Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00040
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00040
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Full Text




SNO'X N. 4.


BOLETIN SALESIANO


Quien recibiere & un nifio en mi
nombre, & mi me recibe.
(MATH. XVIII.)
Os recomiendo la niiez y la ju-
ventud; cultivad con grande es-
mero su educaci6n cristiana; y
proporcionadle libros que le en-
sefien A huir del vicio y & prac-
ticar la virtud.
(Pio IX.)
Redoblad vuestras fuerzas A fin
de apartar & la nifiez y.juven.
tud de la corrupci6n e incredu.
lidad y preparar asi una nueva
generaci6n.
(LEON XIII.)


Debemos ayudar & nuestros her-
manos & fin de cooperar A la
difusi6n de la verdad.
(III S. JUAN, 8.)
Atiende a la buena lecture, a la-
exhortaci6n y A la ensefanza.
(I TITOTIH v, 13.)
Entre las cosas divinas, la ms su-
blime, es la de cooperar con Dios
A la salvaci6n de las almas.
(S. DIONISIO.)
El amor al pr6jimo, es uno de
los mayores y mas excelentes
dones que la divina bondad
puede conceder A los hombres.
(El Doot. "S. FRANC. do Sales)


-+-M( DIRECCION en el Oratorio Salesiano Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) ) +-


SUMARIO.
PRIMER CONGRESS INTERNATIONAL DE COOPERADORES
Y COOPERADORAS SALESIANOS. En visperas del Con-
greso 8Qud sera e] Congreso Salesiano? Ultimas
noticias Programa.
LA OBRA DE DON BOSCO Y EL SOCIALISM.
UNA PALABRA A LA JUVENTUD.
ESPAaA. FIESTA DE SAN FRANCISCO DE SALES. Se-
villa. El Emmo. Sr. Cardenal Sainz y For6s y los
Salesianos. Bialp. Mdlaga. Gerona. San-
tander.
LA OBRA DE DON BOSCO EN EL EXTRANJERO. Italia.
AnMRICA. Mjioo. Brasil. Los hijos de D. Bosco
en Pernambuco. Otras noticias.
NOTICIAS DE NUESTROS MISIONEROS. Ecuador. Vicariato
de M4ndez y Gualaquiza. Gualaquiza. Guerra de
los Jibaros La virnela Incendio de la Casa y
Talleres de la Misi6n. Brasil. Los Misioneros Sa-
lesianos en el Estado de Matto Grosso Estado
del Matto Grosso Habitantes de Matto Grosso -
Religi6n de los salvajes Su ferooidad Dificul-
tades para el Misionero. Pastoral de san lma.
Carlos Luis d'Amour Obispo de Cuyab.. Carta
de Sn Excelencia Reverendisima Mons. Luis Lasa-
gna, en su primer viaje al Matto Grosso.
VARIEDAD.
BIBLIOGRAFFA.
COOPERADORES SALESIANOS DIFUNTOS.


-1 A- A AAA ,


PRIMER CONGRESS INTERNATIONAL'
DE
COOPERADORES Y COOPERADORA SALESIAN08
en BOLONIA (Italia)
los dias 23, 24 y 25 de Abril de 1895


EN VISPERAS DEL CONGRESS

SA Bolonia! A Bolonia!
Pocos dias faltan para que la ciudad que
desde hace siglos inscribi6 su nombre en las
ptginas gloriosas de la historic de la civili-
zaci6n verdadera, yea reunidos en su recinto
4 los innumerables amigos de la Obra de
Don Bosco, de este gran siervo de Dios'que
con intuici6n divina vi6 la urgente necesidad
de nuestro siglo y nos proporcion6 su eficaz
remedio con la laboriosidad del operario
evangelico.
Con las lfgrimas en los ojos saludamos
conmovidos 6 los que de las diversas parties
de Europa se han dado cita.en Bolonia para
alli consagrarse y poner en provecho de la


Publicaci&n me'nsual


ABR1IL 1895







- 74- -


Obra Salesiana, cuanto de mAs precioso tie-
nen; el consejo de clara inteligencia y los
afectos de un coraz6n profundamente cris-
tiano.
Aunque desde much tiempo avezados 6:
admirar el movimiento siempre creciente de
los cat6licos hacia la Congregaci6n Sale-
siana, y A presenciar los actos generosos que
cada dia se repiten y que quieren perma-
necer en el silencio y la oscuridad para ser
mas largamente premiados en el cielo, no
esperAbamos, sin embargo, llegase tan pronto
un tan fausto acontecimiento A alegrar nues-
tra existencia, a infundirnos nueva vida,
nuevo ainimo, nuevo vigor en nuestras diaiias
fatigas per la difusi6n del bien y la salva-
ci6n de los nifios que en nuestros colegios
se albergan.
Es a no dudarlo un gran acontecimiento
y un conmovedor espectaculo. El Eminen-
tisimoPastor de la Iglesia de Bolonia que
ama a la Congregaci6n Salesiana como a las
ninas de sus ojos, promueve el Congreso y
Ala cabeza de este extraordinario movimiento,
anima 6 infunde vigor y vida 6 las juntas
encargadas de prepararlo. Los Obispos, man-
Sdando sus adhesiones, emplean frases lau-
datorias que nosotros sabemos no merecer y
que solo debemos atribuir a su bondad ex-
quisita. Ilustres personajes del Clero y de
la nobleza,.prometen su asistencia ; la prensa
cat6lica parece haberse concertado de ante-
mano para difundir la noticia..... i Oh es
verdaderamente el Selior quien promueve
todo esto para consolarnos en medio de las
amarguras anejas A nuestro apostolado. i Sea
por siempre bendito su santo nombre!
Y qu6 frutos debemos esperar de este
Congress El coraz6n que esta vez no nos
engafia, nos dice que los frutos del Primer
Congress Internacional Salesiano, han de ser
abundantes y copiosos. Esto lo deducimos
no solo del celo inteligente y laborioso de
los quoe en 61 han de tomar part, sine tam-
bi6n de los resultados que encierran los ar-
gumentos que en 61 han de discutirse.
La educacidn 6 instrucci6n. El m6rito prin-
cipal de Don Bosco fu6, sin duda, el haber
tan estrecha 6 intimamente unido la edu-
caci6n 6 instrucci6n, que no puedan sepa-
rarse, como desgraciadamente se pretend
en estos calamitosos tiempos por muchos que
so limitan 6 former la mente descuidando el
coraz6n, a iluminar el entendimiento sin
corregir la volfntad. Y no es esto lo mAs
grave; pues ain la instrucci6n se asemeja
a las pfitridas emanaciones de corrompida y
cenagosa corriente, y no las dulces y
transparentes aguas de apacible y cristalino
riachuelo. Educar 6 instruir, h6 aqui el gran
secrete y el finico y seguro medio para for-
mar al hombre; 6 mejor: instruir cristiana-
mente por que en la instrucci6n cristiana,
implicita se contiene la educaci6n. Asi son
educados por nosotros, en el verdadero sen-


tido de esta palabra, nuestros j6venes arte-
sanos y estudiantes; porque en la santifi-
caci6n de los dias consagrados al Sefor, en
la abstenci6n de la blasfemia, en la huida
de la cripula y de la deshonestidad, y en
una palabra, en la prActica del bien y en el
alejamiento del mal, consist la instruci6n
como fu6 siempre entendida por los buenos
y como la queria y consigui6 Don Bosco.
Mas su alma, ardiente como el sol y vasta
como el occ6ano, no se limit en su acci6n
6 los lugares donde languidecfa la f6; sine
que suspir6 tambien por aquellos donde
estaba muerta, 6 para mejor expresarnos, no
habia ann nacido. Y surgeon las Misiones Sa-
lesianas en la lejana Am6rica y en otras
parties del globo; y tambi6n de esto so ocu-
pard el Congreso de Bolonia, que propon-
drA los medios con que se puede ayudar A
nuestros hermanos misioneros que trabajan
en aquella abundante vifia y espondri cuan
urgente sea su necesidad, ya que cada dia
se presentan nuevas florestas y se oyen los
clamores de nuevos pueblos aun sentados en
las tinieblas y sombras de la muerte.
Pues i y la Prensa ? i No es ella acaso un
verdadero apostolado? No hay nada que
pueda compararse con el universal aposto-
lado que ejerce un libro; el cual reproducido
en miles y millares de ejemplares, se esparce
por todas parties y lo mismo penetra en los
palacios del rico que en los miserables tu-
gurios del pobre, sin exigir fatiga alguna
para ser lefdo. Y cuando su piadoso autor
ha ya desaparecido de la escena del mundo,
61 continda por aros y siglos ejerciendo su
ben6fica influencia. Pues bien; antes de dar
Don Bosco 6 sus sacerdotes la cruz del mi-
sionero, 61 mismo se hizo apostol de la prensa.
Boletines, diaries, lectures cat6licas, biblio-
tecas 6irculantes, obras apolog6ticas, edicio-
nes expurgadas do clksicos griegos y latinos,
antologias, dramas cuntos y qu6 se yo
cuantas cosas mas no han salido de los ta-
lleres de D. Bosco 6, la una y otra parte del
Atl6ntico ? Y pensar que todo esto no es
mAs que un pequefo arroyuelo al lado del
mar inmenso de la prensa atea y desmora-
lizadora I Sobre este problema de exceptional
importancia se ocuparAn tambi6n los Con-
gresistas de Bolonia y propondrAn los mnedios
para que las ediciones salesianas se extien-
dan como los cops de nieve para cubrir con
un blanco manto la superficie toda de la
tierra.
Pero la creaci6n enteramente nueva de
Don Bosco, por la que fue alabado y para
la que obtuvo grandes favors de 8. 8.
Pio IX de venerada memorial, es la Pia
Uni6n de Cooperadores Salesianos, que bien
pudi6ramos llamar la Orden Tercera de los
Salesianos, con la que al egoismo del siglo
opuso el verdadero espiritu de la caridad
cristiana y reuni6 6. su alrededor 6 los fieles
de todas condiciones y de cualquier pueblo






- 75 -


y edad para que mas direct y eficazmente
cooperaran al triinfo de los ideales cristianos.
Este es el cuarto y filtimo argument que
se debatird en el Congreso y del que nos-
otros esperamos much, ya que, despu6s de
Dios y de Maria Auxiliadora, en ellos de-
positadas tenemos todas nuestras esperanzas.
Y squ6 debemos hacer todost En estos
pocos dias que
nos separan del
Congress, ore-
mos y oremos
much y con fer-
vor para que '
DiosN. S. sedig-
ne iluminar,
guiar y asistir A
los miembros de
esta santa asam-
blea para que
conozcan y deli- .
beren sobre lo .
que sea de su ma-
yor gloria y de lo
quepuedacontri-
buir al mayor in- .
cremento de las .
Obras Salesianas
y ser mas prove-
choso A la socie-
dad modern.
Nosotros por
nuestra parte, en
uni6n de nues-
tros nifios de to-
das las Casas Sa-
lesianas, eleva- -
remos nuestros
fervientes votos
al cielo para que
derrame sus a-
bundantes ben- -. --
diciones y con- ,
suelos sobre a- .
quellos quienes
tanto amamos.
Tambi6n nues- .- ..
tro amado Pa-
dre, cuyas ceni- Mons, DOIGO SYAMPA Car
zas se ilenarAn
de santa alegria, Presidento honor
alli, en su po6ti-
co reposo de Val-
salice, unira en el cielo sus oraciones A las
nuestras y obtendrA de Maria Auxiliadora
que A todos les acoja benigna bajo su manto
santo, que prosperen sus families, que satis-
faga sus deseos y lo que es mAs important,
que les enriquezca de m6ritos para el reino
donde la recompensa es eterna.


I QUE SERA EL CONGRESS SALESIANO ?

Este Congreso, asi puede definirse: una reuni6n
de los amigos y admiradores de Don Bosco, para
dar un fuerte impulse al espiritu moral y religioso
especialmente de la juventud y de los obreros y
pa ra procurarles aun tambidn sumaterial bienes-
tar vali6ndose de
los medios ideados
.- y practicados por
Don Bosco.
Se hablarA por
*lo tanto de las mil-
tiples obras que al
fin arriba indicado
fund Don Bosco
y de las que hace-
mos menci6n en el
SPrograma que en
Sotro lugar de este
Snmimero publica-
Sr mos.
De qu superioI
impulse, de qu6
S' espiritu se sinti6
movido este piado-
S... so y caritativo sa-
cerdote italiano,
-a :. para emprender
S 5 esta obra salub6-
"' "'- rrima de la regene-
B raci6n del pueblo?
La contestaci6n
A esta pregunta
no nos es dificii
Sencontrarla en el
siguiente sueeo que
Don Bosco tuvo
allA en sus anios
juveniles mientras
apacentaba las va-
cas.
q Pareciame en-
contrarme, 61 de-
cia, entire una mul-
titud de mucha-
chos aviesos A
:.- quienes quise co-
rregir de sus blasfe-
: :a mmias y pecados 6
fuerza de golpes,
sin conseguir otra
enal y Arzobispo de Bolonia. cosa que me saou-
dieran las espaldas.
io del Congreso. Un personajede
rostro resplande
ciente y vestido de
blanco, que apareci6 entire nosotros, no con gol-
pes, me dijo, has de corregirlos sino con dulzura,
paciencia y mansedumbre; y al mismo tiempo me
ordenaba les predicase sobre el pecado mortal, y
la hermosura de la virtud: mas, como yo me
escusase diciendo que no sabia y me pusiese A
llorar, animandome me dijo que comenzase, que
61 mismo me ayudaria.
> Obedecia ya, cuando una Seiora de extraor-
dinaria hermosura y majestad comparece en el
moment en que aquella turba infantil se trasfor-
maban on today clase de animals salvajes que me
infundian miedo. La Sefora tomAndome de la


d






- 76 -


mano y sacindome de mi estupor, he aqui, me
dijo, el campo de tus fatigas y trabajos. Sd hu-
milde, fuerte y constant y haz de estos nifos dig-
nos hijos inios. Un nuevo especticulo se present
entonces ante mis ojos: aquellas bestias, trocan-
dose poco A poco en mansos y blancos corderillos,
corrian y saltaban alegremente al rededor de
aquel personaje y de aquella Sefiora, como para
festejarles. Al ver todas estas cosas yo no cabia
en mi de goze, y me despert6 sumamente alegre
y complacido. >
No nos compete A nosotros juzgar si esto fu6
un simple suefo 6 una celeste vision, mas nos
parece que aquf se encierra el secret porqu6 Don
Bosco primero Y sus hijos despu6s, sepan atraer y
ganar 4 la virtud y al bien A tantos y tantos j6-
venes de todas suertes y condiciones.
De este espiritu descendido de lo alto, con el
que revestido Don Bosco y cuantos siguieron sus
pasos, se han formado otros tantos ap6stoles de
la nifiez abandonada, se tratara en el Congreso
indicando al mismo tiempo las fuentes de done
lo tomaba Don Bosco y trasfundia en el coraz6n
do miles de sacerdotes y en el pecho de inmensa
falange de Cooperadores, obrando milagros de ca-
ridad y prodigies inefables en todas las parties
del mundo. g Qui6n, por lo tanto, no aprobarA y
se adherirA al Congreso con el que se pretend
difundir mAs y mis aquel espiritu de santa labo-
riosidad que proporciona asistencia, luz, consuelo,
direcci6n y adn socorro material i la juventud
que estA en continues peligros y A los ilusos obreros I
g Quien no entreverA en 61 un poderoso y eficaz
auxilio A la sociedad modern poco segura al pre-
sente 6 incierta del porvenir, para reconstituirse
sobre sus antiguas bases por las que se da lugar
A los justos derechos al mismo tiempo que se
proclaman nuestros sagrados deberes?
A Don Bosco le parecia estrecho todo limited
para difundir el espiritu del Sefior del que revo-
saba so alma; y asi esparci6 A sus hijos por Eu-
ropa; se abri6 paso entire los salvajes de Am6-
rica, entire los corrompidos pueblos del Asia y
los tostados por el sol ardiente del Africa y lle-
vando en la mano la antorcha del Evangelio, que
les predic6 y di6 A conocer, atrajo A estos pue-
blos salvajes al conocimiento de Dios y al verda-
dero progress y civilizaci6n cristiana.
Siendo, pues, estas las obras de Don Bosco,
estas las santas empresas A cuyo sost6n y amplia-
ci6n se ordena este primer Congreso de Coopera-
dores Salesianos, b quien no v6 que esta es una
obra de gran caridad religiosa y patri6tica, de fe
y de civilizaci6n y un prepararse dias mis her-
mosos para la religion y la patria
Invitamos, pues, de nuevo A asistir 6 bien A
adherirse al Congreso A todos nuestros Coopera-
dores y 6 todas las personas amantes de la Reli-
gi6n y de la Patria; A todos los que esperan la
soluci6n de los dificiles problems que nos agitan,
en el complete triunfo de los principios cat61icos
en todas las esferas de la vida.
Las fundadas esperanzas que en el nfimero an-
terior manifestAbamos de que nuestros compa-
triotas recibirian con jdbilo y entusiasmo la no-
ticia del Congreso y se apresurarian A 61 adhe-
rirse, no han sido una ilusi6n. MAs de sesenta
peri6dicos al moment mandaron su adhesi6n, pu-
blicando la noticia y exhortando mis 6 menos A
todos sus subscriptores A mandar sus adhesiones
y A tomar active part si asi pudieren hacerlo:
otro tanto han hecho tambi6n mis do veinte de
varias parties do Amdrica. Y no dudamos que no


contents ain con esta unAnime prueba de admi-
raci6n y amor A la Obra de Don Bosco, al saber
que various diaries ingleses, alemanes y franceses
mandarin alguno de sus corresponsales que repre-
sente A la prensa cat61ica de su naci6n y la tenga
al corriente de todo, no se ban de quedar atrAs
y, a costa do grandes sacrificios, mandarAn a al-
guno que la represent, A lo que con gran ardor
les invitamos. No es esto solo; las juntas de
Cooperadores y Cooperadoras de Barcelona ban
mandado tambi6n sus adhesiones y tendrAn su
representaci6n en el Congreso. Hasta ahora no.
tenemos noticia de que las juntas establecidas en
otras parties hayan hecho lo mismo, pero no du-
damos que no se han de quedar atras y abrigamos
la esperanza de que todas las juntas de Coopera-
dores de Espafia esparcidas por la peninsula ten-
dran al menos uno de sus socios quo las repro-
sente.





ULTIMAS NOTICIAS


Las cinco comisiones nombradas para la conve-
niente preparaci6n del Congreso, trabajan con
ardor en el desempefio de sus respectivos cargos.
Lo hecho hasta la fecha, 17 de Marzo, es lo que
sigue:

Comisidn del Tesoro.

Ha ya recibido diferentes ofrendas; aumenta el
ndmero de Congresistas especialmente de 10 y
15 pts. Espera que la caridad de los buenos la
proporcionard ofrendas extraordinarias para poder
hacer frente A los gastos que son muchos.
Esta Comisi6n ha obtenido la rebaja del 50 0/o
sobre los ferrocarriles italianos ; valederos los
billetes por 13 dias, desde el 18 al 30 de Abril
inclusive. Conviene, pues, que lo mas pronto po-
sible se manden las adhesiones, para que A su
debido tiempo puedan recibir los que deseen
asistir, el convenient certificado para obtener
dicha rebaja.

Comisi6n TO cnica.

Esta Comisi6n ha examinado ya various locales
y se apresta A emprender los trabajos necesarios
en el que juzgue mis id6neo.

Comisi6n de Alojamientos.

Al culanuu de esta Comisi6n estA el proveer
alojamiento A los Emmos. Cardenales, Ilmos. Obis-
pos, representantes de Obispos y a otros distin-
guidos sefioes.
Cuatro son ya los Cardenales que asistirAn y
se espera asistan tambi6n uno 6 dos mas; veinte
los Obispos y diez 6 doce los que mandarin sus
representantes.
Esta misma Comisi6n proveerA tambi6n aloja-
miento A los Salesianos que asistirAn, A los nifios
que componen la Schola cantorum de los Institutos
Salesianos de Faenza, Parma y Turin; y A los.
que forman la Banda de Misica que ejecutarA el
Himno del Congreso.









-77 -


Los individuos de esta Comisi6n entregarAn &
cada Congresista A su lgegada 4 la estaci6n de
Bolonia, una list de los Hoteles, Casas de Hues-
pedes, etc. con los precious de todo, que so tra-
baja para que sean 16 mds arreglados possible.

Comisidn de la Prensa.

Ha difundido y difunde por doquiera la noticia
del Congreso, hacienda conocer su importancia
y resultados practices que de 61 se esperan.
Coiaisi6n de Festejos.
La iglesia elegida para las tunciones religiosas
es la de Santo Domingo, capaz de 14.000 almas,
en la que so conserve el cuerpo del Santo. Los
Emmos. Cardenales 6 Ilmos. Arzobispos y Obispos,
se colocaran convenientemente en su amplio pres-
biterio. Las principles funciones religiosas serin
dos: una de apertura y otra de clausura del Con-
greso. En la primer se celebrara la misa De
Spirit Sancto pontificada por un Cardenal; md-
sica de Palestrina ejeoutada por los j6venes can-
tores de Parma, en uni6n de algunos artists bo-
lofieses: en la segunda se expondra a S. D. M.;
se cantaran algunoa motetes, Tedeum y Tantumn
ergo. En los dias intermedios se celebrarAn otras
funciones no menos solemnes, pontificadas por al-
guno de los Sres. Obispos asistentes.
La Junta de Sras. Cooperadoras.
Esta Junta, constituida como ya saben nuestros
lectores para representar A las Cooperadoras y
para allegar fondos, ha reunido ya 3.000 pts. y
esFera en la generosidad de las personas cari-
tativas que les mandarAn mAs abundantes auxilios.
Podran dirigirse al Parroco de la Sma. Tiinidad,
calle de San Esteban, n. 87.
Oficina de la Secretaria.
Hace saber que en el lugar del Congreso so
expondrAn trabajos tipogrAficos do las Escuelas
Salesianas do Artes y Oficios de Europa y Ame-
rica. Anuncia tambien que el S. Padre ha hablado
varias veces con vivo interns del Congreso, con
diversas personas admitidas a su augusta presencia
y que ha prometido mandar una carta que seri
leida on el Congreso.
Invitamos de nuevo A todos los cat6licos A
mandar sus adhesiones y d tomar en 61 active
part. PodrAn dirigirse para inscriberse al Con-
greso, A cualquier Casa Salesiana.



El program del Congreso, que publicamos A
continuaci6n, ha sido presentado al Santo Padre,
el cual so ha dignado bendecirlo y ha mostrado
gran benevolencia 6 interns para el Congreso.
Continuan llegando adhesiones de Espana, Fran-
cia y de otras parties.
En varias di6cesis de Italia se promueven pe-
regrinaciones A Loreto pars el domingo 21 del
pr6ximo abril, pasando a la vaelta por Bolonia
para el Congreso.
SYa se han recibido varies trabajos musicals
para el concurso del Himno conmemorativo e inau-
gural del Congreso.
El italiano sera la lengua official; mas se permi-
tirAn breves disoursos en otras lenguas.


PROGRAM
para el Primer Congreso de Cooperadores Salesianos
que se ha de celebrar en Bolonia los dfas 23, 24 y
25 de abril de 1895, bajo la Presidencia Honoraria
del Emmo. Cardenal Arzobispo Domingo Svampa.

Secci6n I.
Educacidn d instruccidn.
a) Sistema educative de D. Bosco.
b) Oratorios festivos Cateeismos Esouelas de re-
ligi6n Escuelas elementares.
o) Colegios -- Hospicios Casas de educaci6n.
d) Colooaci6n de los j6venes obreros Escuelas do
Artes y Oficios y Talleres cat6licos Escuelas
nocturnas y dominicales Circulos y Asociacio-
nes obreras.

Secoi6n II.
Misiones Salesianas.
a) Escuelas y asistencia a los emigrantes
especialmente en la Amdrica del Sur.
b) Misiones entire los salvajes de'Am6rica.
c) Misiones en Asia y Africa.

Seooi6n III.
Prensa.
a) Difusi6n de la buena prensa entire el pueblo -
Lecturas Cat6licas Boletin Salesiano Biblio-
tecas circulantes.
b) Libros escoldsticos Leoturas amenas y educa-
tivas para la juventud.

Secci6n IV.
Organizacidn de la P.a Unidn de los Cooperadores
Salesianoe.
a) Directores Diocesanos Decuriones Juntas -
Juntas parciales.
b) Conferencias Salesianas Inscripci6n de nuevos
Cooperadores.
c) Propuestas varias.





LA OBRA DE DON BOSCO

y el Socialismo


Segin hemos leido en la prensa de San-
tander, se ha abierto en aquella capital
una subscripci6n popular para contribuir al
sostenimiento de la casa y talleres que los
Salesianos de Don Bosco han establecido
alli hace ya algdn tiempo, bajo los auspi-
cios y con la protecei6n del ilustre, Prelado
de la di6cesis.
Mucho se prometen de semejante subscrip-
ci6n los iniciadores de la misma y cuantos
conocen la cultural, la caridad y el buen
sentido practico de la laboriosa capital do
la montan a; esperan confiadamente ean la








- 78 -


extension y arraigo dela Obra de Don Bosco
en Santander, donde, como en todas las
grandes capitals, tan ftil es y tan necesaria.


Apena el alma contemplar eSa muche-
dumbre de nifos pordioseros vagabundos que
en todas las poblaciones llenan calls y pla.
zas, abandonados a sus propios instintos,
sin educaci6n y sin abrigo; series sin ven-
tura, que no han gustado las inefables dul-
zuras del abrigado hogar ni han abierto
su espiritu 6 las hermosas claridades de
la f6.
De entire ese enjambre de desdichados,
que la sociedad suele llamar torpemente
granujas, recogi6 Don Bosco los primeros
reclutas de su ej6rcito, que nacido ayer, se
extiende ya por today Europa, por Am6rica,
Asia y Africa, y que ha logrado el entu-
siasta aplauso de todos los hombres hon-
rados y el respeto y la admiraci6n de todos
los Gobiernos.
Por convicci6n, hasta por instinto, los
Poderes piblicos y los soci6logos compren-
den que solo una instituci6n nacida de las
entraiias de la Iglesia, y por el espiritu del
sacrificio sostenida, puede ser permanent
y eficaz remedio contra la vagancia y el
abandon de la desvalida nifiez; como los
cat6licos que saben lo que son los Talleres
Salesianos comprenden la providencial mi-
si6n que estAn llamados 6 desempeilar en
los tiempos modernos. La adorable provi-
dencia de Dios ha suscitado en cada 6poca
fundadores insignes que, contrarrestando los
errors y vicios dominantes, ocurrieran 6 las
necesidades sociales. Contra el espiritu de
ambici6n y egoismo del capital y las corrien-
tes socialists de hoy; contra el egoismo de
arriba y las concupiscencias,y los odios de
abajo, vino Don Bosco con su caridad y sus
obras de regeneraci6n del pobre obrero.

Nada mds digno de encomio que los Ta-
lleres Salesianos.
Estos establecimientos diremos con La
Liberdad Cristiana, de Quito son los que
salvan A las victims desventuradas, de la
ignorancia, el ocio y la miseria que con-
ducen indefectiblemente al delito; y por eso
en todos los paises civilizados del mundo
se procura con vivo interns fomentarlos y
protegerlos, como el medio m6s eficaz de
library 6 la sociedad de uno de los males
mAs graves que la amenazan.

Solo una Congregaci6n religiosa.como la
de los Padres salesianos puede llevar A cabo
una obra como la en que nos ocupamos,
porque solo ella puede gobernar con acierto
A niios como los que acuden 6 sus escuelas
y talleres, que cierto es que al hombre no
puede mejorarlo sino quien de veras le ama.


No pide poca labor y paciencia el educar
niios ind6ciles, de cuya alma no se quitan
tan facilmente los harapos inmundos de la
miseria moral como se -les quitan del cuerpo
los de la indigencia que les viste. Desa-
rraigar las malas costumbres adquiridas por
el ejemplo m6s que por las propias pasio-
nes; habituarlos al orden y regularidad, a
la decencia y compostura: sufrir imperti-
nencias y groserfas, velar incesantemente
sobre ellos etc., etc., no son cosas 6 que se
sujeten los hombres por paga de mercena-
rio; esto no puede hacerse sino por razones
de otra esfera,'por motives sobrenaturales,
por Dios, por la Caridad Cristiana. El gran
trabajo no consist en robustecer el brazo
enflaquecido por el hambre y convertirlo en
diestra vigorosa que vuelva blando el hie-
rro y devaste el tronco secular de los bos-
ques; la. obra principal y preciosa est6 en
la formaci6n del coraz6n para que supedite
A la fuerza bruta de la material; en labrar
el alma para que -d de si esos frutos gene-
rosos que llamamos amor, religion, patrio-
tismo, abnegaci6n y sacrificio. Sin esto, los
establecimientos de hu6rfanos, no solo son
initiles, sino perniciosos, porque se convier-
ten en sentina de vicios aterradores y es-
cuela de depravaci6n de donde saldr6 la
ruina y exterminio de la sociedad en el pu-
fal del asesino, la escala del ladr6n y la
dinamita del socialist.

No podemos continuar. Lo dicho basta
para que se comprenda fAcilmente el al-
cance trascendentalisimo de la Obra de Don
Bosco.
Felicitamos a Santander, como felicitamos
A Barcelona y demAs poblaciones que tie-
non la fortune de contar con Talleres Sale
sianos, y pedimos 6 Dios que suscite alguna
alma generosa que procure su estableci-
miento en Madrid, done tantafalta hacen,
como campo el mAs abonado de Espaiia
para sus bienhechoras tareas.
Casi todas las capitals de Europa y A-
m6rica tienen ya Talleres, Salesianos: spor
qu6 no ha de tenerlos la capital de Espaiiat
(La Semana Oatdlica, Madrid).




UNA PALABRA A LA JUVENTUD.
(D. Bosco, Vida de Miguel Magone, c. v).


Las inquietudes y angustias del joven Ma-
gone por un lado, y por otro la manera
franca y resuelta con que arregl6 el triste
estado de su alma, me presentan ocasi6n de
ofreceros, amadisimos j6venes, algunas re-
flexiones que consider muy -dtiles para vues-
tras almas.







- 79 -


Estimadlas como prenda del afecto de un
amigo que desea ardientemente vuestra e-
terna salvaci6n.
Ante todo os recomiendo pongAis el ma-
yor cuidado para no caer en pecado; mas
si por desgracia incurris en alguno, no d6is
oidos al demonio tentador, que os invitarli
A que lo ocult6is en la confesi6n. Conside-
rad que el confesor
ha recibido de Dios
el poder para per-
donarlos todos,
cualquiera que sea
su nfmero y cuali-
dad. Cuanto mns
graves scan vues-
tras culpas mayor
sera el gozo del sa-
cerdote; porque sa-
be que es much
mayor la misericor-
dia de Dios, quien _
por su conduct os
concede el perd6n -
y aplica los m6ritos
infinitos de la pre-
ciosa Sangre de Je-
sucristo con los
que puede lavar to-
das las manchas de
vuestra alma.
Recorded, queri-
dos niios, que el
confesor es un pa-
dre que desea ar-
dientemente hace-
ros todo el bien po-
sible y alejaros de
todo mal. No temAis
perder su estima-
ci6n, comunicAn-
dole las faltas gra-
ves, ni que haya
de revelarlas a o-
tros; porque el con-
fesor, ni por todo
el oro del mundo,
ni aun por salvar
su propia vida pue-
de utilizar ni co- Don MIGUE
municar A persona
alguna lo que haya Sulcesor de Don Bosco y pr
oido en la confe-
si6n. Asi, pues, os
aseguro que cuanto mas sinceros y francos
sedis con 61, tanto mas aumentard su con-
fianza en vosotros, y con tanto mayor acierto
podr& aconsejaros y advertiros lo que con-
sidere mas necesario y oportuno para el bien
de vuestras almas.
He querido deciros estas cosas, para que
nunca os dej6is engaiar por el demonio, ca-
lando por vergiienza algun pecado en la
confesi6n. Os aseguro que mi mano tiembla
al escribir estos renglones ante la conside-


L
'eE


raci6n del gran nfimero de cristianos que se
pierden eternamente por no haber declarado
con sinceridad algunos pecados en la con-
fesi6n. Si por acaso alguno de vosotros, re-
pasando su vida anterior, recordase que ha
ocultado algfin pecado en sus confesiones,
6 tuviera la pmhs peqnena duda acerca de
la validez de alguna de ellas, oiga lo que
con el mayor encare-
cimiento voy a pe-
dirle : < Amigo, por
', R. amor de Jesucristo
y Dor la preciosa
sangre que derram6
por salvarte, te su-
plico que arregles
el estado de tu con-
ciencia la primer
vez que vayas 6
confesarte y expon-
gas con sinceridad
todo lo que amarga-
ria tu alma, si te
S hallaras en el mo-
mento de la muerte.
Si no sabes c6mo
explicarte, basta
que digas a tu con-
fesor que hay en tu
vida pasada algo
que te tiene pesaro-
so 6 intranquilo. El
confesor no necesita
mes: hAblale con
franqueza y ten se-
guridad de que to-
do quedard arregla-
do. >
Buscad con fre-
cuencia dl vuestro
confesor: rogad por
61, y seguid sus con-
sejos. Cuando ha-
ydis encontrado un
confesor apropiado
A las necesidades de
vuestra alma, no le
cambi6is sin necesi-
dad. Si no tennis un
RUA, Poro. confesor fijo, en
quien depositar
sidente efecti0o del Congreso0. vuestra confianza,
os faltarA el amigo
del alma. Confiad
tambi6n en las oraciones de vuestro confesor,
que todos los dias pide A Dios en la santa
misa concede i sus penitentes la gracia ne-
cesaria para que hagan buenas confesiones
y perseveren en el bien; y en just corres-
pondencia de caridad rogad vosotros por 61.
Sin embargo podr6is sin escrfipulo variar
de confesor, cuando 616 vosotros mud6is de
domicilio, 6 cuando no pudi6rais verle sin
grave incomodidad, 6 estuviese enfermo, 6
fuere muy numerosa la concurrencia de pe-







- 80 -


nitentes, como suele ocurrir en las grandes
solemnidades. De la misma manera cuando
vuestra conciencia tenga algo que no se
atreva a comunicar al confesor ordinario,
acudid A otro antes que cometer un sacri-
legio ocultando un pecado mortal.
Y por si acaso estos apuntes llegaren a
manos de quien por la divina Providencia
tenga el dificilisimo cargo de confesar j6-
venes, humildemente le suplico me permit
que, omitiendo otras muchas cosas, le.haga
con el mayor respeto las siguientes obser-
vaciones :
1.L Acoged con amabilidad 6a toda clase
de penitentes, pero con especialidad a los
j6venes. Ayudadles a exponer el estado de
su conciencia 6 instadles A frecuentar el
santo sacramento de la Penitencia. Este es
el medio mis seguro de tenerlos alejados del
pecado. Poned today vuestra industrial en-
que practiquen los avisos que les deis para
evit'r las recaidas. Corregidlos con bondad,
pues que si los reprend6is con aspereza, 6
no iran a buscaros, i ocultaran aquello en
que temian vuestra aspera reprensi6n.
2.a Cuando hayais ganadosu confianza,
indagad con diligencia si sus confesiones
pasadas fueron bien hechas. Autores c6le-
bres en moral y en asc6tica y de larga ex-
periencia, y con ellos una persona de gran
autoridad, convienen en que, por lo- gene-
ral, las primeras confesiones de los nifios
son nalas, 6 cuando menos defectuosas, por
falta de instrucci6n 6 por omisiones volun-
tarias. Invitese al jdven a escudriiiar bien
el estado de su conciencia, particularmente
desde los siete f los diez 6 doce ailos. En
esta edad se tiene ya conocimiento de cier-
tas faltas; pero 6 se atiende poco t ellas 6
se ignore el modo de confesarlas. Use el
confesor gran prudencia y suma reserve;
pero sin omitir aquellas preguntas que sean
necesarias sobre las faltas referentes 6 la
santa virtud de la modestia.
Mucho mas quisiera decir sobre tan inte-
resante asunto; pero me impongo silencio,
porque no quiero presumir de maestro en
material en que no soy sino humilde disci-
pulo. He dicho estas pocas palabras por con-
siderarlas en el Sefior de much provecho
para las almas de los niiios, en bien de los
cuales me propongo consagrar todo aquel
tiempo que a Dies plaza conservarme en
este mundo.





L zr,,


E SP ANA


FIESTA DE SAN FRANCISCO DE SALES


SEVILLA


El Emmo. Sr. Cardenal Sanz y Foris y los Salesianos.
SHemos tenido ocasi6n de iablar repetidas veces
de ]a Obra Salesiana establecida en nuestra ca-
pital, nos hemos felicitado per los hermosos re-
sultados que estA produciendo y hemos hecho los
mis sinceros votos por su complete y total desa-
rrollo; pero nunca, come en esta ocasi6n, nos
complacemos en tratar este tema tan agradable y
sentimos no tener frases galanas y palabras ade-
cuadas para ensalzar los saludables frutos de la
cristiana caridad realizada en la Obra de Don
Bosco.
Siguiendo la costumbre de los afios anteriores
se prepararon los Salesianos para solemnizar t su
excelso Patrono San Francisco de Sales, en la
Iglesia de San Andr6s ap6stol, benignamente ce-
dida al efecto por su celoso Parroco 6 insigne
cooperador Sr. D. Jos6 Maria Camacho y Torres.
Con oportuna invitaci6n habianso convidado A los
Sefiores Cooperadores y Cooperadoras, Ilamando su
atenci6n sobre la importancia quo revestiria este
aiio tan hermoso acto, puesto que el Emmo. Se-
nior Cardenal D. Benito Sanz y Fores, Arzobispo
de Sevilla, decidido protector do la Obra Salesiana,
daria la funci6n el dulce 6 inesperado realce de
su Venerada Presencia.
La misa de Comuni6n que so dijo a las ocho
de la mafana en'la Iglesia de la Santisima Tri-
nidad fu6 un acto verdaderamente imponente y
patdtico. I Quidn no so conmueve al ver un tropel
numerosisimo do nifios, antes discolos 6 incorre-
gibles, acercarse ahora con el mins devote recogi-
miento f la Mesa de los Angeles y saborear las
dulzuras del Coraz6n Deifico de Jestis? Oh cuanto
no se complaceria D.. Bosco en ver desde el Cielo
tan tierna ceremonia!
DespuBs de la misa de Comuni6n la banda do
los obreros recre6 at todos con sus grates acoldes
y dulces melodies hasta que lleg6 la hora de la
misa cantada. Nos conmovi6 hasta derramar Ia-
grimas, ver el pequefo clero formado por los mis-
mos nieos que con su sotanita y roquete ejecuta-
ban con una gravedad impropia de su edad las
sagradas ceremonies. No hablo de la mfisica por-
que harto conocidos son per su afinada entonaci6n
y argentinas voces aquellos rapazuelos. Cant6se la
misa de la Santa Infancia, patdtica composici6n
del Excmo. Monsefior Cagliero, Obispo y Misionero
Salesiano y algunos melodiosos motetes fiel y ar-
moniosamente ejecutados.
Poco despuds del Sanctus lleg6 el Emmo. Senior
Cardenal acompafiado de su Sr. Secretario Don
Francisco Garcia Sarmiento y otros Seilores Ca-
n6nigos, y al concluirse la misa se di6 comienzo
a la conferencia i los Cooperadores y Cooperadoras.
La hermosa Iglesia estaba atestada de gente, iy
el Emmo. Sr. con voz clara y con la facundia que
le es propia empez6 a tratar de la Obra de Don
Bosco. Dijo que 6 media de las necesidades on-








- 81 -


via Dios los remedies y haciendo algunas profun-
das consideraciones sobre la admirable economfa
de la Divina Providencia., expuso que, como ya
on otros tiempos suscitara Dios a Santo Domingo,
A San Francisco de Asis, a San Ignacio, A San
Vicente de Paul y A otros muchos .para remedio
de la humanidad afligida, asf en nuestro siglo
para resolver el pavoroso problema de los obleros
envi6 Dios a Don Bosco. Traz6 a grandes rasgos
algunas admirables piginas y tiernas escenas de
la vida del siervo de Dios y henchido de entusias-
mo tuvo palabras hermosisimas en su loor y ape-
Ilidandole el Santo del siglo XIX hizo votos para
que podamos pronto tributarle el honor do los al-
tares.
Hablando luego de la Obra Salesiana estable-
cida en Sevilla anim6 a los Cooporadores A no es-
pantarse frente a las dificultades, que son el sello
do today Obra de Dios.
o No lo dud6is, dijo con la firmeza y confianza
del hombre do Dios, no lo dud6is Ia Obra de Don
Bosco crecerA tambien en Sevilla, sf, crecerd y to-
mari el desarrollo que la apremiante necesidad
reclama. > Empez6 luego a tratar de lo que hacen
los nifios recogidos por los Salesianos, cuya vida
sintetiz6 en estos tres hermosos pensamientos, que
luego desarroll6 con tiernas y profundas conside-
raciones: < los nifios de D. Bosco: oran, aprenden
y trabajan. n Por tiltimo, excit6 a los presents 5
trabajar on favor de ]a Obra Salesiana ensalzando
con bellas frases la Asociaci6n de los Coopetado-
res y Cooperadoras Salesianos y animapdo a todos
a favorecer A esta bendfica Institucion con sus li-
mosnas y con todos aquellos medios que la cari-
dad cristiana en sus multiples iatices sugiele. Al
concluir dirigi6 tiernisimas palabras A los nifos
que habian escuchado las palabras de su Venerado
Padre con la mAs viva atenci6n y los anim6 at
perseverar y i corresponder A las amorosas ter-
nuras de los Hijos de Don Bosco, que consagran
toda su vida en favor de la juventud pobre y
desvalida. Haciendo luego los mas ardientes votos
para el pronto desarrollo de esta Obra ]a bendijo
con today la efusi6n de su alma y dej6 A la concn-
rrencia vivamenteimpresionadaporlascon soladoras
palabras de su Venerado Pastor. No lo dudamos;
las palabras del Emmo. Sr. Cardenal tendrAn en
no muy lejanos dias su mAs complete realizaci6n.
Su bendici6n sera fecunda y podra tambi6n la
juventud de Sevilla disfrutar de la admirable ca-
ridad de Don Bosco.
Por la tarde se agasaj6 a los niiios con una
modest merienda; la banda volvi6 A amenizar
los Animos con sus dulces acordes, y con la ben-
dici6n del Santisimo se concluy6 esta fiesta que
nos Ilon6 de las mAs dulces enociones y gratos
recuerdos.
Nosotros, que con los mis vivos y ardientes
deseos vamos siguiendo paso 6 paso el desarrollo
de esta Obra, nos alegramos grandemente en ver
el interns que sc va despertando cada dia mayor
en su favor y nos regocijamos al repetir las pa-
labras del Emmo. Sr. Cardenal. L< La Obra do
Don Bosco crocera, si, crecer( y tomarA el desa-
rrollo que la apremiante necesidad reclama. >
(Diario de Sevilla, 10 de Febrero).


RIALP


REVERENDiSIMO SR. DON RUA :
MI RESPETADO PADRE:
Es para mi do grata satisfacci6n y consoladora
alegria el poner en conocimiento de V. R. lape-
quefia pero animada fiesta, que tuvo lugar en este
Colegio, el 3 de Febrero, y los humildes festejoa
con que se obsequi6 A nuestro insigno Patr6n
S. Francisco de Sales. Indtil es decir que los ho-
nores tributados A nuestro Santo, 6, mis bien, el
ornato exterior de que estuvieron revestidos no se
ha de parangonar con la pompa y splendor que
campean en otras de nuestras Casas, que cuentan
con medios mas adaptados A este fin; sin em-
bargo, a media de nuestras cortas fuerzas pudi-
mos solemnizar la fiesta; y para que 6sta fuese
mas complete se ech6 mano de todos aquellos
medios de quo nos es dado disponer, los cuales
tanto ayudan a que con el regocijo que en tales
dias se experiment vayan intimamente unidas
la paz de una conciencia pura y la inocencia de
un alma casta.
La fiesta venia precedida de la Novena en honor
del Santo, en la que los nifios todos del Colegio
mostraron singular fervor y animaci6n, tanto por
la devoci6n con que frecuentaban los santos Sa-
cramentos, como por el entusiamo que revelaban
sus semblantes cuando cantaban las divinas ala-
banzas y el himno de los Confesores. La bendici6n
con S. D. M. expuesto ponia, A todos los dfas de
dicha novena, feliz A la par que grandiose fin;
era el remate consolador que coronaba aquel pia-
doso acto, y que dejaba los corazones de todos
henchidos de puro gozo. Asi pasaban aquellos dias,
como preparaci6n para la fiesta, la que trasladada,
segin costumbre, se celebrarfa el prime domingo
del present mes.
Como estaba anunciado, la Misa de Comunidad
fu6 A las 7112. La cclebr6 el muy digno PArroco
de la villa D. Francisco Picolo, quien, antes de
distribuir el Pan Eucaristico, dirigi6 A los nume-
rosos nifios allf postrados en la presencia real de
Jesus una breve pero tierna alocuci6n, Ilena de
unci6n y suavidad, en ]a quo los expuso con sen-
cilla y animada frase los medios con que sus almas
deben disponerse para recibir tan augusto Sacra-
mento. La pequefia plAtica constituy6 por si misma
una excelente preparaci6n. Los nifios entire los
cuales no excasearon los externos, so acercaron
sucesivamente A la Sagrada Mesa A recibir el Pan
de la vida, mientras el harmonium dejaba oir sus
mel6dicos acordes.
Terminado asf tan sublime acto, se di6 prin-
cipio A las 10112 A la Misa solemne. Un pequefio
coro do nuestros nifios supo acompafarla con feliz
6xito, y con sus nutridas voices, claro daban i eono-
cer ser hijos de la montafia.
El concuiso que asisti6 al Santo Sacrificio no
podia ser numeroso, por ser la Capilla sumamente
reducida y ademas porque la noche anterior nos
vino de nuevo la nieve que so extendi6 por mon-
tafas y valleys en cantidad suficiente A interceptar
el paso A los que distaban do nuestra Casa. Sin
embargo, A l1 asisti6 lo mAs escogido de la villa,
que A pesar del mal estado de ]as calls, se dign6
realzar el acto con su para nosotros grata asis-
tencia.
A las 3114 de ]a tarde se di6 fin A la Novena,








- 82 -


con exposici6n de S. D. M. y se cant6 el Tantum
ergo de M. Cagliero. Acto seguido, se invit6 a las
distigiguidas personas de la villa y demAs concu-
rrentes A pasar al sal6n del teatro para tomar
parte en la funci6n que alli se iba a representar.
Consistia 6sta en el drama Los Dos HUARFANOS
compuesto por D. Fenoglio; el asunto sobre que
versan sus 4 actos, era muy A prop6sito para dejar
grabada en la mente de los expectadores una idea
altamente moial y religiosa: tal es la do que
Dios infaliblemente castiga el vieio y premia la
virtud, y no. deja nunca sin recompensa la devoeidn
d ia Sma. Virgen. La part artistica del drama,
confiada 4 los nifios internos, fu6 ejecutada a
satisfacci6n general. Los dos hu6rfanos persegui-
dos 6 muerte por un criminal avaro, libertados
de sus inicuas manos en mis de un peligro por
un campesino al invocar ellos los nombres de
Jesds y de Maria, y recogidos al fin por un buen
senior, que tom6 a su cargo su educaci6n y for-
tuna, todas 6stas y adn otras, eran escenas que
impresionaban haciondo ver claramente la verdad
do aquellas palabras: Orphano tu eris adjutor.
Al drama sigui6, come conclusion, el canto de
l Orfanello, en el que di6 a conocer singular gusto
uno de nuestros nifios. Los entreactos de la fun-
ci6n quedaron 6 cargo de nuestra banda, compuesta
de 18 j6venes externos, quienes han progresado no-
tablemente en el poco tiempo que aquella cuenta de
organizaci6n. En el acto de que hago menci6n so
tocaron varias y escogidas piezas, por las quo
bien se pudo conocer los adelantos quo la pe-
quofia banda va hacienda de dfa en dia.
La concurrencia fug lo mas numerosa qune el
tiempo permitia; pero i cuAn reducido es, mi a-
mado Padre, el local, de que podemos disponer,
tanto para esta clase de funciones, como para las
que se celobran n el santo temple! Este ultimo
apenas dA cabida A otras personas que A los ninios,
siendo, sin duda, tantas las que le frecuentarian,
en modo especial los dias festivos y solemnes, si
fuera mis capaz y desahogado. Otro tanto sucede
respect al pequefio sal6n de teatro, cuyas fun-
clones muy contados externos las pueden presen-
ciar, cuando asisten los nifios del Colegio. No
abrigo duda alguna, amadisimo Padre, que si los
locales referidos estuvieran en mejores disposicio-
nes, el bien que de ello resultaria serfa mayor y
mas difuso, abarcaria mayor radio do acci6n y
contribuirfa al bien de muchas almas y bienestar
tambi6n spiritual de nuestros j6venes queridos.
Quiera Dios y su bendita Madre Maria Auxiliadora
suscitar muchas almas generosas, que ayuden A
llevar A cabo nuestros deseos, que son al mismo
tiempo los de muchas otras personas de esta mon-
tafia. Sirva este senoillo relate como una prueba
mAs de lo much que por sus hijos so interest
n'nestra augusta Reina Maria Auxiliadora, y Ella
misma haga que redunde todo A la mayor gloria
de Dios y provecho de muchas almas.
Entae tanto, muy amado Padre, aprovecho esta
ocasi6n pala recomendarme 6 sus oraciones y
ofrecerme de V. R.

Obedientisimo hijo en J. C.
ANTONIO COMETTI, Pbro.
Rialp, 13 de Febrero de 1895.


-VMALAG-A


REVDMIO. SR. D. MIGUEL RiA, PBRO.
En este mnomento salian espontaneamente de
mis labios aquellas hermosas palabras que un dia
dijera nuestro amado D. Bosco: 1 Ouda buena es
Maria !... Si, pues en medio de las innumerables
dificultades que trae consigo una fundaci6n sale-
siana, siempre nuestra buena Madre Maria sabe
proporcionar a sus hijos, rates do alegria y de
verdadero consuelo.
El domingo 3 de Febrero, gracias i nuestra
excelsa Patrona, pudimos celebrar con grand
satisfacci6n y sincera alegria la fiscta do nuestro
insigne Patr6n San Francisco de Sales.
Con el fin de que la fiesta saliese mIs lucida y
darle la importancia y solemnidad con que en las
demAs casas de la Congregadi6n so celebra, me-
diante la cooperaci6n de las Revdas. Madres do
la Esperanza, pudimos reunir todo lo necesario
para que por vez primer se diese la bendici6n
con su divina Majestad; do nuestro Revmo. 6 Ilmo.
Prolado que so dign6 aquella tarde visitarnos, fu6
del que tuvimos el gusto de recibirla.
Pocas horas antes de la prescrita para que el
Sr. Obispo diese la bendici6n, se organize una rifa
entire los nifios asistentes al Oratorio festive, con
various objetos de diferentes classes y propios de
la juventud, quo algunas buenas personas mala-
guefias amantes de la niiiez pobre y abandonada,
so dignaron enviarnos.
He aqui, querido Padre, como un peri6dico de
MAlaga, la Unidn Mercantil, anuncia la yA citada,
rifa:

Lo quo es el Oratorio Salesiano
de S. Enriquie.

SA fin de complacer, dar las mis expresivas
gracias y sobre todo animar 6 las personas quo
tan generosamente han trabajado para ilevar A
cabo la fundaci6n de esta- casa de educaci6n, te-
nemos hoy el gusto de dar A conocer A dichas
personas el estado y condiciones en que so en-
cuentra esta casa, A los quince dias de su inaugu-
raci6n y asi se animaran, comprendiendo que sus
esfuerzos y limosnas no han sido infructuosas, y
que Dios medianto si siguen ayudando, presto
verAn cumplidos sus deseos, cuales son, los de
hacer do todos estos pobres niios abandonados,
ciudadanos honrados y capaces por consiguiente
de prestar valiosos servicios a la sociedad.
) Presentemonto son ya los nifios que viven en
este Oratorio mas de veinte, estudiando los que
demuestran inclinaci6n a ello y los demAs apren-
diendo un oficio.
Ya so hallan instalados dos talleres; carpin-
teria y zapateria, pero tan pobremente, que me-
recen que las buenas personas amantes de la ju-
ventud, acudan segdn sus fuerzas 6 sostenerles, ya
con limosnas, ya con material 6 utensilios propios
del oficio.
l Muchos, muchisimos son los nifios que los
Padres quisieran admitir, pero es del todo impo-
sible, ya por falta de arreglo del local, ya por
falta de medios y recursos materials.
>) Para remediar on lo possible y ver cumplidos
on parte sus deseos, dichos Padres, todos los do-
mingos y dias festivds abren las puertas del Ora-







- 83 -


torio ; today clase de niiios, los cuales despu6s de
oir la santa Misa, recreanse con juegos propios de
su edad, en el hermoso patio, daindoles despu6s
clase de lectira, cscritura, cuentas etc., luego mAs
tarde, segiin los recursos con quo los favorezcan
las buenas personas, se les ensefiara tambidn mri-
sica instrumental y vocal.
> Asi estos pobres nifios que pasan today la se-
mana sin oir una palabra buena, alli encuentran
unos amigos que les abren el camino de la virtud
y de la honradez, pues por el contrario serian el
dia de mainana unos hombres criminals y perni-
ciosos 4 la sociedad.
> El ndmero de estos iltimos asciende a unos
200.
) Ahora bien; con el objeto de que estos nifios
pobres y hambrientos, que frecuentan el Oratorio
no dojen de asistir A 61 y atraigan A otros com-
paileros, en todas las casas salesianas so acos-
tumbra de vez en cuando lacer una pequefia rifa
consistent en toda clase de juegos propios de la
juventud y en toda clase do prendas de ropa. Con
este solo objeto los Padres han determinado ha-
cer una do estas rifas, la primer que se hace on
la casa, el prdximo domingo 3 de Febroro a las
'dos y media de la tarde.
> Excusado os el decir, que nada tienen todavia
para dicha rifa; por tanto esperan do las personas
amantos de la nifiez pobre y de la Obra de Don
Bosco, su cooperaci6n a estarifa con algin objeto
de cualquier clase que sea, los Padres muchisimo
se lo agradecerAn y su reconocimiento ser;i eterno.
> Al acto pueden asistir todas las personas quo
lo deseen.
De particular puede decirse que nada ocurri6
en dicho dia, nada on cuanto que V. R. sabe que
tan solo hace quince dias que se hizo la inaugn-
raci6n, por consiguiente por much quoe licimos
y nos esforzamos no fu6 possible que salicra a
nedida do nuestros deseos pues nos faltaba lo
principal que eran los recursos.
Pero no por esto nos desanimamos, no, aman-
tisimo Padre, sucedi6 todo lo contrario, pues de
manera alguna pensibanmos tencr con nosotros
en este dia 315 nifios, a nuestro virtuoso 6 incan-
sable Prelado, a nuestra buena cooperadora la
Sra. D'. Ventura viuda de Sandoval y A mnuchas
y distinguidas personas de esta capital.
A las 3 112 lleg6 el Sr. Obispo, que por tercera
vez nos honra con su presencia, siendo recibido por
los nifios que lo esperaban formados en tres gran-
des filas y lo acompafiaron hasta la capilla en la
que de sus manos recibieron la bendici6n con S.
D. M., cantando el Tantum ergo los nijos inter-
nos. Despuds de salir de la capilla pasaron de dos
en dos A besar el anillo, a su Ilma. y mientras quo
so les repartian dulces y otras chucherias, le salu-
daron con un tan estrepitoso y prolongado viva,
que vali6 por una docena.
Sn lima. se march muy conmovido de ver el
espectAculo quo formaban.
Siempre, amado Padre, en medio de estos nifios,
nos estamos acordando de cuando nuestro inol-
vidable Don Bosco recogi6 ;i aquellos pilluelos de
Turin y esto nos anima, pue s ms ucho el bien
que en Malaga podemos hacer po r e grandisima
la crisis por quo ahora estai pasando today la pro-
vincia, por lo quo aumentan considerablemente las
necesidades. Pero esperamos seguir adelante ha-
ci6ndo todo cuanto do nuestra part estW, en bien
de estos pobres niios, contando de ante mano con
la protecci6n de Aquella que es nuestro verdadero
auxilio en nuestras necesidades y aflicciones y


con la ayuda y cooperaci6n de las caritativas per-
sonas de MAlaga que siempre se encontraron bien
dispuestas para todo lo que so relaciona con so-
correr :1 los pobres.
Dios mediante, pronto empezaremos las escuelaa
para las externos.
Pero ahora qu6 son 23 internos en comparaoi6n
de los centenares que se nos han presentado pi-
diendo pan, vestidos y casa ?... Lastima en verdad
dA y tristeza al coraz6n, tener quo contestar a mu-
chos pobres huerfanitos desnudos y pidiendo so-
corro en el nombre de Dios, quo no nos es po-
sible poderles admitir como serian nuestros deseos.
Nos recomendamos much, muchisimo a nuestros
buenos cooperadores malaguefios para que con su
ayuda podamos tender 4 los muchos gastos quo
ya se van originando y al mismo tiempo para
que podamos quitar de las calls y la sociedad
estas infelices criaturas que andan sin pensarlo
ni quererlo por la send del vicio y de la corrup-
ci6n y pod6rselos devolver un dia hechos unos
buenos cristianos, honrados, y trabajadores.
He aqui nuestros pensamientos, nuestros deseos,
nuestra ambici6n y, en una palabra, todo lo que
anhelamos para estos pobres nifios y para esta
cindad de Malaga.
Pida V. R. por nosotros y especialmente por este
su humildisimo hijo para que pueda desempefiar
como desea la misi6n que la divina Providencia
se digun confiarle.
De V. obediente Mijo en J. C.
EPIFANIO FUMAGALT Pbro.
M:ilaga, 6 de Febrero do 1895.



GERONA

La granja salesiana establocida on esta ciudad,
honr6 el pasado domingo, 3 de Febrero, 4 su
santo patron San Francisco de Sales con la mayor
pompa y solemnidad possible. Este afio revisti6 un
caricter particular ya por la intervenci6n del
Rdo. P. Felipe M.1 Rinaldi, inspector de los sa-
lesianos de Espafia ya porque en este dia se cstren6
en pfiblico la banda reci6n establocida en dicha
casa.
El sAbado i las seis y media de la tarde, lle-
gaba cl senior inspector a la granja, habiendo sido
recibido por los salesianos y niios asilados con
entusiastas vivas y f4 los acordes de la Marcha
real.
Al dia siguiente hubo Comuni6n general on la
que dos niios asilados recibierQn por primer vez
el Pan de los Angeles.
A las diez solemn Oficio cantando los nifios
la Misa de'la Santa Infancia de Mons. Cagliero.
A las tres y media tuvo lugar una brevo lecture
sore la vida do su santo Patr6n, y luego despuds
el P. Rinaldi di6 una conferencia At los coopera-
dores salesianos, baciendo una resefia general de
lo hecho por los salesianos duranto el pr6ximo
pasado aiio mediante la contribuci6n do dichos
cooperadores. HIabl6 do las misiones detallando
lo que se hizo en Espafia durante el afio 1894.
Trat6 despues de lo much que hizo Don Bosco,
fundador de dicha Congregaci6n, para poner un
dique : la propaganda protestante fundando on
Turin las lectures cat61icas, diciendo quo lo mismo
se habia empezado & hacer en Sarria de Barcelona.
Terminada la conferencia se descubri6 A Su Di-








- 84 -


vina Majestad A cuyo honor los nifios cantaron
un Tantum ergo, despuds del cual el Dean de
nuestra Catedral don Antonio Cervantes de la
Rosa, di6 la bendici6n con el Santisimo, tocando
la banda la Marcha real. Ejecut6 luego varias pie-
zas que fueron la admiraci6n de la much con-
currencia, pues se admiraba que en tan poco
tiempo que levan aprendiendo sus individuos, to-
casen con tanto acierto, honrando A su inteligente
professor.
El senior inspector se detuvo un dia mas en la
granja, y el dia 12, en el tren de la maiana volvi6
A Barcelona, siendo despedido en la estaci6n por
algunos cooperado es salesianos.
Fund6se esta granja en 1892 con bienes del
Exemo. Sr. Marquls de la Cuadra, para el auxilio
de los pobres hijos de los laboradores de esta pro-
vincia, y en estos pocos afios que llevan estable-
cidos y con los pocos recursos con que cuentan
ha progresado muchi.imo y han llevado A cabo
la realizaci6n de adelantos.
(Correo Cataldn)


El din 14 visit la casa el Iltre. Sr. de Ba-ce-
lona D. Carlos Foncubert, en coinpafiia de otro
Sr. de Gerona. Despues de visitar los campos,
qued6 agiadablemente sorprendido por la banda,
cuva formaci6n ignoraba, que ejecuto a su en-
trada en la clase de misica, varias piezas de su
repertorio.
Como premio A los nifios y recuerdo de su vi-
sita, les ofreci6 un largo paseo y una suculenta
merienda, que tuvo lugar el jueves lardero; siondo
la primera vez que salfan con la banda.
SLos habitantes de los pueblos del trAnsito acu-
dian en tropel llenos de curiosidad, A los acordes
de la mfisica, para admirar un espectaculo para
ellos nuevo y que les Ilenaba de complacencia.
Intitil es decir que los niios se divirtieron mu-
cho, quedando muy contents y con deseos de que
cuanto antes se repita.
Bendiga Dios la generosa mano que tal satis-
facci6n ha proporcionado a los nifos y i cuya re-
generaci6n con esto ha contribuido animandoles
con este rato de solaz a continuar con brios el
camino emprendido.


SANTANDER

SR. DIRECTOR DEL Boletin Salesiano.
Mur SR. iio :
La simpAtica y familiar fiesta que en honor de
nuestro titular San Francisco de Sales celebramos
el 16 del corriente, result muy brillante. No
fueron pocas las personas quo, ansiosas de pre-
senciar el espectdculo que tales funciones ofreccn,
dirigieronse muy de mafana 4 la modest Capilla
de nuestro Colegio, que estaba sencilla pero ele-
gantemente adornada. Nuestro celoso Prelado, a
la par que eminent cooperador salesiano, dignose
honrarnos con su augusta presencia, celebrando
la misa de comunidad, en la que se cantaron
motetes por alumnos del Colegio. La numerosa
falange de tiernos nifos que con faz angelical so
acercaron a recibir el pan de angeles de mano de
su Eminencia, hizo verter 1agrimas de ternura a
no pocos concurrentes que sabedores del triste
estado en que se hallaban reducidos no ha tres


anos, maravillibanse ahora, ante el espectaculo
que A su vista se ofrecia.
Terminada la misa, su Ilma. les dirigi6 su sen-
cilla, a la par que elocuente palabra, indicAndoles
el modo con que todo buen cristiano debe acer-
carse al Sacramento Augusto de la Comuni6n, si
de ella quieren sacar 6pimos frutos.
A las 10 tuvo lugar la solemn misa que dijo
el Muy Iltre. Sr. Arcipreste de la Santa Iglesia
Catedral. Los nifos del Colegio que con antici-
paci6n habianse preparado para el efecto, ejecu-
taron A niaravilla la preciosa misa de San Josd.
El serm6u estuvo A cargo del P. Pablo de la In-
clita Orden de Predicadores, quien con elegant
frase y persuasive elocuencia, pint6 con vivo co-
lorido, los parajes mis importantes de la vida
del ilustre Obispo de Ginebra.
Con el fin de estimular 6 los alumnos al field
cumplimiento de sus deberes se escogieron de
entire ellos todos aquellos que, por su ejemplar
conduct y constant aplicaci6n, habianse distin-
guido en el trayecto que llevamos del curso, y se
les sirvi6 una expl6ndida comida, en la que tu-
vierou A bien hourarnos con su presencia cl ya
nomibrado Sr. Arcipreste, el muy Iltre. Sr. D. Cri-
santo Rodriguez, secretario do su Ill.nia, y el
ilustre Dominico, con otros personajes que seria
prolijo enumerar. Los nifos, quo ascendian a unos
200, quedaron contents como unas pascuas.
Luego de haber comido y para agasajar A los
personajes arriba indicados, fueron oidos con gran
atencion por part de los expectadores, los armo-
niosos acordes de la floreciente banda que tan
acertadamente dirige su ilustrado professor D. E-
milio M.' Nogus.
A las 4 hubo Visperas solemnes, quo cantaron
con singular acierto y maestria los nifos del mismo
Colegio. oerminadas las Visperas se di6 la ben-
dici6n con S. D. M.
Al salir de la iglesia se repartieron entire los
ninos naranjas en abundancia y otras frutas, con
lo que se alegraron grandemehte, dando asi feliz
remate a la primera parte de la fiesta.
Al dia siguiente, que era Domingo, hubo teatro:
se represent el drama Libertad en 5 actos, que
se efectu6 a perfecci6n. Gust6 muchisimo a todos
los nifios, sobre todo aquel pasajo desgarrador en
que Luis despu6s de haber sido un ejemplar en
el Colegio, se pervierte por haberle contrariado
su padre en la vocaci6n, se haco mas6n y luego
es asesinado alevosamente por dos sujetos de la
misma logia.
No terminar6 esta breve rosefia sin dar desde
estas paginas un pdblico testimonio do gratitude
y de amor A las celosas y caritativas Sras. presi-
dentas Dofia Luisa Cuesta de Huidobro y Doia
Elvira Huidobro, Viuda do Hoz, quienes con la
solicitud quo todos conocen emplean sus riquezas
en remediar ]as agenas miserias y i quienes no
han aln olvidado nuestros niiios que recuerdan
con placer la deliciosisima tardo que merced A1
la generosidad do dichas Sras. pasaron no ha
much tiompo on el vecino pueblo del Astillero.
Dignese el Sefior derramar abundantomente sobre
sus families los raudales de sus gracias y conser-
varlas largo tiempo al amor de sus muchos pro-
togidos.

Soy con V. affmo. S.S.
en Jesucristo
JosE PUIG.








- 85 -


LA OBRA DE DON BOSCO
EN EL EXTRANJERO


ITALIA


FIESTA DE SAN FRANCISCO DE SALES

La fiesta de nuestro santo protector San Fran-
cisco de Sales, ha sido celebrada con mncha so-
lemnidad y con la prescrita conferencia por los
Cooperadores de mids de treinta cindades de Italia.
Bien quisieramos decil al menos algo sobre ellas
y mis que todo copiar algunos pirrafos de varias
de estas conferencias que han sido muy notables:
mas nos es impossible por falta de espacio. A la
fiesta celebrada en Turin en la Iglesia de Ma in
Auxiliadora,asistieron Su Excelencia Reverendisima
Mons. David de' Conti Ricaidi Arzobispo de Turin
y Mous. Jeremias Bonomelli Obispo de Cremona,
que pontific6 en la Misa de requiem el 31 de Enero
aniversario de la mnuerto de Don Bosco. La con-
ferencia se di6 en la iglesia salesiana de S. Juan
Evangelista por el Misionero Don Santiago Cos-
tamagna, que pronto partiri con mnevos misio-
neros para Gualaquiza de done lha sido nomlbrado
Vicario Apostolico.




NUEVO OBISPO SALESIANO


En el utimero anterior anunci ibamos que Don
Santiago Costamagna, Misioncro Salesiano, haina
sido elegido Vicario Apost6lico de Mindcz y Gua-
laquiza. En este daumos Ia nuestros queridos Coo-
peradores la alegre noticia de que el 18 de Marzo
recibia so en el Oratorio de Turin un telegram de
Roma en el que so nos anunciaba que Don Costania-
gnahabia sidenombrado Obispo titular de Colonia.
Procuraremos tener enterados :i nuestros Coope-
radores de los pormeneros de su consagracion y
fiestas quo so hc preparan.




AMIIRITCA


MEJICO

REV."o Y MUY AMADo PADRE;
Tratindose de dar uni premio A los a-
lumnos de nuestra clase de mfisica, que real-
mente han aprovechado, y el traditional
paseo largo, a los Salesianos, hemos pensado
que lo mas acertado era hacer una peregrl-
nacion al c6lebre Santuario del Sefor de-


Sacro Monte en Amecameca, pequefia, pero
linda cindad distant dos horas de ferrocarril
de Mejico.
Alli se venera una imAgen de N. S. J. C.
muerto y acostado, que se dice haber apa-
recido al santo Franciscano Fray Martin de
Valencia alli por los primeros aios de la
conquista espaiiola, imngen que transportin-
dose A tierra caliente se qued6 por un pro
digio en Amecameca.
Hablamos de nuestro proyecto al senior
D. Pedro Noriega SAimano Decuri6n de los
Cooperadores Salesiainos de aquella cindad



























Nu'stra Sen)ra do la Guardia, de B-,onia.

y 61 no solamente lo aprobo, sino que hizo
imis: nos pag6 el viaje.
Salimos, pes, galesiamos y banda do mci-
sica, A las 8 do la mariana del 8 de este mes, vo-
LA VIRGEN DE SAN LUCAS



ado e Tren era en el Satuario dexoo y
Nutrestra Senobe lera Guardia, de Blonia.
y 61 no solamente lo aprob6, sino que hizo
inks: nos pag6 el viaje.
Salimos, pues, Salesianos y banda de mai-
sica, A las 8 de la maliana del 8 de este mes, vo-
lando el Tren sobre el lago de Texcoco y
entire una double hilera de pequeilos vol-
canes apagados, y Ilegamos i las 10 at la
ciudad de Amecameca. Pero ;cuAl fau nues-
tra sorpresa y confusion al ver que a la lle-
gada del tren nos esperaba today la poblaci6n
precedida de su venerando senior Cura Pa-
rroco y Misionero Apostdlico D. Margin Gon-
z(lez rodeado de sus vicarios y otros sacer-
dotes y de los Cooperadores Salesianos pre-
cedidos por el 6ptimo D. Pedro Noriega!
Llenos de emoci6n, apenas supimos corres-
ponder i los saludos de tan respetables se-
fiores, y entire los sonoros acordes de una
misica local y el repique de las campanas
Ilegamos 6 la Iglesia Parroquial de estilo
severe y vasta como una Catedral, muy bien








- 86 -


decorada y alumbrada en aquel memento con
centenares de velas.
Adoramos al Santisimo Sacramento y en
seguida subimos al Sacro Monte, tocando
nuestra banda y rodeados de, una verdadera
muchedumbre. El Sacro Monte estA en las
afueras de la ciudad, es alto. como nuestro
Monte dei Cappuccini de Turin, pero cubierto
de una magnifica vegetaci6n compuesta de
pinos y cipreses seculares y con un camino
ancho, de pendiente suave y bien empe-
drado.
En la devota capilla que guard la sa-
grada Imagen rezamos el Santo Rosario y
otras oraciones, recibimos la Bendici6n de
Nuestro Sefor Sacramentado y agradecimos
con dos palabras la espl6ndida acogida.
Despu6s nos llevaron 4 comer al aire li-
bre sobre una terraza natural del Sacro Monte
entire plants y flores. El banquet fa6 cos.
teado y servido por los mismos seii6res Coo-
peradores, i vea qu6 buenos No es necesario
decirle que hicimos al convite los debidos
honors, dada la excelencia del aire, del ser-
vicio y de la compaiia. Saciado el apetito
y con estrepitosos vivas a Amecameca, al
senior Cura, A D. Pedro Noriega y a los Coo.
peradores, nos esparcimos por el bosque ex-
tasiAndonos con la vista maravillosa de las
verdes montailas y de los gigantescos vol-
canes Ixtaxihuall y Popocatepell coronados
de eterna nieve, colosos de la creaci6n que en
su mudo lenguaie pregonan la gloria de Dios.
Visitamos el cementerio en la numbre
del Sacro Monte, en la espesura y en el si-
lencio de la selva interrumpido s6lo por el
canto de los pajaritos y la voz solemne del
viento. Visitamos la cueva donde elevaba su
espiritu 4 la contemplaci6n y maceraba su
cuerpo Fray Martin de Valencia. Besamos
la mano al venerando simulacro de Cristo
ennegrecido por el tiempo, pero may bien
conservado y ornado por la piedad de los
files y de unas buenas Religiosas que lo
cuidan. Recibimos del amable senior Cura
varies devotos recuerdos, encomendamos una
vez mAs nuestras personas y nuestra obra,
que esta pasando ahora por dificiles pruebas,
al Senor del Sacro Monte y nos despedimos
con verdadero pesar de su amado Santuario.
Bajaron los nifios tocando y continuaron
en el Ourato, en el Ayuntamiento, en
la casa del senior Noriega, en todas par-
tes aplaudidos, agasajados, obsequiados con
frutas y dulces, entusiasmaron A los pobres
hasta el punto de no querer mas volver al
Colegio. Pero dieron las cinco y fu6 nece-
sario encaminarse A la estaci6n. Una iltima
sonata, un fltimo aplauso, mil adioses y,
i hasta tra vez! 5 una y otra part; al sil-
bido de la locomotora los niiios partieron
acompaiados por Franchi.
C6mo por Franchi ? j Y vosotros ? diri
nuestro buen Padre: nosotros quedamos,
porque el Senor Cura habia avisado a sus fe-


ligreses que yo hablaria en la Iglesia Pa-
rroquial, de la obra Salesiana y porque todos
teniamos ardientes ganas de saludar de
cerca el Popocatepell y de trabar amistad
con l1, si su Blanca y Colosal Majestad lo
permitiese.
Hable, pues, al pueblo con toda mi alma:
habl6 de las deudas que nos agobian, de los
medios que nos faltan, de los centenares de
niiios que aguardan llorando el moment de
entrar en nuestra casa, que ha de ser la
suya, y recogi la limosna. Todos sin excep-
ci6n me dieron su peso 6 su centavo, todos
me abrieron su bolsa y su coraz6n. i Bendito
pueblo Me.jicano tan desprendido y tan ca-
ritativo! El senior Cura complete la obra
dandome el tambi6n una generosa ofrenda.
Y despuds de tantas emociones po6ticas, pa-
samos A la prosa necesaria de cenas y dor-
mir, repartidos en las casas hospitalarias del
Sr. Cura, Sr. Noriega y otros buenos seiiores.
Por la maiana tempranito la Misa y en se-
guida 1 caballo! Se entiende que D. Pe-
dro, siempre D. Pedro Noriega, nos propor-
cion6 los caballos, los gufas, los sombreros
convenientes para la ascension y hasta los
licores necesarios pare aquellas alturas.
Y ahora, ;arriba Despacito, por arenales,
por desfiladeros sombrios, entire bosques opa.
cos de cedros, do oyameles, de ocotes, de pi-
nos de toda especie altos cuarenta, cincuenta
metros, a izquierda el Ixtaxihuall, on frente
el Popocatepell que parecia mirar con des-
d6n A estos pigm6os que pretendian escalarlo.
Pero i qu6 desolaci6n! hay bosques, esos
bosques tan ben6ficos, completamente devas-
tados, pero de una manera insipiente y bAr-
bara: mal cortados, dejados alli infitiles, A
podrirse: en otros puntos el incendio devoro
legnas y leguas de floresta..... Ahora el Go-
bierno ha promulgado una ley sobre tala de
bosques: i ojali sea provcchosa y eficaz!
A las 2 de la tarde llegamos al rancho
de Tlamacas (orejas del volcdn), en el cual
nos permiti6 pasar la noche la cortesia de
su proprietario el senior General Sfnchez
Och6n. Dormimos sobre tablas cubiertas do
heno, envueltos en nuestras capas, al calor
de la lumbre encendida por los guias, des-
pertados de vez en cuando por los aullidos
de los coyotes (los lobos de aca). Apenas des-
punt6 el dia, otra vez A caballo y arriba por
un interminable arenal basaltico con olor de
ceniza encontrando ac y acull masas de
lava petrificada, piedra p6mez y otros pro-
ductos volcnicos. Y entretanto el horizonte
se va siempre mis ensanchando, el pano-
rama se present inmenso; por ac Puebla,
el pico de Orizaba, cerros y montafias, pue-
blos y rios; por alla el valle de M6jico, sus
lagos, sus montes: y el viento arrecia y el
frio entumece los miembros y el aire se hace
cada instant mas delgado: dejemos los ca-
ballos que ya no pueden subir mas: empe-
zemos A subir a pie: los pulmones anhelan







- 87 -


faltos de aire: la subida es penosisima, el
silencio general. Llegamos 6 la nieve perpe-
tua, cdndida, helada: manchan su blancura
rocas enormes, completamente negras, tor-
cidas por la accion del fuego: estamos cerca
de la chimenea: vemos el humo despren-
derse de la cumbre del volcAn: Popoca-
tepell significa mantacia que humea: los guias
hacen los escalones en el hielo: yo subo
diez 6 quince, pero me faltan las fuerzas y
tengo que bajar. Veo 6 mis compaileros y
hermanos mas j6venes y mls gallardos con-
tinuar la subida, achicarse a, mis ojos, pa-
recer hormiguitas sobre la nieve..... pero Su
Majestad VolcAnica no les permiti6 tampoco 6
ellos el acceso al crater: dos fueron acome-
tidos por el mal de montaia, todos vencidos
por el cansancio y la falta de aire y se vol-
vieron, pero rapidisimamente, sentados so-
bre esteras que aqui se ilaman petates, en
fila uno tras otro sobre la nieve.
H6nos aqui otra vez reunidos para empren-
der la bajada, cabizbajos, avergonzados de
habernos dejado veneer por el arrogante Po.
pocatepell.
Con qu6 gusto hubi6ramos gritado alli
encima: ; Viva Don Ria! ; Viva Don Bosco!
i Viva Maria Auxiliadora! Pero nos traga-
mos las ganas y volvimos A Amecameca una
hora antes de la salida del tren para M6jico.
El Popocatepell, segfin las iiltimas medi-
das, es alto 19.643 pi6s castellanos que equi-
valen 6 5.486 metros sobre el nivel del mar
y su crater tiene la periferia de 4.200 metros.
El primero que lo subi6 fu6 el espailol Don
Diego de Ordaz, companiero de Hernin Cor-
t6s, que fu6 a buscar azufre para la fabrica-
cion de p6lvora para sus tropas. Por haber
subido se le hizo noble y en su escudo se
coloc6 un volcdn, simbolo de aquella gloriosa
jornada.
En Amecameca nos despedimos, despu6s
de darles infinitas gracias, del senior Cura y
del senior D. Pedro Noriega, el cual me en-
treg6 para mandar a Vd., amado Padre,
unos idolos antiguos y unas fotografias, que
yo Le mando por paquete postal.
Desea ardientemente una casa de Salesia-
nos 6 de Hijas de Maria Auxiliadora en
aquella ciudad, la cual se puede llamar el
Lanzo de M6jico y tiene todas sus ventajas
y ain mayores. Me permit recomendar caluro-
samente este noble deseo 6 V. R., A quien
escribira directamente sobre el asunto este
6ptimo Cooperador y Decuri6n Salesiano, que
much recomiendo 6 sus santas oraciones.
Por ahora nada mAs que presentarle todo
el afecto y la veneraci6n de sus hijos de
M6jico y suplicarle nos bendiga y no nos ol-
vide en el Santo Sacrificio.
Su obediente aff.no hijo
Q. 8. M. B.
ANGEL J. PICCONO.


BRASIL


Los hUios de Don Flosco
en Pernamnbuco.
Pernambuco, 23 de diciombrei do 1894.
RDO. Sn. D. RiA.
Despu6s de un felicisimo viaje, arribamos i
esta el 10 del corriente, siendo muy bien roci-
bidos. Nuestros hermanos quo se dirigen A Chile,
aprovechindose de la parada del buque, visitaron
nuestra Casa, que so encuentra 6 poca distancia
del puerto y en una posici6n muy salubre y Ai
prop6sito para que nuestro Oratorio festive sea
frecuentado. Consta do amplios salones bien airea-
dos, do un gran patio sombreado por frondosos arbo-
les y de un hermoso jardin con arboles frutales de
varias classes; do 180 m. de largo por 100 de ancho.
Por encontrarse ausentes algunos de nuestros Coo-
peradores, no se ha podido aun hacer la cesi6n;
pero esperamos se hara pronto. Habiendo encon-
trado un altar, ornamentos, caliz, patena y demAs
objetos necesarios al culto, de que providencial-
mente nos ha provisto el Sefior, hemos ordenado
nuestra pequefia capilla en la que nos reunimos
para nuestras practices piadosas y en la que con-
servamos i N. Sefior sacramentado, quien todos
recibimos diaiiamente y visitamos con fre-
cuoncia.
Nos encontramos ahora en el coraz6n del ve-
rano, on el tiempo m6s heimoso de esta ostaci6n.
El calor no es muy grande y nosotros nos hace-
mos muy bien 6 esto clima, 6 pesar de que dicen
ser muy desfavorables A los Europeos.
Esta populosisima ciudad consta do unos 200,000
habitantes, en su mayor part negros, de bnena
indole; mas ignorantfsimos en materials religiosas.
Solo hay en today la ciudad 40 sacerdotes, con-
tando ,1 los Capuchinos, Carmelitas, Lazaristas y
Franciscanos; el Seminario tan solo cuenta 30 se-
minaristas entire te6logos, fil6sofos y humanistas.
El Sr. Obispo, muy alegre por nuestra venida,
nos visit enseguida y nos dijo que esperaba
much de nosotros.
El Sr. Director visit en estos dias a nuestros
Cooperadores quo son personas muy piadosas y
amantes de nuestro Padre Don Bosco de cuyas
obras hablan con much complacencia, mostrdn-
dose muy decididos 6a protegerlas, y en cuyos hijos
tienen depositadas sus esperanzas. Entre todos se
distingue en modo particular el Sr. Dr. D. Al-
berto Meneses que, 6 un gran coraz6n, une un ar-
diente celo por todas las obras pias y much de-
vociOn al Coraz6n deffico de Jesds. Pruebas evi-
dentes de estas prendas nos di6 cuando fuimos Ai
visitarle, en su conversaci6n animada de ardiente
espiritu religioso, en los cuadros del Sagrado Co-
raz6n, de la santa Familia, de S. Luis y de Don
Bosco que adoinan sus salones y sobre todo en
la lica y devote capilla dedicada al Sagrado Co-
raz6n, quo ha erigido en el lugar mas aprop6sito
de su vasto establecimiento mecdnico de algod6n.
En esta capilla cumplen los operarios sus deberes
religiosos y tienen ,a su disposici6n un sacerdote
que les dice diariamente la santa Misa y les
asiste en todas sus necesidades espirituales. Con
este medio, nos decia el Sr. Meneses, obtiene sin
dificultad el orden entire sus operarios, perfecci6n
y regularidad en el tiabajo y so evita los tras-







- 88 -


tornos que con tanta frecuencia se suceden en
muchas fibricas de Europa, donde faltando la re-
ligi6n reinan los vicios y la anarqufa.
De acuerdo con nuestros bienhecholes, A me-
diados de Eneio comenzaremos el Oratorio fes-
tivo; on Febrpro el Cologio capaz de 60 estu-
diantes interns, y mds adelante las escuelas do
artes y oficios. Entre tanto nos dedicamos al
studio de la lengua portuguesa, tomando las
lecciones de nuestro Sr. Director.
Reciba los mis respetuosos saludos de todos sus
hijos de Pernambuco.
Su obediente hijo
CLELIO SIRON Pbro.


Rosario (Santa F6). Leemos en el Cristd-
foro Colombo de Buenos Ayres: < El prime dia
del aio se verific6 con gran pompa y solemnidad
la colocaci6n do la primer piedra para la cons-
urucci6n de una nueva Escuela Salesiana de Artes
y Oficios en Rosario. Asistieron las personas m4is
importantes de la provincia. El Ministro,Dr. Al-
cecer, representante del Gobernador Sr.'Leirra,
pronunci6 un notable discurso en el que hizo
notar la necesidad de la fundaci6n de un insti-
tuto de aquel g6nero, y llam6 d los Salesianos
Ap6stoles de la ciencia y del trabajo, que reali-
zaiin un gran plogreso en una provincia como
esa, esencialmente industrial y trabajadora. Le
respondi6 el M. R. D. Piovano, director del Insti-
tuto, dando gracias al Gobierno y 6 los cat6licos
de Rosario que tan gran voluntad y deseo mues-
tran de ayudar al nuevo Instituto que se estA
construyendo, en favor de la infancia aban-
donada. >


M46jico.- Como ya dijimos en el Boletin de
Ferbero, los Salesianos de M6jico inauguraban
solemnemente los nuevos talleres en Junio del
aino pasado. Ultimamente han tenido la dicha de
bendecir la nueva capilla internal. Por delegaci6n
del Sr. Arzobispo, celebr6 esta santa ceremonial
el R. P. Juan Bandera, Superior de los Filipenses,
que es uno de los sacerdotes m4s estimados en
la capital por su virtud y prudencia, y Amigo in-
timo do los Salesianos quienes en esta ocasi6n
cegal6 un hermoso cuadro al 6leo representando
d S. Francisco de Sales.
Sobre esta misma Casa dice un peri6dico meji-
cano:
< Los PP. Salesianos que tanto bien
estan haciendo a la niiiez desvalida y que luchan-
do con dificultades que parecian insuperables han
fundado en la Colonia de Santa Julia un Estable-
ciniento que formara con el tiempo una de las
mas gloriosas pdginas de la Historia contenpora-
nea; han aiadido 6 sus talleres una Secci6n mun-
sical que en un aio ha hecho rdpidos progress.
La Obra Salesiana, merece poi mil titulos la pro-
tecci6n constant y decidida de las almas gene-
rosas. En el Sal6n filarm6nico del Centro de San
Pedro, se prepare una Audici6n especial para dar
A conocer la interesantisina banda Salesiana. >
De una correspondencia particular dirigida pol
el Director de aquella Casa A Don Rua, con mo-
tivo de estos adelantos, tomamos el pdrrafo si-
guiente: <<. A quidn debemos todo esto ? Despuds
de Dios, 4 la caridad de este generoso pueblo.


Yo quisiera escribir en letras de oro los nombres
de Mons. el Arzobispo, del P. Bandera, de los
Sres. Alvarez, Caballero do los Olivos, Condo de
Cosio, Cortina, Cuevas, Escalante, Quintana de
Goribar, Jorrin, Lascurain, Monterrubio, Flores,
Ortiz de la Huerta, Rinc6n-Gallardo y Zozaya.
Quisiera hablal de la caridad del Dr. Rivero,
que gratuitamente y con paternal afecto visit a
nuestros enfermos; de la Direcci6n de los tran-
vias que d4 billetes gratis a mi y i mis dos co-
lectores de las limosnas; de la Administraci6n
del ferrocarnil de Vera Cruz que ann cuando re-
gida por protestantes, concedi6 billetes de pri-
mera clase gratis a nuestras Hermanas; del mismo
Gobierno que lejos de perseguirnos, nos ha favo-
recido much en critics circunstancias. i Bendi-
gales Dios a todos y les concede el c6ntuplo en
este mundo y la vida eterna en el otro! >




NOTICIAS DE NUESTROS MISIONEROS



ECUADO R


Vicariato de Mln6ndcz y G-lIalaquiza..
En el anterior Boletin dibamos a nuestros
lectores la noticia de la gran desgracia que
sobrevino A esta Misi6n en el pasado Di-
ciembre. A continuaci6n publicamos las
nuevas noticias recibidas sobre el particular.


Gualaquiza, 20 do Diciembre 1894.
AMADIinSIM PADRE D. E1A :
Dios N. Sefor ha querido en estos dias
visitarnos y poner 6 prueba nuestra pa-
ciencia y confianza en su divina voluntad.
La tarde del 17 del corriente, mientras
estAbamos reunidos on la iglesia y alegie-
mente cantdbamos las profecias de la no-
vena de Navidad, se prendi6 fuego al taller
de cerrajeria y comunicandose al techo, todo
de paja, en menos de 10 minutes invadi6
nuestra misera vivienda, reduci6ndola en
cenizas con todo cuanto en ella habia. Todos
nosotros corrimos a apagarlo y la gente
acudi6 al toque de la campana; mas todo
en vano; pues que siendo la casa una gran
cabaia formada con palos y caiias cubiertas
de hojas secas, fu6 lo mismo que poner
fuego i un mont6n de paja; en un moment
todo fu6 devorado por las llamas.
La vieja capilla, que solo distaba tres
metros y medio de la casa, estuvo muy es-
puesta; mas, gracias 6 Dios, ha quedado
intacta. Viendo yo que era impossible salvar
nada, me dirigi A la iglesia para asegurar
el Santo Taberndculo; imitando mi ejemplo
los demis, me siguieron y la despojaron de
los pocos adornos que tenia; mas cambiando







- 89 -


el fuego de direcci6n, no lleg6 a tocarla,
qnedandonos, a Dios gracias, intacta la ca-
pilla que es hlimeda, vieja y estd mal
construida.
Teniamos en casa viveres para dos meses,
lo necesario para asilar a unos 50 niiios,
una pequeiia biblioteca con los libros miAs
necesarios, una farmacia con medicines por
valor de 150 sucres, los ornamentos sagrados
de mas valor, por ser muy hfimeda la ca-
pilla, una estatua de la IImaculada, algunos


con cafias y paja y estando ya casi termi-
nada, esperamos poderla habitar desde el
sabado 22 de diciembre. Esta casa constara
de cuatro habitaciones en la part baja, de
seis celdas en el primer piso y dela buhar-
dilla. En esta triste circunstancia hemos po-
dido admirar el amor que estas pobres gentes
tienen al Misionero. Todos A porfia nos traian
came, chicha, plhtano, yuca, caf6 y ju-
dias, etc.; y hasta los Jibaros que se hallan
en guerra hall acudido en nuestro socorro.


Yista del SANTUARIO DE N. SRA. DE LA GUARDIA en Bolonia,


instruments metereologicos y astron6micos,
el vino para la Misa, las herramientas de
los carpinteros, sastres y zapateros y varies
objetos para regalirselos A los Jibaros; y nos
hemos quedado en la calle con solo lo que
teniamos encima.
Como d hu6rfanos, nos ha recibido en su
casa, donde ain estamos y nos trata con
exquisite amabilidad, nuestro intimo amigo
6 insigne cooperador el Sr. Don Guillermo
Vega. En tanto los cristianos de Gualaquiza,
afligidos por nuestra desgracia y por el
temor de que les abandonemos para buscar
otra morada, se pusieron con today su alma
a construirnos una nueva casa provisoria


Uno de ellos nos ha regalailo un cerdo ce-
bado. Dios les premie a' todos su caridad
para con nosotros!
El demonio, enilirecido al verse vencido
en estos lugares que por tanto tiempo le
han pertenecido, no cesa un punto en st
guerra para vengarse y para atemorizarnos;
mas, i vive Dios! no ha de veneer. Mis
amados hermanos y yo dispuestos estamos y
deseosos de sufrir y padecer y, si necesario
fuera, de derramar nuestra sangre, para
arrancar a estos infelices salvajes de las
uiias de Satan. Ni la desgracia que nos ha
acaecido disminuira un punto en nosotros
la decision de nuestra voluntad; pues con








- 90 -


el Santo Job decimos: El Senor nos lo ,li6,
el Senor nos lo ha quitado; sea su nombre ben-
dito y hdgase su santa voluntad.
Y si antes, oh amado Padre, le pediamos
socorros, tqu6 haremos ahora? Ann cuando
es verdad que los Ecuatorianos no dejarAn
de ayudarnos, no se olvide V. de nosotros.
Comunique A nuestros queridos Cooperadores
esta desgracia; digales que hemos quedado
en la floresta sin casa, sin vestido y sin
provisions; pidales algo en nuestro nombre,
y estamos persuadidos que ninguno nos ne-
gard una limosna f otro cualquier regalo.
Hemos sabido que ha side elegido para
nuestro Vicario Apost6lico el Sr. Don San-
tiago Costamagna. ; Oh! no se haga esperar
much este nuestro querido Superior: venga
pronto para aconsejarnos y aumentar nuestro
valor, que nosotros le seremos obedientisimos
sfibditos. Pero no se olvide de venir bien
provisto de today clase de medios pues nos
encontramos en las mas estrecha pobreza.
Ruegue y haga rogar por nosotros y por
la evangelizaci6n de estos salvajes y min-
denos su santa bendici6n que nos anime y
.consuele en la calamidad present.
Humilde hijo en J. C.
FRANCISCO MATTANA, Pbro.



El Gobernador de Cuenca comunicaba esta
noticia al Sr. President de la Repfiblica,
en los siguientes t6rminos : < Sr. President.
El R. P. Superior de la Misi6n de Gua-
laquiza me dice con fecha 17 del corriente
que en dicho dia, A las 6 de la tarde, un
voraz incendio ha destruido por complete el
Colegio y los Talleres de la Misi6n, sin que
hayan podido salvar nada. Don Mattana me
manda un hermano coadjutor para enterarme
de los pormenores del suceso. >
Cuenca, 20 de Diciembre de 1894.



GUALAQUIZA


Guerra de los Jibaros. -La virue-
la. Incendio de la Casa y Talle-
res do la Misi6n.
(De El Obrero de Quito).
Como lo prometimos en nuestro nimero ante-
rior, damos aquf algunos detalles sobre los luc-
tuosos acontecimientos, que amargaron el coraz6n
de todos los pobladores de la naciente colonial que
iba ya floreciendo en Gualaquiza.
Habla nuestro conesponsal. Desde mediados de
Octubre p. p. algunos Jibaros de las inmedia-
ciones de este pueblo quisieron celebrar una se-
gunda fiesta de la shanza de aquella pobre mujer
de M6ndez que fu6 muerta por orden del Capitdn
Ram6n, sobre la cual se habl6 ya varias veces


por la prensa. Durante aquella fiesta, un Jibaro
Gualaquiceio lamado Mashanda, a consecuencia
de las conocidas intemperancias que se cometen
en semejantes orgias, atrap6 una indigesti6n tan
fuerte, que en breve tiempo le redujo A los extre-
mos de la vida. Sin embargo, gracias A su consti-
tuci6n muy robusta, resisti6 al mal y mejor6 un
tanto en su salud; pero esto fu6 s61o por algunos
dias, porque despues, tal vez pol los consabidos
disparates de los que querian curarle, recay6 las-
timosamente en la enfermedad. Entonces fu6 la-
mado un m6dico (brujo) llamado Andris, paliente
del capitdn Ram6n. El medico salvaje con cantos,
saltos y mil otros ridicules medios tent6 de sa-
narle, pero fueron vanos todos sus esfuerzos por-
que, despu6s de pocos dfas, el enfermo muri6.
Los palientes del difunto, como lo tienen de cos-
tumbre, atribuyeron la muerte A las blujerlas del
mddico y juraron matarle. Esos salvajes, para
mejor alcanzaa el cumplimiento de sus barbaros
ployeetos, se unieron A los enemigos del capitan
Ram6n, el cual los tiene numerosos, por las atro-
cidades que ha cometido. Uno de estos y de los
mis ac6rrimos, en esta ocasi6n, era un Jibaro de
Chuchumblera (Zamora) al cual Bamdn habia
hecho una afrentosa injuria. Los Jibaros guerreros
de Gualaquiza, no estimAndose suficientemente
fuertes para dar el asalto 4 la casa del odiado
capitan, pidieron sigilosamente ayuda 6 varies
otros de M6ndez y de Zamora y se reunielon
todos en la casa del viejo Naranzha jefe del par-
tido contrario Ram6n. Aquf concertaron c6mo y
cuindo debia darse el asalto.
En la noche del dia 10 de Diciembre p. p. se
oyeron en la flolesta fuertes y destemplados gritos
de salvajes por los cuales comprendimos ficil-
mente que entire los Jibaros habia acontecido algo
de extraordinario. Los niios jibaros que estaban
en nuestra compaf1ia lo comprendieron antes y
mejor, porque, al primer grito, espantados se ale-
jaron precipitadamente de nosotros. La algazara
continuaba y resolvimos ir personalmente A ente-
rarnOs del hecho. Mientras nos disponiamos para
salir, desembocan de la selva dos j6venes salvajes,
que, corriendo hacia nosotros, con ansia febril
nos gritan: < Vos viniendo pronto, pronto casa
1Bam6n; esta noche malos Jibaros, matando An-
drds, lanciando Bamdn.......!!
Ensillamos inmediatamente las bestias para ir,
el P. Fiancisco y yo, A donde con tantas instan-
cias nos llamaban. En esos momentous llegaron
tambi6n otros cinco de los principles senores en-
tabladores de Gualaquiza, es decir, los sefiores
Vega, DAvila, VAsquez, etc.; los cuales fueron
avisados de lo acontecido, per los mismos Jibaros.
Estos estimables sefiores quisiexon venir con
nosotros para defendernos de cualquier peligro
al trasladarnos al campo mismo de los Jibaros
beligerantes. Salimos, pues, todos unidos con di-
recci6n al lugar de la guerra.
Llegados A la habitaci6n de Ram6n, hallamos
esparcidos por el suelo restos de tizones que los
Jibaros habian encendido para romper la oscn-
ridad de la noche y para quemar la casa de su
enemigo. Con este fin, segfin costumbre de estos
salvajes, habian preparado de antemano various
palos aguzados por una de sus extremidades, y
per la otra recargados de hojas secas bien ama-
rradas y dispuestas come para formal una gruesa
flecha; encendidas las lanzaron con fuerza contra
el techo de la casa, formado de hojas de caria.
De este modo intentaxon incendiar la casa lan.,
zando una flecha encendida en cada uno de los








- 91 -


lados de la misma; pero los que estaban dentro
fueron tan listos, que apagaron el fuego antes de
que se prendlera la habitaci6n.
Entrados en la casa, hallamos al poble Ram6n
tendido sobre una estera de cafias, agitado, con
una fiebre ardiente, causada, no tanto por las he-
ridas lecibidas, quo eran pocas y leves, cuanto
por el miedo y por la c6lera de no poderse vengar
inmediatamente. Un poco mis alli encontramos
al mas desgraciado mddico Andr6s bafiado en san-.
gre, cubierto de helidas entro las cuales una
mortal en un costado, por la cual salia un pedazo
de pulm6n destiozado. En cuanto nos vi6, hizo
esfuerzos para sentarse en su camilla llena de
sangre; pero el pobrecito iecay6 sobre la misma
agobiado por los dolores. El P. Francisco sse le
acercb, y le tom6 el pulso: el enfermo lo dijo :
( 4 qu6 pensando vos? .cuando yo muriendo...? >
El Padre le habl6 de Dios y le pregunt6 si queria
ser bautizado: contest6le que si. Estando en duda
si habia sido bautizado 6 n6 anteriormente, le
administr6 el Bautismo sub condition. Poco des-
pu6s el pobre Jibaro exhalaba su uiltimo respiro,
sin, pronunciar un lament, ni una sola palabra
de venganza contra sus enemigos.
Los paiientes pidieron que se sepultara el ca-
dAver cristianamente en el cementerio, lo que nos
ha sorpiendido, atendidas las costumbles contra-
rias de los Jibaros en estas ceremonies.
La madre del muerto, a la vista del cadaver
de su malogrado hijo; los partidarios de Ram6n
presents 6 aquel ffnebre especticulo, prorrum-
pieron on llantos, en lamentos, en gritos de im-
precaci6n y de venganza : querian vengarse in-
mediatamente; pero el P. Francisco y todos
nosotros buscamos como disuadirlos, y lo alcan-
zamos plincipalmente cuando les prometimos que
hariamos atar y castigar 4 los asesinos. Tranqui-
lizados asf los animos, nos volvimos a nuestra
casa.
Pero los Jibaros de Naranzha, habiendo ofdo
decir que nosotros habfamos ido A la casa de Ra-
m6n y que habiamos determinado lamar fuerza
armada, se llenaron de coraje y empez6 a cundil
la voz de que asaltarian la casa de la Misi6n.
-En vista de la probabilidad de este atentado,
se juzg6 convenient resguard.r, por algunas no-
ches, la habitaci6n, con centinela que haciamos
por turno nosotros mismos. De dia no hay peligro
de ser asaltado por estos salvajes. Los Jibaros
atacan siempre 4 traici6n y lasmAs de lasvecesapro-
vechan la oscuridad de lanoche; esteessumodo
de guerrear. El asalto que dieron 4 la casa de
Ramdn fu6 a eso do ]a media noche; y porque
la casa es bien construida y no -habrian podido
entrai en ella f4cilmente, sedujeron 4 un cuflado
del capitdn, el cual en el tiempo sefialado antici-
padamente, abri6 la puelta y dej6 entrar a los
enemigos, los cuales, despues de haber terminado
el asesinato, emprendieron una precipitada fuga.
Una mafiana se present en la casa de la Mi-
si6n el jefe Naranzha con todos sus partidarios
bien armados, para cerciorar'se si teniamos inten--
ci6n de llamar de veras los soldados, y nos di-
rigi6 el siguiente discurso: g Por qud vos llamando
soldadost jAcaso nos matando blancos 6 runs
de los blancos? Asi haciendo much razdn te-
niendo; mas nos no haciendo mal d los cristianos; nos
castigando malos Jibaros. g Acaso vos no teniendo
cdrceles y soldados por castigando males cristia-
nos ? Y nos cdmo castigando malos Jibaros ?
Le reconvine fuertemente de la bArbara accidn
que habian cometido y de habel mostrado tanta


saia y crueldad contra un Jibaro de su misma
tribu.....
Eschuchalon sin alterarse los leproches; pero
lo de persuadirse de haber hecho mal, fu6 otra
cosa. Al contrario, empezaron 6 contar las atro-
cidades quq habian cometido Ram6n y sus com-
pafielos, las que, A no dudarlo, son muchas. Yo,
sin embargo, les hice comprender, que si no de-
ponian las armas y si se atrevian 4 come-
ter otros delitos llamaria seguramente los sol-
dados para que los ataian 4 todos y los condu-
jeran a la sierra. Nos prometieron que depondrian
toda hostilidad y cumplirian con nuestros deseos,
pero con la condici6n de que nosotros no llamd-
ramos A los soldados: se lo promctimos.
Asi termin6 aquella conferencia y los salvajes
se retiraron. Pero supe despu6s que no volvieron
A sus casas, sino que todavia viven fuera, en los
bosques en miserables ranchos porque temen ser
asaltados por el partido del Capitdn Raimnn.
SPobres salvajes! Viven en continues temores y
angustias sin gozar un moment de paz ni de dia
ni de noche. Y sin embargo, no quieren persua-
dirse a dejar aquella vida de amarguras y abrazar
definitivamente la paz evang6lica. El demonio de
la venganza y del vicio los tiene miserablemente
esclavizados.
Sin embargo. parece que van comprendiendo la
inmensa ventaja que la vida civilizada y cristiana
tiene sobre la salvaje. El mismo Capitdn Bam6n
y un hermano suyo Ilamado Nuilinga, se deter-
minaron a venir 6 vivir entire los cristianos y nos
pidieron una cuadra do terreno para construir su
casa. El hijo de Ram6n con dos 6 tres nifos ji-
balos se presentaron pidiendo ellos mismos quo
se les cortaran los largos cabellos, porque querian
vivir siempre con los Misioneros...
EstRbamos en estas halagiiefias esperanzas,
cuando cundi6 la noticia de que habia aparecido
la viruela tan justamente temida por los Jibaros.
El atacado per esta enfelmedad fu6 un entablador.
Bast6 este triste acontecimiento para quo casi
todos los Jibaros se alejaran de nosotros. Si esta
terrible enfermedad se estendiera, las Misiones
quedarian desiertas quien sabe por cuinto tiempo.
Pero Dios nuestro Sefior quiso visitarnos con
otra prueba.
En la tarde del 17 de diciembre, mientras vol-
viamos de nuestros trabajos de la Fmdquina de
aserrar (que tenemos en construcci6n), al entrar
en el Taller, hallamos a un pe6n que estaba des-
cargando carb6n recietenmente sacado del monte.
Le preguntamos si lo habia apagado bien y
habi6ndonos contestado que si, no juzgamos ne-
cesario asegurainos del echo personalmente, y
nos fuimos 4 la capilla para celebrar la novena
de Navidad.
Pero poco despu6s debiamos presenciar un desas-
tre que debia ser el colmo de nuestras des-
gracias.
Se oyeron fuera fuertes 6 insistentes voces: iSe
quema la casa...!
Acudimos inmediatamente al lugai del incendio;
nos acercamos 4 la casa peio las llamas devasta-
doras alcanzaban ya al techo del Colegio y del
Taller. Estas habitaciones de madera, cubiertas
con cafias y hojas secas, fueron en pocos momen-
tos devoradas por el fuego.
; Todo fu6 destruido! Ornamentos sagrados y
objetos del culto, herramientas de Taller 6 instru-
mentos meteorol6gicos; provisions de boca y
ropa; todo, todo ha sido reducido un mont6n
de carbones y de cenizas.








- 92 -


La posici6n de los RR. PP. Misioneros de Gua-
laquiza no puede ser mis dolorosa.
Sin techo, sin alimentos, sin recursos y en medio
de salvajes en guerra, no quieren sin embargo
abandonar el campo evdngelico que s les ha con-
fiado. Puesta su confianza en Dios y en las per-
sonas caritativas, esperan leconstruir nuevamento
la Casa y los Talleres y dar do nuevo alojamiento
a tantos pobres nifos de la selva que empezaban
ya A saborear las dulzuras do la vida civilizada
y cristiana.
Merece un voto de aplauso el Sr. Don Guilleimo
Vega quien con exquisite caridad cedi6 para las
Misiones su cas mientras construya a propia d
la Misi6n y les ayud6 generosamente on estas cri-
ticas circunstancias.
Entretanto confiamos que todos nuestros com-
patriotas se apresuraidn a contribuir con su 6bolo
a reparar la gran p6rdida que acaba de sufrir
esta naciente colonia, p6rdida que se calcula en
seis mil duros.
De un modo especial recomiendo a V., Sr. Di-
rector, se digne hacel un llamamiento al Supremo
Gobierno y A los hombres de ciencia, a fin de
que suministren a Gualaquiza los instruments
de meteorologfa indispensables para continuarlas
observaciones que con aplauso general se han
publicado en su acreditado peri6dico.



BI ASIL


Los Misioneros Salesianos
en el Estado de Matto Grosso.
Como ya anunciamos A nuestros lectores
en el nimero anterior, Monseiior Luis La-
sagna, con unos cuantos Misioneros, se ha
introducido en el vasto y desconocido Estado
del Matto Grosso, desde donde nos envia la
interesantisima relaci6n que comenzamos 4
publicar. Antes, sin embargo, nos parece
convenient dar 6 nuestros cars Coopera-
dores algunas breves noticias sobre dicho
Estado, para que puedan formarse una idea
de la obra verdaderamente grande y dificil
que emprenden los Hijos del inmortal Don
Bosco.

Estado del Matto Grosso.

Matto Grosso, que significa g"n, floresta,
esta situado entre los mas vastos Estados
de la nueva Reptiblica de los Estados Uni-
dos del Brasil; su superficie es de 1,379,651
kil6metros, esto es, igual al Area de la
Espana, Francia 6 Italia unidas; la pobla-
ci6n civilizada es poco mAs 6 menos de
80,000 almas; la capital Cuyabd, sede del
Gobernador y del finico Obispo, cuenta cerca
de 8,000 habitantes. Este vastisimo Estado
contiene las fuentes de los principles rios;
estA situada en el interior y no se comunica
con el mar sino indirectamente. Actualmente
es muy largo el viaje desde Rio Janeiro,
Ouyaba, pues no teniendo comuntoaci6n


por tierra, es necesario ir 4 Montevideo,
tomar el rio de la Plata, el Uruguay 6 bien
el ParanA y por (ltimo el Paraguay. El
clima en general es ardiente y malsano; el
territorio es abundante en came, pescado,
frutas y vegetables. Como en los pueblos ecua-
toriales, se cultiva el cacao, la bainilla, el
algod6n, el tamarindo, el caf6, el azucar y
otras mil classes de plants fructiferas; las
maderas mAs preciosas, como el jaracandd,
el cedro y otras. En minerales abunda el
oro, el diamante, el iierro el topacio y el
cobre. Los animals son de formas 6 instintos
feroces, muy diversos de los de Europa. La
onza parda y la onza rayada (que es el tigre
del Brasil) son muy comunes; hay monos
de todas cualidades. Entre las serpientes,
la boa constrictor, que llega hasta siete
metros de largueza; la de cascabel y otras
mil, y el alligator 6 cocodrilo americano, se
hallan con frecuencia durante el viaje.

Habitantes de Matto Grosso. -Re-
ligi6n de los salvajes.
Como dijimos, los habitantes civilizados
son 80,000, de raza portuguesa en part,
negros y mulatos los otros. Las inmensas
florestas, llanuras y orillas de los rios estAn
pobladas de numerosisimos salvajes; casi
todos conservan su primitive furor y odio a
cuanto sabe a civilizaci6n. Muchas de estas
tribus son n6mades y su finico vestido es
el que les di6 la naturaleza. La lengua ge-
neral es el guaranty, bablada con tantas va-
riaciones cuantas tribus. Los principles son:
los Coroados, los Aymords, los Kaingud,
Guaycuris, los Cariy6s, los Coetts, los Teba-
jares, los Goytacazes, los Ouimrl' II, los Gua-
nos, etc. Con tal gente deberAn trabajar los
pobres Misioneros Salesianos.
Como todos los salvajes de Am6rica, estos
del Brasil son paganos: reconocen dos di-
vinidades superiores; la una buena que Ila-
man Tupd, mala la otra Ilamada Anhangd;
y otras inferiores que llaman Munites. Elevan
con frecuencia sus manos hacia el sol y la
luna, gritando repetidas veces: jTeh! iTeh!
(auxilio, socorro). Al fulgor del relhmpago
y al estampido del trueno se estremecen y
miran al cielo, suspirando; y a los que en
tales circunstancias les invitan 6'reconocer
y adorar A Dios autor del trueno y del re-
lAmpago, les responded : Nos parece muy
estrano que Dios, que decis es tan bueno, es-
pante de este modo d los hombres. No tienen
idea alguna de la creaci6n y su almanaque
es la luna. Cuentan que un extranjero (mair)
muy poderoso, llevado del odio que tenia A
sus antepasados, les hizo perecer 4 todos
en una gran inundaci6n, salvando solo a
dos para que formasen una generaci6n nueva,
de la que, dicen, ellos proceden. En algunas
de sus canciones recuerdan este hecho que
indudablemente no es otra cosa que una






- 93 -


confusa idea del diluvio. Screen en la in-
mortalidad del alma y aseguran que las
almas de los que habrAn honestamente vi-
vido, irAn tras de las montafias A buscar a
las de sus abuelos para estar siempre juntas
en amenos jardines y cantar, reir y bailar
eternamente; pero las de los que no habrAn
vivido bien ni habrAn sabido defenders de
sus enemigos, iran con Anhangd (espiritu
malo) para ser eternamente castigados.
Tienen una especie de sacerdotes que tam-
bi6n hacen de m6dicos, & quienes llaman
Pagds: Estos sacerdotes suelen ser los mas
viejos de cada aldea; son muy impostores
y hacen career a los Indios que son muy
maltratados de Anhangd, especialmente de
noche. President las fiestas de los salvajes;
entonan y regu-
lan la mfsica y
los cantos, bai-
lando al mismo
tiempo con todos.
En sus reunions
los niios y los
hombres se gol-
pean el pecho y
en sus horribles
gestos y contor-
siones parecen
endemoniados y
las mujeres otras
tantas epil6cti-
cas. Tronzadosde
tanto movimien-
to, descansan un
poco y enseguida
empiezan a dar
vueltas saltando
con un pie 6 un Santuario de N. SRA. DE
brazo levantado-
solos 6 atados to-
dos juntos por las manos. Por filtimo se
dividen y forman tres circulos, en cada
uno de los cuales entra un sacerdote que
incensAndoles con tabaco, les dice: < Re-
cibid todos el espiritu de fortaleza con el
que vencer6is d vuestros enemigos. > Sus instru-
mentos mfisicos consistent en un cornato, la
mayor part de las veces hecho con los huesos
de las piernas de sus enemigos, y le llaman
inubia; y en una especie de cascabeles (ahouai)
que se hacen con ciertas frutas (cabacas 6
cujas) que vacian y llenan de piedrecitas;
se los atan A las piernas y mientras bailan
produce un sonido no del todo desar-
m6nico.


Su ferocidad. Dificultades para
el Misionero.

La audacia, la fuerza y la ferocidad, son
las prendas que mas estiman estos Indios.
Insultan y desprecian A sus enemigos, en
los mismos moments en que han de ser por
ellos estrangulados 6 devorados. Renunciamos


A describir las horribles escenas que en tales
casos se suceden ; pues son demasiado espe-
luznantes y solo diremos que ordinariamente
estas carnicerias se confian a las viejas que
cumplen a perfecci6n su cometido. Segin
exactas y veridicas informaciones, estos sal-
vajes al igual que los del Amazonas y Goyaz,
son los mAs embrutecidos y feroces de Amb-
rica. No reconocen autoridad alguna; tienen,
es verdad, sus Caciques, mas la autoridad
de estos se reduce tan solo al tiempo de
guerra: y en' sus solemnidades, como ya
hemos dicho, dan la preferencia 4 los pagds
6 sacerdotes.
Sus aldeas, formadas por cabafias (ocas)
mAs 6 menos en semicirculo, presentan un
aspect repugnant. A la entrada, ostentan
los trofeos de sus
victorias, que
consistent en in-
numerables crA-
neos humans en-
S garzados en un
palo. Varias tri-
bus tienen gran-
des y feroces pe-
Srros de que se sir-
ven como de
guardians y pa-
ra la guerra.
Muchas eotras
cosas pudiramos
S- decir de estas
barbaras nacio-
nes, de sus cos-
l etumbres en la fa-
milia y en la
guerra, del modo
LA GUARDIA (Bolonia). de enterrar 6 los
muertos, etc.,
etc., mas de esto
tendremos ocasi6n de hablar mAs adelante.
Lo que no queremos pasar en silencio,
son las dificultades que han de encontrar
los Misioneros en la evangelizaci6n de estos
salvajes; siendo la primer y la peor de
todas, A mAs de la ferocidad de los salvajes
y del clima abrasador y malsano, la difi-
cultad del idioma por la infinidad de dia-
lectos con que se habla; mas, asi como lo-
quebanturvariis linguis Ap9stoli inagnalia Dei,
esperamos que el Seoor suplirA con su gracia
lo que al hombre le es impossible por sus
proprias fuerzas. La segunda es la dificultad
de abrirse paso por entire aquellas intrincadi-
simas selvas virgenes y el tener que procu-
rarse por si mismos el alimento. Y dado
caso que los salvajes pudieran proporciondr-
sele, seria para ellos el mayor de los sacri-
ficios. Su pan, hecho con mandioca y cocido
A los rayos del sol ecuatorial, revuelve el
est6mago al que por vez primera lo come.
Su principal bebida es el caoccin muy fuerte
y hecha con el maiz fermentado.
El Misionero, sin embargo, no tendrA mas


!







- 94 -


remedio que pasar por todo esto si no quiere
atraerse el odio de los salvajes rechazando
sus ofrecimientos.

*
Ved aqui, benem6ritos Cooperadores, el
nuevo campo con copiosa y abundant mies,
que ofrece el Seiior con su infinita miseri-
cordia A los hijos de Don Bosco. Ved A
donde van A parar las limosnas del rico y
el 6bolo del pobre. Continuad, emprendida, altamente cristiana y humani-
taria, ayudando al Misionero que en todas
parties se sacrifice para sacar 6 tantos pueblos
de las sombras del error y de la muerte
en que ain yacen, para que llegue pronto
el dichoso dia en que tengan feliz cumpli-
miento las palabtas de nuestro divino Sal-
vador: < Fiet numn ovile et unus Pastor, >
que haya un solo redil y un solo Pastor.

)ITIii l f ^C11 I T ICi11TII- T 1 ITTi^^nTli ^ 1iTrO].

PASTORAL
de su Ilma. Carlos Luis d'Amour Oblspo de Cuyaba.


A todos nuestros amados Diocesanos salud, paz
y bendiei6n en 1Nuestro Senfor Jesucristo.
Llenos del mts grande jibilo os comunicamos,
amados hijos, una muy grata 6 important noticia ;
Mons. Luis Lasagna, Obispo titular de Tripoli y
dignisimo Superior de las Misiones Salesianas del
Brasil, Uruguay y Paraguay, nos dice lo siguiente
en una carta que desde San Pablo nos describe
con fecha 2 de Diciembre pr6ximo pasado: Ma-
fiana. 3 del corriente, se embarca en Genova
Mons. Cagliero con el personal que deberA acom-
pafiarme al Matto Grosso. Si dificultades impre-
vistas no me lo impiden, partir6 para Montevideo
hacia la mitad de Enero y en Abril me dirigir6
a Cuyaba. )
Nos congratulamos, pues, con vosotros, amados
hijos, por la segoridad que tenemos de tener
pronto entire nosotros A los dignos hijos de Don
Bosco, que atravesando la inmensidad de los
mares y soportando las penalidades de un tan
largo viaje, vienen a catequizar y civilizar a nues-
tros Indios y para ayudar A Nos en todo lo que
respect al bien spiritual de esta Di6cesis y
Estado. Desde ahora os rogamos, dilectisimos
hijos, que os dign6is no solo dispenser A estos
buenos Misioneros y a su superior Mons. Lasagna
la ben6vola y alegre acogida que so merecen,
sali6ndoles a recibir al puerto el dia de su arribo
y obsequiAndoles del mejor modo que vuestra ge-
nerosidad os dictare, sino tambi6n prestar vuestra
cooperaci6n para que puedan realizar el fin que
se proponen con la gracia de Dios y los subsidies
del Gobierno y del Estadd.
Considerando el digno Presidente de este Estado,
excelentisimo senior Doctor Don Manuel Jos6 Mur-
tinho, que la Religi6n es el centro donde con-
yergen las ideas de justicia, de amor y de li-


beitad, bien comprende que solo por medio del
Misionero ha de ser una realidad la civilizaci6n
de los Indios. Nos, apreciando las innumerables
ventajas de que todos gozamos profesando la fe
cat61ica y viviendo en el seno de la civilizaci6n
verdadera, merced al celo de valeiosos Ap6stoles
que no cejaron un punto en su empeiio ante cual-
quier sacrificio para comunicarnos la luz del Evan-
'gelio, no podemos menos de tomar un just y
vivo interns por la suerte de aquellos infelices
que nacidos, como nosotros, en esta tierra brasi-
leila, vagan por montes y florestas ignorantes de
la obrda divine de su redenci6n, sedientos do
verdad y del bien, A pesar de encontrarse tan
cercanos a las aguas cristalinas de las fuent'es del
Senor.
Con estos sentimientos, ansiosos esperamos la
llegada de estos Misioneros que no se limitarAn
a catequizar A los salvajes, dejAndoles las palabras
de vida eteina y evangelizAndoles sobre los grades
tesoros 6 inestimables riquezas que tenemos en
N. Seior Jesucristo; sino que tambi6n, como ya
en otros Estados hicieron, fundardn una colonia
agricola y abrirAn en nuestra capital una casa de
educaci6n de artes y oficios para la educaci6n de
los j6venes menos favorecidos de la fortune, sin
exceptuar los hijos de los Indios; y procuraran
A muchos de ellos que no quisieren aprender un
arte Ai oficio, los medios necesarios para cultivar
las letras y prepararse A carreras superiores.
Estas, en verdad, son empress grandes, civili-
zadoras y adecuadas a la necesidad de los tiempos;
son obras de Dios y por esto mismo admirable,
de incontestable ventaja y de las que la sociedad
ha de reporter no escaso fruto.
Quiera el Seior que pronto podamos ver reali-
zadas estas empresas, como lo deseamos para la
prosperidad de nuestra Di6cesis y del Estado. Y
para que asi sea, imploremos, amados hijos, el
divino auxilio por la intercesi6n de San Francisco
de Sales, bajo cuya protecci6n estAn las Obras Sa-
lesianas y del que celebramos hoy la fiesta.
Publiquen los RR. PArrocos la present Pastoral
durante la Misa mayor y.registrenla en el libro
competent.
Dada en esta ciudad del Senor Buen Jesds de
Cuyaba, bajo el sello de nuestras armas, el 29 de
Enero de 1894.
f CARLOs, Obispo de CuyabA.





de Su Excelencia Reverendisima Mons. Luis Lasagna,
en su primer viaje al Matto Grosso.

I.
De Montevideo A Cuyabd, capital
del Matto Grosso. Direcci6n de
una Parroquia. Fundaci6n de
un Oratorio festivo.
Cuyabg, 7 de Agosto de 1894.
AMAIDisIMo PADRE DON RAA :
Habiendo partido nuestros hermanos el
26 de Mayo de Montevideo en el vapor Dia-
mantino, A los que me uni en la Asunci6n,
pues habia salido el 8 con mi field secretario






S.* -- 95 -


Don Juan Balzola, para poder pararme al-
gunos dias en el Paraguay, llegamos todos
felizmente a esta pequefla ciudad perdida
entire las florestas del Matto Grosso, el 1.8
de Junio, despu6s de 24 dias de navegaci6n.
Cuyaba fu6 fundada por los buscadores
de ore provenientes del Estado de San
Pablo, los que habiendo encontrado gran
abundancia del vil metal, A las orillas del
rio, concurrieron en gran ndmero hari ya
cosa de dos siglos, y dieron principio 4 la
ciudad.
Exaustas las minas de ore, el Gobierno
brasileilo estableci6 un presidio military y
construy6 una plaza fuerte para defender
sus inmensas fronteras que lo separan del
Paraguay, Bolivia, Peru y del Ecuador.
El Estado del Matto Grosso, del que
Cuyaba es la capital, tiene una superficie
de mis de un mill6n y trescientos mil metros
cuadrados, siendo por lo tanto mayor que
Espafia, Francia 6 Italia juntas. Sobre este
inmenso territorio viven apenas 80,000 hom-
bres bautizados, siendo ocupado el resto por
numerosas tribus salvajes que lo corren en
todas direcciones.
Puede V. imaginarse, amado Padre, el
trabajo que encontrarian nuestros Misio-
-neros si se internasen en estas espesisimas
selvas en busca de salvajes que evangelizar.
Es un campo ain enteramente virgen en el,
que puede ejercitarse holgadamente el celo
de una entera legi6n de Misioneros.
Apenas aqui llegados, aceptamos, como
punto de partida, la parroquia de San Gon-
zalo, en el puerto de Cuyabd. Comenzamos
per abrir un.pequefo asilo para hu6rfanos
y un Oratorio festive que ya se v6 muy
concurrido. Desde aqui nos encamirlaremos
hacia las selvas y abriremos la primera Mi-
si6n A las orillas del rio San Lorenzo, a,
unos 250 km. de aqui, para evangelizar a
los Coroados, que son los mismos que con
sus correrias y crueldades, per tantos ailos
difundieron el terror y la desolaci6n per
todas estas parties.
Tiempo atrds mand6 el Gobierno contra
ellos algunas expediciones militares, que A
pesar de la carniceria que en ellos hicieron,
no lograron esterminarlos. Pens6, en vista
de esto, atra6rselos con viveres y regales y
desde hace algunos aiios les paga tribute
de viveres para contender su furor 6 impedir
sus correrias; pero sin lograr infundirles el
mAs rudemental conocimiento de civilizaci6n.
Dentro de dos semanas nosotros iremos con
la Cruz de Jesucristo a amansar A estos
salvajes que solo tieneu de hombres la
figure.
Mas antes de ponernos de prop6sito 6
tratar de la pr6xima expedici6n entire los In-
dies Coroados, y de otras nuevas empresas
proyectadas, de la indole, uses y costumbres
de estas tribus y de la esperanza que abri-
games de reducirlas al redil de Jesucristo,


permitame, querido Padre, que dando un
vistazo atrds, le d6 algunas noticias sobre
el largo camino que hasta aqui hemos re-
corrido.

Sobre el Plata. Un triste saludo
al Colegio de San Nicolas. Vi-
sita a los Salesianos del Rosario.
El rio Parani.

De Montevideo a Cuyaba- hay mas de
cinco mil km. de distancia que deben re-
correrse contra la corriente de los rios y en
pequefios vapores, raz6n por la que el viaje
se hace interminable. Es impossible formarse
una idea de la grandeza de estos gigan-
tescos rios; el Plata tiene unas cien millas
de anchura en su desembocadura. Partiendo
de Montevideo seviaja un dia come en un mar
inmenso de agua dulce y dejando despu6s 4
la derecha el Uruguay, se entra en el Pa-
rana por una de sus grandes bocas. La orilla
derecha del que asciende es muy baja; raz6n
por la que el rio en sus crecidas form pan-
tanos sin fin.
Al tercer dia de navegaci6n pasAbamos
junto a la alta ribera sobre que se levanta
la ciudad de San Nicolas de los Arroyos, y
desde bordo mandamos un triste saludo 6
nuestros hermands que ni aun siquiera segura-
mente pensaban on nuestro paso por tan
cerca de su morada que surge como un viejo
castillo de ]a Edad Media.
Por la tarde, bien entrada la noche, lle-
gamos a Rosario done nos. eseraba Don
Piovano con algunos de sus ninos; y apro-
vechando la parade del buque para cargar
mercancias, visitamos nuestro Colegio. Es
una modestisima casa, pere que se desarro-
llar6 much. El Rosario es una ciudad rica
y populosa, trabajada por las sectas y los
vicios, sin que haya quien pueda poner un
dique a la corrupci6n siempre creciente. El
comercio es animadisimo; abunda la riqueza
y la poca religion que tienen la posponen 4
la sed del oro y de los placeres.
Visit6 tambi6n el Colegio de las Hijas de
Maria Auxiliadora, que ocupan un vasto
terreno y que en poco tiempo han construido
una bonita capilla y cada dia van ensan-
chando mis y mis el Colegio para poder
tender a las muchas nifias que A ellas
acuden.
i Cuanto bien estan llamadas 6 hacer estas
dos casas! Yo di gracias 6 Dios y bendi-
ci6ndolas con toda la efusi6n de mi alma,
volvimos de prisa 4 bordo para continuar
nuestro viaje.
Estos nuestros hermanos de Rosario eran
los filtimos que debiamos encontrar en nues-
tro camino, por lo que, debiendo en adelante
tratar con cars desconocidas y cambiar de
costumbres, sentiamos en nuestro coraz6n el
aislamiento que esto nos producia, y absor-
tos y distraidos contemplAbamos las majes-







- 96 -


tuosas ondas del vasto Parana. i Que enor-
mes masas de agua! iCuantas vueltas tor-
tuosas, cuantos caprichosos islotes forma en
su curso este gigantesco rio! Los ge6grafos
que han medido el volume de sus aguas,
lo calculan en mds de 120 veces mayor que
el Ebro y 35 mas que el Paraguay.
A media que uno se va alejando del
puerto de Rosario, la orilla derecha se eleva
y baja la izquierda, presentando las extensas
lanuras donde se encuentran las c6lebres
colonies de Santa F6, en las que viven y
riegan con su sudor la hospitalaria tierra
mis de 300,000 emigrantes, en su mayor
parte italianos. iLastima grande,,que estos
infelices carezcan de la necesaria asistencia
religiosa! Asi se explica que no ha much
se revolucionaran movidos por ambiciosos
revolucionarios; revoluci6n que el Gobierno
sofoc6 con su sangre. iPobres emigrantes!
!Cudn triste es la condici6n de la mayor
parte de ellos, que tienen que comprar 4
costa de su fe su bienestar material!
i Quiera N. Senor que nuestra Casa de
Rosario se desarrolle lo bastante para poder
mandar Misioneros que los alienten A con-
servar intact su fe y 4 no renegar de las
religiosas tradiciones de sus mayores y de
su patria!
(Se continuard).





VARIEDAD


Es necesario no demnorar la conver-
sion. En una ciudad de Francia vivia un
rico comerciante, padre de numerosa familiar,
tranquilo y laborioso, pero descuidado en el cum-
plimiento de sus deberes de cristiano. Sucedi6
que un c6lebre orador lleg6 a predicar las confe-
rencias de adviento. Grande fu6 el concurso;
muchas almas abandonadas se habian reconciliado
con Dios; pero el negociante, A pesar de las re-
petidas instancias de su mujer, no quiso seguir
el ejemplo.
SSentado una vez a la mesa con toda su fami-.
lia, advirti6 sefiales de l8grimas en los ojos de
su virtuosa esposa. x Vamos, la dijo en broma,
icon que hoy ha habido llanto!... Ya conozco el
motivo... Es necesario ser mds razonables; bien
sabes que no soy un impio, ni un enemigo de la
religion, y que ya vendra dia en que me confe-
sar6. Amigo mio, dices que te confesar8s;
pero L y si antes llega la muerte ? i Bah siem-
pre la misma cosa; no tienes mis que la muerte
repentina a los ojos. Tranquilizate. Y golpeandose
el pecho agreg6: < Mira, hay todavia aqui bas-
tante fuerza y vida... >) Y esto diciendo, palide-
ci6... y cay6... Le recogieron. ; Estaba muerto!


Bibliografia,


La Semana Cat6lica. Revista Keligiosa
Dedicada 4 Fomentar la Piedad en las Familias
Oristianas. Este semanario cat6lico, no nece-
sita recomandaci6n alguna; 61 por si solo basta
para recomendarse. El encontrarse en todas par-
tes, es una evidence prueba de la pureza de sus
arraigados sentiinientos cat6licos. Por si nuestro
Boletin llega d alguna part, aun cuando sea en
la Am6rica, 4 donde ella adn no haya llegado, nos
honramos recomend6ndosela a nuestros lectores,
seguros de que nos dardn las gracias. Se subs-
cribe en Madrid-Bolsa-10 pral.

E1I Auxiliar del Puilpito. Esta acredi-
tada 6 interesante Revista ha entrado en el ddcimo-
cuarto afio de su publicaci6n.
Cada nfimero consta de 24 piginas, en 4.0 espahol,
independientes de la cubierta. Se public los dias
7,17 y 27 de cada mes.
Se divide en tres seeciones: I.a De Sermones. 2.8 De
Lilurgia. 3.' De obras escogidas, ascdticas, teol6gicas y
predicables, cada una con paginaci6n diferente, para
que puedan encuadernarse por separado.
Precio de la suscrici6n: 0,75 c6ntimos, al mes, en
Espaia, y 1 peseta en Ultramar y America.
No se admiten suscriciones por menos de un afio.
No se servirg suscrici6n alguna sin que se bone,
por lo menos, un trimestre adelantado.
El pago se hard en letras del Giro mutuo 6 sellos
de franqueo, certificando en este caso las cartas. No
se responded de sellos que vengan sin certiicar.
Toda la correspondencia, consult y pedidos, se
deben dirigir al Presbitero D. Jos6 Maria Bueno
Pardo, Administrador de El Autxiliar del Pllpitb, El-
vira, 117, Granada.


COOPERADORES SALESIANOS OIFUNTOS

Exma. Sra. Marquess de Campo-Ameno- Medina Si-
donia (Cddiz).
Sra. D." Dolores Quintanilla Carmona (Sevillla).
> ) Andrea Flores San Jos6 de Collico. (Chile)
>) Jesfs Villar de Espinosa M6jico.
> >> Seiafina Ortega Reyes M6jico.
S > Micaela Villa Mdjico.
> >) Ana G. de Rubin M6jico.
>> > Luisa Rebollo de Carmona. M6jico.
Sr. D. Ignacio Benitez Puebla de los Angeles
(Mejico).
Agustin Diaz Naredo Pazo del Norte (Md-
jico).
S> Feliciano Alvarez M6jico.
> > Jos6 Barro, Abogado M6jico.
> Miguel Andrade, General M6jico.
>> Clenevel Ballen, Consul del Ecuador Paris.

Suplicamos encarecidamente A nuestros lectores no se olviden
en sus cotidianos ejercicios de piedad, de estas almas con
quienes en vida esturimos unidos con el vinculo de la cristiana
caridad. Acord6monos quo la caridad de que usAremos hacia
las benditas Almas del Purgatorio, Dios dispondrA se use con
nosotros despues de nuestra muerte.
REQUIEM AETERNAM DONA EIS DOMINE.
PATER, AVE, REQUIEM.


Con aprobaci6n de la Autoridad Eclesiastica Gerente JOSE GAMBINO.
Turin Tipografia Salesiana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs