Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00022
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00022
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Full Text









BOLETIN SALESIANO


Quien recibiere & un nifio en mi
nombre, & mi me recibe.
(MATH. XVIII.)
Os recomiendo la fiinez y la ju-
ventud; cultivad con grande es-
mero su educaci6n cristiana ; y
proporcionadle libros que le rn-
sefien A huir del vicio y & prac-
ticar la virtud.
(Pio IX.)
Redoblad vuestras fuerzas a fin
Sde apartar & la nifiez y juven-
tud de la corrupci6n 6 incredu-
lidad y preparar as( una nueva
generaci6n.
(LEON XIII.)


Debemos ayudar A nuestros her-
manos A fin de cooperar A la
difusi6n de la verdad.
(III S. JUA, 8.)'
Atiende & la buena lectura, A la
exhortaci6n y a la ensenanza.
(I TIIOTII. iv, 13.)
Entre las cosas divinas, lam&s su-
blime, es la de cooperar con Dios
A la salvaci6n de las almas.
(S. DioNIsio.)
El amor al pr6jimo, es uno de
los mayores y mas excelentes
does que la divina bondad
puede conceder A los hombres.
(El Doct. S. FRANC. de Sales).


-t4( DIRECCION en el Oratorio Salesiano Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) )N+-
~~~c~~~n~ a..~-YV-V-V~ .v .v v-. **
-~~II -nf


SUMIARIO.
Advertencia..
La Santa Encaristfa, alimento del alma.
Bendici6n do la primer piedra de la Capilla y Casa
Salesiana do Ivrea.
Gracias de Maria Auxiliadora.
BARCELONA. Oratorio do Hostafranchs.
Salesianos en Ciudadela (Menorca).
Los Salesianos en Alayor de Menorca.
Bibliografia. Historic de la Pasi6u do Jesucristo,
escrita por el Sr. Presbitero Don Miguel Mir.
FRANCIA. El Patronato de Niza.
ESPAIA. La obra de Don Bosco.



ADYERTENCIA.

Rogamos a nuestros lectores y
Cooperadores que cuando cambien
de domicilio se sirvan avisarlo i la
Casa salesiana del pais 6 ciudad en
que viven, a fin de que puedan re-
cibir el BOLETIN con regularidad y
sin retardo. Conviene asimismo dar
aviso del fallecimiento de cualquiera
de nuestros Cooperadores; para ha-
cerles los sufragios correspondientes.
Bien, que el BOLETIN SALESIANO
se reparte gratuitamente A los Coo-


peradores del Instituto fundado por
Don Bosco, los que quieran hacer la
limosna del valor correspondiente a
esta publicaci6n, pueden mandar 3 pe-
setas a la Casa salesiana mis prd-
xima a su vivienda, en la seguridad
de que sera acogida con profundo
agradecimiento y empleada en pro-
vecho de los niflos mis pobres y
desamparados.




La Santa Eucaristia alimento del alma.

Preguntaba el venerable Maestro Juan
de Avila cua1 era la causa de quo tantos
males afligiesen al mundo, cudl la de
tantos pecados y de tan pocas buenas
obras, y contestaba: porque los hombres
no quieren comulgar. A la verdad ;que
si los hombres comulgaran con frecuencia
se cambiaria en breve tiempo la faz del
mundo cat61ico. Alejados los hombres
del pecado mortal por medio del augusto
sacramento serian buenos hijos, buenos


ANO VIII.- N. 10.


Publieacikn mensu'al.


OCTOBRE do 1893






- 146 -


hermanos, bucnos padres de familiar,
buenos gobernantes y buenos ciudadanos.
Vengan hombres .que comulguen fre-
cuenlemente con las disposiciones debi-
das, hombres que son los. arbitros del
hogar y del poder, que son los llamados
6 ejcrce influencia avasalladora en las
ciudades y en los campos, en la paz y
en la guerra, hombres que tinumla por
la. frecuente comuni6n ese temple de
alma que solamente comunica el fuego
de la gracia, y ver6is 6 la autoridad di-
vina brillar A traves de la autoridad hu-
mana, la sabiduria en los legisladores,
la justicia en los tribunales, la docilidad
en las muchedumbres, la laboriosidad en
los menestrales y campesinos, la fide-
lidad, el valor y hasta el heroismo en
los ej6rcitos.
Para poner fin 6 los males que todo
el mundo confiesa y en que sin compa-
raci6n mias que la mujer influye siempre
el hombre, hace much tiempo que se
trata de aplicar remedies, pero sin que
en la combinaci6n del plan curative entire
Dies sine como un element secundario.
Pues bien, ya lo estamos viendo; esto
no basta: los medios puramente natu-
rales non son suficientes para levantar
el nivel moral de los hombres, y las
fuerzas que 6stos no encuentran en si
las han de buscar y hallar en Dios, en
Jesius Sacramentado.
Cuando los hombres son ingenuos con-
fiesan que se sienten mal, muy mal, muy
enfermos, muy sin fuerzas para la virtud.
Se les dice-: ahi tennis el iemedio a6
vuestros males, ahi tennis la fortaleza de
Dios, ahi tennis 6 Jesds. Y los hombres
no quieren ir a Jesus.
No pueden negar que experimentan
un hambre.en el alma, que nada basta
6 saciar; se les dice que no se empefien
en. alimentar con tierra y podredumbre
un alma que ha sido elevada a lo sobre-
natural y divino; se les dice que esa
hambre que sienteni y que no se expli-
'can, es hambre de Dios, que s61o Dies
puede saciar, y los hombres no quieren
acercarse & Dios.
Se sienten morir, y no reparan que
Jesucristo ha dicho: Yo soy la resurrecci6n
y la vida...; yo soy el pan de vida...; yo
soy el pan vivo que descend del cielo: el
que comiere de este pan:vivird eternamente;
y los hombres no quieren vivir la vida
de la gracia y del amor con que les
brinda Cristo.


Oyen a este Seior que les amenaza
con estas terminantes palabras: En ver-
dad, en verdad os digo que si no comibreis
la care del Hijo del Homnbre y no bebidreis
su sangre, no tendreis vida en vosotros; y
los hombres de ahora, como los que
oyeron por primer vez,estas palabras,
exclaman: Dura es esta doctrine; y se
apartan de la vida y se obstinan en
morir, y morir para siempre!
Las catacumbas fueron en los primeros
siglos un testimonio vivo de la frecuente
comuni6n de los cristianos; las obras de
los Padres y Doctores lo atestiguan, y
si la Iglesia impone la obligaci6n grave
de comulgar cada afo, hombres y mu-
jeres, al menos per Pascua, manifiesta
el desco de que los files comulguen
siempre que asisten 6 misa.
De temer es, dice san Hilario, que el
que se aparta per largo tiempo del cuerpo
de Cristo, quede tambi6n apartado de la
salvaci6n; y afiade san Ambrosio: < Re-
cibele diariamente para que todos los
dias te aproveche, y vive de tal modo
que merezcas recibirle todos los dias.
Muchos, en otro tiempo, soberbios, ind6-
mites, carnales, pr6digos, enemigos de
las cosas espirituales, se convirtieron 6
Dios en, poco tiempo, mediante este sa-
cramento; y por el contrario, muchos
que mientras frecuentaban la sagrada
comuni6n, estaban muy dados las cosas
divinas, despu6s absteni6ndose per negli-
gencia, vinieron a ser peores que antes
cuando frecuentaban la Eucaristia. >
Estas razones que han side poderosas
en todas las 6pocas, lo son m6s todavia
en nuestros tiempos de encarnizada y
sorda lucha sat6nica, come si se estu-
viera en medio de una paz imperturbable;
pues que arrojando muchos hombres las
armas defensivas, han llegado hasta 6
desamparar las iglesias.
Muchos cat6licos dan a entender con
su conduct que el temple no se ha
hecho para los hombres; que el culto
divino, la divina palabra, los sacramentos
no se han hecho para ellos; lo que equi-
vale a decir que tampoco para ellos se
ha hecho la salvaci6n ni el cielo..
Cristo no ha trazado un itinerario
distinto 6 los hombres que a las mujeres,
para subir el penoso Calvario de la vida
que terminal en el Tabor de la transfi-
guraci6n eterna.
Es indudable que las grades luchas
por la fe, por la moral, por la salvaci6n









- 47 -


de las families y de los pueblos, las han
de refiir, en especial, los hombres, y la
fortaleza que para estas luchas se nece-
sita solamente la da este pan del cielo
que entraia en si todas las delicias.
Llamados los hombres a pelear no les
dejemos ir A la guerra desnudos y sin
armas, dice san Cipriano: mas arm6-
moslos con el amparo del cuerpo y
sangre de Cristo; y pues para esto se
consagra la Encaristia, armemos con ella
a los que queremos que sean' fuertes
contra el perseguidor.
Tres classes de pecados apartan de la
comuni6nfrecuente, en sentir del Doctor
de la Iglesia san Francisco de Sales: la
usura, el odio al pr6jimo y las relaciones
culpables. Mientras se retiene lo ajeno
contra la voluntad de su dueilo, mientras
el coraz6n se altera y ceba contra el
pr6jimo, 6 est6 enlazado con lazos in-
fames que no quiere romper; como no
se puede en tal estado recibir la absolu-
ci6n y ponerse en gracia de Dios, no
pueden los reos de tamafias culpas, acer-
carse a comulgar ni una vez tan s61o,
cuanto menos con frecuencia. Pero no
supuestas. estas malas disposiciones, tqu6
pueden pretextar los hombres para no
acercarse A menudo al Sacramento au-
gusto de nuestros altares
I Dirau que no son suficientemente
perfectos ? t Y c6mo lo seron si se alejan
de la fuente de today perfecci6n? t Excla-
maran que son demasiado d6biles y fra-
giles ? Pues este es el pan de los fuertes.
j Qu6 estan agobiados de. ocupaciones,
afanes y penas ? Pues Yenid d mi, dice'
el Salvador, y yo os alwiard. Qu6 no
son dinos? Eso ya lo sabe la Iglesia, y
por eso aun en los labios ims puros pone
estas palabras repetidas veces: Sciior, yo
no soy digno de ique entr6is on mi pobre
gorada. Per eso el mismo Doctor san
Francisco de Sales dice que dos suertes
de personas deben comulgar A menudo:
las perfectas, porque hallaudose bien
dispuestas harian muy mal en no llegarse
al manantial y fuente de perfecci6n; y
las imperfectas, para alcauzar la per-
fecci6n; los fuertes, para que no se de-
biliten, y los ddbiles para qae se fortifi-
quen; los enfermos para que sanen, y
los sanos para que no enfermen.
Los que aman de veras a Cristo nues-
tro Seiior, no han de reposar un punto
hasta que logren arrojar A todo el mhundo,
-,o tan s61o a los pies, sine entire los


amorosisimos brazos y en el encendido
Coraz6n de Jesds. A esto deben ser
exhortados los hombres, por los parrocos
y los predicadores en el temple, y 6testo
les dehen exhortar con la irresistible voz
del ejemplo y del cariflo, las padres y
las hermanas y las esposas y las hijas
en el santuario del hogar.




Bendicidn de la primer piedra
de la eapilla y Casa salesiana de Ivrea


El 9 de mayo fu6 dia de gran fiesta
para la Casa salesiana de Ivrea. El
Ilmo. Sr.. Richelmy, obispo de la di6-
cesis, acompaiiado de su Vicario General
y de del Arcediano de la iglesia cathedral,
se dign6 hacer solemnemente la cere-
monia de la bendici6n y colocaci6n de
la primer piedra de la capilla del Co-
legio salesiano y de un cuerpo de edi-
ficio contiguo 6 ella.
El Revmo. Sr. Don Rua, que con mo-
tivo de esta soleinnidad se hallaba alli
ley6 el acta de la colocaci6n de la pri-
mera piedra, y luego fu6 colocada con
las ceremonies de estilo, juntamente con
una medalla, en la primera piedra.
STerminada la funci6n religiosai se in-
vit6 a la reuni6n A un acto literario-
musical, y como el mismo Sr. Don Rua
expresara su profundo agradecimiento al
Ilmo Sr. Obispo de Ivrea y i su piadosa
madre, do quien recibieron los Salesianos
esta casa, y recordara que el Sr. Co-
mendador Richelmy, padre del ilustre
Prelado, se complacia en asistir A las
lostas del Oratorio y en conducir con
61 a su hijo, el cual-desde temprano se
aficion6 A Don Bosco y a su obra, Mon-
seiior, Ileno de humildad, contest que
no habia side mas que un d6bil instru-
mento en las manos de la divina Provi-
dencia, a quien se debia todo honor y
gloria. Haciendo luego memorial de los
arios de suinfancia, afiadi6: g Quien se ha-
bria figurado entonces que en este lugar so
hubiera do poner la primera piedra de esta
capilla salesiana, que en este campo done
de nifio me entretenia en .recoger flores,
hubieran de echarse los cimiantos de
una casa religiosa, destinada A la feli-
cidad de muchos nifios.









- ItS -


Y ya que hablo del tiempo pasado,
agreg6 el Obispo, permitaseme recorder
afios anteriores y volver con el pensa-
miento cuatro' siglos atras. Era una tarde
de invierno cuando lleg6 aquf al hospicio
contiguo A la capilla de San Antonio un
desconocido a pedir hospedaje. Fatigado
del viaje y.enfermo, se ech6 A la cama,
y poco despues moria. Pero oh por-
tento! apenas hubo expirado se vi6 alli
una gran llama como de incendio. Corren
los vecinos, se registran los objetos del
muerto y se observe que el que acaba
de morir es un obispo irlandes llamado
Tadeo, en cuyo process de canonizaci6n
ahora mismo so trabaja. Este lugar, pues,
vecino a la llama misteriosa quedara bajo
la protecei6n del santo Obispo irlandes,
y Dios quiera que en esta misma capilla
llegne con el tiempo A erigirse un altar
en su honor.
La funci6n concluy6 con grandes vi-
tores al Ilmo. Sr. Obispo de Ivrea, a Don
Bosco y A Don Rua.





Gracias de Maria AH xiliadora


Curaci6n milagrosa
por laintercesi6n de la S. Virgen.
SHabiendo por el espacio de mis de veinte
afios padecido de unos ataques nerviosos
que me hacian sufrir horriblemente, desahu.
ciada por un m6dico y no sabiendo qu6
hacer, en la aflieci6n en que me encontraba,
recurri a la protecei6h de la Virgen. Em-
pec6 un ejercicio de oraciones, por un afno,
y A los pocos dias de empezar me encontr6
completamente curada, sin haber torado
medicine alguna.
Llena de agradecimiento A tan. celestial
Befiora, hago pfiblico este portentoso mi-
lagro.
E. A.
Cooperadora Salesiana.
Lima, 29 de Marzo de 1893.

S*
Malaria abogada nuestria.
A fin del alo p. p. unas personas se apro-.
vecharon de un descuido mio para perjudi-
carme notablemente en mis intereses. En
tan critic moment, vi6ndome a merced de


mis'enemigos sin que pudiera hacer valer
mis derechos ante la ley humana, me di-
rigi A nuestra Madre y Abogada la Vlrgen
Auxiliadora con la promesa, si me favorecia,
de dar una pequefa limosna para su San-
tuario y de publicar la gracia en el Boletin
Salesiano. Pues bien, la Virgen se dign6
escucharme, disponiendo que los mismos pro-
.motores del conflict fueran causa de mi
defense. Agradecido, entrego la pequeia li-
mosna a mi Sr. Parroco y envio esta con el
deseo de que se publique A mayor gloria
de nuestra Abogada la Virgen Auxiliadora.
Bahia Blanca, 19 de Junio de 1893.
JOSt JOAQUiN CIANDI.

l I' i I II I I I I II. I I I I I I III. I II 1III I I II I lIII I 1. 11

BARCELONA.

Oratorio de Iostafranchs.
Barcelona (Hostafranchs),
13 de Agosto de 1893.
SR. DIRECTOR DEL Boletil Salesiano:
Muy Sr. mio y hermano en el Seibor: Hoy
hemos concluido el curso acad6mico, y tengo
la satisfacci6n de participarle que, gracias
A Dios, se concluy6 con una funci6n muy
lucida. Me refiero A la solemn repartici6n
de premios A los alumnos mds distinguidos
por su buena conduct y aplicaci6n al estu-
dio, entire los 600 que acuden A nuestras
escuelas.
Nada le dir6 de los preparativos, los
adornos con que estaba engalanado el patio
de la casa, el efecto producido por los cantos
y la mfisica, la inmensa concurrencia do
personas de toda clase y edad, la alegria
de los niios, etc... Tan s6lo le advertir6 que
todo aquel conjunto de cosas, personas y
demas circunstancias de tal modo alucinaba
mi espiritu que pareciame asistir a una de
las academics que muchas ;veces presenci6
en los venturosos aiios pasados en el Oratorio
de Turin.
Junto con esta le envio un ejemplar del
program de aquella memorable velada.
Todo fu6 ejecutado con perfecci6n, y prescin-
*dindo de cada una de las composiciones,
no puedo menos de hacer especial men-
ci6n del discurso pronunciado por nuestro
buen amigo el Sr. D. Luis Jorda.
Este fervoroso cat6lico, que tanto ama la
Obra Salesiana, tom6 como argument de
discurso el tema: << La felicidad de los
pueblos. HIizo un vivo bosquejo de los
males que afligen moral y materialmente a.
la sociedad en general y en especial 6 la
clase obrera; luego pas6 A demostrar c6mo0
la Iglesia ha sido eq todo tiempo la inica
en remediar eficazmente dichos males con









- 149 -


sus admirables instituciones que atienden A
todas las necesidades del hombre desde sa
nacimiento hasta la muerte. De este modo
trat6 A su vez de la Congregaci6n Salesiana
y demostr6 c6mo ella llena hoy dia una ver-
dadera necesidad en el pueblo por ser la
mas conform al espiritu del tiempo y dedi-
carse al trabajo en un campo tan rico de
mies c6mo es el de la juventud pobre y
abandonada.
Los premios consistieron en su mayor parte
en blusas, camisas, pantalones ,etc., rega-
lados al efecto por algunos fabricantes de
esta capital, A los cuales he de dar pfiblica-
mente las gracias mAs expresivas por su ca-
ridad, asegurandoles nuestra gratitude y la
de todos estos niflos. Particulares gracias
debemos dar a nuestro amado Prelado el
Exmo. Sr. Catala, quien, conociendo las
necesidades de esta barriada, nos regal6 cien
blusas para repartir A nuestros alumnos.
; Qu6 Maria Auxiliadora pague con creces
A todos!
Al concluir el acto el Muy Iltre. Sr. Ca-
n6nigo Dean Dr. D. Jos6 Casas, que en
representaci6n de S. S. Ilma. la habia pre-
sidido, improvise un hermoso discurso en
catalin' encareciendo a todos los presents
que enviaran A sus hijos a nuestras escuelas;
pues a mAs de ser gratuitas, proporcionan
A la juventud s6lida instrucci6n y cristiana
education. Felicit6 a los premiados y los
exhort6 a seguir constantes en su aplicaci6n
y buena conduct; anim6 a los que no ha-
bian tenido premios, excitAndolos A que imi-
taran el buen ejemplo de sus companeros y
procuraran conseguirlos enlos exAmenes del
curso pr6ximo. A todos en fin record que
los premios concedidos por los hombres de.
ben llamar nuestra atencidn sobre el premio
que Dios N. S. otorgara a los que habrAn
practicado la virtud y observado los deberes
de buen cristiano.
Toda la prensa de esta ciudad habl6 de
nuestra fiesta, publicando de ella detalladas
y bonitas resefias y manifestando la nece-
sidad de que las personas caritativas faci-
liten con sus limosnas el desarrollo de esta
Casa, A fin de quo pueda extender mds y
mAs su ben6fico influjo. Recuerdo aqui c6mo
prueba de agradecimiento el Noticiero Uni-
versal, el Diario de Barcelona, el Correo Ca-
talan y el Diario Cataltn.
Dignese, amado Sr. Director, saludarres-
petuosamente de mi parteo todos esos bue-
nos Superiores, y en sus oraciones no olvide
A su afmo. hermano en Cristo.
Q. S. M.-B.
ANTONIO AImIE, Presbitero.


SALESIANOS EN CIUDADELA DE MENORCA

(Del Vigia Catdlico de 19 de agosto).

Bienvenida.
A las siete de la tarde del juaves de esta
semana, legaron a esta ciudad de Ciuda-
dela, procedentes do Mahon en donde habian
arribado el mismo dia con el vapor Menor-
quiin, cincuenta y tres Salesianos dirigidos
por el Rdo. P. Manuel Hermida, Director
de los Talleres de Sarrid en Barcelona. Muy
antes de su Ilegada, las calls de Alfonso
Tercero y la de Maria Auxiliadora, estaban
inunadaas de personas deseosas de saludar
y ver a los ansiados expedicionarios. Salid-
ronles al encuentro various coaches, condu-
ciendo al M. I. Gobernador eclesiastico, al
Sr. Alcalde, una Comisi6n de la Junta de
obras de la nueva iglesia recien edificada y
otra Comisi6n de j6venes pertenecientes al
Oratorio Salesiano. Al encontrarse cerca do
la poblaci6n se apearon los Salesianos, en-
trando en la ciudad entire los alegres acordes
de su misma banda de miisica, dirigi6ndose
con el acompafiamiento de un gentio inmenso
y al son de un animado paso double 4 la casa
donde se hospedan, propiedad de nuestro
queridisimo amigo y celoso sacerdote Reve-
rendo D. Federico Pareja. Dicha casa jun-
tamente con la calle, estAn desde aquel dia
muy adorniadas con colgaduras, ramos y
banderas, ostentindose en una de las yen-
tanas del referido edificio un precioso cuadro
con la simpatica figure del venerable Don
Bosco, fundador de la Congregaci6n Sale-
siana. Luego quo la banda de milsica ter-
min6 su tocada frente al lugar mencionado,
di6ronse tres alegres vitores A .Maria Auxi-
liadora, A Ddn Bosco y a los Salesianos, que
fueron contestados con entusiasmo por el
pueblo ciudadelano, qun parecia haberse
aglomerado todo en masa en aquel sitio.
Constituidos en el t6rmino de sa viaje, so
les sirvi6 acto continue un abundanterefresco,
obsequio debido A la generosidad de una
persona bienhechora.

Consolador espectneulo.
Muy bello y edificante es lo que esta su-
cediendo on esta ciudad,icon motive de la
visit con que nos han honrado estos hijos
de D. Bosco. Todos los buenos Ciudadelanos
muestran la mayor solicitud para obsequiar
cumplidamente A sus hu6spedes simpAticos,
acudiendo con interns A enterarse de cuanto
necesitan, A fin de satisfacer sus deseos y
hacerles mAs grata su permanencia entire
nosotros. Ciudadela ha comprendido que se
trata de hacer bien A dnos pobrecitos arte.
sanos, hudrfanos en su.:mayor parte; A unos
obreros quo al amparo de la Religi6n y bajoo









- 150 -


el cuidado de los celosos sacerdotes del
Institute Salesiano, se dedican A los oficios
de carpintero, zapatero, sastre, tip6grafo,
herrero y otros, demostrando en su actitud
y finos modales que los distinguen; ser
unos jovenes que en su tiempo serAn buenos
y honrados ciudadanos."
Los Padres Salesianos desvian al fhturo
vago 6 malhechor de la send por done
camina inevitablemente al presidio y lo co-
locan en aptitud de ser fitil a si mismo, 6
su familiar y 6 la sociedad en las honradas
labores. del artesano inteligente y moral; le
quitan de la mano el pufial y la botella del
aguardiente, para sustituirlos por las herra-
mientas productivas de los oficios mec6nicos.
Asi se educa 6 los pueblos y se libra A las na-
ciones de la anarquia y del caos. Hemos.
oido muchos discursos sobre la educi6n de
la clase obrera; pero los hechos se han en-
cargado de demostrar que s61o las corpora-
clones religiosas poseen el secret de saber
realizar la verdadera moralizaci6n de los
obreros.
Asi quisi6ramos ver A todos los artesanos:
personas laboriosas y bien educadas; files
A los deberes que tienen para con Dios, con-
sigomismas y con los demis. Estos tales
bien merecen los elogios de las personas
sensatas y los aplausos de los pueblos, que
.al verlos no. pueden menos de sentir per
ellos afectuosas simpatias y entrafiable ca-
rilo. Poseida de estos sentimientos, se hall
Oiudadela respect de los Salesianos, porque
admiral en ellos aquellas cualidades: esto
mismo movi6 A nuestra ciudad A alzarse
como en masa, para hacer un entusiasta re-
cibimiento A estos honrados hijos del tra-
bajo, y este concept que tiene de ellos en
uni6n de su carActer de hu6rfanos, hace qie
el pueblo ciudadelano los hbspede con sumo
gusto, considerandose muy honrado con su
visit.
Interpretando, pues,- los sentimientos de
nuestro pueblo natal, enviamos desde las
columns de El Vigia la mds afectuosa bien-
venida a nuestros queridos y apreciables
hu6spedes.

BIendici6n del Santuario..
Al anochecer del ju6ves de esta semana,
despuns de la llegada de los Salesianos A
esta ciudad, el M. I. Sr. Gobernador ecle-
siastico, Dr. D. Lino Singla, ,acompahiado
del senor Maestro de ceremonies de la Ca-
tedral y de otros varies seiores sacerdotes,
procedi6 a la bendici6n solemne de la nueva
iglesia dedicada 4 Maria Auxiliadora. Ter-
ininada la bendici6n, se coloc6 sobre el altar
un hermoso cuadro de la Virgen bajo aquella
advocaci6n, permiti4ndose despu6s al pueblo
la entrada en el precioso temple, donde
puestos todos los concurrentes de rodillas,
.cant6se una bellisima Salve con acompana-


miento de la orquesta de Santa Cecilia del
Oratorio. Las condiciones artisticas, que tiene
esta nueva iglesia, jtnto con la profusi6n
de luces que la iluminaban y la circunstancia
de ser el primer acto de culto religioso quo
en ella se celebraba, daban al acto un aspect
por demAs agradable y edificante.
En la manana de ayer, primer dia del
triduo, celebr6se en la referida iglesia la
santa Misa, haci6ndose en ella la adoraci6n
del Santisimo en virtud del Indulto de Su
Santidad. Este mismo acto lo hizo tambidn
el M. I. Sr. Gobernador eclesiAstico, quidn
distribuy6 el Pan de los Angeles durante el
santo sacrificio A la mayor part de los j6.
venes Salesianos, los cuales sd acercaron &
la sagrada Mesa con una actitud tan pia-
dosa, que edificaron a cuantos presenciaron
el acto. Los mismos Salesianos cantaron du-
rante la Misa unos bellisimos motetes con
acompailamiento de armonio y de violins.
Por la tarde, A las siete, despu6s del so-
lemne canto del Trisagio, ejecutado por los
mismos j6venes Salesianos, el Lie. D. Pedro
Moll, Cura-Ec6nomo de la parroquia de la
Catedral, ocup6 la sagrada cAtedra del Es.
piritu Santo, pronunciando un bellisimo ser-
m6n sobre la inauguraci6n del nuevo temple
dedicado A M. Auxiliadora. La nueva iglesia
estaba atestada de fieles, quienes recibieron
de rodillas al final de esta funci6n la sagrada
bendici6n con Su Divina Magestad.
Hoy sabado y segundo dia del triduo, &
las diez, se ha cantado Misa solemn en
honor de la Santisima Virgen, siendo ce-
lebrante el Edo. P. Director de la Casa de
Sarrid. Con admirable ajuste y hAbil inter.
pretaci6n, hUse ejecuthdo una bonita part.
tura del repertorio Salesiano, dominando en
ella un saber religioso de muy buen gusto.
Al anochecer de hoy mismo, se han cantado
solemnes Completas, en preparaci6n A la
fiesta principal de Maria Auxiliodora, que
debe celebrarse manana.
A causa de que seria insuficiente el local
de la nueva iglesia, para contenera los fieles
que en el dia de mailana, quisieran asistir
A los Oficios divines que en dicha iglesia de-
bian celebrarse, se ha acordado recientemente
se celebren dichos Oficios on la santa iglesia
cathedral. En conseouencia se ha dispuesto
hacerse la bendici6n de la. imagen de Marfa
Auxiliadora despu6s del canto de Tercia,
siendo a las diez la Misa solemn cantada
por la orquesta de los Talleres Salesianos
de Sarria y el serm6n ya anunciado. Por la
tarde so hara a la hora anunciada la tras.
laci6n de dicha imagen desde la Oatedral a
nuestra iglesia, verificdndose con este mo-
tivo una lucida procesi6n.

Visitas de nuestros hu6spedes.
En la tarde de ayer los Salesianos fueron
A visitar el Seminario al son de un alegre,







- 151 -


paso double, tocando una bonita pieza dentro
del jardin de dicho establecimiento, despu6s
le hnber recorrido sus varias depeudencias.
Dirigi6ndose inmediatamente al Palacio E-
piscopal, en cuyojardin tocaron tambi6n una
bellisima pieza, que fu6 muy aplaudida por
la muchedumbre que le escuchaba con sumo
gusto. Al salir de Palacio fueron a obsequiar
con la misica al Sr. Alcalde, despuds 4
D. Jos6 de Olives, como miembro de la
Junta de Obras de la nueva iglesia y uno
de sus principles protectores.
En la tarde de hoy ha salido la misma
banda de mfisica, con el objeto de obsequiar
con sus escogidas piezas al M. I. Sr. Arce-
diano de esta Catedral, Presidente de la
Junta de la nueva iglesia, A D. Javier de
Despujols y 6 D. Francisco Piris, miembros
de la citada Junta y protectores todos de
la referida Obra.
En todas parties han recogido los Salesia-
nos entusiastas aplausos y felicitaciones por
lo bien que desempefian piezas musicales de
indisputable m6rito. El pueblo los sigue y
acompaTia, avido por deleitarse percibiendo
las gratas armonias de dicha banda de mfi-
sica. El caracter de dichos j6venes no les
permit hacer serenatas por la noche, lo cual
ha hecho, que cumplieran este' deber de
cortesia para-con las Autoridades y personas
bienhechoras, obsequidndolas con sus belli-
simas tocadas.

Gran fiesta de Marial Auxiliadora
en Ciudadela de Menorca.
El domingo lltimo, veinte de Agosto, fu
para Ciudadela dia de inmenso jfibilo, de
gratisimas emonciones y de indescriptible ani-
maci6n. El 6xito que han tenido las fiestas
celebradas en esta ciudad, con motive de la
solemne inauguraci6n de la iglesia dedicada
a Maria Auxiliadora, ha superado los de-
seos y presentimientos de los m6s optimistas.
Fu6 una. idea feliz aplaudida por todos estos
habitantes, el acuerdo de celebrar la funci6n
religiosa en la santa iglesia cathedral, en susti-
tuci6n de la propia iglesia de Maria Auxi-
liadora, demasiado reducida para semejantes
festividades. Con esta circunstancia, pudo
asistir 6 los divinos oficios gran part de
estos habitantes, que deseaban vivamente
tomar part en la gran fiesta dedicada 6
Maria Auxiliadora. Era de ver el bellisimo
espectaculo que presentaba nuestra Catedral,
estando completamente atestada de files,
much antes de comenzar la funci6n religiosa.

Funci6n religiosa.
Esta tuvo principio con la bendici6n solemn
de la nueva bellisima imagen de la Virgen,
que di6 el M. I. Sr. Gobernador eclesias-
tico de esta di6cesis. Fueron el padrino y


la madrina en este hermoso acto D., Fran-
cisco Javier de Despujol, donate de la pre-
ciosa images, y Da Ascensi6n Metz viuda
de Carri6, madre political del Sr. de Des-
pujol. Acto seguido comenz6 el santo Sacri-
ficio, siendo celebrate el M. I. Dr. D. An-
tonio Sintes, Can6nigo Penitenciario de esta
Catedral. La orquesta y un buen coro de
voces de los ninos asilados en los Talleres
de Sarri,' ejecutaron una hermosa partitura
de su repertorio, interpretando con acierto
dicha composici6n. Despuds del Evangelio
ocup6 la sagrada catedra el j6ven presbitero
Dr. D. Gabriel Vila, pintando con vivo co-
lorido la alegrfa en que rebosaba Ciudadela,
por la erecci6n del nuevo temple y la cir.
cunstancia de verse honrada con tal motivo,
con la presencia de algunos Padres Sale-
sianos y un nfimero considerable dej6venes
educados bajo la direcci6n de aqu6llos en
Sarria. Mostr6 como Maria Santisima habia
sido desde los albores del catolicismo la
gloria, la alegria y el honor del pueblo cris-
tiano, mereciendo en consecuencia ser salu-
dada con las varias'fases de la historic, en
done se nota particularmente la poderosa
intervenci6n de la Virgen como Auxiliadora
de los Cristianos, lleg6 por fltimo 6 la
grande obra de D. Bosco, demostrando como
las bendiciones do Dios y de su Santisima
Madre habian caido (n abundancia sobre
ella, y asi los hijos de ese ben6fico Instituto
so habian derramado por todos los Ambitos
del mundo, llevando su caridad inagotable
por doquiera y albergando A tantos desampa-
rados de la fortune. Termin6 el orador su
entusiasta discurso, pidiendo gracias a la
Virgen por los sefiores iniciadores y coope-
radores de la obra del nuevo temple, por la
obra de Don Bosco y los j6venes venidos a
esta ciudad y por todos estos habitantes
llenos de amor y entusiasmo para honrar a
la Virgen.
La banda de mfisica salesiana toc6 en al-
gunos intermedios del Santo Sacrificio, rom-
piendo con los majestuosos acordes de la
march real en el moment de la elevaci6n
de la sagrada Hostia. I Espectaculo sublime
y consolador todo lo que la Religi6n inspire,
bendice y eleva el coraz6n del hombre A los
altos ideales! Ocupaban un puesto de dis-
tinci6n, presididos por el Rdo. Padre Sa-
lesiano D. Manuel Hermida, los individiios
de la Junta de obras de la nueva iglesia.

Conferencia.
Por la tarde, conform se habia oportuna-
mente anunciado, se llen6 de files la iglesia
de San Agustin, para escuchar la palabra
del referido Padre Salesiano. Comenz6 el
acto con el canto de un bellisimo motete,
desempefado por los mismos j6venes sale-
sianos, con acompailamiento de 6rgano. Des-
pu6s de leido un capitulo de la vida de







- 152 -


D. Bosco, por un jovencito novicio de la
misma Congregaci6n, qui6n con voz clara y
sonora cumpli6 su cometido, el Sr. Director
de los Talleres de Sarri expuso 6 su nu-
merosisimo auditorio el origen y desarrollo
de la admirable y providencial obra del ve-
nerable Don Bosco. Di6 gracias 6 las Auto-
ridades eclesiasticas y civiles y 6 todos estos
habitantes, agradecido por las grandes de-
mostraciones de afecto y cariiio de que habian
sido objeto los hijos de Don Bosco durante
su permanencia en esta ciudad, no dudando
en afirmar que tal vez en part alguna de
Espaiia habian tenido un recibimiento igual
y habian recibido mayores pruebas de aprecio,
como en esta honrada y religiosa ciudad de
Menorca. Terminada la conferencia, la banda
toc6 una bonita pieza, mientras se hacia
una colecta dentro de la misma iglesia en favor
de la Obra'salesiana, que segin nos consta
produjo buen resultado. Con el canto de un
precioso -Talttum ergo y la bendici6n con el
Santisimo, dada por el mismo Padre reli-
gioso, di6se por finalizada esta otra agra-
dable funci6n.

Procesi6n.
A las site de la misma tarde, organiz6se
una brillante procesi6n con el objeto de trasla-
dar la nueva imagen de Maria Auxiliadora
& si nuevo temple. Abrian la march los
nilios que concurren ~ la escuela del Ora-
torio salesiano, seguian despu6s los congre-
gantes de San Luis con su propio estan-
darte, numerosas pare.jas de niiias vestidas
de blanco y llevando flores en las manos,
continuaban formando dos largas hileras la
banda de mfsica de los Talleres de Sarria,
gran numero de particulares, entire quienes
vimos personas de lo mds select de Ciuda-
dela, en nobleza, letras y otros ramos so-
ciales, la orquesta de Santa Cecilia del
mismo Oratorio antes mencionado, el Rdo.
Clero de beneficiados de la Catedral, con
los del Concordato, siendo llevada en pos
de ellos la preciosa imAgen de Maria Auxi-
liadora, haci6ndola guardia de honor los in-
dividuos de la Junta de obras de la nueva
iglesia, presididos por los MM. Ilustres Se-
flores Can6nigos de esta Catedral, el Sr. Ar-
cediano. y Sr. Penitenciario. Cerraban la pro-
cesi6n el M. I. Sr. Gobernador eclesidstico
revestido de presto y la M. I. Corporaci6n
municipal, presidida por su dignisimo Sr. Al-
calde. Antes de salir de la Catedral, cant6se
Spor la orquesta salesiana el bellisimo salmon
Laudate pueri, entonando despu6s la orquesta
de Santa Cecilia el himno Ave Maris Stella,
poni6ndose en march la procession cantada
la primer estrofa de este mismo himno. La
procesi6n sali6 por la puerta principal de la
Catedral, recorriendo despues las calls del
Santisimo Rosario y la de Maria Auxilia-
dora. Al llegar la procesi6n frente ,. esta


calle, presentaba 6sta un aspect verdade-
ramente sorprendente, por la multitud de
luces que ardian, por los juegos de ilumina-
ci6n a la veneciana con que estaba adornado
el edificio adjunto a la nueva iglesia, pro-
piedad del Sr. Pareja, por la extraordinaria
aglomeraci6n de personas y la multitud de
bande'rolas, guirnaldas y colgaduras. Cuando
la imigen entr6 en su nuevo temple, la
banda referida la salud6 con los alegres
acordes de la march real. disparandose al
propio tiempo numerosos cohetes y haciendo
brillar la calle con fuegos de Bengala. Toda
la poblaci6n, nos parece, asisti6 a este her-
mosisimo acto, pues toda la carrera estaba
cubierta de expectadores, y las casas todas
del tr6nsito estentaban en sus ventanas vis-
tosas colgaduras, como expresi6n de la
alegria que inundaba todos los corazones.
Fu6 verdaderamente esta fiesta que aca-
bamos de reseiar, una explosion de entu-
siasmo y una manifestaci6n evidence del in-
teres que tienen estos habitantes, por tomar
part en las grades fiestas de la Religi6n.
Si, Ciudadela afin es cat6lica, ain tiene f6
y se entusiasma, con los actos explendentes
del culto cat6lico. Cualquiera que hubiera
presenciado como nosotros aquella imponente
manifestaci6n, su espiritu habriase ensan-
chado de alegria exclamando con el ardor
del mis vivo entusiasmo; felices los pueblos
que asi saben obsequiar Maria Santfsima:
no es possible que perezcan.
La fiesta colm6 los deseos de todos y por
nuestra parte, complacidos en extreme, nos
retiramos, enviando al cielo la mis afectuosa
expresi6n de nuestra intima gratitud.

El adi6s.
Asi como los Ciudadelanos recibimos con
alegria en el coraz6n y los brazos abiertos,
a los religiosos Salesianos y d los j6venes asi-
Alados en SarriU que acaban de visitarnos,
con tristeza y sentimiento nos hemos despe-
dido de ellos el lines de esta semana. En
la tarde de este dia, despuBs de haber re-
corrido algunas calls al.son de su banda
de misica, acompaiiados de un gran gentio,
salieron los Salesianos de esta ciudad para
el pueblo de Alayor. Durante su corta per-
manencia en esta ciudad, habian sabido ya
captarse las simpatias de todos, por sus finos
modales y conduct ejemplar, que forma en
ellos como un sello particular, palpable a
cuantos los tratan de cerca. Estos habitantes
guardarAn por much tiempo muy buenos
recuerdos de ellos, habi6ndonos hecho con-
cebir su estancia entire nosotros, vivos deseos
de tender establecida una casa dirigida por
el espiritu de D. Bosco. Tal vez no sea esto
un proyecto irrealizable: nos costa que no
faltan personas celosas en esta ciudad que
estudian semejante proyecto y estan decidi-
das & prestarle todo su apoyo.












I -


1*


,' ;... '-,.-.. r.-. i --" .- ... a- ,,
'-7.-- -'.- ;**,'. -

I -. ,. ,



*.'I'.' .. ": o ; f : -. 1. -
* .. ,. ._ ..-. ; -. .-.
1*


-- 1r


a=- -*


L -. -Y ;

n-~a~i a.r-Lib~.- i -r ,


EL PATRONATO DE S. PEDRO EN NIZA.


.. -r I :


^


I .. r


*"*, W
ijg
allf
B^










A los hijos de Ciudadela.
SiAdelante pues! Dichosos los que saben
emplear sus riquezas en bien de la huma-
nidad; dichosos los que contribuyen a mo-
ralizar al pueblo, instruirle y colocarle en el
lugar que le correspond. Mas, que en Ciu-
dadela exista esta necesidad de educar A la
juventud que hoy se levanta, todos lo sa-
bemos, porque es bastante conocido el olvido
que en esta part se- nota, por la apatia 6
indolencia de muchos padres. No pocos hay
por desgracia de 6stos que creen lastimosa-
mente que el dinero es Dios, y asi no es
raro ver como explotan A sus hijos, dedi-
cAndolos al trabajo por el sueldo que les
ganan, sin pensar en infiltrarles las ideas de
moralidad y Religi6n, que solamente pueden
hacerlos felices.
Urge, pues, si no queremos tener con el
tiempo una generaci6n pervertida, arbitrary
medios para restaurarla, siendo quizA el mAs
adecuado la instalaci6n en esta ciudad de
una Casa salesiana. La desmoralizaci6n de las
masas, que en Europa est6 llevando las cosas
a un desenlace sangriento y de complete
disociaci6n, viene tomando tambi6n en esta
isla de Menorca un curso desagradable 6
intranquilizador. Sin moral podra haber in-
finidad de goces mas 6 menos seductores y
mas 6 menos fugaces; pero orden social, ar-
monia entire los hombres, verdadera felicidad,
de ninguna manera.
Ojald, pues, esta venida de los Salesianos
A esta ciudad, haya sido el preludio del
establecimiento de una casa fi oratorio, se-
gfin su mismo espiritu. Entre nosotros la
educaci6n del pueblo, por punto general,
deja mucho que desear. Por esto, compren-
diendo tan grave necesidad, no faltan per-
sonas que quieran ver instalada semejante
obra de moralizaci6n, para lo cual hay quien
ha ofrecido gustosamente una buena porci6n
de terreno, habiendo ademas muchaspersonas
dispuestas 6 hacer cuanto puedan en este
sentido. Esta quizA ha sido la primer gra-
cia que Maria Auxiliadora ha dispensado a
los Ciudadelanos, agradecida A las manifes-
taciones del amor que le han dado estos dias,
haciendo que brotara de sus corazones un pro-
yecto tan fitil como plausible. Que Ella,
pues, interceda delante de Dios para que, si
es su voluntad, lo vedmos convertido en
hermosa realidad.
Esperamos que nuestras palabras no cae-
ran en el vacio, sino que encontrarAn eco
en todos los corazones nobles, que gracias A
Dios abundan en Ciudadela.


LOS SALESIANOS EN ALAYOR


Bien puede decirse, sin exageraci6n al-
guna, que todo el pueblo de Alayor espe-
raba con Ansia la legada de los anunciados
viajeros. La ancha carretera que desde el
pueblo conduce & Las Delicias, asi como el
espacioso paseo de San Pedro estaban, desde
las primeras horas de la noche, material-
mente atestados de curiosos; parecia un dia
de gran solemnidad; no hemos visto igual
animacion ni aun en el dia de San Lorenzo,
patron de la villa. Los vecinos de las calls
por done debia pasar la comitiva habian
invitado a sus parientes y amigos, y sen-
tados a la puerta de sus casas, conform a
la vieja costumbre de Menorca, contribuian
a dar mayor animaci6n al espectaculo; hasta
el astro de la noche parecia tolnar part en
el general regocijo, enviAndonos los pdlidos
rayos de. su po6tica luz.
A eso de las diez llegaban los coaches al
ya citado sitio de Las Delicias, donde les
aguardaban las Autoridades eclesiAstica y
municipal, algunos individuos del Rdo. Olero
de la parroquia y otras muchas personas.
ApeAronse los expedicionarios y emprendie-
ron la march en direcci6n al pueblo, se
guido por el numeroso concurso que habia
acudido 6 esperarles, tocando la banda un
alegre y marcial paso double. Al llegar frente
al Circulo Cat6lico, un grito de entusiasta
y cordial bienvenida reson6 por el espacio,
yendo A repercutir en los corazones de todos
los concurrentes.
El Amplio sal6n de la mencionada Socie-
dad, convertido en refectorio, ofrecia un
buen golpe de vista a la llegada de nues-
tros simpaticos hu6spedes; la animaci6n era
general; los socios que habian acudido 6.
recibirles, se apresuraban A obsequiarles con
verdadera cordialidad, como si se tratase de
antiguos amigos separados por accidentales
distancias, pero fuertemente ligados por el
parentesco spiritual de las creencias y de
los sentimientos; ellos, por su parte, nos
contaran las incidencias de su viaje 6 Me-
norca, la carifiosa hospitalidad que habian
encontrado en Ciudadela, 6 la cual se mues-
tran muy agradecidos, etc., etc.

Fiesta religiosa.
A las site y media de la maiana del
martes celebr6 el Rdo. D. Federicb Pareja
la misa de comuni6n, acercndose los Sale-
sianos a la Sagrada Mesa con un fervor que
edific6 a cuantos presenciaron el acto, y del
cual hemos oido hacer merecidos elogios A
muchas personas.
Ofici( en la misa mayor el Rdo. P. Don
Manuel Hermida, Director de los Talleres
Salesianos de Sarria. La espaciosa nave


15-1








- 155 -


central de nuestra parroquia estaba comple-
tamente llena de fieles, y en las laterales
veianse tambi6n a muchos hombres que, 6
pesar de ser dia de trabajo, habian acudido
a presenciar la solemne funci6n. Del gusto
y afinaci6n con que cantaron los Salesianos,
asi como del ajuste y precisi6n de su or-
questa, hacen elogios cuantas personas tu-
vieron el gusto de oirles.
Por la tarde, despu6s de las solemnes vis-
peras, tuvo lugar la procesi6n de Octava de
la Asunci6n de Nuestra Senora, que estuvo
extraordinariamente concurrida, y en ella
tom6 tambi6n part principalisima la banda
salesiana, tocando algunas escogidas marchas,
y alternando con la Rda. Comunidad en el
canto del Ave Maris Stella. El besa-manos
con que termin6 la funci6n fu6 amenizado
por los acordes de una preciosa march
triunfal, ejecutada por la banda.
Por la noche, el Rdo. P. Director explic6
desde el pfilpito, en una familiar conferencia,
el origen, el caricter y las tendencies de la.
benem6rita Obra Salesiana, y los medios de
que se vale para la propaganda. Algunas
horas despu6s, y pesar del natural can-
sancio, los infatigables misicos entretenian
gratamente al numeroso pueblo que llenaba
le plaza de la Constituci6n y calls adya.
centers, con las preciosas composiciones mu-
sicales que con verdadera brillantez ejecu-
taron.
Despedida.

La despedida que en la manana de hoy
hemos presenciado ha sido una muestra elo-
cuente de las simpatias que en el corto
tiempo de su permanencia entire nosotros
ban sabido conquistarse; por todas parties
se oyen elogios de su buen comportamiento,
y sobre todo, de sus arraigadas convicciones
cat6licas. Bendiga el Senor 4 esos honrados.
hijos del trabajo quo en esta 6poca de per-
versa y cobarde apostasia, hacen gala de
su adhesi6n firmisima & las enseilanzas de
nuestra Santa Madre la Iglesia, ddndonos
a todos un elocuente ejemplo digno de imi-
taci6n! ; OjalA que la Instituci6n Salesiana
logre arraigar tambi6n en nuestro suelo y
producer en 61 los frutos de bendici6n quo
le son inherentes, y que hemos tenido estos
dias el gusto de presenciar! Desapareceria
aqui la maldita semilla revolucionaria que
tantos estragos causa en los corazones y en
las inteligencias de nuestra juventud, y vol.
verfamos a gozar, como en mejores dias,
del reinado social de Jesucristro. i Qui6ralo
Dios
(El Mahonds, 26 de agosto).


Bibliograffa

Historia de la Pasion de Jesu-
cristo, escrita por el Sr. Pbro. Don
MIGUEL MIE, de la Real Academia Es-
paiola.
Grande ha sido el aplauso con que la
prensa ha saludado esta nueva obra con que
se ha enriquecido la literature religiosa de
Espaiia.
No vacilamos en calificar este libro de la
perla de la literature ascetica modern, dice
La Veu de Catalunya; ocupard puesto de
honor en la grande empresa del renaci-
miento cat6lico, a juicio de la Bevista Con-
tempordnea.
Y sin hacer menci6n de otros cumplidos
elogios tributados por el Diario de Barce-
lona, La Ilustracidn Cat6lica, La Uni6n Ca.
t6lica, El Correo Espaiiol, La E.poca, el Ca-
t6lico Balear, etc., nos limitaremos Z repro-
ducir los siguientes:
Aunque el asunto de este libro es el mds
trarado y estudiado por los escritores asc6-
ticos, el plan y la manera como se desen-
vuelve en la Historia de la Pasi6n son com-
pletamente nuevos, y seguramente han de
llamar la atenci6n de cuantos lo lean. En
verdad, habiendo querido D. Miguel Mir,
como dice en la introducci6n de su libro,
desenvolver la series de los hechos hist6ricos
que formaron el drama de la Pasi6n de Je-
sucristo, el curso y desarrollo de las pasiones
que en ella tomaron parte,-y el plan de las
miras de la Providencia divina que se rea.
lizaron en ella, so puede decir que si esta
'iltima part ha sido generalmente bien tra-
tada por nuestros escritores religiosos, las
dos primeras, y en especial la segunda, dejan
en ellos much que desear, sobre todo si se
tiene en cuenta la luz quo ha venido. la
historic del studio de los documents con-
tempordneos. Este vacio ha querido llenar
el autor de la Historia de la Pasidn de Je.
sucristo, y, a nuestro juicio, lo ha conse-
guido de tal manera, que estamos seguros
de que cualquier persona que tome en sus
manos este libre, no podra menos de con-
fesar, al acabar de leerlo, que nunca hasta
ahora habia formado idea tan clara como la
que se da en 61 de la series y conjunto do.
los acontecimientos que formaron el drama
de la Pasi6n de Jesucristo, del cuimulo de
pasiones miserables que en 61se amontaron,
y de la naturaleza de los caracteres de las
personas que en 61 tomaron principalisima
part. En cuanto a la forma y estilo conr
que estA redactado este libro, siendo el que
lo ha escrito el- acad6mico de la Lengua,
autor de la. Harmonia entire la ciencia y Idfe,,
esta dicho cuanto en este punto pudiera de-
cirse. Por nuestra parte, aiadiremos, sin







- 156 --,


embargo, que la Historia de la, Pasi6n de
Jesucristo aventaja en'el estilo a todo cuanto
hasta ahora conociamos de D. Miguel Mir
(Semana Catdlica).
La obra reciente del sabio presbitero estd
escrita con igual galanura y pureza de estilo
que todas sus anteriores producciones'. Nadie
presuma encontrar en la castiza prqsa de Don
Miguel Mir desenfrenado lirismo, ni entona-
ci6n declamatoria, ni exuberancias 6 pompas
de fantasia; alli s6lo reina la templanza y
esa augusta majestad que campea en el
amplio y robusto period del insigne autor
de Los Nombres de Cristo. A 61 vuelve los
ojos constantemente, y en las areas pdginas
de Fr. Luis de Le6n adivin6 el secret de
la sublime sencillez, y recogi6 el copioso
raudal de esas voces peregrinas y grdficas
que exhalan virtud prodigiosa de atracciqn
entire el que habla y el que escucha, y en-
carnan la imagen pintoresca y esponttnea.
El ideal artistic a que tiende el escritor
mallorquin es la serena belleza clasica, exor-
nada finicamente con honest magnificencia,
jams alterada por agitado movimiento de
entusiasmos, ni por cambios bruscos de color
en el estilo 6 de empuje en la dicci6n. Las
clausulas del libro del Sr. Mir brotan de su
pluma con augusta uniformidad; todas res-
plandecen con la misma brillantez del mar-
mol; estan entretejidas con frase limpia y
castiza, y cinceladas y bruilidas con exqui-
site refinamiento... Acerca del fondo de la
obra, solamente baste decir que si bien ante
un asunto tan grandiose como la Pasi6n de
Jesucristo no es dado a entendimiento hu-
mano interpreter toda la inefable realidad,
cuanto las fuerzas del ingenio alcanzan A
rastrear, aparece en la 6bra del insigne na-
rrador, Por todo lo expuesto cumple advertir
que la Historia de la Pasi6n de Jesucristo no
estt llamada a perecer en el naufragio co-
mfin de cuanto nace de caprichos efimeros
y de modas artisticas; vivird para corona-
miento de la gloria de su autor y para osten-
taci6n magnifica de que, aun en tiempos tan
contraries a la piedad y al arte m~s levan-
tado, se han escrito paginas dignas de nacer
en el apogeo de nuestro arte y de ser rubri-
cadas por los excelsos maestros pertenecientes
al siglo de oro.
(La Ciudad de Dios).

u I ll I I Y lil lll ll l l i i T -i l T -i i i I I I I I a I '


FRANCIA

El Patronato de Niza.
El Sr. abate Andr6 Dufaut, en su reciente
obra titulada L'iglise de Nice, ses Saints et
ses (Euvres da algunas noticias sobre el Pa-
,tronato sobredicho, quo reproducimos aqui


acompafiindolas con un gravado del estable-
cimiento:
< El fundador del Patronato de San Pedro
es el celebre sacerdote Don Juan Bosco,
cuya vida es in poema vastfsimo de obras
extraordinarias y en extreme maravillosas,
por lo cual ha merecido so le llame el San
Vicente de Paul del siglo xix. Sus obras
portentosas, considerados los medios de que
disponia, nos obligan 6 exclamar: El dedo de
Dios estd aqui. (Enumera el autor en seguida
las numerosas obras emprendidas por Don
Bosco 6 beneficio de los ninios pobres y
abandonados.)
Necesario es reconocer en honor. de la so-
ciedad contemporanea que por muchos que
sean sus errors, sabe admirar d aquellos
que notablemente la sirven y tratan de le-
vantarla de su extrema miseria. La caridad
heroica la commueve, y por esto cuando Don
Bosco le expuso sus projects no le faltaroh
los aplausos ni las ofrendas.
Mucho nos alejarfamos'del objeto de este
trabajo si quisieramos analizar las obras
admirables de este sacerdote, manifiestamente
bendecido del Cielo.....
La Sociedad Salesiana, fundada por 61,
tiene casas en Europa, Asia, Africa y Am6-
rica. En Francia tiene doce 6 trece, y son
de notar las de Niza, Marsella, La Crau
d'Hy6res, Saint-Cyr de Provenza, Aix, Paris,
Lille. La de Niza, la mas antigua de las
francesas, con un hermoso y grande edificio,
educa interns y externos y tiene importantes
talleres.
Las ideas de Don Bosco sobre la educa-
ci6n, su sistema llamado preventive, produce
resultados indecibles y dignos de muy espe-
cial studio. La consagraci6n de los hijos
de Don Bosco .a los niios que educan es la
mas complete y abnegada que cabe, y de
aqui que obtengan tan preciosos frutos,
tantas adhesiones, y las vocaciones al estado
eclesiastico sean cultivadas con 6xito sin-
gular.
El Patronato de Niza goza de estimaci6n
general, y dltimamente ha establecido una
sucursal en la parroquia del Puerto...




ESPA\NA

LA OBRA DE DON BOSCO

CAriTULO ULTIMO.
La iglesia de Maria Auxiliadora. Carta del R. P.
Rua. D' Dorotea y D. Rinaldi, sucesor de Don
Branda en la direcci6n de los Talleres de Sarri.g -
Acto e caridad con las niSas de la casa de Santa
Dorutea.,- Enfermedad y muerte de Justita Un-
zueta. Vence las dificultades quo so levantan








- 157 -


contra la construcci6n del temple de.Maria Auxi-
liadora. Fundaci6n del colegio del Santo Angel.
- Grandiosidad del plan concebido por DI Dorotea
para la regeneraoi6n de la modern sociedad.
Una de las ideas que en los postreros
anos de su vida tuvo Da Dorotea, era dejar
s6lidamente cimentada su obra de Sarrid.
Desde que las Hijas de Maria Auxiliadora
so establecieron en esta poblaci6n, concibi6
Da5 Dorotea el proyeeto de levantar una
iglesia 4 Maria Auxilio de los Cristianos
junto al edificio que ocupaban las religiosas.
Carecia de recursos para la obra; y lejos
de desmayar, ide6 una solemn rifa, en la
cual obtuvo tomaran part y alcanz6 la prote-
gieran las primeras Autoridades de Barce-
lona, Su Majestad la Reina Regente, y hasta
el Sumo Pontifice Le6n XIII. Expusi6ronse
los lots en los salones de la casa de la
ciudad, quo para este efecto consigui6 le ce-
diera el alcalde de Barcelona, que era afin
el Sr. Marqu6s de Ol1rdola, Sr. D. Fran-
cisco Rius y Taulet. Con el product de esta
rifa y las limosnas de various particulars
emprendi6 Da Dorotea la fAbrica del temple,
cuya primer piedra coloc6 el Sr. Obispo de
la di6cesis el 24 de Mayo de este abo de
1889, dia en que.se celebra la festividad de
Nuestra Senora con el titulo de Auxilio de
los Cristianos. El gozo que experiment este
dia Da Dorotea fu6 verdaderamente excesivo.
Ya desde aquella ocasi6n uno de sus mis ar-
dientes deseos fu6 ver terminada la iglesia.
El P. Miguel Rua, sucesor de D. Bosco
en el gobierno general de la Congregaci6n
Salesiana, no dejaba perder ocasi6n de agra-
decer a Da Dorotea el amor con que se des-
vivia por la prosperidad de la Obra Sale-
siana en Barcelona. Al enviar 5 D. Aime
para encargarse de la direcci6n del colegio
de San Jos6 en la calle de Floriddblanca, le
entreg6 para DI Dorotea una carta, cuyo
contenido es como sigue:
STurin, 10 de Octubre de 188d. Senora
DT 'Dorotea Chopitea, Vda. de Serra. -
Ilma. Senora: Con la salida del querido
P. Aime yo deseo hacerme present a V.,
nuestra queridisima Madre, para presentarle
nuestros.respetos y asegurarla de nuestra
viva gratitud por todo lo que ha hecho,
hace y hara por los pobres Salesianos, hijos,
del inolvidable Don Bosco. He oido con
much gusto la noticia de las obras de la
iglesia de Maria Auxiliadora y de las escuelas
de San Jos6 para los nifos pobres del barrio
de Hostafranchs. Esperamos que Dios ben-
decirA esas santas obras y- que so veran
pronto terminadas A mayor gloria suya y
de Maria Auxiliadora y para salud de muchas
almas. >>
Pasa lu6go 6 notificarle c6mo D. Branda
por el mal estado de salud no puede por lo
pronto regresar & Barcelona, encomendAn-
dole en las oraciones de D" Dorotea y de las
Seioras de la Junta. ( Entretanto, > con-


tinfia, < enviaremos al Rdo. D. Felpe Ri-
naldi 4 sustituirle, para que la casa de Sa.
rrig y las obras dichas no tcngan que sufrir
retraso. Desde ahora yo lo recomiendo A la'
maternal bondad de V. y de las otras Se-
lioras que de V. toman ejemplo y celo por
las obras salesianas. > Vino en efecto el
nuevo Superior, y vino algo preocupado,
como era natural, por la carga, que se le
ponfa.sobre sus hombros, de estar al frente,
de un establecimiento de la importaucia del
de Sarria. Estaba por entonces Da Dorotea
tomando aguas, segin costumbre, en los Pi-
rineos. El primer cuidado de D. Rinaldi al
llegar. al t6rmino de su viaje, fu6 notificar
6 Da Dorotea su Ilegada. Contest61e ella con
una carta, en la eual manifiesta la grande
actividad de su caracter y el cuidado ma-.
ternal con que miraba por la salud de los
hijos de Don Bosco. La carta decia asi:
<< Rdo. P. Don Felipe Rinaldi. Eaux
Bonnes, 23 Julio. Muy senior mio y esti-
mado Padre: Tengo a la vista la suya del
14 del present, por la que veo el buen
viaje que ha hecho V- y que tenia V. espe-
ranzas de conseguir un buen personal para
las casas de Sarria y Barcelona, de lo quo
me -alegro infinite; pues consider la much ,
falta que hace en los dos establecimientos
quien secunde A usted. >
<< Nosotros ya pensamos en marchar de
aquf el 26 y pasar en Lourdes el 27, sa-
liendo el mismo dia para ua pueblo cerca
de esa, en donde nos quedaramos ocho dias,
y lu6go 4 Sarria, en donde espero ver 4 V.
descansado de su viaje y ya con la obra del
pequeio 'pensionado empezada, A fin de apro-
vechar el tiemjpo bueno antes que vengan
las Iluvias: much deseo llegar A esa para
activar los trabajos: si es que no so ha em-
pezado ain, podrA V. ver al senior Segner,
arquitecto, que en casa saben d6nde vive,
y quedar de acuerdo para todo. >>
< Celebrar6 que en today esa buena comiu
nidad no haya novedad; y ruego a V. les
d6 mis recuerdos; yo en Lourdes delante de
la Sma. Virgen pedir6 con mAs empelio que
los otros dias por los Salesianos, para que
los ayude en sus trabajos. B. S. Mi. S.
A. y S. S. DOROTEA CHOPiTEA, Vda.
de Serra. >
< Ruego a V. much que en la escuela de
San Jos6 se hagan vacaciones todo el mes
de Agosto; es costumbre en todas las casas
religiosas: y A mAs, dar algo de reposo al
P. Aime, que est4 atropellado yal presente-
mAs con los calories. >
Llegada & Barcelona, << Fuf, >; dice D. Ri-
naldi, << visitar A la Sra. D" Dorotea Cho.
pitea, la que me recibi6 con finura y caridad,
tanto que me senti no poco animado para
el desempeiio de mi nuevo cargo. Al -cabo
de pocos dias, >> aiiade, < volvi por segunda
y tercera vez; mas la buena seiora quiso.
ponerme A prueba. o








- 158 -


La prueba, de ique habla D. Rinaldi, fu6
esta. Al llegar a Sarria, vi6 la necesidad
que habia de emprender ciertas obras, que
-ya su antecesor, el Padre Branda, tenia de-
terminado comenzar. En vista de esto, di6
principio A su plan, Da Dorotea estaba A la
saz6n entusiasmada con el colegio del Santo
Angel y con el de San Jos6, y en su en-
sanche gastaba las cantidades de que podia
disponer. Admirada do que el nuevo Supe-
rior emprendiese obras en Sarri.A, para las
cuales le constaba A ella que el colegio no
tenia fondos, y, ella necesitaba los suyos para
las del mencionado colegio de la calle de
Floridablanca, un dia sin preambulos ni
exordios acomete al P. Rinaldi con esta proe-
gunta: < t C6mo es que emprende V. esa
obra? >> << Francamente, > dice el Padre,
< yo no habia fin. averiguado las cuentas
de la casa: sin embargo contest que me
parecia de absolute necesidad tal trabajo, y
que la Providencia no me faltaria. > Y
afade: < Ella sin otra cosa me di6 A en-
tender que era contraria, c6mo ya lo habia
significado A mi antecesor. Lo mismo me re-
'piti6 otro dia hasta la tercera vez; de ma-
nera que yo no sabia c6mo en tales cir-
cunstancias me habia de portar. Pero 65 los
pocos dias sube Da Dorotea A Sarria, visit
la nueva obra, pide el presupuesto de todo
lo necesario para concluirla, y entrega en
efectivo treiita mil pesetas. >
En Octubre de este aio de 1889 en el
colegio de las Hijas de Maria Auxiliadora,
al cual se ha dado el nombre de Casa de
Santa Dorotea, se presentaron entire las nifias
alli asiladas algunos casos de difteria.Indic6 el
m6dico la conveniencia de que se las despi-
diese: mas con qu6 Animo d6bian despren-
derse de ellas las compasivas religiosas,
siendo asi que las pobres ninas, unas por
ser hudrfanas, no tenian donde acogerse, y
otras, por su edad, se exponian evident
peligro ? Sabe D" Dorotea el apuro de la
casa y la turbaci6n de las religiosas; y en
seguida pone a disposici6n de la Superiora
la magnifica torre (casa quinta) que poseia en
Sarri,: manda esterar todos los aposentos, a-
bretodos sus armarios de ropa blanca, compra
buen nfimero de mantas, y dice: < Vayan
allA todas las niiias sin llevar consigo cosa
del colegio, A fin de quo no even con ella
la infecei6n. > Con esto asi las nifias c6mo
las Hermanas durante un mes disfrutaron
de la torre, de su hermoso jardin y de mil
comodidades de que en el colegio hubieran
carecido, debi6ndolo todo a la bondad y ca-
riiio de su buena madre D" Dorotea.
No es para pasado en silencio un case de
grande edificaci6n oeurrido en este colegio,
de Santa Dorotea durante la permanencia
de las educandas en la torre de SarriA. He
aqul c6mio lo refiere la misma Superiora de
la casa:
< j Hoy la sagrada comuni6n, mailana al


cielo! >> Estas dulces y conmovedoras pa-
labras quedaron en esta casa c6mo memo-
rable recuerdo de la angelical educanda
Justita Unzueta, tierna florecilla que el
Sefior quiso trasplantar A los jardines. ce-
lestiales. >
<< Era Justita una de las primeras edu-
candas de este colegio de Santa Dorotea,
benignamente asilada por la generosidad de
una de las hijas de DT Dorotea; ninla gra-
ciosisima, de carActer pronto y vivo, de en-
tendimiento despejado, de memorial sorpren-
dente, tanto, que siendo, come era, de solos
cinco ainos de edad, ya sabia todas las ora-
ciones en castellano, y en latin, y casi todo
el Catecismo; loia y escribia bastante bien
y se ejercitaba on las primeras labores de
costura y punto, por lo cual las maestras
cifraban en ella las mas halagiienas espe-
ranzas, Pero Dios tenia respect de esta
nifia muy diferentes designios. La cruel en-
fermedad del garrotillo nos arrebat6 la amable -
criatura. >
< Excusado es decir que no se perdon6
medio ninguno para salvarla; mas fueron
inftiles todos los cuidados y desvelos de
las Hernianas, los gastos gererosos de la
seiiora que la protegfa, asi como los reme-
dios en6rgicos que indicaron dos reputados
medicos. >
<< Desahuciada de los facultativbs sordo
el cielo 6 tantos riegos, se oia solo el llanto
de la's Hermanas y educandas.;Otrogrande
apuro venia A completar la tristeza de todos.
Por disposici6n several del m6dico se acord6
que se desocupara el colegio de Santa Do-
rotea, A causa de la misma enfermedad
declarada contagiosa.
o Aqui empero se manifest una vez mas
la generosidad y bondad inagotable de la
Excma. Senora y bienhechora de esta casa,
D" Dorotea de Serra, que interviniendo, como
visible mano de la Providencia, como astro
benigno entire las tinieblas de oscura noche,
ofreci6 su torre A la disposici6n de las Her-
,manas de Maria Auxiliadora, 6 hizo trasla-
dar y permanecer, alla el colegio hasta ver
disipado el peligro del contagio. >
<< Ko quedaron en casa mAs que algunas
Hermanas y la querida enfermita. Entonces,
perdida enteramente toda esperanza de su
curacion, un pensamiento asom6 A la
mente de la Superiora, el de proporcionarle
la dicha de comulgar per primera.vez antes
de morirse. >
< Preguntada la niia si le gustarfa co-
mulgar, < Ay, si! > exclam6 con el ardor
del rostro y el brillar de los ojos, mAs que
con las palabras, < Ay, si! quiero co-
mulgar, > y aiiadi6 :
<< Hoy la sagrada coneuni6d, mai1ana al
cielo !
<< El seoor Director enterado de la cosay
constandole que la niila estaba en disposi-






- 159 -


ci6n de comulgar, la confes6 y prepare 61
mismo para el grande acto. .
< Por una casualidad la sagrada ceremonial
tuvo que alargarse bastante; pero la enfer-
mita, a pesar de sus indecibles padecimien-
tos, permaneci6 tranquila y sosegada, repi-
tiendo con gran sentimiento las fervorosas
aspiraciones que iba sugiri6ndole la Supe-
riora que la asistia. >>
< Cuando finalmente la dicbosa nifla vi6
Ilegar a la puerta del cuarto al Rdo. Sr. Di-
rector con el Santisimo Sacramento, algo de
sobrenatural se descubri6 en aquel rostro
encendido: se hubiera dicho que su alma
vino A sus labios ansiosa de juntarse con su
divino hu6sped. i Cuan gustosamente el buen
Jesus tomaria posesi6n de aquella alma tan
pura 6 inocente Abri6 la niRa modestamente
la boca ; sonriendo recibi6 el Eucaristico
pan; y en seguida, sin que hubiese que de-
cirselo, baj6 la cabeza, junt6 las manecitas,
'cerr6 los ojos y permaneci6 buen rato in-
m6vil en devote recogimiento. >.
<< Qu6 pas6 en aquel tierno coraz6n tan
estrechamente unido con el Coraz6d de
Jesuts? Nadie se atreveria 6 descubrir el
profundo arcano; pero bien lo entendi6 quien
se hallaba present. >
> El senior Director, despu6s de haber lle-
vado el Santisimo a la capilla, volvi6 a la
enferma; y encontrAndola todavia en su
santo recogimiento, acerc6sele al oido, y le
hizo repetir algunas breves palabras de acci6n
de gracias; luego, admirado do tanta devo-
ci6n y conmovido hasta las d1grimas, le hizo
recomendar todas las personas mAs queridas,
sus padres, bienhechores, Superiores y Su-
perioras de la Casa y Congregaci6n, las
Hermanas, compaueras y demis personas;
a lo que se prest6 el caro angelito sin dar
la menor seiial de cansancio, ni malestar,
si bien la enfermedad iba progresanio rApi-
damente. >
<< A todos los que la visitaban, A cuantos
le preguntaban, contestaba sonriendo: << Hoy
la sagrada comuni6n, maiana al cielo. > -
Si le decian: < Justita, quieres curarte ?
<< No, no, > respondia en6rgicamente,
<< quiero ir al cielo. > N6tese que este deseo
de ir al cielo -lo habia manifestado desde los
primeros dias de su enfermedad, repitiendo
A menudo estas mismas palabras: < Quiero
ir al cielo. >
<< Fu6 profecia? La mailana siguiente al
dichoso dia do su primer comuni6n, preci-
samento el dia de la Purisima, aquella can-
dida alma, entire los Angeles, remontaba su
vuelo al trono del Eterno. Habia vivido
cinco aRos y meses. Conserve hasta el fin
perfect conocimiento, y lo que es tambi6n
muy admirable, durante la enfermedad y en
su filtima agonia se mantuvo siempre muy
modestamente compuesta y cubierta, arreglAn-
dose por si misma, si acaso se le apartaba
algo la sAbana. v


< Qued6 su cuerpecito blanco como cera,
desapareci6 de su rostro toda serial de pa-
decimiento, quedando sus facciones hermosas
y. serenas como las de una nifia dormida.
Se la visti6 de blanco y adorn6 con flores.
Lu6go today la comunidad y el colegio acom-
pailaron el cadaver A la iglesia y al cemen-
terio. >
<< Un ailo despu6s, teniendo que abrir la
tumba, se abri6 tambi6n el atautd que en-
cerraba el pequeflo cad(ver, i Qu6 asombro
al encontrar el cuerpecito no tan solo entero
y conservado sino tan blando y flexible,
como de persona viva, y sus facciones id6n-
ticas 6 intactas! >
< gQui6n sabe, si la divina Eucaristia po-
sesionada do aquel puro coraz6n, puso en 61
la incorruptibilidad, al mismo tiempo que
llevaba aquella alma bienaventurada A la
eterna gloria ?
< i Adi6s, Justita, ruega por los que tanto
to han amado en esta tierra, A fin de que
junto contigo participen de tu felicidad!! >
Pero volvamos ya a nuestra historic de
D" Dorotea: << Uno de los deseos mds ar-
dientes que cada dia me manifestaba, > dice
el P. Rinaldi, < era el ver honrada A Maria
Santisima bajo el titulo de < Auxilio de
los Cristianos. > Ya habia animado a mi
antecesor para levantar una iglesia, y visto
poner la primer piedra; pero cuando llegu6
yo, me manifesto poco favorable A trabajar

en tan grande obra. Diriase que la buena
seoiora tenia esta misi6n: pues tanto repiti6
sus sfiplicas y tanto solicit, que obtuvo un
segundo permiso de mis Superiores y mi
promesa de trabajar en ella. << Si, > decia,
<< Maria Santisima es el auxilio de los cris-
tianos: y EspaRa, que tanto le debe, no sera
la filtima en tributarle este honor. >
Al mismo tiempo que DI Dorotea honraba
y hacia que otros honrasen tambidn A la
Santisima Virgen 6 invocasen su poderoso
valimiento con Dios para bien del pueblo
cristiano, trabajaba con celo siempre mas
encendido y con todas las fuerzas de su in-
cansable actividad para proveer, en cuanto
de ella dependia, de todos los medios po-
sibles A la actual sociedad, pr6xima A una
total descomposici6n y colocada al borde del
mas profundo precipicio. En cierta ocasi6n
dijo al P. Superior de los Salesianos: < Estoy
convencida de que si no se piensa en reformer
la juventud obrera, nada podemos esperar
de esta sociedad, que cada dia va de mal
en peor. Los viejos son viejos, y no cam-
bian. Qtisiera, pues, yo poner manos A esta
obra desde la raiz. Ahora ya tenemos los
Talleres Salesianos. Los niios que acuden
A ellos, como entran ya grandecitos, es muy
fAcil que vengan ya tocados del vicio y
perdida la inocencia. Don Bosco fund6 es-
cuelas. Por qu6 no hemos de fundar una
casa en que se los recoja desde niios, y se
los disponge A la virtud, y se les den est.-







- 100 -


dios proporcionados ( su edad, y 6 sus dis-
posiciones? >
Entre la edad de site anios, en que salen
los niios de las Salas de Asilo, y la que
estan en disposici6n de aprender un oficio
en los Talleres Salesianos, media un inter-
valo de cinco 6 seis afios: y D" Dorotea
comprendia que en este tiempo los nifios
podian ser victims de la seducci6n y de los
malos ejemplos de sus iguales 6 mayores.,
Para poner remedio a este mal, habia suge-
rido y alcahzado la funidaci6n de la escuela
de la parroquia de Santa Madrona, depen-
diente de la Junta de las Salas de Asilo y
destinada a los niflos que por su edad debian
salir de ellas. Pero todavia no bastaba este
colegio. Queria otro montado, que 6 la vez
que en 61 los nifios aprendiesen letras, tu-
viesen ante la vista various oficios y artes
mechnicas y tambi6n studios propios de la
carrera eclesiastica, a fin de que pudiesen
abrazar esta carrera 6 dedicarse a un oficio,
segin fueran las inclinaciones de cada uno.
Tal fu6 el origen del colegio del Angel de
la Guarda, que fund dentro del recinto de
los Talleres Salesianos, aunque con salas y
patios del todo independientes. EstA desti-
nado a ninios mayores de site aiios, de cuya
moralidad conste por. un certificado de la
escuela donde hubiesen estado y por el tes-
timonio del parroco propio. Empez6se por
dar en 61 la primer enseiianza, y se ha ido
agregando algun curso de la segunda. Actual-
mente abraza ya dos cursos de latinidad. Con
esto se obtiene uno de los principles fines
de la Congregaci6n Salesiana, que es el fo-
mentar vocaciones eclesidsticas. < Cuando
se concluy6 el colegio del Santo Angel, >
dice el P. Rinaldi, < present a Dp Dorotea
el prospect. que habiamos redactado. Acon-.
Ssej6 en favor nuestro algunas mejorias: y
fijandose en algunas expresiones, que se
podian interpreter como lisonjeras y hon-
rosas para su persona, me mand6 borrarlas,
diciendo que nadie debia saber que ella
h'abia costeado aquel colegio. >
Ya habia proveido Da Dorotea 6 los hijos
de los obreros desde sus mas tiernos aios
hasta el tiempo en que salen oficiales en
alguna arte 6 profesi6n, cuyo ejercicio les
asegura la subsistencia para lo porvenir. Al
mismo tiempo habia logrado su objeto prin-
cipal de criarlos en el santo temor de Dios
y en la prdctica de los deberes del cristiano,
infundiendo en los d6ciles dnimos de los
niios el amor 6 la virtud y consolidando en
ellos las mdximas y verdades de nuestra re-
ligi6n sacrosanta. Pero todo esto no le sa-
tisfacia afin. La edad de los diez y .siete 6
diez y ocho aios, en que salen de los Ta-
lleres Salesianos, es muy peligrosa, mayor-
mente para j6venes, quo con tanto esmero
han sido cultivados por religiosos, y estado
libres de la. comunicaci6n y trato con com-
paleros de diferentes ideas y distinta edu-


caci6n. Aqui fu6 donde Da Dorotea mani-
fest6 lo vasto de su plan y lo perfectamente
que lo habia concebido en su totalidad, aun-
que la discreta seliora lo iba realizando pau-
latinamente y por parties.
Mientras' la obra del colegio del Santo
Angel iba adelantando, annque experimen-
taba grande consuelo por la esperanza de
abundantes frutos que habia' de producer
con el tiempo; sin embargo su coraz6n no
sentia aquel complete descanso y reposo que
produce la perfect realizaci6n de un plan
preconcebido. Estaba cierto dia conversando
con el Superior de los Salesianos, satisfecha
de ver c6mo el colegio progresaba. Vu6lvese
a 61 D" Dorotea entire gozosa y triste, y le
habla de esta manera: < Bien esta cuanto
hacemos: los Superiores lo aprueban; pero
falta ain pensar en la fundaci6n de otros
Talleres para los adults mis adelantailos,
que al llegar 6 la edad de los diez y siete
afios, logren con su trabajo y algunos aho-
rros formaise un pequello caudal, hasta que
al tiempo de tomar estado puedau con 61
dar principio 6 una familiar cristiana, y con-
servar en ella y enseilar A sus hijos la pie-
dad, la religion, el amor al trabajo y i la
economic, y ser miembros fitiles a la sociedad.
Pi6nselo V. bien; y Dios nos ayudard para
poner en ejecuci6n esta obra. >
Este era el ideal de D' Dorotea: tal era
la extension verdaderamente grandiosa de
su plan. Proponiase tomar al hijo del pobre
obrero, al hudrfano y al desvalido desde la
edad mas tierna, y gradualmente irle for-
mando hombre, hasta entregarlo a la sociedad
hecho cabeza de familiar, pero de familiar
morigerada, sin vicios, con habitos y cos-
tumbres cristianas libre de un cfmulo de
necesidades licticias, las cuales lejos de
aguijonearla para el trabajo, la enervan, la
irclinan 6 la ociosidad, y la crian envidiosa
del bienestar material de las classes mas ele-
vadas, de las cuales se convierte natural-
mente en furioso enemigo. Por desgracia la
muerte ataj6 los pass deoesta grande econo-
mista cristiana, cuya sola rectitud natural y
acendrada virtud le daban la soluci6n sen-
cilla y practice de los problems sociales
mis intricados, contra los cuales se estrella
la humana ciencia divorciada de la fe y
enemniga de Dios, forjando incesantemente
nuevas teorias, sin querer reconocer que sola
la prActica, de la caridad cristiana es la que
puede infundir resignaci6n en el Animo del
Spobre, y verdadera abnegaci6n y desprendi-
miento en el coraz6n de las classes mas aco-
modadas.



Con apiobaeion de la Autoridad Eclesisstica Gerente JOSE GAMBINO.
Turin, 1893 Imprenta Salesiana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs