Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00046
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00046
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Full Text



2.0 X N. 10.


Pnblicaoi6n mensual


OCTUBRE de 1895


BOLETIN SALESIANO


Quien recibiere & un niio en mi Debemos ayudar A nuestros her-
nombre, & mi me recibe.. manos a fin de cooperar a. la
(MATH. XVII.) difusi6n de la verdad.
(III S. JUAN, 8.
Os recomiendo la nifez y la ju-
ventud; cultivad con grande es- Atiende A la buena lectura, A 1a
mera su educaci6n cristiana; y exhortaci6n y & la ensefianza.
proporcionadle libros que le en- (I TIMOTH. IV, 13.)
sefien A huir del vicio y & prac-
ticar la virtud. Entre las cosas divinas, la ms su-
(PIO IX.) blime, es la de cooperar con Dios
A la salvaci6n de las almas.
Redoblad vuestras fuerzas A fin (S. DIO.IsIo.)
de apartar & la nifiez y juven- (S. Do
tud de la corrupci6n & incredu- El amor. al pr6jimo, es uno de
lidad y preparar asi una nueva los mayores y m&s excelentes
generacion. 6 does que la divina bondad
-- ~ puede conceder & los' hombres.
(LEON XIII.) (El Doct. S.' FRAxc. do Sales)


-4; ( DIRECCION en el Oratorio Salesiano Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) )--
a. in.- e *0-~'


SUTMARIO.
LAS ORACIONES JACULATORIAS.
EL ROSARIO EN FAMILIAR.
EFICACIA DEL SANTO ROSARIO. Una conversisn extraor-
dinaria.
LE6N XIII, LA REINA Y EL EJIRCITO ESPAROL.
EcoS DEL PRIMER CONGRESS INTERNATIONAL SALE-
SIANO.
ESPARA. Sevilla. Reparto de premios en el Instituto
Salesiano Sarrd (Barcelona). La caridad es in-
dustriosa.
AmfRICA. Santiago de Chile. Oratorio festive g DON
Bosco >. LiAm (Perd). Talleres Salesianos. -
Bogotd (Colombia). 1 Porqun serd ? Otras noticias.
NOTICIAS DE NUESTERO MISIONEROS. Tierra del Fuego
Dos admirables conversiones. 'Mis6rn do la Isla
Daws6n. Patagonia. En favor de la Santa Infan-
cia. Ecuador. PVcariato de Mdndez y Gualaquiza.
La fiesta de la Shanza entire los Jibaros.
GRACIAS DE MARfA AUXILIADORA.
NOTICIAS Y VARIEDADES.
NECROLOGfA.



IMPORTANT.
Llamamos la atenci6n de nuestros
amados Cooperadores, sobre la si-
guiente conclusion del Congreso Sa-
lesiano:
< Oon un especial y vivo interns el
Congress recomienda la lectura del
.Boletm Salesiano, por medio del cual
revive cada dia en sus obras el vene-


rando D. Bosco, y hace ardientes vo-
tos para que la lectura y propagaci6n
del mismo, merced al celo de los Ooo-
peradores, trascienda fuera de ellos,
en manera que su difusi6n sea con-
tinua 6 ilimitada >.


Siendo el Boletin Salesiano vinculo
de uni6n entire los Cooperadores, en
cuyos pechos alimenta viva la llama
de la caridad, con la relaci6n de lo
que la Pia Sociedad Salesiana bace
en provecho de la juventud pobre y
abandonada y el empleo que da a sus
limosnas y donativos, nada se exige por
la subseripci6n, dejando 4 cada uno en
la libertad de contribuir a los gastos de
la edici6n con lo que sus fuerzas le
permitan y su caridad le sugiera.
Si cada subscritor pagara con este ob-
jeto, al menos 3 pts. anuales, los gastos
quedarian casi en su totalidadcubiertos.
Agradecemos a todos nuestros lec-
tores la benevolencia que hasta el pre-
sente nos han dispensado, y confiamos
de que en adelante nos la continua-
ran dispensando.







- 218 -


LAS ORACIONES JACULATORIAS.


A condici6n esencial de la vida, acre-
-di centamiento y perfecci6n de todo ser
criado, consist en adherirse A su principio;
el arroyuelo se adhere A la fuente de la que
se deriva, la floor al tallo que la soporta, la
llama al foco de que se lanza. Separad al
arroyo de la fuente y se secar6; la floor
de su tallo y se marchitard, 6 Ia llama del
foco y se apaga y muere.
i Cuanto mas rige esta ley al hombre, esta
noble criatura, obra maestra entire todas las
que han salido de las manos del Criador!
Compuesto de dos sustancias, una material
y otra spiritual, debera necesariamente
adherirlas cada una al principio de que
emanan, 6 fin de mantener y desarrollar su
existencia respective: el cuerpo se susten-
tara con los alimentos terrestres; el alma
ird 6 sacar de las divinas fuentes los ele-
mentos de su vida.
En cuanto 6 nuestro cuerpo, no tenemos
necesidad de exhortarnos 6 vivificarlo por
una alimentaci6n regular; sus necesidades
se imponen y nos apresuramos 6 satisfacer-
las, tomamos nuestra comida a6 hora fija, y
asi conservamos nuestras fuerzas vitales.
SPero cuan diferente es esto para nuestra
alma! ..... para esta llama sagrada que
un soplo divino hizo salir de la nada, y
que uuida A nuestros 6rganos fisicos, de
acuerdo con ellos debe cumplir la tarea que
Dios le impone. para conquistar una eter-
nidad feliz.
Esta alma tiene tambi6n hambre y sed;
ella tambi6n, para poseer una vida plena y
abundant, debe adherirse 6 su principio,
es decir, al Sefior de cuyo seno baj6 mise-
ricordiosamente un dia.
i Ah i cuan pocos lo comprenden! Y esto
es lo que explica el misterioso tormento de
tantos series que, ignorando 6 desconociendo
su celestial origen, quieren hacer vivir su
inteligencia y coraz6n de los falsos bienes
de la tierra.
Semejantes A esa antorcha encendida que
una mano vigorosa tiene derribada, se roen
A si mismos, como esa llama que no pu-
diendo subir hacia su esfera por el violent
esfuerzo que se le impone, devora la sus-
tancia de que apaciblemente se debiera ali-
mentar. El santo Cura de Ars comparaba a
estos desgraciados A un insensato que para
aplacar su hambre devoradora llenara de
arena su hambriento est6mago. Mas tc6mo
daremos vuelo A nuestra alma prisionera
aqui abajo, y que imperiosamente aspira 6
volver al adorable seno de donde sali6, para
sacar de ahi la vida Por la oraci6n. i La
oraci6n! estas son las alas. que nos llevan
al pals de la libertad; es la respiraci6n del


alma, su element vital, su alimento nece-
sario! iOh cuan bien lo saben los Santos y
cuanto profundizan en ella! Pero tambi6n
i6 cunn alto grado poseen esta vida sobre-
natural que tanta falta nos hace!
Eutre las multiplicadas formas con que
se viste la oraci6n, no hay una que sea mAs
dulce, mas facil y puede ser nias santifi-
cante, que la que se llama oraci6n jacula-
toria. Nuestra agitada vida no nos permit
sin duda consagrar una hora cada dia 6 la
oraci6n mental, que ciertamente no seria
demasiado para acercar nuestra alma 6 Dios,
alimentarla con las verdades eternas, y sa-
ciarla en las fuentes de la vida. A lo menos
podemos suplirla, en cierta manera, por el
uso frecuente de las oraciones jaculatorias,
tan itilmente empleadas adn por las mismas
almas de oraci6n.
Ouando un est6mago d6bil no puede so-
portar fuertes comidas, se le reemplazan
por los alimentos frecuentemente repetidos.
Lo mismo sucede con nuestra alma.
Por estos impetus reiterados, por estas
frecuentes elevaciones 6 Dios, por estos cla-
mores del coraz6n enviados secretamente al
cielo, por estas aspiraciones breves, pero
ardientes, el alma suple a las oraciones pro-
longadas, aumenta su vida sobrenatural, y
hace rdpidos progress en la virtud. Todos
los maestros de la vida spiritual recomien-
dan con instancia el uso de las oraciones
jaculatorias. San Francisco de Sales las ha
redactado para el uso de sus Hijas de la
Visitaci6n, muy sustanciosas y verdadera-
mente s6lidas, del buen tesoro de su cora.
z6n; se dirijen ya a Nuestro Senor, ya A la
Santisima Virgen 6 al Angel de la Guarda.
Se puede diversificarlas de mil maneras,
procunciarlas vocal 6 mentalmente; pero
serA ftil adaptarlas a las disposiciones in-
teriores en que uno se halla, al atractivo
particular y sobre todo A las necesidades
actuales de nuestra alma. Si nos atormenta
la impaciencia, insistamos sobre esta aspi-
raci6n: Dulzura del Coraz6n de Jesis, apa-
ciguad mi coraz6n. En el temor 6 el desa-
liento, exclamemos diciendo 6 Dios: Los que
esperan en Vos, Seior, no serdn nunca con-
fundidos. En la tristeza 6 intima desola-
ci6n: Dios mlo, Dios mfo, porqud me hab6is
abandonado ? En las pruebas y contradiccio-
nes dirds: Fiat, Fiat, que vuestra e oluntad
se haga, oh Dios mio, y no la mia. Volvamos
frecuentemente nuestro coraz6n hacia la di-
vina Eucaristfa, salud6mosla en espiritu,
diciendo de vez en cuando: Alabado, amado
y adoradn sea d cada moment el Santisimo y
Divinisimo Sacramento. Gustemos repetir es-
tos impetus de amor: ; Oh .Jesis mio, Vos
sois la.delicia de mi coraz6n! d Dios mfo, Vos
sois ini todo! 1 Salvador de mi alma, cuando
serd todo vuestro ?
Y como hijos pequeiitos necesitados de los
auxilios y cuidados de tierna y amorosa ma-








- 219 -


re, recurramos con frecuencia A Maria, di-
ci6ndola: Auxiliadora de los cristianos, ruega
pr nosotros; Refuqio de pecadores, no nos des-
anpares; Virgen de las Virgenes, Inmacu.
lqda Maria, Madre nuestra, preserved pura


de la divina caridad, y afin cuando estuvi6-
remos secos, desolados, ellas nos reanimaran
y consolarAn.
Debemos preferir las oraciones jaculatorias
enriquecidas de indulgencias, puesto que


" / *


,,
,~,.,


L~
~~L-- ,,:
;i.
~.~,asC"'.. ~v.~c~Xi~i~.u. .~
C


~Q~ii,


f "'


El Cura cierra el ayuno al fiesthro..... dindole i beber el zumo del tabaco.


(V. pa

nustra !alma y limpio nuestro cuerpo de la
cotrupci6n que nos rodea para que sea siem-
pro digna de vuestro divino Hijo Jesuis; Mues-
tra que eres mi Madre; etc. etc.
stas pajitas arrojadas en la hoguera de
nuastro coraz6n, mantendran en 61 el fuego


,g. 234).

obtienen double fin: nuestra propia santifi-
caci6n y el alivio de las santas almas del
Purgatorio.
En fin, para prevenir la inconstancia, es
bueno proponerse cierto nfimero de estas
cortas oraciones para cada dia; tres 6 cinco


-~r ~

~!
c c,. 7







220 -
-I


en la maiana, otras tantas A medio dia, y
en la tarde, seria el minimum que debiera-
mos fijar.
Cual flechas de amor irAn A herir el Co-
raz6n de Dios y el de su santisima Madre
y nuestra, Maria, harAn brotar raudales de
gracias, de fortaleza, de paz y de luz sobre
nuestra alma, y atraerAn sobre nuestro tra-
bajo las mAs preciosas bendiciones.


El Rosario en familiar.
Wi ERMOSA, po6tica, patriarcal y santa ha
Ssidola costumbre de las families cristia-
nas de terminar el dia rezando el rosario; sa-
ludando A la Madre del Amor Hermoso con
la tierna oraci6n del Ave Maria ordenada
en decenas con un Padre Nuestro y meditando
en cada una de ellas los misterios alterna-
dos. Los hijos 6 hijas de familiar se reunen
en torno del padre y de la madre y durante
unos veinte minutes saludan fervorosamente
a Maria Santisima y le piden les alcance
de su Hijo los dones espirituales y tempo-
rales; ruegan por los difuntos; oran por la
sociedad, quedando lleno el coraz6n de una
dulce alegria y esperando de la Virgen po-
derosa ayuda y protecci6n.
Mas la tertulia que, segfin el sentir de
todos los comerciantes pensadores, tanto
perjudica A la venta, no solo ha perjudicado
al rosario, sino que, haciendo monopolio del
tiempo que en $l se empleaba, ha eliminado
casi esa costumbre santa en muchos hogares.
Pero ha desaparecido tal vez la paz de
las families, se han descarriado acaso los
hijos, ha menguado la hacienda: si rezamos
el rosario, Maria por su intercesi6n nos vol-
verA lo que antes teniamos. LPero c6mo
hacer, si la visit de llano en piano se
install al anochecer en las butacas del sal6n?
iAh! los comerciantes sesudos nos plantan
avisos muy lac6nicos, pero para ellos muy
provechosos; La tertulia perjudica d la venta.
1Os pedir6 yo ahora clavar aviso parecido
en las portadas de las casas, diciendo la
tertulia perjudica al rosario? No, no os pido
tal cosa: decid simple y llanamente A los
suscritos A vuestra tertulia, que rezAis el
rosario A tales horas y si como son locuaces,
son educados, irAn A la hora fljada y nunca
antes.



EFICACIA DEL SANTO ROSARIO.

Ina conuerslin extraordinarla.
En una gran parroquia de Francia, donde, A
pesar de numerous obstAculos, el Rosario perpetuo
se mantiene y da saludables frutos en el seno de
las families, un anciano octogenario se habia
labrado reputaci6n de impio encarnizado, y so


gloriaba de ello. Aquel cbraz6n, desde largd
tiempo cerrado A cualquier consuelo que pudiesS
endulzar su pobreza y sus enfermedades, no busl
caba el desahogo mis quo en las blasfemias;
Hacia alarde, la vista de todos, con horrorosau
imprecaciones, de jams dejar acercarse A 61l un
sacerdote, y alimentaba odio furioso contra today
instituci6n religiosa. No habia raz6n capaz do
veneer su sinraz6n.
En vano se habian expuesto A la c61era y A
las amenazas de este desgraciado los hijos de
Santo Domingo en una misi6n que alli dieron
trees afios hacia. Los diversos arbitrios adoptados
por la caridad de dichos Padres no habian ser-
vido sino para patentizar mAs y mis su in-
vencible resoluci6n de vivir. y de morir lejos de
Dios, tal vez pars presentarse ante el vulgo
como un personaje capaz de luchar 61 solo contra
la ciencia y la autoridad sacerdotales: i triste ce-
lebridad que halaga A ciertos perversos y A la
cual se apegan hasta el fin, para presentarse
como hombres de profundas convicciones ante las
almas d6biles, que suelen trastornarse con este
desgraciado escAndalo!
En tales disposiciones, aquel anciano es atacado-
de parlisis parcial, quoe pone en peligro su vida,
sin afectar ninguna de sus facultades mentales.
Los hombres que le servian, pues temiendo las
instancias y la importunidad piadosa de las muje-
res, no admitfa sino hombres A su alrededor,
los hombres que le servian le aconsejan como(
pueden durante muchos dias, que piense en la
eternidad y en morir cristianamente; el infeliz
responded con blasfemias y con amenazas de sui-
cidio. i
Desean los sacerdotes acercarse A 61: la op-
ni6n pliblica clama uninime que no hay para
ellos lugar junto al lecho de tal impio. Lograii,
sin embargo, introducirse y einplean cuantas pro-
cauciones son capaces de inspirar la dulzura y la
prudencia ante la desgracia de esa alma. Pero
los labios del anciano no se abren mAs que para
maldecir y de ellos salen como torrent infernal
las imprecaciones, los juramentos y la profana-
ci6n del nombre santo de Dios. Su brazo derecho,
vAlido ain, se levanta amenazante y el infeliz
grita con furor que se le den pistolas para matar
A los sacerdotes y matarse A si mismo. Su impo-
tencia lo exaspera. Es menester retirarse, despe-
dazada el alma y trastornada la imaginaci6n por
ese espectAculo indescriptible: parecfa que el de-
monio se agitaba y hablaba bajo aquel pecho
anhelante, bajo aquella larga barba y esos cabe-
los blancos. Espantoso contrast: la muerte, la
vejez y las canas, que en todo caso inspiran pie-
dad y veneraci6n, luchaban 6brias de furor con-
tra el Cielo!
Yo no tengo alma: isoy un perro! I Do-
jadme morir! i Con qu6 derecho venis A excitar
mi c61era ? i Que se me entierre como A un perrd !
iNo quiero sacerdotes, ni iglesia, ni vuestros, ce-
menterios!
Y su voz se extingufa en horrible blasfemias.
Como tales access agotaban sus fuerzas, los
sacerdotes se retiraron, despu6s de dejar constata-
da la negative del impenitente. No podian vol-
ver sin que les lamara un milagro : Maria hizo-
este milagro.
La Sefiora de ***, jefe de division en el RE-
sario perpetuo, y una de las jefes de secci6n, Be
proponen hacer violencia A Aquella ante cuyes
ruegos desaparece la desesperaci6n; piden ur a
novena con un Rosario complete cada dia y los








- 221 -


sociados cogen el arma victoriosa. Sostenida por
arfa, la sefora so atreve A visitar al impfo y lo
eja admirado A 61 mismo do haber permitido
quese le ponga una medalla al cuello.
Nueva visit: el le6n no estA vencido pero sf
4ncadenado, y antes de retirarse obtiene la se-
flora que bese la medalla, por mAs que tal beso
jaya mezclado con burlas de double sentido.
Pero la Virgen, dulcisima y amante madre,
tom6 en serio ese 6sculo, cual arras aceptadas
por su amor.
La novena continue y la esperanza dA mayor
fervor A las plegarias. Tercera visit: nada de
Ilasfemias y solo semi-resistencia: obti6nese que
Ialabra por palabra repita el Ave Maria. En fin,
n la cuarta visit, es aceptado un confesor.
Vuelven al alma del anciano la alegria y la se-
renidad, desde tanto tiempo apartadas del infeliz.
No reconoce su propio coraz6n y se pregunta
6mo ha podido Dios aduefiarse de 61: encuentra
1 respuesta en la medalla que A cada instant
1 eva A los labios; en los Angeles visible del
Rosario que le visitan y por cuyo intermedio ha
recobrado Maria A este hijo de ochenta afios. Y
Snovena conclude con la recepci6n, por part
el moribundo, de los sacramentos, en medio de
edificante recogimiento y fervor.
I esde aquel dia, la gracia, que ha regenerado
el alma, parece rejuvenecer el cuerpo antes espi-
rante. Y el que no recibia A los sacerdotes sino
cpn blasfemias 6 imprecaciones de muerte, soli-
cita hoy sus visits; las encuentra muy poco fre-
cientes y breves; retiene junto A si A los minis-
tros de la salvaci6n les estrecha las manos, se
14s Ileva al coraz6n, incapaz de manifestar la
gratitud y el arrepentimiento de que estA lleno.
Aquel anciano que pedia medios para atentar
e ntra su vida y se deseaba la muerte de los
i:racionales, dA gracias A Dios porque lo deja
vivir y le prolong la expiaci6n.
JNadie queria career en semejante cambio, con-
sderado impossible, y cuando se llev6 el ViAtico
ainfeliz convertido, cada cual se empefi6 en ver
r sus propios ojos la realidad de lo que se ase-
graba. Fu6 para todos un acontecimiento, asf
cmo para nosotros es un milagro admirable, ya
ue,, conform A la doctrine de los santos, una
cnversi6n rodeada de estas circunstancias es
rodigio mayor que la resurrecci6n de un muerto.




Io6n XIII, la Reina, y el lEjrcito espafiol.
La fe y la Patria.


SQue el concept de la religion, el de la Patria
y el de la Monarqufa forman en Espafia la tra-
dici6n de la vida national; que en la Naci6n
espafiola la religion es la forma sustancial de to-
das las instituciones y de todos los actos del pue-
blo espatol, hbse corroborado una vez mAs en el
magnifico espectaculo de Vitoria.
El hecho es exceptional, extraordinarily.
La Reina cat6lica de Espafa solicit de Su
Santidad la bendici6n para las tropas espafiolas
que marchan A Cuba y el Papa, que tantas prue-
bas de amor tiene dadas A Espaia y A nuestra
Familia Real, encarg6 al Nuncio que bendijese
A nuestro ej6rcito.


El ej6rcito espafiol no es, pues, un ej6rcito
.lico, no es un ej6rcito que solo confia en la suerte
de las armas, es un ej6rcito que siente el temor
de Dios, es un ej6rcito que invoca la protecci6n
del cielo, es un ej6rcito cat6lico que renueva.sus
tradiciones gloriosas, las cuales revelan que en
Espafia la cruz y la espada han ido siempre uni-
das como hermanas en Calatafiazor y en San Juan
de la Pefia, en Granada y en Lepanto, en Africa
y en Am6rica, donde quiera que la bandera espa-
fiola ha luchado, lo cual equivale A decir que ha
triunfado.
Y el Cielo, si, protegerA 4 los soldados espa-
fioles y les ayudard A derrotar la infame 6 ingrata
insurrecci6n de la mauigua.
La fe y el valor de los soldados espafioles alla-
narAn todos los obstdculos. Ni el clima mortifero,
ni los machetes podrAn impedir la victoria de los
leales espafioles que dejan aquf su hogar y sus fa-
milias y sus afectos, y el suelo en que nacieron,
para defender la patria con herofsmo y con mar-
tirio.
Despu6s de revistadas las tropas expediciona-
rias colocadas delante de la iglesia de San Miguel,
ocupada la plaza por una gran multitud, present
la familiar real, acompafiada de los Ministros y
demds autoridades civiles y militares, apareci6 en
la tribune, convenientemente preparada al efecto,
el representante de su Santidad en Espanfa, reves-
tido de pontifical. A su izquierda estaba el Obis-
po de Vitoria, y detrds el Chantre de la Catedral.
El Nuncio se coloca la mitra y dirige su pala-
bra al ejercito. Todo el mundo escucha con reli-
gioso silencio.
El representante de Su Santidad, dice asi:
SEn nombre de Su Santidad el Sumo Pontifice
Le6n XIII saludo al ejdrcito espafiol que va A la
isla de Cuba A defender la Patria, impulsado por
el mis santo de los amores de la tierra, el que
inspira el pais en que se ha nacido.
SEn nombre de Su Santidad Le6n XIII os feli-
cito y os saludo, soldados valerosos que impulsa-
dos por aquel sentimiento dejdis vuestros hogares,
abandonAis vuestras families y marchais Ilenos
de ardimiento A pelear contra los que han levan-
tado el estandarte de la ingratitud y de la trai-
ci6n parricidas, que han olvidado los deberes con-
traidos con Espafia, y que quieren arrebatarle la
perla de las Antillas.
> El ej6rcito espafiol tiene en el libro de la his-
toria paginas gloriosas.
> El consigui6 que el sol no se pusiera en los
Estados de Espafia, haciendo inolvidables los nom-
bres del Salado, Las Navas, Otumba y el Callao.
Vosotros hab6is triunfado en Africa, acabAis
de veneer gloriosamente en Mindanao, y aquellas
victorias me recuerdan nombres de los regimien-
tos espafioles y la memorial del ilustre general
O'Donell, uno de cuyos descendientes me escu-
cha.
SDios os bendice, Dios estA con vosotros y os
amparara en las vicisitudes de la guerra.
> Id A continuar la gloriosa historic de vuestros
antepasados, id A afadir nuevos laureles A vues-
tra propia historic.
) Dios os llevard al heroismo, Dios os condn-'
cird al triunfo definitive de vuestras banderas.
SEl Sumo Pontifice, representante de Jesucris-
to en la tierra, siente grande amor por Espaiaa
y por los espafoles.
) Mois6s, cuando su pueblo iba A luchar por
Dios, levantaba sus manos al cielo para pedir quo
.el Angel de las victorias le acompafiase. Del








- 222 -


mismo modo Le6n XIII, desde la altura del Va-
ticano, levanta sus manos al cielo y os trasmite
su bendici6n apost6lica, encargindome que le re-
presente en este acto.
SLa augusta sefiora que con tanta sabidurfa
y prudencia tanta, rige los destinos de Espafia,
os contempla con admiraci6n y con carifioso en-
tnsiasmo.
Felices vosotros, soldados de la naci6n espa-
fiola, que levAis en vuestra campafia el carifio
de la patria, la bendicibn del Sumo Pontifice, el
amoroso entusiasmo de la reina y el proverbial
valor que alienta en los pechos espafioles.
( Pronto os saludaremos cuando regres6is ven-
cedores, habiendo cumplido una misi6n santa.
) En nombre de Su Santidad, del Papa Le6n
XIII, recibid la bendici6n apost6lica que os en-
via con toda su alma y que yo os trasmito con
todo mi coraz6n.
El Nuncio bendice a las tropas, poni6ndose las
de infanteria de rodillas. Las mbiicas entonan la
Marcha Real, disparanse innumerables cohetes y
las campanas de los templos repican. El moment
aquel fu6 de una solemnidad conmovedora.
Singular favor ha hecho A Espafia el inmortal
Pontifice Le6n XIII dispensando al ej6rcito espa-
fiol su apost61ica bendici6n: al concederla, Su
Santidad ha consagrado la justicia de la causa
porque pelea Espafia.



ECOS DEL PRIMER CONGRESS
International Salesiano.'

ADHESIONES.
(ContinuaacOS).


Adhesi6n hecha
por la catolica ciudad de Sevilla,
al Congress Salesiano.

Reunidos todos los benem6ritos Cooperadores
sevillanos en el Colegio salesiano de dicha ciu-
dad, con el fin de mandar su adhesi6n al Con-
greso, terminada la preciosa funci6n teatral que
con tal motivo dieron los nihios en obsequio A
sus bienhechores, el Rvdo. Padre Cadena, de la
Compafia de Jesis, di6 principio a la Confe-
rencia.
DespuBs de haber dado la grata noticia de que
el Emmo. Sr. Cardenal tomaba vivisima part en
la adhesi6n y que bendecia A todos los presents,
explic6 con la elocuencia que le distingue lo que
significaba el Congreso, lo que son los Salesianos
y lo que son los Cooperadores. Habl6 con entu-
siasmo de la Obra de Don Bosco y todos los se-
flores Cooperadores y Sras. Cooperadoras dieron
vivas muestras de su complete adhesi6n al Con-
greso Salesiano.
Se ley6 luego la carta colectiva que se envi6
al Emmo. Sr. Cardenal Don Domingo Svampa,
Arzobispo de Bolonia y Presidente Honorario del
Congress. Dice asi:
'" .

Emmo. Sr. Oardenal D. Domingo Svampa,
Arzobispo de Bolonia.
i Viva el primer Congreso Salesiano de Boloniat
es el grito que unAnime brota de los corazones
de los hijos de la noble 6 invicta Sevilla, la
tierra clAsica de Maria Santisima, la ciudad do
los Recaredos y de los Fernandos, viva, si, viva
mil y mil veces el inmortal Don Bosco que en
medio del desmoronamiento y corrupci6n uni-
versal de una depravada sociedad, que ruinosa-
mente se bamboleaba sobre sus instables bases,
minadas por la revoluci6n y sus perversas y di -
b6licas doctrinas, supo suscitar y levantar a
prodigiosa Obra que los dos mundos llenos de
asombro admiran.
No cabe otra soluci6n A la pavorosa cuesti6
social que agita y atemoriza A este siglo revuelt.
La formacidn y educacidn del obrero: h6 aquf
apremiante necesidad del siglo diez y nueve.
La formacidn y educacidn del obrero: h6 aqi
cabalmente el honroso lema que blasona la Co-
gregaci6n Salesiana Hija del inmortal Don Bosc
Este fu6 el grito que desde la cumbre del Vi-
ticano di6 i las naciones todas nuestro sapienti-
simo Padre Le6n XIII y este grito lo repitieron
y lo repiten desde hace cerca ya de *medio siglo
los Hijos de Don Bosco desde las cordilleras de
los Andes A las nevosas cumbres de los Alpes. Y
este grito es el que hoy reune en fraternal y
tierna reuni6n a los Cooperadores Salesianos de
todos los puntos del mundo para ver de fomentar
y extender eficazmente la prActica soluci6n del
gran problema.
Los Salesianos y los Cooperadores de Sevilla,
adhi6rense con el mas vivo entusiasmo al Primer
Congress Salesiano de Bolonia y mientras envian
la mis cordial enhorabuena alEmmo. 6 Ilmo. Sr.
President y A todos los que forman part de e"a
noble y gloriosa Asociaci6n, hacen ardientes votos
para que los copiosos frutos que de 41 esperamoI,
produzcan los mas ben6ficos y espl6ndidos resul-
tados.
Acepte pues el Emmo. Sr. President y dem&s
Sefores Miembros del Congreso Salesiano de Bo-
lonia, nuestra humilde si, pero cordial adhesi6n
y permitannos que siguiendo los impetuosos im-
pulsos de nuestros corazones que laten acordes
con todos los corazones de los Cooperadores Sa-
lesianos de todas las naciones que en Bolonia fe
estrechan la mano y se dan el abrazo de la fra-
ternidad cristiana, repitamos una vez mis y tenga
fiel eco en esa augusta aula nuestro entusiasta :
i Viva el primer Congreso Salesiano!

Despu4s como conclusion de tan hermoso acto
se envi6 al Emmo. President el siguiente tele-
grama:
Emmo. President primer Congreso Salesiano
Bolonia-ltalia.
Salesianos, Cooperadores y Cooperadoras Se-
villa reunidos en conferencia mandan entusiasta
adhesi6n Primer Congreso, Salesiano.
SViva Maria Auxiliadora!
iViva Iedn XIII!
;Viva Don Bosco!
i Viva Emmo. President!
SViva Don wia !
Con grandisimo entusiasmo y animaci6n con-
testaron todos A estos repetidos vivas.








- 223 -


Adhesi6n de las Cooperadoras.

Ilmo. Sr. President del primer Congreso Salesiano
de Bolonia.
La Asociacidn de Sras. Protectoras de las Obras
Salesianas establecidas en Sevilla, adhere con vi-
visimo interns al Primer Congreso Salesiano de
Bolonia, y prActicamente sabedora de toda la
trascendencia de la regeneradora Obra de Don
Bosco que medio siglo hace se anticipaba A los
deseos de nuestro sapientisimo Padre L6on XIII,
resolviendo de un modo indiscutible y prdctico
la cuesti6n obrera que tanto aterra A la sociedad,
hace los mis fervientes votos para que esta etapa
gloriosa sea como el principio de una nueva re-
generaci6n social en pr6 de la clase menesterosa
y de los nifios hu6rfanos y desvalidos.
La Oiudad de S. Leandro, de S. Isidoro y San
Fernando, Sevilla, la que por antonomasia se
apellida la Tierra de Maria Santisima, manda el
plAceme mis sincere y entusiasta A todos los
Miembros del Congreso de Bolonia y a los Hijos
de Don Bosco y Maria Auxiliadora. .
La Junta.
(Siguen las flrmas).
SLa Serenisima Sra. Infanta D.a Maria
Luisa Fernanda de Borb6n, Presidenta Hono-
raria de esta Asociaci6n de Seioras, se adhiere
con vivisimo interns al Congreso Salesiano de
Bolonia, y manda su cordialisinma enhorabuena
al Emmo. Sr. President y d todos los Ilus-
tres Miembros del mismo.



Nuestra adhesion,

(De La Voz de la Iglesia de Buenos Aires).
Interesadas siempre por todo lo que imported un
progress material 6 moral para nuestro pais, no
somos los fltimos en fomentar las obras grandio-
sas, las empresas de indole esencialmente ben6-
flca, especialmente aquellas que se relacionan con
los intereses de la causa que defendemos, A des-
pecho de la corriente positivista que parece ava-
sallarlo todo.
HA tiempo que nuestras humildes columns re-
latan y admiran los triunfos de la abnegaci6n,
de los sacrificios y del celo evang6lico de los mo-
destos hijos de Don Bosco, asi en las ciudades,
como en los pueblos y hasta en las mas aparta-
das regions del vasto territorio de la Repdblica
Argentina, donde hasta poco hA, las hordas de
la ignorancia y la barbarie ejercian su est6ril
dominaci6n.
Aquellos decididos ap6stoles de la regeneraci6n
social, que sin descuidar las tareas de su minis-
terio sacerdotal, buscan A la porci6n mds simpa-
tica de la humanidad, la infancia, la nifiez pro-
letaria, para educarla 6 iniciarla cristianamente
en las rudas luchas del trabajo honrado, formando
A la vez ciudadanos fitiles y creyentes; despu6s
de veinte afios de improba labor, lo declaramos
sinceramente, se han hecho acreedores al recono-
cimiento, A la gratitud del pueblo argentino; son
muy.-dignos de que este so asocie y tome una par-


ticipaci6n direct en las gestiones tendentes a
impulsar una instituci6n tan providencial en sua
origen, como recomendable por los triunfos her-
mosos que ]a han hecho ya c6lebre en Europa y
Am6rica.
Los argentinos much, muchisimo le debemos.
Los religiosos salesianos, que empezaron a ejer-
cer aquf su humanitarian misi6n con las funda-
ciones de Almagro y San Nicolis de los Arroyos,
ayudados por la benemkrita Sociedad de San Vi-
cente de Paul, y por la generosidad de algunas
personas, A quienes aconsejaron la conveniencia
de protegerlos el inolvidable Prelado Monsehor
Aneiros y el digno Cura, Mons. Ceccarelli, ambos
finados ya, han sabido responder, no solo A los
deberes de la instituci6n que representan, sino
tambi6n A los altos tines sociales que desde el
primer moment les merecieran el carifioso res-
peto de nuestro pueblo.
De sus colegios, de sus talleres, puede decirse,
que peri6dicamente sale un ndcleo de j6venes
aprovechados, que mas tarde forman otros tantos
hogares, centros de fe, de moralidad, que con su
ejemplo sirven para evitar el olvido de tradicio-
nes venerandas y la decadencia que tanto y tan
justamente nos preocupa.
A los numerosos establecimientos de varones,
con que esa simpAtica congregaci6n cuenta en la
Repiblica, se agregan los de nifas, que con no
menos ventajosos resultados dirigen las aprecia-
bles hermanas de Maria Auxiliadora, inspiradas
tambi6n en los sublimes ideales del inmortal Don
Bosco.
Si por los frutos ha de juzgarse el arbol, segdn
la sentencia del Salvador, no nos cabe la menor
duda de quo la presencia de los Salesianos en
nuestro pais ha sido la interpretaci6n do un de-
signio supremo.
El querido Arzobispo Dr. Aneiros as Ilo pen-
saba; testigos hemos sido de su predilecci6n por
la empresa que los Salesianos acometieran, y de
las grades y hermosas esperanzas que en ella
fundaba.
En gran part las vi6 cumplidas, y a fe que
pudo imorir satisfecho, contemplando los halagiie-
nos frutos de una de las principles iniciativas
de su fecundo apostolado.
Sentimos no poder ofrecer boy a iluestros lecto-
res siquiera una resefia de los importantes traba-
jos realizados por esa instituci6n, como el mejor
testimonio de nuestro fntimo reconocimiento y
respeto hacia ella.
Debemos suponer que lo harA alguno de los
oradores que esta noche nos expondrAn lo que es
y lo que vale esa congregaci6n, que, indudable-
mente, ha de figurar como una de las principles
glorias religiosas, cuando se escriba la historic
de este siglo.
Por otra part, lo que pudi6ramos apuntar, estA
en la conciencia pdblica ; lo han confesado mis
de una vez los mismos 6rganos de publicidad li-
berales, al admirar las proezas de aquella, rea-
lizadas por sus misioneros y por sus casas de her-
manas en la misma Pampa, desafiando los rigores
del clima, los peligros, la pobreza y cuantas con-
trariedades se oponen al sublime y her6ico apos-
tolado de la fe de Jesucristo.
H6 ahi las razones de nuestra enttsiasta y
decidida adhesi6n al acto de esta noche, con
que los Salesianos y sus-Cooperadores de aquf se
unen al Congreso de Bolonia, convocado con la
aprobaci6n y bendici6n de S. S. Le6n XIII, para








- 224 -


tratar y discutir asuntos relacionados con la in-
clita Congregaci6n.
Aparte de la comunidad de causa, como.argen-
tinos, queremos cumplir un deber tan estricto de
gratitud. (Se continuard).

' T : .. jf. asm ;.. _. > .. 0 ,. 1.. ..: .0


ESPANA. \


SE VILLA.


,Reparto de premios en el Instituto Salesiano.
En la noche del dia 25 de Julio, tuvo lugar en
el Institute Salesiano una hermosa velada con
motive del.reparto de premios obtenidos por los
alumnos del ben6fico Institute en el afio escolar
de 1894-95.
Numerosa en extreme era la concurrencia que
asisti6, formada eh su mayoria.por los Coopera-
dores de la Obra de' D. Bosco, personas de lo
mis select de la buena sociedad sevillana.
Fub amena por extreme la velada. Organizada
bajo variado program On que los ndmeros lite-
rarios alternaban con los musicales, trascurrieron
las horas breves, como pasadas en honest solaz
para el espiritu. Dialogos alusivos al acto, escri-
tos con verdadero gracejo los unos, con sencillez
de concept, pero ricos en profundas ensefianzas,
los otros, fueron dichos admirablemente por nifios
que ofrecieron, galana muestra de facultades su-
periores A su corta edad. Lindas poesias recita-
das con clara dicci6n y entonaci6n propia, mere-
cieron los entusiastas aplausos de la concurrencia.
Bien quisieramos conocer los nombres de cuan-
tos nifios tomaron part en el ameno certamen,
que seria satisfacci6n grande para nosotros con-
signarlos, mas no siendo asi, nos limitaremosA
enviar la mis cumplida enhorabuena a todos ellos,
animAndolos al mismo tiempo A corresponder A
los desvelos de sus venerandos superiores. Todos
recibieron nutridos aplausos, que bien merecfan,
siquier no fuere mAs que por el much more con
que habian estudiado los papeles que su Director
les encomendara.
Muy aplaudidos fueron los nimeros musicals,
tanto los ejecutados por la banda, como los coros
cantados al piano por los nifios. Entre ndimeros,
el Sr. Secretario del Institute procedi6 A la lec-
tura de premios por classes, y los agraciados acu-
dian gozosos a cosechar el fruto de sus afanes.
Consistian los premios en prendas de vestir, idea
muy digna de encomio y que pone de manifiesto
el buen sentido prActico de los hijos de Don
Bosco.
Con un himno final de exquisite gusto termin6
la fiesta que dej6 agradable impresi6n en cuantos
la presenciaron. Nosotros que fuimos de los ijlti-
mos en abandonar el local, escuchamos de los la-
bios de numerosas y autorizadas personas, elogios
entusiastas para los hijos de D. Bosco, que con
tanto acierto y prosperidad grande llevan A cabo
en Sevilla la hermosa obra de su insigne funda-
der. Y en verdad que es pAlido cuanto se diga
acerca de la importancia que por dias adquiere
la bella Instituci6n Cristiana, que.al amparo de
Maria Auxiliadora di en los dias presents la


nota de evang6lica caridad mis prictica y trans-
cendental que se registra.
Cuatrocientos alumnos ban recibido .cat61ica en-
sefianza en el pasado afio en las escuelas y talle-
res salesianos. i Hermoso contingent apaitado do
la send del error.! i Hombres del mafiana de recta
conciencia que irin A purificar el ambient social
tan corrompido hoy por los miasmas del modern
racionalismo!
i Cuintas families de. lo porvenir constituidas
sobre las firmes bases de la sociedad cat61ica!
Y progress tan grande hecho en tiempo breve
sin otros elements que la caridad de los buenos
Cooperadores y la fe inmensa en, Maria Auxilia-
dora, digno es de las mayors alabanzas. Hi tres
afos, fracci6n minima de tiempo en la vida de
un pueblo, dos pobres Salesianos llegaban A Se-
villa solos, desconocidos, sin otra valia que la
suya personal, y acometfan con alientos, si vale
decirlo, superiors A las humans fuerzas, la
grande Obra.
Y en este tiempo, orillando dificultades, sal-
vando obstaculos, salen airosos de todo empefio
y ven su obra crecer y desarrollarAe en magnitude
tal, que siendo hoy honra de Sevilla, IlegarA
en breve A constituir uno de sus mAs preclaros
timbres. '
Tal extraordinario character forjado en moldes
distintos de lo vulgar que rige lo comfin de los
hechos, presentan siempre las Obras Cristianas.
En ese algo extraordinario, en esa especial forma
de ser y existir que tanto las determine diferen-
ciandolas con fijeza indudable de toda obra me-
ramente humana, v6 el bueno, el creyente, la in-
tervenci6n del Divino Auxilio. Hoy nada existed;
nace el pensamiento y la obra es fuente, con
solidez que asombra y no se terminal, sino que
apesar de sus ya grandes proporciones, se extiende
mis y mas, procurando ensanchar hasta lo po-
sible el radio de su acci6n. No es para lograr
esto, que aparece esbozado asi a aI ligera, como
creaci6n de fantasia, suficiente la humana labor;
hay en tal obra obstAculos vencidos, que solas y
abandonadas A si mismas las humans energies,
no .podrian, no ya vencerlos, sino ni adn intentar
salvarlos.
Cobijar en escuelas y talleres A esos pobres ni-
fios, cuyos padres extraviados por ut6picos doctri-
narismos abandonaron la send del deber, dieron
al olvido la recta moral que debia fortalecer su
espiritu, y fueron a dar en vida de parias mis
semejantes a la de irracional que A la de ser hu-
mano, que nacen y viven en una atm6sfera satu-
rada por la impiedad, sientan en sus tiernos co-
razones el amor A Dios, cuyo nombre, si alguna
vez oyeron, fu6 profanado con la soez blasfemia,
obra es de espiritus gigantes. S61o el acometerla
es heroismo. Mas acometerla con provecho, y
lograr hacer de una generaci6n que de seguir el
cauce por donde corria, diera un dia envidia A
las fieras del desierto, un plantel de j6venes edu-
cados en el temor A Dios, y el amor al pr6jimo;
instruidos con ciencia verdad hasta el grado que
puede serlo el obrero, amantes del trabajo por
deber y hAbito, es triunfo superior A las humans
fuerzas, y en 61 se vb la influencia de Maria Auxi-
liadora. Si; honra y prez para los buenos hijos
de Don Bosco que en aras de su hermosa misi6n
pr6vidos son en sacrificarse por su obra; no esca-
,timemos nuestros plAcemes entusiastas A estos
dignos sacerdotes, todo amor para la infancia
desvalida; mas glorifiquemos A Maria Auxiliadora,
porque de ella es la gloria de esta jornada. Sola







- 225 -


ella es poderosa para opener por medio de sus
buenos hijos valladar fuerte y capaz 6 contener
el desbordamiento de la impiedad contemporAnea.
Adelante, pues, respetables Salesianos, seguid
sin desmayar la gigante Obra de D. Bosco, que
vuestra es la victoria, porque con vosotros estA
Maria.
A. SANCHEZ.





SARRIA (Barcelona).


LA CARIDAD ES INDUSTRIOSA.


Muchas son las.personas que ya han torado
part aunque en pequeias cantidades, y espera-
mos que muchisimas mAs seguirAn tomindola en
la rifa de una hermosa Oleografia que hace tiempo
se estA Ilevando A cabo en favor de la Iglesia
que se estA levantando en honor de Maria Auxi-
liadora en Sarrid (Barcelona).
Por medio del Boletin Salesiano haremos saber
A todos los que han contribuido, el dia y el lu-
gar en donde debe verificarse dicha rifa, supli-
cando A todos nos dispensen si la alargamos al-
guin tanto, pues actualmente puede decirse que
sacamos de ella dia por dia para pagar A tres
picapedreros que son los que al present traba-
jan. A media que tengamos medios aumentare-
mos el niomeros de operarios.
Ahora narraremos la historic de la rifa de esta
Oleograffa de Maria Auxiliadora.
Cierto dfa un buen menestral de Barcelona, que
apenas gana con su trabajo para matenerse l1
y mantener A su mujer, se puso A pensar c6mo
podria contribuir con alguna limosna A la cons-
trucci6n de la Iglesia de Maria Auxiliadora; ex-
cogitaba medios, se devanaba los sesos, hasta
que despuEs de pensarlo y repensarlo le vino A
la mente el pensamiento de organizer una rifa;
pero, c6mo organizarla ? Para esto necesitaba di-
nero y 61 no tenfa un c4ntimo; expone su plan
A algunos que parece deberian ayudarle, pero to-
dos le disuaden. Despues de muchos esfuerzos
manifesta su idea A una buena sefiora y esta, se
ofreci6 A prestarle el dinero para una bella Oleo-
grafia de Maria Auxiliadora y un marco de bas-
tante cost.
Una vez adquirida la Oleografia, Lace de su
propio pufio 102 papeletas de 2,50 Ptas, cada una
y en pocos dfas las expended todas; despuds
de panar religiosamente lo que le habia prestado
la indicada sefiora, entrega liquido de limosna
al Director de Sarrii la cantidad de 205 Ptas,
para ayuda de la construcci6n de la referida I-
glesia.
Efectuada la rifa, toca el cuadro A una insigne
bienhechora salesiana, la cuale le cede en favor
de la Iglesia, para que se le d6 el destino que
se juzgue mAs copveniente.
Se ha determinado, pues, rifarlo de nuevo ,
pero haciendo las papeletas de la rifa de una
peseta cada una, A fin de hacerla mAs asequible
A todas las personas. No nos cable la menor duda
que ha sidola Virgen Auxiliadora la que nos ha su-
gerido este sencillo medio para poder darla A cono-


cer y propagar su culto en la naci6n Espafiola. En
dia no lejano con la ayuda de la madre de Dios,
consagraremos en SarriA el primer temple dedi-
cado en Espafia a la Virgen Auxiliadora y en dia
tan solemn y tan deseado para los amantes de
Maria Auxiliadora, podremos decir A todo el mundo
aedificavit sibi Domum Maria.
Cuanto agrade A la Virgen Auxiliadora que se
le levanten templos para, que en ellos se canten
las divinas alabanzas y se instruya A tantos y
tantos niios pobres y abandonados, nadie habra
que lo ponga en duda.
Es innegable que la Virgen Auxiliadora, cons-
tituyendose madre carifiosisima de los pobre-
citos hu6rfanos, suscit6 al siervo de Dios D. Bos-
co para salvar y reparar al mundo; pero esta
salvaci6n y reparaci6n solamente puede hacerse
en los templos del Sefior.
En estos templos es donde quiere la Virgen Au-
xiliadora dispensar gracias y beneficios A sus de-
votos. Tiempo es ya de que bajo tan consolador
titulo sea conocida y amada no solamente en la
populosa Barcelona, sino en toda la Espafia, tierra
predilecta de la Vfrgen. i Oh si en todas las ciu-
dades de Espafia se venerase & la Virgen Auxi-
liadora como se venera actualmente en la cat6lica
Sevilla! En la Iglesia de la Trinidad, en un bello
altar erigido por los devotos de la Virgen Auxi-
liadora, hay siempre un buen nuimero de velas
encendidas debidas A la devoci6nde tantas y tan-
tas personas piadosas que reunidas en grupos acu-
den diariamente de toda la ciudad A hacer novenas
A su buena Madre para alcanzar siempre una
nueva gracia.
El dia 2 del pasado Junio sera un dia de per-
durable memorial; pues en dicho dia por vez pri-
mera era llevada en triunfo la preciosa estatua
de Maria Auxiliadora por las calls de Sevilla.
Procesi6n mAs solemn no se ha visto desde
much tiempo A esta parte en la ciudad de. S.
Fernando, pues sin exageraci6n pasaron de 50,000
personas las que A ella concurrieron.
Nuestro objeto al escribir estas lines no ha
sido otro que el de interesar A las personas de-
votas de la Santisima Virgen A que hagan much
propaganda entire sus relaciones para que se ame
much A la Virgen. Auxiliadora, se le hagan mu-
chas novenas, se le ofrezcan cirios, ex-votos, co-
razones de oro y plata, muletas, valiosas pren-
das, pero sobre todo aquellas prendas y adornos
de que suelen desprenderse las sefioras virtuosas.
Decimos esto, porque en la sacristfa de la Iglesia
de Maria Auxiliadora de Turin (Italia), hemos
visto muchisimas alhajas ofrecidas A la Madre de
Dios como testimonio de una gracia recibida.
Podemos asegurar que desde que se estA lle-
vando a cabo la construcci6n de la Iglesia de
Maria Auxiliadora en Sarrii, son muchfsimas las
gracias que se ban obtenido por intercesi6n de
esta buena. Madre.
Permitidnos, buenos Cooperadores, que A gran-
des rasgos os enumere algunas de ellas.
Un honrado matrimonio de Barcelona tenia,un
nifio gravemente enfermo ya sin habla y deshau-
ciado de los mddicos. Tenian preparada la caja
mortuaria y todos los preparativos para el mo-
mento en que falleciese. El padre y la madre del
nifio en gran manera contristados, se dijeron :ya
que no hay remedio en lo human, hagamos una no-
vena A Maria Auxiliadora; desde este moment
el niiio se ha puesto completamente bueno. Esta
familiar agradecida ha dado una limosna para la
Iglesia y A la primer ocasi6n se harA un oficio








- 226 -


soleine 6 iitenci6n de tan insignes bienhechores.
Una familiar cristiana de Barcelona un dia se
present en SarriA entregando una limosna para
la Iglesia y dijo: si la Vitgen Auxiliadora nos
arregla nuestros intereses que corren peligro, da-
remos 250 Ptas. para ayuda de la Iglesia; al poco
tiempo se present esta buena familiar trayendo
la limosna ofrecida y dando gracias a la Virgen
Auxiliadora porque le habia arreglado sus asun-
tos 4 media de sus deseos.
Una Sefiorita de Barcelona ya habia recibido
los iltimos sacramentos y se esperaba el filtimo
moment; su hermana y otras amigas terminaban
en aquel entonces una novena A Maria Auxilia-
dora para alcanzarle la salud, pero no se not6
mejoria; la enfermna per sefas di6 a entender que
'so' empezase otra novena; y i Oh poder de la Vir-
gen Auxiliadora! no bien empezada la segunda,
la enferma recupera la salud. Dentro de poco
vendra con sus amigas A SarriA A dar alguna li-,
iosna para la Igiesia y A hacer aplicar una misa
en honor de su buena madre la Virgen Auxilia-
dora.
En Mora de Toledo habia un padre y una ma-
dre angustiadisimos porque tenian 4 las puertas
de la muerte y sin esperanzas de vida A un hijo
suyo, joven aprovechado. En tal conflicto recn-
rrieron a la Virgen Auxiliadora, dici6ndole que si
les alcanzaba la curaci6n de su hijo pagarian una
column para la Iglesia de Maria Auxiliadora. El
joven ha recuperado la salud por complete y sus
padres han escrito diciendo que vendria toda la
familiar A SarriA para dar gracias a su buena
madre la Virgen Auxiliadora y para entregar el
import de la column. Otras muchisimas gracias
se ban obrado, algunas de las cuales ya se han
publicado en el Boletin Salesiano.
Concluiremos estas desalifiadas lines diciendo
que la Virgen Auxiliadora quiere que se Ie honre
y venere en Espafia y en todo el mundo, mAxime
en estos aciagos dias per que estA pasando la na-
ci6n Espafiola solamente la Virgen bajo el titulo
glorioso de Anxilium Christianorum puede alcan-
zar la paz y bienestar al pueblo cristiano y arre-
glar las cosas para el bien y prosperidad de to-
dos.
Acudan, pues, todos A ella; grandes y peque-
nos, ricos y pobres y que nadie se cause de pe-
dirle gracias especialmente durante el tiempo que
dure la costrucci6n del temple; que no hayan in-,
guno que dej d dej contribuir aunque no sea mIs
que con un ladrillo, para que pueda decirse del
temple de SarriA lo que decia D. Bosco del de
Turin: cada piedra, eada ladrillo de la Iglesia de
Maria Anziliadora, es seal de una gracia recibida.
Recibiremos con gratitud afin las mis pequefias
cantidades y esperamos que la Virgen Auxiliadora
movers los corazones para que vengan en nuestra
ayuda no solamente para terminar pronto la con-
sabida Iglesia, sin6 para poder educar cristiana-
mente 6 instruir en un oficio a un mis crecido
nimero de j6venes obreros en el afio escolAstico
que vamos 6 empezar y al mismo tiempo pbder
pagar las muchas deudas que contrajimos el aio
pasado A causa de haber tenido gratis come 4
unos 200 nifos.
No nos rest mds que dar las mis rendidas gra--
cias A la Virgen Auxiliadora y a todos nuestros
benem4ritos cooperadores y cooperadoras per todo
lo que han hecho y, siguen haciendo per nuestros
pobres huerfanitos y recordarles una vez mIs lo
que dijimos al principio, es 4 saber; que la cari-
dad es industriosa.


AM RI CA.


SANTIAGO DE CHILE.


Oratorio festivo << DON BOSCO >


REV. SEfOR D. MIGUEL RIdA.
Amadisimo Padre en el Sefior: Con verdadera
satisfacci6n le dirijo la present pues no dudo
.que sera muy grate y consolador para S. R. el
saber que mediante la protecci6n de Maria Auxi-
liadora, tenemos on Chile un nuevo Oratorio fes-
tivo, una de aquellas obras que,.como S. R. bien
lo sabe, fueron siempre el suefo dorado y la ocu-
paci6n predilecta de nuestro amado Padre Don
Bosco.
Anexo al Colegio<< Patrocinio de S. Jos6 >,
aunque completamento separado de este, hemos
fundado hace como tres moses un nuevo Oratorio
festive con el nombre de DON BOSCO.
El Rmo. Mons. Fagnano A su regreso de las
misiones de la Tierra del Fuego, tuvo el gusto
de ver reunidos en el nuevo Oratorio A mAs de
trescientos nifos. Su coraz6n se regocij6 en el
Sefior y asegur6 que esta sorpresa le habia sido
tanto mAs grata, cuanto mis inesperada para 61,
pues nunca hubiera creido que en tan poco tiempo
se hubieran rennido tantos nifios.
Fu6 tanta la complacencia de Monsefior, que
aun cuando se hall abrumado por mil deudas,
con todo quiso que se organizara una banda de
mAsica y destiny una suma de dinero para la
adquisici6n de algunos instruments. Antes de irse
6 Europa bendijo el nuevo oratorio y me tiene
ordenado que A su vuelta, he de presentarle no
solo trescientos, sino quinientos niios. i Ojald que
se realicen los santos deseos de Monsefor !
El domingo pr6ximo pasado tuvo lugar la rifa
para los niios del Oratorio y se distribuyeron
premios a los mas asiduos en la asistencia al Ca-
tecismo*
Celebramos tambi6n una simpAtica fiesta con
motive de la imposici6n de la medalla de S. Luis
a cuarenta y tres nifios que forman la Congre-
gaci6n de S. Luis del Oratorio festive Don Bosco.
Habiamos invitado para este acto al Sr. D. Do-
mingo Tomatis Pbro. quien per sus mfiltiples
ocupaciones no pudo venir ese dia. Nos envi6 .en
su lugar al Presbitero D. Fidel Riva, quien despu6s
de la ceremonia de la imposici6n de la medalla
A los nuevos congregantes, les diriji6 muy con-
movedoras palabras, animAndoles A la asidua asis-
tencia al Oratorio, al cumplimiento de sus de-
beres y 6 la imitaci6n de las virtudes que mAs
resplandecieron en S. Luis. Concluy6 la fiesta con
gran entusiasmo y animaci6n por part de los
nuevos congregantes. Los 'que pertenecen A la
Banda que se esta organizando, estudian con
much ahinco y es de esperar que dentro de poco
podrAn ya tocar algunas piezas. fAciles.
El pr6ximo domingo, con el favor de Dios, se
representarA en nuestro sal6n de recreo el drama:
Martirio de S. Gaudencio 6 Heroismo de un joven
cristiano.
SOtra noticia que le consolara es que various niios
del Oratorio hicieron su primer Comuni6n. Ac-







- 227 -


tualmente hay como ochenta preparindose para
tan grande acto.
Termino por hoy, amado padre, rogandole ben-
diga al nuevo Oratorio y en especial al que tiene
el honor de profesarse
De S. R. afmo. hijo in Domino
LuIs HECTOR SALABERRY
Salesiano.
Santiago, 20 de julio de 1895.




LIMA (Peru).

TALLER.E S SALESIAlSTOS.

Como prometimos A nuestros lectores en el ndi-
mero de Setiembre, publicamos una descripci6n
de estos talleres, que lecmos en el important dia-
rio El Comercio :
x Hemos visitado, despuds de algin tiempo,
otra vez, la escuela-taller que los Padres disci-
pulos de D. Bosco tienen establecidos en la calle
de Otero.
>, A la verdad que hemos quedado gratamente
impresionados de lo que el plantel va adelan-
tando, si bien sin much ruido, con muchisimo
provecho para el pals.
>> Los Salesianos parece que son los que mejor
han comprendido la educaci6n que debe darse al
pueblo; pues sin descuidar la instrucci6n prAc-
tica, se contraen principalmente A former artesa-
nos y agricultores, adecuados al pais, es decir,
que tanto en los grandes centros, como en los
pueblos del Interior puedan ganarse la vida hon-
radamente.
> AdemAs, los Salesianos prestan el inapreciable
servicio de sustraer de la vagancia y de los vi-
cios A multitud de menores indigentes, 4 los que
dan ropa, alojamiento, alimentaci6n y oficio, y
esto sin tener casi protecci6n alguna, pues, salvo
la pequeia subvenci6n de S. 50 mensuales que a
propuesta del senior E. Barreda, les da la Muni-
cipalidad, s6lo cuentan con limosnas para sostener
a los 50 menores que tienen bajo su amparo de
una manera permanent.
SEn nuestra filtima visit, la sala de la an-
tigua quinta de Galup, que hoy ocupan, era el
sal6n de talleres; ahora se ban instalado en el
patio, que ha sido todo techado y arreglado por
los mismos alumnos.
,> Allf se vW A various de 6stos, con sus respec-
tivos maestros, dedicados A las labores de sastre-
ria y zapateria; y A otros en las faenas del car-
pintero, que se aprovechan en la transformaci6n
y mejora del mismo edificio.
> Por todas parties se observa A los nifios ca-
llados con el semblante ruisuefo, y trabajando
espontAneamente y como penetrados del bien que
para si propios estan practicando.
> En un corral6n 6 potrero interior, al otro
lado de la sala principal, se vB A otros menores
bajo la direcci6n de uno de los tres sacerdotes
que dirijen la instituci6n, ocupados en trabajos
de albaffileria, tambi6n encaminados A convertir
el edificio en lo que ellos se han propuesto que
sea, y que paulatinamente van consiguiendo con
labor propia de abejas.


> MAs adelante, otra porci6n de alumnos se
dedica a los trabajos agricolas. Se ha plantado
un vifedo; se riega la tierra, se queman los
abrojos, se siembran legumbres y hortalizas; todo
en el mejor orden; y asi el edificio va tomando
un aspect cada dia mas adecuado, limpio y or-
denado en todos sus compartimentos; al extreme
de que el Area de que disponen va resultando
estrecha.
) Los comedores, sumamente aseados, tienen
ya mesas con tableros de mdrmol; no por lujo
sino consultando la limpieza y solidez; asunto
que preocupa much a los sacerdotes que han
echado sobre sus hombros la carga de levantar
ese establecimiento civilizador, y sin otras miras
que la moralizaci6n del pueblo.
SLargo seria continuar en una minuciosa des-
cripci6n y enumeraci6n de todo lo que alli pasa.
Nos contentaremos, pues, para terminar, con aiadir
que la cocina, los dormitorios, las aulas, todo re-
vela el espiritu de feliz iniciativa y de perseve-
rante labor.
) Ahora solo nos resta lamar la atenci6n del
Gobierno, de la Municipalidad, de la Beneficencia
y de las personas filantr6picas, A fin de que ayu-
den a los Salesianos A ensanchar su esfera de
acci6n, con lo que harian un positive servicio A
la sociedad en general.


--- ~ -;----


BOGOTA (Colombia).
--xas.---

Porqu6 ser ?

Raro y, permitasenos la expresi6n, hasta capri-
choso, se hace el que en el egoista siglo del mer-
cantilismo existan unos individuos, los hijos de
Don Bosco, cuya finica ambici6n y delirio sea el
sacrificarse por unos series tan impotentes como
los nifos, y sobre todo, los nifios pobres y des-
amparados. De d6nde tan extraia inclinaci6n?
k PorquB tal porfia y desprecio tan alto de la me-
tSlica moda ? L SerA por que ellos mismos se ban
convertido en chicuelos destituidos de toda pre-
visi6n ?
i Ah !... ya comprendemos. Es que han heredado
la locura de su padre Don Bosco, A quien se pre-
tendi6 llevar al manicomio, juzgandole privado
de raz6n, por los grandiosos edificios que decia
veia construidos para sus hu6rfanos, las suntuosas
basilicas coronadas por su Virgen Reina, las le-
giones de nifios abrigados bajo la sombra del Arbol
de la virtud y del trabajo, y los disefos porme-
norizados que de sus colosales obras daba con ad-
mirable precision el hombre de Dios b Y para tales
designios por ventura los Crasos le habian ofre-
cido sus tesoros ? N6 : A sus ojos, vueltos hacia
su Maria, les era desconocido el maravedi. Y i oh
celestial locura bien avanzados andan hoy dia
los trabajos en las murallas que rodean eljardin
de Don Bosco, extendido por ambos continents"
Como los hijos amantes se asemejan A su padre,
ya nos podemos explicar ahora porquA los d6ciles
salesianos poseen entera la herencia de esa santa
enajenaci6n mental.
Pues bien : a esta y no A otra cosa debese el
que aquellos sacerdotes hayan hecho grande pro-
















































































CARDENALES, ARZOBISPOS Y OBISPOS QUE ASISTIERON AL CONGRESS SALESIANO DE BOLONIA.
--~------i^Z-------- j--
Reproducci6n de un artistic trabajo de nuestra Escuela fotogrifica de Turin, como recuerdo de dicho Congreso.
En la libreria del Oratorio se venden fotografias del tamafo y precious siguientes: cm. 12 x 16, Pat. 0'80
cm. 21 x 27, Pts. 2'00 cm. 30 X 40, Pts. 5'00.

L -- 4__,______ __







- 230 -


gresos en su Oratorio Festivo para nifios y cl que
en su fiesta especial, la de San Luis Gonzaga,
ocurrida el 30 de Junio pasado hayan coronado
tan felizmente sus asiduos trabajos antcriores.
Fu6 ese un dia clasico. Por la mainana, del pro-
pio modo que en otro tiempo las multitudes del
Desierto se arrojaban ai beber el agna vertida de
la mosdica roca, asi los niios, despu6s de sopor-
tar varonilmente el arenoso camino de prepara-
ci6n A los sacramentos de penitencia y comunion,
e1 que hacia llevadero la solicited de sus guias,
corrian sedientos en masa A embriagarse con el
sagrado vino que mana del taberndculo cuya y lave
de oro guardian los Reverendos Padres Salesianos.
Pasaron luego al refortorio, donde los esperaba
un desayuno general.
Al medio dia fueron confirmados unos 30 nifios,
y en seguida se verific6 el certamen de catecis-
mo, habiendo quedado de CfSAR el jovencito
Antonio PWrez, quien fu6 ccfido con ]a corona;
de 1., 2.0 y 3.er C6asules, los j6venes Antonio LiB-
vano, Joaquin Gonzales y Enrique Copete; y de
Tribunos 1.0, 2.0 y 3.0, los alumnos Jorge Alba,
Antonio Capete y Ciriaco Castafieda; todos obtu-
vieron valiosos regalos. Tuvo lugar despu6s una
abundantisima premiaci6n de las classes. Recor-
taron los Religiosos Salesianos de su fondo de li-
mosnas dos pensions para obsequiar al CUSAR y
al cumplido joven Marco Antonio Pedraza, que
quedan interns en el Establecimiento.
Encabezaba esos actos el Ilustrisimo senior Arzo-
bispo doctor don Bernardo Herrera Restrepo. En
su apacible semblante se leia el placer que expe-
rimentaba de estar entire sus pequefiuelos. Con la
sencillez del nifo, acept6 la medalla de San Luis
Gonzaga, cabi6ndole boy al Oratorio el sin igual
honor de poder ostentar como A su Capitin, nada
menos que al meritisimo Prelado en cuyas manos
estd el dcnulo de la Iglesia en Colombia. Dirigi6
palabras llenas de virtud A su tierno rebafio, como
brotadas de su coraz6n de Pastor bueno y amante.
Con no escaso amor de Dios dot6 el Altisimo
al celoso seguidor de Don Bosco, Padre don Mi-
guel MittA, cuando tanto y activamonte trabaja
por el Oratorio, del cual es digno Director.
En los int6rvalos el muy distinguido artist
senior don Pedro Grasso, entretuvo al pfiblico ha-
ciendo ejecutar a la ya notable banda salesiana
escogidas piezas, no pudiendo menos de ser men-
cionadas el duo Simdn Bocanegra, de Verdi; la
Sinfonia Original, del maestro De Vecchi; y la
mazurca titulada El Salto de Tequendama, del co-
lebrado Director de la banda, atrAs referido.
Acreedores A today alabanza son los scfiores
don Alejo Maria Patino, don Aurelio Plata, don
Elias Montalvo, don Francisco Ortega, don Ignacio
de Cayzedo, don Jos6 Manuel Restrepo, el doctor
don Miguel Samper y familiar, y la por mil ti-
tulos estimable cooperadora sefiora dona Amalia
Bricefio de Restrepo, una segunda Margarita
Bosco. Escusas pedimos si ahora olvidamos los
nombres de algunos benefactors de la fiesta.
Si en el pais todos se contagiaran de la mania
salesiana de desvelarse por los hijos del pueblo,
y cada cual coadyuvara en la media de sus
fuerzas a la acci6n de ella, se vera adelantar la
Naci6n A paso fire de gigante.
No se engafi6 el senior doctor don Rafael Nifiez,
que tanto se interesaba por el bien pdblico, al
traer a Colombia los Misioneros salesianos educa-
dores completes de la infancia.
F. R.
Cooperador Salesiano.


NOTABLE TESTIMONIO.

Copiamos de El Tiempo de M6jico:
Los Salesianos. g En 1844, su gran fundador,
D. Bosco, pobre como Job, ensefaba A sus alum-
nos al aire libre,y en 1894 pertenecian a su Con-
gregaci6n 452 casas esparcidas por todos los con-
tinentes. Solo en el aiio pasado fueron abiertas 52,
y la fundaci6n de mis de sesenta estA proyectada,
no habiendo podido efectuarse ya por falta de per-
sonal. De sus escuelas salen anualmente mas de
treinta mil discipulos, la gran mayoria hudrfanos
y abandonados, que la caridad cristiana recoge.
Mis de ciento cincuenta mil Cooperadores de to-
das las categories sociales y de todas las nacio-
nalidades prestan auxilio voluntario A los valien-
tes hijos de D. Bosco, que evidentemente estdn
destinados A representar un importantisimo papel
en la catolizaci6n de la familiar humana. >

LIMIA (Perui).

En los PP. Salesianos. Los alumnos
de la Escuela de Artes y Oficios que se educan
bajo los paternales cuidados y sabia direcci6n de
los benemeritos PP. Salesianos, celebraron el dia
30 de julio un Acto literario dramatic musical
en obsequio del Excmo Senor Delegado Apost6lico
y agradocimiento a la Sociedad de la Uni6n Ca-
t6lica de Sefioras. Dadas las simpatias de que
gozan en Lima los hijos de D. Bosco y el grande
y sincere afecto que se ha sabido conquistar por
sus indiscutibles miritos Mons. Macchi, la con-
currencia no podia ser por menos, como lo fud,
numerosa y selecta.
Di6se principio al acto con un precioso himno
dedicado al digno Representante de Su Santidad,
y de muy buen efecto. Sigui6se un juguete c6-
mico que fu6 representado con imucha natura-
lidad. Declamaronse bellisimas poesias y repre-
sent6se un sainete en extreme gracioso.
Todos los que en dicho acto tomaron parte ex-
pididronse con correcci6n, luciendo algunos be-
llisimas dotes asi para el canto como para la
declamaci6n.
La fiesta, digna en un todo de las respetables
personas A quienes se dedicaba y del agrado de
la distinguida concurrencia que la presenci6, fu6
coronada por un corto pero bellisimo y oportuno
discurso del Excmo. Sr. Delegado, y el cual, a
sernos possible, lo publicaremos en el pr6ximo
ifimero.
Mil felicitaciones a los hijos de D. Bosco por
sus continues desvelos y los numerosos 6ptimos
frutos que dia A dia van cosechando y que obligan
la gratitud de today nuestra sociedad.

Paseo. (BogotA) Dieron en dias pasados
los RR. PP. Salesianos uno, : los niios del Ora-
torio festivo. La infantil caravana tomb el trend
de FacatativA en medio del mayor alborozo y de
vivas A los Administradores del Ferrocarril. Una
vez en aquella poblaci6n, se encaminaron A las
liamadas 1Piedras de Tunja, t6rmino de la excur-
si6n. Era un paraiso la llanura salpicada de nifios
que respiraban alegria. Los uaardianes de la pla-
nicie, esas antiguas moles de granite, llenas sus
mejillas de misteriosos signs rojos, arrugadas y
musgosas sus frentes por el frecuente choque de








- 231 -


los siglos, parecia que volvian de su letargo y
perezosamente despertaban por la algazara de esa
extraordinaria visit, y haciendo eco A las voices
de esos simpaticos rapazuelos, como que se esfor-
zaban en acompafar el desacordado pero bello
concerto infantil. Las cenizas de los Zipas se ro-
moverian de regocijo en ese dia y darfan por muy
bien empleado su traditional lugar de recreo.
Los muchachos descendian corriendo las verdes
llanuras y al fin fueron a posarse al pie de uno
de esos p6rticos espaciosos; alli, reunidos todos
como hermanitos, tomaron el almuerzo.
Por la tarde el expreso condujo a los nifios sa-
nos y salvos a sus hogares. La conduct obser-
vada por ellos excedi6 a las esperanzas de los
Superiores.





NOTICIAS DE NUESTROS IISIONEROS,



TIERRA DEL FUEGO.


DOS ADMIRABLE CONVERSIONES.

Puntarenas, 2 do febrero de 1895.
Del Protestantismo. Entre las innume-
rables pruebas de las que claramente se desprende
que nuestra Santa Religi6n Cat6lica, Apost6lica,
Romana es la inica verdadera, fuera de la cual
es impossible salvarse, no es la tltima la de que
muchos que en vida pertenecieron A varias sectas,
lamandose desidentes, al punto de la muerte so
retracten, cambien de opinion y deseen morir en
el gremio do la Iglesia Cat6lica; mientras que
jamAs se ha oido que cat6lico alguno en aquel
uiltimo memento se haya arrepentido de perte-
necer A la Iglesia Romana, ni haya pedido pasar
A las filas protestantes. Uno de estos hechos ha
tenido lugar aqui en Puntarenas el 21 del pasado
enero, fiesta de santa Inds. Un protestante de
buena fe, llamado Oscar Legergren, nacido en la
Argentina, mas de origen AlemAn, joven de 28
aois, se hallaba dias hacia postrado en el lecho
del dolor y pr6ximo A morir. Habiendo yo sabido
esto, le hice una amistosa visit, para saber no-
ticias suyas, pero en realidad para ganarlo A Dios.
Vidndole resignado en la divina voluntad, prin-
cipi6e hablarle de Dios, de la eternidad, de su
alma, y 61 me oia con gusto. Pero cuando le pro-
puse abrazara la religion cat6lica, me respondi6
que era mala cosa cambiar do religion y que no
queria disgustar A sus padres. No insist porque
estaba demasiado firm en su prop6sito: pero le
rogu6 aceptara una medalla de Maria Auxiliadora.
Condescendi6 61 A esta siplica y yo mismo so la
colgu6 al cuello. Desde aquel moment ya no dud6
de que la gracia se obtendria. Y en verdad, desde
aquella mi primer visit, el enfermo se tranqui.
liz6 completamente y manifestaba deseos de te-
nerme siempre A su lado y de que le hablara larga-
mente de Dios y de la eternidad. VisitAbalo varias
veces al dia y entire tanto lo instruia y exortaba
a hacerse cat6lico. No pasaron muchos dias sin
que el enfermo pidiera abjurar sus errors y en-


trar en la verdadera Iglesia porque, decia 61
mismo, quiero morir santamente y me urge asegu-
rarme la vida eterna. Recibi6 el santo bautismo
sub condition, abjur6 sus errors, se confess, re-
cibi6 el Santo Viatico con signos de agradeci-
miento 4 N. Senior por la grande merced que le
habia dispensado antes de morir. DAbame tambi6n
A mi las gracias y se recomendaba A mis ora-
ciones, dici6ndome que, cuando se hallara en el
Paraiso, come esperaba por la misericordia de
Dies, rogaria siempre per mi. Yo le exortaba A
confiar en Dies y 61 me respondia: Siempre he
confiado en el, Z come no confiard ahora que estoy
para comparecer ante su presencia ? Si, si, conti-
nuaba, today mi esperanza estd en Dies y en Maria.
Repetia con frecuencia fervientes jaculatorias A
Dios y A Maria Santisima, .queria que continua-
mente se las sugiriera y sin cesar besaba la que-
rida medalla de Maria Auxiliadora.
Finalmente, con la mds grande resignaci6n y
pleno conocimiento hasta el dltimo moment,
espiraba en la paz del Sefor el dia 23, fiesta de
los Esponsales de Maria Santisima y de San Jos6.
E1 ha volado al Cielo y yo tengo toda la espe-
ranza de haber adquirido un intercesor ante el
trono de Dies para mi, para nuestra Misi6n y
para nuestra querida Congregaci6n. i Ojala le imi-
taran tantos correligionarios suyos de este pals
y de todo el mundo! i Oh, cuin buena es Maria !
En realidad es cierto que nadie de cuantos re-
curren a su patrocinio y la invocan de coraz6n
pueda perderse. Publiquese esta gracia en honor
de Maria y todo el mundo pueda en ella reconocer
una vez mas que Maria tiene un poder ilimitado
sobre el coraz6n de Dios y que come Madre
nuestra nos quiere 4 todos salvos; per lo que
todos debemos amarla y grandemente conflar en
Ella.
S *
Del Judaismo. El sabado 5 de enero de
este afio, la iglesia de Puntarenas exultaba per
la maravillosa conversion al catolicismo de un
hebreo, llamado Mauricio Brann. Es uno de los
mas ricos comerciantes del pais, joven de 23 afios,
que goza del aprecio de todos. Deseoso de ca-
sarse con una joven no menos rica, llamada Jose-
fina Men6ndez, hija de un Espafol, tambi6n nego-
ciante en el estreclho de Magallanes, 6sta le puso
per condici6n que se hiciera catdlico. Al principio
parecia una condici6n impossible de efectuarse;
mas tocado per la gracia de Dios, el buen joven
expontaneamente se me present para que le ins-
truyera. Estudi6 con gran empefio el catecismo
y cuando nos pareci6 estaba bien convencido de
las verdades de nuestra santa Religi6n, le admi-
nistramos el santo Bautismo, poni6ndole los nom-
bres de Jos6 Maria Mauricio, si6ndole padrino
Monsefior Fagnano representado per Don Delturco
y marina la sefora Lorenza Saldivia V. Valen-
zuela. Acto continue se le administr6 el Sacra-
mento de la Confirmaci6n; luego oy6 la santa
Misa en la que recibi6 el pan de los Angeles. En
la tarde del mismo dia se celebr6 el matrimonio.
Lo qae mds consuela y hace ver que su conver-
si6n es sincera es que se interest much para que
sus ouatro hermanos, A quienes ha distribuido un
catecismo, para que lo estudien, sigan su ejemplo
y se conviertan Sus parientes no querian, mas 61
ha sabido veneer el respeto humane y sobrepo-
nerse a la voluntad y oposici6n de sus padres y
parientes. i Dios le concede la perseverancia!
Esta conversion nos ha Ilenado de consuelo por-








- 232 -


que se v6 que el Sefor se acuerda de su Iglesia
tan perseguida en( este pais y bendice nuestras
pobres fatigas.
MAGGIORINO BORSATELLO, Pbro
Misionero Salesiano.



Misi6n de la Isla Daws6n.
REvMO. SR. DON RdA:
uY agradecido estoy A mi Superior Monsefior
'/- Jos6 Fagnano por haberme concedido este
afio el favor de ir A pasar en su compaiia casi
dos enteras semanas, las dos iltimas de Febrero,
en la isla de Daws6n, rodeado de todas las aten-
ciones posibles por part de nuestros Hermanos
que alli trabajan para la educaci6n cat6lica y ci-
vilizaci6n de los pobres Indios. Es verdad que
no pas6 en ocio aquellos dfas, pues debf tomar
part en los ejercicios espirituales que segin ]a
Regla se dictan cada afio A los Hermanos y Her-
manas de la Congregaci6n, y tanto menos que
habian ido A reunirse de prop6sito todos los Her-
manos de la Casa central de Puntarenas, y en el
segundo curso las Hermanas. Sin embargo tuve
igualmente comodidad de considerar de cerca el
bien de la Misi6n.
Hacfa mas de un afo que yo habia dejado ]a
isla, campo un tiempo tambi6n para mi de ejer-
citar la paciencia en la escuela, y deseaba much
poderme encontrar otra vez en medio de mis
queridos Indiecitos.
Pero I qu6 cambio! Nunca habria creido en-
contrar tal adelanto sea en la part material sea
moralmente.
Nuestra ida A la isla con un vaporcito llamado
.DIXa, por el lindo dia y la mar tranquila fu6 un
paseo. En menos de 7 horas Ilegamos. Preparan-
dose A dar la vuelta A la riltima punta que dA
entrada A la bahia de la Misi6n, como a un
cuarto de hora de distancia, el capitAn del va-
porcito anunci6 nuestra ilegada con repetidos
silvidos. Pasaron unos minutes y ya estAbamos de
frente. Oh! qu6 es eso, grit6 yo, alli hay un
pueblo Nos pareci6 una ciudad en germen,
con su muelle, con su matadero, con su panade-
ria, queseria, grandes galpones, unas veinte casas
nnevas bien hechas, para los Indios, ademas de
conservarse unas cinco 6 seis de las viejas, t6r-
mino de mis antiguas romerfas por la tarde, para
rezar allf en medio de cada familiar de Indios el
Credo, el Padre Nuestro y la Salve.
Estas son las impresiones A vuelo de pajaro,
que debian despu6s aumentarse del double, cuando
tuvimos la comodidad de visitar y observer de
cerca todo. No olvidar6 la agradable impresi6n
que me hizo la capilla engrandecida, bajo nuevo
piano y la direcci6n en los trabajos del Hermano
Revdo. Padre Juan Bernabb, tanto que ahora
pueden caber com6damente trescientas personas.
Su forma de cruz latina, con sus esbeltas arca-
das, encantan. Pero no quiero invertir el orden
en la exposici6n de las cosas. Volvamos A bordo.
Al poco rato el vaporcito lleg6 al punto de
echar el ancla. Aqui crece mi maravilla. Veo casi
redoblado el niimero de los niflos, que al salir
de la escuela saltan, corren, gritan y se desparra-
man por todas parties. Son mis de treinta. Del
lado de las Hermanas salen tambi6n de la ins-
trucci6n y del trabajo un gran iimero de muje-
res, no menos de cuarenita, y una docena de ni-


fias de su colegio, que todas aseadas y en buen
orden se dirigep hacia, el muelle, acompafiadas
por sus maestras las Hermanas de Maria Auxilia-
dora.
' Los hombres que se encontraron presents en
sus casas habian precedido A todos, y part ya
estaban sobre el muelle, y algunos, los marine-
ros, iban preparando una chalupa de la casa para
venir A tomar al Padre Grande segiin ellos llaman
al Superior de las Misiones, Monsefior Fagnano.
Sobre la frente y en los ojos de todos se les vefa
el content y la alegria.
Una vez desembarcado, yo creia que todo
concluirfa,como en lo pasado y lo dicho. Pero
debia presenciar algo mas una cosa nueva.
Detras de la muchedumbre de mujeres, de hom-
bres y nitias que todos so habfan torado en medio
A Monsefior para besarle las manos, 6, no pu-
diendo algunos acercArsele, para significarle su
gozo con otras seiiales A la indiana, los niios del
Colegio se preparaban A dar un ensayo de su
habilidad en un arte bella, en la miisica instru-
mental. i Es possible !.. Esos nifios gran part de los
cuales habia yo desbastado con duro trabajo y
ayudado A salir fuera de su rudez y 6 levantar
su coraz6n hacia el Cielo, hacia Dios, mediante
la clase y el catecismo, ahora quieren mortifi-
carme, quieren hacer ver que tienen mAs vida,
que sus almas tambi6n son capaces de cosas
grades !..... IUna banda compuesta de nifios in-
dios! i Oh! esto si que para mf fu6 una sorpresa
y grande. Dejo por consiguiente de describir otras
manifestaciones, que no me seria possible en todas
sus particularidades, y acompafiados de ]a rmi-
sica vamos A la antesala 6 atrio que estA delante
de la capilla. Alli se improvise como una especie
de Academia. Un nifio de los mAs instruidos, Sil-
vestre, en nombre de todos sus compafieros de
clase, ley6 una corta pero bonita composici6n A
Monsefior, con la cual queria demostrar c6mo
todos los corazones de los nifios 6 Indios en aquel
dia batfan de amor y de gratitud verdadera para
con 61 A quien dbben su vida social,, su educa-
ci6n y el ennoblecimiento de sus almas.
Despu6s de esto, un nmniero como de veinte
nifios, dirigidos per su hAbilypacientisimo Maes-
tro Senor Luis Lanfranconi italiano de naci6n,v
que parece haya nacido para instruir en la mu-
sica A nifios y i nifias indios, comenzaron A tocar
varias piezas.
Yo no soy muisico y no espere de mf un buen
juicio, pero debo confesarle que mi coraz6n se
conmovi6 hasta derramar lfgrimas. h Y quien me
acusarfa de debilidad en esto A mi, que en el
curso de cuatro afios vi legar de los bosques, en
varias 6pocas, gran part de aquellos nifios, tos-
cos y verdaderos salvajes?..... No me atrevo A
penetrar en 'el coraz6n del Superior Monsefior
Fagnano. Grande sin duda debi6 ser su consuelo
al coger tal fruto de sus trabajos nunca dejados
por sumas y duras.que hayan sido las dificulta-
des encontradas y que encuentra por todas parties
para llegar A hacer hijos de la Iglesia y de la civi-
lizaci6n A esos infelices y filtimos hijos de AdAn.
Pero basta de lo que A la part esterna res-
pecta. Abora debo hablar del adelanto de esos
pobres Indios en los trabajos, en el trato, en la
Religion, en el conocimiento de si mismos. Tuve
la dicha de poderles dirigir en la capilla la pa-
labra de Dios mAs de una vez. ; CuAnta atenci6n,
que buenas disposiciones, c6mo correspondent, y
cuanta capacidad en ellos paracomprendery dis-
tinguir el bien del mal! 1Y qu6 diria de la fre-









- 233 -


cuenoia ', los Santos Sacramentos? Pero lo que
mAs me impresion6 fun saber, y constatar en
part, que hay un buen numero de mujeres y
algunos hombres Indies que so confiesan y co-
mulgan A menudo. Aquf estA todo el bien, la
sustancia, el centro de la verdadera Religi6n y
educaci6n civil. Si el confesarse es una filosofia,
como dice nn grande escritor ilos Indios son fil6so-
fos!..... IOh, Revmo. Sefior Don Rda, cuanto va
obrando la gracia de Dies en aquellas pobres
almas! Adn afiado mas. El regocijo se aument6
y lleg6 al entusiasmo, cuando el Superior Mon-
sefior Fagnano tuvo en uno de esos dias la oca-
si6n de administrar el santo Bautismo A otro buen
ndmero de mujeres que reci6n llegadas de la
gran isla de la Tierra del Fuego, ya las Herma-
nas de Maria Auxiliadora las habian instruido y
dispuesto bien como lo saben hacer ellas. No
mis academia reservada en ese dia. Misica
sagrada antes tocada per los nifios en la capilla.
Y despu6s de mediodia concurriendo de sus
casas todos los Indios, mdsica varia en la plaza
situada delante de la capilla y casas de los Padres
y Hermanas. iEste fs que ha side un verdadero
, inocente espectaculo I i JamAs se habia gozado
tanto en la Isla! i Y come agradecfan los Indios
alguna buenapalabra 6 pregunta que entretanto iba
Monsefor dirigi6ndoles en particular, y despu6s
los dulces y confites que les dispensaba Fu6
aquel un dia del Sefor.
Y aqui no puedo menos de admirar la paciencia
y constancia del Hermano, el Revdo. Padre Bar-
tolom6 Pistone, Director de la Misi6n, para hacer
adelantar el bien en medio do las rudas pruebas
que A menudo so enicuentran allf A causa de las in-
clinaciones y carActer duro y dificil de corregirse
de los Indios. Consu6lese de tender A su lade Her-
manos, cuales son Schikora, Asvini, Jarable, etc.
Si la salud me lo hubiera permitido, no habria
yo cedido mi puesto al Revdo. Padre Grosso, que
alli trabaja actualmente en favor de los niios. O
A lo menos me habria quedado ahora come tercer
Padre, sinti6ndose grande la necesidad de au-
mentar el personal en la Isla para poder asegurar
el bien notado. i Aumente Dies el nimero de las
vocaciones de Misioneros, tambi6n entire Herma-
nos legs!
Concluyo finalmente con decir que la conver-
si6n y civilizaci6n de los Indios es ya un hecho,
es una cosa segura. Los Superiores, y en parti-
cular el Superior de estas Misiones, Monsefor
Fagnano, pueden gozarse en Dios de haber al-"
canzado los santos y grandes fines de sus deseos,
de sus fatigas, angustias y sudores. Pueden tomar
aliento 6 ir adelante para llamar tambi6n y re-
ducir A los Indios Onas de la Tierra Grande del
Fuego. Los doscientos de la Isla Daws6n son una
prueba, son come una prenda de un feliz resul-
tado. Par6ceme poder afirmar que Dies lo quiere,
y que Don Bosco ayuda A estas Misiones, come
en los dltimos moments de su vida ardiente-
mente las recomend6. Nada mAs rest que rogar
6 Dies toque el coraz6n de almas generosas, que
han tenido la dicha de nacer en medio de la ci-
vilizaci6n y que viven rodeadas de todos los
bienes espirituales y materials en el seno de la
Iglesia Cat6lica, pars que vengan. con su 6bolo
en aynda de estas Misiones en particular. Nues-
tro Sefior Jesucristo el cual ha prometido tendria
cuenta hasta de un vaso de agua fria ofrecida
por su amor a un sediento, les devolvera sin
duda el, 6ntuplo per uno aqui sobre la tierra, y
una recompensa eterna en el Cielo.


Esos infelices Indies que -extienden sus manos
pidiendo socorro, tienen, al fin, todo el derecho de
ser ayudados, porque son part de la htmanidad,
hijos de AdAn y hermanos nuestros en Jesu'-
cristo.
Perd6neme, Revmo. Sefior Don Rda, si he side
largo en esta mi relaci6n. Y rogandole me ben-
diga, le beso la mane y me confirm
En JesuOristo hijo afmo. y obmo.
GUILLERMO DEL TURCO, Pbro.
Misionero Salesiano.
Abril de 1895.

vvrYv Y v vw'vvvrvrvrvv Y Y v vvv YYrv vr

PATAGONIA.


EN FAVOR DE LA SANTA INFNCIA.
De una carta quo el mismo Monsefior Cagliero
dirigia iltimamente al Director General de la
Obra de la Santa Infancia en Paris, tomamos
cuanto sigue:
El Seior ha bendecido nuestros esfuerzos diri-
gidos mis hacia la infancia, que A los adults,
para salvarla de la perversion de las'Escuelas
ateas del Estado y hemos obtenido atraerla a las
Escuelas de la Misi6n, ampliadas, mejoradas y
provistas de los convenientes y necesarios uten-
silios escolAsticos y de hAbiles maestros, quedando
per esto casi desiertas las del Estado.
Es en verdad un consuelo grande ver el em-
pefio con que nuestros 1,500 alumnos estudian el
Catecismo y la Historia Sagrada, casi a prefe-
rencia de las otras materials de ensefianza; y la
grande afluencia A nuestros Oratorios festivos y
frecuencia A los santos Sacramentos de la Con-
fesi6n y Comani6n.
Doce son los Colegios que sostiene la Misi6n,
dirigidos todos ellos por nuestros Misioneros Sa-
lesianos y por las Hijas de Maria Auxiliadora,
ademAs de los Orfanatos y Asilos para uno y otro
sexo.
Las autoridades locales reconocen la superiori-
dad de nuestras Escuelas sobre las del Estado y
en sus informaciones al Gobierno las elogian de
lo que nos aprovechamos nosotros para persuadir 6
los padres a que nos manden sus hijos A fin de
completar sus studios con los principles de nues-
tra Santa Religi6n.
Uno de nuestros misioneros recorri6, con un
Catequista, mas de 300 leguas visitando varies
grupos de Indios, instruyendo y bautizando A los
nifios; otros dos recorren el vasto valle del Rio
Negro con el mismo fin y muchos angelitos de
families infieles son agregados bien & la militant
6 bien A la triunfante Iglesia.
Pocos dias hace lleg6 de muy lejos el hijo del
Cacique Yancuche A visitar A sus hijos y sobrinos
recogidos en nuestra Casa central de Viedma,
capital del Territorio del Rio Negro, y reconocido
por el bien recibido en el Santo Bautismo, que
recibi6 con otros 300 de su tribu, vine A pedirme
nn Sacerdote Misionero, para que fuera A instruir
y bautizar A los nifios de sus compatriotas, llega-
dos poco hA de la vecina Araucania de Chile.
Este afio hemos podido tambi6n impedir que
el Cacique Sayuhueque resncitara el asi 1lamado
Gamarujo, rito, si no propiamente id6latra, al-









- 234 -


menos supersticioso, seguido de danzas y orgias
inmorales, con peligro de la fe y de las costum-
bres de los nifios y con escdndalo de las vecinas
colonies cristianas.
Mientras hablo de estos queridos angelitos, creo
le serd grato que le narre un hecho singular de
una nifia que frecnenta el Colegio de las Hijas
de Maria Auxiliadora en Carmen de Patagones.

***
La pequefia Anita. Hudrfaha de madre,
entr6 en nuestro Colegio la pequefia Anita a la
edad de tres afios. Viva sobremanera y de un
character precoz, violent y caprichoso, daba mu-
cho que temer pars el porvenir, si estos defects
hubieran anmentado con el crecer de los afios.
Sus pequefias compafieras, tanto las de color
blanco, como las indigenas de color obscure, ad-
virtiendo que no se hallaban seguras a su lado,
se quejaron 4 las maestras, las que pensaron
presentar 6 la pequefia hu6rfana laI misericor-
diosa Madre del Cielo, pars que la recibiera come
hija y la protegiera como snya.
Condujronla con este fin al altar de Maria;
Inmaculada y arrodilladas ante su hermosisima
estatua, ensefiAronia A encomendarse 6 ella y le
amonestaron no la disgustara de allf en adelante
con sus caprichos. La nifia sinti6 en su tierno
coraz6n la necesidad de una Madre que ]a amara,
y oyendo decir 4 sus maestras que la Virgen In-
maculada amaba 4 las nifias buenas, resolvi6
en su coraz6n portarse bien para de este modo
merecer el afecto de la Virgen Blanca, como ella
la llamaba, porque asi aparecfa a sus inocentes
ojos por su eCndida tunica, por su hermoso manto
azul-celeste y por sus hermosos encajes de oro y
plata.
Despu6s de ]a presentaci6n a la Virgen Inma-
culada, la nifia cambi6 su vivacidad en seriedad
y su natural terquedad en humilde docilidad.
Bastaba decirle: Anita, A la Yirgen no la gusta
que te portes mal..... que contestes..... que pelees
con tus companeras..... inmediatamente se com-
ponia y obedecia religiosamente.
Al entrar en el Colegio todas las mainanas, su
primer pensamiento era ir A la Capilla de la
Virgen Blanca y con infantil simplicidad, abria
su cestilla y i los pies de la Virgen, su querida
Madre, i depositaba las mejores frutas, dulces y
flores que traia!..... luego imitando la postura
de la Virgen, juntaba sus manecitas, levantaba
los ojos al Cielo 6 inclinando un poco la ca-
beza, arrodillAbase poco a poco y recitaba en voz
alta algunas Ave Marias, y luego..... quedaba en
silencio por algunos minutes. Al verla las maes-
tras y compafieras entrar en la escuela con el
rostro transformado, seria, silenciosa, le pregun-
taban qu6 le habia dicho la Virgen Blanca, y
ella con el mismo candor infantil respondia: .Me
ha dicho que me porte bien.
Las niias del Colegio, maravilladas de este su
extraordinario afecto 4 la Virgen Inmaculada, en
vez de llamarla 1a Inmaeulada,' llamAbanla la
Virgen de Anita y arrastradas por su ejemplo,
las mayors y las pequefias, principiaron a visi-
tar todos los dias t la Celeste Reina, Madre de la
Santa Infancia. Facilmente se deja comprender
cuan grandes fueron las ventajas que.de esto re-
sult6 para sus almas y para la discipline del Co-
legio.
Sucedia alguna vez que, por su vivo character,
disturbase en la escuela, olvidando ad la promesa


hecha a sulbuena Madre; entonces la Hermana
Sacristana no sacaba del platillo los regalos que
por la manana habia puesto A los pies de la Vir-
gen Blanca. Luego yendo la nifia A saludarla por
la tarde antes de dejar el Colegio y hallando to-
davia en el platillo los dulces y las frutas que
la habia ofrecido, toda triste y lorosa decia a
las maestras y compafieras: La Yirgen hoy no
ha comido, porque no me he portado bien. Ah!
mafana, mafana quiero portarme mejor, y man-
tenfa an promesa.
Tan querida 6 inocente devoci6n, con mara-
villa de todos, continia todavia despues de dos
asios y Anita todavia no cuenta los 6 de su edad.
En el pasado agosto el dia de la Asunci6n al
Cielo de la Santisima Virgen, una compafiera.le
dijo: Anita, la Virgen Blanca muri6 esta maflana
y se la han levado al Paraiso. Al oir tal noticia,
todavia no instruida 'suficientemente sobre la
solemnidad ni sobre el glorioso misterio de la
Asunci6n, qued6 con la vista fija en su compa-
nera.... sus ojos se llenaron de lIgrimas.... enmu-
deci6, y su rostro qued6 pdlido. En este memento
lleg6 la maestra y le pregunt6: Qu6 tienes,
Anita I Qu6 te suede ?. Maria (indicando d
la compafiera) me ha dicho que ha muerto la Virgen.
La maestra le hizo algunas caricias y consolAn-
dola le dijo: La Virgen se ha ido al Cielo A pre-
pararte una hermosa corona para regalArtela
cuando vayas d visitarla. Mas no bastaron las
caricias ni las palabras de la maestra para con-
fortarla. A mediodia no comi6, diciendo que le
dolia la cabeza..... al dia siguiente falt6 A la
escuela..... un m6dico corri6 a su cabecera.. y las
compaieras compadecidas de su estado se apre-.
suraron 6 rogar A la Virgen Blanca porsu ino-
cente Anita.


ECUADOR.


VICARIATO DE IMNDEZ Y GUALAQUIZA.


La Fiesta de la Shanza entire los Jibaros.


jIN religion verdadera 6 falsa, es impossible
1. toda sociedad. Por esto se observa que los
Jibaros, selvaticos de suyo y recelosos uno de
otro, so dan cita, sin embargo, para celebrar, de
comrin satisfacci6n y olvidando sus reneores, las
fiestas de ]a Shanza, que es 'para ellos a fiesta
de las fiestas. Estas son sus deidades; de ellas
esperan la imortalidad en la present vida, la
abundancia de bienes, la victoria contra sus ene-
migos y la prosperidad de su raza.
Desde epoca inmemorial, los Jibaros solfan cor-
tar las cabezas de sus victims, las disecaban, las
festejaban, y despu6s las colgaban suspendiindolas
en postes por el camino, y sin pelo, para que el
tiempo las destruyese, y persuadidos ademas que
tales cabezas contribufan 4 la felicidad de los
campos y al bienestar de los animals, en espe-
cial de los cerdos. Refidrese que un senor es-
paflol, sabedor de la existencia de estas cabezas
disecadas, mand6 4 Quito, hace treinta anos,
mis 6 menos, dos de ellas, vali6ndosb de persona









- 235 -


id6nea 6 influyente, con la mira de llevArselas A
Espafia. La novedad se public en Europa, hicie-
ronse en consecuencia otros pedidos, y qued6
asi entablado el comercio de las Shanzas. Al prii-
cipio vendianse en sumas considerable, las que
por lo mismo daban cebo a la codicia y crueldad
de los traficantes; mas hoy, por fortune, su an-
tiguo precio ha rebajado much.
Cuando un Jibaro ha adquirido una Shanza
matando & un enemigo, al regresar 4 casa celebra
la fiesta que denomina de entrada, con sus pa-
rientes y vecinos. El cura da de beber al mata-
dor el misterioso zumo de tabaco, y luego prin-
cipia una ruidosa bacanal, que dura algunos dias.
Concluida esta fiesta, el vencedor manda sembrar
yuca y platano en dos 6 mis chacras, y compra
puercos para que engorden; todo con la mira de
festejar su shanza. Cerca de dos afios, por lo me-
nos, transcurre hasta que las chacras rinden la
cosecha y se acaban los preparativos de la fiesta.
Todo este tiempo, el Jibaro ayuna sin interrupci6n.
Solo le es permitido comer la came de pescado,
la yuca y el plAtano sin el menor condimento.
Las mujeres fabrican trescientas ollas, mns 6 me-
nos, las que colocadas en largas hileras al medio
del gran sal6n de ]a fiesta, dos dias antes de
empezarla las llenan con chicha. Hacen pesca
en grande, etc. La concurrencia es numerosisima,
pues vienen families enteras hasta de diez jorna-
das de distancia.
La fiesta de la shanza se hace en una casa
muy espaciosa, & modo de iglesia, que construyen
toties quoties. En un palo adornado con flores y
ramas suspended las shanzas unas debajo de otras.
Estando ya reunidos los convidados, un.Jibaro
anciano que hace de sacerdote, A manera de las
letanfas en nuestras iglesias, va recitando muchas
frases ante esas cabezas disecadas y con pelo, era
.eprendi6ndoles, ora alabdndolas; y los circuns-
,antes van contestando. En seguida las adoran
dando vueltas por la casa 4, guisa de procesi6n,
entrando por una puerta y saliendo por otra;
siempre cantando 4 hincando la rodilla al pasar
delante de las shanzas.
El Cura sierra el ayuno al fiestero 6 fiesteros (1)
poniendoles en la boca una press de came de
cerdo, y dtndoles 4 beber el zumo del tabaco.
Pinta la shanza con color negro. Hace las ce
remonias de increparla y venerarla con los asis-
tentes. Reparte los plAtanos, que en numerosos
racimos estan colgados del techo, desde quince
dfas antes. Hecho esto, dAse principio 4 la be-
bida y al baile. Los hombres se toman de las
manos formando un cord6n, y bailan y saltan
andando al rededor de la shanza, sin soltarse
de las manos. Las mujeres bailan asi mismo
teni6ndose de las manos, en otro cord6n con-,
c6ntrico al de los hombres, y haciendo sonar,
cuando saltan, una multitud de cascabeles, y
cortezas ahuecadas que llevan pendientes de la
cintura. El fiestero, ataviado con la mejor gala
que le ha side possible, es el inico que en el
bailey tiene d su consorte en la rueda formada
por los hombres. Antes de que .baile, el cura
tomando la shanza del post en que esta suspen-
dida, se la cuelga & mode de rosario; y cuando
cesa el baile, restituye la shanza al susodicho poste.
Solo en el inferno puede hallarse una batahola

(1).De ordinario so reunen varias shanzas.para festejarlas a
la vez; pero so preseutan casos en que un solo jibaro celebra
la fiesta de an shanza, por disponer de numerosos parientos quo
le ayundn en los preparativos. '


semejante a la que se oye en tal fiesta.' En el
baile sobre todo, & 'los gritos descompasados de
hombres, mujeres y nifos, A los ladridos de una
cuadrilla de perros, retumba el tundt (1), y sue-
nan tambores y flautas y trompetas de cuernos
de res. Pasados cinco dias con sus noches, de
esta algazara inaudita solo interrumpida para co-
mer 6 beber (2), f la media noohe del dia sexto,
matan diez 6 mis cerdos gordisimos, confeccionan
un buen .caldo, que toman al amanecer; y en
seguida cada uno de los convidados recibe de
manes del cura un competent tasajo .de carnme
cruda; esta es la seal de despedida. Todos, en
efecto, se retiran esa misma mariana, quedando
asi terminada la funci6n.
La disecci6n de cabezas humans es practicada
por los Jibaros, en conformidad & la disecei6n de
las de pajaros, con la sola especialidad de que una
vez extraidos los huesos craneanos, extienden la
piel 6 cuero cabelludo al rededor de una piedra
ad hoc, en estado incandescent, y la dejan que
ahi se seque.y se contraiga hasta adquirir el vo-
lumen de la piedra, que es el de una naranja.





GRACIAS DE MARIA'AUXILIADORA.


Sr. Director del Boletin Salesiano.
MuY SR. Mfo:
Deseo se sirva dar publicidad para,mayor glo-
ria de Maria Auxiliadora de los Cristianos, 4 la
relaci6n que aqui le incluyo de una curaci6n mi-
lagrosa obtenida por intercesi6n de la Excelsa
Sefiora.
Era la noche del 29 de Marzo cuando una hi-
jita mia sinti6se atacada de violent fiebre; A
pesar de cumplir con las prescripciones del md-
dice, el ataque se repiti6 al dia siguiehte, ame-
nazando cortar la- existencia de la enfermita. Fu6
entonces cuando me decide 4 invocar el patro-
cinio de Maria bajo la advocaci6n de Auxiliadora
de los Cristianos, y lo hice prometi6ndole hacer
celebrar una Misa en su honor; la Sma. Virgen
escuch6 mis ruegos y devolvi6 la salud 4 mi hija,
favor por el cual le estar6 pars siempre agra-
decida.
F.' A. DE MARTINEZ.
Caracas, 7 de Abril de 1895.
*,

Sr. Director del Boletin Salesiano.
MuY SR. io o:
No sabiendo como mejor agradecer d' Marfa
Auxiliadora la salud que me devolvi6 prodigiosa-
mente, doy publicidad al hecho enviando la re-

(1) Tundii, tronco hueco quoeproduce on sonido semejante,
aunque much mis fuerte, al del bcmbo. Puesto en'un eerro,
resuena a muchas leguas de distancia. Sirve pars convocar A
guerra; pars annnciar 6 duelo, 6 alegria, 6 fiesta y tambifn-
pars pedir anuilio en una desgracia.
(2) A las tres 6 cuatro de la mailana, se reparten en cada
peacka 6 cama de una familiar, uan olla llena do ynca cocinada
y un plato de pescado tambi6n cocido. Cuando un jibaro siente
turbArsele la cabeza por la chicha que ha bebido, sale fuera;
so excita al v6mito para desocupar el est6mago; corre a baiarse,
y retorna con mis briospara seguir gritanda '--"









- 236 -


laci6n.del mismo A V. para que se sirva inser-
tarla en las columns de su peri6dico.
En el mes de Setiembre del ailo pr6ximo pa-
sado caf enferma de hemorragia y segui pade-
ciendo fuertes dolores por espacio de seis meses
sin que ninguna medicine recetada por habiles
medicos pudiese proporcionarme alivio alguno.
En tan apurada situacidn me encomend6 A Maria
Auxiliadora de cuyo poder y bondad habia oido
hablar muchas veces, y para empefiarla aun mis
le ofreci un ex-voto de plata al mismo tiempo
que di principio A una novena en su honor. Ma-
ria Auxiliadora se apiad6 de mi, me devolvi6
milagrosamente la salud, y desde que acab6 la
Novena en honor suyo, no sent ni el menor sin-
toma de la enfermedad que tanto me atormen-
taba. Doy mil veces gracias A tan bondadosa
Madre y aconsejo su devoci6n A todas las per-
sonas visitadas por las tribulaciones.
RAIMUNDA SOL6RZANO.
Caracas, 23 de Marzo de 1895.
*
*
Revdo. Sr. D. Manuel B. Hermida, Pbro.
Sarria-Barcelona.
Mur SR. slio:
Habiendo mi amada madre sufrido una larga y
penosa enfermedad de la que tuvo que estar en cama
mis de setenta dias y sufrir .en una pierna una
dolorosa operaci6n, de la cual los m6dicos no
nos prometian muy buen resultado, invoqud en
trance tan apurado A Maria Auxiliadora para
que si convenia tuviese misericordia de nosotros
y librase A la paciente de las garras de la muerte,
y A los diez y ocho dias estaba completamente
curada la herida de la operaci6n y fuera del
inminente peligro la enferma; agradecido A la San-
tisima Virgen y cumpliendo un prop6sito que
form de dar una limosna A los Salesianos, hijos
de Maria Auxiliadora, hoy tengo el gusto de re-
mitirle una libranza de 5 pesetas para que V.
como digno Superior haga el uso que mas le con-
venga. Me recomiendo A sus fervorosas oraciones
y A las de sus asilados para que intercedan por
la complete salad de mi madre.
Suyo afectisimo amigo y S. S. en S. 0, de Jesds
JUAN SINTES, Pbro.
Alayor, 2 de Agosto de 1895.
*
**
Curaci6n de un niiio. No hA muchos
dias que vino A esta casa un excelente Cooperador
Salesiano, y entregAndome una limosna me dijo:
Tome V., esto es lo que ofreci A Maria Auxi-
liadora, para obtener una gracia. Tenia A un
querido hijo gravemente enfermo de viruelas.
Toda esperanza de salvarlo habia desaparecido,
y yo no podia conformarme con la p6rdida de un
eer tan querido.
Habiendo leido en el BoletUn Salesiano las
muchas gracias que se obtienen por intercesi6n
de Maria Auxilio de los cristianos, me encomend6
A Ella, prometiendo dar una limosna A esta casa,
para los pobres nifios que en ella reciben educa-
ci6n, pan y vestido..i Cosa maravillosa! Pronto
empez6 el niflo A mejorar, y a los pocos dias ya
estaba fuera de peligro, y al presented estA per-
fectamente curado. Abora vengo A cumplir con
mi promesa y a dar las mAs expresivas gracias


A Maria Auxiliadora, que se venera en la capill
de esta casa.
Poco tiempo hA que tambi6n un buen Seot
venia A hacer celebrar una misa en el altar d
Maria Auxiliadora en acci6n de gracias por n
favor recibido.
i Acudamos, pues, en todas nuestras necesidade
a esta nuestra querida Madre!
SANTIAGO GHIONE, Pbro.
Granja Salesiana de Gerona, 15 de Agosto de 1895.
*
9*
Senor Director del Boletin Salesiano
Una enfermedad rebelde A todos los remedies
hacia tiempo aquejaba A mi hermana, y no li
dejaba ninguna esperanza de mejoria. Aconsej6la
entonces no perdiera la conflanza, y ya que Is
ciencia humana no sabia restituirle la salud, qu(
se acordara de las gracias dispensadas A sus de.
votos por Maria Auxiliadora, y que A menudc
leemos en el Boletin Salesiano.
Empezamos, pues, una novena a esta bendita
Virgen de Don Bosco, poniendo en ella todc
nuestra confianza. Y Maria nos escuch6: y lo que
en much tiempo no hicieron los recursos medicos,
lo realize Ella en pocos dias; pues al concluir la
novena, mi hermana estaba mejorada, y al pre-
sente goza de una perfect salud.
Ahora para completar mi agradecimiento A la
Auxiliadora de los cristianos, envio esta relaci6n
al sefior Director para que si lo cree convenient
publique esta gracia en el pr6ximo nimero del
Boletin.
De Ud. S. S.
SINFORIANA MARTINEZ
Cooperadora Salesiana
Uruguay-Las Piedias, Julio 26-1895.
*
**
La que suscribe encontrandose gravemente en-
ferma y con pocas esperanzas de mejoria A pesar
de todos los esfuerzos de la ciencia, resolvi6 acu-
dir A la Virgen Santisima Auxiliadora hacidndole
una novena y ofreciendo llevar su medalla y pu-
blicar esta gracia en el Boletin si se dignaba
darle la salud.
Habiendo tenido una complete y extraordinaria
mejoria, deseo se d6 publicidad al hecho para en-
salzar la bondad y poder de la Santisima Virgen
verdadera Auxiliadora de los Cristianos en sus
mayores apuros.
SOFIA B. DE MORENO.
Uruguay-Las Piedras, 21 de Mayo de 1895.


SGloria A Maria Auxiliadora! Ex-
pontAneamente brota del coraz6n esta frase al
considerar las innumerables gracias, que nuestra
divina Madre con solicito y carifioso cuidado vier-
te A manos llenas en favor de sus devotos, pues
impossible es recurrir A Maria y no obtener su
amorosa protecci6n.
Cierto joven obrero, que ha frecuentado las
malhadadas escuelas IAicas, enferm6 de much
gravedad, en t6rminos que el m6dico de cabecera
hubo de avisar A la familiar para la administra-
ci6n de los S.tos Sacramentos. Mas, el infeliz pa-
dre del paciente, por cierta obeecaci6n del enten-
dimiento, se resistfa obstinadamente A que se








- 237 -


hablase A su hijo sobre este particular, diciendo
que si este pidiere los consuelos de la Religi6n
entonces accedezia. Pero, 6 c6mo habia de pedir-
los el enfermo, si probablemente desde que hizo
la primer comuni6n jams habia entrado en
ninguna iglesial En estos trances el mal iba a-


si se alcanzaba, A ese Boletin. No se hizo esperar
la gracia, pues a los pocos dias el enfermo pidi6
un sacerdote y para que se viese mAs ostensible
la protecci6n de nuestra amorosa Madre, la vigi-
lia de su triunfante Asunci6n A los cielos recibi6
el enfermo con much placer los Santos Sacra-


-63'


Los hombres se toman de las manos forn
(V. pAg


gravAndose por moments y se temira un pronto
y funesto desenlace, cuando he aqui que despuis
de agotados various medios sin que diesen resul-
tado, A una persona piadosa se le ocurre ocultar
en el cuarto del paciente una medalla de Maria
Auxiliadora encomendAndola eficazmente esta con-
versi6n y prometiendo dar cuenta de este favor,


cord6n, y bailan y saltan etc.


mentos, espirando dos dias despu6s, esto es, en-
sdbado, dia Mariano.
Alabemos, pues, y demos gracias A la Hija de
Dios Padre, Madre de Dios Hijo y Esposa de Dios
Espiritusanto. i Cuan cierto es que jamAs ha sido
desoido quien en Ella ha confiado! i OjalA que 6
Maria recurrieran los que sufren en el cuerpo, y


o







- 238 -


sobre todo los que. sufren en el alma, por que
seguramente verian claro muchas pobres almas
que viven de asiento en el camino del error!
UN COOPERADOR SALESIANO.
Provincia de Gerona, Agosto de 1895.

**
Sr. Director del Boletin Salesiano:
Cumpliendo con un deber de gratitud hacia la
Sma. Virgen, suplico A V. encarecidamente se
digne insertar en el Boletin, que honrosamente
dirige, el siguiente hecho con el cual se patentiza
mus y mas la poderosa protecci6n de tan augusta
Madre.
El 13 de Junio pr6ximo pasado, tuvo lugar
en la Hacienda de Ometuzco una solemnisima
bendici6n efectuada por el. Ilmo. Sr. Arzobispo
de M6jico a la que asisti en uni6n de otras per-
sonas de esta Capital i entire ellas, estuvo la
Seforita Anita Peredo quien llevaba unos anillos
valuados en 300 $. De regreso a esta capital,
los guard en una maleta y estando pr6ximo A
partir el tren de la estaci6n de Irolo advirti6
que no estaba: siendo probable la perdida, inme-
diatamente yo, como cooperadora Salesiana, ofreci
A Maria Auxiliadora 3 $. para la obra de esta
ciudad segura de que no permitirfa se extraviase,
como en efecto asi sucedi6. Envi6 un mozo a
dicha Hacienda; este, haciendo poco caso, leg6
A preguntar por ella A los dos dias y allf le dieron
noticia de que un jovencito, viendo abandonada
la maleta en uno de los coaches que sirvieron para
dejarnos en la Estaci6n, di6 aviso al duefio de la
Hacienda quien la recogi6 y se la entreg6 in-
tacta al mozo que envi6
En testimonio del mas alto agradecimiento, re-
ciba V. el homenage de adhesi6n y respoto de
Su S.S. atenta
Luz PEREDO CARVAJAL.
Mjico, Julio de 1895.




NOTICIAS Y VARIEDADES,


Congress. Al Congreso Eucaristico que
acaba de celebrarse en MilAn, ban asistido cinco
Cardenales, setenta y cinco Obispos y se han
adherido mAs de ciento, contandose entire estos
various Prolados espafioles. Con motivo del Con-
greso be ha bendecido la nueva iglesia del Corpus
Domini de los PP. Carmelitas, erigida para con-
memorar los Congresos Eucaristicos de MilAn y
de Turin. El Cardenal Ferrari celebr6 la Misa.
Tambi6n se ha bendecido la primer piedra del
grandiose y monumental Colegio Salesiano, que
merced al celo de aquellos nuestros buenos Coo-
peradores so ha comenzado A levantar. La Expo-
sici6n Encaristica ha sido muy notable; una de
sus expaciosas salas estaba exclusivamente dedi-
cada A exposici6n de objetos y trabajos prove-
nientes de nuestras casas, llamando en ella prin-
cipalmente la atenci6n .una bien imitada cabala
4 iglesia de las que se sirven nuestros Misioneros
y, gran ndmero de armas y otros utensilios de


los salvajes de la Patagonia, Tierra del Fuego y
demise Misiones Salesianas.
El XIII Congreso Cat6lico Italiano celebrado ,
continuaci6n en Turin, se ha visto tambidn muy
concurrido y sus trabajos revisten exceptional
importancia. A 1l han asistido unos veinte entire
Arzobispos y Obispos. Sobre los Congresos Cat6-
licos tenfamos preparado un articulo que no ha-
bi6ndonos sido possible en este, lo publicaremos
en el nimero pr6ximo.
*
Reuni6n Salesiana. Con ocasi6n del
Congress Cat61ico de Turin, se ha celebrado en
Valsilice, junto A la tumba de, Don Bosco, una
reunion, podemos decir, international de Coope-
radores, pues A ella asistian various Sres. Directo-
res Salesianos espaioles, americanos y franceses.
Presidian la reuni6n tres Ilmos. Obispos y nues-
tro amado Superior D. Rda, el cual, por primero
diriji6 su sencilla y conmovedora palabra A la
numerosa concurrencia. Habl6 despuds el infati-
gable sacerdote salesiano Don Esteban Trione,
dando A conocer con precision y claridad various
medios y maneras sobre la organizaci6n de la Pia
Asociaci6n de Cooperadores Salesianos; A fin de
que su acci6n produzca los mis beneficiosos frutos
entire las classes menesterosas y principalmente
entire los j6venes. El ilustre sacerdote milan6s,
D. Albertario, incansable defensor de la causa
cat61ica y director de L Osservatore Cattolico,
habl6 en uiltimo t6rmino, manifestandose entera-
mente conforme con lo expuesto por D. Trione
y haciendo votos para que los Cooperadores Sa-
lesianos crezcan en ndmero sean los nuevos
cruzados que regeneren y salven nuestra corrom-
pida sociedad.
*
Contestaci6n al Mensaije del E-
piscopado Espanol. El Emmo. Carde-
nal-Arzobispo de Toledo ha recibido del Emmo.
y Reverendisimo Sr. Cardenal Rampolla, Secre-
tario de Estado de su Santidad, contestaci6n gra-
tisima al Mensaje que el Episcopado espafiol di-
rigi6 al Padre Santo con ocasi6n de las sacrilegas
fiestas del 20 de Setiembre.
El noble y afectuoso Mensaje del Episcopado
espafol, dice el Cardenal Rampolla, ha sido acep-
tabilisimo para el Padre Santo, el cual, sabiendo
con toda certeza la intima uni6n del Episcopado
& su sagrada persona, no ha podido menos de
experimentar gran complacencia y satisfacci6n.
En su consecuencia, ordena su Santidad que por
mi mediaci6n se d6n las gracias A viestra Emi-
nencia y A cada uno de los Prelados firmantes,
no obstante la demostraci6n de gratitud que Su
Santidad so reserve darles directamente.


Hijas de Maria A.uxiliadora. Del
Mensajero de el Corazt n de Jests, de Bilbao, co-
rrespondiente A Setiembre, tomamos las siguientes
gratisimas palabras referentes A nuestras Herma-
nas, y que agradecemos en el alma.
< La bendici6n de lo alto desciende cada dia
sobre los nuevos institutes y las nuevas enviadas
del Sefor, y cada dia sube hasta las alturas del.
cielo el incienso de sus virtudes y sus buenas
obras; como, sin contar cien ejemplos semejantes,
se puede admirar en lo que han Ilevado A cabo
en menos de veinte afios las Hermanas de Maria'
Auxiliadora en las misiones quo tienen A su cargo
los,Misioneros Salesianos, alld en la Patagonia y







- 239 -


Tierra del Fuego. MAs de treinta mil quinientos
salvajes han recibido alli el bautismo, y las hu-
mildes hijas del c6lebre D. Bosco, al educar en
sus talleres A las hijas de aquellos salvajes, ansian
que se les asocien nuevas compaferas; pues las
comarcas de su misi6n, de confin a confin, abar-
can una extension casi tan grande como today
Europa. )
*
Ntiueva Enoiclieat de Le6n XIII. -
Acaba de publicarse la nueva Enciclica del Papa
sobre el Rosario, que comienza con estas pala-
bras: Adjutricem populi Christiani, potentem cle-
mentissimam Virginem Dei matremn....
En ella el Papa recomienda la devoci6n al Ro-
sario, con el fin principalmente de conseguir el
retorno de los desidentes A la unidad cat6lica,
y para que se aligeren las penas y amarguras
que amenazan 4 los cat61icos en un tiempo cercano.
Sentimos eu el alma no haber podido recibir
con tiempo tan important document, para hon-
rar con 61 nuestras columns, seguros de que nos
lo habian de agradecer nuestros lectores.

**
Solemne conmemoraci6n. El 8 del
pr6ximo diciembre se solemnizara en Roma, en
la iglesia de San Lorenzo, el 250 aniversario del
decreto emanado de S. S. el Papa Pfo IX decla-
rando A San Jos6 patrono universal de la Iglesia
cat6lica.
Para recorder este hecho, se inaugurarA en
dicho dia en la expresada basilica, en frente de
la tumba de Pio IX, un primoroso altar artistic
dedicado a San Jos6.

*
Tres religiosas condecoradas. El
Ministro de la guerra de Francia ha concedido
medallas de oro A tres religiosas para premier
los largos y valiosos servicios por ellas prestados.
He aqui los motives de la concesi6n de estas con-
decoraciones.
Mad. Daguet (Francisca), religiosa hospitalaria
en el hospital mixto de Gray desde 1853 y em-
pleada en las salas militares de este estableci-
miento durante 40 afios; esta religiosa ha demos-
trado un infatigable celo cuando las epidemias
de c6lera, fiebre tifoidea, viruela, escarlatina y
grippe castigaron A la guarnici6n; ella misma
estuvo gravemente enferma de esta iiltima epi-
demia.
-Mad. Toucellier (Cesarina); en religion, Sor
Josefina. Superior de las Hermanas de Nevers,
agregada al servicio del hospital mixto de Brive;
siete anos de servicio (de 1846 A 1853), en las
salas militares del hospital mixto de Beauvois;
42 afos de servicio (de 1853 A 1895), de ellos 15
como Snperiora en las salas militares del hospital
de Brive; demostr6 siempre gran celo y una en-
tera adhcsi6n a los enfermos, especialmente du-
rante las graves epidemias de fiebre tifoidea, de
roseola y de escarlatina, que castigaron A la
guarnici6n.
Mad. Poir6 (Celina); -en religion, Sor Angelica,
de la Orden de San Vicente de Pnfil, esta reli-
giosa, entrada el 26 de enero de 1843 en la en-
fermcria del Hotel de Invalidos, prodiga, desde
hace cincuenta y tres afios, los mis tiernos cui-
dados A los enfermos.


Dios juzgara las justicias. En
un tribunal correctional de Francia ha compa-
recido Emilio Gaudot, de diecisiete afios de
edad, acusado de robo y asesinato. Toc6le su
turno al defensor del reo, cuyas elocuentes pala-
bras pueden referirse a varias otras naciones de
Europa.
SSefores dijo mi cometido es bien sencillo,
habiendo el acusado confesado su crime. No le
defender, porque no veo para 61 misericordia.
Ser6 breve. Si la justicia le pide cuenta de su
crime, me permitir6is pida cuenta A la justicia
de su arrest.
No s6 cudl sera la sentencia; pero sea la que
fuere, hay alguien mas culpable que el mismo
criminal. El culpable sois vosotros, seiores, los
que me ois, que represents A la sociedad obli-
gada A castigar crimenes, que su incuria y co-
rrupci6n no han podido prevenir. (murmullos).
Veo ante mi y adoro al Cristo crucificado, que
descuella sobre el tribunal en esta sala. Aqui estA
en vuestro pretorio donde citais al acusado. t Por
qu6 no estA en la escuela, donde llamais al niio
para ensefiarle ... t Por qu6 castigdis en su pre-
sencia al que como Gaudot, lo ve aqui por vez
primera Si en la escuela lo hubiera hallado,
no estaria hoy en ese banquillo de infamia.
I Qui6n le ha dicho que habia un Dios y una fu-
tura justicia Qui6n le ha hablado de su alma,
del respeto y caridad con el pr6jimo T Qui6n le
ha ensefiado la ley de Dios, no matards ? Con-
denad A mi defendido; estAis en vuestro derecho;
pero yo os acuso, es mi deber. Dios juzgara A los
jueces >.



EL PEQUENO BARBERO.


Cierto dia entr6 Don Bosco en una peluquerfa
de Turin a hacerse la barba, y encontr6 alli un
pequefio aprendiz que bien podia asistir los do-
mingos al Oratorio.
Amigo mio, c6mo te llamas? le pregunta.
Carlos Gastini.
ATienes padres?
Solo tengo madre.
ACual es tu edad?
Once afios.
Has hecho la primer Comuni6n?
Todavia no.
AAsistes al Catecismo?
Cuando puedo, no falto.
Oh excelente chico. Y ahora me vas A
hacer la barba, no es verdad?
Protesta el patron, acusando al aprendiz de ser
apenas capaz de trasquilar A un perro.
Es necesario que aprenda, dice Don Bosco.
Sin duda, pero no martirizando a un sacer-
dote. Esperad un moment, senior; le vereis des-
empefiar su oficio con el primero que Ilegue.
No, ha de ser conmigo; mi cara es como
cualquiera otra, aunque con una barba de bosco
(bosque); que vuestro muchacho me deje tan solo
la nariz y quedar6 content.
Comienza el suplicio: Don Bosco rie y llora A
la vez. Ya desollado se levanta y augura al
aprendiz, con el tiempo y la paciencia, un buen
porvenir.
Luego antes de retirarse le invita A verle en







- 240 -


el Oratorio al domingo siguiente. Acept6 Carlos
y cumpli6 la palabra. Pas6 alli un dia de gran
content; Don Bosco le acarici6 y concluidos los
oficios dijole una palabra al oido, le condujo A
la sacristfa y habi6ndole preparado, le confes6.
Palabras al igual de esa han hecho prodigies
en el Oratorio; los nifios llamabaula la palabra
mdgiea. En efecto lo fu6 con Carlos Gastini, quien
observ6 ejemplar conduct, de tal. modo que no
tenia reparo en censurar las palabras demasiado
libres proferidas i veces por los parroquianos de
la peluquerfa.
A poco muri6 su madre dejdndoles A 61 y i su
hermana en la mayor miseria. El propietario de
la casa.en que vivian, y a quien de tiempo atras
no se le habian podido pagar los arrendamientos,
despidi6 sin piedad 6 ambos hu6rfanos. Tenfan
estos otro hermano soldado, pero no podia ayu-
darles, y asi quedaron solos en el mundo.
Un dia Don Bosco encontr6 en el Bondd, cerca
del Oratorio, al pequefio barbero que lloraba 6
mares; 6 informado de lo ocurrido, le recogi6 A
la vez que consigui6 colocar & la pobre herma-
nita hu6rfana en el hospicio de Casale Mon-
ferrato.
Carlos Gastini aprendi6 el oficio de encuader-
nador y actualmente es jefe de taller en el Ora-
torio, buen padre de familiar, excelente obrero y
fervoroso cristiano.

g Mira arriba A un hombre se le antoj6
un dia ir A robar trigo en el campo de su vecino,
y provisto de un saco toma de la mano 4 un hijo
suyo de pocos aios y se pone en camino. Llegado
al campo mira y atisba por todas parties, A de-
recha y i izquierda, por delante y por detras; y
no viendo A nadie que le observase, abre el saco
y empieza a llenarlo de trigo, cuando el chiqui-
tin le dice:
PapA, hay un camino que todarfa usted no
ha observado.
El hombre, suponiendo que alguien iha 6 llegar,
volvi6 6 mirar mAs fijamente en todas direcciones
y viendo que los caminos estaban todos sin alma
viva, pregunt6 al nifio de cual camino hablaba.
El nifo contest:
V. se ha olvidado de mirar arriba.
La voz de la inocencia penetr6 el alma de aquel
hombre: vacia el saco, toma de la mano A san
niio y mas que de prisa vuelve & su casa. La
conciencia le decia : Dos TE VE.



PENSAMIENTOS.


Recibid A menudo el Pan de los Angeles y
conquistad 6 la reina de las virtudes.
D. Bosco.
*
Estaprobado por la experiencia que el mejor sos-
t6n de la juventud es la frecuencia de los sacra-
mentos de la Confesi6n y Comuni6n. Dadme un
niio que frecuente estos sacramentos y le vereis
crecer en su juventud, llegar 6 la edad viril y
alcanzar, si Dios quiere, la m6s avanzada an-
cianidad, con una conduct que servirA de ejem-
plo A cuantos le conozcan.
Id.


NECROLOGIA.



D. ENRIQUE 1'. CASTRO, Pbro.
Desde Venezuela nos escriben dandonos la no-
ticia de la muerte de este ejemplarisimo saoerdote
de Puerto Cabello, y decidido Cooperador Sale-
siano. Entusiasta admirador de las obras de nues-
tro padre D. Bosco, 61 fu6 quien di6 6 conocer
en su tierra a los Salesianos y quien contribuy6
sobremanera a su establecimiento en aquella Re-
ptiblica. Por various afeos fu6 centro de los Coope-
radores de su ciudad y 6 pesar de su avanzada
edad y achaques consiguientes se dedic6 con in-
cansable celo & la difusi6n y propagaci6n de las
Lecturas Gat6licas que desde hace dos afios so pu-
blican en Sarrit (Barcelona). Su muerte ha sido
la del just; esto no obstante, ofrezcamos por 61
al Sefior el homenage de nuestras oraciones por
si su bendita alma no bien purgada todavia,
de ellas necesitara,



La Sra. D". ANTONIA PUIG DE PASCUAL.
A mediados del pasado agosto moria en Barce-
lona la Sra. Dofia Antonia Puig de Pascual de Bo-
farull, victim de una apoplegfa. Fu6 mujer, de
gran virtud y de piedad s6lida, vivificada 'por el
soplo de un grande espiritu de caridad. Muchas
instituciones de aquella capital han perdido una
bienhecliora distinguida que con sus limosnas, con
sus influencias habia poderosamente cooperado i
su fundaci6n, 6 su desarrollo y sostenimiento. -1;
Nosotros tenemos un especial motive en recorder
cuanto amaba nuestra Obra, amor que aument6
despu6s que en 1886 tuvo la suerte de conocer a
nuestro amado padre D. Bosco, de tratar con 61,
de hospedarle un dia en su casa prodigindole
todos los obsequios que su devoci6n y caridad le
inspirara.
Como hemos dicho, muri6 de una apoplegia;
mas su muerte si bien repentina, no fu6 impro-
visa, pues le sorprendi6 mientras estaba haciendo
una novena de comuniones en obsequio at Sa-
grado Coraz6n de Jesus, del cual durante today
su vida habia sido devotisima. Todo esto hace
esperar que su alma bencdta est6 ya disfrutando
de la gloria eterna. De todos modos, en agrade-
cimiento A cuanto ella hizo por nosotros, rogamos
A nuestros buenos cooperadores unan sus oraciones
6 las nuestras para que el Sefor le concede el
premio prometido A los que practican el santo
precepto de la caridad.

R. I. P. A.

Con aprobaciin de la Autoridad Ecleslistica Gerente JOSE GAMBINO.
Turin Tip6grsfia Salesiana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs