• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Introduction
 Suplemento
 Back Cover














Group Title: Publicaciones del Instituto de Literatura de la Facultad de Letras de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos ; 1
Title: Suplemento al Diccionario de peruanismos
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075946/00001
 Material Information
Title: Suplemento al Diccionario de peruanismos
Series Title: Publicaciones del Instituto de Literatura de la Facultad de Letras de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Physical Description: 28 p. : ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Arona, Juan de, 1839-1895
Nâuänez, Estuardo
Arona, Juan de, 1839-1895
Publisher: Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Editorial San Marcos
Place of Publication: Lima
Publication Date: 1957
 Subjects
Subject: Spanish language -- Provincialisms -- Peru   ( lcsh )
PERUANISMO   ( renib )
TERMINOS Y FRASES -- ESPAäNOL   ( renib )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Publicado y con una introd. por Estuardo Nâuänez.
General Note: At head of title: Pedro Paz Soldâan y Unâanue (Juan de Arona).
General Note: "Segundo suplemento que llegâo a publicar ... en su periâodico 'El Chispazo' ... entre 1891 y 1893. Tal suplemento ve la luz ahora en primera ediciâon orgâanica."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075946
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 02763103
lccn - 60024583

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Introduction
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
    Suplemento
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    Back Cover
        Back Cover
Full Text








PUBLICACIONES DEL INSTITUTE DE LITERATURE DE LA FACULTAD
DE LETRAS DE LA UNIVERSIDAD NATIONAL MAYOR DE
SAN MARCOS




PEDRO PAZ SOLDAN Y UNANUE
(JUAN DE ARONA)






SUPLEMENTO AL


DICCIONARIO


PUBLICADO Y
CON UNA INTRODUCTION
POR
ESTUARDO NUREZ
DIRECTOR DEL INSTITUTE






1


LIMA 1957


DE FP.RUANIS.AOS











PUBLICACIONES DEL INSTITUTE DE LITERATURE DE LA FACULTAD
DE LETRAS DE LA UNIVERSIDAD NATIONAL MAYOR DE
SAN MARCOS





PEDRO PAZ SOLDAN Y UNANUE
(JUAN DE ARONA)








SUPLEMENTO AL

DICCIONARIO DE PERUANISMOS



PUBLICADO Y
CON UNA INTRODUCTION
POR
ESTUARDO NUiEZ
DIRECTOR DEL INSTITUTE


LIMA 1957








Lo7 6.2
P~r!~)t



















Suplemento al

Diccionario de Peruanismos

por JUAN de AROMA


INTRODUCTION


Juan de Arona (Pedro Paz Sold6n y Un6nue, 1839-1895) es un
product tipico del romanticism, y como tal lo alienta una profunda
inquietud universalista. En su obra late la afici6n por el humanismo
antiguo en su aproximaci6n a los cl6sicos, a quienes traduce con fer-
vorosa dedicaci6n a lo largo de toda su vida. De ello son nuestras
preclaras, sus libros Poesia latina, (Lima, Imp. J. F. Solis, 1883), en
que recoge sus versions de Lucrecio, Virgilio, Ovidio y Plauto, y ante-
riormente Ge6rgicas de Virgilio (Lima, Imp. "El Comercio", 1867). Esa
formaci6n humanistica la adquiere durante su fructifera estada en Eu-
ropa y especialmente mediante sus studios en La Sorbona de Paris.
Pero de alli tambi6n surgi6 el humanista modern, patente en su culto
por los grandes poetas modernos europeos, ingleses, alemanes, fran-
ceses e it6licos. En mis investigaciones sobre autores germanos e in-
gleses en el Peru he asentado el valor, el volume y la calidad de su
labor de traductor exquisite y apuntar6 en pr6ximos studios otras
muestras de su vocaci6n por esa labor humilde, sacrificada y desdefia-
da que es la traducci6n literaria, en que hay la renuncia a toda sober-
bia de autor finico y la generosa entrega de la contribuci6n a la fama
ajena. Gracias a 61, en parte, se conocieron en el Peru a Pope y Byron,
James Thomson, tanto como Goethe, Schiller, Freiligrath y a otros poe-
tas europeos, cuyas versions son tan encomiables.
Hay varias facetas -apartadas la de poeta, comedi6grafo y sa-
tirico- un tanto preteridas en el studio de la personalidad de Juan de
Arona, que estamos empefiados en esclarecer. Son ellas a) su trayec-
toria como viajero por el Peri y por el mundo, b) su labor de huma-











-2-


nista y traductor insigne y c) su tarea de lingiiista, que en realidad
constitute la infraestructura, la piedra angular de su extraordinaria vo-
caci6n creadora.
Arona fu6 un rom6ntico integral, come lo fu6 en su esencia el
romanticismo. Debe recordarse siempre que este movimiento no sola-
mente constituy6 una "escuela" literaria, sino today una nueva y distin-
ta concepci6n del mundo y de la cultural, que se manifiesta en varias
direcciones. El romanticismo tendi6 a nutrirse de temas tomados de
las literaturas primitivas, de la creaci6n popular aut6ntica y espont&-
nea, en expansion temporal. Surgi6 de alli la investigaci6n del "fol-
klore", de las literaturas populares antiguas, del habla y costumbres
del pueblo. El campo de la investigaci6n cientifica se ampli6 en estos
terrenos antes desconocidos de la antigiiedad o del pueblo contempor&-
neo, y surgieron como ciencias de nuevo impulse la linguiistica, la filo-
logia, el folklore, la antropologia, la etnologia. De otro lado, en su afCn
tambi6n universalista de expansion espacial, los escritores rom6nticos
se hicieron viajeros insignes por tierras lejanas y desconocidas del
globo y trazaron los m6s bellos e intensos relates de viaje que se hayan
escrito alguna vez. El siglo XIX estd prefiado de este af6n de traducir
-que responded al llamado de conocer la literature extrafia, escrita en
otra lengua- y de ese impulse de viajar escribiendo impresiones. Y
al lade prospera tambi6n una inquietud febril, que induce a adentrarse
en el alma popular y en los paisajes y usos propios de los pueblos
con tradiciones y leyendas an6nimas y peregrinas, en donde se abreva
la inspiraci6n de baladas y canciones.
Este romanticismo integral late intensamente en Juan de Arona,
alma permeable a todos los estimulos de la cultural. Asi surge el via-
jero -con una obra casi desconocida de impresiones por Europa y
Oriente, que anda disperse en diversos peri6dicos- y asi se forma el
traductor de cldsicos y modernos. Igualmente, domina a lo largo de
sus mejores afios, su inquietud por el lenguaje native, por la parla
del pueblo peruano y va gestdndose de tal suerte, una obra perdurable
que ser6 su Diccionario de peruanismos.
Juan de Arena concibi6 per primera vez la idea de escribir un
Diccionario de voces de su pueblo, estando en Londres en 1860. Hasta
ese moment s61o conocia come antecedente director de su proyecto el
Diccionario de provincialismos de la isla de Cuba, de Esteban Pichar-
do, cuya segunda edici6n habia aparecido en La Habana en 1849. Muy
posteriormente alcanza a conocer otro intent similar que es el de Aris-
tides Rojas que extract de su Diccionario de vocablos indigenas de
Venezuela, un pequefio folleto que contiene Cien vocablos indigenas










-3-


de Venezuela, editado en 1882, en Caracas. En lo dem6s, contando a
Rufino Jos6 Cuervo en Colombia, Juan de Arona lleg6 a ser uno de los
mds caracterizados pioneros de este tipo de investigaciones america-
nistas. La amplitud de su empefio y la vastedad de su cultural, hace
que su Ilamado Diccionario de peruanismos tenga plena vigencia ame-
ricana por sus observaciones v6lidas para todo el 6mbito continental
y por sus concordancias atinadas a los usos de los vocables en distin-
tos paises del Nuevo Mundo y diversas localidades de Espafia.
Su cultural lingiiistica y filol6gica se habia nutrido de las ensefian-
zas de fil6logos y humanistas recibidas en Francia y de sus lectures de
especialistas alemanes que por primera vez fueron asimiladas por un
investigator latino-americano. Son frecuentes sus citas de Federico
Diez, autor de Etimologisches Worterbuch der romanischen Sprachen, de
Die Deutsche Sprache, de Schleicher y de Altspanische Sprichworter aus
den Zeiten von Cervantes de Joseph Haller, entire muchas otras obras de
significativos especialistas de la filologia alemana que consult con ex-
trafia familiaridad en escritores de Am6rica y Espafia de esa 6poca. A
partir de 1860, y durante 35 afios hasta su muerte en 1895, Arona dedica
lo mejor de su tiempo en hacer realidad lenta y progresivamente a su
trascendental proyecto. Todo lo restante de su producci6n intellectual
parece subordinado a este empefio culminante de su obra. Acaso sus
poesias --inica faceta que ha merecido un relative studio de sus co-
mentaristas- inficcionadas de cerebralismo y de af6n descriptive exa-
gerado, y en que result dominant la idea de que el "sabor local" so
logra por la frecuencia del tema y el motive national, no sean sino mero
pretexto para dar libertad a su empefio de recoger voces populares,
dichos pueblerinos, denominaciones de cosas vern6culas, animals y
plants propias de este continent. En fatigante process, sus poemas
registrcn hasta la saciedad y la insistente mania, miles de localismos
que 61 se afana en incorporar a la creaci6n literaria. Sus versos se re-
sienten de una escasa inspiraci6n de forma o de idea po4tica en medio
de una dispersi6n y fragmentarismo de t6picos a lo largo de toda su
obra de poeta. Las composiciones de Ruinas y de Cuadros y episodios
peruanos y adn los casi in6ditos Chispazos y las Rimas del Rimac ado-
lecen de esos defects literarios, pero constituyen caudal invalorable
para esa labor compiladora de expresiones locales que da cima en su
Diccionario, que es la obra sustancial de today una vida.
Desde la aparici6n de Galeria de novedades filol6gicas : voca-
bulario de peruanismos aparecido en Londres en 1861, se advierte la
prosecuci6n de su labor en el vocabulario anexo a sus Cuadros y episo-
dios peruanos, de 1867, y luego en sucesivos articulos con parties de su










-4-


Diccionario en progress aparecidos en "El Correo del Per", entire 1871 y
1872, en que Ilega a publicar el texto explicativo de 216 voces. Segui-
damente, entire 1882 y 1884, public la edici6n definitive del Diccionario
en Buenos Aires y Lima, adicionado de un primer suplemento que agre-
ga a cada letra y confeccionado seguramente en el lapso de la publica-
ci6n por entregas.
Pero no qued6 alli su empefio de investigator, como se habia
creido hasta ahora. Ha dejado como se ha de ver, un segundo suple-
mento que lleg6 a publicar en los Altimos aflos de su vida azarosa y
ensombrecida por la desgracia material, en su peri6dico "El Chispazo",
en medio de los sarcasmos y saetazos de su s6tira impenitente contra la
prosaica realidad social y political de ese moment, entire 1891 y 1893.
Tal Suplemento ve la luz ahora en primera edici6n organica y superando
la obligada fragmentaci6n de las entregas aparecidas en efimero sema-
nario, cuyas colecciones completes son escasisimas.
Pero Arona no se limit a reunir inicamente vocablos y a con-
signar sus significados. Su obra realize un plan de vasta envergadura,
con respect a la contribuci6n lingiistica de America de habla hispana.
Se propuso coleccionar vocablos derivados del quichua, o corrompidos
del espafol, o inventadas por los criollos dentro del genio de la lengua
castellana, o las mismas palabras castizas que aluden a objetos o costum-
bres propios del pais. Pero no solamente se trata de la obra de un "vir-
tuoso". No solamente se limita a una labor investigatoria y compiladora.
En el desenvolvimiento de su obra, glosa vocablo por vocablo, hacien-
do acopio de an6cdotas, de citas literarias o costumbristas en que las
voces glosadas viven y palpitan, en forma tal que sus definiciones
arrojan de lado todo dogmatismo y se empapan de vida y de agudas
observaciones de artist y de poeta, dando a su texto un aliento litera-
rio de car6cter inconfundible por la agilidad de exposici6n, el matiz
humoristico y la ingeniosa recopilaci6n de antecedentes y consecuen-
tes. Alli mismo ejemplifica con su propia producci6n po4tica, tan nu-
trida de tbrminos locales y de significaciones de motives y objetos de
su tierra y de realidades peruanas y americanas.
El Diccionario de Peruanismos ha resultado asi una obra clasica
de la literature peruana por su contenido de investigaci6n y por su cau-
dal creador. Constituy6 sin duda un acierto incluirlo entire las obras li-
terarias representivas del Perd en la "Biblioteca de Cultura Peruana"
de Ventura Garcia Calder6n, editada en Paris, en 1938.
No obstante el notable 6xito de este libro y la difusi6n y calurosa
acogida de la critical que ha merecido posteriormente, no se ha reparado
en que obra tan significativa y destacada habia sido objeto de una am-










-5-


pliaci6n posterior a su publicaci6n en 1883. Arona public en casi todos
los nimeros de su peri6dico "El Chispazo" -que se edita de octubre
de 1891 a junior de 1893- un ap6ndice o suplemento que contiene otras
voces no consignadas en la edici6n del libro. Sucesivamente, en 15
nimeros de su revista, del N 1 al NO 66, public Arona, desde la A a
la Y, una compilaci6n posterior suplementaria, -con enmiendas, ex-
tensiones y agregados- que no se ha difundido y. que andaba ignora-
da de las escasas colecciones que se conservan de ese peri6dico. Por
eso el Instituto de Literatura de la Facultad de Letras de la Universidad
Nacional Mayor de San Marcos, inicia su primera series de publicacio-
nes con el Suplemento al Diccionario de Peruanismos en que se recoge
toda esa labor adicional casi desconocida y no incorporada a la poste-
terior edici6n del Diccionario que se hizo en 1938, pese a que constitute
parte integrate e imprescindible del mismo.
Esta contribuci6n ha de ser utilisima para los estudiosos de la lin-
giiistica y filologia americana y cubre en parte una faceta un tanto pre-
terida de la producci6n del gran escritor peruano.
Pedro Paz Soldin y Undnue tom6 su seud6nimo del nombre de la
Hacienda San Juan de Arona en que habia trascurrido su infancia y
adolescencia, en el valle de Cafiete. M6s tarde, perdido el patrimonio
paterno, adopt tambi4n el seud6nimo "Juan sin tierra". En los comien-
zos de su vida estuvo material y espiritualmente vinculado con la tie-
rra f6rtil del valle, mientras nutria sus inquietudes intelectuales juve-
niles en la Biblioteca de Hip6lito Un6nue, su abuelo. Hace m6dula en
su espiritu el culto de los poetas buc6licos a quienes traduce m6s tar-
de, y de las excelencias virgilianas, que ya habian caracterizado los il-
timos afios del abuelo Un6nue en sus escritos "Mi retire" y "La vuelta
a la vida del campo". Aunque desposeido materialmente de esa tierra,
no dej6 nunca Juan de Arona de estar intimamente vinculado a la tie-
rra peruana total que 61 am6 tanto, en compensaci6n de la p6rdida de
la heredad propia. Y esa aproximaci6n a la tierra que nutre toda su
obra, pervive en 61 a lo largo de los afios y ha de producer ese fruto sa-
broso y espiritualmente nutritivo de recuerdos y estimulos peruanistas,
de vivencias aut6nticas y de singular mensaje national y americano
que constituyen las fichas de su imprescindible Diccionario.


Estuardo Niiiez.










-6-


SUPLEMENTO


A

ABARROTES : Cierto g6nero de comercio, en articulos comestibles, equi-
valente a lo que en Madrid se llama Almac4n de Ultramarinos.
Abarrote es palabra espafiola; mas no en el sentido que aqui se
le da. M6xico nos acompafia en el provincialismo, segun se ve
en este pasaje de Arroniz en su "Manual del Viajero en M6xi-
co" : "El comerciante va hablando del precio corriente de los a-
barrotes".

ABOCASTRO : Corupci6n de avucastro, que es la palabra castiza, co-
mo que viene de avucasta _(avutarda), o simplemente de ave
con la terminaci6n despectiva, como pajarraco de p6jaro.

ACAPITE: Pxrrafo. A lo que hemos dicho en el Diccionario, que no
es poco, agregaremos que en el italiano se usa punto e a capo
en el mismo sentido que por ac& punto acdpite. Una prueba mas
de que el present no es un provincialismo indigena.

ACULLICO,
ACULLICAR : Voces enteramente quichuas, de grandisimo uso en la
Sierra y de gratisimo sentido para el indio habitador de estas re-
giones, puesto que con ellas se design el apresto de su frugal
alimentaci6n indigena, tan frugal, que es uno de esos desayunos
que los franceses llaman sur le pouce.
Acullicar es aderezar la yerba coca para Ilev6rsela a la boca,
tom6ndola de la bolsa especial en que se guard, y de un ma-
tecito, la punta de cal con que se sazona la hierba.
El acullico, es el bodoque que se forma dehtro de la boca, y
que el indio va gustando por media hora o cuarenta minutes, has-
ta renoviarlo con otro.
Viene acullicar del verbo quichua aculli, mascar hojas de coca
y acullico de acullicu, donde apenas ha habido que cerrar la u.
Esta pobre lengua parece que naci6 para armonizar con la es-
pafiola, cosa de que ni remotamente podr6n jactarse ni la len-
gua de los Aztecas, ni la de los Araucanos, ni la de los Chibchas,
ni ninguna otra americana, m6s o menos 6speras y salvajes.










-7-


En el articulo Lampa y otros del Diccionario, hemos disertado
sobre esta graciosa rotundidad y f6cil eufonizaci6n de la antigua
lengua peruana.

ADECUA : Con este indicative e imperative del verbo adecuar sucede
lo que con todos los equivalents de los verbos paliar, retaliar y
otros, que muchos preguntan : LEs pdlia o palia? Es retdlia o re-
talia?
El uso es vario. No asi en ad6cua, en donde lo general es y
debe ser adecria.
Mas nosotros velando siempre por la mayor riqueza del verso
o de la rima pediriamos ad6cua, acaso como el inico consonan-
te a Congreso, digo, a recua.
Y nos acompafia una excelente autoridad, la del ingenio es-
pafol y cl6sico hablista, D. Tombs de Iriarte :
(El Don de Gentes, Esc. I).

"'Dios le tenga
En santa paz y descanso
Como 61 a mi me di6 guerral
Teodorita, tu sobrina,
ea muchacha que me ad6cua".

ADJUNTAR : Naturalisimo derivado de adjunto y de gran uso en el estilo
official; aunque en nada mejora al cl6sico acompauo; pero no esta
en el Diccionario. (1).

ADUERARSE: De grandisimo uso; adueiiarse de una cosa, de una vo,
luntad; mas como el anterior, no se encuentra en el Diccionario.

AFRICANA: O paloma africana. Especie de madrugadora, m6s fina,
y a la que creo, importada. Es ave de jaula, y de un canto desabri-
do y friolento. En Buenos Aires la venden con el nombre de Torca-
za francesa.- VWase Cuculi en el Diccionario de Peruanismos.

AGREDIR : Verbo inventado sobre el sustantivo agresi6n, y natural-
mente defective, pues no habria nadie que soportara agreda, a-
grede, etc. A lo sumo se usa en el participio, agredido, y en el
pret6rito, agredi6; fuera del infinitivo. En el Diccionario no hay
rastros de agredir.










-8 -


AJI : Anda muchlo tiempo en los Diccionarios de la lengua, adoptado;
y al extenso p6rrafo que le hemos dedicado en el de Peruanis-
mos, agregaremos el siguiente :
En Estados Unidos y en Andalucia lo lUaman pimiento chile, o
simplemente chile. Bartlett en su Dict. of Americanisms, y Fer-
ndn Caballero en algunas de sus novelas traen graciosos ejem-
plos de los efectos producidos por esta punjente especie en los
paladares extranjeros.
Dice el segundo ("Un Servil6n y un Liberalito") "O por pimien-
to chile para untar los bordes de mi alcarraza, como hizo ayer,
de manera que me abrac6 los labios".
Y el primero (traducimos) : "Chile colorado (Espafiol), Pimien-
ta roja. En California, Tejas y en los Estados que confinan con
lyI6jico, el t6rmino espafiol corre universalmente. Se usa en for-
ma liquid y en grades cantidades". Y agrega Bartlett este ejem-
plo torado de las Memorias del General Sherman : -"Se me
sirvi6 un plato de conejo, con lo que yo crei ver una abundant
salsa de tomate. Al tomar un buen bocado, senti como si se me
hubiese metido fuego liquid. El tomato era Chile colorado".

ALICUYADO : En Huaraz llaman asi a los que nosotros decimos papujos
por la semejanza de la cara abultada por los lados, con la del
cuy o conejo. El cuy es el cochinillo (conejillo?) de Indias de
los europeos.

ALTAR : En la introducci6n al Diccionario de Peruanismos, y en various
de sus articulos no hemos dejado de clamar contra el empobre-
cimiento que el idioma sufre entire nosotros, a causa de no usar-
se sino los t6rminos generals.
He aqui por qu6 llamamos uniformemente altar, a lo que el m6s
inculto espahol denominaria retablo; palabra ignorada entire no-
sotros, aunque la cosa es bastante general.
VWanse los altares empotrados en la pared, a manera de alha-
cena o armario, en algunas de nuestras calls, como en la del
Sauce, en el rinc6n de la Plazuela de Santo Tomds, y otros various
aqui y en los pueblos, que son simplemente retablos y no altares.
En su origen esta voz significaba cuadro en tabla, siendo asi-
mismo voz de la arquitectura.
Hay pues propiedad, como que los retablos que dejamos indi-
cados son como unos cuadros figurados a mano dentro de la
pared.










-9-


AMATERIARSE : Llenarse de material o pus una herida leve, como su-
cede inmediamente a las personas de mala encarnadura.

AMBARINA : Una de esas flores del antiguo Lima que, sin saber por
qu6, desaparecen y van a refugiarse en los monasteries, inicos
lugares donde hoy se las encuentra, piadosamente cultivadas
por las manos de las monjas, en esas macetas de barro cocido
del antiguo Lima, que por tener la forma de botijuelas, habia
que enterrarlas, por no ser possible sentarlas en el suelo por su
puntiaguda base.
Si el que se anticien las voces es vergonzoso para el espintu
human, segin decia Voltaire, ,no lo ser6 much m6s el que pa-
sen de moda las flores, especialmente si son simp6ticas y oloro-
sas?
La ambarina como la dalia y otras flores, fue introducida de
M6jico a Lima, a mediados del siglo pasado.

ANCHETA : Como exclamaci6n frecuente y familiar iqu6 anchetar no
la trae el Diccionario, lo que no impide que nos sea comin este
provincialismo con Andalucia, a juzgar por el siguiente ejemplo
de Fern&n Caballero, Un Verano en Bornos.- "Da gracias a Dios
de verte libre de la tal Fanchetta; que no era mal ancheta".

ANCHOVETA : Especie de sardina m6s pequefia. Podria creerse que
es un diminutive de anchoa, nombre espafiol que design un pes-
cado, y que aqui conocemos por conserve y por salsas, si no es-
tuviera m6s visible la etimologia en anchoueta.
Con este nombre describe Thompson en el Glosario que acom-
pafia su "Alcedo, Geographical Diet. of, Am6rica" un pez peque-
ho, pero muy sabroso que abunda en el lago de Chucuito, y que
es una especie de cockerel.
Y el mismo Barcia en su Dice. de la Lenguia Espafiola dice:
"Anchoveta, pez pequefio y delicado, especie de boga que abun-
da en la laguna de Chucuito en el Peru".
Aunque el nombre nos venga de tan lejos, la cosa o sea la
anchoveta, es propia de cualquiera de nuestras playas mariti-
mas en la costa.

APA : Al apa. El Sr. Rodriguez consider esta frase como chilenismo y
aim le atribuye etimologias americanas. Pudiera ser; pero yo
creeria ver una corrupci6n de la voz espafiola aupa, con que se










-10-


alienta a los nifios a que se alcen y del consiguiente verbo au-
par, ayudar a subir, levantar, soliviar.
Sim6n Camacho, traduciendo una de las 6peras bufas de Offen-
bach emplea el imperative aupa!

APACHURRAR : Corrupci6n de despachurrar, que nadie usa entire no-
sotros.

APENAR : Y apenarse. Verbo formado sobre el sustantivo pena. En
espafiol existe solamente el adjetivo apenado, lo dem6s es pro-
vincialismo.

ARAF~A: Nombre de la peseta boliviana en Puno, que recuerda el de
perro y perro chico con que el pueblo espahol design el cen-
tavo double y el sencillo, dando el nombre de perro a cada uno
de los leoncitos o leoncillos que figuran en el escudo national.

ARRAIZAR : Se dice del arbol recien plantado o plant tierna que est6
empezando a echar las primeras raices. Es un verbo precioso.
como que arraigar parece aludir a un acto posterior. VWase lechar
en el Dice. de Peruanismos.

ATRENZOS : Estar en atrenzos, estar en aprietos o en apuros. La locu-
ci6n parece de lo m6s espailol, y no se hall en el Diccionario.
Sin embargo, un sacerdote de esa nacionalidad, el Padre Cappa
en el ingeniosisimo juguete c6mico "Soluciones inesperadas". es-
crito para sus alumnos del colegio de San Pedro y representado
por ellos, dice :
"Quiero alejar de ti males,
Quiero sacarte de atrenzos
Que si hoy s61o son comienzos,
Al fin comienzos fatales".
Lo que prueba, o que se usa en alguna part de Espafia o que
el padre se habia contagiado con nuestros provincialismos.


B

BACHICHE : Apodo que damos a los italianos, Segun el malogrado
escritor Perolari-Malmignati, es corrupci6n de Battista, por lo co-
mfn que es este nombre entire los de esa nacionalidad.
Siendo asi deberiamos decir Bachicha.










-11-


BALANZA : Llamamos asi al palo con que los funambulos o volatines
conservan el equilibrio en la cuerda. El nombre propio en espa-
fiol es balancin o contrapeso.

BANDEAR : A las diversas acepciones de este verbo, hemos agregado
nosotros la acepci6n provincial de pasar a un individuo de ban-
da a banda, de parte a parte, hiri6ndolo.
Lo bandearon de un balazo.

BARCHILON : Medicastro, y m6s generalmente practicante o asisten-
te de hospital. Este peruanismo es muy antiguo, puesto que lo
hallamos usado aun en el Mercurio Peruano, que se publicaba
en Lima, hace un siglo. "Sujeto hubo que perdi6 la herencia de
su tio por las sandeces que en el juego le dijo, y un devoto bar-
chil6n purg6 en un hospital la culpa de haberse comido una ba-
raja". (Mere. Per. N 6, p6g. 247).

BOCADO : Es "el veneno que se da a alguno en la comida para ma-
tarlo", hablando con propiedad. Nosotros aplicamos el nombre
exclusivamente a la preparaci6n que se confecciona para matar
a los perros. En este caso los espafioles dicen zarazas (femeni-
no plural).
BOLIVIANO : Es una majaderia seguir usando este adjetivo con refe-
rencia a Bolivar. En los dias que estaba reciente la fundaci6n de
Bolivia, se podia admitir que Constituci6n Boliviana significaba
la Constituci6n dada por Bolivar. Hoy el nombre de la Republi-
ca, como adjetivo, se sobrepone por complete al de su ilustre fun-
dador. Y por Bibliografia Boliviana se entenderd, la relative a
Bolivia, publicada por don Jos6 Rosendo Guti6rrez, y de ninguna
manera la concerniente al Libertador que pudiera idear alg6n La-
rramendi.
En este caso podrd decirse Bolivarino.

BOMBA: Estar en bomba, estar borracho. En espafol nada de esto,
pero se grita ibomba! para anunciar que viene un brindis, en
las francachelas. Lo mismo en M4jico, Arroniz, Manual del Via-
jero en M6jico : "De repente suenan los gritos de iboftiba!, bom-
bal, esto es, que se va a brindar por alguno".

BOTARATE : No es precisamente derrochador como pretendemos por
ac6, partiendo de la idea de botar su fortune. Es m6s inocente










-12-


su sentido en espaiol, y entendemos que no pasa de badulaque.
Fern6n Caballero, Una en Otra : "Caballero, le dije : Es Ud. un
insolente botarate, un atrevido mentecato".

BOTERO : En Espafia, nada mas que el que hace botas o cueros para
vinos; entire nosotros, el que maneja el bote. A 6ste se le debe
llamar batelero.

BRAZO : Aunque lo castizo es ir de bracero, tambi6n se encuentra en-
tre los escritores espafioles ir del brazo, como aca decimos -
Ferndn Caballero. "Un servil6n y un Liberalito"; "Un caballero
llevando del brazo a una hermosa joven".

BREQUERO : El hombre que en los trenes manejan el breque (brete).
En Espafia, con much m6s propiedad se le llama guarda-frenos,
y por tanto se llama freno a lo que malamente nosotros, breque.
Asi como el soldado es came de cafi6n, el infeliz brequero es
came de tren, porque la m6s de las veces perece entire sus rue-
das.

BUSCAS : Tener sus buscas y ser busquillo, son expresiones de las
que no hay vestigio en el Diccionario de la Lengua, a no ser
buscavidas.
Nosotros designamos con estas frases al hombre industrioso,
diligente, de recursos, etc.


C

CACTUS: Desde que la palabra se ha castellanizado es cacto, no hay
para qu6 seguir diciendo cactus, que entire otros inconvenientes,
tiene el de no dar plural; salvo que forzadamente se dijera cac-
tuses.

CACHITO: (el).- Cubilete de suela mugrienta que se ve en el mos-
trador de todas las tabernmas. Tiene siempre dentro unos cuan-
tos dados, y sirve para echar a la suerte quien pagard el dilecto
trago, cuando las pandillas entran a beber.

CALANDRIA : En otros puntos del Peru, que no son Lima, llaman asi
a un pajaro un poco menos grueso que un chirote, todo amarillo










-13-


cafia, salvo algunas manchas pardas por el lono, y con el pico
corto y muy grueso. Canta algo parecido al tordo de por aca y
al chivio.
Aunque calandria es sin6nimo de alondra, la nuestra nada tie-
ne que ver con la de Europa, tan cantada por Goethe y demds
poetas alernanes con el po6tico nombre de Larch; y por los poe-
tas ingleses con el de larck.
Por ac6 se canta:

"IQu6 importa que la calandria,
el ruisefior y el jilguero,
canten para divertirme
si en mi no cabe consuelo?"

CAMARETA: No es espafiol, sino diminutive de cdmara, y en las ar-
mas de fuego, la parte en que estc la carga. Entre nosotros es
pieza de gran significaci6n en las fiestas de iglesia para hacer
salvas, en los pueblos. Oigamos como la describia un viajero
ingl6s, ahora m6s de 70 afios :
"Picamos pues nuestras mulas, y poco despues oimos la deto-
naci6n de una camareta, que es un pequefio mortero, como de dos
o tres pulgadas de dicmetro y unas ocho de hondura, y a cuyo
pie hay una chiminea. Tiene una asa y se parece much a un
jarro grande. Despu6s de cargada con p6lvora se ataca con ba-
rro seco que se golpea con un mazo hasta dejarlo endurecido.
Se pone entonces en el suelo con la boca para arriba, y se ex-
tiende una gufa de p6lvora; al dispararse, la detonaci6n es igual
a un cafi6n de ocho". -Stevenson, Twenty years residence in
South America.

CANUTO : Provincialismo de Andalucia y nuestro; a pocos se les ocu-
rrir& que el modo de decir correct es cafuto, modo de hablar
que parece inherent de la plebe. Con frecuencica las voices cas-
tizas permanecen estancadas en el bajo pueblo, mientras por a-
rriba neologizan a su gusto.

CARANGANO: En la Sierra dan este nombre al piojo blanco.

CARAVANAS: Arracadas, pendientes de mujer, generalmente de per-
las o brillantes. Esta palabra ha caido en desuso junto con la
cosa.










- 14-


CASAMATA : Dificilmente habrd persona que no haga el plural casas-
matas, creyendo que son unas casas que matan; mas todo hace
career con el alem6n Federico Diez, que viene del griego Xas6ma-
ta, que quiere decir foso.

COCADA : A las principles acepciones que hemos dado en el Diccio-
nario, agregamos la de tdrmino itinerario, pues los indios de la
Sierra significant con esta voz el trecho de camino que les dura
en la boca una raci6n de hierba coca.

COMIBLE: Lo que es de comer; los espaiioles dicen comestible, que
present el inconvenient de confundirse con el sustantivo, aun
cuando s6lo se usa en plural, comestibles.
"Al madurar la plant (la alcachofa) produce una flor turqui,
que es la parte comible de la planta. -Alfaro y Larriva, Agri-
cultura.
Los escritores cientificos dicen edible y an edulo.

COMIDA : Por pulpa y m6dula, al hablar de la comida de la fruta es
impropio, a pesar de lo cual las voces propias, que son esas, u-
nicamente figuran en los escritos cientificos. El t6rmino familiar
castizo es came, que se usa poco, aunque solemos llamar came
de membrillo al machacado de esta fruta.

CONECTAR : Este grosero barbarismo, que no es mds que el verbo
ingl6s to connect, se generaliza m&s cada dia en la conversaci6n
de la gente culta, refiri6ndose a la conexi6n de los vapores del
Pacifico con los del Atlantico. Lo natural es decir corresponde,
o si a todo trance se quiere conservar la raiz, conexionar..

COMPETENTE : Es incredible lo que se abusa en Lima de esta palabra :
itodo es competent! Se enumeran las cualidades de una mu-
jer: competent; las excelencias de una comida : competent;
lo largo de una distancia : competent; se habla de una paliza :
competent. No es que la palabra est6 mal empleada. sino que
se abusa de ella. Por lo dem6s, no hay localidad ni pueblo que
no haga otro tanto, sintetizando su pensamiento en tal o cual voz,
que sirve de descanso a la pereza intellectual, que es la pereza
mns common en el g6nero human.
Los madrilefios, por ejemplo, abusan, atrozmente de la pala-
bra atroz.










-15-


CORTAPAPEL : En espaiol, la plegadera, como se puede ver en cual-
quier libro de la Peninsula, fuera del Diccionario mismo. Nues-
tros impresores usan este nombre; no siendo alli, nadie dice ple-
gadera, sino cortapapel.

CRIOLLO: Todo lo que como hombre, animal, plant, fruta o flor, pro-
viene o es originario de Europa o Africa, pero ha nacido en Am6-
rica; por eso aiin a los negros se les solia lamar criollos, para
distinguirlos de los bozales o venidos de Guinea.
En las haciendas de caiia llaman criolla a una caiiita tierna,
de cafiutos cortos, delgados, fina, enteramente gracilis, mas pro-
pia para chuparla o regalarla que para molerla en trapiche o
hacerla azdcar; como si el clima influyera en ella de la manera
que en la limefia criolla, que es la mujer espafiola, m6s di6fana,
por decirlo asi, m6s breve de cintura, mano y pie, mas propia
para el regal que para el trabajo, y m6s impregnada de mulie-
britd, como dicen los italianos, palabra que podriamos traducir
por sexualismo.
Tschudi en sus "Reisen" deriva a criollo, criolla del verbo
criar, y no me parece mal, asi como la po6tica palabra francesa
nourrison, que denota alumno, educando, viene del verbo nou-
rrir, nutrir, criar.
Littrl coincide con esta etimologia.
Criollo, criolla son hace siglos voces europeas; no asi sus de-
rivados acriollarse, acriollado, de uso exclusivamente provincial,
Por excelencia o antonomasia se llama criollo a todo lo que est6
recargado de cdracter indigena o local.

CUANDO! : Exclamaci6n de refinada incredulidad, muy usada en lo fa-
miliar y que las mujeres suelen pronuncica muy sabrosamente.
Cuando yo era nifio corria una canci6n o letrilla de circo con
este estribillo, por lo que la llamaban El Cuando. El payaso la
recitaba al pfblico en las funciones de Maroma, recorriendo el
circo con la mayor gracia mimica que podia.
Aun recuerdo que una de las coplas decia:
"Porque los que est6n amando
usan de dos mil antojos,
Celos, malmodos, enojos;
pero darles plata
iCuando!
Y aqui venia la musiquita.












CURTIEMBRE : Debe decirse curtiduria.

CUSPAR : Y el femenino la cuspa, de muchisimo uso en la agriculture.
Equivcalen a escardar y escarda.
Y cuspa, aporque y roce,
M6s que su ocupaci6n fueron su goce.
(Poesias Peruanas, 225)


CH

CHABE : Planta rastrera que suele cubrir en invierno los cerros de Li-
ma, y que sirve de past a los animals, esencialmente a las va-
cas que gustan much de ella. Ignoro la etimologia y cnan la
ortografia de la palabra; no puedo decir si es con b o con v.

CHANCAR : En Arequipa, moler, quebrantar, del quichua chamca, que
significa eso mismo.

CHAPALEAR: Azotar el agua y pot consiguiente molestar a los cir-
cunstantes con las salpicaduras que resultan. El malogrado es-
critor argentino D. Juan Maria Guti6rrez opina que viene del
araucano chapad, y tambi6n el author del Diccionario de chilenis-
mos, posterior al de peruanismos, da por principal esta voz. No
veo para qu. se vaya hasta el araucano cuando en los diccio-
narios castellanos encontramos : "Chapalear : germania, nadar".
(Los espafioles llaman germania a la jerga de los gitanos, que
es el argot de los franceses y el slang de los ingleses).
Hallamos tambi6n "Chapatal, lodazal o pantano".
"Chapatalear; dar golpes en el agua con los pies y las manos".
No es de creerse que una voz araucana fuera a penetrar has-
ta el fondo de la germania o gitaneria de Espafia. Chapalear no
es sino una variante de las formas antes mencionadas,
V6ase Challar en el Dice. de Peruanismos.

CHARQUECILLO : Pescado, seco, salado, de que se hace algun consu-
mo en Arequipa. Lo Ilevan de la costa y es una especie de con-
grio, vini6ndole sin duda el nombre provincial de haber pasado
por un procedimiento an6logo al charque de la Sierra, m6s la
la saladura de que aquel carece.
VWase Charque en el Dice. de Peruanismos.


- 1 -










-17-


"El oficio de poeta
es muy ageno de ti,
LY c6mo te atreves, di
poeta de paporreta,
a hacer versos de a peseta,
cuanto a ciento por cuartillo
vendidos en baratillo,
es cosa que no se pasa?
Con tiempo pues a tu casa
vete a freir charquecillo".
Santiago Paz-Sold6n

CHINA : Voz de muchisimo uso familiar en Peru, Chile, Colombia y
quiz6s alguna otra repblica hispano-americana. Sirve para de-
signar o llamar a una criada carifiosamente, de m6s o menos es-
timcaci6n.
El nombre est& lejos de ser, como pudiera creerse, aun por el
color de la que lo lleve, el femenino de chino, que es una de las
denominaciones de castas que aqui tenemos, independientemen-
te del chino asiatico: es voz enteramente quichua, y significa
en esa lengua, criada muchacha de servicio, y antes de eso,
hembra de animals.
Sucede con esta voz lo que con malla, que es en quichua
cualquier animal tierno o median, y nuestro malton, maltona s61o
se refieren al adolescent human.
V6ase Malton en el Dice. de Peruanismos.

CHICHIQUEO : En Puno, el acto de lavar en una batea las arenas au-
riferas.

CHIRIMACHA : En la Sierra, cucaracha hedionda.

CHUCHO : El chucho llaman en la republican Argentina al escalofrio
de la terciana o al mero resfriado. Es voz nuestra, pues viene
del quichua chuychu que significa mojado, hecho una sopa, y
tambi6n el frio de la calentura.

CHUCHUY : Piojito imperceptible, peculiar a las gallinas y dem6s aves
de corral en donde con frecuencia se hace una plaga. El plural
debe ser chuchuyes, como el de amancae, amancayes, y el de
pacae, pacayes. Lo advertimos porque es lo m6s corriente oir a-










-18-


mancaes y pacaes, contra toda analogia espafiola, lengua de la
cual de ay sale ayes, de taray tarayes, de convoy convoyes etc.

CHUECO, CHUECA : El que tiene las piernas torcidas, patizambo, etc.
En espafiol s61o hay chueca, y no con estas acepciones, porque es
el nombre de un hueso de la rodilla, y en diminutive choquezuela.


D

DEFECCIONARSE : Con toda naturalidad hemos sacado este verbo pro-
vincial del sustantivo defecci6n, y tiene much uso entire nosotros
desde hace largos afios. V6ase este editorial del "Peruano" del 15
de febrero de 1843 : "Palpitaban ain los restos mortales de los re-
beldes, con quien contaban los defeccionados del Sur".

DESDOROSO : Adjetivo naturalmente formado de desdoro, pero que
no se halla en el Diccionario.
Ya hemos dicho que, por el Diccionario entendemos o el de
Salv& o el de Barcia, que representan un t6rmino medio entire la
intransigencia acad6mica y la barbarie de los dem6s Dicciona-
rios, sin m6s excepci6n que el de Nemesio Fe~6ndez Cuesta.

DESENTENDENCIA : Se encuentra en el Diccionario desentenderse, mas
no el expresivo desentendencia, de tanto uso entire nosotros.

DIAFANO: Por su etimologia griega y por el uso, no significa ni pue-
de significar otra cosa que 16cido, transparent, cristalino. En
el uso de ac6 es otra cosa, especialmente en el uso de las muje-
res, que toman la palabra por menudo, frdgil, y hasta por el gra-
cilis de los latinos.
Nada mds comin que esta frase : "Qub carita tan diafanita".

DULCERIA : Asi llamamos a lo que en Espafia y ani en Buenos Aires
llaman confiteria. El Diccionario, empero, admite Dulceria como
provincial.

E

ENTRABAR : Se diria que es el entraver de los franceses. En Espafia
no se dice sino trabar.










-19-


ESCUPITAJO : T6rmino despreciativo de escupir.

ESTAMPILLA : Para el Diccionario no es m6s que diminutive de estam-
pa, o bien btra cosa de que por ac6 no hay idea. Para nosotros,
estampilla, es lo que los espafioles llaman sello de correos, nom-
bre que nadie usa en estas tierras.
Y aqui como en aceitillo, mantequilla, jaboncillo, reivindicare-
mos para nosotros la propiedad y oportunidad, porque valen m6s
esos nombres propios, que los circunloquios de aceite para el
pelo, sello de correos, jab6n de olor, y que la ambigiiedad de
manteca, que asi es la gruesa del cerdo, como la final de la vaca.


F

FALSETE : Para el Diccionario no es sino el t6rmino de mlisica y algo
mas que no nos hace al caso; para nosotros es el diminutive de
hombre also; y asi se dice "es medio falsete"; "es muy falsete",
etc.

FALTE O FARTE : Asi llarnan en Chile \a lo que entire nosotros merca-
chifle.

FIELATURA : Nombre de una oficina de la Casa de Moneda. En el
Diccionario no hay nada de esto, unicamente Fielato, que es el
cargo de field.

FIGUEROA : Nombre de una madera en el norte del Peru.

FILIPINA : Nombre de un juego de sociedad tan usado en Lima como
en Europa, de donde nos ha sido traido, y que no hallamos des-
crito en el Diccionario.
La palabra no tiene nada que ver con las islas Filipinas; vie-
ne del alem6n Vielliebchen, que se pronuncia Filibgien, de donde
por corrupci6n ha salido Filipina.
Vielliebchen, literalmente quiere decir Muy queridita y equi-
vale a un saludo cordial como el viditay de las arequipefias.
Los yanquis dicen Fillipeen o Phillipina.
En Alemania, la persona que despu6s de haber compartido la
almendra double, es sorprendida por la otra sin exclamar : ich
denke, yo pienso, incurre en la pena de regular unas frioleras, a
las cuales se les llama Vielliebchens.










-20-


FLOR DEL SOL : A muchas de las cosas de Espafia o nuestras les da-
mos un nombre propio, que no suele ser m6s que la traducci6n,
explanaci6n o descomposici6n de una frase, del nombre correct
consistent en una sola voz.
De pedernal sacamos piedra de candela, de lente, luna de au-
mento: y de girasol, flor de sol.
Otras veces preferimos el derivado director, visible a los ojos
de la cara, y decimos huertero en vez de hortelano, y sin causa
conocida, Ieniatero por leiiador, y adul6n por adulador. Esto nos
da dos lenguas : una vulgar y otra literaria.
Cuando hablamos usamos el provincialismo y cuando escri-
bimos el t6rmino castizo. La flor del Sol es el girasol de los es-
paiioles. Su precioso nombre griego traduce el nuestro al pie de
la letra : heliantho.
G6ngora en uno de sus sonetos dice:
"Los m6s cariredondos girasoles
imitarn sigui6ndoos mi albedrio".


G

GALLITOS DE PAPEL: En Espafia los llaman pijaras.

GUAYANA: En algunas parties del Perd Hlaman asi a la golondrina,
que en Lima conocemos con el nombre de Santarrosita.


H

HERIDOR : Dan este nombre en Buenos Aires a lo que aqui hechor. Nin-
guno de los dos t6rminos satisface porque no dan idea comple-
ta del agresor.


I

IMBIBITO : Lo mismo que implicit. No hay vestigio en el Diccionario
de este provincialismo, usado a roso y velloso por toda clase de
gente.
Viene de embeber, y su relaci6n m6s cercana es el t6rmino de
farmacia imbibici6n.










-21-


IMPAGO : El que no est6 pagado. No se halla en el Diccionario.
Ya hemos dicho que por el Diccionario de este Suplemento, en-
tendemos el de Don Roque Barcia. Asi como en el Diccionario de
Peruanismos nos referimos al de Sclv6.


L

LASTIMADURA : Esta palabra tan popular en nuestros labios, no se en-
cuentra en el Diccionario. Con ella designamos una herida leve
cualquiera, adn la que puede causarse con la punta de un alfiler.

LIMOSNERO : En el sentido de pordiosero, del que pide limosna para
si. Es un absurdo. Limosnero no es sino el que da limosnas o el
que las recauda para aplicarlas a otros.


M

MANGUERA: Llamamos asi a lo que los espafioles manga de riego.

MANTA : La manta es la mitad del traje, por decirlo asi, de la limefia,
sea cual fuere su edad o condici6n, porque la trae puesta todo el
tiempo que anda en la calle o la iglesia, y s6lo se present en
talle o en cuerpo, como por aca se dice, cuando va de etiqueta.
Comporta, sin embargo, la manta grandisimo lujo y elegan-
cia, porque las puede haber desde unos doce soles, llanas, has-
ta doscientos, recamadas o floreadas de magnificas labores chi-
nescas, porque las mejores vienen de la China en sus cajas es-
peciales, y son de vapor (espumilla).
Es el manto de las chilenas, salvo el lujo asidtico de por ac6,
y la mantilla espaiiola, salvo la tela y el modo de llevarla. y fi-
nalmente, la manta de las cubanas, iunicas que nos acompafian
en el provincialismo.
Porque manta en castellano es s61o cobertor, frazada : "Mala
la madre, mala la hija, mala la manta que las cobija". "Tir6 el
diablo de la manta y se descubri6 el pastel", etc.
La orilla de la manta estd guarnecida por una cenefa de tul
negro que cae sobre la cara, constituyendo casi un disfraz : al
trav6s de este encaje produce un lindo efecto los ojos y la boca,
cuandc son como es debido, porque aquellos brillan como dos










-22-


luces detrds de una rejilla y 6sta como una cereza por entire una
enramada.
El malogrado y brillante escritor italiano Perolari-Malmignatti
en su libro "II Peru e i suoi tremendi giorni" describe con toda
minuciosidad y entusiasmo la manta limefia y el modo de llevarla.

MAPU! : Interjecci6n caprichosa para designer el acto de echar mano a
alguna cosa.

MARCHANTE : Aqui como en Andalucia equivale a parroquiano.

MASAMORRERO: Apodo de los limefios, limeiio masamorrero, en los
otros pueblos de la Rep6blica, come el de Babazorros que dan
los vizcainos a los alaveses.
O se alude a una desmedida afici6n al plato national llama-
do masamorra, afici6n que, a decir verdad, yo nunca he notado,
o a un caricter blando come la masamorra.
Si es por esto 61timo, Olmedo vindic6 a los limefios desde los
primeros afios de la Independencia en los conocidos versos del
Canto a Junin.
"~Son 6stos los garzones delicados
entire sedas y aromas arrullados?"


MECHERO : Utensilio del fumador que sustituy6 al yesquero despu6s
de la Independencia, en que abiertos al comercio universal nues-
tros puertos, hicieron irrupci6n entire nosotros los artefactos ex-
tranjeros.
Al canutillo lleno de yesca de nuestros padres sucedi6 la lar-
ga yesca pasada por un tubo de metal, hecho las m6s de las ve-
ces en el pais mismo. de oro macizo y pesado y ostentando un
lujo charro como el l6timo recuerdo del rescate de Atahualpa.
La cadenilla que servia de regat6n a la mecha, terminaba por
una figurita tambi6n de ore macizo, que generalmente represen-
taba a un indio con plumas. El menor precio de estas ricas pie-
zas era de sesenta fuertes. Los mecheros populares importados
m6s tarde de Europa se componian de una mera hoja de lat6n
con su mecha de lana colorada en toda su rusticidad.
En los mecheros ricos del pais era de rigor que la mecha es-
tuviese forrada en vistosa seda e impregnada de oloroso sahu-
merio que se despertase cl prender aquella.










-23-


Las monjas tenian la especialidad de aderezar estas mechas.
Sencillos mecheros de delgada hojuela de oro, de procedencia
europea, no tardaron en desterrar a los anteriores. Hoy unos y
otros han cedido a los f6sforos, como la pintura a la fotografia,
como el libro y el teatro al peri6dico, como la esgrima al rev61-
ver, como la biblioteca a la encyclopedia port6til, como todas las
las complicaciones de marras a las simplificaciones modernas.

MOCONTULLO: La tierra de Mocontullo se suele llamar a Arequipa,
sea refiri6ndose al gran uso culinarip del hueso llamado mocon-
tullo en todas las cocinas de la ciudad del Misti, sea al mismo
cardcter sustancioso, fuerte y Ileno de tu6tano de los riberefios
del Chili.
Del quichua tullu, hueso.

MOJARRA : El toro de la mojarra se llamaba en Lima en las corridas
a la suerte o lance en que un pequefio grupo de cholos con una
rodilla en tierra, recibia al toro en la punta de una pica o chuzo.
El toro vencia la debil resistencia y pasaba de largo por encima
de los cholos revolcados. Era como la suerte de la pica en Es-
pafia, pero a pie firme.
El mojarrero : el que hacia esto.
En Buenos Aires mojarra es el nombre de un pequefio pescado
que se come frito, y mojarrero es el de los trebejos con que se
pesca.
La definici6n de mojarra en el Diccionario de la lengua dice:
"Femenino : Pez marine ordinariamente pequefio y muy ancho".

MOSQUERO : Levantarse un mosquero es como levantarse un pulgue-
ro; sobrevenir gran cantidad de estos bichos en una habitaci6n
o casa.
Mosquero, en buen espafiol, es un plumero para espantar las
moscas, o los colgajos de papel que para recogerlas se ponen
en los techos.

MUR4I-MUrI : Papitas viles, menudas, que se suelen dar de yapa o ade-
hala en los mercados. Ya hemos visto en otras voces por el es-
tilo, que en quichua la repetici6n del mismo vocablo implica
plural, series, etc.
Asi se ve en pata-pata, andeneria; puchi-puchi, granadilla sil-
vestre y rastrera.










-24-


En Buenos Aires la misma palabra denota una planta medici-
nal de la Rioja.

N

NARCOTIZAR : Este lindo verbo tan naturalmente derivado de narc6-
tico, no se encuentra en el Diccionario. Ya le llegar& su dia. Es la
historic de la mayor parte de los verbos derivados de sustanti-
vos. Empiezan por chocar y despubs se generalizan. Ahora cien
afios los espafioles se habrian escandalizado de oirnos decir trai-
cionar; en el dia es verbo admitido.
A nosotros no se nos ha ocurrido todavia sacar verbo de vi6ti-
co, y en Madrid es lo m6s corriente viaticar, por administrar.

NOVIAZGO : Enteramente provincial, aunque muy graciosb. El estado
de novio.


O

OBLAR : Lo mismo que narcotizar, no se encuentra en el Diccionario,
en donde s6lo hallamos oblaci6n.


P

PACO : Enfermedad propia de los parvulos lactantes. especie de afta.
Es voz quichua. En francs muguet.

PAROSO : El que tiene paiios en la cara. Aunque este es el nombre
en espaiol de las manchas esas, paioso no significa ya lo mis-
mo en el Diccionario.

PAPUJO, JA : El que tiene la cara abultada u oblonga. Es voz de mu-
chisimo uso.

PASTEAR : Estar pasteando a alguna persona; estar rastr6andola, si-
gui6ndole la pista, sin duda por la semejanza del pastor en el
pasto, que no pierde de vista a la oveja.

PERJOJDICO, CA : Una variedad de perjudicial, que es lo inico que trae
el Diccionario.










-25-


PICON, NA : El que se pica f6cilmente de cualquier broma o alusi6n
que se le hace.

PILOTIS : Los franceses dan este nombre, des pilots, a las estacas so
bre las cuales se construye en el agua. De pronto parece, como
otras muchas voces extranjeras, que no tienen equivalent en
espafiol; sin embargo, se dice zampas, fern. plural.

PIZPIRILLA : Pizpireta.
PRECEPTUAR : Dar preceptos. Diremos lo que en narcotizar y en oblar:
ya le llegard su dia. Por lo pronto la Academia en su Gramc-
tica, en un ejemplo, pone preceptu6, y tambi6n lo usa Dn. An-
tonio Valbuena que ha publicado various tomitos titulados "Fe de
erratas del Diccionario de la Academia".
Preceptuar no se encuentra en los Diccionarios a que nosotros
nos referimos, que son el de Salvd y el de Don Roque Barcia.

PUCHICAS : A Piichicas! Interjecci6n vulgar, m6s o menos equivalent
a icaramba! ic6spita!

PUNTAZO : Dar un puntazo. Herir con la punta de un estoque u otra
arma an6loga.
No se hall en el Diccionario.

PRESCINDENCIA: No se encuentra en el Diccionario, y much menos
Imprescindencia. Hay prescindir, prescindible, nada m6s.
T6nganlo Uds. present, pero no se asusten m6s de lo precise,
no crean que porque usan una de estas voces, hijas genuinas del
idioma, que tarde o temprano ser6n reconocidas, incurren en el
pecado que con toda facilidad se enrostran aqui los ignorantes :
"iEso no es castellano!"

Q

QUERENDON, NA :'El o la que se engolosina demasiado en el querer.
Son voces expresivas y de much uso.

QUINA : Antiguamente Ilamaban asi las families de Lima al juego de
la loteria, con alguna impropiedad, porque la quina descrita por
el Diccionario es un juego de dados enteramente distinto. Lote-
ria es el nombre propio.










-26-


QUINGENTESIMO : El quingent6simo aniversario es una fiesta que en
muchos siglos no podr6n celebrar las j6venes naciones de Am6-
rica. Para una vieja traditional monarquia europea nada m6s
f6cil.
He aqui porqu6 el vocablo es tan natural y ocurre en un mo-
mento dado en Alemania, al conmemorarse un Jubileo como ellos
llaman a sus fiestas conmemorativas de 500 ailos.
Este aniversario cinco veces secular se denomina en alem6n
fiinfjahrhundert. LC6mo traduciremos al espaiiol este complejo y
largo vocablo?
Un peri6dico espafiol traduce el quinti anuario secular, tres pa-
labras que, ni juntas, ni menos por parties, dan idea de la mag-
nitud del aniversario.
,Por qu6 no habilitan la palabra quingent6simo, muerta hoy en
el fondo del Diccionario, no tanto por ser voz casi latina, cuanto
porque en Espafia nunca habrd habido ocasi6n de usarla de una
manera viva como en Alemania?
En fiinfjahrhundert, como en todas las voces compuestas del
alem&n, s6lo hay composici6n como en las construcciones cicl6pi-
cas; flin, jahr, hundert; en quingent6simo, los components han
desaparecido a la vista y se han ido a refundir en el espiritu sin-
tetico de la lengua. Lo fnico que se puede rastrear es el fragmen-
to del component, pues lo es quin con respect a quinque (cin-
co).
R

RASTRILLAR : Ninguna de las acepciones lexicogr6ficas de este verbo
corre aqui. Para nosotros s61o significa soltar el gatillo del arma
de fuego. Y como la pieza en que 6ste hiere se llama en caste-
llano el rastrillo, tal vez de alli hemos formado este verbo pro-
vincial.
Pues no creo que sea corrupci6n de rastrallar, con lo que se
entiende en castellano chasquear el d1tigo o la honda.
Se puede rastrillar sin que salga el tiro, y casi siempre se en-
tiende esto iltimo.
El verbo se usaba much por ac6 en los dias de las armas de
fuego de pedernal.

REFACCIONAR : Reparar, restaurar una obra, y solamente el primer
verbo y su sustantivo, reparaci6n, deberia usarse, porque si bien
es verdad que el Diccionario admite refecci6n en el sentido de re-










-27-


paraci6n, al verbo refaccionar no le da m6s significado que
alimentar.
Asi es que los cronistas de nuestros diaries no expresan nada
cuando afectando un gran purismo, nos dicen: "que en tal calle
se estd refeccionando una casa".

S
SANDWICHS : Los famosos sandwich de nuestros lunchs y saraos se
llaman en Madrid emparedados. Deberiamos adoptar la pala-
bra porque siquiera es espafiola.

SAPA : De la mujer muy taimada, muy sabida, se dice que es muy
sapa.

SENCILLO : Los espaiioles se escandalizan de oirnos decir sencillo, por
suelto, habl6ndose de la moneda. Y a los prisioneros chilenos
que fueron a dar a Andalucia en los dias de la cuesti6n espaiio-
la en el Pacifico, en 1864, cada vez que soltaban la palabra, les de-
cian los andaluces con sornma: ,Que quiere zarcillos? Los mis-
mos espafioles no sospechan que en muchos de nuestros provin-
cialismos no hacemos otra cosa que estar hablando arcaismos.
En "Don Quijote", primera parte, capitulo II, hallamos lo si-
guiente :
"Como haya muchas truchuelas, respondi6 Don Quijote, po-
drdn servir de una trucha, porque eso me da que me den ocho
reales en sencillos, que en una pieza de ocho".

SUCUMBE : Especie de punch o caspiroleta de que ya no se oye hablar.

SUERTERO : A lo dicho en el Diccionario s6lo tenemos que agregar,
que al suertero, que es uno de los m6s desgraciados nombres
que hemos podido inventor por ac6, lo llaman en Buenos Aires
lotero, y en Madrid billetero. Todo es menos absurdo que suer-
tero.
T

TACHUELITA : Llamamos asi a unos pequefifsimos clavitos, que los es-
pafioles denominan puntas de Paris, traduciendo directamente
del nombre francs points de Paris.
TALLADOR : En el juego del monte el que Ileva la baraja. Esto signi-
fica en espafiol, entire otras acepciones, el verbo tallar pero ta-










28-


Ilador no se encuentra en el Diccionario, en la acepci6n que ac6
le damos a la palabra.

TARSANA : A lo dicho en el Diccionario acerca de esta corteza sapo-
naria, agregamos aqui la etimologia: Viene del quichua tacsana.

TEMPLADOR: Lo que en la plaza de toros de Madrid el burladero, se
llama aqui el templador.

TERRAJEAR : Verbo de much uso entire nuestros albafiiles y maestros,
y que no viene en el Diccionario.

TIMBUCHE : Tener timbuche o timbuches es tener sus complicidades,
sus tapujos, etc.
En los peri6dicos humoristicos de Espafia, hallamos timbas en
el sentido de tahures. LNo serd esta voz el origen de timbuches
y timbirimbe?

TRAMITAR : Verbo de grandisimo y precioso uso en nuestros tribuna-
les y que no hallamos en el Diccionario.

V

VUELTO : El vuelto decimos nosotros, los espafioles la vuelta, refiri6n-
dose a lo que devuelve el que vende.

Y

YEGUARIZO : Por yeguada como aqui lo entendemos, es una mons-
truosidad. Yeguarizo, a estar en la analogia con porquerizo, ca-
brerizo, significaria a lo sumo el yegiiero o guardian de yeguas,
pero de ningin modo la manada de yeguas.
Campo en el 6ter de revueltos potros
cuando huelen cercano el yeguarizo.
Asi deciamos nosotros ahora muchisimos afios.

YUCA : Extensamente hemos disertado sobre esta preciosa raiz en el
Diccionario de Peruanismos.
Daremos aqui la etimologia : Dice G6mara en su Historia de
las Indias, que yuca es de la lengua de Santo Domingo.














































Unlversidad Naclonal Mayor de San Marcos
"EDITORIAL SAN MARCOS"
Restauraci6n 317
Lima Pert




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs