Group Title: Boletin Salesiano.
Title: Boletâin Salesiano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00075624/00017
 Material Information
Title: Boletâin Salesiano
Uniform Title: Boletâin Salesiano (Turin, Italy)
Physical Description: v. : ill. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Oratorio Salesiano
Publisher: Oratorio Salesiano
Place of Publication: Turin Italia
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
General Note: Description based on: Aäno 7, n. 1 (enero de 1892); title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00075624
Volume ID: VID00017
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 35918727
lccn - sn 96026719

Full Text









BOLETIN SALESIANO


Quien recibiere & un niio en mi
nombre, A mi me recibe.
(MATH. XVIII.)
Os recomiendo la nfinez y la ju-
ventud; cultivad con grande es-
mero su educacion cristiana; y
proporcionadle libros que le en-
sefien A huir del vicio y a prac-
ticar la virtud.
(Pio IX.)
Redoblad vuestras fuerzas A fin
de apartar A la nifiez y juven-
tud de la corrupci6n e incredu-
lidad y preparar asi una nueva
generaci6n.
(LEON XIII.)


--t( DIRECCION en el Oratorio Salesiano C


SUMARIO
Homenaje al I1."0 Sr. Don Luis Lasagna.
Nueva expedici6n de misioneros Salesianos.
Mes de Maria Auxiliadora.
Corpus Christi.
Roma: Fiestas salesianas en honor de SS. Leon XIII.
Mejico La obra Salesiana.
SUna limosna per amor de Dios!
Perld El pueblo y los Salesianos.
EspaTia Santander Sevilla
Historia del Oratorio de S. Francisco de Sales.

- -I
++++++++++++0 ++++++++t


HOOMENA TJE

AL ILMO. SR. DON LUIS LASAGNA


El 1 de Abril tuvo lugar en el Ora-
torio de San Francisco de Sales, en Tu-
rin, un acto literario musical para cele-


Debemos ayudar A nuestros her-
manos & fin de cooperar A la
difusi6n de la verdad.
(III S. JUAN, 8.)
Atiende A la buena lecture, A la
exhortaci6n y A la ensefanza.
(I TIMOTH, Iv, 13.)
intre las cosas divinas, lamAs su-
blime, es la de cooperar con Dios
E la salvaci6n de las almas.
(S. DIONISIO.)
El amor al pr6jimo, es uno de
los mayores y mAs excelentes
dones que la divina bondad
puede conceder A los hombres.
(El Doct. S. FRANC. de Sales).


Calle de Cottolengo N. 32, TURIN (Italia) )+-
,. n--~=~~,~


brar la investidura episcopal del nuevo
pastor de la Iglesia, el misionero sale-
siano D. Luis Lasagna. El patio principal
de la casa adornado con exquisite gusto
estaba como transformado en inmensa sala
de especticulo. La banda de mfsica del
Oratorio intern y del Oratorio festive,
que unidas al coro de cantores habian
preparado hermosas composiciones desti-
nadas a felicitar al querido prelado, eje-
cutaron con gran destreza bellisimas me-
lodias. Varias composiciones en diversas
lenguas llenas de delicados sentimientos,
fueron la expresi6n fiel del gran carino
general al nuevo Obispo, y del entusiasmo
de la concurrencia enter.
Un recuerdo de familiar:
El Ilmo. Sr. Lasagna, que habia par-
tido para Am6rica como misionero el
aiio de 1876, volvi6 diez afios despu6s i
Europa para tratar sobre las misiones
con nuestros Superiores.
Recibi6le Don Bosco con paternal ca-
riio y escach6le con vivo interns, como
quiera que amaba 4 los misioneros, segiin
61 mismo decia, como a las nifas de sus
ojos, y distinguia con cierta preferencia,
si cabe, al que era uno de los mis em-
prendedores y animosos. -
Cuando en 1886 se disponia el R, P.


MAYO de 1898


~;~;;~;;;~;;;-~-~;;~;;-c~;~---


Pubficadk~ mernsual.


1


ANO VIII.--N. 5..






- 66 -


Lasagna :i regresar A Ambrica, para con-
tinuar sns apost6licas tareas, llegado el
diadel adi6s, fu6 a despedirse de su Padre.
Si las palabras del siervo de Dios las
escuchaba con verdadera devoci6n cual-
quiera de sus hijos, el R. P. Lasagna,
hacia entonces tesoro sagrado de sus
sabios con-
sejos, de su
santa bendi-
ci6n y delpos-
trer abrazo -
que debia re-
cibir de 61 en
la tierra. Es-
toy ya an-
ciano, le dijo
D. Bosco, y
esta sera la
fltima vez
que acA te
yea; luego le
di6 una caji-
ta, sin apa-
riencias, ata-
da con una
cuerda. Esto
es para ti,
afiadi6. El R.
P. Lasagna '
parti6, y ha-
ciendo todo
esfuerzo para
cobrar inimo
se fu6 nlego
a la iglesia
de Maria Au-
xiliadora :.
pronunciar el
serm6n de la .
fiesta de dcs- "
pedida, asis-
ti6 a la so-
lemne cerc-
monia, en se- Retrato de
guida tom6 el
tren y dces- ^
pu6s se em-
barc6 en el OBISPO D
vapor. Hacia
ya tres dias
que navegaba cuando atin6 a tocar en el
bolsillo la cajita que D. Bosco le habia
dado, y cuyo contenido no habia tenido
entonces tiempo de ver. La abre y ve den-
tro una hermosa cadena de oro. ; Qud es
esto? Una cadena de oro para mi, cuando
los Salesianos nada usamos de precioso,


,y con qu6 fin? Era este un enigma. La
guard y, sin decir palabra, esper6 que
el enigma se lo descifrara la divina Pro-
videncia.
Pasaron los afios y la cajita era A la
muerte de Don Bosco en 1888 como una
reliquia del amado Padre. El R. P. La-


1 llmo. Sr.

E LA8MNA
E TRIPOLI,


sagna encar-
ga entonces
a uno de los
sacerdotes
que le auxi-
liaban en sus
trabajos, que
reina todos
los objetos
que habian
pertenecido 4
Don Bosco a
fin de conser-
varlos como
se merecen.
El sacerdote
los recoge y
examine, en-
tre ellos la
concebida ca-
jita, que abre
a su vez, mira
la cadena y
luego obser-
va algo que
no habia re-
parado el R.
P. Lasagna.
Bajo la ca-
dena habia
un colchon-
cillo de algo-
d6n y bajo
6ste una tar-
jeta con el
nombre del
donante qui-
en al mismo
tiempo le ex-
presaba en
ella a Don
Bosco que se
la ofrecia pa-
ra el segundo


obispo salesiano.
i Hola! ; conque el R. P. Lasagna sera
obispo! Se lo pregunta a 61.
; Oh qu6 idea!
; Y entonces que significa esta tar-
jeta ?...
En 1892 el R. P. Lasagna vino de






- 67 -


nuevo A Europa A hablar con el Rector
General del Institute Salesiano y tratar
de la organizaci6n de nuevas empresas.
Visit a Roma y recibido en audiencia
en el Vaticano, el Santo Padre habl6
detenidamente con 61 y luego le dijo:
Quiero que seas obispo d fin de que tus tra-
bajos sean todavia mdis eficaces en America.
El R. P. Lasagna debi6 obedecer; com-
prendi6 entonces la significaci6n del re-
galo de Don Bosco, encarg6 ]a cadena,
A Am6rica, y el dia de su consagraci6n
la ostendaba al pecho como recuerdo
muy preciado del amado Padre.





Nueva expedici6n

de misioneros salesianos


El adi6s en el Santuario de Maria Auxiliadora.
El 3 de abril la iglesia de Maria Au-
xiliadora vestida de gala y rebosando de
gentle celebraba una ceremonial ya mu-
chas veces repetida en Turin', pero que
parece siempre nueva y cada vez mAs
simpAtica y conmovedora. Esta ceremonia
era el adi6s que treinta salesianos daban
A su patria, la dulce, plegaria que antes
de partir hacian en el Santuario de su au-
gusta Madre y protector, ]a bendici6n
solemne que recibian de Jesfis Sacra-
mentado, el abrazo efusivo de sus amados
compafieros y superiores.
No es flcil expresar el interns y pia-
doso recogimiento con que el auditorio
oy6 las palabras del jefe de esta expedi-
ci6n, el misionero que despu6s de 16 aisos
de trabajos apost6licos en Am6rica, ele-
vado ahora A la dignidad episcopal, per
especial llamamiento de S. S. Le6n XIII,
vuelve al campo de acci6n con nueva
falange de obreros, a continuar la labor
-mprendida, a darle nuevo impulse y di-
latarla en lo possible para la salvaci6n de
as almas.
El Ilmo. Sr. Lasagna expuso con gran
.locuencia y claridad la importancia de
ia obra salesiana, .las bendiciones con
lue el Cielo la protege y la acci6n visible
le Dios en ella.
Todo el mundo estaba pendiente de los
labios del prelado, quo al vigor de su


discurso unia la importancia de su per-
sonal trabajo como quiera que hablaba
de lo que habia visto, y de lo que habia
participado y precisamente cuando ya so
disponia A partir para continuar con he-
roica abnegaci6n la obra de mas sublime
sacrificio.
Entre tanto sus hermanos y auxiliares
habian tomado lugar en el presbiterio,
acompafiados del Rector General, Don
Rua, y demas Superiores del Institute.
Concluida la predicaci6n, di6 la bendi-
ci6n con el Santisimo el mismo Ilmo.
Sr. Lasagna, y luego di6 A los misioneros
el mas tierno y efusivo adios el Revmo.
Sr. Arzobispo en un discurso conmovedor
de hacer brotar las aigrimas de los cir-
cunstantes.
Por fin, recibido el abrazo de despe-
dida y entire las aclamaciones y votes
que por su felicidad hacia todo el mundo,
salieron de la iglesia y de Turin para
irse a embarcar en G6nova.
i Qu6 el Cielo los proteja!
i. .. .. .- I... ... .. -....


IES DE MARIA AUXILIADORA


El 23 de abril comenz6 en la iglesia
salesiana de Turin el mes consagrado
a Maria Auxiliadora.
Entre los venerandos santuarios dedi-
cados a la Madre de Dios y santificados
con su presencia, que son come palacios
de refugio para los pobres `pecadores y
fuentes maravillosas de prodigious y ben-
diciones inagotables, uno de los mas
simpAticos y renombrados es, sin duda
alguna, el edificado por su siervo Don
Bosco.
Muchos son los fields que llegan alli a
pedir gracias particulars a la Reina de
los Cielos, muchos los peregrines que van
A cantar sus alabanzas y d implorar sn
clemencia, y que se retiran con el coraz6n
henchido de gozo con los dulces con-
suelos y abundantes favors de la bon-
dadosa Madre, que jamis deja de corres-
ponder generosamente a los obsequies
que se le hacen.
Y ya que no A todos nos es possible
Ilegar al santuario augusto de Maria
Auxiliadora, unamonos a lo menos en
espiritu a los cristianos de todas edades
y condiciones que van 6 presentarle los






-O S -


mis rendidos homenajes. Visitemos de-
votamente algunos de los santuarios de-
dicados A Maria, entonemos alli misticos
cantares y salud4mosla con las mas her-
mosas oraciones. Pero esto no basta. El
mis valioso ramillete que podamos ofrecer
4 nuestra Madre celestial es santificar
nuestra ocupaci6n diaria para ofrecerla
4 ella; de suerteo que recemos por Maria,
suframos por Maria, trabajemos por Ma-
ria y hasta paseemos por Maria.
Hay various modos de honrar A Maria
basados en esta idea.
Hay el de las personas ocupadas. Si no
tienei tiempo para ir a un santuario
consagrado 6 Maria, pero tienen buena
voluntad, con dirigirle breve siplica al
levantarse por la mariana, con ofrecer a
gloria suya los quehaceres y cuidados
del dia, con poner mayor empeiio en
evitar las faltas habituales, con entre-
mezclar tal cual pensamiento piadoso al
trabajo, con rezar una parte del santo
Rosario a esta intenci6n, iqu6 hermoso
ramillete se puede ofrecer A la divina
Sefiora!
* Hay el de las afligidas. ;Qu6 oloroso
jardin de flores es la tribulaci6n sifrida
cristianamente y ofrecida de coraz6n (4
Maria Auxiliadora!
No hay terreno que las produzca mjis
bellas que el quo ara y cava por su
propia mano el Seior con el hierro de
las aflicciones y fecundiza con el rocio
de nuestras lIgrimas. Espinas le parecen
al desconsolado mortal sus penas vistas
desde aqui; pero se engana, que son las
mas hermosas flores vistas desde el cielo.
Abrazar, pues, con mias ardor la cruz,
repetir los actos y protests de confor-
midad A la voluntad de Dios, callar ante
el genio duro, ante la sinraz6n, ante la
lengua maldiciente, ante la persecuci6n
injusta, es presenter al altar de Maria
las flores que ella mis ama, las que la
hicieron en su vida Madre de dolores y
en el cielo Reina de los Martires.
Hay el de los enfermos. Si, que hasta
los pobres enfermos pueden cosechar flo-
res en abundancia en el lecho de su
triste enfermedad. Quiza en ninguna part
pueden cogerse mas estimables. Una
imagen de Maria colocada enfrente de la
cama; unas miradas frecuentes a esta
imagen bendita, acompafiadas de filial
suspiro del alma al original viviente que
esta en los cielos; unas breves jaculato-
rias que apenas hagan mover los labios


del paciente, pero que de seguro move-
ran 6 compasi6n las tiernas entrafias de
Maria; todo eso, y alguna mayor pa-
ciencia en la enfermedad, alguna mayor
resignaci6n en ]a hora del dolor, alguna
mayor resoluci6n en tomar por Dios las
medicines, alguna exigencia menos para
con los encargados del penoso cuidado...
h6 ahi un ramillete muy grato a Maria
Auxiliadora.
Hay el de los que no saben. Hay per-
sonas sin letras, que en su inocente sen-
cillez se figuran que no han de ser aceptas
6 Dios y i, la Virgen Santisima sus
pobres oraciones, porque no saben diri-
girlas en el estilo elegant y galano de
los sermones y devocionarios. iPobres
almas! tal vez las mis preferidas del
Cielo. No se sirve 4 Dios con muchas
letras, por ma.s que ellas sean en si muy
buenas, sino con much amor. No las
frases elocuentes penetrau las nubes, sino,
las que 'lanza la fervorosa fevoci6n. El
Rosario, por ejemplo, basta para hablar
y regalarse con Maria.
Hay uno sobreinanera econdmico. A quien
todo esto pareciera adn demasiado seria propon6rsele una forma econ6mica sobre
today ponderaci6n. Consiste en no afiadir
cosa nueva a lo que se hace cada dia,
ni un avemaria mis, ni una jaculatoria;
pero si renovar lo combn y habitual,
sacarle a eso viejo el lustre de nuevo.
Rezar lo inismo, meditar lo mismo, pero
con nueva exactitud, con nuevo esmero,
con nueva limpieza de polvo y paja, esto
es de nuestros defects cotidianos. El
pobre tan pobre, que no tiene mass que
un traje, saca el dia festivo el mismo
que usa los dias de labor; per le quita
el polvo de la semana, para siquiera con
el aseo honrar la solemnidad. Haced por
lo menos esto, y la Virgen os lo agra-
decer,.
Hay por iltimo otro homeinaje mids sin-
gular y en cierto modo negative. Se puede
aun honrar 6 Maria no ya haciendo algo,
sino dejando de hacer. La cosa es muy
sencilla. I Vais durante el afio al teatro ?
Sin que sea plausible la costumbre, pues
que no 'os sintierais con fuerza para de-
jarla, no vaydis los dias que querdis ofre-
cer a laI Madre de Dios.
L Os regalais en la mesa? No se os pide
que ayuneis como Cartujos, pero privaos
de alguna golosina en honra de Maria.
hVestis con cierto lujo? Una cinta menos,
un traje maas modesto puede ser un ho-







- 6t) -


menaje de exquisite valor. Y si lo que
ahorrdis del teatro, de la mesa y de la
modista 6 sastre lo llevais a la casa del
pobre, lay, qu6 flor mas linda habr6is
afiadido a ese ramillete de piadosas eco-
nomias!
Ea, pues, animdmonos todos a honrar
a Maria Auxiliadora.
S. .. --- -. -


CORPUS CHRISTI


Misterio de fe llama la Iglesia 6 este
Sacramento. La raz6n me dice que es
possible; la fe me ensefia que es verda-
dero. La raz6n me dice que Dios, que
convierte el alimento que yo como, en
care mia y sangre mia, puede convertir
con su palabra poderosa el pan y el vino
en Carne suya y Sangre suya.
Misterio de fe, si, mas tambi6n misterio
de luz, misterio de amor, misterio de ine-
fables consuelos. jNo lo esta diciendo por
ventura el carifio fervoroso que o este
dulcisimo misterio ha profesado costan-
temente el pueblo cristiano? ~o lo esta-
mos viendo en el entusiasmo y alegria
con que en todas parties so celebra esta
hermosa festividad? Al llegar ella, el
universe entero admiral un animado y
general especticulo: alf6mbranse las ca-
lles, engalinanse los edificios, hacen bri-
Hlante ostentaci6n los ej4rcitos, rindense
las armas, se abaten las banderas, y entire
lluvias de flores y nubes de incienso,
entire el majestuoso canto do los himnos
sagrados'y los severos acordes de la mii-
sica, entire el trueno del cailon y el re-
pique de las campanas y el murmullo
alegre y regocijado de los pueblos, em-
prende Dios, en trono de oro y pedreria,
bajo el dosel ondulante de suntuosos pa-
lios, sutriunfal paseo, vitoreado con los
latidos de mil y mil corazones leales en
los cuales arden la fe, el amor y en-
tusiasmo religioso. 5 Qut conquistador re-
corri6 jams las calls y plazas acompa-
fiado de tan brillante y amoroso cortejo?
ZQu6 fiesta aventaja a esta fiesta?
Corpus CUristi es el gran dia del Seior,
porque es la gran solemnidad del Santi-
simo Sacramento.
Suyos son todos los dias, y no hay uno
entire los del aio que no le pertenezca
con rigorosa propiedad. Cada dia se ofrece


en la Sant d Misa; cada dia se da en la
sagrada Comani6n; cada dia es visitado
por devotos fieles en su solitario taber-
naculo; cada dia se le expone .i la ado-
raci6n pdiblica entire luces y flores con
armoniosos cantos. El culto del Santi-
simo Sacramento es el culto de todo el
afo, el verdadero himno incesante, laus
perennis, que la tierra ennoblecida con 61
eleva de continue al trono de Dios Padre.
Mlas, asi como en todas parties esti
Dios, y sin embargo tiene ciert6s lugares
especialmente consagrados, donde quiere
recibir mis particular homenaje; asi
aunque todos los dias del afio son dias
del Santisimo Sacramento, uno hay que
es mas especialmente suyo, y en que pide
ser honrado y festejado con muestras de
especial amor.
Es el gran dia del Corpus, es la au-
gusta solemnidad de la santa Eucaristia.
iAh! pregonadlo en alta voz; anun-
ciadlo 6 todos los pueblos, cantadlo con
pomposos doubles 6 con alegre repicar,
sonoras campanas; publicadlo con ardiente
rugido, poderosos cafiones. Es el gran
dia del Sefor, es Ia gran solemnidad de
Jesis sacramentado!
Despojad de sus claveles y rosas los
jardines; engalanad los altares; empa-
vesad fachadas; encended brillante ilu-
minaci6n; concerted musicas; disparad
salvas; que todo es poco para el gran
dia del Seior, todo es nada para honrar
como se debe el Santisimo Sacramento!
No le satisface hoy la quietud del
temple, ni le basta hoy el recogido re-
cinto de 61: quiere derramarse por calls
y plazas, que no consiente estrechez de
muros el anhelo de su amor, ni quiere
su ardorosa impaciencia aguardar que
vayan E]l los suyos; quiere irse ll 6
ellos, y con ellos mezclarse y confun-
dirse; como rey que, mas que la ceremo-
niosa etiqueta de los palacios, busca en
un dia de entusiasmo el ruido y los cla-
mores de ]a ovaci6n popular.
SRey ? No, sino padre entire hijos, her-
mano entire hermanos, amigo familiar
entire amigos.
SAh! ; plaza! i plaza a nuestro Dios,
que quiere mezclarse entire la multitud
de sus pobres criaturas! iPlaza al Sefior
de la majestad, que quiere de cerca, mis
de ccrca, alegrarse y regocijarse y con-
solarse con sus fieles adoradores!
Acercaos, vedle, acompafiadle; que no
es ya el Dios terrible del Sinai, es el







- 70 -


Dios manso, amoroso, el Dios' del pueblo
A quien place vivir y comunicarse inti-
mamente con 61!
Asistid a la procesi6n solemne, que no
es otro que Dios quien se humilla a pe-
dirnos quo le honrembs con acompafiarle.
I Qui6n so atrevera a desairar almismo
Dios ?
Los reyes de la tierra, cuando pasan
entire sus sAbditos rodeados de su corte,
tienen A grande honra la importunidad de
las siplicas y memoriales. Nadie deje,
en tan preciosos moments de presenter
el suyo a nuestro bondadoso Soberauo.
Por los campos y las aldeas de la Pa-
lestina hizo sus viajes en came mortal:
A su paso salianle enfermos, pidiendo
salud; madres, la bendici6n para sus
niios; indigentes, remedio para toda
suerte do necesidades. Un continue cla-
mor de sdplica rodeaba al divino Maestro.
< Sefor, mi hija esta reciamente ator-
mentada por el demonio, > decia una.
<< Senior, mi criado yace en casa parali-
tico y sufre terriblemente, > decia otro.
< Jesus, hijo de David, tened miseri-
cordia de nosotros, > clamaban unos cie-
gos A la orilla del camino. < Sefior, si
quer6is, pod4is sanarme, > prorrumpia un
leproso. < Sefior, haced que vea, > in-
sistia un ciego. ; Oh! I por qu6 no ha de
resonar de continue en los oidos de
nuestro Salvador en el curso de su pro-
cesi6n esta mdsica de dolientes g6midos?
' OFaltan acaso enfermos entire nosotros ?
I Faltan ciegos ? I Faltan leprosos ? I Fal-
tan sordos y endurecidos ?
SAh! i Sefor! ; Sefor! iRenovad en
los espiritus las maravillas de amor que
en los cuerpos realizabais un dia! Es este
vuestro pueblo, que cree todavia en Vos,
pero A quien traen enflaquecido y a
riesgo de perecer mil achaques y dolen-
cias. 1 Curadle, Sefor, con vuestra pre-
sencia y bendici6n!

t--*^~---yv---^^---r---*---vTr-A ---


ROMA


Fiestas salesianas en honor de S. 8. Len XIII.
Grandiosas y muy aplaudidas fueron
las fiestas salesianas celebradas el 7, 8 y
9 de marzo en la iglesia y en el Asilo
del Sagrado Coraz6n, en Roma. en honor
de S. S. Le6n XIII.


El dia 7 el Emmo. Cardenal Lficido
Maria Parocchi, Vicario de Su Santidadl
y Protector de la Congregaci6n Salesiana,
acompafiado de various obispos, do nu-
meroso clero y en medio de una concu-
rrencia de gentle que llenaba do bote en
bote la iglesia, dospu6s de la misa que
Mons. Cagliero celebr6 de pontifical, pro-
cedi6 A la bendici6n del Asilo. Recorri6la
al efecto desde los s6tanos hasta el piso
superior 6 hizo votos fervientes para que
prosperase y educaudose en ella millares
de nifos se consiguieran buenos ciuda-
danos y files hijos de.la Iglesia.
Son de notarse dos planchas conme-
morativas, una a la entrada del Asilo
con la siguiente inscripci6n dictada por
el Dr. R. P. Francisco Cerruti:

LEONI XIII POINT. MAX.
ANIMI ET RERUM GESTARUM MAGNITUDINE
DECESSORIBUS OPTIMIS COMPARANDO
XI CAL. MARTIAS AN. MDCCCXCII .
POST EPISCOPATUM EIUS QUINQUAGESIMO
SODALES SALESIANI
IOANNIS BOSCO
SUAVISSIMI PARENTS LEGIFEPI
VOTIS OBSECUTI
AEDES SS. CORDIS IESU
PUERIS ALENDIS INSTITUENDIS
FII)EI PIETATIS AMORIS MONUMENTUMI
IN AEVUM MANSURUM
D. D D.

AN. MDCCCXCIII

Y otra junto A la sacristia en home-
naje A la familiar del conde Colle, la mas
generosa en concurrir a la fundaui6n do
la iglesia y Asilo. La inscripci6n re-
dactada por el Dr. R. P. Juan B. Fran-
cesia dice:
HONORI ET MEMORIAL
ALOISII COLLE COMITIS F. FLORITI ET SOPHIAB BUCKET
QUI CUM PIETATIS ET LITTERARUM STUDIO
INCLARESCERET
QUIEVIT IN DOMINO SEXDECIM ANN. N.
PARENTS DUM MOESTI DEI MENTEM ADORANT
REI SUAB HAEREDES PAUPERES CHR. CONSTITUERUNT
ET PUEROS IN PRIMIS
iUI CHRISTIANIS MORIBUS IMBUENDI ALERENTUK
ROMAE IN AEDIBUS A DIV. CORDE IESU NUNCUPATIS
UT REI MEMORIAL AD POSTERS PROROGBTUR
HUNC TITULUM INSCULPENDUM CURAVIMUS
AN. MDCCCXCIII

Iecha la inauguraci6n, Su Emine-cia
el Cardenal, acompafiado de cinco obispos
y de numerosos sefores, asisti6 i' un acto
literario musical preparado al objeto y
en el cual nuestro Procurador General
R. P. C6sar Cagliero refiri6 los origenes
del Asilo.








- 71 -


Lo diremos compendiosamente:
La idea de erigir un temple en honor
del Sagrado Coraz6n de Jesus remonta
al ailo de 1871. El Sumo Pontifice Pio IX
determine que se edificara'en Castro Pre-
torio, en el Esquilino, regi6n en la cual
se aumentaba notablemente la poblaci6n
y donde no habia una iglesia. Pero antes
de comenzarse muri6 Pio IX. Su Santidad
Le6n XIII, reconociendo la necesidad de
esta obra, orden6 que se ejecutara con-
fiAndola a una Comisi6n de distinguidos
cat61icos al frente de los cuales estaba
el Cardenal Vicario y que se invitara A
concurrir A todo el mundo cat6lico.
EchAronse los cimientos el 17 de agosto
de 1878 por el Card. Vie. M6naco La
Valletta y adoptAronse los pianos pre-
sentados por el conde Francisco Vespig-
nani. El trabajo continue hasta 1880 en
cuyo tiempo hubo de suspenders por
falta de dinero. Entonces Su Santidad
confi6 la gigantesca empresa A nuestro
venerado Padre Don Bosco, por,quien
tenia singular aprecio; y Don Bosco, esti-
mindose con ello muy honrado, ensanch6
los cimientos y di6 mayor vuelo al
proyecto. Propisose edificar la iglesia y
junto a ella un asilo para 500 nifios en
un ambito de 7000 metros cuadrados.
Organize A este fin una gran loteria y
solicit6 la caridad de sus buenos y nu-
merosos amigos y Co6peradores.
Pasados seis afios, Don Bosco quo so
hallaba establecido en su Oratorio de
Turin, estaba en Roma. Sabedor sin duda
de que esta debia ser su iltima visit a
la Ciudad Eterna, manifiesta ardiente
deseo de que la iglesia del Sagrado Co-
raz6n sea pronto consagrada. IPero c6mo?
Las dificultades son enormes: faltan aina
los altares, los andamios estAn en pie;
para terminar la fabrica es todavia ne-
cesario expender gruesas sumas, que es
menester colectar.
Don Bosco insisted: HAgase lo impo-
sible, dice; es precise que la iglesia se
consagre en este mes.
A quien le interroga sobre la raz6n de
tan decidida voluntad, le responded: -
Esta es mi Altima obra. La iglesia del
Sagrado Coraz6n de Jesus es un monu-
mento de acci6n de gracias qu'e ha de
perpetuar la memorial de los favors con
que el Sumo Pontifice Le6n XIII con-
firma los hechos A nuestro Instituto por
S. S. Plo IX.
Y la consagraci6n de la iglesia se efectu6


el 14 de mayo con toda solemnidad por
el Cardenal Vicario de S. S. el Emmo.
Luis Maria Parocchi.
Recomend6 entonces Don Bosco A su
sucesor el complement de la obra, esto
es la terminaci6n de la casa, cuya inau
guraci6n actualmente se celebra y A la
manera que la iglesia del Sdo. Corazon es
un monumento ofrecido por Su Santi-
dad Le6n XIII A la memorial de Pio IX,
6ste Asilo del Sdo. Coraz6n es el monu-
mento que los Salesianos ofrecen como
homenaje A S. S. Le6n XIII en su glo-
rioso Jubileo.
A la relaci6n del R. P. Cagliero suce-
di6ronse varias composiciones en prosa y
verso y escogidas piezas musicales.
Como en varias ocasiones expresaran
los nifios del Asilo su entrailable amor
al Papa y cuanto sentian que no pudiese
venir A presidir la solemnidad que se
hacia en su honor, el Emmo. Cardenal
contestando con muy sentidas palabras,
termin6 diciendo: << Habdis expresado el
deseo de que el Santo Padre venga a
visitar en persona este Asilo. S61o Dios
sabe cuando podran realizarse estos vo-
tos. i OjalA sea pronto! Pero puedo ase-
guraros que el Papa, ya que no con el
cuerpo os visit a menudo con el espi-
ritu; os ama, queridos nifios, ama A la
Congregaci6n Salesiana; y yo he venido
aca como representante suyo para daros
la bendici6n que os imparte de todo co-
raz6n. >
El dia 8 fu6 consagrado a la memorial
de nuestros bienhechores difuntos, con
una honras solemnes, cuya misa cant6 el
Revmo. Sr. Don Rua.
El 9 se celebr6 misa de p6ntifical por
el Ilmo. Sr. Cagliero, se cant6 un pre-
cioso Te Deum y el Emmo. Card. Pa-
rocchi di6 la bendici6n con el Santisimo
Sacramento.
Por otra parte los nifios del Oratorio
representaron un hermoso drama que fu6
muy concurrido y celebrado, hicieron ilu-
minaci6n general, cantaron y tocaron con
la banda de mrusica lindas composiciones,
elevaron various globes aerostAticos que
alumbrados con luces de Bengala les
daban magico aspect y permitian distin-
guir perfectamente las palabras: Viva
Ledn XIII!
Todos, en fin, quedaron sumamente
domplacidos, y no menos nosotros, que
a nuestra vez damos las mis rendidas
gracias A la divina Providencia.








- 72 .-


MEJICO.
La Obra Salesiana.
Saben ya nuestros Cooperadores que el dia
29 de enero p. p., fiesta de nuestro Protec-
tor san Francisco de
Sales, fu6 bendecida
por S. S. Ilma. el Sr.
Arzobispo de Mejico
la primera piedra de
la Casa Salesiana de
Artes y Oficios, que,
Dies mediante, se va
A establecer para unos
500 hu6rfanos en la
Colonia de Santa Julia,
y en el terreno do- .
nado por los generosos
Cooperadores Sefiora -- ------ -
Doia Julia G. de Es-
calante y seiior Don '
.Eduardo Zozaya., lllll..ll;.
Dos sacerdotes soe ,
han establecido ya en -
la habitaci6n ofrecida !'l!!
por el mismo sefor Zo- '
zaya, en tanto que los
demis han quedado
con los hu6rfanos en
la casa de la sel ora
Dofia Luisa Garcia
Conde de Cosio, donde
ban abierto talleres de
imprenta, de carpii-
teria, de zapateria y
de sastreria.
'El R. P. Angel Pic.
cono, Director del es-
tablecimiento salesia-
no en Mejico, dando
cuenta de todo esto a
nuestros Cooperadores
de aquella ciudad a-
fiade:
86 que hablo bue-
nos cristianos y es por
consiguiente initial que
intent ponderar la
necesidad de la edu- -
caci6n de esta. clase de
nifios. Sin educaci61i IGLE
, que seor de ellos?
Preguntadlo a las esta-
disticas criminals y
os contestarin con a-
terradora elocuencia.
Nifio echado 6 la ca-
lie y vagabundo era
Pedro Damiano: recogido y educado fu6
Obispo, Cardenal, lumbrera de la Iglesia y,
lo que vale mrs, Santo. Pastorcillo sin edu-
caci6n fu6 Giotto: admitido 6 un taller tro-
c6se en el primer pintor de sus tiempos. Mu-'
chachos pobres y desvalidos habian sido


Sixto V papa, Antonio Muratori, padre de la
historic italiana, el c6lebre poeta Metastasio,
el grande escultor Canova, el Cardenal po-
ligloto Mezzofanti, el mecAnico St6phenson
inventor de la .locomotora, el naturalista
Linneo, el astr6nomo Kepler. & Quien podra


-IT- -
->;\


-1
ii~


-V N



! at I il.


SIA


Y ORATORIO DEL ,


dedicados A
MDC,


encarecer bastante el beneficio que se hace
a la patria, A la Iglesia, a la sociedad, al
mundo con la educaci6n de la nifez desva-
lida?
.Mis bien quo entretenorme en considera-
clones que os sugieren vuestro mismo cora-


* **^,-








- 73 -


z6n, vuestro buen sentido, vuestro conoci-
miento y experiencia del mundo, prefiero
someter A vuestro prudent juicio various me-
dios practices para ayudarnos desde luego,
y son los siguientes:
1 Proporcionar trabajo 4 nuestros Talle-


-- -- ----



I I




:~::ii r.-' F~r K -_

II .igl~ji~?ii, .i~;i~u



j
-T L








-AOCRZND. J
~~RADO COAZO DE J


JO M -A-
3. Le~n

CIII.


L XIII.


res' de zapateria, carpinteria imprenta y sas-
treria, hacizndolos conocer entire vuestras rela-
ciones y envidndonos comisiones;
20 Cada Cooperador y Cooperadora 1hdga-
nos la caridad de procurarnos siquiera otros
diez Cooperadores GCooperadoras, que se sus-


criban con una cuota mensual para el sosti6
de la Obra Salesiana. Se siplica que se nos
made la indicaci6n exacta de sus nombres,
apellidos y domicilios para enviarles el di-
ploma, el librito de las Indulgencias y cl Bo-
letin mensual ;
3 Llenar la lista
que se acompana y en-
viarla con la suma re-
colectada 4 este Colegio
6 indicarnos cudndo y
ddnde se podria pasar
a recogerla.....
ANGEL PICCONO.

El Revmo. Sr. Ar-
zobispo de M6jico se ha
dignado recomendar
esta obra h sus dioce-
S sanos, con ]a siguiente
circular:
< No hay especti-
culo mas grato al alma
cristiana que el espec-
ticulo de la caridad,
S virtud que viene A
practical por modo ex-
.-. e. celente, entire nosotros,
el Institute llamado
de los Salesianos. Pres-
Sj tan campo a su acci6n
: los hu6rfanos desvali-
iij11 dos; y sirvenles como
Sii, de instruments los
S :i asilos, escuelas y talle-
S- ii'i- res. Arrebatan la mi-
S] -seria y ;i la vagancia
millares de tiernas cria-
S turas, que no por ser
pobres y desventura-
das, han dejado de na-
cer para. el servicio y
la gloria de Dios.
Tal es la nobilisima
aspiraci6n de caridad
--^ i de los humildes Sale-
sianos. Datan de ayer;
y ya su nombre es ben-
.--- decido en las playas
S. mas remotas. Fu6 su
fundador Don Bosco,
S S que vivi6 y muri6
suX Lentre las llamas de la
caridad mas ardiente.
A Pio IX cupo la glo-
ria de aprobar y ben-
decir instituci6n tan
ben6fica y tan heroica.
Le6n XIII, el amado
Portifice reinante, ha secundado la aproba-
ci6n y bendiciones de su antecesor. Tambi6n


Nos tuvimos la dicha de erigir can6nica-
mente la obra del Institute, aco centre noso-
tros, por Nuestro decreto de 11 de mayo
de 1891.








- 74 -


> Agrupados en torno de la empresa al-
gunos socios bienhechores de esta metr6poli,
abri6se de pronto un pequefo asilo, en que.
reciben hoy abrigo, pan y ensenanza unos
cuarenta huerfanitos, pequeiio nfimero, en
verdad, para los incontables que necesitan
y piden el amparo de la caridad; pero que
esperamos sea el grano de mostaza de que
nos habla el Evangelio.
> Al efecto de dirigir la empresa con
acierto y darle mayors proporciones, se so-
licitaron algunos sacerdotes pertenecientes
al Institute. Ya estin entire nosotros, resuel-
tos A corresponder 6i la magnanimidad de los
socios fundadores. Mas la caridad quiere ea-
ridad: la limosna vive de la limosna. Los
Salesianos la piden y la pedirAn sin cesar
en favor de los pobres hu6rfanos: esa es ley
de su Institute.
> Tambi6n Nos queremos unir a su voz
Nuestra voz, y tocar al coraz6n de Nuestros
Diocesanos para empresa tan ben6fica y ne-
cesaria. La caridad es virtud proverbial de
los mejicanos: jams ha sido est6ril apelar
, e1la entire nosotros. Asi esperamos que se
verificara en la ocasi6n present. No habra
alma caritativa en la ciudad, que no destine
una moneda cada mes a objeto de tanta en-
tidad social y religiosa; y las muchas mo-
nedas ora de mas valor, ora de menos, re-
cojidas por suscrici6n mensualmente, darn
un total de bendiciones y beneficios que
derramados primero sobre la indigencia des-
valida, refluirdn luego copiosamente sobre
los generosos Cooperadores, sin dejar de con
tribuir con eficacia al bien de la sociedad y
A la gloria de la Religi6n.
> Asi lo espera vuestro Prelado: no de-
fraud6is vosotros, oh amados Nuestros en
Jesucristo, tan halagiieias esperanzas (1).
M6jico, enero 15 de 1893.
B PR6SPERO MARIA
Arzobispo de M6jico.

s ll;l' i :,III I I"I:III '1:11: 1 11 I I 'I 1.11 11 I' 11 11 1 IT I .11 1 1 I: I I 'I'I --


S iUNA LIMOSNA FOR AMOR DE DIOS!

(De El 'iemnpo de Mejico).
Las necesidades del hombre son diarias;
las necesidides del hombre pobre mas opre-
miantes y diarias tambi6n; mas las necesi-
dades del niio hu6rfano y mendigo, no s6lo
son tambi6n diaries sino de qada hora, de
cada instant del dia y mAs dolorosamente
exigentes porque no pueden 6stos proveerse
por si mismos de los medios para satisfa-
cerlas.

(1) Las limosnas y suscriciones se reoiben con gra-
titud en el Asilo Salesiano, Alameda de Santa Maria
2705, M

1 Qu6 tendra, pues, de extratio que.diaria-
mente, insistamos en que se socorra a los
mas necesitados de amparo y protecci6n, &
esos nifios hu6rfanos y pobres ?
Volvemos por esto a excitar al pfiblico
para que nos escuche y atienda el Asilo Sa-
lesiano.
Excitamos a todos los Cooperadores sale-
sianos a esta obra que es radicalmente pa-
tri6tica para que hagan mayores esfuerzos
que los que han hecho ya...
M6jico que tan prominent lugar ha tenido
para hacer otras ben6ficas al extranjero,
como por ejemplo, con la suma que di6 para
los inundados de Consuegra en Espaiia no
podra hacer nada para si mismo?
La clase de obra que es la aqui recomen-
damos, es de aquellas que todo lo permiten,
hasta la misma indiscreci6n, para que so
logre.
1 La Colonia Espafola no querra dejarse
llevar de esos impulses de generosidad que
distinguen A sus miembros y ser Coopera-
dora para que progress ese Asilo?
Apelamos a todas nuestras classes sociales
para que ayuden a hacer esa obra, y no ha-
cemos distinciones de colors politicos: no,
ninguna, por que es para mejicanos.
Don Bosco decia a sus enemigos: < A
esos pobres hudrfanos perdidos en ciudades
6 les dan Vdes. de comer en la carcel, 6 les
damos nosotros de comer en nuestros asilos. >
L Con qu6 piensa el pf~blico- que se cuenta
para emprender esa obra del grande esta-
blecimiento que se proyectal
; Con la f6! pues de mil pesos que exis-
tian para dar principio se han gastado ya
doscientos para comprar un carret6n y dos
mulas para acarrear material!

Hay una porci6n de asociaciones. Jockey
Club, Casino Nacional y otras mas del mismo
g6nero que tienen por fin la distracci6n de
sus socios; hay otraW muchas asociaciones
que son piadosas, de damas, sefioritas y ca-
balleros, congregaciones de todo g6nero que
oran y tienen per objeto diversos trabajos
ya para educar, ya para vestir niios, ya
para visitar enfermos.....; hay tambi6n mu-
chas personas pudientes, que por tal 6 cual
causa no pertenecen a aquellas ni a estas
otras asociaciones... d todas.directamente nos
dirigimos para que proporcionen fondos a6
ese naciente asilo.
No excluimos A la prensa contraria a nues-
tras ideas political; al contrario; la exdi-
tames a que ayude a la obra, por una sen-
cilia raz6n: por que se trata de niinos meji-
canos y ante el hambre y la desnudez de
esos desdichados compatriotas nuestros, a-
bandonados a. la orfandad, no hay mas que
una bandera, que nos cubre a todos, por mAs
que disintamos en ideas, y esa bandera es
la de la patria comin !
Conservenmos cada uno nuestra posici6n de







75 -
, t __ c_____________________________________


,ombate, pero como en las batallas, socorra-
mos a nuestros heridos, lo mismo que los
el enemigo y los heridos en este caso.son
los ninios hudrfanos, pobres que, como en
today capital grande, pululan en gran nimero
y sufren las heridas que las grandes acumu-
laciones de poblaci6n infieren siempre a mi-
llares de desvalidos!
De estos desvalidos h cuales son los que
piden' mis pronto socorro ? Los que sin el
amparo de padres, ni. hogar, ni abrigo, pa-
decen en silencio, no pueden ganarse la sub-
sistencia, y lo que es peor, en su abandon
se sienten arrastrados al mal y serin otros
tantos miembros nocivos A la sociedad, si no
se les tiende una mano con un pedazo de
pan, si no se les hace penetrar en el espi-
ritu las ideas de la civilizaci6n y el horror
por los vicios.
En las calls, entregados A la holganza,
en los asilos particulars que algunas gentes
compadecidas pero pobres ellas mismas y
rudas, ofrecen tal vez A esos niflos hu6rfa-
nos hqu6 pueden tener sino s6lo un hogar
extrafio y tal vez imperioso y duro, y un
pedazo de pan para entretener el hambre?
Pero oficio que aprender y el alimento del
espiritu L c6mo pueden obtenerlo esos desdi-
chados nifos hu6rfanos, pobres, si los que
por azar los recojen y albergan no tienen
ellos mismos tiempo, apenas para ganarse
con penosa servidumbre la subsistencia?
i'Las gentes ricas rara vez recogen a esos
hu6rfanos, son las desvalidas las que con
harta frecuencia los laman A compartir sus
miserias !
iPreciso, es pues, que los que pueden, a-
cudau ya no para recoger en sus casas a los
niiios hu6rfanos, pobres, sino para suscri-
birse con pequelas sumas. mensuales y en-
tregarlas a los Cooperadores salesianos y A
los RR. PP. que ban torado A su cargo
esa obra magna de fundar ya un Asilo pero
que, ap6nas abierto ha, visto llamar A sus
puertas a centenares de nifios huerfanos q ue
no pueden ser recibidos por falta de recur-
sos y por falta de local!
Nuestro Ilmo. Prelado ha publicado una
circular dirigida A todos sus diocesanos para
que cooperen A esa obra.
Esos documents, emanados de tan alta
autoridad no se escriben para que s6lo sean
leidos y elogiados, sino para que sean aten-
didos practicamente!


El Sr. Eduardo Zozaya, conocido y acti-
visimo minero, ha regalado un terreno de
veinte mil metros cuadrados en la colonia
de Santa Julia para la edificaci6n del ex-
tenso asilo que piden con lagrimas en los
ojos los centenares de nifios huerfanos que
no han podido encontrar cabida en la redu-
cida casa de Santa Maria de la Ribera.


En ese terreno se puede levantar un asilo
para 500 nilios pobres y hu6rfanos.
iLa donaci6n del Sr. Eduardo Zozaya es
espl6ndida! Merece mil bendiciones por su
munificente caridad; pero sin dinero, sin
mas que ochocientos pesos en caja para cons-
truir, ese terreno, vacio se quedarA come
una vana esperanza que verba desvanecerse
los centenares de nifios hudrfanos que espe-
ran abrigo y pan.
S*
El proyeeto de los Cooperadores salesia-
nos es grandiose. Ahora ya tienen estable-
cidos talleres de imprenta, sastreria, zapa-
teria y carpinteria en el pequeiio asilo de
Santa Maria de la Ribera; pero la caridad
tiene ambiciones ilimitadas, infilitas, como
que es hija de Dios.
Quieren local para asilar no 37 ni cien
nifios huerfanos, sino quinientos y tambi6n
mil, y quieren abrir mis talleres, talleres de
cuantos oficios sean posibles para que sus
pequefos hubspedes trabajen y aprendan A
ganarse la vida! ; Sublime y santa ambi-
ci6n!
SCuuntos nifios hu6rfanos, pobres screen
nuestros lectures que se cuentan en esta ca-
pital y sus alrededores ? Pues pasan de
OCHOCIENTOS!
Con un esfuerzo de la voluntad, con un
miserable 6bolo que cada familiar d6 al mes,
el asilo surgirA en la colonia de Santa Julia
y ochocientos infelices hallaran techo, pan,
oficio honest y el pan del alma.
Cuando nuestras madres de familiar lleven
en la noche al lecho a sus hijos, bien ali-
mentados ya y los contemplen dulcemente,
abrigados y tranquilos entregados al suelo
apacible de la inocencia, acudrdense que hay
ochocientos nifios hu6rfanos que ni tienen
lecho, ni tal vez pan suliciente, ni calor para
mitigar el frio, ni madre que amorosa los
contemple entregarse al reposo! Si reflexio-
nan en este terrible contrast, L c6mo no han
de acudir 6 suscribirse para la construcci6n
del grande Asilo Salesiano.y obtener asi las
bendiciones de Dios para sus propios hijos ?




PERU.
El pueblo y los Salesianos.

(De La Opini6n Nacional).
La desmoralizaci6n do las masas quo en
Europa estd llevando las cosas 4 un desen-
lace sangriento y de complete disociaci6n,
viene tomando en nuestro pais un curso de-
sagradable 6 intranquilizador.
Sin moral podrA haber infinidad de goces
mAs 6 menos seductores y mas 6 menos fu-










gaces: pero orden social, armonia entire los
hombres, verdadera felicidad, de ninguna
manera.
Los aterradores sucesos que estin aconte-
ciendo en Europa, nos relevan de toda prueba
ya que especialmente en estos tiempos de
puro sensualismo un pueblo sin moral es un
pueblo sin freno; es decir, que es un ariete
formidable contra la sociedad y contra la
autoridad. Porque en la ignorancia y en la
corrupci6n no es el orden lo que se engen-
dra sino todas las pasiones feroces.
Educar al pueblo es pues, library a las na-
clones de la anarquia y del chos.
Y en punto a educaci6n es necesario ser
practices si queremos acertar. Hemos oido
y leido muchos discursos y homilias sobre
el particular; pero los hechos se han encar-
gado de demostrar con evidencia pasmosa y
en ocasiones sangrientas que son las corpo-
raciones religiosas del Catolicismo las que
saben desempefiarse con s6lidos y fitiles re-
sultados para los individuos y para la so-
ciedad.
Y sin mas citas, alli estan las naciones
protestantes, en donde no hay instituci6n ni
institutor seglar que pueda igualar esas
corporaciones en la educaci6n del pueblo,
del estado llano y de las mismas aristocra-
cias.
Y no hay argument que refute los hechos.
Esos mismos protestantes reconocen asom-
brados esa superioridad de los institutes re-
ligiosos cat6licos en material de educaci6n y
tienen el valor moral suficiente para confe-
sarlo, haci6ndoles justicia.
Entre nosotros la educaci6n, por punto
general esta casi abandonada. Las escuelas
municipales, donde Ins hay, dejan much
que desear y sus frutos lo comprueban con
lo que vemos diariamente.
A la verdad, el pueblo lejos de ganar va
perdiendo cada dia. Su lenguaje en las ca-
lles y en todas parties, desde los ancianos
hasta los pequefiuelos, es una agresi6n cons-
tante al pudor de las seiioras y de los niilos
y la moral pfiblica.
Ya hay suicidios y otros crimenes en esa
clase antes inocente. Y finalmente el mal
ejeiplo les va enseiiando A hacer huelgas.
El servicio dom6stico que prestan cada dia
es peor y hay dom6sticos que imenazan en mo-
mentos de insolencia la vida de sus patrons.
No ha muchos meses que un caballero fu6
herido por su mayordomo.
Esto lo palpamos, lo padecemos y amn lo
sufrimos y... no pensamos en remediarlo.
Mientras tanto hace un aio que tenemos
en Lima a los religiosos Salesianos, cuya mi-
si6n especial es educar el pueblo, formando
el coraz6n de sus alumnos con la verdadera
doctrine que es la cristiana y con la prAic-
tica de la virtud, y de instruirlos en los di-
ferentes artes y oficios y en la agriculture,


tdorica y prActicamente. Y esto sin interns
ni ningfin g6nero de lucro.
Y los tenemos poco menos que incomuni-
cad6s. Nadie procura tenderles una mano
auxiliadora en provecho de la sociedad, de
nuestro pais natal.
Siga el pueblo como va, toleremos sus des-
manes, que continfien los alzamientos y.....
que escuchemos al fin las pavorosas detona-
clones de la dinamita.
Ent6nces pensar6mos en el remedio?
Ya sera tarde.
Los niios del pueblo van creciendo sin
religion, sin modales, sin aprender ningfin
arte y oficio, sin saber sembrar los campos
ni beneficiary los ganados. Es decir, que se
va formando en la 6poca de la mayor po-
breza un pueblo con hambre, desnudo, sin
los conocimientos necesarios para buscar el
pan y sobre todo esto, sin la moral y ia jus-
ticia que solo la verdadera religion sabe en-
seilar!
L Qu6 podemos esperar despues de todo
esto ?
i Qu4 indolencia para evitar tan irrepara.
bles desgracias!
Dirfase que nuestra sociedad tiene el ins-
tinto de su perdici6n.
Algunos creen que 'la Beneficencia *sos-
tiene 6 los Salesianos con los dineros del
finado don Jos6 Sovilla. Pero esto nos es
cierto. La Beneficencia s61o sostiene el co-
legio de mugeres a cargo de las religiosas
Salesianas con esos fondos.
Creemos quo se haria un gran servicio a
la sociedad dandoles la administraci6n de
Santa Beatriz, bajo ciertas condiciones equi-
tativas, a los Padres Salesianos para que fun-
den una escuela de agricultural como han
hecho en otros paises con buenos resulta-
dos. Alli podrin establecer otro gdnero de
escuelas ademas.
Esperamos de la culta sociedad de Lima
y el Ilmo. senior Obispo Ministro de Justi-
cia, que tomen interns en esta obra.

.. ..I .. :.. .- ..... 6...- .-.4. ... ..


ESPANA

(Santander).
El diario La Atalaya de Santander dice
el dia 5 de enero: Hoy nos honramos pu-
blicando un articulo relative A la T6mbola
(rifa) organizada en beneficio de la Obra Sa-
lesiana, articulo debido A la pluma de un
distinguido escritor de conocida erudici6n,
sobre el cual llamamios la atenci6n de los
lectores:
INos es grato enstamparlo, d nuestra vez,
A continuaci6n:


r 76







- 77 -


La T6mbola.
iEa! que se dejan muy dulcemente los
cuartos en la T6mbola establecida por las
piadosas damas santanderinas en beneficio
de los talleres salesianos."
Todo alli es simpatico y atractivo; la obra
de Don Bosco A que se destina el dinero, la
esperanza de buena suerte con que sejuega,
y las encargadas de meter la mano en el
bombo y de cobrar y repartir'los premios.
o Qui6n no conoce ya A Don Bosco ? Este
pobre sacerdote Ce Turin ha adquirido en po-
cos afos, desde su santa muerte, dichoso
t6rmino de hermosa vida el nombre y la
fama que por misteriosa manera otorga Dies
precisamente 6 los que desean pasar obscu-
recidos 6 ignorados.
Los espiritus ligeros y los enemigos de la
Iglesia podran, si asi les place, near im-
portancia y s6lido fundamento A muchas ins-
tituc:ones que la caridad inspiran, y que
prueba la soberana inextinguible fecundidad
del Cristianismo; pero, a buen seguro, que
nadie se atreverA k near A la obra de Don
Bosco la oportunidad en el aparecer, ni la
conveniencia, la necesidad, mejor dicho* de
quo se conserve y propague.
Impios 6 indiferentes han convenido en
una cosa con los cat6licos, a saber: en que
la Iglesia es un element indispensable en
la vida de los pueblos modernos, y en que
por su grande influencia, esta llamada ra
contribuir, con los demas factors de la ci-
vilizaci6n, al bienestar y progress de las
sociedades. Si asi no fuera, los politicos doc-
trinarios, ya que no ateos, que boy se usan
para nada contarian con la Iglesia, y es lo
cierto que todos cuentan con ella : y que los
sabios en sus congress y en, sus libros, y
los 'gobernantes en sus programs, la miran,
por lo menos en la apariencia, respetuosa-
mente.
Los cat6licos podriamos muy bien dar las
gracias a esto eesslores elefantes. La Iglesia
no necesita quo ellos, bien 6 mal, la reco-
nozcan para ser ahora, como lo ha sido
siempre, el mas important, el primer factor,
de la civilizaci6ri verdadera y del verdadero
bienestar.
Todos los problems que en el curso de
los siglos han traido A mal traer 5 gobier-
nos y pensadores los ha resuelto ella, la Igle-
sia, no s6lo con la palabra, sino con el e.
jemplo; no s6lo en e!l orden te6rico, sino en
el practice.
Oada necesidad pdblica, cada miseria in-
telectual, cada dolor fisico, ha tenido en la
Iglesia un institute encargado del remedio.
La colonizaci6n seria impossible sin las mi-
siones, la moralidad sin el catecismo, y el
alivio de los indigentes sin las congregacio-
nes religiosas de caridad.
Pues ahora, desde que una oconoinia po-


litica sensual y anticristiana se abri6 camino
por el mundo, esta sobre el tapete eso que
1laman el problema social, que, en filtimo
t6rmino, se resuelve en el problema de la
vida de la numerosa poblaci6n obrera, en-
tendiendo aqui la vida en su acepci6n pro-
pia: como vida humana, racional y moral,
que no s61o material y economic, aunque
6ste es el primer aspect que la cuesti6n
ofrece.
Y ivalganos Dios, cuinto se ha escrito y
se describe sobre el asunto ;qu6 de planes
aparecen un dia y otro dia!
Socialistas a secas, socialists del Estado,
socialistas de cAtedra, societarios, colectis-
vistas, partidarios de la Internacional, afor-
mistas... Owen, Fourier, Saint-Simon, Luis
Blanc, Marx, Lassalle, Bakounine... I qui6n
puede citar siquiera los nombres de las teo-
rias y de los teorizantes que, como cangilo-
nes de noria, van recogiendo y soltanto el
secret que ha de resolve A satisfacci6n de
todos el problema social ? i Y qui6n ignore
que la desdicha ha perseguido A todos estos
sistemas? 1, qui6n desconoce las planchas que
han logrado los mas halagiiefios deseos ?
El Banco del pueblo de Prohudon, los fa-
lausterios de Fourier, los talleres de Blanc,,
los ensayos 'de Owen... todo se lo. llev6 la
trampa con el soplo del ridicule.
Y en cambio Don Bosco, que ni era esta-
dista ni fil6sofo, ni probablemente conocia
los dogmas economics de los fisi6cratas ni
de los manchesterianos, ni contaba come
Oweu, con dinero y con la protecci6n de
reyes y potentados, se ha dado arte para
crear y establecer, llenos de vida, de orden-
y de prosperidad, los grades falansterios
del obrero cristiano, los grades talleres de
trabajo reglamentado, que en Turin, en Sa-
rri, y en todas parties son la. admiraci6n de.
todos.
No parece sino que el espiritu del Cris-
tianismo, que inspire el remedio de today ne-
cesidad humana, inspire al humilde sacerdote
de Turin el mode de resolve el arduo pro-
blema que hoy preocupa a los sabios y de
dejar confundida con su obra la vana ciencia
de los hombres.
Educaci6n moral, pan, trabajo recreo :
esto que reclama el obrero y que no ban
podido darle politicos ni utopistas, es lo que
han realizado los talleres salesianos de Don
Bosco, y seguirAn realizando, para bieri, en
primer t6rmino, de las infelices classes tra-
bajadoras, y de la industrial, y del mundo,
despu6s.
;Bendita sea la obra de Don Bosco! Tar-
dard en consumarse, no hay que dudarlo;
pero la sotana del salesiano se abrira ca-
mino, y cuando el obrero aprenda el oficio
d su ben6tica sombra, la cuesti6n social se
reducir8 s6lo a la regeneraci6n de los pa-
tronos, cosa dificil 6 important, pero menos
angustiosa y subversive de la paz piblica.







- 78-


**
La simpatica obra de Don ,Bosco ha sido
comprendida por este noble pueblo de San-
* tender y especialmente por las damas.
No sabrdn estas ni tienen para qu6 -
cuantas escuelas econ6micas se disputan el
campo cientifico; desconoceran, acaso, los
acuerdos de congress y asambleas interna-
cionales; y tal vez no hayan pensado en la
transcendencia capitalisima de los talleres
salesianos. No import: la intuici6n vale
mas que el raciocinio, y la caridad adivina
lo que es dificil al talent y al discurso.
Ello es que las damas santanderinds han
tornado bajo su protecci6n la Obra de Don
Bosco, y que han logrado establecer en be-
neficio de 6sta, como diimos al principio,
una t6mbola que, al decir de todos, es la
mas important de cuantas se 'han visto en
esta capital.
i Bien saben las seiioras d6nde les aprieta
el zapato A la mayor parte de los mortales,
aun de los que andan descalzos!
El juego, el juego: tal es, acaso, la pasi6n
dominant en los hijos de Adan.
Nifios jugamos, 6 jugueteamos, como al-
quien dice, en el regazo materno ; mas tarde,
al escondite, a los soldados, 6 las molas,
segfin los sexos; despu6s 4 qui6n puede con-
tar los juegos que absorben nuestros ratos
de ocio ? Sin aludir 6 los prohibidos, juga-
mos 6 todo y en todo: a las prendas, A los
desprop6sitos; con el bigote, con el bast6n,
con el abanico....
Parodiando al poeta, bien puede decirse
que
Toda la vida es juego,
SY los juegos, juegos son.
El juego, en no siendo malo de suyo, es
muestra de alegria y de inocencia.
Las edades mds juguetonas son la infan-
cia, que esta en gracia de Dios, y la vejez,
que desprecia al mundo.
i Quin pudiera jugar como los nifios 6
como los viejos !
La t6mbola es, pues, en si misma un pla-
cer fino 6 inocente que atrae, ejerciendo in-
flujo en el fondo de jugadores con que na-
cemos.
A ver: una 'papeleta! idos! iveinte!
i ciento
;Por vida de!... iTodas blancas! iVen-
gan otras cincuentat... i Qu6 suertela mial...
SNi por esas!
Y asi juegan y jugamos todos en la t6m-
bola, habiendo calvo que se daria por con-
tento con que le,tocara un peine, y pesca-
dor de besugos que no deja la rifa hasta no
llevarse siquiera un frasquitb de esencia de
tocador.
*
Felicitamos 6 las sefioras y seiioritas de
Santander.


En la T6mbola que ahora han abierto
todo es alegre, todo simpdtico y atractivo,
volvemos A repetir.
En otras habia algo triste que amargaba
en part, la alegria de la inocente fiesta,
despertando en la nemoria la image de la
orfandad, del luto, de las ruinas y de las
l6grimas, cuyo alivio se solicitaba.
En la T6mbola actual no hay nada de
esto. S61o se dibujan en su fondo las risue-
nas fisonomias,de unos centenares de rapa-
zuelos que, a no estar recogidos por los Sa-
lesianos, serian unos pilletes de site suelas,
y que han pasado ocho dia's en sus glorias,
llenas de goma las manos, arrollando pape-
letas para una rifa que ha de contribuir .i
que tengan ellos mismos comfortable la mo-
rada, y seguros el pan y la educaci6n.
M, S. DE C.



Sevilla.
'Colegio de Ntra. Sra. del Carmen.
Utrera, 10 de marzo de 1893.
A Dios gracias, dice el R. P. Oberti Di-
rector de aquel Colegio, parece que se van
acortando las distancias para esta casa, que
desde algunos meses viene saboreando esa
vida de reciproca comunicaci6n qu'e, enla
zando 6 los Salesianos de un punto con los
de otro, les hace vivir vida de intima fra-
ternidad.
Despu6s de la visit del animoso P. Pic-
cono que parti6 a fundar la primera casa'
salesiana de M6jico, hemos tenido la satis-
facci6n de ser visitados por nuestro Inspec-
tor, el R. P. Felipe Rinaldi, quien tuvo la
bondad de pasar unos quince dias entire ios
otros. Aprovechando su estancia en 6sta so
dieron los ejercicios espirituales A nuestros
alumnos, se celebr6 en Sevilla la fiesta de
San Francisco de Sales y se hizo una con-
ferencia a nuestros Cooperadores.
H6 aqui lo que respect de dicha fiesta
dice el Boletin Oficial del Arzobispado de
Sevilla:
En la maiiana del sabado 18 se celebr6 en
la iglesa de la Santisima Trinidad la solemne
funci6n dedicada 6 san Francisco de Sales
por el Instituto Salesiano. El serm6n estuvo
a cargo del celoso phrroco de San Andr6s,
Don Jos6 Camacho, quien hizo un notable
panegirico del inclito Doctor, y de la obra
del inolvidable Don Bosco. Con la precision
y elocuencia que le distinguen, describio el
orador sagrado, las grandes virtudes del
ap6stol de Ginebra, efecto del fuego de la
caridad que le abrasaba, le iluminaba y le
vivificaba. Los hijos de D. Bosco, fieles imi-
tadores de s. Francisco de Sales y estimu-
lados, como aqu6l, por la hermosa virtud de






- 79 -


la caridad, llenan hoy su misi6n civilizadora
comunicando al mundo ese fuego, que puri-
lica, ilumina y da nueva vida 1 la sociedad.
Estos puntos magistralmente tratados por el
Sr. Camacho, constituyeron un precioso elo-
gio de la Obra salesiana y ofrecieron al ora-
dor oportuno motivo para recomendarla ca-
lurosamente al pueblo sevillano, como ele-
mento moralizador de todas la classes sociales,
especialmento de la proletaria, que tiene
en este Instituto un celoso protector y padre.
Segin nuestras noticias, es ya muy cre-
cido el nfimero de nifios pobres que recibe
educaci6n merced a los desvelos del Insti-
tuto Salesiano, y es de esperar que esta obra
bienhechora se extienda con notable prove-
cho de los pobres y para honra de Sevilla.
tT''.l.'i.n en Utrera celebramos con gran
pompa la fiesta de nuestro patrono, y pre-
dic6 en ella nuestro celoso Cooperador el
Sr. Prebendado Don Joaquin Venegas, ca-
nonigo de la iglesia cathedral de Sevilla.
En la tarde so hizo la conferencia de cos-
tumbre. Este dia fu6 adernis celebrado con
la toma de posesi6n que nuestro Oratorio
Festivo hizo de un magnifico local, muy a(
prop6sito para escuelas, que el ilustre mar-
qu6s de San Marcial puso generosamente t(
nuestra disposici6n. Dicho local es hermosi-
simo, siendo muy de admirar la capilla por
sus buenas condiciones y capacidad.
Mientras tanto en Sevilla nuestro Oratorio
Festivo es frecuentado por unos 160 nifios...
El mismo dia que sali6 de Sevilla nuestro
Inspector, alade el R. P. Pertile, se reuni6
la Junta Provincial de Beneficencia, y i
propuesta de uno de sus miembros concedi6
a esta casa 6500 pesetas; A saber, 2000 para
proveer la escuela y lo dems' para talleres.




IIISTORIA DEL ORATORIO DE S. FRANCISCO DE SALES

(Continuacian.)
El Oratorio de San Francisco de Sales
hubo de lamentar en 1858 dos sensibles f'a-
llecimientos: el 9 do marzo el del niiio Do-
mingo Savio, del cual ya hemos hablado, y
el 22 do junior el de Maria Ana Occhiena,
tia materna de Don Bosco, la cual nos pres-
taba tan tiernos y buenos servicios como su
hermana, mama Margarita.
Hiabiamos perdido una madre; pero Dios
on su bondad nos conflaba al cuidado pater-
nal de Don Bosco. Y parece que Maria San-
tisima le hubiera eacuchadbo la petici6n de
protegernos de un modo particular. En efecto
desde aquel tiempo el Oratorio tom6 un de-
sarrollo casi prodigioso, desarrollo que sigue
en aumento y que esperamos continue para
bien de la religion y de la sociedad.


Ahora me parece oportuno decir breves
palabras sobre el origen y progress de una
segunda clase de albergados en nuestro Ora-
torio, clase que desde el ailo 1857 ha sido
de grande importancia.
Como hemos visto, los primeros nifios re-
cogidos par D. Bosco en el Oratorio y Asilo
de San Francisco de Sales eran artesanos,
destinados por 61 uno fi otro oflcio, seguin
la capacidad 6 inclinaciones de cada uno;
pero la condici6n de ciertos nifios que I~
eran recomendados le indujo A dedlcar al-
gunos al studio.
Esto, ocurri6 del modo siguiente:
Con ocasi6n de la guerra denominada do
la independencia, ocupados por la milicia los
seminaries, D. Bosco, i instanlcias del Revmo.
Sr. Fransoni acogi6 en el Oratorio a todos
los seminaristas que le fu6 possible, 6 fin de
que alejados de las distracciones y peligros
del mundo pudiesen cbntinuar la carrera quo
habian comenzado. Vivian alli como pensio-
nistas; estudiaban y asistian jifutos di-
versas pricticas de piedad y por la mailana
y por la tarde iban a recibir lecciones ya en
la propia casa de sus profesores, ya en un
recinto del Seminario, dejado para el efecto
por el Gobierno.
Pero de una cosa nace otra. Como D. Bosco
necesitara maestros y auxiliares en su obra,
comenz6 a consagrar al studio 6 los nifios
que manifestaban mejores disposiciones para
ello; en 1850 ya tenia 12; pero unos entraron
en el institute de Oblatos3 otros cambiaron
carrera y pocos quedaron en el Oratorio.
Don Bosco sin desanimarse por esto form
un nuevo grupo que le fu6 mds field.
Entre los niilos que le recomendaban el
Gobierno, el Municipio, los parrocos, etc.,
no pocos pertenecian A families de distin-
guida condici6n, que habian sufrido serious
contratiempos y quedado en la miseria. A
estos, acostumbrados 5 trabajos menos fati-
gosos, no era possible ensefiarles un oficio.
Otros mostraban singular capacidad y no
convenia pasasen su vida en una oficina 6
taller, pues cultivada su inteligencia, podrian
prestar mis tiles servicios a la sociedad. Poco
a poco aument6 por tanto el nfimero de lo,
escolares y lleg6 5. igualar al de los arte-
sanos.
Don Bosco les sirvi6 de maestro mientras
pudo; esto es hasta el aiio 1852, en que A
causa de sus ocupaciones debi6 resolverse a;
enviarlos a las closes del Sr. D. Jos6 Bon-
zanino y del SacerdoteD. Mateo Picco, profe-
sores muy distinguidos que, llenos de afecto
y estima por Don Bosco, ensefiaban gratui-
tamente a -sus nilios.
Con esto el Oratorio ensanch6 su esfera
de acci6n, alberg6 mayor numero de nifios
desamparados 6 indigentes y form muchos
cl6rigos. Asi estableci6 un plantel de j6venes
escogidos, do excelentes anxiliares que Ie
permitieron proporcionar educaci6n .i millares







- 80 -


de nifios pobres. En efecto al cabo de pocos
alos, a saber en 1856, algunos de ellos, con-
cluida su carrera y abrazando el estado ecle-
siAstico, sin separarse de 61, le indujeron 6
former un internado de grande importancia.

CAPiTULO
Indicaci6n del ministry Rattazzi. Primeras bases de
una sociedad conforme a las necesidades de los tiem-
pos. --* Determinaci6n de Don Bosco.
Asi constituido el Oratorio de San Fran-
cisco de Sales daba de aso en afio preciosos
frutos, por lo cual muchas personas conoce-
doras de la Obra desearon quo se perpetuase
y hablaron sobre este respect 6 Don Bosco.
Habria querido 61 complacerlas, pero las me-
didas tomadas en aquella 6poca por el Go-
bierno le inducian 6 career que era inftil y
hasta peligroso el intentarl6. Continuaba,
pues, su obra dejando tal cuidado A la di-
vina Providencia cuando le habl6 sobre el
mismo particular el ministry Urbano Rattazzi.
Este ministry a la vez que Camilo Cavour
era quien habia promovido la supresi6n de
las Ordenes religiosas; pero el Senor lo tom6,
sin embargo, como instrument de sus desig-
nios con respect a la fundaci6n de una
obra que habia de suplir 6 muchas otras que
habian desaparecido a causa de la revoluci6n.
El hecho es tan singular y de tanta impor-
tancia para el Oratorio que merece referirse:
Un dia del aio 1857 en que Don Bosco
hablaba del Oratorio con tattazzi, 6ste le
dijo:
Me alegrar6 Sr. Don Bosco que U. viva
muchos ailos para bien de tantos niiios po-
Sbres; pero U. estd expuesto i morir como
cualquiera otro L y qu6 serd de su obra el
dia que le falte su direcci6n? s Ha pensado
en esto? A C6mo piensa asegurar la existencia
de ella
Don Bosco, entire serio y jocoso le res-
pondi6: A la verdad, senor, que sin pensar
en morir tan luego he conseguido algunos
auxiliares que aun cuando me prestan exce-
lentes, servicios al present, no se proponen
continuar la obra del Oratorio despu6s de
mi muerte. Pero ya que US. me habla de
esto desearia saber de que medio, en su con-
cepto, podria servirme para asegurar la vida
de esta instituci6n.
A mi juicio deberia U. con algunos
laicos y sacerdotes de su conflanza former
una sociedad, que animada de su mismo es-
piritu y siguiendo su propio sistema le sirva
ahora de ayuda y mas tarde de continuadora
de su obra.
Una ligera sonrisa asomd entonces a los
labios de Don Bosco. Era cosa notoria que
el ministry Rattazzi secundado de sus colegas
habia en 1854 presentado 1 la Camara y con-
seguido la aprobaci6n de la ley de la supre-
si6n de las congregaciones religiosas que de


siglos atrAs gozaban de existencia en los
Estados Sardos. Parecia, pues, extraio que
aconsejase la formaci6n de un institute and-
logo; y asi le dijo:
L Cree US. que sea possible fundar tal
sociedad en estos tiempos? Hace dos aios
que el Gobierno ha suprimido varias Con-
gregaciones Religiosas y quiz:1 se est pre-
parando para expulsar las restantes. Per-
mitird la creaci6n de otra semejante?
Conozco dicha ley y su objeto. Ella no
le estorba de modo alguno crear una sociedad
en armonia con las exigencias de la 6poca
y conform a la legislaci6n vigente.
C6mo asi ?
Una sociedad que no tenga la indole
de mano muerta, sino de mano viva; una sg-
ciedad en que cada uno de sus miembrds
conserve sus derechos civiles, se sugete A las
leyes del Estado, pague las contribuciones
que le correspondent, etc. Eu una palabra esa
nueva sociedad no seria ante el Gobierno mds
que una asociaci6n de ciudadanos que gozan
de entera libertad para unirse con un fin de
beneficencia.
L Puede US. asegurarme que el Gobierno
permitiria la sociedad que me propone?
Ningin Gobierno Constitucional y bien
organizado puede impedir la creaci6n y de-
sarrollo de tal sociedad, como no impide, antes
bien protege las sociedades de comercio, in-
dustria, cambio, socorros mutuos y demAs de
este g6nero. Es permitida toda asociaci6n de
ciudadanos siempre que el fin de ella y sus
actos no seani contrarios-a' las leyes del Es-
tado.
Estfi bien, pensard sobre este asunto;
y puesto que US. se digna favorecer cou su
benevolencia a mis mifos y a mi, llegado el
caso ocurrir6 A recibir sus indicaciones.
Las palabras de Rattazzi, considerado en-
tonces como un oraculo en materials political,
dejaron comprender 4 Don Bosco que era muy
possible lo que habia creido casi absurdo.
Habia conocido al abate Antonio Rosmini
y luego al sucesor de 6ste el P. Juan Bau.
tista Pagani, quien alentaba la esperanza
de que Don Bosco confiase el Oratorio al
Institute de la Caridad fundado por Rosmini.
Pero ahora Don Bosco se empe6d en former
una Sociedad cuyo principal objeto fuera la
educaci6n de los niios mis pobres y desam-
parados. Comenz6 en consecuencia a formular
y escribir las reglas; habl6 con algunos sa-
cerdotes y laicos de Turin que conocido el
designio se inscribieron para former part,
did noticia tambi6n & los cl6rigos mAs apro-
vechados del Oratorio, y 6 poco se rode6 de
una docena de sujetos para echar las bases
de ella. Todos ellos prometian obediencia
a D. Bosco en las funciones correspondientes
para la educaci6n de los niios.
(Continuard).

Con aprobaci6n de la Autoridad Eclesiastica Gerente JOSE GAMBINO




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs