• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Table of Contents
 Introduction
 El golpe de estado del 29 de marzo...
 El proceso de fascistizacion del...
 Los resultados positivos de la...
 Como se opero el "giro a la izquierda"...
 La "ayuda" del fondo monetario...
 La ensenanza de las luchas de la...
 La situacion en el seno de los...
 Dos problemas fundamentales
 El papel del partido y sus tareas...














Title: El significado del "Giro a la izquierda" del Peronismo
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075659/00001
 Material Information
Title: El significado del "Giro a la izquierda" del Peronismo
Physical Description: 38 p. : chart ; 29 cm.
Language: Spanish
Creator: Codovilla, Victorio
Publisher: Editorial Anteo
Place of Publication: Buenos Aires
Publication Date: 1962
 Subjects
Subject: Peronism   ( lcsh )
Right and left (Political science)   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1955-1983   ( lcsh )
Politics and government -- Argentina -- 1943-1955   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references.
Statement of Responsibility: Victorio Codovilla.
General Note: Cover title.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075659
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 09251449

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Table of Contents
        Page 2
    Introduction
        Page 3
    El golpe de estado del 29 de marzo y sus consecuencias
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
    El proceso de fascistizacion del estado y de la vida politica del pais
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Los resultados positivos de la consecuente politica unitaria de los comunistas hacia los peronistas
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
    Como se opero el "giro a la izquierda" del peronismo
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    La "ayuda" del fondo monetario internacional, responsable principal de la agravacion de la crisis economica del pais
        Page 23
        Page 24
        Page 25
    La ensenanza de las luchas de la clase obrera contra la ofensiva patronal y estatal
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
    La situacion en el seno de los partidos burgueses y pequeno-burgueses y la posibilidad de su incorporacion al frente democratico, antioligarquico, antimperialista y pro paz
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Dos problemas fundamentales
        Page 33
        Page 34
    El papel del partido y sus tareas fundamentales
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
Full Text
VICTORIO CODOVILLA
rP*118~1988Ig ~ir:rujrgt i iiIW I 11 i 2JII~~ II



m m9~wgw8~~~~'~~gisf8~t


CUATA EDITION

CUARTA EDICION


Buenos Aires, 1962


0'^^
xy ^M^~l


^^^^^M^^~


SWW11~8888818~88Z~i~WIWI~
I,
,,,,,


~---~1111111

~t~t~a~a

~tr~~e~sa~s~ p~
~I~I~1~
tt~8t~
t~ll~ll~BII~


















INDICES


Introducci6n ......................................... ....... 3

CAPITULO I
El golpe de estado del 29 de Marzo y sus consecuencias ............. 4

CAPITULO II
El process de fascistizaci6n del Estado y de la vida political del pais 8

CAPITULO III
Los resultados positives de la consecuente political unitaria de los co-
munistas hacia los peronistas .............................. 11

CAPITULO IV
Como se oper6 el "Giro a la izquierda" del peronismo ............ 16

OAPITULO V
La "ayuda" del Fondo Monetario Internacional, responsible principal
de la agravaci6n de la crisis econ6mica del pais .............. 23

CAPITULO VI
La ensefianza de las luchas de la clase obrera contra la ofensiva pa-
tronal y estatal ...................... ................... 26

CAPITULO VII
La situaciolh en el seno de los partidos burgueses y pequefio-burgue-
ses jy la posibilidad de su incorporaci6n al Frente democritico,
antioligarquico, antimperialista y pro paz ................... 30

CAPITULO VIII
Dos problems fundamentals ................................ 33

OAPITULO IX
El papel del Partido y sus tareas fundamentals ................. 35










El significado del


"GIRO A LA IZQUIERDA"


del Peronismo



Informe rendido en la reuni6n del Comite
Central ampliado del Partido Comunista reali-
zada los dias 21 y 22 de julio de 1962.


INTRODUCTION
OY, a la luz de los acontecimientos nacionales que han tenido lugar
despues del Comite Central ampliado del mes de enero ppdo., creo
que estamos en condiciones de afirmar cuin just ha sido nuestra
posicidn de proponer y esforzarnos por realizer un frente unido de las
fuerzas obreras, democrdticas y progresistas en apoyo de las candidaturas
de los peronistas en las elecciones del 18 de marzo.
Lo previsto se ha realizado o estd en vias de realizarse completamente:
un acercamiento siempre mds estrecho entire peronistas y comunistas en
la lucha por reivindicaciones economicas, sociales y political, tanto en el
orden sindical como politico; un esclarecimiento de las ideas confusas
existentes aun en ese sector y su creciente asimilacidn de la line political
y tdctica de los comunistas.
Por consiguiente, en este Comite Central debemos analizar la form en
que los comunistas hemos aplicado la linea political y tdotic.a del C. C. de
enero, las dificultades que hemos encontrado en su aplicacidn, c6mo las
hemos vencido y si las hemos vencido completamente y en que punto
estamos en cuanito a la construcci6n del gran Frente antioligdrquico y
antimperialista, por abajo y por arriba, de modo que, por una u otra
via, la pacifica o la no pacifica, podamos llegar, a traves de la acci6in
de masas, de las luchas por sus reivindicaciones econ6micas, sociales y po-
liticas parciales, a la lucha general por la conquista del poder.
Las condiciones favorables para ello se van dando, segin' veremos en
el andlisis que haremos a traves de este informed; el cual estard dedicado
especialmente a los problems nacionales en relacidn con el "giro a la
izquierda" del sector obrero y popular del peronismo.

















EL GOLPE DE ESTADO DEL 29 DE MARZO Y SUS CONSECUENCIAS


EL GOLPE DE ESTADO DEL 29 DE MARZO Y SUS CONSECUENCIAS


COMO es sabido el golpe de estado military
de tipo fascista del 29 de marzo no lo fue
tanto contra el gobierno de Frondizi, pues
su political econ6mica y social y su political
exterior era, con alguna variante, la que han
seguido luego los golpistas. El motivo del golpe
residia en el hecho de que el gobierno de Fron-
dizi se habia debilitado a tal punto que no esta-
ba ya en condiciones de reprimir las luohas
del movimiento obrero y popular en ascenso,
cuya expresi6n mds evidence fue el triunfo obre-
ro y popular en las elecciones del 18 de marzo.
Esto lo han manifestado con todo desparpajo
los propios sectors reaccionarios y profascistas
de las fuerzas armadas en su proclama tendiente
a "justificar" el golpe de Estado. "Ya no es-
taba dentro de las esferas de las posibilidades
reales del gobierno de Frondizi --decia la pro-
clama- el mantenimiento del orden pfiblico"
y de "poder impedir los inminentes disturbios
sociales de magnitude .
Frondizi y su gobierno hubiesen podido con-
servar el poder si hubiesen hecho un Ilamamien-
to al pueblo para luchar en comnin por la reali-
zaci6n del program que prometi6 en el 58, y
que traicion6. Pero, aunque hizo algunas mani-
festaciones en ese sentido cuando el agua le
ilegaba hasta el cuello, al final no solicit6 ese
apoyo por miedo a que el pueblo le exigiera
concesiones fundamentals que abririan un nue-
vo period en la vida social y political del pais,
un period de verdadera democracia, progress,
bienestar social e independencia national. Y asi
cay6, sin pena ni gloria, sin contar siquiera con
el apoyo active de sus propios correligionarios.
De modo que, una vez mds, como ya ha. venido
sucediendo desde 1930, los sectors reacciona-
rios y profascistas de las fuerzas armadas se
alzaron mas que contra el gobierno, contra las
fuerzas obreras y populares para arrancarles o


impedirles la conquista de.sus justas reivindi-
caciones econ6micas, sociales, y political. Que-
rian impedir por la violencia que hiciesen avan-
zar el pais por la senda democrdtica y progre-
sista y asegurasen el bienestar de todo el pueblo
mediante la eliminaci6n del scenario politico y
social del pais de sus principles enemigos:
la oligarquia terrateniente, los monopolies im-
perialistas y el gran capital intermediario, y
elevar al poder un gobierno verdaderamente de-
mocrAtico y popular.
Pero, a pesar de haber impuesto su gobierno
-especie de olla podrida en la que se mezclan
residues de partidos politicos reaccionarios y
representantes director de los monopolies im-
perialistas y de grandes financistas- y ide ha-
ber triunfado en el golpe military, los golpistas
nose sienten seguros, pues se agudizan las ri-
validades interimperialistas -yanqui-inglesas
en primer lugar-, que pugnan por obtener el
predominio de sus representantes en el poder;
y las rivalidades entire las diversas camarillas
militares -unas 7 u 8 de ellas-, que tambidn
pugnan por el predominio en el poder.
A este respect, conviene destacar que, a pe-
sar de sus divisions, puede decirse que las di-
versas camarillas militares y civiles tienden a
concentrarse en tres grupos fundamentals.
El grupo ultragorila, que se propone liquidar
toda forma de democracia durante un largo pe-
riodo, con el fin de -como dicen ellos- "edu-
car al soberano" para que luego pueda este go-
bernar por si mismo; "consolidar" la economic
national mediante el empeoramiento de las con-
diciones de vida y de trabajo de la clase obrera
y del pueblo, o sea, volver a la 6poca de las vacas
gordas y de los hombres flacos; reprimir dris-
ticamente las luchas obreras y populares por sus
reivindicaciones; excluir de la vida political del
pais a comunistas, peronistas no integracionis-








tas, socialists de vanguardia y otros, y luego
establecer o restablecer la "democracia" para
una "elite".
La political vacilante del gobierno de Guido
-resultado de su composici6n political y social
heterogenea- no satisface completamente a los
sectors ultra reaccionarios de las fuerzas ar .
madas y a los representantes de los grandes te-
rratenientes y monopolies imperialistas. Por
eso, los ultragorilas se proponen dejar de lado
la fachada "legal" del gobierno actual e im-
plantar una dictadura fascista abierta. Previen-
do la energica resistencia popular, que ya esta
en march, los mandos golpistas de las fuerzas
armadas tratan de prepararlas para lo que ellos
. laman la "guerra contrarrevolucionaria", o sea,,
la guerra contra el pueblo. Pero, todo hace pre-
ver que los cAlculos de estos guerreristas de
"guerra internal" han de fracasar.
Han de fracasar, primero, porque la gran ma-
yoria de la clase obrera y del pueblo han ex-
traido ensefianzas de lo acaecido despues del
golpe de Estado del 29 de marzo, y esta vez han
de lanzarse a la calle y han de luchar por todos
los medios, no s6lo para impedir el 6xito del
golope de Estado, sino, sobre todo, a trav6s de
una amplia acci6n de masas, conseguir que el
"vacio" de poder producido por el golpe de Es-
tado sea llenado por ellos, de modo que el poder
pase a sus manos y no a la de sus eternos ene-
migos y los de la Naci6n, sean estos civiles
o militares.
Han de fracasar, segundo, porque, segin es
sabido, se estAn creando en el seno de las propias
fuerzas armadas agrupamientos de oficiales,
particularmente de j6venes oficiales, que estin
hartos de ser manejados por un grupo de reac-
cionarios de altos oficiales en los golpes y contra
golpes de Estado para servir a la sucia political
de los actuales circulos dirigentes del pais en
beneficio propio y de los monopolies imperialis-
tas. No estA excluido, pues, que en un moment
determinado en que se efectfen los golpes y con-
tragolpes, se abran de los golpistas y pasen al
lado del pueblo.
Han de fracasar, en tercer lugar, porque no
esti excluido que la mayoria de los soldados de
las tres fuerzas armadas, que son care y sangre
del pueblo y que reflejan el estado de Animo y
las necesidades de sus padres y hermanos, que
luchan patri6ticamente por el pan, la tierra, el
trabajo bien remunerado, la independencia na-
cional y la paz, cambien el fusil de hombro y
se pasen al lado del pueblo.
Todas estas posibilidades son reales. Todo el
mundo habla de ellas y es lo que en gran parte
retiene los impulses b6licos de los golpistas.
El grupo aramburista, dispuesto a llegar al
poder por la via democratic controlada, es de-
cir, aceptando las proscripciones de comunistas


y peronistas, ya sea por via electoral o por
golpe de fuerza, y, desde el poder, descargar, co-
mo los otros, las consecuencias de la crisis sobre
las espaldas del pueblo trabajador, aun cuando
para conquistar cierta base de masas, hacer al-
gunas concesiones de orden econ6mico, social y
politico, pero sin afectar la estructura econ6-
mica ni la superestructura political actual: Este
seria el "gobierno puente" hacia la "normaliza-
ci6n" complete del pais, segun dicen sus amigos.
En efecto. Aramburu se present como la
personalidad indicada para el paso de la dic-
tadura actual a una "democracia" controlada.
Es mis, algunos presentan el caso Aramburu
como la repetici6n argentina del caso De Gaulle
en Frafcia, es decir, el de un gobierno de tipo
paternalista, que concede o restringe las 'liber-
tades de acuerdo a su criterio. Y por eso de-
fiende su candidatura para la primer magistra-
tura, hacia cuyo apoyo trata de atraer a las alas
dereohas de los partidos: ucristas, radicales del
pueblo, conservadores, dem6cratas progresis-
tas y otros.
ZC6mo presentan esta candidatura-?-Del mo-
do siguiente: que el llamado "hombre soluci6n
reciba el reconocimiento de uno o various partidos
politicos por presi6n del com6n afiliado; o que
el hombre soluci6n cree su propia estructura
partidaria y .que luego busque un binomio pre-
sidencial- que le atraiga el apoyo de algunas
fuerzas populares". (Manrique).
Es claro que la formaii6n del flamante tnovi-
'miento de UNA (Uni6n Nacional Argentina)
tiende a ese fin. Es una especie de integracio-
nismo al estilo frigerista, pues trata de arrancar
de cada partido algunos grupos o elements para
realizar su propia integraci6n.
Frigerio, en su 6poca, consigui6 atraer en pos
de la candidaturi Frondizi al movimiento pero-
nista, que junto con los comunistas, aseguramos
su triunfo electoral.
Pero, Aramburu la quidn arrastra? A pe-
quefios grupos. De alli que para Uegar al poder
tendra que ser adpado a punta de bayonetas, y
no son tiempos para eso. Imita a Frigerio en
cuanto a la preparaci6n de la campafia electo-
ral; pero a diferencia de'Frondizi, Aramburu
no tiene un program que pueda atraer a las
masas. Y, con la exclusion de peronistas, comu-
nistas y otras fuerzas democrAticas de la con-
tienda electoral, mismo en el caso de ser elegido,
representaria una minoria de minoria y alzaria
contra 61 a todo el pueblo.
Por eso, mirese por donde se mire el. asunto,
el problema se plantea del modo siguiente: nue-
vos hombres, nuevos programs para realizar
una nueva political.
El grupo nasserista, y en algunos casos rosis-
ta, -pues se entrelazan entire 'ellos-, que esta
en acecho frente a las actividades golpistas de










los otros grupos y que refleja el malestar exis-
tente en las filas de las fuerzas armadas debido
a la political reaccionaria de sus altos mandos,
comprende que ahora ningin golpe de Estado
puede tener &xito sin el apoyo de una parte con-
siderable del pueblo.
La ideologia de este grupo es muy confusa,
pues al mismo tiempo que sostiene reivindicacio-
hes sociales, se propone "imponerlas" a traves
de una dictadura military. Este grupo cuenta con
el apoyo de un n6mero important.e de oficiales
de orientaci6n neutralista en political exterior.
El program que hacen circular internamente
comprende algunas nacionalizaciones -petr6-
leo y otros-, congelaci6n de los arrendamientos
-no reform agraria-, comercio con todos los
paises del mundo, etc. Desde el punto de vista
de la political internal, se proponen declarar ca-
ducos a todos los partidos politicos, no convocar
a elecciones political y sindicales por el t6rmi-
no no menor de 5 afios, reprimir drasticamente
a oligarcas y militares corrompidos, etc.
Segin se afirma, es prop6sito de los lamados
"nasseristas" entrar en lucha como terceros en
discordia en caso de que hubiesen nuevos golpes
y contragolpes de Estado y conquistar el poder
apoyandose en el pueblo. Seguramente, estos
"nasseristas" tampoco se proponen producer
cambios profundos en la situaci6n econ6mica y
political del pais que hagan peligrar la estructu-
ra actual. HarAn demagogia, pero no soluciona-
rAn los problems. Pero, como dice el refrAn,
"el hombre propone y Dios dispone". El dios, en
este caso, es la clase obrera y las masas popula-
res que pueden y deben entrar en la liza y cam-
biar completamente la situaci6n. Por eso, si se
presentara tal eventualidad, deberA contribuir,
primero, a la derrota de las camarillas reaccio-
narias ultra-gorilas. -lo que debilitaria o de-
rrotaria al enemigo principal- y, segundo, apo-
yar a las llamadas fuerzas "nasseristas" u otras
similares a conquistar y consolidarse en el po-
der, a condici6n de que se forme un gobierno
verdaderamente democratic y national. Esto
es possible en las condiciones actuales debido a
que la clase obrera en su conjunto ha desarro-
Ilado su conciencia de clase y su comprensi6n
del papel dirigente que le corresponde desempe-
fiar dentro del bloque de las fuerzas democrA-
ticas y patri6ticas en la lucha por el poder.
El pueblo ha aprendido much en estos iltimo,
tiempos. Ha aprendido que el estado de derecho.
el estado de sitio y el estado de necesidad sc01
una trilogia, una Santa Trinidad que responded
a los intereses de un solo dios: el dios de los
terratenientes, de los grandes capitalistas y de
los monopolies extranjeros. Por eso, cualquiera
sea el motive por el cual baje a la calle, lo hard
con el fin de conquistar un Estado de nuevo
tipo, un Estado democratic y popular.


La presencia de nuestro Partido junto y a la'
cabeza de esas masas serA garantia de que el
movimiento revolucionario no quedard en los
limits en los que se proponen retenerlo los "nas-
seristas" u otros.
Pero, para ello hay que estar en la calle junto
con el pueblo. Esto es, precisamente, lo que te-
men los reaccionarios de todo pelaje -civiles
y militares-. Por eso, demoran el golpe.
La clase obrera y el pueblo han comprendido,
en lo esencial, que el problema en la actualidad
no reside tanto en cambiar un gobierno reaccio-
nario por otro "democrAtico" de los que se han
conocido hasta ahora, sino en establecer un go-
bierno de nuevo tipo y de un profundo contenido
social que produzca cambios radicales en la vida
econ6mica y political del pais. Y este gobierno
no puede ser otro que un gobierno verdadera-
mente democrAtico y popular en el que participe
la clase obrera y juegue un papel dirigente en
el mismo.
Hasta ahora, los gobiernos que se han suce-
dido en el pais, mismo los mAs "izquierdistas",
s61o han torado medidas superficiales, epidir-
micas, que no han afectado el fondo de la es-
tructura atrasada, resultado de la existencia de
la gran propiedad terrateniente y de los mo-
nopolios imperialistas, que interfieren en el pro-
ceso de industrializaci6n y de desarrollo inde-
pendiente de la economic national.
Como lo hemos dicho muchas veces, el gobier-
no de Per6n, presionado por las masas, cuyo
apoyo necesitaba para poder conservar el poder,
y aprovechando la coyuntura econ6mica favo-
rable de guerra y postguerra, hizo concesiones
a la burguesia national y favoreci6 cierto desa-
rrollo industrial del pais, satisfizo algunas de
las reivindicaciones econ6mico-sociales de los
trabajadores, pero no afect6 en lo fundamental
la estructura econ6mica atrasada del pais y su
dependencia del imperialismo. No realiz6 la re-
forma agraria -problema de los problems a
resolver- y no liquid el predominio de los mo-
nopolios imperialistas en la vida econ6mica del
pais. Por eso, no le fue dificil a la sediciente
"revoluci6n libertadora" reparar algunos da-
fos superficiales sufridos por esas fuerzas so-
ciales retr6gradas durante el gobierno peronista
y entroncar su political econ6mica con la po-
litica anterior.
Es interesante comprobar c6mo el mismo
doctor Matera reconoce este hecho. "El 6nico
enemigo que tenemos es la oligarquia. En su
moment no la supimos eliminar, pero hoy de-
bemos estar todos perfectamente esclarecidos
sobre este particular: la destrucci6n total y de-
finitiva de ese enemigo debe ser nuestro princi-
pal objetivc".
Esto esta bien. Pero, en 6sto se nota una au-
sencia, la del imperialismo, el yanqui en parli-






cular, que, il igual que la oligarquia, es el prin-
Jipal enemigo.
Es s:abido que, despu.s del par6ntesis regre-
.shio en el orden econ6mico, social y politico del
gcbierno de la "libertadora", Frondizi asumi6
el powder con el apoyo de la gran mayoria del
pueblo bajo la promesa de producer los cambios
progresistas que reclamaba y que necesitaba y
necesita la naci6n para powder desarrollarse de
modo independiente.
En este period, mas que en ningin otro, es
cuando se puso de relieve la contradicci6n entire
las fuerzas productivas que pugnaban por su
desarrollo y las relaciones de producci6n que
las frenaban. Es decir, la contradicci6n entire
la clase obrera y masas populares, por un lado,
y la oligarquia terrateniente, los monopolies im-
perialistas y el gran capital intermediario, por
el otro.
Frondizi se propuso conciliar lo irconciliable.
Por eso, en lugar de apoyarse en la clase obrera
y en el pueblo que c1 habian aupado en el poder
para producer las transformaciones de fondc
prornetidas, despu-s de algunos gestos demag6-
gicos y de algunas concesiones de carActer eco-
n6mico-social, fue cediendo rApidamente a las
exigencias de las fuerzas reaccionarias militares
y civiles, reprimi6 a las fuerzas progresistas y,
al final, cay6 sin pena ni gloria.
Y, una vez mAs, continue el juego. El golpe
de Estado aup6 al poder a los "nuevos salvado-
res" de la patria, que continuaron, bajo otra
forma, y en algunos casos con los mismos hom-
bres, la political de los gobiernos anteriores, lo
que agudiz6 adn mAs las contradicciones exis-
tentes provocadas por la political traditional de
sometimiento a la oligarquia y al imperialismo.
En efecto. El gobierno de Guido no es un
gobierno que gobierne para el pueblo, segiin la
conocida definici6n burguesa, sino que es un go-
bierno que administra el pais y sus bienes por
cuenta y beneficio de los grandes terratenientes,
de los grandes financistas, de los monopolies
extranjeros, yanquis en particular, y de sus in-
termediarios, y contra los intereses de la clase
obrera y del pueblo. Es un gobierno que en po-
litica exterior sigue los dictados de los impe-
rialistas, los yanquis en particular, y, por eso,
es un gobierno antinacional y antipopular.
Esta situaci6n determine que el gobierno de
Guido, gobierno de mandaderos, sea cada dia rmds
ddbil y mrs inestable, adn cuando se hace el
fuerte ante la clase obrera y el pueblo.
El motive principal de su inestabilidad reside
en la creciente combatividad de la clase obrera y
el pueblo, que rechazan su political econ6mica y
social y su political exterior, con las cuales, se
propone retrotraer el pais a las peores 6pocas de
los gobiernos oligArquico-imperialistas, esfor-
zAndose de este modo por empujar hacia atrAs


la rueda de la historic. No otra cosa significa
su political de liquidaci6n de los progress reali-
zados en el desarrollo de la industrial nacion'l y
de "vuelta al campo", o sea, su political de fa-
vorecimiento del predominio de los sectors
agropecuarios, nmejor dicho, de los grandes gana-
deros y terratenientes, en la vida econ6mica y
political del pais. Se propone conseguir su pro-
p6sito a traves del empeoramiento constant de
las condiciones de vida y de trabajo de la clase
obrera y del pueblo, a trav6s de la recolonizacion
del pais --neocolonialismo-por los imperialis-
tas yanquis y otros; y a trav6s de la atadura de-
finitiva de la Naci6n al carro b6lico del imperia-
lismo yanqui que march hacia el despefadero
de la guerra at6mica, con todas sus trdgicas con-
secuencias para nuestro pueblo y todos los pue-
blos del mundo.
Esto ahonda las contradicciones en las que se
debate la economic y la political nacionales, que
cada dia adquieren un caracter mas violent y
s61o pueden ser resueltas por la lucha abierta,
pacifica o no pacifica, de todas las fuerzas que
sufren las consecuencias del atraso econ6mico-
social de que es victim el pais. Y 6sto plantea
la lucha por el poder para elevar al mismo a
nuevas classes y capas sociales.
Este es, por otra parte, el significado de la
lucha por la formaci6n, desde abajo hasta arri-
ba, de una gran coalici6n obrera y democratic,
antioligArquica, antimperialista y pro paz en
que estamos empefiados los comunistas y, con
nosotros, todas las verdaderas fuerzas patri6ti-
cas y nacionales. Sobre la base de esta gran coali-
ci6n -el nombre no interesa- podra formarse
un gobierno de nuevo tipo y de un nuevo con-
tenido social, un gobierno como nunca se ha co-
nocido hasta ahorh, formado por representantes
de organizaciones obreras y populares y que,
por eso mismo, estarA en condiciones, con el
apoyo director de todo el pueblo, de cumplir el
program de la revoluci6n agraria y antimpe-
rialista con vistas al socialismo, pues en esta
6poca, mas qde nunca, una revoluci6n no estA
separada de la otra.
Pero, para que esta posibilidad se trans-
forme en realidad concrete, es precise conseguir
que la clase obrera se unifique de modo ferreo y
luche Tr sus reivindicaciones especificas de cla-
se y defienda, a la cabeza de todo el pueblo y
en alianza, desde luego, con las masas campe-
sinas, reivindicaciones que son comunes a today
la poblaci6n laboriosa y la encamine de mode
fire y resuelto hacia la lucha por el poder.
Esta ya no es una consigna solamente propa-
gandistica, sino de realizaci6n prdctica.
Todas las fuerzas political democraticas y
progresistas del pais se manifiestan abierta-
mente contra el estado de intranquilidad politi-
ca y zozobra social en que se vive, debido a las







constantes amenazas de golpes y contragolpes
de Estado. Todas esas fuerzas estin contra las
camarillas militares, principles responsables de
esta situaci6n. Todas ellas exigen cambios pro-
fundos en la situaci6n econ6mica y political del
pais en sentido democrAtico y progresista.
Ha llegado, pues, el moment de proceder con
audacia para reunir en un solo frente de lucha
esas fuerzas y demostrar que bajo la direcci6n
de la clase obrera y de su partido de vanguardia,
el Partidq Comunista, puede ponerse fin a la
situacio actual y conquistar la victoria; que
todas unidas pueden terminal con el estado ac-
tual de cosas y abrir un camino luminoso para
el pueblo y la Naci6n. Como en Cuba, por ejem-
plo.
Esto es possible, por cuanto la inmensa mayo-
ria de los dirigentes de partidos politicos demo-
crAticos y de dirigentes del movimiento sindical,
en particular los peronistas, plantean hoy lo que
desde hace tiempo hemos planteado los comu-
nistas: que la crisis actual no es una crisis co-
yuntural, que tiene solamente repercusi6n ex-
terior, sino una crisis de fondo que afecta a la
estructura y superestructura political del pais.
Este problema hd sido planteado cuando tuvo
lugar la campafia electoral de Frondizi, como
contraposici6n a las promesas de la llamada "re-
voluci6n libertadora" que no hizo mAs que agra-
var la situaci6n econ6mica y political del pais, y
por eso fracas6 en su prop6sito de former un
gobierno stable.
Frondizi prometi6 proceder a las transforma-
ciones de fondo que reclamaba el pueblo y nece-
sita el pais para marchar por la send del pro-
greso, del bienestar social, de la independencia
national y de la paz. Pero no realiz6 ninguna de
laspromesas hechas al pueblo y tambien fraca-
so, pues se proponia presentar como algo nuevo
lo que no era otra cosa que lo viejo disfrazado
de nuevo. 0 sea, la political de la oligarquia y
de los monopolies imperialistas y del gran ca-
pital intermediario. Y la crisis se fue agravando.
Con el gobierno de Guido, que, por otra parte,
no hizo ninguna promesa, a excepci6n de las
charlas de Alsogaray sobre el "desarrollo" de la
economic national, continda bajo otra forma la


political de los gobiernos anteriores y por eso, al
no dar soluci6n de fondo de los problems eco-
n6micos y politicos del pais, aplica medidas dic-
tatoriales para aplacar las protests obreras y
populares; pero, como ya se ha dicho, no es un
gobierno fuerte, sino un gobierno debil que alza
la voz para hacer career que es fuerte. Este
gobierno no podra durar much tiempo y si es
derribado por una dictadura military abierta,
tampoco esta podra durar much tiempo. El vol-
cdn sobre el cual se asientan, y ese volcin
esta formado por la clase obrera y el pueblo que
los resisten- ha de estallar con fuerza en el
moment menos pensado.
Pero si en la clase obrera y en el pueblo y? en
sus dirigentes mAs esclarecidos hay conciencia
de que la salida de la situaci6n no estA en las
combinaciones electorales con vistas a elecciones
fraudulentas -como son, sin lugar a dudas, las
que se van a realizar con exclusion de comunis-
tas y peronistas-, en la mayoria de los diri-
gentes de jos partidos pequefio-burgueses y bur-
gueses tradicionales -radicales del pueblo,
UCRI, dem6cratas progresistas, dem6cratas
cristianos, socialists democrAticos- si bien hay
esa conciencia, piensan soslayar el problema de
fondo a traves del apoyo de medidas de fuerza
proporcionadas por los militaries y adparse en
el poder. Pero el problema actual es tal que ya
no puede resolverse en ese terreno. Sean quienes
fueren los que se adpan en el poder ya no podrAn
mis continuar con el metodo del doble poder: el
formal de la Casa Rosada y el real de los cuar-
teles militares. Ya el pueblo sabe lo que hay
detrAs de una y otra fachada. DetrAs de una
y otra esta una minoria de grades terratenien-
tes, de grandes financistas, de monopolies im-
perialistas, de capitalistas intermediaries de los
yanquis e ingleses, que hasta ahora han sido
los verdaderos amos de la situaci6n. Y el pueblo
ya no tolera a esta minoria.
Por eso, la lucha por un nuevo tipo de poder
. estA a la orden del dia. Es claro que no se trata
de cambiar de personajes, sino de cambiar el
contenido de clase del mismo. No se trata de
cambiar un gobierno por otro gobierno, sino de
instalar un nuevo gobierno con otro contenido
social.


II


EL PROCESS DE FASCISTIZACION DEL ESTADO Y DE LA VIDA POLITICAL DEL PAIS


SL ComitM Central del Partido ha definido en
dos documents fundamentals el carActer
del gobierno de Guido, los cambios produci-
dos en su seno a traves de su actividad ulterior y
el significado de la caida del gobierno de Frondizi.
"La prensa reaccionaria trata de presentar las


cosas como si lo que hubiese sucedido en nuestro
pais fuese simplemente la quiebra del gobierno
de Frondizi por haberse enredado en la marafa
political por l1 tejida", se decia en el document
del 2 de abril, Pero el problema es much mas
profundo.






"Que nadie se llame a engaio: la liquidaci6n
del gobierno de Frondizi no modifica la grave
situaci6n argentina; por el contrario, la agrava
atn mAs. Y esto es asi, porque no hizo quiebra
s6lo un hombre, un partido o un gobierno. Lo
que hizo quiebra fue la political de supeditaci6n
de los intereses nacionales a los intereses de los
monopolies extranjeros, en particular a los pla-
nes del Fondo Monetario Internacional. Y esta
quiebra es una manifestaci6n de la agudizaci6n
de la crisis de la estructura econ6mica y de la
superestructura political del pais, hecho previsto
desde hace muchos aflos por nuestro Partido".
Y se agregaba que el golpe de Estado contra
Frondizi habia "dejado como saldo el gobiernc
de Guido, que no es otra cosa que la mascara le-
gal de los golpistas" y que detras de l1 se encon-
traban "los sectors mas reaccionarios de las
fuerzas armadas, defensores de los intereses de
los grandes terratenientes, grandes capitalistas
y monopolies extranjeros, yanquis en primer lu-
gar", cuyo objetivo es reprimir el movimientc
obrero y popular, impedir la lucha por sus rei-
vindicaciones sociales y political y, bajo la mas-
cara del "retorno a la normalidad y a la legali-
dad", hacer aceptar como "democrAtico" el go-
bierno dictatorial reaccionario civico military
implantado en el pais.
Esto fue en la primerai tapa.
Pero, a poco de existir el gobierno civico-
militar encabezado por Guido, 6ste se fue sacan-
do su mascara "democrAtica" y "constituciona-
lista", y la cacareada "democracia representa-
tiva" -mostr6 su rostro fascista.
z En qu6 se puso de relieve en esta filtima, eta-
pa el process de fascistizaci6n del gobierno? En
el hecho de que, si bien se esfuerza adn por
mantener su fachada democrAtica, poco a poco
fue desmantelando la estructura institutional
del pais para ir sustituyendola por una estruc-
tura de tipo fascista.
Es sabido que luego de la anulaci6n de las
elecciones del 18 de marzo, el gobierno de Gui-
do, de acuerdo con los Ilamados factors de po-
der, procedi6 a liquidar todas las elecciones efec-
tuadas desde diciembre del afio pasado hasta e)
18 de marzo ultimo, a disolver los parlamentoA
provinciales y concejos deliberantes y a sitiar el
Congress Nacional para impedir la entrada de
los diputados electos.
Poco a poco, tambi6n suprimi6 los restos d
libertad de reuni6n, asociaci6n y prensa --ya
suprimidas para los comunistas- para todds
los que han ido resistiendo la political reaccio-
naria del gobierno. Hostig6 al movimiento sip-
dical y reprimi6 las luchas y huelgas obreras,
implantando el terrorism econ6mico, tanto en
las empresas estatales como privadas, o sea, lan-
zando a la calle a centenares y miles de obre os
y empleados, condenAndolos al hambre y la mi-


seria, mientras asegur6 altos beneficios uara los
grandes capitalistas y terratenientes y aument6
de modo disimulado el presupuesto del clero y
de los militares; presion6 sobre la direcci6n de
la CGT para obligarla a aceptar su political econ6-
mica y social antinacional y antipopular. Acentu6
el proceso de entrega de la ensefanza en manos
piivadas, particularmente del clero, y amenaza
con intervenir las Universidades, liquidando su
autonomia para imponer una enseiianza irra-
cional exigida por el clero y los imperialistas
yanquis. Declar6 en asamblea a todos los parti-
dos politicos y se propone imponer un estatuto
de tipo fascista que le permit controlar o anu-
lar la actividad de los mismos, de sus dirigentes
y afiliados y de sus finanzas, reconociendo sola-
mente a aquellos partidos cuya actividad no pon-
ga en peligro el sistema reaccionario impuesto
por este gobierno al pueblo. Los usurpadores
del poder sonlos que distaminan respect 'a que
partido y a que ideologia .hay que proscribir de
la vida political del pais y s6lo los que acepten
esta actitud de sumisi6n tendran derecho a par-
ticipar condicionalmente en las elecciones y en
la vida political del pais. Por ahora, excluyen de
la vida political national a los comunistas y a los
peronistas no integracionistas; luego, llegarA el
turno a cualquier otra fuerza political opositora.
iEs que puede existir un partido que sea verda-
deramente democrAtico, aunque sea burgu6s, que
pueda aceptar una tal situaci6n? Es de esperar
que no. Y esto ampliard el circulo de los aliados
en la lucha por la democracia, la independencia
national y la paz.
Este gobierno usurpador del poder mantiene
el estado de sitio y crea el "estado de necesidad',
con lo cual concede .impunidad a DIPA y demis
servicios de informaciones del Estado para con-
sumar toda suerte de atropellos contra la clase
obrera y el pueblo; detiene y mantiene en la
carcel por tiempo indeterminado a various cente-
nares de opositores, que se suman a los encar-
celados y condenados por el infame plan Conin-,
tes.
Por otra parte, se les da cancha libre a los
viejos y nuevos engendros fascistas (Tacuara,
comandos civiles y otros), que intimidan y agre-
den con las armas a los participants en reunio-
nes de opositores y que, en muchos casos, acom-
panian a la policia en los asaltos a domicilios de
comunistas y otros patriots antifascistas. Estas
bandas fascistas son la que asesinan a mansalva a
estudiantes, como en el caso de la estudiante Me-
lena; vejan en la forma como nunca se habia
conocido en el pais a la estudiante Sirota, mar-
cAndole en el seno la cruz svastica; y marcan
con la cruz svAstica la cara del estudiante D'Ales-
sandro. Y, lo rms indignante, es que nunca se
encuentran a los autores de estos crimenes nazis,
a pesar de los aspavientos psico-tccnicos desple-







gados por la instituci6n policial. Complicidad
con los nazis? No cabe duda de que es asi por
parte de los jerarcas policiales. Por otra parte,
se vuelve a torturar, no s6lo en la Secci6n Espe-
cial, sino en cualquier comisaria, a los dirigen-
t.s obreros y politicos, hasta producirles la muer-
te, como en el caso del dirigente obrero Mendoza.
Copiando de la legislaci6n y de la prActica
macarthista de Norteam6rica, este gobierno, al
mismo tiempo que persigue a los comunistas,
socialists de izquierda y peronistas, persigue
tambi6n a los que llama "cripto-comunistas" por
participar en movimientos de masas.
El diario "La Naci6n" (5-7-62 y 15-7-62), que
tiene un predicament important en las esferas
estatales, les da los fundamentos "te6ricos" acer-
ca del caracter completamente fascista que debe
adquirir este gobierno, si quiere subsistir.
En efecto. Afirma que, si quiere subsistir, de-
be considerar como partidos subversivos "a dos
classes de agrupaciones: las que procuran lograr
el poder por medios violentos y las que, adn acep-
tando la competencia pacifica por el poder, tiene
el designio de utilizarlo para provocar desde el
la disoluci6n revolucionaria de las instituciones".
Como se ve, de acuerdo con este principio, es
el gobierno, y solamente el, el que puede juzgar,
no sobre hechos, sino sobre intenciones, con el
fin de prohibir la actividad de sus adversaries.
Y 6sto no afecta solamente a los comunistas, sine
tambi6n a los demAs partidos politicos demo-
craticos.
Pero, es todavia mis definitive el concept
que tienen los enemigos de la clase obrera y el
pueblo respect de la "democracia representati-
va". En' el mismo diario puede leerse el consejo
de que ha llegado el moment de legalizar al po-
der que ha venido actuando hasta ahora en la
sombra: el poder military. Dice que es precise dar
contestaci6n a este interrogante que surge en
cada crisis political de nuestro pais, y tambidn
vecinos: Quidn manda? Qui6n debe mandar?
Y contest: los dos poderes que deben actuar
en el mismo plano son las fuerzas armadas y
las civiles. "Las fuerzas armadas -escribe, son
y han sido en rigor nuestro poder de reserve"
y "pueden y deben actuar cuando las circuns-
tancias lo.aconsejen como un factor present y
efectivo".
Es seguramente basAndose en este "princi-
pio" que el segundo poder -las fuerzas armadas
del Peru- han actuado en la escena political del
pais "como un factor present y efectivo" para
anular las elecciones y constituirse en dictadura
military.
Este es el "estado democrAtico representative"
que los reaccionarios de todos los paises se pro-
ponen implantar y que ya ha sido implantado en
nuestro pais.
Se puede afirmar que, a excepci6n de los sin-


dicatos, y no todos, no hay ningin movimiento de
masas que pueda actuar p6blicamente. Se per-
sigue a la Juventud Comunista y a la juventud
en general; a la UMA y otras organizaciones de
masas y sobre todo al movimiento de partidarios
de la paz, como si en el pais de Alberdi, cuyo
centenario acaba de celebrarse, autor de "El
crime de la guerra", el crime residiera en
bregar por la paz. Se consider como "subver-
sivo" a este noble movimiento, se persigue a sus
militants con el fin de congraciarse, o, mejor
dicho, de servir la political de guerra de los im-
perialistas en general, de los yanquis en parti-
cular.
Estos hechos, entire otros, son, pues, los que
determinan el carActer de tipo fascista del go-
bierno actual.
Contra este gobierno --minoria de minorias-,
que se apoya en las capas mAs reaccionarias de
las fuerzas armadas, se alza la inmensa mayoria
del pueblo, que exige la liquidaci6n de toda forma
de dictadura y cambios profundos en la vida
econ6mica, social y political del pais en un sen-
tido democratic y progresista.
Las fuerzas obreras, democrAticas y popula-
res, tanto las que estAn organizadas en el mo-
vimiento sindical como en los partidos politi-
cos, asi como la masa sin partido, ya tienen la
sensaci6n cabal de la gravedad de la situaci6n
pbr la que atraviesa el pais y claman por un
frente comi~n de lucha a fin de cambiar la ca-
duca estructura econ6mica, political y social ac-
tual, romper amarras con el imperialismo, crear
un gobierno democrAtico y popular y marchar
con decision por el camino del progress, del
bienestar social, de la independencia national y
de la paz.
Las fuerzas de la reacci6n tambi4n tienen la
misma sensaci6n de la gravedad de la situaci6n
y, por eso, tratan de agruparse en un bloque de
derecha o centro derecha, con la esperanza de
-con elecciones fraudulentas o sin elecciones-
dar una base stablel" a 6ste u otro gobierno
dictatorial civico-militar de tipo fascista y, de
este modo, hacer frente a los embates de las
fuerzas obreras, democrAticas y populares.
Unas y otras fuerzas han Ilegado a la con-
clusi6n de que se avecinan luchas decisivas en el
pais.
El bloque de las izquierdas en vias de for-
maci6n va comprendiendo que, tal como lo han
planteado y lo plantean los comunistas y demas
fuerzas consecuentemente revolucionarias, la
crisis por la que atraviesa el pais no es una crisis
de coyuntura o una crisis financiera, como gus-
tan decir en las esferas oficiales, sino una crisis
de todo el sistema econ6mico y politico del pais,
que s61o puede ser superada por medidas de
fondo tendientes a cambiar esa estructura ana-
cr6nica por una progresista, o sea, por la reali-









zaci6n de una revoluci6n agraria y antimperia-
lista, que presupone una profunda reform agra-
ria que entregue la tierra a quienes la trabajan,
la nacionalizaci6n de todas las empresas impe-
rialistas, el control estatal y popular sobre la
producci6n, la elevaci6n sustancial del nivel de
vida y el mejoramiento de las condiciones dcl
vida y de trabajo de la clase obrera y el pueblo,
la democratizaci6n de la vida political y cultural
de la Naci6n, una political exterior independiente
y de paz, de relaciones diplomaticas y comer-
ciales con todos los paises que la realicen sobre


la base del beneficio mutuo, en particular con los
paises socialists.
Y va comprendiendo, tambi6n, que tales medi-
das de fondo no pueden ser realizadas por nin-
gun gobierno de los que ha conocido hasta ahora
el pais, o sea, gobiernos de un solo partido o
gobiernos formados por personas sueltas, sedi-
cientemente tdcnicas en economic y political, si-
no por un gobierno formado por representantes
de la clase obrera y sus organizaciones sindica-
les y political y de todas las fuerzas democrati-
cas y patri6ticas en general.


III


LOS RESULTADOS POSITIVOS DE LA CONSECUENTE POLITICAL UNITARIA

DE LOS COMUNISTAS HACIA LOS PERONISTAS


A la luz de la experiencia deiada por los iiltimos acontecimientos, se Pomprende cuan
just ha sido nuestra political unitaria con respect a los peronistas, tanto en el
campo sindical como politico.


AY algunos camaradas, pocos por cierto,
que se han sorprendido por el contenido de
la declaraci6n del Comite Central del Par-
tido invitando a votar por los candidates
peronistas en las elecciones del 18 de marzo
ppdo.
Sin embargo, para los que han asimilado la
linea political y tActica del Partido, no desde
ahora, sino desde hace tiempo, podriamos decir
desde el surgimiento del peronismo, la posici6n
del Partido ha sido clara: diferenciar entire la
demagogia social de sus jefes para conseguir el
apoyo de las masas, en particular de la clase
obrera, y la political social por cuya realizaci6n
las masas han luchado siempre, si bien no de
modo consecuente por el freno que represent
para ellas la political de colaboracionismo de cla-
ses de sus dirigentes.
Nuestro Partido parti6 siempre del principio
de que para poder producer cambios fundamen-
tales en la estructura econ6mica y en la superes-
tructura political del pais con vistas a la revo-
luci6n agraria y antimperialista, era precise
realizar la unidad de acci6n entire todos los
sectors obreros y populares interesados en esos
cambios.
Despues del XI Congreso, en cada Comite
Central del Partido, en cada Conferencia, en ca-
da reunion se planted el problema de c6mo con-


quistar a esos sectors sociales para una politi-
ca revolucionaria consecuente, partiendo de que
el grueso de esos sectors estaba influenciado
por el peronismo.
Una vez caido el gobierno peronista, nuestro
Partido se lig6 todavia mas estrechamente a
esas masas puesto que, como afirm6 en esa 6po-
ca, los dirigentes de la llamada revoluci6n li-
bertadora, o sea del golpe civico-militar contra
el gobierno de Per6n, no se proponian estable-
cer, como decian, un regimen democrAtico, dar
satisfacci6n a las justas reivindicaciones de los
obreros, campesinos y trabajadores en general
y asegurar.la independencia de la patria, sino
que se proponian impedir las luchas obreras y
populares por todos los medios, inclusive el te-
rror, y destruir sus organizaciones, en particu-
lar los sindicatos.
Desde entonces, los comunistas marchamos
codo con codo con los trabajadores peronistas y
con sus dirigentes honrados para reconquistar
los sindicatos para los trabajadores y para es-
tablecer la acci6n comdn y producer cambios
profundos en la vida econ6mica y political del
pais.
Esto explica por que comunistas y peronistas
coincidimos en votar a la UCRI, al aceptar sus
dirigentes, en particular Frondizi, el program
conocido del 23 de febrero.








Fue asi como marchamos juntos tambien pa-
ra reconstruir la CGT hasta el moment en que
las 62 y los llamados independientes se pusieron
de acuerdo en un compromise adquirido ante el
gobierno de Frondizi para reconstruir la CGT
sobre la base de una direcci6n paritaria exclu-
yendo de.la misma a los comunistas. Como es
sabido, los comunistas planteamos el problema
de que la CGT, mejor dicho su direcci6n, no
podia ser motivo de negociaciones y menos adn
de aceptar la imposici6n patronal y estatal de
mantenerse exclusivamente en el terreno de las
luchas por reivindicaciones econ6mico-socilles
"compatibles" con las posibilidades financieras
del Estado y de los patrons, de no intervenir en
problems politicos y de no permitir a los co-
munistas y demas luchadores consecuentes por
los intereses de los trabajadores ocupar puestos
de direcci6n en el movimiento sindical. Pero, a
pesar de ello, el MUCS, dirigido por comunis-
tas, peronistas unitarios y sin partido, mantuvo
la just posici6n de unidad en la CGT por encima
de todo.
LPor que? Porque sabiamos que la vida era
mds fuerte que los esquemas establecidos por
esos dirigentes y que las necesidades obreras y
populares los obligarian a dejar su posici6n de
"administradores" de la CGT para dar satisfac-
ci6n a las exigencias de las masas de dirigir sus
movimientos reivindicativos y sus luchas poli-
ticas.
Fue asi como los dirigentes de la CGT se vie-
ron obligados, muchas veces contra su voluntad,
a declarar y dirigir huelgas de gran enverga-
dura como las huelgas generals conocidas, y
sobre todo, como la huelga general en solidari-
dad con los obreros ferroviarios del mes de no-
viembre del afio pasado. Esta huelga fue dirigida
a la vez contra la political del FMI tendiente a
imponer la reorganizaci6n de los ferrocarriles
y de los medios de transport en general, en
beneficio de las empresas extranjeras y tam-
bien contra la political del gobierno tendiente a
proceder "manu military" en la desnacionaliza-
ci6n de los ferrocarriles y para obligarlo a poner
en libertad a los press politicos y gremiales y
a dar garantias para el funcionamiento indepen-
diente de las organizaciones sindicales. Y, hecho
caracteristico, los "apoliticos" de la CGT se vie-
ron forzados, bajo la presi6n de la clase obrera
y de los trabajadores en general, a apelar a la
solidaridad de todas las fuerzas democrAticas,
-partidos politicos, organizaciones estudiantiles
y diversos movimientos de masas-, para crear
un movimiento de solidaridad con los mismos.
En todo esto, el MUCS y los comunistas juga-
ron un papel preponderante.
La huelga ferroviaria triunf6 y el gobierno
se vio obligado a acceder a las reivindicaciones
de caricter gremial, social y national que mo-


tivaron la huelga. En vista de ello, el gobierno
de Frondizi recurri6 al alto clero para que in-
terviniera a iltimo moment como "mediador"
en el conflict y, de este modo, ir poco a poco
negando los compromises que habia adquirido.
En este conflict la curia jug6 un double papel.
Por un lado, presentarse como amiga de los
obreros y defensora de sus reivindicaciones
"arrancdndole" al gobierno concesiones que ya
habian sido conquistadas por la lucha heroica de
los obreros y por la solidaridad obrera y popu-
lar; y, por el otro, tratando de hacerle perder
la confianza a los trabajadores en la capacidad
de lucha de sus organizaciones, demostrandoles
que con recurrir a la mediaci6n de la curia po-
dian evitarse los conflicts y obtener satisfac-
ci6n a sus reclamos.
Pero los trabajadores en general, tanto los
influenciados por los peronistas (62) como los
influenciados por los independientes, se fueron
dando cuenta que la intervenci6n de la curia,
aceptada por sus dirigentes, habia sido realiza-
da con el fin de escamotearle la victoria.
Fue asi como los trabajadores del riel tuvie-
ron que volver a hacer huelgas parciales y
amenazar con la huelga general para exigir la
satisfacci6n de las reivindicaciones ya conquis-
tadas. Estas huelgas fueron una gran escuela
para los trabajadores en general y para los tra-
bajadores peronistas en particular, que han ido
comprendiendo que los planteos realizados por
el MUCS y los comunistas eran justos y corres-
pondfan a sus intereses y que la political discri-
minatoria de algunos de sus dirigentes contra
los comunistas servia a intereses que no son
los de la clase obrera y el pueblo.
Resultado de ello ha sido un mayor acerca-
miento entire obreros peronistas y comunistas
dentro y fuera de los sindicatos y la actuaci6n
comfn en varia luchas gremiales a pesar de la
resistencia de vrios de sus dirigentes.
En estas luc as y en el contact con sus ca-
maradas comun stas, fue elevAndose no s61o la
combatividad --que siempre ha existido- de
los trabajadores peronistas, sino su conciencia
political, o sea, su comprensi6n de que deben
tomar en sus propias manos la direcci6n de sus
propias organizaciones y la direcci6n de sus
luchas y que, para hacer triunfar a estas, es
precise la unidad de acci6n, preludio de la unidad
orgAnica con los comunistas, socialists, inde-
pendieqtes y sin partido en general y la copar-
ticipaci6n con ellos de la direcci6n de las orga-
nizaciones sindicales.
La experiencia de esas huelgas demostraron
a los tfabajadores peronistas, y a todos los tra-
bajadcres, que el enemigo de clase -los mono-
polios imperialistas, la gran burguesia agrope-
cuaria e industrial, el alto clero, los sectors re-
acciorarios de las fuerzas armadas- se habia






agrupado alrededor del gobierno en apoyo de su
political; que eso no era accidental, sino que es
una political permanent y que para veneer a ese
enemigo se debe luchar en comfin.
La political fraternal de los comunistas con
los trabajadores influenciados por el peronismo
ha ido dando' sus frutos y creado el clima favo-
rable para elentendimiento para la lucha comrn
por objetivos goncretos, tanto en el orden sin-
dical como politico.
Es asi como los peronistas empezaron a par-
ticipar en los Comites de defense de press gre-
miales y politicos, en el Cabildo de la Democra-
cia y otras organizaciones de masas junto con los
comunistas, socialists y otros y es asi como se
crearon las condiciones para marchar unidos
en las elecciones de marzo. Esto es justamente
lo que ha alarmado a las fuerzas de la reacci6n
y del imperialism y al gobierno de Frondizi,
representante de sus intereses.
I Que perspectives tiene esta unidad de acci6n ?
La perspective es, en lo que concierne a los
comunistas, la de marchar en comfn no s6lo en
las luchas por las reivindicaciones inmediatas,
econ6micas, sociales y political -incluyendo
las elecciones- sino marchar en comdn hasta
former el gran movimiento patri6tico y popular
cuya envergadura y cuya acci6n obligue a los
circulos dirigentes de la political national a
cambiar de rumb o a ser desplazados para dar
paso a la revoluci6n agraria y antimperialista
por via pacifica o por la no pacifica si es que
se oponen con la violencia a la acci6n popular
tendiente a conseguir ese objetivo.
Es sabido que el peronismo no es una fuerza
homog4nea, thnto desde el punto de vista social
como ideol6gico. Desde el punto de vista social,
en su seno, mejor dicho, en su movimiento, par-
ticipan desde los obreros, campesinos, profesio-
nales, pequefios burgueses, hasta burgueses y te-
rratenientes.
Desde el punto de vista ideol6gico, participant
desde los nacionalistas en el buen sentido de la
palabra, es decir, los que se colocan en un punto
de vista national en defense de 'las riquezas na-
cionales, del progress, y de la independencia po-
litica del pais, hasta los que sostienen la ideo-
logia sedicientemente cristiana-occidentalista, o
sea, clerical, y la ideologia de la burguesia libe-
ral, asi como los que sustentan la ideologia pro-
letaria, si bien esta 6ltima expresada en forma
confusa como rebeldia de masas contra el estado
de cosas actual, o sea, contra los monopolies im-
perialistas, el gran capital intermediario y la
oligarquia terrateniente y sus sirvientes usur-
padores del poder.
En la direcci6n del movimiento peronista han
predominado, durante uno u otro period, uno
u otro sector social, una u otra ideologia. Esto es
lo que explica sus actitudes contradictorias en


lo que respect al comunismo y demAs fuerzas
democrAticas y revolucionarias y tambi6n con
respect al gobierno y a las fuerzas patronales
y estatales y, sobre todo, en lo que respect a los
problems internacionales.
Esto explica tambien como, en el campo sindi-
cal han pasado de las huelgas generals sorpre-
sivas y sin preparaci6n, a las conversaciones,
para no decir rendiciones, con los Ilamados fac-
tores de poder -ei clero, los militares, el gobier-
np-- para solicitor su intervenci6n como inter-
niediarios en los conflictos entire el capital y el
trabajo en la esperanza de que fallarian en fa-
vao de los trabajadores. Pero, como no podia
ser de otra manera, en la media en que esos
factors de poder intervenian, era en favor de
los explotadores y no de los explotados. El fallo
dado, por ejemp!o, por el Cardenal Caggiano
sobre el conflict ferroviario le ha abierto los
ojos a mas de un jefe peronista honrado que
basaba su actividad en esa tActica. El Cardenal
Caggiano, por su parte, despues de ese fallo,
abandon el scenario, diremos asi social, y ya
no quiso meters de nuevo, pues se dio cuenta
que con 61 sufria el prestigio de la Iglesia y apa-
recia como lo que es: defensora de los intereses
de los monopolies, imperialistas y, del gran ca-
pital y de la oligarquia. Desde entonces fueron
reduci6ndose, hasta extinguirse, las delegaciones
. que iban a solicitar la intermediaci6n de los fac-
tores de poder.
SA que se debi6 6sto? Se debi6, en gran parte,
a la persistent denuncia del MUCS y de nuestro
Partido de lo nefasto de esa political de colabo-
raci6n. Como consecuencia de ello y, desde luego,
de su propia experiencia, las masas obreras in-
fluenciadas por el peronismo resistieron esa po-
litica y fueron elevando su conciencia de clase.
Iban madurando, pues, las condiciones para un
acercamiento mas estrecho entire los peronistas
y comunistas, por la lucha comin en el terreno
social y politico.
Esto es lo que tuvo en cuenta nuestro Comiti
Central de enero cuando decidi6 que en las elec-
ciones de marzo los comunistas votaran las can-
didaturas peronistas, seguro de que despu6s de
las elecciones, los vinculos entire comunistas y
peronistas se estrecharian todavia mas, con sus
ulteriores beneficiosas consecuencias para la cla-
se obrerary el pueblo.
Hay que decir, desde el punto de vista au-
tocritico, que no todo el Partido comprendi6 de
inmediato la importancia de esta directive poli-
tica y que por eso demor6 en lanzarse audazmen-
te en busca de los contacts con los peronistas
para cimentar los Comites de lucha durante y
despues de las elecciones. En esto ha influido
tambien, y en grado considerable, la actitud de
ciertos dirigentes del peronismo que, influencia-
dos seguramente por los factors de poder, hos-







tigaron esa unidad y hasta Ilegaron pfblicamen-
te a rechazar el apoyo de nuestro Partido a sus
candidates.
Con todo, el Partido se lanz6 con entusiasmo
a la campafia, le infundi6 su espiritu combative
y aplic6 su capacidad organizativa. De este mo-
do, contribuy6 a asegurar el triunfo de los can-
didatos peronistas como expresi6n, no s61o de
ese movimiento, sino del frente obrero y popular
que, debido a las proscripciones y a la represi6n,
no tenia otra forma de manifestarse que a tra-
vys de las candidaturas peronistas.
El gobierno de Frondizi, y en particular Vi-
tolo, se encarg6 de hacer circular la especie de
que el apoyo de los,comunistas y otras fuerzas
de izquierda a las candidaturas peronistas les
restaria el apoyo de los sectors de la pequefia
burguesia y profesionales, y que, por eso, no
iban a triunfar. Y, por filtimo, asi lo crey6 l1
mismo.
Pero i,qu6 sucedi6? Sucedi6 todo lo contrario.
El triunfo fue rotundo y pudo haberlo sido mis
si en todas parties se hubiese respondido con en-
tusiasmo y fe a las proposiciones unitarias de
los comunistas. Es claro que me refiero a cier-
tos dirigentes nacionales y locales, pero no a
los militants de base del peronismo, que aco-
gieron con gran entusiasmo la colaboraci6n con
los comunistas.
Ahora bien. Si inmediatamente despue6 de
las elecciones se hubiese consolidado y desarro-
llado ese frente de lucha y se hubiesen aceptado
nuestras proposiciones de realizar acciones de
masas para obligar al gobierno de Frondizi a
respetar el resultado de los comicios, se lo hu-
biera colocado bajo esa presi6n direct y, con
ello, se hubiese contrarrestado la presi6n de los
altos jefes de las fuerzas armadas y del alto
clero.
Algunos camaradas, particularmente de la ju-
ventud, han afirmado que si nuestro Partido,
despu6s del triunfo en las elecciones se hubiese
lanzado a la lucha aunque fuera solo, Ilamando
a la clase obrera a seguirlo, se hubiera podido
contrarrestar las presiones de los llamados fac-
tores de poder -civiles y militares-. Pero, el
echo es que las masas que siguen a los dirigen-
tes peronistas permanecieron pasivas en el pre-
ciso moment en que existia la confusion en los
circulos dirigentes gubernamentales y el poder
estaba casi acefalo. Recordareis que la consigna
de sus dirigentes era "ver y esperar", en la espe-
ranza de que los factors de poder le reconoce-
rian el triunfo. Los comunistas planteamos a
los peronistas la necesidad de organizer la lucha
en coomun para obligar a los poderes constituidos
a aceptar el resultado de las urnas. Pero, en ese
memento los peronistas rechazaron la acci6n de
:.-naas.; Que debia hacer, entonces, nuestro Par-
tido? i.Lagaarse solo, como se dice vulgarmen-


te? Esto hubiese aparecido como una provoca-
ci6n, tanto mAs que s61o con nuestras propias
fuerzas no podiamos cambiar la situaci6n.
Pero, la pr6dica del Partido fue prendiendo en
los dirigentes y en los militants peronistas y asi
se lleg6 a la huelga del mes de abril, que no fue
complete justamente por insuficiente prepara-
ci6n y por la no participaci6n de los llamados
sindicatos independientes.
Sin embargo, esa experiencia no iue vana.
Despu6s del 18 de marzo se abri6 un nuevo ca-
pitulo en la historic del movimiento obrero y
popular argentino. En efecto. No cabe duda que
en la actualidad se estA realizando un process
de transformaci6n de la cantidad en calidad en
lo que concierne al desarrollo de la concien-
cia political y de clase del grueso de las masas
peronistas y de la mayoria de sus dirigentes.
Este process no es casual. Es el resultado de
la just linea political y tactica de nuestro Parti-
do ante las mismas, o sea, la de luchar por la
unidad y, al mismo tiempo, critical las posicio-
nes antiunitarias y anticomunistas de ciertos di-
rigentes peronistas.
El contact con las masas peronistas, en par-
ticular en los lugares de trabajo, y tambi6n en
lo3 lugares de habitaci6n, ,ha existido siempre y
se ha ido intensificando. Pero, en el C. C. am-
pliado de Mayo de 1961 se previ6 la necesidad
de estrechar ain mis ese contact, pues se sefial6
que se acercaban moments de grandes luchas.
"Hasta ahora -se decia-, la mayoria de los
dirigentes sindicales -de las "62" y de los lla-
mados sindicatos "independientes" -, pese a
la presi6n de los obreros, han podido hacer equi-
librios y desviar a parte de los mismos de la
lucha por sus justas reivindicaciones. Pero, ac-
tualmente, ante la intesificaci6n de la ofensiva
patronal y estatal contra las condiciones de vida
y de.trabajo de la clase obrera, se entrarA en
una nueva etapa, en que se han de desarrollar
luchas obrera. y populares de envergadura ca-
da vez mayor por sus reivindicaciones especifi-
cas y por la democracia y la independencia na-
cional, lo que obligarA a esos dirigentes a defi-
nirse a favor de ellas, pues en caso contrario
serAn desbordados por las masas".
Partiendo de que la political del Partido y del
MUCS debia ser la de empujar a las masas pe-
ronistas a la lucha y de denunciar a los diri-
gentes que frenaban las mismas y colaboraban
con los sectors reaccionarios patronales y es-
tatales -sin excluir los llamados factors' de
poder, FF. AA., Iglesia, etc.- su aplicaci6n dio
grandes resultados. Tuvieron lugar los grandes
movimientos huelguisticos por federaciones de
industrial y, sobre todo, la gran huelga ferro-
viaria de 42 dias, y la huelga general de oc-
tubre-noviembre del afio pasado que los diri-
gentes de la Comisi6n Provisional de la CGT se










vieron obligados a descencadenar debido a la
presi6n de masas desde abajo.
Poco despues tuvieron lugar las elecciones en
la provincia de Santa Fe, donde se puso a prue-
La la solidez de los contacts entire comunistas y
reronistas y donde no pado llegarse a la pre-
sentaci6n de candidates dnicos debido a la re-
sistencia del ala derecha del peronismo. Y, so-
bre esta cuesti6n, es bueno aclarar de una vez
por todas que, si bien nuestros camaradas tar-
daron en comprender la importancia del apoyo
comunista a las listas peronistas, no es menos
cierto que en Santa Fe no fueron los comunistas
los que no quisieron establecer listas comunes
con los peronistas para presentar candidates co-
munes, sino los elements derechistas del pero-
nismo, quienes, despues de haber conversado con
los comunistas para llegar a una lista comun, se
largaron solos -seguramente, bajo la presi6n
de los factors de poder: Iglesia, fuerzas arma-
das, etc.-, a pocos dias de las elecciones, en la
esperanza de probar sus fuerzas prescindiendo
de los comunistas. Esto impidi6 que el Frente
de Casilda pudiera retirar a tiempo sus listas
de candidates.
A causa de ello, se perdieron las elecciones.
Pero esto sirvi6 tambidn para abrir los ojos a
las masas peronistas.
En efecto; poco despu6s tuvo lugar la cam-
pafia electoral de la provincia de Buenos Aires
y otras, y, como recordar6is, al analizar la tac-
tica a seguir durante las mismas y ante una
maniobra del ala derecha del peronismo igual
que la de Santa Fe, nuestro Partido, para batir
a las fuerzas reaccionarias del gobierno de Fron-
dizi -sirvientes de la political del FMI y de la
oligarquia nacional- propuso votar por las lis-
tas peronistas, con los resultados que son conoci-
dos. Pero aqui tambi6n votamos en lucha abierta
contra los sectors de derecha del peronismo,
que impidieron por todos los medios la forma-
ci6n de los Comit6s de lucha en la base con el
fin no s6lo de luchar en comdn -junto con los
socialists de Vanguardia, Movimiento Popular
Argentino, PUP y otros- para conseguir el
triunfo en las elecciones, sino tambi6n para de-
fender, a trav6s de la accicn de masas los resul-
tados de la misma.
Todos recuerdan las provocaciones que tuvie-
ron que sufrir nuestros camaradas por parte de
los agents del enemigo en el seno del movi-


miento peronista, que afirmaban que los pero-
nistas no habian solicitado ni aceptarian el voto
de los comunistas; que los comunistas servian
intereses distintos a los nacionales, que el pero-
nismo era un movimiento "cristiano y occiden-
talista", que en el orden international sostenia
una tercera posici6n, etc.
No cabe duda que con su campaia antiunita-
ria y anticomunista llegaron a influenciar a di-
rigentes obreros honrados pero confundidos que
les hicieron coro.
iPor que los dirigentes peronistas de derecha
hicieron esa campafia anticomunista y antiuni-
taria? Con un double fin. Primero, porque esta-
ban en trapizondas con agents del gobierno de
Frondizi, frigeristas y no frigeristas, para com-
prometerse a no ir a las elecciones y, por consi-
guiente, votar por los candidates oficialistas, que
lo eran del FMI; y, segundo, porque en caso de
no poder impedir la concurrencia a las eleccio-
nes, esperaban de que si Ilegaban a triunfar,
los factors de poder respetarian el resultado
de las urnas.
No cabe duda que la posici6n unitaria de nues-
tro Partido, de estimulo a los peronistas a fin de
que participaran en las elecciones, jug6' un gran
papel en.la determinaci6n de los elements va-
cilantes y confundidos, pero honestos del pero-
nismo a participar en ellas.
Ante esta situaci6n, el gobierno declar6, por
boca de Vitolo y de Frondizi, que si los candi-
datos peronistas llegaban a triunfar, el gobierno
anularia las elecciones.
Por qud? Porque se dio cuenta que, al no
poder captar los votos de gran parte de los pe-
ronistas, como sucedi6 en otras elecciones, y al
triunfar istos en una coalici6n de fuerzas en
que entraban los comunistas, el caracter del
triunfo peronista cambiaba totalmente.
En efecto. El triunfo electoral no fue solamen-
te del peronismo, como algunos quieren hacer
career, sino que fue el triunfo de todos los secto-
res obreros y populares partidarios de la lucha
por la verdadera democracia, progress social,
independencia national y paz.
De esto se dieron cuenta los representantes de
los monopolies imperialistas, de la oligarquia
terrateniente, de las fuerzas armadas y del cle-
ro que, con el fin de cortar ese process. dieron
el golpe de Estado del 29 de Marzo.













IV




COMO SE OPERO EL "GIRO A LA IZQUIERDA" DEL PERONISMO


HORA bien, despubs de esa fecha, si bien
el panorama politico no se esclareci6 inme-
diatamente, se puso de relieve, sin embar-
go, la contradiccidn existente en el pero-
nismo entire su ala derecha formada por elemen-
tos burgueses y eUefio burgueses -Bramu-
glia, Mercante, fSaadi,) Guardo, etc.- y su ala
izquierda, formada en su mayoria por obreros
y gente de extracci6n popular.
Los primeros frenaron la lucha de las masas
para enfrentar al poder que habia burlado la
voluntad popular y exigirle su respeto. Y los
segundos, si bien estaban dispuestos a esa ac-
ci6n, estaban en gran parte confundidos por
esos dirigentes, que dieron la consigna de "es-
perar y ver".
Fue entonces que se asisti6 al ajetreo de con-
versaci~aes .de dirigentes peronistas con repre-
sentantes del alto clero y de las fuerzas arma-
das y con dirigentes de partidos burgueses y
pequefio burgueses que les insuflaron la idea
de la pasividad en la esperanza de que todo se
resolveria por "via legal", y que el dia 23 de
abril se incorporaria a los diputados peronistas
electos al Parlamento. Actitud que ellos estaban
dispuestos a defender hasta el fin --cosa que
no sucedi6-, y, luego, que se les incorporaria al
parlamento el 2 de mayo, a condici6n de que no
hubiesen acciones de masas y que no se hicieran
manifestaciones el dia Primero de Mayo.
Hoy, es claro para todos que si -se hubiese
realizado la acci6n de masas en seguida de cono-
cerse el descbnocimiento por parte del gobierno
de Frondizi del resultado de las elecciones, se
le hubiese obligado a desandar el rumbo de trai-
ci6n iniciado a poco de tomar el poder y las
fuerzas armadas no hubiesen podido actuar en
forma pretoriana. Tanto mis. que en el seno
mismo de ellas no habia unanimidad, mejor di-
cho, estaban bastante divididas respect de si
debian o no avalar ese alzamiento contra la Cons-
tituci6n y las leyes.
Puede decirse que durante algunos dias, lue-
go de la detenci6n de Frondizi, no existi6 un


poder central,-tanto que el general Poggi y su
grupo trat6 de apoderarse de 6l, habiendose ins-
talado en la Casa Rosada; y Guido a su vez, con
el apoyo de otro grupo, corri6 a hacerse ungir
president por la Corte Suprema. En ese mo-
mento eran inminentes contragolpes de Estado
para imponer a uno u otro candidate. Pero, los
dos grupos no llegaron a utilizar formas vio-
lentas para imponerse por miedo a que las ma-
sas se lanzaran a la calle y lucharan junto con
la parte sana, patri6tica, de las fuerzas armadas
para-instaurar un gobierno verdaderamente de-
mocratico.
Ante esa situaci6n, se consigui6, sin embargo,
que las 62 y el MUCS lanzaran la consigna de
huelga general, pero que no alcanz6 las propor-
ciones que debia alcanzar debido a la resistencia
active a la huelga por parte de algunos dirigentes
de los sindicatos independientes y a la aceptaci6n
pasiva de la misma por parte de algunos diri-
gentes de las 62.
Esto llen6 de confusion y de indignaci6n a la
clase obrera y al pueblo, tanta mAs que los di-
rigentes peronistas, particularmente los de de-
recha, iban y venian de Madrid para informal
a Per6n sobre la situaci6n national y tratar de
obtener su aval para su tactica capitulacionista.
Mientras tanto, los elements reaccionarios civi-
co-militares que se habian encaramado en el go-
bierno tuvieron tiempo de consolidarse en el mis-
mo, aunque haya sido y es una consolidaci6n re-
lativa.
El primer cimbronazo que sacudi6 a la clase
obrera y al pueblo y, desde luego, al sector pero-
nistas del mismo, fueron los infames decretos
de Pinedo, seguidos luego por los de Alsogaray,
tendientes a descargar todo el peso de la crisis
sobre las espaldas del pueblo, que trajo como
consecuencia,un aumento masivo de los precious
de los articulos de primera necesidad en un 40-
50 % y la intensificaci6n de la ofensiva contra
las condiciones de vida y de trabajo de la clase
obrera y del pueblo, persiguiendo a los dirigerr
tes sindicales de base, echando a la calle a dece-







nas y decenas de miles de trabajadores y exi-
giendo el aumento del ritmo de trabajo a los
obreros y empleados restantes.
En esas condiciones, las ideas integracionis-
tas y del sindicalismo nationall" y "cristiano"
sostenidos por Cardoso y otros se cayeron at sue-
lo, pues las masas influenciadas por el peronis-
mo se habian dado cuenta ad6nde las llevaba esa
political: a sostener en el poder a fuerzas ene-
migas, a aceptar el empeorahiiento de las con-
diciones de vida y de trabajo, la desocupaci6n
y la miseria. Y a permitir que en el pais se ins-
taurara sin lucha una dictadura civico-militar
abierta.
Las masas influenciadas por el peronismo des-
cubrieron, por su propia experiencia, mas que
a trav6s del studio de los documents del Par-
tido, lo que los comunistas les habiamos repe-
tido muchas veces: que la ideologia burguesa
dentro de su movimiento y del movimiento obre-
ro en general, los conduciria a la derrota. Y
reaccionaron bien. Fueron estrechando sus lazos
con los camaradas comunistas en las fAbricas y
lugares de trabajo. Fueron actuando en com6n
en el movimiento sindical, hasta llegar a estable-
cer la unidad desde abajo hasta arriba, sobre la
base de la acci6n com6n en la lucha por reivin-
dicaciones comunes y por cambios profundos
en la vida econ6mica y political del pais. Claro
que este process no estA terminado ni suficien-
temente consolidado. Por eso, si bien todavia no
se puede hablar de ique se ha producido ya un
salto cualitativo, no cabe duda que ese salto
-previsto en el CC de enero- no ha de tardar
en producirse.
Puede afirmarse, sin lugar a dudas, que, a
la par que la combatividad en continue creci-
miento de los sectors obreros y populares in-
fluenciados por el peronismo, ha ido aumentando
su conciencia de clase v se ha ido conformando
su ideologia political proletaria.
Es con verdadera satisfacci6n proletaria que
se comprueba c6mo el lenguaje, no s6lo de las
masas, sino de muchos dirigentes peronistas,
se acerca mds y mds al de los comunistas. En
este sentido, no se puede sino considerar un pun-
to de viraje de importancia decisive el informed
de Andres Framini, despuBs de su vuelta de Ma-
drid, en el que da los fundamentos politicos del
viraje a la izquierda reclamado por la masa pe-
ronista. Claro, nosotros no estamos de acuerdo
con todo lo expresado por l1 en su discurso;
pero no cabe duda qbe es el discurso de un diri-
gente proletario que plantea los problems
desde el punto de vista de clase: de la clase obre-
ra, que quiere emanciparse de la ideologia bur-
guesa, que ha representado en mAs de una oca-
si6n un lastre en el movimiento obrero. Ni que
decir que ha desaparecido de los textos de los
discursos de los dirigentes peronistas honrados
toda frase anticomunista. .


En ese informed hay an just andlisis de las
causes econ6micas y political que "provocaron
la crisis por la que atraviesa el pais, haciendo
de ella responsible a los intereses monopolistas
y a la gran b'. .esia national intermediaria, y
niega "la colabuiraci6n de los trabajadores para
ayudarles a salir del pantano en que se encuen-
tran varados". Y afirma con altivez que "he-
mos aprendido a solucionar nuestros propios
problems con nuestras propias manos y a no
confiar en el canto de sirena que nos hacen oir
los victimarios del pueblo trabajador". Y con-
cluye diciendo: "Ahora nos piden un nuevo sa-
crificio. iPara quA? Para volver a desencade-
nar dentro de unos meses otra crisis mas grave
que la presente. "Esta crisis no es superficial
ni se arregla con algunos paliativos. Es la crisis
de un sistema fundado en el lucro, en la injusti-
cia y en la incapacidad para satisfacer el bien
comfn".
Es decir, que, expresandolo con otras pala-
bras, hace suya la line del Partido de que la
crisis actual' no es una crisis coyuntural, sino
que es una crisis que afecta a todo el sistema,
tanto en el orden econ6mico como politico y
social.
Por consiguiente, el informed de Framini es
un document de gran importancia que los co-
munistas debemos ayudar a difundir y esclarecer
su significado entire la masa peronista, pues en
el hay muchos puntos que coinciden con los
planteos hechos por el MUCS y nuestro Partido.
Como es sabido, los comunistas acostumbra-
mos a juzgar a los hombres y sus ideas a trav6s
de su predisposici6n hacia la acci6n com6n para
llevarlas a la prActica. No tenemos en cuenta
las palabras, a veces ofensivas, que nos pudieran
separar en el pasado, sino los hechos positives
del present, que nos unen.
ZCual es el valor del informed de Framini? Que
traza una orientaci6n clasista para los sectors
obreros y populares del peronismo, tomando po-
sici6n combative en la soluci6n de los problems
nacionales.
QuizAs se pueda observer que todavia no es-
tan planteados esos problems: en funci6n de
la lucha mundial de los pueblos por la democra-
cia y la paz, adh cuando se reconoce que los
monopolies imperialistas son la causa principal
de los males que sufre nuestra clase obrera y
nuestro pueblo. Pero, eso vendrA inevitable-
mente.
Lo interesante es que en ese informed se con-
dena en forma decisive "la political econ6mica
del gobierno, orientada a servir los intereses
de los grandes monopolies", cuya consecuencia
ha sido de que Astos "a traves de sucesivas de-
valuaciones monetarias consiguieron aumentar
los intereses del sector capitalista y'reducir has-
ta la miseria los del sector asalariado".
Y agrega: "Alsogaray, por un mensajero, pi-









(de que por el tWrmino de tres meses los trabaja-
d(res deben comprometerse a no llevar a cabo
medidas de fuerza, a no reclamar ningin aumen-
to de emergencia, ni la renovaci6n de los conve-
nios colectivos de trabajo". A cambio de ello, el
gobierno "estudiaria" la posibilidad de estabili-
zar los precious de algunos articulos de primera
necesidad". Y a ello, Framini da una contesta-
ci6n categ6rica: "No hay tregua para la des-
ocupaci6n. No hay tregua para el terrorism
econ6mico y no hay tregua para Alsogaray, por-
que no hay tregua para el hambre".
Esto, en cuanto al planteo de los problems
desde el punto de vista de la lucha de classes y
no de la colaboraci6n de classes.
En cuanto a la unidad obrera y popular exige
"dejar de lado todo sectarismo... y dirigir toda
acci6n reclamando la solidaridad active de to-
dos los sectors del pueblo, sin exclusiones de
ninguna naturaleza", porque, segfin afirma, "ha
llegado el moment en que los trabajadores asu-
mamos en nuestras propias manos la defense del
interns national. Esta en juego la salvaci6n de
la patria misma".
Partiendo de ese punto de vista just, declara
que "es la hora de luchar". Y agrega: "A veces
nuestras huelgas han dejado un saldo negative.
Cuando el trabajador para, debe sentir que ese
dia es un dia de lucha, no que se quede jugando
a la pelota o al truco, sintiendo que pierde un
dia de journal, ahora mas necesario que nunca".
Y concluye: "Para justificar la represi6n, dicen
que somos revolucionarios, que somos comunis-
tas. Nosotros contestaremos que somos patrio-
tas, nada mAs. Que ellos nos interpreten".
Es de subrayar el hecho de que en el infqrme
de Framini no se plantean ni una s61a vez los
problems desde el punto de vista cerrado del
peronismo ni se menciona esa ideologia, sino la
de la clase obrera. Desde luego que nosotros no
pretendemos de ninguna manera que los pero-
nistas dejen de ser peronistas y no defiendan
sus ideas, del mismo modo que no hemos acep-
tado nunca abandonar las nuestras. Por eso, al
proponer el frente finico de lucha que poco a po-
co se va consolidando pedimos respeto y res-
petamos la organizaci6n y la ideologia de cada
tno de los components.
Despu6s del informed de Framini se termin6 en
los medios obreros peronistas con el estribillo
de "cristiano" y "occidental" y de que el pero-
nismo es "el dique de contenci6n del comunis-
mo". Es grato comprobar, tambi6n, a trav6s de
las numerosas entrevistas hechas a dirigentes
sindicales peronistas por el diario "Democra-
cia", c6mo 6stos plantean los problems desde
el punto de vista de la lucha de classes -y no de
la colaboraci6n de classes como anteriormente-,
y c6mo se pronuncian a favor de la unidad sin-
dical y de la unidatd die meion sin i'|ii .rti:.
R n Pofecto, Mil it lt !- i i ilr(ri j, !* i i i ~ i


je de la inmensa mayoria de los dirigentes sin-
dicales peronistas y de parte de los independien-
tes es un lenguaje de lucha de classes y no de co
laboraci6n y capitulaci6n como anteriormente.
Se habla un lenguaje fraternal entire los tra-
bajadores y de unidad de la clase obrera, sin
exclusiones. Se habla ya abiertamente, en par-
ticular por parte de Framini, que esta a la ca-
beza de este movimiento renovador, de que "el
sistema capitalist esta en crisis y nada ni nadie
puede salvarlo, con el capitalism no hay solu-
ci6n alguna. Es un sistema que pertece al pasa-
do y nosotros debemos marchar hacia el por
venir" Tras sefialar que la crisis del pais no es
superficial, sino en profundidad, enunci6 un
plan de 10 puntos: nacionalizar todos los bancos
y establecer un sistema bancario estatal y cen-
tralizado; implantar el control estatal sobre el
comercio exterior; nacionalizar los sectors cla-
ves de la economic (siderurgia, electridad, pe-
tr6leo y frigorificos) ; prohibit toda exportaci6n,
direct e indirecta de capitals; desconocer los
compromises financieros del pais negociados a
espaldas del pueblo; prohibir totalmente today
importaci6n competitive con nuestra producci6n;
expropiar a la oligarquia terrateniente sin nin-
gin tipo de compensaci6n; implantar el control
obrero sobre la producci6n; abolir el secret co-
mercial y fiscalizar rigurosamente las sociedades
comerciales y planificar el esfuerzo productive
en funci6n de los intereses de la Naci6n y el
pueblo argentino fijando limits de prioridades
y estableciendo topes minimos y maximos de
producci6n.
A este program de 10 puntos, que en gene-
ral contempla la soluci6n de los problems actua-
les, se deberia agregar -y estamos seguros que
Framini y demas amigos peronistas asi lo ha-
bran de entender- las relaciones comerciales,
diplomAticas y culturales con todos los paises,
en particular con los del campo socialist, que
lo realizan sobre la base del beneficio mftuo,
pues de otra manera seria encerrar a la Argen-
tian en un departamento estanco, cuando el pro-
blema es liquidar el predominio de los monopo-
lios imperialistas sobre la vida econ6mica y
political del pais, asegurar su desarrollo inde-
pendiente, y 6sto, en la epoca actual, s6lo puede
conseguirse estableciendo esas relaciones con los
paises socialists y otros que no tengan fines
imperialistas. Tanto mas, que Framini dijo, con
raz6n, que "los monopolies y el PentAgono quic,-
ren enrolar a los paises de Am6rica en la guerra
fria imponiendo una political de niano dura en
el campo econ6mico y politico y librando dentrf,
de cada pais una guerra internal contra los sec.
stores populares, potencialmente "barbudwlo.,
en consecuencia se dedican a fortalecer lo c i, r-
citos".
Por otra part, el e.spiritu clasista .se. de(mris
iru ,.'nl 'i. .t',,i ,l e ,''i'at i ,itii ti, a I()s 6lt ,i ,i






acontecimientos que demuestran un renacimien-
to en la actividad de las hordas fascistas y ra-
cistas: "Al compahiero Mendoza -dijo Frami-
ni- no lo mataron por sus creencias religiosas,
sino porque era y sigue siendo en nuestros cora-
zones un luchador de la causa del pueblo. A
Graciela Sirota no la vejaron por sus creencias
religiosas. La torturaron porque el odio ciego
de la oligarquia y el revanchismo gorila tambien
se ensaiian contra los j6venes que en la Univer-
sidad luchan codo a codo, por la causa del pueblo.
La oligarquia esta girando en descubierto. Por
eso inventa falsos enfrentamientbs entire los ar-
gentinos, que los trabajadores no reconocemos"
Ahora bien Zqu6 demuestra esta posici6n de
Framini? Demuestra que es possible estrechar
mis y mas la unidad dp acci6n entire comunistas
y peronistas, entire comunistas, peronistas, so-
cialistas de izquierda y otras fuerzas democri-
ticas y progresistas hasta former un amplio
frente com6n de lucha, hoy mis necesario que
nunca, 'para enfrentar con 6xito a un enemigo
que tiene en sus manos todos los resorts del
powder.
Si no se lega rApidamente a la formaci6n de
ese frente y de un s6lido comando i.nico no se
podran tener 6xitos importantes ni en la lucha
por las reivindicaciones econ6micas, political y
sociales inmediatas ni en la lucha general por
un gobierno verdaderamente democrAtico y pro-
gresista.
Ahora bien. Esta situaci6n y la elevaci6n de
la combatividad y de crecimiento de la concien-
cia political proletaria no ha escapade a la pers-
picacia political de Per6n, que indiscutiblemente
estuvo siempre ligado con gente de direcci6n y
de base de su movimiento. Por eso, los esfuerzos
realizados por los elements de derecha del pe-
ronismo para inclinar a su dirigente maximo
en favor de la political de integraci6n, mejor
dicho, de capitulaci6n ante las fuerzas reaccio-
narias del pais: monopolies imperialists, oli-
garquia terratehiente y gran capital, fueron
siendo desechados por Per6n, dando en camhic
apoyo a los representantes del sector combative
del peronismo, en particular, a los dirigentes
de la clase obrera.
Sin embargo, los elements derechistas del
peronismo se esforzaron por continuar llevando
a su movimiento por el camino de la conciliaci6n.
Pero las masas les fueron restando su apoyo y
empezaron a apoyar a los dirigentes dispuestos
a dar al movimiento peronista una orientacion
combative en el orden social y politico con vistas
a producer cambios esenciales en la vida econ6-
mica y political del pais. Se estableci6, asi, un
forcejeo en la direcci6n del movimiento pero-
nista por imprimirle una u otra orientaci6n,
la de derecha o la de izquierda, prevaleciendo
siempre mis esta l6tima.
Per6n, que. ;eguramente, tambikn ha apren-


dido y much de los iltimos acontecimientos na
cionales e internacionales, comprendi6 hacia
d6nde march el mundo en el period actual y
cuiles son las fuerzas que ascienden y las que
bajan, las que surjen con pujanza y se desarro-
llan y las'que se descomponen y desaparecen; se
inclin6 y aconsej6 la political de no colaboraci6n
con las fuerzas en descomposicicn y de colabo-
raci6n con las que se desarrollan, es decir, que
aconsej6 el "giro a la izquierda", tanto para
vitalizar al movimiento peronista como para po-
der crear la coalici6n de fuerzas necesaria para
sacar al pais del atolladero actual y empujarlo
por la senda del progress, de la independencia
national y de la paz.
La situaci6n del pais estaba, pues, madura
para el "giro a la izquierda". Otra directive no
hubiese sido aceptada por los sectors obreros
y populares del peronismo.
De manera que el "giro a la izquierda" de
los peronistas no fue el resultado de una orden
de afuera, como quieren hacer career los enemi-
gos de la clase obrera y el pueblo, sino el resul-
tado de una situaci6n que se ha ido creando en
el pais y que Per6n ha captado cabalmente apro-
5bndolo.
"Desde hace tiempo, Per6n alude al vertigi-
noso devenir de los acontecimientos hist6ricos
-dijo uno de los obreros que lo visitaron filti-
mamente. Si hoy levantaramos las mismas ban-
deras que en 1945 -dijo Per6n- estariamos
en la derecha. Se trata ahora de reactualizar
nuestra doctrine adecuAndola al panorama de
1962".
No cabe duda que la entrevista con Per6n
publicada por un diario de la maiana (1) tiene
como fin esa reactualizacion.
En efecto. En ese reportaje Per6n analiza
con profundidad las causes econ6micas, sociales
y political de la crisis por la que atraviesa el
pais y sefiala como responsables principles a
la oligarquia terrateniente y a los monopolies
imperialistas. Anatematiza a las fuerzas de la
reacci6n civico-militar encaramada en el poder
y terminal afirmando que "no hay poder en la
tierra que pueda contener a un pueblo que de-
cida imponer sus derechos y conquistar su li-
bertad".
Es con gran satisfacci6n, tambien, que hemos
podido comprobar que el viraje a la izquierda
del peronismo ha provocado un gran entusiasmo,
tanto en sus militants como entire los nuestros,
asi como en todos los sectors verdaderamente
democriticos y populares. Peronistas y'comu-
nistas se buscan mutuamente para establecer
las bases de acci6n com6n y van materializin-
dola a traves de Comites de lucha en las fAbricas
y lugares de trabajo, y empiezan a establecer


21 7I. 2.






listas comunes abiertas a otros sectors unita-
rios en las elecciones de la direcci6n de los sin-
dicatos. Es 16gico que asi suceda.
Ahora bien. Al juzgar el grado de radicali-
zaci6n y de elevaci6n de la conciencia de clase
de las masas peronistas y de muchos de sus di-
rigentes, es precise no cometer dos errors prin-
cipales:
Uno, el de subestimar el grado de elevaci6n
de su conciencia political de clase y no hacerle
confianza en su capacidad dirigente y orienta-
dora a la, par de los comunistas en el frente co-
m6n de lucha.
Otro, el de sobreestimarlo y career que todos
los peronistas ya han adquirido la conciencia
political de clase que poseen los comunistas, co-
sa que s61o pueden adquirir a media que asi-
milen los principios esenciales del marxismo-
leninismo.
La verdad es que en various dirigentes y tra-
bajadores peronistas existen todavia fuertes
influencias de nacionalismo burgu6s que los Ile-
va a la conciliaci6n de clase, que los Ileva a jus-
tificar, por ejemplo, que algunos de sus dirigen-
tes -particularmente dirigentes politicos-
mantengan todavia contact con el alto clero,
con la alta oficialidad de las fuerzas armadas,
con grandes capitalistas y monopolies extran-
jeros y hasta con representantes diplom6ticos
-de paises imperialistas -caso entrevistas con
el embajador norteamericano- para exponerles
la posici6n political del Partido Peronista y so-
Sicitar su intervenci6n cerca de' gobierno nacio-
nal para que se le permit actuar sin trabas en
la vida political y social del pais.
Sin embargo, este es s61o un aspect de la
cuesti6n, y hay que decir que esa actitud no ha
sido bien vista por el sector obrero popular del
peronismo, que la ha criticado en la reciente re-
uni6n del Consejo Coordinador, 62 y CGT au-
tOntica.
El otro aspect, el mis important, es que el
conjunto de los sectors obreros y populares del
peronismo ya han adquirido un concept claro
de que solamente a trav6s de la lucha, junto con
todos los demds trabajadores, puede conseguir
que se respete su derecho al pan y al trabajo,
la libertad, la independencia national y la paz,
y, en esta lucha, van adquiriendo su conciencia
de clase que los leva a las posicidnes de los co-
" munistas.
Por consiguiente, si bien debemos critical
ciertas posiciones de los dirigentes peronistas
que tienen todavia ideas integracionistas o cola-
boracionistas, debemos hacerlo con el prop6sito
de atraerlos y no de rechazarlos. La critical de-
be ser, pues; fraternal y de compaferismo, hecha
sobre la base de los hechos negatives, pero po-
niendo de relieve los hechos positives. Es pre-
ciso tener en cuenta que la misma ala derecha
del peronismo no es una cosa cristalizada y pa-


ra siempre, sino fluida.y various de sus compo-
nentes son susceptibles de pasar a posiciones
justas, o sea, clasistas.
zCuales son los pasos positives dados por los
peronistas en estos iltimos tiempos?
Los peronistas han dado pasos importantes
con respect al abandon de su concepci6n ante-
rior de que s61o la clase obrera y en particular
la influenciada por los peronistas puede termi-
nar con el regimen de injusticia social actual y
resistian la unidad de acci6n con las masas cam-
pesinas y con todas las fuerzas patri6ticas, de
mocriticas, antifeudales y antimperialistas.
Han dado, tambien, pasos importantes en
cuanto a la comprensi6n de la necesidad de la
alianza obrero-campesina -me refiero desde
lIego a los verdaderos campesinos y no a los
obreros agricolas, de los cuales se preocupan
junto con nosotros- y, por consiguiente, van
dejando de lado su despreocupaci6n por los pro-
blemas del campo.
En este sentido, hay que decir tambi6n, des-
de un punto de vista autocritico, que hasta hace
poco nosotros tampoco nos hemos ocupado a fon-
do de los problems del campo con vistas a ven-
cer la resistencia de la mayoria de los dirigentes
agrarios que, mAs que preocuparse de los inte-
reses de los campesinos pobres y medianos, se
preocupan de los intereses de los grandes ca-
pitalistas agrarios.
Tambien constitute un paso muy important
,la constituci6n de un Comit6 Coordinador de
la- actividad de las 62 y el MUGS en el movi-
miento sindical, no con fines exclusivistas, sino
con vistas a impulsar la unidad de la clase obre-
ra sin exclusiones en el terreno de la lucha de
classes.
Tambi6n corresponde agregar entire los he-
chos altamente positives del peronismo el pacto
programAtico establecido entire los comunistas
y la "CGT Aut6ntica".
EstAn dando pasos importantes en cuanto a
poner fin a su desligamiento del movimiento sin-
dical mundial en direcci6n al establecimiento
de contacts con otras fuerzas sindicales de
lucha de classes, latinoamericana y mundial
(FSM). Es particularmente important su dis-
posici6n a participar en el pr6ximo congress
de constituci6n de la central sindical latino-
americana, ya sea enviando delegados con voz
y voto o enviando en un principio a observadores,
y proceder a liquidar el ATLAS.
Es un hecho tambien muy positive que los
peronistas se preocupen de lo que pasa en los
paises socialists y empiecen a enviar delegacio-
nes a esos paises, particularmente a la Uni6n
Sovietica, para comprobar "de visu" y transmi-
tirles a sus compafieros lo que ha dado a su pue-
blo el regimen socialist.
Hasta ahora habian ido algunos peronistas
a visitar la URSS, pero, en general, lo hacian






desde el punto de vista individual, sin apoyo y
a veces con hostigamiento de la organizaci6n
political y sindical peronista. Por eso sus viajes
no tenian gran repercusi6n en el movimiento pe-
ronista.
El viaje de Mendoza a la URSS, despues de
conversar conPer6n, y el informed que hizo a su
vuelta a sus camaradas sobre la verdad de lo
visto en la Uni6n Sovi6tica, y, sobre todo, sus
"manifestaciones de que habia visto un nuevo
mundo, el mundo de los trabajadores, han sido
de gran importancia. Su ligaz6n con los comu-
nistas se estrech6 y su fe en la lucha comin por
transformaciones de fondo en la vida econ6mi-
ca y political del pais se hizo mis fuerte. Men-
doza, ha contagiado su entusiasmo a muchos
dirigentes del peronismo, que ahora hablan de
ir en grupos a visitar la URSS y demAs paises
socialists.
El otro hecho de una importancia que no se
puede subestimar, es el de la incorporaci6n de
17 dirigentes politicos y sindicales peronistas
en la delegaci6n al Congreso Mundial de la Paz
que se ha realizado en Moscd.
Este es un paso important en direcci6n v.
liquidar su political de aislamiento de la lucha
mundial por la paz -resultado de su tradicio-
nal political de 34 posici6n-, y contribuira a
esclarecer a la masa peronista el panorama in-
ternacional y hacerle comprender porqu6 debe
abandonar su 34 posici6n e incorporarse deci-
didamente al campo de la paz.
Sin embargo, hay que sefialar que los cama-
radas peronistas todavia no tienen una com-
prensi6n cabal de lo que represent el campo
socialist encabezado por la URSS como punto
de apoyo y de iyuda para los paises que luchan
por liberarse de la dominaci6n de los grandes
terratenientes e imperialistas y para construir
una vida econ6mica y political independiente.
Es de saludar el hecho de que los peronistas
plantean como problema fundamental para con-
seguir la liberaci6n national y social, el de la
lucha contra los nionopolios imperialistas y la
political del FMI, haci6ndolos responsables de la
crisis por la que atraviesa el pais.
Pero, es precise que comprendan que la si-
tuaci6n de crisis por la que atraviesa el pais es
de tal profundidad que, para aliviarla y mAs
tarde resolverla y poner proa firme al desarro-
llo independiente de la economic national y ase-
gurar el bienestar del pueblo, es necesario am-
pliar nuestras relaciones diplomaticas y comer-
ciales a todos los paises y en particular con los
del campo socialist, que las establecen sobre
la base del beneficio mutuo.'
Hasta ahora, las relaciones de nuestro pais
han sido fundamentalmente con EEUU, Ingla-
terra, Alemania Occidental y otros paises im-
perialistas, que las establecen sobre bases de
expoliaci6n y colonizaci6n. En cambio, los que


las establecen con los paises socialists -y se
podrian citar numerosos casos de paises de Asia
y Africa- impulsan su desarrollo econ6mico y
politico independiente y en algunos casos mar-
chan directamente al socialismo sin pasar por
la etapa capitalist. En America Latina existe
el luminoso ejemplo de la revoluci6n cubana que,
justamente, si pudo construir su vida indepen-
diente, marchar a la construcci6n del socialis-
mo y mantener a raya a los imperialistas yan-
quis y sus lacayos, se debi6 a la ayuda de toda
indole que recibi6 y recibe de la Uni6n Sovi&-
tica y demas paises socialists.
Es un hecho tambien que hay que poner de
relieve, la creciente actitud de solidaridad por
parte de los camaradas peronistas hacia la re-
voluci6n cubana, y es de esperar que en adelan-
te estrechen los lazos de amistad con ese pequefio
gran pais y que delegaciones oficiales de las 62
y del movimiento peronista visiten a Cuba. Se-
g6n se informa, una de ellas saldra estos dias
para la Habana.
La posici6n de los camaradas peronistas fa-
vorable a la autodeterminaci6n de los pueblos
y la no intervenci6n en su vida internal es una
posici6n positive, pero que para ser mas eficaz,
debe transformarse en active, particularmente
en el caso de Cuba.
Y, en fin, es de una importancia fundamen-
tal que entire miembros de la direcci6n de los
Partidos Comunista y Peronista existan contac-
tos, peri6dicos para intercambiar opinions y
organizer la lucha por la soluci6n de problems
de interns comfin a la clase obrera, el pueblo y
la Naci6n.
Es un hecho tambi6n positive y de gran im-
portancia que los dirigentes peronistas deslindan
su responsabilidad frente a los actos agresivos
de los nacionalfascistas, como Tacuara, Guar-
dia Restauradora Nacionalista y otras organi-
zaciones terrorists por el estilo.
Todos estos hechos y otros que os son conoci-
dos, demuestran los cambios que se van produ-
ciendo en el peronismo.
Ahora bien. Hay quienes se plantean el pro-
blema siguiente: el "giro a la izquierda" que
han iniciado los dirigentes peronistas es sin-
cero o es una maniobra tactica para presionar
sobre el enemigo para arrancarle concesiones?
Ya hemos dicho que hay que juzgar a los
hombres, no solamente por lo que dicen sino por
lo que hacen; y lo que hacen actualmente los pe-
ronistas demuestra que el "giro a la izquierda"
va en serio.
Asi lo entienden, tambien, los voceros de la
burguesia.
"Hace tres meses -dice "La Naci6n" del
13.7.62- el sefor Framini conversaba reitera-
damente con autoridades eclesiAsticas, ofrecia
integrar su gabinete bonaerense con figures
moderadas del social-cristianismo, dirigia Il, -






mamientos de paz y de concordia a la opinion
piblica y en el dia de su hipot6tica asunci6n
del mando, se limitaba a una march silenciosa
y civil frente a la casa de Gobierno de La Plata
del brazo de dirigentes de partidos democrAti-
cos para estampar en un acta, por fin, el recla-
mo pacifico de sus derechos electorales". Y des-
pubs de exponer los hechos que demuestran que
Framini y los peronistas han hecho un viraje
dice: "no hay duda de que el sindicalismo pe-
ronista aprieta el paso hacia la izquierda".
A su vez, "Noticias Graficas" del 13.7.62 dice
que las esferas oficiales han llegado "a la con-
clusi6n de que el proclamado giro a la izquierda
no forma parte de una tActica destinada a co-
locar el movimiento en condiciones favorables
con los factors de poder. Al contrario, se trata
de un total desplazamiento de los nicleos mo-
derados para realizar "un vuelco hacia la iz-
quierda".
El problema de si el peronismo se propone,
efectivamente, hacer el "giro a la izquierda",
preocupa tambien al imperialismo. en particular
al imperialismo yanqui. De alli la conversaci6n
que ha tenido lugar entire los dirigentes Matera
y Vandor con el embajador de Estados Unidos
a pedido de este ultimo.
No tenemos informaci6n direct de lo con-
versado, pero como en este pais todos tablan
si es que se le tira de la lengua, sabemos que
el embajador yanqui manifest6 su preocupaci6n
por el "giro a la izquierda" de los peronistas y
su acci6n comfin con los comunistas; *que era
conVeniente que esa acci6n comfn no progre-
sara y que los peronistas se colocaran en una
posici6n anticomunista; que no se dejaran arras-
trar a la defense de la revoluci6n cubana; que
no hostigaran la political exterior de Norteam&-
rica; y 'que aceptaran el plan de "Alianza para
el Progreso". En este caso, el embajador yanqui
ofreceria sus buenos oficios para que el gobier-
no contemplara la legalidad del partido Pero-
nista y, ademAs, se daria intervenci6n a los sin-
dicatos en el control de la distribuci6n de los
fondos de la "Alianza para el Progreso", desti-
nando parte de ellos a obras sociales de los
mismos.
Ahora bien. En "La Raz6n" del 28.6.62, es
decir, despu6s de esa entrevista, puede leerse
que una de las dificultades de la situaci6n ar-
gentina es el problema de la ubicaci6n del pe-
ronismo. Dice el diario que los dirigentes Ma-
tera y Vandor "dijeron al embajador que, si el
gobierno se empeiaba en clausurar todas las
salidas legales al peronismo, los primeros be-
neficiados serian los comunistas. Las palabras
fuerolii corro1boradas coin aguins ejemp)los con-
cretos de transfusion que a s estaria operlan
ldo, y cI sCeimr Mc(lintock, !Mat1iraLill nte. su
preocup6. EIsa pIre cupaci6i ia confio al c:nci-
lH'r, doctlr D)el Carril, q iciin. cromn se sahe, in-


tegra con los ministros del Interior y de De-
fensa el gabinete politico bajo cuya responsa-
bilidad esta el plan. Hubo otros cambios de ideas
en altas esferas y en este moment se advierte
que es necesario analizar mejor las consecuen-
cias peligrosas que tendria un estatuto fran-
camente restrictive para los peronistas".
Es interesante comprobar c6mo los represen-
tantes del imperialismo yanqui no s6lo inter-
vienen en el orden econ6mico y military de la
vida del pais, sino tambi6n en el orden politico.
Y lo grave es que esto es admitido abiertamen-
te por los personero's del gobierno, como lo de-
clar6 el propio Bonifacio del Carril, afirmando
que el embajador yanqui puede conversar con
quien desee. Ese privilegio, desde luego, no estai
resprvado a todos los embajadores.
El "giro a la izquierda" preocupa hondamen-
te al sector derechista del peronismo -que aca-
ba de ser reforzado con la incorporaci6n del-ex
general Miguel Angel Ifiiguez, el cual declara
que esta por la formaci6n de un ala derecha den-
tro del justicialismo como replica inmediata a
lo que se ha dado en Ilamar "giro a la izquier-
da" del peronismo- que trata en diversas for-
mas de detener el process de clarificaci6n po-
litica y de unidad del movimiento peronista con
otras fuerzas revolucionarias, en particular con
los comunistas.
EstA contra el "giro a la izquierda" el Dr
Guardo y da los fundamentos de su actitud.
Ahora bien. i.Por qu6 no quiere Guardo la
unidad con las izquierdas? Porque, segdn dice,
"el giro a la izquierda" implica necesariamente
el germen de lucha de classes frontal, abierta".
Y agrega: "Cuando el adversario posee la su-
perioridad absolute en potencia de fuego -y
este es el caso- la political consist en desgastar
y dividir al enemigo, convencerlo, ganarlo para
nuestra causa". ( ) Y asi de seguido.
Es decir, que el ala derecha del peronismo,
que ha tenido una influencia nefasta sobre el
mismo. no quiere que los obreros peronistas lu-
chen en com6n con los obreros comunistas y de
otros sectors de izquierda contra la patronal;
no quiere la lucha de classes -ain cuando esta
sea desencadenada por los explotadores de la
clase obrera-, sino que quiere "convencer" al
enemigo -es decir, a la oligarquia terratenien-
te, al gran capital y monopolies imperialistas-,
ganarlo para "su" causa, o sea, permitir que
continue el estado de cosas actual en desmedro
de la clase obrera y el pueblo, contrariamente
a la posici6n sustentada por Framini y otros
dirigentes sindicales peronistas de que: "La
tregua que pide Alsogaray no puede ser acor
dada".
Ahora bien. El "giro a la izquierda" del pe-


I] I ,'I I -. -,,n I ,t, i ,








ronismo tiene como resultado la conformaci6n
en su seno de por lo menos tres alas: la derecha,
a la cual me he referido; la ultraizquierdista.
formada por Borro, Jonch, De Pascuale y otros
que, Ilenos de impaciencia revolucionaria, ha-
blan de revoluci6n inmediata, sin tener en cuen-
ta que ain no existen las condiciones objetivas
para ello ni la preparaci6n necesaria para lle-
varla a cabo; y la tercera y fundamental, la que
encabezan Framini, Mendoza y otros, que re-
presentan a la inmensa mayoria de los traba-
jadores peronistas, que comprenden que lo fun-
damental en el moment actual es la acci6n de
masas para preparar las condiciones favorable
para la lucha por el poder.
Es claro que 6sta es la just posici6n que de-
bemos apoyar los comunistas; y no cabe dudas
que a ella han de sumarse todos los peronistas
que luchan consecuentemente por los intereses
de la clase obrera, del pueblo y de la Naci6n.
,iPor qu6 debemos apoyar esta posici6n? Por-
que el desarrollo dialectico de la situaci6n lleva-


ra inevitablemente a los sectors obreros y pu,
pulares del peronismo a posiciones coincidentes
con la de los comunistas y a la asimilaci6n pau-
latina de la doctrine marxista-leninista.
Hay que preveer que este process sera rapido,
y lo serA tanto mAs si los comunistas contribui-
mos a impulsarlo.
De este modo, IlegarA el moment en que el
"giro a la izquierda" del peronismo lo llevarA a
fundirse, en igualdad de condiciones, con nues-
tro Partido y otras fuerzas de izquierda, tales
como los socialists de Vanguardia.
Es asi c6mo se IlegarA a la formacion del gran
partido inificado de la clase obrera y el pueblo,
basado en los principles del marximo-leninismo,
que asegurard la victoria sobre la oligarquia
terrateniente, los grandes monopolios imperia-
listas y los capitalistas intermediaries, resolve-
rA los problems de la revoluci6n agraria y an-
timperialista y pondrA proa firme hacia el so-
cialismo. Hay que trabajar, pues, teniendo en
vista esta perspective.


LA "AYUDA" DEL FONDO MONETARIO INTERNATIONAL, RESPONSIBLE

PRINCIPAL DE LA AGRAVACION DE LA CRISIS ECONOMIC DEL PAIS


E N la lucha entire los que impulsan al movi-
miento peronista hacia la izquierda y los
que quieren impulsarlo hacia la derecha,
no cabe duda que serAn los primeros los
que triunfarAn.
La political reaccionaria y profascista del go-
bierno actual y de sus sostenedores civico-mili-
tares obliga a la clase obrera y a las masas po-
pulares a la lucha y no a la colaboraci6n. Y aqui
es vAlida la just formulaci6n de Framini:
"No hay tregua para la desocupaci6n, no hay
tregua para el terrorism econ6mico y no hay
tregua para Alsogaray, porque no hay tregua
para el hambre".
La political de los circulos gobernantes ac-
tuales, basada en los planes amtinacionales y
antipopulares del FMI, s61o depara regreso eco'
n6mico para el pais \ desocupaci6n, miperia y
hambre plara el pueblo.
SLos que dirigieron o dirigen la economic ch.l
pais, los Pinldo, lo.; Alsogaray, los A!.imaiii y


otros, agents de la oligarquia terrateniente, de
los grandes capitalistas intermediaries y de los
monopolios extranjeros, quieren hacer career al
pueblo que esta grave crisis econ6mica afecta
a todos por igual. Pero los hechos dicen otra
cosa.
Los intereses de los grandes terratenientes y
capitalistas y los de los monopolies extranjeros
no s61o no han sido afectados, sino que han side
heneficiados. En cambio, se ha producido el
cmpobrecimiento general de la poblaci6n labo-
riosa. La miseria, y en muchos cases el hambre,
bn penetrado en los hogares de los obreros de
la ciudad y del campo, de los empleados, de los
artesanos, de los campesinos pobres. Se ven
amenazados de ruina grandes capas de came
sinos medios y de la pequena v median bur-
guesia industrial y commercial.
'Iis dle tcabajiadoros industrials son arro-
jailo. .t lI calle. S61o en la industrial mTetahi --
c;) '-. r sl l(],i ro io.00i0 A' nua l ero dc '" .







dos; otro tanto en la industrial textile. La des-
ocupacion cr6nica de los obreros rurales au-
ment6. Los despidos amenazan a decenas de
miles de empleados y funcionarios publicos. Los
campesinos arrendatarios en muchos casos se
ven forzados a abandonar las tierras, persegui-
dos por los acreedores. El problema de la vi-
vienda para los trabajadores se agrav6 extra-
ordinariamente. Las condiciones de sanidad pu-
Llica, han empeorado drdsticamente.
La Comisi6n de Estudios Econ6micos de nues-
tro Partido.ha calculado que el salario medio
del jefe de una familiar tipo (matrimonio con
dos hijos en edad escolar) debe ser, incluido el
11 /r del aporte jubilatorio, de 17 ril pesos.
Por consiguiente, entire lo que un obrero gana
y lo *que necesita para cubrir sus necesidades
minimas vitales hay una diferencia en su contra
del 60 /( para el pe6n y del 50 %/ para el official.
Durante un tiempo, parte de esa diferencia se
cubria con horas extras, o sea, con la prolon-
gaci6n de la jdrnada de 8 horas a 10, 12 o mis
horas; y con el trabajo suplementario de la mu-
jer o de otro miembro de la familiar. Pero con
1l cierre de fabricas, la suspensi6n/de turnos y
de horas extras, result sumamente dificil o im-
posible nivelar esa diferencia. Se la cubre con
la reducci6n de la cantidad y calidad de los ali-
mentos, con pesima habitacidn y mala calidad
de la vestimenta, con la falta de adecuada asis-
tencia m6dica, cuando no con el total desamparo
medico, con la privaci6n de diversiones, etc.
Los hechos han venido a confirmar plenamen-
te la tesis de nuestro Partido sobre el process
que tiene lugar en nuestro pais de pauperiza-
ci6n no sdlo relative, sino tambien absolute de
los trabajidores.
La political de Alsogaray y de su equipo de
dibujantes, tendiente a demostrar que los sa-
crificios que tiene que hacer actualmente el pue-
blo seran compensados en el porvenir, ya no
engana rmds. Sobre todo, porque su political eco-
n6mica se parece much a la del almacenero:
tratar de resolver la crisis econ6mica aumen-
tando constantemente los precious. Ir a Wash-
ington a pedir limosna de d61ares para ir tiran-
do en lugar de movilizar los recursos internos
con el fin de aumentar la productividad y la
producci6n y abaratar los products de consu-
mo popular.
Esto explica porque Alsogaray y su equipo
quedan impasibles ante la crisis actual, que es-
ta destruyendo la economic del pais y trae des-
ocupaci6n, hambre y miseria para los sectors
obrero y popular.
La political de Alsogaray y dem"s "magos" de
la economic y las finanzas del pais es clara:
dejar que la crisis continue; que arruine a gran
parte de los industriales y comerciantes nacio-
nales; que arruine a gran parte de los campesi-


nos; que eche a la calle a decenas y centenares
de miles de empleados publicos y privados; que
cree un ejtircito permanent de obreros y traba-
jadores desocupados; y, luego, de acuerdo con
los interests de los monopolies imperialistas,
reestructurar la economic del pais consolidando
y desarrollando las grandes explotaciones agro-
pecuarias; consolidando y ampliando las gran-
des empresas comerciales e industriales cuyo in-
tereses estan entrelazados con los de los mono-
polios imperialistas, particularmente yanquis.
En una palabra, recolonizar el pais bajo el pre-
texto de dar soluci6n a la crisis de estructura
que ellos mismos han ahondado. De no ser asi,
no se explicaria tampoco la despreocupaci6n de
ics grandes terratenientes y de las grandes em-
presas industrials y comerciales ante la agra-
vaci6n de la crisis.
En apoyo de esa political de recolonizacion del
pais se desarrolla la actividad de la Embajada
norteamericana. En efecto. Nunca ha sido tan
descarada como 'ltimamente la intervenci6n di-
recta de la Embajada norteamericana en la vida
political, econ6mica y social del pais, asi como
de las diversas comisiones norteamericanas eco-
n6mico-financieras y sociales que, mas que ta-
les, pueden ser llamadas comisiones de inspec-
cion para influenciar la vida del pais a favor
de Estados Unidos.
La verdad es que nunca como ahora ha habi-
do una invasion tan grande de agents de los
imperialists yanquis en nuestro pais, que vie-
nen a inventariar sus riquezas, y, aprovechando
la crisis econ6mica de la cual en su mayor parte
son responsables, hacen proposiciones que Ile-
van a la recolonizacidn del pais. Por eso, su Ila-
mada "Alianza para el Progreso" la hemos de-
nominado con raz6n desde su iniciaci6n como
"Alianza para el regreso a la colonizaci6n".
Las comisiones yanquis que vienen a nuestro
pais: econ6micas, financieras, political, "cul-
turales", militares, etc., caen siempre en el mo-
mento precise de la agudizacidn de las dificul-
tades en tal o cual otra rama de la economic
para "aconsejar" la salida que siempre ekcon-
traria a los intereses del pais: desnaciongliza-
clones, orientaci6n del cridito hacia las grades
empresas industriales y comerciales en las cua-
les estan asociados los capitalistas yanquis o se
proponen asociar; "control" de la inflaci6n o
desarrollo de la misma segun convenga a los
exportadores en divisas en. un moment deter-
minado, de alli el alza o la baja en el valor del
peso, para luego estabilizarlo durante una tem-
porada, y asi de seguido.
En cuanto a los militares, las comisiones caen
siempre en el moment en que existe cierta dis-
cusi6n en el seno de las Fuerzas Armadas con
respect al rearmament de las mismas, para
venderles materials anticuados y a precious ele-







vados, o materials modernos para ser utiliza-
dos en el Ilamado "frente interno", o sea, con-
tra el pueblo, de acuerdo con la experiencia ad-
quirida en la guerra contra los pueblos de Ar-
gelia y Vietnam.
Ahora bien. Hace mds de un afio que se ha
declarado que se establecia la"Alianza para el
Progreso" por parte de Estados Unidos con el
fin de ayudar al desarrollo de la economic de
los paises subdesarrollados. ZY cuAl ha sido el
resultado? El resultado ha sido la agravaci6n
de la crisis y no su soluci6n, crear ilusiones so-
bre el desarrollo, promoter sumas apreciables
para el mismo, pero luego retacearlas -caso de
nuestro pais, promete 150 millones de d6lares
para luego dar 20- y obligarlos a invertirlos en
las empresas con participaci6n de capitals
yanquis o para permitir las exportaciones de
las ganancias y bienes de capital de esas mis-
mas empresas.
De la political taimada de los yanquis a trav6s
de su "Alianza para el Progreso" es demostra-
ci6n lo que acaba de suceder con la compra del
azicar a diversos paises latinoamericanos. Pa-
ra obligarlos a votar contra Cuba en la Confe-
rencia de Punta del Este, se les prometi6 a los
paises productores de azdcar que Norteamerica
les compraria sus excedentes de producci6n a
precious compensatorios. ZY qu6 sucedit en la
practice? Que, a pesar de haber votado en Pun-
ta del Este, tal como exigia Norteamerica, 6sta
no cumpli6. Estos paises que pensaban repartir-
se, como hacen los buitres, la cuota azucarera
que antes Estados Unidos asignaba a Cuba y
un aumento de precio, quedaron defraudados.
"Los que entire nosotros creen en la "Alianza
para el Progreso" -declararon los represen-
tantes de los paises latinoamericanos producto-
res de azdcar-'la actitud que el actual gobier-
no ha asumido hacia la importaci6n de azucar
para el mercado norteamericano ha venido como
una sorpresa y s61o podemos lamentar que la
soluci6n implica la reducci6n en precio del fnico
product de exportaci6n latinoamericano". Y
agregaron: "La preocupaci6n Ilega hasta el
desencanto que sienten muchos latinoamerica-
nos; quienes dicen que la ayuda que reciben
con la Alianza se pierde mediante la baja de
precious para sus products bAsicos en los Es-
tados Unidos". (1)
Pero ante los monopolies imperialistas nada
valen los lamentos de los perjudicados.
La "ayuda" de los monopolies imperialistas,
cualquiera sea la forma en que se present en
cada pais, terminal siempre en prestar 1 para
llevarse 10. Y los pueblos que reciben esa "ayu-
da" se van pauperizando mis y mis. La expe-
riencia de la Argentina al respect es bien ca-
teg6rica. Frondizi, Alsogaray, Frigerio y todo
el equipo frondizista se arrojaron en brazos del


imperialismo yanqui en la esperanza de que los
salvaria de la crisis econ6mica. Pero cuando se
dieron cuenta que el barco ya hacia agua debido
a la carga de la "ayuda" norteamericana, Mr.
Kennedy qued6 insensible ante las llamadas te-
lef6nicas de socorro hechas poi Frondizi. (") Se
repiti6 una vez nmis el refrAn espaiol: "Del trai-
dor no ha menester cuando la traici6n ya esta
consumada".
La orientaci6n del gcbierno Guido y de sus
economists hacia Estados Unidos no les dara
mejores resultados. Es inutil, pues, que Ale-
mann, el nuevo embajador argentino en Wash-
ington declare que la acci6n del gobierno ame-
ricano "esta no s6lo en contradicci6n con las
proclamadas political comerciales de Estados
Unidos y con la "Alianza para el Progreso", si-
no que tampoco concordaba con la political co-
mercial reafirmada por el president Kennedy
en la ciudad de M6xico, en el comunicado emi-
tido juntamente con el president Adolfo L6-
pez Mateos" (1)
iEs, la de Alemann, ingenuidad o la actitud
de un sirviente dispuesto a servir al patron en
cualquier condici6n?
En cuanto a los prop6sitos del gobierno de
Kennedy al realizar su political de "Alianza para
el Progress', vaya esta cita extraida de una con-
ferencia de prensa. Kennedy dijo: "Cerca de la
mitad de los fondos previstos por dicho proyec-

to, estAn destinados a la asistencia military o
bien a contribuir a la defense de los paises di-
rectamente amenazados por la agresi6n o la sub-
versi6n. MAs del 80 por ciento de los fondos des-
tinados a la ayuda econ6mica adquieren la forma
de empr6stitos reembolsables y no de donativos.
Asimismo, mis del 80 por ciento de dichos fon-
dos, si bien estan destinados al program de
ayuda al extranjero, serAn gastados en Estados
Unidos mismo para products de fabricaci6n
norteamericana". (4)
Resulta claro, pues, para cada hombre hon-
rado, para cada patriota argentino, que ante
la situaci6n de crisis actual no hay otro camino
para salir de ella que la de romper amarras con
el imperialismo, con el yanqui en particular, y
establecer relaciones comerciales con todos los
paises, particularmente con los del campo socia-
lista, que lo realizan sobre la base del beneficio
mutuo, y, en lo interno, producer las transfor-
maciones de fondo en el orden econ6mico, poli-
tico y social, sin las cuales no hay salida.
La crisis, que afecta a la estructura econ6mi-
ca del pais, afecta, tambi6n, a su superestructu-
ra political. Hace tiempo que nuestro Partido
viene planteando este problema y declarando


(1) Ver La Naci6n 4-7-62.
(2) Ver declaraci6n de Ricardo Gonzalez al respect.
(3) Ver "Clarin". 3-7-62.
(4) Ver "El Mundo", 6-7-62.









que sin medidas de fondo no se podri salir de
la crisis econ6mica. Las medidas que proponen
y aplican economists como Pinedo, Cueto Rda,
Alsogaray y Cia para "solucionar" la crisis son


inoperantes. Es como injertar retoios en una
plant cuyas races se estdn pudriendo. Podrin
tener una vida momentinea, pero luego se se-
carAn junto con la plant.


VI


LA ENSENANZA DE LAS LUCHAS DE LA CLASE OBRERA

CONTRA LA OFENSIVA PATRONAL Y ESTATAL


O interesante, lo nuevo de la situaci6n es que
de 6sto se ha dado cuenta la mayoria de la
clase obrera y de la poblaci6n laboriosa.
Por eso luchan y estan dispuestos a luchar
cada dia con mis decision contra este regimen
podrido y por un regimen de verdadera demo-
cracia, de progress econ6mico, de bienestar so-
cial, de independencia national y de paz.
En efecto, nunca -ha sido tan alto el espiritu
combative de las masas, y nunca ha sido tan
elevado su sentimiento national y antimperia-
lista. Por eso, en este moment seria un error
fatal, sobreestimar la fuerza del regimen reac-
cionario dictatorial existente en el pais y sub-
estimar la fuerza de la clase obrera y del
pueblo.
Pero, esta fuerza todavia no puede decidir
el cambio de la situaci6n, por una u otra via,
por la via. pacifica o por la via no pacifica, por-
que todavia no actda en un mismo frente de lu-
cha. La consigna de unidad y acci6n es, pues,
la consigna fundamental del moment.
Cierto es que en estos iltimos tiempos han
tenido lugar muchas huelgas, ocupaciones de
fibricas, manifestaciones de calle que han pues-
to en movimiento a las mAs amplias masas. Este
es un signo mas de que la clase obrera se dis-
pone a jugar el papel de vanguardia tanto en
las luchas obreras y populares por sus reivin-
dicaciones econ6mico-sociales inmediatas, como
por cambios profundos en la vida econ6mica y
political del pals.
Sin embargo, esas luchas no han dado toda-
via, o han dado parcialmente, los resultados
que se debian esperar, porque sus direcciones
no han sido siempre unitarias, poroue ]a ma-
yoria de los dirigentes que se han visto impul-
sados por las masas a declarar huelgas y lu-
chas, en el period decisive de las mismas, las
han frenado, como sucedi6 dltimamente con la


huelga general de 48 horas, bajo el pretext de
que se podrian obtener concesiones de la patro-
nal y del Estado postergando la lucha. Pero esas
concesiones no se obtuvieron.
Todo ello sefiala, tal como lo ha propuesto el
MUGS y nuestro Partido, -proposici6n que ac-
tualmente es aceptada por la inmensa mayorla
de los obreros peronistas y de otras tenden-
cias- la necesidad de darle direcciones sindica-
les combativas a* la clase obrera, desde abajo
hasta arriba.
Es sabido que la constituci6n de la Comisi6n
Provisional de la CGT fue el resultado de una
combinaci6n de las 62 con los independientes y
de todas ellas con el gobierno frondizista para
excluir de la direcci6n de la central obrera a los
representantes de los sindicatos del MUCS.
AdemAs, le fue entregada la direcci6n a con-
dici6n de que la Comisi6n Provisional no salie-
se del marco de la lucha por reivindicaciones
econ6mico-sociales inmediatas compatibles con
las posibilidades econ6micas de los patrons y
el Estado.
Pero, gracias al papel esclarecedor y orienta-
dor del MUCS, las masas obreras fueron adqui-
riendo conciencia de su propia capacidad orga-
nizativa y dirigente e impulsaron a los dirigen-
tes de la CGT por el camino de la lucha de classes.
Puede decirse que la direcci6n provisional de
la CGT siempre fue arrastrada a las huelgas.
Nunca lo hizo por su propia iniciativa. Asi pa-
s6 con la huelga general de solidaridad con los
trabajadores del riel y asi pas6 en cada caso
de huelga general. De este modo, se cre6 una
contradicci6n, qze fue agravdndose, entire la
Comisi6n Proviolcnal de la CGT y los miembros
de los sindicatos. y tambidn entire 6stos iltimos
y muchas de las direcciones locales y federacio-
nes provinciales.
Esa contradicci6n se fuc poniendo de relieve






de mAs en mAs en los plenarios de secretaries
de organizaciones sindicales, los que casi siem-
pre proponian la organizaci6n de la lucha por
las reivindicaciones, proposiciones que la Co-
misi6n Provisional de la CGT aceptaba "en prin-
cipio", para luego postergar su realizaci6n o no
realizarlas del todo.
Mientras la ofensiva patronal-estatal contra
las condiciones de vida y de trabajo de la clase
obrera no habia adquirido la gravedad que ad-
quiri6 despuBs de la caida del gobierno de Fron-
dizi, esos dirigentes podian maniobrar, arran-
car pequefias concesiones y evitar la lucha de
masas. Pero, al establecerse el gobierno civico-
militar reaccionario, encabezado por Guido, la
ofensiva patronal y estatal se intensific6 a tal
punto que, con el plan Pinedo y su ejecuci6n
por Alsogaray, hubo una caida drAstica del ni-
vel de vida y de trabajo de la clase obrera: au-
mento incesante del costo de la vida, sin aumen-
to de salaries y sueldos; desocupaci6n total o
parcial de decenas de miles de trabajadores; fal-
ta de pago regular de los salaries y sueldos;
retenci6n de la cuota jubilatoria y de los aportes
de las organizaciones sindicales; expulsion de
trabajadores de las fabricas, entire ellos, dele-
gados sindicales, etc.
Frente a una tal situaci6n, la clase obrera se
puso en movimiento dispuesta a la lucha, pero
no en la forma anterior de huelgas pasivas,
sino dispuesta a dar a las huelgas un carActer
active, de masas.
Esto obligaba a nuevas formas de lucha: cons-
tituci6n de Comites de huelga, paros parciales
en las fAbricas y lugares de trabajo, ocupaci6n
de fAbricas y empresas para exigir el cese de
los despidos y el pago de jornales atrasados,
manifestaciones de calle locales y barriales; mar-
chas de desocupados para exigir subsidies o tra-
bajo; paros generals de 2-3 hoiras o de medio
dia para preparar grandes manifestaciones de
masas junto con todo el pueblo, y huelga gene-
ral, como corolario de toda una actividad prepa-
ratoria, ,para obligar a los patrons y al go-
bierno a dar satisfacci6n a las reivindicaciones
reclamadas.
Los paros pacificos, sin acciones ni manifes-
taciones de masas, no inquietaban mayormente
a la patronal y al Estado, pues consideraban al
dia de huelga como dia festivo. Todo esto lo
comprendian los trabajadores, pero no la ma-
yoria de sus dirigentes; o, si lo comprendian,
resistian su aplicaci6n.
Como la Comisi6n Provisional no queria mar-
char al ritmo de la creciente combatividad y ele-
vaci6n de la conciencia de clase de los obreros
y de los trabajadores en general, fue resistiendo
la convocatoria de los plenarios sindicales y, en
lugar de organizer la lucha, se enfrasc6 en con-
versacione4 con la patronal y el Estado dando
largas a la sioluci6n de los problcmas.


El propio plan de acci6n de la CGT, pese a
contener puntos importantes, 6stos no son sin
embargo concretos. Por ejemplo, el punto pri-
mero habla de renovaci6n de los contratos co-
lectivos a fin de contrarrestar el alza del cost
de la vida. Esto estA bien. Pero qu6 se necesita-
ba de inmediato? Exigir un aumento masivo
de los salaries en relaci6n con el cost de la
vida, o sea, de un 40-50 '/ y, despues discutir
sobre la modificaci6n de los convenios colectivos.
Ahora bien. iPor que los comunistas que ac-
tdan en el movimiento sindical exigian a la
patronal y al Estado un aumento del 40 '/< en
los salaries? Porque este aumento, ademAs de
ser necesario para compensar el alza del cost
de la vida, obligaba a la patronal a tomar po-
sici6n de inmediato y no esperar la discusi6n
de la renovaci6n de los contratos colectivos -dis-
cusi6n que se alarga durante semanas y meses-,
mientras los precious de los articulos de primera
necesidad siguen aumentando, reduci6ndose
constantemente con ello el powder adquisitivo de
salaries y sueldos.
Y, a prop6sito de las conversaciones entire
patrons y obreros, nadie puede oponerse a
ellas, o, mejor dicho, nadie puede oponerse a
las conversaciones entire patrons y obreros pa-
ra encontrar una plataforma comin de lucha en
defense de intereses que son comunes y que be-
nefician a todo el pueblo. Pero, estas conversa-
ciones deben hacerse sobre la base de tener en
cuenta que lo primero que hay que asegurar es
trabajo bien remunerado a los obreros y emplea-
dos y que, sobre esa base, debe encontrarse una
plataforma com:in de lucha contra la political
estatal y en particular contra los monopolies
imperialistas responsables de la agiavaci6n de
la crisis, o sea, reivindicaciones tales como de-
fensa del petr61eo, de la electricidad, de las ma-
terias primas, de la industrial y producci6n na-
cionales, de relaciones comerci:les con todos los
paises del mundo, en particular con los paises
socialists, y de acuerdo al principio de que la
crisis deben pagarla los grades ricos y no los
pobres. Luchar en com6n con los patrons na-
cionales, pero conservando la independencia de
la organizaci6n sindical.
En estas conversaciones, nada tiene que ver
el Estado reaccionario actual, sobre todo aho-
ra, cuando la consigna dada por Alsogaray es
de que el gobierno no puede hacer ninguna con-
cesi6n a los trabajadores y que "todos tienen
que hacer los sacrificios" necesarios para ha-
cer frente a la crisis; cuando la consigna de
"bay que pasar el invierno" es sustituida por la
de "hay que aguantar esta situaci6n".
El plan de Alsogaray es el de conseguir la
postergaci6n de las reivindicaciones obreras pa
ra "estabilizar" la situaci6n de miseria actual y
presentarse ante el FMI como el "salvador" de
la situaci6n, qui6n ha obtenido tuna tregua entire






patrons y obreros. Y de este modo, mendigar
unos d6lares, que iran a parar a las cajas de
los grandes terratenientes, industriales y co-
merciantes y a sostener el aparato burocrAtico
y no, como dice, para promover el desarrollo de
la economic national.
La political del gobierno, a traves de Alsoga-
ray, es la de pedir a los patrons que cedan algo
y obligar a los obreros a que acepten ese algo.
Su plan de estabilizaci6n de precious y salaries
-imposible lo primero, como lo demuestra la
experiencia, y possible lo segundo- para evitar
la lucha de classes y someter a los obreros a una
especie de paternalismo estatal, consiste en per-
suadir a los obreros en que no reclamen salaries
que est6n por encima de la capacidad financiera
de los patrons para satisfacerlos.
Pero, la realidad es que los patrons, particu-
larmente los grandes, estin en condiciones de
pagar salaries decentes, puesto que han acumu-
lado y siguen acumulando ganancias fabulosas,
que invierten en la ampliaci6n de fMbricas, en
la construcci6n de nuevas, cuando no en la usu-
ra o las envian al extranjero.
Por otra part, es caracteristico de la situa-
ci6n de la clase obrera de nuestro pais, desde
hace.tiempo, que los salaries tienen que correr
siempre detrds de los precious sin alcanzarlos, y
cuando los alcanzan, 6stos realizan otro salto
adelante alejAndose nuevamente. Y vuelta la lu-
cha para alcanzarlos.


Ahora bien, vivimos en la epoca de los gran-
des progress tecnicos y cientificos; en la 6poca
en que el pueblo tiene derecho a ir mejorando
sustancialmente sus condiciones de vida y de
trabajo. iPor qu6 conformarse, entonces, en te-
ner siempre el nivel de sumergidos -para uti-
lizar un termino en boga en otra 6poca- y no
merger a la superficie y exigir una mayor par-
ticipaci6n en la renta national?
La realidad es que la participaci6n de los tra-
bajadores en la renta national disminuye cons-
tantemente. Se dice que eso es consecuencia de
la crisis. Si, es consecuencia de la crisis, pero
las consecurencias las pagan los pobres y no los
ricos. Nadie puede negar que la oligarquia te-
rrateniente, el gran capital y los monopolies im-
perialistas han hecho y siguen haciendo ganan-
cias fabulosas.(1) ,Por qu6 no obligarlos a
desprenderse de una parte sustancial de ellas en
beneficio de los trabajadores? De alli la consig-
na de nuestro Partido de un impuesto de crisis
de un 30 % sobre las grandes fortunes, de re-
ducci6n del presupuesto de las FF. AA. y de
reducciones drasticas del presupuesto para las
fuerzas de represi6n, eliminando las secciones
especiales que insumen una parte enorme del
presupuesto y que son los perros de presa con-
tra la clase obrera y el pueblo.

(1) Esto lo atestlgua el sigulente cuadro de la'Bolsa
de Comercio, publlcado por "La Prensa" el 21 de Julio:


Promedio y tendencia de los dividends declarados
de las sociedades an6nimas durante el decenio 1952-1961


Las columns indican el promedio decenal de los dividends por rubro y la line negra
la tendencia media total referida a los afios que se sefialan mis arriba. En lo que va de
1962 las ganancias continuaron aumentando, observese el crecimiento de las mismas a
partir de la "libertadora" (1955) y, sobre todo, a partir del llamado plan de austeridad,
sacrificio y desarrollo de Frondizi-Frigi rio-Alsogaray (1958). Est6 bien claro que la aus-
teridad y sacrificio s61o lo fueron para las masas trabajadoras de la ciudad y del campo y
el desarrollo s6lo lo fue para los fabulosos beneficios. de la oligarquia terrateniente, del
gran capital intermediario y de los monopolies imperialistas, principalmente yanquis.








Por todo esto luchan los trabajadores.
No cabe duda que hemos entrado ya en un
period de grandes luchas obreras y populares,
en las que se entrelazan las reivindicaciones de
carActer econ6mico y social con las de caracter
politico.
En efecto, es dable comprobar que no hay un
solo sector laboral -obrero, empleado o profe-
sional-, que no se haya puesto o se ponga en
movimiento en la lucha por sus reivindicaciones
y que no haya perdido el miedo hacia el patr6n,
sea 6ste particular o del Estado.
El planteo de los empleados del Ministerio de
Economia (Alsogaray), de los funcioanrios de
los juzgados, de los docentes y otros es carac-
teristico al respect. Esto es propio de las 6po-
cas de grandes conmociones sociales.
Sobre la enorme cantidad de huelgas y luchas
obreras y populares, no hace falta detenerse,
pues son del dominio pfblico. Lo que hay que
sefialar, como ya lo puso de relieve Framini en
su discurso, son los nuevos metodos de lucha.
La consigna "de casa al trabajo y del trabajo
a casa", -dada en la 6poca peronista, cuya
prActica continue hasta hace poco, impidiendo
la acci6n de masas-, ha ido siendo dejada de
lado por los peronistas y ahora empiezan a
luchar activamente, junto con los comunistas,
y en diversas formas: paros parciales y totales
de una fAbrica, de una industrial, mitines y ma-
nifestaciones de calle como sucedi6 en Platex y
otras empresas.
Ahora, la Uni6n Obrera Metaldrgica, y posi-
blemente le seguirin los textiles, los de la care
y otros gremios, han dado ya la consigna de ocu-
par las fAbricas por tiempo ildeterminado, in-
corporar a las mismas a los compafieros despedi-
dos y suspendidos "bajo la direcci6n, control y
comercializaci6n obrura".
Sin embargo, conviene advertir que la ocu-
paci6n de las fabricas, como una forma de lucha
y de presi6n sobre la patronal para arrancar
las justas reivirdicaciones obrers. y populares,
es comprensible. Pero, lo de "bajo la direcci6n,
control y comercializaci6n obrera" es una con-
signa indiscutiblemente muy avanzada, que pue-
de considerarse como proleg6meno de la lucha
por el poder. LEstamos ya en esa situaci6n?
Creo que no. Llegaremos a ella; pero por ahora
no. Por otra parte, cualquiera fueren las for-
Smas de lucha 6stas s6lo tendrdn exitt si se reali-
zan sobre la base de un plan comin a los traba-


jadores de todo el pais, dirigidos por un centro
inico de carActer national. Sin eso, la patronal
y el Estado pueden ir yugulando una huelga tras
otra, cerrar las fAbricas y arrojar a la calle a
centenares de miles de obreros y empleados,
para luego reestructurar la industrial y el co-
mercio sobre nuevas bases y con mano de obra
mfs barata.
Por eso, en vista de las grandes luchas que
se avecinan, es precise que nuestros camaradas
propaguen, mcs que nunca, la consigna de uni-
dad y lucha en defense de los intereses de la cla-
se obrera y del pueblo. Esto presupone trabajar
dentro y fuera de las organizaciones sindicales
existentes para incorporar a ellas a todos los
trabajadores sin distinci6n. Esto presupone tra-
bajar con audacia en cada gremio para estable-
cer listas unitarias a fin de que a la direcci6n
de los sindicatos lleguen los elements mAs com-
bativos, mas fieles a los intereses de la clase
obrera, sin distinci6n de ideologia political o
credo religioso. Esto presupone luchar decidi-
damente para que todos los sindicatos est6n
adheridos a la CGT y luchar para que 6sta reali-
ce cuanto antes su Congreso Nacional y se de
una direcci6n que base su acci6n en los princi-
pios de la lucha de classes.
No cabe duda que un paso decisive hacia la
unidad de la clase obrera sera la realizaci6n del
Congress de la CGT, puesto que alli sera posi-
ble darse un program de lucha y una direcci6n
acorde con el grado de combatividad y de con-
ciencia political adquiridos en estos filtimos tiem-
pos por la clase obrera.
La political unitaria de nuestros camaradas,
que ya ha tenido un gran 6xito al cristalizarse
en la acci6n com'hn de las 62 con el MUGS, no
puede ni debe limitarse a ello sino extenderse
tambien a los llamados sindicatos independien-
tes, y, ,por que no?, a algunos sindicatos de
los "32".
El 6xito de la consigna de unidad sindical
sin exclusiones dependeri no s61o del just plan-
teamiento y organizaci6n de la lucha por las
reivindicaciones econ6micas sociales inmediatas
de la clase obrera, sino tambi6n de nuestra ca-
pacidad para impulsarla hacia la asunci6n del
papel dirigente que le corresponde, -por ser
la clase mas homogenea y, por consiguiente, mis
consecuentemente revolucionaria- en la lucha
general del pais por la liberaci6n national y
social.













VII



LA SITUATION EN EL SENO DE LOS PARTIDOS BURGUESES Y PEQUEO BURGUESES

Y LA POSIBILIDAD DE SU INCORPORATION AL FRENTE DEMOCRATIC,

ANTIOLIGARQUICO, ANTIMPERIALISTA Y PRO PAZ


EAMOS ahora lo que pasa en los partidos
burgueses y pequefio-burgueses, y en las
fuerzas armadas.
No cabe duda que los resultados de las
elecciones del 18 de marzo han provocado una
gran sacudida en todos los partidos politicos
burgueses y pequefio-burgueses del pais.
"El 18 de marzo -dice el lugarteniente de
Aramburu, Manrique- es un dia trAgico para
el pais. Es el dia de examen en que muchos o
la mayoria de nuestros lideres politicos quedaron
aplazados". ('1)
Claro que Manrique los "aplaza" con el fin
de justificar su tesis de que ahora tiene que
surgir, una vez mas, en la political del pals, el
"hombre providencial", o sea, el "hombre solu-
ci6n".
Sin embargo, es exacta la afirmaci6n de que
la mayoria de los lideres de esos partidos han
sido "aplazados" por no comprender la nueva
situaci6n que se habia creado.
Despugs de esa fecha, las diversas fracciones
de los partidos politicos burgueses y requefio-
burgueses se han debatido en luchas internal
descargAndose mutuamente la responsabilidad
de la derrota, pero sin ir a fondo respect a las
causes que la provocaron. La UCRI, por ejem-
plo, --que ha sufrido un golpe muy fuerte con
la caida del gobierno encabezado por Frondizi,
y que, dicho sea de paso, muy poco ha hecho
por la libertad de su lider- pide la vuelta de
Frondizi al poder, presentando su actuaci6n en
el gobierno como la de un gobierno democratic
por excelencia; de un gobierno popular, de un
gobierno que ha defendido la independencia na-
cional frente al advance de los imperialistas, co-
mo si el pueblo no supiera que fue un gobierno
que favoreci6 los intereses de loa grandes te-
rratenientes y capitalistas y, sobre todo, de los
monopolies yanquis. Se propone retomar las
banderas populares del 23 de febrero como si
desde el 23 de febrero hasta hoy nada hubiese
pasado en el pais. Pero, aderhms, propone, para


salir de la grave situaci6n actual, "el diAlogo
con todos los sectors populares de orientaci6n
national", excluyendo del mismo a los comunis-
tas.
Pero, eso no es todo. Pide que se ponga coto
al malestar popular, porque 6sto, dice "puede
abrir la puerta al comunismo". Ademas, ya se
proponen elegir su candidate a la presilencia
de la Repdblica y -aceptando las condiciones
que le imponga el gobierno- solicitan para ello
el apoyo de todos los partidos de extracci6n po-
pular.
Se ve que esos dirigentes no han olvidado ni
aprendido nada.
Pero, desde luego, si 6sto es lo que pasa en
las esferas dirigentes, donde estAn enzarzados en
una lucha sin principios por la direcci6n del
partido con vistas a la candidatura presidential,
no sucede lo mismo en lo que concierne a gran
parte de sus dirigentes medios y de sus mili-
tantes de base. Estos buscan contact con los
comunistas, peronistas y otros sectors progre-
sistas para la acci6n com6n, no solamente con
vistas a las elecciones, sino, sobre todo, para
luchar por la formaci6n de un gobierno verda-
deramente democrAtico y popular.
No cabe duda que muchos de esos militants
han de agruparse alrededor de un movimiento
que los acerque a la posici6n unitaria del Mo-
vimiento Popular Argentino, del Partido de
Unidad y Progreso, etc. Por eso, nuestros afilia-
dos deben mantener contacts con esos militants
y dirigentes de la UCRI y solicitarles que se in-
corporen a movimientos unitarios de masas.
Un panorama similar al de la UCRI, si bien
con otras caracteristicas, se observe en la UCRP,
donde las corrientes ya estan cristalizadas en
fracciones y donde tampoco sus dirigentes prin-
cipales han extraido lecciones provechosas de
los resultados de las elecciones de marzo.
En efecto. Su preocupaci6n actual no es tanto

(1) Ver "Correo de la Tarde", 6-7-62.





la organizaci6n de la lucha en comun con las
fiierzan obreras, democraticas y populares para
producer cambios prOfundos en la situaci6n eco-
n6mica, social y political del pais, sino c6mo
loder acercar a su partido fuerzas de otros par-
tidos y sectors sociales para asegurarse la futu-
ra presidencia de la Naci6n. Los radicals del
Pueblo, como los de la UCRI, no han compren-
dido todavia que ya no son posibles las com-
ponendas electorales realizadas anteriormente,
no han comprendido que despues del 18 de mar-
zo, todo el andamiaje de la llamada "democra-
cia representative" -representativa de los in-
tereses del gran capital, de los grandes terra-
tenientes y de los monopolies imperialistas-
ha caido estrepitosamente. Y que s6lo podra con-
quistarse la verdadera democracia en lucha
abierta contra esas fuerzas retrogradas y prodiu-
ciendo cambios profundos en la situaci6n eco-
n6mica, social y political del pais.
Tanto los del Pueblo como los de la UCRI
se dan puntos programAticos aparentemente
progresistas. Pero el problema no reside en de-
clamar esos puntos, sino en organizer la lucha
en com6n con otras fuerzas para su realizaci6n.
Para ello hay que contar con el Partido Comu-
nista, que por su program, por su capacidad
organizativa, orientadora y dirigente es la fuer-
za decisive para la lucha por producer estos cam-
bios profundos. Por eso, la UCRP fracas en
su plan de former un frente con el Partido De-
m6crata Cristiano y con los peronistas, exclu-
yendo a los comunistas, seguramente para que
los apoyaran en su political electoral.
Por otra parte, cuando se habla de UCRP no
se puede hablar de un partido anico, pues ahi se
entremezclan, junto con las fracciones, varias
lines political y diversas posiciones en cuanto
a la salida de la situaci6n actual.
Unos (Mathov, Sammartino, Santander y
otros), son abiertamente golpistas y para eso
se alian con las fuerzas civiles y militares mis
reaccionarias del pais. Otros (Illia), son eminen-
temente electoralistas y no se preocupan de otra
cosa que de combinaciones para juntar fuerzas
con el fin de triunfar en las futuras elecciones.
Otros, los lamados centristas, ligados por el cor-
d6n umbilical con el gobierno de Guido, que pro-
cura la unificaci6n de la Uni6n Civica Radical
del Pueblo con la Uni6n Civica Radical Intran-
sigente. Y otros, en fin, los balbinistas, hacen
toda suerte de equilibrios para mantener la uni-
dad, del partido, aunque fuera a costa de ecri-
ficar los principios tradicionales del radicalismo
y para repetir la experiencia frondizista res-
pecto del peronismo y de este modo, triunfar en
las elecciones. Pero, olvidan que "nunca, se-
gundas parties fueron buenas", y que, por otra
parte, no las habia ni buenas ni malas.
Pero, en el radicalismo del Pueblo tambien


hay sectors dispuestos a Iuc. ar en comin con
otras fuerzas por cambios progresistas en la
vida econ6mica, social y political del pais. Un
ejemplo de ello, y un ejemplo muy positive, es
la posici6n de la Intransigencia Nacional enca-
bezada por el doctor Del Castillo, que, entron-
cando su actividad con las mejores tradiciones
del radicalismo, asume posiciones revoluciona-
rias combativas en el orden interno, busca la
unidad obrera y popular y en political exterior
defiende la revoluci6n cubana y las relaciones
con el campo del socialism y la paz.
El Partido Dem6crata Cristiano es otro de
los que no ha extraido las lecciones del 18 de
marzo.
Ahora se divide entire los que quieren una
"apertura a la izquierda" y los que se oponen a
ella con el prop6sito de apoyar la candidatura del
general Aramburu para la presidencia de la Na-
ci6n.
La "apertura a la izquierda' no es tal, puesto
que, de realizarse, se proponen excluir de ella
a los comunistas; y, por otra part, (quieren esa
aperturea" para atraerse el apoyo de los pero-
nistas para sus propias candidaturas electorales.
Han especulado, seguramente por indicaci6n de
la curia, con la coincidencia de la posici6n "cris-
tiana" y "occidentalista" del ala derecha del pe-
ronismo para la realizaci6n de esta political. Pe-
ro, no han comprendido que el grueso del mo-
vimiento peronista y sus dirigentes ya no se
prestan a tales tipos de maniobras y que estan
si dispuestos a realizar un frente inico obrero
y popular sin exclusiones, no en beneficio de
ung u otro partido, sino de la clase obrera, del
pueblo y de la Naci6n. Es decir, un verdadero
frente de lucha en que todos participen en igual-
dad de condiciones y por el triunfo de objeti-
vos comunes.
Ahora bien. En este partido tambi6n hay sec-
tores dispuestos a participar en un movimiento
de unidad sin exclusiones.
Tampoco han extraido la lecci6n los socialis-
tas argentinos (Casa del Pueblo) que, si bien
tienen una posici6n, en general, antioliLArauica
y antimperialista, rehuyen la participaci6n con
otras fuerzas obreras y populares en un frente
unico de lucha. Sin embargo, de su seno se estiin
desprendiendo fuerzas que se colocan en posicio-
nes unitarias y que defienden una political inter-
na y exterior basada en la lucha de classes y
en el internacionalismo proletario.
Es de saludar, en cambio, la actitud del Par-
tido Socialista Argentino de Vanguardia que,
despu6s de haber eliminado de su seno a trotz-
kistas y aventureros politicos, ha adoptaido po-
siciones marxistas-leninistas que en su desarro-
llo ulterior lo llevarAn a la formaci6n de un
partido Anico con el Partido Comunista.
En cuanto al Partido Socialista DiemocrAtico,






es evidence q;.e se ha transformado en una agen-
cia del imperialismo, del imperialismo yanqui en
particular y de los contrarrevolucionarios de
todos los paises. Sin embargo, en los pocos ele-
mentos juveniles que actfian en ese partido se
manifiestan inquietudes revolucionarias que no
pueden ser subestimadas y que, por otra parte,
nuestra juventud no subestima.
En cuanto al Partido Dem6crata Progresista,
si Lien gran parte de su direcci6n sigue la linea
derechista que en muchos aspects los acerca
mas al radicalism de derecha y al conservado-
rismo que a la posici6n progresista de Lisan-
dro de la Torre, y si bien el grupo Thedy se ha
transformado en un agent del aramburismo,
existe en su seno, particularmente entire su ju-
ventud, sectors importantes que quieren parti-
cipar y en parte participan en el frente comun
de lucha con las demAs fuerzas obreras y po-
pulares.
Sin embargo, la soluci6n democratic del pro-
blema argentino es dificultada tambien por el
hecho de que cada uno de los partidos politicos
democraticos tradicionales se consider como
salvador de la patria y, desde luego, no admiten
la coalici6n con otras fuerzas afines para lu-
char por un program comfn, sino que preten-
den que todas las otras fuerzas los apoyen a
ellos. Y, de este modo, las fuerzas democraticas
se presentan a la lucha divididas y la infima mi-
noria oligArquica-imperialista es la que se im-
pone.
Todos estos partidos burgueses y pequeno-,
burgueses tienen en el moment actual una sola
preocupaci6n: preparar el terreno para su can-
didato a president en las pr6ximas elecciones,
sin preocuparles en que condiciones van a reali-
zarse y aunque fuera con la exclusion de la
mayoria del pueblo, representada per peronistas,
comunistas, socialists de izquierda y otros sec-
tores democrAticos.
Pero, esta gente olvida una cosa que es esen-
cial y es que en las pr6ximas elecciones que se
realizaran de modo fraudulent debido a la ex-
clusi6n de comunistas, peronistas y otros, el pue-
blo no se resignari a aceptar esa afrenta. La
feria de votos, como se hizo en el pasado, ter-
minara definitivamente, y se organizarAn lu-
chas obreras y.populares para impedir que una
minoria fraudulent se aduefie de nuevo del po-
d,er. Esto podrA y deberd hacerse a trav6s de
manifestaciones de masas y de huelgas politi-
cas, particularmente el dia de las elecciones, para
impedir su realizaci6n. Esto deberA hacerse des-
de ya en defense de la Constituci6n violada por
los que usurpan el poder. Esto no es asunto de
un solo partido, sino de todas las fuerzas obreras
y populares, sin exclusion.
En efecto. Ante la political cada vez mAs reac-
cionaria y profascista del gobierno actual, estin
madurando las condiciones para la formaci6n


del gran Frente Democratico, antioligArquico,
antiimperialista y pro paz. Esto esta demostrado
por el hecho de que en todos los partidos politi-
cos democrAticos hay sectors que impulsan a sus
direcciones a la acci6n comun con la clase obre-
ra para producer cambios profundos en la vida
econ6mica y political del pais.
Por otra parte, tambien se incorporaran a
esta lucha sectors de la burguesia national y de
la pequefia burguesia que en este moment estan
profundamente afectados por la political econ6-
mica del gobierno a favor de los intereses de los
monopolies imperialistas y de la oligarquia te-
rrateniente y ganadera. Esa political entreguista
no s6lo restringe sus posibilidades de desarro-
llo, sino que los lleva de mas en mas a la ruina.
Estos sectors sociales estAn irritados y en es-
tado de rebeldia ante el estado de cosas actual
y buscan el camino de salida de esta situaci6n
junto con la clase obrera.
De modo que, reunidas todas las fuerzas en
un frente comin de lucha por puntos que ya son
comunes, como ser: por un gobierno verdadera-
mente democr.tico y popular, libertades demo-
craticas, reform agraria, desarrollo industrial,
mejoramiento sustancial de las condiciones de
vida y de trabajo de la clase obrera y el pueblo,
aumento del nivel cultural de la poblaci6n,
independencia national y paz, el problema ar-
gentino podria ser resuelto a plazo breve.
Tanto mas que, si bien hasta ahora el process
democratic ha sido detenido por los sectoree
reaccionarios de las Fuerzas Armadas, estas 6l-.
timas, a fuer de ser llevadas y traidas en la
"soluci6n" de los problems politicos del pais,
se han transformado en especie de Comites po-
liticos donde se discuten todos los problems na-
cionales e internacionales.
Es comin que en los cuarteles y en las bases
navales y areas se realicen reuniones en donde
se debate esos problems y no solamente en la
alta oficialidad, como sucedia hasta hace poco,
sino tambien en la oficialidad media.
De este modo, las Fuerzas Armadas se han
ido fraccionando en diversos grupos o logias
con sus planes de golpe de Estado y de impo-
sici6n de determinada political, que son el refle-
jo de los problems planteados en la vida civil
del pais. Pero, ademns, estAn divididos entire
los sectors de la oficialidad joven que se pro-
ponen, efectivamente, defender la independencia
econ6mica y political del pais, y los sectors,
particularmente de la alta oficialidad, que ac-
tian de acuerdo con las imposiciones de los im-
perialistas, ora yanquis ora ingleses, siendo la
Marina la ligada a estos iltimos, y Ejercito y
Aviaci6n a los yanquis.
Pero, para que ese amplio frente de lucha se
forme, es precise desterrar del campo obrere
y democratic el anticomunismo que practical,
ciertos dirigentes de partidos pequeflo-burgue-






ses o burgueses, que hablan de "frentes sin los
comunistas", unos, segun dicen, para no alarmar
a la reacci6n y, otros, como el ala derecha del
partido dem6crata cristiano, porque se declaran
ideol6gicamente incompatible con los comunis-
tas. Nosotros no somos incompatible con nadie
que luche contra los monopolies imperialistas,
contra la oligarquia terrateniente y el gran ca-
pital, por la recuperaci6n de las riquezas nacio-
nales, por el progress econ6mico, el bienestar
social, la independencia national y la paz.
Por otra parte, los comunistas aportamos al
frente comin toda nuestra fuerza fMrreamente
organizada, nuestra combatividad y nuestra ca-
pacidad organizadora y dirigente y esto no lo
hacemos solamente con vistas a las elecciones,
sino en funci6n de la lucha comin durante todo
un period hist6rico.
Hay iuna experience ultima a] respect, que
demuestra que sin los comunistas o contra los
comunistas no puede construirse nada s6lido en
el orden sindical ni politico. Asi lo demostr6 el
reciente y nonato "movimiento civico" de ins-
piraci6n dem6crata--cristiana que no lleg6 a cua-
jar, precisamente, por la oposici6n a la parti-
cipici6n en 1l de los comunistas.
Por otra parte, todo el mundo afirma, y esto
responded a la realidad, que las fuerzas political
fundamentals del pais van convergiendo en dos


frentes principles: el de la izquierda y el de
la derecha.
El primero, que va reuniendo a la inmensa ma-
yoria del pais, su parte mas active en la produc-
cidn y creacidn de bienes materials e intelec-
tuales. Y el segundo, que va reuniendo en su se-
no a una minoria de explotadores, que defienden
intereses antinacionales y antipopulares.
Hay una parte del pais, particularmente sec-
tores de la pequefia burguesif urbana y rural,
que vacilan en incorporarse al frente de izquier-
da. Pero, con una political just de parte de los
zectores mas esclarecidos de la clase obrera, la
mayoria de ellos ha de incorporarse a este frente.
Hay "dem6cratas" que tratan por todos los
medios de impedir que los comunistas partici-
pen en el frente de izquierda y jueguen en 61 el
papel que les corresponde como elements de
vanguardia. Para justificar su actitud antide-
mocratica se presentan como defensores de la
"democracia pura" que no puede admitir en su
seno a los totalitarios de izquierda y de derecha.
Claro que no existe un totalitarismo de, izquier-
da, o sea, comunista, sino solamente un totalita-
rismo de derecha, que engendra el fascismo. Pe-
ro, en realidad, esa gente que dice combatir con-
tra dos supuestos enemigos, terminal siempre ca-
pitulando ante el verdadero enemigo: la derecha
reaccionaria. El caso mis reciente es la actitud
de la mayoria de la UCRI y de su gobierno.


Vill -


DOS PROBLEMS FUNDAMENTALS


ASO ahora a tratar, aunque sea brevemente,
dos problems que son fundamentals: el
papel de la burguesia en la lucha por la li-
beraci6n national y social y el de la via
pacifica o no pacifica de la revoluci6n.
En e'stos !ltimos tiempos, y no por casualidad,
pues se refiere al problema candente de los
aliados del proletariado en la revoluci6n agra-
ria y antimperialista, se discute en los medios
comunistas de diversos paises qu6 debe enten-
derse por burguesia national y cuAl es su papel.
En la Declaraci6n de los 81 Partidos se dice:
"En las condiciones presents, la burguesia national
de las colonies y los paises dependientes. no vinculada
con los circulos imperialistas estA objetivamente inte-
resada en que se realicen importaiites tareas de la re-
voluci6n antimperialista y antifeudal y, por ello, con-


serva su capacidad de participar en la lucha revolu-
cionaria contra el imperialism y el feudalismo. En este
sentido, tiene un carActer progresista. Pero, al mismo
tiempo, es inestable y propensa a las componendas con
el imperialisfto y el feudalismo. Debido a su double ca-
ricter, la burguesia national de los distintos paises no
participa en ia revoluci6n en la misma media. El grado
de su participaci6n depend de las condiciones concretas,
de los cambios en la correlaci6n de las fuerzas de clase,
de la agudeza de las contradicciones del imperialismo
y el feudalismo con las masas populares y de la profun-
didad de las contradicciones del imperialismo y el feu-
dalismo con la burguesia national".
En lo que respect a nuestro pais, desde hace
tiempo hemos establecido que consideramos co-
mo burguesia national, no aquella cuyos intere-
ses estin entrelazados con las del imperialism
-pues 6sta ra dejado de ser nacional- sino
aquella parte de la burguesia cuyos interests





estAn en contradicci6n con los intereses de los
grandes terratenientes y monopolies imperialis-
tas.
Partiendo de que en la etapa actual de desarro-
llo de la revoluci6n en nuestro pais los enemigos
principles son los monopolies imperialistas, los
yanquis en particular, la gran burguesia inter-
mediaria y la oligarquia terrateniente, propicia-
mos un bloque o un frente de todas las fuerzas
dispuestas a luchar contra esos enemigos y, por
consiguiente, incluimos como parte integrante
del frente de liberaci6n national y social a esa
parte de la burguesia.
Sin embargo, subrayamos con fuerza que la
burguesia national ha fracasado como fuerza di-
rigente de la revoluci6n en nuestro pais porque
cuando lleg6 al poder, en una u otra forma,
1io se atrevi6 a tomar medidas de fondo contra
la oligarquia terrateniente y el imperialismo;
y las medidas que tom6 fueron simplemente
superficiales que en nada les afectaron y, por
el contrario, en algunos casos permitieron la am-
pliaci6n de los latifundios y una mayor penetra-
cidn de los monopolies imperialistas.
Por eso, teniendo en cuenta el double carActer
de la burguesia national, por un lado revolu-
cionario, y por el otro conciliador, es que, si
bien consideramos que puede y debe participar
en el bloque de las fuerzas patri6ticas, democra-
ticas y progresistas, no puede ni debe tener en
61 un papel hegem6nico, dirigente, pues eso Ile-
varia la revoluci6n a la derrota.
La garaitia del triunfo de la revoluci6n agra-
ria y antimperialista, democrAtica y popular,
reside, pues, en el hecho de que el proletariado
establezca una s6lida alianza con las masas cam-
pesinas y, bajo la direcci6n de su partido de
vanguardia, el Partido Comunista, conquiste la
hegemonia en ese bloque. Esta cuesti6n no se
plantea ya desde el punto de vista propagan-
distico, sino desde el punto de vista de su reali-
zaci6n prdctica.
SExisten en nuestro pais las condiciones para
ello? Si, existen. Se trata de construir el ndi-
cleo central de ese amplio frente.
ZCuAles son las fuerzas ya organizadas que
pueden constituir el nitcleo central de ese movi-
miento y que, por otra parte, ya coinciden en la
acci6n comin? Estas son -y los comunistas lo
hemos repetido muchas veces- el Partido Co-
munista, el Partido Peronista, el Partido Socia-
lista de Vanguardia, el Movimiento Popular Ar-
gentino, el Partido Uni6n Popular y otros par-
tidos y sectors democrAticos y antimperialistas,
la mayoria de los sindicatos, las juventudes de
diversos partidos, las organizaciones estudianti-
les, intelectuales, los diversos movimientos de
masas, y asi de seguido.
Alrededor de este nicleoque ya act6a sobre
la base de algunos puntos programAticos co-
munes, pueden y deben agruparse todos los sec-


stores democraticos y progresistas. Pero, hasta
ahora no hemos tenido la suficiente audacia pa-
ra impulsar con fuerza las cosas en esta direc-
ci6n. iPor que? Porque nos hemos aferrado de-
masiado al pasado: Cabildo de la Democracia y
Comisi6n Interpartidaria, sin comprender, tal
como dijo la direcci6n del Partido, que lo fun-
damental ahora es dar a ese ndicleo central un
program de lucha y orientar y movilizar al
pueblo para hacerlo triunfar.
En cuanto a la via pacifica o no pacifica para
la conquista del poder, es bueno recorder que
nuestra consigna ha sido, no de ahora, sino
desde antes del 20 Congreso del PCUS, el de
crear las condiciones favorables para la toma
del poder por via pacifica, a traves de la acci6n
de masas, sin excluir la acci6n electoral, o por
la via no pacifica, si los circulos dirigentes del
pais cierran el camino para la conquista paci-
fica del poder.
En el mundo se ha asistido a diversas expe-
riencias de via pacifica y de via no pacifica como
en el caso de Cuba y otros paises.
Teniendo en cuenta esa experiencia surge al-
rededor del Partido y a veces con repercusi6n en
su seno, la idea de que en nuestro pais se ha
cerrado definitivamente la posibilidad de triunfo
por la via pacifica.
En primer lugar, es precise aclarar que la via
pacifica no significa cruzarse de brazos y espe-
rar que el regimen actual se descomponga com-
pletamente para luego pasar a conquistar el
.poder. No. La via pacifica presupone la accidn
de masas constant, persistent, contra todo
advance de la reacci6n en todos los 6rdenes y por
las reivindicaciones econ6micas, sociales y poli-
ticas inmediatas con vistas a la lucha general
por el poder.
Ahora bien. A trav6s de la acci6n de masas
i,es possible debilitar al enemigo y arrancarle
concesi6n tras concesi6n y crear las condiciones
favorables con vistas a la formaci6n de un go-
bierno democrAtico y popular? Si, es possible. La
experiencia que tiene lugar en Brasil asi lo de-
muestra. Claro, no es una experiencia todavia
terminada, pero los acontecimientos marchan en
esa direcci6n.
El trabajo de organizaci6n, movilizaci6n y di-
recci6n de la lucha de masas, tanto en. el orden
sindical como politico es duro, a veces gris, y
no siempre se obtienen resultados inmediatos y
espectaculares. Es decir, que se necesita tiempc
para transformer la cantidad en calidad, como
ha sucedido en el caso del peronismo. Pero, no
hay otro camino para asegurar el triunfo de la
causa obrera y popular.
Hay algunos camaradas que plantean la cues-
ti6n del modo siguiente: estamos de acuerdo con
que la lucha de masas lo decide todo pero nc
se podria acelerar el process a trav6s de las
guerrillas? jNo es iste un camino mis court. '









Seria el mis corto si fuera acompafiado de la
acci6n de masas, y para que las masas marchen
en esa direcci6n es preciso que se convenzan por
su propia experience que este y no otro es el ca-
mino que deben seguir. De todos modos, un he-
cho es cierto, y lo hemos afirmado en reuniones
y documents anteriores, que lo fundamental y
principal es el movimiento de masas. La orga-
nizaci6n de la clase obrera y de la poblaci6n
laboriosa en sus organizaciones especificas y de
todo el pueblo en Comit6s de lucha por diversas
reivindicaciones, tal como lo hace el Partido y su
actuaci6n bajo una dnica direcci6n local, pro-
vincial y national, es lo que creari las condi-
ciones para la victoria.
Es un mirito de nuestro Partido el haber
participado en la organizaci6n y direcci6n de
todos los Comitis obreros y populares que se
han formado en el pais. No voy a mencionar-
los a todos, pues son muchos y bien conocidos.
Pero se pueden destacar, entire ellos, el Movi-
miento de Defensa de la Paz, el Movimiento de
Solidaridad con Cuba, el Cabildo Abierto de la
Democracia, la Comisi6n Interpartidaria, la Li-
ga Argentina por los Derechos del Hombre y
otros movimientos similares. DestacAndose, en-
tre ellos, la Uni6n de Mujeres de la Argentina,
gran movimiento national de lucha por los de-
rechos y reivindicaciones de las mujeres.
A este respect hay que poner de relieve con
jfibilo el acuerdo establecido ultimamente entire
la rama femenina del Consejo Coordinador del
Justicialismo, la Comisi6n Nacional Femenina
del Partido Comunista, la del Partido Socialista





I


Argentino de Vanguardia, la del Movimiento
Popular Argentino, la de la Intransigencia Na-
cional de la UCRP para luchar en comin por
reivindicaciones que interesan por igual a las
ir.ujeres y a los hombres, a los adults y a los
j6venes y que ha de desembocar -seg6n afir-
ma- en "un gobierno realmente representative
de la voluntad popular, capaz de encauzar la vi-
da econ6mica, political y social del pais por la
senda del progress, de la libertad, de la indepen-
dencia y soberania de la patria y que aplique una
political exterior de paz y respeto a la autode-
terminaci6n de los pueblos".
Otro de los movimientos unitarios de gran
envergadura es el de la juventud obrera y es-
tudiantil. La formaci6n del CONOJ es su expre-
si6n organica. En la lucha por la formaci6n del
frente inico de la juventud obrera, campesina
y estudiantil, ha jugado y juega un papel de
primer orden la juventud comunista, que ha
llevado a su seno su espiritu combative y que ha
ayudado a organizer con 6xito la lucha por las
reivindicaciones de la juventud trabajadora y
estudiantil. (1)
La consolidaci6n y desarrollo de estos y otros
movimientos de masas servirin de base de sus-
tentaci6n a un gobierno verdaderamente demo-
cratico y popular.

S--.--- I
(1) Sobre la fuersa y las debllldades de nurstra tJu-
ventud vomunista no voy a referlrme. pues hace poco se
dlscutli ese problema en el Secretarlado y hemos com-
lirobado con satlsfaccl6n que las observaclones hechas
ior la dlreccldn del Partidn han sido teildas en ruenta
por el (omltp Central amoliado de la juventud, qut' acauii
de reHllzarse.





X


EL PAPEL DEL PARTIDO Y SUS TAREAS FUNDAMENTALS


ASO ahora a ocuparme del papel del Partido
y de sus tareas fundamentals en el mo-
mento actual.
Es claro que a media que se amplia el
movimiento unitario de la clase obrera y de las
masas populares, aumenta el papel del Partido.
Y 6sto plantea ante nosotros el problema de los
cuadros y su preparaci6n y utilizaci6n en los mo-
vimientos de masas.
A media que se desarrollan estos movimien-
tos, mis cuadros se necesitan para ayudar a su
consolidaci6n y desarrollo y, hay que decirlo, se


choca con la resistencia de algunos camaradas
de direcci6n provincial y local para desprenderse
de esos cuadros.
IA que se debe esto? Se debe al hecho de que
no siempre se comprende que el movimiento de
masas es parte substantial de la actividad del
Partido. Cuanto mAs numerosos y cuanto mAs
amplios sean los Comites de lucha por diver-
sos objetivos que interesan a la clase obrera y
al pueblo, tanto mAs se ampliarA la base para el
reclutamiento de afiliados, pues muchos de los
militants y dirigentes sin partido o de otros







partidos que actian en los movimientos de ma-
sas, comprenderan que se trabaja mejor bajo la
direcci6n del Partido.
De modo que la actividad de los .jilitantes del
Partido en las organizaciones de masas debe
desplegarse en funci6n de orientar y ayudar a
los miembros de esas organizaciones en la reali-
zaci6n de las tareas que se les ha asignado y, al
mismo tiempo, en funci6n de preparar cuadros
no comunistas para la direcci6n de un deter-
minado movimiento de masas.
El problema reside no en reemplazar los cua-
dros sin partido, sino en ayudarlos para que
cumplan con 6xito sus tareas. Se dice que si
en los movimientos de masas no actuan los
comunistas en puestos destacados, esos movi-
mientos no marchan. Esto es cierto, pero se
trata de que no actien solos, sino junto con los
otros dirigentes no comunistas. Y tambien por-
que si los comunistas trabajan solos, no pueden
jugar el papel de guias, organizadores y educa-
dores del conjunto de las masas. Lo esencial es
que cada organismo de masa forme constante-
mente sus propios cuadros, comunistas y no co-
munistas, y prepare sus sustitutos en cada una
de las tareas que realizan. Procediendo asi, sera
possible evitar que suceda,"somo actualmente, que
a veces los militants del Partido sean desplaza-
dos de una a otra tarea debido a la falta de cua-
dros en una determinada organizaci6n de masas,
lo que desorganiza el trabajo e impide a los ca-
maradas rendir el maximo de su capacidad or-
ganizativa y creadora.
En cuanto al reclutamiento del Partido, hay
que sefialar que, si bien ha repuntado un poco
iltimamente, sigue siendo insuficiente. Es pre-
ciso reclutar y educar mds de lo que se hace hasta
ahora, debido a que afluyen al Partido cama-
radas provenientes de otros campos, particular-
mente del peronista.
Todos los camaradas afirman que la confianza
de la masa trabajadora hacia el Partido, hacia
su line political y tactic aumenta,a saltos, que
el aprecio y afecto hacia nuestros militants por
su espiritu de abnegacidn y sacrificio crece en
la misma proporci6n; que ya en las fAbricas y
lugares de trabajo muchos de nuestros cama-
radas se han transformado en los dirigentes
apreciados a los que se les consult sobre la
mejor forma de organizer la lucha por sus rei-
vindicaciones.
En cuanto a la idea que se han.formado de
nuestros camaradas diversos dirigentes peronis-
tas es un ejemplo lo que acaba de decir en una
entrevista, Santiago J. Talarico Toretta, un ca-
marada peronista de Santa Fe.
"Yo, personalriente, no concibo a los justi-
cialistas que se santiguan antes de hablar del
comunismo. Tienen much que aprender del co-
munismo; por lo pronto, a no santiguarse mAs


que en la iglesia, a no temerles a los curas ni
a las excomuniones, y much menos a los gene-
rales; Yo no comprendo a los visitadores de Cag-
giano, de Plaza, de Aramburu, de Mongb Au-
relio. iQud tenemos que ver nosotros con gene-
rales y con curas? Los comunistas no pierden el
tiempo en esas tramitaciones de liebre, para.
hacerse perdonar por haber triunfado. Son orga-
nizados, leales a su causa, sacrificados, discipli-
nados, no coimean y no se comen entire ellos por
candidaturas. Cuando tienen un triunfo, hacen
honor a su triunfo, y si tienen un contrast no
se amilanan ni se pasan al gobierno". (1)
Por eso, nuestros camaradas no deben subesti-
mar el grado de politizaci6n y de elevaci6n de
la conciencia de clase de las masas en general
y de las masas peronistas en particular y deben
y pueden incorporarlos sin mas ni mas al Par-
tido y confiarles puestos de responsabilidad. De
este modo se puede ir liquidando poco a poco
el concept de que el trabajo del Partido con-
cierne sobre todo a los viejos activists, lo que
crea un complejo de inferioridad entire los nue-
vos afiliados. Este es un problema que hemos
planteado varias veces, pero que ahora adquiere
un caracter de urgencia.
Me he referido al problema del reclutamiento
v de la educaci6n, pero no se trata solamente de
la educaci6n de los miembros del Partido, sino
tambi6n de la educacidn de masas.
Hasta ahora nos limitamos en general a reali-
zar una especie de recuentb de los documents
del Partido, de la prensa, de la literature que
ha sido distribuida y vendida dentro y fuera del
Partido, y ese recuento es en general satisfacto-
rio, aunque la distribuci6n tiene todavia altos
y bajos. De todos modos, si bien hay que partir
de que cuanto mis literature se distribuye, mas
se difunden nuestras ideas y mas resultados par-
tidarios hemos de conseguir, esto no es suficien-
te.
Es precise saber el grado de conciencia de
clase que se va creando en las masas que circun-
dan al Partido e ir elevandolas a la altura de
la de los militants comunistas. Esto se conse-
guira creando grupos de studio entire gente del
Partido y de otros Partidos, en particular entire
los peronistas, sobre la base del comentario de
la literature y de los documents partidarios.
Procediendo asi se crearin las condic ones no
s6lo para reclutar individualmente o por peque-
fios grupos, sino para reclutar en masa.
Vivimos en la dpoca del paso del capitalism
al socialismo. El muro de contenci6n levantado
por los imperialistas para detener las ideas co-
munistas, en general ha caido. La gente oye ha-
blar del comunismo en todas parties, en bien o
en mal, y quiere saber que es lo que queremos los

(1) Ver "Democracia", 11-6-62.






comunistas, c6mo es la sociedad que han cons-
truido los comunistas en los paises en que ha
triunfado el socialismo, que beneficios les ha
traido a los habitantes, y quieren saber cual es
el program que se proponen realizar en nues-
tro pais los comunistas para hacer salir a la
Naci6n del atolladero al que 'lo han llevado las
classes dirigentes, y c6mo proceder para cons-
truir una nueva vida que al final desemboque en
el socialismo.
Antes tropezabamos con grandes dificultades
para difundir los principios del comunismo.
Ahora nos es mas facil hablar del marxismo-
leninismo a amplios sectors obreros y popula-
res, sobre todo a los trabajadores influenciados
por el peronismo. Ahora se acercan y buscan a
los comunistas si no vamos hacia ellos. Quieren
que se les explique que es el marxismo-leninis-
mo y cual es la linea political y tActica y las
formas de lucha que proponen los comunistas
para salir de esta situaci6n de desocupaci6n, mi-
seria y represi6n en que se vive y para abrir
un porvenir venturoso para ellos y para sus
hijos.
Es interesante consignar al respect hechos
que demuestran ese interns por el marxismo-le-
ninismo. No los voy a citar todos, sino uno, que
proviene precisamente de trabajadores peronis-
tas encarcelados y condenados, que se dirigen a
nuestras editoriales solicitando libros que traten
de la construcci6n del comunismo en la URSS
y del marxismo-leninismo.
Ahora bien, respect a la necesidad de ex-
pandir con audacia las ideas del marxismo-leni-
nismo entire las amplias masas, es precise re-
cordar que para que estas ideas perietren en
profundidad deben basarse en hechos concretos
que se relacionan con la vida y las luchas de los
hombres, sus reivindicaciones econ6mico-socia-
les inmediatas y por la democracia, la libertad
y la independencia national.
Es sabido el enorme papel que juega nuestra
prensa en la movilizaci6n y organizaci6n de la
clase obrera y del pueblo en la lucha por sus
reivindicaciones econ6mico-sociales inmediatas y
en la comprensi6n de la perspective revolucio-
naria. Es un hecho indiscutible que nuestras re-
vistas te6rico-politica y culturales han mejorado
bastante en los iltimos tiempos; Sobre ellas ha-
blar6n otros camaradas. Nos preocupa una ma-
yor difusi6n de "Nuestra Palabra" que, tambidn
ha mejorado bastante su contenido. Da buenas
informaciones sobre el movimiento obrero, cam-
pesino y popular, pero faltan todavia articulos
de orientacidn bien elaborados sobre el movi-
miento obrero y popular. Estos articulos deben
ser preparados por la Comisi6n Sindical, la cual
debe extraer ensefianzas de cada movimiento
huelguistico important desde un punto de vista
critico y autocritico, sefalar los costados nega-


tivos y los positives de los mismos para educa-
Sci6n de la clase obrera.
Tambidn corresponde a los organismos de ba-
se del Partido, junto con la Comisi6n Sindical
Nacional, crear un verdadero cuerpo de corres-
ponsales de fabricas y de empresa que envien
al diario pequefias notas concretas sobre los pro-
blemas relacionados con la vida y el trabajo en
sus correspondientes fAbricas y empresas.
En las fabricas, en las empresas y en los ba-
rrios de la capital, provincia de Buenos Aires,
Santa Fe y alguna otra provincia, se ha re-
tomado la publicaci6n met6dica de peri6dicos de
fabrica y empresa. Pero en general se trata de
peri6dicos sindicales o sin partido. Eso estA
bien. Hay que ayudar a su publicaci6n, pero lo
que interest es que en las fAbricas y empresas
mAs importantes se publiquen peri6dicos del
Partido y a nombre del Partido, donde se pue-
dan plantear los problems especificos del Parti-
do en relaci6n con la clase obrera. De este modo
se Ilevara la palabra comunista a todas parties
y se facilitard el reclutamiento. Es precise, pues,
dar mis la cara del Partido a trav6s de peri6-
dicos de fabrica, de empresa, de volantes, de con-
versaciones.
En cuanto a la actividad de las c6lulas del
Partido, 6sta no debe reemplazar la de las or-
ganizaciones de masas existentes en las fabricas
y empresas, sino ayudar a reforzarla y desarro-
Ilarla. La celula partidaria debe jugar un pa-
pel orientador y dirigente.
Paso a ocuparme de algunas de las principa-
les tareas del Partido. La primera y .prinmcial
es la de contribuir al fortalecimiento y desarro-
llo del movimiento national de partidarios de
la paz.
Las consecuencias de la political de adaptaci6n
de la vida econ6mica y political del pais a las
exigencias del imperialismo yanqui se sienten
ya en todas las direcciones.
En el orden econ6mico, la atadura al FMI ha
llevado al pais al caos econ6mico en que se en-
cuentra actualmente. En el orden social, a la
p6rdida de gran parte de las conquistas obre-
ras y populares. En el orden politico, a una dic-
tadura civico-militar de tipo fascista. Y en el
orden military, a reestructurar las Fuerzas Ar-
madas de acuerdo con las conveniencias de las
fuerzas agresivas del Pentagono.
Ya se habia instruido a las tropas para la
lucha en el "frente intern" es decir, contra la
clase obrera y el pueblo. Ahora se las prepare
para participar en la guerra at6mica, como lo
demuestran los ensayos que han tenido lugar
estos iltimos dias con aparatosidad extraordi-
naria con el fin -segin el Director de la Es-
cuela Superior de Guerra- de prepararse pa-
ra la guerra at6mica, pues, dijo, "es necesario
que la poblaci6n del pais sepa qu6. debe o pue-







de hacer para atenuar el efecto de una explo-
si6n nuclear". (1)
Como puede verse, los at6mo-maniacos nor-
teamericanos tienen su prolongaci6n en las ca-
pas dirigentes de nuestras Fuerzas Armadas y
de nuestro gobierno.
Ahora bien. Es que nuestro pais esta en con-
diciones de producer y utilizar bombas at6mi-
cas? Nadie duda que no., Por qu6 hacen esos
ejercicios at6micos en miniature? Lo hacen por
encargo del Pentigono, que, si, prepare las ar-
mas at6micas para una guerra de agresi6n con
el fin de destruir los paises socialists e inde-
pendientes para dar satisfacic6n a sus suefios
de dominaci6n mundial, aunque fuera sobre los
cadAveres de centenares de millones de series
humans.
En lugar de sumarse a todos los pueblos y
gobiernos que luchan por impedir la guerra
at6mica, por el desarme universal y complete,
un pais como el nuestro, que no tiene ninguna
posibilidad de defenders en caso de guerra
at6mica, se une a los atomo-maniacos norte-
americanos que afirman la inevitabilidad' de
la guerra.
Este es un motivo mas para intensificar la
campafia iniciada por el movimiento de la paz
en nuestro pais, tanto mas que, junto con la acen-
tuaci6n del peligro de guerra, aumenta la ac-
ci6n reaccionaria del gobierno de nuestro pais
contra'Ja clase obrera y el pueblo y aumenta
la presi;6n de los imperialistas y nquis sobre
el mismb\para que aplique los m' odos, fascis-
tas contra los patriots antimperi listas.
No cabe duda de que el movimie to national
de partidarios de la paz ha progress do grande-
mente y que hoy abarca ya a casi to os los sec-
tores sociales amantes de la paz y de la libera-
ci6n national.
La demostraci6n de esto es la composici6n
de la delegaci6n al Congreso Mundial por el
Desarme y la Paz que acaba de realizarse en
Moscfi. Dice un diario de la mariana, "El Mun-
do", al respecto. "La delegaci6n argentina
-una de las mas numerosas- esta integrada
por elements de los mas dispares sectors,
tanto profesionales como ideol6gicos. Medicos,
escritores, abogados, un capitAn de fragata re-
tirado, cat6licos, ateos y un gran nimero de
dirigentes gremiales". Y agrega: "Si los visi-
tantes argentinos fueron numerosos, no le fue-
ron en zaga las adhesiones enviadas desde aqui
al Congress por el Desarme y la Paz".
Sin embargo, con haberse ampliado el movi-
miento de la paz, no cuenta todavia con la par-
ticipaci6n de las organizaciones obreras y po-
pulares gue se declaran partidarias de la paz.
i.A qu6 se debe esto? Se debe a ,que en muchos
sectors' sociales todavia no existe la noci6n pre-
cisa de lo que represent la guerra nuclear.
Predomina todavia el viejo concept de que lA


guerra no Ilegara a las playas de America y
que, por consiguiente, nuestro pais puede man-
tenerse neutral entire el campo de la guerra en-
cabezado por el imperialismo yanqui y el cam-
po de la paz encabezado por la Uni6n Sovi&-
tica. Hay que explicarles mAs que este es un
grave error. La guerra at6mica, si estalla, se-
ra una guerra universal y nuestro pais serA
alcanzado por esa guerra.
Si hubiese guerra, nuestro pais seria arra-
sado. Este peligro no se ve con toda claridad.
Corresponde al movimiento de la paz y a los
comunistas en primer lugar, que somos los hu-
manistas mas sinceros, hacerle ver mas ese pe-
ligro mortal. Esto es tanto mas necesario por
cuanto con los iltimos ensayos at6micos de
Norteam6rica en el Cosmos -seguramente co-
mo respuesta provocative al Congreso mundial
del Desartne y la Paz-, los peligros de guerra
han aumentado sensiblemente.
En esto uiltimos dias la prensa venal de nues-
tro pais, nfeudada a las agencies imperialis-
tas yanquis, pone el grito en el cielo ante el anun-
cio de una possible explosion at6mica de la Uni6n
Soviftica on el fin de contrarrestar la series de
explosion de toda indole realizada por el go-
bierno de los Estados Unidos.
Es intefesante comprobar c6mo esta prensa
no protesMt ni se rasg6 las vestimentas ante
esos ensayos nucleares y particularmente res-
pecto al ltimo ensayo de gran potencialidad
realizado or los imperialistas norteamericanos
en el Cos os.
No sab mos cuindo reanudarAn los sovifti-
cos sus en ayos nucleares. Pero, no cabe duda
que estan en pleno derecho de hacerlo, tanto
mAs que lds norteamericanos no han dado con-
testaci6n a~n a las proposiciones concretas so-
vi6ticas de suspender los ensayos y destruir ba-
jo control todas las arms nucleares, primer
paso hacia' el desarme universal y complete.
Hay algpnos pacifistas que pieusan que la
URSS no debia reanudar sus ensayos. Segura-
mente, esa gente no comprende, primero, que
la URSS prepare todas las armas necesarias
para la defense de su territorio y, segundo, pa-
ra la defense de la paz mundial. Cucnto mis
fuerte, desde el punto de.vista t6cnico-militar,
sean la URSS y los paises socialists, mAs ga-
rantia seran para la preservaci6n de la paz. Y
que 6sto es asi, lo pone.de relieve el siguiente ca-
ble de la "United Press", fechado en Wash-
ington el dia de boy: "Estados Unidos dijo esta
noche que el anuncio que ha hecho Rusia de que
reanudara sus nuevos ensayos nucleares es una
"noticia perturbadora" y subray6 la "urgente
necesidad" ue esiablecer cuanto antes la prohi-
bici6n permanent de todos esos experimentss.
,EstA claro? Creo que si.


(M) Ver "La Nadijn', 2X-6-62.






Evidentemente que la political defensive de los
paises socialists debe ser ligada estrechamen-
te a la consolidacidn y desarrollo del Movimien-
to Mundial de Partidarios de la Paz, a fin de
poder mantener a raya a los agresores y crear
las condiciones favorables al desarme general
y complete. Esto es, por otra parte, lo que afir-
m6 Rikita Jruschov en el hist6rico Congreso
Mundial de Partidarios de la Paz.
La organizaci6n y extension de la lucha por
la' paz sigue siendo, pues, una de las tareas prin-
cipales de los comunistas, como lo es la de la
defense de la heroica Revoluci6n cubanm.
Por consiguiente, las principles consignas,
en lo que concierne al orden international, son:
Defense de la paz y lucha sin cuartel contra
los maniaticos-atomistas yanquis, que se pro-
ponen desencadenar la guerra at6mica, que
envolvera a todos los paises en una tragedia
como nunca se conoci6 en la historic.
Difusi6n de las conclusions de la conferen-
cia mundial de la paz y el desarme, en parti-
cular del hist6rico discurso del jefe del go-
bierno sovi6tico. camarada Jruschov.
Solidaiidad active con la revoluci6n socialis-.
ta de Cuba, amehazada constantemente de
agresi6n por parte de los imperialistas yan-
quis, y ayuda de today indole a la misma.
Solidari,dad active con todos los pueblos de
i ," ,L i .ca ." y- ua.. .otra fprma .
-patiiul oni'-e icpueblo de Venezuelh.


* Solidaridad con China Popular, amenazada de
agresi6n por los imperialistas yanquis y sus
lacayos, los chiangkaishekistas.
Lucha contra la creciente intervenci6n del
imperialism yanqui en la vida political, eco-
n6mica, social y cultural de nuestro pais.
Y en lo que concierne al orden national, 6s-
tas ya han sido mencionadas en el curso de
la exposic6n:
* Lucha conjunta de todas las fuerzas obreras,
democrAticas y progresistas para terminar
con la intervenci6n del alto clero y de las
fuerzas armadas en la vida political y social
del pais, bajo las consignas de:
Las fuerzas armadas a los cuarteles; los cu-
ras a las iglesias, para terminar con el esta-
do de intranquilidad political y zozobra so-
cial que paraliza la actividad econ6mica del
Spas y trae como consecuencia hambre, mi-
seria y desocupaci6n, y para former un go-
bierno verdaderamente democrdtico y po-
pular.
El enemigo de clase -los grandes terratenien-
tes, los monopolies imperialistas y sus servido-
res nacionales- se preparan para la lucha q fin
de impedir por todoq los medios al advance obre.-
ro y popular y el desarrollo de nuestro Partido.
Nuestra lucha sera siempre m6s dificil, pero
las perspectives seran siempre mas luminosas.
Con esta seguridad. llevemos a las amplias ma-
.sas obreras y populares los probJemas plantea-
"os en estp Comiti Central y las snolciones gy
e nos otorgarin.. n so pleno ,--aon,-
.je nos otorgarin su pleno apoyo. .




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs