Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00042
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00042
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Full Text









BOLETIN SALESIANO


Qtiien recibiere & un nifio en mi Debemos ayudar A nuestros her-
nombre, & mi me recibe. manos & fin de cooperar A la
(MATH. XVIII.) difusi6n de la verdad.
Os recomiendo la niiez y la ju. (III S. JUA, 8.)
ventud; cultivad con grande es- A, Atiende & la buena lectura, & la
mero su educaci6n cristiana; y exhortaci6n y & la enseiianza.
proporcionadle libros que le en- (I TIMoTH iv, 13.)
seen A huir del vicio y & prac-
ticar la virtud. Entre las cosas divinas, la ms su-
(Pio IX.) blime, es la de cooperar con Dios
& la salvaci6n de las almas.
Redoblad vuestras fuerzas A fin
de apartar & la nifez *y juven- __ (S. DIomIslo.)
tud de la corrupcin e incredu- El amor al pr6jimo, es uno de
lidad y preparar asi una nueva los mayores y mis excelentes
generacion. dones que la divina bondad
(LEON XIII.) puede conceder A los hombres.
(El Doct. S. FRANC. do Sales)


-4-( DIRECCION en el Oratorio Salesiano Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) ) g+-


SUMARIO.
PRIMER CONGRESS INTERNATIONAL DE COOPERADO-
RES SALESIANOS.
Espaia y el Congreso.
El Emmo. Cardenal Domingo Svampa, Arzobispo de
Bolonia.
Crenica del Congreso.
Academia en obsequio ~ los Congresistas.
Grandiosa peregrinaci6n la Vfrgen de San Lucas.
Pidamos al Coraz6n de Jesus por la cristiana educa-
ei6n de los niSos.
Fiesta de Marfa Auxiliadora.
ESPANA. Malaga. Barcelona.
NOTICIAS DE NUESTROS MISIONEROS. Ecos de la Pata-
gonia.
Graoias de Maria Auxiliadora.
Pensamientos.

' u v u' u 'v u 7 T 1" 1 'v v v V VU "U "i V ,'


PRIMER CONGRESS INTERNATIONAL
DE COOPERADORES SALESIANOS.

SON el coraz6n profundamente conmovido
'1 y lleno de inmensa gratitud hacia
el Senor y Maria Auxiliadora, nos ponemos
A escribir la cr6nica del Primer Congreso
Internacionalde Cooperadores Salesianos, re-
cientemente celebrado en Bolonia (Italia),
del 23 al 26 del pr6ximo pasado Abril.
Momentos de santa alegria y que jamAs
se borrarAn de nuestra memorial, fueron para


nosotros aquellos breves dias que ya se han
escrito con caracteres de oro en los Anales
de nuestra Pfa Sociedad.
Los Emmos. Cardenales, los Ilmos. Arzo-
bispos y Obispos, que tanto realce dieron
con su presencia al Congreso; los miles y
millares de Cooperadores y Cooperadoras
que de todas las parties del mundo A 61
afluyeron para mejor entenderse y animarse
en la acci6n salesiana, todos han gozado en
Bolonia de un consolador espectAculo de fe,
de devoci6n y de caridad.
Era el espiritu del Senor que se cernia
aquellos dias sobre la ciudad de Bolonia,
en sus iglesias, en las calls y plazas, en
las families, y mAs que todo en la gran Ba-
silica de Santo Domingo, junto a los vene-
randos restos del inclito Fundador de los
Dominicos, y en la elegant aula del Con-
greso, vecino al cuerpo incorrupto de la
ilustre Santa Catalina de Vigri 6 de Bolonia.
Admirable fue el orden, la paz, la tranquili-
dad con que todo ha procedido; y esto A mis
de deberlo A los inteligentes y activos orga-
nizadores y A la cortesia y hospitalidad del
pueblo bolofi6s, se debe en gran part A las
Autoridades pfiblicas que con su conduct
han demostrado conocer los altos fines que
el Congress perseguia, y se han hecho acree-
doras al general aplauso. Aquellos miles de
personas se habian alli reunido A los Prin-
cipes y Pastores de la Iglesia para enrique-
cerse con los ejemplos y amaestramientos


Pablicaci6n mensual.


10 X N. 6.


IJUNIO do 1895







- 122 -


de Don Bosco y procurar aplicarlos por do-
quiera 6 fin de que la juventud lejos del
vicio y del escepticismo, crezca llena de fe
.y de esperanza en Jesucristo restaurador de
la sociedad humana. I Con qu6 fin m6s santo
y mas humanitario podian haberse reunido?
Bolonia, modelo aun en nuestros dias, de
nobles y generosos sentimientos, se ha hecho
acreedora en esta solemne ocasi6n A la gra-
titud de la Religi6n y de la Patria. A Bolonia,
pues, ante todo y su Emmo. Padre y
Pastor, el Cardenal Svampa, tan amado de
sus hijos, nuestra mas sentida gratitude y
grande admiraci6n.
Admiraci6n y gratitud vivisimas sentimos
tambi6n por los miembros de la Junta Pro-
motora de senores y senoras, que a tan feliz
*6xito han sabido conduct al Congreso; admi-
raci6n y gratitud para los BR. PP. Domi.
nicos y Monjas de Santa Clara, que con tanta
gentileza han cedido sus iglesias para los
actos del Congreso; admiraci6n y gratitude,
por filtimo, para el digno clero boloii6s,
para los PP. Barnabitas, Franciscanos y
Capuchinos y para tantas y tan distinguidas
families que a porfia se disputaban poder
hospedar en sus casas & los pobres hijos
de Don Bosco y A sus niios, y que tan bien
han sabido tratar a los Prelados 6 ilustres
personajes que visitaron su ciudad, de la que
todos conservaran indeleble recuerdo por la
hidalgufa de sus habitantes.
Y no debemos pasar en silencio la pro-
funda gratitud que sentimos hacia los Emmos.
Principes 6 Ilmos. Pastores de la Iglesia,
que sin tender a las dificultades del viaje,
se llegaron a Bolonia para dar realce 6 im-
portancia, con su presencia, al Congreso y
mayor solemnidad A las funciones religiosas.
Ante el imponente espectaculo que presen-
taban tantos ilustres personajes reunidos
para dilatar mas y mis la obra de salva-
ci6n moral y material emprendida por Don
Bosco; y al oir las sentidas frases que te-
nian para las obras salesianas, expresi6n de
los sentimientos que hacia ellas abrigan sus
corazones, nos sentiamos conmovidos y apenas
si podiamos detener las lgrimas que a nues-
tros ojos se agolpaban. i Dios les recompense
su bondad para con nosotros, fortaleci6n-
doles con las celestes bendiciones en su di-
ficil ministerio, y nos conceda a nosotros y a
nuestros queridos Cooperadores y Coopera-
doras la gracia de secundar sus santos de-
seos y ardientes votos!
Descienda copiosa la bendici6n del Cielo,
con tanto afecto implorada por Nuestro Bea-
tisimo Padre en su Breve dirigido al Presi-
dente Honorario, sobre cuantos en alguna
manera han cooperado al feliz 6xito del Pri-
mer Congreso Salesiano, y fecundice sus
importantes trabajos' fin de que se con-
viertan pronto en hermosa realidad, las ri-
sueias esperanzas concebidas en tan fausti-
simos dias.


ESPA IA Y EL CONGRESS.


Los Cat61icos Espafioles, los amigos de los Sa-
lesianos y particularmente los que tuvieron la
dicha de conocer A nuestro inolvidable Padre D.
Bosco en la visit que hizo A esta bendita tierra
en el afio 1886, no pudieron menos de tomar vi-
visima parte en esta manifestaci6n de fe cat6lica,
en este acontencimiento, cuyo recuerdo durarA
imperecedero en la hist6ria de la Congregaci6n
Salesiana. Si bieii es verdad que la grande dis-
tancia impidi6 que muchos asistiesen personalmente
al Congress, todos halleronse unidos en espiritu
A nuestros Cooperadores alla congregados, envian-
do entusiastas adhesiones a cuantas conclusions
se formularen.
Entre ellas recordamos con especial placer la del
Emmo. Sr. Cardenal, Arzopispo de Sevilla, el cual,
no content cen dispenser A los Salesianos toda
suerte de protecci6n, pues les entreg6 la magni-
flca iglesia de Sta. Justa y Rufina, insignes pro-
tectoras de Sevilla, y filtimamente di6 la confe-
rencia A los Cooperadores de aquella ciudad, ana-
di6 una prueba mas de su afecto A la Congregaci6n
Salesiana. enviando un magnifico telegrama al Emi-
nentisimo Presidente del Congreso.
No podemos menos de recorder al venerable
Prelado de MAlaga, Dr. Spinola, al grande admi-
rador de Don Bosco. Esta gloria del Episcopado
espafiol, siendo Obispo de Milo, escribi6 el ma-
gnifico opdsculo titulado Don Bosco y su Obra,
que tanto cooper A' dar i conocer en nuestra
tierra al Fundador de los, Salesianos. Impedido
este Sefor de asistir al Congreso por tener que
tender a la perogrinaci6n Andaluza A la tumba
del gran siervo de Dios, Fray Diego de Cidiz,
hubo de contentarse con enviar su adhesi6n al
Congress.
El Exemo. Sr. Obispo de Santander, honra y
prez de nuestro episcopado, al cual con just ra-
z6n, pu6dese dar el titulo de Orisdstomo espaiiol,
llevado por su afecto a los Salesianos, y recono-
ciendo la necesidad que tenia su Di6cesis de una
de sus fundaciones, no par6 hasta tener satisfe-
chos sus descos, y gracias a su decidida protecci6n,
fu6 tanta la aceptaci6n que tuvieron los Salesia-
nos en aquella Capital, que la nueva instalaci6n
parece llamada i ser una de las mayors casas de
nuestra Congregaci6n. k C6mo podia, pues, el Ex-
c'oelentisimo Sr. Dr. Sanchez de Castro no parti-
ticipar a esta hermosa manifestaci6n salesiana?
Su afectuoso telegrama fu6 sin duda uno de los
mis inspirados que llegaron i la Presidencia del
Congress.
Sabido es que bajo los auspicios del Excmo. Sr.
Obispo de Barcelona se fund la Casa salesiana
de Sarrid. Debido a la honrosa protecci6n de esto
insigne Prelado que tanto se distingue por sus
desvelos por la clase obrera, en el curso de pocos
aios la nueva fundaci6n tom6 tal desarrollo que
lleg6 a ser uno de los mhs importantes estableci-
mientos de esta capital. El Obispo de Barcelona, fu6
quien, despuds de haber conocido A D. Bosco, en
la sesi6n necrol6gica, que al var6n de Dios dedic6
la Asociaci6n de Cat6licos, proclam6 por primero
su santidad, manifestando la esperanza de verle
dentro de pocos a8nos levantado al honor,de los
altares. No content con enviar al Congreso un
hermoso telegram, escribi6 al Emmo. Sr. Carde-
nal Svampa una carta en la que pone de mani-








- 123 -


lesto el bion grandisimo que la Congregaci6n Sa-
lesiana estA obrando en Catalufia en favor de la
clase obrera.
Tambi6n el Director de la Junta Salesiana de U-
trera (Sevilla), Dr. D. Juan Padilla, manifest en
un sentido telegrama el afecto de aquellos buenos
-cooperadores salesianos A la Obra de D. Bosco.
Las caritativas seiloras quo componen las juntas
protectoras de las' Casas de Barcelona, Sarrid y
Sevilla enviaron respectivamente su mensaje de
adhesion patentizando el amor que profelan a los
Salesianos y la esperanza de que el Congreso
fuese como un faro de luz brillante, que indicara
A los Cooperadores, esparcidos por toda la faz de la
tierra, el modo prActico de trabajar unidos por la
salvaci6n de la juventud.
Nada decimos de la prensa, porque ya en otro
lugar, de ella nos ocupamos.
Para no ser prolijos, indicamos de paso antes
-de concluir, que numerosas cartas y adhesiones
recibi6 el Emmo. Sr. Svampa de todas las prin-
cipales capitals de Espaia ya de individuos, ya
Zde sociedades cat6licas, circulos de obreros, etc.
Por todo sean dadas infinitas gracias al Sefior y
A su Madre Santisima Maria Auxiliadora.
El Santo Padre Le6n XIII, en el Breve que pu-
blicamos, dijo al Cardenal Svampa: No hay duda
quo todos los que favorecen 6 ayudan las empresas
y trabajos de la familiar salesiana, se hacen en espe-
cial manera benem6ritos de la Beligidn y de la so-
-ciedad civil.
DespuBs de estas palabras salidas de los labios del
Vicario de Cristo sobre la tierra, de un Papa que tan
A fondo conoce las necesidades de la sociedad actual
,qui6n no sentird en si un deseo vivisimo de traba-
jar con los Salesianos, favorecerlos y entrar A for-
mar parte de la Asociacidn de sus Cooperadores a la
cual la Iglesia ha concedido immensos favors espi-
rituales ? Undmonos en un solo sentimiento, en un
solo- deseo; consagr6monos a la eduoacida do la ju-
veutud, y d ifundir la civilizacidn y la fe cristia-
nas, > extendamos el reinado social de Jesucristo
y reinaremos gloriosos con 11 por today la eter-
nidad.




EL CIIDENAL DOMINGO SVAMPA,

President honorario del Congreso.

_iACI6 de 6ptima y acomodada familiar en Mon-
tegranaro, arzobispado de Fermana, en 13 de Junio
de 1851.
Ya de nifo se hacfa notar por la claridad de su
inteligencia y por la bondad de su Animo. Sus
"padres, temiendo que el contact con el mundo
llegase A ofuscar tan nobles prendas, lo colocaron
en el Seminario arzobispal de Fermo, donde so
distingui6 por su piedad y por sus adelantos en
los studios, lo que le vali6 ocupar en 1872 una
plaza en el Seminario Pio de Roma, donde se or-
iden6 de sacerdote en 1874.
Despuis de doctorarse on Sagrada Teologia y
.en Leyes, volvi6 i su patria rico de sabiduria y
,de virtud. Ocup6 la cAtedra de Sagrada Teologfa
Dogmitica y recibi6 el encargo de formular el re-
glamento de la Academia filos6fica de Santo Tomis
de Aquino, de la cual fu6 elegido secretario. En
medio de tantas y de tan variadas ocupaciones,


encontraba tiempo para tender, con celo perse-
verante, 6 la predicaci6n y al confesonario.
Pero Le6n XIII, profundo conocedor de los hom-
bres, lo llam6 en 1881, encargAndole de la ense-
ianza del Derecho civil en el Liceo de San Apo-
linar. En breve fu6 nombrado Camarero Secreto
ad instar participantium y Consultor de la Santa
Congregaci6n del Concilio.
En 1887 fue nombrado Obispo de Forli, donde
mostr6, en el gobierno de su di6cesis, tan excep
cionales prendas de virtud y sabiduria, que en el
Consistorio secret del 18 de Mayo de 1894, fu6
adscrito al nmmero de los Principes de la Santa
Romana Iglesia, siendo el Cardenal mds joven de
cuantos componen el Sacro Colegio.
Su ingieso en Bolonia, el 30 de Setiembre del
pasado afio, fu6 un verdadero triunfo.
Durante la celebraci6n del Congreso Eucarfstico
de Turin, se hosped6 en nuestro Oratorio y tanto
se entusiasm6 de la Obra de Don Bosco, 6 la que
de tiempo atrds coriocia, que concibi6 la gran idea
de la celebraci6n de este primer Congreso inter-
nacional de Cooperadores Salesianos, que con tan
lisonsejero Axito acaba de celebrarse y del que
pasamos 6 dar alguna idea A nuestros queridos
Cooperadores.




CRONICA DEL CONGRESS.


HORARIO GENERAL.


DIA 23 DE ABRIL.
A las 8. Funci6n de Inauguraci6n del Congreso en
la Basilica de Santo Domingo, con Misa Pontifical,
que celebrarg el Emmo. Cardenal Don Domingo
Svampa, Presidente Honorario del Congreso, asis-
tido de otros tres Cardenales y de.treinta y dos 0-
bispos con mitra y Pastoral, muisica de Pier Luigi
Palestrina, ejecutada por maestros bolofeses y por
la Schola Cantorum de los alumnos del Colegio Sa-
lesiano de Parma.
A las 10,30. Primera Reuni6n general en la monu-
mental Iglesia del Corpus Domini llamada de la Santa.
1. Reuni6n de la Sesiones.
S3. Segunda Reuni6n general.
5 5. Serm6n predicado por un Excmo. Sr. Arzo-
bispo y Bendici6n con el Smo. Sacramento, en la.
Basilica de Santo Domingo.
DIA 24.
A las 8- Misa rezada per un Emmo. Sr. Cardenal,
con music eseogida.
S8,30. Reunin do las Sesiones.
S10. Tercera Reuni6n General.
1. Reuni6n de las Sesiones.
> 3. Cuarta Reuni6n General.
> 5. Serm6n y Bendici6n como en el dia anterior.
DIA 25.
A las 8. Misa rezada por un Emmo Sr. Cardenal.
S8,30. Reuni6n de las Sesiones.
10. Quinta Reuni6n General.
1. Reuni6n de la Sesiones.
3. Sesta Reuni6n General.
5. Funci6n de acoi6n de gracias con asiston-
cia de los Excelentisimos Sres. Arzobispos y Obispos
que tomaron parts en el Congreso.
Academia, en honor de los Congresistas, que se
harg en la misma aula del Congreso.








- 124 -


DIA 26.
El dia 26 por la mafiana se hard una peregrinaci6n
al monte de la Guardia para tributar & Nuestra Se-
flora de San Lucas un homenage de gratitud y pe-
dirle que se puedan lo mas pronto possible poner en
prdctica las deliberaciones del Congreso. El Emmo.
Sr. Cardenal Svampa di. lIa misa de Comuni6n
Several, asistido por otros Excmos. Sres. Obispos.
espues habrg manifesto, canto del Te-Deum, Tantum
Ergo y solemne Bendici6n. Por la tarde Rosario,
Procesi6n y Bendici6n con la Imagen de Nuestra
Sefora.






DIA PRIMERO.


La Basilica de Santo Domingo.


Las funciones religiosas del Congreso debian
celebrarse en la monumental Basilica de Sto. Do-
mingo, puesta a disposici6n de los Congresistas
por la exquisite amabilidad de los RR. PP. Do-
minicos, cuyo superior era miembro de la Junta
Promotora y Presidente de la Comisi6n de fes-
tejos religlosos.
'Ninguna otra iglesia de Bolonia merecfa con
mas just titulo este honor, ya que en ella naci6
la idea de 14 celebraci6n de este Congreso, siendo
el primero que la manifest6, hA tres afios, desde
el pulpito de dicha iglesia, el misionero salesiano
D. Lasagna, ahora obispo de las Misiones del Uru-
guay y del Brasil. El Prof. D. Trione, salesiano,
en sus frecuentes conferencias en dicha iglesia,
se esforz6 para que aquella idea fructificara y lo
consigui6; pues tomada en consideraci6n iiltima-
mente, a principios de Noviembre pr6ximo pa-
sado, por el Eminentisimo Cardenal Svampa,
Arzobispo de Bolonia, se aplic6 con tal tes6n y
constancia A desarrollarla, que los resultados no
se hicieron esperar y todos hemos visto cuales y
cuan importantes han sido.
Poco era el tiempo de que se dispona liara los
preparativos ;mas el celo y el entusiasmo con
que procedia en sus trabajos la Junta Promotora
y la incansable actividad de los PP. Dominicos,
salvaron toda dificultad y la Basilica de Santo
Domingo se encontraba A la apertura del Con-
greso, ataviada con sus mejores arreos. Las co-
lumnas todas se ballaban revestidas con hermosas
colgaduras de damasco y los altares vestfdose de
-gala.
Cincuenta preciosas arafias de cristal exten-
dianse a lo largo de la nave central yendo de
abajo arriba, ascendiendo paulatinamente hasta
.perderse la iltima que cerraba al centro en la
b6veda de la expresada nave. En los lados del
altar mayor habianse preparado dos magnificos
tronos, en uno de los cuales (el que estaba al
lado del Evangelio), tomaba asiento el Cardenal
Svampa y en el otro los tres Cardenales, SebastiAn
Galeati, arzobispo de RAvena; Egidio Mauri, ar-
zobispo de Ferrara, y Andrds Ferrari, arzobispo
de MilAn. A uno y otro lado del amplio presbi-
terio se colocaron los nlmos. Prelados; por bajo,
los Can6nigos de San Petronio y San Pedro, los
PArrocos de !a ciudad, los representantes de Obis-


pos y los PP. Dominicos; A continuaci6n los Con-
gresistas, hasta el pdlpito; y en el resto de la
iglesia, el numeroso pueblo que A todas las fun-
ciones asistia.
En la capilla de la Santa Cruz, se ensefiaba &
los Congresistas la Sagrada Cabeza de Santo Do-
mingo, colocada en hermoso y valiosisimo reli-
cario.
Sobre la puerta de la iglesia, en el interior,'se
habia colocado la siguiente inscripci6n dictada
por el Dr. Gayani, pirroco de San Martin:

ESULTANO LE CENERI SANTE
DEL GRAN PATRIARCA DOMENICO
AGLI INNI FESTOSI DI LAUDE
ALLE CONCORDI VIVISSIME PREGHIERE
CHE
I CooPERATORI SALESIANI
QUI LA PRIMA VOLTA ADUNATI
SOLLEVANO AL TIONO DELL' ALTISSIMO
PER IMPETRARE AI PROVVIDI CONSIGLI
CONFORTO DI LUCE SUPERNA
ALLE OPERE SALUTARI
RIVOLTE AL BENE DELLA TRAVAGLIATA SOCIETY
IL SOSPIRATISSIMO INCREMENTO.



Funci6n inaugural.

La grandiose y monumental Basilica de Santo.
Domingo estaba lena de bote en bote, conte-
niendo mAs de 15,000 personas, que se habian
precipitado dentro, apenas abiertas las puertas-
de la iglesia. En la espaciosa nave central, custo-
diada por una compahia de guardian civiles, se
reunieron various millares de Congresistas. La luz
explgndida de las 50 arafias, esparcia un brillante
resplandor bajo las majestuosasb6vedas del temple,
en el que resonaban las dulcisimas armonfas pa-
lestrinianas, ejecutadas con toda perfecci6n por
los alumnos de la Schola Cantorum Salesiana de
Parma y distinguidos cantores bolofieses.
Poco despu6s de las 8 de la mafiana del 23 de
Abril, principi6se la solemnisima funci6n reli-
giosa de aperture del Congreso. Componfase la
comitiva, que procesionalmente se dirijia al altar
mayor, de numerosisimo clero seguido de los Ca-
n6nigos de San Petronio, de los pirrocos de la
ciudad, del Capitulo de San Pedro, de 21 Obispos
con mitra y capa pluvial y'3 Cardenales, cerrando
la march el oficiante Cardenal Svampa, arzo-
bispo de Bolonia.
La basilica de Santo Domingo presentaba un
aspect imponente, conmovedor y que elevaba los
Animos ante las majestuosas ceremonies y gran-
diosas manifestaciones del culto cat6lico. La mi-
sica del maestro Pier Luis Palestrina no podia
haber sido mejor elegida para tan solemne acto.
Aquellas suaves y dulces armonfas corales sin
acompafiamiento, en que las voices de los tiples,
tenores, baritonos y bajos se confunden junta-
mente en armoniosas combinaciones manteniendo
el tema litdrgico, maravillan por su originalidad
y arrebatan a los oyentes.
Jamfs en Bolonia, desde tiempo inmemorial,
habian presenciado sus habitantes solemnidad y
pompa semejante. No es de extrafiar, pues, que
encendida su fe y entusiasmado su coraz6n, acu-








- 125 -


dan presurosos al temple santo para desahogarse
ante su Dies y que al salir de 61 aclamen y
victoreen fren6ticos a los Emmos. Principes de la
Iglesia y i sus Venerandos Pastores.
La funci6n result grandiosa y muy ordenada.
Entre aquellos torrentes de luz, entire las conmo-
vedoras notas de aquellos cdriticos celestiales se
sentia soberanamente la apoteosis del espiritu
cristiano, del espiritu de caridad y de amor que
dej6 per herencia a sus hijos el humilde Sacer-
dote de Castel Nuovo de Asti, el San Vicente de
Pail del siglo xix.
La fanci6n termin6 A eso de las 10.

La iglesia de la Santa.
Con no menor exquisite gusto, cuidado y dili-
gencia, habiase preparado la artistic iglesia del
Corpus Domini, vulgarmente conocida con el
nombre de La Santa, per la preciosisima reliquia
que guard; el cuerpo incorrupto de Santa Cata-
lina de Vigri 6 de Bolonia, muerta hace mis de
cuatro siglos.
En el altar mayor construy6se un amplio palco
sobre el quo estaban dispuestos en dos filas A una
y otra part ricos sillones para los Cardenales y
Prelados. Per cima, y bajo hermosisimo pabell6n,
coronado con el escudo de Bolonia, destacabase
el busto de nuestro amadisimo Padre Le6n XIII.
A ambos lados del presbiterio y entire verde y
espeso ramaje, se elevaban los de el inmortal
Pio IX y de nuestro padre Don Bosco.
Las cuatro capillas laterales A ambos extremes
contraries de la iglesia, habian side convertidas
en elegantes tribunas, en cuyos fondos se vefan
i Maria Auxiliadora, inspiradora y protectora de
la Obra Salesiana; A San Francisco de Sales,
patr6n de los Cooperadores, y a Don Bosco en la
variedad de su providencial misi6n.
La primer capilla i la derecha de la presi-
idencia, 6 sea, la de la Santa, estaba reservada i
las Seforas, para las que se habia preparado otra
tribune, al fondo, en el core; ambas estuvieron
siempre llenas. La de enfrente, 6 sea, la de la
izquierda, para los representantes de los Obispos,
para los miembros de la Junta Promotora y para
los Salesianos. Per cima, en el lugar que ocupa el
6rgano, se colocaron los nifios components de la
Schola cantorum, de Parma, y la Banda de Mfi-
sica de Faenza. En las dos restantes y en el
centro del aula, estaban los Congresistas. Al pie
de las dos primeras tribunas, ocupaban su lugar
numerosos representantes de la prensa italiana y
extranjera. Bajo el palco de los Cardenales, se
sentaba Don Rda, teniendo a su lade A los com-
ponentes de la Presidencia y a la Secretaria ge-
neral. Los demAs secretaries estaban colocados al
lade de los bustos de Pio IX y de D. Bosco.
Las dos capillas que quedaban en el centre,
habian side cerradas con telas sobre las que se
lean las siguientes inscripciones dictadas per el
Secretario general Dr. D. Santiago Carpanelli:
xxII xxIv xxv Aprile M.D.CCCxCV
BOLOGNA RICONOSCENTE E DEVOTA SALUTA
I PRINCIPI DELLA CHIESA
ED I VESCOVI
QUI CONVENUTI AD AVVALORARE
CON LA DIGNITY' ED IL CONSIGLIO
GLI STUDI DEI COOPERATORI BALESIANI
NEL PRIMO CONGRESS INTERNAZIONALE
PIU' EFFICACEMENTE RIVOLTI
A SALVEZZA DELLA GIOVENTU'
A BENE DEGLI OPERA.


xxII xxIv xxv Aprile ImDCCCXCV
A Voi
CHE DA VICINE E DA LONTANE REGION
D'UN CORE SOLO INTENDETE
A TORNAR CRISTIANA SU GLI ESEMPI DI D. BOSCO
LA GIOVENTU' CHE STUDIO E LAVORA
LA CITTA' DI BOLOGNA TRIBUTE CONCORDE
AMMIRAZIONE E PLAUSO.


SESSION INAUGURAL.


La iglesia de la Santa, que como hemos dicho,
habia sido artisticamente adornada, estaba de bote
en bote; todos los congresistas ocupaban sus res-
pectivos puestos y solo se esperaba la llegada de
los Principes y Prelados de nuestra Santa Madre
Iglesia. A las 10 '/, la banda de mdsica de Faenza
y la Schola Cantorum de Parma dan comienzo al
sencillo, si, mas hermoso y brillante himno inau-
gural del Congreso, indicio de que los Prelados
se disponen a ingresar en el aula para dar co-
mienzo a las sesiones. Todos los congresistas se le-
vantan y apenas distinguen al 1lmo. Sr. Sogaro, quo
abria la march, prorrumpen en entusiastas aplau-
sos que se acrecientan al entrar los Cardenales
Svampa, Ferrari, Mauri y Galeati, el cual va A
ocupar el sill6n del centro, teniendo a su derecha
A los Cardenales Ferrari y Svampa, y a su izquier-
da al Cardenal Mauri y al Arzobispo de Turin.
Los demas Arzobispos y Obispos toman sitio a
ambos lados de los Cardenales.
Al ingresar Don Rda en el aula, es objeto de
nuevos y prolongados aplausos. Se sienta en el
lugar de la presidencia efectiva, come president.
Quisidramos tender palabras con que describir y
presentar el solemn y grandiose especticulo quo
en estos mementos presentaba la iglesia de Santa
Catalina de Bolonia, con casi dos mil congresistas
de todas las parties de Italia y representantes de
Espafa, Francia, Inglaterra, Alemania y America,
reunidos bajo la 6gida de Le6n XIII, cuyo busto
se destaca bajo rico dosel, sobre la presidencia
honoraria, y la inmediata direcci6n de cuatro E-
minentisimos Principes de la Iglesia, cuatro Ar-
zobispos y veinticinco Obispos, para tratar de la
manera de acrecentar la admirable Obra de un
humilde sacerdote, tabla de salvaci6n en el pre-
sente naufragio.
F6rmense idea, si es que pueden, nuestros lec-
tores, pues nosotros no encontramos palabras ade-
cuadas para retratarlo y trasladarlo A estas pAginas.
Calmado un poco el entusiasmo y recitado el
.eni Sancte Spiritus, Ave Maria y las jaculato-
rias Sea alabado Jesucristo y Maria auxilio de los
cristianos, ruega por nosotros, preces con que co-
menzaron todas las sesiones, Su Ema. el Cardenal
Svampa, que recit6 la oraci6n, toma la palabra,
y con la dulce sonrisa, que siempr le acompafia,
y con su encantadora y atrayente elocuencia y
elegancia de estilo, pronunci6 un notable discurso,
del que solo podemos dar una pAlida idea.







- 126 -


DISCURSO DEL CARDENAL SYAMPA.
---o-- -

J ERMaoso y consolador espectdculo se pre-
senta ante mis ojos y mi Animo se hall en
tal modo conmovido, que dificil les sera 6 mis
labios esprimir lo que mi coraz6n siente. E-
minentisimos Principes, Venerandos Arzo-
bispos y Obispos, Benem6ritos Hijos de Don
Bosco, Vos especialmente, oh caro Padre,
que con el cargo heredAsteis su espiritu,
ilustres Seiiores y nobles Damas que aqui
os hallais reunidos, recibid todos mi reve-
rente y cordial saludo. Yo os expreso la
satisfacci6n, la gratitud y el reconocimiento
de mi coraz6n y en nombre de la docta y
hospitalaria Bolonia, os digo que vuestra
presencia grandemente nos honra, suave-
mente nos alegra y Ilena nuestros Animos
de inmensa gratitud. Es traditional en Bo-
lonia el ferviente entusiasmo para nobles
empresas y grandes iniciativas y ain no se
ha estinguido aquel sagrado fuego que en
tiempos de barbarie la convirti6 en maestra
de la sabiduria y de la ciencia cristiana.
No hace auin muchos meses que germin6
en algunos la idea de convocar aqui en Bo-
loniael primer Congreso de Cooperadores
Salesianos, idea que parecia y que en rea-
lidad era una inspiraci6n del cielo. En me-
nos tiempo del que empleo en referirlo, esta
idea se comunic6 y difundi6 por doquiera y
hall eco simpAtico y entusiasmo entire los
buenos. Insignes personas del Clero y del
estado seglar pusieron toda su actividad al
servicio del buen 6xito del Congreso, como
igualmente las Seioras, siempre prontas a
toda idea grande, cooperaron con generosas
ofertas y su ben6vola influencia.
Y no podia ser de otra manera. El ideado
Congress se enderezaba a dar una solemn
muestra de admiraci6n y de aplauso al be-
nem6rito 6 insigne bienhechor de la huma-
nidad, D. Juan Bosco; se enderezaba 6 aten-
tamente estudiar la Obra Salesiana en sus
mfiltiples manifestaciones y por filtimo A pre-
parar la fundaci6n de una Casa salesiana
aqui en Bolonia. Todo esto debia necesa-
riamente presentarse lieno de atractivos al
pensamiento y coraz6n de los cat6licos bo-
loileses; y mi Animo se llena de content y
satisfacci6n al poder manifestaros que, ha-
biendo presenciado c6mo esa idea se iba des-
arrollando merced al celo de los que en esto
trabajaban, admire el ardor y el entusiasmo
de mis hijos que preparaban todas las cosas
en manera que, todo lo mAs que fuera
possible, respondiera al gran objeto a que se
dirigian sus afanes.
Por lo que A mi respect, me sea permi-
tido decirlo: el recuerdo y la profunda ve-
neraci6n que siento por Don Bosco, es muy
antiguo, pues su memorial esta intimamente


ligada 6 los primeros afios de mi vida. Con-
taba apenas quince cuando tuve la fortune
de encontrarme con ese hombre extraordi-
nario, escuch6 su fervorosa palabra, recibi
de sus manos la santa Eucaristia, la Ben-
dici6n y una pequeiia medalla de Maria Au-
xiliadora que todavia levo al cuello. Y
cuando el pasado afio tuve la fortune de
intervenir al Congreso Eucaristico de Turin,
atentamente invitado por el celoso y vene-
rando Arzobispo de dicha ciudad, no dej6 de
visitar el Colegio de Vals6lice y alli me
arrodill6 conmovido ante la tumba de Don
Bosco y a las oraciones do difuntos aiiadi
otras pidi6ndole su patrocinio: A 61 me en-
tregu6 confiado y 6 61 domand6 fuerzas para
el alto ministerio que estaba para emprender..
Y que mis preces no fueron desatendidas,
me lo asegura el present Congreso que he
tenido el honor de convocar y ahora el con-
suelo y la alegria de ver felizmente reunido.
Nuestras sesiones seran tranquilas y paci-
fleas y nuestros trabajos tendran un fin es-
pl6ndido. Toda la ciudad estA con nosotros
y nos rodea de sus simpatias. Todas las.
piblicas autoridades nos han prestado tanto
apoyo, que yo me creo en el deber de ma-
nifestarles mi mas vivo, mi mAs sentido re-
conocimiento.
La Santa, junto A cuyo incorrupto cuerpo
nos hemos reunido, nos ha dado hospitali-
dad; desde el cielo, donde gloriosa reside,
se interesa por nosotros, y junta con la ora-
ci6n de San Francisco de Sales y de Don
Bosco, la de Santa Catalina de Vigri nos
asegura la protecci6n y la bendici6n del Se-
lior. Desde el sagrado Monte de la Guardia,
la Virgen de San Lucas, potente intercesora
de los bolofieses, nos mira y nos sonrie. Ella
que fu6 la que inspire el coraz6n y la ment&
de D. Bosco, y que nos aguarda A todos el
viernes en su Santuario, Ella nos asiste y
nos guia con su maternal bendici6n.
Y si ani se quisieren mAis pruebas de la
asistenoia del cielo; si no bastase el una-
nime aplauso del Episcopado, que numeroso
intervene, 6 que se hizo representar 6 mand6
cartas enteramente adhiri6ndose, me es grate
comunicaros que desde el Vaticano nos mira
complacido y nos bendice el inmortal Le6n
XIII. El ha querido star entire nosotros
por medio de una hermosisima carta en la
que nos manifiesta su paternal satisfacci6n
y dulcemente nos alienta. Por lo tanto, come
proemio, como verdadero discurso de aper-
tura de nuestro Congreso, deseo y quiero se
d6 pfiblica lectura, tanto en el texto latino
como en la version italiana, de este Breve
Pontificio que me ha side dirigido. Y al
mismo tiempo que ruego al Secretario ge-
neral del Congreso se digne leerlo, mani-
flesto mi deseo de que A tan hermosa carta,
nueva prueba del Animo paternal de Le6n
XIII, se contest con un telegram, expre-
si6n de nuestro obsequio, de nuestra devo-








- 127-


ci6n y de nuestra gratitud, 6 implorando
una vez mds la Apost6lica bendicion.
S. Ema., frecuentemente interrumpido en su
discurso por fragorosos aplausos, es saludado al
concluir con una verdadera explosion de entu-
siasmo.
El, Secretario general sube a la tribune y lee
el siguiento Breve del Santo Padre que todos
escuchan en pie y con sefialadas muestras de
respeto.

iI Breve de l Santo Padre.

LEON PAPA XIII.
Queridisimo Hijo Nzuestro: salud y Bendi.
cion Apostdlica. Con suma satisfaccion hemos
sabido que en Bolonia y bajo tus auspicios, se
reunird un Con'greso de aquellos catdlicos que, Ila-
mdndose Cooperadores de la Congregaci6n Sa-
lesiana, promnueven, con un conmin espiritu y
con la plegaria y la acci6n, la expresada obra.
Una prolongada experiencia ha hecho patente con
cudnta actividad y con qud abundancia de fritos
los Hermanos salesianos atienden d la buena
cducacidn de la juventud y d difundir entire los
pueblos paganos la civilizaci6n y la fe cristiana.
Por todo esto no dudo que al favorecer y al
prestar concurso 4'la empresa y d las fatigas
de la Familia Salesiana, se preste un servicio
benemirito d la Religidn y d la sociedad civil.
Y today vez que la celebracidn de ese Congreso
de Bolonia tiene por objeto excitar mds viva-
mente en el inimo de los catdlicos esta llama,
Nos congratulamos de tan digno concept y
hacemos fervientes votos para que Dios mire
con ojos benignos wtestra solicited y haga que
vuestras deliberaciones respondan al &xito espe.
radio. Entre tanto, y en prenda de la gracia
celestial y en testimonio de .Nuestra especial
benevolencia, d ti queridisimo Hijo Nuestro, d
today la Congregacidn salesiana y d cuantos
intervienen al Congreso, os otorgamos en el Se-
iior con todo afecto la Bendici6n Apost6lica.
Dado en Roma cerca de San Pedro el dia 2
de'Abril de 1895, decimo octavo de Nuestro
Pontificado.
LE6N PP. XIII.
A Nuestro, querido Hijo Domingo, del titulo
de San Onofre, de la S. 1. B., Cardenal Pres.
bitero Svampa, Arzobispo de Bolonia.
No bien terminada la lectura, prorrumpe unAni-
memente today la asamblea en entusiastas aclama-
ciones y atronadores aplausos al inmortal Pontifice
Le6n XIII, por su dignaci6n y bondad. Contdnido
un poeo el entusiasmo, vuelve a estallar de nuevo
al fin de la lectura del siguiente

Telegrama mandado al Papa.
Beatisimo Padre.
Los Cardenales,Arzobispos, Obispos, Prelados,
sacerdote Miguel Ria, Salesianos y Cooperadores
reunidos en Congreso para difundir la insti-


tucidn de Don Bosco, relative d la salvaci6n
moral de lajuventud y al bien de los obreros, dan
las gracias desde lo mds profundo de sus cora-
zones 6 Vuestra Santidad pot la preciosisima
Carta que se ha dignado enviarnos.
Mientras el eco de la palabra sapientisima
y amorosa de Vuestra Beatitud resuena ain en
nuestros oidos, queremos todos que llegue d
Vuestro Trono el eco de nuestros corazones,
que viven amdndoos como al mds dulce de los
padres, y que os reverencian como d Vicario
de Jesucristo, Maestro infalible de la Iglesia,
Pastor de los principles y de los pueblos, ver-
dadera estrella de Jacob, en quien se confun-
den los esplendores de una fe divina, con los
fulgores de la sabiduria y de la ciencia, y la
gloria del pasado con los rosados albores de un
pacifico porvenir.
Bendeeidnos de nuevo, Padre Santo, con la
Bendicidn que Vos soloposecis, porque Vos solo
recibisteis de Cristo en Pedro la potestad de
abrir y cerrar las puertas del cielo.
Cardenal SvAmPA.

Terminada la lecture del Brove Pontificio y del
anterior telegram, toma la palabra Mons. Z6c-
coli, Obispo titular de Sebaste, yicario General
de Bolonia y Presidente de la Junta Promotora
del Congreso, en nombre de la cual da gracias
primeramente al Cardenal Svampa, que so dign6
aceptar la Presidencia honoraria del Congreso,
que A 61 dispens6 todo su gran apoyo y protec-
ci6n, quo no perdon6 sacrificio alguno y que supo
infundir 4i todos sun actividad, su abnegaci6n y
su celo.
Dirige despuds su acci6n de gracias t6 los Emi-
nentisimos Cardenales, Excelentisimos Arzobispos
y Obispos y d todos los Sefiores, que con tanta
bondad correspondieron su invitaci6n intervi-
niendo en gran nitmero. Se promote grande fru-
tos de este Congreso por la potent protecci6n
del cielo experimentada y por la bendici6n del
Santo Padre. Concluye presentando de nuevo los
respectuosos saludos de la Junta Promotora a toda
la Asamblea.
Grandes aplausos acogieron tambidn este pe-
quefio discurso, y no bien cesaron, el Secretario
general anuncia quedaba constituida la presi-
dencia del Congreso y de las Secciones en la forma
siguiente:
President honorario: Emmo. Cardenal Domingo
Svampa, Arzobispo de Bolonia.
President efectivo: Rdo. Don Miguel Ria, Rec-
tor Mayor de los Salesianos y de sus Cooperadores.
Components de la presidencia efectiva: Marquis
de Villeneuve Trans (Marsella, Francia). Mar-
quds Com. Aquiles Sass6li-Tomba, Abogado (Bolo-
nia). Bar6n Com. Antonio Manno (Turin). -
Prof. D. Francisco Cherrutti, Salesiano (Turin). -
Bar6n Augusto de Alber (Trieste). Mons. Carlos
Do T'Serclaes (Bdlgica).
Secretario general: Dr. Don Santiago Carpanelli,
Parroco de la Sma. Trinidad (Bolonia).
SSecretarios: Prof. D. Esteban Trione D. Hugo
Berti. Dr. D. Alejandro Luquel-li. D. Luis
Minguetti. D. Antonio Dones. D. Raimundo
Sarti. D. Lorenzo Saluzzo.
Presidentes de las Secciones: SECCI6N I. Educa-
cidn d instruiccide : Teologo D. Juan Marenco. -








- 128 -


SECCIONES II y III REUNIDAS. Prensa y Misiones
Salesianas: Te6logo D. Arturo Conel-li. SEC-
cI6N IV. Organizacidn dd los Cooperadores y Pro-
puestas varias: D. Pascual Morganti.




DISCURSO DE D. RUA.

Levant6se el reverendo D. Miguel Rda, que co-
menz6 expresando la emoci6n que experimentaba
al hallarse en medio de tan excelsos personajes
convenidos en uno para tomar part en el primer
Congress salesiano, y di6 tambi6n gracias al Se-
fior, de quien todo bien y toda inspiraci6n pro-
ceden.
Di6 gracias tambi6n a las autoridades locales,
A las Congregaciones religiosas y a las families
particulares que se han dignado favorecer al Con-
greso, declarando que la Congregaci6n salesiana
viviri por todo ello constantemente agradecida.
Hizo observer la importancia del Congreso, y
dijo que todo lo que en 61 se discuta ser& pro-
mulgado en todas las parties del mundo.
Dirigi6 un saludo especial a los ilustres Prelados
que con el esplendor de su dignidad han dado
mayor solemnidad al Congreso, y di6 muy parti-
cularmente las gracias al eminentisimo Cardenal
Svampa, cuyo nombre express todo el ardor de
su coraz6n.
Recuerda los lauros de la juventud del Cardenal
Svampa, que en sus primeros anos recibi6 el en-
cargo, que muy bien desempefi6, de dar en verso
una piiblica muestra de sus simpatias por D. Bosco
y concluye manifestando que ha recibido ya pe-
ticiones para establecer una casa salesiana en Bo-
lonia, y que pronto podrd demostrar todo el afecto
que le liga con dulcisimos vinculos al eminen-
tfsimo Principe y e la insigne di6cesis bolofesa,
y pidiendo humildemente, como primera prenda
de ese afecto, que se le permitiera besar la mano
de tan dignisimo Prelado.
Dirigese D. Rda, en efecto, besar la mano
del Cardenal Svampa, el cual sali6ndole al encuen-
tro, conmovido, lo abraza y besa en la frente. Ante
tan sublime espectaculo se levantan entusiasmados
todos los congresistas y delirantes aplausos y pro-
longados vivas acompafan 1 su sitio i Don Rda
por cuyas mejillas se desprenden algunas ldgrimas
de emoci6n.
Apenas ces6 el entusiasmo, se levant6 Monsefor
Svampa y ley6 un telegrama del eminentisimo
Cardenal Rampolla, anunciando que el Padre Santo
le ha enviado treinta ejemplares de la Carta Apos-
t6lica al pueblo ingl6s, para que fuesen distri-
buidos entire los Prelados presents.
El Congress agradeci6 con efusi6n este delicado
pensamiento de Su Santidad.
Seguidamente el secretario general, doctor Car-
panelli, subi6 A la tribune y ley6 un notable dis-
curso sobre el tema Don Bosco y su obra, descri-
biendo a grandes rasgos la infatigable acci6n de
D. Bosco en el viejo y en el nuevo mundo en fa-
vor de la juventud y de los obreros y terminal
con sentidas frases a la memorial de D. Bosco que
vivo se conserve en su Obra y en el coraz6n de
todos los buenos.
Los aplausos que interrumpieron con frecuencia
al orador, se hicieron mis prolongados al final de
bu discurso.
El Cardenal Svampa lee un telegrama del Car-


denal Sarto, Patriarca de Venecia, en nombre de
todos los Prelados del V6neto reunidos con mo-
tivo de las fiestas de San Marcos (Aplausos).
El secretario D. Trione da lectura de numerosas
adhesiones, entire ellas de la del Emmo. Cardenal
Parocchi, Vicario de Sn Santidad Protector de
los Salesianos y antiguo Arzobispo de Bolonia.
Levantase el Cardenal Mauri, dominico, Arzo-
bispo de Ferrara, el cual, sintiendo no poder asis-.
tir A todas las sesiones por deberse encontrar en
su ciudad para la celebraci6n de la fiesta de San
Jorge, patron de la di6cesis, lee un admirable
discurso sobre los Cooperadores Salesianos.



DISCURSO
del Emmo. Cardenal Mauri.

ILQOMIENZA su discurso dando gracias al
Cardenal Svampa por la atenta invitaci6n que
que le dirigi6. Saluda 6 los congresistas y
declare no es su Animo hacer un panegirico
de D. Bosco y de sus hijos, pues el mejor
y mks complete lo constituyen sus obras, las
cuales basta enumerar para conocer cuan
grande y prodigiosa era la fecundidad, que
trasmiti6 d su institute, de aquel santo sa-
cerdote.
< Todo lo abrazan los Salesianos con su
celo; por todas las parties del mundo se di-
funden; cuidan de todas las edades, desde
la mas tierna infancia, hasta la edad madu-
ra; remedian todas las miserias tanto fisicas
como morales, y por lo tanto no tienen ellos
necesidad de panegiristas que canten sus
alabanzas, sino de cooperadores que coadyu-
ven a su empresa.
,> Todo, en el mundo, estA sujeto, en ver-
dad, a esta ley de la cooperation.
> El astro se mueve en el cielo por la coo-
peraci6n de las fuerzas c6smicas; el tallo
de hierva crece en la tierra por la coopera-
ci6n de muchas causes 6 influjos naturales,
y Dios, en su providencia, ponia en la na-
turaleza multitud de fuerzas que en un mo-
mento trasporta, de una 4 otra part, el 6ter
sutilisimo.
> Y si del mundo fisico pasamos al mundo
moral, la ley de la cooperaci6n es mas im-
periosa y sensible, y encontramos admira-
blemente unidas la providencia del Oriador
y la de la criatura, ain en las cosas mas tri-
viales de la vida. El trozo de pan que sacia
el hambre del pobre y los trapos que le cu-
bren, son el fruto de cien manos, de cien
industries, de cien invenciones acumuladas
a trav6s de los siglos. Los bienes que repor-
tamos del Pueblo, de la Provincia y del Es-
tado, no son sino el resultado de una con-
tinua cooperaci6n de fuerzas materials 6
intelectuales de pueblos y enteras genera-
ciones. Cada 'hombre es deudor de los bienes
de que disfruta, a casi todo el g6nero hu-
mano.







- 129 -


> La civilizaci6n, por lo tanto, no es en
sustancia mAs que el desenvolvimiento y laar-
monia de fuerzas cooperadoras; y el progress
material en todas sus parties, consiste en
crear, en descubrir estas fuerzas, combinarlas
y hacer un recto y debido uso de ellas. De
este modo crecen las obras de caridad, y se
hacen florecientes las naciones; asi la in-
dustria, con la potencia de las mAquinas,
multiplica la cantidad y perfecci6n de sus
manufactures; de este modo nos trasporta
rapidamente el vapor, la electricidad tras-
mite como un relampago nuestro pensamiento
y la asociaci6n del capital hace posibles gi-
gantescas empresas.
> La necesidad de la cooperaci6n de otros,
es, pues, una ley de today fuerza creada, sea
libre 6 no lo sea; porque con tanta mAs po-
tencia obra, cuantos mas cooperadores tiene.
> Sabiamente fu6, por lo tanto, llamado
este Congreso de Cooperadores Salesianos.
Cooperando A tantas obras buenas, cuantas
son las animadas con la caridad de D. Bosco
y de sus hijos, vosotros hareis possible, eli-
caz y fructuosa su obra. Cooperando, voso-
tros predicais, .evangelizais, educais A los
niilos, asistis a los enfermos, encaminais al
bien a los obreros; obrais la obra inmensa
de D. Bosco, y con ella trabajais la restau-
raci6n cristiana en la mente y en el coraz6n
de la juventud. i Qu consuelo Y no os de-
tenga el pensamiento de que no podeis hacer
gran cosa. Las obras grades se sostienen
ordinariamente con pequeiias ofertas.
> Mas no solo con ofertas; la oraci6n, la
palabra, el sacrificio y afin el deseo cuando
se es impotente para obrar, redundan en pro-
vecho de la extraordinaria misi6n de los hijos
de D. Bosco.
> Hagamos, pues, todo cuanto podamos.
Nuestra cooperaci6n sera meritoria ante Dios,
eficaz entire los hombres y prestara auxilios A
nuestros amados Salesianos, A quienes desea
mos ver multiplicados y Ilenar today la tierra.>
Termina el discurso entire entusiastas aplausos,
y el Cardenal Ferrari recita algunas oraciones, con
las quo so da por terminada la primer sesi6n ;
eran las doce. A la 1 'I8 so reunnn las diversas
Secciones para la discusi6n do las conclusions
que deben proponerse a la aprobaci6n del Con-
greso.



Segunda sesion general.
Pocos minutes despuds de las tres, se presentan
en el aula los Emmos. Cardenales Svampa, Ga-
leati y Ferrari, acompaiiados de los Excmos. Obis-
pos, siendo acogidos, como por ]a mariana, entire
los aplausos de los congresistas y los harmoniosos
acentos de la banda de Faenza, que entona el
himno, como hizo en adelante al principio de todas
las sesiones generals.
Recitadas las oraciones de costumbre, sube A la
tribune el Marquds Sass6li-Tomba, para hablar
sobre lo deliberado en la Seccidt I. referente al


Patronato de los hijos del pueblo. Despu6s de ob-
servar que el concept de paternidad enteramente
respond al ideal cristiano, de las funciones so-
ciales que doben ejercitarse en favor de la infancia
moral y materialmente abandanada, examine las
tristes condiciones en que la mayor part de los
hijos del pueblo se encuentran respecto a su edu-
caci6n en la familiar y en los talleres.
Con sabias y oportunas consideraciones, frecuen-
temente interrumpidas con aplausos, concluye el
orador que para resolver esta part de la cuesti6n
social, es mas que necesaria la vuelta 4 la reli-
gi6n; pero no a una religion abstract, sino a la
religion enteramente cat6lica, a la practice de la
oraci6n y de la caridad y a la santiflcaci6n do las
fiestas (Aplausos).
La asamblea aprueba por unanimidad las con-
clusiones practices que present. Entre ellas me-
rece notarse una en la que se recomienda A los
Cooperadores, jefes de talleres 6 de fdbricas, den
saludables ejemplos on lo que respect al salario
de sus obreros, segdn el principio cristiano social
del salario familiar solemnemente proclamado en
la Enciclica Rerumn, Novarum.
Sube a la tribune el Sr. Luis Olivi, professor de
derecho international en la Universidad do M6-
dena, y desarrolla admirablemente el tema Cole-
gios d Internados Salesianos, demostrando la tras-
cendental importancia de que la instrucci6n y
educaci6n de la juventud se base en principios
religiosos y morales (Aplausos frecuentes y al fi-
nal). Aprobadas sus conclusions, el to6logo Julio
Barberis comienza la lecture do la primera part
de una bien redactada Memoria sobre las Misio-
nes Salesianas (Aplausos).
Monsefor T'Serclaes, rector del Colegio Belga de
Roma, saluda la Asamblea en nombre del Obispo
de Lieja Mons. Doutrcloux, el Obispo de los obre-
ros, y de los Cooperadores de Belgica. Su dis-
curso, en francs, es acogido por todos con sefia-
ladas muestras de benevolencia y grandes aplausos.
El Secretario general anuncia con sentidas frases
de agradecimiento, el



DISCURSO
del Emrmo. Cardenal Ferrari.

i o0 bien Su Ema. se disponia hablar,
prorrumpi6 la asamblea en unanimes, entu-
siastas, prolongados vivas y atronadores
aplausos. Conmovido el Cardenal ante tan
extraordinaria muestra de simpatia, comienza
agradeciendo la atenta invitaci6n que se le
dirigi6 para que asistiera al Congreso, y
al reconocer su importancia, so felicita con
los Salesianos y con todos los congresistas.
< Entre las alegrias y dulces impresiones
de este imponente Congreso, continfia, yo
pienso en el porvenir. L Que cosa serA el
porvenir? 1,Qu6 es lo que nuestios ene-
inigos han pensado y dicho de dl? Nues-
tros adversaries han dicho que el porvenir
es~de la ciencia, del progress de la huma-
niaad, de la fraternidad y de la luz. Este
vaticinio, esta profecia que ellos han hecho,
sin entender su sentido, tendrA su seguro







- 130 -


cumplimiento. Si, el provenir es de la cien-
cia; mas no de la ciencia vana, atea y men-
tirosa, sino de la que parte de Dios. El por-
venir es del progress de la humanidad; no
ciertamente del que tiende hacia nuestra pro-
pia ruina, sino A nuestro mejoramiento. El
porvenir es de la fraternidad; mas no de la
fraternidad hip6crita ni de la demagogia re-
volucionaria; sino de la verdadera fraterni-
dad de los pueblos, de esa fraternidad que,
para subsistir, necesita de la f6. El porve-
nir, por filtimo, es de la luz; mas no de la luz
de los que gritando patria, patria, la arrui-
nan; sino de la verdadera luz que irradia de
Dios y de la Religi6n.'Es verdad que tam-
bi6n los liberals han dicho que es necesario
volver ( la Religi6n, que es necesario retor-
nar a Dios; mas sus palabras estaban vacias
de sentido, porque no salian del coraz6n,
porque su Dios es puramente ideal, un Dios
abstract, inconcebible. El porvenir es de la
ciencia cristiana, de la luz religiosa y de la
evang6lica ,fraternidad.
>> Es todas luces necesaria una restau-
raci6n social de la humanidad, y los comien-
zos de esta grande obra, me parece verlos en
este Congreso Salesiano. La Obra de Don
Bosco, que aqui se trata de promoter, es
verdaderamente providencial, y Dios le tiene
reservado un importantisimo puesto para esta
restauraci6n social. Este gran ap6stol, en
este siglo que se llama de las luces, puso su
dedo en la llaga, educ6 A la juventud y
dirigi6 sus solicitudes 6 las masas traba-
jadoras; porque una y otras forman la parte
m6s numerosa de la humanidad, siendo tam-
bi6n las m6s insidiadas por falsos hermanos.
D. Bosco pens6 en la adolescencia, pens6 en
los obreros y quiso guiarlos 6 Dios, a ese
Dios que no puede ser la vaga y nebulosa
idealidad plat6nica recientemente invocada,
sino el legislator y regidor supremo del hu-
mano consorcio. Don Bosco toma al nifio
desde su mas tierna infancia y le educa 6
los pechios de esa religion que debe hacer
conocer al pueblo su verdadera soberania
cristiana. Don Bosco va hasta donde lo esti-
mula su constant propaganda. >
Sigue diciendo el amor que siempre ha
tenido A D. Bosco y A su Obra; se promote
grandes frutos de las Casas salesianas ya
fundadas en su di6cesis y de las que se han
de abrir en breve y concluye haciendo votos
para que el pr6ximo Congreso international
se celebre en Milan.
Grande entusiasmo. Los comentarios que se ha-
con a la salida, son muy vivos y animados.


Funci6n religiosa de la tarde.
Los congresistas se dirigen 6 la iglesia de Santo
Domingo, done el Arzobispo de Turin dirige al
pueblo su palabra, sobre el imperio de la caridad.
!< Ardua cosa, dice, es alabar dignamente D.


Bosco: la obra de D. Bosco es la obra de sus hijos
y esta es inmensa. el erahijo del pueblo a quien
am6 de veras, con un amor, sin embargo, muy di-
verso del que se predica en nuestros dias. Quiso
dignificar al pueblo, y lo consigui6. Cien afios hace
quo so grit6, Dies y pueblo; fraternidad6 igual-
dad; mas este amor tormin6 con las tiranias do
la revoluci6n. Cincuenta alos mis tarde volvi6 4
gritarse, amor al pueblo; se le queria hacer sobe-
rano, enteramente feliz; y esta felicidad se ha
convertido en afanes y miserias. DonBosco com-
prendi6 en qu6 consistia el amor al pueblo, por-
que conocia cual era el amor 6 Dies. Queria re-
gonerar al pueblo y, mas afortunado que Arquf-
mides, encontraba el punto de apoyo para lvvan-
tar el mundo moral; y este su punto do apoyo es
Jesucristo. Fuerte en la caridad de Jesucristo 4
quien am6 todos los dias doe su vida, dirigi6 su
vista a los ninos y como Jesucristo, los estrech6
contra su coraz6n, educ61s, les prest6 apoyo y
les salv6; dirigi6 su vista a los j6venes y rodedn-
dose de ellos, los protogi6; dirigi6 su vista a los
afligidos y enfermos y les soconri6: La Italia no
pudo poner limits al coraz6n de D. Bosco y por
todas parties dilat6 las llamas de su amor. Ved
aqui por qu6 se habla al pueblo dde 'las obras de
D. Bosco. Ved aqui por qu6 el pueblo debe admi.
rarlas, protogerlas y on ellas alegrarse. Las obras
de D. Bosco y de sus hijos, son frutos del amor
que 61 tuvo al pueblo en Jesuoristo, Al6grate por.
lo tanto, afortunada Bolonia, y comprendiendo la
grandeza do la obra do D. Bosco, entenderds por
que un Obispo to invita a cooperar con sus hijos
y veras los frutos y bendiciones que to ha do re-
portar. >>, :
Di6 la bendici6n el Cardenal Svampa. Los ya
nombrados cantores, maravillosamente ejecutaron
un Ave Maria a cuatro voces, de'Palestrina,,el
Tantim ergo, 6 cuatro voces, de Beothowen y el
motete a tres voces 0 felix dnima de Carissimi.

------4- --

SEGUNDO DIA.


Funci6n religiosa.
Espindida fu6 tambi6n la funci6n religiosa cc-.
lebrada esta manana en la basilica de Santo Do-
mingo. Dijo la Misa el Cardenal Ferrari, asistido
per algunos sacerdotes milaneses, por ios PP. Do -
minicos y por algunos cl6rigos de. Bolonia. Los
alumnos del Instituto de Ciegos dirigidos por su
rector Rdo. D. Pensa, laudablemente ejecutan el
Ecce Sacerdos Magnus, el KIirie, Ofertorio, San-
tus, Benedictus y el Agnus Dei, composiciones del
joven alumno Gerardo Lorenzini, el cual acompafia
al 6rgano, ayudado por su compafiero Pablo Ri-
naudi. Muchos congresistas se acercan la sagrada
Mesa.
Al salir de la iglesia, el Cardenal de Mil6n es
objeto de una cariiiosa 6 imponente manifestaci6n
do simpatia; pues so ha atraido las de Bolonia,
come se atrajo con su persona, sus palabras y sus
obras, las de las tries di6cesis que ha ocupado, de
Guastalla, Come y Milan.







- 131 -


Tercera sesi6n general.

Apenas abiertas las puertas del aula, la muche-
dumbre siempre creciento de congresistas se pre-
cipita dentro. Todo en orden, uno de los secre-
tarios, el Sr. Hugo Berti, da lecture de los ver-
bales de las precedentes sesiones, y Don Rua
anuncia la llegada de los Obispos de Carpi, Mat6-
lica y Fabriano, del Marqu6s de Villeneuve, de
Marsella, de la distinguida familiar Uriarte, ve-
nida con este 'objeto de Montevideo, de los abo-
gados Sres. Tovini y Casoli y del Conde Balbo, de
Turn. Esta noticia es acogida con seialadas
muestras de simpatia. El secretario general co-
munica A la sala nuevas 6 importantes adhesiones,
y intre ellas, so lee el siguiente telegram del
Emmo. Cardenal Rampol-la:

Emmo. Caridenal'Svampa Arzob. de Bolonia.

El Santo Padre, acogi4ndo con viva com-
placencia las protests de devoci6n y afecto
de todos los Cooperadores Salesianos ahi reu-
nidos, bendice de nuevo ton efusi6n a todo
el Congress, implora la asistencia celeste a
sus trabajos y copiosos frutos para la salud
de las almas.
Card. RAMPOL-LA.

Escuchada atentamente y en pie la lecture del
anterior telegrama, es saludado al final con una
triple y entusiastica ovaci6n. Se leen despu6s los
telegramas, tambidn aplaudidos, delCardenal Goos-
sens, Arzobispo de Malinas, del Cardenal Arzo-
bispo de Sevilla; de los Cooperadores de Li6n,
Sevilla, Barcelona, Uruguay y del Obispo Sale-
siano Mons. Lasagna; y se anuncian otras nume-
rosisimas de Espafia, Am6rica, Austria, Suiza y
Francia.
Sube 4 la tribune el ilustre abogado Raimundo
Ambrosini, para hablar sobre el tema Escuelas de
primera y segunda enseilanza. En un muy bien tra-
bajado discurso, muestra la necesidad de la ins-
trucci6n religiosa. < El niiio, dice, debe muy pronto
aprender 6 career y A 'amar; en'la fe esta toda idea
do ciencia, do patria y do humanidad. Nuestras
leyes no ban suprimido la ensefianza religiosa en
las escuelas, y esto no obstante, en muchas de
ellas so ha desterrado por complete; es, pues, ne-
cesario trabajar para restituirla. Para la instruc-
ci6n del pueblo es de necesidad absolute; nadie
ignora esto; pues ain muchos que hacen alarde
de impiedad, tratAndose de la educaci6n de sus
hijos, no vacilan un instant 'en ponerlos bajo
la direcci6n de religiosos ; seal evidence de
que dentro de su coraz6n no dejan de reconocer
esta importancia y necesidad. ,
Hace por lo tanto votos para que cuanto antes
so lleve A efecto esta restauraci6n, segfin las pres-
cripciones de la Iglesia y do las mismas leyes del
Estado; para que los padres continue la ense-
fianza religiosa de sus hijos quo cursan las classes
superiors, procurando asistan A las escuelas de
religion; y para quo en la elecci6n de las escue-
las privadas procedan los 'padres con elevado cri-
terio ajustado a la f6 y A la moral cat61icas. Al
aludir el orador 6 los triunfos ya obtenidos en este
terreno por los cat6licos milaneses, es calurosa-


mente aplaudido el Cardonal Ferrari; como igual-
mente lo fu6'el Cardenal Svampa por su iniciativa
para una escuela de religion en Bolonia.
D. Trione, con facil y elocuente palabra, des-
cribe calurosamente la active participaci6n de los
Cooperadores Salesianos en la Obra de D. Bosco,
declarando que lo invaden todo, desde el humilde
tugurio del pobre hasta el suntuoso palacio de los
reyes, preparando de este modo el camino 6 los
hijos de D. Bosco. El anuncio de las muchas li-
mosnas ya reunidas para la Casa salesiana quo
debe abrirse en Bolonia es recibido con aplausos.
El Professor D. Francisco Cherruti, conocido pe-
dagogista, trata de los Libros escoldsticos. Hace
un llamamiento A todos los hombres de buena vo-
luntad para salvar la escuela corroida por las teo-
rfas naturalistas; 6 indica lo hecho en este sentido
por Don Bosco y por la'Congregaci6n Salesiana,
confirmando sus asertos con sorprendentes cifras.
Termina su docto discurso con un aprop6sito con-
fronto entire las cruzadas de la Edad Media, en
estos dias conmemoradas en Placencia y Clermont
y la modern cruzada para la cristiana regene-
raci6n de la sociedad. Sus conclusions fueron
aprobadas.
D. Trione hace saber que para satisfacer los
deseos de muchas piadosas Sefioras, D. Rda darA
una conferencia 6 la 1 '/, del dia 25, en la iglesia.
de los PP. Barnabitas. Invita A todos los Congre-
sistas 6 visitar la pequefia exposici6n de ms de,
quince Tipograffas Salesianas y comunica las adhe-
siones de los Obispos de Mantua, Placencia, Padua,
Asis, Arezzo, Mon6poli, Sermide, Gessa Aurinca,
Fossano, Parma, Alojandria y Comacquio (Italia);
de Santander y Malaga (Espafia); de Mons. de oou-
lins (Francia); de Mons. Mantegazza, Auxiliar del
Cardenal de Milan de Mons. Tarozzi, Secretario de
S. S. para las cartas latinas; de los Arzobispos
de Urbino, Sena, Perusa y Pisa; del Emmo. Ar-
zopispo de Fermo, Cardenal Malagola; del Car-
denal Capechelatro, de Capua y del Obispo Domi-
nicano titular de Darso, Mons. Pio del Corona:
Siguen la del Prof. Augusto Conti, de Florencia;
de D. Sim6nf Mora, de Espafia; de la Junta Pro-'
motora del Monumento 6 D. Bosco 'en Castelnuovo
do Asti; del Pbro. Locatel-li de Milan; del Arce-
diano de Bafiacavallo; de la Junta Regional de
la Romania; de la Sociedad de la Juventud Ca-
t61ica Italiana; de la Federaci6n de las Socieda-
des Cat6licas de Roma; de la Obra de los Con-.
gresos Cat61icos; de todas las Casas Salesianas
esparcidas por todo el mundo y de otros muchos
Cooperadores Salesianos.
Cierra la sesi6n S. E. Reverendisima Mons. Da-
vid dei Conti Ricardi, Arzobispo de Turin.


DISCURSO'

del Arzobispo de Turin.

r-'r:,-no cerrar la sesi6n, y no es mia la culpa,
sino de aquel caro y terrible Salesiano (D.
Trione), el cual basta por si solo para hacer
ver que, en verdad, los Salesianos son in-
vasores.
> Cerrar6 la sesi6n expresando mi alegria










por el 6xito verdaderamente grande con que
va desarrollandose este Congreso.
> Yo gozo inmensamente, y tal vez mis
que otro alguno; me gozo en primer t6rmino
como Arzobispo cat6lico, ya que este Con-
greso sefiala un nuevo paso en la acci6n ca-
t6lica, que incipiente hace algunos aiios, po-
demos decir lleva ya recorrido la mitad de
su camino. ,
> Y L c6mo no consolarse? Este Congreso
es come una ffilgida estrella que brillarA en
el.cielo de la acci6n cat6lica.
S Yo me gozo y pienso en aquel Venerable
Anciano del Vaticano, inspirador y maestro
de la acci6n cat6lica; pienso en el gozo
grande que esperimentara al saber el 6xito
del Congreso; y este pensamiento conmueve
mi coraz6n, como ciertamente conmoverA el
vuestro.
> Pero much mas grande es mi gozo come
Arzobispo de Turin. Yo creo que el Senor
cuando A alguno de nosotros nos llama ft
regir una Di6cesis, infunde un no se qu6 en
nuestro coraz6n, por el que nuestra alma
permanece intimamente unida A nuestra Di6-
cesis.
> He oido los discursos hasta el present
pronunciandos por ilustres oradores; he sen-
tido los aplausos, y mientras se gritaba viva
D. Bosco, viva D. Rfia, me parece haber
oido una voz que gritaba, viva Turin, viva
Turin.
> En Turin fue donde D. Bosco di6 prin-
cipio A sus prodigies y por lo tanto i quo
honor para Turin, para mi Di6cesis, este Con-
greso que es un triunfo salesiano!
> Mas yo no estoy menos content, oh Se-
nores, pensando en el gozo de los pobres
Salesianos.
> Mucho tiempo hace que les conozco; y
afin cuando hace poco que estoy en Turin,
he podido ver por mis ojos el bien grande
6 inmenso que hace la Congregaci6n Sale-
siana; tanto que si una Congregaci6n pu-
diera ser Obispo Auxiliar, yo tomaria como
mi Obispo Auxiliar A la Congregaci6n Sa-
lesiana.
> Gratded cosas se han dicho de los Sa-
lesianos; que son invasores, que lo invaden
todo; y yo os digo que invaden en mode
especial el bolsillo. Tal vez en alguno no
produzca muy grate efecto mi afirmaci6n;
mas yo les digo no solo que hacen bien, sino
que asi y no do otro mode deben siempre
obrar.
> En Turin tenemos dos prodigies: EL COT-
TOLENGO Y D. BOSCO; uno y otro tienen su
peculiar espiritu que deben conservar.
> La Pequefia Casa de la Providencia no
debe nunca pedir nada, porque la divina
Providencia se cuida de mandar lo necesario
para alimentar diariamento 6 los 5,000 aco-
gidos. D. Bosco, por el contrario, tuvo la ins-
piraci6n de recurrir B la beneficiencia y ca-
ridad cristianas.


> ; Ay del Cottolengo si adoptase el sis-
tema de D. Bosco; ay de,D. Bosco si adop-
tase. el sistema del Cottolengo!
-> Yo no me cansar6 jamAs de repetir a los
Salesianos: Pedid y pedid siempre y
espero que si este Congreso responded d esta
petici6n, habrd dado abundantes y espl6n-
didos frutos. >
Al fin del discurso, frecuentemente inter-
rumpido con calurosos aplausos, prorrum-
pieron todos en un grito de ;Viva Turin!




La cuarta sesi6n general.

Recitadas las oraciones de costumbre, sube la
tribune el te6logo D. Marenco, president de la
primer secei6n, para hablar de La educacidn de
la niiias y de cuanto en este sentido hizo D. Bosco
por medio de las Hijas de Maria Auxiliadora, con-
gregaci6n por 61 fundada en 1872. Dichas Hijas
de Maria Auxiliadora dirigen 55 escuelas prima-
rias, 29 asilos, 30 colegios, 14 escuelas superiores,
17 orfanatos, 26 escuelas para trabajos femeniles,
5 hospitals, 2 filbricas y 11 misiones. El orador
haco votos para que los Cooperadores confien la
educaci6n de sus hijas a los Institutos que basan
la educaci6n en los principios religiosos; para qve
promuevan la obra de los catecismos parroquia-
les para las nifias; para que usen de su autoridad
en los Municipios a fin de quo so prefieran las
maestras que scan ferviontes catdlicas; para que en
los centros operarios se fanden escuelas done las
nifias reciban la educaci6n que les conviene; para
que se procure introducir A las Hermanas en los
establecimientos industriales; y por iiltimo para
que se promuevan ]as obras do las Hijas de Maria
Auxiliadora.
SA propuesta de D. Trione, el Congreso da mues-
tras de agradecimiento i la Junta Promotora, por
la buena organizaci6n que ha sabido dar al Con-
greso, merced A la cual, con tanto orden y regu-
laridad proceden todos sus trabajos. So anuncia
la presencia en la salad del Com. Paganuzzi, del
Prof. Toniolo y do D. Albertario, valiente direc-
tor de L'Osservatore Cattolico do Milan. Al ter-
minar la lecture do las adhesiones, D. Trione di-
rige sentidas frases d la prensa cat6lica que tanto
ha trabajado para el buen 6xito del Congreso.
Por lo quo respect A la espaiola, podemos e-as
gurar se ha portado en esto como no podia menos
de portarse, dados sus sentimientos y amor en
favor de la Obra de D. Bosco. Gustosos publica-
riamos aqu0 los nombres de los peri6dicos quo
desde el primer moment, a esta obra se asocia-
ron; su gran nfimero, sin embargo, nos impiden
hacerlo. Pasan de ciento los de Espafia y de cin-
cuenta los do Amirica, que en una manera i otra
han mandado sus adhesiones y alguno sus repre-
sentantes; y sabido cs de todos el noble empefio
con que desde hace algunos meses vienon y con-
tinian trabajando para difandir y dar A conocer
la Obra de ID. Bosco. -Al mismo tiempo que nos
gozamos en hacer pdblico el testimonio de nuestra
gratitud por lo hecho, la exhortamos, si es que
de ello necesita y haci6ndolo no pecamos de in-
discretos, 6 continuar ol camino comenzado, ya que


- 33~ -
--







- 133 -


< Dios tiene reservada i la Obra de D. Bosco una
no pequefia part el la obra dd la regeneraci6n
social, ) como ha dicho el Emmo. Cardenal Arzo-
bispo de MilAn.
Saludado con aplausos y acompafiado por el Dr.
Carpanelli, se present a hablar el Ilmo Sr. Costa-
magna, recientomente nombrado Obispo titular de
Colonia en la Armenia, y consagrado en la iglesia
de Maria Auxiliadora de Turin, el23 del pr6ximo
pasado mayo. Con palabras llenas de tristeza y
melanconia, habla de los emigrantes y de las mi-
siones de D. Bosco en el nuevo mundo. Describe
4 grandes rasgos y con apost6lica franqueza la
acci6n horriblemente desmoralizadora que llevan
i cabo los emigrantes, ylas brbaras y sangrientas
persecuciones que mueven contra los pobres indios,
contra los Misioncros, Hijas de Maria Auxiliadora
y contra sus alumnos, para los quo tienen siem-
pre A mano el putial del asesino. La pintoresca
descripci6n de las valientes 6 imponentes mani-
festaciones piblicas de fe cat6lica, que, A pesar
de tales persecuciones, hacen frecuentemente los
files hijos de la Iglesia, alivian un poco el ainimo
apenado por los desoladores cuadros anteriormente
descritos. So esfuerza per iltimo el orador en hacer
resaltar i los ojos de todos las dificultades casi
insuperables que continuamente se le presentan
al Misionero, ya por part de los hombres, como
por la misma naturaleza del terreno. Todos los
Animos se sentian profundamente comovidos al
terminar su breve discurso el limo. Sr. Costamagna,
quo hace diez y echo aros esti consagrado i las
Misiones y que dentro do poco volvera do nuevo
para emprender la conversion y civilizaci6n de los
jibaros de Mendez y Gualaquiza, cuyo Vicariato
Apost6lico le ha sido confiado per el Santo Padre.
El prof. Olivi de la Universidad de M6dena,
president de la Junta de San Rafael para el pa-
tronato do los emigrantes venetos, domanda, con
ardientes frases, protecci6n para los pobres emi-
grantes quo dejan su patria en busca de un tra-
bajo menos penoso y mas renditivo, y la espera
obtener del espiritu de caridad que anima 4 los
Salesianos de Am6rica. D. R1ia le contest satis-
factoriamente, asegurdndole que los Salesianos se-
guirAn haciendo cuanto puedan en su favor.





DISCURSO DEL ILLMO. SR. TOTI

Obispo de Colle Val d' Elsa.

C L'N profundas observaciones, en un bri-
llante discurso de clausura, Su Ilma. trata del
decaimiento moral de nuestro'siglo y de la des-
cristianizaci6n de las classes agricola y ope-
raria. Trata de ]a cuesti6n social, que trae
agitado al mundo de la ciencia para buscarla
una soluci6n, y de la parte que en esta co-
rresponde 6 las obras salesianas. So fija en
las necesidades de Europa y dice que hubo
un tiempo en el que el nuevo mundo pedia
auxilios y consejos a la Europa; mas ahora
toda destrozada, mira al nuevo mundo que
camina hermoso y rodeado de luz por el ca-
mino de la civilizaci6n y del progress. < Mas


no esti todo destrozado en Europa; hay un
hombre que conserve todo su vigor, hay una
ciudad que es siempre grande. Es Roma,
sefiores, es el Papa. Todos dirigen su mirada
a Roma, todos prestan su atenci6n A la voz
del grande y Venerable Anciano del Vati-
cano, Le6n XIII, rey de la fe y ministry
divino de la regeneraci6n de los pueblos. No
es esta la vez primera que la Iglesia obtiene
semejantes triunfos. > At llegar aqui sintetiza
el orador, de una manera admirable, las vic-
torias de la Iglesia de Cristo. < Y uno de
sus triunfos recientes, es, sin duda, la Mi-
si6n de D. Bosco en este siglo. Termina
reseliando y ensalzando, con su acostum-
brada elocuencia, la Obra Salesiana.



3FUNCIN IR7ELIGIOSA.

Corrida la voz de quo predicaba el Cardenal
Ferrari, una inmensa muchedumbre do gente lle-
naba por complete la vasta iglesia do Santo Do-
mingo.
El Emmo. Purpurado, que desde los primeros
moments habia cautivado la atenci6n de su audi-
torio, que pendia de sus labios, ha pronunciado -
una oraci6n de las suyas, de la que dams una
palidisima idea, pues no otra cosa puede hacerse.
( La suntuosidad de estas fiestas, decia, nos in-
vita a la mis pura alegria, que yo veo retratada
en todos los semblantes. Hemos venido i tratar de
la restauraci6n de la libertad cristiana que eleva
la mente y el coraz6n. El entendimiento encuentra
su bien en la verdad, y el coraz6n en el bien y todo
lo que ai la veriad y al bien supremo les gufa,
da la verdadera libertad, la libertad de los hijos
de Dios, a que nos elev6 el Verbo divine hecho
Hombre, con su muerte y pasi6n amargufsimas.
El restituir esta libertad ti los pueblos, es una obra
santa, a la que so dedican todas las instituciones
que han brotado en la Iglesia de Dios; mas en
nuestros dias la divina Providencia ha suscitado
a la benemdrita Congregaci6n del inmortal Don
Bosco, para que on modo especial, a la restaura-
ci6n do esta santa libertad prove. Los quo hayan
asistido a las sesiones del Congreso habrAn podido
entrover la obra grande, inmensa de estos Ap6s-
toles que a todas las edades procuran este espi-
ritu de libertad y las libran del yugo que pesa
sobre su inteligencia y sobre su coraz6n. Muchos
predican libertad, en nuestros dias; mas es una
libertad falsa, porque no es libre quien gime bajo
la esclavitud de sus pasiones, quien tiene el enten-
dimiento obscurecido por el error y el coraz6n
corrompido por su males apetitos. Se dice quo la
libertad consisted oen la emancipaci6n; mas el eman-
ciparse de Dios, estrecha las cadenas quo al mal
y al nlundo nos aprisionan'; pues es necesario que
el hombre se sujete 4 alguno. No hay verdadera
libertad, si no hay profundo sentimiento religioso
que ilumine la mente y, eleve nuestros afectos;
por lo qne quienquiera quo desee dar. a los indi-
viduos, A las families y d los pueblos verdadera
libortad, debe ante todo restaurar el verdadero
espiritu religioso. Asi lo comprendi6 Don Bosco
y lo comprenden sus hijos, los cuales rodean con
santos cuidados ( la nifiez para que hilitos pes-
tiferos no la vicien y se abra a las santas aspi-







- 134 -


raciones del bien; aman A la juventud, que en
tantos peligros se encuentra, y. la defienden con
los auxilios que prestan la caridad y la f6; diri-
gen una mirada A los talleres y fAbricas conver-
tidas on centro de corrupci6n, donde el pobre tra-
bajador suda por largas horas y donde con de-
masiada frecuencia se ve rodeado de enemigos
y atraen A si al operario y hablAndole del cielo,
enjugan sus lAgrimas y lo elevan en el sentimiento
do aquella santa libertad que es el don mAs grande
que el Creador nos ha dado en esta tierra. De esta
manera, esta libertad florece; sin que por esto
deban temer los Gobiernos, pues los j6venes
y los obreros amaestrados en la libertad verdadera,
saben deben respetar 6 las autoridades constituidas.
Grande, inmensa es, por lo tanto, la obra de los
que A la libertad moral de los pueblos, se dedican;
grande, inmensa es ]a Obra de D. Bosco y la que
cumplen sus hijos quo esta libertad tinene por
principal objeto. Los que, por lo tanto, de veras
aman a los individuos, a las families y A los pue-
blos, deben aplaudir y cooperar a esta santa em-
presa; pues de este modo los individuos serAn
buenos cristianos, sobrios operarios y virtuosos
ciudadanos; las families vivirAn en la paz y en el
amor y los pueblos, obedientes A Dios y A las autori-
dades, disfrutaran de los bienes de la civilizaci6n
verdadera. Un himno, pues, de acci6n de gracias
y de agradecimiento debemos elevar esta tarde A
N. Sacratmentado Sofior; un voto para quo la obra
doe ls Cooperadores Salesianos, mis y inms exten-
Sdi6ndoso, proporcione i los hijos de D. Bosco los
medios necesarios para hacker m as extensive su
su santa misi6n: una formal promesa de quo con-
curriremos todos A esta santificante empresa. Entre
tanto, ved aqui un inmediato fruto de este Con-
greso: la afirmacin de nuestros derechos de ca-
t6licos, por tanto tiempo conculcados, y la victoria
del respeto human que a veces envilece A los
cristianos y da motives de desprecio a nilestros
enemigos. Vuestra numerosa asistencia, oh Bolo-
ieses, A estas solemnes funciones, es una prueba
de que la Fe se afirma y el valor crece, y nos
da gratas y seguras esperanzas para el porvenir.>
El hermossmossi discurso del Cardenal Ferrari,
\ ha sido muy celebrado; y much mas sabiendo
que fue improvisado, pues debi6 sustituir al Ar-
zobispo de Vercelli, que A filtima hora se supo no
podia ilegarse a Bolonia.
Di6 la bendici6n el Cardenal Galeati. La Schola
Cantorum de Parma ejecut6 un Peccavimus de Pa-
lestrina, a cinco voices; un Tantzu ergo, de Mo-
zart, a tres voices, y un Bone Jesu de Palestrina
A cuatro voices.
Al salir los Emmos. Cardenales de la iglesia,
fueron objeto de una carifiosa manifestaci6n por
parte del pueblo.




DIA TERCERO.

La funoi6n religious.
El Emmo. Cardenal Galeati, Arzobispo do RAvc-
na, celebr6 esta manana la Misa, en Sto. Domingo.
Los nifios de la Schola' Cantorum de Parma eje-
cutan, con su acostumbrada brillantez, los siguien-
tes trozos de hermosa mdsica sacra: 0 felix anima,
do Carissimi; Adoramus te, Christe; O.bone Jesu;
Ave Maria y el Benedicths, todo del inmortal Pa-


lestrina. El numeroso pueblo que A la puerta espe-
raba A los Emmos. Principes, les hace objeto A su
salida, de grandes demostraciones de afecto..



Quinta session general;.
Abierta la scsi6n, y previo el rezo do las ora-
ciones de costumbre, el doctor Carpanelli, Secre-
tario general del Congreso, anunci6 la llegada de
Mons. Luis Tesorier, Obispo do Imola, de Mons.
Tosi, Obispo titular de ladi6poli, y de los repre-
sentantes de los Emmos. Cardenales Celesia, Ar-'
zobispo de Palermo, y Do Canosa; Obispo deVoe-
rona.
Leida el acta de la sesi6n anterior, ocup6 la
tribunal el reverendo senior Smerchez, quien en
longua eslava y on nombre de su Principe Ilmo.'
Sr. Missia, Obispo do Subiona (Austria), salud6
elocuentemente al Congreso; saludo que fu6leido
on italiano por el Secretario general. "'' ',-
Sucedi6le en el usd de la palabra el Marquo s
TomAs Crispolti que trata de La Estampa cat6lica
popular. Empieza ponderando la bentfica influen-
cia quo sobre las muchedumbres ejerce el perio-
dismo cat6lico y lo que D. Bosco ha hccho a esto
respect con Las Lecturas Cat6licas y con el esta-'
blecmiiento do tipografias, librerias, etc. Reco-
mienda encarocidamente A la caridad y celo doe
los Cooperadores, las publicaciones salesianas, di-
fundiendolas mas y mas cada dfa; la propagaci6n
y lecture del Boletin Salesiano; y que todos los'
Cooperadores den vigoroso impulso 4 la fundaci6n
de Bibliotecas circulantes para el pueblo. Termina'
haciendo votos para que la acci6n salesman; en
este punto adquiera mas grande y mayor incre-
mento.
Ocup6 luego la tribune el Marques de Villeneuve,
qui6n, despues de expresar su agradecimiento por
la honra que se le habia dispensado eligiundole
para una de las Vice-presidencias del Congreso,
salud6, con el mayor afectoi al Congreso y A todos
los cooperadores de la Obra Salesiana, en nombre
de los cooperadores franceses.
Entrando luego en material, so ocup6 de la no-
cesidad de seguir las huellas de Don Bosco, al que
llam6 el Ap6stol de nuestro siglo, trabajando sin
descanso par, ol mejoramiento de las classes obre-
ras, procurando nutran sus inteligencias con las
verdades de nuestra santa Religi6n, y recordando
a los ricos el ejercicio de la caridad. Termin6 su
elocuente discurso con estas palabras: < La Francia
cat6lica se asocia A esta imponente manifestaci6n
y tribute A Dios rendidas gracias por el gran bien
que de Don Bosco y su providential Obra ha re-
portado. El blanco de la revoluci6n que mina A
la sociedad, estriba'en la destrucci6n de la familiar,
de la patria y de la Religi6n, uniendo A los hom-
bres para el mal: trabajemos nosotros con perse-
verancia para cobijarlos A la sombra do la Cruz,
con lo que, a la par que A sus almas, salvaremos
la familiar y la patria de la inminente ruina A quo
la revoluci6n las arrastra.
Habla A continuaci6n el prof. D. Albino Car-
mafiola sobre ol Sistema educativo de Don Bosco,
diciendo en que consist y cuales' ueron los me-
dios do que so vali6 y los fines que se propuso.
Hizo votos para que los Cooperadores voluntaria-
mente y con Animo se consagren A la educaci6n
de la juventud; para que en tan noble apostolado
tomen por guia y maestro A D. Bosco; para que
se prepare con tiempo A los nifios A la primer







- 135 -


Comuni6n y so les estimule d la freouencia de los
Santos Sacramentos.
Toma despuds la palabra el ilustre prof. Alessi
de Padua, que es calurosamente saludado. Con su
poderosa olocuencia y su profunda dialctica de-
sarrolla el tema, Escuelas Superiores de religion.
x Hubo un tiempo, cuando entire la Iglesia y el
Estado, la familiar y la escuela mediaban amis-
tosas relaciones, en el que estas escuolas no eran
tan necesarias; mas en nuestros dias en que el
Estado se ha divorciado de la Iglesia, y la familiar
de la escuela, son, a no dudarlo, de trascendontal
importancia. Sucede ordinariamente en nuestros
dias que el joven recibe un bafio de fo en la
familiar y un baio de incredulidad en la escuela; de
aqui el escepticismo, la gangrena moral y el cons-
tante 6 inminente poligro para la sociedad. > Hace
por tanto votos para que los Cooperadoros celen el
establecimiento de estas cscuelas superiores de re-
ligi6n, donde afin no lo estuvieren; cuiden su sos-
tenimiento y desarrollo y manden 6 ellas 6 sus
hijos y demas, personas que en cualquier concept'
de ellos dependan. Recomienda, por filtimo, ~ los
Directors de Oratorios festivos no descuiden estas
escuelas en sus establecimientos, a los quo tantos
j6venes acuden atraidos por los juegos 6 inocentes
distracciones quo se les ofrecen. El prof. Alessi
fu6 muy aplaudido y llamado y felicitado por los
Emmos. Principes, lo que despert6 nuevo y mayor
entusiasmo.
D. Trione da una sucinta y clara relaci6n de
las conclusions de la 1I. Secci6n referentes a los
Gatccismos y Oratorios festivos, 6 las Asociaciones
centre los jdvenes y a las Grawjas Salesianas: fue-
ron: uninimemente aprobadas. Comunica nuevas 6
importantes adhesiones de Obispos y Asociaciones
cat6licas; ,de las Juntas de Sefioras de Barcelona,
de Lille, de Montevideo; do los Cooperadores do
Braga y Oporto; del Card D Canosa, Obispo
de Verona, y Sanfelicei do Ndpoles; del Instituto
de Saint-Cyr; de la Junta Salesiana de Milan; del
P. Zocchi, S. J.; etc. etc.
Cierra la sesi6n el Ilmo. Sr. Caputo, Obispo de
Aversa.


DISCURSO DEL ILMO. Sr. CAPUTO
SObispo de Aversa.

Eminencias, Ilmos. Se&Tores,
Seiores,' Seioras:

iN ADA ha faltado en este extraordinario
Congress quo aqui nos tiene reunidos en el
nombre del Sefor. Extraordinario le he lla.
mado, porque tal es tambi6n la Obra que con
61 se pretend difundir; la Obra singular y
providencial de D. Bosco. Iniciado este Con-
greso por uno de los mas grandes amigos de
los Salesianos, vuestro Emmo. Arzobispo, y
por 61 fecundado en las mentes de tantos de
vuestros ciudadanos y Qeioras, pasard desde
hoy 8 former parte de vuestra historic civil
y religiosa y ser auna gloria para vuestra
ciudad.
> La presencia de los Emmos. Cardenales
y de tantos venerandos Prelados, no solo ha
contribuido 6 darle mas lustre 6 importancia


sino que es al mismo tiempo la mas solemn
afirmaci6n de que el fin porque ha sido con-
vocado es santo y altamente social; ya que
los Principes de la Iglesia y los primeros
Pastores de las almas, son los defensores natos
de toda obra buena que redunda en ventaja
de la humana sociedad.
>> Qu6 falta, pues? Interpretando los sen-
timientos de mis venerandos hermanos, yo
os digo que falta por nuestra parte dar
el mas entero cumplimiento 6 un sagrado
deber que tenemos para con los bolofieses,
que de tan sentida veneraci6n y afectuosa
estima nos rodearon, y especialmente para
con aquellos que con exquisite bondad nos
ofrecieron la mds grata hospitalidad. A mi,
como Obispo, si bien el filtimo de ellos, me
ha parecido que con este hecho se han mos-
trado sinceramente cat6licos y como tales se
han presentado a los ojos de todos, sin hu,
manos respetos.
> Y no podia ser de otra manera, si se con-
sidera que Bolonia lleva esculpida en su es-
cudo la magica palabra Libertad, 4 la sombra
de la Cruz, sin embargo. Ahora bien; la li-
bertad de la Cruz, en esto precisamente con-
siste; en no avergonzarse de profesar pfbli-
camente la fe, y en no perder las ocasiones
de mostrarla en nuestros hechos. Y esta que
ahora se os ha presentado de hospedar A los
miembros del Episcopado, que en medio de
vosotros se encuentran, es una irrefragable
prueba que a algunos pareceri un simple
acto de exquisite cortesia, de la libertad de
vuestro character religioso; siendo asi que los
que a los Obispos abieron las puertas de.sus
palacios, no lo hicieron solo 6 sus personas;
sino que con este acto dieron el mas solemne
tribute de obsequio y veneraci6n 6 la Iglesia
por ellos representada; a los principios ca,
t6licos, de que son los naturales maestros y
6 la acci6n cat6lica 6 la que ellos infunden
alma y vida. >
Sigue dando gracias al Emmo. Cardenal
Svampa por el apoyo prestado al Congreso
y la galante invitaci6n que mand6 al Epis-
copado; y A los bolofieses por la fineza con
que se les ha tratado.
Dice que de todo esto darn conocimiento
6 sus diocesanos para que unan su agrade-
cimiento al suyo; que mas que el recuerdo
de los monumentos y bellezas que encierra
Bolonia, conservaran siempre en su coraz6n
el de'sus habitantes; y terminal haciendo
votos para que cuanto antes se abra en dicha
ciudad una Casa salesiana.
A pesar de las muchas atenciones que en estos
dias pesan sobre nuestro amado Superior D. Ria,
a la 1 '/I da una conferencia especial i las Sefioras,
en la iglesia del Colegio de San Luis, dirigido por
los RR. PP. Barbanitas.








- 136 -


Ultima session general.

Anunciada la presencia del Marqu6s Octavio De
Canosa, hermano del Cardenal del mismo nombre,
D. Trione lee las iltimas adhesiones, entire las que
se encuentran la del Cardenal Arzobispo de Paris,
Obispo de Barcelona y Mons. Cagliero, de la Pa-
tagonia; la de los Cooperadores de Buenos Aires,
la de los Seminaristas de MilAn, que se proponen
ingresar todos en la Pia Asociaci6n de los Coope-
radores, etc. etc.
Hace despu6s saber que D. David Albertario ha
recogido centre los Cooperadores milaneses, pre-
sentes, cien pesetas, d las que la Junta de Mildn
aniade cincuenta en favor de ]a Casa que debe
abrirse en Bolonia. Llamado D. Albertario a la
tribune y no hallandose present, D. Trione da
cuenta de lo deliberado en la secci6n cuarta sobre
la Organizacidn de los Cooperadores Salesianos, y
terminal dando de nuevo gracias d la prensa por
la parte con que ha contribuido al 6xito del Con-
greso.
El Secretario general, Dr. Carpanelli, comunica
6 la asamblea que se ha dirigido al Papa una carta
latina, firmada por cuatro Cardenales, cuatro Ar-
zobispos y veinticinco Obispos, dindole cuenta de
lo hecho en el Congreso.
Levantase el president efectivo D. Miguel Rda,
y con voz conmovida pronuncia un discurso de
despedida.
Despu6s de hhber hablado del 6xito del Con-
greso y dicho que a Domino factum et mirabile in
6culis nostris, da las mas cumplidas gracias a cuan-
tos de alguna manera han contribuido al Congreso,
sin olvidar i ninguno. Al Papa por su hermosi-
simo Breve, d los Cardenales, Arzobispos y Obis-
pos presents, los Congresistas, Ai las Juntas de
Sefiores y Seforas promotoras del Congreso, a las
comunidades religiosas, a los boloiieses y por uil-
timo a las piiblicas autoridades. Recuerda lo por
61 dicho en su primer discurso; hace votos para
que se pongan en prActica las conclusions adop-
tadas y terminal diciendo que en la historic de la
Congregaci6n Salesiana serdn escritos con carac-
teres de oro el nombre del Emmo. Cardenal Svampa
y esta fecha memoranda.
El marquis Sass6li-Tomba dirige tambi6n su ac-
ci6n de gracias a los asistentes, en nombre de la
presidencia, de los Cooperadores bolofieses, de la
Junta Promotora y de Bolonia cat6lica. Se con-
gratul6 por el 6xito del Congreso y elogi6 al su-
cesor de D. Bosco, D. Rda, que tan bien supo en-
caminar los trabajos. Exort6 i todos 6 ser perse-
verantes en la obra emprendida de la regeneraci6n
social y termin6 haciendo votos para que al vol-
verse a juntar en el segundo Congreso Interna-
cional Salesiano, se fallen todos poseidos del
mismo ardor y entusiasmo que en este les ani-
niaban.
^ z| A

"<~~ ^ "


EL ADIOS DEL CAIDENAL SVAMPA.



d1A alegria de que al empezar este Con-
greso tenia invadido mi animo, estaba mez-
clada con algo'de desconfianza de que no
todo saliera A media de nuestros deseos.
Mas, como todos hemos visto, el 6xito ha
con much superado cuanto podia desearse. >
Sigue diciendo que le entristece el pensa-
miento de tener que separse de sus amados
hermanos en el episcopado y de tantos sa-
cerdotes 6 ilustres seliores.
< So me entristece el coraz6n, dice, pen-
sando que es esta la filtima sesi6n y que ya
no oiremos aquellos discursos practices que
animaron las esperanzas de nuestro coraz6n.
> Apena mi coraz6n, el tener que sepa-
rarme de tan amadas personas que ahora
nos dan las gracias por la hospitalidad que
durante estos dias les hemos prestado, siendo
nosotros los que debemos darselas a ellos
por haber correspondido 6 nuestra invitaci6n
y honradonos con su presencia.
> No menos me atrista el deber separarme
de mis amadisimos Salesianos y en modo
especial de Don Rfa, alma del Congreso; mas
nuestra separaci6n ser6 corta; 61 lo ha dicho
y la palabra de D. Rfa no ha dejado nunca
de cumplirse. Tendremos, pues, 6 los Sale-
sianos, no como hu6spedes, ni de paso, sino
para siempre. >
Se une a los anteriores oradores en la ac-
ci6n de gracias y ailade otras nuevas para
los boloieses y la autoridad civil.
Sigue enumerando las ensefianzas que
cada uno debe haber sacado del Congreso,
cuales son; el conocimiento de las necesi-
dades sociales y los modos practices de re-
mediarlas; y exorta 5 todos a trabajar uni-
dos y con inimo en la difusi6n del bien.
< Dios Nuestro Senor, continfia, corrobore
y bendiga nuestros prop6sitos; y la Virgen
de san Lucas, que no nos ha abandonado
un punto en nuestras tareas, nos espera ma-
fiana en su Santuario de la Guardia, al que
iremos para que de nuevo nos bendiga, para
que haga fructiferos los trabajos del Con-
greso y para que de la misma manera que
aqui en la iglesia de la Santa, convertida
en nuestro sal6n de conferencias, hemos'po-
dido durante estos breves dias reunirnos,
nos reunamos de nuevo en la beatifica man-
si6n que Dios prepare 6 los suyos. >

Dichas las preces de costumbre, se terminal la
sesi6n y con la sesi6n el Congreso. A la salida de
los Cardenales y Prelados, la banda de Faenza
entona una march y los Congresistas prorrumpen
en fragorosos aplausos y estruendosos vivas 6 D.
Bosco, a Maria y Bolonia.








- 137 -


FUNCTION DE CLAUSURA
en Santo Domingo.
A eso de las cinco de la tarde, la iglesia de
Santo Domingo rebosaba de gentle, la que a pesar
de la insistent lluvia que caia, llenaba casi la
plaza, no pudiendo penetrar en el amplio temple,
que, como el primer dia, se habia profusamente
iluminado.
Expuesta S. D. M. y recitado el santo Rosario,
comenz6 a salir de la sacristia una larga procesi6n
de la que formaban part en primer lugar los Se-
minaristas y 4 continuaci6n los Dominicos, los
*PArrocos de la ciudad, los Venerables Capitulos
de San Petronio y de San Pedro, 4 los que se
agreg6 D. Ria, 26 Ilmos. Obispos y 3 Cardenales,.
todos con mitra y b6culo. Llegados al altar y dis-
puestos en buen orden, el Cardenal Ferrari, que
oficiaba, entona el Te Deum, al que contestan mis
de 15,000 personas que llenaban las naves de la
iglesia. Tan gran manifestaci6n de fe y de amor,
arrebata y entusiasma. Allf se ven confundir sus.
afectos y sus aspiraciones todas, A Emmos. Prin-
cipes de la Iglesia, a los Ministros del Santuario,
4 ilustres personajes y al inmenso pueblo que pre-
sente se lallaba A tan grandiose espectaculo. Y
cuando inclinadas las frentes, el Dios de amor ben-
decia 6 sus hijos, uno solo era el voto de todos;
que la bendici6n del cielo cayendo sobre la Obra
Salesiana y sobre el pueblo entero, restaure el
esplendor de la fe y la fuerza del amor, que el
Ap6stol del siglo XIII trasmitia 4 traves de
las generaciones por medio de su obra y de la
obra de sus hijos, como preludio de los milagros
de caridad, que asombrado contempla el mundo,
obrados por el Ap6stol del siglo que esta dando
ya sus filtimas boqueadas.
Obispos y Cardenales al salir de la Basilica, son
objeto de manifestaciones mas imponentes que las
de los dias anteriores.


ACADEMIA EN OBSEQUIO
a los Congresistas.


La Junta Promotora del Congreso no podia espe-
rarse 6xito mss feliz del obtenido en la academia
celebrada en obsequio 4 los congresistas, que tom6
las proporciones de un acontecimiento de los mis
solemnes 6 interesantes; un verdadero aconteci-
miento artistic. El entusiasmo con que este acto
se esperaba, era grande; asi que cuando los Car-
denales Svampa, Ferrari y Galeati, y unos veinte
Prelados ingresaron en el aula entire las m4s
grandes aclamaciones y fueron A tomar puesto en
los sillones preparados en la tribune de la izquierda,
la sala presentaba un magnifico e imponente
espectaculo.
El hermoso temple estaba difusamente ilumi-
nado por grandes arafias de cristal y por dos .po-
derosas l4mparas Edis6n, que con su luz blanque-
cina hacfan brillar los dorados de las columns y
cornisas; los miembros de la Junta, ayudados por
various inspectors en traje de sociedad, tenian el
encargo de acomodar a los asistentes y lo cum-
plieron a perfecci6n.


El pfiblico, por otra part, no podia ser mds
excogido. A mas de los Cardenales y Prelados,
asistian todas las notabilidades del clero y de la
aristocracia.
En el sitio que en las sesiones ocupaban los Pre-
lados y la Presidencia efectiva, se coloc6 una tri-
buna para la declamaci6n; los coros ocupaban el
fondo.
El variado y, excogido program, no pudo ser
mejor interpretado. En la parte literaria, todos
fueron muy aplaudidos por la profundidad de con-
ceptos y la elegancia y nitidez de dicci6n.
Imposible nos es dar una pequefia idea de la
part musical, que fu6 la mas important del pro-
grama. Las ang6licas armonias del canto sacro y
la suave y delicada mdsica del cuarteto, magis-
tralmente interpretada por los profesores Federico
Sarti, primer violin, Adolfo Massaretti, segundo,
Angel Consolini, viola, y Francisco Serato, vio-
loncelo; conmueven las fibras mds intimas del
alma, elevindola, y haci6ndola gustar acentos ce-
lestiales que extasian.
Para que nuestros lectores puedan formarse mas
cabal idea de esta Academia, ponemos A conti-
nuaci6n el program.
Parte primera.
1. SALUDO. i- Prosa del Rdo. Can. Prof. Fran-
cisco Masotti.
2. LAUDE ESPIRITUAL. Coro 4 cuatro parties.
(An6nimo del siglo XV).
3. LA EPOPEYA DE D. Bosco. Oda del Dr.
Luis Lepori.
4. HAYDN. -- Guarteto en Sol menor, para dos
violines, viola y violoncelo. (Allegro-Largo assai-
Minuetto-Allegro con brio).
5. VENITE, FILII, AUDITE ME. Elegia latina,
por el Rdo. P. Pedro Rosati, Provincial de los
Barnabitas; traducci6n libre por el can6nigo Prof.
F. Masottl.
6. LAUDE ESPIRITUAL. Coro 4 cuatro parties.
(An6nimo del siglo XVI).

Segunda parte.
1. ADORAMUS TE, CHRISTE. Coro 4 cuatro par-
tes, del maestro Perti. (Escuela boloiesa del siglo
XVIII).
2. BOLONIA Y EL CONGRESS. Cancidn libre,
por el Sr. Marqu6s Felipe Crispolti, Abogado.
3. MENDELSSOHN. Canzonetta. (Op. 12).
RAFF. Declaracian de amor. (Op. 192).
GRIEG. Saltarello. (Op. 27).
4. SUPER FLUMINA BABYLoNIS. (Parifrasis)
Core 4 cuatro parties, del maestro C. Gounod.





GRANDIOSE PEREGRINACION

al Santiario de la Virgen de San Lucas.

Jamas se ha visto en Bolonia, segin confesi6n
de los diaries de la ciudad, 4 tan gran nimero
de gente dirigirse al monte de la Guardia, ni m4s
grandiosa manifestaci6n de fe y de piedad cris-
tianas, como la presenciada el 26, dia prefijado
para la peregrinaci6n al Santuario de San Lucas,
para dar gracias 4 la Sma. Virgen, por la protec-
ci6n dispensada al Congreso.








- 138 -


Desde las primeras horas de la mafiana comen-
zaron a ilegar numerosas peregrinaciones de los
pueblos comarcanos, las que con devoto continent
y recitando el santo Rosario, que dirigia el propio
pArroco, se unieron A los bolonieses que en gran
nimero esperaban al pi6 del monte la llegada de
los Emmos. Cardenales Svampa y Galeati y de
los Ilmos. Prolados. Llegados estos y formada la
procesi6n con el Cardenal Svampa a la cabeza,
seguido de los Obispos, pues el Cardenal Galeati
debido A su avanzada edad, fue subido en una
carreta, al efecto preparada, se puso en march
la imponente comitiva, entonando himnos sagra-
dos y recitando el santo- Rosario.
No exageramos si decimos que mAs de 50,000
personas visitaron en dicho dia el Santuario, sin
que, con tan gran aglomeracidn de gente, suce-
diera el mAs minimo desorden.
L Llegados al Santuario, al que solo los Congre-
sistas pudieron, en un principio, ingresar, el Car-
denal Svampa comenz6 la santa Misa, con asis-
tencia de todos los Prelados que llegaban A 20.
MAs do tres cuartos de hora dur6 la Comuni6n, quo
distribuia el celebrate y que devotamente reci-
bieron muchas personas de todas classes y condi-
ciones.
Acto seguido enton6se un solemne Te Deum can-
tado por el pueblo en masa y termin6se la fiesta
de la mafiana con el Tantum ergo y la bendici6n
con el Santisimo Sacramento.
Los Prelados y nuestro amado Superior D. Rda,
fueron obsequiados con un almuerzo por el Vicario
do S. Lucas.
Muchos de los peregrinos se dirigieron A la ciu-
dad 6 A alguno de los pueblecitos del valle, y
otros se esparcieron por los various montecillos y
praderas que al rededor del Santuario se extien-
den y desde los que se disfruta de un encantador
panorama.
A eso de las 4 di6se principio A la funci6n de
la tarde, con el rezo del santo Rosario, terminado
el cual se sac6 la milagrosa image en devota
procesi6n hasta un vecino collado, distant 300
metros y al volver al Santuario, sobre la plaza
que tiene delante, el Cardenal Svampa, que asis-
tia pontificalmente, did con la sagrada efigie la
bendici6n al pueblo que devoto y postrado la re-
cibi6.
A la llegada de los Prelados al pie de la mon-
tafia, de vuelta del Santuario, y antes de que su-
bieran A los coaches que se les tenia preparados,
el pueblo les victore6 con frenesi, pues su entu-
siasmo.no tenia limits.
Imposible hubiera sido buscar manera mAs es-
pl6ndida de dar digno coronamiento al Congreso
Salesiano, que con tan imponente peregrinaci6n
al Santuario de la Virgen de S. Lucas, estando
bajo cuya protecci6n, no podrA menos de producer
los abundantisimos frutos que de 61 so esperan y
ienar las risuefas esperanzas que en 61 todos
ban depositado.


Pidamos al Coraz6n de Jesus
POR LA CRISTIANA EDUCACI6N DE LOS NIROS.


WION los niiios y nifias las flores tempranas del
I.:) jardin de Cristo y la porci6n predilecta de
su amantisimo Coraz6n. Jesucristo en su vida
mortal manifest6 por la nifiez singular preferencia.
Un pasaje del santo Evangelio nos pinta al Sal-
vador Ilamando en torno de si A esas tiernas pri-
micias de su rebafio, y prodigdndoles dulces aga-
sajos y recomendandolas A los cuidados y solicitud
de los Ap6stoles. La Iglesia, heredera del divino
Maestro, no se muestra menos celosa en esta su
maternal predilecci6n.
Pero i ay! SatanAs muestra tambi6n decidido
empefio en apoderarse de estos tiernos corazones,
y el mundo le secunda, y muchos padres le fa-
vorecen de un modo espantoso en esta obra in-
fernal de robdrselos A Dios. i El sintoma mAs ho-
rible de nuestros desventurados tiompos es la
corrupci6n de la nifiez!
6 A qui6n no entristeco ver en poder del in-
fierno tantas almas tiernas que debieran ser el
bello adorno y ]a mds preciada esperanza del Ca-
tolicismo Unas sumidas en las tinieblas de la
infidelidad en passes no cristianos; otras entre-
gadas A la educaci6n perversa en escuelas impias;
otras presenciando cada dia ejemplos corruptores
de aquellos mismos que para el bien debieran ser
su espejo y su luz. i Cuantos de esos niios y n;-
nas llevan A la primer Comuni6n el alma ya
embrutecida por el vicio! i Cuantos despu6s de
esta toma de posesi6n que verifica en ellos el
Hijo de Dios, lanzan inmediatamento A Este de su
coraz6n para alzar en 61 el trono de su enemigo!
i Y cuantos quedardn en poder de ese enemigo la
mayor parte de la vida, y cuantos eternamente!
Bien merecen estas victims de la astucia in-
fernal las silplicas mAs fervientes de los devotos
del divino Coraz6n de Jesfis, A quien tan cars
son estas almas. Roguemosle, pues, con las mds
vivas instancias por este plantel predilecto que ha
de ser mariana su cosecha. Importunemosle con
nuestras incesantes oraciones y no rehusemos ser
los cooperadores del Coraz6n de Cristo en la gran
obra. de la cristiana educaci6n de la nifiez, libran-
dola de los lazos que se le tienden y de los falsos
maestros; neutralizando en ellos los ejemplos de
los malos padres y apartAndoles de los pastos ve-
nenosos de las malas lectures y de la malifica in-
fluencia de los amigos de perdici6n.

.. -- ,' *


FIESTA DE MARIA AUXILIADORA.


OLE3INISIIA, como en los afios anteriores, ha
Q' sido en este la fiesta de Maria Auxiliadora,
en su hermoso santuario de Turin, prccedida de
los solemnes cultos que en el delicioso mes de
mayo so dedican A la Reina del Amor Hermoso,
de la solemn novena y ain mas solemn triduo
preparatorio A su fiesta y por iltimo, de la con-
movedora y grandiose ceremonial de la consagra-
ci6n del nuevo Obispo salesiano, Ilmo. Sr. SAN-








- 139 -


TIAGO COSTAMAGNA, de quien, por falta de tiempo
y espacio en este, nos ocuparemos en el nimoro
de julio.
Asistieron A la fiesta dos Arzobispos, el de Tu-
rin y el de Vercelli, a cuyo cargo estuvo cantar
las glorias do la Auxiliadora de los Cristianos, y
various Ihmos. Obispos.
La conferencia a los Sres. Cooperadores, que
su reglamento prescribe, la di6 el Ilmo. Sr. Co-
tamagna, el cual habl6 de la dificilisima Misi6n
que ha do emprender entire los jibaros de M6ndez
y Gualaquiza, y manifesto la grande necesidad
que los misioneros tienen de toda suerte de au-
silios materials y espirituales, para salir con su
empresa de ganar almas A Jesucristo.
Imposible es que nuestros lectures puedan for-
marse una pequefia idea de la grandiosidad quo
esta fiesta de Maria Auxiliadora, reviste todos los
aihos. No constituyen aquella, los venerandos Pas-
tores de la Iglesia que acuden A realzar esta con
su presencia, ni la maestria con que nuestros can-
tores, cuya fama de todos es conocida, ejecutan
variada misica de los mejores autores, conform
siempre A las iltimas prescripciones de ]a Sagrada
Congregaci6n do Ritos, no; la grandiosidad de la
fiesta de Maria Auxiliadora, esta en la fe del
pueblo, do que da gallarda muestra ese dia. No
bien se abren las puertas del temple, A la 3 112
de la mariana, que ya se ve Ileno de files y lo
que es mis important, desde dicha hora hasta
las 10, en el altar mayor, y hasta despuds de las
12 en uno de los laterales, dos sacerdotes repar-
ten continuamente y sin interrupci6n el divino
Pan, A los numerosos devotos de Maria que con
gran fe y devoci6n se acercan A participar del
banquet eucaristico. Y como si esto no bastara,
las numerosas peregrinaciones que de los pueblos
circunvecinos llegan, hacen resonar las b6vedas
del temple con los cantos a Maria y con las sua-
ves armonias del Santisimo Rosario.
Nada deben extrafiarnos estas manifestaciones,
sabiendo que cada piedra de dicho santuario re-
cuerda una gracia recibida do Maria en. favor de
los que A su erecci6n contribuyeron. La Virgen
de Don Bosco ha multiplicado y multiplica sus
prodigious, y sus hijos agradecidos acuden nume-
rosos A postrarse A sus pies rindi6ndolo tribute
do filial amor y profunda veneraci6n y reveren-
cia. b Y qui6n podra poner en duda que esta Vir-
gen Sacrosanta, verdadero auxilio del pueblo cris-
tiano, no quiere renovar en nuestra patria los
prodigies de Turin, con ocasi6n del temple que
se la esta levantando en Sarria, Barcelona ? Ella,
por su part, ya ha comenzado, como los asiduos
lectores del Boletin pueden ver. Qu6 falta, pues t
Una sola cosa: que todos los cat6licos armandose
de la fe viva de los favorecidos de Turin, acu-
dan en todas sus necesidades a Maria y contri-
buyan generosamente A levantarla un temple, no
contentandonos con promoter dar despu6s de re-
cibir sus favors, sino dando antes, como decfa
Don Bosco, para mAs moverla E inclinarla a nues-
tro favor, pucs Maria no so ha dejado ni se de-
jard nunca veneer en generosidad jpor sus hijos.


ESPAN1A..


MALAGA.


REVERENDISIMO SR. DON MIGUEL ERJA, Pbro.
QUERIDISIMO PADRE EN NUESTRO SENOR';
MAs de mes y medio hA que estamos en esta ciu-
dad de MAlaga, en la que desde hace much tiempo
se esperaban a los Salesianos, conocidos por la in-
fluencia del mas grande admirador de la Obra
salesiana y conocedor profundo de nuestro Padre
Don Bosco: esta persona que con la palabra y
escritos tanto le di6 A conocer es el Exmo. e
Ilmo. Sr. Dr. Don Marcelo Spinola y Maestre, el
cual como nos ha asegurado, desde que tom6
posesi6n de esta di6cesis, su primer pensamiento
fu6 el de que en ella conociesen A los salesianos,
sus buenos amigos, como 61 suele decir. D. Bosco
parece que no quiso dejar pasar mas tiempo sin
poner bajo la protecci6n y amparo de tan fer-
viente admirador de su obra, una de sus casas.
En efecto, el pasado afio, alia por el mes de
marzo, tuvo el gusto de presenter A nuestro que-
rido Inspector Don Felipe M'1. Rinaldi, cuando
hizo su visit A las casas de Andalucia, un espa-
cioso local que la Sra. D". Ventura Terrado, viuda
de Sandoval, y celosisima cooperadora do la obra
salesiana, habia ofrecido, para que en 61 los Sa-
lesianos desarrollaran su ben6fica obra.
Muchas dificultades se presentaron, por las cua-'
les se difiri6 la apertura, pero nuestro buen Padre
Don Bosco no permiti6 quo por mas tiempo aguar-
dase aquel, de quien 61 desde el cielo podia decir:
Marcelle, bene scripsisti de me. Y asi en verdad
sucedi6, pues el dia 7 del pasado diciembre, vis-
pera de la Immaculada Concepci6n, llegaba a esta
como Director, con otro compaiiero el Muy Rdo.
Sr. D. Epifanio Fumagalli y mas tarde llegaba
otro sacerdote procedente del Oratorio de la Sma.
Trinidad de Sevilla: pero como faltaran las cosas
mrs principles, el virtuoso Obispo nos acogi6 en
su palacio, tratAndonos por espacio de quince dias
con la mas exquisite caridad; muy pocos dias
despu6s tuvo el Sr. Obispo que marchar a Madrid,
y su digna hermana D". Rosario, fervorosa devota
de Maria Auxiliadora, en el tiempo que su senior
hermano estuvo ausente fu6 para nosotros como la
buena madre Margarita.
iBuenos principios ha tenido esta casa! pues
result, querido Sr. Don Rila, que la Obra de
Don Bosco empez6 en el palacio del mejor de sus
cooperadores.
El dia 19 del mismo diciembre sin ruido ni a-
parato de ninguna clase, tomamos posesi6n de esta
nuestra casa que en pobreza no era inferior A las
chozas de nuestro Padre, pues todo su equipo
consistfa en dos catres, cuatro mantas y unos ban-
quillos de madera.
Tan pronto como pudimos se empez6 el Ora-
torio festive que al present es frecuentado por
unos doscientos nifios, mAs necesitados de en-
sefianza religiosa, que de pan, y el rato que
mis malo pasamos es cuando se trata de man-
darlos a sus casas, puees si s verdad que salen
por la puerta, tambien lo es do que al memento
se les v6 otra vez dentro por entraise saltando
las tapias que separan nuestro patio de la calle.








- 140 -


El dia 24 del mismo diciembre vino el Sr. O-
bispo A ver la casa, pues se trataba de inaugu-
rarla el siguiente dia 25, pero el buen padre vi6n-
dola todavia tan desprovista, quiso que se retar-
dase hasta tanto que se ultimaran unos cuantos
trabajos y con esto poder dar lugar tambi6n 4 las
personas caritativas que deseaban mandarnos al-
gunas ofrendas. La visit de nuestro buen Pastor
fu6 para nuestra casa una verdadera bendici6n,
pues gracias al senior Presidente de la Liga Don
Francisco Mas6 pudo hacerse la inauguraci6n el
dia 20 del pasado enero festividad del Dulcisimo
Nombre de Jesds.
He aqui, amado Padre, como el Boletin Ecle-
-sidstico anuncia la inauguraci6n:
D De un acontecimiento, que no vacilamos en
calificar de venturoso, debemos dar cuenta A nues-
tros lectores, a saber; de la pr6xima instalaci6n
en MAlaga de una Casa Salesiana, 6 sea, de los
Hijos de Don Bosco.
> Ya se hallan centre nosotros dos sacerdotes y
un hermano pertenecientes a tan caritativo insti-
tuto, al que una piadosa dama, la Sra. D". Ven-
tura Terrado, viuda de Sandoval, ha cedido un
edificio de su pertenencia, el cual se esta arre-
glando convenientemente, 6 fin de que puedan ser
acogidos en 61 los nifios desamparados, que tanto
abundan en nuestro pueblo, y que faltos de toda
noci6n religiosa y toda educaci6n social, se pre-
paran 4 ser el oprobio y el escindalo de la so-
ciedad civil y cristiana en lo porvenir; y para
que A la vez que a esos nifios, se d6 4 otros, que
no se encuentran en situaci6n tan apremiante, la
instrucci6n cat6lica que les colocard en condicio-
nes de ser tiles a la Iglesia y 6 la patria.
> La Obra de Don Bosco es muy conocida ya
,en el mundo, y senaladamente en nuestra Espafia,
donde los fieles discipulos del gran taumaturgo,
pues tal denominaci6n podemos dar al insigne
fundador, cuentan ya nueve establecimientos, uno
de los cuales, el de Sarria, llama la atenci6n de
cuantos lo visitan.
>-La Asociaci6n 6 Liga, que trabaja para ali-
viar 6 MAlaga de la ilaga de la mendicidad y de
la miseria, ha hecho inauditos esfuerzos para traer
a los Salesianos, esperando de su celo nunca des-
mentido el remedio del gravisimo mal, que de-
ploran todos los que se interesan por la infancia
desvalida; y gracias A esos esfuerzos, y 6 la in-
cansable actividad de la Comisi6n de la Liga, en-
cargada especialmente de este asunto, y sobre
todo & la potent iniciativa de su Presidente el
Sr. Don Francisco Mas6, podemos prometernos que
el domingo 20 de enero se inaugural el nuevo
Establecimiento de caridad.
> No necesitamos deoir que la instituci6n de que
hablamos ni viene a hacer guerra, ni ain siquiera
sombra a ninguna otra. Ha sido buscada, 6 m6s
bien, llamada para acudir A una necesidad, que
ninguna Congregaci6n habia podido satisfacer:
no debiendo dudarse que la caridad malaguefia,
aunque at muchos lados se v6 obligada 6 atendel,
inventari medios para ayudar 6 los que solo am-
bicionando el bien de sus semejantes y exentos
de toda mira de human interns, vienen a noso-
tros. >
Y efectivamente, el dia 20 se inaugurb nuestro
querido Oratorio salesiano. Todos los elements
parecian desencadenados en contra de nosotros,
el agua cay6 torrencialmente todo el dia y arre-
ci6 mis 6i la hora de la funci6n. Si el agua es.para
la campifia, fertilidad, para nuestro nuevo institute
L no puede haber sido aquel diluvio una seal de


prosperidad? Esperamos que si, y hay motive para
esperarlo, pues apesar de tan mal tiempo los ni-
ios del Oratorio eran unos 150, a mis de las dis
tinguidas personas de esta capital, no faltando
ninguna de sus autoridades y muchos cooperadores
y cooperadoras salesianos, a los que todos que-
damos sumamente agradecidos por habernos hon-
rado con su presencia.
A las 11 y 3 cuartos lleg6 el Sr. Obispo, acom-
pafiado de su capellin Don Juan Romero, celoso
cooperador, y fu6 saludado con la march real que
ejecut6 la banda del Asilo de San Bartolom6 de
esta ciudad, dirigida por los Hermanos de San
Juan de Dios. Aquellos conciertos infantiles nos
recordaban nuestras casas donde ya pueden gas-
tar ese lujo y deseos nos daban y de los mismos
seguimos animados para ver si pronto nos vemos
tambi6n nosotros 6 tal altura.
Poco despu6s, revestido el Prelado con los or-
namentos pontificios y de Diacono y Subdiacono,
un Sr. Can6nigo de esta Catedral y nuestro Ins-
pector, se bendijo la especiosa y pobre capilla,
y digo pobre por tener un solo altar y este pres-
tado, lo mismo que casi todos los demis objetos
a excepci6n de seis candeleros con cruz de metal,
atril, palmatoria, vinageras y campanilla que nos
regal nuestra insigne protectora la ya citada Sra.
Viuda de Sandoval; i mis de seis ramos hermo-
sisimos db rosas enoarnadas que tambi6n los de-
benios 6 la generosidad de las Revdas. Madres
de la Goleta y una preciosa escultura de la Pu-
risima, que gracias al celo del incansable coope-
rador Don Francisco Mas6, nos regal6 el Sr. Don
Wenceslao Enriquez.
Despu6s de la hermosa y solemne ceremonial
que dur6 mas de media hora, empez6 la santa
Misa que celebr6 el Sr. Inspector, que habia ve
nido con el fin de dar mAs solemnidad al acto.
Un rasgo de cuanto nos quiere el Sr. Obispo fu6
el siguiente ; estando la vispera de la inaugura-
ci6n preparando todo lo necesario para esta, lleg6
el ya citado Capellin del Sr. Obispo para ayu-
darnos y repetirnos lo que ya aquel nos habia
dicho en su palacio; que sus deseos eran de tra-
bajar y star aquicon nosotros, pero que le era
impossible, por ser de todo punto incompatible con
su dignidad Episcopal.
DespuBs de la Misa, un niio salud6 en sentidos
versos al Exmo. Sr. Obispo, otro al Sr. Inspector
y despu6s ley6se un espacioso didlogo tambi6n en
verso y otro pequefiito en el que se desarrollaba
magnificamente el tema de la caridad, muy propio
de esta ocasi6n y ambos composici6n del preclaro
Doctor Salesiano Don Francisco Fenoglio, Pbro.
Enseguida tom6 la palabra el Reverendisimo Sr.
Obispo el cual, con aquella elocuencia y dulzura
en la palabra mis propia de los santos que do
los hombres, contest a las siguientes preguntas,
que crefa, y con raz6n, que en tal ocasi6n le for-
mularan los presents todos: Quienes son los
Salesianos ? Qu6 puede esperar MAlaga de ellos
& Qu6 es lo que MAlaga debe hacer para que sus
esfuerzos no se malogren 9
A la primera, contest refiriendo qui6n era el
humilde sacerdote italiano Don Bosco, y en breves
palabras seial6 la constant aspiraci6n que tuvo
en toda su vida de consagrarse 6 la caridad en
la forma de socorrer mejor y con mis aprovecha-
miento para sus almas y de toda la sociedad, a
los nifos desvalidos.
A la segunda pregunta refiri6 los hechos que
todos los Salesianos diseminados por el mundo
llevan 6 cabo, civilizando la Patagonia y fun-







- 141 -


dando magnificos Talleres en Italia, granjas mo-
delos en Francia, habiendo empezado ya hi tiempo
tambi6n en Espafia, viniendo por uiltimo 4 MAlaga
para cumplir igual misi6n en armonia con las ne-
cesidades de la juventud.
A la iultima anim6 y exort6 4 los presents para
que con su apoyo moral y material cooperasen A
tan ben6fica obra. linica cosa que debia hacerse
para que los esfuerzos de los Salesianos produ-
jesen abundantisimos frutos.
Visit6se despues el local, pudiendo todos ver y
conocer lo much que necesitamos de su ayuda,
pues nos faltan muchas cosas y de absolute ne-
cesidad. Igualmente vieron el apetito y gusto con
que los 150 nitos del Oratorio hicieron desaparecer
los bollos y dulces con que various sefiores les obse-
quiaron.
Al present tenemos 22 nifios internos y espe-
ramos que sabiendo y viendo cuan bien quedan
empleadas sus limosnas, estas buenas personas
querrAn continuar favoreci6ndonos. Y los sefores
de la liga que tan hermoso dia proporcionaron 4
los habitantes de la calle de los Negros y 4 sus ve-
cinas, no dudamos que de vez en cuando les pro-
porcionaran otros semejantes. Por nuestra parte,
se lo agradecemos con toda nuestra alma, y cons-
tantemente pedimos al Sefior que los bendiga 4
todos, lo que creemos hara Vd. tambien.
Viendo el demonio que nadie se asust6 de sus
bravatas, la entrevista fatal que tuvo con Maria
Auxiliadora y la paliza que dicen le di6 San
Miguel, tuvo quo darse por vencido y ces6 por
complete la lluvia y el Sr. Obispo y demais auto-
ridades y sefiores se retiraron llevando tras si todo
nuestro agradecimiento.
Aqui crefamos hubiese ya concluido nuestra
funci6n, pero quedaba ain otra mds curiosa aun-
que no para V. Por la mafiana los sefores de
la Liga nos mandaron un buen nimero de ni-
ios desamparados, harapientos, sucios y llenos
de... Llegada la hora del descanso, habia que dar-
les cama. Mandarlos al dormitorio comiin t...
En aquel estado no podia ser: resolvimos pues
mandarlos a dormir a un cuartito pequeiio donde
habia una porci6n de virutas. Alli pasaron la
noche aquellos pobres infelices, hoy los mas di-
chosos del mundo.
Al siguiente dia se mand6 por el barber y
cuando uno salia de sus manos se metia en la al-
berca que hay en el jardin vistiendose despuds
de pies a cabeza todo de nuevo y de limpio.
Escenas eran estas que nos recordaban A nues-
tros misioneros de la Tierra del Fuego, cuando
se resolvieron aquellos pobres salvajes 4 dejarse
mortar el pelo, vestir y bautizar.
La paga que recibieron aquellos primeros mi-
ioneros fu6 uno la palma del martirio y el otro
tuvo la dicha de verla aunque por entonces no la
pudo conseguir. i Ojala nos esperara, nosotros
igual premio !
No obstante las precauciones que tuvimos en la
limpieza de los nifos, consiguieron agarrarse con
tanto carifio a nuestras sotanas unos cuantos ani-
malitos, pero tan pronto como nos apercibimos,
dimos un grito de < Guerra al profano > y caye-
ron victims de nuestro b6lico furor.
Pero despu6s de todo, amadisimo Padre, te-
nemos que darle infinitas gracias a Dios Nuestro
Senor pues nos encontramos buenos y contentisi-
mos; y aunque estamos tres operarios para tanti-
sima mies como hay en Milaga no nos desanima,
todo lo contrario. Somos mas de treinta en casa
y raro es el dia que no nos vemos honrados con


la visit de algun catedrdtico del Seminario 6 de
otro buen sacerdote 6 seglar, prob4ndonos asi el
puro afecto que nos profesan, afecto que nosotros
sinceramente agradecemos.
Tenemos ya los talleres de carpinteria y zapa-
teria y esperamos que con la ayuda de estos bue-
nos malagueiios pronto podremos abrir otros.
He aqui buen Padre lo que hasta la fecha Ile-
vamos empezado; dignese, pues, bendecir nuestros
trabajos y pedir 6 Dios por estos sus hijos y en
modo especial por este su afmo. en el Senor
q. b.s. m.
MAURIClo ARATTO, Pbro.
Mdlaga, 1 de febrero de 1895.


Sr. Director del Boletin Salesiano.
MuY SENOR IIiO:
El domingo 24 del corriente mes celebramos en
obsequio de nuestros bienhechores una pequeia
funci6n de teatro, poniendo en escena el hermoso
drama de nuestro carisimo Sr. D. Lemoyne, inti-
tulado < las Pistrinas. > Los actors eran j6venes
trabajadores, que despues de los rudos trabajos A
que estin sujetos durante el dia, vienen por la
noche a cultivar su alma y su inteligencia con las
ensenianzas religiosas, studios primaries, muisica,.
etc. Nada dir6 de la perfecci6n con que cada uno
desempefi6 su papel; pues, atendida su condici6n
de obreros y novicios en el arte declamatoria,
dejaron a todos muy satisfechos, de modo que
muchos sefiores al salir de esta casa manifestaron
deseos de asistir 6 todas las funciones que hiciera-
mos en el porvenir.
Nuestra banda, tambien compuesta de j6venes
obreros, ameniz6 los entreactos tocando muy bo-
nitas piezas, con ta] afinaci6n y perfecci6n, que
alcanzaron muchos elogios, confirmando asi la fama
que los Salesianos tenemos, de ser buenos cultiva-
dores del arte musical.
Sucede aqui lo que en todas parties. En este
tiempo de general enfriamiento y apatia religiola,
debemos aprovecharnos de todos los medios posibles
para salvar almas atray6ndolas suavemente a Dios.
Escuelas, teatrito, mfisica, recreos dominicales,
bibliotecas populares, todo en una palabra, d6bese
poner por obra si queremos hacer un poco de bien
A esta pobre juventud, y ser verdaderos hijos de
nuestro Padre y maestro Don Bosco.
Parece que nuestros ideales se van compren-
diendo por los cat6licos y la obra salesiana cada
dia va mereciendo el afecto de cuantos la estu-
dian y median.
Prueba de esto es el interns que la prensa de
todos los partidos politicos ha manifestado, en
estos dias, con motive de nuestra fiesta, publi-
cando sueltos muy importantes en favor de esta
casa.
El Diario de Barcelona public en su gacetilla
un sueltecito que quisi6ramos fuese leido y medi-
tado por muchos de sus numerosisimos suscriptores,
pues por lo visto, se pone de manifesto que su
autor sabe apreciar la Obra de Don Bosco y com-
prende las muchas necesidades a que esti expuesta.
Dice asi:
> En el Instituto Salesiano de la calle de Flo-
ridablanca, junto 6 la carretera de Hostafranchs,
tuvo lugar el domingo por la tarde la funci6n que
los alumnos del mismo dedicaron 4 los bienheo
chores del establecimiento.








-142 -


> Los concurrentes & dicha funci6n pudieron
apreciar la estensa y ben6fica influencia de la Obra
Salesiana en aquellos populosos barrios obreros.
SCentenares de nifios que mientras sus padres
se hallan en el trabajo para ganarles el sustento
vagarian por la calle sin instrucci6n ni educaci6n
alguna y espuestos a los males ejemplos y 4 todos
los peligros y tentaciones de la obiosidad y de la
miseria, enouentran allf albergue durante todo el
dfa y Hermanos salesianos que les instruyen y les
educan en la religion y en los studios primaries,
haci6ndoles hoy nifios d6ciles 6 instruidos, para
ser mafiana ciudadanos cuerdos 6 ilustrados.
> Tambi6n hay alli classes de noche para obreros
que van a cultivar su inteligencia en las horas
que el trabajo les deja libres. Es, en suma, aquel
Institute Salesiano, una obra de alto provecho
social, poco conocida todavia y que merece serlo
mAs para que la caridad acuda a sostenerla y a
hacerla mis amplia; puesto que cuenta con escasos
recursos y lucha con diticultades materials para
cumplir el fin que se ha propuesto y tender al
cada dia creciente nimero de families obreras
que acuden a su bienhechor amparo. >
Despu6s de lo dicho, nada puedo afiadir; pues
,demasiado elocuentes son las frases que acabo de
transcribir.
Encomi6ndenos V. 6 Maria Auxiliadora para que
venga pronto en nuestro auxilio, concedi6ndonos
desarrollar aqui la obra salesiana, de modo que
correspond 6 las grandes y apremiantes nece-
sidades de esta barriada.
Con esta ocasi6n me repito su afmo. hermano
en el Sefior
M. C. C.
Barcelona, 28 de marzo de 1895.





NOTICIAS DE NUESTROS MISIONEROS,


ECOS DE LA PATAGONIA.


REVDIMO. SR. D. MIGUEL R~UA.
SA misi6n de la Patagonia fue siempre objeto
de predilecci6n para nuestro inolvidable Fun-
dador y Padre D. Bosco, quidn se enternecia
y entusiasmaba cada vez que ola hablar de ella.
V. R., que ha heredado la plenitud de los afectos
y del espiritu de aquel querido Padre, abriga in-
dudablemente los mismos sentimientos hacia esta
pobre porci6n de la vifia Salesiana.
Este es el motive que me impulsa a participarle
las obras estupendas que el Sefor quiso obrar por
medio de los hijos de Don Bosco y suyos en esta
apartadisima comarca del mundo Austral.
Formaran el tema de mi relaci6n la erecci6n
de un nuevo Templo, una fiesta de familiar y la
consagraci6n de 5 levitas salesianos.
Inauguracion de una nueva Capilla
a Maria Auxiliadora.
SEl amadisimo Mons. Cagliero, ha tenido desde
el origen de su apostolado en la Patagonia, la
noble y salesiana idea de lograr que la Virgen


Auxiliadora fuera tambi6n la soberana Sefiora de
este suelo; y por esto siempre acarici6 el pensa-
miento de levantarle un santuario digno de esta
nuestra tiernisima Madre y Reina del Cielo. No
ahorr6 sacrificios ni trabajos de acuerdo en esta le-
vantada misi6n con sus coadjutores; practice corre-
rias y viajes atrav6s del desierto; cruz6 los mares;
salv6 las Cordilleras, teniendo siempre en vista
la conversion de los Indigenas y la salvaci6n de
las almas, por medio de Maria Auxiliadora. La
mayoria de las capillas 6 iglesias de la misi6n, por
falta de medios, estin construidas con adobes,
con postes cubiertos de barro, 6 con sencillas
paredes sin galas ni adornos. A Maria Auxilia-
dora, repetia a menudo S. Ilma., es menester tra-
tarla come se la trata en Italia: erijAmosla, pues,
un Templo, 6 cuya sombra no desdefie plantar
sus tiendas y prodigar sus gracias 6 manos llenas.
Mas b qui6n tendra la dicha de poseer el trono
de la Reina? La elecci6n fu6 d todas luces sabia
y convenient: cay6 sobre las Hijas.de Maria Au-
siliadora de nuestra casa central de Viedma.
La construcci6n de la Capilla se habfa empe-
zado tiempo ha, sobre el plan de nuestro P. Aceto,
arquitecto inteligente y de buen gusto, y el ano
pasado se habian bendecido el altar y la ba-
laustrada, obras preciosas del Sr. Gastini de Turin,
que Monsefor, de regreso de su viaje a Europa,
habia traido. Y a fe que son una verdadera obra
maestra los dos blasones de la Congregaci6n y de
Monsenfor, que se ven esculpidos en bajo relieve
A los lados del altar, rico y esplendoroso por los
nitidos marmoles primorosamente cincelados en
oro.
Mas, aun quedaban lisas las paredes. Entonces
pusieron mano 4 la obra con grande ahinco nues-
tros hermanos, Silvio Milanese y especlalmente el
Rev. P. Aceto, valientes en las bellas artes de la
pintura y arquitectura; y asi en el corriente afio,
el dia de Reyes, bajo los aaspicios del Nifo Dies,
se inaugurb la Capilla del todo acabada.
No es una suntuosa basilica como la de Turin,
ni como la de S. Juan Evangelista: pero le puedo
asegurar que en su pequefiez tiene algo de suma-
mente bello y est6tico; es un destello de la gloria
que ha de gozar nuestra buena Madre en el Pa-
raiso.
Detras del altar, en medio de una gran nube
de dorados rayos, se destaca radiante la bella es-
tatua que nos regalaron los hermanos de Marsella,
y echo angelitos con sus cornucopias ricas do mu-
chas luces, forman su imperial diadema. Es una
obra de los nifios que se dedican la estatuaria
en nuestros talleres de Marsella. Los ornatos
de la b6veda, de estilo grave y religioso, los fes-
tones en ore, los colors delicados, las imdgenes
de los angelitos, los cordons, arcos y capiteles do-
rados; las venas de las columns y sus troquillos
tambi6n dorados, forman un conjunto tan precioso
y arm6nico, que sin duda se puede afirmar que la
Capilla es un verdadero bijdu artistic.
SOh! i cuan melodiosas resuenan bajo la nueva
cilpula las 200 voices argentinas 6 indigenas que
entonan himnos de alabanza 4 la Virgen Auxilia-
dora bajo la expert direcci6n de sus hijas y es-
posas de Jesucristo que cuidan de su cristiana
educacci6n !
DespuBs del dia de Reyes, parecia que Monse-
for no sintiera mAs el peso de sus multiples ta-
reas, por el consuelo que experimentaba su cora-
z6n en haber dado cima 6 la santa empresa. i Que
el Sefior y Maria Auxiliadora bendigan y coronen
sus esfuerzos y los de nuestros misioneros, diri-








- 143 -


gidos todos 6 la mayor gloria de Dios y i la sal-
vaci6n de las almas en estas remotas regions!

S. Francisco de Sales en Viedma.
Esta tierna solemnidad, cuya celebraci6n tanto
conmueve y electriza en Turin, no perdi6 nada
de su brillo en la lejana Patagonia.
A causa de 1. s Ejercicios espirituales, dictados
por el mismo Monsefor y por nuestro Prefecto
Pbro. Pedro Orsi, A los cuales intervinieron el
P. Stefenelli, recorriendo 120 leguas (cerca de 620
km.), el P. Bonaccina 80, P. Brentana 70, y Don
Luciani 20, sobre pobres cabalgaduras, la fiesta
de S. Francisco se traslad6 al 3 de Febrero.
No se pudieron hacer grades preparativos, me-
diando circustancias que lo impedian; pero la igle-
sia ostentaba sus mejores galas, y una santa ale-
grfa embargaba todos los corazones.
El amadisimo Monseior, celebr6 por la manlana
la Misa de la comunidad, en la cual di6 el pan
de los Angeles a una crecida multitud, y a las
10 '/2 tuvo lngar la Misa solemne asistida ponti-
ficalmente. Para acrecentar el decoro de la fun-
ci6n, se dign6 interveriir el nuevo gobernador del
Rio Negro, el general Liborio Bernal. Era la pri-
mera vez que comparecia publicamente en nuestra
iglesia parroquial. El habia accedido cortdsmente,
junto con su respectable familiar, A la invitaci6n
que le habia pasado Monsefior; con 61, todos ves-
tidos de grande uniform, asistian a la funci6n
los oficiales, sargentos mayores y tenientes co-
roneles de su estado mayor, varias autoridades lo-
cales y personajes distinguidos de Patagones y
Viedma.
La religiosa Misa del Sagrado Coraz6n, fielmente
interpretada por un coro de melodiosas voces blan-
cas; la presencia de diez sacerdotes misioneros,
venidos de las estaciones mas inmediatas de la Mi-
si6n; y la majestad de la cdtedra pontifical cir-
cundada por ac6litos blancos y negros destinados
al servicio del altar, nos anticiparon las inefables
bellezas del Paraiso entire los Angeles y santos del
cielo.
Para estrechar mis y mis los vinculos de la
amistad, el Gobenador con su sdquito, las auto-
ridades y demds invitados, dignaronse asistir,
despu6s de la funci6n, a un modesto banquet
que Monseior habia hecho aprestar en el nuevo y
espacioso sal6n destinado para teatro y recreo de
nuestros nifios. Se engalan6 primorosamente, pro-
niendo entire los festones, banderas y escudos, los
cuadros de S. Francisco de Sales, de Maria Auxi-
liadora, del Papa y de nuestro querido fundador
y Padre D. Bosco.
Durante la comida rein6 un alegre cuchichdo
entire los comensales, los sacerdotes y los herma-
nos Salesianos (unos 40 entire todos); y fueron
celebrados los frutos y verduras de la huerta
de nuestra colonia agricola, juntamente con otras
primicias que nos donaron nuestros amables ve-
cinos, sin pasar por alto los vinos de Espaia que
nos habian enviado los hermanos de Sevilla y U-
trera y el Gattinara que el buen psrroco D. An-
dreoletti, ex-alumno de nuestro Oratorio, ofreciera
A Monsefior el afio pasado.
Pero t y los plates t fueron discretos; solamente
que los mas esquisitos y preparados A prop6sito
para la mesa de los convidados, a causa de la
confusion y cambio en la repartici6n de la cocina,
se los dieron 4 nuestros nifios, que comian con-
temporaneamente en otro comedor; y para los fo-
rasteros, no hubo vuelta, tuvieron que contentarse


con los plates que habian sido preparados para los
niios. Mas, gracias a la conversaci6n animada de
los comonsales, A las armonias de nuestra banda
instrumental y A los brindis al nuevo Goberna-
dor, pas6 inobservado el equivoco.
Se brindP para la prosperidad de nuestra que-
rida Congregaci6n y de la Misi6n, se entonaron
himnos de agradecimiento A D. Bosco, A Mons.,
quien, sonriente y ben6volo para con todos, dijo
que cooperaria siempre mds a la civilizaci6n y al
progress moral y religioso de estos nuevos pueblos
de la Patagonia.
La banda de nuestros artesanos con sus bellas
y variadas piezas, ameniz6 lo restante del dia;
mientras que A cada instant rendian los aires con
festante estruendo salvas de bombas y cohetes vo-
ladores.
S. Francisco de Sales y Don Bosco nos habian
sonreido desde el cielo, y sin duda habran desa-
tado en apacible lluvia las divinas bendiciones
sobre aquel reducido ndcleo de hijos reunidos
con cordiales amigos.

Consagraci6n de cineo nuevos Sacerdotes.

i La Patagonia ya no es la tierra del indio sal-
vaje! En ella la civilizaci6n avanza, la misi6n
cada dia se propaga, la grey aumenta, y en las
orillas del Rio Negro, el Pastor consagra nuevos
sacerdotes, asi como lo hacian los Ap6stoles, para
que predicaran el santo Evangelio en las regions
por done se desparramaban.
En los Ejercicios de febrero, cinco cl6rigos sa-
lesianos se preparaban con gran fervor A las sa-
gradas 6rdenes, pues era extrema la necesidad
de sacerdotes en cinco residencias de la misi6n;
por esto, despuds de haber algunos de ellos reci-
bido la tonsura y las menores el dia dedicado a
la Sagrada Familia, el sdbado siguiente, fiesta de
la Purificaci6n, fueron los cinco revestidos del
subdiaconado. Viedma, asiento del Gobernador y
del Vicariato, jams habia presenciado una funci6n
tan solemn; por eso el pueblo devote acudia
presuroso al temple para apreciarla debidaniente.
El dia siguiente, IV Domingo despuds de Reyes,
S. Ilma. confiri6 a los sobredichos el diaconado,
en la cual circunstancia los devotes feligreses ma-
nifestaron mas que antes su piadoso recogimiento,
especialmente cuando Monsefior, con palabra ca-
lurosa explic6 el misterio de aquella ordenaci6n.
Se fij6 para el Domingo siguiente la consagraci6n
sacerdotal. El Sr. Gobernador, tan cortds para con
nosotros, acept6 junto con cuatro distinguidos ca-
balleros de ambos pueblos, ser Padrino de Orde-
naci6n de uno de los nuevos levitas; tal es la cos-
tumbre de estas tierras en un acto tan trascen-
dental de la vida del sacerdote.
La majestad de la funci6n, que dur6 dos horas
y media, parecia que infundiera en todos los co-
razones un santo y mfstico terror: terror que tras-
luciase en los rostros conmovidos de los orde-
nandos. Notable fu6 el discurso que pronunci6
S. Ilma. en edta circunstancia; las tres parties do
que se componfa fueron desarrolladas con entu-
siasmo y majestad episcopal; ,A saber, que el sa-
cerdote misionero era investido de las tres facul-
tades divino-eclesidsticas de enseibar, consagrar y
absolver.
Los padrinos aceptaron la parca comida que los
Salesianos les depararon en aquella ocasi6n. Era
una fiesta simpdtica y bella. Monsefior y el Go-
bernador estaban sentados a la cabecera de la
mesa, rodeados por los padrinos y por los nuevos







- 144 -


sacerdotes. AdemAs de los Padies de Bahia, de
Roca, Choele-Choel, Pringles y Patagones, los her-
manos, catequistas y coadjutores formaban una co-
rona espl6ndida A los ojos de D. Bosco. Una santa
alegrfa rebozaba de todos los pechos. A cada or-
denado se leleyeron composiciones, se elevaron
himnos A D. Bosco y A la Congregaci6n, mientras
nuestra banda musical, compuesta de maestros de
artes y de alumnos civilizados 6 indigenas, henchia
los aires de inefables armonias.
La fiesta pas6 cual relAmpago, dejando en todos
dulCes 6 imborrables impresiones. El dia siguiente
nuestros sacerdotes, reci6n ordenados, aunque fal-
tos de la experiencia necesaria A su ministerio,
salieron para las misiones, uno para Roca, otro
para Pringles, el tercero para Bahia, quedando
repartidos entire Patagones y Viedma los demAs.
i Tan grande es la escasez de misioneros en
este nuestro Vicariato!
Son estas, Amadisimo Padre, las cosas que yo,
uiltimo entire sus hijos, le comunico por la defe-
rencia recibida. Hemos trabajado y trabajamos
por el buen 6xito de la misi6n; V. R. bendiga
nuestros sudores y dignese tenernos presents ante
la Virgen Auxiliadora y D. Bosco.
Monsefior le envia sus obsequios. V. R. tenga
& bien bendecirnos 4 todos; pero de un modo
particular descanse su mano paternal sobre la ca-
beza de su
i Hmildisimo hijo in C. Jesu
CELESTINO PIROLT., Pbro.
Secret .
Viedma, 25 de Febrero de 1895.






GRACIAS DE MARIA AUXILIADORA,


SR. DIRECTOR DEL Boletin Salesiano:
A principios de Octubre p. p. un hijo mfo de
diez afios de edad, cay6 tan gravemente enfermo
de difteria, que los m6dicos no daban esperanza
alguna de poderle salvar de una inminente muerte.
Con el coraz6n partido de dolor invoqu6 A La
quo siempre fu6 Auxiliadora de los Cristianos,
y Le prometi publicar el milagro si me curaba
prodigiosamente A mi hijo, que ya miraba como
muerto. i Oh bondad y poder de Maria Auxilia-
dora! A los pocos dfas de haberla invocado vi A
mi hijo fuera de todo peligro y, en breve, com-
pletamente restablecido de su mortal enfermedad.
Llena.de gratitud por tan inmerecido favor,
cumplo con mi promesa publicando el hecho mi-
lagroso obrado por Maria Auxiliadora, convidando
A todos A la mayor conflanza en la bondad y
poder de tan Excelsa Sefiora.
MARiA V. DE BELLO.
Caracas, 1 de Noviembre de 1894.

*
SR. D. MIGUEL REA.
Muy Sr. mio: Habiendo lefdo el Boletin Sa-e-
siano del mes de Enero del present afio, le
suplico A V. se sirva -hacer constar en dicho Bo-


letin, que he recibido seis favors especiales de
Maria Santisima Auxiliadora, en un afio. Agrade-
cida A tan grandes beneficios, se lo participo A
V. para dar un piblico testimonio de agradeci-
miento A la Virgen Santisima nuestra buena madre.
Su A. y S. S.
M. CONCEPCI6N CALERO.
Cooperadora Salesiana.
La Palma de Huelva, 23'ie Abril de 1895.',,


Nos escriben de la Habana que u.nna: sefiora
estaba muy grave y deshauciada por. 6 m6dicos
que la asistieron, y por su esposo, tambien m6-
dico. Una amiga se quit.' la medalld' de Maria
Auxiliadora y se la colg6 al cuello de la enferma.
Comenz6 enseguida A mejorar y al present estA,
perfectamente sana. Su esposo no duda que su
curaci6n debe atribuirse A4 un verdadero milagro.
iGloria, pues, i Maria que con tanta piifuii,'i n
derrama sus favors en provecho de los iqu- 'le
coraz6n. la invocan en sus necesidades!
1N.H. De Caracas y con la firm de D%. Eusta-,
quia M. de Garcia, hemos recibido una relaci6n
de un hecho que tiene visos de milagroso, mas
refiri6ndose A un siervo do Dios sobre cuya san-
tidad nada ha deciso aun la Iglesia, nos es im-
posible por ahora publicarla. Esto no obstante la
conservaremos para mejor ocasi6n.

--~~-'~~-'" -- ~`i- --,


PENSAMIENTOS.


En ]a Eucaristia ha obrado Jesis prodigies se-
mejantes a los misterios mas sublime y A las
obras mAs magnfficas de su Padre y de El~ en
ella encontrar6is la majestad de la creaci6n, los
gloriosos anonadamientos de la Encarnaci6n, las
santas humillaciones de la Ciicuncisi6n, la Trans-
figuraci6n y sus esplendores, la Pasi6n y su sa-
crificio, la Resurrecei6n y sus grandezas. Aqui,
como en el Bautismo, las infusiones de la fe;
como en la Confirmaci6n, afirmada esta fe; como
en la Penitencia, el perd6n de- los pecados olvi-
dados; como en el 'Orden, un sacerdote y una
victim; como en el Matrimonio, una alianza
estrecha; como en la Extremauncion, un bAlsamo
saludable para cuoair IA heridas y fortalecer en
los Ailtimos combates. i Qu6 de maravillas en este ,
Sacramento!
M AITRIAS.

Si, almas files cuando recibis el precioso
Cuerpo de Jesucristo, entrAis en una alianza mAs
estrecha con Maria que la de los hijos con su
Madre; porque, no siendo mAs que un alma con
su Hijo, no sois mAs que un alma con Ella.
i Oh misterio de amor! i Oh secret de amor!
SOh lazo de amor! ; Oh divina Eucaristia, cuAntos
bienes encierras!...
LEB6N.


Con aprobacidn de la Autoridad Eclesiastica Gerente JOSE GAMBINO.
Turin Tipograffa Salesiana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs