• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Carta al honorable congreso...
 Apelacion patronal al congreso
 El CNUS pide nada menos que el...
 La reforma al inciso d) del articulo...
 El CNUS pretende crear el contrato...
 El CNUS trata de atemorizar a los...
 El CNUS pide el pago de salarios...
 El CNUS parece estar contra el...
 Segunda refutacion del CNUS al...
 Tercer refutacion del CNUS al la...
 El CNUS insiste en la sindicalizacion...
 IV refutacion del CNUS a la AGA...
 El CNUS pide la impunidad de los...
 Sindicalizacion obligatoria, algo...
 Con una de las reformas pedidas...
 Con una de las reformas pedidas...
 Refutacion final
 Con una de las rerformas pedidas...
 El CNUS ha pedido que el estado...
 El CNUS ha pedido que el estado...
 El CNUS ha pedido que se supedite...
 Los hechos nos dan la razon
 Debe terminarse la polemica de...
 El magistrado coordinador de trabajo...
 La AGA y CCI hacen las siguientes...
 El magistrado coordinador insiste...
 Los sectores patronales entran...














Group Title: Opinion patronal sobre reformas al Codigo de trabajo
Title: Opiniâon patronal sobre reformas al Câodigo de trabajo
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075704/00001
 Material Information
Title: Opiniâon patronal sobre reformas al Câodigo de trabajo
Alternate Title: 1948, opiniâon patronal sobre reformas al Câodigo de trabajo
Physical Description: 135 p. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Publisher: Asociaciâon General de Agricultores y Câamara de Comercio e Industria de Guatemala
Place of Publication: Guatemala?
Publication Date: 1948?
 Subjects
Subject: Labor laws and legislation -- Guatemala   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Guatemala
 Notes
General Note: At head of title: 1948.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075704
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 11156089

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Title Page
        Page 2
    Carta al honorable congreso nacional
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    Apelacion patronal al congreso
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
    El CNUS pide nada menos que el control economico del pais
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    La reforma al inciso d) del articulo 62 del condigo del trabajo es inconstitucional porque anula al patrono como ciudadano
        Page 29
        Page 30
        Page 31
    El CNUS pretende crear el contrato vitalicio en beneficio del trabajador
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    El CNUS trata de atemorizar a los extranjeros
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    El CNUS pide el pago de salarios a individuos
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    El CNUS parece estar contra el nino proletario
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Segunda refutacion del CNUS al binomio AGA-CCI
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Tercer refutacion del CNUS al la AGA CCI
        Page 61
        Page 62
    El CNUS insiste en la sindicalizacion forzosa
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
    IV refutacion del CNUS a la AGA y CCI: Es inmoral usar el nombre de la nisez para desahogar bajas pasiones
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    El CNUS pide la impunidad de los delincuentes
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Sindicalizacion obligatoria, algo con que no acureda - V refutacion del CNUS a la AGA y CCI
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Con una de las reformas pedidas por el CNUS, se persigue esclavizar al trabajador campesino
        Page 79
        Page 80
        Page 81
    Con una de las reformas pedidas por el CNUS se persigue esclavizar al trabajador campesino
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
    Refutacion final
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Con una de las rerformas pedidas por el CNUS se persigue esclavizar al trabajador campesino
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    El CNUS ha pedido que el estado no intervenga en el movimiento sindical
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    El CNUS ha pedido que el estado no intervenga en el movimiento sindical
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    El CNUS ha pedido que se supedite el complimiento de la ley a la sola voluntad de los lideres sindicales
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    Los hechos nos dan la razon
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Debe terminarse la polemica de la AGA-CCI contra CNUS
        Page 117
        Page 118
    El magistrado coordinador de trabajo y prevision social insiste en la clausula de exclusion
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
    La AGA y CCI hacen las siguientes declaraciones
        Page 124
        Page 125
    El magistrado coordinador insiste en la clausula de exclusion
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
    Los sectores patronales entran en receso
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
Full Text








01 RONALN




SOBRE REFORRMAAL







blica ones 'do Ja
ociacin General
gikir toes y 0o
c 'I
fi, UNION 0T,1(CO


UN* ION, -k ;ICIN iIP(j-,'1,AFICA.




RAUL EfNRIQUEZ ."
60. Av. --5, Zona 10
Gutemgla, C. A,



1948




OPINION PA TRONAL

SOBRE


Reformas al Codigo de Trabajo


PUBLICACIONES DE LA
.ASOCIACION GENERAL DE AGRICULTORES
Y DE LA
CAMERA DE COMERCIO E INDUSTRIAL
DE GUATEMALA





S'A tA -,A -












Honorable Congreso Nacional:


Toca al Congreso de la Reptiblica conocer en sus se-
siones ordinarias de las reforms al C6digo de Trabajo pe-
didos por el Comit6 Nacional de Unificaci6n Sindical. La
Asociaci6n General de Agricultores y la Camara de Co-
mercio e Industria consideran que son prematuras esas
enfhiendas, porque el C6digo de Trabajo, durante el corto
period de vigencia, no ha proporcionado la experiencia in-
dispensable para poder juzgar de sus defects y proceder
a corregirlos.
No puede servir de fundamento para invocar la refor-
ma del C6digo, que la practica ha demostrado la urgente
necesidad de su enmienda, hasta done sea humanamente
possible, tal como se manifiesta en el tercer razonamiento
que contiene el proyecto de decreto presentado a la consi-
deracibn del Congreso por el CNUS. Tampoco es verdad
que las reforms que se solicitan se encaminen a evitar
que se sigan ahondando diferencias perjudiciales a las
buenas' relaciones que deben existir entire el capital y el
trabajo, como se expresa en el Considerando a que nos ve-
nimos refiriendo. Si existen esas diferencias perjudiciales,
se derivan del desequilibrio que han venido a crear dis-
posiciones injustas del C6digo de Trabajo para la clase pa-
tronal, y estas diferencias, lejos de corregirse mediante las
enmiendas que se proponen, tienden a fomentarlas y pro,
fundizarlas, no solamente entire la clase trabajadora y la
clase patronal, sino que tambidn, y esto es lo mas grave,
dentro del propio proletariado.
Las reforms en su mayor parte son inconstituciona-
les, atentan contra el derecho fundamental al trabqjo y
limitan su libre ef'ercicio. Se proponen establecer la dicta-
dura del sindicato sobre los, trabajadores libres, convertir
los contratos de trabajo de plazo indefinido en contratos
3 -






vitalicios y arrebatar a la clase patronal derechos funda-
mentales como son los de esCoger el personal de sus em-
presas y el de decidir sobre los ascensos de sus trabajado-
res en los casos de cambio de personal o excedencias de
6ste.
Las enmiendas al C6digo solicitadas por el CNUS tien-
den a convertir a esta organizaci6n en un fdrreo organis-
mo que puede llegar a controlar todas las actividades del
pals. Se propone, mediante las reforms, la organizaci6n
sindical en toda la Repdblica sin ninguna limitaci6n, pues
demand la derogaci6n del capitulo que reglamenta la or-
ganizaci6n y actividades de los sindicatos campesinos, a
la vez que pretend adquirir el arma fuerte y decisive,
que asbcia y retiene, la clausula de exclusion.
Mediante el apoyo ilimitado para la organizaci6n del
campesino, y con el pleno funcionamiento de la clAusula
de exclusi6n, despues de arrebatar a los patrons los de-
rechos de retirar de sus empresas, ain cubriendo la in-
demnizaci6n de cesantia, a determinados trabajadores, y
el de escoger su personal y ascenderlo, a no ser con la
previa decision del sindicato, los miembros dirigentes del
CNUS podr&n establecer la dictadura sobre la clase patro-
nal y sobre los trabajadores no sindicalizadps. Esta es la
mente de las reforms y es esto lo que deben ver, juzgar
y analizar los miembros de'ese Honorable Congreso.
El Estado como poder soberano debe dictar las leyes
y reglamentos de acuerdo con los principios contenidos en
la Constituci6n. La potestad de legislar reside en el pue-
blo, quien'por medio del cuerpo electoral la delega en el
Congress. Las leyes y reglamentos una vez promulgados
son de obligaci6n general y el Estado cuenta con los recur-
sos coercitivo suficientes para que sus disposiciones sean
respetadas y cumplidas. El C6digo de Trabajo establece
las normas que deben regir a los trabajadores que no es-
tan sujetos a las limitaciones de las jornadas ordinarias.
Se han dictado normas fiJ'as, claras, justas y obligatorias
que estAn por -encima de la voluntad de los patrons y
trabajadores y sin que unos ni otros puedan modificar ni
dejar de cumplir. Sin embargo, en el proyecto de refor-
mas presentado por el CNUS, se pretend otorgar a los
trabajadores o a sus representantes el derecho a ser. of-
dos previamente en la aplicaci6n de estas normas, para
que puedan discutirlas y oponerse a-su cumpllmiento, con
lo cual el trabajador vendria a imponer condiciones al
Organismo Ejecutivo en la facci6n de los reglamentos y a
crear un verdadero estado de anarqula.
Se intent prohibir a la clase patronal influir direct
o indirectamente en las decisions political o convicciones
-4-





religiosas de los trabajadores. Estamos totalmente con-
formes en qu.e exista una prohibici6n para los patrons
que les obligue a no hacer durante el trabajo propagan-
da political electoral, o contraria a las instituciones demo-
crAticas creadas por la Constituci6n o ejecutar cualquier
acto que signifiq'ue coacci6n de la libertad de conciencia
que la inisma establece. Pero no estamos conformes en que
se prohiba a la clase patronal, fuera del trabajo, influir
direct o indirectamente en las decisions political de
la clase trabajadora, porque de acuerdo con nuestra Ley
Fundamental, todos los ciudadanos estAn facultados pa-
ra organizarse en partidos politicos y tienen el derecho
de el-egir y ser electos. En ambos casos, es indispensable
intervenir en la political y en las cuestiones electorales.
Prohibir a un ciudadano, por el finico hecho de ser pa-
trono, el derecho de la libre expresi6n del pensamiento
en cuestiones political y electorales constitute un aten-
tado a los derechos inherentes de la persona, atentados
que no pueden consentirse y menos legalizarse dentro de
un regimen democratic.
Reformas de esta naturaleza nos hacen pensar, que
se pretend alejar al sector patronal de las luchas elec-
torales y de intervenir como consecuencia en la political,
y en esta forma las organizaciones obreras poder deman-
dar, en un moment dado, la intervenci6n de las fuerzas
del Estado para obligar a la clase patronal a mantener-
se al margen de toda contienda o discusi6n political y fa-
cilitar el establecimiento' de uff-regimen totalitario que
ddstruiria las instituciones democrdticas a cuya defense
todos los ciudadanos estamos obligados.
No consideramos que se aotfia con patriotism al
pedirse la reform del articulo 243 del Cbdigo de Tra-
baj'o. Este precepto establece qu6 actividades deben con-
siderarse como servicios pfiblicos para los efectos del C6-
digo, especialmente para limitar o prohibir en ellos la
huelga, por razones do inter6s national.
Mediante la reform, la liuelga seria ilicita uinica-
mente para los trabajadores del Estado o de sus insti-
tuciones en defense de sus ~ntereses econ6micos y socia-
les y en los servicios de clinics, hospitals y de aguas.
Actualmente el C6digo protege a las empresas agricolas
en tiempo de recoleccl6n de products, salvo que 6stas
tengan mAs de 500 trabaj.dores, en cuyo caso, la huelga
es legal aunque se pierda'n los frutos y quiebren los em-
presarios. Bajo el artlculo 243 cuya reform se solicita,
la huelga es illegal en los servicios de higiene y aseo p1-
blico y en los que proporcionen energia motriz y alum,
brado, y fhmbidn lo es en las empresas de transportes.
5 -






Tambidn el CO6digo faculta al O ganismo Ejecutivo
para poder contrblar un movimiento de huelgas en todo
el pals, restrpigiendo las garantfas individuals y decla-
rando a continuaci6n las actividades que deben califi-
carse comp servicios pfiblicos en defense de la economla
national. El Comit6 Nacional de Unificac 6n Sindical
pide la reform de este precepto, a fin de poder decla-
rar la huelga en los servicios d.e transportes con todas
sus graves consecuencias; en los servicios de aseo e hi-
giene que constituyen baluartes contra las enfermedades
infecto-contagiosas; en los servicios de energia motriz y
alumbrado con lo que se paralizarian muchas industries
fundamentals en perjuicio hasta de los propios traba-
jadores que en ellas laboran; y' podria llevar la huelga
a los campos cuando los frutos'estdn pendientes de reco-
lecci6n aunque tal cosa redund~ara en la bancarrota eco-
n6mica de la Repfiblica.
La huelga en los campos, en cualquiera dpoca que
se declare, es de graves consecuencias. Si por motivo de
una hMelga no se pueden Ilevar a cabo trabajos de cul-
tivo fundgmentales, las cosechas siguientes se disminu-
yen en formia considerable. Palses en que la agriculture
es la fuente basica de su riqu'eza han torado medidas
protectoras, no de la clase patronal especialmente sino
en defense del bienestar de la Naci6n, asi tenemos por
ejemplo la Reptiblica de Costa Rica, donde la huelga no
puede declararse legalmente por trabajadores ocupados
en la siembra, cultivo, atenci6n o recolecci6n de produc-
tos agricolas, pecuarios o foiestales lo mismo que su ela-
boraci6n, cuando de no realizarse su beneficio inmediato
se deterioren dichos products.
En todas las legislaciones sociales encontramos que
el EStado, protegiendo su economia, califica de servicios
pfiblicos para los efectos de la huelga, actividades Aue
consider fundamentals a su bienestar. Pero el CNUS
no persigue mas que llegar a adquirir toda la protec-
ci6n legal para alcanzar sus fines-de control y de supre-
macla sobre los trabajadores libres y sobre la clase pa-
tronal.
El CNUS quiere crearse una posici6n dentro de la
cual las autoridades no pueden intervenir ni por razo-
nes de orden pfblico ni de interns national en sus acti-
vidades, y de ahi la reform al articulo 6o.-del C6digo de
Trabajo.
Pretende obtener la licitud de la clausula de exclu-
si6n para obligar a los trabaj'adores libres a ingresar a
los sindicatos, fortaleciendo en esta forma las organiza-
ciones ya existerites reforma al articulo 42).
-6-





Quiere asimismo el CNUS, que los sindicatos inter-
vengan directamente en los ascensos de los trabajadores
dentro de las empresas y calificar la capacidad de dstos
para tales efectos y ocupar y controlar los puestos de con-
fianza dentro de las empresas, reforma al articulo 61).
Quiere tambien 'e CNUS, se prohiba a la clase pa-
tronal la intervenci6n en la political del pals reforma
al articulo 62, inciso b) del C6digo).
Que sea lfcito la revelaci6n de secrets industriales y
de administraci6n de los negocios por parte de la clase
trabajadora reforma ,al inciso g) del artfculo 63).
Que los trabajadores despedidos o que hayan ter-
minado sus contratos, permanezcan habitando lIs vivien-
das hasta por el t6rmino de 60 dias reforma al inciso
i) del articulo 63).
Que los trabajadores despedidos puledan exigir se
ies reinstale en su trabajo haciendo de los contratos de
tiempo indefinido, contratos vitalicios reforma a los ar-
ticulos 78 y 82);
Qu'e las esposas, concubinas e hijos de los trabajado-
res no puedan embargar mAs de un 30% del salario en
las acciones que promuevan para obtener el pago de ali-
mentos personales y que los acreedores por deudas de
viviendas y articulos alimenticios no puedan embargar
mas de un 20% reformss al articulo 97).
Que se reduzca el periodo dentro del cual pueda ha-
cerse la jornada diurna, con lo cual se aumentardn los
costs y en consecuencia, el precio de los artlculos en
perjuicio del pueblo consumidor reforma al articulo
116).
i Que se desatienda el cumplimiento de la ley en cuan-
to a las reglas que rigen para las personas que no estan
sujetas a las limitaciones de las jornadas ordinarias (re-
forma al articulo 124);
Que se suprima toda limitaci6n a las organizaciones
campesinas poni6ndolas al mismo nivel de las organiza-
clones de los trabajadores de la industrial y del comercio
(reformas a los articulos 206 y derogaci6n de los artfcu-
los 235 al 238).
Que se declare llcito el ingreso a los sindicatos de
los empleados de confianza de las empresas y de los re-
presentantes de los patrons a criterio de estas organiza-
ciones reforma al artlculo 212).
Y por filtimo, la legalidad de la huelga en los cam-
pos en tiempos de cosecha, en los servicios de aseo y de
higiene, en las empresas de transport, en las de ener-
gia motriz y de alumbrado, y en todas las demds acti-
vidades, con la sola excepci6n de las que lleva a cabo el
-7-






Estado y sus instituciones, clfnicas, hospitals y aguas.
Como si Ip anterior no fuere suficiente, existen re-
formas en que por la form'a en que estAn propuestas,
pueden ser base- de graves conflicts futures si llegaran
a ser aceptadas por ese Honorable Congreso.
En la enmienda propuesta al articulo 212, se expre-
sa: zo de los representantes del patrono empleados de con-
fianza>. No se dice si el rechazo es para el ingreso a la
organizaci6n sindical o si es para que ocupen puestos den-
tro de la empresa. Con base en tal reform, las agrupa-
ciones sindicales podrian en el future discutir los nom-
bramientos de Gerentes, apoderados, directors, adminis-
tradores y de cualquiera otro representante del patrono.
Si es esto lo que se pretend ya podemos pensar lo que
significaria para la clase patronal una disposici6n de es-
ta naturaleza que vendria a atentar contra el derecho
de propiedad, pues este derecho Ileva implicita la facul-
tad de quien la ostenta. de hacerse representar por la
persona que le satisfaga, y en cuya designaci6n no pue-
de intervenir el Estado.
La Camara de Comercio e Industria v la Asociaci6n
General de Agricultores, justamente alarmadas por los
alcances de las enmiendas que se pretenden introducir al
C6digo de Ttabajo, vienen a manifestar su criterio y a
recorder a los sefiores Representantes de la Naci6n sus
sagrados deberes y sus grandes responsabilidades ante
la trascendencia que entrafian las reforms al COdigo de
Trabajo.
Queremos dejarconstancia que no obstante la desven-'
tajosa situaci6n en que la nueva ley ha venido a color
al sector patronal, este se ha conformado humanitarian y
patri6ticamente con sus preceptos, y est& demostrando
en diversas formas, su decision de contribuir con cuanto
esta a su alcance para levantar el nivel de vida de la cla-
se laborante *y propiciar un buen entendimiento con los
trabajadores. Asi, ha prestado su cooperaci6n en las or-
ganizaciones' de las Comisiones Paritarias para la deter-
minaci6n del salario minitno; ha contribuido a la orga-
nizaci6n de los Tribunales de Conciliaci6n y Arbitraje,
no obstante las infracciones en que se ha incurrido en el
nombramiento de sus miembros; y, finalmente, ha pres-
tado su colaboraci6n en todo lo que se le ha demandado y
cumplido en la mejor forma con las disposiciones del C6-
digo de Trabajo, ain con aquellas que consider i'njus-
tas e inconstitucionales.
Desgraciadamente, parece que el espiritu de coope-
raci6n y de ayuda de la clase patronal se ha interpretado
8 -






como una postura de debilidad y rendimiento, y se cree
que aceptarA disposiciones o preceptos que se aparten de
los derechos fundamentals establecidos por la Consti-
tuci&n. S1lo asf puede explicarse que ante su buena vo-
luntad y espiritu de cooperaci6n manifestados en todo lo
que se ha estimado de justicia y equidad, se pretend
ahora someterla a la dictadura de las organizaciones sin-
dicales, la clase patronal se ve obligada a declarar enfa-
ticamente, que defender& con firmeza y por los medios
que la Constituci6n le otorga sus derechos que hoy pre-
tenden arrebatarselos mediante las reforms -al C6digo
de Trabaj'o solicitadas por el CNUS.
He aqui el proyecto de reforms.
En el Primer Considerando del proyecto de decreto
se expresa: < tender las peticiones que le haga la Naci6n, a la cual
representa. Debemos decir que la Naci6n no la constitu-
yen las personas que han demandado las reforms. La
Naci6n la integran fundamentalmente los trabajadores
libres, que son actualmente la inmensa mayoria del pais
y las demds classes sociales; las fuerzas productivas de la
agriculture y de la industrial asi como el comercio, que en
esta ocasi6n se presentan unidas, constituyen elements
fundamentals de la Naci6n. No es la Naci6n la que pide
la reform del C6digo, sino los dirigentes de los sindica-
tos de la Repfblica, que ante el fracaso de la organizaci6n
sindical voluntaria, pretenden la organizaci6n obligatoria
acudiendo a la clhusula de exclusion.
En el segundo considerando se dice: <(que es mani-
fiesto el desequilibrio que hay entire trabajadores y pa-
tronos, debido a las deficiencies de que adolece el C6digo
vigente>. Las deficiencies existed, pero no en los articu-
los que se trata de reformar, y con las enmiendas que
se proponen, el desequilibrio sera mayor y efectivo, por-
que viene a dar legalidad a la dictadura de las organiza-
ciones obreras sobre los trabajadores libres y sobre la
clase patronal.
El tercer considerando, al que ya nos referimos, in-
dica < de enmendar hasta donde sea humanamente possible, tales
deficiencies, para evitar que se sigan ahondando diferen-
cias perjudiciales a las buenas relaciones que deben exis-
tir entire el capital y el trabajo, que indefectiblemente re-
dundan en detrimento de la economfa national>. Es to-
talmente falso. que la practice haya demostrado la nece-
sidad de las reforms porque cuatro meses que tiene de
vigencia el C6digo son insuficientes para conocer los de-
fectos de la ley. La inconveniencia de ciertos preceptos
-9-






se conoci6 al emitirse el C6digo y no se comprob6
durante su vigencia. No es verdad que las reforms se
encaminen a evitar diferencias, todo lo contrario, tienden
a profundizarlas y a restar la bondad de la ley de -tra-
bajo cuya emisi6n fu6 reconocida como de urgente necesi-
dad national por todos los sectors del pals. Las buenas
relaciones entire el capital y el trabajo no podran existir
al amparo de las reforms que se proponen y ain mds,
vendran a dividir, como antes manifestamos, a la clase
trabajadora.
Refornias que se proponen al C6digo de Trabajo:
Articulo 6o.-La reform tiende a suprimir la frase
siguiente:
S61o mediante resoluci6n de autoridad competent
dictada por motivo de orden pfiblico o de interest national
se puede limitar este derecho>>. Dentro de la prohibici6n
de limitar o impedir el libre ejercicio de las profesiones
y actividades, surgi6 la excepci6n que quiere derQgarse.
Si motives de orden pfiblico o de inter6s national juzgados
y decididos por autoridades competentes, imponen en deter-
minado moment la limitaci6n a esta garantia, tal facul-
tad debe mantenerse, porque sobre los intereses indivi-
duales o de grupo, esta el interns national y las razones
de orden pfiblico. El interns del grupo, ya se llame or-
ganizaci6n sindical o se denomine de cualquier otra ma-
nera, debe estar supeditado al bienestar de la. Naci6n.
El interns del grupo no debe dominar al resto de la
Repfiblica.
Si el interns colectivo debe privar sobre el interns par-
ticular y si el interns national debe privar sobre el interns
colectivo, debe mantenerse Ia fracci6n primera del ar-
ticulo 6o., en la forma en que se encuentra y desechars-e
la enmien)a que se pide.
Articulo 13.-GoCnsideramos que este precepto al es-
tablecer la prohibici6n a los patrons de emplear en sus
empresas no menos de un 90 % de trabajadores guate-
maltecos y pagar a dstos no menos del 85 % del total de
los salaries, se ha protegido satisfactoriamente a los tra-
baJadores nacionales. No debemos olvidar que'al ampa-
ro de otras leyes se han establecido y organizado empre-
sas extranjeras que han invertido sus capitals en esta Re-
pfiblica y que el trabajador extranjero, que ha venido a
prestar sus servicios al pals, ha adquirido derechos y ha
entrado a former parte, salvo determinadas excepciones,
de la familiar guatemalteca. Hay extranjeros que han
fundado aqul sus hogares, casandose con mujeres guate-
maltecas, que sus hijos son guatemaltecos por nacimien-
to y que no se les debe negar o limitar el derecho al tra-
10 -





bajo por la fnica raz6n de no haber nacido en Guatemala.
Debe procederse con justicia y con equidad y no olvidar
que nuestro pals, rico en materials primas, necesita del
capital extranjero para la explotaci6n de sus riquezas.
Preceptos como los contenidos en el articulo 13, que fa-
cultan al Organismo Ejecutivo para que mediante acuer-
do pueda aumentar los porcentajes hasta eliminar la par-
ticipaci6n de los trabajadores extranj'eros, son inconve-
nientes y atentatorios y se apartan de nuestras realidades.
Si se ha de reformar este articulo, debe suprimirse la
facultad que se otorga al Organismo Ejecutivo para au-
mentar los porcentajes y tomar las medidas aconsejables
para las sustituciones de empleados en caso de disminuir-
se ostos.
SArticulo 42.-La reform que se propone estd inte-
grada por los preceptos siguientes:
a) Licitud 'de la clausula por la cual el patrono se
obliga 'a aceptar como trabajadores solamente a los sin-
dicalizados;
b) Prohibici6n de extender los beneficios alcanzados
rpediante el contract colectivo de trabajo, a los trabaja-
dores no sindicalizados; y
c) 'Nulidad e insubsistencia de las estipulaciones que
en un contrato individual den mayores ventajas o bene-
ficios a los trabajadores libres.
El precepto contenido en el punto a) lesiona derechos
de patrons y trabajadores: de patrons, por cuanto limi-
ta ej derecho de contratacion; el patrono no podria con-
tratar los servicios de un trabajador honrado, diligente y
capaz, por la' fnica raz6n de no pertenecer al sindicato
de su empresa. Al traba'ador libre, porque lo obliga, lo
coacciona, a sindicalizarse para poder obtener trabajo en
las empresas. Si el trabajo es un derecho del individuo
y una obligaci6n social (articulo 55 de la Constituci:n),
la reform es inconstitucional. Ademgs, est& eh pugna
con el artfculo 6o. del C6digo de Trabajo que prohibe
que se impida o limited a cualquiera persona el derecho
para dedicarse a la actividad o profesi6n que mas le con-
venga, y el articulo 209, del mismo C6digo, que consigna
que a nadie puede obligarse a former parte de un sin-
dicato.
El punto b) establece una situaci6n de injusticia
dentro de las empresas, porque los trabajadores sindica-
lizados gozarian de beneficios que la ley impediria su ex-
tensi6n a los trabajadores no sindicalizados. Bajo la pre-
si6D de la ley se quiere crear y engrandecer las organi-
zaciones de los trabajadores, aunque 6stos repelan sindi-
11 -






calisarse. La forma viola el inciso 6o. del articulo 58 de
la Constituci6n y 89 del C6digo de Trabajo.
El punto c) viola los principios generals en que se
ha inspirado la Legislaci6n Social, ya que impone la san-
ci6n de nulidad a las estipulaciones contractuales, rela-
tivas a otorgar beneficios a los trabaladores. --,Es que
la ley va -a prohibir al patrono dar al trabajador libre
mayor o igual salario, mej'ores o iguales viviendas, mayor
o igual extension de tierras para cultivos propios y otros
beneficios por la innica raz6n de no pertenecer a un sin-
dicato?-- El Derecho de Trabajo en este caso dejaria
de ser un derecho tutelar de los trabajadores, no podria
constituir un minimum de garantias sociales protectoras
llamadas a desarrollarse en forma dinamica, como se
consign en los puntos a) y b) de los principios gene-
rales en que se inspire el C6digo de Trabajo. Una refo'r-
ma de esta naturaleza atentaria contra los derechos de
los trabajadores y obligaria a los patrons a resistir su
cumplimiento de acuerdo con el articulo 50 de la Cons-
tituci6n.
Articulo 61.-Mediante la reform que se propone a
este precepto, se quiere establecer un escalaf6n obligato-
rio que regirA los ascensos, excedencias y demAs cambios
en el personal de una empresa tomando en cuenta la anti-
giiedad y la capacidad de los trabajadores. (La eficien-
cia y la honradez no se consideran para este efecto). La
reform expresa que la calificaci6n de la antigiiedad y
capacidad de los trabajadores sera hecha por organismos
paritarios con la intervenci6n del Ministerio de Trabajo
y Previsi6n Social.
Se trata de arrebatar a los patrons la facultad de
llevar a cabo los ascensos de sus trabajadores dentro de
sus empresas y calificar las calidades que debe reunir el
trabajador para los puestos que han de desempefar. Se-
ran los sindicatos y el Ministerio de Trabajo los que im-
pongan los ascensos, ya que de acuerdo con la reform,
a ellos les corresponderia resolver sobre la capacidad de
los trabajadores. La opinion del patrono poco pesaria
en estos casos.
La facultad de ascender a un trabajador a un' pues-
to de mayor categoria y con mejor salario es exclusive
del patrono, porque es a 1l a quien corresponde determi-
nar la competencia de sus trabajadores ya que la elec-,
ci6n de una persona que no retina condiciones de capal-
cidad y eficiencia, redunda en perjuicio exclusive de la
empresa. Ademas, es al patrono a quien corresponde de-
terminar la persona en quien va a depositar su confianza
en el Manejo de sus intereses pues no son los sindicatos
12 -






los que van a sufrir las p6rdidas derivadas de la incapaci-
dad, negligencia y falta de honradez de los trabajadores.
Los patrons no podrAn consentir que los puestos de con-
fianza en sus empresas sean concedidos a las personas
que imponga el sindicato y apoye el gobierno.
El inciso b) del articulo 61 obliga a los patrons a
preferir, en igualdad de circunstancias, a los guatemal-
tecos sobre quienes no lo son y a los que les hayan ser-
vido bien con anterioridad respect de quienes no estdn
en ese caso, lo que constitute una garantia suficiente pa-.
ra el trabajador.
Una reform como la que se pretend, traeria con-
sigo la desorganizaci6n de las empresas y el control de
6stas por los sindicatos.
Inciso...) Mediante este inciso se quiere imponer al
patrono la obligaci6n de conceder licencias hasta por dos
dias con goce de salario, a los miembros del Comit6 Eje4
cutivo que tengan que cumplir compromises relacionados
con los intereses de la organizaci6n, y conceder licencias
con goce de salario, a los miembros del sindicato que
sean requeridos por las autoridades.
La reform no se justifica. Los trabajadores sindi-
calizados contribuyen con una cuota mensual al sosteni-
miento de su sindicato.
En los estatutos de cada organizaci6n debe figurar
la cuota que cada trabaj'ador sindicalizado debe pagar,
asi como las sums que deben presupuestarse para gastos
de administraci6n. Si los sindicatos tienen fondos pro-
pios, es de esos fondos de los que deben disponer para
verificar todos los gastos relacionados ,con los intereses
de la organizaci6n. Respecto a los casos de requerimien-
tos judiciales, el caso estA previsto por el articulo 350 d.el
C6digo de Trabajo.
Articulo 63, inciso g) La reform pretend que se su-
prima de este articulo la obligaci6n del trabajador de
guardar los secrets tdcnicos, comerciales o de fabrica-
ci6n, cuanao tenga conocimiento de ellos por raz6n del
trabajo que ejecute, asl como la de revelar los asuntos
administrativos reservados, cuya divulgaci6n pueda cau-
sar perjuicio al patrono.
Ignoramos cuAles son los fines que se propone la re-
forma, ya que jamds-podrd calificarse como llcito el he-
cho de que el trabajador revele secrets tecnicos de una
industria o divulgue los asuntos reservados de la admi,
nistraci6n de un negocio. Tan grave es para los patrons
la revelaci6n de sus secrets industriales o de sus asun-
tos administrativos cuando los trabajadores los- han co-
nocido por haber concurrid? direct o indirectamente a
13 -






la elaboraci6n de products, como cuando son revelados
por hab.erlos conocido por raz6n del trabajo. Un tra-
bajador puede descubrir los secrets t6cnico's de una in-
dustria por el s61o hecho de ser empleado de la empresa.
La reform no puede aceptarse, afecta los intereses
patronales y no puede beneficiary en nada a los trabaja-
dores honrados. La revelacion de determindos secrets
es'punible porque implica actos dolosos.
Articulo 63 inciso i) Esta reform persigue otorgar al
traba-'ador el derecho para seguir habitando la casa que
se le ha proporcionado por raz6n de un contrato de tra-
bajo, durante los 60 dias siguientes a la fecha de la res-
cisi6n de su contrato. El inciso que se trata de reformer
limita este derecho a 30 dlas.
Rescindido un contrato o fenecido el tdrmino del
mismo, terminan los derechos y obligaciones entire los
contratantes y si en virtud del contrato el trabajador ha
recibido casa de habitaci6n, debe devolverla en forma in-
mediata, ya que el patrono tiene que entregarla al tra-
bajador sustituto. Como un beneficio para el trabaja-
dor se estatuye en el C6digo la obligaci6n de desocupar
las viviendas dentro de-los 30 dlas siguientes contados a
partir de la fecha de la terminaci6n del contrato de traba-
jo, pero pretender que tal' beneficio se extienda al t6r-
mino de 60 dias es absurdo.
Debe tomarse en consideraci6n que el trabajaddr
despedido no es un amigo del patrono y que tratarA de
causarle dafios o perjuicio sin que el patrono pueda
obligarle a desocupar y sf tener la obligacibn de consen-
tirlo durante el termino de dos ineses.
Consideramos que la reform es improcedente y que
los 30 dfas que impone la ley actual son suficientes para
que el tralajador pueda trasladarse a otro centro de tra-
bajo.
Articulos 78 y 82.-Se pretend la reform por adi-
ci6n de estos dos articulos a efecto de consigiiar en ellos
el derecho optativb del trabajador para recibir las indem-
nizaciones a que pudiera tener derecho por despido in4
justificado o exigir la restituci6n o reposici6n a su tra-
bajo. Se quiere introducir a nuestra legislaci6n el dere-
cho de reinstalaci6n del trabajador <...el trabajador
puede optar entire dichas indemnizaciones o la reposici6n
a su trabaj>>. (Enmienda al artlculo 78).
< nizaci6n que le corresponde o continuar en su trabajo>.
(Adici6n al artlculo 82).
Las reforms las consideramos inconstitucionales.
La Constituci6n en su artlculo 58 al establecer los prin-
14 -






cipios fundamentals de la organizaci6n del trabajo que
deben reglamentar las leyes que regulan las relaciones
entire el capital y el trabajo, expresa en c1 inciso 11) la
obligaci6n del patrono de indemnizar al trabajador cuan-
do fuere retirado sin causa justificada, con la suma equi-
valente a un mes de sueldo o salario por cada afio de tra-
bajo continue y si los servicios no alcanzaeen a un ano, en
forma proporcional a los meses trabajados. La norma
constitutional no impone al patrono la obligaci6n de re-
instalar al trabajador cuando ha sido despedido sin cau-
sa justificada, ni otorga al trabajador el derecho a optar
por el 'pago de indemnizaciones o por la iestituci6n a su
puesto.
No consideramos admisible ni convenient, que es-
tando distanciados el patron y el trabajador por moti-
vos que pueden ser multiples y graves, continuien, sin
embargo, en una relaci6n forzosa que perjudicaria indis-
cutiblemente el equilibrio y la armonia que debe existir
para la producci6n entire el capital y el trabajo. Resulta
anti3'uridico y hasta monstruoso, como fu6 calificado en
sentencias dictadas en asuntos de traba'o, ejercer violen-
cia sobre los patrons para la reinstalaci6n del trabaja-
dor, a quien habria que considerar lgado al patron por
contratos de caracter vitalicio, situaciones que no podrian
tener ningfin respaldo juridico ni de conveniencia social.
El patrono no podria ser obligado a reponer al tra-
bajador en su trabajo, porque su obligaci6n constitucio-
nal se limita a cubrir las indemnizaciones previstas por
la ley a titulo de dafios y perjuicios por la rescisi6n inmo-
tivada del contrato. jEn qua forma podria obligarse a
un patron que se resistiera a cumplir con un fallo de
reinstalaci6n? La finica sanci6n possible es la del pago
de dafios y perjuicios y dstos estAn comprendidos en las
indemnizaciones por despido injustificado.
La reform es inconvenient, antijuridica e incons-
titucional.
Articulo 97. La reform que quiere introducirse a
este precepto es la de rebajar .a un 50% los porcentaJes
establecidos en el articulo que se quiere reformar. Con-
forme la ley actual los salaries son embargables hasta en
un 60% para satisfacer obligaciones alimenticias presen-
tes o las que se deban desde los seis meses anteriores al
embargo, y hasta en un 40% para pagar la habitaci6n
donde viva el trabajador, o los articulos alimenticios que
el haya comprado para su consume o el de sus familia-
res y esposa o concubina que vivan o dependan econ6mica-
mente de l1. La reform va a lesionar los derechos de
los hijos o esposa de los trabajadores, desde el moment
15 -






que no podrdn embargar mas de un 30 % del salario para
satisfacer los alimentos que estan obligados a prestarles.
Tambidn va a perjudicar al propio trabajador, porque
serA dificil que obtenga crddito para el pago de vivienda
y articulos alimenticios, si el propietario del inmueble o
el vendedor de articulos de primera necesidad, sabe que
de acuerdo con la ley no podra embargar mds de un 20 %
del salario.
Articulo 116. Esta reform que persigue que el tra-
bajo diurno quede comprendido entire. las 6 y las 18 ho-
ras y el trabajo nocturno entire las 18 y las 6 horas no se
conforma con los perfodos que establecen otras legisla-
ciones. El Codigo de M6xico establece que la jornada
diurna es la comprendida entire las 6 y las 20 horas de
un dia y la jornada nocturna, la comprendida entire las
20 horas de un dia y las 6 horas del dia siguiente. El
C6digo de Costa Rica define el trabajo diurno como el
comprendido entire las 5 y las 19 horas y el nocturno el
que se realize entire las 19 y las 5 horas. Conforme la
legislaci'n de la Repfiblica Argentina el traba3'o diurno
estd comprendido entire el period de tiempo que va entire
las 6 y las 21 horas, y el trabajo nocturno el comprendido
entire las 21 y las 6 horas. Conforme estas legislaciones
e inclusive la nuestra, el period para el trabajo diurno
comprende de 14 a 15 horas; conforme al proyecto de re-
formas el period para el trabajo diurno seria de 12 horas.
Tomando en cuienta las costumbres establecidas en
las distintas zonas del pals para el trabajo agrfcola y to-
mando en consideraci6n tambien las distintas estaciones
del afio, estimamos que la reform es inconvenient ,ain
para el propio trabajador.
Articulo 124. Como el Organismo Ejecutivo tiene
potestad para dictar los reglamentos, acuerdos y 6rdenes
para el debido cumplimiento de las leyes, sin que previa-
mente deba ofr a persona fisica o juridica consideramos
que la reform esta encaminada a permitir la discusi6r.
del cumplimiento de las normas juridicas y no la regla-
mentaci6n de 6stas.
El articulo 124 determine los casos en los cuales los
trabajadores, por la Indole especial de las labores que
desempefian, no estan sujetos a las limitaciones de las
jornadas ordinarias y acertadamente incluye a los que
laboran sin fiscalizaci6n superior inmediata, a los que
ocupan puestos de vigilancia, a los que cumplen su co-
metido fuera del lugar del trabaj'o, etc., etc. En estos
casos la ley expresa que estas personas no pueden traba-
jar nms de doce horas y que el organismo ejecutivo debe
16 -





dictar los reglamentos para precisar los alcances de -este
artfculo.
Existe pues una norma fija y obligatoria que estA
sobre la voluntad de los patrons y trabajadores y que
unos y otros deben respetar y cumplir, sin embargo, el
CNUS pretend la enmienda a esta ley para que se
permit al trabajador resistir su cumnplimiento.
La reform que trata de introducirse expresa: Para
los efectos de este articulo, debera oirse previamente a
los trabajadores o a sus representantes>. --Cukles son
los efectos del articulo?- Determinar que trabajadores
no estan sujetos a las linitaciones de la jornada de tra-
bajo y que a 6stos, no puede obligArseles a laborar mas
de doce horas. Si la norma contiene la especificaci6n de
los trabajadores: representantes del patrono; los que la-
boran sin fiscalizaci6n; los que ocupan puestos de vigi-
lancia, etc., para los efectos de las jornadas, -i qu6 mo-
tivo puede haber para oir a los trabajadores o a sus re-
presentantes? Si la reform Ilegara a aceptarse, la cla-
se trabajadora con el pretexto de discutir el cumplimien-
to de la ley dejarfa de someterse a su mandate creando
situaciones andrquicas que el C6digo no puede sancionar.
Articulo 206 y derogaci6n del capitulo segundo del
titulo sexto, que comprende los articulos 235 al 238.
El articulo 58 de la Constituci6n en su inciso 8o., esta-
blece el derecho de sindicalizaci6n libre para fines ex--
clusivos de defense econ6mico-social de los patrons,
empleados privados, el magisterio y trabajadores en ge-
neral. Los capftulos Primero y Segundo del Titnlo Sex-
to del C6digo de Trabajo reglamenta el principio cons-
titucional.
Ese Honorable Congreso al emitir el C6digo de Tra-
bajo hizo la distiuci6n entire los sindicatos urbanos esta-
bleciendo los fines, actividades y procedimientos de unos
y otros. Al actuar en esta forma se cumpli6 con las dis-
posiciones del articulo 58 parrafo primero que claramen-
te expresa tre el capital y el trabajo, atenderan a las circunstancias
econ6micas y sociales del pais, a las condiciones y cos-
tumbres particulars de cada region y a las caracteristi-
cas y posibilidades de las diversas classes de actividades.
Respecto a los trabajadores agricolas, el Estado tomara
en cuenta las condiciones y necesidades de aqu6llas, las
zonas en que laboran y las demAs circunstancias peculia-
res de esta clase de trabajo>.
En el C6digo'se tomaron en cuenta las circunstan-
cias econ6micas y sociales del pais, y respect a los tra-
bajadores agricolas las condiciones y circunstancias pecu-
17 -






liares de los trabajadores campesinos. Al actuarse en esta
forma se cumpli6 con el mandate constitutional, pero la
reform pretend que tanto los sindicatos de las empresas
comerciales e industriales, como los de los trabajadores
del campo, se rijan por las mismas normas legales, lo que
result inconstitucional.
El articulo 235 cuya derogatoria se solicita establece
el objetivo de los sindicatos campesinos, que es el de de-
fender y mejorar las condiciones de vida de los trabaja-
dores y contribuir al desarrollo y progress de las em-
presas agricolas y ganaderas del pais. El CNUS preten-
de que desaparezca este articulo del C6digo porque en
la postura que se colocan 16s sindicatos revolucionarios,
no pueden contribuir al mejoramiento y desarrollo de
las empresas a las cuales pertenecen.
El (6digo limita las actividades de las organizacio-
nes campesinas, pero las faculta ampliamente para su
defense econ6mica y mejoramiento social y les permit
desarrollar fines educativos y culturales. Asl, esta cla-
se de sindicatos pueden organizar cooperatives, estable-
cer, administrar o fomentar instituciones de asistencia
y previsi6n social de mutuo beneficio, alfabetizar a sus
miembros y familiares y desarrollar otras actividades en-
caminadas a la defense y mejoramiento del trabajador
campesino.
Se explica que las labores de los sindicatos campesi-
nos sean asesoradas constantemente por las principles
autoridades de trabajo en todo lo relative a su funcio-
namiento, como lo dispone el articulo 237 que se quiere
derogar., dada la capacidad de la gente del campo, y que
el Ministerio respective, ej'erza una vigilancia constant
para que esas agrupaciones no realicen todas las activi-
dades que correspondent en general a los sindicatos, mien-
tras no cit6n en capacidad de hacerlo.
Para que los trabajadores campesinos puedan des-
arrollar todas las aotividades que la ley permit a los
trabajadores industriales, es indispensable previamente
educarlos a fin de que tengan un concept claro y pre-
ciso de los prop6sltos que persigue el sindicalismo y los
beneficios que puede reporter a la clase trabajadora.
Pretender la organizaci6n campesina al amparo de las
mismas normas establecidas para las organizaciones ur-
banas es inconvenient e inconstitucional. La experien-
cia ha demostrado la forma en que el trabajador campe-
sino ha venido interpretando las conquistas sociales y la
manera como ha reaccionado cuando demagogos les han
predicado la lucha contra el capital.
Estim'amos que por ahora no debe reformarse el ca-
18 -





pitulo Segundo del Titulo Sexto del C6digo de Trabajo y
que al amparo de eatas- disposiciones debe abrirse una
gran campafia educativa entire el trabajador campesino y
mas tarde, permitirle desarrollar otras actividades en ar-
monia con el progress que vaya alcanzando.
Articulo 211. La reform a este precepto persigue
suprimir la intervenci6n del Estado en la impulsi6n y
orientaci6n del sindicalismo. El CN-US no puede consen-
tir tal ingerencia porque tanto el desarrollo como la
orientaci6n y encauzamiento de las actividades de las
organizaciones sindicales, estima q-ue deben estar exclu-
sivamente bajo su control.
Tampoco conviene a los intereses del CNUS que el
sindicalismo se aj'uste a los dictados de la tdcnica, como
lo consigna el inciso d) de este artfculo, porque contraria
la tactica revolucionaria que se ha impuesto.
Conforme el precepto que venimos comentando, el
Organismo Ejecutivo debe trazar y llevar a la practice
una political national de defense y desarrollo del sindi-
calismo de acuerdo con las bases que sefiala. El CNU'S
esta ccdhforme en que se siga esa political siempre que
el Estado no infervenga en el desarrollo de las orga-
nizaciones sindicales.
La supresi6n del inciso b) de este articulo esta orien-
tada a suprimir toda intervehci6n en la orientaci6n de
las actividades sindicMies y en que el movimiento social
se desenvuelva en forma arm6nica y ordenada.
Tambidn se opone el CNUS a que el Estado inter-
venga para fomentar la unidadi de la case trabajadora y
que tenga como un deber primordial la gesti6n encami-
nada a mantener la armonia de los distintos grupos sin-
dicales.
Suprimiendo la intervenci6n del Estado, el CNUS
tendrd mano libre para dirigir la vida sindical del pals
y orientar esta por los causes que .ms convengan a su
posici6n de lucha. Los fines de esta reform son claros
e inconvenientes al equilibrio social.
Articulo 212, inciso 3o. El inciso 3o. que trata de
reformarse deterinina que no 6s Ifcito que pertenezcan
a un sindicato de trabajadores los representantes del pa-
trono y los demAs trabajadores anAlogos que por su alta
posici6n jerdrquica dentro de la empresa est6n obligados
a defender de nmodo preferente los intereses del patrono.
El CNUS pide la supresi6n de este precepts y que sea
sustituido por el siguiente: la aceptaci6n o rechazo de los representantes del patro-
no o empleados de confianza>
Debemos considerar los alcances de esta reform. La
19 -





aceptaci6n o rechazo se reffere al ingreso al sindicato o
el nombramiento o designaci6n de representantes o em-
pleados de confianza que haga el patron. En el primer
caso la reform es improcedente, porque en los sindica-
tos no deben participar los representantes patronales ni
los que desempefien puestos de confianza. Facilmente
pueden imnaginarse los dafios y perjuicios que sufririan
los empresarios si sus representantes o sus empleados de
confianza actuaran dentro de los sindicatos en los pro-
blemas colectivos. Si las organizaciones sindicales persi-
guen la defense de sus intereses econ6micos y sociales
comunes frente al patrono, seria absurdo que los repre-
sentantes de dste representaran los intereses de aqu6-
llos. Hay absolute incompatibilidad y asi estd recono-
cido por la ley y asi debe manteherse la norma j'uridica
rechazAndose la reform que se demand.
Si la disposici6n esta encaminada al nombramiento
o designaci6n de representantes, el caso reviste mayor
gravedad, porque se daria una ingerencia tan grande a
los sindicatos sobre los patrons, que en fltimo termino
serian los propios trabajadores los que vendrian a nom-
brar los representantes patronales y.a designer las per-
sonas en las que deben depositar su confianza, lo que
implicarfa el arrebato de derechos fundamentals para
la clase patronal.
Articulo 243. Nuestro C6digo al igual que las le-
gislaciones de trabajo de la Am6rica, establecen que las
huelgas no deben permitirse en los servicios pfiblicos, y
la raz6n para ello es facil de comprender.
Mediante la huelga y el paro quedan sin trabajo un
considerable nfmero de personas con pdrdidas seguras
tanto para los patrons duefi6s de la negociaci6n, como
para los que laboran en ellas, sin contar los perjuicios
que recibe el piblico, es por eso que el derecho de paro
y su correlativo de huelga han sido objeto de reglamen-
taciones detenidas para que s61o se haga use de esas fa-
cultades en los casos extremes y cuando no haya sido po-
sible solucionar las diferencias obrero-patronales por los
medios pacificos de la conciliaci6n o el arbitraje.
Este derecho, como todos los demds, no es absolute.
Hay derechos que son superiores a 61 y que por lo tanto
deben ser respetados so pena de caer en la igualdad del
movimiento o en el abuso del mismo derecho. La huel-
ga debe ceder por ser inferior juridicamente, en todos
los casos en que se halle en abierta pugna con un dere-
cho general de orden puiblico o con un derecho social que
pertenece a todos y a cada ino de los components de la
sociedad; los intereses sociales estan por encima de los
gremiales o de clase y por importantes o bien fundados que
-- 20 -






sean los reclamos de los traaajadores, cuando se trata de
servicios pfiblicos no pueden ser motivo a la huelga porque
con ellos no s6lo se atacan derechos esenciales de la co-
lectividad, sino que se hace impossible la satisfaccii6,n de
necesidades fundamentals de la misma.
SLas legislaciones modernas en material de huelga,
con un sano criterio han extendido la prohibici6n de las
huelgas a otras actividades como son las industries basi-
cas de un pais, tomando en cuenta que su paralizaci6n
produce perjuicios analogos a los de la paralizaci6n de
los servicios pfiblicos. Esti aceptada hoy universalmen-
te, la tesis del servicio pfiblico entendido en forma ma-
terial y no simplemente formal, es decir, teniendo en
cuenta la funci6n misma del servicio, sin que sea nece-
sario que el Estado lo administre directamente. Esta es
la tesis de todos los grandes tratadistas de derecho ad-
ministrativo.
El artfculo 243 sigue estas ideas y establece al res-
pecto, que para los efectos de la prohibici'n de huelgas,
se consideran como servicios pdblicos la series de activi-
dades que en 61 se consignan, que sin serlo propiamente,
deben equipararse a aqu6llos, entire las que se encuen-
tran la recolecci6n de cosechas, por la importancia que
tiene en un pais agricola.
Ademas de la recolecci6n de cosechas, el articulo 248
eleva a la categoria de servicios pfiblicos, los de las em-
presas de transportes, los de las clinics y hospitals;
los servicios de higiene y aseo pfiblicos; los que propor-
cionen energia motriz y alumbrado y los de aguas. Ade-
mas, la ley otorga facultad al Organismo Ej3ecutivo para
calificar como servicios pfiblicos otras actividades, toman-,
do en consideraci6n su importancia econ6mica, lo que
puede llevar a cabo despues de decretar la suspension de
garantias individuals.
El CNUS pretend la reform de este articulo para
que la huelga solamente pueda declararse illegal en los
servicios en que laboran trabajadores del Estado y en
las clfnicas, hospitals, y en servicios de aguas, es decir,
que se pide la libertad absolute para legalizar la huelga
en servicios vitales para la economfa national, cuya pa-
ralizaci6n constituirfa la ruina de nuestra balanza eco-
n6mica.
La Asociacl6n General de Agricultores y la Camara
de Comercio e Industria, ddndose cuenta de los graves
peligros que entrafiarian a la economia nacioqal las re-
formas al C6digo de Trabajo planteadas por el CNUS, pre-
sentan ante el Honorable Congreso de Ia Repiblica esta
apelaci6n, excitando el patriotism de los Sectores Repre-
21 -







sentantes, para que sean estudiadas y juzgadas en su ver-
dadero valor, y desestimadas por inconvenientes a los
intereses nacionales. Si las reforms llegaran a aceptarse
en la forma en que estAn planteadas, la clase patronal se
verfa en el caso de resistir su cumpfimiento por todos los
medios legales a su alcance, lo que traeria como conse-
cuencia una series de conflicts de dificil soluci6n e incal-
culables alcances politico-sociales.
Tenemos fe en que el Honorable Congreso sabrd
cumplir con su deber, defendiendo, antes que los intere-
ses gremiales, los altos intereses sociales de la Repfiblica.
No queremos' insistir sobre la inconstitucionalidad
de las reforms, sobre la inconveniencia de 6stas, ni so-
bre sus funestas conseeuencias de caracter econ6mico-
social.
Protestamos al Honorable Congreso el testimonio de
nuestros respetos.
Guatemala, 9 de septiembre de 1947.

Asociaci6n General de Agricultores
President

Camara de Comercio e Industria de Guatemala
President



APELACION PATRONAL AL CONGRESS
OTRA VEZ LA CLAUSULA DE EXCLUSION QUE ES
INCONSTITUCIONAL


La reform al articulo 42 del C6digo de Trabajo pe-
dida por el Comitd national de unidad sindical -CNUS-,
dadps los terminos en que estA concebida, es violatoria de
la constituci6n, inhumana, contraria a la protecci6n que
el Estado debe dar al trabajador y restrictive de los de-
rechos patronales.
< por un sindicato de empresa -dice la referida reforma-
es licita la clausula por la cual el patrono se obliga a acep-
tar como trabajadores solamente a los sindicalizados...>
las prestaciones obtenidas por el sindicato contratante
--sigue diciendo la reforma- no se hardn extensivas a los
no sindicalizados>.
De manera que, siendo obligatorio para los patrons
suseribir, a petici6n de los sindicatos, los contratos colec-
22 -






tivos del caso, la ya celebre clausula de exclusion sera
tambien obligatoria para los trabajadores.
Con el primer pdrrafo de la enmienda transcrita, es
decir, con la licitud de la citaisula por medio de la cual el
patrono debe aceptar como trabajadores solamente a los
sindicalizados, se viola el principio constitutional de la
libre sindica'lizaci6n, porque se le impone al traba'3'ador el
deber, la actitud forzosa de agremiarse, para ser recibido
en una empresa donde se haya legalizado un sindicato,'
porque se le restringe su libertad individual y se desna-
turaliza el derecho de permanecer, sin coacci6n de nin-
guna clase, en la situaci6n de laborante no agremiado.
Esto significa, en pocas palabras, que, aunque cons-
titucionalmente puede optar por el sindicato o por su con-
dici,6n de trabajador libre, en la realidad, una vez hecha
ley la reform propuesta por el CNUS, no tendrA sino una
sola soluci6n: sindicalizarse aun contra sus convicciones,
sindicalizarse aun contra su voluntad, sindicalizarse como
finico medio de conseguir un salario que bien necesita pa-
ra subsistir, porque hay que convenir que los contratos co-
lectivos bien pronto van a celebrarse y, bajo esa circuns-
tancia el hombre sin trabajo entrard, quiera o no, a la
discipline f6rrea del sindicalismo.
SEntonces ,para qu6 la vigencia del articulo 58, prin-
cipio octavo de la constituci6n que reconoce y garantiza
el derecho de la libre sindicalizaci6n?
No se concibe otra raz6n para proponer la reform
aludida, sino la de lograr, mediante medidas coercitivas,
la agremiaci6n forzosa del proletariado y, dado nuestro me-
dio, es facil comprender que los fines que con ello ie per-
siguen no son precisamente proteger al trabajador, sino
esclavizarlo, anular su voluntad para que el mane3'o de las
masas sindicalizadas y perfectamente disciplinadas, sea
facil y favorable a objetivos que no son de defense eco-
n6mica y social de la clase laborante.
S6lo una dictadura del proletariado o la preparaci6n
de un totalitarismo de igual categoria, justificaria la pe-
tici6n del CNUS, que, analizada honradamente, contiene
una perfect clausula de exclusion que es inconstitucio-
nal.
Una falta enorme de sentimientos humanitarios hay
en la segunda parte de la reform que tratamos: exige que
< no se hagan extensivas a los no sindicalizados>.
De suerte que al laborante libre, por el hecho de ejer-
cer plenamente su garantia constitutional de permanecer
fuera del sindicato, se le castiga en lo mds important de
su condici6n: no se le dan las ventajas, las mejoras, los
23 -






aumentos ni las prestaciones que se estipulan en el con-
trato colectivo, despreciando, --por quienes piden la re-
forma en ese sentido-, la circunstancia que el laborante,
sindicalizado o no, es un trabajador que necesita la pro-
tecci6n de las leyes y del Estado.
La ciudadania consciente se resisted a career que sean
precisamente los representantes de las agremiaciones obre-
ras, los dirigentes de los sindicatos de la repiblica, quie-
nes solicitan al Congreso una media tan poco ecuanime.
Si el sindicato,-por la fuerza de su unidad y la protecci6n
que del Estado recibe, consigue, mediante un contrato co-
lectivo mejores condiciones para sus afiliados, si el sindi-
cato est& legalizado para la defense econ6mico-social de
los trabajadores en general, tal como reza el articulo 58 de
la Constituci6n, z,c6mo es possible que sean los propios re-
presentantes de estos trabajadores quienes pidan al Con-
greso que las prestaciones logradas no beneficien a los
no sindicalizados?
Me parece que a estos iltimos se les consider como de
clase inferior e indigna de recibir la ayuda que el Estado
debe dar a los laborantes, sindicalizados o no.
Inconstitucional es, pues, este otro pArrafo de la re-
forma que comentamos, desde luego que el trabajador no
sindicalizado, cuando sepa que al compafiero de labores se
le da un mejor salario precisamente por estar agremiado,
optarA por sindicalizarse para gozar de los mismos benefi-
cios, y esta opci6n no sera de determinaci6n libre, sera la
media coercitiva que lo haga renunciar a su libertad in-
dividual.
Hay algo mas: suponiendo que el trabajador no sin-
dicalizado decide, por convicci6n permanecer libre aun-
que no haga suyas las prestaciones logradas por el sin-
dicato contratante, entonces, los efectos seran violatorios
al principio constitutional contenid.o en el articulo 58 que
afirma: trabajo igual y en iddnticas condiciones, prestado en la
misma. enipresa, sin distinci6n de edad, raza, sexo o nacio-
.nalidad, atendiendo finicamente a capacidad, eficiencia
y honradez>.
Bien sencilla es la raz6n de lo que se expone, por-
que la norma constitutional no da mayores derechos a
los sindicalizados; por el contrarib, obliga a igual sala-
rio cuando la labor es la misma, sin que tal regla este
supeditada, como se pretend con la reform, al requi-
sito previo de ia sindicalizaci6n.
Dijimos, al principio de esta publicaci6n, que la re-
forma pedida por el CNUS deja sin efecto la protecci6n
24 -






gue el Estado debe dar a los trabajadores y vamos a de-
mostraolo:
< rida enmienda- las estipulaciones de un contrato indivi-
dual que modifiquen, alteren o den mayores beneficios
que los pactados en un contrato colectivo>.
Si son nulas las estipulaciones que dan a los trab-
J'adores mayores beneficios que los pactados en el con-
trato, se le nie'ga al laborante libre el derecho de ser me-
jorado individualmente por el patrono,'se le niega asimis-
mo el derecho de superarse y, mediante mas capacidad y
diligencia, lograr un mejor salario.
Entonces ~d:6nde esta la protecci6n que se merecen
los trabajadores libres si cuando pueden mejorar su con-
dici6n, una ley les prohibe haceflo, los obliga a permane-
cer dentro de las estipulaciones contenidas en un con-
trato que no han celebrado?
El obrero o el campesino, sindicalizado o no, que sea
diligente, honrado y capaz, nunca podra estar en condicio-
nes superiores a las clausulas consignadas en el contra-
to colectivo, lo que, ademas de perjudicarlo econ6mica-
mente, anulard su iniciativa, manteniendolo en el mismo
plano en que lo ha colocado la dictadura del sindicalismo.
,Por qu6 si la parte patronal puede y da mejores
condiciones en un contrato individual se pretend pasar
una ley que perjudica dnicamente al trabajador, negan-
dole el derecho deo recibir esas prestaciones?
No dejarfa de ser algo normal en un sistema demo-
crAtico que, como bien se sabe, debe desarrollarse dentro
de medidas justas .y equitativas, que se impusiera la ya
c6lebre clAusula de exclusi6n.
Por filtimo es del caso exponer que la reform del
artlculo -42 del C6digo de Trabajo, atenta contra la par-
te patronal, toda vez que le restringe la facultad de es-
coger al personal que mas convenga a la capacidad pro-
ductiva del negocio.
La AGA y la CCI apelan al Congreso Nacional cum-
pliendo con un deber imperativo, como es el de manifes-
tarse en contra de la existencia de una clAusula de ex-
clusi6n en las relaciones del traba'o, y pone en conoci-
miento de la opinion pdblica que los efectos de la reform
al artlculo 42 del C6digo de Trabajo, en la forma que
se ha planteado en el CNUS, es atentatoria a los mAs ele-
mentales derechos del hombre y favorable a la dictadura
del sindicato en perjuicio de patrons y trabajadores
libres.


- 25 -













EL CNUS PIDE NADA MENOS QUE EL CONTROL
ECONOMIC DEL PAIS Y LA SUJECION DEL
ORGANISMO EJECUTIVO A SUS MANDATES


Es bien sabido que el C6digo de Trabajo, al regular
el derecho de huelga, prohibe, en algunos casos, su ejer-
cicio irrestricto, y en otros, lo restringe para beneficio de
la colectividad. De otra manera seria atentatorio al in-
teres general.
El articulo 243 vigente determine que son servicios
pfblicos los trabajos campesinos de recolecci6n de cose-
chas, las empresas de transportes, las clinics, hospitals,
servicios de aseo e higiene, los de aguas, energia motriz
y alumbrado y otros que el Organismo Ejecutivo puede
declarar en casos especiales.
Y es natural que los legisladores se hayan inclinado
por esta clasificaci6n porque la suspension de estas pres-
taciones pondrian al pais en situaci6n muy dificil.
Por algo se llaman pfblicos estos servicios; y como ta-
les no pueden ser interrumpidos'nunca, por ningin moti-
vo, bajo ninguna circunstancia, ni much menos como ar-
ma para favorecer a unos pocos, como seria la declaratoria
de huelga que los paralizarA.
La huelga en el campo en tiempo de cosechas afec-
taria no s6lo el estado financiero del patrono, sino en
iltima y principal instancia, la consistencia econ6mica de
la naci6n entera, la cual, como es sabido, regular la ad-
quisici6n de divisas extranjeras con la producci6n agri-
cola exportable.
La huelga en el servicio pfiblico de transportes per-
judicaria a todos los habitantes del lugar: patrons, tra-
bajadores y autoridades. Bastarian uno o dos dias, tan
s6lo, para que la existencia de viveres se agotara y sufrie-
ran los efectos de la huelga personas que nada tienen qu6
ver con el conflict de trabayo,que fuese causa del mo-
vimiento.
La huelga en los servicios de fuerza motriz y alum-
brado seria algo mas grave. Con; ella se paralizarian
las industries con dafios para la clase patronal e irreme-
26 -






diables perjuicios para el propio trabajador que, en este
supuesto, no podria devengar el salario que lo sostiene y
alimenta.
La huelga en los servicios de fuerza motriz y alum-
brado impedirla el funcionamiento de hospitals y clini-
cas; impediria los servicios de agua, pues es bien sabido
que todos ellos necesitan primordialmente de la energia
electrica, los primeros para la esterilizaci6n del instru-
mental indispensable, y los iltimos para mover las bom-
bas usuales.
La huelga en el servicio pfiblico de aseo e higi'ne,
baluartes contra tantas enfermedades infecto-contagio-
sas, expondria a la poblaci6n a consecuencias funestas.
La huelga en todos esos servicios pfblicos serla la
presi6n maliciosa sostenida por los sindicatos para forzar
al Gobierno de la Repfiblica y autoridades del Trabajo a
fallar de acuerdo con sus pretensiones. Seria la anarqufa
sostenida y legalizada en beneficio de unos pocos, con
detrimiento de la economic del pals.
Por algo los legisladores prohibieron la huelga en es-
tos servicios, pues, a su previsi6n no escape la frAgil si-
tuaci6n en que quedarian autoridades, patrons y traba-
jadores, si se hubiese acordaao autorizar legalmente el
movimiento de paros y huelgas en actividades primordia-
les a la vida national.
Por algo, al regular el derecho de huelga, clasifica-
ron claramente cuales se de'berian considerar con ese ca-
racter, pues bien facil era comprender que una libertad
irrestricta en la material, daria lugar a la imposici6n del
sindicato sobre las propias autoridades, -los patrons y
aun sobre la colectividad. Quisieron impedir con ello, la
dictadura, no del proletariado, sino la dictadura de los
dirigentes obreros.
Ahora se present el Comitd Nacional de Unidad Sin-
dical -CNUS- pidiendo precisamente que el artfculo 243
quede asi:
< servicios pfblicos:
a) los que desempefian los traba.dadores a que se re-
fiere el articulo 195; (emplbados pfiblicos) y
b) las clinics, hospitals y de aguas>.
De manera que segfin las pretensiones del CNUS ya
no seran servicios indispensables para la colectividad,alos
transported, la energia motriz y alumbrado, los de aseo
e' higiene pdblicos ni los que desempefien los trabajadores
campesinos en tiempo de recolecci6n de cosechas.
Significa esto, en pocas palabras, que el CNUS pide
la libertad de holgar en tales actividades; pide la legali-
27 -






zacV6n de la huelga en tales servicios; pide, como si fuera
poco, el poder de paralizar en un moment dado industrial,
comercio, agriculture, e impedir que los hospitals pres-
ten la ayuda social para que han sido creados, porque,
repetimos, sin fuerza motriz no seria possible su funciona-
miento; pide que se le autorice la facultad legal de cor-
tar los servicios de agua, porque sin fuerza motriz es im-
posible servirlos. Pide, en fin, se le dd una fuerza tan
enorme que en sus manos estaria, mnediante el ejercicio
del derecho de huelga, el absurd de imponer condicio-
nes aun al poder pdblico.
Afn hay mas: segfn el inciso e) del Articulo 243,
vigente hoy -que el CNUS pide se suprima- tienen la
categoria de servicios pfiblicos y por lo tanto estd prohi-
bida la huelga en los mismos, todos aquellos que < ganismo Ejecutivo declare en todo el territorio de la Re-
pfiblica o en parte de 61, una vez que haya emitido el de-
creto de restricci6n de ciertas garantias individuals a
que aluden los articulos 54 y 138 de la Constituci6n>.
Si la reform solicitada por el CNUS pasa a ser ley,
este inciso del artlculo 243 del C6digo de Trabajo des-
aparece y dej'aria a los sindicatos -que son los que legal-
mente pueden decretar las huelgas- en situaci6n supe-
rior a la del propio Estado. El Organismo Ejecutivo ni
afn por emergencia, por calamidad pfiblica o por tantas
otras razones de defense colectiva, nunca tendrfa la fa-
cultad ni la autoridad de declarar illegal una huelga que
perjudicara grandemente a la naci6n.
La finica raz6n que hay para que el CNUS pida la
reform que comentamos -porque no se concibe otra-,
es la necesidad que tienen' los lideres sindicales de pro-
vocar el desequilibrio econ(6mico total para poder exigir
y justificar la nacionalizaci6n de la tierra y la expropia-
ci6n de todos los medios de producci6n, tendencia extre-
mista que desdice la buena fe que se debe suponer en
quienes se presentan como dirigentes del movimiento
reivindicaforio de la clase trabajadora; y es de temer
que, asT entendido, no se preocupen del bienestar general
actual, siempre y cuando logren el fin previsto de antema-
no que es la abolici6n de la propiedad privada.
La Asociaci6n General de Agricultores y la Camara
de Comercio e Industria repudian la legalizaci6n de la
huelga en los servicios plfblicos que se pretend incluir
con la reform pedida por el CNUS; y esperan que el Con-
greso, con valentia y honradez, la desautorice y rechace
como conviene a un verdadero patriotism.
La Asociaci6n General de Agricultores y la Camara
de Comercio e Industria, representatives del sector pa-
-28-





tronal, exigen que se le de a la colectividad la protecci6n
a la cual tiene derecho y que no se permit la huelga en
aquellos servicios bdsicos e indispensables para el des-
arrollo de la economic national. Lo contrario seria con-
sentir la sovietizaci6n del pais, Guatemala necesita pro-
ducir y no holgar.




LA REFORM AL INCISO d) DEL ARTICULO 62 DEL
CODIGO DEL TRABAJO, ES INCONSTITUCIONAL POR-
QUE ANULA AL PATRONO COMO CIUDADANO, Y
DEJA EN MANOS DE LOS LIDERES DEL CNUS
EL CONTROL POLITICO DE LA NACION


Es derecho constitutional de todos los ciudadanos,
sin distinci6n de clase, -como reza el artfculo 21 de la
Constitucif6n- gozar ampliamente de las garantlas in-
dividuales.
Una de ellas es -al decir del articulo 23 de la mIs-
ma Constituci6n- la facultad que se tiene de organizar-
se en partidos politicos; otra, segfin el artfculo 9o., es el
ejercicio irrestricto del derecho de elegir y ser electo.
Para ambos es indispensable vivir la vida ciudadana
interviniendo en la political y en las cuestiones electorales.
Toda ley que restrinja esas garantlas y viole esos de-
rechos es contraria a los principios fundamentals y nula
desde sus orlgenes.
El inciso d) del articulo 62 del C6digo de Trabajo, tal
como aparece en la reform pedida por el CNUS prohibe
'a los patrons litica electoral o contraria a las instituciones democrdti-
cas creadas por la Constituci6n o ejecutar cualquier acto
que signifique coacci6n de la libertad de conciencia que
la misma establece; asi como influir direct o indirecta-
mente en las decisions political o convicciones religlo-
sas de los trabajadores.
Dos parties contiene la referida reform: una, la que
prohibe, durante el trabajo, levar a cabo propaganda
politico-electorales, media prudent porque tiende a evi-
tar, por una parte, que el trabaJ'ador haga una mala la-
bor o disminuya grandemente su capacidad productive,
ya que su atenci6n estaria puesta en los tdrminos de la
29 -





propaganda y no en la tarea' a efectuar, y por la otra,
tiende a evitar tambien que la influencia patronal pueda
cambiar la opinion de su propio trabajador, en perjuiclo
del mismo.
La Asociaci6n General de Agricultores y la CAmara
de Comercio e Industria, manifiestan su entero acuerdo
con esta prohibici6n, porque reconocen que el taller o los
campos en plenas labores, no son ni pueden tomarse como
lugares apropiados para propaganda que son ajenas al
trabajo mismo.
La segunaa parte de la reform pedida por el CNUS
ya plantea situaciones distintas y refiidas no s61o con el
patriotism, sino tambien con los mas elementales ,prin-
cipios de honradez ciudadana.
En efecto: dice la reform: < a prohibicion patronal- influir direct o indirectamente
en las decisions political o convicciones religiosas de los
trabajadores.
De manera, que, dada la forma en que esta redacta-
do este filtimo pdrrafo se entiende que la prohibici6n es
general, dentro y fuera del trabajo, y se extiende a los
trabajadores propios como a los de otras empresas. Es(
decir: que se prohibe a una persona, por el finico hecho
de ser patron, influir en las opinions political de los tra-
bajadores en general, ya que la mencionada retorma no
dice: de sus trabajadores.
Hay con ello una restricci6n absolute en el ejercicio
del derecho que tienen los ciudadanos de expresar libre-
mente su pensamiento en cuestiones politico-electorales;
hay, tambien, la negaci6n de la ciudadania de la clase pa-
tronal, porque un patrono no podria en un moment dado
hacer propaganda de esa indole dentro de la clase labo-
rante, aunque fuese fuera del taller y fuera del trabajo,
y aunque los trabajadores no fueran los propios.
El ciudadano, sea o no patrono, tiene, amparado en
normas constitucionales, el perfect derecho de manifes-
tarse politicamente como mas convenga a sus convicclo-
nes; y dentro de esas mismas normas, tiene tambien el
derecho de hacer las propaganda que estime buenas pa-
ra el fin que se persigue. En todas las democracies del
mundo asi ocurre; finicamente en las dictaduras del pro-
letariado, como hay tantas en Europa, pasa lo contrario.
.Los components del CNUS piden, con la reform que
tratamos, que legalmente se inhiba la clase patronal de
intervenir en las cuestiones politico-electorales, pues no
se concebiria una actuaci6n tal llevada a cabo exclusiva-
mente por patrons sin tomar en cuenta a la masa elec-
toral que esta formada en su mayor parte por la clase
trabajadora.
30 -





Esto nos hace pensar que lo que el CNUS pretend es
dejar en manos de los sindicatos, la maquinaria electoral
para poder ast, sin luchas ni trabas, elegir a elements
propios para gobernar a Guatemala; lo que es lo mismo,
una pequefia dictadura del CNUS sobre los demas traba-
Jadores libres, sobre los grandes y pequefios propietarios,
sobre los profesionales, maestros, y tantos otros elemen-
tos valiosos que no estarian supeditados a la discipline
del CNUS.
Dijimos que con la reform aducida se anulaba al pa-
tr.ono como ciudadano y vamos a explicarlo: A la hora de
una lucha electoral, los patrons no podrian pertenecer a
un partido politico donde-hubiese trabajadores afiliados,
porque al former parte de 61, es natural que hicieran la
propaganda del caso, y al efectuarla caerian en la prohi-
bici6n cont6nida en la reform, porque estarian influyen-
do directamente sobre las decisionss political de los tra-
bajadores.
Tampoco un patrono en su carActer de ciudadano po-
dria hacer un llamamiento al pueblo para que las eleccio-
nes se produjeran en un sentido determinado, ya que con
ello estaria influyendo tambien en las decisions political
de esos mismos trabajadores.
En una palabra: al patrono se le quitaria su condi-
ci6n de ciudadano y no podria ser un element active en
la vida political del pals.
Esto solo tiene una proyecci6n: anular politicamente
a los patrons y dar al CNUS la fuerza necesaria para go-
bernar a su antojo la repfblica, imponiendo candidates
para los cargos pfiblicos.
Es necesario que el Congreso no se deje sorprender
con la reform que ha pedido el CNUS. Si pasa a ser ley,
la democracia en Guatemala sera una burla desprecia-
ble. Tambien los patrons son guatemaltecos con derechos
y garantias constitucionales; tambidn los patrons son
cifidadanos que pueden elegir y ser electos y organizer par-
tidos politicos. Tambien los patrons forman parte de
este pueblo que hoy se ve en el peligro de caer bajo una
estructura dictatorial manejada por los dirigentes del sin-
dicalismo.
La Asociaci6n General de Agricultores y la Cdmara
de Comercio e Industria apelan al Congreso, apelan a la
ciudadania consciente del pals, a los propios trabajadores,
sindicalizados y libres, para que no se legalice una situa-
ci6nfque es violatoria a la propia constituci6n, que no se
legalice una media que anularA al patron como ciuda-
dano como si fuese inferior a los otros ciudadanos.
31 -






EL CNUS PRETEND CREAR EL CONTRATO VITALICIO
EN BENEIICIO DEL TRABAJADOR POCO ESCRUPUJ
LOSO EN PERJUICIO DEL LABORANTE EFICIENTE

El principio 11 del articulo 58 de la Constituci6n es-
tablece, bajador cuando fuere retirado sin causa justificada, con
la suma equivalent a un mes de sueldo o salario por
cada afio de trabajo continue>>.
Dettro del margen constitutional se ha creado, pues,
el derecho que, mediante el valor de una indemnizaci6
pagada por el patrono, compensa al trabajador cuando es
retirado sin causa just; y, correlativamente, tambien el
derecho patronal de despedir al trabajador indemnizAn-
dolo.
Si la propia constituci6n fija la existencia de la obli-
gaci6n patronal de cubrir la cuantia de la indemnizaci6n
a que nos referimos, es porque en los principios funda-
mentales del Articulo 58 de la Carta Magna se han plas-
mado la facultad incontrovertible, el poder absolute, el
derecho pleno patronal de alejar del taller o del campo
a los laborantes inftiles o innecesarios.
Insistiendo: si no se hubiese establecido por los
constituyentes del 45 el derecho del patrono para despe-
dir a los trabajadores sin basarse en determinada cau-
sal, tampoco se hubiera garantizado el derecho del labo-
rante de exigir el pago de una indemnizaci6n al ser reti-
rado de sus labores injustificadamente.
El CNUS al pedir las reforms del C6digo de Tra-
bajo pretend introducir una enmieida que dice:
( ilizaciones que le corresponden o continuar en su trabajo,.
Hay en el fondo de esta reform la negaci6n abso-
luta del principio constitutional contenido en el Art. 58,
porque de hecho y a la sola voluntad del trabajadof, se
le quita a la parte patronal el derecho del despido injus-
tificado.
Es ecuanime y just que al trabajador despedido sin
causa legal se le paguen los dahos y perjticios que se le
causan con alejarlo del trabajo; y esa fu la raz6n que
tuvieron los legisladores al modelar el derecho obrero en
ese sentido. Pero ampliar el derecho del laborante has-
ta los limits de poder decidir si se le reintegra en el tra-
bajo o recibe la indemnizaci6n, es algo inconcebible den-
tro de su regimen institutional:
Se darian casos injustos con la reform que apun-
tamps:
a) un trabajador es despedido por insultar a su pa-
32 -






trono. Pero, dadas las pocas bondades de la ley proce-
sal del trabajo, no se logra comprobar la veracidad de la
causa de despedido. El Juez, entonces, condena al pa-
trono y el laborante rechaza la indemnizaci6n y opta por
volver al trabajo. ,No es 6sto un motivo de indignidad
para la persona del patrono que se veria obligado a so-
portar la presencia de quien lo ha ultraj'ado?
iSe evita con esa reform la poca armonia existen-
te entire el capital, y el trabajo o es que quienes la piden
desean, por un mal sentimiento, la humillaci6n del hom-
bre-patrono, como si con ello se pudieran resolver los
problems obrero-patronales?
b) Un patrono despite a un trabajador sencillamen-
te porque no le satisface su trabajo o ya no lo necesita.
Como el obrero o campesino puede optar por el reintegro,
opta por 61 y el patrono, obligatoriamente debe restituir-
lo en su puesto. 4No es crear el contrato vitalicio de tra-
bajo en perjuicio del patrono y hasta del trabajador hon-
rado y eficiente?
Hay que Convenir que si a un mal trabajador no se
le puede sustituir por uno bueno, el perdidoso es el la-
borante honrado y eficiente, como lo planteamos en la
pregunta anterior.
No es con el contrato vitalicio con lo que el traba-
jador puede mejorar de condici6n. Si los lfderes sindi-
cales .fuesen patriots y de mente sana, en vez de pro-
piciar esa perpetuidad en el contrato de trabajo, se preo-
cuparian por crear escuelas, sostenidas con los fondos
sindicales, que son cuantiosos y no se sabe para qu6 sir-
ven, para instruir a sus agremiados en las labores agriL
colas e industriales y capacitarlos profesionalmente.
Nada de esto Ileva a cabo el CNUS, tal vez porque
comprende que el laborante alfabeto y especializado no
se dejarfa esclavizar por el sindicalismo, ni seria masa
facilmente maleable para una lucha de classes.
En el manifiesto del 21 de los corrientes, el CNUS
dice textualmente:
gio emprendida con el objeto de- confundir a la opi-
ni6n pfiblica en relaci6n con las j'ustas aspiraciones
de los trabajadores organizados, al pedir 6stos al-
gunas reforms al C6digo de Trabajo, sin duda al-
guna, es el uiltimo de los peones que la reacci6n pu-
so en el tablero para completar la obra de sabotaje
en que se han empefiado los enemigos de la Revolu-
ci6n.
Es del caso recorder que la tActica comunista, en
aquellos paises que no tuvieron el valor de evitarla, ha
33 -






consistido en lanzar, demag6gicamente, cargos falsos
contra los grandes y pequefios propietarios: comerciantes,
industriales y agricultores, responsabilizandolos, dolosa-
mente, de la carestia de vida y de las crisis econ6micas.
Como esos cargos se propagan por la radio, en peri6dicos
extremists, en folletos, en volantes y hasta en con-
versaciones privadas dentro del element que se quiere
convencer; como esos cargos son oldos y lefdos por las
masas fanatizadas bajo el arrastre de los lideres sindica-
les, el resultado es que los pueblos, asi engafiados, se
enardecen contra el sector patronal y se entregan al co-
munismo, en la falsa creencia que un gobierno de esta ca-
lidad les dard lo necesario para hacer de su vida algo
fdcil y comfortable.
Asi cayeron Yugoeslavia, Rumania, Polonia, Austria;
asi caera toda Europa y si las Naciones Unidas no ponen
coto a tal political, asi caera en manos comunistas, toda
la Am6rica.
Y la political seguida en aquellas naciones, hoy en-
tregadas a gobiernos comunistas, empez6 con el sindica-
lismo forzoso, la creaci6n de una central sindical inica,
la libertad y el fomento de huelgas en servicios pfblicos
y la restricci6n de los derechos patronales, hasta llegar
-a su complete abolici6n. Precisamente la misma political
que hoy lleva a cabo el CNUS.
En su manifiesto del 21 de los corrientes, esa .Enti-
dad ataca a la Asociaci6n General de Agricultores y a
la CAmara de Comercio e Industria, acusandolas de ha-
cer publicaciones desleales y antipatri6ticas, de confundir
a la opinion pfblica en relaci6n con las justas aspiracio-
nes de los trabajadores organizados (debieron aclarar
que se trata de lideres .organizados), y que son la AGA y
la CCI los iltimos peones de la reacci6n.
Se siente en esa parte del manifiesto la tactica mos-
covita llevada a cabo inteligentemente. EC-GNUS declara
velar por la democracia y lo que pretend es implantar
una dictadura de tipo socialist dirigida y mantenida por
sus propios lideres. El CNUS declara que nuestra inten-
ci6n es confundir a la opinion pfblica, pero no ha contra-
dicho ninguno de los arguments expuestos en estas pu-
blicaciones. El CNUS nos lanza el cargo' de reacciona-
rios, cuando es bien sabido que el sentido de las exposi-
ciones que ordenamos tienen por objeto, como muy clara-
mente se ha expresado, evitar el desequilibrio econ6mi-
co national impidiendo las huelgas en servicios pdblicos,
evitar la abolici6n de la propiedad privada impidiendo
que los sindicatos gobiernen y administren las empre-
sas privadas, evitar el asalto al powder pfblico por las
34 -






organizaciones sindicales, impidiendo que se les de a las
mismas el control politico electoral de la naci6n.
iDnde estard la falta de patriotism: en los lide-
res del CNUS que piden para si toda la maquinaria elec-
toral con miras a llegar al poder pfiblico o en el sector
patronal que se opone a la sindicalizaci6n forzosa, a las
huelgas en tiempo de cosechas, a la intromisi6n de los
sindicatos en la administraci6n y direcci6n de las empre-
sas privadas?
FIcil es inclinarse por el lado de la raz6n.
La AGA y la CCI enfaticamente declaran que no es-
ti.n contra las reivindicaciones justas de los trabajado-
res; pero si luchardn por impedir el despotismo politico,
social y econ6mico de los dirigentes sindicales que, en co-
mite de unidad sindical, serAn los finicos beneficiaries
con un gobierno de trabajadores organizados.

Guatemala, 26 de Septiembre de 1947.




Los trabajadores refutan las calumnias

del binomio AGA CCI

A pesar de los reiterados ataques de la AGA y de
la Camara de Comercio e industrial contra el Comit6 Na-
cional de Unidad Sindical, por las propuestas de refor-
ma al C6digo de Trabaj'o, presentadas al Congreso de la
Repfiblica, 6ste ha decidido aplazar la respuesta a las di-
ferentes interpretaciones voluntarias y a las acusaciones
veladas, con el fin de poder mejor ponderar los argumen-
tos presentados y dar en definitive una respuesta aplas-
tante. Sin embargo, la iltima publicaci6n de las asocia-
ciones patronales adquiere caracteres tan graves que el
CNUS no puede continuar el silencio que hasta la fecha
se habia impuesto.
Las calumniosas conclusions a que se pretend lle-
gar en la publicaci6n del miercoles 24, nos da la media
de lo que son capaces los gratuitos enetnigos de la orga-
nizaci6n sindical. Sus publicaciones a pdgina entera, han
rebasado los limits que la 6tica y sus propias leyes socia-
les les sefialan. En efecto, el articulo 7 de los Estatutos
de la CCI, aprobados por Acuerdo gubernativo de prime-
ro de febrero de 1947, dice textualmente: ajena a toda cuesti6n political y religiosa; y no puede per-
35 -







mitir que en su nombre o en su seno se trate, se discuta
o se tomen acuerdos o resoluciones sobre esa clase de
asuntos>. Est& claro, pues, que la CCI no puede inter-
venir en la political, sin embargo, arrastrada por' la AGA,
con una insistencia sumamente sospechosa, han venido
confundjendo las cuestiones propias del trabajo con la
political del pais. No otra cosa es la tendenciosa campaiia
de indiscutible color politico en que se han empefiado las
dos asociaciones mencionadas. Despuds de casi un mes
de haber empezado esa obra de difamaci6n, todavia no
les ha sido possible colocarse en el verdadero piano juridi-
co y ponderado que era de esperarse ha sido asi; precisa-
mente porque no era ese el interns de tales publicaciones,
ya que la intenci6n manifiesta fu6 y sigue siendo aprove-
char las para mezclar maliciosamente
los asuntos del trabajo con la inestable political del pais.
Estas y muchas otras consideraciones tendremos que
hacer al rededor de la situaci6n creada por la AGA y
la CCI; las que nos reservamos para un future pr6ximo,
pero desde ahora sefialamos el hecho delictuoso cometido
por quienes dirigen esa campafia, al enrolar indirectaL
mente en la political de Guatemala a los extranjeros que
militan en ambas instituciones. Asi es en efecto: la AGA
y la CCI cuentan en su seno con gran nfimero de asocia-
dos no guatemaltecos a quienes nuestras leyes les pro-
hiben tacitamente intervenir en cuestiones de orden po-
litico. La dolosa intenci6n de la AGA-CCI al tratar de
confundir a la opinion piblica, relacionando los aconte-
cimientos politicos con las peticiones del CNUS al Con-
greso de la Repdblica, los coloca en un piano sumamen-
te peligroso. El CNUS quiere career que no todos los
miembros de ambas asociaciones patronales han tenido
que ver con tan censurable actitud, pues nos consta que
much's de ellos son personas honorables e incapaces de
adoptar esa postura que dice muy poco de las gentes que
tienen en sus manos la agriculture, el comercio y la in-
dustria del pais. Es mds, es ya del conocimiento pfiblico,
cual ha sido la reacci6n del Licenciado Julio G6b'ez Ro-
bles, asesor juridico de la CCI, al observer el tortuoso ca-
mino escogido por dicha asociaci6n patronal. El Licen-
ciado G6mez Robles no solamente declar6 que no habia
tenido intervenci6n en la confecci6n del trabajo que se
estaba publicando sino que al hacer pfiblica su defini-
ci6n ideol6gica, estA tacitamente diciendo su desacuerdo
con esa campafia publicitaria. Las declaraciones del Li-
cenciado Julio G6mez Robles, y las que nos han hecho
infinidad de agricultores, comerciantes e industriales,
dejan ver con absolute claridad que la AGA y la CCI es-
36 -





tan siendo aprovechadas por un grupo de individuos in-
teresados en crear problems al Estado y a la socied;ad.
Esto se explica, precisamente, por el desacuerdo manifes-
tado por las personas con quienes hemos cambiado ime
presiones con respect de las escandalosas publicaciones
que han motivado esta y las siguientes refutaciones que
el CNUS tendr& que hacer.
Repetimos que muy pronto -daremos una respuesta
definitive y aplastante; por ahora nos concretamos a
la filtima publicaci6n que sin lugar a duda constitute
delito de calumnia.
Afirman nuestros difamadores que es consecuencia
del derecho de propiedad privada el derecho del propie-
tario de nombrar irrestrictamente sus representantes;
que las leyes vigentes garantizan tal facultad y que se.
ria impossible administrar y dirigir las empresas privadas
sin dicha facultad. De ahi pasan las asociaciones patro-
nales a manifestar que el prop6sito de la reform suge-
rida al artlculo 112 del C6digo de trabajo, implica la su-
jeci6n del patrono, en lo que respect a la faculta4 de
nombrar sus representantes, al arbitrio de los sindicatos.
El espiritu de la reform propuesta no puede estar mAs.
distant de lo que pretenden ver los patrons. El CNUS,
como organizaci6n superior del movimiento sindical de
Guatemala, es respetuoso de los preceptos establecidos
por la Constituci6n de la Repfiblica. Esta garantiza el
el derecho de propiedad privada en una Empresa privada
implica la facultad de nombrar a las personas que han:
de dirigir la Empresa y de defender sus intereses. S61o
una mentalidad calenturienta puede atreverse a confun-
dir la reform sugerida al articulo 112 del C6digo de Tra-
bajo con este derecho constitutional.
Si el patrono decide delegar el ejercicio de los dere-
chos de propiedad en representantes suyos, tales como apo-
derados, gerentes, administradores u otros empleados de
confianza, esta obrando dentro de las naturales faculta-
des del derecho de propiedad.
El reconocimiento del derecho de propiedad no impli-
ca sin embargo, que el patrono, a su voluntad y arbritrio,
pueda determinar con complete independencia que em-
pleos y que funciones constituyen representaci6n suya y
por lo tanto, que sean de su exclusive resort. Si se con-
cediera al patrono esta facultad irrestricta, tendriamos
que 61 podria independientemente incluir al cuerpo com-
pleto de sus trabajadores dentro de la categoria de 'em-
pleados de confianza y de representantes suyos. Para
evitar ese absurdo que ademas de no ser necesario para
37 -






la direcci6n y manejo de la Emipresa, constitute una se-
ria amenaza para las organizaciones sindicales, el CNUS'
propuso.la eliminaci6n del parrafo 3o. del articulo 112 y
su sustituci6n por el siguiente: dicato la aceptaci6n o rechazo de los representantes del
patrono o empleados de confianza>. Tal vez este parrafo
no tenga la complete y nftida claridad que seria deseable,
sin embargo, de esto a que se impute al CNUS el deseo de
tener plena facultad en la direcci6n y administraci6n de
las empresas privadas, hay un abismo muy grande. El
CNUS no ha pretendido en ningin moment tener la deci-
si6n exclusive con respect a qu6 personas el patrono
pueda nombrar como sus representantes. No solamente
no tendria esto prop6sito alguno dentro de la organizaci6n
sindical, sino que tendria el efecto de incluir dentro del sin-
dicato a personas no identificadas plenamente con los fi-
nes y prop6sitos de esta agrupaci6n de defense econ6mica
de los trabajadores. Lo que si desea en definitive es que
la determinaci6n del caracter de representante de patro-
no no quede al complete arbitrio de 6ste, y que el Sindi-
cato tenga participaci6n en tal determinaci6n. Solamen-
te teniendo el Sindicato ingerencia en tal acto, puede ga-
rantizarse en su organizaci6n y evitar invasiones del pa-
trono en el grupo de sus afiliados.
De esta manera declaramos enfAticamente que reco-
nocemos el derecho de propiedad de los patrons y su
consecuente facultad de nombrar sus representantes pero,
a la vez, negamos categ6ricamente que dste pueda a su
arbitrio, determinar que tal o cual empleo es de repre-
sentaci6n o que las funciones del empleo son de caricter
confidencial.
De la manera mds categ6rica, el CNUS rechaza los
sofismas vertidos por la AGA y la CCI que tratan velada-
mente de identificar la Central Sindical fnica del pais con
el Partido Comunista fundado hace dos afos. Nuestros
detractors no tienen la franqueza de hacer formal acusa-
ci6n de comunismo al CNUS, pero por medio de gruesas y
cuasi delictuosas analogias o inferencias, Ilevan al animo
del pfiblico la idea de que existe una identificaci6n entire
aquella agrupaci6n political inexistente y el CNUS.
El CNUS fu6 fundado, con pesar manifiesto de la
reacc6n, para unificar a las federaciones sindicales que
hasta hace poco actuaban de manera incoordinada e in-
dependiente. Al establecerse, se trat6 de darle una direc-
ci6n comfin al movimiento sindical y de presentar un fren-
te fnico de defense de los trabajadores, frente al grupo
patronal, de acuerdo con la ley. El hecho de que el Par-
tido Comunista de Guatemala haya establecido en 1945,
38 -





como principio suyo, la fundaci6n de una Central sindical
finica, no da base para deducir con sobra de malicia que
uno y otro movimiento tengan la menor conexidn o re-
laci6n.
Sin tomar en cuenta la ridicule de nuestros difama-
dores al relacionar el Partido Comunista inexsistente con
las reforms al C6digo de Trabajo sugeridas por los tra-
bajadores, si hay que sefialar el hecho de que el supuesto
paralelismo a que se refieren la AGA y la CCI ha lleva-
do a estas asociaciones patronales al campo de la calum-
nia, delito que estA penado por las leyes del pals, y del
que tendran que responder en su oportunidad.
Guatemala, 26 de septiembre de 1947.
Comit6 Nacional de Unidad Sindical.-Victor Manuel
Gutierrez G. Confederaci6n de Trabajadores; Arturo
Morales Cubas, Federaci6n Sindical de Guatemala; -
Manuel Pinto, Secretario general del CNUS; -Gumercin-
do Tej'eda, Federaci6n national de Trabajadores.



EL CNUS MALICIOSAMENTE TRATA DE ATEMORIZAR
A LOS EXTRANJEROS QUE MILITANT EN LA
AGA Y LA CCI.

La publicaci6n firmada por los componentes del
CNUS que la prensa did a conocer el dia 27 de septiembre,
contiene muchas fra'ses, palabras y concepts que caen baj'o
las sanciones penales. Sin embargo, la AGA y la CCI se
abstendrdn de recurrir a los tribunales de justicia, no por
temor, sino porque comprenden la falta de conocimientos
juridicos que demuestran quienes redactaron tal exposi-
ci6n; y, ben6yolamente, condonan las penas que pudieran
corresponder a los culpables.
No estamos interesados en hacer de una lucha de
ideas que girin al rededor de unas reforms al C6digo de
Trabajo, un escandalo social que, dado el medio en que
se actfia, mas beneficiaria a los dirigentes obreros que al
sector patronal. Con 1l se apuntalaria la lucha de classes,
desastrosa para el pals, que indirecta y tal vez inndons "
cientemente, prepare el CNUS con el ataque sistematico
contra los patrons levado a cabo en mitines, radiodifu-
soras, publicaciones y manifestaciones.
No contestamos insultos; tampoco razonamos contra
la sinraz6n de muchos conceptos. Nos concretaremos a
lo esencial.
39 -






El inciso 14 del articulo 5o. de los Estatutos de la
CCI dice que es atribuci6n de la entidad pedici6n, reform y abrogaci6n de leyes, decretos, regla-
mentos, tarifas y disposiciones cuando se estime conve-
niente para el mejor desarrollo de la economfa national.
El inciso 2o. de este mismo articulo dice que otra de sus
atribuci,ones es roses legitimos de sus asociados>.
El artfculo 2o. de los estatutos de la AGA dice: Asociaci6n tendra por objeto promover el desarrollo y
progress de la agriculture y todo lo que con ella se rela,
cone, asi como defender los intereses de los agricultores.
Con lo anterior se comprende que ambas institucio-
nes, dentro de la ley primaria de sus estatutos, tienen no
s6lo la facultad, sino la obligaci6p de discutir el conteni-
do de leyes o sus reforms.
Se comprende tambien que la clausula de exclusion,
la huelga en servicios pdblicos y durante los trabajos de
recolecci6n de frutos agricolas, la prohibici6n absolute
para el ciudadano patrono de intervenir en la political
electoral, la administraci6n y direcci6n de las empresas
privadas por el sindicato y el contrato vitalicio de trabajo
(para mencionar finicamente lo que hasta ahora se ha
tratado), sin inconvenientes para la economia del pais.
La AGA y la CCI, entonces, pueden y deben oponerse a
tales medidas.
Fud el Licenciado Julio G6mez Robles quien redact6
los estatutos de la CCI; fu6 l1 quien pens6 y redact6 el
contenido d.el inciso 24 del articulo 5o. que anteriormente
se describe; y es basada en ese mismo inciso que la CCI
discute las reforms al C6digo de Trabajo. Es extrafio
que quien faccion6 los referidos estatutos sostenga, hoy,
que la entidad no tiene facultades amplias y suficientes
para intervenir en la discusi6n de enmiendas que se pre-
tenden legalizar' en el C6digo de Traba3'o.
Por ello es risible que el CNUS afirme que el Licen-
ciado G6mez Robles haya reaccionado renunciando de la
CCI, < asociacion patronal>.
Maliciosa es la aseveraci6n del CNUS acerca de que
la CCI y la AGA hayan cometido enrolar en la political de Guatemala a los extranjeros que
militan en ambas instituciones>, porque publicar la opi-
ni6n patronal con respect a las leyes de trabajo, no es
hacer political en ninguna parte del mundo, ademAs tal
gesti6n estA autorizada por los respectivos estatutos apro-
bados por el Estado.
Se siente muy hondo el deseo de los dirigentes del
40 -





CNUS de atemorizar con una falta absolute de toda moral,
a los extranjeros que militan en la AGA y la CCI, para
obligarlos a que se retiren de ambas instituciones o que
manifiesten su descontento por la campafia que sostienen
las entidades. Se siente tambien el deseo que tiene el
CNUS de quebrar la unidad y la fuerza de los sectors
patronales.
A nuestros asociados extranjeros les hacemos saber:
La campafia llevada a cabo para que las reforms al C6-
digo de Trabajo se mediten antes de legalizarlas, no cons-
tituye actividad political; y que el CNPS maliciosamente.
declare lo contrario con el fin preconcebido de confundir-
los y hacerlos renunciar de ambas entidades.
Es curioso que tal tActica sea similar a la que en los
Balcanes pusierofi en practice los elements comunistas
para abolir el regimen democrdtico. Pero esto no indica
de nuestra parte una acusaci6n informal de que los diri-
gentes sindicales sean de esa ideologia. Solamente pen-
samos que estas coincidencias estgn perjudicando a los li-
deres obreros.
Dice el CNUS textualmente: < Licenciado Julio Gomez Robles y las que nos han hecho
infinidad de agricultores, comerciantes e industriales,
dejan ver con absolute claridad que la AGA y la CCI es-
tan siendo aprovechadas por un grupo de individuos inte-
resados en crear problems al Estado y a la Sociedad>>.
~Desde cuindo se crean problems al Estado con la
discusi6n de una reform a la ley? 4O es que se cree
que el Estado es el propio ChfS? Efectivamente los pro-
blemas son para los dirigentes obreros que no pueden sos-
tener hoy en terrenos j'ustos y ecuanimes, constitucionales
y juridicos, las reforms que pidieron al Congreso.
No comprendemos cual es la pmnente de los firmantes
de las refutaciones al aseverar que la AGA y la CCI es-
tan crendole problems al Estado.
El Estado, representado en este caso por el Congre-
so, tiene obligaci6n de oir las opinions de los diferentes
sectors econ6micos de la Reptiblica, sean nacionales o
extranjeros,.para poder asl legislar con el maximo de jus-
ticia social.
Con relaci6n a que es un grupo de individuos el que
ha aprovechado a la AGA y a la CCI para crear esos
problems, s6lo podemos manifestar que los dirigentes
del CNUS se equivocan porque las publicaciones ordena-
das estin respaldadas por el principio constitutional que
garantiza la libre emisi6n del pensamiento y por los arL
ticulos 5o. y 2o. de los estatutos de ambas instituciones.
No es un grupo de patrons malamiente interesado el que
41 -





ha provocado estas discusiones: es el propio CNUS al pe-
dir unas reforms al C6digo de Trabajo que son inconsti-
tucionales, inconvenientes para la, economfa del pais y
delatoras de la ambici6n political electoral que los empuja
hasta querer ejercer un control absolute sobre los secto-
res electorales eliminando al ciudadano-patrono de las
actividades de esa Indole.
El concept juridico y legal de calumnia se resume
en la imputaci6n falsa de un hecho delictuoso. Si el he-
cho imputado es veridico, no hay calumnia, verbigracia:
si alguien le dice a una persona que ha hurtado un som-
brero y tal hecho es falso, enfonces se incurre en el deli-
to de calumnia. Pero Si efectivamente hubo hurto, en-
tonces no hay calumnia porque el hecho es cierto.
Parece como si los firmantes de la publicaci6n del
CNUS no saben de estas cosas. Al final de su exposici6n
dicen: refieren la AGA y la CCI ha Ilevado a estas asociaciones
patronales al campo de la calumnia, delito que esta pena-
do por las leye del pals y del que tendrdn que responder
en su oportunidad>.
Z.Qu6 delito se les ha imputado para que se sostenga
tal criterio? Decir sencillamente que es curioso que el
partido comunista y el CNUS propendan igualmente a la
central sindical finica, no es imputar a los dirigentes de
las agremiaciones obreras y campesinas delito alguno,
porque en Guatemala no hay ley que pene a los que son
conimnistas ni tampoco es afirmar que pertenecen a ese
partido.
Luego no puede haber calumnia y por lo tanto la
acusaci6n future que presentard el CNUS ante los tribu-
nales de justicia carecera de toda base juridica para con-
denarlos.
En sfntesis lo que esencialmente afirm6 el CNUS en
la publicaci6n del 27 de septiembre fue que < de la reform al articulo 112 del C6digo de Trabajo por
medio de la cual queda a juicio del sindicato la aceptaci6n
y rechazo de los representan-tes del patrono o empleados
de confianza>, adolecia de una falta de claridad y nitidez.
Analice la opinion pfiblica castizamente la referida
enmienda y comprenderA que redactada como esta s61o
cabe una interpretaci6n: que el sindicato puede rechazar
o aceptar a los representantes del patron que son precisa-
mente los gerentes, administradores, apoderados y demAs
personal de administraci6n.
Si el CNUS acepta que la reform no es clara ppor
qud no se dirige al Congreso enmendindola en la media
que explica?
42 -





Esa seria la actitud correeta, si es que efectivamen-
te no tuvieron la intenci6n de tomar para si el usufructo
de las empresas privadas.
Sin embargo, iqu6 nos dicen los dirigentes del CNUS
de la clAusula de exclusion, de las huelgas en servicios pi-
blicos, de las prohibiciones patronales para influir direc-
tamente sobre las decisions political de los trabaj'adores,
del contrato vitalicio de trabajo, medidas todas ellas in-
constitucionales y perjudiciales a la economic national?
Sin son violatorias a la Constituci6n de la Repfiblica,
, ,por que el CNUS afirma en su refutaci6n que sus compo-
nentes son retpetuosos a la misma Constituci6n?
Francamente no se comprende una actitud tal.
No vale la pena referirnos con insistencia al dicho
del CNUS relative a que la AGA arrastr6 a la CCI a la discu-
si6n piblica de las reformas al C6digo de Trabajo.' La
CCI tiene personalidad juridica complete para obrar por
si sola; y sus components se estiman como personas ca-
paces, con valor suficiente para tomar decisions que pro-
tejan a Los asociados y eviten el desequilibrio econ6mico
national. La AGA, entidad seria y responsible, no po-
dria arrastrar a ninguna otra entidad, porque la idea
de implica debilidad y falta de criterio en'el
> Y por filtimo es curioso (tantas curiosida-
des que se dan en la vida) que el Lic. G6mez Robles y
el CNUS hayan usado la misma palabra y el mismo con-
cepto en oportunidades distintas.
Con fecha 22 de sep. 1947, el Lic. G6mez Robles le
dijo a la CCI: < cesidad de hacer en la prensa diaria y de haber definido
mi posici6n frente a la lucha clasista a que ha sido
arrastrada la Camara de Comercio e Industria de
Guatemala, consider de mi deber presentar a Uds. re-
nuncia irrevocable del cargo de Asesor Jurldico, que en
matdrias administrativas y fiscales he venido desempe-
fiando desde el mes de Noviembre de 1944>.
Con fecha 26 de Sep. 1947, el CNUS dijo:
< la political, sin embargo, arrastrada por la AGA
con una insistencia sumamente sospechosa, han venido
confundiendo las cuestiones propias del trabajo con la
political del pals>.
Asombrosa e impremeditada coincidencia: ambos
expresan el mismo concept con las mismas palabras. Pe-
ro olvidan que no estamos haciendo political ni apoyamos
una lucha de classes. La discusi6n de una reform de una
ley no puede ser factor inicial de lucha clasista como
equivocadamente lo asegura el Lic. G6mez Robles.
43 -





En del 23 de septiembre de 1947 se da la
noticia que celebrardn sesi6n extraordinaria todos Los
comites ejecutivos de las oentrales obreras para tratar
sobre la actual situaci6n political que atraviesa el pals,.
En el mismo peri6dico se da la noticia de que la Fe-
deraci6n Sindical de Guatemala le dirige un telegram
por la destituci6n del Ministro Villagrn>; y en donde
le manifiestan que la clase trabajadora veria con agra-
do que el nuevo ministry, sea una persona identificada
con las aspiraciones de la clase laborante>.
En del 22 de septielbre se publi-
can las declaraciones firmadas por los components del
CNUS en las cuales aseguran impedir todo trastorno politico>.
En El Imparcial del 20 de Septiembre aparece pu-
blicado el manifiesto de la CTG determinando su posici6n
ante el moment politico y afirman que be suprimir con toda energia los focos de conspiraci6n.
permanent, aplicando con rigor las leyes de la repfibli-
ca. y que debe vigilar que cesen las provocaciones patro-
nales en la ciudad y en el campo, provocaciones que tien-
den a alterar la paz y el orden pidblicos y a justificar la
represi6n en contra de los trabajadores.
Se ve, pues, que son las organizaciones sindicales las
que intervienen en la political del pals aun contra dispo-
siciones express del C6digo de Trabajo que pena esas
actividades con la disoluci6n de las agremiaciones cul-
pables. En cambio a la AGA y CCI no se les puede ta-
char una conduct de esa clase porque no desean ni pien-
san hacer de sus instituciones, agrupaciones political dis-
frazadas.
Hay algo mAs: la CTG en su manifiesto lanza el car-
go de que son las entidades patronales AGA y CCI quie-
nes hacen provocaciones .para alterar la paz y el orden
pfiblico y justificar la represi6n contra los trabajadores.
Primeramente no sabemos' que se hayan torado medi-
das represivas contra el element trabajador, ni afn contra
aquellos sindicados de comunistas; por otra parte, dis-
cutir por la prensa el contenido de las reforms al C6di-
go de Trabajo pedidas por el CNUS, no constitute en nin-
gun terreno ni en ningin idioma provocaciones para al-
terar la paz y el orden pfiblico.
Ahora bien: si el CNUS y la CTG consideran que ra-
zonar en contra de sus objetivos es alterar la paz y el
orden pfiblico, entonces debemos concluir en que la li-
bre emisi6n del pensamiento para discutir ideas, consti-
tuye en opinion de los dirigentes obreros, una falta tan
44 -






,grave que amerita la destruccion del sector patronal.
,Es dsto honrado?

EL CNUS PIDE EL PAGO DE SALARIES A INDIVIDUOS
QUE, SIN TENER INCAPACIDAD ALGUNA, FALTA AL
TRA)BAJ$, LO QUE ADEMAS DE SER INMORAL
FOMENTA LA VAGANCIA

Otra dd las reforms al C6digo de Trabaj'o que el
CNUS puso en conocimiento del Congreso, se refiere a las
obligaciones patronales y dice:
salario, a los miembros del Comit6 ejecutive que tengan
que cumplir compromises relacionados con los intereses
de la organizaci6n. Asimismo, deben conceder licencia
con goce de salario a los miembros del sindicato que
sean requeridos por las autoridades de trabajo, previa
comprobaci6n>.
EstA bien que las leyes 'y el Estado protejan a cinco
de los directives de los sindicatos de trabajadores; pero
pretender que sea el patrono quien pague el tiempo que
6stos dedican a ejercer sus funciones de dirigentes, es ya
inmoral y contrario a la Constituci6n.
El articulo 55 de la Constituci6n determine que el
trabajo es una, obligaci6n social, lo que significa que to-
dos los elements de la sociedad tienen el deber de pro-
ducir en beneflcio de la colectividad.
Asi se entiende qu el pago de salaries es consecuen-
cia exclusive de la labor efectiva que se ejecuta en bien
del grupo o de empresarios particulares.
Otras prestaciones que constitucionalmente se cu-
bren por el patron provienen de incapacidades, acciden-
tes profesionales, maternidad, vacaciones, asuetos pa-
gados: en tales casos el trabajador no labor porque hay
un principio fundamental que sostiene la obligaci6n pa-
tronal de cubrir esos beneficios.
La AGA Y la CCI, consecuentes con el movimiento
social que se opera en el mundo, han considerado que los
constituyentes del 45 tuvieron vision para dar a cada
quien lo que justamente le corresponde; y todos los em-
presarios privados cumplen estrictamente con el deber
de pagar salaries cuando, el trabajador, por incapacidad
o enfermedad provenientes del trabajo, por maternidad,
vacacionoes o asuetos legales, toma el descanso. que la
propia Constituci6n ha fijado.
La AGA y la CCI reconocen que tales medidas, plas-
madas en el derecho obrero Guatemalteco, constituyen
varias de las reivindicaciones proletarias a que tienen de-
45 -






recho los trabajadores, si es que efectivamente se quiere
realizar la justicia social adecuada al medio.
El derecho constitutional, como base primaria para
regular el pfiblico y el privado, fija ciertos linderos de los
cuales las leyes comunes no pueden salirse. Si una ley,
ignorando el contenido de la no'rma fundamental, da mds
derechos e impone- ms obligaciones, desnaturaliza la
base constitutional que debe, en todo caso, restringir en
la media de sus dimensions, la material de que se trata.
De manera que si el C6digo de Trabajo extiende las
obligaciones patronales a limits no aceptados por la
Constituci6n, tales obligaciones no son imperativas por
contradecir la regla basica sancionada en la propia cons-
tituci6n.
Si analizamos el capitulo de la Constituci6n del 45,
relative a Garantias Sociales, no encontramos un prin-
cipio que d6 a los trabajadores, miembros del comitd eje-
cutivo de los sindicftos, el derecho de cobrar al patrono
el salario que pudiese corresponder al tiempo que dedi-
quen a cumplir compromises con su organizaci6n.
Tampoco encontramos fijada la obligaci6n patronal
de cubrir los salaries que correspondent a los componen-
tes de aquellos Comites.
La AGA y la CCI, unidas para la defense de los in-
tereses generals y legitimos de sus asociados y apo-
yados en sus estatutos, estiman que la reform pedida
por el CNUS viola la Constituci6n de la Reptiblica y por
lo tanto no puede legalizarse.
El Articulo 221 del'C6digo de Trabajo al establecer
Los requisitos que los'estatutos de los sindicatos deben
contener, obliga en su inciso h) a fi'ar el monto de las
cuotas ordinarias de los asociados y la cuantia razonable
de los gastos de administraci6n.
Una vez aprobados por el Estado, los estatutos y
consecuencialmente las cuotas y gastos de administra-
ci6n, tienen caracter de ley dentro de la organizaci6n
y sus modalidades son obligatorias.
Si el Sindicato estA cbnstituido para la defense eco-
n6mica y social del trabajador; si el sindicato es una
instituci6n que recibe fondos por medio de las cuotas de
sus asociados; si el sindicato tiene facultades legales pa-
ra fijar los gastos de administraci6n; si las actividades
de los miembros de los comit6s ejecutivos de los sindi-
catos no constituyen factors que produce riqueza co-
mo lo es el trabajo; si no hay un principio constitucio-
nal que haya creado la obligaci6n patronal, entonces
QUE SEA EL PROPIO SINDICATO, CON SUS PROPIOS
FONDOS Y DENTRO DE SUS GASTOS DE ADMINIS-
46 -






TRACION el que cubra los salaries de sus miembros di-
rigentes cuando satisfagan los compromises de su orga-
nizaci6n.
No se justifica la reform pedida por el CNUS,
si son los trabajadores sindicalizados los finicos que sal-
dran favorecidos por las gestiones de sus dirigentes; si
estos mismos laborantes pagan una cuota para los gas-
tos de administraci6n lo moral, lo just, lo constitucional
es que con esos fondos se cubran los salaries no perci-
bidos por los dirigentes, cuando se ocupah en asuntos
gremiales.
La refoma pedida por el CNUS a que nos referimos,
en la forma en que es esta planteada s6lo amerita, (den-
tro de terrenos puramente deductivos) una conclusion
que quienes pretenden tal cosa, estiman que para fomen-
tar el sindicalismo en Guatemala es necesario que los
miembros de los comit6s ejecutivos den todo su tiempo a
la propaganda indispensable, debido, sin duda, a que ya,
hay en el pueblo trabajador una frialdad extremada por
el sindicalismo, porque, hasta hoy, el sindicalismo no ha
servido para la defense econ6mica y social del asociado,
sino como lo han demostrado las organizaciones obreras
por declaraciones hechas en la prensa y platicas radia-
les, para intervenir con 6xito en la political del pais.
Los sindicatos, por tales, declaraciones, se han per-
filado en verdaderos partidos politicos con la diferencia
que s61o aceptan en sus filas a una clase de ciudadanos:
los trabajadores.
Es triste que se haya desprestigiado en tanto el mo-
vimiento sindical de Guatemala, porque ahora ni patrons
ni trabajadores tienen fe en esas organizaciones que mAs
se preocupan por la preponderancia political que por los
fines que le son propios.
La AGA y la CCI no indican con lo anterior que ad-
versan el sindicalismo para la clase trabajadora. Ven
con buenos ojos las actividades de los pocos, poquisimos
elements obreros que hacen labor en los conrit6s ejecu-
tivos; pero advyersan la tendencia revolucionaria que ha-
ce de los lideres obreros, politicos oportunistas que se
aprovechan del respaldo de las masas para subir a los
puestos claves del gobierno.
Una situaci6n muy rara se verfa con frecuencia, da-
da la redacci6n de la enmi'enda que comentamos: el miem-
bro o los miembros del Comit6 Ejecutivo pedirian y con-
seguirfan, con goce de salario, dos dias de permiso. Al
tercer dia se presentarian al trabajo y laborarfan sus
ocho horas obligatorias: pero antes de retirarse solicita-
rlan otro permiso de otros dos dias, tambi6n con goce de
-47 -






salario y el patron legalmente se veria compelido a ac-
ceder. Do manera que en una semana el miembro del co-
mite ejecutivo que fuese poco escrupuloso o que tuviese
tendencia a la holgazaneria, concurriria al trabajo dos
dias por semana y recibirfa el pago de siete.
Con esto se fomentaria el engafio y la falta de hon-
radez, desde luego que el miembro del comity ejecutivo
asi protegido no tendria el. deber de comprobar la ve-
racidad del compromise sindical: bastaria s6lo su pala-
bra para que pudiera gozar durante la semana, de cinco
dias de descanso con salario pagado.
.Llegaria la otra semana y, amparado en la reform
pedida por el CNUS, exigiria otros cuatro dias de permi-
so, recibiendo su salario complete, inclusive'el septimo.
dia.
PrActicamente el sector patronal estarfa pagando al
sindicato cantidades de dinero sin pertenecer a la ins-
tituci6n, ya que, es 16gico decirlo, si los trabajadores de-
dican su tiempo en compromises sindicales que no bene-
fician en nada al empresario privado, no hay raz6h para
obligar al pago de un salario que corresponde a activi-
dades no productivas.
Ain en el caso que se pensase imponer al trabajador
la obligaci6n de comprobar el compromise, no podria dar-
sele la oportunidad de recibir el salario del patrono, pues,
si tal se hiciese se violaria el derecho de propiedad pri-
vada que la Constituci6n garantiza y nadie, ni afin el
Congress, tiene facultades para disponer de lo ajeno.
~Para qu4 sirven los ingresos que tienen los sindi-
catos si no quieren ni ain costear el salario de sus diri-
gentes cuando se dediquen a quehaceres gremiales.
,O es que tales fondos tienen otros destines?
Hemos estudiado el C6digo de Trabajo y pensamos
que legalmente las agremiaciones obreras bien pueden
determinar en sus estatutos una cantidad razonable pa-
ra cubrir esas eventualidades; y si asi lo hiciesen obra--
rian dentro de una estricta honradez que es precisamen-
te lo que el Estado debe exigirles a los dirigentes obreros.
En cuanto al iltimo /parrafo de la reform, ya el C6-
digo de Trabajo en su articulo 350 resuelve el caso y no
obliga, por ahora, a un analisis, especial.
Sin embargo es prudent hacer notar (siempre den-
tro de terrenos puramente ded'ictivos) que el alcance de
las reforms al C6digo de. Trabajo, es obligar al trabaja-
dtor libre a entrar a la discipline del laborante organizado.
Es otro aspect de la ya c6lebre clAusula de exclusion
que fu6 hace algfn tiempo rechazAda en el Congreso. Es,
por ltimo, la dictadura del sindicato sobre patrons, la-
48 -






borantes libres, autoridades y partidos politicos. Y lue-
go afirma el CNUS que no propugna por implantar el go-
bierno desp6tico de clase que tanto dafio estA haciendo
en Europa.

EL CNUS PARECE ESTAR CONTRA EL NIRO
PROLETARIO

De conformidad con el articulo 97 del C6digo de Tra-
bajo vigente, son embargables los salaries, en los casos
siguientes: < cer obligaciones de pagar alimentos presents o los que
se deben desde los seis meses anteriores al embargo; y
b) hasta un cuarepta por ciento para pagar la habitaci6n
donde viva el trabajador, o los articulos alimenticios que
61 haya comnprado para su consume o el de sus familia-
res y esposa o concubina que vivan y dependan econ6mi-
camente de 61.
El CNUS ha pedido que esos porcentajes se disminu-
yan hasta un 30% y un 20% respectivamente.
Se dice que la naturaleza es muy sabia en sus leyes;
y se dice que todos los series que habitan el globo cumplen
con esas leyes naturales sin necesidad de sentirse compe-
lidos por un poder pfblico que los coaccione. Los anima-
les mas feroces y salvajes respetan, por instinto, esas nor-
mas inmutables y eternas; y no hay uno que se sustraiga
a sus mandates.
Una de esas leyes, que es sagrada por su objetivo,
impone el deber ineludible de alimentar a los hijos. Los
naturalistas nos cuentan de fieras sanguinarias e indo-
mables que viven en lucha constant en lad selvas, ata-
candose y destruy6ndose sin ningin rasgo de bondad y
que, sin embargo, dia a dia, con la perseverancia casi
consciente de series civilizados, levan a sus cachorros lo
indispensable para alimentarlos.
En esos terrenos, cientificos por demAs, existe un
'fuerza poderosa, irresistible que los compele a pagar ese
tribute a la naturaleza, aun a costa de peligros inmensos
que tienen que esquivar para no sucumbir en la empresa.
Cumplen, con un instinto, con un imperative, para preser-
var al individuo. Y cumplen, de manera inconsciente, con
la sagrada misi6n de velar por la vida de los hijos.
El hombre de las cavernas Ilenaba ese deber, al igual
que los animals llevando a sus hijos los frutos y las-ral-
ces propias para alimentarlos.
Pasaron millones de afios y el hombre fu6 cambian-
do. Se olvid6 de la obligaci6n natural que le .fud impues-
ta por la naturaleza y fut entonces, cuando naci,6 la obli-
49 -






gaci6n legal de pagar esos alimentos. Aquel deber im-
puesto por las leyes naturales se sancion6 por las leyes
humans que crearon el derecho civil que lo ampara. Y
como todo derecho implica la existencia de un poder capaz
de hacerlo respetar, so cre6, asimismo, la facultad del es-
tado, mediante la organizaci6n de autoridades especiales,
de hacer cumplir a los padres con la obligaci6n de alimen-
tar a los hijos.
Hoy, en nuestra constituci6n, se estipula que hasta
con la prisi6n se debe penar la falta de pago de esos alimen-
tos; y en el C6digo de .Trabajo se fija que el porcentaje
mnximo embargable para esos cases, es de un 60 por
ciento.
El hombre que necesita de normas impositivas para
cumplir con el deber natural y sagrado de alimentar a sus
hijos, no merece que se le lame civilizado, porque con
tal proceder se pone en un piano inferior al de las propias
fieras.
El CNUS, al incluir en sus reforms al C6digo de Tra-
bajo la disminuci6n del porcenta)'e embargable de los
salaries de los trabajadores hasta el 30 por ciento, olvida
esas leyes naturales, esos imperatives que la naturaleza
impone a todo ser viviente, porque dej'a al nifio proletario,
a los hijos de los trabajadores, en situaci6n precaria y
penosa. Pide, con esa reform, que al niflo necesitado de
alimentos, se le desampare y abandon, ya que un 30 por
ciento del salario del padre no es suficiente para su sub-
sistencia.
Suponiendo que un trabajador tenga cinco hijos me-
nores y que olvide alimentarlos, los menores, entonces,
exigiran judicialmente el cumplimiento de la obligaci6n
legal. Se present la demand y el juez ordena el em-
bargo sobre el 30 por ciento del salario del laborante que,
por ejemplo, puede ser de dos quetzales diaries. Con ese
porcentaje pedido por el CNUS, los cinco hijos menores
tendrian derecho a un respaldo de Q.0.60 diaries, distri-
buidos en una cuantia de Q.0.12 diaries por persona. Es
decir: el padre desnaturalizado que se niega a alimentar
a sus hijos podria vivir con Q.1.20 diaries; en cambio,
los menores que nada tienen que pagarle a la vida porque
no son culpables de haber nacido, se verian miserable-
mente tratados con alimentos por valor de Q.0.12 por dia.
zVerdad que es incomprensible que el CNUS haga la
gesti6n del cambio de porcentaj'es en los embargos de sa-
larios zpara cubrir obligaciones del pago de alimentos?
L,O es porque el niflo obrero, para el CNUS, no tiene
la importancia que le presupone el propio trabajador,
quien es quien paga las cuotas sindicales?
50 -






La AGA y la CCI, dentro de la funci6n social que les
corresponde, no S6lo sb oponen a tal reform, sino que
protestan, con toda la fuerza de la raz6n, contra esa me-
dida que tiende a poner a los nifios obreros y campesinos
en situaci'n lamentable y que tiende, exclusivamente, a
beneficiary a los padres inmorales que se nieguen a pres-
tar esas cuotas alimenticias.
Lo human seria que todos los sectors sociales se
preocuparan por' la nifiez, desde luego que hay que con-
venir que el nifio, al darse cuenta de la conduct innomi-
nada de los padres que se resisten a pagar alimentos, su-
frird de un complejo de inferioridad tan arraigado que,
muy dificilmente, se adaptara a la vida laboriosa y honra-
da en una sociedad progresista y respetuosa del derecho
ajeno. Los sindicatos, como instituciones legalizadas
para la defense social del trabajador, deberfan velar, de
preferencia, por el future del niflo proletario, empezando
por evitar que se legalice una reform que va contra los
propios hijos de los trabajadores.
El porcentaje del 60 por ciento que fija el C6digo de
Trabajo aun es bajo para cubrir los alimentos de los hi-
3'os de los trabajadores; pero reducirlo hasta el 30 por
ciento es algo que, dentro de la moral familiar, no tiene
justificacStn.
Nos recuerda la tesls que se ha puesto en prActica
en la Rusia Sovidtica, relative a que la educaci6n, del
nifo debe dirigirse a desligarlo del carifio y el amor de
los padres, a separarlo del contact diario de sus fami-
liares, a evitarle las ensefianzas y consejos paternos,
para hacer de e1 un ser sin sentimentalismos individua-
les, sin arraigo hogarefio, que e'ste presto a luchar y
hasta sacrificarse, no por sus padres, por su esposa y
por sus hijos, sino por el estado totalitario que lo escla-
viza y domina, al extreme que muchos abandonan hogar,
familiar y patria para llevar las doctrinas comunistas a le-
janos lugares.
Tocamos y llamamos, no al coraz6n de los hombres
del CNUS, sino a sus mentes sindicalizadas, para que
reflexionen y retiren esa reform al C6digo de Trabajo
que va contra el nifio proletario.
Antes que trabajador organizado, antes que pe6n
del sindicalismo, hay que ser human y comprender has-
ta d6nde puede legar lo just y convenient.
Con relacj6n a que se baje al 20 por ciento el mda-
ximo que se puede embargar del salario del trabajador,
para pagar la habitacion y las sustancias alimenticias
que le fien, basta decir que cuando el almacenista que le
da los alimentos y el propietario de la casa que le alqui-
51 -






la el euarto, sepan Lo poco que pueden embargar para
hacerse pago, preferirdri no dar comestibles al credito y
exigiran la desocupaci6n del cuarto con unos pocos dias
de retraso en el pago del alquiler.
Mas parece que el CNUS, con la reform tratada,
persiguiera crearle dificultades a sus agremiados y mo-
lestias a los pequefios propietarios. iSe puede conside-
rar, entonces, que dicha reform, sea una de las reivin-
dicaciones justas de los trabaj'adores organizados? La
negative es la respuesta.
Con fecha 18 de marzo de 1946, la CCI recibi6 un
oficio que dice:
( le que nuestro pals ha sido invitado para hacerse repre-
sentar en la 3a. Conferencia del Trabajo de los Estados
de America Miembros de la Organizaci6n Internacional
del trabajo que se celebrard en la ciudad de Mexico, en
el mes de Abril del corriente afio.
Como entire la representaci6n de nuestro pals que
concurra a dicha Conferencia deberd figurar un Delega-
do Patronal de Trabajo, much he de estimar a esa En-
tidad que a la mayor brevedad se ponga de acuerdo con
la Asociaci6n General de Agricultores a fin de que, con-
juntamente, designed a la persona que en representaci6n
de ambas entidades deba concurrir a la citada Conferen-
cia en cargo ya dicho de Delegado Patronal del Trabajo.
(f) Alfonso Bauer Paiz.. Subsecretario de Economia y
Trabajo, Encargado del Despacho>.
Con fecha 27 de agosto de 1945 la CCI recibi6 el ofi-
cio que dice:
< mercio e Industria, por el digno medio de usted, oinco
ejemplares del proyecto de COdigo de Trabajo presenta-
do por el Ejecutivo a este Congreso, a fin de que siendo
conocido y estudiado por esa Entidad, pueda 6sta hacer
las observaciones y sugerencias que estime pertinentes,
colaborando asl a la emisi6n del imiportante cuerpo de
leyes en referencia... (ffs) E. Zea Gonzalez, Julio Va-
lladares C., Secretarios.
En nota del 17 de junio del afio en cursb, la Sala
de Trabaj'o y Previsi6n Social, pidi6 a la CCI una n6mi-'
na de patrons para former las listas de los miembros
de los tribunales de conciliaci6n y arbitraje y el 21 del
mismo mes de junio la CCI remiti6 una n6mina de 241
personas, miembros de la misma Camara.
'Con fecha 3 de octubre corriente, lleg6 a la CCI un
aviso del Ministerio de Economia y Trabajo, por medio
del cual se convoca a las agrupaciones patronales del de-
52 -






partamento de Guatemala, para que presented una n6,
mina de dos o misrepresentantes, con el objeto de selec-
cionar a los miembros que integraran las Comisiones Pa-
ritarias encargadas de sefialar el salario mlnimo.
Igual documentaci6n ha recibido la AGA.
Si la Asociaci6n General de Agricultores y la Cama-
ra de Comercio e Industria han sido invitadas formal-
mente por el propio Estado para estudiar y discutir las
leyes de trabajo, han sido invitadas a concurrir a confe-
rencias internacionales de trabajo, si se les ha pedido
la n6mina de candidates para la formaci6n de los tribu-
nales de concillaci6n y arbitraje en los tribunales del
trabajo y de las comisiones paritarias, es porque sin lu-
gar a dudas, el propio Estado aprecia que si tienen potes-
tad amplia y suficiente para emitir opinion s~obre leyes
de trabajo, para intervenir en cuestiones de esa fndole
y para cooperar a la formaci6n de las juntas y tribuna-
les especiales de que se trata.
Si esas actividades hubiesen sido consideradas por
el Estado como gestiones de orden politico, si hubiesen
sido apreciadas como antecedentes de luchas clasistas, el
mismo Estado hubiera puesto coto a tales manifesta-
clones.
dicatos de patrons; y para la pQlitica: los partidos po-
liticos>> es una frase ya celebre. Sin embargo, si la CCI
ha sido arrastrada a una lucha clasista -al decir del
CNUS- si la AGA y la CCI estan confundiendo, con estas
publicaciones, las cuestiones obrero-patronales con las
cuestiones politicas, entonces Lque decir del Estado que
ha invitado a anmbas entidades a intervenir en cuestiones
de trabajo?
,Sera este otro libelo?



SEGUNDA REFUTACION DEL CNUS
AL BINOMIO AGA-CCI


Con el mismo titulo que nos Ilega damos cabida a
la segunda contrarr6plica del CNUS a las refutaciones
que la AGA y la CAmara de Comerclo e, Industria han
venido hacienda a las propuestas sindicales para las re-
formas al C6digo de Trabajo.
Guatemala, octubre 3 de 1947.
Sefio Director de Nuestro Diario.-Ciudad.
53 -






Sefior Director:
De manera muy atenta me dirij'o a Ud. en nombre
del Comitd Nacional de Unidad Sindical, para rogarle se
sirva dar publicidad a la Segunda Refutaci6n que hace
el C.N.U.S. a la A.G.A. y C.C.I: Agradecidndole su aten-
ci6n a la present solicitud, me suscribo como su atento
servidor
Por el C.N.U.S. V. Manuel Gutierrez G., Secretarlo
de Organizaci6n y Propaganda.
Los lideres de la AGA y CCI se imaginaron con esa
imaginaci6n tan peculiar de los , que
los trabajadores no podriamos responder a sus sofismas,
porque seria una herejia sin precedent que nos atrevid-
semos a despertarlos de su ollmpico suefio. Eh realidad,
estuvimos a punto de guardar silencio indefinido ante
la insultante campafia de los patrons, porque nos ha-
biamos impuesto la norma de callar decentemente, antes
que descender a los plans a que bajaron nuestros difa-
madores. Por eso nos mantuvimos a la expectativa por
algfin tiempo, observando c6mo la AGA y CCI, usando
m6todos ubiquistas, tergiversaban el fondo de las refor-
mas solicitadas por el CNUS al Congreso de la Repfiblica.
Dejamos pasar una, dos y.hasta tres semanas en las que
el dinero y la insidia corrieron una pareja desenfrenada.
Los directives de la AGA y CCI no desperdiciaron espacio
ni oportunidad para hacernos aparecer ante la opinion
pfiblica como un engendro del mas dantesco de los infier-
nos. Lo que no tuvieron en mente nuestros gratuitous
enemigos, es que el pueblo hace tiempo no les cree, por-
que de sobra sabe que no podra producirse el milagro
de que los opreso.res de siempre vengan en redentores de
la noche a la mafiana. Y sucedi6 lo inaudito:
iLos plebeyos tuvieron el atrevimiento de responder
a los de la AGA y CCI! iVaya con el abuso;
tal cosa no puede ni debe tolerarse! Irndudablemente
que se trata de una nueva manifestaci6n del mas puro
. iQud cosas tan curiosas estan ocurrien-
do en Guatemala!
Con esa mentalidad, que no por deja de
ser ridicula, los lideres de la AGA y CCI argumentaron
contra la primera refutaci6n del CNUS. ;Da pena leer
la publicaci6n del miercoles primero de octubre! Hay,
sin embargo, algo que nos ha interesado, por cuanto re-
trata una vez mas a los seiiores directors de los patro-
nos: su confesi6n de capacidad juridica-ubiquista;
porque no otra cosa es su pretendida benevolencia para
con nosotros, a quienes con toda amplitud> nos aplica-
rian el articulo 140 del C6digo Penal ya derogado por el
54 -





I
pecado mortal de hIaber llamado a las cosas por su verda-
dero nombre. No hay duda de que los lideres del movi-
miento patronal siguen sofiando con la justicia ubiquis-
ta, olvidandose lamentablemente de que esta la admi-
nistran ahora profesionales honestos y con un criterlo
distinto del que usaban los jueces que durante decenas
de aflos, sirvieron exclusivamente los intereses del amo
o del que paga mejor. No nos detendremnos, pues, a co-
mentar esa natural desviaci6n de. los incorregibles men-
tores de la AGA y CCI.
Citan los sefores de la AGA y CCI el inciso 14 del
articulo 5o. de los Estatutos de la CCI y el 2o. de los de
la AGA, como queriendo darle validez a su campafia con-
tra el CNUS. Esos articulos facultan a ambas instituciones
para defender los intereses de los asociados, derecho que
nosotros jamAs hemos puesto en duda; pero los lideres
de los patrons pretenden olvidar que la obra de difa)-
maci6n y de calumnia que llevan a cabo no esta autori-
zada por ley aiguna; ni much menos hay articulo aigu-
no en sus Estatutos que les de derecho p,ara confundir
maliciosamente nuestra propudsta de reforms al C6digo
de Trabaj'o con los acontecimientos politicos nacionales
e internacionales. Porque no siendo tan ingenuos como
nos suponen, ni la opinion pfiblica lo es tampoco, hemos
advertido con toda claridad que finalidad se ha persegui-
do con esa avalanche de adjetivos insultantes y compa-
raciones insidiosas, precisamente en los moments en que
las fuerzas reaccionarias se preparaban para un nuevo
asalto contra el regimen popular legitimamente consti-
tuido. Tales coincidencias nos han dado much en qud
pensar.
No pueden negar los lideres de la AGA y CCI que
con su actitud cerrada, pequefias diferencias entire pa-
tronos y trabajadores se han convertido en conflicts
que pudieron evitarse con un poco de comprensi6n y de
buena fe. Todos sabemos del sistematico empefio de al-
gunos individuos en provocar situaciones que indiscuti-
blemente devienen en agudos problems para el Estado
y la Sociedad. Los sefiores de la AGA y CCI no podran
demostrar lo contrario ni con la asesoria de todo el foro
guatemialteco. No estamos hablando a humo de pajas;
ahi estin los Tribunales de Trabajo para que confirmed
o nieguen nuestro'dicho; y en la misma forma podriamos
referir un nfimero ilimitado de acontecimientos de fac-
tura muy curiosa. Nosotros, por el contrario, actuando
a la luz del dia y prescindiendo de procedimientos que
estan refiidos con nuestra honradez, estamos dispuestQs
a mostrar las cartas en cualquier moment y ante cual-
55 -






quier tribunal, porque cuando se tiene la raz6n, no es
necesario retorcer las leyes, como ha sido cost,umbre in-
veterada en nuestro medio, para legalizar los atropellos
contra los debiles. Dudamos much que la AGA y CCI
puedan hacer lo mismo pero de todos modos, es muy
curiosa esa forma de argumentar de quienes poseen co-
nocimientos juridicos tan amplios y disponen de la -ase-
soria de juristas especializados en hacer aparecer lo ne-
gro como blanco.
Insistimos en que los lideres de la AGA y CCI no
pudieron destruir lo afirmado por el CNUS acerca de qub
se aprovech6 dolosamente la propuesta de reforms al
C6digo de Trabajo para provocar una situaci6n de choque
entire el capital y los trabajadores organizados, quidn sa-
be con qu6 intenci6n, con el agravante de haber llevado
la discusi6n al terreno de la political, maniobra que no
pas6 inadvertida para los sectors que se quiso afectar
con la malevola campafia de desprestigio que estamos
denunciando. Insistimos tambien en que los extranjeros
que militan en la AGA y CCI estdn siendo comprometidos
indirectamente; ya que no pudidndose negar que la AGA
y la CCI se interesaron en darle un peligroso color politi-
co a una cuesti6n ajena a la political, ellos, los extran-
3eros participan, consciente o inconscientemente, en una
lucha que incumbe exclusivamente a los guatemaltecos.
No hace falta poseer profundos conocimientos juridicos,
sefiores del binomio AGA-CCI, para saber interpreter to-
do el contenido de sus insidiosas publicaciones. Es muy
significativo que el propio asesor juridico de la CCI, en
un gesto que le enaltece, haya tenido que hacer declara-
ciOn pfiblica, para salvar su postura ideol6gica y su con-
dici6n de professional integro, incapaz de prestarse a ser-
vir esa clase de intereses. Lo dicho pol el Licenciado
Julio G6mez Robles nos alienta, porque ello es una de-
mostraci6n oportunisima de que tenemos raz6n, y porque
deja entrever una esperanza para la noble profesi6n de
abogado en Guatemala.
No quisieramos perder espacio rebatiendo el infan-
til argument relative a que nosotros, y no ellos, los se-
iiores de la AGA y CCI sI hacemos political; porque a
pesar de su autocalificaci6n de jurisperitos, dan la im-
presi6n de adolescents. Nosotros siempre afirmamos
que el sindicalismo es eminentemente "politico, y por eso
hemos intervenido e intervendremos en la political nues-
tra; pero jams mezclamos maliciosamente las cuestio-
nes del trabajo con las de orden puramente politico; y
nadie puede negar que es muy curioso, sumamente cu-
rioso que la AGA y CCI aprovechen siempre las oportu-
56'-





nidades de manifiesta inestabilidad political para desatar
sus sistemAticos ataques contra las organizaciones sin-
dicales. Es mas, si la AGA y CCI estuviesen organizadas
en sindicatos patronales, tal vez podria admitirse que
alternaran en cuestiones de Indole political, pero tratan-
dose de asociaciones enemigas ac6rrimas del sindicalismo,
no tienen derecho alguno para confundir las reforms
al C6digo de Trabajo solicitadas por el CNUS al Honora-
ble Congreso de la Repfibica, con la actualidad political;
y menos afin de comprometer a los extranjeros en una
controversial que a la postre podria perjudicar a perso-
nas honorables que ignoran la finalidad que se persigue
con las publicaciones que nos han obligado a las pre-
sentes refutaciones. Ademas, seria injusto que la mala
fe de un grupo pusiera en entredicho a muchos extran-
jeros que gozan de la simpatia y aprecio de las autori-
dades y del pueblo en general. Es a la conciencia
y caballerosidad de los posibles damnificados, a los que
hablan los trabajadores. Ellos que han vivido en otros
climas en que las conquistas sociales son una realidad,
saben perfectamente bien que el proletariado de Gua-
temala apenas ha iniciado su reivindicaci6n, y que no es
human insistir en la explotaci6n de un pueblo que si-
gue viviendo en la miseria. La demagogia de algunos
patrons deshonestos pudo, haber encontrado eco en pocos
capitalistas no guatemaltecos, pero estamds seguros de
que la gran mayoria todavia no se ha dado cuenta del al-
cance que pue'de tener esa campafia de la AGA y CCI yi
esto lo decimos, precisamente porque conocemos la reac-
ci6n que ha causado en muchos de ellos el eschndalo pro-
vocado por los lideres del binomio AGA-CCI.
Nos piden nuestros detractors que destruyamos los
sofismas esgrimidos por ellos en contra de las reforms
solicitadas al Congreso de la Repdblica. Hoy empezamos
esa tarea.
Pretenden los sefiores de la AGA y CCI que es aten-
tatoria la reform solicitada por el CNUS al pedir que, se
deje a opci6n del trabajador recibir las indemnizaciones
que le correspondent, o continuar en su trabajo, cuando el
despido sea injustificado, pues segfin su particular criterio,
se trata de crear el contrato vitalicio en beneficio del
trabajador inescrupuloso y en perjuicio del .laborante
honrado.
Citan los sefiores de la AGA y CCI el articulo 58 de
la Constituci6n vigente, que manda que a todo trabajador
despedido injustificadamente, el patron debe indemni-
zarle con un mes de sueldo o salario por cada afio de tra-
bajo continue.
57 -





Sin aceptar que el articulo 58 de la Constitucif'n
prohiba la reglamentaci6n de esta obligaci6n del patrono,
el CNUS ha pedido la reform del C6digo que contempla
esta situaci6n, porque la experiencia nos ha demostrado
c6mo es burlado el derecho del laborante por patrons
inescrupulosos, a quienes no les importa pagar una pe-
quefia indemnizaci6n a cambio de deshacerse de un tra-
bajador que reclama una minima parte de sus derechos,
o tambidn de aqudl que por la inhumana explotaci6n de
que ha sido victim, ha dejado sus energies y su salud
en finico beneficio patronal.
La justificaci6n que quieren hacer la AGA y CCI para
desvirtuar la reform pedida por el CNUS es, ademds de
lamentable, abominable, ya que prejuzga acerca de la
capacidad y honradez del trabajador. No nos extrafia que
razonen con esta ideologia de musulm&n, ya que es el
caballito de batalla de los reaccionarios para combatir las
organizaciones sindicales, pues para los ultramontanos, el
trabajador es un ente que por su falta de cultural y su
nula capacidahl moral segfin ellos, debe verse de arriba
abajo y tratarse irrespetuosamente y tambien, claro, ex-
plotarse inmisericordemente.
Al CNUS no lo ha guiado un criterio tan cerrado co-
mo el de nuestros detractors, pues vemos en la reform
pedida, unra media just que salvaguarde al trabajador
de las arbitrariedades patronales; ya que muchos de ellos,
haciendo caso omiso de la justicia, desplazan a sus traba-
jadores con la seguridad de que acto tan inhumane lo fini-
co que les costara seran unos cuantos d6lares, en tanto que
al despedido se le plantea con esto una dificil situaci6n.
Ahora que en Guatemala se vive democrAticamente,
y que los trabajadores tienen el derecho de organizarse
sindicalmente para lograr su reivindicaci6n econ6mica,
ahora, precisamente, se han recrudecido las represalias,
habiendo aumentado los flespidos injustificados en una
forma alarmante. No pueden negar los sefiores de la
AGA y CCI que son innumerables los despidos injustifica-
dos, motivados finicamente por pertenecer a un sindicato.
Tampoco podran negar que son muchos los despidos injus-
tificados, provocados por diferencias political como tam-
bidn por divergencias religiosas. Pero hay mds todavia
hoy, como en tiempos de la dictadura, principalmente en
las fincas, se despite al trabaj'ador porque se rebela con-
tra los abuses patronales que van contra los m&s elemen-
tales derechos humans.
,Serd just entonces que el trabajador se quede sin
su empleo, sin otra protecci6n que la misdrrima indemni-
zaci6n que apenas le alcanzard para sostener a su fami-
58 -





lia un reducido nfimero de dias? LSera just que habien-
do sido declarado por los tribunales de trabajo como in-
justificado el despido no pueda volver a su trabajo? Cree-
mos que no es just. Creemos que la sola indemnizaci6n
sera aprovechada para que se continue cometiendo arbi-
trariedades con los trabajadores honrados y capaces; por-
que el CNUS no esta pidiendo protecci6n para el trabaja-
dor que haya sido despedido justificadamente; 6ste no s6-
lo no tendra derecho a la reinstalaci6n, sino que perde-
rd la indemnizaci6n. El CNUS jams podrd apadrinar a
traba'adores incapaces, inmorales e indisciplinados. No
vemos, pues, d6nde esta nuestra intenci6n de querer per-
judicar a la clase patronal, ni tampoco el deseo de ampa-
rar a un trabajador poco escrupuloso. Se ve, eso si, la
mala intenci6n de la AGA y su cara mitad, al querer sor-
prender con sofismas, la buena fe de los guatemaltecos.
Injusta es la acusaci6n velada que hacen la AGA y
CCI a las autoridades del trabajo, el prejuzgar acerca de
su competencia y 6tica professional, cuando al ejemplificar
la < reform solicitada por el CNUS dice:
Se darian casos injustos con la reform solicitada. a)
Un trabajador es despedido por insultar a su patrono. Pe-
ro dadas las pocas bondades de la ley procesal del traba-
jo, no se logra comprobar la veracidad de la causa de su
despido. El juez entonces condena al patrono y el labo-
rante rechaza la indemnizaci6n y opta por volver al tra-
bajo>. En realidad, sefiores de la AGA y CCI, nosotros de-
cimos <. Seguramente
creen ustedes que las autoridades del traba-jo tienen la
misma educaci6n ubiquista a que nos hemos venido refi-
riendo, y que su 6tica professional se compra a precio ba-
ratisimo para darle muy pocas bondades a la ley procesal
del trabajo. Siguen creyendo ustedes que la generaci6n
juridica contemporanea, que es precisamente la que tiene
en sus manos la administraci6n de la justicia de trabajo,
puede hacer de las leyes lo que hicieron los oscuros aboga-
dos de la dictadura, cuando pasaron sobre todo derecho
human para quedar bien con los poderosos.
El CNUS de ninguna manera ha pensado en romper la
armonia entire los patrons y sus trabajadores, pero cree
q e evitar abuses contra los trabajadores no constitute
ninguna humillaci,6n para la clase patronal, salvo que
esta se. siga considerando poseedora de un derecho divi-
no. Por desgracia, algunas mentalidades feudales que
como remora superviven en algunos latifundistas de la
AGA y comerciantes de la CCI, no se convencen de que
el patrono no es duefio de sus trabajadores, y jams se
ponen a pensar que la minima responsabilidad humana
59 -





exige a todos los hombres un poco siquiera de justicia y
de comprensi6n ante los agudos problems sociales.
El otro ejemplo citado por los sefiores de la AGA y
CCI dice asi: < llamente> porque no le satisface su trabajo o ya no lo
necesita. Como el obrero Q campesino puede optar por el
reintegro, opta por 61 y el patrono, obligatoriamente, de-
be restituirlo en su puesto. ,No es, crear un contrato vi-
talicio de trabaj'o en perjuicio del patrono y hasta del tra-
bajador honrado y eficiente?>
En realidad, sefiores de la AGA y CCI, el CNUS no
sabe qu6 pensar de ustedes y sus colaboradores, pues por
el camino que van sus arguments, un dfa nos van a
querer demostrar que al trabajador, por razones inheren-
tes a su personalidad humana, va a ser necesario ama-
rrarlo con cadenas y hacerlo trabajar, ya que el pobreci-
to del patrono esta siendo coaccionado a tratarlo comio
gente. ,No se dan cuenta que, precisamente, para dilu-
cidar lo just de lo injusto de los despidos se han ins-
talado los tribunales de trabajo y se ha elaborado toda
una legislaci6n cientifica? De nuevo prejuzgan ustedes
acerca de la moralidad de los jueces de trabajo al ha-
cerlos c6mplices de las irresponsabilidades de algfin mal
trabajador. Adem4s, segin ustedes el trabajador posee
una mentalidad tan torpe, que va a exigir lo impossible y
se va a valer de una simple reform para granjearse la
. Por iltimo, los 'Sueces de traba-
jo son profesionales capaces para administrar la justicia
en toda forma, y no digamos para dictaminar cuando un
trabajador es incapaz y cuando se acab6 el trabajo.
Podrfamos seguir rebatiendo sus arguments inde-
finidamente, pero lo estimamos innecesario, porque con
lo expuesto basta y sobra. La opinion pfiblica ya se ha-
bra f.orm'ado un concept cabal de qud es lo que persi-
guen ustedes al impugnar una reform tan humana co-
mo la que el CNUS ha pedido al Honorable Congreso de
la Repdblica.
No insistimos en la supuesta inconstitucionalidad de
la reform aludida, porque para demostrar que lo in-
constitucional es constitutional y viceversa, no hay quidn
les gane a ustedes.

Guatemala, 3 de Octubre, 1947.
Comit6 Nacional de Unidad Sindical. Manuel Pinto,
Secretario General; V. Manuel Gutierrez G., p. Confe-
dera'ci6n de Trabajadores; A. Morales Cubas, p. Fede-
raci6n Sindical de Guatemala; Gumercindo Tejeda, p. Fe-
deraci6n Sindical de Trabajadores.
-60-






TERCERA REFUTACION DEL CNUS A LA AGA Y CCI

Articulo 62 del Codigo de Trabajo.
El Comit6 Nacional de Unidad Sindical viene a re-
ferirse en esta ocasiOn a una de las tantas publicaciones
de la AGA y CCI, aparecida en los peri6dicos del sdbado
20 de septiembre pr6ximo pasado, relative a la reform
al inciso d) del Articulo 62 del C6digo de Trabajo, soli-
citada por los trabajadores al honorable Congreso de la
Repfiblica.
La enmienda en cuestion esta plenamente justifica-
da. Se presta a ilimitadas consideraciones; pero prescin-
dimnos de hacerlas para no desviarnos de la linea recta
que nos hemos impuesto seguir, y porque las refutaciones
anteriores son suficientes para que la opinion pfiblica se
haya formado un concept cabal de lo que se ha perse-
guido al desvirtuar el espiritu de la reform solicitada
por nosotros. Establece la enmienda de mnrito, la mis-
ma prohibici6n para los patrons que para los trabaja-
dores contiene el C6digo de Trabajo en el incisp b) del
Articulo 64, que dice: Hacer durante el trabajo propa-
ganda politico-electoral, o contraria a las instituciones
democraticas creadas por la Constituci6n, o ejecutar cual-
quier acto que signifique coacci6n de la libertad de con-
ciencia que la mrisma establece>.
Estd claro que con la reform solicitada se busca
poner en igualdad de condiciones a los trabajadores y pa-
tronos en lo que a actividades politicas se refiere, desli-
gando tales actividades de las relaciones de trabajo. Si
nuestros adversaries hubiesen tenido en cuenta el pre-
cepto legal citado, no habrian hecho la publicaci6n obje-
to de la present replica; sin embargo valla la pena pre-
tender desconocerlo si la solicitud del CNUS podia ser
aprovechada como precioso fil6n para explotarla de
acuerdo con intereses que no son los del pueblo. Mani-
fiestan los representantes de los patrons su entero acuer-
do coh la primera parte, reservAndose la segunda para
su comentario.. La llamada segunda parte de la enmien-
da esta tomada del inciso d) del Artfculo 62 del C6digo
de Trabajo, el que declara prohibici6n patronal influir
en sus decisions polfticas o convicciones religiosas> (de
los trabajadores) y el CNUS la ampli6, agregAndole recta o indirectamente> y en lugar de decir tra-
bajadores, express los> trabajadores.
No hay un solo guatemalteco que ignore como se
ha utilizado a los trabajadores para
fines politicos; pero donde esa influencia indirecta se
hace sentir mds, es indudablemente entire los trabajado-
61 -






res. del campo sin que esto quiera decir que en los cen-
tros urbanos los patrons no coaccionen indirectamen-
te> a < trabajadores para conseguir ventajas electo-
rales. Dijimos al principio de esta refutaci6n que no nos
adentrarlamos much en consideraciones, por eso deja-
mos hasta aqul esta cuestf6n de la influencia <
en las decisions pollticas de los trabajadores.
La reform no pide anular el derecho de los patro-
nos de.dedicarse a actividades polfticas. Lo que se quie-
re es que los patrons desarrollen actividades politicas
con ciudadanos; pero no con trabajadores. Ciudadano y
trabajador son dos concepts que determinan situaciones
completamente diferentes. En la argumentaciOn se la-
mentan los patrons de que la enmienda no diga qsus>>
trabajadores, es decir, que les molesta la enmienda; por-
que esta suprime esa tendencia a considerar como yos a los trabajadores. Indudablemente se olvidan de
que en realidad lo que hay son trabajadores que prestan
servicios, mediante el pago de un salario, en un
centro de trabajo, centro que el propietario si puede lla-
mar < con entera correcci6n. Sin embargo, esto re-
vela que en la AGA predominan los propietarios que usan
en sus explotaciones agricolas, anticuadas relaciones de
producci6n, en las cuales los siervos figuran en los in-
ventarios con el mismo valor de una mula o de un arado
primitive, ademds, se comprende que este concept solo
puede venir de la AGA y no de la CCI, en donde ya no
se consider a los empleados de comercio o a los obreros
industriales como algo que forma parte de los inventa-
rios de las casas comerciales o de las empresas industria-
les.
Del parrafo 10 en adelante, contiene la publicacion
tales concepts, que de comentarlos tendriamos que caer
en un circulo vicioso, que' no dejaria ninglin aporte a
esta discusi6n y desviarfa la atenci6n a terrenos ajenos
a la misma, a los que el CNUS fue levado contra su vo-
luntad en las refutaciones anteriores. Urge entonces, re-
cortar lo innecesario y estudiar el fondo de la cuesti6n,
con ponderaci6n, con honestidad.
El CNUS tiene que insistir diciendo que es necesa-
rio estudiar el O6digo de Trabaj'o para argumentar en
terreno firme; y es necesario expresar en esta ocasi6n
que el inciso a) del Articulo 226 habla de la disoluci6n
de los sindicatos que intervengan en asuntos de political
electoral o de bartido. Por esa raz6n es injustificado el
temor de los patrons de que quede en manos de los f1-
deres del CNUS el control politico de la naci6n.
Lo que si nos interest es que ese control politico de-
62 -






je de estar en manos de los patrons, en sus relaciones
con los trabajadores, y que su ventajosa posici6n y su
poder econ6mico no puedan emplearse para influir directamente> en sus decisions political (de los traba-
jadores).
Finalmente queremos expresar que esta discusi6n
habrd de rendir sus frutos s6lo si la guia una actitud es-
trictamente respoisable y desposeida del veneno politico.
Ello ahorra'la p6rdida de energies y allana el camino pa-
ra un leal entendimiento entire los dos sectors que tienen
en sus manos la economic del pals.
Guatemala, 7 de Octubre de 1947.
Comit6 Nacional de Unidad Sindical.
Manuel Pinto U., Secretario general CNUS; V. Ma-
nuel Gutidrrez C., por Confederaci6n de Trabajadores de
Guatemala: A: Morales Cubas, Fed. Sindical de Guate-
mala; Gumercind.o Tejeda G.. Fed. Reg. Central de Tra-
bajadores.,
EL CNUS INSISTED EN LA SINDICALIZACION FORZOSA,
QUE ES MEDIA ANTIDEMOCRATICA Y AVANZADA
DEL COMUNISMO
Otra de las reforms al C6digo de Trabajo pedida
por el CNUS es la que, por adicibn, dice asI:
< calaf6n que regir& los ascensos, excedencias y de-
mas cambios en el personal, tomando en cuenta la
antigfiedad y la capacidad de los trabajadores, apre-
ciadas por organismos paritarios y con la interven-
ci6n del Ministerio de Trabajo y Previsi6n Social>).
Mediante esta reform se quiere arrebatar a los pa-
tronos la facultad de Ilevar a cabo los ascensos de sus
traba'adores dentro de sus empresas; se quiere restrin-
gir su derecho de calificar las capacidades que debe reu-
nir el trabajador para el puesto que ha de desempefiar.
Si analizamos el interns econ6mico que tienen las
empresas de lograr la producci6n de articulos bien aca-
bados; si analizamos el derecho del propietario privado
para recibir a un operario a quien consider ltil para
determinada labor; si analizamos que el trabajo del la-
borante regular la buena o mala calidad de la pieza que
fabric, comprendemos que el patrono- es el llamado a
calificar la capacidad del obrero o del campesino.
No es possible, dentro de un regimen de libertad In-
dustrial y agrlcola, restringir el derecho patronal de es-
coger el personal que m&s convenga a la clase de activi-
dades a las cuales se van a dedicar los trabajadores con-
tratados, porque si el laborante no es capaz para des-
63 -






arrollar una labor eficiente. si no es capaz para mejorar
su trabajo en beneficio de una mejor calidad del produc-
to, el finico perjudicado, el uinico que sure las perdidas
es el propio patrono.
Explicando diremos: un patrono contrata a un tra-
bajador para que haga determinado trabajo. Despubs de
various dias el patrono se da cuenta que el primero no sa-
be ejecutar la labor a conciencia, entonces dispone poner*
otro en su lugar. Lo 16gico es que siendo el patrono quien
sale perjudicado con la fabricaci6n de malos articulos,
sea 61 quien escoja a que persona le da el encargo de ha-
cer el trabajo, desde luego que, las merca,derfas mala-
mente laboradas desprestigian la industrial de que se tra-
te, am6n de las p6rdidas que represent el desperdciclo
del material empleado, el pago de salaries que no co-
rresponden a la capacidad productive del trabajador y el
pago de la cuota de fuerza motriz.'
De suerte que si el Estado cumple con el principle
constitutional de la protecci6n que se debe dar al capi-
tal -agricultura, industrial y comercio privados- no
puede en manera alguna sancionar una disposicion que
le quita al empresario la facultad constitutional de ser 61
quien decide qu6 personal conviene mds al desarrollo de
su negocio.
SHay que convenir en que a la iniciativa privada se
le debe el adelanto y el progress del mundo; por ella se
han industrializado los pauses; y gracias a ella, hoy, las
democracies alimentan y visten a los pueblos hambiien-
tos de Europa. Si una junta paritaria compuesta de pa-
tronos, trabajadores y un representante del Estado fuese
la que tuviera competencia para decidir acerca de la ca-
pacidad del laborante, caeriamos en la situaci6n atenta-
toria de que el sector patronal, uinico perjudicado con la
incapacidad del trabajador, se verla coaccionado por los
propios trabajadores respaldados por el representante
del Estado que, indudablemente, integrard los organis-
mos paritarios. Y la raz6n es muy simple: si en las jun-
tas paritarias forman mayorfa los laborantes y el repre-
sentante del Estado, el voto del patrono no valdria ab-
solutamente nada. Practicamente serian los sindicatos
y el Estado quienes interferirian las actividades patro-
nales y Los derechos que la ley les concede.
Es asombroso que el CNUS, para obligar al patrono
a ascender a determinado trabajador s61o tome en cuen-
ta la capacidad del mismo y Olvide la honradez, que en
concept de la AGA y la CCI, es un factor mas importan-
te que el primero. Aclarando: un patrono que paga por dia
a sus obreros espera que dediquen a sus labores las ocho
64 -






horas completes; y, sin que sea prejuzgar porque nos apo-
yamos en la realidad, podemos decir que nuestros traba-
jadores en ocho horas no le dan al patrono ni un sesen-
ta por ciento de actividad productive. Todos los jefes
de empresa lo han comprobado y hasta algunos directi-
vos sindicales se han dado cuenta que, al disminuir la
vigilancia de los caporales, o con la ausencia de la auto-
ridad patronal, unos, abandonan sus labores para dedi-
carse a conversar con sus compafieros, y otros, <>
su fuerza muscular y trabajan despacio disminuyendo su
rendimiento.
Por esto afirmamos que el CNUS se olvid6 de la hon-
radez del trabajador; un asalariado que pierde asi el
tiempo que se le estA pagando, no puede ser considerado
trabajadotr honrado. Toda persona que procede en tal
forma carece de base moral, porque olvida que si recibe
un salario es para compensar el trabajo que da a quien
le paga. s
Hay algo mAs: la sustituci6n de un trabaj'ador que
se retira del taller o del campo, es algo urgente que el pa-
trono debe hacer inmediatamente para no perder la ar-
monia productive o las 6pocas de las siembras y cosechas.
Es algo que no puede esperar a que se integre la junta
paritaria correspondiente y que dste, despuds de exami-
nar a los posibles candidates al ascenso, resuelve quien
es el mas capacitado. Cuando se legase a la decision, ha-
brian pasado semanas y tal vez meses, y hay trabajos
que no resisten una espera tan larga. El perjudicado en
este caso seria el patrono por las pdrdidas que represen-
ta una situaci6n tal. Y si se agrega que las situaciones
de operarios ocurren dia a dia, se comprende lo absurdo
de la gesti6n del CNUS,
Otra parte de la reform se concrete a la obliga-
ci6n patronal de establecer el riguroso escalaf6n, lo que
es inconvenient para el propio trabajador, sin dejar
pasar por alto que tal media atenta contra el derecho
constitutional de la propiedad privada.
Es bien sabido que en Guatemala hay desempleo y
que muchos de los trabajadores cesantes son buenos ope-
rarios, capaces, honrados, y algunos, especializados. Si
el escalaf6n se realize como una obligaci6n patronal, to-
dos esos trabajadores que diariamente buscan trabajo,
no podrian ser contratados por el empresario privado, ya
que las vacantes las deberia llenar con el personal exis-
tente. Seria una media inconvenient para el propio
trabajador porque al perder su empleo ya no podria ser
colocado en puestos de categoria, aunque fuera especia-
lizado, toda vez que el escalaf6n lo prohibirfa.
65 -






La publicaci6n de hoy, pues, es mixta: defiende in-
tereses patronales y defiende intereses obreros. La AGA
y la CCI no son, como asegura el CNUS, entidades reac-
cionarias, enemigas del proletariado. Analice el propio
trabajador el contenido de las exposiciones que han he-
cho con motive de las reforms al C6digo de Trabajo y
saque sus propias conclusions que nunca serin adver-
sas a las tesis sustentadas por los sectors patronales.
Es oportuno, ya que llamamos a la conciencia de los
trabaj'adores honrados, hacer notar los alcances que tie-
nen las reforms pedidas por el CNUS; al exigir que el
patrono se obligue a aceptar como operarios solamente a
los sindicalizados, y que las prestaciones obtenidas por
el sindicato no se hagan extensivas a los no sindicali-
zados, ponen a la vista la clausula de exclusion que, en
opini6n del Lic. Marroquin Rojas y en la nuestra, es una
medida antidemocratica y constitute una avanzada del
comunismo.
Exigir que se legalice la huelga en servicios pfbli-
cos, como fuerza motriz y alumbrado, transportes, labo-
res de recolecci6n de frutos, higiene y salubridad, es po-
ner en manos de los sindicatos, mejor dicho en manos de
los lideres sindicales, la fuerza necesaria para anarquizar
el lugar, que es otra media antidemocratica y constitu-
f ye igualmente una avanzada del comunismo.
Exigir que el patrono tenga prohibici6n de ejercer
sus derechos ciudadanos, es dejar a los sindicatos, debi-
damente unificados por medio de la central finica como
grupo exclusive de political electoral y, de consiguiente,
como fnica fuerza para gobernar la Naci6n, lo que es
una media antidemocrAtica y otra avanzada del comu-
nismo, si no el comunismo mismo, por la dictadura que
represent.
Exigir que sea el sindicato quien decide si acepta o
rechaza a los representantes del patrono, es darle facul-
tades para intervenir en la administraci6n y direcci6n de
las empresas, que es otra media antidemocrAtica, pre-
cursora de la abolici6n de la propiedad privada, objetivo
principal del comunismo.
Poner el escalaf6n obligatorio es anular al propie-
tario en sus funciones de administrator, porque no se
le deja libertad de escoger a su personal; y si la clau-
sula de exclusion entra en vigor, es obligar al trabajador
a sindicalizarse para que sea el sindicto, su sindicato,
quien decide acerca de su capacidad y de la convenien-
cia de permitirle -entrar a trabajar en las empress pri-
vadas, lo que es tambidn media antidemocrAtica y cons-
tituye otra avanzada del comunismo.
66 -






Todo esto nos hace pensar que el CNUS se propas6
en sus pretensiones y se encuentra en situaci6n dificil
para no perder prestigio entire sus asociados.
Como los terrenos deductivos son permitidos en toda
clase de exposiciones, podemos deducir que el CNUS ve
tan desesperada su situaci6n que ya ha sido decretada
su desaparici6n.
En < del 7 de Octubre, se lee la noti-
cia que dice:
< congress definitive de trabajadores organizados de
la Repiblica, a efecto de elegir en 61 al Comitd eS'e-
cutivo national de todos los sindicatos existentes en
el pais.
< ridades del comitd ejecutivo national, el CNUS prdc-
ticamente dejar& de existir o se disolvera, pues fud
creado finicamente para servir de instrument de
coordinaci6n entire las diversas centrales obreras).
Se formara la Central Sindical fnica --otra avanza-
da del comunismo- y el CNUS desaparecera de la histo-
ria, dejando tras de si un proyecto de reforms al C6digo
de TrabaJ'o que no ha convencido a nadie, ni adn a los
propios trabajadores, y se disolvera habiendo hecho una
gesti6n que no encaja dentro del objeto para el cual fud
creado, cdmo claramente dice el pdrrafo transcrito.
Creemos no estar equivocados al afirmar que estas
reforms contienen tendencies rus6filas, sin que impli-
que una acusaci6n para el CNUS relative a que sus di-
rigentes -porque la masa obrera y campesina, honrada y
laboriosa, no ha intervenido en nada-, sean peones de las
internacionales comunistas.
Sin embargo, nos alienta que haya hombres sensatos
y comprensivps, dentro del element laborante. En
del dia 7 de los corrientes, un obrero
declara con valentia y decencia que < en various lugares fuera de esta capital ha tenido oportu-
nidad de hablar con muchos compafieros trabajadores,
quienes le han manifestado no estar de acuerdo con la
sindicalizaci6n, much menos en una form obligatoria
como lo solicit el CNUS..
Agrega que los trabajadores, poco a poco, llegaran
a las. agremiaciones sindicales cuando sepan de la labor
que desarrollan en bien de la colectividad. Coincidimos
en ese criterio: La AGA y la CCI piensan de la misma
manera. El sindicalismo sera beneficioso cuando sus di-
rigentes se olviden de la political electoral, cuando no
pretendan pueatos pfblicos, y sean sensatos en sus peti-
67 -






clones. Entonces, los sindicatos de trabajadores ser&n
colaboradores del capital en beneficio de todos; seran
instituciones viables en un regimen democrAtico, porque
sus asociados rechazaran la dictadura de clase.
En la misma nota de < a que nos re-
ferimos, el senior Fernando JuArez G., ex-directivo del sin,
dicato de Tiquisate, hace la siguiente pregunta: ;,Por qu'
raz6n los compafieros del CNUS, (en este caso se refiere
a la sindicalizaci6n forzosa) olvidan que la libertad es
sagrada? y continfa: Pborque, desde luego, dejariaknos
de ser libres al quedar obligados a la sindicalizaci6n).
Nos gustarfa que los trabajadores meditaran sobre
lo que declara uno de sus compafieros, 0o tendrAn prohi-
bici6n los trabajadores organizados para disentir de la
opinion de los lideres del CNUS?



Lefmos la replica que el CNUS da a nuestro comen-
tario a la reform del artfculo 62, inciso b) del C6digo
de Trabajo, con la cual se prohibe a los patrons, como
ciudadanos, influir politicamente sobre los trabajadores,
lo que equivale a obligarlos a desarrollar actividades po-
liticas solamente con ciudadanos que no sean trabajado-
res).
Aun cuando el CNUS no contradijo con 6xito nues-
tros arguments, reconocemos que la replica estA redac-
tada con la ponderaci6n y serenidad que esperamos des-
de el principio. iM&s vale tarde que nunca!



IV REFUTACION DEL CNUS A LA AGA Y CCI

ES INMORAL USAR EL NOMBRE DE LA NIlEZ PARA
DESAHOGAR BAJAS PASIONES


En la publicaci6n: ( niflo proletario>, de las entidades patronales AGA-CCI,
del midrcoles 8 del corriente, hay-falta de valor; dema-
gogia, una lecci6n de ciencias naturales, mitad morali-
zante, caballito de batalla, epistola y falsedades al por
mayor, todo 6sto desarrollado a trav6s de 27 pArrafos.
A la AGA Y CCI les falta valor para encarar el pro-
blema, cuando en el titulo dicen: ; este
servird mAs tarde para decir; 68 -





afirmamos>. No s6lo hay falta de valor sino que incu-
rren en perfidia para consigo mismos, pues mas leal ha-
bria sido decir <; pero nuestros atacantes descono-
cen esa virtud, y no podian adoptar otra postura que no
estuviera de acuerdo con la linea tortuosa que escogie-
ron desde que iniciaron su injuriosa campafia contra el
CNUS. No nos extrafia esa falta de valor de la AGA y CCI,
porque sabi6ndose derrotados, no podlan aceptar la dis-
I cusi6n serena y honest, sin descender a plans a los que
jams bajan los trabajadores.
Del parrafo 20. al 9o., los patrons adoptan una ca-
tedratica actitud, y desarrollan una leccit6n mitad de
ciencias naturales, mitad moralizante, en la cual estA esa
letanla de injuries con que infitilmente se ha querido he-
rir a los trabajadores sindicalizados, positive avanzada de
la revoluci6n y dolor de cabeza de los enemigos del pue-
blo. Ademis, bueno es decir que aqui el caballito de ba-
talla va en el parrafo 17.
Es'inconcebible que se pierda la vergiienza hasta el
punto de citar en el pArrafo 22, la carta del 18 de marzo
1946; porque los patrons se resistieron a ir a la Con-
ferencia de la Oficina Internacional del Trabajo; y valga
en esta ocasi6n recorder la sistematica oposici6n que hi-
cieron los de la AGA contra la sindicalizaci6n campesina,
precisamente cuando la Conferencia Internacional del Tra-
bajo votaba la libre organizaci6n sindical; tienen que re-
cordar que en esa ocasi6n se retiraron de la discusi6n
pfiblica, por haber presentado una pobrisima batalla; es-
tdn a la orden los recortes de prensa que prueban que fue
nuestra la filtima publicaci6n.
En el pArrafo 23, hacen referencia a la nota del 27
de agosto. No sabemos quidn habrd dicho a los patro-
nos que les est& vedado el derecho de ser tomados en cuen-
ta en los problems que lesatafien. Igual cosa puede de-
cirse del 24, que contiene la carta del 17 de junio, la que
se refiere a la integraci6n de las juntas de conciliaci6n.
Del parrafo 22 al 24 estan las epistolas y la falsedad. No
hay, pues, comentario qu6 hater, porque seria compartir
con ellos el ridicule.
Los tres 1iltimos 25, 26 y 27, se derivan de sus inmfe-
diatos anteriores, en una forma tan mal aprovechada ju-
ridica y moralmente, que una vez mas caen dentro del
circulo de la ridicule. Lo que desconcierta al pueblo es
aquella famosa sesi6n secret de la AGA y su anteriori-
dad inmediata al filtimo complot. Estas curiosas coinci-
dencias es lo que ustedes deben explicar y dejar claro, no
esa infantilidad que plantean en los tres filtimos pArrafos
citados.
a- 69 -






El Comit6 Nacional de Unidad Sindical declara cate-
g6ricamente, que el espiritu de la reform (que ustedes
entienden perfectamente, pero que como de costumbre
tergiversan giiizachescamente) no fu6 tomando el traba-
3ador eol el caso de ser demandado por su propia familiar,
sino por el contrario, se le tom6 junto con su familiar, y
lo que se persigue y que ustedes tratan de evitar, es de-
fenderlo contra la demand de personas ajenas a la fa-
milia. Se tom6 .en cuenta, ademas, que un trabajador de
los que ustedes despiden injustificadamente, sin acordar-
se del nifio proletario, hubiese perdido el empleo, tenien-
do junto con 61 a su familiar, y que despues de cierto tiem-
po consiguiera de nuev? trabajo. iSerfa just y huma-
no que al poco tiempo de empezar a trabajar tuviera que
satisfacer deudas, embargfndole hasta un 60 por ciento
de su salario? 6Por qud no toman en cuenta los seftores
de la AGA y CCI el serio trastorno que ocasiona la p6rdi-
da del empleo y tenerle qu6 hacer frente a las necesida-
des de la familiar? Esto debieron haber pensado ustedes,
improvisados defensores del nifio proletario, cuando nos
atacaron diciendo que estabamos pidiendo el contrato vi-
talicio. Para despedir a los trabajadores se olvidaron del
nifio proletario. Pero donde ustedes se confiesan comple-
tamente derrotados, es cuando se comprueba que se calla-
ron la otra parte de la enmienda, que dice que no se
empezara a cubrir una deuda sin haber satisfecho previa-
mente la otra. S61o eso demuestra palmariamente que el
CNUS no ha procedido desligando al trabajador de su fa-
nmilia, sino junto a ella. 'En cuanto a los alquileres, hagan
el favor de decir Ld6nde esti el conflict para los agre-
miados, y quienes son los casatenientes?
El CNUS trata de evitar quie la deuda por alquileres
deje a la familiar sumida eir la miseria, y por ello pide se.
rebaje el porcentaje. Aqul reaccionaron ustedes como
agiotistas, ya no como patr.onos. Tienen que confesar,
sefiores de la AGA y de la CCI que se les fu6 la mano den-
tro del coco, sin imaginar qiue podia'ocurrirles lo del mo-
no del cuento...
Hasta aquf por hoy, falsos ap6stoles de filtima hora.
Ustedes comprenden que no hay un solo guatemalteco
que les crea, porque ya esta escrito que por sus hechos los
conocereis.

Comit6 Nacional de Unidad Sindical. Manuel Pinto
U., Secretario General CNUS. Victor Manuel Gutidrrez
G., por C. T. G. Gumersindo Tejeda S., por F. R. C. T:
A. Morales Cubas, por F. S. G.
70 -





EL CNUS PIDE LA IMPUNIDAD DE LOS DELINCUEN-
TES QUE REVELEN SECRETS PROFESIONALES


El inciso g) del articulo 63 del C6digo de Trabajo im.
pone a los trabajadores la obligaci6n de samente los secrets tecnicos, comerciales o de fabrica-
ci6n de los products a cuya elaboraci6n concurren direc-
ta o indirectamente, o de los cuales tengan conocimiento
por raz6n del trabajo que ejecuten, asi como de los asun-
tos administrativos reservados, cuya divulgaci6n pueda
causar perjuicio al patrono.
Se ha creado, pues, la obligaci6n que tiene el labo-
rante d'e no revelar los secrets industriales y comercia-
les, lo que equivale a aceptar que el trabajador no pue-
de divulgar los modos dp fabricaci6n, la cantidad y cali-
dad de materials prjmas y accesorias que se utilizan ni la
manera de tratarlas para su buen desarrollo ni much me-
nos los m4todos de Indole commercial que el patrono pone
en practice para introducir sus artlculos en el mercado o
para lograr que el consumidor los prefiera a los simila-
res que se le ofrecen.
La raz6n que justifica esta media es por demas sim-
ple: si el trabaj'ador concurre direct o indirectamente a
la elaboraci6n de determinado articulo o si por raz6n del
trabajo que ,ejecuta tiene conocimiento de los secrets
tecnicos y de fabricaci6n, debe, por moral, por honradez,
por dtica, guardarlos rigurosamente, ya que se trata de
secrets profesionales que no le pertenecen, putes se le
consider simple depositario y no duefio absolute de los
mismos, para que pueda, impunemente, darlos a conocer
a personas extrafias a la empresa.
Si un trabajador los revela, incurre en un delito bien
calificado que no necesita explicaci6n; si al divulgarlos
recibe una dadiva compete otro delito bien calificado que
tampoco necesita expli'caci6n. Cualquiera que sea el ob-
jetivo que se persigue, el trabajador que incumple con su
obligaci6n, cae bajo la sanciOn penal correspondiente y,
segfn el articulo 77 inciso e) del Codigo de Trabajo, pue-
de ser despedido sin indemnizaci6n ni responsabilidad
patronal.
La fnica garantia que tiene el patrono de la honra-
dez de sus trabajadores, es, pues, el temor del laborante
fue sabe que puede ser despedido si falta a su deber de
no revelar los secrets que se le confian a los que conoz-
ca por raz6n de su trabajo.
La reform propuesta por el CNUS al incio g) del ar-
71 -





ticulo 63 ,es por supresi6n. Ha pedido que se suprima el
parrafo que dice:
trabajo que ejecuten, asi como de los asuntos administra-
tivos reservados, cuya. divulgaci6n pueda causar perjui-
eios al patrono.
Con esta reform se le quita al laborante el deber
de guardar los secrets tecnicos, comerciales o de fabri-
caci6n que conozca por raz6n del trabajo que ejecute. Es
decir: que si el laborante no concurre direct o indirecta-
mente a la elaboraci6n de los articulos, no tiene obligaci6n
de guardar rigurosamente el imodo y forma de manufactu-
ra, ni los diferentes process t6cnicos que se desarrollan
para la debida transformaci6n de las materials primas.
Esto es barbaramente inmoral, es desvergonzada-
mente maligno, es querer fomentar la delincuencia en el
sector laborante y autorizar la falta de etica professional.
Un ejemplo para explicarlo: en una fdbrica de jabo-
nes, el trabajador encargado del blanqueo utiliza el md-
todo de oxidaci6n y recibe instrucciones de la autoridad
patronal para agregar, durante la saponificaci6n, persul-
fato de potasio, ya que suponemos que se trate de jab6n
en grano. El que opera este aspect de la producci6n sabe
en qu6 proporci6n debe utilizar esos ingredients y la for-
ma de disqlverlos y aplicarlos. Tod.o esto constitute se-
cretos tecnicos y de fabricaci6n que, obligatoriamente, de-
be guardar, bajo pena de despido justificado y procesa-
miento penal, ya que tiene conocimiento de ellos con con-
currir a la elaboraci6n del articulo.
Pero result que en el taller hay muchos laborantes
que no se ocupan del blanqueo del jab6n, sino en el em-
paque o en otros quehaceres, y que, por permanecer cons-
tantemente en el lugar, se han dado cuenta del procedi-
miento seguido por la empresa, de las materials primas y
accesorias y de los mdtodos de trabajarlas.
Como la reform pedida por el CNUS excluye a los
trabaj'ad.ores que divulgan los secrets industriales que co-
nozcan por raz6n de su trabajo, todos los que no interven-
gan en el blanqueo del jab6n, pueden impunemente reve-
lar los procedimientos del caso sin incurrir en ninguna res-
ponsabilidad. Segfn el CNUS la circunstancia de haber *
conocido aquellos secrets casualmente, no implica el de-
ber de guardarlos.
LEstamos en lo cierto al afirmar que la reform co-
mentada se aparta de la moral y de la 6tica professional?
La iltima parte de la mencionada reform consiste
en suprimir el deber que tiene el trabajador de no reve-
lar los asuntos administrativos reservados, cuya divulga-
72 -





ci6n pueda causar perjuicio al patrono. 'Esto en buen cas-
tellano significa que el trabajador --el cajero, el agent
viajero, el contador, la mecan6grafa, etc.-, puede lanzar
a los cuatro vientos los asuntos reservados de la empresa,
sin que tal actitud, que nos parece poco honrada, lleve en
sl ninguna sanci6n.
Hay circunstancias que la administraci6n de un ne-
gocio procura tener en la mayor reserve para que la com-
petencia no sepa de sus modos de operar. Es la defense
patronal frente a la volubilidad del mercado consumidor;
es la prevision commercial que se pone en juego para'evi-
tar la paralizaci6n de las ventas que implica, casi slempre,
la quiebra del establecimiento.
Ignoramos cudles son los fines que se propone Ia re-
forma. Ignoramos por que el CNUS la consider como una
de las reivindicaciones justas de los trabajadores organi-
zados y tenemos curiosidad por saber de las explicaciones
que se den para sostenerla. Tan grave es para los patro-
nos la revelaci6n de sus secrets industriales, comerciales
y administrativos cuando los trabajadores los hayan co-
nocido por haber concurrido direct o indirectamente a la
elaboraci6n de products, como cuando son revelados por
haberlos conocido por raz6n del trabajo. Un trabajador
puede descubrirlos, por .el solo hecho de ser empleado de
la empresa.
ANo es clerto que, en estas condiciones, el CNUS pro-
pugna por la impunidad del trabajador delincuente que
revele o venda, en perjuicio patronal, los secrets indus-
triales y de administraci6n que descubre por raz6n de su
trabajo?
Consecuentemente, la finica explicaci6n que se nos
ocurre es que los dirigentes sindicales creen que, para su
mejor defense frente al patron, necesitan conocer los
asuntos administrativos de la empresa, principalmente los
reservados, y para lograrlo nada mas facil que dejar en
libertad al trabajador sindicalizado para que diga a su
sindicato todos los pormenoreS de que tenga noticia, aun-
que su divulgaci6n perjudique al patrono. Si este es -el
objetivo que lersigue el CNUS, mal, muy mal hace, por-
que seria organizer un sistema de espionaje tan denigran-
te para el propio laborante como para los dirigentes sin-
dicales que lo fomentarian, amen de que seria poner de
manifiesto la ingerencia del sindicato en la administra-
ci6n privada de la agriculture, el comercio y la industrial.
LTiene el sindicalismo en Guatemala la consigna de
luchar por el control absolute de la propiedad privada,
para que el CNUS se lance a pedir la impunidad de quienes
divulguen los secrets de administraci6n; y el fin media-
73 -





to de tal gesti6n 4no se extender hasta la abolici6n de
la misma?


El CNUS en su III refutaci6n, la que redact6 en ter-
nminos ponderados y serenos, tal como lo esperabamos, ase-
gura que la reform pedida, la que le prohibe al patrono
influir direct o indirectamente sobre las decisions polf-
ticas de los trabajadores, no tiene los alcances de anular-
lo como ciudadano, ya que -sigue asegurando el CNUS-
los patrons pueden practicar la political electoral con ciu-
dadanos, pero no con trabajadores.
Esta situaci6n coincide con la que soportaria
cualquier patrono que deseara hacer political con miras a
un possible triunfo electoral, porque con la reform alu-
dida, le quedaria vedado dirigirse al element trabajador.
En cambio los ejecutivos de la Central Sindical Unica que-
darlan en libertad de manejar la maquinaria electoral y
podrlan ordenar a las agremiaciones obreras y campesi-
nas, perfectamente disciplinadas con el mito de las reivin-
dicaciones sociales, que se votara por determinado ciuda-
dano, que es precisamente lo que el comunismo ha hecho
en various pauses de Europa, para gobernar a ciencia y pa-
ciencia de las democracies.

Hemos leido la publicaci6n del CNUS del 11 de los
corrientes que fu6 la IV refutaci6n a la AGA y la CCI. Sus
tdrminos no son comedidos ni serenos: y no vale la pena
entrar en pol6mica con respect al ataque violent que
se nos hace.
Esta IV refutacion, suscrlta por los dirigentes del
CNUS, es un desborde escandaloso de rencor, cuyo fni-
co objeto, se nos ocurre, es neutralizar el derrame billoso
de su red'actor. Nada se argument acerca de la base jus-
ta que tuvo el CNUS para pedir que se disminuya hasta el
30% el porcentaje embargable del salario del trabajador
que no paga pensions alimenticlas: y esta tan malamente
pensado su contenido, que su sola lectura indica la postura /
de los firmantes.
Sin embargo, es de! caso comentar el parrafo que dice:
te que el espiritu de la reform no fu6 tomando al traba-
jador en el caso de ser demandado por su propia familiar,
sino por el contrario, se le tom.6 junto con su familiar, y
lo que se persigue es defenderlo contra la demand de
personas ajenas a la familiar .
Para aclarar diremos finicamente que el inciso a) del
articulo 97 del Codigo de Trabajo obliga al embargo de
74 -





toda clase de salario y satisfacer obligaciones de pagar alimentos.
Los alimentos que se deben cubrir, si el derecho ci-
vil no esta equivocado y nuestras leyes no han sido refor-
madas, correspondent a los que se prestan para sostener a
los hijos, padres, c6nyuge y herinanos.
LA qud clage de alimentos se referira el CNUS cuan-
do dice que se trata de proteger al trabajador de deman-
das alimenticias instauradas por personas ajenas a la
familiar ?
Convengamos honradamente en que baJ'ar el porcen-
taje del embargo del salario del laborante al 30 %, para
cubrir los alimentos que debe a sus hijos, padres, herma-
nos o esposa, es oompletamnente inhumane e inmoral. El
CNUS nunca debi6, por prestigio, pedir esa reform al C6-
digo de Trabajo. No puede ser reivindicaci6n just para
el laborante, organizado, el hecho de protegerlo cuando
no cumple con la obligaci6n natural y legal de pagar ali-
mentos.
Sabedores de una radiodifusi6n y un articulo de pren-
sa que pretenden colocar a la AGA y la CCI en situaci6n
equivoca, ambas entidades declaran que: si bien les in-
cumbe discutir ptiblicamente leyes y sus reforms que
sean inconvenientes para la economic national; por ser
apoliticas, no deben referirse a declaraciones de partido
politico alguno; y acogidas al ya celebre pensamiento que
dice: <, se abstienen
de responder los cargos que las agrupaciones de esa na-
turaleza convengan en lanzarles.

SINDICALIZACION OBLIGATORIA, ALGO CON QUE NO
i ACUERDA
El sefor Fernando Juarez G.,. exmiembro de la direc-
tiva del sindicato de trabajadores de Tiquisate, y con do-
micilio en la avenida de Washington, 70, de esta ciudad,
expresa que no esta de acuerdo con la sindicalizaci6n obli-
gatoria que solicita al congress el CNUS.
Ello, indica, daria lugar a muchas injusticias de par-
te de los elements d la directive de los sindicatos, algu-
nos de los cuales no siempre son honrados. Y terMina:
,Qu6 sera, en el caso de la sindicalizaci6n obligatoria de
los trabajadores de Bananera, que sean disueltos y no
quieran pertenecer a otro sindicato?
V REFUTACION DEL CNUS A LA AGA Y CCI
No es con insultos ni con bajezas con lo que se logra-
ra un patri6tico entendido entire los capitalistas y traba-
jadores de Guatemala.
75 -





El Comit6 Nacional de Unidad Sindical de nuevo se
dirige al pueblo de Guatemala (a los trabajadores en par-
ticular) para referirse al escandalo promovido por las
fuerzas reaccionarias y enemigas de los trabajadores, que
se mueven dentro de la AGA y CCI.
Estas instituciones regenteadas en la actualidad por
los hombres m&s recalcitrantes del conservatism econ6-
mico, latifundistas y comerciantes de escasa preparaci6n
political pero de abundante fortune, de pensamiento poli-
tico retr6grado, y estrechamente vinculados con el pa-
sado oprobioso de las -fatfdicas dictaduras que como una
maldici6n sufri6 Guatemala hasta 1944, continilan en su
tematica intransigencia acusando al movimiento trabaj'a-
dor de ser autor de los peores crimenes. eEn repetidas oca-
siones hemos denunciado la insistencia con que las fuer-
zas de la regresi6n provocan a los sectors obreros y cam-
pesinos para mantener la inestabilidad en el pals y hacer
possible el retorno a los regimenes de opresi6n.
Por fortune ya el pueblo de Guatemala no es el mis-
mo ni los trabajadores proletarios ni muchos otros ciuda-
danos de la clase media comulgan con quienes, proclamAn-
dose defensores de la seguridad national y al mismo tiem-
po adalides de su progress (?) mantienen en sus empre-
sas condiciones tales que mas son propias de un regimen
social y de servidumbres que del que garantiza la Consti-
tuci6n de la Reptiblica. La incredulidad del pueblo para
quienes siempre lo han explotado en alianza con las ti-
ranias criollas, se generaliza afn mas con procedimientos
como los que utiliza en su campafia de desprestigio el bi-
nomio AGA-CCI. En verdad, cualquier persona sensata
tiene que condenar la actitud de aquellos sefiores ante un
problema tan, natural y democrdtico como lo es, el de la
reform de una ley. Responder a una proposiciin al con-
greso de la Repfiblica solicitAndole reform determinados
articulos del C6digo de Trabajo, con toda una series de
publicaciones jactanciosas, engreidas, impresionantes, de-
mag6gicas y por ende infundadas; pero sobre todo desbor-
dantes de veneno, es vergonzoso para quienes se precian
de ser personas cultas, educadas y,poseedoras del saber
que ellos suponen s6lo d4 el dinero.
El Comite Nacional de Unidad Sindical, a guisa de
comparaci6n, present al pueblo, textualmente, algunos
titulares y frases empleadas por la AGA y CCI, su inten-
ci6n perverse y el tema al que alude. Ejemplos:
< insisted en la sindicalizaci6n forzosa, que
es media antidemocrdtica y avanzada del comunismo>.
Este titular, con el que se pretend sindicar a los tra-
bajadores de Guatemala con eljridiculo calificativo de co-
76 -






munista, hace relaci6n con una de las enmiendas propues-
tas por el CNUS que tiene por objeto lograr que se garan-
tice con mas eficiencia el derecho que ya tienen los traba-
jadores a su escalaf6n y a organizarse con la seguridad
que la Constituci6n garantiza. Se persigue que los ascen-
sos por eficacia y capacidad sean una realidad y que no
siga imperando el favoritism de los jefes. 2Serd just que
una petici6n de esta Indole sea calificada de com'unismo?
En cambio afirmaci6n tan gratuita y tan baja es prueba
de la mas pura demagogia empleada por los patrons re-
calcitrantes.
Dice otro titular: ticulo 62 del C6digo de Trabajo, es inconstitucional por-
que anula al patrono como ciudadano, y deja' en manos de
los lideres del CNUS el control politico de la Naci6n>.
La reform solicitada por el CNUS tiende a evitar los
abuses y arbitrariedades de muchos patrons, especial-
mente los del campo, que inveteradamente han abusado
de la sumisf6n de sus trabajadores utilizAndolos a su an-
tojo para fines politicos. De ello a desear el control politi-
co de la naci6n hay una gran diferencia y denota de parte
de quien lanza tal imputaci6n, una p6rfida xnaniobra: la
de asustar al pueblo con el cuco de que el CNUTS va a im-
plantar la dictadura del proletariado.
Otro titular mas: y administraci6n de las Empresas privadas>.
V6ase la dolosa imputaci6n de los enemigos de la
Revoluci6n y de los trabajadores, al denominar expropia-
toria a una enmienda que s61o pretend que el Sindicato
tenga facultad para aceptar como miembros suyos a quie-
nes desempefien funciones de direcci6n o de administra-
ci6n. O mas claro, darle oportunidad a los trabajadores
de confianza de los patrons, pero que al mismo tiempo
lo sean del Sindicato, para sindicalizarse. Pues a 6sto le
llaman los patrons confiscatorio y siguiendo la muleti-
lla, tActica comunista. Y este otro:
"El CNUS pretend crear el contrato vitalicio en be-
neficio del trabajador poco escrupuloso y en perjuicio del
laborante eficiente".
Pero no es eso lo que pretend el CNUS cuando soli-
cita la reposicit6n al puesto en caso de haber sido des-
pedido injustificadamente. Lo que los patrons llaman
contrato vitalicio, la ciencia del derecho llama contrato de
trato sucesivo y estd reconocido en nu-estro regimen le-
gal al apuntarse que los contratos de plazo fijo son de
excepci6n y que todos los contratos de trabajo deben esti-
marse d'e plazo indefinido. Lo que desea el CNUS
con esta reform es precisamente la 'seguridad para el
77 -






trabajador. Una de las Libertades de la Carta del AtlAn-
tico, o sea, la libertad de miseria. Al patrono, como lo
hemos denunciado en muchas ocasiones, le es muy fM-
cil pagar una indemnizaci6n, pero al trabajador le puede
ser impossible encontrar otro trabajo maxime si se toma
en cuenta la existencia de las listas negras y otras crimi-
nales represalias que toman los patronos. Y por ello es
que se pide la permanencia en el trabajo, renunciando
a una indemnizaci6n que quizAs le pudiera ser mas lu-
crativa. Ese es el verdadero fondo de la enmienda; s6-
lo las gentes carentes de sentido human pueden inte-
resarse en desvirtuarla.,
Y en esa forma continfian los titulares de la~ publi-
caciones patronales. Con respect a la si6n> se ha engafiado al pueblo, porque el CNUS no ha
propuesto clausula 'de esta indole. Nosotros pedimos la
preferencia de los sindicalizados y ciertas garantias pa-
ra el trabajador organizado, lo cual estA en absolute ar-
monfa con el espiritu del C6digo de Trabajo que recono-
ce como necesidad estatal el ftmento de la unidad sin-
dical.
Pero toda la infamia y la estafa que suponen tales
publicaciones han servido para convencer a los trabaja-
dores y a los hombres progresistas de las otras classes so-
ciales, de lo poco escrupulosos que son los regents de la
AGA y CCI,,y de algo mas grave afin: haber arrojado la
primera piedra para provocar a los sectors obreros y
campesinos a las lucha de classes. La insistente califica-
ci6n de comunistas, y la contumaz intransigencia desple-
gada en todos y cada uno de los articulos publicados, asi
como el espiritu totalitario e intolerante de sus afir-
maciones, los coloca de una vez por todas en el banquillo
de los acusados ante el tribunal de la historic.
En tanto que los trabajadores no se cansan de in-
vitar al examen sereno y ponderado de todo lo que inte-
resa a patrons y trabajadores, los rapaces dirigentes pa-
tronales se colocan en la mas terca posici6n. Ellos de-
'bieran ser expulsados de la AGA y CCI, si efectivamente
tales instituciones quisieran cumplir con sus funciones: el
fomento de la agriculture, el comercio y de la industrial.
El destiny de aqu6llas sera de desprestigio porque en vez
de tender los justos y sensatos deseos de la clase tra-
bajadora, de la cual obtienen el incremento de su riqueza
la han menospreciado infamemente.
Pero ello a los trabajadorep no les importa porque sa-
ben perfectamente que hay sectors de opinion revolucio-
naria que no estan dispuestos a dejar solo al proletariado
y que ya se han pronunciado categ6ricamente sobre tan
78 -






debatido asunto, condenando la antipatri6tica actitud de
los lfderes de la AGA y CCI, y en favor de quien tiene
la raz6n: el CNUS.
Comite Nacional de Unidad Sindical, Manuel Pinto,
Secretario General del CNUS; V. Manuel Gutidrrez G., p.
Confederaci6n de TrabaJadores de Guatemala; A. Morales
Cubas, p. Federaci6n Sindical de Guatemala; por Gumer-
sindo Tejeda, V. Manuel Gutidrrez G., p. Federaci6n Re-
gional Central de Trabajadores. Guatemala, 13 de Octu-
bre de 1947.

CON UNA DE LAS REFORMS PEDIDAS POR EL CNUS,
SE PERSIGUE ESCLAVIZAR AL TRABAJADOR
CAMPESINO

El articulo 58 de la Constituci6n, en su inciso 8o., es-
tablece el derecho de sindicalizaci6n libre para fines ex-
clusivos de defense econ6mico-social de los patrons, em-
pleados privados, el magisterio y trabajadores en general.
Cuando los constituyentes del 45 dispusieron incluir,
entire los principios fundamentals, el relative a la libre
sindicalizaci6n, claramente delimitaron su objetivo a fi-
nes de defense econ6mica y social de los asociados. La
econ6mica, porque regular el poder adquisitivo de lo indis-
pensable para la subsistencia; y la social, porque, si-
guiendo un proceso evolutivo rechaza al trabajador como
individuo y lo consider -en grupo y clase- como fac-
tor important de la producci6n y fuerza capaz de adqui-
rir las justas reiyindicaciones que le correspondent tradu-
cidas en un mejor trato y en mejores condiciones de vida.
Pero no hay que ofuscarse: al trabajador apreciado en
grupo y como clase se le debe biscar el nivel que, dentro
de una democracia que protege tanto al capital como al
trabajo, coincide con la armonia productive de ambos ele-
mentos, sin que la protecci6n del Estado se incline siste-
mrticamente hacia uno de los lados. Decimbs esto porque
el derecho obrero tiene como tendencia bAsica la de pro-
teger al trabajador frente a dos elements: la potencia-
lidad econ6mica del patron y la falta de un libre consen-
timiento para contratar debido a la necesidad imperative
de ganar un salario.
De manera que, dadas esas condiciones, los constitu-
yentes pensaron, con o sin raz6n, que el sindicalismo de los
traba3'adores era la fuerza del grupo que podia, mediante
huelgas, contratos y pactos colectivos de trabajo y tantas
otras medidas, obligar al sector patronal a colocarse en
terrenos equitativos.
Fu6 la legalizaci6n de la defense colectiva de una
79 -






clase, para que el individuo aislado y necesitado de un
salario, tuviera el respaldo poderoso del grupo que lu-
charia por el bienestar de todos. En la realidad era pasar
del individualism egoista a un socialismo moderado, pero
con la actitud mantenida por el CNUS y las reforms al
C6digo de Trabajo que solicitan, vendria a establecer una
verdadera esclavitud de los trabajadores sindicalizados,
fines que no fueron los que inspiraron el capitulo de Ga-
rantias Sociales que contiene la Constituci6n de la Repfi-
blica.
Fueron, pues, fines de defense econ6mica y social, ex-
clusivamente, los que se plasmaron en la Constituci6n co-
mo principios viable para la sindicalizaci6n; pero como
comprendieron que, dentro de un regimen democrAtico se
deberia proteger al individuo como tal, impusieron la con-
dici6n precisa y categ6rica de que la sindicalizaci6n debe-
ria ser libre, absolutamente voluntaria, para evitar la dic-
tadura de grupos sobre los mismos trabajadores.
Las actividades del trabajador organizado mediante
la sindicalizaci6n, deben corresponder al nivel cultural del
lugar donde se desarrollen y asf, en el primer parrafo del
articulo 58 de la Constituci6n se express claramente que:
el trabajo, atenderAn a las circunstancias econ6micas y
sociales del pals, a las condiciones y costumbres particu-
lares de cada region y a las caracteristicas y posibilida-
des de las diversas classes de actividades>.
Como la situaci6n del laborante campesino es muy
diferente a la del citadino, los Constituyentes fijaron un
principio especial para ellos al decir: respectco de los tra-
bajadores agrfcolas, el Estado tomarg en cuenta las con-
diciones y necesidades de aqiiellos, las zonas en que la-
boran y las demds circunstancias p.eculiares de esta clase
de trabajo>,.
Asi fue como al estudiarse el C6digo de Trabajo, se
emiti6 con un capitulo especial relative a la sindicaliza-
ci6n campesina para que fuese la agremiaci6n no s,6Io la
defense econ6mico-social del grupo, sino fuente de cul-
tura y de bienestar econ6mico con miras a la complete Ii-
beraci6n del campesino. A la vez que se obligaba al sin-
dicato a ser, efectivamente, una instituci6n colaboradora
del capital que contribuyera al desarrollo y progress de
las empresas agricolas y ganaderas del pals.
Hubo, en la intenci6n del legisladbr, la conciencia
plena de que los trabajadores, como clase, no s6lo debe-
rian luchar por superiores condiciones de trabajo y vida,
sino por el fomento de la producci6n y el mej'oramiento
de los mdtodos aplicables a la misma.
80 -





Y plasmando esa intenci6n se aprob6 el artfculo 235
del C6digo de Trabajo, que obliga, para llenar esa finali-
dad esencial del sindicalismo campesino, a los siguientes:
a) organizer cooperatives con sus afiliados.
b) Establecer, administrar o fomentar instituciones
de asistencia y previsi6n social de mutuo benefi-
cio para sus miembros.
c) Alfabetizar por todos los medios a su alcance a
sus afiliados y a sus familiares.
De suerte que para el funcionamiento autorizado de
los sindicatos campesinos, es indispensable que se cumpla
con organizer cooperatives, establecer y administrar ins-
tituciones de asistencia y previsi6n social y alfabetizar a
sus afiliados, bajo la estricta vigilancia y asesoria de la
inspecci6n general del trabajo. Ademas el Ministerio del
Trabajo y Previsi6n Social debe velar por que esos sindi-
catps no realicen otras actividades que las enumeradas en
las letras a), b) y c), mientras no comprueben que cum-
plen con organizer cooperatives y administrar institucio-
nes de asistencia social, siempre y cuando haya, dentro de
los asociados, un sesenta por ciento o mas de alfabetos.
Este es el plan legal concebido por el legislator y san-
cionado por el organismo ejecutivo al mandar publicar y
cumplir el C6digo de Trabajo. Entendemos que si el Con-
greso y el Ejecutivo pensaron en la conveniencia de supe-
ditar a los sindicatos campesinos a reglas especiales, fue,
precisamente, porque comprendieron que el nivel cultural
del trabajador del campo no permitia, por ahora, una li-
bertad de acci6n del sindicalismo en terrenos eficazmente
abonados por la demagogia de los lideres, que han ido a
los campos a confundir con sus prddicas al laborante hon-
rado y tranquilo. Recordamos de unas publicaciones sos-
tenidas por el Ministerio de Agricultura donde se hacia ver
la conduct reprochable del liderismo que iba por las fin-
cas sembrando el descontento del campesino, con miras a
anarquizar las regions mas ricas del pais; y recordamos
tambidn, que fueron las propias agremiaciones obreras de
la ciudad, y la AGA, quienes adversaron tales actividades.
Hoy que se formara la Central Sindical Unica, el
CNUS cambia de tactica y pide, como una reivindicaci6n
just del trabajador, que se derogue totalmente el capl-
tulo que norma la sindicalizaci6n campesina.
EL CNUS pide que los sindicatos campesinos ya no
sean obligatoriamente, colaboradores del capital ni con-
tribuyentes al desarrollo y progress de las empresas agrf-
colas y ganaderas del pais. Pide que los sindicatos del
camipo no se ocupen de preferrencia y con fin esencial, de
former cooperatives, establecer, administrar y fomentar
81 -






instituciones de asistencia social. Pide que los sindica-
tos no tengan el deber de alfabetizar a sus afiliados. Pi-
de que el Ministerio de Trabajo y Previsi6n Social no los
asesore ni vele por que se cumplan esos fines esenciales.
EL CNUS no se interest, entonces fundamentalmen-
te, por el nivel cultural del campesino hi por que los tra-
bajadores contribuyan al progress agricola y ganadero
del pals.
No comprendemos cudl fu la raz6n que impulse al
CNUS -basados en que tal gesti6n correspondia a una
reivindicaci6n just del trabajador- para pedir la de-
rogaci6n del capitulo segundo del titulo sexto. del C6digo
de Trabajo. Si just es dejar al campesino en libertad
para que se alfabetice o n6 a su sola voluntad; si just
es quitarle la obligaci6n de former, dentro de su sindi-
cato, las cooperatives que segfin el legislator pueden ser-
vir para liberarlo; si just es no obligarlo a que establez-
ca, administre o- fomente instituciones de asistencia so-
cial, entonces, convengamos en que efectivamente el
CNUS tiene raz6n para asegurar que su reform encierra
una reivindicaci6n del trabajador organizado.
Esta reform pedida por el CNWS amerita un estu-
dio extenso y sereno. No es possible en una sola publica-
ci6n analizar todas las proyecciones que tiene la dero-
gaci6n del capitulo relative a la sindicalizacion campe-
sina, y, por ello, este trabajo nos llevar& mas de una.
Sin embargo es del caso hacer notar que tal como
se plasm6 en el derecho obrero guatemalteco la libre
-sindicalizaci6n, los resultados que supusieron los legis-
ladores son convenientes no s61o a la economic nacio-
nal, sino a la culturizaci6n de las masas.
La 'AGA y la CCI, sin ser. opositoras a la sindicali-
zaci6n libre de los trabajadores de la ciudad, si propug-
nan por que en el campo se vigilen las actividades de
los dirigentes sindicales para evitar que el sindicato
campesino se transform en avanzada del comunismo,
que propende por la destrucci6n del regimen democrd-
tico y la esclavizaci6n del propio campesino, tal vez mas
dura y triste que la feudal.
CON UNA DE LAS REFORMS PEDIDAS POR EL CNTUS
SE PERSIGUE ESCLAVIZAR AL TRABAJADOR
CAMPESINO
Expusimos en publicaci6n anterior que los legisla-
dores pensaron en una sindicalizaci6n campesina que
fuese prdpulsora de la alfabetizaci6n del trabajador y
contribuyente al desarrollo y progress de las empresas
agricolas y ganaderas, a la vez que culturizara al labo-
82 -






rante para la formaci6n de cooperatives e instifuciones
de asistencia social.
La raz6n que los impulse a exigir del sindicato el
cumplimiento de esos fines esenciales, fud que las mejo-
res conquistis del trabajador ya habian sido logradas,
pues los,constituyentes del 45, con el prop6sito de qu.e
los laborantes gozaran de los beneficios que les garan-
tizaran otras condiciones de vida, crearon el capftulo es-
pecial de las Garantias Sociales, en el cual de detallan
las siguientes:
a) Obligaci6n del Estado de emplear los recursos
necesarios para proporcionar ocupaci6n a todo aquel que
carezca de ella. El trabajA'dor puede estar seguro que
el Estado cumpliri su deber, pues, realmente, es el fini-
co que puede asegurar las condiciones econ6micas sufi-
cientes a una existencia digna sin menoscabo de su pa-
trimonio, porque no lucra ni puede, dentro de sus fines,
comercializar sus actiVidades. Cuando constitucional-
mente se le di6 al patrono el derecho de despedir a los
trabajadores sin just causa y se le impuso, consecuente-
mente la prestaci6n de una idemnizaci6n, se tuvo en
cuenta que el Estado deberia velar por ocupar a los ce-
santes, ya que seria atentatorio compeler al -sector pa-
tronal a sostener un personal que no le es indispensa-
ble para normalizar la producci6n de sus tierras o de
su equipo industrial.
b) Contratos individuals y colectivos obligdtorios.
El laborante gana una situaci6n ventajosa con esos con-
venios: se le asegura el trabajo por determinado tiem-
po y bajo ciertas condiciones que, dada la vigilancia de
las autoridades del trabajo y la protecci6n de la mate-
ria -la fij'aci6n del salario minimo, para concretar- le
dan al trabajador la aptitud de desenvolverse con un
efectivo y libre arbitrio para perfeccionar una. relaci6n
de trabajo, amen de que logra una cuantia de sueldo
capaz, a j'uicio de las juntas paritarias y del Estado de
satisfacer sus necesidades y las de su familiar ,
c) La fijacl6n de un salario minimo que, una vez
establecido tal como lo hard el Estado tomando en cuen-
ta el dictamen de las juntas paritarias, sera la base pa-
ra regular su economic domestica.
d) Un dia de descanso pagado despues de cada seis
de trabajo, que le represent al laborante, un aumento
en su salario del 14%, o sean: Cincuenta y dos dias al
afio que, sin trabajar, le paga el patrono.
e) Jornada maxima de trabajo diurno de 48 horas
y nocturno de 36. Los legisladores fueron mds( lejos e
impusieron a los patrons el pago de 48 horas de salario
83 -






por 45 de trabajo efectivo para la labor diurna; y el pa-
go de igual tiempo por el trabafo nocturno de 36 horas.
f) Vacaciones anuales remuneradas despuds de un
afio o mas de servicios ininterrumpidos. Sumando los
52 domingos, los 8 dias de asueto pagados' durante el
afio, las 3 horas semanales y las vacaciones, result que
el trabajador labor 2751/2 jornales de 8 horas al afo,
y recibe el pago de 365. Invirtiendo: El patrono paga
891/2 jornadas de 8 horas que son improductivas econ6-
micamente consideradas. Ya con esto, el costo de pro-
ducci6n auihent6 por mano de obra, en un 241/2%% qule
vino a encarecer los articulos que consume los mismos
trabajadores. Y si a esto se*suma los diferentes aumen-
tos en el salario que se han concedido en el curso de
tres afios, se comprende por que el Indice de costo de la
vida ha aumentado.
g) Igualdad de salario correspondiente a trabajo
igual y en iddnticas condiciones de trabajo. Fu6. pre-
cisamente este principio el que aceptaron los trabaja-
dores en el dltinfo congress de trabajo celebrado en Pa-
ris. En Guatemala se legalize sin necesidad de gesti6n
alguna de parte de los lideres sindicales.
h) Protecci6n a la mujer trabajadora en las epocas
de la maternidad, pagandosele el salario que correspon-
de a los 30 dias antes y 45 dfas despues del parto. Ade-
4ms se le reconoce ,media hora diaria para la lactancia
del hijo, sin que su salario sufra modificaci6n alguna.
i) Indemnizaci6n al trabajador cuando, sin just
causa, es retirado del traba'o, pagAndosele un mes de
salario por cada afio de servicio continue.
j) Obligaci6n patronal de proporcionar a sus trabaja-
dores habitaci6n, escuela y enfermeria, cuando el centro
de trabajo estd fuera de las poblaciones y siempre que el
Estado fije la necesidad de la prestaci6n.
k) Seguro Social para la ve'ez, enfermedades, acci-
dentes profesionales, muerte, e invalidez, cuyas cuotas en
parte pagarA el patrono.
Estas fueron, expuestas someramente, las garan-
tfas sociales que los constituyentes del 45 establecieron
para beieficio de los trabajadores. Los legisladores, al
emitir el C6digo de Trabajo, agregarpn much mas, que,
para el objeto de esta publicaci6n,' limitamos a las si-
guientes:
a) Gozar del salario que correspond al tiempo que
el laborante pierda por culpa del patrono.
b) Recibir el salario por el tiempo que necesite pa-
ra el ejercicio del voto en las elecciones populares.
84 -





c) Goce del salario que corresponda al tiempo que
dure una huelga just.
d) Para los trabajadores campesinos que tengan su
vivienda en la finca, el deber patronal de darles: la le-
fia indispensable para su consume domestico, los pas-
tos naturales y el agua indispensable para los animals
que crien: las frutas no cultivadas que haya en la finca
y que no acostumbre aprovechar el patrono, siempre que
se limited a la cantidad que puedan consumer el trabaja-
dor y su familiar; el aprovechamiento gratuito de los pro-
ductos de las parcelas de tierra que se les concedan. To-
do esto hace del trabajador campesino un verdadero usua-
rio de parte del inmueble en donde labor, en perjui-
cio de los derechos de propiedad del patrono. Sin embar-
go, los propietarios aceptan dar esas prestaciones, com-
prensivos de las necesidades del campesinado. El CNUS,
en cambio, autoriza a las agremiaciones obreras para que
le quiten al campesino una cuota semanal que no se sa-
be en que se invierte.
Para no extendernos cortamos aqul la lista de los
beneficios legales que tiene a su favor el trabajador,'y
pensamos que no fueron los sindicatos ni los lideres sin-
dicales quienes lucharon por adquirir y hacer suyas esas
conquistas. Fueron los constituyentes del 45 quienes
dieron al pueblo esas normas que la AGA y la CCI nunca
ban adversado:
Constantemente, por el contrario, hacen ver a sus
asociados el deber de satisfacerlas.
Todo el sector patronal, comprensivo de la evolu-
ci6n que cambia las relaciones obrero-patronales y aten-
to para mantener la armonia con el element trabajador
honrado y consciente, no ha puesto obsticulos para el
cumplimiento de esas prestaciones.
S La situaci6n del laborante de las empresas priva-
das es, pues, muy superior a la que usufructuaba antes
de marzo de 1945; y las garantfas sociales ya estable-
cidas forman un conjunto de conquistas que para el tra-
bajador guatemalteco, dadas nuestras pocas aptitudes
productivas, representan un cambio considerable en su
economic.
Con todo esto, el sindicalismo por desarrollarse en
el campo, casi no tiene un objetivo just. La defense
econ6mica y social del trabajador campesino debe Ile-
varla a cabo la inspecci6n general del trabajo, que vigi-
la y puede obligar a los sectors patronales a prestar
aquellas garantfas. Sin embargo, si las mentes de los 11-
deres sindicales es lograr la abolici6n de la propiedad
privada, la nacionalizaci6n de los medios de produc-
85 -





ci6n, el control politico electoral del pafs mediante la
organizaci6n de los sindicatos del campo, la eliminaci6n
del patrono como ciudadano, y la direcci6n y adminis-
traci6n de las empresas que se nacionalicen, entonces
podemos decir que el CNUS tiene toda la raz6n al ase-
gurar que la supresi6n del capitulo relative a la sindi-
calizaci6n campesina, es una reivindicaci6n just del tra-
bajador organizado, porque para el trabajador libre no
sera nunca una liberaci6n sino que lo esclavizard, tal
como reza el titulo de esta publicaci6n. Y vamos a de-
mostrarlo en una pr6xima, basandonos en los antece-
dentes que hemos tratado de ordenar.
La V refutaci6n que el CNUS nos entrega mediante
su publicaci6n en la prensa capitalina carece en lo ab-
soluto de arguments que desvirtien nuestras deduccio-
nes con respect a las reforms al C6digo de Tirbajo
que se encuentran en studio en el Congreso.
EL CNUS simula ocultar las buenas razones que in-
sinfia tener para propiciar las reforms pedidas, descien-
de de las alturas intelectuales propias de criterios sere-
nos y ecuanimes, y se defiende en los bajos de las fal-
sas imputaciones.' Ya es muy vieja y demasiado cono-
cida la tdctica de tratar de violentar las situaciones
cuando, no se tienen buenos arguments que opener.
EL CNUS, con esa actitud, nos obliga a suponer que tien-
de a provocar un desborde de injuries mutuas para que
la discusi6n degenere y la opinion pfiblica no medite
ni analice, imparcialmente, nuestras exposiciones. Pero
la AGA y la CCI no estan dispuestas a irse por esos ex-
travlos, porque los caminos reales son mas c6modos y se-
guros.
Afirm,a el CNUS que la demagogia patronal es evi-
dente porque los titulares de nuestras publicaciones son
alarmistas y err6neos, y que haya denunciado LAS FUERZAS DE LA REGRESION PROVOCAN A LOS
SECTORS OBREROS Y CAMPESINOS PARA MANTE-
NER LA INESTABILIDAD EN EL PAIS Y HACE'R PO-
SIBLE EL RETORNO A LOS REGIMENES DE OPRE-
SION>>.
~Serd regresivo emitir opinion sobre unas reforms
aa a ley del trabajo?
ZSe hace possible el retorno a regimenes de opresi6n
cuando se dice que la clausula de exclusion pedida por
el CNUS es media antidemocratica y avanzada del co-
munismo, y trata de forzar la sindicalizaci6n contra pre-
ceptos constitucionales?
iSera provocar a los sectors obreros y campesinos
afirmar que los dirigentes sindicales propugnan por
86 -






anarquizar el pais mediante las huelgas en servicios
piublicos esenciales para la economic national?
Los titulares son, segfn la tdcnica periodistica, el re-
sumen del contenido de las cuartillas publicadas; y si el
CNUS esta en capacidad de demostrar la sinraz6n de nues-
tras exposiciones, que analice el contenido y el fondo de las
mismas. Que discuta y pruebe por que las huelgas en servi-
cios pfiblicos y en trabajos de recolecci6n de frutos es consi-
derada por los lideres sindicales -porque al grueso del
element trabajador no se le ha tomado en cuenta- co-
mo una reivindicaci6n just del laborante. Que demues-
tre por que la sindicalizaci6n forzosa, no voluntaria,
es apreciada como otra reivindicaci6n just de los tra-
bajadores. Que ponga de manifiesto la raz6n que apo-
ya a sus dirigentes para pedir que se le prohiba al patro-
no, como ciudadano, intervenir en la political electoral
en colaboraci6n con partidos politicos de trabajadores y
que compruebe que tal media es otra reivindicaci6n
just del proletariado. Que compruebe plenamente y sin
lugar a dudas por qu6 la facultad del sindicato de recha-
zar o aceptar a los representantes del patrono '(que esa
es la mente de la reform tal como esta redactada, a
pesar de que el CNUS insisted en lo contrario) es una rei-
vindicaci6n just del trabajador, ya que de legalizarse
serian los lideres sindicales quienes administrarian las
empresas privadas. Que convenza, a la opinion pfblica,
por qu6 es una reivindicaci6n justa.del trabajador, el
obligar al patrono a pagarle a los lideres sindicales el
tiempo que necesiten para cumplir con los compromi-
sos de su agremiaci6n. Que pruebe fehacientemente,
que la impunidad y la autorizaci6n que se pretend dar
al trabajador para que revele, en perjuicio patronal,
los secrets industriales y de administraci6n de que ten-
ga noticia por raz6.n de su trabajo es otra reivindica-
ci6n just del element laborante
EL CNUS no puede hacerlo, y para desviar la aten-
ci6n del lector nos acusa de enemigos de la revoluci6n>,
quistas del trabajador>, y lanza el cargo de que < tafa en estas publicaciones>, y'que somos gentes patronales que nos colocamos en la mas terca posi-
ci6n.
Todos estos calificativos -y otros mAs que nos de-
dican- honran nuestra labor porque demuestran que el
CNUS no tiene arguments < para contrade-
cir nuestras afirmaciones; y si sus dirigentes actuaran
con una dosis minima de previsi6n; nos darian el benefi-
87 -






cio de la duda, en vez de acusarnos tan locamente como lo
hacen.
Dicen los del CNUS, que presentar una reform a
una ley es un problema natural y democratic. La AGA
y la CCI asf lo estiman. Lo malo es que los dirigentes
sindicales ya no creen natural y democratic, que se les
discutan sus peticiones, tal vez porque, ahora, es la pri-
mera vez en tres afios que los sectors patronales se oponen
a sus pretensiones, y esto ya no les agrada.
Sefiores del CNUS: Discutamos las reforms con am-
plitud de criterio para saber perder valientemente, tal
como Uds. se produjeron en su III refutaci6n -la fini-
ca correct, aunque, como las otras, equivocada en sus ra-
zonamientos- y convengamos en que algo bueno quedarA
para el trabajador honrado y laborioso. En cuanto a las
plAticas radiales que nos dedican, mas vale no referirse
a su contenido porque, entonces, descenderfamos a perso-
nalismos impropios de entidades series y responsables;
en beneficio de la colectividad, la AGAy la CCI las ig-
noran como el mejor paso para evitar situaciones violen-
tas. Y comprenda la opinion pfiblica que estA en nuestro
deber sefialar las proyecciones de las reforms para evi-
tar un desequilibrio econ6mico national que redunde en
perjuicio de los propios trabajadores, del capital, y del
regimen democrtico que puede salvar a Guatemala de
caer bajo la dictadura del comunismo.

REFUTACION FINAL QUE EMITE EL CNUS
((A LAS DELICTUOSAS PUBLICACIONES DE LA AGA.
y CCIG, SEGUN PUNTUALIZA.

Conforme nos lo pide el comit6 national de unidad
sindical, damios a publicidad la refutaci6n final que da
el CNUS a las publicaciones de la Asociaci6n general de
agricultores y de la cAmara de comercio e industrial, di-
ce asi:
EL CNUS habia contemplado la idea de destruir uno
por uno de los sofismas de la AGA y la CCIG tendientes
a tervigersar el fondo de las enmiendas al c6digo de
trabajo solicitadas por los trabajadores, al honorable
congress de la reptiblica, sin embargo, las insultantes
publicaciones de las entidades patronales' han degene-
rado de tal manera, que el CNUS prefiere dejarlos solos,
ya que la dignidad del trabajador no le permit conten-
der con quienes iniciaron esta pol6mica prescindiendo de
la mas elemental caballerosidad, y que Ilevaron la dis-
cusi6n a terrenos que nos est.n vedados a los hombres
honrados.
88 -






Sin embargo, para cerrar este lamentable capltulo
abierto por los enemigos de la revoluci6n y por ende de
los trabajadores, ahora regents de la AGA y CCIG, es
necesario que la opinl6n pfiblica conozca lo siguiente:
Los trabajadores representados por el CNUS, han
venido ofreciendo a la ciudadanfa en general, un espec-
taculo acorde con su responsabilidad. Hemos interve-I
nido conscientemente y dado nuestro aporte en aquellas
cuestiones que requieren el concurso de todas las classes
sociales; porque entendemos que el pals necesita de la
colaboracion de todos nosotros para encauzar la dificil
situaci6n que la humanidad entera esta confrontando co-
mo consecuencia de los intrincados problems que trajo
consigo el periodo de la postguerra. Todos nuestros ac-
tos han estado condicionados por las circunstancias y en
.mds de una ocasi6n, la intervenci6n de los trabajadores
organizados contribuy6 a resolver problems sumamen-
te complicados que pudieron devenir perjudiciales para
todos los guatemaltecos. EL CNUS se abstiene ae sefia-
lar una por una esas intervenciones suyas, ya que no
tiene interns en hacerse propaganda, pero si quiere lle-
var a la conciencia del pueblo su irreprochable conduct,
siemipre en defense de los sagrados derechos deilos tra-
bajadores; pero desposefda de prejuicios y del veneno
que con tan poco 6xito han puesto en las discusiones las
entidades patronales.
La AGA y CCIG, por el contrario, haciendo muy
poco favor a su pretendida superioridad sobre los traba-
jadores, no han desperdieiado tiempo ni espacio para
desorientar al pueblo con actitudes demag6gicas suma-
mente peligrosas. No es just que los politicos despla-
zados, aprovechandose de su posici6n dentro de la AGA
y CCIG, comprometan a esas instituciones, cuyo objeti-
vo es otro, en una lucha de la que tarde o temprano ten-
dran que arrepentirse. Desde un principio se oyeron
voces serenas, de personas honorables, llamando a la
cordura a estas gentes, interesadas en convertir una le-
gftima aspiraci6n de los trabajadores en controversial emi-
nentemente polltica, precisamente en los moments en
que las autoridades se empefiaban en desenredar la tra-
ma urdida para derrocar al regimen revolucionario y que
tuvo por epilogo la restricci6n de las garantias constitu-
cionales.
Hay algo de gran significaci6n y que puso de ma-
nifiesto que la raz6n estaba de nuestra parte: La rectill-
nea postura del licenciado -Julio G6mez Robles, quien no
obstante ser asesor j'uridico de la CCIG, conden6 pfibli-
camente la censurable actitud de los patrons. Pe-
89 -






ro no fu6 s6lo el licenciado G6mez Robles el que se pro-
Inunci6 contra tal inmoral proceder: muchos miembros
de la AGA y de la CCIG, entire ellos various extranjeros
respetuosos y agradecidos de la hospitalidad que les brin-
da Guatemala, nos manifiestan su desacuerdo y repugnan-
cia por la forma en que se nos atacaba. Esas personas,
honorables por todos concepts, que por solidaridad no
se han retirado de ambas instituciones, estan dispuestas
a hacerlo en un future muy pr6ximo, como protest de
esa actitud tan poco edificante.
Otros sectors no menos responsables, tambidn acu-
saron pdblicamente a la AGA y CCIG por su campafia de'
provocaciones, sefialindolas sin ambages como iniciado-
ras de la lucha de clase. Pero nada ha sido suficiente pa-
ra detenerlos, porque desde la primera pagina publicada
en los peri6dicos se colocaron en un piano inclinado que
tenia que llevarlos a la diflcil situaci6n en que hoy se
encuentran. Todavia esta semana las tendenciosas, pu-
blicaciones han continuado sin moderaci6n alguna. Es
por ello que el CNUS ha decidido no intervenir mas en
una pol6mica que debi6 desarrollarse en el piano de la
honestidad; pero que ambas entidades han querido con-
vertir en un problema politico para mantener la inesta-
bilidad en el pals, quidn sabe con qu6 intenci6n.
El Comit6 Nacional de Unidad Sindical quiere dejar
constancia de su rectitud y de su ponderacion. Llama-
mos a la conciencia del pueblo de Guatemala; de los ex-
tranjeros que conviven con nosotros; de las entidades pa-
tronales independientes y de los demas sectors de la opi-
ni6n pfblica, para que hagan un balance sereno y ecua-
nime de nuestra actuaci6n con respect de las entidades
atacantes. Estamos seguros que el resultado serA un sal-
do inmensamente favorable a los trabajadores. Examl-
nese nuestra solicitud al congress; revfsese el memorial
de las entidades atacantes, asi como sus publicaciones a
pagina entera en todos los peri6dicos de la localidad;
obsdrvese qui6n di6 principio a la campafa de desorienta-
ci6n pfblica, y por ultimo compdrese las publicaciones y
documents. No dudamos que la verdad lucira en toda
su plenitud. Ya lo dijimos en nuestra V refutaci6n: las
entidades atacantes se han colocado definitivamente en
el banquillo de los acusados ante el tribunal de la historic.
Por otro lado, hay una series de tareas concretas para
el movimiento obrero, que reclaman todo nuestro tiem-
po y energfas que no deben ser desperdiciados contestan-
do ataques que no dejarAn nada, absolutamente nada
para el progress del pals. -Guatemala, 17 de octubre de
1947- Manuel Pinto, Secretario General; p. Confedera-
90 -





ci6n de Trabajadores de Guatemala, V. Manuel Guti6rrez;
A. Morales Cubas, p. Federaci6n Sindical de Guatemala;
p. Federaci6n Regional Central de Trabajadores, p. Gu-
mersindo Tejeda, V. Manuel Gutierrez.

CON UNA DE LAS REFORMS PEDIDAS POR EL
CNUS SE PERSIGUE ESCLAVIZAR AL
.- TRABAJADOR CAMPESINO

En conclusion el sindicalismo legalizado tuvo como
base la convicci6n de muchos de los constituyentes, rela-
tiva a que el grupo deberia prevalecer sobre el individuo
para que, dado el process evolutivo de las sociedades, ca-
da clase, mediante la acci6n colectiva, tuviese el poder
suficiente para hacer valer su posici6n social frente a
factors contrarios y opositores.
Se cre6 el derecho constitutional de la libre agremia-
ci6n con fines esenciales de defense econ6mica y social de
los afiliados y se les autori~6 park que, tomando la ofen-
siva, lucharan exclusivamente por un mejoramiento de
sus condiciones de trabajo. Fud el reconocimiento del
principio socialist que supedita el interns individual al
interns general que es el beneficio de las mayorias.
No obstante se pens6, con atinada raz6n, que el cam-
pesinado, como conjunto de individuos en su mayoria ile-
trados, no estaba preparado para comprender una politi-
ca sindical de avanzada que lo colocara en posibilidad de
adquirir los derechos obreros que pudiesen reivindicarlo.
Fu6 asi como se le impuso la obligaci6n, previa a ac-
tividades puramente sindicales, de desanalfabetizarse y
educarse en el manejo de cooperatives e instituciones de
asistencia social. El objeto que se persegufa era muy
simple: A la vez que se les reconocia el derecho de la
libre sindicalizaci6n, se creaba un sindicato que fuese,
antes que otra cosa, escuela para sus afiliados, fuerza
educativa que hiciera del campesino una clase apta para
poder desenvolverse sin tutelajes econ6micos ajenos a sas
propios conocimientos y esfuerzos, y que fuese garantia
de que se Ilenarfa un fin social como era la contribuci6n
del trabajador al desarrollo y progress de las empresas
agricolas y ganaderas del pais.
Pero, analizada asi la situaci6n habia un inconve-
niente, traducido en que si el campesino se sindicalizaba
para llevar a cabo finicamente actividades que ,o culturi-
zaran, no era possible que, como clase, pudiera defenders
de la opresi6n econ6mica en que, a decir de algunos, se
encontraba. Entonces, los constituyentes decidieron
crear el capitulo constitutional de las garantias sociales
91 -






que da al trabajador la seguridad de haber logpado un
conjunto de derechos capaces de ponerlo en pianos supe-
riores; y los legisladores, al emitir el C6digo de Trabajo,
regularon esas garantfas de tal manera que hubiera una
efectiva protecci6n para el trabajador del campo, recono-
ciendole los beneficios que ya detallamos en publicaci6n
anterior.
El panorama que se presentaba a la conciencia nacio-
nal era halagador: El campesino, dentro de su sindica-
to, en el cual deberia haber un 60 % de alfabetos, se ilus-
traria en los metodos modernos de producci6n y se prepa-
raria para ser un element capacitado y comprensivo de
sus derechos y obligaciones. Y si los dirigentes sindica-
les no encontraban el nfimero de alfabetos suficiente pa-
ra la formaci6n de las agremiaciones, era Imponerles el
deber de empefarse en una campafia de alfabetizaci6n de
positive beneficio para el pals.
Asi se persegula que la 4poca de transici6n en que
se colocaba al campesino, fuera antecedente efectivo del
conocimiento obligado que debe tener todo trabajador,
acerca de que, antes que derechos sociales, hay obligaciones
individuals para con la sociedad y el Estado, que se tra-
ducen en'el deber de trabajar en beneficio de la produc-
ci6n y economfa national, lo que significa que el indivi-
duo, en grupo o aislado, debe renunclar a sus pretensiones
cuando lo que pide es perjudicial para la mayorla.
No era possible entonces dejar una accion completa-
mente libre del sindicalismo en el campo, porque se des-
orientaria al laborante con doctrinas incomprensibles pa-
ra su poca cultural y serfa masa facilmente maleable baj'o
la direcci6n del liderismo professional que pugna por la
unidad complete del element laborante como objetivo
principal a su personal interns.
El CNUS, pidi6 la supresi6n del capftulo II del, Titulo
VI del C6digo de Trabajo, lo que significa destruir de una
sola plumada todo el andamiaje que los constituyentes y
lQs legisladores construyeron para salvar al campesino de
un sindicalismo impropio, que no puede favorecerlo bajo
ningfin aspect. El CNUS no podia ignorar las circuns-
tancias que impusteron esas normas legales, y con conoci-
miento perfect de la inconveniencia que representaba,
hizo la gesti6n del caso para que el campesinado quedara
a merced del sindicalismo irrestricto manejado por direc-
tivos poco escrupulosos.
Lo que se persegula no era obligar al sindicato a
alfabetizar a sus afiliados, no era educar al campesino en
el manejo de cooperatives; ni tampoco era agruparlo para
que pudiese reivindicarse, porque ya la Constituci6n y el
92 -






C6digo de Trabajo les habfa concedido mejores condicio-
nes de vida.
Las proyecciones y los alcances de la supresi6n del
capitulo a que nos referimos son claramente visible: Si
para former un sindicato en el campo no es necesario que
haya un 60 %' de alfabetos, se facility la agremiaci6n del
campesino y se les hace entrar a ciegas, se puede decir,
porque no son aptos para comprender las funciones del
sindicato en la discipline fdrrea y desp6tica que anula la
libertad individual. Nuestros trabajadores del campo,
principalmente el element indlgena, no podrfan soportar
la organizaci6n que desea llevar a cabo el CNUS, porque
se le pondrla en situaci6n desventajosa. Antes, hace al-
gunos afios, eran las autoridades estatales las que los en-
gafiaban; hoy seria el llder q-uien se aprovecharfa de su
falta de comprensi6n para hacer de ellos pobres esclavos
del sindicalism'o forzoso.
Tal vez se crea. que estamos exagerando, pero vamos
a demostrar lo cierto de nuestra afirmaci6n. Con las re-
formas pedidas por el CNUS se trataba de establecer la
clAusula de exclusion que significa darle trabajo finica-
mente al sindicalizado. El campesino se vera obligado
a agremiarse para que se le reconociera el derecho al tra-
bajo. Se trataba de imponer la libertad absolute en huel-
gas durante la recolecci6n de frutos, lo que, a la larga,
se volverla contra el propio trabajador por la carestia de
los products agrfcolas que son los que permiten la sub-
sistencia. Se trataba de dejar en manos de los Ifderes el
control politico del pals para que el campesino, ya sindi-
calizado, fuese la fuerza electoral que pudiera hacer triun-
far los candidates impuestos por el sindicato. Ya tene-
mos una prueba de ello: Cinco de los principles lideres
sindicales usufructflan hoy el cargo de congresistas y
fueron las agremiaciones obreras quienes los impusieron,
violando preceptos del C6digo de Trabajo que les prohibe
intervenir en la political electoral. LY qu6 no exigirfan
aquellos lIderes respaldados por la masa campesina cuan-
do libremente pudieran agrupar a la ciudadania bajo el
despotismo del sindicato?
Se trataba en fin, de former un estado dentro de otro
estado, pues con las mencionadas reforms tambien se
pedia que el Ministerio de Trabajo y Previsi6n Social no
intervinieran en las actividades sindicales, para poder,
indudablemente, imponerse ain al propio gobierno.
El campesino, de consiguiente, quedaba desamparado
y convertido en pe6n de una avanzada que propende al
desequilibrio national, a la desorganizaci6n de nuestras
instituciones y a la esclavitud de los habitantes, con miras
93 -






a absorber los puestos claves del gobierno.
Vendrfa la dictadura de los lideres sindicales, de los
dirigentes de la Central Unica que, para sostenerse en
situaci6n tan privilegiada, ofrecerian al campesinado el
reparto de tierras, o como se le llama hoy, la reform
agraria democratica, que seria al final, la abolici6n de la
propiedad privada, no en beneficio del campesino, sino en
el de un estado comunista que esclaviza al trabajador y
mata al capitalist.
Debemos aceptar que si la Constituci6n de la Repi-
blica fij6 como principio bAsico la libre sindicalizaci6n
supeditada a las condiciones ,especiales de cada lugar y
sector, no es possible -mientras no se reform esa Cons-
tituci6n o el trabajador del campo no se alfabetice- per-
mitir que el 'sindicalismo tal como lo entienden los del
CNUS, conquiste las zonas agrfcolas y ganaderas del pals,
porque redundaria en un considerable descenso de la pro-
ducci6n que sostiene nuestra economia y que trata, hoy,
de liberar al campesino por el finico medio viable: la pres-
taci6n de parte del sector patronal de todas las garantfas
sociales y los derechos creados por la ley.
La AGA y la CCI hacen ver lo equivocado que estuvo
el CNUS al solicitar la supresi6n del CapItulo II del Ti-
tulo VI del C6digo de Trabajo, y piden al Congreso pesar
sus exposiciones en lo que valen efectivamente, tomando
en cuenta que nunca han rehufdo la obligaci6n de dar al
trabajador lo que justamente le corresponde.



El CNUS, en su refutacion final a la AGA y la CCI,
se retira de la discussion de las reforms al C6digo de Tra-
bajo. Esta retirada quiso ser digna y elegant. Lastima
que los dirigentes de ese Comit6 cometteron cuatro erro-
res imperdonables que los coloca en posici6n inversa.
Primero: Aseguran que ya no destruyen los sofis-
mas de las entidades patronales porque las insultantes
publicaciones han degenerado de tal manera que el CNUS
prefiere dejarlos solos (a la AGA y CCI) ya que la dig-
nidad del trabaj'ador no le permit contender con quienes
ihiciaron esta polemica prescindiendo de la mds elemen-
tal caballerosidad y que llevaron la discussion a terrenos
que nos estan vedados a los hombres honrados>.
No se trata de la dignidad, del trabajador, pues la
AGA y la CCI siempre han dirilgdo sus publicaciones a
protegerlo de las maniobras del liderismo; debieron de-
cir, antes bien, que el poco prestigio de que goza hoy el
CNUS no le permit contender con los sectors patronales.
94 -






Y decimos poco prestigio porque, con la tdctica que ha
seguido de no referirse al fondo de nuestras deducciones,
sino cqncretarse al insulto grosero y mendaz, ha descen-
dido de categoria.
Ahora result que los honrados son los dirigentes del
CNUS y los no honrados con los components de la AGA
y de la CCI, como si se tratara de deslindar la condici6n
moral de cada quien. La honradez estd, en' este caso, en
la veracidad de lo que se expone, y la AGA y la CCI no
han faltado a ella. La prueba es que el CNUS rehuye la
discusi6n y la respuesta que ofrecieron. no
lleg6 nunca.
En nuestras exposiciones no ha habido degeneraci6n.
Fud una critical juridica y real de las reforms del CNUS,
a la vez que categ6rica en cuanto a sefialar el fin que per-
seguian los Ifderes sindicales y la tendencia bien clara
de esclavizar al trabajaddr y anarquizar al pals.
Segundo: Dice el CNUS cos desplazados, aprovechAndose de su posici6n dentro de
la AGA y CCI, comprometan a estas instituciones, cuyo
objetivo es otro, en una lucha de la que tarde o temprano
tendrin que arrepentirse).
Empezamos por negar la existencia, dentro de ambas
entidades, de politicos desplazados, porque la political no
entra dentro de 4uestros objetivos; y conclulmos con po-
ner en conocimiento de la opinion pfiblica que esa velada
amenaza que los cuatro sefiores del CNUS nos hacen, no
nos sorprende, porque sospechamos las intenciones que
tienen para con los components de estas dos asociaciones.
Por otra parte, el lector recorder& los mitines en la con-
cha acfisticp del Parque Central, recordard las radiodifu-
siones patrocinadas por los sindicatos, y recordard el con-
tenido de hojas sueltas, carteles y discursos en los cuales,
desde hace tres afios, se ataca sistematicamente a los pa-
tronos, tal vez para justificar los atropellos que pudidra-
mos sufrir a manos de las masas enardecidas por la de-
magogia de los lideres.
Tercero: Manifiesta el CNUS: significaci6n y que puso de manifiesto que la raz6n estaba
de nuestra parte: la rectilinea postura del Licenciado Ju-
lio G6mez Robles, quien no obstante ser asesor juridico
de la CCI, conden6 pfiblicamente la censurable actitud de
los patronss.
Lo que manifest el Licenciado G6mez Robles fue un
simple criferio respect a que la CCI no tenia facultades,
dentro de la ley primaria de sus estatutos, para Interve-
nir en cuestiones obrero-patronales y que era arrastrada
a una lucha clasista, creando el enunciado de que: 95 -






la defense de los intereses patronales: los sindicatoas de
patronss. Sin embargo, la CCI pudo y puede luchar por-
que no se promulguen leyes inconvenientes a la economfa
national, aunque su gesti6n sea interesadamente calificada
de precursora de la lucha de classes. Fuera de eso, no sa-
bemos que el Licenciado G6mez Robles, ahora desligado
de la CCI, haya emitido opini'6n sobre las reforms pedi-
das por el CNUS, mas bien, amigablemente, nos manifesto
antes de renunciar, que habfa sido felicitado porque se le
crela autor de los trabajos publicados.
Cuarto: Expresa el CNUS: la AGA y CCI, nos manifestaron su desacuerdo y su re-
pugnancia por la forma en que se nos atacaba>.
Es increlble que el CNUS, teniendo esos testimonies,
no los puntualice para consolidar sus posiciones. Si al-
guien se hubiese manifestado en ese sentido, derecho ple-
no tenia para hacerlo, porque la AGA y la CCI transigi-
rfan con la disparidad de criterio de sus afiliados y nunca,
en ningin caso, tratarlan de por el solo hecho de tener diferente criterio sobre un mis-
mo asunto; tal como han hecho los Ifderes sindicales al
expulsar a muchos sindicalizados que les han pedido ren-
dici6n de cuentas de los fondos que recaudan. (Caso de
los ferrocarrileros).
Fueron cuatro errors garrafales que exhiben la po-
ca cordura de los dirigentes del CNUS; porque demues-
tran que, hasta el final, insisted en el vej'amen y la inju-
ria como fnico sostdn de su postura.
Para terminar, creemos al igual que el CNUS, que st
la opinion pfiblica hace un balance de nuestras publica-
ciones y las seis refutaciones, fdcilmente encontrara, un
saldo inmensamente favorable a los trabajadores, desde
luego que la campafia de la AGA y la CCI se ha dirigido
principalmente a proteger al laborante libre de la dicta-
dura del sindicalismo obligatorio, de la anarqufa de las
huelgas en servicios pfblicos, y de la hegemonia political
de Tos cuatro grandes del CNUS, que manejan las masas
agremiadas como si fueran su propio patrimonio.
Y creemos que bien se nos puede excusar el habernos
extendido un poco para tratar de la refutaci6n final del
CNUS, porque ya no era possible soportar tanta demagogia
mal6vola que trataba, de preferencia, de inculparnos por
una lucha clasista que, si la puede haber, sera sostenida
y dirigida por los propios llderes sindicales, segfin puede
colegirse de las seis refutaciones publicadas.


- 96 -






EL CNUS HA PEDIDO QUE EL ESTADO NO INTER-
VENGA EN EL MOVIMIENTO SINDICAL, CON
MIRAS A LOGRAR EL CONTROL DEL PAIS

El artfculo 211 del C6digo de Trabajo establece que:
Trabajo y Previsi6n Social y bajo la responsabilidad del
titular de 6ste, debe frazar y levar a la prActica una po-
lftica national de defense y desarrollo del sindicalismo,
de conformidad con las bases que en parrafos separados,
analizaremos y comentaremos para una mejor exposici6n.
No obstante, conviene insistir en la tendencia de los le-
gisladores, que impusieron al Estado la obligaci6n de de-
fender, fomentar y dirigir el sindicalismo, puesto que,
como ya explicamos en publicaci6n anterior, era la forma
viable, segfn su personal criterio, de alfabetizar a los
campesinos e instruirlos en los mdtodos modernos de pro-
ducci6n, asi como hacer de ese element un factor efec-
tivo para el desarrollo de las empresas ganaderts y agri-
colas. En cuanto a los trabajadores de la ciudad, por
cre6rseles ya capacitados para actividades sindicales, se
les di6 libertad de agremiaci6n limitada a su defense eco-
n6mica y social.
Pasamos a tratar las bases que el legislator impuso
al Organismo Ejecutivo para llevar a cabo esa political de
apoyo al sindicalismo:

-I-

Segfin la base bajo, el Estado, por conduct y ba3'o la responsabilidad
del titular del Ministerio de Trabajo y Previsi6n Social:
Debe colaborar con los sindicatos en la mejor orien-
taci6n de sus actividades y procurar activamente que el
movimiento sindical se desarrolle en forma arminica y
ordenada. Debe fomentar la unidad de la clase trabaja-
dora y siempre que haya distintos grupos sindicales queda
obligado a procurar la armonia entire los n0ismps).
Esto significa que el Estado, al poner en.practica una
polftica de defense del sindicalismo, debe imponer me-
diante la fuerza de su intervenci6n y la certeza de sus re-
soluciones, la armonia, y el orden entire las agr.emiaciones.
La norma juridica al referirse a estos factors, los acepta
con el criterio siguiente: La armonia obligatoria se tra-
duce en que las actuaciones de los distintos sindicatos se
tienen que proyectar a un fin comfin que es la protecci'6n
de los afiliados para cumplir con la defense total de la
S 97 -






clase de que se trate, en este caso de la trabajadora; y el
orden que impone a los grupos el deber de organizarse y
tomar decisions independientemente de los otros, los
sujeta a determinadas limitaciones para que su coexisten-
cia no pueda interferir ni obstaculizar los objetivos sindi-
cales que, al final de su recorrido, deben unificarse y cum-
plir con los fines sociales para los que fueron creados.
Resumiendo: El Estado, mediante una legislaci6n
de trabajo, ha reconocido comu. algo basico, el fomento de
sindicatos libres que puedan resolver sus problems a su
sOlo arbitrio, siempre y cuando los resultados que obten-
gan sean compatibles con el movimiento sindical univer-
sal y con la defense de clase que se ha impuesto al con-
glomerado como una novfsima y especial instituci6n.
El Estado, dentro de sus nuevas atribuciones, cola-
borarA, con los gobernados que se agremien, en la mejor
orientaci6n de las actividades sindicales; lo que, en de-
recho, indica que los sindicatos no pueden subsistir sino
bajo la tutela del Estado que los asesora y dirige.
La bondad de esta media es innegable porque los
trabajadores en Guatemala principalmente los del campo,
no tienen la preparaci6n suficiente para desenvolverse
con 6xito en terrenos peligrosos y desconocidos para ,el
grueso del element laborante, como es el sindicalismo.
Afn hoy, despues de tres afios de experiencia, los
trabajadores, *excluyendo a sus lideres, ignoran en lo ab-
soluto la doctrine sindical y creen, engafiados por diri-
gentes demagogos, que el sindicato tiene por objeto orga-
nizar huelgas y paros totales para exigir desmedidamente
aumento de salaries; tiene por objeto apoyar al compafie-
ro que ha sido retirado del trabaj'o por una causa just
y legal; expulsar del conglomerado y tacharlos de traido-
res a quienes se manifiestan inconformes con la actuaci6n
de los lideres; sabotear a las empresas, ya sea destruyen-
do los elements que los patrons poseen para la presta-
ci6n de sus servicios (caso de los sabotajes que ha sufrido
el Ferrocarril en sus liness, o simulando padecer enfer-
medades-que los incapacitan para asistir al'trabajo, des-
organizando el ritmo productive, a la vez que ganar la
ventaja de gozar de un medio salario (caso de una em-
presa adn no dado a la publicidad).
Para el trabajador, el sindicato no tiene otro objeto
que desesperar al sector patronal con demands exagera-
das, creyendo, mal aconsejados por los lideres, que esa es
la meior forma de luchar contra el capitalism < y El Estado en estos casos debe intervenir de confor-
midad con la base < del articulo 211 del C6digo de Tra-
98 -






bajo, y obligar a los directives sindicales y a los sindica-
lizados, a evitar esa political que desprestigia nuestras
instituciones.
El CNUS, pide en sus reforms, que se suprima esa
base < del articulo 211, quitando al Organismo Ejecuti-
vo no s6lo la facultad, sino el deber de intervenir en la
direcci6n de los grupos sindicales para armonizar el mo-
vimiento consiguiente. El CNUS pide que se desautorice
la tutela estatal, bajo la cual el sindicalismo podria llegar
a ser una instituci6n beneficiosa para la cultural del tra-
bajador, y pr.ovechosa para la desanalfabetizaci6n del pais.
Con esa reform se impondria la abstinencia comple-
ta de las autoridades correspondientes en cuestiones sin-
dicales, y dej'arfa al trabajador sin la protecci6n que cons-
titucionalmente se le garantiza, porque abandonado a la
audacia del liderismo y a la presi6n de dirigentes intere-
sados en una anarqufa national, se le educaria en el con-
cepto equivocado relative a que, como laborantes sindi-
calizados, tienen la libertad de producirse aiin contra le-
yes penales vigentes, provocando atentados contra la
propiedad privada y contra las personas de los patrons,
tal como ha ocurrido en varias ocasiones.
En terrenos deductivos podemos afirmar que el CNUS
esta trabajando por que se le dd libertad absolute a los
ya dirigentes profesionales, para dirigir el movimiento
sindical, a su solo antojo y conveniencia, sin la fiscaliza-
ci6n del Gobierno, y para que se les deje hacer del sindi-
cato, un modo c6modo de alcanzar ifna posici6n political pri-
vilegiada, a ciencia y paciencia de quienes debieran im-
poner las sanciones establecidas en el artfculo 226, inciso
a>, del C6digo de Trabajo.
Podemos colegir, asimismo, que los cuatro grandes
del CNUS, como lideres mdximos del sindicalismo, ya ven
con malos ojos la ingorencia del Ministerio de Trabajo y
Previsi6n Social en la organizaci6n y desarrollo del movi-
miento sindical; y esta tendencia a liberarse de la tutela
del Estado, indudablemente obedece a que cgnvienc a sus
personales intereses, llevar al seno de los sindicatos, una
polltica de desorden y anarqula, para que los trabajadores
--desorientados por la no intervenci6n del Organismo Eje-
cutivo-, se entreguen total e incondicionalmente a la vo-
luntad de sus dirigentes que aprovecharfan .esa situaci6n
para erigirse en verdaderos dictadores del sector obrero.
La defense primordial de la clase trabajadora, segfin
el C6digo de Trabajo, consiste en la continue vigilancia
del Gobierno para que los sindicatos no esclavicen al la-
borante negdndoseles el derecho de retirarse de la aso-
ciaci6n sin perder por ello el trabajo ni las garantfas so-
99 -






ciales aceptadas como reivindicaciones justas e inaplaza--
bles. Consiste en que el Ministerio de Trabajo y Previ-
si6n Social evite, con su intervenci6n, que los ejecutivos
sindicales -que serdn muy pocos una vez formada la Cen-
tral Unica-, se aprovechen de la obediencia de las masas
disciplinadas para former un estado dentro de otro esta-
do, ya que la fuerza que representaria el frente fnico en
todo el pafs, sobrepasa a la de los gobernantes respetuo-
sos de las leyes, que no podrian, dado el regimen institu-
cional vigente y el alcance de la supresi6n de la base < del articulo 211 citado, oponerse a las peticiones political,
econ6micas o sociales que los lideres convinieran en lograr
mediante una efectiva coacci6n, como es la amenaza de
ordenar -a sus afiliados actos inconvenientes para la eco-
nomia national y bienestar de los habitantes del pais (ca-
so del SAMF cuando amenaz6 con el paro general si la
empresa no retiraba a unos traba3'adores).
Pero los sefiores del CNUS, que pidieron aquella re-
forma, no piensan seguramente en el fomento de la in-
dustria y la agriculture, ni en el beneficio social, sino en
el propio, que serfa enorme al dejar que, sin ningfin con-
trol por parte del Estado, dirigieran el movimiento sindi-
cal.
El 'liderismo professional -en donde han cafdo los
dirigentes sindicales que, instrufdos por elements sovi6-
ticos, han organizado los grupos en los pauses latinoame-
ricanos, la CTAL por ejemplo-, ha fomentado las luchas
inter-sindicales para desesperar al laborante honrado y
obligarlo a consentir en una Central Unica que, al decir
de la propaganda interesada, lo salvaria de la opresi6n
patronal. Y el objeto de tal polltica es convencer al tra-
bajador, impreparado culturalmente, de apoyar el movi-
miento comunista mundial que lo ofrece u. cambio radical
en los sistemas de propiedad y trabajo, con el fin precon-
cebido de conquistarlo y servirse de l1 para escalar las es-
feras gubernativas, tal como ha ocurrido en los Balcanes.
Los sefiores del CNUS se ponen en entredicho al pe-
dir que el Estado no asesore el movimiento sindical en
nuestra patria, porque esa misma tactica pusieron en prAc-
tica los comunistas en otras latitudes, para ganar las elec-
clones que los levarian al poder pfblico.
El CNUS, si la reform es aprobada por el Congreso,
estarfa en condiciones de desplazar al actual sistema de
gobierno e imponerse, como minoria desp6tica, a la ma-
yoria esclavizada por el sindicalismo y en iltimo tdrmino,
a toda la ciudadanfa.
El Gobierno no podria en ese caso legalmente evitar
que los lideres sindicales se produjeran en ese sentido, por-
100 -




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs