• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Diciembre de 1894
 Indice del ano 1894














Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00036
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00036
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Table of Contents
    Diciembre de 1894
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Indice del ano 1894
        Page 175
        Page 176
Full Text




-I d 1


BOLETIN


Quien recibiere [ un nifio en mi
nombre, A mi me recibe.
(MATI. XVII.)
Os recomiendo la nifiez y la ju-
ventud; cultivad con grande es-
mero su educaci6n cristiana; y
proporcionadle libros que le en-
sefien & huir del vicio y & prac-
ticar la virtud.
(Pio IX.)
Redoblad vuestras fuerzas A fin -
de apartar & la nifiez y juven-
tud de la corrupci6n e incredu-
lidad y preparar asi una nueva
ghneraci6n.
(LEON XIII.)


SALESIANO


Debemos ayqdar Ai nuestros her-
manos A fin de cooperar A la
difusi6n de la verdad.
(III S. JUAN, 8.)
Atiende A la buena lectura, a la
exhortacion y 6 la1 ensenanza.
(I TIMOTII IV, 13.)
Entre las cosas divinas, lamas su-
blime, es la de cooperar con Dios
A la salvaci6n de las almas.
(S. DiONISIO.)
El amor al pr6jim6, es uno do
los mayores y mas excelentes
does que la divina bondad
puede conceder A los hombres.
(El Doct. S. FRANc. do Sales)


-4_( DIRECCION en el Oratorio Salesiano Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) ))~+-


SUMAISIO.
SE&LICITACIO).
UNA OBRA DIGNA DEL MAYOR ENCOMIO.
EL CONGRESo CAT6LICO DE TARRAGONA Y LOS HIJOS
DE DON BosCO.
DESPEDIDA DE OTROS 40 MISIONEROS SALESIANOS.
SOLEMN REPARTICI6N DE PREMIOS E L INSTITUTE
SALESIANO DE BAICELONA (HOSTAFRANCIIS).
VISIT DE DON RUA A LOS COOPERADORES DE LA
SUIZA, ALSACIA, BALGICA Y HOLANDA.
Los SALESIANOS EN MILXN y la bendici6n del S. Padre.
GRACIAS DE MARfA AUXILIADORA.
LA OBRA DE DON BosCO EN AMERICA: CHUBUT:
Una visit A los Cat6licos de la colonia protestante.
CHILE: Una fiesta en nuestro Colepio de Con-
cepto6n. MWJ.co: Breves noticias de 1 s adelantos
de la Obra Salesiana en Puebla. Segundo informed
uue al bendeoirse el nuevo dormitorio en el Colegio
de Puebla, ley6 el R. P. D. Rafael M. Piperni. -
ECUADOR : 4 Que sonlos Talleres Salesianos, y cuanto
we gasta en ellos
HISTORIC DEL ORATORIO DE S. FRANCISCO DE SALES.
INDICE DEL ANO 1894.


.. "- i- ..i.

El Rev."0 Sr. Don Miguel Rua
y todos los Salesianos deseanfe-
lices pascuas y ano nuevo a sus
Coope adores y bienhechores; y
los nifios que se educan en el
Institute aplicaran elfruto de una
comuni6n para que el Sefor les
come de todo genero de gracias.


UNA OBRA DIGNA DEL MAYOR ENCOMIO

Todo el mundo reconoce que la prensa
es el agent m~s poderoso de nuestros
dias; y si bien sea de suyo indiferente,
pudiendo servir do instrument tanto
para el bien como para el mal,. conside-
rada la condici6n actual de la sociedad,
es un arms funestisima que here de
part a part las almas, y que junto con
debilitar en ellas la fe extraga lastimo-
samente las costumbres.
Si tuviera mi pluma el don de a1gri-
mas, yo escribirfa las histories ms do-
lorosas y las lamentaciones mAs tristes
sobre las perniciosas influencias produ-
cidas por las malas lectures.
Prudh6n mismo confiesa que comenz6 i
perder los buenos principios con leer una
novel. Voltaire, Rousseau y otros mil
bebieron en los malos libros el t6sigo
que les envenen6 el coraz6n y las ideas.
No hace much que "retirado ta la
Morgue el cadaver de una nifia que se
habia arrojado en el Sena, se le encontr6
en el bolsillo del vestido un libro, en
cuya tiltima ptgina habia escrito: < Pues
que he sido traicionada como ella, es
menester que muera come ella. >>


_~ __


Publicaci~n monsua.l


ANO IX- N. 12.


DICIEMBRE -do 1894







- 154 -


Y lo mAs deplorable es que en la misma
proporci6u en que hoy se multiplican los
lectores, se aumentan los libros y peri6-
dicos irreligiosos.
1No ha habido en la historic 6poca mAs
fecunda en producciones malsanas. S61o
en Francia se imprimen anualmente mns
de diez millones de malos libros, que se
extienden por el mundo como otros tantos
emisarios del inferno; y s61o en Paris
se lanzan cada dia la publicidad mAs
de dos millones de ejemplares de diaries
impios.
Si por otra parte se atiende A la pro-
paganda protestante, cu6ntanse tambien
por millones los libros herejes que la
Sociedad Biblica de Londres difunde
cada afio.
Es, pues, necesario que a la vertigi-
nosa corriente del mal se oponga la co-
rriente en6rgica del bien, que los hijos
de la luz no sean menos activos y pru-
dentes que los hijos del siglo. Op6ngase
prensa A prensa, libro & libro, diario a
diario; y la gracia hara lo que no sea
dable a la naturaleza. Ayidate que Dios
te ayudard, es un proverbio biblico ex-
presado de un modo eminentemente po-
pular.
Nada, pues, mejor a este prop6sito
que la obra de que volvemos a hacer
menci6n.
Empefados los Salesianos en continuar
los trabajos de su fundador y padre Don
Bosco y de darles ensanche y vuelo, pro-
curan propagar mis y mas las Lecturas
Cat6licas de que en el Boletin de octubre
dimos noticia A nuestros lectores. La im-
portancia de ellas nos mueve A reco-
mendar de nuevo las recientemente es-
tablecidas en Sarria de Barcelona. Porque
si a muchas almas han perdido las malas
lectures, A muchas han salvado las bue-
ias: diganlo San Augustin y los dos cor-
tesanos de que nos habla este mismo
santo; diganlo la Harpe y Lord Byron,
Litr6 y otros ciento. Y puesto que en
esta material mAs valen los ejemplos que
las razones, s6anos permitido citar el si-
guiente:
El afio de 1521, dice Rivadeneira,
estando los Franceses sobre el castillo
de Pamplona, que es cabeza del reino
de Navarra, y apretando el cerco cada
dia mAs, los caiitanes que estaban dentro,
estando ya sin ninguna espera.nza de
socorro, trataron de rendirse, y pusi6ranlo
luego por obra si Ignacio de Loyola no


se lo estorbara, el cual pudo tanto con
sus palabras, que los anim6 y puso co-
raje para resistir hasta la muerte a!
Frane&s. Mas, como los enemigos no
aflojasen pronto de su cerco, y continua-
mente con canones reforzados batiesen
el castillo, sucedi6 que una bala de una
pieza di6 en aquella parte del muro donde
Ignacio valerosamente peleaba, la cual
le hirio en la pierna derecha, de manera
que se la dejarret6 y casi desmenuz6 los
huesos de la canilla. Y una piedra del
mismo muro, que con la fuerza de la
pelota resurti6, tambi6n le hiri6 mala-
mente la pierna izquierda. Derribado por
esta manera Ignacio, los demas que con
valor se esforzaban, luego desmayaron,
y desconfiados de poderse. defender, se
dieron A los Franceses, los cuales llevaron
A Ignacio A sus reales, y sabiendo qui6n
era, y vi6ndole tan mal parade, movidos
de compasi6n, le hicieron curar con
much cuidado. Y estando ya algo mejor,
le enviaron con much cortesia y libera-
lidad A su casa.
Era Ignacio en este tiempo muy cu-
rioso y amigo de leer libros profanos de
caballerias, y para pasar el tiempo, que,
con la cama y enfermedad, se le hacia
largo y enfadoso, pidi6 que le trajesen
algin libro de esta vanidad. Quiso Dios
que no hubiese ninguno en casa, sino
otros de cosas espirituales, que le ofre-
cieron, los cuales 61 acept6, mAs por en-
tretenerse en ellos que no por gusto y
devoci6n. Traj6ronle dos libros, uno de
la vida de Cristo, nuestro Sefior, y otro
de vidas de santos, que comunmente
llaman Flos Sanctorum. Comenz6 A leer
en ellos, al principio, como dije, por pa-
satiempo, despu6s poco A poco por afi-
ci6n y gusto. Porque esto tienen las
cosas buenas, que cuanto mas se tratan,
mis sabrosas son. Y no solamente co-
menz6 A gustar, mas tambi6n a trocAr-
sele el coraz6n, y a querer imitar y obrar
lo que leia. Y alumbrados ya sus ojos, y
esclarecidos con nuevo conocimiento, y
esforzada su voluntad con el favor de
Dios, di6se priest y pas6 adelante, ayu-
dAndose por una part de la lecci6n y
por otra de la consideraci6n de las cosas
divinas, y apercibidndose para las asechan-
zas y celadas del enemigo. Y trat6 muy
de veras consigo mismo de mudar la
vida, y enderezar la proa de sus pensa-
mientos A otro puerto mAs cierto y mis
seguro que hasta alli, y destejer la tela







- 155 -


que habia tejido, y desmarafiar los em-
bustes y enredos de su vanidad, con
particular aborrecimiento de sus pecados
y deseo de satisfacer por ellos, y tomar
venganza de sf, que es comunmente el
primer escal6n que han de subir los que
por temor de Dios se vuelven 4 e1. Y
aunque entire estos prop6sitos y deseos
se le ofrecian trabajos y dificultades, no
por eso se desmayaba ni se entibiaba
punto su fervor; antes armado de la con-
fianza en Dios como con un arnes tren-
zado de pies a cabeza, decia: < En Dios
todo lo podr6; pues me da el deseo,
tambi6n me dard la obra. El comenzar y
acabar, todo es suyo. >
Afadiremos otro posterior: como apenas
publicada la segunda edici6n de la In-
troducion d la Yida Devota cayera un
ejemplar en manos del bar6n de Mon-
thel6n, calvinista de Lorena, 6ste se
sinti6 tan movido con semejante lecture,
que sin poder contener su admiraci6n,
parti6 para Annecy con el 6nico prop6-
sito de conocer el autor, S. Francisco de
Sales, y conferenciar con 61. El Obispo
le recibi6 con su bondad habitual; las
conferencias se repitieron various dias y
aun semanas, pero el resultado no pudo
ser mas consolador. Al cabo de mes y
medio el bar6n abjur6 la herejia 6 hizo
profesi6n de fe cat6lica.




EL CONGRESS CATOLICO DE TARRAGON
Y LOS HIJOS DE DON BOSCO

*indmo. Sr D. Miguel Rua, Pbro. Turin.

MUY AMADO PADRE EN EL SEPOR:
Por encargo de nuestro Rdo. Sefior
Inspector, D. Felipe Rinaldi, me hallo
en esta capital con objeto de asistir al
cuarto Congreso national cat61ico. Ex-
presar los sentimientos de que esta em-
bargado mi Animo, manifestar las suaves
impresiones que estoy experimentando
en estos dias, no es cosa que yo pueda
hacer por escrito, y menos en el t4rmino
.de una carta.
Los Congresos Cat6licos, bien sabe V. R.,
son manifestaciones de fe, son una prueba
elocuente de que el sentimiento religioso
no esta muerto en el coraz6n de los


hombres, sin6 que vive de una vida
abundant y fuerte, a pesar de toda .la
guerra, que encubierta 6 descaradamente
le hacen los malos. No es, pues, extralio
si todos los cat61icos espafioles aceptaron
con entusiasmo la invitaci6n de los
Exmos. Prelados, asistiendo en el mayor
nimero possible a esta venerable asamblea.
El clero.y los seglares, la nobleza y
la ciencia, todo, en suma, Jo que esta
clasica tierra contiene de mas encunm-
brado en virtud y saber, acudi6 en masa
a la noble y antigua ciudad de Tarra-
gona. Y 6 la verdad muy acertado fu6
el haber escogido por sede del Congreso
esta ciudad, insigne por su importancia
hist6rica desde los tiempos cartagineses
y romanos, asi como, en la 6poca cris-
tiana, por su fe, por sus ilustres mar-
tires, y por los celebres Concilios provin-
ciales.
El pueblo tarraconense prob6 que no
era indigno de hospedar a tantos y tan
nobles congresistas; al contrario mani-
fest6 su content con todos los modos
posibles. Toda la ciudad esta engalanada;
banderas, gallardetes, luminarias abundant
en todas las calls, en todos los pisos y
ventanas, siendo muy raras las casas,
que con tales pruebas de aprecio 6 los
hospedados, no manifested su fe y piedad.
La cathedral, obra hermosisima de estilo
g6tico, est6 trocada en magnifico sal6n
destinado para las sesiones generals,
reuni6ndose las particulares en los salones
del grandioso seminario conciliar. El
manrtes (16 de octubre) tuvo lugar la sesi6n
inaugural bajo la presidencia del Emi-
nentisimo Sans y Fores, Arzobispo de
Sevilla, asistido por 21 prelados, predi-
cando el Excmo. Sr. Obispo de Vich,
quien pronunci6 un elocuentisimo discurso
sobre ]a utilidad de los Congresos cat6-
licos en los tiempos modernos.

Las Sesiones.
Como acabo de indicar, eran estas ge-
nerales y particulares. Distingufanse las
primeras por su. character solemne 6 im-
ponente. La venerable reuni6n de pre-
lados a cuya cabeza estaban dos Emmos.
Principes de la Iglesia, la majestad del
temple ornado con elegantes colgaduras
y hermosos tapices, que representan cua-
dros de la historic sagrada y patria, el
gran numero de congresistas, que ascen-
dian a mas de 4,000, formaban un con-







- 156 -


junto majestuoso y avasallador. Los dis-
cursos eran confiados 6 eminentes ora-
dores, ya seglares, ya eclesidsticos y por
su importancia, como por su desarrollo,
nada dejaron que desear. Todos ellos
versaban sobre cuestiones de actualidad,
cuales son: << la soberania temporal 6 in-
dipendencia del Romano Pontifice, la,
chesti6n social y obrera, la influencia
de la religion en la moral, en la ciencia
y en la vida de los pueblos. > Siento no
poder dar aqui un extract de todos ellos
A causa de su multiplicidad y extension.
Dir6 tan solo que todos los oradores
correspondieron y superaron la fama que
les habia precedido, entusiasmando con
su elocuencia i cuantos tuvieron la honra
de escucharlos.
Mas en donde los arguments tratados
revestian una especial importancia era
en las Sesiones particulares. Estas eran
cuatro: la 1a trataba de asuntos piadosos;
la 2a de asuntos de jurisdicci6n y ense-
fianza; la 3, de asuntos de caridad, y la
4" de asuntos religioso-sociles.
Cada una tenia por president a various
de los Sres. Obispos y era digno de suma
alabanza el ver con cuanta caridad y ar-
monia procedian las discusiones confiadas
A su studio.
No puedo dar de todas una relaci6n
detallada; me.limitar6, pues, tan s61o o
indicar algo sobre la 3' y 4a, en las que
tuve el gusto de intervenir por tener re-
laci6n con nuestra querida Congregaci6n
Salesiana.
Uno de los arguments propuestos al
studio de la 3' sesi6n fue tratar de la
<< necesidad de fomentar las vocaciones
eclesiasticas entire las classes pobres, que
son las que dan hijos A la Iglesia. -
Institutos y asociaciones que se consagran
a tan alto fin. Medios de coadyuvar a
extender su acci6n. >
Como v6 V. R., este argument es uno
de los que mds directamente se refiere a
nuestra misi6n. Unico deseo de D. Bosco
era el de cooperar a la salvaci6n de las
almas en general, y particularmente de
former sacerdotes, que, ya sea en las
parroquias, ya en las misiones. extran-
jeras, trabajaran en la vifia del Sefior.
Por eso fund seminaries, colegios; por
eso instituy6 la hermosa obra de los
Hijos de Maria Auxiliadora que tantos.
celosos sacerdotes 6 intr6pidos misioneros
ha dado a la Iglesia. Puesto esto, Lc6mo
podia yo quedar mudo y no aprovechar


ocasi6n tan favorable para hacer conocer
mis y mAs nuestra obra ?
Invitado por nuestro amadisimo pre-
lado el Exmo. 6 Ilmo. Sr. Dr. D. Jaime
Catala y Albosa, president de la Sesi6n,
expliqu6 lo que son los Salesianos, lo
que hacen y lo que desean hacer en esta
hidalga tierra en bien de los j6venes lla-
mados al estado eclesiastico. Mis palabras
fueron muy bien recibidas por todos y
el Exmo. Sr. President se dign6 dar .
ellas detalladas explicaciones. Recordando
con gusto la visit que D. Bosco hizo i
Espafia en 1886, dijo c6mo nuestro amado
padre le manifest 4 la saz6n ser deseo
de Sn Santidad la fundaici6n de una
Casa Salesiana que tuviese particular
objeto de preparar A los j6venes para
los seminaries, asi come para las mi-
siones; dijo que 61 no s61o habia apro-
bado tan santa obra, sino que la habia
bendecido con toda la efuisi6n de su
alma.
Concluy6 diciendo: << Ya saben los Sa-
lesianos que yo los amo much y que
much espero de su celo y actividad. >
La 4' Sesi6n que trataba de asuntos
religioso-sociales vers6 casi today sobre la
cuesti6n obrera, los defects de que ado-
lece, el estado material y moral de la
clase trabajadora, de los medios para
remediarlos. Sabido es por todos que
Don Bosco trabaj6 sin descanso hasta el
illtimo moment de su vida para la sal-
vaci6n del obrero. Sabido es c6mo pre-
cisamente en vista del rumbo que iba to-
mando el pavoroso problema obrero-so-
cial, 61 procur6 desde los primeros afios
de su ministerio fundar talleres y escuelas
de artes y oficios para recoger en ellos
a los hijos de los obreros, instruirlos,
educarlos, y devolverlos despu6s 4 la so-
ciedad, trocados en obreros cristianos y
buenos padres de familiar.
El Sr. D. Narciso M' Pascual, distin-
guido Cooperador salesiano, present al
Congress un hermoso discurso, tratando
sobre el tema: < La Congregaci6n Sale-
siana y los obreros. > En 61 con elegant
frase y elevados pensamientos manifesto
la utilidad de los Talleres Salesianos,
puesto que curan los males de la clase
obrera desde su raiz, y A la vez que le
ensefia un arte ii oficio con que deberi
ganarse el pan de la vida, imbuye en
su animo las ensefianzas catl6icas que le
han de sostener en medio de los peligros
a que se vo expuesta. En consecuencia








-- 157 -


ol orador llam6 la atenci6n del Congreso
y en particular de la presidencia sobre
osta instituci6n, asegurando que, si no el
uinico, es uno de los medios principles
para alcanzar tan noble fin, y, A ser
apoyada y favorecida, darA sin duda en
Espafia los excelentes resultados que ya
esta produciendo en Italia, en Francia,
on Am6rica y en todas las parties en que
so hall establecida.
Espero que el Sr. Pascual nos per-
mitird imprimir y publicar su discurso,
pues, segin parecer de todos, bien lo
merece. Excusado es decir que los
Exmos. Sres. Obispos que formaban la
Presidencia y en particular el Exmo. Sr.
Dr. D. Salvador Casaiias, Obispo de Urgel
y principle de Andorra, aceptaron con
especial complacencia la propuesta de
nuestro distinguido bienhechor. Al pa-
recer de los prelados se uni6 el de toda
la asamblea; pues la propuesta fu6 apro-
bada por unanimidad sin discusi6n nin-
guna.
Visitas a los Obispos.
Nuestro Rdo. Sr. Inspector, 6 mi sa-
lida de Barcelona, me encarg6 visitara y
besara de su parte el anillo pastoral a
algunos Obispos asistentes al Congreso.
Entre ellos tuve la honra de saludar al
Emmo. Sr. Cardinal Arzobispo de S6-
villa, al Emmo. Sr. Oardenal Arzobispo
de Valencia, al Exmo. Sr. Arzobispo de
Tarragona,, los Sres. Obispos de Bar-
celona, Auxiliar de Zaragoza, Lugo, etc.
Todos estos prelados quisieron deta-
Hlados informes sobre nuestra Congrega-
ci6n, manifestando su satisfacci6n por los
trabajos de los Salesianos los que tienen
alguna de nuestras casas en sus di6cesis,
y los que no, su deseo vivisimo de tener
una fundaci6n salesiana. Estas pruebas
de afecto creo serin para V. R. de gran
consuelo: asi como son para nosotros un
grande estimulo para trabajar en favor
de la juventud pobrey abandonada.
El 19 del corriente lleg6 el Exmo. Sefior
Cretoni, Nuncio de S. Santidad en Es-
paia. Fu6 recibido por todas las Autori-
dades eclesiAsticas y religiosas, con todos
los honors que a su elevada dignidad
pertenecen. Objeto de su venida es asistir
a la solemne conclusion del Congreso,
dando en nombre del Sumo Pontifice la
bendici6n apost6lica 6 todos los que en
Z1 tomaron parte.
El pr6ximo lunes dicho Exmo. Sefor


es esperado en Barcelona, cuyos habi-
tantes quieren emular 6 los Tarraconenses
en tributar al representante del Vicario
de J. 0. todas las pruebas de amor y
veneraci6n que merece el padre comfiu
de los fieles.
Concluyo, Rdo. Padre, esta relaci6n tal
vez demasiado larga, suplicando bendiga
a nosotros sus hijos, A los bienhechores
y Cooperadores Salesianos, A fin de que
podamos salvar muchas almas, ycon ellas
tambi6n la nuestra.
Queda de V. R. afmo. hijo en Cristo
Q. S. M. B.
ANT. AnIE, Pbro.
Tarragona 20 octubre de 1894.



DESPEDIDA

de otros 40 Misioneros Salesianos

En la tarde del miercoles, 31 de octubre il.
timo, uh hermoso grupo de 40 j6venes, re-
cientemente salidos. del Seminario de las
Misiones Salesianas, estaban formados en el
presbiterio de Maria Auxiliadora, para re-
cibir la bendici6n de Jesfs Sacramentado y
del Arzobispo de Turin, antes de partir para
la Am6rica del Sur. A estos se habian taun-
bi6n unido otras personas para implorar ]a
bendici6n de Dios y la protecci6n de Mariia
Santisima para las Casas salesianas del-
Africa y de Palestina, A las cuales van des-
tinados, y especialmente para la nueva quo
establecerna en Tdnez este mes.
La vasta iglesia estaba Ilena de seniores y
de pueblo deseoso de asistir a tan consola-
dora funci6n de la fe cat6lica; cuando, des-
puns de breve lecture spiritual, subi6 al
pflpito el misionero Don Domingo Tomatis,
director del Colegio de Artes y Oficios de
Santiago de Chile y cabeza de uu numeroso
grupo que se dirige 6 Chile, Perd y la
Tierra del Fuego.

Don Domingo Tomatis es uno de los pr-
meros Salesianos que desembarcaron en la
America meridional, formando parte de la
primera espedici6n de nuestros misioneros
en 1875. Despu6s de 19 afios de fatigas
apost6licas, A primeros de setiembre volvia
A Italia con el fin de llevar consigo bueu
niimero de obreros evang6licos A aquellas le-
janas regions.
En 19 anos pasados en aquellas vastisimas
Repfiblicas, claramente ha podido conocer las








- 158 -


grandes necesidades espirituales de tales
pueblos. Con palabra fAcil, clara y espon-
tafiea y con acento persuasive entretuvo al
numeroso auditorio sobre la necesidad de
que partan continuamente misioneros para
aquellas remotas regions y sobre el inmenso
bien que 6stos estAn destinados A hacer en
medio de las tribus salvajes y de los pueblos
civilizados, y especialmente A los pobres
emigrados de Europa.
Habl6 de cuanto los Salesianos y las Hijas
de Maria Auxiliadora van trabajando en
favor de los emigrados en las principles
ciudades do aquellas repfiblicas; habl6 tam-
bi6n de las peri6dicas visits que hacen A
varias colonies europeas, contando tiernisi-
mas escenas que pasan entire aquellos colonos,
que generalmente pasan aios y alios sin ver
un sacerdote, 6 uno quo able su idioma.
iSon hechos que arrancan 1Agrimas !
Tambi6n entire aquellos pueblos que so
laman civilizados cuanto hay que hacer
cuanta necesidad de sacerdotes! < Fui A vi-
sitar las cArceles de una de aquellas provin-
cias, decia Don Tomatis, y prediqu6 la pa-
labra de Dios para preparar A los santos
sacramentos A los infelices prisioneros. Des-
pu6s de much trabajo, un dia hallAndome
entire ellos, vi un joven de largos cabellos
y de centellantes ojos que estaba A la larga:
tenia pAlido el color y parecia conmovido.
S Por qu6, dije entonces, no se me acerca
y viene A confesarse? jAh! padre, res-
pondieron los otros, no able de aquel in-
feliz; de aquel coraz6n de.tigre no obtendrA
nada. Es todavia joven, y ya pesan sobre
su conciencia diez y siete homicidios, de los
cuales el iltimo fu6 el parricidio. Me le
acerqu6: le vi cargado de cadenas en los
*pies y en las manos. Tuvimos un coloquio
largo y conmovedor. Al fin: jAh! padre,
exclam6, os doy gracias. Vuestras predica-
clones me han.hecho conocer ADios. I Cunto
he Ilorado estos dias! Si pocos alos antes
hubiera conocido tan hermosas verdades, seria
Sinocente. Fui cruel 6 inhumane, porque no
conocia A Dios, ni A la religion. La con-
versi6n de aquel infeliz fu6 tan edificante,
que todos los encarcelados quedaron mara-
villados, jAh! desgraciadamente todavia
son muchos los que .no conocen A Dios,
porque faltan sacerdotes. Por lo tanto es
just, es necesario que partan misioneros
para predicar el Evangelio, para predicar A
Jesus Orucificado en aquellos pueblos, que,
porque no lo conocen, viven apartados de la
verdad y de la virtud. >
Despues de narrar otros hechos acaecidos
entire los salvajes, pasa A recomendar A los
oyentes tres cosas: la oraci6n, la limosna y
la generosidad de coraz6n, no poniendo obstA-
culos, antes bien ayudando las vocaciones
para las misiones entire sus hijos.
SPartimos, 6 seoores, dijo al fin con voz
conmovida. Las misiones nos esperan, de-


jadnos partir. En nuestro coraz6n sentimos
fuertemente el amor de la patria, de los pa-
rientes, de los superiores y de los amigos;
y no obstante os decimos: dejadnos partir.
Dios lo quiere, innumerables almas nos es-
peran: es necesano que so cumpla el sacri.
ficio. Partimos; acordaos siempre de nosotros;
rogad para que en nuestro viaje nos sean
propicios los vientos; rogad para que nuestra
mies sea abundante, y desde lejos ayudadnos
tambi6n A salvar el mayor nfmero possible
de almas, para que juntamente con ellas po-
damos vernos en el Paraiso. >
Despu6s de Don Tomatis, el veneradi-
simo Arzobispo de Turin, Monsefior David,
siempre ven6bolo con los pobres Salesianos,
di6 la bendici6n con el Santisimo Sacra-
mento. Recitadas las oraciones de los pere-
grinos, el mismo Excelentisimo Pastor diri-
gi6 desde el altar su ardiente palabra a, los
misioneros y a la inmensa multitude.
Cuando Monsefior hubo concluido, los mi-
sioneros pasaron A dar el abrazo A los su-
periores y hermanos reunidos en el presbi-
terio; despues, atravesando por entire la mul-
titud conmovida y Ilorosa que les daba el
iltimo saludo, salieron del santo temple y
partieron, mientras la suave brisa del ano-
checer hacia sentir el festoso sonido de las
campanas del santuario.
Adi6s, amados hermanos; que el Apgel
del Senor os acompafie y alcance que nos
veamos juntos en la beat eternidad.
Estos 40 misioneros se distribuyen asi:
5 para el Brasil, quo abrirAn una nueva
casa en Pernambuco, ciudad important de
130,000 habitantes; 8 para Venezuela.
que abrirAn dos casas, una en la capital, Ca-
racas y otra en Valencia; 5 para M6jico,
y 22 capitaneados por Don Tomatis'van
destinados A las diversas misiones de la
Tierra del Fuego, Chile y Peru.
"" ,-.. .-- .. u..


Slemne reparticidn de premios

en el 1n3tituto Salesiano de Barcelona (Hostafranchs)


Muy Rdo. Sr. D. Miguel Bta Turin.

MUY REVDO. PADRE
Y VENERADO SUPERIOR:
El dia 5 del corriente mes tuvo lugar en
esta casa la repartici6n de premios A los
alumnos que mAs se han distinguido por su
buena conduct y aplicaci6n al studio du-
rante el curso acad6mico de 1893-94.
El acto result solemne por el grandisimo
nfmero de personas que lo presenciaron, por
los numerosod premios que se repartieron,








- 159 -


asi como por las escogidas piezas de misica
ejecutadas por nuestra Banda obrera de San
Jose y brillantes poesias declamadas por los
nifios.
Ocup6 la presidencia en representaci6n de
nuestro venerado Prelado, Exmo. Sr. Dr. Don
Jaime Catali, el muy Iltre.. Sr. Dr. Jos6
Vallet, can6nigo de esta santa iglesia cate-
dral y Rector del seminario conciliar de esta
Di6cesis. Acompafinbanle representaciones
de la Juventud cat6lica, Asociaci6n de ca.
t6licos, Congregaci6n de S. Luis Gonzaga,
Centro moral 6 instructive de la parroquia
de S. Francisco de Paula, y varies bienhe-
chores de la casa que quisieron darnos de
este modo una prueba del amor que nos
profesan. Entre las varias composiciones que
se declamaron fu6 muy acertado el discurso
pronunciado por el senior D. Jos6 Font,
miembro del mencionado Centro moral-ins-
tructivo. Con fdcil palabra y castiza frase
catalana trat6 de la edudaci6n de la juventud
obrera, indicando c6mo uno de los medios
principles nuestras escuelas cat61icas; ma-
nifest6 la necesidad de enviar 6 ella 4 los
niios, encareciendo en particular manera
que sus padres no los sacaran tan pronto de
ellas para colocarlos en el trabajo. Esta es
la llaga que desgraciadamente aflige a4 la
clase menesterosa, la cual impulsada por la
necesidad, de ordinario saca demasiado pronto
a sus hijos de la escuela, para colocarlos en
talleres en donde olvidan lo que.tienen apren-
dido en las classes y quedan expuestos a una
perversi6n casi segura.
Los premios consistian en prendas de
ropa; como camisas, pantalones, blusas, al-
pargatas, etc., generosamente ofrecidos por
algunos fabricantes de esta capital.
A estos sefiores, asi como 4 todos los que
en cualquier manera cooperaron con su ca-
ridad al sostenimiento de estas escuelas,
damos de todo coraz6n las gracias mds ex-
presivas, asegur4ndoles nuestras humildes,
pero fervorosas oraciones a Dios N. S., para
que les devuelva, segin tiene prometido, el
c6ntuplo en vida y la gloria eterna despu6s
de su muerte.
Para que V. quede enterado del bien que
con el favor de Dios se hizo en el curso pr6-
ximo pasado, pondr6 aqui algunos datos que
creo seran de su agrado.
Los alumnos que asistieron A nuestras classes
ascienden 6 709, estando repartidos en la
forma siguiente:
Clase elemental superior 86
>> > inferior 169
Classes de parvulos 206
> nocturnas para obreros 154
de solfeo y banda instru-
mental 94
A1 objeto de procurar el mayor adelanto
possible de los alumnos, cada una de las
indicadas classes eran subdivididas en dos


secciones, habiendo por consiguiente seis
profesores distintos encargados de la ense-
ilanza. Las nocturnas estaban subdivididas
en tres secciones 4 cargo de los mismos pro-
fesores.
El recreo dominical ordinariamente estuvo
muy concurrido por los j6venes de todas las
classes, aiadi6ndose a ellos muchos vecinos
de este barrio que ya empiezan 6 tomar ca-
rifio 4 nuestra capilla y acuden numerosos
4 las funciones que en ella celebramos. Y
pues hablamos de recreo dominical; cuanto
bien no haria si se estableciera por aqui una
fundaci6n de las Hijas de Maria Auxiliadora
que hicieran con las nifias lo que hacemos
nosotros con los nifios y los j6venes obreros.
i Qu6 grande cosecha se les ofrece! Nifias
jovencitas y j6venes trabajadoras de las fi-
bricas andan diariamente, mas en especial
en los dias festivos, por las calls, expuestas
a una perdici6n casi segura. Muchas de ellas,
cuyos hermanitos asisten 6 nuestras escuelas,
piden con insistencia las dejemos entrar en
el patio para recrearse; vienen con sus pa-
dres 4 las funciones religiosas; y de haber
por aqui quien se cuidara de su educaci6n,
saldrian buenas cristianas y madres de fa-
milia. Quiera la Virgen Santisima inspi-
rar A alguna caritativa persona que, siguiendo
el ejemplo de nuestra inolvidable bienhe-
chora Dofia Dorotea Chopitea de Serra (q.
e. p. d.), cooper 6 una obra que tanta
gloria ha de dar a Dios .S. y tanto bien
4 las obreras.
Uno de los medios con que pudimos atraer
4 los j6venes fueron el teatrito y la mfisica.
El character catalan es muy amante de
todo lo que es arte. De aqui es que las
representaciones teatrales, los conciertos mu-
sicales son ordinariamente concurridos de
personas de toda clase y condici6n. No hay
pues que extrafar si casi toda la juventud
del barrio acude a estas escuelas.
El buen Dios dign6se bendecir nuestros
trabajos que obtuvieron frutos en gran ma-
nera satisfactorios. Pues en la clase de ca-
tecismo pudimos preparar para la primer
Comuni6n a 135 j6venes, muchos de los
cuales pasaban de 16 anos, careciendo por
complete de instrucci6n religiosa; con las
classes de misica y banda instrumental lo-
gramos apartar del camino de la perdici6n
A un centenar de j6venes obreros que, atrai-
dos por el deseo de aprender el arte de la
mdsica, se instruyen a la vez en las grande
verdades cat6licas y se alejan de los peligros
4 que desgraciadamente estdn expuestos en
las horas desocupadas y en los dias festivos.
Con las classes nocturnas para obreros pudi-
mos desvanecer muchas dudas que en ma-
teria de religion habian ellos contraido, ma-
nifestandoles practicamente como el sacerdote
no es enemigo de la clase obrera, antes bien
es su amigo sincere, su apoyo, su defense,
puesto que la doctrine que 6l profesa es la do







- 160 -


Jesfis, modelo del obrero, de Jesfs que quiso
ganarse el pan con el sudor de su rostro,
viviendo y muriendo pobremente.
Por todo sean dadas infinitas gracias 6 la
misericordia de Dios S. N. y L su Santisima
Madre Maria Auxilio de los cristianos.
Ahora estamos de vacaciones. Mas 6 pesar
de ello no cerramos las puertas del colegio.
Continfian las classes de latin, de solfeo, de
banda instrumental, y el recreo dominical.
A primeros del pr6ximo septiembre volvere-
mos A empezar regularmente las classes; em-
pezando asi el quinto afio, desde la funda-
ci6n de esta casa. Para su feliz 6xito
confiamos en la protecci6n de la Virgen Auxi-
liadora, en la caridad de nuestros bienhe-
chores y en las oraciones de V. R.
Entretanto aprovecha gustoso la ocasi6n
para repetirse su afmo. hijo en Cto. y S. S.
y Capn.
Q. B. S. AM.
ANT. AIME, Pbro.






VISIT DE DON RUA

i los Cooperadores de la Suiza, Alsacia, B6lgica
y Holanda


En el pasado julio nuestro Superior Mayor
Don Miguel Rua fu6 4 visitar algunos de
los centros de nuestros Oooperadores de
Suiza, Alsacia, B61gica y Holanda. Tanto
por hacer Ilegar A estos benem6ritos Coope-
radores nuestros mis vivos agradecimientos
por los cordiales recibimientos hechos a nues.
tro amado Padre, como tambi6n para in-
formar ( nuestros lectores de lo que pasa
de important en nuestra Pia Asociaci6n,
daremos aqui una breve resefa de este viaje,
que dur6, se puede decir, todo el mes de
julio.
*
Partia Don Rua de Turin la mailana del
2 de julio, acompafado del Sac. Jos6 Laz-
zero, uno de nuestros Superiores, ya cono-
cido de los antiguos lectores del Boletin.
Despu6s de detenerse en Trecate para visitar
el nuevo Instituto Don Bosco, en Busto Ar-
sizio, donde aquel celoso Dean querria Sa-
lesianos, y en Como, que di6 ocasi6n a admirar
la gran cortesia del excelente Director Dio-
cesano, Rvmo. Can6nigo Casarico, y de otros
benemeritos Cooperadores, Don Rua con su
companero entr6 en la Suiza y descendia en
Balerna al dia siguiente por la tarde, aco.


gido con entusiasmo por los alumnos de
aquel Colegio nuestro.
Al dia siguiente, esparcida la noticia en
el Cant6n Ticino de la legada- del Sucesor
de Don Bosco, una infinidad de Coopera-
dores fu6 A Balerna para conocerle y obse-
quiarle. Se improvis6 una especie de acto
literario del que el Credente Cat6lico de Lu-
gano da una complete relaci6n. Hablaron
entire otros el Revdo. Ec6nomo spiritual do
Pieve de Balerna, Can6nigo Don Luis Fonti,
haciendo votos por la Obra Salesiana 6 in
vitando a Don Rua 4 dirigir la palabra 6
su pueblo en la Colegiata; el Rev. pfrroco
de Varallo, D. Ger6nimo Obicini, mostr6 su
alegria en que la Obra de Don Bosco forme
el argument de buenas esperanzas por los
males morales que afligen a la present so-
ciedad; y el Rev. arcipreste y vicario fo-
rense de Riva S. Vitale, D. G. M. Bian-
chetti, que fu6 interrumpido varias veces por
los mas entusiastas aplausos. Por fin res-
pondi6 Don Rua, dando las gracias r todos
los presents por el afecto que demuestran
) los Salesianos. Despues record cuanto
pensaba Don Bosco en los j6venes pobres
del Cant6n Ticino, admitiendo muchos en
sus colegios, ayudando 6 aquellos que en
ciertas estaciones emigraban al Piamonte y
poniendo los studios a cuantos tenian
disposiciones para la carrera eclesidstica, y
cit6 casos particulares que conmovieron ,
los presented.
Narr6 las muchas diligencias hechas ya
de largo tiempo por los cat6licos ticinenses
para obtener entire ellos una casa salesiana,
y c6mo finalmente en 1889, despu6s de la
muerte de Don Bosco, sus deseos se han
convertido en hecho con la aceptaci6n del
colegio de Mendrisio, que ahora se ha tras-
portado a Balerna con much mejores con-
diciones, gracias especialmente a la largueza
del Pastor de aquella di6cesis, Monsefor
Vicente Molo, y en la fundaci6n de la se-
gunda instituci6n iniciada el alio pasado en
Gravesana. Di6 cordialmente las gracias al
Obispo y los Oooperadores por su bene-
volencia hacia los Salesianos.
En la tarde del mismo dia 4 de julio,
accediendo A la invitaci6n de Don Fronti,
Don Rua habl6 en la iglesia a un numeroso
auditorio, hacienda una conferencia sobre
las obras salesianas.
Termin6 la funci6n con la bendici6n del
SS. Sacramento, precedida de un motete en
mfsica y del Tantum ergo, ejecutados con
gran delicadeza por la orquesta y cantores
del Colegio Salesiano.
Al dia siguiente por la maiana, 5 dejulio,
Don Rua, despues de saludar los alumnos
del colegio de Balerna, salid para Capolago,
de donde pas6 a Lugano para saludar 6
S. E. Rev. Monsefior Molo, administrator
apost6lico del Cant6n Ticino. Aqui D. Rua,
por invitaci6n del Excelentisimo Sr. Obispo,







- 161 -


habl6 6 los seminaristas reunidos en la ca-
pilla. Sabiendo que estaban para. ir de va-
caciones, les indic6 un antidoto contra todos
los peligros que pueden hallarse en ellas
y este es la devoci6n tiernisima al SS. Sa-
cramento. Despu6s, por condescender a las
sfiplicas del mismo Monsefor, antes de se-
pararse de aquellos animosos alumnos del
santuario, les di6 la bendici6n.
De Lugano pas6 ai Gravesano para visitar
el institute Rusca, confiado por el fundador
Cons. Abogado Domingo Tognetti A los Sa-
lesianos. Don Rua se alegr6 de todo coraz6n
con aquel Director y profesores de los ade-
lantos hechos por los alumnos de aquellas
escuelas; examine con complacencia los tra-
bajos de dibujo professional ejecutados por
los mismos alumnos durante el ailo; y hablAn-
doles, entire otras cosas, les recomend6 que,
acostumbrando ellos emigrar del pueblo en
ciertas estaciones, lejos de casa se acordaran
de sus parientes y que gustosos hicieran
sacrificios para mandar a los mismos sus
ahorros.
El 6 de julio lleg6 a Muri en el Cant6n
de Argovia; a veinticinco kil6metros de dis-
tancia sali6 5 saludarle el Revmo. Pdrroco
y despu6s cordialmente recibido por sus ce-
losos coadjutores y otros excelentes sacer-
dotes. En Muri tenemos various celosos Coo-
peradores que querrian ver alli establecidos
4 los Salesianos para la educaci6n de laju-
ventud en un antiguo convento de Bene-
dictinos, abandonado al present y con ne-
cesidad de reparaciones. No pudiendo ver
todavia realizados sus deseos, en estos fil-
timos alios, mandaron various niios, bien
que de lengua tudesca, f nuestros colegios
de Italia. Ahora la visit de Don Rua era
para animarlos.
Don Rua lleg6 en la vigilia de una fiesta
solemnisima, en la de la patron de aquel
pueblo.
Al dia siguiente 61 y su compaiiero fueron
testigos de preciosas escenas de la fe y de
la devoci6n de aquel pueblo. Debemos con-
fesar quo no se ven con frecuencia co-
muniones tan numerosas, especialmente de
hombres, ni tan religioso silencio y devota
compostura y oraci6n en la casa de Dios,
que se admiral en tantos otros paises extran-
jeros, donde la fe cat6lica ha tenido que
sufrir los mayores asaltos de sus enemigos.
Don Rua y Don Lazzero quedaron grande-
mente edificados. Despu6s de las sagradas
funciones fueron conducidos a Hermetzwill
A visitor un asilo de hu6rfanos debido a la
caridad y cuidados del Sr. Parroco, el que
deseaba confiarlo 6 los Salesianos. El
dia 8 era fijado para la primer conferencia
salesiana en aquel pueblo; una invitaci6n
hecha por aquel Revmo. PArroco fijaba la
hora 2 112 de la tarde en la iglesia anexa
al ya citado convento. Las sefioras Frei, ce-
losas Cooperadoras, habian ayadado 6 su


Pirroco, para que todas las cosas so ha-
llaran preparadas. Se principi6 leyendo un
paso de la vida de S. Francisco de Sales,
se cant6 un motete, y despuds habl6 Don
Rua por unos tres cuartos de hora, en fran-
c6s, de las Obras salesianas; y para que no
se perdiera ni siquiera una palabra, aquel
excelente Parroco tuvo la complacencia (1e
repetir con admirable exactitud y desembol-
tura en lengua tudesca today la conferencia;
la colecta hecha al fin fu6 satisfactoria y so
redobl6 el entusiasmo ya existent de tenor
entire ellos a los Salesianos.
Atravesada today la Suiza, y entrados en
la Alsacia la tarde del 9, Don Rua con su
fiel compaliero se detuvieron en Obernai,
donde fueron gentilmento tratados y hospe-
dados por una distinguida soiiora antigua
Cooperadora salesiana y por el soior Offman,
tambi6n celoso Cooperador salesiano. El dia
siguiente fu6 destinado a visitar los nume-
rosos Cooperadores, los que no quisieron
dejar pasar la ocasi6n sin manifestar su sim-
patia hacia las Obras salesianas:
El 10 por la tarde llegaron t Andlan,
donde hallaron ya preparado el hospedaje
en casa dela benem6rita familiar HIeimburger.
Todo estaba ya dispuesto, para que Don
Rua diera una conferencia salesiana t las
principles seioras de aquel pueblo. Y Don
Rua muy content habl6 de las Obras do
Don Bosco en la capilla del asilo de hu6r-
fanos, y el efecto principal que se obtuvo
fu6 el de aumentar el numero de los Coope-
radores.
La noche del 11 la pasaron en St.-M)r,',
aux Mines en un institute de niiios, fundado
per un celoso sacerdote que desea tener
como auxiliares a los Salesianos. Aquellos
buenos nifios, sastres, zapateros, carpinteros
y tip6grafos, quisieron dar un pequeiio en-
sayo de mfsica y canto b sus bu6spedes, y
lo hicieron con tanta gracia y maestria que
merecieron los mis cordiales aplausos.
En la capital de la Alsacia, en Estras.
burgo, eran ansiosamente esperados por el
Abad Moser, director spiritual del grand
seminario y excelente amigo nuestro. Aqui
Don Rua fu6 recibido cordialmente por todos
los Superiores del gran seminario, por el
Vicario general y por S. E. Rev."' el Obispo
coadjutor, en ausencia del Ordinario Dioce-
sane. A medio dia admiraron de cerca el
famoso reloj de aquella cllsica cathedral (1).
Aqui Don Rua di6 tambi6n una conferencia
en la vasta iglesia del Instituto de las Re-
paradoras, y asi pudo conocer A muchos
Cooperadores de aquella ciudad.
Atravesando la Lorena, se detuvo en Metz
para saludar al Excelentisimo Obispo y des-

'(1) Entre otras cosas, en aquel maravilloso reloj se
ven al tocarel mediodia todos los ap6stoles que prc-
sentan sus obsequios 6t su Divino Maestro.







- 162 -


pu6s visitar un Institute de niios pobres
dirigido por dos.excelentes sacerdotes.
Lieja era, se puede decir, el sitio medio
de este viaje. En los pocos afios que los Sa
lesianos resident alli, con el apoyo de aquel
venerando Obispo y de su generoso clero, y
tambi6n con la cooperaci6n de los buenos
Belgas, se ha levantado junto 'al Instituto
salesiano una hermosa y vasta iglesia dedi-
cada a Maria Auxiliadora. Y el lunes 16 de
julio, dia en que se conmemora la fiesta de
la Virgen del Monte Carmelo, Monsenor
Doutreloux hizo la solemue ceremonia de la
consagraci6n; S. E. Rev.m" Monsefor Nava,
Nuncio Apost6lico de Bruselas, celebraba
de pontifical, estando'presentes Don Rua,
Don Lazzero y un considerable concurso de
pueblo. Fu6 una fiesta solemnisima que llen6
de indecible alegria el coraz6n de aquel
buen Obispo, que vi6 finalmente efectuado
uno de sus mas vivos deseos y de los que
poblaban aquel barrio, para los que era
verdaderamente necesaria una iglesia pt-
blica.
Por la tarde continuaron las sagradas fun-
ciones y pronunci6 un magnifico discurso
Monsefior Cartemwels, Vice-Rector de la
c6lebre Universidad de Lovanio. El 17 cant6
misa solemne un nuevo sacerdote salesiano,
y por la tarde Don Rua hizo una confe-
rencia los numerosos Cooperadores sale-
sianos. Muy content estiba de la propicia
ocasi6n que tenia de expresar su vivo reco-
nocimiento y admiraci6n hacia S. E. Mon-
senor el Obispo, a su clero y % todos los
Cooperadores belgas y de dar al mismo
tiempo un tribute de gloria y de acci6n de
gracias a Maria Auxiliadora, que en manera
tan prodigiosa ha protegido siempre aquella
santa empresa.
El tercer dia cant6 la misa el Rev.2no Sefor
Cura de la parroquia de Sta. Ver6nica, en
cuyo distrito se hallan la nueva iglesia y
asilo de hu6rfanos, y por la 'tarde se cant6
un solemne Te Deum como conclusion 6 tan
consoladoras funciones. Al dia siguiente se
celebr6 una misa solemn de requiem por
todos los bienhechores difuntos.
Entretanto se acercaba la fiesta de San
Victor, onomistico de S. E. Monseiior el
Obispo, y Don Rua se detuvo para asistir
al acto mfisico-literario que se le preparaba
en el Instituto y que tuvo lugar el viernes
siguiente. Los niios recibieron 6 S. E. con
la banda musical y entire alegres vivas y
urras, como se acostumbra en aquellos paises,
ejecutaron con maestria varias piezas de su
repertorio y con el canto de un gracioso
himno manifestaron sus sentimientos de filial
afecto hacia aquel que para ellos, mas que
Pastor y Bienhechor, es el mas tierno padre.
Siguieron las composiciones con las cuales
cada taller acompafiaba la oferta de algfin
trabajo propio. Por fin Don Rua trajo a la
memorial con breves palabras las santas rela-


clones de S. E. con nuestro venerado padre
D. Bosco, y en nombre de todoslos Superiores
Salesianos hizo los mas fervientes votos por
la pr6spera conservaci6n de S. E., por el
feliz 6xito de todas sus empresas, invocando
el apoyo de Maria Auxiliadora y del mismo
Don Bosco para hacer eficaces delante de
Dios nuestras oraciones. Con palabras
Ilenas de paterno afecto respondi6 Monsehoi
dando las gracias 6 los unos y a los otros
y dando a los nifios los mas saludables con-
sejos para su bien temporal y eterno.
En Bl6gica Don Rua visit tambi6n d
Hechtel, donde se trata de implantar dentro
de algunos anos una colonia agricola; y al
volver de la Holanda pas6 por Anversa,
Malinas y Bruselas, en cuya filtima ciudad
hizo tambi6n una conferencia. Sin duda qued6
muy conmovido por los cordiales y generosos
recibimientos que le hicieron los Coopera-
dores salesianos de estas filtimas ciudades.
.Inolvidables quedarhn ademis en su coraz6n
los nombres del can6nigo Beauvoir de An-
versa, de Su Eminencia el Cardenal Arzo-
bispo de Malinas y el Nuncio Apost6lico de
Bruselas a quien tuvo el consuelo de volver
6 ver antes de partir de Bl6gica.
* El afio pasado una numerosa peregrina-
ci6n de Holandeses encaminada ai Roma
habia alegrado con una visit nuestro san-
tuario de Maria Auxiliadora y el Oratorio
de S. Francisco de Sales. En aquella cir-
cunstancia muchos peregrinos instaron 4 Don
Rua a que hiciera una visit A los Coope-
radores salesianos de su naci6n. Don Rua
agradecido por tan ben6volas invitaciones
aprovech6 esta propicia ocasi6n y de B61-
gica pas6 con su compafero a la vecina
Holanda y tuvo gran content al ver cuan
venerado es alli el nombre de Don Bosco.
En Maestricht tuvo los mas cordiales reci-
bimientos por part de uno de los organiza-
dores de dicho peregrinaje, de el Decano y
del clero de aquella ciudad. Se detuvo dos
dias en los que admir6 la s61ida piedad de
aquella poblaci6n y su respeto y afecto hacia
los ministros de Dios y las cosas sagradas.
Pas6 despu6s a Ruremond, Bois-le-Duc,
Arnhem, Utrecht y Rotterdam. En todas
estas ciudades hall verdaderos amigos de
las Obras salesianas, priiero en los Exce-
lentisimo Obispos, despu6s en various exce-
lentes sujetos. Sentimos no poder referir los
nombres de todos estos buenos Cooperadores
que tan afectuosamente recibieron 4 nuestro
amado Superior; mas ellos saben que de.
lante de Dios no los olvidaremos jams.
A su vuelta Don Rua con su compaiero,
el 31 de julio, no tenia mas que una palabra,
una recomendaci6n que hacer a sus hijos:
;Demos gracias de todo coraz6n al Senor y
A Maria Auxiliadora, que por todas parties
nos proporcionan buenos amigos y celosos
Cooperadores!







- 163 -


Los Salesianos en MilAn

y la bendici6n del S. Padre


A prop6sito del nuevo Instituto salesiano
erigido en Mildn, los diaries de aquella
ciudad en mayo pasado nos anunciaban
que el S. Padre se ha dignado aprobar y
bendecir la generosa iniciativa tomada por
la celosa Junta salesiana de Milan. Asi nos
cuentan el suceso: < Los seiiores Luis y Jo-
sefina Petazzi, habiendo ido A Roma y obte-
nido,. por singularisimo favor, una audiencia
del S. Padre, como celosos miembros de la
Junta salesiana de Milan, pidi6ronle una
bendici6n para el Instituto erigido en MilAn.
A tales ruegos se dign6 responder Su San-
tidad: Oigo decir que Don Rua se interest
much por esa obra. t Esperan en MilAn po-
derla instituir? Han recogido los medios
suficientes? Y respondi6ndole que se estaban
recogiendo y que se esperaba poder abrir el
Institute en el pr6ximo octubre, el S. Padre
prosigui6 : ; Oh! los Salesianos hacen much
bien con la educaci6n de los nifios. Bendigo
content la Junta de Milan para la Instituci6n
salesiana. En esta bendici6n los generosos
auxiliaries, que han ya dado su 6bolo, hallan
una compensaci6n, A la vez que un estimulo
aquellos que no han recapacitado sobre la
importancia de este Instituto y de la urgen-
cia de venir en su ayuda.


GRACIAS DE MARIA AUXILIADORA


Confianza en Maria. El 31 de di-
ciembre del aiio pasado lo pas6 en la mas
grande desolaci6n. Mi esposo, agravado por
una double pulmonia, corria gran peligro
de la vida. El medico de cabecera, docto y
muy practice en su arte, me declar6 el gra-
visimo peligro. En tal apuro hice suminis-
trar los filtimos auxilios de nuestra santa
religion d mi pobre enfermo, el que los re-
cibi6 con entera resignaci6n. Cuando hu-
bieron salido los files que habian acompa-
iado al SS. Vidtico, me acerqu6 a su cabe-
cera y le dije: Ahora que tienes en tu
coraz6n a Jesfis, encomi6ndate a su Madre
Maria Auxiliadora, y verAs que Ella nos
consolar& A todos volvi6ndote la salud. -
El enfermo me indic6 que si con la cabeza,
pues le era casiimposible hablar. Hice rogar
privadamente por pias personas a Maria
Auxiliadora para implorar, por su interce-
si6n, la curaci6n de nuestro enfermo, con la
promesa de hacer celebrar una misa en su


altar de Turin, cuando me hubiera alcan-
zado esta senaladisima gracia. Muy violent
fu6 la crisis y dur6 much tiempo, mas at
fin, contra toda esperanza, mi esposo en
breve tiempo se restableci6 perfectamente.
Ahora con todo el reconocimiento de mi co-
raz6n doy gracias t esta buena Madre por la
merced que nos ha hecho y mando una hu-
milde pero sincera ofrenda segfin la promesa
hecha, con el deseo que se celebre unamisa
en el altar de Aquella que amorosa oy6 mis
oraciones. BEATRIZ GERRINO BASSO.
Chiusa Pcsio, 25 abril 1891.
*
iMaria me ha oido! El mayor de
mis hijos, Ciro, de 18 anos, hace dos meses
que cogio una pulmonia bi-lateral tan fuerte,
que estuvo varies dias entire la vida y la
muerte. Ya la ciencia m6dica habia agotado
los remedies y pronosticado el fin fatal,
cuando recurri, con una novena, a Maria SS.
Auxiliadora, impetrando la gracia para mi
querido hijo. Con este fin colgu6 al cuello
del moribundo una medalla con la efigie de
la B. V., invitindole a seguir, como mejor
pudiera, las oraciones a la Santisima Virgen,
que yo, mi mujer y los hijos con algunos
vecinos arrodillados recitabamos en torno al
lecho del dolor. Que mis votos fueron oidos
no puedo negarlo, tengo la mis evident
prueba ahora que veo 6 mi hijo fuerte y
robusto y capaz de sostener las duras fa-
tigas de penoso trabajo. Lleno de reconoci-
miento hacia Maria SS. Auxiliadora, mando
la modest ofrenda de 5 pesetas para su
santuario de Turin, sintiendo que mi condi.
ci6n no me permit hacerla mis abundante.
FERNANDO BRIZZI.
Labante (Castel de Aiano), 11 de julio de 1894.

Gracias A Maria SR. DIRECTOR
DEL Boletin Salesiano, Muy Sr. mio : El
que suscribe, Jos6 Mauri, hallabase atormen-
tado por un cancer en los labios; los medicos
declaraban indispensable una operaci6n que,
como se sabe, suele ser dolorosa, al mismo
tiempo que de resultado incierto. Abrumado
bajo el peso de mi desgracia' pens6 acudir
a la Sma. Virgen empezando una novena 6
Maria Auxiliadora de los Cristianos y ofre-
ciendo la limosna de 15 pesetas para la
construcci6n de la iglesia que bajo la misma
advocaci6n se est& levantando en Sarrii. Al
concluir la novena el cancer habia desapa-
recido por complete.
Vivamente agradecido a la Sma. Virgen
por tan milagrosa curaci6n, deseo se publique
en el Boletin Salesiano para probar una
vez mas la eficacia de la devoci6n & Maria
Auxiliadora de los Cristianos.
Josf MAtUIt.
Sarrig, 30 de Julio 1894.







- 164 -


LA OBRA DE DON BOSCO
EN AMERICA


-0 -
C I-IHU B3U TT
---(9~----
Una vista a los Cat6llces de la Colonia protestante.
Rawson, 20 diciembre 1893.
REVMO. SR. I). RUA:
Vuelvo de una breve excursi6n 1 la Colonia
pi'otestante, adonde fui 6 visitar algunas fami-
lias cat61icas, que me esperaban hacia macho
tiempo. Me detuve en Gaionan, pequeilo pero
bello pueblo situado a las faldas de una ca-
dena de colinas sobre las orillas del Rio
Chubut, y centro de la Colonia. No me
detuve much, poro creo que ha sido de algfin
provecho A las almas.
Apenas hall habitaci6n en una casa ca-
t6lica, fui A visitor mi rebailo. Fuf recibido
cordialmente de todos. Los invite A la fun-
ci6n del dia siguiente; acoptaron con alegria
y me promctieron esponthaeamente su coo-
peraci6n para improvisar una capilla. Para
este fin un 'comerciante puso A mi disposi-
ci6n una sala, si no elegant, espaciosa y
comoda; otros trajeron tapetes y patios y
en breve la salad tom6 un muy regular y de-
coroso aspect. Dispuesto el altar portrtil
sobre una buena mesa, hice dar aviso de la
pr6xima'fuuci6n.

En la improvisada capilla.
Las exhortaciones del Misionero.

Todos, hasta los comerciantes, cerraron
sus casas y con sus families se reunieron en
la improvisada capilla. No eran muchos,
pero estaban todos; y el primer acto y el
mas solemn del culto cat6lico se celebr6
con la mayor piedad por primer vez en
esta tierra. i Feliz coincidencia! Se celebraba
la fiesta del santo Obispo y Martir Josafat,
c6lebre especialmente por las innumerable
conversions que hizo centre los herejes.
Conocidos algunos inconvenientes, procur6
poner remedio 4 ellos, y asi, en 14 misa,
vuelto hacia mis cat61icos, les recomend6 :
I0 Que nadie llevase sus hijos 4 los protes-
tantes para el santo Bautismo; que vinieran
ai nosotros 6 nos mandaran llamar. En caso
de necesidad todos, sabiendo, pueden bau-
tizar; dej6 uno encargado, al que hice las
instrucciones convenientes y necesarias, y
dije su nombre. 20 Quo para los enfermos
'nos avisaran, que vendriamos volando:
por lo demds en caso do premura, llamaran
a una oxcelente persona, cuyo nombre dije,
la (iio sabria sugerir oraciones y jaculato-


rias 6 los moribundos y prepararlos A tan
serio trance. 30 Que para la sepultura no
llamaran el ministry protestante; se reunie-
ran entire ellos, recitaran el santo Ro-
sario y asi acompailaran el cadaver al ce-
menterio; procuraran que la C(ruz honre y
defienda siempre los despojos de sus herma-
nos, y jams se olvidaran de rogar por su
eterno descanso. 40 Que 4 los j6venes de
edad convenient para la Santa Comuni6n
principiaran por hacerles aprender bien las
oraciones y los primeros principios de nues-
tra santa Religi6n. Otra vez, con mas tiempo
y comodidad, veremos mode de prepararlos
nosotros mismos; pero, si per ahora creyeran
oportuno mandarlos a Rawson, los niiios 6
nosotros y las nifas A las Hijas de Maria
Auxiliadora por'una'semana, no les costaria
nada y asi se proveeria much mejor la
religiosa instrucci6n de sus hijos. 50 Que en
ningfn caso so presentaran por padrinos 6
testimonies de actos religiosos personas pro-
testantes,.ni trataran nunca con ellos en
cosas de religion; que respetaran sus prin-
cipios, pero que estuvieran firmes en la fe
cat6lica, basta en aquellas cosas que les
parecieran menos importantes. 60 En fin
llam6 la atenci6n do aquellos mis queridos
cat6licos sobre el gran precepto de la santi-
ficaci6n de las fiestas. Ellos, como nosotros
en Rawson, viven entire gentle que tiene la
hermosa costumbre de observer, casi dirfa
con demasiado rigor, el reposo festivo. Es
necesario por lo tanto estar muy atento para
no escandalizarlos. Por esto recomehd6 no
s6o1 el abandonar el trabajo, sino tam-
bi6n las diversiones de demasiado rumor,
prolongadas y que distraen en exceso. iAy
de los cat6licos que hacen hablar mal de
nuestra Religi6n con su mal ejemplo! i Qu
estrecha cuenta deberdn rendir 4 Dios!
Falta aqui um, iglesia, y no hay sacerdote.
A esta necesidad se proveera cuanto antes
-se pueda. Entretanto, un santuario no falta
Snadie. Este es la casa propia y familiar.
Alli, en la paz dom6stica, se pueden ofrecer
sobre el altar del coraz6n las oraciones y
alabanzas 6 Dios. Alli esta tambi6n el padre
de familiar, quien tiene el estrecho deber de
educar 6 los hijos con el ejemplo y con la
palabra. hD6nde se puede hallar, despu6s de
las funciones de la iglesia, un espectaculo
mas hermoso, mas solemne y mas venerable
que aquel quo ofrece un padre rodeado de
todos sus dependientes A quienes enseiia el
santo temor de Dios y el respeto de la Reli-
gi6n?
En fin, recomend6 para la santificaci6n de
los dias de fiesta e eejercicio de la caridad
y de las obras de misericordia, especialmente
en favor de los enfermos. En el ejercicio
de esta caridad no se debe hacer distinci6n
ni de razas, ni de religion, ni de personas;
6 todos cuanto se pueda se debe hacer el
bien, viendo en cada uno un hermano amado







- 165 -


en Jesucristo. La limosna redunda siempre
en provecho nuestro.

Proyectos. Hcrmoso panorama. Una
desentonacion.
Dios ponia estas palabras en mis labios,
y mi pequefio auditorio las oy6 con compla-
cencia y con buena voluntad. Veremos des-
pu6s los frutos.
La Colonia es alli floreciente y como el
coraz6n de today la Patagonia central. El
movimiento irA tambidn aumentando a causa
de las minas de oro, cuyo trabajo ha prin-
cipiado una sociedad inglesa, y por la pro-
longaci6n del ferrocarril que va 6 Puerto
Madryn en Bahia 1Nueva, uno de los mas
seguros refugios para los navegantes en las
costas meridionales del Atlantico. Me ofre-
cieron terreno; pero no se podra esperar
otra cosa de estos cat6licos, los mis pobres
entire los pobrisimos de la Colonia. Sera ne-
cesario hacer del modo possible una iglesita,
despuds una casa para abrir una escuela,
para que los niiios cat6licos no tengan que
frecuentar las protestantes. Y glos medios?
Este es el problema que yo present 6 su
consideraci6n, mi amado Superior.
Antes de despedirme de la naciente cris-
tiandad, quise formarmo una idea de la Co-
lonia, y subi a una de aquellas montaflas.
i Qu6 amenisimo valle! Extendido vista
de ojo; rodeado en toda su extension de dos
Scadenas de colinas, es de ocho a diez kil6-
metros, y est& cubierto de verdes y ondeantes
mieses y praderas, con una infinidad de ca-
nales y acequias que nacen del Chubut, el
cual corre hermosamente por el centro, abun-
dante de aguas y entire dos filas de sauces
y otras plants. De tanto en tanto se ven
negras manchas de plants, y entire ellas la
casa de algfn colono; mas arriba, otras pe-
quefias manchas blancas, rojas, negras.....
son los rebafos de bueyes, vacas, caballos,
ovejas que estan pastando. Es un panorama
encantador, especialmente para quien no
estd acostumbrado A ver otra cosa que los
desiertos del este. Un solo desorden existed
en medio A tanta belleza, y son los temples
de las sectas aqui establecidas. Son casas
macizas, frias, de un estilo que tira al g6-
tico, sin ornamento alguno, aisladas y cerra-
das toda la semana, y forman un verdadero
contrast con la amenidad del paisaje. ; Oh
como lo hermosearia una blanca iglesita ca-
t6lica, con esbelto campanario, y el eco fes-
tivo de las campanas resonando sobre las
colinas, en las gargantas y por los valles,
llamando al hombre a visitar al Dios vivo
y realmente present en el augusto Sacra-
mento del altar! .....
Vuelto d mi albergue, extend algunos
apuntes, tom6 un poco de alimento y despi-
di6ndome en seguida de mis amados cat6-
licos, con muftuas promesas, volvi A Rawson.


Dignese, Sr. Don Rua, bendecirnos d todos,
y rogar ~ Dios en especial por este su mAs
humilde y apasionado
Hijo en Jesucrisio
Sac. BERNARDO VACCHINA.




C I-I IIL E


Una fiesta en nuestro colegio de Concepclin.
Colegio de Artes y Oficios
Junio 26 de 1894.
Rino. Y AiMADMO. SR. DON RUA,
Con ocasidn de la pr6xima salida del vapor
postal a la vuelta de Europa, le escribo la
present para hacerle una breve descripci6n
de la fiesta que en este Colegio celebramos
en honor de S. Luis Gonzaga el domingo 24
del p. m.
Nos preparamos a la celebracidn de dicha
fiesta con un triduo en honor del Santo, que
a nuestro alumnos sirvi6 de retire.
El dia de la fiesta en la misa de comu-
nidad hubo Comuni6n general, y, lo que
mas habrd agradecido el glorioso Santo,
diez y site niiios so acercaron I la sagrada
mesa, a recibir por vez primer el Pan do
los Angeles.
En un breve discurso, que precedi6 a esta
conmovedora y simpatica ceremonia, el ce-
lebrante aviv6 en ellos ]a fe con encendidas
palabras, y les record que una gran gracia
les habia concedido el Sefior, por haber sido
admitidos en este asilo de beneficencia, donde
ademds de un oficio, habian aprendido a' co-
nocer ~ Dios y a amarle. Les dijo que si
los Superiores habian conseguido hacerles
much bien, se debia en gran parte a nuestros
benem6ritos Cooperadores, que con su caridad
continue proveian a las necesidades de la
Casa y proporcionaban los medios necesarios
a su educaci6n; y les recomend6, por lo tanto,
que en aquel precioso moment en que el Rey
de los cielos entraba en sus inocentes cora-
zones, orasen por nuestros Biehechores, para
que les concediera el ciento por uno en esta
vida, como se ha dignado prometerlo, y la
gloria eterna en la otra.
A las 9 112 hubo Misa solemn cantada
por un coro de nuestros alumnos, guiados
por nuestro Presbitero Don Antonio Beraud
y acompatiados por una pequeila orquesta
compuesta por unos alumnos de nuestrabanda
de misica, dirigida por su entusiasta maestro
Don Romeo Forchetti.
Se di6 fin 6 la fiesta con un concerto en
que nuestros jdvenes mfisicos ejecutaron las
mi's escogidas piezas do su repertorio y con







-166 -


una esplendida y fantAstica iluminaci6n del
patio y.corredores.
Asi concluy6 entire el regocijo mis sincere
y la mas espontanea alegria esta pequefia y
sencilla fiesta de familiar, celebrada en honor
del glorioso y angelico Protector de la ju-
ventud.
Actualmente los niiios interns son cerca
de ciento. Confio que para la fiesta de San
Luis del aijo entrante su nfmero se habri
triplicado, ya que el nuevo edificio de dos
'pipos, de sesenta y cinco metros de largo
por diez y echo de ancho, empezado en No-
viembre del afio pasado, se terminard con el
auxilio de la divina Providencia, la genero-
sidad de nuestros bienhechores y de no pocas
dendas en Julio pr6ximo.
El local esta pues listo..... los nifios piden
a centenares con muchas instancias ser admi-
tidos en este asilo de la virtud y del tra-
bajo..... nuestros generosos bienhechores pro-
meten seguir auxiliandonos; pero faltan los
obreros, Revmo. y Amadmo. Padre I En Ud.
pues, confiamos que nos envie cuanto antes
refuerzo de personal, qne venga A socorrernos
y para ayudarnos a trabajar en esta mistica
vinla.
Todos mis hermanos me encargan presen-
tarle sus respetuosos y afectuosos saludos y
juntamente con ellos pide humildemente su
bendici6n.
Su obedientisimo y afectuosisimio hijo en J. G.
Pro. A. GARBARI, S.
--0--

MiIEJICO

BREVES NOTICIAS
DE LOS
Adelantos de la Obra Salesiana en Puebla

Adelantos Materiales.
Desde el dia 19 del mes de Febrero de
este aieo hasta hoy, dia 17 de Junio, se han
hecho costosas construcciones nuevas de al-
bailileria y obras de carpinterfa para poder
abrigar convenient y c6modamente a unos
cien nifios. Las condiciones higi6nicas de la
casa son inmejorables.
Se han organizado cuatro talleres: sastre-
ria, zapateria, carpinteria 6 imprenta, mon-
tados todos con sus correspondientes uten-
silios, herramienta y maquinaria, de suerte
que los alumnos pueden muy bien dedicarse
al aprendizaje sin que nada les falte.
Adelantos Morales.
El personal directive se compone por hoy
de tres Salesianos, de los cuales dos son sa-


cerdotes. Los tres no tienen otra misi6n que
la muy sagrada de procurar la, educaci6n
complete de los alumnos que la Providencia
Divina ha depositado en sus manos: A ellos
dedican las horas todas de su vida finica-
mente por amor de Dies. No reciben ningfin
estipendio: sus trabajos personales son gra-
tuitos. Ademas, dedican al sostenimiento del
Colegio la limosna de las miss que celebran.
Los jefes y maestros de talleres, aunque
no son Salesianos, A mAs de conocer muy
bien su oficio, son de probada virtud y em-
peiiosos en la ensenanza que dan de su res-
pective oficio a los alumnos.
Los maestros de las classes no dejan nada
que desear, ya en el conocimiento de las
materials que les conciernen, ya en el sistema
de ensenanza.
El Colegio se abri6 los primeros nifios
el dia 9 de Abril, es decir, que van apenas
dos meses. El dia 22 del mismo se verific6
la bendici6n 6 inauguraci6n solemn de la
casa y talleres por nuestro Ilustrisimo amado
Prelado el Sr Dr. D. Francisco Melit6n Var-
gas, con numerosa y select concurrencia de
esta Angelica Ciudad. Se di6 principio al
acto solemne con la lectura de la Pastoral
interesantisima que su Ilustrisima benigna-
mente expidi6 en favor de la caritativa ins-
tituci6n.
Los asilados hasta hoy son en nfumero de
40, de los cuales solamente cinco son pen-
sionistas; quedan 35 que reciben todo de
gracia: alimentos, educaci6n, instrucci6n,
aprendizaje, libros, etc. Estos 35 son los a-
graciados entire los 500 infelices que han ve-
nido llamando la puerta del establecimiento,
solicitando con Iagrinmas en los ojos la cari-
dad de ser admitidos.
La conduct moral y religiosa de los a-
lumnos bajo el sistema de las Casas Sale-
sianas, que es el sistema del amor cristiano,
es edificante. Si, esos j6venes que pasaban
hasta hace dos mess los dias de su juven-
tud en las calls ofendiendo A Dios, sin am-
paro, metidos en la carrera del crime, edi-
fican hoy con su recogimiento en los talleres
del Colegio amando el trabajo y alabando A
Dios con verdadera alegria en las horas de
oraci6n. Es este nuestro fnico consuelo en
medio de nuestros trabajos, consuelo que es
tambi6n vuestro porque sin vuestra coopera-
cion nada habriamos podido hacer.
A mas de los interns el Colegio Salesiano
protege un externado de unos 90 nifios del
barrio. Sus classes estAn bien atendidas.
Esto hasta hoy.
iQud se hard en adelante? Agrandar y con-
cluir la casa para recibir el mayor nfi-
mero que se pueda de niios infelices; mul-
tiplicar los talleres y aumentar el personal
salesiano para que en los mismos talleres y
classes haya elements finicamente salesiano?
y se consiga asi el fin que nos proponemos
que es el de enseiiar a los ninios vagos, po







- 167 -


bres y desamparados el temor de Dios y el
amor al trabajo.

Estado de las Finanzas.
Malisimo, Las construcciones se han hecho
con deudas, en la esperanza de que en vista
del bien que ya se prodiga A los niios, las
almas generosas se muevan sin desconfianza
A proteger la instituci6n ya fundada, y que
se aumenten los Cooperadores de la Grande
Olra, pues grande llamaron los Sumos Pon-
tifices Pio IX y Le6n XIII la obra de am-
parar hoy A la nifiez y juventud desva-
lida cuando concedieron A sus amigos y pro-
tectores tantas indulgencias que son nada
menos las mismas que estan concedidas A
los Terceros de San Francisco de Asis, por
cualquier acto de caridad que se hiciere en
bien de los nifos necesitados.
Al venir a Puebla para hacernos cargo de
la Obra, se nos hizo esperar, y muy funda-
damente, en vuestra generosidad para con
estos pobres niinos que os pertenecen, ya
como hijos de un mismo suelo, ya como que
hablan la misma lengua y profesan la misma
religion, ya, tal vez, por parentesco, ya en
utn, por mil otros titulos cristianos. Asi es
que vivimos en la dulce esperanza de que
todas las almas de esta Ang6lica. Ciudad,
ricos y pobres, se inscribirAn como Coope-
radores. Para esto nos encomendamos much
A los que lo son, para que por su obra au-
mente el niimero de los defensores y protec-
tores de la santa' causa.
El P. Don Bosco pocos dias antes de mo-
rir decia en tono prof6tico estas textuales
palabras: Antes que acabe este siglo todo
el mundo serd salesiano, en el sentido de
que todo el mundo se habria convertido en
amigo y protector particular de la nifiez des-
valida, expuesta hoy mas que nunca A mil
peligros del alma y del cuerpo. Esperamos
que asi sea bajo las bendiciones de Maria
Santisima Auxiliadora.
Quiero decir A este prop6sito una palabra
caritativa y un consejo amistoso de sacerdote
; tantas almas nobles que por un deplorable
error aguardan la muerte para obrar el bien
que podrian hacer en vida, A menos que ten-
gan razones poderosas para asi disponerlo.
iAguardar la muerte para obrar el bien !
Si ese bien es para gloria de Dios, Apor qun
no hacerlo con sus mismas manos antes de
morir, mejor que con manos ajenas ?
Si es para mover en su favor con las obras
de caridad la misericordia de Dios antes de
presentarse al tribunal de su justicia inexo-
rable, gpor qu6 aplazarlo para despu.s de
haber sido ya juzgado por ella ? DDe
qu6 les aprovechara entonces, cuando sus
almas se hallaran tal vez en una desgra-
ciada eternidad ? Aguardar la muerte
para obrar el bien es como querer que otros
lo hagan por e!los Y gestaran seguros


de que 6stos lo cumpliran cabalmente segun
sus deseos, sin dilaciones ni trabas y con
mil riesgos de no cumplirse por nada ?
iCuantas cosas nos ha enseiado la experieu-
cia en los tristes dias que nos ha tocado
vivir, dias de tan poca fe, y 6sta tan vaci-
lante; dias de tan poco temor de Dios, y
hasta de indeferentismo religioso, de cierto
positivismo de persecuci6n d las insti-
tuciones cristianas y qui6n sabe de qu6
cosa mAs y peor De cuAntos desenga-
ios hemos sido tristes espectadores en los
aiios de nuestro ministerio sacerdotal !
Si el P. Don Bosco hubiera dicho que des-
pu6s de su muerte habria edificado colegios
y recogido en ellos los cientos de miles de
nifios desvalidos, y que despues de muerto
habria elevado iglesias y organizado las mi-
Siones para evangelizar la antrop6faga Pa-
tOgonia y Tierra del Fuego, muy con raz6n
so le habria tratado de loco, y de mAs loco
aian que cuando de tal lo trataron en vida
por querer realizar todo eso sin tener ni un
centavo de que disponer.
El mismo P. Don Bosco Iloraba sobre la
ceguera do esas almas de los que despuds do
enterrados quieren hacer el bien; es decir, cuan-
do no tendrdn ni ojospara ver, ni lengua para
hablar, ni pies ni manos para movers. Esa
clase de bien, decia, es efecto de una impres-
cindible y dura necesidad, no de verdadera ca-
ridad cristiana. IDe qud les servird delante
de Dios? ,
En fin, almas a quienes Dios ha agraciado
con bienes de fortune, 1por qu6 renunciHis
A la dulcisima y legitima satisfacci6n y al
cristiano consuelo que se siente en el coraz6i
al ver con vuestros proprios ojos desarro-
llarse bajo el influjo de la divina gracia las
obras buenas que emprendi6reis en vida para
la gloria del Padre celestial y para alivio
de los pr6jimos infelices .
Ponemos aqui como conclusion las mismas
textuales palabras con que Su Seioria Ilus-
trisima el Sr. D. Francisco M. Vargas con-
cluia su important Pastoral que con fecha
8 de Abril de este mismo afio dirigi6 al Clero
y A los files de esta Di6cesis con ocasi6n de
la fundaci6n de la Obra Salesiana en Puebla.
Dice asi:
<< El Colegio Salesiano, dirigido por sabios
< y virtuosos sacerdotes muy experimentados,
< como son por su institute, en gracia de
< la nifiez desvalida, reune todos los elemen-
< tos para llenar su caritativo objeto de for.
<< mar honrados artesanos por medio de la
< educaci6n y ensefianza cat6lica. Por esto
< aprobamos el establecimiento, lo ampara-
mos, lo recomendamos y lo bendecimos. >
<< Y os exhortamos, muy amados Hermanos
< 6 Hijos nuestros en Nuestro Seiior Jesu-
< cristo, A que no s61o or6is porque sea fe-
< cundo en buenos resultados el Colegio Sa-
e lesiano, sino que contribuyAis con oblaciones
< pecuniarias para su mantenimiento, desar-








- 1OS --


< rollo y prosperidad. Recorded que el oro y
<< a plata necesitan depositarse en el seno
< de la caridad para que se multipliquen y
< produzcan, porque no sembrar nada, 6 ha.
< cerlo uon mano avara, es privarse de una'
<. abundant cosecha, come dice el Ap6stol.
<<(2 ad Corint. 9. 6.) >
Puebla 17 de Jnuio de 1894.
RAFAEL M. PIPERNI,
Director.
:Limosnas en dinero, donativos. en efectos y
fodo lo que pueda ser itil para los niffos del
Colegio, dirigirlo 4 la calle de Cdrdenas nim. 2.
Se solicit trabajo de imprenta, sastreria,
rapateria y carpinteria.

-- ---

Segundo informed
.que al bendecirse del nuevo dormitorio que
estrenaron los alumnos del Colegio Saiesiano
de Puebla el dia 8 lde Septiembre, ley6 el R.
P. ). Rafael M. Piperni.
SENORES:
El acto religioso esta ya cumplido: recibid
tanto de mi part, como de part de mis
Hermanos Salesianos y de los nifios que me
rodean, las expresiones sinceras y misfinas
de nuestro agradecimiento por la singular
bondad con que os habeis servido apadrinarlo.
Este dia ser6 notable en los anales de esta
casa, porque nos ha costado no pocos afanes
haber llegado al punto de adelanto que estA
A nuestra vista. Me permitir6is por tanto que,
aprovechando la oportunidad, os diga some-
ramente alguna cosa acerca del estado del
Colegio.
El dia que celebramos la fiesta de Maria
Santisima Auxiliadora, nuestra augusta Pa-
trona, hace dos meses, os presentaba el pri-
mer informe, 6 mejor dicho el program de lo
que ibamos A hacer mis bien que de lo que
habiamos hecho en beneficio de la niiiez nece-
sitada y desvalida de Puebla, y para lo cual
hemos sido con reiteradas instancias invi.
tados. Os decia en aquel dia que costosas
construcciones se habfan comenzado para
abrigar c6modamente siquiera unos cien ni-
fiOs.
Hoy, dia 8 de Septiembre de 1894, consa-
grado a la Natividad dela Virgen Santisima,
Nuestra Madre y Seiiora, es decir, dos meses
despu6s, nos es grato informaros que, gracias
A Dios, hemos cumplido con nuestra promesa:
la sala que acaba de bendecirse, va a con-
teuer los cien nillos: los que tennis 6 la vista
son ya 60 (1) y van a ocuparla esta misma
tarde; Antes que expire el present mes, otros
iran ocupAndola hasta llenarla, porque mu-
chisimos aguardan su dia de entrada con
(1) Son ya 70 h9y 2o de. Setiembre.


grande ansiedad. Todos quedan bajo el am-
paro de su Madre celestial Maria Santisima
Anxiliadora, A quien por todos titulos esta
dedicado el dormitorio.
A mAs de 6ste.gran dormitorio, amplio,
ventilado y sano, se han concluido otras pie-
zas anexas, es decir, una sala bastante grande
para clase, dedicada A nuestro querido Padre
D. Bosco; un cuarto para enfermeria, dedi-
cador nuestro protector S. Francisco de Sa.
les de quien toma su nombre nuestra Pia
Sociedad, una escalera de piedra, inuy c6.
moda que lleva 6 las tres dichas salas. En
el piso bajo, un, comedor grande para cien
niilos y ,una cocina nueva con su necesaria
despensa, un portal muy largo para el recreo
de los nifios, una carpinteria bastante grande
y otra en costrucci6n todavia mas grade por
ser este taller concurrido con el numero de
nifos mayor que otros talleres; una caiieria
para llevar el agua por todas parties del es-
tablecimiento, bafios, etc.
Mas: A los cuatro talleres de sastre-
ria, zapateria, imprenta y carpinteria, se
pudieron aiiadir,otros dos, el de herrerfa y
de encuadernacidn: todos provistos con su
respective herramienta, maquinaria, etc.
Esto es en cuanto a la part material.
Por lo que toca A lo moral de nuestra fa-
milia adoptive, me es grandemente grato in-
formaros que la discipline y conduct moral
y religiosa de los nilos es, por la poderosa
gracia de Dios y por los auxilios de su santa
religion, muy consoladora y ann muy edifi-
cante en muchos de ellos. Su aplicaci6n en
las classes y talleres es bastante notable,
y varies fueron salvados del peligro de per.
der la fe, porque iban A ser entregados a los
Protestantes por motive de su extremada mi-
seria.
Un nfimero muy notable de alumnos, no
estando todavia aptos para el aprendiznje do
algun oficio, se dedican por hoy finicamente
las classes elementales: 6 su tiempo entra-
ram en talleres, menos aquellos que querrAn
seguir sus studios.
El personal Salesiano no se ha podido au-
mentar, porque no hemos conseguido los re-
cursos necesarios para pagar los pasajes: y
por esto, el enorme peso del gobierno moral
y administrative del establecimiento sigue
repartido entire los mismos tres Salesianos,
como lo era desde el principio.
Hacemos notar aquf que los gastos subidos
que soporta el Colegio para estipendiar a los
maestros externos, son much mayors de lo
que gastariamos por una vez, para el pasaje
de los Salesianos, y lograriamos tambien, lo
que mas importa, el personal del espiritu de
la casa.
?,A qui6n se debe el Cbien que
se ha hecho '
A Dios principalmente y despues a vosotros
iamados Cooperadores. Sin vosotros Lqu6 ha-








- 169 -


briamos podido hacer? poco 6 nada. Gracias
pues sean dadAs a Dios y 6 vosotros. Tres
veces al dia, en uni6n de nuestros alumnos
elevamos constantemente, A los pi6s de Jesfis
Sacramentado, en el oratorio del estableci-
miento, nuestras humildes pero cordiales ora-
clones al Senor de las misericordias en favor
de vosotros: rosarios cotidianos, comuniones,
etc., todo lo aplicamos por vosotros.
Y si, a mas de nuestras oraciones, recor-
damos los privilegios y las muchisimas in-
dulgencias concedidas por la Santa Sede I
los Cooperadores Salesianos, indulgenciasque
son las mismas, todas, de que disfrutan los
Terceros de S. Francisco de Asis, por cual-
quier acto de benevolencia y de protecci6n
que se haga en favor de nifios pobres, motives
tenemos para consolarnos y agradecer a Dios
lque se ha dignado escogernos como instru-
mentos en el cumplimiento de la obra de la
salvaci6n de las almas.

Estado de las finanzas.
Hace dos mess, os decia que era malisimo.
Hoy repito lo mismo. Las construcciones se
han llevado A cabo con deudas. Las limos-
nas que nos habeis mandado con tanta ca-
ridad y sacrificio, y las que nos vienen del
ministerio sacerdotal (y son los dos unicos
fondos) no han bastado ni para cubrir los
gastos del necesario y modesto alimento de
tanta familiar adoptive, como la que tenemos
,'i nuestro cargo, qued4ndonos cada mes un
deficit no insignificant para vestir y calzar
A los muchisimos ni que est4n completa-
mente A nuestro cargo.
Las entradas de los talleres son de tan poca
consideraci6n, que ni cubren el estipendio
Donativos de gran importancia no hemos
recibido.
La deuda pues contraida para levantarse
este edificio y abrigar en 1 4 estos pobres niiios
en su mayor part hu6rfanos, est4 descubierta.
(C6mo se pagard ? Dios lo sabe: nosotros con-
liamos grandemente en su infinite Providen-
cia, la cual, asi como cuida de las avecillas
que no siembran ni cosechan, cuidard, con
much mayor raz6n, de sus hijos que cada dia
le dicen: . . el pan nuestro de cada dia ddnosle
.oys> y Dios, su Padre bondadoso, no les hard
faltar ni pan ni techo; tanto m4s que son
sus hijos predilectos, y estima hecho 4 si
el bien que se haga 4 ellos: 4 uno de estos pequeiuelos, es d mi 4 quien lo
hareis.
Como veis, amados Cooperadores, no te-
nemos porque desconfiar: ciertos estamos que
la Divina Providencia se encargard de mo-
ver el dia y la hora que guste, los corazones
ique ella habrA ya designado para que ven-
gan en nuestro auxilio.


Condicibn aflictiva. GQuB haremos?
No puedo dejar de decir, en fin, que cada,
dia, vienen A llamar a las puertas de nuestra
casa de caridad, maiiana y tarde, pobres jo-
vencitos, qui6n sin padre, qui6n sin madre,
quien hu6rfano complete, flacos y estenuados,
andrajosos, pidiendo con Idgrimas en los ojos
un lugar de caridad, y exponiendonos los peli-
gros en que se halian ann de perder la fe porla
la miseria y el hambre que sufren. I Cudl es el
cristiano que puede ser expectador de cuadros
tan desgarradores sin sentirse movido a cari-
dad? Estos cuadros, podria contarlos a cen-
tenares !
En esos moments tan aflictivos quisiera
hablar, para invitarlas 4 hacer cosas mis
dignas, 4 tantas almas que gastan en el pe-
cado los bienes con que Dios les ha a-
graciado, y A otras que tal vez no han pro-
bado jams en su vida la dulce consolaci6n
de hacer el bien, y especialmente 6 nifios
pobres, que, si bien lo son en lo exterior,
pueden tener una alma inocente, un cora-
z6n para cosas nobles y talents para cosas
grandes . Nuestro Padre Don Bosco ha
dado 4 la Iglesia de Jesucristo la asombrosa
cifra de seis mil sacerdotes en el curso de
cincuenta afos de su apostolado: entire ellos
figuran Obispos de gran virtud y santidad,
escritores respetables de materials filos6ficas,
teol6gicas, filol6gicas, etc., y personages re-
nombrados en ciencias y bellas artes.
El Padre Don Bosco ha fundado en 1853
la PUBLICACI6N PERI6DICO-MENSUAL DE
LECTURAS CAT6LICAS para contrarrestar el
mal de las malas lectures: hasta el mes de
Diciembre de 1893, se han difandido en el
pueblo, traducidos en varias lenguas, publi-
cados en las imprentas salesianas, 7.000,000,
SIETE MILLONES DE TOIMTOS. Los autores
de esas lectures son casi todos Salesianos,
y la mayor part eran de origen pobre, y
j6venes desvalidos.
Y esa falange numerosa de Salesianos, sa-
cerdotes y no sacerdotes, artists y artesa-
nos, que llenos de espiritu de sacrificio cris-
tiano salen del centro de la Pia Asociaci6n,
Turin, y se reparten cada aio por las cinco
parties del mundo para llevar 4 Jesucristo
los p4rvulos. "Sinite pirvulos venire ad me."'
enseiiSndoles TEMOR DE DIOS, ORAcI6N T
TRABAJO; esa falange, digo, quienes son?
Son recluta hecha entire los mismos nifios
pobres de sus colegios, los cuales siguen la
misi6n de au Bienhechor, del mismo modo
como los Ap6stoles de Cristo, que sacados
de las orillas del mar de Tiberiades, siguie-
ron la misi6n de su Salvador, salvando A
otros. Ite et docete, dijo Oristo a los suyos,
y el mundo se convirti6 A la voz de aque-
llos pobres discipulos. Ite et docete, repite
Don Bosco tambien a los suyos, y los niffos
pobres acuden 4 centenares de millares ,







- 170 -


acogerse :la sombra de sus gloriosas ban-
dera;s para aprender EL TEMOR DE DIOS Y
EL TRABAJO, y ensefiarlo 6 otros a su turno.
Si esos Obispos, letrados, sabios, fil6sofos,
te61ogos, artists, no hubieran tenido un
Don Bosco, y los Cooperadores de Don Bos-
co, Lqu6 habria sido de ellos? Sin temor de
equivocarme, habrian quedado cuando me-
nos, genios confundidos en la ola de los
ignorantes de peso a la sociedad, y la socie-
dad misma no habria disfrutado de sus ca-
ritativos y cristianos beneficios, como los
que ahora disfruta. Digo, cuando menos, por-
que tambien hay raz6n para decir que po-
drfan, impulsados por la miseria, haberse
metido por el camino del crime Pues,
gqui6nes son los anarquistas ...
No lo olvideis. Seiores, las Casas Salesia-
nas son el remedio finico A la anarquia.
gCuanto bien no recibe una ciudad y la so-
ciedad entera de estas instituciones en donde
se ensefia el amor d Dios y el'amor al trabajo?
Pues bien: Hijos de la simpAtica y cat6-
lica ciidad de los Angeles, aqui tennis dicha'
instituci6n. De nuestra part, los Salesianos,
ofrecemos gratuitamente nuestros servicios,
sacrificios, desvelos, pesares ... evan-
dolo todo finicamente en amor de Dios: de
la vuestra, seguid ayudandonos con vuestra
limosna y conquistad a otras almas que os
imiten en hacer el bien. No desmay6is, os
suplico, y cuando el desaliento parezca que
os quiere abatir, dirigid una mirada A Jesits
Orucificado y otra al cielo, y ent6nces os
parecer6 dulce y suave todo lo que habr6is
hecho para los ninos pobres del Colegio Sa-
lesiano, porque lo habreis hecho al mismo
Jesuoristo, que tanto hizo por nosotros!
R. M. PIPERNI.
Septiembre 8 de 1894.




ECUTUADmOR


Qu6e son los Talleres Salesianos,
y cuanto se gasta en ellos?
(Libertad Cristiana de Quito).


Cuando leimos la Solicitud que diez de
nuestros artesanos dirigieron 6 las Camaras
Legislativas, pidiendo que se les diera la di-
recci6n del Protectorado cat61ico, entendimos
que los peticionarios obran ofuscados por
dos errors de concept que conviene desva-
necer. Vamos 6 hacerlo en breves razones
con sencillez y franqueza para que los indi-
viduos que est6n equivocados de buena fe,
como suponemos que estan los autores de la


Solicitud, vean la verdad tal como es, y no
se dejen llevar de las hablillas con que los
mal querientes de los Institutos religiosos
procuran desacreditarlos, enconando en con-
tra suya los Animos, y excitando odio so
capa de patriotism.
El primero consiste en la creencia de que
la Escuela de Artes y Oficios so ha fundado
para hacer competencia a los artesanos en
los various ramos de industrial con que ga-
nan la vida honradamente. Piensan mu-
chos que en aquel Establecimiento se trata,
no con loable y provechosa emulaci6n, sino
con mezquina y culpable rivalidad, de arrui-
nar a todos cuantos ejercitan fuera de 41 el
oficio que les ennoblece y les proporciona la
cotidiana subsistencia. Esto es falso, abso-
lutamente falso, pues las Escuelas de Artes y
Oficios que corren a cargo de los hijos del
egregio Don Bosco en Europa, Am6rica y
Africa, son casas de beneficencia asilos en que
los desgraciados nifios hu6rfanos y desvalidos
reciben, ademas de la educaci6n moral y re-
ligiosa, el pan necesario para el sustento de
hoy y el aprendizaje de un oficio que les
proporcione el pan de mnafana. Con 6sto
se liberty la sociedad de la plaga de mucha-
chos rapaces que empezando 6 vivir del hur-
to y 6 ejercitarse en rencillas, pasan luego 6
la violencia del robo y al crime del asesi-
nato. Estos establecimientos son los que
salvan 6 las victims desventuradas de la
ignorancia, el ocio y la miseria que condu-
cen indefectiblemente al delito; y por eso en
todos los pauses civilizados del mundo se
procura con vivo interns fomentarlos y pro-
tegerlos como el medio mas eficaz de library
a la sociedad de uno de los males mas graves
que le amenazan.
En esta misma ciudad tenemos casas de
asilo para las nifias hu6rfanas, como son las
de las Madres de la Providencia, del Buen
Pastor y las Hermanas de la Caridad gy no
sera rational y just que las haya tambi6n
para los nilosT Y porque en aquellos asilos
benditos de la miseria y orfandad se ensefen
6 la nifas los oficios propios de su sexo, y
se procure que alcancen la perfecci6n possible
en ellos thabr6 motive justifiable para que
las personas que ejercen fuera el oficio de
costureras, bordadoras, floristas & se quejen
de que se les hace competencia? iNo son es-
tos ni-ios y nifias tan hijos de la patria como
los demas artesanos, que con pleno derecho
buscan en los artes manuales los medios de
asegurar honradamente la subsistencia? No
seamos egoistas con nuestros propios her-
manos, ni nos dejemos llevar de aquel amor
patrio mal entendido que consist en abor-
recer 6 todos los que no han nacido en
nuestro suelo. A los artesanos honrados y
laboriosos nunca les faltarA trabajo que les
proporcione lo necesario, pues con el aumen-
to de poblaci6n crece el nfimero de consumi-
flores, y en relaci6n con sate ha de estar el







- 171 -


de los que produzcan los articulos necesa-
rios para la vida. No hay afin motive de
temer aquf el desequilibrio que da ocasi6n A
las huelgas de obreros en otras naciones,
porque tenemos territories inmensos y fe-
cundos despoblados todavia, y porque nues-
tra industrial incipiente carece del auxilio de
mAquinas que centupliquen el product y
.disminuyen el nfimero de los trabajadores
manuales que se necesitan. Nadie muere de
hambre en el Ecuador; y aun cuando nues-
trapoblaci6n fuera diez veces mayor de lo
que es, habria en nuestro suelo pan y vesti-
dos con abundancia, mediante la honradez y
el trabajo.
Lo que nos importa much es aprender A
beneficiary las materials primas que abundant
en nuestra Repfblica, para que se disminu-
ya cuanto sea possible la importaci6n de ar-
tefactos que podemos producer con ventaja.
La loza, la fabricaci6n de vidrios, el curti-
miento de pieles etc. etc. tno son otras tan-
tas industries que serian fuentes de riqueza
para el pais? Pues precisamente de 6sto se
trata en la Escuela de Artes y Oficios; y en
cuanto a laloza y curtiduria, podemos ase-
gurar que la primer llegard en breve 6t
igualar a la que se fabric en Europa para
el uso comin, y por lo que toca al curtir de
pieles casi no tenemos qu6 envidiar nada A las
fibricas extranjeras en punto a perfecci6n
de este arte tan fitil que provee de material
A otras industries.
Quien visit la Escuela de Artes y Oficios
de Quito con animo despreocupado y de-
seo sincere de conocer 'la verdad, admi-
rard primeramente el orden perfect y la
limpieza que se ve en todo el Establecimien-
to; la moral several que rige suave y eficaz-
mente la conduct de tantos niiios. mediante
una vigilancia continue en el taller, en la
recreaci6n, en la capilla, en los dormitories.
iQua algazara de voces, silbos y gritos en los
patios de recreo! ;Qu6 silencio y compostu-
ra en la capilla! IQu6 orden en los talleres!
Alli no se oye mas que el ruido de les ins-
trumentos: aqui el golpe del martillo, el re-
chinar de la lima y el soplo de los fuelles;
ahi el raer del cepillo, el ruido de la sierra,
el zumbar del torno; mds alla el tic tac de la
maquina de coser; en una part el acompa-
sado sonido de los moldes que se ajustan en
el componedor y el crujido de las prensas; y
en otra el batir de ruedas entire el torrent
espumoso del agua poderosa. iQu6 grato es
pensar que entire tantos niios obreros, sanos
de alma, robustos de cuerpo hay muchos que
llegaran A sobresalir en las artes con talent
para honrar y enriquecer A la patria, con cora-
z6n generoso para amarla, con brazo fuerte
para defenderla!
No causa menos maravilla el amor que tie-
nen los niios a sus superiores; si, amor cor-
dialisimo que engendra en ellos una conflan-
za verdadera que les mueve 6 descubirles sus


faltas con ingenuidad, a pedirles consejo en
sus dudas y vacilaciones y respetarlos con
el acatamiento que nace del carifio, con la
sumisi6n que procede de la propia voluntad.
Haber desagradado 6 sus superiores es mis
sensible para los alumnos de los Salesianos-
que la severidad del castigo; y por eso anti-
cipandose, delatar sus faltas propias, se
suelen imponer ellos mismos las penas correc-
cionales que merecen, quedando en manos
del superior s61o la hermosa facultad de ate-
nuarlas 6 perdonarlas.
Y sin embargo hay quienes digan que no
sirven de nada los Padres Salesianos; que ig-
noran las artes; que tienen que valerse de
maestros nacionales para que enseien los
oficios. A esto respondemos que los hijos-
de D. Bosco son en todos parties los Di-
rectores de estos hermosos asilos de la or-
fandad; 6llos velan sobre la moral que es el
fundamento fnico del orden y regularidad;
vigilan A los maestros, les proporcionan mo-
delos en las artes para que imiten; se ocu-
pan muchas veces en dar lecciones prfcticas
de los oficios; ensefan la teoria de los mis-
mos; trabajan y sudan con sus alumnos; les
instruyen en los principios religiosos y mora-
les, no menos que en los varies ramos rela-
cionados con el arte que ejercen, como lectu-
ra, escritura, aritm6tica, geometria, mecAni-
ca, dibujo lineal, mfsica instrumental y vo-
cal, etc.; pero sobre todo les forman el co-
raz6n; y aunque no fuera mas que 6ste el
m6rito de los Salesianos, bastaria y sobraria
para hacerlos indispensables en Estableci-
mientos de esta especie.
Y si no es asi Lpor qu6 en Italia, Fran-
cia, B6lgica, Alemania, Inglaterra, Estados
Unidos, etc. les encargan A porfia y con tan
vivas instancias la direcci6n de las casas de
Oficios para los nifios? ANo bastara poner
tales Establecimientos en manos de los maes-
tros insignes que tienen A elecci6n, y de-
jarse de buscar pobres religiosos ignorantes
cuando cuesta tanto trabajo el conseguirlos?
Sin duda 6llos saben muy bien lo que se ha-
cen cuando proceden asi, pues de algo ha de
servirles la experiencia de los siglos y des-
engafios que les han dado A conocer la dife-
rencia que va de la filantropia a la caridad.
Pero el cargo que no alcanzamos 6 enten-
der es el que hacen 6 los Padres de que so
valen para la enseiaanza de artesanos nacio-
nales, y sno es esta una honra para los hijos-
del pais? LY no es 6ste un m6rito de que
deberian alabarlos! En Inglaterra ocupan
a ingleses; en Francia a franceses, en el
Ecuador 1por qu6 no han de ocupar ecua-
torianos? Con 6sto es innegable la utilidad
que han reportado los artesanos nacionales
que, aunque hAbiles en su oficios, no tenian,
en lo general, conocimientos te6ricos del
arte que profesaban; y ahora estimulados
por el pundonor que les honra, procuran sa-








- 172 -


lir de la rutina y aprender los principios
te6ricos del arte que profesan.
Aun los maestros de fuera invitados 6
examiner 6 los discipulos de la Escuela de
Artes y Oficios procuran con laudable inte-
r6s proveerse de libros que les instruyan en
la teoria y reglas de su oficio para salir airo.
samente del cargo que se les confia.
Es indudable que los Talleres Salesianos
han dado muy notable impulse A las artes
en el pals, despertando en los artesanos no-
ble emulaci6n que les obliga A mejorar sus
artefactos. iQu6 diferencia tan grande se
observa entire las obras quitefias de ahora
treinta aiios y las de hoy! Bastari recorder
lo que era entonces la imprenta, no s61o por
la poca pericia derfosNcajistas, sino por su
ignorancia en ortografia; hoy se hacen tra-
bajos notables por su limpieza, esmero y
correcci6n, no s6lo en los Talleres Salesia-
nos sino en la imprenta de las Escuelas Oris-
tianas, del Clero, del Gobierno, etc. dirigi-
dlas como estan por personas habiles y pun-
donorosas que con lo limpido y elegant de
sus obras honran a su patria en las nacio-
nes extranjeras. Es innegable, y lo declara-
mos con verdadero orgullo, que hay artesa-
nos en esta ciudad que produce obras su-
periores A las que labran los alumnos de los
Talleres Salesianos; pero no cabe duda que
lo que alli se trabaja no es tampoco lo infe-
rior, y que hay articulos en que no tienen
competencia, lo que ciertamente prueba que
la habilidad quitefia no necesita para alcan-
zar la perfecci6n del arte sino de convenien-
te direccibn.
C06mo hemos de desconocer que las obras
de entalladura del insigne artist Minghetti
son verdaderamente superiores 6 cuanto se
trabaja en este g6nero en la ciudad de Quito?
Dejar de aprovechar, pues, de la pericia de un
hombre condecorado en Europa con meda-
llas de honor, y que dej6 el puesto de Direc-
tor de la Academia de Artes en Venecia
para venir A ensefiar A nuestros habiles
nilios, seria una necedad inexplicable; y
tratarle mal s6lo porque es extranjero fuera
exponernos A ser llamados con un nombre
que nos denigrara. gPor qu6 no hemos de
amar 6 los extranjeros inteligentes y labo-
riosos cuando 6stos, lejos de mirarnos con
despectivo desd6n nos aman y ensefian?
Gracias 6 las lecciones de este sujeto tan
distinguido habrA acaso, dentro de pocos
anos, algunos Minghettis ecuatorianos que
vayan A honrar 6 su patria en otros paises
de America que est6n menos adelantados en
las artes que el nuestro.
Necesario es que al principio nos valga-
mos de maestros earopeos hasta que nues-
tros artesanos lleguen 6 perfeccionarse en su
oticio, de modo que no necesitemos introdu-
cir de otros paises los articulos que por su
superioridad hacen competencia inevitable
a los que se elaboran en la Repiblica. Asi-


mismo dia llegarA on que los Salesianos
que dirijan los Talleres no sean extranje-
ros, puesto quo hay ya mas de veinte j6ve-
nes nacionales que pertenecen 6 la ilustre
Corporaci6n de D. Bosco. Sea esto asl en
horabuena para nuestra honra national;
pero no dejemos de confesar con agradeci-
miento que tanto el R. P. Director, D. Luis
Calcagno como sus compaheros se han
mostrado siempre ben6volos con el Ecua-
dor y tan amantes de sus hijos, que no les
hemos oido nunca una palabra de repro-
che 6 desagrado capaz de zaherir ni le-
vemente la delicadeza de nuestro patrio-
tismo.
to que si afirmamos, por parecernos evi-
dentemente confirmado por nuestra propia
experiencia y por lo que practican otras na-
ciones menos cat6licas que la nuestra y
aun enemigas de las creencias verdaderas que
profesamos, es que esta especie de estableci-
mientos de caridad deben ser regidos por co-
munidades religiosas, finicas capaces de go-
bernarlos con acierto yde sujetarse A las
several privaciones y sacrificios que impono
un cargo tan laborioso y dificil como ingra-
to: qu6 cierto es que al hombre no puede
mejorarlo sino quien de veras le ama.
No pide poca labor y paciencia el educar
nifios ind6ciles de cuya alma no se quitan tan
f6cilmente los harapos inmundos de la mise
ria moral como se les quitan del cuerpo los de
la indigencia qne les viste. Desarraigar las
malas costumbres adquiridas por el ejemplo
m6s que por las propias pasiones; habituarlos
al orden y regularidad, a la decencia y com-
postura; sufrir impertinencias y groserias;
velar incesantemente sobre ellos, etc., etc.
no son cosas a que se sujeten los hombres
por paga de mercenario; 6sto no puede ha-
cerse sino por razones de otra esfera, por
motives sobrenaturales: por CARIDAD. El
gran trabajo no consiste en robustecer el
brazo enflaquecido por el hambre y conver-
tirlo en diestra vigorosa que vuelva bland
el hierro y desbaste el tronco secular de
los bosques; la obra principal y preciosa es-
ta en la formaci6n del coraz6n para que su-
pedite a la fuerza bruta de la material; en
labrar el alma para que de de si esos frutos
generosos que llamamos amor, religion, pa-
triotismo, abnegaci6n y sacrificio. Sin ds-
to los establecimientos de hu6rfanos no s6-
lo son infitiles sino perniciosos, porque se
convierten en sentina de vicios aterradores
y escuela de depravaci6n de done saldr la
ruina y exterminio de la sociedad en el pu-
iial del asesino, la escala del ladr6n y la di-
namita del socialist.
Estos son los males futures de que pue-
den librarnos los Talleres Salesianos, edu-
cando a los nifos desvalidos: asi, pues, no
es de extraiiar que dicha Casa de asilo ten-
ga s61o dos classes de enemigos que son; pri-
iero: los que no la conocen, ni la han visita-







- 173 -


do siquiera; y sin embargo se dejan enganiar
por decires vulgares de malquerientes gra-
tuitos 6 interesados. No es nuevo ni extra-
iio, pnes, que muchas de estas personas
cuando se les depara ocasi6n de desenga-
fiarse por sus propios ojos, visitando el Es-
tablecimiento, se sientan como avergonza-
dos de su error y lo confiesen de llano en
llano. iCuAntos que han entrado alli como
enemigos irreconciliables han salido amigos
cordiales y convertidos en benefactors! Los
Talleres Salesianos no necesitan sino ser co-
nocidos para ser amados de los corazones
generosos y de las almas honradas.
La segunda clase de enemigos (y 6stos en
verdad irreconciliables) son los que detestan
y abominan lo bueno, s61o porque procede
de religiosos; porque nace del catolicismo;
porque huele 6 frailes, como suelen decir,
abrazando con este nombre comfin a cuan-
tos visten sotana y cuantos sin vestirla los
aman y respetan. A destruir este odio tan
vehement como injusto no es part la ra-
z6n; nada pueden los arguments, nada los
hechos, nada lo tangible, nada la fuerza de
la evidencia; es odio que ni ve, ni o.ye, ni
palpa, ni entiende, ni razona; 6 mAs bien
que ve tinieblas en la luz; oye desconcierto
en lo arm6nico y entiende lo contrario de
lo que es. Compadezcdmosles..... estan pi-
cados de theofobia.
Tales adversaries de la Iglesia de Nuestro
Senior Jesucristo son los que andan vocife-
rando 6 tambor batiente y propalando en
obras y peri6dicos que el catolicismo oseu-
rantista es enemigo de las ciencias, de las
artes y del progress; y cuando ven que los
religiosos, puestos a la cabeza de la ensefian-
za de las artes y ciencias verdaderas, logran
sobresalir 6 maravilla y probar con la evi-
dencia de los hechos que la Iglesia tiene en
sus manos la luz que alumbra el mundo, en-
tonces los sedicientes amigos del pueblo de-
claran guerra de exterminio al sacerdote ca-
t6lico por el delito de estarlos desmintiendo
con los triunfos que alcanza en las artes y
en las ciencias, triunfos hijos del sacrificio
generoso y de mal remuneradas fatigas.
Cosa de veinte aros hace que, merced a
los esfuerzos del Grande Hombre del Ecua-
dor, se estableei6 la Escuela polit6cnica en
esta ciudad. Vinieron por profesores sa-
bios de veras, como los tiene en su seno la
por todos titulos Ilustre Compaflia de Jesfs;
traj6ronse laboratories de quimica, gabine-
tes de fisica, instruments de matemAticas;
se formaron los museos de historic natural
que aun deben de existir; se levant el edi-
ficio del Observatorio astron6mico; se abrie-
con los cursos superiores de ciencias para
La juventud estudiosa. LY cuanto dur6,
preguntamos, ese Plantel que prometia tan-
tas glorias A la patria? S61o lo que dur6 la
vida de su Fundador! Muerto 61, comenza-
ron las murmuraciones; cundi6 la mala vo-


luntad; y un soplo de odio bastb para derri-
bar el monument que habia costado tantas
labores y no poco dinero. Los sabios vol-
vieron a6 ocupar sus cAtedras en las univer-
sidades europeas; y la patria qued6 deplo-
rando con su inteligente juventud el dolor
de las esperanzas burladas.
Cierto es que el sol aun despu6s de haber
tramontado no recoge de sftbito la luz con
que habia enclarecido el espacio. Acabada
la Escuela Polit6cnica quedaron las vislum-
bres de ella en los j6venes entonces, y hoy
profesores .aventajados Doctores, Egas, Ve-
lasco, Troya, Vivar, Herrera, etc., etc. Si
aquel luminar en tan corto tiempo difundi6
asi la luz del saber jqu6 seria si afin hoy
continuara ilustrando a6 nuestra juventud
estudiosa? Iniftiles son ya nuestras quejas
por la desaparici6n de la Polit6enica; pero
a lo menos bueno sera que sepamos aprove-
charnos y sacar experiencia de los males
que hemos padecido.
Igual suerte cupo al Conservatorio de mu-
sica y 6 la Escuela de Bellas Artes.
Hoy hay quienes anhelen por acabar con
]a Escuela de Artes y Oficios que es, sin du-
da ninguna, el mejor Establecimiento de
su clase en la Amfrica del Sur. Se le corn-
bate iqui6n lo creyera! hasta en nombre del
patriotism; se le zahiere porque los ninios
se ejercitan alli en la piedad cristiana; por-
que los hu6rfanos aprenden esas oraciones
que no pudieron oir recitar 6 los labios ma-
ternos en los albores tristes de una desgra-
ciada infancia. Ah! tsi llegara tambidn el
dia en qune lamentemos infitilmente la ruina
de este asilo de la orfandad? tSi el alegre
bullicio de la niiiez feliz que resuena hoy en
su recinto se convertird pronto en murmullo
grosero de cuartel? gSi esos niios que bende-
cirian mailana 6 la patria seran arrojados
hoy de alli para trocarse en criminals que
la deshonren y maldigan?.... iPlegue 6 Dios
que no incurramos en tal insensatez que
nos afrentaria ante las naciones civilizadas
del mundo entero! (Continuard).



HISTORIC DEL ORATORIO
de San Francisco de Sales

CAPiTULO XV.
(Continuacid6)
El martes 29 de mayo salia a luz en el
diario La Armonia el articulo siguiente:
Allanamiento del Oratorio de S. I',,l r ;c.,-
de Sales.
< No pasa dia, en esta bendita tierra de
la libertad, en que nw tengamos que regis-
trar algfin arrest de Obispo 6 Cardenal,







- 174 -


algfin process 6 encarcelamiento de parro-
cos, can6nigos 6 sacerdotes, 6 finalmente
algfin allanamiento de domicilio.
El sbado Alas 2 p. m. toc6le ser la
victim aquel gran conspirador, el sacer-
dote Juan Bosco, quien, como todos saben,
conspira aliviando las miserias, acogiendo y
educando en un asilo, a los pobres hijos de
los obreros y consumiendo su vida en el
ejercicio de la caridad y del ministerio sa-
cerdotal.
> El Fisco esper6 encontrar en el Orato-
rio de San Francisco de Sales algunas cartas
-que pudieran interesar al fiscal. Y envi6 un
pelot6n de soldados, capitaneados por un
delegado de seguridad pfblica y dos abo-
gados inspectors, con el encargo de proce-
der d una minuciosa visit domiciliaria.
> Don Bosco estaba precisamente acep-
tando a un pobre nifio, recomendado por el
Ministro, cuando le lleg6 la inesperada visit.
Recibi6 con su acostumbrada afabilidad A los
-encargados de la fuerza pfiblica; y si bien
hubiera podido hacer series observaciones
sobre la legalidad del mandate dej6 regis-
traran todas las cartas y papeles de su ha-
bitaci6n.
> El registro dur6 de las dos p. m. hasta
despues de las seis; y el sacerdote Bosco
-que en tal tiempo debia oir las santas con-
fesiones, como que era dia sAbado y vigilia
de Pentecost6s, se vi6 obligado 4 asistir a
las operaciones de la policia. Y asisti6 con
aquella jovialidad que es hija de una con-
ciencia tranquil, procurando aprovechar
aquellas horas de ocio involuntario con ha-
cer 6 los agents del Gobierno algunas opor-
tunas y cristianas reflexiones, y manifestar
6 los abogados que no era muy gloriosa la
,ocupaci6n en que se hallaban.
> Es infitil decir que el registro becho
con suma minuciosidad no di6 resultado al-
guno. No son los sacerdotes los que conspi-
ran, y bien lo saben los ministros. Dos cartas
entiree las muchas de Don Bosco, dieron un
poco que pensar 6 la policia: en una se leia
una sentencia algo clerical; pero lleg6se &
descubrir que era una sentencia de Marco
Aurelio. Otra era un breve del Papa al sa-
cerdote Bosco; pero se vi6 que habia sido
ya dado 6 la estampa.
>> Pasadas las seis, la policia abandonaba
el Oratorio de San Francisco de Sales, de-
jando en manos de su Director la declara-
ci6n siguiente:
> Dia 26 de mayo del afio 1860, en Turin,
y en la casa del M. R. sacerdote Don Juan
Bosco, para j6venes artesanos y estudiantes,
situada en la calle de Cottolengo;
>> En cumplimiento de la reciente-orde-
nanza del Ilmo. Sr. Cuestor de Turin, abo-
gado Chiapusi, en la cual so exige proceder
A un minucioso allanamiento domiciliario en
la casa sobredicha, los suscritos Savino
Grasso, delegado de seguridad pfiblica, Es-


teban Tua, abogado, y Antonio Grasselli,
abogado inspector el primero de la secei6n
Borgo Dora y el segundo de la de Moico-
nisio, acompafiados con la escolta de guar-
dias de seguridad pfiblica, llegados al dicho
sacerdote Don Juan Bosco y notificado del .
fin de esta visit, hemos hecho A su vista
diligente registro de los papeles y libros
existentes en los dos cuartos que le sirven de
habitaci6n, sin encontrar cosa alguna que
pueda interesar la vista fiscal.
> Todo lo cual queda confirmado en esta
declaraci6n firmada por los interventores,
siendo de notar que se dej6 copia de la
misma al precitado sacerdote, a petici6n
suya. >
Hasta aqui la Armonia.
La inocencia de Don Bosco y de todos
los suyos quedaba altamente manifestada.
Esta declaraci6n debiera haber bastado a
que nos dejaran en paz ciertos representan-
tes del Gobierno; pero no sucedi6 asi.

CAPiTULO XVI.
Segundo allanamiento Escena dolorosa Quejas de
Don Bosco i los agents Exploraci6n do la casa
Visita i las escuelas Insidiosas preguntas y
francas respuestas El secuestro de los cuadernos.

Tan calumniosas acusaciones habian acu-
mulado nuestros adversaries sobre nosotros,
que el ministry del interior D. Luis Farini
juzg6 necesario hacer proseguir en el Ora-
torio las investigaciones fiscales, para que
hallado el hilo de la temida conspiraci6n pu-
diera precaverse con un golpe de mano. Pa-
recia raro que unos centenares de pobres
nifios pudieran infandir tanto miedo al Go-
bierno, el cual tenia 6 su disposici6n formi-
dables ej6rcitos, soldados y carabineros; sin
embargo es un hecho hist6rico. Y podemos
exclamar con today propiedad: 0 tempora!
i Oh tiempos!
Siguiendo el orden de la historic, narrar6
aqui el segundo requirimiento, que se nos
hizo; mas por razones de prudencia dejar6
las apreciaciones odiosas 6 la pluma de la
posteridad.
Eran las 10 de la mafana del 9 dejunio,
apenas 15 dias despu6s del primer allana-
miento, cuando con una escolta de polizontes
se trasladaban al Oratorio tres senores. Eran
los seiores Masnardi, secretario del ministry
Farini, el caballero Gatti, inspector general
del ministerio de instrucci6n pfiblica, y el
professor Petitti. El primero tenia el encargo
especial de examiner el libro de cuentas y
explorer el local, el segundo el de visitar
las escuelas y preguntar A los nifos, y el
filtimo el de escribir en taquigrafia las pre-
guntas y las respuestas.
Desgraciadamente Don Bosco habia ido
pocos mementos antes la ciudad. Fueron
mandados varies j6venes 6 buscarlo. entire







- 175 -


los cuales Jos6 Buzzetti; mas en vano. Al
debia hallarse aquella mafiana A hora fija
en'una casa de bienhechores; mas el caso
quiso, 6 por mejor decir la Divina Provi-
dencia dispuso que equivocara el camino,
por lo que juzgando que ya no llegaria a la
hora fijada, volvi6 atris y entraba en el Ora-
torio, cuando precisamente era esperado como
Angel libertador.
Mas en aquel intervalo de tiempo habia
ya pasado centre nosotros una escena bien
dolorosa. No hallfndose Don Bosco, los tres
inquisidores se presentaron al senior Don
Victor Alasonatti, que en calidad de pre-
fecto hacia sus veces. Anunciando quienes
eran, y expuesto el fin de su visit, el seoor
Masnardi le dijo:
Queremos ver antes de todo el libro do
cuentas.
H61o aqui, respondi6 el buen sacerdote,
este es el libro maestro, que contiene el
nombre, apellido y patria de cada niio; este
es el memorial de los gastos diaries; y en
este otro estan anotadas las condiciones de
aceptaci6n.
Aquellos sefiores toman en mano los re-
gistros, miran aqui y alla, y despu6s de al-
gunos minutes el secretario dice:
Pero de esta contabilidad nada se com-
prende.
Si no comprenden, respondi6 Don Ala-
sonatti, yo les explicar6 cosa por cosa.


81, lo queremos saber todo, y en pocas
palabras. Diganos primeramente cuantos
nifios se albergan en esta casa.
Los nifos externos que frecuentan el
Oratorio son mis de 700, y los interns lle-
gan & 300, divididos en dos categories, estu-
diantes y artesanos.
ACOunto pagan de pension?
La mayor part, siendo absolutamento
pobres y abandonados, no pagan nada, antes
bien es necesario calzarlos y vestirlos; los
otros pagan una modest pension segdn lo
permiten los recursos de su familiar.
A cuanto asciende esta pension?
A diez 6 doce pesetas al mes 6 un saco
de arroz, 6 de mafz, 6 de castaflas, Ai otras
cosas semejantes.
Esto no basta ciertamente para man-
tener tantos niios; Lc6mo hacen fennte &
estos gastos ?
El Municipio de Turin da anualmente
trescientas pesetas; el Orden de los santos
Mauricio y Lazaro quinientas; y el Arzo-
bispado mil.
Todas estas dadivas no forman mas que
la suma de mil ochocientas pesetas, y no
pueden cubrir los gastos de manutenci6n,
vestir y demis. LPu6s con que otros medios
se proven?
(Continuard).


INDICE DEL


-A-rkO


Enero.
Carta del Sac. D. Miguel Rua 4 los Coo-
peradores del Instituo Salesiano pag.
El Carnaval . ..
Inglaterra. Consagraci6n de la Iglesia
del Sagrado Coraz6n de Jesds en Lon-
dres . . .. .
Espaiia. Nueva Casa Salesiana
Ambrica del Sur. Misi6u del Chubut .
Ecuador. Viaje al territorio indigena. >
Tierra del Fuego. Misi6n de San Kafael.
Reptblioa Argentina. Buenos Aires. S.
Nicols de los Arroyos . ..
Gracias de Maria Auxiliadora .... .


Febrero.


El episcopado piamont6s y los libros de
ensenanza salesianos ...
Exhortaci6n encarecida .. ...
1Noticias de nuestras misiones. Brasil,
Matto Grosso . .....
Estado de S. Pablo . : .
Nueva expedici6n Salesiana .. ..
Espaiia. Sarria-Barcelona. Obra de Don
Bosco . . .
Ecuador. Talleres del Sagrado Coraz6n .
Patagonia: Trabajos al sur de los Andes


Misiones Salesianas en el Chubut. (Pata-
gonia Central) . .... ...
El Obispo de Ancud y las Misiones de la
Tierra del Fuego ...
Gracias de Maria Auxiliadora .
Los primeros hijos de Don Bosao
Historia del Oratorio de S. Francisco de
Sales .. . . ..
Marzo.
En la tumba del Padre' .. ....
Uu precioso documento . .
Nuevo Misal Romano en homenaje 6 S.S.
Le6n XIII . . ....
Espafa. Una fiesta en el Oratorio Salesiano
de Sevilla. . . .
Utrera. Colegio del Carmen .
Santander .
San Nicolas de los Arroyos. Gracia singu-
lar de Maria Auxiliadora. . ..
Abril.
El Catecismo en la edncaci6n ..
El obsequio de un Misal i S.S. LUon XIII
Espaiia: El Institute Salesiano en Sevila.
Gerona: Fiesta Salesiana .
Fundaci6n de una Casa de Hermanas de
Maria Auxiliadora en Yalverde del Ca-
mine. . . . .


1894







- 176 -


Noticias de America. M6jico. Colonia
de Sta. Julia. Circular. ..
Buenos Aires: Colegio de artes y oficios.
Fiestas Salesianas . . .
Ecuador. Riobamba. . .
Gracias de Maria Auxiliadora .

Mayo.
.El mes de Mayo . .. .
Roma. Para coronaci6n y t6rmino del Ju-
bileo Episcopal de S.S. L6on XIII -
Un breve de S. S. Le6n XIII en favor de
la Sociedad de los devotos de Maria SS.
Auxiliadora ...... ......
Norma para erigir la Pia Sociedad de los
devotos de Maria Auxiliadora .
Reglamento de la Sociedad ....
Inglaterra. La solemnidad de S. Francisco
de Sales. Un pequeno ouestor .
Brasil. Recepci6n hecha a Mons. Lasagna
La revoluci6n y los Salesianos.
Gracias de Maria Auxiliadora . .

Junio.
Homenajes al Sagrado Coraz6n .
Fiestas en honor de Maria .
El primer centenario del nacimiento de
Pio IX ... . ...
Espata. Una visit A la nueva casa de
Valverde del Camino .. ..
Am6rica. Recepci6n hecha al Ilmo Sir. 0-
bispo Don Juan Cagliero . .
Cart de Mons. Cagliero al Revmo. Sr. Ar-
zobispo de Buenos Aires .. .
Perd. -El Oratorio festive Salesiano de
Lima . .
&racias de Maria Auxiliadora . .
Bibliografia . .
Historia del Oratorio do San Franciso do
Sales . . . .

Julio.
i Gloria a la Virgen del Carmelo .
Los antiguos alumnos del Colegio do Val-
salice ante la tumba de Don Bosco .
Espafia (Utrera). Colegio Salesiano .
am6rica. Noticias de nuestras misiones
Ecuador. El Vicariato de Mendez y
Gualaquiza . . .
Talleres salesianos de Riobamba. .
eolombia. Una nuneva fundaci6n .
Una rara y hermosa industrial para socor-
rer A los hudrfanos de Don Bosco. ..
Gracias de Maria Auxiliadora ..
Noticias Varias .. .....
Necrologfa . . .
Historia del Oratorio do S. Francisco de
Sales . . .
Otro precioso document en elogio del Mi-
sal estampado en la Tipografia Salesiana
Agosto.
Barcelona. Casa Salesiana de Sarrid.
Fiesta de San Juan en los Talleres
de Sarrig. Fiesta del Sagrado Cora-
z6n Conferencia del R. P. Rinaldi .
Sevilla. En la Trinidad. En honor
de Maria Auxiliadora . .
Hostafranchs (Barcelona). La fiesta de
Maria Auxiliadora .
Cart de Utrera . ......
Gerona. Los hijos de Don Bosco. .
Amdrica. Los Salesianos en el Paraguay
Mdjico (Puebla). Nueva Casa Salesiana
Acuador. El Oratorio festive de Vin-
ces. El Oratorio festive de Quito
Gracias de Maria Auxiliadora .. ...
Expedici6n A Mendez y Gualaquiza .
Necrologfa. Lista de los Cooperadores
fallecidos .. ... . ....


pag. 47
S48
id.
50
52


S C5
> 66

< 67
> id.

> 70
> 72
0 74

76
id.


Setiembre.
Los Salesianos en Rialp .. ... .
Santander. Oratorio de Don Bosco. Paseo
infantil . .. .
La excursion de los Salesianos .
Los Salesianos en Vigo... . ..
America. Noticias de nuestras misiones.
Expedici6n A Mendez y Gualaquiza .
Los Misioneros Salesianos de Gualaquiza.
Tierra drl Faego. La nueva misi6n de Nues-
tra Senora de la Candelaria ..
Patagonia. La Instituci6n Salesiana. .
Octubre.
Lecturas Catdlicas . . .
Francia. Oratorio Salesiano de San Anto-
nio de Padua on Montpellier .
Espatia. Rialp. Fiesta de Maria Auxilia-
dora ... ... ..
Repfiblica Argentina. Rio Grande. Entre
los Indios . . .
Colombia. Agua de Dios . ..
Manifestaci6n al R. P. Rabagliati .
El grano de mostaza . .
Bogota. Festividades dio Nuestra Sefiora
del Cirmen en su iglesia . .
Gracias de Maria Auxiliadora . .
Cooperadores difuntos . .
Noviembre.
Una iglesia digna del 6bolo popular
La Muerte de Monselior Dr. Federico A-
neiros, Arzobispo de Buenos Aires .
Espaia: El Oratorio de Santander despues
de un afio.. .. ... . .
La Obra de Don Bosco en Amdrica : Md-
jico: Uua segtnda Casa Salesiana -
Perh: Fiesta de Familia en el Colegio.
Salesiano de Lima. Repuiblia Argen-
tina: Homenaje de los Ex-Alumnos de la
Escuela de Artes y Oficios en Elmagro
(Buenos Aires) i su Director; fiesta
de Maria Auxiliadora en San Nicolas de
los Arroyos. Uruguay: El Presidente
en el Colegio Salesiano. Ecuador:
Alocucion en los Talleres Salesianos de
Quito . .........
Noticias de las Midiones Salesianas de l).
Bosco en la Patagonia . .
Gracia de Maria Auxiliadora .
Diciembre.
Felicitaci6n . . .
Una obra digna del mayor encomio .
El Congress Cat6lico de Tarragona y los
hijos de Don Bosco . .. .
Despedidadeotros 40MissionerosSalesianos
Solemne repartici6n de premios en el Insti-
tute Salesiano de Barcelona (Hosta-
franchs) ....... .........
Visita de Don Rua 6 los Cooperadores de
la Suiza, Alsacia, Bl6gica y Holanda .
Los Salesianos en Milin y la bendici6n
del S. Padre . . .
Gracias de Maria Auxiliadora . .
La obra de Don Bosco en Amdrica: -
Chubut: Una visit A los Cat6licos de
la colonia protestante. Chile: una
fiesta en nuestro Colegio de Concepci6n.
M6jico: Breves noticiasdelos adelantos
de la Obra Salesiana en Puebla. Se-
gundo inform que al bendecirse el nuevo
dormitorio en el Colegio de Puebla, ley6
el4R. P. D. Iafael M. Piperni. Ecuador
Ique son los Talleres Salesianos, y cnanto
se gasta en ellos .. .
Historia del Oratorio de San Francisco de
Sales .


pag. 113
) 114
> 115
116
> id.
119
> 121
> 124


S 125

12G
< 128

> 129
> 132
S .133
S 131

S 135
< 136
> id,


>, 137

> 133

Ito
a 110









111
a, 118
S 152


>> 153
id.
,> 155
> 157

> 158
>> 160

> 163
id.








S 1G6
> 173


Con approbaci6n de la Antoridad Eclesiostica Gerente JOSE GAMBINO.
Turin Tipografia Salesiana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs