• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Diciembre de 1895
 Indice del ano 1895














Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00048
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00048
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Table of Contents
    Diciembre de 1895
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
    Indice del ano 1895
        Page 290
        Page 291
        Page 292
Full Text





~L1O X N. 12. Publicaci6n mensual DICIEMBRE de 1895


BOLETIN


ien recibiere A un niflo en mi
ombree, A mi me recibe.
(MATH. xviII.)
recomiendo la nieez y la ju-
/entud; cultivad con grande es-
mero su educaci6n cristiana; y
proporcionadle libros que le en-
sefien A huir del vicio y A prac-
ticar la virtud.
(Pro IX.)
Redoblad vuestras fuerzas a fin
de apartar A la ninez y juven-
tud de la corrupci6n e incredu-
lidad y preparar asi una nueva
generacion.
(LEON XIII.)


SALESIANO


Debemos ayudar A nuestros her-
manos & fin de cooperar A la
difusi6n de la verdad.
(III S. JUAN, 8.)
Atiende A la buena lecture, A la
exhortaci6n y & la enseianza.
(I TIMOTH. IV, 13.)
Entre las cosas divinas, la ms su-
blime, es la de cooperar con Dios
a la salvaci6n de las almas.
(S. DIONISlO.)
El amor al pr6jimo, es uno de
los may'ores y mas excelentes
dones que la divina bondad
puede conceder A los hombres.
(El Doct. S. FRANC. de Sales)


M( DIRECCION en el Oratorio Salesiano Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) )g--
-.V -~v .. -,-- -. -..


SUMA 0I.


FELICITACI6N.
DOLOROSISIMA PPRDIDA.
SALIDA DE LOS MISIONEROS SALESIANOS.
MAniA ES LLENA DE GRACIA.
EL XIII CONGRESS CAT6LJCO ITALIANO y la Pia So-
ciedad Salesiana.
VIAJE DE NUESTROS MISIONEROS. De Turin 9 Barce-
lona. De Barcelona A las islas del Cabo Verde.
LA OBRA DE D. BOSCO EN EL EXTRANJERO. Italia.
EsPARA. Mdlaga. Fiesta de San Enrique y repartici6n
de premios.


AMIRICA. Talca (Chile). La fiesta de la Asunci6n de
Maria Sma. y el aniversario del amado D. Bosco. -
Bogotd (Colombia). Conferencia del R. P. Rabagliati
(Conclusi6n). Pernambuco (Brasil). Colegio del
Sagrado Coraz6n do Jesds.-- Lima (Perd) Escuelas
de Artes y Oficios.
NOTICIAS DE NUESTROS MISIONEROS. Puntarenas.
GRACIAS DE MARIA AUXILIADORA.
NECROLOGIA. Emmo Cardenal Sanz y Fords.
BIBLIOGRlAFiA.
Indice del afio 1895.


a"^r kz00 Nid 'w ;


FELICITACION.

A nuestros muy amados Cooperadores y Cooperadoras que, d6ciles instruments de la
divina Providencia, tanto cooperan y tanta parte toman con sus influencias y riquezas
en los triunfos y en la rapidez con que la humilde Congregaci6n Salesiana vA extendi6n-
dose de manera prodigiosa y Ilenando todas las parties de la tierra, nuestro muy amado
superior Don Miguel RTa, los Salesianos y sus innumerable nieos, Ilenos de un just
reconocimiento por tan insigne bondad y generosidad, felicitan y ofrecen sus afectuosos
respetos, con ocasi6n de las inminentes PASQUAS DE, NAVIDAD y PRINOIPIO DE ANO NUEVO.
En sus diarias oraciones y sobre todo, en las fervorosas comuniones y oraciones de estos
santos dias, no cejarin un punto de pedir al Senor por medio de Maria Auxiliadora,
derrame abundantemente los raudales de sus gracias y deje caer su fecunda bendici6n
sobre sus families, sobre sus allegados y sobre sus intereses.
I Qu su caridad reciba el c6ntuplo en esta vida y la bienaventuranza en la otraI


~
I
------


~gc~t~i"lf~=cc~ati-b~8~~ L'Y'-~~W -N~~ 6-Yq~~~-~?_it~ga~Y~_~q-~C~CBL~0~3~CI~PY7 ~ -rW1~ ~3 Wh--~a L~U~


Qp-ra~a~ualrchr~s~gk~vqa~_~r~~~s~pr ~s~ ~0~~P~:~Ca~qh~El-ce~h s\~a /ev~


Publicaeikn mensual


"" "" "" ~""


I


INQO X N. 12.


DICIEMBRE do 1895











DOLOROSISIMA NUEYA.


mim.


Mientras en nuestro Oratorio de Turin resonaban
todavia los cantos de alegria por la feliz salida de la
extraordinaria carabana de obreros evanglicos, el SeiTor,
en sus inescrutables designios, ha permitido que una
sensibilisima idesgracia haya 1lenado de luto A nuestro
Oratorio y A toda la, Congregaci6n Salesiana, especial-
mente A sus Misiones, A las que principalmente afecta.
El 7 de Noviembre recibia de Rio Janeiro nuestro a-
mado Superior D. Riia el siguiente telegrama, que en su
terrible laconismo ha profundamente lacerado nuestro
coraz6n:
Monsefior Lasagna, secretario, cuatro hermanas
han muerto desastre ferroviario. ZANCHETTA.
Dos dias despues de este telegrama de nuestro Director
de Nictheroy, 11eg6 otro de Villa Col6n (Uruguay), agregando
que A mas del secretario ha muerto otro sacerdote, de ma-
nera que son siete las personas que la muerte nos ha arre-
batado de una manera que no podemos todavia precisar.
Infitil es ponderemos el dolor causado principalmente
A nuestro amado Superior D. R-ia, por nueva tan dolo-
rosa, y unidos A 61, no cesamos de repetir en nuestras
oraciohes al Sefior: Fiat voluntas tua. Dominus dedit, Do-
minus abstulit; sit nomen Domini benedictum.
No siendon'os possible esperar mas detalladas noticias,
que A lo menos no han de l1egar hasta despu6s del 20 de
Nbre., en el nmimero prdximo las comunicaremos. Entre
tanto suplicamos A todos unan sus oraciones A las de la
Congregacidn Salesiana, en sufragio de tan queridas vic-
timas.


'' I~


~I ~E~ I~j~y~8~9E ~ ~f~ ~


!
i


`~--~-~-


I














U%-i

















El








- 271 -


lkda' e dc BIn lown hlewa


SRANDE sobrehumana y divina es A no
p,[' dudarlo la misi6n del apostolado cat6-
lico, en la cual se informa y anima la vida
del Misionero. Arrancar de la barbaric y de
la mAs crasa ignorancia A miles de criatu-
ras racionales, iluminur sus obscurecidas in-
teligencias con los divinos fulgores de la fe,
robustecer su voluntad para que salga triun-
fadora en las luchas continues y encarniza-
das de las pasiones, con el firme sost6n de
la esperanza, y encender y abrasar su cora-
z6n en el fuego de la caridad; 6 mis breve,
reducir A aquellos pobres hermanos nuestros
4 la verdadera civilizaci6n, no A la que como
tal se nos quiere hacer pasar en estos mal-
hadados tiempos, pues esa, antes que extin-
guir, aviva los malos instintos y convierte
,en alimafias A los hombres, sino A la civili-
zaci6n cristiana, A la que se disfruta A la
sombra de la cruz de Jesucristo, obra in-
concebible es, inmensa, extraordinaria 6 in-
capaz de ser apreciada en lo que se merece
por nuestra corta inteligencia, si bien las
iluminadas por la fe llegan A vislumbrar algo
de esa ilimitada grandeza, de su inestima-
ble valor.
La Iglesia cat6lica, como instituci6n di-
vina, sufre paciente y resignada las amargu-
ras, las amenazas y las persecuciones con
que hombres desnaturalizados la oprimen,
pues en la mansedumbre y bondad de su
coraz6n, no v6 sino hombres que salvar,
hombres A muchos de los cuales vA Ella mis-
ma A buscar del uno al otro polo, ya en
las abrasadoras regions del Africa, 6 en
las virgenes selvas de Am6rica, 6 bien en
las inhospitalarias costas de Occeania. De
aqui que todas las Ordenes y Congregacio-
nes religiosas brotadas del seno de esa Re-
ligi6n divina, se sientan potentemente im-
pulsadas A difundirse, derramarse y exten-
derse por doquiera para ganar almas A Je-
sucristo; pues el distintivo, el carActer pro-
pio de toda obra cat6lica, es esa propensi6n
A difundirse por todo el universe y A des-
plegar en la conquista de las almas, en la
propagaci6n de la verdad, todas sus fuerzas,
todos sus afanes y todas sus energies.
Este distintivo y caracter no podia cier-
tamente faltar A la humilde Congregaci6n
Salesiana, y asi vemos con asombro el des-
envolvimiento extraordinario que en los po-
cos alos que lleva de existencia ha torado
y sigue tomando, especialmente en sus mi-
siones. Veinte afios hace que D. Bosco ini-
ci6 sus Misiones en la Am6rica del Sur, y
ya toda ella se encuentra ocupada por sus
hijos; pues desde el 11 de Noviembre de
1875 en que parti6 de Turin la primera ex-
pedici6n, no ha pasado afo sin que se ve-


rifique al menos una, pues afos ha habido
en que han salido dos, tres, y afn cuatro,
como en los afos 1891 y 92, y muchas de
ellas de cuarenta y cincuenta misioneros.
Ninguna sin embargo ha alcanzado la im-
portancia de la vig6sima octava que parti6
de Turin el 31 del pr6ximo pasado Octubre,
y siglos hace que en part alguna se ha
presenciado el conmovedor y extraordina-
rio espectAculo de ver partir A un mismo
tiempo y de un mismo lugar y Congregaci6n
A tan gran nimero de misioneros. Ochenta
y siete son los Salesianos y veinte las Hi.
jas de Maria Auxiliadora que van A com-
partir con sus hermanos del otro lado de
los mares las fatigas del apostolado, A re-
portar nuevos triunfos y A apresurar el dia
de la complete rendici6n de millones de al-
mas A Jesucristo.
Veinte afos hace que en el Santuario de
Maria Auxiliadora de Turin se viene repi-
tiendo la conmovedora ceremonia del filtimo
adi6s A nuevos ap6stoles,.y esto no obstante,
siempre entusiasma, siempre arrebata y con-
mueve al extraordinario nfimero de Coope-
radores Salesianos y de pueblo, que todos
los aios la presencia.

Cortos seremos en la resefa que de esta
ceremonia presentamos A nuestros lectores,
pues no queremos cansarles, pero a pesar
de esto, procuraremos decir todo.
Los ochenta y site misioneros, ya prepa-
rados para el viaje, se colocaron en el pres-
biterio, y las veinte Hijas de Maria Auxi-
liadora fuera, al lado del Evangelio.
Ocup6 la cAtedra del Espiritu Santo el
Ilmo. Sr. Costamagna, Vicario Apost6lico de
M6ndez y Gualaquiza, en el Ecuador, y jefe
de part de la expedici6n, pues otra part
acompafia A Mons. Fagnano, Prefecto Apos-
t61ico de la Patagonia Meridional y Tierra
del Fuego.
Empieza su discurso dando una idea del
largo viaje que estAn 6 punto de emprender
y notando el lugar de destiny de cada uno,
pues no todos se dirigen A un mismo sitio,
sino que deberan repartirse entire M6jico,
Venezuela, Ecuador, Bolivia, Perit, Uru-
guay, Paraguay, Brasil, Argentina, Chile,
Patagonia, y Tierra del Fuego, en America;
Argel y Tdnez, en Africa, y Palestina en
Asia.
< Miles de voces de padres, madres y her-
manos, continfia, se elevan A nuestro rede-
dor gritandonos : L Porqub nos abandondis I
L Qui6n es el que os aparta de nuestro lade
para trasportaros A tierras extranjeras ? Vo-
ces son estas que traspasan nuestra alma
y laceran nuestro pobre coraz6n; mas en
medio de este inmenso mar de voices se e-
leva otra para nosostros mAs fuerte, que
nos atrae y nos seduce; voz que dejandose
oir al misionero y A quien quisiera dete-








- 272 -


nerle, fortifica, anima y sosiega las altera.
das oleadas del coraz6n; esta voz no es otra
que la voz de la fe.
. Un amigo decia al padre de uno de nues-
tros j6venes misioneros: j Porqu6 dejas par-
tir a tu hijo ? Si tuvieras dos, bien podfas
desprenderte de uno; pero ino tienes nada
mas que aquel! g Quien sera el sost6n de
tu vejez ? Aquel padre, fervoroso cat61ico,
le respondi6: Muy content estoy y por
mny pagado me tengo con poder hacer en-
trega de mi hijo A aquel Dios que di6 a su
Unig6nito Hijo por la salvaci6n de mi alma.
> Mas no todos los padres son como este;
no todos tienen un coraz6n her6ico, y a es-
tos tales responder una de nuestras her-
manas que rodeada, hace dias, de sus padres
6 quienes procuraba inculcar la santa resigna-
ci6n, les decia : yo part, me separo de Vds.,
es verdad, pero es por poco tiempo: todo
so reduce 6 algunos aios, despu6s de los
cuales nos volveremos a encontrar en el,
cielo. Dios premiard mi sacrificio y el de
.Yds., pues se trata de su gloria y de la
salvaci6n de las almas y no podemos rehu-
sarnos. i Oh, feliz y venturosa separaci6n
que nos merece una eterna uni6n en el seno
de Dios!
v Es, pues, A toda costa necesario que
partamos; Dios lo quiere y nuestras Misio-
nes nos esperan. >
Despues de traer a la memorial recuerdos
de anteriores expediciones y de various lige-
ros confrontos que hacen resaltar mds la
heroicidad de su sacrificio, el orador continfa:
< Venid todos con nosotros, venid y acompa-
fadnos con vuestras oraciones para que no su-
cumbamos. Venid todos con nosotros y acom-
paladnos tambi6n con vuestras limosnas. To-
memos en este particular por models A los
hijos de las tinieblas. El afio pasado, sin ir
m6s lejos, una secta que nos es contraria,
propuso A sus pros6litos que durante una
semana se impusieran algunas privaciones
y mortificaciones y todo lo superfluo lo entre-
garan & la junta que lleg6 a reunir cincuenta
mil duros. A Porqu6 no habriamos de hacer
nosostros por la verdad lo que aquellos des-
graciados hacen por el error? Para costear
el viaje 6 mas de ci6n personas, se requieren
fabulosas sumas y no menores exigen las
misiones. Venid con nosotros y acompafiad-
nos con vuestros hijos. 1 Es tanta la nece-
sidad que se siente de obreros evang6licos!
Messis quidem multa, operarii autem pauci.
> Nosostros partimos, pero al mismo tiempo
nos quedamos con vosostros con el coraz6n,
con nuestras oraciones y con nuestro agrade-
cimiento. Vendremos con frecuencia en ospi-
ritu 6 este Santuario que tan hermosos re-
cuerdos encierra. Vendra Mons. Fagnano con
las oraciones de sus amados fueguinos, y
nosostros con las de nuestros indios. Ven.
dremos 6 recorder 6 D. Bosco, 6 saludar A
D. Rfia y 6 manifestaros 6 vosostros, ama-


dos Cooperadores, nuestra inmensa gratitud
por los grandes I importantes subsidies que
nos prestais. *
Concluy6 el Ilmo. Sr. Costamagna su con-
movedor discurso que a muchos hizo derra-
mar l1grimas, dando gracias y despidi6n-
dose del Ilmo. Sr. Arzobispo que le consa-
gr6, de D. Rfa, de los demAs superiores y
de los Cooperadores invitandoles A todos
para el cielo.
Sigui6se el canto de escogida mfisica, la
bendici6n con S. D. M., dada por el Sr.
Arzobispo, y la recitaci6n de las oraciones
de los caminantes, despu6s de lo cual, el
Ilmo. Sr. Ricardi dirigi6 6 los misioneros
elocuentes y sentidas frases. Aplaude el re-
petido y magnifico espectaculo de fe que tan
frecuentemente se presencia en el Santuario
de Maria Auxiliadora con la frecuente sa-
lida de misioneros, recuerda con indecible
afecto a D. Bosco y sus obras, ensalza la
gran obra que se Ileba a cabo por las Misio-
nes Salesianas y visiblemente conmovido da
el fltimo adi6s al Ilmo. Sr. Costamagna, A
Mons. Fagnano, a los Misioneros y 6 las
Hijas de Maria Auxiliadora dispuestas 6
partir.
Puso fin 6 la funci6n el abrazo de despe-
dida A los superiores que con roquete asis-
tiari en el presbiterio, y no es cosa que
pueda decirse la conmoci6n de todos los mi-
sioneros al tender que despedirse de nuestro
amadisimo superior mayor D. REia, quien,
tambidn muy conmovido, A cada uno al pa-
sar le decia algunas palabras al oido, filtimo
recuerdo que el padre amantisimo daba 6
sus hijos antes de separarse momentinea-
mente de ellos.
Poco despu6s de terminada la funci6n de
iglesia lleg6 un telegrama del Padre Santo,
a quien se le pidi6 su Apost61ica bendici6n,
dada la imposibilidad de ir 6 recibirla postra-
dos a sus pies, como ardientemente deseaban
los misioneros, pero que no pudo ser por la
carencia de los recursos necesarios. Dicho
telegram dice asi:
El Padre Santo bendice con toda la efu-
si6n de su coraz6n d los ochenta y site
misioneros salesianos y 4 las veinte her-
manas, Hijas de Maria Auxiliadora, que
estin para partir.
CARDENAL RAMPOLLA.

i El Sefior acompaie y bendiga 6 estos sus
valerosos soldados, y la bendici6n del Padre
Santo sirvales de conforto y consuelo cuando
sepan A su llegada la terrible desgracia so-
brevenida a nuestras Misiones, con la muerte
del Ilmo. Sr. Lasagna!


Una palabra para concluir. Despubs de
leer lo que antecede, A nadie le quedarA duda








- 273 -


de los enormes gastos quo se han tenido que
hacer para el viaje y equipo de tan nume-
rosa expedici6n de Misioneros. Ahora bien:
nuestro amado Superior D. Rfia agobiado
por el peso de tan extraordinarios gastos, ha
recurrido A la caridad de nuestros amados
y generosos Cooperadores, los que no duda-
mos han de responder con su proverbial
caridad y desprendimiento, si bien hasta el
present han sido relativamente pocos los que
han respondido, sin duda por no haber tal
vez llegado todavia & manos de todos dicha
circular. Los misioneros han partido, es ver-
dad, pero en pie quedan las muchas deudas
que al salir nos han dejado. Animo, pues,
amados Cooperadores y Cooperadoras; que
vuestra generosa caridad venga en ayuda
de nuestro amado Superior D. REa; no hay
que titubear un punto, pues los..productos
de vuestra caridad en favor de las Misiones,
os fructificarAn el c6ntuplo en la vida pre.
senate y la vida eterna en la otra.
Los donativos podrAn mandarse 6 cualquier
Casa Salesiana, expresando su objeto, 6 bien,
A D. Miguel fia, Cottolengo, 32, Turin
(Italia).

;;i;r- --- --~-~- ,--~-- --21- ~-

MARIA ES LLENA DE GRACIA.

w gran pecador se present un dia A
San Bernardo y le declare con amargo
olor el nfimero y enormidad de los pecados
que habia cometido. < Imposible, exclam6 el
infortunado derramando lAgrimas de desespe-
raci6n, que Dios me conceda gracia y per-
d6n.> Y el santo Doctor, movido A tierna
compasi6n, le dijo: < Oh! no, hijo mio, no
tieries motive de desesperarte, porque, n6talo
bien, si themes hallar gracia delante de Dios,
espera A lo menos hallarla ante Maria. Ella
no so llama en vano llena de gracia; el an-
gel del Seior mismo la llam6 asi.>> Despu6s
de estas palabras tom6 la Sagrada Escritura
y la abri6 en el lugar de San Lucas en
que el angel Gabriel dijo A Maria: << Note-
mas, porque hashallado gracia.> < prendes estas palabras, hijo mio, continue
San Bernardo, que Maria ha hallado gracia?
Y ,c6mo serA esto? 1iHabria perdido Ella la
gracia, para tender que hallarla despu6s ?
j Dios nos guard de proferir tal blasfemia!
Pero bien se puede hallar lo que otros han
perdido. Mira, pues, lo que hay, pobre alma
criminal: tfi, por causa del pecado, has per-
dido la gracia de Dios, y Maria ha hallado
esta gracia que tfi habias perdido. Animo,
pues; no temas, ni te desesperes: dirigete A
la Madre de Dios, 6chate A sus pies y dile;
Madre de la gracia divina, vuelve A un po-
bre pecador esos ojos de misericordia. He per-
dido la gracia divina y Vos la hab6is ha-


llado. Oh Madre de bondad! Volvedme la
gracia perdida: procurad reconciliarme con
vuestro Divino Hijo, y sed de hoy en ade-
lante mi protecci6n y amparo, a fin de que
no vuelva yo A caer tan fAcilmente en peea-
do, y que no abuse tan indignamente de
las gracias de mi Padre Celestial. Asi
habl6 el Doctor inspirado; y el pecador a-
fligido respir6 libremente, se dirigi6 a Maria,
or6 y suplic6 como se lo habia aconsejado
San Bernardo; llor6 sus pecados, hizo una
verdadera y austera penitencia, y muri6 la
muerte de los jastos, reconociendo aun en
sus iltimos moments que Maria es llena de
gracia y Madre de misericordia para todos
los pecadores que acaden a Ella.

T- VV V- V V -V Y--V V-VV-v v -VV V-C-V V-- v-'-VY


El XIII Congreso Catdlico Italiano
y la Pia Sociedad Saleslana.


Por deber de cortesia publicamos la si-
guiente carta dirigida A nuestro Superior Ma-
yor por el Consejo Directivo de la Obra de
los Congresos y de las Juntas Cat6licas de
Italia, resident en Venecia, despu6s del il-
timo Congreso celebrado en Turin.
Reverendisimo Sefor:
Si el Congreso Cat6lico de Turin result
no solo expl6ndido, sino superior A todos
los otros doce Congresos Generales que le
precedieron, en gran part lo debemos A
V. R., al auxilio de toda la Congregaci6n
Salesiana y A la obra inteligente y fervorosa
del Rdo. D. Esteban Trione, miembro de la
misma Congregaci6n.
Y en efecto; despu6s de la autorizada pa-
labra.del Ilmo. Sr. Arzobispo de Turin y de la
del Obispado Piamont6s, A D. Trione se debe
el que el Congreso haya adquirido un gran
numero de personas dispuestas no solo A se-
cundarlo, sino lo que es mas, deseosas afin
antes de que empezase, de prestarle su in-
condicional apoyo. Y si nosotros pudimos
encontrar un lugar apto y expl6ndidamente
dispuesto para recibir al Episcopado y nume-
rosos congresistas que A 61 intervinieron, y
al mismo tiempo un tranquilo y seguro a-
silo para las pacificas y fecundas discusiones
de nuestras secciones y para nuestros estudioq,
lo debemos A la Iglesia 6 Institute Salesia-
nos de San Juan Evangelista: Iglesia 6 Ins-
tituto en los que nos hallamos en presencia
de sacerdotes tambi6n salesianos de los que
si grande es su saber y laboriosidad, mayor
es ani su modestia para que sus altos meri-
tos no trasciendan fuera.
Es por lo tanto un deber dejusticia que A
mAs de los actos de obsequiosa cortesia cum-







- 274 -


plidos hacia V. R. por la presidencia de
nuestro Congreso, cumpla hoy otro el Consejo
Directive, no solo hacia V. R. sine tambi6n
hacia D. Trione, superiores y profesores de
la Iglesia 6 Instituto de San Juan Evange-
lista y hacia toda la Congregaci6n Salesiana.
Y al elevar, come en efecto lo hacemos,
nuestras preces al Sefnor para que en alguna
manera satisfaga la deuda per nosotros con-
traida con la Congregaci6n Salesiana, y
para que se digne glorificar lo mAs pronto
possible A su humilde siervo D. Bosco, quien.
sin duda nos ha obtenido particulares ben-
diciones para nuestro Congreso, no creemos
hacer en esto otra cosa que cumplir con un
estricto deber de gratitud.
Dignese V. R. acoger con su acostumbrada
amabilidad la manifestaci6n de nuestros sen-
timientos, presentAndolos en mode especial-
A D. Trione y A los superiores y maestros
de la Iglesia 6 Institute de San Juan Evan-
gelista; y al mismo tiempo que le ruego se
sirva tenernos presents en sus santas ora-
ciones y en las de la Congregaci6n Salesiana,
tengo el honor de protestarme
De V. R. humilde servidor
Juan Bautista Paganuzzi
President del Consejo Directive de
los Congresos Cat6licos Italianos.




VIAJE DE NUESTROS MISIONEROS,


De Turin a Barcelona.
A Bordo del Perseo, 2 de Nbre. de 1895.
SR. DIRECTOR DEL Boletin Salesiano.
Amado hermano en J.C.:
Salimos de Turin, come ya V. sabe, ayer
A las cinco de la mariana, acompaiados por
varies Superiores, que vinieron para darnos
el extreme adi6s. Nos pusimos en el tren
casi todos en el mismo coche presidido per
Monseilor Costamagna, que nos mantuvo
siempre contents. Para disipar ain la mAs
ligera sombra de melancolia, que alguno pu-
diera tener, empezamos A cantar coplas a la
Virgen. Entretanto la luz del dia perezosa
venia A disipar las tenieblas de la noche ya
expirante, para que nuestros ojos se recrea-
ran, quizAs por filtima vez, con la vista
risuenfa de los bonitos campos y pueblos
del Piamonte y de la Liguria. Los muchos
afectos que lugares venerandos per tantas
memories caras despiertan en nuestros co-
razones, nos hacen sentir mAs el sacrificio
que hacemos per Dies. Eran los lugares de
nuestra nifiez, la familiar, la patria, que de-
jAbamos, quizAs para no verlas nunca mAs.


Llegamos A Sampierdarena, donde baja-
mos acogidos con entusiasmo por los her-
mos de aquellai-casa: aqui comimos, canta-
mos una copla 6 la Virgen del Mar, y nos
despedimos. Entramos en G6nova A la orilla
del mar, en el puerto. Unas horas despu6s
estAbamos ya todos en el buque Perseo de
la Navegaci6n General Italiana, y dejAbamos
por fin la querida patria quizAs para siempre.
Un iltimo adi6s, una copla-A la Virgen sa-
lieron de nuestros pechos resignados.
EstAbamos en alta mar; la mayor part
cenaron, pues no todos tenian ganas de
comer.
Pero ay! demasiado pronto el mar emn-
pieza A embravecerse, y nos agita horrible-
mente. El buque, con ser tan grande, parece
ahora una ligera pluma sobre las olas gi-
gantescas. El cielo seha oscurecido, sopla
el viento y empieza ( caer una lluvia torren-
cial. I Qu6 espanto para nosotros, que en la
mayoria, nos vemos por primera vez en el
mar!... Las olas bravas y las sacudidas con.
tinuadas por casi toda la travesia desde
G6nova A Barcelona, acaban por marear 6
casi todos. Se halla uno como fuera de si.
la cabeza tonta, todo el cuerpo sin fuerzas
y como desmayado y en el est6mago gran
revoluci6n! i Qu6 estado mAs horrible I Pero,
loado sea Dios, ya salimos del peligroso
golfo de Le6n, el mar se apacigua y aparece
la orilla hermosa de Espana. Es Barcelona
que se nos aproxima. Una alegria extraor-
dinaria nos reanima y saludamos con jfibilo
A esa tierra clAsica del catolicismo. Hemos
llegado. No puedo escribirle mAs pues sale el
que tiene que levarle la carta. Maiana con
el favor de Dios saludaremos el fltimo puerto
europeo. La Virgen nos anima y es nuestra
guia; estamos preparados para cualquier sa-
crificio.
Si el estado del mar, 6 mejor dico, el mio,
me lo permit, continuar6 mandAndole desde
las escalas, noticias de nosotros, no obstante
sean breves y a la ligera, como lo he hecho
ahora. No se olvide de nosotros en sus ora-
ciones y especialmente de su afmo. hermano-
in C. J.
MARCELINO BERTOLOTTO.



Desde Barcelona a las Islas del Cabo Verde.


A Bordo del Perseo, 8 de Nbre. de 1895-
SR. DIRECTOR DEL Boletin Salesiano.
(Amado hermano en J. 0.:)
Me aprovecho de unas breves horas de
parada en S. Vicente de las Islas del Cabo
Verde, para enviar A V. la noticia de nuestro
feliz viaje desde Barcelona hasta aqui.







- 275 -


Y antes de todo le dir6 que llegando 6
Barcelona nos creiamos poder bajar y ver &
aquellos nuestros hermanos, que tanto nos
quieren; pero no fu6 asi, pues el buque par6
pocas horas solamente, siendo el tiempo muy
malo y ya muy adelantada la tarde, asi que
la noche vino anticipadamente cubriendo con
sus negras alas nuestros nms ardientes de-
seos. Pero para consuelo nuestro, vinieron
muchos de nuestros hermanos de Sarriy y
Barcelona 6 vernos al buque mismo, produ-
ci6ndonos su vista una alegria indecible. Por
el gran regocijo, que se apoder6 de nosotros
todos, no podiamos desprendernos los unos
de los otros. Vimos al Sr. D. Rinaldi, que
nos llen6 de gozo y nos dijo palabras de
much consuelo; al amadisimo D. Aime, el
cual nos animaba todos con sus dichos a-
legres y amistosos, y A otros muchos, que
nos alegraron tanto y nos decian lo much
que envidiaban nuestra suerte y que pronto
se reunirian A nosotros; mas entretanto ro-
garian constantemente para el buen viaje y
para que Dios bendiga nuestros trabajos;
convini6ndose al fin que se estableceria un
hilo de comunicaci6n toda spiritual, para
que nuestros corazones tan lejanos material-
mente se mantengan reunidos por la oraci6n.
Finalmente tuvimos que desprendernos, pues
'el buque debia salir pronto; nos saludamos
por iltima vez y renovamos nuestro prop6-
sito de no olvidarnos los unos de los otros.
Saludamos tambi6n 6 Barcelona, que nos si-
gui6 por un trozito con sus muchas lumbre-
ras, que nos parecian tantos ojos.Adi6s, pues,
queridas playas; adi6s memories caras; y
adi6s queriamos decir tambi6n Espania y
a Europa toda; pero no todavia, pubs desa-
pareceran las densas tinieblas de la noche
y volverA el dia hermoso y entonces aunque
desde lejos podremos ver todavia la bella
Espaiia, sus altas montafias y las ciudades
que la rodean.
El mar de tan malo que estaba el dia ante-
rior, se habia apaciguado y despu6s de pocas
horas tambi6n el cielo, antes lluvioso, se habia
despejado apareci6ndonos sembrado de tan-
tos millares de estrellas, que se reflejaban en
el mar, ofreci6ndonos un espect6culo gran-
dioso de la potencia del Creador. Entonces
nosotros todos los Misioneros reunidos sobre
cubierta, saludamos con muchas coplas A la
Estrella del Mar; nuestros corazones estaban
Ilenos de regocijo, pues el Dios inmenso nos
concedfa un viaje feliz.
No tard6 la dulce luz del dia en disipar
las tinieblas de la noche'y en herir nuestros
ojos agradecidos, que abrimos para dar gra-
cias al buen Dios de tantos beneficios y para
contemplar en el mar las bellezas de la na-
turaleza. El mar segufa plAcido y nuestros
hermanos sacerdotes pudieron celebrar la
Sta. Misa, 6 la que nosotros asistfamos con
jfibilo y fervor; y asi todos los dias hasta
hoy pudieron los sacerdotes celebrar la Santa


Misa y nosotros asistirlas: pues la Virgen
Auxiliadora, que tanto nos quiere, disipa las
tempestades para que el nombre de su Hijo
sea alabado.
Pero volvamos a nuestro viaje y 6 nuestro
Mar Mediterraneo, que no tarderemos en a-
bandonar, pues pasamos como flechas las
islas Baleares, vimos desde lejos las mon-
tafias de Valencia, los Cabos de Palos y de
Gata y finalmente la roca de Gibraltar.
Aqui esperdbamos todos que el mar embra-
veciera, pero sigui6 manso y lindo como
no podiamos desear; asi que pudimos c6mo-
damente observer con anteojos'las columns
de H6rcules. Se veian 6 la par Europa y
Africa; y mientras los unos contemplaban
los peiascos, que rodean por una part a
Gibraltar, y las muchas fortalezas y los va-
rios buques acorazados, que surcaban aque-
Hlas aguas, los otros miraban Ceuta y las
montailas, que parte Bridas y peiascosas y
part lozanas y f6rtiles la rodean. Pero nues-
tras miradas eran atraidas por los extremes
limits de Espaia, que desaparecia de nues-
tros ojos juntamente con toda Europa. Nos
parecia que allA se habian reunido todas
las caras memories y dulces recuerdos para
decirnos adi6s.
Yo en modo particular pensaba que no
muy lejos de alli estan Sevilla y Utrera, lu-
gares de muchos recuerdos para mi, pues
por dos aflos allA estuve gozando del bonito
cielo de Andalucia, de la alegria de sus ha-
bitantes y del cariflo de muchos hermanos,
que entonces rogarian por mi, segfin me te-
nian prometido, y A quienes desde aquimando
un carinoso saludo.
Entretanto el buque se habia alejado y
nos present el espectAculo de TAnger, que
tambi6n desapareci6 velozmente de nuestros
ojos, 6 cuya contemplaci6n no qued6 mAs
que cielo y agua; y adoramos y elevamos
un himno 6 la Majestad de Dios que tan bi6n
se retrata en la inmensidad del cielo y del
mar.
Por various dias no fu6 otra nuestra dis-
tracci6n que contemplar los muchos tropeles
de delfines y otros grandes pieces, que seguian
nuestro buque. Finalmente aparecieron unas
montafas muy lejanas y altas que nos ale-
graron por ver tierra firme; eran las islas
Canarias. Pasamos cerca de Las Palmas sin
tocarla, saludamos 6 various buques que pa-
saron cerca de nosotros y volvimos A no ver
que cielo y agua. De ese modo seguimos
volando y recorriendo ya la zona t6rrida,
que nos hace sentir much calor. Acabamos
de Ilegar 6 las islas del Cabo Verde y dentro
de pocas horas saldremos de la isla S. Yin-
cente donde hacemos escala.
Dispense las breves y someras relaciones
que le mando, pues no es possible hacer mis,
y como simple informaci6n me parece que
bastan.







- 276 -


.Ruegue V. por todos nosotros, especial-
mente por su afmo hermano
in C. J.
MARCELINO BERTOLOTTO.

*.
Ya en miquina el present nfmero, reci-
bimos el siguiente telegram de G6nova, que
nos dirige la compania de Navegacidn General
Italiana:
< Me es muy grato powder comunicarle que
el Vapor Perseo, que sali6 de Ginova el 10 de
Noviembre de 1895, y en el que se embarcaron
los RR. PP. Salesianos y las Hermanas, Hijas
de Maria Auxiliadora, ha llegadofelizmente a
Buenos Ayres el 19 del corriente, sin novedad
d bordo.
Esteban Lemoyne.
El anterior telegram se refiere 6 los mi-
sioneros que acompalian al Ilmo. Sr. Costa-
magna y A Mons. Fagnano, pues los que se
dirigen A M6jico se encuentran todavia en
el mar. Roguemos al Sefor por estos y de-
mos gracias de lo mis profundo del coraz6n
al Senor y 6 Maria Auxiliadora por el feliz
arribo de aquellos.



LA KoRA DE D. Bmo O RN B
EXTRANJBRO.

ITA TA.

PARA HONRAR LA MEMORIAL DE DOMINGO SAYIO.

Como prometimos en el nimero anterior,
presentamos a continuaci6n la important
carta del Emmo. Cardenal Parocchi y al-
guna que otra palabra de otros Principes
y Pastores de la Iglesia que aplaudieron y
se adhirieron 6 la feliz idea de la colocaci6n
de una lapida para perpetuar lamemoriadel
humilde y virtuoso jovencito Domingo Sa-
vio.
Carta del Emnmo. Cardenal
Paroechi.

< Signo de predestinaci6n me parece
para las Ordenes Religiosas la adquisici6n
de jovencitos ya maduros para el Cielo.
Luis de Tolosa y Juan Bautista de Borgo-
fa, 6 los Menores; Imelda Lambertini, a,
las hijas de Sto Domingo; Miguel de los
Santos, A los Trinitarios Descalzos; Ger6-
nimo Tiraboschi, a los Hijos de San Camilo,
el V. Castelli, a los Barnabitas; el Hermano
Gabriel, a los Pasionistas: y para no hacer-


me interminable en la cita, los ang6licos Es-
tanislao de Kostka, Luis Gonzaga y Juan
Berchmans, A la Compaiia de Jesfs, fueron
pruebas de la predilecci6n de la divina Provi-
dencia, y A todos nos ofrecieron el grande
y admirable espectaculo de una sublime san-
tidad en pocos aios.
> En nuestros tiempos eran para D. Bo-
sco augurios de felicidad y de pr6spero y feliz
suceso, los jovencitos Gabriel Fassio, Luis
Rfia, Camilo Gavio, Juan Massaglia, y tan-
tos otros que en poco tiempo llegaron A una
sublime perfecci6n. De ninguno sin embargo,
que yo sepa, elpiadosisimo fundador de la
Congregaci6n Salesiana escribi6 con tanto
afecto y tanta unci6n que del jovencito Do-
mingo Savio. En el aureo libro de su vida,
limpida y bien se retrata la fisonomia de D.
Bosco, siendo tanto mis de admirarse cuan-
to quo mas verdadero aparece la hermosa i-
magen de aquella alma inocente. Este amado
jovencito tanto 6 los cuatro como a los
quince anos, siempre fu6 el mismo, lirio
inmaculado y odoroso y todo piedad y can-
dor en Murialdo, en Castelnuovo de Asti,
en Mondonio y en Turin.
> En su casa entire sus padres, modelo de
vida cristiana; en la escuela para con sus
maestros y condiscipulos y en el Oratorio
de D. Bosco para con sus Superiores y com-
panieros despleg6 una tal y tan arraigada
virtud y di6 de si pruebas tan extraordi-
narias, que hace exclamar A quien lo mira:
t qu6 seran los atletas si los pequefios son tan
grande, y qu6 tesoros de gracia y santidad
reservard el Senor 6 la progenie de D. Bosco
si en su huerto coje flores tan graciosas y
admirables para traspantarlas a su jardin?
> Si Domingo Savio ha podido ser gloria
de los Salesianos, no menos ha obtenido po-
der ser presentado a la juventud de nuestros
tiempos como modelo y acabado ejemplar de
cristiana perfecci6n. Si Luis Comollo, muerto
hace cincuenta alios, es el modelo de los
cl6rigos y el V. Nuncio Sulpizio de los ar-
tesanos, nuestro Savio lo es y lo sera de los
estudiantes del gimnasio.
> El vigor de la vida fisica y la misma
indole de los studios esponen 6 los estu-
diantes 6 peligros consiguientes al ambient
que respiran qu6 diremos si & todo esto
se afiade el contagio de los malos compane-
ros, el esc6ndalo de los condiscipulos y las
ensenanzas poco cristianas de muchos pro-
fesores ?
D6se a conocer a estos j6venes la vida
de Domingo Savio para que de 6l aprendan
6 santificarse en medio de los peligros, 6
unir la austeridad 6 la alegria, la inocencia
de costumbres A la espansi6n del alma afec-
tuosa, la franqueza A la reserve, la dignidad
6 la modestia, la vida interior y altisima,
hasta la intima uni6n con el Sefior, a los
asiduos, mfiltiples y fatigosos trabajos de la
vida exterior, A ser amados de Dios y de los










- 277 -


hombres y a dejar de si una bendita memo-
ria A la posteridad.
> Quisiera encontrarme present al descu-
brimiento de la lapida, seguro como.estoy
de que este acto en nada perjudicaria la
causa de Domingo Savio si por manifiesta
voluntad del clelo debierainiciarse; esto no
obstante asistir6 en espfritu para decir A
los nilos que asistirin y repetir A los que
se hallen ausentes: Inspicite et facite secun-
dum exemplar.
Card. L. Ma. PARoccrI
Protector de los Salesianos
Albano Laziale, 4 de octubre de 1895.

**
El Emmo. Card. Capecelatro, Arzobispo
de Capua describe:
< Me complazco vivamente al saber que
en Mondonio se preparan grades fiestas en
honor de Domingo Savio. Los honors que
se tributan A la virtud son los Anicamente
dignos del cristiano, porque en la virtue
resplandece la luz del Seiior quo mas y mas
nos le da A conocer y nos incita A amarle.
Yo, pues, me uno en espiritu A vuestras fies-
tas con tanto mas placer en cuanto que me
es muy querido vuestro Instituto y mas adn
el milagro de caridad que fu6 vuestro fun-
dador Don Bosco quien en este siglo es una
viva imAgen de san Felipe Neri. >

r El Emmo. Card. Mauri, Arzobispo de Fe-
rrara :
<< Tomoevivisima-parte en espiritu A esta
fiesta dando gracias al Sefior por haber de-
mostrado en el alma santa de Domingo Savio
la prodigiosa potencia de su gracia y del
magisterio educativo de Don Bosco. Quiera
Dios que el ejemplo de aquel Angel en came
humana eficazmente influya en las nuevas
generaciones y forme en todos los rincones
de nuestra peninsula una juventud de cora-
z6n y de vida cristiana, una juventud que
al mismo tiempo sea Ia honra y la gloria de
la Iglesia y de la Patria. >>


El Emmo. Cardinal Domingo Svampa
Arzobispo de Bolonia:
< He ,sabido que dentro de pocos dias la
familiar Salesiana estara de fiesta para con-
memorar una de sus mAs preciadas joyas,
cual es el jovencito Domingo Savio, quien
con su nombre me recuerda las edificantes
memories que la pluma de Don Bosco dej6
escritas de aquel su queridisimo hijo, y unido
con el coraz6n 6 vuestra fiesta como fiesta de
familiar, deseo al querido Oratorio Salesiano
que el espiritu de este santo jovencito, nuevo
san Luis Gonzaga, anime a sus j6venes alum-
nos, les enamore de sus virtudes y les libre


de los peligros que una sociedad gastada y
pagana les apareja. >


El Ilmo. Sr. Arzobispo de Turin:
< Tomando siempre la mas viva parte en
las glorias y en las alegrias salesianas, me
encontrar6 present en espiritu a esa simpA-
tica fiesta, cayo fin es eternizar ]a memorial
de tan digno y santo jovencito, privilegiado
de Dios con dones extraordinarios y mere-
cedor por sus singulares virtudes de ser pro-
puesto como modelo a la juventud. >

*
No queriendo ser mAs largos, ponemos fin
Sestos importantes testimonies con el del
Ilmo. Sr. Obispo de Fossano:
< El venerando jovencito Domingo Savio
es elejida primicia del Oratorio Salesiano,
flor admirable de primavera, salida del cora-
z6n de Don Bosco y un rayo luminoso de
la mente y del ideal que este santo var6n
llevaba en su coraz6n impreso. Ved aqui lo
que yo quiero, parece haya dicho Don Bosco,
quiero consagrar mi vida d former jovenes se-
mejantes d mi querido Domingo. El que quiera
seguirme tome este model y reproduzea en si
una fiel copia. Esta y no otra es la noble em-
presa del Salesiano.>
*
Ledn I-Inlaniel.
El 21 del pasado octubre estuvo de paso
en Turin y se hosped6 en nuestro Oratorio
el valeroso y esforzado campe6n de las obras
sociales en Francia, el Sefor D. Le6n Harmel.
Volvia del Congreso de los Terciarios Fran-
ciscanos, celebrado en Asia, y en el que ha
procurado poderosamente con su infatigable
celo utilizar en favor de las obras sociales
el valioso concurso do los Terciarios, segfin
el espiritude su institucion.
*
Dos edificantes conversionies.
El domingo 6 de octubre, fiesta de Ntra.
Sefiora del Rosario, dos seioritas de Zurich
adjuraron sus errors protestantes y recibie-
ron el santo Bautismo, bajo comndici6n, en ]a
iglesia del Instituto Salesiano de Maria Au-
xiliadora, de Niza Monferrato. Las excelen-
tes disposiciones de las catecilmenas, la pie-
dad y el fervor con que recibieron el primero
de los sacramentos de la Iglesia y A conti-
nuaci6n la Confirmaci6n y Santa Encaristia,
conmovieron hasta derramar ldgrimas A cuan-
tos presenciaron tan santa ceremonia que
habra llenado de gozo a los Angeles del
Cielo. El Ilmo. Sr. Costamagna fu6 el prin-
cipal ministry de esta fiesta. Ambas selfori-
tas han determinado abandonar. el mundo
para consagrarse A Maria Auxiliadora en au
Institute, y una de ellas fu6 al dia siguiente
admitida como postulanta, y en tanto la otra,









- 278 -


no habiendo podido por dificultades del me-
mento, se prepare a efectuarlo una vez ven-
cidas estas. Dies y Maria Auxiliadora con-
cedan su santa perseverancia a las nuevas
convertidas.
*
Monumento A Don Bosco.
Se ha abierto un concurso para el monu-
mento d Don Bosco que debe erigirsele en Cas-
telnuovo de Asti (Piamonte), patria de nues-,
tro amado Padre. Los que desearen A 61 con-
currir, deberan dirigirse para conocer las
condiciones del concurso al alcalde de di-
cho pueblo. Este monument representara .a
D. Bosco, teniendo A su lade 6 un joven
europeo y d otro de la Patagonia. Aprove-
chamos esta ocasi6n para recomendar 6 los
amigos de Don Bosco presten su apoyo & esta
Obra. Las ofertas pueden mandarse al alcalde
6 al pArroco de Castelnuovo, 6 bien f nues-
tro Superior Don Rfia, 6 a cualquier casa
Salesiana.


-ESPANA .
Malaga.


Fiesta de S. Enrique y repartici6n de premios.
Rdo. Sr, D. MIGUEL Rfla,
Es la segunda vez que me atrevo A mo.
lestarle y lo hago con muchisimo gusto y
satisfacci6n de mi Animo, en cuanto que es.
toy seguro de que la clase de molestia que
le doy es muy agradable a su coraz6n; por-
que un buen padre gusta siempre tener, no-
ticia de sus amados'hijos y de cuanto dicen
y hacen.
Ya hacia dias que el Sr. Director de este
Oratorio habia dado la noticia de que de un
dia A otro llegaria una hermosa y artist.
tica estatua del patrono de esta casa sale-
siana. El dia 11 per la tarde di6 la casua-
lidad que yo me hallaba en el hermoso y
espacioso patio de dicho Oratorio, cuando
oigo de repente un inmenso griterio y vivas
S4S. Enrique; pregunt4 que significaba aque.
llo y recibi del buen padre la respuesta de
que llegaba S. Enrique, hermosa estatua,
obra de los niios de los Talleres Salesianos
de Sarrii. Fu6 aquello un acto muy conmo-
vedor.
Los Padres Salesianos para dar mas realce
. la fiesta que iban A celebrar en honor de
S. Enrique, celebraron un solemn triduo,
dando principio con la bendici6n solemne de
la efigie por el Excmo. 6 Ilmo. Sr. Obispo
de la di6cesis, que tanto quiere y estima 6
los hijos de Don Bosco.. Durante los tres


dias fu6 llamado el P. Atzeni del Colegio
de Utr'era para ensalzar las glorias del Santo;
extrenando un magnifico y artistic pfilpito'
segfn los fltimos adelantos (1). '
El orador en sus sermons expuso admi-
'rablemente los favors grandes:que la Con-
gregaci6n Salesiana recibe en estos dias,
dando 6 la misma la enhorabuena por con-
tar un santo protector mas en el cielo,
Muy concurridas fueron las fanciones de
los tres dias. Pero lo'que di6 a conocer lo
que es la Obra de Don Bosco y los prodi-
gios que los Salesianos hacen en todaspar-
tes, luW la velada .mfsico-literaria que .en
honor del Santo organizaron aquellos padres
el dia 15 per la tarde. .
En dicho dia, fiesta de S. Enrique, estaba
la capilla delestablecimiento, aunque pobre-
mente, adornada con gusto. Celebr6 la misa
de Comuni6n general el M. Itre. Sr. Dr. Don
Jer6nimo Alvarez Troya, Can6nigo y Pro-
visor del Obispado; en ella hicieron su pri-
mera Comuni6n 12 alumnos de las escuelas
y numerosos Cooperadores y niios del Co-
legio se acercaron a la sagrada mesa. Por
la tarde se verific6 la conmovedora velada
y repartici6n de premios obtenidos per los
alumnos del Oratorio durante los pocos mess
de asistencia. Numerosa en extreme era ]a
concurrencia compuesta de un distinguido
y respectable piblico. Kuestro Ilmo. Prelado
en compailia del Excmo. Sr. Gobernador Ci-
vil de esta capital, se dignaron ocupar la
Presidencia, colocAndose a sus lados distin-
guidos seiiores de la ciudad.
La alegria era general y en todos se no-
taba un gran deseo de que se diera princi-
pie 6 la repartici6n de premios, que consis-
tian casi exclusivamente en prendas de vestir
y alguno que otro juguete, todo espontAnea-
mente ofrecido por los bienhechores.
Al llegar el Sr. Obispo y Sr. Gobernador,
el numeroso pfblico que henchia el patio,
prorrumpi6 en calurosos aplausos y vivas,
interrumpidos per los armoniosds acordes de
los iristrumentos de la mfisica del Asilo de
S. Bartolom6. Se principi6 el acto acad6mico
con el canto de un himno ad hoc, sin acom-
paniamiento, pues los padres no cuentan con
ningfn armonium ni piano. Fu6 amena en
extreme Ia velada, dictada bajo un program
variado, en que los ndmeros literarios alter-
naban con los musicales; di6logos alusivos
al acto, escritos con verdadero gracejo los
unos, con sencillez de concepts, pero ricos
en profundas consecuencias, los otros, fueron
dichos galanamente por nifios que ofrecieron
muestra de facultades superiores masu edad.
Lindas poesias recitadas con clara dicci6n
y entonaci6n propia, merecieron los entusias-
tas aplausos de la concurrencia. Le aseguro,
Sr. Don REa, que fu6 aquello un consolador

(I) Dicho pfilpito consistia en iua mesilla de za-
patero con cuatro palos cubiertos de percalina.








- 279 -


especticulo. Me parecia sofiar, no podia con-
vellcerme c6mo aquellos rapazuelos, que la
gente desprecia, hubieran alcanzado tanto
en tan poco tiempo, y se me caian las 14-
grimas al ver con el rostro lleno de una
santa vergiienza recibir el premio de su apli-
caci6n de manos de ilustres personajes, A
niilos que'poco hd vagaban por las calls,
ofreciendo un triste espectAculo y sin otra
culpa que no tener quien les recogiera.
Yo que habia presenciado lainauguraci6n,
Ahabia oido al Sr. Obispo decir, despu6s de
indicar al escogido auditorio, lo que los sa-
lesiaaos hacen en todo el mundo, los de
MAlaga no me desmentirAn, harin lo que en
otras parties, con tal que generosas personas
abran los tesoros de la caridad > y mAs ade-
lante en la iglesia de los MArtires, el dia 21
de abril en aquella hermosa conferencia con
ocasi6n del primer Congreso Salesiano, < he-
chad mane A vuestros. bolsillos y favoreced
6 los hijos de Don Bosco que ellos trabajan
segfiu su sistema y ver6is los resultados, >
on su angelical sonrisa, me parecia nos di-
jera 6 todos; < ved la verdad de mis pala.
bras y cuan copiosos son ya los frutos en
tan breve tiempo obtenidos, A pesar de la
escasez de los medios, > y yo gozaba por que
veia que el santo Prelado gozaba tambi6n.
Despu6s de haber los padres repartido
cerca de 200 premios a aquellas pobres cria-
turas, cerraba el acto acad6mico el Ilmo. Se-
fior Obispo, y con su notoria elocuencia daba
las gracias, en nombre de los RR. PP. 4 cuan-
tos se dignaron honrar el acto y les invitaba
A todos a cooperar a la obra con su 6bolo,
no dejando de animar 6 los Padres y A los
nines.
Acto seguido el numeroso pdblico pas6 A
la espaciosa capilla donde el Sr. Obispo di6
la bendici6n con S. D. M., ocupando los si.
ties de honor el Sr. Gobernador.
Yo que fui el filtimo en rotirarme del lo.
cal oi de boca de numerosas y distinguidas
personas elogios entusiastas para los hijos
de Don Bosco, que con tanto acierto siguen
la Obra regeneradora de su inmortal Fun-
dador. Nunca podr6 olvidar las pocas horas
que pas6 en el Oratorio. Doy, pues, la en-
horabuena al Sr. Obispo que tanto bien nos
trajo a Malaga con llamar A los Salesianos;
las mas cumplidas gracias a V. que nos mand6
un grupo de heroes que tanto bien hacen 4
esta pobre ciudad; muchas gracias tambien
al dignisimo Director y demas hermanos que
a pesar de tantas y numerosas luchas han
sabido proporcionarnos un dia tan alegre.
Quiera Dios escuchar las preces del filtimo
de la gran familiar de los Uooperadores Sa-
lesianos, que son las de todos, esto es,-que
los Salesianos prosperen para el bien de la;
sociedad.
De V. afmo. S. S.'q. b. s. m.
P. ;.
Cooperador Salesiano.


AM RIC A.


TALCA (Chile).


La fiesta de la Asuncibn de Maria Sma. y el aniversario
del amado D. Bosco.
REVERENDIfSIO SR. DON RiA:
A un buen hijo no es de modo alguno molesto
hablar de las fiestas celebradas en honor de sus
queridos'Padres. Por esto, yo, Rdmo. Sr. Don
ria, aunque la hora sea algo avanzada, pues ya
han dado las diez de la noche, y me halle can-
sado por el gran trabajo de estos dias. me per-
mite describirle A grandes rasgos las solemnes y
grandiosas fiestas que celebramos hoy en honor
de nuestra Madre Marfa Sma. y de nuestro vene-
rando Padre Don Bosco.
No me cabe la menor duda de que cuanto es-
toy para escribir, servirA de grande alegrfa no
solo A V. sine tambi6n A cuantos se interesan
per nosotros, pobres misioneros de Chile, quesin
un moment de paz y de sosiego trabajamos dia
y noche en esta vasta viia del Sefior, tan nece-
sitada de obreros evang6licos, animosos y dehe-
r6ica virtud, y se consolaran leyendo los grades
consuelos que en medio do nuestras fatigas nos
manda N. Sefior, y que aumentan mil veces nues-
tros esfuerzos por la salvaci6n de las almas, y
nos llenan de alegrias puras y celestiales, come
prueba de que El desde el cielo vB con satisfac-
ci6n cuanto hacemos per estas gentes, en el ne-
gocio mAs important de nuestra vida. Por mis
palabras fAcilmente podrA comprenderse cual sea
la educaci6n que dames f estos nifos, los que se
nos presentan A centenares conducidos por sus
padres, que de rodillas nos suplican los reciba-
mos bajo la vivificante sombra de nuestros cole-
gios.
Proponi6ndome hablar tan solo de la fiesta ce-
lebrada hoy, nada dir6 ni de los preparativos
felizmente llevados A cabo, sin por esto descuidar
de un Apice nuestras mniltiples diarias ocupacio-
nes; ni del entusiasmo de nuestros educan.
dos y gentle de fuera, en quienes se vefa au-
mentar la alegrfa A media que se acercaba nuestra
fiesta.
Para no ser largo omitir6 tambi6n que los bien-
hechores de este Colegio, viendo que dramos po-
cos, muchas nuestras ocupaciones y no muy abun-
dantes nuestros recursos pecuniarios, mandaron
y prepararon ellos mismos todo lo necesario para
que la fiesta resultara expl6ndida en todo el rigor
de la palabra.
La apertura de la fiesta se hizo la tarde de la
vigilia. El Cielo hasta entonces nublado, se des-
pej6 al principiar A quemar algunos fuegos arti-
ficiales, aumentandose con esto nuestro content
y alegria, y fundadas esperanzas de que al dia'
siguiente harfa buen tiempo.
.El Colegio estaba magnificamente adornado,
ondeando per todas parties infinidad de ban-
deras y gallardetes, regale de la siempre amada
Mamita, Dona Mariana Silva.
Pat6tico era, y para nosotros Salesianos de gran
consuelo, leer aquf: Viva Maria Auxiliadora;
allf : iva Don Bosco; mis allA: Viva Don RAa;
y por todas parties: Viva la Congregaci4n Sale-








- 280 -


siana: inscripciones todas en grandes caracteres
que adornando los p6rticos de nuestro Colegio,
nos repetian nombres A nuestro coraz6n tan sua-
ves, come los de Maria, D. Bosco y D. Rda, a
cuyo recuerdo nos viene el deseo de volar, atra-
vesando montes y surcando mares 6 ,ir al Orato-
rio para volver gustar aquellas puras alegrfas
qiue probamos un dia, al contemplar el santo as-
pecto de nuestros primeros Superiores.
La brillante y extraordinaria iluminaci6n a la
veneciana difundia por doquiera una ins61ita ale-
gria y hacia resaltar varias de las inscripciones,
como: Dies bendiga d todos los Cooperadores sa-
lesianos. Las gracias celestes Iluevan sobre sus
.',l, ii, .- Maria Sma. protea d nuestra Ma-
.mita. Y de' este modo una infinidad de santos
augurios que, mas quede aquellas inscripciones, sa-
lian de nuestros corazones. Un poco mis entrada
la noche so quemaron fuegos artificiales que re-
sultaron muy lucidos, en modo especial el dltimo
cuadro, que representaba A Don Bosco en el acto
de bendecirnos A todos, que at6nitos le contem-
plabamos come una celeste vision, la cual nos
recordaba el solemn moment, en el que por
filtima vez nos daba su bendici6n al salir do
Turin en direcci6n a estas tierras.
Al dia siguiente me levant6 a las cuatro y
hasta las cinco, hora en que dije mi primera
misa, pues desde que estoy en Chile me veo pre-
cisado a decir dos todos los dias festivos, en com-
pafiia de un nifio subimos A dar el Ave Maria,
continuando despu6s tocando himnos y alabanzas
en honor de Maria.
Al principiar la misa, durante la cual los ni-
fios, segin costumbre de Amdrica, hicieron sentir
los acordes de su muisica, la iglesia estaba com-
pletamente llena de gente, a la cual dirigi algu-
nas palabras, despu6s del evangelio, animando a
todos A nutrir una devoci6n sincere hacia nuestra
Madre bendita; la comuni6n fu6 muy numerosa.
Celebrada mi primer misa, me dirigi a caballo
para cantar la segunda a un pueblo vecino; al
volver corria tanto, por la prisa que tenia de
!egar a la fiesta, que ni siquiera veia los Arboles.
Llegud para la misa de la Comunidad, dicha por
un sacerdote amigo nuestro que nos honro con
su presencia. La gente que llenaba la iglesia y
la plaza vecina era innumerable. Antes de la
comuni6n el celebrante dirigi6 ardientes pala-
bras A los fields y especialmente A unos quince
nifos, que vestidos de blanco (los vestidos fueron
regalados por la seiiora Elena Vergara) se prepa-
raban A recibir per vez primer el pan de los
Angeles. Despubs de varies cantos y piezas mu-
sicales, termin6 la misa y luego se distribuy6 el
chocolate A todos los nifios que rebosaban de
alegria.
Despu6s del desayuno se hicieron carreras en
saco y otros diversos divertimientos, con los que
los nifos se entretuvieron, sin peligro alguno
para sus almas.
A las diez en punto ya las campanas habian
atraido una multitud de files y di6 principio la
Misa solemn. iCudn hermoso era ver a unos cin-
cuenta niifos, quienes encargados del servicio del
altar, quienes formando el pequefio clero y todos
como tantos angelitos rodeando el sancta sancto-
rum! Oimos A una madre que llorando decia:
x h Porqu6 no tengo yo la fortune de ver entire
esos angelitos A mis dos hijost i Oh, benditos Sa-
lesianos! Porqu6 no vais 6 convertir la gentle
de mi pueblo, A mudar la juventud de desver-


gonzada 6 irreligiosa en d6cil rebalio de mansos
corderos ...? >)
Cantamos la armoniosa misa de San Jos6 com-
puesta por el Ilmo. Sr. Costamagna, Obispo sa-
lesiano ; el xito super6 nuestras, esperanzas ; or-
questa, canto, en una palabra, todo result, gra-
cias al Senor, digno de la fiesta. Y especialmente
el coro de tiples no podia ejecutar con mAs pre-
cisi6n su part, tanto que al descender los mii-
sicos y cantores, ya concluida la misa, acercAn-
doseme un gran sefor me dijo: Perd6neme si le
molesto, Rever ndo Padre, cuantas nifas eran
las que cantadan la Misa? Ninguna, le res-
pondi, los que cantaron son ninos y no niuas. -
SDe veras ? replic6 61 admirado. Si senior, los
Salesianos nunca cantan sine con los nifios que
ellos educan. Muy bi6n, contest 61, no sabia
hasta ahora esto y siempre crei que fuesen nifas
quienes cantaban tan bien. Ahora veo que ver-
daderamente los SalesianoB son maestros de cuanto
es bell, bueno y santo. Tome, Padre, para
sus niios. Y diciendo esto me ponia en las
manes un billete de 25 duros que en uni6n de
otros regales de este dia nos prestaron un gran
servicio cubriendo en part, las deudas contrai-
das para ensanchar el colegio.
Despu6s de la misa, los nifios tuvieron recrea-
ci6n hasta la hora de la comida, que fu6 expl6n-
dida merced A la generosidad de nuestro princi-
pal cooperador, senor Vergara, que tanto se des-
vela per nosotros.
A ella asistieron los principles cooperadores y
los mds distinguidos senores de la ciudad.
Al concluir la comida me levant y fui A pre-
parar y ver si los diversos grupos de nifos, md-
sicos, c6micos, cantores, etc., etc., estaban al
corriente para dar principio al acto literario-c6-
mico-musical.
Distribuidos los sitios del amplio sal6n, mag-
nificamente adornado y con varias inscripciones
alusivas A Maria Sma., a D. Bosco, A V., Rdmo.
Sr. D. Rda, A S. S. Le6n XIII, A los Cooperado-
res y A los Salesianos, llen6 el aire de suaves
concertos nuestra banda musical. Luego se de-
clam6 un discurso titulado: Maria Auxiliadora
y Don Bosco, siendo el orador interrumpido va-
rias veces per clamorosos aplausos. Despu6s
de este, di6 principio el drama: El peregrine
blanco, ejecutado much mejor de lo que yo me
esperaba. Prueba de que gust6 fueron los fre-
cuentes aplausos para que se repitiera, lo que
no pudo hacerse per falta de tiempo. En los en-
treactos del drama y de la farsa, El ladrdn de
las gallinas, que hizo reir a mandibula batiente,
se leyeron varias composiciones en verso y prosa,
en espafiol, latin, italiano, francs 6 ingl6s, todas
ellas dirigidas A celebrar la inmensa bondad de
la gran Madre de Dies; quidn fu6 Don Bosco y
cuales son las miras de sus hijos. Creo no serA
fuera de prop6sito narrar un episodio sucedido
durante la representaci6n. Un alumno mio con-
cluia de leer una poesia, cuando un caballero de
la plate le dijo: Dime, nifio, nos has dicho tan
bonitas cosas de Don Bosco, bsabrias decirme
qui6n es Don Rda ? El nifio, que apenas cuenta
doce afios de edad y que es un verdadero ange-
lito por su irreprensible conduct, sin turbarse y
dulcemente fijando sus ojitos en el caballero que
le interpelaba, con voz argentina y segura dijo:
S Steor, he dicho que Don Bosco fu6 un gran
santo y ahora digo que Don Rda es su hijo, y
como los hijos generalmente tienen los mismos
vicios de sus padres, result que Don Rdi tiene








- 281 -


el vicio que tenfa Don Bosco, es A saber, el vicio
de hacerse santo santificando A otros, en una pa-
labra, Don Rda es un santo como su padre Don
Bosco. En mi vida he oido un aplauso mds
vivo y acalorado del que sigui6 i las palabras
citadas.
Termin6se el dulce entretenimiento con los sua-
ves acordes de la mfisica y todos los seiores se
retiraron con signs de complete satisfacci6n.
Nosotros nos faimos A cenar.
Coron6 esta fiesta un gran globo areostitico,
al que, al emprender su rapida march A traves
del azulado espacio, los niiios repetian: Adi6s,
adi6s, lleva a Don Bosco nuestros corazones y
dile que nos logre de Dios la gracia de hacernos
santos come 61. Adi6s, adi6s.
Al desaparacer de nuestra vista nos retiramos
i recitar las oraciones de la noche, con el coraz6n
Ileno de aquella alegria que las fiestas del Sefior
y de sus Santos infunden en las almas cristianas.
Y ahora perd6neme, Rdmo. Sr. Don Rda, si he
sido demasiado largo. No era este mi deseo,
la pluma y el coraz6n son los culpables. A la
pluma la castigar6 dejAndola en reposo hasta ma-
fiana, al coraz6n le castigard V., 4 cuyas oracio-
nes se encomiendan todos los do esta casa y es-
pecialmente este
Si humilde y obedient hijo
en C. J.
PEDRO Lums COLOMBo, Pbro.
Talca, 15 do Agosto de 1895.

4,. -- -- -

BOGOTA (Colombia).

CONFERENCIA DEL P. RABAGLiATI.
(Continuacidn) (1).
SY las causes I Cuesti6n delicada es esta, que
yo no quisiera tocar siquiera, por los peligros que
ofrece este examen; pero la necesidad lo require.
Aqui se dice y se cree generalmente que la causa
principal del mal estA en el clima, en las transi-
ciones' bruscas y violentas de la temperature.
Puede que todo esto en algo iufluya para provo-
car el mal, 6 para desarrollarlo, pero casi cier-
tamente no es esa la causa principal; otras debe
haber sin duda alguna. Interroguemos a los hom-
bres de ciencia, i los medicos; y ellos unini-
mente, sin discrepancia ninguna, nos dirin que
las causes principalisimas de esta enfermedad son:
la herencia y el contagio. Sobre la herencia, no
hay la menor duda; los mismos lazarinos lo re-
conocen y lo confiesan: 6 son los hijos 6 son los
nietos los que heredan el mal, pero el germen queda.
A Y qui6n podrA decir las proporciones enormes
que debi6 tomar el mal por esta causaT Respecto
al contagio, yo no dar6 mi opini6n, no soy juez
competent. Los lazarinos dicen todos que no, que
la enfermedad no es contagiosa; casi todos los
medicos dicen que si, que es contagioso el mal;
y he dicho casi todos, porque en el Congreso m6-
dico tenido en Bogota hace cosa de dos auos,
sobre cien m6dicos llamados 4 dar su opinion so-
bre la material, dos apenas dijeron que n6 : todos
los demas contestaronafirmativamente. A Quidnes
se equivocaron ? A Los dos ? A Los noventa y ocho?
Mas para dar una opinion mia cualquiera, yo creo

(1) V. Boletin de Noviembre.


que hay climas que son refractarios al mal, y que
los hay que son favorables; en el primer caso no
habra contagio, 6 lo serA muy lento; en el se-
gundo case, lo habrd y se manifestara muy pronto
y sera muy active.
Como quiera que sea, el Padre Damian entr6
bueno y sano en el Lazareto de Hawai; que se
sepa, ningiin miembro de su familiar estuvo enfermo
de lepra; sigui6 bueno y sano durante diez 6 doce
alios; por fin cay6 enfermo. h Fu6 por falta de
precauciones ? Fu6 que cometi6 alguna impru-
dencia'? ~Fu6 predisposici6n 6 contagio? Sobre
esto, no hubo siquiera dos opinions distintas;
la opinion popular fu6 en un todo de acuerdo con
la opini6n cientifica, y ambas convinieron en ase-
gurar que el Padre Damiin habia muerto victim
de su heroismo, contagiado por el mal. Respect
i Colombia, ya sea por la herencia, ya sea por
el contagio Ai otras causes desconocidas afin, el
hecho es que el mal existed, y es grande y es ate-
rrador; principalmente si se consideran las con-
secuencias desastrosas y funestisimas que vdn 4
seguirse, si no se piensa con seriedad en un pronto
y eficaz remedio. Un hecho es evidentisimo, y es
que el mal crece cada afio mas. En el afo de
1888, segiin la estadistica de los lazarinos existentes
en el Departamento de Santanter, estadistica for-
mada concienzudamente por uno de los mis ilus-
trados medicos de aquel Departamento, el nimero
de enfermos en aquel afio no llegaba A 1,500; en
Octubre del afio pr6ximo pasado yo encontre 6
crei encontrar de 5 1 6,000; supe despuds por
personas de autoridad competent, que me habia
equivocado en grande; pues alid en aquel Depar-
tamento los lazarinos no son menos de 10,000.
Otro hecho es evidence, y es el siguiente: hace
muy pocos anos esa enfermedad era totalmente
desconocida en Antioquia; aliora lo es; en el
Cauca pasaba la misma cosa; y no debe ser may
pequeno el nfimero de los tales enfermos si se
tiene present que las autoridades de aquel'De-
partamento ban decidido la formaci6n de un La-
zareto exclusivamente para su uso.
Las matemAticas, sefores, tienen sus teoremas
que son infalibles: dos y dos hacen cuatro; cuatro
y cuatro dAn oecho; ocho y ocho dan diecis6ic:
hagamos la aplicaci6n. Si treinta anos hace, no
habia en Colombia mds que unos centenares de
enfermos de lepra, y ahora son veintisiete mil
doscientos cincuenta; j cuantos habrd dentro de
diez afios, dentro de veinte, cincuenta, si no so
ataja el mal, y se le deja seguir el curso ruinoso
que ya tiene ? Al torrent que amenaza salir de
madre y desbordar, se le ponen fuertes diques
para detenerlo en su lecho; si se tarda, 6 si hay
descuido, llevarA la destrucci6n y la muerte por
doquiera que paseo. Y no os parece tiempo ya
de ponerle fortisimo dique A ese oceano de males
que lleva consigo esa terrible enfermedad 7 Hoy
por hoy hay esperanzas todavia de conseguirlo con
el concurso de todas las voluntades; pero, ,lo
cre6is possible dentro do algunos afios cuando el
mal haya torado todas las proporciones que haya
querido 7? No serAn entonces est6riles todos los
esfuerzos que se hagan para llegar A un 4xito sa-
tisfactorio t i Qui6n sabe !
Y, t qu6 es un lazarino7 g Qu concept tennis
vosotros formado de ese hombre herido por esa
cruel enfermedad? Qu6 es lo que sufre, lo que
padece en el cuerpo, en el alma, ese infeliz le-
proso ? Es impossible averiguarlo debidamente, y
no es tampoco el caso que yo me ponga i anali-
zar uno por uno todos esos males; el argument








- 282 -


se haria demasiado vasto'; me llevaria muy lejos
y me haria interminable.
La vista se debilita a media que el mal crece;,
los rayos del sol les molestan ; la luz artificial les
mortifica; enmuchos de ellos la ceguera es casi
total. El tacto se hace casi insensible; el andar
es lento 6 indeciso; todo el cuerpo llega 6 con-
vertirse en una solar llaga; en algunos no es asi,
y cualquiera diria que hay ficci6n en ellos; A lo
menos aparentemente no hay rastro ninguno del
mal; es que estA dentro, es invisible; pero es
real, y no hace sufrir menos. Y cuando el mal
ataca con fuerza, como sucede A veces, los efectos
son mas sensibles y mAs desastrosos; entonces se
les van cayendo las extremidades; vedlos alli
metidos en un lecho, 6 recostados sobre un cuero
cuando no sobre el duro suelo, sin manos, sin
pies, como troncos, cuya vista arranca las la-
grimas hasta al mas'valiente. L Y si a todo esto
se agrega la falta del pan necesario para la vida?
h Qu6 sucede entonces ? y el hambre no es desco-
nocida allA en aquellos lazaretos. b Es exagera-
ci6n I Es calumnia I Ni una cosa ni otra, herma-
nos mios. Y si no, juzgadlo vosotros. En tiempos
normales la raci6n para cada enfermo es de tres
reales diaries en < Agua de Dios; > en la Con-
trataci6n es tan solo de dos reales y cuartillo.
SPuede una persona, formada ya, proveerse de
todo lo necesario para la vida con esa miseria?
Y tratindosede persona enferma, L no serAn ma-
yores sus necesidades Y si aquella persona en-
ferma, por su estado de salud se hall en el caso
de tener que pagar una persona de servicio que
la cuide? Todavia mas: y cuando en un hogar
hay hijos sanos que no tienen derecho a la raci6n ?
by si los hijos sanos son various, como sucede al-
guna vez Decidmelo: h c6mo podrA un padre,
una madre, pensar en todo, proveerlo todo en la
alimentaci6n, en el vestido, con tres reales en,una
part, con dos y cuartillo en la otra?
Asi son las cosas en tiempos normales: pero,
y si llega alguna crisis improvisa, como iltima-
mente por causa de la revoluci6n I Y si los tres
reales se convierten en uno y cuartillo, como ha
sucedido en K Agua de Dios > durante cuatro
mesest No es esa una verdadera raci6n de ham-
bre i Ben6fica asociaci6n. de San Lizaro, Dios te
bendiga, y te bendiga la sociedad, como te ben-
dicen de lo mas intimo de su alma aquellos in-
felices lazarinos A quienes con tanta generosidad
socorriste siempre, en particular en estos iltimos
tiempos tan calamitosos! Ni siquiera te das cuenta
del gran bien que estAs haciendo; mas 6yelo, para
tu satisfacci6n y consuelo, y para que perseveres
en la grandiose obra iniciada: muchas 1Agrimas
has enjugado durante los cuatro afos de tu exis-
tencia; much bAlsamo has vertido sobre aquellos
corazones destrozados por la pena; muchas y muy
profundas heridas has cicatrizado y muchos dolores
has aliviado; la sociedad teo aplaude y Dies te
sonrie y te bendice desde el Cielo. Persevera con
constancia y con amor en'esa obra de humanidad
y de religion. El Sefor, que ha prometido pagar
con el cielo el vaso de agua dado al pobre en su
nombre, qu6 galard6n reservara para ti, que A
imitaci6n del Samaritano del Evangelio, to con-
sagras y te sacrificas para curar los miembros mAs
doloridos de Jesucristo t
En cuanto A los dolores morales, t qu6 os dire6
Muchos son y muy graves; me limitar6 A nno
solo: al aislamiento en que se hallan, en aquella
separaci6n absolute de todos los seres queridos
que tienen sobre la tierra; y esto es lo quepasa


alli; es un verdadero ostracismo. Aquel es un
padre que desde muchos afios no v6, ninguno
do sus'hijos; aquellaes una madre que hace aios
fue arrancada violentamente a los brazos de los
suyos; i ah! tener hijos y no poder gozar de su
presencia, de su amable compafiia, no poder dis-
frutar de sus caricias! Tener hijos, saber quizis
que son pequefios, saber que sufren, que lloran,
quo van por los senderos ruinosos del vicio y
del crime, y no poderles amparar, no poderles
consolar, no poderles siquiera sostener para im-
pedir su ruina espiritual..... i oh! i qu6,pena ho-
rrible para el coraz6n tierno de una madre! Aquel
es un nifio, aquella una nifia de pocos aios......
i oh! la vista de los hiios en aquel pafs del dolor,
; si que desgarra el coraz6n! y allA los hay, los
pobrecitos sin padre, sin madre, sin caricias, sin
consuelos, sin amor... i Penoso y terrible destierro
para el hombre que comienza A vivir! Tener un
padre, una madre; tener hermanos y amigos, y
no poderlos abrazar ni acariciar, ni siquiera ver...
I y conoc6is vosotros alguna pena semejante A
esta pena 7 H6 aqui lo que forma un verdadero
martirio para el coraz6n de todos aquellos pobres
leprosos: tener que vivir lejos de los suyos, sin
esperanza ninguna de volver a reunirse con ellos;
i y pasar toda enter una vida ast!... Todo lo de-
mAs lo pueden soportar con mis 6 menos resig-
naci6n; hay conformidad con los dolores fisicos;
la tienen en sobrellevar las necesidades, las esca-
seces, hasta el hambre... pero el destierro.... du-
rante toda la vida; sin sociedad, sin familiar, sin
sonrisas; hb aqui lo que para mi forma todo un
mar de angustias para aquellos pobres enfermos.
Mas, L quA hacer entonces Tiene remedio el
mal? En part sf; en part n6. Lo primero que
hay que hacer es trabajar de consuno, autoridades
y particulars, para detener el torrent asolador
que amenaza seriamente invadirlo todo. Hay que
destruir la causa del mal si no se quieren expe-
rimentar los efectos que ha tenido hasta hoy;
hay que secar la fuente envenenada allA en donde
brota, si no se quiere que las aguas mortiferas
sigan brotando y levando la muerte a todas parties.
La verdadera media salvadora es el aislamiento;
pero aislamiento verdadero, absolute, y sin ex-
cepci6n de ninguna clase. Desde el tiempo de
Moises hasta Jesucristo, segun lo hab6is oido en
el hecho del Evangelio que os he referido: desde
Jesucristo hasta la Edad Media, hasta nuestros
tiempos, siempre que se trat6 de la lepra, lo pri-
mero que se ha hecho es "aislar A los enfermos.
Alguna severidad hay en esto, no hay duda: pero
es una media necesaria. Ardua y dificil es la so-
luci6n del problema aqui en Colombia por el ni-
mero tan crecido de enfermos, pero es possible to-
davia. Mas tarde, dentro de algunos aios, la cues-
ti6n sera much mas seria, y el problema se pre-
sentarA much mas dificil. A este punto, permi-
tidme hablar con entera franqueza. El piblico en
general cree. que el aislamiento de que acabo de
hablar, existed ya, puesto que tenemos un gran
Lazareto, a pocas leguas de la capital, en 9 Agua
de Dios ) y otro Lazareto en Santander. Es ver-
dad; pero de Lazareto, tanto el uno como el otro.
no tienen nims que el nombre; y sin exageraci6n
ninguna se podria escribir sobre la puerta de en-
trada de ambos Lazaretos: Fdbrica de lazarinos.
SC6mo asi ?
Desde luego os dir6 que en ambas parties son
muchos mAs los sanos que los enfermos; dos sanos
y un enfermo, he ahi qu6 proporci6n tiene aquella
poblaci6n de los Lazaretos. Pero, L y qui hacen









- 283 -


los sanos alla? Los unos, los menos quizAs, estAn
consagrados A la asistencia de sus enfermos: es
la hija sana, que asiste y acompafia A su madre
enferma, 6 viceversa; es un hermano, un pariente
que no quieren abandonar al hermano, al pariente
enfermo; sobre esto nada hay que observer; es
obra excelente de caridad, muy digna de elogio
la que estan haciendo aquellas personas sanas;
Dios no dejara sin recompensa aquella obra de
misericordia. Pero en cambio hay otros sanos, los
miis, probablemente, que estan allA porque si.
Los unos lo hacen con el objeto de negociar; los
otros con el fin p6rfido de explotar A los pobres
enfermos. Sobre esto, en el Lazareto de Contra-
taci6n me han referido hechos verdaderamente
escandalosos. Ademds, en ambos Lazaretos entra
quien quiere, y permanece todo el tiempo que
quiere, puede uno fijar su residencia, si es que
so le antoja hacerlo, sin que nadie tenga derecho
a estorbArselo.
En A Agua de Dios > el mercado es concurridi-
simo, quizAs el mAs concurrido de todas las co-
marcas vecinas; en la Contrataci6n, poco mis 6
menos sucede lo mismo. b Y que mal hay en eso?
$ Qu6 mal hay en eso, decis? T7 Y me lo pregun-
tAis en serio? Oidme: el viernes es el dia de la
semana sefalado para la distribuci6n de la raci6n
A los enfermos. Varias veces he asistido perso-
nalmente 6 esa operaci6n; j qu6 he visto Son
mAs de dos mil pesos, generalmente en papelitos
y nikeles, que semanalmente salon de la caja del
Lazareto, y pasan A las manos de mas de ocho-
cientos enfermos. Llega el sAbado con su mercado;
y los dos mil pesos, manoseados por los enfermos,
pasan, casi integros, A las manos y a los bolsillos
de los vendedores, que 6 su vez los llevan A to-
das parties. &No llegarAn hasta aqui A Bogotai?
b LlegarAn solos'? No es muy probable- que lle-
guen en buena compafifa de microbios? A No os
parece este un medio activisimo de contagio ?
En la iglesia los sanos estAn revueltos con los
enfermos y absorben, quieran que no, aquella
atm6sfera viciada, quo siempre produce las gran-
des aglomeraciones de gente, en un espacio rela-
tivamente muy estrecho, en un clima en que el
calor es como de fuego.
Las personas de servicio, generalmente son
personas sanas, que deben vivir en contact in-
timo con los enfermos, comer A una misma mesa;
quizAs en un mismo plato; dormir bajo un mismo
techo; usar la misma ropa.
En material de casamientos, la cosa es realmente
grave. Nadie puede desaprobar que los enfermos
se case entire ellos. En su estado de desamparo
y de sufrimientos, el matrimonio es una necesidad
much mAs imperiosa para ellos que para los sa-
nos. Esta bien; ninguna ley ni divina, ni eccle-
siAstica, ni civil, se lo puede impedir; pero, g no
es una verdadera anomalia el casamiento entire un
enfermo y una sana? A No hay algo en eso que
choca, que repugna y que indigna? Y no sirve el
consejo prudent, la amonestaci6n caritativa y la
correci6n several de las personas prudentes; no
quieren persuadirse que eso de echar al mundo
criaturas que cuando menos es probable resulted
enfermas, es una verdadera barbaridad; nada; y
se disculpa el uno, diciendo que necesita una
mujer sana que lo asista y atienda; y se excuse
la otra, diciendo y hasta porfiando que quiere
hacer una obra de misericordia, acompafando y
asistiendo A un enfermo ..... y no hay elocuencia
humana capaz de llevar A aquellas dos cabezas
la persuaci6n de que lo que vAn A hacer es sim-


plemente un disparate: y el sacerdote debe le-
vantar la mano sobre ellos y bendecirlos: ; bendi-
gaos el Dios de Abraham, de Isaac y de'Jacob; y
os concede la gracia de ver a los hijos de vues-
tros hijos hasta la tercera y cuarta generaci6n!
; Pobre sacerdote! tener que repetir sobre a-
quellos series, delante del altar, las palabras de Ie
Escritura: Crescite et multiplicamini, et repleti om-
nem terraim!
Y ahora, si lo quer6is, dadme vuestra opinion
franca: t son 6 no son sitios peligrosisimos aque-
llos Lazaretos, en el estado en que se hallan pre-
sentemente? Mucho mis, cuando sepfis que de
all los enfermos pueden salir 6 irse A otras par-
tes, y meters en los pueblos con'suma facilidad.
Cualquier pretexto sirve; si no lo hay, se puede
inventar; y esos permisos, no'es el Presidente de
la Repiblica quien los debe dar; ni siquiera el
Alcalde de Tocaima, que es el pueblo mAs cercano
al Lazareto; n6; para esto basta el sefor Adminis-
trader 6 una persona delegada para el efecto.
EstA bien; I pero y si hay debilidad 6 demasiada
bondad en aquellos funcionarios? ,Y si los per-
misos se hacen frecuentes T, Si se burla la vigi-
lancia do los superiores? h No habrA nunca algdn
interns de que so retiren los enfermos, en parti-
cular ciertos enfermos, para que de este modo dis-
minuyendo las raciones crezca el fondo de caja
para use y consume del Lazaretol? Qui6n sabe!
Ademas hay casos en que la fuga de los enfermos
es una conveniencia y una necesidad. Durante la tl-
tima revoluci6n, todos los enfermos de la "Contra-
taci6n" so fugaron y se regaron en los pueblos li-
mitrofes; pocos solamente salieron de "Agua de
Dios." I Y qui6n podia impedirlo 7 Pero son estos
casos excepcionales; hablemos de lo que pasa en
6pocas normales. A millegada al Lazareto de San-
tander recibi una esquela firmada por varies la-
zarinos que estaban en la circel; suplicaban in-
tercediese por ellos con la autoridad A fin de ob-
tenerles el permiso de poder tomar part en la
misi6n que iba a tener lugar. Accedi gustoso A
una petici6n tan razonable. y vine entonces A saber
que el inico motive por el cual estaban press era
porque en dias pasados se habian fugado. Durante
mi permanencia fil consultado por el sefnor Ad-
ministrador sobre la material. Qub hago, Padre, en
estos casos ..... sucede con alguna frecuencia que
llegan aqui enfermos enviados por las autoridades
del Socorro, de San Gil 6 de Bucaramanga etc.,
con orden express de retenerlos aqui; pero toda
vigilancia es initil; el dfa menos pensado huyen....
y como no tengo empleados para hacerlos perse-
guir, el mal no tiene remedio. Qu6 hare en el
porvenir en casos parecidos? Dejar que se vayan,
le contest yo; cerrar lor ojos, hacerse el desen-
tendido y dejar que vayan A done tengan A bien;
en circunstancias iguales, yo haria lo mismo, y
seria el primero en fugarme. h Y c6mo puede vi-
vir aqul un enfermo, afiadia yo, sobre este pAramo,
en estas alturas frfas y heladas, con dos reales y
cuartillo por dia A y tender que pensar en vestirse,
alojarse, alimentarse? Trabajar, ellos no pueden
aunque lo quieran, porque el terreno no se pres-
ta para el cultivo; y c6mo puede uno resignarse
A estarse aqui toda la vida? Y hay otra raz6n po-
derosisima en favor de estos infelices, agregaba
yo; A con qu6 derecho se obbliga 6 los pobres A
venir aqui. y se dejan tranquilamente en sus casas
A los mAs ricos 6 menos pobres I No estAn todos
igualmente enfermos? Supuesto el contagio de la
enfermedad, A no son todos igualmente peligrososI
SQu6 digo ; igualmcnto peligrosos: lo son much









- 284 -


mas los ricos que los pobres. Veamos; c6mo vive
el lazarino pobre? por lo regular sin perjuicio de
nadie; pasa la -noche en cualquier ranchito, en la
campifa casi siempre. Por la mafana, si el ham-
bre le obliga, sale de su escondrijo y se sienta
en la encrucijada de un camino 6 Ala entrada de
un pueblo para pedir A los transeuntes una limos-
nita por el amor de Dios. & Qui6n so la puede
negar? Y bien: por poco que recojan, de seguro
cs algo mis de lo que se les dd aquf; y es libre,
y vive en donde mejor le convenga, sin casi mo-
lestar A nadie; los pobres no tienen plata quo gas-
.tar; ningdin trato tienen con la gentle sana; nin-
ghn peligro ofrecen para la sociedad. Pero y con
los ricos, qu6 es lo quo sucede? Precisamente
todo lo contrario; ellos tienen trato con la socie-
dad; hacen visits, cuando menos de noche; las
reciben toda vez que la occasion se ofrece; hasta
tienen reunions, y gastan, ys e divierten y bai-
lan.... Una de dos : b es 6 no es contagiosa la
lepra? No lo es? Entonces se comet una enorme
injusticia obligando A estos pocos centenares A
vivir aqui, sin familiar, sin libertad, con una ra-
ci6n mezquinisima, verdadera raci6n de hambre.
, Pero es contagioso el mal? Entonces deben re-
cogerse todos, sin distinci6n de pobres ni de ricos.
I Por qu6 setecientos cincuenta aqui, porque son
pobres, y siete mil quizAs, muchos de ellos
ricos, en sus pueblos, en sus haciendas, en sus
casas? Si hay contagio, esta en la casa de los ri-
cos y no en la de los pobres, muchos de los cua-
les ni siquiera tienen casa. Luego, igualdad para
todos; 6 todos en libertad 6 aislamiento absolute;
con ninguna excepci6n. Yo no s6 si sea possible
objetar estas conclusions, much menos destru-
irlas; y para mf tengo que en Colombia no hay
verdaderos Lazaretos, digase lo que se quiera, hay
dos puntos que so llaman asi, pero por pura f6r-
mula, por costumbre; de hecho, no los hay. Y sin
embargo, para sostener esos dos Lazaretos, el de
Cundinamarca y el de Santander, los gobiernos y
la beneficencia gastan anualmente en pagar em-
pleados, en raciones A los enfermos, en la conser-
vaci6n de los edificios, mAs de cuatrocientos mil
pesos de ley. Hubo afo en que el gasto ha llegado
A medio mill6n. L Es much 6 poca esa cantidad?
No me toca A mi el averiguarlo; lo que si s6 de-
cir, es que es suma fabulosamente grande, si se
atiende A los resultados; y los resultados, digase
lo que se quiera, son absolutamente nulos.
Abolici6n, pues, de los Lazaretos, conclufs vos-
otros, abolici6n pronta, total; y, por qu6 habrA
Lazaretos todavia si cuestan tan caro al Erario
pfblico, A la beneficencia, al piblico en general,
si con todo no se obtienen sino resultados contra-
producentes 6 nulos 9 Es acceptable vuestra con-
clusi6n? De ninguna manera. Que haya Lazaretos,
concluyo yo, pero que sean verdaderos Lazaretos,
preparados ex-profeso con todos los adelantos que
la higiene y la ciencia sugieren; con todas las co-
modidades que los enfermos necesitan. Y mejor
todavia; fdndese un solo Lazareto para toda la
Repiblica, en un puntQ aparente y favorable; pro-
cfirese que nada le falte de lo absolutamente ne-
cesario; que sea bien atendido... ahi estA, para
mi, la Ainica soluci6n del dificilisimo problema.
Dispendioso vA A ser el proyecto, me observar6is;
si lo es, y muy dispendioso, pero es el finico que
puede llevar un remedio eficaz al mal que todos
lamentamos. Es proyecto largo y de dificil eje-
cuci6n.... tampoco lo quiero negar: se necesita-
rAn muchos aios para dar cima A este proyecto:
se harl necesaria much energia de voluntad y


de constancia por part de los gobiernos: much
caridad y generosidad por part de los particu-
lares. HabrA que disipar muchas preocupaciones,
veneer muchas resistencias, superar grandes obs-
ticulos; serA necesario el concurso pecuniario de
toda la Naci6n, de los ricos, lo mismo que de los
pobres; y con eso? bDeberA por esto desistirse
de afrontar un problema, tan solo porque se
presentan muchas dificultades, si hay necesidad
urgente 6 imperiosa de resolverlo? Disimular el
mal no es remediarlo; y el mal existe, es mal grate
y muy grave; jqu6 hacer? Yo tengo confianza en
la eficacia del remedio que propongo, si tiene
pronta applicaci6n;-mAs tarde-quien sabe lo que
pasarA mis tarde; y si ahora no se acomete la
empresa porque es ardua y de dificil realizaci6n;
, sera probable que se inicie mafiana, cuando las
dificultades habrAn aumentado, y el remedio serA
much mAs dificil en su aplicaci6n?
Yo creo que lo debris hacer en primer lugar,
por caridad y por humanidad; en segundo lugar,
lo debris hacer por patriotism y por interns; y
si me permits afiadir una palabra mAs, sin quo
os ofendais por lo que os voy A decir: lo debris
hacer por amor propio, por orgullo national, para
que no es critiquen las naciones que saben lo que
aqui pasa; y vosotros comprender6is fAcilmente
que para una Naci6n que cuenta cuatro millones
de habitantes el tener veintisiete mil doscientos
cincuenta enfermos de lizaro y estarse con los
brazos cruzados, casi sin hacer nada, contentan-
dose con lamentar el mal, este es un echo que
se presta 6 muchas y A muy poco favorables in-
terpretaciones; no quiero negar con esto los esfuer-
zos que el Gobierno en sus Congresos, y los m6-
dicos en sus reuniones, principalmente en el ii1-
timo Congreso, han hecho en todo tiempo, para
arbitrar alguna resoluci6n decisive sobre este pun-
to; desgraciadamente todo so pas6 en discusiones,
sin llegar jamAs al acto practice, que es lo que
mis se necesita.
Sea: reconocemos la necesidad de un grande y
finico Lazareto; h pero en d6nde? Sobre este punto
dir6 dos palabras solamente. Por de pronto, hay
que tener por un impossible, hallar en un punto
central de la Repfiblica, una region en tales con-
diciones quo se preste para la fundaci6n del gran
Lazareto que se proyecta. Infitil es pensar en se-
rio en ensanchar ninguno de los dos existentes;
solamente la expropiaci6n de los terrenos colin-
dantes costaria un dineral, y habria siempre una
oposici6n fortisima en los pueblos y hacendados
vecinos; sin contar que ni en "Agua de Dios,"
ni en la Contrataci6n," habria el suficiente ais-
lamiento que se necesita, ambos puntos son de-
masiado contrales. El proyecto de la isla de Coiba,
ha fracasado por complete por muchas razones;
la mis poderosa para mi era la resistencia abso-
luta por part de los enfermos. Me lo dijeron y
repitieron en varias ocasiones: nos lanzaremos A
los bosques, Padre, nos ocultaremos en las cuevas
de las montafias, preferimos morirnos de hambre
aqui; pero A la isla no iremos. Entonces l He
consultado A personas respetables sobre la mate-
ria, y ellas me ban indicado los Llanos de Casa-
nare 6 de San-Martin. Se ha desechado luego la
idea de hacer la fundaci6n en Casanare, por ser
region muy poco aparente para esto; en primer
lugar, por ser ya muy poblados aquellos Llanos;
y en segundo lugar, por ser muy frecuente el des-
borde de los rios y las inundaciones durante mun-
chos meses del aio. En San-Martin las cosas son
distintas; los rios no son tan numersoss ni tap








- 285 -


correntosos; se pudo encontrar, en condiciones
excepcionalmente buenas, una gran sAbana, ro-
deada por el Meta y el Nare formando los dos
rios una hermosisima peninsula de varias leguas
de extension; la elevaci6n del punto escogido hace
impossible las inundaciones, por muy lluvioso que
sea el invierno, y tiene muchas ventajas que no
es del caso enumerar aqui. En cuanto A poblaci6n,
bien puede asegurarse que no la hay; es el pure
desierto.
En diferentes diaries de la capital se ha publi-
cado en estos dias un extenso y bien elaborado
informed sobre este proyecto, cuya lectura puede
que os convenza y os agrade. Y para mi tengo
que el proyecto es muy possible: por el terreno, que
es fertilisimo; por el clima, que es favorabilisimo;
por el punto admirablemente escogido, y por mu-
chas otras ventajas, enumeradas en el mismo in-
forme de la Comisi6n exploradora.
EstA bien ; pero ...... 6 y cuAndo? Cuanto
antes, tanto mejor. Quod vis facere, fac cite, dice
un refrAn latino; lo que quieres hacer, hazlo pronto;
y permiti6ndome una pequefia modificaci6n en
el refrAn, lo compongo asi: Quod DEBES facere,
fac cito; lo que debes hacer, hazlo pronto, princi-
palmente si es cosa buena, necesaria y urgente.
Si; hay que hacerlo pronto; h y por qu6 no luego?
I Qud dificultades se presentan hoy, que no se pre-
sentarin mafiana' Si hoy la realizaci6n del pro-
yecto present dificultades, y graves, no habrAn
desaparecido mafiana; much menos dentro al-
gunos anos; por el contrario, esas dificultades ha-
bran crecido y se habran multiplicado.
He consultado A ambas autoridades, A la ecle-
siAstica y civil, y ambas :aprueban y alaban el
proyecto. AdemAs, he consultado A personas a-
migas y de confianza, y ellas tambidn han apro-
bado el proyecto con las palabras y con los he-
chos, queriendo para si el placer y la gloria de
ser los primeros en ofrecer su apoyo pecuniario.
MAs tarde . qui6n sabe cuAntas dificultades
se presentarAn para mAs tarde. Al presented hay
buenas y excelentes disposiciones en las autori-
dades; hay entusiasmo en el piblico; confio habr,
generosidad en todos los colombianos; espero no
habra much resistencia por parte de los que es-
tAn directamente interesados en el proyecto, es
decir, de los pobres lazarinos. Ellos habrin de per-
suadirse fAcilmente que todo lo que se vA A
hacer, serA para su proprio interns, para su bien-
estar spiritual y temporal; muchisimas venta-
jas que no tienen ahora ni en sus casas, ni en
los Lazaretos existentes, las tendrAn entonces. So-
bre esto deben estar seguros los enfermos; no se
les quiere hacer un mal, sino que hay decidido
interest en hacerles a todos un gran bion; al mis-
mo tiempo que se barA otro bien grande A toda
la Naci6n. Puede que haya quien atribuya A este
proyecto segundos fines, y quizis intenciones ma-
16volas 6 dafiadas; Dios le perdone el juicio te-
merario, 6 el dafio que intente.hacer. Por mi par-
te, no he hecho otra cosa sino seguir los impul-
sos de mi coraz6n, y buscar el bien de todos a-
quellos hermanos mios, los pobres leprosos.
Bien: tambien convenimos con usted sobre es-
te punto; pero . y j c6mo ? H6 aqui por de
pronto lo que se ha resuelto : el Gobierno cede
la zona de terreno baldio que se juzgue necesa-
ria, en el punto mAs A prop6sito para el objeto;
cuanto antes procurarA de estender la linea tele-
grAfica hasta el punto en que se design por per-
sonas competentes A disposici6n de la Comisi6n
que dirija y vigile los trabajos que se emprendan.


En el pr6ximo Congreso, dentro un afio, se dic-
tarin todos los decretos 'conducentes A la rea-
lizaci6n de estos planes. El Gobierno deberfa
encargarse de la construcci6n de todos los edifi-
cios fiscales: hospitals, iglesias, escuelas, casa de
administraci6n para los Padres y para las Her-
manas de Caridad etc., etc. Los ricos, y hay mu-
chos enfermos que lo son, estaran obligados A man-
dar con tiempo edificar su propia casa; en cuanto
A los mas pobres para que no opongan dificulta-
des ni hagan resistencia, se les darA casa conve-
niente. t Y c6mo la harAn si son pobres? Se la
harbis vosotros, hermanos mios; 6 mejor, se la
harAn otros en vuestro nombre, con el 6bolo de
vuestra caridad y generosidad. t Son suefos ?
h Es delirio ? En gran part os toca A vosotros pro-
curar que no sea ni lo uno ni lo otro, ni suenos
ni delirio; sino una hermosa realidad. Por de
pronto os puedo decir que varies caballeros se me
han presentado con este plan, que me parece mag-
nifico.
Padre, me han dicho, si se da principio la o-
bra que usted ha proyectado, nosotros nos com-
prometemos A dar para esa grandiosa obra, mil
pesos de ley cada uno; y ademas le aseguramos
el concurso de A lo menos cien families que darAn
la misma cantidad. Es decir, que se tendria ya un
fondo important de cien mil pesos reunidos tan
solo en la capital, para dar principio A la obra.
& Es esto impossible, siquiera dificil ? No, y se-
guro estoy de quo con el concurso de todos, de
los menos ricos, y de los pobres tambi6n, se po-
drA duplicar dicha cantidad en muy poco tiempo.
Lo que importa es comenzar.
Convencidos; pero. y Z quienes Quienes se
encargarAn de la obra magna? Todos, hermanos
mios, todos los colombianos ; caballeros y seEoras;
ninos y ninas; ancianos y j6venes; ricos y pobres;
si, todos, sin ninguna excepci6n; el bien que va
A resultar es general, y general debe sei la co-
operaci6n, aunque cueste un sacrificio.
No es esto, Padre, lo que queremos saber; per-
fectamente convencidos estamos que la coope-
raci6n de todos es indispensable y necesaria.
Lo que deseamos saber es quienes serAn los di-
rectores que se encarguen de dar vida A la obra.
Uno solo no basta: esto es evident; so requie-
ren varies; muchos; A los habrA t Y quienes se-
rAn ? Jueces tiene Israel, y muy competentes;
quiero decir que correspond A las autoridades
eclesiAsticas y civiles decir la filtima palabra
sobre este punto. No faltan aquf sacerdotes y reli-
giosos, llenos de caridad y de celo que acepten la
honrosa y dificil misi6n tan pronto como les sea
confiada. Si la direcci6n cae sobre los hijos do
Don Bosco, ellos estAn prontos; y si me es licito
hablar en su nombre, reclamo para ellos esta hon-
ra. Todos conoc6is la misi6n de los hijos de Don
Bosco; y cable perfectamente en su esfera de ac-
ci6n la misi6n de los lazarinos. Elsucesor de Don
Bosco, el actual Superior de la familiar salesiana,
Don Miguel Rda, en 6poca no muy remote ha
prometido solemnemente al Representante de Co-
lombia on Roma, Excelentisimo doctor D. Joaquin
V6lez, enviar A Colombia A cuantos religiosos sean
necesarios para dar vida al proyecto y sostenerlo.
En una de sus iltimas cartas escritas A BogotA,
lo aprobaba y bendecia, y nos animaba A dar
principio A la grandiosa idea; el amigo y Padre
de los lazarinos, el Padre Miguel Unia, tambiAn
aprueba el proyecto, y lo cree realizable; el que
os habla tiene de sus superiors de Turin todas
las facultades para consagrarse exclusivamente A








- 286 -


esta misi6n, y pasadas las fiestas de Nuestra Se-
Sflora del Carmen, estari enteramente 6, disposi-
Scion, del p6blico; y si lega el caso, cumplird su
promesa, y comenzard su viaje (a trav6s de toda
la Repdblica, para pedir de pueblo en pueblo el
6bolo de la caridad colombiana. Si eete fuera el
resultado de esta conferencia, antes de partir de-
searfa hablaros otra vez, para dar mayor desarrollo
A estas ideas y responder 4 las dificultades que se
le puedan haeer. Mientras tanto, al piblico inte-
ligente, ilustrado y caritativo de la capital yo
conflo el proyecto; a todos, sin distinci6n ni
de opinions religiosas 6 political, yo lo recomien-
do encarecidamente; estudiadlo, discutidlo, re-
formadlo tambi6n silo juzgAis convenient; lo que
import a todos es ver el modo de llegar A una so-
luci6n satisfactoria y realizable. En particular lo
conffo A vosotros los hombres de ciencia y de
letras A los sefiores m6dicos y publicistas; prohi-
jad este proyecto, hacedlo vuestro, y que vuestra
opini6n ilustrada llegue hasta los dltimos confines
de la Repdblica, para llenar de esperanza el co-
raz6n de todos los enfermos, y de caridad y de
generosidad el coraz6n de todos los colombianos.
Mi filtima palabra debe ser para vosotras, be-
nem6ritas y virtuosas hermanas de la Sociedad
de San LAzaro. Dios os bendiga por todo el bien
que hab6is hecho durante los cuatro afios de exis-
tencia de vuestra querida Sociedad. Adelante con-
perseverancia; muclo hab6is hecho ya, pero mu-
chisimo mAs queda por hacer ain ; ensanchad vues-
tra esfera de acci6n, aumentad vuestras filas; A.
ellas debe entrar todo colombiano cuyo coraz6n
palpite de amor por la Religi6n y por la Patria.
Vuestra obra es obra de redenci6n por excelencia;
no desmay6is por las dificultades que se presen-
ten; recorded que toda obra grand y santa debe
1Uevar el sello divino, el sello de la contradicci6n
y de ]a lucha; una vez pasada por el crisol de las
pruebas entonces prospera y triunfa. Dios cier-
tamente os ha bendecido y os bendice, puesto
que os ha bendecido y os bendice su Vicario en la
tierra, el Sumo Pontifice Le6n XIII.
La prueba la tennis en ese tesoro de indulgen-
cias parciales y plenarias que os ha enviado el
aflo pasado. Sed todas entusiastas propagandistas
del proyecto que acabo de anunciar; y con vues-
tras fervorosas y constantes oraciones, perfeccio-
nad la obra que se proyecta. En nombre de Dios,
en nombre de vuestros protegidos, los enfermos de
Agua de Dios; en nombre de la Religi6n y
de la Patria os doy a todas las mAs sentidas gra-
cias. Y por todo lo que hab6is hecho ya y por to-
do lo que se.puede hacer en el porvenir, toda la
gloria sea inicamente para Dios y la salvaci6n
de las almas.
Ad majorem Dei gloriam.
He dicho.




PERNAMBUCO (Brasil).

Coleglo del Sagrado Coraz6n de Jests.

El Deffico Coraz6n de Jesus derrama a ojos
vistas sus gracias y copiosas bendiciones sobre
este nuevo colegio, que a juzgar por sus rApidos
progress, ha de legar A ser una fundaci6n de


gran importancia para la reform moral de aquella
important capital, que A pesar de contar unas
200.000 almas, apenas si tiene 50 sacerdotes que
atiendan y remedien sus necesidades morales.
Por la carta que en el Boletin de Abril publi-
camos sobre esta casa, nuestros Jlectores habrAn
podido ver el entusiasmo y las grandes muestras
de simpatia con que los humildes salesianos fueron
recibidos por la poblaci6n. Y que este entusiasmo
y estas simpatfas por la Obra de D. Bosco no
han disminuido, sino por el contrario aumentado
en much 6 media que se la v6 conociendo, nos
lo prueban los siguientes hechos por demas edi-
ficantes y dignos de imitaci6n. Despu6s de inau-
gurado solemnemente el Colegio el 10 de Febrero,
dltimo, acto al que asisti(ron el II10. Sr. Obispo,
el Sr. Gobernador del Estado, los jefes y oficia-
les de tropa, muchos cooperadores 6 innumerable
pueblo, se despert6 una gran emulaci6n entire los
soldados principalmente, para recabar recursos y
allanar el camino al nuevo Colegio. A fin de que
mis facilmente progresara. Inici6 este important
movimiento el 20 batall6n de infanteria, cuyos
jefes y oficiales, al deber trasladarse de puesto,
decidieron regular al Colegio los muebles, estan-
tes y libros de su bien surtida biblioteca; ense-
guida la compafifa de Bomberos, siguiendo tan
buen ejemplo, abri6 una suscrici6n, cuyos pro-
ductos fueron entregados al Sr. Director del Co-
legio, con gran aparato y solemnidad. A 6stos
sigui6 el 140 batall6n de infanteria y 6a ste otros
y otros, de modo que todos los varies cuerpos
militares en dicha ciudad estacionados, rivalizaron
por su generosa caridad para con los pobres nifios
que se albergan en nuestro Colegio y que Ilegan
ya A mds de 80. A nadie se le ocultari la im-
portancia moral de estos actos, pues ellos nos
indican el alto criterio moral y los nobles y hu-
manitarios sentimientos de aquellos valientes sol-
dados y el amigable consorcio en que .viven con
el sacerdote cat6lico, tan alejado por regla ge-
neral de los cuarteles, en estos tiempos de bea-
tfica libertad. Pero no es esto todo; merced a
este entusiasmo y generosidad, el 15 del pasado
Agosto se pudo bendecir solemnemente y colocar
la primera piedra de las magnificas Escuelas de
Artes y Oficios, que se edifican para la industrial
intrucci6n de aquella juventud.
Nosotros, al mismo tiempo que elevamos nues-
tros corazones agradecidos al Divine Coraz6n
por las bendiciones derramadas sobre nuestros
hermanos, no podemos menos de agradecer y
alabar como se merece la generosidad y nobles
sentimientos del Ilmo. Sr. Obispo, del Sr. Gober-
nador, del clero, de los benem6ritos Cooperadores
y de la tropa, y de exhortarles, no porque su
celo y caridad lo necesiten, a continuar en la
obra emprendida para bien de todas las classes de
la sociedad.




LIMA (Perfi).

Escuelas de Artes y Oficios.

Tomamos de La Bevista Catdlica de Lima, lo
siguiente;
En la CAmara de Senadores han sido presentados
recientemente dos proyectos para el estableci-
miento de Escuelas de Artes y Oficios en los de-








- 287 -


partamentos de Piura y Ayacucho especialmente
y en los demAs departamentos de la Repiblica,
debi6ndose encargar a los PP. Salesianos la direc-
ci6n de ellas.
No pueden ser, A la verdad, mis laudables se-
Imejantes proyeetos, quo ban pasado al studio do
la respective, Comisi6n de Instrucci6n.
Serian indudableinente notables los beneficios
que la fundaci6n de esas Escuelas en todos los
departamentos reportarian al pafs entero y muy
particularmente las classes menesterosas.
El Comercio, en la elici6n de la tarde del 1.
del corriente, dedica su column editorial A este
asunto, y estamos de iicuerdo con el decano de
la prensa limeia en qu&'no deben fundarse Es-
cuelas de pequefia importancia, diseminadas en
lugares mas 6 menos ap;arentes, sino establecerse
centros de ensefianza ver I aderamente prActica, do-
tados del personal id6nto y de los elements y
recursos necesarios para corresponder a su objeto.
Creemos, pues, que el Congreso deberfa aprobar
los proyectos presentados por los Senadores de
Piura y de Ayacucho; que deberfan crearse Es-
cuelas de Artes y Oficios en todos los departa-
mentos, y que su direcci6n deberfa encomendarse
A la solicitud de los PP. Salesianos, que en Eu-
ropa y AmBrica regentan, con notabilisimo acier-
to, establecimientos semejantes, que se encuentran
en el mais floreciente estado.
El empefo con que los Salesianos dedican sus
esfuerzos A este g6nero de labores, y la genero-
sidad y noble disinter6s con que lo hacen, son
manifiestos y untnimemente reconocidos: en nues-
tra capital, en el establecimiento que corre A su
cargo, los escasos sacerdotes Salesianos que en
61 existen, ban hecho en muy corto tiempo, mis,
much mas de lo que podia esperarse, dados los
pocos recursos de que disponen, en pro de la
nifiez pobre y desvalida. Tienen establecidos dis-
tintos talleres de zapateria, carpinteria, etc., y
todos ellos vin progresando notoriamente dia A dfa.
Es indudable, pues, A nuestro juicio, que A ellos
y solo a ellos convene encomendar la direcci6n
de las Escuelas do Artes y Oficios, en el caso de
que el Congreso aprobase, como es de suponerse,
los proyectos presentados sobre el particular.




NOTICIAS DE NUESTROS MISIONEROS.


PUNTARENAS.

MUY QUERIDO SR. D. RAA:
Z P'sToY de vuelta de la Misi6n de N. Sra. de
S la Candelaria situada sobre el Rio mAs
grande de la Tierra del Fuego y mientras
me prepare a partir para Italia deseo anti-
ciparle algunas noticias de esta Misi6n, que
promote ser la mas grand y provechosa.
Digo la mrs grande, porque situada en el
centro de la Tierra, es accessible fAcilmente
para todos los indios que viven desde el
Norte hasta el Estrecho de Magallanes y
para los que se estienden hasta el Cabo
S. Diego abarcando casi todos los habitantes


de esta gran isla. SerA la mas provechosa,
porque los indios teniendo esta comodidad,
nos dejarAn a sus hijos para educarles y saca-
rAn much provecho ellos mismos.como mu-
cho mis sacarA la Sociedad que se servirA
de ellos para la esplotaci6n de las riquezas
de esta Tierra.
Hemos dado principio A los trabajos de la
nueva poblaci6n que se levantarA sobre un
altiplano a la izquierda del Rio y distant unos
kil6metros de su desembocadura en la mar, y
unos dos y medio del puerto < Torino, > lugar
el mAs aparente A nuestro juicio sea para
reunirse los indigenas, sea para la comodidad
del puerto.
Se traz6 la plaza de metros 100 x 100 y en
medio se coloc6 una cruz, el hasta de la ban-
dera, y se trazaron las calls de veinte me-
tros de ancho.. En la manzana al oeste de
la plaza se levant la Iglesia y A sus lados
los Colegios y escuelas para los varones y
ninas.
En las otras manzanas se levantan las
casas para vivienda de los indios, todas si-
m6tricas, ocupando cada casa una superticie
de metros 25 x 50 dando su frente A la calle de
modo que forman ya una verdadera pobla-
ci6n, lo que atrae la admiracidn de los sal-
vajes.
Estos ahora ya tienen limitadas sus corre-
rias y son echados de los terrenos que los
particulares han arrentomado enlos Gobiernos
de Chile 6 de la Argentina. No pueden, pues,
encontrar con facilidad los alimentos y se v6n
obligados por el hambre A quitar ovejas 6
caballos A los arrendadores, quienes sin mi-
ramiento alguno, alejan con las armas A los
infelices indios.
Es, pues, urgent proveer la misi6n de a-
nimales para que part sirvan de alimento, y
part para los trabajos; todo para la manu-
tenci6n y educaci6n de los indios. Lo mejor
seria levar ovejas que se desarrollan bien en
estos parajes y pueden dar ocupaci6n A los
indios que las guardarian y provecho con
su came, lana y quesos. A mi parecer no
hay otro medio mAs adecuado que este para
civilizar A estos indios y al mismo tiempo
mas econ6mico; mas h c6mo nos arreglaremos
con solo los recursos ordinarios ? Los pocos
animals que se pueden llevar, desaparecen
enseguida por la concurrencia de tantos in-
dios A quienes debemos alimentar para poder
tender A su instrucci6n religiosa; y conclui-
dos los pocos recursos con que contamos, esos
infelices se v6n obligados A alejarse para
buscar su sustento en parajes lejanos y no
pueden volver tan pronto sea por la distancia,
sea por la incertidumbre de encontrar ali-
mentos en nuestra estaci6n.
Como v6, querido D. Rfia, con el desarrollo
de la Misi6n deben crecer los medios de
personal y de recursos materials adecuados.
Pronto estar6 yo a su lado para tratar este








- 288 -


asunto; mientras tanto le dar6 cuenta de mi
viaje.
* Salimos la noche del 30 Marzo de Puntare-
nas con algfn atraso por una averia que un
buque hizo A nuestro Vapor mientras se di-
rigia a cargar carbon; Alas tres de la tarde
del 31 llegamos A la desembocadura del Estre-
cho, y fondeamos para esperar tiempo bueno
A fin de poder hacer la travesia hasta.la em-
bocadura del Rio Grande. Por la noche se
desencaden6 un fuerte viento que no nos
perjudic6 en nada por encontrarnos ancla-
dos, pues si nos hubiera cogido en alta mar,
nos habria hecho sufrir much, sobre todo
A las Hermanas que iban a encargarse de la
Misi6n. Salimos, pues, por la tarde para legar
la madrugada del dia primero 6 la embo-
cadura del Rio, mas el tiempo que nos pa-
recia se habia calmado en el moment de
la salida, despu6s de tres horas de nave.
gaci6n empez6 nublarse y agitarse la mar
de modo que tuvimos que alejarnos de la
tierra y tomar la alta mar, como 6 las diez
de la noche, y continue todo el dia azotan-
donos con mar gruesa quo si no ponia en
peligro al Vapor, nos incomodaba much,
en particular a las Hermanas. BAstame de-
cirle que el dia primero de abril, mariners
y fogoneros se marearon much y en todo
el dia no se pudo hacer la comida vidndonos
en la necesidad de comer solamente galleta.
Oomo A la media noche calm6 un poco el
tiempo y pudimos dirigirnos en busca de
tierra pues tanto nos habiamos alejado, que
no la veiamos mhs. A las ocho empezamos
A divisar las alturas de las montailas y 6 las
nueve el Cabo Sunday que se hall al Norte
de la embocadura del Rio. .
A las diez llegamos frente al Rio y espe-
ramos una hora a que subiera la marea, pues
solo en tiempo de pleamar se puede entrar en
el. A las doce en, punto fondeamos en el
< Puerto Torino >.
Ya los Hermanos Ferrando y Bergese ha-
bian avistado el Vapor y se preparaban
bajar 6 la playa con los carrots para la des-
carga. Al llegar nosotros baj6 la marea y
el Vapor se encontr6 completamente en seco,
sobre la arena. Nos esperaba D. Beauvoir,
que nos abraz6 con much alegria, pues
hacia tiempo que nos esperaba; los herma-
nos Bergese y Ferrando se alegraron tambien
much de vernos, de saber noticias de los
superiors y de la llegada de las Hermanas,
lo que indicaba el principio de la verdadera
misi6n, pues asi so instruiria y se educa-
ria mejor las mujeres y A las nifias. Al ba-
jarnos nos rodearon los indios que se admi-
raban much de las Hermanas, de su vestido
y de las afables maneras con que les trataban
y mientras A pie salvabamos la distancia del
Puerto Alas Casas, algunos se acercaban 6
mi ri6ndose A carcajadas y saltando de con-
tento, golpeAndome el hombro y preguntAn-'


dome siempre: < g c6mo estAs I > pues solo
estas palabras habian aprendido.
Llegamos A la nueva casa y alli corrieron
las mujeres A ver el maravilloso espectAculo
que segin ellas, les ofrecia la vista de las
Hermanas. i Con qu6 gusto vinieron las ni-
has! y ; con qu6 content veian las Hermanas
el nuevo campo de sus trabajos!
Dejo A un lado la sorpresa de los hombres
y de los nifios al oir cantar y ver coser y
lavar A las Hermanas y solo dir6 que yo en
mi interior lloraba de consuelo en ver el fu-
turo desarrollo de la Misi6n, el suefio dorado
de Don Bosco y nuestras esperanzas reali-
zadas.
Al dia siguiente con el nifio Pedro sali a
buscar A una tribu de indios que creia muy
lejos, pero la encontr6 de camino hacia nues-
tra Misi6n, donde esperaban encontrar al-
gunos recursos para poder vivir y amparo
contra los malos indios y pobres y dosgra-
ciados cristianos. Me decian que los blancos
habian matado A dos A balazos y que ellos
se habian podido escapar. ; Cuanta pobreza,
cuanta desnudez y miseria! Con tanto frio
(5 grades centigrados bajo cero) la mayor
parte no tenia con que cubrirse. Llegamos
cerca de dos casas, levantaron una especie
de rancho, y despues se acercaron A nuestra
casa para ver y saludar A los reci6n llegados.
No les permit que vieran A las Hermanas
en aquel estado; les distribuimos mantas
para cubrir su desnudez y les lavamos y
despu6s los enviamos A sus ranchos, donde
les dejamos para salir.
Tranquilizaos, queridos indios, yo ir6 a
Italia y har6 ver vuestro estado y las mise-
rias que sufris, si es que me promet6is, ser
buenos, y espero que el coraz6n de mis Su-
periores se moverA A darme personal, y el
de los cooperadores nos proporcionarA los
recursos necesarios para vuestra salvaci6n.
Querido D. Rfa, esp6reme pronto con
much personal listo y recursos que serAn
la salvaci6n de la Tierra del Fuego, y ben-
digame con todos los hermanos.
Jos FAGNANO
Prefecto Apostdlico.
Puntarenas 19 de Mayo de 1895.



GRACIAS DE MARIA AUXILIADORA.

Maria atiende pronto A sus de-
votos. Recurri A la Sma. Virgen Auxi-
liadora para alcanzar por su intercesi6n una
seilalada gracia y habi6ndola obtenido sin
dilaci6n, quiero hacer pfiblico mi agradeci-
miento, segin lo prometi.
GUADALUPE R. DE PENlA
Sinaloa (MIjico) 5 de Agosto de 1895.









- 289 -


*
SR. DIRECTOR DEL Boletin Salesiano.
Suplico A V. se sirva insertar un gran
favor obtenido de Maria Auxiliadora; y es
que encontrAndome bastante enferma de una
ulceraci6n en la garganta y boca acudi A la
Sma. Virgen y habiendo alcanzado el alivio
doy gracias 6 Maria Auxiliadora per tan
sefialado beneficio.
Una Cooperadora.
MWjico, 15 de Agosto 1895.


RDO. Sr. D. RAPAEL M. PIPERNI, Pbro.
Mi Amadisino Padre:
Tuve una enfermedad por mis de cuatro
afios, sin que medicine alguna pudiera cal-
mar mi dolor. Lleg6 4 mis manos la estampa
y novena de Maria Auxiliadora y al termi-
nar la novena se present un doctor sin que
fuese Ilamado, tom6 ]a medicine que me or-
den6, invocando y poni6ndome bajo el am-
paro de Maria, i oh maravilla la gracia fu6
patent, pues en el acto desapareci6 el dolor.
En prueba de mi gratitud a tan prodigiosa
Sefiora prometo ser su fiel devota.
FRANCISCA DiAz DE RAMiREZ
OrIzaba (M6jioo), 1 de Setiembre de 1895.

*
SR. DIRECTOR DEL Boleti6 Salesiano.
Muy Sr. mio:
Impresionada por las relaciones de las
mercedes que la Sma. Virgen, bajo la ad-
vocaci6n de Maria Auxiliadora, concede A
todos los que con fe la invocan, le pedi ar-
dientemente me alcanzara la gracia de poder
criar el tercero de mis hijos, pues habia te-
nido el dolor de no poderlo hacer con los
anteriores y de perder uno de ellos.
Este tan sefalado favor me ha side conce-
dido, no obstante mi d6bil y enfermiza cons-
tituci6n, por lo que con la mayor gratitud
cumplo con la promesa de publicar en el
Boletin Salesiano este singularisimo favor.
De V. atenta y S. S.
MANUELA L. DE DOMINGUEZ.
MIjico, 18 de Setiembre de 1895.




NECROLOGIA.



Emmo. Cardenal Sanz y Fords.
La Religi6n, la Patria y la ciencia lloran de con-
suno una nueva 6 irreparable perdida en la per-
sona del Emmo. Sr. Cardenal Arzobispo de Sevilla,
Dr. D. Benito Sanz y Fords, que falleci6 el 1 del
pasado Noviembre, en Madrid, en el colegio de
las Hermanas Carmelitas de la Caridad, despu6s


de breve pero fulminante ataque de apoplegfa,
recibidos con gran fervor los Santos Sacramentos.
Habia nacido en Gandfa, y contaba sesenta y
siete aios de edad. Fu6 Can6nigo por oposici6n
en Tortosa, donde se di6 A conocer por su elo-
cuencia verdaderamente maravillosa, de que ha
dado repetidas nuestras en las ocasiones mis so-
lemnes, especialmente en los Congresos Cat6licos
y en el Eucarfstico de Valencia.
Fu6 obispo de Oviedo, dejando alli como mo-
numento de su actividad las grandiosas obras de
la c6lebre Colegiata de Covadonga, mis tarde,
Arzobispo de Valladolid y finalmente de Sevilla,
durante cuyo pontificado recibi6 el Capelo Car-
denalicio.
Los Salesianos de Sevilla han perdido en 61 un
verdadero padre y un gran protector, pues como
a hijos les trataba y protegfa y ayundaba con si
poderosainfluencia. Su recuerdo y agradecimiento
sera en ellos perenne.
La historic contara al difunto Cardenal de Se-
villa come una de las glorias mds legitimas de ]a
Iglesia espaiola en el present siglo.
i Descanse en paz el sabio y virtuoso Purpurado !
No le olviden en sus oraciones nuestros bene-
m6ritos Cooperadores, de cuya Pia Asociaei6n
formaba parte el difunto Cardenal.
R. I. P. A.



BIBLIOGRAFIA.


LECTURES CATOLICAS.

No bay cosa ms litil p ara promover
6 inflamar la piedad en el pueblo cowo
las Lecturas Cat6licas. --Pio IX.
Es un hecho palmario que hombres perversos pro-
curan con empefo desmoralizar a los pueblos 4 fin de
conseguir los inicuos intentos que persiguen. Entre
los medios de que al efecto se valen, uno de los mds
poderosos es la difusi6n de imagenes y libros detes-
tables y frecuentemente contrarios a los dogmas de
nuestra Santa Religi6n. No siempre esto se manifiesta
sin embozo, sino que encubierto con sutil hipocresia
se adorna con estilo ameno y florido, y bajo pretext
de tratarse arguments interesantes y agradables pa-
san de mano en mano produciendo, con el veneno
que encierran, los mis funestos resultados. Y no
ocurre esto tan solo en las oiudades populosas, sine
aun en villas y aldeas apartadas, done la antigua
y piadosa costumbre de lectures de Historia Sagrada
6 de otros libros recomendables es ahora sustituida
por lectures inmorales y corrosivas.
Con el fin, pues, de contrarrestar tan perniciosos
efectos, los Salesianos de Sarria (Barcelona) dieron
comienzo 4 Las Lecturas Cat6licas que estdn para en-
trar en el tercer ano de su vida. Con esta ocasi6n
nosotros encarecidamente se las recomendamos 4 todos
nuestros lectores, a fin de que las protejan, las di-
fundan, las propaguen entire sus deudos y conocidos,
pues la modicidad del precio, la variedad de sus pu-
blicaciones, y sobre todo el bien grande que pueden
producer por la profundidad y bondad do sus doctri-
nas, las hacen dignas de nuestra consideraci6n, estima
y decidida proteci6n. Si el dar un vase de agua 4 un
pobre sediento por amor de Jesucristo, nos merece una
corona de gloria en el cielo, I qu6 premio estarg re-
servado al que proteje, difunde y propaga esta clase
de publicaciones, que tanto bien para la vida eterna
pueden producer yendo 4 manes de tantos desgracia-
dos a quieues apagard la sed de la verdad de sus al-










- 290-


mas, 6 quienes ser~n luz en sus tinieblas, angel sal-
vador en sus descaminados pasos? Variss son, es verdad,
las publicaciones que de una fi otra manera se dedican
6 este objeto, pero afin cuando fueran muchas mas y su
difusi6n extraordinaria, no bastarian 6contrarrestar las
innumerables corrientes de perversi6n de nuestro siglo.
Prestemos, pues, nuestro decidido 6 incondicional
apoyo a esta obra que si bien en minima part; so
propone contribuir 4 la reform de nuestras costum-
bres y a apresurar el definitive y absoluto reinado
de N. S. Jesucristo sobre nuestra sociedad.

CONDICIONES DE SUSCRIPCI6N.


1.' El fin de las Lecturas Catdlicas es difundir libros
sanos, de caricter instructive, de amenidad 6 de his-
toria, basados siempre en las enseilanzas de nuestra
Santa Religi6n.
2.1 Cads mes saldrd un tome de 100 4 120 piginas
aproximadamente.
3.* El precio anticipado de la suscripci6n es:
Espafia, un ano, 2'50 pts. Extranjero y Ultramar
3'50 pesetas.
4.' Se admitiran suscripoiones por anio 6 per se-
mestres anticipados, I partir de 1.0 de enero 6 de 1.0
de julio, en libranzas de Giro-Mutuo, en letras de
fAcil cobro, 6 sells de correo, siempre que estos se
remitan en carts certificada.
5.a Por cada diez suscripciones hechas al contado
se entregarg un ejemplar m6s.
6.a Cads abonado recibiri un ejemplar del < Hombre
de bien 6 del o Calendario ameno,p que se repartir6
con el ndmero de Diciembre.
7.8 Con el objeto de procurar mayors ventajas 6
los senores Sacerdotes que nos presten su apoyo cons-
tituyendo centros de suscripciones de 50 ejemplares
para arriba, les ofrecemos la suscripci6n por solo 2.
pts. al affo, y el envio france de portes para los puntos
dolde haya ferrocarril 6 correo.


Recibimos, y agradecemos, un ejemplar de la nove-
lita La firm del banquero, de la escritora cat6lica Au-
rora Lists, regal quo la Bevista Popular de Barcelona
ha hecho i sus suscritores.
Se vende A cincuenta c6ntimos cada ejemplar en rds-
tica, y 6 una peseta en tela y plancha dorada.
La Biblioteca del Iogar, de que este librito form


parte, establecida en Barcelona, ha publicado ya va-
ries tomos, de pequeias novels de sana y moral ten-
dencia. Las recomeudamos 6 Iiestros lectores.


Tambidn homos recibido 6 ignalmente agradecemos,
un ejemplar de la notable conferencia que sobre las
Enseflanzas que se deeprenden de las fiestas de Roma,
(20 de Sbre.), di6 el Sr. D. Jos6 Ildefonso Gatell, Pbro.,
en la sesi6n celebrada el primer domingo de Octubre,
per la Obra de Buenas Lecturas. Aprovechamos esta
propicia ocasi6n pars dar S conocer esta excelente
Obra, cuyo fin no es otro que contrarrestar los per-
niciosos efectos de las malas lectures, por medio de
la difusi6n, generalmente, gratuita, 6 casi gratuita,
de hojas, optiscolos y publicaciones de sanos y proba-
dos principios. Patrocina tambin varias interesantes
revistas cat6licas, y mensualmente publicaun Boletfn
y repertorio de buenae lecturas, que so reparte entire los
asociados yentre los quo se susoeiban la Obra desde
0,50Fpts. enadelante; cuenta de los trabajosen 1 ele s s di
realizados. Siendo tanta su prdctica importanoia y tan
grande los servicios que preata s la religion y d la
moral,se la recomendamos : nuestros cares lectores.

**
Copiamos della Revista Popular de Barcelona y ha-
cemos nuestras sus palabras: I'Poco serg cuanto aqui
digamos en alabanza del ndmero extraordinario que
6.1a Virgen del Pilar han dedicado con motive de su
fiesta, nuestros compasieros, del excelente Semanario
que con este titulo (El Pilar) se public en Zaragoza.
Mucha y buena prosa, muchos y buenos versos, mu-
chos y buenfsimos grabados, forman este nfimero de
cincnenta p6ginas, que, result mfs bien un libro que
un peri6dico. Arag6n y la Virgen Patrona suya, pal-
pitan en todo 41, sin nota alguna' mundanal que so
destaque y disuene del unadro, hoy que tan de moda
es, adn on trabajos de esta clase, el miscere sacrapro-
fanis. Es un homenaje en todo digno de la Reina de
los oielos y de su fidelisimo reino de Arag6n. Gran
ejemplo ha dado I todos los de las demsg ciudades
de Espana aquel punfado de valerosos cat6licos, 6
quienes enviamos carifoso aplauso y parabidn. Los
que deseen adquirir esta bellisima colecci6n literaria
y artistic, la hallarin en la Administraci6n de la
Bevista Popular, tino, 5, 6 bien en la de El Pilar,
S. Pablo, 49 pral. Zaragoza, al precio de 60 cents, de
peseta y 65 per correo.*


-0 1'II"'!II'I I'rI&I 1 8 S.'It I'! III I'I' i''I' 'I''I"I''' 11. 1111 I111 1111 1 1111111111111


21;TJDIIOE3 D>EIrl ,AJV 1189g.


Enero.
Avisos Importantes. . . .
Carta del Sac. Miguel Rda 4 los Coopera-
dores y Cooperadoras ...
Roma. El Misionero Don Tomatis los
pids del Santo Padre . .
Espafia. Santander. Fiesta de Santa Ce-
cilia. Gerona. Sevilla. Inaugnraci6n
do una bands instrumental. M6laga.
Nueva fundaci6n Salesiana ..
La Obra de D. Bosco en America: Ecua-
dor. j Qu6 son los Talleres Salesianos y
cuanto so gasta en ellos? (Conclusi6n) .
Noticias de los Misioneros de D. Bosco: -
Patagonia Meridional: Ecuador. Implan-
taci6n definitive de la Misi6n de Guala-
-quiza . . .
Santiago de Chile. Simp6tica fiesta: -
Actualidad...... .......
Noticias Varias ......


pdg. 1
2 2

> 7


> 9

> 11


> 14

) 21
A 24.


Febrero.
Doloross nueva . . dg. 25
Una for sobre la tumba de D. Bosco 26
i Pobres nifios! . . 26
Peligros que traen consigo las malas lectu-
ras . . . 28
Espafia. Sarrig-Barceiona. Velada. Discurso
do D. Manuel M." Pascual. Santander.
A los cat6licos santanderinos. En el Ora-
torio de Don Bosco ...... 30
Portugal; Los Salesianos en Braga 33
Am6rica. MJjico. Solemne inauguraci6n de
los nuevos talleres en la capital. San-
tiago de Chile. La escuela de agriculture
de Melipilla. Otras noticias . 34
Noticias de los Misioneros de Don Bosco.
Tierra del fuego. Misi6n de nuestra SeSora
de la Candelaria Paraguay. Monsefior
Luis Lasagna en la capital de la Repdblica
del Paraguay ......... 37
Gracias de Maria Auxiliadora .. > 4
Noticias y Variedades .. > 45










- 291 -


Necrologa . . .
Bibliograff .

Marzo.
PrimerCongreso deCooperadores Salesianos.
Su importancia y el per qu6 Bolonia
Dios lo quiere Junta de Sras. Coope-
radoras Boletfn Salesiano Adhesiones
Circular 6 los Sres. Obispos Italianos
Exposici6n Concrso Circular de la
Junta Promotora Avisos Invitaci6in
El ideal del Obrero (poesia) . .
Don Camilo Ortilzar .........
Espana. Sevilla. Fiesta de los ninos Sale-
Ssianos. Mdlaga. Utrera. Fiesta de
SanFrancisco de Sales
*La Obra de Don Bosco e el Extranjero.
Italia. Francia . . .
America. Santiago de Chile. Escuela prdctica
de agriculture en Melipilla (Continua-
oi6n) Venezuela. Los Salesianos en Caracas
y Valencia. Otras noticias . .
Noticias de nuestros Misioneros. Uruguay.
La primera caravana para la Misi6n del
MattoGrosso.-:,Ecuador. VicariatodeM6n-
dez y Gualaquiza. Una excursion al Sur
de Gualaquiza. Incendio. La Misi6n de
Gualaquiza. Patagonia. Tres meses de
Misi6n en la Cordillera. Doscientos se-
senta y trees nuevos Cristianos .
Gracias de Maria Auxiliadora .. ..
Bibliograffa . . .

Abril.
Primer Congreso Internacional de Coope-
radorea y Cooperadoras Salesianos. En vis-
peras del Congreso AQu6 sera el Con-
greso Salesiano? Ultimas noticias -
Programa .............
La obra de Don Bosco y el Socialismo
Una Palabra a la Juventud ...
Espaia. Fiesta de San Francisco de Sales.
Sevilla. El Emmo. Sr. Cardenal Sanz y
Forces y los Salesianos. Bialp Md-
laga Gerona. Santander . .
La Obra de Don Bosco en el Extranjero.
Italia . . . .
Am6rica. Brasil. Mdjico. Los hijos deDon
Bosco en Pernambuco. Otras noticias .
Noticias de nuestros Misioneros. Ecuador.
Vicariato de M6ndez y Gualaquiza. -
Gualaquiza. Guerra de los Jibaros -La
viruela Incendio de la Casa y Talleres
de la Misi6n. Brasil. Los Misioneros
Salesianos en el Estado de Matto Grosso
Estado del Matto Grosso Habitantes
de Matto Grosso leligi6n de los sal-
vajes Su ferocidad Dificultades para
el Misionero. Pastoral de su Ilma. Car-
los Luis d'Amour, Obispo de Cuyabg. -
Carta de su Excelencia Reverendfsima
Mons. Luis Lasagna en sn primer viaje
al Matto Grosso . .
Variedad .. . ....
Bibliografia . . .
Cooperadores Salesianos difuntos ..

Mayo.
Mes de Maria .. .........
Prdcticas en honor de la Sma. Virgen .
Misericordia divina . .....
Primer Congreso Internacional Salesiano .
Viaje de Don Rfia al Mediodfa de Fran-
cia y a la Palestina . .
Espafa. Santander. El carnaval en el Ora-
torio de Don Bosco. Mdlaga. Una carta.
Notas agenas en favor de los niios desam-
Sparados. La infancia abandonada. La
Corufa. Los talleres salesianos Gerona.


pdg. 47
S48








> 49
55
>) 55

0 56
S58


59






S 64
71
)) 72


-- 291


Julio.
> 73
> 77 Primer Congreso Internacional de Coope-
> 78 radores Salesianos. Carta d su Santidad
Respuesta de Ledn XIII. _neva prueba de
benevolencia del Papa . .
Consacraci6n episcopal del Ilmo. Sr. Costa-
) 80 magna . . .
lmo. Sr. D. Santiago Costamagna, Obispo
a 85 titular de Colonia, en la Armenia, y Vicario
Apostolico de Mdndez y Gualaquiza, en el
85 Ecuador . . .
Don Rda en Palestina . .
Espana. Mdlaga. Conferencia Salesiana. -
Fiesta de Maria Auxiliadora. Mdlaga. -
Rialp . . .
Amdrica. Santiago de Chile. Escuela practice
deagricoltura en Melipilla (continuaci6n).
Bogotd. La Congregaci6n Salesiana y el
Oratorio festive de Le6n XIII .
Noticias de nuestros Misioneros. Misiones
Salesianasde la Patagonia. Misiones. Tierra
del Fuego. Chubfit. Rio Negro. Brasil.
Carta de Su Excelencia Reverendisima
Ilmo. Sr. Luis Lasagna, en ns primer viaje
> 88 al Matto Grosso (continuaci6n) .
> 96 Gracias de Maria Auxiliadora . .
> 96 Necrologia. Don Antonio Sala,Pbro .
a 96 Noticias y Variedades . ..
Cooperadores Salesianos difuntos .

Agosto.
> 97
> 99 La Asunci6n de Nuestra Senora .
> 99 El Ilmo. Sr. Costamagna A los pies del Santo
> 100 Padre . . .
Impresiones de viaje. Turin (Italia) .
o 101 Espana. Malaga. n paseo. Pdrrafos notables
Rialp. Sevilla. Solemnisimos cultos
en honor de Maria Auxiliadora .
America. Santiago de Chile. Escuela prdc-
tica de Agricultura en Melipilla (conclu-
> 101 sion). Villa de Cura (Venezuela). Fiesta


a 145

148


a 148
> 149

> 152


> 155




> 157
> 165
) 167
> 168
) 168



)) 169
> 170
> 171

> 172


*
Am6rica. Santiago de Chile. Escuela prActica
de agriculture en Melipilla (continuaci6n).
Bogotd. Oratorio festive. Otras noti-
cias . . . pdg. 104
Noticias de nuestros Misioneros. Brasil.
Carta de su ExcelenciaRevma. Mons. Luis
Lasagna, en su primer viaje al Matto Gros-
so (continuaci6n). Tierra del Fuego. El
vaporcillo para la Misi6n de ]a Candelaria.
Primera visit de Mons. Fagnano 6 la Mi-
si6n de la Candelaria. Consuelos y penas.
De salvajes convertidos en artists 108
Gracias de Maria Auxiliadora .... 116
'Noticias y Variedades . .. 117
Historia del Oratorio de San Francisco de
Sales . 118
Bibliografia. .. ..... 120
Cooperadores Salesianos difuntos > 120

Junio.
Primer Congreso Internacional de Coopera-
radores Salesianos . .. > 12t
Espaiia y el Congreso .. ..... 122
El Emmo. Cardenal Domingo Svampa, Ar-
zobispo de Bolonia . .. 123
Cr6nica del Congreso . . 123
Academia en obsequio I los Congresistas > 137
Grandiosa peregrinacibn i ]a Virgen de San
Lucas . ..... 137
Pidamos al Coraz6n de Jesis por Ia cris-
tiana educaci6n de los ninos >' 138
Fiesta de Maria Auxiliadora .... 138
Espana. Malaga. Barcelona ..... 139
Noticias de nuestros Misioneros. Ecos de
la Patagonia . . 142
Gracias de Maria Anxiliadora . 144
Pensamientos . . 144









- 292 -


de MariaAuxiliadora.- Concepti6n (Chile).
Talleres Salesianos. . .. pa. 176
Noticias do nuestros Misioneros. El cama-
rujo en la Patagonia 6 el culto piblico al
Espirito bueno y el culto privado al espiritu
malo y su terminaci6n. (Relacion de Mons.
Cagliero). Brasil. Carta de Su Excelencia -.
Beverendisima Ilmo. Sr. Luis Lasagna, en
su primer viaje al Matto Grosso (Conclu-
si6n) . . .. 179
Gracias de Maria Auxiliadora . 185
Ecos del Primer Congreso Internaci6nal
.Salesiano.... . . 186
Noticias y Variedades . .. 188
Historia del Oratorio de San Francisco de
Sales ......... . 189
Bibliografia ............ 192


Setiembre.


Important .. .. . .
Obra de Maria Auxiliadora para fomentar
las vocaciones al Estado Eclesiistico
La instituci6n salesiana de D. Bosco
Un oristiano como ha de ser y se necesita
Congress Cat6lico de Lisboa . .
La Obra de D. Bosco en Italia . .
Espaia. Gerona. Granja Salesiana de San
rsidro Sevilla. Solemniaimos cultos en
honor de Maria Auxiliadora. conclusionn)
Amdrica Lima (Peru). Bogotd (Colombia).
Victorias de Maria Auxiliadora. Md'jico.
Oratorios festivos .......
Noticias de Nuestros Misioneros. Ecuador.
Ocho meses en el Vicariato de Mdndez y
Gualaquiza. --El Camarujo en ]a Patago-
nia 6 el culto pliblico al Espiritu bueno y
e,. 11l I.. .id. 11i- ir: tumalo, y -a totr-
i muOnlti u .,',in lln- .' i). Otras noticias.
Gracias de Maria Auxiliadora . .
Noticias y Variedades . .
Bibliografia... . .


Octubre.

Las Oraciones Jaculatorias . .
El Rosario en familiar . .
Eficacia del Santo Rosario. Una conversion
extraordinaria .. . .
Le6n XIII, la Reina y el Ejdrcito Espailol.
Ecos del Primer Congreso Internacional
Salesiano .. . ..
Espaiia. Sevilla. Reparto de premios en el
Institute Salesiano Sarrid (Barcelona).
La caridad es industriosa . .
Amdrica. Santiago de Chile. Oratorio festivo
x Don Bosco >. Lima (Perl). Talleres
Salesianos. Bogotd (Colombia). t Porqud
sera? Otras noticias . .
Noticias de *nuestros Misioneros. Tierra del
Fuego. Dos admirables conversions. -Mi-
sidn de la ITsla Dawsdn. --. Patagonia. En
favor de la Santa Infancia. Ecuador. Vi-
cariato de .'/I : G udlaquiza. La fiestade
la Shanza entire los Jibaros .
Gracias de Maria Anxiliadora .. ..
NSotI ias y Variedades . .
Necrologia . . ..


) 193

) 194
a 195
> 196
) 197
> 198


) 200

) 204




> 207
> 214
a 215
> 216


a 216
S 220

> 220
S221

> 222


> 224


> 226




) 231
> 235
) 238
a 240


Noviembre.


Los Congresos Cat61icos .... .
Prepar6moos . . .
La Esperanza. (Carta de una madre reco-
mendando i su hijo el mejoramiento diario).
Caridad para con las almas del Pargatorio
Mons. Fagnano ante el Padre Santo .
Ecos del Primer Congreso Internacional Sa-
lesiano . . .
La Obra de Don Bosco en el extranjero.
Italia. Portugal ..
Espana. Gerona. De grato recuerdo
Am6rica. Buenos Aires. Escuela de Artes y
Oficios. Oratorio festivode Santa Catalina.
-Lima (Peril). Discursodel Exmo. Sr. De-
legado Apost6lico Mons. Macchi, en el Acto
literario-dramgtico-musicalcelebrado eLsu
honor en los Talleres Salesianos. Bogotd
(Colombia). Un nuevo gran Lazaroto Na-
cional. Conferencia del Rdo P. salesiano
Evasio Rabagliati. Brasil. Pringles
(Rio Negro) .
Noticias de nuestros Misioneros. Uruguay.
Dos Cartas del Ilmo. Sr. D. Luis Lasagna.
I. Los misioneros salesianos benem6ritos
de las ciencias naturales y de la agriculture.
II. Los misioneros salesianos benem6ritos
delameteorologia. Chubnit. Seis conver-
siones del Protestantismo y otras oinco en
vista. Ser6nase el horizonte ...
Gracias de Maria Auxiliadora . .
Noticias y Variedades .. . .
Historic del Oratorio de San Francisco de
Sales . . . .
Bibliografia . . .
Important
Cooderadores Salesianos difuntos .. .



Diciembre.

Felicitaci6n .... . .
Dolorosisima pdrdida .. . .
Salida de los Misioneros Salesianos
Maria es llena de gracia .
El XIII Congreso Cat61ico Italiano y la Pia
Sociedad Salesiana . .....
Viajo de nuestros Misioneros. De Turin A
Barcelona. De Barcelona & las Islas del
Cabo Verde . . .
La Obra de D. Bosco en el Extranjero. Italia
Espana. Mdlaga. Fiesta de San Enrique y
repartici6n de premios . .
Am6rica. Talca (Chile). La fiesta de la A-
sanci6n de Maria Sma. y el aniversario del
amado D. Bosco. Bogotd (Colombia).
Conferencia del R. P. Rabagliati (Conclu-
si6n). Pernambuco (Brasil). Colegio del
Sagrado Coraz6n de Jesils. Lima (Peril)
Escuelas de Artes y Oficios . .
Noticias de nuestros Misioneros. Puntare-
as . . .
Gracias de Maria Auxiliadora . .
Necrologia. Emmo. Cardenal Sanz y Fords.
Bibliografia . . .
Indice del aio 1895. . . .


Con aprobaci6n do la Autoridad EclesiAstica Gerente JOSE GAMBINO. Turin, 1895 Tipograffa Salesiana.


pag. 241
a 242

243
> 244
S245

S246

>) 248
) 251








S252






a 258
) 262
S) 264

> 265
S267
) 268
) 268


) 269
) 270
a 271
a 273

) 273


> 274
> 276

a 278





) 279

> 287
) 288
> 289
> 289
> 290




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs