Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00045
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00045
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Full Text



ilo X N .Pbiao_ esa.SEIMR 19


BOLETIN


Quien recibiere A un nifo en mi
nombre, A mi me recibe.
(MATH. XVIII.)
Os recomiendo la niiez y la ju-
ventud; cultivad con'grande es-
mero su educaci6n cristiana; y
proporcionadle libros que le en-
sefien A huir del vicio y a prac-
ticar la virtud.
(Pio IX.)
Redoblad vuestras fuerzas A fin
de apartar A la nifes y juven-
tud de la corrupci6n 6 incredu-
lidad y preparar asi una nueva
generaci6n.
(LEON XIII.)


SALESIANO


Debemos ayudar A nuestros her-
manos A fin de cooperar A la
difusi6n de la verdad.
(III S. JUAN, 8.)
Atiende A la buena lecture, A la
exhortaci6n y & la ensefanza.
(I TIMOTH iv, 13.)
Entre las cosas divinas, lamAs su-
blime, es la de cooperar con Dios
A la salvaci6n de las almas.
(S. DIONISIO.)
El amor al pr6jimo, es uno de
los mayors y mAs excelentes
done que la divina bondad
puede conceder A los hombres.
(El Doct. S. FRANc. do Sales)


-<( DIRECCION en el Oratorio Salesiano Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) )Mg+-

sUTMArIO. en manera que su difusi6n sea con-


Important.
Obra de Maria Auxiliadora para fomentar las vocaciones al Estado
Eclesiastico.
La instituci6n salesiana de D. Bosco.
Un cristiano como ha de ser y se necesita.
Congress Cat6lico de Lisboa.
La Obra de D. Bosco en Italia.
ESPAjA. Gerona. Granja Salesiana do San Isidro. Sevilla.
Solemnisimos cultosen honor deMaria Axiliadora. conclusionn).
AxMRICA. Lima (Peri). Bogotd (Colombia). Victorias de
Maria Auxiliadora. Mdjico. Oratorios festivos.
NOTICIAS OE NUESTROS MISioNEROs. Ecuador. Ocho meses en el
Vicariato de Mdndez y Gualaquiza. El Camarujo en la Pa-
tagonia 6 el culto piblico al Esplritu bueno y el culto privado
al espiritu malo, y su terminaci6n (couclusi6n). Otras no-
ticias.
GRACIAs DE MARIA AUXILIADORA.
NoTICIAs v VARIEDADES.
BIBIOGRAFIA.


IMPORTANT.
Llamamos la atenci6n do nuestros
amados Cooperadores, sobre la si-
guiente conclusion del Congreso Sa-
lesiano:
< Con un especial y vivo interns el
Oongreso recomienda la lectura del
Boletin Salesiano, por medio del cual
revive cada dia en sus obias el vene-
rando D. Bosco, y hace ardientes vo-
tos para que la lectura y propagaci6n
del mismo, merced al celo de los Coo-
peradores, trascienda fuera de ellos,


tinua e ilimitada >.


de uni6n entire los Oooperadores, en
cuyos pechos alimenta viva la llama
de la caridad, con la relaci6n de lo
que la Pia Sociedad Salesiana hace
en provecho de la juventud pobre y
abandonada y el empleo que da a sus
limosnas y donativos, nada se exige por
la subscripci6n, dejando a cada uno en
la libertad de contribuir a los gastos de
la edici6n con lo que sus fuerzas le
permitan y su caridad le sugiera.
Si cadasubscritorpagara con este ob-
jeto, al mehos 3 pts. anuales, los gastos
quedarian casi en sutotalidad cubiertos.
Suplicamos a los Sres. Cooperado-
res que al hacer sus limosnas a las
Oasas Salesianas particulares, deter-
minen la cantidad que dedican al
Boletin Salesiano.
Agradecemos a todos nuestros lec-
tores la benevolencia que hasta el pre-
sente nos han dispensado, y confiamos
de que en adelante nos la continua-
rin dispensando.


Publicaci6n mensual.


ARo x i, 9.


SETIEMBRE de 1805








- 194 -


OBRA DE MARIA AUXILIADORA
para fomentar las vocaciones al Estado Eclesiastico.

vIUENTA la Sagrada Escritura (1) que un
padre de familiar habia preparado un
banquet, al que invit6 6 muchos de sus
amigos. Llegada la hora y como estos no se
presentaran, envi6 6 uno de sus criados
para que los avisase; mas ellos se excusa-
ron diciendo que urgentes ocupaciones les
impedian su asistencia. Irritado el Senfor con
este proceder de sus amigos, dijo 6 su siervo :
V6 por las calls y plazas de la ciudad 6 in-
vita a todos los pobres, enfermos, cojos y
ciegos que encontrares. Mas como sa nfimero
no faera suficiente para llenar los puestos
de antemano preparados, v6, le dice de nuevo,
fuera de la ciudad, por los caminos y veredas
6 induce d todos los que encontrares a parti-
cipar de mi cena, pues es necesario se llene
mi casa.
Es indudable que Don Bosco es el siervo
enviado en estos filtimos tiempos por el pa-
dre de familiar para que Ilene su casa; y no
bastando con los innumerables infelices reco-
gidos por las calls y plazas de las ciuda-
des, sali6 por los caminos extraviados para
invitar 6 los que encontrase: es decir; cono-
ciendo Don Bosco no ser todavia bastantes
para regenerar la sociedad present y vol-
verla 6 Dios, los colegios, asilos, talleres,
etc. que sus congregaciones abrieron por
todas parties, ide6 una nueva obra que com-
pletara las ya existentes y que respondiera
A otra grave necesidad present; la esca-
sez de vocaciones al estado sacerdotal.
Y en verdad; pocas veces ha sido tan
necesario como en los tiempos que corremos,
tender present y repetir con frecuencia la
oraci6n que N. S. Jesucristo tanto recomend6
A sus discipulos: Rogad at SeSor de la mies
que made d ella operarios. El mal espiritu
de la 6poca, las mAximas irreligiosas, la co-
rrupci6n de las costumbres y la educaci6n
anticristiana que se da A la juventud, son,
no dudarlo, poderosas causes que directa-
mente influyen en las muchas bajas que va
experimentando el ej6rcito de Ministros del
Senior. Que este sea un mal gravisimo, nadie
hay que lo ponga en duda; pues si en todos
los tiempos la misi6n del sacerdote ha sido
de reconocida importancia social, hoy es mas
necesaria que nunca, por efecto de la com-
presi6n y desorden que por todas parties se
advierten. De aqui que el Papa, los obispos,
los sacerdotes y cuantos buenos cristianos
sienten en su coraz6n el fuego del aposto-
lado, se lamenten y eleven hasta el cielo
tristes suspiros demandando aumento de ope-
rarios apost6licos en la vilia del Sefor; ya
que la mies es much y muy pocos los obre-


(1) S. Lucas, xiv, 16-24.


ros, sucediendo con muchisima frecuencia lo
que (lice la Escritura: parvuli petierunt pa-
nem et non erat qui frangeret eis; los hijos
del Sefor demandan con viva instancia el
rocio de la gracia del que se ven privados
por falta de pastores, ap6stoles y doctors
que puedan proporcionArselo, siendo de aqui
grande la ruina de tantas infelices victims
de sus pasiones, como desgraciadamente ve-
mos cada dia pasarse 6, las filas enemigas
y caminar miserablemente 6 su perdici6n.
Don Bosco que amaba demasiado la Igle-.
sia, y se interesaba harto por las almas para
permanecer impasible ante un mal de tan
incalculable trascendencia, despu6s de ma-
duro examen, decidi6se, movido del deseo
de remediar aquel gran dafio, A establecer
la que llam6 OBRA DE MARiA AUXILIADORA,
para fomentar las vocaciones al Estado Ecle-
sidstico; no sin consultarlo antes con S. S.
Pio IX, sin cuyo consejo y normas nada
emprendia y que en esta como en anterio-
res ocasiones calurosamente elogi6 y aprob6
la nueva obra y en 9 de Mayo de 1876 otorg6
especiales favors, gracias 6 indulgencias a
los que tomaran part en ella.
Don Bosco, desde el principio de su apos-
tolado, se di6 con ahinco 6 cultivar la vo-
caci6n. al sacerdocio en aquellos de sus ni-
fos en los que descubria algdn indicio de
ella; mas los resultados ordinariamente no
correspondian a sus improbas tareas.
< La experieficia nos ensefia, decia, que
de diez nifios que comienzan los studios
con Animo de alistarse en la milicia de Je-
sucristo, apenas si uno 6 dos llegan al sa-
cerdocio; mientras que de igual nfmero de
j6venes que vienen con el mismo prop6sito,
siendo mAs madura su vocaci6n, perseveran
ocho. >
Esta es la raz6n porque Don Bosco quiso
fundar esta obra para alentar, afirmar y
ayudar en su vocaci6n A los j6venes (1) que
deseen consagrarse A Dios en el estado re-
ligioso 6 eclesiAstico; y para esto exclusiva-
mente destin6 algunas de sus casas, esta-
bleciendo en ellas los cursos de humanida-
des, concluidos los cuales, pasan los j6venes
a los seminaries de sus respectivas di6cesis
para cursar la filosofia y teologia, 6 a los
noviciados de la Orden 6 Congregaci6n re-
ligiosa 6 que se sientan llamados. Mas como
careciese de medios materials para el sos-
tenimiento y progress de esta obra, hizo un
llamamiento a la caridad de los files, invi-
tAndoles 6 prestarle sus socorros, en calidad
de Oferentes, Corresponsales 6 Bienhlechores,
los cuales con sus limosnas, consejos y au-
xilios 6 los j6venes pobres, contribuyen a
.la obra mAs grande, cual es, la de la for-
maci6n de un sacerdote, 6 mAs de participar
de las innumerables indulgencias de que

(1) Se reciben tambien mayors de 30 afos, con tal
que tengan ya algdin studio.









- 195 -


S. S. la enriqueci6. Que ella corresponda A
los prop6sitos y esperanzas concebidas por
Don Bosco, no tard6 much 61 mismo en
experimentarlo; pues, obtenida la bendici6n
y aprobaci6n de los obispos y del Supremo
Jerarca de la Iglesia, di6 comienzo A la Obra
recogiendo en el Colegio de San Vicente
de Paul de Sampierdarena (G6nova) 4 al-
gunos j6venes animados del deseo de consa-
grarse a Dios en el estado eclesi4stico. Dies
bendijo sus esfuerzos, y al poco tiempo ves-
tian el habito clerical treinta y seis de aque-
Ilos j6venes, veinte de los cuales volvieron
h sus respectivas di6cesis, algunos abrazaron
el estado religioso, y los restantes, en various
institutes, so consagraron & las misiones
extranjeras. Estos eran los primeros fratos
que Don Bosco recogia; los que sucesiva-
mente se han venido recogiendo hasta el
present, no podrian ser mejores;- ms de
12,000 sacerdotes, son a no dudarlo un dato
elocuente de la importancia de esta Obra,
sin cuyo auxilio el 75 O%, sin6 mas, de dichas
vocaciones, hubiera seguramente fracasado
por falta de adecuado ambient donde desa-
rrollarse. Y esta apreciaci6n nuestra que tal
vez parezca a alguno exagerada, no lo serA
ciertamente para los que de cerca conocen
(el terreno sobre que desarrollan sus ener-
gias los hijos de Don Bosco.
Grande obra harAn, por consiguiente, to.
idas las personas amantes de su religion y
especialmente los pArrocos, en encaminar tan-
tas vocaciones que si no so las atiende en
un principio, mueren apenas nacidas. q Cuan-
tos pobrecitos j6venes dotados muchos de
ellos de claro entendimiento, se encuentran
por nuestros pueblos y aldeas que careciendo
le recursos y de un alma generosa que les
ostee los studios 6 les abra de ellos el ca-
mino, mueren en la oscuridad sin haber po-
lido contribuir con sus naturales dotes al
Aien moral de la sociedad al que se hubie-
ran dedicado si se les hubiera protegido?
3i Don Bosco no hubiera encontrado en su
camino 6 aquel celoso sacerdote qu e e en-
3se6 los rudimentos del latin y le di6 el
primer impulse que 61 continue con energia
luchando con las dificultades que en sus pri.
meros pasos se le oponian, habria llegado
A ser lo que ha sido ?
Mucho mas pudi6ramos decir sobre-este
importantisimo asunto, mas hacemos punto
ya por no alargar demasiado este articulo,
como porque con facilidad podran adquirir
vans datos las personas que lo desearen, diri-
gi6ndose 6 cualquier casa salesiana, espe-
(cialmente A la de Sarri4 (Barcelona). Repita-
mos, sin embargo, de nuevo y record6monos
siempre que NO HAY OBRA MAS GRANDE,
UE LA DE CONTRIBUIR A LA FORMAIO6N
E UN SACERDOTE.


a InstituGion lalesiana
DE DON BOSCO.

SLa institacisn de Don Bosco
es la gran obra, la obra provi-
dencial de los tiempos modernos. >
I E me ha pedido un pensamiento para un
Ys acto muy simpAtico, para el certamen
literario que en acci6n de gracias por el pri-
mer Congreso Salesiano verificado en Bolo-
nia, se celebrara en honor de Maria Auxi-
liadora, insigne protector de las Obras de
Don Bosco.
Pues bien, h6 aqui ese pensamiento: La
Institucion de Don Bosco es la gran obra, la
obra providencial de los tiempos modernos.
Es muy lac6nico y sint6tico, pero es qui-
zas el panegirico mAs exacto de la Institu-
ci6n Salesiana.
Tengo una admiraci6n tan sincera como
simpatica, una admiraci6n mas grande de
lo que podria manifestarlo, por las obras de
Don Bosco, ese ap6stol tan grande como
humilde de la sociedad modern. No podia
per tanto dejar de aprovechar la ocasi6n
que so me brinda para declararlo asi de una
manera solemne; ni podia negar mi concurso
cualquiera que sea su valor 6 importancia,
ya que entire los Cooperadores Salesianos,
ocupo como Prelado el puesto de honor; no
por el contingent que pueda prestar 4 la
Instituci6n, sino por el aprecio que siempre
me ha merecido esa ben6fica creaci6n del
genio y espiritu evang6lico del inmortal Don
Bosco.
Y quiero servirme de una circunstancia
tan propicia como la present, para consig-
nar en una pagina de caracter piblico, la
gratitud y el aplauso 6 que es acreedora la
Instituci6n Salesiana, por los grandes ser-
vicios que nos dispense en la Reptblica.
Seria reo de la mas negra ingratitud si asi
no lo hiciera con today la sinceridad y satis-
facci6n de mi alma reconocida.
Mas bien que una pIgina literaria, declare
que es la palabra del amigo y la bendici6n
del Prelado para retemplar el coraz6n ge-
neroso y el Animo abnegado de esos obreros
del bien, venidos a estas playas, no para
pedir hospitalidad interesada, sine para col-
marnos de beneficios. Y sirvame tambi6n
esta oportunidad para decir bien alto a to-
dos los que quieren y deben oir la voz del
Prelado Diocesano:
Proteged con decision y generosidad las obras
de Don Bosco, inspiradas por el mds acen-
drado amor al pueblo y destinadas d producer
un bien inmenso : protegerlas es beneficiaros d
vosotros mismos.
Yo admire con asombro la instituci6n
Salesiana. Apenas nacida es ya gigante; v6-
sela por todas parties, sin que haya dificul-








- 196 -


tades para detenerla en su march acelerada
por el entusiasmo del bien.
Cuando los timidos reputan temeridad su
ardorosa empress y su multiplicaci6n pro-
digiosa, los hijos de Don Bosco, sin pertur-
barse, siguen con santa confianza su obra
ben6fica que tiene por lema oraci6n, sacri-
flcio y acci6n, y march impert6rrita, siem-
pre adelante, tan animosa como humilde,
cualidades que dan la victoria y aseguran
el porvenir, J signum in bonum!
Solo siento que no la hayamos protegido
como merece, pues, cuantos prodigies hu-
biera realizado!....- Protejdmosla por tanto
eficaz y generosamente : yo ]a recomiendo
a todas las personas de buena voluntad, con
today la eficacia y de todo coraz6n; y son
mis votos mas fervientes verla prosperar en
todos los ambitos de la Repfiblica para nues-
tro propio bien y honor santo del aposto-
lado providencial de la Instituci6n Sale-
siana.
He dicho que admiro la Instituci6n de
Don Bosco: y en verdad, es admirable. Con-
t6mplase en ella el prodigio del grano de
mostaza del Evangelio; surgida de un ger-
men humilde se ha convertido en un Arbol
colossal, cuyas ramas se extienden por today
la tierra, y en esta sola seal de un desa-
rrollo tan prodigioso se revela la mano de
Dios: digits Dei est hic. En su carrera de
gigante la gufa 6 impulse el espiritu de
Dios; esa exuberancia de actividad y esa
ambici6n de extenderse para hacer el bien,
sin reparar en sacrificios, semeja temeridad,
porque causa asombro; anda tan de prisa
porque la devora la sed de la caridad.
Pero tiene tambi6n otra seal por la cual
se conoce que es una gran instituci6n; y la
reconozco en esto: en que est& perfecta-
mente adaptada 6 una gran necesidad de la
6poca. Obsdrvase que en cada period de la
historic, la Providencia suscita para reme-
diar la necesidad peculiar de cada 6poca la
instituci6n que dentro del espfritu del Evan-
gelio debe llenar esa misi6n providencial.
Ahora bien : tengo la firme convicci6n de
que la instituci6n de Don Bosco es la gran
obra, la obra providencial de los tiempos
modernos. Era necesaria una Instituci6n
religiosa que se adaptase & la necesidad de
la 6poca, una instituci6n que, teniendo algo
de todas, tuviese como especial la adapta-
ci6n al moment hist6rico porque atraviesa
la sociedad: ser eminentemente popular y
social.
Todos reconocen que la gran necesidad,
que la gran cuesti6n de los tiempos presen-
tes es as cuesti6n social, y asi lo ha decla-
rado el sabio Le6n XIII; hay que ocuparse
:de la clase proletaria y descender hasta el
pobre pueblo.
Pues bien: Ia Congregaci6n Salesiana en
sus dos ramas tiene esta gran misibn, se con-
sagra y dedica preferentemente 6 los hijos


del pueblo, con los cuales se confunde por
el amor y el sacrificio.
i Ah Esos talleres y escuelas para los ni-
los y niilas, para la clase popular, esas es-
cuelas de artes y oficios; esos oratorios fes-
tivos, esas lectures populares!... todo para
el pueblo, constituyen evidentemente la sal-
vaci6n y rehabilitaci6n de las classes popu-
lares y proletarias.
Habia instituciones religiosas para todo ;
pero en el grado eminentemente popular de
la instituci6n Salesiana, tanto de hombres
como de mujeres, solo. ha sido creaci6n del
genio de Don Bosco. Nada mas popular que
su instituci6n; apoderarse de los pobres ni-
fos para hacerlos cristianos y ciudadanos
Tiles, librandolos de la perdici6n callejera,
eso no se habia visto jams convertido en
apostolado religioso.
Esta es la gloria de Don Bosco y la mi-
si6n ben6fica de ambas Congregaciones por
61 fundadas: los Salesianos y las Salesianas.
El Congress de Cooperadores Salesianos
de Bolonia se ha propuesto ensanchar y pro-
teger el apostolado de las Obras de Don
Bosco; es una iniciativa del supremo inter6e
social, digna de mayor aplauso.
Que todos los amantes del bien del pue-
blo sean Cooperadores salesianos.
!i MARIANO SOLER,
Obispo de Montevideo.



Un cristiano como ha de ser

y se necesita.

Non erubesco Evangelinx
virtues enim Dei eat in saluter
omni credenti. (Rom. I, 16).
JADIE imagine que nuestro Cristiano hr
'li de hacer milagros 6 ser un h6roe. Nad:
de eso : todo se reduce 6 ser sencilla y fran
camente lo que significa el nombre con que
se honra, y h6 aqui c6mo:
1.0 Al pasar por delante de una iglesia
se descubre respetuosamente, 6 hace con
gravedad la selial de la cruz.
2.0 Cuando se encuentra con un eclesiAs-
tico le saluda, considerando que es ministry
de Nuestro Senor Jesucristo.
3.0 No rehuye acompanarle pfblicamente,
antes mira con honor el que 61 acepte este
obsequio.
4.0 Hallandose de viaje, en el moments
de partir el tren 6 el coche, hace la sefia
de la cruz. Una seiora, al practical ese act(
cristiano, observ6 que se sonreia su vecino
< Me encomiendo & Dios, dijo sin descon
certarse, y si despu6s de esto el tren des
carrilase me sentiria mas tranquila. >






- 197 -


5.0 Antes y despuds de comer, aunque
sea en la fonda, y los comensales no hayan
de imitarle, hace la sefial de la cruz sin afec-
taci6n, pero no A hurtadillas como quien se
avergiienza, sino con naturalidad y desem-
barazo. En Paris al terminar un banquet,
el duefo de la casa dijo A los convidados:
< Ea, sefiores, les invito 6 pasar A la pieza
inmediata a tomar el caf6. Un moment,
caballero, dijo en alta voz un cristiano de
los nuestros, tengo que decir una palabra:
y poni6ndose en pi6, prosigui6: Senor, os
damos gracias por el alimento que nos hab6is
concedido: en el nombre 'del Padre, del Hijo
y del Espiritu Santo. Amen. Un gran ni.-
mero de convidados se apresuraron a estre-
char la mano al animoso joven.
6.0 Si sabe que A un enfermo nadie se
atreve A hablarle de Sacramentos, nuestro
cristiano le visit, y con la prudencia y cor-
teses maneras que dictan la buena educa-
ci6n y la caridad de Cristo, le habla de Dios
que alivia, fortalece y sana, y de la Virgen
nuestra Madre, consoladora de los que su-
fren y salud de los enfermos; le dispone
para que reciba sin prevenci6n la visit del
sacerdote y le able con confianza; va por
41 y le acompaiia. i CuAntos infelices mori-
rian en el 6sculo del Senor, si diera con
ellos un cristiano de los nuestros!
7.0 No deja pasar sin corrective ni pro-
testa, palabra alguna contra la Religi6n, la
Iglesia 6 los sacerdotes. Esto es mAs fAcil
de lo que se cree. VeAmoslo. Una joven pro-
testa elocuentemente cubri6ndose ruborizada
el rostro. Una madre de familiar puede de-
cir: < Ruego A V. que respete A mis hijos. >
Cualquiera tiene derecho de apostrofar s6-
riamente al impio 6 libertino, diciendo: -
< Una persona bien educada no se permit
palabras que ofenden A los demAs. > Unjo-
ven colegial cerr6 la boca A un deslenguado,
diciendo: < No es cort6s lo que V. dice, ca-
ballero. > Nuestro cristiano puede no ser
bastante instruido para deshacer ciertas di-
ficultades contra la Religi6n, mas no por
esto se da por vencido. Contest: < Yo creo
lo que cree la Iglesia: las dificultades que
V. opone, no lo son sino para las personas
que no han hecho largos studios: no hay,
no puede haber dificultades insolubles contra
la Religi6n, que es la verdad de Dios y
se calla.
8.2 Caando ha de viajar, si sus haberes
lo permiten, se provee de hojas y libritos de
propaganda cat6lica, que regala oportuna-
mente, 6 de intent olvida en el vag6n, en
el alojamiento, etc. Son un cebo echado a
la ventura, que alguno morderA para su
salud.
9.0 Se abstiene de lectures malas 6 pe-
ligrosas, y haci6ndose superior a los respe-
tos humans, lee sin esconderse libros, fo-
letos, peri6dicos francamente cat6licos.
10.0 Afirma su fe en todo y por todo:


en casa no omitiendo las prActicas piadosas
tradicionales, como el rezo diario en familiar
del Santo Rosario; no permitiendo la en-
trada de impresos y escritos irreligiosos 6
inmorales; no consintiendo adornos, cuadros,
estampas, i otros objetos capaces de provo-
car las pasiones. i Qu6 mejor, mAs digno y
cristiano adorno de un sal6n 6 dormitorio
que una devota imagen de Jesucristo cru-
cificado y un cuadro de la Virgen Maria
Maldito Calvino, exclamn6 un ministry pro-
testante al fijar su mirada en un Crucifijo
de una galeria de Dusseldorf; maldito Cal-
vino, que nos quit6 las imAgenes: mAs me
mueve la vista de esta imagen de mi Sal-
vador, que no me movieron todos los ser-
mones que he oido en mi vida. > Afirma su
fe en la calle con su continent grave y mo-
desto; la afirma'en la iglesia con su silen-
cio y recogimiento devoto; la afirma en la
Cofradia de que es miembro, en la Asocia-
ci6n cat6lica 6 caritativa A que pertenece,
portAndose siempre y en todas parties como
quien sabe, que un cristiano es hecho es-
pectAculo del mundo, de los Angeles y de
los hombres, y que vive bajo la vista de
Dios.
11.0 Nuestro cristiano viste conform A
su posici6n social y a su edad, pero modes-
tamente. San Francisco de Sales queria que
sus confesadas fuesen las mejor vestidas,
pero tambi6n las que vistiesen con mAs re-
cato. i Fuera desnudeces!
12.0 Nuestro cristiano, y sobre todo nues-
tras cristianas, no se dejan dominar por la
tirania de la moda, ni deslumbrar por la
fascinaci6n del lujo. Lo primero es frivoli-
dad indigna de una cristiana; lo segundo
Ilega A ser la ruina de muchas families y
si se trata de modas indecentes, no las adop-
tan para si, ni para sus hijas, ni las con.
sienten en sus dependientes.
13.0 Nuestro cristiano sabe bien, que no
puede serlo como debe sin el auxilio de lo
alto, y que este no se obtiene sino por me-
dio de la oraci6n continue y fervorosa. Ora,
pues, y acompafia su oraci6n con obras
buenas.




Congress CatOlico de Lisboa.
.-
No es nuestro Animo repetir aqui lo mu-
cho que sobre esta importantisima Asamblea
Cat6lica ha publicado la prensa, pues todos
nuestros lectores de ello estAn ya enterados.
Solo queremoslimitarnos A transcribir la carts
que el Emmo. Sr. Oardenal Patriarca Arzo-
bispo de Lisboa, ha dirigido A Don R a, y
hacerle con esto patent nuestra gratitude
por su final atenci6n y exquisite bondad.






- 198 -


Nuestro amadisimo Superior General Don
IRia, imposibilitado de asistir personalmente,
como hubiera sido su deseo, a dicho Con-
greso, escribi6 una larga carta llena de en-
tusiasmo al Emmo. Principe de ]a Iglesia,
adhiri6ndose plenamente 6 indicando al
mismo tiempo que delegaba, para que le
representase, al Director de la reciente Casa
salesiana establecida en Braga, y a varies
Sres. Cooperadores para que igualmente ee
dignaran represeiftar ft todos los asociados
de todo el mundo.
El Emmo. Cardenal Patriarca, con fecha
del 5 de Julio, contestaba a D. Rfa con la
siguiente carta:
Reverendisimo Senor:
No debo por mAs tiempo ocultar los sen-
timientos de intima y profunda gratitud de
que mi coraz6n reconocido so haya poseido,
por lo much que V. R. contribuy6 A honrar
y enaltecer el primer Congreso Cat6lico In-
ternacional celebrado en Lisboa del 25 al
29 de junio p. p. y cuyas sesiones tuvieron
lugar en el majestuoso temple de San Vi-
cente de Fora, felicitando y adhiriendo al
mismo, con las amables expresiones de la
carta que se dign6 enviarme, y que leida en
pleno Congreso, produjo el mAs vivo entu-
siasmo, traducido en expontAneos aplausos.
Por todo lo cual hago patented A V. I. nues-
tro agredecimiento, en mi nombre y en el
de los Congresistas y buenos Cato6icos de
este pais, pudiendo asegurar a V. R. que el
Congress result muy. superior A la comun
espectativa, debiendo ahora esperar sus bue-
nos resultados de las oraciones de todos los
que como V. R. se tomaron el mds vivo in-
ter6s por el Congreso.
. Saludando, pues, A V. R. por el buen
servicio prestado al Congreso animandolo
con sus palabras, soy con la mayor consider.
raci6n y profundo respeto
De V.
Atento servidor y siervo initil
{ JosA, Cardenal Patriarca.
Lisboa, 5 de julio de 1895.



LA OBRA DE DON BOSCO EN ITALIA

Fiestas en honor del nuevo
Obispo salesiano.
En Caramagna, patria del Ilmo. Sr. Don San-
tiago Costamagna, tuvieron lugar el 29 y 30 del p.
p. junio solemnisimas fiestas para festejar al nuevo
Pastor de la Iglesia, en la primer visit que,
como tal, hacia al pueblo que le vi6 nacer. Una
inmensa muchedumbre de gentle esperaba al Ilmo.
Sr. Costamagna a la entrada del pueblo, ansiosa
de ver y.saludar al primer salesiano, que despu6s
de penas y fatigas inauditas puso pie en la Pa-
4tagonia y que mas tarde recorri6 las.extermina-


das llanuras de las Pampas y casi todas las re-
pdiblicas sudamericanas. Bajo hermoso pabell6n
le esperaba el Municipio, en la plaza del Sagrado
Coraz6n, y despu6s de darle el alcalde la bien-
venida, se form el cortejo para dirigirse A la
parroquia, en cuyas puertas le esperaban el Pd-
rroco y numeroso clero. Subi6 el nuevo obispo al
pfilpito y su sentida y conmovedora oraci6n puede
definirse: una poesia tranquil del coraznd y el
canto de los recuerdos de su nifez. Ya de noche
el Ilmo. Sr. Costamagna, acompafiado de nume-
rosas y distinguidas personas, recorri6 las calls
del pueblo, que todas ellas estaban engalanadas y
profusamente iluminadas. El 30 a las 10 de la
maibana se celebr6 misa pontifical, estando el
canto confiado A los nifios del Oratorio de Turin
que, como en todas parties, dejaron admirados a
todos. A mediodia se sirvi6 un suntuoso banquet
al que asistieron el Clero y las Autoridades. En-
tre los brindis llamamos solamente la atenci6n
sobre el de Don Luis Costamagna, que hizo no-
tar la feliz coincidencia de la consagraci6n de su
hermano y de la entrada del mismo por vez pri-
mera en Patagonia, 23 de mayo de 1879; y sobre
el del caD6nigo Don Sorasio, el cual propuso al
Ilmo. Sr. Costamagna, aceptando este, pusiera el
nombre de Caramagna al primer pueblo que fun-
dara entire los Jibaros y que dedicara la primer
parroquia A la Beata Catalina que vivi6 y muri6
en Caramagna, y 4 San Blas, primer patr6n del
relerido pueblo.
Despuids de la soleinne procesi6n de la tarde y
de la bendici6n con S. D. M., la banda del Ora-
torio de Turin di6 un concerto en la plaza pfi-
blica, terminando con esto las solemnes fiestas
que el pueblo de Caramagna celebr6 para festejar
a uno de entire sus muchos ilustres hijos.
La, fiesta de San. Juan Bautista
en el Oratorio.
Como en afios anteriores tambi6n en este se La
celebrado con gran solemnidad la fiesta de San
Juan Bautista en el Oratorio de Turin, con dos
magnificas academias dedicadas la una a la cara
memorial de nuestro padre Don Bosco y la otra
4 nuestro venerando Superior D. Rda. Con esta
ocasi6n han sido numerosas las felicitaciones lle-
gadas de todas parties, acompafiadas en casi su
totalidad de ofertas, paramentos sagrados y ropas
y otros objetos para las Misiones Salesianas. Entre
los regalos descuellan cuatro monumentales cande-
leros de metal para el altar de Maria Auxiliadora,
que han sido ofrecidos por los antiguos alumnos
de Don Bosco, y un retrato al oleo de D. Ria,
trabajo del maestro Rollini, antiguo alumno del
Oratorio y autor del retrato de Don Bosco, del
que son reproducciones las muchas oleografias
que se hallan ya extendidas por todas las parties
del mundo, donde so encuentran los hijos de Don
Bosco, 6 insignes Cooperadores de sus Obras. Su
Santidad Le6n XIII se dign6 mandar sa augurio
de felicidad 4 nuestra fiesta por medio del Ilmo.
Sr. Costamagna; y como es de suponer fu6 reci-
bido por la distinguida concuirencia con inequi-
vocas muestras de gratitude y con verdadero en-
tusiasmo.
Fiesta de familiar.
De todos es conocido el empeflo con que Don
Bosco y sus hijos que de 61 lo heredaion, se de-
dican A la educaci6n de la pobre juventud, y los
solicitos y. maternales cuidados de que la rodean
A fin de que crezca sana y lozada y d6 de si los







- 199 -


frutos que de ella la Iglesia y la sociedad espe-
ran. Mas los malos vientos de impiedad y des-
moralizaci6n que por todas parties en tan tristi-
simos tiempos nos rodean, es indudable los in-
mensos peligros que ofrecen A esos j6venes al
abandonar los colegios donde han pasado gran
part de su vida, respirando una atm6sfera sa-
turada de her6icos ejemplos y del suave aroma
de la prActica de las virtudes cristianas. A fin,
pues, de quo esos miasmas de corrupci6n que en
adelante han de respirar, no mate y ahogue en
el coraz6n de sus j6venes alumnos la buena se-
milla con tanto trabajo en ellos depositada, Don
Bosco acostumbraba y acostumbra hoy su sucesor
D. Rda, reunir de cuando en cuando en espan-
sivo y fraternal convite A todos los Antiguos
Alumnos del Oratorio, que forman una Asociaci6n
asf llamada. Con esta ocasi6n se cambian entire
si sus impresiones, se recuerdan los dfas felices
de su permanencia al lado de Don Bosco y mu-
tuamente se animan A ser constantes en el bien
y A mantenerse siempre dignos de tal padre, vi-
niendo, por lo tanto A ser estas reuniones como
deliciosos oasis en el Aspero desierto de la vida,
en los que cada uno se restaura de las pasadas
fatigas y se alienta y anima para las que ain le
quedan por sufrir. Una de estas reuniones tuvo
lugar en el Oratorio el dia 18 de julio para los
sacerdotes y el 21 para los seglares y con esta
ocasi6n se dirigia al Santo Padre el siguiente te-
legrama, cuya respuesta tambi6n ponemos A con-
tinuaci6n:
Santisimo Padre Le6n XIII
Boma.
Los Antiguos Alumnos de D..Bosco, reunidos
por su digno sucesor D. Buia en annual convite en
el Oratorio Salesiano, hoy 25 aniversario de la de-
finicidn de la infalibilidad pontificia, d cuya de-
fensa D. Bosco se dedic6 durante su vida por me-
dio de escritos, de la predicacidn y de exortacio-
nes, aplauden concordes d Su Santidad Ledu XIIT,
quien cual seguro Maestro les guia al cielo d im-
ploran la Apostdlica bendicidn.
CARLOS GASTINI, President.
RESPUESTA.
El Santo Padre agradece las protests de los
Antiguos Alumnos salesianos y los bendice d todos
con singular afecto.
Card. RAMPOLLA.
Certamen catequistico.
Fu6 celebrado en el Oratorio de Turin por 40
j6venes artesanos escogidos entire los muchos que
so presentaron, despues de un preventive examen
y de excluir A los que no se recomendaban por
su buena conduct. Los 40 j6venes formaban dos
grupos: de una part, los sastres, zapateros, car-
pinteros y cerrajeros; y de la otra, los libreros,
fundidores, compositores, impresores, escultores
y encuadernadores. Respondfan sucesivamente A
las preguntas que, sacadas a suertes, se les diri-
gian quedando fuera de combat A la primer
equivocaci6n, yendo A ocupar el banco destinado
A los vencidos. El program estaba dividido en
cuatro parties: 1I Todo el pequefio Catecismo de
la Di6cesis y part del grande; 2a Idem y i mAs
el resto del Catecismo grande; 3a Reciprocas pre-
guntas de memorial sobre lo que precede; y 4a
Idem y i mis, algunos hechos de la Historia Sa-
grada que garden relaci6n con las preguntas. En


los intermedios, declamaci6n de diilogos y com-
posiciones alusivas al acto y excogidas piezas de
mdsica por la banda del Oratorio. Con no me-
nor solemnidad se celebr6 igual fiesta una semana
antes en el Oratorio festive de San Francisco de
Sales, por los nifios que A 61 concurren.
Decenio.
Ha celebrado recientemente la banda externa
del Oratorio festive de S. Francisco de Sales, el
primero de su fundaci6n, y con este motive so
reunieron la mayor part de los j6venes que du-
rante este tiempo de ella formaron part. Para
conmemorar este acontecimiento, los j6venes mui-
sicos en nfimero de mas de 150 se dirigieron por la
mafiana A ValsAlice, donde oyeron la santa Misa
junto a la tumba de Don Bosco y recibieron con
general edificaci6n los Santos Sacramentos. Por
]a tarde dieron un pdblico concerto en el patio
de dicho Orotorio, que se vi6 coucurridisimo, re-
parti6ndosele despues un diploma de honor y A
los mas adelantados algunas medallas.
Centenario [de San Felipe Neri.
El domingo 7 de julio fu6 dedicado por los ni-
iios que frecuentan los Oratorios festivos de Tu-
rin A conmemorar el tercer centenario de San
Felipe Neri, primer iniciador de estos Oratorios
que en nuestro siglo alcanzaron un extraordinario
desarrollo y una forma nueva merced al celo in-
cansable de nuestro venerando padre Don Bosco.
Por la maiana de dicho dfa los j6venes se acer-
caron en sus respectivos Oratorios A los Santos
Sacramentos, y por la tarde, en ndmero de cuatro
mil se reunieron en la magnifica iglesia de San
Felipe, formando un consolador espectAculo que
llenaba el coraz6n de dulces esperanzas. En forma
amena y sencilla, los RR. PP. Filipenses Giac-
cardi y Ruffino, tuvieron un diAlogo sobre el ori-
gen de los Oratorios, que al menos por un cuarto
de hora mantuvo la atenci6n 4 hilaridad de los
nifos; cant6se despues, por la escuela de canto
de S. Gregorio del Oratorio del Sagrado Coraz6n,
la Salve Regina, el motete Justus ut palma y el
Tantum Ergo, terminAndose con la bendici6n con
S. D. M. dada por el Exemo. 6 Ilmo Sr. Arzo-
bispo de Turin. Tanto A la entrada como A la
salida, la banda del Oratorio festive de S. Fran-
cisco de Sales entretuvo b la numerosa concu-
rrencia que habia acudido, Avida de presenciar
tan conmovedora fiesta.
Ilustres hu6spedes.
Entre los varies personajes que iiltimamente
han visitado nuestro Oratorio de Turin, se cuen-
tan los Ilmos. Sres. Carlos Pelvat. de los Misio-
neros de S. Francisco de Sales de Annecy, Obispo
de Nagpur (India inglesa), Ger6nimo Thom6 da
Silva, Arzobispo de Bahia y Primado del Brasil,
Laferribre, Obispo de Constantina 6 Hipona en
Africa y Silverio Gomez Pimenta, Obispo titular
de C6maco y Auxiliar del Arzobispo de Marianna
en el Brasil.
Digno de imitaci6n.
El R. PArroco de Rocaforte, di6cesis de Mon-
dovi, no pudiendo obtener por ahora algunos Sa-
lesianos para un Oratorio festivo, lo ha inaugu-
rado 41 mismo en un hermoso local para este
objeto, preparado y provisto de capilla, escuelas,
teatro y today suerte de juegos honestos y que
mAs Ilnnan ln atenci6n de los niios. Cosa muy
excelente seria por cierto que esto ejemplo fuera







- 200 -


imitado por todos, como medio importantisimo
para regenerar la juventud. Por nuestra part
dispuestos estamos A dar cuantas instrucciones A
este respect se nos pidan.
Nueva casa salesiana
en 3Busto Arsizio (Milan).
Con motive de las fiestas para la coronaci6n de
Virgen del Socorro, celebradas los dias 13, 14,
15, 16 y 17 de julio, y A las que asistieron un
Patriarca, un Cardenal, cinco Obispos, nuestro
Superior Don Rda y muchas otras ilustres perso-
nas, se ha inaugurado una nueva casa salesiana
destinada en un principio A escuelas y Oratorio
festive y mas adelante, cuando los recursos lo
permitan, A Colegio de interns, que podrAn as-
cender a unos 500 proximamente. A cargo de los
nifos cantores de Turin estuvo la ejecuci6n del
canto en tan solemnes funciones.

Distribuciones do premnios.
El 4 y 11 del p. p. agosto han tenido lugar. so-
lemnes distribuciones de premios en el Oratorio
festive de San Francisco de Sales de Turin, A
los nifios y j6venes que a 61 concurren. Mas de
500 fueron los nifios que recibieron premios, con-
sistentes en su mayor part en prendas de vestir
y otros objetos Atiles atendida la condici6n de
los premiados, no faltando algunas medallas ni
elegantes menciones honorificas. El acto, que se
vi6 concurridisimo, fu6 presidido por el Ilmo. Sr.
Bertagna, Obispo titular de Cafarnaum y por al-
gunas de las principles bienhechoras de dicho
Oratorio. Igual fiesta se celebr6 el 15, dia de la
Asunci6n de Nuestra Seiora, para premier A los
nifos interns tanto estudiantes como artesanos.
- De alguna de estas fiestas celebradas en nues-
tras Casas de Espafa, daremos cuenta A nuestros
lectores en el ndmero pr6ximo.

," ', '--7.' 7.



ESPA.NTA.



GERONA.


GRANJA SALESIANA DE SAN ISIDRO.
REvMO. SR. D. RdA:
De grande alegria y regocijo fu6 para esta casa
el dia nueve de los corrientes. El DiAcono Don
Dionisio Visentin subia por vez primer las gra-
Sdas del altar para ofrecer A Dios el Sto. Sacrificio
de la Misa.
Siendo la primer vez que en esta casa un
nuevo sacerdote debia cantar su primer Misa,
procuramos darle la mayor solemnidad possible, y
A este fin trasladamos A este dia la fiesta de nues-
tra insigne Protectora y Madre, la Virgen Auxi-
liadora y la de nuestro Patrono S. Isidro.
Fu6 invitado para el serm6n de circunstancia
el Revmo. Superior de los PP. Jesuitas de esta
capital, y fueron padrinos del nuevo presbitero


el acaudalado propietario y comerciante de esta
poblaci6n Sr. D. Jaime Regds y su muy distin-
guida esposa.
Este sin par y distinguido senior demostr6 en esta
circunstancia cuanto ama A la Obra Salesiana, por-
que A mis de proporcionarnos todo lo necesario
para que pudi6semos todos pasar un dia alegre,
mediante una abundante y suculenta comida, nos
proporcion6 tambi6n dos bonitas y preciosas dal-
mAticas que nos hacian mucha falta, porque ain
no teniamos. Debo tambi6n decir aqui que la
preciosa custodia que tenemos es tambi6n un re-
galo suyo, y que contribuy6 con una crecida suma
para el pago de los instruments musicales.
i Quiera Dios centuplicarle lo que con verdadero
desprendimiento cristiano distribute en favor de
los pobres, y en nuestras oraciones no nos olvi-
daremos nunca de tan insigne bienhechor.
Fueron invitados A la fiesta nuestros queridos
Cooperadores y Cooperadoras de esta capital y
muchas otras personas muy amigas nuestras, y
seguramente nuestra capilla habria sido insufi-
ciente para contender A todos los concurrentes si una
abundante lluvia caida poco antes de la funci6n
no'hubiese hecho que muchas personas se que-
dasen en sus casas.
A las diez empez6 la Misa solemn cantada por
el nuevo celebrate. Hacia de asistente el Revmo.
Parroco de Puente Mayor, D. Leopoldo Gorddi, el
cual tambi6n en muchas ocasiones di6 A conocer
cuanto sea adicto A la Obra de D. Bosco.
Despuds del Evangelio, el elocuente orador,
sentado en un sill6n, porque ain no tenemos
pulpito, hizo un discurso de los que 61 sabe ha-
cer, demostrando que el sacerdote es el continua-
dor de la obra de Jesucristo, ensefiando 4 los
ignorantes, consolando A los afligidos y sacrificAn-
dose por la salvaci6n de las almas.
Los nifios asilados ejecutaron una bonita misa,
acompafiada por algunos instruments, y la banda
reci6n establecida en esta casa toc6 algunas mar-
chas.
Por la tarde debia tener lugar la acostumbrada
conferencia de Cooperadores y Cooperadoras sa-
lesianos, pero A causa de la lluvia, no se pudo
hacer. Dimos sin embargo la bendici6n con S. D. M.
y los nifios cantaron el Tantum ergo, misica de
Mois. Cagliero. Y asf termin6 nuestra fiesta de
Maria Auxiliadora y de S. Isidro.
Tengo el gusto de participar A V. R. que el
nimero de los nifios se va poco A poco aumen-
tando. Al present son treinta y uno. Muchos mis
serfan si los medios nos permitiesen admitir a
los muchos que solicitan la entrada, pero los
cuantiosos gastos ocasionados por el nuevo edi-
ficio nos impide hacerlo.
Sirvase V. R. encomendar en sus fervientes
oraciones A todos los de esta casa y principal-
mente A este
Su afmo. hijo en J. G.
SANTIAGO GHIONE, Pbro.

Gerona, 12 de Junto de 1895.








- 201 -


SE VILLA.

Solemnisimos cultos en honor de Maria Auxiliadora.O(

(Conclusi6u).


Bendici6n de la Imagen.

T'AVORECIDOs por la caridad do nuestros buenos
UFCooperadores y Cooperadoras y do toda Sevilla
en general, habiamos podido arreglar espl6ndida-
mente nuestra iglesia, que presentaba un aspect
imponente y majestuoso.
Gran numero de gallardetes con banderas y
numerosos escudos ofrecidos por el Excmo. Ayun-
tamiento que despleg6 un verdadero interns para
nuestras fiestas, adornaban la entrada y ofrecian
un magnifico panorama. Aquellas banderas meci-
das dulcemente por el c6firo del perfumado mayo
alegraban el sentido y parecian como otras tan-
tas lenguas quo convidaban los files para que
acudieran 6 tomar part en las fiestas de Maria.
Eran esperados con ansiedad los albores del 30,
primer dia del Triduo que se inauguraria con la
bendici6n de la Imagen de la Virgen.
El alegre repique de las campanas y los gritos
de i Viva Maria Auxiliadora! que resonaban en
todas parties dieron principio a4 aquel dia de tan
grates recuerdos. El Emmo. senior Cardenal Don
Benito Sanz y Fores Arzobispo de Sevilla, que
tanto se interest on favor do la Obra de Don
Bosco, bendeciria ]a imagen con today solemnidad
y pompa. La Srma. sefora D." Luisa Maria Fer-
nanda, Infanta de Espaiia, que con su Augusta
prosencia honra a menudo nuestra humilde casa,
seria la Madrina en tan solemn Bendici6n.
Habiase convidado con oportuna invitaci6n ai
todos los sefiores Cooperadores y sefioras Coope-
radoras que responderian con el mayor entusiasmo
6 nuestro llamamiento.
Los niios habian do antemano aprendido los
cAnticos mAs armoniosos y las coplas m6s her-
mosas para honrar a Maria Auxiliadora. La banda
se mostraba ansiosa de hacer resonar sus melo-
dias en honor de la que es Auxilio de los Cris-
tianos. Todo estaba preparado; el deseo, la an-
siedad, el af`in eran indecibles.
A las cinco, el alegre clamoreo do los broncos
sagrados convida 4; los hijos de la ciudad de Ma-
cia para que acudan A honrar a su Madre. La
bendicion era anunciada para las seis y media.
A las seis ya estaba la iglesia muy concurrida.
La Srma. Sra. Infanta vino tambi6n con antici-
oaci6n con el objeto de visitar la Casa, y se ale-
;r6 muchisimo en contemplar lo que se habia
podido hacer con los auxilios do la Virgen San-
;isima. Mientras tanto la gente acudia numero-
;isima y no era part la larga distancia que hay
entree el centro do la poblaci6n y nuestra iglesia
)ara distraerles su venida. Numeroso clero y mu-
-hos nifios con sotana y roquete estaban 4 la
puerta do la iglesia aguardando al Emmo. Pastor
y Padre. Reinaba la mayor animaci6n. De
pronto asonia un coche: Es l; se para.
La banda hace resonar sus notas alegres y ar-
ihoniosas y el Sr. Cardenal seguido de numerosi-
simo pueblo, entra en la iglesia en donde ya le


(1) V. el nirmero do agosto.


aguardaba la Augusta Madrina, acompafiadalde
sus ilustres damas.
Revestido de los ornamentos pontificales em-
pieza el canto do algunas prices. Despues de ha-
borse cantado el salmo Fundamenta ejus, con cl
cual la Iglesia compare a la Virgen Santisima, a
aquella Ciudad fuerte que tiene sus cimientos en
los nmis excelsos montes de la santidad, y otras
prices, se entona con today solemnidad el Magni-
ficat. Aquellas notas graves y pausadas y llenas
do una sublimidad y grandeza que no son de esta
tierra, intercaladas con los armoniosos arpogios
del piano, embelesan y cautivan. Concluido
el canto y rezadas las oraciones rituals, el Emmo.
Prelado inciensa la Imagen y luego cefiidas las
sienes con la mitra y el biculo en la mano ben-
dice la hermosa Efigie, mientras la banda la sa-
luda festival con los alegres acordes de la march
real. La solemnidad y conmoci6n de aquellos
dulces instantes no es para describirse. La igle-
sia iluminada por mil y mil luces, la Virgen quo
rodeatla de una nube de incienso se habia roves-
tido de tanta hermosura que parecia un hechizo
del Cielo. Las miradas de todos fijas en aquel
cuadro que poco tenia de la tierra y much del
cielo, la misica, los cantos, las ligrimas, las si-
plicas, la conmoci6n hacian de la iglesia una ver-
dadera antecamara del Cielo. i Qu hermosa,
que bella, qu6 encantadora, qu6 sublime la ima-
gen de Maria Auxiliadora! Aquel rostro lleno de
majestad y dulzura, aquella mirada tierna y pe-
netrante que llega hasta los mds rec6nditos plie-
gues del coraz6n, aquellos labios que siendo mu-
dos hablan sin embargo con la elocuencia mds
eficaz y arrebatadora, aquellas manos hechas para
derramar gracias y bendiciones, aquel manto que
como quo nos convida para que vayamos a cobijarnos
bajo su ben6fica sombra, aquel porte, en fin, aquel
sello de Divinidad que nos encanta y arrebata,
todo nos excita 6 amar y con el amor mils puro
4 nuestra buena Madre.
t Y quidn no so enternece contemplando 4 aquel
hermosisimo Nifio que parece como que quiere
desprenderso de- los brazos de su Madre para ve-
nir 4i abrazarnos Aquel rostro divino, aquellas
manecitas abiertas, i oh, qud sern, qu6 seri Maria
Auxiliadora, quo sera el Nifio Jesus en el ciolo
si tanto nos encanta y embelesa una imigen suya
aci en la tierra!
Mientras tanto se empiezan algunos piadosos
ejercicios, despu6s de los cuales sube al pilpito
el M. R. P. Diego de Valencina, Guardidu de los
Padres Capuchinos de Sovilla, y con la elocuen-
cia y facilidad que le distinguen teje un hermoso
panegirico do Maria. Concluido el serm6n cantan
los nifios hermosisimas coplas en honor de su Ex-
celsa Madre. i Qu6 hermoso es el canto de los
nifios, sobro todo cuando va dirigido 4 Maria!
Aquellas voices argentinas, que se perdian por las
augustas b6vedas del teniplo parecian concentos
de los coros celestiales que habian dejado por
algunos instantes las deliciosas aulas del Empireo
para venir 4 inundar de los goces mis puros
nuestros corazones y ensalzar al mismo tiempo
con sus notas de paraiso, a la quo, es Reina de
los cores celestiales.
Di6 por uiltimo nuestro Venerando Pastor y
Padre la bendici6n con su Divina Majestad con-
cluyyndose la funci6n con un hermoso himno A
Maria Auxiliadora, cantado por dos coros de ni-
fios situados en diferentes puntos de la iglesia.
Fu6 precise una verdadera violencia para quo
el Eminentisimo Prelado pudiese pasar por medio









- 202 -


de la apretada muchedumbre que so agrupaba A
su paso para tener la dicha de besarle el anillo
y recibir su paternal bendici6n.
. Una agradable sorpresa experimentamos todos
al salir de la iglesia. El patio estaba iluminado
con artisticos y primorosos transparentes en los
cuales so lean las siguientes inscripciones: Glo-
ria sempiterna a la Sma. Trinidad. Viva nuestra
Madre Maria Auxiliadora. Viva Le6n XIII. Vivan
las Santas Justa y Rufina patrons de Sevilla.
Viva el. Eminentisimo Sr. Cardenal. Viva Don
Bosco.
La banda salud6 con una alegre march al
Emmo. Prelado que se despidi6 profundamente
conmovido y llevAndose en su coraz6n los mis
gratos recuerdos de la bendici6n de la Virgen
de Don Bosco.
Mientras tanto la gente no se saciaba de con-
'templar la hermosa imagen de nuestra tierna
Madre y so alejaba con deseos vivisimos de que
llegara pronto la tarde del dia siguiente. para
asistir A los cultos que se tributaban en nuestra
iglesia a La que es Auxilio de los Cristianos.
Dia 31.
Como 'era do esperar, dado el hermoso re-
sultado del dia anterior, aument6 de un modo
extraordinario la concurrencia de los devotos de
Maria Auxiliadora. So habia hecho alguna propa-
ganda, es verdad, pues habiafise o epartido ya
cinco mil de los diez mil ejemplares do un librito
que se habia impreso para tan fausta ocasi6n;
pero ni de esta propaganda ni del celo infatiga-
ble de las seioras quo forman part de la Aso-
ciaci6n de Maria Auxiliadora, y a las cuales da-
mos de lo intimo del coraz6n las gracias mis
vivas, era de esperarse tan feliz 6 inaudito re-
sultado. Lo hemos repetido muchas veces en
estos dias y no nos cansaremos de decirlo, este
movimiento ins61ito, esta animaci6n, este entu-
siasmo son obras por excelencia de Maria Auxi-
liadora, que desde el hermoso trono quo so le
habia preparado en el magnifico paso en que es-
taba colocada parecfa como que estaba llamando
A todos para quo vinieran A tomar part en sus
fiestas y a recibir sus munificos regalos. En este
dia la concurrencia fu6 extraordinaria. Despu6s
de los piadosos ejereicios de costiambre subi6 al
pfilpito el Ilustro Magistral de la Santa Iglesia
Catedral, Sr. D. Jos6 Roca y Ponsa, el cual habl6
con el mayor entusiasmo de Maria Auxiliadora.
Empez6 por decir que era impulsado A hablar
movido de la gratitud, pues un hermano suyo so
habia estado educando en nuestros talleres de
Sarrid y luego con una elocuencia arrebatadora
consider el auxilio prestado por Maria A la Cris-
tiandad, haciendo triunfar A la flota cristiana de
la hueste Musulmana, que cual devastador to-
rrente amanezaba desbordarse sobre la Iglesia
Cat6lica para destruirla y arrasarla. Espafia, de-
cia, con palabras llenas de fuego, Espafia, es la
que debe tender mas devoci6n A Maria Auxilia-
dora, pues sus nobles 6 hidalgos hijos lucharon
en las aguas de Lepanto, 6 hijo de Espafia era
el Almirante D. Juan de Austria, que capita-
neaba a flota de los cristianos.
Consider luego el auxilio prestado por Maria
en favor de Pfo VII, librAndole de las garras de
aquel monstruo de hierro, que despu6s de haber
.ubyugado A los hombres que sumisos se postra-
ban de hinojos delante de su trono cometi6 la
locura de querer subyngar A la Iglesia de Dios
hacienda prisionero 4 su representante sobre la


Tierra, el Vicario de Cristo. Napole6n es arrojado
6 una desnuda roca en medio del Oc6ano, mien-
tras la navecilla de S. Pedro segura y tranquila
triunfa de las soberbias y amenazadoras oleadas
que intentaban sumergirla y el Vicario de Cristo
entire los vitores y aplausos de toda la Cristian-
dad vuelve A la silla de San Pedro.
Por Altimo habl6 del auxilio prestado por Ma-
ria A Don Bosco y i su Obra y del grande in-
cremento que di6 el siervo de Dios A esta tierna
devoci6n. Tuvo pArrafos admirables en loor de
la Virgen Santisima y de nuestro buen Padre.
Profundo conocedor de la Obra Salesiana y de su
fundador, intercal6 su grandiose Serm6n con al-
gunos amenos hechos de la vida de D. Bosco
siendo su fin precipuo el manifestar que la Obra
de D. Bosco es esencialmento la Obra de Maria
Auxiliadora, y que como ya en otros tiempos sus-
citara Ella un ej6rcito cristiano para aplastar i
la impiedad Musulmana, asi en nuestros dias sus-
cit6 A otra falange de valientes, suscit6 A la Coni-
gregaci6n Salesiana que es lamada de un mode
muy especial a triunfar de la impiedad modetna
y de sus monstruosos hijos el Socialismo y el
Anarquismo. Concluy6 su hermoso Serm6n con
una tierna advocaci6n A Maria Auxiliadora y con-
vid6 la numerosa conourrencia para el dia si-
guiente pues les hablaria de un modo peculiar
de la Obra de Don Bosco.
Bien se hizo merecedor el ilustre sefior y ce-
loso Cooperador Salesiano de la fama que goza
de elocuente orador sagrado. CantAronse acto se-
guido hermosas coplas como el dia anterior: el
altar iluminado por infinidad de luces parecia
una sola ascua. Despu6s de la solemne Bendici6n
y de un dulce himno A la Virgen empez6 la banda
A tocar melodiosas piezas delante de la iglesia,
mientras fbanse alejando animadas por el mayor
entusiasmo las personas que habian asistido A la
hermosa funci6n.
De lo intimo del coraz6n pediamos A Maria Au-
xiliadora que derramara A manos llenas sus ben-
diciones sobre todas aquellas almas que daban
muestra tan evident de querer entrafiablemente
a nuestra buena Madre.
Dia 10 dejunio.
Desde el dia infausto en que el espiritu de Sa-
tanAs alejara del que es ahora ex-cohvento de la
Santisima Trinidad A los pacfficos y celosos Reli-
giosos Trinitarios que tanto se desvelaban por el
bien de Sevilla, creemos que nunca acudi6 tanta
gente A esta iglesia como en este dia. Baste de-
cir que A pesar de estar el espacioso temple, que
es de los mayors de la poblaci6n, lleno de bote
en bote, y de haberse muchas personas buscado
un sitio fuera de la misma iglesia, no tememos
exagerar diciendo que se tuvo que alejar, muy A
disgusto por cierto casi la mitad de la gente.
No parecia sino que toda Sevilla se habia unido
en un solo pensamiento, era guiada por un mismo
afecto, el de ensalzar A Maria Auxiliadora. Estaba
anunciada para esta noche la conferencia de los
sefores Cooperadores. i QuB espectaculo tan con-
movedor el ver millares de personas que venian A
un mismo fin, que hablaban de una misma cosa,
que respiraban por decirlo asi una misma atm6s-
fera saturada de los grates perfumes de la devo-
ci6n A Maria y de los aromAticos inciensos de la
caridad de Don Bosco.! i Qu6 bella, qu6 hermosa
la Religi6n Cat61ica que ofrece tan tiernas esce-
nas, qu6 encantadora la caridad que une y en-
laza A tantos corazones !








- 203 -


Despubs de los piadosos ejercicios de costum-
bre subi6 al pdlpito el Sr. Magistral para dar la
conferencia 4 los Sres Cooperadores y Sras. Coo-
peradoras. Sentimos no poder relatar aqui por
extenso todas sus palabras. Pocas veces hemos
oido hablar con tanto entusiasmo de la Obra de
Don Bosco. Con profundas consideraciones pre-
sent6 el estado actual de la sociedad, ensefiando
en toda su desnudez las llagas profundas que la
emponzofian. Pas6 luego A enumerar los remedies
que se van presentando por los gobiernos y los
diferentes sistemas politicos y econ6micos con el
fin de evitar la explosion de ese volcin de so-
cialismo y anarquismo que va tomando cada dia
mis fuerza 6 incremento y amenaza destruir a la
sociedad desde sus cimientos. Prob6 con argu-
mentos indiscutibles la ineficacia de todos estos
medios presentando por uiltimo la finica soluci6n,
que es la que ofrece la Iglesia Cat6lica, soluci6n
basada en la cristiana caridad. Habl6 de los de-
beres de los pobres y de los ricos, prometi6ndose
del cumplimiento de esos deberes esa armonia y
esa paz de que tanto carece hoy dia la sociedad.
Y aqui se le abri6 campo vastisimo para tratar
de los Cooperadores contestando de un modo ca-
teg6rico y perentorio A esta pregunta. & Qu6 son
los Cooperadores Salesianos ? Habl6 de las atri-
buciones y obligaciones de los mismos, extendi6n-
dose 6 tratar de los diferentes modos de practicar
la caridad. Tuvo frases llenas de inspiraci6n y
ternura, hablando de nuestros huerfanitos, los
hombres de mafiana, base y cimiento de esa ge-
neraci6n nueva que hay que preparar para la
restauraci6n de la sociedad. Explic6 tambi6n bajo
una forma nueva 6 insinuante las ventajas de que
disfrutan los Cooperadores, inspirindoles agrade-
cimiento a nuestro buen Padre Don Bosco que
les proporcionaba medios tan fAciles para cumplir
con su misi6n sobre esta tierra. Concluy6 exhor-
tando a todos los presents A ayudar la Obra
Salesiana, augurindose de su propagaci6n incre-
mento y desarrollo, bienes grandisimos para la
ciudad de Sevilla.
Despu6s de la hermosa conferencia se cantaron
himnos y coplas como en los dias anteriores y
con la solemne bendici6n se di6 por concluido el
triduo que dedicamos a Maria Auxiliadora y que
tan gratos recuerdos dej6 en nuestra alma.
No dejaremos de hacer constar que este mismo
dia por la mafana recibieron por vez primer el
Pan de los Angeles unos cuarenta de nuestros
pobrecitos, siendo las madrinas dos insignes bien-
hechoras de la Obra de Don Bosco, que salieron
profundamente conmovidas, como asi mismo todos
los que tuvieron el gusto do presenciar la tierna
y hermosa funci6n.

Dia 2 de .junio.

La procesi6n.
Bello, espl6ndido, encantador fu6 el dia 2 de ju-
nio. La salida del sol centre los rojos arreboles de
una magnifica y perfumada aurora del mes de
las rosas y jazmines fu6 saludado por el alegre
repique de las campanas: el grito mil veces re-
petido do i Viva Maria Auxiliadora! era interrum-
pido de hito en hito por el disparo de los cohe-
tes, que cuales flecha do amor cruzaban los aires
como anhelando Ilegarse al trono do la que es
bella como el lucero del dia y hermosa sobre today
hermosura. i Qu6 sublime espectAculo ofrecia por


la mariana aquel tropel numerosisimo de nifios y
obreros que se acercaban con devote recogimiento
6 recibir al nifio Jesus de las manos, premitase-
nos la expresi6n, de su tierna Madre! i Nifios del
alma, acercaos con frecuencia a recibir ese ali-
mento que ha de ser vuestro sost6n y vuestra
salvaci6n! iJ6venes obreros, deahisacareis fuerza
para salir vencedores en la batalla que tan refiida
os present el enemigo de vuestra felicidad tem-
poral y eterna! La misa cantada fu6 de un efecto
y 6xito sorprendentes. La magnificencia del culto
unida al nutrido coro de nifios quo con fidelidad
admirable interpretaban los suaves y majestuosos
acordes de una mnsica arrebatadora, hacian de la
iglesia un Ed6n celestial rebosante de devoci6n
y ternura.
Pero el punto culminante de este inolvidable
dia fu6 la procesi6n que tuvo lugar 4 las seis y
media do la tarde. Desde las primeras horas de
la tarde se notaba en las espaciosas alamedas
que conducen A la iglesia de la Santisima Tri-
nidad una animaci6n y movimiento ins6lito y to-
dos est6n animados por el mismo espiritu, y to-
dos hablan de una misma cosa y todos quieren
ver 4 Maria Auxiliadora. A las seis son insufi-
cientes los guardias para contrarrestar la dulce
violencia de aquella piadosa muchedumbre quo
inunda los patios de la casa y llena de bote en
boto el espacioso temple. La gentle se va api-
fando delante de la iglesia, en los paseos, en las
calls y aquel continue agitarse de mil cabezas,
que asomAndose de mil diferentes maneras van
expresando en mil modos el ardiente deseo que
los anima y aquel alegre griterio y el continue
llegar de coaches y el aparecer de la banda de-
lante de la iglesia y los vibrados sonidos de las
sonoras campanas, todo ese hermoso y entusiasta
conjunto, en fin, anuncia que ha llegado la hora.
En efecto, en la iglesia se esta disponiendo el or-
den de la procesi6n. Delante de todos iba el em-
blema do nuestra Santa Redenci6n y seguian des-
pu6s los nifios de la primer Comuni6n con sus
cAndidos lazos, expresi6n del candor de sus al-
mas, llevando ramilletes de flores y vela en la
mano. Un nfimero grandisimo de sefioras Coope-
radoras todas con vela, seguian la bandera de San
Luis y detras de esta el estandarte de San Jos6,
precioso regal do unas sefloras que favorecon
grandemente a la Obra de Don Bosco. Venian
despu6s de una bandera de la Hermandad de
nuestra iglesia, el Circulo Cat6lico de Obreros que
se ofreci6 generosamente para todo lo que pudi6-
ramos necesitar, con su bandera 6 Ilustre Junta
directive, que con cetros en la mano presidieron
la procesi6n. Un gran nimero de Sres. Coopera-
dores con vela, seguian a la Hermedad, que con
otro hermoso estandarte y sus cofrades asistian
A la procesi6n. Por filtimo venia el paso con Ma-
ria Auxiliadora. A los cuatro ,Angulos iban cuatro
sacerdotes Cooperadores con capa y cuatro ilus-
tres Cooperadores seglares, llevando hermosas
cintas bordadas en oro. Venian despu6s el preste
con capa y dos vestuarios seguidos de la banda
que amenizaba la grandiosa manifestaci6n con
sus dulces acordes.
Al presentarse el paso en el dintel de la puerta
de la iglesia y al ver la hermosura de aquel ros-
tro divino que herido por los filtimos rayos del
sol se revestia de una belleza sublime y encan-
tadora brot6 de todos los pechos un viva entu-
siasta, atronador 6 Maria Auxiliadora mientras la
banda la saluda :on la armoniosas y graves no-
tas de la march real. La muchedumbre era in








- 204 -


calculable y las miradas de todos se dirigian a a-
quel rostro, que para todos es fuente de dulzura y
de consuelo. i Cuantas oraciones, cuantas siplicas,
habrAn tenido la hormosa contestaci6n de gracias
y bendiciones! Solo referiremos de un caballero
quo desde muchos aios habia vivido olvidado de
sus deberes religiosos, el cual al cruzar su mi-
rada con la plAcida y amorosa de la Virgen fu6
tal la emoci6n que experiment su alma que quiso
enseguida ir 4 arrojarse i los pies de un confesor
para disfrutar de la paz y tranquilidad que nos
ofrece con sus carismas nuestra Santa Religi6n.
La Srma. Sra. Infanta de Espafia desde su coche
estaba presenciando la procesi6n que iba desfi-
lando 6 duras penas por las filas de la apretada
muchedumbre y de los innumerable coaches que
de todas parties habian acudido para honrar 4
Maria Auxiliadora.
Hermosa y tierna la estaci6n quo so hizo de-
lanto de la iglesia de los PP. Capuchinos. Toda
la Comunidad sali6 A saludar & la image de Ma-
ria Auxiliadora, que iluminada por la azulada y
celeste luz de las bengalas parecfa una vision del
Cielo. Hizose otra estaci6n delante de nuestra
parroquia, y mientras sumisos 4 ella se ofrecian
los lijos de Don Bosco, rocibia de la mismia la
Reina de los Angeles y Madro nuestra un tierno
homenajo de amor y gratitud. Doquiera pasaba
la procesi6n estaban los balcones de las casas
engalanados do fiesta y los corazones do la inde-
cible multitud de personas de todas classes y con-
diciones eran el mAs hermoso adorno y el obse-
quio mis acepto 4 Maria Auxiliadora. La proce-
'sin dur6 cerca de tries horas. Antes do entrar
la inspirada image on la iglesia volvi6 una vez
mis su rostro hacia la apretada muchedumbre y
saludada por mil vivas entusiastas entr6 en el
temple, desdo donde repartird4 manos Ilenas sus
gracias y bendiciones sobro cuantos la invoquen
con amor y confianza.
No es possible describir la animaci6n, cl entu-
siasmo, la confianza, el content indeciblo quo
suscit6 costa manifestaci6n en todos nuestros co-
razones.
Nada direnioc de la iluminaci6n con farolillos
la venociana y de los vistosos fuegos artificia-
les, que fueron digno remate de fiestas tan gratas
y cuyo inolvidable recuerdo sera un estimulo po-
deroso para animarnos a una confianza ilimitada
y poderosa, en La quo sabemos que es Auxilio y
Auxilio poderoso de los Cristianos.; Viva, si, viva
Maria Auxiliadora.! Ella reinard en Sevilla, y con
ella tomar4 incremento y desarrollo su Obra que
es la Obra do Don Bosco.
Al mismo tiempo damos una vez mis y de lo
fntimo del coraz6n las gracias mas vivas 4 todos
los Sres. Cooperadores y Sras. Cooperadoras al
frente de los cuales esta nuestro Emmo. Sr. Car-
denal y Srma. Sra. Infanta do Espafia, gracias quo
extendemos 4 todos los sevillanos en general,
asegurindoles 4 todos quo en nuestras pobres
oraciones nunca nos olvidamos de pedir por su
felicidad temporal y eterna. Maria Auxiliadora 4:
todos los bendiga y los colmo de gracias y favo-
res celestiales.


AMIERICA.


LIMA (PerA)..


En el important diario La Sancidn do dicha ciu-
dad, encontramos los siguientes pdrrafos referen-
tes al bien que los Salesianos hacen en los ta-
lleres que alli tienen establecidos y A una fiesta
literaria celebrada el 13 del pr6ximo pasado
junior:
< No sabemos qu6 importancia atribuirAn nues-
tros colegas 4 la instituci6n de los Padres Sale-
sianos en Lima, y A la fiesta literaria que celebra-
ron iiltimamente. Nuestra opinion al respect es
definida y clara. Y para no exponernos A4 falsas
interpretaciones, bueno es recorder que esos ve-
nerables ap6stoles del progress del pueblo han
fundado y sostienen en esta ciudad un Instituto
en el que, apart de la educaci6n moral, ensefian
4 sus educandos 4 aprender un arte ii oficio.
La sola indicaci6n de la obra basta para re-
comendarla A la gratitud del pais. Y basta para
ello, porque en nuestro concept la felicidad de
los pueblos no puede medirse sino por su grado
de moralidad y de su competencia para el tra-
bajo.
SEl hombre que conoce sus deberes y los ama
a virtid de la educaci6n, Ileva en el alma el
mas poderoso element del carActer. Y el que al
propio tiempo so encuentra apto para el ejercicio
de un arte 6 de un oficio, nada ha menester de
los otros: es decir, que goza de plena indepen-
dencia.
Ahora bien: a nuestro modo de ver, esta es
la base indestructible" del engrandecimiento de
los pueblos; per lo mismo, el positive secret de
la regeneration national.
,, Y es que pensamos que mientras en el Perl
el pueblo no se encuentre moralmente educado,
ha de prestarse d6cil al despojo de sus derechos.
Y que mientras no tenga en qu6 utilizar sus fa-
cultades, .1 la falta de moralidad ha de unirse en
dafio suyo la poderosa solicitud de la necesidad
de vivir.
SMalas costumbres, debilidad de carActer y
vagancia, son 4 nuestro juicio los agents pode-
rosos que acttian hasta hoy en el pais, condenAn-
dole 4 la servidumbre de los vicios y al despo-
tismo de los fuertes. Pensamos per lo mismo quo
todo esfuerzo serA initial si ese esfuerzo no se
consagra A redimir al hombre entire nosotros per
medio de la educaci6n moral y la aptitud para
un trabajo decoroso. Creemos que el mejor ciu-
dadano es el quo menos necesita de los otros. Y
que el caracter mAs firme es el mas ilustrado en
la escuela de las costumbres. Y en este concept,
quisi6ramos que esos dos fines fueran la base de
la instrucci6n pfiblica en el Perd.
Desgraciadamente no es asi. Y miontras que
gobiernos, legisladores y prensa pierden su tiempo
en dictar eyes y defenderlas para que las cumpla
un pueblo tributario de la ignorancia, de los vi-
cios, y de los avisados, se olvida quo no exis-
tiendo pueblo de buenas costumbres y do labor
independiente, no hay verdaderos ciudadanos.
,> Por esto es quo estimamos tanto y tanto ad-
miramos la Instituci6n do los Padres Salesianos
en Lima.









- 205 -


S .--
~* e1 *


.P. .


1 2


(2) EL CACIQUE YANCUCHE.

(4) Su hija y su nieto.


(3) Su mujer.


(V. la pcig. 212).


(1) Indio Interprete.









0- 0of -


SEstos her6icos religiosds, avidos de interpreter
el ministerio providencial de la religion divina
en la sociedad de los hombres, se han impuesto
el prop6sito de elevar 4 estos por medio de la
ensefianza y de la industrial. Y al efecto, en
Lima, como en otras parties del mundo, sostienen
un institute en el que A la vez de educar el es-
piritu de los niios en la escuela del deber, les
dedican al aprendizaje de un oficio: es decir, que
estan verificando en silencio, sin ruidos, sin fama,
ni fugitivos halagos, la verdadera evoluci6n pro-
gresista del Perd. Ddbeles, pues, el pafs me-
recedisimo agradecimiento, por cuanto su labor
es la inica eficaz n la humanidad para consti-
tuir pueblos pr6speros y fuertes.
SPor eso es que nos hemos felicitado much
de haber asistido al certamen literario que dieron
ayer y por eso juzgamos cumplir alto deber pa-
tri6tico recomendando su benefactor labor al
cariio y admiraci6n del pueblo.
> Reciban pues los reverendos Padres Salesianos
el testimonio de nuestra afectuosa admiraci6n, y
]a seguridad de que en cuanto podamos hemos
de prestar A sn obragenerosa el concurso humilde
de nuestros esfuerzos.




El certamen literario a que se alude en el
suelto anterior, fu6 preparado por los alumnos
interns del Colegio para celebrar'el onomastico
do su Superior, el R. P. Antonio Riccardi.
El patio de entrada del local que ocupan los
Talleres Salesianos, de los que daremos una idea
en el nuimero pr6ximo, se encontraba hermosa-
mente engalanado, no faltando el retrato de
nuestro amadisimo padre D. Bosco. Al acto asis-
tieron los alumnos del Oratorio festive en ninmero
de mrs de ciento y numerosa y distinguida con-
currencia.
Los nifios supieron prestar encantos y atracti-
vos al acto, desempeliando con admirable delica-
deza y soltura tanto la parte musical como la li-
teraria, poniendo de manifesto sus ripidos pro-
gresos, principalmente en el canto.
El R. P. Antonio Riccardi puso fin al acto,
manifestando su agradecimiento 4 los nifios y 6
las distinguidas personas presents, y deplorando
que la escasez de los recursos de que pueden dis-
poner, no les permit extender su esfera de
acci6n en favor de tantos nifios desvalidos y me-
nesterosos del Oratorio festive que constantemente
piden ingresar como interns en el estableci-
miento.
Nuestras congratulaciones 6 aquellos niios que
saben mostrarse agradecidos a sus Superiores por
el bien que les dispensan.
Suplicamos 4 nuestros lectores nos ayuden A
elevar himnos de acci6n de gracias 4 Maria Auxi-
liadora que ha estendido su manto y protegido a
aquello hermanos nuestros y nifos, durante los
tristisimos sucesos y horribles escenas que en
dicha ciudad se han desarrollado durante la guerra
que acaba de terminal.


E


BOGOTA (Colombia).


Victorias de Maria Auxiliadora.


Se llena de verdadero regocijo el coraz6n de
todo sincere hijo de Jesus al oir en estos tiempos
el nombre de la Madre, la bella Marfa, resonar
por los aires, no obstante la sat(nica lucha em-
prendida contra Ella por Lutero y sus prosdlitos.
Un verdadero triunfo es el que ha habido en
esta capital en los dias del mes de mayo, que
estan consagrados a la Virgen de Don Bosco, por
la gloria que se le ha tributado.
Como preparatives de la fiesta y en el curso
del novenario, vefamos por las tardes subir A la
citedra de Dios 4 ensefiar los tesoros encerrados
en las site peticiones del Padre nuestro, A un ce-
loso orador, el Reverendo Padre Evasio Raba-
gliati, Superior de la Congregaci6n salesiana. En
el pulpito, y una vez que ha entrado en material,
domina A su auditorio, se lo apropia, es suyo.
Es prActico, de dialectica irresistible. En su series
de sermones, nos hacia ilenar hoy el alma de con-
fianza en el Padre Celestial, mariana lo caldeaba
en el total sometimiento a la voluntad divina,
otro dia le participaba el vigor necesario para
pelear en las batallas de la mala tentaci6n.
La misa diaria de ocho, en honor de la Virgen,
era solemnizada con canticos sagrados. Por la
tarde, y antes de la bendici6n con el Santisimo,
iban y venian del coro la capilla lateral las
cambiadas voces que se respondian en el harmo-
nioso canto de las letanias.
En el dia de la fiesta, Ella, la Reina, de pie
en lo mis elevado del altar abarcaba con su mi-
rada la compact multitude, era su duefia. Los
cops de flores, las luces salpicadas con profusi6n
aqui y allA, las elegantes banderolas, la sublimi-
dad del concerto, la hacfan aparecer como en su
gloria. Estaba majestuosa.
En la mariana, el Ilmo. Sr. Delegado Apost6-
lico reparti6 el Pan Eucaristico 6 innumerables
personas de ambos sexos.
El Reverendo Padre CAceres, jesufta, hizo el
panegirico propio del dia. Mostr6 a Maria, de un
mode potent, derribando al materialismo por
medio de los portentosos hechos realizados en el
pleno mediodia del siglo de las luces.
En la misa solemn, celebrada por el Ilustri-
simo Senfor Arzobispo, y la cual fu6 ejecutada A
cuatro voces, la muisica y el canto fueron sorpren-
dentes, y hacian trasportar el espiritu a regio-
nes divinas. Y no era para menos siendo Weeber
y Cagliero, Obispo salesiano el iltimo, los autores
escogidos. De 6ste fueron el Gloria y el Credo y
los Kyrie, Sanctus y el Agnus Dei del primero.
Al Ilustrisimo Sefior Arzobispo y a otras dis-
tinguidas personas se les obsequi6 en seguida con
un espl4ndido almuerzo. Como san Francisco de
Sales, los Reverendos Padres salesianos saben ser
generosos y caballeros en medio de su pobreza.
Se acerca la hora de las tres de la tarde. Va
A tener lugar la ansiada conferencia de Coopera-
dores. Asciende las gradas de su frecuentada cS
tedra el que dirigirl la palabra. EstA ya posesio-
nado en su campo. Es de elevada talla; se dis-
tingue en sus facciones quemadas y musculosaf
al trabajador de la vifia del Seoor; tiene mirada
de fuego que revela en el que arde su alma,








- 207 -


SNo adivinais qui6n es ? Es el infatigable hijo
de Don Bosco, el Superior de los Padres Salesia-
nos. Durante una hora, pasada como en una agra-
dabilisima conversaci6n, expuso con precisi6n y
claridad el santo objeto de esa instituci6n de Coo-
peradores; arrebat6 el coraz6n de sus oyentes
con la mejor de las elocuencias, la sublimidad de
la sencillez. No sabemos qu6 admirar mas, si sus
soberbios sermons sobre el liberalism, que desde
la cuaresma ha estado exponiendo, 6 los que oca-
sionalmente ha pronunciado contra las sectas pro-
testantes, 6 bien la conferencia de Cooperadores,
Ilena de unci6n, llena del espiritn de Dios.
No describamos nosotros las emociones del bello
dia de mayo. Respetemos en silencio los senti-
mientos del coraz6n cristiano en el goce de las
avenidas del paraiso. No lo perturbemos, que esti
embriagAndose en el aromAtico ambient de la
Emperatriz Celestial. El Hogar divino ha descen-
dido hasta el Valle de las 1Agrimas. Hinquemos
la rodilla, que Maria acaba de visitar la tierra.
F. R.
Cooperador Salesiano.



MEJ1GO.



ORATORIOS FESTIVOS.


Copiamos del important diario El Tiempo:
< En algunos lugares en donde los Padres Sa-
lesianos tienen fundados sus Colegioa, han es-
tablecido esta clase de oratorios, que tienen por
objeto invitar a los nifos que vagan por las ca-
lies los domingos y dias de fiesta, con el fin de
atraerlos per medio de pasatiempos adecuados A
su edad y sexo, siendo vigilados per los mismos
Padres y con separaci6n de los asilados.
SEstos entretenimientos son alternados con
cortas prActicas religiosas que se reduce a misa,
rosario y platicas adecuadas al auditorio.
) De esta.manera se procura desviar a ettos
nifios de otros pasatiempos que pueden series en
el porvenir de funestas consecuencias.
Insensiblemente los nilios van cambiando de
manera de pensar, despertAndose en ellos otros
sentimientos y credndoseles gran carilo hacia
estos establecimientos donde se les recibe con'
paternal afecto.
SPor este medio se logra cambiar sus depra-
vadas inclinaciones de una manera gradual.
El autor de estos oratorios lo fu6 el fundador
de la Instituci6n salesiana, el inmortal D. Bosco,
una de las figures mis prominentes del present
siglo, que vine A este mundo predestinado A ser-
vir de amparo a la juventud desvalida a quien
consagr6 su amor y su vida identificAndose mu-
tuamente. Asi es come el R. P. Don Bosco pudo
penetrarse de la indole de los asilados y de los
medios mas propios para sobrellevarlos sin es-
fuerzo, A costa de suma paciencia y oportunos
consejos.
> De este mode se explica que al ser llamado
per el Supreme Creador del universe fu6 tan
extraordinariamente sentido por sus queridos ni-
fios y sus amados discipulos, quienes arrodillados


ante su lecho de muerte, en los mementos en
que el just comparecia en la presencia de Dios,
con su conciencia tranquila y con la convicei6n
de haber cumplido su misi6n en la tierra, roga-
ban al Eterno por aquella alma que se desprendia
de la humana naturaleza en medio de un oc6ano
de lagrimas y plegarias, para volar a la mansion
de los justos.
> La herencia que D. Bosco leg6 A sus amados
hijos ha correspondido A sus esfuerzos; sus dignos
sucesores, dirigidos per el virtuoso sacerdote
D. Miguel Ria, prosperan por todas parties del
mundo con brillantes resultados y con la just
admiraci6n que se han sabido captar.
E En la actualidad so cuentan en todos esos
establecimientos come trescientos mil educandos,
de los cuales salen cada afo sobre cincuenta mil
hombres tiles A la patria y A ellos mismos.
) En nuestra capital tenemos la satisfacci6n de
contar con uno de estos planteles lo mismo que
en la ciudad de Puebla.
SEs de esperarse que al regresar de Turin
nuestro muy querido P. D. Angel Piccono se dara
mayor impulse A los trabajos, aumentAndose para
esto el ndmero de Cooperadores.
i OjalA llegase a establecerse en esta ciudad
un oratorio festive, para recoger, en los dias que
mayores males pueden hacer A la poblaci6n, esa
multitud de j6venes que marchan per la send del
crime!
n En la festividad que hoy celebran los Padres
Salesianos y Cooperadores de nuestra Patrona
Maria Auxiliadora, i la que di6 mayor esplendor
la presencia de nuestro diocesano, Ilmo. Sr. Arzo-
bispo D. Pr6spcro M. Alarc6n, y en la que tom6
la palabra sagrada el insigne orador Pbro. D. An-
tonio Plancarte y Labastida, dedica este recuerdo
A su muy amado P. D. Angel Piccono, uno de
sus mis adictos Cooperadores.


NOTICIAS DE NUESTROS MISIONEROS.


EC UADOR.


Ocho oeses en el Vicariato de
M6i6ndez y G-Gualaquiza.
De un manuscrito del misionero Don Francisco
Mattana tomamos las siguientes noticias que son
la cr6nica field y exacta de la Misi6n Salesiana do
Gualaquiza desde abril A diciembre del alio pa-
sado.
1.0 de abril. En la vieja capillita hemos po-
dido celebrar ya este primer aio las funciones
de Semana Santa, a las que asistieron los pocos
cristianos de aqui y algunos Jibaros. Hicimos la
adoraci6n del Santo Sepulcro, procesi6n solemn,
el lavatorio de los pies, la bendici6n de la Fuente
bautismal, algunos sermoncillos y se concluy6 con
un buen ndmero de Comuniones. que ciertamente
habran alegrado al Sacratisimo Coraz6n de Jesus.
- El domingo de Pascua tuve que celebrar dos
veces para dar comodidad a todos de oir la santa
Misa, pues Don Spinelli fu6 A celebrar la Pascua
A la poblaci6n de San Jose. El lunes sali6
tambi6n el amado Pancheri emprendiendo una








- 208 -


larga y dificil excursion hacia MEndez (1). Por
esto he quedado solo con el hermano Turado y
con ocho nifios blancos internos. Un buen ni-
mero de j6venes Jibaros, que van y vienen cuando
les cuadra, han ya aprendido el Signo de la Santa
Cruz, el Pater foster, el Ave Maria, el Glbria
Patri y las letras.del alfabeto castellano. In-
decible es el amor y respeto que nos tienen estos
salvajes, que de todas parties corren 6 nosotros,
y on todo el oriented se ha corrido la voz do que
han Ilegado 4 Gualaquiza Padres muy buenos,
muy afablcs y que son para los Indios todo co-
raz6n.
,
*
16 de abril. -Desde Pascua lie bautizado va-
rios nifios Jibaros; el mayor de ellos de diez
ainos..- Ayer so solemniz6 tambi6n aqui el Patro-
cinio de san Jos6. Se cant6 Misa en canto llano
con acompafiamionto de armonium, sermon, pro-
cesi6n con la estatua del Santo, y causaba viva
cmoci6n ver un gran ndmero de Jibaros ponerso
en fila entire los cristianos, Aycr fu6 la primer
vez quo tocamos el armonium, y los Jibaros ma-
ravillados de tan. acompasados acordes nos pre-
guntaban si habia dentro pequefios cantores.
**
20 de abril. He visitado varias families de
Jibaros y he obtenido buenas esperanzas do con-
versiones. Un venerando viejecito do corca ci6n
afios, quoe s sacerdote de los salvajes, me ha pro-
metido que antes de morir quiere bautizarse.
i Quiera el Cielo que sea pronto, pues su ejemplo
serfa imitado por otros muchos!
Un dia, mientras hacia estas visits, me hall
con los huesos de una pobre India muerta poco
tiempo hace por una enemiga tribu de Jibaros.
Descendi del caballo, los recoji y dos dias des-
puds los sepultamos en el cementerio de la Mi-
si6n. Los Jibaros cristianos sabiendo quo la po-
brecilla era buscada a mnuerto por sus enemigos,
hochAndole agua sobre la. cabeza, como aqui di-
con, la bautizaron. Su muerto tuvo lugar dos dias
despu6s do esta funci6n: por lo que esperamos
que su alma est6 en el Paraiso.


30 de abril. El Misionero debe tambidn haccr
de mddico. Una mafiana de la semana pasada,
apenas concluida la Misa, llegaron 4 todo correr
i4 la Misi6n algunos Jibaros llamSndome al lado
de un enfermo. Ensill la mnula, y a escape me
fui con ellos. Despuds de varias horas de camino
y no siompre 4 caballo, entire bosques, barrancos
y precipicios, Ilogu6 al lado del pobre enfermo.
Hallibase oste tendido sobre un tabl6n, formado
de una gruesa corteza de drbol, revolvi6ndose
continuamente, atormentado por sus dolores y gri-
tando dosesperadamente. Le rodcaba un gran nfi-
mcro de Indios 6 Indias compadeci6ndole. A mi
llegada prorrnmpieron todos en gritos do alegria
y salieron 6 mi encuentro: Padre Francisco, me
decian, pronto remedio que ya muriendo estando
nuestro Masclo. Al cosar la gritoria, el onfermo
quiso abrazarmo y besarmo la mano con grande
espresi6n de afecto, mientras repetia: Padre,
prontoo tomando remedio; no tomando rcmedio ,
muriendo. Despues de preguntarle y exami-
narle, vi que lo mds necesario eran fuertes frib-

(1) V6ase la relaci6n de esta excursi6a en el Bole-
tin de marzo de este ano,


ciones. Le hice tomar una poci6n caliento y luego
manos A la obra; con fricciones en varias parties
del cuerpo y especialmente en las que los dolores
eran mis fuertes, pocos moments despuds los dolo-
res desaparecieron, principi6 A sonreir el enfermo,
A darme las gracias, y la desolante escena anterior
se cambi6 en una alegre y cordial fiesta para
aquella familiar y para todos los vecinos que gri-
taban: El padre Francisco curando d4 uestro
Mascho. En medio 4 esta fiesta vi un Jibaro quo
estaba solo arrinconado y avergonzado. Era el
pobre brujo 6 m6dico, que, no habiendo podido
con todo su arte disminuir los dolores de Mascho,
habia observado con grande curiosidad cuanto yo
habia hecho con el enfermo, y luego vi6ndole
curado, estaba muy humillado.

*
5 de mayo. Dentro de pocos dias partird
para Cuenca i fin de tratar asuntos do esta Mi-
si6n, y emprender luego una predicaci6n en Sig-
sig, a ruegos de aquel virtuoso Vicario Foraneo,
Sr. Don Jos6 Piedra, y visitar6 4 todos los ha-
bitantes cristianos de nuestra parroquia.

*

15 do mayo. El midrcoles pasado, 9 de los
corrientes, dojando en Gualaquiza i Don Spinelli
con los hermanos Pancheri y Jurado, salf acom-
pafado del primer alumno que entr6 en casa,
llamado Miguel Romero, y de tres Jibaros, dos
de ellos ya cristianos, en direcci6n a Cuenca i
donde he llegado hoy a las 9 y media de la ma-
fiana.
Tuvimos un viaje bastante malo. La primer
noche la pasamos a orillas del rio San Jos6, re-
parados solamente por una gruesa piedra, por
bajar tan crecido que no fud possible A nuestros
caballos badearlo. Al dia siguiento disminuidas
las aguas, mas no tanto de no correr peligro de
ser arrastrados con nuestro caballos, nos expusi-
mos, y, gracias A Dios y l Maria Auxiliadora, lo
atravesamos felizmente, y pude llegar i Cuchi-
pamba para celebrar la santa Misa bautizando
despuds 4i un niio. Tambibn en Chigiiinda tuve
que ejorcitar mi sacro ministerio. En Sigsig y
en San Bartolomn faimos cortismente recibidos
por los dos pArrocos hermanos Sefores Piedra.
En Santa Ana tuvimos que dormir por tierra to-
do calados por la lluvia que sobre nosotros ha-
bin caido duranto el dia: por grande fortune
hallamos una casa donde repararnos de los vichtos.

*
*
20 de mayo. El fin do mi viaje a Cuenca era
tratar sobre asuntos de nuestra Misi6n de Guala-
quiza con las Autoridades EclesiAsticas y Civiles,
pagar algunas deudas y contraer otras mayors
de las primeras. He partido muy satisfecho. El
alumno que me acompafiaba recibi6 una moneda
y palabras de consuelo y animaci6n del Ilmo.
Sr. Obispo, y los tres Jibaros fueron la admira-
ci6n de los habitantes de Cuenca por su grande
docilidad. Estos tiltimos so detuvieron en Cuenca
tres dias, y luego, cargados de regalos y fuera do
si por lo que habian visto en la ciudad, volvieron
atris; yo el domingo 20 me hallaba ya en Gua-
laceo de camino para Sigsig. Tambi6n en Guala-
ceo he encontrado dos santas almas en el Parroco
y en su Coadjutor.








- 209 -


**
2 de junio. Ayer con la fiesta del Sagrado
Coraz6n concluy6 en Sigsig la octava del Corpus
Domini que en la Di6cesis de Caenca se celebra
con gran solemnidad. El Rdo. Vicario dej6 la pa-
rroquia A mi discreci6n por ocho dias consecuti-
vos. Todos los dias hubo exposici6n del SS. Sa-
cramento, Misa cantada, serm6n, visperas y ben-
dici6n solemne, siempre con un extraordinario
concurso de pueblo. i Cuantos fueron los que se
acercaron A los SS. Sacramentos! Todas las noches
hasta las 11 era necesario estar en el confesona-
rio. Los enfermos, adn los mis apartados, tuvie-
ron la dicha de recibir el S. Viatico. Fueron dias
verdaderamente llenos, y me es impossible expre-
sar las suaves emociones que el Sefor me hizo
probar.
A la mitad de este octavario recibi una carta de
Pancheri, en la que me anunciaba que el pobre Don
Spinelli estaba gravemente enfermo, no si4ndole
por lo tanto possible celebrar la santa Misa y que
corria peligro su vida; y me suplicaba volviera
pronto. A tal nueva me postr6 & los pies de Je-
sis Sacramentado y le rogu6 que por el bien de
nuestra Misi6n nos evitara una nueva desgracia
y se dignara volver la salud A mi amado hermano.
La vispera de la fiesta del Sagrado Coraz6n otra
carta me anunciaba que, gracias al cielo, Don
Spinelli habia mejorado y entrado en la conva-
lescencia. Me tranquilie6 y al volver A Guala-
quiza pens6 visitar a casi todas las gentes que
pertenecen A nuestra parroquia que tiene mAs
extension que todo Arag6n.


12 de junior. Ayer llegu6 A Gualaquiza donde
me esperaban con impaciencia. Despu6s de Sig-
sig, visit las poblaciones de Chigiiinda, Rosario,
Cuchipamba, San Jos6 y Aguacate, dando en to-
das parties comodidad A sus habitantes para acer-
carse a los SS. Sacramentos de la Confesi6n y
Comuni6n, de oir la santa Misa y la palabra de
Dios. Visit A todos los enfermos, hice varies bau-
tizos y bendije algunos matrimonies.
*
1 de julio. -- Pocos dias hA recogi una cabeza
humana que algunos Jibaros llevaban como en
trinnfo en seal de victoria, al volver de una
guerra quo entire ellos no faltan nunca. La se-
pult6 en tierra no consagrada, porqne el pobre
Indio A quien pertenecia no estaba bautizado.
El nimero do nuestros alumnos va aumentando.
Tenemos ya veinte interns, part blancos y.parte
Jibaros,y otros vienen A dar lecci6n como exter-
nos. La educaci6n de las niias por ahora la
hemos confiado A una buena sefiora, con la es-
peranza de que pronto vendran las Hijas de Ma-
ria Auxiliadora.
*
**
15 de julio. Despuds de mi vuelta, Pancheri
ha salido para Quito, llamado por Don Calcagno
para informar al Congreso de cuanto se ha hecho
hasta el present en esta Misi6n. Hace ya cinco
dias que no tenemos viveres, ni adn siquiera una
jfcara de meliga en casa, y cada dia para alimen-
tarnos esperamos cuanto la Providencia nos manda
por medio de los pobres Jibaros. Al present es-
tamos haoiendo una novena A San Jos6; espera-
mos que este gran Santo continuard siendo nues-
tro mediator.


*
10 de agosto. Recibo malas noticias de Quito.
El amodo Pancheri que fu6 allA ad petendam pe-
cuniam para esta pobrisima Misi6n, me escribe
que tambi6n aquellos pobres hermanos nuestros
se hallan en malas aguas y que por ahora no se
puede obtener nada. Alade que el pobre Don
Calcagno, por graves disgustos que le han dado en
estos meses, gentes enemigas de la obra morali-
zadora del Misionero cat61ico, so hall en mal
estado de salud. Roguemos por 61y en tanto pon-
gamos toda nuestra conflanza en Dios que cier-
tamente no nos ha de abandonar.

**
20 de setiembre. El domingo pasado, 16 de los
corrientes, se hizo, por vez primera en este pueblo,
la distribuci6n de los premios A los alumnos y
alumnas que frecuentan las escuelas de la Misi6n,
con una exposici6n de los trabajos hechos por los
mismos y con un solemn acto mdsico-literario
conmemorativo de nuestro amado fundador Don
Bosco. Los trabajos expuestos eran los siguientes:
una escribania, algunas sillas, una percha, mesas
y bancos, por part de los carpinteros; una pa-
langana con an correspondiente palanganero, lan-
zas, compases y varias herramientas de artes, por
part de los herreros; trajes completes, chaque-
tas, chalecos, pantalones, casquetes, camisas etc.,
por part de los sastres; nsu vez las nifias ex-
pusieron painelos blancos y manteles rica y her-
mosamente bordados. Los cantos, piezas de mi-
sica y las varias declamaciones estuvieron A cargo
de los mismos niios y niiias indios y blancos,
externos 6 interns; cansaron gran admiraci6n y
nos ganaron mis y mis el afecto de estos cris-
tianos y de los Jibaros, los que en la esperanza
de que aumentarA el ndmero de Misioneros que
vengan A ocuparse de su bien y del de sus hijos,
so prestan A trabajarnos la tierra. Los premios
distribuidos fueron dies y seis por la instrucci6n
religiosa y literaria, por la conduct y per el
adelanto hecho en los varies oficios 6 trabajos y
en la mdsica vocal. Al dfa siguiente otros mu-
chos nifios pidieron ser admitidos como interns
6 como externos en nuestras escuelas. Este cre-
cimiento require mayor aumento de personal y
de medios materials. Hemos principiado una
nueva iglesia, porque la actual es una verdadera
choza, abierta A todos los vientos, y dentro de la
que llueve como A campo raso. Tambien estamos
principiando otra casa, porque en la cabafia en
que habitamos, nos vemos con frecuencia obliga-
dos A servirnos del paraguas, sino queremos ca-
larnos como una sopa; mas la falta de medios nos
tiene atadas las manos. Si, como esperamos, la
Providencia viene en nuestro socorro, continua-
remos los trabajos y aumentaremos el nfmero de
nifios, y por consecuencia serA mAs grande el bien
que podremos hacer A estas pobres gentes.
*
20 de noviembre. Hacia la mitad de este mes
me sobrevino nna grave desgracia, de la que he
escapade por un verdadero milagro. Volviendo a
eso de mediodia de una de mis acostumbradas
visits a los Jibaros, acompafiado de cinco 6 seis
de ellos, A poco de haber pasado el rio Guala-
quiza, se rompi6 la cincha de la mula, la que al
moment me tir6 contra un tronco de Arbol cor-
tado A 30 centimetres del snelo; mas como no
pude sacar los pies de los estribos, la bestia cay6







- 210 -


sobre mi, y para desembarazarse comenzo A co-
cear sobre mi pobre persona. Los Jfbaros que
me acompafiaban,'no sabfan qu6 hacerse, gritaban
y lloraban como desesperados; vidndome yo la
muerte A las puertas invocaba,el auxilio de Dios
y de Maria Auxiliadora..... Finalmente, la mula
pudo deshacerse de la silla y se levant6 dejan-
dome medio muerto. Quise levantarme tambidn
yo, mas la espina dorsal no me podia sostener y
caf nuevamente A tierra, atormentado por agn-
dos dolores y respirando con dificultad.
Pasado un poco de tiempo, tent6 do nuevo ayu-
dado por los Jibaros, y i pesar de mis dolores
pude sentarme. Me trajeron de una casa vecina
unas jamugas y me colocaron de nuevo sobre mi
mula, encaminandonos poco 6 poco hacia la Mi-
si6n. A cada paso de la mula esperimantaba agu-
disimo dolor por todo mi cuerpo. i Cuanto sufri
antes de llegar A la Misi6n! Se me aumenta-
ron los dolores en la espina dorsal, en el est6-
mago, en el vientre y una ardiente fiebre se apo-
der6 de mi. Sufria intensamente; hube de me-
terme en cama y sin esperanza de poderla dejar
tan pronto.
Al dar las buenas noches A mis amados herma-
nos, para quo no se entristecieran demasiado, les
dije que sanaria pronto, pues era una cosa de
nada...; mas yo sentia todo lo contrario....., los
dolores continuaban siempre mAs atroces. Puse
toda mi confianza en Dios, en Maria Auxiliadora
y en la intercesi6n de un Santo, A quien yo siem-
pre he tenido una devoci6n particular y ; oh mi-
lagro! apenas hice una especial oraci6n, apenas
toqua una religuia del Santo, desaparecieron los
dolores, y pude saltar de la cama para mejor
asegurarme de que estaba verdaderamente sano.
No puedo expresar la alegria, la gratitude que
prob6 aquella noche. Varias veces salt de la
cama al reclinatorio para dar gracias A Dios y a
Maria Auxiliadora. Al dia siguiente por la ma-
fiana, fui el primero en levantarme y en invitar
a today la comunidad para que conmigo dieran
gracias al Sefior y A nuestra amada Madre Auxi-
liadora..... por la instantanea curaci6n obtenida.
**
1.0 de diciembre. Ha estallado una guerra en-
tre los Jibaros: guerra atroz, guerra A muerte.
Hay ya muertos y heridos y A mi me Ilaman
para prestar los auxilios de la religion. Los ca-
ballos y las mulas estAn preparados, algunos va-
lientes cristianos y una multitud de Jibaros me
esperan para acompafiarme. No parece haya pe-
ligro alguno para nosotros Misioneros, antes bien
somos los llamados 4 pacificar A estas pobres gen-
tes, con la Cruz de N. Sefior Jesucristo.

;Dios y 'Maria Auxiliadora
est6n con nosotros!

Los tristes sucesos que posteriormente se suce-
dieron, ban ya llegado a conocimiento de todos,
pues los publicamos en los Boletines de Marzo y
Abril p.p. que podrAn ver los que ain no los co-
nocieren. Al present2 gracias al Sefor,' todo'se
ha relativamente pacificado y ha vuelto A su nor-
mal estado.


EL CAMRUJO EN LA PATAGONIA
6
el culto pliblico al Espiritu bueno
y el culto priYado al espiritu malo, y su terminacln.


(Conclusi6n).

iV.
Renacimiento. Ultimo Camarujo.
Los principles promotores. -
Perimontun. Machi misteriosa.
L Hombre 6 mujer ?
S L afio pasado durante mi ausencia, los mAo
antiguos capitanejos y el mismo Sayuhueque
tentaron, despu6s de ocho aios, de resucitar el
Camarujo para implorar del cielo la lluvia que
desde un afio no habia caido.
A fe que fueron para la Patagonia aios de
sequfa espantosa con vientos cotidianos que le-
vantaban remolinos de tierra y arena capaces de
asfixiar a los transeuntes: formAbanse m6danos
movedizos sin dejar rastros de los caminos practi-
cables; desaparecieron amenas praderas, y A millo-
nes sucumbieron los animals! !
Los mAs entusiastas promotores del Camarujo
no fueron los Indios; sino que han sido algunos
renegades Europeos negociantes en licores, manco-
munados con los capitanejos Payleman y Linares,
que ya habian abrazado el Cristianismo con sus
families. Como que estos nuestros amigos eran
poco instruidos, dejAronse engatusar por la mala
fe de los dichos Europeos quienes teniendo el
oro por mnico Dios, esperaban vender cars sus
licores con perjuicio de los pobres Indios, de la
moral, y de los colonos vecinos.
Para dar cima .4 su proyecto, eligieron la lla-
nura de Conesa, colonia bafiada por el Rio Negro,
A cuarenta leguas tan solo de Patagones, cerca
de una laguna encantadora circuida de verdes
sauces llorones, y donde estamos presentemente
acabando nuestra Casa para la misi6n.
Eran en ndmero de 800, los que con pompa
singular habian acudido de los cuatro Angulos de
los dilatadisimos valles de Valcheta, del Rio Negro
y del Rio Colorado.
Quiso presidir la reuni6n el cacique Sayuhueqiue
hasta poco hd, el hijo mis poderoso y temido del
desierto, y ahora reducido a la miseria por en-
cuentros sostenidos contra las tropas argentinas,
y decr6pito por la vejez.
Perimontdn, mujeracha que frisa en los cin-
cuenta aios, tuerta, y por mas sefas, conlacara
picada de viruelas, es la bruja; sacerdotisa que
ve y habla con Dios (cuentan los Indios) y de-
penden de ella supersticiosamente en la fiesta del
Gamarujo, como de un ser sobrehamano. En los
dias del Camarujo vivp sobriamente, viste una
gran capa negra que la cubre de pies A cabeza,
y cife un. delantar blanco.
Ella ha de conjurar A Gualichu, el genio mal-
fico, causa de todas las calamidades, y debe im-
petrar del Espiritu .bueno la iluvia ansiada, y
pronosticar el porvenir, sin acertar ni atinar mal-
dita la cosa.
SDA consejos en pdblico y en priado, sermonea
con amenazas y promesas seg4n las circunstan







- 211 -


.cias: pasa plaza de doctor (machi) en sus enfer-
umedades, y se la consult cual oriculo en todas
las calamidades..Y aqui es precise dejar sentado
.que la Machi es un ser extrafio y endemoniado.
Durante la misi6n de Chichinal arriba descrita,
una Machi venia a las instrucciones, asistia al Ca-
teoismo, 6 intervenia A nuestras funciones, pero sin
querer nunca convertirse. i Ella llevaba un traje
de mujer, y tenfa la voz y la cara de hombre !...
y paladinamente confieso, que en dos meses que
estuve en su tribu no pude. cerciorarme si per-
tenecia al g6nero masculine 6 femenino, pues de
los Indios mismos, deciaume unos en voz baja:
Es hombre; y otros: No: es mujer.

Apertura del Camarujo.
Dia primero.
La Perimontdn en esta supersticiosa ceremonia
del Canmarujo escoge A dos nifios, llamados mien-
tras dura su extrafio rito Pigichen selectto, que
hacen las parties de mediums 6 intermediaries
entire el Espiritu bueno y los hombres. Los en-
cierra en una choza, en donde permanecen inco-
municados por unos dias, y les hace servir el ali-
mento tres veces cada 24 horas.
Cuando les manda que salgan, tienen que subir
,el uno sobre un caballo colorado, y el otro sobre
un caballo blanco, y los present A los conve-
nidos de las diversas tribus con sus Capitanejos
apercibidos en forma de un gran torneo; es decir,
de afuera los lanceros A caballo, de adentro por
orden y formados en circulos, los hombres, las
mujeres, los nifios y las nilias.
Abrese paso cuando se avanzan, y la Perimon-
tdncon los dos escogidos vienen recibidos con
muisica de atambores, cascabeles y del Trutrucco,
especie de bocina de caila, 6 de asta de bueyes;
Sy con acompaiamiento de una bullanga endiablada,
y de gritos salvajes.
Perimonrdn entonces, con aire de misterio y
semblante de bruja, present A la turba convocada
el Cacique que preside al Camarujo, y da co-
mienzos al rito con decir que la fiesta durara
trees dias, habiendo diariamente dos reuniones.
Interin prohibe con amenazas que nadie a-
bandone el Pecun, esto es, el lugar de la reunion;
6 intima que se abstengan de toda clase de be-
bidas, impone el silencio, la seriedad, la sobrie-
dad, etc., etc. Pregintale un capitanejo sobre el
fin del Camarujo, y lo que han de obrar para
granjearse la protecci6n del Espiritu bueno (Dios);
y ella le contest que es objeto del rito sagrado
el pedir la lluvia, y que Dios alejarA las enfer-
medades de las families as! como las pestilencias
de los animals.
Esta bruja habia estado en Viedma en los ailos
anteriores y habia escuchado las pliticas 6 ins-
trucciones de nuestros misioneros desde su arribo
estas playas; por lo que con un lenguaje mixto
de paganismo y de cristianismo, cual si fuera
inspirada, dice: < Muchos piensan que Dios no
ama al pobre y que detesta al Indio, pero Dios
Sme dijo que nos ama con preferencia y que odia
al rico que nos roba y nos maltrata. .
> Los cristianos (aludiendo A los soldados ar-
gentinos y A los comerciantes europeos) han sido
> malos para con nosotros; hannos hurtado nues-
tros animals, y nuestros hijos. (iVerdad amarga
y oprobiosa para .los cristianos!) ,
En la campaiia del 1880-81 y 83 contra los In-
dios, los soldados robdronles todos sus rebafios; y


,s. no mataban, contra el derecho de gentes, des-
membraban las families, incorporando al ej6rcito
sus hijos mayors y reparti6ndose entire ellos, di
ofreciendo en don 4 families particulares a los
mas chicos, de suerte que dejaban solos al padre y
A la madre sumergidos en amarga congoja y triste
l1anto.
En el mismo pueblo de Patagones, vidndose un
padre arrebatar A sus hijos por los soldados desal-
mados, ardiendo en sfibito furor, ech6 mano de
sn uitimo hijito, y lo estrell6 contra las ruedas.
del carro con tamafia violencia que por la rudeza
del golpe, el cerebro hecho pavesas salpic6 el
suelo, mientras A voz en cello gritaba: i Infames
cristianos! Este no lo tendreis vivo.
La Perimontdn concluy6 despu6s con estas pa-
labras :
SEn verdad os digo que Dios ama much &
Slos pobres que trabajan y quo cuidan de las.
Scosas 6 interests de sus amos.
Tal fu6 la apertura del Camarujo.,

Dia segundo.
Libaciones Plegaria Orgias.
En el segundo dia al despuntar del sol, el
Trutrucco, especie de caia 6 asta de buey como
arriba dijimos, suena la diana, y todos ban de
ponerse en pie. Alineados, los hombres en pri-
mera fila, y la mujeres junto con los nifios en
segunda, va A la cabeza la Perimontdn con los
dos escogidos 6 Pigichen: vu6lvense hacia el
Oriented donde cr6ese hayan traido origen, segdn
sus tradiciones asiaticas, hacen las libaciones, y
ofrecen al Espiritu bueno lo que tienen entire
manos, harina, azuicar, 6 yerba mathe.
Interin la adivina hace la siguiente plegaria,
que repite con poca diferencia por la maiiana y
por la tarde, y que, como se echard de ver, ya
es muy cristiana:
< All arriba (sefialando el cielo), hay un Dios
Sa quien los hombres deben obedecer. El manda,
> pues es duefio del viento, do la lluvia, de las
Senfermedades, de las epidemias y de los animals.
SSi el hombre Le obedece, El envia la lluvia y
ahuyenta A Gualichu. Dios abandon y castiga
al hombre que se emborracha, da de golpes
Ssu mujer, y no tiene cuidado de sus hijos.
Como el emborracharse, alzar la mano contra
la mujer, y el descuidar la prole es vicio comiin
entire los Indios, asi la Pitonisa repite en el mismo
tono:
< El Espiritu bueno mandar6 la lluvia......
vosotros empero no teneis que emborracharos,
ni meter bulla, porque abomina Dios 6 los que
u maltratan la mnujer, y dejan a los hijos aban-
donados A si mismos En este Camarujo no
estd Gualichu, porque Td lo has repelido. [Oh
Supremo Espfritu! Envianos la lluvia para que
engorden nuestros animals y podamos comer
gordo ; y creciendo el paste, aumenten nuestras
majadas. v Ofreci6ndole luego yerba 6 harina
quo tiene entire manos, dice:
. 1 Gran Amo! Esta es vuestra y la arroja a los
vientos. v Los cristianos nos han robado todo;
Sfuimos ricos, y ahora somos pobres: no podemos
ofrecerte mas.
Esta ceremonia y esta plegaria se repiten en
la reunion que tiene lugar A la puesta del sol;
despu6s todos se retiran A sus toldos.
Toda su habitaci6n consiste en cuatro posters
clavados en el suelo con encima un cuero de








- 212 -


vaca 6 de caballo sin que sospechen siquiera
,quo pueden penetrar alli dentro el viento, la
lnuvia 6 la nieve Pero ellos se ponen hombro
contra hombro y asi se resguardan de la intem-
perie.
Mientras tanto las mujeres encienden el fuego,
y preparan el Mathe, espeoie de t6 hecho con
yerbas aromdticas del Paraguay. Los hombres
degiiellan una vaca 6 un caballo, de cuya sangre
se harta una turba de. Indiecitos Avidos de tal
bebida; ponen las canes al fuego, las asan, y
se las comen A cuatro carillos.
En esto consist toda sa grande y opfpara co-
mida de ocasi6n.
Viendo luego la bruja el deseo, 6 mejor dicho,
el frenesi salvaje que abrigan por la danza sus
devotos reunidos, permit que d6n rienda suelta
A sus brutales instintos, y siguense las orgfas,
que son el final obligado de sue supersticiosas
asambleas. Entonces olviddndose del Camarujo,
de la lluvia, del Grande Espiritu y del mismo
Gualichu, y recuperando todos sus ruines instintos
la vez que su salvaje independencia, se entre-
gan de pids A cabeza 6 la libiandad y al brebaje
del alcohol hasta que caen al suelo deshechos de
puro borrachos.
En 1887, halldndome en Chichinal, muchisimas
veces encontr6 al cacique Sayuhueque adormecido
per causa de las borracheras que tomaba, y tenia
que aguardar dfas enteros para poderle ver y hablar
cuando volvfa en sf.
Y de nada sirvieron mis amonestaciones y los
mismos reprbches para que dejara la bebida y li-
cenciara de su toldo A tres de las cuatro mujeres
que tenfa, contentandose con la primer conform
lo prescriben las leyes cristianas y civiles.,
ConvirtiBronse dos de sue hijos mayores y se
bautizaron todos los chiquillos. Mas 61 no quiso
convertirse para no dejar A sus concubinas. Esta
vez empero reoibi6 en galard6n un buen ramalazo
de la misma Pitonisa-PerimontAn.

Dia terero.
Torneo El cacique Sayuhueque
depuesto -Yancuche ensalzado.
Pasada la noche y desvanecidos en la 'mayoria
los humos de la embriaguez, despunt6 la aurora
del tercer dia. Todos se reunieron en la vasta
Ilanura, hombres, mujeres, y os y nias, los ros-
tros sucios, desgrefiados los cabellos, y enlodados
los trajes.
Al sonido del Trutrucco, atambores y cascabeles,
los hombres montan A caballo, y se forman en
cfrculos, las mujeres en primer line, las nifias
en segunda, y los nifios col6oanse en el medio.
Luego al punto ddse comienzo al Parkn 6 danza.
Los lancers A caballo recorren en pandillas la
circunferencia de un gran circulo, mientras giran
en derredor uno tras otro los nifos, las niias y
las mujeres emitiendo gritos salvajes en medio A
una estrepitosa algazara de hombres que con agua
las rocfan de lo lindo de pies A cabeza, ento-
nando cantos extrafos, 6 un himno para ensalzar
las glorias de algdn cacique.
Un Europeo que presence un semejante espectA-
enlo se aturde, pierde el ofdo, y se apodera de
mu cabeza un Vrtigo espantoso.
Hacia el final de la danza, Sayuhueque, el des-
ronado rey de la Pampa y el Cacique mA8 po-
leroso de la Patagonia, aunada su juvenile pu-
mza, quiso arengar A su antigua tribu y dijo:


Yo posela anchurosos campos, y Dios mand6
la sequla; tenia caballos y Dios mand6 A los cris-
tianos (soldados del Gobierno en la conquista
de la Patagonia) que me robaron todo. Era rico,
y ya no lo soy.
SLos vientos ban destruido mis toldos, el sol
Sha agostado la tierra, I y Sayuhueque se ha vuelto
Sviejo, pobre y desterrado lejos, muy lejos ... .
Diciendo estas palabras, los sollozos mal compri-
midos le ahogaban la voz, mientras aca y acullA
con los gestos, y con las palabras A medias, lan-
zaba sentimientos de c6lera y venganza.
La Perimontn~ entonces, en medio del asombro
de la asamblea, que no se esperaba tal, habl6 del
modo siguiente:
I Yo he visto A Sayuhueque cuando era po-
derosb.
Dios me llam6 6 juzgarlo.
STd has hecho injuria A tus hermanos.
SHas robado tambi6n caballos A tus paisanos.
SY has tenido cuatro mujeres.
SYo te he visto, y Dios te ha castigado.
SDios no ama a quien se embriaga.
TtA siempre seras pobre, porque siempre to
emborrachas.
STAi no seras mis cacique.
No puede expresarse el terror que so apoder6
del pobre Sayuhueque A este fallo de la Peri-
montan. Gimi6, baj6 la cabeza, y se abandon
en los brazos de sun mas antiguos y fieles' lan-
ceros.
Por el contrario, el joven caudillo de la tribu
de Yancuche, que se instruy6 y que yo mismo
bautiz6 en 1886 con toda su familiar, dej6 la po-
ligamia, y como buen cristiano, no asisti6 al Ca-
marujo. No obstante, los salvajes que saben tam-
bi6n estimar en mas la virtud que el valor; en
honor del joven Capitanejo entonaron el himno
de alabanza en esta l1tima reuni6n con tal es-
truendo que podia oirse A la distancia de una
legua. El himno asi se interpreta:
SDesde que se meci6 tu cuna faiste valiente.
Tn padre fu6 cacique, y tu capitanejo.
SHas sido humilde para con los cristianos.
Dios te ha protegido.
ST has desarmado A Sayuhueque.
Saynhueque ante ]a fuerza se rindi6.
Porque Dios velaba por ti.
Te ha dado campo.
Ha desatado ben6fica lluvia sobre tu campo.
Alej6 la peste de tus ovejas.
SHas hecho extraviar al tigre.
SY condujiste A tu esposa muchos leones asidn
dolos de la melena.
I Tdi seras cacique!
SDios me lo ha dicho.
Es digno de apuntarse el mode con el cual los
Indios concluyen el Camarujo.
Doacientos jinetes en medio A los gritos y vf-
tores de los compatriotas, asaltan a dos toros
blanco el uno, y negro el otro; y los rodean dde
tal suerte que los obligan A dar vueltas al re-
dedor del circulo improvisado, que va estrechAn-
dose poquito a poco hasta cerrar today via de
salvaci6n a los pobres animals, que se encuentran
como por encanto circundados de doscientos lan-
ceros que los embisten sin lastima.
Entonces, siguiendo sus costumbres asiAticas y
las antiguas tradiciones, les cortan las orejas; y
los toros, puestos los pi6s en polvorosa, van que
vuelan por el desierto, y nadie puede tocarlos ni
cazarlos porque llevan consigo A gualichu con
todos los males y todas las enfermedades.









- 213 -


Todo estA concluido except la embriaguez y la
crApula que continia por various dias en los hom-
bres y en las mujeres. Asi termin6 el rito del
tercer dia.
Mas... ten qu6 quedamos? jy la lluvia?
La Pitoniea, los entretuvo en vano por ocho
largos dias, hasta que cansada ella misma de lla-
mar la lluvia sobre el valle de Conesa sin ningun
resultado, asi como los sacerdotes de Balaan la
invocaron sobre el Carmelo, dijo finalmente que
todos preparasen sus pieles, pues en la noche llove-
ria a chaparrones. Pero desgraciadamente, en lugar
de la lluvia se levant una densa polvareda arre-
molinada por un viento recio, llamado pampero.
No desmay6 por eso la endiablada adivina,
sino que anunci6 que lloveria solamente cuando
todos llegasen A sus lejanos toldos.
Y A la verdad, seis meses despu6s, cuando en
todas las estaciones y casas salesianas de la Mi-
si6n de la Patagonia con exquisite esmero nos
pusimos a pedirla por la intercesi6n de Maria
Auxiliadora, divina y verdadera medianera cerca
del Todopoderoso, que impera A los vientos y a
los mares, cay6 abundant la suspirada luvia
para refrescar los campos y devolver la vida a
los animals, reconociendo una vez mis estos
pobres Indios que la superstici6n debe ceder y
batirse en retirada ante los fulgores de la Re-
ligi6n.
Para evitar la repetici6n de tales reuniones que
sirven de escandalo para muchos de ellos ya con-
vertidos al cristianismo y para los ne6fltos; asi
como. para cortar en su raiz el desorden y la
inmoralidad en las colonies vecinas, despu6s de
mi regreso de Europa, he acudido A las Autori-
dades civiles para que interviniesen con subrazo
secular; y logr6 que se impidieran en lo venidero
tales supercherias ixdignas de un pueblo regido
por un gobierno cat6lico, en el cual ya estam-
paran sus luminosas huellas la religion y la civi-
lizaci6n.
Mas sobre todo hay que esperar que el Cama-
rujo muerto y sepultado, no querrA mis renacer
ahora que los Indios muy esparcidos y disemi-
nados por las orillas de los rios, por las costas
de los lagos y por las laderas escarpadas de las
Cordilleras, son visitados 6 instruidos por nues-
tros misioneros; ahora que sus hijos reciben la
educaci6n en nuestros colegios y el S. Evangelio
se predica en las capillas, iglesias 6 cabafias eri-
gidas al culto divino durante los tres iltimos
lustros desde que ha sido instalado este Vicariato
Apost6lico.
Que si los files devotos y en particular nues-
tros buenos Cooperadores y Cooperadoras, segdn
lo espero, nos ayudaran con sus plegarias, y no
cejarAn en prestarnos como siempre sus auxilios
materials y morales, abrigamos la convicci6n de
regenerar A la f6 en tiempo no lejano A la en-
tera Patagonia donde no, reinari mas que una
sola fd, una sola invocacidn, un solo culto y un
solo sacrificio al misericordiosisimo Dios vivo y
verdadero, Creador del cielo y de la tierra.
Ju JUAN,
Obispo Vie. Apost.
Viedma, Marzo de 1895.


-4. ->


Lazareto de Agtua de Dios.
(Colombia).
Con el fin de aliviar algo la miseria de los&
pobres leprosos de Agua de Dios y de hacerles.
mis llevadera su desgracia, varias y distinguidas.
personas caritativas de FacatativA, respondiendo
A un llamamiento de D. Miguel Unia, capellan
del Lazareto, han ofrecido algunas vacas y di-
nero para former un numeroso hato que propor-
cione A dichos enfermos leche abundante y fresca,
ya como alimento ya como medicine, pues de ese
precioso y nutritive liquid se ha carecido hasta
el present. -- < En verdad que idea mas bien-
hechora para estos infelices, describe D. Unia, no
se habria podido concebir: con eso tendrAn estos
pobres la leche que les hace tanta falta y en mo-
mentos critics tendran tambi6n con que saciar
el hambre. Dios bendiga A esos generosos caba-
lleros como lo hago yo con toda el alma, y todos
los hacendados imiten su ejemplo seguros de que-
el Dador Supremo no se dejarA veneer en gene-
rosidad porque El mismo ha dicho que la limosna
no empobrece d nadie y que el hijo del. limosnero,
no tendrd que pedir limosna. >

*
Escuela de artes y oficios.
En un diario del Parana encontramos el siguiente-
suelto, que se relaciona con la instalaci6n de un
establecimiento de esta indole en aquella ciudad :.
c Oolegio de artes y oficios. Se gestiona acti-
vamente la adquisici6n de los Padres Salesianos,
para que dirijan y administren el proyectado Co-
legio de artes y oficios en esta capital.
En respuesta a las instancias, comunica el
Ilmo. senior Lasagna, Obispo de Tripoli y Supe-
rior de aquellos sacerdotes, que ha escrito ya al
General de la Congregaci6n, Padre Rda, en Tu-
rin, A fin de interesarlo en la fundaci6n del es-
tablecimiento aludido y pidi6ndole el personal
necesario.
x Por su part, el Ilmo. Sr. Lasagna, se mani-
fiesta sumamente decidido A llevar a cabo esta
importantisima obra.
SEs un nuevo y positive progress el que se
trata de implantar, tanto en el orden moral como
en el material, ademAs de los principios altamente
caritativos de la benem6rita Congregaci6n Sale-
siana, cuyos beneficios se palpan hoy en toda la
Repdblica.


Misi6n Salesiana del Matto Grosso.
Sobre esta importantisima .Misi6n emprendida
hA un afio por los Salesianos del Brasil A cuyo
frente se hall el Ilmo. Sr. Lasagna, cuya inte-
resante carta acabamos de publicar en el Boletin
de Agosto, leemos en el semanario titulado 0O
Matto Grosso, de Cuyaba, las siguientes lines:
< Acaba de llegar A CuyabA la espedici6n sa-
lesiana destinada A catequizar a los Indios de
estas florestas, siendo su director el P. Juan,
Balzola.
> El Excmo. Sr. President del Estado, aten-
diendo A la conveniencia de confiar A los Misio-
neros Salesianos la civilizaci6n de los Indios sits
en la colonia Maria Teresa, A las mArgenes del
rio San Lorenzo, resolvi6 nombrar jefe de dicha
colonia al P. Balzola y auxiliary al P. Josa Solari,
quienes desempefiaran sus respectivos cargo en.









- 214 -


conformidad con las reglas de la Congregaci6n Sa-
lesiana, A la que pertenecen, y con las instruccio-
nes que les comunicarA el Gobierno.
> Ya otras veces nos hemos ocupado de este
asunto, demostrando la importancia de las Mi-
siones Salesianas del Matto Grosso. Ahora, pues,
que dichos Misioneros se hallan entire nosotros,
prontos para emprender la campafia altamente hu-
manitaria y fildntropica de la conversion y civi-
lizaci6n de los salvajes, para hacerles aptos para
las grades luchas del trabajo productive y del
progress, solo tenemos para ellos palabras de
animaci6n y de aliento, esperando de su compro-
bada actividad y bien encaminados esfuerzos., el
mis complete buen 6xito en sus apost61icas ta-
reas. Al mismo tiempo dirigimos palabras de en-
comio al Excmo. Sr. President Dr. Manuel Mur-
tinho, ilustre mattogrossense, durante cuya sabia
y brillante administraci6n tiene lugar tan fausto
acontecimiento, en favor del cual tanto ha con-
currido S. E. con grandes esfuerzos y su recono-
cida buena voluntad, tantas veces elocuentemente
evidenciada durante su gobierno honest y fe-
cundo en resultados. >

La goleta < MAaria Auxiliadora. >'
Sali6 de Punta Arenas el 3 de Mayo con el
Jefe de la Misi6n Salesiana de Daws6n el P. B.
Pist6n, para recorrer el Estrecho y recojer a
cuantos Indios encontrara en su camino y que
quisieran irse a la Misi6n de Daws6n. El 23 del
mismo mes llegaba A Daws6n, despu6s de 20 dias
de viaje por el Estrecho. Por causa del mal tiempo
que casi siempre hubo, no pudo hacer much ca-
mino. En Puerto Gallant y S. Miguel recibi6 A
various Indios y pas6 a la isla Castellano, en donde
se habfa varado una ballena, que los Indios ha-
bian ya beneficiado hasta los huesos, dejando una
sola costilla y un pedazo de espinazo. Alli habia
tantas chozas hechas con rama, que parecia un
pequefio pueblo; pero los Indios ya se habian
ido. La goleta fu6 despues A la isla CArlos I y
queria ir.a la isla de Carlos III, en donde habia
muchos Indios, y A la Peninsula Ulloa; pero un
viento fuerte contrario la oblig6 A retroceder A
puerto San Miguel, en donde tuvo que quedarse
8 dias.
Recordando que en Daws6n necesitaban vive-
res, el Superior no sigui6 viaje y se volvi6 4 la
Misi6n con pocos Indios y lleg6 precisamente
cuando no tenian mAs que media bolsa de harina.
La Auxiliadora ird pronto otra vez en busca
de los Indios. Ayer sali6 de Punta Arenas car-
gada con lo siguiente para Daws6n :
200 frazadas A $ 2,75 c I u $ 550,00
200 bolsas de harina A $ 8,40 > 1.680,00
50 quintales de papas A $ 2 100,00
25 > > porotos > 8 > 200,00
20 > arroz >> 12 >> 240,00
10 > aziicar > 12 > 120,00
Various otros viveres por valor de >> 1.050,00
100 planchas de zinc de 10 pies >> 374,40
Maderas labradas por valor de > 1.060,00
Total 5.374,40
Esta es mAs 6 menos la carga que la Maria
Auxiliadora lleva cada mes A la Misi6n de Daws6n.
*
Indios fueguinos.
22 Indios fueguinos han sido enviados desde
Bahia Indtil 6 la Misi6n salesiana de la isla
Daws6n. Esta vez iban 7 adults iombres, que


tuvieron el placer de reunirse en Daws6n A sus
mujeres, que ya los lloraban muertos. Es muy
possible que de aqui en adelante se logre atraer
A los demds Indios que vagan errantes en Tierra
del Fuego, y que forman part de las families
asiladas en esa isla.
Actualmente hay que matar diariamente dos
animals en la Misi6n, porque hay mis de dos-
cientos Indios ahi asilados. A la llegada de la
barca Maria Auxiliadora A la Misi6n, no quedaba
ya mas que medio saco de harina. Por fortune la
barca conducia una nueva provision.



GRACIAS DE MARIA AUXILIADORA,

Una mano que no se corta.
Muy Bvdo. Padre Superior:
Para quo todos cobren confianza en nuestra
buena Madre honrada bajo el hermoso titulo de
Maria Auxiliadora y para que se extienda (pues
asi lo deseo por amor y gratitud) el culto de la
que es Auxilio de los Cristianos, tengo una ver-
dadera satisfacci6n en publicar la siguiente gra-
cia con que quiso favorecer al iltimo de sus hi-
jos esta amorosa Madre.
Come resultado de excesivo trabajo en mi ofi-
cio de carpintero, se me hinch6 la mano derecha
y se me form lo que vulgarmente se dice un
sobrecallo, pero en tales alarmantes proporciones
que el m6dico estaba fuertemente asustado. Do-
lores agudisimos no me permitfan star parade
ni un solo instant. Las noches eran para mi
eternas, y las terrible punzadas me hacian sufrir
horriblemente. La hinchaz6n pas6 de la mano al
brazo y de tal gravedad se habia revestido la
cosa que toda mi familiar estaba justamente alar-
mada por miedo de que se tuviese que Ilegar A la
amputaci6n de la mano. En el rostro afligido y
triste de mis padres vefa yo la gravedad de mi
estado.
Fu6 en aquellos instantes mas terrible y do-
lorosos cuando Maria Auxiliadora se apiad6 de
mi y de mis pobres padres. ; Sea mil y mil veces
bendita la Virgen de Don Bosco.!
Un Padre Salesiano al oir y ver la gravedad
de la cosa y conociendo que eran indtiles ya los
medios humans, me di6 una medalla de Maria
Auxiliadora y encareci6ndome que me encomen-
dara much A ella, me exhort6 al mismo tiempo
para que pasara con cierta frecuencia la medalla
de Maria Auxiliadora sobre la mano. ; Oh prodigio
y bondad sumamente misericordiosa de nuestra
excelsa Madre! Desde aquel instant empezaron
A cesar los dolores y con esta misma mane que
pocos dias hace, estaba en peligro de ser ampu-
tada, le escribo a Vd., amadisimo Padre Supe-
rior, esta carta, suplicAndole la d6 publicidad para
que todos aprendan A amar y A querer A Maria
Auxiliadora. Si; desde mi humilde taller, no de-
jar6 de levantar todos los dfas una ferviente ple-
garia en acci6n de gracias A la Virgen de Don
Bosco y quisiera disponer de grandes medios y
recursos para ayudar del mejor modo possible A
la Congregaci6n de Maria Auxiliadora.
RogAndole no me olvide en sus oraciones me
repito de Vd. agradecido S. S. Q. B. S. M.
MARTiN GONZALEZ.
Sevilla. 1895.









- 215 -


No se corta el dedo.
i Viva Maria Auxiliadora! i C6mo es verdad que
Ella es nuestra Madre y Madre carifiosa! Yo
misma me pude convencer de lo valiosa que es
la protecci6n de Maria Auxiliadora y con verda-
dera satisfacci6n doy publicidad a eata gracia
que tuve el gusto de presenciar para qne sirva A
todos de estimulo A la confianza en Maria y al
mismo tiempo de universal edificaci6n.
Hace pocos dias visit A una senora, la cual
tenfa un dedo que presentaba tal estado de gra-
vedad que ya los m6dicos le habian indicado que
se hacia indispensable la amputaci6n. iiImaginese
la congoja y espanto de la infeliz senora, cuando
ella tambi6n consideraba que sus manos eran el
inico resort para ganarse el sustento necesario
para la vida. !
Vi6udola tan apurada me acord6 en tan critics
mementos de Maria Auxiliadora. iY por qu6, la
dije, no hace V. una novena a la Virgen invo-
cAndola con el titulo de Auxilio de los Cristia-
nos Ella todo lo puede; pidale V. esta gracia
con viva fe y estoy segura de que han de ser
escuchadas sus sdplicas.
Asf lo hizo la buena sefiora y A los pocos dias
cuando yo volvi a visitarla estaba perfectamente
curada con gran asombro del medico que no se
explicaba aquel cambio tan repentino y para 41
inesperado. Mas lo que es impossible a la ciencia
humana, es fAcil y hacedero para La que es Au-
xilio poderoso de los Cristianos. Permitaseme
pues que repita una vez mAs i Viva Maria Auxi-
liadora !
N. N.
Sevilla, mayo de 1895.
*
Tres gracias de una vez.
i Qu6 buena es Maria! deciame un joven al en-
trar en la iglesia de la Santisima Trinidad para
ir t arrojarse A los pies de Maria Auxiliadora y
darle gracias por los favors recibidos. i Qu6
buena es Maria! Le habia pedido tres gracias y
las tres me las ha otorgado. i Bendita sea mil ve-
ces! Y aqui me relataba las gracias que habia
recibido y A las cuales por especiales circunstan-
cias no se les puede ain dar publicidad come
seria comiin deseo. Pero lo cierto es que Maria
se mostr6 en esta ocasi6n Auxiliadora de los
Cristianos.
V. A. R. S.
Sevilla, junior de 1895.
*
Sr. Director del Boletin Salesiano.
Maria Auxiliadora devuelve el
ciento por uno. Hace mAs de tres afios
que Nuestra Sefiora de los Auxilios es la que en-
juga todas mis l6grimas, sin tener yo m6rito al-
guno para merecer tan dulce alivio.
Durante estos tres afios lo finico que he hecho
es hacerle su novena sin interrupci6n; y son tan-
tos los beneficios con que mi amada Auxiliadora
ha recompensado mis imperfectas oraciones, que
seria impossible enumerarlos. La gratitud me
obliga A referir uno y procurar6 hacerlo lo mas
ligeramente possible.
En una de las iltimas semanas del mes de
marzo, tuve, por motives de conciencia, unos mo-
mentos de tan terrible angustia que me olvid6


hasta de llamar A nuestra divina Madre en mi
ayuda; pero Ella compadecida de mi me dijo dul-
cemente: i lldmame j no sabes que siempre estoy
pronta para socorrerte? Entonces yo la invoqu6
con todo mi coraz6n y en el acto dej6 caer sobre
mf an manto auxiliador, y mi espiritu qued6 tran-
quilo como la mirada de la Virgen de Don Bosco.
Aquf termino porque todas las palabras me pa-
recen pdlidas 6 insfpidas para manifestar la gra-
titud y el amor que debo a la Madre de Dios.
Bendigamosla, pues, una y mil veces y en to-
das nuestras necesidades dig4mosle que nos pro-
teja por el alma de Don Bosco; y asi, jamAs se-
remos desoidos.
ANA MARIA RODRiGUEZ.
Cooperaclora salesiana.
Bogotg, junior 8 de 1895.


~, -


NOTICIAS Y YARIEDADES.


Nueva imprenta.
El Ilmo. Sr. Obispo de Santander que tantas y
tantas muestras de estima y afecto ha dado A los
Salesianos a quienes ama como carinooso padre,
acaba de regular A la casa en dicha ciudad esta-
blecida, una miquina de imprenta, que permitira
a los Salesianos hechar los primeros g6rmenes
de los grandiosos talleres que, apenas concluidas
las obras del magnifico Colegio en construcci6n,
se abrirAn a infinidad de nifios que de ellos han
de salir hombres perfectos y honrados trabaja-
dores, con incalculable provecho de la sociedad.
Con el Animo agradecido nos complacemos en
dar desde estas columns un piblico testimonio
de nuestra consideraci6n A tan eminent prelado
cuyos admirables ejemplos, espeiamos han de te-
ner muchos imitadores.
El descanso del domingo. A los
que tanto se interesan por la justisima causa del
descanso del domingo, que son ya tan numerosos
en todas parties, agradard seguramente leer las
siguientes palabras que ha dirigido a la Liga
francesa del reposo dominicial, el papa Le6n XIII.
< Nosotros aprobamos vuestra obra comln con
tanta mds voluntad y la consideramos con un
amor tanto mis vivo, cuanto que el desprecio
del santo dia del Sefior prepare grades males
para los hombres y naciones.
La ensefianza religiosa. El Presi-
dente de la Repdblica de Venezuela ha publicado
un decreto obligando, bajo several penas, a que
se ensefie la re]igi6i cat6lica en todos los esta-
blecimientos docentes, y no por pura formula,
sino con la extension y profundidad que require
una material que no sirve particularmente para
hacer medicos 6 abogados, sino hombres honra-
dos y ciudadanos benem6ritos.
Notable testimonio. En una confe-
rencia de la sociedad Geografica de Paris, Mr.
de Varigny, Ministro Plenipotenciario en las islas
Havvai, ha hecho la siguiente declaraci6n:
Soy protestante; pero afirmo que no prote-
ger A los Misioneros cat61icos es un crime de
lesa patria, y no comprendo c6mo haya hombres
que deolarando los intereses nacionales muy por









- 216 -


encima de los odios de partido politico, calumnien,
molesten y persigan A los mius activos agents de
la civilizaci6n. )
;He comulgadb esta maiana! -
En el drama sangriento de la guerra de Crimea
hubo, entire otros mil, un episodio, cuyo recuerdo
a on hoy conmueve profundamente el coraz6n. En
el asalto de Sebastopol, sobre montones de cadA-
veres y en medio de un lago de sangre, desco-
llaba un hombre de hierro que agitaba vigoroso
su espada, y en el delirio sublime del entusiasmo
guerrero continuaba mandando A los que no eran
SmAs que cadAveres. La atm6sfera de fuego y de
humo que le envolvia daba A la vision ,un carac-
ter sobrenatural. Era un coronel francs que, im-
pavido, serene y tranquilo, escalaba 41 solo los
muros de la plaza sitiada. El general 'enemigo le
contempl6 asombrado, y lamAndole A sue brazos:
i C6mo habeis podido le dijo conservar
sangre fria tan admirable en medio de tantos
horrores ?
Mi general, contest sencillamente el in-
terpelado, es que he comulgado esta mafiana.
E1 pequefno violinist. Present6se
un dia en el Patronato de San Pedro, en Niza
(Francia), un pequefio music ambulante, de aire
despierto, pidiendo ser admitido. Presentado A
Don Bosco que habia llegado el dia anterior, se
acerca a 41 Ilevando bajo el brazo un malparado
violin, que formaba todo su caudal.
Don Bosco examine al nifio con carifioso in-
teres.
,De done eres, amigo mio'
No lo se.
De donde vienes?
No lo s6.
Donde estAn tus padres?
Tampoco lo se; no les conozco.
A donde vas?
Yo no s6.
-e iBien! amiguito ifo: reunes las cualidades
requeridas para ser admitido en una casa de Don
Bosco.
El nifio fud, por consiguiente, admitido en el
acto y hoy en dia es un excelente y honrado in-,
dustrial.
---0o----

PENSAMIENTOS.
--*C---
Debe desecharse la opinion de algunos que quie-
ren diferir la primer Comuni6n para una edad
muy adelantada, para cuando, por lo general, el
demonio ha hecho press del coraz6n de un joven
hacienda un dafio incalculable en su inocencia.
Cuando un jovencito sabe distinguir entire pan y
pan y revela suficiente instrucoi6n, no debe re-
tardArsele por mis tiempo el solemnne moment en
qae el Soberano Selior entire a reinar en aquella
alma bendita.
D. Bosco.

Recomiendo sobre todo A los padres y madres
de familia.y A cuantos ejercen alguna autoridad
sobre la juventud, que den la mayor importancia
A este acto religioso. Estoy persuadido de que la
primer Comuni6n bien hecha, pone un s6lido
fundamento moral para today la vida. I
ID.


BIBLIOGRAFIA.


Breve tratado de Religi6n, compueato
por R. N., 8.S., tipografia y libreria Salesiana de
Sarrid (Barcelona). Hemos saboreado con verda-
dera fruici6n las pocas, mas sustanciosas p6ginas del
pequenfo oplsculo que anunciamos y que acaba de
dar luiz la tipografia salesimna de Sarrid (Barcelona).
Las claras y precisas nociones que sobre tan impor-
tantisimo asunto como es el de la Religi6n, ha sabido
encerrar en tan corto espacio su piadoso author, hacen
del present opfisculo un fitil y provechosisimo medio
de propaganda religiosa entire el pueblo, tan ignorante,
por lo general, en materials religiosas, por lo que nos
permitimos recomendarlo encareeidamente 6 today
suerte de personas, pero en mode especial 6 las Aso-
ciaciones de propaganda cat6lica. Se hall de venta
,en las librerias salesianas y prinoipales librerias ca-
t6licas.



Hemos sido honrados por su ilustrado author, Dr. D.
Francisco Ochoa, con un ejemplar de la admirable y
bien escrita composioi6n que sobre el tema: j Qud
influencia ejerce la accidn del verdadero sacerdote catdlico
en la civilizacid de los pueblos f present dicho Sr. con
motive de la oelebraci6n en Macaraibo del centenario
del Pbro. D. Jos6 de Jesfis Romero, y que ha sido
premiada con medalla de ore. Quedamos sumamente
agradecidos al author por la delicada deferencia de
que por su part hemos sido objeto.



La 'Guirnalda de la Inocencia, devo-
ciondrio de los niios para la primera confeeidn y comu-
.nidn, por D. Le6n Carbonero y Sol. Edicide 19.- Muchos
'son los devocionarios que para uso de ]a niiez se
han escrito, pero entire todos, creemos que debe ocupar
lugar preferente el de qne ahora tratamos. Su m6todo
es enteramente original y nuevo; y por lo mismo que
los ninos se encuentran en nna edad irreflexiva y en
la que las species externas que reciben quedan gra-
badas 6 impresionan sus almas infantiles, en heimo-
sfsiimas reflexiones que a today oraci6n preceden, por
medio de imggenes naturales se les presentan los
encantos y atractivos de la virtud y de la religion
& la que naturalmente se sienten atraidos a amar como
.aman A las aves y a las flores. Por otra part, su
piadoso autor precede en todo con tal tiento y pre-
cauci6n para no proyeetar la mAs minima sombra en
la inocenoia de los ninos, especialmente en el examer
para la confesi6n, punto en el que casi todos los de-
vocionarios contienen mAs de lo que fuera just, quei
es otra de las bellas cualidades qne hacen sumamenter
recomendable el present. La Guirinalda de
la Inocencia se vende en la administraci6n
de La Cruz, Reina 4, Madrid, al pecio de 1 peseta en
Espafia, france de portes y 2 pesetas en Ultramar y'
Extranjero, encuadernada en tela con estampacionesI
en oro.


Con aprobacikn de la Antoridad EcolesiBstica Gtrente JOSE GAMBINO.
Turin Tipografia Salesiana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs