, y definitivamente di-
suelto con la aparici6n del poder politico de Roma... "14
S6crates es la tinica cosa objetiva, visible y. tangible
de la realidad de Cristo. Cristo es la imagen de S6crates.
Cristo, gracias a S6crates, de mito ha devenido en una rea-
lidad entitativa. Cristo sin S6crates, no existe. Toda su
entidad corp6rea y spiritual se desvanece. Y queda va-
cia el alma y el tiempo hist6rico de la Era Cristiana.
"El cristianismo es la herencia que el imperio romano
ha dejado al mundo".
Habian desaparecido los reyes de todas las provincias
conquistadas y, en su lugar, se habia colocado un empera-
dor. Los dioses tambidn se habian desvanecido. Conside-
rando el enlace que en todo tiempo ha existido entire las
ideas political y las religiosas, no debe extrafiarse que
el politeismo manifestase tendencies de convertirse en
monoteismo y, como consecuencia, se tributasen honors
divinos a los emperadores difuntos al principio, y luego a
los mismos emperadores que ocupaban el trono:
Cuando el Imperio, military y politico, alcanz6 su ma-
yor elevaci6n lleg6 a su mis alto punto de inmoralidad
bajo un aspect religioso y social. Se hizo completamente
sensual; sus miximas eran que la vida debia tomarse co-
mo una fiesta; que la verdad es 6nicamente el condimento
del placer,. y la templanza el medio de prolongarlo. Co-
medores esplendorosos de oro y pedreria, esclavos sober-
biamente adornados, el encanto de la sociedad femenina,
alli donde todas las mujeres eran disolutas15; bafios mag-
nificos, teatros, gladiadores, tales fueron los objetos de-
seados por los romanos. Los conquistadores del mundo
habian descubierto que la inica cosa digna de culto era
-54-





la fuerza: por ella se conseguia todo cuanto el comercio
y la laboriosidad habian producido. La confiscaci6n de
bienes y tierras, los impuestos sobre las provincias, fue-
ron el premio de unas guerras afortunadas, y el Empera-
dor era el simbolo de la fuerza. Habia un esplendor so-
cial; pero era la corrupci6n fosforescente del antiguo mun-
do del Mediterraneo.
En el invierno de 302 a 303 rehusaron los soldados
cristianos de algunas legiones tomar parte en las solem-
nidades instituidas en honor de los dioses. El motin se
extendi6 con tal rapidez y el caso era tan urgente, que el
Emperador Diocleciano se vio obligado a convocar un
consejo con objeto de determinar lo que debia hacerse.
La dificultad de la situaci6n puede apreciarse mejor sa-
biendo que la esposa y la hija de Diocleciano eran cristia-
nas. Era este hombre de gran capacidad y amplias ideas
political. Reconoci6 en la,oposici6n que debia hacerse del
nuevo partido una necesidad de Estado, y orden6 expre-
samente que no se derramase sangre. Pero, Zquidn pue-
de dominar una furiosa conmoci6n civil? La Iglesia de Ni-
comedia fue arrasada hasta los cimientos, y en represalia,
incendiado el palacio imperial y hecho pedazos y despre-
ciado con todo descaro un edicto. Los oficiales cristianos
del ej6rcito fueron degradados; en todas parties se veri-
ficaban martirios y matanzas. Tan irresistible fue la mar-
cha de los sucesos, que ni el mismo Emperador pudo de-
tener la persecuci6n.
Vino entonces a ser evidence que los cristianos cons-
tituian una parte poderosa del Estado, animada de indig-
naci6n por las atrocidades que habia sufrido, y determi-
nada a no soportarlas por mis tiempo. Despu6s de la ab-
dicaci6n de Diocleciano, Constantino, uno de los competi-
dores a la p6rpura, se puso pdblicamente a la cabeza del
partido cristiano, por las ventajas que le acarrearia esta
political. Encontr6 asi en todo el Imperio hombres y mu-
jeres dispuestos a desafiar el fuego y el acero en apoyo
suyo, y el concurso decidido de adeptos en todas las le-
giones de los ejercitos. En la batalla decisive, cerca del
puente Milvio, la victoria coron6 sus planes. La muerte


-55-





de Maximino, y mis tarde la de Licinio, hicieron desapa-
recer todos los obstAculos y subi6 al trono de los C6sares
el primer Emperador cristiano.
Empieza Tertuliano su argumentaci6n con gran ha-
bilidad. Dice a los magistrados que el cristianismo es un
extranjero sobre la tierra y que espera encontrar enemi-
gos en un pais que no es suyo; s61o pide que not se le con-
dene sin oirlo, y que los magistrados romanos permitan
que se defienda a si propio, pues las leyes del Imperio ob-
tendrdn mas brillo si se dicta sentencia despu6s de un jui-
cio, y no se le condena sin oir la defense; que es injusto
odiar una cosa que no se conoce, aun cuando pudiera ser
digna de ser odiada; que las leyes de Roma castigan las
acciones, no los hombres; y que a pesar de esto habian
sido condenadas gentes por llamarse cristianos, sin que
estuviesen acusadas de ningfin crime. Expone ms .ade-
lante el origen, la naturaleza y los efectos del cristianis-
mo, estableciendo que se halla fundado en las Escritu-
ras hebraicas, que son los mas venerables de todos los li-
bros. Dice a los magistrados: "Los libros de Mois6s, en
los que Dios ha encerrado como en un tesoro toda la re-
ligi6n de los judios, y por consecuencia, toda la religion
cristiana, son much mis antiguos que los vuestros; mis
ain que vuestros mas remotos monumentos pfiblicos; que
el establecimiento de vuestro Estado, que la fundaci6n de
muchas grande ciudades, que cuanto conoc6is en todas
las edades de la historic y memories de' los tiempos; y
quo la invenci6n de los caracteres, que son los int6rpretes
de las ciencias y los guardadores de todas las cosas exce-
lentes. Creo que puedo decir mis: son anteriores a vues-
tros dioses, a vuestros templos, a vuestros orAculos y sa-
crificios. El author de estos libros vivi6 1.000 afios antes
del sitio de Troya y 1.500 antes de Homero". El aliado de
la verdad es el tiempo y s61o lo que es cierto y ha sido
comprobado por 61 es lo que cree el hombre prudent.
La principal autoridad de estas Escrituras se desprende
de su antigiiedad venerable. El mas sabio de los Ptolo-
meos, que fue Ilamado Filadelfo, principle cumplido, ob-
tuvo una copia de estos libros sagrados por consejo de


-56-





Demetrio Falereo, y pueden hoy dia hallarse en su biblio-
teca. La divinidad de estas escrituras se prueba porque
todo cuanto ocurre en nuestros dias se encuentra en ellas
profetizado: contienen cuanto ha pasado desde aquella fe-
cha ante los ojos del hombre. No es el cumplimiento de
una profecia el testimonio de su verdad? Si hemos visto
justificadas estas profecias por los sucesos pasados, Zse
nos podra vituperar si creemos en las que se refieren a
los venideros? Ahora bien, asi como creemos en las cosas
profetizadas que han sido cumplidas, asi creemos en las
que estan anunciadas y no se han verificado todavia; por-
que todas han sido predichas por la misma Escritura, lo
mismo las que tienen lugar diariamente como las que to-
davia no se han cumplido...
.. Reconocen una sola repiblica que es todo el mun-
do; constituyen un cuerpo, adoran un Dios y miran todos
ante si la felicidad eterna; no s6lo ruegan por el Empera-
dor y los magistrados, sino tambidn por la paz. Leen las
Escrituras para alimentar su fe, elevar sus esperanzas y
fortificar la que tienen en Dios. Se reunen para exhortar-
se unos a otros y apartar los pecados de su sociedad; tie-
nen obispos que las president, aprobados por los sufragios
de los mismos que estin llamados a gobernar. Al fin de
cada mes cada uno contribute si es su voluntad, pero a
ninguno se obliga a dar. El dinero recogido de este mo-
do es la fianza de la piedad y no se consume en comer ni
beber, sino en alimentar a los pobres y en enterrarlos; en
socorrer a los hudrfanos sin bienes, en ayudar a los an-
cianos que han gastado sus mejores dias en servicio de la
fe; en asistir a los que han perdido en los naufragios
cuanto tenian, y a los condenados a las minas o desterra-
dos a las islas o encerrados en las prisiones, por profe-
sar la religion del verdadero Dios. Todo es comtin entire
los cristianos, menos las mujeres. No tienen fiestas, como
si debieran morir mafiana, y no edifican, como si hubie-
ran de vivir siempre; los fines de su vida son la inocen-
cia, la justicia, la paciencia, la templanza y la caridad"...
"Nuestro origen es reciente, y, sin embargo, ya llenamos
cuanto alcanza nuestro poder; ciudades, fortalezas, islas,


-57 -






provincias, las asambleas del pueblo, los arrabales de
Roma, el Palacio, el Senado, los empleos pdblicos, y es-
pecialmente los ej6rcitos. S61o os hemos dejado vues-
tros templos, ireflexionad que podemos emprender gran-
des guerras! iCon cuinta prortitud no nos seria dado ar-
marnos, si no nos refrenase nuestra religion, que ensefia
que es mejor ser muerto que matar!".
Dos causes concurrieron a la amalgama del cristianis-
mo y el paganismo: 1) Las necesidades political de la nue-
va dinastia. 2) La political adoptada por la nueva religion
para asegurar su desarrollo.
... Constantino mostr6 continuamerite, por su con-
ducta, que conocia que debia ser el soberano imparcial
de todo su pueblo, y no el representante de una facci6n
afortunada. Asi es que, si edific6 iglesias cristianas, tam-
bi6n restaur6 templos paganos; si escuch6 al clero, tam-
bi6n consult los arnspices; si reuni6 el concilio de Nicea,
tambi6n vener6 la estatua de la Fortuna; si'acept6 el ri-
to del bautismo, tambi6n acufi6 una medalla en que se le
nombraba Dios. Su estatua erigida en el extreme de la
gran column de p6rfido de Constantinopla, era una an-
tigua imagen de Apolo, cuyas facciones fueron sustituidas
por las del Emperador; la cabeza estaba rodeada de una
corona de gloria hecha con los fingidos clavos que sirvie-
ron para la crucifixi6n de Cristo. Conociendo que debian
hacerse concesiones al derrotado partido pagano, acogi6
con satisfacci6n, ya que eran sus ideas, la tendencia id6-
latra de su corte. Los jefes de este movimiento eran, en
efecto, personas de su propia familiar.
Ciertas razones political habian hecho que los empe-
radores mirasen con benevolencia la. mezcla del cristia-
nismo y el paganismo, y sin duda por este medio, se debi-
lit6 alg6n tanto la rivalidad entire los dos antagonistas.
El cielo del popular cristianismo, era el antiguo Olimpo,
despojado de las venerables divinidades griegas. En 61,
sobre un gran trono blanco, se sentaba Dios Padre, a su
derecha el Hijo y luego la bendita Virgen, envuelta en ves-
tiduras de oro y "cubierta con various adornos femeniles";
a la izquierda se sentaba el Dios Espiritu Santo. Rodean-






do estos tronos habia legiones de Angeles con arpas. El
vasto espacio que se extiende detris estaba cubierto de
mesas, en las que los espiritus de los bienaventurados go-
zaban de un banquet eterno"]6


Santo Tomis

La Edad Media es la hora estelar del cristianismo. El
cristianismo es una religion cat6lica romana, esto es, uni-
versal.
Santo Tomas de Aquino, el doctor angelico, la cum-
bre mas alta del pensamiento cristiano, a los cinco afios
fue entregado por su .padre de oblato al Monasterio de
Montes Cosme.
Rogerio Bacon (1214-1294), el fundador lel nomi-
nalismo a base del saber natural aristot6lico arabigo,
opinaba: Alberto'Magno como Santo TomAs de Aquino
son unos muchachos que se convirtieron en maestros an-
tes de haber aprendido. "1
"Meses antes de morir, Santo Tomas de Aquino fue
arrebatado en un largo 6xtasis divino durante la misa.
"... he llegado a ver tales cosas que, en comparaci6n con
ellas, todas las palabras que he escrito (en SUMMA) has-
ta ahora me parecen de menos valor que una brizna de
paja".
Santo Tomas, es el "fil6sofo mis complete y profun-
do de la historic intellectual de la humanidad. Su pensa-
miento se ha ordenado en cuatro grande dominios: Dios,
el hombre, la moral y la redenci6n. El Que Es, es la fuen-
te divina y personal de la que reciben toda su riqueza e
inteligibilidad los entes del mundo creado. Ayer y hoy
y siempre, serd una inefable alegria acompafiar al intr6-
pido Tomas de Aquino en la rigurosa demostraci6n racio-
nal de la existencia de Dios..."8.
"El fil6sofo ortodoxo tipico de la Edad Media, Tomas
de Aquino (1225-1274) refleja claramente en su filoso-
fia las condiciones feudales. El mundo se divide en dos


-59-






parties: el mundo visible y las "formas que 1o habitan".
La forma mas elevada y pura es Dios. Ademis de Dios
hay ciertas "formas" particulares, especificas, arregladas
seguin su dignidad o rango: angeles, almas humans, etc.
Todo este sistema filos6fico se basa en la idea de la perse-
verancia, de la tradici6n, de la autoridad"19.
El poder spiritual, el Poder de Dios, se ha encarna-
do en el Papa. El Papa es el Poder Absoluto, que se em-
pina sobre el Poder Temporal de los Reyes.
En moments el Poder Espiritual y el Poder Temporal
se hallan en'una misma persona, como en CUsar Borgia.
"A lo largo de la Edad Media los monasteries fueron
poderosas instituciones bancarias de cr6dito rural... El
castillo feudal era casi en exclusive la tienda de campa-
fia en que el senior se reposaba del saqueo o se prepara-
ba para el saqueo. El monasterio, por el contrario, cons-
tituia una lecci6n viviente de trabajo organizado y "racio-
nalizado", a punto tal que debi6 influir no poco sobre las
posteriores burguesias. Cuanta fortune llegaba a manos
del noble era para ser gastada: el fausto y la prodigabi-
lidad son rasgos del sefiorlo. Cuanta fortune llegaba, en
cambio, a manos del monasterio, era de inmediato acumu-
lada y acrecentada. Es bien sabido, por otra parte, que
la causa esencial del celibate impuesto a los religiosos,
fue impedir que las riquezas pasaran a herederos parti-
culares, en vez de concentrarse en la comunidad...
... Prestamistas de reyes y de principles, los monas-
terios se aseguraban mediante convenios pecuniarios la re-
lativa tranquilidad en que vivian, y mientras por un lado
detentaban el poder arbitrario de los sefiores, absorbian
por el otro las parcelas de los labriegos... Hasta el siglo
XI las escuelas de los monasteries, se hacian necesarias.'..
De manos de los monjes, la ensefianza pas6 a manos del
clero secular... La teologia, por supuesto, estaba en el
centro de sus preocupaciones pedag6gicas. La divisa era:
"Amar y venerar a Dios"... Un himno de la 6poca, de ca-
ricter blasfematorio,. muy comiin entire los estudiantes
ingleses, subraya netamente el caricter de casta a que per-


-60-






tenecia el estudiante medieval: "Dios, ti que has creado a
los labriegos para servir a caballeros y escolares, y has
puesto en nosotros odio haca ellos, d6janos vivir de su
trabajo, gozar de sus mujeres y darles muerte, en fin: por
nuestro senior Baco, que bebe y alza su vaso, por los siglos
de los siglos, am6n".
... Del siglo XI al siglo XV la escolistica marc6, so-
bre el frente cultural, un verdadero compromise entire la
mentalidad del feudalismo en decadencia y la mentalidad
de la burguesia en ascensi6n; entire la fe, el realismo y el
desprecio de los sentidos por un lado, y la raz6n, el no-
minalismo y la experiencia por el otro.
Amenazada en el control de ese poderoso instrument
de dominion que fue en todo tiempo la cultural, la Iglesia
lanz6 entonces, como una jauria, las Ordenes de los pre-
dicadores y los mendicantes: feroces, los dominicanos;
untuosos, los franciscanos. "Perros de Dios", los prime-
ros, a ellos les correspondi6 la triste gloria de instaurar
la Inquisici6n".
Tomas de Torquemada (1420-1498), la Gloriaa" si-
niestra mis alta de la. Inquisici6n, era un dominico espa-
fiol, que redact6 "las several instrucciones de los inquisi-
dores"; y con un fanatismo patol6gico torture y quem6 a
miles y miles de personas.
Los jesuitas, por su lado, con el arcabuz y la ense-
fianza, se apropiaron de la "educaci6n" de los nobles y
de la burguesia acomodada. Consejeros de los grande
sefiores, directors espirituales de las grandes damas, pro-
fesores solicitos de los nifios distinguidos... "los jesuitas
hacen caer a la Sorbona en el descr6dito".


-61-






Renacimiento


"Correspondi6 a Florencia la gloria... El primer grie-
go que llev6 los tesoros culturales de su patria estuvo a
sueldo.
En el pr6logo de Decamer6n, Bocaccio (1313-1370)
se despidi6 del feudalismo siniestro con sus caballeros
brutales y su religion sin alegria de esta manera: "La vi-
da, la verdadera vida es esta vida humana amasada de
ingenio y de instinto".
La tristeza habia dejado de ser "santa" y la care "mi-
sera"...
Un siglo antes de Cosme de Medicis, el poeta Hans
Sachs, proclama: "es el dinero el Dios de la tierra".
Cosme de Medicis lo sabia y lo decia en su cinico len-
guaje de banquero: "De buenas ganas le hubiera prestado
plata a Dios padre, Dios hijo y al Espiritu Santo, para te-
nerlos asi en las columns de mis libros de cuentas".
El oro, el poder que el oro da y la discipline que su
manejo impone, no s61o habian permitido a la burguesia
esa familiaridad con el Eterno que hasta entonces la Igle-
sia detentaba, sino una manera original de "racionalizar
la vida".
"La raz6n como norma de la vida". "Roma es una ra-
z6n grosera -ha dicho Renn--, pero es una raz6n". Y
eso fue lo que el humanismo tom6 de los antiguos para
darlo a los banqueros.
Banqueros y humanistas: "Ateos vergonzantes los
mis; deistas tibios algunos; todos sienten, por los dogmas
de la Iglesia, antipatia y desprecio. Paganos.cumplidos no
ven en la religion nada sobrenatural, y no eran pocos los
que creian, como ese deslenguado de Lorenzo Valla, que
una prostitute era mis itil a la sociedad que una reli-
giosa..."
"Los hombres que en las repiblicas ejercen un arte
mecinico no estan jams en condiciones de gobernar co-
mo principles, porque nunca han sabido otra cosa que obe-
decer. Es necesario no confiar la direcci6n sino a los ciu-


-62-






dadanos que no han obedecido sino a los reyes y a las
leyes, es decir, a los que viven de sus rentas propias20".
"La reacci6n contra el feudalismo teocrdtico fue radi-
'cal. El burgu6s del Renacimiento volvi6 los ojos hacia la
Antigiiedad. Helenizar era entonces una manera de opo-
nerse a, la Iglesia y a la nobleza. Si para el feudalismo la
virtud dominant era la sumisi6n, para la burguesia mer-
cantil del Renacimiento empez6 a ser la individualidad
triunfante, la afirmaci6n gozosa de la propia personali-
dad... Vo)lver a los antiguos era una manera indirecta de
renegar de la Iglesia y de la escolistica: una manera de
romper con el pasado inmediato y de retomar como ban-
dera del Cuatrocientos los ideales grecoromanos de una
cultural laica, alejada por igual del dogmatismo eclesids-
tico, del ascetismo monacal y del pesimismo imborrable
del pecado original.
El hombre feudal habia terminado. Los burgueses
le habian comprado las tierras, la p6lvora le habia yoltea-
do su castillo; el navio le mostraba, ahora, un continent
remote, hasta el cual no se podia llegar sino mediante la
industrial y el comercio.
De regreso a Espafia volvian ya las carabelas cargadas
de oro. Un nuevo Dios habia nacido. "El oro es excelen-
tisimo -decia Col6n a la Reina Isabel, en el lenguaje fran-
co de la burguesia genovesa- con l1 se hacen tesoros, y
el que tiene tesoros puede hacer en el mundo cuanto quie-
ra, hasta llevar las almas al Paraiso"21.

*.

El descubrimiento de America era el Requiscat in pace
de la Edad Media. La unidad del Mundo se hizo afiicos.
Vino la primera conmoci6n social que puso cabizbajo el
sacro orden establecido. El hombre se enfrent6 al hom-
bre y se enfrent6 a Dios, al Dios tallado y forjado por el
dogma cat6lico: fue la reform.
/


-63-







La Refonma


"Le6n Chescov en "La nuit de Getsemani, essai sur la philo-
sofhie de Pascal", hablando del dilema terrible que Erasmo po-
nia a Lutero, de que si nuestras obras no nos salvan y no hay
para salvarnos mas que la gracia de Dios que, arbitraria y li-
bremente, .envia) esta gracia a unos y se la rehusa a otros, "dd6n-
de esta entonces la justicia?" Y Chescov dice: "Erasmo no que-
ria discutir la Biblia o a San Pablo. Como todo el mundo, con-
denabau a Pelagio y aceptaba la, doctrine de San Agustin sobre la
gracia, pero no podia admitir el pensamiento monstruoso de que
SDios se encuentra, "mas alld del bien y del mal", que nuestro
"libre albedrio", nuestro consentimiento a someternos a las leyes
se deje al tribunal supremo, que ante Dios no posea, en fin, el
hombre defense alguna, ni siquiera la justicia. Asi escribia Eras-
mo, asi pensaban' y piensan todavia casi todos los cristianos, y
podria decirse sencillamente que todos los hombres".22.

"El humanismo demolia piedra por piedra, el sistema
construido por los doctors de la Iglesia; pero sea excesi-
va prudencia, sea indiferencia, evitaba atacar a la Iglesia
misma y afectaba acerca de ella una sumisi6n respetuo-
sa. Pomponacio, Escaligero, Montaigne, eran seguramente
mis liberals que los jefes de la Reforma, pero su mismo
liberalism, haciendoles indiferentes en material de reli-
gi6n, los paralizaba en la gran obra de liberaci6n de las
conciencias. iLa Iglesia era tan tolerante con la antigiie-
dad pagana, estaba tan enamorada de los studios clasi-
cos, los Papas mismos eran tan cultos, tan ilustrados, tan
mundanos! La, omnipotencia spiritual de Roma no era
menos por eso uno de los principles obstaculos que se
oponian, aun a la Reforma filos6fica, y para conmover a
este coloso, era precise una palabra mis fuerte que el amor
a las letras, m6viles mas poderosos que el amor al libre
pensamiento. Esta palanca fue la conciencia religiosa de
Lutero y de los reformistas. En nombre de la potencia
interior que los subyuga, los arrastra, atacan, no ya al sis-
tema filos6fico patrocinado por la Iglesia, sino a la Iglcsia
misma y al principio de su soberana autoridad.

-64-






La Iglesia de la Edad Media es a la vez Iglesia y Es-
cuela, depositaria de los medios de salvaci6n y dispensa-
dora de la instrucci6n profana. Mientras los pueblos fue-
ron birbaros, el poder que ejercia en esa double calidad,
era beneficioso, legitimo, necesario, pero continuado des-
pu6s de la 6poca en que el discipulo ha llegado a la ma-
yoria, la mejor de las tutelas se convierte en yugo que 61
tiende a sacudir. El Renacimiento arrebat6 de hecho a la
Iglesia su caricter de escuela 6inica y privilegiada, pero
se inclin6 ante ella como ante una supreme autoridad re-
ligiosa y moral. La Reforma viene a completar la obra
del siglo XV emancipando la conciencia. La venta de las
indulgencias es la ocasi6n que la hace saltar. Aquel ver-
gonzoso comercio, se encontraba legitimado por el siste-
ma cat6lico. Siendo la Iglesia representante de Dios so-
bre la tierra, lo que ella manda, 61 lo quiere. Luego si pide
dinero y une a esta contribuci6n la promesa del perd6n de
los pecados, el fiel no tiene mas que inclinarse y pagar. El
procedimiento hiere quiza un poco el sentido moral. Pero,
equ6 son nuestras impresiones individuals al lado de la
revelaci6n que la Iglesia ha recibido de Dios? Los cami-
nos,de Dios son nuestros caminos, y la locura divina eno
es mrs cuerda que la cordura de los hombres? La verdad
revelada no ha estado siempre en escarnio entire los hijos
del siglo?
.. La conciencia de Lutero forja sofismas. Al pro-
Itestar contra el escAndalo de las indulgencias, se rebela
contra el dogma que le sanciona, contra el poder espiri-
tual que lo preconiza. A las pretensiones de una Iglesia
tan mal inspirada, opone la autoridad soberana de la
Escritura; a la doctrine cat61ica del mdrito de las obras,
el Evangelio de la justificaci6n por la fe"23.
El humanismo renacentista no ha tenido expositores
mis geniales que Savonarola y Erasmo de Rotterdam. Ca-
da uno, de acuerdo a sus peculiaridades ha demostrado
que la esencia y la raz6n de ser del catolicismo es Oro.
Savonarola ha dicho: "QQu6 ha sido de los antiguos doc-
tores, de los santos de otro tiempo? ZD6nde estdn la doc-
trina, la caridad, el candor de antes? iTodo se ha ido! iEn-


-65-






tr6 en Roma la soberbia ambici6n, y todo lo infect6. La
Iglesia es una falaz y soberbia meretriz!".
Y, Erasmo, pone en boca del vil metal esta confession:
"No debo mi nacimiento ni al Caos, ni a Plut6n, ni a Sa-
turno, ni a J6piter, ni a ningin otro de estos dioses po-
dridos de vejez. Me ha engendrado Pluto; -Pluto padre
de los dioses y de los hombres, digan lo que quieran Ho-
mero, Hesiodo y el mismo J6piter- Pluto, que hoy como
ayer, con un movimiento de cabeza pone patas arriba las
cosas sagradas y las profanas; Pluto, que dispone seg6n
su capricho, la guerra, la paz, los Imperios, los consejos,
la justicia, las asambleas populares, los matrimonios, los
tratados, las alianzas, las leyes, las artes, lo ofensivo, lo
sabio... (jay! jme ahogo!), en una palabra, todos los ne-
gocios p6blicos y privados de los hombres; Pluto, sin el
cual las tropas de los dioses inferiores... Zqud, los infe-
riores...! los mismos grandes dioses no existirian o por
lo menos no se darian buen trato en casa; Pluto, cuya c6-
lera es tan temible que Palas misma no podria venir en
ayuda de quien hubiera incurrido en ella, y cuyo favor es
tan poderoso que con 61 cualquiera puede burlarse de Ji-
piter y de su rayo... Mirad a vuestro alrededor: los pa-
pas, los reyes, los jueces, los magistrados, los amigos, los
enemigos, los grandes y los pequefios, todos tienen un so-
lo m6vil: la sed de oro...
Si los soberanos pontifices, que ocupan el lugar de
Cristo, se esforzaran por imitar su vida, es decir, su pobre-
za, su trabajo, su doctrine, su cruz y su desprecio del mun-
do; si pensaran en su nombre de papa,*que quiere decir
padre, y en su nombre de Santisimo, habria alguien mds
desdichado sobre la tierra? Quien querria comprar ese
honor a costa de toda su fortune, y despu6s de haberlo com-
prado, conservarlo por la espada, por el veneno y por toda
clase de violencias? Si alguna vez la sabiduria... qu6 di-
go la sabiduria? si un solo grano de la sal de que habla Cris-
to se apoderase de ellos, Zqu6 ventajas no perderian? ZQu6
seria entonces de todo lo que les rodea: riquezas, honors,
poder, triunfos, beneficios, dispensas, impuestos, indul-


-66-






gencias, caballos, mulos, guardias y placeres de todo gd-
nero?"
La "Sodoma Romana", era un preludio de Lutero.
"Erasmno era la raz6n y Lutero el entusiasmio" de la Re-
forma: "la gran tragedia teol6gica y social que le sigui6..."
"Lutero recibe la revelaci6n en la letrina, en el mo-
mento en que vacia el est6mago. Las letrinas son el lugar
infernal por definici6n. El sitio de la pudrici6n es el de la
perdici6n: este mundo... La conexi6n entire retenci6n
anal y economic national, es clara. Entre atesoramiento
y desperdicio no qued6 otro recurso que la sublimaci6n.
El segundo paso consisti6 en transforinar en product
esa retenci6n... metamorfosis del s6tano donde se guiar-
dan riquezas y oro en instituci6n bancaria... En el mis-
mo instant en que el oro desaparece de los vestidos de
hombres y mujeres tanto como de los altares y los pala-
cios, se transform en la sangre visible de la sociedad mer-
cantil y circula, inodoro e incoloro, por todos los pauses.
Es la salud de las naciones cristianas. No se guard co-
mo en la Edad Media y tampoco se gasta y se desparrama:
corre, se propaga, se cuenta, se descuenta y asi se multi-
plica. Posee una double virtud: ser una mercancia y ser el
signo de todas las mercancias. La moralizaci6n del oro
y su trasmutaci6n en signo es paralela a la expulsion de
las palabras sucias del lenguaje y a la invenci6n y popula-
rizaci6n del excusado ingl6s. La banca y el W.C. son ex-
presiones tipicas del capitalismo.
El cristianismo protestante, que es la religion del ca-
pitalismo, viene de la letrina. El oro es mierda.
Para cerrar estas lines, dos palabras sobre la CoA-
trareforma, que triunf6 en Espafia hasta el dia de hoy.
La Espafia fascista es la Contrareforma viva.
El principal sostin de la Contrareforma fue la Com-
paffia de Jes6s, fundada en 1534 por el ex-capitin Ignacio
de Loyola. La organizaci6n jesuitica es military. "Despuds
de regimentar a sus soldados hasta la negaci6n absolute
de la personalidad, la Compafiia se lanz6 a combatir so-
bre dos frentes: por un lado, contra el protestantismo,
por el otro contra la incredulidad de los laicos".


-67-






"Para afianzar el poder del Papa y fortificar a la Igle-
sia amenazada, sali6 a luchar la milicia jesuitica".
"El jesuita no es solamente confesor, sino director, y
como tal consultado sobre todo. Como tal, tambi6n; no
se cree obligado al secreto,.de manera que veinte direc-
tores que viven juntos pueden unir, examiner y coimbinar
los millares de almas que estin abiertas a ellos y que ellos
conocen en absolute. Casamientos, testamentos, todos los
actos de sus penitentes y penitentas pueden ser discutidos
y preparados en esos conciliibulos".
"... de ochenta y ocho millones de habitantes; la po-
blaci6n de los grandes imperios precolombinos, al cabo
de un siglo y medio de colonizaci6n s61o quedaban, ape-
nas, tres millones y medio.
Las antiguas classes dirigentes fueron asesinadas sis-
temiticamente y reemplazadas por administradores colo-
niales. Las antiguas t6cnicas artesanales y regimenes de
vida, suplantados p,or otros mas adecuados al ansia de
rdpidos lucros que el conquistador traia como norma.
Transformandose esto iltimo en un arsenal tan importan-
te como las propias armas; lo que 6stas no pudieron, lo
pudo la viruela, la tuberculosis, las fiebres puerperales
o las enfermedades ven6reas; otras, tantas ventajas que
la pretendida "civilizaci6n" del invasor trajo a Am6rica y
afinc6 junto con su cultural" La patologia del cuerpo y
del alma bendecida por la Santa Madre.
Como contrapartida de este cuadro de verdadera des-
trucci6n existencial bueno es recorder algunos cAlculos
aproximados de los beneficios econ6micos que la conquis-
ta le produjo al Amo europeo-cristiano-occidental. Ale-
jandro de Humboldt calculaba en 5.445.000.000 pesos el
valor de los metales preciosos que pasaron de Hispano-
amdrica a Europa en el lapso de tres siglos; Becker y Gon-
zilez establecen el valor de 1.557.308.475 maravedies pa-
ra la cantidad de oro, plata, piedras preciosas y otros bo-
tines ingresados en la Casa de Contrataci6n entire 1509 y
1550. Entre los afios 1500 y 1800 Europa quintuplic6 su
existencia de oro y triplic6 la de plata.


-68-






En algunos casos la patologia del invasor fue brutal
y despiadada: Alvar Ndfiez Cabeza de Vaca ordenaba a
sus oficiales marcar con "hierro del Rey" en la cara y en
los muslos a los indios prisioneros y no era raro que el
encomendero alimentase sus perros con despojos huma-
nos. Pero en otros casos el lucro y el afAn de poder se
desarroll6 de modo "racional" y sistemdtico. Se busc6 el
perfeccionamiento mercantil de la maquinaria colonial
con el fin de extraer los mayores provechos que la opre-
si6n y la miseria pudieran proporcionar...
... Las misiones jesuitas -verdaderos emporios co-
merciales- se amontonaron sobre esa "filosofia". La ma-
xima de Fray Bartolom6 de Las Casas -"Hay que traer a
los gentiles con suavidad"- se cumplia alli a la perfec-
ci6n. Y sobre tal caricature "espiritualista" logr6 mon-
tarse un verdadero emporio de la yerba mate cuyos divi-
dendos lleg6 a enfrentarlos radicalmente con el poder po-
litico de la corona representado en la persona de los go-
bernadores. Al cabo de cuarenta aflos de trabajo sistema-
tico y organizado los jesuitas poseian 33 grandes estable-
cimientos de producci6n (ubicados en la zona del Para-
guay y del litoral mesopotanico de nuestro pais). Las fa-
mosas "misiones" -verdaderos campos de "amansamien-
to" y producci6n india- producian simultineamente
arroz, trigo, algod6n, cacao, tabaco, yerba mate y un sin-
numero mds de products altamente rentables, amen de
que su poblaci6n -calculada en 1753 en 150.000 habitan-
tes-... el 6nfasis en el "socialismo" interno que reinaba
en las misiones o aquellas otras, mins sutiles, que preten-
den mostrar a los alzamientos indios fomentados por los
jesuitas como verdaderas guerras de "liberaci6n". Nada
tan alejado de lo real, tan ontol6gica y politicamente en-
cubridor, tan falso..."24
Hegel, con un glorioso aire de triunfo, anota:
"... despu6s de que los europeos desembarcaron en
America, los indios han ido pereciendo poco a poco al so-
plo de la actividad europea. ... Mansedumbre e inercia,
humildad y rastrera sumisi6n frente al criollo, y mis ain


-69-






frente al europeo... Los hemos visto, en Europa, priva-
dos de toda vida spiritual y escasamente capaces de edu-
caci6n. La inferioridad de estos individuos bajo todos los
aspects, inclusive el de la estatura, se reconoce fAcilmen-
te en todo... exceptuando a los rudos salvajes y los ru-
dos patagoneses, pero no a los discipulos de los jesuitas,
a quienes en plena noche una campana tenia que recor-
darles aun sus deberes conyugales..."2.
A esto han llegado los jesuitas en su decantado socia-
lismo guaranitico...
"El jesuitismo, doctrine de la obediencia mental pa-
siva, de la fe implicita, mata la inteligencia, mata la
vida.. .26
Los "hijos de Loyola, la Compafiia de Jesus", banda
de malhechores "disciplinados", hoy como ayer siguen
cumpliendo su infame tarea de "amansar" a los indios de
America. Amansar para que no rompan sus cadenas (his-
pano slavas -) occidentales, y se abracen a "su" libertad:
A su libertad india; ia su Libertad amiutica!
iLa 6nica libertad real y verdadera sobre la faz de la
Tierra!



La Guerra de los dioses

"Media luna contra cruz y cruz contra cruz; es decir, cris-
tianismo contra islamismo y cristianismo contra cristianis-
mo... La guerra es perpetua".

Desde Constantino, la lucha de los ej6rcitos de Cristo
con los ej6rcitos de otros dioses, no ha cesado...
Las Cruzadas, son. las expediciones militares organi-
zadas por Occidente cristiano, con objeto de reconquistar
los Santos Lugares, que habian caido bajo el poder mu-
sulmin. La guerra de "Las Cruzadas" dur6 tres siglos27.
"Pareciera que el siglo XX se abre a dos tipos de gue-
rra. Una racional, fria, tecnol6gica: el formidable desplie-


-70-






gue de aviones, cohetes y submarines nucleares. La otra
primitive y ancestral, dura, profunda, mistica, que se
compadece mis con la muerte mano a mano, en un acto
de entrega personal. Apenas se insinuia esta distinci6n,
sin embargo, brotan preguntas. Una guerra como la de
Vietnam, jfue modern? 6O la ideologia de los contrincan-
tes los llev6 a actitudes similares a las de las guerras de
religion? ZEs comprensible la obstinaci6n y el encarniza-
miento de esa guerra sin motivaciones que excedan la pu-
ra raz6n? No es despu6s de todo el comunismo una re-
ligi6n secular? NNo es en nombre de valores superiores
que el anticomunismo libra sus batallas?
Es que toda guerra, en esencia, supone la vigencia de
valores superiores a la vida humana. No se da la vida por
algo inferior a ella. Cuando una naci6n lucha hasta el fin:
Zno muere su generaci6n combatiente en nombre del pa-
sado y del future, de la Historia? Si los norteamericanos
fueran todo lo modernos, racionales y relativistas que se
creen: 6estarian dispuestos a extinguirse antes que acep-
tar la extorsi6n nuclear? El marxismo es, en este punto, la
maxima paradoja: materialista, ateo, irreligioso, genera
en sus adeptos actitudes de lucha y sacrificio que no ten-
drian sentido sino en direcci6n de alguna trascendencia.
En la guerra el hombre cambia su bien individual por un
bien mgs amplio. Toda guerra es, en este sentido, religio-
sa. Debemos lamentar que todavia los hombres se ma-
ten en Libano o en Irlanda, en Chipre o en Medio Orien-
te: que est6n dispuestos a matarse en Washington o en
Mosci. Pero esa voluntad terrible, sombria, muestra que
los hombres, aun errados, aun crueles, siguen percibien-
do en su interior valores e ideas, motives superiores, que
les reclaman con justicia la ofrenda de sus vidas.'. Muestra
que, como advertia Pascal, "el hombre supera infinita-
mente al hombre".
Uno de los escindalos del siglo XX, que se cree moder-
no y racional, es la subsistencia de las guerras de reli-
gi6n. En Libano, en Irlanda del Norte, en Palestina, los
hombres matan y mueren en nombre de Dios. Los mu-
sulmanes enfrentan a los cat6licos en el primer caso; los


-71-






cat6licos y protestantes en el segundo; los judios a los
musulmanes en el tercero: las guerras de religion se de-
sarrollan en todas la* dimensions. Y en todas las lati-
tudes. La guerra indopakistana trajo consigo el enfren-
tamiento entire hindies y musulmanes; en Chipre, chocan
musulmanes y ortodoxos; la tension religiosa esta detrs,
de violenicias abiertas o contenidas en paises tan civiliza-
dos como los Estados Unidos, el anglo-frances (y pro-
.testante-cat6lico) Canada y la valona-flamenca (y pro-
testante cat6lica) B61gica. Pareciera que las guerras y
tensions religiosas, lejos de ser una excepci6n, son la
regla. Que la paz religiosa se da, como una excepci6n,
o en aquellos paises que ya no son religiosos -Suecia,
Inglaterra- o en aquellas regions como Am6rica lati-
na cuya religion vigente, es homogdnea.
Las guerras de religion son, por naturaleza, las mis
crueles. Es que en otras guerras, cuando se pretend'
territories o ventajas econ6micas, hay un margen para
negociar. UC6mo negociar, empero, los principios? Se pue-
de negociar una provincia. No se puede negociar la fe.
Los combatientes de las guerras religiosas van a la b.-
talla de la mano con sus convicciones. Por otra parte, la
misma vida humana pierde importancia desde la perspec-
tiva religiosa. Cuando luchan angeles y demonios, qu6
important los soldados? Impulsado por su fe, el comba-
tiente mata o muere con la conciencia tranquila. Gue-
rrea hacia afuera; hacia adentro, se halla en paz. La gue-
rra religiosa toma el aspect de un vasto sacrificio: mi-
les y miles de personas se ofrecen, a trav6s de ella,-ante
el altar. Los que matan no son verdugos sino oficiantes
del sacrificio. Los que mueren no son simples bajas sino
victims propiciatorias. Un profundo acuerdo envuelve a
los enemigos de las guerras religiosas: unos y otros se
screen participes de un acontecimiento sobrenatural.
De ahi la asombrosa insensibilidad ante la muerte. Al
conocerse las noticias de la matanza de San Bartolom6,
al saberse que en esa noche tragica del 24 de agosto de
1572 tres mil protestantes habian muerto en Paris a ma-
nos de los cat6licos -alcanzando asi las guerras de reli-


-72-






gi6n de 1559-1589 su punto culminante- dicese que Fe-
lipe II de Espafia, por unica vez en su vida, ri6. El Papa
Gregorio XII, por su parte, orden6 un Te Deum.
ZQu6 importaba el padecimiento de algunos miles de
families si el destino de la Creaci6n se hallaba en jue-
go? Este era el punto de vista de Felipe II, de Catalina
de M6dicis -que orden6 las muertes- de Gregorio XIII
y de sus oponentes. Un ejemplo modern complete esta
impresi6n. En la guerra de los Seis Dias, de 1966, los is-
raelitas invadieron Jerusalem, a la saz6n ocupada por tro-
pas jordanas. Tanto para los judios como para los mu-
sulmanes -como para todos los cristianos por otra par-
te- Jerusalem es ciudad santa. C6mo combatieron en-
tonces las tropas? Sin aviones ni cafiones, protegiendo las
piedras y los templos de la, ciudad. Se mataron en silen-
cio y a cuchillo, respetuosamente. Celebraron su rito en
coming, unidos en la creencia de que el lugar y sus reli-
quias valian mAs que la vida humana. Un bombardeo hu-
biera ahorrado vidas, hubiese acortado el drama. Una re-
tirada tambi6n. Era impossible. Jerusalem pertenecia a
otro reino, a otros valores. Habia que matar y morir en
ella en estado de adoraci6n"28.
El caso de Juana de Arco y del mismo Jesucristo, per-
tenecen a la misma especie de holocaustos.
Calvino, "el Papa infalible del protestantismo", con
su "odio teol6gico, el mas terrible de los odios", quem6 a
Servet.
"... La larga y cruel prisi6n hace ya much tiempo
que hizo su cruel labor para impulsar al exaltado a una
situaci6n de irrefrenado furor, pues Servet es tratado en
la prisi6n (y Calvino tiene que saberlo) con una cons-
ciente y refinada dureza. Desde hace semanas, mantienen
a aquel hombre enfermo, nervioso e hist6rico, que se sien-
te por complete inocente, cautivo en un calabozo, hiime-
do y glacial, con cadenas en pies y manos, como un ase-
sino. Podridas cuelgan de su helado cuerpo las piezas del
traje... En su miseria sin fondo, dirigese Servet al Con-
sejo en una carta conmovedora, en demand de mayor
humanidad. "Las pulgas me devoran la vida, mis zapatos


-73-






estin destrozados, no tengo ya vestidos... iOs suplico,
por el amor de Cristo, que no me negu6is lo que otorga-
riais a un turco y a un criminal! De todo lo que hab6is
ordenado para mantenerme limpio, nada se ha cumplido.
Estoy en una situaci6n mis lamentable que nunca. Es
uria gran crueldad que no se me d6 ninguna posibilidad
de remediar esta mi extremada miseria corporal".
Pero inada es hecho! ZEs, pues, un milagro que cada
vez que se le saca de su empapada cueva estalle aquel hom-
bre en ataques de una verdadera locura furiosa? Con ca-
denas en los pies y humillado con sus hediondos pinga-
jos, el ser puesto delante del tribunal, sentado con su ne-
gra y bien cepillada ropa talar, frio y sereno, bien pre-
parado y espiritualmente en reposo, al hombre con el cual
queria comenzar 61 una discusi6n, espiritu contra espiri-
tu, letrado contra letrado, el cual, ahora, le trata y mal-
trata mas enojosamente que a un asesino. No es inevi-
table que, atormentado y hostigado por las mis grose-
ras y malignas preguntas e insinuaciones, que hasta se
mezclan en su mas secret vida sexual, pierda tddo senti-
do y prudencia, y, por su parte, asalte al atormentador
de su alma con las mis espantosas injuries? Febril por
las noches su suefio, se echa al gafiote del hombre a quien
debe todas estas inhumanidades con palabras como .stas:
"4Es que niegas que eres un asesino? Te lo demostrar6
con tus acciones. En lo que a mi hace, estoy seguro de' la
justicia de mi causa y no temo a la muerte. Pero ti gri-
tas como un ciego en el desierto porque el espiritu de la
venganza abrasa tu coraz6n. iHas mentido, has mentido,
ignorante, calumniador! Espumajea en ti la c61era cuando
persigues a alguien hasta la muerte. Quisiera que toda tu
magia estuviera aiin en el vientre de tu madre y me fue-
ra dada ocasi6n para mostrar todos tus errorss"
"Y a los pastores de Ginebra, que protestan de que
Calvino sea calificado de asesino por Servet, 6ste les con-
testa:
"Negad que sois asesinos y yo os probar6 que lo sois
por vuestros actos. Pero en una causa just como la mia,
-74-






yo guard un espiritu constant. Yo no temo a la muer-
te..."
...Servet, exige del Consejo que debe juzgarle, que
en lugar de realizar tal labor, lance una sentencia contra
el quebrantador del derecho Calvino, contra el dictador
de Ginebra. "En ella, como mAgico que es, no s61o debe
ser declarado culpable y condenado, sino tambi6n des-
terrado fuera de la ciudad y su hacienda debe serme ad-
judicada en compensaci6n de la mia, que he perdido por
su culpa".
"... el 26 de octubre, por unanimidad, es condenado
Servet a ser quemado vivo, y este cruel veredicto debe
ya ser ejecutado al dia siguiente en la plaza Champel.
Durante semanas y semanas estuvo Servet en su ca-
labozo, separado del aut6ntico mundo, entregado a las
m~s inagotables esperanzas. De un natural ya de por si
abundante en exaltada fantasia, y, fuera de eso, descon-
certado alin por las secrets insinuaciones de sus presun-
tos amigos, embriigase siempre ardientemente con el de-
lirio de que hace ya much tiempo que tiene convencidos
a los jueces de la verdad de su tesis, y de que, con inju-
rias y vergiienza, serA expulsado de alli el usurpador Cal-
vino dentro de pocos dias. Tanto mas espantoso es su
despertar, por ello, cuando, con reservado semblante, en-
tran en su celda los secretaries del consejo y, solemnemen-
te, desenrollan un pergamino para darle de el lectura.
La sentencia le hiere como un rayo. Rigido, como si no
comprendiera lo monstruoso, escucha la lectura del texto
que dispone que, en cuerpo viviente, sea quemado, como
blasfemo, al dia siguiente. Durante algunos minutes, per-
manece como aturdido y sin conciencia. Pero despu6s, los
nervios desgarran al hombre atormentado.. Comienza a
balbucear, a lanzar ayes, a sollozar; de modo retumbante,
brota de su garganta, en su materna lengua espafiola, el
equivocado grito de espanto: "iMisericordia!". Hasta lo
mas hondo de sus races parece haber sido destrozada, con
esta espantosa noticia, su soberbia hasta entonces enfer-
mizante, tensa e hipertensa; como un hombre deshecho,
aniquilado, el desgraciado mira fijamente ante Si, con


S-75-






ojos inm6viles y sin alma... Y ya se imaginan los pedan-
tes pastores que ha llegado tambi6n la hora de obtener
un triunfo eclesidstico sobre Servet, despu6s de haber al-
canzado el secular y de arrancar a su desesperaci6n la
voluntaria confesi6n de sus errors.
Pero es asombroso: apenas a este hombre destrozado
y ya casi extinguido se le toca a este intimo punto de su
fe, apenas se exige de l1 la retracci6n de su tesis, cuando
la antigua obstinaci6n alza llamas, poderosas y soberbias.
Ya pueden condenarlo y martirizarlo y quemarlo, ya pue-
den despedazar trozo a trozo su cuerpo: Servet no cederA
ni una sola pulgada en el terreno de sus concepciones; jus-
tamente estos iltimos dias elevan a este caballero andan-
te de la ciencia hasta la categoria de martir y h6roe de
sus pensamientos. Asperamente rechaza la insistencia dc
Farel, el cual lleg6 a toda prisa de Lausanne para cele-
brar el triunfo de Calvino; declara que una sentencia ju-
dicial terrena no puede nunca servir como prueba de si
un hombre tiene o no raz6n en las cosas divinas. Asesinar
no es convencer...
El resto es horror. El 27 de octubre, a las once de la
mafana, el prisionero es sacado del calabozo con sus ha-
rapos hechos jirones. Por primera vez, desde hace mu-
cho tiempo, y por iltima por toda la eternidad, sus desa-
costumbrados ojos vuelven a ver la luz del cielo. Aborras-
cada la barba, sucio, extenuado, haciendo retifiir sus ca-
denas, vacila al andar el condenado y produce un espan-
table efecto bajo la clara luz otofial el estado de decrepi-
tud de su semblante de color de ceniza. Ante la escalina-
ta de la -casa del ayuntamiento, los alguaciles empujan,
ruda y fuertemente, para que caiga de rodillas, al hombre
que s61o consigue avanzar tambaleandose trabajosamen-
te, -desde hace semanas tiene olvidado lo que es cami-
nar-. Inclinada la cabeza, le es forzoso oir la sentencia
que el sindico proclama ante el congregado pueblo y que
terminal con estas palabras: "Te condenamos, Michael
Servet, a ser conducido encadenado a Champel y a ser
quemado vivo, y contigo, tanto el manuscrito de tu libro
como tambidn los ejemplares impresos del mismo, hasta


-76-






que tu cuerpo se consuma en cenizas: asi debes terminar
tus dias para dar ejemplo admonitorio a todos aquellos
que desearan cometer un crime andlbgo".
Estremecido y tembloroso, escucha el condenado. En
su mortal angustia, arristrase de rodillas hasta cerca de
los sefiores del municipio y suplica implorante la leve mer-
ced de ser decapitado, "a fin de que el exceso del dolor
no lo lleve a la desesperaci6n"... En este moment, co-
l6case Farel entire los jueces y el hombre arrodillado. En
forma que pueda ser oido desde lejos, pregunta al con-
sagrado a la muerte si esta dispuesto a abjurar de su con-
denada doctrine del dogma de la Trinidad, y alcanzar, con
ello, la merced de una ejecuci6n mas benigna. Pero Ser-
vet... rechaza de nuevo el trato que se le ofrece, decidi-
do a cumplir su anterior palabra de que esta dispuesto a
sufrirlo todo por sus convicciones.
Desengafiado abandon Farel a su victim. Ahora, no
resta ya nada mas sino que el otro verdugo, el del cuerpo,
realice la funci6n pavorosa... su libro y manuscritos
amarrados al pecho... Con una cadena de'hierro, es col-
gado Servet al poste, atado con una maroma que da cua-
tro o cinco vueltas alrededor del extenuado mirtir. Entre
el cuerpo viviente y la soga que lo prime cortandolo cruel-
mente, sujetan a6n los ayudantes del verdugo un ejem-
plar del libro y aquel manuscrito que Servet, en etro tiem-
po, sub sigillo secret, le habia enviado a Calvino, pidi6n-
dole su opinion fraternal; por tiltimo, todavia le plantan,
como mofa, una repulsiva corona de dolor en la cabeza,
una guirnalda de laurel untada con azufre. Con estos
crudelisimos preparativos queda terminado el trabajo del
verdugo. Ya no se necesita mas que prender simplemen-
te fuego al mont6n de lefia y con ello queda ya comenza-
do el asesinato.
"i Jesus, hijo del eterno Dios, ten piedad de mi!". Me-
dia hora dura este indescriptible y horrendo combat con
la muerte. S61o entonces descienden las ya ahitas llamas,
el humo fluye en desparramados chorros, y del ennegre-
cido poste, colgado de la cadena puesta al rojo, pende una
masa negra, humeante, carbonizada, una horrenda pasta


-77-






que en nada recuerda ya a lo human. Lo que antes era
,una terrena criatura pensadora, consagrada apasionada-
mente a lo eterno, una palpitante porci6n de alma divi-
na, no es ya mAs que una tremenda basura...
Pero, d6nde esta Calvino en esta hora de espanto?...
se qued6 prudentemente en casa... "2
He ahi Calvino, este es Calvino, el cerebro de mayor
reputaci6n y solidez de la Reforma; Lutero, al lado de Cal-
vino, no es mAs que un "panfletario y conspirador".
"La Reforma entera empap6 sus manos en aquella
sangre: todos se hicieron c6mplices y solidarios del cri-
men... Aquella iniquidad no es exclusive de Calvino; es de
todo el protestantismo, es un fruto natural e inevitable
del protestantismo. No es Calvino el culpable: es toda la
Reforma".


-78-






el mar. De sus poderosos pulmones, surgi6 un himno de
alabanza a Febo Apolo.
- iGracias, dios sol! iGloria a ti, dios sol! iTi eres la
luz y la verdad!
Despu6s, S6crates se volvi6 y dijo a su vecino, como
si nada hubiese pasado:
- Creo que es hora de que tomemos nuestro bano ma-
tutino. ZQu6 te parece, Crit6n?
Pero no hubo tiempo para el bafio matutino. Sona-
ron cuernds a distancia. Era la sefial del ataque de los
corintos... "2
Atenas dej6 de reir. Atenas ya no podia dudar. S6-
crates era el "hombre mis sabio del mundo". S6crates
era la Raz6n.


El Poder y la Raz6n

El tema era Atenas, la ciudad de'las luces, la calida
flor de la H6lade, el suefio de la piedra, mirmol y oro.
Pericles -el Poder-, dice:
- "Debi entregar la Acr6polis a las tinicas rojas, para
que rompieran las estatuas de Fidias y rasgaran los lien-
zos de Polignoto, con objeto de ahorraros veinte talents?
S6crates -la raz6n- responded: "Presidente, nunca
salvaris la Acr6polis con veinte talents, con doscientos
talents, con mil talents, sino con hombres libres, valien-
tes y honrados.
- Los hombres de mi ciudad de Atenas son hombres li-
bres. No hay barreras entire ellos ni los privilegios los se-
paran. Participan en las funciones p6blicas a la suerte y
disfrutan de los mismos derechos.
- No puede haber libertad sin responsabilidad ni buen
juicio sin conocimiento... ZCrees que el tirar a la suerte,
el ciego azar, cumple bien la misi6n que se le encomien-
da, al elegir general a un tratante de ganados como Lisi-
cles y almirante a un poeta como S6focles?


-86-






- Y crees seriamente, querido S6crates, que la suerte es
ciega cuando recurrimos a ella? Los flautistas sirios no
confian plenamente en la suerte ciega cuando hacen bai-
lar a sus mufiecos. Los mufiecos cuelgan de ciertos hilos.
Pero estos son tan delgados que pasan inadvertidos...
-El hombre no es un mufieco. No le gusta que le mue-
van con hilos. El hombre quiere apoyarse en sus propios
pies. Y solamente cuando disfruta de libertad interior
puede servir al Estado. No puedes construir un Estado
con mufiecos, querido Pericles, como Esparta no puede
construirlo con ilotas. Si embotas la conciencia de los
ciudadanos, llegard una hora sombria en que se volveran
contra ti con mds odio que contra los barbaros. Cuando
se quejen sus est6magos, asaltarin sus propios templos y,
cuando la ciudad haya dormido mal, despedazard a su
propio creador.
-Tal vez tengas raz6n, querido S6crates. Es possible
que llegue el dia en que yo suponga un obstaculo para el
pueblo. Pero tiene que Ilegar el dia, Zlo oyes bien? ne-
cesariamente llegard el dia, en que seras ti, S6crates, un
obstaculo para el pueblo. Los disidentes perpetuos no
son populares en nuestra ciudad... Por otra parte, seria
una vergiienza que no pusieras al servicio de los demis
tu ponderado consejo y tu modo... original de enjuiciar
las cosas. Tal vez (por un instant hubo un crispamiento
en las comisuras.de sus labios), quiera el ciego azar que
seas td el designado, cuando haya una vacant en el Esta-
do. Necesito muchos maestros constructores para la ree-
dificaci6n de Atenas.
- Tendras que perdonarme, Presidente (replic6 S6cra-
tes). Yo s61o construyo hombres".

- "Soy yo, soy yo el que debes construir! (exclam6 Que-
ref6n, apretandose contra S6crates)"3.
La raz6n construye hombres.
(Y qu6 es la raz6n?
La Raz6n es Apolo; es Dios.
ZY el hombre?


-87-






El hombre es la imagen de Dios; o bien Dios mismo
a imagen del hombre. Un Dios, humann, demasiado hu-
mano", que por pensar, por el hecho de pensar, cual Jfi-
piter tonante, se empina y se afirma a si mismo: "Existo,
luego siento y pienso" (Arist6teles). "Pienso, luego exis-
to" (Descartes). Existe el pensamiento; nada mas que el
pensamiento. El hombre es s61o pensamiento. Existe el
hombre como pensamiento; nada mAs que como pensa-
miento. Fuera del pensamiento nada existe. Nada hay.
La raz6n se ha erguido. La raz6n se ha entronizado
en el cerebro del hombre; se ha aduefiado del hombre. La
raz6n, la Diosa Raz6n ha retado al Cosmos, al Universo,
a la Naturaleza. Se ha propuesto dominar la Naturale-
za. "Dominar la Naturaleza", es su imperativeo categ6-
rico".
Y como la sintesis de la sintesis de la'Naturaleza es
el hombre, lo primero que el hombre debe hacer es co-
nocer al hombre. El hombre debe conocerse. El manda-
to del hombre mis sabio del mundo, el mandate de S6-
crates es el "Nosce te,ipsum", ("Cdn6cete a ti mismo").
Conocer. Qui6n conoce? El hombre conoce. Qu6 co-
noce? ZA qui6n conoce? Conoce al hombre.
El hombre debe conocer al hombre.
Conocer. ZQu. es conocer? Conocer es delimitar; de-
finir; medir. El cognoscente, el hombre que conoce icon
qu6 mide? Mide con el hombre. "El hombre es la medi-
da de las cosas". Su media es norma; norma universal.
fPorque. el universe es el hombre. Y es por ello que manda
como Zeus: "tu norma debe ser una norma universal".
"Debes, luego puedes", "Puedes, luego debes". En el uni-
verso no hay otra realidad que el hombre; ni otra raz6n
que el hombre. El hombre es lo real; el hombre'es la ra-
z6n. "Lo racional es real y lo real racional". "Lo que es
real es racional; y lo que es racional es real". En conse-
cuencia, es real y racional esto: "De cada uno segin su
capacidad, y a cada uno segdn su necesidad". Para comer,
hay que dar. "El que no da, no come". Oprimiendo la
figure epiqueremitica, llegamos a "la sociedad sin classes ,
-88 -






al "reino de la libertad". Este reino como el "reino de
Dios", esti en el hombre.
Es mAs. El amor al saber es la supreme virtud. La
santisima trinidad socrdtica se expresa: "Raz6n, virtud,
felicidad". La filosofia es el amor a la sabiduria. El aman-
te de la sabiduria es el fil6sofo. Es Plat6n, que dice: "Los
pueblos serin felices, cuando los reyes sean fil6sofos, o
los fil6sofos reyes".
Y Marx, dira:
"La Revoluci6n se inicia bajo la b6veda craneana del
fil6sofo"... "la teoria deviene fuerza material apenas se en-
sefiorea de las masas. Asi como la filosofia encuentra en el
proletariado su arma material, asi el proletariado halla en
la filosofia su arma espiritual... Apenas la luz del pensa-
miento haya penetrado a fondo, se cumplird la emancipa-
ci6n del hombre. El cerebro de esta emancipaci6n es la fi-
losofia y su coraz6n es el proletariado: el proletariado no
puede ser eliminado sin la realizaci6n de la filosofia".
"La Raz6n a todo trance". "La Raz6n a toda costa".
La luz de la raz6n entra a S6crates; penetra en S6crates.
Lo posee. S6crates es un poseso. Un loco. Tiene el de-
monio dentro. El demonio de S6crates es la raz6n. La
raz6n se ha apoderado de S6crates.
S6crates con la fuerza de la raz6n ha vencido al co-
raz6n. S6crates con el poder de la raz6n ha dominado los
sentidos, las pasiones, S6crates ha dejado de ser un "hom-
bre de came y hueso", para convertirse en la raz6n. S6-
crates es la raz6n. La raz6n hecha dogma. Dogma relu-
ciente, frio, tajante como el verbo de los fiscales de Nu-
remberg, como el acero de la guillotina de Robespierre, co-
mo el relAmpago de la Bomba At6mica de Hiroshima y
Nagasaki.
S6crates es Alejandro el Magno; es Cdsar, es Juana de
Arco, es Napole6n, es Hitler, es Stalin, es Hiroshima, es
Nagasaki.
S6crates es el Nosce te ipsum; la santisima trinidad:
"Raz6n, virtud, felicidad"; es el "existo, luego siento y pien-
so" estagirita; es "la verdad os hard libres" de Cristo; es
-89-






el "Cogito ergo sum" de Descartes; es el imperativeo ca-
teg6rico" de Kant; es "lo real es racional, lo racional es
real" de Hegel; es "proletarios del mundo unfos" de
Marx; es "la dictadura de los s6viets" de Lenin; es "si la
raz6n fuera razonable" de Unamuno; es "el coraz6n tiene
sus razones que la raz6n no puede entender" de Pascal;
es "los que comen sin trabajar son ladrones" de Gandhi;
es el "ya no es possible pensar como antes. Si la humani-
dad aspira a sobrevivir, necesita cambiar su manera de
pensar ... de Einstein...
S6crates es Arist6teles, es Cristo, es Descartes, es Kant,
es Hegel, es Marx, es Lenin, es Pascal, es Gandhi, es Eins-
tein.
S6crates ha hecho Occidente.
S6crates es Occidente.
Pero S6crates fracas6 rotundamente, totalmente.
S6crates impuso su raz6n a los hombres. La raz6n de
los hombres se ha convertido en la sinraz6n. Esto es, una
raz6n astuta, satinica, genocide, antrop6faga; es una raz6n
que mata a la raz6n.
Por ello S6crates clava en la conciencia de Occidente
esta sentencia de la raz6n: "Hay que castigar al hombre
con escorpiones".
Fuera de S6crates, Occidente no tiene un Hombre.
S6crates es inico. El inico de Occidente. Y, S6crates ha
fracasado.
ZPor qu6? Porque S6crates es antropos; S6crates es
el hombre. El hombre en si y para si. El hombre desli-
gado del Cosmos. Es mas, y algo peor: el hombre en-
frentado al Cosmos; opuesto al Cosmos; el hombre con-
tra el Cosmos.
Segin S6crates: el hombre, es animal racional. Tiene
ui destino: buscar la "raz6n, la virtud y la felicidad". Ra-
z6n, Virtud, Felicidad, la santa trinidad: para S6crates es
alpha y omega, principio y fin de la vida.
Y, por qu6 ha fracasado S6crates? Porque S6crates
no parte del pensamiento c6smico, de la raz6n c6smica,
de la vida c6smica; S6crates parte del pensamiento "hu-

-90-






mano, demasiado humano; de la raz6n antropoc6ntrica;
de la raz6n terrestre; del tiempo rectilineo y de la vida fi-
nita.
S6crates va del hombre al Cosmos; no desciende del
Cosmos al hombre. Para S6crates el hombre es el princi-
pio y el fin. El Cosmos, el Universo, el Olimpo, existen
por y para el hombre; y no el hombre en el Cosmos para
la LIBERTAD!



La Montaiia Socratica.

"S6crates pertenecia, por su origen, al populacho. Se
sabe, y parece que se esta viendo todavia, que era feo. La
fealdad, objeci6n en si, era casi una refutaci6n entire los
griegos. Y, Zera griego S6crates? La fealdad es, muchas
veces, signo de una evoluci6n estorbada por el cruzamien-
to, o bien la sefial de una evoluci6n descendente. Los an-
trop6logos que se dedican a la criminologia nos dicen que
el tipo del criminal es feo; monstrum in frente, monstrum
in animo. Y el criminal es un decadente. ZEra S6crates
un tipo criminal?... Estando de paso en Atenas un ex-
tranjero fisonomista, le dijo a S6crates en su cara que
era un monstruo que ocultaba todos los vicios y malos de-
seos"4.
"S6crates, era feo, innoble y enemigo de la belleza,
que despreciaba. Tenia la frente abrupta, los ojos salto-
nes, insolentes, la boca cinica, la barba hirsuta, la nariz
chata y el vientre hinchado, como un Sileno.
Su sucio palio de burel lleno de remiendos y de par-
ches, sus grandes pies callosos, siempre desnudos, le ha-
cian repulsive. Era una vergiienza para Atenas.
Todo el dia, y aun de noche recorria los mercados, las
tiendas de barbero, sin mis fin que el de controvertir y
armar discusiones. Ensefiaba a los hijos no obedecer a sus
padres. Cuando 6stos les decian que no le escucharan, S6-


-91-






crates imprecaba: "Quien se opone a la raz6n es un insen-
sato, y no se le debe hacer caso alguno".
Y por raz6n entendia la suya.
Era un inquisidor de la conciencia,. un esbirro de al-
mas,.un espia de los actos privados, un profanador de la
sagrada psiquis.
A veces se le encontraba emboscado en los p6rticos,
atisbando detrds de una column, como si fuera un esbi-
rro, esperando que pasasen los j6venes, o algdn estrat-
gico, o un juez, o un artist, para detenerles .y torturarles
con su dial6ctica hasta que les ponia en contradicci6n con-
sigo mismos... Habia gentes que hufan al verle venir.
Otros, no pudi6ndole evitar, se tapaban las orejas. Y no
pocos le tenian gran rencor... "
Cuando muri6 su padre Sofronisco, entreg6 a su ma-
dre, Fenareta, a un hombre para su mujer. S6crates cas6
con Jantipa, a quien oblig6 a trabajar de lavandera, a fin
de que diese de comer a 6l, a sus hijos y a sus dos escla-
vos, viejos e inservibles. S6crates, nunca gan6 un cen-
tavo; nunca llev6 un, pan a su casa. Es mis. Cuando Cri-
t6n y otros amigos le ofrecian ayuda econ6mica, con so-
berbio orgullo no acept6 jams.
S6crates el "hombre mis sabio del mundo", tortura-
ba hasta el sadismo a sus conciudadanos echandoles en
cara como brasas de fuego estas palabras: "Yo 's61o s6
que nada sd". Y, para convencerlos que dentro de si lie-
vaba un demonio, se torturaba hasta el masoquismo mis
cruel. Su ironia era un orgullo satanico. Su vida un egois-
mo patol6gico. Su costumbre una impostura y una
vindicta.
S6crates es una montafia. De S6crates se desprenden
todos los fil6sofos y todas las escuelas filos6ficas; todos
los sistemas y todos los credos de Occidente. La Acad,-
mica con Plat6n, la Peripat6tica con Arist6teles, la Epici-
rea con Epicuro, la Estoica con Zen6n de Citium, la Es-
c6ptica con Antistenes;.. la Cinica, la Sofistica, la Ecl6c-
tica, etc., etc.


-92-






Plat6n. Plat6n nacio en Atenas. Se Ilamaba Aristocles.
Despu6s de sus viajes, se puso el pseud6nimo de Pla-
t6n, que quiere decir "ancho, amplio". Tenia una voz ati-
plada y movimientos afeminados. Era un hip6crita. Apa-
rentaba gran calma, teniendo pasiones comprimidas...
Arist6crata por instinto, la democracia heria su ideal de
media y armonia. Tenaz y orgulloso, condena todo lo que
no es 61, o lo que lo estorba; y afecta ignorar a todos los
que estin cerca de 61, en su propia via. Asi, nunca nombra
a Jenofonte, su condiscipulo. Odia, persigue a sus rivals.
Quema sus libros. Desdefia la gracia femenina y canta sus
monstruosos amores homosexuals.
Su comunismo idealista, era un autoritarismo asii-
tico, absolute: las propiedades igualadas y el nimero de
ciudadanos restringido... Tenia mil dudas que lo devo-
raban; nada sabia a ciencia cierta, recubria su ignoran-
cia de ropajes po6ticos.
Plat6n, para contradecirle a Protagoras que habia
acufiado este apotegma:-"el hombre es la media de todas
las cosas", va a buscar a Babilonia e Israel la omnipoten-
te y c6moda divinidad absolute de los d6spotas.
Plat6n, "El que es", el indiscutible, el apodictico, di-
ce: "Los' dioses lo pueden todo, ellos lo hacen todo, la vir-
tud no se ensefia; es un don de Zeus".
"Y este Zeus de Plat6n es algo del dios judaico, un
Cronos, que de lo alto del Unanos envia las grandes ca-
lamidades: el hambre, la sequoia, la peste y el contagio.
Y si los pueblos desaparecen, si las mujeres abortan, si la
patria decrece, todo es por la voluntad de Zeus olimpico,
o bien Cronos destruye las murallas, hunde la flota y de-
rrota al ejercito... "6
"Hizo y dio a los atenienses fiestas teatrales, cuyos gas-
tos pag6 Di6n. Plat6n, cuado era lacayo del Rey Dionisio,
cay6 en la ira del tirano que le sentenci6 a muerte; y por la
intercesi6n de Di6n y Aris6menes, le entreg6 a Po-
lido Lacedemonio, para que lo vendiese; y lo compr6 por
veinte minas Aniceres Cireneo, y le envi6 a Atenas...
Donde Di6n compr6 un huertecillo en la Academia y se lo


-93 -






regalo... Plat6n era un hip6crita consumado, "nunca ri6,
sino moderadamente"7.
... Lacayo homosexual, vanidoso, se creia "hijo de
Apolo"; que su padre Arist6n, no le habia tocado a su ma-
dre Perecciona, la cual se conserve "pura de uni6n carnal
hasta dar a luz a Plat6n... "8
Dej6 su testamento en estos t6rminos: "La hacienda
Hefestiadea y la Heredad de Eroiades serdn de mi hijo
Adimanto. Dejo TRES minas de plata. Una copa de plata
que pesa 165 dracmas. Una taza que pesa 65. Un anillo de
oro y una arrancada tambi6n de oro, que ambos pesan
cuatro dracmas y tres 6bolos. El cantero Euclides me de-
be tres minas. Manumito a Diano; y quedan en esclavitud-
Tic6n, Bicta, Apoloniades y Dionisio...".
Plat6n muri6 a los 80 afios de indigesti6n en un con-
vite nupcial.
Segin Plat6n, s6lo a una "exigua minoria" de cere-
bros privilegiados de la nobleza y de la riqueza, le es da-
do entrever la idea. Aquel que no tiene sangre arist6crata,
por ende, riqueza, no puede pensar. No es hombre. Es
esclavo. El pensamiento no existe donde hay miseria y
hambre. El que piensa no debe Ilevar el est6mago vacio.
El que piensa no debe trabajar. El esclavo trabaja; el
hombre, no.
Plat6n, por las migajas del tirano Dionisio, se con-
vierte en lacayo. Adora la comida. Inmola su vida en el
altar de la panza.
He ahi el complejo de Plat6n. Y este complejo, este
patron, este molde ha sido rito y norma para Occidente"9.

Arist6teles. Arist6teles le escuch6 a Plat6n 20 afios sin
escribir nada. Cuando comenz6 a producer, Filipo de Ma-
cedonia lo llam6 para confiarle la educaci6n de su hijo
Alejandro, que tenia 13 afios. Hecho ya conquistador del
mundo, Alejandro Magno, fue gran amigo y protector de
Arist6teles. Muerto el Emperador, Arist6teles fue acusado
en Atenas de impiedad, y tuvo que huir de Calcide, donde
se envenen6"10.


-94-






Su testamento, entire otras cosas, dispone:
"... A Herpilida, que fue muy diligente conmigo, se le da-
ri de mis bienes, sobre lo ya dado, un talent de plata,
tres esclavas si las quisiere, la esclava que tiene, y el nifio
Pirreo... Si quisiere casarse, Herpilida, nuevamente, sea
con un hombre igual a mi. Ambrasis quede libre, y cuan-
do se case le den quinientas dracmas y la esclavita que
tiene. Tambidn quiero se den a Tale, ademas de la escla-
vita que tiene comprada, mil dracmas. Igualmente a Si-
mo, ademis del primer dinero dado para comprar un mu-
chacho esclavo, se le compare otro. Tac6n sera libre cuan-
do case mi muchacha esclava; como tambi6n mis escla-
vos Fil6n y Olimpico con su hijito. Ningin niflo de mis
esclavos serd vendido, sino que de ellos deberin servirse
mis herederos..."
"En su herencia se hall much cobre. Lic6n asegu-
ra que se lavaba en un labro de aceite tibio, y luego ven-
dia aquel aceite"1.
"El regimen democritico, segfin Arist6teles, es el me-
jor y el mis stable. Ni tirania ni demagogia".
Pero, 61 sirvi6 al absolutismo mis absolute: fue laca-
yo de Filipo y de Alejandro. Arist6teles era un lacayo del
Palacio de Gobierno, del P.oder, del tirano.

Di6genes, el cinico. Di6genes camina descalzo en to-
das las estaciones del afio. Duerme bajo los portales de los
templos, envuelto en su manto. Habita en un tonel va-
cio, que pronto fue popular en toda Grecia. Habi6ndole
preguntado Alejandro en Corinto si queria alguna cosa:
"Si -le contest el cinico- quitate de mi sol". Un dia vien-
do a un nifio beber en la fuente con la mano, rompi6 la
escudilla en que solia beber, para imitar al nifio. Otro
dia asistiendo a una lecci6n del esc6ptico Zen6n, que ne-
gaba el movimiento, se levant6 y se puso a andar, para
responder al sofista. Habiendo dicho Plat6n que el hom-
bre era un animal "bipedo e implume", arroj6 Di6genes
en la Academia, durante una lecci6n, un gallo despluma-
do, exclamando: "iAhi esta el hombre de Plat6n!".


-95 -






Di6genes, piblicamente ejerce todas las funciones na-
turales, incluso las sexuales.
Profesa desprecio profundo hacia la humanidad ente-
ra. Le encontraron una vez, en pleno dia, por las ca-
lies de Alejandria, con una linterna encendida, y res-
pondia a quienes le preguntaban el motivo de su extrava-
gancia: "Busco un hombre"... Muri6 con c6lico, a con-
secuencia de haber comido care de cerdo cruda y pu-
trefacta.. .

Crates de Tebas. Arroja al mar todos sus bienes, arida
desnudo y bebe en la palma de su mano. Hiparquia, aban-
dona su casa y sus vestidos y desnuda camina junto a
Crates.

Empidocles. Se precipita enla ardiente boca del Etna,
para que no encontrando ninggin vestigio de su cuerpo,
le creyesen sus compatriotas subido al cielo. Pero el per-
fido volcan, despu6s de haber devorado a Emp6docles, res-
pet6 sus sandalias, y las vomit6 intactas, como para re-
velar el engafio de aquel "suicidio orgulloso".

La luminosa Atenas. *"...Un decreto, instigado por el
sacerdote Diopheites, exigia al pueblo denunciar a todos
los que no reconocian las cosas divinas o ensefiaban teo-
rias heterodoxas sobre las cosas celestes: y unos detris
de otros empezaron a.caer inculpados. Desde Anaxagoras,
acusado de impiedad (afio 433), y desde Didgoras cuya
cabeza fue puesta a precio (afo 415), hasta Protagoras
desterrado y S6crates condenado a la cicuta (afio 399).
La persecuci6n no se realizaba iinicamente contra las per-
sonas; una pesquisa minuciosa se practicaba tambi6n so-
bre los libros. Todos los que habian comprado, por ejem-
plo, los libros de Protagoras, recibieron orden, por boca
del heraldo, de depositar sus ejemplares sobre el Agora,
y una vez formado un buen mont6n el fuego dio cuenta
de ellos. Asi la "luminosa" Atenas castigaba con un auto
de fe a los que habian osado pensar fuera de las normas
consagradas... "12


-96-





La Roma de los Cesares. Es cosa de perogrullo que la
Roma de los Cesares, fue conquistada, por la "piara filo-
s6fica" de Grecia. El pensamiento de Atenas model a
Roma a su imagen y semejanza.
Roma, traslada en masa a los fil6sofos de Atenas pa-
ra que ensefien a pensar y a hablar a los C6sares. Los fi-
16sofos esclavos eran los pedagogos. Roma, la barbara
Roma, rompia los huesos de sus esclavos fil6sofos, pero
estos se vengaban apoderAndose del cerebro de sus amos.
Los esclavos fil6sofos esclavizaban a los conquistadores
del mundo.
La raz6n y el esplendor de Pericles, eran la raz6n y
el brillo de los C6sares. La sal de la forma y esencia del
pensamiento de Roma, era. S6crates.
Tres ejemplos, prueban lo dicho:
Epicteto, esclavo de Epafrodito (liberto de Ner6n), el
cual para distraerse le torcia, en un aparato de tormen-
to, la pierna del fil6sofo, que estoicamente se contentaba
con advertir: "La vas a romper". Y cuando el cruel li-
berto Epafrodito, en efecto le rompi6, Epicteto, se con-
tent6 con afiadir: "No te lo habia dicho?".

Cat6n. "Cat6n, el austero Cat6n, resume y proto-
tipo de las virtudes romanas -aquel que removi6, un dia
a Manlio del Senado, porque bes6 de dia a su esposa a
la vista de su hija- se pas6 la vida vociferando contra
el lujo y hablando de la necesidad de crear nuevos impues-
tos en proporci6n a los esclavos que tenia cada noble.
Pero asi como el ideal de la belleza no era incompatible
en Atenas con la usura; asi tambi6n las virtudes del vir-
bonnus no eran en Roma incompatible, no ya digo con la
usura, sino ni siquiera con esos menesteres que entire no-
sotros estih reservados a los rufianes, a los caftens...
Cat6n no s61o martirizaba'a los esclavos; no s61o instruia
en determinadas artes para venderlos despuds a mejor pre-
cio; no s61o abandonaba a los esclavos inservibles como
a "hierro viejo", sino que cobraba, ademds, una tarifa a
los que holgaban fornicando con sus esclavas..."l.
97 -





Seneca. "Seneca, fil6sofo estoico, hombre rico, trascri-
be la filosofia de la vida a su amigo Lucilio: "eQu6 cosa
puede tentarte, aparte de la muerte? Has probado todos
los goces que podria hacerte vacilar; ninguno te es extra-
fio, te has saciado de todos. Conoces el gusto del vino y
de la miel, Zno te es indiferente que pasen un cienrto o un
miller de botellas por tu garganta? Tambidn has gusta-
do ostras y cangrejos. Gracias a tu esplindida vida, nada
ha quedado sin que lo pruebes en los afios transcurridos.
NNo puedes apartarte de tales cosas? Z Qud puede quedar-
te que lamentar? ZLos amigos? ZEl hogar? LLos tienes
acaso en tan alto aprecio que te sacrificarias por ellos has-
ta el punto de aplazar tu hora supreme? Oh, si estuviera
en tu poder, extinguirfas el sol porque no has hecho nada
digno de su luz. Confidsalo: vacilas en decidirte a morir,
no porque te apene la Curia, el Foro, or las bellezas de la
naturaleza. S61o te entristece dejar el mercado de car-
nes y, no obstante, has probado todas sus delicias".
Seneca, a una orden de Ner6n se corta las venas. Mue-
re suicide. Ner6n, el divino Cdsar, mata por gusto a su
maestro y fil6sofo predilecto.


Roma es el reflejo, el eco, mejor la reproducci6n de
Atenas. Atenas se extiende a lo largo y a lo ancho del Im-
perio de los Cdsares...
Y, luego, es la misma Atenas la que palpita en la filo-
sofia del Medio Evo, Moderna y Contemporinea; y la
misma Atenas, encarnada en la Bomba At6mica convierte
en ceniza a Hiroshima y Nagasaki...
El Renacimiento y la Reforma forjan a sangre y fue-
go la filosofia modern. La "raz6n" de Descartes emerge
de la "Justicia" de Erasmo.


Descartes. Descartes se descubre: "una cosa que pien-
sa. Y descubre a la luz de la raz6n, que el libre albedrio y


-98-






el imperio sobre si, lo hacen duefio de si y lo asemejan
a Dios"14.
"Yo dudo, esto es absolutamente cierto. Pero dudar,
es pensar. Lo cierto es que yo pienso. Pensar es ser. Lue-
go es cierto que yo existo: "Cogito ergo sum"1.
"Yo pienso, luego soy". "El pensamiento es lo inico
que no puede separarse de mi".
"Conoci por ello que yo era una substancia cuya esen-
cia y naturaleza toda es pensar".
El fondo del sistema de Descartes es la creencia en
Dios.
"Existo. eQui6n me ha creado? (Yo mismo? No tal,
si me hubiese creado yo mismo, me habria adjudicado
todas las perfecciones que imagine y que me hacen gran
falta. Luego es precise que otro ser me haya creado..."
"No se debe decir: Dios existe porque mi espiritu lo
concibe, sino: mi raz6n concibe a Dios, porque Dios existe".
"Aun cuando no supi6ramos que nuestra alma es eter-
na, no dejaria de ser para nosotros la primera entire to-
das las cosas la religion". "Conocer a Dios es amarle, por-
que el amor no es mas que la dicha acompafiada de la idea
de su objeto".
"El hombre mas que un ser inteligente, es un ser libre
y no se siente hombre sino sinti6ndose libre" '
El manejo del corpus politics, es ciencia y justicia de
principles; su justicia es racional puesto "que asi lo esti-
man ellos". "Porque Dios da el derecho a quien da la fuer-
za"
Descartes "diviniza al Estado, que con Hegel alcanza
su divinizaci6n absolute".
"No debemos olvidar que en esta luz natural -la ra-
z6n- s61o hay que career mientras el mismo Dios no nos
haya revelado otra cosa en contrario. Ademts hemos de
conservar bien grabada en nuestra memorial como regla
supreme de conduct que las cosas de Dios reveladas son
con much las mts ciertas de todas, de tal suerte que aun
cuando la-luz natural de la raz6n parezca sugerirnos otra
cosa con la mayor claridad y evidencia, estemos siempre
-99-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs