Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00035
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00035
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Full Text







BOLETIN SALESIANO

Quien recibiere A un nifio en mi Debemos ayudar A nuestros her-
nombre, A mi me recibe. manos & fin de cooperar a la
(MATH. XVIII.) difusi6n de la verdad.
_t(III S. JUAN, 8.)
Os recomiendo la ninez y la ju- (I S. J ,
ventud; cultivad con grande es- .* Atiende & la buena lecture, A la
mero su educaci6n cristiana; y exhortaci6n y a la ensefianza.
proporcionadle libros que le en- (I TIMOTH. i, 13.)
sefien A huir del vicio y A prac-
ticar la virtud. Entre las cosas divinas, lam&s su-
(Pro IX.) blime, es la de cooperar con Dios
A la salvaci6n de las almas.
Redoblad vuestras fuerzas & fin
de apartar A la nifiez y juven- (S. DIONIsio.)
tud de la corrupci6n e incredu- El amor al pr6jimo, es uno de
lidad y preparar asi una nueva los mayores y mi&s excelentes
generaci6n. dones que la divina bondad
(Lo XIII) puede conceder A los hombres.
(L XIII.) (El Doct. S. FRANC. de Sales)


--+3( DIRECCION en el Oratorio Salesiano Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) )S~-.

SUMARIO. son como el sello indeleble que sefiala
los dias de mayor prosperidad public.
UNA IGLESIA DIGNA DEL 6BOLO POPULAR. Espaa cuya adhesion profunda la
LA MUERTE DE ONSEO DR. FEDERICO EROS, Espaa cuya adhesi6n profunda la
Arzobispo de Buenos Aires. Iglesia ha llegado 4 ser proverbial, cuyos
ESPAA : El Oratorio de Santander despu6s de un alo. fastos son uu tejido de hazafias y proe-
LA OBRA DR DON BOSCO EN AMERICA: MEJICO: zas sinunimero, y a la cual cupo la suerte
Una seguda Cas Salesiana PER: Fiest d fa- descubrir cnquistr el evo mndo
milia en el Colegio Salesiano de Lima. REPU- de descubrir y conquistar el nuevo mnndo
BLICA ARGENTINA: Homenaje de los Ex-Alumnos al par que conmovia 4 todo el antiguo con
de la Escuela de Artes y Oficios en Almagro (Bue- sus insignes victorias, tiene templos dignos
nos Aires) 6 su Director; fiesta de Maria Auxi- de gu pasado, en Sevilla y en Burgos,
liadora en San NicolAs de los Arroyos. URUGUAY: en ur
El President en el Colegio SalesiAno. ECUADOR: en Toledo y el Escorial, en Zaragoza y
Alocucion en los Talleres Salesianos de Quito. Santiago de Compostela, dechados del in-
NOTICIAS DE LAS MISIONES SALESIANAS DE D, BosCO genio, en que los estilos mas notables
EN LA PATAGONIA. compiten en gallardia, majestad y gracia.
GRACIA DE MARIA AUXILIADORA. Y es digno de observer como el cris-
tianismo, vencedor del paganismo, ha
__ ~transformado la antigua mezquita de Cor-
doba en uno de los mIs famosos templos
UNA IGLESIA DIGNA DEL OBOLO cat6licos, y conviene asimismo recorder
que el primer oro de Ambrica fuA desti-
POPULAR. nado 4 la decoraci6n de las b6vedas im-
ponentes de la suntuosa basilica de San
Juan de Letran.
Sarria-Barcelona. Juan do Letr i
En las iglesias de un pals se advierte,
Los templos no indican s61o la fo y su devoci6n predominante, y es facil re-
piedad de una naci6n, sino que tambi6n conocer que la devoci6n por excelencia
forman parte integrante de su historic y de Espafia es la devoci6n t Maria; de
simbolizan sus glorias. aquf que no hay ciudad donde no le
Los grandes monumentos van unidos haya edificado un temple, ni un tempIo
al recuerdo de extraordinariossiucesos, y donde no le haya erigido un altar. Y


ANO IK N. 11.


Publicacift mensual.


NOVIEMBI&E de 1894






- 138. -


con todo, sus tradiciones reclamaban de
tiempo atras un santuario mas en honor
de Maria, que recordara un hecho en ex-
tremo memorable y que fuera como una
expresi6n elocuente y manifiesta de agra-
decimiento. Sabido es de cuAnta gloria
se cubrieron los ej6rcitos peninsulares en
la insigne batalla de Lepanto, y cuan
evidence fu6 la protecei6n quie ellos re-
cibieron de Maria Auxiliadora. Era, pues,
just que se levantase un temple bajo
aquella advocaci6n A tan augusta pro-
tectora; mas la divina Providencia, que
dispone las cosas con gran sabiduria, re-
serv6 esa obra para nuestros tiempos;
y bien que el culto de Maria con el ti-
tulo de Auxiliadora se confirmase so-
lemnemente por Pio V y se acrecentase
bajo el pontificado de Pio VII,- no ha
conseguido sino ahora singular desarrollo.
El ap6stol llamado por Maria A exten-
derlo y propagarlo fu6 el sacerdote Juan
Bosco, y muerto 61, so ha dignado con-
fiar tan alta misi6n A sus hijos, los salesia-
nos; por lo cual 6stos le han edificado
templos por doquiera, temples que son
verdaderas fuentes de gracias y maravi-
llas de todo g6nero. Pero queremos hoy
llamar la atenci6n en especial sobre el
que edifican en Sarria de Barcelona, que
serA ina joya bien preciada para todo
coraz6n espafiol y un homenaie dulci-
simo de amor y reconocimiento. Quiera
Dios que nobleza y pueblo, ricos y po-
bres, hombres y mujeres, todos contri-
buyan en la media de sus fuerzas 4 la
realizaci6n de esta obra que, A no dudarlo,
vista la bondad de Maria Auxiliadora,
llegarA 4 ser uno de los temples mais
devotes, milagrosos y populares.
Una palabra -mas para concluir. El c6-
lebre orador sagrado Mons. Mermillod,
obispo de Ginebra y mas tarde ilustre
cardenal del Sacro Colegio, predicaba
una vez sobre la construcci6n de una
iglesia. Era Monseior muy amigo de Don
Bosco, y no se si precisamente la iglesia
de que trataba era en honor de Maria
Auxiliadora. Tanta fu6 la unci6n y efi-
cacia de la palabra del orador, que con-
cluida su predicaci6n se acerc6 A 61 una
pobre mujer y presentAndole una pequeia
suma de dinero le dijo: < Seiior, yo vivo
de mi humilde trabajo, pero A fuerza de
economic he podido reunir estos realitos
para quo se me aplicaran algunas misas
al salir de este mundo; mas con haberos
oido encomiar la importancia de una


obra de caridad para con el mismo Dios,
contribuyendo A edificarle una iglesia,
que es en la tierra su verdadera casa, he
mudado de prop6sito, y os ruego dispon-
gAis de este dinero para el fin que ha-
b6is indicado, que las piedras del temple
rogardn por mi alma.
Avivemos a la vez nuestra fe y sea-
mos largos con Maria, quien' mas de
que nunca se deja veneer en generosidad,
ha prometido la vida eterna A los que la
honren: Qui elucidant me, vitam aeter-
nam habebunt.




IMOSR. LEIO FEDERICO ABEIROS
Arzobispo de Buenos Aires

La Di6cesis de Buenos Aires en la Ar-
gentina ilora inconsolable 1I perdida de su
venerado Pastor. Al virtuoso, al invicto
Monsr. Ledn 'Federico Aneiros, en la noche
del 3 al 4 setiembre, casi de improvise lla-
mdbalo Dios & recibir el premio de sus apos-
t6licos trabajos. La muerte vino 61 como
un ladr6n, conform dice el santo Evange-
lio; mas encontrolo vigilante. En efecto, su
vida fu6, hasta al filtimo de sus dias, llena
de obras santas, todas dirigidas & la mayor
gloria de Dios y a la salud de las almas.
Para limitarnos solamente A los veinte y
cuatro aios, desde que empe~6 A regir la
vastisima Di6cesis de Buenos Aires, direinos
que hizo repetidas veces la visit pas-
toral, y en cualquier lugar abria una misi6n
en la que siempre predicaba el primero; in-
cansable en el tribunal depenitencia, dulce
y fuerte en corregir, prudent 6 iluminado
en aconsejar, accessible para todos, amable
apacible en particular para con los niios, a
los que sumamente queria, caritativo para
con los pobres y generoso mis de lo que
pueda decirse: en una palabra, habiase
hecho todo para todos a fin de ganarlos
todos 6 Jesucristo. De 61 puede decirse ver-
daderamente que muri6 en la batalla; pu6s
en los filtimos meses precedentes desplegaba
celo y actividad admirable en predicar, sin
tregua, aqui y allA, misiones, una de las
cuales so concluy6 al acabar de agosto.
Mons. Aneiros, hijo obsecuentisimo al
Sumio Pontifice, acogia siempre sus decisio-
nes con sentimientos de la mas sincere su.
misi6n, las recomendaba con oportunas re-
flexiones, y despu6s trabajaba en6rgicamente
con la palabra y con el ejemplo para que
doquiera y por todos fuesen aceptadas con
veneraci6n y observadas con exactitud.







- 139


En tiempos tristes tuvo que sostener tam-
bi6n terrible luchas para tutelar la hones-
tidad y la justicia en aquella Repfblica, y
no amargar el coraz6n del Papa.
Viefido las Ordenes y las Congregaciones
religiosas como otras tantas fortalezas 6 es-
coltas para la Iglesia, el celoso Arzobispo
de Buenos Aires durante su largo gobierno
procur6 que muchas de ellas se introdujesen
en sus Di6cesis, y de todas 61 fu6 siempre
promoter y protector ardentisimo.
AdemAs d6bese A 61 en mode especial la
evangelizaci6n de la Patagonia por medio
de los Salesianos. Cuando estuvo enTurin,
en junior de 1877, nos relataba que su ante-
cesor, antes que el nombre de Don Bosco
fuera conocido en Amdrica, habia visto en
suenos una falange de generosos, qu, atra-
vesando el Oc6ano, avanzaban hacia aquella
Di6cesis para cuidar de los nifios; y mani-
festaba su gran consuelo por haber tocado
a 61 la realizaci6n de suefio tan bello. Y en
efecto fu6 despu6s de sus repetidas instan-
cias que S. S. Pio IX ordenaba & los hiios
de Don Bosco ir A la Argentina, donde
en Mo.ns. Aneiros encontraron siempre un
bienhechor insigne, un querido amigo, un
padre muy tierno; fu6 con su apoyo y favor
que en la Argentina los Salesianos y las
hermanas de Maria Auxiliadora tanto se
extendieron hasta contar mAs de veinte ca-
sas; y fu6 por su petici6n que Don Bosco
enviaba los Salesianos a la Patagonia y
S. S. Le6n XIII erigia en ella el Vicariato
Apost61ico en 1883.
El nombre de Mons. Aneiros esta por lo
tanto inseparablemente unido a las Misiones
Salesianas, como el de "su iniciador y de
su mAs grande promoter. Pero su muerte
ha sumergido en el luto A toda la Pia So-
ciedad Salesiana, y en modo especial A
aquella multitud de sus miembros que tra-
bajan en la Am6rica.
16 aquf la carta que nos traia la dolorosa
noticia.
AMADMO. Y REV.do SR. DON RUA:
Buenos Aires, 4 de septiembre de 1894
Al despuntar el alba de este dia, una fu-
nestisima 6 inesperada noticia venia A su-
mergirnos en el mAs profundo dolor. Nuestro
incomparable bienhechor, el venerado padre
de los Salesianos de la Argentina, el Exemo.
SIlmo. Sefor Arzobispo de Buenos Aires,
Mons. Le6n Federico Aneiros, fu6 arreba.
tado repentinamente la noche pasada por
el Angel de la muerte.
Esta catastrofe nos ha conmovido tanto
mAs, cuanto era m6nos esperada. Nuestro
venerando Pastor, tom6 part el mes pasado
con SS. EE. RR. Mons. Espinosa y Mon-
seior ,Lasagna, en las hermosas fiestas que
los antiguos alumnos de nuestro colegio de
Si CArlos, 'celebraron en honor de su anti-


guo Director. Desde entonces, nada nubo
que hiciese temer tal desgracia. Afin mAs
hasta las 10 112 de ayer noche parecfa
que Monsenor estuviese bien; pero mien-
tras so acostaba, fu6 sorprendido per un
ataque al coraz6n tan violento, que en
pocos minutes apag6 aquella preciosa exi-
stencia. El mismo Mons. Espinosa que
encontr6 akora poco en la Curia, me narr6
come apenas tuvo tiempo de acudir y pres-
tarle los extremes consuelos de la religion.
asisti6ndole tambi6n su piadosa hermana
muy envejecida, la cual dividi6 con 61
por today la vida las obras de caridad y re-
ligi6n, c6mo una de las santas mujeres que
seguian 6 los Ap6stoles, 6 c6mo una her-
mana de Lazaro.
Monseffor Aneiros contaba 68 aLios de
edad, de los cuales, pas6 24 en los cuidados
pastorales de esta vastisima Di6cesis. Lleno
de apost6lico celo emple6 today su vida en
hacer conocer y amar A Dies y en extender
su santo r6ino. El viernes iltimo del pasado
agosto, no habia hecho mas que volver de
la Misi6n de Bragado, poblaci6n importaste.
de la provincia de Buenos Aires, y el 30,
dia de Sta. Rosa, habia predicado pot una
hora con admiraci6n de todos. Una de las
glorias mds grande de Mons. Aneiros y por
todos reconocida, es la de haber side ben6-
volo protector y promovedor de todas las
Congregaciones religiosas, que tuvo la her-
mosa suerte de establecer y ver florecer da-
rante su largo gobierno. Respecto A nosotros,
sabe V. amadisimo Padre, cuAnto ha hecho
por tenernos en esta Repuiblica, por conflar-
nos la juventud de estos paises, cianto para
evangelizar la Patagonia. Le es ya conocido
cuAnta veneraci6n tuviese por Don Bosco,
al cual quiio visitar y obsequiar personal-
mente en su peregrinaci6n A Roma y g Tu.
rin, en el 1877; sabe tambi6n por nuestras
correspondencias, cuanto amase A los hijos
de Don Bosco, que trataba siempre de ayu-
dar y consolar. En sus frecuentes visits
A nosotros, no dejaba jamAs de darnmo
su limosna; 61 solia tomar parte no solo en
las fiestas religiosas de S. Francisco de Sa-
les, de S. Carlos, de Maria Auxiliadora, sine
que presidia afiu frecuentemente las conferen-
cias de estos benem6ritos Cooperadores, entire
los cuales se gloriaba de ser el primero, tom6
part en la distribuci6n de premios, y final-
mente, siempre que sus ocupaciones pasto-
rales se lo permitian, venia A saludar 6
nuestro amado Superior Don Costamagna
en su cumpleafios.
A 61 debemos la fundaci6n de varias de
nuestras Casas, promovidas no solo con el
consejo, sin6 tambi6n con sus generosas lar-
guezas. Entre las otras esta principalmente
el Oolegio de Maria Auxiliadora de Mor6n,
que fu6 una antigua casa de su pertenen.
cia; despu6s de haberla hecho.adaptar para
colegio, la regal con su correspondiente







- 40 -


escritura A los Salesianos. Igualm6nte hizo
con otra propiedad en Sant Isidro, A fin de
ayudar a la construcci6n del huevo Colegio
'tambi6n de Maria Auxiliadora. Protegi6
en mode particular nuestras Misiones de
la Patagonia, enviando 61 mismo con su
bendici6n los primeros Misioneros, despu6s
de habdrlos pedido expresamente & nuestro
venerado fundador Don Bosco con aquella
preciosa carta, en la cual le ofrecia la Pa-
tagonia en cuanto de 61 dependia; carta que
se public despuis, en el Boletin Salesiano
de noviembre de 1879, cual preeioso docu-
mento de la estima y amnor, que nuestro llo-
rado Arzobispo sentia por Don Bosco y su
Institute. i Oh I cuan grande es pues, la
p6rdida que todos hemos sufrido! Los argen-
tinos lloran al extinto Pastor; pero noso-
tros sentimos haber perdido un amanti-
simo padre, un protector sumamente gene-
roso; y con nosotros lloran nuestros ni-
fios, especialmente los pobres artesanos, entire
los cuales hubo y hay todavia tantos, que
fueron recogidos de la calle por 61 y reco-
mendados 6 nosotros con especiales socorros.
Mientras nosotros participamos & V., ama-
disimo y reverendisimo Padre esta triste no-
ticia, recomendamos A todos nuestros her-
manos, amigos y niflos asilados, el alma de
tan eximio bienhechor, para pagar asi todos
juntos, el tribute de la gratitud y del amor,
6 quien hizo tanto bien 6 nuestro Instituto,
y 6 la pobre juventud por nosotros asilada.
Obmo hijo. en J. G.
Jost VESPIGNANI, Pbro.




ESPANA


El Oratorio de Don'Bosco en Santander
despuns de un ano.
Pocos dias faltarAn para cumplirse el aino
desde que hicimos una visit al < Oratorio
de Don Bosco > con motive de la distribu-
ci6n de premios 6 los alumnos que se ha-'
bian distinguido en el curso anterior. Al
resefiar tan hermosa fiesta, despu6s de lo
que habiamos visto, nos ocurri6 pensar, y
decir en La Begidn Odntabra, que induda-
blemente la instituci6n Salesiana habfa ve-
nido 6 lenar una necesidad de la 6poca,
y que acaso Santander, gracias a ella, tu-
viera la fortune de verse libre de alguna
desdicha, consecuencia de las complicaciones
sociales que se venian encima.
Esto deefamos, sobre poco mAs 6 menos,
hace un afio, y por lo que durante 61 hemos
observado y por el hermoso espectaculo que


ayer presenciamos en dicho Oratorio, nos
atrevemos 6 afirmar que la instituci6n Sale-
siana es en la present 6poca, para el uni-
verso mundo, una obra providencial y que
Santander es una de las ciudades afortuna-
das que estan tocaudo ya los ben6ficos re-
sultados, y que de ella (de Santander) y de
su caridad depend que se obtengan pronto
mayors y en much mayor escala.
Pero no es hoy nuestro prop6sito demos-
trar esta verdad, que result muy clara de
suyo, sin6 informar : nuestros lectores so-
bre la funci6n dramAtica que ayer dieron en
su teatro-sal6n los alumnos salesianos.
Bien quisi6ramos describir el sal6n, que
es amplio, como no hay otro en Santander,
pero tenemos que ser breves y nos hemos
de contentar con afadir a esta circunstancia
la de que estd perfectamente decorado en lo
que & la part de teatro se refiere. Este tra-
bajo honraria al artist Sr. Amiama, si 6ste
no estuviera ya muy acreditado de excelente
pintor escen6grafo. Asi y todo, sospechamos
que el senior Amiama" 6 ha estado mAs
inspirado, 6 quiz6 ha puesto mis empenio
en esta obra, que en otras, por dejarla en-
teramente acabada I Seri que el senor A-
miama al trabajar para obreros y para fu-
tures artists ha querido demostrarles su'
carino, y ser un ejemplo vivo que puedan
aquellos imitar? Motivos hay para creerlo,
porque tras.de haber pintado con tanto amor
las decoraciones, el cuadro de Santa Cecilia,
que esta 4 la izquierda del hermoso tel6n'
de boca, y el del Area Santa que est4 A la
derecha, hemos sabido que lo ha hecho todo
casi gratuitamente y en obsequio del Ora-
rorio de Don Bosco.
Para las cinco de la tarde de ayer, estaba
anunciada la funci6n, y d esta hora bien
puede decirse que no cabla en el sal6n una
persona mis. Preguntamos al P. Tabarini'
qu6 obra iban 6 representar, y nos dijo:
Los mdrtires patrons de Oddiz, de Don Jos6
Maria Le6n y Dominguez. Hemos de con-
fesar que la contestaci6n nos desanim6, por-
que en seguida nos ocurri6 la siguiente di-
.ficultad: 0,C6mo van 4 poder interpreter
estos pobres aprendices una obra que, como
todas, 6 casi todas, las del Sr. Dominguez,
estan escritas para que las represented alum-
nos de los seminaries y colegios literarios,
y por tanto de hibitos y conocimientos apro-
piados? Pero sufrimos la mas agradable de-
cepci6n que podiamos pensar, pues tan bien
podran representar el drama citado los alum-
nos aludidos, pero mejor, de seguro que no.
Ni tiempo ni espacio tenemos para dat
extensa cuenta del drama ydelainterpreta-
ci6n que obtuvo.
De tres actos, en verso, se compone Los
mdrtires patrons de Oddiz.
Catorce son los personajes que hablan, sin
contar soldados, verdugos, nifios y pueblo,
que salen a la escena. La aoci6n pasa du







- 141 -


rante el imperio de Diocleciano y Maximiano
en Espaia, y se desarrollan en M6rida los
dos primeros actos, y dos meses despu6s el
'tercero jen el antigno conventus gaditanus pr6,
ximo A Gades.
El argument, como ya se desprende del
titulo, estd torado de la persecuci6n de que
Seran objeto los cristianos en sus primitives
tiempos, y A quienes, primero con halagos
y despu6s con tormentos, se trataba de apar-
tarlos de la fe de Jesucristo, que habian
abrazado.
El president Daciano y su ministry Cor-
nelio hacen todos los esfuerzos imaginables
para cortar el progress del cristianismo, y
Cornelio que habia conocido A Celio gentil
(ahora cristiano), y sabia de 61 algfin cri-
men cometido anteriormente, quiere utilizar
el secret para arrancarle una list de los
cristianos A fin de aniquilarles; pero no la
consigue, porque Celio se vuelve loco. Esto
no obstante, martiriza, entire otros, A Mar-
celo y A sus hijos, los ninios Servando y
GermAn, que mueren confesando la fe; pero
muere tambi6n repentinamente y desespe.
rado el feroz Cornelio, al fijar su vista en
las cabezas de los mArtires que ya habian
rodado por el suelo como se lo habia pre-
dicho Servando.
Tiene la obra toda escenas conmovedoras y
dificiles de ejecutar; pero que, como hemos
indicado antes, fueron muy bien represen-
tadas.
Todos los nifos lo hicieron A cual mejor
y fueron muy aplaudidos.
(La Regidn Odntabra de 24 de setiembre).


LA OBRA DE DON BOSCO
EN AMERICA

ME Ji CO
---wes---
Una segunda Casa Salesiana en esta Repfublica

Puebla de los Angeles.
Esta ciudad colocada al nor-este de la ca-
pital de M6jico, cuenta'al present con mis
de 112,000 habitantes. Es llamada la Ciudad
de los Angeles 6 Ang4lica, porque segfin se
cree, mientras se construia la magnifica ca-
tedral dedicada a Maria, los Angeles mila-
grosamente cooperaron A levantar los muros.
Al amanecer de cada dia, los materials
amontonados en el recinto del edificio se
veian colocados por manos misteriosas en el
sitio, para el cual se habian preparado (1).
(1) V. Fernando Cortez o la Scoperta del Messico, pa-
gina 22, del Sac. B. Lemoyne. Turin, Tipograffa
Saesiana.


Cuando todavia vivia nuestro amadisimo
Don Bosco, fueron llamados los Salesianos
para. que fueran A tomar bajo su cuidado A
los niios pobres y abandonados de Puebla.
Y Don Bosco, hallandose escaso de perso-
nal y de recursos pecuniarios por las conti-
nuas fundaciones de Europa y de la Ame-
rica meridional, habia respondido al Excmo.
Obispo de Chilapa, Monsefior Ibarra, que
no 6 61, si no a su sucesor tocaria la suerte
de mandar sus hijos a M6jico.
No habian pasado cinco afos despu6s de
la muerte de nuestro venerado Fundador,
cuando su sucesor Don Miguel Rua, ce-
diendo a las repetidas instancias de los
buenos Mejicanos, en octubre de 1892 se de-
cidi6 A mandar la primer expedici6n de
Salesianos A la capital de M6jico, donde con
el apoyo del Ilmo. y Rmo. Arzobispo y con
la ayuda de celosos Cooperadores Salesianos
estAn levantando un asilo para mAs de qui-
nientos nilos.
En el pasado diciembre partia la segunda
expedici6n de Salesianos para ayudar A los
primeros; mas, llegados A MBjico, las sfipli-
cas para la Ciudad Angelica se redoblaron
y fu6 necesario dividirae 6 ir A Puebla a
abrir el segundo Instituto salesiano en favor
de la juventud mejicana.

El primer acto de esta fundacidn.
El dia 18 de febrero Don Rafael Maria
Piperni, primer Director de esta nueva Casa,
daba una Conferencia a los Cooperadores y
Cooperadoras de Puebla en la sacristia de la
iglesia de la Compaiia, y anunciaba quo
finalmente la tan.suspirada Casa salesiana
en Puebla era ya un hecho, habi6ndose es-
cogido para el nuevo Colegio de artes y
oficios un local situado en la parte de la
ciudad llamada El Alto de San Francisco, al
que todavia es necesario efiadir otra cons-
trucci6n para que pueda contender doscientos
interns.
Pasados ocho dias, el 26 de febrero, con la
intervenci6n del Sr. Vicario General de la
Di6cesis, Can. Don Jos6 Victoriano Cova-
rrubias, representante del Ilustrisimo Obispo
diocesano, de dos Can6nigos de la Catedral,
del P. River de la C. de I., del PArroco
local, de los Presidentes de la Sociedad y
del Circulo Cat6lico, Sefores Ignacio Beni-
tez y Jos6 M. Obando, y de gran nimero
de socios pertenecientes A estos dos cuerpos
y de otras respetables personas se bende-
cia la primera piedra de esta nueva cons-
trucci6n. Hicieron de padrinos los nobles
seiiores Jos6 M. Botello, Jos6 de la Luz
Traslosheros y Eduardo Ovando, y de ma-
drinas las seforas Dolores Bfilnes, Ines Ca-
rrillo de Alvarez y Concepci6n E. de Ovando.
Antes de que el Revmo. Can. Cavarru-
bias bendijera la primera piedra, dirigieron
hermosas palabras al numeroso piblico, el








- 142 -


Sr. Lic.0 Don Francisco Flores Alatorre y
nuestro Don Piperni; durante la funci6n las
Hijas de Maria de la parroquia de S. Cruz
cantaron algunos devotos himnos; y despu6s
el sonido festive de las campanas de la ve-
cina iglesia de San Juan Bautista, los dis-
paros de cohetes y los entusiastas aplausos
de la multitud pusieron t6rmino a la fiesta,
que tanto alegro los corazones de todos los
buenos Pueblanos y especialmente del senior
Ignacio Benitez, promoter principal de esta
fundaci6n, de los miembros de la Sociedad
Cat6lica y de todo el clero regular y secu-
lar de Puebla.


de los Cooperadores Salesianos, exponiendo
el document pontificio, por el que Pio IX
de v. m. erigia can6nicamente esta Asocia-
ci6n, y por fin, declaraba que protegia y
bendecia al Institute salesiano como A aque-
llos que tienen por objeto el former buenos
y honrados ciudadanos por medio de la edu-
caci6n y de la instrucci6n cat6lica de laju-
ventud y lo recomandaba & la piblica ca-
ridad de sus diocesanos.
El domingo 22 de abril, el mismo Ilmo.
Sr. Obispo se traslad6 al nuevo Instituto
salesiano de Puebla para la solemne inau-
guraci6n, A la que tambi6n intervino el Go-


VISTA. DE PTTEBILA.


Solemne inauguracibn,
Despues de este primer acto fu6 cuidado
especial del Sr. Benitez el hacer proceder
con celeridad los trabajos de la nueva cons-
trucci6n, montar en los laboratories las ma-
quinas y aderezos necesarios, y preparar
una decent capillita al buen Jesis, que
debia, mAs tarde, descender sacramental-
mente y tomar posesi6n de aquella casa.
Entre tanto el Ilmo Sr. Obispo D. Fran-
cisco Melit6n Vargas, con fecha 8 de abril de
1894 dirigia A su clero secular y regular y
A todos los files de su di6cesis una carta
pastoral que debia leerse inter missarum so-
lemnia, en la cual anunciaba oficialmente el
establecimiento de los Salesianos en su Di6-
cesis, aprobaba y recomandaba la Asociaci6n


bernador del Estado, senior General Mucio
P. Martinez, en calidad de prior 6 padrino.
Asistian del mismo modo los miembros de
la Sociedad Cat6lica, varies sacerdotes y un
considerable nimero de otras respetables
personas.
Se pronunciaron dos elocuentes discursos:
uno por nuestro Don Angel Piccono, Direc-
tor de la Casa de M6jico, y el otro por el
ya nombrado P. Rivere, Superior del Cole-
gio Pio de los Gesuitas: se declamaron va-
rias poesias y los j6venes de dicho Colegio
de los Jesuitas ejecutaron escogidas piezas
de misica.
De este modo se inaugur6 solemnementE
aquella nueva Casa salesiana. Al dia si
guiente, 23 de abril, se abrieron definitive
mente y en pleno ejercicio los talleres d







- 143 -


carpinteria, zapaterfa y tipografia, y algu-
nas semanas mAs tarde los de sastrerfa y
herreria. Los j6venes acogidos como interns
ya desde los primeros dias fueron unos
treinta, los que esperamos que al present
leguen A ciento, habi6ndose terminado nn
dormitorio capaz para otras tantas camas.
AdemAs del Colegio para los interns los
Salesianos de Puebla tomaron tambi6n la di-
recci6n de una escuela ya existente para los
externos, la que es frecuentada de unos
ochenta nifios. Asi es que nosotros goza-
mos al pensar que ya desde el primer alio
nuestros hermanos de la Ciudad Ang6lica
pueden repartir el pan del arte y de la cris-
tiana educaci6n al hermoso nAmero de cerca
de doscientos nifos.



PERU

Fiesta de familiar en el Colegio
Salesiano en Lima.
Revista Cat6lica de Lima del 23 Junio 1894).
El domingo pasado, en la tarde, los alum-
nos interns de los talleres salesianos (cuyo
nAimero es de 53) festejaron el cumplealios
de su Director, el R. P. Antonio Riccardi,
con un hermoso acto que ha sido revelador del
rdpido progress de los alumnos tanto en la
declamaci6n como en el canto.
Sin embargo de que el acto revestia un
cardcter privado, y a pesar de que los Pa-
dres Salesianos no habian hecho, por lo
mismo, invitaci6n alguna, no faltaron sacer-
dotes y caballeros que quisieron unirse A
las families de los alumnos del estableci-
miento para gozar de aquella sencilla mani-
festaci6n de afecto filial.
El patio de entrada 6 los talleres se habia
engalanado al efecto, y en el fondo se habia
improvisado un pequeio scenario.
En uno de los costados se hallaban los
alumnos interns y en el otro los externos
pertecientes al Oratorio Festive y que lle-
garian al nfimero de ochenta. El centro se
encontraba totalmente ocupado por las no
pocas personas de ambos sexos que habian
acudido, deseosas de presenciar el acto.
Se di6 principio A 61 a las tres y media
de la tarde, segfin el program que publi-
camos a continuaci6n:
1 Himno (Ogni bene). 20 Poesia al se-
for Director. 30 Carta de los externos.
- 40 Farsa (Mentira y pereza). 50 Poesia
al senior Director. 60 Carta de 16s interns.
- 70 La Caridad, dialogo. 80 El Zara-
teno, canto. 9 Poesia A los Cooperadores.
- 100 La plegaria de los nifios.
Verdaderamente inesperada fu6 para todos
la soltura y naturalidad con que los alumnos
supierion desempefarse, distinguiendose par-


ticularmente los que tomaron parte en la
representaci6n de la Farsa, que se expidie-
ron con la mas complete correcci6n.
Antes.de terminarse el acto, el R. P. Ric-
cardi, en una breve improvisaci6n, hizo pd-
blico su agradecimiento 6 los alumnos y
aprovech6 la ocasi6n para expresar tambi6n
su profunda gratitud hacia cuantos de algin
modo habian sabido secundar sus esfuerzos
y los de sus compaieros.
En seguida, los alumnos externos fueron
cumplidamente agasajados por los PP. Sa-
lesianos; y pudimos observer el pesar que
experimentaban todos aquellos pobres nifios,
no mirnddase considerados en el nuimero de
los interns.
Se comprendia que los mismos Padres
compartian ese pesar, pues hoy por hoy, por
falta de local y de recursos, se ven en la
imposibilidad de extender su esfera de acci6n
en beneficio de todos esos nifos menestero-
sos, que incesantemente solicitan ser admi-
tidos como interns.
Se hallaban expuestos en el mismo patio
d la vista de todos, los valiosos obsequios
que personas piadosas y Cooperadores Sale-
sianos han hecho al establecimiento, y centre
ellos merecen citarse un buen aparato te-
legrfico, un gran torno y un magnifico
piano.
OjalA esas personas que hoy prestan & los
Salesianos su apoyo, procuren que tambi6n
los auxilien cuantos pueden hacerlo; pues
la obra 6 que ellos se dedican es digna de
ser secundada con el mayor entusiasmo.
e


Repfiblica Argentina


Homenaje de los Ex Alumnos de la Escuela de Artes y Oflcios
en Almagro (Buenos Aires) a su Director.
La fiesta que los Ex-Alumnos de esa es-
cuela celebraron ayer en honor de su Di-
rector, el Rv. Padre Santiago Costamagna,
tuvo un 6xito brillantisimo. Cant6 la misa
el Rev. P. Costamagna, oficiando de medio
pontifical S. S. Im. Monsefior Luis Lasagna,
compailero, hermano 6 intimo amigo del fes-
tejado. Despu6s del Evangelio, el P. Costa-
magna,. comentando el texto de S. Pablo:
Vos estis gaudium et corona mea, dirigi6 A
los numerosisimos ex-alumnos una alocuci6n
muy oportuna y afectuosa.
Hemos visto al auditerio muy conmovido,
y various antiguos alumnos no podfan refre-
nar las l1grimas. Verdaderamente era diffcil
resistir A la suave corriente de afectos que
despertaban las palabras sentidas y llenas
de unci6n del Rev. P. Superior de los Sa-
lesianos. Produciran, sin duda, saludables
frutos de uni6n y virtudes. Durante el







- 144.-


modesto banquet rein6 la mAs dulce espan-
si6n y fraternal alegria. Honraban la fiesta
S. E. Rev. el Sr. Arzobispo, los Senores
.Obispos Espinosa y Lasagna, el Senor
.C6nsul General del Paraguay, Dr. D. Alonso
Criado,- el Sr. Baldez Rosas, los Doctores
Gil, Orlandini, etc., etc. Hablaron el Exmo.
Monsehor Arzobispo, el Obispo Lasagna,
el Sr. C6nsul, el Dr. Gil. Dificil cosa es
elegir entire las bellisimas frases que dedi-
caron al Director de la Escuela y sus Ex-
Alumnos. Tomaron la palabra tambi6n mu-
chos de 6stos. Fu6 muy bello y aplaudido
el brindis del Senor Trejo, Presidente de la
Sociedad de los Ex-Alumnos, como tambi6n
la improvisaci6n po6tica del Rev. Padre Pa-
gliere. El joven Cort6z pas6 en resena el
capitulo de su vida de colegio, despertando
la historic y enterneciendo A la vez con las
risuenas reminiscencias de su infancia. Si
.os cierto que de la abundancia del coraz6n
habla la lengua, el P. Costamagna y sus
dignos companeros pueden felicitarse del
fruto de su enseiianza: por lo visto y oldo,
podemos asegurar que el amor. Dios, 6,
religion y d la patria son las bellas aspira-
ciones de los antiguos alumnos. Esta misma
reflexi6n se hizo a si mismo y sus comen-
sales, en su brillante discurso, el Dr. Criado.
SEn cuanto a nosotros, pudimos convencernos
una vez mas de que finicamente la religion
puede inspirar los verdaderos sentimientos
de fraternidad 6 igualdad, que la sociedad
modern busca para ruina de si misma, en
las doctrinas del socialismo.
A eso de las tres 11eg6, A dar mayor realce,
el Exmo. Seiior Presidente de la Rep1iblica,
acompaiado de Mons. Echagiie, Vicario
Castrense, de sus edecanes y varies distin-
guidos caballeros.
Los antiguos alumnos le recibieron con
entusiastas y cordiales aplausos, y tambi6n
le vivaron y agasajaron afectuosamente los
novecientos nifios, que se educan en ambos
Colegios de los Salesianos.
SEl distinguido anciano estaba muy conmo-
vido y con raz6n: tambi6n N. S. Jesu-Oristo
Sen sus triunfos se mostr6 especialmente com-
placido en las alabanzas de los niios.
El President tuvo un rato de alegre dis-
tracci6n durante el drama El hijo generoso
y la brillante y jocosa pieza musical La
avaricia rompe el saco. Los pequefos actors
y cantores se portaron como artists consu-
mados, y las risas y aplausos fueron conti-
nuos y nutridisimos. Hemos visto & los
Salesianos y sus discipulos contentos y sa-
tisfechos. Pueden estarlo. La fiesta de los
Ex-Alumnos ha sido un verdadero aconteci-
miento.
Estrechar6, sin duda, entire todos, los vin-
Sculos de la uni6n fraternal con frutos de
virtud y religion. Kosotros no hemos de ol-
vidar tan pronto tan bello dia, y nos augu-
ramos poder presenciar por muchos mhs un


espectdculo tan agradable para nuestro co-
raz6n y tan honorifico para los Salesianos y
sus alumnos.
(La Voz de la Iglesia, lfnes 6 de Agosto
de 1894).
---CI---

FIESTA DE MARIA AUXILIADORA
en San Nicolds de los Arroyos.

MUY RDO. P. SUPERIOR,
P. J. CSTAMAGrNA,
San Nicolgs de los Arroyos,
25 de mayo de 1894.
iViva Maria Auxiliadora! H6 aqui, R. P.,
el grito unanime y ferviente que lanzaron
de su pecho en el dia de ayer cuantos aman
la obra de Don Bosco en San Nicolas de
los Arroyos. IViva Maria Axiliadora! H6
aqui la sintesis de los afectos de amor y
gratitude encendida que saliendo de nuestros
labios ha ido reproduci6ndose en los de todos
nuestros nilos y niias, Cooperadores y Coo-
peradoras salesianos, y penetrado hasta en
el centro de las families de este pueblo.
Gloria, una y mil veces, A Maria, hemos
cantado en ese dia magnifico, inaugurando
con solemnisima fiesta el espl6ndido temple
que se levant6 6 la celestial Patrona; Si,
Rmo. P. Superior, el dia de ayer, 24 de
Mayo, ha side verdaderamente grande para
nosotros, y formarA 6poca en nuestra his-
toria. La fiesta de Maria Auxiliadora cele-
brada por primera vez en su nuevo san-
tuario, ha producido gran regocijo en todos
los que asistieron 6 ella.
Seglin el program que por dos dias se-
guides se public en los diaries de esta lo-
calidad, hubo a las site y media de la ma-
fana Misa con comuni6n general para nues-
tros ninos, ninas de las Hermanas, hijas de
Maria y demas personas del pueblo. Veinte
nifos y otras tantas niias recibieron por
primer vez la Santa Comuni6n y grande
fu6 el nfimero de personas que se acercaron
a ella y especialmente hombres, no serian
menos de 300.
A las 10 112 empez6 la Misa solemn oficiada
por el R. P. Director Patricio Dyamond,
quien con tanta actividad y feliz 6xito supo
llevar 6 t6rmino tan bella iglesia.
Despu6s del Santo Evangelio subi6 al
pilpito el R. P. Isabella. Su serm6n pane-
girico de Maria Auxiliadora fu6 notabilisimo
y excit6 much emoci6n centre sus oyentes.
La concurrencia a la Misa solemne fu6 nu-
merosisima.
Pero, mayor espectAculo todavia ofreci6
la funci6n de la tarde, especialmente la pro-
cesi6n del SS. Sacramento. Eran las 3 cuando
se empez6 el canto solemne de las Visperas,







- 145 -


y la nueva iglesia ya estaba llena de bote
en bote. Asi hemos podido conocer la nece-
sidad que muy pronto habrA de abrir la ca-
pilla de las nilias y las dos naves laterales.
Despu6s de Visperas se organiz6 la proce-
si6n por la Calle Ancha.
Era verdaderamente consolador el con-
templar la devoci6n con que se acompaiiaba
al SS. Sacramento. En primera fila cami-
naban los nifios externos y del Oratorio Fes-
tive, siguiendo los pupilos, llevando el es-
tandarte de San Luis, rezando el rosario y
cantando alabanzas: luego las nifias de las
Hermanas 6 hijas de Maria rezando y can-
tando. En tercer lugar seguian los hombres
y patriarcas barbudos ilevando la vela. en-
cendida y rezando fuerte el Santo Rosario.
Eran en nfimero como de 350. A estos se-
guia el Clero con el palio del SS. Sacra-
mento, y por iltimo una muchedumbre
inmensa de sefioras cantando y rezando. El
nfimero de asistentes A la procesi6n se cal-
cula en 2500 a 3000 personas. Lo cierto es
que en San Nicolds nunca se vi6 un proce-
si6n mas numerosa, mas formal, ni mds
devota.
Se puso fin a esa grandiosa fiesta con la
bendici6n del SS. Sacramento.
H6 aqui, pues, ERm P. Superior, en pocas
palabras la relaci6n de la primer fiesta de
Maria Auxiliadora en la iglesia nueva.
En cuanto al Colegio todo camina con
paso regular. Nuestros nifios pupilos llegan
al niimero de 105, lo mismo los externos.
De modo que tenemos actualmente 210 nifios
en Colegio. El Oratorio festive progress.
Todo los domingos asisten al Oatecismo unos
200. Serian mIs numerosos si tuvi6ramos
algunas juegos absolutamente necesarios. En
cuanto a la iglesia estd concluida, menos
los altares. Uno de ellos ya estA trabajandose
en Buenos Ayres, el del Santo Patriarca
San Jos6. Se empez6 con San Jos6 como
primera grada de la escalera que nos ha de
llevar a Maria y a Jesfs.
Sin mas por ahora quedo de V. R.
Su afmo. hijo
PEDRO JOSI MILANO.



URUGUAY


El President en el Colegio Salesiano
de Villa Col6n.
La maiana estaba fria; soplaba un vien-
tecillo que picaba el rostro y obligaba A to-
dos A abrigarse bien en su sobretodo. Sin
embargo, el sol que ya se reflejaba en los
cristales de las ventanas haci6ndolos apare-
cer dorados, y que, calentando poco 6


poco las hojas de los Arboles, hacia caer las
gotas de rocio que parecian diamantes des-
prendi6ndose de terciopelo verde prometfa
un dia hermoso.
Antes de las nueve de la maiana eneon-
trdbanse ya en el and6n de la estaci6n cen-
tral S. E. el Presidente de la Reptiblica,
los seiores Ministro de Hacienda, D. Fede-
rico Vidiella, y de la Guerra, general Juan
J. Diaz, el hijo mayor de S. E., el senador
D. Tulio Freire, el Director de Correos,
D. Cipriano Herrera, el Director de Impues.
tos Directos, D. Francisco Fernandez, el
Official Mayor del Ministerio del Fomento,
doctor Alfonso Pacheco, el edecan del senor
President, capitan Barriola, el ayudante
del Ministro de la guerra, comandante Pa-
checo, el Director de El Bien, Don Fran-
cisco Garcia y Santos, y el que estas lines
ecribe.
Estas. personas tomaron asiento en un va-
g6n bastante comfortable y, moments des-
pu6s, el mdnstruo de acero, como llama el
autor de la Bate Humaine, A las locomotoras,
nos llevaba hAcia el pintoresco punto lla-
mado Villa Col6n.
Durante el trayecto la conversaci6n se
hizo casi general, trascurriendo asi sin que
se sentiera la media hora que dura el viaje
desde aqui hasta el ya mencionado punto.
Al 1legar alli, vi6 la comitiva que, en la
estaci6n, ademas de muchisimos caballeros
conocidos, numerosas families esperaban la
llegada del tren.
Al bajar del vag6n el senior Presidente de
la Repfblica, la banda de misica de Col6n
ejecut6 el himno national, que fu6 escuchado
por todos con el respeto debido.
El director del Colegio Pio, padre Turric-
cia, fu6 el primero que se acerc6 al Primer
Magistrado para darle la bienvenida, y luego
el Comisario comandante Primitivo Larrobla,
el doctor Landivar, y numerosos vecinos.
Poco despu6s subia 6 un breach el senior
President, los Ministros, el senador Freire
y el Director del Correos, y las demas per-
sonas de la comitiva se acomodaban tambi6n
lo mejor possible en otros coaches similares.
Formaban escolta al en que iba S. E. el Co-
misario Larrobla, el Comisario de Melilla y
diez guardias civiles de extramuros; bien
montados y equipados.
La larga avenida de eucaliptus es, como
se sabe, preciosa; pero no sucede lo mismo
con el empedrado, macadam, 6 como quiera
llamtrsele por donde ruedan los vehiculos.
i Qu6 saltos, qu6 tumbos y qu6 barquinazosi
Llegamos, por fin, al Colegio Pio.
Al bajar del coche el Sr. President, los
niios todos que formaban en dos filas, en-
tonaron las bellas y valientes estrofas del
himno patrio. Entre trofeos de banderas,
flores, gallardetes y escudos con inscripcio-
nes, penetramos primero en el teatro, ador-
nado con sencillez pero gusto exquisite,







-146-


En seguida pas6 la comitiva 6 admirar la
fuente2 6 monument, que se construy6 en
el patio en celebraci6n del 180 aniversario
de la fundaci6n del Colegio y luego visit
el Museo donde hay, entire otras cosas su-
mamente raras, restos de un mastodonte en-
contrados en Paysandd, que hariali la feli-
6idad de un naturalista.
Nos dirigimos despues al Observatorio
cuya filtima plataforma se hall situada
cuarenta y dos'metros del nivel del mar, y
alli se hizo explicar el senior Presidente, por
el Padre Morandi, cuales eran los instru-
mentos con qu6 contaban, los pluvi6metros,
aparatos Richard etc., y los que hacian falta
A fin de colocar al Observatorio en condi-
ciones dignas del progress cientifico del
pais.
Terminada la visit al Observatorio, no
sin firmar los visitantes en el Album que al
efecto se conserve alli bajamos al patio
principal donde multitude de nifios de meji-
llas rosadas mirada viva y respirando sa-
lud por todos los poros, jugaban a la pelota,
corrian, saltaban 6 probaban su resistencia
y agilidad en las paralelas.
Apenas habiamos tenido tiempo de rego-
cijarnos con este espectaculo, cuando se nos
anunci6 que esperaba el almuerzo.
Nadie quizo dejar que esperara; y esto se
comprendera facilmente al pensar que todos
habian abandonado el lecho mAs temprano
que de costumbre y que el aire del campo
es el mejor aperitivo de cuantos se conocen.
Penetramos, pues, en el gran comedor.
No podia ser mas agradable el golpe de vista.
Hacia el fondo, una mesa en forma de he-
rradura, admirablemente preparada y ocu-
pado el resto de la sala por otras tres lar-
gas mesas destinadas A los alumnos. Siem-
pre hacia el fondo esto es en el sitio de
honor veiase un retrato del Presidente de
la Repfiblica, rodeado de banderas naciona-
nales y de guirnaldas de flores; en cada cu-
bierto habia igualmente preciosos ramitos
hechos por los mismos alumnos. En fin,
hasta las columns, el techo y las rincone-
ras ostentaban flores.
Los nifos, en nfimero de doscientos, ocu-
paron su sitio en las mesas que les estaban
destinadas, y la comitiva se sent6 en la del
fondo, enel orden siguiente: S. E. el Pre-
sidente de la Repiblica en el centro, te-
niendo A su izquierda el Ministro de la
guerra, al Senador Tulio Freire y el Direc-
tor de Impuestos director; A su derecha
al Padre Turricia al doctor Alfonso Pacheco
y al Director de Correos y Tel6grafos;
frente al seoior Idiarte Borda el Ministro de
Hacienda, quien tenia a su derecha y a su
izquierda A D. Francisco Garcia Santos, al
miembro de la redacci6n de La Nacid6 Don
Edgardo Hilaire, al padre Morandi y A Don
Enrique Legrand.
Los demAs sitios principles se hallaban


ocnpados por el hijo del senior Presidente,
comlandante Pacheco, capitAn Barriola, doc-
tor Landivar, Juez de Paz Ruiz, Comisarios
Larrobia y Sacchia senior Rigamonti, y mu-
chos otros que no recordamos.
El almuerzo fu6 opiparo, mereciendo el
cocinero del Colegio Pio felicitaciones que
*por ser dichas in petto, no eran menos sin-
ceras, al contrario. Se probaron varias cla-
ses de los excelentes vinos de las cosechas
dadas por los vifiedos del Colegio, y tam-
bi6n fueron de las mis sinceras las felicita-
clones.
Al llegar A los postres, el P. Turriccia
agradeci6 al senior Presidente su visit A
aquel establecimiento de instrucci6n, por el
honor que le dispensaba, y por la benevo-
lencia demostrada en favor de 61.
En su corta peroracion encontr6 el Padre
Turriccia frases hermosas que fueron aplau-
didas con justicia, y termin6 diciendo a S. E.
que no extrafiara que los niilos entonaran
himnos y cantos de loor al:hombre que re-
gia los destines de la patria y que tenia
por lema de gobierno, conjuntamente con
sus colaboradores : administraci6n y trabajo.
Apenas pronunciadas las filtimas palabras
los niios entonaron, en efecto, un himno al
primer Magistrado y un cAntico, siendo acom-
paiiados al piano por un sacerdote que de-
mostr6 ser un consumado pianist.
Otro niiio recit6 una bella poesia, dando
la bienvenida al Presidente de la Repfiblica
y otra el mas chico de la clase, el que fue
besado cariiosamente por 6ste.
Uno de los mas aventajados alumnos ley6
con entonaci6u que podriamos lamar viril,
un brillante discurso A fin de ofrecer a S. E.
un cuadro que contiene en el.centro su re-
trato rodeado de flores pintadas a la acua-
rela, flores tan admirablemente bien hechas
que tiene uno la ilusi6n de que son verda-
deras y que, al acercarse, se podrA respirar
su aroma.
El P. Morandi pronunci6 luego un dis-
curso, bello en la forma y en el fondo, tra-
tando de la ciencia y de lo much que "ella
vale para el progress de los pueblos, y ter-
mind ofreciendo al senior Presidente un her-
moso Album, hecho en los talleres de Don
Bosco y que contiene todas las observacio-
nes meteorol6gicas hechas en el Observa-
torio.
S. E. agradeci6 en breves pero sentidas
frases la acogida que le habian echo ylas"
demostraciones que en ese moment se le
hacian. Dijo que su Gobierno estaria siem-
pre dispuesto, en la media de sus atribu-
ciones, A favorecer todo aquell6 que redun-
dase en provecho del pais; que se proto-
geria al Observatorio de Villa Col6n como
hasta hoy, y que, en case necesario, se re-
cabarian del Cuerpo Legislativo los medios
para sostenerlo par los importantes servi-
cios que puede prestar.







- 147 -


El senador Freire hizo tambi6n uso de la
palabra para recorder a Monselor Lasagna,
y vivar al Presidente de la Repfiblica, al
fundador del Colegio Pio y 6dste mismo
Colegio.
Record despu6s el Ministro de guerra y
marina, general Juan J. Diaz, algunas fra-
ses dirigidas por 61, siendo jefe politico de
Soriano, a Monseiior Lasagna y felicitandose
del orden, del aseo que habia notado'en el
Colegio Pio 6 la vez que de la educaci6n
que se 'dli los nitios.
Agreg6, sin embargo, que desearia que- a
todo el bien que alli se hacia se uniera otro
ya establecido en Europa. No pudiendo to-
dqs ilegar 6 grades destinos, ser hombres
pfiblicos, literates 6 poetas, 1por qu6 no ins-
-truir 6 tantos nifios pobres en la agriculture
y la industrial?
El senior Ministro fu6 aplaudidisimo por
su oportuno discurso.
A 61 contest el P. Gamba que ya habia
en los talleres de Don Bosco, aqui en Mon-
tevideo, cuarenta y cinco muchachos pobres
que aprendian para encuadernador, tip6-
grafo, sastre, zapatero 6 carpintero.
Todos felicitaron al P. Gamba al conocer
esto.

*
Despu6s de nn breve paseo en el huerto
y'labellisima chacra que estan los fondos
del Colegio, penetramos a la sala del teatro
done debia verificarse el certAmen drama-
tico-musical
Tan luego como hubo entrado S. E., acom-
pafiad0 de las personas que habian ido con 61,
se llen6 el teatro de distinguidas j6venes y
senoras.
Todos los alumnos que tomaron part en
la fiesta fueron muy aplaudidos y felicita-
dos por la correcci6n con que desempeiaron
su papel en el drama Las Pistrinas, por lo
bien que cantaron en core 6 duo y por la
declamaci6n de algunas poesias.

*
A las seis menos algunos minutes estaban
de vuelta aqui el selor Presidente y su co-
mitiva, gratamente impresionados per la fiesta
6 que habian asistido.
Nuestras felicitaciones, pues, al director,
profesores y alumnos del Oolegio Pio de
Villa Col6n.


ECUADOR

Quito.
Alocncl6n en los Talleres Salesianos
por el Ilmo. y Rmo. Dr. Pedro Rafael Gonzales
el dia 5 de agobto de 1894.

BR. PP. Directors del Establecimiento.
Seiores:
No es tan s6lo la gratitud para con los
dignos Directores y alumnos de este flore-
ciente plantel fundamento de las mas lison-
jeras esperanzas para la Religi6n y la Patria,
la que me obliga a desplegar mis labios para
agradecer la benevolencia con que se me ha
dedicado un acto per muchos titulos tan sa-
tisfactorio 4 mi coraz6n; sino tambi6n la
complacencia que experiment al ver coro.
nada la virtud, recompensado el trabajo,
estimuladas las nobles aspiraciones del joven
obrero que llegard 6, ser", no lo dudo, la
honra y prez de la sociedad; ya que se han
abierto aqui nuevos y dilatados horizontes
donde podrd desplegarse libremente el vuelo
del genio con que Dies tan liberal y pr6di-
gamente ha enriquecido d los hijos de nuestro
pueblo para el ejercicio de las artes.
Lleno de admiraci6n y de complacencia
mire ya las manifestaciones de esas tan fe-
lices disposiciones, jams desmentidas. Las
que si bien aun antes de ahora han con-
quistado envidiable renombre dejando bien
puesta la fama del artist ecuatoriano afin
en los pueblos mas cultos; con todo, no
puede negarse que tales triunfos son relati-
vamente raros, y que en estos Talleres co-
mienzan a popularizarse los conocimientos
artisticos para difundirse luego per todos
los Ambitos de la Reppiblica. Apenas cuenta
el establecimiento unos site alios de exis-
tencia despu6s de su reorganizaci6n, y ya
comenzamos 6 recoger gozosos los frutos de
la semilla que el inmortal Garcia Moreno ,
cuyo recuerdo palpita afn en la memorial y
en el coraz6n de los hijos del pueblo, derram6
en el seno de la clase obrera, de esa porci6n
desheredada de la fortune, y quien por lo
mismo hizo 61 sentir con preferencia el calor
vivificante de los sentimientos cristianos en
que rebosaba su alma.
Mas si & 61 le cupo la gloria de idear y de
iniciar este grandiose monument levantado
en honor de las artes y las industries ecua-
torianas, no es menor, la que les cabe A sus
sucesores que con celo digno de reconoci-
miento y de todo encomio han secundado
ese primer impulse dado en favor de nues-
tros obreros. Feliz inspiraci6n fu6, pbr cierto,
la de poner a 6stos bajo el amparo de los
hijos de Don Bosco, de ese hombre extraor-
dinario apellidado con raz6n el San Vicente







- 148 -


de Paul del siglo xix, que tan A fondo
compreudi6 las dolencias de la present ge-
neraci6n y supo aplicarles el remedio mas
conveniente y eficaz. Ahora que el socia-
lismo y el anarquismo tienen aterradas y
escandalizadas A las naciones explotando las
ind6mitas pasiones de los hijos del pueblo,
en cuyos corazones han extirpado las creen-
cias religiosas, la Iglesia cuya exuberant
facultad es inagotable, difunde por toda la
tierra esta nueva falknge de ap6stoles que
hermanando maravillosamente el trabajo y
la fe, la religion y la industrial, contienen
los destructores avances de la anarquia,
inspirando 6 los pueblos el respeto y amor
6 la religion, y la sumisi6n A las legitimas
autoridades. Ellos son los encargados de
realizar los ideales y de llenar los deseos
paternales del Pontifice reinante, quien no
vacila en asegurar que la clase obrera vivi.
ficada por las ensefianzas del Evangelio sera,
A no dudarlo, poderoso element de regene-
raci6n para las sociedades que al present
se hallan amenazadas de disoluci6n y de
muerte.
Inspirandome, pues, en tales sentimientos,
no puedo menos de interesarme vivamente
por los obreros todos, ya que ellos son de
un modo especial objeto de la solicitud y
ternura del Padre comfin de los fieles. Por
tanto, si como Pastor entreveo, lleno de ji-
bilo, aseguradas la religion y la fe en una
de las mAs queridas porciones de la Grey
conflada a mi cuidado, como ecuatoriano no
puedo menos de felicitar con efusi6n A mi
Patria en la persona de sus dignos repre-
sentantes por los copiosos beneficios que co-
menzamos A reporter de la abnegada caridad
de los hijos de Don Bosco. Quiera el Cielo
hacer que se multipliquen las erogaciones
de la caridad, A fin de que aumentados los
recursos de tan beneficioso plantel, parti-
cipe de tan magistral direcci6n el mayor
nfimero possible de la clase menesterosa de
la sociedad.
Y por lo que A vosotros toca, mis amados
hijos, espero que no ser6is ni ingratos para
con la religion que os ha dado directors
que son como los Angeles tutelares de la fe
que, santificando vuestras almas, ennoble-
cerA vuestros trabajos y sudores; ni desco-
nocidos para con la Patria que A costa de
tantos sacrificios os facility la consecuci6n
de honrosas profesiones A fin de que la
apoy6is con vuestras virtudes y la ilustr6is
con vuestra gloria.

(El Industriali de 11 de Agosto).


NOTICIAS DE LAS MISIONES SALESIANAS
DE DON BOSCO


PATAGONIA.
La siguiente narraci6n de Don Domingo
Milanesio fu. escrita A principios de no-
viembre del pasado afio. Es un complement
A la relaci6n que dimos en uno de los Bo-
letines anteriores, especialmente del largo
articulo que insertamos de la Voz de la
Iglesia de Buenos Aires. En la present se
hallan otras muchas cosas y particularidades
y que estamos seguros gustarA saberlas 6
nuestros lectures. Es copia literal del N. 393
de los Anales de la Propagaci6n de la fe.
Un viaje de 900 millas. Escasez de medios.
si0o indigenas mas en el gremio de la
Iglesia.
Para satisfacer los deseos del amadisimo
Monsehor Cagliero, superior de esta Misi6n,
el ocho de junior, acompaiado del catequista
Gregorio Mendez, partia de Viedma, capital
de la Patagonia, donde tenemos la Oasa.
Madre de la Misi6n, para ir A evangelizar
las tribus indigenas que viven una vida
aventurera en los valles puestos 6 los pies
de las Cordilleras y en las riberas de un
riachuelo al sur del territorio del Chubut.
Nuestro viaje debia ser largo y fatigoso,
debiendo recorrer 300 leguas, esto es 900
millas geogrAficas. Como bien se sabe, aqui
no existen todavia los caminos de hierro, ni
se puede usar coche, y no se halla otro
medio de trasporte que los caballos y algfin
asnillo; mas como nuestra bolsa no nos per-
mite hacer grandes gastos, ademAs de ha-
bernos de contentar con pocos y secos ca-
ballos, hemos debido privarnos de traer
aquellas cosas, de las cuales suelen proveerse
hasta los mas humildes viajeros.
A, mitad del camino me vi obligado A
comprar otros animals, pues los nuestros
no podian andar. Fortuna que hall6 un buen
hombre italiano que me abri6 crdito; de
otro modo nos habriamos visto obligados A
interrumpir el viaje. Mas con la nueva adqui-
sici6n pudimos continuar nuestra Misi6n,
que dur6 tres meses y ocho dias, yendo de
acA para allA buscando salvajes que evan-
gelizar y convertir a la fe. Y, gracias A Dios
y A Maria Auxiliadora, ensefi los princi-
pales misterios de la fe A mAs de mil per-
sonas, casi todas indigenas, y administr6 el
santo Bautismo A 200 entrej6venes y adults.
Cbnveniencia de la Misi6n del Rio Negro. -
Un mal paso. Con nieve hasta ]a cintura.
El primer mes lo hemos pasado bastante
bien sobre la costa del Rio Negro, en cuyo
tiempo he visto, con gran complaencia el







- 149 -


bien que se hace en nuestras dos Casas de
Pringles y de Conesa. En varies puntos no
faltaron buenas families civilizadas y cris-
tianas que nos dieron albergue. Pero no pu-
dimos evitar el pasar algunas noches cielo
raso, el hacer algfin ayuno no obligatorio y
el sufrir las molestias de una suave Iluvia
que por dos noches vino A bafiar nuestro
pobre lecho, extendido en el suelo.
El viajero no puede caminar por estos pa-
rajes sin un guia practice de los pasos y
senderos trazados por los indigenas, y que
conozca los sitios A prop6sito para descanso.
Si no se toma esta precauci6n, se pone en
peligro de perderse, 6 de perecer de sed, 6
de helarse en medio de la nieve.
Los valles son generalmente muy fdrtiles
con buen clima, como lo prueban los del
Rio Negro, Neuqu6n y Chubut, que pro-
ducen toda clase de vejetaci6n.
El 14 de agbsto, vigilia de la Asuncion,
nuestro guia, para abreviar el camino, nos
hizo traspasar una montala por donde no
habia nunca pasado 6 ignoraba que estu-
biera cubierta de nieve. Indecibles fueron
los esfuerzos de nuestros caballos para ir
adelante; por poco el guia, que abria ca-
mino rompiendo ]a nieve, no se rompi6 una
pierna, y yo mismo, para evitar caidas y
desgracias, me vi obligado 4 bajar del ca-
ballo mas de una vez y marchar 4 pie con
nieve hasta la cintura. Mis pobres piernas
reumaticas debieron someterse a esta prueba.
Salidos de alli, habiendo descendido al
valle, se debia traspasar otra montaia para
llegar al albergue, que se hallaba al lado
opuesto. Ninguno de nosotros sabia la dis-
tancia que deuiamos recorrer y las dificul-
tades que superar.
Mas Dios que vela por los suyos dispuso
que perdi6ramos el camino, y que con el
afan de hallarlo luego, fuaramos siempre
mas al fondo del valle; despu6s de largo
espacio vimos un sitio donde hallamos lefia,
agua y paste, y creimos ser lo mas prudente
pasar la noche alli.

Caza del guanaco.
--El le6n nos prove la care.
SEn estas parties es dificil hallar una fa-
milia 6 persona civilizada: por lo tanto, fal-
tando freciuentemente la care de vaca y de
oveja, debimnos hacer como los indigenas: ir
6 cazar. Los dos j6venes que me acompa-
ifaban iban arnmados de lazo (boleadoras), y
seguidos de un perro valiente y fiel. Estando
en marchla, vilnos un rebafio de guanacos y
avestruccs, y en menos que lo digo los dos
j6venes volaron detrds y no dejaron de correr
hasta que tuvieron la presa en las manos.
Hasta el le6n puma nos provey6 de care
por dos veces. Un dia Gregorio Mendez no-
tando en el suelo las huellas de dicha fiera,
las sigui6. A distancia de un tiro de fusil


yacian en tierra dos guanacos recientemente
muertos por el le6n. Otra vez, la fiera car-
nivora apenas conclufa de estrangular otro
guanaco, cuando al ver nuestra comitiva se
di6 prisa, cual si fuera un ser racional, en
cubrir su victim con ramos y despu6s se
di6 4 la fuga velozmente. En este trecho de
viaje nos acompalaban cuatro individuos:
dos de los cuales sobre diestros corceles si-
guieron al le6n puma con los perros y en
cinco minutes lo alcanzaron y. destrozaron.
Comi de esta care, y es la mejor de cuantas
acA he comido.

Industrial de los indigenas. Usos y costum-
bres. C6mo cambian sus products
Hasta el Chubut, desde donde escribo
estas lines; en el curso de 900 millas he
predicado la fe a tres classes de indigenas,
esto es A los ilanzaneros, oriundos de la1
Araucania, a los Pampas, indios legitimos
de la Patagonia central, y 4algunos de los
Tehuelches, gente del sur. Todos viven una
vida aventurera, teniendo con poca dife-
rencia los mismos usos y costumbres, siendo
en general sucios 6 inclinados A la ociosidad.
Los hombres con la caza mantienen la fa-
milia, en tanto que la mujer trabaja las
pieles y hace tegidos con lana de guanaco y
de oveja. Las plumas del avestruz son tam-
bi6n una de las fuentes principles de su
miserable industrial. No saben trabajar la
tierra, mas todos poseen cierto nfimero de
ovejas, vacas y caballos.
Si estos pobres salvajes conocieran las
ventajas de la economic dom6stica, podrian
todos estar bien. Mas como no llegan 4 com-
prenderla, viven siempre pobres. Los nego-
ciantes que vienen aqui traen yerba-mate,
azficar, harina y g6neros para vestidos y
cambian esto con sus products, haci6ndo-
selos pagar muy cars. Pero lo que mas
empobrece A la raza indigena y mayormente
llena los bolsillos de los negociantes son los
licores, que merecen mejor el nombre de ve-
nenos; mas algunos, amaestrados ya del pa-
sado, se abstienen de introducir bebidas entire
los salvajes por temor de ser muertos en
medio A los des6rdenes de la borrachera.
Tolderia y sus governantes.
Los indigenas viven en grupos mas 6 menos
grandes, y cada grupo es governado de un'o
cacique y de un capitanejo; aqu6l govierna
la tribu enter y Bste una part. Antes que
el Gobierno argentino los conquistase, el
cacique ejercia autoritad absolute sobre sus
sfbditos, no s6lo en material political, sino
tambi6n religiosa. Ahora que son sfibditos
argentinos, si bien es verdad que reconocen
y observan la ley, no por esto dejan de
obedecer 6 su cacique, en cosas secundarias,
esto es, cuando se trata de cambiar sitio, de
determiniar el tiempo de hacer la: caza en ,







- 150 -


comin 6 celebrar algfin rito 6 ceremonia re-
ligiosa.
Vida aventurera de los indigenas.
C6mo duermen. Gran numero de perros.
Sus toldos, que ellos Hlaman rucas y noso.
tros cabalas, estan hechos de pieles de gua-
naco en forma casi c6nica. Las pieles se
sostienen con algunos bastoncillos hechos
a prop6sito y fijos en el suelo. Pertenece
a las mujeres el hacer y deshacer el toldo
cuando cambian de residencia. Esto se hace
frecuentemente y con presteza admirable.
En los quince dias que he pasado en la tol-
deria del capitanejo Juan Cual, he debido
hacer tambi6n la vida errant, cambiando
por tres veces de domicilio. El toldo se di-
vide en dos parties. La una sirve para dor-
mitorio; sus camas consistent en pieles y
algunas mantas extendidas sobre el duro
suelo; la otra sirve de cocina. Sus trastes
de cocina son una olla y una pecca, especie
de recipient que sirve para calentar el
agua. Los mas acomodados principian 6 hacer
uso de plates y cucharas.' Cuando en un
mismo toldo habitan dos families, la cama
por lo general estA separada por una piel 6
manta de lana. Duermen sin orden y hacen
cama comin con los perros, que son siempre
en nimero double 6 triple de las personas.
En un toldo hemos contado hasta 35 perros.
Los emplean en la caza; y no se puede
negar que les prestan un gran servicio. Pero
podrian tener menos y cuidarlos mejor. MAs
tarde, cuando la religion y la civilizaci6n
hayan obtenido su complete desarrollo, com-
prenderan que tres perros bien mantenidos
pueden prestarles los mismos servicios que
ahora 20 6 30 por lo general macilentos que
parecen esqueletos ambulantes.
Religion.
En cuanto a religion su culto es muy sen-
cillo: admiten la existencia de dos princi-
pios, uno bueno, malo el otro y causa de
todos los males. Los Araucanos llaman Dios'
Gue-que; los Pampas lo invocan bajo el
nombre de Atugutzual, y llaman Xualico 6
Gualicchio al genio del mal. al demonio.
Tienen una idea vaga 6 incierta de la inmor-
talidad del alma, del premio y del castigo
eterno. Es sentencia comun que prilli, el
alma, sobrevive al call, al cuerpo; y asi
depositan sobre la tumba de sus muertos
came como provision para el viaje a la eter-
nidad. Al principio bueno le hacen sacrifi-
cios expiatorios y propiciatorios 6 invocan
su ayuda en tiempo de guerra, de epidemia
y de sequedad. A Xualico 6 el genio del
mal atribuyen todos los males, sin excluir
la misma muerte. Son muy superticiosos y
screen facilmente en sus enfermedades ser
victims de algfin maleficio por obra de bru-
jeria. Esta idea se ha apoderado de tal modo


de sus Animos que han establecido que cual-
quiera que de esto fuese acusado, sea inmedia-
tamente condenado a la hoguera. Mas sucede
muchas veces que los parientes del desgra-
ciado vengan su muerte matando A los ca-
lumniadores; y esto, como es natural, da
origen & otras venganzas que concluyen con
una guerra de sangre y de exterminio. 0OhI
cuAnto necesitaba esta pobre gentle el ser
amaestrada en los principios de la verda-
dera religion de Jesucristo, la que, mien-
tras les hace hallar la vida eterna, pone
remedio A tantos males temporales!
Penoso viaje: comodidad del desierto.
Terminadas nuestras visits a los dife-
rentes grupos de indigenas que habitan en
los alrededores de Ralqueta, Cumeco. Tapi-
leuque y otros puntos en una extension de
cerca de 500 millas, nos trasladamos 6 la
tolderia del capitanejo Cual. Esta distaba
mas de 100 millas y nos cost cinco dias de
penoso viaje por una travesia muy alta, fria
y en su mayor part cubierta de nieve. Yo,
para evitar la humedad, todas las noches
amontonaba cierta cantidad de ramas y en-
cima extendia pieles y mantas.
Una indigena moribunda.
Llegados a Choroy-Ruca, que significa
sitio donde se retiran los papagayos, y en
cuyo sitio se hallaba el grupo de los indi-
genas ya mencionados, fui llamado de prisa
6 visitar a una pobre viejecita infiel que se
hallaba en la filtima agonia. Aquella pobre-
cita yacia sobre algunas pieles extendidas
en el suelo y circundada de varias personas,
entire las cuales algunas mujeres parientas
suyas. Yo la ayud6 y no pudiendo hacerme
entender muy bien, pues ella era de la tribu
de los Tehuelches. me servi de un int6rprete.
Le ensef6 los principles misterios de nuestra
santa fe, le hice besar el crucifljo y la bau-
tic6 bajo condici6n. Aquella buena gente que
la circundaba esperaba tal vez de mi algin
remedio extraordinario. Yo que no tenfa otra
cosa que un poco de tamarindo para con-
tentarlos le di una pequelia dosis disuelto
en agua, ordenAndole el tiempo y modo de
tomarlo. Bien sabia que esto de nada ser-
virfa, no obstante hube de darselo para li-
brarme de la insistencia de los parientes y
para no ser tenido por duro de coraz6n.
Muerte de la India y orden a la tribu de cambiar
de domicilio.
La infeliz mujer muri6 aquella misma noche
y los parientes pronto por la manana que-
maron cuanto a ella pertenecia; y su ca-
daver envuelto en una piel de animal, lo
sepultaron a poca distancia sin avisarme ni
darme tiempo para hacerle los funerales. In-
mediatamente se deshizo el rancho (cabana)
en que aquella pobre habia expirado y lo






- 151 -


colocaron en otro sitio. Crei que estas me.
didas serian suficientes, mas me engafni. El
gobernador de la tribu di6 orden inmediata-
mente A.las varias families de prepararse,
que al dia siguiente debian abandonar aquel
sitio invadido del genio mal6fico, indiedn-
doles al mismo tiempo el sitio del nuevo
acampamento. Esta traslaci6n distraia algin
tanto mi Misi6n, y por esto tent6 de disua-
dirlos, pero en vano. Respondieron que en
una cosa de tanta importancia no debfan ni
podian faltar A la fe de sus padres y a sus
tradiciones. No obstante todo esto, en vista
de mi petici6n, se mitig6 aquella orden, per-
mitiendo que la mitad de la tribu se detu-
biera para asi darme tiempo A enseiarles la
doctrine, bautizar y confirmar, si no 6 otros,
cuando menos A los nifios.
Guerrilla declarada contra el genio del mal.
Permanecieron un dia mas en aquel sitio,
que creian infestado del demonio; para con-
jurar toda nueva desgracia los mAs ancianos
se reunieron en consejo y determinaron una
especie de guerrilla contra el espiritu mal6-
fico. Al anochecer, armados de fusiles y de
otras armas de fuego (adquiridas de los Ar-
gentinos), montaron A caballo los mAs dies-
tros y valientes, se ponen en orden, y, como
quien persigue A muerte A un enemigo decla-
rado, se ponen en movimiento haciendo des-
cargas sin interrupci6n. Mis companeros y
yo estAbamos A los pies de un alto cesped,
sentados junto al fuego y en acto de cenar,
al oir. aquellos disparos y no sabiendo el
motive, creimos hnbiese estallado entire ellos
alguna rebeli6n, y en aquel critic moment
me pas6 por la mente que aquellos igno-
rantes, levados de la superstici6n, se hu-
bieran indignado contra mi, atribuyendo A
mi medicine la muerte de la vieja indigena.
Afortunadamente, supe al dia siguiente que
para mi no tenian mAs que sentimientos de
respeto. La batalla estall6 contra el genio
del mal para espantarlo y auyentarlo de
aquellos sitios. La lucha dur6 pocos minutes,
despu6s de los cuales creyendo haberlo ven-
cido 6 al menos auyentado, desmontaron de
sus caballos y se fueron a dormir tranqui-
lamente.
Llegu6 A Rawson, capital del territorio
llamado Chubut, el dia 16 de setiembre, vi-
gilia de la fiesta principal de esta Misi6n
dedicada A la Dolorosa.
La Misi6n del Chubut.
Esta Misi6n va mejorando poco A poco.
Cosais notables no se ven porque los ele-
mentos son muy escasos y dificiles, mas ben-
digamos al Seoior que consuela hasta en lo
poco.
La escuela de niios va adelatando y en
general estamos satisfechos; todos hacen su
comuni6n mensualmente y los mayorcitos en
todas las principles festividades.


Al present la pobreza en esta Misi6n es
grande, mAs grande que en todas las Mi-
siones que yo he visto; pero vamos adelante
medianamente privandonos de muchas cosas
de uso comiun.
Me detendr6 un mes en esta Misi6n yendo
A visitar por el campo varias tribus todavia
no visitadas, y despu6s, por otros caminos,
evangelizando otras tribus, volver6 A Viedma,
donde espero hallar A Monsenior Cagliero de
vuelta de Europa.
Suyo aftmo.
Sac. DOxINGO MILANESIO.



.-.-
TERRITORIO NATIONAL DEL RIO NEGRO


Una testificaci6n official.
De la memorial correspondiente al a-io
administrative de 1893 presentada al Su-
premo Gobierno por el Gobernador general
de brigada Don F6lix Benavidez tomamos
lo siguiente:
Debido al contingent poderoso de la insti-
tuci6n salesiana en todo el territorio, la
instrucci6n no esta abandonada; pues estos
dignos sacerdotes, constantes y abnegados
siempre, todo lo recorren inculcando en los
nifios, y afn en los adults, ademas de la
fe divina, principios de una instrucci6n moral
y civilizadora.
No cerrar6 este capitulo tan interesante,
sin pedir A V. E. una palabra de aliento
para estos sacerdotes, que son y han sido
siempre los verdaderos ap6stoles de la civi-
lizaci6n en esta vasta y afn desierta exten-
si6n del territorio argentino.
Complement, Excmo. Senor, estos infor.
mes con los siguientes apuntes que deben
conocerse pfblicamente y que revelan en
todas sus faces la obra inapreciable empren-
dida por el muy digno Obispo, doctor Juan
Cagliero, secundado per el actual honorable
director, presbitero Don Mario Luis Migone.
La Congregaci6n Salesiana, fundada per
Don Bosco en Italia el 8 de Diciembre de
1844, si mal no recuerdo, se hizo cargo de
estas Misiones el aio 1879. Estableci6 su
primer casa en Patagohes. Poco A poco fu6
estudiando su campo de acci6n, y con el
auxilio de las Autoridades locales, que siem-
pre miraron con simpatia su obra civiliza-
dora, logr6 inaugural iglesias, capillas y
establecimientos de edUicaci6n, no s61o en
esta capital, sino tambien en Pringles, Co-
nesa, Choele-Choel, Roca y en el apartado
Chosmalal (Neuqudn). En dichos centros de
poblaci6n, ademAs de los sacerdotes encar-
gados de las atenciones del culto, hay otros







S' -- 152 -


que so dedican A la ensefianza, y otros que
tienen por encargo especial el dar misiones
ambulantes.
Actualmente existen ocho capillas abiertas
al culto divino; funcionan durante el curso
del afio nueve colegios, cinco de los cuales
son de varones, y cuatro de niflas, confiados
6stos al cuidado de las Hermanas Hijas de
Maria Auxiliadora.
La instrucci6n que en ellos se da es con-
forme con los programs del Estado. En los
primeros hay una asistencia media de tres-
cientos nifios y un nfimero igual, si no mayor,
en los segundos.
En esta capital hace cinco anos que fun-
cionan con toda regularidad-una escuela de
artes y oficios para varones y un asilo-taller
para niias. En 6ste se enseiia a las edu-
candas a coser, tejer, border y todos aque-
llos otros ramos que pueden series de uti-
lidad y provecho para ganarse honradamente
el pan de la vida, y en aqu6lla se adiestran
los nifios en el aprendizaje de los siguientes
oficios: herreria, carpinteria, hojalateria, za-
pateria y sastreria, para lo cual cuentan
con maestros competentes y con todos los
enseres y Atiles necesarios. Tambi6n se han
iniciado los trabajos para la fundaci6n de
una granja-escuela, de la cual se esperan pro.
vechosos resultados.
El gran nfmero de alumnos ha hecho
escasos los primitives locales, y hoy levantan
un espl6ndido edificio de dos cuerpos, de
cuarenta y cinco metros por quince, cada
uno con tres pisos. Una vez terminados,
dispondran de cuatro salones para classes,
dormitories y teatro, el mayor de los cuales
tendrA metros cuarenta y tres de largo y
una extension superficial de 645 metros. La
construcci6n es s6lida, higi6nica y bella.
La mayor part d niiias y niios asilados
en ambos establecimientos son hu6rfanos 6
indigenas, que se instruyen, alimentan y
visten con los medios que la caridad pro-
porciona; los padres 6 tutores que pueden
hacerlo, abonan una pension insignificant
de doce pesos mensuales.
Pocos dias hace que, con motive de los
examenes y distribuci6n de premios de los
referidos colegios, la poblaci6n tuvo ocasi6n
de atestiguar el grado de instrucci6n que
adquieren los niios que en ellos se educan,
rindiendo 6stos satisfactorias pruebas en los
cinco primeros grades del program de las
escuelas del Estado, y recibiendo el premio
merecido en un acto dramAtico literario, or-
ganizado al efecto ante una concurrencia
numerosa y distinguida. En los trabajos que
expusieron, ya sea de sus respectivas artes
los nifos; ya sea de las obras de mano,
costura, bordado, dibujo y pintura las nifias;
en los ejercicios de gimnasia, canto, misica
y piano, y sobre todo en los armoniosos que
saben arrancar a los instruments de bronco
los veinte ailios que componen la banda de


mtisica del establecimiento, merecieron just
aplauso y admiraci6n.
Una obra do suma importancia, sobre la
cual llamo la atenci6n del Superior Gobierno,
es el Hospital Salesiano de esta localidad.
Poseido el Ilmo sefior Cagliero de la ne.
cesidad de su instalaci6n, debido al gran
nimero de menesterosos y enfermos en la
vasta extension del territorio, concibi6 la
idea de crearlo.
Adopt6, al efecto, dos pequefias salas, que
estdn ciertamente muy lejos de prestar el
servicio que para obra tan important se
necesita, pero que provisionalmente suplen
la falta de otros mejores.
En efecto, desde el dia de su inaugura-
ci6n, que lo fu6 en Junio del 89, acogiendo
en 61 6 un desgraciado, hasta el present,
siempre se han asistido por t6rmino me-
dio, de echo a diez enfermos, a los cuales
se proporciona gratis la asistencia, medica-
mentos, vestidos y sustento. Prestan el ser-
vicio interior de 61 las Hermanas anterior-
mente expresadas, y atiende la asistencia
de los enfermos un sacerdote salesiano, muy
estimado en la poblaci6n, experimentado y
muy practice en medicine y cirujfa.
Y todo esto, sefor Ministro, se sufraga
con los esfuerzos propios de la instituci6n y
uno que otro auxilio del vecindario.
Oreo muy just que deba ayudarse obra
tan humanitarian subvencion6ndola el Go-
bierno; pues, como ya lo he expresado, este
establecimiento es el refugio de todos los
pobres del territorio.
Levantar (6 construir) un nuevo hospital,
se impone, y en este sentido, invocando los
sentimientos del senior Ministro, pido una
determinaci6n favorable al respect.




GRACIA DE MARIA AUXILIADORA


Cai de una escala de mano sobre una
piedra y me rompi el craneo. Desvanecido,
fui llevado 6 la cama. El m6dico di6 el caso
por muy grave y dijo al seoor Director que
me administrara la Extremaunci6n. Pero
toda la Comunidad hizo desde luego fervo-
rosas oraciones a Maria Auxiliadora, y en
tres dias estaba yo fuera de peligro. I Viva,
Maria Auxiliadora!
Colegio Salesiano de M6jco,
22 de Julio de 1894.
PALEM6N GONZALES.


Con approbacidn de la Autoridad Eclesiastica Gerente JOSE GABBIN
Turin Tipografia Salesianau




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs