• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Diciembre de 1893
 Indice del ano 1893














Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00024
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00024
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Table of Contents
    Diciembre de 1893
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Indice del ano 1893
        Page 191
        Page 192
Full Text









BOLETIN SALESIANO


Quien recibiere A un nfio en mi
nombre, & mi me recibe.
(MATH. XVIII.)
Os recomiendo la iinez y la ju-
ventud; cultivad con grande es-
mero su educaci6n cristiana; y
proporcionadle libroj que le en-
sefien A huir del vicio y & prac-
ticar la virtud.
(Pio IX.)
Redoblad vuestras fuerzas & fin
de apartar & la nifiez y juven-
tud de la corrupci6n e incredu-
lidad y preparar asi una nueva
generation.
(LEON XIII.)


Debemos ayudar A nuestros her-
manos & fin de cooperar A la
difusi6n de la verdad.
(III S. JUAN, 8. )
Atiende A la buena lecture, A la
exhortaci6n y & la ensefianza.
(I TI.IOTH. Iv, 13.)
Entre las cosas divinas, la mAs su-
blime, es la de cooperar con Dios
E la salvaci6n de las almas.
(S. DioNisIo.)
El amor al pr6jimo, es uno de
los mayores y mAs excelentes
dones que la divina bondad
puede conceder a los hombres.
(El Doct. S. FRANc. de Sales).


--t( DIRECCION en el Oratorio Salesiano Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) )-.--
1


SUMIARIO.
Advertencia.
Felicitaoi6n & nnestros Cooperadores.
La fe y sus enemigos capitals.
OTICIAS DE AMiRICA. Buenos Aires. Colegio Plo I.
Tin serm6n del R. P. Laphitz.
Peru. Lima. Talleres Salesianos.
El R. P. Miguel Unia.
Agua de Dios. Una misi6n los leprosos.
Gracias de Maria Auxiliadora.
Bibliografia.
Sellos usados de correos.
Historia del Oratorio de S. Francisco de Sales.
Raterin (Poesla).
Uta carta fervorosa.
Indice del alo 1893.

3 -- .: -- f' -. -.- .-.-- ... f ..-_ -; .'- -_-, ; .- 7 -.


ADVERTENCIA


Rogamos a nuestros lectores y
Cooperadores que cuando cam-
bien de domicilio se sirvan avi-
sarlo a la Casa salesiana del pais
6 ciudad en que viven, a fin de
que puedan recibir el BOLETIN
con regularidad y sin retardo.


Conviene asimismo dar aviso del
fallecimiento de cualquiera de
nuestros Cooperadores, para ha-
cerles los sufragios correspon-
dientes.
Bien que el BOLETIN SALE-
SIANO se repartee gratuitamente
a los Cooperadores del Instituto
fundado por Don Bosco, los que
quieran hacer la limosna del va-
lor correspondiente a esta publi-
caci6n, pueden mandar 3 pesetas
a la Casa salesiana mas pr6xima
a su vivienda, en la seguridad
de .que sera acogida con pro-
fundo agradecimiento y empleada
en provecho de los nifios mas
pobres y desamparados.


Pubficaei6n monsual.


AN~O VIII.- N. 12.


DTOTEMBRE: do 18933







- 178 -


Felicitacion

a nuestros' Cooperadores
--^AS-- -.----

El Sr. Don Miguel Rua, los
Salesianos y los nifios educados
por ellos desean a todos sus bien-
hechores felices pascuas y aifo
nuevo, en que Dios los come de
bendiciones y les concede today
suerte de gracias.
Los nifios ofrecerCn especial-
mente una comuni6n con este
objeto, sin olvidar pedir cada dia
al Sefior que llene de paz y con-
suelo a cuantos les ayudan a re-
cibir educaci6n cristiana y a a-
prender un honrado oficio.





LA. FE
y sus enemigos capitals


El hombre necesita de la fe. No s6lo lo
manifiestan sus propias inclinaciones, sino
que lo confirm la misma debilidad y
deficiencia de su raz6n en orden a sus
necesidades morales mas importantes. Y
no hay pecado mas grave que el pecado
contra la fe, por lo mismo que no hay
para el hombre don mas precioso que
ella. Asi como seria el nius horrendo de
los crimenes sociales el -de quien enve-
nenase el aire, que es el primer element
indispensable para la vida, asi no le hay
peor y mis justiciable que el de quien
corrompe la fei que es el aliento de las
almas. Por desgracia como el mundo de
hoy sea en extreme incr6dulo 6 indife-
rente, le es necesario al cristiano andar
receloso, prevenido y suspicaz, como el
viajero que poseedor de un rico tesoro
tuviese que atravesar con 61 regions in-
festadas por astutos y atrevidos bando-
leros, apostados para arrebatarsclo.


La corrupci6n de las costumbres.
El principal enemigo de la fe cristiana
es la corrupci6n de las costumbres. Tarde
6 temprano vacila el edificio de las creen-
cias si socavan de continue sus cimientos
las cenagosas pasiones. El coraz6n de-
pravado por ellas, empieza por desear que
no sea cierto lo que le propone la fe
sobre la existencia de Dios, sobre la
inmortalidad del alma, sobre el juicio
future, sobre las penas eternas, etc. Y
con este mal deseo dase a buscar argu-
mentos y conjeturas que le hagan por
lo menos incierta su verdad, y una vez
conducida la inteligencia o este terreno
persuadese muy ficilmente del que son
de ninguin valor las pruebas 6 testimo-
nios en que'dichos dogmas se le presen-
taban apoyados. El descarrio intellectual
ordinariamente no es mas que conse-
cuencia del libertinaje moral. Uno cree
comunmente, mientras no tiene interns en
que sea also lo que se le dice. En cuanto
las pasiones alborotadas empiezan por
insinuar y acaban por exigir la abdica-
ci6n de la molesta creencia, cede ante
ese alboroto el entendimiento que debia
sefiorear; y entonces dicta & gusto' do
ellas este degradado soberano, nuevo sim-
bolo de verdades que se adapte i los
viles antojos de su plebe, 6 que por lo
menos no los contradiga.
Los corazones limpios ven facilmente
A Dios en todas partes; y hallan muy
plausible su ley y se gozan con delicia
en la sumisi6n a su augusta soberania;
pero los corazones sensuales y sucios re-
huyen todo esto con horror, como el
ojo enfermo aparta de si con enfado la
hermosa luz que le here y mortifica.

El trato con personas descreidas.
A otro riesgo, no menos grave que el
anterior, se ve expuesta hoy dia la fe de
muchos cat6licos, que por 61 miserable-
mente la pierden 6 por lo menos la sien-
ten menguada y enflaquecida. Tal es el
frecuente trato 'y compania con personas
descreidas 6 indiferentes 6 abiertamente
hostiles a nuestra santa religion. Tan
comin se nos ha hecho y familiar este
modus vivendi, que exageradas ideas de
tolerancia y de mutuo respeto nos llevan
de continue A trabar relaciones y aun
amistades con quienes no pueden menos
de influir desfavorablemente en nuestra







- 179 -


convicci6n personal. Y claro estA que no
nos referimos A las que impone la nece-
sidad y justifica el deber 6 autoriza al-
guna raz6n de grave utilidad, como quiera
que en tales cases el contagio trae con-
sigo su mis eficaz preservative, cual es
la pura y sana intenci6n favorecida por
la gracia divina, sino 6 las relaciones de
este g6nero que frecuentamos por puro
placer 6 por no s6 qu6 vana condescen-
dencia con el espiritu del siglo, 6 quizA,
lo que fuera peor por despreocupaci6n.
L6gica es la pendiente por la que se
baja por obra y gracia de tales amigos
desde las cumbres luminosas de la fe 6
los tenebrosos valles del indiferentismo
6 de la negaci6n absolute. Se .principia
tolerando, y quizz forjandose la ilusi6n
de que A fuerza de tratarle podra Ilevarse
un alma a mejores caminos; se prosigue
condescendiendo, y se mira ya como cosa
muy natural y legitima que cada cual
piense y viva en el mundo como le diere
la gana, y se acaba conformandose del
todo y rindi6ndose 'a discreci6n, pues
Dios no tiene costumbre de asistir con
su gracia especial 6 los quo de su libre
voluntad y antojo se han puesto en grave
ocasi6n y peligro pr6ximo de perderla.
.El que ama el yeligro perecerd en 1, ad-
vierte el texto sagrado.

La malas lectures.
Otro de los continues minadores y
roedores de la fe cristiana en el coraz6n
ereyente es la perverse lecture.
Lo que llamamos Revoluci6n estarfa
afin por hacerse si no la hubieran pre-
parado y organizado y ejecutado, antes
que las armas materials, los malos pe-
ri6dicos y los males libros. Los perversos
escritos rara vez se presentan con la fran-
queza de apellidarse tales, asi como no
hay ladr6n que al llamar a nuestra puerta
6 al forcejar nuestra cerradura tenga la
osadia de decirnos: << Abrid sin reparo,
que soy un ladr6n. > Muy al contrario;
:pues asi como el ladr6u suele recatarse
bajo difraz de amigo 6 de viandante 6
de pordiosero, y aun tal vez de agent
de policia y funcionario respectable de
la autoridad pdiblica, asi ese otro ladr6n
dom6stico se nos present 6 con los ata-
vios de elegant estilo, 6 con la grave
majestad del sistema filos6fico, 6 con la
recomendaci6n 6 insignia de documento
legal, y hasta 6 voces con el mistico


aspect de celo religioso. Abrir la puerta
6 este enemigo es entablar ociosa dis-
cusi6n con 61. < Ya se lo que es, dice el
vano y presuntuoso; a mi no me ha de
hacer ningUn mal. Tomo de lo que leo
Io que quiero y nada mis. > Tal es el
crime. Es el diablo gran discutidor, y
s61o propone a los que quiere seducir,
que acepten con 61 libre platica y dis-
puta. A nuestros padres en el Paraiso
les entr6 por ese lado, invitandolos dni-
camente 6 discutir el precepto que de-
bian ellos haber- mirado. como indiscu-
tible. Las malas lectures empiezan por
seducir con la gala del lenguaje, arrastran
con cierto vigor aparente de 16gica, sus-
penden con la fuerza y elevaci6n de estilo;
tras eso van infuidiendo en el espiritu.
un cierto hastio por las ensefianzas cris-
tianas; y entonces las razones de cul-
tura, progress, eivilizaci6n, bienestar so-
cial, desarrollo artistic y cientifico ilenan
la cabeza del desgraciado lector; las
doctrinas de la Iglesia de Oristo ti6nelas
por vejeces y antiguallas de mal gusto
y demasiado several. El estrago es com-
pleto. Esta es la ruina lenta y silenciosa
que van produciendo en el mundo actual
las malas lectures.

Los especticulos.
No menos que la mala lectura y la
mala compafifa, corrompen y acaban por
destruir hoy la fe de muchos cristianos
los perversos especticulos, y en especial
el teatro, que es el mas generalizado y
desastroso de todos. En nuestros anti-
guos dramaticos era constant 6 invio-
lable el respeto A la Iglesia santa y 6
sus dogmas; hoy dia apenas se hace por
rara excepci6n representaci6n alguna que
no sea mis 6 menos censurable. Y al
pidblico se le ha hecho familiar esta las-
timosa condici6n del drama. Quidn,por
ejemplo, bace hoy dia escrdpulo alguno
de llevar a sus hijos 6 hijas a la repre-
sentaci6n de Los Hugonotes de Meyerbeer,
A pesar de ser tal 6pera con todas sus
magnificencias artisticas la mas resuelta
apologia del Calvinismo I I Y de cundtas
otras obras dramAticas y musicales no
podriamos decir algo poor? ~ QuB desas-
troso efecto no ha de producer en las
inteligencias ese continue veneno de la
emoci6n anti-cat61ica, inmoral 6 impia?
Los votes religiosos se pintaran como ti-
r6nicas y odiosas cadenas; los habitos







- 180 -


del fraile y de la monja, como feas y ri-
diculas caricaturas; las leyes,del honor
conyugal como viejas preocupaciones de
otra edad; la jerarquia eclesiastica como
foco de bastardas ambiciones. Rechiflas
& la piedad, A la entereza de la fe, y al
recato y al pudor. Y entire todo eso una
atm6sfera de indiferencia 6 incredulidad
de buen tono y.de buenas formas. ;Y que
haya quien oiga misa y quizA hasta se
confiese y comulgue el dia de la repre-
sentaci6n!

*I, ,ll ,,lll llll'l ,I,, ,, ,I l ,,lll ,,,,ll,,,ll I ,,I ,, 1| ll I I,, I,, I,, Il i,,I l,,I l,,,,,l,,,,, I I ,,,I ,,l I,,11111 1 ,11


NOTICIAS DE AMERICA
BUENOS-AIRES


Colegio Salesiano lio IX de artes y oficios.
A mediados de osetiembre se celebr6 en
este Coleglo con grandes manifestaciones de
amor y entusiasmo el vig6simo quinto ani-
versario de la ordenaci6n sacerdotal del
R. P. Santiago Costamagna, Inspector y
Superior de las Casas salesiana de la Re-
pfiblica Argentina.
H6 aqui una breve resefia:
Abri6 la fiesta el 16 de setiembre el Senor
Consul italiano, el honorable Sr. E. Chicco,
el cual lleg6 con su apreciada familiar a vi-
sitar al Rdo. Senor Costamagna, y fu6 re-
cibido por la banda de. mfisica del Colegio
al son de la march real italiana.
A las 7 de la noche tuvo lugar una aca-
demia 6 certamen que en honor del Padre
relebraban los hijos adoptivos y alumnos.
Mientras se leian los primeros discursos y
declamabanse poesias, una agradable sor-
presa recibia el P. Superior al presentArsele
unos cincuenta j6venes, antiguos alumnos,
precedidos por su respective banda musical.
Los sacerdotes D. Esteban Pagliere y
D. Domingo Perazo, primeros frutos sale-
sianos de este Colegio, presenthronlos al
R. P. Superior, y el primero reeit6 un her-
moso discurso en el que, explicando el fin
de esa filial demostraci6n, excit6 en sus an-
tiguos condiscipulos las santas emociones y
el recuerdo de la educaci6n paternal, alli
recibida. El vice-presidente de la comisi6n
de autiguos alumnos, el senior Trejo, tom6
entonces la palabra y con afecto y entu-
siasmo habl6 en nombre de sus compaieros
manifestando su gratitud y felicitando al
P. Superior por sus Bodas de Plata. Despu6s
de algunas poesias y diAlogos, pronunciaron
discursos varies sacerdotes en representa-
ci6n de las .asas Salesianas de esta Repf-


blica y los Rdos. P. Turriccia y Foglino,
Directores del Colegio Pio de Villa, Col6n
y de la Casa Salesiana de Paysandfi, en
el Uruguay. El R. P. Superior puso t6r-
mino con muy afectuosas palabras dirigidas.
a los Directores y hermanos de las Casas
Salesianas, y muy especialmente Al los an-
tiguos alumnos.
En la maiiana siguiente espl6ndidas fue-
ron las funciones en la iglesia de S. Carlos,
y la numerosa concurrencia de Cooperadores
y antiguos alumnos di6 a conocer que bien
habia comprendido el espiritu de esta de-
mostraci6n, que debia ser particularmente
religiosa. Numerosisima y niuy devota fu6
la Comuni6n general en la que 'se cantaron
algunos motetes: ofici6 Mons. Echagiie, Pro-
tonotario Apost6lico. A las 10 entraban en
el temple a ocupar sus asitntos respectivos
los antiguos alumnos y los Cooperadores sa-
lesianos.
El 111m y Revm0 S. Arzobispo dign6se asistir
al santo sacrificio, celebrado por el Emo. P.
Costamagna. Rodeaban el trono de S. S.
Monsefior Espinosa, preconizado Obispo,an-
xiliar, Mons. Echagiie y el Emo. Can6nigo
Arache, secretario de la Curia.
Se cant6 con acompaiamiento de mfisica
la graudiosa Misa de Santa Cecilia, 6elebre
composici6n del primer Obispo Salesiano,
Monsefior Cagliero, Vicario Apost6lico de la
Patagonia.
El discurso pronunciado por el R. P. Juan
Isabella, Salesiano, fu6 una de las mds pre-
ciosas joyas de la hermosa corona de ala-
banza y gloria, con que se celebr6 en esta
ocasi6n el sacerdocio cat6lico.
Al concluirse las funciones religiosas pasa-
ron los convidados juntamente con los alum-
nos A tomar part en un modesto banquet.
Los nifios del Colegio fueron a colocarse
en los asientos preparados en un espacioso
patio, adornado con banderas, escudos 6
inscripciones alusivas al acto, done se ha-
bian colocado 20 largas mesas con 550 cu-
biertos. Bajo los p6rticos, que rodean al
mismo patio, habia mesas para 250 invita-
dos, formando un total de unas 800 personas,
que alli se congregaron en fraternal y cari-
fioso concurso.
Bajo un dosel y en el lugar de preferencia
estaban el Revmo. Sefor Arzobispo, el R. P.
Costamagna y otras personas distinguidas.
La banda del Colegio entr6 en el patio-
sal6n encabezando la column de Coopera-
dores y amigos, mientras los antiguos alumnos
entraban con su banda 6 sentarse en las
mesas que les estaban destinadas.
A los postres se pronunciaron hermosos
brindis y se distribuy6 A los comensales un
album, testimonio de amor y estima, que
al R. P. Costamagna dedicaron sus amigos
y discipulos en esta circunstancia.
RetirAronse luego los nifios vivando 6 sus
superiors al s6n de los acordes musicals,








- 181 -


mientras que entire los convidados se pro-
nunciaban elocuentes discursos, elogiando
la obra de Don Bosco y felicitando A su
digno bijo, el P. Costamagna.
SEl Revtm0. Sefor Arzobispo en brillantes
frases hizo una reseiia de la Congregaci6n
Salesiaina y de sus obras, on las cuales se
distingue siempre por su actividad, celo,
prudencia y virtud el R. P. Costamagna.
IIizo notar esta hermosa coincidencia: << En
el, ismio (ia en que el R. P. Costamagna,
25 ailos hace, celebraba su primera misa,
4el Rev"". Prelado de Buenos-Aires, Mons.
Escalada, predecessor de S. S. I., elevaba
6 I)ios una ferviente plegaria pidiendo Mi-
sioneitos: hoy, despu6s de 25 afos, vemos
el l'ruto de aqucellaoraci6n.>
Felicit6 luego al Rdo. Superior deseAn-
dole lns Bodus de oro, despuds de otros
25 i:ios de fecundo trabajo, en las que pu-
di46semos todos juntos celebrar la fiesta de
la canonizacibn de Don Bosco.
Fu6 muy aplaudido el afectuoso y elo-
cum-nte briidis del Selor Arzobispo.
El Diputado national Doctor D. Indalecio
G6mnez refiri6.una an6cdota curiosa para in-
dicar (ent6o habia llegado a conocer al P. Cos-
tlniagna por un Tantum ergo que so habia
cauitado en su provincial natal en las fiestas
del Corpus, y que por su fdcil y suave ar-
monia se hizo popular, nun entire los chi-
cuelos. < Asi es, dijo, como yo me sorprendi
al oir en mi casa, bajo la direcci6n de mi
santa nmdre a 30 nietos, que cantaban ese
Tantum ergo, que quince dias antes habian
oido en la Matriz. El P. Costamagna,
pues, derrama su espiritu en la mfsica, y
los niiios que educa lo reciben y forman ese
conjunto arm6nico y simpatico que admira-
.mos en este dia.>
El Doctor D. Enrique S. Quintana, ex-
ministro de Justicia, Culto 6 Instrucci6n
pfiblica, y digno sucesor del inolvidable
Dr. Goyena en la catedra de Derecho Ro-
mano, tuvo palabras muy halagileiias para
la instituci6n de Don Bosco, haciendo re-
saltar'las ventajas morales que la instruc-
ci6n y educaci6n quo aqui se da lleva a
tantos otros establecimientos de enseilanza.
Felicit6 a los Salesianos por estar al frento
de una obra que se conserve libre de toda
traba political y guard celosamente el ge-
nuino espiritu y las tradiciones de su Fun-
dador. El discurso del ex-ministro fu6 aco-
gido con entusiastas aclamaciones.
SLos Doctores D. Emilio Lamarca, C. Car.
lo, Navarro Lamarca y el Sr. D. Luis G.
Repetto fueron aplaudidos extraordinaria-
mente.
El R. P. Costamagna al agradecer las
manifestaciones de aprecio recibidas, mani.
fest6 que descartaba todo lo que era per-
sonal y que s6lo las aceptaba como una de-
mostraci6n hacia la Congregaci6n fundada
por el inolvidable Don Bosco.


Las palabras del P. Costamagna fueron
acogidas con entusiasmo.
A las 5 de la tarde ante numerosa con-
currencia de senores y caballeros y families
de alumnos, tuvo lugar una representaci6n
teatral del magnifico drama San Alejo por
el Card. Wiseman. Los pequefios actors
merecieron muchos aplausos. Asistieron los
antiguos alumnos precedidos por su banda
que alternaba con la del Colegio. La fiesta
del dia concluy6se en el tempo, done habia
empezado: cantaronse las ,visperas y di6se
la bendici6n con el Smo. Sacramento, ofi-
ciando el R. P. Superior con asistencia de
numeroso clero.
El Ilmo. Monsefior Dr. Mariano Soler,
Obispo de Montevideo, dign6se felicitar al
Superior de los Salesianos con la siguiente
taljeta:
MARIANO SOLER
OBISPO DE MONTEVIDEO


Tengo la grata satisfacci6n de enviar los
mds sentidos parabienes al R. P. Santiago
Costamagna pos sus Bodas de Plata, rogando
al Senior lo conserve para bien de la Iglesia y
de la Congregaci6d de Don Bosco hasta las
BODAS DE ORO y mds ain.
Las hijas de Maria Auxiliadora, a quienes
el P. Costamagna por encargo de Don Bosco
dirigi6 desde el afio de 1875, habian desti-
nado el 18 para celebrar las bodas de plata
de su Superior y Padre. Alli tambi6n, ade-
mAs de las 176 alumnus internal de Almagro
y las 50 pupils de Mor6n y San Isidro, con
representantes de la Boca, Barracas, Ro-
sario, S. Nicolas y Bahia Blanca, reunid-
ronse la antiguas alumnas, gran part de
las cuales, files a la piedad religiosa en
que fueron educadas, acercaronse al ban-
quete eucaristico, ofreciendo asi el mas pro-
vechoso y agradable obsequio a su Director
y Padre.
Un hermoso certamen literario-musical
ponia el colmo 4 las sinceras demostraciones
de carifio y a la alegria de ese fausto dia,
para volverse 6 repetir el domingo siguiente,
en el cual concurrieron 6 Almagro mds de
mil niilas de los diferentes Colegios de las
Hijas de Maria Auxiliadora.
Los fuegos artificiales, la espl6ndida In-
minaria y las armonias de la mfisica en el
interior del Colegio Salesiano, asi como las
clamorosas ovaciones de los alumnos, pu-
sieron el ciltimo sello de afectuosa alegria
y juvenile entusiasmo a estas fiestas so-
lemnes.
Si el Reverendo Superior quedaba confnn-
dido entire tantas muestras, para 61 inespe-
radas, de amor y estima, y todos gozaban,
viendo al Padre y al Institute honrados por
today clase de altos personajes eclesiAsticos
y civiles, caus6 verdadero asombro el oir







- 182


que el Exmo. Seilor Presidente de la Re-
pfiblica, sin que nadie se hubiera atrevido
A convidarle para esta fiesta de familiar,
habia concebido el pensamiento de dar al
Colegio una sorpresa interviniendo personal-
mente. H6 aqui como 61 mismo en una pre-
ciosa tarjeta muestra su deseo y present
sns felicitaciones al Rdo. P. Costamagna,
declarAndose con la mayor bondad amigo y
protector de la Obra de Don Bosco:
El President de la Reptiblica saluda con la
mas distinguida consideration y aprecio al
Padre Superior de los Salesianos, Sr. Costa-
magna, y aunque tarde le envia su sincera fe-
licitaczdn en celebraci6n des sus bodas deplata
del sacerdocio, sintiendo no haber podido ir
personalmente d asociarse d esa fiesta (porque
asuntos del servicio piblico le obligaron el do-
iingo d celebrar acuerdo de gobierno), y ha-
ciendo votos por el progress de la instituci6n
tan bendfica que preside.
betiembre 19 de 1893.



lUn sermon del Rdo. Padre Francisco Laphitz,
Religioso de la Congregaci6n del Sagrado
Coraz6n. -- Iglesia de San Juan, 20 viernes
de Julio de 1893.

Reproducimos los pArrafos siguientes que
leerAn con gusto nuestros Cooperadores:
..... Qui6n tuviera para el bien el celo
que tienen tantos para el mal ? Qui6n tu-
viera para la propaganda cat6lica el celo
que demuestran otros para la propaganda
del error
Hasta hace poco, en una zona inmensa de
esta Repiiblica, en la Patagonia, ningfin ser-
humano tributaba A su Criador los homenajes
que le son debidos: tierra sepultada en
la tinieblas de la ignorancia, sin que ni una
rafaga de luz iluminara jams sus horizontes;
pero lleg6 por fin, para la tierra patag6nica
la hora de la gracia, y uno de los principles
encargados de llevar A sus moradores los
beneficios de la civilisaci6n ha sido un hijo
de Don Bosco, el P Angel Savio de la Con-
gregaci6n Salesiana.
iCuAntas veces no peligr6 su vida, en
medio de los indios rebeldes A su voz y
desconfiados en los primeros tiempos! Su
prudencia y su caridad triunfan de todos
los obstAculos nacidos del. carActer impre-
sionable del indio, y de la avaricia de
algunos cristianos renegados; les hace a-
ceptar la cruz c6mo emblema de uni6n y
de amor entire todos los hombres, y el dulce
nombre de Padre que le dan, en todas par-
tes, nifios y ancianos, le hace olvidar las
penurias de sus trabajos.
En los primeros tiempos de su vida apos-
t61ica, una que otraa carta que recibia de


su venerable Superior daba 6 su espiritu
nuevo vigor para emprender nuevos trabajos,
nuevos sacrificios. Pero, en los tres iltimos
ailos, today comunicaci6n entire 61 y sus co-
legas fu6 interrumpida. Las cartas que es-
cribia del desierto no llegaban A Buenos-
Aires,; las que se le escribian de Buenos-
Aires no Ilegaban al desierto permitiendo
Dios que hiciera vida comfin con los indios
- su comida era la care de potro; su be-
bida el agua de los arroyos; su vestido al-
guna vez la piel de alguna fiera; su techo,
la b6veda del cielo.
'Extenuado por tantos trabajos, se ve obli-
gado 5 ceder ese puestb de honor a otros co-
legas mas j6venes, que ya se han estable-
cido para la conversion de toda la Patagonia,
en los puntos por 61 seiialados; centinelas
avanzados que arrostran todos los peligros
hara propagar la fe que salva infinitas
almas. Ved A esos misioneros: instruyen
en la doctrine, administran los sacraments
y ejercen en seguida todas los artes y oficios.
El misionero se hace todo i todos para ga-
narlos todos A J. C- Se hace m6dico, boti-
cario, labrador, sastre, carpintero, albailil,
iniciando asi A la vida del progress material
y moral tribus enteras que vivian entregadas
a los instintos salvajes, inspirandoles el
amor de Dios y del pr6jimo, el amor de la
virtud y del trabajo, transformando asi el
desierto en un oasis, haciendo flamear la
bandera de la naci6n en todos los ferritorios
conquistados a la religion y 6 la patria, y
haciendo resonar himnos sagrados y patrio-
ticos donde repercutia el rugido de la fiera
6 el grito de guerra del salvaje.
H6 ahf la obra grandiose emprendida en
nuestros dias por los hijos de Don Bosco, y
continuada por ellos con 6xito sorprendente.
Pero, volvamos al P. Savio. Autorizado
por sus Superiores para ir A descansar de sus
fatigas en la casa-madre de Turin, y antes
de volver a su patria, da misiones en various
pueblos de esta arquidi6cesis, acompaiiando
al Sefor Arzobispo y siempre .incansable,
part para el Paraguay, donde lo espera mies
abundant, y de alli va en fin 6 abrazar 6
sus hermanos de Europa. En Europa, los dias
se deslizaban tranquilos para el P. Savio,
cundo el Superior de la Comunidad con-
voca A una reuni6n A su capitulo, y dice:
< Necesito de un hombre para fundar una
escuela de artes y oficios en el Ecuador, no
lejos de,Gualaquiza, morada de los feroces
Ivaros. >
Aqui me tennis, dice el P. Savio; y
6 poco, h6le ahi atravesando el Oc6ano y
los desiertos, y en mementos de abrir un
establecimiento que ha de reporter tantas
ventajas 6 la Repliblica del Sagrado Coraz6n,
le abandonan las fuerzas y muere en las
faldas del Chimborazo.







- 183 -


PERU

LIMA.

Talleres Salesianos;

En la tarde del domingo filtimo tuvimos
la grata satisfacci6n de asistir al acto li-
terario-musical, organizado por los alumnos
interns y externos de los Talleres Salesianos,
en honor de Monseilor Fagnano, Prefecto
Apost6lico de la Tierra del Fuego 6 Inspector
de los Salesianos.
No pudo ser, ciertamente, mas sencilla ni
mAs conmovedora por lo expresiva aquella
manifestaci6n. No se trataba de una fiesta
official, sino de una fiesta de familiar. La
alegria pintada en los rostros de aquellos
pobres niiios, sin mais porvenir que el trabajo
honrado, era la mnis evident prueba de que
aquella demostraci6n no era otra cosa que
un desbordamiento de carifio verdaderamente
filial.
En uno de los angulos del patio interior,
humildemente arreglado al efecto, 4 las dos
y media de la tarde aproximadamente di6se
principio al acto, cuyo program trascribimos
en seguida:
Ensayo dramdtico-literario-mausical.

I
1. Al trabajo, coro.--2. Al Evmo. P. Ins-
pector, declamaci6n. 3. La casa de la For-
tuna, drama on dos actos. Pr6logo. -
4. Primer acto del drama.

1I
5. El Mainero, core. 6. No te olvides
de mi, poesia. 7. La carta de los externos.
8. Canto gimnastico.

III
9. La casa de la TFortuna. 10. La cam-
panilla del studio.
Sentimos que el espacio de que podemos
disponer no nos permit dar cuenta deta-
llada 6 nuestros lectores de tan hermosa
fiesta, y muy a pesar nuestro, nos vemos en
la necesidad de ser breves.
Altamente sorprendida qued6 la distin-
guida concurrencia que asisti6, por la com-
pleta lucidez y correcci6n con que supieron
desempenfarse todos y cada uno de los alumnos,
haciendo palpable el notable adelanto que
en tan corto tiempo han alcanzado bajo la
tutela de los infatigables hijos de Don Bosco.
Las palabras dirigidas a4 Monseiior Fagnano
fueron pronunciadas todas con verdadero
sentimiento, arrancando la naturalidad de


aquellas expresiones mis de una lHgrima de
ternura.
Una vez terminado el acted, Monsefior Fa-
gnano hizo uso de la palabra, con frases
llenas de carifio, agradeciendo la manifesta-
ci6n de que era objeto. En su breve discurso
improvisado que hubidramos querido dar a
conocer, hubo frases que deberian haber
escuchado todos los cat6licos de Lima, a fin
de prestar su apoyo d una obra tan meri-
toria y tan digna del mayor encomio, come
es la eimpendida por los Salesianos.
Apenas Monseiior Fagnano di6 fin 4 su
sentido discurso, dos pobres nifos se acer-
caron a 61, y uno de ellos con la voz tem-
blorosa ley6 una carta, manifestAndole su
pobreza y pidi6ndole que los admitiera entire
los interns. Monsefior Fagnano, profunda-
mente conmovido, les contest que quedaban
satisfechos sus deseos, y di6 orden al R. P.
Riccardi, Superior del Colegio, ,para que los
admitiese y ya que en el dormitorio de los
alumnus no habia lugar para ellos, los co-
locase en la habitaci6n quo debia quedar
desocupada d su march.
Asi termin6 aquella fiesta tan modest
como hermosa, y estamos segaros que habra
dejado imperecederos y gratisimos recuerdos
en el animo de cuantos tuvieron la dicha
de presenciarla.
Era altamente conmovedor, despu6s dela
ceremonial, ver d Monseior Fagnano, ro-
deado de los ninos externos, que le pedian
tiernamente que los admitiera en el inter-
nado; pero desgraciadamente, hoy por hoy
no es possible complacerlos, como so com-
prendia que Monsehor Fagnano hubiera que-
rido hacerlo.
Nos permitimos llamar la atenci6n de los
cat6licos todos hacia esta santa obra. Ojala
contribuyan con sus limosnas en favor de
ella tantos quo hasta hoy han permanecido
indiferentes. Ya se van haciendo visible
los opimos resultados de las tareas de los
Salesianos, y estamos seguros que ante tan
provechosos frutos para la sociedad, todos ,
en la media de sus fuerzas, sabrAn dispen-
sarle su apoyo, I fin de que pueda ensan-
charse mas y mAs cada dia.
Y antes de terminar, enviamos 4 los mo-
destos hijos de Don Bosco nuestra sincere
y entusiasta felicitaci6n por el 6xito com-
pleto con que el Altisimo corona sus fatigas.
Mons. Jos6 Fagnano ha partido para Val-
paraiso por el vapor del mi6rcoles.
Ignoramos arin los resultados obtenidos
por su celo' en favor de la niiiez pobre y
desvalida. Es de esperarse que hayan sido
sobradamente satisfactorios para bien do
nuestra capital.
DeseAmosle felicisimo viaje.
(Revista Cat6lica, 16 de setiombre de 1893).







- 181 -


EL R. P. MIGUEL UNIA.
(De PItalia Reale).

Este inclito Misionero Salesiano ha estado
en grave peligro de ser victim de su celo
en el cuidado de los leprosos de Agua de
Dios, en Colombia. Acometido de gravisimo
mal, no de la lepra, fu6 llamado A Bogota.
Dij6roiile los medicos que para curar de
su ellfermedad debia ausentarse de los le-
prosos, al menos por un aiio, y hacer un
largo viaje por mar. Pero oido que hubo 61
seinejante dictamen sin poderse resolver a
seguirlo, se volvi6 prontamente A Agua de
Dios. No le fu6 dado continuar alli muchos
dias, porque el Arzobispo de Bogota, en co-
nocimiento del peligro que Don Unia corria,
le llam6 bajo pena de suspension, y de nuevo
en Bogota le persuadi6 que debia seguir las
preseri pciones de los m6dicos.
Resolvi6se, en consecuencia, 6 hacer un
viaje & Italia; pero con billeted do ida y
vuelta. A Dios gracias, si bien no haya ain
desaparecido el mal, ha disminuido notable-
mente.
Al cuidado de los leprosos ha quedado
otro Misionero Salesiano, y no -tardaran en
ir a acompaiiarle otros hijos de Don Bosco.
El Heraldo de Bogota public, con motive
de lo expuesto, la siguiente carta muy sen-
tida de uno de los leprosos de Agua de
Dios:
Sr. Director de El Heraldo.-Bogotd.
Presa del mas profundo dolor, me permit
dirigir A usted estas pobres lineas--pAlida
expresi6n de mi sentimiento-para dar testi-
monio pfiblico del pesar acerbo que en mi
alma ha dejado la ausencia de este Lazareto
de nuestro imponderable Capellin el M. R.
P. ,Miguel Unia.
Dios lo quiso asi toda vez que los esfuerzos
hechos para conseguir el restaulecimiento
dle su preciosa salud fueron initiles, y esto
debiera consolar un tanto nuestra orfandad
terrible; pero como el vacio de su ausencia
,es de aquellos que s61o dejan en el coraz6n
series tan amados como el padre 6 la madre,
el bienestar y la alegria no tornarAn A nues-
tro s6r sino hasta el dia en que el Cielo,
compadecido de nuestro duelo, nos devuelva
*esa alma privilegiada, por tantos titulos
dtigna de nuestra admiraci6n, carieo' y
xespeto.
S61o los que tuvimos la honrosa dicha de
conocer a fondo los elevados sentimientos de
qoueestaba animado nuestro amadisimo P. Unia
en favor del Lazareto, podemos apreciar en
todo lo que vale la irreparable p6rdida que
hemos hecho con su separaci6n, y de ahi el
que nuestras ligrimas, por copiosas que
sean, jams serAn bastantes para deplorarla
justamente. Quiera el Cielo, pues, devolv6r-
noslo pronto y perfectamente curado para


que con su presencia d6 nueva vida 6 nues-
tros corazones y pueda el Lazareto, despu6s
de muchos alos, gloriarse de poseer sus ve-
nerados restos.
Como una prueba de su amor y de su
ternura nos ha dejado en su: reeniiplazo al
M. R. P. Rafael Crippa, quien, dotado come
estA de virtudes tan sobresalientes que hacen
de 61 un s6r angelical, consolara nuestra
misera existencia y nuestra eterna agonia
s61o que en la present ocasi6n apenas podr
compartir con nosotros la pena que n(
abruma por la ausencia de nuestro amad
P. Unia, por no ser menos la aflicci6n d
que se hall poseido al verse separado d
tan querido compafiero y Hermano. Dio
qfiiera que la mano del destiny sea menc
rigurosa en esta vez y nos conserve la pre
ciosa salud de este nuevo hijo del immortal
Don Bosco, no obstante lo terrible del clima,
el exceso de trabajo y las privaciones y fa-
tigas que tanto contribuyeron a minar la
salud de nuestro muy querido P. Unia, para
que no tengamos tambi6n que pasar por la
honda pena de verlo ausentarse de nuestro
lado.
ENRIQUE AGUILERA.




AGUA DE DIOS


Una misi6n A los leprosos.
El R. P. Evasio Rabagliati, director de
los Talleres Salesianos de Bogota, el celoso
plrroco de Tocaime Sr. Granados y el R. P.
Ciippa salesiano, queriendo favorecer con los
consuelos de la religion A los pobres leprosos
de Agua de Dios, dieron A mediados de Se-
tiembre una misi6n en la que comulgaron de
1200 A 1300 personas; porque junto con los
cerca de 800 enfermos de dicho lazareto, se
encuentran, como en otra ocasi6n hemos
dicho, unas 1200 personas mis, ya por ser
de la familiar de aqu6llos, ya por causa de
negocios. Tan complacidos quedaron con se-
mejante obra los enfermos que no se con-
tentaron con expresar de viva voz su recono-
cimiento A los sacerdotes arriba mencionados,
sino que les escribieron despu6s las mas
sentidas cartas de gratitud.
H6 aquf ademas la que la Junta General
de Beneficencia dirigi6 al R. P. Rabagliati:
Bogot6, 29 de septembre de 1893.
R. PADRE EVASIO RABAGLIATI.
Ha tenido conocimiento la Junta que pre-
side de que S. R. se sirvi6 en dias pasa-
dos, hacer una visit al Lazareto de Agua
de Dios, con el laudable fin de dar una mi-
si6n, la que tuvo lugar con espl6ndido re-







S185 -


sultado; y la Junta en sa propio nombre y
en el.de los pobres elefanciAcos present A
S. R. la expresi6n de su agradecimiento por
tan meritorio acto de caridad, digno de un
hijo de Don Bosco.
Dios guard A S. R. muchos ailos.
BERNARDINO MEDINA.

Mnz{'L!^'!^*t^^'uuuvtMnrr rlruuvnM MLrtrut^ruL^



Gracias de Maria Auxiliadora


Curaai6n instantinea. Un amigo
mio abrumado de desgracias y oprimido por
un fuerte catarro y afecci6n del coraz6n, ya
viudo y con muchos hijos, se afligia parti-
cularmente pensando en el porvenir de 6stos,
cuando, siguiendo mi consejo, hizo una no-
vena a Maria Auxiliadora 6 hizo una li-
mosna para su santuario. A la mailana si-
guiente se levant6 sin fatiga alguna; el mal
habia desaparecido por complete, y sinti6n-
dose sano, fu6 a la iglesia A oir la misa en
acci6n de gracias. Su salud no ha tenido
despu6s la menor alteraci6n, y lleno de agra-
decimiento no cesa de recorder su admirable
curaci6n.
PEDRO FURNO
Presbo.
Trento, 15 de Junio de 1893.

*
Una: Cooperadora Salesiana. -
Hacia tiempo que la seiora dofia Lucia Zi-
glioli, enferma, no podia desempefiar su
cargo de maestra. Era esta seiiora celadora
de la Piadosa Obra del Sagrado Coraz6n de
Jesfs en Roma, y escribi6 A Doa Rua, en-
comendandose A las- oraciones del Instituto
Salesiano. Recurri6 A su vez con viva fe al
Sdo. Coraz6n y A Maria Auxiliadora, mand6
decir una misa en el altar del Sdo Coraz6n
y prometi6 publicar en el Boletin Salesiano
la gracia, si el Sefor se la concedia.
No tardo en conseguirla: en breve desa-
parecieron sus dolores, su debilidad y me-
lancolia, y ahora cumple con el deber de
hacer pfiblica la gracia alcanzada por media-
ci6n de Maria.
BARTOLOME GAIDO
Presbo.
Roma, 11 de Julio de 1893.

*
La bendici6n de Maria Auxilia-
dora. Mi hijo Mateo era de complexion
tan d6bil que aun cuando tenia ya 22 mess
no podia de ningfin modo mantenerse en
pie. En vano seprobaron mil industries
para conseguirlo; pues las piernas cedian


y el niio echaba a llorar amargamente. Los
tratamientos de los .m6dicos no daban el
menor resultado. En esta aflicci6n lo enco-
mend6 A las oraciones de los Salesianos, y
como otro de mis hijos fuese A Turin pidi6
A Don Rua que le diese la bendici6n de
Maria Auxiliadora para su hermano. Di6sela
el senior Don Rua; y ya de vuelta, tentamos
de nuevo poner en pie al enfermito. Cosa
admirable! el niio se mantuvo sin dificultad
alguna, su mejoria continue rapidamente, y
ahora estA enteramente sano. Con profundo
reconocimiento por esta gran gracia me
complazco en publicarla para mayor gloria
de Maria Auxiliadora.
MAGDALENA BARAVALLE.
Caramagna, 21 de Junio de 1893.

**
Curacion de dos ninitas. Encon-
trAndose dos sobrinitas mias enfermas de
pulmonia, como resultado de la influencia,
en la tarde del 8 de Setiembre le vino ade-
mAs & la mayorcita un ataque de cabiza, y
veiamos que se nos moria, cuando en medio
de mi aflicci6n me dirigi a Maria Auxilio
de los Cristianos y le ofreci una *Misa. El
dia despu6s el doctor con gran sorpresa vi6
A la niflita muy mejorada.
La otra sobrinita tambi6n estuvo en punto
de muerte; uno de mis hermanos ofreci6 un
voto A Maria Auxiliadora, y en breve rato
entr6 en convalecencia.
MARIA C. GORLERO.
San Isidro, 20 Octubre 1892.

0*
Cuenca, 30 Junio de 1893.
MI RDO. PADRE:
Con poca fe me resolve A invocar & Maria
Auxiliadora, encomendarle mis dificultades
y pedirle el remedio de mis males. El dia
19 del present se aviv6 mi confianza, pues
sus innumerables prodigios, ya leidos, ya
referidos en la familiar, animaban mi f6 ador-
mecida. En este dia mand6 apuntar mi
nombre como Cooperadora Salesiana, y como
deseara tener algfn objeto de su advoca-
ci6n, un hermano me proporcion6 una es-
tampa: la tom6 y la coloqu6 en un altar-
cito, diciendo en tono de broma: No es po-
sible que esta imagen tan pequenita haga
ningfin milagro. Sin embargo le ofreci alga-
nas novenas.
En la mano me habia aparecido una pro-
minencia; el m6dico me. habia dicho que
usara centre tanto de un resolutivo, pues quo
mAs tarde tendiia que sujetarme a una ope-
raci6n. Era esta para mi una sentencia te-
rrible que me atormentaba vivamente.
La noche del dia 20 que tom6 la estampa
me mir6 de nuevo la mano y no hallando







- 186 -


nada, absolutamente nada, digo ( las per-
sonas de la familiar que so encontraban pre-
sentes: Milagro, milagro de Maria Auxilia-
dora. Todos me tocaban la mano, la miraban y
no decian otra cosa que : Es un verdadero mi-
lagro. Yo no dudo que al recibir la estampa
qued6 curada y esta Virgen portentosa, hizo
esto para avivar mi fe en su bondad y poder,
.y hacerme comprender que, pesar de mi
incredulidad 6 ingratitud, estaba pronta a
socorrerme.
Tengo el honor de suscribirme su A. S. S.
A. M. S.
Aseguro haber visto en la mano de mi
hermana aquel tumor, que la Sma. Virgen
hizo desaparecer de un modo milagroso, pues
no con otro nombre puede calificarse tan
instantAnea curaci6n.
MATILDE M. S.
TambiEn en honra de Maria certifico:
ANGELICA DE JESUS SALAZAR.

*
Gracias A Miaria Auxiliadora. -
Despu6s de cuatro meses que padecia de
pulmonia y de una tos persistent, el 13 de
Setiembre comenc6 una novena en honor de
Maria Auxiliadora, y antes de concluirla
iude ya volver 6 mi trabajo de cerrajero.
Mi salud ha seguido mejorando de dia en
dia, y ahora enteraienute repuesto doy pi-
blicas gracias a Maria Auxiliadora.
TOMAS EscuICII.
Baroeldna, 10 de ootubre de 1893.
*
*
La medalla de Maria Auxilia-
dora. D. Francisco Albonico se .hallaba
en extreme desolado al ver 6 su hijo malo
de un pie. Por various meses y alios estuvo
sometido a curaciones de todo g6nero; pero
la enfermedad continue su march hasta de-
clarar los m6dicos que habi6ndose atacado
de cancer un hueso del pie era. menester
hacer la amputaci6n. No tenia valor el hijo
para someterse A Semejante operaci6n, ni se
resolvia tampoco su padre 4 animarlo 4 tan
extreme recurso. Hicieron entonces una no-
vena 4 Maria Auxiliadora; hicieron una
oferta para su temple; el joven recibi6 los
sacraments, so puso al cuello una medalla
de Maria Auxiliadora; y h6 aqui que un
buen dia sinti6ndose mejor puede arrojar una
de las muletas, y muy en breve la otra. Han
corrido yas dos aiios sin que eljoven Albo-
nico haya sentido dolor alguno.
TOBIAS BOLGERT
Pgrroco de Montofarno.
21 do abril do 1893.


Gloria A Maria Auxiliadora. -
Estando yo enferma gravemente de un tu-
mor, por el cual segfn la opinion de los m6-
dicos, era casi indispensable una operaci6n,
hice un triduo a Maria Auxiliadora y antes
de concluirlo san6 de una manera asombrosa.
Deseo que esta gracia so publique en el
Boletin Salesiano 4 gloria de Maria Auxilia-
dora.
MERCEDES E. DE G6MEZ.
MWjico 30 de mayo de 1893.



Bibliografia


Diccionario manual de locucionec
viciosas y de correcciones de
lenguaie, por el Presbiter6 CAMILO OR-
TfiZAE, de la Pia Sociedad de S. Francisco de
Sales. Tal es el titulo de una obra de
singular m6rito publicada recientemente
en la Tipografia Salesiana, y la cual, ya
por la naturaleza del asunto de que trata,
ya por el acierto del trabajo, esta llamada
a gozar de grande aceptaci6n.
Siendo la palabra la pintura de las ideas,
el espejo de la mente y el, int6rprete de los
afectos, es de suma importancia tender A
su belleza y cultivarla con esmero. A tal
intent se han establecido importantes so-
ciedades acad6micas y han consagrado si
vida enter varones eminentes en la repfi-
blica de las letras. Mas por muchos que,
con ello, sean los beneficios alcanzados, la
tarea es de suyo tan improba, 6 ingrata que
jams podrA terminarse.
No bastan los studios escolares para ile-
gar A poseer el arte de hablar y escribir, y,
aun cuando en este arte nos entretenemos
diariamente on casi todos los afanes de la
vida, pocos son los que consiguen sefiorearlo
con alguna perfecci6n. En el comercio hu-
mano cualquier individuo, por ilustrado que
sea, necesita tratar con today clase de per-
sonas y estar por consiguiente atento 6 los
innumerables vicios de dicci6n que plagan
la lengua. Muchos libros excelentes sobre
provincialismos, arcaismos, neologismos y ga-
licismos nos ayudan sobre manera A preca-
vernos de mal tan extendido y contagioso;
pero como el lenguaje no permanece esta-
cionario, todos ellos tienen su 6poca: hay
voices y locuciones que eran antes moneda
corriente y quo estin ahora arrumbadas, y
por el contrario otras que despu6s de haber
sido consideradas como papel depreciado 6
sin valor gozan ya de general aceptaci6n.
El Diccionario de que nos ocupamos, to-
mando por guia las enseianzas de la Aca-







- 187 -


demia, resume lo que ban escrito sobre co-
rreciones de lenguaje nuestros mis ilustres
hablistas, a la vez que aiade preciosas ob-
servaciones sobre palabras y frases de mala
ley que privan y se aceptan no obstante
ser arrevesadas y extravagantes.
En el Diccionario de locuciones viciosas do-
mina una critical discreta y bien intencio-
nada: censura sin saherir y enseina sin pre-
sunci6n, citando frecuentemente las autori-
dades A que puede ocurrirse, y huyendo de
peligrosos extremes, como son la demasiada
rigidez y la excesiva condescendencia en
puntos todavia controvertibles.
Aun cuando dicha obra esta consagrada
en especial A los chilenos, compatriotas del
autor, sera tambi6n, en nuestro concept, de
gran provecho f todo el que quiera guar-
darse de la polilla que invade el castellano
castizo y hablarlo correctamente.
(Floresta Literaria).


H6 aqui una important carta que el Emi-
nentisimo Sr. Cardenal Rampolla, secretario
de Estado de Su Santidad el Papa Le6n XIII
ha dirigido a D. Miguel Mir, autor de la
Historia de la Pasi6n de Jesucristo:
MUY REVERENDO SENOR:
Han llegado 6 mis manos dos ejemplares
de la tfistoria de la Pasion de Jesucristo que
acaba V. de publicar, uno de los cuales,
segfin que me 16 pedia V. en su carta, lo
present A Nuestro Santisimo Padre el Papa
Le6n XIII, expresandole de su part los
sentimientos de respeto y rendida voluntad
que abriga V. para con su Sagrada Persona.
Recili6 Su Santidad con agrado ese obse-
quio, principalmente por tratarse en 61 un
asunto muy apropiado 4 fomentar la piedad
de los fieles. Asi, al par que le da a V. las
gracias por ello, y le envia sn bendici6n,
ruega 6 la Majestad Divina le concede fuer-
zas y salud para poder escribir otras obras
que sean de igual utilidad para el piblico
en general. Por mi parte, no s6lo le agra-
dezco 6 V. cordialmente el ejemplar que ha
sido servido destinarme, sino que me con-
gratulo de que su obra resplandezca con
aquella pureza de lenguaje castellano y con
aquella forma y arte nobilisimo do estilo
que, al par que pone de manifesto la exce-
lente cultural literaria de V., es nuovo y
clarisino argument do quo en el dia de
hoy hay tambi6n eclesidsticos cuyas obras
se recomiendan por su m6rito artistic y por
su elegancia y hermosura de estilo. Y tanto
mds me agrada esta cualidad y ornamento
del libro de V., cuanto que espero que esa
belleza de lenguaje sera para muchos incen-
tive muy eficaz para leer una obra que estA
destinada 6 producer frutos de salud tanto
mas copiosos cuanto mayor sea el nfmero de
las personas que la lean y estudien.


Entretanto, muy Reverendo Selior. me
complazco en manifestarle A V. los senti-
mientos de sincera estimaci6n con que soy
su afectisimo,
MARIANO CARDENAL IAMPOLLA.
Roma, 5 de Mayo de 1893.
(Sobrescrito.) Al muy Reverendo Sr. D. 1iguel
Mir.-M- adrid.


SELLOS USADOS DE CORREO

Merced al poderoso impulse de Su Santitad
Le6n XIII y la valiosa cooperaci6n del Rey
de Bl6gica, el nuevo Estado.del Congo se
ha abierto 6 la luz del Evangelio y de la
civilizaci6n.
Pero para llevar los consuelos de la Reli-
gi6n a esa infortunada gentle, la generosidad
de todos los cat6licos tiene que ser puesta
en acci6n. Por eso se ha establecido en Lieja
(Belgica) una obra con el titulo de Obra de
los setlos usados de Correos, que ofrece a to-
dos una ficil ocasi6n de contribuir 5 la ex-
tensi6n del reinado de Jesucristo. El objeto
de esa obra es la fundaci6n de un Centro
Cat6lico en el Congo, edificando iglesias y
escuelas, etc. Por este motive se quiere reu-
nir una gran cantidad de sellos usados para
venderlos y realizar al menos una suma do
diez mil pesetas.
Toda clase de sellos de correo, tarjetas
postales 6 carpetas con el sello impreso (y
si fuere possible conservados integramente)
son recibidos con gratitude. Pero los sellos
de correos que ya no se usan, 6 los sellos
de las islas y los Estados de America Cen-
tral y Meridional, y de Asia, Africa y Aus-
tralia, son especialmente solicitados.
Seis Misas y cuarenta mil Rosarios se-
rAn rezados per todos los bienhechores dela
Obra y por los parents difuntos.
No se tema la distancia de un pais cual-
quiera .4 Bl6gica. Si las cartas van bien
franqueadas legarin infaliblemente. Los en-
vios pueden hacerlos los bienhechores al re-
verendo P. G'. Simen6n. Seminatio mayor,
Lieja (B6lgica).
(Revista popular de Barcelona).


HISTORIC DEL ORATORIO
de San Francisco de Sales

CAPITULO XIII.
(Continuacidn)
Pio IX exhort6 en consecuencia 6 Don
Bosco para que redactase las reglas de la
Pia Sociedad, segfin los designios que habia
Sconcebido, y le hizo varias indicaciones. Di-








- 188 -


j61e, entire otras cosas: --- Es menester que
establezcis una sociedad sobre la cual no
pueda poner mano el Gobierno; pero con-
viene al mismo tiempo quo no os content6is
con ligar a sus miembros con simples pro-
mesas, que no os permitirian contar con ellos
de un modo permanent.
Pio IX era pronto en comprender lo que
se le exponia y expedite en dar la respuesta;
por lo cual no s61o pudo Don Bosco tratar
de este asunto sine aun de otros en la misma
oportunidad.
Por fin pidi6 la bendici6n para todo los
que de algfin modo estaban relacionados A
61 y pidi6 varies favors, que le fueron be-
nignamente acordados, siendo de notar entire
estos el de oratorio privado para nuestra casa
y para la del abate Montebruno de G6nova.
Llamado de nuevo el cl6rigo Ena, Don
Bosco pidi6 la bendici6n y ambos la recibie-
ron arrodillados.
Os la doy de coraz6fi, dijo el Santo
Padre, con voz coumovida, y h6 aqui la f6r-
mola especial de que se valid:
Benedictio Dei Omnipotentis, Patris et P lii
et Spiritus Sancti descendat super te, super
osocium tuum, super tuos in sortem )Domini
vocatos, super adiutores et benefactores tuos,
et super omnes pueros 'tuos, et super omnia
opera tua, et maneat nune et semper et semper
et semper.
Aiiadir6 una sola reflexi6n: La singular
bendici6n de Pio IX ha producido su efecto
como lo demuestran las obras nacidas de
entonces ac6 del Oratorio.
DespuBs de tan consoladora audiencia pen-
saba Don Basco volver pronto a Turin; pero
poco despu6s lleghbase 6 61 en nombre' de
S. S. Pio IX Mons. De Merode, su Maestro
de Camara, para invitarle 5 dictar los ejer-
cicios espirituales 6 las detenidas y prisio-
neros da las carceles del Estado, y compla-
ciase en darle mis tarde otras dos audien-
cias privadas y en razonar detenidamente
con 61 con muy particular benevolencia.
Pru6balo el hecho siguiente:
Al terminar la filtima audiencia el bon-
dadosisimo Pio IX dijo d Don Bosco:
Sin duda que aun deseais de mi al-
guna cosa.
Santo Padre, respondi6le Don Bosco,
Vuestra Santidad se ha dignado concederme
cuanto le he pedido; asi s6lo tengo que re-
petirle mis m6s intimos agradecimientos.
Con todo, aun deseais alguna cosa.
Don Bosco qued6 como pensativo, sin pro-
ferir palabra.
C6,mo, no dese6is hacer estar alegres
a vuestros niios en volviendo 6 verlos
Eso si, Santidad.
Pues bien, esperad. Dicho esto, abri6 el
escritorio, tom6 de un caj6n 25 marengos
(500 francos) y poni6ndolos en manos de Don
Bosco le dijo: Tomad, y dadles una buena
merienda 6 vuestros hijos.


Es de imaginar la impresi6n que produjo
en el Animo de Don Bosco este acto de tan
paternal bondad de Pio IX, y la entusiasta
fiesta que los nifos hicieron a la vuelta de
Don Bosco.
Ilustrado con los consejos del Vieario de
Jesucristo y confortado con sus palabras,
Don Bosco retoc6 en Romalas Reglas de la
Pia Sociedad de San Francisco de Sale,.
escritas un aiio antes. Dign6seleerlas Pio IX,
afiadi6 algunas observaciones con su propia
mano y las envi6 al Eminentisimo Cardeial
Gaude. Este insigne purpurado, ilustre hijo
de santo Domingo y gloria del Piamonte ,
como hubiese llegado un aio antes 6 OCan
biano, su patria, cerca de Turin, habia vi
sitado nuestro Oratorio y cobrado gran apre
clo 6 la obra y d Don Bosco. Tuvo, pues,
con 61 Don Bosco varias conferencias, y re
solvi6se que las reglas se pusiesei en prac-
tica por cierto tiempo con las modificaciones
hechas, y que luego serian presentadas phr
su Eminencia al Santo Padre paro su apro-
baci6n, en la forma debida.
Por desgracia el Cardenal Gaude muri6 el
14 de diciembre de 1860, motive por el cual
retard6se la aprobaci6n de dichas reglas.
Habia Don Bosco entretanto conseguido
su fin al ir 6 Roma; y colmado de las mAs
delicadas atenciones por el Supremo Gerarca
de la Iglesia y por las personas mas eminen-
tes de la misma ciudad partia el 14 de abril y
llegaba el 16 Turin, done los nifos del Ora-
torio le recibieron con indecible entusiasmo.



RATERIN.-
(De El Filar, semanario cat6lico do Zaragoza).
I.
En una villa populosa y bella,
que ahora nombrar no quiero,
vivia un nifio audaz y pendeciero
que vagaba 4 sus anchas por today ella,
Raterin le ilamaban, y este mote
le venia de molde al angelote.
Vedle: que es bien que su retrato
preceda 4 mi relate,
y, desde el pie al cogote,
conoza ya el lector serio y sensato
al future aspirante A galeote.
De ojos azales y haraposo traje,
cabellos de oro y blaucadentadura,
junta en si la frescura
deo la niiiez, en rare maridaje,
con la malicia de la edad madura.
Padre no ha conocido el desgraciado,
ni el beso maternal sell su boca.
No sabe qu6 es amor; y despreciado
por doquiera se v6, si no es odiado.
Su maila 6 su agudeza 4 ira provoca
y apenas algo mira 6 algo toca,
do granuja y de pillo le motejan,
y sin dejarle disculparlo alejan.
Desde su tierna edad ya pordiosero
demfs estg para 61 cualquier oficio:
ni al sastre da quehacer ni al zapatero;
que casi en cueros va, y su pie ligero
lo endureoi6 desnudo el ejercicio.
Come pan si le dan, si n6, lo toma,








- 189 -


hurtgndolos con trazas mil que invent,
porque ha caido en la cuenta,
y es para 61 un axioma,
que antes que perecer por hambre lenta,
vale mds ser brib6n como una loma.
Y en su moral privada,
rebasando los limits severos
de la necesidad desapiadada,
licito y dtil juzga ser lo mismo,
y sus golpes arteros
ti6nelos por arranques de herofsmo.
iPobre nino arrojado
en las revueltas ondas de la vida,
como nave perdida
en un inmenso mar inexplorado !
j Qn6 entiende 61 de moral ni de creencias,
ni qui6u es Dios; ni qu6 cosa es la l isa?
De tantas artes y varadas ciencias
que en el mundo sa aprenden,
y el circulo de luz del hombre extienden,
s61o sabe que no tiene camisa,
y que si ha de comer debe bascarlo,
por recto 6 por torcido, hasta enoontrarlo.
El apara la cera en los entierros,
hurtando al paso cuantos cabos puede,
y nunea algo sucede
en la ciudad, que atraiga gran gentio,
que no acuda 61 para enredar nn lio.
Canta y corre coutento
delante de las bandas militares,
dando al olvido todos sus pesares,
y onvidiando al que toca un instrument.
Y si pasa ravista un regimicnto
entire la muchedumbre aglomerada,
procura con audacia redomada,
de concerto con otros raterillos,
pasar tambi6n revista 6 los bolsillos.
Asi crece on astucia y en los anos,
libro como el ehacal en el desierto,
durmiendo 6 cielo abierto,
6 en portales 6 albergues siempre extrallos.
Y con la edad aumenta su malicia
enemiga mortal de la justicia,
y su odio se enardece
A los que alumbra el sol de la fortune,
que nunca ante su vista resplandece.
Misero 6 infeliz, desde su cuna
no ha gozado.ni de un cuarto de luna
bien sea cuando mengua 6 cuando crece:
que se divierte el mundo, y 61 padece,
y el mundo se harta, mientras 61 ayuna.

II.
Por estas y otras causes parecidas
qne doy, para abreviar, por referidas,
vino el rapaz osado,
en nuna triste circel
a dormir, varias veces, enjaulado.
Arn6n de puntapi6s y cachetinas,
y nun de algunas palizas soberanas,
que turbas inhumanas,
6 polizontes de piedad ajenos,
regalaban al rata con largueza,
al cogerle en mitad de una proeza.
Pero 61, ni pesaroso ni rendido,
mas fuerte y ducho cuanto mis sobado,
lejos de escarmentar de su pecado
y dejar el sendero recorrido,
ratero y camorrista,
parecia el embri6n de un anarquista
6 nn temprano capullo de bandido.
Un dia infausto y negro en que su estrella
se obscureci6 6 se perdi6 61 con ella,
1I querer envolver 6 incauto primo,
m las redes de un timo,
e encontr6 con cordeles amarrado,
or m6s que resisti6 el desventurado.
' a la comisaria conducido,
scoltado de gentes que gritaban,
Laniatado esper6, mientras dudaban
,s guardias rencorosos,
dar un buen solfeo al atrevido,


para ahogar sus instintos belicosos.
Quiz a su serte estaba decidida
y su cuerpo sujeto al vapuleo,
cuando el gobernador D. Juan Moneo,
cual por ensalmo, apareci6; la vida
volvi6le al granujilla su presencia,
en tanto quo pedia Su Excelevcia
de sus hazanas relaci6n cumplida
para obrar con acierto y con prudencia.
Pondorando sus males
todos se convirtieron en fisoales,
sin quo una voz se alzara,
en aquella algazara,
que para el Raterin reincidente,
no creyera ser poco cien penales.
Mir6 el gobernador atentamcnte
al triste adolescent
que temblaba cual rata en ratonera,
y su actitud several
se fn6 oambiando en compasi6n clemente.
jQu6 hacer de aquel mozuelo
de suave cutis y rasgados ojos,
de petardistas c6mplice y anzuelo,
destinado 6 vivir entire cerrojos ?
Sin pundonor, sin religion, sin letras,.
los grillos y cadenas,
y las prisiones de malvados lenas,
antes le obstinariau en el vicio
que le hicieran huir del.precipicio.
De repent una idea luminosa,
como antorcha radios,
del buen gobernador brill6 en la mentor.
De fundaci6n reciente,
una casa existfa
de Padres Salesianos,
donde la adolescencia se instruia,
sin ocupar jams la policia,
en labores y oficios deo rtesanos.
Orden, franca alegria,
rayos de luz y paternal dulzura,
hacian la ventura
de cientos de operarios
dedicados alli 6 trabajos varies.
Tal vez el ruin pillete,
hnurfano de carino y de consuelo,
al aspirar amor y luz del cielo,
en vez de retorcerse en el grillete,
sus aviesas tendencies dominara
y en hombre dtil y recto se trocara.
Incontinenti. manos a la obra
el elevado funcionario puso,
y sin temor alguno ni zozobra,
ni do su autoridad juzgarlo abuso
llev6 al pobre recluse,
no 6 una crceel sombria 6 6 un juzgado,
sino al lugar para 61 m6s apropiado.
En un gobernador tanta blandura
quiz4 6 alguno no cuadre,
mas, diga go que quiera la malicia,
si falt6 61 al rigor de la justicia,
no falt6 4 los deberes de un buen padre.

III.
Pasaron meses y atos:
y rodando con ellos,
y sufriendo no pocos desengaios
que llenaron de nieve sns cabellos,
rigi6 D. Juan algunas capitals
con colo y con justicia proverbiales.
Torn6, por fin, 6 sn gobierno antiguo,
y avivando recuerdos y aficiones,
aire vital de nobles corazones,
recien llegado, como hermano 6 hermanos,,
se fu6 6 ver 6 los Padres Salesianos.
Y al doblar la rodilla
en su vasta y artistic capilla,
Ileno de admiraci6n y conmovido,
oy6, cual.celestial eco perdido,
el 6rgano sonar 6 maravilla.
Ora rugia, como mar airado,
semejando de Dios la just satia,
era tr6mulo, fl6bil y pausado,







- 190 -


como arroyuelo que los campos batfa,
se deslizaba, en murmurar doliente,
cual gemidos de un alma penitente.
- Excelente organist!
- decia, para si; mds jqu6 corriento
de devoci6n y amor por mi alma pasa
desde que he penetrado en esta casa ?
e Tendra quizas el inspirado artist
fin poder al que no haya quien resist,
de excitar con su harmonica elegancia
la piedad y la f6 de nuestra infancia ?
S0 es quo en este retire,
cuanto oigo y cuanto miro,
eleva a Dios la mente
y nos hace pensar mas seriamente?
No s6 lo que seria,
afiado yo; mas, fuere lo que fuere,
la soledad, la limpara que ardia,
el sagrario, la imagen de Maria
4 la graoia de Dios que le moviere
de algdn mdrito on premio, que 61 tuviere,
ello es verdad, y no hay por que lo esconda,
que en su interior sinti6 conmoci6n honda.
Y, aunque simple cronista,-
A mi no correspond
apurar la cuesti6n, si fiu conquista
de la gracia, 6 saber del organist,
puedo muy bien docir resueltamente
que por la mente de D. Juan cruzaron,
de su vida evocando los verdores,
rafagas de fervor y aun de temores
que antiguos puntos negros excitaron.
Negros, oscuros 6 de cien matices,
que aunque alguno se asombre,
por no ver mias al16 de sus narices,
si nadie estil i cubierto de deslices,
un buen gobernador, al fin, es hombre.
Levant6so D. Juan, cortando el hilo
de su fdrvido y grave ponsamiento,
,para volver 61l, sin duda alguna,
cuando fuere ocasi6n mas oportuna;
y al recorrer el bienhechor asilo,
admirando su sabio reglamento,
no tard6 en elogiar al organist,
a juicio suyo, inimitable artist.
- gNo le conoce usted? Si es su pupilo...
- le dijeron, aquel trapisondista
que usted nos trajo aqui para enmendarlo.
- i C6mno! exclam6 D. Juan con aspavientos,
Saquella mano tan audaz y list
so ha convertido en mano de organist
- Bebiase los vientos
per. tocar instruments
revelando aptitudes especiales,
y por mejor ganarlo,
despu6s de bien pensarlo,
lo aplicamos i studios musicals.
Ahora es'houra y modelo de la casa;
y apenas dia pasa
en que no nos estreche con sus stplicas,
nuestro hibito pidiendo,
y gozgndose sieipre en hacer piblicas
sus 6nsias vehementes de alcanzarlo.
- D6nde estA ? interrumpi6 D. Juan, qneriendo
cuanto antes abrazarlo.
- Yo soy, senor; grit6 un joven fornido,
que rlpido lleog6, sin ser sentido.
- A usted le debq todo... y no pudiendo
la frase continuar, de enternecido,
el uno con el otro se abrazaron
y diz que, de alegria, ambos lloraron.
Sereno ya D. Juan y sonriente,
sin apenas career lo que veia,
bendijo entonces el dichoso dia
en que A obrar acert6 paternalmente.
Y claro como luz del medio dia,
conoci6 entire sus dulces expansions,
ique si ha de haber prisiones
frono y expiaci6n del delincuente,
para trocar y convertir al malo
eiempre es mejor la caridad que el palo.
GonGONIo.


UNA CARTA FERVOROSA.
(De El Sociologista de Maracaibo).

No hay duda; en una sociedad incipiente
como la nuestra, caben y vienen A tiempo
todas las impulsiones legitimas en el campo
de la Sociologia.
No son siempre las inteligencias mas en-
cumbradas las que dan para un pueblo opi-
mos frutos de bienestar y de progrego, vi-
sible y provechoso; A veces, las personas
de sencillas practices y de ideas hasta vul-
gares, logran con sus buenos prop6sitos,
much y mas que los pensadores mns abs-
trusos y encopetados. Si preguntamos a los
franceses quien ha producido mayor suma
de bien al pueblo, si Vicente de Paul 6
Augusto Compte, de seguro que el plebis-
cite result en favor del que consagr6 su
vida y todos sus desvelos al cuido de los
niiios abandonados. Y a este tenor podria-
mos ir haciendo un recuento en muchas na-
ciones, y resultaria que tambi6n los hombres
sencillos se hacen immortales cuando pr-c-
tican con perseverancia la sencillez de today
virtud.
La raz6n de este fen6meno sociol6gico es,
que la Virtud es siempre humilde; y la
humildad como ha dicho Santa Teresa de
Jesis, es la verdad. Mientras que las gran-
des cabezas pensadoras que hemos colocado
en el pante6n de la gloria humana, corriendo
muchas veces en pos de sistemas movidos
por la soberbia de la. vida y por el orgullo
del espiritu, si han elevado grades monu-
mentos al ingenio, no siempre' han traba-
jado en provecho de sus semejantes. Es decir,
< que el orgullo, que segfin Lamenais es
el padre de la mentira, > ha guiado sus alas
en el atrevido vuelo que emprendieron a
traves del espacio infinito del pensamiento.
Result de aqui que a estos ingenios so les
admira, pero no se les ama; y que si Plat6n
deslumbra, Francisco de Sales cautiva y a-
trae a cuantos conozean su coraz6n, ya que
su inteligencia, si fu6 despejada, no ray6 .
la altura de otros Varones del Cristianismo.
Pero alli esta precisamente el m6rito y el
talisman, en el amor -itil A sus semejantes,
que los modernos alemanes llaman altruismo
en oposici6n al egoismo, que es, por decirlo
asi la adorari6n del ego, del yo, la pasi6n
desordenada 6 el fanatismo de si mismo.
Fu6 Voltaire quien dijo que San Francisco
de Sales era el Santo mas amable; tal vez
porque la sencillez, la humildad y la verdad
de sus afectos le cautivaron.
Y con los Santos sucede como con todas
las instituciones, escuelas, sistemas 6 gran-
des personalidades: que tienen pros6litos,
imitadores, devotos fervientes y partidarios
decididos. San Francisco de Asis ha tenido
hijos fervientes, como en la pintura siguen







- 191 -


unos 4 Rafael y otros al Ticiano. Napole6n
seguia a Julio CUsar, y Bolivar 4 Napole6n.
En nuestros tiempos hubo un coraz6n sen-
cillo y apasionado por el bien ajeno, quo so
prend6 de San Francisoo de Sales, su com-
patriota. No parecia sino que el espiritu del
eminente Obispo, se habia encaruado en la
persona humilde de un sacerdote piamont6s
que acaba de morir on olor de santidad y
que se ilamaba Don Bosco.
Tenido por loco 6 maniAtico por sus su-
periores, ha llevado 6 cabo en medio siglo,
lo que un hombre de genio intellectual no
se habria permitido enunciar siquiera; y no
obstante, Don Bosco, sin tener un ochavo
propio con que dar comienzo a su magna
obra, ha erigido y fundado unas 500 Casas
Salcsianas, en donde los nifios hurifanos de
todas parties, basta de la Patagonia, reciben
educaci6n y habitos de trabajo para ser ele-
mentos do provecho social y honra de sus
respectivas localidades.
Con tal motive un joven Minorista, cuya
mala salud le ha impedido aspirar a las sa-
gradas 6rdenes, se ha prendado a su vez de
la Orden Salesiana, y con el fin de hacer
propaganda en tal sentido nos dirige la carta
que reproducimos a continuaci6n, a fin de
que nuestros lectores est6n al corriente de
que en el mundo se estd operando una re-
acci6n favorable A las buenas ideas, conser-
vadoras de la moral de los nifios.

Ave Maria Gratia Plena.
Muy respetado Sefior Doctor.
...... Ocupado en procurar A la Obra Sa-
lesiana nuevos cooperadores, llevo mi atre-


vimiento hasta dirigirme 6 Ud., confiando
en su bondad, A fin de que por medio de
su importahtisimo peri6dico ponga en cono-
cimiento del pueblo la grandeza del fin de
la Pia Sociedad Salesiana y la gloria que a
Dios se le da cuando se alla establecida en
un pueblo.
El 1RmO P. Don RTia dice que el estableci-
miento do la asociaci6n de los cooperadores
sera una preparaci6n para que vengan los
religiosos Salesianos a tender la juventud
y nifios abandonados, con sus incomparable
consuelos.
Para que una cosa sea amada necesita
primero ser conocida; es necesario pues si
deseamos que se establezca y sea favorecida
esta obra que la hagamos conocer del pf-
blico; y L cuanto no podra Ud. en esto sea-
tido por medio de su importantisimo peri6-
dico con su buena voluntad y facil pluma ?
Segfin me dicen ya esta algo conocida en
esa ciudad esta obra, y es Ud. uno de sus
mds celosos favorecedores; pero creo no est6
extendida lo suficiente, pues hay hasta sa-
cerdotes que no la conocen aufi ni le prestan
su cooperaci6n; debenos hacer lo que poda-
mos por la gloria de Dios esforzAndonos en
extenderla para que la pobre juventud tenga
un apoyo, y renazcan en la sociedad las
buenas costumbres de los files cristianos.
Soy su obligadisimo servidor,
Luis Vicente Rios.
San Rafael, Julio 30'de 1893.
AZ Sefor Doctor Don Manuel Dagnino.
MARACAIBO.


INTDICE DEL


Enero.
Felicitaci6n . . pag.
Carta del Sr. Presbo. Don MIGUEL RUA, Rec-
tor Mayor de la Pia Sociedad de San Fran-
cisco de Sales, a nuestros Cooperadores .
Nuevos Misioneros Salesianos .
De la amabilidad, dulzura y buen trato del
propagandista . . .
Noticias de nuestras Misiones. Paraguay .
Republica Argentina. Colegio Pio IX. llus-
tre visit . . .
Colombia. Una hermosa fiesta en los Talle-
res Salesianos de Bogoti . .
'Congreso Cat6lico de Sevilla . ..
Don Bosco ap6stol de la devoci6n 6 Maria.
Gracias de Maria Auxiliadora . .
Historia del Oratorio de' San Francisco de
Sales . ... . .


.AiSTO 1893





Febrero. -
ibileo de S.S. L6on XIII. ... .ag.
Viva el Papa! . .. .
1 misionero Salesiano de Am6rica en el
cuarto centenario del descubrimiento del
Nuevo Mundo . . .
I Secret de la Ensefianza laica .
oticias de nuestras Misiones. Tierra del
Fuego: una nave Salesiana . .
as lectures Cat6licas . .
cuador. Talleres del Sagrado Coraz6n .
olombia. Agua de Dios . .
ruguay. Fiesta Salesiana .. . .
racias de Maria Auxiliadora . .
istoria del Oratorio de San Francisco de
S . .. . .








- 192 -


Marzo.
San Jos4 .. .. . .. pag.
La Campana y el Repique . .
Espana. Gerona. Granja Salesiana de
San Isidro. Barcelona. Los Salesianos de
Sarri . . .
Mgjico. Primer viaje de los Salesianos a M6-
jico. Su arribo y recepi6n . .
Ecuador. Guayaquil. Una triste noticia .
Patagonia. De la Repiblica Argentina a Chile
en misiones . . .
Gracias de Maria Auxiliadora ..
Elegia i la muerte de Don Bosco .
Un hermoso libro: Al Cielo por Maria .
Abril.
Asociaci6n y Prensa . .. *
Pentecosts . . .
El Esplritu Santo en la Iglesia . .
Nuevo Obispo Salesiano . .
Conferencias .. . .....
Bel6n. Asilo Salesiano de la Santa Familia
MWjico. Bendici6n de la primer piedra de
un colegio Salesiano. ....
Patagonia. Misiones on la Cordillera .
Los misioneros salesianos en Chubut .
Brasil. Noticias de las Hijas de Maria Au-
xiliadora ......
El R. P. Angel Savio. ....
Gracias de Maria Auxiliadora . .
Historia del Oratorio de San Francisco de
Sales . . .
Mayo.
Homenaje al II.mo Sr. Don Luis Lasagna .
Nueva expedici6n de misioneros Salesianos
Mes de Maria Auxiliadora . .. .
Corpus Christi . . .' .
Roma: Fiestas salesianas en honor de SS
Le6n XIII.. . . .
M6jico La obra Salesiana . .
IUna limosna per amor de Dies! .. .
Perf El pueblo y los Salesianos .
Espana Santander Sevilla .
Historia del Oratorio de S. Francisco de Sales
Junio.
Fiesta y mes del Sagrado Coraz6n .
El templo de Maria Auxiliadora .
La Festividad de Maria Anxiliadora .
Espana. Una visit a la granja Salesiana
de S. Isidro . . .
El Rev.mo Sr. Don Rua y los Salesianos a
los pies de S.S. Le6n XIII . .
El Ilustrisimo Sr. Don Luis Lasagna .
Tierra Santa: Asilo Salesiano de la Santa Fa-
milia .............
Francia: La Obra do Don Bosco en Mont-
pellier . .
Gracias de Maria Auxiliadora .. ... .
Geneva: Una confcrencia de Mons. Cagliero
San Pier d'Arena: La parroquia Salesiana
de San. Cayetano .. . ...
Seminario Salesiano de Vaisalice .
El Principe Don Augusto Czartoryski .
Historic del Oratorio de S. Francisco, d Sales a
Julio.
El Santo Escapulario . .....
Colombia . . .
Ecuador ........
Mejico. . . ... ...
Chile . . .. .
Buenos Aires .. ...... .
Espafi.t . . >
La Fiesta de Maria Auxiliadora .
Savona: Un nuevo Oratorio festive Salesiano >
Gracias de Maria Auxiliadora .... .. ..
L El Ilmo. Sr. Lasagna en Uruguay. .
'Espafia: La obra de Don Bosco . .


Agosto.
Los Ninos . pag.
Conferencias del Ilustrisimo Sr. Don Juan
Cagliero . .
BRASIL. Una excursion por el interior del
Estado de San Pablo . .
Sarrig-Barcelona. Obra de Don Bosco .
Santander. Oratorio de Don Boso .
Valencia . . .
Sevilla . . .
Espaia. La obra de Don Bosco. (Conti-
nuacidn) . ... .

Setiembre.
La ensefianza del Catecismo y los Catequistas
La conversion de la Patagonia y la Tierra del
Fuego . .....
El congress Eucaristico de Jerusal6n. .
Tierra Santa. La obra Salesiana de la Santa
Familiar en Bel6n. . . .
Colombia. Lazareto de los leprosos de Agua
de Dios . .
Espana. La Obra de Don Boso .
Gracias de Maria Auxiliadora ..


Octubre.
Advertencia. . . .
La Santa Eucaristia, alimento del alma. .
Bendici6n de la primer piedra de la Ca-
pilla y Casa Salesiana de Ivrea ..
Gracias de Maria Auxiliadora.. ...
BARCELONA. Oratorio do Hostafranchs
Salesianos en Cindadela (Menorca) .
Los Salesianos en Alayor de Menorca. .
Bibliografia. Historia de la Pasi6n de Je-
sucristo esrita por el Sr. Presbitero
Don Miguel Mir ........ ..
FRANCIA. El Patronato de Niza.. .
ESPARA. La obra de Don Bosco. .. ..

Noviembre.

Una carta de S. S. L6on XIII .. .
El lujo . . . .
Londres. Iglesia del Sagrado Corazn .
Primer Congreso de los Directores diocesanos de
los Cooperadores de la Pia Sociedad Salesiana
Distinciones pontificias d seis Cooperadores Sa-
lesianos . . . .
Francia. Navarra. La Colonia Agricola Sa-
lesiana . . .
Noticias de nuestras Misiones. Tierra del
Fuego . . .
Repiiblica Argentina . . .
Gracias do Maria Auxiliadora. . .
Santander. Oratorio de Don Bosco. .
M6jico. El Colegio Salesiano . .

Diciembre.

Advertencia . . .
Felicitaci6n d nuestros Cooperadores .
La fe y sus enemigos capitals .
Noticias de Amdrica. Buenos Aires. Colegio
Pio X . .
Un serm6n del R. P. Laphitz . .
Perd. Lima. Talleres Salesianos ....
El R. P. Mignel Unia . .
Agna de Dies. Una misi6n a los leprosos
Gracias de Maria Auxiliadora ..
Bibliografia ....... ,.
Sellos usados de correos ...
Historia del Oratorio de S. Francisco do
Sales . .
Raterin (Poesia) . ....
Una carta fervorosa . .. ..


)> 155
a 156
wivi



a 161
> 161
0 165

167

a 170

> 174
> ivi
ivi
> 175


Con aprobacidn de la Autoridad Ecclesiistice Qerente JOS G4AMBINO. Turin, 1893 Tipograffa Solesiana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs