Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00043
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00043
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Full Text





kilO X -N. 7. Publicaci6n mensual. JULIO de 1895


BOLETIN


Quien recibiere & un nifio en mi
nombre, & mi me recibe.
(MATH. xvII.)
Os recomiendo la ninez y la ju-
ventud; cultivad con grande es-
mero su educaci6n cristiana; y
proporcionadle libros que le en-
sefien A huir del vicio y & prac-
ticar la virtud.
(Pio IX.)
Redoblad vuestras fuerzas & fin
de apartar & la nifiez y juven-
tud de la corrupci6n 6 incredu-
lidad y preparar asi una nueva
generaci6n.
(LEON XIIL)


SALESIANO


Debemos ayudar A nuestros her-
manos A fin de cooperar a la
Sdifusi6n de la verdad.
(III S. JUANi, 8.)
Atiende & la buena lecture, A la
exhortaci6n y & la enseianza.
(I TIMOTH iv, 13.)
Entrelas cosas divinas, lamAs su-
blime, es la de cooperar con Dios
a la salvaci6n de las almas.
(S. DIoNislo.)
El amor al pr6jimo, es uno de
los mayores y mas excelentes
dones que la divina bondad
puede conceder A los hombres.
(El Doct. S. FRANC. do Sales)


-4g( DIRECCION en el Oratorio Salesiano Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) )N.-


STMA_1IO.
PRIMER CONGRESS INTERNATIONAL DE COOPERADORES
SALESIANOS. Carta d Sw Santidad. Respesta de
Le6n XIII. Nueva prueba de benevolenoia del Papa.
CONSAGRAC16N EPISCOPAL DEL ILMO. Sn. COSTAMAGNA.
ILMO. SR. D. SANTIAGO COSTAMAGNA, Obispo titular
de Colonia, en la Armenia, y Vicario Apost6lico de
Mdndez y Gualaquiza, en el Ecuador.
DON I UA EN PALESTINA.
ESPARA. Mdlaga. Conferencia Salesiana. FIESTA DE
MARIA AUXILIADOnA. Milaga. Bialp.
AMkBRIA. Santiago de Chile. Escuela prictica de agri-
cultura en Melipilla (continuaci6n). Bogotd. La
Congregaci6n Salesiana y el Oratorio festive de
'Le6n XIII.
NOTICIAS DE NUESTROS MISIONEROS. 3fi8iones Sale-
sianas de la Patagonia. Misiones. Tierra del Fuego.
Chubdt. Rio Negro. -Brasil. Carta de Su Excelencia
Reverendisima Ilmo. Sr. Luis Lasagna, en su primer
viaje al Matto Grosso (continuaci6n).'
GRACIAS DE MARfA AUXILIADORA.
,NECROLOGIA. Don Antonio Sala, Pbro.
NOTICIAS Y VARIEDADES.
Cooperadores Salesianos Difuntos.


PRIMER CONGRESS INTERNATIONAL

de Cooperadores Salesianos.



dirigida d Su Santidad por los Emi-
nentisimos Cardenales 6 Ilmos.
Arzobispos y Obispos que asistie-
ron al Congreso.

BEATISIMO PADRE:
It'IPOSIBLE era dudar del exito del primer
,4 Congress de Cooperadores Salesianos, que
de todas parties A 61 acudieron, habiendo
sido por Vuestra Santidad bendecido; ya
que de esa Apost6lica Sede brota una sin-
gular y perenne virtud, que admirablemente
alimenta y promueve a cuanto a ella se
adhiere: lo que si en muchas obras 6 ilus-
tres varones resplandece, se admiral afn mAs
en el fundador de la Pia Sociedad Salesiana,
que no fue nunca- segundo en el amor y
obsequio, preciosa herencia que dej6 A sus
hijos, hacia el Supremo Pastor de la Iglesia.
Los deseos que desde tanto tiempo abri-
gibamos de reunirnos para tratar de nuestros
comunes intereses, se han visto, merced a
la bondad divina, realizados. Por efecto de
este gratisimo Congreso, hemos podido tratar
y discutir sobre la variedad de las Obras


I I -
--


LWo x N. 7.


Pablieacik.. mensual.


JULI[O de 1895









-146 -


Salesianas, ,y hacer patentes los frutos que
por :la bondad de Dios se han ya reportado;
y no por vana ostentaci6n, sino para que sir-
van de aguij6n A nosotros y de suave atractivo
A los demAs. Pero, habi6ndose presentado A
nuestra vista much mas abundant la mies
que queda por recoger, con mAs decision y.
Animo A esto hemos enderezado nuestras
miras. La cristiana educaci6n de la nifiez,
el mejoramiento de la case obrera y la di-
fusi6n de la buena prensa, constituyen los
principles arguments A que se enderezaron
con mayor solicitud nuestros consejos, sobre
los que versaron nuestras discusiones y &
los que nuestras conclusions se encamina-
ron. De aqui, como muy bien previ6 el fun--
dador de la Obra, debe esperarse el remedio
y la salvaci6n para la sociedad que se des-
compone. Mas, siendo asi que la caridad de
aquel var6n de Dios, no cirounscribi6ndose
limited, ni deteni6ndose ante dificultad al-
guna, vol6 en socorro de los que ain yacen
en las tinieb'las y sombras de la muerte,
nuestras solicitiudes tambi6n se dirigieron al
acrecentamiento de las Misiones entire los
pueblos barbaros.
Por iltimo, tratamos de la misma Pia
Asociaci6n de Cooperadores Salesianos, cuya
difusi6n y propagaci6n de cuanta importancia
sea,; A ninguno se le oculta, ya que de ella,
si bien en apariencia humilde, deriva, como
de la raiz, la vida y lozania de la Familia
Salesiana. Abrigamos firmisima esperanza,
apoyados en la protecci6n de la gran Madre
de Dios, en la de San Francisco de Sales
y aun en la de nuestro Padre y Fundador
cuya santidad de vida no nos deja duda de
su autoridad y gracia en los cielos y nos
da seguras esperanzas de verie muy pronto
elevado a la dignidad de los altares, de que
los trabajos que para mayor gloria de Dios
y salvaci6n de las almas emprendimos, no
han de ser infructuosos en el porvenir. Des-
pu6s de, lo que, nada afirmara mAs nuestras
concebidas esperanzas, como la Apost6lica
bendici6n de Vuestra Santidad, que, asi
como nos fue de feliz augurio al reunir-
nos, nos sera de dulce consuelo al separar-
nos, y la que, arrodillados A Vuestros pies,
f6rvidamente Os pedimos.

Devotisimos y obedientisimos Hijos
Sebastian, Card. Arzob. de Rdvena.
Egidio, Card. Arzob. de Ferrara.
Domingo, Card. Arzob. de Bolonia.
Andrds, Card. Arzob. de Milan.
David, Arzob. de Turin.
Carlos M., Arzob. de M6dena.
Roque, Arzob. de Quieti.
Francispo, Arzob. tit. de Armida.
Aquiles, Ob. de Ancona.
Joaquin, Ob. de Faenza.
Luis, Ob. de Imola.
Vicente, Ob. de Regio Emilia.


Felix Ob. de Montepulciano.,
Oamilo, Ob. de Fano.
Leonardo, Ob. de Modillana.
Francisco, Ob. de Teramo.
Jaan Bautista, Ob. de Bobio.
Carlos, Ob. de Aversa.
Nicolas, Ob. tit. de Sebaste.
Juan Bautista, Ob. de Osimo y Cingoli.
Alfonso M., Ob. de Cesena..
Roberto, Ob. de Macerata y Tolentino.
Julio, Ob. de Todi.
Pedro, Ob: de Guastallia.
Vicente, Ob. tit. de Galipolis.
Alejandro, Ob. de Colle.
Carlos, Ob. de Montefeltro.
Pablo, Ob. tit. de Rodi6polis.
Andr6s, Ob. de Carpe.
Aristides, Ob. de Fabriano y Mantelica.
Ram6n, Ob. electo de Forli.
Santiago, Ob. electo de Oolonia, en la
Armenia.



Breve deS. S. el:Papa Ledn XIII
en respuesta a la anterior carta.


Le6nSXIII, Papa.
Amado hijo Nuestro, salud y bendici6n
apost6lica. Grande fue Nuestra alegrfa al
saber por tu carta y por la de los otros
Obispos, que el reciente Congreso ha tenido
el feliz 6xito que Nos le habiamos augurado.
No me cabia de esto la menor duda cono-
ciendo tu diligencia en disponer todas las
cosas, el celo de los que A 61 tomaron part,
para promover el bien de la Religi6n, y la
cort6s hospitalidad del pueblo bolofi6s. Ahdra
no rest mAs, que con eficaz perseverancia
os apliqueis A llevar A la practice las deli-
beraciones que unanimemente habeis tomado,
y que el clementisimo Senor, A quien per-
tenece dar el incremento, se digne favorecer
con sus dones y hacer prosperar y coronary
de 6pimos frutos vuestra obra. A este fin,
y al mismo tiempo que agradecemos A. ti y
A los demAs Obispos la carta que'Nos habeis
enviado, A vosotros primeramente.y a cuan-
tos tomaron part al Congreso, damos en el
Sefor, con todo el afecto de Nuestro coraz6n,
la Bendici6n Apost6lica.
Dado en Roma, en San Pedro, el dia 4 de
Mayo del aio 1895, d6cimooctavo de Nuestro
Pontificado.
-- ,. ':.::' Le6n XIII, Papa.


Nueva prueba de beniol1encia del Papa.
De otra nueva prueba de benevolencia de
S. Santidad ha sido objeto nuestro Superior
D. Rda, el cual escribi6 al Papa una larga












-147 -


r :
:n!;


Hi.


'I ~'


U:



t.: I ;: : *


I. .
,i' .'


.(








it:



Ir. i,

i.i 1!

.ti
!;i .1




I'' 1'





''




:I


Su Excelencia Reverendisima Ilmo, Sr. SANTIAGO COSTAMAGNA,


Obispo titular de Colonia, en la Armenia,


y Vicario Apostolico de Mendez y Gualaquiza, en el Ecuador (America).


4S;Qfg





AL.r '












1 4 ~








- 148 -


carta sobre el Congreso, por medio del
Ilm -. Sr. Tarozzi, Secretario de S. S. para
las cartas latinas.
El Santo Padre se dign6 acoger con par-
ticular afecto tal escrito, manifestando- su
satisfacci6n y renovando la Bendici6n Apos-
t6lica A D. Rfia y todos los Congresistas.
Entre las muchas consoladoras espresiones
de que abunda la carta de respuesta que
dicho Ilmo. Sr. dirigia a D. Rfia, se en-
cuentran las siguientes que gustosos publi-
camos : El Santo Padre ha recibido una nueva
satisfacci6n; se consuela con el Superior ge-
'ieral y con el Instituto, y espera mayores
frutos en todas parties, de las obras que le son
propias, ayudado con mayor ardor por sus
Gooperadores.





CONSAGRACION EPISCOPAL
Sdel Ilmo. Sr. COSTAlIAGNA.

Como ya en el niimero anterior decfamos A
muestros lectores, el Ilmo. Sr. Costamagna fue
consagrado el dia de la gloriosa Ascensi6n de
N. S. Jesucristo A los cielos, en el Santuario de
Maria Auxiliadora, por dispense pontificia, siendo
consagrante el Exemo. 6 Ilmo. Sr. Ricardi, Ar-
zopispo de Turin, asistido por los Ilmos. Obispos
Sr. lBertagna, titular de Cafarnalin, y Sr. Leto
de aruaiia.
A las 9 de 'la mariana la iglesia rebosaba de
gente. Numerpsos representantes se habian reu-
nido para presenciar la ceremonia de la consa-
graci6n, y entire ellos notamos A los de Caramagna,
patria del nuevo Obispo, Rdo. Sr. Cura PArroco,
Sr. Alcalde, algunos can6nigos 'y parrocos y un
hermano del Ilmo. Sr. Costamagna; A los Miem-
bros del Capitulo Superior de nuestra Pia Socie-
dad ; a Mons. Carpanelli, 'en representaci6n del
Cardinal Svampa, Arzobispo de Bolonia; al Pbro.
Sr. Catalanotto, representando al Cardenal Cele-
sia, Arzobispo de Palermo; A un grupo de Coo-
peradores Milaneses; A algunos Cooperadores de
Suiza, Francia y Espafia; & Don Angel Piccono,
director de la Casa salesiana de M6jico; A Don
Fassio, misionero de Chile y A Don Colombo, del
Uruguay, en representaci6n de los Salesianos de
Amirica y, por tiltimo, A varioc Superiores de
las' Casas salesianas de Italia.
La ceremonia de la consagraci6n comenz6 A las
9.112, ntre los cantos de los nifos del Oratorio
y' el'religioso silencio y suma atenci6n de los pre-
sentes, en muchos de cuyos semblantes se pin-
taba la mAs viva y pura alegria.
Conform iban pasando los actos en que puede
considerarse dividida tan imponente cereionia,
Sla ternura, la emoci6n y la curiosidad mis y mis
aumentaban.
1i Cuanta majestad y grandeza encierran las au-
gustas ceremonies de la Iglesia Cat61ica! Es im-
posible atentamente presenciarlas, sin sentirse
uno arrobado y obligado a confesar que alli done
la Iglesia ejerce su sublime ministerio, estA el
ainico, el verdadero Dios.


Al terminar tan augustas ceremonies, que muciho
sentimos no poder una por una deseriliir, Su-
Ilma. el Arzobispo de Turin, que porvez primera.
consagraba A~, an Obispo, no pudo inenos 8de di-
rigir Bu conmovida palabra ,A los circunstaites;
sobre nla grandeza y la dignidad episcopal, diri-
giendo fervientes congratulaciones al Consagrado'
y A la Congregaci6nSalesiana,,de quien elllmo.
Sr. Costamagna es digno hijo, terminaindo con uii
caluroso llamamiento la ,caridadl de los files,
en: favor de dla- 'dificilisima: Misi6nn de CMgide'' y
Gualaquiza, que el nuevo'Obispo v.i emprendier
por especial encargo del Sanito Padre. in,
Al volver & If' sacrista p ;.fune unna conmiventi-
sima escena el encuentro :del nuevo. Obispo con:
Don Ria, que, con el bonu.te en la mano,ile.ee-
peraba para postrarse 6 sus piesy besarle el sacro
anillo, mas su Ilma. le detuvo "arrojiindose a su
cuello y besandole amorosamente.
Indecible es por otra part el gozo y la alegria
que entre'los hifios y: Salesianos del Oratorio en
dicho dia reinaba por la inmensa fortune de fener
entire ellos A un nuevo Obispo salesiano en 'la
persona, del: Ilmo. Sr., Costamagna ;y para en al-
guna manera manifestarla, se imprimid un eloe-
gante opdsculo con el retrato de siu ima. y iher-
mosas composiciones enprosay vei.o, en italiano,
latin y griego; -y atinno 'ontentos con esto- el
jueves siguiente se'puso en escena, intercalandoi
la declamaci6n de algunas "composiciones del ci-
tado opuisculo, el grandioso drama en cinco actos'
del Pbro.. salesiano D. Lemoyne, tittilado Oristo-
bal Coldn; A cuyo acto asistieron, nuuiero.- iy
distinguidas families turinesas y l Tlimo. Sr. Ar-
zobispo.... -
i Quiera el cielo derramar abundantemente sus
gracias sobre el nuevo Pastor 'de la Iglcsi, t rr
que, correspo'-diendo -'liasesperainzas en I6 pues-
tas por el Vicario de Jesuscristo, logre ver pronto
coronados *sus apost6licos' trabajos con)ila sumi-
si6n de su salvaje grey al suave yugo de Jeslt-
cristo!

IM I i IIC D 11 u 1 A Ti' 1IIi ...n i'i ,i:

lmo. Sr. D. SANTIAGO COSTAMAGNA:
Obispo titular deColonia, en la Armenia, y YVicario Apost61li
de Mfidez y lual~aqiiza, en el E(iador.


T~6 la luz del dia en :Caramagnra (Pia-
SV. monte), el'aiio de 1846; y desde sus pri-
meros aiios demostr6 uha naturaleza ardiente
y despejado iigenio, por lo que su santa
madre temiendo que el'contacto con el mundo
hajase su virtud y destruyese su cristiana
obra se le econfi6 A Don Bosco, el cual se
lo llev6 al Oratorio de Turin, donde ter-
min6 los studios de segunda enseinanza,
con notable aprovechamiento, recibiendo des-
puds la sotana de manos del mismo Don
-Bosco. Algin tiempo mAs tarde fue enviado
al colegio de Lanzo como professor, siendo
ordenado de sacerdote el 1-7:de'setieinbre de
1868 y poco despues nombrado Director es-
piritual de las Hijas de Maria Auxiliadora,








- 149 -


,congregaci6n fundada ,por Don,,Bosco, en
Mornese.
Comenzadas las Misiones de la America
del Sur, Don Bosco lo 6ligi6 como Superior
do elar tercera,'expedici6n y en 1877 partia
para Buenos Aires, donde, encargadose del
servicio religioso de la capilla italiana Mater
Mise.icordiae, despleg6 tbdo su celo y acti-
vidad en bien de los muchos. italianos que
allCi: demoran, .;sienido al mismio tiempo Di-
-rector spiritual de varies otros institutes.
Embarcado-en 1878 en el vapor Santa Rosa
para dar una- Misi6n en la Patagonia, es-
cap6 mtilagrosamente de Una deshecha bo-
rrasca que destruy6 por entonces sus pro-
yectos,. que pudo'ver realizados al ano si-
-guiente, siendo el primer salesiano que puso
-el pie. en la ,Patagonia, hoy ya por ellos
recorrida y casi evangelizada; en todas di-
recciones.v ;:
Muerto en 1880 el sacerdote Don Fran-
cisco Bodratto, el Ilmo. Sr. Costamagna fue
nombrado Superior de los Salesianos en
;aqiellas regions, y merced 6 sus fuertes
impulses se engrandeci6 prodigiosamente la
Escuela e. Artes y Oficios de San Carlos, en
Almagro, y. se llevaron a cabo mis de doce
-nuevas fundaciones de Casas salesianas 6
Hijas de 'Maria Auxiliadora, en la Repfi-
blica Argentina. Ha visitado varias veces
1A Miiiones de la Patagonia, Uruguay, Chile,
Peru y Ecuador, de cuya Repiblica vol-
viendo, xecorri6 el mismo camino que cost
lay ida Iniuestro celoso Misionero D. Angel
-Savio, y atraves6 la Bolivia para tratar con
-el Presidente de la Repuiblica de la funda-
ci6n de una Esouela Salesiana de Artes y
Oficios, llegando 4 Buenos Aires despu6s de
-un penosisimo viaje de mas de setenta y
cinco. dias.
Apasioiandisimo por la mfisica, la cultiv6
-con singular amor en medio de sus muchas
y gravosas pcupaciones, .y compuso dos Mi-
sas, una novena de Tantum ergo, una co-
leeei6n. de motetes sagradlos, varias roman-
zas y gran nfimero de composiciones recrea-
tivas.
Para contrarrestar A la mala prensa, fund
las Lecturas Catdlicas; y para comodidad de
los files y ,celebraci6n de los divines oficios,
levant6 dos iglesias en Almagro y varias
otrasien distintos ptntos. No obstante tan
miultiples y' variadas ocupaciones, atendi6
continuamente, al cuidado del Colegio de
.S. Carlos que cuenta con mas de trescientos
-niflos interns y de 600 4 700 externos.
Tan relevantes m6ritos fueron fitimamente
recompensados por. Su Santidad, que le
-nombr6 Pastor de la Iglesia y Vicario Apos-
t6lico de Md ndez y Gualaquiza, en el Ecua.
-dor. Esta distinci6n del Vicario de Jesu-
cristo, abre nuevos y vastos horizontes al
infatigable celo del Ilmo. Sr. (ostamagna,
- quien deseamos las mas colmadas bendi-
.ciones del cielo A fin de que pueda por lar-


gos aflos continuar sus apost6licas tarea4~ ,
gloria de Dios y, dilataci6n del reino de Je-
sucristo.



DON RUA EN PALESTINA.


No dudando sea del agrado de nuestros Coope-
radores, publicamos en este ndmero algunas no-,
ticias sobre el viaje que Don Rda hizo iltimamente.
A Palestina, noticias que con motive del Congreso
no nos ha sido possible publicar antes, y que debe-
mos & la caridad de uno de nuestros herinanos.
Nuestrb muy amado Superior general, D. 'Ra,
sali6 de Turin 4 mediados de Enero, y despu69
de haber visitado A los Cooperadores, hermanos
y nifios de Niza Maritima, Cannes, Grasse, Tolosa,
Navarra y Marsella, dando en todos estos sitios
conferencias pfiblicas y privadas, se embarc6 el
16 de febrero por la maiana, en el Druentia de
la Compafia francesa Cipriano Fabre, acompafiado
de Don Pablo Albera, Director spiritual de
nuestra Pia Sociedad y del ilustre-Marqi~slde
Villeneuve-Trans, benemdrito Cooperador de Mar-
sella, quien, habiendo perdido uno de sus amados
hijos de 19 afos, no hall otro consuelo & su dolor
que el emprender el viaje 6 Tierra Santa disfri-
tando de la compaifa del Sucesor de Don Bosco.:
El viaje.
Penosos en extreme fueron los dos primers
dias de la travesia, pues un furio4o viento que
se desencaden6 al salir del estrecho de Bonifacio
y A la altura de Civitavecchia, puso al barco yia
los pasajeros en inminente peligro. Mas 4 partir
del tercer dia la navegaci6n fu6 feliz, 'y D. Riia,
con Don Albera, pudo celebrar todas las ma-
fianas el santo sacrificio de la Misa.
En el Druentia nuestros viajeros, en vez del
lujo y de las no pocas comodidades que hay eon
otras embarcaciones, disfrntaron de complete li-
bertad y de una intimidad cordial que les fu6
much mns preciosa, pues con today facilidad"y
regularidad pudieron cumplir sus cotidianas prcy-
ticas de piedad, y Don Rua podia tambi6n' aten-
der 4 la much correspondencia que en todos 16~
puntos principles del trayecto, recibia.
El Druentia ancl6 en Alejandria de Egipto el
sibado por la tarde, 23 de febrero, pero siendo
hora muy avanzada no pudieron descender 4
tierra. Al dia siguiente, celebrada la santa Misa
y hechas las otras practices de piedad, nuestrds
viajeros desembarcaron y se dirigieron al Colegio
de los Padres Jesuitas, done fueron acogidos
con la mAs grande cordialidad per el Reverendo
Padre Cattin, Rector de aquel magnifico estable-
cimiento, el cual us6 de grandes deferencias con
nuestro Superior Mayor, en los dfas que alli per-
maneci6.
Durante los tres dfas que se detuvieron en Ale-
jandria, Don Rda visit el Colegid de los Her-
manos de La Doctrina Cristiina que prestan tan
grandes servicios en Oriente; la Casa de losRR.
PP. Franciscanos y la de las Franciscanas; tam-
bian fu6 recibido con grande benevolencia por
Monsefior Corbelli, y pudo hablar con el bene-
m6rito Sefidr Veritd, abogado, y con una caritativa








- 150 -


Sefiora cat6lica, que ha fundado un Orfanotrofio
.para nifis. Nuestro Superior, su paso por Ale-
jandria, yio con sus mismos ojos cuan util serfa
una casa-colegio de artes y oficios para completar
las obras de educaci6n tan florecientes en aquella
gran ciudad.
El mi6rcoles 27 de febrero, A las 10, Don RAa
y sus compafieros se embarcaron sobre el Oharkhai,
vapor-correo de la.i Cpmpaiia Khddivi6. Los pa-
s. ajeros eran numerosos, en su mayor part ingleses
y alemanes, que formaban part de una carabana
de turistas A Oriente. El tiempo era sereno y
tranquilo. El jueves, A las once y media, -llegaron
A Jaffa, donde el Sefor Can6nigo Don Belloni;
fundador de los Orfanotrofios de Tierra Santa y
al;presente Director Salesiano de aquellos estable-
vimientos, habia venido a esperar al Superior
General con algunos otros Salesianos.
Grande fAu la alegria de estos amados Misio-
n-eros al saludar sobre la Tierra Santa al Sucesor
de D. Bosco, y lleno de cordialidad el recibimiento
de los RR. PP. Franciscanos, verdadera Provi7
dencia en Oriente de los viajeros. Como en mis
felices tiempos los conventos son aqui casilas di-
riicas;hospederlas. -A las dos el tren salia para
Jesusaldn. Es un contrast maravilloso el de la ci-
yilizaci6n modern en un paraje que tan fielmente
conserva el aspecto de los tiempos biblicos: se
,dirfa.,q~e Dios ha querido conservarla de este
,mod o, tiavrds de las edades, como testimonio
,imperecedero de las verdades de la Santa Escri-
tura. El tren procede, lentamente, tanto que en
ciertos momentos se podria seguir A pie. So atra-
viiesa primero.por magnificas llanuras de suelo
muy fdrtil y todas cultivadas con cereales. No se
,vB una .piedra y las pocas habitaciones que hay
.son; do tiorra; lan do los Arabes son simples ca-
bafias de dos A tres metros de altas con una pe-
,quefa abertura que sirve de puerta y de ventana.
Bien pronto el aspect del pafs cambia y el tren
principia A hacer varias subidas y bajadas por
un monte sin Arboles ni vegetaci6n; luego sigue
.,el cancer, de un rio que desemboca en el mar, por
Jaffa. AcercAndose A Jerusaldn, renace la vejeta-
,ci6n., Los campos estdn cerrados con tapias 6
Svallados. Nos hallamos en una region montafiosa
y muy pintoresca, sin ni ain siquiera un Arbol.
A las seis de la tarde del mismo dia, el tren se
detiene en Jerusaldn y los corazones palpitan con
'fuerza. Se desciende en una pobre estaci6n, en
medio A una infinidad de mozos Arabes, entire
,6mnibus de fondas y coaches mis 6 menos primi-
tivoq. Sin penetrar en la ciudad,santa, Don Rfia
sube on un coche con Don Belloni y toma el ca-
mine de Beldn, porque tiene ardientes deseos de
visitar su tan amado Orfanatrofio. Un gran ni-
mere de nifios salieron A recibirle A la estaci6n
y acompafaron el coche, unos 6 caballo, otros
en asnos y algunos A pie. Va anocheciendo. Pa-
sandoe saludamos el pozo de los Reyes Magos y la
,tumba de Raquel. A un kil6metro de Bel6n, un
buen niimero de nifios del Orfanotrofio esperan
*con linternas el coche de Don Rda. i QuB alegrfa!
Todos quieren besarle la mano. El cortejo sube
la cuesta que conduce A la ciudad de David, y
h6nos en el Orfanotrofio entire los vivas de una
compact multitud. La misica salesiana resuena
en la magnifica capilla, los sacerdotes vestidos
,con los ornamentos sagrados, y los clerigos con
sobrepelliz, se disponen procesionalmente para
conducir al altar al venerando Superior. La mul-
titud sigue,. y luego el Dios del Pesebre sale del
tabernaculo y se coloca en medio de resplande-


cientes luces y nubes: do incienso : so ,entbn6 el:
Te Deum en acci6n de. gracias a Aquel.que con-
dujo su pueblo a la Tierra prometida y quierhra
conducia sobre,aquella misma'tierra al Padre de
los Salesianos. La iglesia resplandece do luccs.
El Te Deum fue cantado magistralmente por
los nifibs del Orfanotrofio; la bendici6n con el
SS. Sacramento coron6 esta primer part, de la
fiesta.
Poco despuds, reunidos el personal y los nifios
en una vasta sala elegaitemente adornada, Don
Juan Belloni di6 A Don Rfia.la bienvenida; eiitre
tanto lleg6 la hora de lacena: eraya tiempo de-
restaurar un poco los'ciei'ipos cansados.por el
largo y penoso viaje.

Perm*anencia enB ei6n.
Al dia siguiente visitaron la Gruta. Impotente
A describirlos, dejo imaginar los sentimientos que-
llenabanJ'os corazones de nuestros amados' iajeros-
postrados en la Gruta, que diez y,nueve siglos
atras vi6 .cumplirse el inefable misterio de amor,
la encarnaci6n del Verbo divini. 0.Oh, cuantas
ligrimas, correeron de los ojos del Sucesoir de-
Don Bosco en aquellos iuowentos. y al dia siguiente
celebraido la. santa Misa en aquella misma Gruta!'
Nuestros peregrines visitaron luego las diversas-
grutas anexasA la de la ;Natividad: la gruta de
San Jos6, la de los Santos Inocentes, la de San
Jer6nimo... Luego fueron A saludar A los RR. PP.
Franciscanos, A quienes se debe la conservaci6nr
de estos lugares, testimonies de tantas inaravillas.
El viernes y el sabado; fueron dds diae 'de
descanso para Don Rda y sus compaiieros :des-
canso laborioso, pues no cesaron las visitas.:Todos
querian saludar al Superior General de los Sa-
lesianos.
Al volver de la Gruta, el Orfanotrofio, de fiesta,
di6 una academia en honor de Don Rdaa: music,
poesias, discursos (italianos, franceses, Arabes y
griegos): todo fud vivamente aplaudido. Doin Rda
acogi6 con alegria esta tdnue 'd-iuostraciin dil
amor y veneraci6nde aquellos Iunos-. ni5f-l y
amados hermanos. "'
El sAbado por la tarde y bajo la direcclin deL
mismo Don Rua, que cont6 various 'ejrmplu, tedi-
ficantes de nuestros hermanoi llauiados rtciit.lte-
mente A la eternidad, todoes lo hablitantes dcl
Orfanotrofio pincipiaron el,.j:i-rchiio de la Buena
Muerte.
Al dia siguiente, primer domingo de i-uaresna.
asisti6 Don Ria con gran complacencia 6 la reu-
ni6n de la Cofradia del Coraz6i de I Ma in y
las Coniferencias de San Vicente de Paul, de Beln..
Para todos tuvo niuestro Superior palabrasldoe
consuelo y de animacidoi.
La tarde termih6 -con la representaci6n del
drama titulado l.a Patagonia, de Don Lemoyne, ,
intercalado de arias piezas de mdsica y con dos
escenas.c6micas en francss, que dieron A la rtenui i.n
la nota chistosa y que tanto alegraron A quellos.
amados nifios.
Jekrusal6n.
El lunes, 4 de marzo, nuestros viajeros se di-
rigieron' la Ciudad Santa. En el trayecto do
Beldn A Jerusal6n, el tema de sus discursos fueron
las muchas memories biblical que se hbailln A
cada paso. Entre tanto ven aparecer las murallas
y cdpulas de la ciudad.
Antes de legar A la puerta de Jaffa se pass de-
lante del sitio, que.ahora no es otra cosa que una








- 151 -


balsa llena de aguas detenidas, donde se levan-
'taba'el idolo Moloch, A quieh los jiidios sacrifi-
'earon tan t.,s nirios inhcenths."A la derecha se ve
una fortaleza ennegrecida;llamada Torre de David,
poqrque esta edificaila soljre el miilmo sitio donde
habinala el sanlo Profeta.
Don Ruia queria ir iiiinediatamente A postrarse
ante el Siuto Sepulcro, recordando el entusiasmo
y la devoci6n con que entraron por aquellas mu-
rallas los Cruzados; pero ante todo se present
al,Exmio,y Rdmo. Patriarca latino Monsefior Piavi,
'qe, aunquiLi enfermio, lo recibi6 con suma bondad.
,A1i despedirse del Rdmo. Patriarca, Don Ria
iquslo onocer pirionalmeute al Obispo Coadjutor,
Monitiior Appodia, con qui6n .encontr6 al can6-
nigo Vilanis, antiguo alumno del Oratorio de
Turin, y a Don Scanzo que por muchos afios fue
activo -.olaborador de Don Belloni.. -.
Luego le condujeron a visitor el Seminario, desde
'uy.' terrado se disfruta de una magnifica vista
de la ciuidad;' entanto Don Ria contemplaba tan
heormob6 panorana, se reunieron todos los semi-
naristas para besarlela mano y oir de 61 algunas
palabras de consuelo; Don Ria lo hizo bien con-
tento y con "n lenguaje sencillo' y cordial les
'exort6 A culti\. el studio' y la piedad, para
''poder mAs tarde hacer grande bien en aquellas
tierras santificadas por el Salvador.
Nuestros pelt grino. fueron hiego A saludar al
Rdo. Custodio de Tierra Santa, que es el Superior
,jde .todos los Cohventos Franciscanos de Oriente.
.El C6nsul francs recibi6 despu6s A Don Rda
con signs de especial veneraci6n; lo present
A today su familiar, y se mostr6 miy aficionado A
las Obras Salesianas.
S'Despui6 de comer y de haber visitado al C6nsul
italiano, pudo finalmente nuestro venerando Su-
perior satisfacer su piedad. Con cudl emoci6n y
devoci6n 61 haya visitado el Santo Sepulcro y el
Calvario, no es ficil expresarlas. Deteniase A orar
largamehte en todos lds sitios pard ganar las
indulgencias, mostrando sentir no poderse parar
por mds tieiupo. Entre itanto los~ PP. Francisca-
nos 16'1lamaron para que hicieia la refecci6n
d (. la tarde en su compafifa, los que quisieron
tambidn hospedarlo junto al Santo Sepulcro, para
,que la manana siguiente, A las cuatro, pudiera
(clebrar la Santi Misa.
Sati- I'ch:o u pieiidal en la basilica del Santo
Seepulcro, huestros amados peregrinos se dirigieron
hacia la Via Dolorosa, deteni6ndose en todas las
estaciones que se pueden visitar. Luego ascen-
Sdieron al Monte de los Olivos y ftuvieroni la feli-
cidad de poder penetrar en el Convento de las
Cariielitas, que se levanta sobre el mismo sitio
donde N. S. Jesucristo ,ensefi6 el Padre nuestro.
En el claustro, la Oraci6n Dominical esti escrita
en treinta lenguas. Vieron tainbi6n la Gruta lla-
madA del Credo, porque se cree que alli se reu-
nieron lo- .~p,\stolee cduaido compusieron el Sim-
b.:,lo Apost'.Iico. Lue'o: besaron la piedra de la
Ascension, en la que se ven grabadas las plants
de los pies de N. S. Jesucristo, y descendiendo
veneraron el sitio donde Jesucristo recibi6 el beso
traidor 6 hip6crita de Judas, la Gruta de la Ago-
nfa y el sepulcro de la SS. Virgen Maria.
SAl anochecer, Don Ria eintraba nuevamente en
Bel6ii, donde sus muy amados hijos lo esperaban
con ansiedad para hablarle 'y recibir de 61 pa-
abrias de (, usu -. ...


En Ci'einis&n. .. :.:'
El 6 de marzo, nuestro amado Superior 'fud'
.visitar la casa salesiana de CremisAn distaste
uno diez kil6metros de Bel6n. A pesar 'del mil
estado de los camiios, quiso hacer el viaje A pie.
A su Ilegada, la casa estaba today adornada, los
nifios hacian resonar aquellas colinas con sus vivas,
y manifestaron sd alegria con composiciones en
italiano, francs, latin y Arabe. Al dia siguiente,
despu6s de comer, los alumnus de Cremisii tre-
presentaron el drama 1Manolito Gonzdlez deliReffo.
Don Rua, al oir a aquellos j6venes Arabes pro-
nunciar tan correctamente el italiano, crey6 ha-
llarse en Italia.
Nuestro Rector Mayor, antes de partir quiso
visitar los campos y vifias queo cultivan aqiiellos
'niios. Visit tambi6n su bodega, que hall6'muy
bien provista de vino, unico fruto de aquellas 'tie-
rras. Pero se vende con much dificultad: : y eso
que estan tan necesitados de'dinero y deoiun
mode especial para proveer el pan!
:Beitgemal., .
En el itinerario de Don Rtia, el dfa 12 'de niarzo
estaba fijado para ir A visitar A los hennands y
alumnos de Ia Grahja Agricola de'Beitgemal, si-
tuada como A mitad del camino' entire Jerusalin
y Jaffa. A las diez llegaba a la 'estaci6n de. ey-
robin, donde le esperaban con impaciencia todos
sus hijos de Beitgemal, acompafindole hasta'casa
con grandes signos de fiesta y de alegria, oyendo
con reverencia y afecto today palabra que salia de
sus labios.
Nuestro Superior visit detonidameifte aquella
grande casa que goza de una posici6n magnifica;
quiso formarse una idea exacta de los trabajos
de sus Salesianos, visitando las parties priucipakli
de aquella vasta propiedad; Luego bendij unia
gruta de N. Sra. de Lourdes coldcada'en el patio
de recreaci6n encomendando.a los niiios hoiira-
ran A Maria Sma. descubri6ndose la cabeza cada
vez que pasaran por delante, la consideraran como
la Sefiora de su casa y la consolaran huyendo el
pecado.
El 14 de marzo dejaba esta dasa, despu6s de
haber consolado y animado A todos aquellos her-
manos y alumnos, y haciendo votos para que la
Providencia venga luego en auxilio de aquella
casa que estA en graves necesidades.
Nazaret.
Por el poco tiempo de que se'dislonin, era ini-
posible que Don Rda visitara tod,', I.iI lugiuei
de Tierra Santa; no quiso, sin embargo, volverse
sin ver Nazaret, donde se efectu6 el gran misterio
de la Encarnaci6n de N. S. Jesucristo y donde
los Salesianos poseen tambidn un vasto terreno.
Despu6s de andar part on tren, part por mar
y parte en coche, llegaba'A dicho punto 'la una
de la tarde del 15 de marzo. Fud recibido con
grande amabilidad y solicit caridad por los PP.
Franciscanos; despu6s de tomar un poco de ali-
mento, dirigi6se A venerar el sitio donde se le-
vantaba la Santa Casa antes de que fuese trasla-
dada por los Angeles A Loreto. Se postr6 ante el
altar en que estA escrito: Verbum caro hie factum
est. A las cuatro de la manana siguiente, el Su-
perior de los Salesianos celebraba la santa Misa en
el mismo sitio, donde el Hijo deoDios se encarn6
en el seno purisimo de la Sma. Virgen Maria,
haciendo luego una larga acci6n de gracias, arro-
dillado sobre aquel mismo suelo, que por treinta








- 152 -


afios pisaron los pies santisimos de Jesds y de
Maria. Entre todos los Santuarios de la Palestina
el que mayormente satisface la piedad de los
cat6licos es el de Nazaret, porque en este no
existe aquella mezcla de ritos eterodoxos ni aquellas
rivalidades que tanto disgustan A los peregrinos
en Jerusal6n y en Bel6n.
Entre tanto Don Rda fu6 a ver el terreno ad-
quirido por Don Belloni, cuya posesi6n, desde la
vecina colina, domina toda la ciudad y parece
-que llama A los Salesianos para opener una mu-
ralla al mal que hacen los maestros del error, esta-
blecidos a algunos metros de distancia.;
El Carmelo.
Nuestros viajeros al volver A Kaifa, dirigieron
sus pasos hacia el Monte Carmelo, para orar en
aquel sitio que fu6 santificado con la residencia
del Profeta Elias y en el que se erigi6 el primer
santuario del mundo en honor de la Sma. Virgen
Maria.
El recibimiento que el P. Prior hizo al Superior
de los Salesianos fu6 tan cordial, que ni el tiempo,
ni la distancia podrAn borrarlo.de su memorial.
Presentaron A Don Rda un registro, en el que
los visitadores de aquel celeberrimo santuario
acostumbran escribir sus impresiones y alguna
mAxima. Nuestro Superior escribi6 estas palabras:
Subiendo el Monte Carmelo, se presentan A la
mente las palabras del Salmista: Z Quis ascendet
in monte Domini? Innocens manibus et mundo
corde: I Quidn subira al monte del Sefor I Qui6n
tenga puras las manos y limpio el coraz6n.
De Kaifa a Jaffa.
.;I domingo por la mariana, 17 de marzo, despu6s
de haber celebrado la santa Misa en la hermosa
iglesia de los Carmelitas, nuestros viajeros des-
cendieron del Carmelo y determinaron tomar un
buque que en una se hs seis horas los trasladara
Jaffa. Una horrible tempestad trastorn6 todo su
plan, tanto que les oblig6 A hacer este larguisimo
viaje por tierra. El Padre Alessio, Carmelita, con
aquella caridad que le ha hecho notable en toda
la Tierra Santa, les procur6 un coche y cuanto
les era necesario para el viaje. Reciba el buen
religioso nuestro mAs sincere agradecimiento por
la caridad que us6 con nuestro amadisimo Superior.
El coche, con tres caballos, sali6 de Kaifa A las
ocho de la manana, y no lleg6 Jaffa hasta las
diez del dia siguiente. Seria demasiado largo
describir las variadas aventuras de este viaje, que
tanto contribuy6 A hacer conocer a Don Rda el
estado actual de la Tierra Santa y los esfuerzos
que hacen los Israelitas, los Protestantes y los
Cismaticos para extender siempre mAs y mas su
mal6fica influencia en aquel pafs. De esto tom6
1l motive para animarse siempre mAs A emplear
todos sus recursos, para impedir que los designios
de los enemigos de la Iglesia Cat6lica se realicen.
Salida de Belen.
En Bel6n querian celebrar con grande'solemni-
dad la fiesta de San Jos6, y Don Ria habia pro-
metido su asistencia. Para mantener su palabra
se impuso el no pequefio sacrificio de un tan largo
y penoso viaje. Fu6 -inmensa la alegria de sus
hijos al volverlo 6 ver, mAs esta alegria se troc6
en pena al saber que al dia siguiente el Superior
partiria para Europa. Cuando 61 les di6 sus ilti-
mos recuerdos y les bendijo por tiltima vez, la
emoci6n general lleg6 hasta las lAgrimas.


El 20 de marzo, las 3 de la tarde, Don Rda
y sus companeros daban el iltimo adi6s 6 la Tierra
Santa y se embarcaban sobre el Sindh, hermoso
buque de la Compafia de las Mensajerias Mari-
timas. Hallibanse i bordo cerca de 700 personas,
de las que mAs de 400 eran Sirios emigrantes.
Apenas el M6dico de bordo, senior Petrowski,
supo que entire los viajeros se hallaba el Superior
de los Salesianos, el Sucesor de Don Bosco, corri6
A ofrecerle su propio camarote con la esperanza
de que en 61 se podria celebrar el Santo Sacri-
ficio. Toda la familiar salesiana di las mas sin-
ceras gracias por medio del Boletin al Doctor
Petrowski por la generosidad que us6 con nuestro
Superior. Don Rda en el buque conoci6 personal-
mente A respetables personas: se encontr6 con
various Cooperadores y amigos de'las Obras Sale-
sianas, de los cuales no podemos olvidar al Sr.
Descamps, insigne bienhechor del Institute Sale-
siano de Lila. Todo esto contribuy6 A hacer menos
mon6tono y fastidioso su viaje.
Para visitar A los Cooperadores del Cairo, ca-
pital del Egipto, nuestros peregrinos desembarcaron
en Port-Said y costeando el Canal de Suez, disfru-
tando A veces de la encantadora vista del variado
paisaje, se dirigieron en tren a Alejandria.
En el Cairo visitaron las Piramides y otras ma-
ravillas de Egipto. Los PP. Jesuitas qu e e reci-
bieron tambi6n en el Cairo con grande cordialidad,
le acompafiaron A Matariele para que contemplara
el Arbol, bajo el cual, segdn la tradici6n, repos6
la Sagrada Familia, y luego A venerar la casa
donde la misma vivi6 durante su destierro en
aquellas tierras.
Despu6s de breve parade en Alejandria, D. Rda
volvi6 A tomar su sitio sobre el Sindh para no
dejarlo hasta Marsella A donde llegaron felizmente
el 29 de Marzo las 3 de la tarde.
Demos gracias de todo coraz6n' A la Divina
Providencia que ha guiado A nuestro Superior en
este viaje, le ha protegido en los peligros y ha
bendecido y fecundado todas sus apost6licas fa-
tigas.
A. T.



ESPAN A.


MALAGA.

Conferencia Salesiana.
Nos escriben desde dicha ciudad lo siguiente:
q En la iglesia de los MArtires se ha celebrado
una conferencia salesiana, A la que, A mas de
un concurso bastante numeroso, asistieron los se-
fiores D. Manuel Casado, president de la Liga
contra la Mendicidad, D. Manuel Buceta, teso-
rero, D. Joaquin Bugella, secretario, D. Fran-
cisco Mas6 president de la Comisi6n encargada
del Asilo de nifios abandonados, y D. Baldotero
Ghiara, cooperador 6 individuo de la Junta.
Tambi6n asistieron los PP. Salesianos con 27 in-
ternos, 60 externos y 40 del Oratorio festive, 6
sea un total de 127 nifios, figurando al lado de
los referidos PP. los j6venes estudiantes de teo-
logia D. Jaime Blanch y D. Guillermo Alzina,
llegados A MAlaga hace pocos dias para dedicarse
A las practices religiosas de aquellos.



















































LA IGLESIA DE LA SANTA
CONVERTIDA

EN AULA DEL PRIMER CONGRESS INTERNATIONAL SALESIANO
CELEBRADO EN BOLONIA (ITALIA)
los dias 28, 24 y 25 de Abril de 1895.







-- 153 -


> El Secretario del Obispado, D. Juan Alvarez
Troya, ley6 un capitulo de la vida de San Fran-
cisco de Sales, y acto seguido subi6 al pdilpito el
prelado y pronunci6 un discurso sencillo, elegant
y nutrido de concepts verdaderamente hermosos.
> Expres6 en un breve exordio que iba a ocu-
parse de la obra de D. Juan Bosco, obra que ain
no ha sido comprendida entire nosotros, y a con-
tinuaci6n di6 clara idea del Cristianismo, demos-
trando que es de ayer, de boy, de mariana, de
siempre. Conrign6 que tiene esta religion por
alma y espiritu la caridad, y al describir esta
virtud la cowpar6 con la electricidad que es luz
en la lhmpara el6ctrica y sonido en el trueno,
que en la historic se apellida Martirio, y en otros
concepts, Hermana de San Vicente de Paul y
Hermanita de los pobres.
> Se ocupc de la familiar en sus relaciones con la
influencia del Cristianismo, y signific6 que habia
pasado un cicl6n por la superficie del globo,
trayendo otros principios a cuya influencia ofloja-
ronse los ]azos de la autoridad paterna y de la
familiar en general, quebrantando sus vinculos.
> En ePta situaci6n aparece un humildisimo sa-
cerdote, D. Juan Bosco, el cual fij6 su atenci6n
en los nifos desvalidog y comenz6 a realizar su
obra.
>) Explica esta, menciona sus fundaciones, con-
signa que funda escuelas, imprentas, granjas, lo
mismo en Europa que en America, y ahora viene
a MAlaga para cumplir sus beneficios.
> Recuerda el tristisimo incremento que habia
adquirido aqui la plaga de nifios abandonados,
plaga que era un borr6n en nuestra cultural y rd-
mora para hacer de este pueblo un manantial
de riqueza; pero aquellas criaturas que represen-
taban un motive de dolor profundo y estaban
destinadas quizds A constituir mafiana un peligro
para las families y una amenaza para la sociedad,
sin noci6n de Dios ni idea del deber y dispuestas
para que los errors hicieran presa en ellas, van
A cambiar de rumbo, por virtud de la obra de
D. Juan Bosco.
> Enumera algunas de las conquistas del Cristia'
nismo; ocilpase de la significaci6n de los PP. Sa-
lesianos; dice quo haran su obra poco 4 poco
pero con perseverancia y al amparo de su especial
sistema educativo; pide que MAlaga les ayude
con limosna generosa y liberal.
> Acab6 el acto dando el Sr. Obispo la bendici6n
con S. D. M.


Fiesta de Maria Auxiliadora,


Malaga.
Revmo. Sr. D. Miguel .hia, Pbro.
Por primera vez y aunque cl uiltimo de entro
los Cooperadores salesianos malaguefios, tengo el
gusto de dirigirme A V. R. para darle algunas y
breves noticias sobre el modo con que los RR.
PP. Salesianos celebraron la fiesta de su excelsa
Patrona Maria Auxiliadora, en el Oratorio de San
Enrique de esta ciudad.
Mucho tiempo hacia que todos los buenos Ma-
laguenos amantes de la educaci6n cristiana de
los nifos, desedbamos tener entire nosotros a los
hijos del inolvidable D. Bosco: gracias al incan-
sable celo de nuestro Ilmo. Prelado, grande admi-


rador de las Obras salesianas y de su insigne
fundador, tuvimos la dicha de que en el mes de
Diciembre pr6ximo pasado, los Salesianos pisaran
el suelo de nuestra amada ciudad.
Cual sea al present su desarrollo, bien pueden
publicarlo sus obras y la fiesta que con tanta sa-
tisfacci6n muchos tuvimos el gusto de presenciar
el dia 24 del present, en el ya citado Oratorio.
Invitado atenta y cort6smente por los buenos
Padres, puedo decirle con toda franqueza, pas6
un dia felicisimo, quizAs uno de los mis alegres
de mi vida.
Gracias a la actividad y celo que los Padre-
citos heredaron de su buen Padre y fundador,
supieron disponer las cosas con tal orden, que A
todos nos dejaron admirados.
Algunas semanas antes, ya se notaba en el Ora-
torio un gran movimiento, pues los cerca de dos-
cientos nifios que acuden A sus escuelas, habian
divulgado que el dia 24 seria dia de gran fiesta
y alegria.
Por fin tan suspirado dia lleg6; 4 las ocho en
punto de la mafiana, todos los nifios externos 6
internos estaban formados con much orden en
dos filas en el patio del colegio para recibir a
S. E. I., quo lleg6 a dicha hora y pasando A la
capilla por medio de los niios, fu6 a arrodillarse
a los pies de tan bondadosa Madre, seguramente
para hacer la preparaci6n al Augusto Sacrificio
que iba a celebrar. En el bondadoso semblante
del Iltre. Obispo, se veia, pero de una manera evi-
dente, lo que en aquellos moments pasaba por
su coraz6n, esto es, la alegria y consuelo que
esperimentaba do ver aquellas sus pobres obejillas,
mansas y caminando rectas por el camino de la
virtud.
Revestido de los ornamentos sagrados, empez6
el Santo Sacrificio, en el que distribuy6 el Pan
de los Angeles por vez primer A 25 nifios del
Oratorio, no faltando muchas personas del distin-
guido pdblico, que tambi6n los acompafaron en
el celestial banquet. i QuB contrast! un mes 6
dos hace que estos mismos nifios eran, como vul-
garmente les'llamamos, unas granujas, sin prin-
cipio alguno de religion ni de educaci6n, sin otro
delito que el de no tener una mano amiga y pro-
tectora que los recogicra y les inculcara los de-
beres quo tienen para con Dios, para con el pr6-
jimo y para consigo mismos. Ahora helos aqui,
humilditos, mansos y aplicados.
Concluida la santa Misa, A los nifios que hi-
cieron la primer Comuni6n, se les obsequi6 con
bueno y abundant almuerzo.
A las 10 y 112 de la mafiana otra vez la
espaciosa capilla se veia concurridisima, a causa
de los deseos que todos tenian de asistir a la
primera Misa solemne quo en ella se celebraba;
la cant6 el M. I. Sefor Rector del Seminario Con-
ciliar y Can6nigo Chantre de esta Catedral, D. Jos6
Garrido, estando la orquesta A cargo de la banda
del Asilo de S. Bartolom6 de esta ciudad, la que
supo desempefiar su cometido, con satisfacci6n de
todos los presents.
Hasta aqui todo fu6 magestuoso y sublime, mil
lo podtico y lo mas bonito fu6 4 la hora de ,li
comida, que los RR. PP. ayudados de algunos
Cooperadores pudieron preparar abundantemente
para los nifos.
i Qu espectaculo! en aquel moment, hubiese
deseado que toda MAlaga presenciase el que ofrecia
el hermoio patio interior del Oratorio: unos dos-
ciontos niios, cada cual armado de sus respectivos
instruments, cuchara y tenedor y un buen ape-







- 154 -


tito, se disponfan a hacer guerra A una comida
que segln ellos, nunca la habian visto tan grande.
Lo mAs grandiose y lo que mis me llam6 la aten-
ci6n, fu6 que en esta comida no hay mas supe-,
riores ni inferiores, todos son unos, todos se han
confundido, todos son una misma familiar: qui6nes
sentados en el suelo, qui6nes de pie. Los buenos
PP. entretanto que sirven 4 los nitios ayudados
de alguna buena sefiora, de vez en cuando se
sientan, tomando de la misma comida de los
ninos, como para decirles: c Nifos, si el mundo
os despreci, no temais, supuesto que aqui teneis
quien os ama, quien desea dividir el pan con
vosotros. > Quidn no se acordaba en aquellos
mementos de la comida que N. S. di6 al pi6 de
aquel monte 4 la inmensa multitude que le se-
guia a...
Era un verdadero encanto ver el modo tan
admirable con que, desaparecian los buenos pe-
dazos de came que les ponian por delante. Todos
tenfan algo que decir; uno exclamaba: i qu6 co-
mida I voy A pegar un rebent6o que ni 4 pedazos
van A poderme Ilevar A la casa de socorro; otro,
pnis yo he comio pd tres aios seguios; otro,
i Jess pues lo que es yo desde el dia en que
me bautizaron no habia comido tanta care como
hoy; y allh un cuarto gritaba : I que si quiero 4
estos Padres! los quiero mis que A la mare mia;
pero todas estas verdaderas andaluzadas mezela-
das con los atronadores vivas A D. Boico, Maria
Auxiliadora y 6 los Cooperadores, era lo que tenia
q u e v e r ,\ I .. I -
Una prueba do cuanto saben los Salesianos
atraerse la simpatfa y carifio de los nifios, fue el
hecho siguiente: El Revdo. P. Superior para
alegrar m4s 4 sus niios, tom6 unos cuantos cohetesy
so dispuso A echarlos; cuando al pegar fuego al
primero so corri6 este 4 todos y salieron casi 6
la vez, el superior se quema la mano y por los
nifios corre la nueva de esta desgracia; en esto
muda la escena, se apodera de los niios una pro-
funda tristeza, todos preguntan por su padre y
superior, quieren enterarse por sus propios ojos
y vuelve la alegria a ellos cuando se les asegura
que no habia sido nada, aunque al dia siguiente
el dicho padre superior no pudo celebrar..
Por la noche se represent una funcioncita de
teatro; se puso en escena el drama Domingo Savio,
asistiendo A ella un numeroso y distinguido p4i-
blico, no faltando el Excmo. 6 Ilmo. Sr. Obispo;
en el sal6n no era possible que cupiese mas gente.;
Excuse decirle, Sr. D. Ria, que parece incredible
que estos niios pudiesen representar tan per-
fectamente, teniendo present lo que antes eran
y eLpoquisimo tiempo que levan de estancia en
el Oratorio: asi es que durante la representaci6n
arrancaron al ptiblico prolongados aplausos.
Ameniz6 todavia mis la representaci6n la banda
del Asilo de San Bartolomd, la que ejecut6 esco-
gidas piezas durante los entreactos.
Acto seguido tuvo lugar una pequefa ilumina-
ci6n 6 la que asisti6 S. E. I. y todos los que
concurrieron A la representaci6n: con los suaves
acordes de los instruments alternaban las ar-
gentinfas voces de los niios que rebosando alegria
y fuera de si de jibilo, cantaban coplas religiosas
y otras propias de este pueblo.
Serian las diez de la noche, cuando se retiraron
todos, dejando A los Padres muchos beneplAcitos
y enhorabuenas, per haber sabido durante tan
breve tiempo dar tan gran desarrollo a la fun-
daci6n.
Revmo. Sr. Don Rda; si los Salesianos han po-


dido hacer tanto en tan breve tiempo y contando
con tan pocos recursos, 4 qu6 harfan silos mala-
guefios les dispensaramos nuestro decidido apoyo?
Por mi part, Sr. Don Rda, aunque el filtimo de
los Cooperadores, le prometo hacer cuanto pueda,
porque veo en la obra salesiana, no solamente
una gran obra cristiana, sino tambidn una obra
que est4 llamada 4 hacer much bien material A
MAlaga.
Sean pues bien venidos los hijos de Don Bosco
4 esta bendita tierra y recibau la enhorabuena
de todos. Muchas gracias A Vd. Sr. D. Ria, que
aunque no le conocemos personalmente,,le amamos ;
y sino fuera much atrevimiento,,de veras le pedi-
riamos, si nos juzgaba dignos, que tendriamos
much gusto de ver al sucesor del grande Don
Bosco en nuestra tierra andaluza.,
Estos son los deseos del pueblo malagueno, y
especialmente de este su afnio. S.S. y Capellin.
q. s. m. b.
Un admirador y Gooperador de la Obra
do Don Bosco.
Milaga, 27 de Mayo de 1805.


Rialp.
Sn. DIRECTOR DEL Boletin Salesiano.

Muy Sr. mio:
a Maria Auxiliadora parece quiera reinaro en to-
das parties; ya su devoci6n se extiende en tales
proporciones, que apenas, diriamos, se,iallard
rinc6n del mundo, donde no haya quien la invo-
que bajo la advocaci6n de titulo tan consolador
para el coraz6n de todo cristiano. Ella se ha dig-
nado venir A reinar tambidn entire nosotros, y
quiere que 4 los pies de su bendita imagen ven-
gan ahora A postrarse los humildes hijos de la
montafa. Una prueba, entre.muchas, del amor y
veneraci6n que estos le profesan, nos la ofrece el
24 de mayo, dia en que acudieron al Colegio Sa-
lesiano numerosas y distinguidas personas de la
villa y contornos A honrarla, prestando ante su
sagrada image el sincere tribute de sus home-
na:es.
La pequefia capilla, donde los hijos de Don
Bosco veneran su excelsa Patrona,, se veia en
dicho dia 24 esmeradamente adornada, las pare-
des revestidas con colgaduras varias, el altarcito
de la Virgen provisto de la correspondiente ilu-
minaci6n, y 4 los pies de la santa efigie vasos
que ostentaban flores las mas de ellas naturales,
rosas y claveles, do ellos blancos, de ellos encar-
nados, simbolos unos de su celestial pureza, y
otros de su ardiente caridad.
Por la mariana, 4 las 7 112 dijo misa de comu-
nidad el Rdo. D. Francisco Picolo,, prroco de
esta villa. A la entrada del presbiterio se habfa
colocado un pequefio reclinatorio, en el que arro-
dillados y devotes oraban 9 nifios del Colegio,
envidiables criaturas, que esperaban con ansia
llegara el memento de unirse por primer vez al
amoroso Jesds en el sacramento de su amor. Las
palabras, que antes de repartir el Pan Eucaris-
tico pronunci6 el celebrate, estaban lienas de
suavidad, poniendo ante la consideraci6n de sus
oyentes la exquisitas finezas de que uso el buen
Jesis para con los hombres. Poro, donde el atrac-
tivo y fuerza de su palabra lleg6 al colnio, fue









- 155 -


en la tieria y conmovedora alocuci6n dirigida A
los niios ya indicados, quo arranc6 lagrimas A
algunas de las personas alli presents, en parti-
cular A sus padres, que rebosaban de gozo al con-
siderar la dicha incomparable do sus hijos. Du-
ranto la Comuni6n se cant6 a duo per dos niios
un precioso niotete Ave verum, delicada compo-
sici6n de L. Bordese.
Terminado asi tan religioso acto, y cunndo el
reloj marcaba las 10 se di6 comienzo la Misa
solemne, en la que otici6 de celebrate el senior
Arcipreste de Sort, D. Francisco Riu, asistido por
el Sr. Vicario de esta, y el Sr. Pixroco de Rodes.
El acostumbrado coro de nifios del Colegio inter-
pret6 con acicrto una sencilla y bonita Misa con
acompaiiamiento de harmonium, y luego un mo-
tete al tiempo del Ofertorio. El serm6n estuvo a
cargo del referido Sr. Arcipreste, quien supo des-
empefar laudablemente su cometido, versando
su pequefio discurso sobre las bondades y gracias
do Maria 'Auxiliadora. Record varies heohos cul-
minantes en lo tocante al favor que siempre dis-
pens6 a la Obra 'Salesiana, algunos rasgos de su
decidida protecci6n para con el admirable 6 in-
signe Don Bosco, con la cual ayud61e A llevar i
cabo su grandiose empresa, destruyendo cuantos
obstAculos se oponian A ella. Cit6 en comproba-
ci6n algunas de las sefaladas gracias otorgadas
por la invocaci6n do tan glorioso nombre A sus
lieles devotes, do las que son, decia, A todos, tes-
timonios permanentes los muros de su magnifico
temple en Turin. Ni pas6 en silencio aquel glo-
rioso triunfo de las armas cristianas, obtenido sin
dudl por su mediaci6n alld en las aguas del
golfo de Lepanto, cuando el powder de la media
luna, que amenazaba A la cristiandad, fu6 batido
y destrozado al impulso, no ya tan solo de hu-
manas fuerzas, sino merced tambi6n al divine
aliento y A la protecci6n especial que les dispen-
sara esta buena Madre, al llamarla en su ayuda
aquellos heroes cristianos en medio del furioso
encuentro y horroroso combat. Habl6, en fin, el
orador sagrado de la conflanza sin limited que
deben'poner todos en Maria Auxiliadora, dado
el amor grande que nos profess, y el poder in-
menso de que, por gracia, goza. Quiera -Dios que
las palabras con que 6 tal confianza nos animaba
produzcan sus efectos y so vaya extendiendo por
todas parties la devoci6n hacia la que es el con-
suelo do todos, Maria Auxiliadora.
La funci6n de la tarde consisti6 en el canto de
los dos primeros misterios del Rosario, luego de
acabada la devota lecture que puso tErmino al
mes de Maria. Acto seguido, so puso al Sefor de
manifiesto, dejandose oir otra vez los acentos del
Ave verum y luego los melodiosos acordes del
Tantum ergo, coronando. el piadoso acto la so-
lemne bendici6n que se di6 con S. D. M. A eso
del anochecer, y para dar remato 6 la fiesta,
liubo algunos fuegos artificiales, en tanto que la
banda ejecutaba escogidas piezns, para recreo de
la concurrencia. Esta, tanto per la manfana come
por la tarde, asisti6 A las funciones sagradas, lo
mAs numerosa que permitia el estrecho recinto
de la capilla, de la que regresaron gratamente
impresionados cuantos presenciaron los honores y
demais obsequios que bn este dia se tributaron A
Maria Auxiliadora, para venerar su memorial y
engrandecer sus bondades. Es de esperar que la
Reina del Cielo en retorno de los sinceros home-
najes que le ofrecen hoy sus devotos, no podrA
menos de bendecirlos y do interesarse en su fa-
vor. Ella los guiard en vida, ya que con raz6n se


llama Estrella del mar, y los librarA de los bo-
rrascosos dias de este proceloso pi6lago, para
ponerlos en el puerto seguro de salvaci6n.
Se ve, pues, estimado Sr. Director, c6mo de
dia en dia a devoci6n y el entusiasmo por Maria
Auxiliadora cunde mis y mis tambidn entire estos
sus hijos, y ninguno dejard de esperar resulted
de aqui grandes bienes, porque sabido es, como
lo atestiguan hechos innumerable que esta de-
voci6n report A los pueblos todo gdnero de pros-
peridades adn temporales.
Termino, Sr. Director, aprovechando la ocasi6n
quo se me present para ofrecerme de V.
A. S. S.
R. 0.
Cooperador Salesiano.
Rialp, 16 de junio de 1895.

i FFI IirlrlI a 111 l-_l'll l'llllll,4illv' IIFI i 1 l vll FI ii IrK !I II I ulLlI I'IIIAI

AMERICA.

SANTTI.AG-O DE CHILE.

Escuela PrActica de Agricultura en Melipilia.

(Continuaciwn).
Discurso del Sr. Egahia, Cooperador salesiano.
11mo. y Ridmo. senior:
Sefforas y seiores :
Refieren los hijos de Don Bosco que su funda-
dor solia hablarles de una tierra lejana y hospi-
talaria que habia vislumbrado *en profdtica vi-
si6n, y done les deparaba Dios campo fecundo
para su apostolado. Un dia, en la infatigable y
bienhechora peregrinaci6n con que los Salesianos
van llevando por todo el mundo la Cruz de Je-
sucristo y las herramientas del trabajo, traidos
como providencialmente por an mano todopode-
rosa que maneja las olas y los vientos, llegaron
a estas playas chilenas; y ellos, viajeros sin
puerto, que atraviesan los mares y continents
sin detenerse en ninguno, que no ven ni desean
en su santa jornada otro termino quo la patria
inmortal, sintieron, sin embargo, que llegaban A
un hogar, quo estaban entire los suyos, que les
era licito levantar aquf tiendas mAis duraderas y
pensar en el linico reposo que ellos conocen, el
del largo trabajar: es que arribaban por fin A la
tierra hospitalaria y lejana que Don Bosco les
anunciaba en sus visions profiticas.
Do la acogida que han encontrado en este her-
moso y noble rinc6n del mundo, que ninglin via-
jero deja de mirar con simpatia, y cuyos hijos
tienen el rasgo mAs verdadero del patriotism,
el de amar al que ama A Chile, os estA hablando
esta ben6fica fundaci6n, que es una de las varias
que ha levantado en este suelo, para su gloria y
nuestro bien, la protector mano de Maria Auxi-
liadora. Un celoso sacerdote, cuyo nombre no
necesito pronunciar, porque estA en vuestros la-
bios, y cuya modestia no temo herir porque es
bastante sincere para career que esta fundaci6n
no.es obra suya sino de Dios, se propuso dotar
A esta ciudad de sus especiales afectos con uno









- 156 -


de aquellos establecimientos que bacen en las
poblaciones las veces que los faros en las costas
tormentosas; que irradian luz de moral y de
verdad para salvar a los hijos del pueblo de los
irreparables naufragios de la ignorancia y del
vicio, como aquellos salvan 6i los navegantes de
los peligros de las sombras y tempestades.
Despuds de algunos afios'de abnegados esfuer-
zos, poseido por aquella f6 que remueve los mon-
tes, con aquella constancia firm y paciente que
vence todos los obsticulos, el fundador de esta
Casa dos veces bendita, en nombre de Dios y'en
nombre de la patria, tiene hoy la intima y grata
satisfacci6n de entregarla en manos de aquellos
que desde hace tanto tiempo, auin antes de que
conocieran nuestros f6rtiles campos y nuestro
Sblando y puro eielo, ya sabian que existia un
lugar de la tierra en donde les estaba prometido
un vasto y fecundo hogar. Hoy terminal la misi6n
del virtuoso fundador, y comienza la de los esfor-
zados maestros; y al entregar realizada la noble
idea que 61 concibi6 y A la cual han dado forma
la caridad cristiana y el patriotism chileno,
couple con uno de los m as gratos deberes de su
vida, tributando por mi humilde palabra pfiblico
testimonio de su profundo agradecimiento 6 todos
aquellos que han prestado un concurs sin el cual
esta hermosa realidad no habria sido mAs que el
piadoso pero estdril ensuefio de un sacerdote que
queria servir A su f6 y su patria. He dicho que
esta obra se debe al patriotism chileno, porque
considero hermanos y creo animados de senti-
mientos anAlogos 6 los nuestros, & los generosos
Sestranjeros cuya puerta no se cierra nunca cuando
se llama A ella en nombre de nuestro progress 6
de nuestras necesidades.
: Es que tambi6n, sefiores, so trata aquf de alzar
un baluarte para la comin defense, de unirnos
contra peligros extremes que amenazan A todas
las naciones y adn 6 todas las creencias, de opo.
ner s61ido dique, el linico eficaz, a la ola fangosa
y gigantesca que azota A la sociedad universal,
para entregarla en escombros a los des6rdenes de
la anarquia.
Arrastradas por una propaganda criminal y fu-
nesta, las classes trabajodoras viven hoy en por-
fiada rebeli6n contra Dies, contra la autoridad y
contra la familiar; rotos los lazos de amor que
unen a los hombres como hermanos, no van que-
dando ya mas que los abismos de odio que los
separan como adversaries. Y lo mis doloroso en
esta horrenda perversion de las conciencias, es que
el formidable huracan de revuelta que es como
postrimer estertor de nuestro siglo, comienza A
sacudir tambi6n las classes altas. Nuestra so-
ciedad misma se ha sentido en estos iltimos
tiempos cruel y repetidamente impresionada con
crimenes extrafios y horrendous que revelan un
estado social en disoluci6n: un hijo asesina ale-
vosamente a su padre, con todos los horrores de
la traici6n y de la codicia, lo entierra en su
propia casa, como para mostraf que ni en ella ni
en su conciencia tiene cabida el remordimiento,
y sobre las mal unidas tablas que ocultan el ca-
diver destrozado, so pone A. contar el dinero que
ha de producirle su parricidio; un padre, 6 el
quo hace sus veces mata 6 lento y horroroso
martirio 6 unos pores nifios qye extenuados y
agonizantes no tienen fuerzas ni para gemir, y
que habrian perecido en indecible suplicio si el
ojo de la justicia no acierta 6 descubrir tan inicua
tragedia; hasta los diafanos y dulces suefos de
un amor realizado se ven envueltos repentina-


mente en sangrienta lube, que mata para siem-
pre la sonrisa en labios juveniles y la dicha en
un coraz6n virginal. Todos, inocentes y culpables
grandes y pequenios, fuertes y d6biles, so ven
arrastrados en la turbia corriente que ompuja 6
la sociedad. El hombre ha declarado la guerra 6.
Dios, y Dios no necesita ni siquiera luchar para
castigar y veneer: le basta con dejar entregado
al hombre A sus propias pasiones.
(Se orii;,ti 1j.;i)


BOGOTA.


LA CONGREGACION SALESIANA
y el Oratorio festive de Le6n XIII.
La instituci6n del dia, la obra'salesiana de Don
Juan Bosco, esta hoy de pl.cemes en esta capital,
por la inauguraci6n solemne del jardin para nifos
de todas classes, que ha plantado hace poco tiempo
y que se conoce con el nombre'de Oratorio festivo.
El paternal cariflo que los Padres salesianos
muestran para con esos pequefos, hijos, el interns
que toman por el bien de ellos, la confianza y
bondad con que los tratan, han hecho crecer no-
tablemente su nimmero y ya hoy en los dias de
fiesta cerca de ouatrocientas almas infantiles glo-
rifican A Dios con la alegria.
Esos amantes de la nifiez, con diferentesjuegos,
con obsequios de imggenes, frutas, dul6es y hasta
con representaciones breves y jocosas que con-
vierten en es-uela de moral, han sabido captarse
la voluntad de ellos. Varias caritativas personas
les ayudan en aquello.
Cuando se dan las classes de catecismo 6 una
exhortaci6n en la capilla, llama la atenci6n el or-
den y buen comportamiento que les han acostum-
brado A guardar, y es cosa que conmueve el verlos
por la tarde hincados de rodillas, a campo raso
y. en un complete silencio sucedido A tanta alga-
zara, rezar todos juntos el Ave Maria y recibir
la dulce bendici6n que de despedida les imparte
Jesus Sacramentado.
All reina la diosa de la Alegrfa. Una vez que
el nifio ha asistido al Oratorio, siquiera sea por un
domingo y obligado por mandate de sus padres,
ya le es sensible despedirse de 61 y trabajo cuesta
el que lo abandon A las indispensables horas de
salida. En cierta ocasi6n encuentra un Padre A
un nifio escondido en la parte oscura de un sal6n,
parapetado detrAs do algunos objetos y como en
actitud de espia. Lo observe y nota que trata de
ocultarse 6 las miradas de un joven quo lo busca.
Pasa luego bastante tiempo y al volverlo A ver
por la tarde un tanto cabizbajo, lo interroga acerca
del modo como ha pasado el dia y 61 responded:
He tenido, Padre, un dia dichosisimo; pero ahora
tengo miedo de ir 6 casa porque mi madre es pro-
testante, mi hermano mayor mas6n, y me van 6
castigar al saber que he estado aquf. Entonces,
contest el Padre, hagamos este convenio: di en
tu casa que un senior muy bravo to sujet6 como
un esclavo todo el dia, te trat6 a palos y te pro-
hibi6 moverte. Qui6n sabe como saldrfa el chico
de si apuro; es lo cierto que ha vuelto al Oratorio
y siempre manifiesta el mismo gozo y content de
que alli se disfruta.
Ya se estAn obteniendo los frutos de los desin-
teresados trabajos 6 que se. dedican esos ben6-









- 157 -


volos sacerdotes, educadores privilegiados de la
infancia. El domingo pasado, a las 7 de la ma-
fana, en la iglesia de los Padres, estuvo adornada
la mesa eucaristica per gran numero de ninos del
Oratorio; entire dstos unos cincuenta se acercaban
per primer vez A ella, los cuales, despues de las
preparaciones requeridas y de un retire de tres
dias, iban ya puriticados a recibir de las mismas
manes del Ilustrisimo senior Arzobispo, doctor
Don Bernardo Herrera Restrepo, la divina Hostia
de la fe, A adorar en su pecho al Dios del pe-
sebre de Bel6n y 4 depositar per medio del
sacramento de la confirmaci6n, sus votes de cris-
tianos en las sagradas manos del benemerito Pre-
lado, sentando asi plaza de soldados al pie de la
bandera de la cruz. Tiernas y bellas palauras muy
apropiadas al acto, dirigi6 el dignisimo Pastor
a su pequefia grey, y, con la suavidad que lo
distingue, la invita a entregarse con confianza en
manes de su Dios, a ofrecerle el finico sacrificio
por El reclamado, que es de llevat una vida mo-
desta y buena.
En seguida, los de la primer comuni6n, tuvie-
ron el placer de acercarse con los Padres al re-
fectorio. !,;
A eso de las dos de la tarde se nota bastante ani-
maci6n y corren todos los nifos at encuentro de
alguna persona que entra. Es el venerable Jefe
de la Archidi6cesis que con su exquisite amabi-
lidad deja besar su anillo A todos los chicuelos
que ac6sandolo al derredor se disputan el puesto.
Acto continue, el simpatico y jovial Padre Miguel
Mitt6, director inmeliato del Oratorio festive, ve-
ritic6 la rifa de infinidad de juguetes, vestidos,
libros, calzado y mil regalos mas que agra-
decian los niios con today la efusi6n de su alma.
C6mo seria el gusto de ellos cuando su querido
Padre les anuncia que el Ilustrisimo senior Arzo-
bispo, debido a su uondad para con aquellos pe-
quefuelos, les ha traido generosamente un present
de cieq pesos que so destinarAn A darles un fa-
moso paseo.
, Comunicaron mis expansion 6 la fiesta de los
niios unas composiciones llenas de sentimiento y
la musica de la banda del Institute, cuyos nota-
bles adelantos hacen pensar en el m6rito de su
maestro.

Para cada error 6 mal trascendental que resul-
tan en el mundo, Dies envia algin grande hom-
bre, alg6n santo para conjurarlo. No bien acaban
de dar el toque de agonia del protestantismo y
cuando aun repercute hasta en las selvas el eco
del rugido del Le6n de Loyola, que salt a la a-
rena una vez aparecida la audaz secta, cuando hoy
vemos que viene el manso y dulcisimo hijo del
cielo de Italia con su bella Congregaci6n Salesiana
que es come balsamo suave con frescura do ocio,
llovida de lo alto, 6 apagar el sofocante calor y
el hastio de la atm6sfera de inferno del socia-
lismo, en que se asfixian las sociedades modernas.
Es ella, en medio de las estrepitosas cascadas del
bullicio y fiebre del mundo, como la rama de he-
lecho de la orilla que se mece suavemente al
impulse de los aires fries de la montalfa.
Y en verdad, que terrible, avasallador y de con-
secuencias funestas y amenazantes para la socie-
dad, debe ser el nuevo mal, cuando ha side pre-
cise que la divina Providencia coloque en la tierra
todo el coraz6n de un Bosco. T'rabajo, pan y
cielo n, es la pauta sobre que 61 quiere calcar al
pueblo para salvarlo del socialism, que require


sobre todo, remedio moral. Realmente que matar
anarquistas para destruirlo, es pretender eliminar
el veneno de la vivora a fuerza de arrancarle
escamas.
Si es en las ciudades, vemos a los hijos de
Don Bosco, con el atractivo del imbn, amontonar
colmenas de niios en derredor de si, y amaes-
trarlos en las artes, las letras, la virtud; y con
la dulzura de su patron, el sato caballero San
Francisco de Sales, trasfornar rapazuelos initiles
y mis tarde nocivos, en hombres tiles A los suyos
y A su patria.
6i es en las misiones, los vemos, intr6pidos Co-
lones del mundo de Cristo, salvar los oc6anos,
abordar en remotas regions como la Tierra del
Fuego, recorrer las abrasadas arenas de las playas
y acallando con voluntad de hierro los gritos de
su cuerpo que pide una gota de agua para apagar
la sed, un mendrugo de pan para la boca, 6 con
la piel sterida de frio, cuarteada por la escarcha
y tostada por los vientos, perseguir sin tregua a
las almas penetrando en su busca hasta lo mis
espeso de las montafias virgenes. Y es que ver-
daderamente en sus cristianas y templadas venas
hierve el celo por la gloria de Dios; aquel celo
que hacia exclamar 6 ese santo Padre de la ju-
ventud: < Dadme almas, Sefior, y retened" todo
lo demas. > *
En esta ciudad ha habido, en no,muchas per-
sonas por fortune, ignorancia con respect a lo
que es la instituci6n salesiana y i los civilizado-
res fines que ella se propone; algunas, muy pocas,
y de orden ulterior en su tiliaci6n political, han
procedido con sistemitica animadversi6n hacia
ella para apasionar al pueblo y conducirlo a un
levantamiento cuyo principio buscaban al acaso;
y tanto es asi, que ahogada por el Gobierno cierta
insubordinaci6n, se not6 marcadamente que deja-
ron en la mds complete calma A. los Reverendos
Padres Salesianos.
OjalM que en esta capital, de piedad s6lida, nos
dediquemos todos 6 apoyar la granile obra de Don
Bosco, aun cuando sea con nuestros pequeios 6-
bolos; que no la dejemos trabajar sola per una
cosa que tanto nos interest, como es el bien de
nuestro pueblo; que seamos todos suyos, vivamos
de su vida y palpitemos unisonos con ella.
Debemos pronunciar aqui muy alto el nombre
del var6n fuerte, que es la energia y la actividad
reunidas; i quien no agobian el martirio moral
de asiduo confesor, sus vigorosos sermones, ni los
cuidados de una gran casa; y de quienva A Agua
de Dies y A Santander a estrechar contra su pecho
de ap6stol las mismas llagas y dlceras vivientes;
y no temamos que con esto se altere su modestia,
que el Padre don Evasio Rabagliati es muy de
Dios para prestar oido A los dichos de los hombres.
(El Telegrama).

-@-i lIIIIIIIIIIIIIIIIllllllllllllIIII II illlr -


NOTICIAS DE NUESTROS MISIONEROS.


MISIONES SALESIANAS DE LA PATAGONIA.


Publicamos 6 continuaci6n el Informe que el
Ilustrisiro senior Cagliero envi6 al senior Ministro
del Culto, por medio del Ilmo. sehor Dr. D. Juan









- 158 -


A. Boneo, respect A las Misiones Salesianas de
la Patagonia:
Exc.ro. SEOR :

diMPLEME presenter i V. E. el Informe sobre
Snlas Misiones a cargo de los Sacerdotes Sale-
sianos y Hermanas de Maria Auxiliadora en los
Territories Nacionales del Rio Negro, del Neu-
qu6n, del Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.
El afio transcurrido fue fecundo en obras evan-
gblicas para el bien de los indigenas, bastante
numerosos y muy desparramados en estos desier-
tos, y en obras de adelanto y progress para el
bienestar de las colonias qne se van poblando
cada dia mas y caminando hacia los saludables
senderos de la Religion, de la moral y do la ci-
vilizaci6n.
Misiones.
Nuestros Sacerdotes Misioneros han recorrido
una y mas veces las margenes del Rio Negro, del
Rlio Colorado, del Rio Neuquen, del Limay y
atravesado por centenares de leguas los montes,
valles y quebradas de las cordilleras, desde el
pamo de Bariloche al Rio Barranca, que senala
,os Ifmites entire la provincia de Mendoza y la
gobernaci6n del Neuqu6n.
Ademas, con un viaje de site meses, dos de
nuestros Misioneros visitaron los grupos (ae indios
Thehuelches, sits en Balcheta, en los valles del
Chubit y Maquincheu hasta el jago Nahuel-huapi
y Junin de los Andes, al paso que otros reco-
rrian, on la regions mds australes, los valleys de
Santa Cruz, Rio Gallegos y las llanuras del Rio
Chico.
Estas escursiones apost6licas y los trabajos
evang6licos en las Residencias y Estaciones de
vision, dieron por resultado la conversion de
muohos indigenas, el bautismo de millares de cria-
turas, ademas de los consuelos religiosos propor-
cionados A los'pobres moradores del desierto, con
ventajas inmensas para la instrucci6n moral y
religiosa, y para la civilizaci6n cristiana de estos
nuevos pueblos que sin duda alguna, van a ser
los primeros cimientos de una future y floreciente
Provincia.


TIERRA DEL FUTEGO.
Nueva resideicia. Malvinas.
En la costa oriental do la Tierra del Fuego,
con no pocos sacrificios personals y pecuniarios,
pudimos al fin abrir la nueva Misi6n do la Can-
delaria con caass, iglesias y escuelas, sobre la
m6rgen del Rio Grande. A esa nueva misi6n acu-
dieron en nimero de mas de quinientos los in-
dios Onas y los Acalufes, disperses en los alrede-
dores de Ushuaia, a los cuales, ademds de ins-
truirlos en las verdades cristianas, fu6 precise
proporcionarles alimento, vestido y abrigo en
casas y chozas de madera, como ya lo hicimos en
la Misi6n de S. Rafael, en la isla Daws6n. Y
es precise de.irlo, las Hermanas de Maria Auxi-
liadora, en aquellos climas g6lidos 6 inhospitala-
rios, nos prestan su concurso no solo abnegado....
her6ico!
En las Islas Malvinas, asimismo continlian tra-
bajando, con bastante provecho, nuestros Sacer-
dotes misioneros en favor de aquellos habitantes
del Atldntico y en bien de la instrncci6n y de
nuestra Santa Rcligi6n.


Construcciones. Iglesiau. Co-
legios. Itospitales.
En Roca so concluy6 el temple y so inaugur6
en diciembre pr6ximo pasado, con universal ji-
bilo de jla guarnici6n y de la poblaci6n enter,
que desdo hacia tiempo suspiraba por ese sagrado
edificio indispensable para su vida moral y para
el movimiento social de la colonia.
Los gastos fueron sufragados por la poblaci6n,
por la Misi6n y por el Superior Gobierno. Alli
nuestros padres y las Hermanas de Maria Auxilia-
dora regentan con el aplauso de los habitantes y
autoridades los dos colegios de la misi6n. Y hasta
se han echado los cimientos, de un hospital ya
provisto de su botica, 6 cuyo frente estin las
Hermanas de Caridad. Y i nadie se oculta lo in-
dispensable que es un establecimiento do esa na-
turaleza en aquellas alturas y en aquel centro dcl
desierto.
En Junin de los Andes, Gobernaci6n del Neu-
qu6n, so esta asi mismo concluyendo la nueva
Iglesia, y nosotros hemos empezado nuestro edi-
ficio de Residencia, escuela y hospital, necesarios
para aquella numerosa colonia, de grande porve-
nir y que es la vez baluarte de la Repdblica
en aquellos lejanos parajes.
En Conesa, sobre el Rio Negro, acabamos de
techar la nueva casa de la Misi6n, que servir.i
de Iglesia provisoria y do colegio para la instruc-
ci6n y educaci6n cristiana de aquella creciento
poblaci6n.


CHITBJIUT.
Misidn cat6lica Colegio.
IIospital.
En Raws6n, capital de la Gobernaci6n del Chu-
bit, nuestros Padres y nuestras Hermanas son
valla a la herejia vecina y salvaguardia para los
cat6licos argentinos, cuyos hijos frecuentan la
iglesia y los dos colegios de la misi6n. Y como
so impusiera la necesidad de un hospital en aquella
tan apartada comarca, ya se esti edificando con
los recursos de la poblaci6n, de la misi6n y es-
peramos tambi6n que del Superior Gobierno.


RIO NEG-RO.
Colegio. Escuela de Artes y O-
ficios. Esc3uela agricola. Ios-
pital. Asilo dte leniorcs.

En Viedma, capital del Rio Negro, mediante
la constancia, los Eacrificios y gastos sin nfimero
de nuestra Congregaci6n, acabamos de dar la ill-
tima mano al edificio del nuevo hospital, mis
c6modo y mis ventilado que el primero. Consta,
pues, de su botica surtida de toda clase de re-
medios, salas para convalecientes y tres espacio-
sos salones para los enfermos. Y es finico para
todo el vasto vallo del Rio Negro y para el in-
mediato Partido de Patagones.
Desde su fundaci6n, que 'u6d mediados de
1889, entraron mAs de quinientos enfermos, do
los cuales cuatrocientos cincuenta, salieron cura-
dos. Este hospital esti a cargo de la Misi6n y lo
dirigen las Ilermanas de Mariia Auxiliadora, y
nos quedamos pagados con poder aliviar a la po-







- 159 -


bre humanidad y cooperar al bien spiritual de
las almas.
Se va concluyendo tambi6n la nueva y gran-
diosa construcci6n de tres pisos, destinada para
colegio y escuela de Artes y Oficios. Y ya en sus
vastos salones, classes y talleres estudian, traba-
jan y aprenden como ciento cincuenta ninos ex-
ternos, pupilos, indigenas y menores, que nos son
confiados y recomendados por las autoridades del
Territorio.
Por lo regular, los alumnos que concurren a
nuestros colegios salen sobresalientes en los exd-
menes que rinden, presents las autoridades ; y
las obras que salen de nuestros talleres de herre-
ria, carpinteria, hojalateria, zapateria y sastreria,
son alabadas por las personas inteligentes; como
tambi6n son elogiadas las piezas que A menudo
nuestra banda instrumental toca en las solemni-
dades religiosas y fiestas patrias.
Nuestra escuela prActica de agronomfa progress
con admiraci6n de todo el vecindario; la vifia
con sus ricas uvas, la horticulture con sus legum-
bres y verduras y los Arboles con sus sabrosos frn-
tos, son argumnento incontrastable del adelanto
de la agriculture en este valle hasta ayer infe-
cundo y est6ril, y sus products no son de poca
utilidad para las doscientas bocas, que reclaman
su pan cotidiano en esta casa centro de la Mi-
si6n y Asilo de los desamparados.
Las Hermanas continfian trabajando en su vasto
colegio y asilo anexo para la educaci6n de ciento
cincuenta niflas externas, pupils y huerfanitas.
Y tanto ellas en Viedma, como sus hermanas en
Roca y en Raws6n del Chubfit, se esmeran en
rehabilitar 6 las pobres menores y mujeres delin-
cuentes depositadas en nuestras casas por las au-
toridades judiciales.
Y consuela ver como estas pobres infelices ade-
lantan en la religion y en la instrucci6n alcan-
zando aprender a leer y A escribir y A practicar las
virtudes del cristiano y de su sexo.
Apenas A grandes rasgos, excelentfsimo soior
Ministro, puedo extender este informed, sea para
no tediarle, sea para no distraerle de sus graves
ocupaciones: creo empero, sea suficientemente
para darle una idea cabal do todo lo que la Mi-
si6n Salesiana estd realizando en estos apartados
Territories en pr6 de la Religi6n, del progress y
adelanto de esta rica porci6n de tierra argentina.
Y basta para poner en conocimiento del excelen-
tisimo senior Ministro que sin un valioso apoyo mo-
ral y material del Superior Gobierno, no nos serA
possible continuar con 6xito y satisfacci6n comfin
la grande obra de la conversion, colonizaci6n y
civilizaci6n de la Patagonia, confiada sino en
todo, en parte, A nuestro celo y a nuestro apos-
t6lico ministerio.
Saluda al Excmo. senior Ministro

S. S. S. y Capellin
6 JUAN
Obispo Tit. de Magida
iodma, marzo de 1895.


: '. .


BRASII


Carta de Su Excelencia Reverendisima Ilmo. Sr.
LUIS LASAGNA, en su primer viaje al Matto
Grosso.
v.
Sobre el rio Sail Lorenzo y sobre
el CuyabA: ; qui6 mal se viaja!
;Cuaiita abiindancia de pAjaros
y de peces! TJn traiiico suceso.
-Del vaporcito aiiuna barca. Des-
cendernos i tierra. Llcgannos a
la capital.

1; DIA 11 de junio al anochecer, estabamos ya
Stodos sobre el frigil vaporcito Coxipd, en el
que apenas si nos fu6 permitido llevar con noso-
tros algunas maletas con lo mas indispensable.
Todo lo demis debimos dejarlo en CorumbA;
puesto que, siendo ya'muy poca la profundidad
del rio, corria peligro el vaporcillo de encallar;
por esto era necesario aligerarlo cuanto fuera po-
sible para mantenerlo A flote. A nits de unos
ochenta pasajeros, venian unos cuarenta soldados,
con sus mujeres y ninos, como aquf se usa, ne-
gros y mulatos, indios y mestizos. El vaporcito
no tenia sino pocos camarotes para seioras, y por
fortune el piloto me cedi6 gentilmente el suyo
para mi y para mi secretario. A popa y A proa,
como A ambos lados del vaporcito, habia estre-
chos corredores abiertos, que d dia servian do
paseo y refectorio comfin y de noche de dormi-
torio general.
Cada cual se arreglaba como podia; con un
saco 6 una manta de viaje y una maleta por al-
mohada, se pasaba la noche lo mejor que se po-
dia. Los que disfrutaban de buen suefio y de sa-
lud A toda prueba, eran mas que afortunados
pues A la mariana se levantaban con solo lo
huesos algo doloridos. No fue tanta mi fortune
ya quo atravesando dias y semanas enters lu-
gares pantanosos, de donde el sol levantaba den.
sos vapores, que condens;andose A la nocle caian
en final lluvia hbimeda y nociva, que no podia
evitarse, despertaronse en mi punzantes dolores
redimaticos en las espaldas, lados y espina dorsal.
Pas6 muy malas noches y de dia me levantaba
muy mal parade. Tanto sufri que todavia no me
he restablecido completamente.
De nuestros hermanos ninguno se ha resentido,
y el Animo y la alegria no han faltado jamas
entire nosotros.
El vaporcito se detenia cada 24 horas para pro-
veerse de lefia, que es su combustible, en los lu-
gares donde alguno de esos hombres atrevidos
habian plantado su cabafia, para la cria do ani-
males y el cultivo del arroz 6 del maiz, en aque-
llos miasmiticos pantanos.
Al cabo de dos dias dejamos el rio Paraguay
a la izquierda para entrar en el San Lorenzo,
sobre cuyas riberas acampan los Indios Coroados,
entire los que nos hallaremos dentro de poco. Des-
puEs de 28 horas de navegaci6u por el San Lo-
renzo, lo dejamos Ai la derecha para entrar en la
boca del pequefio y serpenteanto Cuyaba.
Nada de notable nos habia acontecido hasta
aqui; pero bajAndose las aguas vefamos sumer-
girse mayor nilmero de repugnantes coodrilos,







- 160-


Pasdbamos-, pocos metros de ellos pero no se
inquietaban.por nadie. Echados sobre la arena,
con la cabeza un poco levantada y haciendo cen-
tellear al sol los agudos y formidable dientes de
sus enormes mandibulas, nos segufan inm6biles,
census saltones ojos. Si A bordo no se hubiera
prohibido tirarles, se habrian podido matar mu-
chos. Su cuero sirve para forros de maletas y
baules; mas aquf ninguno se dedica A sui caza, A
excepci6n de los indios, cuando les aprieta el
hambre.
Sobre, nuestras cabezas vimos fpasar grande
bandadas de papagayos, verdes y pequefos, lla-
mados cotorritas, y de los comunes de plumas
vi.r1,d- y amarillas. Tambi6n vimos. otros muy
grande verdes rojos,yamarillos, con un enorme
pico curvo.,Aqui los llaman araras, los salvajes
los domestican ensus tiendas, para adornarse la
cabeza y.:cintura coll sus plumas en los dias de
fiesta,, yp por que en su superstici6n screen que el
alma de: su difuntos pasa al cuerpo del arara.
En estos rios hay, una gran abundancia de pe-
ces.: Se lialla el pacd, el dorado, el piraputanga,
el pez rey y otros mil grandes y pequefios, ador-
nados algunos con los mis hermosos colored; sus
carnes son finas y exquisitas. Se les ve atravesar
las aguas :y saltar sobre la superficie.de las ondas,,
alegres yjuguetones A .pesar de que t:enen nu-
merosos.y ,feroces enemigos. A mAs de los coco-
drilos,, de los camaleones yde los mismos tigres,
que habrientos se arrojan al agua para aferrar
con sus ufias los grandes peces;, sin contar el
llamado lobo marine y el capivar, dos grandes
mamiferos anfibios: que se alimentan de pieces;
L qui6n podria enumerar la gran variedad de pi-
jaros acuaticos que pasan continuamente de la
una orilla A la otra, sumergidndose, nadando,
arrojAndose repentinamente, quien de un modo
quien ddeotro, asediando a cada moment la vida
de los -obres pieces
De entre:estos pAjaros hay algunos que con las
alas estendidas ocupan mas de dos metros, y otros
que-tienen las patas,.el cuello y el pico tan lar-
gos que serian una verdadera monstruosidad, si
no se supiera, que Dios los form6 asi para que
pudieran procuratse su alimento.
Esto no obstante, los peces son siempre nume-
rosisimos. Tanto que algunos indios acostumbran
acecharles en algunos Angulos del rio, y de este
modo los cojen en cantidades enormes, y puestos
en grandes calderas, les extraen la grasa, que .
los' pobrecitos les sirve para las luces y para con-
dimentar sus comidas.
*Alsobrevenir las grande lluvias, en setiembre
y ootubre, principian los rios A salirse de madre
y los grandes pieces para sustraer sus crias A la
voracidad de los cocodrilos, penetran por los
canales que se abren en los estanques y nuevos
lagos que se forman en las florestas, done de-
ponen: sus huevos y ven aumentarse A millones
su progenie. Y cuando al cesar las lluvias, hacia
abril 6 mayo, principian A bajarse las aguas, to-
dos juntos, como un ejrcito inmenso, temiendo
quedarse en seco, vuelven nuevamente al rio.
Sucede con frecuencia que alguno les cierra el
paso, en cuyo caso al secarse los lagos, los reco-
gen A carretadas para extraerles la grasa.
Navegando por el rio Cuyaba, pasamos cerca
de un lugar tristemente c6lebre. Se llama fazenda
do aterrado, 6 campo del terrapl6n, porque la
casucha estA construida sobre un cerro artificial,
para preservarla de las inundaciones.
SVivia aqui, poeos afios hace, un tal Figueredo


con su familiar y. arios canimpeinos, ocupa4do en
criar animailes y. ultivar, lgiiiiis cerenles. Ari4na-
dos de Iouei,.. fusiles para atemorizar A losi'In-
dios, cazaban A cuantos so acercAbani A sus"' po-"',
sesiones. Estos Indios eran 16os Coroados', los
mismos que la Providehcia 'quiilir cul.ir ,i I,,-
Salesianos. Mas"'los' rdiob en "vez ..e anlj.jia-,,
ofendidos en sus derechos de soberanos de aquel '
suelo, y 'provocados por los asesinatos' cometidos
en sus hermanos, como vi.rdalhl -io; o .ialjvaL-, ju-
raron ven arse.
EFpiaI.ii el ,omunrito en que el srfitr Fi -ie.'
redo, ial.j.hi lO" .ou .us criados de -u ...'a; a crl'''
diera A los trabnios de la vecina flo.,sta. Y (llos,
penetral.lo c.:iitirilos;iuieute 1 n-tle Inlo dei- i:sin I. z-
ques, **lrpl L-dl'-il.tn iu su eaa Ji la bvu'lro co
sus hijos, y los etil.ugulafi',u 'A :od...- sn que ni
siquiera uno se --. lv.ira. La. t.l..,z.is elIi ij inall '
y de los hijoslas colocaron s,,lre p:i1~, I'l.uintli. d
a alguna distancia en el ]p.tti. y svu .-.nge hi 1pIi-
sieron en plates sobre la mn:!-.i a lnriparada p.u. A
la cena.
Al anochecer volvi. alI-greU eutu l .-f. Fi-'
gueredo A,si amado li.g1.r, ni i'vi:.uIl'. 'como
de costumbre,,losfestiv-s- grit.,, 1. sis niiS.1i.f quo
saltando saliani A s6 uu .n: t-ijtrl, ipIl'i.,ii_ i. 'prIa-, j
lleno, de sol.,r>-p.ilt, v i., ,uil.i lIh.r'. .1I patil, di6d ';
un grito y cay6 al su lo acomodaron en una barca y de'- l-varon muy
lejos del nefando pitio, que, nu. vlv. i ver .j- "
mis. Vive ain, mas estA li;-:o; .i.S,:a dolo, y fre-
cuentemente gesticula y i,_ciiu;L ,.oe,. un deses-'
perado, levanta los ojos al cielo y llora, llora
inconsolable su tremenda > desgracia. Pl.'u :
hombre !..
Yo bendije, concel c(.lizui'h.uSia.i.;'l. do ddolor,"
la tosca Cruz que se levanta sobre el sitio del "
suceso, 6 implore la misericordia de Dies sobre"
la pobres victims inocentes .y sobre .los desgra-
ciados 6 ignorantes verdugos.
El dia 25 de junior al anochecer, nos detuvimos
ante una casa campostre, doonde esperaba un co-
rreo A caballo, venido por orden del'Presidenite
del Estado para saber si los misioneros llegaban
en el vaporcito. Apenas recibida la favorable res-
puesta, desapareci6 por los serpenteantes senderos
de la floresta. Este era un signo de lile i os fal-
taba ya muy poco camino que andar. Un poco
mAs arriba siendo elrio poco profundo m1.1i .-i.' a,,
su corriente, la arena de los bancos se .itcuimill.ab
en demasia y nos cerraba el paso; por lo que'el
capitdn hizo trasladar A una.barca todas las ma-
letas y objetos de algin peso ;para aligerar el va-
por y de este mode tentar, el paso que se hizo
con feliz resultado. Esperdbamos poder llegar.
CuyabA, la capital, la tarde del dia siguiente,;
mas nos engafiamos; pr la mafana, uIientia. uno-
preparAbamos para celebrar.la santa Mics tn mi
habitaci6n, el vapor encallo por segunda vez en
los bancosde arena. .
El capitin, por su parte,;no omiti6 trabajo al-
guno para veneer este nuevo obstAculo. Hizo des-
cender A todos los pasajeros y.bajar los ,enseres
A la barca, y de este modo volvi6 A flote el mez-
quino vaporcito, queoprometia conducirnos al me-
nos hasta CuyabA.
Mand6 A algunos mariners que sondearan el
rio en varies sitios,,luego retrocedi6 y volvi6 A
avanzar hacia la derecha, luego hacia la izquierda,
despuds por el medio, tentando en .mil ni.Inr..i-
salvar este obstAculo, mas todo fu6 inutil : I.
arena no le permitia avanzar. Entonces mand6
hechar anclas A la sombra de los Arboles de la







- 161 -


orilla pr6xima, para librarnos de los rayos de un
sol abrasador y luego nos llam6 A bordo por il-
tima vez para la comida.
Nosotros abandonamos para siempre el vapor-
cito Goxipo y nos colocamos como sardinas en una
barca chata. i Qau larga, qu6 eterna fu6 aquella
noche!
Los mosquitos, no nos dejaban ni un moment
en paz y nos chupaban la sangre. En vano crei
poderme library de ellos poni6ndome dos pares de
gruesas medias, no obstante el calor que hacia;
pues con su larga trompa sabian habrirse el ca-
mino para llegar A la came.
La barca era empujada pbr diez robustos hom-
bres, por cuyo pecho y espaldas desnudas, corria
abundante sudor. Nosotros, envueltos en una
manta para defehdernos del copioso rocio, en vano
tentAbainos conciliar el suefo.
Los remeros para no decaer al peso del trabajo
se mantenian uniforms en los empujes, mar-
cando un compAs extrafio con los pies, que rom-
pia los oidos. Era, pues, impossible pegar los ojos.
Finalmente apareci6 ]a aurora y la barca se
aproxim6 A la gorilla, done fu6 atada A un tronco
para dar un poco de descanso A los fatigados ma-
rineros, mientras que nosotros con impaciencia
saltamos a tierra y corriamos cada uno por nues-
tro lado para descorrearnos y para otros fines que
no es del caso nombrar.
Despues de tomar algo de vizcocho, con un
poco de salchich6n, quenos supo A gloria, y un buen
vaso de agua del rio, emprendinios nuevamente
nuestro viaje a Cuyabd, a donde llegamos entire
el volteo de las campanas, concertos de la banda
musical y disparo de morteros, el dia 18 de junior,
A las 12 en punto, esperados, abrazados y feste-
jados por el Obispo Ilmo. Sr. Carlos d'Amour,
por el digno Presidente del Estado, por Genera-
les y Magistrados y por todo el pueblo que se
apiiaba A nuestro alrededor, y que nos acom-
paii6 entire nubes de polvo hasta la iglesia de San
Gonzalo, en'la que se cant6 un solemne Te )eum.

VI.
COiyab : su posici6n, su aspect y
products naturales. Civiliza-
ci6n. Bairbara costuimbre. Lo
que deberan hacer los Misione-
ros.

AH0noRA serA convenient le d6 algunas noti-
Ii- cias de esta ciudad y del extensisimo Es-
tado del Matto Grosso, del que es capital. Cu-
yabi estA edificada sobre dos colinas paralelas al
rio, y separadas por un arroyuelo, que si bien
una gran parte del afio esti seco, en tiempo de
luvias se llena y corre soberbio al rio.
La poblaci6n sera de cerca dieciseis mil ha-
bitantes. Las calls estrechas y tortuosas, que en
la estaci6n de las lluvias son otros tantos torren-
tes.' Los edificios son casi todos de un solo piso,
sin gusto ni arte, peio bien arreglados, con patio
y huerto. Las pocas iglesias estAn construidas al
antigno uso portugues en forma de sal6n que se
estrecha para dar lugar al presbiterio y sacristias
laterales. El Obispo tiene solamente tres sacer-
dotes que le ayuden en la capital, y otros ocho
en diversas parroquias, de las cuales, muchas, hace
largos afios estan sin pastor. Hay un Seminario,
dirigido hace cinco afos por los celosos Misio-
neros Lazaristas, que son la Providencia de la
iglesia del Matto Grosso; pero las voca:iones son


tan raras, que el Obispo en diez y seis afios Solo
pudo ordenar un sacerdote, y mientras escribo no
hay si no un seminarista que estudia segundo
afio de latin.
Desde hace tres afios existed tambien un asilo
para nifias dirigido por las Hermanas de la Cari-
dad. Es la obra predilecta del Obispo que ha hecho
prodigies de caridad y de santo celo para obtener
su fundaci6n y engrandecimiento. Asila unas cua-
renta nifias internal y otras tantas externas.
Cuenta tres cuarteles de soldados y un arsenal,
una farmacia, un destartalado teatro, que funciona
raras veces, y varias casas de negocios que pro-
veen A precio muy subido A los habitantes del
Estado las cosas mis indispensable A la vida.
El suelo es muy fdrtil, rico de aguas, maderas
y minas de oro, de plata y de hierro, anin no ex-
plotadas. Los products son variadisimos y algu-
nos de extraordinario valor, como la goma elAs-
tica y la ipecacuana, que forman la principal
material de explotaci6n de este extenso pals. La
ipecacuana es la raiz de un arbusto que aquf lla-
man puaya, que se encuentra en los bosques y se
reproduce con la mds minima raiz que siempre
queda anexa al suelo. La goma eldstica, a su vez,
se extra de un hermoso Arbol, derecho y alto,
llamado por los botanicos syfonia elastica, que
crece vigoroso en los terrenos bajos, que por va-
rios meses yacen bajo los aluviones de los afluen-
tes del Amazonas. Estos Arboles se llaman aqui .r
siringaes y forman grandes selvas, en gran part
todavia sin explorer, fuentes de faciles ganancias
para los habitantes de la campafa y de grande
riqueza para la naci6n. Un solo hombre puede
extraer en un dia mis de 30 Kg. de goma, que
se paga sobre el lugar A 4 pesetas el.Kg. i Y con
qu6 facilidad puede extraerse! Hacen varias in-
cisiones en la corteza, y la sabia que corre abun-
dante se recoje en un recipient, formado con la
corteza de una fruta muy parecida A la calabaza
y se aplica al tronco con un poco de fango; por
la tarde recojen esta sabia en un caldero, la po-
nen al fuego y la condensan con' Acidos; una vez
condensada hacen bolas que venden a gran pre-
cio A los tratantes que A su vez las mandan A
Inglaterra, donde se usan para los variadisimos
trabajos de goma eldstica.
En estas florestas se hallan tambien el Arbol
de la quinina y la plant de la vanilla; sobre
-las orillas de los rios la zarzaparrilla, y en las
regions confinantes con el Paraguay, la yerba
pnate, que se extra de un Arbol, no mis grande
del naranjo. Sus hojas tostadas y machacadas,
dan un polvo semejante al td de las Indias, pero
de un aroma y efectos t6nicos que le hacen mas
recomendable. No hablo de la cafa de azucar
que crece pronto y vigorosamente, del algod6n,
cacao, arroz, maiz y judias, que dan varias cose-
chas al afio y en gran abundancia.
El caf6 se cria en alguuos sitios; y el trigo se
sustituye, en todo este territorio, con la man-
dioca, plant fludosa, parecida A nuestro geranio,
pero much mis alta. DespuBs de ocho meses, su
raiz se hall transformada en un bulbo much
mis grueso que nuestras zanahorias, y de mas de
dos metros de largo y unos veinte centimetros
de didmetro. Asada al fuego 6 dentro de grande
calderos, se obtiene una harina que sirve para
diversos usos y que constitute el ordinario ali-
mento de estas poblaciones.
La educaci6n esta poco extendida en las cam-
pifias, donde las comodidades de la vida se ig-
noran por complete. En una estrecha cabafa de







- 162 -


palos cubierta con hojas secas, A veces abierta
por dos extremes, viven frecuentemente hombres
,,'yn mujeres, ninos y nifas, todos juntos, con el
Icerdo, con la cabra y con una media docena de
perros, por lo menos;.,nq se encuentra ni una
,mesa, niuna silla, ni un armario.,Dos piedras y
.una cacerola forman la cocina y el bosque, es el
refectorio comrin. A los palos de.la cabafla atan
..algunas redes que, de noche les sirven de lecho
y de dia de asientos. Un viejo baul es el iinico
mueble de uniuciL:, e;lafii;.
.; Raros son los, matrimonios; por lo que sus
unions son provisorias, sin aspiraciones para si,
sin interns para sus hijos.
Y, no obstante, con suelo tan f6rtil, con tanta
abundancia de todos los bienes de Dios, i cuAn
facil le seria al hombre adquirir una posici6n de-
corosa y. dejar ,i sus hijos una heredad; con la
ique pudieran vivir ialudai-eniit, sin grande fa-
tiga M;asi el calor propio de este clima, la gran
.facilidad de ailquirii pescado y .frutos naturales,
como bananas, naranjas y la mandioca, inclinan
estas poblaciones A la holganza y al abandon.
No piensan nunca en el dia de manana, y te-
niendo, hoy con que llenar bien 6 mal el est6-
uinge, tumnbados a la sombra pasan las horas fu-
mando ty bebiendo.el aguardiente destilado de la
cafia de azucar.
.: En muchos sitios, los.nihos van completamente
Sdesnudos hasta los doce ,afos 6 despu6s, lo que
causa honda pena al verlos. Parecen animalitos:
cololes, falta andar A gatas. Tienen la bArbara
.sostumbre de aguzar los dientes incisivos A los
niios idespues de los ochos afios. Con un cuchillo
Saplicado al diente hacen saltar los pedazos A gol-
peside ,martillo, y de este modo aquellos pobres
infelices, A costa de horrible sufrimientos, pue-
den lucir por today ,su vida sus afilados dientes
como los de un cocodrilo.
Aquf- no se conocen nuestros instruments de
agriculture, como el arado en sus mdiltiples for-,
Imas, etc., etc. Usan solamente el azad6n para
:toda especie de plantaciones, y la naturaleza es
Sitan fecunda, que recompensa abundantemente sus
. ,trabajos con todo bien de Dios, varias veces al afo.
i.:Causi. maravilla ver como en medio A tantas ri-
quezas,, estas gentes se obstinen en vivir en tanta
miseria y privaciones. iAh ; si supieran trabajar
con energia y sacar provecho de su trabajo! No
existirfa en eLmindo un sitio mAs rico ni mis
Spri.pe-ro' "que este.
Por esto serA muy convenient comenzar aquf,
nims bien que en otras sitios, por abrir escuelas
de agriculture prActica y talleres para los oficios
mis necesarios A la vida. Con el trabajo y ense-
fianza se podrA fAcilmente levantar este pueblo,
que en general es de buena indole, d6cil, respe-
tuoso, y ageno A los crimenes que se lamentan
donde reina la refinada civilizaci6n de nuestro
siglo.
Los. abortos, por ejemplo, los infanticidios y
otras nefandades, son aqui completamente desco-
nocidas; todo esto nos hace esperar que el mise-
ricordiosfsimo Sefior se apiadarA de este pueblo
tan sencillo, y le mandard buenos Misioneros y
celosos maestros, que lo conduzcan al camino de
la salvaci6n eterna, eleven su dignidad, y le en-
sefien los medios mds oportanos para su prospe-
ridad, que lo engrandezca A sus ojos, y a los de
las naciones vecinas.
Pero nuestra obra en estas regions debe en
modo especial dirigirse en favor de los pobres
salvajes; V., sefor Don Ria, espera sin duda


que. yo le d6 algunas noticias sobre ,ellos. Pues
bien; Don Mal.ii y Don, Solari. se ban ya enca-
minado A ia trial, deo6osCoroados, sitiiado8 ~olbr
las riberas .del rio san Lorenzo.
El Gobierno nos clede la direcciin del grupo
que form la Co.oniia Tr>.,- (C, itina, gnarnecidla
con veinticinco soldados. El Sr. Pleiidente lel
Estado, Ecxmo. Sr.;D..Jos( Manuel Murtinho.
abogado, hombre de recto criterio y de bolnad
exquisite, nos ayuda en esta obra. cun una dili-
gencia 6 interns dignos. del mayi.r euconiio. Ha
mandado retirar de allfA "un c'.ironel qu:u era
Comandante de las fuerzas y jefe de los Indios,
y deja todp en las hiuoi del MirNionero, cou pleii
;ut...iid l ad u Ie g.-Iiernj:, \y libertad para initiar
6,hacer las r,-t;orlmn. qu. tl'crneaim neci-earia~ Dii;
un buen guia A nui.,tr.,s blliouos y cuatrlil cila-
dos con mulos y 1.io\)i i.Uts para rIn largo iiej>
de diez dias A travq'-4 le la. ilorestas: debtr.in
buscarse a came oun I.a .1aza y lormir nl cilo
raso, sobre hamacas tendiidas dp una i otra rams
de.giga tes'i- : .1ill,: -. I..r.t lill,inare dt Ina ciii-
cias Ile I.I- tigri -l II- las Tvisitas de las serpien-
tes. Mas esto lo sabra A su tiempo por ellos
mismos.
Yo eutr.-t.aiiut le digo qpie la trilu 'de Jos Co-
roados pertenece a la rnaz,.a .i '. "tue es mis co-
mun al Norte. y Oeste dl-I Bia..il ; mientras los
otros salvajes del Sur y del,Paraguay pertenecpn
A la raza Guaranis'Son cerca.de,20 inil :epair.:i-
dos en pequefios grupos, por las florestas. Apenas
trescientos se acercan A la Coloia para recibir
la raci6n del Gobierno, y estos despu6s de algu-
nos meses ceden el sitio A otros y vuelven'A em-
prender su vida errant ,por los I,os-iues ;los
rios. '
Todos nuestros esfuerzos deberAn, pu-s, diri-
girse A atraerlos A nosotros, reunirlos en pueble-
citos y fijarles un sitio fio p.ra instruirlos en la
santa Religion, en la agriculture y en los oficios
mis comunes. Pero antes de que pueda,obtenerse
una tal victoria, i C.luto tiempo deberA pasar,
cuantos gastos deberin hacerse y cuantos sudo-
res, sacrificios, sufrimientos sporfnrt los poliei-s
Misioneros!
Pero confiamos completamente oenel npivy de
Maria Anxiliadora y esperamos ver d.en tro de
poco levantarse la,cruz de Jesucristo en las fl.o
restas virgenes, y cobijar bajo- susombra, no
solo A los C'r.niad..s, sino'tambi6n A los 'Bakihe-
rins, A los Charvantes y A tantas y tantas otras
tribus como viven errantes bajo el verde ti-rb-h
de los frondosbs y gigantescos Arboles de zonas tropicales.

VII.
'* i. ,

Descripcidn'y usos de los Coroa-
dos.-Su gobieirno.- Habilidad en
la caza y peseta. -'Triste condi-
ci6n de las mujeres. Crueldad
con los nifios.

T-. 'r-Pns de haberle descrito el largo viaje
l' echo para venir al Matto Grosso, no le
sera desagradable, segdn creo, oir algunas infor-
maciones mis importantes que yo recogf en aque-
llos mismos sitios, sobre los Indios Coroados. To-
mado este nombre en su acepci6n literal, quiere
decir tonsurado; y en verdad, llevan todos en
la coronilla una especie de tonsura, queBe hacen
arrancAndose los pelos. hNo podria mniv bien ser







- 163 -


que ha~an tomado esta costumbre de algin Mi-
sionero ij e ii otros tiempos les haya'visitado ?
'La tstatnra de estos lndios ees generalmente
alta; son de color bronceado, tienen los ojos
negroi y riasgados, p'.Imuls b alieut. nariz chata,
hoca grande y labio nlaultadj3 conmo todos los
Indi s de Ia raza americana. Tienen la frente
toda cubierta de pelo hasta cerca de las cejas y
no tolerant ni siquiera un pelo en todo el resto
del cuerpo, arrancAndoselos todos uno A uno.
Van'completaiente desnudos, llevando al cuello
y munecas collares de conchas y caracoles, redon-
deados con los dientes 6 con piedras y agujereados
eii el'cenitrocon un hueso afilado; por 61 pasan
ui cordoncit6oque hacen con las 'fibras de las
hojas'de coco,"iaqii Ilmaundo tuc~, entremezclando
con las conchas y carnadas 6 negras, frito de ciertos arbustos, en
uant.ra que parecen rosarios. En las grandesfies-
As se ciien extrafamente la cabeza y rifiones
:on guirnaldas de visfsisimas plumas de papa-
,allos 6 de otros pijaros, y se ponen en el cuello,
:spaldas y mufiecas, adornos hechos con dientes
le tigre, de tatdi, de cocodrilo 6 de otros animals.
Pintanse estraiamente todo el cuerpo con una
?omada que hacen con los frutos de escarlata del
truc4 y mezilah con la grasa del.tigre y mis
;erira:ilmnute cn la: delcocodrilo: parecen diablos
ascapados del inferno. Esta pomada bien sea por
au hedor, como por s'er pegajosa como la pez,
6ol defiende de los mosquitos y de otros muchos
vampires, que aqui abundan extraordinariamente.
La tribu y sus fracciones son dirigidas por una
cabeza supreme, ayudada de otras subalternas.
El primero es llamado Pachemmegera, el segundo
Tacmegera, y el tercero Agmegera. Tienen un sa-
cerdote 6 brujo a quien Ilaman Baire. El Pa-
:,hi wri, in o es elective, el Baire hereditario. Para
aspirar A ser cabeza de la tribu se require que
el Indio sea robusto, valeroso en la guerra contra
los Iudi'-. audaz en las correrias y en la caza de
fieras y (pie conozca bien las florestas, 4 fin de
trasladar do una a otra part en busca de caza
A su tribu que le obedece ciegamente. Son muy
vengativos, y si les matan A alguno de la tribu,
toman siempre cruel venganza; p6r eso estos
rpobrecitos estan siempre en guerra y sin notarlo,
van extermindndose por si mismos.
SViven de caza y pesca. El hombre lleva arco
'y flechas y es diestrisimo en sil manejo; A 25
mietros, dificiliente yerrari el golpe, bien dirijan
la flecha A un pajarito que vuela por el aire, 6 A
un pez que surca las aguas.
Hombres y mujeres son ya desde nifios tan hd-
biles nadadores, que se les creeria anfibios. Descien-
den hasta lo mis profundo del rio y alli se man-
tienen por largo tiempo, nadando y con los ojos
abiertos. Persiguen bajo del agua al gran pez
llamado jalk y, lo aferran por las agallas con un
,-gancho, al que atan una cuerda, con la que lle-
gados a la orilla, arrastran su presa ya muerta.
Cuando no hallan otro alimento, entablan batalla
cuerpo A cuerpo con el cocodrilo hasta matarlo A
pufaladas; tambidn se alimentan con monos y
otros animals.
Las mujeres son consideradas como bestias de
carga. Cuando el marido sale A cazar, fija A la
mujer la hora de la comida, y ay de ella si a
su vuelta no halla con que satisfacer su desmesu-
rado apetito y voracidad! La pobrecita debe
buscar, pedir al vecino, robar, pescar, industriarse
en cuanto sepa para que en su holla hierba algo,
sino el marido, A su vuelta, la apalearia brutal-


mente. Ellas estAn encargadas de la cocina, de
fabricar los pucheros, de partir la leia' con ha-
.chas de piedra, de encender el fuego frotando con
fuerza y rapidez un trozo de madera eni un agu-
jero abierto en un lefio seco, de hacer cestas de
mimbres especialmente la llamada baquitd, dentro
de la cual ponen todos sus enseres, que sobre la
cabeza trasladan a largas distancias, mientras
sobre sus espaldas y costados llevan sus hijos
pequeiitos.
Su sencilla cabafia consist en cuatro palos y-
un techo de hojas de palma, del cual cuelgan la
caza. Dentro de una bolsa que llevan siempre
consigo, conservan sus trofeos y guirnaldas. Duer-
men al cielo raso sobre pieles de tigres y la bolsa
sobredicha les sirve de almohada. : '
Estos Indios se pueden considerar como chi-
quillos toda su vida. Inconstantes, despieveiidos,
desamorados para con sus mujeres, excesivamente
severos con sus hijos y crueles al corregirlos. A
veces, por castigo, les clavan en' las piernas an
hueso afilado cuya punta hacen salir por la part
opuesta cinco y mas centimetros, y en este es-
tado se lo dejan dos y A veces mis dias. Son
fastidiosos hasta el extreme pidiendo y' mendi-,
gando A los pasajexos, y ay de ellos si no'tu-
vieran algo que darles Estiman much uancu-
chillo 6 un hacha, pues tan necesarias les son
para cortarse la lefia, cazar,y pescar', y son avi-
disimos por los collares de cintas' de"vivos co-
lores, de espejos y tijeras. '
Crian y tienen siempre separados los iifios de
las nifias, y es muy dificil ver entire los j6venes
el mis minimo acto inmodesto. Los nifios salen
de la tutela a los quince afios y deben ya' vivir
per si, con la caza, y desde este tiempo se buscan
una joven, que desde aquel nomento queda' su
exclava. Es rarisima la poligamia, siendo apenas
in privilegio de sus jefes. I "
Los niios, al d6cimo dia de su nacimiento, son
presentados con cierta solemnidad al MJago de la
tribu, el que con un hueso afilado llamado bara-
gara, les agujerea el labio inferior, y para que
no se cierre les pone dentro un palo redondo;
esto lo hacen para que durante su vida, en ilas
grandes solemnidades, puedanr ponerse cailitas
negras, rojas 6 blancas semejantes A nuestros por-
taplumas.

Oficio del Baire. Terrible pro-
feta. Hasta qu6 punto llega el
culto supersticioso de los muer-
tos. La fiesta del 3aecururi. -
La metempsicosis.
El Baire, su sacerdote 6 brujo, tiene por prin-
cipal oficio conjurar los alimentos que podrian
series nocivos, como la care del cocodrilo, del
tigre y el maiz verde. Las ponen ante 61 cuando
el sol estA bien alto, y 61, adornado con plumas,
principia a gesticular y gritar espantosamente
siempre mirando al sol, y concluye con algunas
cantilenas, en las que le acompanfa su mujer;
hecho el conjuro, toma la mejor part de la presa
y se retira A su cabafia.'No sale nunca A caza;
la tribu le prove de cuanto necesita, y acude
presuroso al lamamiento de los suyos, puesto que
es el medico de la tribu. Pero no sabe hacer otra
cura, que atar fuertemente con cortezas de'orbol
la part 6 miembro dafiado, v gesticular y cantar
hasta aturdir al enfermo. Algunas veces aplica la
boca A la parte enferma y chupa, chupa fuerte-
mente para extraer el espiritu maligno; y si Ai







-164-


pesar de esto, el enfermo empeora y el maligno
-slifritu no sale; entonces el baire profetiza el dia
y,hora de la muerte, y el pobre enfermo infali-
blemente debe morir, para que la profecia se ve-
rifique. Acerc6ndose la hora fatal, el baire cubre
la cara del enfermo con un ,tegido de hojas y
liego pasando la mano bajo tan grosero velo,,con
dos dedos le cierra las narices y con, el resto de
la mano le comprime fuertemente la boca y lo
asfixia. Esta es la horrible infalibilidad de este
-profeta de Satands, que todos veneran, resign6n-
dose i perecer un dia _i otro sofocados por sus
manos.
Cuando la victim espira, el baire pronuncia
solemnemente la palabra: Bi, que significa muri6.
Y ;entonce4 principian los llantos, los gritos y las
piorril-,roi I-scenas. Si el muerto es un nifio, la
mnidrI .: e oirta 4:1iu un vidrio en ambos pechos para
hacergotear su sangre sobre el cadaver; y si es
adult, todos los parientes mds pr6ximos se cortan
en las piernas hasta cubrirlo de sangre ; a conti-
nuacion y siempre gritando, se arrancan los pelos
hasta quedar horriblemente calvos. Se pintan des-
pu6s de negro todo el cuerpo en serial de luto y
aquellos jugos penetrando en las heridas dejan
una indeleble mancha negra 6 media que se van
cicatrizando. I .. I
Su culto por los muertos raya en la locura.
Doce horas despu6s de la muerte, sepultan el ca-
daver cerca de La cIiaria y casi A flor de tierra,
y para acelerar la putrefacci6n lo riegan todos
los dias. Despu6s de quince dias descubren aquel
cuerpo medio putrefacto y lo llevan al rio 6 lago
vecino; lo sumergen en el agua, y todos los pa-
rientes, rodeAndole, lo descuartizan; con las uias
elparn u la" care de los huesos, los lavan y lim-
pian muy bien sin perder uno y en este estado
los.trasladan a la cabafia, los ungen con la c6lebre
pomada rosa llamada uru.o, los colocan en un
cesto adornado de vistosas plumas y asf se pre-
paian para celebrar al dia siguiente la c6lebre
fiesta llamada.BacururA.
Muy de mariana se reune toda la tribu, y desde
la salida del sol,,hasta que se pone, sin tomar
alimento, no hacen otra cosa que cantar a dos
coros, hombres y mujeres, una incomprensible
canci6n, ac-,ripa.Ifildu de una extrafia misica,
que:consiste en dar con un bastoncillo sobre una
cafia y en hacer ruido con dos piedras, A modo
de tambor. Para no sucumbir A tan riguroso
ayuno, mastican una raiz, que por mas que gri-
ten y canten, les conserve siempre su ronca voz;
es para ellos un secret sacro y'por ningiun precio
revelan 4 nadie A qu6 plant pertenezca.
Al anochecer van procesionalmente A sepultar
los huesos. Si estos pertenecen A uno de los ca-
bezas, 6 al sacerdote, se sepultan en lo m6s pro-
fundo del rio: dos de ellos desaparecen bajo el
agua y van A atar el cestillo en una roca del
fondo del rio, donde lo dejan para siempre. Si el
difunto es persona del vulgo, sus huesos se se-
pultan en tierra, con ramas bajo y sobre el ces-
tillo para que no sea tocado de la tierra y luego
lo abandonan para sienpre. Estos Indios tienen
tanto miedo A los muertos, que, despu6s de las
funciones descritas, no se acercan nunca mis A
una sepultura.
Tienen conocimiento de la inmortalidad del
alma, y creen en' la metempsicosis 6 transmigra-
ci6n,de los espiritus. Creen que el alma de un
sacerdote transmigra a una estrella, de modo que
cuando ven alguna que se corre, los invade un
terror y una confusion indescriptibles. Salen to-


dos fuera de ,sus cabafas gritando, llorandoy
gesticulando con las manos para conjurar .i aquiella
alma del Baire, por temor de que vuelva ;i I.1 ti6-rra
A hacerles algin dafio. El alma de uno del vulgo
screen que entra eniciertos papagayos det:enorme
pico y de vistosisimasplumas-rojas, amarillas:y
verdes llamados arards.,ppor esto los domestican
y tienen en sus cabaiias, ylas mujeres Ilevan con-
sigo en el Baquitld cuando cambian dehabita-
ci6n; con las hermosas plumas de este animal
hacen las guirnaldas v i.intui:,int,- .nv ij uii se ador-,
.nan los dias mas solemnes.



Creencia ed el dualismo. Varie-
Sdad de lenguas. -'Vori, l'iyib di ro-
bustez de los Coroados. Sulejer-
iecio mias comiin. -' Modo de tej'.ir.'
BRemedio contra la miordedura
de lanserpiente. Caza ; d1 tigtre.
--Infelieidad de aquiellos I Aitvajes.

en!OB lo que. ilevo dicho, habrA dpodido. fAlc-:
J;-- mente comprender que estasi~tribus de CoQ-
iroados tinenenuna vaga creencia, en una especie
de dualismo; el dios del bien, que ellos figuran
oen el sol, y el dios del mal que llaman .Boupe,,
el mismo A quien los Patagones conocen ,con el,
nombre de Gualicho, Su religion no tiene otrai
manifestaci6n que el supersticioso y .exagerado
culto de los muertos y las muiltiples conjuras hechas
por su Baire contra el temido Boupe,
Cada una de estas tribus tiene su lengua prpo-
pia, tanto que entire ellos casi no se comprenden;
por lo que el Misionero debera trabajar much
para aprenderlas todas. Y esto deberA hacerlo
estando centre los Indios y recojiendo todas las
espresiones de sus mismas bocas; pues no existed
gramAtica ni, diccionario alguno de este g6nero.
Todas estas lenguas 6 dialectos proceden,de races
comunes, como es muy fAcil descubrir; asi .por:
ejemplo, los Coroados Haman Baire A su sacer-,
dote, otros Page y otros Payd. No es,necesario,;
que yo le diga qu etodas ellas son muy pobres,
de vocablos: con la misma voz, un poco modifi-
cada, espresan muchas y muy diferentes cosas. No:
conjugan los verbos,,usnddolos siempre en infinii
tivo. Con los pronombres, adverbios y mAs que
todo con signs de las manos, indican las varia-
ciones de persona y de tiempo.
Como todos los salvajes,de esta zona, los, Co-
roados son voracisimos. Cuando hacen una buena
caza, la consume hasta llenarse como odres. Pa-
rece sienten de todo coraz6n dejar sobra alguna,,
y por esto en tal caso vuelven a la carga y so
llenan en tal modo que no pueden tenerse en pie.
Aman muchisimo las bebidas alcoh6licas, y cuando
pueden obtenerlas, no las dejan hasta embria-
garse.
Son tan poco previsores, que hallando un Arbol
frutal, lo cortan para comerse sus frutos, sin
pensar ni cuidarse del porvenir.
En general estos Indios son robustos y parece
incredible lo Agiles que son en la carrera, en la
que acostumbran hacer frecuentes ejercicios, lle-
vando sobre la cabeza troncos de Arboles 6 piedras
de 100 y hasta de 120 k. de peso; y se acostum-
bran a esto de tal modo, que corren velozmente
y por largo espacio sin dejar caer su peso, no
obstante los c6spedes y ramas der rboles, entre-
lazadas, entire las que deben abrirse paso..







- 165 -


Esto lo ,hacen''con la::mira de hacerse aptos
para salver, en tiemipo de'guerra,' siusparientes
y compauf-ros cuaudo estos'caen heridos 6 muertos
en el campo de batalla; pues juzgarian como
graiide sesventura'el abandonarlos A las vengan-
zas 6: ltdrjes de' u odiado enemigo.
.Es tambi6n muy:comin' el ejercicio de la danza,
que A veces dura dias enteros con ocasi6n de al-
guna' gran fiesta, como despuds de una victoria,
6 despu6s de la caza del tigre, Danizan siempre
separados los',hombres de las mujeres y asi ais-
lados gesticulan con brazos, cabeza:y cuerpo en
mil maneras, siendo sus movimientos tan lentos
y sin gracia, que al verlos no pude alejar de mi
mente la impresi6n que'recibi cuando nifo viendo
A los O:os, que,con frecuencia suelen:llevar por
nuestros pueblos algunos charlatanes, haci6ndoles
bailar delante d, olos admirados aldeanos, con
aquellos.estipidos y pesados movimientos propios
de esa bestia.repugnante.
LosCgoroados no saben tejer que pequefias fajas,
que usan para.adornarse el cuello y las munecas
en los dias festivos. Se sirven de la fibra del tuci
y de hilo de color cuando pueden obtenerlo de
algiii cristinaill, en sus correrias. Para tejer clavan
en tierra la1s .iL. punts dA-nnit grande rama
arqueada:y de'frente a esta otra semejanite: de'la
una A la otra tienden estrechamente los hilos
que luego tejen, apretando y comprimiendo los
transversales con Una'espitula de iadera, siendo
esta la finica' industrial de los hombres y que de
bien poco les sirve.
Seocuraf las mordeduras de las serpientes con
el cauterio, aplicandose inexorablemente sobre la
herida'wun tiz6n ardiendo; quemAndose la came
hasta el 'htleso. A prop6sito de estos temibles
reptiles, V. sabrl como en estos filtimos afios la
ciencia haddscubierto un poderoso 'contraveneno
contra sus mordeduras, que antes solian ser fa-
tales y A veces fulminantes. Dindose A tiempo
inyecciones con manganese de potasa, quedan
neutralizadoq los m6s pptentes venenos; raz6n
porila que ono son tan temidas las serpientes de
cascabel y tantos otros reptiles venenosos que
antes causaban la muerte entire horribles espas-
nmoU d tantos inadvertidos pasajeros. Es esto" un
nuevo y grande consuelo para el "Misionero que
debe pasar por estos parajes, siempre prevenido
con este poderoso contraveneno.
'No cazan al tigre con la lanza, luchando con 61
cuerpo a cuerpo como .algunios Indios del Ama-
zonas; los Coroados en cosa tan peligrosa han ya
aprendido otro uso propio de' cristianos. Llevan
consigo, come ayuda, niumerosfsimoS perros, y
estos, descubriendo al tigre ya A distancia, prin-
cipian A ladrar desesperadamente, y adelantin-
dose poco a poco en 'circulo contra 61, con sus
continues ladridos y con sus afilados dientes, lo
obligan a. trepar A un Arbol y a cobijarse en lo
mis alto entire sus gruesas ramas, donde con
much mayor facilidad el cazador puede apuntar
sus flechas 6 fusil y atraversale el 6oraz6n.
Si bien el tigre de estos paises, aqui llamado
onza, es much mas pequefio que el del Africa 6
IndostAn, no obstante 'es muy fuerte. Se avalanza
de frente contra el buey, clavAndole una garra
en el pecho mientras que: con la otra le aferra
las hhrices y luego con un ripido movimiento,
como para retorcerle la cabeza, en un abrir y
cerrar de ojos le hace caer muerto A tierra: hecho
esto lo toma con los dientes por una pata y se
lo hecha acuestas, llevAndoselo i uno de los si-
tios mas apartados'y espesos de la floresta para


devorarlo A su sabor. Esta'fiera es muy comnlin en-
estas florestas y es el azote de los numerosos pas-
tores de ganado mayor, ocupados siefnpre 'eu
perseguirla con una multitud de perro.s' '
Llevo conmigo la piel'de un magnifico tigre,
matado no muy lejos de aqui, y apenas llegue a,
Montevideo se la mandar6 a Turin, para que
pueda ver por sus propios ojos las afiladas y'
largas ufas, y potentes garras de este f;roc -
simo animal. Le mandar6 tambien flechas, arcos,
collars, cuerdas y saquitos' hechos por estos In-,

dios y mis tarde'animales y curiosos pijairo .le
estas lejanas zonas.
*Finalmente'le dir6 que los Coroados son muy
propensos y mueren muchos'de pulmonfia fulmii-
nante, 6 de tisis lenta, a cauisa de- sn ighorIaicia
y usos salvajes, ya que procuran estar siemprIe'
en el agua como las ranas; por'lo cual derip~lit
de grades fatigas'y caireras afanosas, '.usin uu:'
refrigerio en ella, y asi contraen -rnft-rmeiladile
mortales. Y si desgraciadamente se desarrolla
entire ellos la viruela, la escarlatiia;'la influericia,,
f1 otras enfermedades contagiosas, (.11mo hai su:r-
dido ya varias veces, entonces no se salva ni uno ;
pues, apenas sienten la fiebre, corren al rio':ve-
cino y cuanto mSs la fiebre aumenta, midl se' sn-
mergen en las ondas, por esto cada cifal :puoede
imaginarse A que fatales consecue ncias se ex-
ponen.' '
iInfelices! i Por cualquier lad6 qquie se Ie 'm iri.,'
son dignos de compasi6n y listima, y nec't-itnu"'
que tantos generosos corazones, come enel niundo"
se encuentran, vuelen en su auxilio. Digan otros
lo que quieran; mas yo estoy persuadido que tddos
ellos son susceptibles de educaci6n y cultural. To-
mados desde nifios, aprenden conf.u.ilidad :i leer
y escribir, se amoldan a nuestros usos y costum-
bres y llegan a tntender y' gustar las' verdades
.de nuestra santa religion. C'ir-ito' i.s 'El -e r-.
quiere tiempo y una gran dosis de abnegaci6n'y
paciencia; mas los felices resultados lleharan un
dia de inefable consuelo el coraz6n del Misionero;
alegrarAn a los Angeles del ciel6 y aiin harari se
gocen los hombres escepticos y duros de coraz6n:
Vengan, pues, los corazones generosos llenros
del espiritu de Dios y acompafiados de los auxi-
lios de los buenos, y en pocos afios veremos suir-
gir como por encanto florecientes cristiandades,
donde por-tantos siglos ha i.inado S:tan.is; ve-'
remos desarrollarse la verdadera civilizaci6n y el
bienestar, donde antes extendian su mania la deo-
solaci6n y la barbaric; y contemplarembs con
fruici6n A estos hijos de la floresta, juguetes
ahora de Luzbel y victims de las mats bruillI',i
supersticiones, hechos hijos de Dios y hormahos
nuestros en la caridad de Nuestro Senor Jesu-
cristo.
(Se continuard).

i I I I i r 1 i i 1 i 1 i i i I 1 1I 1 1 1 1I I l 1


GRACIAS DE M RIA AUXIILIADORA.'

Mdjico, 11 de enero de 1895.

MUY RDO. P. ANGEL PiCCONO:
Habiendo tenido una caida en la que me las-
tim6 una pierna, como tanto la enfermedad como
la curaci6n, me causaban grandes dolores, ofreci
A la Sma. Virgen de D. Bosco, que si me sanaba,








- 166 -


pnblicaria esta gracia ; y. habi6ndola obtenido,
Ilena de gratitud por tan grande beneficio, cum-
plomi promesa.
Soy de V. atenta y S. S.
FAUSTINA CALZADA.
**
Barcelona 1-de febrero de 1895.
Sr. Director del Boletin Salesiano.
MUY SR. Mio :
Voy a narrarle un hecho en el que no puede
menos, de verse la mano de Dios y la protecei6n
Sde Maria Auxiliadora.
.A iltimos de noviembre del aio pasado, mi
madre :cay6 gravemente enferma,' quedindosele
paralizada la part izquierda del cuerpo. Vi-
sitada: por los m6dicos, estos no hallaban otra
soluci6n que hacerla una operaci6n abri6ndole la
rodilla y part de la pierna. Su estado era grave
y por nommentos se agravaba j mas, indtiles eran
los medicamentos. En tal grado de postraci6n,
pas6 mes y medio. Yo, A la saz6n, me hallaba
fuera de mi casa, y mi familiar: me hizo sabedor
del triste: estado de mi madre. Yo no sabia donde
acudir para buscar remedio pronto y eficaz; pero
en el instant me asalta el pensamiento de re-
currir 4 Maria Auxiliadora, poniendo bajo su pro-
tecci6n lavida de mi madre. Al memento escribi
una carta en la que le recomendaba invocara 4
esta buena Madre, la mand6 una novena de Maria
Auxiliadora y entire muchas otras cosas, la decia
estas textuales palabras: < Madre querida, si V.
tiene fe en Maria, si en Ella confia, cierto estoy
que Ella, en esta novena que la recomiendo haga
con fervor, antes de concluir los nueve dias V.
sanarA y podrd ,andar por si sola, 6 ir4 A dar
gracias a Maria Auxiliadora, confesando, comul-
gando yivisit4ndola en su propia capilla de Sa-
rrid. > Estas son las principles palabras que di-
rigf i mi madre.i
Al recibir mi carta, principi6 el primer dia de
la novena: todo fue principiar como el mal des-
apareci6, y d los.tres dias podia andar y el uil-
timo sali6 de casa por si sola y fue 4 rendir gra-
cias, Maria Auxiliadora, a su propia capilla de
SarriA, realizandose lo que yo habia pesto bajo
la protecci6n de tan buena Madre. Por esto creo
convenient hacer pdblica esta gracia de Maria
para que. crezca mis su devoci6n cada dia.
Me ofrezco de V. afmo. y hermano en Cristo
N.:Sefior
ROSENDO PONSADA
Cooperador Salesiano.
*
Mejico, 20 de febrero de 1895.
La infrascrita declara que su hermana Juana
pidi6 4'Maria Sma. Auxiliadora la gracia de cu-
rarse de ias calenturas, ofreciendo una limosna
al colegio salesiano, en construcci6n, de esta ciu-
dad. La manana siguiente A tal promesa, obtuvo
la gracia, cur4ndose completamente.
S JoSEFA GONZALEZ.

I*
Gloria a, Aaria. Los nombres mAs
hermosos que se le han dado 4 la Sma. Virgen
Maria, expresan las distintas gracias que les dis-
pensa 4 su hijos.


Desde nifio, me ha parecido dulcemente poetic<
el lenguaje cat61ico empleado hacia la Sma. Virgei
Maria; pero la idea vital no puede expresarse,
sino sentirse.
Hace poco (en el mes de setiembre) una per-
sona de mi familiar habia caido como herida de
ese azote que ha hecho tantas victims en Zaca-
t6cas, el tifo. '
Se pusieron ,todos los. cuidados para combatir
la rebelde enfermedad, ,y uno despu&s .de otro,
fueron contagiindose, siniquedar ,ya ninguuo sin
esa dolorosa enfermedad.
Mis tfos, y cinco de sus hijos, lucharon coi.el
delirio de la calentura, y la Seffoa,, mi tia, en,
estado de suma gravedad, no podia recuperar. la
salud, segdn la opini6n del ueilico que la asistia.i
Mi tfo, que era el que parecia estar, menos grave,
muri6.
En ese dfa lleg6 4 6sta ciudad,mi e-timadl
amigo el Sr. Pbro. D. Rafael Noguer (saleasituo',
y me di6 algnnas medallas de Maria Aixiliadora.
Los enfermos recobraron pronto ,la salud, y la'
Sefiora mi tia que estaba pr6xima 4 la muerie,
pues habia comenzado la gangrena, se alivi6, con-
fesando deberle este beneficio a la Santisima fVir-,
gen Maria.

**
Hace tres dias que volvi6 a esta capital el muy,;
estimable P. Noguer, y tuvo la bondad de rega-')
larnme dos medallas de Maria Auxiliadora. *
Ayer estavo una persona manifestandome que'l
se encontraba en estado de gravedad uno deo'os".
miembros de su familiar, de ideas algo extravia-! j
das y que no queria confesarse. -
Le di una de las medallas con que habia sido -
obsequiado por el R. P. Noguer, y hoy, despu6s
de la misa de Coro, tuve el gusto de reconciliarlo
con Dios Nuestro Seior, a petici6n de 61lmismo,
que antes hacia alarde de incredulidad.
Lleno de gratitud, quise comunicarl6o los muy
estimables PP. Salesianoa para que le den gra-:
cias A la Sma. Virgen, ya que mii peIiuefiezino
puede hacerlo de una manera digna.
Estos dos casos, los he presenciado yo mismoai
y creo de mi deber manifestarlos parala gloria'
de la Santisiina Vfrgen,Maria.
DOMINGO T. ROMEno, Pbrbo,
Zacatecas (M6jico), 1 de marzo de 1895.



Sr. Director del Boletin ',diioino. .

Mur SEROE MIO : ;
El dia 4 de abril de 1895, s,: me extrarinron
un tal6n y una factura, que llevanba enl bolsillo,.
al ir a cumplir un encargo. Todo asiistndo me
puse A buscarlos y no pudiendo encontrarlos,
acudi con todo mi coraz6n 4 la Sma. Virgen Au-
xiliadora, que me- tncedi6 1a gracia que deseaba.
Deseo, pues, que este hecho se publique tanto
para mostrar mi agradecimiento 4 Maria, como para
que otros que se encuentren en semejantes aflic-
ciones acudan 4 tan bondadosa Bienhechbra.
Nunca en la vida se me olvidara esta gracii que
la Sma. Virgen me ha concedido.
Soy de'V. afmo. S. S.
M.An.IANO' ROMIO.








- 167 -


NECROLOGIA.


DON ANTONIO SALA, Pb
El 21 del pr6ximo pasado mayo, e
edad de 59 aflos, en el Oratorio de
cerdote Don Antonio Sala, fortalecid
los auxilios de
nuestra santa Re-
ligi6n y rodeado
de sus hermanos
de religion y de
algunos de sus pa-
rientes.
Nacido en Mon-
ticello de Rova-
gnate, di6cesis de
MilAn, entr6 en el
Oratorio el 5 de
marzo de 1863, y
despuss de casi
dos afios de prue-
ba visti6 la sotana
de manos de Don
Bosco, en octubre
de 1864. Cumpli-
dos con gran dxito
sus studios de
filosofia y teologia
al mismo tiempo
que desempefiaba
various cargos en
el Colegio de Lan-
zo, se orden6 de
sacerdote el 22 de
mayo de 1869.
Por su character
manso y rectitud
de espiritu, se
atraj o bien pronto
el carifo de Don
Bosco, el cual, co-
nociendo sus ex-
cepcionales dotes,
le llam6 al Orato-
rio para confiarle
el cargo de Ec6-
nomo de la Casa
y mis tarde de
toda nuestra Pia
Sociedad; cargo,
que por la volun-
tad de sas herma-
nos, desempefi6
hasta su muerte. DON
Bajo su inteligen-
te direcci6n, 6 mAs
de los muchos co-
legios que de doce afos 6 esta p
abierto en Italia y fuera de ella,
cabo las importantes obras de la
respectivos colegios del Sagrado Cor
sfis, on Roma, y de San Juan Ev
Turin, el mausoleo sobre la tumba d
y el decorado del Santuario de Maria
en Valdoco.
Don Sala, como muy bien decia n
Sector Mayor en la esquela de def
dada A hermanos, parientes y amig


merecido de la Pia Sociedad Salesiana, cuyos in-
tereses procur6 ain con detrimento de su salud.
Hacia mis de un afio que lo trabajaba una en-
fermedad al coraz6n y ain cuando se conflaba
en la pericia de los m6dicos y cuidadcs que se le
prodigaban, y mAs que todo en las oraciones que
Qr0. continuamente por su salud se elevaban a Maria
Auxiliadora, nuestro Senor quiso levarselo con-
xpiraba A la sigo, pues ya estaba maduro para el cielo. iAdo-
Turin, el sa remos sus inescrutables designios! Maria Auxilia-
o con todos dora, por otra parte, quiso sin duda que la acom-
pafiara en la ce-
lebraci6n de a-
(quella fiesta, que
61, por tantos a-
fios se esforz6
en hacer lo mAs
solemn possible,
Ala conducci6n
del cadAver 6 la
iglesia, A la Misa
de Requiem, A
las exequias y al
cementerio, asis-
tieron various
Cooperadores,
amigbs, las Hijas
de Maria Auxi-
liadora, represen-
tantes del Colegio
conocido por Gli
Artigianelli y un
buen ndimero de
nifias vestidas de
blanco.
El 27 de Junio,
en el Santuario
de Maria Auxilia-
dora, se celebra-
ron las solemnes
exequias de los
treinta dias. Cele-
br6 la misa el
Prefecto general
de nuestra Pia
Sociedad y los ni-
flos del Oratorio
cantaron ]a misa
de Requiem, A cua-
tro voces, del Ter-
ziani, y en gran
nimero se acer-
caron a la Santa
Mesa, en sufragio
del alma de nues-
tro amado Supe-
rior. El misionero
salesiano D. An-
ANTONIO SALA, Pbro. gel Piccono, di-
rector de la Casa
de M6jico, ley6 la
oraci6n fdinebre,
parte se han teniendo 6 la numierosa concurrencia suspendida
se llevaron A de sus labios, por la sublimidad de sus concepts
s iglesias y y lo bien que supo retratar A D. Sala.
raz6n de Je- Suplicamos a todos nuestros lectores se dignen
'angelista en elevar al cielo una plegaria por el descanso eterno
oe Don Bosco del alma del finado.


Auxiliadora,

uestro amado
funci6n man-
os, ha bien


R. I. P. A.


-- r --








- 168 -


NOTICIAS Y VARIEDADES.
-a-
Una eonversidn.
Acaba de verificarse en Constantinopla la con-
versi6n de una familiar griega, A la cual acompa-
flaron circustancias en extreme notables.
Una criada perteneciente a la religion cismAtica
y hasta entonces muy fiel, sucumbi6 a la tenta-
ci6n de robar a su ama dos brazaletes de gran
valor. Acosada por los remordimientos de su con-
ciencia, fude confesarse con un sacerdote tam-
bidn cismdtico, quien despuds de haberla pregun-
tado el nombre de su anma, la dijo: a iOh! Esa
seiora es rica y no necesita los brazaletes; con-
servad vos el uno y dadme A mi el otro. a
Poco tranquila la desgraciada sirvienta con se-
mejante decision, fu6d consultar el caso con un
religioso cat6lico, el cual, como era de esperar, le
mand6 devolver todo, prometinddola buscarle otra
casa si su ama llegaba a despedirla. Hizolo asi
la criada y despuds de confesar el delito A su se-
fora, esta se hizo contar muy minuciosamente la
historic del robo y las decisions de los dos sa-
cerdotes cismtico y cat6lico, y despuds de bien
enterada, regal los brazaletes i la criada, dicidn-
dola: a Vd a suplicar a ese sacerdote cat6lico que
venga aqui, porque mi marido, mis hijos y yo,
con todos los dependientes de la casa, queremos
hacernos cat6licos.
Examenes.
Tomamos del excelente Diario de L6rida lo si-
guiente: a Nos escriben de Rialp que ha sido muy
bien recibido el resultado de los examenes que
los alumnos del Colegio Salesiano de aquella villa
Si sufrido en este Instituto provincial, en los cua-
les han obtenido cuatro certificaciones de sobre-
saliente y doce de notable.
a Si se tiene en cuenta lo reciente de la insta-
laci6n del colegio; el nimero excesivo de asig-
naturas que han de estudiar los alumnos y lo
que se tard6 en determinar las que en definitive
habian de estudiarse en los Institutos despuds de
la reform del Sefior Groizard, de modo que ya
estaba entrado el curso cuando se senalaron
textos, se habrA de concluir que el resultado ob-
tenido por el Colegio de Rialp es digno de todo
aplauso. ,,
E1l descanso del dominngo.
El duque Carlos Guillermo de Brunswick que
vivia A principios del siglo, di6 siempre muy grande
importancia a la guard de los domingos y dias de
fiesta. Como llegase A saber que los campesinos de
cierto lugar tenian la costumbre de reunirse en la
taberna & la hora del oficio divino, y pasArsela be-
biendo todo el tiempo que debian estar en la igle-
sia, vestido de un redingote abotonado hasta la
barba, se install en la venta que le habian indi-
cado. Al tiempo que la campana convocaba A los
fieles A la oraci6n, llega la turba de descreidos pre
cedida de un gordo y pesado personaje, cuya rubi-
cunda nariz y cara encendida, A leguas le sefialaban
como A jefe de la divertida tropa. Si6ntase A la
cabecera de la mesa y obliga al duque A tomar a-
siento A su lado, por supuesto que no sin haber antes
echado una escrutadora mirada de desconfianza
sobre convidado tal, que nadie se acordaba haber
visto en el querido recinto de la taberna. Entre-
tanto, el ventero habia puesto delante del presi-


dente de la mesa un enorme cAntaro de aguar-
diente; dste lo toma entire sus manos, chase al
coleto una buena gaznatada y lo entrega al duque
dicidndole: Pdsalo d tu vecino. Voltea el cAn-
taro y llega al president, le da un cordialisimo
saludo y lo vuelve a poner en circulaci6n. Cada
uno de los convidados, segdn su orden, lo hacia
con delicia y lo dejaba diciendo al mds pr6ximo:
Pdsalo d tu vecino. A la tercera vuelta del
dichoso cantaro, levAntase encendido en c61era el
duque, desabot6nase el disfraz, y exponiendo A
las at6nitas miradas de la comparsa su bien co-
nocido uniform y las insignias de soberano,
vudlvese al president y le da el mds soberbio
bofet6n de los que humans mejillas soportaron,
dici6ndole : i Pdsalo d tu vecino! Luego, viendo
indeciso al agraciado, tira el duque de la espada
y dice: < Cuidado con andar en remilgos y no
asentar de fire la mano: porque 4 cualquiera
de vosotros que tal suceda, le serA mal contado.
No lo dijo a sordos; pues A esas palabras, levAn-
tanse los robustos brazos y comienzan lHover los
cachetes del uno al otro extreme de la mesa;
cinco, seis de seguida; y pelaranse las barbas a
guantadas, si, satisfecho el duque con el castigo
que A tan incorregible chusma acaba de afligir,
no la pusiese en sosiego. Cuentan que el domingo
siguiente nadie tuvo la mas remota idea de acudir
A la taberna.




COOPERADORES SALESIANOS DIFUNTOS.
I a. Florentina Ramirez Huelva.
1 a. Catalina Bdez >
D. Francisco de Paula Orta Caracas (Venezuela).
D. Ram6n Hermoso
E". Micaela de Boormand
, Merced Castillo
) Merced G. de Gordils
Sra. Begoiia de Quevedo ,
Sr. Dr. Santiago Delgado, Pbro.
Sr. D. T. Tejera, Can6nigo
Sra. a. Catalina G. de Wilhelms
Sra. La. Emilia Gonzdlez
Martina de Castro Villa do Cura ,
Sr. D. Hermes Cardoro Maracaibo
Sra. D" Maria Luisa Langaray de Molfino Lima
(Peru).
Sr. D. Agapito Ferntndez MEjico.
a Francisco Escarza Cuernavaca (M6jico).
Jestis Macedo --Cuantilldn a
Carlos Pozo Mdjico
> Jos6 Carrasco Otumba (Mdjico).
Sra. ]a. Juana Rubio de Cuevas M6jico.
Sefiorita Monterrubio
a Barradas ,
Sra. D". Mercedes Lozano G6mez S. Luis de Potosi
(Mejico).
Sra. D". Juana Maza de Dublbn M6jico.
Genoveva Cepeda de Morfin M6jico.
Carmen Ortiz de la Huerta ,
a Margarita P. de Cadenas ,
a Felipa Rojas de Ortega >
Suplicamos encarecidamente A nuestros lectores se sirvan
avisarnos de la muerte do algfin cooperador para inoluirlo en
costa list. Ignailrmoente les suplicamos no so olviden en sus
cotidianos ejercicios de piedad, de estas almas con quienes
en vida estuvimos unidos con el vinculo de la cristiana caridad.
Acordemonos que la caridad de que ustremos hacia las ben-
ditas Almas del Purgatorio, Dios dispondrl se use con noso-
tros despu6s de nuestra muerte.
REQUIEM AETERNAM DONA EIS DOMINE.

Con aprobaci6n de la Autoridad Eclesiastica Gerente JOSE GAMBINO.
Turin Tipografia Salesiana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs