Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00026
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00026
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Full Text



Palcc_ mesul ]?BRU de 1894.


S ALESIANO


Quien recibiere A un nifo en mi
nombre, & mi me recibe.
(MATH. xvIII.)
Os recomiendo la nifez y la ju-
ventud; cultivad con grande es-
mero su educaci6n cristiana; y
proporcionadle libros que le en-
sefien A huir del vicio y & prac-
ticar la virtud.
(Plo IX.)
Redoblad vuestras fuerzas A fin
de apartar & la nifiez y juven-
tud de la corrupci6n e incredu-
lidad y preparar asi una nueva
generaci6n.
(LEON XIII.)


Debemos ayudar & nuestros her-
manos a fin de cooperar A la
difusi6n de la verdad.
(III S. JUAN, 8.)
Atiende & la buena lectura, A la
exhortaci6n y & la ensenanza.
(I TIMOTHI. IV, 13.)
Entre las cosas divinas, la m&s su-
blime, es la de cooperar con Dios
a la salvaci6n de las almas.
(S. DIONISIO.)
El amor al pr6jimo, es uno de
los mayors y mAs excelentes
dones que la divina bondad
puede conceder A los hombres,
(El Doct. S. FRANc. do Sales)


--M*( DIRECCION en el Oratorio Salesiano Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) )$+-
* .. M-- C- ... e a .. .. .. ...a -.


Sumario.
El episcopado piamont6s y los libros de ensefianza
salesianos.
Exhortaci6n encareoida.
Noticias do nuestras misiones. Brasil, Matto Grosso.
Estado de S. Pablo.
Nueva expedici6n Salesiana.
Espaia. SarriA-Barcelona. Obra de Don Bosco.
Ecuador. Talleres del Sagrado Coraz6n.
Patagonia: Trabajos al stir do los Andes.
Misionea Salesianas en el Chubut (Patagonia Central).
El Obispo de Ancud y las Misiones do la Tierra del
Fuego.
Gracias de Maria Auxiliadora.
Los primeros hijos do Don Bosco.
Historia del Oratorio de S. Francisco de Sales.



EL EPISCOPADO FIAMONTES
Y LOS LIBROS DE ENSENANZA SALESIANOS

Seguros estamos de que si viviera toda-
via nuestro venerado Padre Don Bosco, se
alegraria muy de coraz6n al leer las alen-
tadoras palabras con que en una reuni6n
solemne los diocesanos del Piamonte han
recomendado a los files los libros de
ensefianza publicados por los Salesianos.
Saben nuestros lectores que al estable-
cer tipograffas en los talleres salesianos,
uno de los mas vivos intereses de Don


Bosco era el de curar la llaga roedora
de las escuelas; y a la manera que per
medio de la prensa consigui6 en su
tiempo San Francisco do Sales contra-
rrestar la obra perniciosa de los herejes,
proponiase con ediciones revisadas cui-
dadosamente y econ6micas tender A las
necesidades de la ensefianza en nuestros
tiempos.
Bien recordamos c6mo aquel siervo de
Dios al afrontar pacientemente toda
suerte de dificultades, sin mas mira que
Ia gloria de Dios y el bien de la ju-
ventud, presagiaba la victoria.
Los trabajos emprendidos por 61 sobre
esta material desde el aiio 1868, y que
continue sin desfallecer hasta su muerte,
ocurrida en 1888, no tardaron en recibir
generals aplausos. Y para gloria suya
copiamos aqui el pasaje siguiente de la
circular de 14 de junio de 1893 enviada
a sus files por los obispos de la suso-
dicha provincial.
< El venerable Don Juan Bosco, gran
conocedor de las necesidades de los
tiempos que alcanzamos y de los pe-
ligros que corre la juventud, hizo publi-
car una colecci6n de clasicos, nacionales
y latinos, revisados con singular acierto,


_ ~ __ _C~


Publicaci6n mensual.


AN0 IX.- N. 2.


FEBRERO do 1894.


T N
,1







- 18 -


de modo que los escolares pudieran gustar
de la literature clasica sin dafio alguno,
6 informarse en el espiritu de piedad
cristiana de los Santos Padres.
La Congregaci6n Salesiana continfa
fielmento la obra de su fundador Don
Bosco, y prove 6 los seminarios y co-
legios libros de texto 4 muy m6dico
precio. >




Exhortaci6n encarecida


Tomamos de la misma circular citada
lbs pArrafos en quo se habla de la ense-
iianza del Catecismo.
< Importantisima es la enseianza de
la doctrine cristiana, y hoy en dia es
menester redoblar los esfierzos para que
no carezca de ella la juventud sobre todo.
Los nifos descubren la malicia del pe-
cado antes de conocer a Dios y la virtud.
El ambiente en que viven es general-
mente malsano; y, sin que lo adviertan
siquiera, crecen en.cierto espiritu de in-
diferencia cuando no en el de hostilidad
abierta contra la religion. Es por tanto
necesario procurar que el catecismo pe-
netre en las families y llegue a ser la
guia segura de los pequefios y de los
grades.
Recomendamos encarecidamente 4 to-
dos los pArrocos que nada omitan de
cuanto pueda convenir 4 obtener este
resultado; que multipliquen las instruc-
ciones de catecismo y distribuyan libros
6 prop6sito para el conocimiento de la
religion; que se establezean Oratorios
festivos, donde con piadosa industrial se
reuna a la juventud y se le proporcione
cristiana educaci6n; que alionten a los
laicos a unir sus csfuerzos 4 los del
propio pdrroco en esta santa ensefianza.
Incalculables fueron las ventajas al-
canzadas per San Carlos Borromeo, me-
diante los Oratorios festivos, y no son
menos de admirar las que ahora mismo
se obtienen con ellos. >
Extendemos por nuestra part esta
important recomendaci6n 6 todos nues-
tros Cooperadores, ya que, como es no-
torio, el fin principal de la Obra de Don
Bosco es precisamente dar convenient
instrucci6n religiosa 4 la juventud, y en
particular a la mas pobre y abandonada.-


Con este objeto se han fundado ya
muchos Oratorios festivos, asilos y cole-
gios; y adoctrinar a los niflos en el
catecismo era una de las recomendaciones
que Don Bosco hacia con frecuencia no
s61o a los individuos de su Instituto sino
d todos sus amigos y favorecedores. La
obra es digna del apoyo de todos los
buenos.
Nada mds sencillo que la orgazizaci6n
de una escuela dominical. No se require
para ello gran talent ni gran capital.
Un local con modesto oratorio y salas
correspondientes al numero de nifios, con
un patio espacioso, un crucifijo y una
imagen de Maria para santificarlo; al-
gunas estampitas para recompensar la
asistencia, son los elements de su s6r.
Tres personas de buena voluntad bastan
para cincuenta alumnos.
Los niios acuden gustosos si se les trata
con bondad, si se les entretiene con jue-
gos honestos, si se les acaricia. Ameni-
cese la instrucci6n cob didlogos, con na-
rraciones interesantes y comentarios opor-
tunos. La nifiez ama las histories. & Querdis
poner atenta una porci6n de revoltosos
que andan rifiendo entire si, 6 jugue-
teando, 6 paseando por ac4 y alli sus
ojuelos traviesos ? Quereis que os amen,
os escuchen y os devoren con su mirada?
Pues contad, referid con todos sus por-
menores un case, la vida de un santo,
un ejemplo. Haced que la maxima 6
comentario brote espontAneamente del
suceso referido, y no temais se les olvide
jamas. Vuestros discipulos hallarAn corta
la hora, llegaran a pediros que conti-
nu6is, y si on aquellos moments sabdis
dejar como en suspense su curiosidad ,
tennis asegurada ]a atenci6n para la
pr6xima conferencia. No dejdis de rezar,
y de hacerlo con fe y piedad al principio
y fin de vuestra hora de clase. Dad
siempre,aunque sea poco; y estad seguros
de que Dios os pagard con abundantes
consuelos el sacrificio que le Iharis de
vuestra comodidad, y los niiios os lo
pagardn con mil muestras do agradeci-
miento.
Las escuelas dominicales dirigidas con
celo y laboriosidad, sin vana ostentaci6n,
procurando s61o que los nifios que so
rounen salgan perfectamente instruidos;
armonizando la ensefianza de la religion
con la practice de ella, cs decir, indu-
ciondo 4 los niios al uso de frecuentes
confcsiones y comuniones y 5 la asis-







- 19 -


tencia A los actos del culto; inspirAndoles
el-horror a lo malo; la escuelas domini-
cales asi dirigidas y profusamente exten-
didas en los grandes centres do pobla-
ci6n transforman poco A poco A pueblos
enteros y labran la felicidad do los in-
dividuos y de la sociedad. Esto lo vemos
confirmado por la experiencia muchas
veces repetida.
Los frutos abundantes y lozanos quo
produce estos Oratorios festivos mani-
fiestan una vez mas quo la enseianza
del Catecismo es la obra per exceleucia
4 que debe dedicarse el cristiano.




NOTICIAS DE NUESTRAS ISIONES

BRASIL

vSNATTO G-ROSSO-
Carta del 11mo. Sr. Don Luis Lasagna
a Don Mliguel lRua.
Butucatti, 9 de Setiembre do 1803.
MUY QUERIDO PADRE :
Despu6s de largo viaje, do infinitas
idas y vueltas por mar y por tierra, me
hall finalmente en Butucatu. Creia quo
este debia ser el campo mis important
de nuestras fatigas apost6licas en ser-
vicio de los salvajes; pero veo ahora que
no puede ser mas que un lugar de ejer-
cicios y, por decirlo asi, de santas esca-
ramuzas.
El campo de mayor trabajo y de
grandes asaltos contra el mortal enemigo
del g6nero humano esta muy lejos de
aquf, much mas al interior, al fondo do
las interminable florestas virgenes.
Para llegar mas pronto, sera menester
desandar el camino hecho, volver a Mon-
tevideo, ir aguas arriba del rio Parand,
entrar en el Paraguay y establecer nues-
tro centro de operaciones en Matto
Grosso.
Aquel es sin duda alguna el punto
mis 5 prop6sito para la eficaz acci6n del
misionero; el centro, el coraz6n de la
vida salvaje de numerosas ordas indi-
genas. De cualquier part que uno se
vuelva so hall alli con crecidas tribus
de barbaros: al este regions inesploradas


y los valles del Toncantino y del Arara;
al norte los vastisimos del Madeira, So-
limoes y Amazonas : al oeste y al sur
los territories salvajes del Ecuador, Perd,
Bolivia y Paraguay. I Quidn puede contar
la multitude de infelices que en aquellas
espesuras viven ni mas ni menos que las
fieras ?
Pues bien, para emprender esta dificil
4 important expedici6n, s61o espero los
auxiliares que V. R.. me ha prometido.
Quiero iniciarla en el mes consagrado A
Maria 'Auxiliadora para asegurar a tan
peligrosa obra la protecci6n de la Virgen
bendita que conculc6 la cabeza del dra-
gdn infernal. Sin tal protecci6n nd so
podria dar ni un paso. Conviene, pues,
implorarla on el mes en que tantas
suplicas se hacen a1'a Madre do Dios en
el mundo enter, y recomendarle esta
empresa sobre todo en el Santuario de
Turin tan favorecido por ella con todo
g6nero de gracias.
Me he puesto ya do acuerdo con el
gobernador de aquel territorio y con el
Ilmo. Sr. Obispo D. Carlos Amour, el
cual no tiene en la ciudad metropolitan
mas de quince sacerdotes, que ni siquiera
le bastan para tender las necesidades
espirituales de la,gente civilizada.
Tiempo hace que nos espera con an-
siedad: muchas cartas me ha escrito,
muchas instancias me ha hecho para
que dd comienzo cuanto antes a la pre-
dicaci6n del Evangelio en dichos lugares.
Partiremos, pues, llenos de valor y de
confianza en Dios, de cuya bondad espe-
rainos sea servido dar a la Iglesia de
Cristo la conquista de nuevos paises y
regocijarla con glorias semejantes a las
quo consiguieron los intrepidos misioneros
de la Compaiiia de Jesus.
Pero para alcanzar el resultado que
deseamos son ante todo necesarios santos
y robustos sacerdotes que resistan a los
sacrificios de today suerte que han de
padecer entire hombres rudos, en un clima
de fuego y con un nuevo g6nero de ali-
mentos.
Su trato constant seri con gente em-
brutecida con la embriaguez, sanguinaria,
sin la menor cultural y medio desnuda.
No valen alli la much ciencia y elo-
cuencia sine la caridad ardiente, la pa-
ciencia heroic, el trabajo sin desfalleci-
miento; que los frutos no han de verse
antes de algunos afios de penosa labor.
Ademais sera menester cavar la tierra








- 20 -


y cultivarla A la manera que lo hacen
los hijos de San Bruno. Necesitaremos,
por tanto, buenos coadjutores laicos que
nos acompafien y que compartan con
nosotros el trabajo.
Bien se sabe que los salvajes son de-
sidiosos 6 inclinados a la ociosidad. Todos
sus ejercicios so reduce A la caza y A
la guerra; cualquiera otra ocupaci6n inclu-
sive la de transportar grande pesos co-
rresponde 6 las mujeres, cuya infeliz
condiei6n es la de esclava y bestia de
carga.
No hay alli praderias para ganados 6
rebafios; todo es un bosque inmenso, di-
latadisimo de Arboles seculares y gigan-
tescos. Es tan fuerte el sol, la tierra tan
feraz y la lluvia tan copiosa que las
plants crecen A ojos vistas, de modo
que en pocos dias cubren el terreno que
se ha tenido cuidado de limpiar. Para
hacer un sembrado cualquiera es por con-
siguiente necesario quemar los Arboles,
cavar la tierra y limpiarla con frecuencia.
De aqul so puede conjeturar cuan dificil
es mantener algunas vacas y ovejas, y
cuan indispensable la presencia de coadju-
tores seglares que se pongan con buen
Animo y constancia al trabajo A fin de en-
seinar los salvajes y proveer de ali-
mento A ]a misi6n.
Estas regions tropicales no se prestan
al cultivo del trigo, y es precise suplir
la harina del grano con la de mandioca.
Pueden conseguirse tres y cuatro co-
sechas anuales de maiz y de habichuelas.
Tambi6n se desarrollan extraordinaria-
mente las lechugas, coles, rAbanos y el
arroz aun sin riego artificial, por ser
tan abundantes las aguas del cielo.
Ya que de algun tiempo acA es cos-
tumbre de los Salesianos dar confe-
rencias en las ciudades y aldeas, seria
de desear que los conferencistas trataran
de cuanto puede hacerse en favor de
estas importantes misiones. No faltarAn
quizA piadosos aldeanos que animados
del espiritu de Dios se muevan A venir
A acompafiar a los misioneros y A con-
tribuir poderosamente a plantar aca la
cruz redentora y alumbrar con la luz de
la fe esta tierra descubierta por el inmortal
Col6n.
Estoy persuadido, mi querido Padre,
de que sin el auxilio do buenos cate-
quistas y coadjutores las misiones del
Brasil y Paraguay no podrAn dar mayor
fruto; y por esto le ruego con todo en-


carecimiento que prove del personal ne-
cesario A esta empresa tan cara al co-
raz6n de V. R.
En las colinas de Butucati, no hace
much recorridas por ordas de salvajes,
se ostentan hoy grandes establecimientos
y plantaciones de caf6. El suelo es fer-
tilisimo, y por esto, sin tender A la dis-
tancia, acude multitud de gente, entire la
cual se encuentran no menos de diez mil
italianos.
He predicado varias veces con gran
content mio y de los files, quienes lle-
nos de gratitud me han nombrado Pre-
sidente Honorario de la Sociedad de So-
corros Mutuos.
El pArroco, A cuyo cuidado esta con-
fiada una vasta parroquia, es italiano y
excelente Cooperador Salesiano, el Sr. Don
Pascual Ferrari, el cual como sea muy
apreciado 6 influyente, reuni6 a los sujetos
principals y los anim6 a la fundaci6n de
un Colegio Salesiano en estos lugares.
De aqui podrAn ir los Misioneros A la
regi6n ocupada por los salvajes, A unos
ochenta 6 cien kil6metros de distancia, y
acercarse poco A poco mas A ellos.
Basta por ahora. Sirvase V. R. dar mis
agradecimientos muy cordiales a los bue-
nos Oooperadores que favorecen esta Mi-
si6n. Ruego A Dios con today la efusi6n de
mi alma que los come de bendiciones, que
les dd cuanta felicidad es possible en esta
vida y la eterna en la patria celestial.
Sea servido V. R. de recordarnos a
todos estos sus hijos ante el altar de
Maria Auxiliadora, y disponga de
Su afmo. hijo en J.
f LuIS LASAGNA
Obispo de Tripoli

Estado de San Pablo.
Araracuara, 15 de Octubre de 1893.
R iEVMO. Sn. DON RUA:
Le escribo de Araracuara, ciudad dis-
tante uno 400 kil6metros de San Pablo.
Vengo recorriendo estos lugares A causa
principalmente ya de la escasez de re-
cursos de nuestra casa de San Pablo,
donde se da albergue y educaci6n a
tantos nifios pobres, ya de los trabajos
de la iglesia que se edifica en honor del
Sagrado Coraz6n de Jesus.
Me detuve quince dias en San Carlos
de Pinhal, y despu6s he venido A/pasar
otros tantos dias en 6sta con el prop6-







-21-


sito de llegar m6s tarde a Jabolicabal y
otros puntos. No obstante que, a causa
de la revoluci6n, el tiempo no sea favo-
rable para mi asunto, casi todos me dan
algo en atenci6n al inter6s que tienen
por la obra. Se palpa en verdad que el
pueblo brasileio es grandemente gene-
roso y caritativo. Es 6 las veces conmo-
vedor ver a pobres aldeanos contribuir
gustosos con su 6bolo; ver 6 pobres mu-
chachos, a negritos que vienen 6 mi
llenos de alegria con alguna moneda
para la iglesia del Sagrado Coraz6n.
En todas parties me acogen con suma
bondad, y mis principles bienhechores
son los parrocos, advertidos con cartas
de recomendaci6n que para ellos me ha
dado el Ilmo Sr. Obispo.
Mi escursi6n es tambi6n ventajosa A
much gente que en estos lugares apenas
tiene ocasi6n alguna de ver sac(rlote.
Hay puntos donde pasan alios enteros
sin divisarle. De mode que cuando le
tienen junto a si no caben de alegria, y
no pierden la oportunidad de eschuchar
la palabra de Dios y alentarse en el
cumplimiento de sus deberes. Muchos son
los italianos que que no saben el portu-
gu6s y que ocupados en sus trabajos no
pueden sin gran dificultad instruir a sus
hijos, que no tienen de cristianos mis
que el bautismo.
En San Carlos de Pinhal fui 6 celebrar
misa en una aldea que tiene como 1500
colonos italianos: administr6 various bau-
tismos, confes6 6 muchos y prepare al-
gunos nifios a la primer comuni6n. Se
sentian tan contents que no querian
dejarme partir.
Aqui puede decirse con harta raz6n
que la mies es abundante y muy escasos
los obreros.
Cuando con la imaginaci6n me interno
en las florestas sin fin de los indigenas,
no puedo menos de exclamar: i Pobres
indios! Pero cuando veo a estos pobres
colonos a los cuales no falta la fe, y
anhelan tender un sacerdoto que ejerza
las funciones propias de su ministerio,
sin que les sea dado conseguirlo, tambi6n
exclam6: iPobres colonos !
Dios so compadezca de la suerte de
ellos y envie obreros a esta vifia.
Sirvase V. I. encomendarnos a Maria
Auxiliadora en sus oraciones y bendecir
a su
Afmno. hijo en JT.
ALEJANDRO FIA, Sac. Sal.


NUEVA EXPEDICION SALESIANA
.-,-e--0
El 30 de noviembre, las 3 112 de la
tarde, veriflc6se en la Iglesia de Maria Au-
xiliadora en Turin una funci6n conmovedora
en extreme: la ceremonial establecida para
el'adi6s de los Misioneros salesianos. Esta
vez eran sesenta, entire religiosos 6 Hijas de
Maria Auxiliadora, los que se disponian alli
A recibir las bendiciones de nuestro Supe-
rior, del Revmo. Sr. Arzobispo y de Jesfis
Sacramentado.
,A d6nde van? I Qu6 motives han indu-
cido al sucesor de Don Bosco A disponer
tamafia expedici6n ?
Don Rua mismo lo ha dicho en una re-
ciente circular enviada 4 nuestros Coopera-
dores. Como el tiempo era estrecho para ha-
cerla llegar d manos de todos ellos, quiz&
muy pocos la recibieron; pero aunque no
sea hoy menester implorar la caridad para
los preparativos de la Misi6n, lo es para el
mantenimiento de la misma. H6 aqui lo mis
important:
Cada dia se advierte mas y mas la nece-
sidad de Misioneros. Varias Ordenes reli-
giosas que enviaban en otro tiempo crecido
nfimero de obreros evang6licos A las misio-
nes, ahora ya por los contratiempos sufri-
dos, ya por la triste condition de los tiempos,
apenas pueden mantener las Prefecturas y
Vicarias Apost6licas confiadas A sus cuida-
dos y pensar on fundar nuevas Misiones.
De aqui que de todas parties se ocurre con
vivas instancias d los Salesianos A fin de
que nuestros misioneros vayan 4 trabajar,
ora en la conversion de tribus y pueblos
que viven en las tinieblas del error, ora en
preservar 4 paises y ciudades de caer en la
heregia 6 tornar 4 la barbarie.
El Seior, en su bondad, nos manda-6 la
vez j6venes llenos de vida y de buen espi-
ritu dispuestos a los sacrificios que tales
Misiones exigen. Mas muchos son los gastos
que ocurren no s6lo en educarlos, sino tam-
bin on cuanto es menester para emprender
tan largos viajds y hacer fructuoso su trabajo
entire los salvajes. Antes que un joven lle-
gue a ser Misionero debe recibir por various
aiuos educaci6n 6 instrucci6n, alimento y
abrigo; no pocos, pasados algunos aflos, se
desalientan y desisten de su intent ante las
dificultades; bien que much haya costado
su educaci6n. Luego los viajes demaudan
sumas crecidisimas, como que son menester
no nienos de 1000 pesetas por persona; y
asi en las grandes expediciones, frecuentes
entire nosotros, se requieren mas de 50,000
pesetas.
Ahora precisamente se prepare una expe-
dici6n numerosa y extraordinaria; misione-
ros para Amdrica del Norte y del Sud, para







22


Asia y Africa, y Hermanas de Maria Au-
xiliadora que son en todas parties auxiliaries
poderosas y casi indispensables para educar
4 las nifias del pueblo, A la manera que los
Misioneros los nifios...
Teniendo nosotros on vista tan grades
necesidades, no hemos vacilado en organizer
dicha expedici6n, escoger los Misioneros
para cada punto, preparar el equipaje, etc.
Pero Sc6mo prepararlo todo sin tener'los
medios necesarios? La Providencia es
grande, y confiamos en su asistencia. La
necesidad de las Misiones es palmaria, ur-
gente y extraordinaria. A06mo aplazar una
obra tan grata A Dios y provechosa a los
hombres? No, la expedici6n se ha dispuesto
como si nada faltara; y nada faltara. Cuando
la salud de multitud de almas reclaman me-
didas semejantes, Don Bosco no se arre-
draba, y nosotros seguimos haciendo lo que
hacia 61. ConformAndonos a su ejemplo, la
divina Providencia no ha dejado jams de
favorecernos; y de aqui que poni6ndonos
como siempre en sus manes alentamos la
conflanza de que no tardara en escucharnos.
A Pero de quien se querra servir la Provi-
dencia divina para ayudarnos? De vos-
otros, muy amados Cooperadores; porque
Ella quiere haceros participants de todos
los m6ritos de los Misionewos, daros un pre-
mio come el que reserve 6 los Misioneros
mismos, y 4 este fin quiere vuestra coope-
raci6n eficaz. Vuestra caridad que nunca
hasta ahora ha dejado de sostenernos, no
nos abandon ar ciertamente cuando se trata
como ahora de ir 6 salvar millares de almas.
No es, sin duda, a vosotros a quienes dirk
el Selnor en el dia final: Tuve hambre, y no
me disteis de comer; tuve sed y no me dis-
teis de beber; estaba desnudo, y no me ves-
tisteis, era ignorante y no me ensefiasteis.
iOh no! Porque todas esas obras de caridad
las hackis con los nifios, y con los salvajes,
6 infieles entire quienes trabajan los Misio-
neros Salesianos.
No es possible ver sin conmoverse 6 sin-
nfimero de niios que on los paises bdrbaros
se arrastran per el camino de la perdici6n,
ver multitud de gene digna de lstima por-
que les falta la palabra de Dies, les falta
un sacerdote que los consuele con las divi-
nas ensehianzas y regenere con los santos
Sacramentos. En circunstancias menos im-
portautes qne las presents hemos visto
hasta d6nde llega el herofsmo do nuestros
caritativos Cooperadores : hemos visto pobres
criadas ofrecer gustosas una part de su sa-
lario para las obras salesianas; modestos
obreros concurrir con la d6cima part y hasta
con la mitad de sus bienes; ricos seitores
abrir generosamente sus areas; ilustres da-
mas desprenderso, por amor de Dios, de sus
joyas; hemos visto qui6nes sacrificaban un,
viaje de recreo, una diversion, el valor de
un vestido por socorrer a los Misioneros;


qui6nes dieron sus trajes de seda para que
convertidos en paramentos sagrados sirvio-
ran al culto del Seiior. i Ah cuan industriosa,
noble y santa es la caridad! No faltaran
ah6ra rasgos semejantes de heroismo. Seguro
estoy de que Dios movers vuestros corazo-
nes; porque los Salesianos nada pueden hacer
sin vosotros, nada los Misioneros, y la expedi-
ci6n proyectada habria de dejarse de mano.
Venid, pues, en nuestra ayuda, y sed los
instruments de la divina Providencia, que,
en vez de empobrecer, se acrecentaran vues-
tros bienes haciendo limosna para las Mi-
siones. Recorded estas palabras ques os dej6
escritas come en testament Don Bosco:
< Yo mismo, y coumigo todos los Sale-
sianos, somos testigos de que muchos Bien-
hechores nuestros, hallindose antes reduci-
dos sus bienes de fortune, favorecidos por
el Senor, los han visto acrecentarse gradual-
mente desde el moment en que comenzaron
a ser generosos con nuestros huerfanitos.
Por este motivo, y amaestrados por la ex-
periencia, no pocos me han repetido estas ft
otras semejantes palabras : Cuando hago ca-
ridad a sus pobres, no me dl ustedlas gra-
cias; antes bien yo debo darselas a usted
que me la pide. Desde quo he comenzado a
socorrer 6 sus hudrfanos, mis posesiones se
han duplicado. El Senior Coihendador Don
Antonio Cotta, al traerme frecuentemente
sus limosnas, me decia: Cuanto mas dinero
invierto en sus obras, tanto mas prosperan
mis negocios. Yo veo de un modo mani-
fiesto que el Seiior me recompensa, aun en
la vida present, con el c6ntuplo de todo lo
que doy por amor 4 El. Insigie bienhechor
nuestro, a la edad de 76 aflos, Dios le llam6
al cielo para gozar eternamente del fruto de
su beneficencia. >

1. El ailo pasado, conla gracia de Dies,
so abri6 una casa en Mdjico; pero siendo
demasiado pequefia, algunos Cooperadores
do aquel -pais proporcionaron un vasto te-
rreno y comenz6se o4 edificar una fibrica
(por el Revdo. P. Angel Piccono), que una
vez concluida podrd contender 500 nifios.
Ahora so establecerdn alli varies talleres, y
en este ario los alumnos interns llegardn f
unos 250; si se cuentan los externos y los
del oratorio festive sera menester duplicar
el personal docente y el de maestros do
artes.
2. Mons. Lasagna, que come se ha di-
cho en el Boletin, fu6 acogido con gran en-
tusiasmo en Uruguay y on el Brasil, ha
dado tanto impulse a aquellas misiones que
es monester mandarle buen nimero de mi-
sioneros, sobre todo para las misiones del
estado de Matto Grosso, la part quiz4 mAs
necositada del Brasil. Como sea precise sos-
tener tales misiones y all no se encuentro
ni el personal, ni los medios pecuniarios quo
ellas requieren debemos ayudarlas desde acd.










3. Con la gran crisis economic y la
guerra intestina de la Repfiblica Argentina
ha aumentado alli el nimero de nifios aban-
donados, ha sido necesario ensanchar nues-
tras casas y aumentar el nfimero de sacer-
dotes y maestros.
4. Mons. Cagliero vino expresamente a
Europa el aico pasado A buscar misioneros
para la Patagonia; y ahora vuelve a su
Vicariato con los que las circunstancias per-
miten. La Patagonia no tardaria largo
tiempo en ser civilizada y convertida today
enter, si nos fuera possible mandar alla
todavia buen nfimero -de misioneros y los
medios indispensable. Nuestros misioneros
se internarAn este alo en el Chubut, centro
de la Patagonia Central, tan pronto como
se cuente con los recursos para ello.
5. En Africa hace ya dos ailos que
existe una Casa salesiana en Ordn. Ahora
Ulega el tiempo de dar alli educaci6n 6 los
Arabes, y 6 este fin se ha establecido una
nueva casa. Algunos de los misioneros de
la present expedici6n van con varias Her-
manas de Maria Auxiliadora para tender
a la educaci6n de los nifios de uno y otro
sexo.
6. Necesario es tambi6n aumentar el
personal de Palestina, en especial de coad-
jutores para el cultivo de las tierras y la
la enselianza practice de la agriculture 6
los nifos que alli la Providencia nos confia.
Todo esto demand much gentle y muchos
caudales. A los lugares indicados se enca-
mina la future expedici6n, y 6 tales obras
se destinaran vuestras limosnas. Millares de
almas rogaran al Sefior por vosotros que les
ensefidis el caminode salvaci6n y les abris,
por decirlo asi, las puertas del cielo.
So cuentan ya por millones las almas sal-
vadas, mediante vuestra caridad, y uuevos
millones habrin de contarse afin en lo ve-
nidero. La empresa es acepta a Dios, grata
A la Iglesia y utilisima al bien de las al-
mas. Si en Europa misma se advierte la ne-
cesidad de enseliar las verdades de la reli-
gi6n a sinnufmero de pobres niflos, esta ne-
cesidad es inmensamente mayor en los paises
mencionados.
Los Sumos Pontifices no han cesado de
alentarnos en tamalia empresa. MIuchas ve-
ces S. S. Pio IX insisti6 con Don Bosco
para que mandase misioneros A los paises
salvajes, y much ha seguido insistiendo mds
tarde S. S. Le6n XIII quien, no con-
tento con las exhortaciones privadas, para
dar mas impulse a las Misiones, escribi6 6
todos los diocesanos, dici6ndoles: < Venera-
bles hermanos, a vosotros que formais part
de.nuestra singular solicitud, os'exhortamos
encarecidamente, a fin de que, llenos de
confianza en Dios sin que os haga desmayar
dificultad alguna, os empeihdis en trabajar
concorde y energicamente en companfia nues-
tra por las Misiones Apost6licas. Se trata


de la salvaci6n de las almas, por las cuales
nuestro divino Redentor muri6 en la cruz y
nos constituy6 obispos y sacerdotes. Cada
uno en el punto en que Dios nos ha colo-
cado para custodia de su grey, esforcemonos
para dar mayor vida A las misiones, procu.
rando ayudarlas con la predicaci6n, la ora-
cin6 y la limosna de todos los buenos cris-
tianos. Y si encontrais quienes celosos de la
gloria de Dios se ofrezcan A tan santas ex-
pediciones, esforzad su valor, para que, co-
nocida la voluntad de Dios sin dejarse so-
ducir por la care y sangre, se apresuren 6
obedecer la voz del Espiritu Santo. >>
Estas sabias exhortaciones del Padre Santo
no pueden dejar duda sobre la importancia
y oportunidad de estas expediciones, que
iniciadas con gran caridad y celo por Don
Bosco procuramos riosotros continuar del
mejor modo possible.
Volvamos al santuario de Maria Auxilia-
dora.
Hecha una lecture conform a 'la disposi-
ci6n de nuestro reglamento, el misionero sa-
lesiano Don Solari pronunci6 con muy sen-
tidas palabras una interesante conferencia
tomando por texto aquellas palabras de san
Pablo: La caridad de Cristo nos impele.
Cant6se en seguida por el coro una plegaria
y luego el Revmo. Sr. Arzobispo Riccardi
les di6 la bendici6n, no sin encomiar antes
su resoluci6n y alentarlos ardientemente al
trabajo. La despedida fu6 tierna, imponente,
inenarrable.
Pusieronse en camino para Genova en la
misma tarde, y el 5 de Diciembre partisan
de Barcelona, unos 4 Am6rica del Sur con
el Ilmo Sr. Cagliero, otros a la del Norte,
6 M6jico, con el R. P. Rafael Piperni, y
otros en distintas direcciones.
Hemos recibido ya noticias de que todos
han llegado con felicidad A su destino.
Laus .Deo.


ESPANA
SARRIA BaRCELO~A

OBRA DE DON BOSCO

El pan de los huirfanos.
El pan nuestro do cada dia, d&
noslo boy.
Tras la mano del pobro estA la
de Jesucristo que, recibe nuostras
limosnas y nos da el ciento por
Inlin a .- V.,
on los .. i .
ygozo ,. '. ..
JUAN Bosco
He aqui una carta circular enviada por
el Sr. Director de la casa salesiana de Sa-
rri(, que merece ser conocida de nuestros
Cooperadores y recomendada de un modo
especial.


-- 113 --








- 24 -


MUY ESTIMADO SR.:
La Obra de Don Bosco, 6 sea la Casa
conocida con el nombre de Talleres Salesia-
nos, establecida por 61 en Sarrid para educar
cristianamente d los niiios de Espana hu6r-
fanos 6 abandonados, alberga ya 400 perso-
nas mantenidas exclusivamente por la ca-
ridad, como quiera que sin renta alguna no
cuenta con mas recursos que con los que le
proporciona la divina Providencia.
El pan, cuyo coste es de 80 pesetas dia-
rias, es su principal consume; y este pan,
fruto de las limosnas recogidas de puerta en
puerta, es, por decirlo asi, el de los Ange-
les, pues son los Angeles buenos los que
inspiran hacer la caridad por amor de Dios.
Grande seria la ventura de esta Casa y
la del Superior de ella, a quien correspond
buscar los medios necesarios para proveer
de mantenimiento y vestido, de libros y m&-
quinas, de models y utensilios de trabajo
A los niios que se dedican ya al studio de
las letras ya al aprendizaje de un arte ft
oficio, si algunos bienhechores generosos se
ofrecieran a costear tan indispensable ali-
mento. Tal es el fin con que acaba de esta-
blecerse la obra. del PAN COTIDIANO.
Para former part de esta obra y ser ins-
crito en el nfimero de los bienhechores de los
nilos hu6rfanos y desamparados, de que se
ha hecho menci6n, basta firmar el formulario
adjunto y dirigirlo al sacerdote infrascrito.
Cada bienhechor puede elegir el dia que
fuere de su agrado para contribuir con su
limosna al sustento de estos hijos adoptivos:
qui6n con semejante obra de misericordia
preferirt solemnizar el dia de su nacimiento
ft otro aniversario, qui6n el de una festivi.
dad 6 de un santo de su devoci6n, etc.
Esta caridad atraera singulares bendicio-
nes del Cielo sobre los bienhechores y sus
families. Lo que hiciereis por el iltimo de los
mios por mi lo hacdis, dice el Senor (1). El
que es misericordioso con el pobre presta d
Dies con interns y ~1 le pagard con creces (2).
Cada dia, al rezarse en la Casa Salesiana
las oraciones de la noche, el Superior darn
ai conocer A los niios el nombre de la per-
sona que les regala el pan del dia siguiente
y les recomendara rogar con especialidad
por ella y'sus intenciones.
En la confianza de que estaobra encuen-
tre digna acogida en el piadoso coraz6n de
used, tengo a much honra ofrecerme
S. A. y S. S.
FELIPE AMa RINALDI, Pbro.
NOTA. 1. La suscripci6n puede ser per-
sonal 6 por familiar.
2. Puede enviarse directamente el dinero al
Rdo. P. Felipe MaP Rinaldi Sarriii-Bar-
celona 6 esperar que un religioso vaya
A percibirlo a domicilio.
(1) Math. xxv, 40.
(2) Prov. xxi.


ECUADOR


Talleres del Sagrado Coraz6n en Quit@.
(De Las Novedadcs).

Merece parrafo apart un estableeimiento
de ensenanza que esta destinado a mejorar
especialmente la condici6n moral y material
del pueblo, y es el de los Talleres Salesianos.
Fundado por Garcia Moreno con el nombre
de Protectorado Cat6lico, fu6 puesto bajo la
direcci6n de los HH. do las Escuelas Cris-
tianas; ,despu6s de muerto su fundador, de-
cay6 hasta el extreme de que estuvo cerrado
algunos aiios; desapareci6 gran parte de las
herramientas, se destruy6 la maquinaria y
aun el edificio habia comenzado A arruinarse.
Se les habia quitado a los HH. la direcci6n.
El President Sr. Caamaiio, de acuerdo con
el Ilmo. Sr. Ordonez, Arzobispo de Quito,
6 por iniciativa de 6ste, tuvo la idea de
restablecer tan important establecimiento;
protegieron la idea los Congresos, y en la
Administraci6n del Dr. D. Antonio Flores
ocurri6 la resurreci6n de 61 gracias 6 la
actividad que para ello emple6 el ben6fico
Prelado, quien trajo de Italia 6 los reli-
giosos de la Congregaci6n fundada por el
c6lebre Don Bosco. Como era natural, hubo
que veneer no pocas dificultades y hacer
crecidos gastos hasta poner la casa en estado
de Ilenar su destiny. Bastante hay que hacer
aun; pero con lo que existe y como existed,
va dando ya frutos de lo mas halagiiefos.
En esa casa todo es practice y de utilidad
positive. Al present hay unos doscientos
alumnos, todos interns, que ademas de re-
cibir esmerada educaci6n moral y religiosa,
aprenden varies oficios, come herreria, car-
pinteria, sastreria, etc., etc., segfin la salud.
y aptitudes intelectuales de los discipulos.
Actualmente se trabaja en instalar los ta-
lleres tipograficos, que probablemente serAn
los mejores de la Repfiblica, y no muy tarde
se planteardn los de litografia y otros gra-
bados. La secci6n de modelaci6n y talladura
esta ya establecida, y se han visto muy
buenos ensayos; su director es un acredita-
disimo artist italiano, D. Juan B. Mingheti.
En el m6todo empleado por los virtuosos
sacerdotes salesianos para la direcci6n de la
casa, el castigo es muy rara vez empleado
y todo lo hace el estimulo do la virtue y el
honor. El P. Superior, D. Luis Calcagno,
me ha dicho que el filtimo alo no ha sido
castigado, ni ligeramente, ni uno s6lo de
sus doscientos discipulos. El domingo 6 del
mes actual se verific6 la exposici6n de los
artefactos y obras artisticas de cabo de a~o.
Es excusado decir que hubo much que
admirar. A. la exposici6n se aiiadi6 una ve-
lada literaria y musical en honor de Garcia








-- 25--


ioreno, asesinado 18 afios antes en un dia
gual (6 de Agosto de 1875).
Esa fiesta significaba claramente que aun-
que el benefactor del pueblo habia desapa-
recido al golpe del crime, vivia su obra y,
por tanto, su veneranda memorial. iY d6nde
no se encuentran, en el Ecuador, las obras
ben6ficas del que tanto trabaj6 por labrar
la felicidad de su patria? La velada se ter-
min6 con la distribuci6n de premios. Algu-
nos alumnos recibieron sus diplomas para
que pudieran salir del establecimiento a
)jercer libremente los oficios aprendidos, y
)or aihadidura & los premiados se les entreg6
ma cantidad de dinero, fruto de los ahorros
'ue la casa va recogiendo del trabajo de los
aismos alumnos, para darles el dia que ter-
ninen su aprendizaje.


I 1 1 I ,__.1. 1.I 1 ,_I II II I I' I I- I I I I 'I: i 1 .) .I. .I I .



PATAGONIA



Trabajos al sur de los Andes.

El R. P. Mateo Gavotto establecido e:n
Chosmalal, nos ha enviado una breve rela.
ci6n de los resultados obtenidos durante se-
senta dias de misi6n en diversos puntos al
sur de la Cordillera de los Andes.
Sin tener un guia ni un compaiiero para
su apost6lica tarea parti6 s6lo el 21 de se-
tiembre, dia de su protector S. Mateo.
Mas el Senor, pasados veinte dias de mi-
si6n, fu6 servido de euviarle un auxiliar, el
joven chileno Manuel Jesfis Espinoza, de
edad de 22 aiios, que movido de compasi6n
al considerar los trabajos del misionero se
resolvi6 por lo pronto 6 prestarle ayuda y %
acompailarle 6 doade quiera que fuese, y
luego mas tarde, alentado por la divina gra-
cia determine permanecer para siempre con
los Padres misioneros.
Los puntos m:i importantes que sirvieron
de estadia al P. Gavotto fueron Taquimil6n,
Colipille, Agrio, Campana Mauvida, Hauri-
chenque, Codihue, Salquicol, Laquita, Ca-
rreras, Norquin, Llamada y Trucuman.
Administr6 117 bautismos, 400 comunio-
nes y 12 matrimonios. Dios sea por todo y
siempro bendito!


MISIONES SALESIANAS

en el territorio national del Chubut (Patagonia Central).

(De La Voz de laJglesia del 25 de ocfnbre de 1893).

Por conduct seguro nos han sido comu-
nicados datos fidedignos acerca de las Mi-
siones Salesianas establecidas en Rawson,
capital del inmenso territorio national del
Chubut (Patagonia Central).
Hace poco mis de un ailo que los misio-
neros salesianos tomaron a su cargo esa im-
portante misi6n, como sucesores del Sr. Ca-
n6nigo Vivaldi, y el impulse que han sabido
comunicar en tan breve espacio a la obra
de la civilizaci6n en aquellas apartadas re-
giones es, sin dispute, evidence, y los re-
sultados satisfactorios obtenidos hasta el dia
de hoy prometen otros mayores y m6s hala-
gefieos en lo porvenir.
Dos Padres y algunos coadjutores forman
el personal de la Misi6n, cuyos trabajos
abrazan, ademas de la poblaci6n radicada
en Rawson y sus alrededores, una estensa
zona del desierto, como puede verse por lo
que 6 rengl6n seguido apuntamos.
Uno de dichos Padres, D. Domingo Mi-
lanesio, en 3 meses recorri6 300 leguas visi-
tando 6 los Indios diseminados on various
puntos de los territories del Rio Negro y
Chubut. Predic6 la f6 A mas 1000 Indios, de
los que pudo bautizar 200 entire menores do
.edad y adults. Cien de estos pertenecen al
territorio del Chubut, y los demds al del Rio
Negro.
Visit6 en Choroy-Ruca (Casa de los loros),
al Norte del Chubut, los toldos de los ca-
pitanejos Juan Cual y Picholas, 6 los do
Cumelaf en Qutzqftl (Arbusto (Rio Negro)
y 6 los del cacique Domingo Velazques en
Quethynf-lum-cheque (Yuyo comestible) (Rio
Negro).
En estas tolderias viven confundidas, y
entreveradas tres classes de Indibs que hablan
diferentes lenguas, y son:
1 Los Mauzaneros que hablan el araucano
algo modificado.
2 Los Pampas que hablan el pampa, muy
distinto del anterior.
3 Los Tehuelches (del Chubut), cuya
lengua difiere radicalmente del araucano y
del pampa, pero casi todosentienden el
idioma de los Manzaneros, que es el que
emplea el misionero para ensefiarles los ru-
dimentos de la Religi6n Cristiana, y arrojar
en sus rudos entendimientos la semilla do
ideas mds elevadas y generals que dara~
un dia frutos de regeneraci6n y sociabi-
lidad.
La Religi6n de estas tres castas de Indios
es dualista: creen on la existencia de un







- 26 -


5Hr Supremo, todo poderoso, criador de todas
las cosas, y en un g6nio mal6fico, que lla-
man Kualicho, al cual temen much por
concebirlo como causa de todos los males y
con poder de darles la muerte.
Practican una moral conforme A la ley
natural y so casan regularmente con una
sola mujer. No obstante esto, tambi6n se dan
casos de poligamia en los, lo que dificulta 6,
veces su conversion.
Mas, por lo comfin, son dociles y se de-
jan convencer bastante f~cilmente por el
misionero, convirti6ndose A la f6.
Tales son las conquistas que, por medio
de la predicacinr evang6lica, va obteniendo
la civilizaci6n sobre la barbarie, en aquellas
remotas regions del Territorio Argentino.
Por lo que hace a la Capital del Territo-
rio, en Rawson, el Rdo. Padre Bernardo
Vacchina, Director de la Misi6n, sobre cum-
plir todas las funciones religiosas y ministe-
rios propios de una parroquia, ha fundado
desde su llegada (1892) una Escuela ele-
mental; un Oratorio festive, para entretener
los niios con honestas diversiones y darles
6 un tiempo lecciones de moral y urbanidad;
ha asistido gratuitamente en su propia casa
y suministrado medicamentos & los enfermos
pobres que se presentaron en demand de
socorros, y actualmente trabaja con empelio
para realizar otras fundaciones de evidence
necesidad en aquel punto, las cuales serian :
10 Una Escuela para niiias, regentada por
las Hermanas < Hijas de Maria Auxiliadora, >
que espera poder abrir este aiio mismo.
20 Un Taller de Artes y Oficios para ir
formando en la costumbre del trabajo 6 los
hijos de los Indios.
3 Un Asilo para recoger a los niiios hu6r-
fanos, de cualquiera religion A que pertenez-
can, sean cat6licos 6 protestantes de las
diferentes confesiones 6 sectas alli estable-
cidas, puesse cuentan hasta 27.
En estos dias, el Rdo. P. Vacchina, apro-
vechando el regreso a Rawson de su com-
pafiero, el P. Milanesio, quien, tras su larga
y peligrosa expedici6n llena de penalidades
y privaciones, necesitaba tomar algun des-
canso y reponer su quebrantada salud, ha
subido hasta Buenos-Ayres, con el objeto de
allegar recursos con que poner mano 6 las
obras proyectadas, siendo extremes las estre-
checes por que pasa su Misi6n, tan lejana
y aislada de todo centro, con raras y muy
lentas comunicaciones, como que s6lo muy
de tarde en tarde arriban a ella algunos
buques de vela, y no teniendo 61 mds in-
gresos que una subvenci6n de 60 pesos men-
suales qu e e pasa el Gobierno como a Ca-
pellan de la Gobernaci6n del Chubut; suma
mAs que insignificant, si se toman en cuenta
los grades gastos que ocasionan el mante-
nimiento de la Capilla y Escuela y los lar-
gos viajes emprendidos para catequizar A los
Indios.


Puesto en tan apremiante condici6n, 'el
P. Vacchina hace un caluroso llamamiento
al patriotism de los Argentinos, y ruega
muy particularmente a los insignes pro-
tectores y cooperadores de la Obra de Don
Bosco, que contribuyan con donativos, 6
con su 6bolo, A sostener las fundaciones ya
existentes en su Misi6n y facilitar la reali-
zaci6n de las proyectadas. Que si paran
mientes en que la preponderancia del ele-
mento extranjero, que es sensible, y la pro-
paganda protestante, que es active en
Rawson, pueden con el tiempo llegar 6
constituir un verdadero peligro para los in-
tereses nacionales del Territorio del Chubut,
el Director de la Misi6n Salesiana confia en
que nadie mirarA con indiferencia una obra
tan humanitarian, y muchos cooperarAn con
.sus ofrendas a una empresa cuyo objeto es
cabalmente difundir por medio de la ense-
fanza el sentimiento national, y hacer quo
las tradiciones patrias argentinas, religiosas,
hist6ricas y political echen ondas raices en
un punto tan important y de grdn por-
venir para el comercio y la civilizaci6n.
Como Argentines y periodistas nos hacemos
6co de la voz del R. P. Vacchina y le de-
seamos que seau coronadas con 6xito satis-
factorio sus aspiraciones.


9r 3 SOQAQ9S 03 (4)@aQa



EL OBISPO DE ANCUD

y las lisiones de la Tierra del Fuego



Leidas las correspondencias publicadas en
nuestros Boletines de Enero y de Noviembre
sobre los trabajos de nuestros Misioneros en
la Tierra del Fuego, celebraran nuestros
Cooperadores tender conocimiento de una
carta dirigida al Revmo. Sr. Don Rua por
el Obispo de Ancud. (alsur de Chile).
Es la siguiente:
Anoud, 6 de Junio de 1893.
Revmo. Padre Don Miguel Rua
Turin.
MUY REV. PADRE:
Con much placer vemos el notable incre.
mento que de dia en dia va tomando la Mi-
si6n salesiana de Magallanes.
Este 6xito favorable de la expresada Mi-
si6n nos hace concebir la lisongera esperanza
de que podremos en dia no lejano ver con-
vertidos a la Religi6n cat6lica todos aquellos








- 27 -


pobres salvajes de la part mas austral de
AmBrica.
Verdaderamente, parece quoe los hijos
de Don Bosco, que van marcando todas sus
obras con el sello de la bendici6n divina,
estAn reservadas afin muchas y muy grandes
conquistas. Lo que.hasta ahora han hecho
esti demostrando que su misi6n es a todas
luces providencial.
Lo dicho nos obliga a enviar -A V. R. una
sincera y cordial felicitaci6n; y le expre-
samos tambicn el.vivo deseo de que la Con-
gregaci6n Salesiana continfie en su obra
salvadora afin con mayor 4xito y brillo, si
es possible, y que sea una nueva y s6lida
column que ayude d sostener el secular
edificio de la Iglesia, hoy tan rudamente
combatido por sus eternos y jurados ene-
migos.
Pero juntamente con nuestras felicitaciones
y votos enviamos tambien a V. R. una
sfiplica.
Recordamos que V. R. cuando tuvimos el
gusto de verle con ocasi6n do nuestra visit
ad Limina nos prometi6 que estableceria en
nuestra Di6cesis una casa de talleres, pre-
feriendo mi pedido 6 otros.
Podemos asegurarle que en ninguna part
tanto como en esta dilatada Di6cesis son
necesarios establecimientos de esta natu-
raleza.
Ya el R. P. Jos6 Beauvoir ha tenido oca-
.si6n de ver por si mismo los lugares y palpar
la necesidad de fundar cuanto antes una casa
de talleres.
Parece que el lugar mis 6 proposito es la
parroquia de Achas...
Yo y mis compafieros de viaje recordamos
siempre con placer los agradables dias que
al lado de los buenos PP. Salesianos pasa-
mos en Turin.
A nombre de todos reciban V. R. y la
Comunidad de esa santa Casa un cariioso
y fraternal saludo, mandando en today dis-
stancia 6 S. S. S. y Capellan

'i FE. JUAN AGUSTIN LUCERO
Obispo de Ancud.

.1 4, ~ A 0 0 t A A A A A n n A n n n ..n
.........f......................-. .........I,



Gracias de Maria Auxiliadora

)
Sn. DIRECTOR DEL BOLETIN SALESIANO:

Para consuelo nuestro y do nuestro amigos
y bienhechores he de anladir 6 mi anterior
(publicada, en Enero), que en el terrible
desastre del dia tres ninguno de nuestros


Cooperadores tuvo que lamentar desgracias
personales de importancia; habiendo salido
ilesos milagrosamente cuantos se encontra-
ban en el lugar de la explosion, en el tiempo
de suceder 6sta.
Asi mismo salieron ilesos cuantos mucha-
chos y j6venes frecuentaban nuestro Orato-
rio en las escuelas diurnas 6 nocturnas; si
bien muchos de ellos llevados por ]a curio-
sidad se encontraban en el lugar del desastre.
Santander, 19 de noviembre de 1893.
Sr. D. Angel T,.i ;,i1;.
Barcelona.
*
*
aMUY Sn. iO0 Y DE MEI MAYOR
RESPETO:
No encuentro palabras para dar gracias a
Maria Auxiliadora por la protecci6n que nos
ha dispensado en la, espantosa catastrofe do
ayer tarde.
En medio de mi terror todo lo esperaba
de Ella, y bien pronto pude convercerme de
que no se verd confundido quidn en Ella pone
today su conflanza. Mi Madre, nuestros me.
jores amigos, nuestra familiar toda se habiaa
salvado. Dios habia protegido nuestra hu-
milde habitaci6n de una manera especial, ii
un cristal roto. El retrato de Don Bosco de
tamaiio natural, que con gran satisfacci6n
ostentamos en ella y la imagen de su Virgen
Maria Auxilio de los Cristianos, colocada
en el sitio en que estamos siempre, han sido
nuestros favorecedores.
Dios se apiade de nosotros hacendo creceio
mas y mas la devoci6n & Maria Auxiliadora
en esta ciudad, para que Ella nos proteja
apartando do nosotros todo g6nero de males.
De U. q. y h. s. q. b. s- m.
CANDIDA PERUELA
Cooperadora Salesana.'


Hemos recibido varias declaraciones mas
de personas que reconocen deber a Maria
Auxiliadora el haber litrado sanas y salvas
de la susodicha catastrofe.
Para no ser prolijos baste apuntar aqui
sus nombres: Matilde, Enriqueta y Leonor
Aguiar, Concepci6n Gallo Pacheco, Rosa
Arrarte, Maria L6pez Doriga, Margarita y
Josefa Landa.

-Caracas, 29 de junio de 1893.
En los meses de diciembre y enero pr6xi-
mos pasados mi tio el selor Manuel A. San-
chez estaba, postrado en el lecho del dolor
por una grave enfermedad del higado, y los
ilustrados facultativos que le asistian decla-
raban que el caso era de bastante riesgo.








- 28 -


En una comuni6n que hice en la capilla
de la Santisima Trinidad de esta ciudad me
vino -la idea, en vista de lo desesperante
del caso, de acudir A Maria Auxiliodora pi-
di6ndole la salud de mi tio, tan preciosa por
ser 61 padre de familiar; y luego propuse
A su esposa 6 hija rezar una novena.
Acogida por 6stas mi indicaci6n, colocaron
entire las almohadas del enfermo una me-
dalla de Maria Auxiliadora y a los cinco
dias de la novena, que le rezaban con el fer-
vor que les inspiraba su just a flicci6n, em-
pez6 la mejoria de mi tie, hasta que pudo
dejar la cama y entregarse 6 sus occupa-
ciones.
La familiar desde entonces ha tornado de-
voci6n por Maria Auxiliadora y tiene en
ella un refugio en sus tribulaciones.
LUIS RAFAEL ROMERO
Seminarista.
/ 1
Mi hermana Victoria hacia cinco anos ve-
nia padeciendo de una enfermedad como La-
zaro en las manos: en tal estado acudi a
Maria Auxiliadora, ofreci6ndole una novena
y publicar el favor en el Boletin, si se dig-
naba dar la salud a mi pobre hermana.
IfSoy estd completamente buena!
i Gracias infinitas 4 tan buena Madre !
BLASINA RODRIGUEZ DE LE6N
Caracas, mayo 31 de 1893.
*
Curacion obtenida por interce-
sion de Maria Auxiliadora. Seis
anos sufri6 un hermano del que suscribe una
terrible dispepsia y su estado, sin poder to-
mar ni afin una tasa de caldo, sin que le
hiciesen efecto los remedies, sin tener fe en
los facultativos, A quienes rechazaba, era el
mas triste y lamentable. En tal situaci6n
acudi a la que es Consuelo de los afligidos,
a Maria Auxiliadora, le reed una novena y
le ofreci publicar en el Boletin Salesiano la
gracia, que esperaba alcanzar.
i Loado sea Dies! i Bendita sea mil veces
Maria! La oraci6n fu6 oida: esto pasaba en
setiembre del aio anterior: mi hermano re-
cuper6 la salud, y hasta la fecha se hall
como si jams hubiese tenido quebranto al-
guno. Va ya A cumplirse un afio de este
favor, quo juzgo milagroso: no tengo palabras
para agradecerlo y ruego a los amantes de
Maria me ayuden 6 darle las gracias.
M. P.
Caracas, 31 de agosto de 1893.
*
Sn. DIRECTOR DEL BOLETIN SALESIANO.
Muy senior mfo. Conviniendome que se lle-
vara & cabo, cierto asunto que farecia dificil
de efectuarse, me dirigi A Maria Auxiliadora,


y le prometi hacer pifblico mi agradecimiento
en caso de escuchar mi petici6n.
Habiendo obtenido la gracia que solici-
taba ruego 5 usted se sirva estamper 6sta
en el Boletin.


De U. af.mo y SS.

Barcelona, Enero de 1894.


I. P. DE B.


**
M6jico, Noviembre 15 de 1893.
Muy senior mio: Poco hace que atac6 6
uno de mis hijos una inflamaci6n intestinal,
tan fuerte que el Doctor no le di6 esperan-
zas de mas de uu dia de vida.
Sobrevin6me tambi6n 6 mi la misma en-
fermedad, que parecia epid6mica.
Imploramos de todo coraz6ni Maria Au-
xiliadora y ambos obtuvimos la salud.
Sumamente agradecidos y para darle te-
stimonio pfiblico de nuestro reconocimiento,
ruego d V. se sirva publicar la present en
el Boletin Salesiano.
Soy en atento y s. s. q. b. s. m.
PEDRO MAUR"EL.






BUENOS AYRES


LOS PRIMEROS HIJOS DE DON BOSCO


Testimonio de amor y gratitui.d
al R. P. .Santiago Costemaggxia
en sus i bodas de plata.


Se nos loena el pecho de suave gozo al
ver en derredor de nuestro Padre (el sacer-
dote D. Santiago Costaniagna) un select
numero de admiradores y amigos, que con-
fundi6ndose con los hijos y las infantiles
turbas de alumnos, 4 porfia le tributan las
expresiones de estima y afecto, de que re-
bozan sus corazones. Con raz6n hemos ce-
dido a ellos la palabra, pues mas les con-
viene A sabios escritores y eruditos publi-
cistas ensalzar hoy al Sacerdote, al Director
y al Maestro, que 4 pobres y tiernos niios,
que apenas en la mas secret intimidad
podrian decirle algunas palabras de carillo.
Pero, despu6s de aplaudir con entusiasmo y
regocijarnos por los elogios que a 61 se han
prodigado, sentimos la imperiosa necesidad
de aiadir algunas palabras, que no seria







- 29 -


possible encomendar A otra lengua ni d otra
pluma que & la de los hijos de tan querido
Padre.
Nuestra mirada descubre una caracteristica
especial en nuestro Superior, un titulo el
mas saliente, y nuestro pensamiento se con-
centra en un nombre que lo dice todo, es
la mas pura de sus glorias y forma todo su
santo orgullo. < Soy Hijo de Don Bosco, >
nos parece oirle repetir en el fondo de su
alma; y nosotros, baciendo eco a su intimo
sentimiento, le repetimos: < Ensalzamos hoy
en Vos al Hijo de Don Bosco. >> Esta sola
frase tiene para nosotros el sonido mds dulce
y arrebatador. i Oh lo que vale esa pa.
labra, lo que recuerda ese titulo!... Es el
distintivo de vuestra vocaci6n, el compendio
de grandes hazaias, la sintesis de la mds
ben6fica misi6n y el resume de todo un
apostolado.
Fu6 vuestra piadosa madre quien os hizo
conocer a ese var6n de Dios y os lo hizo
amar: ella os pint6 con los mas vivos co-
lores la felicidad devarios nifios, que ya se
habian entregado a ese bondadoso Padre;
ella misma os ofreci6, cual otra Ana a su
pequeio Samuel, en ese nuevo Tabernaculo
del Seior, el Oratorio. Visteis a Don Bosco,
y 61 form sobre su tierno discipulo los mss
hermosos designios: aprendisteis a amarle
come un hijo al padre, y este amor se tras-
form6 muy luego en vocaci6n Salesiana. Sa-
muel, en su inocencia, confundia la voz de
Dios con la del sacerdote Eli (muy parecida
es, a la verdad, la voz de Dios a la de sus
ministros) y a 61 corria: asi Vos, oyendo
repetirse el Ilamamiento divine, corristeis 6
Don Bosco con filial confianza y generosa
prontitud, y 61 os ensefi6 aceptar con fir-
meza y corresponder con fidelidad 6 la di-
vina vocaci6n.
Este es el origen, divino y human a la
vez, de las vocaciones. Dios que habla inte-
riormente a un ministry suyo, que cual Sa-
cerdote y Profeta enseila a discernir ese lla-
mamiento. Pero las grandes vocaciones tuvie-
ron un segundo caracter divine, que les
did temple robusto y fecundidad asombrosa.
Alistado el joven Santiago en las filas del
Ap6stol de la ninez, se convierte su feliz
pueblo en nueva Betania, y la casa de Costa-
magna es otra casa de LAzaro 6 de Cana,
donde Don Bosco, despu6s de haber predi-
cado a esa poblaci6n sedienta de verle y
oirle, se sienta A frugal mesa servida por
aquella dichosa madre y un digno hermano.
Alli fu6, querido Padre, donde se puso el
sello divino A vuestra vocaci6n con la c6-
lebre 6 instantAnea curaci6n de una anciana
tullida. Visteis entonces el poder sobrena-
tural de la bendici6n del siervo de Dies,
quien quitando las muletas a la enferma al
punto la hizo caminar Agilmente ante la
muchedumbre de pueblo, que se agolpaba
en los umbrales de aquella casa afortunada.


En aquellos instantes experimentasteis lo
que los discipulos de Jesfis al presenciar el
milagro de las bodas de Cand; se afirm6
vuestro coraz6n en la fe y en el amor para
Don Bosco: vuestra vocaci6n ya era per-
fecta.
Si, no titubeamos en afirmarlo, Don Bosco
supo atraerse los corazones de sus primeros
hijos con la misma fuerza con que el Divine
Redentor llevaba en pos de si las turbas
arrobadas, vinculaba los corazones de sus
discipulos y se enseioreaba de la voluntad
de los Ap6stoles para trocarlos en confe-
sores de la fe y martires do su Evangelio.
Esa fuerza era la caridad, y esa caridad es
la vocaci6n salesiana.-
Don Bosco supo hacerse amar con aquel
amor que penetra las almas, asimila varies
pensamientos y confunde en una distintas
voluntades: el ideal de D'on Bosco se in-
gertaba en sus hijos per el amor: ellos pen-
saban come Don Bosco, amaban y querian
todo cuanto Don Bosco indicaba desear 6
querer. Y come el Padre ostentase doquiera
el hermoso lema de la caridad << Da mihi
animals caetera tolle : Dadme almas y llevaos
lo demas; > asi sus hijos amando a Don Bosco
amaban en 61 6 las almas, y con noble sacri-
ficio se consagraban 6 la salvaci6n de la ju-
ventud pobre y abandonada. Los hijos, pues,
de Don Bosco han salido de su coraz6n, son
un destello de su amor por la nifiez desva-
lida, la encarnaci6n de su ideal, su misma
misi6n personificada.
Aun no habia Don Bosco trazado su plan
de acci6n ni formulado las bases del Insti-
tute Salesiano, cuando sus primeros Hijos
vislumbraban ya en las prof6ticas palabras
del Padre, lean en su risuefio semblante y
bebian en su expansive coraz6n, la belleza
y fecundidad de la vocaci6n salesiana. Lan-
zAbanse con juvenile arrojo per doquiera Don
Bosco les seilalaba campo para trabajar,
y desde luego vi6ronse surgir numerosos
Oratorios festivos, Asilos y Talleres, Colegios
de ensefianza, Colonias agricolas y Semina-
ries; y A la cabeza de establecimientos tan
importantes veianse algtfnos Sacerdotes no-
veles, j6venes estudiantes, mozos imberbes:
tales eran los primeros Hijos de Don Bosco.
Nuestro siglo, frio calculador y A la vez
apasionado egoista, no sabe explicarse'este
hecho. 1l, que reniega de todo influjo sobre-
natural y procura convencerse de que la ma-
teria lo es todo y que al hombre s61o un placer
sensible 6 un inter6s material puede mo-
verle, pasmase al ver esta Obra tan colosal,
que empieza con trazas tan extraias, y en-
carindose A solas, era con un estudiante,
era con un joven maestro de taller, le pre-
gunta: < Qu6 recompensa te promote Don
Bosco? Almas y Paraiso; h Con qu6
placeres y satisfacciones te brinda ? Con
los del Cielo? Qu6 es lo que to tiene
firm en este oficio y en este lugar ? La







- ;7O -


voluntad de Don Bosco; gY qui6n es
Don Bosco? 10h! (con inefable compla-
cencia contest) Don Bosco es mi Padre!...
Yo soy, hijo de Don Bosco..... Don Bosco,
pues, no es tan s6lo Ap6stol de la juventud,
como se le ha llamado, mejor podria apelli-
darse el gran Patriarca de nuestro Siglo,
pues su apostolado es una spiritual filia-
ci6n, prodigio de la caridad de Jesucristo
en un siglo material y egoista. Este hecho
realize y hace brillar a la faz del mundo
las palabras del sagrado texto que encabezan
estas lines: O quam pulchra est casta gene-
ratio cum claritate..... Oh qu6 bella es esta
generaci6n de la caridad pura de Don Bosco
que cual rayo ardiente y luminoso del sol
traspasa los corazones de sus primeros disci-
pulos y los hace Hijos suyos!
Ruge la revoluci6n cual hiena y braman
como leones los corifeos de las sectas en
torno del naciente Oratorio de Don Bosco;
se ordena que 6ste sea vigilado come conspi-
rador y enemigo de la Patria, trimanse ale-
vosas insidias contra sus Hijos. Pero Dios
esta con Don Bosco, y la Virgen Auxilia-
dora le cubre a 61 y a los suyos con su manto
maternal. Si6rranse entretanto los Conventos
y Casas religiosas, y Don Bosco abre la
suya; se proscriben los votes, y Don Bosco
recibe el juramento de fidelidad de sus Hijos
sin que nadie lo advierta.
I Oh fechas eternamente memorable En
1865, cuando los falsos amigos de la libertad
de Italia forjaban el fatal decreto de la ex-
tinci6n legal de las Comunidades religiosas,
Don Bosco recibe la profesi6n de votes, de
los 22 campeones que en el period de
22 alos habrian de multiplicarse hasta 1222
Salesianos cuantos pudo contar el Vene-
rable Fundador al t6rmino de su peregri-
naci6n. i Admirable fecundidad!
Discipulos A la verdad muy dichosos fueron
aquellos, que pudieron reclinar su frente
sobre aquel peeho encendido en amor santo
por las almas 6 inspirarse en eso coraz6n,
vivo retrato de la dulzura y mansedumbre
del Divine Maestro.
Nosotros os saludamos, Primeros Hijos de
Don Bosco y amados Superiores nuestros, y
al celebrar la vocaci6n y el sacerdocio de
nuestro Director, la mente y el coraz6n
vuelan, vuelan hasta vosotros que le prece-
disteis y acompafiasteis siguiendo generosos
las huellas del comdn Padre. I Qu6 suave
resuena en esta fiesta el, nombre de DON
RUA primogdnito de nuestro Venerado Fun-
dador! Monsefor Cagliero, Monselior La-
sagna, MonseiiorFagnano, Don Cerruti, Don
Durando, Don Lazzero, Don Lemoyne, Don
Francesia, Don Albera, Don Belmonte, Don
Barberis; bellas alas de Don Provera, Don
Bonetti y Don Savio, recibid nuestros pa-
rabienes!... Vosotros, hijos del coraz6n de
Don Bosco, subisteis el Tabor y bajasteis al
Getsemani juntamente con vuestro Maestro,


dividiendo con 61 los goces y las amarguras
y bebiendo en un mismo caliz; y luego os
sentasteis ya a su lado, ya en sa lugar para
dilatar y perpetuar la Obra del Padre y
Maestro.
Alej6se en efecto nuestro Padre: Don
Bosco, despuds de haber irradiado por el
mundo entero los mas puros resplandores do
su santidad, despuds de encender en un sin-
nfimero de almas el amor hacia lajuventud
desvalida, recibi6 su gloriosa corona. Los
hijos se ban convertido en padres de nume-
rosas. generaciones, y las mas populosas
ciadades de Europa y de Am6rica cuentan
ya un centro Salesiano. La Obra de Don
Bosco ha sido el grano de mostaza que so
ha convertido en arbol frondoso y copudo,
a cuya sombra se cobijan millares y millares
do niiios. La Obra Salesiana, en este as-
pecto, podria llamarse la Obra de los Hijos
de Don Bosco. Todos reconocen en estos
Hijos las facciones caracteristicas del Padre,
y como a 61 los aman y los veneran. En
este amor y veneraci6n estriba la perpetuidad
y prosperidad de la Obra salesiana.
Don Bosco comprendi6 que el vinculo
principal que Dios puso en la primitive so-
ciedad, la familiar, es el amor; y este amor
de padre, de hijos y de hermanos lo infundi6,
santificado, en su Instituto de tal manera
que today Casa Salesiana debe presentar el
aspect de una ordenada familiar en la quo
la caridad es reina absolute. Desde estos
centros la caridad difunde sus rayos en todac
las classes sociales, convidando los pequelios
hijos del pueblo para que se acerquen.6 re-
cibir sus beneficios, y conmoviendo los co-
razones de los ricos y pudientes en favor de
aquellos nifios menesterosos que ampara.
Este plan Don Bosco lo realize admira-
blemente, disponiendo que cada una de sus
casas fuese centre de Cooperadores, quo 61
solia llamar sus buenos amigos.
De aqui se deduce lo que son nuestras fies-
tas de familiar las fiestas salesianas. Indi-
cando lo que son los Hijos de Don Bosco,
y lo que Don Bosco fu6 para sus Hijos,
despi6rtase en nosotros el amor hacia aqu61
y 6stos; so fomenta en las Casas Salesianas
el amor filial principle de today sana y
amable educaci6n; el espiritu de Don Bosco
se conserve entire sus discipulos y vive en
ellos perpetuamente. De tal modo cobra
siempre nueva vitalidad esta Obra para la
salvaci6n de tanta niiiez desvalida, que
quizas nunca conoci6 el dulco vinculo del
amor paterno y filial, y aqui viene a expe-
rimentarlo santificado por la Peligi6n.
Y al paso que los hijos en estas fiestas
expresan su cariio al padre y Superior, ve-
mos al mismo padre tomar de la mane a
ninios y, 6 la manera de Don Bosco, pre-
sentarlos a los bienhechores y, amigos, ense-
iihndoles 6 cumplir con 6stos el deber de
la gratitude.







- 31 -


Vosotros lo veis, Seiores: aqui frente 6
frente hdllanse representados todos los ele-
mentos que constituyen, de diez y seis aiios
acA, la grande familiar de Don Bosco en esta
ilustre Capital, en este segundo Valdocco
que es Almagro. Qu6 hermoso espectaculo!
Rodeando 6 este antiguo Hijo de Don Boco
y Superior nuestro en este dia de sus Bodas,
vemos por un lado Cooperadores generosos
que con sus socorros y limosnas nos ayu-
daron 6 levantar estos edificios para asilar
a tantos niiios pobres y desamparados: por
otro lado reconocemos un escogido nfimero
de Antiguos Alumnos que representan miles
y miles de j6venes, que recibieron en este
Colegio civil y religiosa educaci6n. Un im-
perioso sentimiento de gratitud hoy los trade
ante su antiguo Director y Padre, y este
acto demuestra la rectitud y delicadeza de
su animo. Los Directores de las Casas Sa-
lesianas de San Nicolas de los Arroyos,
de << Mater Misericordie, > la Boca, Sta. Ca-
talina, La Plata, Rosario, Bahia Blanca
y Mendoza, atestiguan con su presencia el
desarrollo que la Obra de Don Bosco alcanz6
en esta feliz Repfiblica, rica de tantos otros
Institutes de caridad.
En esta amorosa familiar, cuyo centro hoy
vemos ocupado por nuestro Vtndo. Pastor
y Padre, el Excmo. Senior Arzobispo, in-
,igne protector de los Salesianos y el mds
:ntiguo Bienhechor de Don Bosco en Ame6-
rica, se reconoce hoy el poder de la caridad
que une tantos corazones. Una dulce y con-
movedora palabra resuena en los labios sin-
ceros de tantos j6venes y nilios: Amor y
gratitude al Hijo de Don Bosco Otra pa-
labra mis elevada y solemn hace eco a esta
primer y es la do nuestro Superior que
componiendo esas felicitaciones en boca de
sus nifios, los hace, repetir: Veneracid6
y amor d nuestro cariioso Prelado; honor y
gratitude d los amigos de Don Bosco Luego,
juntando nuestras voces, con el coraz6n hen-
chido de santo gozo hemos do exclamar:
<< Gloria a Don Bosco y d sus antiguos
Hijos que hacen reinar en nosotros la ca-
ridad de Jesucristo : Inmortal es su memorial,
torque su generaci6n es conocida ante Dios y
ante los hombres.
JosI VESPIGNAKI,
Sac. Salesiano.


HISTORIC DEL ORATORIO DE S, FRANCISCO DE SALES



CAPiTULO XIV.

Las Lecturas Cat6licas en los Estados Pontificios.
Circular del Emo. Cardenal Vicario. Fiesta en
honor de Pfo IX. Los estudiantes de la casa del
V. Cottolengo en el Oratorio de S. Francisco de Sales.
La guerra de 1859 y una inspecci6n. Hijos do
soldados franceses en el Oratorio. Don Bosco en
Colegno. Subvenciones del Rey y del Gobierno.

Echadas las bases de la Sociedad de San
Francisco de Sales, segfin la idea de Don
Bosco y del inmortal Pio IX, asegurabase
la suerte do infinitos niios pobres en lo pre-
sente y en lo por venir. Fu6 6ste cierta-
mente un motive de gran satisfacci6n para
el Oratorio; pero no fu6 el linico pues que
hablando Don Bosco con Pio IX.sobre las
Lecturas Catdlicas, Su Santidad manifest
tanto aprecio por ellas que di6 6rden a su
Vicario el Emo. Cardenal Patrizi, que en
una circular especial las recomendase d todos
los obispos y arzobispos de los Estados Pon-
tificios.
Public6se dicha circular el 22 de mayo, y
la reproducimos aqui como prueba de la be-
nevolencia y estima con que Su Santidad
Pio IX distinguia dicha publicaci6n.

ILUSTRE Y REVDO. SI.:
Es un hecho palmario que hombres per-
versos procuran empefosamente desmoralizar
6 los pueblos a fin de conseguir los inicuos
intentos que persiguen. Entre los medios de
que al efecto se valen uno do los mas po-
derosos es la difusi6n de libros 6 imdgenes
detestables y frecuentemente contrarios a los
dogmas de nuestra santa religion. No siem-
pre esto so manifiesta sin reboso, sino quo
encubierto con sutil hipocresia se adorna con
estilo ameno y florido, y bajo pretexto de
tratarse arguments interesantes y agrada-
bles pasan de mano en mano produciendo,
con el veneno que encierran, los mis fu-
nestos resultados. Y no ocurre esto tan s6lo
en las ciudades populosas, sino aun en villas
y aldeas apartadas, donde la antigua y pia-
dosa costumbre de lectures de Historia Sa-
grada 6 de otros libros recomendables es
ahora sustituida por lectures inmorales y
corrosivas.
Pero como los buenos cat6licos jams ha-
yan dejado do resistir a los esfuerzos de los
impios, para combatir el mal que deplora-
mos, se ha establecido una sociedad de
doctas y piadosas personas tanto laicas come
eclesidsticas quo c-a.-'I'.'u mensualmente






- 32


Lecturas Cat6licas, las cuales por la varie-
dad de los arguments y claridad de estilo
puedan ser de aceptaci6n general. El fin
esclusivo de ellas es tratar de que se con-
serve integra la fe y puras las costumbres
entire los cat6licos y aumentar el respeto y.
amor debido a la persona del Sumo Ponti-
fice, Padre universal de los files.
Atenta siempre Su Santidad al bien de
sus hijos y conocedora de las grandes ven-
tajas que se obtienen en los lugares donde
se han difundido estas Lecturas, ha apro-
bado y aplaudido la idea de introducirlas
en los Estados Pontificios, y me ha autori-
zado para que invite A los Arzobispos y
Obispos de estos Estados a sostener tan her-
mosa obra y & difundirla en todos los pun-
tos correspondientes de sus respectivas ju-
risdicciones.
Asi, pues, en cumplimiento del deseo de
Su Santidad pongo esto en conocimiento de
V. S. Ilma. y Revma. y le ruego tenga (t
bien aceptar los sentimientos de particular
estimaci6n con que beso cordialmente la
mano de V. S. Ilma. y Revma.
COSTANTINO, Oard. Vicario.
Roma, 22 de mayo de 1858.
Esta carta circular produjo el efecto de-
seado; pues que desde aquel dia las Lectu-
ras Cat6licas comenzaron A difundirse no
s6lo en los Estados Pontificios sine tambi6n
:on casi todas las di6cesis de Italia, porque
siguiendo el ejemplo del Vicario de Jesu-
cristo muchos obispos las recomendaron 6
los parrocos de sus di6cesis respectivas, y
6stos 6 los fieles. De aqui so siguieron dos
ventajas; el bien spiritual de mayor nil-
mero de almas, que con ellas se instruian y
se animaban 6 la virtud, y un beneficio par-
ticular para nuestro Oratorio, como quiera
que creciendo el numero de personas abo-
nadas 6 las Lecturas tfvose por una part
trabajo con que ocupar 6 los nifios de los
talleres tipograficos y de encuadernaci6n y
por otra una m6dica ganancia que sirvi6
para albergar 6 otros nifios en el Oratorio
y proporcionarles educaci6n, alimento y ves-
tido.
No hablar6 aquf de las funciones eclesiAs-
ticas y de las comuniones, de las instruc-
ciones de catecismo y de las visits de dis-
tinguidos personajes, por haber ya tratado
de esto en otra ocasi6n, y me limitar6 a re-
ferir lo que merece especial recuerdo, como
es la fiesta que se celebr6 el 24 de junio de
1858 en honor de Pio IX en los Oratorios de
San Francisco de Sales de San Luis Gon-
zaga y del Angel Custodio. Como dicho
dia fuera festive de precepto quizo D. Bosco
que sus niios gozaran de la manifestaci6n


de la paternal bondad del inmortal Ponti-
flce. Dos cosas le habia concedido en Roma
el Vicario de Jesucristo: una indulgencia
plenaria para consuelo y regal de las almas
y una limosna para un desayuno de los ni-
fios de los Oratbrios. Advertitos, pues, en
la dominica precedent acudieron el 24 en
gian n-umero, confesaronse y comulgaron
para ganar la indulgencia plenaria y dadas
acciones de gracias tomaron entire vitores
entusiastas y agradecidos a Pio IX el de-
sayuno que con tan exquisite bondad habia
querido obsequiarlos, para demostrarles su
grande afecto. .
I La fiesta no pudo ser mas hermosa y a
legre. Un escritor de la Harmonia quo se en-
contr6 present public entonces el suelto
que va. continuaci6n:
< Todo lo que se refiere al Jerarca Su-
premo de la Iglesia es objeto de interns para
los buenos cat6licos; y por tanto les sernA
grato tener noticia de la fiesta que acaban
de celebrar los Oratorios de San Francisco
de Sales, de San Luis Gonzaga y del Angel
Custodio en Turin.
Hace pocos mess que como el sacerdote
D. Juan Bosco visitase en Roma al Santo
Padre, Su Santitad discurri6 afablemente
con 61 sobre los nifios de dichos oratorios yr
adem6s de darles su bendici6n, les concedi6
una indulgencia plenaria, para el dia en
que se confesaran y comulgaran al efecto, y
di6 cierta suma de dinero para que en este
mismo dia se les proporcionara un buen desa-
yuno, con lo cual se alentaran 1 la virtud
y 6 seguir asistiendo 6 las enseinanzas que
se les dan en los Oratorios.
El dia escogido para semejante funci6n
fu6 el 24 del corriente; y hallindonos en-
tonces presents en uno de estos Oratorios
"hemos tenido el placer de gozar de un her-
moso espectaculo. Cumplidos sus deberes re-
ligiosos aquellos buenos niios salieron de la
iglesia y se pusieron a cantar preciosascan-
ciones con que expresar su amor y devoci6n
al Santo Padre. Llenos de alegria y denuu-
ciando sus semblantes la dulce paz de sus
conciencias pasaron a tomar el susodicho de-
sayuno. Los aplausos y vivas resonaban und-
nimes. El content rebosaba en todos los
corazones.
En la tarde antes de retirarse A sus casas,
reuni6ndose apretadamente en torno de su
Director exclamaban: ; Gracias al Santo
Padre! ; Gracias Dios recompense su gran
bondad. Digale, senior Director, que le es-
taremos siempre reconocidos, que le amamos
de todo coraz6n, que le veneramos como 6
representante de Dios en la tierra y que
queremos vivir y morir en la Iglesia cat6-
lica. >


SCon aprobaci6n de la Autoridad Eclesiastica Gerente JOSE GAMBINO. Turin, 1894 Tipograffa Salesiana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs