Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00027
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00027
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Full Text




Publcac~n ensal. ARZ do189


BOLETIN


Quien recibiere A un nifio en mi
nombre, A mi me recibe.
(MATH. XVIII.)
Os recomiendo la niiiez y la ju-
ventud; cultivad con grande es-
mero su educaci6n cristiana; y
proporcionadle libros que le en-
sefien A huir del vicio y & prac-
ticar la virtud.
(Pro IX.)
Redoblad vuestras fuerzas A fin
de apartar & la nifiez y juven-
tud de la corrupci6n e incredu-
lidad y preparar asi una nueva
generaci6n.
(LEON XIII.)


SALESIANO


Debemos ayudar A nuestros her-
manos A fin de cooperar A la
difusi6n de la verdad.
(III S. JUAN, 8.)
Atiende a la buena lecture, A la
exhortaci6n y & la enseianza.
(I TIMOTII. Iv, 13.)
Entre las cosas divinas, lam&s su-
blime, es la de cooperar con Dios
A la salvaci6n de las almas.
(S. DIONisIo.)
El amor al pr6jimo, es uno de
los mayores y mAs excelentes
dones que la divina bondad
puede conceder & los hombres.
(El Doct. S. FRANc. do Sales)


--~t( DIRECCION en el,0ratorio Salesiano Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) )~+-
* -;--'u~~~--~~-- -.. *-. .-**- .. *-...- -


SUM~AIAIO
En la tumba del Padre.
Un precioso document.
Nuevo Misal Romano en homeuaje a S. S. Le6n XIII.
Espalia. Una fiesta en el Orato:io Salesiano de Se-
villa.
Utrera, Colegio del Carmen.
Santander.
Noticias de Am6rica. M1?jico.
San Nicolas do los Arroyos: Gracia singular de Maria
Auxiliadora.


IIabiendo caido enfermo de gravedad el redactor
del Boletil Salesiano espafiol, nos limitamos d dar
algunas breves noticias.

EN LA TUMBA DEL PADRE

El 31 de Enero se cumpli6 el sexto
aniversario de la muerto del fnndador
del Instituto Salesiauo, el sacerdote Don
Juman Bosco. Tiernos y muy majestuosos
fueron los fanerales quo en dicho dia se
celebraron por su alma en la iglesia de
Maria Auxiliadora. La memorial del que-
rido Padre quo se conserve siempre
fresca, viva y f6rvidameute devote en
los corazones de cuantas personas tu-
vieron la dicha de conocerle, no puede


menos de cobrar mayor vigor y dar
origen a recuerdos infinitos de ]a vida
del siervo de Dios y A alentar podero-
samente a seguir sus consejos y ejemplos
en las exequias que cada afio se renuevan
en su honor. Raz6n muy fundada tenc-
mos para career quo Don Bosco no nece-
sita de sufragios; pero nosotros necesi-
tamos dar expansion a nuestros afectos,
a nuestro amor y gratitude h acia 61; nc-
cesitamos confortarnos con la memorial
de sus virtudes y pedir 4 Dios nos dd
su gracia para imitarle.
iAh cuan dulces consuelos nos propor-
ciona el recuerdo de Don Bosco! Nuestro
pensamiento vuela con frecuencia 4 ]a
humilde celda en quo con sin igual ca-
ridad nos acogia, al oratorio en quo ce-
lebraba la santa misa con una (devoci6n
que encendia los corazones, 4 la tumba
venerada done so guardian sus restos
mortales.
Millares do nifios que han encontrado
en 61 un segundo padre, arnan visitar
esa tumba querida, y cuando la distancia
no lo permit van alli con el coraz6n a
expresarlo sus afectos y exponerlo sus
deseos y necesidades.
i Qu6 simpatica es la capilla de la Do-


Publicaci6n mlensual.


ANO IX.- N. 3.


V.~~.


MARZO ae 1394:







-4- -i


lorosa, bajo la cual estin sepultadas las
reliquias del amado Padre! ;Qu6 bien
estAn junto a ella los sauces que triste-
mente inclinan sus ramas hasta el suelo!
SGloria a ti, Padre querido! Con s61o
recordarte nuestro espiritu cobra nuevas
fuerzas, se reanima con la eficacia de tus
palabras, el esplendor de tus hechos, el
ardor de tu espiritu, la fecundidad de tu
apostolado y entusiasta contintia en el
trabajo de las obras que establecisteis,
sin otra divisa que Dadme almas, y llevaos
lo demas.
Con la protecci6n de Maria Auxilia-
dora dobla nuestras filas, acrecienta. el
niimero de vuestros hijos adoptivos, de
nifios pobres y desamparados que vengan
A gozar de los beneficios de una educa-
ci6n grandemente laboriosa y cristiana,
y mantiene siempre vivo en vuestros re-
ligiosos el espiritu que os anim6 en todas
vuestras empress.
Si, Don Bosco, tu estis con nosotros
en las horas alegres y en las tristes, en la
escuela y en la misi6n, en los talleres y en
el pfilpito, en la patria y en tierra extran-
jera..... nosotios sentimos tu presencia.
i Gloria A ti, Don Bosco! Dies que nos
ha regalado con dirtenos por Padre, so
digne llenarnos de su gracia para ser
dignos hijos tuyos!
--- --- --------------


UN PRECIOSO DOCUMENT


Nos es grato publicar la respuesta que
el Eminentisimo Cardenal Rampolla,
Secretario de Estado de Su Santidad,
por encargo del Sumo Pontifice, mand6
al Congress Salesiano, celebrado en el
mes de Setiembre, y del cual hemos
dado cuenta a nuestros lectores:
MuY REVDO. Sn. D. EA :
He presentado con toda diligencia al
Padre Santo el escrito y ]a ofrenda para
el Obolo de San Pedro que los Directores
Diocesanos de la Pia Sociedad de San
Francisco de Sales, reunidos en Congreso
en Valsalice, antes do separarse, quisieron
hacer Ilegar a manos de Su Santidad.
Tales sentimientos de devoci6n y afecto
filial ban Ilenado de satisfacci6n al Ve-
nerando Gerarca, quien teniendo predi-
Iccci6n por la Obra fundada para gloria


de Dios y de la Santa Iglesia, por el
inolvidable sacordote Don Juan Bosco,
me di6 el grato encargo de manifestar a
V. R. su muy vivo agradecimiento, y de
todo coraz6n da una bendici6n especial,
tanto a V. R., benemerito Superior Ge-
neral, comeo cada uno de los firmantes
del escrito.
Aprovecho esta nueva oportunidad para
confirmar i V. R. los sentimientos de mi
mis sincera estimaci6n.
De V. R.
Afmo. S.
M3. Card. RAMPOLLA.
Roma, 23 de Setiembre de 1893.



NUEVO MISAL ROMANO
en iomenajoe Su Santidad Le6n XIII
en su Jubileo Episcopal

Tiempo hacia quo nuestra Tipografia
de Turin preparaba una hermosa edici6n
del Misal Romano para presentarla a Su
Santidad como expresi6n de singular
afectoy-veneracibn en su-Jubileo Epis-
copal.
El trabajo se llev6 a cabo en tiempo
oportuno. Nuestros talleres pusieron el
mayor empefio para que fuese digno de
la circunstancia, y el volume fu6 en-
cuadernado con todo el arte possible. Es
una encuadernaci6n caracteristica del
siglo xv, conform al estilo de las imni-
genes y ornamentos del mismo misal.
El color de la pasta es de color vario,
mosaico, predominando el oscuro y con
filetes dorados.
El grabado que publicamos nos ahorra
dar una descripcion mints detallada.
En la part interior estd estampada la
siguiente dedicatoria:

LEONI XIII POINT. MAX.
QUINQUAGESIMUM ANNUM
AB INTO EPISCOPATU PERAGENTI
SODALES SALESIANI
A IOANNE BOSCO
PATRE LEGIFERO BUAVISSIlIO
INSTITUTE
LIBENTISSIMIS ANIMIS GRATULATI
D. D. I).







- :35 -


CUBIERTA DEL MISAL OFRECIDO AL PADRE SANTO
en u JTnbileo Episcopacl.


AVISO. El valor del mical es de 50 pesetas, 60, 80 y 100, segdn la mayor 4
menor riqueza de la encuadernaci6n.










ESPANA


Una fiesta en el Oratorio Sales1ano de Sevilla

Sencilla, hermosa y sobremanera con-
movedora fu6 la fiesta con quo en la
iglesia de la Trinidad los humildes Padres
Salesianos y los nifios por ellos dirigidos
honraron A la Santisima Virgen en el
Misterio dulcisimo de su Concepci6n
Inmaculada el ocho de este mes, dia de
la Purisima y aniversario de la fundaci6n
del Oratorio de San Francisco de Sales.
Por la mariana mis de ochenta nifios
confesaron y cincuenta y cuatro recibie-
ron el Pan de los Angeles.
A las once el Director P. Matias Buil
celebr6 la Santa Misa, que acompajiados
del piano cantaron cuarenta nifios de tal'
modo que conmovieron profundamente
a cuantos tuvimos la dicha de oirlos.
Antes y despu6s de la Misa los cua-
renta cantores y todos los nifios asis-
tentes cantaron preciosas coplas alusivas
al Misterio.
Al contemplar a tantos nifios, muchos
de ellos pequelfitos, abandonados casi
por complete hace poco y ahora asis-
tiendo' la Santa Misa con atenci6n y
recogimiento, al oirlos cantar gozosos con
saves y dulces voces las alabanzas 6Y
luestra Sefiora, los ojos se arrasaban de
16grimas de gratitnd para nuestro Emmo.
Prelado y para los humildes hijos de
Don Bosco, a cuya ardentisima caridad
se debe esta gran obra en la cual bajo
la protecci6n de la Santisima Virgen,
Auxilio de los cristianos, tantas almas
inocentes pr6ximas 5 perderse encontra-
rAn seguro puerto de salvaci6n en ]a
deshecha borrasca que amenaza a la so-
ciedad present.
Como los Salesianos saben privarse
hasta de lo mis precise para tender a
los niilos, hallaron modo, a pesar de su
pobreza, para regalarles dulces que fueron
recibidos con inequivocas muestras de
verdadero regocijo.
Muchos nifios pasaron casi todo el
dia en la Trinidad, como suelen, ora en-
tretenidos en inocentes juegos bajo la
vigilancia de los Padres Salesianos, ora
escuchando las explicaciones del cate-
cismo, aprendiendo asi 4 santificar las
fiestas y practicar las virtudes cris-


tianas, que es el fin del Oratorio de los
dias festivos, obra -admirable cuyos ci-
mientos ech6 Don Bosco el dia, 8 do
Diciembre de 1841, la cual donde quiera
quo se hall establecida estai produciendo
copiosos y excelentes frutos.
(Revista Catdlica de 17 de Diciembre).





COLEGIO DEL CARMEN.
MUY REVEREND
Sn. D. MIGUEL RUA:
Muy Sefior mio y Padre en Jesucristo:
Este afio, como en todos los quo lleva
de existencia ]a Congregacion Salesiana
en esta ciudad de Utrera, celebraron los
Salesianos y sus Cooperadores fiesta so-
lemne en honra de su santo Patrono, el
Obispo de Ginebra, demostrando una vez
mis, asi aqu6llos como 6stos, las dulces
simpatias que los liga al Santo, model,
de mansedumbre y de dulzura.
La fiesta fu6 precedida por una novena
de sermones que predicaron alternando
el Sefior Director del Colegio del Carmen
con otro de los PP., presentandonos al
Santo como modelo acabado en toda
clase de virtudes cristianas. Se ameni-
zaban estos cultos con el canto de coplas
ejecutado por los colegiales, quienes en-
sefiados y bien adiestrados en la miisica
por el organist del Colegio, lo hacen
muy bien. En todas las noches de la no-
vena el anditorio fu6 bastante numeroso,
como lo fu6 tambidn el de las comu-
niones diarias. El dia de la fiesta los PP.
recogieron el fruto de sus trabajos: la
Misa de la comunion general celebrada
por el Sr. Secretario del Obispo de CAr-
doba, el Sr. Dr. D. Victor de la Vega,
fu6 muy concurrida, y aunque, desdo la
mafana temprano hubo gran nimero do
comuniones; sin embargo en ]a general
se emple6 casi una hora en repartir el
Pan de los Angeles A la multitud do
files que,npara patentizar su devoci6n
al santo Obispo, se acercaron a la sagrada
mesa. Aun no habia terminado la comu-
ni6n general cuando lleg6 un buen nui-
mero de nifios del Institute Salesiano do
Sevilla, los cuales, acompafiados de sus
superiors, venian con el objeto do cantar
la Misa de Maria Auxiliadora. Su entrada









en el Colegio del Carmen fu6 muy pod-
tica; precedia la fila el estandarte do
S. Luis Gonzaga, y apenas estuvieron en
el patio cuando hicieron resonar sus
instruments musicales que tralan; ]a
sorpresa torn muy grata a todos. Estos
niTios no saben milsica, pero su maestro,
el joven D. Manuel Serrano, so empefi
eu que debian aprender de memorial la
mencionada Misa, y sus esperanzas no
han side defraudadas, ni sus esfuerzos
sin corona, todo le sali6 4 maravilla.
Mas antes de la Misa cantada, hubo
Misa rezada para los improvisados mi-
sicos, los cuales alimentaron sus almas
con el Pan de los Angeles. i Qu6 especti-
culo tan hermoso! ;Qu6 fuerz a la de la
religion! Aquellos nifios que el afio pa-
sado por este tiempo vagaban por las
calls de la populosa Sevilla, dispuestos
A todo menos a confesarse, hoy se con-
fiesan, y ide qu6 modo! y ;con qu6
piedad! nifios que el mayor de ellos
cuenta apenas 12 afios, edificaban a
cuantos los veian acercarse al santo tri-
bunal de ]a penitencia, y despues en la
devoci6u con que recibian 4 Jesus sacra-
mentado, bien se vislumbraba que sabian
lo que hacian, y que lo hacian con gusto.
DespuBs de la Misa fueron obsequiados por
el Sr. Director del Colegio con un buen
almuerzo que al mismo tiempo que sua-
viz6 sus gargantas les fortaleci6 el est6-
mago para powder asi Ilenar su cometido,
esto es cantar la Misa. Cuando hubo Ile-
gado la hora, tomaron posesi6n del coro
que;! como V. sabe, es espacioso y bueno.
To('9 el mundo estaba impaciente de
qub aquellas vocecitas entonasen el gran-
dioso Kirie eleison; pues so dejaron oir
y so hicieron escuchar con gusto y con
placer, dird mas, hasta con lgrimas de
ternura, porque se enternecia el alma al
oir la hermosura de las voces, la pun-
tualidad y exactitud en la ejecuci6n; y
eso que la gente ignoraba muchas par-
ticularidades que ocurren entro esos can-
tores, como la de no saber leer el latin,
ni conocer una nota musical, ni lo que
es compas, ni lo que son batuta y es-
pera; a pesar de todo eso se oia pro-
nunciar bien las palabras latinas y la
ejecuci6n se puede decir que gozaba de
una precisi6n matematica. Ademds de la
Misa, cantaron motetes y todo sali6 de
modo que no habia mas que pedir. -
Tambidn tuvimos el gusto de oir cantar
Ias glorias del Santo al celosisimo cura


parroco de ]a de S. Andrds de Sevilla,
el Sr. D. Jos6 Camacho, que como afecto
a la Obra de Don Bosco no- hay quien
le iguale. Sn saber, su celo y su piedad,
unidos con su elocuencia, le distinguen
en Sevilla no sl6o entire los parrocos sino
entire los oradores de nombradfa..... Nos
propuso a S. Francisco de. Sales como
imagen de Dios, como que en 61 resplan-
decen estas tres cosas: < el poder del Pa-
dre, la sabiduria del Hijo y el amor del
Espiritu Santo.>) Demostr6 que medianto
los esfuerzos que *se hizo domino sus pa-
siones y se santific6; despuds que aprendi6
la verdadera sabiduria, la sabiduria de la
santidad; le present como eminente sabio
en ambas ciencias divina y humana, pero
que de la una y de la otra se sirvi6 para
su santificaci6n propia y de los demas;
por uiltimo desarroll6 el tercer punto ha-
ciendo ver c6mo por ser el amor por su
naturaleza difusivo y comunicativo, no
solo trabaj6 Francisco para que no tu-
viese quien le adelantase en amar 4 Dios,
sino que se empefi6 on que tampoco
fuese el segundo sino el primero en amar
al pr6jimo, que trabaj6 para que este
amor prendiese en las almas, habiendo
llegado a ser, guiado por el amor, uno
de los mas eminentes maestros de espi-
ritu. Despuds hizo ver el acierto de
Don Bosco en designarlo para protector
de su Congregaci6n, y demostr6 que
Nl Obispo de Ginebra vive aun en los
hijos de Don Bosco, y que no solo vive
en Europa sino que tambidn en las mis
heladas regions del America del Sur
y en todos los puntos del globo, alcan-
zando do ese modo el amor ardiente do
Francisco de Sales extenderse, confor-
me 61 lo deseaba, a todo el mundo.
Despu6s de la comida, aquellos nifios
que en el core se portaron como buenos
cristianos, se encargaron de darnos un ra-
tito de diversion, cantaron, recitaron y con
susfrases andaluzas dichas con maravillosa
oportunidad, se improvisaron bravos gue-
rreros para ir a pelear contra los moros
en Melilla; en menos que decirlo, tras-
tormaron sus lanzas en cruces y se con-
virtieron en soldados de Oristo, y por
uiltimo en misioneros salesianos dispuestos
4 ir a evangelizar a los Patagones. Fin
do esta pequefia velada fueron entusiastas
vivas A Don Bosco y 4 sus hijos.
A las cuatro de la tarde, conform lo
anunciaba la convocatoria, tuvo lugar la
Conferencia de costumbre a los Coopera-


^









does Salesianos, en la que el Sr. Director
'del nstitnto Salesiano de Sevilla, Sr. Don
'Matias Buil, con frases tan elocuentes
como sazonadas en ]a caridad, pint6 4
'los Cooperadores cl estado tan deplorable
'de la sociedad actual, y lo lastimoso que
es el que las personas ipdientes no pon-
gan remedio, obligando con tal compor-
tamiento 4 que 1e desvalido se encargue
do polierlo I1 mismo por medio del hurto
y de la dinamnita. Concluy6 la conferencia
con la bendici6n de S. D. Ma-iita:l.
Puso t6rininio ]a novenaa el ya men-
cionado Sr. Can6nigo,'el cual, desde la
'Ctedra del Espiritu Santo, con elocuente
y castizo lenguaje dirigi6 una breve
exhortaci6n asi a los nieios como al
pueblo, estimul4ndolos A que perseve-
rasen en los prop6sitos que hubiesen
formado en el curso de la novena. Con
esto delba coniclir esta desalifiada re-
sefia, pero ~c,6mio lo hare si el dia, de
S. Francisco dmur liasta media noche ?
'Como corona de dia tan hermoso asisti-
mos a nna finciou de teatro, eji,-iidol
admirablemente por los alumnos del Co-
legio del Carmen. En el teatro no apren-
dimos menos que en la iglesia; se ve
.que los hijos de D. Bosco llevan 4 Dies
siompre, y se sirven de todos los medios
para elevar muy altos los nfectos. El
drama que se represeni6 se titula Migue-
lito de .Bonneville, producing de la mny
fecunda pluma del sab)io catedrtico St.
Dr. Francisco Fenoglio, sacerdote sale-
siano.
He aqni, mi muy Reverendo Padre,
nna breve resefia de la novena y fiesta
'del Santo patron de'los Salesianos. Dies
lquiera que se repita largos afios entire
nosotros semejante solemnidad para la
mayor gloria de Dio, bien de ]as alas
y honra de ]a Congregaci6n Salesiana,
Ia que aprecio con toda mi alma, y de
]a que irmno parte como micmb)ro suyo,
siendo como soy
UN COOPERADOR SALESIANO.


SANTANDER

Sautander, 2 de Febrcro de 1891.
Sr. Director del Boletin Salesiano.
IMuy Sn Mi6 :
Con sumo gusto hemos celebrado en
.ata npartada ciudad la fiesta de nuestro


gloriosisimo Santo y Patr6n S. Francisco
de Sales.
A ella nos preparamos con una fer-
viente novena, en Ia que todos nuestros
nifios rivalizaron en piedad, llegandose
con frecuencia 4 recibir el Sagrado Pan
de los fuertes.
Amaneci6 el tan suspirado dia, acom-
paiiado de los transportes de jfibilo de
cientos de juveniles corazones que lo sa-
ludaban.
La comuni6n general, que en ]a misa
de las 7 112 tuvo lugar, fu6 en extreme
concurrida y tan devota que el celebrate,
Rdo. Sr. D. Crisanto Rodriguez Casa-
nueva, se march sumamente edificado y
conmovido, al ver la piedad y devoci6n
con que aquellos rapazuelos se habian
acercado al celestial banquet.
A las 10 112 el Sr. D. Rogelio Yrure-
tagoyena celebr6 la misa solemne que
fu6 cantada por un buen coro de nues-
tros nifios, acompaFiado por ]a orquesta
que el conocido professor D. Jaime Vall
dirige. El mny ilustre Sr. D. Ricardo
Garcia Pintor, Can6nigo de la S. I. C., 4
cuyo cargo estaba el panegirico de nnes-
tro Santo, por espacio de una hora nos
tuvo 4 todos pendientes de sus labios,
ya por las sublimes y acertadas reflexio-
nes que nos hizo, como por la elevaci6n
de pensamientos y fluidez y elegancia
de palabras. Todo fu6 admirablemente
ejecutado, quedando plenamente satis-
fecla la numerosa y distinguida coneu-
rrencia que a participar de la fiesta, habia
acudido 4 nuestra iglesia.
En la funci6n de la tarde tuvimos ]a
gran dicha de tener entire nosotros a
nuestro amadisimo Prelado que tanto se
desvela por nuestra prosperidad y ade-
lanto.
Nuestra banda, compuesta de j6ve-
nes de las classes nocturnas y de nifios
de nuestras escuelas diurnas, cuyos pro-
gresos son de todos conocidos, rompi6
a su Ilegada con los majestuosos y so-
lemnes acordes de la Marcha Real. De-
voto y numeroso clero, formado por
nuestros niios, se situ6 A la puerta de
la iglesia, causando gran admiraci6n a
Su Ilma. ver la gravedad con que len-
tamente procedian y la precision y exacti-
tud con qne ejecutaban las muchas y va-
riadas ceremonies. Los cantores cumplie-"
ron 6 maravilla su dificil cometido en
los variados y preciosos motetes que eje-
cutaron, satisfaciendo por complete 4 1la


3s







-39-
*" -^ ^__ ^ i -- -^ ., a _-- ^ 1 ;- -- ^ -- ,. __ -- r .,j-,^r ^ - .- i, -^ ^ ^ -m ^ n .' -- ^ 0,1r- ,- r ,


ann mis numerosa concurrencia que acu-
di6 6 esta funcion.
Momentos antes de la solemn bendi-
ci6n con S. D. M., Su. Ilma. se dign6
hacernos una exhortaci6n con aquella
scncillez quo le es caracteristica, nos di-
rigi6 encendidas palabras de aliento para
cumplir nuestras tareas, para amar sin-
gularmente i nuestra buena Madre Maria
Auxiliadora que tan claras .v patentes
muestras nos da y nos esti dando del
amor y especial predilecci6n con que nos
mira. << Sed buenos, queridos niios, decia,
pues ya veis cuan bueno es Dios y cuanto
os ama Maria. El aflo pasado, disponia-
mos de un local tan estrecho y redu-
cido, que apenas podiamos movernos en
61; ahora, merced 6 su paternal bondad,
este local se ha ensanchado, pero no es
aun suficiente. Mucho mas necesitais
vosotros, much mas desean mis ansias
y las de vuestros buenos superiores; y
ved aqui el porqu6 yo os pido que seais
muy buenos, para que atrayendo sobre
vosotros, con vuestra buena conduct,
la miradas celestial de Maria, Ella mueva
los piadosos corazones de vuestros exce-
lentes bienhechores, para que, prestan-
donos su poderosa ayuda, veamos pronto
surgir la nueva y espaciosa casa que ha
de albergaros y haceros hombres cris-
tianos y honrados. >>
Puso fin a su cxhortaci6n recomendin-
donos 6 todos rezaramos diariamente
antes de dormir y al levantarnos un
Avemaria, para ver cuanto antes reali-
zados sus piadosos y litiles ptoyectos.
Termin6 tan encantadora fiesta con la
bendici6n dada por Su Ilma. con S. D. M.,
que todos recibimos con gran devoci6n y
respeto.
La Sras. D" Consuelo Gutierrez V. de
Celis y D" Carmen de Sierra fueron las
presidents de esta espl6ndida fiesta.
Ahora nos estamos preparando para la
solemne bendici6n de la pimera piedra
del grandiose edificio que proyectamos;
y esperando poderle comunicar alguna
detallada noticia de ella, se despite do
V. su afmo.
S. S.
]Sn Cristo Jesis
'T. Josf, MARiA PALOMEQUE.


San Nico01s de los Arroyos

Gracia singular de Maria Auxiliadora.
15 de Enero de 1891.
MUY REVDO. PADRE SUPERIOR:
Voy A darle una breve noticia de lo quo
nos aconteci6 el dia 12 del present.
Much tiempo hacia quo la Madre Di-
rectora, conform 6 nuestros deseos, nos
habia prometido quo hariamos una visit al
Cementerio.
Se fij6 el dia 12; se hicieron los prepara-
tivos y todas nos encamiuamnos gustosas al
lugar indicado.
El tiempo era hermoso; si bien mientrasi
mas so alzaba el sol sobre el horizonte de
la tierra sus rayos eran inas ardientes. El
calor era abrasador, y pedimos por el camino
algunas sombrillas que nos fueron propor-
cionadas con exquisite bondail.
A eso de las cin'co de la farde llegamos
al Cementerio: anduvimos recorri6ndolo, re-
citamos algunas prices, hicimos una medi-
taci6n sobre la muerto y nos retiramos.
Estibamos cansadas y necesitAbamos tomar
alimento. Llebdvamos cou nosotras en una
canasta una modest merienda: pan, g'illoet;
y vino bautizado. Nos dirigimos hacia la
barranca, la bajamos despacio y nos senta-
mos en un buen sitio en la playa.
Acabada la merienda, nos pusimos en ca-
mino. de regreso y comenzamios t subir la
barranca. Eran las seis y cuarto. De repento
pos llam6 la atenci6nIla aparici6n en el cielo
de uua nube sumamento roja. Casi al mismo
tiempo una sefiora pasa. cerca de nosotras,
y al vernos tan tranquilas nos grita: << Stban
pronto, que viene la tormenta; ya no tionen
tiempo, > y fuM6 esconderse en un hueco.
Apresuramos el paso, y apenas hlabiamos
dado algunos se desata un viento impetuoso
que casi nos echa al suelo. Queriamos correr,
pero era initil; no se podia, un cicl6n de
tierra nos ahogaba y producia tal oscuridad
que no nos permitia ni siquiera vernos unas
a otras. ; Qu6 susto! No cesabamos do ei-
clamar: iMaria Auxilium Christianorum,
Don Bosco, San Jos6!
Sin poder caminar, como he dicho, nos
echames al suelo. Una decia: << Vamos d
morir; hagamos un acto de contrici6n. >
SiHabrA esperanza de salvar de esta tormenta?
preguntaba otra. i No puedo mis; me nf'uero,
exclamaba una tercera. i Maria; i San Jos6!
;Don Bosco! i Hagamos una promesa!
De este modo pasamos dos horas mortales.
Nos revolcabamos en el suelo y comiamos
tierra llenas de angustia indecible, cuando
comenz6 Ai Hover. Peor que peor. Las sonm-
brillas no podfan servirnos, en caso scnmo-
jante: el viento las daba vuelta.







40 -


Todas enfangadas, procuramos movernos
y'hacer de necesidad virtud. iQu6 miedo!
Nada se veia; no sabiamos d6nde nos hallI-
bamos y temiamos caer en alguin arroyo 6
precipicio. No nos movamos, esperemos, va-
mos a matarnos, exclnmaba yo; pero las
Madres, Sor Martense y Sor Gandolfo, mis
animosas, cogidas a la Madre Superiora se
pusieron a caminar. Sor Damonte y yo nos
fuimos mis atras con gran despacio y cau-
tela. En cuanto A Sor Alejandra y Sor
Anita no oiamos su voz ni sabiamos d6nde
estaban.
Sor Damonte y yo no cesAbamos de gritar:
Basta, no caminemos mAs, tir6monos al suelo,
no sea que caigamos en un abismo. Pero
tropezando aca y alla ibamos acercandonos
a un precipicio. De repeute se oye lay!
Say! iMaria!... plum... y luego reina un
silencio sepuleral.
Describir lo que senti entonces me es im-
posible; la sangre se me hel6 en las venas,
y tenia miedo de enloquecer. No tenia fuerzas
para gritar, y por otra part nadie nos podia-
oir y nada se veia.
Sor Damonte a quien tenia de la mane
tiritaba y se extremecia. Creia yo que las
Hermanas hubieran caido en un arroyo, 6
invocando A Maria, A Don Bosco, & San Jos6,
me agach6 para ver si podia prestar auxilio
A alguna. Nada. Empezamos entonces A gol-
pear las manos, invocando siempre A voces
a Maria, A San Jos6 y a Don Bosco.
SCosa admirable! Aparece una luz que
toma direcci6n a otro lade. i Pronto, pronto!
Iac6, acA! gritamos nosotras. Viene un
hombre, pero antes de llegar se apaga la luz.
j Qu hay? tqu6 occurred? pregunta. -
Tres Hermanas se se ahogan, le contest.
Venga pronto, por piedad, que han caido
en el arroyo. Se acerca y dice: Aqui no
hay arroyo; lo que hay es un pozo; vea-
mos. Entretanto se diviza otro hombre; a
quien A poco se le apaga tambi6n la luz.
Me acerco un poco hacia el lugar done
habia oido el estruendo y grito: L D6nde
estn n? Viven? Y do lo profundo me con-
testan : Si, si, vivimos. Consigan pronto una
soga, que de otro modo perecemos. Va un
hombre 6 buscar una soga; procuro yo encen-
der la luz; pero gast6 todos los f6sforos de
una caja que llevaba sin poder conseguirlo.
De abajo gritaban: iPronto, pronto, que
nos morimos!I Qu6 aflixi6n!
Al fin llega la soga; pero no habia luz.
No obstante arrojamos la soga al pozo, de
diezs y siete metros y medio de profundidad,
con poco mas de un metro de agua. Se ata
primero Sor Gandolfo, y ayudados los hom-
bres por nosotras, pues no bastaban sus solas
fuerzas, conseguimos sacarla afuera. Luego
con igual felicidad tuvimos junto a nosotras
a Sor Martense.
La Rda. M. Director estaba muy postrada,
y mas estropeada que las demAs: much le


cost atarse. En esto Ilegan cuatro hombres
mas que la sacan fuera. Las tres estan salvas;
pero nuestra inquietud no ha cesado, pues
faltan afin Sor Anita y Sor Alejandra. Por
fortune uno de los hombres llegados filtima
mente tenia .un farol con luz encendida; y a
poco que buscdbamos A nuestras Hermanas
topamos con ellas.
iQu6 figure teniamos todas! A pesar de
la gran emoci6n que sentia, por mementos
me venian estallidos de risa.
Nos condujeron los hombres 6 su pobre
vivienda. No podia ser mas pobre; gente
de buen coraz6n nos ayudaba en cuanto
podia, pero no tenia nada, absolutamente
nada que darnos para que cobrAramos vigor.
Habia alli cerea una familiar inglesa, reli-
giosa y de nobilisimos sentimientos. Nos in-
vitaron y fuimos alla. i Pero con cu(nta di-
ficultad! Oasi ninguna podiamos movernos,
y en cuanto a1 Sor Gandolfo y Sor Catalina
fueron conducidas en brazos. Eran las once;
lovia; las calls estaban intransitables; nos
hallabamos 6 gran distancia de casa y pa-
recia impossible obtener un coche.
Pero estabamos alojadas y atendidas con
suma caridad. Nuestros bienhechores nos
dieron cuanto necesitabamos: to, pan, coliac
con agua, etc., etc.
Pareciamos fantasmas: la ropa so nos so-
caba en el cuerpo, y la familiar no tenia
ropa blanca que proporcionarnos, porque pre-
cisamente ese dia habian dada A lavar cuanta
habia en la casa. Las Hermanas mAs fati-
gadas recibieron algunos abrigos, batas, etc.,
y ya en calma nos disponiamos a pasar alli
la noche cuando uno de los hombres que
mds nos habia servido se present con un
carruaje para conducirnos A casa. Lo acepta-
mos con gran gusto, y dadas las gracias
mis encarecidas A nuestros excelentes favore-
cedores, nos metimos despacito en el carruaje,
y A las doce en punto llegAbamos a casa.
Dimes entonces gracias A Dies de lo in-
time del coraz6n. Excusado es decir como
se pas6 la noche. Las Hermanas que cayeron
en el pozo estAn muy lastimadas y Sor Mar-
tense no puede mover una pierna.
Conviene notar una circumstancia: al caer
la Hermanas en el pozo todas exclamaron:
Maria Auxilium Christianorum, y todas caye-
ron de pies.
No pocos ban side los daiios que la tor-
menta ha producido en la ciudad. Hubo
part done el viento socav6 los fundamentos
de la ferrovia y ech6 a un lado los rieles.
Nuestra casa nada ha sufrido. Hemos visto
la muerte front a frente de nosotras, y
hemos palpado la protecci6n de Maria Auxi.
liadora.
iViva Jesis! iViva Marial
Todas saludamos rcspetuosamento 6 V. R.
y nos encomendamos en sus oraciones.
H. BEDEVANAZ.


Con aprobaci6n de la Autoridad Eclesiastica Gerente JOSl GAMBINO. Turin, 1894 Tipografia Salesiana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs