Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00018
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00018
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Full Text










BOLETIN SALESIANO


Quien recibiere & un nifio en mi
nombre, A mi me recibe.
(MATH. XVIII.)
Os recomiendo la finez y la ju-
ventud; cultivad con grande es-
mero su educaci6n cristiana; y
proporcionadle libro. que le en-
sefien A huir del vicio y A prac-
ticar la virtud.
(Pro IX.)
Iedoblad vuestras fuerzas A fin
de apartar A la nifiez y juven-
tud de la corrupci6n e incredu-
lidad y preparar asi una nueva
generacion.
(LEON XIII.)


Debemos ayudar A nuestros her-
manos A fin de cooperar A la
difusi6n de la verdad.
(III S. JUAN, 8. )
Atiende A la buena lecture, A la
exhortaci6n y & la ensefianza.
(I TIMOTH. iv, 13.)
Entre las cosas divinas, lamas su-
blime, es la de cooperar conDios
E la salvaci6n de las almas.
(S. DIONIslo.)
El amor al pr6jimo, es uno de
los mayores y mas excelentes
does que la divina bondad
puede conceder & los hombres.
(El Doot. S. FRANC. de Sales).


-.-g( DIRECCION en el Oratorio Salesiano Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) )m--
~~--y.. ... ... p ~ .. a.. Z;-C~--W~--h- .. ~. ~.. ... .. ~-_?_= L~=_W _I ~ .....s..


SUMIARIO.
Fiesta y mes del Sagrado Corazon.
El temple de Maria Auxiliadora.
La Festividad de Maria Anxiliadora.
Espafia: Una visit la Granja Salesiana de S. Isidro.
El Rev.mo Sr. Don Rua y los Salesianos los pies
de S. S. Leon XIII.
El Ilustrisimo Sr. Don Luis Lasagna.
Tierra Santa: Asilo Salesiano de la Santa Familia.
Francia: La Obra de Don Bosco en Montpellier.
Gracias de Maria Auxiliadora.
Genova: Una Conferencia de Mons. Cagliero.
San Pier d'Arena: La parroquia Salesiana de San
Cayetano.
Saminario Salesiano de Yalsalice.
El Principe Don Augusto Czartoryski.
Historia del Oratorio de S. Francisco de Sales.




FIESTA Y ME8
DEL SAGRADO CORAZON

Junio trae cada afio invariablemente a
la memorial del pueblo cristiano el re-
cuerdo del Sagrado Ooraz6n de Jesus.
Le esti consagrado este bendito mes;
esta es, pues, su devoci6n peculiar, esta
su spiritual cosecha.
La gran semana de Corpus ha sido su
pr61ogo. 1o se cerraran los sagrarios, en
todas parties abiertos esos dias, ni se qui-


taran del altar las luces y las flores, ni
menguard la concurrencia de fieles, como
abejas solicitas en amoroso zumbido en
torno de la colmena que guard su miel.
Ha concluido la octava del Santisimo
Sacramento, mis es para dar lugar al
fervoroso mes del Sagrado Coraz6n.
SEl Sagrado Corazon! I Oh qu6 her-
mosa palabra y qu6 hermosisima idea
para herirle en lo vivo al mundo actual!
Pues Lde qu6 esti enfermo todo l ,sino
de tristisima y angustiosisima enferme-
dad del coraz6n?
Del coraz6n enfermo y corrompido le
han venido todos los dafios, y s61o por
la curaci6n del coraz6n se le deben todos
remediar.
Much sabe el mundo actual, much
ha investigado, much ha llegado a com-
prender. Inventos ha realizado en cin-
cuenta afios, que bastarian para enorgu-
llecer a cincuenta siglos. Asombran sus
progress; lo que.fu6 ayer pasmo de los
nacidos, queda hoy oscurecido por la il-
tima invenci6n, que relega la novedad
del dia anterior a la categoria de rancia
antigualla.
Mucho sabe el mundo actual, much
puede. Y, sin embargo, no es feliz.
Parece que Dios le permitiera tal lujo


Publicaci6n monsual.


ANO VIII.-N 6.


JUNIO do 1893







- 82 -


de portentosos descubrimientos para ver
si asi acaba de convencerse el muy vano
de quo con esto solo no se logra la fe-
licidad. Ni la de la otra, vida, claro esta,
pero ni siquiera la miserable de la pre-
sente, que tan poca cosa es.
Eso ve, eso palpa, eso le amarga con
dolorosa experiencia, y sin embargo... no
le convence... Se lo dicen elocuentes ora-
dores, se lo explican famosos libros, se
lo demuestran minuciosas estadisticas, se
lo comprueban pavorosos sucesos... y sin
embargo... no le convencen.
Es que su mal no esta en la cabeza,
que yerra por extravio 6 por ignorancia.
Su mal esta en el coraz6n, que ama el
error porque le halaga.
Siendo asi, important, pues, remedi'os
inms que para la cabeza para el coraz6n.
A vileza de afectos, nobleza de afectos;
A groseros impulses, elevados impulses;
a terrenos ideals, divinos ideales; a feos
mores de lodo, hermosos amores de cielo;
a ciego afan por lo que pasa y muere,
vivo anhelo por lq que no ha de pasar
ni ha de morir...
El coraz6n del hombre fu6 criado para
que con sus buenas obras se lo acabase
de labrar 6ste a imagen y semejanza de
su Dios. Y 61 lo ha hecho en sentido in-
verso: ha empezado por hacerse Dios
suyo la vil material, y luego ha puesto
todo su empefio en asemejarse a esta
grosera divinidad. Asi que, en vez de en-
grandecerse, todo su prurito ha sido, po-
driamos decir, achicarse. i C6mo lo ha lo-
grado y cuan eficaz le ha salido este su
loco afin! ; Cuin pequefio y cuan raqui-
tico ha logrado hacerse el hombre su pro-
pio coraz6n!
No es ya su coraz6n como el de Dios,
a cuya divina semejanza estaba llamado,
pero ni siquiera como de mero hombre,
que por lo menos debia ser. Menos que
hombre va resultando el hombre una vez
que llamado 4 celestial perfecci6n, ha des-
defiadd tomar por nivel de su talla mo-
ral la perfecci6n del mismo Hijo de Dios.
Mas h6 aqui que en los Altimos tiem-
pos el divino Salvador, como postrer lla-
mada a los corazon'es decadentes, em-
pobrecidos, envilecidos, so ha dignado
revelarles mas al descubierto las subli-
midades de su divino Coraz6n; como si
le dijese Jesus al mundo: < Mira en ti
lo que eres, contempla en mi lo que de-
bias ser. Avergiiencete el contrast, y
s6ate medicine tu propia confusion. >


SSalvar6 al mundo una generosa reso-
luci6n suya en este sentido ? No lo sabe-
mos; pero entire tanto muchas almas, in-
numerables almas, han vuelto de nuevo
los ojos a ese celestial modelo de cora-
zones para emprender en los suyos esta.
obra regeneradora. La saludable reacci6n
empez6 dos siglos hI, sosteniendo al na-
cer valeroso combat con la herejia, serial
cierta de que el inferno vefa con susto la'
nueva bandera. Venci6, y hoy reina ya
sin contradicci6n en la Iglesia de Dios, y
es dado esperar que league a reinar un
dia en el mundo; y que el popular estri-
billo de junior
Coraz6n santo
Tu reinards,
venga a resultar verdadero canto prof&-
tico del pueblo de Israel, cautivo hoy en
el Egipto revolucionario, y afanoso por
Ilegar luego a su libre tierra de promi-
slon.....

Las tnendencias mis pronunciadas en el
hombre de nuestro siglo son un orgullo
que s6lo puede calificarse como merece
llamandole satanico; un egoismo tan bru-
tal, que podria decirse verdadera idola-
tria del yo; y todo esto no reconocido
como defecto 6 flaqueza humana, sino
elevado 4 doctrine, formulado como sis-
tema, condecorado con el pomposo nom-
bre de filosofia, llamado positivismo. Po-
sitivismo, es decir, el culto de lo material,
de lo rastrero, en oposici6n A toda ele-
vaci6n del espiritu, de toda tendencia, de
toda esperanza que no se refiera 4 lo que
se palpa con las manos y se goza con el
cuerpo, el suicidio del alma, que se quiere
se asfixie 4 si propia, negandose siste-
maticamente lo que constitute su 6nico
aire respirable, lo sobrenatural... Qui6n
no lamenta este general decaimiento de
los corazones, ese rebajamiento del ca-
racter que aun en lo human hace tan
raros los ejemplos de abnegaci6n y de
sacrificio, tan comunes en los siglos de
fe? Nunca como hoy se tuvieron 4 si
propios en tanta estima los hombres, y
nunca como hoy fueron tan poca cosa.
Nunca como hoy se habl6 de patriotism,
y nunca auduvieron tan escasos los sa-
crificios por la patria. Nunca fu6 tan co-
mun el vivir a costa de ella, como nunca
fu6 tan raro el morir por ella. Nunca
como hoy se blason6 de dignidad y de
consecuencia, y nunca como hoy fueron









tantos los envilecidos y los inconsecuen-
tes. Nunca como hoy se ensalzaron los
derechos y la emancipaci6n del pueblo
pisoteados. Nunca como hoy se habl6 de
pensar y de libre pensamiento y de de-
rechos del pensamiento, y nunca como
hoy se ha comido mals y se ha pensado
menos. Nunca como boy se ha preciado
el hombre de su coraz6n, y nunca, sin
embargo, se ha visto mis subordinado
el coraz6n al. est6mago, el sentimiento
al calculo, y el de-
ber al interns. SNo
es, pues, un oportu- "-
nisimo apostolado
levantar un poquito
los corazones de
este cenagoso posi-
tivismo, poni4ndo-
les a la vista el Co-
raz6n modelo, ha- .
ci4ndoles leer en
este libro abierto lo
que es abnegacion, .
lo que es respeto, lo
que es caridad, lo0
que es aspiraci6n al
cielo, lo que es des-
prendimiento de la
tierra, y tantas y
tantas otras cosas
de las que el diccio-
nario modern pa-
rece haber perdido
hasta el vocablo con
que se nombran?
Y ese levanta-
miento de corazones
de caidos y degra-
dados puede efec-
tuarse mejor que en -.....
nombre y por la a-
tracci6n 4 la vez
suavisima y podero MARIA, AUXILIUA
sisima de un cora- ORA PR
z6n human que por
el misterio de la
Encarnaci6n es 4 la vez coraz6n divino?
Para que el hombre pudiese salir del
cieno de la miseria y elevarse a regions
mis nobles acercandose a Dios, Dios se
ha dignado acortar en cierto modo las dis-
tancias humandndose ]ll, y poni6ndose en
contact con nosotros para mejor atraer-
nos y levantarnos.
SSe puede, pues, cooperar mejor a las
miras amorosas de Dios que cooperando
a esa atracci6n que de nuestros corazones


O
0


quiere realizar por medio del Coraz6n
sacratisimo de su Hijo Jesucristo?
F. S. y S.
-- 1 I IIII I I II III I II II I II II I I II II II,,I IIIII:--I

EL.TEMPLO DE MIRIA AUXILIADORA,
Una fecha memorable.
Hace veinticinco afios que, abierto 4
la celebraci6n de los. santos misterios, el
templo erigido por Don Bosco a Maria
Auxiliadora, resue-
na con las alaban-
zas A la Madre do
Misericordias.
El 27 de abril de
1865 bendijose la
e primera piedra de
este insigne monu-
mento, y el 9 de
junio de 1868 fu6
consagrado ?por el
]Revmo. Sr. D. Ale-
jandro de Conti Ric-
cardi, Arzobispo de
Turin. Las lie stas
que entonces se ce-
lebraron duraron
nueve dias y fue-
ron tan grandiosas
y cumplidas que lle-
naron de indecible
con tento a cuantos
concurrieron 4 ellas,
y sobre todo a
nuestro venerable
Don Bosco.
25 afios han cor-
rido. 1Y qui6n po-
drc enumerar las
misas que en este
santuario se han ce-
RISTIANOR, lebrado, las predi-
CRISTIANORUM, caciones, confesio-
NOBIS. nes y comuniones,
las oraciones y con-
versiones efectua-
das en 6l? Hay mas. Ante el altar de
Maria Auxiliadora han ratificado sus vo-
tos y promesas centenares de religiosos,
alli han implorado solemne bendici6n tan-
tos y tantos misioneros 6 Hijas de Maria
Auxiliadora al partir para las Misiones,
y millares de nifios que recibida educa-
ci6n cristiana se han esparcido en di-
versos paises, y llevando esculpida en
su pecho la devoci6n i la Madre de
Dios la han comunicado a sinnuimero


833







- 84 -


de personas, cuales ap6stoles de la Reina
del Oielo.
La imagen de Maria Auxiliadora res-
plandece ahora majestuosa en los altares
y la devoci6n a ella se difunde indeci-
blemente en Europa y Am6rica, en Asia
y en Africa, desde Londres y Paris hasta
Quito y Tierra del Fuego, y desde Pa-
lestina hasta Ordn.
Es este un triunfo y una gracia sefa-
lada de Maria.
Pero no es esto todo. i Cuntos prodi-
gios se han obrado en este temple! Cudn-
tos favors han llovido sobre los devotos de
la Virgen Inmaculada que llenos de fe
vinieron a invocarla! cuantos sobre los
que 6 ella recurrieron aun desde lejos, y
sobre los que con su 6bolo' concurrieron
a edificar su temple, asilos y oratorios y
colegios y difundir la fe por medio de
los Misioneros salesianos en las regions
apartadas del mundo !Bien claro lo ates-
tiguan los incontables ex-votos que ornan
los muro s de la iglesia, los volimenes
formados con las relaciones de los agra-
ciados.
Llenos de gratitud y de consuelo re-
conocemos que la mano de Maria Auxi-
liadora no cesa adn hoy dia de dispensar
sus larguezas, en especial por medio de
los hijos afortunados de su siervo Don
Bosco. Maria que fu6 su inspiradora y
ayuda potentisima en todas sus empre-
sas continue siendo la Auxiliadora de la
Obra Salesiana. Las casas que 6sta esta-
bleco se multiplican de un modo singular
y crecen las gracias de Maria Auxilia-
dora como para animar a sus devotes &
venir en socorro del Instituto que con
verdad se puede llamar obra suya.
1 Bendita sea Maria Auxiliadora!
Esta es la exclamaci6n espontanea del
coraz6n cada vez que consideramos los
beneficios con que Maria nos regala; este
el grito de jubilo que compendia la po-
bre expresi6n de gratitude por sus bon-
dades con el pueblo cristiano y sefiala-
datmente con los Salesianos y sus Coope-
radores.
i Bendita una y mil veces Maria Au-
xiliadora, nuestra tierna Madre en quien
ponemos enteramente nuestra conflanza!

->@ ^f .1 '
1-m ~


LA FESTIVIDAD DE MARIA AUXILIADORA


Lucidisimas y sobremanera concurridas
han sido las fiestas celebradas en honoi
de Maria Auxiliadora. Cada afio parece
que ellas adquieren mayor esplendor. En
el present la circunstancia de hallarse
ya perfectamente decorado el santuario
y tener con nosotros al Ilustrisimo Se-
fior Don Juan Cagliero ha contribuido
notablemente a la majestad de las ml-
tiples funciones efectuadas.
Si bien en todo el mes se hicieron pre-
dicaciones manana y tarde y se rez6 un
devocionario correspondiente a las prdc-
ticas establecidas, el 15 de mayo se di6
comienzo a una preciosa novena de pre-
paraci6n a la festividad, el 21, dia de
Pentecostes, hizose comuni6n general, se
celebr6 misa de pontifical, por Mons. Ca-
gliero y cantaronse visperas solemnes; el
22 hizose nueva comuni6n general y
celebrdronse misa de pontifical por el il-
lustrissimo Sr. Bertagna, titular de Ca-
farnaum, y visperas solemnes; igual cosa
el 23, en que se di6 una conferencia 4
nuestros Cooperadores; y por fin el 24
ailadi6se al program de los dias ante-
riores el panegirico y la celebraci6n de
pontifical por el Revmo. Sr. Arzobispo
de Turin.
Cantaronse con gran 6xito, el 21, la
misa llamada de Santa Cecilia de Mon-
seiior Cagliero, las visperas del maestro
Roberti y las letanias del Mo Dogliani.
El 22 la misa de Haller, las visperas y
letanias como en el dia anterior y un
Tantum ergo del Mo Dr. D. Matteo Ot-
tonello. El 23 cantaronse las visperas de
Terziani y de M'ons. Cagliero y un Tan-
turn ergo del renombrado Falconara. El
24 la misa del Capocci, maestro de mi-
sica de la Basilica de San Juan de Le-
trin, las visperas de Galli, un Sancta
iMaria de Mons. Cagliero y un Tantum
ergo del Remondi.
La ejecuci6n de todo ello fu6 digna de
las circunstancias y dej6 4 los files pro-
fundamente complacidos.

Sufragios.
El 25 de mayo hici6ronse, conforme a
la costumbre establecida por nuestro Ins-
tituto solemnes exequias por los Coope-
radores Salesianos difuntos. Las comu-
niones, miss y demas sufragios fueron








numerosos: la concurrencia lenaba, como
en los dias anteriores, la iglesia que a
sus galas de alegria habia sustituido sus
colgaduras de luto.
Una misa de pontifical di6 gran realce
A las imponentes ceremonies.
En nuestro Boletin de julio daremos
mas noticias de estas fiestas.




ESPANA


UNA VISIT
4 la Granja Salesiana do San Isidro.
(De la Revista Popular).
I.
Al apearnos de una de las tartanejas que
hacen el servicio de Gerona d Sarrit y Pont
Major para dirigirnos 6 la Granja Salesiana,
sorprendi6nos gratamente el sencillo, pero
s6lido y espacioso, edificio levantado alli en
tiempo relativamente corto, para albergar A
los hijos de Don Bosco y a los niios aco-
gidos.
Comp6nese su plant baja de porteria, lo-
cutorio, cocina, comedores, un extenso patio
para que jueguen los nifos sin olvidar los
p6rticos consiguientes para los dias de llu-
via, porque los Padres Salesianos, cuya vo-
caci6n se original en gran manera del entra-
fable amor A los niios, son semejantes & las
madres, y como ellas previenen con afec-
tuosa solicited a todas las necesidados y
todos los gustos de sus pequoiluelos.
Subimos por la escalera, auu falta de ba-
randa, al primer piso, donde visitamos la
capilla de buenas dimensiones, pero muy po-
brecita todavia, sin duda, pensamos, porque
no ha habido tiempo de alhajarla mejor. Se-
guidamente vimos la enfermeria, las classes
y cuartos do los Superiores; estando desti-
nado el segundo piso para dormitories y una
part para graneros.
Cuando el sol nos di6 su permiso para
salir al campo sin archicharrarnos, recorri-
mos la huerta, una parte ya sembrada y lo
restante en preparaci6n; la viiia, en la que
se han plantado dos mil cepas americanas 6
injertado quinientas; supimos so habia des-
tinado una buena extension de terreno a
prado artificial, y hecho una plantaci6n de
doscientos arboles frutales y otros mil tros-
cientos entire plitanos y chopos. No habia
quedado atras el ganado, y pudimos ver una
yegua para el servicio do lt casa, cuatro
vacas con un becerro, y nos entretuvimos
con una linda cabrita y dos chotillos blancos
como la nieve.


Es indudable que las obras de Dies se
conocen por sus humildes y pobres princi
pios, como los grandes rios tienen origen en
pequeiios y desconocidos manantiales, pere
lo que estabamos viendo despu6s de un alio
pr6ximamente de afanes y trabajos, no era
en ningdn modo el punto embrionario que
pasa desapercibido para todo el que, como
los fundadores de sabios y venerandos Ins-
titutes, no se halle fortalecido con superior
res alientos y luces especialisimas, sino que
contemplabamos la obra emprendida y ya
adelantada, que muestra en su proporcio-
nado desarrollo de elocuente y palmaria ma-
nera cuanto puede y debe llegar a ser. La
casa espaciosa en si, como dijimos, pero-
cuyos pianos estan trazados para darle doble
6 triple amplitud, nos parecia habitada poi
centenares de niios recogidos del fango de
la via pfblica, del camino de la cArcel y
presidio, aprendices de incendiarios y demo-
ledores, trocados por el amor y la solicitud
de los hijos de Don 'Bosco, en los trabaja.
dores y obreros cristianos del porvenir, hon-
rados 6 inteligentes, humildes con la man-
sedumbre evangelica, dignos con la exce-
lencia do hijos de Dios. En las cuadras y
establos, cuyos cimientos estan echados de
mas de veinte metros de lougitud, nos fin-
giamos el ganado robusto y numeroso desti-
nado 6 la labranza y demis servicios; mien-
tras mirabamos los campos extensisimos quo
se pierden de vista pero sin cultivar, estre-
mecerse de placer a la perspective de brazos
que los desbrocen y prepare, y dejen caer
en sus entrailas la bendita simiente para de.
volverla dando el ciento por uno, proporcio-
nando, al propio tiempo, pan y trabajo a
tanto jornalero que, cruzado de brazos y sin
entraiias bastante duras para ver llorar de
hambre a sus pequebuelos, los lanza al ca-
mino de la mendicidad, que suele ser la pri-
mera jornada que conduce al del crime,
vacilando 61 mismo entire la honradez pro-
verbial del pueblo trabajador, y las suges-
tiones de la miseria mis horrible y descon-
soladora cuando A la idea de Dios han reem-
plazado las absurdas pero fascinadoras teorias
del Socialismo.
i Ah nuestra imaginaci6n, dulcemente ha-
lagada por aquella hora po6tica y deliciosa
del caer de una tarde de primavera, por el
silencio majestuoso y sublime de la natura-
leza, que parece entregarse a la placida so-
liolencia del reposo despu6s de un dia des-
lumbrador, descubria en un period relati-
vamente corto terminada la grande obra,
bendita de Dios, aplaudida por la civiliza-
ci6n y la sociedad y gloria de esta provincia.
Con cuan viva fe y consoladora esperanza
recordabamos estas palabras del Ilmo. Selnor
D. Mariano Soler, Obispo del Uruguay, di-
rigidas'd una Junta de Cooperadores Sale-
sianos, celabrada en 23 de octubro del aiio
pasado en Montevideo:


- 85 -









<< Le6n XIII, dice, en las clarovidencias
de su entendimiento privilegiado contempl6
la march de las sociedades hacia la demo-
cracia pura, y al dar una soluci6n supreme
al gran problema que agita todos los Animos
reflexivos, A la cuesti6n capital de los tiem-
pos modernos, en su Enciclica sobre la con-
dici6n de los obreros, Rertu novarum, vi6
en la masa popular el porvenir de las ia-
clones cristianas y civilizadas.
> Dirigi6ndose al pueblo abandonado to-
dos los esfuerzos de las instituciones de Don
Bosco, hall en esta obra magna de la ca-
ridad apost6lica el auxiliar mis eficaz y opor-
tuno de la misi6n redentora que ha acome-
tido la Iglesia en la 6poca preseute. >
i Oh, si! Dios da el remedio proporcionado
t los males que permit, enviando varones
sabios y admirablos, fundadores de institu-
ciones salvadoras adaptadas. 6 las niecesida-
des y tendencies de cada 6poca: por eso
aparecen Francisco de Asis y Domingo de
Guzman en el siglo XIII, Igiacio de Loyola
en el siglo XVI,' y vemos surgir en nues-
tros dias a Don Bosco y la Instituci6n Sa-
lesiana y 4l Papa de los obreros.

II.
Persistiendo on nuestro optimism de ver
en breve espacio convertida la Granja Sale
siana en Granja model, albergae c6modo y
seguro de multitud de niiios, dirigimos al-
gunas excitaciones A su celoso y distiniguido
director el Edo. P. D. Santiago Ghione.
Mas ,qu6 grande fu6 nuestro deseucanito,
culn honda y desgarradora nuestra pena al
cscuchar se cstin adeudando on gran part
las obras de la casa, siendo tanta la falta
de recursos con lo crecido de las contribu-
ciones y gastos ocurridos, que -ni hay con
qu6 pagar los jornales para activar las fae-
nas agricolas, teniendo que maruhar 6stas
con perjudicial lentitud, ni se cuenta con
medios, y esto es harto mAs doloroso, para
dar aumento al corto nfimero de niiios aco-
gidos, cuando son muchas las peticiones de
pobrecitos desamparados, 6 las que no se
puede acceder, careciendo de lo nec6sario
para alimentarlos y atenderlos.
jOh Dios. mfo! tqu6 hacen los cat6licos
que no acuden 6 sostener la obra salvadora
y providencial de nuestro siglo. Objetardn
acaso quelostiempos que alcanzamos son de
general malestar y crisis pecuniaria? Pero
c6mo no lo son para que el lujo, como nunca
aparatoso y rodeado de inconcebibles refina-
mientos, impere en las habitaciones y mobi-
liario; en la profusion de sirvientes, sumando
en muchas casas de posici6n median mayor
nfimero que el de los individuos de la fa-
milia; en el vestir sujeto A modas dispen-
diosas por 10 indurables? Si que son.tiempos
de prueba los que atravesando venimos,
tiempos que infunden al animo pAnico y tris-


teza; pero b c6mo se explica hallense siem
pre concurridisimos los sitios de placer, donde
no se entra de balde, sine con gran dispen-
dio ? jSobra el dinero para la subscripci6n
al peri6dico ambiguo 6 la novel pornogrd.
fica, para viajes y excursions veraniegas,
realizadas hasta por families de condici6n
humilde que jams necesitaron de tales re-
creos y de. tal derroche, y falta 6 se esca-
tima para las obras de Dios, que son, ade-
m&s, de inmediata y social trascendencia?
Porque aquf no se trata de una obra de pura
piedad, indiferente y aun refractaria A los
hijos del siglo, sino de una instituci6n sabia
y perfeetamente adaptada A ]as exigencias
y necesidades de laf 6poca actual. El nifio
que dejamos en el arroyo, victim del vicio
y la vagancia, al que cerramos las puertas
de la caridad negando nuestro concurso 6
la obra redentora que el Seinor nos depara,
abriraine las sectas sus antros tenebrosos,
done creceri alimentado por el odio, sin
Dios ni ley que contenga sus dafiados inis-
tintos, para fabricar mailana la Have maestra
que abra el area de nuestros caudales, 6
blandir en su mano la tea que reduzca 6
cenizas nuestra hacienda, 6 la piqueta de-
nioledora que derribe y sepulte en el polvo
la sociedad.
Esto quo digo os obvio, y no se necesita
star apasionado por nada ni por nadie para
ver lo que es claro como la luz del dia. Y
1por ventura hay alguien que no sienta y
conozca que caminamos A una ruina segura?
Es que parece que s6lo sabemos 6 queremos
4vivir al dia, sin tomarnos el trabajo de mi-
rar delante ni detrAs de nosotros; somos
padres, y diriase que no nos curamos de la
herencia, del porvonir de lute que legamos
A nuestros hijos: somos hijos y no nos a-
frenta lo que puede caer sobre nuestra ma-
dre patria.
Que no tenga el Seiior que echarnos en
cara en el terrible dia de la cuenta, que nos
abri6 su misericordia caminos de salvaci6n,
y nosotros despreciamos por inftiles esos
caminos; que hizo brotar a nuestro paso los
manantiales de la caridad, y nosotros con el
lodo de nuestro egoismo cegamos esos ma-
nantiales.
Dios por boca de su augusto Vicario des-
cubre 6 nuestra angustiada vista horizontes
de paz, de regeneraci6n y bienestar por el
influjo de las masas populares informadas
por el espiritu de Cristo, y nosotros dejaremos
que los hijos del pueblo, niios pobres y sin
amparo llamen infitilmente 6 las puertas de
la caridad, ganosos de instrucci6n y de doc-
trina, deseando ser fitiles 6 la sociedad y
servir 6 Dios, y esas puertas habrAn de per-
manecer cerradas?
En la cocina de la modeotisima casa que
habitaban Don Bosco y su madre, con cua-
tro palos y tres tablas improvisaron para un
pobrecito hufrfano la primer cama y la pri-






- 87 -


mera alcoba del Asilo de San Francisco de
Sales, que hoy, en cuarenta dormitories,
contiene a. mis de mil niiios; en bastante
menos de medio siglo las fundaciones Sale-
sianas hanse extendido por casi today la Eu-
ropa y muy especialmente en America, en
las Reptiblicas de M6jico, el Ecuador, Uru-
guay, Paraguay, la Patagonia y la Tierra
del Fuego; bien cerca de nosotros, en Sarrih'
de Barcelona, tenemos los Talleres Salesia-
nos y el temple levantado 4 Maria Auxilia-
dora; gestaria reservado 6 Gerona y su pro-
vincia-el que s61o aqui la obra de D. Bosco
arrastrara vida trabajosa y lenta teniendo
que estrechar su esfera de acci6n en vez de
dilatarla? No es probable, ni siquiera vero-
simil suponerlo. La Granja de San Isidro
pasa hoy por uno de esos periods siempre
dificiles y de prueba, como suelen ser los
principios de toda grande obra; necesita hoy,
much mais que cuando haya adquirido pro-
pia vida, el concurso de los hijos de Gerona
y su provincial, y tambi6n el de todos los
cat6licos, que hermanos somos en Cristo 6
interesados estamos en que se difundan y
lleguen a feliz t6rmino instituciones tan cris-
tianas y eminentemente sociales como la que
es objeto de estas lines.
Padres y madres que ambis con apasio-
nada ternura a los hijos de vuestras entra-
Ras, un recuerdo para los pobres hu6rfanos
y nilios desamparados que solicitan el calor
de la familiar Salesiana, ansiosa de recibirlos
en su seno; hijas, que tanto gusto mostrdis
en contemplar y lucir vuestras galas y jo-
yas, la capilla de la Granja de San Isidro
apenas cuenta con los vasos sagrados y los
ornamentos mss iiidispensables para el culto.
El Dios de amor esta alli, pobre y necesi-
tado, es el Real Mendigo que tiende la mano
w vuestros corazones angelicales en demand
de una limosna... La madre de Don Bosco,
esa heroic mujer que comparte con su hijo
la gloria de sus Instituciones benem6ritas,
sacrifice 6stas las prendas que guardaba.
de su matrimonio, y de las cuales nunca en
sus largos aros de viudez y de penuria ha-
bia querido desprenderse: << Cuando por il-
tima vez me vi (dice ella misma) con mis
joyas y trajes en la mano d punto de ena-
jenarlos para socorrer 6 mis hijos de adop-
ci6n 6 servir para ornamentos eclesidsticos,
experiment cierta turbaci6n y apocamiento;
pero no bien lo adverti: Id enhorabuena,
exclam6, que no os podia tocar mejor suerte
que la de contribuir 6 saciar el hambre de
.pobres niios, vestirlos y guardarlos del frio,
(1 ornar y embellecer la casa de Dios. >>
Eso mismo os digo yo i vosotras todas,
mujeres cat6licas, hermanas mias; 1 qu6 me-
jor empleo pod6is dar a vuestro dinero, y
qu6 satisfacci6n mis pura y mas cumplida
podriais proporcionaros que contribuir al bien
moral y material de los nifos, que interce-
deran por vosotros y vuestras families en sus


puras 6 inocentes plegarias? Convertidos
mailana, los unos en apost6licos misioneros
que lleven el nombre y la ley de Cristo 6
paises infieles, y los otros en honrados pa-
dres de familiar, bendecirdn siempre, hasta
su filtima hora, la Obra Salesiana y cuantos
contribuyeron a sostenerla y desarrollarla
con el valioso concurso de sus limosnas.
AURORA LIST.



El Revmo. Sr. DON RUA
y los Salesianos a los pies de

S. S. LEON XIII

El 12 do marzo, dominica, en que el
Ilustrisimo Sr. Lasagna fu4 consagrado
obispo en la iglesia del Sagrado Coraz6n,
el Santo Padre se dign6 recibir en,au-
diencia a nuestro venerado superior el
Sr. Don Miguel Rua, Mons. Cagliero,
Mons. Lasagna y various otros salesianos:
doce entire todos.
Hacia poco quo habia sonado el an-
gelus del mediodia cuando introducidos
en la sala del trono fueron acogidos bon-
dadosamente por el Vicario de Cristo.
El Santo Padre habl6 de las misiones
de Am6rica con Mons. Cagliero, y ma-
nifest6 gran consuelo por el progress que
consigueu en las mis apartadas regions
meridionales.
Volvi6ndose a Mons. Lasagna le dijo
que esperaba de 61 no menores beneficios
en el Uruguay, Paraguay y Brasil. < Eres
todavia j6ven y lleno de actividad, ania-
di6, y por esto to hemos elegido obispo.
El apostolado que te esti confiado exige
grande actividad, y espero que a mas
del bien individual tu actividad sirva de
ejemplo a otros para trabajar en la vifia
del Sefior. > Se congratul6 luego con Don
Rua por el incremento que alcanza nues-
tro humilde Institute. Habl6le con gran
interns de los Cooperadores Salesianos y
de los.nifios confiados a la ensefianza de
los hijos de Don Bosco, y envi6 A todos
ellos su apostdlica bendici6n.
Como so le presentara en seguida un
cuadro del asilo del Sagrado Coraz6n'de
Jesuis inaugarado en Roma solemnemente
en esos dias en memorial del juvileo episcopal
de Su Santidad, lo observ6 con vivo pla-
cer. Bien, muy bien; ya el Cardenal Vi-
cario me habia dado noticia de cuanto
hab6is hecho: unp fibrica para albergar






-,88 -


500 nifios abandonados. Asi serA mayor
el bien que podr6is hacer. >
Pronunci6 palabras de aliento para
todos. Bendijo el proyecto de construir
una nueva iglesia salesiana en Florencia
y de establecer un colegio en Courcelles,
cerca de Paris.
Bendijo, por fin, a todos los Coopera-
dores Salesianos, a todos los miembros y
nifios del Instituto y 6 sus families y
personas recomendadas a las oraciones
de aqu6llos, en todo el mundo. Retira-
ronse los agraciados llenos de consuelo
inexplicable, de vivo content y entu-
siasmo y sumamente reconocidos por la
singular bondad del Sumo Pontifice
Leon XIII.



El Ilustrisimo Sr.
DON LUIS LASAGNA

Apenas consagrado obispo titular de
Tripoli, Monseiior Lasagna, para satis-
facer los deseos y repetidas instancias de
sus compatriotas resolvi6 celebrar por
primer vez de pontifical en Montema-
gno, su tierra natal. Asi que sali6. de
Roma, dirigi6se al efecto 4 Monferrato
donde fu6 recibido con grades manifes-
taciones do afecto por la ciudad enter
y en especial por sus amigos, el clero,
el Capitulo de la cathedral y el ilustrisimo
diocesano Monseior Barone.
Monsefior Lasagna, cuyo celo. apost6-
lico le mueve no s61o a dar misiones on
Am6rica, sino A evangelizar por done
quiera que los files necesitan de la pa-
labra divina, pronunci6 una platica sobre
la devoci6n a san Jos6 en la parroquia
de San Hilario, y luego una conferencia
sobre las Misiones Salesianas en la iglesia
metropolitan de San Felipe.
Visit6 en seguida el colegio salesiano
de Borgo San Martino, la casa de las
Hijas de Maria Auxiliadora en Niza Mon-
ferrato y lleg6 el 24 A Montemagno, done
era esperado con ansiedad.
Qu6 recibimiento le hicieron alli lo dice
la Gaceta de Casale en el articulo si-
guiente :
En el pais native.
Es impossible describir las fiestas y el
entusiasmo con que los habitantes de


Montemagno recibieron a su ilustre com-
patriota Monsefior Luis Lasagna. Nume-
rosas personas fueron a recibirle en ca-
rruaje a la estaci6n de Altavilla, a done
el deseado Obispo leg6 o -las 3 p. m.
acompafiado de los Can6nigos de la ca-
tedral de Casale que habian querido
honrarle de un modo particular. La mu-
chedumbre era tal que para complacerla,
pues todos querianf ver al amado y ye-
nerando Obispo, fu6 menester abrir el
toldo del carruaje en que se hallaba
Monsefior. Los vivas eran atronadores;
la alegria indecible.
Al llegar a la ciudad esperabanleo el
Sr. Prefecto y el'Municipio, el clero y
un gentio que lo vitoreaba sin cesar.
Conseguido que se hubo algun silencio
el Cav. Sr. Rinetti salud6 en nombre de
la ciudad al Ilustrisimo Sr. Lasagna y le
di6 los mis expresivos parabienes por el
honor que la Santa Sede acababa de dis-
pensarle. Contest Monsefior con tiernas
y muy sentidas palabras y estrechando
en sus brazos al digno representante del
pais, dijo que en 61 abrazaba 4 todos sus
conciudadanos. Pronunciaronse a nombre
de la juventud otros discursos y luego
al son de music se entr6 en las calle's
de la ciudad, engalanadas como en los
dias de sus mayores fiestas. Al llegar a
cierto punto detfivose la multitude. La
calle estaba de un lado a otro cubierta
de banderas, guirnaldas y coronas. Ha-
llabase alli la casa en que Monsefior ha-
bia nacido el afio de 1850.
Redoblaronse los aplausos. AcercAronse
entonces A Monsefior la anciana m6s res-
petable y el nifio mis muchacho, que ha-
bitaban aquella casa, cada uno con un
hermoso ramillote do flores. Conmovido
profundamenteelPrelado dijo que alrecor-
darle aquella casa a sus queridos padres
q. e. p. d. y sus primeros afios, nada le
era tan grato como dar a sus puertas la
primer bendici6u a su pals, y asi lo hizo.
Al llegar 4 la iglesia esperabanle el
Revmo. Sr. Prevosto y varias otras dis-
tinguidas personas que le presentaron 4
nombre de todos sus compatriotas pre-
ciosisimos obsequios, que Monsefior agra-
deci6 del modo mis cordial y efusivo.
Vestido luego de sus paramentos ponti-
ficales y cantado un solemn Tedeum, di6
la bendici6n papal, obtenida del Santo
Padre antes de salir de Roma.
Como se lo diera un banquet en quo
le dirigieron la palabra las personas mais






- 89 -


caracterizadas de la ciudad, contest Mon-
sefior agradeciendo los honors y aplau-
sos con que le favorecian y aceptdndolos
no como homenaje 4 su persona sino a
]a religion, por cuya gloria trabaja y 4
la Obra de Don Bosco, a la cual perte-
nece.
En la noche ilumin6se la ciudad con
millares de luces y fuego de artificio. No
habia una ventana que a su paso no es-
tuviese alumbrada y adornada con mis
6 menos primor.
La plaza principal con sus luces de
bengala, sus arcos, pendones y banderas
era lo mis precioso y pintoresco.
Eran tantos los vivas y aclamaciones
que Monsefior hubo de hablar una vez
m6s al pueblo en la plaza para expre-
sarle su reconocimiento.
El dia siguiente, Domingo de Ramos,
bendijo las palmas y asisti6 con su traje
de gala A la misa del Revmo. Sr. Pre-
vosto.
En la tarde le aguardaba una grata
sorpresa. Invitado a visitar la casa de su
nacimiento hall el patio cubierto de un
hermoso toldo y adornada today entera
con exquisite gusto.
Las manifestaciones de profunda esti-
maci6n Mons. Lasagna, y tuvo el pla-
cer de recibir en contestaci6n los tele-
gramas que copiamos:
El Santo Padre agradece telegram d
imparte de coraz6n la implorada bendicidn
apostdlica.
RAMPOLLA Card.
Me asocio muy de veras d la justa ale-
gria con que el clero y pueblo festejan al
obispo conciudadano ; y uno mis bendiciones
ii las suyas.
PABLO-MArdA, Obispo.

Su arribo d Turin.
El 29 de marzo, martes santo, 4 las 11
a. m. llegaba Mons. Luis Lasagua a Tu-
rin. Alli le esperaba en la estaci6n el
Revmo. Sefior Arzobispo de la di6cesis
Mons. David de Conti Riccardi, quien le
acompafi6 en su propio coche al Orato-
rio. Recibi6sele en este al son de la mar-
cha salesiana, por el Rector Mayor de
la Sociedad, Don Miguel Rua y demas
superiores y entire los aplausos y vitores
de los mil pobladoros de la casa, centre
nifios y adults. Los corredores estaban
hermosamento adornados. Todo era alli
expansion y alegria. Uno de los nifios


con voz tierna y vibrant di6 la bienve-
nida 4 Monsefior, quien contest con viva
gratitud, a los suyos y en especial al
Revmo. Sr. Arzobispo que con tan sefia-
lada benevolencia distinguia en 61 a los
salesianos.
Ya hemos referido en el nfmero ante-
rior diversas circunstancias que respect
del segundo obispo salesiano podfan in-
teresai nuestros lectores y la ceremo-
nia de despedida al regresar a Am6rica.
Ahora nos es grato reproducir el si-
guiente telegrama enviado de Montevi-
deo y recibido el 24 de abril.
Hemos Ilegado. con felicidad.
LASAGNA.
i Gracias 6 Dies y 4 Maria Auxiliadora!

S+ ..$ ," .r.iW.+ ++. + ,+ + +, + c,4.. + 4, .


TIERRA SANTA
(BELEN)

Asilo Salesiano de la Santa Familia.
REVMO. SE. DIRECTOR
DEL Boletin:
El aiio de 1892 sera recordado en los fastos
de este Asilo con gracias abundantes y gran-
des pruebas y sufrimientos. Nada ha fal-
tado.
No intentar6 referir todo lo ocurrido en
ese tiempo. iFelices los pueblos que no tie-
nen historic! se ha dicho: y con mis raz6n
podria exclamarse i Felices los Institutos re-
ligiosos, porque no tienen historic!
Toda la vida do este Asilo se resume en
una lucha casi continue contra dificultades
de todo g6nero. Y no es facil expresar la
grande actividad y energia que el can6nigo
Belloni y sus auxiliares han desplegado a
fin de que esta santa obra se robustezca y
dU preciosos y abundantes frutos. ; Gracias
al Senior que bendice nuestros esfuerzos y
nos permit arrancar de peligros sin cuento
y de la miseria A multitude de niiios.
Hacen ya diez y ocho meses que diez sa-
lesianos vinieron a aprender el drabe para
servir mas eficazmente de ayuda al Sr. Can6-
nigo Belloni. Dieronse ellos con fire voluntad
al studio de dicha lengua; pero por much
empeno que hayan puesto en aprenderla no
consiguen todavia hablarla de modo que
puedan ensefiar. Mas el progress es bien
manifesto y es de esperar que antes de mu-
cho se obtendrdn los resultados que se ape-
tecen.






- 90 -


Pruebas.
Es menester que able de las pruebas
que han sido ya morales, ya fisicas, ya
dde uno y otro g6nero A la vez. Para darse
cuenta de las pruebas morales necesitariase
buscar la causa en el enemigo eterno de las
.almas, que busca siempre 6 quien devorar.
-Cuanto mds preciosa es una obra y mas fe-
cundadebe ser segfin los designios de Dios,
tanto mas se ensaiia contra ella el angel de
las tinieblas. I Quien no sabe lo que hubo
*de sufrir Don Bosco en sus empress ? LQui6n
no conoce las luchas directs de tantos san-
tos contra el demonio? Baste recorder al
Santoo Cura de Ars incesantemente martiri-
,zado por aquel & quien en su pintoresco y
expresivo lenguaje designaba con el hombre
de Grappin.
Pues bien el Asilo de la Santa Familia
ha sido honrado con ataques semejantes. Fe-
lizmente las tentaciones han sido infructuosas.
En cuanto a las pruebas fisicas han ve-
nido diariamente. Parece que las fuentes de
la caridad se hubieran cegado con respect
:d nosotros. Los gastos y deudas crecen mais
y mas; el asilo estA lleno de niiios pobres y
dignos de la mayor compasi6n y todavia la
Providencia nos envia otros que a pesar de
todo no podemos rechazar.
Un dia un cochero nos trade dos nifios, a
cuya pobre madre viuda, a.consecuencia de
haberse volcado al coche en que venia a Je-
rusal6n se le habia roto un brazo, y estaba
enferma de muerte en el hospital. Qa6 ha-
cer El Asilo desborda de chicos. El co-
chero resuelve la cuesti6n dejando en la calle
iA las puertas de nuestra casa A los nilos,
y retirindose apresuradamente sin que supih-
ramos & donde. Fu6, pues, menester buscar
un rinc6n para aquellos infelices.
En nuestras previsiones no contibamos con
-estos ni otros hu6spedes; pero es la Provi-
dencia que los manda y los aceptamos come
dep6sito sagrado que nos confia.

Otras pruebas.
Una crisis monetaria ha sobrevenido en
Palestina. A causa de esto, reducidos noso-
tros a la mayor estrechez, nuestros provee-
dores se han inquietado y nos apremian.
Jam:as el Asilo de la Santa Familia, dice
nuestro venerado fundador, ha pasado tiem-
pos nmis dificiles.
La falta de recursos y las fiebres que han
acometido 6 muchos obreros nos han obli-
gado i retardar los trabajos de nuestra casa
de Beitgemal.

IMuerte de dos hermanos.
Agrdguese i lo anterior el pesar que nos
. ha ocasionado la muerte del excelente coad-
jutor Francisco Casapiccola, de s6lo 23 aios
de edad y de Estanislao Kzenevicz apenas,


20 aflos, recientement6 salesiano. Atormen-
tado por una fiebre maligna, que soportaba
con suma paciencia y resignaci6n no temia
la muerte, antes bien la deseaba, y anhelaba
dar a Dios su alma el dia de san Estanis-
lao, su patrono, el 13 de noviembre. El doctor
que le cuidaba creia notar cierta mejoria;
pero ella no era sino come el filtimo destello
de una luz pr6xima a extinguirse; pues que
nuestro piadoso Estanislao vo16 al cielo pre-
cisamente el dia de su amado patrono.
N6 prolongar6 la relaci6n de nuestras
tristezas. i Bendecido sea Dios, tanto por las
pruebas que nos envia como por las bendi-
ciones con que nos regala! Hablar6 ahora
de 6stas.

BENDICIONES.
Terminacion de los trabajos de la i-
glesia del Sacrado Corazon.
La iglesia consagrada al Coraz6n de Jesis
esti ya concluida. Antes, sin mas que una
estrecha capilla en la cual apenas cabian
nuestros niiios, no podiamos prestar sine
escasos servicios i los fieles; hoy dia la mul-
titudt de gente que viene entusiasta 6 los
oficios que se celebran en nuestra nueva
iglesia manifiesta la utilidad de ella. A mas
de las misas sermons, instrucciones vis-
peras y novenas ai que asisten, todas las
tardes gran nfimero de personas so reunen
a recitar las oraciones de la noche. 1 Suban -
al cielo come agradable incienso tantas ora-
ciones y atraigan mil y mil bendiciones sobre
nuestres albergados y sobre esta desgraciada
tierra.
Bien que nuestra iglesia esti ya dada
al culto divine, carece afn de muchas cosas.
Cuatro uapillas laterales no tienen altar.
Seria de desear erigir uno a San Jos6, quo
mas que otro santo reclama aqui un honor
particular.

Inauguraci6n solemn.
Bendecida la iglesia el 23 de mayo 1892
fu6 inaugurada solemnemente el dia de la
fiesta de Maria Auxiliadora, tan querida
sobre todo de los Salesianos, el 24 de mayo.
Dign6se celebrar de pontifical MonseHor
Apodia, Vicario General del Patriarca de
Jerusal6n. La ceremonies, visperas y serm6n
del R. P. Sejourn6 fueron edificantes y de-
jarAn perdurable recuerdo a los asistentes.

Otras gracias.
Debemos senalar centre los acontecimientos
felices de nuestro Asilo la visit de uno de
los Superiores de la Congregaci6n Salesiana
y miembro de su Capitulo, el R. P. Celes-
tino Durando.
Grandes han side las ventajas y consuelos
ocasionados con su venida; y los ejercicios
espirituales dados en tal 6poca contribuyeron









grandemente al progress de la piedad y a-
mor de Dios.
Otrosuceso digno de enumerarse han side
las 6rdenes recibidas por primera vez en
'Tierra Santa por nueve religiosos Salesianos.

Indicios consoladores.
TTna de las cosas que es de admirar con
respect A nuestra casa es el respeto con
que la distinguen ain varies sacerdotes cis-
.mAticos. Dos de estos particularmente, nos
visitan con gran placer, leen con gusto los
libros que les proporcionamos, y uno es lec-
tor asiduo del diario La Cruz. Acaso nacer,
de aquf algin fruto consolador. Dios lo
quiera.
Terminar6 con advertir que nuestras tres
casas en Tierra Santa, la de Bel6n, Cre-
misan y Beitgemal han conseguido aliviar
no pocas necesidades espirituales y materia-
les. Confiamos que en el aio de 1893 sean afin
mAs abundantes los resultados.
Cuando se contempla el campo abierto
aqui al celo sacerdotal, las grande miserias
de today especie que reclaman alivio, no es
tanto de admirar lo hecho sino da alentarse
. los trabajos que queden por hacer. i Dios
tenga piedad de su pueblo!
De V. R. afmo h. en J. C.

ADRIAN NEPLE
Sacerdote Salesiano.


FRANCIA

La Obra de Don Bosco en Montpellier.
Montpellier, dice La Oroix Meridionale, no
ha olvidado 6 Don Bosco, d aquel sacerdote
de santa memorial que no hace muchos aios
despert6 singular admiraci6n en esta ciudad.
Muchas, muchisimas personas que aprecian
el gran valor de las obras de ese siervo de
Dios han deseado ardientemente que se es-
.tablezca entire nosotros un Asilo salesiano
:para los desheredados de la fortune, un asilo
donde los nibos pobres encuentren los teso-
ros que Don Bosco les daba: pan, trabajo
.y paraiso.
Esos votos estin ya por cumplirse. Las
Hijas de Maria Auxiliadora, institute de Don
Bosco, acaban de fundar una casa en Clos
Boutonnet para la educaci6n de nifias des-
.amparadas. No tardard on establecerse tam-
bi6n un Oratorio salesiano.
El Ilustrisimo Sr. de Cabribres, que tanto
,.se ha empeoado en obtener tales fundacio.
nes en Montpellier, se ha dignado bendecir
una suscrici6n destinada al efecto y ha es-
-crito las palabras siguientes:


Obispado de Montpellier.
27 de marzo de 1893.
El Obispo de fMontpellier celebra muy de
veras las circunstancias providenciales que traen
d los Salesianos d Montpellier y recomienda
estos dignos hijos del venerado Don Boseo d
la liberalidad de los files. Su presencia serd
una bendicidn para nuestra ciudad y su cari-
dad, abnegaci6n y celo contribuird d ennoblecer
los corazones con la direcid6n religiosa y ense-
iianza professional.
Fr. MARIA ANATOLIO
Obispo de Montellier.




GRACIAS DE MARIA AUXILIADOIA

REVMO. Sn. D. RUA:
En agosto del ailo pasado tuve el gusto
de enviarle nna ofrenda para las Misiones
Salesianas a fin de obtener de Maria Auxi-
liadora la salud, de much tiempo atrds per-
dida. Mis oraciones han sido escuchadas, y
en serial de reconocimiento ~ la Madre de
Dios, acompaiio otra ofrenda para el mismo
objeto de la anterior.
Do V. R. afmo. y S. S.
CATALINA AMn]ROSNI
DE ANGELO.
Canove, febrero de 1893.

Heroica limosna de un obrero.
- El 15 de agosto de 1892 se presentaba en
la iglesia de Maria Auxiliadora 6 celebrar
la fiesta de la Asuuci6n el obrero Domingo
Cusano. Sin trabajo y sii poderlo conseguir
tiempo hacia, se hallaba en la indigencia.
No tenia casa en que albergarse y varias
noches habia dormido al aire libre. Todo lo
que poseia era el traje que Ilevaba y un re-
loj do oro. El obrero se encomend6 a Maria
Auxiliadora y luego se fu6 un sacerdote
salesiano, en la sacristia, A quien, dAndole
el reloj, le dijo; << Tenga la bondad de re-
cibir esta ofrenda de un obrero sin ocupa-
ci6n para el santuario de Maria; > luego
ailadi6: < La Virgen Santisima me paga.r
esta limosna que es todo lo que puedo dar, >
y al decirlo se le saltaban de los ojos las
l1grimas.
No tard6 en presentarse de nuevo lleno de
alegria en el Santuario. Maria le habia mi-
rado con piedad; habia obtenido Un trabajo
que le aseguraba sustento honrado y abun-
dante, y asi venfa 6 expresar la Madre do
Dios su profundo agradecimiento.
ANTONIO DAMILANO
Sacerdote.
Turin, 14 de marzo de 1893.


- nL -






- 92


**
La siplica de una madre. No
atino a expresar con palabras mi reconoci-
miento para con Maria Auxiliadora que acaba
de sanar A mi hijo finico.
iPobre hijo Atormentado con terrible en-
fermedad se hallaba a ]as puertas de la
muerte y sin recurso en lo human, cuando
con 16grimas y sfiplicas me volvi A Maria
Auxiliadora para que le sanase.
Mis pobres oraciones han sido escuchadas
por ]a Madre de Dios: mi hijo ha sanado,
ha continuado ya sus studios; y tomando
las sotanas ha ingresado en la Pia Sociedad
de Don Bosco.
En reconocimiento por tan seflado favor
he enviado una limosna para el santuario de
Maria Auxiliadora, y ahora escribo estas
lines para expresar pfiblicamente mi eterno
agradecimiento.
RosA MAZZOGLIO.
Lu Monferrato, 11 do marzo de 1893.



GENOVA

Una confereneia de MIons. Cagliero

El Ilustrisimo Sr. Don Juan Cagliero, que
actualmente visit las casas salesianas esta-
blecidas en Italia, de paso por G6nova fu6
invitado hacer una conferencia en la mo-
numental iglesia de San Siro. Acept6 Mon-
sefor, y el 4 de marzo San Siro desbordaba
de gente que iba a oir con avidez la elo-
cuente palabra del Obispo salesiano, por
tantos ailos consagrado a evangelizar la Pa-
tagonia.
Manifest6 el ilustre Prelado la misi6n su-
blime confiada per Dios 6 Don Bosco en be-
neficio de la nifiez.
Record los modestos principios del Ora-
torio Salesiano, y luego su extraordinario y
providencial desarrollo.
El humilde grano se transform en arbol
gigantesco, la obra de Don Bosco se difun-
di6 por todo el mundo; las misiones fueron
su complement, la filtima de sus empresas.
Pero no, que otra empresa y muy colosal era
la de edificar un temple grandiose en Roma
en honor del Sagrado Coraz6n de Jesus y
an' asilo contiguo para niios pobres.
El Sumo Pontifice Pio IX invit6 a Don
Basco 6 hacerse cargo de ella..
Don Bosco reune al Capitulo de la So-
ciedad Salesiana, fundada por 61, y somete
A su studio el proyecto. Resultado: seis
votos en contra y s61o uno en favor.
Don Bosco como sorprendido de lo que ve
pide a los suyos que le expliquen la raz6n.
Todos le responded: Padre,. tal iglesia y


asilo en Roma costarian millones, y nosotros
tenemos medio mill6n de deudas.
Y 61 respondi6: Tendriais raz6n si el tem-
plo y asilo fuesen para nosotros; pero son
para el Sagrado Coraz6n de Jesis quien
confio que no s6o1 pagar6 lo que cuesten
sine tambidn nuestras deudas.
Estas palabras bastaron: Repetida la vo-
taci6n todo el Capitulo pidi6 la construc-
ci6n de la iglesia y Asilo del Sagrado Co-
raz6n. Y se edific6 el temple dos veces mas
grande de lo que se proyectaba, y el Asilo
tan vasto que puede contener 500 niiios.
Monseiior con palabra facil, animada y
llena de unci6n habl6 largamente de las Mi-
siones de la Patagonia y Tierra del Fuego.
La multitude estaba pendiente de sus labios.
Terminada la conferencia todos querian
ansiosos besarle las manos y recibir su ben-
dici6n.
El Eco de Italia public un numero espe-
cial para dar la relaci6n de esa hermosa
conferencia y distribuy6 gratuitamente 4000
ejemplares.



SAN PIER D'ARENA

La parroquia salesiana de San Cayetano.
La parroquia de este nombre ha sido em.
bellecida notablemente gracias 6 la genero-
sidad de la Sociedad de las Misiones Urba-
nas. Las ceremonies siempre tan concurridas
en esta iglesia han ganado ahora en esplen-
dor. So han hecho varias conferencias para
s6lo hombres y bien consolador ha sido el
resultado. El Revmo. Sr. Arzobispo de G6-
nova, complacido en extreme de los saluda-
bles ejercicios espirituales dados alli, se ha
dignado terminarlos con distribuir personal-
mente la comuni6n general y con impartir
una solemne bendici6n.
1 I I i l l I I I I I I I I I I i I I I I I I I I 1 I I I I I I I I I

SEMINARIO SALESIANO DE VALSALICE


El 20 de abril celebr6se en este Seminario
un acto literario musical en honor del pa-
trono do los studios de teologia y filosofia,
Sel mas santo de los doctors y el mds docto
de los santos, santo Tomas de Aquino. Co-
menz6se la celebraci6n con una misa solemn
en la cual pronunci6 un precioso panegirico
del Angel de las Escuelas el Ilustrisimo Sr.
Obispo de Ivrca, Mons. Agustin Richelmy.
El acto literario, honrado con la presencia
de este ilustre Obispo a la vez que por el
Revmo. Sr. Arzobispo de Turin y otros per-
sonajes eminentes fa6 un entusiasta y cum-








- 3 -


plido elogio del Santo, 'ya considerando su
sabia doctrine, ya sus virtudes eminentes,
ya sus admirables escritos.
Variadas composiciones on prosa y verso
en doce lenguas y escogidas piezas musica-
les de Mendelsshon, del Marcello y de otros
autores de-nota fueron aplaudidas con ver-
dadero entusiasmo.
Termin6 el acto el Revmo. Sr. Arzobispo
de Turin con an discurso elocuentisimo, en
el cual elogi6 de coraz6n los trabajos de los
seminaristas y la obra de Don Bosco, en la
cual no podia menos de admirar la mano
del Dies de bondad que regala al Instituto
Salesiano con vocaciones excogidas, con gran-
des educadores y maestros, con obreros in-
fatigables y con eminentes obispos que se
consagran A la difusi6n de la fe en las re-
giones mas apartadas de Am6rica.
Y pues que en el Seminario de ValsAlice,
en cuyo recinto se hallan mAs de 250 perso-
nas, ciento veinte son alumnos polacos, que
han venido de su lejana patria al seno de la fa-
milia salesiana, Monseilor los felicit6 nuy
de veras por su resoluci6n y los alent6 con
las palabras m6s entusiastas y consoladoras,
dandoles esperanzas de un porvenir mas ven-
turoso para la cat6lica Polonia.


El Principe

DON AUGUSTO CZARTORYSKI.
El 27 de abril del present afo se cele-
braron en la iglesia de Maria Auxiliadora,
en Turin, solemnes funerales por el sacer-
dote salesiano principle Don Augusto Czar-
toryski, fallecido el 8 del mismo mes en
Alassio.
Cant6 la misa el Revmo. Sr. Don Miguel
Rua, rodeado de numeroso clero. Entre la
numerosa concurrencia era de notarse a la
princess Marcelina Czartoryska y A no me-
nos de cien j6venes polacos compatriotas del
religioso difunto.
El principle Don Augusto, entusiasta ad-
mirador de'Don Bosco, despues de larga in-
sistencia, fu6 admitido el afno de 1887 en el
humilde Instituto Salesiano.
No le traian ac4 los desengailos y contra-
tiempos de la vida. No venia A buscar el
olvido de grandes sufrimientos, pues que
todo en el mundo le sonreia. Pero el fausto
y los pasatiempos mundanos no eran capaces
de saciar su ambici6n sublime: mas videoo
de las grandezas del cielo que de los hono-
res de la tierra cambiaba el palacio por el
Sclaustro. < Me he fijado en la Congregaci6n
Salesiana, deciale A Don Bosco, porque es
una Congregaci6n nueva en toda la obser-
vancia y espiritu de sus reglas. >
Recibi6 las sotanas de manos de D. Bosco
el 24 de noviembre de 1887, emiti6 votos


perpetuos el 2 de octubre de 1888 y recibi6
el presbiterado el 2 de abril de 1892.
Su amor a la oraci6n le atrajo un rocio
celeste de todas la virtues. Al considerar
su humildad, su profunda obediencia, su
grande amor A la pobreza, nadie habria adi-
vinado que era un principle de sangre real.
Dios era el norte de todas sus intenciones,
el punto de partida de todos sus pensamien-
tos, el espiritu y aliento de todas sus obras;
con lo cual daba suma importancia y valor
ann 6 los actos mas insignificantes de la
vida, pues que del orden natural los elevaba
al sobrenatural.
SEternidad! 1 Eternidad! Esta palabra que
debiera estar escrita en las paredes de cada
casa, y en los frontispicios de cualesquiera
monumentos y en la portada de cada libro
estaban como esculpidas en la mente de
este religioso model.
Los santos han tenido por lo regular cier-
tas palabras favorites 6 sus meditaciones.
iPara siempre, para siempre, para siempre!
repetia A menudo santa Teresa de Jesus.
Don Bosco tenia en su pieza escritas en
gruesos caracteres las palabras del Evange.
lio: Solo una cosa es necesaria.
El principle Don Augusto 6 su vez las
hizo suyas, las copi6 en un billete y no ce-
saba de considerarlas.
Es un santo defcan cuantos le veian: su
bondad trasminaba y se conocia A primer
vista.
Vo6i al cielo el dia de la octava de Pas-
cua, a la edad de 35 aros. Expir6 sin dolor,
sin agonia, sentado en un sill6n, con todos
los consuelos de la religion y rodeado de sus
hermanos salesianos. iPreciosa muerte del
just!
No era esta como un asesino que le sor-
prendiera de improvise, 61 pues vivia como si
cada dia fuera el fltimo de su vida, y cuando
acababa de hacer el ejercicio de la buena
muerte.
Hay glorias quo no se consiguen sino 6
costa de muchas 1grimas; hay nombres que
no brillan sino porque estan esmaltados con
sangre,. Triste condici6n de la humanidad,
no poder a veces hacer el bien sin ocasionar
el mal, ni labrar la dicha y felicidad de unos
sin la infelicidad y desgracia de otros!
< Feliz aquel 6 quien es concedido practicar
la virtud sin dar motive a nadie de molestia
6 pesadumbre! Dichoso quien al salir de este
mundo logra dejar un nombre puro 6 inma-
culado, cuyo recuerdo no entristezca la mente
ni amargue el coraz6n! Tal sucedi6 al prin-
cipe Don Augusto; tal brillard su nombre
en el cielo esplendente de la Pia Sociedad
de San Francisco de Sales. En este cielo
hay nombres que resplandecen con luz no
menos viva y con colors no menos brillan-
tes y deslumbradores; pocos hay que des-
pidan rayos mis saves y apacibles que el
de este sacerdote.












HISTORIC DEL ORATORIO DE S, FRANCISCO DE SALES

(Continuaciln).
Algunos que vivian en sus casas se limi-
taban A ayudarle en los dias festivos, en las
classes nocturnas, en las visits de los niios
4 los Talleres 6 en buscarles colocaci6n 4
los desocupados 6 en peligro; otros vivian
en el mismo Oratorio y observaban vida
comfin con Don Bosco.
Pero para que la sociedad proyectada atra-
jese sobre si las bendiciones de Dios era
menester inspirarle un soplo de vida celeste :
civil ante el Gobierno, debia ser ante Dios
y la iglesia un institute religioso. Sus miem-
bros debian ser ciudadanos y religiosos, como
en un Estado un cat6lico es sfibdito del rey
y de la iglesia.
Trat6 Don Bosco detenidamente el asunto
con su Director espiritual Don Jos6 Cafasso
y escribi6 al Revmo. Sr. Luis Fransoni, des-
terrado en Ly6n. Mucho agrad6 al Ilustre
Prelado el designio de Don Bosco; anim6le
a realizarlo cuanto antes y le exhort6 ir 6
Roma A hablar con Su Santidad Pio IX,
para quien le did una important recomen-
daci6n.
CAPITULO XIII.
Viaje de Don Bosco d Roma. Asilo de Taita Juan y
de San Miguel. Escuelas de Caridad. Confe-
rencia de San Vicente de Pail. Oratorios festivos.
Visita al Emmo. Cardenal Antonelli. Audiencia
de Pfo IX. Bendici6n pontificia. Las constitu-
ciones de la Pfa Sociedad de San Francisco de Sales.
Conferencia con el Emo. Cardenal Gaude. Re-
greso de Don Bosco A Turin.
Dia memorable el 18 de febrero de 1858,
en que Don Bosco, con la impresi6n que un
padre siente al separarse de sus hijos, se
despedia para emprender viaje 4 Roma. Un
viaje semejante era entonces no poco largo
y peligroso; por lo cual crey6 convenient
hacer testamento para que, segfin decia, si
queria la Providencia que su cuerpo fuera
6A servir en el Miediterrineo de alimento A
los peces no ocurriera cuesti6n alguna con
respeto 6 las cosas del Oratorio.
Este pensamiento contribuia a6 hacker mAs
dolorosa su partida; y muchos nifios llora-
ban inconsolables al verle alejarse.
AcompaiiAbale cono secretario el cl6rigo
Miguel Rua; y como hijos amantes le acom-
patiaban al menos con el coraz6n todos los
alumnos del Oratorio. Todos hacian los mas
fervientes votos por su felicidad; cada ma-
iiana buen nAmero de ellos ofrecia la santa
comuni6n, muchos visitaban al Santisimo
Sacramento en las horas de recreo, y no
pocos se imponian diversas mortificaciones
A fin de que Dios bendijera su viaje.
Las oraciones de tantos hijos afectuosos
fueron del agrado del Seiior.


Sin detenerme A referir circunstanciada.
mente su viaje, me limitar6d decir lo que
toca A la present historic.
Hecho el camino en tren de Turin A GE-
nova, se embarc6 en una nave que le con-
dujo A Civitavecchia y luego tom6 un ca-
rruaje que le llev6 la ciudad eterna. Lleg6
alli el 21 de febrero y se aloj6 en casa de
los condes De-Maistre, que le dispensaron
las mis exquisitas atenciones, como que.le
distinguian con mny particular estima.
Pilsose desde luego en relaci6n con algu-
nas importantes personas de la ciudad y se
di6 a visitar los lugares y monumentos mas
c6lebres.
El 27 de febrero fu6 a ver el Asilo de
Tata Govanni (Taita Juan). Tuvo en ello
grau placer, tanto por el origen y objeto del
institute semejante al nuestro, como por su.
buena administraci6n y progress.
A fines del siglo pasado un pobre albafiil,
llamado Juan Borgi, compadecido de tantos
ninos que veia en la cindad eterna vagabun-
dos y haraposos recogi6 algunos en una casa
que tom6 al efecto en arriendo. Dios ben.
dijo la obra, y el ndmero de nifios alberga-
dos fu6 creciendo A, la vez que ensanchau-
dose el local. Llenos los niTios de reconoci-
miento A su bienhechor llamAronle Tata, de
donde le viene el nombre al institute de
-Tata Giovanni, que todavia conserve.
Borgi tenia escasos bienes de fortune, pero
adornado de un gran coraz6n, no se aver-
gonzaba de recoger limosnas para sus hijos
adoptivos. El Papa Pio VI, en cnyo tiempo
so fund este institute, fue uno de sus mhiu
insignes bienhechores y su ejemplo fu6 imi-
tado por sus sucesores.
Recibense alli ninios do nueve 6i catorce
aiios y se les mantiene y educa hasta los
veinte. Los mis adults y ejemplares cuidan
de los otros, y los mas instruidos enseilan
A los de tierna edad las primeras letras. No
faltan tampoco cl6rigos y laicos que den
classes cada dia al caer la tarde. La mayor
part de los albergados aprenden un oficio
conform a sus aptitudes y capacidad; pero
sin tener talleres en la casa van -a ocuparse
en los de la ciudad, como en un principio
ocurria entire nosotros.
Permitese A algunos, despu6s de bien pro-
bados en la virtud 6 ingenio, aprender las.
bellas artes y el studio de las letras.
El Institute estfa puesto bajo la protecci6n
de Maria y de San Francisco de Sales. Las
horas de levantarse y de acostarse, los dor-
mitorios, la asistencia, todo es semajante al
Oratorio de Turin, y Don Bosco vi6 con sa-
tisfacci6n que habia fundado en Turin la
misma obra de Tata Giovanni sin conocerla.
No es extrafio que las obras de caridad so
asemejen, como quiera que su autor es Dios
y su inspiradora la Iglesia, que son inmuta-
bles no obstante la diversidad de tiempos y
lugares..


944








- 95 -


Cuando simple sacerdote, Pio IX fu6 por
siete afios director de aquel Asilo.' De aqui
la benevolencia con que le favoreci6 siempre
y Ia con que distingui6 al nuestro.
Ctuando lo visit Don Bosco los nifios eran
150. Visit tambi6n con grande interns, el 6
de marzo, el Asilo de San Miguel do Ripa
que albergaba 800 j6venes. Tavo la amabi-
lidad de acompailarle y mostrarselo el pre-
sidente mismo de la casa, el Emo. Cardenal
Tosti. Los talleres se parecen 6 los nuestros;
pero la mayor parte de los alumnos so de-
dican al dibujo, a l pintura y A la escul-
tura, y no pocos A ]a tipografia.
Para favorecer aquel Asilo Pio IX habfale
concedido el privilegio de que s61o alli pu.
dieran imprimirse los libros de enseiianza
para los colegios de los Estados Pontificios.
Al ver 800 j6venes educados cristianamente
y en tan preciosa labor Don Bosco prob6
inmensa alegria, y parece que hubiera pe-
dido A Dios que en Turin pudieran Ilegar
los niiios del Oratorio A igualar on nfmero
al del Asilo de San Miguel. No pasaron mu-
chos afio sin que viera realizado su deseo.
Citaremos afin la visit, que acompailado
del ilustre Duque Escipi6n Salviati hizo a
Santa Maria dei M3onti, con el objeto de ver
las escuelas de carillad sostenidas por las
Conferencias de San Vicente de Pafil y las
cuales en aquel ahio Ilegaban A quince.
Al llegar alli le parecio estar con nosotros.
Eran cerca de sesenta niios que atentos y
desenvueltos leyeron en su presencia, resol-
vieron algunos problems de aritm6tica y
respondieron bastante bien A varias' pregun-
tas de catecismo. Como verdadera escuela
de caridad estaba dirigida eseucialmente ,A
alejar & los nifios de los peligros A enseilar-
les la verdadera fe y moral cristianas y en-
riquecerles con los conocimientos que mnis
convenian a su condici6n. De la misma na-
turaleza eran las escuelas llamadas noctur-
nas y las reunions dominicales.
En la misma tarde asisti6 Don Bosco a
una conferencia de San Vicente de Paril,
inaugurada con el titulo de San NicolAs, y
de la cual era president el marquis Patrizi,
nieto del Cardenal Vicario. Como se le ro-
gase que dijera algunas palabras A los so-
cios, Don Bosco los exhort6 A cultivar con
ardor el espiritu de tales conferencias y A
promover con predilecci6n los patronatos de
niflos pobres y abandonados. Y como tiempo
hacia que 61 mismo habia establecido, con
el concurso del Conde Carlos Cays en Turin,
conferencias andlogas, di6 a conocer las
ventajas que producian en la juventud y en
las families.
No olvid6 tampoco visitar los oratorios
festivos, A los cuales dedic6 un domingo en-
tero, esto es el 14 de marzo. Acompafiibale
el marques Patrizi. Vi6 en la maiiana el
Oratorio denominado de Santa Maria de la
Encina. En la sacristia de la iglesia de este


nombre se reunian unos cuarenta niiios que
oian ]a santa Misa, algunos 'se confesaban
y comulgaban, recibian instrucciones reli-
giosas y eran asistidos por dos sacerdotes
Algunos miembros de la Sociedad de San
Vicente de Paul les ensefiaban el catecismo
y el marquis Patrizi firmaba el billeto que
cada nifio llevaba, de vuelta, A su casa.
A causa de la estrechez del local, los ni-
fios se dirigian despu6s de mediodia al Ora-
torio llamado de San Juan de los Florenti-
nos, y Don Bosco encontr6se de nuevo alli
con ellos. Habia aqui cien nilios que so di-
vertian con honestos juegos, en vez de andar
vagando por las calls; pero como no reci-
bian instrucci6n alguna, a causa quizA de
falta de sacerdote que se dedicara A esta
obra, on vez de oratorio se podia lamar re-
creatorio.
Entretfivose un rato con ellos Don Bosco
y fu6 en seguida al Oratorio de la Asunci6n
done se reunian unos ochenta j6venes ya
adults. Este agrad6le en extreme: el patio
era espacioso y apropiado para las recrea-
ciones de los j6venes; contigua estaba la
iglesia donde todas la prActicas y funciones
eran como las de nnestro Oratorio de Turin.
He creido convenient referir estas visits
porque es sabido que viendo Donl Bosco que
en Roma se tomaba por los niiios un cui-
dado semejante al que 61 hacia diez y site
alios que estaba consagrado en Turin, se
afirm6 mas y mAs en su prop6sito de conti-
nuar en ella y obtener de la Santa Sedo la
aprobaci6n.
Como este habia sido precisamente el pro-
p6sito que le habia Ilevado A Roma, procure
conseguir una audiencia de S. S. Pio IX.
Comenz6 por visitar al Emmo. Cardenal San-
tiago Antonelli, Secretario de Estado, quien
el 28 de febrero Ie recibi6 con gran bondad
y se entretuvo en hablar con 61 como dos
horas.
Se complaci6 Su Eminencia en discurrir
sobre las Lecturas Gatdlicas, la Historia de
Italia, los Oratorios festivos; luego le habl6.
del Santo Padre, de su salida de Roma en
1848, de su estadia en Gaeta, de la ofrenda
de 33 liras que habia recibido de los niuos.
del Oratorio de Turin, de los rosarios rega-
lados, en seiial de gratitude y afecto, y por
fin asegur6le el Cardenal A Don Bosco quo
procuraria obtenerle de Su Santidad una au-
diencia privada.
Asi lo hizo; y en la tarde del 8 de marzo
recibia la carta. que copiamos: Se previene
al Sefor presbitero Bosco que Su Santidad
se dignarA admitirlo en audiencia mailana,
9 de marzo, de las 11 3[4 A la 1.
A la hora fijada hallibase Don Bosco con
el cl6rigo Rua en el Vaticano. Y como esta
audiencia fu6 de tanta importancia para
nuestro Oratorio me detendr6 referir al-
gunas circunstancias de ella tomadas de las
Memorias de Don Bosco.








-9G .


Sonado que hubo la campanilla para pre-
.sentarse a Pio IX, Don Bosco qued6 como
confuso y debi6 hacerse .violeicia para no
perder el equilibrio. Valor, dijo, vamos. Lo
sigui6 el cl6rigo Rua quien llevaba en las
manos una copia de las Lecturas Catdlicas.
Entran, hacen una genuflexi6n al ingresar
en la sala, otra en la mitad y una tercera
A los pies de Su Santitad. Ces6 casi per
complete la confusion cuando vieron en
Pio IX, al padre mas afable y venerando.
No pudieron besarle el pie por hallarse ante
una mesa. BesAronle solamente la mano ,.
el cl6rigo Rua, acordandose de la promesa,
hecha a sus compaileros, se la bes6 una vez:
por si y otra por aqu6llo.s.
Indic6les el Santo Padre que se alzaran
y se colocaran al frento de 61.
Conviene notar aqui que anunciado Don
Bosco al Papa fu6 mal leido su nombre,
porque en vez de escribir Bosco habian es-
crito Bosser; por lo que el Papa comenz6 A
interrogarlo del mode siguiente:
Sois piamont6s?
Si, Santidad, soy piamont6s, yen este
moment pruebo el mayor consuelo de mi
vida, con hallarme o los pies del Vicario de
Jesucristo.
LEn qu6 os ocupais?
Santidad, me ocupo en la instrucci6n
-de la juventud y en la publicaci6n de Leo-
turas cat6licas.
-. La instrucci6n de la juventud ha sido
cosa fitil en todos los tiempos; pero hoy es
mAs necesaria que nunca. Hay tambi6n otro
sacerdote en Turin que se ocupa en educar
A los nifios pobres...
Advirti6 entonces Don Bosco que se habia
leido mal su nombre y comprendi6 A la vez
Su Santidad la equivocaci6n...
Tomando entonces Su Santidad un aspect
mds sonriente le hizo varias preguntas sobre
el Oratorio. Luego volvi6ndose al cl6rigo
Rua le pregunt6 si era ya sacerdote:
Santidad, no todavia, Ie respondi6 61,
soy s61o estudiante de tercer aro de teologia.
Qui tratado estudias ?
--El de Bautismo, de ConfirmaciSn..... y
nientras iba 6 enumerarle otros; el Papa le
dijo:
Este es el tratado mAs facil. Y tor-
nando 6 Don Bosco aladi6 con gran bene-
volencia: Recuerdo la ofrenda que vuestros
nifios me mandaron 6 Gaeta y los tiernos
sentimientos del escrito que la acompaihaba.
Don Bosco aprovech6 la oportunidad para
expresarle la devoci6n profunda de sus nifos
A Su Santidad y le rog6 que aceptara una
copia de las Lecturas Cat6licas, con estas pa-
labras:
Ofrezco A Su Santidad en nombre de
la Direcci6n de las Lecturas Oatolioas una
copia de 6stasi encuadernada por los nifios
del Oratorio.,
aCuAntos son estos nifios ?


Cerca de 200; pero los encuadernadores
s61o 15.
Bien, yo quiero enviar una medalla A
cada uno; y yelido a otra pieza, volvid 6
poco con 15 medallas de la Inmaculada Con-
cepci6n. Estas serAn para los nifos en-
cuadernadores, le dijo poni6ndolas en sus
manos.
Luego die otra mayor al cl6rigo Rua, y
en seguida otra todavia mayor 6 Don Bosco.
Como se hubieran arrodillado para recibirlas
el Santo Podre les indic6 que se alzaran.
Oreyendo que quisiesen ya partir estaba
:Pio IX para darles su bendici6n, cuando
Don Bosco le dijo:
S-- Santidad', desearia hablaros sobre un
asunto particular.
Esta bien.
Entonces el cl6rigo Rua, recibido que hubo
ana indicaci6n de retirarse, hizo una genu-
flexi6n en medio de la edmara y sali6.
Discurrid de nuevo con -Don Bosco el
Santo Padre sobre el Oratorio y sobre el es-
piritu de educaci6n que le anima,. encomid
la publicaci6n de las Lecturas Catdlicas ben-
dijo a los que cooperaban a ellos, y repiti6 :
Me siento todavia conmovido cuando
pienso en aquellas treinta y tres liras que
me enviaron los nilios del Oratorio A ,Gaeta.
; Pobres muchachos que para expresarme su
afecto hasta se privaron de los centavos que
se les daba para comprar el pan necesario
a su sustehnto!
Don Bosco le respondi6: --'uestro deseo
era hacer mas, y muy grande fu6 nuestro
consuelo hl saber que tal oferta habfa side
tan grata A Vuestra Santidad. Si, Beatissimo
Padre, en Turin hay una multitud de niios
que os aman tiernamente, y ocurriendo ha-
blar del Vicario de Jesucristo lo hacen con
transportes de alegria.
Oy6 esto con marcada satisfacci6n Pio IX,
y come continuase hablando sobre el Ora-
torio, de sfbito le pregunt6 A Don Bosco:
,Y cuAndo os arrebate de este mundo
la muerte qu6 serA de vuestra obra?
Don Bosco que aguardaba el moment de
hablarle del asunto principal que le llevaba,
respondi6le que era precisamente para pro-
veer al porvenir del Oratorio que habia ve-
nido S Roma, y le present la carta con que
le habia favorecido el Revmo. Sr. Fransoni.
Leida que hubo Pio IX la carta de reco-
mendaci6n del intr6pido desterrado, y cono-
cida la intenci6n de Don Bosco demostr6 su
content y dijo: Se ve que estamos los tres
de acuerdo.
(Continuard).



Con aprobacian de la Autoridad Eclesiastica Gerento JOSE GAMBINO.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs