Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00019
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00019
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Full Text










BOLETIN SALESIANO


Quien recibiere A un niio en mi
nombre, A mi me recibe.
(MATI. xviII.)
Os recomiendo la iinez y la ju-
ventud; cultivad con grande es-
mero su educaci6n cristiana; y
proporcionadle libros que le en-
sefien A huir del vicio y & prac-
ticar la virtud.
(Pio IX.)
Redoblad vuestras fuerzas A fin
de apartar & la nifiez y juven-
tud de la corrupci6n e incredu-
lidad y preparar asi una nueva
generaci6n.
(LEON XIII.)


Debemos ayudar A nuestros ber-
manos A fin de cooperar A la
difusi6n de la verdad.
(III S. JUAN, 8.)
Atiende A la buena lectura, & la
exhortaci6n y & la ensefianza.
(I TIMOTII. IV, 13.)
Entre las cosas divinas, la mas su-
blime, es la de cooperar con Dios
E la salvaci6n de las almas.
(S. DIONISIO.)
El amor al pr6jimo, es uno de
los mayores y mas excelentes
dones que la divina bondad
puede conceder & los hombres.
(El Doct. S. FRANC. de Sales).


- ( DIRECCION en el Oratorio Salesiano Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) )M+-


SUIAIAIIO.
El Santo Escapulario
Colombia.
Ecuador.
M6jico.
Chile.
Buenos Aires.
Espania.
La fiesta de Maria Auxiliadora.
Savona: Un nuevo Oratorio festive Salesiano.
Gracias de Marib Auxiliadora.
El Ilmo. S. SLasagna en Uruguay.
Esparia: La obra de Don Bosco.

.;1'1I II1 1'1I I 1 I I I I I L I I ILL'I I I I I, I I II' I'Il I I I* 1


EL 8ANTO ESCAPULARIO


Con esta palabra se entiende siempre
la spiritual divisa de la insigne Orden
Carmelitana, por ser el Escapulario de
ella el que di6 tipo y norma para todos
los demas que despuds se han usado en
la Iglesia de Dios.
Aunque debilitada la fe y entibiado el
amor que debe tenerse a las practices
piadosas, el santo Escapulario compare
con el Rosario de Nuestra Sefora el bla-
s6n de la mis universal popularidad.
Aun hoy parece ser fiesta en todos los


pueblos el dia del Carmen, bien que como
tal no la haya preceptuado el Calenda-
rio cristiano, y son los altares mis con-
curridos y mis iluminados los de la Vir
gen del Carmelo, y son los colors de su
habito los que lmas usan en concept de
devoci6n y de ex-voto muchas personas
piadosas. Y bajo sotanas y monjiles, como
bajo trajes de seda y uniforms militares,
]a mistica divisa del Escapulario cubre
afi muchos pechos como celestial escudo
y mantiene en ellos como recuerdo santo
el calor de la fe y de la devatS61L mts
acendrada a Maria Santisima.
Su origen.
Es la misma Virgen Santisima la au-
tora del santo Escapulario. Sabida es la
hermosisima historic del venerable Sim6n
Stok, carmelita ingl4s, general de today
la Orden Carmelitana, d quien se apa-
reci6 la celestial Seiiora, donnddole con
raro y nunca antes oldo privilegio, la in-
signia del santo Escapulario con estas
palabras que expresan toda la importan-
cia del don: < Recibe, muy amado hijo,
este Escapulario, insignia y divisa espe-
cial de tu Orden y de mi Hermandad,
privilegio singular para ti y todos los
Carmelitas. Cualquiera que muriese in-


Publicacikn mensual.


ANO VIII.- N. 7.


JULIO de 1893








- 98 -


vestido con 61 no sufrira el fuego eterno.
En 61 tienes bella consigna de salud,
amparo en los peligros, prenda de paz
y de eterna alianza. >
Documentos de la critical mAs incon-
testable prueban. la verdad de esta apa-
rici6n, sancionada por la supreme auto-
ridad de la Iglesia.
Le series de Romanos Pontifices que en
seguida se apresuraron a dar toda clase
de apoyo y firmeza A la devoci6n del
santo Escapulario principia en Juan XXII,
el cual en su famosa Bulajrefiere c6mo
se le apareci6 la Reina del Cielo y le
manifesto que su amor A los cofrades
Carmelitas era tal, que no permitiria que
los exactos observantes de esta Regla
pasasen en el purgatorio mAs allA del
primer sabado despnus de sn muerte, por
lo cual se llam6 A dicha Bula SABBA-
TINA. Singular manera de jubileo otor-
gado A sus devotos por la bondad de la
Madre de Dios, y que fu6 reconocido, no
como mera piadosa creencia popular, sino
como autentica revelaci6n de la Reina
de los cielos, por Alejandro V, Cle-
mente VII, Paulo III, San Pio V y Gre-
gorio XIII, que todos afiadieron nueva
sanci6on la referida Bula ile Juan XXII;
A lo cual debe afiadirse la concesi6n de
innumerables indulgencias con que ha
enriquecido la Iglesia la practica de que
tratamos aqui.
Prerogativas.
El elogio del santo Escapulario queda
hecho con citar las memorables palabras
con que se dign6 acompafiar la Santi-
;sima Virgen su entrega al beato Sim6n.
De ellas se han deducido cinco como es-
pe'iales 4rcrogativas de esta spiritual
divisa, por este orden.
1". El Escapulario eleva a todo aquel
tque dignamente lo usa al character de
hijo, hermano y familiar de la Santisima
Virgen.
Tales son las primeras palabras de
Maria A Sim6n Stok: < Recibe, hijo mio,
el Escapulario de tu Orden, divisa her-
mosa de mi confraternidad. >> A quien la
Virgen otorga con tal investidura este
titulo de cohermano suyo, qui6n se lo
podrA quitar?
2". Hace participants i cuantos lo
visten de todas las obras buenas que se
hacen en toda la Orden Carmelitana. Com-
pr6ndese esta prerogative en la ante-
rior, pues haciendo el santo Escapulario


de todos cuantos lo usan una verdadera
spiritual familiar, hacelos participes, como
no opongan formal obstaculo, de un mismo
spiritual patrimonio, en lo cual consiste
el carActer verdadero de hermandad.
3". Da derecho A innumerable suma
de gracias espirituales abundantemente
prodigadas por la Iglesia a cuantos to-
men sobre si esta devota insignia.
4a. Es signo de especial alianza entire
el cofrade y la Virgen Santisima, y prenda
de eterna salvacion. De aqui que various
autores han dado en llamar al santo Es-
capulario una especie dc sacramento de
Maria, como que es signo sensible de la
gracia de ella.
5' Es protecci6n en los mismos pe-
ligros corporales.
Tales prerogativas han dado muyjus-
tamente A ,la Cofradia del Escapulario los
honors de la mas hermosa popularidad.
Escudo de defense.
Baste citar dos hechos que comprue-
ban la eficacia de este divino talismAn:
Un dia que el rey Luis XIII combatia
como un h6roe en el sitio de Montpelier,
el valiente capital Beauregard, que le
acompafiaba A corta distancia, recibi6 en
el pecho dos golpes de mosquete que le
sacudieron fuertemente, a punto de ha-
cerle caer. Sus camaradas se apresuran
a soltarle las vestiduras para buscar los
mortiferos proyectiles, y encuentran con
grande asombro dos balas aplastadas sobre
el escapulario que el general llevavaba al
cuello.
Pocos afios hace que un joven marino,
dejando las costas de San Malo, partial
para AmBrica. Tenia gran devoci6n A
Maria y llevaba el Escapulario con ver-
dadera confianza y amor. Llegado al t6r-
mino del viaje, quiso bailarse en el mar.
Algunos amigos procuraron disuadirle,
haci6ndole present que las olas estaban
muy agitadas; pero 61 persisti6, y como
buen nadador se alej6 de la playa. De
repente ve junto si un tibur6n pronto
i tragdrselo: el primer movimiento del
joven marino fu6 de espanto; pero luego
su pensamiento se dirigi6 al cielo. Con
la mano izquierda se arranc6 el escapu-
lario que no se habia quitado del cuello
y lo present al tibur6n, mientras seguia
nadando con la mano derecha. El mons-
truo, como herido de ceguera 6 de pa-
ralisis, se detuvo, y el protegido de la
Santisima Virgen, con sn arma milagrosa







- 99 -


en la mano llega sin la menor novedad
a la playa, d6nde se arrodilla para dar
gracias A su salvadora, rezando el Ave-
maria. Desde aquel dia, cada vez que se
embarca se provee de Escapularios, no
s61o para si sine tambien para todos los
mariners (1).

,+. i. 4,+,{.+. + ,1, +. .. ,+.+. .+i, + .,+...,-, .


COLOMBIA

(De El Ordcn de 2 de marzo).
BogotA.
Nuevos Mcnsajeros del cielo. Han partido
lde esta capital, con direcci6n A Agua de Dios,
el Reverendo Padre Rafael Crippa y el Her-
mano Juan Lusso, ambos Salesianos, recien
llegados de Europa, A llenar la misi6n que
espontA`neamente se han impuesto: la misi6n
sublime y heroica de ir 6 aliviar L sus des-
graciados hermanos leprosos en aquella man-
si6n del dolor y del desconsuelo. Al despe-
dirse de ellos cualquiera habria dicho que
emprendian un viaje de recreo, una alegre
partida de campo. tal era el gozo que rebo-
zaba en sus semblantes y en sus palabras.
La Providencia, compadecida de los sufri-
mientos de aquellos infelices, y mas que
todo, de su cnstiana resignaci6n y pacien-
cia, les habia anticipado, con la presencia
de su amadisimo Padre Unia, Salesiano, y
de algunas Hermanas de la Caridad, dulces
6 inesperados consuelos en sus penas, alivio
en sus dolores y el suave bilsamo de los
auxilios religiosos para sus conciencias.
La antigua escena de desolaci6n y aban-
dono ha cambiado, como por encanto, en
motives do alegria y de gratitud para tantos
corazones afligidos, para tantas 4ilmas aba-
tidas por el infortunio. Y estos Angeles de
la tierra, estos nuevos mensajeros del mise-
ricordioso Seior, iran A aumentar con su
voluntario sacrificio, y quiza a costa de su
.salud, 6 de su vida, la alegria de los pobres
desterrados. A las bendiciones que ostos pro-
digan hoy A aquellas santas mujeres que con
sus propias manos curan sus horrible ilce-
ras, se uniran las que tributan a los heroi-
-cos sacerdotes que se sienteu felices al powder
darles'en abundancia y en dulces palabras
consuelos corporales y espirituales.
i Qu lazos de amistad y de amor tan es-
trechos y tan fecundos se establecerin ehtre
esos tipos de la santidad y la virtud y los
tipos de la desgracia en este valle de l,4-
grimas!
1Dios bendiga a unos y otros y derrame
en sus corazones el gozo y la esperanza!

(1) ORtiUZA, Al Cielo por M3aria.


ECUADOR

Talleres salesianos en Cueuna.
(El Republicano de 18 de marzo).
Faltaba en la capital del Azuay este uti-
lisimo institute, por cuyo planteamiento se
han afanado, de algunos aiios al esta parte,
muchos notables hijos de aquella hermosa
secci6n de la Repdblica, tan exhuberante en
robusta y laboriosa juventud.
Uno de los azuayos que mayor empeiio
han tenido en que los afamados hijos de
Don Bosco pongan en esta tierra virgen el
fecundo germen del trabajo protegido por la
religion, es el benemerito sacerdote Dr. Don
Julio Matovelle, harto conocido en today la
naci6n, por el lustre de su inteligencia, el
fervor de sus sentimientos cat6licos y la ac-
tividad do su propaganda en pro del verda-
dero adelanto social.
A tiempo en que 61 se despedia de Quito,
despu6s de lucir como siempre, en el i(ltimo
Congress, hizo con el Jefe del Estado una
estipulaci6n propiamente patri6tica; pues,
habi6ndole ofrecido este que, por su part,
enviaria, a toda costa, Salesianos 4 Cuenca,
qued6 comprometido aqu61l recibirlos, hos-
pedarlos done le fuera possible, atenlerlos
en todo lo precise, trabajar, en compaiiia de
ellos, hasta la fundaci6n definitive de la
nueva casa de beneficencia; cooperar, en
fin, eficazmente a la realizaci6n del cons-
tante designio del Concejo Municipal y de
todas las personas distinguidas de Cuenca.
Partieron ya seis religiosos 6 esa simpd-
tica y pr6spera ciudad, como lo saben nues-
tros lectores, y el tel6grafo nos avisa que
se les ha recibido en triunfo, levant`indose
la poblaci6n toda, d manifestarles sin reboso
esa intima complacencia con que los pueblos
amantes del progress abren sus brazos a
quien les trae un rayo mis de luz, una
nueva esperanza de bienestar future.
He aqui el telegram que el Presidente
de la Repfiblica recibi6 del Sr. Dr. Mato-
velle, el dia 15 del que corre:
< EXCmio. SENOR:
< Ayer llegaron d esta ciudad, sin nove-
dad alguna; los 1RR. PP. Salesianos. iDios
pague A V. E. por el insigne beneficio que
acaba de hacer d Cuenca, dindonos at estos
distinguidos religiosos! J. MATOVELLE. >>
Se ha vencido, pues, la mis seria de las
dificultades. Estn, ya los Salesianos en el
Azuay. Tendrl ese bello pais talleres diri-
gidos por esta noble Orden mondstica, y afin
contari, algo mis tarde, con misioneros que
catequizen L los bA.rbaros de Gualaquiza.
Sabemos que el institute cuencano de Artes
y Oficios, que bien presto ha de establecerse,
llevara, el nombre del ilustre religioso Fray
Vicente Solano, radiante lumbrera del Azuay
y de la patria.








- 100 -


MEJICO


Colegio Salesiano.
Alameda de Sta. Maria, N. 2705, 3-5-93.
ILMO. Y RDO. SE. DIRECTOR
del Boletin':
Hoy, fiesta de la Exaltaci6n de la Santa
Cruz, en el bello mes de Maria Auxiliadora,
se bendijo la primer clave de nuestra casa
en construcci6n en la colonia Santa Julia.
Los albaiiiles tienen aqui una hermosa
costumbre cristiana. En el dia de hoy hon-
ran la fiesta de la Santa Oruz levantando
una cruz bendita sobre el punto mis alto del
edificio que estin construyendo. Y nosotros
hemos aprovechado esta costumbre para ben-
decir tambi6n la primera clave, por cuya
colocaci6n se suele celebrar una fiesta.
A las 9 el P. Visintainer, que atiende los
trabajos en ausencia del P. Piperni, el cual
ha ido a visitar unas fundaciones que se nos
ofrecen eh el Yucatan y en Costarica, ce-
lebro la santa Misa, a la cual asistieron los
albaililes. Despuds bendijo la Cruz. En se-
guida enarbolandola un albaflil, seguido de
todos nuestros cincuenta nifios formados en
procesi6n, el infrascrito revestido de alba,
estola y capa pluvial, con los ac6litos turi-
ferarios y ciriales fu6 al punto de la colonia
done se esti alzando nuestra casa. Esto se
pudo hacer sin violar las leyes del pais,
que prohiben cualquier acto de culto pfblico
porque la colonia es propiedad particular y
esta cerrada.
Llegados alli, se coloc6 la Cruz en el
punto mAs elevado, que correspond al altar
mayor de nuestra future iglesia, y se in.
cens6: desp'us se bendijo solemnemente la
primer clave, siendo padrino uno de nues-
tros mas distinguidos bienhechores, el sefor
Don Rodrigo Rinc6n.
La procesi6n, cantando alabanzas h la Vir-
gen Sma., volvi6 en Beguida 6 la capilla,
donde el que describe dijo dos palabras alu-
sivas al acto que acababa de efectuarse.
Asiitian a la modest funci6n nuestro An-
gel precursor en M6jico, Sr. Lascurain, y el
ingeniero de la obra, Cooperador salesiano,
el cual generosamente nos favorece sin al-
guna retribuci6n, con su talent y su cien-
cia. Este senior es nada menos que el Di-
rector de Obras Pdblicas de esta capital,
D. Antonio Torres-Torija.
Tengo tambi6n el gusto de anunciarle que
ya se firm la escritura de donaci6n del te-
rreno, generoso regalo del seIor D. Eduardo
Zozaia y de su seflora hermana D.a Julia Es-
calante.
; Oh cuanta gratitud debemos A todos es-
tos buenos Bienhechores nuestros, los
cuales hay que aladir la excelente familiar


Caballero de Olivos, que recomiendo parti-
cularmente a sus oraciones porque la enfer-
medad ha visitado su casa!
A Maria Auxiliadora, cuyo mes estamos
celebrando en nuestra capilla, presentamos
cada dia fervorosas sfplicas para que ob-
tenga el c6ntuplo del bien que nos hacen ,
todos los que nos ayudan y protejen. i Si
viera Vd. cuAntos niios pobres y abando-
nados nos piden su admisi6n en nuestra casa!
Por eso hemos proyectado un edificio gran-
disimo, cuyo plan espero mandarle dentro
de poco tiempo, y cuyo cost estA todo a cargo
de ]a Divina Providencia. In te, Domine,
speravi, non confundar in aeternum. El ejem-
plo de nuestro Padre D. Bosco nos alienta.
Adios por ahora, mi muy querido hermano.
Encomiendenos a todos a nuestra buena
Madre Maria Auxiliadora.
Su afmo.
ANGEL P1CCONO.

El pueblo y los Salesianos.
(Del Circulo Catdliuo de Mojico).
La desmoralizaci6n de las masas que en
Europa esta llevando las cosas A un desen-
lace sangriento y de complete disosiaci6n,
viene tomando en nuestro pais un curso de-
sagradable, intranquilizador.
Sin moral, podri haber infinidad de goces
m"s 6 menos seductores y mAs 6 menos fu-
gaces; pero orden social, armonia entire los
hombres, verdadera felicidad, de ninguna
manera.
Los aterradores sucesos que estAn aconte-
ciendo en Europa, nos relevan de toda prueba
ya que especialmente en estos tiempos de
puro sensualismo, un pueblo sin moral es un
pueblo sin freno; es decir, que es un ariete
formidable contra la sociedad y contra la
autoridad. Porque en la ignorancia y en la-
corrupcion, no es el orden el que se en-
gendra, sino todas las pasiones feroces.
Educar al pueblo es pues library A las na-
ciones de la anarquia y del caos.
Y en punto a educaci6n, es necesario ser
prActicos si queremos acertar. Hemos oido
y leido muchos discursos sobre 6ste parti-
cular; pero los hechos se han encargado de
demostrar que las corporaciones religiosas
del catolicismo son las que saben alcanzar
s6lidos y tiles resultados para los indivi-
duos y para la sociedad.
Entre liosotros la educaci6n del pueblo,
por punto general, deja niucho que desear.
SA la verdad, el pueblo lejos de ganar va
perdiendo cadh dia. Ya hay suicidios y otros
crimenes en esa clause, antes inocente, y el
ejemplo de otros les va enseiiando 6 hacer
huelgas. El servicio domjstico que prestan,
cada dia es poor. Esto lo palpamos, lo pade-
cemos y..... no pensamos en remediarlo.







- 101-


Mientras tanto, hace cuatro meses que te-
iiemos en M6jico A los religiosos Salesianos,
cuya misi6n especial es educar al pueblo,
formando el coraz6n de sus alumnos con la
verdadera doctrine que es la.cristiana, con
la prActica de la virtud, con la instrucci6n
en los diferentes artes y oficios y en la agri-
cultura, te6rica y practicamente, y esto sin
interes de ningufn g6nero, ni lucro. Y los
tenemos poco menos que incomunicados.
Nadie procura tenderles una mano auxilia-
dora en provecho de la sociedad y de nue-
stro pais natal.
Pocos, muy pocos son los recursos con que
han contado hasta ahora los Salesianos, y
sin embargo ya tienen A su cargo cincuenta
hudrfanos, ya han abierto para instruirlos
cuatro talleres: de zapateria, sastreria, car-
pinteria 6 imprenta, con las classes de instruc-
ci6n primaria, y ya han echado los cimien-
tos de una nueva casa, confiando en la ca-
ridad nunca desmentida de los mejicanos.
Pero rquidnes son estos Salesianos?
Son los religiosos de la Pia Sociedad de
San Francisco de Sales, fundada en Italia
por el santo sacerdote D. Juan Bosco, cuyo
process de beatificaci6n fu6 empezado a los
cuatro imeses do su muerte.
Esta Sociedad aprobada por la Santa Sede
en 3 de abril de 1874 se ha, en tan breve
tiempo, desarrollado con extraordinaria ra-
pidez..
Mds de cien casas tiene abiertas en Eu-
ropa exn casi todas sus naciones, mis de cua-
renta en Am6rica, sin contar las fundacio-
nes de las Hijas de Maria Auxiliadora, agru-
padas bajo el mismo\Superior de los Sale-
sianos, las cuales hacen a las nifas pobres
y abandonadas, el bien que 6stos hacen 6,
los hijos del pueblo. Ya han penetrado en
el Asia y en el Africa y no esta lejano de
entrar en la Australia.
El que estas lines describe, ha visto los
ochocientos y mas nifos quo se albergan en
la casa principal de esa instituci6n en Eu-
ropa repartidas en doce oficinas, ha visto el
sinnfimero de muchachos callejeros que
acuden a sus recreos dominicales, ha visto
los obreros adults y, aun mas, los mismos
soldados del ej6rcito italiano que van 6 pa-
sar unas horas divertidas en esa casa de
Dios y 6 santificar la fiesta.
Los Salesianos que tenemos entire noso-
tros,. desean ardientemente hacer a nuestra
patria querida todo el bien que bajo tan
variados y agradables forms obran en su
casa Madre y en todas las quo tienen espar-
cidas en las varias parties del mundo.
Ayud6moslos, pues, con todos los medios
que esten 6 nuestro alcance.
Los niiios del pueblo van creciendo sin
religion, sin educaci6n, sin aprender ningfin
arte ni ofcio, sin sembrar los campos ni be-
neficiar los ganados. Es decir, que se va
formando en la 6poca de la mayor pobreza


un pueblo con hambre, harapiento, sin los
conocimientos necesarios para buscar el pan,
y lo que es peor, sin la moral y la justicia
que solo la verdad religiosa sabe ensefiar.
g Qu6 podemos esperar de todo 6sto? ?No
tendremos que reprocharnos much indo-
lencia para evitar tan irreparables desgra-
cias. IEn una. sociedad en donde:hay tantas
personas piadosas, y muchas de ellas con
bastantes riquezas, no se hard nada por los
Salesianos y su obra redentora?
Esperamos que nuestras palabras no cae-
ran en el vacio, sino que encontraran eco
en todos los corazones nobles, que gracias A
Dios abundan en nuestro pais, y que los
Salesianos podrAn cumplir en l1 mis pronto
que en cualquier otra part toda su carita-
tiva y regeneradora misi6n.
Si alguno deseara mas, particularizados
informes sobre la obra salesiana, pidalos 6
la Direcci6n de este peri6dico 6 los mis-
mos talleres Salesianos situados en la Ala-
meda de Sta. Maria, 2705, en Mijico.




CHILE


Fundacibn de la primera casa de Hijas de Maria
Auxiliadora en Santiago.
Sr. Presbo. Don Miguel Rua.
Santiago, 21 de febrero de 1893.
Mn MIUY ESTIMADO SR. D. RUA:
Despu6s de una navegaci6n muy feliz, gra-
cias a Dios, llegamos con toda felicidad a
Valparaiso el 13 de Enero. Dos de las Her-
manas se marearon un poco en el viaje,
sobre todo sor Esperanza, quo despuds ha
quedado algo delicada de salud.
El dia diez y seis a las cuatro y media de
la tarde llegamos a Santiago. El recibimiento
que so les hizo 6a las Hermanas no tiene
igual en los anales del pais. Mas de diez
mil almas habia en la estaci6n del ferroca-
rril, que esperaban con ansias su Ilegada;
y una vez que hubo arribado el tren el en-
tusiasmo de aquella gente fu6 tal que a. una
voz prorrumpieron en entusiastas y estruen-
dosos vivas, junto con los acordes de las
bandas de mfisica que tenian alli reunidas.
Tomamos nuestros carruajes preparados alli
y sigui6 acompafidndonos toda esa gente,
unos a pie, otros 6 caballo y otros en ca-
rruaje.
La calle vieja de San Diego, quo es la
que conduce 6 la parroquia de San Miguel,
estaba toda embanderada, adornada con
guirnaldas y coronas de flores y con muchi-
simos arcos con hermosas inscripciones, como








- 102 -


estas: A las Hijas de Don Bosco La pa-
rroquia de San Miguel saluda, a las benemi-
ritas tHermanas de Maria Auxiliadora, etc. -
Al liegar A la iglesia se cant6 un solemne
T1 Deum en acci6n de gracias, y despues, A
los acordes de la mifsica, se elevaron unos
cuantos globos y se quelumron unos lucidos
fuegos artificiales, tal vez los mas hermo-
sos que se banl hecho en Chile, tambi6du
Scorn inscripciones encomiAsticas A las'hijas
de Maria Auxiliadora.
En la actualidad las hemos hospedado, en
la escuela que mas tarde ha de ser para
hombres, y ali tendria un esternado de ni-
fiitas en el present ailo.
Los trabajos de la casa do ellas los co-
nieiizaremos dentro de dos semanas. Ya te-
onmos acumulado el material para los ci-
niiientos y edificio, y en diciembre, Dios me-
dianto, se concluirA. So han echo los plans
segfin el gusto de la Madre Superiora y de
Don Tomatis. Estoy facultado para gastar,
por ahora, en este edificio, cincuenta mil
pesos.
Las Hermanas cstAn contents pues ven
que tienen un vasto campo de acciu6 para
hacer el bieu.
Cada dia pedimos A N. Seiior nos con-
serve por muchos ailos A nuestro buen Pa-
dre Don Rua que nos lizo la caridad de
proporcionarnos A estas buenas Hermanas
que han venido A Santiago A trabajar por
la gloria'de Dios y el bien de tantas almas.
Le saluda atenta y respetuosamnente su
ieconocido S. y Cap.
MIGUEL LE6N PEADO.

Bienvenida..
En uno de los diaries de la ciudad de San-
tiago de Chile hallamos la siguiente:
Poderosos auxiliaries de salud moral, con
los cuales tengo que cumplir el grato deber
de enviarles un saludo muy especial de bion-
venida, acaban de llegar A nuestras playas:
- el celoso sacerdote D. Miguel Le6n Prado
ha conseguido traer de Europa una escogida
poroiO6 de religiosas salesianas, que comer-
zarin su bendlica obra en Santiago para
establecerse despuus en otros. puntos de la
Repfiblica.
Las monjas (de Ion Bosco, instituci6u anA.
loga A la de los padres salesianos, tan jus-
tamente queridos y respetados entire noso-
tros, porque en el corto espacio de tiempo
que se encuentran. en nuestro pais ban rea-
lizado tantas y tan fecundas obras, tienen
por m isi6n educar A la mujer del pueblo en
la misma forma esencialmente prActica en
que los Padres educan A los hombres. -
Asi como ellos acogen al niiio pobre y aban-
donado para transformarlo en un obrero in-
teligente y laborioso, ftil A la sociedad *y A
la patria, las monjas se encargan de la
cducaci6n inmediata de la infeliz nifia para


la cual el mundo se present como un a-
bismo 6 una tumba, casi sin otros caminos
conocidos que el vicio y el hospital.
Los Padres salesianos desvian al future
vago 6 malhechor de la send por done,
camina inevitablemente al presidio, y lo co-
locan on aptitud de servirse A si mismo, A
su familiar y la comunidad en las honra-
das labores del artesano inteligente y moral;
le quitan de la mano el puuial y la botella
de agnardiente, que es la compaiiera in-
separable de aqu6l, para sustituirlos por.
la herramienta productive del carpintero,
del sastre, del zapatero, del tip6grafo, del
herrero. Del, mismo nodo las monjas sale-
sianas educan para el bien del hogac y de
la sociedad A las pobres muchachas desti-
nadas por la ignorancia, el mial ejemplo y ls
miseria A la perdici6n, y les ensenan la cos-
tura, el bordado, los tejidos, el lavado, la
fabricaci6n de objetos industrials, el ser-
vicio dom6stico, todo lo que puede darles la
salvaci6n y la victoria en la lucha por la
vida....
Sin entrar on detalles sobre el particular,
basta observer el rumbo de perdici6n y de
licencia moral que on estos iltimos tiempos
ba comenzado A imponerse A la mujer, y
especialmente A la major obrera en nuestro
pais, para comprender cutin oportuna, cuait
saludable y cuan necesaria es la obra de reac-
ci6n que santas maestras, como las monjas
salesianas, hai de realizar. Causa asombro
la cantidad innumerable de asociaciones de
obreras que hau brotado como maleza en
campo sin cultivo en estos: ltimnos aiios. To-
das esas sociedades de mujeres estAn calca-
das sobre sociedades andlogas de hombres,
y unas y otras tienen de comiin un mismo
sello irreligioso y mas6nico. Es una vast
empresa de propaganda, pervertidora en que
con el pretexto del socorro mutuo se trabaja
coit un fin antisocial y anti-religioso.
En presencia de esta tarea subversive y
corruptora contra el orden religioso y social,
la inacci6n de los buenos no se explicarna.
Pero hay todavia en la obra regenera-
dora a que han de dedicarse las monjas sa-
lesianas resultados imis inmediatos, interests
mas prActicos para la sociedad : la transfer.
maci6n moral de la mujer es el fin, el tra-
bajo honrado es el medio, y de este 6ltimo
aprovecharAn directamonte todos. Muchas
veces he tenido ocasi6n de compadecer desde
aqui A las dueias de casa, que tienen que
estrellarse contra numerosos obstaculos do-
m6sticos que se hacen cada dia mAs insu-
perables, y para las cuales el gobierno de la
casa ha llegado & ser un sacrificio perpetuo,
mAs ingrato y laborioso que el gobierno de
un Estado. Para los empleos pfiblicos hajr
tan excesiva demand, que today la dificul.
tad consisted en esquivar A los pretendientes
que acuden por centenares; pero para los
empleos domesticos hay una falta tan deso-






- 103 -


ladora de demand, y tan enorme abundan-
cia de oferta, que el encontrar fin ombre 6
una mujer que quiera servir es hoy un pro-
blema poco menos que irresoluble.
Esta educaci6n pr.ictica para los servicios
domesticos es la que vienen tu dar las santas
peregrinas que acaban de llegar a este suelo;
este vacio que so ha hecho desesperante es
el que ellas vienen t llenar. Sean bienve-
nidas, en nombre de la familiar, 'de la so-
ciedad y de la patria.




BUENOS AIRES

Viedma, Gobernacidn del Rio Negro,
febrero 10 de 1893.
A Su Sria. Ilma. y Rvma. Mons. Dr. Don
Federico Aneiros, Arzobispo de la Sma. Tri-
nidad de Buenos Aires.
ILMO. Y REVMO. SR.
Por ausencia do S. S. I. y R. Mons. Dr.
Don Juan Cagliero, Obispo de MMagida y
superior de estas Misiones Salesianas y en
nombre del mismo, me es grato elevar ante
V. S. I. y R. el acostumbrado relate de los
adelantos que se verificaron con el auxilio de
Dios en esta misi6n durante el aiio transcu-
rrido, como tambien de las obras nuevas,
que, contando con el apoyo del Superior
Gobierno se piensan llevar a tdrmino en el
ano corriente. He aqui, pues, un sencillo
bosquejo 6 resume de las obras que se han
venido estableciendo y dilatando en el ailo
que expir6.
La Casa madre de las Misi6nes establecida
en esta capital de Viedma, va tomando pro-
porciones siempre mais grandiosas, cual lo
exige la naturaleza de la Obra de D. Bosco
y el fin de estas Misiones. En una manzana
poco menos, se ven reunidos la iglesia pa-
rroquial con sus despachos; las cases de
los niiios interns y externos, los talleres y
el hospital, todo dispuesto segin una forma
it organizaci6n provisoria.
La obra mais important que se llev6 ai
tirmino en este ano es el editicio 6 Colegio
de las Hermanas Hijas de Maria Auxilia-
dora de Don Bosco, el cual tanto por su
hermosura y foima artistic, como por su
extension y aptitude al objeto t que esta des-
tinado, llama la atenci6n de todos, siendo a
la verdad el mejor edificio y el mIs com.
pleto de esta capital.
Con un piano mis grandiose trAtase ahora
de empezar el nuevo edificio de la Escuela
de Artes y Oficios, con cuyo motive se van
acarreando ya abundantes materials. El edi-
ficio sera sumamente s6lido y de dos pisos,
como conviene a obras de este -genero. Por


el moment siguen funcionando los talleres
de sastreria, zapateria, carpinteria, herreria
y hojalateria, notandose en los aprendices
de cada taller un singular empefio en dedi-
carse a su ramo, como tambi6n un progress
tan rapido en varies, que causa admiraci6n
a sus mismos maestros, siendo la mayor
part de ellos indigenas.
Con el objeto de establecer una colonial
agricola se dedicaron ya varies alumnos a tra-
bajar en una quinta que mide un perimetro
do echo cuadras, prefiri6ndose en la actua-
lidad, ademais de today clase de hortalizas,
el cultivo de la vid, por 'haberse obtenido
ya buenos resultados y convenir con la
claso de terreno y el clima.
Estos artesanos tienen diariamente sus
horas de instrucci6n literaria, de manera que
nada los falta para powder un dia ser fitiles
A si mismos y .t la sociedad.
Con ocasi6n de la Exposici6n Colombiana
en Genova, se enviaron i Europa indigenas
de la Patagonia y de la Tiersa del Fuego,
que habian side educados desde muy niios
en nuestros colegios, alcanzando en todos
los ramos un grade de instrncci6n y cultural
que ha dejado admirados a cuantos quisie-,
ron examinarlos. De tal manera la cult
Europa pudo conocer que en los extensos
territories de la Argentina, la Religi6n, re-
presentada por sus ministros y apoyada por
las Autoridades nacionales, trabaja eficaz-
mente para salvar y rehabilitar los filtimos.
rests de esta poblaci6n indigena que fu6
siempre tan desgraciada.
Various Misioneros recorrieron durante el
aiio diferentes zonas, ejercitando su minis-
terio en beneficio de los habitantes aislados.
que con dificultad pueden ir t las poblacio-
nes. Asi desde enero hasta junio, el R. P.
Milanesio recorri6 gran part del territorio
de Limany y la parte superior del Rio Negro.
El R. P. Vacchina recorri6 en los meses
de junio y julio gran part del Rio Colo-
rado, y favorecido especialmente por gene-
rosos propietarios de aquellas localidades,
pudo celebrar en repetidas ocasiones los
S. S. Misterios, administrar todos los Sacra-
mentos y catequizar at la concurrencia que
en los dias seiialados para cada punto era
siempre muy numerosa.
Ahora otro misionero, resident en Choele-
Choel se prepare C; visitor los pobladores do
la parte superior del Colorado, con intenci6o.
de bajar hasta el territorio de Bahia Blanca,
done la necesidad de misioneros, por ser
mais numerosos los colonos, se hace mds no-
table.
Ademis de estas casas de Viedma y Pa-.<
tagones, bastante conocidas por S. S. Ilma.
cuenta hoy dia la misi6n salesiana con las,
casas sucursales de Pringles, Conesa, Roca,
Choele-Choel y Chosmalal, y en toda esta
Misi6n estdn repartidos mas de cuarenta sa-
cerdotes, ac6litos y hermanos maestros de






- 104 -


artes 6 catequistas. En estos dias se espera
nuevo refuerzo de personal que se desti-
nari especialmente a las casas sucursales
para que se haga mas fAcil para los sacer-
dotes y catequistas de cada residencia re-
correr todo el radio del territorio que les
estd confiado.
Las Hermanas del Instituto de Maria Au-
xiladora tienen ademhs de la casa principal
de Viedma, donde educan unas cuarenta
internal y hasta setenta externas, la de Pa-
tagones, cuyas alumnas llegan hasta el iat-
mero de 100.
En Pringles hay tambien varias pupils
y cu6ntanse unas 60 externas. No asi en
Conesa donde, 6 causa de la reducida habi-
taci6n que se alquila, no se han podido te-
nor sino de 20 6 30 externas.
Por filtimo, en Roca, inientras se va au-
mentado el nfimero de pupils, segfin la ha-
bitaci6n que se esti~ edificando, se educan
tambi6n unas cincuenta nillas de aquella
poblaci6n bastante numerosa.
Con el fin de dirigir mejor la march de
estas diferentes casas y colegios, y proveer
a sus necesidades, el superior interino de la
Misi6n R. P. Mario Migone por el mes de
octubre hizo un viaje desde Viedma hasta
Roca, visitando todos los puntos interme-
dios y dando disposiciones que fueron de
much provecho para la asistencia spiritual
de las poblaciones, como tambi6n para el
adelanto de los colegios de nifios y nifas
establecidos.
Entre las obras mds importantes y que
han dado mejores resultados, debemos enu-
merar el Hospital, atendido por las Herma-
nas hacen cuatro anos; ha prestado servi-
cios importantes, pues en 61 se han recibido
en cada ailo hasta 80 enfermos, la mayor
parte eateramente pobres y abandonados,
que sin duda habrian perecido en sus do-
lencias, mientras aqui encontraron alivio y
recibieron los auxilios espirituales y tempo-
rales. A pesar de las mejoras y refuerzos
que se han venido poniendo a esa pobre ha-
bitaci6n que sirve de hospital, ahora se en-
cuentra en tal estado deplorable que se hace
necesario un nuevo y s6lido edificio, puesto
que en estas regions es casi general la ne-
cesidad de ir al hospital, para tender la asis
tencia y los remedies necesarios. De la bo-
tica del mismo hospital salen las medicines,
que se reparten a los enfermos de toda la
misi6n, puesto que las Hermanas para cum-
plir con su misi6n de caridad, mientras vi-
sitan a los enfermos, les suministran tambi6n
los remedies mas comunes.
Creo hacer cosa grata a S. S. Ilma. dAn-
dole cuenta de las varias asociaciones que
en todas las parroquias 6 capillas donde re-
siden los PP. 6 las Hermanas, estan esta-
blecidas con suma regularidad. Asi es nu-
merosa en Viedma la Cofradia de San Jos6
para hombres, que cumplen en cada mes con


las practices de piedad, y se reunen cada
quince dias para sus conferencias. Entre las
seiloras esta muy bien regentada la Cofradia
del Coraz6n de Jesfis, con la practica de los
primeros vi6rdies del mes, que trae A los S. S.
Sacramentos numerosa concurrencia de files.
Finalmente, la Pia, Uni6n de las Hijas de
Maria, cuenta considerable nimero de aso-
ciadas en todas estas casas de las Hermanas.
Pero la'Sociedad que estA llamada A produ.
cir mayoresfrutos de piedad y de caridad cri-
stiana es la Conferencia de S. Vicente de Padl,
establecida ya desde various afios en ambas po-
blaciones principals, Viedma, y Patagones.
Las socias visitan A los pobres en sus casas,
les llevan socorros, vestidos y remedies, pro-
veen a la educaci6n de los hijos 6 hijas, y
a menudo son verdaderos angeles del Cielo
que llevan la paz y la felicidad a esas aban-
donadas families.
Debemos asimismo dar & S. S. Ilma. pft.
blicas gracias por la generosa deferencia con
que se dign6 entregar 6 nuestra Congrega-
ci6n el cuidado de la Misi6n del Chubut,
donde tres de nuestros hermanos trabajan
con gran satisfacci6n, pues les parece que
aquel lugar, aunque mas lejano, se conform
mAs que algunos parajes de estos al cultivo del
misionero. OjalA podamos corresponder siem-
pre como es debido A la confianza paternal con
la que S. S. Ilma. se ha dignado tratarnos!
Estos son, Ilmo. y Rmo. Senior, los ras-
gos principles por los que se echa de
ver la importancia y el desarrollo que va
tomando esta misi6n y el bien copioso que
puele redundar a las almas si estas obras
no encuentran tropiezos en su march. Las
Sditicultades son muchas, especialmente tra-
tfindose de suministrar viveres y objetos de
today clase a tan gran distancia, y h veces
habiendo 6pocas en las quo queda impedido
todo medio de comunicaci6n.
Pero en medio de tantas dificultades nos
anima el pensamiento de que disfrutamos de
la alta protecci6n de V. S. lima. y R. que
nunca se olvid6 de socorrernos y recomen-
darnos al Superior Gobierno para que nos
favoreciese ci.i particulares subvenciones.
Mientras, pues, agradecemos a S. S. Ilma.
de lo mas intimo de nuestro coraz6n tan in-
signes favors, ]e rogamos quiera tambin6
este ailo 1avorecernos y recomendarnos con
su autorizada palabra, ya en piblico, ya en
privado; y de estamanera podrd extenderse
en estas regions el reino de Dios y se fa-
cilitari la salvaci6n de tantas pobres almas.
Sin mas por ahora, beso el sagrado anillo
de S. S. y pido al mismo tiempo A S.S. su
pastoral bendici6n para mi y para mis com-
paieros de Misi6n.
De S. S. I. y R. A. y S. S. y Cappn.
JosI VESPIGNANI
Superior interino de la Mlisi6n.







- 105 -


ESPANA

San Isidro (Gerona), 18'mayo de 1893.
REVMO. SR. DON RUA;
Tengo la grata satisfacci6n de participar
a V. R. que con today la solemnidad possible
se celebraron las fiestas de la bendici6n 6
inauguraci6n de esta naciente casa salesia-
na. Tuvimos la dicha de tener entire noso-
tros durante aquellos dias al Sr. Inspector
de las casas salesianas de Espalia, D. Fe-
lipe M1i Rinaldi, al R. P. Manuel B. Her-
mida, director de los Talleres salesianos de
Sarrid, y al R. P. Antonio Balzario, prefecto
de los Talleres salesianos.
Los sefiores albaceas del Excmo. Sr. Mar-
qu6s de la Cuadra, que con tanta genero-
sidad cedieron este terreno 4 los Salesianos
para que se fundara una granja agricola,
vinieron exprofeso de Barcelona para asistir
a la inauguraci6n de esta nueva casa, lo
que fu6,para nosotros motivo de suma ale-
gria y su presencia concurri6 muchisimo a
dar mas importancia A tan solemn acto.
Gracias a Dios, todo sali6 bien, si se ex-
ceptia la funci6n de teatro, que por la poca
capacidad del lugar y la extraordinaria con-
currencia no se efeAtu6.
He aqui lo que respect de estas fiestas
public la prensa de Gerona:
< Como prometimos a nuestros lectores,
vamos hoy 4 reseiiarles la solemn funci6n
que tuvo lugar el domingo pasado en la
Granja salesiana con motivo de la inaugu-
raci6n del nuevo edificio sito en la margen
izquierda de la carretera que conduce de
6sta 4 SarriA.
El dia anterior so hizo la bendici6n del
nuevo local por el Excmo. Dean de esta
santa iglesia cathedral en sustituci6n del
Sr. Obispo. Ameniz6 el acto la brillante
banda de los mismos Padres, venida al efocto
de Sarrid de Barcelona, costeados los gastos
por personas, caritativas deseosas de que la
funci6n resultara mis espl6ndida.
Los actos del domingo consistieron en
oficio solemn cantado por los profesores y
la banda sobredicha, los cuales interpretaron
magistralmente una grandiose Misa de uno de
los mas celebrados compositores de mfsica
religiosa. Inmediatamente despu6s del Evan-
gelio, el Padre Maresma, superior del Co-
legio de Padres Jesuitas de esta capital, hizo
un brillante paralelo entire el fundador del
Institute, Don Bosco, y el titular de la
nueva iglesia, San Isidro, pintando con vivo
colorido las persecuciones y contrariedades
que para la realizaci6n de su proyecto tuvo
quo vencer Don Bosco, quien encontr6 una
viva oposici6n en sus coethneos para el logro
de sus santas y laudables pretensiones. Mos-


tr6 c6mo-la bendici6n de Dios habia caido
sobre la ardua empresa llevada d feliz t6ri
mino por el ilustre Bosco, y. asi los hijos de
ese ben6fico Instituto se habian derramado
por todos los dmbitos del mundo 1levando
su caridad inagotable por doquier y alber-
gando a tantos desamparados de la fortune.
El altar improvisado en una de las espa-
ciosas salas del nuevo edificio, ofrecia un
magnifico aspect por la severidad del adorno
y la esplendidez de la iluminaci6n.
Por la tarde no pudo celebrarse la funci6n
de teatro, que estaba anunciada, A causa del
estrepitoso barullo que movia la inmensa
concurrencia que llenaba por complete el
vasto patio dedicado al recreo y ejercicios
de gimnasia de los asilados.
Para llenar este nfmero del program, se
situ6 la banda en medio del patio y toc6
escogidas piezas de su vasto repertorio.
Los fuegos artificiales de la noche resul-
taron un tanto deslucidos a causa de la hu-
medad del tiempo.
El lunes por la maiTana se celebraron so-
lemnes funerales en sufragio del alma del
marquis de la Cuadra, que cedi6 con lar-
gueza laudable los terrenos donde esta insta-
lado el edificio. >>
Ahora le doy, Sr. D. Rua, algunas noti-
cias de esta Casa. El estado de nuestra
salud es bastante satisfactorio. Los nisos
interns al present son nueve, y pronto
seran diez. Muchos mAs tendriamos si los
recursos nos hubieran permitido acceder a
las peticiones de admisi6n de niilos pobres.
Al present nos encontramos en graves estre-
checes, lo que nos impide admitir estos
pobres niios.
Las classes gratuitas y el Oratorio festive,
gracias a Dios, son frecuentados por bastan-
tes nilos, si se consider la distancia que
nos separa del poblado.
Sin mias por ahora, se encomienda en las
oraciones de V. R. este su afmo. hijo en
J esucristo
SANTIAGO GHIONE, Pbro.

*- A -^ A- ^ ^ -^ -^ *^


LA FIESTA DE MARIA AUXILIADORA


La cat6lica ciudad de Turin manifest el
24 de mayo su singular devoci6n A la Virgen
Santisima. El Santuario de Maria Auxilia-
dora visitado desde las cuatro de la mafana
hasta la noche por sinnfmero de files de
todas edades y condiciones, ofrecia al alma
cristiana el mAs dulce y consolador espec-
taculo.
Veianse alli Cooperadores Salesianos de
Italia, Francia, Espafia, Portugal, Suiza,







- 100 -


Inglaterra, Austria, Prusia, Rusia y aun de
Am6rica, a manera de representantes de los
millares de devotos que anhelan visitar el
,santuario que es centro de tan piadoso mo-
vimiento y de gracias tan sefialadas.
A las 10 112 comenz6 la misa de pontifical
celebrada por el Revmo. Sr. Arzobispo de
Turin asistido de los Ilustrisimos Obispos de
Samaria'y Mdgida.
No es possible dar idea cabal del efecto
producido por la misa del Capocci y el
Sancta' Maria sucurre miseris de Mons. Ca-
gliero.
A la bondad de las composiciones de los
renombrados maestros uniase la sin igual
de los tres grandes coros que las ejecutaban,
el coro de la orquesta de como trecientos can-
tores, el de la cfipula de unos cien sopranos
y contraltos, y el del angulo del presbiterio
como de ciento cincuenta tenores y bajos,
comunicados por bilo el6ctrico se armoni-
zaban sin discrepar en lo mas minimo y ma-
ravillaban al auditorio con la majestad y
belleza de aquel sublime concerto.
Inefable era el efecto del Gloria que apenas
entonado por el Sr. Arzobispo cantaba el
coro de la cfipula con el cual ya se alter-
naba ya se unia el coro de la orquesta.
De mis efecto todavia fu6 el canto del
Sancta Maria que mayores esfuerzos exigia
a los diversos coros que lenaban la iglesia
con ondas las mis sonoras, dulces y conmo-
vedoras. El alma enagenada sentiase movida
A trasladarse al cielo, A orar con viva fe y
entusiasmo y d ofrecer 4 Dios el homenaje
verdaderamente regio tributado por las cria-
turas.
El serm6n predicado por el Padre Sale-
siano Don Albino Carmagnola fu6 un himno
solemne i la Virgen Auxiliadora; la bendi-
ci6n dada con el Santisimo, cuando, desbor-
dando la iglesia de gente, fu6 menester abrir
las grades puertas que dan 6 la plaza,
atestada igualmente de fieles, fu6 digna co-
ronaci6n de las solemnidades de todo el dia.
Fiesta mhs hermosa no veremos sino en el
Paraiso exclamaba entusiasmado el pueblo.
IBendita sea una y mil veces Maria Auxi-
liadora!



SAVONA


Un nuevo Oratorio festive Salesiano.

El 9 de abril del present aiio una mu-
chedumbre de nifios corrian alegres y como
6 una fiesta Ior las calls de Savona.
SQui6nes son ? ; d6nde van ? preguntan
las gentes. Son los alumnos del Oratorio
festive recientemente fundado por los reli-


giosos Salesianos, y los cuales despu6s de
un triduo de convenient preparaci6n van k
hacer la pascua.
A media que se acercan al Oratorio crece
su nfimero y al llegar alli cu6ntanse por
centenares.
Entremos 6 dar un vistazo. A la derecha
vemos una modest y hermosa construcci6n
con espaciosas salas para la enseiianza y
una pieza para el Director. La image de
San Jos6 en la faclada, con la inscripci6n
Posuerunt me custodem, indica que es este
Santo su patrono.
El vasto patio esta provisto de numerosos
aparatos gimnasticos para el entretenimiento
de los muchachos, y una double fila de hrboles
proporciona buena sombra a la parte no ocu-
pada por aqu6llos.
Hay ademis un extenso y ancho corredor
que sirve para abrigo y recreo de los niios
cuando cae la lluvia.
Toda la casa est- engalanada de fiesta:
abundan las banderas y festones de variados
colors y los farolillos venecianos y chinescos
para las iluminaciones.
Los chicuelos juegan, corren y rebosan de
alegria. Llegada la hora de .la misa, todos
los muchachos se ordenan en fila y entran
en la iglesia vestida de gala y en cuyo
altar mayor se ostenta un hermoso cuadro
de Maria.
Su Ilustrisima el Obispo de la di6cesis, ce-
lebra la santa misa, da la comuni6n a los
niflos y con sentidas palabras express la
ternura de su particular afecto hacia esta
porci6n de su rebaiio, el consuelo de que
goza al considerar la fe que los anima y las
esperanzas que le hacen abrigar.
A las 10 celebr6 misa cantada el Sr. Ca-
n6nigo Fazio, en la cual cant6 con satis-
facci6n de todos el coro salesiano del Co-
legio de Varazze.
Alternaronse las recreaciones y variados
entretenimientos con las ceremonies, instruc-
ciones religiosas y eusefanzas.
La benevolencia verdaderamente salesiana
del Director del Oratorio, el R. P. Descalzi,
le atraia las simpatias y voluntades de todo
el mundo. Cuanto gozaba 61 con ver con-
tentos a sus chicuelos, con animarlos como
Don Bosco a servir al Sefior con alegria,
como San Felipe Neri que los exhortaba ,
divertirse y hacer todo lo que quisieran
menos el pecado.
Su Ilustrisima conmovido profundamente
con el espectaculo singular que ofrecen los
Oratorios festivos salesianos pasa alli todo
el dia, asiste a la visperas solemnes de la
tarde y da su bendici6n 6 los nifios.
Terminada esta distribuci6n, tiene lugar
una iluminaci6n fantastica y muy lucida y
luego un acto literario musical en el cual
uno de los Superiores del Capitulo Salesiano,
el R. P. Cerruti, refiri6 los origenes del
Oratorio festive de Savona, el cual bende-







- 107 -


cido por el Sumo Pontifice y amparado por
el venerable Diocesano toma extraordinario
desarrollo. Agradeci6 el Ilustrisimo Obispo
los concepts con que le honr6 el R. P. Cer-
ruti y express su particular devoci6n, Don
Bosco y su obra y su vivo agradecimiento
al R. Sr. Don Rua por haberse dignado
establecer en Savona un Oratorio quo llena
una de las exigencias mis imperiosas de la
sociedad.
Los vivas al Sr. Obispo y el entusiasmo
de los niiios fierou indescrivibles.
La fiesta colm6 los deseos de todos, y por
nuestra part, complacidos on extreme, nos
retiramos dici6ndonos: felices los pueblos
que tieneu oratorios festivos.

1.1 I I fI A .I 1" ".I I I I I ". I ,I ll 1 I I I 9 I I I I I I 1I 9 I I i 4 ,




Gracias de Maria Anxiliadora



La medalla de IMaria Auxilia-
dora. A lines de agosto de 1892 Ileg6
ai mi muy angustiado y iloroso uujovencito
A pedirme tuviera A bien ir A dar una uil-
tima bendici6n Ai una hermaua suya enferma
de muerte. Habia ya recibido tsta los santos
sacramentos, y como so hallaba ]ejos de la
casa parroquial y estaba yo solo desempe-
Eiando las funciones del parroco, no crei
convenient alejarme, y pues no me era po-
sible complacer al jovencito, le di una me-
dalla de la Virgen de Don Bosco y le en-
cargun que se la diesel A su hermana en-
ferma. Ve trauquilo, le dije, Maria os con-
solarA. Y asi sucedi6; porque pocos dias
despuns la enferma dejaba la cama entera-
mente saua.
JUAN GILLIO
Sacerdote.
Noasca, 26 de febrero de 1893.


Gloria ai Maria Auxiliadora. -
Mi marido y yo estAbamos sunlamente afli-
gidos por la enfermedad de nuestro hijo
iinico. Los medicos no nos daban esperanza,
y las medicines no producian resultado al-
guno.
Habiendo oido hablar de numerosas cura-
ciones obtenidas por intercesi6n de Maria
Auxiliadora, nos volvimos a aquella buena
Madre: escribi a un religioso Salesiano A fiu
do que encomendase-en las oraciones y co-
muniones del Instituto de'Don Bosco y de
los 900 niiios que se educan en el Oratorio
de Turin la curaci6n de mi hijo. Mi esposo
y yo comenzamos lan vez una novena A la
Santisima Virgen y le prometimos ir Ai su


Santuario de Turin con nuestro hijo, en case
de sanarle, y hacer una limosna.
i Oh bondad de Maria! La noche siguiente
A nuestra promesa nuestro enfermo se vi6
libre de la fiebre que do tiempo atrAs le
atormentaba. El medico qued6 maravillado
al verleb pero no crey6 que el mal pudiera
desaparecer, y nos dijo que era de temer que
luego atormentara al niiio con mayor fuerza.
Lo que hubiera debido suceder segfin la
ciencia no ocurri6, gracias A Maria Auxilia-
dora. La mejoria del nifio continue gradual-
mente, y ahora sano y restablecido estA
alegre como una pascua.
Hemos cumplido nuestra promesa, y, lenos
de reconocimieuto a ]a Reina del Cielo, pe-
dimos se publique en el Boletin Salesiano
tan consoladora y extraordinaria gracia.
CATALINA DALIaAZZO.
Caramagna, 8 de abril de 1893.
4*
Confianza en Maria. Llamado un
midico A visitar A cierto sujeto enfermo le
hall tan grave que juzg6 necesario hacerle
una seria operaci6n quirnrgica; pero come
esta fuera muy dificil y peligrosa, pidi6 la
ayuda do otro medico. No se encontr6 otro
por el moment, y ademas el enfermo so re-
sistia a sufrirla. Asi que el medico se retired,
decidieron los deudos del enfermo hacer un
triduo a Maria, Auxiliadora, y escribieron al
Santuario de Turin para pedir las oraciones
del Instituto Salesiano. Apenas escrita la
carta, el onformo advirti6 notable mejoria.
En breve, sin valerse de medico alguno, ni
nedicina, estaba completamento sano. Tan
improvise curacion. es debida inuicamente A
Maria.
Asi lo declare el enfermo y today la familiar
con profundo reconocimiento.
Mando para su Saituario una limosna do
100 liras.
Un Pdrroco de Liguria.
11 de marzo de 1893.





El Ilmo. Sr. LASAGNA

en Uruguay.

En El Bien de Montevideo, de fecha 25
de abril leemos lo siguieute:
El domingo, 23 de los corrientes, en el
vapor Vittoria, lleg6 el Ilmo. y Rvdo. O-
bispo de Tripoli.
Digna del ilustre Prelado fu6 la recepcidn
que se le hizo.
Una comisi6n de sus ex-alumnos, presidida
por el doctor Luis Pedro Lenguas y los Di.








- 108 -


Tretores de los institutes salesianos se tras-
lad6 A bordo del Vittoria en'el vapor Lava-
Ileja, cedido galantemente por la Comandan.
cia General do Marina.
En el muelle esperaban A Monseiior La-
sagna centenares de personas amigas que le
presentaron saludos y respetos con muestras
Inmediatamento se traslad6 al Colegio-
Taller, donde reside, acompafiado de nume-
roso clero y caballeros.
Alli se alojarA hasta el domingo, dia en
que se trasladara a Villa Col6n, done se
preparan grandes festejos para recibirle cual
se morece.
Anteayer y ayer Monsefior Lasagna ha re-
cibido ]a visit de las autoridades eclesias-
ticas los representantes de las Asociaciones
y Congregaciones cat6licas.

**
Muchas y muy afectuosas han sido las ma-
nifestauiones hechas A Mons. Lasagna por
sus amigos y por la juventud educada por 61.
H6 aqui la dedicatoria de un valioso al-
bum que le ofrecieron los ex-alumnos del
Colegio Pfo IX:

<< ILxiO. SR. Y AIADO MAESTRO:

< En nuestros corazones aun palpitan los
> recuerdos de los aiios de colegio; aun
> vieuen A nuestra mente vuestras sabias
> palabras de maestro, vuestros puros con-
> sejos de sacerdote.
> En medio del mundo y de sus pasiones
> las verdades inquebrantables que nos
> inculcesteis, nos preservarAn del vicio y
>> nos sostendrAn si en la azarosa senda do
> la vida nuestros pi6s pisan espinas y de.
> smaya nuestro valore
> A vos que con la bondad del padre, la
> abnegaci6n del sacerdote y la ciencia del
> maestro encaminasteis nuestros corazones,
>> que se abrian como flores en la alborada
> do la vida, expuestos a agostadores vien-
> tos, debemos en gran part nuestra edu-
> caci6n y que sobre nuestras frentes brille
> tranquila nuestra conciencia sin mancha.
> Hoy que volveis del viejo mundo, ci-
>> nendo vuestra frente con la mitra del Ponti-
>> flee, y en vuestra mano el baculo del Pas-
> tor, los antiguos alumnos del Colegio Pio,
> llnos de admiraci6n y agradecimiento, se
> congregan en torno vuestro como en otros
> tiempos y os ofrecen esta pobre muestra
>> do su carifo al besar con respeto vuestra
> mano bienhechora. >
Sin sernos possible publicar todas las corm-
posiciones de ese album nos limitaremos a
copiar las hermosas octavas siguientes:


I.
Todas tus fuerzas dale, ioh! mente mia,
Y ti, mi corazdn, todo tu aliento
Al dulce padre, que en tan fausto dia
Derrama en nuestras almas el content.
Prestadme. joh! cielos, hoy vuestra armonfa,
Robustoced mi tembloroso acento,
Pues mi pecho, encendido en ardor santo,
Quiere elevar A Ia virtud un canto.
II.
No 6 la virtud que entire armas'resplandece
Y al enemigo con furor devora,
Ardiendo cual cometa que se mece,
Sobro las ondas de la mar sonora:
A la virtue, yo canto. que aparece
Hija del cielo suave y bienhechora
Y solo al varen just se acompaia :
Tu virtud canto, monseRor Lasagna.
III.
Celebra el mundo el nombre del guerrero
SQuee s laza auimoso lai pelea:
Fuerte le. llama-si en corcel ligero . .
Vuela, alentando al d6bil que flaqnea;
Hgroe inmortal si en el empuje fiero
La sangre derramar no titubea,
Y es, si le favorece la victoria,
Estrecho el mundo 6 contener su gloria.
IV.
Mas, pasa el tiempo y la memorial pasa
Del que sangre de hombres ha vertido,
Y su fama de grande se hace escasa,
Y se derrumba el pedestal erguido;
El tiempo mis y mas su nombre atrasa
Y lo ompnja en la noche del olvido,
Y sobre su ignorada sepultura
Arrastra el animal su plant impura.
V.
Pero si un hombre ardiente y generoso
Pasa esparciendo el bien en su camino;
Si desprecia por Dios al engaiioso
Fausto del mnndo y su favor mezquino;
Si deja en pos de si, cual luminomo
Astro en el cielo, un resplandor divino
Y combat por Dios y en Dios espera,
Alzando de la F6 la gran bandera:
VI.
i Oh! no temAis! Su nombra en libros de oro
Grabado estd y al tiempo desafia;
Ni de su honor el fdilgido tesoro
Podrale arrebatar la nnerte impia;
Su virtud cantarA calico coro
Con perenne y n i. -' inoI. armonia,
Pues dijo Dios: Al just dar6 gloria
Y vencerd los siglos su memorial
VII.
istrrpido to aclaman, var6n fuerte,
Guerrero invicto siempre en el combat.
Mas no anhela tu diestra sangre y muerto
Ni en tn pecho el rencor, ni el 6dio late
Tu misien es de amor, amor que vierte
Doquier la dicha y la ignorancia abate,
Tu bandera es la F4, tu ardiente espada
La santa Cruz sobre el Calvario alzada.
VIII.
S61o escuchas la voz de la coneiencia,
Cunples s6lo el deber; deber sublime,
Que to di6 por llenar la Providencia
Que por arcana via nos redime.
Levantar al caido y on tu clemencia
Desatarle del lazo que le prime,
Y con dulces palabras de consnelo
Llevar el alma hasta la luz del cielo;
IX.
Combatir el error, fnnesta plaga
Que doquier triunfante se dilata,
El vicio destruir que al hombre halaga
Y con dulce ponzoila al hombre mata,
Ser dique contra el mal quo se propaga;
Verter la paz que el mundo no arrebata:
Presentar al Senor en copa de oro
Casta plegaria y penitente Iloro;









- 109 -


X.
Dilatar con la voz y ejemplo santo
Del Cristo Salvador la gran bandera,
Sembrar consuelo y enjugar el Ilanto,
El alma iluminar con fiel lumbrera,
Imitar al Senor que sufri6 tanto
Para el mundo salvar que pereciera,
HIroes decide jPuede anhelar el alma
Lauro mas bello y mas gloriosa palma
XI.
Salvar la sociedad enferma y loca,
Curar su llaga aunque podrida fuere.
Ser contra el vicio inexpugnable roca,
Hacer que la virtud tan solo impere,
Ante tal dicha today dicha es poca,
Ante tal triunfo todo triunfo muere
Ante tal gloria, es la terrena gloria
Inmundo cieno y despreciable escoria!
XII.
iY es un hombre, un mortal quien tanto alcanza!
Es un hombre, un mortal que obra el portento.
Mas di6le Dios su fuerza y su pujanza,
Templ6 la gracia su animoso acento,
Lucha en la tierra, mas su anhelo lanza
En alas del amor al firmamento,
Cual angel peregrine de su esfera
Que siempre aspira d su mansion primera.
XIII.
Reinar por el amor santo y fecundo,
Renovar do los pueblos la existence,
Un temple preparar, un digno mundo
Para adorar con 4l la Omnipotencia!
; Qud delete santisimo y profundo
Al mirarse en la c6lica eminencia!
Ser ministry del Dios que eleva y aterra,
Y ap6stol del amor sobre la tierra.
XIV.
;Cu:1 mandate! Mayor pudo anhelarlo
H6roe jams de nombradia sediento?
;Qu6 destiny mejor! LPudo forjarlo
Mas esplnudido nunca el pensamiento?
gY bastard tal vdz para llenarlo
De un arcengel finisimo el aliento ?
Basta al mortal un coraz6n sincere
Basta el amor fecundo y verdadero.
XV.
Basta la f6 que las montacas toca
Y como pluma las arrastra y lleva:
Basta el cristiano cuando 4 Dios invoca
Y la podrida sociedad renueva,
Porque A la voz de la verdad se apoca
El negro error y el coraz6n se eleva,
Y la virtud se efunde bienhechora,
Desde el ocaso i la brillante aurora.
XVI.
Vi6se ya un tempo el mundo envilecido
Quomar incienso a una deidad impura
De impure cieno: el just perseguido
Pasaba entire el despreeio y la arargura,
Y el vicio su dominion habia exteudido
De polo 4 polo por la inmensa anchura.
IQui6n derrib6 su altar? AQu6 poderoso
Redujo en polvo el idolo asqueroso I
XII.
i Quien ? pregunt4is. El hombre Dies morfa
Enclavado su cuerpo en vil madero,
Y amorosos los brazos extendia
Para abrazar al universe entero.
l solo redimi6 la raza impia,
El derriti6 su coraz6n de acero;
Y su verbo de vida y amor ardiente
Reson6 desde el Orto al Occidente.
XVIII.
Levantaron los reyes orgullosa
La frente, contra el Cristo y sus campeones,
Y sa sangre corri6, sangre gloriosa
Que lav6 la maldad de las naciones,
Reguero santo, lluvia preciosa,
Que hizo brotar los fuertes A millones.
Dormid Nerones, en el polvo inmundo;
Los Mdrtires son hoy dueaos del mundo.


ESPANA



LA OBRA DE DON BOSCO.
Origenes de los Talleres Salesianos
y del Institute de las Hermanas de Maria Auxiliadora
en Sarrii-Barcelona.

Escrito esti entire los nombres mas insi-
gnes quo honran los fastos de Barcelona el de
la seiiora doila Dorotea Ch. de Serra, cuyo
fallecimiento lloran todavia inconsolables
millares de pobres a quienes sirvi6 de ma-
dre cariiiosa y cuya memorial bendicen cuan-
tos tuvieron la dicha de conocerla. Personas
de tan raras virtudes enaltecen a los pueblos
A que pertenecen, y son como ffilgidas lum-
breras que sirven de edificaci6n y consuelo
a los buenos y de estimulo y ejemplo 6, todo
el mundo.
No hace much que la Tipografia Salesiana
de SarriA di6 A luz la biografia de aquella
noble matrona, hecha con mano maestra por
el R. P. Jaime Nonelle de la Conpania de Je-
sfis; y nos parece convenient dar A cono-
cer algunos capitulos, que leeran sin duda
con gusto nuestros Cooperadores, por refe-
rirse a los origenes de la principal de las
casas Salesianas existentes en Espaia.

CAPiTULO I.

Proyecto de D' Dorotea 4 favor de la clase obrera.
Dificultad de ponerlo por obra. Primera no-
ticia de los Talleres Salesianos. Ve en ellos
realizada su idea favorite. Gestiones que hace
para obtener que se establezcan en Barcelona. -
Profecia de Don Bosco reference 4 DI Dorotea. -
Noticia de D. Juan Bosco. Puntos de contact
entire 61 y DI Dorotea. La Congregaci6n Sale-
siana. Dificultades que se levantan contra la
fundaci6n de Barcelona. Medios eficaces 'con
que D' Dorotea trata de superarlas.
1882.
La obra de las Salas de Asilo alcanz6 un
incremento superior a las risueilas esperanzas
concebidas al plantearlas en nuestra naci6n;
y ademAs estaba por esta saz6n basada sobre
tan s6lidos fundamentos, que prometia esta-
bilidad y consistencia. Parece que con tan
halaglielo resultado debia darse por satis-
fecha el ansia de D' Dorotea por, procurar
el bien de los niios de la clase obrera; pero
no fue asi. Veia abiertas casas de refugio
para los hijos de tierna edad de padres ocu-
pados en el trabajo en fibricas y talleres;
mas al mismo tiempo se le partia el coraz6n
al ver que los niilos formados en las Salas
de Asilo perdian miserablemente la pureza
de la fe y de costumbres al pasar A aprender
algun oficio mecinico en talleres dirigidos
por amos poco escrupulosos en material de
religion y costumbres sanas, y en compania








- 110 -


de j6venes perversos, que con sus malos
ejemplos y p6simas conversaciones ahogaban
en pocos meses la preciosa seinilla que con
tanto celQ y trabajo se habia depositado en
el coraz6n de la nifiez en las Salas de Asilo.
MAs afn: lastimabase la caritativa seiiora
al ver A gran nfimero de chicuelos sin edu-
caci6n andar vagabundos por calls y plazas,
ignorando los elements de la religion, sin
amor al trabajo por falta de quien se lo
inspirase; y preveia cuan dalosos habian de
ser a la sociedad estos pobres nifios cuando
llegasen 6 ser hombres, por no poseer arte
ni oficio con que,procurarse los medios de
subsistencia, ni quedarles para tender d
ella otro arbitrio, que el robo, el timo, el
servir para cualquier fin al primero que les
alargase un pedazo de pan 6 dinero para
entregarse al vicio, viniendo por fin a parar
en un establecimiento penal para satisfacer
la pena de sus delitos.
g C6mo podria ponerse remedio r mal tan
grave, tan extenso, de tanta trascendencia
para el bien corporal y spiritual do estas
infelices criaturas ? Este es el problema ca-
pital, cuya resoluci6n preocupaba seriamente
a D" Dorotea poco antes y poco despu6s de
la muerte de su marido. Resonaba continua-
mente en sus oidos la voz de su difunto
esposo de que hiciese cuanto bien estuviera
a su alcance; la fortune que d su libre
disposici6n habia dejado, la ponia en condi-
dici6n de powder dar entero y cabal cumpli-
miento d la ben6fica voluntad del que con
su trabajo la atesor6, y ella misma no de.
jaba de comprender que s6lo iniciando nuevas
obras de beneficencia, y fomentando las ya
establecidas, y dindoles la mayor consis-
tencia possible, satisfaria cumplidamente a
los deseos de su finado esposo. Toda la di-
ficultad estaba en atinar en el medio mis
oportuno de emplear en tan piarloso objeto
sa fortune. < C6mo se recoge, ) deciase
si misma, < c6mo se recoge a los niiios que
no pueden ser acogidos en las Salas de
Asilo por raz6n de su edad ? y c66mo i los
ya salidos de ellos se les aplica a aprender
un arte Ai oficio sin peligro de su fe y de
la pureza de costumbres, antes al contrario
imbuy6ndolos en las saludables mAximas de
la religion y formando sus tiernos corazones
en el amor y prActica de la virtud? >
La soluci6n de tan intricado problema no
se presentaba fAcil a su preclaro talent.
Dos elements comprendia su idea. El uno
era asegurar la part religiosa, y este era
el capital. El otro era procurar i los niiios
un decent medio de subsistencia para lo
porvenir. Lo primero exigia un celo tan puro,
una vigilancia tan asidua, una abnegaci6u
tan complete, quo s61o entire personas ador-
nadas con el carActer sacerdotal 6 consagra-
das A Dios por votos religiosos podian ha-
llarse sujetos aptos para tan delicada misi6n.
Para lo segtutdo erau indispensable holibres


peritos, capaces de enseilar a los asilados el
arte iA oficio mas conformed i las inclinaciones
y aptitudes de cada uno, y esto con tanta
perfecoi6n, que sus artefactos pudieran cuando
menos competir con los fabricados en los
establecimientos y talleres mas acreditados.
Por lo que toca a la primer part de la
obra que meditaba, pareci6le hallar soluci6n
con encargar a un celoso sacerdote, que re-
sidia en Gracia, el cuidado de los aprondices,
por lo que miraba a la part moral y reli-
giosa; para la segunda con escoger artists
y oficiales honrados, que atendiesen A la en-
senanza del arte uf oficio.
De este plan 'i medio concebir y de este
informed embri6n de una idea tan maravillosa
y de tan fecundos resultados, habl6 un dia
a un individuo de su familiar, y le propuso
en breves palabras el proyecto de iniciar su
obra y encargarla al mencionado sacerdote.
Comprendi6 el consultado el esfuerzo gene-
roso de la seiiora, lo vasto de su pensamiento,
y al mismo tiempo la dificultad casi insupe-
rable de su realizaci6u. << ,No ve, V., >
le dice, de duraci6n y solidez ? 1,En qu6 pararia tan
important y complicada obra el dia en que
faltase ese buen seflor sacerdote, que piensa
V. poner al frente de ella ? > Sigui6se un
moment de silencio. D" Dorotea sinti6 caer
una sombra, aunque tenue y muy delgada,
en lo mis vivo y esplendoroso de la luz que
bailaba 'su mente; pero la luz quedaba en-
tera, viva y brillante como en los monentos
anteriores. Interrumpe el silencio su interlo-
cutor y confident, y le dice: < Recuerdo
haber leido en algin peri6dico 6 revista, que
recientemente se ha fundado un institute
religioso con el, tin precisamente de recoger
ninos abandonados y enseilarles oficio A la
vez que formarles el coraz6u 6 instruirlos
en las mximas cristianas. > En el rostro
de D' Dorotea se pintaron instantineamente
la alegria, la sorpresa y la satisfacci6n mas
cumplida. << gD6nde esta, > pregunta,
<< este peri6dico? > << Ahora no lo sabr6
decir, > responded; << yo lo buscar6. > -
< Si, > dice, < bfiscalo luego: y avisame en
cuanto lo encuentres. >
Ya desde aquel instant no vivi6 en so-
siego hasta ver el peri6dico. < Un institute
religioso, > se decia, < una orden que se
dedique A ensefiar oficios, esta es la que
conviene a mi idea. Ya doy el problema por
resuelto. > Di6se con el deseado papel, en
el cual se leia que en Utrera, provincia de
Sevilla, i instancias del Sr. Marqu6s de
UJloa, unos religiosos, recientemente fun-
dados en Turin por un var6n de Dios, el
presbitero D. Juan Bosco, habian fundado
en 1880 un colegio llamado del Carmen, un
asilo para nilos pobres y un recreo domi-
nical. En el colegio se educaba a los nifios
en letras. Otro tahto se hacia en el asilo:
y en el recreo dominical se recogian los








- 111 -


ninos trabajadores y estudiantes, que enlos
domingos, por descansar del trabajo y cesar
del studio vagaban por los calls sueltos,
con peligro de pervertirse en sus costumbres:
en un patio se los entretenia conjuegos ino-
centes, y tambi6n se les repartia el pan de
la divina palabra.
Explicar lo que pas6 por D' Dorotea, al
oir la primer noticia de los Talleres Sale-
sianos, es empresa superior i mis fuerzas.
Mliraba resuelto el gran problema que tanto
tiempo venia preocupindola: veia desarro-
llarse ante su mente un grandiose cuadro
perfectamente y con gran maestria delineado,
que parecia la realizaci6n de la idea, de la
cual ella solamente habia logrado trazar un
muy rudimentario boceto. Su gozo no pudo
ser mas cumplido. ;Eureka! eureka! podia
exclamar con el ge6metra siracusano. Sin
darse punto de reposo, describe a Sevilla
preguntando si era exacto lo que de la fun-
daci6n de Utrera se decia. Habiendo sabido
que tambi6n en Marsella de Francia funcio-
naban ya los Talleres Salesianos, sin esperar
la contestaci6n de Sevilla, describe i aquella
ciudad pidiendo informs de la instituci6n
de Doa Bosco.
; Qu6 largos se le hicieron los dias que tar-
daron en llegar las contestaciones! Pero i qu6
agradable sorpresa al ver la conformidad
entire ellas en las descripciones que de los
Talleres se ]e daban! No le parecian sino
un exacto planteamiento y ejecuci6u de la
misma idea que ella habia concebido en su
mente, aunque la veia realizada con un vigor
y maestria, i` que ella jams hubiera aspi-
rado. Sucedi6le lo que al Venerable Juan
de Avila, quien, al tener conocimiento de la
Compafila de Jesus que acababa de fundar
San Ignacio de Loyola, exclam6: << H6 aqui
tras lo que habia yo andado tanto tiempo
.sin verme con fuerzas para ejecutarlo. > Y
decia con grande humildad, que le habia'
.acontecido lo que a un muchacho que pre-
tendiera subir aI la cumbre de un monte una
piedra muy pesada y no fuese para ello; y
viene un gigante, toma la piedra, y con gran
facilidad la coloca en la cima de la mon-
talia. Esto sentiria D' Dorotea al compararse
con D. Bosco. Pero asi como S. Ignacio
teniaportanto 6 mas capaz que 61 para tan
-ardua empresa a su amigo Juan de Avila;
.asi tambi6n Don Bosco conceptuaba 6 D' Do-
rotea como nacida para la obra del Oratorio
Salesiano; y sus hijos, conformes con su
padre en este sentimiento, apellidan la
buena seiiora su madre, como dan el dulce
nombre de padre a Don Bosco, de quien
aprendieron a, dar aquel glorioso titulo a
D" Dorotea.
Cerciorada ya de la existencia del nuevo
institute y de su correspondencia y coufor-
midad con la idea que habia preconcebido,
se dirige respetuosa al Superior de los Sa-
lesianos de Utrera, el Rdo. D. Juan Branda,


suplicAndole se sirviese exponer las condi-
ciones que seria precise cumplir para instalar
en Barcelona una casa salesiana. El fuego
y decision con que se le hablaba en aquella
carta, el punto de su procedencia, el verla
firmada con el nombre de una sefiora, des-
pertaron eu el animo de D. Branda extrailos
recuerdos, que por espacio de dos ailos ha-
bian estado como dormido en su mente. Al
despedirle Don Bosco para Andalucia desde
Turin el aiio de 1880, le dijo: < Ahora vas
A Andalucia; pero no estards alli much
tiempo. No es Andalucia donde esta llamado
nuestro Oratorio hacer una ruidosa fun-
daci6n, sino Catalufia: de alli se nos llamari
por una seiora de Barcelona para una grande
fundaci6n en la capital de Catalufia. > Leia
y releia la carta el buen Superior; y medio
at6nito, al ver cuAn al pie de la letra se
cumplia la predicci6n de su amado padre,
no sabia lo que le pasaba.
Vuelto en si de su asombro, respondi56 ,
la carta de Da Dor6tea, dici6ndole que no
podia 61 satisfacer a sus preguntas; y que
para ello le era 6 la seoiora precise dirigirse
al Superior General del Oratorio, que residia
en Italia en la ciudad de Turin. En la misma
carta le preguntaba si seria por ventura
ella la sefora 6 quien hizo referencia su Su-
perior General, D. Juan Bosco, cuando al
enviarle desde Italia 6 Espaiia, le dijo que
una seflora de Barcelona habia de llamar i
aquella ciudad a su institute del cual se
haria alli una gran fundaci6n. Qued6 so-
bremanera sorprendida D" Dorotea al leer
este pi'rrafo de la carta. Que ella escribi6
desde Barcelona, y que deseaba con todas
las veras de su alma hacer en esta ciudad
una fundaci6n del Oratorio Salesiano, le
constaba con evidencia; pero ignoraba abso-
lutamente que existiese el personaje de quien
se le hablabla: el nombre de Don Bosco no
era conocido de D5 Dorotea; y este nombre,
y el de Oratorio de San Francisco de Sales
y el de Talleres Salesianos no lleg6 A su no-
ticia hasta el moment en que ley6 en el
peri6dico mencionado la primer noticia de
la nueva jnstituci6n. No podia, pues, saber
si era 6 no ella la dama de Barcelona, a
quien aludia la predicci6n del Superior Ge-
neral del institute.
Era este, come dijimos, D. Juan Bosco.
Nacido en Castelnuovo de Asti, di6cesis de
Turin, el 15 de Agosto de 1815, de padres
mds ricos de virtudes y dones del Oielo, quo
de bienes de la tierra, recibi6 de ellos, y en
especial de su piadosa madre, que era mo-
delo de matronas cristianas, una esmerada
educaci6n religiosa. Sa raro talent, unido
a una memorial felicisima, brill6 en el Semi-
nario de Chieri, en donde se dedic6 A los
studios eclesiasticos, y en Turin, en donde
los perfeccion6. El estado miserable de los
nilios, cuya educaci6n y formaci6n estaba
descuidada por sus padres, si los tenian, 6








-112 -


por sus tutores y encargados,. si eran huer.
fanos, impresion6 vivamente su coraz6n. Co-
noci6 por experiencia y por reflexi6n que
los ninios, cual blanda cera, son susceptibles
de recibir cualquiera sello que en sus tiernas
almas se quiera imprimir: y desde luego se
sinti6 inspirado a recogerlos y 4 dedicar su
vida toda al cultivo de aquellas j6venes
plants, que bien cuidadas, podian former
un deleitoso y ameno jardin; y descuidadas,
no serian mas que arboles est6riles en la
selva inculta de este mundo, para ir mas
tarde a arder en los fuegos infernales.
Di6 principio a su obra en 1841, cuando
solamente contaba 26 aios, de edad. Tenia
su exterior, y mas aun su bella alma, todas
las cualidades necesarias para atraer a si
los nifos. H6 aqui c6mo le pintaba un autor
que lo tenia bien conocido. < En su fisono-
mia, > dice (1), < hay algo que no es de
este mundo: brilla su frente como si la cer-
cara celestial resplandor y de sus ojos brotan
rayos de fuego divino: una sonrisa placida
se dibuja siempre en sus labios, y palabras
dulces cual la miel salen de su boca: en fin,
sencillez sin ficci6n y nobleza sin altivez
son sus rasgos mas caracteristicos, comuni-
cando A su persona irresistible atractivo.
Sus j6venes alumnos no insensibles 6 ese
encanto, rodeaban con fruici6n inefable a
su buen Padre el dia festive; y cuando lle-
gaba la noche, costdbales sumo trabajo se-
pararse de 61: cada uno le daba cien veces
las buenas noches, y no tenian fuerza para
dejarle hasta que el mismo Don Bosco les
despedia. No es possible recorder sin emoci6n
los mil y mil episodios de la vida de Don
Bosco, en que de uno Ai otro mode se pa-
tentiza la tierna adhesion de los discipulos
al Maestro. >>
Al empezar el aio 1842 la tropa de mu-
chachos que'Don Bosco capitaneaba, era ya
una legi6n compuesta de cien individuos; y
el dia de la Purisima Concepci6n de este
mismo afio el venerable sacerdote tuvo por
vez primer el consuelo de celebrar el santo
sacrificio do la misa rodeado de mas de dos-
cientos j6venes, que le respetaban y amaban
como 6 padre. Durante los dias de la se-
mana desplegaba sobre sus nifios Don Bosco
una vigilancia suma. Recorria los talleres,
fdbricas. y lugares on que trabajaban; seguia
solicito los pasos y movimientos de cada
uno; y con la destreza y tino, que s6lo sabe
dar la caridad, se aprovechaba de cuanto
veia A oia para alejar de los peligros a unos,
ensefiar a otros, y hacerlos mejores A todos.
Si alguno quedaba desocupado, 61 mismo le
procuraba colocaci6n, y no descansaba hasta
que conseguia ponerlo al lado de un maestro
h6bil, y sobre todo cristiano.

(1) Don Bosco y su Obra, por el Obispo de Milo,
que es el actual obispo de Molaga, D. Marcelo de
Spinola. 11.


'Observemos aqui una cosa que hace
much 6 nuestro prop6sito, y es, que el plan
ideado por Da Dorotea en la 6poca de la
vida en que nos hallamos es decir, poco
antes de tener noticia de la instituci6n sa-
lesiana, no era nada diferente de Jo que
practice su fundador en los principios de su
obra. Por donde se ve la semejanza entire
el espiritu de estas dos grandes figures de
nuestros dias: ambos fijaban sus ojos en ]as
necesidades de la modern sociedad; ambos
arbitraban id6nticos medios de socorrerlas,
porque ambos sentian el mismo impulso del
Cielo para procurar con todas sus fuerzas
el bien corporal y spiritual de los pobres
nifios de las classes mas humildes y menos
acomodadas. D3 Dorotea con la instituci6n
de las Salas de Asilo habia comenzado A
tender a los parvulos, y ahora sentia la
necesidad do perfeccionar su obra exten-
diendo su caridad 6 los adults; Don Bosco
empez6 por estos much antes que Da Do-
rotea reconociese tal nocesidad; pero 6 su
vez comprendi6 que eran dignisimos de su
paternal afecto los parvulitos, y hubo de
abrazar en adelante como obra propia de su
institute la instituci6n de casas de hu6r-
fanos.
Pero continuemos nuestra breve resefia do
la vida de Don Bosco. Al verse ya a fines
del 1842 rodeado de doscientos j6venes; trat6
de dar orden y organizaci6n a su obra y de
llamar en su auxilio celosos operarios, que
le ayudasen en tan santa empresa. Al lugar
que servia como de teatro 6 su obra, y 6
esta misma di6 el nombre de < Oratorio de
San Francisco de Sales. > Para obtener
obreros que coadyuvasen realizar sus vasti-
simos planes, se convenci6 do la imperiosa
necesidad de former una Congregaci6n de
hombres de sacrificio, que trabajasen por la
conservaci6n de su obra, la propagasen, ve-
'laran por ella y la tuvieran a su cargo.
Despu6s de repetidos onsayos, de constantes
studios y profundas meditaciones, y de fer-
vorosa oraci6n, logr6 dar 6 luz el nuevo
Institute religioso, y aparecieron las Reglas
y Constituciones de la Cougregaci6n Sale-
siana, > que fueron definitivamente sancio-
nadas y aprobadas,por el inmortal Pio IX
en 3 de Abril de 1874.

(Continuard).


Con aprobacido de la Autoridad Eclesiastica Gerente JOSE GAMBINO.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs