Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00025
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00025
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Full Text



ANO I i.1 b mna ENR d1


BOLETIN


Quien recibiere A un nifio en mi
nombre, A mi me recibe.
(MATH. xvrin.)
Os recomiendo la nifiez y la ju-
ventud; cultivad con grande es-
mero su educaci6n cristiana; y
proporcionadle libros que le en-
senen a huir del vicio y A prac-
ticar la virtud.
(Pro IX.)
Bedoblad vuestras fuerzas a fin
de apartar A la nifiez y juven-
tud de la corrupci6n 6 incredu-
lidad y preparar asi una nueva
generaci6n.
(LEON XIII.)


SALESIANO


Debemos ayudar A nuestros her-
manos .:fin de cooperar A la
difusi6n de la verdad.
(III S. JUAN, 8.)
Atiende A la buena lectura, & laK
exhortacion y & la ensefianza.
(I TIMOTHY Iv, 13.)
Centre las cosas divinas, la mAs su-
blime, es la de cooperar con Dios
A la salvaci6n de las almas.
(S. DIONISlo.)
El amor al projimo, es uno de
los mayores y mas excelentos
does que la divina bonded
puede conceder A los hombres.
(El Doct. S. FRANC. do Sales)


--4( DIRECCION en el Oratorio Salesiano Calle de Cottolengo N. '32, TURIN (Italia) )$~-


SUMARIO.
Carta del Sac. D. Miguel Rua 4 los Cooperadores del Institute
Salesiano.
El Carnaval.
INGLATERRA. Consagraci6n de la Iglesia del Sagrado.Cora-
z6n de Jesis en Londres.
.ESPRAn. Nueva Casa Salesiana.
Ak.MBICA, Misi6n del Chubut.
ECUADOR. Viage. al territorio indigena.
TIERRA DEL FUBGO. Misi6n deo- San Rafael.
ERBPLBICA ARGRNTINA Buenos Aires. S. NicolIs de los Ar-
royos.
Gracias de Maria Auxiliadora.





DEL SACERDOTE D. MIGUEL RUA
Rector Mayor de la Pfa Sociedad Salesiana
i los Cooperadores del Instituto Salesiano


BETEM&n ITOS COOPERADORES:
Para teneros al corriente de lo que,
mediante la gracia de Dios y vuestros
auxilios, contindan haciendo los hijos de
Don Bosco, dejo ordinariamente la pluma
A los redactores del Boletin Salesiano.
Pero hay una 6poca del aio en la cual


creo necesario dirigiros directamente la
palabra, es a saber, cuando comienza un
nuevo ano. Me es entonces grato unirme
a vosotros para dar gracias al Sefor por
habernos conservado la vida.y asistido
con sus bendiciones y favors.
Por otra parte llega el caso de volver
atras la vista para advertir lo que se ha
efectuado en el afio anterior, con lo cual
se arraiga mis y mas la persuaci6n de que
la Obra Salesiana es la Obra de Dios, y
se excita mayormente la gratitud hacia PiL
por haberse dignado elegir tan humildes
instruments para derramar sus miseri-
cordias.
En el cuadro que os presentar6 ahora
podr6is notar el resultado de vuestra ge-
nerosidad y los motives que tengo para
estaros siempre reconocido.

Ampliaci6n de las Casas ya existentes.

Al hacer un bosquejo de las obras
efectuadas en el afio de 1893, mi pensa-
miento vuela ante todo a Roma, 4 lop
pies del Vicario de Jesucristo. Con el
prop6sito de festejar el jubileo episcopal
de S. S. Le6n XIII, se inaugur6 el Asilo
del Sagrado Coraz6n, completamente ter-


-------- ----------
I -- ~I~-~ -__ ___


' Pblicacidn mensual.


ilPI~S~i~d~~Jd(g~

~IZl ~-~


A10~ Ix..'N. 1


ENERO'de 1894







-2-


minado. Las fiestas solemnes que se ce-,
lebraron con tal objeto, fueron coronadas
con la consagraci6n del segundo obispo
Salesiano. Este asilo sera una de ]as
obras que mis contribuirAn a conservar-
el recuerdo de tan gloriosa fiesta. La
inscripci6n esculpida en mArmol, en el
atrio de aquella fabrica grandiose recor-
dari a la posteridad el nombre del sabio
Pontifice bajo cuyos auspicios se llev6 4
cabo, y servira g4 despertar la gratitude
hacia 61, de cuantos nifios lleguen & re-
cibir en tal asilo los ilefables beneficios
de una educaci6n cristiana.
Entre las obras que convenia hacer sin
demora indicaba el afo pasado en primer
lugar la iglesia del Sagrado Coraz6n de
Jesus en Londres. Viva es mi satisfacci6n
al verla ya terminada; porque si bien
me inspiran singular interns cuantas mi-
siones ha confiado la divina Providencia
4 los Salesianos, abrigaba un ardiente
deseo de que en Londres no nos faltase
lo que era verdaderamente indispensable
para mantener la 'fe de los que tienen
ya la dicha de poseerla, y para trabajar
eficazmeiite por la conversion de los que
no pertenecen ain al seno de la Iglesia
Cat6lica. El 14 de octubre serd una fecha
memorable en los anales de la Pia So-
ciedad; porque en tal dia el Ilmo. Sr. Ca-
gliero consagr6 la hermosa. iglesia del
Sagrado Coraz6n en el centro mismo del
anglicanismo. Bien comprender6is cuanto
serial mi consuelo al celebrar el Santo
Sacrificio por primer vez en esa iglesia.
Muy present os tenia entonces, amados
Cooperadores, y con toda la efusi6n de
mi alma lo ofrecia por vosotros, implo-
rando del Seilor sus gracias y bendi-
ciones.
Mientras se activaban los trabajos de
aquella iglesia nos era tambi6n menester
tender con particular cuidado la Casa
principal salesiana en Turin; y pues eran
tantas las solicitudes que recibiamos para
admitir otros nifios, fu6 necesario ensan--
charla con un cuerpo de edificio al lado
del Santuario de Maria Auxiliadora, y el
cual aun en construccin6 no podri con-
cluirse hasta el otoio de este afio.
La Casa de Ivrea, destinada en 1892
A ser un seminario de personal salesiano,
lleg6 bien pronto 4 ser estrecha a causa
del numero de j6venes enviados por Dios
a nuestro Institute. Siendo precise agran-
darla, comenzaronse los trabajos el 24 de
setiembre, y ya se ha bendecido la nueva


iglesia y ocupado parte de la nueva
fabrica. /
La casa principal de las Hijas de Maria
Auxiliadora, en Niza Monferrato, no era
tampoco suficientemente grande y fu6
menester edificar otra, como sucursal en
la misma ciudad.
Se han terminados los trabajos del co-
legio de San Benito en Parma y Ia iglesia
dedicada alli. al Sagrado Coraz6n. El nif-
mero de alumnos albergados en el co-
legio llega ahora a 200.
En Bordighera, cuya iglesia parroquial
estA a cargo de los Salesianos, se en-
sanch6 el colegio de las Hijas de Maria
Auxiliadora alli contiguo, para poder
educar un centenar de nifias pobres.
Grande es la importancia de este Insti-
tuto, cada dia mis pr6spero, en aquel
lugar donde de tiempo atras viene traba-
jando la secta protestante. Comenzaron
en Bordighera nuestras tareas, llamados
por el Cardenal de Verona, en 1891; la casa
era poco 4 prop6sito,para el fin pro-
yectado; pero restaurada y mejorada,
desde el 23 de noviembre pasado esta
concluida, gracias al Cardenal de Canossa,
quien la intitul6 Instituto de Don Bosco.
La casa de Treviglio so ha ensanchado
y ha aumentado el nimero de sus nifios,
merced a la caridad de los Cooperadores
de la misma ciudad.
Las casas de Francia ban conseguido
asimismo mayor incremento.
El Patronato de San Pedro en Niza
se ha dilatado con la compra de una casa
quinta y de un jardin adyacente: se, han
construido nuevos cuartos para los ser-
vicios que reclamaba el establecimiento
y una capilla para el Oratorio festive
de las Hijas de Maria Auxiliadora.
La Providencia ha intervenido de un
modo manifesto en favor de los pobres
nifios del Asilo de Dinan en Bretafia.
Faltaba local para acoger siquiera una
tercera parte de los que a 61 llegaban, y
bien que parecian insuperables las difi-
cultades con que se tropezaba para el
ensanche del mismo, 6stas desaparecieron
y el asilo de Jesus Obrero es ya doble-
mente mayor que antes, con la adquisi-
ci6n de una casa vecina.
En Lieja (Bl4gica) el n6mero de nifios
llega a 150, y pues se trabaja con toda
actividad la hermosa iglesia en honor do
Maria Auxiliadora, es de esperar que,
podri darse al servicio de los files en
el mes. de julio.





-3 -


No menciono otros trabajos de menor
importancia efectuados en diversos puntos.
Bastau los dichos para advertirlosgrandes
beneficios conseguidos mediante la ca-
ridad de nuestros insignes Cooperadores.

Fundaciones en 1893.
Antes do enumerar las fundaciones
hechas en el afio que acaba de expirar,
debo notar quo no ha sido possible acceder
a varias propuestas que con admirable
celo y desinterds nos han hecho algunos
de nuestros Cooperadores. Les renuevo
mis excuses; la falta de personal ha sido
- la fnica causa de ello. Con todo, unica-
mente en Europa so fundaron veintitres
casas y oratorios festivos, de los cuales
paso A hablar. -
Al tratar de 6stos es al propio tiempo
bien consolador comenzar por una fun-
daci6n debida a la voluntad expresa del
Sumo Pontifice. Me refiero al Instituto
de S. Le6n en Orvieto, el cual fud inau-
gurado en octubro, despuds de haber
tenido sus superiors el alto honor de
haberse postrado 6 los pies de S. S.
SLe6n XIII y recibir de 61 palabras de
paternal .bondad. Al trabajar ahora Ilenos
de aliento en aquel lugar, confian en que
bendecidas sus fatigas por el Vicario del
Sefior, no tardarin en producer excelentes
resultados. El. 7 do diciembre recibia
dicho Instituto dos preciosos regalos del
Padre Santo: un busto suyo y una
estatua de la Inmnculada Concepci6n.
Cediendo A reiteradas instancias, hemos
aceptado la direcci6n de un colegio de
primer y segunda ensefianza en la ciudad
de Tr6veris.
Con la esperanza de conseguir mayor
bien hemos fundado un asilo en Colle-
salvetti, dejando 61 de Luca que por la
estrechez del local no podia desarrollarse
convenientemente.
Queriendo una caritativa sefiora de
Trecate, en Novara, dotar de tiempo
atras a su patria de un colegio para
nifi6s pobres, ha visto por fin coronados
sus esfuerzos con la apertura do una
casa salesiana.
Hace tres afios quo Mons. David de
Conti Riccardi, actualmente arzobispo de
Turin, y entonces obispo de Novara, ani-
mado de gran interns por el bien de la
juventud, concibi6 el proyecto de fundar
en su sede episcopal un Oratorio festive
bajo la direcci6n de los hijos de Don


Bosco. Su traslaci6in a Turin no le per-
miti6 llevar cabo su pensamiento; pero
tuvo cuidado do realizarlo su celoso su-
cesor, como obra de santa memorial con
que se recuerde para siempre el Jubileo
Episcopal de Su Santidad. El susodicho
Oratorio fu6 bendecido el dia de la
Inmaculada Concepcion, quincuag6simo
aniversario de la fundaci6n de la Obra
salesiana.
Iace fan s61o un afio que se estableci6
el Oratorio de Nuestra Sefiora de la Mi-
sericordia, en Savona, y gracias al Cielo
y a la eficaz ayuda de nuestros Coope-
radores, bien que hubieron de vencerso
dificultades de mil g6neros con que el
enemigo de las almas procur6 destruirlo,
al present promote grandes consuelos
para el porvenir y se reunen alli cente-
nares de niios.
Las Hijas de Maria Auxiliadora abrie-
ron un colegio y un Oratorio festive en
Varazze y otro en Casal Monferrato. Mu-
chas son las niias pobres que concurren
a ellos, y llegan a unas trescientas las que
frecuentan el de Maria Auxiliadora en
Giaveno.
Ann cuando la casa de Mesina no
est6 terminada, el 8 de diciembre se abrio
alli un Oratorio festive para niios; poco
antes otro en San Gregorio cerca do Ca-
tania, y el 19 de marzo otro en esta fil-
tima cindad, fundado por el Emo. Car-
denal Dusmet, como homenaje al Santo
Padre en su fiesta jubilar.
El Institute salesiano de Mendrisio,
en Sniza, traslad6se ventajosamente a
Balerna, al mismo tiempo de aceptarse la
direction de un colegio de primer en-
senianza cerca do Gravessano.
La ultima vez que llegu6 6 los pies do
S. Santidad, con motive de su Jubileo
Episcopal, le pedi una bendici6n especial
para el establecimiento de una casa sa-
lesiana en Courcelles, no lejos de Paris.
El Sefior ha confirmado bondadoso la
bendici6n de su Vicario; y la casa de
Courcelles dotada de cuanto es necesario
por un insigne Cooperador Salesiano,
presta desde octubre grande beneficios
a los nifios de aquella poblaci6n,
Llamados de tiempo atrAs por el Obispo
de Montpellier A fundar una casa en la
ciudad de este nomlre, 6 instados por
nuestros Cooperadores de la misma, es-
tablecimos un colegio en una casa bien
situada con vasto jardin, que nos asegu-
raron podriamos pagar. con los recursos





-4-


que en tiempo oportuno se habrian de
recoger. Manifiesta era la necesidad de
trabajar alli en favor de los nifios pobres ,
y no. quisimos tardar mis largo tiempo
en acceder. La dominica in Albis bendijo
Mons. la casa y Capilla, y principiaban
los niios a acudir en buen ndmero,
cuando se advirti6 que no era facil reunir
la cuantiosa suma prometida al vendedor.
.El tiempo seilalado para el pago se acer-
caba mas y mas, y en la imposibilidad
de cumplir la promesa habia ya, escrito
yo al Director que se retirase, cuando
vino la Providencia en nuestra ayuda.
La persona que di6 el dinero para esta
piadosa obra no tard6 en ir A recibir el
premio en la eternidad.
Organizanse ahora los trabajos en una
colonia agricola en NizAs, a corta dis-
tancia de Montpellier; y el 29 de no-
viembre Mons. Cagliero de paso para
Espafia tuvo la satisfacci6n de bendecir
la primer piedra de la nueva casa.
En Lila y en Tol6n se han abierto
oratorios festivos para nifios pobres.
En Sevilla (Espafia) se abrieron escuelas
junto al Oratorio festive de la clase in-
digente, y fund6se ultimamente una casa
en Rialp, en la di6cesis de Urgel, 4 la
vez que las Hijas de Maria Auxiliadora
establecian escuelas y oratorio festivo
para nifias en Valverne, de la provincia
do Huelva.

Misiones.
El afio pr6ximo pasado ha sido de
gran progress para nuestras Misiones.
Bien que numerosa habia sido la expe-
dici6n de Salesianos y de Hijas de Maria
Auxiliadora a fines de 1892, Dios inspir6
a otras almas generosas el deseo de com-
partir los trabajos de los misioneros, y dos
nuevas expediciones se han hecho despuds
de la mencionada.
Parti6 de Turin la primer el dia de
Pascua, bendecida por el Ilmo. y Revmo.
Sr. Arzobispo David de Conti Riccardi,
y guiada por el Ilmo. Sr. Don Luis La-
sagna, que volvia 5 America no ya como
simple misionero, sino revestido del ca-
racter episcopal, por la bofdad de S. S.
Le6n XIII. Actualmente on el Brasil la-
menta no tener auxiliaries bastantes para
evangelizar a los salvajes de aquella
vasta repfblica.
La segunda parti6 tambidn con la ben-
dici6n del Ilmo. y Revmo. Sr. Arzobispo


el 3 de diciembre p. pdo. conducidos por
el Ilmo. Sr. Cagliero, quien con parti-
cular solicited mira por la Patagonia
Central, y deplora que en la Misi6n del
Chubut no hall mas que dos sacerdotes
salesianos.
Un pensamiento desconsolador asalta a
las veces al misionero salesiano al atra-
vesar aquellas inmensas Ilanuras y aque-
llas altisimas montaiias. Queriendo que
todas la pobres almas de tan extensas
regions participen del beneficio de la
divina redenci6n, no ahorra sacrificio al-
guno con tal objeto; pero con frecuencia
sus esfuerzos no produce mayores re-
sultados 4 causa de la escasez de auxi-
liares y de medios pecuniarios, mientras
ve pasar junto a 61 al pastor protestante
bien abastesido de todo para sembrar el
error. Oh cuin grande es el consuelo
que con vuestra caridad proporcionais al
Misionero! Monsefor Cagliero desea ar-
dientemente ver terminadas varias casas
6 iglesias que los Salesianos comenzaban
cuando 61 se dirigia a Europa. Sin enu-
merarlas todas. baste recorder la funda-
ci6n de la del Rosario de Santa Fe, done
multitud de nifas pobres r'eciben educa-
ci6n 6 instrucci6n professional bajo el
cuidado de las Hermanas de Maria Au-
xiliadora.
En Buenos Aires las mismas Hermanas
abrieron un Patronato en uno de los
barrios mis poblados, cerca de la parro-
quia de S. Telmo. Destinado para las
nifias de tierna edad, debi6 servir ademas
para personas adults necesitadas de
instrucci6n cristiana; y no bastaron las
instrucciones de los dias festivos, sina
que fu6 menester hacerlas cada dia.
El Inspector de las Casas Salesianas
de la Repdblica Argentina, Don Santiago
Costamagna, tuvo tambi6n el consuelo
de abrir este afio un Oratorio festive
para centenares de nifios que al]i se reunen
para sus recreos 6 instrucci6n conve-
nientes.
Las Hermanas de Maria Auxiliadora
que en diciembre de 1892 partieron para
Chile tienen ya 4 su cargo la educaci6n
de muchas nifias pobres.
En la Repiblica del Ecuador, no obs-
tante el sensible fallecimiento del R. P.
Angel Savio, hemos establecido una re-
sidencia en Cuenca, y poco hace que de
alli han partido algunos misioneros para
las tribus salvajes de Ivaros.
En M jico se han puesto los funda-






-5-


mentos de un vasto edificio para nume-
rosos nifios pobres y abandonados. Espe-
ramos que la caridad de nuestros Coope-
radores permitirA no tardar much en
concluirlo.
Os son conocidos lo esfuerzos de Mon-
sefior Fagnano, Prefecto apost6lico de la
Tierra del Fuego, para establecer una
nueva Misi6n en Isla Grande en la tribu
de los Onas. Todo falta alli; pero con-
flamos en la divina Providencia.
En Africa ban fundado una casa las
Hijas de Maria Auxiliadora, al mismo
tiempo que los Salesianos establecidos
en OrAn abrieron otra en Eckmhiill.
Estas son las principals obras llevadas
A cabo en 1893; y ellas manifiestan
cuAnto se ha dilatado el campo de tra-
bajo de los Salesianos.

Obras propiestas para el aflo 1894.

Conozco perfectamente los grandes sa-
crificios que se imponen A las veces al-
gunos de nuestros excelentes Coopera-
dores para sostener las obras que la di-
vina Providencia ha confiado A los hijos
de Don Bosco; y al pensar en ello yo
me siento conmovido. S6 que tennis con-
fianza en los obreros salesianos y no
dudAis de que vuestras limosnas son bien
empleadas en favor de la juventud pobre
y abandonada y en el sost6n de las Mi-
siones cat6licas. No obstante os dir6
cuAles son. las obras A que se destinarAn
preferentemente las limosnas que nos
proporcione vuestra caridad en este nuevo.
ano.
Merecen en primer lugar un socorro
las casas que A causa de su ampliaci6n
se ven-en cierta indigencia, y las que
sirven de seminarios para la formaci6n
del personal salesiano. Antes que un joven
llegue A ser maestro, asistente 6 mi-
sionero es menester educarle y gastar no
poco dinero en instruirle y proporcio-
narle cuanto es necesario para la vida.
Pero cuAnto consuelo para los bienhe-
chores, de estos j6venes cuando pueden
decirse A si mismos: iNo nos ha sido
possible educar personalmente A los pobres
y dar misiones A los salvajes, pero con
nuestras limosnas hemos conseguido estos
bienes!
SHemos, pues, obtenido una casa mis para
seminario en Lombriasco, la cual estA
al present en reparaci6u, no dudando


que serA obra grata A Dies y A nuestros:
bienhechores.
. Es tambi6n de desear que no tarden
en terminarse los trabajos del Instituto
de Castellamare de Stabbia, comenzado.
con ocasi6n del Jubileo Episcopal de
S. S. Le6n XIII.
Si bien al partir de Londres sintiera
la mAs viva gratitud hacia el Coraz6n
Sagrado de Jesus por habernos permitido
edificar alli una iglesia en su honor,
tenia sin embargo una espina 'en el co-
raz6n. Sentia ver A nuestros hermanos y
nifios en una estrecha casa sin patios ni
portales tan necesarios en el clima de
aquella ciudad. Hacia, por tanto, votos
muy ardientes para que junto A la iglesia
se pudiera edificar un vasto asilo para
recoger mayor ndmero de nifios pobres
y desamparados, que tanto abundan en'
aquella inmensa poblaci6n; votos son
estos que renuevo con frecuencia en el
altar de Maria Auxiliadora con la espe-
ranza de que inspire A alguna alma ge-
nerosa A proveer esta urgentisima nece-
sidad.
Entretanto heredero de los sentimientos
de Don Bosco con respect A las misiones,
miro con particular interns su desarrollo
y me propongo destinar A ellas cuantos
socorros pueda conseguir al efecto. Grande
seria mi consuelo si pudiera en este aiio
dar principio A las misiones del Paraguay..
Si habdis leido la relaci6n del viaje hecho-
por el R. P. Savio comprender4is el
inmenso bien que allf puede hacerse.
Tambidn deseo vivamente que se con-
cluyan pronto los trabajos de la gran
iglesia del Sagrado Coraz6n de Jesus en
San Pablo del Brasil, que ha de ser de
tanta utilidad para aquella populosa
ciudad.
Por much que ya se haya hecho, hay
que pagar crecidas deudas y queda no
poco que hacer.
Seria muy satisfactorio asimismo pu-
dieran emprenderse nuevas fundaciones
en aquella dilatada repdblica, donde tantas
son las necesidades, y especialmente, en
Pernambuco de donde nos llaman con
las instancias mAs encarecidas.

Agradecimientos y promesas.
No puedo poner fin A esta carta sin
daros antes los mAs cordiales agradeci-
mientos por cuanto hab6is hecho para
ayudar las obras salesianas en lo pasado










y por cuanto os dispon6is f hacer en lo
porvenir. Por muchas que hayan sido
las dificultades de los tiempos que corren,
nunca se ha disminuido vuestra caridad
y celo. Proporcionando ademas los re-
cursos para la reciente expedici6n de
Misioneros, hab6is querido contribuir a'
la propagaci6n del reino de Jesucristo y
ganar almas para el cielo por medio de
nuestras misiones. Vuestra generosidad
6 interns por la gloria de Dios, queridos
Cooperadores, nos llena de aliento el co-
raz6n y nos da nuevos brios para hacer
toda clase de sacrificios para trabajar por
el bien de las almas.
Profundamente reconocido os prometo
]as oraciones privadas y comunes de
nuestro Instituto. En todas las Casas Sa-
lesianas y especialmente en el santuario
de Maria Auxiliadora en Turin, cada dia
nuestros educandos os encomiendan al
Senior. Y si ]l ha asegurado hallarse
donde dos 6 tres ruegan en su nombre,
ciertamente lo estara en medio de esos
nifios, cuyas oraciones por sus bienhe-
chores no podran dejar de ser eficaces.
WTi olvidamos a nuestros Cooperadores
cuando han salido de este mundo, de-
seosos de que nuestros sufragios alivien
su suerte y les sirvan para llegar mas
pronto a la gloria.
Rogad vosotros, amados Cooperadores,
por quien se profesa siempre con el mayor
afecto vuestro obligadisimo y S. S.

MIGUEL' RUA
Sacerdote.





EL CIARNAVAL


Satanas, ha dicho un Santo Padre, es
im mono que se entretiene en remedar,
parodiar y contrahacer para el mal lo que
IDios hace para el bien.
Asi el diablo tiene su religion, sus reve-
laciones, sus ministros, sus sacrificios, una
verdadera iglesia satanica de error, tan
bien organizada a su modo como lo estA
al suyo la Iglesia de la verdad. Y pues
Jesucristo instituy6 en su Iglesia un
tiempo especial de santificaci6n y de aus-


teridades, que llam6 Ouaresma, el diablo
instituy6 otro de corrupci6n y de licen-
ciosos desahogos que viniese a ser como
su cuaresma, con el nombre de Carnaval.
Observando SardL y Salvany las sin-
gulares analogias que en orden inverso
se hallan entire una y otra cuaresma dice:
La de Cristo. tiene por base la mortifica-,
ci6n de la came, que es virtud durante
todo el afo, pero que en dicho santo
tiempo es obligaci6n. La de Satands se
fund en la satisfaccion de ella, 6 la cual
convida todo el afio, pero que la fomenta,
y estimula y enciende eneste tiempo de
in mode particular. Cristo en su cuaresma
nos llama al recogimiento del temple con
el atractivo de las divinas verdades que
alli se nos predican. Sdtanas nos abre
de par en par mil focos de corrupci6n,
donde la sensualidad groseramente exci-
tada ofrece incentive a todas las pasio-
nes. Cristo desde el primer dia nos con-
vida a mejorar la vida con el recuerdo
tremendo de la muerte. El diablo durante
el Carnaval se esfuerza en hacernos ol-
vidar la sabiduria de la muerte con las
mis insensatas locuras de la vida. Dice
el uno: Privaos hasta de llicito para
asegurar la posesi6n de los bienes eter-
nos.' Clanma el' otro: Gazad sin freno
hasta de lo vedado, siquiera nos trague
luego la eternidad, si es que existed tal
espantajo. Cuarenta dias dura ]a una:
poco mas 6 menos dura la otra, segun
lo que se apresuran los mundanos i an-
ticiparla. Concluye la primera con una
semana mistica enteramente consagrada
a sublimes recuerdos religiosos, coronada
con las inefables y dulcisimas alegrias
de Pascua. Concluye la otra con una se-
mana bAquica en que el escAndalo raya
en frenesi, manchada con el inmundo
recuerdo de las saturnales paganas, se-
llada con la asquerosa profanaci6n de un
dia santo convertido en dia de borra-
cheras.
La policia no Ileva registro mas que
de las inmoralidades que ocasionan.per-
turbaci6a del orden pdblico. Pero en los
registros de Dios, algo mas minuciosos
que los de la policia, una horrible esta-
distica de crimenes cometidos en esta
6poca del .aio nos sefiala una de las
causes mas influyentes del malestar so-
cial que nos corroe.
Las almas de fe, los corazones amantes
de Dios, los j6venes honrados, los padres
de familiar' dignos de su alta misi6n, las


-- Ci'-
--









doncellas celosas de su decor, todos los
verdaderos cristianos deben aborrecer
tanto mas esta monstruosidad cuanto es
mis bella la mascara con que intent
cubrirse. i Qu6 ninguno de los cat6licos
la favorezca ni con uu acto de su per-
sona, ni con un c6ntimo de su bolsillo!
SQu6 nadie se deje engafiar por vanos
pretextos de benelicencia!
Un nuevo c6digo, una nueva moral,
otro dios, otro culto parece haberse pro-
clamado en los dias de Carnaval. Todo
se encuentra entonces tolerable, todo se
dispensa ficilmente, como si Dios y la
Iglesia hubieran abdicado en tales dias
su soberana autoridad sobre las costum-
bres y las conciencias. Ataques 4 la reli-
gi6n en groseras parodias hasta de sus
mis augustos misterios; ataques al pudor
y d la honestidad hasta en las calles y
plazas mis concurridas. Oristo Dios puede
asomarse a ese espectaculo repuguante,
y exclamar an;ustiado: I Son esos, los
hijos que yo redimi con mi sangre, llam6
con mi gracia y sell con mi bautismo I

Homenaje de desagravio.

El Carnival con ser tan malo y funesto
puede Ilegar a hacerse por los buenos
menos doloroso si de 61 se valen para
honrar mis rendidamente a Dios en tales
dias.
Solian los hijos de la Iglesia en los
primitives tiempos de ella, dedicar en
obsequio de Jesucristo aquellos mismos
objetos que antes habian empleado en
honra de los falsos dioses. Asi muchos
templos que fueron construidos por Sa-
tanas, sirven hoy para Dios, la Virgen
y sus Santos, desde el moment en que
arrojados de ellos los idolos que los ocu-
paban, los santific6 la Iglesia y los hizo
templos de la verdad. Y muchos mAr-
moles y piedras preciosas adornan hoy
os altares de Cristo, que en un princi-
)io sirvieron para sus eneinigos. Esta es
Trecisamente la mas bella hazaiia del Sal-
ador; haber logrado que sirviese para
,u gloria aquello mismo que servia para
lacerle guerra.
Ahora bien: el Carnaval ha sido traido
al mundo por el enemigo de Dios y de
las almas para hacerle guerra ., El y co-
rromper y causar la desventura eterna
de ellas. Es un ignominioso recuerdo
gentilico y un ingerto de paganismo en
la sociedad cristiana. Es como el temple


en que el demonio recibe las adoraciones
de los suyos, donde los engafia y seduce
con falsos halagos, donde reina sobre
una porci6n innumerable de corazones
que pretend conquistar para el inferno.
Seria, pues, en cierto modo cristianizar
el Cai'naval si se lograra que este tiempo
de disipaci6n y de escandalos fuera para
muchas almas tiempo de mayor fervor
para reparar los ultrajes hechos A Dios.
La Iglesia ha destinado los tres dias
filtimos de Carnaval a la adoraci6n so-
lemne del Santisimo Sacramento. Cuanto
es mis bullicioso y fren6tico el culto que
tributan los mundanos A su also dios,
tanto debe ser mAs amoroso y rendido
el desagravio que ofrezcamos nosotros A
Jesus Sacramentado.
Acudid, pues, al temple done se halla
expuesta su Majestad, dad limosna para
que sean espl6ndidas las funciones de
aquellos dias, lucida la iluminaci6n, ricos
los adornos, escogido el canto y nume-
rosa la concurrencia. Trabajad para que
no sea menos honrado el verdadero Dios
entire los suyos, de lo que lo es Satands
por sus infelices seguidores. El Coraz6n
de Jesus se inclinarA mis amoroso que
nunca A esos files amigos suyos desde
su escondido tabernAculo, para agrade-
cerles y recompensarles con nuevos done
de su caridad esas muestras que se apre-
suran a darle de reparaci6n y desagra-
vio; el Coraz6o de Jesds los consolara
en sus aflicciones y los premiara sobre
todo con largueza en su gloria.

I i I I I I. I I I ,I U 14 i, 1 I i i ii .. 1. 1 i 1 ,i 'i.


INGLATERRA


Consagracidn de la iglesia del Sagrado Corazin de Jesis
en Londres.
La consagraci6n de la iglesia del Sa-
grado Coraz6n de Jesus en Londres hari
6poca en los anales de aquella capital.
Erigir una iglesia en honor del Sagrado
Coraz6n en el foco mismo del anglica-
nismo, donde no se reconoce al Sumo
Pontifice como Jefe de la Iglesia de
Oristo, raya en prodigio.
La Santa Ecritura nos dice que luego
que el rey Salom6n hubo concluido el tem-
plo monumental de Jerusal6n y lo lhubo de-


__







-8-


dicado 6 Dios con la mayor solemnidad,
una densa nube que figuraba la gracia y
bendici6n del Cielo, rode6 aquel edificio
sin igual, y que todos los fieles postrdn-
dose reverentes en tierra, adoraron al
Sefior y alabaron su infinita misericordia.
Los cat6licos de Londres que 4 me-
diados de octubre concurrieron a las ce-
remonias de la consagraci6n 6 inaugu-
raci6ni de la iglesia mencionada, han
orado a su vez llenos de santo jdbilo re-
conociendo las
bondades y miseri-
cordias del Sefor.
Bueno y miseri-
cordiosoes el Seiior
que particular-
mente en este siglo
ha llamado 4 tan-
tos hijos de aquella
isla al seno de la
verdadera Iglesia;
que consuela a los
cat6licos con ver
erigirse en todas
parties iglesias pu-
blicas en que ce-
lebrar los oficios
divinos, con ver _
restablecerse la ge-
rarquia cat6lica
con obispos, arzo-
bispos y cardena-
les, con ver ya edi-
ficada esta iglesia
tan simpdtica 6 to- = -
dos los fieles, y -------
la cual es como
una prenda de ma- Fachada de la iglesia del
yores bendiciones
con que Dios se
dignara favorecer y regular 4 la antigua
isla de los Santos.
Saben ya nuestros lectores que esta
iglesia es sobre todo un tesoro de subi-
disimo valor para el barrio de Battersea en
que esti situada, el cual tiene unos 20000
habitantes, y de ellos com6 2000 cat6licos.
Los Salesianos 4 quienes cabe la glo-
ria de haberla edificado y de servirla,
tienen fundadog motives para esperar
que esta obra sea germen fecundo de ce-
lestiales beidiciones, anillo primordial de
una larga cadena de favors con que el
dulcisimo Coraz6n de Jesus colmari de
consuelo a los cat6licos ingleses, a sus
ilustres prelados y al Vicario venerable,
el Sumo Pontifice Le6n XIII.


S


Idea general de dicha iglesia.

La iglesia del Sagrado Coraz6n, a- juicio
tanto de los diaries cat6licos como protes-
tantes de Londres, es un edificio magnifico,
gracioso y digno de aplauso.
Si bien en el exterior sea de aspect sen-
cillo, en el interior es obra notable de arte
y de buen gusto.
De 52 metros de largo por 22 de ancho,
domina en' ella el estilo romano, y tiene tres
naves, la principal
de las cuales es la
que llama singular-
mente la atenci6n
de las personas in-
teligentes en arqui-
tectura.
El altar mayor to-
o dode marmol, con-
sagrado al Sagrado
Coraz6n de Jesfs,
es un precioso re-
galo ofrecido por
S ... una insigne bienhe-
chora de la Obra
de Don Bosco, y son
---" dignas de atenci6n
particular las esta-
S. tuas que lo adornan.
-- Cada una de las
naves laterales tiene
en su fondo una ca-
I-r- pilla en honor de
Maria Auxiliadora
iy de San Jos6, cuyos
S altares son igual-

____ m_ eLadecoraci6n co-
rresponde entera-
mente al estilo de
.do Coraz6n en Londres. la iglesia y nada


deja que:desear.
Todos estan con-
formes en decir que es una de las 'ms her-
mosas de Londres, c6moda, majestuosa 6 ina-
pira recogimiento.
El arquitecto ha sido el Sr.' Walters, harto
conocido en Londres.
La bendici6n de la primer piedra por el
Dmo. Sr. Butt se efectu6 el dia 3 de agosto
de 1892 y la consagraci6n el 14 de octubre
de 1893 por el Ilmo Sr. Cagliero Vicario Apo-
st61ico de Patagonia.

S12 de octubre.
Vispera de la consagracidn.
Los cat6licos de Battersea probaban en este
dia extraordinario content al ver acercarse
la hora de la consagraci6n de la nueva
iglesia.








-9-


INTERIOR DE LA IGLESIA







- 10 -


El dia anterior habia llegado A Londres
el Superior General del Instituto Salesiano
Don Miguel Rua, y todos nuestros amigos
y Cooperadores habian concurrido A salu-
darle y expresarle los mis rendidos agradeci-
mientos por el interns que al igual de D.
Bosco toma por los fieles de Inglaterra.
En el dia de hoy crece el placer con la
llegada del Ilmo. Sr. Cagliero y de otros
sacerdotes pertenecientes al Capitulo de los
Salesianos.
Tan pronto como salud6 a las personas
que le esperaban Don Rua fu6 A visitar al
Ilmo. Diocesano el Sr. Butt y a su Emi-
nencia el Cardenal Vaugan, Arzobispo de
W6stminster, quienes le honraron con la
mas cordial acogida, al propio tiempo que
le declararon el afecto particular que les
inspiraba la Obra de D. Bosco.

Dia de la consagracinnn.
Sabado 14 de octubre.

Anunciado estaba que la consagraci6n de
la iglesia del Sagrado Coraz6n la haria el
Ilmo. Sr. Butt, quien se habia ya dignado
bendecir la primera piedra, como se ha di-
cho; pero no permiti6ndoselo el estado de su
salud cedi6 este honor al Ilmo. Sr. Cagliero,
prometiendo asistir 61 de pontifical en la
fiesta del dia siguiente.
Asistido de varies ilustres sacerdotes y
acompailado de numerosos ac6litos el Ilmo.
Sr. Cagliero daba comienzo A la ceremonial
A las 8 de la mailana.
El tiempo era lluvioso, y si bien esto ha-
cia incomodo recorrer la part externa de la
iglesia, la funci6n fn6 majestuosa y bastante
concurrida.
Apenas concluida la misa Don Rua es-
eribi6 un telegram al Santo Padre para
anunciarle tan feliz acontecimiento y pedirle
su bendici6n.
A las 8 p. m. di6 Mons. Cagliero la ben-
dici6n con el Santisimo Sacramento.
La iglesia iluminada con profusion de lu-
ces y llena de bote en bote per la concu-
rrencia de fieles presentaba un aspect be-
Ilisimo, y al cantar un coro escogido alabanzas
A Dios, los corazones ebrios de gozo, allA
en sus senos exclamaban: iOh Sefor, cuAn
amables son vuestros tabernAculos!

Inauguraci6n solemn.
Domingo 15 de octubre.

MAs imponentes fueron todavia las fun-
eiones de este dia.
Las misas se sucedieron unas A otras desde
la 5 hasta las once. Muchas fueron las per-
sonas que se acercaron A recibir la santa
oomuni6n, y sinniimero las que asistieron A


la misa de pontifical, celebrada A las once
por el Ilmo. Sr. Cagliero. Al entrar A la
iglesia precediale una double fila de ac61itos
vestidos de gala, diversos religiosos Capu-
chinos y Benedectinos, various sacerdotes del
clero secular, el Ilmo. Obispo diocesano,
Sr. Butt, quien era asistido por el Rdo.
Sr. D. Rua y por el Can6nigo Mac-Grath,
los Rdos. PP. Albera, Bourne, Rector del
Seminario, Bonavia, Ronchail Director de
la Casa Salesiana de Paris, Vereat y Mur-
nane Rectores de otras casas de misiones,
etc., etc.
Aquel espectAculo imponente y extraordi-
nario en Londres habia atraido afin no po-
cos protestantes que contemplaban reverentes
la majestad del culto cat6lico.
El coro de cantores compuesto de 50 vo-
ces mereci6 grandes elogios. La fancl6n fu6
tan hermosa que no es dable expresar cuAnto
fu6 el agrado y'satisfacci6n general.

El sermiln.

Cantado el Evangelio subi6 al pfilpito e:
R. P. Fletcher, miembro en otro tiempo do
la Iglesia anglicana y que, convertido mAt
tarde, es ahora celoso promoter y jefe de la
Liga para la conversion de Inglaterra; sa-
cerdote insigne por todos respects. Comenzd
por declarar, con grande humildad, que ha
bria sido de desear hubiera recaido en per
sona mAs esperta el cargo de traer del Oieh
A esta iglesia el primer mensaje; pero qu,
cobrando animo subia la primera grada do
la escala de Jacob, cuya extremidad supe
rior toca al cielo, para discurrir sobre 1
que los cat6licos deben hacer A fin de corres
ponder A los deseos y llamamientos del Sa
grado Coraz6n de Jesfis.
No siendo possible reproducir aqui integr(
su precioso discurso, nos limitaremos A ha-
cer de 61 una breve relaci6n.
Hubo un tiempo en que contando la India
doscientos cincuenta millones de habitantes,
de los cuales s61o un mill6n y medio eran
cat6licos, el Sumo Pontifice consideraba a-
quella tierra como campo vasto de misiones
y enviaba alli numerosos sacerdotes con el
titulo de misioneros. Era la India la piedra
mas preciosa de la corona de Inglaterra;
era, por mejor decir, la corona espl6ndida
de esta pr6spera naci6n. Pero desgracia'da-
mente esta corona ha perdido su belleza y
se ha ofuscado el brillo de la piedra pre.
ciosa. Con haber perdido Inglaterra la fe.
es menester trabajar ahora para que la re-
cobre; la Inglaterra al igual de la India ha
llegado a ser tierra de misiones, y la Obra
de los Salesianos ach es ni mas ni menos
que la de los ministros del Senior que llevan
la luz de la fe A las colonies imperiales. A
la manera que movido de celo por la salva-
ci6n de las almas mand6 Don Bosco A los







--11 -


Salesianos entiree ellos A Mons. Oagliero aqui
present) la Patagonia y Tierra del Fuego,
los mand6 tambi6n 4 Londres, a este barrio
de Battersea. Ese espiritu es el que alienta
tambien a nuestro Prelado el Ilmo. Sr. Butt
al former nuevos sacerdotes en el Seminario
diocesano; y ese el mismo espiritu que 6
Don Rua, sucesor del siervo de Dios, Don
Bosco, le ha animado A edificar esta iglesia
que acaba de ser -onsagrada con religiosa
pompa al. Sagrado Coraz6n de Jesus.
Pero no s6lo los sacerdotes estan llamados
a servir de misioneros. Al pueblo le cabe
desempeiiar una funci6n semejante.


Planta de la iglesia.

Cuando desatadas crueles persecuciones
en la China y el Jap6n so daba la muerte
d los sacerdotes, los ancianos de la ciudad
procuraban conservar encendida la ltmpara
de la fe, ensefiando la dobtrina cristiana,
bautizando, ganando hijos par a la Iglesia y
almas para el paraiso. Los cat6licos de Lon-
dres deben imitar tan noble ejemplo.
A De qu6 manera?
Tratando de ayudar a los sacerdotes en
el piadoso empefio de extender los dominios
de la Iglesia Cat6lica, puerta del Cielo, y
ensefando el buen camino a los que van
extraviados.
Los cat6licos de Battersea que pueden
ahora gloriarse de poseer esta nueva iglesia
deben acrecentar su celo para que en ella
gocen de los beneficios :de la religion ver-
dadera. los que no tienen la dicha de perte-
necer 6 ella. Verdad es que los protestantes
han despajodo 6 los cat6licos de iglesias y


santuarios magnificos y de cuantiosisimos
bienes; pero es menester recorder que Dios
nos perdona muchas deudas en el sacra-
mento de la penitencia, que Jesucristo en-
clavado en la cruz pidi6 perd6n para los
que le crucificaban, y que los protestantes si
bien sean como ovejas descarriadas del re-
bailo i que el pastor divino las llama, son
hermanos nuestros redimidos como nosotros
con la sangre del Salvador.
Lejos de imitar al mal servidor del Evan-
gelio debemos todos orar y trabajar por la
conversion de las almas y tomar vivo inte.
r6s por su felicidad temporal y eterna.
Tan A prop6sito fu6 este discurso y tan
lleno de afecto y unci6n que aun los pro-
testantes que lo escucharon hicieron de 61
grandes elogios y lo publicaron compendio-
samente en el diario The Battersea Herald.
A las 3 112 de la tarde tuvo lugar en la
misma iglesia una funci6n especial para los
niios; instrucci6n, canticos y bendici6n con
el Santisimo Sacramento. La concurrencia
era numerosisima. Los niios se sentian fe-
lices al verse congregados, no ya en una
capilla provicional, sino en una iglesia cuya
hermosura los tenia como embelesados.
A las 7 p. m. acudieron de nuevo los
fieles para asistir d las visperas que se can-
taron con gran solemnidad y oir un elocuente
serm6n del Can6nigo Sr. Akers.
Tom6 por texto el orador el versiculo 8
del capitulo xix, del libro II de los Reyes:
El Bey David para consolar d su pueblo afli-
gido se alz6 y fu6 d sentarse d las puertas de
la ciudad, done acogi6 d la muchedumbre de
gentes que Ilegaban d il.
Aplic6 admirablemente estas palabras a,
Nuestro Sefor Jesucristo, que por amor a,
nosotros se hizo hombre, se sujet6 A today
suerte do trabajos, sufri6 pasi6n y muerte,
y luego, como subiera al cielo, no queriendo
abandonar a sus hijos discurri6 y estableci6
un modo maravilloso de quedar con ellos:
h6 ahi la santa Eucaristia.
David se sent a las puertas de la ciu-
dad, y Nuestro Senor apenas edificada una
iglesia en su honor se establece en ella para
oir y consolar & cuantos a 61 se acercan.
Mas ain: es alimento de nuestras almas;
quiere sostenernos con su mismo ser, guiar-
nos con su gracia aliviar nuestra peregrina-
ci6n A la Jerusal6n celestial.
Sent6se David t las puertas de la ciudad
para acoger bondadoso a su pueblo. Pero
Jesus no tan s61o acoge y regala con gran-
des favors d los que vienen A 61, sino que
va 61 mismo a buscar y a alentar a los que
pr6ximos A salir de este mundo le lHaman
6 si.
Habl6 el orador en seguida sobre la co-
muni6n frecuente, punto interesantisimo,
sobre el cual hemos llamado la atenci6n re-
petidas veces.







- 12 -


Terminado el serm6n verific6se una pro-
cesi6n, en el interior de la iglesia, con el
Santisimo Sacramento.
En tanto que el coro de cantores entonaba
preciosos himnos sagrados numerosos ac6-
litos desfilaban por la nave central prece-
didos de la cruz alta. Seguian unas veinte
nifias vestidas de blanco y derramando flo-
res, que formaban una como escolta al es-
tandarte del Sagrado Coraz6n. Era el estan-
darte de terciopilo de seda rojo, recamado de
oro, valiosisimo obsequio de una seiora de
Londres. En seguida los sacerdotes revestidos
con capas de coro 6 casullas, y luego ro.
deado de antorchas y embalsamado con nu-
bes de incienso venia el Santisimo Sacra-
mento en manos del Ilmo Obispo Don Juan
Cagliero. El espectaculo era bellisimo y con-
movedor. Tanta era la concurrencia de ca-
t6licos y protestantes que de rodillas ado-
raban profundamente.A la Divina Majestad,
que la procesi6n apenas pudo hacerse len-
tamente por la nave central.
Se puso fin A esta grandiose fiesta con la
Sbendici6n del Santisimo Sacramento.

Octavario de la dedicacion.

Todos los dias del Octavario celebraronse
numerosas misas, se cant6 una mayor, vis-
peras solemnes y di6se la bendici6n con su
ivina Majestad.
El 18 de octubre tuvo lugar una confe-
rencia a los Cooperadores Salesianos. Hizola
magistralmente el renombrado orador Rdo.
P. Bourne, Rector del Seminario Diocesano,
dividi6ndola en los puntos siguientes: i Qui6n
era Don Bosco, y cuA1 es la nota caracte-
ristica de sus Obras? LQui6nes son los Coo-
peradores Salesianos, y cual es su acci6n'en
favor de la Obra Salesiana?
Es esta una obra providencial, dijo, y
gloria grande es concurrir en ella a los de-
signos manifiestos del Sefor. Bendita es la
obra y copiosisimos los frutos que produce;
las gracias y bendiciones de Dios la hacen
prosperar en todos los pueblos y son rocio
dulcisimo que cae sobre los miembros que
la component, los auxiliares y bienechores
que cooperan A ella, los niflos sinnimero y
cuantas personas tienen la fortune de reci-
bir sus atenciones y cuidados.
Para dar t6rmino, A esta octava de santas
y suntuosas fiestas el domingo 22 del mismo
mes celebr6se una misa cantada por el Di-
rector de la iglesia misma, el R. P. Macey,
salesiano, y predic6 un notable sermon el
R. P. Bernardino de la 6rden de los Capu-
chinos.
En la tarde cantaronse visperas solemnes,
predic6 el R. P. Connolly, hizose una pro-
cesi6n en el interior de la iglesia con el San.
tisimo Sacramento y di6se con 61 la bendi-
io6n 4 los fields,


Asf concluy6 ese octavario abundante de
consuelos singulares, y cuy6 recuerdo pre-
cioso quedara indeleble en la memorial de
cuantos'tubieron la suerte de asistir siquiera
a algana de las fiestas que en 61 se cele-
braron.




NOTICIAS DE NUESTRAS MISIONES



ESPANA


Nueva Casa Salesiana.
Apenas pasados unos diez aflos que la Obra
Salesiana.se estableci6 en Espaia es conso-
lador verla desarrollarse y crecer como el
grano de mostaza convertido en frondoso
arbol.
Al colegio de Utrera, cuyo nombre estA &
la altura de los principles de la naci6n,
sigui6 el de Sarrik, el cual humilde en su
origen es al present uno de los mejores de
Catalufta.
Fund6se mas tarde, en 1890, un Oratori!
festivo en Barcelona, en 1891 una coloni
agricola en Gerona, en 1892, un Oratorio.,
colegio en Santander y a principios de 1893
un Oratorio en Sevilla. Todas estas casas
bendecidas por Dios, han dado bien pront,
copiosos frutos y han ensanchado de dia e;
dia su esfera de acci6n.
*Acaba ahora de e'tablecerse en Rialp,.e:
la di6cesis de Urgel, en un centro eminent(
mente cristiano y en extreme favorable a 1'
ensefianza, un nuevo colegio salesiano.
El vasto ediflcio con patio y huerto desti
nado al efecto han side generoso obsequi
del distinguido Sefor D. Antonio Sempau
despu6s de haberlos comprado con el objet
exclusive de destinarlos a tan noble fin.
La educaci6n de los alumnos del todo con
forme al sistema'de caridad evang6lica'qui
la Congregaci6n Salesiana tiene establecide
en sus escuelas, serA sin duda grandemento
consoladora y de preciosos resultados el
aquel pafs no contagiado todavia. con las
daiinas influencias de las ideas que tantos
extragos produce hoy dia en las grandes
ciudades.
El viaje de nuestro visitador el R. P. Felipe
Rinaldi para tomar posesi6n de dicha casa fu6
una ovasi6n entusiasta y no interrumpida en
muchas horas de camino. Pasando de Tremps
a Rialp por cuatro poblaciones, hicieronsele
en cada una de ellas extraordinarios home-
najes. En Sort todo el mundo vino 6 su en-
cuentro para vitorearle, y al entrar en Rialp
echdronse 6 vuelo las campanas en tanto






- 13 -


que el Consejo Municipal y las personas mas
caracterizadas del pais, precedidas de una
banda de mnisica se apresuraron 6 darle la
bienvenida y A acompaiiarle con un gentio
innumerable A la casa destinada A los Sale-
sianos.
Pasando en seguida A la casa parroquial
obsequiaronle con toda suerte de atenciones
quince alcaldes representantes de aquel lu-
gar y de los vecinos.
Excusado parece hablar de la bondad ex-
quisita del Parroco,' Don Francisco Picolo,
quien tuvo 6 grande honor hospedarle en
su casa.
Todo esto es un pron6stico feliz de que el
Senor llama alli A los Salesianos A trabajar
eon gran provecho particularmente de los
nifios pobres, cuya educaci6n se consagran.
Igual manifestaci6n 6 la de que hemos
hablado se hizo el 18 de agosto al R. P. Epi-
fanio Fumagalli, director de la nueva casa.
Y no es esto todo; pues el mismo ilustri-
simo Prelado ha mandado 6 sus fieles la
circular siguiente:
OBISPADO DE URGE L

H11 ya much tiempo que una persona de
generosos sentimientos y que se interest
mncho por el fomento de los intereses mo-
rales de los pueblos situados en el valle de
Palls, de nuestro Obispado, trabaja con
toda actividad para dotar dicho valle -de
una Casa religiosa que pueda fomentar di-
chos intereses.
Al comunicarsenos este proyecto, es ocioso
decir que lo acogimos con toda benevo-
lencia.
Despu6s de varias laboriosas gestiones,
dicho sujeto se puso de acuerdo con los
PP. del Instituto Salesiano, los cuales con
el celo que los distingue, aceptaron el
proyecto y los generosos ofrecimientos que
para su instalaci6n les fueron ofrecidos, y
habiendo acudido a Nos el P. Superior de
dicho Institute F. M. Rinaldi, solicitando
nuestra venia para instalar un colegio en la
villa de Rialp, la hemos concedido muy a
gusto, fundando en dicha instalaci6n muy
risuefias esperanzas para la gloria de Dios
y bien de las almas de los moradores de
de aquella comarca.
El Institute Salesiano fu6 aprobado el 3 de
abril dc 1874 por Decreto de .Su Santidad
Pio Papa IX, habiendo sido posteriormente
enriquecido con los privilegios, facultades,
indulgencias y exempciones de las demAs
Ordenes y Congregaciones religiosas, por
Decreto de Su Santidad Le6n Papa XIII
dado a los 28 de Junio de 1874. Conocidos
son ya en todas parties los hijos de D. Juan
Bbsco y conocidos son tambi6n los abun-
dantes y regalados frutos que la obra de
aquel gran var6n de Dios ha producido en


todas las comarcas en que se hall estable-
cida. Por este motive hemos creido conve-
niente recomendarla 6 los Sres. Curas-pd-
rrocos, especialmente A los del valle de Pa-
11.s, no dudando que tan excelente obra
coadyuvari muy eficazmente 6 la instrucci6n
cristiana de la junvetud, redundando al
mismo tiempo en evidence utilidad de los
pueblos de aquella comarca.
D SALVADOR, Obispo de Urgel.
Urgel, 10 de agosto de 1893.


AMERICA DEL SUR


MISSION EL CHUBUT


Rawson, 10 de julio de 1893.
REYMO. SR. D. MIGUEL RUA:

Me anuncian de Buenos Aires que no tar-
darr en llegar acd el R. P. Milanesio. Tengo
ansias.de verle despues de un ano quo le
espero, seguro de que much alentard y con-
solard a esta pobre misi6n.
Tras seis mess de fatigas comenzamos 6
ver los buenos resultados. En el mes del Sa-
grado Coraz6n de Jesfis obtuvimos que casi
toda la juventud cat6lica asistiese a nuestra
escuela. No crea por esto que sea muy nu-
merosa ni que llene la media del deseo;
pues a causa de la distancia 4 que nuestra
residencia se hall del centro de la pobla-
ci6n no nos es dado todavia conseguir sino
algunos obreros en las classes nocturnas.
La iglesia ha sido decorada con sencillez.
Es bastante frecuentada, sobre todo en los
dias de fiesta, y ya va notandose el des-
pertar de la fe y cierto mejoramiento en las
costumbres.
Segfin lo prescrito por Mons. Gagliero para
todas las iglesias salesianas, celebrdronse el
mes pasado en la nuestra las cuarenta horas
y fueron harto consoladoras, ya por la afluen.
cia de files como por el recogimiento en las
funciones sagradas y por el nimero de con-
fesiones y comuniones.
Los oficios del culto se celebran con la s6-
lemnidad possible, como quiera que con ello
no s6lo so rinde mas grato homenaje A Dios,,
sino que se obtienen seiialadas ventojas para
las almas.
Lo que much anhelamos, querido senior
D. Rua es nos envie algunos auxiliares quo
vengan 6 acompafiarnos a esta vifla del Se-
Bior. Mucho bien podria hacerse entire los
protestantes, que llegan A cerca de 4000, si
tuvi6ramos en casa un sacerdote que supiera
el ingl4s.







- 14 -


Conform A la prActica establecida en nues-
tros colegios, para entretener con inocentes
pasatiempos A los nifios, hemos tenido una
escogida funci6n teatral, A la cual asistieron
las autoridades locales y otras distinguidas
personas, todas las cuales se mostraron muy
satisfechas y contents.
El trabajo entire los indios no podra efec-
tuarse hasta que venga el R. P. Milanesio
que conocedor de su lengua y veteran en
las misiones podrA hacerlo, Dies mediante,
con gran 6xito.
Toda esta casa se encomienda muy de ve-
ras en las oraciones de V. R. y en especial
este su afmo. hijo en J. C.

BERNARDINO VACCHINA
Misionero salesiano.

ECUADOR


Viaje al territorio indigena.

Cuenca, 20 do agosto de 1893
REVMO. Sn. D. Ru&:

Ha llegado de Quito A esta ciudad, capi-
tal del Azuay, nuestro hermano Jacinto
Pancheri, con el intent de partir dentro de
pocos dias A la exploraci6n de Gualaquiza
en compailfa del R. P. Spinelli.
Si el R. P. Savio no hubiera salido de
este mundo no habriamos esperado hasta
ahora para emprender esta important obra.
No pudiendo yo ausentarme por largo tiempo
de esta casa de reciente fundaci6n, acompa-
fiar6 5 lo mAs por un mes A los misioneros
susodichos. El viaje de nuestros hermanos
en reconocimiento de aquel territorio serAi
largo y peligroso; pero confiados on la asis-
tencia particular de Maria Auxiliadora cree-
mos volverAn ellos sanos y salvos, y tendrAn
el consuelo de ver recompensadas largamente
sus fatigas.
Si no se pudiese ir A los ivaros por Gua-
laquiza iremos por el valle de M6ndez, cu.
yos habitantes, aunque salvajes, son mAs
d6ciles segin se nos dice y cuya tierra es
casi un paraiso terrestre.
Mucho suplicamos al Selnor made obreros
evang6licos A trabajar aca donde la mies es
abundantisima y donde se abre vasto campo
de acci6n centre los salvajes.
Nos encomendamos muy de veras en las
oraciones de V. R. Sirvase darnos A todos
su bendici6n y en especial A su afmo. en
J. y M.

AGUSTiN BRUZZONE
Sacerdote sales.


TIERR.A DEL FUEGO


REVMO. SR. D. RUA:
Le habl6 en mi filtima de mi viaje al norte
de la Tierra del Fuego, y debo ahora darle
breves noticias sobre las dificultades y pe-
ligros ocurridos A mi regreso.
Sabe ya Usted que formaban part de esta
excursion dos Indies de nuestra Misi6n de
S. Rafael, los cuales se agreg6 Benicio en
el eamino, y mas tarde otro deseoso do co-
nocer nuestro caserio 6 pequeila colonia;
pero al cabo de un dia de camino se fu6 sin
decir nada, y su mal ejemplo no tard6 en
ser imitado por Benicio, muchacho de muy.
buena indole que habia ya aprendido de
memorial el Padrenuestro y el Avemaria;
se habia acostumbrado 6 la galleta y sopa
nuestra, pero no a usar otro traje que una
piel de guanaco. Es de esperar que, habiendo
sido tratado siempre bien, llegard un dia 6
reunirse de nuevo con nosotros.
La vuelta A la casa de S. Rafael atrave-
sando pantanos y bosques espesisimos fu6
fatigosa.
Concluidas casi enteramente las provi-
siones que levabamos, sin tener mAs que
un poco de caf6 y azficar, y sin encontrar
caza necesitabamos apurar el paso, y esto
nos oblig6 A dejar en el camino un caballo
cansado, sin powder detenernos.
Llegamos, por fin, frente a la isla de
Dawson, al lugar convenido para dar la
seiial de nuestro regreso, baciendo tres ho-
gueras, A fin de que viniera A tomarnos
nuostra goleta Auxiliadora.
Hacia dos dias que soplaba un viento frio
que encrespaba las olas 6 impedia la nave-
gaci6n por aquella part del mar Ilena de
escollos. El ruido producido por las aguas
y el viento era atronador. Era menester, sin
embargo, hacer de la necesidad virtud, y
nos pusimos A recoger moluscos en la playa
para comerlos cocidos. A Dios gracias vimos
aparecer una nave y luego desprenderse de
ella un bote con cuatro remeros que guiados
por.el piloto, coadjutor salesiano, Jacinto
Villacura, se acercaba a la ribera. Lamira-
bamos ansiosos de que llegara, cuando de
repente la vemos volver atras en direcci6n
a la goleta. Y asi era necesario para salvar
el bote y la goleta; porque eran tales las
olas y tan impetuoso el viento que si los
mariners hubieran insistido en llegar A tierra
habrian casi de seguro naufragado.
A las 3 p. m. calm6se un poco el viento;
la goleta ech6 al agua sus anclas y el ca-
pitAn se acerc6 a nosotros en un bote, sin
poder tocar tierra por la agitaci6n de las
aguas; de modo que me fu6 necesario ir
hacia el barco y meterme enteramente ba-







- 15 -


fiado en 61. i Qu6 dia tan penoso aqu6l!
Pero todavia la noche fau peor. Mis compa-
feros, sin haber podido embarcarse, reci-
bieron un saco de galletas y un pedazo de
care, con que sustentarse alli, mientras lle-
gaba ocasi6n mas favorable para venir .,
buscarlos. Mucho sufria con el mareo, pero
era mayor mi sentimiento al pensar lo que
estarian sufriendo mis compafieros que que-
daban esperando en la playa. Pasados dos
dias y dos noches en un mar borrascoso tuve
al fin la suerte de llegar sin novedad S.' Ra-
fael. A poco el tiempo se calm y La Auxi-
liadora parti6 de nuevo en' busca de los
hermanos compaileros de viaje, quienes lle-
garon al dia siguiente. Grande fu6 la alegria
general, y cant6se un Tedeum para dar gra-
cias ,I Dios por el feliz 6xito de nuestra ex-
pedioi6n.
Este aito se comenzaran los trabajos evan-
g6licos en la tribu de Onas; debemos pre-
parar desde luego cuanto es necesario para
el establecimiento de la fundaci6n que ha
de hacerse en el centro de la Tierra del
Fuego; los gastos seran muy crecidos; pero
confiamos en que la divina Providencia
vendrA en nuestra ayuda por medio de los
buenos cristianos, que con su caridad ga-
naran para el Cielo tantas almas de pobres
salvajes dignos de la mayor compasi6n.
Dignese, Revmo. Sr., bendocirnos a todos
los de 6sta y en especial .
Su afmo.
Josi FAGNANO
Prefecto Apost6lico.
Pantarenas, 10 de Abril de 1993.


Mision S. Rafacl.
Isla de Dawson, 13 de agosto de 1S93.
REVM~o. Sn. D. Rua:
Pasados tres meses en la casa de Punta-
renas he vuelto a esta isla a ocuparme en la
instrucci6n y,educaci6n, de los pobres niiios
indios, en quienes estAn fundadas las mis
halagiieflas esperanzas. Verdad es que no
gustan de trabayar y sun rebeldes A la dis-
ciplina, pero con todo dan motives de ver-
dadera satisfacci6n y mas que en otros lu-
gares done s6lo es menester trabajar entire
gente civilizada.
Asisten i la escuela diez y ocho nifios
casi todos saben ya el pequeilo catecismo
y un poco de aritm6tica y de historic sa-
grada. Espero que antes de much algunos
sabrdn ayudar a misa. Aman las cosas do
iglesia y tienen gran afici6n al canto reli-
gloso.
SSalvo cinco que aprenden ,el alfabeto,
los demAs frecuentan ya los sacraments.


No le hablar6 de los adults, pues que
recibird noticia de ellos por otro de. nues-
tros hermanos.
Pero no dejar6 de recorder la promesa que
me hizo el maestro de nuestros novicios en
Italia, de pedir oraciones especiales junto 6
la tumba de Don Bosco para las misiones
de la Tierra del Fuego. Ellas son ahora
tanto mas necesarias cuanto que Monseior
Fagnano ha establecido una nueva misi6n
en el centro de esta isla.
Ruego a V. R. no olvide sobre todo a este
su afmo. hijo
GUILLERB O DEL TUcRO
Sacerdote sales.

IRepiblica Argentina.
BUENOS AlIRES


En el barrio suburban de Buenos Aires
llamado la Boca, donde los Salesianos tra-
bajan desde el ailo 1877, atendiendo a la
educaci6n de los niiios y al gobierno de la
p)arroquia de San' Juan Evangelista, tuvo
lugar por primer vez el 1 de junio una
gran procesi6n del Corpus con singular
pompa y splendor.
Concurrieron come doce mil personas en
perfect 6rden y compostura.
i Quiera el Sefor aceptar bondadoso esta
expresi6n pfiblica de fe y de amor y derra-
mar abundantes bendiciones sobre esto pueblo!

**
Las Hermanas de Maria Auxiliadora han
torado en la parroquia de S. Telmo, en
Buenos Aires, la direcci6n de una casa, el
Patronato de la Santa Infancia, a petici6n
del Sr. D. Jos6 Ayerza, Director de la so.
ciedad de dicho nombre, y sujeto por mil
titulos apreciable.
Ellas han establecido alli una farmacia
donde atienden con gran esmero 6 los nifios
enfermos. Hacen tambi6n el catecismo ma-
iana y tarde, ya a las nifias pobres de corta
edad, ya a las mnjeres que aun necesitan
de instrucci6n religiosa.
Confiamos en que el Sefor colmari de
gracias esta casa y hara producer en ella
frutos copiosos de salud.
*

San Nic01as d 0los Arroyos.
Durante la revoluci6n que ha contristado
A tantas personas en la Repfiblica Argen-
tina los revolucionarios echaron abajo las
puertas de la casa salesiana de San NicolAs
de los Arroyos, y entrando en ella hicieron
resistencia A las fuerzas contrarias que lle-
gaban 6 atacarlas.







- 16 -


SBien se comprende cuAn grande fu6 la
agitaci6n y temor que hubieron de produ-
cirse entire los estudiantes y profesores, du-
rante una hora de nutrido fuego; pero, a
Dios gracias, no s61o ninguno de la casa
sufri6 mal alguno, sino que ni siquiera se
rompi6 ni un vidrio de las puertas y ven-
tanas, bien que las paredes qnedaran sal-
picadas de balazos.
Los revolucionarios mismos, concluido el
tiroteo, abandonando las salas y techos fu6-
rouse 6 los pies de 1d imagen de Maria Au-
xiliadora a expresarle sus agradecimientos.
Para los niios fu6 aquel dla inolvidable
un eficacisimo ejercicio de preparaci6n A la
buena muerte; y el finico que sali6 perdiendo
fu6 el infernal enemigo del g6nero human.


Gracias de Maria Auxiliadora
*----^E ^ ---

Santander, 4 de noviembre 1893.
Sr. Director del Boletin Salesiano.
MUY SR. Mio:
El cumplimiento de un deber me obliga
a pedirle A V. un favor: y es que d6 V.
eabida A esta carta en el Boletin Salesiano.
He dicho por deber pues s61o asi puedo de
alguna manera manifestar mi ilimitada gra-
titud a la SS. Virgen Auxiliadora, cuya pro-
tecciOn hemos palpablemente experimentado
on el aciago dia tres del corriente noviembre.
Me refiero al dia en que cay6 sobre San-
tander una desgracia inmensa, que envol-
vera en luto y lhgrimas A un sin nAmero de
families. Qu6 espafiol ignora la horripilante
explosi6n de la dinamita que traia 6 bordo
el vapor Cabo Machichaco ? Las desgracias
que produjo no son ni para contar ni para
imaginarse: yo s61o s6 decir que en aquellos
instantes me pareci6 presenciar la erupci6n
de un volcan, 6 un comienzo del fin del
mundo.
Pues bien, con ser tan grandes y tan nu-
merosas las desgracias producidas por la
explosion, los Salesianos con trescientos
nifos que asistian & las escuelas, no tuvi-
mos que lamentar ningfin incident desa-
gradable.
Eran las cuatro y tres cuartos de la tarde
del dia tres: los nihos y sus maestros se re-
ereaban en el patio; yo tambi6n estaba pre-
sente: de repent oimos una estruendosa


detonaci6n. En el primer instant quedamos
sin tino ni saber que hacer. < Maria Auxi-
liadora amparadnos > fu6 la voz espontanea
que sali6 de labios de todos; y luego: i
la iglesia!
El lanto entrecortaba las oraciones de
todos: se puso de manifesto S. D. M. y se
rezaron las letanias de los Santos. Pero en-
tretanto sentiamos caer proyectiles de peso
enorme. En nuestro patio cay6 una piedra,
pero cuando se habian retirado los niios:
en la escuela de mfisica, estando algunos
nifos tocando y limpiando instruments,
un pesado hierro rompe el tejado de zinc,
penetra por el cielo raso, cae entire los nifios
y no toca a ninguno: un trozo pesado de
hierro, traspasa la iglesa y va a caer en la
calle, sin causar la menor desgracia, sieudo
asi que podia haber herido 6 los ninios y
maestros que se encontraban en aquella.
Ve pues V. como nos ha protegido la
Virgen SS. Auxiliadora a quien sean dadas
gracias especiales. Me consta quo tambi6n
muchos de nuestros amigos y protectors
experimentaron los efectos de su maternal
bondad.
Nosotros ya hemos prometido celebrar una
comuni6n general en acci6n de gracias por
tan insigne beneficio, y para que la SS. Vir-
gen siga siendo nuestra Madre amorosa.
Perdone, Sr. Director, la molestia y made
a este su S. S.
q. s. m. b.
El Director del Oratorio de Don Bosco
en Santander.



MUT Sn. MiO T DE MI MAYQE
RESPETO:
Nuestra bendita Madre, Maria Auxilia-
dora, nos ha salvado. Ella, bajo cuyo am-
paro y advocaci6n vive este pequefio cole-
gio, nos cubri6 con su manto protector, en
la terrible catAstrofe que. el dia 3 del co-
rriente sembr6 de luto nuestra ciudad. Las
ninas que en aquel moment se hallaban
reunidas, terminada la clase, no tienen que
lamantar ninguna desgracia en sus respec-
tivos hogares ni en el colegio.
Yo no s6 c6mo manifestar mejor mi agra-
deciiniento inmenso por tantos beneficios,
debidos & la milagrosa Virgen de D. Bosco,
que nni6ndome a las acciones de gracias,
tan sencillas como fervientes de las edu-
candas.
De U. afma. servidora
OELIA TORRENTE.
Santander, 4 de noviembre de 1893.


Con aprobaci6n de la Autoridad Eclesidstica Gerente JOSU GAMBINO. Turin, 1894 Tipografia Salesianx.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs