Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00034
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00034
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Full Text








BOLETIN SALESIANO


Quien recibiere & un niflo en mi Debemos ayudar A nuestros her-
nombre, A mi me recibe. manos A fin de cooperar A la
(MATH. XVII.) difusi6n de la verdad.
i (II S. JUAN, 8.)
Os recomiendo la nifez y la ju.- -S:U
ventud; cultivad con grande es- Atiende a la buena lecture, A la
mero su education cristiana; y exhortacion y A la ensefanza.
proporcionadle libros que le en- o'T Iv, 1.
sefien A huir del vicio yA prac- -.i
ticar la virtud. i'"' Entre las cosas divinas, la ms su-
S(Po IX.)- blime, es la de cooperar con Dios
A la salvaci6n de las almas.
Redoblad vuestras fuerzas & fin t.
de apartar A la nifiez y juven. \ (S. DIONISIO.)
tud de la corrupci6n e incredu- r El amor al pr6jimo, es uno de
lidad y preparar asi una nueva los mayores y mas excelentes
generaci6n. dones .que la divina bondad
(LEON XIII.) puede conceder & los hombres.
S(El Doct. S. FRANC. do Sales)


--4g( DIRECCION en el Oratorio Salesiano -


Sumario.


Lecturas Cat6licas.
FRANCIA. Oratorio Salesiano de San Antonio de Padtia
en Montpelier.
ESPARA. lialp., Fiesta de Maria Auxiliadora.
REPUBLICA ARGENTINA. ,io Grande. Entre los Indios.
COLOMBIA. Agua de Dios.
Manifestaci6n al R. P. Rabagliati.
El grano de mostaza.
Bogota. Festividades de Nuestra Seiora del Carmen
'en su iglesia.
Gracias de Maria, Auxiliadora.
Cooperadores difuntos.






Lecturas Catolicas



Hace mds de cuarenta afios que para
defense de la religion y propagaci6n de
la buena doctrine fund6 Don Bosco una
publicaci6n mensual con el titulo de
Lecturas Catolicas. Su interns, amenidad
y acertada elecci6n la hicieron bien


Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) )a+-


pronto digna de la recomendaci6n de
los mas ilustres prelados, de la bendici6n
del Sumo Pontifice y de una popularidad
extraordinaria en toda Italia.
Los preciosos resultados producidos por
semejante obra indugeron a los Salesianos
4 establecerla hace ya once afios en
AmBrica, y en el mes de Julio del pre-
sente afio nuestra Casa de SarriA (Bar-
celona) ha dado tambi6n principio a ella.
Cada opisculo, estampado en buen papel,
con elegantes caracteres, consta de poco
mas de cien pdginas, y el precio de. la
suscrici6n annual es tan s61o de dos y
media pesetas.
Estas lectures a todos tiles y mayor-
mente a la juventud, son ademas muy
4 prop6sito para premios; por lo que no
podemos menos de'recomendarlas enca-
recidamente. El buen libro es un men-
sajero de la verdad que habla la in-
teligencia, al coraz6n y 4 la conciencia;
< es un angel de luz, dice el c6lebre
P. F6lix, que con su resplandeciente mi-
rada arroja lejos de si la tinieblas de la
ignorancia. Y iqu6 de ignorancias hay
en el mundo que oprimen la mente y


OC3TUBRE de 1894.


A10 IX N. 10.


Publicaci6n' mensual.


I






- 126 -


turban la raz6n, que impiden el paso de
la luz y arrastran cautivas las almas!
Las hay en los bancos de la escuela
come en las citedras de las universidades,.
en las academias y. en los santuarios
mismos de la ciencia: y es de notar que
en 6stos sobre todo es done estan las
mis formidable de todas las ignorancias,
las ignorancias sabias, permitaseme la
expresi6n; hombres eminentes que pasan
su vida entire los libros, que han sacu-
dido el polvo de las bibliotecas para vi-
sitar todos los arsenales del pensamiento
y resucitar la literature y filosofia anti-
gua, y que no se han dignado dar hos-
pitalidad en sus inteligencias 4 ese
amigo, el buen libro, unico capaz de ilu-
minarlas.
> El mismo San Agustin confiesa que
61 fue uno de esos ignorantes ilustres,
uno de esos genios indigentes de la
verdad. Pero habia puesto Dies en. su
camino al Angel de la luz, y un dia ator-
mentado por las agitaciones del pensa-
miento incierto y flotante, oy6 la voz
que, ante,un libro que tenia delante, le
decia: Toma y lee, tolle, lege. Qu6 vi6
al tomar el libro? Vi6 la luz admirable
que de tanto tiempo buscaba en vano
en las espesuras del engafio y la mentira.
> Y cudntos modernos Agustines han
gozado de igual libertad y beneficio!
DespuBs de hallarse sumergidos en el
materialism y ateismo, un dichoso
dia cay6 en sus manos un buen libro,
moral, religioso y cristiano, y su lectura
los colm6 de luz y abandonaron resuel-
tamento el error. >
DespuBs de la oraci6n y frecuencia de
los sacramentos, nada hay que merezca
recomendarse tanto a la juventud como
la lecture de buenos libros. Nada pro-
duce tampoco mayor encanto: en 61 se
aspira cierto perfume del cual no nos
saciamos jams: si el alma esta triste,
la consuela; si alegre, la robustee en su
alegria; si oscurida, la alumbra.
Hoy dia que los verdaderos amigos
son tan raros es mas necesario que nunca
que libros escogidos suplan su falta.


FIRAION-CIA

ORATORIO SALESIANO DE SAN ANTONIO DE PADUA
EN MONTPELIER

Un decreto de la Providencia.
El Oratorio Salesiano abierto hace ya cerca
de an aibo en la ciudad de Montpelier, gra-
cias A la gran benevolencia y al generoso
apoyo del Obispo diocesano, Monseior de
CabriBres, y a la industriosa caridad de los
amigos de las Obras de Don Bosco en la
ciudad de San Roque, continfa progresando;
mSs, por decreto de la Divina Providencia,
al present ha tomado un nuevo aspect.
En el pasado enero un diario de aquella
ciudad anunciaba la transformaci6n en los
t6rminos siguientes:
t< El Institato de Don Bosco, inaugurado
hace algunos mess en esta ciudad, dond
ya alberga cuarenta y cinco j6venes de la
clase pobre, toma ahora su forma definitive.
Tuvo su principio, no demasiado feliz, en
la casa de campo Boutonnet, espl6ndida
propiedad, muy amena, pero poco conform&
con la extrema pobreza de los Salesianos.
La casa de campo no era de ellos per com-
plete y el precio todavia necesario para
obtenerla era bastante considerable; per
otra part se debia todavia de edificar todo.
Por 1o que los hijos de Don Bosco no du-
daron en aceptar con profundo reconoci-
miento la generosa oferta de la casa de
campo Saint-Antoine, cerca de Villodbve,
en el camino de Pont-Juv6nal.
> De ahora en adelante las limosnas se
transformardn en bellas piedras, que serviran
para llevar 6 cabo la obra que la admirable
caridad de las seiioras Brun-Faulquier y de
Givernis (1) permit levantar sobre s61idas
bases. El barrio de Pont-Juv6nal, que hasta
el present ha carecido de tales Institutos,
por tal modo ha conseguido escuelas ele-
mentales, Oratorio festive para los j6venes,
escuelas de artes y tambi6n eclesidsticas, un
Institute para niiias dirigido por las Her-
manas de Maria Auxiliadora y una capilla,
que per sus dimensions, esperamos, permi-
tira a aquella poblaci6n powder recibir los
auxilios religiosos de los cuales escaseaba
algfin tanto. Todo este conjunto de obras
sera puesto bajo el titulo de San Antonio
de Padua, del cual la casa de campo lleva
el nombre; g podriase ja.mis hallar para los
j6venes pobres y abandonados un mejor
patron que este amigo de los pobres y mi-
serables, a los cuales 61 hizo distribuir tanto
pan? (2).. o
(1) Esta insigne bienhechora fu6 ya llamada de Dios
d recibir el premio de su caridad.
(2) El tclair de Montpelier.







- 127 -


Colocaci6n de la primer piedra.
El viernes 2 de febrero de 1894 era el dia
fijado para la ceremonia de la bendici6n y
colocaci6n de la primera piedra de dicho
Oratorio.,
< Mucho tiempo antes de la hora deter-
minada, nos dice el mismo diario, la casa


maravillosas obras de la edad media, de los
Domingos y Franciscos y de otros funda-
dores de families religiosas. Despu6s de su
muerte, Dios ha continuado bendiciendo A
sus hijos, los cuales multiplican por todas
parties los prodigies de su caridad. Hace
pocos meses que la ciudad de Montpelier ha
visto llegar A estos hijos de Don Bosco,; y


Pr I;- ---- ----- ~----- 4 ____~-;~~~-~



i. tfliI.I I l l L.
iL. E i *I ifii 1 1 i i;.II. i. I{.. /ll
I .~i I.-Aill il Lii i u r i.
'II~-i ii It I I
'I 'i *i d
dll: A I~C-



ll T ill

II kA,'-= Ti!I -- ---
P

7 =7--

A IT
IF. F I j i rC

-40- .i t" N~i




'ii fT l I l vr
L t~t 1 fiL~l-ih' IiL_1
_______________________________


'ill ir: -. -:--
ct~ .4. I
V ~ ~ ~ ~ ~ n tit..4t ~ 4-


MIZE.
IL '~' I' a- j r r LI A"
I-I :111
*, r-.C--- 4 L- .

P ,A 1 i
S iil
.Ji r,.t;!d


FUTURE ORATORIO SALESIANO DE MONTPELIER.


de campo Saint-Antoine estaba llena de una
inmensa multitud de gente que venia a ma-
nifestar su simpatia A los hijos de Don Bosco.
Sabemos ya cual sea el fin de estos reli-
giosos: procurar A los j6venes pobres y
abandonados, el beneficio de una instrucci6n
professional al par de una educaci6n cris-
tiana. Sabemos tambi6n c6mo han trabajado
hasta el present: Don Bosco, que A la
edad de diez y seis aflos todavia conducia
el arado, ha visto renovarse en su favor las


ya han sabido ganarse el aprecio univer-
sal. Para asociarse A los sentimientos de
sus diocesanos, Monsefor de CabriBres habia
prometido bendecir 61 mismo la primer
piedra de este nuevo edificio.
>> leg6 a dicho sitio Alas 2 de la tarde,
precedido de la banda musical del Oratorio
de Marsella, la que habia salido A recibirle
al camino de Pont-Juvenal. A la entrada
de la casa le fu6 dada la bienvenida por el
Rev.mo Sr. Decano de N. S. de Tables, en


IN
B,'_-







- 128 -


cuya parroquia va A fundarse el nuevo Ora-
torio. Despu6s de esto, Monseior con nu-
meroso s6quito se adelant6 hacia el lugar
donde se debia cumplir la ceremonia.
>> S habia preparado un palco cubierto A
manera de tienda y adornado con hermosas,
telas; Monseior tom6 asiento, teniendo A su
lado al Arcipreste de Montpelier, Rev. Senor
Gervais, al Inspector de las Casas Salesianas
de Francia, Don Bologna, al Director del
nuevo Oratorio de Montpelier, Don Babied,
y un gran nfmero de PArrocos y Can6nigos
de la ciudad y de Sacerdotes Salesianos.
Delante del palco estaba la piedra que debia
sellarse. A derecha 6 izquierda so acumu-
laba un gentio inmenso, entire el cual se
distinguian muchas personas de la aristo-
cracia montpeliense.
> Despu6s de leidas las oraciones rituals,
Monseilor roci6 la piedra con el agua ben-
dita, y antes de sellarla tom6 la palabra
para explicar el significado de la ceremonial
que se cumplia. Despu6s, di6 gracias a la
generosa bienh6chora, 6 la que se debe esta
nueva fundaci6n, y elogi6 6a los miembros
de su familiar. Todos ellos, decia el Ilustri-
sino Sr. Obispo, se han seiialado por sn
amor al trabajo, por su reputaci6n, por su
espiritu cristiano y' sobre todo por haber
comprendido bien las obligaciones adquiridas
con la riqueza. Persuadidos de que esta no
da solamente derechos, sine que tambien im-
pone deberes, con una fortune noblemente
adquirida se han empeiiado en socorrer A
los pobres. Monseilor hizo tambi6n un elogio
del Director de la nueva Casa Salesiana de
Montpellier y de today la Pia Sociedad Sale-
siana, tan amante de los hu6rfanos. En fin,
recordandocuinto ha hecho el cristianismo
en favor de esta amada porci6n del g6nero
humane, por la cual tiene an especial cui-
dado, hizo ver come estos pobrecillos antes del
cristianismo, y en los lugares done el cris-
tianismo no ha penetrado todavia, han sido
siempre abandonados. Monseior termin6 de-
mostrando su alegria al ver el nuevo Ora-
torio puesto bajo la protecci6n de un Santo
que en Montpelier y especialmente on aquella
part de la ciudad ha obrado tantos pro-
digios.
> Extendi6se luego el acta de la ceremonial,
que fu6 firmada y puesta con algunas mo-
nedas en un tubo de cristal y sellado en la
piedra por el Ilustrisimo Sr. Obispo. >
Los trabajos del Oratorio de Montpelier
continfan con gran actividad, y econforme
al plano que presentamos podri antes de
much acoger centenares de nifios interns
y externos asistentes 6 las escuelas elemen-
tales y al Oratorio festivo.


Fiesta de Maria Auxiliadora



Rialp (L5rida), 20 de Julio de 1894.
MUY R. S. D. RUA,
Tengo el gusto de hacer A V. R. una u-
cinta exposici6n de las fiestas que en este
colegio de D. Bosco se han celebrado en
obsequio de Maria Auxiliadora.
Los festejos si bien no han side cuales en
otros sitios done hay mas comodidades, no
han dejado de causar admiraci6n 6 cuantos
los han presenciado.
Los dias de celebraci6n eran el 17 y 18 de
Junio, y los Padres Salesianos lo anunciaron
oportunamente.
Con toda felicidad, aunque no sin el con-
siguiente cansancio, que su ardoroso celo le
bacia disimular, lleg6 A presidirlos el R. Padre
D. Felipe M. Rinaldi, 6 las 7 112 de la noche
del dia 16 de Junio, acompaniado del M. R.
S. D. Francisco Picolo, cura pArroco de esta
villa y gran bienhechor salesiano; el cual,
no obstante su avanzada edad, olvidando el
peso de los aiios, fu6 a encontrar al R. Padre
Rinaldi 6 Tremp.
Ademas le acompafiaban arias personas
benemeritas y admiradoras de la Obra de
D. Bosco.
Digno de alabanza es el pueblo de Sort,
cabeza de Partido: alli fu6 el,M. Rev. Padre
Rinaldi recibido por las Autoridades; en
primer fila figuraban el Sr. Juez, el ilustre
Alcalde, y otras distinguidas personas no
menos importantes, algunas do las cuales
venciendo la dificultad del camino se jun-
taron A los demAs y acompaiaron 6 dicho
Sefior basta el colegio. No es para describir
el espectculo agradable y conmovedor que
so ofreci6 ante nosotros al llegar la puerta
del colegio. En ella le esperaban los buenos
hermanos, acompailados de la nueva mfisica,
y rodeados de un crecido nfumero de alumnos
con otras personas que, d pesar de lo in-
tempestivo de la hora, no quisieron aplazar
para el dia siguiente la satisfacci6n de ver
desde luego, y saludar afeetuosamente &
quien, sin conocerle aun, ya amaban por su
fama. Este amor qued6 patentizado cuando no
bien le divisaron, prorrumpieron en vitores
y entusiastas aclamaciones, que unidas a las
dulces armonias de los instruments musi-
cales se levantaban en los aires come implo-
rando la bendici6n del cielo sobre tan quc-
rido Padre.
Delante del colegio se ostentaba rodeado
de banderas, un grande y magnifico cuadro
de Aquella que es Madre de los Cristianos.
A una seilal del Director del colegio se cal-
maron los vivas y los istrumentos calla-








- 129 -


ron; entonces un hermano di6 la bienvenida
al R. Padre, quien contest dando las gra-
cias con palabras llenas de amor y bondad.
El R. Padre Rinaldi qued6 agradabilisi-
mamente sorprendido ante semejante especta-
culo, y raz6n tenia para ello, pues aquel era
saludo no s61o de los hermanos sine de una
comarca enter, para el que hacia un anio
que habia visitado esta casa, que si entonces
no era mAs que un pajar con un corral,
ahora esta convertida en un colegio que co-
bija crecido nfimero de niios.
El dia 17 a las 7 112 de la maiana hubo
misa de comuni6n, acercn'dose i recibir el
pan de los Angeles todos los asilados y no
pequefio nfmero de externos.
A las 10 se cant6 misa, con acompaiia-
miento de orquesta del mismo colegio i la
cual asistieron distinguidas personas.
A las 3 112 de la tarde asistiamos A una
funci6n teatral de los alumnos del colegio,
A cuyo acto habian sido cortesmente invi-
tadas las Autoridades de las villas de Sort
y de Rialp y las families de los alumnos.
Media hora antes de la representaci6n el
magnifico sal6n estaba materialmente lleno.
Delante del scenario fue obligado 6 colo-
carse en primer fila y en el sitio de prefe-
rencia el R. Padre Rinaldi acompanado del
Sr. Juez, del Arcipreste de la villa de
Esterri, del Midico del lugar y de various
sacerdotes y personas caraterizadas de la
poblaci6n.
Larga tarea seria entrar en detalles acerca
de la ejecuci6n del drama Domingo Savio.
Baste decir que cada actor desempef6 satis-
factoriamente su papel.
El dia 18 en esta di6cesis se celebraba la
fiesta de Maria Auxiliadora. Por la mafana
hubo comuni6n general, y la recibieron por
primer vez 16 alumnos del colegio, a los
cuales el R. Padre Rinaldi dirigi6 una fer-
vorosa platica. A las 10 hubo misa cantada
con orquesta oficiando el distinguido Parroco
de Rialp, y 4 la cual asistieron muchas per-
sonas.
En Rialp no se habia visto un especti-
culo semejante; parecia que la gentle de
toda la montaia habia acudido & esta villa.
A las 3 de la tarde tuvo lugar un acto
mfsico-literario, en que los alumnos dieron
muestra 'una vez mas de cuan esmerada sea
la educaci6n que les dan los Padres Sale-
sianos.
Digno de encomio fu6 el honor que hizo
a los Salesianos el clero, que en nfmero de
42 eclesiasticos asisti6 d aquel acto. Con-
cluido 6ste el R. Padre di6 las gracias a los
presents, manifestando la complacencia que
sentia al observar lo que los Cooperadores
habian hecho en favor de la Obra Sale-
siana.
Llenos de satisfacci6n y alentando las mas
halagiiefias esperanzas, nos retiramos del
colegio donde tan agradablemente habiamos


pasado los dias que duraron las fiestas y
que nos parecieron minutes.
Que Dios derrame, querido Padre, sobre
esta Obra sus bendiciones para que pueda ir
floreciendo cada dia mGs, y dignese rogar
a Dios por S. A. y S. S.
q. b. s. m.
UN COOPERADOR SALESIANO.

-~ ~.- I" I I l II 1 1111111111111 I I ll IIIIll

RIO GRANDE


Entre los Indios.
1MUY REVEn. MONSENOR Y SUPERIOR
DON J. FAGNANO:
Consider como una gracia especial de la
Virgen Santisima el haber llegado aqui en
la tarde de un Viernes y haber podido ce-
lebrar mi primer Misa en esta virgen Tierra
del Fuego en dia de Sabadd consagrado g
Maria.
Mi llegada fu6 de gran consuelo y alegria
para los Hermanos Bergese, Ferrando y
Ronchi, como tambi6n para los nifios y de-
mis. El Padre Jos6 no pudo tocar tierra
sino dos dias despu6s, el Domingo 18 de
Febrero. Encontr6 perfect armonia y A
todos en buena salud.
Pasados los padecimientos del viaje, nos
pisimos A arreglar la nueva casa. Se pens6
ante todo en construir una capilla para el
uso interno.
En los dias Domingos y fiestas extraor-
dinarias, despuds de haber acudido a las,
pricticas de piedad cristiana y de nuestras
Reglas, de vez en cuando ora con Bergese
ora con Ferrando deseaba hacer excnrsiones
a pid 6 6 caballo para conocer los alrede-
dores.
Muy lindo es el paraje en que so encuentra
nuestra habitaci6n, y grande es la extension
que se present por todos lados.
Tenemos al frente el Rio Grande. Desde mi,
cuartito puedo gozar de la variedad que da
la alta y baja marea. A pesar, de que esta-
mos distantes de la mar como media hora
de 6 caballo, se levanta el agua del rio
frente a nuestra casa hasta quince y diez
y seis pies, de modo que el rio puede re-
cibir y sostener cualquiera embarcaci6n.
Escasea la lefia para el fuego. Pero a esto
ya se provey6 con el descubrimiento de
grades extensions de turba, que podri
reemplazarla vivificada con carb6n; a mis
de que se encuentra en gran cantidad una
plant baja y ramificada de'grueso tallo que
llaman mata negra muy buena para fuego.
Le escribiria muchas otras particularidades,
pero prefiero hacerle una relaci6n de cierta
visit que hemos tenido de los Indios.







- 130 -


Ya habia pasado un mes de nuestra lle-
gada a la Tierra del Fuego, y desedbamos
ver A lo menos algfin Indio. Se aproximaban
las solemnidades de Pascua, y nuestro vivo
interns era concluir antes la capilla para poder
tener con nosotros dia y noche A Jesfis Sa-
cramentado. Por esto se trabajaba sin des-
canso. Ya no faltaban mas que tres dias,
los iltimos de la semana Mayor. Dios quiso
premier nuestros trabajos, dandonos mas de
lo deseado.
En la maiana del Jueves Santo vimos de
lejos allende el Rio unos Indios. Pero ni
nosotros podiamos legar A ellos ni ellos A
nosotros hasta que no hubiese bajado la
marea. Levantaron luego los brazos para dar
serial de que deseaban venir, y nosotros en
correspondencia levantamos la bandera. Asi
comprendidos se sentaron cerca del agua, y
nosotros Ilegado el mediodia fuimos al al-
muerzo. Cerca de las dos p. m. el Hermano
Ferrando con dos muchachos hech6 la cha-
lupa al agua, y en menos de media hora
pudo llegar A ellos, que impacientes part
saltaron como duefios en la chalupa, parte
se pusieron 6 ayudarla, y los demas so
echaron 6 nadar,-y asi todos en pocos mi-
nutos llegaron a nuestra casa. Eran doce
hombwes, dos 6 tres vestidos con ropa vieja
de paiio negro, entire ellos un tal Copelo
que traia consigo un rifle descompuesto, ha-
biendo pasado, como 61 decia, por algfin
tiempo en una compaiia de soldados bajo
la Repfblica Argentina. Yo not6 pronto que
ese pobre Indio era un desgraciado, en el
cual no se podia confiar tanto como en los
sencillos salvajes. Y mi juicio no fu6 teme-
rario, porque mas tarde se supo que habia
side envuelto en lucha con Blancos, y que
habia muerto aagunos. Los demas estaban
cubiertos con una simple piel de guanaco.
Tenian hambre y no se dejaron invitar tanto
para comer, hacienda desaparecer pronto
todo lo que se les ponia delante. h Cudl era
su misi6n Venir a ver si estAbamos dis-
puestos a recibir una 6 dos tribus de Indios,
que de los alrededores de la bahia Teti se
habian dirigido hacia nosotros, y se encon-
traban ya poco' distantes del Cabo Peia.
El Padre Jos6 Beauvoir A quien come Di-
rector de ]a Misi6n pertenecia la decision,
consinti6 luego en que vinieran. Recibieron
mas galleta y care, y contents, antes que
la marea volviese a crecer, se echaron al
agua y se fueron al otro lado. Este aconte-
cimiento nos di6 argument para hablar y
hacer mil comentarios el resto del dia.
En la mariana del Viernes Santo cerca de
las diez a. m. vimos una multltud de Indios
bajar de los collados al otro lado del Rio,
acercarse al agua y con tal orden que pa-
reeia iun ej6rcito con su tropa ligera, con
su vanguardia, centro y retaguardia. Los
del dia anterior venian adelante, despu6s
un ndiuero de hombres gran talla, en medio


las inujeres y niios, y por filtimo muchos
otros hombres fuertes. Apenas pudieron pa-
sar, antes que del todo bajase la marea,
impacientes por llegar a nosotros, se echaron
al agua. i Cosa nunca vista! Los mds altos
y robustos cargaron sobre sus hombros 6 los
nilos y se echaron al agua nadando, y asi
en tropeles Ilegaban 6 nosotros. Las mujeres
con sus cargas para las chozas eran las fil-
tima en Ilegar. Cerca de las dos p. m. te-
niamos a nuestro alrededor como ciento cn-
cuenta Indios. DespuBs de pocas palabras
cambiadas con el Copelo y algunos princi-
pales, sirvi6ndonos much en esto el nifo
Pedro, se apartaron como doscientos metros
de la casa hacia el sur-oeste para fijar su
campamento. t Qu6 ocurre? Cuando nos pre-
parabamos para distribuirles algo de comer,
vemos que reina entire ellos grande agi-
taci6n, y que un nfimero considerable de
los mas fuertes aparthndose con sus arcos
y flechas se dirigen hacia el sur este mks
arriba del Rio. Habiamos apenas tenido
tiempo para reflexionar y buscar la raz6n
de tal movimiento, cuando todos A una voz
gritamos : < Vienen otros Indios, vienen otros
Indios. jOh! iy cudntos!... > Era una se-
gunda tribu no menos numerosa que la ante-
rior. El movimiento notado no era mas que
para reconocerse y recibirse entire ellos. A
los pocos minutes se tranquilizaron, y divi-
didas las dos tribus, sin nuestra interven-
ci6n, por el espacio mas 6 menos de cincuenta
metros, todos se pusieron 6 trabajar para
levantar sus chozas.
Ya el sol se habia puesto y nuestra casa
que de ordinario se perdia en las tinieblas
de la noche, esta vez apareci6 de un lado
toda alumbrada por las fogatas de los In-
dies. Esta visit inesperada, el orden quo
reinaba entire esos pobres salvajes que no
saben ni si exist una ley en el mundo, su
sencillez al presentarse para recibir algo,
buscar material para el fuego, etc., etc.,
todo nos daba argument para muchas con-
sideraciones... Mds que realidad nos pa-
recia un suefo lo que presencidbamos. Eran
ya como 300 los Indios que tenfamos cerca,
y nosotros diez personas. Y con todo entrada
la noche nos pusimos A reposar como de
costumbre sin tomar la minima media.
Mariana es sabado, dijimos, y la Virgen
nos ayudard. >
SMuy hermoso amaneci6 el dia siguiente.
El sol libre nos calentaba con sus rayos, y
la paz reinaba tambi6n entire los Indios,
aunque se desparramasen los hombres de
todos lados para buscar agua, 6 leia para
el fuego. Siendo aca cortos los dias, pas6
muy pronto la maiiana, y distribuida antes
una abundant raci6n de galleta, came, pa-
tatas y judias los Indios, la campana nos
llam6 al almuerzo.
Mas que en comer se pensaba en los In.
dios; todos y cada uno teniamos algo quo







- 131 -


contar. Poco rato hacia que estabamos a la
mesa, cuando nos llam6 la atenci6n un nuevo
y, para nosotros, mds ruidoso suceso. Qu6
acontecia ? Gran nfimero de hombres de cada
tribu, dejadas sus families y chozas, con
solo sus arcos y flechas, se alejaban diri-
gui6ndose hacia al Cabo Sunday. Todos,
hasta las mujeres y nifios, alborotados esta-
ban de pies al frente de sus chozas, y mu-
chos se hablan acercado a nuestra casa.
AQu6 es esto? ,Qu6 sucede? preguntamos.
Ellos entonces haciendo movimientos de ca-
beza y brazos hacia el predicho Cabo y
dando gritos, nos hicieron comprender que
llegaban muchos nuevos Indios, y que no
sabian si eran buenos 6 malos. Sin dejar
entrever nuestro temor, contestamos: < Ven.
gan, vengan, y muchos, y buenos. > A los
pocos minutes pudimos ver que cual nuevo
ej6rcito se aproximaba otra tribu mis nu-
merosa.
Adelant6se una abanzada de cada tribu.
AHabrd pelea? No se puede saber. Sera
precise intervenir ? El ansia no nos dej6
tomar consejo. El animoso Ferrando miraba
con htenci6n, yo procuraba que no entraran
en casa los que nos rodeaban, y todo el
personal estaba en movimiento producido
por various afectos. El Padre Beauvoir habia
salido.
N6tase que las dos parties antes de acer-
carse una 6 otra se inclinan hasta el suelo
por tres veces, como para saludarse y que
& la tercera estando A distancia de oirse se
pararon. Al poco rato ya se habian com-
prendido, y sin mas ni mas los de las dos
tribus volvieron & sus families y los nuevos
reuniendose con los suyos se adelantaron
hacia nosotros. No fu6 pues mas que un re-
conocimiento a la military que me produjo
excelente impresi6n. Me acord6 luego del
modo de recibirse de los antiguos, como se
refiere en la Sagrada Escritura, y me pa-
reci6 ver repetirse el echo de la reconcilia-
ci6n de Jacob con su hermano Esad despuds
del largo tiempo de discordia. Noto otra
particularidad que tal vez habria podido
costar la vida al P. Beauvoir. En este en-
tretanto habia montado en su caballo, y sin
decir nada se habia adelantado a los Indios
que habian salido de las dos tribus. Sucedi6
entonces que un hombre de los m6s civili-
zados y que algo comprendia el castellano,
le tom6 el caballo de la rienda y varies
otros pronto apuntaron sus arcos y flechas
contra el Padre. LQud hay? grit6 entonces,
somos amigos..... deja el caballo. Sus pa-
labras fueron bien interpretadas y volvi6
cuando los Indios continuaron su march.
Llegada esta tercera tribu a nuestra casa y
recibidos con todo afecto, se fueron no muy
lejos pero mAs apartados de las dos primeras
A poner su campamento hacia el sur-oeste.
< Cuantos Indios nos ha enviado Dios,
exclamibamos a menudo nosotros. Cuando


Monsefior lo sabra, que grande serA su con-
tento. Parece que hayan venido celebrar
la Pascua. > Fui A contarlos con el hermano
Ferrando, y le puse a cada uno una medalla
de Maria Auxiliadora al cuello. i Eran mAs
de cuatrocientos!
No hemos recibido con la visit de tantos
Indios el mAs minimo disgusto. Avisaron
antes de venir, y avisaron antes de la sa-
lida. Y cuando partieron dejaron en nuestro
coraz6n como un vacio.
Es verdad que para granjearnos su esti-
maci6n hicimos cuanto nos permitian los
recursos que teniamos; pero por su part
los Indios se mostraban muy agradecidos.
A los mAs necesitados el P. Beauvoir les
di6 vestidos 6 A lo menos una frazada. Y
todos recibian dos y tres veces al dia came,
galleta, patatas, judas, etc., si bien ellos
cazaban muchos cururos, que en estos pa-
rajes abundan, como tambi6n guanacos que
no pocos se ven aqui, y pajaros que ponen
sus nidos cerca del Rio, y ademAs no les
faltaba el pescado, que en la baja marea
queda A menudo en seco sobre los bancos
arenosos. En las horas del dia nuestra ha-
bitaci6n era continuamente sitiada por In-
dies de toda edad, A los cuales dAbamos 6
menudo confites 6 algfin dulce. Todo para
ellos era muy lindo.
Observe que para ellos era una cosa grande
ver A los pocos animals que teniamos volver
en la tarde tranquilos 6 sus corrales. Los
caballos sobre todo con sus rApidos movi-
mientos y relinchos l1amaban su atenci6n.
Y no podian tenerse de content cuando
especialmente veian 6 caballo 6 al nifio
Pedro 6 A Calafate. Pablo en cualidad de
cocinero, y el valeroso Ferrando en sus va-
rios trabajos tenfan siempre testigos que mi-
raban extasiados lo que hacian. Los trabajos
de carpinteria les gustaban much. En cuanto
A los nifios el juego de la pelota, el silbido
de un pito, 6 el vario sonido de un instru-
mentillo de mfisica los atrafa poderosamente
al rededdr de nuestra casa. RegalAndoles
algfin confite, era de ver su agradecimiento.
Otras circunstancias y particularidades las
oird de viva voz. Concluyo deseando que
venga V. R. A visitar esta Misi6n.
Besa las manos de V. R.

Su af.mo ob.m1 en J. 0.
Sac. GUILLEnIO DEL TURCO, Sales.
Mis. en la Tierra del Fuego.

30 de Mayo de 1894.







- 132 -


COLOMBIA


AGUA DE DIOS. \
(De El Orden).
Grato nos es insertar la siguiente corres-
pondencia, que hemos recibido de Agua de
Dios. Por ella se ve la tierna solicitud evan-
g6lica y los sentimientos de ardiente caridad
que emplean los Reverendos Padres Sale-
sianos para aliviar y consolar a cerca de mil
enfermos que existen en el Lazareto. Por
tales bienes prodigados con tanta abnega-
ci6n merecen sincera alabanza aquellos re-
ligiosos, y demas sacerdotes que tambi6n tra-
bajan en tan santa tarea:
SAgua de Dios, Mayo 7 de 1891.
< SENon D. ANTONIo M. SILVEETRE,
Director de El Orden.
>> Convencido, como estoy, de lo much
que usted se interest per todo lo que se
relaciona con el adelanto moral y material
de este Establecimiento, creo que se im-
pondrd con gusto de lo que voy 6 referirle
respect de la Santa Misi6n que acabamos
de tener, en cumplimiento de formal promesa
que nos hizo en el mes de Septiembre iAl-
timo el Reverendo Padre Evasio Rabagliati,
Superior de la Congregaci6n Salesiana de
esa capital, que se encuentra entire nosotros
hace ya veinte dias.
Sin dar descanso 6 las multiplicadas aten-
clones que demand su elevado cargo, y
s6lo llevado por su amor y caridad, se pro-
puso darnos una nueva misi6n, que quiso
se hiciera extensive no s6lo 6 los enfermos,
sine a todas las personas sanas dal vecin-
dario y sus alrededores; solicitando la coo-
peraci6n, para tan santo bbjeto, de otros dos
sacerdotes, el senior doctor Hilario Granados,
Cura deo Tocaima y el Reverendo Padre Jos6
\Valenzuela, resident en Ricaurte. El vein-
tidos de Abril dieron, pues, principio a estos
retires espirituales, que tan grates y pro-
fundos recuerdos han dejado en nuestros
espiritus, termindndose el tres de los co-
rrientes con la consagraci6n del caserio al
Sagrado Coraz6n de Jesfs. Bien podr com-
prender lo que han side para nosotros estos
dias de la misi6n, y lo much que habremos
gozado en estas deliciosas fiestas, que tan
dulces consuelos 6 inefables esperanzas han
dejado eh nuestros doloridos corazones, con-
suelos y esperanzas que, come nueva y fe-
cundante savia, nos ha confortado y fortale-
cido para continuar la lucha con la adver-
sidad y el infortunio. Como supongo que
habra tenido ocasi6n, de conocer y tratar de-
tenidamente al Reverendo Padre Rabagliati,
no me detengo ni me consider competent


para valorar las altas dotes personales, mo-.
rales 6 intelectuales que posee, y las que con
sobrada raz6n admiran en esa capital; per
lo, que mi respect, todo en 61 me cautiva
y me fascina, ya sea oy6ndole desarrollar
con tanta caridad come sencillez, erudici6n
y elbcuencia, los diversos temas de sus va-
riados discursos, ya oyendo las dulces y
sublimes armonias que arranca al instrument
con que acompafia las tiernas melodies de
su armoniosa y vibrant voz, ya en su trato
familiar, franco, insinuante y carifioso, todo
lo cual hace que su permanencia entire
nosotros nos sea tan grata, y que deseemos
de todo coraz6n se prolongue indefinida-
mente.
No s6 si habrd tenido la fortune de co-
nocer al Reverendo Padre Rafael Crippa,
nuestro actual Capellan, y si no la ha tenido
lo deplore verdaderamente; su bondad, su
dulzura, el sincere afecto que nos profesa y
la consagraci6n en el ejercicio de su minis-
terio, le ban captado no s61o nuestro acen-
drado carifo, sine profundo respeto y admi-
raci6n, y el ternisimo calificativo de angel
con que lo distinguimos.
Los doce dias que dur6 la misi6n fueron
coronados por resultados altamente consola-
dores y satisfactorios; mas de dos mil per-
sonas solicitas al llamamiento de los minis-
tros de Dios, purificamos nuestras concien-
cias en las saludables aguas del' Tribunal
de la Penitencia y tomamos puesto en el
banquet eucaristico; por el ndmero puede
calcular el trabajo de los Reverendos Padres
Rabagliati y Crippa, quienes ilevaron todo
el peso de los ejercicios, pues al Padre Va-
lenzuela, de quien le habl6 antes, no vine
a ayudarles, y el doctor Granados, que con
tanta voluntad como carifio nos acompaiia
siempre, no pudo concurrir a la invitaci6n,
sino un dia que otro, por estar acompa-
fiando en una misi6n a otros sacerdotes.
El acto de la consagraci6n del caserio al
Sagrado Coraz6n fu6 muy tierno y muy so-
lemne; sinti6ndonos bajo tan poderosa egida
suficientemente fuertes para cumplir en todo
la voluntad de Dios.
Ahora estamos celebrando el mes de Maria,
cnya fiesta, que sera el fltimo dia de este
mes, se propone hacerla al Padre Rabagliati
lo mejor que sea possible, y pronto se esta-
blecerAn las Congregaciones del Sagrado
Coraz6n de Jesus y del Patriarca sefor San
Jos6. Unir la modestia al m6rito, es llevar
dos coronas en la frente, y 6ste es en lo
general el distintivo de los esclarecidos hijos
del inmortal Don Bosco; por eso nosotros,
que hemos sido tan favorecidos por varies
de los miembros de esta Congregaci6n, no
sabemos c6mo expresarles nuestro sincere y
profundo reconocimiento; pero abrigamos la
intima convicci6n de que sabrAn interpreter
nuestros sentimientos y que nuestro buen
Dios y Maria Auxiliadora, It quienes se ha







- 133 -


dado honor y alabanza, compensaran amplia-
mente todo el bien moral y material con que
nos favorecen (1).

....... ..... .... .. .. ...... ......---
II III lIIIIIIIIIIIIII Illl llll illI lllllll l l:


Manifestaci6n



Al M. R. P. Evaslo Rabagliati.

Tan breves como fugaces han sido los
instantes de vuestra permanencia entrenos-
otros. Met6oro de incomparable brillantez,
iluminasteis transitoriamente los antros del
dolor, dejando detras una estela de luz im-
perecedera; mas, cuando nosotros, como los
antiguos israelitas, nos preparibamos a se-
guir en pos de ese astro guia y llevibamos
6 nuestros abrasados labios la rebosante
copa de dulcisimas 6 inefables alegrias, de
santos consuelos y esperanzas, la voluntad
do Dios dispose otra cosa, y esa intima y
bienhechora satisfacci6n que apenas empe-
zibamos d gustar, t6rnase en llanto y deso-
laci6n al tener conocimiento de vuestra
pr6xima separaci6n. Ilusos egoistas y fan-
tasticos soiiadores, tuvimos la temeraria pre-
sunci6n de creer que nos acompaiiariais siem-
pre y el desengailo ha venido A castigar
nuestra osadia. Cegados por nuestro calu-
roso entusiasmo; no hicimos la debida com-
paraci6n entire nuestra pequeiiez y vuestra
magnitude; absurd pretension habria sido el
querer que una cdscara de nuez contuviera
el Mois6s del inmortal Miguel Angel.
Por eso, al convencernos de esta dolorosa
realidad no podemos contener los profundos
ayes. que se escapan de nuestros contristados
corazones; un sentimiento inmenso de tribn-
laci6n y angustia se apodera de nuestros
espiritus poni6ndonos en incapacidad de daros
el adi6s de despedida, que para muchos de
nosotros sera el iltimo: no obstante vivi-
r6is, oh amado Pastor, en nuestra memorial,
en nuestro coraz6n; las huellas que hab6is
dejado entire nosotros estan grabadas con
caracteres indelebles-, y vuestro recuerdo,
vuestro ejemplo, vuestras eximias virtudes
y la ternura de vuestro sincere afecto nos
dar6n aliento y fortaleza para sobrellevar
resignadamente esta nueva y dolorosa prueba.
Vos tambi6n sufris, asi lo comprendemos, y
esto nos consuela, porque ercontramos co-
rrespndencia en nuestro filial cariifo; pero,

(1) Muy de sentirse fu6 queo el Reverendo Padre
Unia no hubiera estado con nosotros en estas conso-
ladoras fiestas del coraz6n; pero nuestros recuerdos y
oraciones lo han acompanado y lo acompaiiarin siem-
pre dondequiera que se encuentre.


hijo de la obediencia, no tennis como nos-
otros voluntad propia y no es seguramente
aqui donde debris cumplir vuestra noble y
elevada misi6n; necesit6is horizontes mas
vastos, campos de acci6n mas amplios quo
el que os ofrece este pobre Lazareto; hombres
mas felices que nosotros os aguardan, id,
pues, adonde Dios os destina; nosotros os
seguiremos con el espiritu y el pensamiento
a donde quiera que vayais, y si tenemos
derecho a exigiros alguna cosa, es que no
olvid6is a los que tanto os aman, a los que
con vuestra ausencia quedan sumidos en la
mas profunda consternaci6n.
Si con esta palida manifestaci6n de nues-
tros sentimientos alcanzamos 6d convenceros
de todo el amor, el respeto, la veneraci6n y
agradecimiento que os profesamos, habremos
cumplido con un sagrado deber.
Agua de Dios, Junio 7 de 1891.
Vuestros kumildes y respetuosos hijos
en Jes~is y Maria
Antonio Guti6rrez P6rez, Pablo Emilio
Figar6, Angel M. Gaitha R., .Cri-
s6stomo Bautista, Jos6 M. Guti6rrez
P., Cipriano Arango, Abd6nago Ji-
m6nez, Eudoro ValdBs, Climaco Re-
bolledo, Juan de Dios Castillo, Alejo
Garcia, Dario Forero, Angel Ma Ber-
nal, Pompilio Rojas, Elias Quifiones
P., Alejandro Rondosoro, Alfredo
Londoijo, Lucindo Grajales, Cris6s-
tomo Paez, Jos6 M1 Montero, Sinfo-
roso Villamizar, Carlos Navarro S.,
Ignacio Lozano S., Aurelio Delgado,
Rafael Salgar, Nicolas Ariza, Miguel
Briceho, R-am6n Sanabria, Dionisio
Arana B., Sergio Matiz, Francisco
Barris S., Belisario Garcia, Braulio
Caro, Rafael Amaya, Reyes Piileros,
Siervo Torres, Servando Ramirez,
Enrique Parra, Enrique Aguilera,
Carmen Silva de Guti6rrez, Rosa
Guti6rrez, Justina E. Silva G., Te-
resa Franco G., Leticia Franco G.
y Emilia Moreno, a nombre de las
Hijas de Maria, Dolores F. de Gar-
cia, Amalia L. de Bautista, Mariat
Franco, Paulina Franco, Petronila
Cardona, Clementina Quiiones, Fi-
delia' G. de Vald6s, Demetria Peiia,
Sara Ortiz, Rufina Quifiones, Em-
peratriz Quiiionez, Carlota R. .de
G6mez Rocenda Am6zquita, Mer-
cedes Castellanos, Aurelia de Roa,
Mercedes Perdo de S'uchez, Matilde
Miranda, Rosario Rodriguez, Emilia
P. de Forero, Hermencia G6mez de
G., Feliciano Fajardo de G., Josefa
de Forero, Francisco Luque Dolores
S. de Aguilera, Petronila Rojas ,
Juana Galindo Natividad de Salgar,
Cruz Pinilla de Montero, Ram6n
Anunciaci6n Mantilla.







- 134 -


Bogota, 15 de Junio de 1894.
AL M. R. P.
D. EvASIO ABAGLIATI
P.
1, p
El sefor Administrador del Lazareto de
Agua de Dios ha puesto en conocimiento de
la Junta que presido, que V. E se sirvi6
dar en ese Establecimiento una misi6n, la
cual tuvo extraordinario 6xito.
Muy agradecidos ban quedado todos los
enfermos por los immensos cuidados y aten-
ciones que recibieron de V. R. durante su
permaniencia entire ellos; y la Junta cumple
con el deber de dar A V. R. las mas expre-
sivas gracias por el heroico acto de caridad
que se ha servido hacer en favor de los
desgraciados enfermos de Agua de Dios,
acto que ha llevado el consuelo y la resigna-
ci6n 6 tantos de nuestro hermanos que pa-
decen la terrible enfermedad de la lepra.
Que Dios Nuestro Senor colme de bendi-
ciones 6 V. R. y 6 los demAs compaferos de
tan santa labor, quienes han demostrado una
vez mas que son dignos discipulos de Don
Bosco.
Con sentimientos de respeto y considera-
ci6n me suscribo de V. R. muy atento se-
guro servido.
BERNARDINO MEDUN.


EL GRANO DE MOSTAZA

(El Correo Nacional de 6 de Julio).
El domingo iltimo, las 2 p. m., se reuni6
en la iglesia de San Ignacio, sin pompa ni
aparato alguno, la Sociedad de senoras lla-
mada de San Lazaro, con el objeto de ce-
lebrar la sesi6n solemne annual, de dar Cuenta
de los trabajos del aieo y de elegir las em-
pleadas 6 dignitaries de la Sociedad para el
period pr6ximo.
Oportuno nos parece traer hoy 6 la memorial
algunos recuerdos, que conviene mantener
vivos para ensenlanza y ejemplo.
Hace mas de tres alos se public en El
Correo Nacional una carta de una distinguida
sefiorita, atacada de la terrible enfermedad
de la lepra, y' confinada en el Lazareto de
Agua de Dios. Aquella carta, escrita a una
persona de su familiar, pintaba con colors
tan vivos, tan pat6ticos, los horribles sufri-
mientos delos enfermos del Lazareto, por la
miseria y el abandon en que se encontraban
alli, que El Correo no pudo menos de ha.
cerse int6rprete de aquellos hermanos des-
graciados, solicitando de esta caritativa So-
ciedad un auxilio permanent para el La-
zareto.


v La palabra lanzada por El Correo no cay6
en tierra est6ril. Una distinguida dama, la
sefiora Da Hortensia Lacroix de Su6rez,
reuni6 al dia siguiente en su casa 6 algunas
de sus amigas y 6 un reducido grupo de
caballeros, y les expuso el deseo de former
una Sociedad destinata exclusive y perma-
nentemente al socorro de los leprosos. No
hubo discusiones ni vacilaciones, ni se apun-
taron obst6culos, ni uno solo de los presents
en la reunion manifesto la m6s pequeia
duda sobre la posibilidad de realizar el ge-
neroso pensamiento. Todo fue decir y hacer.
Por supuesto que no hubo comisi6n encargada
de redactar proyecto de reglamento, que es
siempre el escollo en que p6ra aqui todo es-
fuerzo colectivo. La organizaci6n se redujo
& la formaci6n de decurias y centuries para
recoger limosnas mensualesfijas, 6 nombrar
un Director espiritual, una Directora una
Tesorera, una Secretaria y una Depositaria.
Ocho dias despu6s, la Sociedad estaba or-
ganizada, y toda la colmena de infatigables
social en actividad.
Los resultados obtenidos durante estos tres
alos son verdaderamente sorprendentes: en
la sola ciudad de Bogot6 se han recogido
35,000 pesos en dinero, de los cuales correspon-
den 15,000 al ano pasado, y cantidad in-
mensa de telas, -vestidos, hilas, etc.; se
form una abundant y select biblioteca
para el servicio de lor enfermos; se dot6 la
iglesia del Lazareto con todo lo necesario
para el culto; se puso una poderosa bomb
que conduce el agua, de que antes carecia
casi en absolute el Lazareto, al centro mismo
de la poblaci6n;. se ha construido un magni-
fico Asilo para los nifios de los enfermos;
y, lo que es mas valioso que todo, se ha
proveido a las necesidades espirituales de
los enfermos por medio de un Oapellan,
como el Padre Unia, cuya evang6lica labor
no hay palabras en el language human con
qu6 encarecer. En pos del misionero, fueron
las Hermanas de la Caridad, que han orga-
nizado el hospital y abierto escuela para los
nijos de uno y otro sexo. Y ha habido tam-
bidn misiones y ejercicios espirituales, que
han hecho lLover sobre aquella tierra arida
y retostada el ben6fico y refrescante rocio
de la divina gracia.
Todo esto es ya much; pero cuknto es
todavia lo que falta por hacer en aquella
mansi6n del dolor! Para que nuestros lee-
tores todos pudieran comprender esto, habrian
tenido que ir el domingo filtimo a la Sociedad
de San L6zaro y oir alli la conferencia que
hizo el Reverendo Padre Evasio Rabagliati
sobre su reciente visit al Lazareto de Agua
de Dios. Lo que nos refiri6 61, con acento
de ap6stol y con arranques de poeta y de
artist, no es para transmitido por nuestra
desmaiada y prosaica pluma. Ante la rela-
ci6n dantesca de los sufrimientos y de las
miseries de Agua de Dios, las carnes se







- 135 -


estremecian, los corazones palpitaban, como
queriendo salirse del pecho, y las lIgrimas
corrian abundantes de los ojos de todos los
presents la reunion. Sentiase en toda ella
algo como un fluido magn6tico, y cuando el
orador termin6 su conferencia, en cada rostro
se veia pintado el vivo, el ferviente anhelo
de hacer cualquier sacrificio en favor de
aquellos hermanos nuestros.
El medio mas eficaz para ello seria ex-
tender el radio de acci6n de la Sociedad de
San Lazaro, haciendo quo en ella se incor-
poren todas las personas ricas y pobres que
puedan contribuir con una cuota mensual
fija, por pequeia que sea. El poder de los
c6ntimos es incalculable, y en obras de esta
naturaleza valen m~s, much mas que cuan-
tiosas donaciones ocasionales. Los atomos
son gigantes disfrazados, ha dicho Tyndall.
Si los seiores Parrocos de todos los pueblos
de la Repfiblica se propusieran establecer y
conservar en sus respectivas feligresias la
Sociedad de San Lazaro, el resultado seria
en verdad sorprendente, y Colombia no tar-
daria muchos alios en verse libre del azote
de la lepra, que, por su naturaleza y por
sus medios de propagaci6n, es epidemic
propia de pueblos bArbaros.
Para medir lo que falta por hacer en este
grave asunto, baste saber que todas las li-
mosnas recogidas por la Sociedad de San
Lazaro de Bogota s61o han alcanzado au-
mentar en medio real diario la raci6n que
se pasa a cada uno de los enfermos de A'gua
de Dies. Aquella raci6n, asi aumentada, es
s61o de treinta centavos. Z Y c6mo podri ,
materialmente, sostenerse con esa suma una
persona incapacitada para trabajar, en estos
tiempos de grande escasez y en aquel lugar
improductivo y desierto, a donde los pro-
veedores de fu6ra temen naturalmente con-
currir Agrdguese a esto que la raci6n no
se distribute sino entire los enfermos, y que
teniendo muchos de ellos hijos y esposa
sanos, que tampoco tienen medios de tra-
bajar, ya por las dificultades que para ello
ofrece el lugar, ya por no poder enviar fu6ra
sus products, precise es distribuir entire
todos aqu6lla, quo para un solo individuo
es raci6n de hambre.
Esta espantosa miseria es causa de que
muchos enfermos no vayan a residir en el
Lazareto, 6 de que una vez alli, se fuguen
para no morirse de hambre.
El Reverendo Padre Rabagliati hizo espe-
cial hincapi6 en este punto, y refiri6 inci-
dentes y pormenores de tal modo desgarra-
dores, que no nos atrevemos A consignarlos
en este articulo.
Por fortune la Sociedad de San LAzaro
estA compuesta de selioras, y eso s61o basta
para augurar que la Instituci6n no s61o no
decaerd, sino que prosperard rapidamente.
En esta nuestra sociedad, tan desquiciada
y anarquizada en todo sentido hay un ele-


mento que por si solo es capaz de obrar ma-
ravillas : la mujer. En ella estA la fuerza, en
ella la caridad, en ella la perseverancia.
Obra buena que acometen nuestras mujeres
no decade; sin ruido, sin ostentaci6n, sin
intrigas, sin intereses mundanos, sigue su
camino....
Concluy6 el Padre Rabagliati su confe-
rencia con una observaci6n que nos hiri6
vivamente. Acaso, dijo 61, el extraordinario
aumento de la lepra en Colombia es castigo
del cielo por la cruel, por la despiadada in-
diferencia con que se habia mirado antes la
suerte de los leprosos. Recluidos, separados
ellos del mundo de los vivos, vi6ndose asi
abandonados, en medio de sus indecibles
tormentos, raz6n tenian, en cierto modo,
para maldecir a la sociedad que los arrojaba
de su seno, quo los privaba de todos sus
beneficios, para condenarlos tambi6n a las
torturas del hambre. Hoy, A Dios gracias,
entire aquella ciudad del dolor y de la muerte
y esta otra ciudad de la vida y del placer,
se ha interpuesto como lazo de uni6n la So-
ciedad de San Lazaro. Las maldiciones s&
ban convertido en bendiciones; las dos so-
ciedades han vuelto 6 confundirse, y sobre
una y otra caeran los favors del Cielo.

En la sesi6n A que nos hemos referido so
hicieron los siguientes nombramientos:
President, selfora Da Isabel Cheyne de
Vargas.
Vicepresidenta, serora Da Maria Costa do
SuArez.
Secretaria, sefiora D" Josefina. Ospina de
O'Leary.
Subsecretaria, seilora D' Carmen de Roca.
Tesorera, seilora Da Virginia Cubillos de
Nieto.
Depositaria, seioorita Da Margarita Vargas.
Pr6ximamente publicaremos el informed ge-
neral presentado A la Sociedad por la Secre-
taria, senorita Da Isabel de Mier, y la cuenta
general rendida por la Tesorera, selora Da
Virginia C. de Nieto.





Bogot a


Festividades de Nuestra Seflora del ,Carmen en su lglesla.
Hacer la relaci6n de los obsequios que los
1E. PP. Salesianos han ofrecido A la Virgen
en su popular advocaci6n del Carmelo, en
el present ano, seria repetir lo quo de los
aios anteriores se ha dicho: todo en este ha
sido grande, todo pomposo, todo digno del
culto de Maria, porque la fervorosa piedad







- 136 -


de los dignos hijos de Don Bosco nada ol-
vida, .nada omite para que ese culto sea una
tiernia y elocuente demostraci6n de su amor.
Desde el 10 de este mes la pequefa iglesia
del Carmen ha visto una afluencia conti-
nuada, una cita general que se han dado la fe
y la devoci6n, llevando & ella una inmensa
concurrencia. Las misas que sin cesar se han
celebrado desde el amanecer, los cantos de
letanias, -himnos, motetes, salves y princi.
palmente las grandes misas del abundant
y select repertorio salesiano todo como
lo saben hacer estos Padres, artists por
naturaleza y porr educaci6n ha sido una
fuente de gozo spiritual, no solo para las
personas amantes de la mfisica, sine aun
para los indiferentes.
Todas las tardes, despuds del salto Ro-
sario, ha ocupado la COtedra Sagrada el
R. P. Rabagliati, y con la elocuente per-
suasiva que le es propia, ha deleitado al
numeroso concurso que por oir su palabra se
desbordaba hasta fuera de las puertas del
temple. Seguian las letanias de la Virgen
cantadas 4 dos coros, el majestuoso Tnntum
ergo, de un estilo puro y ejecuci6n Ileetta,
y terminaba con la bendici6n del Sauti.-iuai'
dada al pueblo: ceremonies en que tom6
part principal el selor Auditor de la De-
legaci6n Apost6lica. En este dia se di6 tam.
biYu la bendici6n papal.
H asta aqui la novena y fiestas do la'Madre
Inmaculada, cuya bella imagen colocada en
el presbiterio ostentaba el rico y elegant
manto qie todos admiran, traido de.Italia
por el It. P. Superior en el aiio pasado.
En los dias 17, 18 y 19 siguieron los no
menos solemnes cultos del triduo de Cua-
renta Horas, dedicados h Jesis Sacramen-
tado, en que brill6 igualmente, al par del
adorno artistic del temple, todo el esplen-
dor que la Iglesia cat6lica puede desplegar
en tan conmovedora fiesta de amor y devo-
ci6n al gran Misterio.
En la fiesta del 16 se cant6 la gran misa
de Santa Cecilia, de Gounod, que los inte-
ligentes conocen y admiran para que sea
necesario hacer su elogio. En la tarde de
este dia pronunci6 un bello discurso el R.
P. Vargas, de la Compailia de Jesis. El 17
ejecut6 el coro la deliciosa misa del Maestro
De Vecchi, en que tuvieron ocasi6n el bajo
y los tenores de lucir sus voices, moduladas
con el gusto mas puro de la escuela italiana.
El 18 se cant6 la del Maestro Carcano, de
oestilo sencillo, pero de composici6n correct
y agradable. Finalmente, el 19 tuvimos el
guEsto de oir la del M. P. Genesali, cuatro
veces, ejecutada por los nifios del estableci-
miento.
El coro de los Salesianos, asi como el de
los Padres Jesuitas, tienen la ventaja de ser
una escuela practice y permanent de mfisica
sagrada, en que se forma el gusto y se educa
el oido, tanto de sas alumnos como de las


turbas profanas 6 refractarias 6 los encantos
dela armonia.
Para terminar tan solemnes funciones,
que han dejado gratisimos recuerdos, des-
pu6s del Rosario y serm6n, se daba al pueblo
la bendici6n con el Santisimo, y luego se
cantaba la salve.
Fu6 extraordinario el nfimero de files de
ambos sexos, y de todas edades y condicio-
nes, que desde el amanecer hasta muy tarde
se acercaron a la mesa eucaristica a parti-
cipar del pan de los fuertes.
Reciban los dignos hijos de Don Boscola
expresi6n mhs cordial de gratitud de este
cat6lico pueblo, juntamente con nuestrasfe-
licitaciones particulars.
(De El Telegrama).





Gracia de Maria Auxiliadora


Sn. DIIECTOR DEL Boletin Salesiano,
Para gloria de Maria Auxilio de los Cris-
tiaii',, y para cumplir con un deber de gra-
litnil sirvase insertar en el Boletin Sale-
sicno, la relaci6n de la siguiente curaci6n
milagrosa obtenida por intercesi6n de esta
amorosisima Madre.
La que suscribe encontrandose completa-
mente tullida a pesar de todos los esfuerzos
Ide la medicine, resolvi6 acudir al poder
sobrehumano de la Virgen Santisima prome-
tiendo hacer una pequefia limosna, para el
culto de la imagen de Maria Auxiliadora de
los Cristianos que se venera en la Capilla
de los Talleres Salesianos de Sarri4-Barce-
lona. Habiendo obtenido una complete y
extraordinaria curaci6n de mi enfermedad,
deseo se d6 la la mayor publicidad al hecho
para ensalzar la bondad y poder de la San-
tisima Virgen verdadera Auxiliadora de los
Cristianos en sus mayors apuros.
Seo de Urgel, 29 de Julio 1891-
Da DOLORES COAnEA.


COOPERADORES DIFUNTOS.
Modesto Lucas Quito
Teresa Chiriboga -
Mercedes Sanmiguel


Requiescant in pace!

Con approbaci6n do la Autoridad Ecesiastica Gerente JOSE GAMBINO..
Turin Tipografia Salesiana.





Suplemento al BOLETIN SALESIANO de Ootubre de 1894.


* -


I VIVA MARIA AUXILIADORAI


;OT.NIS






"- 138 -
*'* '* ______________


Estando ya en prensa el BO-
LETIN de este mes recibimos el
articulo que va a continuaci6n,
el cual no queremos postergar, y
publicamos por sqparado en me-
rito a su importancia.
N. del D.


SANTIAGO DECHILE

Fiesta de Maria Auxiliadora.
Santiago julio 1 de 1894.
Senior Director del Boletin Salesiano
Turin
MUY ESTIMADO SR.:
Hasta ahora el Boletin Salesiano ha pu-
blicado muy pocas noticias sobre esta
casa llamada antes Asilo de la patria y
ahora Talleres Salesianos de-Nuestra Se-
fiora del Carmen. Ef dos afios y pocos
meses trascurridos desde su fundaci6n ha
progresado much; tal vez mas que cual-
quiera otra fundaci6n aniloga en la A-
m6rica del Sud.
En sus Talleres trabajan actualmente
200 nifios ensefiados por 30 maestros: y
no hay un solo Taller que pueda satis-
facer los innumerables pedidos de obras
nuevas que recibe semanalmente.
Tambidn nuestra hermosa iglesia ha
dado un paso adelante, y sobre esto de-
seo lamar particularmente la atenci6n
,de sus lectores.
El dia 17 del pasado mes de junior, ce-
lebramos la festividad de Nuestra Madre
Auxiliadora, no con la solemnidad con que
lo hacen ustedes en Turin; pero si con
la mayor que nos han permitido nues-
tros. recursos. En este dia se inaugur6
un hermoso cuadro de la Virgen Auxi-
liadora, y un nuevo altar mayor todo de
marmol; ambos costaron 11 mil pesos:
ocho mil el cuadro y tres mil el altar.


Lo admirable es que el cuadro, que
en grandeza y en hermosura iguala al de
Turin, fu6 costeado enteramente con obla-
ciones ofrecidas a la Virgen en cumpli-
miento de promesas por gracias recibi-
das. Maria Auxiliadora ha pagado aqui
su hermosa efigie como lo hizo en Turin
el anio 1868. Varios caballeros y senoras
de lo mas distinguido de esta caritativa
ciudad, honraron ]a fiesta con su pre-
sencia, en especial los padrinos y madrinas
del nuevo cuadro y altar, y su genero-
sidad no olvid6 en ese dia 6 nuestros
asilados.
Las espaciosas galerfas del temple es-
taban ocupadas por los alumnos de nues-
tros Talleres, de los Talleres de Val-
paraiso y del Patrocinio de San Josd, for-
mando un total de 500 alumnos sale-
sianos. No faltaban ier cierto la Hijas
de Maria Auxiliadora, de las dos casas
existentes, con una parte de sus nume-
rosas alumnas.
Le acompafo un articulo del mejor
diario cat6lico de Chile, publicado en tal
ocasi6n y le suplico se sirva darle publi-
cidad en el Boletin. Permitame terminar
anunciandole que desde pocos meses los
Salesianos hemos recibido una prueba
mis de la bondad del ilustre Prelado
que gobierna esta Arquidi6cesis. El Rmo.
Sr. Casanova, que tanto distingue a los
hijos de Don Bosco, nos encarg6 la di-
recci6n del hermoso Colegio, lamado
Patrocinio de S. Jose, cuyos estudiantes
interns ya llegan a 200. El alma santa
de Don Blas Cafias, el Don Bosco de
Chile, habra sonreido desde el cielo al
ver realizado lo que tanto habia deseado
en vida, esto es tener a los salesianos al
frente de su obra. Muy grande es el en-
tusiasmo que hay en esta cat61ica naci6n
hacia las obras salesianas, tanto que si
la escasez del personal no fuera obst6culo
insuperable podriamos afio por afio ver
duplicadas nuestras escuelas y talleres.
A fines del mes se embarcara para esa
nuestro director el padre Domingo To-







- 139 -


matis; ddjenlo volver pronto acompasado
de un buen nimero de maestros, y nues-
tros Superiores no tendran que arrepen-
tirse de haber sido generosos para con
Chile, en donde Don Bosco y sus hijos
son ya tan conocidos y apreciados.
Corto la present para no abusar de
su bondad, le saludo con afecto y quedo
de Ud.
A. S. S. y X. en J. C.
JUAN FOSsATI.

(De El Porvenir de Santiago del 10 de
julio).

Solemne inauguracidn del altar de Maria
Auxiliadora en la iglesia de la gratitude
national.
En medio del tumulto agitado de en-
contrados interests materials, del egoismo
que el lujo engendra, de la f6 que se va
y de la corrupci6n que nos invade, es
consolador presenciar los esfuerzos y el
entusiasmo que los buenos gastan para
atraernos al camino del bien.
Con este objeto, los Rdos. Padres Sale-
sianos acaban de inaugurar, en la iglesia
de la Gratitud Nacional, un grandiose
cuadro de Maria Auxiliadora, bajo cuya
advocaci6n y patrocinio estAn todas las
casas, talleres y obras salesianas.
Y han tenido, para ello, raz6n sobrada.
Todos, cat61icos 6 indeferentes, admiran
los innumerables prodigios de caridad, vir-
tud e ingenio realizados por aquel infati-
gable y esclarecido ap6stol de la nifiez,
que conocemos bajo el humilde nombre
de Don Bosco, el cual es hoy simbolo de
santidad, abnegaci6n y heroismo. Pues
bien, 4 los que le pregutaban el origen
de su asombrosa y sorprendente activi-:
dad, 61 les contestaba: < Es Maria Au-
xiliadora quien todo lo hace. .
He aquf explicado tambi6n el extraor-
dinario desarrollo de las Casas salesianas
en Chile y sobre todo en Santiago, en
donde, en el espacio de solo dos afios,
han instalado c6modos talleres para m1l-


tiples industries, algunas de las cuales
estan representadas con brillo, y.todas
son ya una hermosa realidad.
Raz6n han tenido el Rdo. Padre Do-
mingo Tomatis y sus dem6s hermanos
para dedicarse, con incausable tes6n, 6
reunir y solicitar por separado, los' re-
cursos necesarios para decorar el temple
de la Gratitud Nacional, confiado; su
celo y cuidado, con un altar que la sim-
bolizara, dedicado a Maria Auxilio de los
Cristianos y que parece serlo, de un'modo
especial, de los chilenos.
Aqui seria oportuno narrar los muchos
sacrificios y zozobras, que A los buenos
Padres ha costado reunir los diez 6 doce
mil pesos que import el altar; pero todo
ello ha servido para hacernos mirs sen-
sible el auxilio de Maria y aumentar
nuestra confianza. Una piadosa y distin-
guida sefiora, dofia Domitila Silva de
G6mez, a fin de obtener la mejoria de
una tenaz y penosa enfermedad de su
hija Maria Luisa, encomend6 su curaci6n
a Maria Auxiliadora; y al punto obtuvo
la mas asombrosa mejoria. Agradecida a
tan singular favor, viste la hija el hbbito
de las Hijas de su celestial Protectora;
y la madre ha cumplido sn promesa de
costear un hermoso cuadro de Marfa Au-
xiliadora.
El altar consta de dos cuerpos: una
extensa y artistic tela, obra maestra del
aventajado y piadoso artist national don
Pedro Le6n Carmona, la que esta ence-
rrada en un precioso marco de forma
g6tica, ricamente ornamentado. Las di-
menciones del cuadro son de metros 9,30
por 6,30. Los entendidos, que han admi-
rado el original de Lorenzoni, no acier-
tan A distinguirlo de la copia, tan acabado
es su m6rito. El segundo cuerpo lo forma
una mesa de marmol de variados colo-
res, sostenida por hermosas pilastras; y
sobre ella descansa uni tabernaculo de lo
mismo, sencillo, pero de gusto elegant.
Este trabajo nos honra como chilenos
y como cristianos, pues con 41 se ha dado
un poderoso estimulo al arte national, y







- 140- .


dotado 6 la capital de un santuario mas,
bajo una de las m6s simpaticas y corso-
ladoras de las advocaciones.
i CuAnto han empeiado nuestra gra-
titud los buenos Padres Salesianos que
han abandonado su patria y families, para
liegar hasta nosotros, trayendo entire los
pliegues de sus modestos mantos, no la
paz 6 la guerra, como los embajadores de
Oartago, sino la virtud el trabajo repro-
ductivo, su ejemplo y su palabra; y sobre
todo, el auxilio de Maria!
El primero en regocijarse -por tantos
beneficios y favors tan sefialados, ha
sido nuestro dignisimo Arzobispo, quien
'se apresur6 4 solemnizar con su presen-
cia y estimular con su aplauso la sen-
cilla pero arrobadora fiesta con que su
Seforia Ilustrisima y Reverendisima di6
principio A la ceremonia de la bendici6n
del altar.
; Qu6 misa aquella de imperecederos
recuerdos! Parecianos oir uno de aquellos
magnificos coros, que ,se derraman de lo
alto de la capilla Sixtina. i Cuanta pa-
ciencia y solicitud empleadas por los Re-
verendos Padres, para concertar aquella-s
armoniosas voices, que tanto nos sorpren-
dieron y deleitaron! Algunos advertian
entire ellas la presencia de artists de
teatro; otros distinguian voces de sefio-
ritas. i Nada! Todo era alli salesiano: la
misa de Monsefior Cagliero, los Padres
que la dirigian y ejecutaban, pobres ro-
titos, por aquellos transformados en ver-
daderos artists. t Y la orquesta ? se me


preguntara. Un harmonio y various ins-
trumentos de la misma banda formada
con los nifios de los talleres!
I Qu6 cat61ico i qu6 digo! qu6 chileno
negar6 su 6bolo a tan civilizadora, tan
cristiana y grandiose obra?
En nombre de los Rdos. Padres Sale-
sianos damos las gracias A todos los pa-
drinos, madrinas y demAs personas, que,
con sus oraciones, limosnas y servicios,
han cooperado A la construcci6n del altar
de Maria Auxiliadora y al esplendor de'
la fiesta; y muy en particular al. Rdo.
Padre Crescente MWrquez, del Coraz6n
de Maria', que puso al servicio de ella.
sus talents, su palabra harmoniosa y
correct, con que en elevado 4 la par que
sencillo estilo, prob6 que en todos los
tiempos y circunstancias, Maria ha sido
Auxilio de los Cristianos y, en especial,
de los chilenos. >
*

El indicado nuestro Misionero D. Do-
mingo Tomatis despubs de diez y nueve
afios de apost6licos trabajos en aquellas
lejanas regions, el dia 4 de setiembre
u. p. legaba al Oratorio de Turin y era
cordialmento recibido por nuestros Supe-
riores y alumnos. Ocupado al present
en dictar ejercicios espirituales en dife-
rentes casas salesianas, regresari a me-
diados de noviembre acompaiado de un
buen nfimero de Misioneros que iran on
auxilio de los que ya trabajan en Chile
en beneficio de la juventud desvalida.


Turin, 1894 Tip. Salesiana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs